Group Title: Historia de las leyes;
Title: Historia de las leyes
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078510/00001
 Material Information
Title: Historia de las leyes acto legislativo no. 3 de 1910
Series Title: Historia de las leyes;
Physical Description: 307 p. : ;
Language: Spanish
Creator: Segovia, Lácides ( comp )
Colombia
Publisher: Imprenta nacional
Imprenta Nacional
Place of Publication: Cartagena Colombia
Bogota
Publication Date: 1914;|1953
 Subjects
Subject: Constitutional law -- Colombia   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
legislation   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078510
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AFQ2611
oclc - 13168974
alephbibnum - 001152647

Full Text








HISTORIC DE LAS LEYES


Acto Legislativo Nuimero 3 de 1910




COMPILADOR
L. SEGOVIA


CARTAGENA- COLOMBIA
1914













IMPRENTA NATIONAL BOGOTA I 1153


ENT'VIO DE L.A

IIIIITECIA I1 IIIL I lehll














DOS PALABRAS DEL COMPILADOR


No se c6mo acogeri el piiblico esta compilaci6n, ni que
importancia le atribuya, mas si he de juzgar por los concepts
que inserto en seguida, de notables abogados del pais, debo
suponer que mi trabajo seri muy iitil y que, por consiguiente,
los Magistrados, Jueces, Fiscales y Abogados, habran de Ile-
varlo a su bufete para utilizarlo en muchos casos, puesto que
los de interpretaci6n de la Constituci6n y leyes son muy fre--
cuentes.
A menudo sucede que la letra de las disposiciones cons-
titucionales y legales no es clara, o que una falsa apreciaci6n
de buena fe, o una torcida intencional interpretaci6n, trate dp
obscurecerlas, y en tales casos hay que ocurrir al studio de la
filosofia de la disposici6n, a la historic de ella, consultando el
espiritu, para deducir asi, o poner por complete de manifiesto
la intenci6n del constituyente o del legislator, y aplicar de este
modo, con mejor acierto, el criterio que se juzgue mis con-
form, en concordancia con el espiritu y la letra de la corres-
pondiente disposici6n.
Puede suceder tambi6n que la naturaleza de la disposi-
ci6n, los t6rminos en que est6 concebida, no permitan apre-
ciar a primera vista si ella deba hacer parte del derecho pu-
blico o del derecho privado, y en tales casos de interpretaci6n
se hace mis necesaria la historic de la ley, pues, como dice
Fiore: "Con respect a estas leyes, no es siempre ficil eliminar
la duda acerca de si deben ser consideradas como leyes corres-
pondientes al orden privado o al puiblico, y si debe estimarse
que el fin director y principal de la disposici6n es el de tender
a la tutela de los intereses privados de las personas, o tambi6n
a la tutela de los intereses generals de los asociados". 1
I Dr la Irretroactividad o interpretacidn de las leyes.-Pasquale Fiore.
|7COLIDTECA NACIONA,.
CANJE
B 0 TA








En tales casos, es regla de Hermen6utica, que la historic.
de la disposici6n es la fuente que mis luz puede arrojar para
la fijaci6n del verdadero sentido del precepto de cuya aplica-
ci6n se rate.
A este respect dice el mismo autor anteriormente cita-
do: "No consideramos oportuno extendernos en la demostra-
ci6n de esta verdad, en cuanto que todos los jurisconsultos se
hallen conformes en reconocer la utilidad del element his-
t6rico para la interpretaci6n de las leyes. Solamente debemos
advertir que no debe exagerarse, considerando la historic ge-
neral del Derecho como de utilidad inmediata, pues si es cier-
to que dicha historic puede servir de auxilio, lo es tambien que
el interprete no puede encontrar en ella aquellos otros auxilios
director y abundantes que derivan de la historic internal de
cada una de las leyes; es decir, de las circunstancias hist6ricas
que precedieron a la formaci6n de las mismas y las determi-
naron, y que es necesario considerar como element indispen-
sable para interpretarlas bien. Esto nos lo ha ensefiado el mis-
mo Pomponio, el cual describe: Necessarium videtur impri-
mis hujus juris originem atque processum demostrare".
Esa historic esti consignada, en su mayor parte, en las
actas de las sesiones del Congreso; actas que se publican en los
peri6dicos oficiales de cada Cimara, que se denominan "Ana-
les del Senado" y "Anales de la Cimara de Representantes";
pero esos peri6dicos no estan al alcance de todos los que los
necesitan en la prictica diaria. No van a todos los lugares de
la Rep6blica, ni menos a manos de todos los que por sus tareas
juridicas y judiciales tienen necesidad de recurrir a la historic
de los preceptos constitucionales y legales. El n6mero de ejem-
plares que se edita de estos peri6dicos es relativamente redu-
cido, escaso para la circulaci6n que su importancia reclama, y
aun a los mismos Senadores y Representantes se les hace difi-
cil, y a veces impossible, la consecuci6n de un determinado
n6mero de ejemplares para enviarlos a los amigos de la Pro-
vincias.
Diseminados los datos o incidents de la discusi6n de cada
proyecto en distintas actas, separadas, en la mayoria de los
casos, por muchos dias de intermedio entire si, puesto que los
debates de cada proyecto raras veces se verifican en dias con-
secutivos, mi compilaci6n abonari, a los que tengan que re-
currir a la historic de las disposiciones, una gran cantidad de
tiempo, como es la que se emplea para reunir en un solo haz


-6-






todos los incidents de cada una de las disposiciones de nuestra
legislaci6n.
No hace much tiempo que tuve que presentar la acusa-
ci6n de una ley ante la Corte Suprema de Justicia, y emplee
quince dias en reunir todos los datos que me eran necesarios; es-
te incident, y el que me refiri6 un abogado, en relaci6n con un
trabajo semejante que tuvo que hacer, fueron las causes de-
terminantes para que yo emprendiera el que present hoy en
este primer cuaderno.
He seguido, en el plan que he adoptado, el sistema de
tomar cada articulo desde su primera aparici6n en el debate
hasta terminar su discusi6n, y con el fin de que, en determi-
nados casos, pueda consultarse, por via de rectificaci6n, el
dato en la fuente misma de donde yo lo he torado, he puesto
al principio de cada incident: la fecha del acta; en nimeros
romanos el correspondiente a la parte de 6sta donde el dato
se encuentra, y al pie del relato de cada dia el nfimero de los
"Anales" y la pigina de 6stos donde esti publicado el inci-
dente, o los discursos pronunciados en cada sesi6n.
Los frecuentes errors y suplantaciones que vienen no-
tindose en algunas leyes, ha sido otra de las causes que me han
inclinado a esta labor, pues habiendo quien est6 dedicado a
seguir, paso a paso, las discusiones de nuestras leyes, inme-
diatamente despu6s de expedidas, seri muy 6til que la anota-
ci6n de esos defects, que en muchas ocasiones pueden pro-
ducir grandes perjuicios a los asociados, se haga patente en el
menor tiempo possible entire la expedici6n y aplicaci6n de
la ley.
No obstante mis esfuerzos, mi trabajo no es tan complete
como yo lo desearia. Los datos de las actas son con frecuencia
incompletos, en unos casos, y obscures en otros. Por ejemplo:
a pesar de que los Reglamentos de cada Cimara disponen que
ningun orador puede hacer uso de la palabra sino para hablar
en pro o en contra del asunto de que se trate, en la generalidad
de los casos las actas s6lo consignan el dato de que hablaron
tales o cuales Senadores o Representantes, sin decir si el con-
cepto que emitieron fue favorable o adverse al asunto dis-
cutido.
Los discursos que se publican en los "Anales" son apenas
pequeiia parte de los que se pronuncian. La generalidad de
6stos quedan in6ditos.
Varias causes influyen en esta supresi6n. Entre ellas men-
cionare la poca importancia de gran parte de los discursos que


-7-






se pronuncian; la poca fidelidad de los datos que suministran
los Taquigrafos y Relatores, quienes a veces presentan traba-
jos que dicen todo lo contrario de lo que el orador express;
otras veces son deficientes y, en la mayoria de los casos, tan
compendiados, que necesitan una labor de reconstrucci6n to-
tal, para la cual falta el tiempo para el trabajo material y la
remoria para recorder con precision lo que se dijo. El fastidio
que generalmente produce la copia o redacci6n repetida de lo
dicho sobre un mismo asunto, determine casi siempre el que
los discursos no se publiquen. Debo consignar, como acto de
justicia, que hay Taquigrafos y Relatores que transcriben con
fidel!dad, pero todos no son asi. Del mismo modo podria ano-
tar otros defects cuya enumeraci6n alargaria much estas
lines.
De otros defects, emanados del trabajo mismo, adole-
ceri esta compilaci6n; pero desde luego apelo a la benevolen-
cia de todos aquellos a quienes toque juzgarla, haci6ndoles pre-
sente que mi labor es nueva en los anales de nuestras compi-
laciones, e ignore si las habra iguales o parecidas en otros pai-
ses; pero de todos modos, yo anoto que no he tenido a la vista
modelo alguno, ni ninguna pauta ajena que me sirviera de
guia, de derrotero para ajustarme a 61 en el plan de mi obra.
Esto s61o me hace esperar la dispensaci6n de alguno o algunos
defects, y las indicaciones de las personas competentes que
quieran hacerme el servicio de ayudarme a perfeccionar mi
trabajo, y esto en bien general, en los volumenes que despubs
habre de publicar.
En los casos en que he hecho referencia a los articulos
del Reglamento he seguido el sistema de insertar integro el
articulo citado, porque los Reglamentos de las Cimaras son
poco conocidos aun por las personas competentes en Tictica
Parlamentaria, y es convenient que se conozca el texto del
Reglamento en cada caso, para que se pueda former idea de la
tramitaci6n adoptada en la resoluci6n recaida sobre cada punto
de orden en particular. Las demis citas de la Constituci6n o de
la Ley, las limito a la expresi6n del nimero y afio de 6stas, asi
como al nuimero del articulo correspondiente, porque la Cons-
tituci6n y las leyes estin al alcance de todos.
Termino estas breves palabras enviando la expresi6n de
mi reconocimiento a las personas que hicieron un parentesis
en sus habituales ocupaciones, para darme opinion acerca de
la importancia de esta obra, y les manifiesto que tendr6 mu-
cho cuidado en aprovechar las indicaciones que se han servido


-8 -







hacerme con tinto acierto, para ponerlas en prictica en la
edici6n de los otros tomos que dare a la estampa.
Ya estin en prensa las leyes correspondientes al present
afio y luigo continuare las de los afios de 1909 a 1913, el cual
trabajo, perfectamente ordenado ya, s61o falta ampliarlo un
poco y publicarlo.
Bien s6 que la clase de tarca a que he dedicado mis esfuer-
zos es de aquellas ingratas en cuanto a products materials;
no los persigo, ni tampoco los cspero; mi satisfacci6n quedari
colmada con sacar siquiera los gastos de edici6n y, mis que
todo, con que una u otra vez Ilegue a mis oidos el reconoci-
miento de que he prestado un servicio 6til a las tareas del foro,
una ayuda eficaz a los que constantemente tienen que rozarse
con la Constituci6n y leyes de la Repiblica, rastreando el ori-
gen y el verdadero sentido de sus disposiciones.
Algo me satisfari mis ain, y es que mis hijos reconozcan
mis tarde, en este libro, una labor de contracci6n y paciencia
llevada a cabo con buena voluntad y constancia sumas; que
ellos vean aqui, que el hombre no naci6 para pensar s6lo en si
mismo individualmente, sino que, creado para mis altos fines,
debe sacudir el egoismo que lo inclina a no mirar mis alli de
sus propios particulares intereses, para enderezar las energies
de las pocas o muchas facultades con que pluguiera a Dios
dotarlo, poni6ndolas al servicio de nuestros semejantes, para
suavizarles las fatigas de la vida, para facilitar las labores a que
cada cual tenga que contraerse en el bregar cotidiano.
Si obtengo esos resultados, quedar6 satisfecho.

L. SEGOVIA
Diciembre de 1914.


-9-















CONCEPTS DE ABOGADOS


Cartagena, abril 7 de 1914
Senior doctor


Present.
Muy senior mio:

Desde much tiempo atrAs he venido pensando y traba-
jando en la formaci6n de una compilaci6n que yo denomino
"Historia de las Leyes", y que no es otra cosa, en realidad, que
la historic de los debates porque hayan pasado las disposicio-
nes constitucionales y legales que rigen en nuestra Repdblica.
Al efecto tengo muy adelantados los trabajos referentes a las
leyes de 1909, 1910, 1911, 1912 y 1913.
En mi concept, mi trabajo sera de much utilidad a los
Magistrados, Jueces, Fiscales, abogados y, en general, a todo
empleado pdblico que tenga que consultar el espiritu de las dis-
posiciones para asegurar una concienzuda aplicaci6n de las
eyes.
No obstante, como mi creencia puede ser errada y resultar
que mi idea no sea tan important como yo me la he imaginado,
he querido dar a la estampa la historic del Acto Legislativo nd-
mero 3 de 1910, para presentarla al piblico como muestra de la
labor que me propongo realizar.
De ese trabajo acompafio a usted cuatro pliegos ya impre-
sos, con los cuales puede formarse idea de mi prop6sito y darme
su opinion sobre el particular, haci6ndome a la vez las indica-
ciones que usted crea que pueden servir al mejoramiento de la
compilaci6n; favor que le encarezco y por el cual le quedarA
muy agradecido su muy atento, seguro servidor y amigo,

L. Segovia
Nota: Creo convenient las explicaciones estas: Las fechas en bas-
tardilla a la cabeza de parrafo, son las fechas de los dias en que se veri-
fic6 el debate; los nlmeros romanos indican el ordinal del acta respective
de donde se han torado los incidents que se relatan; y lo que va entire
par6ntesis, asi, por ejemplo: (A. N9... pig...) debe leerse: (Anales
nimero... pigina...) y en el ndmero y pagina que se citen se encon-
trara el texto para consultar si ha habido error en la compilaci6n.


- 11 -







Cartagena, 11 de abril de 1914


Senior General don Lacides Segovia.-Presente.

Estimado amigo:
Siento no tener todo el tiempo necesario para contestar con
detenimiento su apreciables carta del 7, relative a la publica-
ci6n de la "Historia de las Leyes", en buena hora acometida por
usted. Apremiado por la necesidad de dejar en breve esta ciu-
dad, le dire brevemente el concept que he formado de la obra.
El articulo 27 del C6digo Civil dice:
"Cuando el sentido de la ley sea claro, no se desatendera su
tenor literal a pretexto de consultar su espiritu.
"Pero bien se puede, para interpreter una expresi6n obs-
cura de la ley, recurrir a su intenci6n o espiritu, claramente
manifestados en ella misma o en la historic fidedigna de su es-
tablecimiento".
Lo que la Hermen6utica preceptia sobre el particular esta,
de consiguiente, consagrado como doctrine legal entire nosotros:
una de las fuentes a que debe acudirse para averiguar el sentido
de una ley obscura, o de un pasaje legal que tenga tal defecto,
es la historic fidedigna del establecimiento de la misma ley. Pe-
ro, id6nde hallarin dicha historic los funcionarios llamados a
aplicar el precepto obscure? Los expedientes en donde se halla
la historic complete cuyo conocimiento se necesita, reposan en
el archive del Congreso, en la capital de la Repiblica, por dond,
se encuentran fudra del alcance de los funcionarios residents en
los demis lugares del pais; varias de las piezas constitutivas
de los expedientes no son publicadas, y si se trata de leyes ex-
pedidas en los filtimos dias de las sesiones de las Camaras, todo
el expediente suele quedar in6dito.
De otro lado, el empefio en legislar aprisa esta multipli-
cando los casos de obscuridad en las leyes: lo sucedido iltima-
mente con el C6digo Fiscal, el Politico y Municipal, el de lo Con-
tencioso-administrativo y la tarifa de Aduanas, me sacard ver-
dadero en cuanto a esa afirmaci6n; asunto muy grave que me-
rece grandes reflexiones y require pronto remedio, porque tal
vez no exagero al decir que nos sucede ya lo que dice Montes-
quieu en su celebrado libro "De l'Esprit des lois": "Hay leyes
por el legislator tan poco estudiadas, que resultan contrarias
al fin mismo que aquel se propuso al dictarlas". ("Liv. XXIX,
chap. V").
La conveniencia y utilidad de la obra de usted me parecen,
pues, indudables. Aplaudo calurosamente su pensamiento y de-
seo que el pdblico acoja, como opino que debe hacerlo, el es-
fuerzo de usted, a fin de que usted no salga mal librado en lo
pecuniario.
Afectisimo servidor y amigo,
Manuel Ddvila Fldrez


- 12 -








Cartagena, abril 12 de 1914
Senior General LAcides Segovia.-Presente.

Estimado amigo:
Con placer he leido los cinco pliegos que se sirvi6 remi-
tirme con su atenta circular de fecha 7 del corriente, de la obra
"Historia de las Leyes" que estd usted preparando y que pronto
vera la luz piblica.
Solicita usted mi opinion sobre la utilidad y el plan de su
trabajo, deferencia que le agradezco y a la que correspondo por
la present, con el temor de quien no se cree autoridad en el
asunto.
En mi concept, el trabajo de usted es de positive impor-
tancia, y es casi una novedad. En nuestro pais hemos tenido y
tenemos algunos compiladores y anotadores de c6digos y leyes,
los que -justicia es reconocerlo- con sus trabajos han pres-
tado inapreciable servicio a todos los que por alg6n motive te-
nemos que hacer con la legislaci6n national; pero pocos de ellos
se han preocupado por relatarnos la historic, como usted dice,
de los debates porque han pasado las disposiciones constitucio-
nales y legales que rigen la Repdblica.
Los Magistrados y Jueces, los abogados, las autoridades ad-
ministrativas, se encuentran muchas veces en la necesidad de
fijar el alcance de una disposici6n, de interpretarla fielmente,
y nada que arroje mas luz al efecto que investigar los antece-
dentes, la historic de su implantamiento, para conocer el pen-
samiento del Legislador, lo que quiso estatuir, pues como usted
bien sabe, no siempre la letra de un precepto legal queda como
quiso su autor y aun los que intervinieron en su discusi6n.
La forma que usted ha adoptado, el "modus operandi" de
su labor, me parece bastante acceptable, y a mi no se me ocurre
otra mejor que indicarle.
S6lo me permit insinuarle, ya que usted me lo pide, que
limited su trabajo a las leyes de mas trascendencia political y so-
cial, y que pase por alto el sinnimero de actos de nuestros Con-
gresos que no obedecen a ninguna necesidad positive del pais.
Porque si lo que usted desea es darnos a conocer el "espiritu"
de nuestras leyes, forzoso sera que renuncie a encontrarlo en la
mayor parte de ellas. Espiritu visible, quiero decir.
&Qu6 espiritu quiere usted encontrar, por ejemplo, a una
ley de division electoral confeccionada con el fin de menoscabar
la representaci6n proporcional de las minorias? l zQu6 espiritu

1 Cabalmentc son las Icycs electorales unas de las que yo creo m.is importantes para
que figure en mi "Historia de las Leyes". Alli se estudiari precisamente el espiritu poli-
tico de cada epoca, apreciando el partidarismo y otras caracteristicas de cada etapa poli-
tica. No s6lo el caso que determine el doctor Mufioz puede y debe estudiarse, sino aquellos
en que sea al contrario, en que la disposici6n haya cercenado, por demasiada amplitud del
principio de las minorias, los derechos de las mayorias, y, sobre todo, cuiles disposiciones
han contribuido mis a que desaparezcan los parias en Colombia. Para este ramo de nuestra
Legislaci6n ser~ para el primero que pondremos en prictica la indicaci6n del doctor Oso-
rio.-L. S.


- 13 -








dar -sigo poniendo ejemplos- al infinite numero de leyes so-
bre auxilios, subvenciones, etc., que no tienen raz6n de ser por
donde usted quiera considerarlas? jCuAl el espiritu, digamos,
de nuestra actual Tarifa de Aduanas, expedida por el iltimo
Congress? Podria multiplicar las preguntas.
Si no es el espiritu del partidarismo, del personalismo o del
regionalismo, no comprendo cuil otro pueda usted encontrar.
Aun en esas leyes trascendentales se infiltra siempre el vene-
noso aliento de esa trilogia en que ofician nuestros Legisladores
y que corrompen las mejores intenciones. Quiere usted algo
mis fofo, mas falto de seriedad, que la discusi6n del articulo 29
del Acto Legislativo nfimero 3 de 1910?
Por supuesto, muy lejos de mi career que yo lo haria mejor,
Ilegado el caso. Tampoco quiero decir que sea un mal demostrar
la perniciosa influencia de esos espiritus, sino que no merecen
los honors de un libro de la importancia del que usted estA edi-
tando.
Ru6gole disimular la extension de esta carta y la franqueza
de mis palabras. Asi que est6 terminada la impresi6n de su obra,
sirvase remitir un ejemplar a
Su atento servidor y amigo,
Rafael H. Muioz


Cartagena, abril 12 de 1914

Sefior don LAcides Segovia.-Presente.

Muy senior mio:
Correspondo a su atenta comunicaci6n de fecha 7 del mes
en curso, manifestando a usted que me he impuesto de su im-
Dortante trabajo, referente al Acto legislative nfimero 3 de
1910, que es parte integrante de la compilaci6n que usted pro-
yecta publicar bajo la denominaci6n de "Historia de las Leyes",
y soy de concept, dada la claridad de la exposici6n en dicho
trabajo y los minuciosos detalles en que abunda, con relaci6n a
las deliberaciones que precedieron a la expedici6n del referido
Acto Legislativo, que a juzgar por la muestra a que aludo, la
"Historia de las Leyes", que usted dara a la publicidad, resul-
tara sumamente ftil a los Magistrados, Jueces, Fiscales, Abo-
gados y empleados que usted cita, en los casos en que por obscu-
ridad de las disposiciones constitucionales y legales que formen
la mencionada compilaci6n, sea necesario consultar el espiritu
de tales disposiciones, para fijar el pensamiento del Legislador,
pues en tales casos, la historic fidedigna del establecimiento de
esas disposiciones suministrara su contingent de luz, que seria
muy eficaz para legar a una acertada interpretaci6n.
Lo felicito, en consecuencia, por la labor emprendida, la
cual no dudo coronary con 6xito, y me suscribo de usted su muy
atento, seguro servidor y amigo,
Juan Saladdn T.


- 14 -









C/U., abril 13 de 1914


Sefior General Licides Segovia.-Presente.

Estimado amigo:
Correspondo a la atenta carta de usted del 7 de los co-
rrientes.
He leido con la atenci6n debida los cuatro primeros pliegos
de su "Historia de las Leyes", los cuales alcanzan al debate del
articulo 30 del Acto Legislativo ndmero 3 de 1910; el plan esco-
gido me parece bueno, pues en la obra quedard consignada la
historic aut6ntica de las disposiciones a que haga relaci6n, y asi
podrd consultarse su sentido intimo.
Si la obra fuera mia, me habria limitado a insertar el pro-
yecto de reform constitutional presentado por el doctor Es--
guerra, por la circunstancia de haber rodado la discusi6n sobre
6l, desechAndose los demds; tambi6n habria procurado trans-
cribir en forma de nota -al pie de cada articulo adoptado- la
disposici6n similar de las Constituciones anteriores, partiendo
de la "Ley Fundamental del Estado de la Nueva Granada" ex-
pedida en 1831, cuando se vio que era impossible la continuaci6n
de la Gran Colombia. Esta comparaci6n serviria de much para
conocer el antecedente hist6rico de cada disposici6n constitu-
cional, -si lo tuviere- y las modificaciones, ya de forma, ya
de fondo, que le haya introducido el Cuerpo Constituyente na-
cional en las diversas 6pocas en que se ha reunido: el studio de
la legislaci6n comparada, sirve de ordinario para apreciar me-
jor el sentido genuine de una disposici6n legal. 1
Lo felicito por su acertada labor y me repito su afectisimo
amigo,
Anibal M. Osorio

Cartagena, abril 15 de 1914
Senior General Licides Segovia.-Presente.

Muy estimado senior y amigo:
Acuso a usted recibo de su apreciable del 7 del present
mes, con cuatro pliegos de la compilaci6n que se propone y de-
nomina "Historia de las Leyes", ilustrada con los debates por-
que han pasado para ser erigidas en tales leyes, las disposiciones
que definitivamente forman el cuerpo de nuestra Legislaci6n
vigente.
Ante todo, present a usted mis agradecimientos por el ho-
nor con que me distingue al pedir mi opinion e indicaciones so-

1 La indicaci6n del doctor Osorio es acertadisima, pero el indica un trabajo toda-
via de mas aliento que el que he emprendido, para el cual me faltaria el tiempo necesario;
pero como indicacion de importancia la tendr6 present para llegado el caso de que crea
que puedo llevarlo a efecto.


- 15 -









bre su trabajo en material tan ardua y que, a juzgar por sus co-
mienzos, revela ser la obra que, entire las de su especie, mAs luz
traera al campo del derecho y que mayores facilidades prestarA
para consultar el espiritu de las leyes y asegurar su concienzuda
aplicaci6n.
Superfluo seria elogiar el m6rito de su obra que de suyo se
recomienda y dice de la alteza de miras de su autor. S61o dird
que la "Historia de las Leyes", tal como usted ha comenzado a
publicarla, es obra cuya necesidad se imponia como urgente. La
compilaci6n y codificaci6n de las Leyes es, como dice el senior
Montt, una necesidad peri6dica en las naciones civilizadas. MAxi-
me si se tiene en cuenta nuestras mudanzas de costumbres, el
progress mismo de la civilizaci6n, las vicisitudes political, la
inmigraci6n de ideas nuevas, precursora de nuevas institucio-
nes, los descubrimientos cientificos y sus aplicaciones a las artes
y a la vida prActica, etc., etc., provocan sin cesar providencias,
que se acumulan a las anteriores, interpretandolas, adicionAn-
dolas, modificAndolas, derogandolas, hasta que por fin se hace
necesario refundir esta masa confusa de elements diversos,
incoherentes y contradictorios, dandoles consistencia y armonia,
poniendola en relaci6n con las formas vivientes del orden social.
Con recorder el caos en que quedamos a fines de 1909, despu6s
de trasplantarse leyes de diversas indoles y paises, al nu6stro,
cuyas reforms se iniciaron en aquel tiempo; despues de ensa-
yarse en el pais regimenes dictatoriales, republicans y casi que
mixtos sucesivamente, sin cuidarse para estas trasplantaciones
u operaciones en circunstancias peculiares de la naci6n en cuan-
to a lo moral y aun lo material de ella, su prop6sito es loable.
Asi, pues, el juicio que haya de emitir sobre su obra puede
derivarse de estas mis apreciaciones, teniendo a la vista la pri-
mera de sus parties, o sea la "Historia del Acto Legislativo nf-
mero 3 de 1910".
Vehemente es mi deseo de que, adelantados como dice usted
tener sus trabajos referentes a los afios de 1909, 1910, 1911,
1912 y 1913, los d6 a la publicidad, en la seguridad de que su
labor le atraera el agradecimiento national y de que con sus lu-
ces despejara los Ambitos del derecho en nuestra patria.
Quedo muy agradecido del senior General, y como siempre
afectuoso seguro servidor y amigo,
E. A. Nates


Cartagena, abril 16 de 1914

Senior General Lacides Segovia.-E. S. C.

Estimado amigo:
Tengo el gusto de acusar recibo de su atenta circular de
fecha 7 de los corrientes y de los pliegos de la "Historia de las
Leyes" que ha tenido la amabilidad de someter a mi studio,


- 16 -







trabajo 6ste que tuve ocasi6n de ver desde sus comienzos el afio
pasado.
La obra que usted se ha propuesto realizar es realmente
meritoria y digna de encomio. Las leyes, que son el resultado de
esfuerzos, tendencies, sistemas, generalmente opuestos, ya que
la armonia perfect no es possible en dichos cuerpos colegiados
mas o menos numerosos, se presentan a la consideraci6n de los
lectores como textos escuetos, a veces sin la debida relaci6n en-
tre sus distintas parties. Para poder apreciar el sentido de sus
disposiciones, para poder precisar su alcance se necesita de la
interpretaci6n, que puede ser: obra del mismo Legislador, y se
llama legislative; de los encargados de administrar justicia, y
se llama judicial; o de los expositores, y se llama doctrinal. Pero
quienquiera que sea que tome a su cargo la interpretaci6n de
una ley para fijar la inteligencia de sus disposiciones, necesita
conocer el pensamiento de aquellos que le dieron vida, que in-
tervinieron en su formaci6n, ya en la redacci6n del proyecto
original o en las modificaciones, o ya por medio de discursos
para apoyarlo o combatirlo; y la obra que usted se ha propuesto
Ilevar a cabo facility ese trabajo, pues usted, con bastante m6-
todo, va a exhibir la gestaci6n de las leyes, aunque s6lo sea
desde 1909 en adelante. No a todos es ficil acudir al examen
del origen de las leyes, como buena fuente de informaci6n, ni
aun a los mismos cuyo trAfago diario es el studio y aplicaci6n
de ellas, por lo muy limitada que es la circulaci6n de los peri6-
dicos que sirven de 6rganos de publicidad a las CAmaras Legis-
lativas, los cuales, en el transcurso del tiempo, no se encuentran
ni en los archives oficiales ni en las bibliotecas pdblicas.
De ahi que aprecie yo su trabajo como obra meritoria, que
viene a llenar un vacio bastante notado, y a ser ella muy itil a
los Magistrados, Jueces, Abogados, Comerciantes, Estudiantes
y, en general, a todo aquel que por una circunstancia cualquiera
tenga necesidad de conocer a fondo una ley.
Su trabajo sobre el Acto Legislativo ndmero 3 de 1910, con
el cual ha comenzado la publicaci6n de la obra que usted deno-
mina la "Historia de las Leyes", viene a servir de complement
a la que public recientemente la Libreria Americana de Bogo-
ta, con el titulo de "Debates de la Constituci6n de 1886", pues
ese Acto Legislativo es parte integrante de dicha Constitucion.
Ambas son de indiscutible importancia: aqu6lla nos da a conocer
nuestra Carta fundamental desde que estuvo en germen en el
c6lebre Mensaje del doctor Nfiiez al Consejo de Delegatarios de
1886, y durante su elaboraci6n por gentes competentisimas, gi-
gantes de nuestra accidentada political; y la de usted nos ensefia
c6mo Ilegaron los constituyentes de 1910 a fijar ciertas refor-
mas a la Constituci6n y cual es el pensamiento que en cada ma-
teria predomin6 al cabo de discusiones mas o menos intere-
santes.
La labor que usted ha emprendido habri de poner a prueba
su paciencia por las deficiencies, vacios e incongruencias que
habri de encontrar en ei curso de ella, como que se sabe de casos


Acto Legislativo, 1910--2


- 17 -







muy comentados, de disposiciones que figuran intercaladas en
el cuerpo de algunas leyes, las cuales no fueron debidament2
aprobadas.
Son mis deseos que al finalizarla yea recompensados sus
esfuerzos con la obtenci6n de muchos lectores y merecidas ga-
nancias.
Su afectisimo amigo, seguro servidor,
Ramdn Rodriguez D.

Cartagena. abril 16 de 1914

Senior General Lacides Segovia.-Presente.

Estimado amigo:
Es en mi poder su atenta carta circular de fecha 7 del pre-
sente, con la cual se sirvi( usted remitirme los cuatro pliegos
que lleva impresos para la publicaci6n de su obra titulada "His-
toria de las Leyes".
Debo, ante todo. dar a usted las gracias por el favor con
que me honra incluyendo mi nombre en la list de aventajados
jurisconsultos a quienes pide usted un concept sobre la labor
que ha emprendido.
He leido con detenimiento esos cuatro pliegos de su obra
future y no vacilo en enviarle mi sincere voto de aplauso por la
meritoria y provechosa labor que represent su trabajo.
Hace much tiempo que en Colombia se viene hacienda
sentir la necesidad de escribir la historic de nuestra legislaci6n.
Esa labor se justifica con s6!o pensar que en la mayor parte de
los casos en que se ofrece interpreter los pasajes obscuros de la
Ley es necesario averiguar cual fuera la intenci6n del Legisla-
dor. estudiando la historic fidedigna de los debates a que dio
lugar su expedici6n.
Labor es esta que require una constancia extrema, una
acuciosidad esmeradisima y grandes alientos por parte de su
autor, aparte del natural talent que debe inspirar la ordena-
ci6n del trabajo y la excelencia del m6todo. La lectura de los
pliegos aludidos demuestra a las claras que usted emprende la
pesada labor con el acopio de esas indispensables condiciones.
En el pr6logo de alguna obra de historic iei ha tiempo este
concept: El mejor historiador es el que ha vivido la epoca de
los acontecimientos que relata.
En el caso concrete que motiva esta carta, yo hago mio
aquel concept para significarle que usted, mejor que muchos,
garantiza la autenticidad de la historic de las Leyes expedidas
en Colombia desde 1909 hasta la fecha, porque ha sido miembro
del Congreso de aquel afio, de la Asamblea de 1910 y de los Con-
gresos subsiguientes. Ha vivido, pues, la epoca de esas legisla-
turas y ha sido en ellas actor de primer orden.
Una observaci6n para terminar: Su labor sera tanto mas
provechosa y 6til cuanto mas la circunscriba a aquellas leyes


- 18 -







de' positive coEveniencia national. Si ousted se pone a historiar
una Ley sobre auxilo a la poblaei6n de Ambalema, por ejemplo,
habrit perdido lastimosamente un tiempo que puede gastar en
obras de mejor provechl.
La jnventud universitaria, los Magistrados, los Jueces, los
Jariseonsultos y los Legisladores mismos tendrin para usted
-estoy seguro de ello- un veto de aplauso por el inapreciable
beneficio que les brindard, al estar eoncluida, Ia "Historia de
las Leyes".
Realice usted su trabajo y recibird pecuniariamente la re-
compensa consiguiente.
De usted atento, seguro servidor y amigo,

Gabriel Rodriguez Diago


Cartagena, abril 16 de 1914

Seiior General LAcides Segovia.-Presente.

Estimado General:
La chrcunstancia de haber estado durante Ia semana pasada
completamente ocupado en el studio de various asuntos relacio-
nados con el ejercicio de mi profesidn, me ha privado del placer
de corresponder a su atenta circular del 7 de los corrientes; pero
una vez que ha cesado dicho inconvenient, paso a cumplir mi
deber de caballero, el cual se reduce, en el present caso, a dare
sincere opinion o concept sobre la importancia o utilidad que
pueda tener la obra denominada "Historia de las Leyes", que
usted estA elaborando y que se propone dar a la estampa.
Teniendo, como tengo, a la vista los antecedentes del Act.)
Legislative ndmero 3 de 1910, puedo juzgar, perfectamente, que
used no se propone estudiar el espiritu general de la legislaci6n
del pais, para lo cual se necesita poseer profundos conocimien-
tos juridicos, sino sencillamente contribuir a la acertada inteli-
gencia y aplicacidn de las diversas leyes que ha venido expidien-
do el Congreso de Colombia, valiendose para tales fines de la
historic del establecimiento de cada una de ellad, o lo que es lo
mismo, de los proyectos presentados por los Senadores y los
Representantes; de los informes rendidos por las Comisiones
de las Camaras, y de los discursos pronunciados durante los
debates.
Considerada su labor desde este l6timo punto de vista, I'~
estimo muy convenient y provechosa, no s6lo para las personas
que se dedican a la carrera del foro, sino tambidn para los sim-
ples empleados pdblicos, que carecen de todo conocimiento de
derecho. En efecto, en muchas ocasiones, tanto las unas como
los otros, se empefian en desentraiar o descubrir el m6vil, bue-
no o malo, que ha servido de fundamento a la expedici6n de una
ley; y las mAs de las veces tienen que recurrir a los Anales del


- 19 -








Congress; pero como esta publicaci6n no se reparte profusa-
mente ni se concede a los particulares; y como, por otra parte,
es tal el descuido que reina en algunas oficinas pdblicas que en
ellas no se coleccionan o no se conservan dichos Anales, de todo
lo expuesto result que cuando mis interns ponen en conseguir
una de las referidas colecciones, no la encuentran; y entonces el
tiempo se pierde lastimosamente mientras que como pordioseros
intelectuales se dirigen (nos dirigimos, dire mejor) al Jefe de
una oficina ordenada para que nos proporcione, "cuando sus
ocupaciones se lo permitan", lo que urgentemente necesitamos.
Pero no terminal ahi el mal de la situaci6n que describimos: aun
obtenida la colecci6n deseada, hay que descartar del studio que
en ella se haga, multitud de proposiciones, de resoluciones y de
actas, pasar de un tomo al otro, etc., etc., de suerte que se nece-
sita tener una voluntad de hierro para poder obtener el dato que
se busca, si es que no se abandon la labor emprendida debido
al persistent afin de los empleados en cerrar las puertas del
local de las oficinas a las horas reglamentarias, sin considera-
ci6n de ningfin g6nero, movidos por el deseo de satisfacer las
necesidades de la alimentaci6n.
Su trabajo, pues, pondrA t6rmino al mal que apuntamos, y
propo cionarA la ventaja de poder tener en nuestros estantes,
en pequefios libros, las materials que ordinariamente estin con-
tenidas en gruesos volimenes, inconservables y costosos.
En cuanto a las indicaciones que pueda hacerle para el me-
joramiento de su compilaci6n, me permit anotarle las si-
guientes:
19 Que continue observando desde el principio hasta el fin
de su trabajo, el mismo plan que se advierte en el modelo que
me ha remitido.
20 Que prescinda de todo comentario que pueda dafiarlo,
asi como tambi6n del studio de leyes de ninguna importancia.
30 Que emprenda labor retrospective que comprenda la
Constituci6n de 63, la de 86, y las reforms introducidas a esta
por los Actos Legislativos de 1905, para que la verdad hist6rica
brille en su obra en toda su plenitud, y
49 Que al fin de cada volume de los que publique, ponga
una tabla de las disposiciones que comprenda, igual o parecida
a la que se lee en la obra "Jurisprudencia de los Tribunales del
Distrito Judicial", del infatigable Relator de la Corte Suprema
de Justicia, doctor F. Garavito A.
Es cuanto por ahora se me ocurre; y cuente con su atento
seguro servidor y amigo.
R. Antonio Tatis


- 20 -







Cartagena, abril 17 de 1914


Seflor General don Lacides Segovia.-Presente.
Estimado amigo:
Con positive interns me he impuesto del contenido de los
cinco pliegos de su obra en preparaci6n, "Historia de las Leyes",
que usted se sirvi6 remitirme con su atenta circular de fecha 7
del mes en curso, por la cual me ha dispensado el honor de soli-
citar mi opinion sobre dicha obra.
Ha querido usted limitar a la "Historia del Acto Legislativo
numero 3 de 1910" el fragmento que usted ofrece a la publicidad
como una muestra que pueda servir para juzgar del m6rito d'
su labor. No ha podido ser mas acertada esa idea, ya que dicho
Acto, como reformatorio del Estatuto Constitucional de 1886,
inici6 la obra trascendental del mejoramiento de nuestras insti-
tuciones, y ampli6 un tanto el circulo limitado en que, anterior-
mente y por muchos afios, se agit6 el esfuerzo de notables esta-
distas nacionales en su actuaci6n legislative por el perfecciona-
miento de la legislaci6n national. Bien merece esta reform ca-
pitulo preferente en los anales del Derecho Pdblico colombiano.
Es regla de Hermen6utica legal, bien conocida de los juris-
tas, la de que, para interpreter lo mas fielmente possible las ex-
presiones obscuras de la Ley, conviene recurrir a la historic de
la misma, donde se hallari claramente manifestada la intenci6n
del Legislador. Siendo ello asi, esta raz6n bastaria por si sola
para demostrar la importancia de la obra en que usted esta em-
pefiado, como que ella presentarA en un solo texto de fAcil con-
sulta, a Jueces, Abogados, Fiscales, aun a futures legisladores,
y, en general, a todos los que tengan que estudiar las leyes, la
genesis y evoluci6n que ellas han tenido en el period que usted
se propone historiar, con todos los incidents, detalles y luchas
parlamentarias que su expedici6n haya motivado.
Pero no serA 6se el inico m6rito que tendra el libro de us-
ted: tambi6n servira 61 para mostrar a la consideraci6n nacio-
nal la obra, buena o mala, de nuestros legisladores, los m6viles
nobles o innobles, patri6ticos o meramente sectarios, que hayan
impulsado a aqu6llos en el desempeiio de su cometido, destacando
las figures mAs o menos gallardas, mAs o menos ridicilas de los
representantes de la opinion piblica; sefialara al pais qu6 hom-
bres han tratado de restringir el uso racional de los derecho-
individuales y garantias sociales, qui6nes, por el contrario, hau
abogado por el implantamiento de sanas prActicas de justicia
political, qui6nes han torado a su cargo la tarea de abrir a nues-
tra nacionalidad las sendas del progress moral y material, y
qui6nes, en fin, se han preocupado por la honra e integridad de
la Repfiblica.
Conocida asi generalmente y de un modo mejor la labor le-
gislativa, tanto los ciudadanos como la prensa la apreciaran con
menos ligereza que hasta ahora, y ningfn esfuerzo patri6tico v
bien intencionado, por pequefio e insignificant que 61 sea, de-


- 21 -








jara de ser tenido en cuenta por quienes, inspirAndose en sen-
timientos de verdadera justicia, se propongan juzgar con acier-
to la importancia de la dificil tarea encomendada por los pue-
blos a su voceros en el Parlamento.
Por lo demAs, me parece bien escogido el plan de la obra
de usted y bastante ordenado y met6dico su desarrollo. Apenas
me permitir6 indicarle la conveniencia de que haga figurar en
su trabajo, en aquellas materials de mayor importancia, el texto
literal de las disposiciones legales que han sido derogadas o re-
formadas por las posteriores a que se contraiga la compilaci6n
que usted prepare. De ese modo, los que consultaran 6sta podrian
obtener en su studio el provecho consiguiente al examen com-
parativo de unas y otras.
Con sentimientos de consideraci6n y aprecio, me suscribo
de usted su atento amigo y seguro servidor,
Policarpo Bustillo P.

Cartagena, abril 18 de 1914

Sefior General don Licides Segovia.-Ciudad.
Muy senior mio y amigo:
Me es muy grato avisar a usted recibo de su impreso sobre
"Historia del Acto Legislativo nimero 3 de 1910", que ha te-
nido la amabilidad de enviarme con su atenta comunicaci6n
fechada el 7 de los corrientea, y que es apenas una muestra de
su compilaci6n, que usted denominarA "Historia de las Leyes",
o sea, de los debates parlamentarios que han sufrido las dis-
posiciones constitucionales y legales vigentes, a partir del afio
1909.
Es innegable, a todas luces, a juzgar por la muestra, la
incomparable utilidad de la obra en que usted se ocupa. Sera
una verdadera fuente de ilustraci6n a la que convergeran, co-
mo tocados por un mismo resort o inspirados de los mismos
sentimientos de equidad, todos aquellos a quienes toque con-
sultar el espiritu de nuestras leyes, con el fin de hacer recta
aplicaci6n del derecho.
Digna de todo encomio es la labor, tan pesada como fe-
cunda en bienes, que usted ha emprendido, y, tanto mis digna,
cuanto que no lo hace por conquistar laureles, pues en este como
en todos los actos de su vida, va estampado el sello del inico
laudable interns que lo mueve, cual es el de ser ftil a la socie-
dad por todos los medios licitos posibles.
Con mis sinceras felicitaciones y mis votos porque nada
interrumpa su march triunfal, a fin de que pueda gozar de la
satisfacci6n consiguiente a todo esfuerzo consagrado al bien
de los asociados, y por ende al de la Patria, me repito de usted
con toda consideraci6n y aprecio
Su atento, seguro servidor y amigo,
R, Villalobos M.


- 22 -








Cartagena, abril 19 de 191.


Sefior General don Lacides Segovia.-Presente.

Muy senior mio:
Tuve el honor de recibir la apreciable de usted, del lia
nueve del mes en curso, invitAndome para que emita concept.
acerca del trabajo que usted ha emprendido y resuelto dar pu-
blicidad bajo la denominaci6n de "Historia de las Leyes".
La lectura que he hecho de lo escrito por usted con rela-
ci6n a la expedici6n del Acto Legislativo ndmero 3 de 1910, me
autoriza para considerar que su obra tendra una favorable
acogida, porque constituird una fuente de informaci6n para
los que deseen consultar el espiritu de las disposiciones consti-
tucionales y legales que rigen en nuestra Repdblica.
Si asi fuere, quedarAn recompensados los sacrificios de la
tarea que usted voluntariamente se ha impuesto para dar a la
publicidad una obra, que, en mi sentir, es oportuna, necesaria
y 6til.
De usted atento, seguro servidor y amigo,
Sebastidn R. Castell

Cartagena, abril 21 de 1914

Senior don LIcides Segovia.-Presente.

Estimado amigo:
Desea usted conocer mi opinion acerca del libro que tiene
en preparaci6n y que ha intitulado "Historia de las Leyes", y
no obstante la falta de autoridad que pueda respaldarla, vengo
a consignarla en la present.
SLa imprenta de "La Luz" acaba de publicar, sin nombre
del autor, o mejor, del compilador, un volume intitulado "An-
tecedentes de la Constituci6n de 1886 y debates del proyecto
en el Consejo Nacional Constituyente". Esa es, como se com-
prende, una fuente en que se puede estudiar, en sus detalles, la
gestaci6n y formaci6n definitive de nuestra Carta Fundamen-
tal; y abarca el Acuerdo sobre la Reforma, la Exposici6n del
President de la Republica, el Proyecto de Constituci6n, y, fi-
nalmente, la Relaci6n de los Debates.
La obra de usted, que parte de los antecedentes del Acto
Legislative ndmero 3 de 1910, es una continuaci6n de la a que
me he referido, con la diferencia de que la de usted agrega al
pie de cada articulo, modificaci6n o discurso, la indicaci6n del
ndmero del peri6dico official que public el debate respective.
Ademds, el plan de usted es mds comprensivo, porque usted
trata de historiar el origen de toda la legislaci6n national a
partir de 1909.


- 23 -








Pienso que la indicaci6n del ndmero del peri6dico que pu-
blic6 el debate, puede ser de alguna importancia, por cuanto la
cita es una garantia de autenticidad. Pero en cuanto al plan,
temo que halle usted dificultades para desarrollarlo satisfac-
toriamente.
Se comprende el interns de una compilaci6n como la de
que se trata, en cuanto ello lo tenga desde el punto de vista del
Derecho Pfiblico y aun del Administrativo, en ciertos ramos;
pero a nadie interest seguramente conocer los debates porque
pasaran las leyes sobre reconocimiento de cr6ditos, sobre auxi-
lios, sobre honors, sobre carreteras, y, en fin, sobre todas esas
leyes personales, regionales y en general ayunas de interns na-
cional, que dominant en la obra del Legislador colombiano. De
las 112 leyes expedidas por el Congreso de 1912, no llegan a
diez las que necesitan ser estudiadas en la historic de su esta-
blecimiento, sencillamente porque carecen de todo interns. Su-
pongo, por estas razones, que usted no querrA incluir en su
obra todas las leyes de cada legislature, y de ahi que halle cier-
ta dificultad en la selecci6n. Mi criterio, en el particular, es
que s6lo merecen la compilaci6n las leyes fundamentals o
constitucionales, en el sentido t&cnico.
Por lo demds, felicito a usted por su laudable empefio, y me
prometo que su obra sera 6til para todos los que tenemos ne-
cesidad de conocer el espiritu de nuestras leyes.
De usted atento, seguro servidor,
Miguel G6mez F.

BogotA, 29 de junio de 1914

Sefior General don Licides Segovia.-Presente.
Mi muy estimado amigo:
Tengo el placer de dar respuesta a su atenta carta del 24
del present mes. Junto con ella recibi los ocho pliegos, impre-
sos ya, de la obra que ha empezado usted a publicar y que lle-
varA por titulo "Historia de las Leyes".
Los Jueces y los funcionarios pfblicos interpretan estas
por "via de doctrine", en busca de su verdadero sentido, y para
hacerlo, la misma ley da algunas reglas que deben servirles de
note y guia. Entre esas reglas se halla la consignada en el ar-
ticulo 27 del C6digo Civil, que aconseja recurrir a la historic
fidedigna del establecimiento de la ley en busca de su inten-
ci6n o espiritu.
Si, pues, hay necesidad de apelar a esa regla de interpre-
taci6n, me parece que nada habra mis c6modo que consultar
!a obra de usted, y alli se encontrarAn, no s6lo las modifica-
ciones porque ha pasado el precepto legal que se trata de in-
terpretar, sino tambi6n las razones alegadas por los Legisla-
dores en pro y en contra de 6sta o de aqu6lla formula de re-
dacci6n. T-ner que rastrear en los Anales de ambas CAmaras


- 24 -








esa historic, es tarea dispendiosa de tiempo, y frecuentemente
ineficaz, pues no siempre se tienen a la mano las colecciones
completes de los peri6dicos oficiales.
La utilidad de su obra se puso ya de manifiesto en una
sesi6n del Senado de la Repfblica en que usted, con s6lo leer
la parte de su libro referente a la historic del articulo 19 del
Acto Legislativo nfmero 3 de 1910, puso de relieve, a mi mo-
do de ver, la sinraz6n de los que atacaban de inconstitucional
el Tratado celebrado con los Estados Unidos de America en
cuanto por 61 se fijan los limits o lines divisorias -que expre-
san una misma idea- con lo que seri para nosotros, si el Tra-
tado se aprueba, la Repdblica de Panama.
Con lo dicho queda expresada mi opinion sobre la utilidad
de su libro, y si me he atrevido a expresarsela, es porque usted
me la pide, no porque ella merezca ser reconocida.
Con mis sinceras felicitaciones por su benedictina labor.
me repito de usted su muy atento, seguro servidor y amigo,

Jose Gnecco Laborde

Bogota, C. de U., julio 16 de 1914

Sefior General don Lacides Segovia.-E. L. C.
Mi estimado General y distinguido amigo:
He tenido la satisfacci6n de recibir, con la apreciable de
used de 24 de junio iltimo, a la cual me complazco en corres-
ponder, los pliegos ya impresos de la importantisima obra de-
nominada "Historia de las Leyes", que esta usted publicando.
Agradezco a usted, por modo especial, no s6lo su bonda-
dosa atenci6n al enviarme tales pliegos y favorecerme con la
distinci6n de hacerme conocer de antemana el contenido de su
obra, sino tambi6n la oportunidad que me ha proporcionado de
rendir a usted, como lo hago de la manera mis espontAnea e
ingenua, mi tribute de reconocimiento y de aplauso por la im-
portantisima labor con la cual va a prestar usted un nuevo va-
lioso servicio a la historic legislative de la Repdblica.
De tiempo atrAs se hacia sentir la necesidad de un trabajo
como el que usted ha emprendido, para ilustrar no s61o a las
generaciones que se van, las cuales han actuado en la evolu-
ci6n constitutional y legislative de Colombia, sino tambi6n
-lo que es mas interesante- a las que han de sustituir a aqu6
llas en la direcci6n de los negocios pfiblicos del pais, y que mas
necesitan de conocer el espiritu y los antecedentes de los orga-
nismos constitucionales y legales que la Repfblica se ha dado
como norma de su vida political. Con la obra de usted los Magis-
trados y Jueces, como los Legisladores mismos, abogados, y, en
general, quienes tengan que ver con la aplicaci6n de las dispo-
siciones constitucionales y legales, encontrarin un element de
criterio mAs cierto e ilustrado para proceder, evitando asi los


- 25 -








errors en que a menudo se incurre por la ignorancia de los an-
tecedentes que prepararon la vida de un estatuto, ignorancia que
mas de una vez ha sido causa tambi6n de la confusion y el caos
que en algunos ramos de la legislaci6n ha imperado, con. mani-
fiesto retardo de la adquisici6n de un cuerpo de leyes arm6nico
y met6dico en cada departamento de los negocios pdblicos;
Merece usted las congratulaciones mas efusivas de los co-
lombianos por haber logrado empefiar con buen 6xito sus es-
fuerzos en servicio de la Patria, en material tan intersante como
la de desentrafiar y publicar en orden cronol6gico la historic de
la generaci6n de las disposiciones constitucionales que rigen eri
nuestra Repdblica. Con ello agrega usted una pagina mas, irm-
portante y de decisive influencia en el rumbo future de la legis-
laci6n del pais, a la historic de 6sta, que tan escasa es en obra'
del g6nero de la de usted, y por ello merece usted el bien de la
Patria.
Me complazco en suscribirme de usted su muy atento ami-
go y seguro servidor,
Pedro Antonio Molina

Bogota, agosto 6 de 1914
Sefior don LAcides Segovia.-Presente.
Con vivo interns lei las ciento cuarenta y cuatro paginas.
parte de la "Historia del Acto Legislativo ndmero.3 de 1910",
que usted me envi6 con la Circular de 23 de junio del presented
afio, en la cual, ben6volamente, me pide el concept sobre la uti-
lidad de ese trabajo que se incorporard en una obra de mayor
aliento, denominada "Historia de las Leyes", que usted desea
publicar.
Aun cuando la obra mencionada se recomienda por si mis-
ma, tanto por la material de que se trata, como por la reconocida
competencia de usted, en ese important ramo, quiero, sin em-
bargo, en breves t6rminos, expresar el concept que me he for-
mado de la conveniencia y utilidad del libro que usted anuncia,
para el cual tiene, segdn inform usted, muy adelantados los
trabajos referentes a las leyes de 1909 a 1913.
Si desde el afio .de 1887, 6poca en que se expidi6 la Ley 57
"sobre adopci6n de c6digos y unificaci6n de la legislaci6n na-
cional", se hubiese acometido una obra semejante a la que usted
ahora ha iniciado, tendriamos a la postre un monument de
nuestra Legislaci6n colombiana, pues no s61o podriamos consul-
tar-en esa obra las disposiciones contenidas en la Constituci61
y- en las leyes de la Repiblica, sus reforms y concordancias.
sino que alli mismo apareceria la historic y antecedentes de esos
preceptos.
Mas nunca es tarde para iniciar una obra de esta natura-
leza, y ha tocado a usted en suerte poner las primeras bases de
ella, obra que'sera de innegable utilidad a los Magistrados, Jue-
ces, Fiscales, Abogados, y, en general, a todo empleado o perso-
na que tenga que consultar la letra y el espiritu de las disposi-


- 26 -








clones para asegurar una recta y concienzuda aplicaci6n de la
Constituci6n y de la ley.
Muy pocos son los funcionarios pfiblicos y abogados que
consultant las colecciones de los Anales de las CAmaras Legisla-
tivas para desentrafiar el espiritu de alguna disposici6n, cuyo
sentido no sea claro, ya porque dichas colecciones son muy esca-
sas, y ya porque es notoria la dificultad de hacer un studio
complete de los debates en cada caso que ocurra. Su obra llena
perfectamente este vacio, pues en ella se encuentran las dispo-
siciones precedidas de la historic fidedigna de su estableci-
miento, que es element seguro para la correct interpretaci6n
de los pasajes obscuros de la ley.
Tenemos, es verdad, algunas colecciones de leyes, entire
ellas las expedidas de 1821 a 1844, o sea la "Recopilaci6n de las
leyes de la Nueva Granada", obra de don Lino de Pombo, lle-
vada a cabo en el afio de 1845 en cumplimiento del expreso man-
dato de la Ley 4 de 1843 y de su adicional de 1844; la colecci6n
complementaria de la anterior, que contiene las leyes de 1845 a
1850 y que lleva por titulo "Ap6ndice de la recopilaci6n de las
leyes de la Nueva Granada", trabajo que ejecut6 por orden del
Poder Ejecutivo el senior Jose Antonio de Plaza; la compilaci6n
que compone la "Constituci6n y leyes de los Estados Unidos de
Colombia", expedidas en el aiio de 1863 a 1865, y en cuadernos
separados, las eyes y actos legislativos que se han sancionad,
desde este dltimo afio hasta el present. Poseemos tambidn va-
rias obras excelentes sobre Derecho P6blico Interno de Colom-
bia y Derecho Constitucional; y si se da cumplimiento a la Ley
13 de 1912, pronto veremos en edici6n complete y esmerada las
leyes nacionales, desde las expedidas en 1821 hasta las que se
expidan en el afio en que se publique el iltimo volume de la
expresada edici6n, compilaciones y obras todas de altisima im-
portancia para el studio de nuestra legislaci6n; pero en nin-
guna de las publicadas hasta ahora se encuentran, en la form
y en la extension, los valiosos datos que usted anota en su im-
portante libro.
Consider que usted, al publicar los trabajos references a
las leyes de 1909 a 1913, que tiene preparados, hara las referen-
cias correspondientes a las disposiciones que posteriormente ha.
yan sido reformadas, adicionadas o derogadas con el objeto de
facilitar el studio complete de la disposici6n constitutional o
legal que sea material de aplicaci6n.
Conozco muy bien el espiritu que preside a estas grandes
labores de la inteligencia y del deseo de servir a la causa de la
civilizaci6n. Especialmente en este pais, nunca entra en los
calculos del autor de una obra, como la de que vengo hablando,
el lucro material o mercantile. Otros muy distintos y elevados
son los m6viles que se tienen en cuenta para resolver la ejecuci6n
de un trabajo semejante, a saber:
La noble y legitima aspiraci6n de servir a la causa de la
justicia y del derecho;


- 27 -








Y la satisfacci6n positive que experiment todo ciudadano
al contribuir, en alguna forma, al engrandecimiento de la Patria.
Como estoy seguro de que al decidirse usted a hacer la pu-
blicaci6n mencionada, trabajo que le impone grandes sacrificios
y no pocas privaciones, se ha inspirado en estos filtimos senti-
mientos, me es muy grato enviarle mi sincere aplauso por su
important labor y desear que su obra tenga la general acogida
que merece por el papel y alcance que estA lamada a desempe-
iar en la historic, y aplicaci6n de nuestra legislaci6n patria, y
por su utilidad indiscutible.
Soy de usted atento, seguro servidor,
Bonifacio Vdlez

Bogota, septiembre 20 de 1911

Seiior General Licides Segovia.-Presente.
Muy apreciado General y amigo:
Usted desea que yo le emita mi parecer sobre el libro que
usted tiene en preparaci6n, en que se propone hacer la histori-i
del Acto Legislativo nfimero 3 de 1910. Usted se ha servido en-
viarme los primeros pliegos del volume que publicari, y yo he
podido former, ley6ndolos con atenci6n, una idea clara sobre la
naturaleza y los fines de su important trabajo, por el cual me
apresuro a enviar a usted mis mas sinceras felicitaciones y
aplausos.
Con decir que no hay ciencia tan dificil y tan noble al pro-
pio tiempo como la que tiene por objeto el conocimiento y la rec-
ta interpretaci6n de las leyes, y con recorder que nada es auxi-
liar tan poderoso y eficaz en la ciencia de la interpretaci6n co-
mo la historic fidedigna del establecimiento de la respective
ley, queda dicha toda la utilidad de la obra que a usted le han
inspirado su patriotism, muchas veces probado, y su laboriosi-
dad ejemplar, de que ofrece sefialadas muestras su ya larga vida
parlamentaria y political.
En toda naci6n de median organizaci6n se pone esmerado
empefio en consignar una historic complete de la expedici6n de
todo cuerpo u organismo juridico que sea de grande interns. De
esa manera logran los intorpretes, los jurisconsultos, adquirir
un verdadero conocimiento de las leyes, para el cual seria insu-
ficiente el criterio meramente filos6fico, tan hondo como se le
quiera suponer, y lograr, que es la mas alta y la mis noble as-
piraci6n social, el imperio, el verdadero dominio del derecho y
de la ley. Recuerdese, para confirmar este concept, lo que acon-
tece respect del C6digo Civil frances. Se expidi6, hace mas de
cien afios, bajo el imperio del primer Napole6n, y todavia pode-
mos casi presenciar, porque se recogieron piadosa y cuidadosa-
mente en libros inmortales, las discusiones luminosas y sabias
del Consejo de Estado y otras corporaciones que intervinieron
en la creaci6n de aquel poderoso organismo juridico que ha po-


- 28 -







dido valientemente con el peso de los siglos, y aun podemos oir
todavia los concepts, a veces decisivos, del Emperador guerre-
ro en medio de los primeros juristas de la naci6n que fue cuna
del Canciller D'Aguesseau. 1
Sabrd decir c6mo habri de interesar el conocimiento de la
historic fidedigna del establecimiento de una ley que, como
aquella a que se refiere el libro de usted, tiene caricter de cons-
titucional, es decir, la Ley 1a, organizadora de lo mis esencial
del organismo politico, fundamento necesario de todas las de-
mis leyes positivas.
Y era usted, General y amigo, persona bien calificada para
acometer la publicaci6n del libro de que se trata, porque fue
usted actor principal en la expedici6n de la reform constitu-
cional de 1910, uno de los miembros mAs asiduos, mAs laborio-
sos y mas convencidos de la Asamblea Nacional que, convocada
por una Administraci6n ejecutiva que restableci6 en Colombia
el orden legal y constitutional, transitoriamente suprimido, des-
empefi6 funciones de cuerpo constituyente.
Debo decir a usted con franqueza que no soy de los mas fer-
vorosos de la reform constitutional del afio diez. Sin descono-
cer que el Acto nfmero 3 de aquel afio contiene sabias y tile.
disposiciones, me he permitido pensar y decir que no en todas
sus parties consult el principio de la armonia que, a mi parecer,
ha de ser la nota principal, la est6tica, si usted me permit ha-
blar asi, de todo organismo juridico, con mayor raz6n de una
ley de carActer constitutional. Yo estimo, salvo mAs autorizados
concepts, que la Constituci6n de 1886, que es, sean cuales fue-
ren sus imperfecciones, una obra cientifica, no se podia refor-
mar perdiendo de vista los principios cardinals que en ella do-
minan. De no obrar asi, mejor y mas 16gico habria sido susti-
tuirla totalmente.
Es entendido que no dejo de reconocer y aplaudir el patrio-
tismo y la sinceridad de los constituyentes de 1910. Tanto fue-
ron el uno y la otra, que se llevaron a los lindes de lo que ahora
llaman humanitarismo, algo semejante a lo que entire nosotros
se llam6 golgotismo despu6s del afio 48 del siglo pasado. Asi se
explica que se haya hecho tanto esfuerzo por elevar a la catego-
ria de canon constitutional la abolici6n de la pena capital, que
es cuesti6n -digalo, si no, el eminente colombiano TomAs East-
man, que es, 61 si de veras, un liberal doctrinario- una mera
cuesti6n de derecho penal.
No he dejado de deplorar, much mAs cuando las he visto
practicarse lastimosamente, las reforms referentes al Poder
Judicial. El Congreso nombrando Magistrados de la Corte Su-
prema de Justicia y las Asambleas departamentales nombrando
Magistrados de los Tribunales Superiores de Distrito Judicial,
son, por mAs que la innovaci6n se haya introducido en nombre
del mas exaltado republicanismo, que ahora no conciben algu-

1 Lccre. Lgidlation Cihile ir la France.-Alfred Malquiset. Napoleon Stenographie
au Conseil d'Etat.-Paris, 1913.


- 29 -







nos sin la omnipotencia de los parlamentos, una formidable ame-
naza contra la recta administraci6n de justicia. Ciencia y pro-
bidad son las condiciones que ha de tener la Magistratura, y
acaso no serAn la sabiduria, el talent y la rectitud las mejores
prendas que podran ofrecer los autocandidatos a corporaciones
en que es impossible suprimir el predominio de las pasiones y los
intereses politicos.
La misma sana intenci6n de exaltado republicanismo fue,
sin duda, la que condujo a los constituyentes del afio diez a la
disposici6n en que, haciendo a la Corte Suprema guardian de la
Constituci6n, se le da la facultad, acaso en complete pugna con
el principio fundamental de la limitaci6n y la separaci6n de los
poderes pdblicos, de declarar inexequibles, por inconstituciona-
les, las leyes del Congreso y los Decretos del Poder Ejecutivo.
Parece que domin6 much en la Asamblea Nacional el america-
nismo; se advierte algo como si hubiera estado en ella el propio
don Florentino GonzAlez. Talvez imper6 demasiado el espiritu
de imitaci6n de las instituciones de la gran naci6n del Norte, i
que otras veces nos hemos inclinado, aunque quiza se ech6 en
olvido que alli estA organizada, y muy bien, una federaci6n que
se imponia como la mejor forma de Gobierno, mientras que acd
estamos dentro de la forma central y unitaria. La propia ten-
dencia del predominio de la idea fundamental del americanismo,
muy diverse de la que domina en el derecho pfblico europeo, in-
clusive en la repfblica radical francesa, llev6 a los constituyen-
tes del afio diez a abolir la presunci6n de la constitucionalidad
de las leyes que estaba consignada en el articulo 60 de la Ley 57
de 1887 y que, a mi entender, se funda en poderosas razones re-
lacionadas con los principios conservadores del orden social y
de la estabilidad del derecho.
Pero advierto que me salgo de mi prop6sito. Perdone usted
estas inoportunas digresiones, y, una vez mas, reciba usted mi
aplauso para su important libro, para el cual desea muchos
triunfos su amigo y sincero estimador,
Antonio Jose Cadavid


Bogota, 24 de sepiembre de 1914

Sefior General don IAcides Segovia.-E. L. C.

Muy senior mio:
Junto con su apreciable esquela, fechada a 7 de abril, he
recibido various pliegos ya impresos de la obra que, con el titulo
de "Historia del Acto Legislativo ndmero 3 de 1910", ofrecera
usted al pdblico como parte de la de mas aliento, denominad"
"Historia de las Leyes", en cuya compilaci6n se ocupa usted
hace ya much tiempo.
La labor de usted merece el mayor estimulo de cuantos
amen la vida pdblica, y muy especialmente de las personas que


- 30 -







por profesi6n, colocaci6n o empleo se ocupan en el diario traji-
nar de las leyes, cuyo espiritu tienen que consultar, como usted
dice, en no pocas veces, para darles una correct interpretaci6n.
He tenido especial cuidado de verificar la exactitud del tra-
bajo de usted, trayendo a la vista los respectivos Anales de la
Asamblea Legislativa, y me complazco en testimoniar que ha
tenido usted una paciencia de benedictina, verdaderamente edi-
ficante, no s6lo porque ha rastreado el mas ligero antecedente de
cada una de las disposiciones de la reform hecha en 1910, sino
por su inteligente adaptaci6n en el cuerpo de la obra.
La compilaci6n de los debates del Acto Legislativo nfimero
3 de 1910 sera un complement muy itil y valioso de los "An-
tecedentes y Debates de la Constituci6n de 1886", recientemen-
te publicados en la "Imprenta de la Luz". Pero como esta carta
fue reformada en 1894 y en distintos afios posteriores, pienso
que cobraria incalculable merito el trabajo de usted si lo adi-
cionara con todo lo concerniente a tales reforms, aun las que
no han subsistido, con lo cual le prestaria usted al pais el im-
portantisimo servicio de concatenar la historic del desenvolvi-
miento y progress del Derecho Pfblico Colombiano, y de ofre-
cerla asi compilada e ilustrada a la madura reflexi6n de los pen-
sadores sensatos, realmente interesados en el s6lido engrande-
cimiento de la Patria, a la de los espiritus reaccionarios, qua
consideran toda innovaci6n como desatentado movimiento, y a
la de los reformadores impulsivos, a quienes parece muy natu-
ral y hacedero conformar el estado social a la mayor amplitud
de las doctrinas y principios politicos. Crdalo, senior General,
haria usted un positive bien a la Repiblica.
Atento amigo,
F. de P. Manotas


- 31 -
















OPINIONS DE LA PRENSA


El General LIcides Segovia, Senador de la Repdblica y pe-
riodista distinguido, prepare un interesantisimo libro que lleva
por titulo "Historia de las Leyes" y que es la historic de los de-
bates por que han pasado las disposiciones constitucionales que
rigen en nuestra Repdblica.
Hemos tenido ocasi6n de ver ya impresa gran parte de la
historic del "Acto Legislativo n6mero 3 de 1910", reformatorio
de la Constituci6n Nacional, y la hemos leido con gran interns
y provecho. Se aclaran alli las intenciones del Legislador y se
arroja luz vivisima sobre cuestiones que a primera vista no pa-
recen bien claras.
El trabajo del General Segovia, que conoce la legislaci6n
de los iltimos afios a maravilla, como que ha contribuido a rea-
lizarla desde su curul en el Congreso, sera de grandisima utili-
dad para cuantos tengan que estudiar o aplicar las leyes, y faci-
litara grandemente la acertada interpretaci6n de dstas.
Esperamos que tan important trabajo se lleve a t6rmino
y tenga el 6xito que merece.
(De El Tiempo, de Bogoti).


Desde much tiempo atras ha venido pensando y trabajan-
do nuestro distinguido amigo el General LAcides Segovia en la
formaci6n de una compilaci6n que ha denominado "Historia de
las Leyes", y que no es otra cosa, en realidad, que la historic de
los debates por que han pasado las disposiciones constituciona-
les y legales que rigen en nuestra Repdblica. Al efecto tiene ya
muy adelantados los trabajos referentes a las leyes de 1909,
1910, 1911, 1912 y 1913.
En su concept, y en el nu6stro tambien, ese trabajo sera
de much utilidad a los Magistrados, Jueces, Fiscales, Aboga-
dos, y, en general, a todo empleado que tenga que consultar el
espiritu de las disposiciones para asegurar una concienzuda
aplicaci6n de las leyes. Como una parte de esa ingente labor, el
General ha dado a la estampa la historic del Acto Legislativo
ndmero 3 de 1910, para presentarla al pdblico como muestra de
la obra que se propone realizar.


Acto Legislativo, 1910--3


- 33 -







Hemos tenido el placer de ver los cuatro primeros pliegos
de la obra del General, y por ello podemos asegurar que su im-
portancia corre parejas con su utilidad. En efecto: alli no s6lo
esta la historic parlamentaria de los iltimos afios, sino que se
hallan expuestas con claridad y precision magistrales las razo-
nes que vinieron a culminar en la expedici6n de las leyes. El Ge-
neral merece bien de la Patria por haber acometido una tarea
tan improba, de cuya realizaci6n dudariamos si no conoci6se-
mos el tes6n, el m6todo y las raras energies del esclarecido Se-
nador cartagenero.
Una obra de la calidad de la que ha emprendido el General,
es digna del apoyo uninime de los colombianos, especialmente
de los Magistrados, Jueces, Abogados, etc., en cuyo bufete no
puede faltar. Por nuestra parte, felicitamos al autor por su loa-
ble empresa, a la cual auguramos desde ahora buen 6xito.
(De El Ariete, de Bogoti).


El senior General don Lacides Segovia prepare una gran
obra que sera de grandisima importancia, como lo es de gran-
disimo aliento, y que se titular: "Historia de las Leyes". Como
por las 144 pAginas, parte de la "Historia del Acto Legislativo
ndmero 3 de 1910" que forma parte de aqu6lla y que el autor
tuvo la fineza de remitirnos, vemos que la obra proyectada se
recomienda tanto por la material de que trata como por la reco-
nocida competencia del senior General Segovia en este impor-
tante ramo, nos es muy grato enviarle nuestro sincere aplauso,
junto con los mis ardientes votos para que logre levar a feliz
termino un trabajo de tanta utilidad para el pais, donde esta
sin duda llamado a desempefiar papel de primer orden en la
historic y aplicaci6n de nuestras leyes.
(De la revista Horizontes, de Bucaramanga).


De un important discurso sobre los Tratados, pronunciado
en la CAmara por el honorable Representante doctor Policarpo
Bustillo P., tomamos las siguientes palabras:
"Es regla de Hermen6utica legal, bien conocida de los ju-
ristas, la de que para interpreter pasajes poco explicitos de las
leyes, no hay como recurrir a su intenci6n o espiritu, claramente
manifestados en la historic fidedigna de su establecimiento. A
la-mano tengo aqui esa historic fidedigna, que fija con claridad
el sentido dado por los reformadores del afio 1910 al citado ar-
ticulo primero del referido Acto Legislativo. Es un fragment
de una important obra en preparaci6n de mi apreciado amigo
e ilustrado Senador por el Departamento de Bolivar, senior Ge-
neral Lacides Segovia, titulada "Historia de las Leyes", que
contiene, hasta ahora, la del Acto Legislativo nfmero 3 de dicho
afio, y cuyo studio recomiendo de manera especial a quienes se
preocupen por este genero de investigaciones".


- 34 -















HISTORIC

DEL ACTO LEGISLATIVE NUMERO 3 DE 1910


El 15 de mayo se install la Asamblea Nacional convocada
por el Decreto siguiente:

DECRETO NUMERO 126 DE 1910
(25 de febrero)

por el cual se convoca una Asamblea Nacional.
El President de la Repiblica,

en uso de la facultad que le otorga el articulo 10 del Acto Legis-
lativo nimero 9 de 1905, y
considerando:

Que una gran mayoria de las Municipalidades, en ejercicio
de la atribuci6n que les confiere el mismo articulo 19 del Acto
Legislative ya citado, se ha dirigido al Poder Ejecutivo para
solicitar de 61 la convocaci6n de una Asamblea Nacional que in-
troduzca en la Constituci6n vigente las reforms que de tiempo
atrAs viene reclamando la opinion pfblica;
Que tales reforms, segfn se hace valer en gran numero de
las referidas solicitudes de las Municipalidades, no pueden ser
realizadas sino por los medios estatuidos en el Acto Legislativo
ndmero 9 de 1905, esto es, mediante la convocatoria de una
Asamblea Nacional, como que tal Acto sustituy6 al articulo 209
de la Constituci6n de 1886;
Que osa doctrine es la correct, en concept del Poder Eje-
cutivo, segdn se lo ha persuadido un studio atento y detenido
que de los antecedentes y de la historic fidedigna de la expedi-
ci6n de dicho Acto Legislativo ha hecho en documents oficiales;
Que, en consecuencia, las reforms constitucionales que,
para satisfacer el anhelo de los pueblos, inici6 el Congreso de
1909, vendria a frustrarse por la carencia de facultades en el
.Congreso para llevarlas a cabo, a causa de haber quedado in-


- 35 -








subsistente el articulo 209 de la Constituci6n de 1886, susti-
tuido hoy por el Acto Legislativo ndmero 9 de 1905;
Que, asimismo, hay urgente necesidad y evidence conve-
niencia en proceder a la revision de los Actos reformatorios de
la Constituci6n, expedidos desde el afio de 1905 hasta el pre-
sente,
decreta:

Articulo 19 Conv6case una Asamblea Nacional, de acuerdo
con el Acto Legislativo nimero 9 de 1905.
Articulo 29 En obedecimiento a lo prescrito por el park-
grafo ainico del articulo 19 del Acto Legislativo arriba citado,
conforme al cual la labor de la Asamblea se limitari precisa-
mente a los puntos que le determine el Gobierno, seiiSlanse a la
consideraci6n de la Asamblea Nacional que va a reunirse, los
siguientes puntos de reform en la Constituci6n vigente:
19 Restablecimiento de las tradiciones de nuestro Derecho
Pdblico, en cuanto al sefialamiento de limits del territorio na-
cional;
29 Division territorial administrative;
39 Sefialamiento de los casos en que podri el legislator im-
poner la pena capital;
49 Garantia del derecho de propiedad, en relacion con los
casos de expropiaci6n por causa de utilidad piblica y otros
anAlogos;
59 Ampliaci6n de la inmunidad de los miembros del Con-
greso;
69 Elecci6n popular del Presidente de la Repdblica;
79 Prohibici6n de reelegir al Presidente de la Repdblica o
encargado del Poder Ejecutivo, para el period inmediato;
89 Limitaci6n de la facultad del Poder Ejecutivo para ex-
pedir decretos legislativos en tiempo de guerra;
99 Responsabilidad presidential;
10. Modo de substituir al Presidente de la Repdblica en
caso de falta absolute o temporal;
11. Bases para la organizaci6n de la Corte Suprema de Jus-
ticia como Tribunal ordinario y Tribunal de casaci6n;
12. Ejercicio de la funci6n electoral, asegurando la repre-
sentaci6n de las minorias;
13. Restablecimiento de las Asambleas Departamentales y
adopci6n de preceptos que aseguren la descentralizaci6n admi-
nistrativa y la autonomia de los Municipios;
14. Facultad al Poder Ejecutivo para investor de autoridad
civil a los Misioneros empleados en la catequizaci6n de las tri-
bus salvajes;
15. Revision e interpretaci6n de los Actos reformatorios
expedidos por las Asambleas Nacionales desde el aio de 1905
hasta el present;
16. Derogaci6n del Acto Legislativo nimero 9 de 1905, y
establecimiento de un sistema de reforms constitucionales en
consonancia con las tradiciones de nuestio Derecho Piblico.


- 36 -







Articulo 39 Por decreto separado se fijarin las Circuns-
cripciones Electorales, de acuerdo con la Constituci6n y las le-
yes, y se sefialarfn las fechas en que ha de verificarse la elec-
ci6n de los miembros de la Asamblea y la reuni6n de la misma.
Articulo 49 De conformidad con el articulo 69 del mismo
Acto y habiendo llegado el caso de reunirse una Asamblea Na-
cional para reformar la Constituci6n, a virtud de petici6n hecha
por la mayoria de las Municipalidades, acogida ya por el Po-
der Ejecutivo en el present Decreto, declArase que desde esta
fecha ha cesado el period constitutional del Congreso elegido
en 1909, y que la Asamblea Nacional, desde el dia de su instala-
ci6n, ejercera las funciones atribuidas al Congreso por la Cons-
tituci6n y las leyes, hasta el fin del period del Congreso sus-
tituido.
Articulo 59 Con el fin de que las elecciones se verifiquen en
complete orden, y de que nada turbe el regular y libre funcio-
namiento de las corporaciones que han de realizarlas, los Go-
bernadores y demos autoridades encargadas especialmente de
velar por la conservaci6n del orden piblico, ejercerin la mayor
vigilancia y cuidarin de que se haga efectiva la responsabilidad
de que trata el articulo 75 de la Constituci6n.
Comuniquese y publiquese.
Dado en Bogota a 25 de febrero de 1910.
RAMON GONZALEZ VALENCIA

El Ministro de Gobierno, Miguel Abadia MWndez.-El Mi-
nistro de Relaciones Exteriores, Carlos Calder6n.-El Ministro
de Hacienda, Sim6n Bossa.-El Ministro de Guerra, Jos6 Me-
dina C.-El Ministro de Instrucci6n Pdblica, Manuel D4vila
Fl1rez.-El Ministro del Tesoro, Antonio Jos6 Cadavid.-El
Ministro de Obras P6blicas, Carlos J. Delgado.


- 37 -
















LIST


de los ciudadanos que fueron elegidos para Diputados princi-
pales y suplentes por las Municipalidades de la Repuiblica
el dia 3 de abril de 1910.


Circunscripci6n Electoral de Pasto.
Principales:
Benjamin Guerrero, Apolinar Mutis, Jos6 A. Llorente.
Primeros suplentes:
Angel Maria Guerrero, Gonzalo P6rez, Joaquin Valverde Pefii
Segundos suplentes:
Ildefonso Diaz del Castillo, Carlos Benavides, Juan Evangelista
Cruz.

Circunscripci6n Electoral de Popaydn.
Principales:
Guillermo Valencia, Juan N. Wallis, Luis Enrique Bonilla.
Primeros suplentes:
Eudoxio Constain, Te6filo Sarria, Antonio Paredes.
Segundos suplentes:
C6sar Prado, Carlos Villamil, Jos6 Maria Iragorri.


Circunscripci6n Electoral de Cali.
Principals:
Joaquin Collazos, Rafael Uribe Uribe, Augusto Martinez.
Primeros suplentes:
Emilio Quintero, Carlos N. Rosales, Ignacio A. Guerrero.

38 --








Segundos suplentes:
Manuel de J. PalAu, Mariano Argiielles, Victor Estrada.

Circunscripci6n Electoral de Manizales.
Principales:
Carlos E. Restrepo, Santiago PNrez Triana, Juan Pablo G6mez
Ochoa.
Primeros suplentes:
Juan Pablo G6mez 0., Juan Pinz6n, Emilio Robledo.
Segundos suplentes:
Jos6 J. Restrepo, Carlos Gartner, Aquilino Villegas.


Circunscripci6n Electoral de Antioquia.
Principales:
Ram6n Arango, Nicolas Esguerra, Jos6 A. Pinto.
Primeros suplentes:
Pedro J. Berrio, Gonzalo Zufiiga, Jaime Castillo.
Segundos suplentes:
Pedro P. Betancourt, Joaquin E. Montoya, Jesis del Corral.


Circunscripci6n Electoral de Medellin.
Principales:
Pedro Nel Ospina, Tomis 0. Eastman, Abraham Moreno.
Primeros suplentes:
Clodomiro Ramirez, Tomas Quevedo Alvarez, Roman G6mez.
Segundos suplentes:
Marcelino Uribe A., Estanislao Uribe Ruiz, Jos6 J. de la Roche.


Circunscripcid6 Electoral de Cartagena.
Principales: .
Eloy Pareja G., LAcides Segovia, Carmelo Arango.
Primeros suplentes:
Julio Torrente, Francisco Padr6n, Enrique de la Vega.
39 -







Segundos suplentes:
Clemente Patr6n R., Enrique Revollo del Castillo, Rafael Fran-
cisco Ruiz.

Circunscripcidn Electoral de Barranquilla.

Principales:
Abel Carbonell, Julio A. Vengoechea, Clemente Salazar.
Primeros suplentes:
Anastasio del Rio, Octavio G6mez, Hector N. Baena.
Segundos suplentes:
Jose Manuel Daza, Urbano Pumarejo, Pedro J. Navarro D.


Circunscripci6n Electoral de C~cuta.

Principales:
Emilio Ferrero, Augusto N. Samper, Benjamin Herrera.
Primeros suplentes:
Manuel Enrique Puyana, Jos6 A. Jacome, Hermes Garcia G.
Segundos suplentes:
Pedro J. Duarte, Eduardo Cote, Leopoldo Quiroz.


Circunscripci6n Electoral de Bucaramanga

Principales:
Guillermo Quintero Calder6n, Emilio Ferrero, Gabriel Vargas
Santos.
Primeros suplentes:
Leonidas E. Torres, Anibal Garcia Herreros, Enrique Lleras.
Segundos suplentes:
Jorge Martinez S., Antonio Barrera, Nicolas Olarte.


Circunscripci6n Electoral de Santa Rosa

Principales:
Pedro M. Carrefio, Luis A. Mesa, Emilio Ferrero.
Primeros suplentes:
Alejandro Caicedo, Luis Jim6nez L6pez, Jose A. Pinto.

-40-







Segundos suplentes:
Anibal Marquez, Carlos J. Pifieros, Rafael Valderrama.


Circunscripcin Electoral de.Tunja

Principales:
Juan B. Perez y Soto, Jose Vicente Concha, Bartolom6 Rodri-
guez.
Primeros suplentes:
Jose Joaquin Casas, Gabriel Rosas, Rafael Castillo Marifio.
Segundos suplentes:
Nemesio Dulcey, Jesds Perilla, Pedro Le6n Acosta.


Circunscripcidn Electoral de Facatativd.

Principales:
Juan C. Arbeliez, Enrique Olaya Herrera, Gabriel Rosas.
Primeros suplentes:
Pedro Ignacio Barreto, Jos6 Gregorio Hernandez, Gregorio
Beltrin.
Segundos suplentes:
Bartolom6 Rodriguez, CUsar Julio Rodriguez, Rafael Jimenez
Triana.

Circunscripci6n Electoral de Bogotd.

Principales:
Olegario Rivera, Jos6 Vicente Concha, Nicolas Esguerra.
Primeros suplentes:
Jose R. Lago, Bernardo Escobar, Carlos J. Espinosa.
Segundos suplentes:
Eduardo Restrepo Saenz, Emilio Saiz, Ricardo Jaramillo.


Circunscripcidn Electoral de Neiva.

Principales:
Jos6 Vicente Concha, Julio M. Escobar, Hernande flolguin y
Caro, Jose Maria Lombana Barreneche.


41 -








S. Primeros suplentes:
Augusto Martinez, Francisco Tafur, Eutimio Sandoval, Teodo-
ro Pedrosa.
Segundos suplentes:
Juan E. Trujillo, Roberto Caicedo, Ignacio Silva, Liborio Cu-
lar DurAn.

BogotA, mayo 14 de 1910.

El Ministro de Gobierno,
Miguel Abadia Mgndez.



LIST


de los Diputados que se excusaron de asistir a las sesiones de la
Asamblea Nacional de 1910.

Apolinar Mutis, Guillermo Valencia, Carlos E. Restrepo,
Juan Pablo G6mez Ochoa (como Diputado principal), Jos6 A.
Pinto, TomAs O. Eastman, Abraham Moreno, Juan B. Perez y
Soto, Jose Vicente Concha (como principal por una de las Cir-
cunscripciones que lo eligieron), Olegario Rivera.

BogotA, 14 de mayo de 1910.

El Ministro de Gobierno,
Miguel Abadia Mendez.


- 42 -
















DISCURSOS


cruzados entire el senior Presidente de la Repiiblica, senior Ge-
neral don Ram6n Gonzilez Valencia, y el Presidente de la Junta
Provisoria de la Asamblea Nacional, doctor Carmelo Arango,
al instalarse la Corporaci6n.


Seiior Presidente, honorables Diputados:

Es este dia el sefialado para la inauguraci6n de las labores
de la Asamblea Nacional Constituyente y Legislativa, y me cable
el alto honor de venir al recinto en que celebrarA sus sesiones el
augusto Cuerpo, con el fin de verificar su solemne instalaci6n.
Abrigo el convencimiento de que este acto alcanzarA en la
historic de Colombia la importancia de un suceso fausto y me-
morable, porque no hay duda de que esti lamada a dejar huella
de luz una corporaci6n como 6sta, constituida por la voluntad
consciente de los pueblos; formada por egregios ciudadanos que
con sus talents, virtudes civicas y servicios prestados a la Pa-
tria han sabido conquistar un nombre ilustre, y que dignamente
representan las distintas tendencies political que actualmente
se hacen sentir en la Naci6n; reunida, en fin, en la 6poca del
Centenario, esto es, en los dias mas propicios para que el amor
patrio se levante a su mayor altura y para que el coraz6n de los
colombianos palpite a impulse de los mAs excelsos ideales.
Aun cuando la angustiada condici6n actual de nuestra Pa-
tria cause impresi6n de tristeza en el alma de sus hijos, y aun
cuando obscures problems anublen su horizonte, no por eso se
debilita la esperanza, porque abundan en el pais germenes fe-
cundos de vida y de riqueza, y porque la Repfblica puede osten-
tar con orgullo eminentes servidores como los que aqui tomais
asiento, dispuestos a tributarle, cual ofrenda de valor inestima-
ble, todo vuestro amor de hijos, vuestra abnegaci6n de patrio-
tas, vuestra experiencia y tino de legisladores.
En el desempefio de misi6n tan alta necesitAis la serenidad
y calma que debe acompafiar toda labor prudentt, delicada y
reflexiva. Al pueblo de esta culta capital le corresponde contri-
buir de manera eficacisima a que el ambiente de reposada me-


-43 -







ditaci6n y de justicia que debe respirarse en este recinto de la
ley, no se turbe ni se altere en modo alguno, y cuidar de que este
siempre rodeada la Asamblea Nacional del respeto que tan ilus-
tre corporaci6n merece. For su parte, el Gobierno coadyuvarA
al mismo prop6sito, cuidando celosamente de que en el cumpli-
miento de vuestra misi6n podais contar con todas las garantias
necesarias, para que no os falten la seguridad e independencia,
que son condiciones esenciales de vuestra dificil labor.
Al declarar, como lo hago, solemnemente instalada la Asam-
blea Nacional, elevo mis rendidos votos al Supremo Legislador
del Universo, para que El inspire vuestras decisions y guie
vuestros pasos, e invoco tambi6n el nombre de la imagen de la
Patria, que en vosotros tiene hoy puestos los ojos, porque ve su
porvenir confiado a vuestras manos, y porque de la obra que
iniciais, espera ella dias de prosperidad y de grandeza. OjalA que
al retornar a los hogares que hab6is abandonado para acudir al
llamamiento de los pueblos, vuestros nombres sean en todas par-
tes pronunciados con respeto y gratitud, y os acompafien donde-
quiera las bendiciones del pueblo colombiano.



Sefior Presidente de la Repfblica:
Al convocar e instalar esta Asamblea Nacional, a solicitud
de una gran mayoria de las Municipalidades de la Repdblica,
con el objeto de llevar a cabo las reforms constitucionales que
reclaman los pueblos y por la necesidad de restablecer la norma-
lidad en el Gobierno -perdida con el regimen de los iltimos
tiempos-, hab6is cumplido fielmente con vuestro deber de man-
datario honrado y de conciencia recta.
Habria sido impossible la salud de la Patria sin la energia
y el valor moral con que habeis procedido en el camino de su
redenci6n. No se podia levantar la nueva obra sobre los escom-
bros del pasado: era precise apartar las ruinas del siniestro,
amontonadas con premeditaci6n en perjuicio de la Repdblica,
s6lo para satisfacer personales ambiciones.
La Asamblea Nacional sabrA inspirarse en vuestro noble
ejemplo, tratando de cumplir por su parte la sublime misi6n que
le correspond. De ello poddis estar seguro, lo mismo que la Na-
ci6n, a quien serviremos con lealtad.
Recibid, senior, el aplauso del pais por vuestros actos como
gobernante, y tened la satisfacci6n de haber correspondido al
delicado encargo en buena hora confiado a vuestro patriotism.
(A. N9 2. P. 9, 10).



En la sesi6n de instalaci6n, el Diputado Esguerra present
un proyecto de acto reformatorio de la Constituci6n.


- 44 -







A este proyecto el proponente acomlpai6 una exposici6n
de motives.
Mayo 16 I II.-El Diputado Carrefio present otro pro-
yecto de acto reformatorio.
Se ley6 la exposici6n de motives referente al proyecto del
Diputado Esguerra, la que dice asi:

Honorables Diputados:
En las sesiones del iltimo Congreso tuve el honor de pre-
sentar un proyecto de acto legislative reformatorio de la Cons-
tituci6n, tendiente a sustituir la que rige actualmente, con una
que tuviera caricter national y fuera obra de transacci6n entire
los extremes partidos colombianos.
Ese proyecto, como obra de transacci6n, no era la genuina
expresi6n de mis ideas political en material de Derecho Piblico,
ideas que no quise consignar en 61 en toda su integridad, porque
lo que precisamente necesita el pais, de tiempo atras, es una
formula de compromise que quite a las luchas partidistas la
agudeza que las hace temibles para la conservaci6n de la paz
pdblica, y mal podia yo querer imponer mis ideas, por honradas
y arraigadas que ellas sean.
La labor que hoy tiene en sus manos la Asamblea Nacional,
en material de reforms constitucionales, estA encerrada en li-
mites estrechos, debido a que adn nos envuelven las redes que
teji6 el Gobierno del Quinquenio para apresar las libertades pd-
blicas, y que debieron desde el afio pasado destruirse, anulando
todos los actos reformatorios de la Constituci6n, expedidos por
el Poder Legislativo, de creaci6n del ex-Presidente senior Gene-
ral Reyes.
Aceptada por el Gobierno, por el Congreso y por el Poder
Judicial la armaz6n constitutional a que me he referido, y he-
chas las elecciones de la Asamblea de que somos miembros, en
virtud de lo dispuesto por las instituciones de ese regimen, des-
pu6s de un decreto de convocatoria que limita nuestra acci6n
constituyente, no podia yo de nuevo presentar mi proyecto, y he
tenido que limitarme a formular, como base de discusi6n, uno
nuevo, para cuya redacci6n he consultado: la Constituci6n vi-
gente, los Actos reformatorios de ella que vamos a abrogar, el
Acto Legislativo que, en primera deliberaci6n, adopt el filtimo
Congress, mi referido proyecto de Constituci6n, y el Decreto de
convocatoria de la Asamblea que sefiala los puntos de reform
en que debemos ocuparnos.
Verbalmente, si fuere necesario, ante la respective Comi-
si6n, primero, y ante la Asamblea toda, despu6s, tendr6 el honor
de explicar la raz6n de cada una de las reforms que propongo:
repito, como mera base de discusi6n.
Honorables Diputados,
Nicolds Esguerr1.
(A. N. 1. Pags. 5 y 6).


- 45 -







Concluida la lectura, se abri6 el primer debate del pro-
yecto, que es el siguiente:


PROYECTO

de acto legislative reformatorio de la Constituci6n Nacional.
La Asamblea Nacional
decreta:

TITULO I

DE LA NACION Y EL TERRITORIO

Articulo 19 Son limits de la Repdblica con las naciones ve-
cinas los siguientes: con la de Venezuela, los fijados por el laudo
arbitral del Rey de Espafia; con la de Costa Rica, los sefialados
por el laudo arbitral del Presidente de la Repfblica francesa;
con el Brasil, los determinados por el Tratado celebrado con esa
Repdblica, en la parte delimitada por ellos, y en el resto los que
tenia el Virreinato de la Nueva Granada con las posiciones por-
tuguesas en 1810; con la Repiblica del Ecuador, provisional-
mente, los designados en el Tratado de 9 de julio de 1856, y con
la del Perd, los que tenia el Virreinato de la Nueva Granada con
el del Peru.
Las lines divisorias de Colombia con las naciones limitro-
fes, no sefialadas definitivamente, se fEarin por tratados pu-
blicos, pudiendo 6stos separarse del principio del uti possidetis
de derecho de 1810.
Articulo 29 El territorio national se dividiri en Departa-
mentos, y 6stos en Municipios, en la forma que determine la ley,
la cual podri conservar o crear Intendencias en las parties poco
pobladas, o agregarlas a los Departamentos vecinos.

TITULO III

DE LOS DERECHOS CIVILES Y GARANTIAS SOCIALES

Articulo 30 El legislator no podra imponer la pena capital
en ningin caso.
Articulo 49 Ninguna ley que establezca un monopolio podr,
aplicarse antes de que hayan sido plenamente indemnizados los
individuos que en virtud de ella deban quedar privados del ejer-
cicio de una industrial licita. La indemnizaci6n comprendera
tanto el dafio emergente como el lucro cesante. Ningdn mono-
polio podra establecerse, sino en virtud de ley.
Articulo 59 En tiempo de paz nadie podri ser privado de su


- 46 -







propiedad, en todo ni en parte, sino por pena o apremio, o in-
demnizaci6n o contribuei6n general, con arreglo a las leyes.
Por graves motives de utilidad pdblica, definidos por el le-
gislador, podri haber lugar a enajenaci6n' forzosa mediante
mandamiento judicial, y se indemnizara el valor de la propiedad
antes de verificar la expropiaci6n.
En caso de guerra, la indemnizaci6n podra no ser previa, y
la necesidad de la expropiaci6n podri ser declarada por la au-
toridad political o military.

TITULO VI

DE LA REUNION Y ATRIBUCIONES DEL CONGRESS

Articulo 69 El Congreso se reunira ordinariamente, por de-
recho propio, el 19 de febrero de cada afio, en la capital de la
Repliblica, y continuarA reunido por noventa dias.
El Congress podrA prorrogar sus sesiones, por acuerdo de
ambas CAmaras, por tiempo determinado, cuando asi lo dispon-
gan los dos tercios de los votos de los miembros de una y otra
Camara.
El Gobierno podra tambien convocar el Congreso a sesiones
extraordinarias.
Articulo 79 El Congreso se reunira en un solo Cuerpo, con
el objeto de elegir Designados para ejercer el Poder Ejecutivo,
y con el de dar posesi6n al Presidente de la Repiblica.

TITULO VIII
DEL SENADO

Articulo 89 El Senado se compondrA de tantos miembros
cuantos Senadores correspondan a los Departamentos, a raz6n
de tres por cada Departamento.
Por cada Senador se elegirAn dos suplentes.
Articulo 90 Los Senadores durarin tres afios y seran reele-
gibles indefinidamente.
Su elecci6n corresponderA a las Asambleas Departamentales.

TITULO IX

DE LA CAMERA DE REPRESENTANTES

Articulo 10. La CAmara de Representantes se compondri de
tantos individuos cuantos correspondan a la poblaci6n de la Re-
piblica, a raz6n de uno por cada treinta mil habitantes.
Por cada Representante se elegiran dos suplentes.
Articulo 11. Los Representantes durarAn en el ejercicio de
sus funciones dos afios, y serAn reelegibles indefinidamente.


- 47-








Su elecci6n correspondent a los ciudadanos que sepan leer
y escribir, o tengan renta annual de $ 1.000.00, o propiedad in-
mueble de $ 3.000.00
TITULO X

DISPOSICIONES COMUNES A AMBAS CAMERAS Y A LOS MIEMBROS DE ELLAS

Articulo 12. Ning6n Senador o Representante, en todo el
tiempo que dure su mandate, podri ser aprehendido ni llamado
a juicio criminal, sin permiso de la Camara a que pertenezca.
En casos de flagrante delito, podra ser detenido el delincuente
y sera puesto inmediatamente a disposici6n del Presidente de la
CAmara respective, aun cuando el Congreso no este reunido.
Articulo 13. El Presidente de la Repdblica, los Ministros
del Despacho, los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia,
el Procurador General de la Naci6n, y los Gobernadores, no po-
drAn ser elegidos miembros del Congreso, sino seis meses des-
pu6s de haber cesado en el ejercicio de sus funciones.
Tampoco podrA ser Senador o Representante ningin indi-
viduo por Departamento o Circunscripci6n Electoral donde tres
meses antes de las elecciones haya ejercido jurisdicci6n o autori-
dad civil, political o military.
Articulo 14. El Presidente de la Rep6blica no podra confe-
rir empleo a los Senadores o Representantes durante el period
de sus funciones y un aiio despu6s, con excepci6n de los de Mi-
nistro de Despacho, Gobernador, Agente Diplomftico y Jefe
military en tiempo de guerra.
La infracci6n de este precepto constitute delito y hace nulo
el nombramiento.
La aceptaci6n de cualquiera de aquellos empleos produce
vacant en la respective CAmara.

TITULO XI

DEL PRESIDENT DE LA REPUBLICAN

Articulo 15. El Presidente de la Repiblica sera elegido en
un mismo dia por el voto director de los ciudadanos que tienen
derecho de votar para Representantes, y para un period de
cuatro afios, en la forma que determine la ley.
Articulo 16. Las faltas absolutas, temporales o accidentales
del Presidente de la Repiblica seran llenadas, por su orden, por
uno de tres Designados, primero, segundo o tercero, que cada
alio deberA elegir el Congreso.
A falta de Designados, ejercerAn el Poder Ejecutivo los
Gobernadores de los Departamentos, en el orden de la proximi-
dad de las respectivas capitals de 6stos a la de la Repiblica.
Son faltas absolutas del Presidente: su muerte; su renun-
cia, que no necesita ser aceptada; la incapacidad fisica perma-


- 48 -







nente; el abandon del puesto, y la destituci6n decretada por
sentencia.
Articulo 17. El ciudadano que haya ejercido la Presidencia
de la Repdblica dentro de un period constitutional; a cualquier
titulo y por cualquier tiempo, no podra ser elegido Presidente
para el period subsiguiente.
Articulo 18. El Presidente de la Repiblica, o el que haga
sus veces, sera responsible por sus actos u omisiones violatorios
de la Constituci6n o de las leyes.
Articulo 19. El Presidente de la Repfblica, durante el pe-
riodo para que sea elegido, y el que se halle encargado del Poder
Ejecutivo, mientras lo ejerza, no podran ser perseguidos ni juz-
gados por delitos, sino en virtud de acusaci6n de la Camara de
Representantes y cuando el Senado haya declarado que hay lu-
gar a formaci6n de causa.
Articulo 20. El Presidente de la Rep6blica no podra salir
del territorio de Colombia mientras dure en su destino, y un aio
despu6s, sin permiso del Senado, y a falta de .ste, de la Corte
Suprema de Justicia.
Esta disposici6n es aplicable al ciudadano que en lugar del
President ejerza el Poder Ejecutivo.
Articulo 21. En los casos de guerra exterior o de conmoci6n
interior, podra el Presidente, con la firma de todos los Ministros,
declarar turbado el orden pdblico y en estado de sitio toda la
Repfiblica o parte de ella, y debera en el mismo decreto convo-
car el Congreso para que se redna dentro de los sesenta dias
siguientes a la fecha del mismo decreto.
Si no hace esta convocatoria, el Congreso podra reunirse
de pleno derecho el 6ltimo de los sesenta dias expresados.
Mediante la declaraci6n de estar turbado el orden piblico,
quedara el Presidente investido de las facultades que le confie-
ran las leyes para ese caso, y, en su defecto, de las que le da el
Derecho de Gentes para defender los derechos de la Naci6n o
reprimir el alzamiento, mientras se reine el Congreso.
Los decretos que dentro de estos limits dicte el Presidente
tendran caricter obligatorio, siempre que Ileven las firmas de
todos los Ministros y que por ellos no se deroguen, reformen o
suspendan las leyes vigentes.
El Gobierno declararA restablecido el orden pdblico y le-
vantado el estado de sitio tan pronto como haya cesado la gue-
rra o se haya reprimido el alzamiento, y dejarAn de regir ipso
facto las medidas provisionales dictadas por 61 con los fines taxa-
tivamente determinados en este articulo.


TITULO XV

DE LA ADMINISTRATION DE JUSTICIA

Articulo 22. La Corte Suprema de Justicia se compondri
de nueve Magistrados que serdn elegidos por las Asambleas De-


Acto Legislativo, 1910--4


- 49 -








partamentales para un period de seis afios, y seran reelegibles
indefinidamente.
La Corte Suprema se renovarA por terceras parties cada do;
afos, en la forma que prescribe la ley, y se dividira en las Salas
que esta determine.
Articulo 23. Cada dos afios se elegirin por las Asambleas
siete suplentes que, por su orden, reemplacen a los Magistrados
principles en sus faltas absolutas, temporales o accidentales.
En el caso de que ninguno de los suplentes pueda llenar
una falta, el Gobierno nombrarA un Magistrado interino que la
llene provisionalmente.
Articulo 24. A la Corte Suprema de Justicia se le confia la
guard de la integridad de la Constituci6n.
En consecuencia, ademis de las facultades que le confieran
esta o las leyes, tendrA las siguientes:
Decidir definitivamente sobre la exequibilidad de los actors
legislativos que hayan sido objetados como inconstitucionales
por el Gobierno, o sobre la de las leyes o decretos acusados ante
ella por cualquier ciudadano como inconstitucionales, previa au-
diencia del Procurador General de la Naci6n.
Articulo 25. Los Magistrados de los Tribunales Superiores
de Distrito Judicial seran nombrados por la Corte Suprema, de
ternas que le presented las Asambleas Departamentales, para
un period de cuatro afios.
De la propia manera se nombrarAn los suplentes, y el Go-
bierno podra nombrar Magistrados interinos cuando las faltas
de los principles no puedan ser llenadas por los suplentes.

TITULO XVII
DE LAS ELECCIONES

Articulo 26. Para el libre ejercicio del sufragio se crea un
cuarto poder Ilamado Poder Electoral, el cual reside en tres en-
tidades: el Gran Consejo Electoral, los Consejos Electorales De-
partamentales y los Consejos Electorales Municipales.
Articulo 27. Los Consejos Electorales Municipales se elegi-
ran cada dos afios por el voto director de los ciudadanos de cada
Municipio que pueden elegir Representantes, y se compondran
de tres miembros.
Articulo 28. Los Consejos Electorales Departamentales se
elegirfn cada tres anos por los Consejos Electorales Municipa-
les, y se compondrAn de cinco miembros.
Articulo 29. El Gran Consejo Electoral se elegiri cada cua-
tro afios por los Consejos Electorales Departamentales, y se
compondrf de siete miembros.
Articulo 30. Los miembros de los Consejos Electorales goza-
ran de la misma inmunidad que los Senadores y Representantes,
pero serfn responsables en el ejercicio de su cargo.


- 50 -








Articulo 31. Todas las funciones electorales, como la for-
maci6n de listas, expedici6n de c&dulas, nombramiento de Jura-
dos de Votaci6n, escrutinios generals, etc., quedarAn a cargo de
los expresados Consejos, los cuales, conforme a las leyes orgA-
nicas, deberAn expedir las credenciales a los elegidos.
Articulo 32. En toda elecci6n en que no se vote por un solo
individuo y para un solo puesto, aqu6lla se hara por el sistema
del voto incomplete, o el del cuociente electoral, o el del voto
acumulativo, para que se asegure la representaci6n proporcio-
nal de los partidos.
Articulo 33. Los militares en servicio active no podrAn ser
electores ni elegidos en ninguna votaci6n.

TITULO XVIII

DE LA ADMINISTRATION DEPARTMENTAL Y MUNICIPAL
Articulo 34. Restabl6cese la vigencia del titulo XVIII de la
Constituci6n, con las siguientes modificaciones.
Articulo 35. Las Asambleas Departamentales se elegiran
por los ciudadanos que pueden elegir Representantes, y se reu-
nirAn ordinariamente cada afio en la capital del respective De-
partamento, y tendran, ademas de las facultades que la Consti-
tituci6n y las leyes les dan, las de nombrar los Fiscales de los
Tribunales y Juzgados y presentar ternas al Gobierno para el
nombramiento del respective Gobernador.
Articulo 36. Los Concejos Municipales se elegiran por el
voto director de los ciudadanos de cada Municipio, y tendran,
ademAs de las funciones que tienen sefialadas en la Constitu-
ci6n y de las que les confieran las leyes, las de nombrar el Al-
calde, el Juez y el Personero Municipales.

TITULO XX

DE LA REFORM DE LA CONSTITUTION

Articulo 37. La Constituci6n s61o podrA ser reformada por
un acto legislative discutido primeramente y aprobado en tres
debates en la forma ordinaria, transmitido por el Gobierno para
su examen definitive a la Legislatura subsiguiente, y por 6sta
nuevamente debatido y iltimamente aprobado por la mayoria
absolute de los miembros de una y otra CAmara.

TITULO XXI

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Articulo 38. Las fechas de los periods iniciales de las cor-
poraciones y funcionarios de que tratan la Constituci6n y el
present acto reformatorio de ella, seran las siguientes:


- 51 -








La del Congreso Nacional, el 19 de febrero de 1911;
La del Presidente de la Repdblica, el 19 de abril del mis-
mo ano;
La de las Asambleas Departamentales, el 19 de enero del
mismo afio;
La de la Corte Suprema de Justicia y la de los Gobernado-
res, el 19 de mayo del mismo afio;
La de los Tribunales Superiores, el 19 de junio del mis-
mo ano;
La de los Concejos Municipales, el 10 de enero del mismo
ano;
La de los Consejos Electorales Municipales, el 10 de octu-
bre de 1910;
La de los Concejos Municipales, el 19 de enero del mismo
noviembre del mismo afio;
La del Gr-n Consejo Electoral, el 19 de diciembre del mis-
mo ano.
Articulo 39. Tan luego como se promulgue el present acto
legislative, la Asamblea procedera a elegir los tres Designados
llamados a reemplazar al Presidente de la Repdblica en sus fal-
tas absolutas, temporales o aecidentales, desde la fecha de la
elecci6n hasta el 19 de abril de 1911.
Articulo 40. DeclAranse derogadas las siguientes disposicio-
nes constitucionales: articulos 39, 59, 69, 29, 30, 32, 68, 72, 74,
77, 93, 195, ordinal 29 del articulo 98, 99, 101, 107, 108, 109, 114,
ordinales 19 y 29 del articulo 119, 121, 122, 124, 125, 127, 128,
129, 130, 131, 136 a 141, 146, 147, 149, 172 a 178, 182, 184 y 209
de la Constituci6n.
Der6ganse todos los actos legislativos reformatorios de la
Constituci6n anteriores al present.
Quedan reformadas las siguientes disposiciones constitucio-
nales: articulo 49, ordinales 49 y 59 del articulo 102, ordinal 29
del articulo 118, ordinales 59, 99, 10, 12 y 13 del articulo 115, or-
dinales 39 y 69 del articulo 119, 120 y 164 de la Constituci6n.
Presentado a la Asamblea Nacional en su sesi6n del 15 de
mayo de 1910 por el suscrito Diputado por la Circunscripci6n
Electoral de Antioquia.
Nicolds Esguerra
(A. NO 2. PAgs. 6, 7 y 8).

Mayo 16 II.-Tomaron parte en la discusi6n: el Diputado
Holguin y Caro, para declarar que le daria su voto afirmativo
al proyecto en primer debate; el Diputado Rosas, para obser-
var que algunas de las disposiciones no guardian la armonia ne-
cesaria con las atribuciones que, a su juicio, tiene la Asamblea
para legislar sobre la material, por lo cual le daria su voto ne-
gativo; y el doctor Esguerra, para contestar las objeciones del
doctor Rosas y exponer las razones que tuvo en cuenta para
presentar el proyecto.


- 52 -






El Diputado Segovia hizo y sustent6 la siguiente propo-
sicion:
"Suspendase la discusi6n del present proyecto y citese
paia ella al senior Ministro de Gobierno".
El Diputado Arbeliez sustent6 esta proposici6n y dio las
ra ones de su voto negative a la hecha por various Diputados el
dia anterior, e impugnaron la proposici6n los Diputados Hol-
guin y Caro y Esguerra.
El Diputado Segovia hizo leer el Decreto de convocatoria
de la Asamblea.
Despues de 6sto, el Diputado Segovia manifest que, por
deferencia al autor del proyecto, doctor Esguerra, solicitaba
permiso para retirar su proposici6n, en lo cual convino la
Asamblea.
Continue la discusi6n del proyecto, y los Diputados Se-
govia y Arbeliez manifestaron que le darian su voto en primer
debate; el Diputado Esguerra torn6 a explicarlo, y el Diputado
Mesa expuso las razones de su voto negative, las cuales impug-
ri6 en seguida el Diputado Holguin y Caro. (A. N 2. P. 11
y 12).

Mayo 17 IV V.-Continu6 el primer debate y el Dipu-
tado Mesa con la palabra, quien us6 de ella para manifestar
que el creia que el proyecto en cuesti6n estaba fuera de los
limits sefialados en el decreto de convocatoria y que por con-
siguiente no debia aprobarse.
Se suspendi6 el debate por haberse constituido la Asam-
blea en sesi6n secret. (A. N" 2. P. 12).

Mayo 18 VII VIII.-De acuerdo con el orden del dia
continue el primer debate del proyecto de Acto Legislativo
reformatorio de la Constituci6n, en cuya discusi6n tomaron
parte los Diputados Rosas y Esguerra. Despues de esto result
aprobado por treinta y cinco votos afirmativos contra dos ne-
gativos, de los Diputados Mesa y Rosas, quienes pidieron se
hiciese constar asi.
Pas6 dicho proyecto en comisi6n a la de Reformas Consti-
tucionales, con diez dias de termino.
Abierto el primer debate del proyecto de Acto Legislative
reformatorio de la Constituci6n (presentado por el Diputado
Carreiio), el Diputado Mesa fij6 la siguiente proposici6n, que
explic6:


- 53 -







"S'., lnCdase la discusi6n de este proyecto y ord6nese su
publicaci6n para que despu6s de dos dias de repartido a los se-
flores Diputados pueda continuar su primer debate".

Impugnada por los Diputados Carreiio y Holguin y Caro,
fue negada. (A. N' 3. P. 17).
El proyecto es el siguiente:


PROYECTO

de Acto Legislativo reformatorio de la Constituci6n Nacional.

La Ala mbiea Nacional Constituyente y Legislativa



TITULO I

Articulo. Son limites de Colombia los mismos que en 1810
separaban al Virreinato de Nueva Granada de las Capitanias
Generales de Venezuela y Guatemala, del Virreinato del Perd y
de las posesiones portuguesas del Brasil; y provisionalmente,
respect del Ecuador, los designados en los Tratados del 9 de
julio de 1856.
Las lines divisorias de Colombia con las naciones limitro-
fes se fijardn definitivamente por tratados pdblicos, pudiendo
estos separarse del principio del rti possidetis de derecho de
1810.
Articulo. La ley podrd alterar la division territorial de toda
la Repdiblica, formando el nimero de Departamentos que estime
convenient para la mejor administraci6n pdblica.
Articulo. Podra tambien segregar Distritos Municipales de
los Departamentos existentes o de los que se formen, para orga-
nizarlos o administrarlos con arreglo a las leyes especiales.
Articulo. La ley determanara la poblaci6n y demAs condi-
ciones necesarias para la formaci6n de nuevos Departamentos,
distribuira entire ellos los bienes y cargas y fijar. el n6mero de
Senadores y Representantes que les correspondan.


TITULO III

Articulo: En caso de infracci6n manifiesta de un precepto
constitutional en detrimento de alguna persona, e! ;nandato su-
perior no exime de responsabilidad al agent que lo ejecuta.
La responsabilidad de los militares en servicio se regiri en
estos casos por las leyes del Ej6rcito.


- 54 -







Articulo. Nadie podra ser juzgado sino conforme a las leyes
preexistentes al acto que se impute, ante Tribunal competent,
de acuerdo con esas mismas leyes y observando la plenitud de
las formas sefialadas previamente por ellas para cada juicio.
En material criminal la ley permisiva o favorable, aun
cuando sea posterior, se aplicarA de preferencia a la restrictive
o desfavorable.
Articulo. El legislator s6lo podra imponer la pena capital
para castigar, en los casos que se definan como mAs graves, los
siguientes delitos, juridicamente comprobados: traici6n a la Pa-
tria en guerra extranjera, parricidio, asesinato, incendio, asalto
en cuadrilla de malhechores, y pirateria.
En ningin tiempo podra aplicarse la pena capital fuera de
los, casos previstos en este articulo.
Articulo. Ninguna ley que establezca un monopolio podra
aplicarse sino mediante la plena indemnizaci6n de los individuos
que en virtud de ella queden privados del ejercicio de una in-
dustria licita. La indemnizaci6n comprendera el dafio emergen-
te v el lucro cesante.
Ningin monopolio podra establecerse sino en virtud de
una ley.
Articulo. En tiempo de paz nadie podra ser privado de su
propiedad, en todo ni en parte, sino por pena o apremio, o in-
demnizaci6n o contribuci6n general, con arreglo a las leyes. Por
graves motives de utilidad pfiblica, definidos por el legislator,
podra haber lugar a enajenaci6n forzosa, mediante mandamiento
-judicial, y se indemnizard el valor de la propiedad antes de ve-
rificarse la expropiaci6n.
La indemnizaci6n podra no ser previa en los casos de aper-
tura y construcci6n de vias de comunicaci6n.


TITULO VI

Articulo. Las Camaras legislativas se reuniran por derecho
propio, en sesiones ordinarias, una vez cada afio, el 1 de febre-
ro, en la capital de la Repdblica, y continuardn reunidas por
noventa dias.
El Congress podra prorrogar sus sesiones por acuerdo de
ambas Camaras, por tiempo determinado, cuando asi lo dispon-
gan los dos tercios de los votos de una y otra CAmara. En tal
caso no se ocuparan sino en los asuntos.que ellas mismas deter-
minen previamente.
PodrA tambien reunirse el Congreso extraordinariamente,
convocado por el Gobierno, y entonces s61o podra ocuparse en
los negocios que este someta a su consideraci6n. En este caso
durara reunido inicamente el tiempo para que haya sido con-
vocado.


- 55 -







TITULO VII


Articulo. El proyecto de ley de presupuestos no podra ser
objetado por el Poder Ejecutivo.
Articulo. El Presidente de la Repfiblica sancionara, sin
presentar nuevas objeciones, todo proyecto que, reconsiderado,
fuere adoptado por la mayoria absolute de una y otra Camara.

TITULO VIII
Articui Los Senadores durarAn tres afios, y los Represen-
tantes dos, en el ejercicio de sus funciones. Unos y otros pueden
ser reeiegidos indefinidamente.

TITULO X

Articul-. Ningfn miembro del Congreso podra ser aprehen-
dido ni Ilamado a juicio civil o criminal sin permiso de la Ca-
mara a que pertenezca, durante el period de las sesiones, cua-
renta dias antes y veinte dias despu6s de 6stas. En caso de fla-
grante delito, podrd ser detenido el delincuente y sera puesto
inmediatamente a disposici6n del Presidente de la CAmara res-
pectiva.
Articulo. El Presidente de la Rep6blica, los Ministros del
Despacho, los Magistrados de la Corte Suprema, el Procurador
General de la Naci6n y los Gobernadores, no podrAn ser elegi-
dos miembros del Congreso, sino seis meses despu6s de haber
cesado en el ejercicio de sus funciones.
Tam-.oco podrA ser Senador o Representante ning6n indi-
viduo por Departamento, Circunscripci6n o Provincia Electoral
donde tres meses antes de las elecciones haya ejercido jurisdic-
ci6n o autoridad civil, political o military.
Articulo. El Presidente de la Repfblica no puede conferir
empleo a los Senadores y Representantes durante el period de
sus funciones, y un afio despu6s, con excepci6n de los de Minis-
tro del Despacho, Gobernador, Agente DiplomAtico y Jefe Mili-
tar, en tiempo de guerra.
La aceptaci6n de cualquiera de aquellos empleos no produce
vacant en la respective Camara; pero el Senador o Represen-
tante que los hubiere aceptado no podra ocupar su puesto como
tal, sino cuando haya cesado en el ejercicio de sus funciones. Si
la cesaci6n ocurriere durante las sesiones de una Legislatura, el
funcionario cesante no podrA volver al Congreso en ella sino en
la pr6xima reuni6n ordinaria, dentro del respective period.

TITULO XI

Articulo. El Presidente de la Repfiblica sera elegido por las
Asambleas Electorales, en un mismo dia y en la forma que de-
termine la ley, para un period de cuatro afios.


- 56 -







El President de la Repfiblica no es reelegible en ningfiu
caso para el period inmediato.
Articulo. En caso de guerra exterior o de conmoci6n inte-
rior, podrd el Presidente, con la firma de todos los Ministros,
declarar turbado el orden pfiblico y en estado de sitio toda la
Repdblica o parte de ella. Mediante tal declaraci6n, el Gobierno
tendr6, ademis de las facultades legales, las que, conforme a las
reglas aceptadas por el Derecho de Gentes, rigen para la guerra
entire naciones.
Los decretos que dentro de estos limits dicte el Presidente,
tendrAn caracter obligatorio, siempre que lleven la firma de to-
dos los Ministros.
El Gobierno no puede derogar las leyes por medio de los
expresados decretos. Sus facultades se limitan a la suspension
de las que sean incompatible con el estado de sitio.
El Gobierno declararA restablecido el orden pfblico tan
pronto como haya cesado la guerra exterior o se haya reprimido
el alzamiento, y dejardn de regir los decretos de caracter extra-
ordinario que haya dictado.
SerAn responsables el Presidente y los Ministros cuando de-
claren turbado el orden pdblico sin haber ocurrido el caso da
guerra exterior o de conmoci6n interior; y lo serAn tambi6n, lo
mismo que los demds funcionarios, por cualquier abuso que hu-
bieren cometido en el ejercicio de las facultades concedidas eh
el present articulo. Se reputari como abuso toda providencia
que no tenga car6cter general y que tienda a hostilizar a perso-
nas pacificas e inofensivas.
Articulo. El Presidente de la Repfblica, o el que haga sus
veces, es responsible, en los casos siguientes, por los actos de su
conduct official :
19 Cuando tengan por objeto favorecer los intereses u ope-
raciones de otra naci6n contra los intereses e independencia de
Colombia;
29 Cuando tengan por objeto impedir que se hagan las elec-
ciones ordenadas por la Constituci6n o la ley, o coartar la li-
bertad de que en ellas deben gozar los sufragantes;
39 Cuando tengan por objeto impedir que las Camaras Le-
gislativas se rednan o continfen sus sesiones en las 6pocas en
que, conforme a la Constituci6n, deben tenerlas, o coartar la li-
.bertad e independencia de que deben gozar en todos sus actos o
deliberaciones;
49 Cuando el Presidente, o el que haga sus veces, se niegue
a dar su sanci6n a las leyes en los casos en que, conforme a la
Constituci6n, no puede rehusarla;
59 Cuando dichos actos tengan por objeto impedir que los
Juzgados o Tribunales decidan sobre los negocios que son de la
competencia del Poder Judicial o coartarles la libertad con que
deben juzgar, y
69 En general, por todos los actos con que en el ejercicio de
su cargo viole manifiestamente la Constituci6n o la ley.


- 57 -








Articulo. El Presidente de la Repuiblica, mientras dure su
destino, y el que se halle encargado del Poder Ejecutivo, mien-
tras lo ejerza, no pueden ser perseguidos ni juzgados por delitos
comunes, sino en virtud de acusaci6n de la Camara de Repre-
sentantes y cuando el Senado haya declarado que hay lugar a
formaci6n de causa.
Articulo. El Presidente de la Repdblica no podra salir del
territorio de Colombia mientras dure en su destino, sin permiso
del Senado, y a falta de 6ste, de la Corte Suprema de Justicia.
Esta disposici6n es aplicable al Designado que ejerza el Poder
Ejecutivo, y la infracci6n de ella implica el abandon del puesto.
Articulo. En caso de falta accidental, o temporal o absolute
del Presidente de la Repdiblica, ejerceri el Poder Ejecutivo un
designado que el Congreso eiegira para un period de un afio, en
sus sesiones ordinarias, y a falta de 6stas, en las extraordinarias.
Son faltas absolutas del Presidente: su muerte; su renun-
cia, que nc necesita ser aceptada; la incapacidad fisica perma-
nenie; el abandono del puesto. y la destituci6n decretada por
sentencia.
Articulo. A falta del Presidente y del Designado, entrarin
a ejercer la Presidencia los Ministros del Despacho, en el orden
de precedencia establecido por la ley; y a falta de Ministros, el
Gobernador del Departamento mas cercano a la capital de la
Republica, por su orden.
Articulo. El Designado que no haya ejercido la Presiden-
cia, podra ser reelegido para este empleo, o elegido Presidente.
Ni e! Designado. ni la persona que haya ejercido la Presi-
dencia podran ser elegidos Presidente ni Designado para el pe-
riodo inmediatamente posterior a la 6poca en que hayan ejer-
cido.

TITULO XV

Articulo. La Corte Suprema de Justicia se compondra de
nueve Magistrados. La ley la dividirA en dos Secciones o Salas,
sefialara a cada una de ellas los asuntos en que deba conocer se-
paradamente y determinar6 aquellos en que deba intervenir to-
da la Corte.
Articulo. Las CAmaras, reunidas en Congreso, harAn la elec-
ci6n de Magistrados de la Corte Suprema de Justicia y de los
respectivos suplentes.
Articulo. El period de los Magistrados de la Corte Supre-
ma de Justicia sera de cinco afios, y de cuatro el de los Magis-
trados de los Tribunales Superiores. Unos y otros podran ser
reelegidos indefinidamente.
Articulo. Los Magistrados de los Tribunales Superiores, y
los suplentes respectivos, seran nombrados por la-Corte Supre-
ma, de ternas que presented las respectivas Asambleas Depar-
tamentales.


- 58 -







Articulo. Los Magistrados de la Corte y de los Tribunales
no podran admitir, mientras duren en sus destinos, empleo al-
guno de libre nombramiento del Poder Ejecutivo.
Articulo. La ley podri establecer la jurisdicci6n contencio-
so administrative.
TITULO XVII

Articulo. Los ciudadanos que sepan leer y escribir, o ten-
gan una renta annual de quinientos pesos, o propiedad inmueble
de mil quinientos, votaran para Electores y elegirin directa-
mente Representantes.
Articulo. Los Electores votaran para Presidente de la Re-
pdblica.
Articulo. Habra un Elector por cada mil individuos de po-
blaci6n.
Habra tambien un Elector por cada Distrito cuya poblaci6n
no alcance a mil almas.
Articulo. Las Asambleas Electorales se renovaran para ca-
da elecci6n presidential, y los individuos que fueren declarados
miembros legitimos de tales Asambleas no podran ser separa-
dos del ejercicio de sus funciones, sino por fallo judicial que de-
termine pdrdida o suspension de los derechos de ciudadania.
Articulo. El sufragio se ejerce como funci6n constitutional.
El que sufraga o elige no impone obligaciones al candidate, ni
confiere mandate al funcionario electo.
En toda elecci6n que tenga por objeto constituir corpora-
ciones pfblicas, tal como en la elecci6n de corporaciones electo-
rales, en la de Senadores, Representantes, Magistrados de la
Corte Suprema y de los Tribunales, Magistrados de la Corte de
Cuentas, Comisiones de limits, y, en general, en toda elecci6n
de corporaciones, se reconoce el principio de representaci6n de
las minorias, sin el cual la elecci6n o nombramiento carecerA
de validez. Este derecho consiste en que la tercera parte de los
miembros de la corporaci6n, cuando menos, represent la mi-
noria.
La ley determinara la manera y terminos de llevar a efecto
este derecho.
Articulo. Para las elecciones de Representantes, cada De-
partamento se dividira en tantos Distritos Electorales cuantos
le correspondan para que cada uno de estos Distritos elija tres
Representantes.
Para las elecciones de Diputados a las Asambleas, cada De-
partamento se dividirA en tantos Distritos Electorales cuantos
le correspondan para que cada uno de estos Distritos elija tres
Diputados.
TITULO XVIII

Articulo. Los Departamentos tendrAn independencia para
la administraci6n de los asuntos seccionales, con las limitacio-
nes que establece la Constituci6n.


- 59 -








Articulo. Habri en cada Departamento una corporaci6n ad-
ministrativa, denominada Asamblea Departamental.
Articulo. Las Asambleas Departamentales serAn de elec-
ci6n popular y se compondrAn de los Diputados que correspon-
dan a la poblaci6n de los Departamentos, a raz6n de uno por
cada doce mil habitantes. La ley podra variar esta clase de elec-
ci6n, y fijara la 6poca y duraci6n de las sesiones.
Articulo. Corresponde a las Asambleas dirigir y fomentar,
por medio de ordenanzas, y con los recursos propios del Depar-
tamento, la instrucci6n primaria y la beneficencia, las industries
establecidas y la introducci6n de otras nuevas, la importaci6n
de capitals extranjeros, la colonizaci6n de tierras baldias per-
tenecientes al Departamento, la construcci6n de vias ferreas, la
explotaci6n de bosques departamentales, la canalizaci6n de
rios, lo relative a la policia local, la fiscalizaci6n de las rentas y
gastos de los Distritos, y cuanto se refiera a los intereses sec-
cionales y al adelantamiento interno.
Articulo. Corresponde tambien a las Asambleas nombrar
los Senadores y los Contadores de los Tribunales de Cuentas de
los Departamentos, y Ilenar las demas funciones que sefiale la
ley. En ningdn caso podra recaer la elecci6n de Senadores en
miembros de las mismas Asambleas que hayan pertenecido :.
6stas dentro del afio en que se haga la elecci6n.
Articulo. Corresponde a los Gobernadores el nombramiento
de los Personeros Municipales, y a los Concejos Municipales
nombrar Jueces Municipales.
Articulo. Los bienes y rentas de los Departamentos, asi co-
mo los de los Municipios, son propiedad exclusive, respectiva-
mente, de cada uno de ellos, y gozan de las mismas garantias
que las propiedades y rentas de los particulares. No podrAn ser
ocupadas estas propiedades sino en los mismos terminos en que
lo sea la propiedad privada. El Gobierno Nacional no podrA con-
ceder exenciones de derechos departamentales ni municipales.
Articulo. Compete tambien a las Asambleas Departamen-
tales crear y suprimir Municipios, con arreglo a la base de po-
blaci6n que determine la ley, y segregar o agregar terminos mu-
nicipales, consultando los intereses locales. Si de un acto de
agregaci6n o de segregaci6n se quejare algfin vecindario inte-
resado en el asunto, la resoluci6n definitive correspond al Con-
greso.
Articulo. Los bienes, derechos, valores y acciones que por
leyes o por decretos del Gobierno Nacional o por cualquier otro
titulo, pertenecieron a los antiguos Estados Soberanos, conti-
nuarAn siendo propiedad de los respectivos Departamentos.
Exceptdanse los inmuebles que se especifican en el articulo 202
de la Constituci6n.
Articulo. Las Asambleas votaran, en el period que fije la
ley, el presupuesto de rentas y gastos del respective Departa-
mento, y en 61 apropiarAn las partidas necesarias para cubrir
los gastos que les correspondan.


- 60 -








Articulo. Las Asambleas Departamentales, para cubrir los
gastos de administraci6n que les correspondan, podrAn estable-
cer contribuciones, con las condiciones y dentro de los limits
que marca la ley.
Articulo. Las ordenanzas de las Asambleas son ejecutivas
y obligatorias mientras no sean suspendidas por el Gobernador
o por la autoridad judicial.
Articulo. Los particulares agraviados por actos de las
Asambleas pueden recurrir al Tribunal competent, y 6ste por
pronta providencia, cuando se trate de evitar un grave perjui-
cio, podra suspender el acto denunciado.
Articulo. Son atribuciones del Gobernador:
14 Cumplir y hacer que se cumplan en el Departamento las
6rdenes del Gobierno;
24 Dirigir la acci6n administrative en el Departamento,
nombrando y separando sus agents, reformando o revocando
los actos de 6stos, y dictando las providencias necesarias en to-
dos los ramos de la Administraci6n;
38 Llevar la voz del Departamento, y representarlo en asun-
tos politicos y administrativos;
4a Auxiliar la justicia en los terminos que determine la ley;
54 Ejercer el derecho de vigilancia y protecci6n sobre las
corporaciones oficiales y establecimientos pdblicos;
64 Sancionar, en los t6rminos que determine la ley, las or-
denanzas que expidan las Asambleas Departamentales;.
7- Suspender, de oficio o a petici6n de parte agraviada, por
resoluci6n motivada, dentro del termino de diez dias despu6s de
su expedici6n, las ordenanzas de las Asambleas que no deban
correr por raz6n de incompetencia, infracci6n de leyes o viola-
ci6n de derechos de tercero, y someter la suspension decretada
al Gobierno para que este la confirm o revoque;
8a Revisar los actos de las M'unicipalidades y los de los Al-
caldes, suspender los primeros y revocar los segundos por medio
de resoluciones razonadas, y fnicamente por motive de incom-
petencia o ilegalidad;
Y los dem6s que por ley le competan.
Articulo. Los Gobernadores estarAn sujetos a responsabili-
dad administrative y judicial. Son amovibles por el Gobierno y
responsables ante la Corte Suprema por los delitos que cometie-
ren en el ejercicio de sus funciones.
Articulo. El Gobernador podra requerir el auxilio de la
fuerza armada, y el Jefe Militar obedecerA sus instrucciones,
salvo las disposiciones especiales que dicte el Gobierno.
Articulo. En cada Distrito Municipal habrd una corpora-
ci6n popular que se designarA con el nombre de Concejo Muni-
cipal.
Articulo. Corresponde a los Concejos Municipales ordenar
lo convenient, por medio de acuerdos o reglamentos interns,
para la administraci6n del Distrito; votar, de conformidad con
la Constituci6n, la ley y las ordenanzas expedidas por las Asam-
bleas, las contribuciones y gastos locales; llevar el movimiento


- 61 -








annual de la poblaci6n; former el censo civil cuando lo determine
la ley, y ejercer las demas funciones que les sean sefialadas.
Articulo. La acci6n administrative en el Distrito corres-
ponde al Alcalde, funcionario que tiene el double carActer de
agent del Gobernador y mandatario del pueblo.

TITULO XX
Articulo. La Constituci6n s61o podrA ser reformada por un
Acto Legislativo discutido primeramente y aprobado en tres de-
bates por el Congreso, en la forma ordinaria; transmitido por
el Gobierno para su examen definitive a la Legislatura subsi-
guiente, y por 6sta nuevamente debatido y filtimamente apro-
bado por los dos tercios de los votos de ambas CAmaras.
Articulo. Quedan derogados los articulos 59, 69, 21, 26, 29,
32, 68, 72, 77, incisos 10 y 29 del articulo 78, articulo 88, inciso
30 del articulo 102, articulos 107, 108, 109, inciso 29 del articulo
119, articulos 121, 122, 124, 125, 127, 128, 129, 130, 131, 132,
135, 136 a 141, 146, 148, 164, y el Titulo XII de la Constituci6n,
y las demas disposiciones constitucionales y legales contrarias
a las reforms del present Acto Legislativo.

Disposici6n transitoria.

Articulo. El primer period de los Magistrados de la Corte
Suprema y de los Magistrados de los Tribunales Superiores que
se deben nombrar de conformidad con este Acto Legislativo
principiard el 9 de mayo de 1911.
Presentado a la honorable Asamblea Nacional en su sesi6n
del dia 18 de mayo de 1910 por el infrascrito Diputado por la
Circunscripci6n Electoral de Santa Rosa.
Pedro M. Carreiio

Repiblica de Colombia.-Asamblea Nacional Constituyente y Legislativa.
Secretaria.-Bogota, mayo 18 de 1910.

En la fecha fue aprobado en primer debate el anterior pro-
yecto, y pas6 al studio de la Comisi6n de Reformas Constitu-
cionales, con termino de diez dias.
El Secretario,
Uribe Arango
(A. N9 2. Pigs. 12 a 16).

En seguida pas6 cicho proyecto a segundo debate, por
treinta y tres votos afirmativos contra dos negatives, de los
Diputados Mesa y Rosas, quienes por segunda vez manifesta-
ron que hacian constar su voto negative. Pas6 con el mismo
termino y a la misma Comisi6n del anterior. (A. N 3. P. 17).


- 62 -








Mayo 20 V.-Se aprob6 en primer debate el proyecto de
Acto Legislativo reformatorio de la Constituci6n (presentado
por el Diputado Holguin y Caro). Pas6 en comisi6n a la de
Reformas Constitucionales, con diez dias de termino. (A.
N" 3. P. 19).
El proyecto es el siguiente:


PROYECTO

de Acto Legislativo reformatorio de la Constituci6n Nacional.

En el nombre de Dios, fuente supreme de toda autoridad,
La Asamblea Nacional
decreta:

TITULO I

Articulo. Son limits de la Repiblica los mismos que en
1810 separaban el Virreinato de Nueva Granada de las Capita-
nias Generales de Venezuela y Guatemala, del Virreinato del
Peri y de las posesiones portuguesas del Brasil; y provisonal-
mente, respect del Ecuador, los designados en el Tratado de 9
de julio de 1856.
Las lines divisorias de Colombia con las Naciones limitro-
fes, que no hayan sido fijadas definitivamente, lo serdn por tra-
tados pdblicos, pudiendo 6stos separarse del principio del vti
possidetis de derecho de 1810.
Articulo. Por medio de una ley, aprobada en tercer debate
por los dos tercios de los votos de cada CAmara, puede decre-
tarse la formaci6n de nuevos Departamentos.

TITULO III

Articulo. Nadie podra ser juzgado sino conforme a las le-
yes preexistentes al acto que se imputa, ante Tribunal compe-
tente y observando la plenitud de las formas sefialadas previa-
mente por la ley para cada juicio.
En material criminal la ley permisiva o favorable, aun
cuando sea posterior, se aplicard de preferencia a la restrictive
o desfavorab'le.
Articulo. S61o podra imponer el legislator la pena capital
para castigar, en los casos que 41 defina como mds graves, los
siguientes delitos, juridicamente comprobados: traici6n a la
Patria en guerra extranjera, parricidio, asesinato, incendio,
asalto en cuadrilla de malhechores, pirateria, y en los casos de


- 63 -








los mis graves delitos militares, definidos por las leyes del
Ej rcito.
En ningin tiempo podra aplicarse la pena capital fuera de
los casos en este articulo previstos.
Articulo. Ninguna ley que establezca un monopolio podra
aplicarse sino mediante la plena indemnizaci6n de los individuos
que en virtud de ella queden privados del ejercicio de una in-
dustria licita. La indemnizaci6n comprenderd el daio emergente
y el lucro cesante.
Ning6n monopolio podra establecerse sino en virtud de
una ley.
Articulo. En tiempo de paz nadie podra ser privado de su
propiedad, en todo ni en parte, sino por pena o apremio, o indem-
nizaci6n, o contribuci6n general, con arreglo a las leyes.
Por graves motives de utilidad pfblica, definidos por el le-
gislador podrA haber lugar a enajenaci6n forzosa mediante
mandamiento judicial, y se indemnizarA el valor de la propiedad
antes de verificarse la expropiaci6n.
La indemnizaci6n podra no ser previa en los casos de aper-
tura y construcci6n de vias de comunicaci6n.
Articulo. En tiempo de paz, solamente el Congreso, las
Asambleas Departamentales y los Concejos Municipales podran
establecer contribuciones pdblicas.

TITULO VI

Articulo. Las CAmaras Legislativas se reunirAn por dere-
cho propio, en sesiones ordinarias, una vez cada afio, el dia 19
de febrero, en la capital de la Repdblica; pero si por cualquier
causa no pudieren abrirse en tal fecha las sesiones ordinarias,
se verificaran lo mas pronto que fuere possible.
Las sesiones ordinarias duraran sesenta dias, pero podrAn
prorrogarse por acuerdo de ambas CAmaras, cuando asi lo dis-
pongan los dos tercios de los votos de una y otra.
PodrA tambi6n reunirse el Congreso extraordinariamente,
convocado por el Gobierno, y entonces s61o se ocuparA en los
negocios que este someta a su consideraci6n. En tal caso durarA
reunido inicamente el tiempo que el mismo Gobierno determine.
Articulo. El Congreso se reunira en un solo Cuerpo fnica-
mente para dar posesi6n al Presidente de la Repfiblica y para
elegir Designados.
En tales casos, el Presidente del Senado y el de la CAmara
serAn, respectivamente, Presidente y Vicepresidente del Con-
greso.
TITULO VIII

Articulo. El Senado se compondra de tantos miembros
cuantos correspondan a los Departamentos, a raz6n de tres por
cada Departamento.


- 64 -







Por cada Senador se elegirAn dos suplentes, para los casos
de faltas accidentales.
En caso de vacant absolute de un Senador por muerte, re-
nuncia o incapacidad legal, se procedera a la elecci6n de quien
deba sustituirlo por el resto del period.
Articulo. Los Senadores duraran seis afos en el ejercicio
de sus funciones, y son reelegibles indefinidamente.
El Senado se renovarA por terceras parties cada dos afios,
en la forma que determine la ley.

TITULO IX

Articulo. La Camara de Representantes se compondri de
tantos individuos cuantos correspondan a la poblaci6n de la Re-
piblica, a raz6n de uno por cada cincuenta mil habitantes.
Por cada Representante se elegiran dos suplentes que lle-
nen las faltas accidentales del principal.
En caso de vacant absolute de un Representante, por muer-
te, renuncia o incapacidad legal, se procedera a la elecci6n de
quien deba sustituirlo por el resto del period.
Articulo. Los Representantes duraran en el ejercicio de sus
funciones cuatro afos, y serin reelegibles indefinidamente.

TITULO X

Articulo. El Presidente de la Repfiblica no puede conferir
empleo a los Senadores y Representantes durante el period de
sus funciones y un afio despues, con excepci6n de los de Minis-
tro del Despacho, Gobernador, Agente Diplomatico y Jefe Mi-
litar, en tiempo de guerra.
La infracci6n de este precepto vicia de nulidad el nombra-
miento.
La aceptaci6n de cualquiera de aquellos empleos por un
miembro del Congreso produce vacant absolute en la respec-
tiva C6mara, except la del cargo de Ministro del Despacho, que
no la produce sino transitoria, durante el tiempo en que se des-
empefie el empleo.
TITULO XI

Articulo. El Presidente de la Republica sera elegido por las
Asambleas Electorales, en un mismo dia y en la forma que de-
termine la ley, para un period de cuatro afios.
Articulo. Los decretos de carActer provisorio que, conforme
al articulo 121 de la Constituci6n dicte el Presidente de la Re-
publica, no pueden derogar las leyes, sino solamente suspender,
mientras dure perturbado el orden pfiblico, las que sean incom-
patibles con el estado de sitio.


Acto Legislativo, 1910-5


- 65 -







Se reputari, para los efectos del mismo articulo 121, como
abuso, toda providencia que no tenga carActer general y que
tienda a hostilizar a personas pacificas e inofensivas.
Articulo. El Presidente de la Repdblica, o el que en su lugar
ejerza el Poder Ejecutivo, es responsible por las actos de su
conduct official:
19 Cuando tenga por objeto favorecer los intereses u ope-
raciones de una naci6n extrafia o enemiga de Colombia, contra
la independencia o intereses de 6sta;
29 Cuando tengan por objeto impedir que se hagan las elec-
ciones prevenidas en la Constituci6n, o coartar la libertad de que
deben gozar en ellas los que las hacen;
39 Cuando tengan por objeto impedir que las Camaras Le-
gislativas se refinan o continiden sus sesiones en las 6pocas en
que, conforme a la Constituci6n y a las leyes, deban hacerlo; o
el coartar la libertad e independencia de que deben gozar en
todos sus actos y deliberaciones;
49 Cuando tengan por objeto impedir que los Juzgados o
Tribunales juzguen sobre los negocios que sean de la compe-
tencia del Poder Judicial, o coartarles la libertad con que deben
juzgar;
59 En todos los casos en que por un acto u omisi6n del Po-
der Ejecutivo se viole alguna ley expresa, siempre que habi6n-
dosele representado la violaci6n de la ley, persista en la omisi6n
o en la ejecuci6n del acto, pues si no se le ha hecho tal represen-
taci6n, sera s6lo responsible el Ministro que haya suscrito el
acto, o que sea culpable de la omisi6n; y
69 En todos los demas casos en que se viole la Constituci6n
o las leyes, siempre que hubiere procedido sin el concurso cons-
titucional del respective Ministro.
Articulo. El Presidente de la Repfblica, o quien haga sus
veces, no podrd salir del territorio de la Repiblica durante el
ejercicio de su cargo y un afio despues, sin permiso del Senado.
Articulo. Son faltas absolutas inicas del Presidente: su
muerte, su renuncia aceptada y su incapacidad legal decretada
por el Senado.
Articulo. En caso de falta accidental del Presidente, y en
caso de falta absolute mientras se verifica nueva elecci6n, ejer-
cerA el Poder Ejecutivo uno de los dos Designados que el Con-
greso elegira para un period de dos afios.
Cuando por cualquier causa no hubiere hecho el Congreso
elecci6n de Designados, conservaran el caracter de tales los an-
teriormente elegidos.
A falta de los Designados entrarin a ejercer el Poder Eje-
cutivo los Ministros, en el orden que establezca la ley, y en su
defecto los Gobernadores, siguiendo 6stos el orden de proximi-
dad de su residencia a la capital de la Repiblica.
Articulo. No podra ser elegido Presidente de la Repdblica
el ciudadano que por cualquier titulo hubiere ejercido el Poder
Ejecutivo dentro del afio inmediatamente anterior a la elecci6n.


- 66 -







TITULO XV


Articulo. Corresponde a la Corte Suprema suspender, para
cada caso particular, a solicitud de la parte agraviada y con au-
diencia del Procurador General, el efecto de las leyes que vul-
neren los derechos civiles garantizados por el Titulo III de la
Constituci6n.
Articulo. Los Magistrados de la Corte Suprema y los de los
Tribunales Superiores no pueden admitir empleo alguno del Po-
der Ejecutivo durante el period para que fueron nombrados, y
un afio despues, con excepci6n del cargo de Profesor en los esta-
blecimientos pfiblicos de educaci6n.

TITULO XVII

Articulo. Todos los ciudadanos eligen directamente Conce-
jeros Municipales y Diputados a las Asambleas Departamen-
tales.
Articulo. Los ciudadanos que sepan leer y escribir o tengan
una renta annual de mil pesos o propiedad raiz de tres mil, vota-
ran para Electores y elegirin directamente Representantes.
Articulo. Los Electores votaran para Presidente de la Re-
pfblica.
Articulo. Los Senadores ser6n elegidos por las Asambleas
Departamentales, pero no podri recaer la elecci6n en miembros
de su seno.
Articulo. Habri un Elector por cada mil individuos, y uno,
ademas, por cada Distrito cuya poblaci6n no alcance a mil almas.
Articulo. Las Asambleas Electorales se renovarAn para ca-
da elecci6n presidential.
Articulo. En toda elecci6n direct o indirecta que tenga por
objeto constituir corporaciones pdblicas, se reconocera el prin-
cipio de la representaci6n proporcional de las minorias. La ley
determinarA la manera de llevarlo a termino.

TITULO XVIII

Articulo. Restablecese en todas sus parties el titulo XVIII
de la Constituci6n, con las siguientes modificaciones.
Articulo. Las Asambleas Departamentales se reunirin cada
aflo en la capital del Departamento.
Articulo. Las Asambleas votarin anualmente los presupues-
tos departamentales.
Articulo. Corresponde a las Asambleas, ademas de lo dis-
puesto en el articulo 185 de la Constituci6n, dirigir y fomentar
la inmigraci6n y la apertura de caminos y canales navegables.


- 67 -








TITULO XIX


Articulo. El Poder Ejecutivo formari anualmente el Pre-
supuesto de Rentas y Gastos, y lo presentara al Congreso en los
primeros diez dias de sus sesiones ordinarias.
Articulo. En tiempo de paz no se podra establecer contri-
buci6n o impuesto que no figure en el Presupuesto de Rentas
ni hacer erogaci6n del Tesoro que no se halle incluida en el de
Gastos.
Articulo. El Poder Ejecutivo no podra abrir los cr6ditos
suplementales y extraordinarios de que trata el articulo 208 de
la Constituci6n, sino con las condiciones y con los tramites que
la ley establezca.
TITULO XX
Restablecese el articulo 209 de la Constituci6n sobre re-
formas de la misma.
Articulo. Quedan derogadas las disposiciones de la Consti-
tuci6n de 5 de agosto de 1886 que sean contrarias al present
Acto Legislativo, y todos los Actos Legislativos expedidos por
la Asamblea Nacional en sus sesiones de 1905, 1907, 1908 y 1909.

Disposiciones transitorias.
Articulo. El Congreso se reunira, por derecho propio, el dia
1 de febrero de 1911.
Articulo. El primer period presidential principiarA el dia
19 de marzo de 1911.
Articulo. A partir del dia 7 de agosto del present afio, o
antes si ocurriere falta absolute o temporal del Presidente de la
Repiblica, entrara a ejercer el Poder Ejecutivo el Designado
que la Asamblea Nacional elegira tan luego como est6 promul-
gado el present Acto Legislativo.
El period del Designado que elija la Asamblea durara has-
ta el dia 28 de febrero de 1911.
Presentado a la Asamblea Nacional, en su sesi6n de 18 de
mayo de 1910, por el infrascrito Diputado por la Circunscrip-
ci6n Electoral de Neiva.
Hernando Holguin y Caro

Repfblica de Colombia.-Asamblea Nacional Constituyente y Legislativa.
Secretaria.-Bogotd, mayo 20 de 1910.

En la fecha fue aprobado en primer debate el anterior pro-
yecto. Pas6 en comisi6n a la de Reformas Constitucionales para
su studio, con termino de diez dias.
Registrese, c6piese y repArtase.
El Secretario,
Marcelino Uribe Arango
(A. NO 3. PAgs. 22, 23 y 24).


- 68 -







Junio 8 VIII.-En el curso de la sesi6n de este dia el
Diputado Salazar M. dcvolvi6 con informed los proyectos de
Reforms Constitucionales y los demis asuntos relacionados
con estas reforms. (A. N9 12. P. 91).

Junio 11 VI.-Se ley6 el informed de la Comisi6n que es-
tudi6 para segundo debate dichos proyectos, informed que a la
letra dice: (A. N9 16. P. 122).

Honorables Diputados:
Vuestra Comisi6n de Reformas Constitucionales, a cuyo es-
tudio os dignasteis pasar los distintos proyectos que sobre esta
material se han presentado a vuestra consideraci6n, tiene el ho-
nor de devolveros tales documents y el de acompafiaros un pro-
yecto de modificaciones, que respetuosamente someto a vuestro
sabio criterio.
La Comisi6n, al estudiar con todo el cuidado y atenci6n po-
sibles los proyectos que han sufrido ya primer debate, encuen-
tra que de ellos los que abarcan un conjunto amplio de reforms
no solamente estin de acuerdo en cuanto al plan y desarrollo
general de ellas, sino que hay tambien marcada conformidad
por lo que hace a la mayor parte de sus pormenores, y que, por
punto general, armonizan tambien de una manera visible con el
proyecto aprobado por el Congreso Nacional en sus sesiones del
ano ultimo, pieza importantisima para nuestra labor, y que lo
seri tambien sin duda para la vuestra. Esta armonia y con-
gruencia entire unos y otros proyectos ha facilitado notable-
mente la tarea con que tuvisteis a bien honrarnos. Y en cuanto
a los proyectos que se limitan a tratar uno o dos puntos de nues-
tro Derecho Constitucional, grato nos es consignar que ellos se
adaptan tambien, en la mayor parte de sus disposiciones, a las
ideas de los proyectos generals y a las de esta Comisi6n.
No se ha ocultado, por lo demas, a los miembros de ella, la
importancia del cargo con que los honr6 vuestra benevolencia:
y bien han comprendido que su misi6n no era simplemente la de
consignar en un nuevo proyecto disposiciones mas o menos acer-
tadas, sino la de procurar un acuerdo racional entire distintas
tendencies, en los casos de discrepancia, a fin de buscar fdrmu.-
las conciliadoras que aseguren la estabilidad de las instituciones
por el comfn acatamiento a ellas de las diversas colectividades
political. Hasta d6nde haya alcanzado vuestra Comisi6n este
alto y noble prop6sito, no seremos nosotros los llamados a de-
cirlo; ni podremos afirmar tampoco que todas las disposiciones
que hoy os presentamos hayan sido de antemano aceptadas por
todos nosotros como iltima palabra a que debamos cefiirnos en
el curso de los futures debates; pero si podemos preciarnos, con
toda la sinceridad del alma, de haber trabajado dentro de la me-
jor armonia, como miembros de una sola familiar, la familiar co-
lombiana, que en esta hora de angustias y de temores, pero tam-


- 69 -







bi6n de recuerdos y de esperanzas, se agrupa en torno del hogar
que fundaron nuestros padres hace un siglo. para levantar en
alto una sola ley y una sola bandera.
Asi, puesta la confianza en Dios y la mirada en la Patria,
hacemos votos por que la present Asamblea Nacional, al re-
construir la Repiblica sobre bases duraderas, merezca hoy la
aprobaci6n de todos los hombres de buena voluntad, y perpetie
su nombre en futuras generaciones, por haber coronado el es-
fuerzo de realizar en instituciones ben6volas y justas, el lema
supremo de nuestro escudo national.
Habiendo sido el proyecto que redact6 el honorable Dipu-
tado Nicolas Esguerra el primero que vino a nuestro studio,
tenemos el honor de proponeros:
D6se segundo debate al proyecto de Acto Legislativo pre-
sentado por el honorable Diputado Esguerra, con las modifica-
ciones que constant en los adjuntos pliegos.
Bogota, junio 8 de 1910.
Honorables Diputados.
Vuestra Comisi6n,
Clemente Salazar M.-Guillermo Quintero C.-Hernando
Holguin y Caro.-Carlos Jose Espinosa.-Gonzalo Pdrez.
(A. NQ 10. PAgs. 75 y 76).

Sometido a discusi6n el proyecto de resoluci6n, fue apro-
bado, y, en consecuencia, se abri6 el segundo debate, teniendo
la discusi6n por base el proyecto presentado por el doctor Es-
guerra y el siguiente pliego de

MODIFICACIONES

que present la Comisi6n de Reformas Constitucionales a los
diversos proyectos presentados sobre la material a la Asamblea
Nacional.

En el nombre de Dios, fuente supreme de toda autoridad,

La Asamblea Nacional de Colombia

decreta:
Articulo 10 Los limits de la Repfblica s61o podrAn variarse
en virtud de tratados pliblicos debidamente aprobados por am-
bas CAmaras Legislativas.
Articulo 20 El territorio national se dividird en Departa-
mentos y 6stos en Municipios o Distritos Municipales.
La creaci6n o supresi6n de Departamentos debera ser de-
cretada por una ley aprobada en tercer debate por los dos ter-
cios de los votos de cada Camara.


- 70 -







PodrA la ley tambien crear o suprimir Intendencias en las
parties poco pobladas, o agregarlas a los Departamentos vecinos.

TITULO III

Articulo 39 El legislator no podra imponer la pena capital
en ningun caso.
Articulo 49 Ninguna ley que establezca un monopolio podrA
aplicarse antes de que hayan sido plenamente indemnizados los
individuos que en virtud de ella deban quedar privados del ejer-
cicio de una industrial licita. La indemnizaci6n comprendera el
dafio emergente y el lucro cesante.
Ningun monopolio podri establecerse sino como arbitrio
rentistico y en virtud de ley.
Ninguna entidad podrA conceder privilegios que no se re-
fieran a inventos tiles.
Articulo 59 En tiempo de paz nadie podra ser privado de su
propiedad, en todo o en parte, sino por pena o apremio, o indem-
nizaci6n, o contribuci6n general, con arreglo a las leyes. Por
graves motives de utilidad pfblica, definidos por el legislator,
podra haber enajenaci6n forzosa mediante mandamiento judi-
cial, y se indemnizarA el valor de la propiedad antes de verificar
la expropiaci6n.
Articulo 69 Nadie podra ser juzgado sino conforme a las
leyes preexistentes al acto que se impute, ante tribunal compe-
tente y observando la plenitud de las formas sefialadas previa-
mente por la ley para cada juicio.
En material criminal la ley permisiva o favorable, aun cuan-
do sea posterior, se aplicara de preferencia a la restrictive o
desfavorable.
Articulo 70 En tiempo de paz solamente el Congreso, las
Asambleas Departamentales y los Concejos Municipales po-
drAn imponer contribuciones publicas.

TITULO IV

Articulo 89 Las CAmaras Legislativas se reunirAn por de-
recho propio una vez cada afio, el dia 19 de febrero, en la capital
de la Repfiblica; pero si por cualquier causa no pudieren reu-
nirse en tal fecha, lo harAn lo mas pronto que fuere possible den-
tro del respective period.
Las sesiones del Congreso duraran hasta por noventa dias,
pero podrAn prorrogarse por acuerdo de ambas CAmaras, cuan-
do asi lo dispongan los dos tercios de los votos de una y otra.
PodrA tambi6n reunirse el Congreso por convocaci6n del
Gobierno, y entonces se ocupara de preferencia en los negocios
que 6ste someta a su consideraci6n. En tal caso durara reunido
por el tiempo que el mismo Gobierno determine.
Articulo 99 Las CAmaras no podrAn abrir sus sesiones ni
deliberar, sino con la mayoria absolute de sus miembros.


- 71 -








El President de la Repfblica en persona, o por medio de
los Ministros, abriri y cerrarA las CAmaras.
Esta ceremonia no es especial para que el Congreso ejerza
legitimamente sus funciones.
Articulo 10. El Congreso se reuniri en un solo Cuerpo ini-
camente para dar posesi6n al Presidente de la Repdblica y para
elegir Designados.
En tales casos el Presidente del Senado y el de la CAmara
seran, respectivamente, Presidente y Vicepresidente del Con-
greso.
Articulo 11. El Congreso elegirA cada afio dos Designados,
primero y segundo, que ejercerAn el Poder Ejecutivo a falta del
President.
TITULO VIII

Articulo 12. El Senado se compondrA de tantos miembros
cuantos correspondan a los Departamentos, a raz6n de tres por
cada Departamento.
Por cada Senador se elegirAn dos suplentes para los casos
de faltas accidentales.
En caso de vacant absolute de un Senador por muerte, re-
nuncia o incapacidad legal, se procederA a la elecci6n de quien
deba sustituirlo por el resto del period.
Articulo 13. Los Senadores duraran cuatro afios en el ejer-
cicio de sus funciones, y son reelegibles indefinidamente.
Articulo 14. Es atribuci6n del Senado, ademAs de las que le
sefiala el articulo 98 de la Constituci6n, elegir cuatro Magistra-
dos de la Corte Suprema de Justicia y sus suplentes.

TITULO IX

Articulo 15. La CAmara de Representantes se compondra
de tantos individuos cuantos correspondent a la poblaci6n de la
Repdblica, a raz6n de uno por cada cincuenta mil habitantes.
Por cada Representante se elegirin dos suplentes que Ile-
nen las faltas accidentales del principal.
En caso de vacant absolute de un Representante por muer-
te, renuncia o incapacidad legal, se procederA a la elecci6n de
quien deba sustituirlo por el resto del period.
Articulo 16. Los Representantes duraran en el ejercicio de
sus funciones dos aios, y seran reelegibles indefinidamente.
Articulo 17. Son atribuciones de la CAmara de Represen-
tantes:
1a Examinar y fenecer definitivamente la cuenta general
del Tesoro;
24 Iniciar la formaci6n de las leyes que establezcan contri-
buciones u organicen el Ministerio Pfblico;
38 Elegir cinco Magistrados de la Corte Suprema de Justi-
cia y sus suplentes;


- 72 -







4a Elegir Procurador General de la Repfblica y sus su-
plentes;
5a Acusar ante el Senado, cuando hubiere justas causes, al
President de la Repfblica, a los Ministros del Despacho, al
Procurador General de la Naci6n y a los Magistrados de la Cor-
te Suprema de Justicia;
6- Conocer de las denuncias y quejas que ante ella se pre-
senten por el Procurador General de la Naci6n o por particula-
res, contra los expresados funcionarios, y si prestaren m6rito,
fundar en ellas acusaci6n ante el Senado.


TITULO X

Articulo 18. Ningdn miembro del Congreso podra ser apre-
hendido ni Ilamado a juicio civil o criminal sin permiso de la
Camara a que pertenezca, durante el period de las sesiones,
cuarenta dias antes y veinte dias despu6s de 6stas. En caso de
flagrante delito podrA ser detenido el delincuente, y serA puesto
inmediatamente a disposici6n del Presidente de la CAmara res-
pectiva.
Articulo 19. El Presidente de la Repdblica, los Ministros
del Despacho, los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia,
el Procurador General de la Naci6n y los Gobernadores no po-
drAn ser elegidos miembros del Congreso sino seis meses des-
pu6s de haber cesado en el ejercicio de sus funciones.
Tampoco podrA ser Senador o Representante ning6n indi-
viduo por Departamento o Circunscripci6n Electoral donde tres
meses antes de las elecciones haya ejercido jurisdicci6n o auto-
ridad civil, political y military.
Articulo 20. El Presidente de la Repdblica no podrA confe-
rir empleo a los Senadores o Representantes durante el period
de sus funciones y un afio despues, con excepci6n de los de Mi-
nistro del Despacho, Gobernador, Agente Diplomatico y Jefe
Military en tiempo de guerra.
La infracci6n de este precepto vicia de nulidad el nombra-
miento.
La aceptaci6n de cualquiera de aquellos empleos produce
vacant en la respective CAmara.


TITULO XI

Articulo 21. El Presidente de la Repfiblica sera elegido en
un mismo dia por el voto director de los ciudadanos que tienen
derecho a sufragar para Representantes, y para un period de
cuatro afios, en la forma que determine la ley.
Articulo 22. En caso de falta accidental del Presidente, y
en caso de falta absolute, mientras se verifica nueva elecci6n,
ejercerA el Poder Ejecutivo uno de los dos Designados que el
Congress elegirA cada afio.


- 73 -







Cuando por cualquier causa no hubiere hecho el Con-
greso elecci6n de Designados, conservaran el caracter de tales
los anteriormente elegidos.
A falta de Designados entraran a ejercer el Poder Ejecu-
tivo los Ministros, en el orden que establezca la ley, y en su de-
fecto, los Gobernadores, siguiendo 6stos el orden de proximidad
de su residencia a la capital de la Repdblica.
Son faltas absolutas del Presidente: su muerte, su renun-
cia aceptada, la incapacidad fisica permanent, y el abandon
del puesto, declaradas estas dos iltimas por el Senado.
Articulo 23. En caso de falta absolute del Presidente de la
Repdblica, el Encargado del Poder Ejecutivo convocarA a elec-
ciones para dentro de los sesenta dias siguientes.
El Encargado del Poder Ejecutivo continuard ejerci6ndolo
cuando falte un afio o menos para terminar el period, sin con-
vocar a nuevas elecciones.
Articulo 24. El Presidente de la Repfiblica no es reelegible
en ningfn caso para el period inmediato.
No podra tampoco ser elegido Presidente de la Repfblica
ni Designado el ciudadano que a cualquier titulo hubiere ejer-
cido el Poder Ejecutivo dentro del afio inmediatamente anterior
a la elecci6n.
Articulo 25. El Presidente de la Repdblica, o quien haga
sus veces, no podra salir del territorio de la Rep6blica durante
el ejercicio de su cargo y un afio despues, sin permiso del Sena-
do. La infracci6n de esta disposici6n implica abandon del puesto.
Articulo 26. En los casos de guerra exterior o de conmo-
ci6n interior podrA el Presidente, con la firma de todos los Mi-
nistros, declarar turbado el orden pfblico y en estado de sitio
toda la Repfblica o parte de ella, y deberA en el mismo decreto
convocar al Congreso, para que se reina dentro de los sesenta
dias siguientes a la fecha de la convocaci6n.
Si no se hiciere esta convocaci6n, el Congreso podrA reu-
nirse por derecho propio.
Mediante la declaraci6n de estar turbado el orden pfiblico,
quedarA el Presidente investido de las facultades que le confie-
ren las leyes, y en su defecto, de las que le da el Derecho de
Gentes para defender los derechos de la Naci6n o reprimir el
alzamiento.
Los decretos que dentro de estos limits dicte el Presidente
tendran caracter obligatorio, siempre que Ileven la firma de to-
dos los Ministros.
El Gobierno no puede derogar las leyes por medio de los
expresados decretos. Sus facultades se limitan a la suspension
de las que sean incompatible con el estado de sitio.
El Gobierno declarara restablecido el orden piblico tan
pronto como haya cesado la guerra exterior o se haya reprimido
el alzamiento, y dejarAn de regir los decretos de caracter extra-
ordinario que haya dictado.
SerAn responsables el Presidente y los Ministros cuando de-
claren turbado el orden pfiblico sin haber ocurrido el caso de


- 74 -







guerra exterior o de conmoci6n interior, y lo serin tambi6n, lo
mismo que los demis funcionarios, por cualquier abuso que hu-
bieren cometido en el ejercicio de las facultades concedidas en
el present articulo. Se reputara como abuso toda providencia
que no tenga caracter general y que tienda a hostilizar a perso-
nas pacificas e inofensivas.
Articulo 27. El Presidente de la Repfiblica, o quien haga
sus veces, es responsible en los casos siguientes por los actos
de su conduct official:
10 Cuando tengan por objeto favorecer los intereses u ope-
raciones de otra naci6n contra la independencia o los intereses
de Colombia;
29 Cuando tengan por objeto impedir que se hagan las elec-
ciones ordenadas por la Constituci6n o la ley, o coartar la liber-
tad de que en ellas deben gozar los sufragantes;
39 Cuando tengan por objeto impedir que las Camaras Le-
gislativas se reinan o continfien sus sesiones en las 6pocas en
que, conforme a la Constituci6n, deben tenerlas, o coartar la li-
bertad e independencia de que deben gozar en todos sus actos o
deliberaciones;
40 Cuando tengan por objeto impedir que los Juzgados o
Tribunales decidan sobre los negocios que son de la competen-
cia del Poder Judicial o coartarles la libertad con que deban
juzgar;
50 En todos los casos en que por un acto u omisi6n del Po-
der Ejecutivo se viole alguna ley expresa, siempre que habi6n-
dosele representado la violaci6n de la ley, persista en la ejecu-
ci6n o en la omisi6n del acto, pues si no se le ha hecho tal repre-
sentaci6n, sera s6lo responsible el Ministro que haya suscrito
el acto o que sea culpable de la omisi6n; y
60 En todos los demis casos en que hubiere procedido sin
el concurso constitutional del respective Ministro.
Articulo 28. Corresponde al Presidente de la Repfblica, co-
mo supreme autoridad administrative, dirigir las relaciones di-
plomaticas y comerciales con las demas potencias o soberanos;
nombrar los Agentes Diplomiticos, con aprobaci6n del Senado;
recibir los Agentes respectivos, y celebrar con potencias extran-
jeras tratados y convenios, que se someterdn a la aprobaci6n
del Congreso.

TITULO XV

Articulo 29. La Corte Suprema de Justicia se compondrA de
nueve Magistrados. La ley la dividir6 en Salas, sefialard a cada
una de ellas los asuntos de que deba conocer separadamente, y
determinara aquellos en que deba intervenir toda la Corte.
Articulo 30. El period de los Magistrados de la Corte Su-
prema sera de cinco afios, y de cuatro el de los Magistrados de
los Tribunales Superiores. Unos y otros podran ser reelegidos
indefinidamente.


- 75 -








Articulo 31. Los Magistrados de los Tribunales Superiores
y los suplentes respectivos seran nombrados por la Corte Su-
prema, de ternas que presented las respectivas Asambleas De.
partamentales.
Articulo' 32. Los Magistrados de la Corte y de los Tribuna-
les no podran admitir empleo alguno de libre nombramiento del
Poder Ejecutivo durante el period para que fueron nombrados
y un afio despu6s.
Articulo 33. La ley establecera la jurisdicci6n contencioso
administrative.
Articulo 34. Corresponde a la Corte Suprema suspender,
para cada caso particular, a solicitud de la parte agraviada y
con audiencia del Procurador General, el efecto de las leyes que
vulneren los derechos civiles, garantizados por el Titulo III de
la Constituci6n.

TITULO XVII

Articulo 35. Todos los ciudadanos eligen directamente Con-
cejeros Municipales y Diputados a las Asambleas Departamen-
tales.
Articulo 36. Los ciudadanos que sepan leer y escribir o ten-
gan una renta anual de $ 240, o propiedad raiz de valor de $ 750,
elegirdn directamente Presidente de la Republica y Represen-
tantes.
Articulo 37. Los Senadores seran elegidos por las Asam-
bleas Departamentales, pero no podrA recaer la elecci6n en
miembros de las mismas Asambleas que hayan pertenecido a
istas dentro del afo en que se haga la elecci6n.
Articulo 38. En toda elecci6n que tenga por objeto consti-
tuir corporaciones publicas, tal como la elecci6n de corporacio-
nes electorales, en la de Senadores, Representantes, Magis-
trados de la Corte Suprema y de los Tribunales, Magistra-
dos de la Corte de Cuentas, Comisiones de Limites, y, en gene-
ral, en toda elecci6n o nombramiento de Cuerpo colectivo, se re-
conoce el principio de la representaci6n de las minorias, sin el
cual la elecci6n o nombramiento carecera de validez. Este dere-
cho consiste en que la tercera parte de los miembros de la cor-
poraci6n, cuando menos, represent la minoria.
La ley determinarA la manera y terminos de llevar a efecto
este derecho.
Articulo 39. Para las elecciones de Representantes, cada
Departamento se dividira en tantos Distritos Electorales cuan-
tos le correspondan, para que cada uno de estos Distritos elija
tres Representantes.
Para las elecciones de Diputados a las Asambleas, cada De-
partamento se dividirA en tantos Distritos Electorales cuantos
le correspondan, para que cada uno de estos Distritos elija tres
Diputados.
Las fracciones sobrantes de poblaci6n que, sumadas, exce-
dan de veinticinco mil habitantes, afiadirAn un Representante a


- 76 -








los que por cada cincuenta mil elija el Departamento, y las frac-
ciones que pasen de seis mil habitantes elegiran un Diputado
mas. La ley fijarA las reglas de esta elecci6n adicional.
Articulo 40. Compete a la ley, o a falta de 6sta al Gobierno,
hacer la demarcaci6n de Distritos Electorales para la elecci6n
de Representantes, y a las Asambleas Departamentales, o a fal-
ta de 6stas, a los Gobernadores, hacer la demarcaci6n de Dis-
tritos Electorales para la elecci6n de Diputados.
Articulo 41. Para el libre ejercicio del sufragio, cr6anse tres
entidades: los Consejos Electorales Municipales, los Consejos
Electorales Departamentales y el Gran Consejo Electoral.
Articulo 42. Los Consejos Electorales Municipales seran
elegidos cada cuatro afios por el voto director de los ciudadanos
de cada Municipio que pueden elegir representantes, y se com-
pondran de tres miembros.
Articulo 43. Los Consejos Electorales Departamentales se-
ran elegidos cada cuatro afios por los Consejos Electorales Mu-
nicipales, y se compondran de cinco miembros.
Articulo 44. El Gran Consejo Electoral sera elegido cada
cuatro afios por los Consejos Electorales Departamentales, y se
compondra de cinco miembros.
Articulo 45. Los Miembros de los Consejos Electorales go-
zardn de la misma inmunidad que los Senadores y Representon-
tes, pero seran responsables en el ejercicio de su cargo.
Articulo 46. Todas las funciones electorales, como la for-
maci6n de listas, expedici6n de cedulas, nombramiento de Jura-
dos de Votaci6n, escrutinios generals, etc., quedarAn a cargo de
los expresados Consejos, los cuales, conforme a las leyes orgA-
nicas, deberan expedir las credenciales a los elegidos.
Articulo 47. Los militares en servicio active no podran ser
electores ni elegidos en ninguna votaci6n popular.

TITULO XVIII

Articulo 48. El territorio de la Repiblica se divide para la
Administraci6n Pfiblica en Departamentos. Cada uno de estos
serd regido por un Gobernador, que sera al mismo tiempo Agen-
te del Poder Ejecutivo y Jefe de la Administracion seccional.
Los Gobernadores seran nombrados para un period de dos
afos, por el Presidente de la Repfiblica, de ternas presentadas
por las respectivas Asambleas Departamentales.
Articulo 49. Los Departamentos tendran independencia pa-
ra la administraci6n de los asuntos seccionales, con las limita-
ciones que establece la Constituci6n.
Articulo 50. Los Departamentos se dividen en Distritos Mu-
nicipales. Para el mejor servicio administrative, la ley puede
establecer divisions provisionales u otras.
Articulo 51. Los bienes y rentas de los Departamentos, asi
como los de los Municipios, son propiedad exclusive respectiva-
mente de cada uno de ellos, y gozan de las mismas garantias que


- 77 -







las propiedades y rentas de los particulares. No podran ser ocu-
padas estas propiedades sino en los mismos t6rminos en que lo
sea la propiedad privada. El Gobierno Nacional no podra con-
ceder exenciones de derechos departamentales ni municipales.
Articuld 52. Los bienes, derechos, valores y acciones que por
leyes o por decretos del Gobierno Nacional, o por cualquiera otro
titulo, pertenecieron a los extinguidos Estados Soberanos, con-
tinuarAn siendo propiedad de los respectivos Departamentos.
Exceptfanse los inmuebles que se especifican en el articulo 102
de la Constituci6n.
Articulo 53. Habri en cada Departamento una corporaci6n
administrative denominada Asamblea Departamental, que se
reunird cada aiio en la capital del Departamento.
Articulo 54. Las Asambleas Departamentales serAn de elec-
ci6n popular y se compondrAn de los Diputados que correspon-
dan a la poblaci6n de los Departamentos, a raz6n de uno por
cada doce mil habitantes, y uno mAs por cada fracci6n que pase
de seis mil. La ley podrA variar esta base de elecci6n, y fijarA
la 6poca y duraci6n de las sesiones.
Articulo 55. Corresponde a las Asambleas dirigir y fomen-
tar por medio de ordenanzas, y con los recursos propios del De-
partamento, la instrucci6n primaria y secundaria y la benefi-
cencia, las industries establecidas y la introducci6n de otras
nuevas, la importaci6n de capitals extranjeros, la colonizaci6n
de tierras baldias pertenecientes al Departamento, la construc-
ci6n de vias ferreas, la explotaci6n de bosques departamentales,
la canalizaci6n de rios, lo relative a la policia local, la fiscaliza-
ci6n de las rentas y gastos de los Distritos y cuanto se refiera a
los intereses departamentales y al adelantamiento interno.
Articulo 56. Corresponde tambien a las Asambleas nombrar
los Senadores, los Contadores de los Tribunales de Cuentas de
los Departamentos, los Fiscales de los Tribunales Superiores, y
llenar las demas funciones que sefiale la ley. En ningdn caso
podrA recaer la elecci6n de Senadores en miembros de las mis-
mas Asambleas que hayan pertenecido a 6stas dentro del aio
en que se haga la elecci6n.
Articulo 57. Compete tambi6n a las Asambleas Departa-
mentales crear y suprimir Municipios con arreglo a la base de
poblaci6n que determine la ley, y segregar o agregar terminos
municipales consultando los intereses locales. Si en un acto de
agregaci6n o segregaci6n se quejare algdn vecindario interesado
en el asunto, la resoluci6n definitive corresponde al Congreso.
Articulo 58. Las Asambleas votaran, anualmente, el Presu-
puesto de rentas y gastos del respective Departamento.
Articulo 59. Las Asambleas Departamentales, para cubrir
los gastos de administraci6n que les correspondan, podrAn es-
tablecer contribuciones con las condiciones y dentro de los limi-
tes que fije la ley.
Articulo 60. Las ordenanzas de las Asambleas son ejecuti-
vas y obligatorias mientras no sean suspendidas por el Gober-
nador o por la autoridad judicial.


- 78 -








Articulo 61. Los particulares agraviados por actos de las
Asambleas pueden recurrir al Tribunal competent, y 6ste, por
pronta providencia, cuando se trate de evitar un grave perjui-
cio, podra suspender el acto denunciado.
Articulo 62. Corresponde asimismo a las Asambleas Depar-
tamentales la creaci6n y supresi6n de Circuitos de Notaria y de
Registro, y la fijaci6n del ndmero de empleados departamenta-
les, sus atribuciones y sueldos.
Articulo 63. Son atribuciones del Gobernador:
1a Cumplir y hacer que se cumplan en el Departamento las
6rdenes del Gobierno;
2a Dirigir la acci6n administrative en el Departamento,
nombrando y separando sus agents, reformando o revocando
los actos de 6stos y dictando las providencias necesarias en todos
los ramos de la Administraci6n;
34 Llevar la voz del Departamento y representarlo en asun-
tos politicos y administrativos;
4a Auxiliar la justicia como lo determine la ley;
5a Ejercer el derecho de vigilancia y protecci6n sobre las
corporaciones oficiales y establecimientos p6blicos;
6a Sancionar en la forma legal las ordenanzas que expidan
las Asambleas Departamentales;
74 Suspender, de oficio o a petici6n de parte agraviada, por
resoluci6n motivada, dentro del t6rmino de diez dias despu6s
de su expedici6n, las ordenanzas de las Asambleas que no deban
correr por raz6n de incompetencia, infracci6n de leyes o viola-
ci6n de derechos de tercero, y someter la suspension decretada
al Gobierno, para que 61 la confirm o revoque;
8a Revisar los actos de las Municipalidades y los de los Al-
caldes, suspender los primeros y revocar los segundos, por me-
dio de resoluciones razonadas, y finicamente por motivo de in-
competencia o ilegalidad. De la suspension de los primeros debe
dar cuenta al respective Tribunal Superior, para que 6ste decide
definitivamente de su exequibilidad;
9a Las demis atribuciones que por la ley le competan.
Articulo 64. Los Gobernadores estarAn sujetos a responsa-
bilidades administrative y judicial. Son amovibles por el Go-
bierno, y responsables ante la Corte Suprema por los delitos que
cometieren en el ejercicio de sus funciones.
Articulo 65. El Gobernador podri requerir el auxilio de la
fuerza armada, y el Jefe military obedecera sus instrucciones,
salvo las disposiciones especiales que dicte el Gobierno.
Articulo 66. En cada Distrito Municipal habrA una corpo-
raci6n de elecci6n popular que se designara con el nombre de
Concejo Municipal.
Articulo 67. Corresponde a los Concejos Municipales orde-
nar lo convenient por medio de acuerdos o reglamentos inte-
riores, para la administraci6n del Distrito; votar, en conformi-
dad con la Constituci6n, la ley y las ordenanzas expedidas por
las Asambleas, las contribuciones y gastos locales; llevar el mo-
vimiento annual de la poblaci6n; former el censo civil, cuando lo


- 79 -







determine la ley, y ejercer las demis funciones que les sean se-
fialadas.
Articulo 68. La acci6n administrative en el Distrito corres-
ponde al Alcalde, funcionario que tiene el double caracter de
Agente del Gobernador y mandatario del pueblo, y el cual sera
nombrado, con sus suplentes, de entire los miembros del res-
pectivo Concejo Municipal, sin que los nombrados pierdan su
puesto en el Concejo.
TITULO XIX

Articulo 69. El Poder Ejecutivo formard anualmente el
Presupuesto de Rentas y Gastos y lo presentara al Congreso en
los primeros diez dias de sus sesiones anuales.
Articulo 70. En tiempo de paz no se podra establecer con-
tribuci6n o impuesto que no figure en el Presupuesto de Rentas,
ni hacer erogaci6n del Tesoro que no se halle incluida en el de
Gastos.
Articulo 71. El Poder Ejecutivo no podra abrir los crdditos
suplementales y extraordinarios de que trata el articulo 208 de
la Constituci6n, ni hacer traslaciories dentro del Presupuesto,
sino en las condiciones y con los tramites que la ley establezca.

TITULO XX

Articulo 72. La Constituci6n s61o podra ser reformada por
un Acto Legislativo discutido primeramente y aprobado en tres
debates por el Congreso, en la forma ordinaria; transmitido
por el Gobierno para su examen definitive a la Legislatura sub-
siguiente, y por 6sta nuevamente debatido, y dltimamente apro-
bado por los dos tercios de los votos de ambas CAmaras.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Articulo. Las fechas de los periods iniciales de las corpo-
raciones y funcionarios de que tratan la Constituci6n y el pre-
sente Acto Reformatorio de ella, serAn las siguientes:
La del Congreso Nacional, el 19 de febrero de 1911;
La del Presidente de la Repfblica, el 10 de abril de 1912. La
present Asamblea elegira Presidente de la Repfblica para el
tiempo comprendido del 7 de agosto del afio en curso hasta el
1 de abril de 1912;
La de las Asambleas y Concejos Municipales, el 1" de ene-
ro de 1911;
La de la Corte Suprema de Justicia, la del Procurador Ge-
neral de la Naci6n, y la de los Gobernadores, el 19 de mayo de
1911. La present Asamblea elegira los dos Magistrados que
completan el ndmero de nueve, sefialado por este Acto, y el pe-
riodo de todos terminara el dicho 10 de mayo de 1911;


- 80 -







La de los Tribunales Superiores, el 19 de marzo de 1911;
La de los Consejos Electorales Municipales, el 19 de octu-
bre del present afio;
La de los Consejos Electorales Departamentales, el 19 de
noviembre del present aiio; y
La del Gran Consejo Electoral, el 19 de diciembre del pre-
sente aio.
Quedan derogadas las disposiciones de la Constituci6n Na-
cional de 5 de agosto de 1886 que sean contrarias al present
Acto Legislativo, y todos los Actos Legislativos expedidos por
la Asamblea Nacional, anteriores al present.
Presentadas a la Asamblea Nacional en sesi6n de 8 de ju-
nio de 1910, por los suscritos miembros de la Comisi6n de Re-
formas Constitucionales.
Clemente Salazar M.-Guillerm o Quintero C.-Hernando
Holguin y Caro.-Carlo. Jose Espinosa.-Gonzalo Perez.
Bogota, junio 8 de 1910.-(A. N9 10. PAgs. 76 a 80).

El Diputado Rosas hizo la proposici6n siguiente, que fue
aprobada:
Suspendase la discusi6n del proyecto de reforms constitu-
cionales hasta la sesi6n del lunes pr6ximo. (A. N9 P. ).
Junio 13 VI- VII.-Continu6 el segundo debate del
proyecto de "Acto Legislativo reformatorio de la Constituci6n
Nacional".
El articulo 1" original dice:

"Articulo. Son limits de la Repfblica con las naciones ve-
cinas, los siguientes: con la de Venezuela, los fijados por el Lau-
do arbitral del Rey de Espafia; con la de Costa Rica, los sefia-
lados por el Laudo arbitral del Presidente de la Repdblica Fran-
cesa; con el Brasil, los determinados por el Tratado celebrado
con esa Repilblica, en la parte delimitada por ellos, y en el resto,
los que tenia el Virreinato de la Nueva Granada con las pose-
siones portuguesas en 1810; con la Repiiblica del Ecuador, pro-
visionalmente, los designados en el Tratado de 9 de junio de
1856; y con la del Perd, los que tenia el Virreinato de la Nueva
Granada con el del Peri.
"Las lines divisorias de Colombia con las naciones limi-
trofes, no sefialadas definitivamente, se fijarAn por tratados
piblicos, pudiendo 6stos separarse del principio del uti posside-
tis de derecho de 1810".

La Comisi6n propone el siguiente:
"Los limits de la Repfblica solo podrdn variarse en virtud
de tratados piblicos, debidamente aprobados por ambas Cama-
ras Legislativas".


Acto Legislativo, 1910--6


S81 -







En discusi6n, fue modificado por el Diputado Olaya He-
rrera, en esta forma:

"Las lines divisorias de la Repiblica con las naciones limi-
trofes s6lo podrAn variarse en virtud de tratados pfiblicos debi-
damente aprobados por ambas C6maras Legislativas".

Tomaron parte en el debate los Diputados Olaya Herrera,
Villegas, Holguin y Caro, Carrefio y Rodriguez.
Fue aprobada y adoptada la modificaci6n anterior.
El Diputado Villegas hizo constar su voto afirmativo 1 a
la modificaci6n del Diputado Olaya Herrera. Los Diputados
Rodriguez, Lombana Barreneche, Escobar, Zufiiga, Collazos,
Arbeliez, Mesa y Bonilla hicieron constar sus votos negatives
al articulo.
Acto seguido, el Diputado Holguin y Caro suscribi6 la
moci6n que se inserta:

"Las tres primeras horas de las sesiones se dedicaran ex-
clusivamente a las reforms constitucionales; y promubvase lo
convenient por la Presidencia para proveer de luz el sal6n en
las horas de la tarde".

En discusi6n, el Diputado Rodriguez modific6 en el sen-
tido de que fuesen las dos primeras horas en vez de las tres
propuestas.
Despues de hacer uso de la palabra el Diputado Holguin
y Caro, esta modificaci6n fue negada y se aprob6 lo propuesto
por este iltimo Diputado.
Los discursos pronunciados en esta sesi6n son los que
siguen:
El Diputado Villegas dijo:

Sefior Presidente:
He pedido la palabra para solicitar, tanto de los miembros
de la Comisi6n como del honorable Diputado Olaya Herrera una
explicaci6n respect del articulo presentado por la primera y de
la modificaci6n propuesta por el iltimo.
El articulo de la Comisi6n dice: (lo ley6), y el del Diputado
Olaya Herrera dice: (lo ley6): luego hay limits y lines di-
visorias.
En el present articulo se habla de limits de la Repiblica,
y sin embargo no se definen en ninguna parte del proyecto. Creo,

1 El Acta dice afirmativo; por el texto de los discursos se entiende que es error, y
que fue negative.


- 82 -








pues, que no hay necesidad de introducir un articulo anterior a
este, en el cual se demarquen claramente los limits, en la forma
precisa, del Acto Legislativo nfimero 3 de 1909.

El Diputado Holguin y Caro dijo:

Sefior Presidente:
Tengo el mayor gusto en dar las explicaciones que solicita
el honorable Diputado Villegas, y lo hago declarando de ante-
mano que la Comisi6n de Reformas Constitucionales acepta con
much gusto la modificaci6n introducida por el honorable Dipu-
tado Olaya Herrera.
Las dos Comisiones, de Relaciones Exteriores y de Refor-
mas Constitucionales, se pusieron de acuerdo para estudiar de-
tenidamente este important asunto, o sea la declaraci6n que
deba quedar en la Constituci6n en material de limits territoria-
les de la Rep6blica; y despues de un maduro examen y de con-
sultar privadamente la opinion de personas muy competentes en
esta material, llegaron undnimemente a las conclusion que hemos
tenido el honor de someter a la consideraci6n de la Asamblea.
Derogado el articulo 39 de la Constituci6n de 1886 por un
Acto Legislativo de la Asamblea de 1909, es forzoso legislar hoy
en algfin sentido sobre este asunto, como quiera que es imposi-
ble que quede subsistente aquel Acto reformatorio, justamente
censurado por toda la opinion pdblica. Ese Acto Legislativo dice
que la Repdblica tiene por limits los que se hayan fijado, o en
lo sucesivo se fijen por tratados pfblicos o por laudos arbitrales;
formula en si misma contradictoria, pues no pueden ser hoy
limits de la Naci6n los que se fijen mas tarde. Esta absurd
declaraci6n fue la que hizo decir a muchos que, conforme a ella,
teniamos una Repdblica sin limits, y es precise que desaparez-
ca cuanto antes de nuestro Derecho Pdblico.
Pero hay que tener en cuenta, al propio tiempo, que no po-
demos volver tampoco a la formula de 1886, y acerca de este
punto debo declarar que yo mismo he tenido que modificar mis
ideas mediante un atento studio del asunto. La raz6n por la
cual no podemos volver a aquella formula es porque de 1886
para aci se han cumplido hechos de caracter international, en
los cuales ha intervenido Colombia, que han modificado el estado
de cosas de aquella 6poca. Asi, por ejemplo, la sentencia arbi-
tral dictada por el Monarca espafiol en el pleito de limits con
Venezuela; asi tambien el haber sido denunciado, primero en
parte por Colombia, y lu6go totalmente por el Ecuador, el Tra-
tado de 1856, a que hacia referencia la Constituci6n.
Seria necesario, por lo mismo, buscar una nueva formula,
y esto es lo que las dos Comisiones, siguiendo autorizados pare-
ceres, han estimado innecesario. Una declaraci6n de esta espe-
cie no produce, en efecto, resultado alguno prActico, ni puede
tener alcance alguno international. Los limits de una naci6n
constant en documents de otro orden, en titulos antiguos, en


- 83 -









pactos bilaterales; entire nosotros, en las antiguas reales cddu-
las, en tratados y en sentencias arbitrales. Y estos titulos indis-
cutibles, que sirven de apoyo a nuestros derechos, no necesitan
ser refrendados en forma de enmienda constitutional.
La formula propuesta por las Comisiones, lo mismo que la
del honorable Diputado Olaya Herrera, determine lo fnico que
sobre estos puntos debe ser material de las decisions del Poder
Constituyente, a saber: que s6lo en virtud de tratados pfblicos,
debidamente aprobados por ambas CAmaras Legislativas, puede
alterarse la demarcaci6n de la Repfiblica. Estos tratados pueden
dirimir directamente las cuestiones pendientes o pueden suje-
tarlas al arbitrio de una tercera potencia, lo cual constitute la
base de las sentencias arbitrales. Pero en uno o en otro caso, ha-
bran sido los legisladores quienes, como representantes de la
soberania del Estado, determine lo convenient sobre rectifi-
caci6n de fronteras, asunto que no puede quedar en otras manos
que en las del propio legislator.

El Diputado Villegas replic6:

Senior Presidente:
A pesar de los razonamientos que acaba de hacer, con la
elocuencia que acostumbra, mi honorable colega el Diputado
Holguin y Caro, insist en observer que en el articulo que se
discute se habla de limits, y ellos no se fijan en el proyecto.
Es cierto que hoy no podemos atenernos a los limits a que
se refiere la Constituci6n de 1886, puesto que ellos han sido va-
riados por el Laudo espafiol, en lo referente a Venezuela; por
el dictado por el Presidente de la Rep6blica Francesa, respect
de los de Costa Rica; los del Brasil, en el Tratado celebrado el
afio pasado, y aun con el Peru, con el Tratado Mosluera-Pede-
monte; pero en esta reform no existen ellos, y es conveniente
fijarlos en alguna parte, aunque lu6go se varien por tratados
pdblicos celebrados posteriormente.
Yo no veo dificultad en que aparezcan los limits de la Re.
public demarcados claramente en este Acto Reformatorio, aun-
que, como se ha observado, 61 sea unilateral.
Con ello s6lo hacemos constar nuestros derechos; despubs
veremos c6mo los comprobamos, en virtud de los diversos titu-
los que existen en el archive del Ministerio de Relaciones Exte-
riores.

El Diputado Holguin dijo:

Senior Presidente:
Encuentro una contradicci6n en las palabras de mi hono-
rable colega el Diputado Villegas. El dice, por una parte, que el
articulo propuesto por la Comisi6n equivale a una declaracion
de que la Republica no tiene limits ciertos, puesto que no se


- 84 -






deja constancia de cuales son esos limits. Pero precisamente
la declaraci6n de que los limits o, mejor dicho, las lines divi-
sorias, pueden modificarse en virtud de tratados pfblicos, es la
mas solemne manifestaci6n de que si tenemos limits, y limits
ciertos, pues no puede alterarse aquello que no existe. Si afir-
mamos que tales lines pueden modificarse, estamos afirmando
al propio tiempo que tenemos limits que no pueden alterarse
sino con el consentimiento de la Repiblica.
Pero, por otra parte, mi distinguido colega afirma que con-
viene que quede en la Constituci6n aquella formula antigua,
porque si una vez se dijo, hay que seguir diciendo que esos son
nuestros limits, y que en todo caso debemos dejar constancia
de que creemos que esos son limits de la Repiblica.
Por mi parte, senior Presidente, no puedo aceptar esta teo-
ria. Nosotros no podemos decir que creemos que esos sean nues-
tros limits. Nosotros afirmamos que lo son en realidad, y que lo
son en virtud de titulos que obligan tanto a Colombia como a las
naciones limitrofes. Pero, por lo mismo, para poder sostener la
verdad de nuestro aserto, tenemos que apelar a titulos incontro-
vertibles que no dimanen de nuestra simple voluntad, como es
un articulo constitutional. Y la validez de esos titulos a que ape-
lamos, antes que robustecerse, se debilitan mas bien con decla-
raciones unilaterales que obligan a la Naci6n misma, pero no a
los otros paises.
Asi, pues, es much mis eficaz, much m6s seria la formula
que present la Comisi6n y que el Diputado Olaya Herrera ha
modificado, pero sin alterar el fondo de ella. Mediante esa
formula reafirmamos la confianza que tenemos en nuestros de-
rechos territoriales, y no traspasamos del campo del Derecho
International al terreno de la Constituci6n un asunto que en
todas parties del mundo es ajeno a los preceptos de la Carta
Fundamental.

El Diputado Villegas dijo:

Senior Presidente:
Hallo adn otra observaci6n que hacer al articulo que se
discute.
Los diplomdticos de cualquiera de los paises extranjeros, al
leerlo, podran decir: los limits de Colombia en 1886 eran tales:
en 1909 ya no se fijaron asi, y en 1910 se omitieron por com-
pleto. iQu6 tan poca fe tendran los colombianos en sus limits,
cuando los han borrado de su Carta Fundamental!
Hay, pues, precision de seguir diciendo: tenemos estos li-
mites, conforme a tales y cuales titulos, que han podido ser va-
riados por estos o aquellos tratados. Conviene, pues, dejar cons-
tancia en el proyecto en alguna forma anAloga a la consignada
en el Acto Legislativo nimero 3 de 1909, porque, de otro modo,
repito, pareceria que aun no tenemos limits fijos, o por lo me-
nos que no nos atrevemos a fijarlos, porque afin no estamos se-


- 85 -






guros de cuales sean ellos, y no tenemos fe en los titulos en que
constant.
El Diputado Carreiio dijo:
Sefior Presidente:
Tuve el honor de presentar a la honorable Asamblea Na-
cional un proyecto sobre reforms constitucionales, cuyo primer
articulo, relative a los limits de la Naci6n, es anflogo al que
figure en primer t6rmino en el proyecto del honorable Diputado
Holguin, y es casi igual al que sobre la misma material aparece
en la Constituci6n de 1886. La Comisi6n de Reformas Constitu-
cionales ha propuesto un articulo distinto, modificado acerta-
damente, en mi opinion, por el honorable Diputado Olaya He-
rrera.
Se discute ahora esta modificaci6n, a la cual dard mi voto
afirmativo. El honorable Diputado Villegas acaba de 'hacer una
observaci6n adversa, que si bien no carece de peso, no se fund
en razones suficientes. Advierte el honorable Diputado que, ha-
biendo afirmado nuestros constituyentes desde el principio nues-
tros limits territoriales, no debemos suprimir esa afirmaci6n,
porque nos exponemos a dejar en condici6n dudosa aquellos li-
mites, en atenci6n a que los agentss diplomAticos y negociadores
extranjeros tomarian nota de la omisi6n de nuestros limites,.la
que considerarian como signo de inseguridad de nuestra parte,
para reducir nuestras pretensiones.
En la historic constitutional de este pais podemos sefialar
tres periods: uno en que no se trata de limits, que es el que
se refiere a las Constituciones de 1811 y 1812; otro que comien-
za en 1819, afio en el cual se expidi6 una Ley Fundamental que
con la de 1821 fue como el preludio de la Constituci6n del mis-
mo afio, period que acaba en 1832, 6poca en que se sancion6 la
primera de nuestras Constituciones, despues de la disoluci6n de
la Gran Colombia; y otro period comprendido entire esa Cons-
tituci6n y la de 1886.
La primera ley que habl6 de limits fue la de 1819, y de ahi
en adelante, hasta 1830, se insisti6 en el particular con ligeras
diferencias; pero esa afirmaci6n de nuestros limits no es pro-
piamente traditional, pues, disuelta la Gran Colombia, no era
dado, como no lo fue, continuar fijando en las Cartas posterio-
res la extension territorial de 115,000 leguas cuadradas indicada
en los documents precedentes. Desde 1832 los limits de la Re-
pdblica fueron otros; pero ni en la Constituci6n de 1843, ni en
la de 1853, ni en la de 1858, ni en la de 1863, ni en la de 1886
encontramos una formula o articulo igual que nos sirva como
de principio traditional. Las diferencias que hay entire las dis-
posiciones de limits en esas Constituciones, manifiestan que se
ha progresado en el sentido de buscar mayor precision. Por eso,
el articulo 30 de la Constituci6n de 1886 es el mAs explicit en
material de limits.
Sin embargo, no parece que sea el caso de reproducir tex-
tualmente aquel articulo en las reforms que se discuten, porque


- 86 -







los limits en cuesti6n estAn en parte determinados en distinta
forma.
Los tratados pdblicos y las sentencias o laudos arbitrales,
si bien han tenido en cuenta nuestro principio del uti possidetis
juris o de derecho de 1810, se han apartado en algunos puntos
de ese mismo principio, en lo cual se ha procedido de acuerdo
con el citado articulo 30 de la Constituci6n, que al consagrar el
uti possidetis de derecho, declara que los tratados que se cele-
bren para fijar definitivamente los limits indeterminados, pue-
den separarse del referido principio.
Si aplicamos los terminos del articulo 30 de la Constituci6n
de 1886 al caso que imagine el honorable Diputado doctor Vi-
llegas, deberiamos optar mds bien por la supresi6n de tal dis-
posici6n, pues si la argumentaci6n del honorable Diputado fue-
ra concluyente, el agent diplomitico de una naci6n limitrofe
que hubiera de negociar un tratado de limits con Colombia, po-
dria tomar como una serial de inseguridad o vacilaci6n en nues-
tros derechos territoriales y en el principio que invocamos del
uti possidetis, el articulo 39, que permit apartarse de aquella
regla nuestra traditional, que hemos afirmado, no en la forma
absolute que parece atribuirle el honorable Diputado Villegas,
sino en una forma relative que la subordina a circunstancias
especiales. (A. N9 24. Pigs. 180 a 191).

Junio 14 IV V VI.-Por proposiciones sucesivas de
alteraciones del orden del dia no se tom6 en esta fecha en con-
sideraci6n el proyecto de Acto Reformatorio. (A. N' 17.
Pig. 131).
Agosto 27 VII.-En esta sesi6n el Diputado Villegas
propuso:

"Rev6case la aprobaci6n dada al articulo 10 de las refor-
mas, y reconsid6rese".

Hicieron uso de la palabra el proponents y los Diputados
Holguin y Caro y Carrefio. Este ultimo propuso lo siguiente:

"Susp6ndase lo que se dispute; citese al senior Ministro de
Relaciones Exteriores para continuar la discusi6n en sesi6n se-
creta, y d6se lectura al memorial que ha presentado la Munici-
palidad, relacionado con el asunto de tranvias".
Los Diputados Segovia y Espinosa impugnaron la suspen-
si6n, despubs de lo cual el autor de la proposici6n pidi6 y ob-
tuvo permiso para retirarla. En seguida se aprob6 la revocato-
ria pedida por el Diputado Villegas. Hicieron constar sus votos
negatives los Diputados Salazar M., Holguin y Caro, Quevedo
Alvarez y Torrente. (A. N9 53. Pig. 421).


- 87 -







Agosto 30 VI.-Abierta nuevamente a las dos y cuaren-
ta minutes de la tarde, se constituy6 la Asamblea en sesi6n se-
creta.
Reanudada piblicamente a las cuatro y veinticinco mi-
nutos, se continue el segundo debate del proyecto de "Acto
Legislative reformatorio de la Constituci6n Nacional".
Se puso en discusi6n la modificaci6n del Diputado Ville-
gas al articulo I", concebida asi:

"Son limits de la Repiblica con las naciones vecinas los
siguientes: con la de Venezuela, los fijados por el Laudo arbi-
tral del Rey de Espafia; con la de Costa Rica, los sefialados por
el Lauro arbitral del Presidente de la Repdblica Francesa; con
el Brasil, los determinados por el Tratado celebrado con esa Re-
piblica, en la parte determinada por 61, y en el resto, los que
tenia el Virreinato de la Nueva Granada con las posesiones por-
tuguesas en 1810; con la Repuiblica del Ecuador, provisional-
mente, los fijados en la Ley colombiana de 25 de junio de 1824,
y con el Peri, los adoptados en el Protocolo Mosquera-Pedemon-
te de 11 de agosto de 1830.
"Las lines divisorias de la Republica con las naciones li-
mitrofes s61o podran variarse en virtud de tratados piblicos,
debidamente aprobados por ambas Camaras Legislativas".

El Diputado Lombana Barreneche solicit se votara no-
minalmente. Se aprob6 por veintid6s votos afirmativos contra
trece negatives. Votaron afirmativamente los Diputados Aran-
go Carmelo, Arango Ram6n, Arbeliez, Bonilla, Carbonell,
Carrefio, Constain, Escobar, Espinosa, Garcia Herreros, G6-
mez, Guerrero, Lombana Barreneche, Mesa, Perilla, Rodri-
guez, Rosas, Siiz, Samper, Segovia, Valderrama y Villegas; y
negativamente los Diputados Del Corral, Dulcey, Garcia G.,
Holguin y Caro, Llorente, Olarte, Perez, Pinz6n, Quevedo
Alvarez, Restrepo Sienz, Salazar M., Torrente y Vengoechea.
Al adoptarse, el senior Ministro de Relaciones Exteriores
propuso la siguiente submodificaci6n, que fue aprobada y adop-
tada, quedando asi en el Acto Legislativo niumero 3 como

ARTICULO 19

Son limits de la Repziblica con las naciones vecinas los
siguientes:
Con la de Venezuela, los fijados por el Laudo arbitral del
Rey de Espaia; con la de Costa Rica, los seifalados por el Laudo
arbitral del Presidente de la Repiblica Francesa; con el Brasil,


- 88 -







los determinados por el Tratado celebrado con esa Repiblica,
en la parte delimitada por il, y, en el resto, los que tenia el
Virreinato de la Nueva Granada con las posesiones portugue-
sas en 1810; con la Repfblica del Ecuador, provisionalmente,
los fijados en la Ley colombiana de 25 de junio de 1824, y con
el Perzi, los adoptados en el Protocolo Mosquera-Pedemonte, en
desarrollo del Tratado de 22 de septiembre de 1829.
Las lines divisorias de la Reptiblica con las naciones limi-
trofes sdlo podrdn variarse en virtud de Tratados pziblicos,
debidamente aprobados por ambas Cdmaras Legislativas.
(A. N9 54. Pig. 427).


Junio 14 IV V.-El Diputado Carrefio propuso, y fue
aprobado, lo siguiente:
"Alterese el orden del dia y d6se segundo debate al proyecto
de ley 'sobre Gendarmeria Nacional'."
El Diputado Lombana Barreneche manifesto que habia
votado negativamente, porque en el dia anterior se habia apro-
bado, por una gran mayoria, una proposici6n en virtud de la
cual se destinaban las tres primeras horas de las sesiones a !a
discusi6n de las Reformas Constitucionales.
El Diputado Salazar M. dijo que habia votado negativa-
mente, porque no se habia revocado previamente la proposi-
ci6n aprobada el dia anterior.
Continue el segundo debate del proyecto de ley "sobre
Gendarmeria Nacional". (A. N9 17. Pig. 131).

Juni.o 15 IV.-Continu6 el segundo debate del proyecto
de "Acto Legislativo reformatorio de la Constituci6n Na-
cional".
El articulo 29 de la Comisi6n esti concebido en estos ter-
minos:
"El territorio national se dividird en Departamentos, y es-
tos en Municipios o Distritos Municipales.
"La creaci6n o supresi6n de Departamentos debera ser de-
cretada por una ley, aprobada en tercer debate por los dos ter-
cios de los votos de cada CAmara.
"PodrA la ley tambi6n crear o suprimir Intendencias en las
parties poco pobladas, o agregarlas a los Departamentos vecinos".

1 En el acta dice por, pero en las ediciones oficiales publicadas en cuadernos, dice
con. Tambien dice el acta: "y en el resto"; en los cuadernos le falta la preposici6n.


- 89 -







Al ponerse en discusi6n, el Diputado Bonilla propuso:

"Suspendase la discusi6n de este articulo hasta que la Co-
misi6n de Divisi6n Territorial rinda el informed correspondiente".

Hicieron uso de la palabra los Diputados Bonilla, Holguin
y Caro, Rodriguez, Mesa y Perez.

El Diputado Rodriguez propuso lo siguiente, que explic6:

"Suspendase la discusi6n de este articulo hasta que la Co-
misi6n de Divisi6n Territorial present su informed sobre los
proyectos de ley por los cuales se crean nuevos Departamentos".

Fue impugnada por el Diputado Salazar M., y la Presi-
dencia la declar6 inadmisible.
En seguida se neg6 lo propuesto por el Diputado Bonilla.
Continue, en consecuencia, la discusi6n del articulo se-
gundo.
Hicieron uso de la palabra los Diputados Pinz6n, Holguin
y Caro y Salazar.
Como se encontrase en el recinto el senior Ministro de Ha-
cienda, el Diputado Mesa propuso y explic6 lo que sigue:

"Suspendase lo que se discute y continue el debate sobre el
proyecto de ley 'por la cual se concede una facultad a la Junta
de Conversion'."

Se aprob6, despues de ser impugnada por el Diputado
Espinosa.
En tal virtud, continue el segundo debate del proyecto
citado. (A. N 17. Pig. 132).
Los discursos pronunciados en esta sesi6n son los que si-
guen:

El Diputado Bonilla dijo:
Senior Presidente:
Me he permitido pedir la suspension de este articulo, muy
important, hasta tanto venga aqui el proyecto redactado por la
Comisi6n de Divisi6n Territorial. Esta comisi6n esti estudiando
las peticiones que han enviado de los diferentes puntos de la
Repfiblica, para la creaci6n de nuevos Departamentos. Ella ha
debido estudiar estos documents perfectamente, y es precise
aguardar su dictamen para resolver en concordancia con el ar-
ticulo del proyecto que actualmente esta en discusi6n.


- 90 -







El Diputado Holguin dijo:
Senior Presidente:
No s6, senior Presidente, y es punto que me atrevo a some-
ter a la consideraci6n del Diputado Bonilla, si hay relaci6n for-
zosa entire los informes de la Comisi6n de Divisi6n Territorial y
el punto abstract de Derecho Constitucional que se trata en este
articulo. La Comisi6n informari si conviene o no la creaci6n de
nuevos Departamentos, mientras que el proyecto de lo que trata
es de la regla general para la formaci6n o supresi6n de Depar-
tamentos.
No creo que la Comisi6n vaya a ocuparse en asuntos doc-
trinarios, pues ella debe limitarse a indicar cuAles son, confor-
me a las reglas actuales, los Departamentos que han de crearse
o suprimirse.

El Diputado Rodriguez dijo:
Sefior Presidente:
En material de division territorial administrative se pre-
sentan dos fases diferentes: o se hace en la Constituci6n, o se
deja a la ley. Lo primero lo estableci6 la Constituci6n de 1886;
lo segundo lo hizo una reform constitutional del Quinquenio.
Lo que dispuso la Constituci6n de 1886 obedeci6, no a un pro-
cedimiento cientifico, sino a una contemporizaci6n con el regio-
nalismo imperante entonces, por obra de la federaci6n.
Indudablemente que la division administrative no corres-
ponde a la Constituci6n en el regimen central, porque esto im-
plica el reconocimiento de la autonomia seccional, que no armo-
niza con la soberania national. Concuerda mejor con el centra-
lismo que tal division la haga la ley.
Este pensamiento no fue concebido por la Asamblea Nacio-
nal de 1905, sino que lo habia sido much antes por el Presi-
dente doctor Carlos Holguin, quien present la reform respec-
tiva a la Constituci6n en la Legislatura de 1888; y si no fue
aprobada en 1890, como lo habia sido en la de 1888, se debi6
principalmente a que no se consider oportuna.
La reform de la dictadura sobre este punto, si bien no fue
idea propia y mejor6 la Constituci6n, ha presentado una gran
facilidad para la multiplicaci6n de los Departamentos, porque
las exigencias de las aspiraciones seccionales encuentran acogi-
da en el legislator, principalmente por la influencia de las dipu-
taciones interesadas en la creaci6n de nuevos Departamentos.
Y la multiplicaci6n de 6stos tiene graves inconvenientes; uno de
ellos el aumento de los cargos piblicos sobre los ciudadanos, y
otro la menor capacidad de esas entidades para su desarrollo.
No trae esto la consecuencia de volver a lo que dispuso la
Constituci6n, porque esto, ademis de no ser cientifico, adolece
de series inconvenientes, no siendo el menor de ellos el hacer
muy dificil la creaci6n de Departamentos en regions donde
sean necesarios y reclamados por sus moradores.


- 91 -







Pero entire los dos medios indicados hay uno que remediL
los inconvenientes de uno y otro, y es el de dejar a la ley la di-
visi6n administrative, sometida a determinadas condiciones
prefijadas en la Constituci6n, o en una ley preexistente a la que
haga o modifique la division, como la de ser solicitado un nuevo
Departamento por la mayoria de los Municipios y tener ciert;
ndmero de habitantes y cierta cantidad de renta, es decir, ele-
mentos indicativos de que puede proveer a su existencia y me-
joramiento.
Por una parte consider mejor disponer en la Constituci6n
que para crear nuevos Departamentos se Ilenen los requisito3
que exija una ley preexistente, porque asi sera menos dificil la
creaci6n de los que resulten necesarios o convenientes, sin que-
dar tampoco a discreci6n del legislator su creaci6n, que da lu-
gar a la multiplicaci6n perjudicial de las secciones.
MAs o menos esto que he sostenido, vengo sosteni6ndolo
desde que en 1888 present el Gobierno el proyecto de reform
constitutional sobre esta material al Congreso de ese afio, al cual
tuve el honor de pertenecer, y en el cual ampli6 la idea del Go-
bierno, que no era sino para que la ley pudiera subdividir los
Departamentos, no obstante que no vote la reform, por creerla
premature entonces.
Si la honorable Asamblea aceptara la moci6n que hago,
obraria en consonancia con los principios cientificos que deben
informar el regimen central, y pondria bases fdciles y a la vez
prudentes, para el ejercicio de la administraci6n principal del
pais.
El Diputado Salazar dijo:
Senior Presidente:
El empefo que se muestra en este debate, el afdn de poner
trabas a los futures legisladores y barreras insalvables para la
creaci6n de nuevos Departamentos, todo eso hace career que de
esta discusi6n pende la suerte de la Repdblica; se diria que va-
mos a abrir la puerta a los antiguos Estados Soberanos con sus
Presidentes, con Asambleas que expedian leyes, y con la inde-
pendiente administraci6n de sus rentas y contribuciones.
N6, sefiores: apenas se trata de la division administrative
del territorio, sometido al regimen central de una Repdblica
unitaria, cuyas instituciones no permiten a los Distritos vender
un pedazo de tierra sin el consentimiento de los altos poderes
que resident en Bogota. Bajo este regimen solamente podemos
procurar alg6n amago de autonomia municipal.
No tiene, pues, importancia para la existencia national y la
continuaci6n del regimen, la mera division administrative de
que trata el articulo.
Esas divisions no tienen otro objeto que acercar la acci6n
de una autoridad, que se supone mis imparcial, a los ciudadanos
que miran pasiones lugarefias en las resoluciones de los Alcal-
des, cuando se apartan de las resoluciones de aqu6llas.


- 92 -








Estd, pues, fuera de lugar la argumentaci6n que se gasta
sobre la necesidad de hacer dificil la erecci6n de nuevos Depar-
tamentos.
Tampoco es digna de ser tenida en cuenta, como raz6n, la
molestia que causa en las CAmaras el gran numero de los que
solicitan algo sobre division territorial. Las Municipalidades,
como los ciudadanos, ejercen de ese modo su derecho, el de pe-
tici6n; aqu6llas cumplen un deber: el de tender a las necesida-
des de sus Distritos. Cumplamos nosotros el nuestro: el de no
desoir clamores justos, sin cuidarnos del numero de los que cla-
man. Para eso, principalmente, nos han enviado aqui los pueblos.

El Diputado Salazar dijo:

Senor Presidente:
Aunque siempre acertado en sus discursos el honorable
Diputado Holguin y Caro, y con gran caudal de arguments
convincentes, en esta ocasi6n me da lugar a algunos reparos.
Estimo necesario suprimir de este articulo la condici6n exi-
gida de que haya de contar con las dos terceras parties de los
votos de ambas Camaras la ley que disponga la creaci6n de
nuevos Departamentos, porque de esa manera se imposibilita o
se hace muy dificil lo que hemos querido facilitar.
Si, como bien dice el honorable Diputado, lo que ha de re-
querirse para la creaci6n de un Departamento es homogeneidad
de costumbres, territorio continue, faciles vias de comunicaci6n,
siquiera una poblaci6n important que re6na condiciones de ca-
pital, y rentas suficientes para tender a sus necesidades, pa-
rece superfluo exigir tambien como requisite la buena voluntad
de un ndmero de votantes en las CAmaras, superior al que de
ordinario se pide para la expedici6n de cualquiera ley.
Las leyes que se expiden en circunstancias semejantes, mas
dependen de la voluntad de la minoria que de la mayoria; y 6sta
es la que de'e imperar en todo Cuerpo Legislativo, mejor, en
todo Cuerpo calegiado.
En cuanto a la confabulaci6n de varias diputaciones para la
formaci6n de nuevos Departamentos, no es un mal si 6stos tie-
nen las condiciones exigidas; esas confabulaciones constituyen
un acuerdo en las individualidades, que es lo que se busca en las
CAmaras para adoptar una resoluci6n; lo que importa es que
esas cosas se hagan dentro del terreno legal. De la confabulaci6n
de las Diputaciones de Antioquia, el Cauca y la Costa naci6 be-
Ila la confederaci6n de los Estados, por la cual muchisimos sus-
piramos aun.

Junio 16 IV.-Al continuar la discusi6n, en segundo
debate, del proyecto de Acto Legislativo Reformatorio de la
Constituci6n Nacional, el Diputado Villegas fij6 la siguiente
moci6n, que fue aprobada:


- 93 -








"Alt6rese el orden del dia y consid6rese el proyecto de ley
por la cual se concede una autorizaci6n a la Junta de Conver-
si6n".
(A. N 17. Pag. 133).

Junio 17 III.-Continu6 el segundo debate del proyecto
de Acto Legislativo "Reformatorio de la Constituci6n Na-
cional".
El articulo 2', modificado por la Comisi6n, se aprob6. Al
adoptarse, el Diputado Lombana Barreneche submodific6 en
los terminos siguientes:

"La ley establecera los requisitos y formalidades necesarios
para la supresi6n o creaci6n de nuevos Departamentos. Es base
de la existencia o creaci6n de 6stos, que tengan una poblaci6n
no menor de ciento cincuenta mil habitantes. Corresponde a la
Corte Suprema de Justicia decretar la supresi6n o creaci6n de
Departamentos respect de los cuales se hayan llenado los re-
quisitos que exija la ley. La Corte decidird, en cada caso, a pe-
tici6n de los Concejos Municipales interesados en la supresi6n
o creaci6n del Departamento, en vista de las pruebas que se ha-
yan presentado, y con audiencia del Procurador General".

Fue sustentada por su autor y por el Diputado Mesa, e
impugnada por el Diputado Salazar M. Fue negada.
Acto seguido el Diputado Pinz6n fij6 la siguiente sub-
modificaci6n, que se neg6, despu6s de haber hecho uso de la
palabra su autor, y los Diputados Holguin y Caro y Garcia
Herreros:

"La ley puede decretar la formaci6n de nuevos Departa-
mentos desmembrando los existentes, siempre que el nuevo ten-
ga por lo menos ciento cincuenta mil almas, y que aquel o aque-
llos de que fuere segregado quede o queden con una poblaci6n
de ciento cincuenta mil habitantes, por lo menos. La ley sobre
creaci6n de un nuevo Departamento deberA ser aprobada en
tercer debate, por los dos tercios de los votos de cada Camara".
(A. N 18. P. 137).

Discurso del Diputado Lombana Barreneche, pronuncia-
do en esta sesi6n:

Sefior Presidente:
Se dijo en una de las sesiones pasadas, cuando se trat6 del
proyecto presentado por la Comisi6n de Reformas Constitucio-
nales, que no habia raz6n para consignar en la Constituci6n los
requisitos necesarios para la creaci6n de nuevos Departamen-
tos, y se agreg6 que si aquello se dejaba a la ley, entonces en to-


- 94 -








das las Legislaturas se crearian o se eliminarian muchos De-
partamentos, y que para evitar eso se habia introducido la mo-
dificaci6n del honorable Diputado Holguin y Caro, en el sen-
tido de que la ley relative a la creaci6n de nuevos Departamen-
tos debia ser aprobada por las dos terceras parties de los votos
en ambas Camaras. Esta 1ltima condici6n fue rebatida por el
Diputado Salazar, tambi6n miembro de la Comisi6n de Refor-
mas Constitucionales, porque evidentemente una mayoria de
esta naturaleza en ambas CAmaras no se conseguira en ning6n
caso. Soy adverse a estas disposiciones, porque con ellas se hace
impossible e inftil la reform; sin embargo, no se puede dejar a
la ley la creaci6n de nuevos Departamentos, si es que esa ley ha
de aplicarla el Cuerpo Legislativo, porque, como muy bien dice
el Diputado Salazar, una ley se reform por otra ley, y esto da-
ria lugar a establecer entire los Diputados una especie de canje
para la creaci6n de los Departamentos que cada cual quisiese.
Por esta raz6n he hecho la modificaci6n que se discute, en
la cual se fija como base para la creaci6n de nuevos Departa-
mentos una poblaci6n no menor de ciento cincuenta mil habitan-
tes. Esta no es una cifra caprichosa, porque en cuanto a lo local,
van sobre los habitantes los gastos del Departamento: un Go-
bernador, su Secretario, Asamblea, etc., etc., y porque, segin la
reform constitutional, el Departamento debe mandar al Se-
nado tres Senadores. Son los hombres, maquinas productoras de
riquezas, los que deben suministrar lo necesario para el soste-
nimiento de los gastos. Si del ndmero fijado en esta modifica-
ci6n descontamos los baldados, las mujeres, los ancianos y los
niios, apenas quedarAn quince mil hombres, que seran los que
vienen a sostener el regimen administrative. Todo Departa-
mento debe mandar al Congreso por lo menos tres Represen-
tantes, y poniendo por base de poblaci6n un nimero menor del
que yo he fijado, podria suceder que el Senado fuera mas nu-
meroso que la CAmara de Representantes. Ahora, por lo que ha-
ce a que la Corte sea quien debe decretar la creaci6n de los De-
partamentos, la cuesti6n es perfectamente clara: nosotros de-
bemos expedir una ley general sobre la material, y como alguna
entidad permanent y respectable debe aplicarla, esa no puede
ser otra que la Corte Suprema. No puede ser el Poder Ejecu-
tivo, porque esto daria lugar a muchas intrigas political, que
algunas veces harian desvirtuar por complacencia las disposi-
ciones legales, o le crearia enemistades al Poder Ejecutivo; y no
podria ser el Cuerpo Legislativo, porque 6ste reform la ley, si
asi le conviene. La Corte es, pues, la entidad llamada a aplicar
la ley, porque ella no tendra contemporizaciones de ninguna es-
pecie, y estudiarA imparcialmente si se puede o no acceder a las
solicitudes que se hagan para la creaci6n de los nuevos Depar-
tamentos.
Someto, pues, a la Asamblea la modificaci6n que he tenido
el honor de proponer, para que, teniendo en cuenta las observa-
ciones que he hecho, se sirva aprobarla, si lo estima convenient.


- 95 -








Hablaron en seguida los Diputados Villegas y Salazar, y
el Diputado Lombana Barreneche agreg6:
Senior Presidente:
El Diputado Salazar ha imaginado que con la modificacioi,
que he introducido a este proyecto pretend decir la filtima pa-
labra.
Sabido es que en todo organismo hay movimientos de inte.
graci6n y de desintegraci6n, y que nadie puede oponerse a las
corrientes de la opinion. Hoy la corriente es de desintegraci6n;
oponerse a ella, no seria cuerdo; encauzarla, es de hombres pre-
visores. Mi pensamiento no es que se hagan o dejen de hacerse
tales o cuaies Departamentos; lo que quiero es que su creaci6n
se ajuste a disposiciones preexistentes, y que no este sometida
al arbitrio de nadie. Las razones en favor de mi tesis no las ha
rebatido el Diputado Salazar, y no las repito, por no cansar.
Si he dicho que sea la Corte Suprema la que debe decretar
la creaci6n de nuevos Departamentos, en virtud de los expedien-
tes que se le presented, es por las razones que expuse cuando
habl6 la primera vez. No creo que esto le recargue el trabajo, ni
le quite su serenidad. Una o dos solicitudes por afio no serdn
una labor extra, de que tuviera derecho a quejarse esa honora-
ble corporaci6n. No podia decir que fuera el Consejo de Estado
quien tuviera a su cargo la resoluci6n de la cuesti6n, porque esa
entidad no existe hoy; ni la Comisi6n Legislativa, con la cual se
trata de sustituirlo, porque su conservaci6n se discute en la ac-
tualidad; el mismo Congreso no puede imponer trabas que esta
en sus facultades hacer desaparecer cuando le plaza. Decir que
seria declararse infalible esta corporaci6n, porque consignara
en la Reforma Constitucional tal o cual restricci6n, es sencilla-
mente aseverar algo sin fundamento; y que sea yo quien quiera
imponer tal infalibilidad, yo que s6 que la humanidad progress
pasando de un error a otro error, rectificando teorias, etc., es
algo que no puede creerse, ni siquiera pensarse; tal vez esa apre-
ciaci6n sea un recurso parlamentario, y no efecto de un juicio
sereno.
Todas las cuestiones que se rozan con intereses personales.
como la en que me ocupo, las de pensions, recompensas, etc.,
deten resolverse por disposiciones generals, que se discuten
sin preocupaci6n de herir determinados intereses, y no por leyes
especiales, que hacen perder much tiempo y que ponen en pug-
na directamente las personas. Toda cuesti6n de esta clase se
personifica, y, por consiguiente, se discute apenas y se vota mal;
y la erogaci6n que ella cause va a pesar, ora sobre el pueblo que
debe pagar la contribuci6n, ora sobre el Tesoro Nacional, que
debe server la pension o entregar la recompensa. Leyes genera-
les son las que debemos expedir. (A. NO 30. Pags. 237 y 238).
Jznlio 18 IV V.-Continu6 el segundo debate del pro-
yecto de Acto Legislativo "reformatorio de la Constituci6n
Nacional".


- 96 -








En discusi6n para adoptarse el articulo 2", modificado por
la Comisi6n, el Diputado Bonilla propuso y explic6 lo siguien-
te, que se neg6:

"Susp6ndase la adopci6n de este articulo hasta el dia 23 del
present mes, para conocer la opinion de la Comisi6n de Divi-
si6n Territorial".

Tomaron parte en la discusi6n los Diputados Rosas, Sa-
lazar M. y Holguin y Caro.
La submodificaci6n siguiente fue suscrita por el Diputado
Rodriguez:

"El territorio national se dividird en los Departamentos e
Intendencias que determine la ley.
"Para la creaci6n o supresi6n de Departamentos se Ilena-
ran las condiciones que establezca una ley preexistente.
"Pardgrafo. La ley podra agregar Municipios de un De-
partamento, o suprimir Intendencias, y agregar unos u otras a
un Departamento limitrofe".

Hicieron uso de la palabra los Diputados Holguin y Ca-
ro, Perez y Rodriguez.
A petici6n del Diputado Bonilla se vot6 por parties. Se-
iial6 como primer hasta donde dice:

"... que determine la ley", y como segunda el resto. La pri-
mera se neg6 y la segunda la declar6 la Presidencia virtualmen-
te negada.

El Diputado Perez fij6 la submodificaci6n que se inserta
en seguida:

"El territorio national se dividira en Departamentos, y 6s-
tos en Municipios o Distritos Municipales.
"La ley podri crear y suprimir Departamentos. Para la
creaci6n se tendra en cuenta que ning6n Departamento podra
tener menos de ciento veinte mil habitantes ni presupuesto efec-
tivo de rentas cuya cuantia sea menor de ciento cincuenta mil
pesos oro anuales, y que la creaci6n sea solicitada por las tres
cuartas parties de los miembros de los Concejos Municipales de
la comarca respective. Para la supresi6n bastara una ley expe-
dida en la forma ordinaria, siempre que durante el debate se
compruebe que la entidad que va a suprimirse no reine alguna
de las condiciones requeridas.
"Podra la ley tambien crear o suprimir Intendencias en las
parties poco pobladas, o agregarlas a los Departamentos ve-
cinos".


Acto Legislativo, 1910--7


- 97 -








Antes de ponerse en discusi6n, el Diputado Holguin y
Caro solicit, de acuerdo con el articulo 196 del Reglamento,
que fue leido, se preguntara a la Asamblea si se declaraba su-
ficientemente instruida. Hecha la pregunta por el senior Pre-
sidente, la Asamblea la contest afirmativamente.

"Articulo 196. Cuando, discutido en mis de dos sesiones un
articulo, proposici6n o proyecto legislative, se consider, a jui-
cio de la CAmara, que se trata de prolongar indefinidamente el
debate, el Presidente consultara a la corporaci6n, a pedimento
de cualquier Representante, sobre si se tiene por suficientemente
instruida; y si la CAmara resuelve afirmativamente esta cues-
ti6n, se procedera a votar el articulo, proposici6n o proyecto,
sin mAs discusi6n. De la misma manera se decidirAn las nuevas
proposiciones o articulos que se introduzcan en reemplazo de los
primitives, si 6stos no han sido aprobados".

La Presidencia resolvi6 que, en virtud de haber sido pre-
sentada la submodificaci6n del Diputado Perez con anteriori-
dad a la petici6n hecha por el Diputado Holguin y Caro se
procediera a la votaci6n de la citada submodificaci6n, la cual
fue aprobada. Los Diputados Holguin y Caro y Martinez hi-
cieron constar sus votos negatives.
Al adoptarse la modificaci6n del Diputado P6rez, el Dipu-
tado Salazar M. propuso una submodificaci6n, consistent en
fijar en cien mil el nimero de habitantes, en vez de ciento vein-
te mil. Esta submodificaci6n fue negada, lo mismo que las que
a continuaci6n se transcriben, suscritas por los Diputados Cons-
tain y Salazar M., respectivamente:

"18 El territorio national se dividira en Departamentos, y
6stos en Municipios o Distritos Municipales.
La ley podrA crear y suprimir Departamentos. Para la crea-
ci6n se tendrA en cuenta que ning6n Departamento podrA te-
ner menos de cien mil habitantes, ni presupuesto efectivo de
rentas cuya cuantia sea menor de cien mil pesos oro anuales, y
que la creaci6n sea solicitada por las tres cuartas parties de los
miembros de los Concejos Municipales de la comarca respec-
tiva. Para la supresi6n bastarA una ley expedida en la forma
ordinaria, siempre que durante el debate se compruebe que la
entidad que va a suprimirse no reidne las condiciones expresadas.
Podra la ley tambien crear o suprimir Intendencias en las
parties poco pobladas, o agregarlas a los Departamentos ve-
cinos.
24 El territorio de la Repfiblica se dividira en los Depar-
tamentos que existen actualmente, a los cuales se agregaran los


- 98 -







de Barranquilla, compuesto de las Provincias de Barranquilla y
Sabanalarga, y Cieuta, compuesto de las Provincias de Cicuta,
Pamplona y Ocafia; los Departamentos se dividirAn en Distritos
o Municipios.
La ley podrd crear y suprimir Departamentos. Para la
creaci6n se tendrd en cuenta que ning6n Departamento podra
tener menos de ciento veinte mil habitantes, ni presupuesto
efectivo de rentas cuya cuantia sea menor de ciento cincuenta
mil pesos oro anuales, y que la creaci6n sea solicitada por las
tres cuartas parties de los miembros de los Concejos Municipa-
les de la comarca respective. Para la supresi6n bastard una ley
expedida en la forma ordinaria, siempre que durante el debate
se compruebe que la entidad que va a suprimirse no reine las
condiciones expresadas.
PodrA la ley tambien crear o suprimir Intendencias en las
parties poco pobladas, o agregarlas a los Departamentos vecinos".

A petici6n del Diputado Perilla se dio lectura al articulo
196 del Reglamento.
La Presidencia dispuso que el articulo que debia adoptar-
se era el ya aprobado, propuesto por la Comisi6n. El Diputado
Espinosa apel6 de la resoluci6n presidential, la cual no result
confirmada por la Asamblea.
Al adoptarse la modificaci6n propuesta por el Diputado
Perez, el Diputado Bonilla submodific6 asi:

"La creaci6n de Departamentos debera ser solicitada por
las tres cuartas parties de los Concejos Municipales de la comar-
ca que ha de former el nuevo Departamento, y siempre que llene
estas condiciones:
1a Que el nuevo Departamento tenga por lo menos ciento
cincuenta mil habitantes;
2a Que aquel o aquellos de que fuere segregado,. quede cada
uno con una poblaci6n de ciento cincuenta mil habitantes, por
lo menos;
3a Que el presupuesto efectivo annual de rentas, tanto del
nuevo Departamento, como de aquel o aquellos de que fuere se-
gregado, no baje de ciento cincuenta mil pesos oro anuales;
4a Que la creaci6n sea decretada por una ley aprobada en
ambas CAmaras, en tercer debate, por los dos tercios de los votos;
Pardgrafo. Podra tambi6n la ley decretar la supresi6n de
Departamentos, siempre que esa ley sea aprobada en tercer de-
bate por los dos tercios de los votos de ambas CAmaras".

El Diputado Salazar M. solicit la lectura del articulo
215 del Reglamento, y los Diputados Rosas y Samper, respec-
tivamente, el 223 y el 230 del mismo.


- 99 -








"Articulo 215. Ninguna modificaci6n aditiva o sustitutiva
sera admitida:
10 Cuando en el fondo reemplazare o excluyere absoluta-
mente la proposici6n en discusi6n;
20 Cuando introdujere razones o expresi6n de motives en
la parte dispositiva del proyecto, para cuyo preAmbulo deberan
reservarse; y
30 Cuando no exprese cosas que ella misma suponga, como
cantidades o cuotas en blanco, las cuales deberan expresarse.
Articulo 223. Propuesta una modificaci6n, ninguna otra
sera admitida mientras la CAmara no hubiere dispuesto de la
primera. El que pretendiere proponer otra, podra combatir la
que estuviere en discusi6n, manifestando que tiene otra mejor
que proponer, e indicando cual.
Articulo 230. Aprobada una modificaci6n, se tendra por re-
chazado el articulo primitive, y el Presidente la sometera de
nuevo a discusi6n, como articulo primitive sujeto a ser modifi-
cado. Si ninguna submodificaci6n se propusiere, o si las pro-
puestas fueren improbadas, el Presidente, cuando ya nadie to-
mare la palabra, anunciara que la modificaci6n aprobada va a
adoptarse, y si nadie la submodificare, la declararA adoptada,
con esta formula:
Queda adoptada".

La submodificaci6n propuesta por el Diputado Bonilla re-
sult6 negada.
A las cinco menos quince minutes de la tarde, a petici6n
del Diputado Villegas, se constituy6 la Asamblea en sesi6n se-
creta.
Jinio 20 III.--Continui6 el segundo debate del proyecto
de Acto Legislative "reformatorio de la Constituci6n Na-
cional".
Al adoptarse la submodificaci6n propuesta por el Dipu-
tado P6rez, el Diputado Espinosa submodific6 en la forma si-
guiente:

"El territorio national se dividirA en Departamentos, y 6s-
tos en Municipios o Distritos Municipales.
La ley podra crear o suprimir Departamentos. Para la crea-
ci6n se tendrd en cuenta que ningfin Departamento podra tener
menos de ciento veinte mil habitantes, ni presupuesto efectivo
de rentas cuya cuantia sea menor de ciento cincuenta mil pesos
oro anuales, y que la creaci6n sea solicitada por las tres cuartas
parties de los miembros de los Concejos Municipales de la co-
marca respective, y que el Departamento del cual se segrega la
nueva entidad quede tambien con no menos de ciento veinte mil
habitantes y ciento cincuenta mil pesos oro de renta annual. Para
la supresi6n bastard una ley expedida en la forma ordinaria,


- 100 -







siempre que durante el debate se compruebe que la entidad que
va a suprimirse no refine alguna de las condiciones requeridas.
Podra tambien la ley crear o suprimir Intendencias en las
parties poco pobladas, o agregarlas a los Departamentos vecinos".

Esta submodificaci6n fue negada.
Acto seguido el Diputado PNrez propuso la siguiente:

"El territorio national se dividira en Departamentos, y 6s-
tos en Municipios o Distritos Municipales.
La ley puede crear y suprimir Departamentos. Para la crea-
ci6n se tendra en cuenta que ningdn Departamento podrd tener
menos de ciento veinte mil habitantes ni presupuesto efecttivo de
rentas cuya cuantia sea menor de ciento cincuenta mil pesos oro
anuales, y que la creaci6n sea solicitada por las tres cuartas par-
tes de los miembros de los Concejos Municipales de la comarca
respective. Para la supresi6n de cualquier Departamento, que
se cree en posterioridad al present Acto Legislativo, bastara
una ley aprobada en la forma ordinaria, siempre que durante el
debate se compruebe que la entidad que va a suprimirse carece
de alguna de las condiciones expresadas.
Podri tambi6n la ley crear o suprimir Intendencias en las
parties poco pobladas, o agregarlas a los Departamentos vecinos".

A petici6n del Diputado Bonilla se vot6 por parties, re-
sultando todas ellas aprobadas. Al ser adoptada, el Diputado
Rodriguez submodific6 en los terminos que siguen, en los cua-
les qued6 aprobada y adoptada:

"El territorio national se dividira en Departamentos, y es-
tos en Municipios o Distritos Municipales.
"La ley podrd crear y suprimir Departamentos. Para la
creaci6n se tendra en cuenta que ning6n Departamento podra
tener menos de ciento veinte mil habitantes ni presupuesto efec-
tivo de rentas cuya cuantia sea menor de ciento cincuenta mil
pesos oro anuales, y que la creaci6n sea solicitada por las tres
cuartas parties de los miembros de los Concejos Municipales de
la comarca respective. Para la supresi6n de cualquier Departa-
mento que se cree en posterioridad al present Acto Legislati-
vo, bastara una ley aprobada en la forma ordinaria, siempre
que durante el debate se compruebe que la entidad que va a su-
primirse carece de alguna de las condiciones expresadas.
La ley podra segregar Municipios de un Departamento, o
suprimir Intendencias y agregar unos u otras a otro limitrofe".
(A. N 20. PAgs. 153 y 154).

Agosto 30 XI.-Acto continue se puso en discusi6n, pa-
ra adoptarse, el articulo final, ya aprobado; el Diputado Ca-
rrefio sent lu6go la siguiente moci6n, que explic6, y fue apro-


- 101 -







bada, despues de ser impugnada por el Diputado Holguin y
Caro:
"Suspendase lo que se discute y reconsid6rese el articulo 29
de las reformss.

En consecuencia, se puso en discusi6n el articulo 2. Los
Diputados Carreiio, Quevedo Alvarez y Arango Ram6n sus-
cribieron esta modificaci6n:
"La ley puede decretar la. formaci6n de nuevos Departa-
mentos, desmembrando los existentes, cuando haya sido solici-
tada por las tres cuartas parties de los Concejos Municipales de
la comarca que ha de former el nuevo Departamento, y siempre
que se Ilenen estas condiciones:
1a Que el nuevo Departamento tenga por lo menos doscien-
tos cincuenta mil habitantes y $ 250,000 de renta annual;
2a Que aquel o aquellos de que fuere segregado quede cada
uno con una poblaci6n de doscientos cincuenta mil habitantes,
por lo menos, y con una renta annual no menor de $ 250,000; y
38 Que la creaci6n sea decretada por una ley aprobada por
dos Legislaturas anuales sucesivas.
Para la supresi6n de cualquier Departamento que se cree
con posterioridad al present Acto Legislativo bastard una ley
aprobada en la forma ordinaria, siempre que durante el debate
se compruebe que la entidad que va a suprimirse carece de al-
guna de las condiciones expresadas.
La ley podrA segregar Municipios de un Departamento, o
suprimir Intendencias, y agregar unos u otras a otro limitrofe".

En seguida el Diputado Holguin y Caro sent6 la moci6n
siguiente, que fue negada:
"Susp6ndase la consideraci6n de este asunto mientras se
estudian los informes relatives a la solicitud del Concejo Muni-
cipal de Bogota". (A. N9 54. P. 428).

Agosto 31 V.-Reanudad a las doce y cuarenta y cin-
co minutes de la tarde, continue el segundo debate del pro-
yecto de "Acto Legislativo reformatorio de la Constituci6n
Nacional".
En discusi6n la modificaci6n propuesta el dia anterior al
articulo 2 de la Comisi6n, hicieron uso de la palabra los Dipu-
tados Carrefio, Holguin y Caro, Arbeliez y Arango Ram6n.
A petici6n del Diputado Torrente se vot6 nominalmente
la modificaci6n, la cual fue aprobada por veintitres votos afir-
mativos contra ocho negatives. Votaron afirmativamente los
Diputados Arango Ram6n, Arbeliez, Bonilla, Carrefio, Cons-
tain, Del Corral, Dulcey, Espinosa, G6mez, Guerrero, Lom-


- 102 -




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs