• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Dos conceptos
 Dedication
 Introduction
 En busca del estrecho
 El primer proyecto de canal y las...
 Inglaterra, rival de España
 Proyectos practicos
 Los Estados Unidos e Inglaterr...
 El istmo de Panama
 La proteccion del istmo
 Esfuerzos de Colombia por la via...
 La compañia francesa del canal
 Las dos rutas rivales: Nicaragua...
 El tratado Hay-Herran
 La separacion de Panama
 Los reclamos de Colombia
 Amigos y detractores de Colomb...
 Los arreglos con Colombia
 El nuevo canal inter-oceanico
 Table of Contents
 Bibliography
 Index
 Back Matter






Group Title: Biblioteca de la Universidad del Valle
Title: El Canal de Panamá
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078509/00001
 Material Information
Title: El Canal de Panamá reseña histórico-política de la comunicación inter-oceánica, con especial referencia a la separación de Panamá y a los arreglos entre los estados unidos y colombia
Series Title: Biblioteca de la Universidad del Valle
Physical Description: 266 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Rebolledo, Alvaro, 1891-1946
Publisher: s.n.
Place of Publication: Calí Colombia
Publication Date: 1957
 Subjects
Subject: Panama Canal (Panama)   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Panama
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 252-255.
General Note: Published in 1930 under title Reseña histórico-política de la comunicación inter-oceánica.
General Note: Includes index.
Statement of Responsibility: Alvaro Rebolledo.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078509
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AHY5184
oclc - 02707741
alephbibnum - 001673326

Table of Contents
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Dos conceptos
        Page 7
    Dedication
        Page 8
    Introduction
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    En busca del estrecho
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    El primer proyecto de canal y las ultimas exploraciones en busca del estrecho
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
    Inglaterra, rival de España
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
    Proyectos practicos
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Los Estados Unidos e Inglaterra
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
    El istmo de Panama
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    La proteccion del istmo
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Esfuerzos de Colombia por la via interoceanica
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    La compañia francesa del canal
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
    Las dos rutas rivales: Nicaragua y Panama
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
    El tratado Hay-Herran
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
    La separacion de Panama
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
    Los reclamos de Colombia
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    Amigos y detractores de Colombia
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    Los arreglos con Colombia
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Pages 216-217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
    El nuevo canal inter-oceanico
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
    Table of Contents
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
    Bibliography
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
    Index
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    Back Matter
        Page 267
Full Text










EL CANAL DE PANAMA








ALVARO REBOLLEDO


EL CANAL DE


PANAMA

RESENA HISTORICO-POLITICA DE LA COMUNICACION
INTER-OCEANICA, CON ESPECIAL REFERENCIA A LA
SEPARACION DE PANAMA Y A LOS ARREGLOS ENTIRE
LOS ESTADOS UNIDOS Y COLOMBIA


BIBLIOTECA DE LA UNIVERSIDAD DEL VALLE
CALI COLOMBIA
1957














AMR;CA









Esta obra fu6 publicada en 1930 en la ciudad de San Francisco
de California, cuando su autor -Alvaro Rebolledo, hombre de studio,
escritor distinguido y periodista de alta calidad (Cali, 1891-Nueva
York, 1946)-, ejercia alli las funciones de consul general de la repfi-
blica. La edici6n original apareci6 bajo el solo titulo de RESENA
HISTORICO-POLITICA DE LA COMUNICACION INTER-
OCEANICA, CON ESPECIAL REFERENCIA A LA SEPARACION
DE PANAMA Y A LOS ARREGLOS ENTIRE LOS ESTADOS
UNIDOS Y COLOMBIA.
Sea por la circunstancia de que la edici6n hubiera sido hecha en
el exterior o porque hubiera sido escasa, el libro tuvo en su 6poca,
entire nosotros, difusi6n inferior a su m6rito insigne.
A fin de llevarlo, por su importancia, al conocimiento de las nue-
vas generaciones y en homenaje a quien rindi6 con tan valiosa investi-
gaci6n y exposici6n tan interesante tribute nobilisimo a la patria, la
Universidad del Valle incorpora hoy el libro de Alvaro Rebolledo a su
Biblioteca, con lo cual esta segura de enriquecer 6sta provechosamente
y de ofrecer, ademis, a la juventud colombiana aquilatado memorial
en el que, presentada con perfect justicia, se pone en evidencia la
conduct de la naci6n en uno de los episodios trascendentales de la
historic universal contemporanea.






















DOS CONCEPTS


He leido con el mayor placer su important libro sobre Panamd,
que me parece tan bien pensado como bien escrito, de instructive y amena
lectara; Ileno de datos curiosos y poco conocidos, y may propio, en suma,
para dar una idea just y serena de la actitud de Colombia en todo el
largo y variadisimo process de este magno asanto. La impresi6n que
deja el libro, en su conjunto, es may favorable a Colombia, aun cuando
haya que deplorar errors e imprevisiones, may naturales en an pals nuevo,
agitado por constantes convulsiones, que al fin y a la postre, fueron una
de las causes que mds favorecieron la obra de despojo de que fuimos vIc-
timas. En todo caso, queda comprobado el sincere deseo que anim6 siem-
pre a la naci6n por lograr la apertura del Canal para servicio de todos
los pueblos; y su falta de codicia, pues amn en los moments supremos
se movi6 por razones de orden ideal, no por la aspiraci6n a realizar enormes
ganancias, y menos con la perspective de bajas especulaciones, a que
fueron ajenos, siempre, los negociadores colombianos.


Le aseguro el bxito may lisonjero que merece an trabajo tan inte-
resante, tan bien documentado y escrito en servicio de la verdad y en
defense de la justicia.
l ANTONIO GOMEZ RESTREPO




Sefior Rebolledo's book on the history of the Panama Canal is the
Most judicious and complete and revealing, of which I know. The work
is entirely admirable and of real importance. I hope that the American
public gets to know it, for it is essential that we should have an accurate
Historic consciousness of our national behavior in Panama.
WALDO FRANK




















A MI PADRE
IN MEMORIAL



















INTRODUCTION


Numerosos libros se han escrito sobre la historic del Canal
de Panama, la mayoria de ellos por autores americanos que
en su generalidad pecan de inexactos o parciales al relatar la
important participaci6n de Colombia en este asunto. Consi-
deramos como un deber patri6tico la publicaci6n de este volume
en el que, narrando la historic complete de la comunicaci6n
interoceanica, se rectifiquen los crasos errors que, con detri-
mento del buen nombre de Colombia, se hallan profusamente
esparcidos en las obras aludidas. Este es, pues, un libro de
rectificaci6n hist6rica, no de recriminaciones que resultarian
inoportunas hoy que se han arreglado, a satisfacci6n de las
parties, las diferencias internacionales que suscit6 la separa-
ci6n de Panama.

La historic de la comunicaci6n interoceanica tiene un
sehialado interns human. Baste considerar el hecho de que
nueve naciones concibieron el grandiose proyecto, hoy feliz-
mente realizado, de cortar el istmo americano. Los nombres de
Col6n, Cortes, Carlos V, Felipe II, Paterson, Nelson, Hum-
boldt, Champlain, Goethe, Bolivar, Napole6n III, Lesseps,
Roosevelt, Wilson y muchos otros cklebres que aparecen citados
en esta obra, dan la clave de la importancia hist6rica del tema.









ALVARO REBOLLEDO


Gran parte de los anales de Colombia, tanto de poltfica
domhstica como international, se relacionan con la apertura
de un canal maritime por su territorio. Sus relaciones diplo-
mdticas con los Estados Unidos se han basado, casi exclusiva-
mente, en los intereses interoceanicos y en los hechos que de
este asunto se derivaron.
La separaci6n de Panama es el acontecimiento mas im-
portante de la vida republican de Colombia. Y esta p6gina
de su historic es, quiz6s, la menos conocida en sus detalles,
a6n por los colombianos mismos. D.bese ello, talvez, a lafalta de
un libro, como el present, en que se hallen compilados, de una
manera sucinta y clara, todos los detalles,--dispersos en nu-
merosas obras y tediosos documents oficiales,-referentesa la
violent mutilaci6n del territorio colombiano.
Delicados problems de orden international giran en
torno de la influencia political que los Estados Unidos tratan
de ejercer en la region istmica de America a causa de sus vias
interoce6nicas. Y esta influencia subsistir6 mientras ellas re-
vistan la alta importancia commercial y estrategica de hoy. Sin
embargo, una esperanza brilla en el horizonte del progress
human que seiiala la decadencia de los pasos interoce6nicos
y por consiguiente, el fin del tutelaje que, por estos intereses,
tratan de imponer los Estados Unidos sobre los paises de la
llamada zona del Caribe. Nos referimos a los r6pidos progress
que ha alcanzado recientemente la navegaci6n area. La im-
portancia trascendental de los canales maritimos ha principiado
desde ahora a declinar. Ya hoy los continents no detienen
el paso de las naves modernas, como detuvieron el de los navios
espaioles que buscaban el ilusorio estrecho. Se puede prever
el dia cuando poderosas naves areas, en reemplazo total de los
barcos que hoy lentamente surcan los mares, hiendan, como
exhalaciones, el espacio libre para posarse sobre los canales








EL CANAL DE PANAMA 11

de Suez o de Panamd en donde los viajeros contemplen esas
grandes obras de ingenieria de nuestro tiempo, con la misma
curiosidad con que hoy contemplan y admiran las arcaicas
murallas de Cartagena o los puentes levadizos de los castillos
feudales. Pero los hechos que se relacionaron con estas zanjas,
las ambiciones, las intrigas, los airopellos, los esfuerzos y
sacrificios, conservardn, afn en aquel tiempo, un marcado in-
teres hist6rico, porque, como lo ha dicho Pascal, las invenciones
mechnicas progresan de aino en aio, mientras s6lo permanecen
estacionarias la bondad y la malicia de los hombres.





V





















EN BUSCA DEL ESTRECHO

A fines del siglo XV las ciudades maritimas de Italia,
con Venecia a la cabeza, habian practicamente monopoli-
zado el rico comercio del Oriente. La ventajosa posici6n
geografica que ellas ocupaban respect de las comunicacio-
nes terrestres con el Asia, las habia convertido en centro
distributivo de los products orientales. (*)
Mientras este trafico enriquecia a las ciudades italianas,
las naciones situadas en los confines occidentales de Europa
no tenian la oportunidad de obtener ganancia alguna porque
el precio de las mercaderias, ya muy alto al Ilegar a Italia,
se encarecia adn mas al ser reembarcadas para los lugares
de su destiny. Como consecuencia de estas circunstancias
surgi6 en esas naciones el deseo de obtener, a un costo menor,
los products orientales. Esto sl6o se podia lograr descu-
briendo una ruta maritima para el Asia, bien bordeando el
Africa, o zarpando directamente con rumbo hacia el Oeste.
Inglaterra, Espafia y Portugal, colocadas en esa des-
ventajosa situaci6n geogrifica, es decir, lejos de las grandes
arteries comerciales de entonces, dirigieron, pues, sus mira-
das al AtlAntico fincando la esperanza de encontrar en su

(*) Barcelona era la inica ciudad que rivalizaba con las italianas
en el comercio del Oriente.








ALVARO REBOLLEDO


inexplorada inmensidad una ruta que las capacitase para
usufructuar, en condiciones menos onerosas, del necesario
comercio de los paises asiaticos, cuyas riquezas, por otra
parte, habian sido ponderadas en los libros de Marco Polo
y de otros viajeros de la Edad Media. El deseo de ballar
ese ffcil camino fu6 la clave de las empresas nAuticas que
dichos paises acometieron en el siglo mencionado y el si-
guiente.
Portugal entr6 primero en el afortunado campo de los
descubrimientos nAuticos y vio recompensados los tesoneros
esfuerzos de Don Juan II cuando Diaz, al fin de ese siglo,
dobl6 lo que 61 llam6 el Cabo de las Tempestades, nombre
que el Rey cambi6 por el de La Buena Esperanza, como feliz
augurio de alcanzar los tesoros del Asia.
Antes que Vasco de Gama se aprovechara de este des-
cubrimiento para desplegar las velas de sus naves en los
mares de la India, Espafia entr6 en su gloriosa carrera
enviando a Col6n a trav6s de las aguas ignotas del Atlfn-
tico. El objeto del Gran Almirante era tambi6n descubrir
una ruta maritima hacia el Oriente, zarpando con rumbo
opuesto al de los navegantes portugueses. Creia Bl poder
arribar en sus propias carabelas al Cipango y al Catay, a
los dominios del gran Kan de Tartaria, para quien levaba
un mensaje de los Reyes Cat6licos.
Tres viajes habia hecho ya Col6n al Nuevo Mundo, o,
como 61 suponia, a regions salvajes de la India sin haber
logrado el objeto precise de su ambici6n. En tanto, Vasco
de Gama regresaba al Portugal con los gajes del Oriente,
oscureciendo momentaneamente la gloria del Descubridor y
alarmando a Espafia que veia desvanecer el suefio dorado
de alcanzar para si las codiciadas riquezas.
Venecia tambien se alarm con este descubrimiento que,
rompiendo el equilibrio commercial de entonces, les daria a
los portugueses, con las rutas maritimas descubiertas, el
puesto que ella habia ocupado con respect a las comunica-
ciones terrestres, las cuales, por otra parte, ya no ofrecian
seguridad alguna por hallarse en poder de los turcos y









EL CANAL DE PANAMA


mongoles. En vano los venecianos,para perpetuar a su ciudad
como emporio del comercio asiAtico, propusieron a los egip-
cios la apertura del canal de Suez. El destiny no les tenia
reservada esa gloria, y asi vieron que, irremediablemente,
se iniciaba la decadencia de su gran esplendor y poderio.
El Mediterraneo cedia su puesto al AtlAntico en el dominion
del comercio. Venecia y Espafia presentaban, con el descu-
brimiento de Vasco de Gama, un curioso contrast: la pri-
mera se alarmaba por perder el bien que poseia; la segunda,
por la p6rdida de una esperanza...
Mas Espafia no se desalent6. La hazafia del navegante
portugues estimul6 el deseo de redoblar los esfuerzos para des-
cubrir otra ruta que impidiera al Portugal el dominio com-
pleto del comercio del Oriente. En consecuencia, Col6n
emprendi6 su cuarto y filtimo viaje al Nuevo Mundo con
el objeto especial de buscar el estrecho que, a traves de las
tierras descubiertas, le diera paso para seguir al propio lugar
de su destino. (*) Entre esas tierras (Cuba y el delta del
Orinoco, que l1 creia extremes de dos continents) habia
una extension inexplorada en donde, segin sus observaciones
nAuticas, debia hallarse el estrecho de comunicaci6n. Hacia
alli, pues, enfil6 esta vez las proas de sus navios. No espe-
raba 61 encontrar un continent que, extendiendo su enorme
magnitude casi de polo a polo, le impediria llegar a las tierras
que buscaba. Sin embargo, sus observaciones no estaban
enteramente desprovistas de verdad ya que ellas lo condu-
jeron al istmo de PanamA, en donde, como se sabe, los dos
oc6anos casi juntan sus aguas. "Iba Col6n, dice Irving, en
persecuci6n de una quimera forjada por su brillante ima-
ginaci6n y sagaz juicio. Si sufri6 un desengafio en la espe-
ranza de encontrar un estrecho por el istmo de Dari6n, fu6

(*) "Se fue (Col6n) a Puerto Escondido, y de alli, queriendo
buscar estrecho para pasar de la otra parte de la Equinoccial, como
lo habia dado a entender a los Reyes". L6pez de G6mara, Historia de
las Indias. Antonio de Galvao nos dice que fue el rey quien le orden6
buscar el estrecho: "Tornon Christovam Colom ha quarta ves a este
descobrimento corn quatro navios per mandado del rey dom Fer-
nando a buscar ho estreyto, que dezian cortar a terra a outra banda."








ALVARO REBOLLEDO


porque la naturaleza se habia a si misma desengafado, pues
ella parece haber intentado former uno; pero su intent fu6
vano". (*) Este descubrimiento, que lo habria conducido
a la circunnavegaci6n del globo, iba a dar cima a sus em-
presas nauticas y a consumer el objeto de su existencia.
Esto puede considerarse como la primera nebulosa idea de
la comunicaci6n interoceAnica por el continent americano.
No le corresponde, sin embargo, a Col6n la gloria del des-
cubrimiento del Istmo. Este honor, disputado por Alonso
de Ojeda, pertenece a Rodrigo de Bastidas, "el mejor y mas
noble conquistador de Espafia" quien, en busca tambien
del estrecho, arrib6 alli en 1501. Fu6 Col6n, en cambio, el
descubridor de la desembocadura del rio Chagres que tan
capital importancia ha tenido en la construcci6n del Canal
de Panama. (**)
En tanto, Inglaterra, en donde se seguian con interns
las hazafias de los espafioles y portugueses, decidi6 entrar
en la palestra de los descubrimientos nAuticos. Lo que Por-
tugal habia logrado, y lo que se creia que Espafia eventual-
mente haria podia ser intentado por otros; y como la ruta
por el Cabo de Buena Esperanza era demasido larga para
las naciones septentrionales de Europa, Inglaterra decidi6
equipar una expedici6n al mando deun veneciano, -Juan
Cabot,- quien en busca del Oriente. zarp6 de Bristol Ile-
vando un rumbo mis occidental del que Col6n habia seguido.
Cabot. como Col6n. crey6 que habia descubierto el Asia y

(*) Life of Columbus. Libro XIV, cap. 6. Humboldt describe:
"Estrab6n parece inclinado a career que el mar romperS algdn dia
el istmo de Suez. Catistrofe semejante no se puede esperar en el istmo
de Panama, a menos que haya una convulsion volcanica. muy impro-
bable en el estado actual de reposo de la tierra". Ensayo politico sobre
el Reino de la Nueva Espaha. Cap. II. Libro I. Hasta el tiempo de
Irving se usaban indistintamente los nombres de istmo del Dari6n
o istmo de Panama para designer lo que hoy es 6nicamente conocido
con este l6timo nombre. El nombre de Darien se aplica ahora a la
region comprendida entire los golfos de Urabh y San Miguel.

(**) La Historia atribuye a Lope de Olanoel descubrimiento,
en 1510. de la desembocadura del Chagres; pero por conjeturas vero-








EL CANAL DE PANAMA


que habia ganado para sus compatriotas adoptivos el de-
recho de comerciar con el Oriente. Su segundo viaje a Ame-
rica no tuvo por objeto descubrir un paso. El creia firme-
mente que habia arribado a la costa asiatica, y asi s6lo
intentaba hacer una mas detenida exploraci6n de ella.
Otros exploradores pertenecientes a las tres naciones
interesadas en esta empresa siguen las huellas de Col6n
en busca del estrecho imaginario. YAfiez Pinz6n, capitfn y
propietario de "La Nifia", recorre gran parte del litoral de
Sur America llegando en su viaje hasta la boca del Amazonas
y precediendo a Cabral en el descubrimiento del Brasil.
Sebastian Cabot sigue el derrotero de su padre con el deseo
de hallar para los ingleses un paso mas al norte. Portugal
envi6 dos expediciones al mando de los heroicos hermanos
Corterreales, quienes descubrieron el Labrador y exploraron
la costa septentrional de Norte America, en cuyos brumosos
mares desaparecieron sin dejar rastro alguno. Juan de la
Cosa, Ojeda, Ambrico Vespucio y Balboa exploraron con
ese mismo objeto parte de la garganta istmica de Am6rica. (*)
Y era tal la seguridad en la existencia de esa via maritima
que los ge6grafos de la 6poca no vacilan en marcarla en sus
curiosos y enredados mapamundis, como aparece en el de
John Ruysch, el mis antiguo monument de la geografia
de America, y en el c6lebre de Waldseemuller, impresor
aleman, dibujado con los informes geograficos suministrados

similes algunos historiadores identifican la desembocadura de este rio
con el Pefi6n de don Fernando, en donde Col6n, en 1503, busc6 abrigo
contra una tempestad que se desat6 a su salida de Portobelo. A este
rio Ilamaron de "Lagartos" o sea como explica G6mara, "peces cro-
codillos, que comen hombres".

(*) Don Justo Zaragoza, en su Introducci6n a las obras de Al-
sedo y Herrera, describe: "Entre ellos (los descubridores) Vasco N6fiez
de Balboa se dirigi6 a la parte mas estrecha del continent o istmo
de Panama buscando, como otros muchos, el canal de comunicaci6n
con otro mar que debia existir, segfin expresaban las capitulaciones
entire los Reyes Cat6licos y Pinz6n, firmadas en Burgos en marzo
de 1508".









ALVARO REBOLLEDO


por AmBrico Vespucio y que con tinta injusticia hist6rica
habia de decidir del nombre del Nuevo Mundo. (*)
El descubrimiento del Mar del Sur acrecent6 el deseo
de encontrar la ilusoria ruta. (**) Cdpole a Balboa el honor
de haber sido el primero que envi6 sus barcos a trav6s del
Istmo, hazafia que no vacila el mencionado Irving en con-
siderarla como una de las mis audaces de la conquista de
AmBrica. Se ha conjeturado, con verosimilitud, que cuando
Balboa contempl6 desde "un pico del DariBn"(***) la enorme
extension del Pacifico, al considerar su fatigosa march a
trav6s del Istmo y el estrecho relativamente corto que sepa-
raba a este oc6ano del que acababa de dejar, debi6 de pensar


(*) Los ge6grafos de Saint Die (Francia), debido al mapa-
mundi de Waldseemuller, popularizaron el nombre de America apli-
cado al Nuevo Mundo. He aqui el acta de bautizo: "Non video cur
quis jure vetet ab Americo inventore, sagascis ingenii viro, Amerigen
quasi Americi terrem sive American dicendam". El citado Zaragoza,
calificando de atentados contra la libertad humana las leyes de Re-
partimientos sugeridas por Col6n, atribuye a castigo "impuesto por la
ley universal de las compensaciones, el negarle las circunstancias dar
su nombre a las tierras cuyo descubrimiento le conquist6 gloria per-
durable; tierras que despubs de recibir los de Col6mbicas, Atlanticas,
IsabBlicas e Indias vinieron a tener el definitive de Americas, por el
aventurero italiano Amerrigo Vespucci que supo explotar bien, con
descripciones mas o menos fantisticas circuladas en Europa, los viajes
hechos a algunas parties del nuevo mundo que su compatriota habia
dado a conocer".
(**) "Era opinion que lo habia (el estrecho) desde que Cris-
t6bal de Col6n descubri6 tierra firme; y mas de cuando Vasco Nfiiez
de Balboa hall la otra mar, viendo cuan poco trecho de tierra hay de
Nombre de Dios a Panama". G6mara. Conquista de M~xico.
(***) John Keats, en uno de los versos mas inspirados de la lirica
inglesa compete el incredible error de atribuir a Cortes el descubrimiento
del Pacifico:
"Or like stout Cortes when with eagle eyes
He star'd at the Pacific-and all his men
Looked at each other with a wild surmise-
Silent, upon a peak in Darien."
Se ha dicho con verdad y humorismo que Balboa es mas conocido
en las aulas universitarias de los pueblos ingleses por este error de
Keats, que por su inmortal descubrimiento.








EL CANAL DE PANAMA


en la posibilidad de abrir un canal que uniera las aguas tan
cercanas.
Pocos afios despu6s de este trascendental descubri-
miento, Pedrarias Divilafundaba la ciudad de Panama, en
la costa del Pacifico, y poblaba la de Nombre de Dios, en
el Atlintico, como terminales del camino interoceanico que
mis tarde hizo construir "con gran fatiga y mafia, por ser
de montes muy espesos y pefias", como dice el historiador
L6pez de G6mara. Desde entonces qued6 establecido el trA-
fico entire los dos oc6anos, honor que pertenece a Pedrarias,
ese Cain de la historic primitive del Nuevo Mundo, quien,
por razones de ambici6n y dominio sobre el Istmo, cometi6
el primer crime juridico en America al ordenar la decapi-
taci6n del inmortal Balboa. Cuatro siglos mis tarde, y por
estas mismas razones, otro crime juridico despojaria a Co-
lombia de esa faja de tierra para realizar lo que los conquis-
tadores no encontraron: el estrecho de Panama.
En 1516, Diaz de Solis, en busca del imaginario paso,
descubri6 el rio de la Plata. Remont6 sus corrientes y ter-
min6 su odisea devorado por los indios. Hernan Cort6s,
basado, segdn se dice, en pianos suministrados por Mocte-
zuma, explore en aquel tiempo el Istmo de Tehuantepec,
proponiendose encontrar lo que e1 Ilamaba el secreto del
estrecho". Este era el gran objeto a que aspiraban todas las
empresas nAuticas de Espafia, ya que para aquella 6poca los
portugueses se satisficieron con el monopolio de la ruta por
el Cabo de la Buena Esperanza, mientras los ingleses con-
cretaron todos sus esfuerzos en descubrir el Ilamado paso
del Noroeste, o sea la comunicaci6n por los mares septen-
trionales de America.
El portugu6s Magallanes, basandose en suposiciones geo-
graficas sobre la forma de los continents, sali6, bajo ban-
dera de Espafia, con rumbo a las Molucas o islas de la Espe-
ceria, que en aquel tiempo habian adquirido una maravillosa
reputaci6n de riquezas. Y encontr6 el estrecho de comuni-
caci6n entire los dos oc6anos; pero en el extreme sur del
continent. Este descubrimiento alarm a los portugueses,








ALVARO REBOLLEDO


quienes, inclusive el gran Camoens, nunca le perdonaron a
su compatriota el haberles sefialado a sus rivals
la puerta por donde fueron a disputarles lo que ellos
supusieron dominios inaccesibles para las otras nacio-
nes. Este descubrimiento, empero, no resolvi6 el problema;
antes bien aviv6 en los exploradores espafioles el deseo de
hallar una ruta mis convenientemente situada.
Gil GonzAlez Davila, por mandate del Consejo de Indias,
equip6 una expedici6n con el fin de buscar en Centro Ame-
rica un estrecho de comunicaci6n maritima que, seg6n lo
afirmaban muchos pilots, debia de existir en aquella region.
Obtuvo para ello una cedula real en la cual se le ordenaba
al gobernador Pedrarias que le entregase con tal objeto los
navios que Balboa habia construido en el Pacifico para la
expedici6n al Sur que proyectaba y los cuales le fueron em-
bargados por dicho gobernador. Cuando 6ste recibi6 la c6-
dula la bes6 varias veces, se la coloc6 sobre la cabeza di-
ciendo que con suma reverencia cumpliria el mandate de
su rey y natural senior, a quien Dios pluguiera hacer vivir y
reinar por luengos y felices afios. Sin embargo, Pe-
drarias que, como buen espafiol, parecia tener como lema
"se obedece pero no se cumple", rehus6 acatar las 6rdenes
del Rey, por lo cual Gil GonzAlez determine construir en
Acla otros navios haci6ndolos transportar, a imitaci6n de
Balboa, a trav6s del Istmo en hombros humans. Este es-
fuerzo titanico le result infructuoso, pues la madera se
pudri6 durante el penoso viaje. Decidi6 entonces ganarse la
buena voluntad de Pedrarias, a quien invit6 a entrar en la
empresa, para lo cual se vali6 de un pretexto que refiere el
historiador FernAndez de Oviedo y que califica de donoso:
Le pidi6 que le vendiera un negrillo volatin ofreci4ndole
trescientos pesos por 41, o sea tres veces mas de lo que valia
ese esclavo, de quien ninguna necesidad tenia Gil GonzAlez.
Se convino en que el valor de esa venta era la parte con que
contribuiria Pedrarias a la empresa del descubrimiento. Asi,
pues, en los barcos construidos por el infortunado Balboa,
Gil GonzAlez zarp6 de Panamficon rumbo a Centro America,
descubriendo en este viaje el lago de Nicaragua, que 6l crey6








EL CANAL DE PANAMA


era el tan buscado estrecho. Desde entonces el rio San Juan,
o Desaguadero, como lo lamaban los espafioles, fu6 explo-
rado muchas veces por creerseunaposible ruta de comuni-
caci6n maritima.
Pero el mis interesado en esa indtil diligencia es Her-
nan Cortes, quien, despu6s de haber sojuzgado a Mexico,
consagra todos sus esfuerzos al logro de este objeto. En su
correspondencia con Carlos V, especialmente en su carta
cuarta, nos muestra c6mo ese descubrimiento era su preocu-
paci6n supreme. Asi le describe al Emperador: "Mas como
yo sea informado del deseo que Vuestra Majestad tiene de
saber el secret de este estrecho, y el gran servicio que en
le descubrir su real corona recibiria, dejo atrAs todos los
provechos e intereses que por acA me estaban muy notorious,
por seguir este otro camino". En otra parte dice: "Es la
cosa que yo en este mundo mis deseo topar, por el gran
servicio que se me represent que de ello Vuestra Cesarea
Majestad recibiria". Por orden del Emperador prepare sendas
flotas en el Pacifico y en el Atlfntico con el fin de buscar
el tan deseado estrecho. "Si lo hay, dice, no se puede es-
conder a 6stos por la mar del Sur, y a los otros por la del
Norte". El deseo de este descubrimiento constitute en el
Gran Conquistador una idea fija, una verdadera obsesi6n
de la cual no estaba exento el gobierno de Espafia que or-
denaba expediciones tras expediciones con ese quimerico fin.
Cuando las flotas de Cortes recorrian los dos grandes
oceanos en direcciones opuestas, salia de Francia una expe-
dici6n al mando de un florentino, Giovanni de Verrazzano,
quien iba con el objeto de encontrar un paso que, al travys
de la America, le diera acceso hacia la China. Esta expedi-
ci6n, la primera que Francia enviaba al Nuevo Mundo, fue
patrocinada por Francisco I, quien naturalmente
estaba celoso de las conquistas de su gran rival,
como sarcAsticamente lo expresa en carta dirigida al Empe-
rador: "Vuestra Majestad y el Rey de Portugal os hab6is
repartido el mundo, sin ofrecerme a mi una parte. Mostrad-
me, os ruego, el testamento de nuestro padre Adan a fin de
que yo pueda juzgar si 61 realmente os ha constituido sus








ALVARO REBOLLEDO


herederos universales". Verrazzano lleg6 a la extremidad de
Deleware que terminal en una angosta peninsula que separa
la bahia de Chesapeake del AtlAntico. El crey6 que esa
bahia, conocida despu6s con el nombre de Mare di Verraz-
zano, era el mar del Sur, y que la angosta faja que tenia
en frente era el istmo. Asi, a lo menos, lo muestra un mapa-
mundi de la 6poca en el que se marca una linea de puntos
pasando por el istmo hasta la China, con esta inscripci6n:
El Viazo de Fransa. De una ilusi6n semejante sufri6 Cartier,
quien crey6 haber descubierto el estrecho entire la isla de
Anticosti y el Labrador. Verrazzano descubri6 en este viaje
la bahia de Nueva York, en donde se levanta un monu-
mento a su memorial.
Esteban G6mez, piloto portuguBs que acompafi6 a
Magallanes en el descubrimiento del estrecho de su nombre
de donde desert, fue a buscar a Terranova, llamada tierra
de los bacalaos, un paso para el Oriente. Como sus an-
tecesores, G6mez no encontr6 el estrecho, y raptando tantos
indios cuantos cabian en su navio, regres6 a la Corufia,de
donde habia zarpado. "Cuando entr6 dijo que traia esclavos;
un vecino de alli entendi6 clavos, que era una de las especias
que prometi6 traer. Corri6 la posta, y vino a pedir albricias
al Rey de que traia clavos Esteban G6mez", lo que indicaba
que habia descubierto el estrecho que conducia a las islas
de la Especeria. "Rieron much las albricias y perdieron
la esperanza del estrecho que tanto deseaban", comenta
L6pez de G6mara, quien refiere este c6mico incident que
no es el inico en la historic de la comunicaci6n interocec-
nica.
Muchos nombres mis habria que agregar a esta ya
larga lista de exploradores empefiados en buscar lo que s6lo
existia en su imaginaci6n. Segin el ge6grafo e historiador
Ramusio, este descubrimiento Dios lo debia tener reservado
para alg6n gran principle, dandole con ello mas gloria de la
que se obtiene en las guerras que continuamente estan des-
truyendo a Europa. Era el fuego fatuo de los navegantes.
"No podia aceptarse, dice Prescott, que la naturaleza hu-
biese hecho algo tan aparentemente perjudicial a los inte-









EL CANAL DE PANAMA


reses humans como interponer, a lo largo del gran conti-
nente, una barrera a la comunicaci6n de las aguas adyacen-
tes". Puede decirse que el deseo de hallar esa ruta imaginaria
estimul6 las exploraciones maritimas tanto como la leyenda
del Dorado estimulaba en ese tiempo las terrestres.
Despu6s de tfntas exploraciones infructuosas, los es-
pafioles comenzaron a convencerse de que la naturaleza
habia abortado en su intent de former un estrecho en la
garganta istmica de Am6rica. Asi lo dice el historiador
Fernandez de Oviedo: "Y el estrecho que hay los que en
aquellas parties hemos andado, mAs creemos que debe ser
de tierra que no de agua, porque en algunas parties es muy
estrecha".
S6lo, pues, quedaba el estrecho de Magallanes como la
inica via maritima de comunicaci6n entire Europa y el Asia
al trav6s del Nuevo Mundo. Sin embargo, esta ruta era
demasiado larga y ofrecia, ademas, series peligros para su
navegaci6n, como qued6 demostrado con los reveses que
sufrieron unas tras otras las cinco expediciones que, de 1523
a 1544, enviaron los espafioles con el fin de fortificar el
paso. Estas repetidas desgracias los obligaron a prescindir
por complete de la navegaci6n del estrecho, vini6ndose con
el tiempo a dudarse hasta de su existencia o a conjeturarse
que habia sido destruido por un cataclismo. Todas estas
conjeturas las enumera don Alonso de Ercilla en su Arau-
cana. (*)
Los estragos de Drake en las costas de Chile y del Perd
a fines del siglo, vinieron a desengailar bruscamente a los
espafioles de este nuevo error o cAndida creencia.

(*) "Por falta de pilots, o encubierta
causa, quizA important y no sabida,
esta secret senda descubierta
qued6 para nosotros escondida,
ora sea yerro de la altura cierta,
ora que alguna isleta removida
del tempestuoso mar y viento airado
encallando en la boca, la ha tapado."
Ercilla, Canto 1.


_~__
























EL PRIMER PROYECTO DE CANAL Y LAS ULTIMAS
EXPLORACIONES EN BUSCA DEL ESTRECHO

Cuando se convencieron los espafioles de que, por lo
menos en la region istmica de Am6rica, no existia la tan
buscada via natural interoceanica, concibieron el grandiose
proyecto, digno de la Espafia de entonces, de abrir un canal
que corrigiera el defecto de la naturaleza. (*) Y es curioso
observer c6mo, seg6n los historiadores de esa 6poca, se
sefialan desde un principio las cuatro grandes rutas que
fueron objeto de controversial hasta nuestros tiempos: Pa-
nama, Darien, Nicaragua y Tehuantepec. (**) Si las circuns-


(*) "QuB bella y majestuosa se nos present Espafia en el si-
glo XVII Nunca el mundo habia presenciado tanta energia, actividad
o fortune. Suya era la voluntad que no encontraba obstaculos. Ni
los rios. ni los desiertos, ni las montalas, -mucho mas altas que las
de Europa,- detenian a sus hijos. Ellos construian grandes ciudades;
como en un abrir y cerrar de ojos sacaban sus flotasdelas mismas
selvas. Unpufiadode hombres conquista imperios. Parecian de una
raza de gigantes o semidioses. Hubiera podido imaginarse que todo el
trabajo necesario para juntar climas y mares se hubiera hecho como al
conjuro magico de las palabras de los espafioles, y puesto que la natu-
raleza no dej6 ningfn paso por el centro de la America, tanto mejor
para la gloria de la raza humana; ellos tratan de corregir el defecto
con una apertura artificial". Chavalier. L'Islme de Panamd.
(**) L6pez de G6mara y Oviedo enumeran las rutas mas o menos
en las siguientes palabras de Herrera: "Este paso se debia de hacer









EL CANAL DE PANAMA


tancias de la 6poca, unidas a una political exclusivista. im-
pidieron a Espafia el haber realizado obra de tan magna
importancia universal, cdbele a ella, sin embargo, la gloria
de haber sido la genitora de la idea que vino a culminar
cuatro siglos mis tarde.
A Alvaro de Saavedra y Cer6n, un pariente de Hern6n
Cort6s, se le atribuye el honor de haber sido el author del
primer proyecto de canal. Esta afirmaci6n parece basarse
exclusivamente en la autoridad del escritor portugu6s An-
tonio de Galvao, quien dice que a Saavedra le sorprendi6
la muerte cuando, a su regreso de las Molucas, a donde liabia
sido enviado por Cort&s, venia con el prop6sito de oblener
que el Emperador mandase abrir Castilla del Oro y Nueva
Espafia de mar a mar. (*) No creemos que esta frase
ofrezca suficiente fundamento histlrico para considerar a
Saavedra como el autor del primer proyecto de canal. Ni
L6pez de G6mara, en quien parece basarse la mayor part
de la informaci6n hist6rica espafiola de Galvao; ni Fernandez
de Oviedo ni Herrera mencionan este proyecto, no obstante
que todos ellos demuestran un vivo interns por la comuni-
caci6n intermarina. Hay much confusion en este asunto
y various nombres se han citado como autores de este primer
proyecto. (**)

en tierra fire de Indias, abriendo de tn mar a otro por una de cuatro
parties, o por el rio de Lagartos. que corre en la costa de Nombre de
Dios, naciendo en Chagre, cuatro leguas de Panamn que se andan
con carretas; o por el desaguadero de la laguna de Nicaragua por
do suben y bajan grandes barcas, y la laguna no estate del mar sino
tres o cuatro leguas: por cualquiera de estos dos rios estA guiado y
medio hecho el paso. Tambien hay otro rio de la Veracruz a Tecoan-
tepec, por el cual traen y levan barcas los de la Nueva Espafia; del
Nombre de Dios a Panam4".
(*) "Tornarao a Maloco assaz tristes, por Sayavedra ser fa-
lecido, do qual diziam que lavava en prop6sito de fazer corn o empe-
rador, que mandase abrir esta terra de Castilla do Ouro & Nova Es-
panha de mar a mar". Galvao. Descubrimienlos.
(**) Don Cirilo Alexandre. en la Memoria que present al Con-
greso Geogr6fico de Madrid en 1894 y de que da cuenta el Diccionario









ALVARO REBOLLEDO


Sea de ello lo que fuere, creemos con Chevalier y Belly,
autores de sendas obras intituladas ambas "L'Istme de Pa-
nama", que hay que remontarse hasta Cort6s para encon-
trar el origen de la idea de la uni6n de los dos mares. Por
lo demAs, no es aventurado suponer, dado el interns tan
sefialado que el ilustre Conquistador mostraba por este
asunto, que recomendara a Saavedra, su pariente, el studio
del proyecto. Chevalier afirma que Cort6s estableci6, aun-
que imperfectamente, la comunicaci6n interoceanica por
Tehuantepec, "por medio de una via que unia los rios Chi-
malapa, al sur, y Coatzacoalcos, al norte", y Belly habla
de una memorial que Cort6s envi6 al gobierno de Madrid
y que es lo primero que se haya escrito sobre la material.
Debido al descubrimiento del Perd, cuyas riquezas
sobrepasaron los suefios de la avaricia, la region istmica de
America adquiri6 una enorme importancia para Espafia. El
oro del imperio de los Incas releg6 a piano inferior las remotas
riquezas del Oriente.Ya no se pens6 en una ruta con el lnico
objeto de facilitar el comercio de las especias, sino principal-
mente para transportar los preciosos metales que de Sur
America se enviaban a llenar las arcas reales de Madrid.
Panama, casi con absolute prescindencia de las otras,
fue desde un principio la ruta preferida. Era ella el portal
para ir al Peru, la Have del mar del Sur. Era, pues, natural
que esa via fuese objeto preferente de studios como una

Enciclop6dico Hispano-Americano de Montaner y Sim6n, dice que
el primer proyecto de canal se debe a Angel Saavedra. Tanto este pro-
yecto, como otro hecho por Sandoval, agrega, fueron presentados al
Emperador, quien no les dio importancia alguna. Si hemos de dar
cr6dito al navegante portugubs citado, el senior Alexandre sufre una
equivocaci6n. En el Indice Enciclopedico de la "Compilation of the
messages and papers of the Presidents", publicado por el Bureau of
National Literature, de Nueva York, se dice que el primer proyecto
de canal se debe a Hernando de la Serna. El autor del Indice proba-
blemente quiso aludir a la exploraci6n que de todo el curso del rio
Chagres hizo de la Serna en 1527 con el fin de decidir acerca de su na-
vegabilidad, segin fue comisionado para ello por el Gobernador de
Castilla del Oro, quien, a su turno, obedecia 6rdenes reales.








EL CANAL DE PANAMA


possible comunicaci6n interoceanica, no tanto por ser la mas
antigua y corta, sino particularmente por aprovechar el
curso del rio Chagres que, naciendo a pocas leguas del Pa-
cifico, desemboca en el Atlantico.
El Licenciado Gaspar de Espinosa, quien suministr6 los
fondos para el descubrimiento del Per6, describe al Emperador:
"El camino de Nombre de Dios acA, aunque es muy corto,
es muy trabajoso. El Chagres se navegara a muy poca costa,
y sera lo mas hermoso y dtil del mundo... Podria hacerse
acequia del agua del Chagres, y que se navegase." Estas
palabras en que prof6ticamente se sefiala la utilidad del
Chagres y se esboza de una manera breve y ruda la grandiosa
obra del Canal de Panama como fui levada a cabo por los
Estados Unidos, motivaron la C6dula real dada en Toledo
en 1534, por la que se ordenaba al Gobernador de Castilla
del Oro para que personas experts vieran "la forma que
podria darse para abrir dicha tierra y juntar ambos mares".
El adelantado don Pascual de Andagoya, en su caracter
de teniente de Gobernador, fuW comisionado para estudiar
el terreno entire el Chagres y la costa del mar. En una carta
escrita desde Nombre de Dios al Emperador emiti6 su dic-
tamen en la siguiente forma: "La C6dula para ver c6mo se
puede juntar esta mar con la otra procede de aviso dado sin
conocimiento. Con todo el dinero del mundo no se saldria
con ello, cuanto mas con la ayuda de los vecinos de aqui.
Lo 6til es limpiar el Chagres por do se puede ir a la Sirga,
tanto que faltaran hasta Panama sobre cinco leguas, las
cuales se pueden hacer de calzada".
L6pez de G6mara, el autor de la Historia de las Indias
tantas veces citado, toma sobre el asunto un punto de vista
diferente. Recordando c6mo muchos potentados en la an-
tigiiedad pensaron en abrir canales intermarinos, anima al
Emperador a llevar a cabo este proyecto, "el cual no sola-
mente sera provechoso, empero honroso para el hacedor".
Despubs de sefialar las cuatro rutas posibles arriba mencio-
nadas, describe las siguientes palabras dignas de recordarse:
"Dadme quien lo quiera hacer que hacerse puede; no falte








ALVARO REBOLLEDO


animo, que no faltara dinero, y las Indias, donde se ha de
hacer, lo dan. Para la contrataci6n de la Especeria, para la
riqueza de las Indias y para un rey de Castilla, lo possible
es poco".
El dictamen de Andagoya, fundado sobre razones de
carfcter practice, hizo que se abandonara por entonces el
proyecto de la apertura de un canal por PanamA y, siguiendo
sus consejos, se pensara en el plan de limpiar el Chagres y
construir un camino desde el punto en que deja de ser na-
vegable hasta la ciudad de PanamA. Este plan ya antes
habia sido considerado por la Corte de Madrid. Por otra
parte, un misionero franciscano conocido con el nombre de
fray Toribio Motolinia, quien estuvo pensando en la posi-
bilidad de abrir un canal entire la laguna de Le6n y el Paci-
fico, inici6, fundado quizAs en una antigua teoria, la idea
de la diferencia de nivel entire los dos oc6anos, ilusi6n que
prevaleci6 durante tres siglos, sustentandola todavia el
sabio Humboldt. (*) Se crey6 entonces que el mundo se
anegaria con la uni6n de los dos mares.
Todos los esfuerzos de Espafia se dedicaron entonces a
acondicionar el Chagres para la navegaci6n y a construir
un camino para el trayecto restante a Panama. Este pro-
yecto se consider como la mejor y mas prActica soluci6n del
problema. Fray TomAs de Berlanga, Obispo de Panama,
en una carta escrita al Emperador, en que despues de de-
cirle que el Istmo "es la cumbre del mundo", le urge para
realizar este proyecto. "Si este paso se remedia no hay ne-
cesidad de buscar otro estrecho porque V. M. serA senior
de un gran mundo como el que en esta mar del Sur se des-
cubre". El historiador FernAndez de Oviedo no es menos
entusiasta: "Mire V. M. que maravillosa cosa y grande dis-
posici6n hay para lo que es dicho, que aqueste rio Chagres.

(*) La idea de la diferencia de nivel entire el AtlAntico y el Pa-
cifico fu6 combatida por don Jorge Juan. Humboldt crey6 que el
AtlAntico era un poco mis alto que el Pacifico, o sea al reves de lo
que se creia entonces.








EL CANAL DE PANAMA


naciendo a dos leguas de la mar del Sur viene a meters
en la del Norte. Este rio corre muy recio, y es muy ancho
y poderoso y hondable y es tan apropiado para lo que es
dicho".
Como resultado de estos studios e informes, el Chagres
vino gradualmente a usarse para el transport entire los dos
mares, quedando durante tres siglos, -hasta la construcci6n
del ferrocarril,- como la dnica via transcontinental en
America.
En este tiempo todavia se abrigaba la esperanza de
encontrar alguna via de comunicaci6n interoceanica.
Garcia de Lerma, Gobernador de Santa Marta, describe al
Emperador: "Se tiene muy averiguado que por este rio
grande de la Magdalena se descubrira camino para la mar
del Sur." (1534). Mis adelante veremos c6mo la creencia
en la comunicaci6n de los dos mares por medio de alg6n
lago o rio reemplaz6 a la del estrecho.
Varias solicitudes se hicieron a Carlos V para la cons-
trucci6n de caminos o arreglos de pasos de mar a mar en
diferentes puntos de la region istmica. El pueblo de Castilla
del Oro se opuso a todo proyecto que tendiera a mermarle
el trAnsito de su comercio, y asi la puerta del Pacifico per-
maneci6 siempre en Panama.
Felipe II quiso continuar la obra de su padre ayudado
por las luces de Juan Bautista Antonelli, grande ingeniero
italiano, constructor de la mayoria de las fortalezas espafiolas
en America. En 1586 fu6 enviado por el rey para inspeccionar
los puertos del Caribe, y por su consejo, la ciudad de Nom-
bre de Dios se traslad6 a Portobelo. En ese tiempo tambien
se enviaron dos ingenieros flamencos para estudiar la posi-
bilidad de un canal; peroellos conceptuaron que las dificul-
tades eran insuperables. "Por otra parte, dice don Antonio
de Alsedo, el Consejo de Indias represent los peligros que
se seguirian a la Monarquia por cuya raz6n mand6 aquel









ALVARO REBOLLEDO


monarca que nadie propusiese o tratase de ello en adelante,
so pena de la vida". (*)
Los motives para este edicto son sencillamente politicos,
o mejor dicho, econ6micos. Espafia desconfiaba de las otras
naciones rivals y queria teler ocultas al mundo las riquezas
de sus colonies en el Pacifico. El lstmo, con sus montailas
infranqueables, era el mejor guardiAn de los tesoros de Sur
Am6rica. MAs adelante veremos c6mo ellas no fueron sufi-
cientemente poderosas para detener, en el siglo siguiente,
a los bucaneros y pirates, quienes, secundados por los nati-
vos, adquirieron la costumbre de atravesar el Istmo y
equipar en el Pacifico expediciones que causaron gran daiio
al comercio de Espafia. Esto parece justificar la actitud de
Felipe II para haberse opuesto a todo proyecto que tendiera
a dar facilidades en el transport de mar a mar.
El pensamiento de declarar inviolable el Pacifico habia
sido acariciado antes de este edicto, adn por hombres que
no eran adversos a la comunicaci6n interoceAnica. El citado
Espinosa decia a la corte de Madrid: "Parece inconvenient

(*) Diccionario Geogrjfwo e Histbrico de las Indias Occidenlales.
Tomo II.- Lucien N. B. Wyse, en su libro Le Canal de Panama,
dice que escudrifi6 los archives de Espafia y de la Nueva Granada.
buscando en vano este edicto del Rey. Cree que Alsedo se confundi6
con un decreto expedido por Felipe IV en 1719 y por el cual, para evitar
el contraband a la aduana de Cartagena, se prohibit bajo pena de
muerte la navegaci6n del Atrato. No es presumible que Alsedo hu-
biera incurrido en esta equivocaci6n por cuanto 61 mismo menciona
este decreto y aboga porque, con ciertas restricciones, se permit de
nuevo la navegaci6n de dicho rio. Don Dionisio de Alsedo y Herrera,
padre de don Antonio. en nota official como Gobernador de Panama
en 1743, habla de las facilidades que para la comunicaci6n de mar a
mar ofrece el rio Atrato. "por cuya raz6n se prohibit con rigurosas
penas su entrada y navegaci6n". Afirma el distinguido gobernante y
escritor que en 1679 pasaron por este rio de un mar a otro los "archi-
piratas Juan Guartem. Eduardo Blomar y Bartolom6 Charpes" que
es comno espafioliza los nombres ingleses de Watling, Bowman (?) y
Sharp, quienes fueron enjuiciados por sus crimenes ante la Audiencia
del Virreinato, y como no los pudieron capturar para que sufrieran
en persona el just castigo. fueron quemados en efigie en Santaf6
de Bogota, mientras los originales ahn estaban cometiendo sus depre-
daciones en ambas costas del Istmo.








EL CANAL DE PANAMA


abrir otra puerta que 6sta (Panama) para la mar del Sur.
La riqueza del Per6 harA tanto ruido que todos los prin-
cipes del mundo pondrAn los ojos en ello". Y en una C6dula
Real de 1535, enviada a Barrionuevo, Gobernador de Cas-
tilla del Oro, se le dice: "En servicio os tengo el aviso que
me dais que os parece convenir estorbar que por el estrecho
no fuesen ningunos navios, porque seria abrir la puerta a
los portugueses y aim a los franceses, y que antes se debiera
poner orden en la guard de este estreclo."
Hay quienes hayan visto en la orden de Felipe II un
brote de fanatismo religioso porque dizque su oposici6n a la
apertura del Istmo se fundaba en el versiculo biblico de
que "el hombre no debe separar lo que Dios ha unido"
(San Mateo, cap. 19, v. 6). Esta interpretaci6n es claramen-
te inexacta, aunque no es quizAs aventurado conjeturar que
para efecto de asegurar el estricto cumplimiento del edicto
se diese para ello un motivo religioso, muy propio de la
6poca. Asi por lo menos se expresa el padre jesuita Acosta,
autor de la Historia Natural y Moral de las Indias: "Algunos
tachan el proyecto, dice, porque con 61 se anegaria la tierra,
pues quieren decir que el un mar estA mAs bajo que el otro.
Mas para mi tengo por cosa vana tal pretensi6n, aunque
no hubieseelinconveniente que dicen. el cual no tengo por
cierto; pero tengo para mi que ning6n poder human bas-
taria a destruir el muro fortisimo que Dios puso entire los
dos mares, de montes y pefias durisimas que bastan a con-
tener lafuria de las aguas. Y cuando fuese a hombres po-
sible, seria a mi parecer muy just temer el castigo del
Cielo por querer enmendar las obras que el Hacedor, con
sumo acuerdo y providencia, orden6 en la fabrica de este
universe".
Algunos afios despu6s del cambio de Nombre de Dios.
lleg6 a Portobelo Samuel de Champlain, el c6lebre fundador
de Quebec, quien habia sido enviado por el rey de Francia
para que le rindiera un informed sobre las colonies espafiolas
en el Caribe. En Portobelo vio la manera como los espafioles
transportaban mercaderias de mar a mar, lo que motive el
siguiente comentario: "En este lugar de PanamA se redne








ALVARO REBOLLEDO


todo el oro y la plata que viene del Perd. Se transportan
estos metales por un rio que viene de las montafias y que
desemboca en Portobelo, rio que dista cuatro leguas de
Panama. Se puede juzgar que si se cortan estas cuatro
leguas, se podria pasar de la mar del Sur al oc6ano de este
lado". (*) Despu6s de su visit al Istmo, Champlain, fun-
dfndose en relates de los indios, crey6 que existia un paso
interoceanico a trav6s de Norte Am6rica, vali6ndose del
rio San Lorenzo, de los grandes lagos y de un rio (el Colo-
rado) que desemboca en el Mar Rojo de California, como se
llamaba entonces al golfo del mismo nombre. Tanto se
contaba con la existencia de esta ruta que, como las anterio-
res, fu6 marcada en las cartas geogrAficas de entonces.
Champlain nos hace una interesante y curiosa narraci6n re-
ferente a un hombre Ilamado Nicolas de Vigneau, a quien
habia conocido en Paris y quien hablaba de un viaje que
dizque habia hecho al mar del Norte por el rio Ottawa, el
cual, decia, nacia en un lago que desembocaba en el mar.
"En consecuencia, describe Champlain, le pedi que me di-
jera la verdad con el fin de informar al rey, y le amonest6
que si me decia una mentira era como ponerse el dogal al
cuello, prometi6ndole, por otra parte, una buena recom-
pensa si su relate era verdadero. El me volvi6 a afirmar lo
que decia con m6s vehementes juramentos que antes, y,
con el fin de desempefiar mejor su papel, me dio una des-
cripci6n de esas regionss. Champlain se dio prisa de in-
formar a las autoridades francesas, quienes le urgieron para

(*) Cuando Champlain hizo la observaci6n arriba copiada,
hacia mAs de medio siglo que los espafioles habian sefialado a PanamB
como una de las posibles rutas interoceanicas; Andagoya, por mandate
del rey. habia estudiado las posibilidades de un canal; se habia explo-
rado el Chagres varias veces, y se habia, en fin, discutido en Espafia
esta material hasta el extreme de prohibirse hablar mis acerca del
proyecto. DespuBs de todos estos numerosos antecedentes llega Cham-
plain a Portobelo, habla de cortar las cuatro leguas de tierra que hay
entire el Pacifico y el Chagres, y entonces el senor Ch. de la Ronci6re,
historiador de la Marina Francesa, en un folleto intitulado "Ce qu'ont
fait en Am6rique les francais", afirma oronda y patri6ticamente:
El pour la premiere fois, en 1600, ful emise par an Francais l'idie qu'on
pourrail percer cefte mince langue de terre" !!!








EL CANAL DE PANAMA


que visitara en persona esos lugares. No aguard6 segunda
invitaci6n, y tomando a Vigneau, zarp6 con rumbo al Canada.
Es ocioso advertir que hechas las exploraciones del caso, no
encontraron la ruta de que habia hablado Vigneau,cuya vida
salv6 la magnanimidad de Champlain.
Historias semejantes, products de alucinaci6n o de ma-
licia, abundan en los siglos XVI y XVII. Juan de Fuca,
cuyo nombre verdadero era Apostolos Valerianos, native de
Grecia, habl6 de un estrecho de comunicaci6n interoceanica
que habia descubierto en Am6rica. Ese estrecho, que hasta
hoy Ileva su nombre adoptive, no era sino el brazo de mar
que da entrada a la ciudad de Seattle, en el Estado de Wash-
ington, que 61 fu6 el primero en explorer bajo la bandera de
Espaiia. Juan de Ladrillero hizo una declaraci6n jurada
en 1584 en la que referia el viaje que habia hecho en aguas
americanas, en donde habia sabido de la existencia de un
estrecho situado cerca de 800 leguas al norte de Compostela,
en la costa oeste de M6xico. Se dice que Felipe III encontr6
oculto en los archives reales un relate de unos individuos
que fueron empujados por una tormenta a una gran bahia
de Terranova, de donde despu6s de estar vagando por alg6n
tiempo, pudieron salir al oc6ano Pacifico. El rey, intrigado
por esta narraci6n, envi6 a Sebastian de Vizcaino a explorer
la costa del Pacifico con el fin de buscar el estrecho por donde
pasaron aquellos marines. Vizcaino ascendi6 la costa de Ca-
lifornia hasta un punto que l1 llam6 Cabo Blanco. El in-
forme que esteexplorador rindi6 se consider muy promete-
dor porque algunos comentaristas expresan la creencia de
que al fin se habia encontrado el tan deseado estrecho.
Posteriormente muchos exploradores se empefiaron en bus-
car este estrecho imaginario a que dieron el nombre miste-
rioso de AniAn y que suponian se hallaba situado en la costa
de California, a cuyo territorio lo designaban a veces con
aquel nombre. Se suponia que Aniin era una conexi6n del
Paso del Noroeste, teniendo, por consiguiente, una intima
semejanza con el estrecho de Bering, descubierto muchos
afios despu6s, y el cual por largo tiempo se design con
aquel nombre. En 1616, afio en que los holandeses descu-









ALVARO REBOLLEDO


brieron el cabo llamado impropiamente de Hornos, (*) en
las instrucciones reales dadas al Gobernador de Castilla del
Oro se le dice que es cosa cierta que el mar del Sur se co-
munica con el del Norte. y que el paso estA situado en la
ensenada de Acla, "treinta leguas a sotavento de Cartagena.
por las desembocaduras de los rios Daciel y Damaquiel".
De mas esta agregar que, hechas las exploraciones de ambas
costas del Darien, los resultados fueron negatives.
Nos alargariamos demasiado si fuesemos a dar aunque
somera noticia de las exploraciones de John Davis, Frobis-
her. Baffin y muchos otros ingleses empefiados en descubrir
un paso hacia el Oriente por entire los mares septentrionales
de Norte America. Posteriormente el problema cambi6 de
aspect. pues se concretaron los esfuerzos a buscar la comu-
nicaci6n interoceanica valiendose de los rios y lagos. Las
mas famosas de estas exploraciones fueron las realizadas por
Henry Hudson, quien intent todos los medios posibles para
Ilegar al oceano occidental. Explor6 el rio que Ileva su nom-
bre con el fin de cerciorarse de si tal rio tenia su nacimiento
en el Pacifico. Los colonos de Virginia, entire quienes se
contaba el c6lebre John Smith, tenian instrucciones oficia-
les de buscar el paso por medio de alg6n rio. Se crey6 que
este. basado en informes dados por los indios, habia descu-
bierto el paso tan buscado. noticia que caus6 gran sensaci6n
en Inglaterra. La fe en la existencia de un rio o mar interior
de donde se pudiera seguir al Oriente se trasmiti6, como la
antorcha de los correos antiguos, de unos exploradores a
otros hasta mediados del siglo XVIII, como lo atestiguan
los nombres de Louis Jolliet, Greyselon du Luth, La Veren-
drye y las famosas expediciones que los jesuitas hicieron en
el Misisipi y en los grandes lagos de Norte America.

(*) Los descubridores de este cabo lo llamaron "Hoorn" en
honor de la ciudad holandesa donde organizaron la expedici6n. La simi-
litud del nombre ha hecho que en espafiol se le Ilame "Hornos" quizA
por estar en la Tierra del Fuego. y en ingl6s "Horn", (cuerno) por la
forma con que terminal el continent.









EL CANAL DE PANAMA 35

Desde fines del siglo XVI, el padre Acosta arriba men-
cionado, escribia que "por ciertas semejanzas y conjeturas
algunos afirman que hay otro estrecho en el Norte, al lado
opuesto al de Magallanes". Este era el Ilamado Paso del
Noroeste y que, cuando habia perdido toda su importancia
para fines comerciales, fue descubierto finalmente en 1850
por el ingles McClure, quien pas6 el mar de Behring a la
bahia de Baffin, hazafia que en 1907 repiti6 Roald Amund-
sen en direcci6n contraria.




V























INGLATERRA, RIVAL DE ESPANA

Tan pronto como Espafia hubo tornado posesi6n de
casi toda la America, revelando al mundo las riquezas que
encerraba, otras naciones europeas concibieron el proyecto
de participar tambien en el reparto del nuevo continent o
usufructuar al menos de su creciente comercio. Fud en In-
glaterra donde mis se manifest ese sentimiento de envidia
o rivalidad. Resentida de lo que creia el arbitrario reparto
del Nuevo Mundo; incitada por el odio religioso de los
puritanos y estimulada por la ambici6n de extender sus do-
minios mis alli de los mares, Inglaterra, en tiempo de Isabel,
apoya abiertamente a Drake, Hawkins, Cavendish y demis
corsarios ingleses en los actos de hostilidad que ellos co-
meten contra Espafia en sus dominios americanos. (*)


(*) A una de las quejas del Embajador espafiol en Londres, la
reina Isabel contest: "Que los espafioles mismos se habian buscado
esos inconvenientes a causa de su severe e injusto trato en su comercio
de AmBrica; que ella no podfa entender por que a sus s6bditos. o a los
de cualquier otro principle europeo se les debia impedir el trAfico en
las Indias, puesto que ella no les reconocia a los espafioles el titulo de
propiedad del Obispo de Roma; ella sabia que no tenian ningfin de-
recho sobre esas tierras sino el que nacia de la propia posesi6n; que el
hecho de haber tocado aqui y alli sobre las costas y haberles dado
nombres a unos pocos rios y cabos, eran cosas insignificantes que no les
podian dar derecho de propiedad sino sobre las parties que han coloni-
zado y continfen habitando". William Camden. Annals.








EL CANAL DE PANAMA


Este antagonismo que se acentu6 con los sucesores de
Isabel, subi6 de punto durante la dictadura de Cromwell.
Habia heredado 6ste de los puritanos el odio contra Espafia,
considerada como baluarte del Catolicismo. En su imagina-
ci6n, como en la de sus antepasados, destruir a los espafioles
era asestarle un golpe al Anticristo y trabajar por la pro-
pagaci6n de la verdadera fe; pero so capa de religion se
escondian sus verdaderos motives, que no eran sino el re-
sentimiento por el exclusivismo commercial que ejercia Es-
paiia en sus colonies de Am6rica y que 6l, a todo trance,
deseaba romper en provecho de su pais. Para llevar a cabo
su ambici6n, Cromwell hace a Espafia una exigencia que
englobaba los dos sentimientos que le dominaban en este
asunto: que los ingleses no fuesen sometidos a la Inquisici6n,
y libertad de comercio para ellos en las Antillas y en el con-
tinentesuramericano. Cuando el embajadorespafiolen Lon-
dres arguy6 que tales exigencias equivalian a pedirle al rey
de Espafia sus dos ojos, Cromwell le contest enviando una
expedici6n que capture Jamaica. (1655)
Esta anexi6n, la primera hecha por otra potencia en
la parte integrante de la Am6rica, tenia por objeto principal
y inico ocupar una posici6n estrat6gica que capacitara a
Inglaterra para dominar las rutas que segufan los galeones
espafioles y que al mismo tiempo fuera la base de operaciones
para intentar apoderarse mis tarde de alguna region del
propio continent.
La importancia de la region istmica, desde el punto de
vista de la future supremacia commercial y political, no podia
pasar inadvertida a la reconocida sagacidad y previsi6n de
los estadistas ingleses. Sir Walter Raleigh le describe a la
reina Isabel que con la capture del Istmo de Dari6n se le
arrebatarian a Espafia las leaves del mundo. El Istmo de
Panama fuu, desde los tiempos de Drake y por espacio de
dos siglos, objeto de las observaciones y hostilidades de la
naci6n inglesa, sin distinci6n entire los tiempos de paz y de
la guerra, como lo anot6 Alsedo y Herrera. Jamaica fu6 la
base en donde se equipaban todas las expediciones endere-
zadas a destrufr o despojar el comercio de Espafia en Am&-








ALVARO REBOLLEDO


rica y tratar de poner pie en el territorio que la naturaleza
habia seiialado para la comunicaci6n interoceanica.
A fines de 1670, Henry Morgan, con tropas de buca-
neros reclutados en esa isla antillana con el apoyo del Go-
bernador Modyford, atraves6 el Istmo aprovechando el rio
Chagres y capture, saque6 e incendi6 la ciudad de PanamA
considerada entonces como un emporio de riqueza. Durante
un mes, el c6lebre pirata fu6 senior absolute de la capital
del Mar del Sur que, a no ser por el tratado de paz y amis-
tad celebrado en ese mismo afio entire los dos paises rivals,
hubiera caido para siempre bajo el dominio de Inglaterra. (*)
Esta feroz hazafia, cometida por un ingles en violaci6n del
tratado. Ilen6 de just indignaci6n a Espafia que demand
el castigo del responsible. Morgan fu6 Ilevado preso a In-
glaterra para responder del crime de pirateria; pero su
arrest fuM de corta duraci6n. Muy pronto gan6 el favor del
rey, quien le dio un titulo nobiliario, viniendo finalmente a ser
nombrado Gobernador de Jamaica, en donde muri6 rodeado
de consideraciones. No de otra manera se habia recompen-
sado antes a Sir Francis Drake, quien se jactaba con sus
actos piraticos de chamuscar las barbas del rey de Espafia.
La hazafia de Morgan atrajo la atenci6n de los bucaneros
hacia las posibilidades de mayor saqueo y aventuras en las
distantes regions del Pacifico. Desde entonces fuM prActica
prevalente la de atravesar el Istmo para hacer excursions
piraticas en las posesiones espafiolas de la Amirica del Sur.
La mas celebre de estas expediciones fu6 la Ilevada a cabo
en 1680 por Sharp, Coxon, Harris y demas asociados entire
los cuales se contaba a Lionel Wafer, Dampier y Exquemelin,
quienes escribieron interesantes relates de sus pirAticas
aventuras y valiosa informaci6n cientifica sobre el istmo
americano. (**)

(*) Algunos historiadores opinan que el incendio de Panama
fu6 Ilevado a cabo por los espafioles mismos, quienes prefirieron ver
la ciudad en pavesas, antes que a un principle ingl6s coronado rey de
Tierra Firme en la capital del Mar del Sur.
(**) Don Vicente Restrepo, colombiano, tradujo la obra de
Lionel Wafer, a la cual afiadi6 notas de much valor hist6rico y cientifico.








EL CANAL DE PANAMA


Ayudados de los indios darienes y de los negros esclavos
fugitives o cimarrones, quienes siempre fueron enemigos de
Espafia, y contando con la cooperaci6n de los bucaneros de
Jamaica y de otras parties de las Antillas, esos expedicio-
narios, como lo describe Dampier, pensaron en el proyecto
de establecer una colonia inglesa en el istmo de Panama
con el evidence designio de dominar las comunicaciones de
mar a mar. Tambien trataron de declarar independiente de
Espafia la region istmica, apoyando al famoso cacique
Andr6s, a quien Ilamaban rey del Dari6n y a quien conside-
raban como el verdadero soberano de PanamA. Tal fu6, a
lo menos, la eficaz defense que adujo el citado Sharp cuando,
por exigencias de Espaiia fundadas en el Tratado de 1670,
fu6 enjuiciado por sus actos piraticos en la Am6rica espafiola.
Pero el primer intent serio y concrete para apoderarse
de la region que la naturaleza parecia haber formado para
facilitar el comercio de las naciones, fu6 el de William Pater-
son, c6lebre escoc6s, fundador del Banco de Inglaterra y
quien habia permanecido en varias parties de las Antillas en
la triple condici6n, segin se ha dicho, de clrigo, bucanero y
comerciante. En Jamaica se relacion6 con Dampier y Wafer,
de quienes obtuvo valiosos informes referentes al istmo de
PanamA. En el Darien encontr6 una region que hasta nues-
tros dias ha permanecido habitada solamente por indigenas.
Concibi6 la idea de establecer alli una poderosa colonial,
convencido, como l6 decia, de que "esas puertas de los mares
y laves del universe capacitarian a sus poseedores para dar
las leyes a los dos oc6anos y venir a ser los Arbitros del co-
mercio del mundo".
Paterson ofreci6 primeramente su proyecto al gobierno
ingles creyendo que Inglaterra, mAs que ninguna otra na-
ci6n, se interesaria por dominar una ruta tan important
para el future comercio del mundo, acrecentando con ello
su poderio colonial. Inglaterra. sin embargo, decline la
oferta. Despu6s de varias tentativas infructuosas con otros
gobiernos, Paterson, con mejor fortune, logr6 interesar en
su proyecto al gobierno de su patria. El parlamento escoc6s
lo autoriz6 por ley para former una compaiina colonizadora








ALVARO REBOLLEDO


del Dari6n, a la cual se le hacian generosas concesiones obli-
gandose a pagar, como tribute de vasallaje al rey, un barril
de tabaco al afio.
Aunque en aquel tiempo Escocia estaba separada de
Inglaterra, tenian ambas, sin embargo, un mismo rey,
-Guillermo III,- quien sancion6 la ley escocesa. Se emi-
tieron acciones por 600.000, libras de las cuales la mitad de-
berian ser suscritas en Escocia. Las acciones de Londres se
suscribieron en nueve dias. Con no menor rapidez suscri-
bieron las suyas los escoceses no obstante el estado de po-
breza que en aquel reino prevalecia entonces. Todos vieron
en el proyecto de Paterson la realizaci6n de un suefio de
riquezas. El celeberrimo John Law, entonces muy joven,
confess despues que el entusiasmo con que se suscribieron
las acciones de su compatriota, le sirvi6 de antecedente para
iniciar en Francia, en un proyecto semejante, la desastrosa
especulaci6n, sin ejemplo en la historic humana, que llev6
al pueblo frances a la ruina mis complete.
En cuanto se fund la empresa colonizadora del Dari6n,
los celos comerciales de Inglaterra comenzaron a aparecer.
Surgi6 una violent oposici6n al proyecto de Paterson fo-
mentada por la poderosa Compafiia de las Indias Orientales
que preveia en la del Darien una competidora en el lucrative
comercio colonial que aquella monopolizaba. El parlamento
ingl6s protest unanimemente, en memorial dirigido al rey,
contra el establecimiento de una compaiiia que consideraba
como perjudicial a los intereses de Inglaterra. Se inici6 una
investigaci6n parlamentaria para averiguar la responsabi-
lidad en que hubieran incurrido altas autoridades inglesas
en el establecimiento de aquella compafifa, sindicindolas del
crime de traici6n. El rey, en vista de esta oposici6n, de-
clar6 cobardemente que habia sido mal aconsejado al san-
cionar la ley escocesa. La CAmara de los Comunes prohibit
a los ingleses servir a la Compaiiia y suscribir acciones.
Londres, Holanda y Hamburgo retiraron entonces sus sus-
cripciones.
Pero los escoceses, lejos de desalentarse, prosiguieron
con m6s entusiasmo la realizaci6n de su proyecto, conside-








EL CANAL DE PANAMA


randolo como empresa de orgullo national y atribuyendo a
envidia de los ingleses la violent oposici6n desencadenada.
Elevaron el capital a 400.000 libras. Nobles y plebeyos,
ricos y pobres suscribieron ripidamente esa cantidad, aun-
que se decia que en aquel tiempo no se hallaria el double de
esa suma en todo el reino.
En cinco barcos construidos en Holanda y en los cuales,
segdn una tradici6n, trabaj6 el Zar Pedro el Grande en ca-
lidad de operario, sali6 en 1698 la primera expedici6n com-
puesta por 1.200 hombres. El dia de la salida todo Edim-
burgo se traslad6 a Leith a presenciar la partida de los emi-
grantes, entire los cuales habia cerca de trescientos pertene-
cientes a families de la aristocracia. Paterson, quien por
razones desconocidas no era el jefe de la expedici6n, iba alli
acompafiado de su esposa.
Despu6s de tres meses de navegaci6n Ilegaron a la
bahia que Ilamaron Caledonia, y sin oposici6n alguna, des-
embarcaron en un punto a que dieron el nombre de Nuevo
Edimburgo. La primera ley que se expidi6 fu6 declarar la
Sagrada Escritura la norma, regla y media de la future
Constituci6n y ordenanzas y declarar libres el comercio y
el culto.
Mientras tanto, la Compaiiia de las Indias Orientales,
ayudada por los ingleses, indujo al rey a que arruinara la
colonia. Se impartieron 6rdenes secrets a los gobernadores
de las posesiones inglesas en America prohibiendo a sus
sdbditos, bajo las penas mas several, proteger a los emigra-
dos o cultivar con ellos cualquier genero de relaciones. No
habia necesidad de estas violentas medidas. Ain no habian
cesado en Escocia las entusiastas celebraciones p6blicas que
ocasion6 la noticia del feliz desembarco de los expedicio-
narios, cuando 6stos se estaban preparando para abandonar
a Nuevo Edimburgo. El clima habia causado trescientas
victims, entire ellas la esposa del mismo Paterson. (*) A lo

(*) Era insensato suponer, dice Macaulay, que hombres nacidos
y criados dentro de los 10 grades del Circulo Artico, pudiesen gozar
de excelente salud dentro de los diez grades del Ecuador".









ALVARO REBOLLEDO


malsano del clima se unia la falta de alimentos, pues un
barco cargado de provisions con destino a los colonos nau-
frag6 frente a las costas de Escocia. Espafia, que hasta
entonces habia guardado silencio, protest por conduct de
su embajador en Londres contra el establecimiento de una
colonia extranjera en el coraz6n de sus dominios en Am6rica.
considerando este hecho como una usurpaci6n y declarando
que equivalia al rompimiento de la alianza entire las dos
Coronas. Los gobernadores de PanamA y de Cartagena
adoptaron el medio mAs prActico de alistar tropas para ex-
pulsar a los intrusos por la fuerza de las armas. La noticia
de estos preparativos belicos mantenia en constant zozo-
bra a los debilitados sobrevivientes. quienes. ocho meses
despubs de su desembarco, se vieron obligados a evacuar
rapidamente el Darien. Paterson, gravemente enfermo. pro-
tcst( enirgicamente contra el abandono de la colonia. Fu6
el 1iltimo en dejar esas playas inhospitalarias. La mala
suerte les acompaiiaba anil pues cuatrocientos murieron en
la travesia a Nueva York. Muchlos otros murieron en Ja-
maica. en done sc asil6 uno de los barcos. y el resto de
estos infortiunados emigrants se disperse en Cuba y en las
colo!ias inglesas dI la Ambrica.
Para recmplazar la pirdida del barco que naufrag6 en
las coslas de EIscocia. y en los precisos moments In que
los sblreivivi'ntes de la primera expedici6n se liallaban
abaniltaiiin(o la clonia. la Compailia equip6 dos barcos con
niinvas provisionmes y tresciienils hombres. Esta llamada
sceguniia cxpcdici(n arrib(l al DIarini sin contract icnpo al-
giin,. los imeses dcspus delC a ban11do dc Nuevo Edimburgo.
i)'ro Iel deslino era inexorable cil los (s'ocescs onl esta
cmpresa. Ciiando. en visla de las inesperadas circtinstancias
del case esltal;a deliberando solrc el curso (que deberian
ItiirIar. 1uio de los barcos. cl q(ue levaba imayores proN isiones.
fii' a'ciidni'il cinel deshtlriildo por un incendio. y el otro
sc ref'u1giv ein Jamaica. en doind murieron la inmayoria de
cslos In[ic.os emlligra;ldos.
Ignora eils dIt esla extrafia succsi6n idc desgracias. los
escoctses v(uiiparon iIa I erctera expedicion de clat ro barcos








EL CAINAL DE PJAIAN


con mil trescientos colonos mis. Ella tuvo un fin mAs fu-
nesto ain que el de las dos anteriores. Ciento sesenta per-
sonas murieron durante la travesia. y trescientas mas du-
rante los cuatro meses que permanecieron en el Darien.
Los espaioles, bajo las 6rdenes de don Juan Diaz de Pi-
mienta, gobernador de Cartagena, desembarcaron 1600
hombres con el fin de atacar la colonia. Despu.s de breves
hostilidades. los sobrevivientes se vieron obligados a aceptar
una honrosa capitulaci6n. bien merecida por la heroica y
galante resistencia que opusieron. Era tal el estado de debi-
lidad en que se hallaban. que los espafioles generosamente
los ayudaron a levar anclas e izar las velas de los navios.
Con gusto abandonaron los escoceses la escena de t.ntas
penalidades. sin saber que un destino ain mas funesto los
esperaba. Doscientos mas perecieron en el viaje de regreso:
mis de un centenar fueron sepultados en el mar al naufragar
uno de los barcos: otro tanto muri6 de enfermedades en
Jamaica, donde se dispers6 el resto de los sobrevivientes.
S6lo treinta y dos de ellos lograron volver a Escocia. Asi,
con epidemias. incendios. naufragios. derrota. ruina y
muerte termin6 el intent de colonizar el Darien. costan-
dole a Escocia cerca de 2000 vidas y un desembolso de
400.000 libras.
El Rev. Francis Borland. uno de los pastores de la
colonia, consideraba todas estas repetidas desgracias como
un just castigo del Cielo a los colonos por haber sido inmo-
rales y profanos y no haber honrado a Dios debidamente.
"Por toda esta sucesion de estorbosas providencias. dice. no
se puede menos de ver a un just y soberano Dios apare-
ciendo a las claras contra esta empresa. Taniae molis eral
Dariensen colere terram. Tan caro y costoso fuj el designio
de plantar una colonia en el Daritn!"
El pueblo de Escocia culp6 al rey y al pueblo inglhs del
fracaso de esta empresa. La indignaci6n popular estall6 por
doquiera. y el resentimiento que engendr6 aquella actitud
hostile retard la union de los dos paises. Paterson dedico sus
esfuerzos a obtener la uni6n de los dos rhinos convencido.
como asi en efecto 1o fun. de que ese era el mejor medio de








ALVARO REBOLLEDO


lograr una indemnizaci6n de las p$rdidas sufridas por sus
compatriotas en su desgraciada empresa.
Adn se conservan en las desoladas costas del Darien
los nombres de Caledonia y Puerto Escoc6s como melanc6-
lico recuerdo de un fracasado suefio de gloria y ambici6n.
Con mejor suerte rod6 la colonia de bucaneros ingleses
que desde mediados del siglo XVII comenzaron a establecerse
mis al norte, en las costas de Yucatan y Guatemala, dedi-
cados a la explotaci6n del campeche o Arbol de tinta. Ba-
sados dizque en el tratado de 1670 que confirmaba al rey de
Inglaterra en la posesi6n y soberania de todo el territorio
de la America ocupado a tal fecha por sus s6bditos, esos bu-
caneros, con el consentimiento expreso o tacito de su go-
bierno, rechazaron todas las tentativas de los espafioles
para desalojarlos de esta zona que debia servir mis tarde
para el establecimiento de una colonia inglesa: la Honduras
BritAnica o Belice.
Mayor importancia en la historic de la comunicaci6n
intermarina debia asumir la colonia inglesa que se estableci6
a lo largo de la costa atlfntica de Nicaragua y Honduras,
en la llamada region Mosquitia, habitada por una poblaci6n
semi-salvaje, resultado de la mezcla de las tribus indigenas
con los negros esclavos fugitives o cimarrones. Los colonos
cultivaron relaciones amistosas con estas gentes que, ene-
migas mortales de Espafia, aceptaron voluntariamente la
protecci6n que Inglaterra, desde un principio, intent ejer-
cer sobre ese territorio.
El deseo de 6sta de apoderarse de alguna parte de la
region istmica se manifest adn mis marcadamente du-
rante la guerra de 1739, conocida en la historic como "la
guerra de las orejas de Jenkins" por haber dado la ocasi6n
para su declaratoria la narraci6n de un s6bdito britfnico,
Roberto Jenkins, a quien el capitin de un guarda-costas
espaiol le cort6 una de las orejas para castigarle el delito
de pirateria. Llamado Jenkins a declarar ante la CAmara
de los Comunes, al ser interrogado sobre cuAl habia sido su
actitud cuando se hallaba bajo tan inhuman tratamiento,








EL CANAL DE PANAMA


contest: "EncomendA mi alma a Dios, y mi causa a mi
patria". Esta respuesta dej6 at6nito al Parlamento,en donde
al Almirante Vernon estaba tratando de obtener a todo
trance una declaratoria de guerra contra Espafia con el fin
de capturar el Istmo y poseer asi la Have del Pacifico.
Nombrado Vernon almirante de la flota, march contra
Portobelo, logrando capturarlo. Sin embargo, la insalubri-
dad del clima oblig6 a los ingleses a abandonar esta nueva
conquista. March Vernon despues contra Cartagena, a la
que siti6 con una poderosa armada. La toma de la ciudad
la crey6 tan segura que en Inglaterra hubo regocijos pdblicos
y se anticiparon a acuiiar medallas conmemorativas de un
triunfo que se convirti6 en derrota.
Ocho afios mas tarde, durante la guerra de sucesi6n
de Austria, tropas inglesas provenientes de Jamaica conquis-
taron los fuertes en la entrada del rio San Juan, el desagua-
dero del lago de Nicaragua. Sin embargo, el Tratado de
Aquisgrfn, que estipul6 la devoluci6n de las conquistas
hechas durante la guerra, anul6 el efecto de esta victoria.
Pero Inglaterra no cejaba en su empefio de apoderarse
de alguna de las posibles rutas interoceanicas, y asi fuW
que cuando en 1780 se declare de nuevo la guerra contra
Espafia, envi6 una expedici6n bajo las 6rdenes de Nelson,
en aquel tiempo capitfn de navio, con el designio de apode-
rarse del lago de Nicaragua. "Con el fin de cumplir el obje-
to de mi gobierno, decia el future heroe de Trafalgar, intent
tomar posesi6n del lago de Nicaragua que puede ser consi-
derado como el Gibraltar de la Am6rica espafiola. Como
dicho paso domina la inica comunicaci6n acuatica entire
los dos oc6anos, su situaci6n serA siempre un puesto impor-
tante para asegurar el paso hacia el Mar del Sur, y, con
nuestra posesi6n, la America espafiola se divide en dos."
El clima, mAs que las balas espafiolas, los forz6 a abandonar
la empresa. De los doscientos tripulantes s61o diez sobre-
vivieron cuando el Hinchinbrook regres6 a Jamaica. El al-
mirante Nelson salv6 su vida despues de una larga enfer-
medad.








ALVARO REBOLLEDO


Inglaterra continue tratando de imponer su protecto-
rado sobre la costa Mosquitia contra las repetidas pro-
testas de Espafia,quien declaraba que ese territorio era parte
integrante de sus posesiones en la America Central. Ingla-
terra unas veces prometia remediar este estado de cosas; y
otras, las mis frecuentes, le negaba a Espafia el derecho de
dominio sobre tal costa, con el argument de que los Mos-
quitos constituian una naci6n independiente que nunca
habia estado sujeta a la Corona de Espafia.
El tratado de 1783 parece cerrar definitivamente la
controversial al convenir Inglaterra en retirarse por complete
de la America Central y abandonar para siempre todos y cada
uno de los reclamos que ella pudiera tener sobre el conti-
nente hispano-americano. Se estipul6 que en una faja de
territorio, comprendida entire los rios Belice y Honda, se
mantendrian los s6bditos ingleses que se ocuparan en el
corte de maderas, pero sin facultad de constituirse en una
agregaci6n civil independiente, y por consiguiente, sin poder
organizer fuerza pdblica armada. Era dificil ser mis expli-
cito y claro. Sin embargo, Inglaterra aleg6 despues que las
palabras continente hispano-americano", usadas en el tra-
tado, eran de un sentido tan general, que justificaban al
gobierno britinico a interpretarlas con el fin de determinar
si la costa Mosquitia y las islas adyacentes caian dentro de
la estipulaci6n. Esta dispute condujo a un arreglo explica-
torio o tratado suplementario en 1786, por el cual se declare
que, de acuerdo con el anterior, los sdbditos britinicos debian
abandonar inmediatamente y sin excepci6n, "no s6lo el
territorio de la Mosquitia, sino toda la America Central,
incluyendo las islas adyacentes." Este nuevo tratado les
confirm a los ingleses el permiso de explotar los Arboles, pero
con la expresa condici6n de que ese territorio "seria recono-
cido indisputablemente como perteneciente de derecho a Su
Majestad Cat6lica el Rey de Espafia". El asunto fu6 dis-
cutido en el Parlamento ingles, el que ratific6 la interpre-
taci6n del tratado en la forma alegada por Espafia. Y como
si esto no fuese suficiente, por el tratado commercial de 1814,
celebrado entire los dos paises, expresamente se ratificaron
una vez mas las obligaciones contraidas por Inglaterra en








EL CANAL DE PANAMA 47

los tres pactos anteriores. Finalmente, en 1817, el mismo
Parlamento, por estatuto pdiblico, reconoci6 que la colonia
inglesa de Belice, Mosquitia y otras parties de Nicaragua
y Honduras no estaban "dentro del territorio y dominion
de la Corona britinica."
Veremos de nuevo a Inglaterra, en el curso del siglo XIX,
-despues de la emancipaci6n de las colonies espafiolas,-
olvidar estos solemnes compromises internacionales y pre-
sentarse con un fin mas precise, con un plan mas determi-
nado: el dominio del canal interoceanico.




V






















PROYECTOS PRACTICES

A pesar de la political que pudiera llamarse de "la
puerta cerrada" preconizada severamente por Felipe II, su
hijo, -Felipe III,- quiso revivir la idea de comunicaci6n
interoceAnica, para lo cual encarg6 a su oidor en Lima, don
Juan de Sol6rzano Pereira, que escribiese una obra relative
al istmo de PanamA y a la practicabilidad de abrir un canal
que lo atravesara. Este insigne jurisconsulto cumpli6 el
encargo en su libro De Indiarum Jure, en el cual, despues de
sefialar las dificultades de la empresa, dice las siguientes
palabras que recuerdan las c6lebres de L6pez de G6mara:
"Yo, con todo, no vacilaria en consultar a nuestros potenti-
simos Reyes, por tratarse de cosa tan itil al mundo entero,
y particularmente a los espafioles, si calidad y condici6n
de los lugares no permitiria, aunque a gran costa, poner en
comunicaci6n ambos oc6anos. Porque ciertamente, nada hay
que no respond al esfuerzo e industrial de los hombres."
Despues de esta infructuosa gesti6n, la idea de la comu-
nicaci6n interoceAnica permaneci6 en Espafia relegada al
olvido por espacio de siglo y medio. Solamente durante el
reinado del progresista Carlos III se volvi6 a considerar el
proyecto de juntar los dos oc6anos. Y esto obedeci6 al ha-
llazgo casual de unos cafiones de bronce en el Castillo de
San Juan de Ulda, en Veracruz, que habian sido fundidos
muchos afios atris en Manila. Este descubrimiento despert6








EL CANAL DE PANAMA


la curiosidad sobre el modo como esas piezas de artilleria
habian podido ser transportadas del Pacifico a la costa del
golfo de M6xico, ya que era improbable que hubieran sido
enviadas por la ruta del Cabo de Hornos. Las averiguaciones
demostraron que habian sido transportadas por la ruta de
los rios Chimalapa y Coatzocoalcos que CortBs hizo cons-
truir y la que habia sido abandonada desde hacia much
tiempo. Este incident revivi6 el interns en la comunicaci6n
intermarina, por lo cual el Virrey de Mexico orden6 a dos
ingenieros que hicieran studios para ver la manera de abrir
el istmo de Tehuantepec; pero los informes que ellos rindieron
fueron desfavorables al proyecto.
Posteriormente, en 1779, el mencionado rey envi6 una
comisi6n de ingenieros para que estudiaran la ruta de Nica-
ragua; pero este proyecto tambi6n fracas debido en parte
a la normal situaci6n political porque atravesaba Europa
en aquel tiempo. Dos agents ingleses de Belice, que hacian
parte de la comisi6n, informaron secretamente a su gobierno
que el proyecto era factible y sin dificultades de ingenieria.
Este informed caus6 gran impresi6n en Inglaterra e influy6
para que en 1780, cuando se declar6 la guerra contra Espafia,
se enviara a esa region la expedici6n a cargo del almirante
Nelson de que hemos hablado en el capitulo anterior.
El problema del canal interoceAnico principi6 a estu-
diarse con precision de investigaci6n cientifica a principios
del siglo XIX. Y esa gloria le corresponde a Humboldt,
cuyo libro Ensayo politico sobre el Reino de la Nueva Espafia,
despert6 en Europa un gran interns por la realizaci6n del
proyecto. El sabio aleman sugeria nueve rutas, algunas ut6-
picas o impracticables. (*) Se quejaba Humboldt, con raz6n.

(*) Las nueve rutas que Humboldt sugeria en su obra mencio-
nada son las siguientes:
(1) Rios Misuri-Misisipi y Peace-Columbia.
(2) Rios Bravo y Colorado.
(3) Istmo de Tehuantepec.
(4) Lago de Nicaragua y rio San Juan.









ALVARO REBOLLEDO


de la apatia o desidia que se habia mostrado en este impor-
tante asunto. A pesar de haber sido el Istmo la primera
ruta transcontinental, el conocimiento cientifico de 6ste era
muy insignificant. La geografia de esta lengua de tierra era
conocida muy imperfectamente, y se ignoraban las alturas
relatives a los oc6anos y la elevaci6n de las montafias que
los separaban. Se sorprendia el ilustre alemfn de que ni La
Condamine, ni don Jorge Juan, ni Ulloa hubiesen hablado
nada sobre este proyecto de tamaiia importancia universal.
"Estos ilustres sabios, describe asi subrayando, permanecie-
ron durante tres meses en aquella interesante region para
el comercio del mundo; pero su permanencia afiadi6 muy
poco a las viejas observaciones que debemos a Dampier y a
Wafer." Una censura semejante les hace Chevalier, en cuyo
concept la empresa de canalizar el Istmo "bastaria por si
sola para inmortalizar un reinado y un siglo".
Despubs de su permanencia en America, Humboldt
march a Espafia con el fin de interesar al gobierno en el
proyecto del canal. "Ha pasado el tiempo, decia citando a
Fleurieu, cuando Espafia, por una political de celos y temo-
res, rehusaba darles a las otras naciones una avenida a las
posesiones que ella tuvo ocultas al mundo por tanto tiem-
po". (*)

(5) Rio Chagres.
(6) Rios Atrato y Napipi.
(7) Quebrada de Raspadura.
(8) Rios Callaga y Amazonas.
(9) Golfo de San Jorge al trav6s de la Patagonia.
Recuerda Humboldt que un monje de gran actividad, cura de la
poblaci6n de N6vita, emple6 a sus parroquianos en la apertura de un
canal por la quebrada de Raspadura, por medio de la cual, cuando las
lluvias eran abundantes, pasaban de un mar a otro canoas cargadas
de cacao. Esta comunicaci6n interior, afiade, existi6 hasta 1788, des-
conocida en Europa. Reclus niega la existencia de esta via,de la cual
se pueden ver a6n las excavaciones. Este primitive canal unia, por la
quebrada de Raspadura, el rio Quito, tributario del Atrato, con el rio
San Juan, que desemboca en el Pacifico.
(*) Como muestra de la political exclusivista de Espafia y del
aislamiento en que pretendia conservar sus colonies americanas, basta









EL CANAL DE PANAMA


El empefio y las publicaciones de Humboldt dieron
base a las Cortes espafiolas de 1814 para dictar una ley por
la cual se ordenaba abrir un canal para barcos de gran calado;
pero la emancipaci6n de las colonies americanas frustr6 este
tardio, verdaderamente p6stumo esfuerzo de Espafia para
realizar la uni6n de los dos grandes oceanos que fuB, como
hemos visto, pensamiento concebido por sus hombres en la
6poca de su grandeza.
Recogieron este empefio las repdblicas de la America
Central y Colombia, como poseedoras de la region que la
naturaleza habia sefialado para tal efecto. El primer ame-
ricano de que hay constancia hist6rica que haya pensado
en el proyecto de un canal, es don Francisco de Miranda,
cuya c6lebre proposici6n, hecha en Paris en 1797 para la
independencia de las colonies hispano-americanas, contiene
un articulo relacionado con la apertura de una via inter-
marina, bien por PanamA o por Nicaragua.
Pero los primeros pasos series dados en este sentido se
deben a Bolivar,a quien, con su vision genial, no le fu6 ajeno
ninguno de los grandes problems que atafiian al future de
la America que 61 libertara. Y es digno de mencionarse, por
haber sido rasgo propio de su indomable carActer, que esa
idea la origin "precisamente cuando la causa de la inde-
pendencia parecia menos prometedora", como lo expresa
W. L. Scruggs, Ministro de los Estados Unidos en Bogota,
quien afiade: "Tan pronto como Bolivar fu4 investido por

recorder el hecho que refiere don Justo Zaragoza en la introducci6n
a las obras de don Dionisio de Alsedo y Herrera: "Tan several se mos-
traba Espafia en esto, que al autorizarse a La Condamine y a otros
sabios de la Academia de Ciencias de Paris la entrada por aquel tiempo
(1735) en el Per6, para medir en el Ecuador un grado del Meridiano
y determinar la magnitude y verdadera figure de la tierra, el mismo
autor de las obras que a continuaci6n se imprimen, president a la
saz6n de la Academia de Quito, traduciendo, a pesar de su ilustraci6n,
en hechos de intransigencia las suspicacias de la corte, franque6 a los
sabios "libremente las campafias de los cielos y de todos los meridianos,
pero les encarg6 much, para no tener embarazo en sus comisiones,
que no pusiesen los ojos en la tierra".








ALVARO REBOLLEDO


el congress colonial con poderes dictatoriales, envi6 un
agent autorizado a proponer un plan de canal interocea-
nico a los comerciantes y capitalistas de Londres, siendo
el objeto real estimular el formal reconocimiento de la nueva
repdblica por conduct de los poderes comerciales de Europa.
Despubs de muchos rechazos y demoras enfadosas, final-
mente logr6 ese agent interesar a algunos capitalistas bri-
tfnicos, quienes convinieron en suministrar los fondos nece-
sarios para el exito de la empresa, siempre que la absolute
neutralidad del canal fuese garantizada por alguna potencia
maritima capaz de mantenerla. Esto no pudo obtenerse, y
asi fracas el proyecto".
Pero la idea asi sugerida lleg6 a tomar despues una forma
mfs prActica y concrete, seg6n aparece en la nota de 9 de
abril de 1825, en la que el Ministro de Colombia en Londres
comunicaba al gobierno la propuesta de algunas firmas res-
petables del comercio de Inglaterra, sobre la formaci6n de
una compafifa que tomaria a su cargo, por cuenta de Colom-
bia, la realizaci6n de aquella obra gigantesca. Por diversas
causes, sin embargo, el negocio no pudo prosperar enton-
ces. (*) Pero la idea de la uni6n de los oceanos continue
agitando la mente de Bolivar. En 1826 convoc6 al famoso
Congress de Panama, al cual fueron invitados todos los
paises libres de Am6rica. Uno de los puntos de discusi6n
era la canalizaci6n del Istmo. En las instrucciones que el
Secretario del Estado, Henry Clay, dio a los delegados
americanos a este Congreso, se exponen por primera vez los
puntos de vista de los Estados Unidos sobre esta important
material. "Un canal para la navegaci6n entire el Atlantico
y el Pacifico, escribi6 Clay, sera tema de consideraci6n en
el Congress. Este vasto proyecto, si alguna vez se realize,
sera de mas o menos importancia para todas las parties del
mundo, pero especialmente este continent derivara sus
mayores beneficios. Si esta obra se llegare a ejecutar, el
beneficio de ella no debera ser apropiado exclusivamente

(*) Apunlaciones sobre las primeras misiones diplomf6icas de
Colombia. Pedro A. Zubieta.








EL CANAL DE PANAMA


por una sola naci6n, sino que deberA hacerse extensive a
todas las parties del globo mediante el pago de una just
compensaci6n o impuestos razonables".
No se content Bolivar con esta iniciativa, que no lleg6
a discutirse en el Congreso convocado. Al afio siguiente
comision6 al ingeniero ingles J. A. Lloyd para que hiciera
studios cientificos sobre el Istmo de PanamA con especial
referencia a las posibilidades de una comunicaci6n f6rrea o
acuatica. Es digno de observarse que la ruta que este estu-
di6 y seleccion6 fu6 la misma por donde mas tarde se cons-
truyeron el canal y el ferrocarril. Comentando estas inicia-
tivas y proyectos, decia el senior Navarrete en su Colecci6n
de Viajes: "No hace muchos afios que el Ilamado libertador
de Colombia, Sim6n Bolivar, se propuso ejecutar la uni6n
de los mares, atravesando el Istmo, y a6n se esperaba que
en el Congreso de Panama, pr6ximo a reunirse a fines de 1825,
se tomaria en consideraci6n este negocio tan important
para la mas pronta y fAcil comunicaci6n de aquellos nuevos
estados con las naciones del antiguo mundo, y por consi-
guiente, como uno de los medios mas eficaces para su future
grandeza y prosperidad. Ignoramos el resultado actual de
estos proyectos; pero no dudamos que los progress de las
ciencias y artes, y su aplicaci6n a esta clase de empresas,
llegaran a superar los obstaculos que ahora juzgamos in-
vencibles o superiores a nuestras fuerzas".
Otra iniciativa digna de mencionarse fu6 la de la Repi-
blica de la America Central en 1825, debida a la propuesta
de un norteamericano, Aaron H. Palmer, para abrir un
canal por Nicaragua. El ministry centroamericano en
Washington, en nota dirigida a Mr. Clay, le pedia la coope-
racion de los Estados Unidos para realizar esa obra por
razones de gloria y de conveniencia material.
Corresponde a otro alemAn el haber profetizado la
apertura del canal por los Estados Unidos. En efecto,
Goethe, discutiendo con sus amigos los proyectos de Hum-
boldt, hizo en 1827 la siguiente admirable profecia: "Se
puede prever que esta joven naci6n, con su decidida pre-









ALVARO REBOLLEDO


dilecci6n por el Oeste, en treinta o cuarenta afios habrA
ocupado y poblado la mayor parte del territorio allende las
montafias Roquizas. Se puede prever, ademas, que a lo
largo de la costa del Pacifico, donde la naturaleza ha forma-
do las mas espaciosas y abrigadas bahias, surgiran gradual-
mente importantes ciudades comerciales para el desarrollo
de un gran intercambio entire la China, las Indias Orientales
y los Estados Unidos. En tal caso, no s6lo serf deseable
sino necesario mantener, tanto para barcos mercantes como
de guerra, una mas rfpida comunicaci6n entire las costas
del Este y del Oeste de Norte-Am6rica de la que ha sido
possible con el cansado, desagradable y costoso viaje por el
Cabo de Hornos. Repito que sera absolutamente indispen-
sable para los Estados Unidos el abrir un paso del golfo de
Mexico al Oceano Pacifico, y estoy seguro de que asi lo
efectuaran". (*)
Las naciones europeas, por estar entonces mas capaci-
tadas que las americanas para acometer empresas de tal
magnitude, mostraron un vivo interns por la comunicaci6n
interoceAnica. El Rey de los Paises Bajos, debido a sus
posesiones en la Guayana, se habia interesado en los asuntos
hispanoamericanos. Uno de sus actos fuW enviar al General
Werweer para que estuviera present en el Congreso de
Panama. El General, mientras estuvo en el Istmo, se mostr6
muy interesado en el proyecto de canal que, como hemos
dicho, era uno de los puntos de discusi6n del c6lebre Con-
greso. Estudi6 la empresa en el terreno mismo, y a su re-
greso a Holanda logr6 former una compafiia, con el rey a la
cabeza, para construir un canal por Nicaragua, con la cual
celebr6 el necesario contrato de concesi6n. La separaci6n
de B61gica de Holanda, ocurrida en aquel tiempo, y no las
objeciones de los Estados Unidos, hizo fracasar la pro-
yectada empresa. Los Estados Unidos no se opusieron al
proyecto holand6s y s6lo se limitaron, de acuerdo con la
political expuesta por Clay en las palabras arriba copiadas,


(*) Conversations with Goethe. J. P. Ekermann.








EL CANAL DE PANAMA


a exigir una garantia de neutralidad y de igualdad para
todos los paises.
En 1844, Nicaragua, que se habia declarado repdblica
independiente, trat6 de interesar a Francia en el canal y
envi6 un comisionado para exponer el asunto ante Luis
Felipe. La propuesta no fu6 aceptada, pero Luis Napole6n,
en aquel tiempo prisionero en Ham, pidi6 encarecidamente
al gobierno francs que lo libertara, con la promesa de nunca
regresar a Francia y consagrar su vida a la realizaci6n de
aquella obra. Durante su permanencia en la prisi6n y con
datos suministrados por Dor6, de la Marina Francesa, se
dedic6 asiduamente al studio del proyecto. Cuando Luis
Napole6n hizo su dramitico escape de la fortaleza, march
para Inglaterra, en donde public una monografia sobre la
ruta de Nicaragua. En ese folleto, despuBs de comparar la
situaci6n geogrifica de Nicaragua con la de Constantinopla
como ruta necesaria para el gran comercio del mundo,
urgia a Inglaterra para llevar avante este proyecto y esta-
blecer en la America Central un estado floreciente y poderoso
que, respaldando a M6xico, impidiera mayores usurpaciones
por parte de los Estados Unidos. MAs tarde el distinguido
desterrado volvi6 a Francia como Presidente de la Repilblica,
y despues, convertido en Emperador, otros intereses ocuparon
su atenci6n.
Afios antes (1835), el Bar6n Carlos de Thierry, un aven-
turero que se decia rey de la Nueva Zelandia, obtuvo de
Colombia el privilegio de abrir un canal por el rio Chagres.
Caducada la concesi6n, el gobierno la traspas6 a Salo-
m6n & Cie.,quienes, con el apoyo del ministry Guizot, tra-
taron de interesar a Luis Felipe en la obra. Asi naci6 en
Francia el interns por el canal interoceanico, empresa que,
como se ha visto y se verf en este libro, ha desempefiado
un papel importantisimo en la historic modern. Baste
recorder, para terminar, que la causa inicial de la invasion
francesa a Mexico, como lo anota Emile Olivier en su Empire
Liberal, fu6 el apoyo que algunos mejicanos, quizAs recor-









56 ALVARO REBOLLEDO

dando el entusiasmo que a este respect mostr6 en un tiem-
po Napole6n III, le solicitaron para llevar a cabo un canal
por el istmo de Tehuantepec. Esta proposici6n, agrega
Olivier, atrajo por primera vez la atenci6n del Emperador
hacia Mexico, en donde vio una ficha que se podia jugar en
el tablero de la complicada political europea.




V






















LOS ESTADOS UNIDOS E INGLATERRA

(EL TRATADO CLAYTON-BULWER)

Hasta la adquisici6n de vastos territories en el Oeste
como consecuencia de la guerra con M6xico, la actitud de
los Estados Unidos con respect a la comunicaci6n inter-
oceAnica fue mis bien indiferente. Aunque desde 1835 el
Senado americano habia aprobado una resoluci6n por la cual
se autorizaba al Presidente para celebrar tratados con las
repdblicas de Colombia y de la America Central, autoriza-
ci6n confirmada afios despu6s por la CAmara de Represen-
tantes, tanto Jackson como Van Buren, si bien enviaron
sendas comisiones de ingenieros a hacer studios t6cnicos
sobre el asunto, no creyeron, sin embargo, oportuno el
tiempo de entrar en negociaciones con los paises mencio-
nados.
En tanto, Inglaterra no dormia. Despu6s de la emanci-
paci6n de la America Central y particularmente despu6s
de la disoluci6n de la RepTiblica del mismo nombre, Ingla-
terra, olvidando los solemnes compromises internacionales
contraidos con Espafia y de que hemos hablado en el capi-
tulo tercero, inici6 una political mis agresiva para imponer
su protectorado sobre la costa Mosquitia con el designio
manifesto de apoderarse de esa region, donde aparente-








ALVARO REBOLLEDO


mente se hallaban las rutas mis factibles para la construc-
ci6n de un canal intermarino.
Un acontecimiento de trascendental importancia para
el dominion de esa ruta se verific6 en 1845: la coronaci6n en
Belice del llamado rey de los Mosquitos, acto celebrado con
toda solemnidad con la intervenci6n y concurrencia de las
autoridades britinicas en aquella colonia. Este fuW el pre-
ludio de la ocupaci6n de San Juan del Norte verificada en
1848, en nombre de aquel indigena rey de sainete. Colombia
y Nicaragua presentaron su protest formal. La primera como
reclamante de la region ocupada. A la protest de Colombia,
el Vizconde Palmerston contest: "El Gobierno de S. M. no
se consider en manera alguna obligado a discutir con el de
la Nueva Granada la existencia legal del Estado de Mos-
quito, que existi6 como naci6n separada e independiente
cerca de dos siglos antes que la Nueva Granada dejara de
ser una provincia dependiente de Espafia." Sin embargo, el
agent britinico en la Mosquitia le contest al gobierno de
Nicaragua: "Si en gracia de discusi6n el derecho del rey
de los Mosquitos pudiera disputarse, ese derecho corres-
ponderia a Colombia en vez de la America Central, por
cuanto en el regimen colonial la jurisdicci6n de este territorio
fue incorporada a la Nueva Granada por C6dulas reales
fechadas en 30 de noviembre de 1803. De manera, concluye
la nota, que si el derecho de los soberanos espafioles fuera
vflido, asi lo seria el de Colombia y, por consiguiente, la
pretensi6n de la America Central es arbitraria y nula."
Fuerzas nicaragiienses reconquistaron a San Juan del
Norte; pero el puerto fu1 torado de nuevo por los ingleses,
quienes establecieron su autoridad sobre esta plaza, en
nombre del rey Mosquitio. Barcos de guerra britinicos en-
traron por el rio San Juan y dictaron sus tkrminos como con-
quistadores a la infortunada naci6n que, confiada en las
promesas de ayuda contenidas en la Doctrina de Monroe,
se habia atrevido a aceptar la guerra y derramar su sangre
en defense de sus derechos. Abandonada a sus debiles fuerzas,
Nicaragua se vio obligada a entrar en arreglos con Inglaterra,
comprometiendose, entire otras cosas, a "no molestar a los









EL CANAL DE PANAMA


habitantes de San Juan con el entendimiento de que tal
acto serA considerado por la Gran Bretafia como abierta
declaraci6n de hostilidades." Inglaterra protestaba ante Ni-
caragua por haber arriado la bandera de los Mosquitos, a lo
cual 6sta objetaba que "ignoraba que esa bandera tuviera
tal relaci6n con la inglesa que un ultraje a ella envolviera
consecuencialmente un ultraje a la inglesa".
La toma de San Juan del Norte, cuyo nombre se habia
cambiado poco antes por el de Greytown, caus6 una enorme
indignaci6n pdblica en los Estados Unidos, que, hasta en-
tonces, habian permanecido indiferentes ante los sucesos que
se venian desarrollando en Nicaragua. Se pedia al gobierno
que adoptara una actitud energica contra esa usurpaci6n,
que no solamente se consideraba violatoria de la doctrine
de Monroe sino tambien enderezada a apoderarse de una
de las rutas necesarias a los Estados Unidos para la direct
comunicaci6n con los nuevos territories del Oeste. Era una
infortunada coincidencia, decia despues el president Tay-
lor, que esta ocupaci6n hubiera ocurrido al mismo tiempo
en que se negociaba la cesi6n de California, lo que forzaba
a career que los designios de la Gran Bretaiia no armonizaban
con los intereses de los Estados Unidos.
Sin embargo, el gobierno, presidido por Polk, temeroso
de las graves consecuencias que pudiera ocasionar este es-
tado de cosas, trataba de calnar la exacerbaci6n pdblica
buscando una soluci6n amistosa por la via diplointica.
Esta actitud prudent y moderada del gobierno no era des-
acertada, ya que hubiera sido temeridad en aquel tiempo
enfrentarse a Inglaterra, que contaba con la flota mas po-
derosa del mundo, al paso que los Estados Unidos, sin haber
Ilegado al enorme desarrollo econ6mico y politico que al-
canzaron a fines del siglo, habian quedado debilitados con
la guerra, aunque victoriosa, que acababan de tener con
Mexico.
Antes de enfrentarse abiertamente a Inglaterra o, pro-
bablemente, con Animo de calmar la indignaci6n piblica,
quiso el gobierno americano conocer los antecedentes y
aspect juridico de la controversial, y al efecto, se comision6









ALVARO REBOLLEDO


a Elijah Hise, Encargado de Negocios en Guatemala, para
que se trasladara a Nicaragua a hacer las investigaciones
del caso, pero con la expresa prohibici6n de celebrar tratado
alguno. Buchanan, entonces Secretario de Estado, le dirigi6
a Hise una nota en la que le recomendaba trabajar por la
uni6n de los paises centroamericanos, advirtiendo que la
disoluci6n de la Repdblica de la Am6rica Central habia
alentado a Inglaterra en sus injustas pretensiones.
La political vacilante de Polk estaba de acuerdo con las
ideas que habia expresado en su mensaje de 2 de diciembre
de 1845, en el que habia dado a la Doctrina de Monroe una
restringida interpretaci6n aplicfndola dnicamente al con-
tinente de Norte Am6rica. Probablemente teniendo en
cuenta los reclamos ingleses sobre la costa Mosquitia y la
enojosa controversial limitrofe de Oreg6n, el Presidente Polk
habia dicho, en efecto, en tal document, que "con nuestro
consentimiento no se estableceran en el future colonies o
dominios europeos en ninguna parte del continent de Norte
America".
Mr. Hise, olvidando las instrucciones que se le habian
dado, pero deseoso de hacerle un gran bien a su pals, en
cuanto lleg6 a Nicaragua se apresur6 a celebrar un tratado
para la construcci6n de un canal. Por el articulo 12 de esta
Convenci6n, los Estados Unidos se comprometian a proteger
y defender a Nicaragua "en la posesi6n y ejercicio de su
soberania y dominio de todo el territorio que legalmente
est6 bajo la jurisdicci6n de tal estado, y, cuando las circuns-
tancias y las condiciones del pais lo requieran, los Estados
Unidos emplear6n su fuerza naval y military para preservar
la paz y mantener la neutralidad de tales territories, asi
como para mantener y conservar los mismos bajo el dominion
y soberania de Nicaragua." El Gobierno no se atrevi6 a
someter este tratado a la consideraci6n del Senado.
Cuando se posesion6 el Presidente Taylor nombr6 como
Secretario de Estado al Senador Clayton, quien encontr6
dos compafias rivals, una britinica y otra americana,
dirigida 6sta por Cornelio Vanderbilt, que proyectaban un








EL CANAL DE PANAMA


canal por Nicaragua. La Compaiiia Britinica basaba sus
derechos de concesi6n en la pretension de que la Gran Bre-
tafia ejercia un protectorado sobre la costa Mosquitia. Los
capitalistas americanos apelaron entonces a su Gobierno
pidiendo la ayuda para obtener la concesi6n. El Presidente
envi6 a E. G. Squier a Nicaragua en reemplazo de Hise.
El nuevo diplomatico americano fu6 expresamente auto-
rizado para celebrar un tratado con Nicaragua para la
apertura de un canal. Por el articulo 35 los Estados Uni-
dos reconocian los derechos de propiedad y soberania que
ella poseia en la linea del proyectado canal. Taylor veia las
consecuencias que tal garantia podria ocasionar con Ingla-
terra, en cuyo poder se encontraba una de las bocas de la
via acuatica. "Pero despu6s de haberle dado mi mejor con-
sideraci6n al asunto, dice en el mensaje con que someti6
el tratado a la consideraci6n del Senado, me hallo conven-
cido de que los reclamos de Nicaragua son justos, y puesto
que nuestro comercio y trAnsito con el Pacifico requieren la
apertura de una comunicaci6n de oceano a oc6ano, es un
deber para nosotros mismos defender la justicia. En este
tratado, agrega, no se intent obtener para los Estados
Unidos ningin monopolio o ventaja exclusive en el uso del
canal. Su objeto es garantizar la protecci6n de los ciudada-
nos americanos que construirin el canal, defenderlo, cuando
este terminado, contra injustas confiscaciones y embarazos,
y negar las ventajas de su navegaci6n dnicamente a aquellos
paises que rehusen dar las mismas garantias".
Este tratado, que tampoco lleg6 a ratificarse, aunque
diferente del celebrado por Hise, hubiera colocado a los
Estados Unidos en complicaciones con Inglaterra, ya que
6sta no habria abandonado su protectorado sobre la costa
Mosquitia ni desocupado a San Juan del Norte. Y dquikn
hubiera podido prever las consecuencias de una situaci6n
semejante?
Squier, percatindose de que Inglaterra pretendia tam-
biWn apoderarse de la boca del canal en el Pacifico, se anti-
cip6 a sus intentos marchando rApidamente a Honduras,
con cuyo gobierno firm un convenio por el cual se le daba








ALVARO REBOLLEDO


a los Estados Unidos una opci6n sobre la isla del Tigre, que
domina la bahia de Fonseca, terminal de una de las posibles
rutas interoceinicas. Inglaterra trat6 entonces de burlar la
diplomacia por medio de la violencia. Pretextando el pago
no satisfecho de unas deudas de Honduras a unos sibdilos
britfnicos, ocup6 la isla como prenda de las deudas, a pesar
de las vehementes protests de Squier.
Esta nueva ocupaci6n inflam6 la mente piblica ameri-
cana. La situaci6n era en extreme grave. El Secretario de
Estado Clayton estaba resuelto a aceptar la guerra con In-
glaterra si ello era necesario para asegurar una rfpida co-
municaci6n intermarina al trav6s del Istmo. Fub entonces
cuando propuso a la Gran Bretafia former una empresa
conjunta bajo dominio conjunto para la construcci6n de un
canal libre para todas las naciones sobre la base de igualdad
para todas.
Inglaterra no fu6 sorda a esta invitaci6n. Su empefio,
despu6s de todo, era asegurarse el goce tranquilo y seguro
de las ventajas de un canal. Las negociaciones se radicaron
en Washington, en donde Sir Henry Lytton Bulwer repre-
sentaba a la Gran Bretafia. Resultado de ellas fue el tra-
tado que se conoce en la historic con el nombre de Clayton-
Bulwer y que fu6 suscrito en abril de 1850. Por este pacto los
dos gobiernos declararon "que ni el uno ni el otro obtendri
ni sostendra jams para si ning6n dominio exclusive sobre
dicho canal, y convienen en que ni el uno ni el otro construira
ni mantendra jamfs fortificaciones que lo dominen, o que
est6n en sus inmediaciones, ni tampoco ocupar ni fortificar
ni colonizar a Nicaragua, Costa Rica, la Mosquitia, ni
asumira ni ejercerA ning6n dominio sobre esos paises ni
sobre ninguna otra parte de la Am6rica Central."
Este tratado, que violaba la traditional political contra
las alianzas embrolladas y afectaba en el fondo claros prin-
cipios de la doctrine de Monroe, fu6 aprobado por los Es-
tados Unidos bajo la firme convicci6n de que sus estipula-
ciones iban a poner coto a las intromisiones de la Gran Bre-
tafia en la America Central. Muy pronto los americanos se
desengafiaron de su errada creencia. Desde un principio,








EL CANAL DE PANAMA


Inglaterra aleg6 que el sentido obvio de las palabras la
habia dejado, no s6lo en posesi6n legal de los territories que
ella tenia ocupados a la fecha del tratado, sino que habia
dejado existente la protecci6n, aunque prohibiendo usarla
con el prop6sito de dominio. En concept de Inglaterra, el
pacto autorizaba el empleo de fuerzas britAnicas en la Am&-
rica Central en el caso de que se disputase o atacase la sobe-
rania de los Mosquitos. Por su parte, los Estados Unidos ar-
guian que por ese tratado la Gran Bretafia fu6 requerida,
tanto de hecho como de nombre, a abandonar por complete
su protectorado sobre los Mosquitos, dejAndolos en libertad
de incorporarse a Nicaragua u Honduras.
Esta controversial, agriada con incidents desagradables,
exasperaba a los Estados Unidos hasta el extreme de que el
President Buchanan aconsejara, como la mejor soluci6n,
abrogar el "infortunado tratado" ya que este era interpre-
tado por los dos paises contratantes en sentidos contrarios.
Se ha dicho que, aparte de los intereses interoceanicos,
Inglaterra abrigaba sentimientos de simpatia por esa raza
desvalida de los Mosquitos, con quienes tenia una deuda de
gratitud por la ayuda que ellos les prestaron a Nelson y a
los bucaneros. Los Estados Unidos, por otra parte, no podian
reconocer la soberania de los Mosquitos por cuanto ella
envolvia derechos de indios de eminente dominio. "Este es
un principio tan viejo como la existencia de los Estados
Unidos. No se puede aceptar tal titulo en ning6n caso sin
admitir la ilegalidad de la posesi6n de todas las tierras de
nuestro pais", escribia a Sir Bulwer el Secretario Clayton.
Ante la imposibilidad moral de defender por mfs tiempo
sus infundadas pretensiones sobre la Costa Mosquitia y con
el fin de poner punto final a las controversial que habia
suscitado el tratado Clayton-Bulwer, la Gran Bretafia opt6
por el medio de entenderse directamente con Nicaragua y
Honduras, y al efecto, empezando por esta 6ltima, cele-
br6 en 1859 el tratado de Comayagua, en virtud del cual la
Gran Bretafia reconoci6 como parte integrante de Honduras
una porci6n del territorio disputado. El ministry britAnico








ALVARO REBOLLEDO


en la America Central se traslad6 despubs a Managua, en
donde negoci6 otro tratado por el cual se reconoci6 la sobe-
rania de Nicaragua sobre el resto del territorio, sefialAndose
un distrito a los indios Mosquitos con facultad de gobernarse
a si mismos o de incorporarse a dicha Repfiblica, si asi lo
deseaban. (*) San Juan o Greytown fu6 declarado puerto
libre bajo la soberania de dicha repfiblica. La celebraci6n
de estos tratados se juzg6 en Europa como un arreglo acer-
tado que ponia punto final a esta cuesti6n mosquitia, la cual,
segin frase de un escritor ingles, habia sido considerada
hasta entonces como la bWte noire o fantasma de los gobiernos
liberals de la Gran Bretafia. (**)
Inglaterra fue, pues, obligada a renunciar al proyecto
de establecer una colonia en la disputada costa. Logr6, sin
embargo, conservar para si la region que se conoce con el
nombre de Honduras Britanica o Belice y para lo cual ne-
cesitaba un titulo cualquiera que legalizase su arbitraria
posesi6n. Este titulo lo obtuvo de Guatemala, ante cuyo
gobierno someti6 un convenio con la amonestaci6n de que
si no era aprobado y ratificado en breve plazo, sobrevendrian
"sensibilisimas consecuencias" en las relaciones de los dos
paises. En este pacto, que define los limits con Guatemala,
se funda todo el derecho que puede alegar Inglaterra para
llamarse duefia de la Honduras Britanica.
El tratado Clayton-Bulwer no satisfizo las aspiraciones
de los Estados Unidos. Como alguien lo ha expresado con

(*) En 1894, finalmente, los Mosquitos pudieron incorporarse
como parte integrante de Nicaragua. En 1928 se aprob6 un tratado
entire Colombia y Nicaragua por el cual la primer renunci6 a sus de-
rechos sobre la costa Mosquitia a cambio del reconocimiento de su
soberania y propiedad sobre las islas de San Andrls y Providencia,
en el mar Caribe, que Nicaragua a su turno reclamaba para si.
(**) Pudiera creerse que la Gran Bretafia se hubiese inspirado
en las siguientes palabras del Abate Raynal para sus planes de dominion
en la America Central: "Algunos atentos observadores aseguran que
la pacifica posesi6n del territorio Mosquito podria ser alguna vez mis
valiosa para la Gran Bretafia que todas las islas que esa naci6n posee
en las Indias Occidentales". Historia filos6fica y politica de las Indias.









EL CANAL DE PANAMA 65

acierto, fu6 mis bien una tregua que una paz verdadera.
El Senador Douglas, combati6ndolo en el Senado, express
las siguientes palabras de maravillosa clarividencia: "Pod6is
celebrar tantos tratados como gust6is para poner grillos a los
limits de esta repdblica gigante, pero ella los romperf para
seguir su camino hasta un t6rmino que yo no me atrevo
a prescribir." Mas adelante veremos c6mo efectivamente los
Estados Unidos se desligan de un compromise que, si opor-
tuno en la 6poca de su firma, constituia despu6s una traba
para su engrandecimiento, seguridad y defense national.





v























EL ISTMO DE PANAMA

Esta faja de tierra, la mas angosta del continent ame-
ricano y que, segdn acertada comparaci6n de un ge6grafo
colombiano, "tiene la forma de un puente colosal echado
sobre los dos oc6anos", ha sido considerada, desde su des-
cubrimiento hasta nuestros dias, como una de las regions
mfs interesantes del mundo, por haber sido sefialada, pri-
mero como possible y despues como efectiva ruta de comuni-
caci6n interoceanica.
Como se ha expresado mis atrAs, a Rodrigo de Bastidas
le corresponde el honor del descubrimiento del Istmo, al
que llam6 Tierra Firme para diferenciarlo de las islas que
en el mar de las Antillas habian sido descubiertas en los
primeros viajes de Col6n. Esta zona fue conocida despu6s
con el nombre de Castilla del Oro, "por lo much que se
hall en esta provincia al tiempo de su descubrimiento". (*)
FuB al principio gobernada por la Audiencia de la Espafiola

(*) Como una muestra de la alucinacidn de oro que embargaba
a los descubridores espafioles, Prescott llama la atenci6n hacia el
nombre de Castilla del Oro dado, dice, "a la region mas improductiva
del Istmo". Es curioso observer, sin embargo, que la region asi lla-
mada por la importancia que ha tenido para la comunicaci6n inter-
oceAnica, ha sido considerada despubs como la mAs valiosa del con-
tinente, lo cual parece confirmar el nombre que primitivamente se
le diera.








EL CANAL DE PANAMA


o Santo Domingo, y despues se coloc6 bajo la jurisdicci6n
de la de Lima, por ser paso obligado para ir al Perd. Aunque
a fines del siglo XVI la Audiencia de Panama, -creada
desde 1538,- formaba parte de la actual Colombia, no
vino a quedar definitivamente incorporada a 6sta, sino
en 1739, afio en que se erigi6 el Virreinato de la Nueva
Granada.
En la primera d6cada del siglo XIX las colonies espa-
fiolas de Am6rica proclamaron casi simultfneamente su
independencia. Las provincias centrales del Virreinato de
la Nueva Granada (hoy Colombia) fueron de las primeras
en lanzar el grito de emancipaci6n. Nueva Granada, Ve-
nezuela y Ecuador hicieron causa comin, bajo el mando
victorioso de Bolivar, en la prolongada y heroica lucha por
la conquista de su libertad.
Cuando adn estos tres paises se hallaban comprometi-
dos en la guerra emancipadora contra Espafia, Bolivar
reuni6 a principios de 1819 en Angostura (hoy Ciudad Bo-
livar) un congress en que se proclam6 la uni6n de ellos.
Seis meses mis tarde Nueva Granada aseguraba su defi-
nitiva libertad. La siguieron, con cortos intervalos, Vene-
zuela y Ecuador. Libre ya de enemigos el territorio de estos
paises, el Congreso Constituyente, reunido en la villa del
Rosario de Cdcuta en 1821, expidi6 la Ley Fundamental
de la Nueva RepDblica, a la que, en honor del Descubridor,
se le dio el nombre de Colombia. Esta Constituci6n, esen-
cialmente unitaria, fue aprobada un6nimemente por aquel
Cuerpo soberano.
Pocos meses despu6s de este hecho, Panama, al amparo
de las victorias de Bolivar, proclamaba su emancipaci6n de
Espafia. Fu6 este un movimiento sin efusi6n de sangre por
haber aprovechado los revolucionarios la ocasi6n que les
depar6 el nuevo Capitan General espafiol don Juan de la
Cruz Murgeon quien, creyendo asegurado el Istmo, march
para Quito con gran parte de la guarnici6n, dejando en-
cargado del mando al Teniente Coronel panamefio don Jos6
de Fabrega. El acta de la independencia, considerada por









ALVABO REBOLLEDO


Bolivar "como el monument mas glorioso que pueda
ofrecer a la libertad la historic de ninguna provincia ame-
ricana", dice en sus dos primeros puntos: "Panama, espon-
tineamente, y conforme al voto general de los pueblos de su
comprensi6n, se declara libre e independiente del gobierno
espafiol. El territorio de las provincias del Istmo pertenece
al Estado republican de Colombia, a cuyo Congreso ira a
representar oportunamente su diputado."
Como se ve por esta solemne declaraci6n, el pueblo de
PanamA no se reserve derechos de soberania. Su deseo fu6
continuar, despu6s de su emancipaci6n, como parte inte-
grante de la Nueva Granada, como lo habia sido en la 6poca
colonial, de acuerdo con el principio del uti possidetis juris
de 1810, que consiste en aceptar los limits que Espaiia
tenia establecidos en aquel afio entire sus antiguas colonies.
La Colombia de Bolivar, saludada por las naciones
europeas como la mas grande de las futuras potencias del
continent americano, no estaba, desgraciadamente, desti-
nada a perdurar. Causas de divers orden conspiraban con-
tra su integridad. Venezuela, patria del Libertador, fra-
guaba la revoluci6n separatist con el fin de librarse de la
autoridad de su inmortal caudillo. Algunos sintomas indi-
cabanla inminencia de un peligro analogo en el Ecuador.
Bolivar, el creador y principal lazo de uni6n de la repuiblica,
creyendo evitar la disoluci6n de 6sta, decidi6 renunciar el
mando supremo y se ausent6 de BogotA enfermo, triste y
abrumado de desengafios.
Si en Venezuela se conspiraba contra la integridad de
Colombia por librarse de la autoridad de Bolivar, PanamA,
en cambio, proclamaba su separaci6n por la causa contraria.
Jos6 Domingo Espinar, Comandante General del Istmo,
convoc6 una junta revolucionaria que acord6 separarse del
resto de la repdblica a menos que Bolivar volviera a en-
cargarse del gobierno. Sin embargo, dos meses despues, de-
bido a la terminante desaprobaci6n que le dio Bolivar al
proyecto asi como a la actitud de don Jose de FAbrega, quien
permaneci6 fiel al gobierno central, Espinar abandon su








EL CANAL DE PANAMA


intent por medio de un decreto que fue confirmado por las
autoridades civiles y eclesiasticas. "Tal acto, que se verific6
el 11 de diciembre, dice Restrepo en su Historia de la Re-
voluci6n de Colombia, honra el buen juicio de los habitantes
del Istmo, reconociendo que no podian tener el rango de
Estado independiente a que aspiraban algunos ambiciosos
de aquel departamento pobre y de escasa poblaci6n".
Pocos dias despuBs el Libertador moria en Santa
Marta y, como lo expresa Samper, "formaban terrible y
elocuente armonia la muerte del grande hombre, del cau-
dillo y coloso de la revoluci6n y el derrumbamiento de su
obra political, del edificio que habia amasado con su genio,
sus esfuerzos, su gloria sin igual y la sangre de tres millones
de colombianos."
La muerte de Bolivar coincidia, pues, con la desinte-
graci6n de la Gran Colombia. Imitando el ejemplo del Ecua-
dor y Venezuela, en PanamA se intent un nuevo movi-
miento separatist. Espinar, despues de su fracasado in-
tento de secesi6n, continue como Comandante del Istmo
implantando una ignominiosa dictadura. Con el objeto de
ir a combatir a Veraguas almencionado Fabrega, dej6 du-
rante su ausencia encargado del mando al Coronel Juan
Eligio Alzuro, venezolano, quien se alz6 con el poder su-
premo y desterr6 a Espinar cuando regres6 a tomar posesi6n
de su puesto.
Alzuro desconoci6 la orden de entregar la comandancia
del Istmo al entonces Coronel TomAs Herrera, e instigado
por los venezolanos expulsados del Ecuador, que pretendian
"hacer del Istmo un patrimonio suyo", convoc6 una junta
en que propuso la separaci6n. "Despues de reinar en la
asamblea un triste silencio, dice Restrepo en su citada
obra, se vot6 la moci6n de que se tomara en consideraci6n
el proyecto de separarse, la que fu6 negada unanimemente."
Pero Alzuro amotina el pueblo, convoca una nueva junta
a la que por el terror arranc6 la declaratoria de erigir el
Istmo de PanamA independiente del gobierno de Colom-
bia (1831). Los coroneles Fabrega y Herrera se le enfrentan








ALVARO REBOLLEDO


logrando derrotar y capturar al dictador, quien pronta-
mente fu6 pasado por las armas. Tal fu6 el triste fin de los
primeros movimientos separatists que estos dos tiranuelos,
contra la voluntad de los habitantes del Istmo, intentaron
provocar en los comienzos de la vida independiente.
La primera Constituci6n que se dio la Nueva Granada,
despu6s de la separaci6n de Venezuela y el Ecuador, aunque
esencialmente unitaria, como lo habian sido las de la Gran
Colombia, consignaba un amplio regimen provincial y mu-
nicipal, del cual estaba satisfecho el pais. Sin embargo, el
espiritu federalista principi6 entonces a agitar la vida poli-
tica de la actual Colombia sirviendo de bandera a los ene-
migos del gobierno para lanzar al pais a la desastrosa revo-
luci6n de 1840.
Para librarse de la anarquia de la guerra civil, y no
como un acto de hostilidad a Colombia, el pueblo de PanamA,
encabezado por el citado Herrera, proclam6 una vez mas
su separaci6n, redactando una Constituci6n en la que se
dio el nombre de Estado del Istmo, pero reservandose el
derecho de incorporarse de nuevo a la Nueva Granada, si
6sta adoptaba la forma federal de gobierno. Herrera nombr6
al senior Guillermo Radcliffe agent confidencial en los
Estados Unidos, pero los separatists no recibieron recono-
cimiento alguno de su independencia. Don Rufino Cuervo,
ministry de Colombia en Quito, envi6 dos comisionados a
proponer la reincorporaci6n del Istmo mediante promesas
de descentralizaci6n political y administrative, y al efecto,
celebraron un convenio en virtud del cual PanamA se unia
a Colombia nuevamente. Estos arreglos, sin embargo, fue-
ron desautorizados por el gobierno de BogotA por concep-
tuar, fundadamente, que los comisionados habian usurpado
facultades. Debelada la revoluci6n en las provincias cen-
trales, en 1842, el gobierno envi6 al General Tomas C. de
Mosquera a PanamA quien logr6 persuadir a los rebeldes
a reincorporarse a Colombia, so pena de someterlos por la
fuerza. Impotentes para resistir, aceptaron seguir formando
parte de Colombia, cuyo regimen era el de una repdblica








EL CANAL DE PANAMA


unitaria, ratificado en la Constituci6n que se expidi6 en ese
mismo afio.
El General Herrera, jefe de este movimiento, tom6
despu6s parte muy active en la political colombiana,llegando
a ser investido de la primera magistratura y muriendo en
las calls de Bogota combatiendo contra la efimera dicta-
dura military del General Melo.
Como consecuencia del triunfo del partido radical,
en 1853 se expidi6 la tercera Constituci6n de Nueva Gra-
nada, en la que, por primera vez, se reserve a las provincias
el poder municipal en toda su amplitud, invirtiendo de
esa manera el orden natural de las manifestaciones de la
soberania y rompiendo la doctrine traditional del pais.
Basandose en la nueva Carta Fundamental, cerca de treinta
constituciones discordantes se dieron las provincias neo-
granadinas. "Entre tanto, dice Samper, (*) el espiritu fede-
ralista se abria camino, y supo con habilidad escogerlo.
Habia muchas razones, mis o menos especiosas, para soli-
citar que las cuatro provincias del Istmo fuesen condensa-
das en un todo vigoroso y regidas por instituciones especiales,
sin perjuicio de su dependencia political respect del gobier-
no general. Esto se consideraba necesario para hacer frente
a las dificultades y los nuevos intereses, y adn peligros, que
se desarrollaban en el Istmo, con motive del activisimo
trAnsito entire Chagres y Panami, provocado por el gran
movimiento californiano. Se imagine, pues, en el Congreso
de 1854, un acto legislative adicional a la Constituci6n, que
creaba el estado federal de PanamA, creaci6n patentemente
an6mala, puesto que un estado federal iba a quedar haciendo
parte integrante de una reptiblica unitaria, y con institu-
clones notable y substancialmente distintas de las que la
Conatituci6n tenia establecidas para el comiin de la Naci6n."
Este acto legislative marca el principio de una epoca
y un gravisimo error en la historic political de Colombia.
El edificio de la unidad national quedaba agrietado, e iba


(*) Derecho Piblico Interno. Jos6 Maria Samper.








ALVARO REBOLLEDO


pronto a derrumbarse. Acogiendose a esta disposici6n, las
provincias de Antioquia, con el fin de librarse de la acci6n
del radicalismo imperante se apresuraron a pedir que se les
erigiese tambien en Estado Federal. Y tras de Antioquia
sigui6 la desbandada. Hasta 1858, afio en que expidi6 la
cuarta Constituci6n, no hubo Constituci6n de la repdblica
entera, pues cada Estado se dio la suya. Esta an6mala si-
tuaci6n political imponia la necesidad de reconstruir la uni-
dad national. El articulo primero de la nueva Constituci6n,
punto de partida de ella, dice: "Los Estados de Antioquia,
Bolivar, Boyaca, Cauca, Cundinamarca, Magdalena, Pa-
nama y Santander, se confederan a perpetuidad, forman
una naci6n soberana, libre e independiente, bajo la denomi-
naci6n de Confederaci6n Granadina, y se someten a las de-
cisiones del gobierno general, en los terminos establecidos
en esta Constituci6n."
A pesar del espiritu conciliador de la Constituci6n y del
gobierno, la Confederaci6n se vi6 envuelta en 1860 en una
guerra civil encabezada por el General Tomas C. de Mos-
quera y en la cual, por primera vez durante la agitada vida
political del pais, se derroc6 la autoridad legitima por me-
dio de las armas.
A la sombra del caos revolucionario intentaron sepa-
rarse dos de los nueve Estados. Uno de ellos fu6 Panama, y
el otro Antioquia. A este se le someti6 por medio de la fuerza.
PanamA trat6 de guardar neutralidad en el conflict, aun-
que el gobernador Obaldia declare que si la suerte de las
armas era adversa al regimen legal, quedarian entonces
rotos los vinculos con la Confederaci6n Granadina, en cuyo
caso PanamA buscaria el protectorado de los Estados Unidos,
Inglaterra y Francia. Esta declaraci6n alent6 a los separa-
tistas; pero sus intentos de secesi6n quedaron en suspense
por indicaci6n del gobernador Santiago de la Guardia,
quien habia sucedido a Obaldia y quien asumi6 una actitud
de expectativa ante los sucesos que se desarrollaban en
Bogota. La revoluci6n triunfante logr6, sin embargo, que
el gobierno de PanamA reconociera los hechos cumplidos
en el interior de la rep6blica por medio de un convenio








EL CANAL DE PANAMA


suscrito en Col6n por el doctor Murillo Toro, delegado del
General Mosquera. De acuerdo con esas estipulaciones Pa-
namA acept6 seguir formando parte integrante de Colombia,
pero reservandose el derecho de rehusar su aprobaci6n a la
nueva Constituci6n, que se estaba redactando, si ella era
violatoria de la autonomia de los Estados.
Esta Constituci6n, que cambi6 el nombre de Nueva
Granada o Confederaci6n Granadina por el de Estados
Unidos de Colombia, fu6 expedida en 1863 en la ciudad de
Rionegro. (*) Ella reconoci6 a los Estados el carfcter de
soberanos "conviniendo en ligarse y confederarse para siem-
pre y former una naci6n libre, soberana e independiente".
La autonomia de los Estados era tan amplia que al gobierno
federal le era prohibido intervenir en las revueltas armadas
de ellos asi como tampoco les podia declarar la guerra sin
expresa autorizaci6n del Congreso. Se imitaba, pues, a los
Estados Unidos de America en su sistema, pero se exageraba
el principio federal llevandolo a extremes en que no hubiera
sofiado quizAs Thomas Jefferson. Existia el antecedente de
la guerra de secesi6n americana y much antes el famoso
debate parlamentario entire Webster y Hayne,en que triunf6
la unidad federal obligatoria. Pero esta experiencia de nada
sirvi6 a los constituyentes de Rionegro, quienes imaginaron
una combinaci6n de reciprocas limitaciones de la soberania
de los Estados y de la federal, dejando en realidad la paz
pdblica a merced de los perturbadores y la unidad national
a voluntad de los Estados.

(*) La adopci6n del nombre de Colombia fu6 hasta cierto punto
una usurpacion contra la cual protest Guzman Blanco, Presidente
de Venezuela en ese tiempo. La gloria que ese nombre evoca no era
patrimonio exclusive de la actual Colombia. Nueva Granada fu6 el
nombre que esta llev6 por espacio de tres siglos, nombre select y
armonioso con el cual el pais seria quizis mis concido en Europa y
en los Estados Unidos, donde se suele confundir a Colombia con la
Columbia Britfnica o con el Distrito de Columbia. Columbia es el
nombre portico de los Estados Unidos. "Hail Columbia, gem of the
Ocean!", dice una canci6n patri6tica americana.








ALVARO REBOLLEDO


Forzoso es confesar que la situaci6n political de Colom-
bia durante el regimen federal fu6 en extreme deplorable,
viniendo, de conflict en conflict, a caer de nuevo en los
abismos de la guerra civil. El ministry de los Estados Uni-
dos en BogotA, Mr. Hulburt, en nota dirigida a su gobierno
en 1871, sintetiz6 esa situaci6n en las siguientes palabras:
"El gobierno de Colombia es una anarquia organizada, muy
hAbilmente dirigida a perpetuar la revoluci6n y a consagrar
la secesi6n." Y el doctor Rafael Nifiez, en su Reforma Poli-
tica, anota que la revoluci6n fu6la regla, y elmantenimiento
del orden la excepci6n durante ese regimen que existi6
hasta 1885.
PanamA, al par de los demas Estados, no era una excep-
ci6n a la triste regla, no obstante que sus destinos estaban
sin restricci6n confiados a sus propios hijos. Por lo contrario,
dice el citado Ndfiez, "en ninguna otra secci6n de Colombia
ha habido la series de escfndalos politicos que registra, cu-
briendose los ojos, la historic del Estado de Panama. Basta
recorder que en el curso de diez y siete afios, de 1862 a 1879,
hubo un president muerto en campo de batalla defendiendo
su derecho, y derrocados, mis o menos violentamente, siete,
a saber: Calancha, Amador Guerrero, Neira, Cervera, Aro-
semena (Pablo), Correoso y Casorla, sin contar a uno que,
se dice, fu6 envenenado en un banquete. Lu6go agrega:
"Delante de esta historic podria uno creerse tambien en
presencia de las repdblicas italianas en la epoca de giielfos
y gibelinos, con menos la portentosa grandeza artistica"
Habia un anhelo general en el pais entero por poner
punto final a esta situaci6n que irremediablemente iba con-
duciendo a la repilblica a su propia disoluci6n. Los aconte-
cimientos politicos que se verificaron en 1885 demostraron
que la constituci6n del 63 estaba prActicamente disuelta a
virtud de la rebeli6n y caida de cinco de los nueve Estados.
La opini6n de los pueblos era antifederalista; pero la Cons-
tituci6n vigente era en la prActica, y ain en principio, irre-
formable. En vista de estas circunstancias no se puede me-
nos de justificar al Presidente Ndfiez, cuando en un mo-








EL CANAL DE PANAMA


mento solemne de septiembre de aquel afio, proclam6 que la
Constituci6n de Rionegro habia dejado de existir.
Sus palabras tenian por fundamento la victoria, la
verdad de los hechos y la conciencia national. Era nece-
sario sancionarlas por medio de algdn procedimiento que
volviese la rep6blica al carril constitutional. Este proce-
dimiento fu6 el mismo, aunque usado con mis moderaci6n,
que el que habian empleado los federalistas, con la circuns-
tancia notable de que el gobierno ahora era legitimo, y no
el revolucionario que convoc6 la Convenci6n de Rionegro.
Se acordaron, pues, las bases de la reform, y por conduct
de las municipalidades, inico medio, dado el estado de sitio
en que se hallaba el pais, de obtener la voluntad popular,
se sometieron esas bases a la consideraci6n national. Asi
naci6 la Constituci6n de 1886 que, con las reforms introdu-
cidas en 1910, esti actualmente en vigor en Colombia y
bajo la cual 6sta ha disfrutado de paz pdblica inalterable
desde 1902.
En vista de la importancia international del Istmo, la
nueva Constituci6n deleg6 al Congreso national la admi-
nistraci6n direct del Departamento de PanamA; pero a soli-
citud de los panamefios, que se resentian de esta diferencia,
ella fu6 derogada en 1894 por una enmienda constitutional.
Desde ese afio en adelante, Panama fu6 administrada por
su propia asamblea con la misma autonomia de que gozaban
los otros Departamentos de Colombia.
Es digno de tenerse en cuenta el hecho significativo
de que nunca despues de la Constituci6n vigente, el Istmo
protest contra la adopci6n de la forma unitaria central.
Y es que con ello no hubo falta de fe ni violaci6n de derechos.
Con la misma autoridad con que la repdblica les habia
concedido a sus secciones territoriales el carfcter de sobera-
nas, con esa misma autoridad les retiraba la concesi6n, deci-
diendo volver a la forma unitaria que, como hemos visto,
fue la que rigi6 en los primeros cincuenta afios de su vida
independiente. La Constituci6n del 86 es, en su espiritu, la








ALVARO REBOLLEDO


misma que expidieron los libertadores en 1821 y que regia
cuando Panama proclam6 su independencia.
En resume: auncuando en Panama hubo various co-
natos separatists antes de 1903, ni las leyes fundamentals
le daban el derecho de separarse de Colombia, ni su inde-
pendencia fu6 jams reconocida por ninguno de los paises
que componen la familiar de naciones. Esos conatos fueron
de orden politico interno, analogos a los del resto de la
Repdblica. (*)
Frecuentemente se ha acusado a Colombia de haber
regido a Panama de una manera autocratica, como si hu-
biese sido una colonia o dependencia a la que se impone un
yugo intolerable. Si es verdad, como lo expresa un ilustrado
historiador colombiano, (**) que "en Panama hubo compa-
triotas nuestros que hicieron el papel de los jefes que en-
viaba Roma a los paises conquistados", ello en todo caso
no constituiria una odiosa excepci6n para el Istmo, pues
ejemplos similares pudieran aducir casi todas las otras sec-
ciones de Colombia. Esas arbitrariedades eran el reflejo de las
barbaras contiendas que asolaron al pais durante casi todo
el siglo XIX. Sin embargo, para desvirtuar la acusaci6n
contra Colombia de haber observado una conduct desp6tica
en sus relaciones con su antiguo Departamento, nos basta
presentar dos testigos de excepci6n, uno panameiio y el otro
extranjero, quienes escribieron sus declaraciones en 6pocas
diferentes. El gobernador don Jose de Obaldia, con motivo

(*) Como una muestra de los crasos errors de que estan pla-
gados los libros americanos sobre la separaci6n de Panamb, basta
citar el capitulo que el senior Howard C. Hill, de la Universidad de
Chicago, consagr6 a este asunto en su reciente obra intitulada Roosevelt
and the Caribbean. Alli se asevera que las Constituciones de Colombia
anteriores a la del 86 le reconocian a Panama el derecho de secesi6n.
Si exceptuamos quizas los Articles of Confederation, no sabemos de
ninguna otra constituci6n del mundo en que se reconozca tal derecho,
y es una lstima que el capitulo aludido, inspirado en un sentimiento
de justicia, adolezca de semejante inexactitud.
(**) Gustavo Arboleda. Secesi6n de Panam6.









EL CANAL DE PANAMA


de un conato separatist en 1850, decia en un manifiesto:
"Preciso es confesar que si el gobierno de la Nueva Granada
es censurable por su conduct respect del Istmo, lo seria
inicamente por extramada libertad, en perjuicio, al menos
inmediato, de los otros pueblos de nuestra asociaci6n poli-
tica." Despues de demostrar con nimeros que la Nueva
Granada daba al Istmo mas de lo que producia, agrega:
"H6 aqui los perjuicios que se dejarian sentir inmediata-
mente sobre las fortunes de los habitantes del pueblo istme-
fio, sin hablar de la perfidia y de la ingratitud que se les
enrostraria por apartarse de un cuerpo politico que lo mira
con una singular predilecci6n, realizando todos sus deseos."
El otro testigo es nadie menos que Mr. William L.
Scruggs, antiguo ministry de los Estados Unidos en Co-
lombia y persona reputada como gran autoridad en asuntos
hispanoamericanos, quien en 1900 escribi6 lo siguiente:
"Es (Panama) el mas septentrional de los nueve estados que
constituyen la actual uni6n colombiana, y, para la
mayoria de los extranjeros, es mas conocido que la reptblica
misma. El resultado es que uno de los m6s hermosos e inte-
resantes paises del continent, es con frecuencia mal juzgado
por lo poco que se ve aqui. Y sin embargo, extraiio es de-
cirlo, esta es la secci6n de que los colombianos se sienten
mas orgullosos. Semejante al miembro de familiar deforme
e inutil, es ella la mimada de la casa, la voluntariosa y
consentida y la habitualmente preferida de todos. Ya le ha
costado al gobierno central, por reclamaciones ocasionadas
por des6rdenes locales, mas de lo que el "Estado" entero
valdria si se pusiese en subasta; y sin embargo, si quer6is
picar el orgullo del colombiano en su punto mas delicado,
sugeridle que su gobierno pueda ser inducido a enajenar la
soberania del Istmo! El cree que PanamA es el "ombligo
del mundo" y que tarde o temprano, de una manera no
muy clara ni a6n para su propia imaginaci6n, esa region
sera la fuente de fabulosa riqueza. Y lo que es mas extraiio
todavia, el parece inclinado a career que esta region es espe-
cialmente codiciada por todas las naciones del mundo, y
que "los Estados Unidos del Norte" (como insisted en confun-









ALVARO REBOLLEDO


dir el titulo de nuestro gobierno), estin inicamente espe-
rando algdn pretexto favorable para tomar por la fuerza
posesi6n de ella". (*)
El pfrrafo anterior, ademis de entraiar una defense
a Colombia en su conduct hacia Panama, demuestra hoy,
a la luz de los hechos cumplidos, el buen criterio de los co-
lombianos al prever el incalculable valor commercial del Istmo
y el peligro que amenazaba a Colombia. Con mis previsi6n
que el burlesco Mr. Scruggs, hablaba en 1887 H. H. Bancroft,
en su History of Central America: Cul serA el future estado
juridico del Istmo? Un gobierno fuerte es sin duda una ne-
cesidad y debera ser suministrado de afuera. dAsumirf la
forma de un cuasiindependiente Estado, bajo el protecto-
rado de las principles naciones comerciales, eliminando a
Colombia de toda participaci6n, o bien los Estados Unidos,
como la potencia mis interesada en preservar la indepen-
dencia de la via, asumird el complete dominio para el bene-
ficio de todas las naciones? El tiempolo dira."
Pero volviendo a Panama y Colombia, dno existe acaso
una prueba official irrecusable de la buena conduct de esta
hacia su antiguo Departamento, cual es el manifesto de la
Junta Provisional de Gobierno, complementario del acta de
su independencia? En ese important document, Panama
solemnemente declara que "como hijo que abandon el
hogar paterno", asi el pueblo istmefo se separa de Colombia.
No fu6, pues, Panama el esclavo que rompi6 las cadenas ni
sacudi6 el yugo de la tirania; fuW el hijo que "sin odio y sin
alegria" abandon la casa de sus padres.




(*) The Colombian and Venezuelan republics. Lo ir6nico y la-
mentable es que el senior Scruggs, despu6s de la separaci6n de Panama,
pretend vindicar la actitud de su gobierno acusando a Colombia de
exigencias indebidas de dinero a cambio del privilegio de abrir el canal.
Y Colombia, como se verA mis adelante, no pedia "riquezas fabulosas",
sino una just compensaci6n por todo lo que concedia.





















LA PROTECTION DEL ISTMO

(EL TRATADO DE 1846)

Despu6s de la desintegracion de la Gran Colombia, la
Nueva Granada sinti6 su debilidad para defender el Istmo
de PanamA contra posibles agresiones de las grandes po-
tencias extranjeras. Trat6 entonces de asegurar la propiedad
y neutralidad de 61 por medio de la garantia de alguna de
ellas. La opinion colombiana se dividi6 en la escogencia del
pais a quien debiera confiarsele tan delicado e important
encargo.
Dos tesis opuestas se debatian: la de acercamiento al
Viejo Mundo, prohijada por los que temian el creciente
poderio de los Estados Unidos, y la de acercamiento a 6stos
por los que temian los designios de las naciones europeas. La
Gran Bretafia y los Estados Unidos eran rivals en sus pre-
tensiones territoriales en la America espafiola. Se crey6, pues,
hallar la seguridad del Istmo en la contraposici6n de las
influencias de estos dos pauses.
La opinion pdblica parecio al principio favorecer la
primera de estas tesis cuando en 1841, entire don Mariano
Ospina, Ministro de Relaciones Exteriores, y Mr. Pitt
Adams, Encargado de Negocios de la Gran Bretafia en
BogotA, se firm un acta relative a la protecci6n britfnica
al Istmo de PanamA. El Gobierno colombiano lleg6 hasta el









ALVARO REBOLLEDO


extreme de pedir la intervenci6n de aquella naci6n en la
revuelta que azotaba a Colombia en aquel afio, lo que motiv6
la protest de los Estados Unidos, los que conceptuaron esa
intromisi6n como violatoria de la Doctrina de Monroe.
Estos preliminares, sin embargo, no estaban destinados a
cristalizarse en forma de un tratado.
La idea sigui6 debatiendose en Colombia. La actitud
agresiva de Inglaterra en varias parties de Am6rica, especial-
mente sobre la costa Mosquitia, donde intentaba dominar
una de las rutas de comunicaci6n maritima, y la expedici6n
que preparaba el General Juan Jos6 Fl6rez, con elements
de guerra suministrados por la reina Cristina de Espafia y
cuyos prop6sitos se asimilaban a los de reconquista, hicieron
sentir palpablemente el peligro que corria el Istmo, abando-
nado a las debiles fuerzas de la naci6n soberana. La balanza
de la opinion public se inclin6 entonces a favor de los Es-
tados Unidos, quienes, por raz6n de doctrine y de conve-
niencia, eran opuestos a las usurpaciones europeas en la
Am6rica espafiola.
Existia en aquel tiempo la m6s franca y cordial amistad
entire ellos y Colombia, en donde, como en los demis passes
hispanoamericanos, se recordaban con gratitud los beneficios
que la Doctrina de Monroe les habia prestado en la salva-
guardia de su independencia. Como una prueba de la sin-
ceridad de estas relaciones basta recorder que various esta-
distas colombianos, como el General Santander, Florentino
GonzAlez y otros, abogaron por la incorporacion de su pais
como parte integrante de los Estados Unidos, idea que en
1857 fue prohijada por el citado don Mariano Ospina, Pre-
sidente de Colombia entonces. (*)

(*) Indudablemente el doctor Ospina ignoraba lo que pocos
afios antes habia expresado el Senador Clayton cuando se debatia en
el Congress americano el tratado con Inglaterra: "Mas bien quisiera
que otras naciones conocieran el hecho de que San Salvador (sic),
uno de estos mismos estados centroamericanos, solicit una vez ser
admitido en la Uni6n, y nuestro gobierno no s61o decline recibirlo
sino que trat6 la solicitud como indigna de un moment de seria con-
sideraci6n".









EL CANAL DE PANAMA


El 12 de diciembre de 1846 se firm en Bogota un tra-
tado por el cual Colombia, lamada entonces Nueva Gra-
nada, coloc6 el Istmo de Panama bajo la protecci6n de los
Estados Unidos. Este tratado, suscrito por el senior Manuel
Maria Mallarino, como Ministro de Relaciones Exteriores,
y Benjamin A. Bidlack, Encargado de Negocios de los Es-
tados Unidos, contiene la clausula 35 que en su parte esencial
dice:
"El Gobierno de la Nueva Granada garantiza al Go-
bierno de los Estados Unidos que el derecho de via o trAn-
sito a travys del Istmo de Panama, por cualesquiera medios
de comunicaci6n que ahora existan o en lo sucesivo puedan
abrirse, estara franco y expedite para los ciudadanos y
Gobierno de los Estados Unidos.... Para seguridad del
goce tranquilo y constant de estas ventajas, y en especial
compensaci6n de ellas y de los favors adquiridos segdn los
articulos 4, 5 y 6 de este Tratado, los Estados Unidos ga-
rantizan positive y eficazmente a la Nueva Granada, por
la present estipulaci6n, la perfect neutralidad del ya men-
cionado Istmo, con la mira de que en ningdn tiempo, exis-
tiendo este Tratado, sea interrumpido ni embarazado el
libre transito de uno a otro mar; y por consiguiente, garan-
tizan de la misma manera los derechos de soberania y pro-
piedad que la Nueva Granada tiene y posee sobre dicho
territorio".
Por esta clausula, pues, Colombia coloc6 el Istmo de
Panama bajo la protecci6n de los Estados Unidos. (*) Mas

(*) No debe confundirse la "protecci6n" con el "protectorado",
como lo hizo el Secretario de Estado Freylinhuysen, quien en document
solemne declare que por el Tratado de 1846 los Estados Unidos ejer-
cian un protectorado en el Istmo de Panama. El conocido internacio-
nalista colombiano don F. de P. Borda, protestando contra esta
infundada interpretaci6n, escribia: "Ni Colombia habria aceptado se-
mejante condici6n, ni tal cosa se entiende asi en Derecho Internacional.
El tratado de 1846 es un pacto bilateral en el cual casi todas las ven-
tajas fueron para los Estados Unidos. La inica estipulaci6n favorable
para Colombia se convirti6 en peligro y humillaci6n permanent. Los
Estados Unidos vieron levantarse su Estado de California, al favor
de la franquicia de los puertos de Panama, y a esta ciudad s6lo qued6








ALVARO REBOLLEDO


ellos no garantizaban los derechos de soberania y propiedad
de Colombia de una manera gratuita. A mis de las ventajas
a que se refiere la parte sustantiva de este articulo, alli se
habla de favorss adquiridos" o sea la abolici6n de las tarifas
diferenciales y otras concesiones comerciales que Colombia
hizo a los Estados Unidos.
La clfusula 35 marca una 6poca en los anales diplomA-
ticos de los Estados Unidos. La protecci6n dada a un pais
extranjero estaba en un complete desacuerdo con la political
traditional. Asi lo comprendi6 el Presidente Polk en el
mensaje con que someti6 este tratado a la consideraci6n
del senado, en el que, despues de advertir que "el Encar-
gado de Negocios obr6 en este particular bajo su propia
responsabilidad y sin instrucciones", agrega: "Nadie como
yo esta mas profundamente convencido del peligro que en-
trafian las alianzas embrolladas (entangling alliances) con
cualquier naci6n extranjera. Que nosotros debemos evitar
tales alianzas ha venido a ser una mAxima de nuestra poli-
tica, consagrada por los nombres mfs venerables que ador-
nan nuestra historic y sancionada por la voz unanime del
pueblo americano". A pesar de esta objeci6n, el Presidente
Polk, percibiendo las grandes ventajas del tratado para la
facilidad de la comunicaci6n con los nuevos territories del
Oeste que 41 mismo habia adquirido, no vacil6 en recomendar-
lo al senado, el que, casi por unanimidad de votos, le impar-
ti6 la necesaria ratificaci6n.
Desde el punto de vista de Colombia, el tratado no
tenia otro objeto que asegurar la posesi6n integral del
Istmo. Asi lo comprendieron los negociadores. Mr. Bidlack
decia que sin la garantia de la propiedad y soberania del
Istmo a la Nueva Granada, no hubiese podido obtener el
derecho del libre trfnsito ni la abolici6n de las tarifas di-
ferenciales que por espacio de veinte afios su pais habia

el recuerdo luctuoso de los des6rdenes de las multitudes de emigrantes
que por el Istmo pasaban en direcci6n a San Francisco, y la obligaci6n
de pagar, como en efecto pag6 a los Estados Unidos mismos, el desastre
causado a los colombianos por sus turbulencias inauditas". El Con-
greso Latino Americano.









EL CANAL DE PANAMA


tratado en vano de suprimir. El senior Mallarino decia,
por su parte, que la abolici6n de esas tarifas era la compen-
saci6n de la obligaci6n que se imponian los Estados Unidos
de "garantizar la posesi6n integra, legitima y complete de
aquellas porciones de territorio". Esa misma interpretaci6n
le dio al tratado el Presidente Polk en su mensaje citado:
"La garantia de la soberania de la Nueva Granada
sobre el Istmo, decia, es una consecuencia natural de la
garantia de la neutralidad de este territorio. Nueva Granada
nunca consentiria en ceder esta provincia para convertirla
en un Estado neutral, y si lo aceptara, 6sta no seria suficien-
temente populosa y rica para establecer y mantener una
soberania independiente. Pero un gobierno civil debe existir
alli a fin de proteger las obras que se van a construir. Nueva
Granada es una potencia que no causa recelos de ninguna
naci6n."
El senior Mallarino hizo ver al senior Bidlack todos los
beneficios morales y materials que los Estados Unidos de-
rivarian de ese pacto que Colombia, por su parte, consider
tambi6n muy ventajoso. Ese tratado, en concept del can-
ciller colombiano, alejaria todo recelo entire las repdblicas
hispanoamericanas respect de los Estados Unidos, cuya
expansion territorial se habia iniciado. "Nada vindicaria ni
aumentaria tanto el prestigio de los norteamericanos, decia,
como que despues de ser calificados como opresores y dic-
tadores, se presentaran y figuraran como protectores celosos
de la integridad de las mismas repdblicas". Nunca pudo
imaginar el senior Mallarino que esa estipulaci6n, la inica
favorable para Colombia, habria de ocasionarle a su patria,
con el correr de los afios, la p6rdida del territorio mismo que
con ella se trataba de proteger.
La seguridad de esa privilegiada lengua de tierra hu-
biera sido complete si, como lo pens6 el Presidente Polk,
se hubiera obtenido una garantia similar de las otras grandes
potencias. Efectivamente, dice Polk en su mensaje citado:
"Si los Estados Unidos, como la principal de las naciones
americanas, es la primera en dar esta garantia, no se puede
dudar, y al contrario, lo espera confiadamente el gobierno









ALVARO REBOLLEDO


de la Nueva Granada, que la Gran Bretafia y Francia le
darn a esa repiblica garantias similares." En otra parte
dice: "No se ve otro medio de asegurar para todas las na-
ciones las ventajas de este important transito, sino la ga-
rantia de las grandes potencias comerciales de que el Istmo
serf un territorio neutral". No se content el Presidente
Polk con esta iniciativa sino que autoriz6 a su ministry en
Londres para cooperar con el de la Nueva Granada en obte-
ner del gobierno britanico una garantia de neutralidad se-
mejante a la contenida en la clausula 35 del tratado referido.
La aprobaci6n de ese Tratado, impartida en 1848, coin-
cidia con el descubrimiento del oro en California, y asi los
Estados Unidos empezaron desde entonces a gozar de las
ventajas del libre trinsito por el Istmo, que era el paso obli-
gado de los innumerables pobladores del Oeste americano.
Los Estados Unidos invocaron el tratado por la pri-
mera vez con motivo del trfgico incident conocido
con el nombre de "La tajada de sandia". Este in-
cidente, que ocurri6 en la ciudad de PanamA en abril de 1856,
lo origin un americano que, en estado de embriaguez, sac6
una pistola para matar a un negro que le reclamaba el valor
de una tajada de sandia que le habia tomado de su mostrador
de frutas. Alguien le arrebat6 el arma y ech6 a correr per-
seguido por el americano. Esto ocasion6 una rifia entire los
americanos y los negros, que dur6 por espacio de tres horas,
viendose los primeros obligados a refugiarse en la estaci6n
del ferrocarril. Alli fueron sitiados por una turbamulta fu-
riosa que dispar6 sobre el edificio, hiriendo a uno de los
ocupantes. La autoridad local envi6 una escolta de soldados
para dispersar a los amotinados, pero fueron impotentes para
cumplir la misi6n que se les habia confiado. Finalmente la
turba forz6 las puertas del edificio, en donde penetraron los
negros matando a diez y seis americanos e hiriendo a otros
tantos.
Este incident motiv6 una larga correspondencia di-
plomftica entire los Estados Unidos y Colombia, que con-
dujo a una convenci6n (septiembre 10, 1857) por la cual
6sta reconoci6 su responsabilidad "derivada del atributo y








EL CANAL DE PANAMA


la obligaci6n que tiene de conservar paz y buen orden en
aquella via interoceAnica". Se interpretaba, pues, el tratado
de 1846 en el sentido de que correspondia a la naci6n sobe-
rana del Istmo emplear las fuerzas necesarias para la pro-
tecci6n del transito interoceanico contra disturbios locales,
siendo por ello responsible de los dafios y perjuicios que pu-
dieran sufrir los pasajeros en caso de que Colombia no
pudiera tender debidamente a esta obligaci6n. Temeroso,
sin embargo, el gobierno colombiano de que esta clAusula
acarrease a la repdblica una ilimitada responsabilidad, tuvo
el cuidado de aclararla expresando que esa obligaci6n "es
la misma que obliga a todas las naciones a que mantengan
paz y orden dentro de sus territories, de conformidad con
los principios generals del Derecho de Gentes y con los
tratados piblicos que hayan celebrado." En dicha Conven-
ci6n se estipul6 la creaci6n de una comisi6n de reclamaciones
que fij6 $ 400.000 como indemnizaci6n a las victims de
esos motines, suma que Colombia pag6 religiosamente.
Pretendieron los Estados Unidos aprovecharse de este
lamentable incident para tratar de adquirir cierta autoridad
sobre el Istmo de PanamA. En el memorandum de la Con-
venci6n citada, presentado por el ministry americano en
BogotA, se propuso incluir la clAusula por la cual ambos
paises tendrian igual derecho al paso por el canal por cual-
quier ruta que se pudiese abrir. Se separaba a lo largo de la
linea f6rrea una zona de veinte millas de ancho sobre la
cual los Estados Unidos, reconociendo la soberania de Co-
lombia, adquiririan dominio. PanamA y Col6n serian decla-
radas ciudades libres, protegidas por las fuerzas de los Esta-
dos Unidos. Se proponia ademis que Colombia les cediera
ciertas islas en el Pacifico.
Esta propuesta era claramente violatoria del Tratado
Clayton-Bulwer, seg6n los obvious terminos del mismo con-
firmados con la siguiente interpretaci6n del Secretario Cass:
"Aunque el objeto explicit de este tratado se referia a la
construcci6n de un canal maritime por la via de San Juan
y los lagos de Nicaragua y Managua, con no menor claridad
se proclam6 en 61 un principio general en relaci6n con todas









ALVARO REBOLLEDO


las comunicaciones practicables al trav6s del Istmo". Con
todo, no tuvo Inglaterra necesidad de protestar contra esas
proposiciones. Los negociadores colombianos las rechazaron
porque en su concept significantn en el fondo una cesi6n
integral y gratuita, inconstitucional y poco honorable del
Estado de Panama a los Estados Unidos; el Gobierno ame-
ricano no debe pretender ni exigir una tal cesi6n, y el Go-
bierno colombiano no podria concederla tampoco por ser
contraria a los principios que sirven de base a las institu-
ciones political de las dos Repdblicas".
Segdn los terminos mismos del tratado de 1846, los
Estados Unidos tenian derecho para desembarcar tropas en
el Istmo inicamente con el fin especial de conservar el
libre trfnsito y mediante permiso previo del gobierno colom-
biano. La primera vez que los Estados Unidos, prescindiendo
de esta formalidad, usaron del derecho de transito para
pasar por el Istmo de PanamA tropas que destinaban a sus
territories del Oeste, Colombia protest por conduct de su
ministry en Washington, General Pedro Alcantara Herran,
quien en 1858 celebr6 con el Secretario de Estado Casey
un convenio por el cual se dispuso que cuando en lo sucesivo
hubieran de pasar fuerzas americanas por el Istmo, lo harian
desarmadas y como grupos de simples individuos particu-
lares, sujetos a la jurisdicci6n territorial, y "sin gozar de las
exenciones que son de costumbre cuando transitan como
tropa por territories extranjeros". En 1865, el vice almirante
Pearson desembarc6 una escolta de marines y una banda de
mdsicos con el fin de rendir honors finebres a un c6nsul
americano que habia fallecido en PanamA. Colombia pro-
test6 contra este hecho, a lo cual el Secretario de Estado,
Seward, admiti6 que el vice almirante debi6 haber solici-
tado permiso previo para efectuar el desembarque.
Durante la revoluci6n que dio en tierra con el gobierno
de la Confederaci6n Granadina, el General Mosquera, jefe
de los revolucionarios, envi6 fuerza armada a ocupar el
Istmo de PanamA. Don Rafael Pombo, Secretario Encar-
gado de la Legaci6n en Washington, invoc6 el tratado exis-
tente para solicitar la ayuda de los Estados Unidos en el








EL CANAL DE PANAMA


mantenimiento del orden en la ruta interoceanica, advir-
tiendo que con ello no queria insinuar que los Estados Unidos
intervinieran en la lucha political que entonces se efectuaba.
El gobierno americano se limit a ordenar que se diera
protecci6n a la linea del ferrocarril. El General Pedro A.
Herrin, ministry de la Confederaci6n Granadina en Wash-
ington, ratific6 un afio despues (junio de 1862) la nota de
su secretario declarando que los Estados Unidos estaban
obligados a garantizar la neutralidad del Istmo contra
fuerzas que no fueran las del gobierno national neograna-
dino. Sin embargo, dudando quizas de esta interpretaci6n o
deseoso de obtener a todo trance el solicitado apoyo en
favor del tambaleante gobierno que representaba, el General
Herrfn declar6 sin rebozo que los Estados Unidos de Colom-
bia, -nombre que los revolucionarios habian adoptado para
el pais,- era un estado diferente de la Nueva Granada,
"un nuevo miembro de la familiar de naciones y que se com-
pone de todo o parte del territorio de la antigua Repdblica
de Colombia." El gobierno americano, como en la vez ante-
rior, orden6 que se desembarcaran fuerzas navales para la
protecci6n del transito interocednico y la vida e intereses
de sus connacionales. Esta media no satisfizo al General
Herran, quien insisti6 en que se desembarcara un cuerpo
de infanteria. En vista de la critical situaci6n en que se
hallaban los Estados Unidos, afrontando entonces el peligro
de su desintegraci6n territorial, el Presidente Lincoln, antes
de decidirse a dar paso alguno en el sentido que se le pedia,
resolvi6 consultar a la Gran Bretafia y a Francia sobre el
asunto. Preguntados estos dos gobiernos si deseaban unirse
al de los Estados Unidos para garantizar, bajo la autoridad
de Colombia, la seguridad del trfnsito del Istmo, contes-
taron que no creian que se habia llegado la contingencia
para una intervenci6n. La publicaci6n de la correspondencia
de esta gesti6n diplomftica ocasion6 una protest de Me-
xico contra la actitud de los Estados Unidos al pedir, en
violacion de la Doctrina de Monroe, la cooperaci6n de los
paises europeos en asuntos netamente americanos. El go-
bierno de M6xico recordaba los sufrimientos que su pueblo
estaba experimentando con la intervenci6n francesa, a lo








ALVARO REBOLLEDO


cual el secretario Seward, contest que simpatizaba con los
sentimientos que esa protest contenia.
En varias ocasiones los Estados Unidos rehusaron su
ayuda a Colombia para proteger el trmnsito del Istmo contra
ataques de revolucionarios colombianos. A una solicitud de
esta clase hecha en 1865, el Secretario de Estado Seward,
informaba a su ministry en Bogota que el Procurador Ge-
neral opinaba que ni el texto ni el caracter de la clausula 35
del tratado de 1846, imponian a su gobierno la obligaci6n
de acceder a dicha solicitud, y agregaba: "Esta estipulaci6n
se convino con el fin de garantizar el Istmo contra la inva-
si6n de una potencia extranjera. No podria haberse inter-
pretado en el sentido de que nosotros apoyariamos a uno
de los bandos en un conflict civil de Colombia". Esta inter-
pretaci6n fue aceptada por el Gobierno colombiano, segin
nota de J. M. Rojas Garrido, Secretario de Relaciones Ex-
teriores, dirigida al ministry americano en Bogota en sep-
tiembre de 1866, y en la cual, despues de referirse a un in-
tento separatist que se decia era instigado por los agents
de la Compafila del Ferrocarril de Panama, dice que "si
se efectuara un movimiento de esta clase con el fin de inde-
pendizar esa secci6n de la Repiiblica e incorporarla a cual-
quier otra naci6n o potencia, esto es, con el fin de traspasar
por cualesquiera medios a otra naci6n o potencia extranjera
la soberania que Colombia posee sobre aquel territorio, en-
tonces se Ilegaria el caso cuando los Estados Unidos, en
cumplimiento de la obligaci6n contraida por el articulo 35
del tratado existente entire las dos reptblicas, deberian
prestar su ayuda a Colombia para mantener su soberania so-
bre el Istmo; pero no cuando los disturbios se confinen a los
ciudadanos colombianos." Esta fue la misma interpretaci6n
dada en 1871 por el Secretario de Estado Hamilton Fish:
"En virtud del tratado con la Nueva Granada en 1846,
decia, este gobierno se ha comprometido a garantizar la
neutralidad del Istmo de Panama. Este compromise, sin
embargo, no incluye el deber de proteger la via de la vio-
lencia de los bandos locales, lo cual se ha considerado como
indiscutible deber del gobierno colombiano." Igual inter-








EL CANAL DE PANAMA


pretaci6n dio el Secretario de Estado Bayard, quien despu6s
de recorder que varias veces el gobierno de los Estados Uni-
dos, con el consentimiento de Colombia, envi6 tropas al
Istmo de Panamf para la protecci6n del transito en epocas
de disturbios politicos, agrega: "El Gobierno de los Estados
Unidos, al proceder de esa manera, ha reconocido siempre
la soberania de Colombia en ese territorio, y mas bien ha
rechazado que reconocido el deber de proteger el trfnsito
contra disturbios locales".
En 1885 tropas revolucionarias compuestas en su ma-
yoria de extranjeros perniciosos y comandadas por un tal
Pedro Prestan, mulato cartagenero, se apoderaron de Col6n
cometiendo infinidad de atropellos, como el de confiscar un
barco americano y encarcelar al c6nsul de los Estados Uni-
dos y a otros ciudadanos de este pais, a quienes se intentaba
fusilar. Tropas del gobierno colombiano, procedentes de
PanamA, atacaron a los rebeldes, quienes, al verse perdidos,
decidieron prender fuego a la ciudad, la que qued6 reducida
a escombros. A petici6n del gobierno colombiano, fuerzas
americanas desembarcaron en Col6n limitando su acci6n a
cooperar con las tropas colombianas a restablecer el orden
y dar socorro a las victims de esa catfstrofe.
El mismo dia del incendio de Col6n, otras fuerzas
revolucionarias al mando del General Rafael Aizpuru, to-
maron a PanamA aprovechfndose del estado indefenso en
que habia quedado la ciudad. El coronel Ram6n Ulloa,
jefe de las tropas colombianas del gobierno, se vio en la
necesidad de entrar en arreglos con Aizpuru, quien se com-
prometi6 a suspender hostilidades por el t6rmino de un
mes. Este ambicioso jefe rebelde le propuso entonces al
c6nsul americano que, si se le garantizaba la gobernaci6n,
declararia la secesi6n, colocando el Istmo bajo el protec-
torado de los Estados Unidos. El consul trat6, con el des-
precio que se merecia, esta indigna propuesta.
En tanto, fonde6 en la bahia de PanamA una escua-
-ra americana, al mando del Comandante McCalla, que
labia sido enviada a proteger el transito y la vida e inte-
reses de los americanos. Otra escuadra fonde6 en Col6n al








ALVARO REBOLLEDO


mando del Almirante Jouett, quien le dirigi6 una carta al
Coronel Ulloa en que le solicitaba permiso para desembarcar.
Las fuerzas americanas entraron a PanamA, pero despues
de haber firmado un convenio con Aizpuru, por el cual este
se comprometia a no levantar barricades ni a library combat
en la ciudad, se retiraron a resguardarlos muelles de la Com-
paiiia del Ferrocarril.
El gobierno colombiano se preparaba a enviar fuerzas
a PanamA con el fin de restablecer alli la autoridad legitima.
Un ej&rcito de 600 hombres se hallaba listo en Buenaventura,
pero se carecia de los medios de transport. Cuando los
jefes se hallaban deliberando sobre este problema de solu-
ci6n en apariencia impossible, se present providencialmente
la cafionera colombiana "BoyacA", que habia decidido huir
de PanamA para no someterse a la autoridad de Aizpuru.
Este rebelde habia enviado, en un vaporcito perteneciente
a la Compafiia francesa del Canal, unos comisionados para
tratar de entrar en arreglos con el gobierno. Los comisio-
nados fueron apresados, y el vaporcito y la caiionera sir-
vieron para remolcar unos pontones carcomidos e indtiles
que hacia muchos afios se hallaban fondeados en la bahia
de Buenaventura. Esta flota improvisada de barcos viejos,
al mando del General Rafael Reyes, march a la recapture
de Panama.
Al tener noticia Aizpuru de que tropas del Gobierno
habian salido de Buenaventura, a pesar de haberse compro-
metido a no library combat dentro de ]a ciudad, mand6
levantar barricades en las calls con Animo de defenderla.
Las fuerzas americanas desbarataron esas barricades y ocu-
paron los puntos mas estrategicos de la ciudad. Al Ilegar las
tropas del gobierno colombiano, el Comandante McCalla
les advirti6 que no se les permitiria acercarse a las lines
que ellos ocupaban. Esta advertencia estaba inspirada en
un sentimiento equitativo de neutralidad, y asi lo recono-
cieron los jefes de la expedici6n, quienes ordenaron su des-
embarco en otro sitio de la ciudad. El General Reyes con-
ferenci6 con el Almirante Jouett, quien reconoci6 los dere-
chos de Colombia que aqul6 representaba y ante quien se








EL CANAL DE PANAMA


verific6 una entrevista con Aizpuru, en la cual se convino
el rendimiento incondicional de este jefe rebelde. Resta-
blecido el orden, las tropas americanas se retiraron del Istmo.
El President Cleveland, en su mensaje de 8 de diciem-
bre de 1885, daba cuenta al Congreso de estos sucesos en los
siguientes terminos: "Deseosos de ejercer solamente los
poderes expresamente reservados por el tratado, y cuidado-
samente atentos a los derechos de Colombia, las fuerzas
enviadas al Istmo fueron instruidas de limitar su acci6n a
evitar positivea y eficazmente" que el trAnsito del Istmo
fuera "interrumpido o embarazado". La ejecuci6n de una
tarea tan delicada y de t6nta responsabilidad envolvi6 nece-
sariamente el control de policia donde la autoridad local
era por el moment impotente; pero siempre en ayuda de
la soberania de Colombia. La manera pronta y feliz como
este gobierno cumpli6 su deber, fue debidamente apreciada
por el de Colombia, quien nos hizo manifestaciones de gra-
titud. Restaurada la paz en el Istmo, con el establecimiento
del gobierno constituido, se retiraron las fuerzas de los Esta-
dos Unidos".
Durante la vigencia del tratado de 1846 hasta 1902, las
fuerzas de los Estados Unidos se emplearon en las siguientes
fechas: octubre de 1856; septiembre de 1860; mayo de 1861;
junio de 1862; marzo de 1865; en 1873; marzo de 1885, y
noviembre de 1901. En todas estas ocasiones el desembarco
de esas fuerzas se hizo a solicitud del gobierno colombiano
o con su previo permiso o consentimiento. Alguien ha hecho
el calculo de que todos estos desembarcos duraron por un
period total de 168 horas durante los 54 afios de la vigencia
del tratado. Este fue el servicio que los Estados Unidos
prestaron a Colombia a cambio de las concesiones y privi-
legios en dicho pacto estipulados a favor de ellos.
Seg6n las estipulaciones del mencionado pacto y seg6n
los antecedentes arriba referidos, los Estados Unidos se
obligaron a proteger la neutralidad del Istmo de Panama
y mantener la soberania y propiedad de Colombia en dicho
Istmo contra ataques o agresiones de potencias extranjeras.
Correspondia a Colombia mantener en paz y orden el trin-








ALBARO REBOLLEDO


sito interoceanico, pudiendo los Estados Unidos, con el
consentimiento o permiso de ella, preservar la libertad de
ese transito de interrupciones o embarazos, guardando es-
tricta neutralidad en los disturbios dom6sticos.
Desde 1869 el Presidente Grant habia iniciado una poli-
tica mAs exclusivista con respect a la comunicaci6n inter-
oceAnica al hablar de la necesidad de abrir "un canal ame-
ricano, por el pueblo americano y para el pueblo americano",
aplicando este gentilicio a los Estados Unidos. El Presidente
Hayes ratific6 esta political en 1880, cuando se iniciaba la
obra francesa del canal. "La political de este pais, decia, es
un canal bajo el dominio (control) americano. Los Estados
Unidos no pueden consentir que ese control lo ejerza nin-
guna potencia extranjera ni combinaci6n de potencias ex-
tranjeras."
El Tratado Clayton-Bulwer era serio obsticulo para la
realizaci6n de esas ideas, y asi, en abril del afio dltimamente
citado, el Congreso de los Estados Unidos aprob6 una reso-
luci6n por la cual se pedia al Presidente que diera pasos
inmediatamente para abrogar este pacto.
Entre los estadistas colombianos prevalecia la opinion
de que era en el Tratado Clayton-Bulwer donde positive
y eficazmente habia quedado garantizada la propiedad y
soberania de la rep6blica en el Istmo. Cabe observer aqui
que fu6 don Rafael Rivas, ministry de Colombia en Was-
higton y amigo personal de Sir Bulwer, quien le sugiri6 a
6ste, cuando se discutia aquel cAlebre tratado, se hiciese
extensive la garantia de neutralidad a todas las rutas posi-
bles interoceanicas. (*) Afos mas tarde, Lord Granville,
ministry del Foreign Office de Londres, le pidi6 al gobierno
de Washington el cumplimiento de dicha clfusula. Por otra

(*) Si a don Rafael Rivas se le debe el haber cooperado en esta
forma en la elaboraci6n de este famoso tratado, a otro colombiano,
don Manuel Torres, primer ministry hispanoamericano acreditado
ante el gobierno de los Estados Unidos, le corresponde el alto honor
de haber sugerido, tres afios antes de Monroe, la doctrine de este nom-
bre. John Quincy Adams, a quien se atribuye la verdadera paternidad









EL CANAL DE PANAMA


parte, como se ha visto al principio de este capitulo, fu6 la
intenci6n del Presidente Polk y de los negociadores del tra-
tado de 1846 solicitar de las potencias maritimas la garantia
colectiva de la neutralidad del Istmo y de los derechos de
soberania de Colombia en dicho territorio. A fin de reforzar
esta solicitud, la ley colombiana sobre concesi6n a la Com-
pafiia francesa, dispuso exceptuar del paso del canal a las
naves de las naciones que, estando en guerra con otra u
otras, no hubiesen adquirido el derecho de transitar por 61
en todo tiempo, por tratados pilblicos en que se garanti-
zase la soberania de Colombia sobre el Istmo.
Dos tratados, pues, obligaban a obtener la garantia que
Colombia buscaba. El Secretario Blaine no s6lo rehus6
cumplir este compromise, sino que lo conceptu6 innecesario
y ofensivo tanto para Colombia como para su pais. En nota
dirigida a su ministry en Londres decia: "A juicio del Pre-
sidente, la garantia otorgada por los Estados Unidos de
America no require adhesi6n, asentimiento ni apoyo de
otra potencia. En mis de una ocasi6n este Gobierno ha
tenido que llevar a efecto la garantia de neutralidad pro-
metida, y nada por el moment deja prever o recelar que
haya de ocurrir el caso de que esta naci6n no pueda dar cum-
plimiento a lo estipulado. Jamas se ha suscitado la menor
duda por parte de los Estados Unidos acerca del libre trAn-
sito del comercio del mundo por cualquier via que se abriese
de un mar a otro mar, como de protecci6n a los derechos
territoriales de Colombia contra toda agresi6n o intervenci6n
de cualquier naturaleza." En ese mismo dia dirigi6 una en6r-
gica circular a sus diplomiticos en Europa,en la que decia:
"Un convenio entire los Estados europeos para garantizar
conjuntamente la neutralidad, y en efecto dominar el ca-

de la c61ebre doctrine, describe en sus Memoirs acerca de una conferencia
que l6 tuvo con el senior Torres en mayo de 1820, en la que despubs de
manifestarle 6ste los anhelos de los paises hispanoamericanos, le habl6
de los temores que ellos abrigaban de la Alianza europea y en especial
de Inglaterra. "Ellos desean, decia el senior Torres, combinar un sis-
tema americano que comprenda todo el hemisferio en oposici6n al
de Europa y especialmente en oposici6n a Inglaterra".








ALVARO REBOLLEDO


racter politico de una ruta de comercio, tan lejos de ellos
y tan cerca de nosotros que forma prActicamente una parte
de nuestra linea costanera, seria considerada por este Go-
bierno como asunto de la mas grave inquietud. Cualquier
intent para invalidar esta garantia por medio de un acuerdo
entire las potencias europeas, tendria el caracter de una alian-
za contra los Estados Unidos".
Fracasado este intent, tardemente acordado, se pens6
en Colombia en la abrogaci6n del tratado de 1846, cuyo
t6rmino habia expirado por segunda vez y cuya vigencia
dependia de la voluntad de cualquiera de las parties. Pero
ese recurso, por razones obvias, no hubiese facilitado la
soluci6n del problema. Era, pues, indicado que no se de-
nunciase y que Colombia continuara confiada en la buena fe
de los Estados Unidos para el cumplimiento de esa solem-
ne obligaci6n international ratificada con las declaraciones
del Secretario Blaine y de los otros ilustres estadistas ame-
ricanos citados.


















VIII


ESFUERZOS DE COLOMBIA POR LA VIA
INTEROCEANICA

EL FERROCARRIL DE PANAMA

Numerosos escritores parciales o mal informados, dando
eredito a los concepts calumniosos propalados por el prin-
cipal responsible de la separaci6n de Panama, afirman abier-
ta o veladamente,-con el fin de paliar o disculpar el despojo
de que Colombia fu6 victima,- que ella era un obstfculo
para la realizaci6n del canal interoceAnico. Nada, sin em-
bargo, mis lejos de la verdad de los hechos ni que mis facil-
mente pueda desmentirse con abundancia de pruebas.
Antes de hacer una relaci6n de las leyes, proyectos y
contratos que patentizan el interns de los colombianos por
esta obra de beneficio universal, conviene hacer una breve
resefia hist6rica del ferrocarril de Panama, primera via f6-
rrea trascontinental e interoceAnica que se construy6 en
America y cuya realizaci6n se debi6 principalmente a los
esfuerzos de Colombia.
Despues del saqueo e incendio de PanamA por Morgan,
comenz6 a declinar el active movimiento commercial del
Istmo. A mediados del siglo XVIII qued6 suprimido en el
Istmo el comercio de los galeones por preferirse, para el
trafico entire Espafia y sus colonies del Pacifico, la ruta del








ALVARO REBOLLEDO


Cabo de Hornos debido a los series peligros que, por los
corsarios y bucaneros, presentaba no solamente la nevega-
ci6n del mar de las Antillas, sino tambien el transito del
Istmo que ellos habian convertido en teatro de sus piraticas
aventuras. Esto determine la ruina de Portobelo y la deca-
dencia de varias poblaciones del Istmo.
Este period de abandon e inactividad perdur6 hasta
mediados del siglo pasado, cuando el incipiente comercio
entire Sur Am6rica y Europa empez6 a dar al Istmo un poco
de vida econ6mica. Mas la carencia de una facil via de co-
municaci6n entire los dos oc6anos era un serio obstaculo para
fomentar el desarrollo commercial en la escala a que tenia
derecho de aspirar region con tan privilegiada situaci6n
geografica.
Convencido el gobierno colombiano de tal necesidad,
a la que por su escasez de recursos no podia hacer frente,
invite a las mas poderosas naciones del mundo a acometer
esta obra de innegables beneficios para el comercio inter-
nacional. Inglaterra consider el proyecto, pero desisti6
ante la magnitude de la obra. Francia hizo mas: estudi6 el
proyecto y celebr6 un contrato para establecer la comuni-
caci6n f6rrea. Este document, suscrito en 1847 por el senior
Mateo Klein, en representaci6n de un grupo de banqueros
y comerciantes en su mayoria franceses, estipulaba tan venta-
josas concesiones y privilegios a favor de los contratistas
que no dej6 de causar inquietud entire algunos colombianos
por los peligros que entrafiaba para la soberania de Panama.
Felizmente. teniendo en cuenta las dificultades y costo de
la obra, los contratistas desistieron de la empresa y dejaron
caducar el contrato al no otorgar la fianza que en 61 se esti-
pulaba.
El gobierno colombiano se aprovech6 de esta oportu-
nidad para entrar en negociaciones con un grupo de ameri-
canos encabezados por William A. Aspinwall, y resultado
de ellas fu6 el contrato celebrado en Washington en 1848
y ratificado en Bogota dos afios despues. Por este contrato
se le concedia a la Compania, durante el termino de cuarenta
y nueve afios, el privilegio exclusive de establecer un ferro-








EL CANAL DE PANAMA


carril a trav6s del Istmo de Panama, reservAndose el Go-
bierno el derecho de redimirlo a los veinte afos por la suma
de cinco millones de d6lares, y por cuatro y dos millones al
final de las dos d6cadas siguientes. Al expirar el t6rmino del
privilegio, el gobierno entraba gratuitamente en el goce,
propiedad y posesi6n del ferrocarril con todos sus enseres. "El
Gobierno, en consideraci6n de las dificultades de la empresa y
a las ventajas directs e indirectas que la Repdblica debe sacar
de ella", les hacia a los contratistas las mis generosas concesio-
nes, como darles gratuitamente los terrenos necesarios para el
establecimiento de la linea f6rrea y de los puertos maritimos,
secos y fluviales, asi como las tierras baldias de la isla de
Manzanillo, en la bahia de Lim6n, uno de los terminales del
ferrocarril. Se les concedia, ademas, a titulo gratuito y a
perpetuidad, 150.000 fanegadas de tierras baldias, teniendo
la Compaiiia la libertad de escogerlas en la parte continental
de las provincias de PanamA y Veraguas que mas le convi-
niera, o, en su defecto, en algunas otras provincias de Co-
lombia. El gobierno recibia por toda compensaci6n el tres
por ciento de los beneficios netos de la empresa. Tales fueron
los terminos principles de este famoso contrato reconoci-
damente desventajoso para Colombia.
El descubrimiento del oro en California, hecho que
prActicamente coincidia con la firma del contrato, vino a
mostrar la urgencia de construir el ferrocarril en el menor
tiempo possible, pues se preveia la enorme afluencia de gentes
que cruzarian el Istmo en busca del codiciado metal.
La obra debia quedar concluida en el termino de seis
afios. La Compafiia emprendi6 su construcci6n sin demora
alguna. "Los trabajos, dice F. N. Otis en su libro sobre esta
empresa, no se inauguraron con ceremonies imponentes.
Dos ciudadanos americanos saltan, hacha en mano, de una
rdstica canoa sobre una playa virgen y desolada y, con una
comitiva de media docena de indigenas que abren una trocha
con sus machetes, hieren el Arbol mAs cercano con sus bri-
lantes hachas. Los rapidos golpes repercuten de orilla a
orilla, y el majestuoso Arbol del cacao cae rendido sobre la
playa. Asi, sin ostentaci6n alguna, se anunci6 el comienzo








ALVARO REBOLLEDO


de un ferrocarril que, por los intereses y dificultades que en-
cerraba, puede ser considerado como una de las mis grandes
y audaces empresas que se hayan intentado".
Los ingenieros americanos desplegaron en la construc-
ci6n de esta via f6rrea la indomable energia que ha caracte-
rizado a los hombres de su raza. Sobre un lanch6n estable-
cieron sus oficinas. Trabajaban con el barro hasta la cintura
en las selvas espantosas y pestilentes del Istmo, selvas
inhospitalarias, Ilenas de innumerables insects y reptiles
ponzofiosos. La construcci6n de este ferrocarril fue cierta-
mente una lucha titfnica contra obstaculos al parecer insu-
perables. Por muchos aspects puede considerarse como uno
de los mayores triunfos que el esfuerzo human haya alcan-
zado en su lucha contra la bravia naturaleza del tr6pico.
El principal de esos obstfculos era lo mortifero del clima
que diezmaba o ahuyentaba a los trabajadores. Debido a la
escasez de brazos y a la inadaptabilidad de europeos y ame-
ricanos a las condiciones existentes, la Compafiia decidi6
contratar s6bditos chinos en la creencia de que ellos podrian
soportar mejor lo delet6reo del clima, y, al efecto, mil de
ellos fueron traidos de Cant6n. A pesar de los cuidados, un
mes despu6s de su Ilegada al Istmo los chinos empezaron a
enfermar y a afectarse de tristeza con tendencies al suicidio.
Los int6rpretes atribuyeron este melanc6lico estado a la
falta de su acostumbrado opio, y asi se orden6 que se les
diera una raci6n de esta droga, lo que dio resultados favo-
rables. Mas esta prActica era illegal, y asi hubo de suspen-
derse. Privados de lo que constituia en ellos un habito ne-
cesario y sujetos a la malsana influencia del clima, los chinos
perdieron todo aliento y vigor. Un centenar habia muerto
de enfermedades, y los restantes se entregaron a la mAs
espantosa desesperaci6n, y buscaban la muerte por los medios
que les caian a sus manos. Algunos se sentaban en la playa,
e impasibles e inm6viles, esperaban a que la marea se los
tragara. Otros se ahorcaban de los Arboles o se estrangulaban
con sus peluquines o se degollaban con sus herramientas
de trabajo. Fue una tragedia dantesca representada en los
manglares del tr6pico. Por various y extrafios metodos cen-









EL CANAL DE PANAMA


tenares pusieron fin a su misera existencia. Los restantes,
menos de doscientos, enfermos e initiles, fueron embarcados
para Jamaica.
A pesar de todas estas y otras dificultades, en 1855,
antes de vencerse el plazo estipulado, se coloc6 el iltimo
riel. Se ha ponderado el costo en vidas humans diciendo
que se llev6 una por cada traviesa de la linea. En dinero
efectivo ascendi6 a siete millones de d6lares.
La terminaci6n de este ferrocarril caus6, como era
natural, gran regocijo entire los colombianos. Para celebrar
este acontecimiento se les obsequi6 a los directors de la
empresa con un banquet al cual concurrieron various miem-
bros del Gabinete colombiano que habian venido de Bogota
a participar en el jdbilo general. Entre las copas de cham-
pagne, alguien propuso darle el nombre de Aspinwall a la
ciudad en donde principiaba el ferrocarril y que hasta
entonces no habia sido bautizada. La moci6n fu6 secunoada
y aprobada por todos los comensales, y se dice que el mejor
discurso de la ocasi6n fu6 el del doctor Victoriano de D.
Paredes, entonces Secretario de Relaciones Exteriores. Sin
embargo, este nombre acordado alli no estaba destinado a
prevalecer. El congress colombiano decret6 distinguir a la
nueva ciudad con el nombre de Col6n, en honor del Descu-
bridor. Pero el nombre de Aspinwall se habia popularizado
tanto en el exterior hasta el extreme de haber originado un
pequefio incident diplomAtico. Al solicitar el ministry
americano en Bogota el exequAtur de estilo para un c6nsul
en Aspinwall, el gobierno colombiano inform cort6smente
al solicitante que no habia en el pais poblaci6n con ese
nombre, advirtiendo que si en las letras patentes se reem-
plazaba ese nombre por el de Col6n, no habria inconvenient
alguno en acceder a la petici6n. Este reparo caus6 extrafieza
en el gobierno de Washington, el que, por un tiempo, estuvo
dispuesto a considerar como descort6s la actitud del de
Colombia, pero se le dieron satisfactorias explicaciones que
pusieron fin al incident. Sin embargo, el nombre de Aspin-
wall sigui6 usandose en el exterior hasta que el gobierno
colombiano dict6 un decreto por el cual se dispuso rechazar








ALVARO REBOLLEDO


toda carga o correspondencia que no legara dirigida a Col6n,
lo cual influy6 decisivamente para que este nombre haya
prevalecido hasta la fecha.
El trAfico de pasajeros de los que iban a California le
daba al ferrocarril tan enormes rendimientos que pocos
afios despues de concluido se consideraba como una de las
empresas mas pr6speras del mundo. PanamA habia salido
de su letargo secular y se habia convertido en una especie
de Babilonia en donde se derrochaba el oro a manos Ilenas.
El Istmo habia adquirido una gran importancia interna-
cional. Los contratistas pensaron entonces en asegurarse un
privilegio por un mayor nimero de afios. Al vencerse la
mitad del primer plazo, la Compafiia envi6 un representante
a BogotA para negociar un nuevo contrato a cualquier costo.
La nueva negociaci6n, suscrita en 1867, no fu6 tan favorable.
El privilegio duraria por noventa y nueve afios; pero la
Compafila contrajo nuevas obligaciones. Se pag6 al gobierno
un mill6n de d6lares, y se convino en darle, por todo el
t&rmino del privilegio, una renta annual de $ 250.000. La
Compafia se oblig6 a transportar gratuitamente las tropas,
armamentos y mercaderias del gobierno.
Cuando se tuvo noticia en Nueva York de que la em-
presa habia adquirido tales responsabilidades, las acciones
bajaron de 300 a 80 en pocos dias. Era el comienzo de los
malos tiempos. En aquella 6poca se orden6, por otra parte,
la construcci6n del ferrocarril de los Estados Unidos al travys
del Continente, obra que qued6 concluida pocos afios des-
pu6s y la cual le rest6 a la Compania del de PanamA su
mejor negocio o sea el trafico con California. Pero adn le
quedaba el comercio con Sur America. Sin embargo, nuevos
reveses financieros sufri6 la Compafiia en este campo, pues
no habiendo aceptado un convenio propuesto por la Pacific
Steam Navigation Co., Asta inici6 una active guerra de
tarifas para lo cual contaba con grandes y rfpidos barcos
que hacian el viaje por el Cabo de Hornos. Esto ocasion6 una
disminuci6n considerable en los proventos del ferrocarril.
Una oportunidad providencial se le present finalmente a la
Compafiia para disponer del ferrocarril y fue el proyecto








EL CANAL DE PANAMA


francs para excavar el canal. La ruta seleccionada para 6ste
correria paralela a la linea ferrea, teniendo la Compafiia el
privilegio exclusive para la transportaci6n interoceanica
por esta zona. Los franceses se vieron obligados a comprar
el ferrocarril por la suma de diez y ocho millones de d6lares,
aceptando, desde luego, todas las obligaciones anteriores
contraidas con el gobierno colombiano por los antiguos
concesionarios.
En el capitulo cuarto de este libro hemos hecho refe-
rencia a los primeros proyectos de canal originados en Co-
lombia. Se ha dicho con verdad que nunca durante la historic
del pais hubo un tiempo en que no se discutiera alguna ley,
proyecto, contrato o tratado encaminados a la realizaci6n
de este gran objeto. "Aquello, dice don Marco F. Suarez, fu6
un voto incesante, un anhelo que jambs se interrumpi6 ni
pudo interrumpirse, por tratarse de un privilegio natural,
vinculado a nuestro territorio, y que formaba el tesoro mis
precioso del mundo, tesoro no porque se hallara oculto, pero
si porque podia competir con las preseas y riquezas mis efec-
tivas". Cita el senior SuArez las siguientes palabras de otro
colombiano, escritas en 1860, y que expresan ese anhelo
vehemente de Colombia: "Nosotros hubi6ramos debido de
imitar a aquellos celebres cruzados que pasaron al Asia a
rescatar el Santo Sepulcro. Esos famosos guerreros hacian
que todo el ej6rcito dijese en alta voz, al toque de oraciones,
estas palabras: "Acordaos del Santo Sepulcro". Los gra-
nadinos debieramos decir tambien: "Acordaos de la cana-
lizaci6n del Istmo".
No existen menos de una treintena de disposiciones le-
gales referentes a este asunto. Seria demasiado prolijo si
fuesemos a dar cuenta separada de cada una de ellas, y asi
nos limitaremos a hablar de las mis importantes. Los co-
lombianos siempre comprendieron y apreciaron el valor que
la posici6n geografica del Istmo tenia para beneficio de
todos los pueblos de la tierra. Sin egoismo y con desinteres,
invitaron a las mis poderosas naciones a acometer la em-
presa. Desde 1835 las ciudades de Portobelo y Panama
habian sido declaradas libres para el comercio universal.








ALVARO REBOLLEDO


Por ley 60 de 1866 se dispuso: "El Gobierno declara neu-
trales para todo tiempo los puertos de uno y otro extreme
del canal, y las aguas de 6ste, de uno a otro mar; y en con-
secuencia, en el caso de guerra entire otras naciones o entire
una de ellas y la Nueva Granada, el trfnsito por el Canal
no se interrumpira por tal motivo, y los buques mercantes
y los individuos de todas las naciones del mundo podr6n
entrar en dichos puertos y transitar por el Canal, sin ser
molestados ni detenidos".
Cuando en 1869 se discutia en Bogota un tratado con
los Estados Unidos sobre apertura del canal, 6stos preten-
dieron el derecho de cerrar las puertas del mismo al comercio
de los paises que estuviesen en guerra con ellos, al mismo
tiempo que dicho gobierno podria servirse de 61 para el
trAnsito de sus buques y demas elements de guerra. Los
negociadores colombianos, sefiores Miguel Samper y Tomis
Cuenca, consideraron tal pretensi6n opuesta a la traditional
doctrine de las leyes colombianas, acerca de la neutralidad
absolute del canal, y de su apertura sobre el pie de una
perfect igualdad para el comercio de todas las naciones.
Y era tan intima la convicci6n de aquellos negociadores en
este punto que, a su juicio, "si el canal no se ofreciese al
mundo como una prueba de paz y como un lazo para es-
trechar mas y mas las relaciones fraternales entire todos los
paises, sino como una poderosa arma de guerra, que hubiera
de esgrimirse de continent a continent, seria preferible
que jams se abriese".
La primera concesi6n colombiana fue hecha en mayo
de 1835 al Bar6n Carlos de Thierry, a quien se le dio "el
privilegio de abrir un canal por las aguas del rio Grande,
del Chagres y de la bahia de Lim6n, adoptando los puntos
que crea mas ventajosos para el seguro trAnsito de buques
que no calen mas de diez pies de agua". En el afio siguiente
se declar6 insubsistente este privilegio y se dieron las bases
para abrir una comunicaci6n intermarina. Dos afios mas tarde
se concedi6 un privilegio semejante a various ciudadanos
colombianos y franceses. En 1842 se fijaron las reglas para
llevar a efecto la empresa de la comunicaci6n interoceAnica




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs