• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Dedication
 Preface
 La democracia en el tiempo
 Tipo de republica democratica
 Imperfecciones en la constitucion...
 Imperfecciones en el funcionamiento...
 Los partidos politicos y la...
 Democracia y liberalismo
 Totalitarismo y democracia
 La concepcion totalitaria...
 Dictadura y totalitarismo
 El redentorismo en Honduras
 La obra de los redentores
 El general carias y el redento...
 El mito de la alternabilidad
 La alternabilidad en Honduras
 Apendice. Bases para la organizacion...
 En la asamblea de la sociedad de...
 En la VIII conferencia interamericana...
 Table of Contents














Title: Democracia y redentorismo
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078504/00001
 Material Information
Title: Democracia y redentorismo
Series Title: Democracia y redentorismo.
Physical Description: 142, 2 p. : ; 19cm.
Language: Spanish
Creator: López Pineda, Julián, 1879-
Publisher: Tipografi´a Gurdian
Tipografía Gurdian
Place of Publication: Managua
Publication Date: 1942
 Subjects
Subject: Democracy   ( lcsh )
Politics and government -- Honduras   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Honduras
 Notes
General Note: "Edición de doscientos ejemplares, con numeración del 1 al 200."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078504
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAP1279
oclc - 01570857
alephbibnum - 000125308
lccn - a 44002956

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Dedication
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    La democracia en el tiempo
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Tipo de republica democratica
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Imperfecciones en la constitucion de la democracia
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Imperfecciones en el funcionamiento de la democracia
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Los partidos politicos y la democracia
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Democracia y liberalismo
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Pages 54-56
    Totalitarismo y democracia
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    La concepcion totalitaria de Hitler
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Dictadura y totalitarismo
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    El redentorismo en Honduras
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    La obra de los redentores
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    El general carias y el redentorismo
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    El mito de la alternabilidad
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    La alternabilidad en Honduras
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Apendice. Bases para la organizacion de la democracia en Honduras
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    En la asamblea de la sociedad de las naciones
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    En la VIII conferencia interamericana de Lima
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Table of Contents
        Page 143
        Page 144
Full Text

C
JULIAN LOPEZ PINEDA

DEMOCRACIA Y REDENTORISMO


N? 147


JULIAN LOPEZ PINEDA


DEMOCRACIA Y

REDENTORISMO






*


IMPRESO EN LA TIPOGRAFIA GUARDIAN MANAGUA.














DEDI CATORIA


Se d ic o eslas pdginas a[ CJuef[o CHon-
dureio, a todos los hondurenos,
aun a aque[[os que encuentren en
elfas motives de resentimiento o de censura,

encareciendo[es que [as lean sin prejuicios,
con ef espiritu en alto, en un anfiefo de
alcanzar e[ ideal palri6lico que [as fia


inspirado.














PREFACIO

Con fines de vulgarizaci6n, he tratado en este
studio de aclarar concepts relatives a la constitu-
ci6n y al funcionamiento de la democracia.
He procurado, con la mayor precision, expo-
ner los fundamentos de la democracia y sus diferen-
tes modalidades en la practice.
He querido exponer la realidad de la democra-
cia en America, especialmente en los paises hispanoa-
mericanos, cuya contextura ktnica ha exigido sacrificios
de sangre para el implantamiento de las practices
democr;ticas.
Especificamente me he referido al caso de
Honduras, por ser este el Pais donde naci y donde he
luchado desde mi mas temprana juventud por la
practice y el arraigo de los principios democr;ticos.
Por tradici6n de familiar y por la convicci6n
que me han dado el studio y la experiencia, he sido
siempre refractario a esos movimientos politicos de
violencia que en Honduras se han Ilamado revolucio-
ties y que no son sino actos criminals de salvajismo
realizados a la sombra de la demomoacia y con el
aparente objeto de defenderla. En la sangrienta histo-
ria de Honduras no he encontrado ni uno solo de esos
movimientos que merezca el nombre de revoluci6n.









Nunca he figurado, ni plat6nicamente, en las
filas de esa clase de revoluciones, las cuales siempre
me han parecido funestas para la democracia y para
la evoluci6n econ6mica y cultural del Pais. Pero me
ha tocado combatirlas en la prensa y en los campos
de muerte, ganfndome con ello muchos aios de
exilio ricos en ensefianzas.
Creo que con este studio voy a contribuir a
la defense de la democracia en America, y creo tam-
bi6n que he de servir a mi Patria proporcionandoles
a los hondurefios un cuadro vivo de los errors que
nos han conducido al estado de atraso en que se en-
cuentra la Naci6n y poniendo ante sus ojos la espe-
ranza, fundada en hechos reales, de un porvenir que
se anuncia exultante de claridad.

He sostenido, durante toda mi vida pfblica,
que no sera possible afirmar la paz internal de Hon-
duras mientras no se establezca una dictadura capaz
de dominar las fuerzas ciegas de la ambici6n y de la
ignorancia que han operado siempre contra el honor
y la prosperidad de la Repiblica.

En 1928, el doctor Mariano Vasquez y yo, que
residiamos en San Salvador, conversibamos sobre la
situaci6n de Honduras, procurando encontrar el re-
medio para curar la enfermedad cr6nica de la anar-
quia, product del convulsionismo en que ha vivido
el Pais.
Creo-dijo el Dr. Vasquez-que para volver
al orden es necesario restablecer la ensefianza religiosa.
Ha sido un error la instituci6n de la ensefianza laica.









--No estamos de acuerdo-le repliqu6. Creo
que con ensefianza religiosa y sin ella continual el
desbarajuste politico. El mal consist en la libertad
de que han disfrutado los ambiciosos de poder para
soliviantar a las masas. Y no habri orden, ni paz, ni
tranquilidad, mientras no surja un gobernante fuerte
y preparado para hacer el bien, que tenga el valor de
establecer una dictadura inteligente, resuelta a cortar
de raiz todo conato de revuelta, a dominar las ambi-
ciones de los politicos y a organizer las fuerzas del
progress y la cultural.

-Pero--contest6 el Dr. Vasquez-tendria ese
gobernante que mancharse las manos en sangre.

-Precisamente, lo que necesitamos es un hom-
bre que asuma todas las responsabilidades, inclusive
la de mancharse las manos en sangre.

Mi actitud de hoy no puede ser tachada de
oportunismo, pues se trata de convicciones que no
estan vinculadas a ninguno de los regimenes politi-
cos que se han sucedido en Honduras. Para mi per-
sonal beneficio, nada tengo que esperar del Gobierno
actual ni de los futures. El Gobierno del General
Carias me ha otorgado las distinciones a que mi mo-
destia de ciudadano podria aspirar. Nada mas espero
de ,L
Julian LApez Pineda.

Managua, D. N.
Junio de 1942.




















CAPITHLO I


LA DEMOCRACIA EN EL TIEMPO


SUMARIO: 1.-La democracia fue considerada en la antigfe-
dad como la forma de gobierno mns natural mAs humana y mis
just. 2.-La demeeracia antigua era may diferente de la moderns.
:.-La democracia antiglua y medieval solo podia practicarse en la
ciudad. 4.-El concept de libertad en la democracia antigua era di-
ferente del de la democracia moderns. 5. Las democracies antiguas
reconocian la esclavitud como instituci6n del Estado. 6. La demo-
craria antigua era una aristocracia asentada sobre una mass de pa-
rias; no obstante, dej6 huellas perdarables de civilizaci6n y cultural.
7.-La ciudadania es adn incomplete en las actuales democracies.
8.-En las democracies antignas. segdn RenAn. no existia la libertad
individual. 9. La Republica de Atenas es an ejemplo vivo de la
gran potencia creadora de la democracia. 10.-La civilizaci6n y la
cultural no son patrimonio de las grandes extensions territoriales.
11. Cnalquiera de nuestros paises de Americas aun los mas peque-
fos. puede ascender a ocupar an sitio en la vanguardia de las na-
ciones mAs civilizadas y cultas. 1L2 Lo que les falta a los paises pe-
queiios de America son dos elements primordiales: tecnica y capital.






La democracia es una institucion muy antigua.
Existi6 como forma de Gobierno en las Repfblicas
de Grecia y de Roma. En sus dialogos Plat6n hace
disertar a S6crates sobre las diversas formas de Go-
bierno que convienen a la sociedad, y la democracia
le merece al gran fil6sofo un puesto culminante en
sus lucubraciones. Arist6teles, Her6doto, Jenofonte,


C~F"~t~C~F3~S~~ F~RQs~ZIIIC~j~q~E3ejl









Tucidides, Plutarco y otros escritores de la antigfie-
dad especularon sobre las formas de gobierno, exal-
tando la democracia como la mis natural, la mAs hu-
mana y la mas just.

La democracia en la antigiiedad, tal como la
entendieron los autores citados y tal como la prac-
ticaron los griegos y romanos era muy diferente de
la democracia que actualmente conocemos como la
expresi6n mis alta de la libertad y de la ignaldad.

La democracia antigua y medieval, aunque con
los mismos fundamentos, no funcionaba de igual ma-
nera en cada una de las Repihblicas donde fue esta-
blecida, como tampoco la democracia modern fun-
ciona uniformemente en los paises que la ban adop-
tado como forma de Gobierno.

En la Grecia y en la Roma antignas, como en
la Italia de la Edad Media, la democracia se circuns-
cribi6 a la ciudad. Es asi que los Ilamados Estados
democriticos antiguos y medievalea eran ciudades
gobernadas directamente por el pueblo. Los ciuda-
danos reunidos en asamblea dictaban las leyes por las
cuales debia regirse la Repnblica, y en esta forma
cada uno de ellos tenia la conciencia de participar
en el Gobierno. Los magistrados o funcionarios en-
cargados de vigilar el cumplimiento de las leyes y
de aplicarlas en cases concretos eran designados por
el mismo pueblo reunido en asamblea, y cuando los
ciudadanos no se consideraban satisfechos de la ges-
ti6n political o administrative de tales funcionarios,
reunian al pueblo para revocarles sus nombramientos.









Como se comprende, este tipo de democracia
municipal no podia extenderse para la constituci6n
de grandes Estados, por la dificultad de reunir a los
ciudadanos residents en lugares distantes para que
formaran la asamblea que debia dictar las leyes y de-
signar el personal del Gobierno.

Aparte de la libertad, los fundamentos de la
democracia antigua y modern pneden condensarse
en tres palabras: isonomia, o sea la igualdad de todos
los ciudadanos ante la ley; isotima, o sea la igual-
dad de derechos de los ciudadanos para el desempe-
fo de funciones piblicas; e isegoria, o sea la igual-
dad de derechos de los ciudadanos para expresar su
pensamiento.

Pero el fundamento principal de la democra-
cia, que es la libertad, no fue comprendido por los
antignos del mismo modo que nosotros lo compren-
demos. Para ellos el concept de libertad se confun-
dia con el concept de independencia. Cuando ha-
blaban de libertad se referian al mantenimiento in-
c6lume de su soberania independiente, de la cual
eran muy celosos. No existia la libertad de los indi-
viduos, sino solamente la libertad de los ciudadanos,
y 6sta se concretaba al Gobierno del Estado, de tal
suerte que, fuera de las funciones p6blicas, los mis-
mos ciudadanos no gozaban de todas las libertades
de que goza el individuo de la democracia modern.

Las democracies antiguas mantenian la escla-
vitud como instituci6n del Estado y no les reconocian
derechos politicos ni civiles a las mujeres. Segdn








Tocqueville, en Atenas no habia mas que veinte mil
ciudadanos en una poblaci6n de trescientos cincuen-
ta mil habitantes, es decir, los ciudadanos estaban
reducidos mas o menos a un ocho por ciento, y eran
ellos los inicos capacitados para el manejo de los
asuntos pfblicos, pues la gran masa de los habitantes
no gozaba de derechos politicos ni civiles. Esta es-
tructura democritica era en realidad el Gobierno de
una minoria insignificant sobre un conglomerado de
capiteminuidos, o, lo que es lo mismo, una aristocra-
cia asentada sobre una masa de parias. Sin embargo,
esta democracia mutilada desempei6 un papel bri-
Ilante en la historic, y dej6 huellas perdurables de
civilizaci6n y de cultural.

Arist6teles, con muy claro sentido de la reali-
dad, expresaba que "el principio fundamental del
Gobierno democratic es la libertad, por lo cual se
dice que la democracia es la (nica forma de Gobier-
no en la que los ciudadanos gozan de libertad". Ad-
vifrtase que este insigne fil6sofo se refiere a los ciu-
dadanos y no a los individuos que constituyen una
naci6n. El concept modern de democracia nos pa-
rece bien expresado por Francisco Nitti, asi: "La de-
mocracia, siempre distinta en cada tiempo y en cada
pais, es la forma de Gobierno en que todos los ciu-
dadanos sin distinci6n de nacimiento y de fortune,
tienen por la ley los mismos derechos civiles y poli-
ticos". Tanto Arist6teles como Nitti hablan de cin-
dadanos y no de individuos, porque tal es la realidad
en el mundo antiguo como en el actual: solamente los
ciudadanos gozan de las ventajas del regimen demo-









crAtico, en el sentido de ejercitar derechos politicos.

A este respect son iguales, en esencia, la de-
mocracia antigua y la modern, pues ambas se prac-
tican por una ciudadania limitada. Pero, en la
democracia modern no existe la esclavitud, y la
ciudadania se extiende a todos los individuos capaces
de ejercerla conforme a la Constituci6n. Ya no es
la democracia restringida, privilegiada y aristocrAtica
de la antigiiedad, sino una democracia fundada en
la voluntad de una mayoria popular, cada vez mas
extensa, cuanto mis evolucionan los pueblos.

Tal como ahora se hallan constituidas las de-
mocracias, la ciudadania es a6n incomplete, pues so-
lamente se le reconoce a un porcentaje de la pobla-
ci6n, es decir, a los individos que refnen ciertas
condiciones de capacidad subordinadas a la edad y
al sexo, quedando excluida una gran masa de los
individuos que forman la poblaci6n del pais. Es ver-
dad que en algunos paises la mnjer es considerada
con los mismos derechos civiles y politicos del hom-
bre, y en ellos la democracia se acerca a una mis
exacta y precisa expresi6n del sufragio popular y de
la igualdad ante la ley. Pero la mayor part de los
paises democriticos mantienen limitaciones de la ciu-
dadania que no se compadecen con el concept de
igualdad ante la ley y que desintegran el concept
de sufragio universal, base del sistema de Gobierno
democratic.

No obstante, la democracia modern, basada
en el sufragio universal, es muy superior a la anti-









gua, es una instituci6n ideal cuyo funcionamiento en
diferentes naciones la ha consagrado como el mayor
acierto en la direcci6n y el bienestar de los pueblos,
y estamos seguros de que sus actuales deficiencies,
debidas al desarrollo desigual de la cultural humana,
iran desapareciendo poco a poco, gracias a una me-
t6dica evoluci6n, para realizar en no lejano tiempo
el prodigio de una democracia perfect.

Para precisar mis la diferencia entire las de-
mocracias antiguas y las modernas, citaremos algunos
pasajes de autores muy conocidos. Fustel de Cou-
langes ha demostrado que en las sociedades antiguas
la religion y el Estado eran una sola cosa, y la ciudad
constituia, por lo mismo, una especie de iglesia. Bajo
esta concepci6n, el hombre estaba adherido al Estado,
en su vida privada como en su vida pfblica. Asi el
Estado regulaba todas las manifestaciones de la vida
colectiva: matrimonio, costumbres, modas, habitacio-
nes, etc, de modo que todos los ciudadanos de una
colectividad, a pesar de su condici6n privilegiada, no
gozaban de la libertad individual como ahora la en-
tendemos.

Ernesto Renan expresa lo siguiente: "La liber-
tad del individuo, que para nosotros es el mis pre-
ciado culto de la civilizaci6n, no existia. Entonces
el hombre pertenecia ante todo a su grupo antropo-
16gico, lingiistico, religioso".

Balbo expresa: "Pobre cosa, casi estoy por
decir cosa despreciable, eran, si bien se mira, las an-
tiguas libertades. Eran libertades de una ciudad, de








una familiar, de un linaje o de una clase a expenses
de todas las demas".

Respecto a las Repdblicas de la Edad Media
es muy poco lo que diremos para diferenciarlas de
las Repdblicas antiguas. Como se sabe, la organiza-
ci6n political en la Edad Media era el feudalismo, y la
servidumbre de los hombres adheridos a la tierra
existia ain en los Estados que se llamaban libres.
Los campesinos eran siervos de la gleba y vivian tra-
bajando para sus sefiores en una condici6n poco di-
ferente de la esclavitud. Las otras classes sociales
eran privilegiadas, pues gozaban de la libertad con-
cedida a la ciudadania. Estas democracies, en las
cuales el Gobierno se ejercia por el pneblo directa-
mente, eran tan imperfectas como las antignas, pero
es tan poderosa la libertad que, aun manifestandose
en los estrechos limits de una Repfblica antigna o
medieval, produce admirables resultados en la gesti6n
de los asuntos publicos y en el desarrollo de la cul-
tura humana. La democracia antigua produjo sabios
eminentes, artists magnificos, estrategas maravillo-
sos, que la historic y los monumentos de arte han
conservado para la admiraci6n de los siglos. Y cabe
hacer notar que los paises no democraticos que flore-
cieron al mismo tiempo que Atenas, Roma, Florencia,
Venecia y otros centros de la civilizaci6n antigua y
medieval, a pesar de su extension territorial y de sus
enormes poblaciones, no aportaron a la historic nin-
g6n monument literario o artistic que pudiera com-
pararse al aporte magnifico de aquellas pequefas ciu-
dades democrAticas









Muy escasos monumentos de arte se conservan
de los grades imperios asiaticos, los cuales induda-
blemente representan un valioso aporte en la historic
de la civilizaci6n humana. Pero estos aportes se sin-
gularizan en el arte military, y todo el empuje civili-
zador y cultural se manifiesta en la conquista de terri-
torios, en la subyugaci6n de pueblos independientes,
con el objeto de aumentar los tributes y de enrique-
cer a un pais con perjuicio de los demas. Solamente
podrian citarse como tipos de avanzada cultural artis-
tica el antiguo Egipto y el Imperio Maya, que han
dejado asombrosos recuerdos en monuments inmor-
tales, pero debemos reconocer que la cultural artistic
de esos grandes pueblos se concentr6 principalmente
en la arquitectura y la estatuaria, en tanto que en las
pequeias ciudades democrfticas de la antigiiedad y
de la Edad Media se manifestaron, con una brillan-
tez inusitada, todas las expresiones artisticas, cientifi-
cas y literarias del espiritu human.
La Republica de Atenas, cuyo territorio no al-
canzaba a tres mil kil6metros cuadrados, es un ejem-
plo vivo de la gran potencia creadora de la democra-
cia. Es sorprendente c6mo aquel pais pequefiito
pudo alcanzar en la historic una figuraci6n tan es-
tupenda. Hombres eminentes condujeron a la Re-
pdblica al esplendor y a la gloria, abroqueliidola
contra la agresi6n de potencias muy superiores a ella
en poblaci6n, en territorio y en recursos militares,
como el Imperio Persa, que fracas en sus prop6sitos
de conquista, probando asi que el poder de las masas
inconscientes, aunque dirigidas por jefes experts, es
impotente para dominar a un pueblo pequefio que









defiende su libertad con la plena conciencia de sus
derechos y de sus deberes.

Entre las Republicas medievales se destaca
Florencia, la ciudad mas ilustre de Italia en aquel
tiempo, y era un pequefio territorio cuya poblaci6n
no llegaba a cien mil habitantes en el siglo XIV.
Es un error career que la civilizaci6n y la cul-
tura florecen con mayor exuberancia y poderio en
los mas extensos territories. Este error ctesohed6ni-
co ha prevalecido en todos los tiempos y ha dado ori-
gen al establecimiento de los grandes imperios por
medio de la conquista. Los pretextos no han faltado
a los paises imperialistas para aduefiarse de territo-
rios ajenos. Ora se invoca al altruismo para redimir
a los pueblos de la barbaric; ora se invoca la necesi-
dad de extender el comercio y de establecer relacio-
nes culturales con los paises a cuya conquista se as-
pira; ora se invoca como imperative de existencia
colectiva la necesidad de obtener lo que se llama el
espacio vital para que una poblaci6n numerosa pueda
extenderse sobre territories poco poblados y poco
desarrollados.
Cualquiera de nuestros pequeios paises de
America, que cuentan con recursos naturales de gran
valia para su desarrollo material, y que cuentan asi-
mismo con poblaciones capaces para absorber todas
las manifestaciones del espiritu, en la literature, en
la ciencia y en el arte, puede ascender a ocupar sitio
en la vanguardia de las naciones mas civilizadas y
cultas, mediante la organizaci6n de sus fuerzas mate-
riales y espirituales.









La Repuiblica de Honduras, cuya poblaci6n al-
canza a un mill6n doscientos mil habitantes, tiene cien-
to sesenta mil ciudadanos y una extension territorial
de ciento cincuentitres mil doscientos veintis6is kilo-
metros cuadrados; cuenta, entire sus riquezas natura-
les, tierras excepcionalmente feraces, rios numerosos,
algunos navegables; ricas minas de oro, plata, hierro
y otros metales; maderas preciosas, plants medicina-
les y toda suerte de materials primas para la indus-
tria; y, hallindose situada entire el Oceano AtlAntico
y el Pacifico, posee todas las facilidades para el in-
tercambio commercial y cultural con los demAs paises.
Con tales elements gpor que Honduras no puede
Ilegar a ser un emporio del arte, de la ciencia y de
las letras? Pero, no solamente en estos renglones de
la cultural puede Ilegar a sobresalir, sino tambien en
el poderio military y econ6mico para la defense de la
libertad y para el mantenimiento de la dignidad y el
honor de la Naci6n.

Lo que decimos de Honduras es aplicable a
todos los demas paises pequefos de Am6rica. Todos
poseen poblaciones inteligentes que con facilidad se
adaptan a la vida civilizada, y todos poseen una elite
de estadistas e intelectuales capaces de dirigir la po-
litica y la cultural de la Naci6n. Lo que les falta a
casi todos ellos es la capacidad t6cnica para la orga-
nizaci6n y aprovechamiento de las diversas fuentes
de riqueza y de las grandes fuerzas mentales y mora-
les. Tambien les falta el impulso del capital para el
desarrollo de su economic y para difundir la educa-
ci6n en sus multiples aspects.






Afortunadamente, tenemos la perspective y la
esperanza cierta de encontrar la t6cnica y el capital
en la munificencia del gran amigo de los pueblos lati-
noamericanos, los Estados Unidos del Norte, cuyo
Gobernante, al establecer la political del Buen Veci-
no, seguida felizmente del movimiento de solidaridad
continental, esti dispuesto a darles la mano a las pe-
quefia_ Republicas americanas a fin de que se levan-
ten, spiritual y materialmente, capacitandose para
hacer efectivo su concurso en la construcci6n del
gran edificio de la libertad y la unificaci6n de todos
los pueblos del Continente.






iL

I

















CAPITULO HI


TIPO DE REPUBLICAN DEMOCRATIC

SUMARIO:-l. Diferencia entre'repAblica y democracia. --.
La repdblica democrttica es un fen6meno que no so present en
las democracies antiguas y medievales.-8. El primer ensayo de
republican democrAtica en un territorio extenso se hizo en Am6rica.-
4. La democracia adoptada on la Constituci6n de los Estados Uni-
dos no habia sido preconizada por ninguno de los tratadistas ni de
los politicos del siglo XVIII.-6. Los europeos no podian concebir
ni poner en prActica una democraria como Is establecida por los
pr6cerees americanos de 1787.-6. La democracies en America naci6
en an ambient sin prejuicios hereditarios, sin pretensions nobi-
liarias.-7. Los norteamericanos estaban viviendo Is repfdblica du-
rante el regimen coloniaL-&. La RepAblica de los Estados Unidos
del Norte de Am6rica es el tipo de repdblica democr6tica que no
ha sido adm superado.





En su origen latino, la palabra republica signi-
fica la cosa public, y su significado politico expresa
el gobierno de todos y en interest de todos los habi-
tantes de una nacion. Como se comprende, la pala-
bra repfblica expresa el mismo concept de la pala-
bra democracia, pero aquella comprende la cosa p6-
blica o scan los intereses del pueblo, cualquiera que
sea la forma de Gobierno adoptada en un pais. He
ahi por qu6, tanto los escritores de una monarquia
absolute o constitutional como los de una democra-


~b~er ~ ~L-~e~ I









cia, emplean la palabra repfblica en sus relatos y co-
mentarios cuando se refieren a los intereses del pro-
comdn. Asi se explica que los autores hablen de
rep6blica democrdtica, indicando que la cosa pdblica
se hall administrada por el mismo pueblo en ejerci-
cio de la soberania national.

La republica democritica, o sea el Estado en
que el pueblo ejerce la soberania por medio de dele-
gados y en que todos los ciudadanos gozan de los
mismos derechos, sin privilegios derivados del naci-
miento, de la herencia, de la posici6n econ6mica, ni
de ningon otro accident de la vida individual o co-
lectiva, es un fen6meno politico que no se present
en las democracies antiguas ni en las medievales. En
las modernas solamente se puede citar el caso de
Suiza, que es una democracia ideal establecida en un
territorio pequefio. El primer ensayo de repifblica
democratic en un territorio extenso se hizo en Ame-
rica al organizarse los Estados Unidos del Norte por
la Constituci6n de 1787, lo que, con justicia, el escri-
tor y estadista italiano Sr. Nitti consider como "el
hecho mis important de la historic moderna"

En efecto, la democracia adoptada en su Cons-
tituci6n por los Estados Unidos de Norteamerica
no habia sido preconizada por ninguno de los trata-
distas ni de los politicos del siglo XVIIT, ni por Vol-
taire, ni por Rousseau, ni por los enciclopedistas, ni
por los actors del sangriento drama de la Revolu-
ci6n Francesa. Todos teorizaban sobre la democra-
cia presentindola como la forma mas pura de Go-
bierno, como la mas just y la mis equitativa expre-









si6n de las organizaciones humans. Pero la consi-
deraban como una bella utopia, como un suefio que
s61o podria realizarse en un pueblo evolucionado y
en el cual se hubieran concentrado todas las virtudes.

Rousseau resumia sus lucubraciones sobre la
democracia en las siguientes frases que son un apo-
tegma: "De existir un pueblo de dioses, se goberna-
ria democriticamente. Un Gobierno tan perfect no
es adecuado para hombres". El mismo Condorcet,
cuando ya se habia establecido la Repfblica de los
Estados Unidos de Norteamerica, abogaba por la
monarquia como 6nica forma de Gobierno possible
para Francia; y, aunque algunos afios despues, arro-
lado por la impetuosa corriente de la Revoluci6n
Francesa, fue el autor de la primera Constituci6n re-
publicana de Francia, basada en los principios demo-
criticos, el gran pensador frances pudo comprobar
que la repiblica democrAtica no era todavia viable
en un pais en el cual la tradici6n monrquica, con
sus privilegios hereditarios, representaba una fuerza
viva e incontrastable.

La democracia estadunidense naci6 por el es-
fuerzo de pr6ceres insignes, como Washington, des-
vinculados de la tradici6n monirquica, sin prejuicios
hereditarios, que no reconocian otra nobleza que la
resultante de las cap'acidades del espiritu para cum-
plir los deberes de la cindadania y para ejercitar los
derechos a ella inherentes. Es verdad que los terri-
torios emancipados de Inglaterra por el pueblo nor-
teamericano habian sido administrados conform a
las leyes de la madre patria, pero sus pobladores no









poseian nobleza de pergaminos ni habian adoptado
el regimen feudal para la producci6n de riqueza. Las
classes superiores de la sociedad habian conquistado
lugar prominent por sus virtudes, por su inteligencia
y por su trabajo. Las classes inferiores no conocian
la servidumbre que result de la organizaci6n feudal
de la economic, segin la cual sefiores parisitos gozan
de la riqueza producida por el pueblo. Es decir, los
norteamericanos estaban viviendo la repfblica duran-
te el rgnimen colonial, y al proclamarse la indepen-
dencia no se hizo otra cosa que legalizar aquella vida
fundada en costumbres de un funcionalismo orgAnico.

Tales condiciones no se presentaron en los
paises europeos. Los implantadores de la democra-
cia tuvieron que respetar la tradici6n y las costum-
bres de la colectividad, estableciendo una democracia
paralela a la monarquia, o mejor dicho, aunque sea
paradojal, una democracia dentro de la monarquia.
El pueblo intervino, mediante el sufragio, para la
constituci6n de los Poderes Pfblicos, conservando al
Monarca como Jefe del Estado y confiAndole el Go-
bierno al Parlamento, except en Francia, donde se
instituy6 despues de luchas incruentas, una democra-
cia sin Monarca. No hablamos de las Repfblicas efi-
meras de Alemania y de Espafia, que actualmente
han prescindido de la forma democratic sustituyen-
dola por regimenes de dictadura que tienen las ca-
racteristicas de monarquias absolutas.

Resumiendo, la Republica de los Estados Uni-
dos del Norte de America es el tipo de repiblica de-
mocritica que no ha sido ani superado.



















CAPITULO III



IMPERFECCIONES EN LA CONSTITUTION
DE LA DEMOCRACIA

SUMARIO:-1. Hay diferencias en la organizaci6n y el fun-
cionamiento de la democracia en cads pais. aunque Is formal de
Gobierno sea la misma.-2. Estas diferencias existen ann en los
paises latinoamericanos que siguieron, al constituirse en repdbli-
cas. los principios de la Constitaci6n de los Estados Unidos del
Norte.--. Hay unas democracies mas perfects que las otras, tanto
en su constituci6n como An su funcionamiento. 4. Los principios
democrAticos deben ser aplicados conforme al estado de evolucion
de cada pueblo. 5. El caso actual de Honduras, ie Guatemala, de
El Salvador y de Nicaragua en el ejerciio de ]A democraria.
-6. La principal imperfecci6n de la democracia consist en la institu-
ci6n y el funcionamiento del sufragio universal. 7. Fuera de los
Estados Unidos. de la Gran Bretafia y alguna otra democracies. el
sufragio universal es ejercido con limitaciones que lo desvirtdan,
principalmente por no haberle dado acceso a la mujer para ejercer
sa ciudadania, omitiendo asi en las elecciones un porcentaje muy
considerable de la voluntad popular. La hosti'ddad contra la
participaci6n de la mujer en los comicios se ha manifestado prin-
cipalmente en los partidos liberals y anticlericales. 9. Otra im-
perfecei6n de la democracia consiste en la decision eleccionaria
por medio de la mayoria absolute de votos, dejando sin represen-
taci6n a las minorias.-10. En el afan de perfeccionar el sufragio
universal, algunas democracies han logrado un complete exito en
lo relative a la universalidad del veto. pero no en lo que se re-
fiere a Ia representaci6n de la universalidad de los ciudadanos.
11. La representaci6n proporcional es el sistema preconizado pars
darles a las minorias una just representaci6n en el Poder Pdblico.





Es indudable que entire las formas de Gobier-
no ensayadas en diversas epocas y en diferentes pai-
ses, la democracia ocupa el lugar mis prominent.









Pero, aunque la forma de Gobierno democritico es
igual esencialmente en todas las naciones que la han
adoptado, hay diferencias en la organizaci6n y en el
funcionamiento de la democracia. No obstante que
los paises latinoamericanos, para su organizaci6n, si-
guieron casi todos los principios de la Constituci6n
de los Estados Unidos del Norte, sus leaves fundamen-
tales tienen entire si grandes diferencias, las cuales se
refieren, no a los principios, sino a los procedimien-
tos para constituir los Poderes Piblicos v a detalles
relati os al funcionamiento de las instituciones. Por
lo mismo existen en America unas democracies mas
perfectas quc las otras, tanto en su constituci6n como
en su funcionamiento. De lo cual se aprovechan los
ambiciosos de poder y los demagogos para atacar a
los Gobiernos como antidemocriticos, pretendiendo
que ellos delblan proceder conforme a los principios
mis a- anzados que consagran la Constituci6n y las
leaves de la Republica, sin tomar en cuenta que tales
principios deben ser aplicados conform al estado de
evolucion d-l pueblo de que se trate. Si en un con-
glomerado de razas heterogeneas y de primitive desa-
rrollo mental y moral se pretendiera aplicar aque-
llos principios en today su plenitud, la consecuencia
inmediata habria de ser la anarquia, como ha sucedi-
do en Honduras y en otros paises de America, devas-
tados por las guerras intestines aparentemente provo-
cadas por el patriotism national en defense de los
principios que se consideran vulnerados por el Go-
bernante a quien se pretend derrocar. La locura
rc olucionaria no cesa a pesar de los cambios de Go-
biernos, y la cordura colectiva no reaparece hasta









que Ilega al Poder un patriot de verdad. un hombre
fuerte, abroquelado en la voluntad popular, que
tiene el suficiente valor moral para reprimir con
mano de hierro a los revolvedores y a los demagogos
que, en nombre de la libertad, tratan de Ilevar al
pais a la desolaci6n, a la vergienza y a la ruina. Tal
es el caso de Honduras, de Guatemala, de El Salva-
dor y de Nicaragua, paises que ban rectificado sus
errors y marchan con paso firme hacia un porvenir
luminoso bajo la egida de Gobernantes patriots que,
respetando los principios democraticos, han sabido
aplicarlos como conviene hacerlo en paises turbulen-
tos, agitados durante muchos afios per la ambici6n
logrera de los falsos ap6stoles de la libertad.
A pesar de nuestra sincera devoci6n per la
democracia y de nuestro convencimiento de que es
la unica forma de Gobierno v la unica ideologia que
deben prevalecer en la constituci6n de las sociedades
humans, vamos a exponer las imperfecciones de que
adolece el sistema democritico tal come ha side im-
plantado y tal como se practice en los diferentes
paises.
La principal imperfecci6n consist en la insti-
titucion y el funcionamiento del sufragio universal
En su mis alta acepci6n, sufragio universal signifca
el voto de todas las personas capacitadas para ser
electoral en una Repdblica. Conforme a este con-
cepto, deben ser electores los hombres y las mujeres
que hayan alcanzado la edad del discernimiento.
Este amplio concept del sufragio universal es
una realidad en las democracies de los Estados Uni-









dos de Norteam6rica y de la Gran Bretaia. En esos
grandes paises, hombres y mujeres gozan de los mis-
mos derechos civiles y politicos, y cuando se trata de
elegir a los funcionarios del Estado van a las urnas
a depositar sus votos ejercitando asi el principal de-
recho de la ciudadania. No ocurre lo mismo en los
paises indolatinos, en los cuales por prejuicios socio-
16gicos. por temores a la clerecia dominant o por
conveniencias partidistas, no se les han reconocido
derechos politicos a las mujeres, desvirtuando con
esta omisi6n el concept de una verdadera democracia.

Sin ninguna base cientifica, los legisladores
latinoamericanos han proclamado la incapacidad de
la mujer para el ejercicio de funciones pfblicas. Si
bien existen diferencias fundamentals en la consti-
tuci6n orginica del hombre y de la mujer, la capaci-
dad spiritual en ambos es la misma. Por consiguien-
te, al excluir a las mujeres de la ciudadania, por el
supuesto motive de incapacidad, se compete una injus-
ticia y se coloca a la mujer en una condici6n de infe-
rioridad degradante.

"No es possible una verdadera democracia-es-
cribe Nitti- donde la mitad de la poblaci6n no goza
de los derechos politicos y se halla disminuida hasta
en sus derechos civiles. El voto femenino-agrega--
lejos de debilitar la familiar, ha sido en todas parties
un reconocimiento de la dignidad familiar. En los
paises donde votan solamente los hombres, un joven
soltero que no tiene muchas obligaciones o que no
tiene ninguna, represent un voto, mientras el padre
de familiar que tiene mujer e hijas adults, las cuales tra-









bajan y produce, represent tambi6n un solo voto."
En cuanto al temor de la influencia clerical
en la mujer, a pesar de que en los paises latinoame-
ricanos domina la religion cat6lica, se ha logrado
desvincular la Iglesia de la Politica, ann en los pocos
paises donde se conserve la uni6n de la Iglesia y el
Estado. Hay que reconocer un hecho innegable: el
sentimiento religioso se hall tan arraigado en los
hombres como en las mujeres, y-por consiguiente-
la influencia clerical se manifestaria lo mismo en
ellos que en ellas. Por otra parte, en una familiar se-
ria excepcional el caso de que la mujer y las hijas es-
tuvieran en desacuerdo con el jefe de la familiar por
motives politicos, solamente porque el confesor haya
influido en la mujer para que se rebele contra su
marido y en las hijas para que luchen contra su
padre. Lo corriente seria, como ocurre en los paises
donde la mujer ejerce derechos politicos, que todos
los miembros de la familiar se pusieran de acuerdo
para seguir la misma orientacion cuando son llama-
dos a participar en las justas eleccionarias.
Generalmente, como en Francia, son los parti-
dos radicales que se titulan democraticos los que se
han opuesto con una resistencia tenaz a la participa-
ci6n de las mujeres en el ejercicio de la ciudadania,
y los escritores y propagandistas de esta injusticia
siempre aducen el frigil argument de la influencia
clerical sobre el sentimienio femenino, argument
trasnochado en el que no creen ni los mismos que lo
agitan como una bandera.
Respecto a la exclusion del voto femenino per









conveniencias partidistas, el jacobinismo liberal siem-
pre ha sostenido que es un gran peligro para el libe-
ralismo otorgarle el voto a la mujer, porque esto
seria un arma formidable a la disposici6n de los par-
tidos conservadores, los cuales la utilitarian por me-
dio del clero que se supone siempre al servicio de las
ideas reaccionarias. Es 6ste un convencionalismo in-
fundado, como se ha podido constatar en las naciones
que han reconocido la ciudadania a la mujer. En
efecto, ni en la Gran Bretafia, ni en los Estados Uni-
dos, ni en los paises escandinavos, ni en Alemania,
Italia y Espafia, cuando estos l6timos paises eran de-
mocracias, se di6 el caso de que las mujeres decidie-
ran una elecci6n adheridas a los partidos diferentes
de aquellos en que figuraban sus parientes masculi-
nos, y se ha notado que ellas se muestran indepen-
dientes, moderadas, sensatas y avanzadas en su actua-
ci6n political.
En nuestro libro LA REFORM CONSTITU-
CIONAL EN HONDURAS expusimos algunas ideas
respect al problema del sufragio femenino. Dijimos
entonces: "No se trata de demostrar la capacidad po-
litica de la mujer, que ya estA demostrada hasta la
saciedad en la teoria y en la prActica. Se trata de
que la ley la desagravie reconociendo en ella a un
ser inteligente de la misma naturaleza que el hom-
bre, otorgandole los derechos que en political le co-
rresponden. Practicamente, en Honduras las mujeres
ejercen la misma actividad political que los hombres,
en las luchas electorales. Ellas intervienen en las
propaganda por medio de clubs, de manifestaciones
populares, de discursos y articulos de prensa, hacien-









do ostensibles sus opinions y alentando a los hom-
bres para que voten por 6ste o aquel candidate. Y
jams se les ha ocurrido a las mujeres hondureias
intervenir en favor de candidates reaccionarios o cle-
ricales. En cuanto al cumplimiento de sus deberes
civicos, las mujeres hondurefas son tan activas, va-
lientes y abnegadas como los hombres. Algunas van
a la guerra y pelean con bravura o prestan sus servi-
cios en la Cruz Roja y en el aprovisionamiento de las
tropas. Y no es siempre voluntariamente que las
mujeres hondurefas cumplen sus deberes en la de-
fensa de las instituciones y del orden pfblico: gene-
ralmente, los jefes militares las obligan por la fuerza
y sin remuneraci6n a preparar alimentos para las
tropas. iCon que derecho el Estado les exige estos
servicios si no les reconoce derechos politicos? ISon
acaso esclavas las mujeres? En nuestras guerras civi-
les hemos visto c6mo las mujeres constituven un fac-
tor decisive. Aparte de que se encargan del aprovi-
sionamiento del ej6rcito, son ellas, los mis eficaces
elements de informaci6n para los jefes en campaia,
y son ellas quienes empujan y alientan a sus mari-
dos, hermanos e hijos para que tomen las armas en
defense de la causa. Los expositores de Derecho Pi-
blico de estos tiempos estAn todos de acuerdo en que
se ha cometido una injusticia excluyendo a la mujer
del ejercicio de los derechos politicos. Es que no so-
lamente se trata de una injusticia, sino tambi6n de
una injuria, de una afrenta y un bald6n para la hu-
manidad. Porque tal exclusion significa desconocer
la naturaleza humana de las mujeres, colocandolas al
nivel de los brutos."









Otra de las imperfecciones de la democracia,
en la Constituci6n de los Poderes Piblicos, consiste
en la decision eleccionaria por medio de la mayoria
absolute de votos, es decir, la mitad mas uno de los
sufragios del electorado, quedando asi sin represen-
taci6n en el ejercicio de la soberania y en la admi-
nistraci6n de los negocios piblicos un important
conglomerado de ciudadanos que constituyen las mi-
norias vencidas en las urnas. De esta suerte, efecti-
vamente, el Gobierno se le confia a un grupo de ciu-
dadanos cuyo nfmero alcanza un poco mis de la mi-
tad del electorado. Si a esta exclusion agregamos la
exclusion de la mujer, tenemos la anomalia de un
pais gobernado por un grupo que no represent ni el
siete por ciento de la poblaci6n, ni el el sesenta por
ciento del electorado. En un pais como Honduras,
1.200.000 babitantes resultan gobernados por 90.000
ciudadanos, suponiendo que este haya sido el nume-
ro que constituy6 la mavoria absolute en elecciones
generals, quedando sin representaci6n 70.000 ciuda-
danos que constituyen la minoria derrotada en las
urnas. Esto si consideramos el caso de que todos los
ciudadanos participen en la votaci6n. Generalmente
lo menos un veinte por ciento de los electores se
abstiene de votar. Aunque conforme a la ley, la vo-
luntad popular se ha manifestado en la votaci6n, la
realidad es otra y no se compagina con la funci6n
esencial de la democracia.
En presencia de esta anomalia, los tratadistas
de Derecho Pfblico se han esforzado para encontrar
un procedimiento electoral mis just y equitativo o
sea mis en armonia con la concepci6n democratic









de los pueblos. Y han propiciado diferentes siste-
mas que han sido objeto de ensayos en various paises.
Desgraciadamente en tantos afios de lucubraciones al
respect, todavia no se ha llegado a una soluci6n sa-
tisfactoria, y la mayor part de los paises democrati-
cos-con pequefias diferencias de procedimiento -
contindan sometidos al regimen de la mayoria ab-
soluta.

Indudablemente, la implantaci6n del sufragio
universal ha sido el gran escollo de las democracies.
En diferentes paises, tanto de Europa como de Ame-
rica, se han hecho ensayos para perfeccionar el sufra-
gio universal, consiguiendo algunos un complete exi-
to en lo que se refiere a la universalidad del voto,
pero no en lo relative a la representaci6n de la uni-
versalidad de los ciudadanos.

Lo mis dificil de resolver ha sido la represen-
taci6n de las minorias. Para ello se han ideado va-
rios procedimientos electorales, siendo el mas impor-
tante el conocido con el nombre de representaci6n
proporcional. Pero la aplicaci6n de este sistema ha
encontrado muchas dificultades en la practice. Se ha
tratado de implantarlo en Francia, en Inglaterra, en
Dinamarca, en Belgica, en Holanda, en los Estados
Unidos, en Argentina y en otros paises, pero des-
graciadamente los ensayos realizados no han
correspondido a las esperanzas cifradas en el proce-
dimiento electoral de que se trata. Sin embargo, ne-
cesario es reconocer que este sistema es el mis just
y equitativo de cuantos se han propiciado, y es pro-









bable que Ilegue a encontrarse un medio prActico
para su funcionamiento.

Entre los ap6stoles de la representaci6n pro-
porcional figure un eminente argentino, el Dr. Luis
V. Varela, quien en 1875 public un libro Ilamado
LA DEMOCRACIA PRACTICE, especialmente dedi-
cado a demostrar la practicabilidad del sistema de la
representaci6n proporcional. Este libro contiene una
admirable carta de Emilio Castelar, muy honrosa,
no s6lo para el autor de la obra, sino tambi6n, y
principalmente para las democracies de America. De
ella tomamos los siguientes parrafos: "Siempre que
tengo ocasi6n de tratar a un republic educado en la
libertad, me persuade mas y mas de cuhn luminosa
escuela de derecho y de political es una verdadera
democracia. Ustedes (se refiere a los americanos) no
disputan ya sobre si el poder ha de tomar el caracter
elective o el caricter hereditario. La idea de perte-
necer a una familiar privilegiada, como perteneceria
un rebaflo, no puede entrar en sus inteligencias es-
clarecidas por larga libertad. Entre nosotros se trata
adn de si las democracies han de advenir o no a la
vida public; entire los americanos ya de eso no se
trata, por asegurado y resuelto y sobreentendido; se
trata s6lo de organizer con sabiduria y con acierto
las democracies triunfantes. En los pueblos republi-
canos es necesario que jams se desconozca el dere-
cho de las mayorias a imponer su voluntad legal, ni
el derecho de las minorias a expresar sus pensamien-
tos y a convertirse en mayoria por la propaganda en
la prensa, por el debate en la tribune, o por la expo-









sici6n de sus ideas en los comicios. Donde una mino-
ria gobierna, viene precisamente la violencia. Donde
una mayoria ahoga a la minoria, la violencia estalla
tambien. Ninguna minoria debe Ilevar su oposici6n
hasta impedir que la mayoria gobierne. Y ninguna
mayoria debe llevar su poder hasta impedir que la
minoria viva. De seguro, si busciis el origen de las
perturbaciones, lo encontrar6is en el desconocimien-
to o de la autoridad de las mayorias o del derecho de
las minorias. Por eso usted, amigo mio, ha presta-
do inmensos servicios a la ciencia political en gene-
ral, y a su patria en particular, escribiendo un libro
tan profundamente meditado y tan luminoso acerca
de la representaci6n proporcional de las minorias en
todas las asambleas de las democracies. Esta idea de
la representaci6n proporcional de las minorias se im-
pone por su propia fuerza dial6ctica."

No es nuestro objeto hacer un studio de los
sistemas eleccionarios que han venido estableciendo-
se en los diferentes paises para el perfeccionamiento
de la democracia, pero queremos dejar constancia de
que la representaci6n proporcional de los grupos de
ciudadanos organizados en partido y de los ciudada-
nos independientes es un ideal de perfecci6n de las
democracies que ha de llegar a implantarse en toda
su plenitud.


















CAPITULO IV


IMPERFECCIONES EN EL
FUNCIONAMIENTO DE LA DEMOCRACIA

SUARIO-.-1. En las democracies latinoamericanas la im-
perfecci6n de mayor relieve se refiere al ejercieio de las libertades
que la Constitaci6n garantisa y que las leyes reglamentan.-S. El
ejercicio de lI libertad de la palabra impress se ha dificultado en
las democracies latinoamericans.- S La imprenta, en nuestras de-
mocracias, so ha tomado como instrument de political par des-
acreditar ante el pueblo a los funcionarios de Is Republica.- 4. La
palabra hablada como Il palabra impress constitayen una fuersz
mcontrastable. y el saber manejarla determine el exito de aI vida
public on un pais.-5. Cuando esa fuersa se utiliza para contri-
r al desarrollo de los elements materials y espirtuales, aya-
dando a los gobernantes para Ia elucidacin de los problems na-
cionales. a I lus de lt ciencia y de los principios democrAticos, es
un instrument de pas, do tranquilidad, de trabajo y de seguridad
para todos.--. C6mo se practice actualmente en Honduras I li-
bertad de hablar y de escribir.-7. Imperfecciones que resultan del
ejereicio del derecho de igualdad en las democracias.-8. La igual-
dad social y Ia ignaldad economic so han considerado como la
nivelaci6n de Is cases sociales en el ejercieio del derecho de
igualdad ante It ley.-9. Este criteria conduce al desconocimiento
de as jerarquias sociales y a It indiscipline en los diferentes seo-
tores del conglomerado social.-10. El verdadero concept de igual-
dad economies consiste en que todos los miembros de la sociedad
demoeratica satisfagan sus neeesidades conform a su categories en
las actividades del trabajo.- 11. Los praises de rigid organisacion
liberal. fundada en el principio de ls libre concurrencia. mantienen
ana irritante desigualdad en el aprovechamiento de las riquesu,
lo cual es injusto y antidemocrAtico.





Las otras imperfecciones de la democracia ata-
fen al funcionamiento de 6sta en el Gobierno confor-
me a la leyes de cada pais. Como ya hemos indica-


a~~E~t~LIQ~s~m~a~ ~I~i~9r~a~Zrr"eP?~rr~R~aa









do, las leyes de una Repfblica y los procedimientos
politicos y administrativos se hallan en consonancia
con las caracteristicas del ambiente: territorio, es-
tructura ktnica, medios naturales de existencia, des-
arrollo fisico, moral y mental de los habitantes.

La imperfecci6n de mayor relieve en las demo-
cracias latinoamericanas se refiere al ejercicio de las
libertades que la Constituci6n garantiza y que las
leyes reglamentan. En Honduras, la practice de la
libertad lamada de imprenta (libertad de la palabra
impresa) se ha dificultado a causa de la educaci6n ru-
dimentaria de los ciudadanos y la desorientaci6n de
los que se dedican al periodismo, como tambien a la
mala fe de los politicos.

La imprenta, en nuestras democracies, se ha
tomado como instrument de political para desacredi-
tar ante el pueblo a los funcionarios de la Republica,
especialmente al Presidente que actfa en ejercicio
del Ejecutivo para el cumplimiento de las leyes. Este
instrument, utilizado asi con fines politicos, produ-
ce un efecto magico en las masas populares cuyos in-
dividuos carecen de criterio propio y aceptan como
verdad cualquier desplante de los politicos interesa-
dos en minar al Gobierno y al partido que lo sostie-
ne, abriendo asi una brecha segura para dirigirse a la
cima ambicionada.

Si la libertad de imprenta se utilizara para cri-
ticar los actos politicos y administrativos del Gobier-
no, con el fin patri6tico de orientarlo hacia una me-
jor comprensi6n de los problems nacionales y del









cumplimiento de las leyes en el sentido democritico,
los escritores y periodistas cumplirian una misi6n de
elevado patriotism y su esfuerzo civilizador agrega-
ria peldaios firmes a la escala que los pueblos reco-
rren para llegar a la suspirada cumbre de la demo-
cracia.

La palabra hablada como la palabra impresa
constituyen una fuerza incontrastable, y el saber ma-
nejarla determine el exito de la vida pfblica en un
pais. Cuando esa fuerza, en nombre de la libertad,
es manejada por espiritus impreparados; o por la am-
bici6n disfrazada de patriotism o por los intereses
de circulo, econ6micos o politicos, se dirige irreme-
diablemente contra la paz pfblica, contra la tranqui-
lidad de las masas, contra el orden, contra el bienes-
tar y la seguridad del pueblo, provocando la descon-
fianza en los dirigentes, la indisciplina en los servicios
del Estado, el irrespeto a las autoridades constituidas
y la anarquia en todos los sectors de la actividad
econ6mica y political de la Naci6n. Es entonces cuan-
do los politicos que han previsto esa situaci6n ca6ti-
ca consideran propicio el moment para levantar al
pueblo en defense de la libertad y el bienestar que
no le han hecho efectivos los hombres del Gobierno.
Y se inicia una nueva cruzada redentora para la caida
del regimen que en mala hora detenta el Poder para
escarnio de la democracia.

Pero si aquella fuerza se dirige hacia el bien
manejada por hombres comprensivos y patriots de
verdad que anhelan contribuir al desarrollo de los
elements materials y espirituales con que cuenta el









Pais, ayudando a los gobernantes para la elucidaci6n
de los problems nacionales, a la luz de la ciencia y
de los principios democriticos, la libertad de la pa-
labra hablada e impresa produce frutos de bendicion,
contribuyendo a mantener la paz, la tranquilidad, la
felicidad de los pueblos, por el trabajo garantizado y
protegido, por la seguridad que sienten todos los aso-
ciados, por la confianza que hace circular la riqueza
y que provoca las inversiones de capital para el des-
envolvimiento de las industries, por la extension de
la cultural mediante la escuela, la universidad y los
centros de toda clase donde los espiritus ansiosos de
perfeccionamiento encuentran la direcci6n y los me-
dios para el desarrollo de sus capacidades y el cum-
plimiento de sus aspiraciones.

En Honduras la libertad de la palabra hablada
y escrita se utiliza actualmente, bajo el Gobierno del
General Carias, para llevar al pueblo los beneficios
que acabamos de puntualizar. Y es porque 61 ha te-
nido la vision de una democracia adecuada al Pais
cuya direcci6n le ha confiado el pueblo.

El President Carias comenz6 a gobernar res-
petando en todas sus manifestaciones la libertad que
la Constituci6n garantiza. Y sucedi6 que a poco se
desataron las pasiones del partidismo vencido en las
urnas electorales y en los campos de combat. La
demagogia, desde sus barricades en los centros politi-
cos y en la prensa, disparaba sus andanadas de inju-
rias y de reproches contra el regimen que acababa de
surgir como expresi6n amplia, espontinea y decidida
de la voluntad popular. La agitaci6n se iba exten-









diendo por todo el Pais, con el efecto deseado
por los sedicente3 ap53toles de la libertad. Un
pueblo sensitive como el hondurefo, trabajado por
una series de revueltas e ilusionado por la esperanza
de una existencia mejor, facilmente se deja sugestio-
nar por la violencia de los oradores y de los periodis-
tas contra el Gobierno que se trata de echar por tie-
rra, al cual presentan ante los ojos del pueblo como
una piltrafa inmunda.

El President Carias cort6 con mano firme v
segura aquellos brotes de anarquia y de desorden
provocados por el impenitente partidarismo en ejer-
cicio de la libertad de hablar y escribir. Su actitud
fue comprendida por el pueblo hondurefio y aplaudi-
da por los elements sanos y patriots de ambos par-
tidos. Tal fue el comienzo de la evoluci6n saludable
que en todos los 6rdenes de la vida se ha efectuado
en Honduras, bajo un gobierno paternal y austero
que ha liquidado los resabios de la political trasno-
chada y levantisca y ha logrado implantar el orden,
la discipline y la paz, sobre cuyos cimientos incon-
movibles esti levantando la vistosa arquitectura que
los hondurefos ahora contemplan con ojos agradeci-
dos, admirando las maravillas del progress que la
adornan como si fueran esculturas radiosas tocadas
de eternidad. Y ban de legar los grandes dias en
que los hondurefos-- unidos por el amor a su Pa-
tria-sabrfn hacer uso de sus libertades en beneficio
de ellos mismos y en honor de la Repiblica, apar-
tindose para siempre del partidarismo nefando y
constituy6ndose en gropos politicos que rivalizarin









en ideas y aspiraciones para prestigiar y ennoblecer a
la Democracia.
El ejercicio del derecho de igualdad ha sido
otro de los escollos para el funcionamiento de la de-
mocracia en los paises cuyos ciudadanos, en su gran
mayoria, carecen de la preparaci6n necesaria para
formarse un criterio acerca de aquel derecho. Gene-
ralmente, aun entire los letrados, hay un concept
err6neo de la igualdad. Algunos entienden que este
principio democratic consiste en la nivelaci6n de
todas las classes sociales, sin tender a las diferencias
individuals que resultan de la capacidad mental, de
la educaci6n, de la moralidad y de los conocimientos
de cada uno de los ciudadanos de un conglomerado
social. Este criterio, contrario a la naturaleza huma-
na, conduce a la indisciplina en todos los sectors
del trabajo, por el desconocimiento de las jerarquias
sociales que deben existir en los diferentes grupos de
trabajadores: los obreros de la ciudad y del campo
se consideran iguales, como trabajadores, a los patro-
nos, a los jefes y a los tecnicos de las empresas en las
cuales ejercitan sus capacidades, y aspiran, como con-
secuencia, a un trato igual en cuanto a los medios de
vida. De ahi provienen las perturbaciones y el espi-
ritu anarquico que en los conglomerados de trabaja-
dores suelen manifestarse. Esto que decimos de los
trabajadores industriales es aplicable tambien a los
demas conglomerados humans que operan dentro de
la democracia: es un fen6meno que puede observarse
en los colegios, en las escuelas, en las asociaciones de
toda indole, siempre que, a favor de la igualdad, se
desconocen las jerarquias y la dependencia que son









indispensables para mantener la discipline, el orden
y la armonia entire las personas agrupadas para llenar
on fin social, politico, eeon6mico o cultural.

El concept de igualdad significa que en una
democracia no existen desigualdades provenientes del
nacimiento, del capital ni de ninguna otra circunstan-
cia de clase, para que todas las personas gocen de sus
derechos, garantizados por las leyes, en el mismo pia-
no, a pesar de las designaldades inherentes a la natu-
raleza humana y al desarrollo spiritual de los indi-
viduos. En una sociedad democritica no existen pre-
dominios basados en monopolies ni en privilegios de
ningnna especie. El predominio de unos hombres
sobre otros se funda inicamente en las capacidades
personales, y este predominio no es contrario a la
igualdad ante la ley. Es en este sentido que nosotros
hablamos de jerarquias sociales.
Hemos tratado del concept de igualdad ante
la ley, que es tipico de las democracies de corte in-
dividualista o liberal. Existe ademas el concept de
igualdad econ6mica, perfectamente aplicable dentro
de la democracia, y consiste en que la ley les garan-
tice a todos los individuos de la colectividad las mis-
mas oportunidades de trabajo para aplicar sus facul-
tades a la producci6n, de tal suerte que cada cual
pueda aprovecharse de la riqueza seg6n sus necesida-
des. Asi, aunque los medios de producci6n sean des-
iguales, como lo son las capacidades mentales y fisi-
cas, como lo son las fortunes, todos los miembros de
la sociedad democrAtica satisfacen sus necesidades
conforme a sa categoria dentro de las organizaciones









para la producci6n. El campesino, el obrero urbano,
tendrAn que satisfacer necesidades de un grado mo-
desto, en tanto que el tkcnico, el jurisconsulto, el
medico, el funcionario pfblico, tendrAn que satisfa-
cer necesidades de un orden mas alto: de ahi la des-
igualdad de salaries dentro de la igualdad proporcio-
nal de medios de subsistencia.

En various paises democriticos se ha legislado
para hacer efectiva la igualdad econ6mica, mediante
la organizaci6n del trabajo en todos sus aspects de
la vida social. Los paises que todavia conservan su
rigida legislaci6n liberal fundada en el principio de
la libre concurrencia, mantienen todavia una irritan-
te desigualdad en el aprovechamiento de las riquezas,
v las masas de trabajadores se hallan desamparadas a
merced de la arbitraria voluntad de los patrons y a
la inhumana explotaci6n de los capitalistas, lo cual
significa una injusticia que no se compadece con el
sistema democratic, ya que da lugar a la formaci6n
de classes privilegiadas que, en el mundo econ6mico,
dominant como los sefiores feudales de la Edad Media
o como los miembros de la nobleza en las monar-
quias modernas.

















CAPITULO V


LOS PARTIDOS POLITICOS Y LA
DEMOCRACIA

SUMARIO:-1. Para la organizacin y funcionamiento de la
democracia es indispensable la existencia de agrupaciones politics
que represented a la ciudadania.-2. En today democracia bien
constituida los partidos deben ser legalmente organizados bajo el
amparo de la ley y de la autoridad del Estado.-S. No debiera
permitirse la existencia de partidos que no ostenten una ideologia
democrAtica y avanzada.-4. No debe permitirse la existencia de
partidos fascistas. nazistas, comunistas y otros de aspiraciones to-
talitarias.-5. Los partidos liberal y conservador en los paises de
origen espafoL-&. Estos partidos han sido funestos en la Am6rica
hispana, y van siendo ya liquidados en beneficio de sl paz, del
orden y la cultura.-7. En Honduras el partido conservador s61o
existed en calidad de fantasma.--8 La democracia no es conserva-
dora ni liberal ni colectivista ni individualista.--. Dentro de la
democracia caben partidos individualistas y colectivistas.





Para la organizaci6n y funcionamiento de la
Democracia es indispensables la existencia de agrupa-
ciones political que, con el nombre de partidos, re-
presentan a la ciudadania seg6n los diferentes mati-
ces de la opinion ptblica respect al manejo de los
intereses del procomfn en el ejercicio de los Poderes
de la Repfblica.

En toda Democracia bien constituida, los par-


~i~sa~F~FsFs~~ G~BjE~E~C9F~IC~F~E~F~.









tidos politicos deben ser objeto de una reglamenta-
ci6n legal que les seilale sus fines, sus funciones, sus
procedimientos y sus limitaciones para el desarrollo
de los trabajos politicos dentro del orden y la disci-
plina, bajo el amparo de la ley y de la antoridad del
Estado, sujetandose exclusivamente al cumplimiento
de su misi6n, con absolute prescindencia de los m6-
todos y tActicas que pudieran provocar perturbacio-
nes sociales o actos sediciosos contra los Poderes
constituidos.

En los paises de escasa poblaci6n y de una cul-
tura relativamente atrasada no convendria la existen-
cia de various partidos. No obstante, la Democracia
no les debe cerrar los caminos para acercarse al Po-
der a todas las agtupaciones que aspiren a constituir-
se en partidos propiciando ideals compatibles con
los principios democraticos.

En nuestro concept, la ley no debiera permi-
tir la organizaci6n de partidos que no ostenten una
ideologia, no solamente democrAtica conforme al sis-
tema de gobierno adoptado, sino tambi6n avanzada,
con un program de acci6n que tienda a la mejora de
las instituciones y las leyes para el perfeccionamiento
de la Democracia en el ejercicio del Poder P6blico.

Puesto que la Democracia es el sistema adop-
tado para la organizaci6n de los Poderes P6blicos, no
se concibe la existencia de partidos contrarios a este
sistema. Por lo mismo, la ley no debe permitir la
organizaci6n de partidos de ideologia comunista, fas-
cista o nazista, con estas u otras denominaciones,








siempre que por sus tendencies o sus procedimientos
sean contrarios al sistema de la representaci6n popu-
lar para el ejercicio de la soberania y la practice de
los principios de libertad y de igualdad. No se expli-
ca por qu6 en las democracies de America se ha per-
mitido, en nombre de la libertad y en contra del sis-
tema democritico, la organizaci6n de partidos comu-
nistas y de grapos fascistas, nazistas y falangistas. Es
como si la libertad acogiera en su seno a los enemi-
gos que pretenden abolirla.

Es indispensable defender a la Democracia
contra los elements, organizados o no, que preten-
den minarla, acometi6ndola e hiriendola en sus bases
esenciales: libertad e igualdad.

En los paises centroamericanos y en la mayor
parte de las naciones de origen espaiol se contornea-
ron, desde que fue proclamada la independencia, dos
partidos antag6nicos: Conservador y Liberal. Estos
grupos politicos, durante muchos afios, se han dispu-
tado el ejercicio del Poder Pfblico, dentro de la De-
mocracia, con el aparente objeto patri6tico de hacer
felices a los pueblos. La lucha entire estas agrupa-
ciones ha sido encarnizada y cruel, tanto en las cam-
pafias eleccionarias como en las guerras civiles pro-
vocadas en nombre de la libertad.

Estos partidos funestos ban sido ya liquidados
en various paises de AmBrica, y en otros se ban huma-
nizado adaptindose a las prActicas democraticas y
obedeciendo a los imperatives de la ley, del orden, de
la paz y de la justicia para resolver sus problems









en un ambiente de cultural ajeno a la violencia.

En Centroamerica han sido liquidados esos
partidos en El Salvador y en Costa Rica. Tambien
en Honduras, pero en este pais han quedado supervi-
vencias del partido liberal, que los politicos explotan
presentindolas como un ideal popular frente a un
partido conservador que hace much tiempo desapa-
reci6 y que s6lo existe en calidad de fantasma.

La Democracia no es conservadora ni liberal.
No es colectivista ni individualista. Pero los parti-
dos democraticos pueden adoptar ideologias conser-
vadoras, liberals, colectivistas o cualquiera otra,
siempre que no se hallen en pugna con los princi-
pios basicos de igualdad y libertad.

Los partidos llamados conservador y liberal
son ambos individualistas, y s6lo se diferencian en
algunos postulados que no ataien a su individualis-
mo ni a su contenido democritico.

Asi como existen estos dos partidos individua-
listas dentro de la Democracia, pueden tambien exis-
tir otros de ideologia colectivista o socialist, los cua-
les toman como objetivo de la organizaci6n political
del Estado, no al individuo, como lo hacen los parti-
dos individualistas, sino a la sociedad, que debe ser
constituida sobre bases de justicia, de libertad y de
igualdad, no la justicia discriminatoria, ni la libertad
anfrquica, ni la igualdad de componendas que son
corrientes en las democracies ejercidas bajo regime-
nes individualistas. Es la justicia distribuitiva, que








no hace diferencias entire los magnates y los hu-
mildes, entire los ricos y los pobres, entire los sabios y
los ignorantes, entire los fuertes y los d6biles. Es la
libertad limitada por los imperatives del orden, de la
tranquilidad, de la discipline y de la armonia de los
elements heterog6neos que constituyen el conglome-
rado social regido por las leyes del Estado. Es la
igualdad econ6mica, por la cual todos los individuos
de una Naci6n tienen derecho de vivir-segin su
condici6n--disfratando de las riquezas naturales, me-
diante su trabajo, protegidos por la ley y por las au-
toridades del Estado.










1

















CAPITULO VI


DEMOCRACIA Y LIBERALISM

SuIIRIO-L Democracia y liberalismo.-2. Democracia
representativa.-- Bases saangre de l demoracia.-4. Los prin-
cipios democrtieo han sido adoptados por el iberalismo y por
otras doctrines politi sa.-L Partidos democrtieos antag6nicos.-
6 Plataforms politics del iberalismo.-7. Plataforma politics del
conservatismo.--8 El soialismo y otras doctrines democr8ticas.-
9. Dentro de la democracies caben todas las politiea que no des-
virt6ue las base fundamentals de ell.-10. El liberalismo es in-
dividualista.-ll. Los dos partidos de Honduras son democraticos
y son liberals.





Ha habido confusion en el uso de los tnrminos
democracia y liberalismo. Y aunque esto parece que
no tuviera importancia, da lugar a especulaciones in-
teresadas de parte de los grupos sectarios que adop-
tan como bandera uno de esos tbrminos, sin compren-
der que cada uno de ellos tiene un contenido ideolo-
gico diferente.

En efecto, la palabra democracia comprende
en seignificado dos aspect: una doctrine political
y un sistema de Gobierno. En tanto que la palabra
liberalism ignifica solamente una doctrine political.









La democracia, en el segundo aspect indicado, existe
por la voluntad del pueblo, la cual decide sobre la
forma de Gobierno que debe dirsele al pais, y bien
puede ser esta forma de Gobierno una Monarquia o
una Repiblica. Lo esencial es que la voluntad po-
pular se manifieste. Si se trata de constituir un Es-
tado, el pueblo elegira a los legisladores que, en su
nombre, van a decretar el C6digo Fundamental para
consagrar en 61 los derechos de la ciudadania e insti-
tuir los Poderes Pfblicos para la direcci6n de la po-
litica y de las fuerzas sociales, a fin de que concurran
a darles a los problems de la Rep6blica una soluci6n
favorable a los intereses del mismo pueblo. He ahi
la democracia representative, que es la adoptada por
los paises de America y casi por todos los de otros
continentes.

La democracia, como doctrine, se funda en dos
principios que son sus bases angulares: la libertad y
la igualdad, los cuales han sido adoptados por el li-
beralismo y por otras doctrinas political. Tanto el
liberalism como las otras doctrinas democrAticas
s6lo se diferencian en las ticticas que emplean para
accionar en el Gobierno, conforme a la interpreta-
ci6n y extension que les dan a aquellos principios
bfsicos. Sus plataformas o programs de Gobierno
se diferencian en detalles. en matices mas o menos
importantes, pero no en sus fundamentos, que, como
se ha indicado, son los mismos de la democracia.

El liberalism lleva al Gobierno su ideologia
en acci6n, convirti6ndola en leyes, para resolver los
problems de la Republica, exactamente lo mismo








que hace otra doctrine political cualquiera, el conser-
vatismo, por ejemplo, dentro de la democracia y sin
adulterarla en su esencia.

El antagonismo de los partidos democraticos
que aspiran a gobernar se explica por las tendencies,
aspiraciones y tActicas que cada uno de ellos hace
ostensibles ante el pueblo. El liberalism preconiza
la alternabilidad en el Poder, la ensefianza laica, la
separaci6n de la Iglesia y el Estado, la secularizaci6n
de los bienes de manos muertas, el matrimonio civil,
el divorcio y algunas otras realizaciones de menor
importancia. El conservatism, ademfs de la alter-
nabilidad en el Poder, preconiza la ensefianza reli-
giosa, la uni6n de la Iglesia y el Estado y algunos
otros puntos de su program politico, pero ambas
doctrinas mantienen intactas las bases de la democra-
cia: libertad e igualdad. Y lo mismo podemos decir
de otras doctrinas que ban servido para la constitu-
ci6n de partidos: el socialismo, el nacionalismo, el
unionismo, el federalismo, el unitarismo y otras. que,
apoyindose en los mismos fundamentos de la demo-
cracia, pretenden Ilevar al Gobierno realizaciones
que correspondan a sus respectivos fines politicos.

De donde se desprende que cualquiera de esas
doctrinas, cuando actda en el Gobierno, procede
dentro de la democracia, sin adulterarla mientras no
le desquicie alguno de sus fundamentos: voluntad
popular, libertad, igualdad. Lo cual estA indicando
con toda claridad que dentro de la democracia caben
todas las doctrinas political que no desvirtuen esas
bases fundamentals.





Pages
54-56
Missing
From
Original

















CAPITULO VII


TOTALITARISMO Y DEMOCRACIA

SUMARIO:-1. ignificado de la palabra TOTALITA rSMO.-
2. Itlia, Alemania y Rusia, paises tipicos del totalitarismo.-3. Los
procedimientos del totalitarismo son diferentes en cada pais.-
4. Organizaci6n y funcionamiento del totalitarismo en Rusia.-
5. Organizaci6n y funcionamiento del totalitarismo en Italia.-
6. Organizaci6n y funcionamiento del totalitarismo en Alemania.-
7. Es absurdo considerar como regimenes totalitarios a ciertas de-
mocracias de Amirica Latina, cuyos gobiernos se han visto cons-
trefiidos a dominar con mano fuerte los conatos de anarquia de los
elements adversos Ia regimen.





En los (iltimos tiempos se ha hablado much
de totalitarismo, como sistema de Gobierno adoptado
en ciertas naciones regidas por dictaduras.

La palabra totalitarismo significa la uniformi-
dad de las opinions political en todo el pais a favor
de la ideologia que profesan los hombres del Gobier-
no, determinando un complete sometimiento al Poder
P6blico en todas las actividades de la vida national.
Asi en Italia las opinions political de todo el pais
favorecen al regimen fascista, y si algin cindadano
se atreve a contrariarlas o a critical los actos del Go-


__
~`t~s~"cirii~`rt-ffP~=clfPW








bierno, debe pagar con la vida este delito de pensar
libremente, o tender que buscar asilo en otro pafs,
en case de que se lo permitan sus perseguidores.
Igual cosa ocurre en Alemania, donde el regimen no
tolera la existencia de adversaries dentro del pais.
Lo mismo debe decirse de Rusia, donde el regimen
sovi6tico tampoco tolera adversaries. La organiza-
ci6n totalitaria no es la misma en los paises mencio-
nados. Pero el sistema es iguah la supresi6n de la
libertad. El Gobierno dirige todos los sectors de la
vida national: organize el trabajo, organize las in-
dustrias y dirige la producci6n dentro de una f6rrea
discipline que hace de los trabajadores engranajes de
la gran maquinaria econ6mica. Las ciencias, las
artes, las profesiones, todas las actividades del espiri-
tu quedan bajo el control del Estado, y la iniciativa
particular no puede manifestarse sino conforme a las
pautas que ha sefialado el regimen.

Los procedimientos de Gobierno del totalita-
rismo son tambi6n diferentes en aquellos pauses. En
Rusia, el Poder es te6ricamente una emanaci6n de la
voluntad popular manifestada en la elecci6n de los
soviets. Los soviets son concejos populares elegides
por los trabajadores. Estos concejos, en un territo-
rio determinado, forman una Repiblica sovi6tica
socialist, y todas las Rep6blicas asi organizadas cons-
tituyen la Uni6n de las Rep6blicas Sovi6ticas Socia-
listas, o sea el Estado Sovi6tico, dirigido por un Go-
bierno Central, que ejerce la Dictadura del Proleta-
riado, en la cual tiene la supremacia political el
Secretario General del Partido Comunista, cargo









ejercido por Jos6 Stalin, quien actia a manera de
Primer Ministro, desde los comienzos del regimen
comunista en Rusia. Hay, ademis, una Asamblea
General en la que estAn representados todos los so-
viets de la Uni6n. Ante esta asamblea el Gobierno
da cuenta de sus actos.
En el regimen soviftico la tierra y los demis
elements de producei6n pertenecen en propiedad al
Estado, quien los administra directamente o por me-
dio de organismos colectivos qne tienen a su cargo
todas las actividades de la producci6n. Para el des-
arrollo agricola existen dos organizaciones comunis-
tas: los sovkhoz o fincas del Estado y los kolkhoz o
fincas cooperatives. En los sovkhoz los obreros cam-
pesinos trabajan como funcionarios del Estado, de-
vengando salaries seg6n sn capacidad t6cnica y el es-
fuerzo que desarrollen en beneficio de la industrial.
En los kolkhoz los obreros trabajan como miembros
de la cooperative bajo la direcci6n del Consejo de
Cooperativas, y devengan salaries como en el caso
anterior, pero con derecho a las utilidades de la em-
presa. En ambas organizaciones, cada familiar cam-
pesina posee una pequeia parcela de la tierra comfn,
donde tiene su casa de habitaci6n, hace pequeios
cultivos, cria aves de corral y dispone de una vaca y
un caballo.
Las demas industries son explotadas por el
Estado en la misma forma que la agriculture. El co-
mercio es un monopolio del Estado, quien lo ejerce
por medio de agents encargados de la distribuci6n
de los products para el consume interior, asi como









para la exportaci6n de los products sobrantes. El
Estado se encarga, asimismo, de la educaci6n de los
nifios y los j6venes de ambos sexos, cuyos padres de-
jan en las cajas nacionales un porcentaje de sus sala-
rios que se aplica a tal fin.

Como se comprende, en Rusia, el Estado diri-
ge y control todas las actividades de la sociedad:
political, cientificas, artisticas, econ6micas, sociales y
culturales, por lo cual la Uni6n de las Repfblicas
Sovi6ticas Socialistas es un Estado Totalitario.

En Italia solamente existe una organizaci6n
popular que se denomina Partido Fascista. Este par-
tido, como el Partido Comunista en Rusia, es un or-
ganismo del Estado, y se halla dirigido por un Con-
sejo en el cual tienen representaci6n todas las c6lulas
del mismo partido existentes en todo el pais. El
President nato de este Consejo es el creador del
fascismo y Primer Ministro del Reino, Benito Musso-
lini, quien ejerce la dictadura por medio de esa or-
ganizaci6n.

En material econ6mica, Italia se ha organizado
bajo un sistema llamado Regimen Corporativo. Este
sistema de organizaci6n econ6mica existi6 en various
paises durante la Edad Media, especialmente en las
ciudades libres de la misma Italia, donde todas las
actividades productivas estaban organizadas en cor-
poraciones llamadas guildas, una especie de socieda-
des cooperatives y de auxilios mutuos. En Francia
tambien existieron las corporaciones de producci6n,
y no desaparecieron hasta que fueron abolidas por la








Revoluci6n Francesa. Sin embargo, el regimen cor-
porativo de la Italia actual se diferencia del sistema
adoptado en la Edad Media: en efecto, las corpora-
ciones de la Edad Media se organizaban y funciona-
ban libremente, en tanto que las actuales constituyen
un mecanismo del Estado, y es 6ste quien dirige y
control la producci6n en todos sus aspects per me-
dio de este mecanismo.

Aunque el regimen fascista reconoce la pro-
piedad privada de la tierra y demas elements de la
producci6n, el Estado tiene la iniciativa y el poder
para organizer las industries y el comercio tal como
lo hace el regimen sovi6tico en Rusia. Las ciencias,
las artes, las profesiones, todas las manifestaciones
del espiritu se ballan en Italia bajo el control del Es-
tado. Y es asi como Italia se hall organizada como
un Estado Totalitario.

En Alemania, desde que lleg6 al Poder el par-
tido llamado Nacionalsocialista, fueron liquidadas
todas las demis agrupaciones political, y se estable-
ci6 el Estado Nacionalsocialista. Bajo este regimen,
todas las libertades ban sido abolidas. Se mantiene
una Asamblea llamada Reichstag formada con miem-
bros del partido Nacionalsocialista, cuya misi6n con-
siste en legalizar las disposiciones y los actos del
Canciller-Presidente, quien ejerce una dictadura sin
precedentes. Lo mismo que en Italia, todas las acti-
vidades econ6micas, sociales y esprituales se hallan
dirigidas y controladas por el Estado. La organiza-
ci6n econ6mica no es igual a la de Italia y Rusia,
pero el resultado es siempre el mismo: los individuos









son engranajes de la maquinaria industrial, y nadie
goza de libertad para disponer de sus propios bienes.
Es Alemania, bajo el regimen nacionalsocialista, un
Estado Totalitario de lineamientos mas acentuados y
tragicos que los Estados sovi6tico y fascista.

Existen tambien regimenes totalitarios, aunque
con diferentes matices, en Portugal, en Espania y en
el Jap6n. No vamos a entrar en detalles respect a
la organizaci6n totalitaria en cada uno de los paises
mencionados. Baste decir que en todos ellos no exis-
te la libertad y que el Estado dirige y control todas
las actividades espirituales y materials de la Naci6n,
aunque los medios de que se sirven y los procedi-
mientos que emplean suelen ser diferentes.

Algunos critics superficiales y algunos politi-
cos apasionados han dado en llamar regimenes totali-
tarios a ciertos Gobiernos americanos que se ven
constrefiidos a dominar con mano fuerte los conatos
de anarquia de los elements adversos al regimen
constitutional que se ha establecido por la voluntad
de la mayoria del pueblo. Y presentan a los Gober-
nantes como dictadores del tipo nazista o fascista. Lo
cual es completamente absurdo, pues los Gobiernos
de los paises de America, aun aquellos que actdan en
medios atrasados, donde elements levantiscos toman
la libertad como un instrument para realizar prodi-
torios designios, proceden conforme a la Constituci6n
y a las leyes en el manejo de los asuntos publicos,
respetando y garantizando las libertades que son
compatibles con el orden, la tranquilidad y el bien-
estar de los pueblos. Estos Gobiernos tildados de









totalitarismo practican la democracia, cuyas institu-
ciones se mantienen inc6lumes, mediante el cumpli-
miento de las leyes y el respeto a los derechos que
estas mismas leyes les garantizan a todos los habitan-
tes. No se da el caso, como ocurre en los sistemas
totalitarios, de que el Estado tome a su cargo la di-
recci6n y el control de las actividades econ6micas,
organizando la producci6n conforme a pautas que
suprimen la libertad. La agriculture y todas las in-
dustrias, asi como el comercio, se desarrollan libre-
mente al amparo de la ley que protege y fomenta la
producci6n y la circulaci6n de los products, sin otra
intervenci6n del Estado que la necesaria para perci-
bir los impuestos y para garantizar a los empresarios
y a los trabajadores. Nadie podri negar que un r6-
gimen semejante es la viva expresi6n de la democra-
cia, la cual no se desvirtfa por las restricciones poli-
ticas a que suelen someterse las actividades de la am-
bici6n partidarista que aspira a dominar por la vio-
lencia para conducir a los pueblos a la anarquia y a
la disoluci6n.


















CAPITULO VIII


LA CONCEPCION TOTALITARIA
DE HITLER


SUMARIO:-!. El nazismo es la concepci6n totalitarian mas
estrafalaria y peligrosa. Y. La causa directs de una civilizaci6n
superior, segi~n Hitler, reside exclusivamente en la existencia de
una raza apta para la civilizacion. 3 La concepci6n del Nuevo
Orden que Hitler ha implantado en Alemania y trata de establecer
en lob paises que ha ocupado por la violencia.- 4. La civilizacion
germAnica es product del esfuerzo spiritual de muchas razas.-
5. Hitler carece de preparaci6n cientifica para fundar sobre bases
de verdad una doctrine de organizaci6n political y social 6. Los
germanos pasaron muchos siglos en estado de barbarie y no po-
dieron nunca crear una civilizaci6n.- 7. La civilizaci6n actual de
Alemania no fue obra de la raza germAnica: es una continuaci6n
de la civilizaci6n roman bajo la influencia del cristianismo.-
8. Hitler disculpa la incapacidad de la raza germanica para crear
una civilizaci6n por la dureza del clima en un ambiente septentrio-
nal que no le permiti6 el desenvolvimiento de sus fuerzas creado-
ras.-9. La idea central de Hitler es que la raza germAnica, sir-
vi4ndose del element human de condici6n inferior, en cualquier
sitio de la Tierra. aplique sus facultades superiors para organizar
los Estados.-lO. Segdn la doetrina de Hitler, los pueblos latino-
americanos son incapaces de crear una civilizaci6n. siendo un
campo propicio para establecer el Nuevo Orden para gloria y pro-
vecho del pueblo alemAn. 11. El pueblo alemAn, ingenuo, romAn-
tico y sensitive, fue sugestionado por la locura de Hitler.-12. En
su libro, Hitler proclam6 "uma paz garamtaada por la eapada rcte-
rleo do ur pueblo do amoe que pome al mundo et-o at1 lelae.o e
una eliVllzao6 supsIor."





Entre las doctrinas totalitarias, se destaca el
nazismo como la concepci6n mas estrafalaria y peli-
grosa de la organizaci6n political de los pueblos. Para


~C~CI~~Asr~;~mlaIAA t44 --TVtc~









dar una idea de c6mo esta doctrine pretend organi-
zar la sociedad political, vamos a copiar algunos pa-
rrafos traducidos del libro MEIN KAMPF de Adolfo
Hitler, edici6n de 1935, hecha en francs, y cuya cir-
culaci6n fue prohibida a instancias del Gobierno ale-
man, porque contenia el pensamiento original del
autor, no revelado en el extranjero, donde s61o ban
circulado ediciones ad-hoc arregladas para disimular
las intenciones agresivas del nazismo. He aqul c6mo
se expresa el creador de la Nueva Alemania:

"La noci6n fundamental es que el Estado no
es un objeto, sino un medio. Es la condition primor-
dial para la formaci6n de una civilizaci6n humana
de valor superior, pero no es la causa direct. Esta
reside exclusivamente en la existencia de una raza
apta para la civilizaci6n. Lo mismo si se encontra-
ran sobre la tierra centenares de Estados models, en
caso de que el ario, que es el pilar de la civilizaci6n,
llegara a desaparecer, no habria mis civilizaci6n co-
rrespondiente, en el orden spiritual, en el grado que
la han alcanzado los pueblos de raza superior. Se
puede ir todavia mis lejos y decir que la existencia
de Estados humans no excluiria la eventualidad del
aniquilamiento definitive de la raza humana, puesto
que la desaparici6n del representative de las razas ci-
vilizadoras conduciria a la p6rdida de las facultades
intelectuales superiores de resistencia y de adap-
taci6n."
Tal es la concepci6n del Nuevo Orden que
Hitler esta realizando en Alemania y en los paises
ocupados por la violencia de su maquinaria de gue-
rra. Segin ella, la raza aria es la 6nica apta para la
civilizaci6n, de tal suerte que los Estados que no tie-
nen una poblaci6n de base 6tnica ariana carecen de








facultades para crear una civilizaci6n superior y de-
ben ser, 16gicamente, sometidos a la direcci6n del
pueblo aleman, el Anico en la Tierra que se ha puri-
ficado de las mezclas de razas inferiores habilitandose
para tomar la direcci6n del Mundo.
Solamente un espiritu como el de Hitler podia
haber concebido semejante monstruosidad, que reve-
la una complete ignorancia de la evoluci6n de la hu-
manidad y de las razas que pueblan la Tierra. Para
61 no han existido las antiguas civilizaciones egipcia,
maya, china, incaica y otras no arianas que ban deja-
do huellas perdurables en la historic de la cultural
humana. La civilizaci6n germinica es relativamente
nueva, y no puede considerarse como una creaci6n
de la raza aria. Es un product del esfuerzo espiri-
tual de muchas razas que han poblado el territorio
alemin. El mismo Hitler no es un tipo de raza
aria pura.
Como se sabe, Hitler carece de preparaci6n
cientifica, y es incapaz de acertar en material filos6fica
y sociol6gica para fundar sobre bases de verdad una
doctrine de organizaci6n political y social.

Para confirmar la ignorancia y el desequilibrio
de Hitler l6ase el siguiente concept con el cual trata
de justificar su doctrine:

"El aniquilamiento de los iltimos represen-
tantes de la raza superior haria definitivamente de la
Tierra un desierto. Ejemplos tomados del tiempo
present prueban que los Estados cuyas bases habian
sido puestas por representantes de razas desnudas de
las capacidades political indispensables, no han podi-









do, a pesar de todas las medidas tomadas por sus Go-
bernantes, escapar a la ruina."

No se explica c6mo los germanos, raza supe-
rior seguin Hitler, pasaron durante muchos siglos en
estado de barbarie y no pudieron nunca crear una
civilizaci6n. Y, cuando llegaron a tener una civili-
zaci6n, no fue una obra original de la raza germani-
ca, sino, puede afirmarse con acierto, una continua-
ci6n de la civilizaci6n romana, bajo la influencia del
Cristianismo. Como se comprende, la actual civili-
zaci6n de Alemania no tiene su origen en las concep-
ciones political y religiosas de la raza germanica,
sino en las concepciones political del romanismo y
en las pautas religiosas de la Iglesia Cristiana. Los
germanos, ni en la antigiiedad, ni en los tiempos mo-
demos, han sido los creadores de una civilizaci6n.

Hitler, en su libro que estamos glosando, ma-
nifiesta que las razas civilizadoras poseen facultades
en estado latente, las cuales se manifiestan en cuanto
las circunstancias exteriores lo permiten. Y agrega,
para disculpar la falta de facultades creadoras de la
raza germanica, lo siguiente:

"Asi es una incredible injusticia presentar a los
germanos de los tiempos anteriores al Cristianismo
como hombres sin civilizaci6n, como barbaros. Ellos
nunca lo han sido. Era solamente la dureza del cli-
ma en un ambiente septentrional que les imponia un
genero de vida opuesto al desenvolvimiento de sus
fuerzas creadoras. Si ellos hubieran, en el mundo
antiguo, legado a las regions mas clementes del Sur
v si hubieran encontrado alli, en el material human
provisto por las razas inferiores, los primeros medios









t6cnicos, la capacidad de crear una civilizaci6n que
dormia en ellos habria producido una floraci6n tan
brillante como la de los helenos. Pero no se atribuva
unicamente al hecho de que ellos vivian en un clima
septentrional esta fuerza primitive que engendra la
civilizaci6n. Un lap6n, transportado al Sur, contri-
buiria tan poco al desenvolvimiento de la civilizaci6n
como podria hacerlo un esquimal, No, esta espldndi-
da facultad de crear y de modelar ha sido justamente
conferida al ario, bien que ella este latente en el o
que sea un don de la vida que se despierta, segun que
las circunstancias favorables se lo permitan o que
una naturaleza inhospitalaria se lo impida."

La idea central de Hitler, al delinear el Estado
racist, es presentar a la raza germinica como la uni-
ca capacitada para crear una civilizaci6n, sirviendose
del element human de condici6n inferior que se
encuentre en cualquier medio adecuado, por sus con-
diciones fisicas, para producer lo necesario a las exi-
gencias de una vida civilizada. Es decir, un medio
al cual puedan aplicarse las energies de las razas in-
feriores bajo la direcci6n de la raza germAnica y en
beneficio de la misma.

Segin esta doctrine, todos los pueblos de Ame-
rica, especialmente los latinoamericanos, son incapa-
ces de crear una civilizaci6n, puesto que su element
human esta constituido por diferentes mezclas de
muchas razas procedentes de Europa, Asia y Africa
que llegaron a fundirse con otras diversas razas au-
t6ctonas, formando asi un product 6tnico en el cual
no se encuentra ning6n ejemplar puro de la raza
ariana. He aqui que nuestra America toda es un
campo propicio como material prima para que la raza









superior germanica pueda crear Estados, bajo el Nue-
vo Orden de Hitler, organizando y poniendo en acti-
vidad las fuerzas de las razas inferiores a fin de que
formen emporios de civilizaci6n para gloria y prove-
cho del pueblo aleman.

Se trata de establecer una civilizaci6n fastuo-
sa, como la griega y la romana, bajo el poder y las
directives de la raza germinica, sobre una masa de
esclavos, cuya misi6n consistiria en vivir para traba-
jar en exclusive beneficio de los amos de raza privi-
legiada, anicos capacitados para gozar de los atribu-
tos de la libertad y de la riqueza.

Fuera de Alemania, el libro de Hitler no llam6
la atenci6n sino como un caso de psicopatia deliran-
te, y nunca sus extravagantes ideas fueron considera-
das como una amenaza para la civilizaci6n occidental.

Es ridicule que un hombre ignorante, despo-
seido de capacidad cientifica y artistic, haya asumi-
do la calidad de profeta para anunciar la constituci6n
de la humanidad bajo las normas trazadas por 61
mismo.
El pueblo aleman, ingenuo, romantico y sensi-
tivo, fue sugestionado por la locura de Hiter mani-
festada en discursos abstrusos, pero elocuentes, en los
cuales se le ofrecia una perspective de redenci6n y
se le halagaba con la promesa de colocar en sus ma-
nos el cetro del Mundo. El pueblo aleman, segun la
historic lo comprueba, ha estado siempre dispuesto a
seguir a cualquier visionario o caudillo que halaga
su vanidad colectiva y que le sefiala pautas para rea-








lizar sus suefios de dominaci6n. Sobre todo, en el
moment psicol6gico en que Hitler comenz6 su pro-
paganda de agitaci6n para salvar al pueblo alemin de
la verguenza a que lo habia sometido el tratado de
Versalles, cualquier demagogo habria encontrado eco
en las masas desorientadas, empobrecidas y sin espe-
ranza, como habian encontrado eco los demagogos
del comunismo que luchaban para establecer una
Alemania sovi6tica sobre las ruinas del Imperio des-
truido por la guerra y por la revoluci6n. Hitler pro-
clam6 el nacionalismo germano y racial contra el in-
ternacionalismo comunista, y, naturalmente, una gran
masa del pueblo respondi6 a su grito de redenci6n
nacionaL Cuando Uleg6 al Poder, se sirvi6 de la fuer-
za para liquidar los dos partidos que le eran adver-
sos: el comunista y el social-dem6crata. Y de esta
suerte, y con la conquista de Austria, consume la uni-
dad del pueblo aleman.

Desde que Hitler lleg6 al Poder, se dedic6 a
trabajar para la realizaci6n de sus promesas y profe-
cias contenidas en MEIN KAMPF, el libro que fue
proclamado la Biblia del pueblo alemfn. A fines del
afio, 1.933 tratando de las realizaciones del nacional-
socialismo, considerando a Francia como el principal
obst.culo, Hitler se express asi: "Estos resultados no
serin alcanzados, ni por plegarias al Sefor, ni por
discursos, ni por negociaciones en Ginebra. EUos
deben serlo por una guerra sangrienta."

Aunque muy confuso cuando describe, Hitler,
en ciertos pasajes de su libro, se manifiesta con una
claridad que debi6 abrir los ojos de los estadistas









europeos y americanos que indudablemente lo leye-
ron much antes de que 61 tuviera en sus manos el
instrument para realizar sus suefos de dominaci6n
mundial. Citemos un pasaje de los muchos que pu-
dieron servir de advertencia a los pueblos libres.
Dice asi:

"Si el pueblo aleman hubiera poseido, en el
curso de su historic, esta unidad gregaria que ha sido
tan ftil a otros pueblos, el Reich aleman seria boy el
amo del Globo. La historic del Mundo habria tora-
do otro curso y nadie podria decidir si la humanidad
no habria, siguiendo esta ruta, alcanzado el objeto al
cual tantos pacifistas ciegos esperan hoy alcanzar con
sus griterias y sus lloriqueos: Una paz no asegurada
por las ramas de olivo que agitan, la lgrima facil de
los pacifistas llorones, sino garantizada por la espada
victoriosa de un pueblo de amos que ponen al mundo
entero al servicio de una civilizacion superior."




















CAPITULO IX



DICTADURA Y TOTALITARISMO


SUMARIO: 1. La dictadura entire los romanos.-2. Las dic-
taduras en la America Latina.-.. Estas dictadaras son un feno-
meno natural inherente al estado evolutivo del pueblo. 4. La de-
mocracia que estaba a punto de perecer bajo las garras de ]a anar-
quia resurge bajo la dictadura en un ambiente de orden y prospe-
ridad. 5. Las mAs fuertes dictaduras que se han producido en
America ban sido justificadas en el curso de la historia. 6. La
dictadora del General Paez en Venezuela.-7. La dictadura del Ge-
neral Castilla en el Per.--8. La dictadura del General Portales en
Chile.-9. La dictadura del Dr. Ndfiez en Colombia.-10. Garcia
Calder6n opina sobre las dictaduras de America Latina. llamAndo-
los a los caudillos "tiranos bienhechores'. 11. El escritor Argue-
das clama por la aparici6n de un dictador para su patria enferma
de anarquia y demagogia.-12. La Argentina debe al dictator Roca.
que gobern6 durante treinta ailos. su organization y su floreci-
miento actuales. 13. En ninguna de las dictaduras de America se
ha contorneado an regimen totalitario.- 4 Las dictaluras de Ame-
rica han educado al ciudadano para el ejereicio de la libertad.-
15. Los regimenes dictatoriales son accidents nece.arios para la
formacion democratic de los paises. 16. Las dictaduras en la Ame-
rica Central.






En la antigua Roma, cuando las circunstancias
political reclamaban la presencia de una voluntad
ordenadora y fuerte en el Poder, el Senado elegia a
una de las personalidades mis eminentes para que
ejerciera el cargo de Dictador durante un period de









seis meses, confiri6ndole todos los Poderes para go-
bernar a la Repdblica.
Siempre que por alghn motive los Poderes del
Estado son asumidos por un Gobernante, este se de-
nomina Dictador, sea porque la Constituci6n de la
Rep6blica lo permit en circunstancias extraordina-
rias, sea porque de hecho un caudillo victorioso o
un President que ha llegado legalmente al Poder se
colocan en situaci6n de dictar la ley para gobernar al
Pais conforme a su voluntad y a su propio criterio.
En la America Latina suele lamarseles Dicta-
dores a ciertos Gobernantes que ejercen una gran
autoridad, ante la cual los otros Poderes del Estado
actian bajo la inspiraci6n de aquellos.

Estos casos han sido frecuentes en toda la
America Latina, especialmente en los paises anarqui-
zados por el mal uso que se ha hecho de la libertad,
dando lugar a la formaci6n de caudillajes surgidos
por lo general de las capas inferiores de la sociedad
al favor de las montoneras que se conocen con el
pomposo nombre de revoluciones.

Las dictaduras de esta clase son un fen6meno
natural inherente al estado evolutivo del pueblo.
Vamos a analizar este fen6meno en otros capitu-
los del present studio, demostrando que en los
pueblos de una cultural incipiente o dispareja, estruc-
turados por diversas razas, el uso indebido de la li-
bertad conduce a la anarquia, la cual se vuelve cr6-
nica a causa de los frecuentes movimientos redentores
que provocan los politicos, soliviantando a las masas








en un affn aparente de restablecer las practices de-
mocriticas. Este estado cr6nico de anarquia se pro-
longa a veces por muchos afios, y no cesa hasta que
llega al Poder un patriot dispuesto a domefiar las
ambiciones de los elements levantiscos mediante
una acci6n energica para hacer respetar la ley y res-
tablecer el principio de autoridad. Naturalmente,
para realizar esta obra de orden y de paz, los Gober-
nantes se ven en el duro caso de herir intereses crea-
dos que han surgido al favor de una libertad mal en-
tendida y peor practicada. Y cuando estos intereses
se ven preteridos o doblegados por la autoridad del
Gobernante, se alzan iracundos protestando contra
la tirania y el despotismo que se han entronizado
con menosprecio de la democracia.

A pesar de estas protests, la cordura se ha
impuesto, y la democracia que estuviera a punto de
morir bajo las garras de la anarquia, resurge bajo la
dictadura en un ambiente de orden, de tranquilidad,
de trabajo, de prosperidad, de esperanza y de paz,
afirmandose en la conciencia popular para florecer
en lo future con una exuberancia primaveral.

Las mas fuertes dictaduras que se han produ-
cido en America, abominadas en su tiempo por el ja-
cobinismo criollo, ban sido justificadas en el curso de
la historic por emiDentes escritores que ban analiza-
do, sin prevenci6n y sin prejuicios, los acontecimien-
tos de las epocas en que actuaron los Gobernantes
que tuvieron el valor insigne de enfrentarse a la anar-
quia para salvar a sus pueblos del descredito y la
disoluci6n.









Asi hemos visto justificadas en la historic las
dictaduras del Gral. Jose Antonio Piez, de Venezue-
la; del Dr. Francia y los Mariscales Carlos L6pez y
Francisco Solano L6pez, en el Paraguay; del Gral.
Ram6n Castilla, en el Peru; del Gral. Garcia Moreno,
en el Ecuador, del Gral. Portales, en Chile; del Dr.
Rafael Nfiiez, en Colombia. Citamos solamente al-
gunas dictaduras que ya han sido definitivamente
juzgadas por la historic, absteniendonos de mencio-
nar otras que. en nuestro concept, han sido alta-
mente ben6ficas y saludables para los paises donde
se han ejercido, pero que todavia se encuentran es-
perando el fallo desapasionado y sincere de la pos-
teridad.
Haremos en seguida algunas citas relatives a
personajes hist6ricos que, bajo dictaduras mas o me-
nos sombrias, lograron salvar de la anarquia a sus
respectivos paises, a los cuales elevaron en la escala
de la civilizaci6n y la cultural, del credito, de la dig-
nidad y del honor, mediante el mantenimiento del
orden y la discipline en la political y en la admi-
nistraci6n.

Refiriendose al Gral. Paez, un celebre escritor
venezolano dice lo siguiente: "Este rudo llanero, co-
locado a la cabeza del movimiento separatist de Ve-
nezuela, con los escasos elements cultos que se ha-
bian salvado de la guerra y con los muy contados
que volvian de la emigraci6n, tuvo el talent, el pa-
triotismo y la elevaci6n de carActer suficientes, no
para someterse a la Constituci6n, como ban dicho sus
id6latras, porque sus amplias facultades no emanaban








de preceptos constitucionales, sino para proteger con
su autoridad personal el establecimiento de un Go-
bierno regular, que fue para aquella epoca el mis or-
denado, el mis civilizador y el de mayor credit que
tuvo la America recien emancipada".

"En el Peru. continue el mismo escritor, el
Gral. Ram6n Castilla, a quien Garcia Calder6n com-
para con Paez, surgido como nuestro gran caudillo de
las inmensas llanuras, n6made y jefe de montoneras,
y quien mAs que a su herencia indigena y asturiana
debi6 al medio donde pas6 su juventud la resistencia
y la astucia que le elevaron por sobre todos los cau-
dillos provinciales, lleg6 a ser durante veinte afios
"el en&rgico director de la vida national", a pesar de
los jacobinos, que tomando por pretexto la Constitu-
ci6n boliviana habian reaccionado contra el h6roe
venezolano a quien debieron la conquista definitive
de su independencia. Sin gran cultural, parecia ins-
truido a fuerza de ser astuto. Conocia intuitivamen-
te el valor de los hombres y la manera de gobernar-
los, posevendo en alto grado el don de mando. Sen-
cillo en sus ideas, conservador en el orden politico,
respetaba el principio de autoridad. Como Bolivar y
San Martin, odiaba la anarquia, y en medio del tu-
multo revolucionario comprendi6 la necesidad de es-
tablecer un Gobierno fuerte. Despu&s de 20 afios de
revueltas intestines, el Gobierno del Gral. Castilla
marca para el Peri el comienzo de un nuevo period
de estabilidad administrative, en el cual se desen-
vuelve el comercio, aumentan las rentas publicas, se
consolida el credit, y se transform, en fin, la vida









econ6mica del Pais, "El Gobierno del Gral. Castilla,
agrega Garcia Calder6n, cuyos concepts resumimos,
terminal pacificamente: de 1844 a 1860 dirigi6 con
mano de hierro la political national, y nadie antes
que 61 habria logrado darle al pais semejante conti-
nuidad. Como Garcia Moreno en el Ecuador y Por-
tales en Chile, el Gral. Castilla afirma la paz, estimula
la riqueza, protege la instrucci6n, crea una marina e
impone al pais una Constituci6n. Castilla fue duran-
te 15 afios, terminal diciendo Garcia Calder6n, el dic-
tador necesario en una Repfblica instable".

Refiriindose al Gral. Portales, un historiador
chileno se expresa asi: "Como si la autoridad hubie-
se sido hecha para 61, o 61 hubiese nacido para la au-
toridad, bastole ejercerla para que sus contempora-
neos y las generaciones posteriores lo considerasen
como la encarnaci6n misma del Poder. No fue un
hombre instruido en el sentido propio de esta pala-
bra. Su education escolar fue somera. No se ejer-
cit6 en la tribune. Fue ante todo un gran caricter.
Por eso habia en 61 un poderoso sentimiento de lo
justo y una voluntad inquebrantable siempre propia
para las resoluciones arduas. Con esto tenia bastante
para dominar muchas voluntades. No conocia gran
cosa los libros, pero conocia admnirablemente a los
hombres".

El mismo escritor venezolano arriba citado,
don Laureano Valenilla Lanz, en su obra "Cesarismo
Democrftico", editada en 1929, dice lo siguiente del
Dr. Rafael Ndfiez: "Ante la disgregaci6n localista,
ante el parroquialismo anarquico sancionado por la









Constituci6n de Rio Negro, que al cabo de 27 afios
habia disuelto casi el organismo national, un politico
positivista como el Dr. N6iuez vio claramente que la
unica cabeza visible en la unidad colombiana era en-
tonces el Arzobispo de BogotA, porque adonde no lle-
gaban las 6rdenes del Gobierno national Ilegaban las
del Prelado. Y no creyendo o creyendo poco en la
influencia divina. crev6 conscientemente en la de la
Iglesia Cat6lica, y con ella se ali6 para restablecer
en su patria la estabilidad political y la tranquilidad
social, apoyado en la inmensa mayoria del pueblo
compuesto de indios y de mestizos sedentarios. En-
tonces se vi6 con que fuerza se perpetfan los instin-
tos politicos de los pueblos, determinando la forma
efectiva y prictica de sus instituciones. Los conquis-
tadores espafioles encontraron a la raza indigena
que habitaba la mayor parte del territorio de la
actual Repfblica de Colombia en una etapa avanzada
del desarrollo social. Pueblo ya sedentario y agrico-
la, con todos los habitos que engendra la montafia,
se hallaba sometido a un Gobierno regular en el cual
el Zaque, jefe secular de Cundinamarca, compartia el
poder con el Gran Sacerdote de Iraca, Hamado Lama;
y, a traves de todas las modificaciones impuestas por
el regimen colonial y de todas las ilusorias influen-
cias del republicanism y del jacobinismo que trajo
consigo la revoluci6n de la independencia, es la uni6n
del jefe secular con el jefe sacerdotal, el Zaque y el
Lama, representados en pleno siglo XIX por el Dr.
Nfifez y el Arzobispo Pail, la que viene a reconsti-
tuir el organismo politico de la Naci6n, a dominar la
anarquia, establecer el orden e imponerse durante









largos afios por encima de un radicalismo anacr6nico
tan en contradicci6n con los instintos conservadores
y teocriticos del pueblo colombiano".

El Dr. Miguel Antonio Caro, segfn el Dr. Car-
los C. Restrepo, "la primera virtud y la primera ilus-
traci6n de Colombia, proclam6 la infabilidad absolu-
ta del Dr. Nuinez cuando asegur6 que 6ste no se habia
equivocado nunca".

El ilustre escritor peruano Francisco Garcia
Calder6n, en una de sus obras, se expresa asi: "La
historic de estas Repfblicas se reduce a la biografia
de sus hombres representatives. El espiritu national
se concentra en los caudillos, jefes absolutos, tiranos
bienhechores. Ellos dominant por el valor, el presti-
gio personal, la audacia agresiva. Ellos representan
a lo vivo las democracies que los deifican. Si no se
estudia a Paez, a Castilla, a Santa Cruz, a Lavalleja,
es de todo punto impossible explicarse la evoluci6n
de Venezuela, del Peru, de Bolivia, del Uruguay.
Los dictadores, como los reyes feudales, abaten a los
caciques locales, a los generals de provincia. Asi lo
hicieron Porfirio Diaz, Garcia Moreno, Guzman Blan-
co. Las revoluciones se suceden a las revoluciones
hasta la aparici6n del tirano esperado que domina,
durante veinte o treinta afos, la vida national".
"Los Estados americanos, decia el Libertador,
han menester de los cuidados de Gobiernos paterna-
les que curen las llagas y las heridas del despotismo
y la guerra".
El insigne escritor Alcides Arguedas, en su li-









bro "Pueblo Enfermo", editado en 1909, clamando
per la aparici6n de un hombre que salvara a su Pa-
tria, Bolivia, de la acci6n de los principistas y dema-
gogos que la mantenian anarquizada, escribi6 lo si-
guiente: "Si apareciese uno just, bueno, honrado,
valiente, grande por sus virtudes, seria de ayudarle
a surgir, trabajar per 61 para colocarlo en el Poder y
luego aconsejarle que gobierne a discreci6n, sin ca-
maras, sin partidos, dejarlo solo con su criterio y con
el de sus colaboradores y luego que haga uso de sus
mfsculos, de su caracter, para libertarnos y extirpar
esa casta ruin de politiquillos menudos que s6lo es-
peran en el funcionarismo un medio de figurar y
vivir; y es seguro que ese hombre haria de Bolivia
un pueblo libre, consciente y modern, haciendole
adquirir conciencia de nacionalidad basada en hechos
y frutos y no producida por una imaginaci6n enfer-
miza. Necesitamos hombres que echen abajo much
de los que estin arriba y hagan obra de revoluci6n,
construyendo de nuevo, si es possible, sin contempo-
rizaciones, sin cobardias, fuertes en su labor y preo-
cupados, sobre todo, de empujarnos al trabajo, for-
zarnos al movimiento y, Ilenos de fe y valor, meter-
nos un ideal levantado en la cabeza, 6nica manera de
perseguir y alcanzar un fin, un destino".

La Repbflica Argentina ha registrado en su
historic la dictadura del Gral. Juan Manuel de Rosas,
cuya tirania dejara recuerdos espeluznantes. Despuns
de la caida de este dictador, la Argentina estuvo go-
bernada per candillos mAs o menos tiranos, pero que
no tuvieron la capacidad necesaria para dominar los









instintos belicosos de las masas azuzadas por la de-
magogia y por los cruzados de la democracia levan-
tisca que buscan el Poder a costa de la sangre y el
descr6dito de la Naci6n. No fue sino con el Gral.
Julio Roca que se inici6 en la Argentina el movi-
miento de unidad national, de progress y desarrollo
cultural y econ6mico que hoy admiramos. El Gral.
Roca gobern6 durante treinta ainos y, como lo propi-
ciaba el Libertador, design a la persona que habia
de sucederle en la Presidencia de la Repfblica, me-
diante elecciones oficialmente controladas, a lo cual
los argentinos le laman pintorescamente posterida-
des presidenciales.

En ninguna de las dictaduras de America, ni
en las que se han singularizado como tiranias medie-
vales, se ha contorneado un regimen totalitario. To-
das ellas se han manifestado dentro de los principios
democraticos, tomando las restricciones de la libertad
como un medio de orden y discipline con el objeto
de preparar a los ciudadanos un ambiente propicio
para el ejercicio de la democracia en la plenitud de
sus atributos.

En vez de hacer del ciudadano una simple
pieza de la maquinaria del Estado, las dictaduras de
America le han educado en las escuelas y en la prAc-
tica de la vida para el ejercicio de la libertad. Estas
dictaduras no han intervenido en la organizaci6n de
la economic national en el sentido de vincular al
Estado el movimiento de la producci6n y del comer-
cio. Es decir, han mantenido y han protegido la li-
bertad de comercio y de industrial, que son funda-









mentales en la democracia. Y si ban restringido la
libertad political de los ciudadanos ha sido unicamen-
te para imponer el respeto a la autoridad, el respeto
a las instituciones y el amor al trabajo, a la paz, a la
tranquilidad, al progress y a las manifestaciones
todas de la cultural.

Como se comprende, estos regimenes dictato-
riales son accidents necesarios en la formaci6n de-
mocrAtica de los pauses, y no constituyen sistemas
politicos de Gobierno, como ocurre con los regime-
nes totalitarios.

Cuando Mexico se desangraba, se empobrecia
y se desacreditaba en la anarquia, surgi6 Porfirio
Diaz, de quien el escritor Francisco Bulnes, en su
obra "El Verdadero Diaz y la Revoluci6n", editada
en 1920, dijo lo que sigue:

"Por la primera vez desde el gobierno colonial
se supo en Mexico lo que era obedecer, lo que era
gobierno, lo que era orden, lo que era patria mexica-
na. Las libertades excretadas por la vieja y cr6nica
anarquia habian desaparecido, y la opinion p6blica
se sinti6 feliz sin democracia de facciones y sin fac-
ciones de turbulentos depravados. Digan lo que
quieran los enemigos del porfirismo, la dictadura es-
tablecida suavemente, fue aclamada por todas las cla-
ses sociales como un inmenso bien: la paz, siendo
cosa nueva y bella en la naci6n, inspire al pueblo
sentimientos de gratitud y de lealtad para el caudillo
que habia pacificado a su patria, creyendo que esa
paz seria eterna".









Cuando Venezuela estuvo a punto de zozobrar
en manos de la demagogia, surgi6 Juan Vicente G6-
mez, cuya obra constructive, de progress material y
de dignificaci6n national coloc6 a la tierra del Liber-
tador en una posici6n de avanzada que mantiene to-
davia y mantendri durante muchos afios mientras no
se venture de nuevo en el escabroso sendero del re-
dentorismo obstruido por el Dictador G6mez.
En la America Central ha habido dictaduras
beneficas y malas, pero las unas y las otras ban man-
tenido la paz y el orden, que son esenciales para
afianzar la nacionalidad, para promover el progress
y para acostumbrar a los pueblos a vivir tranquilos
al amparo de la ley, garantizados en sus actividades
honestas y protegidos por la autoridad en el ejercicio
de sus derechos.

















CAPITULO X


EL REDENTORISMO EN HONDURAS

SUMARIO:-1. La fauna redentorista.-2 Serviles y libera-
les.-3. Los primeros redentores de Honduras.-4. MorazSn ano-
nada a los conservadores.-5. Liberales y conservadores han des-
honrado a la RepAblica.-& Las masas. instrument de crime de
liberals y conservadores.-7. Heroes por haber asesinado a sus
hermanos.





Desde que fue proclamada la independencia
de la America Central la fauna redentorista hizo su
aparici6n en los paises centroamericanos.

Para orientar al lector sobre este fen6meno
copiamos el siguiente pirrafo de una carta de don
Pablo Alvarado, Diputado por Costa Rica al Congreso
Federal, escrita en Guatemala el 7 de octubre de 1825:

"En el Congreso y en el Senado son continues
los choques entire services y liberals. Los services
de aqu6l continuamente trabajan en avasallar a los
liberals y al Senado y a los senadores liberals. Es-
tan tan unidos entire si y con el Presidente de la Re-








public, que le disimulan los mayores atentados. No
acabaria yo en un dia si quisiera enumerar los me-
dios y resorts de que se han valido para hacer que
empiece la discordia por las Supremas Autoridades
de la Repdblica y de los Estados".

Los services o conservadores eran los tradicio-
nalistas, apegados al regimen colonial. Los fiebres o
liberals eran los partidarios de la independencia y
que sustentaban las avanzadas ideas de la Revoluci6n
Francesa.

No obstante su antagonismo, services y libera-
les se unieron para proclamar la independencia de
Centroamerica el 15 de septiembre de 1821, y ambos
partidos fueron a ocupar posiciones en el Gobierno
de la Repdblica y en los Gohiernos de los Estados.

Los services de Guatemala lograron atraer a su
causa al primer Presidente de la Federaci6n, General
Manuel Jose Arce, y contando con esta fuerza pode-
rosa resolvieron redimir a los Estados de Honduras y
El Salvador, gobernados entonces por los liberals.

El Gobernante de Honduras era don Dionisio
de Herrera, patricio esclarecido, sabio y santo. No
obstante estas virtudes, su filiaci6n liberal le hacia
odioso a los conservadores, quienes para derrocarle
se confabularon con el Presidente Arce.

El Can6nigo Nicolas Irias, Provisor del Obis-
pado de Honduras, respondiendo a la consigna de los
conservadores de Guatemala, se levant6 en armas
contra el Gobierno de Herrera. Pero como fuera









vencido Irias en dos combates, Arce envi6 de Guate-
mala a don Jose Justo Milla para dominar la resisten-
cia del Jefe del Estado de Honduras.

Asi comenz6 el redentorismo en Honduras.
El primer redentor fue el Can6nigo Irias, quien hizo
vender las alhajas de la Catedral de Comayagua. El
segundo redentor fue el mencionado Milla, quien in-
cendi6 la ciudad de Comayagua y la entreg6 al sa-
queo para continuar la obra patri6tica de Irias. Y
en seguida persigui6 a los vencidos, entire quienes se
encontraba Francisco Morazan.

Morazin y algunos de sus compaieros de in-
fortunio prepararon la revancha para salvar a Hon-
duras de la tirania ael intruso Milla y de los services
que le acompaiaban. Y surgi6 Francisco Morazin a
la cabeza de un ejercito liberal redentorista, que des-
hizo a Milla en La Trinidad y le oblig6 a regresar a
Guatemala, comenzando asi su fulgurante ascensi6n
political y military. Con MorazAn los liberals se adue-
iaron del Gobierno de la Republica y de los Gobier-
nos de los Estados, quedando los conservadores ano-
nadados, en espera de la revancha redentora.

Los conservadores ban hecho la revoluci6n
para salvar al pueblo de la oprobiosa tirania de los
liberals. Y 6stos, a su vez, ban hecho la revoluci6n
para salvar al pueblo de la horrenda tirania de los
conservadores. Estos movimientos redentores se han
sucedido en Honduras, casi peri6dicamente, con mo-
tive de las elecciones para el cambio de Autoridades
Supremas. Pero algunas veces han ocurrido dentro









del period normal, cuando la prisa redentorista se
ha desbordado en patriotism encendido.

En cada revuelta belica se ha destruido en
gran parte la riqueza publica y privada y se han des-
atado, en trfgica locura, la corrupci6n y el crime,
la miseria y la anarquia. Para defender al pueblo
contra estos males no les queda otro recurso a los
redentores que una nueva revoluci6n contra la tirania
y la inepcia del Gobierno.
Asi el Pais ha sido siempre victim de los re-
dentores. Y si no ha llegado la Repdblica a la diso-
luci6n definitive y a quedar convertida en colonia
europea ha sido inicamente por el milagro de la
Doctrina de Monroe y por la decision con que los
Estados Unidos han hecho respetar a todos los paises
turbulentos de America frente a la eriza ambici6n
imperialista de Europa.
Liberales y conservadores, en todo el tiempo
que Ueva Honduras de vida independiente, con raras
excepciones, no han hecho otra cosa que deshonrar a
la Repfblica y arruinarla en su riqueza, en su crvdi-
to y en su poblaci6n.
Los dirigentes de uno y otro partido han fasci-
nado a la masa ignara con promesas de libertad y de
bienestar para conducirla a los campos de muerte, de
rapina y de crime. Las masas, solicitadas por los
lideres de uno y otro partido, se adhieren al que me-
jor supo despertar sus apetitos, y van a la guerra ar-
madas de un odio feroz contra el adversario, y cuan-
do las huestes triunfantes regresan a sus hogares van,









envenenadas de rencor partidarista, a saciar sus pa-
siones salvajes contra los vencidos de la localidad. Y
unos y otros, en cada pueblo, en cada aldea, viven en
pugna, matAndose, delatindose, calumniandose, en
tanto que los vencidos, humillados y sin garantias,
esperan con ansiedad la revancha redentora para con-
tinuar la obra nefanda de aniquilamiento de la Patria
en esa lucha sin fin de montescos y capuletos.

Desde que se inicia la revuelta no hay garan-
tias para las personas ni para la propiedad. En el
caos de la anarquia reinante, individuos surgidos de
las bajas capas sociales, con odios feroces y rencores
obscuros, se tornan heroes por haber asesinado a sus
hermanos. Esos heroes, en las campaias redentoras,
son duefios de vidas y haciendas, y por donde pasan
no vuelve a crecer la yerba. Despues de la carnice-
ria, las recompensas. Y sobre el Pais en ruinas una
bandada de buitres humans, heroes famblicos nacio-
nales y extranjeros, blancos, negros, mestizos, indios,
zambos, se amparan en el Presupuesto del Estado
para arrancar las fltimas piltrafas de la Patria ensan-
grentada y moribunda.

















CAPrIULO XI


LA OBRA DE LOS REDENTORES


SUMARIO:-1. La obra de los redentores ha conducido a la
Repoblica al mAs horrible desastre moral y econ6mico.-2. El Dr.
Poficarpo Bonilla hizo alianza con el Gobierno de Nicaragu, y
llev6 a su Patria las armas nicaragienses en manos de soldados
nicaragtenses.-S. El territorio de Honduras dos veces ocupado
por tropas nicaragnenses llevadas por los redentores liberals.





Pasemos por alto a los redentores de menor
relieve en la historic de nuestras vergonzosas guerras
intestines, y citemos solamente a algunos patriots
que tienen gran figuraci6n por haber conducido a la
Repfblica al mis horrible desastre moral y econ6mi-
co, al mis incredible estado de ruina y deshonor, con
el objeto de redimir al pueblo. La mis brutal tirania
habria sido menos oprobiosa que la obra de los re-
dentores.

En 1891, el Dr. Policarpo Bonilla, joven visio-
nario, enloquecido por el ruido de la Revoluci6n
Francesa y lleno de una gran ambici6n de poder, le-


S~F5~eF-q~iP~F1I __









vant6 la bandera liberal que caia de las manos del
patricio Celeo Arias, y se hizo caudillo del Partido
Liberal, consagrandose desde entonces a la obra pa-
tri6tica de arrojar del Poder a la odiosa tirania de los
conservadores. Habiendo fracasado en las elecciones
presidenciales, acudi6, como es natural, al instrumen-
to de la guerra civil, provocando la primera revolu-
ci6n en 1892, la segunda en 1893 y la tercera en 1894,
hasta que logr6 veneer a sus enemigos y conquistar
la Presidencia de la Rep6blica. En la revoluci6n de
1894, el Dr. Bonilla hizo alianza con el Gobierno de
Nicaragua, y llev6 a su Patria las armas nicaragiien-
ses en manos de soldados nicaragiienses que obede-
cian al Gobierno nicaragiiense, para combatir al Go-
bierno legitimo de Honduras, al cual el de Nicaragua
le habia declarado la guerra.

Por aquella dolorosa victoria del Partido Libe-
ral vimos ocupado el territorio hondurefio por fuer-
zas militares del Gobierno de Nicaragua, vergiienza
que Honduras no habia sufrido antes igual, ni cuan-
do fuerzas del Gobierno de Guatemala invadieron a
nuestro Pais en 1855 para auxiliar al redentor con-
servador, General Juan L6pez, padre del redentor
liberal General Rafael L6pez Guti6rrez, quien en
1919, con armas conservadoras nicaraguienses, salv6 a
su Patria de la tirania conservadora. Tampoco pue-
de compararse aquella ignominia con la invasion de
fuerzas guatemaltecas en 1863 para poner de Presi-
dente de Honduras al General conservador Jos6 Ma-
ria Medina.

La obra redentora del Dr. Policarpo Bonilla








es un caso tipico en la historic de Honduras. Pero
desgraciadamente no es el 6nico, pues se. repiti6 en
1907, cuando la revoluci6n liberal, encabezada por
prominentes hondurefios como los Generales Teren-
cio Sierra, Dionisio Gutierrez, Maximo B. Rosales,
Miguel Oqueli Bustillo, Ignacio Castro y otros, venci6
al Gobierno del General Manuel Bonilla, combatien-
do en uni6n de las fuerzas nicaragiienses que inva-
dieron a Honduras. En aquel tiempo, fuerzas regu-
lares de Nicaragua ocuparon el territorio de Hondu-
ras, sostenidas con recursos hondurefios, y no se
retiraron hasta que el Gobierno invasor consider
aflianzado el orden bajo las nuevas autoridades. He
ahi otra victoria del liberalism contra el conserva-
tismo. He ahi otra revoluci6n redentora que los
hondurefios, al unisono, debieran reprobar como un
bald6n y una ignominia. No hay derecho para que
un partido politico lleve a su Patria el ultraje y el
deshonor, militando bajo banderas extrafias, sometido
a una extrafa soberania, para echar del Poder al par-
tido contrario.

















CAPITULO XII


EL GENERAL CARIAS Y EL
REDENTORISMO


SUMARO:-L El General Carias signi6 a los grades re-
dentores de su patria.-2. Desde su nifiez el General Carias figure
en el Partido Liberal.--. e di6 cuenta de que en Honduras los
partidos son nombres o etiquetas con que se distinguen agrupaelo-
nes del mismo contenido ideol6gico.--. Y se present come can-
didato a la Presidencia desvinclado de uno y otro partido.-5. Asi
se form Ia agrupaci6n conocida con el nombre de Partido Nacio-
naL.-6. Los partidos hist6ricos s61o existen en la historic triste
do nuemtra polite nacionaL- 7. Desde Ia administraci6n de Soto
quedaron abolidos los partidos hist6ricos.-8. El General Carias
Ileg6 a Poder resuelto a liquidar Ia plaga redentorists.-k. El re-
dentorismo burlado por el pueblo hondureio en 199. Milares de
eiudadanos que eran adversos se sumaron al movimiento paa
que el General Carla continuars on el Poder.





El General Don Tiburcio Carias Andino, hoy
President de Honduras, fue atraido en su temprana
juventud por el sefiuelo del redentorismo, y en varias
ocasiones signi6 a los grande redentores de su Pa-
tria, habiendo tomado participaci6n en los dos actos
culminantes de la redenci6n nacionaL las guerras de
1894 y 1907. Asi ha recibido la mns viva experien-
cia personal de lo que significant y lo que valen aque-









Ilos fen6menos de desintegraci6n social, political y
econ6mica. Figurando en el Partido Liberal desde
su nifiez y actuando en las guerras civiles dentro del
idealismo de aquella agrupaci6n political, el General
Carias, patriota comprensivo y sin prejuicios, pudo
darse cuenta de que los partidos en Honduras no han
sido otra cosa que nombres o etiquetas con que se
distinguen agrupaciones de la misma indole y del
mismo contenido ideol6gico.

He ahi por qu6, al presentarse como candida-
to a la Presidencia de la Republica en 1923, aparece
desvinculado de uno y otro de los partidos, lHamados
con tanta propiedad hist6ricos, puesto que son fan-
tasmas que s6lo tienen realidad en la historic de
nuestro sangriento redentorismo. Aparece como lider
de una nueva agrupaci6n political integrada por ele-
mentos sin credo partidarista o decepcionados de las
virtudes patri6ticas de ambos partidos hist6ricos.
Asi se form6 un conglomerado de hondurefos ansio-
sos de arrancar a la Patria de las garras ponzoiosas
de aquellos partidos anarquicos, organizandose la
agrupaci6n que hoy se denomina Partido Nacional,
cuyos germenes comenzaron a difundirse desde 1902.

Cuando hablamos de liberals y conservadores
en este breve studio, usamos estos nombres para
distinguir a los grupos antag6nicos que se ban dispu-
tado la gloria de redimir a Honduras. Los partidos
hist6ricos dejaron de existir desde que el Presidente
Marco A. Soto estableci6 en Honduras un Gobierno
sin partidos, con la ideologia liberal de la revoluci6n
guatemalteca de 1871. Despu6s de Soto, cuando al-









gun politico aspiraba al Poder, agitaba en sus manos
la bandera liberal y formaba un grupo a su alrede-
dor con el nombre de Partido Liberal, acusando de
conservador al grupo que le era adverse. Estos gru-
pos de artificio y de conveniencia, que sostienen am-
bos la misma ideologia liberal y democritica, y cuyos
miembros en gran n6mero cambian de casilla segdn
sus personales simpatias por este o aquel lider politi-
co, son los que ban venido dando al mundo el espec-
ticulo oprobioso de la degollina de hermanos en la
guerra civil, desde 1892.

El General Carias, profundo conocedor de la
psicologia del pueblo hondurefio, hombre practice
antes que teorizante o principista, lleg6 al Poder en
1933, resuelto a liquidar para siempre la plaga reden-
torista que habia aniquilado al Pais, ahogado el prin-
cipio de autoridad, desorganizado los servicios del
Estado, precipitado al pueblo en la anarquia, la mi-
seria y el crime.

Comprendi6 el General Carias que la Repfbli-
ca, estancada en su evoluci6n progresiva, sin recur-
sos, sin credito, en la voragine de las pasiones hirsu-
tas, zarandeado por el partidarismo sin freno, iba
marchando sin brujula hacia la disoluci6n definitive,
y que-para su salvaci6n-necesitaba de un Gobier-
no fuerte y paternal, capaz de imponer el orden a las
masas enloquecidas y de aplastar la ambici6n de los
redentores provectos.

La demagogia impenitente, parapetada en la
prensa, abusando de la libertad que el Gobernante









respetaba, mantenia al Pais en la intranquilidad, y los
agents del redentorismo redivivo se movian desper-
tando en la masa los instintos guerreros para condu-
cirla a una nueva carniceria patri6tica. El General
Carias, con el valor insigne que le caracteriza en las
situaciones dificiles, con el patriotism que le anima
en todo moment para defender a la Naci6n contra
sus verdugos, asumi6 la responsabilidad de domeiiar
con medidas drasticas la efervescente demagogia que
atisbaba la hora de interrumpir la obra de paz, de
orden, de reeducaci6n y de adelanto, que 61 venia
realizando con paso firme y con una voluntad cla-
rividente.

La demagogia preparaba el terreno para las
elecciones presidenciales que debian efectuarse en
1936. Aprovecharia la campania eleccionaria de ese
aio para organizer sus huestes de exterminio y de
muerte a fin de lanzarlas a una nueva hecatombe re-
dentora. Pero el pueblo hondurefo, con una vision
certera del porvenir, comprendi6 que la Patria sola-
mente podria salvarse del caos que la amenazaba si
el General Carias continuara en el Poder, prescin-
diendo de las elecciones. Y se inici6 en toda la Re-
pdblica un movimiento popular para la convocaci6n
de una Asamblea Constituyente que daria a la Repd-
blica una nueva Constituci6n.

Asi el redentorismo sufri6 una derrota mis, al
evitarle la oportunidad de organizer a las masas para
la revancha sangrienta que estaba preparando. Por-
que no hubo elecciones presidenciales en 1936, ya
que la Constituci6n surgida de aquella Asamblea pro-








rrog6 las funciones del Presidente Carias para un pe-
riodo de seis aios.

El General Carias es un caudillo en cuyas vir-
tudes cree el pueblo hondurefo, porque las ha hecho
ostensibles en el ejercicio del Poder, y ha ocurrido el
raro fen6meno de que, en vez de perder prestigious
en la Presidencia, su popularidad se ha acrecentado
de dia en dia. Millares de ciudadanos del partido
que le es adverse se sumaron al movimiento conti-
nuista y han cooperado y cooperan con sincero entu-
siasmo a la obra de reparaci6n econ6mica, social y
political que esta realizando el Gobernante.

El redentorismo ha ido en derrota hasta su
complete liquidaci6n. Ahora los redentores tendran
que valerse de otros medios para atrapar el Poder,
ya que el pueblo hondurefo esta convencido de que
siempre le han engaiiado con patraias de libertad, de
justicia y de progress para conducirle a la matanza
colectiva.


















CAPITULO Xm



EL MITO DE LA ALTERNABILIDAD


SUARIO:--L El cambio de Presidente de Ia Repiblica ha
dado lugar a las frecuentes montoneras.-2. La adopci6n del su-
fragio universal director es un error en nuestras democracias.-
8. S61o es practicable el sufragio universal director paa elecciones
de diputados y municipes.--. El Presidente de Ia Bepiblica debe
ser elegido por el Congreso.-5. El sufragio universal director par
eleir l Presidente de Ia RepAblica conduce a Ia guerra civiL-
6. ~n el actual estado evolutivo de l ciudadania. lo mas conve-
niente es Is permanencia en el Poder de un hombre en6rgico, caps
y honorable, por tantos afos cuantos sean necesarios para que el
pueblo se scostumbre a vivir en pas y en orden.-7. El principio
de lternabilidad en el Poder no es esencial a la democracia.-
8. Lo esencial es que el Poder Pdblico, vitalicio o temporal, se
organize por Ia voluntad libre del pueblo tomada an Ia mayoria que
la Constituoi6n establece.-9. Los legisladores hondureflos han co-
metido un error de bulto al adoptar el principio de alternabilidad
en Is Constituei6n.






En nuestra democracia incipiente, el cambio
de President de la Rep6blica, conforme a los pre-
ceptos constitncionales, ha dado origen a las frecuen-
tes montoneras lamadas pomposamente revoluciones.

Sin tomar en cuenta el estado general de in-
cultura de las masas electoras, hemos adoptado el su-


LSLiS3~e5tL~CFl~nCIC~9 FFI~FFI3~3S~PI~Clt~






102


fragio universal director, que es un ideal todavia irrea-
lizable aun en pueblos de mayor desarrollo spiritual
que el nuestro. Para el ejercicio del sufragio, los li-
deres de los diferentes bandos eleccionarios, que se
hacen lamar partidos, agitan a las masas ofreci6ndo-
les el oro y el moro, y asi se divide la opinion del
Pais en grupos antag6nicos, implacables e irreducti-
bles en sus pasiones partidaristas y personalistas. El
bando que pierde las elecciones no se conforma con
la derrota y aspira a dominar a su afortunado adver-
sario por medio de las armas. Para ello no faltan
pretextos: imposici6n official, manejos del partido
triunfante para adulterar los censos, para ganar las
mesas directives electorales, para suplantar votos,
para sobornar con dAdivas a los electores, burlando
la libertad eleccionaria. Otro de los pretextos soco-
rridos es el recuento de votos. El bando perdidoso
alega fraude, ora en los escrutinios parciales, ora en
el escrutinio general que practice el Congreso para
declarar la elecci6n. Y si el candidate derrotado tie-
ne mayoria en el Congreso, enreda las cosas de ma-
nera que este no declare electo a su adversario y que
se produzca una situaci6n an6mala que da por resul-
tado la guerra civil.

Nuestra Constituci6n, para colocor la ley en
armonia con el ambiente social y con nuestro desen-
volvimiento cultural, debi6 instituir el sufragio uni-
versal director 6nicamente para las elecciones de Di-
putados y de Municipes. El Congreso elegiria al
President de la Repfblica. Asi el cambio de perso-
nal en el Gobierno se haria sin luchas partidaristas




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs