• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Introduction
 Capitulo I: Cuando y como nace...
 Capitulo II: (Fragmento)
 Capitulo III: Primer periodo
 Capitulo IV: Segundo periodo de...
 Capitulo V
 Capitulo VI: Romanticismo
 Capitulo VII: Movimiento de...
 Capitulo VIII: La gruta simbol...
 Capitulo IX: El modernismo
 Capitulo X: La poesia nueva
 Capitulo XI: Humanistas. Filologos....
 Capitulo XII: Sociologos. Economistas....
 Capitulo XIII: Literatura...
 Capitulo XIV: La novela
 Capitulo XV: La historia
 Capitulo XVI: Historia de la literatura...
 Capitulo XVII: La oratoria
 Capitulo XVIII: El teatro
 Capitulo XIX: Periodismo
 Appendice
 Bibliography
 Indice general






Group Title: Literatura colombiana;
Title: Literatura colombiana
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078503/00001
 Material Information
Title: Literatura colombiana sinopsis y comentarios de autores representativos
Physical Description: 627 p. : illus., ports., facsims. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Núñez Segura, José A. ( editor )
Publisher: Editorial Bedout
Place of Publication: Medellín
Publication Date: 1961
Edition: 5. ed.
 Subjects
Subject: Colombian literature -- History and criticism   ( lcsh )
Colombian literature   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 611.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078503
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADW7724
oclc - 02823724
alephbibnum - 000774116
lccn - 64028589

Table of Contents
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Introduction
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Capitulo I: Cuando y como nace la literatura Colombiana
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    Capitulo II: (Fragmento)
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Capitulo III: Primer periodo
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Pages 65-80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Capitulo IV: Segundo periodo de la colonia
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Capitulo V
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    Capitulo VI: Romanticismo
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
    Capitulo VII: Movimiento de transicion
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Capitulo VIII: La gruta simbolica
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
    Capitulo IX: El modernismo
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Unnumbered ( 303 )
        Unnumbered ( 304 )
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
    Capitulo X: La poesia nueva
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
    Capitulo XI: Humanistas. Filologos. Criticos. Filosofos
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
    Capitulo XII: Sociologos. Economistas. Politicos ensayistas. Criticos de arte
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
    Capitulo XIII: Literatura cientifica
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
    Capitulo XIV: La novela
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
    Capitulo XV: La historia
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
    Capitulo XVI: Historia de la literatura Colombiana
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
    Capitulo XVII: La oratoria
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
    Capitulo XVIII: El teatro
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
    Capitulo XIX: Periodismo
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
    Appendice
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
    Bibliography
        Page 611
        Page 612
    Indice general
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
Full Text





JOSE A. NUNEZ SEGURA S. J


Ceiteata ta


eoloms lian


SINOPSIS Y COMENTARIOS DE AUTORES REPRESENTATIVES





QUINTA EDICION
10 o1


August 25,1969


Please note:
This volume has quite a number of pages
missing.-A replacement copy has been ordered from
Columbia.-


Acquisitions Dept.








INTRODUCTION


EN COLOMBIA

El critic de las letras colombianas, en la actualidad mis au-
torizado, al difundirse la primera edici6n de esta obra, se ex-
pres6 asi:
"He leido con much detenimiento la obra llegando a la
conclusion de que es lo mejor que se ha escrito en Colombia co-
mo tratado didictico sobre nuestra literature. He admirado el
certero crierio analitico para tratar autores y materials asi co-
mo tambien la amplitud y generosidad en la apreciacidn de
algunos escritos, sin perjuicio, naturalmente, de la justeza cr-
tica. Creo que la obra ird ganando terreno a media que se co-
nozca y que dentro de muy poco tiempo serd libro obligado den-
tro y fuera del pais. A mi personalmente me ha servido muchi-
simo en el desempeio de mis labores pedagdgicas".
RAFAEL MAYA.

(De una carta del maestro Maya al autor del libro, 7 de
mayo de 1953, BogotA).


Y a prop6sito de la segunda edici6n otro distinguido escri-
tor manifest lo siguiente:
"El exito con que ha sido recibida esta obra del Padre Nai-
fiez S. J. es su mejor elogio. Lo lei integro sin omitir nada, y
encontrando a cada paso las improntas imborrables de elevado
criterio y de buen gusto. Todo es magnifico en esta obra, hasta
la presentacidn externa; todo invita a la lectura y al studio;
y avaloran el libro, las abundantes fotografias que forman to-
do un dlbum de nuestras grandes figures literarias. Dichosos
los estudiantes que van a aprender en estas pdginas; y como
estudiantes somos todos, dire que he encontrado en ellas mu-
chas cosas que ignoraba, muchos datos .que desonocia... El
libro es magnifico. Lo mejor que existe hasta ahora en ese
genero... Felicito de todo coraz6n al Padre Nkfsez S. J. y hago
votos al Dador de todo bien para que, siga guiando su docta
pluma...".
JOSE JOAQUIN ORTEGA TORRES, Pbro.

(De una comunicaci6n al autor. Cartagena, Palacio Arzo-
bispal, 20 de diciembre de 1955).









EN ALEMANIA


En nombre del IBERO-AMERIKANISCHES FORSCHUGS
INSTITUT, de la Universidad de Hamburgo, dijo Rodolfo
Grossman:
"La obra nos estaba hacienda much falta a todos, ya que
las histories generates de la literature de ese Continente no
suelen destacar en la debida forma lo que ha de conceptuarse
como representative del espiritu y de las letras de tal o cual
naci6n. Y, adem-s, nos ofrece no solo el studio critic de la
rica literature de Colombia, sino tambidn numerosos textos no
siempre asequibles en estas tierras, de manera que la obra re-
presenta, fuera de cuanto supone para la critical literaria, una
magnifica creaci6n didactica".

(De una epistola al autor. Hamburgo, 31 de octubre de 1953)


EN ESPAtA

Alfredo Caballero Picazo, professor de la Facultad de Fi-
losofia y Letras de la Universidad de Madrid, fija su aprecia-
ci6n en estos tkrminos:
"A los Jesuitas atribuia Maria Rosa Lida la persistencia
de ciertas modalidades de la ensefianza en Hispanoamerica; por
ejemplo de cardcter conservador de los studios literarios. De
cualquier forma, no puede desconocerse la labor realizada alli
por esta y otras 6rdenes en el aspect educativo. Una de las
virtudes de su sistema, la claridad didictica, resplandece en
Literature Colombiana... de Jose A. Nftiez Segura, S. J....
Abarca desde los primeros escritos, en 1519, hasta nuestros
dias. Preceden a los capitulos -veintinueve- unas sinopsis
utilisimas para que el alumno recuerde los datos imprescindi-
bles, y acompaiia a las explicaciones una antologia de textos
no menos Wtiles, ya que contribuiria a la difusi6n de algunos
de dificil consult en muchas bibliotecas. ..................

..(Cuadernos Hisp...... ...noamericanos. Madrid, Diiembre de 1956).
(Cuadernos Hispanoamericanos. Madrid, Diciembre de 1956).















EN EL VATICANO


Del Vaticano, 27 de abril de 1955.

Secretaria di Stato
Di
Sua Santita
N. 348914

Reverendo Padre:

El Augusto Pontifice ha quedado vivamente complacido del
significativo homenaje que Vuestra Reverencia le ha tributa-
do al presentarle un ejemplar de su obra "Literatura Colom-
biana" que El ha acogido con toda benevolencia.
En su filial obsequio van los sentimientos de devocidn
hacia la persona del Vicario de Cristo que corresponde a Vues-
tra Reverencia con Sus mejores votos por el exito en su docta
y prestigiosa publicaci6n.
Prenda de los dones del cielo para su persona y ministerio
es la bendici6n apost6lica que Su Santidad de todo coraz6n otor-
ga a Vuestra Reverencia.
Con las seguridades de mi distinguida consideration, soy
de Vuestra Reverencia
seguro servidor

A. Dell'Aqua
Sustituto














CAPITULO I


CUANDO Y COMO NACE LA LITERATURE COLOMBIANA
1. Sinopsis *


en sentido amplio: 1519
a) CuAndo:

en sentido estricto: 1783

b) Documentos que lo comprueban en sentido amplio y en sentido estricto.

en sentido amplio: en contact con las expe-
en sentido amplio: diciones.

c) C6mo en contact con los cole-
en sentido estricto: gios, universidades, ter-
tulias, expedici6n boti-
nica.

2. Desarrollo. Empieza nuestra literature desde que los espafioles
pisaron nuestro territorio. La Literatura Hispanoamericana desde 1492.
La Literature Colombiana desde 1519 en que aparecen los primeros do-
cumentos que dan cuenta del descubrimiento del Nuevo Reino de Gra-
nada, de la Nueva Andalucia, en referencia a nuestras costas, y hablan
del gobierno de San Juan, organizaci6n civil, la primera en el tiempo, de
estos pueblos. Son cr6nicas y narraciones que no tienen otra finalidad
sino dar cuenta de los sucesos.

Por eso, de puro valor informative y con carencia absolute de arte,
tienen la cualidad de ser los primeros escritos sobre el descubrimiento
y conquista. Tienen el m6rito, ademAs, de revelar que los conquistadores
si poseian alguna cultural, la suficiente para redactar documents e hil-
vanar noticias.

1519. El mis antiguo escrito se llama Suma de Geogiafia, que tra-
ta de todas las parties y provincias del mundo en especial de Indias y des-

* Transcritas en el tablero 6sta y las restantes synopsis, verificada sobre ellas la explicacion,
se ha obtenido en la practice notable rendimiento de los escolares. Ellos mismos ban ma-
nifestado su complacencia al saber que en este libro no se ha prescindido de los conspectos
que le hicieron facil y atractiva la material, por fijar la atenci6n sobre autores, obras y
concepts literarios en un conjunto objetivo, ordenado, concrete.









PRIMEROS DOCUMENTS


cribe lo observado por los conquistadores en el litoral atlintico, desde el
Istmo de Panama hasta el Cabo de la Vela. Su autor Martin Fernandez
de Enciso, testigo personal de todo lo que refiere sobre la costa colombiana.

FRAGMENTO de -la Suma de Geografia.
Darien. "Estd cinco leguas adentro del golfo del Darien, que estd poblado de cris-
tianos, y aqui cogen oro fino en unos rios que descienden de unas sierras altas y mon-
tuosas. En estas sierras hay muchos tigres y leones y otros diversos animals y gatos
rabudos, que son como monas, sino que tienen grades rabos; hay puercos; hay unos
animals tan grandes como vacas y carnudos, de color pardo, que tienen los pies y las
manos como las vacas, la cabeza como una mula con grandes orejas; ll4manlas en
aquella tierra vacas mochas. Tienen la came muy buena de comer. Otros animals hay
muchos. Yo tome por mi ventura aquel lugar, que fue el primero que se tom6 en aque-
lla tierra; y vi todos estos animals, y dijeronme algunos que habian visto onzas; pero
yo no las vi; pero vi que en un rio que pasa por el lugar del Darien habia muchos la-
gartos grande tan gruesos en el cuerpo como un becerro; y si veian algzin otro ani-
mal o perro o puerco o hombre acerca del agua salian del agua y arremetian a el y si
lo alcanzaban llevdbanselo al agua y comianselo. Yo me acerqud a matar el primero
que se mat6; y vi que le echaron mds de diez lanzas que asi como daban en el saltaban
como si dieran en una pei~a y despues fue un criado mio per travis de el y atravesdle
una lanza de un golpe por medio del cuerpo y asi lo matamos; y muerto y sacado a
tierra hallamos que tenia por cima del lomo, que le tomaba desde el pescuezo hasta la
cola una concha que lo cubria todo, que era tan fuerte que no habia lanza que la pasase;
y debajo de aquella, que era desde el medio cuerpo abajo hacia la trip era como otros
lagartos, y por aquella parte tenia la lanza atravesada; tenia tres palmos de boca
desde el hocico hasta el cabo de los dientes; tenia por cada parte dos drdenes de dien-
tes, los mds fieros que jamds vimos yo ni los que conmigo estaban. Aquil se desoll6
y comi6 su came; era blanca y gentil olia a al,..izcle; era buena de comer. Tambien vi
comer la came de los tigres y de los leones, y vi algunos hombres matar solos en su
cabo a los leones. Los tigres son mds grandes de cuerpo que los leones, y tienen muy
recios brazos y much fuerza, pero son pesados, que corren poco y son de poco cora-
zdn. Acontecia ir un tigre tras un hombre una legua hasta llegar al lugar, que nunca
el hombre iba solo sino a su paso y el tigre tras de el cuanto tres o cuatro lanzas
apartado detrds; y en toda una legua no osar acometer al hombre. Los lagartos en el
mes de enero y febrero crian de esta manera: cuanto mds hierve el sol en el rio, ellos
se salen del agua a los arenales y hacen con las manos un hoyo, y alli ponen los hue-.
vos, y despues de puestos cubrenlos con el arena; y como el sol hierve engendrase los
lagartos en los huevos; y despues horddanlos y sdlense de los huevos y vanse al agua.
Son los huevos grandes como de dnsares y auin mayores, y no tienen cascas, sino unas
briznas, como los que las gallinas ponen algunos sin cascas; son buenos y de buen
sabor; pone de una postura cada lagarto sesenta y setenta huevos de comer y de
buen sabor".

1533. Las cartas y relaciones escritas por el fundador y primer go-
belnante de Cartagena, don Pedro de Heredia.
La construction de una fortaleza en Cartagena. (De una carta al Emperador
Carlos V.) (*).


* Boletin Historial. Cartagena. Pigs. 331 a 336. N' 9.










CONIQUISTA


Sacra, Cesdrea, Cat6lica Majestad: .......................................


Por otras mias que V. M. tengo escritas he dado relaci6n como en esta ciudad
estamos a much riesgo de corsarios, a causa de haber muchas parties donde poder de-
sembarcar fuera del puerto, y puedese guardar mal y con dificultad. Podriase hacer
una fortaleza en un cabo de la ciudad, donde mds convenga, que tuviese dentro agua
dulce, porque se asegurase todo, asi de los de la ciudad como de los navios que vinie-
sen... Con que V. M. fuese servido de dar para ello (la construcci6n) veinte piezas de
negros y negras (podria hacerse) porque los materials se han descubierto cerca y se
pueden traer a poca costa y trabajo y los negros podrian ser sustentados de los pueblos
de V. M., que aqui hay. Y es cosa muy necesaria la dicha fortaleza, como lo es asimis-
mo en Santa Maria y Nombre de Dios y otras partes...

Los despachos que V. M. mand6 se recibieron el cuatro del present y con ellos
recibi asimismo la merced de la licencia que V. M. me envia para que me vaya a curar
a Castilla. Por lo cual, beso los reales pies de V. M. cuya sacra, cesdrea, cat6lica, real
persona, Nuestro Seior guard y ensalce con aumento de mrs reinos y senorios y victo-
ria de los enemigos, como los vasallos de V. M. estamos obligados a desear. De Carta-
gena, 14 de junior de 1553 aiZos.

De V. S. C. C. Majestad el menor vasallo que sus reales pies besa.

Don Pedro de Heredia.
(una ribrica)
Archive General de las Indias. Estante 73. Caj6n 1. Legajo 99.

1539. La Carta de Antonio de Nebrija y Juan de San Martin. Es el
document mis primitive que queda de los descubrimientos de Quesada.
Los autores eran expedicionarios al mando del Licenciado.


FRAGMENTO DE LA CARTA

"Al Rey Carlos V

Sacra, Cesdrea, Cat6lica Majestad:
Ya a Vuestra Majestad le serd notorio c6mo el adelantado don Pedro Ferndndez
de Lugo vino a la ciudad y provincia de Santa Marta por gobernador, y lleg6 a ella con
ochocientos hombres poco mds o menos, en los dias de enero de mil quinientos treinta
y seis afios; en la cual provincia hizo algunas entradas a las sierras de que recibi6 mu-
cho dafio, por ser la gente muy belicosa, como ya Vuestra Majestad habrd sabido por
otras cartas de los gobernadores de ella.

A seis de abril de dicho afio, el dicho adelantado, viendo que con la gente que traia
hacia muy poco fruto en las sierras de Santa Marta, antes recibia much dafio de per-
dida de gente, envi6 al licenciado Gonzalo Jiminez por su teniente, con hasta quinien-
tos hombres de pie y de caballo, por el rio Grande arriba, y por el agua cinco berganti-
nes con la gente que en ellos cupo, y la demds gente por tierra y con los oficiales que
por Vuestra Majestad residimos en esta provincia, y de todo lo que en la jornada ha
sucedido, damos aviso y relaci6n a Vuestra Majestad sucesivamente, puesto caso que










PRIMEROS DOCUMENTS


algunos de nosotros hubieran de ir a informar a Vuestra Majestad mds largamente
de esta tierra, que nuevamente se ha descubierto y poblado en nombre de Vuestra Ma-
jestad; a la cual llamamos el nuevo reino de Granada.

En la entrada del rio Grande se perdieron dos bergantines con la gente de uno
de ellos, y ludgo el dicho adelantado torn a armar otros dos para enseguimiento de la
jornada; y sigiieron el rio arriba en descubrimiento de el, hasta que pasaron adelante
de done otros espaioles habian llegado otra vez, enviados por Garcia de Lerma, vues-
tro gobernador; y siempre prosiguiendo la costa del rio Grande arriba, asi por agua
como por tierra, puesto caso que mientras mds se subia, siempre habia menos muestras
de indios y de buena tierra. El dicho teniente prosigui6 su jornada porque el y todos
llevaban propuesto de no dar la vuelta hasta hallar la tierra que a Vuestra Majestad
se le hiciese servicio; y con esta porfia, pasando muchos rios y ciinagas, y montes muy
males de pasar, allegando a un pueblo que los indios Uaman de la Tora, donde hasta alli
asi de hambre como por ser la mds de la gente que venia, nuevamente venida de Es-
paila, se habia muerto la mayor parte de ella.

Estando el real en el pueblo, que serd doscientas leguas de la mar, a nuestro parecer,
el teniente, viendo la mala disposici6n que cada dia el rio mostraba de menos poblacio-
nes, envi6 a descubrir dos veces a ciertos bergantines los cuales de la relaci6n que die-
ron, despuns de vueltos, se coligi6 mrds mala disposici6n de tierra, a causa que el rio
anegaba toda la tierra, de manera que no se podia caminar.

Visto por el dicho teniente, la mala disposici6n de pasar adelante, determine de ver
si seria possible de tomar la sierra que prolonga el dicho rio grande, que estaba por la
mds cerca veinte leguas; porque hasta alli no se habia podido tomar, aunque muchas
veces se habia procurado, porque entire ella y el rio es todo tierra anegada y laguna. Y
para hacerlo, envi6 al capitdn Juan de San Martin, el cual fue en ciertas canoas por
un brazo de rio arriba que bajaba de la sierra, el cual, como volvi6, dijo que habia lle-
gado hasta veinticinco leguas de donde habia salido, y que habia hallado alguna mane-
ra de poblaci6n, aunque poca, y que era camino por done bajaba la sal que se hacia
en la sierra a contratar el rio. Visto por el teniente, determine de ir el mismo con la
mejor gente y mds sana que entonces habia, para ver lo que habia adelante; y se par-
ti6 de dicho pueblo de la Tora, dejando en el el real, y camino hasta donde antes se
habia Ilegado, y alli por la mala disposici6n suya, se qued6, y envi6 a descubrir mds
adelante al capitdn Antonio Lebrija y al capitdn Juan de Cispedes, los cuales fueron
con hasta veinticinco hombres, para que descubriesen dichas sierras y viesen lo que
en ellas habia. Los cuales atravesaron un grueso trecho de sierra, que podia tener
hasta veinticinco leguas de sierra montuosa; y Ilegaron a una tierra rasa, donde vie-
ron muestras de muy buena tierrq y buenas poblaciones, con las cuales nuevas se vol-
vieron adonde el teniente habia quedado: y desde alli se volvi6 al pueblo adonde habia
dejado el real, para sacarle de alli e ir en demand de aquella tierra nuevamente des-
cubierta. Y ya much gente de la que habia quedado en el real se habia muerto por
las causes dichas; y con la mejor gente y de mejor disposicidn se parti6 en dicha de-
manda, tornando a enviar en los bergantines toda gente enferma. Y caminando en la
dicha demand, atraves6 las dichas tierras montuosas que se Ilaman de Op6n, y sali6
a la tierra rasa que los primeros descubrieron, donde comenz6 la conquista de este
nuevo reino. Y hacienda alarde de la gente que traia, hall que por todos los que alli
habian salido no eramos mds que ciento setenta hombres de pie y de caballo: que to-
dos los demds murieron en el camino, o se torraron a Santa Marta en los berganti-
nes, muy enfermos".









CONQUISTA


1567. El Anti-Jovio de Quesada. "Tom6 la pluma el dia de los Ap6s-
toles san Pedro y san Pablo y comenc6 este negocio y acabelo hoy dia
de San Andres, lo uno y lo otro de este afio de sesenta y siete". Antes y
despues de esta fecha el adelantado y capitAn elabor6 diligentemente sus
demrs escritos. El Antijovio fue el titulo puesto por la pluma de Que-
sada. El divulgado hasta ahora: Apuntamientos y anotaciones sobre la
Historia de Paulo Jovio, fue enmienda del corrector.

1575. La obra Recopilaci6n Historial Resolutoria de Santa Marta y
Nuevo Reino de Granada. Manuscrito del religioso franciscano Pedro
de Aguado, que hasta muchos afios despu6s no fue dado a la imprenta.

1605. Las cr6nicas en verso de don Juan de Castellanos quien quiso
llegar a las alturas de la inspiraci6n 6pica.

En el sentido amplio de la palabra, la Literatura Colombiana nace
en el siglo XVI, siglo de oro de la literature espafiola. Es colombiana por-
que aunque los escritores son espafioles, escriben en Colombia, y los
asuntos de que tratan, estAn relacionados directamente con la conquista
y civilizaci6n de nuestro territorio..

Los conquistadores para dominar el nuevo mundo, no solo traspusie-
ron distancias maritimas desconocidas sino que tuvieron que enfrentar-
se a una naturaleza nueva, salvaje, a razas feroces y a tribus innume-
rables. Este encuentro dio lugar a muchos episodios, en los cuales, los
conquistadores demostraron todo su ingenio, su valor, su constancia, su
espiritu de organizaci6n. Enriquecida asi su memorial, no quisieron que
lo que a ellos les parecia inaudito, maravilloso, heroico, se quedara en
el olvido. De ahi, el que los mas cultos se dieran a dejar a la posteridad
sus apuntamientos.

Entre los hechos verificados en la Nueva Granada, se conservan con
interns en las cr6nicas, los trabajos experimentados en la ascensi6n a
la sabana de BogotA, desde la costa atlAntica. En los moments en que
todo parecia mas desesperado, alegraba el hambre, la desnudez, y la mi-
seria de los expedicionarios, el talent de los poetas, que como los jugla-
res, cumplian con su oficio de alegrar al triste. Castellanos, conserve los
versos del soldado Lorenzo Martin, recitados y cantados en las horas de
mayor decaimiento.

"Sus, Sus, hermanos mios; Sacad de flaqueza brios,
transformemos y busquemos aunque estdis puestos del lodo
algo con que reformemos si no querdis que del todo
los est6magos vacios. nos quedemos patifrios.









PRIMEROS DOCUMENTS


Tenemos las camisetas
flojas y anchos los jubones;
pretinas de los calzones
encogen las agujetas.
Todos bailamos gambetas
al son de los estrompiezos
y tenemos los pescuezos
imds delgados que garcetas.

Quedan de los cerviguillos
solamente los hollejos;
los mds mancebos son viejos
en rostros y colorcillos.
Nuestros vientres tan sencillos,
que tendria cada uno
por liviano desayuno
menudo de dos novillos.

Y asi dicen Valderrama,
y Francisco de Henao,
que con tallos de bihao,
la parte baja les brama,


y quieren ir do los llama
algzn cuesco de palmicha,
cuando no hallaron chicha,
yuca, batata y ahuyama.

Los pasos que ddis oblicuos,
flojos, remisos y tardos,
se volverdn en gallardos
en cebando los hocicos.
Con esto serdis mrs ricos,
que aquel, Herodes Antipas
y sosegardn las tripas,
que nos hacen villancicos.

El que mds flaco se siente
para la guerra se esponga
y guienos mangalonga,
al pueblo do vio la gente,
con resguardo convenient,
les visitemos los puertos,
pues todos seremos muertos
si no jugamos de dientes.


Tal g6nero de literature satirico-burlesco ha tenido en Colombia no-
tables cultivadores. El primero en sembrar esta simiente fue Lorenzo
Martin. Prioridad de tiempo de la que, precisamente, el poeta expedicio-
nario deriva su importancia.
Estrictamente hablando, la Literatura Colombiana se inicia en el
period hist6rico en que los colombianos tienen cultural propia, concien-
cia de su propio valer como raza, como naci6n id6nea para gobernarse
y subsistir por si misma. Este period de autkntico colombianismo arran-
ca desde 1783, fecha en que qued6 organizada la Expedici6n Botinica,
centro de studios, en que un grupo de colombianos, conociendo las ri-
quezas naturales del pais, al mismo tiempo que las cualidades de la ra-
za criolla, hAbil para dominar los valores del espiritu, y apta para poseer
derechos juridicos en el mismo grado que los europeos, comenzaron a de-
finir una nueva conciencia national, y secundados por los demis intelec-
tuales criollos, mediante el libro, el peri6dico y la oratoria, lograron in-
dependizarse del regimen espafiol en 1819, para aparecer en 1830, cir-
cunscrita a regions definidas, la naci6n colombiana.













AUTORES REPRESENTATIVES DE LA CONQUISTA


CAPITULO II

GONZALO JIMENEZ DE QUESADA

1. Conspecto de su obra.


a) Sus escritos incompletos

b) De los perdidos hay
fragments en




c) Caracteristicas


d) Titulos


Perdidos (los mis).
Conservados (los menos).
{Oviedo.
Herrera.
Piedrahita.
r En las expedicione;
Amante de la cultural En las expedz.

fDerecho. Asc
Extension de su cultural Historia. Mili
Filosofia. Lite

Estilo: claridad-gracia-naturalidad-elegancia.
Creador de la Historia Colombiana.
Creador de la Literatura Colombiana.
Creador del caricter national.


s, en la


itica.
cia.
ratura.


2. De Quesada conservamos el catilogo de sus obras, gracias a
las citas de los autores de cr6nicas, que consultaron esos manuscritos.
Algunos se conservan en los archives de Espafia; otros, los mis intere-
santes, se perdieron. No quedan de ellos sino fragments tomados por
los cronistas. El arzobispo Lucas FernAndez de Piedrahita es quien en su
historic nos conserve mis trozos de la obra principal de Quesada. A
catorce lega el nimero de ellas:

CONSERVADAS:
1 Indicaciones para el buen gobierno. 1549 **
2 Memoria sobre los descubridores y conquistadores que entraron conmigo a
descubrir y conquistar este Nuevo Reino de Granada. 1576... ***

En este punto segundo se estudia de ordinario la obra o las obras que caracterizan las
facetas literarias de los autores escogidos de preferencia. Se expone el contenido o el
argument, se ilustra con fragments para verificar en el nimero tres, el analisis critic
sintetizado en las observaciones. Decimos, de ordinario, porque a veces, la material y los
autores exigen variedad en el procedimiento expositivo.
** VWase Boletin de Historia y Antigiiedades, tomo XIV, nfm. 162, pigs. 345-361.
** V~ase Compendio Histdrico de Joaquin Acosta, ap6ndice, document 29.










QUESADA


3 Algunas clausulas del testamento, 1579, y varias cartas.
40 El Antijovio. 1567.
NO HALLADAS: (si bien de dos nos quedan fragments en los cronistas
posteriores, Nros. 5 y 12).
50 Epitome de la conquista del Nuevo Reino de Granada. 1539. (Relaci6n di-
cen otros sin poderse establecer si es la misma o distinta obra).
6 Gran cuaderno. 1539-1547? (Titulo torado de la cr6nica que dice: "me mos-
tro un gran cuaderno de sucesos"). *
79 Anales del Emperador Carlos V. 1550-1567? (Antijovio pdg. 603).
8 La diferencia de la guerra de los dos mundos. 1567? (Antijovio pdg. 124).
99 Sermones sobre Nuestra Sefiora para ser predicados los sibados de cuares-
ma. **
100 Los ratos de Suesca. 1568? (Antijovio pdgs. 10 y 606).
110 Un cuaderno. (Titulo tornado de los cronistas Castellanos y Sim6n, sin que
se pueda aclarar si es el del NP 6, u otro manuserito). ***
129 Compendio historical de las Conquistas del Nuevo Reino. 1573-1575. ****
139 Una traducci6n de obra no latina que no concluy6. (Antijovio pdg. 9).
149 Un escrito. (La traduccidn anterior le quit el tiempo para "otra cosa mia
en que yo a la saz6n iba entendiendo") (Antijovio, pdg. 9).


EL ANTIJOVIO

El manuscrito de El Antijovio, cuya fotoscopia ha sido adquirida por
el Institute Caro y Cuervo, se ha dado ya a la estampa. Honra la cultu-
ra y el espiritu de Quesada, puesto que confirm las apreciaciones sobre
la preparaci6n humanistica y sobre la personalidad del simpatico con-
quistador, adelantado y capitAn.

Raz6n del titulo... "Tambien pretend que se entienda y es que
aurque en el nombre de mi libro parece que escribo contra el Jovio lla-
mandolo Antijovio y aprovechindome de aquella dicci6n -anti que quiere
decir contra, como decimos Anticristo por aquel hijo de perdici6n, y co-
mo escribi6 el primer C6sar su Anticat6n contra Cat6n, pero que en nin-
guna manera (quitado apart el desear que se sepa la verdad y quitar
los oprobios de que quiso cargar a mis espafioles) no quiero con 6l otra
competencia sino que conozco ingenuamente la parte tan grande que en
much multitud de ciencias este sefialado var6n ha alcanzado y que es

Historia general...... de Ferndndez de Oviedo, tomo II. libro XXVII, pigs. 379. Edic.
de la Academia de Historia. Madrid. 1851-1855.
** Noticias historiales...... del P. Simdn, tomo II, pig. 226. Bogota 1891.
*** Elegias de Juan de Castellanos, tomo II, pig. 354. Edici6n Caracas, 1932.
*** Historia general...... de Ferndndez de Piedrahita. Pr6logo.








CONQUISTA


digno que su nombre sea celebradQ entire las personas doctisimas de
nuestra edad perpetuamente..." (Al lector, fol. V. v.).
Contenido de la obra: "El libro llamado Antijovio, en el cual se
contienen todas aquellas cosas en que Paulo Jovio, obispo de Nochera,
anduvo errado, especialmente en las que dijo mal (contra la verdad de
la historic acaecida) de los espaiioles y naci6n espaiiola; reducidos los
acaecimientos a la verdad de como pasaron... (fol. II. r.).
A quien la dedica: "Al muy ilustre senior Luis Quijada caballe-
rizo mayor del principle nuestro senior y del consejo de Guerra y Esta-
do de su Majestad, senior de Villagarcia, etcetera, mi senior". (fol. III. r.).
En el folio IV se dirige Al lector, para explicar que el origen de su
refutaci6n se debe a las versions castellanas de la Historia de Jovio;
para hacer patente su opinion sobre versions y traductores: aqu6llas,
como la obra del italiano, "derraman ponzofia"; estas, por "atarse con
grills" a ajeno pensamiento, pierden su personalidad intellectual; fi-
nalmente para indicar que la replica la llama Antijovio, teniendo pre-
sente corregir con la verdad, los errors hist6ricos, sin pretender ata-
car la persona reverendisima del obispo de Nochera.
En los siguientes folios transcribe los usuales elogios latinos de la
6poca: el primero de Fray Andres de Sto. Tomas, y el segundo del Pbro.
Juan de Castellanos.
En el folio VI r. pone una protestaci6n de cristiana fidelidad y obe-
diencia:
"A la Iglesia Cat6lica Romana.
"Cat6lica madre mia: en este libro que he compuesto Ilamado Anti-
jovio, aunque de cosas e histories profanas, podria ser que las ofensas que
he cometido causen haberme descuidado en algo que tocase a error o
cosa mala sonante e ofensora de orejas pias o alguna otra de esta raza;
lo cual si asi fuere, desde luego retracto lo semejante y me pongo debajo
de vuestra correcci6n, protestando como protest, de hacer cualquier
otra retractaci6n y anulaci6n que fuese necesaria, y por vuestros mi-
nistros me fuere mandado, como hijo (aunque indigno) pero obedien-
tisimo de vuestros preceptos y mandates, y como conoce y confiesa que
fuera de vuestra obediencia es excusado pretender el cielo y gloria para
que fuimos criados'.
Quesada para la refutaci6n elabora el process siguiente: en los capi-
tulos primero y segundo establece el hecho del odio a los espafioles, pro-
veniente de la envidia que produce las victorias y de la acerbia que
causa la dominaci6n en el espiritu de los vencidos, especialmente de







QUESADA


los italianos. Este odio, envidia y amargura los recoge falseando la ver-
dad, y por empefio de lisonjear a reyes y potentados, la Historia de Jovio.
Indica por fin, que se referira no a toda la obra hist6rica del obispo, sino
a aquella parte de la cual Quesada fue testigo.

Del capitulo tercero en adelante corrige hecho por hecho y detalle
por detalle los errors jovianos. La manera de hacerlo es con la convic-
ci6n y evidencia del testigo que en familiar conversaci6n sefiala indigna-
do adn la mas minima deformaci6n de la verdad.

El ndmero de capitulos que contiene el manuscrito es de 55. El 16 y
el 24 estan incompletos. Faltan por entero del 17 al 23. Termin6 la obra
en 1567.

CAPITIJLO II

(Fragmento)


Con la ortografia del manuscrito:

Sobre todas 'as nagiones contadas y
sobre todas las demis que ay derrama-
das por el mundo, tienen este odio par-
ticular que cmnos dicho contra Espaiia
los ytalianos, cuya probingia y gente
de ella en otras cosas muehas es feli-
cisima, y en esto de la guerra lo es
harto, y seria harta falta de entendi-
miento negar esto a gente que por tan-
tas mantras mereCen ser alabados. Pe-
ro Ciertamente este particular defect
de pesalles de nuestras felicidades y con-
tentos y vitorias y atribuirse a si part
de la sujegi6n de su probinCia, en lo
au'Espafia en ella a szjetado, no se
puede near si no fuere por quien es-
tubiere tan apasionado en esto como
ellos. de los qzales ya e sacado' los
par r- .res por no metellos con la ge-
we.-a. '.d de que tratamos. Asi que Yta-
iia, qu'es probingia dichosisima, es la
que ads desdichadamente quiere tratar
de nuestras cosas; de la qual, como se
sabe y es notorio, y en particular de
Novo Como, hablando en latin (y en
bulgar Como solamcnte), tierra del es-
tado de Mildw, en Lonbardia, Paulo Jo-
vio, obispo de Noehera, hystoriador mo-
derno, hera natural.


Con. la otrografia modern:

"Sobre todas ls naciones contadas p
sabre todas las demds que hay derrama-
das por el mundo, tienen este odio par-
ticular que hemos dickp contra Espaiza
las italianos, cuya provitaia y gente
de ella en otras cosas muchas es feli-
cisima, y en esto de la guerra lo es
harto, y serial harta falta de entendi-
miento negar esto a gente que por tan-
tas maneras merecen ser alabados. Pe-
4'o ciertamente este particular defect
de pesarles de nuestras felieidades y
contents y victorias 1 atribuirse a si
part de la sujecidn de su provincial,
en lo que Espaaii en ella ha suetado,
no se puede near si no fuere per quien
estuviere tan apasionado een esto como
ellos, de los euales pa he saeado los par-
ticulares per no meterlos con la genera-
lidad de que tratamos. As que Italia,
que es provineia diekosisima, es la que
nods desdichadamente quiere tratar de
nuestras cosas; de la cual como se seabe
y es notorio, y en particular de Novr
Come, hablando en latin, (y en vulgar
Come solamente), tierra del estado de
Miln, en Lombardia, Pablo Jovo, obis-
po de Nochers, historiador soderno, era
satraol.










CONQUISTA


El qual no s6lo hysteria, pero otras
muchas parts alcanCaba, y ciertamente
dignas de grande alabanca, y ciertamen-
te no le falt6 parte ninguna de bueno y
escoxido coronista, si estas parties que
Rl tenia las juntara con el todo de la
mesma historic, qu'es la berdad d'ella y
dnima suya. Tubo este principal barn
de nuestro tiempo eeelente discurso; fue
admirable gedgrafo quando le conbino
sello en su cor6nica; fue grande ynque-
ridor de sitios antiguos; dispuso las ma-
terias que se le ofreCieron con much cla-
ridad y hizo en su ystoria todas las
otras cosas que conbenia hazer. Pero
fue todo esto en vn barn tan escogido,
como quando en algunos se hallan algu-
nas birtudes muy perfectas con un bi-
cio muy abominable, con que quedan las
otras buenas parties destruydas y nos
queda sienpre de las semejantes perso-
nas una manzilla, en quien alcangaua
tanta grandeza de buenas cosas. Asi
nuestro Jobio alcancando muchas y muy
eeelentes, quiso caher en un bigio con
que much parte de su Historia queda
por el suelo, en los buenos entendimien-
tos y en lo que bimos por nuestros ojos
y en lo que trataron nuestras manos, es-
tdndolo mirando el rrestante del vniber-
so. De manera que avnque para este ne-
goCio, que he tomado entire las manos
me e hecho autor d'el, pero el Antijobio
berdadero el general estado de todos los
hombres modernos lo es, si el mesmo
mundo vbiera de hazer lo que yo hago.
Pero bisto qu'el Jobio dex6 su cr6nica
escrita para los tiempos benideros y
que entonces los de aquella hedad no
pueden saber lo que pas6 en vista, como
lo saben los agora, si no es por cr6ni-
cas, fueme neCesario, avnque otros mu-
chos lo agertaran much mejor a hazer,
de dar la quenta que doy en esta obra.
Y &iertamente es digno de grande cul-
pa, por que nos tornemos a ello, vna per-
sona de tanta doctrine que aya querido
dexar en escrito perpetuo, igran cargo
de conciencia!, tantas cosas como contra
rraz6n y onestidad dex6 escritas contra


El cual no solo historic, pero otras
muchas parties alcanzaba en diversas
ciencias dignas de grande alabanza, y
ciertamente no le falt6 part ninguna de
bueno y escogido cronista, si estas par-
tes que el tenia las juntara con el to-
do de la misma historic, que es la ver-
dad de ella y inima suya. Tuvo este
principal var6n de nuestro tiempo ex-
celente discurso; fue admirable ge6gra-
fo cuando le convino serlo en su cr6ni-
ca; fue grande inquiridor de sitios an-
tiguos; dispuso las materials que se le
ofrecieron con much claridad e hizo en
su historic todas las otras cosas que
convenia hacer. Pero todo esto en un
rar6n tan escogido, como cuando en al-
gunos se hallan algunas virtudes muy
perfectas con un vicio muy abominable,
con que quedan las otras buenas parties
destruidas y nos queda siempre de las
semejantes personas una mancilla, en
quien alcanzaba tanta grandeza de bue-
nas cosas. Asi nuestro Jovio alcanzando
muchas y muy excelentes, quiso caer
en un vicio con que much parte de su
Historia queda por el suelo, en los bue-
nos entendimzentos 1 que vimos por
nuestros ojos y en lo que trataron nues-
tras manos, estdndolo mirando el res-
tante del universe. De manera que aun-
que para este negocio que he torado
entire las manos me he hecho autor de
el, pero el Antijovio verdadero el ge-
zteral estado de todos los hombres mo-
demos lo es, si el mismo mundo hubie-
ra de hacer lo que yo hago. Pero visto
que el Jovio dej6 su cr6nica escrita pa-
ra los tiempos venideros y que enton-
ces los de aquella edad no pueden saber
lo que pas6 en vista, como la saben los
de ahora, si no es por cr6nicas, fueme
necesario, aunque otros muchos lo acer-
taran much mejor a hacer, de dar la
cuenta que doy en esta obra. Y eierta-
mente es digno de grande culpa, porque
nos tornemos a ello, una persona de tan-
ta doctrine que haya querido dejar en
escrito perpetuo, igran cargo de con-
ciencia!, tantas cosas como contra ra-










QUESADA


espaiioles, al rrebis de lo aconteCido. Y
avn no bast6 contar los aconte~imientos
al cnotrario y a los bengcdores muchas
vezes hazellcs benCidos, y a los acomete-
dores acometidos, y a los heridos sanos,
y a los muertos bibos, y en fin, bolbien-
do de abajo para arrina todo el hedefi-
clo de lo sutedido, pero poniendo tan-
bien epitctos y nonbres a los espanioles,
feos e ynjtriosos las ands vezes de las
que se le ofre-i6 ablar d'ellos. Y no so-
amernnte todo lo qn'edtd dicho, pero avuta
a la mesma nacidn espaiola en general,
llamndndola bdrbara, cruel, ynica y sin
piedad, y otras muchas cosas d'esta tra-
ca que, teniendo yo la que tengo, quizd
de honbre de bien, estaua obligado a bol-
ber por mi patria, cosa que ya que no lo
supiese hazer, a lo mnenos no se me pue-
de negar el biuen deseo d'ello. Y sobre
todo, como ya estd dicho, llamdndose ys-
toriador, mudar en los quentos la sus-
tangia de c6mo pasaron, si no se discul-
pa con quc an hecho y hard lo mnesmo
casi todos los escritos de su naci6n en lo
que tocare a Espaia. Pero otra mayor
daria yo por el si me la admitiese, y
bien se qze cara a cara no me la puede
el negar. Esta es que quiso esta su Ys-
toria ponella en los cantones del mundo
para que ganase piblicamente. Y como
los principles son los que avian de en-
contrar con ella, porqu'ellos son los que
se enbuelben con las semejantes besti-
das y adornadas de adulagiones, por
fuerCa avia de conponella de lisonjas y
de halagos, con que Cebar a los rreyes y
a los otros potentad.s para salir con su
yntento. Y siendo esta Ystoria mercena-
ria, trdesc la disc. 'pa escrita en la fren-
te; y asi, st se mira en toda ella, no se
hallard qpe de principle poderoso ni de
persona semejante diga el menor mal
del mundo. A lo menos si dize alguno,
no por lo grureso y caudaloso, antes con-
tentando a todos, aunque sean unos ene-
migos de otros, los alla a todos llenos
de bertedes y qpiando much un mat
tan templado que en el se muestra la
destemplanca del autor. Sl6o a los sol-


z6n y honestidad dej6 escritas contra es-
paiioles, al reves de lo acontecido. Y aun
no bast6 contar los acontecimientos al
contrario y a los vencedores muchas ve-
ces hacerlos vencidos, y a los acomete-
dores acometidos. y a los heridos sa-
nos, y a los muertos vivos, y en fin, vol-
viendo de abajo para arriba todo el edi-
ficio de lo sucedido, pero poniendo tam-
biun epitetos. y nombres a los espano-
les, feos e injuriosos las mds veces de
las que se le ofreci6 hablar de ellos. Y
no solamente todo lo que estd dicho, pe-
ro ann a la misma naci6n espaiola en
general, llamdndola bdrbara, cruel, cini-
ca y sin piedad, y otras muchas cosas
de esta traza que, teniendo yo la que
tengo, quizd de hombre de bien, estaba
obligado a volver por mi patria, cosa
que ya que no lo supiese hacer, a lo
menos no se me puede negar el buen de-
seo de ello. Y sobre todo, como ya estd
dicho, Ilamdndose historiador, mudar en
los cuentos la substancia de c6mo pasa-
ron, sino se disculpa con que han hecho
y hard lo mismo casi todos los escrito-
res de su naci6n en lo que tocare a Es-
paia. Pero otra mayor daria yo por 61
si me le admitiese, y bien si que cara
a cara no me la puede el negar. Esto
es que quiso esta su Historia ponerla
en los cantones del mundo para que
ganase pfiblicamente. Y como los princi-
pes son los que habian de encontrar con
ella, porque ellos son los que se envuel-
ven con las semejantes vestidas y ador-
nadas de adulaciones, por fuerza habria
de componerla de lisonjas y de halagos,
con que cebar a los reyes y a los otros
potentados para salir con su intent. Y
siendo esta Historia mercenaria, trajese
la disculpa escrita en la frente y asi, si
se mira en toda ella, no se hallard que
de principle poderoso ni de persona se-
mejante diga el menor mal del mundo,
A lo menos si dice alguno, no por lo
grueso y caudaloso, antes contentando
a todos, aunque sean unos enemigos de
otros, los halla a todos llenos de virtu-
des y cuando much un mral tan tem-









CONQUISTA


dados ynpone los vioios y los malos he-
chos y las cosas abominables, sacando
con todo heso siempre a los ytalianos,
de quien habla con la moderaci6n que
por la mesma Historia se puede ber,
quando se ofreci6 tratar de algunas
yniquidades suyas, como acontege entire
gente de guerra, quando ya no pudo
dear de tocar en ellas. Y ojald parara
aqui el negocio, pero el mesmo tronco
de la berdad lo chapoda y lo desgaja
de tal manera, que queriendo escrebir
una Decadas de Tito Libio, bino a es-
creuir vn Ovidio de Metamorfoseos.

Y agora que somos benidos en cam-
po con persona tan principal en erudi-
ci6n y doctrine, serd necesario que pa-
ia qu'il y yo seamos mejor entendidos,
se presuponga, sin lo que dize primero
en los pr6logos, que yo no trato ni con-
tiendo con el sino dende mi tienpo, por-
auel comenC6 su Ystoria antes del mio".


plado que en el se muestra la destem-
planza del author. Solo a los soldados
zmpone los vicios y los malos hechos
las cosas abominables, sacando con to-
do eso siempre a los italianos, de quie-
nes habla con la moderaci~6 que por la
misma historic se puede ver, cuando se
ofreci de algunas iniquidades suyas,
como acontece entire gentes de guerra,
cuando ya no puede dejar de tocar en
ellas. Y ojald parara aqui el negocio,
pero el mismo troneo de la verdad lo
cpoda y lo desgaja de tal manera, que
queriendo escribir unas D6cadas de Tito
Livio, vino a escribir un Ovidio de Me-
tamorfosis.
Y ahora que somos venidos en eampo
con persona tan principal en erudicidn
y doctrine, serd necesario que para que
yl y yo seamos mejor entendidos, se pre-
suponga, sin lo que dije primero en los
pr6logos, que yo no trato ni contiendo
con il, sino desde mi tiempo, porque el
comenz6 su Historia antes del mio".


3. Observaciones. Las obras enumeradas, en particular el docu-
mento decisive El Antijovio, nos manifiestan el espiritu de trabajo y
nos dan pie para medir la extension de la cultural quesadina. Desde la
sencilla relaci6n hist6rica hasta la pol6mica y critical hist6rica (nos 5-4) ;
desde las nociones generals (no. 1); desde la observaci6n de las cosas
ensefiadas por el sentido comun y la experiencia hasta el analisis filos6fico
(no. 10) ; desde las sencillas notas y listas hasta la composici6n literaria
(nos. 2-12); desde los rudimentos guerreros hasta la critical comparative
de la tActica military (no. 9)*. Esto revela el titulo de sus escritos. A
qu6 grado llegase en el conocimiento y dominio de ese panorama cultural
por 61 esbozado, es impossible complementarlo del todo. Lo conservado
ciertamente descubre a un hombre de aventajados conocimientos y de fe-
cundas facultades y experiencias, que hicieron de 61, un letrado, un gue-
rrero y un estadista.

Quesada como escritor de estilo tenia las cualidades predominantes
de la claridad, de la gracia, de la elegant y flfiida sencillez. Claridad en
el concept y la expresi6n, por su formaci6n en los clasicos latinos y como
acostumbrado a discurrir. Gracioso por su espiritu andaluz, que en las

Las cifras de este parrafo, colocadas entire parentesis, correspondent a los escritos conser.
vados y no hallados. Vianse pdginas 15 y 16.








QUESADA


realidades de la vida no desecha los matices que la alegran. Sencillo y
elegant, como convenia a la hidalguia de los espahioles de entonces, y
a la sincera bondad de un hombre siempre refiido con la ficci6n y en
cambio espejo de perenne franqueza.
Tipico de 61, sin influjo de nadie, sin degenerar en soez bufonada, es
el gracejo ingenioso, agudo, zumb6n, satirizante, hecho chiste, equivoco,
simil intencionado, burla, donaire, como lo comprueba el fragmento anti-
joviano supratranscrito. Citemos siquiera un detalle:
Y ojalM parara aqui el negocio, pero el mismo tronco de la verdad lo
apoda y lo desgaja de tal manera que queriendo escribir unas Decadas de
Tito Livio, vino a escribir un Ovidio de Metamorfosis.
M6rito tambi6n suyo, es la expresi6n de sello americanista, por ejem-
plo, ponerse colorado por sonrojarse, larger por soltar, tan propias de la
entrafia del habla popular colombiana, asi como la castellanizaci6n de ti-
tulos y nombres extranjeros, v. gr. NURUMBERGA por Nuremberg,
musiur de Lutreque por monsieur Lautrec.
Sin embargo, su sencillez es tanta, que toca, en ocasiones, las lindes
de la rudeza. No alcanz6 tampoco la maestria artistic de los escritores
misticos contempordneos a la composici6n de El Antijovio, 1567**. Sola-
mente logr6 acercarse al piano de lo perfect. La prosa de don Gonzalo
es la de moda alrededor del afio 1525***, es decir, la que 61 bebi6 en su
juventud; la que no acababa de prescindir de los vanos retoricismos re-
nacentistas, que restan sobriedad y elegancia a la dicci6n; la de la mor-
fologia, l1xico, fon6tica, sintaxis y ortografia retardadas de Castilla la
Vieja. La ortografia y la fon6tica, sobre todo, vacilan en confusion des-
concertante bajo la pluma del Mariscal. Las tareas en que se ocup6 Que-
sada en el Nuevo Mundo, por si mismas, y por la distancia de la Metr6-
poli, aislantes del advance de las corrientes literarias, explican ese estan-
camiento.
Las cualidades literarias corren parejas con su caracteristica de tem-
peramento y voluntad. Bondadoso y recto como lo confirman sus bi6gra-
fos en hechos concretos de benignidad y justicia. Aun en los moments
en que su prudencia se excedi6 y fue injusto, tuvo la nota amable del arre-
pentimiento; por esto lament hasta su filtima hora el ajusticiamiento de
un principle chibcha (Zajipa). Heroico hasta donde mfs pueden el valor
y la constancia humans, como lo prueba la expedici6n al interior del
pais que culmin6 con la fundaci6n de Santa Fe de Bogota.

** Santa Teresa, Fray Luis de Le6n.
Q** La de Fray Antonio de Guevara y Juan de Valds.








CONQUISTA


Entre sus titulos culturales, el que mis meritoriamente le pertene-
ce es el de humanista, por el conjunto de conocimientos indicados en sus
obras y por la preparaci6n recibida en sus studios, propios de un siglo
y de una naci6n netamente cefiida al cultivo de temas de orientaci6n clA-
sica y de enjundia cristiana*.
Le conviene el nombre de historiador, por ser el primero que inten-
t6 dejar a la posteridad una obra de larga, seria y verdadera exposici6n
de los sucesos en que actu6. Empefio que lo constitute el creador de la his-
toria colombiana, aunque nos falten sus mejores escritos, los cuales corrie-
ron de mano en mano, sirvieron de fuente de informaci6n a los cronis-
tas posteriores, y a trav6s de ellos, ha seguido impulsando la incansable
labor de nuestros investigadores.
Le corresponde la designaci6nr de literate, por ser tambien el pri-
mero que escribi6, dejAndonos muestra de estilo definido y culto. Desde
este punto de vista, se le puede considerar como el creador de la literature
colombiana, y tanto mis, cuanto su ingeniosidad regocijante, rasgo pe-
culiar de su estilo, es tambien caracteristica de nuestra producci6n en
las centenas de afios hasta hoy transcurridos**.
Delineador del caracter del pueblo colombiano, es entire sus titulos
sociales, el que mis le pertenece. No se content con el trazado y las doce
chozas que dieron nacimiento a Santa Fe de BogotA. La organize civil y
socialmente e infundi6 en todo y en todos, las caracteristicas de su tem-
peramento, de su cultural, de su voluntad. El colombiano es culto, bonda-
doso y just, es valiente, heroico, no carente de gracia y, en ocasiones, de
naturalidad. Esta amalgama de propiedades se las debemos al Adelantado,
que en el conjunto nos supera, pues no Ilevaba en sus venas la sangre crio-
lla, que nos rest franqueza y nos hace impuntuales e inconstantes. No
faltan, con todo, entire los ejemplares de la naci6n, reproducciones exactas
de la figure de Quesada: Torres, Narifio, Arboleda, por ejemplo, coordi-
nan las mis opuestas ocupaciones y la mis amplia cultural intellectual y
moral; eran juristas, militares, literates, historiadores, al mismo tiempo
que los animaba el heroismo y la constancia, la bondad y la justicia, la
gracia, la sencillez y la elegancia.




* Familiares le fueron en el idioma original, Horacio, Ovidio, Terencio, Ticito, Tito Livio,
Cicer6n, CUsar y Cat6n. Entre los espaiioles: Nebrija, Boscan, Garcilaso de la Vega, Juan
de Valdes, Fray Antonio de Guevara. Entre los cronistas de Indias: Cieza de Le6n, G6-
mara y el Padre Las Casas.
* Rodriguez Freile, Castellanos, Vergara, Marroquin, Carrasquilla, Fallon, Jorge Pombo,
Soto Borda, Arango Villegas.....










24
QUESADA


- "


;7









CONQUISTA


BIOGRAFIA DE QUESADA

En 1506 naci6 en Granada (Espaia) *
En 1579 muri6 en Mariquita (Colombia-Tolima).

Estudi6 abogacia. Tom6 parte en las guerras de Italia sostenidas por
el emperador Carlos V. Se incorpor6 en la expedici6n que al mando de
Pedro Fernandez de Lugo se dirigi6 a Santa Marta en 1536. De Santa
Marta sigui6 a la conquista del territorio que 61 denomin6 "Nuevo Reino
de Granada". En 1538 fund a Santa Fe de Bogota. Su inquietud expe-
dicionaria le llev6 a buscar inutilmente el "Dorado" por los Llanos Orien-
tales. Entre penares fisicos y desengafios morales sobrellevados con cris-
tiana resignaci6n; entire constant trajinar y no escaso escribir transcu-
rrieron sus filtimos afios.

Sobre detales de la acci6n military de Quesada en las guerras de Ita-
lia, aduzcamos, al menos, el referente a la batalla de Pavia...
Pero vengamos a la pelea, y mientras los unos y los otros combaten, quiero yo
combatir con el Jovio ........................................................
...Y ciertamente de este escritor, de algunas de sus cosas me espanto y de otras
me rio; pero de otras singularisimamente me enojo y tomo c61era. Y de estas ultimas
es una la manera y astucia que tuvo en escribir esta batalla .......................
El primer escuadr6n de espaiioles y alemanes mezclados... fue a combatir el
palacio Mirabel, aunque hecho esto volvi6 lu6go a la batalla, y otro escuadr6n de
solos espafioles, sin mezcla de otra naci6n ninguna, rompi6 de parte a parte otro
de suizos, que era el primero de los contrarios. Y rompido 6ste, y viniendio otro de
la misma naci6n a dar de trav6s y por el lado en los espafioles, les fue necesario
dar medio en rededor una vuelta escuadronada, para volver la cara a los enemi-
gos... Y asi estando mezclados los unos con los otros, vino otro escuadr6n de
alemanes en socorro de los espafioles y lufgo todos los de una banda y los de otra,
ni mas ni menos se mezclaron peleando como debian, y los caballos lo mismo, y
con ellos a un lado unas compafiias de espaiioles..., de manera que Ilegando los
caballos contrarios a encontrarse con estotros, quedaron primero bien rociados de
aquella arcabuceria espafiola. Y por otra parte tambien el capitdn Quesada con
cuatrocientos espaioles... arremeti6 en el principio de la batalla a la artilleria
enemiga y la gan6, y ech6 de alli a musiur de Alanz6n, que estaba acaso alli de
retaguardia con sus caballos y con cierta infanteria gascona, donde lu6go lleg6 el
marquis del Gasto con sus espaiioles y alemanes, vuelto ya de Mirabel, con el cual
se acab6 el hecho de la artilleria con tan gran carga que se dio al de Alanz6n que
se hizo que 61 mismo rompiese su misma infanteria yendo huyendo...
De nada de ello hace menci6n el de Nochera como si los espafioles enteramente
no hubieran ganado aquella victoria con cierta participaci6n bien honrosa de los
alemanes y como si no hubiera espafiol en toda aquella contienda.
(El Antijovio. Cap. VII. Pigs. 101 a 104).

* 1499, 1503, dicen otros. La fe de bautismo precisaria el dato. Pero ain no se ha publicado.









CASTELLANOS


DON JUAN DE CASTELLANOS
1. Sinopsis.
I b) Escrito: Elegias de varones ilustres de Indias.
a) Contrastes de su personalidad.
Hist6rico.
c) Valores ............. .Filol6gico.
iPo6tico.
No es poema 4pico
d) Caracteristicas ...... No es poema lirico.
Es una cr6nica en verso.

Se) M6rito hist6rico, mAs que literario.
Lf) Breve paralelo con Ercilla.

2. Escribe en los 6ltimos afios de su existencia. Sus dias son una ca-
dena de aventuras eslabonadas, desde las tareas escolares que lo acredita-
ron para repetidor de poesia y oratoria en el Colegio de Estudios Gene-
rales de la urbe sevillana; desde el abandon de su hogar y de su patria,
por motives ain desconocidos, a la edad de 19 afios y al vaiv6n de la suer-
te, el navegante y soldado peregrine, inquieto disipador de su juventud,
sufrido adquiridor de caudalejos, hasta el levita ordenado a los 33 afios;
cura, beneficiado, vicario, mayordomo, constructor, de la Iglesia de San-
tiago de Tunja; professor, orador, propulsor de la cultural y afortunado
escritor de cr6nicas en prosa, a quien frustraron malhadados consejeros y
convirtieron en desafortunado escritor de versos 6picos.

ELEGIAS DE VARONES ILUSTRES DE INDIAS
la PARTE:
Elegia la: Coldn y el descubrimiento ................................ 6 cantos
Elegia 2a: A la nuerte del Capitdn Rodrigo de Arana ................. 2 cantos
Elegia 34: A la muerte de Francisco Bobadilla ........................ 4 cantos
Elegia 4a: A la muerte de Cristdbal Col6n ............................ 1 canto:
Elegia 54: A la muerte de Don Diego Coldn ......................... 2 cantos
Elegia 64: A la muerte de Juan Ponce de Le6n ....................... 7 cantos
Elegia 74: Elogio de Don Diego Veldsquez de Cuillar ................ 1 canto
Elegia 84: A la muerte del adelantado Don Francisco de Garay ........ 3 cantos
Elegia 9a: A la muzerte de Don Diego de Ordaz ...................... 2 cantos
Elegia 10: La conquista de la isla de Trinidad ...................... 6 cantos
Elegia 11a: A la muerte de Jer6nimo de Ortal ........................ 7 cantos
Elegia 124: A la muerte de Antonio Sedeio ........................... 3 cantos
Elegia 134: Elogio de la isla de Cubagua ............................. 3 cantos
Elegia 14a E.ogio de lf Isla Margarita .............................. 7 cantos

Total.............. 54 cantos










CONQUISTA


2' PARTE:


Elegia 14: A la muerte de micer Ambrosio ........................... 4 cantos
Elegia 24: A la muerte de Jorge Espira ............................ 3 cantos
A la muerte del Gobernador Felipe de Uten ............... 4 cantos
Elegia 39: Relaci6n del cabo de la Vela .......................... 1 canto
Historia y Relaci6n de Santa Marta .................... 4 cantos
SA la muerte de D. Pedro Ferndndez de Lugo ............ 5 cantos
Elegia 4a: Elogio de Don Luis de Rojas ...................... .... 4 cantos
Elogio de L6pez de Orozco .............................. 2 cantos

Total.............. 27 cantos
3a PARTE:


HISTORIA DE CARTAGENA ........................................
Elegia a la muerte de Juan Bustos de Villegas .........................
Elegia a la muerte de Francisco Baham6n de Lugo .....................
Elogio de Pedro Ferndndez de Bustos ..............................


cantos
canto
canto
canto


HISTORIC DE POPAYAN


Elegia a la muerte de Sebastidn de Belalcizar ........................
Catdlogo de los gobernadores de Popaydn .............................

HISTORIC DE LA GOBERNACION DE ANTIOQUIA Y DEL CHOCO.


1 canto
1 canto


1 Introducci6n y ....................................... .......... 14 cantos
Elogio de Gaspar de Rodas .......................................... 4 cantos
Relaci6n breve del Choc6 ............................................. 2 cantos
Discurso del capitdn Francisco Drake ................................ 5 cantos

Total.............. 39 cantos

(Sin contar las 38 octavas de la introducci6n a la Historia de Antio-
quia y del Choco).

4a PARTE:

HISTORIC DEL NUEVO REINO DE GRANADA ..................... 23 cantos
Elegia a la muerte del capitdn Jer6nimo de Hurtado de Mendoza ......... 3 cantos
Elogio del Doctor Antonio Gonzdlez .................................. 1 canto
Prosigue el negocio de las alcabalas ................................. 1 canto

Total.............. 28 cantos

Gran total ........ 148 cantos
124.870 versos aproximadamente.

La exacta y regular intitulaci6n de las Elegias, la ostentan las dos pri-
meras parties en sus 81 cantos. Salta a la vista la particularidad de que la
tercera Elegia, A la Muerte del gobernador Felipe de Uten, segunda par-








CASTELLANOS


te, comprende tambi6n con enumeraci6n independiente en sus cantos
La Relacidn del Cabo de la Vela, y la Historia y Relaci6n de las cosas
acaecidas en Santa Marta. Igual procedimiento se observa en la elegia
cuarta, segunda part, con los subtitulos Elogio de Don Pedro Luis de
Rojas y Elogio de Lope de Orozco.
En las dos restantes parties la sistematizaci6n es aun mas irregular.
El nombre de elegia pasa a ser subtitulo, al igual, de elogio, catlogo, re-
laci6n breve, prosecuci6n. Los principles encabezamientos atafien solo a
Historia de Cartagena, Historia de Popaydn, Historia de la Gobernaci6n
de Antioquia y del Choc6, Discurso del Capitdn Francisco Drake, Histo-
ria del Nuevo Reino de Granada.
Asi las cosas, num6ricamente podemos precisar las Elegias con este
resultado general: 4 parties, 148 cantos y distribuidos en 22 Elegias, 4
Historias, un Discurso y 124.870 versos. Siguiendo el orden anterior, en
el afio de 1955, en Colombia por primera vez, se dio a la estampa en cuatro
voldmenes el trabajo de Castellanos.

QUE SE PROPUSO CASTELLANOS AL COMPONER LAS ELEGIAS...
El mismo nos lo dice en !a Dedicatoria de la 1a parte: ... cantar en
versos castellanos la variedad y muchedumbre de cosas acontecidas en las
islas y costa del mar del Norte destas Indias occidentales, donde yo he
gastado lo mds y mejor del discurso de mi vida, presumiendo levantar sus
edificios desde los primeros fundamentos, en todos aquellos puertos que
conocemos poblados de espaioles...

POR QUE DEDICO SU OBRA AL REY DON FELIPE SEGUNDO...
Memorial y voluntad me pusieron delante la fortisima column y
atlante de la Religi6n Cristiana, que es Vuestra Majestad; debajo de
cuya sombra y a cuyos reales pies estos mis trabajos se humillan para
poderse valer entire los impetuosos vientos de detractors; pues el mayor
y mejor salvoconducto que se les puede encaminar es el autoridad de
tan potentisimo monarca, que como vicedids en la tierra no se desdefard
de recibir el tornadillo del pobre a vueltas de los preciosos dones que sue-
len ofrecer los poderosos...
... Moviome tambidn a hacer 6sto, considerar que cosas de Indias,
mayormente tan oclusas y olvidadas, a ninguno se debian dedicar ni con-
sagrar sino al senior universal de aquellas tierras, que ansi de oriented
como en poniente gozan de este nombre, a cuya grandeza humilisima-
mente suplico ponga los ojos no en la bajeza del estilo, sino en el sujeto
de la obra y voluntad eon que la ofrezco.
(Elegias. Dedicatoria. 14 parte).








CONQUISTA


POR QUE OPTO POR LA FORMA METRICA...
Vencido de persuasiones amigables, y considerando c6mo se iban con-
sumiendo con larga edad los vivos originates en donde habia de sacar ver-
dadero traslado cualquiera que tomase este cuidado, y que los que des-
puts escriben sin testigos de vista no llevan el camino tan derecho que
no hallen dudosas torceduras, porque las cosas cuanto mds lejanas de
sus principios se cuentan, con menos certidumbre se pintan, antes que
este recurso a mi me faltase, puse, como dicen, faldas encinta, y entri
en este ambagioso labirinto, cuya salida fuera menos dificultosa si los
que en el me metieron se contentaran con que los hilos de su tela se tejie-
ran en prosa; pero enamorados (con just raz6n) de la dulcedumbre del
verso con que Don Alonso de Ercilla celebro las guerras de Chile, qui-
sieron que las del mar del norte tambidn se contasen con la misma liga-
dura, que es en octavas ritmas; y ansi con ellas, por la mayor parte,
he procedido en la fdbrica deste inexausto edificio... (Elegias. A los
lectores, 44 parte).

POR QUE CAMBIO DE FORMA METRICA EN LA CUARTA PARTE...
... y porque cuando la jornada es larga dicen ser menos molestas si
la duraci6n del camino es entreverada de cuestas y llanos, y el caminan-
te siente menos cansancio por no llevar siempre los miembros en una
misma apostura, tambidn en dsta por donde ha corrido mi pluma, me
pareci6 ser menos enfadosa, asi al que la pasa, como al que la lee, varian-
do la compostura, que fue en la mayor parte desta cuarta proceder en
versos sueltos, en opinion de muchos, no menos gratos que los que van
asidos al rigor de consonancias. (Elegias. A los iectores, 4a parte).

ORDEN DE LAS ELEGIAS...
He compuesto hasta agora Mayoo 1601) cuatro parties ordenadas en
esta forma:
La primera tracta del Descubrimiento del Nuevo Orbe y conquista
de las Islas confines y cercanas a la de Haiti o Espaijola, con parties de
la tierra firme. La segunda, de Venezuela, Cabo de la Vela y Santa Mar-
ta, hasta legar (con las dificultades que en ella se declaran) a este Nue-
vo Reino.
La tercera, de Popaydn y Cartagena, con todo lo que en aquellas go-
bernaciones ha acontecido desde sus primeros descubrimientos hasta la
present era.
La cuarta es aquesta que tenemos entire manos, que es la historic
deste Nuevo Reino de Granada, cuya carrera comienza desde que los









CASTELLANOS


espaioles pusieron los pies en el, que fue por el aio de 37 y se continue
hasta el afiio de 92, cuando ya los gobernaba el insigne DOCTOR ANTO-
NIO GONZALEZ, UNO DE LOS DEL REAL CONSEJO DE INDIAS...
ayuddndome Dios, en otro libro se dard cumplida relaci6n de los demis
pueblos que, despues de la fundaci6n de Santa Fe, Velez y Tunja, aqui
contenida, se ha cimentado por los espaioles deste Reino en circuit d6l...
(Elegias. A los lectores. 44 parte).
Pero su prop6sito de la quinta parte no alcanz6.a realizarlo.

CASTELLANOS CON SU OBRA iQUE PRETEND RESPECT DE
LAS ULTIMAS GENERACIONES?...
...Imprudencia grande seria la mia si pensase haber aderezado estos
anales con. tan entero sabor, que lo puede dar a tanta diversidad de pala-
dares; pero a lo menos estard cierta la posteridad (para quien esto prin-
cipalmente se describe que aqui no falta el principal condimento que His-
toria require, que es verdad. Esta se lea, y mi buena voluntad se reciba,
pues sin esperanza de remuneracidn he gastado tiempo, papel y dineros
por servilles. (Elegias. A los lectores, parte 4a).
Adem~s de las Elegias, Castellanos compuso en verso otros trabajos
que con el tiempo han desaparecido. De uno de estos hace menci6n en su
Testamento, mandando:
Que si antes de mi fin y muerte ya no hubiere en Espaiia un libro
que he compuesto en octavas ritmas de la vida y milagros de San Diego
qute laman de Alcald, que va dirigido al Cabildo y Concejo del pueblo de
San Nicolds del Puerto de donde era Natural el dicho Santo, mis albaceas
lo envien al dicho Cabildo con cien pesos de oro de veinte quilates de mis
bienes y hacienda para la impresi6n de dicho libro que bien creo bastard
para lo imprimir por ser peqiueio volumen...
Leamos un fragmento del Canto Cuarto (Cuarta Parte), en donde se
trata: c6mo los indios Bogotaes encaminaron al capitdn Juan Cespedes y
a los que con 61 iban, a la Provincia de los Panches...
El aparte se cierra con la actuaci6n del Indio Panche.

EL ENGARO
No tiene poca futerza la malicia que por exteriores apariencias
en est6magos Ilenos de torpeza daban de sencillez alguna muestra
y a veces q);ien parece nmds sincere sin uso de los tratos fraudulentos:
tiene mds de doblado que sencillo, y como les pidiesen para guias
segin se conoci6 destos salvages, y para cargas indios que llevasen









CONQUISTA


el Juan de Cgspedes y sus soldados
entraron en consult y aco'daron
guiaUos a los Panches, naci6n fiera,
implacable, feroz y temeraria
en el acometer a cualquier gente,
y tan sin pesadumbre se metian
entire contrarias arms en la guerra,
como perros en timidos venados.
Plaga cuotidiana de los moscas
que, con ser en powder superiors,
a los caribes Panches, en respeto
de tanta multitud, angosta copia,
temblaban dellos, porque les temian
por fieras indomables y sepulcros
sus impias entralas de las suyas...


Los Moscas, pues, tiraron a dos hitos
en los encaminar por esa via,
diciendo: si vencieren los cristianos,
los Panches quedardn de tal manera
que sin dificultad en los restantes
vengaremos agravios recibidos;
y si quedaren muertos estos pocos,
con mds faciiidad de los que quedan
podemos triunfar y compeleUes
a que nos dejen libre nuestra tierra...
...............................

Y un guecha principal, maravilado
de ver la nucva gente y el intent


de se meter tan pocos en los pueblos
de la generaci6n dura y horrenda
habl6 con Juan de Cispedes aparte,
mediante lengua que lo declaraba,
y dijo:
-Peregrina, para mientes
que te llevan a gentes indomables,
malas, abominables, carniceras,
que como bestias fieras despedazan
las animas que cazan y se ceban
dellas cuando las Ilevan a sus casas...


El Cispedes, mostrdndose grato,
porque le parescia su consejo
ir fundado debajo de buen celo,
le dijo:
-Capitin, puesto que sea
el riesgo que me dices evidence,
no tengo de volverme sin que vea
el rostro y el meneo de esa gente;
y la prosecuci6n y la pelea
descubrira quien es el mAs valiente;
pero de mi podrds estar seguro
que no me comeran, porque soy duro.
Entraron desta suerte por la tierra
de la naci6n cruel y furiosa,
y en los primeros pueblos donde
I dieron,
ningunos moradores se hallaron...


LA SORPRESA


Y ansi los espafloles, sospechosos
de ciegas emboscadas en los pasos
angostos y asperezas del camino,
fueron con gran aviso caminando
por una loma rasa, desde donde
podia divisar cualquiera vista
buena distarcia sin impediment
de monte que tuviese contrapuesto;


mas no se tard6 much sin que
viesen
ondear muchedumbre de penachos,
seg tn en espesura las espigas
lanuginosas de carrizos altos
por espacioso curso de algin rio
que con sus soplos inquieto viento
a movimiento tremulo compel;








CASTELLANOS


pues tales parecian las cimeras
de cinco mil gandules embijados...
Viendo los nuestros, pues, la fiera
hueste
y el orden que train los salvajes,
en la rms ancha parte de la loma
se congregaron e hicieron alto...
..............................

Viendo coyuntura
y lugar apto para rompimiento,
el CUspedes alz6 la voz, diciendo:
iSantiago y a ellos, caballeros!
Baten luego las piernas los jinetes
ellos y los caballos bien armados,
y rompen por aquella muchedumbre
de bdrbaros opuestos con paveses,
que, siendo del encuentro furioso
de los lozanos potros embestidos,
caen unos sobre otros dando vueltas,
y aqui y alli confuses y tendidos
sin orden, en mont6n asobrunados
como golpes de lefios mal compuestos,
que tales parecian, sin valerse
de manos ni de pies el avanguardia,
adonde los peones presurosos
emplean a su gusto las espaldas,
piernas, brazos, cabezas cercenando,
segiin el labrador que, ya caidos
los glandiferos robles o chaparros
va cortando las ramas, y asi quedan
dispuestos para fuego solamente;
que no menos quedaban por la loma
cuantos precipitaban los cabalos;
y los que los region y menean
las lanzas con destreza memorable,
rompen ijares, pechos y costillas
de los que parecian principles
y mrs se seialaban, animando
la gente popular de sus escuadras
que, ya ads afirmados y compuestos
el impetu sostienen con las picas
desembrazando jdculos y piedras


que sobre todos ellos descendian...
..............................
en tanto grado, que de las cubiertas
de los caballos y de los jinetes
pendian tanto ntmero de flechas
como garrochas fijas en el toro
que lidia gran caterva de villanos
y en esta presurosa coyuntura,
alguna gente del siniestro cuerno
tomaba lo mims alto de la loma
en tal manera, que por do subian
podian a la gente baptizada
ganarles las espaldas sin contrast.
Mas Juan de Sant Martin, caudillo
diestro,
y no menos que Cespedes cursado,
le dijo:
-Gran caterva nos rodea
que no con mal ardid se nos atreve;
aqui, para dar fin a la pelea,
cumpla vuestra merced con lo que
debe,
pues hay necesidad que yo prove
contra la haz que por aqui se mueve,
que bien es menester acudir luego
antes que puedan entablar el juego...


Don Juan de Sant Martin el asta
juega
con presta y admirable vigilancia,
sin desviar los golpes de la parte
do los encaminaba su deseo,
con menoscabo grande de las vidas
de bdrbaros que mds se sefialaban.
Entre los cuales uno se mostraba
con mds autoridad y mds severe,
alto, robusto, fiero y riguroso,
en las reprehensiones animando
a los que con tibieza se movian.
Del cual el Sant Martin reconocia
ser el mds principal, segin las
muestras,








CONQUISTA


y que le convenia brevemente
abatir su coraje y osadia;
mas esperaba buena coyuntura,
porque con el tumulto contrapuesto
su brazo no quedase defraudado
del mortifero golpe que prepare.
Y asi como lo viese mis a mano,
el caballo hirid de las espuelas,
rompiendo con veloz arremetida
hasta pasar por el, y de camino
la lanza le metid por el un hombro,
y el hierro le sali6 por el costado;


la tierra sacudi6 como si fuera
ramosa plant que del alto monte
para tablas y cerco precipita
el official del corvo carpintero.
Cuyo remate visto por aquellos
que le reconocian vasallaje,
heridos de temor se derramaron
desgalgdndose por la cuesta abajo...

.....................concediendo
a nuestros espaholes la victoria,
que fue por todos ellos conocida...


de suerte que despugs de dar un grito, .............................

EL HEROE PANCHE


Y cuando ya la roja cabellera
de la febea frente descubria
sus clarificos rayos, desterrando
el tenebroso humo de la noche,
determinaron de salirse fuera
del belicoso suelo, para dar cura
con mis seguridad a los pacientes;
mas no por el camino que vinieron,
sino por una sierra montuosa,
por abreviar camino, siendo guias
los Moscas que traian de servicio.

Y antes de comenzarse la subida
vieron venir un panche, dando voces
de gran disposicidn y horrible gesto,
solo, sin otras armas en la mano
que macana de palo poderoso;
y los nuestros creyendo ser mensaje
o para dar la paz o mayor guerra,
pararon todos y kicieron alto,
con intenci6n de conocer la suya.

La cual el hizo ludgo manifiesta,
pues por salutacidn, en el primero
dellos que se hall mrs a la mano,
a quien Uamaban Juan de las Canoas,
el palo descarg6 con ambas manos,


que, como vio venir el golpe, puso
la c6ncava rodela por delante
donde lo recibid; mds el escudo
quedd desmenuzado, como cuando
del fulminoso fuego que desciende
de la region area fue tocado
el duro material que lo deshace,
y las briznas y astillas van volando
por una y otra parte divididas.

Y aunque mozo, robusto y animoso,
faltdle fuerza para sustentarse
sobre sus pies, y con oscura nube
de que sus ojos fueron ocupados
cay6 desacordado y aturdido.
Lo cual visto por nuestros espaioles,
aconetieronle por todas parties,
y el Cisped a voices les decia
que por ninguna via lo matasen,
sino que sin herirlo lo prendiesen,
por saber la raz6n de su locura.

Mas el soberbio panche con el leio
y portentosa fuerza se defiende,
los unos y los otros ojeando
con buen compds de pies y gallardia,
segin maestro prdctico de esgrima








CASTELLANOS


que en plaza public se desenvuelve
jugando de floreo con montante,
rodeado de gente que lo mira,
que por que no les toque revolviendo,
los unos y los otros se retraen,
dejando campo desembarazado
donde pueda jugar a su content;
que bien de esta mnancra lo hacian
aquellos que tentaban de prenderlo,
cada cual resguardando su cabeza.

Mas Juan Rodriguez Gil, mozo
valiente,
de monstruosa fuerza, corpulento,
en. viendo tiempo, dio veloce salto
por las espaldas del, y con los brazos
nervosos lo cihi6 par los ijares,
segiin el torvo tigre que, rastrando
el pecho por el suelo, sin ruido
se va llegando para ser la presa,
en ancas del cornigero juvenco,
y con velocidad imperceptible,
subidndose sobre el, asi6 las garras
y el misero novillo por librarse,
da broncos y corcoros, brama, gime,
sin se poder valer ni aprovecharse
del arma que le dio naturaleza,

Desta manera lo tenia preso,
sin le dejar usar de la macana,
que con dificultad se la quitaron
los otros companeros de las manos,
ligdndoselas luego con esposas
y pendiente cadena del pescuezo.
Y el Juan de Cespedes con una
lengua
mosca que declaraba los acentos,
pregunta: "Dime, birbaro valiente,
ic6mo te posey6 tan gran demencia


que siendo solo contra tanta gente,
presumieses venir a competencia?
Porque moverte tu tan solamente
sin emboscada de mayor potencia,
no me parece vero testimonio,
y si lo es, tu debes ser demonio".

Y el indio le responded: "Yo soy
hombre
por tal y por nombre conocido,
y aqui done resido fui criado.
Antier me fue forzado salir fuera,
y ayer, que no debiera, ya muy tarde
vi con temor cobarde gente pancha
que nunca de tal mancha tuvo nota.

Dij;ronme ser rota y abatida,
privando de la vida muchos buenos
vosotros que sois menos, y tan pocos
que no tuve por locos desconciertos
pensar dejaros muertos por mi mano,
en pago de un hermano y de un tio
y un mozo hijo mio, y otras gentes,
'mis deudos y parientes, cuya muerte
me turb6 de tal suerte, que con saila,
sin convocar compana de los tristes,
intent lo que viste por las muestras,
cuando probe mis fuerzas con las
vuestras".

Todos de ver el tirmino soberbio,
y atrevimiento con que les hablaba,
queddronse admirados, y quisiera
el Juan de Cespedes que lo llevaran
a Bogotd ligado con prisiones;
mas Juan de las Canoas que corrido
estaba por haberlo derribado,
con otros companeros impacientes,
ludgo que el capitdn movi6 la suya,
al indio le cortaron la cabeza.


3. Observaciones. El merito principal de esta obra es el hist6rico,
por la riqueza de datos sobre los hechos mis importantes del descubri-








CONQUISTA


miento y conquista no solo de la Nueva Granada, sino tambi6n de Vene-
zuela. Por esta raz6n los historiadores citan a Castellanos como una fuen-
te imprescindible. Y es natural, porque las cosas narradas por 61, o las
conoci6 por informed de quienes las llevaron a cabo, por ejemplo, lo refe-
rente a Col6n y a Venezuela, o las conoci6 como testigo presencial, v. gr.:
lo referente a la Nueva Granada.

"Cuento el hilo...
De la verdad de cosas por mi vistas
Y las que recogi de coronistas" (Elegia 1a).

Esto no obstante, Castellanos, en ocasiones, exagera lo observado por
el, llevado del prurito de lo maravilloso, o admite con excesiva facilidad
algunas leyendas fantasticas y supersticiones populares, poni6ndose a
salvo -con los dos versos proverbiales de que es autor:
"Y, si lector, dijeres ser comento
como me lo contaron, te lo cuento".

Tiene tambi6n el poema valor filol6gico, en cuanto da carta de hos-
pitalidad a muchos vocablos indigenas, expresivos de costumbres, signi-
ficativos de regions, plants y utensilios, caracteristicos del habla de las
diversas razas nacidas en el Nuevo Reino, Venezuela y las Antillas: chir-
cate, manati, bohio, maiz, casabe, guama, sabana; vocablos que han sido
admitidos por la Academia de la Lengua Espafiola encargada de cuidar
por la pureza y el enriquecimiento del idioma. Con todo, observa Verga-
ra, a veces es incorrect en las construcciones gramaticales por omitir
sistemnticamente el articulo, o, por suprimir el sujeto cuando es necesa-
rio expresarlo.
El valor portico de las Elegias depend no del conjunto sino de al-
gunas narraciones, descripciones, imagenes, en las cuales hay rasgos de
belleza. Asi la descripci6n fisica y moral de Col6n es notable por la con-
cisi6n, por los trazos ripidos y por la exactitud.
"De Nervi natural lugar honest
que dicen descender de Normandia:
severe, rojo, de pecoso gesto
feroz en muchas cosas que hacia.
Alto de cuerpo, pero bien compuesto
en cuantas proporciones poseia;
var6n en sus intentos fue notable,
y en salir con ellos admirable".







CASTELLANOS


Aludiendo a la expedici6n dice:
"Otras estrellas ve nuestro estandarte
y nuevo cielo ve nuestra bandera".

Prosopopeya que sintetiza la grandiosidad po6tica del descubrimiento.
Si asi hubiese Castellanos escrito todos sus versos, seria uno de los ge-
nios universales de la epica.
En los relates, como el de la fuga de los habitantes de Cartagena
ante la proximidad de los pirates, o el de Drake, o el del naufragio en
las bocas del Magdalena, o el de la procesi6n del licenciado Zuazo, o el del
Indio Panche, (pigs. 30 a 34), manifiesta talent narrative y talent
pict6rico para reproducir la realidad en sus mas minimos y variados de-
talles: nobles o vulgares, trigicos o crudos. Por esta raz6n es un narra-
dor muy objetivo. Da evidencia a sus relates y movimiento e impresi6n
de cosas vividas.
No deja de aflorar, algunas veces, la vena graciosamente picaresca
como el relate del portugu6s burlado por una india. Buen humor, viveza
maliciosa, toques acertados, son sus cualidades cuando le da por satirizar.
A estas cualidades se reduce el valor de Castellanos como escritor
de 6pica. Los defects oscurecen y casi destruyen estos rasgos aislados
de belleza literaria, si precisamos la obra desde el punto de vista de la
creacion 6pica. Porque no hay un plan general po6ticamente concebido;
ni unidad artistic en la correspondencia de las parties, ni en la organi-
zaci6n de los episodios y de los cantos; no hay desarrollo progresivo de
caracteres, ni contrastes est6ticos entire los mismos, ni actuaci6n de an-
tagonista y protagonista, que sostenidos a trav6s de todos los episodios
fijen el movimiento de la obra hasta un desenlace comdn, trascendental,
human. Desde este punto de vista, Castellanos, no hace sino profanar el
campo de la 6pica. Es un cronista que ingenuamente quiso ser poeta. Co-
secha como fruto de su esfuerzo, un poema sin poesia y una cr6nica .pe-
sada sin la amena facilidad de la prosa. Por la cual se han definido las
Elegias, como una "cr6nica en verso", y no un poema 6pico.
Tampoco las Elegias son un poema lirico, porque en ellas el senti-
miento no se impone sobre los hechos como element principal; porque
no aparece el desenvolvimiento gradual de la manera de sentir caracte-
ristica de un pueblo, o del mismo poeta, encarnados en caracteres cen-
trales que definan el sentido human del poema. Castellanos por su tem-
peramento era demasiado positivista, realista y poco sentimental. De ahi,
mis apto para la epica que para la lirica. Si a pesar de su sentido realis-
ta de la vida no pudo crear 6pica, much menos podia crear lirica.








CONQUISTA


La octava real usada por Castellanos tiene soltura a fuerza de usar-
la. Pero de esta facilidad a la armonia autentica y perfect de la octava
real, hay apreciable diferencia. Abundan los versos mal acentuados y
las rimas duras. El oido de Castellanos era ya demasiado duro para cons-
truir estrofas de esa clase, que en la m4trica castellana son de las mis
delicadas y de mas exigente factura. Los versos sueltos, que usa en la
tercera y cuarta parte, fuera de las introducciones de los cantos y de los
discursos para los cuales conserve la octava real, son ain mis imperfec-
tos: son renglones de once silabas, pero sin acentuaci6n ritmica.
Es tambien curiosa en las Elegias la manera de dar las fechas. Ba-
sado tal vez en los circunloquios, que a veces usan epicos clAsicos y tam-
bi4n Ercilla, exagera Castellanos el procedimiento, pues descompone las
cifras minuciosamente para significar hechos hist6ricos, mitol6gicos o
religiosos. Uno de los ejemplos mis sobrios: (Elegia 49. Parte 2a. Can-
to 49).
"Contaba ya la religion cristiana,
treinta y seis ailos sobre quince cientos
del parto de la virgen soberana,
en estrechos y pobres aposentos,
cuando salio la gente castellana
para continuar descubrimientos.
y el sol por el ecliptico camino
queria visitor dicimo sino".

Por todas estas razones, la obra de Castellanos es de mis valor his-
t6rico que literario.
Las Elegias se han comparado con la Araucana de Ercilla, por la
relaci6n que tienen: el tema, las conquistas del Nuevo Mundo; los auto-
res, dos expedicionarios; las dos escritas en el siglo XVI, siendo la Arau-
cana unos cuarenta afios mis antigua, por lo cual. sirvi6 de estimulo a
Castellanos que la ley6, para escribir hazafias en verso heroico como
Ercilla.
Castellanos, es el primer cantor epico de Col6n en forma hist6rica.
'Ercilla, el primer cantor de la raza indigena en forma poktica. Cas-
tellanos hace esfuerzos prodigiosos para cosechar versos imperfectos. Er-
cilla, es un tecnico perfect en la construcci6n del verso. Castellanos,
un talent esencialmente narrative y sencillo. Ercilla, un poeta com-
pleto.








CASTELLANOS


BIOGRAFIA DE CASTELLANOS

En 1522 naci en Alanis (SevtUa-Espaifa).
En 1607 murio en Tunja (Boyac4) (*).

Descendiente de pobre y sencilla familiar campesina, su vida se de-
senvuelve en tres etapas:
su infancia en el ambiente aldeano y' morisco de Alanis y su prepa-
raci6n en gramitica, poetica y preceptiva al cuidado del bachiller y sa-
cerdote Miguel de Heredia en el Colegio de Estudios Generales de Sevilla;
su aventurada travesia del AtlAntico en navio particular en 1540,
para enrolarse en 1544 entire los soldados del Rey, equipados de espada
y blanca rodela, situaciones que por itinerario fijo o por fuerza de tormen-
ta y percances le brindaron hasta 1550 oportunidad de arribar y residir
en diversas regions: San Juan de Puerto Rico, Curazao, Cubagua, Mar-
garita, Cabo de la Vela, Santa Marta y Cartagena;
y desde 1550 su decision de cambiar sus armas, por la consagraci6n
sacerdotal que recibida en 1554, lo hizo, con impulse sostenido, fructifi-
car en las letras y en el espiritu. Cartagena, Rio de la Hacha, las primi-
cias de su apostolado parroquial, continuado de 1562 a 1607, en la ciu-
dad de Tunja, y, segiin documents informativos de esa epoca,- en ejer-
cicio de virtuosa, prudent, constructive y variada labor.

Fue asi como Castellanos influy6 de manera eficaz en la formaci6n
moral y literaria de sus feligreses.
La cathedral tunjana y las Elegias son la cifra monumental de una
acci6n doblemente fecunda. La literature boyacense encuentra precisamen-
te su punto y hora de partida, de las paginas del vicario, mayordomo,
beneficiado y d6cimo pirroco de la Iglesia de Santiago de Tunja.




El 24 de Noviembre de 1607 Castellanos escribi6: "En el nombre de Dios amen. Sepan
cuantos esta carta de codicilo vieren ................................................................................
que por cuanto yo tengo hecho y otorgado mi testamento y iltima voluntad, cerrado y se-
Ilado............. a cinco dias del mes de Junio del ailo pasado de mil seiscientos e seis, ............
reago y ordeno mi voluntad de la manera siguiente: .................................. ................
Tres dias despues, el 27, en el auto al codicilo, el teniente del corregidor y justicia
mayor manda a los albaceas que "Acepten.... y cumplan el dicho testament y codicilo y
la voluntad del dicho difunto". (Juan de Castellanos).








CONQUISTA


A LOS LECTORES

ELEGIAS. Cuarta Parte.

Cosa commn es a la mayor parte de los hombres el deseo de alcanzar por los ries-
gos y trabajos padecidos fama y gloria; y esto dio bien a entender Marco Tulio en el
primero de sus Oficios, diciendo: Vix invenitur qui laboribus susceptis pericedisque
aditis non quasi mercedem rerum gestarum desideret gloriam. Y como la mis autori-
zada y que mis se estima es la historia, guard field de los ilustres hechos y que
mayor perpetuidad les promete, ninguno hay que no la apetezca. Y ansi, viendo la
poca o ninguna memorial que los que han escrito casos tocantes a Pirt y Nueva Es-
paiia han hecho de muchas provincias de Indias, donde, aunque faltas de aquella
prosperidad y grandeza, no han faltado various trances y sucesos dignos de recorda-
ci6n, y que con solemnidad de escritura merecen ser eternizados, de much que en
sus peregrinaciones han envejecido fui importunado a que yo tomase la mano para
ponellas en escrito, como quien ya que no en todas, a lo menos en muchas dellas
habia sido ocular testigo; y de las otras no estaba tan ayuno que no tuviese bastan-
te noticia per el conocimiento y comunicaci6n de muchas personas que en ellas se
hallaron; y aunque la autoridad de aquellos a quienes este deseo remordia, al cum-
plimiento del me levantaba, es cierto que mi propia desconfianza me abatia, asi por
ser laboriosisimo discurso, como porque nunca mi entendimiento estuvo tan confiado
de su lumbre que creyese cosa suya ser merecedora de salir a luz.
Pero ya, vencido de persuasiones amigables, y considerando c6mo se iban consu-
miendo con larga edad los vivos originales de donde habia de sacar verdadero tras-
lado cualquiera que tomase este cuidado, y que los que despubs escriben sin testigos
de vista no levan el camino tan derecho que no hallen dudosas torceduras, porque
las cosas cuanto mis lejanas de sus principios se cuentan, con menos certidumbre
se pintan, antes que este recurso a mi me faltase, puse, como dicen, faldas en cinta,
y entree en este ambagioso labirinto, cuya salida fuera menos dificultosa si los que
en &1 me metieron se contentaran con que los hilos de su tela se tejieran en prosa;
pero enamorados (con just raz6n) de la dulcedumbre del verso con que D. Alonso
de Ercilla celebr6 las guerras de Chile, quisieron que las del Mar del Norte tambi6n
se cantasen con la misma ligadura, que es en octavas ritmas; y ansi con ellas, por
la mayor parte, he procedido en la fibrica deste inexausto edificio, del cual he com-
puesto hasta agora quatro parties, ordenadas en esta forma: La primer tracta del
Descubrimiento del Nuevo Orbe y conquista de las Islas confines y cercanas a la de
Haiti o Espafiola, con parte de la Tierra firme.

La segunda, de Venezuela, Cabo de la Vela y Santa Marta, hasta legar (con
las dificultades que en ella se declaran) a este Nuevo Reino.

La tercera, de Popayan y Cartagena, con todo lo que en aquellas gobernaciones
ha acontecido desde sus primeros descubrimientos hasta la present era.

La cuarta es aquesta que tenemos entire manos, que es la Historia deste Nuevo
Reino de Granada, cuya carrera comienza desde que los espaiioles pusieron los pies
en 0l, que fue por el afio de treinta y siete y se continue hasta el aiio de noventa y
dos, quando ya lo gobernaba el insigne Doctor Antonio GonzAlez, uno de los del Real
Consejo de Indias, con cuyo elogio di remate a este volume, pareciendome que no
se podia dar mejor postre de comida, y que ya por haber ocupado cuantidad de pa-
pel (a causa de que much no se pudo decir en poco), en este lugar convenia hacer









CASTELLANOS


pausa, pero con presupuesto de que, dandome Dios vida, en otro libro se dari cum-
plida relaci6n de los demas pueblos que, despubs de la fundaci6n de Santa F6, Vl6ez
y Tunja, aqui contenida, se ha cimentado por los espafioles deste Reino en el circuit d61.

Y porque cuando la jornada es larga dicen ser menos molesta si ia duraci6n del
camino es entreverada de cuestas y llanos, y el caminante siente menos cansancio
por no llevar siempre los miembros en una misma postura, tambi6n en esta por don-
de ha corrido mi pluma me pareci6 ser menos enfadosa, asi al que la pasa como al
que la lee, variando la compostura, que fue en la mayor parte d:sta cuarta proceder
en versos sueltos, en opinion de muchos, no menos gratos que los que van asidos al
rigor de consonancias.

De career es que quien mis desea acertar en la obra es el artifice della; pero
como no todos dan a lo que guisan para muchos aquella sal que al gusto de cada uno
pide, imprudencia grande seria la mia, si pensase haber aderezado estos anales con
tan entero sabor, que lo puede dar a tanta diversidad de paladares; pero a lo menos
estari cierta la posteridad (para quien esto principalmente se describe que aqui no
falta el principal condimento que historic require, que es verdad. Esta se lea, y
mi voluntad se reciba, pues sin esperanza de remuneraci6n he gastado tiempo, papel
y dineros por servilles.

De Tunja, 19 de Mayo de 1601 afios. *































* Esta fecha, propiamente, no cierra esta dedicatoria A los lectores, sino la inmediatamente
anterior al rey don Felipe.















AUTORES REPRESENTATIVES DE LA COLONIAL


CAPITULO III

PRIMER PERIOD

FRAY PEDRO DE AGUADO *

1. Conspecto de su obra.

a) Por disposici6n de sus superiores vino a la Nueva Granada.

b) Trabaj6 durante dos etapas: 1561 a 1575; 1583 a 1589.

c) La ocasi6n de sus escritos la brindaron los manuscritos del franciscano Antonio
Medrano, que vivi6 en el Nuevo Reino probablemente de 1553 a 1572.

d) Titulo
de la Recopilaci6n Historial Resolutoria de Santa Marta y Nuevo Reino de
obra: Granada de las Indias del mar Oceano.
obra:


16 libros
203 capitulos
Sucesos references
a regions del...


10 libros
220 capitulos
Hechos relati-
ves a...


PRIMERA PARTE

Sta. Marta '-San Juan de los Llanos
Bogota -Vitoria
Tunja --Mrida
Nuevo Reino V61ez -Muzo
v. gr.... Tocaima -San Crist6bal
Aburri -Remedios
Pamplona -La Palma
Ibagu6 -Neiva

SEGUNDA PARTE
r c r Trinidad


Venezuela
v. gr....


Coro
Maracaibo
Cubagua
Orinoco
Tocuyo
Barquisimeto


y otras re-
giones aje-
nas, enton-
ces, al go- -
bierno ve-
nezolano
v. gr....


Marafi6n.
Pedro de He-
redia en Car-
tagena.
Pedro de Or-
sia en Santa
Marta y Pa-
nama.
Lope de Agni-
rre en el A-
mazonas.


(Madrid) y fue bautizado el 23 de enero de 1503.


* Naci6 en Valdemoro








AGUADO


f Da evidencia a sus relatos.
Sentido sociol6gico, antropol6gico y ecle-
Hist6rico ................. si^ stico.
f) Valores Falta critical de las fuentes informativas.
f Relaci6n novelesca.
Literario .................. Descripci6n viva.
I Estilo impersonal.

2. Religioso franciscano, que al venir a las Indias no se content
con cultivar la vida spiritual de los habitantes, sino que informado de
fuentes autinticas, como los religiosos que acompafiaron a los descubri-
dores, como los jefes y soldados de las expediciones, contribuy6 a poner
por escrito los hechos que conoci6 durante su permanencia en la Nueva
Granada. En 1575, en calidad de ministry provincial, por motive relacio-
nado con su religion, viaj6 a Espafia. Su permanencia en la metr6poli se
prolong por espacio de ocho afios. Parece le sirvi6 para revisar, supri-
mir, completar, ordenar y aun llevar a las prensas los trabajos que po-
seia del P. Medrano, el cual dej6 relates, unos, casi listos para la impren-
ta y otros, que requerian perfeccionamiento. En 1573 regres6 Aguado
al Nuevo Reino. Traia consigo la segunda parte de los manuscritos, sin
duda, con el prop6sito de trabajarlos todavia mas *. Su muerte ocurri6 ha-
cia 1588 sin que haya testimonio que precise ni la fecha ni el lugar.
Pero el manuscrito dejado por Aguado en Espafia, permaneci6 in6-
dito, a pesar de haber obtenido licencia de su publicaci6n en .1582. Tan
s6lo, en 1906 en Colombia, en la Biblioteca de la Historia Nacional, volu-
men quinto, apareci6 impresa la primera parte; en 1915 en Caracas la
segunda; en 1919 en Espafia ambas parties; en 1957 en Colombia toda
la obra con un total de 423 capitulos repartidos en cuatro volimenes.
El padre Fray Antonio Medrano, sin que se desconozca la interven-
ci6n complementaria de Aguado, es el primero y mis autkntico autor de
la Recopilaci6n. Medrano debi6 confeccionar su manuscrito hacia 1559.
Evidentemente, lleg6 al Nuevo Reino antes que Aguado, segin se dedu-
ce del context de los libros s6ptimo, octavo, decimo y decimocuarto.
Con6cese que fue definidor de su Orden. Por el contenido de una carta
de diciembre de 1567, firmada por Medrano juntamente con otros frai-
les, se puede desprender la verosimil suposici6n de su venida al Nuevo
Reino en compaiiia de Fray Juan de los Barrios y doce religiosos mis,
hacia el afio de 1553. SAbese, ciertamente, que por razones misioneras,
form parte de la expedici6n al Dorado realizada por Quesada entire los
afios 1559 y 1572. Consta de su muerte en esa aventura, pero sin detalle


* Esta segunda parte fue la que hall en Santa Fe el padre Sim6n.









COLONIA


alguno, asi como se ignoran la fecha y el lugar de nacimiento y el pun-
to precise desde donde vino al Nuevo Reino.
Pero su memorial, por muchos afios en el olvido, con la impresi6n
de la obra y el studio de los investigadores, ha recuperado su signifi-
caci6n hist6rica y misional.
Se denomin6 Recopilacidn, por ser conjunto de temas, en donde ca-
da libro, sin hilaci6n alguna entire si, exhibe historic distinta.

La Recopilacidn historical resolutoria, incluye dos parties:

la primera, 16 libros y 203 capitulos,
la segunda, 10 libros y 220 capitulos,
en total, 26 libros y 423 capitulos.

Aguado innov6 el orden capitular medranense, por propia iniciativa
y por recortes de la censura official.
La obra incorpora tanto los acontecimientos del Nuevo Reino y Ve-
nezuela, como lo concerniente a Pedro de Heredia, Pedro de Orsia y Lo-
pe de Aguirre.

LEAMOS UN FRAGMENTO DEL CAPITULO IX.
Libro Segundo. Tomo Primero. Primera Parte.

"La falta de la comida y algunas veces el deseo de recrearse eran ocasi6n de que
despues de alojados los espaiioles y algunos dias que paraban y descansaban por ser
festivales y por otros forzosos respects, saliesen soldados a caza de venados, en sus
caballos, en los cuales algunas veces se hacian muy buenas monterias alcanzdndolos
con los caballos y alancedndolos, y esto no con much dificultad, porque como en toda
tierra caliente todos los venados sean de menos aliento que los de tierra fria, y los
pajonales y herbazales les sean grande estorbo e impediment para correr, y el calor
del sol les menoscabe de todo punto el anhdlito, hacianse muy buenas monterias sin
perros mds de con solos los caballos, y muchas veces a estos cazadores y monteros les
sucedia adversamente, porque en lugar de venados hallaban animals feroces, como
tigres, leones y osos y otras fieras que los ponian en confustdn y aun detrimento de
perderse o ser muertos por ellas, y esto se pareci6 bien en una salida que el Capitdn
Juan Tafur hizo en compalia de otro soldado llamado Palacios, que yendo a cazar
o a lancear venados, en lugar de la caza que buscaban hallaron un oso hormiguero,
animal que aunque no es muy crecido de cuerpo, es espantable por la monstruosidad
y terrible aspect que en dl puso Naturaleza, y siguiendole con los caballos ddbanlc
alcance todas las veces que querian, pero herianle poco. Juan Tafur, que era hombre
versuto y de recias fuerzas, hiri6le reciamente atravesdndole la lanza por el cuerpo,
y con la fuerza que puso al sacarla y el desddn que el oso hizo, la quebr6 por medio;
pero con la rabia y el coraje que este animal tuvo de verse tan mal herido, dio un
salto al travds, del que se junt6 a la cola del caballo de Tafur, y tomdndola con en-
trambas manos comenz6 a trepar y subir por ella arriba a las ancas del caballo, sin
que las coces y corcovos que el caballo tir6 pudiesen echar de si al oso, antes agarra-
ba tan reciamente por las piernas y ancas del caballo arriba, que hincando sus cre-









AGUADO


cidas niias por el cuerpo y cane lo tenian muy sajado y mal herido. Juan Tafur sac6
su espada para con ella herir y echar de si el oso, pero como ya tuviese el hocico y
cabeza conjunta con sus espaldas, no le pudo hacer ningun daiio ni menos el oso ha-
cia a Juan Tafur con la boca, por tenerla muy estrecha y no aprovecharse de ella en
ningouna manera para order; mas toda su ofensa y defense es con las uias, con
las ciales adn no habia podido hacer presa en Juan Tafur, y verdaderamente lo pa-
sara mal, porque ya habia perdido il un estribo y la acidn del otro se habia quebrado
con la fuerza que habia hecho, y estaba echado sobre la cerviz y pescuezo del caba-
Ilo, ciando se le acerc6 su compaiiero Palacios, el cual con la lanza que tenia hiri6
de otra mala lanzada al oso encima del caballo donde estaba, con lo cual le forz6 a
qup se tornase a bajar por do habia subido y abrazando con ambos brazos y gran
fuerza ambas piernas del caballo, lo tuvo asi rompiendo el cuero y came hasta que
sc aped Juan Tafur o se arroj6 del caballo y tuvo lugar el caballo de mandarse mds
libre y sueltamente, y usando de todas sus fuerzas y poder ech6 de si a coces el oso,
cl cial con estar tan mal herido aun no habia perdido de todo punto su braveza y
brio, antes con su bestial impetus se comenzo a retirar herido como estaba y a irse
mcticndo por un espejo pajonal. Siguidle Palacios y didle otra lanzada, con que le
hizo cacr de an lado, done pretendiendo defenders de los que le perseguian comenz6
a hacker rostro contra ellos; pero como por muchas parties y heridas respirase y per-
dicse por ello la furia y coraje, tuvieron lugar de llegarse ads cerca y desjarretarlo
y acabarlo de matar. Llevdronlo cargado al alojamiento de los demis espaioles, y fue
tenido en tanto como si fuera venado, porque repartindolo centree los mais amigos y
pcrsonas principals, lo comieron sin que de 6l se perdiese cosa alguna.

DEL CAPITULO CUARTO, LIBRO NOVENO, PRIMER PARTE
TRASLADEMOS UN TROZO DE CRITICAL SOCIAL
Es tan grande la disoluci6n que algunas parties hay entire espafioles de vivir luju-
riosa y carnalmente que verdaderamente me pone espanto y admiraci6n; y ponen en
esta desorden y disoluci6n tan poco remedio los jueces y justicias que si no son los
que, como he dicho, Dios Todopoderoso ha querido castigar para ejemplo y enmien-
da nuestra, jams he visto que sobre este caso se haya hecho un castigo por la jus-
ticia, ni aun siquiera impone terror o temor a los muchachos que nueva y libremente
crian, de los cuales pocos hay que no se precien de tener una y dos y tres mance-
bas indias o mestizas, y esto no muy cautamente, porque todos o los mis en son de
criadas las tienen en sus casas sujetas a au apetito y voluntad; y ya que las justi-
cias son remisas en esto y negligentes, no veo por qu6 via de los confesores se reme-
die cosa alguna este dafio, sino que cada afio los veo absueltos y confesados y recibir
el Santisimo Sacramento de la Eucaristia, pues es cierto, y tengo para mi que muy
pocas cosas de 6stas ignoran los confesores, porque en sus generals reprehensiones
las publican los predicadores, el cual vicio y disoluci6n no pequefio dafio causa a los
naturales sino muy grande y pernicioso, porque con el comin mal ejemplo que con
este vicio y otros les dan muchas personas, cuando les trataren de que dejen la mul-
titud de mujeres y mancebas que tienen y que se queden con una para que natural-
mente vivan, bien claro esta que responderin lo que ven, y asi es tan poco el fruto
que en ello se hace con la doctrine que se les da a causa de este y de otros muchos
ejemplos, que los mis de ellos entiendo que se estin hoy en su antigua barbarie y
gentilidad sin Ilegarse casi nada siquiera a la ley natural...
3. Observaciones. Desde el punto de vista hist6rico es de valor
la Recopilaci6n, por basarse en las relaciones verbales, o manuscritas de








COLONIA


testigos inmediatos a los acontecimientos. Y aunque no hay anilisis cri-
tico de las informaciones, sin embargo manifiesta tal sencillez, sinceri-
dad y detallismo, que la verdad por si misma salta a la vista a traves de
un rico zurcido de datos y episodios.
Dentro de este marco, se destaca el empefio sociol6gico de hacer pa-
tria.' Informa separadamente, a manera de monografias, sobre los ni-
cleos humans habitadores de la region, en particular los del Nuevo Rei-
no, sin cefiirse a la cronologia, sino en lo concerniente a la 6poca en que
fueron descubiertos; sin seguir paso a paso a h6roe alguno entire los con-
quistadores, ni deshacerse en elogios hacia ellos. Desde la dedicatoria, se
formula observaciones tanto al monarca como a las audiencias. En el de-
senvolvimiento del relate, se describe, sin reticencias, la realidad de Ia
conquista; se reprende el mal proceder de sus ejecutores, autoridades y
encomenderos; y se hacen reparos a las instituciones coloniales. Desde
este punto de vista la Recopilacidn, en cotejo con los trabajos hist6ricos
de la epoca, tiene de nuevo la nota peculiar e independiente de la real
desinteresada y serena critical.
Tambien es singular en la obra el relieve que se le da al hombre in-
digena. Panches, guayupes, laches, por ejemplo, son aguda y detallada-
mente observados en lo religioso, econ6mico, moral, politico, geogrifico
y social *. Por este aspect, la Recopilacidn se ha justipreciado como es-
crito de exceptional valor antropol6gico.
Para Medrano y Aguado, sobre cualquiera otra consideraci6n, la con-
quista era empresa eminentemente evangelizadora. Por esta raz6n dedi-
caron piginas enteras a la labor de los misioneros. Desgraciadamente, esos
informes fueron tambi6n cercenados por la tijera official. El hecho de la
supresi6n, con todo, no disipa el caracter hist6rico eclesiastico de la
Recopilaci6n.
Desde el punto de vista literario, el valor especial finca en el gusto
con que describe las poblaciones, la naturaleza, los animals, los aconte-
cimientos; a todo le labra el relieve pict6rico de cosa vista; a veces re-
produce por medio de movimiento novelesco, las costumbres y heroismos
de los espafioles e indios.
No se puede juzgar el estilo, por la intervenci6n no solo de Aguado,
que enmend6, tach6, aument6, modernize el manuscrito medranense, si-
no de los muchos entire quienes a trav6s de un siglo circul6 el original
aprobado y corregido por la censura. Ademis, para Medrano y Aguado,
la forma literaria no fue objetivo de especial preocupaci6n.

A los muiscas, los aborigenes mis organizados y cultos, se les dedic6 en el manuscrito pre-
sentado a la censura official, el libro quinto con 28 capitulos. Pero al ser recortado, impf-
sose la consiguiente modificaci6n de nuevo orden capitular.









SIMON


FRAY PEDRO SIMON

1. Conspecto de su obra.

a) Llegada a Sta. Fe en 1.604 *


Su permanencia, hasta 1627. Sogamoso-Antioquia.
Las labores apostolicas lo llevaron a ............. Tota-Santa Marta.
Venezuela-Choc6.
Las Antillas


Y lo pusieron en contact con..................


e) Las labores hist6ricas lo hi- Medrano.
cieron servirse de los escri- Aguado.
tos de ................... Castellanos.


Y viajar por ................


Don Juan de Borja en
la reducci6n de los
Pijaos.
Y de las informacio-
nes de los conquista-
dores de Antioquia.


Antioquia.
Cartagena.
Santa Marta.


Obra: Noticias historiales de la Conquista de Tierra Firme y de las indias Occident.

r n ia 03 . Descubrimiento. Indigenas
1 7 noticias 203 capitulos .......... Venezuela

SrCartagena, Popayin.
2a 7 noticias 120 capitulos ......... .C gena, Pa.
4 parties Antioquia.
( Santa Marta.
3a 7 noticias 224 capitulos ......... Nuevo Reino.

4? ............................. Perdida.
r El mas abundante en noticias. Atenuado por da-
f) Valor hist6rico. ........ tos err6neos. Criterio credulo. Sentido eclesiasti-
co-franciscanista.
) alor literario. ........ Una conversaci6n anecd6tica.
SProfusi6n excesiva.

2. Religioso franciscano. Lleg6 a Santaf6 en 1604, tres afios antes
de morir en Tunja, el author de las Elegias. Su permanencia en la Nueva
Granada fue hasta despu6s de 1627. Viaj6 a Espafia, posiblemente, para
editar sus manuscritos, Lunque se desconoce el afio y el sitio de su muer-
te. En 1623 empez6 a escribir basado en datos acopiados por 61 desde su
llegada a Santaf&. Sirvi6ronle much: los informes director de los con-
quistadores de Antioquia; la feliz memorial de los que transmitian de boca

* Es oriando de Parrilla, (Obispado de Cuenca Espafia) en donde vio la luz en 1574.


f


b)


c)



d)








COLONIAL


en boca los sucesos mis importantes; los datos guardados en los archi-
vos del convento; los relates del padre Medrano y del padre Aguado; los
viajes realizados por varias regions, en calidad, primero, de acompafiante
de don Juan de Borja en la jornada de reducci6n de los pijaos; de misio-
nero, luego, en Tota y en el Valle de Sogamoso; de visitador de su orden,
despubs, en Venezuela y las Antillas; y por uiltimo, con miras hist6ricas,
de investigator en sus excursions por Antioquia, Cartagena y Santa Mar-
ta. Esta manera de documentarse le sirvi6 para dejarnos las mis numero-
sas y completes noticias sobre los acontecimientos del siglo XVI en el
Nuevo Reino de Granada.
Las Noticias historiales de las Conquistas de Tierra Firme en las
Indias Occidentales, abarcan cuatro parties. Cada parte dividese en noti-
cias y cada noticia en capitulos. La primera, tiene siete noticias y 208
capitulos. La segunda, comprende siete noticias y 229 capitulos. La ter-
cera incluye siete noticias y 120 capitulos. La cuarta, se ha perdido. Ini-
cialmente, el autor habla de las denominaciones dadas al mundo descu-
bierto, de los origenes y costumbres de los indios, para dedicarse en se-
guida a tratar de las comarcas ya indicadas en el esquema.
La primera parte fue impresa en Cuenca, Espatia, en 1627. La se-
gunda en 1891, la tercera en 1892, gracias al hallazgo que de los manus-
critos hizo, en 1881, en la Biblioteca Nacional de BogotA, don Medardo
Rivas.

ENTRESAQUEMOS DEL CAPITULO 52, LIBRO 1I, UN FRAGMENT

Retrato de Lope de Aguirre. "Era Lope de Aguirre Lipuzcuano, natural de la
villa de Onate, hijo de padres hidalgos, personas de median estado, cuyos nombres
no se han podido saber. Tendria cuando lo mataron unos 50 afios antes mds que me-
nos, pequeiio y menudo de cuerpo, mal agestado, la cara pequefia y chupada, barbi-
negro, los ojos de cascabel, en especial si miraba de hito o estaba enajenado; gran
hablador, bullicioso y determinado, cuando se hallaba en cuadrilla, pero fuera de
ella pusildnime y cobarde; sufria much el trabajo, asi a pie como a caballo; anda-
ba armado de continue y tan apercibido, que nunca le hallaron sino con dos cotas o con
una y un peto o celada de acero, con espada, daga, arcabuz y lanza; dormia muy po-
co, a lo menos de noche, aunque de dia reparaba algo de isto; era enemigo de buenos,
y de toda virtud, en especial, de rezar y que nadie rezase delante de el, asi en viendo
a algunos de sus soldados con oros o cuentas en la mano se las quitaba, rompia y que-
braba, diciendo que no queria a sus soldados may cristianos y rezadores, que dso se
quedase para los frailes y monjes, que se las entienden de ello, sino que si fuere me-
nester jugasen con el diablo a los dados sus almas; y solia decirles que Dios tenia el
cielo para quien le sirviese y la tierra para quien mds pudiese; y que tenia y sabia
por cierto que no se podia salvar, y que estando vivo ardia en los infiernos; y que
pues ya no podia ser mds negro el cuervo que las alas, habia de hacer tantas malda-
des y crueldades, que viniese a sonar su nombre por toda la tierra y hasta el noveno
cielo; y que no dejasen los hombres por miedo de inferno, de hacer lo que su apetito
les pidiese, que s6lo career en Dios bastaba para ir al cielo y que les mostrase el rey









PIEDRAHITA


de Castilla el testamento de Addn para ver si en 61 le habia dejado en heredo las In-
dias".
3. Observaciones. Desde el punto de vista hist6rico, el trabajo de
Sim6n es uno de los documents indispensables para todo investigator,
por la abundancia de datos, por lo nuevo de muchos de ellos, que no se
dan en ningfin otro, sobre todo, en lo relacionado con los chibchas. Su
fuente principal, teniendo present las nombradas antes, es don Juan de
Castellanos, cuya 2a y 3a parte de las Elegias casi podria decirse que las
puso en prosa el franciscano. QuizA, por el anhelo de no omitir nada de
lo que lleg6 a su conocimiento, se manifiesta, a veces, excesivamente cr&-
dulo y sin criterio hist6rico para dar relaciones, que estin en contradic-
ci6n con los mis antiguos documents sobre el descubrimiento de nues-
tras costas. El fin del padre Sim6n al escribir sus noticias, fue satisfa-
cer los deseos de los habitantes del Nuevo Mundo: Los que han nacido y
habitado estas tierras estdn atormentados no hallando camino por don-
de saber las cosas de sus antepasados, de quien eUos descienden. Este ca-
nmino, pues, pretend abrir para todos poniendo diligencia en buscar me-
moriales (que no me han costado poco) y la mano a la pluma despues
de los aiios que he gastado en estas tierras. Y al ponerse a escribir 61 mis-
mo dice: Haber andado parte de las provincias y tierras; del Reino pocas
o ningunas hay que no haya pisado.
Desde el punto de vista literario, su principal merito radica en la for-
ma sencilla con que expone los acontecimientos. Sencillez propia de quien
en patriarcal conversaci6n entretiene a los curiosos e ignorantes familia-
res con detalles y mis detalles, que hacen amenas las narraciones, vivas
las descripciones, hasta por fin convertir en prolija, confusa e ininteli-
gible la plAtica familiar.

LUCAS FERNANDEZ DE PIEDRAHITA

1. Conspecto de su obra.

a) Cronista criollo, nieto de conquistadores, descendiente de Incas.
b) Escribi6 en Espafia.
r Quesada. r Sim6n.
c) Tuvo documents de. uesada. Sim6n.
Aguado. Castellanos.
d) Historia General de las Conquistas del Nuevo Reino.
T 12 libros 82 capi- r
tulos.
1 vohmenes B.P. Expediciones de Quesada, Lebr6n-Lugo h. 1563.
4 voimenes B. P.
C. C.








COLONIA


S1564
2a 1564 Cno escrita?
1630 perdida?

orden cronoldgico, cita do-j
e) Valor hist6rico............ en onoi i sin anlisis ctico.
cumentos, no original. .


f) Valor sicol6gico. Capta el. . arcter indigena.
character espanol.


g) Valor literario. ......... frase mas culta, a veces cuidadoso, a veces desa-
liflado.


2. Es tambi6n historiador. Con la particularidad de que describe no
como expedicionario, ni misionero, sino como patriota, nacido en Santaf6,
interesado con los acaecimientos de los indigenas y de los conquistadores,
por reclamo de la sangre americana recibida de fuente materna y por
exigencia de la sangre espafiola heredada de linea paterna. Pero si los an-
teriores cronistas redactaron su obra en tierra americana, Piedrahita la
compuso en tierra espafiola.

En la Historia General de las Conquistas del Nuevo Reino de Granada,
la primera parte solo trata de los sucesos pertenecientes a la Nueva Gra-
nada, comenzando desde el origen de las razas indigenas, empalmando
con las expediciones de Quesada, Lebr6n y Alonso Luis de Lugo, para
concluir con la venida de Venero de Leyva. Desarrolla Piedrahita este
tema en dos libros. Cada uno estd distribuido en capitulos con un total
de ochenta. Fue publicada en Amberes en 1668.

La segunda, abarca desde Venero de Leyva (1563), hasta el afio de
1630. Pero de la existencia de esta secci6n no se tiene noticia, y aun es
probable, como lo dicen algunos de sus bi6grafos, que no lleg6 a ser escri-
ta. La Biblioteca Popular de Cultura Colombiana ha dedicado cuatro (4)
volimenes a la historic de Piedrahita.

TOMEMOS UN APARTE DEL CAP. II, LIBRO SEXTO

A Quesada ... irchas vcces io vicrion desc.)IImp),csto y dc'masiad,(, con cl capi-
tdn Ldzaro Fonte, en que interrvnian ch'smcs y malas inteneiones de algenos, entire
los ciales, cierto soldado pcrsuadido del mnismo genera!, (Qyl'sade) y por indmstria
s;ya, dem)ncio co-ntra Ldzaro Fontc, diciendo haberle -rsto rescatar ?'na esmeralda
de grand prec:o, dcspi.es que por band,) se habia prohibido c,:n pens capitairs qu!e
ninguno rescatase de indios csmeraldas, sin q;!e f:ese presr'et dicho general, o la
persona que nombrase.









PIEDRAHITA


Y fuc lo peor que sin star convict de la culpa..., aceleradamente le sentenced,
condezdndole a que le fuese cortada la cabeza... Ldzaro Fonte apeld de la senten-
cia para el rey... y sinembargo, mand6 ejecutarla Quesada.
Mucho sentimiento caus6 en el campo ver a su general determinado a ejecutar
accidn tan arrojada... En nombre (del ejercito) el capitdn Gonzalo Sudrez Rond6n
le propuso (a Quesada) el descridito que se le recreceria a su fama, precidndose mds
de severe que de piadoso... Oyd el general Quesada las palabras del Capitdn Sudrez con
disgitsto... Meditando en la pretension do su gente... dijo... que le otorgaba la
apelaci6n a Ldzaro Fonte; mas que habia de ser con el requisite de salir del ejdr-
cito desterrado a la part que le seiialase, sin atreverse a salir de ella hasta que su
cautsa fuese determinada.

Oyd su campo con placer la respuesta... y asi, despzus de agradecerle con el
rcndimziento justo, cl agasajo que habia hecho a su gente, le preguntaron la parte
qzc scitalaba a Ldzaro Fonte para sit retiro... Pero despuds que entendieron haber
de ser cl dcstierro en la provincia de los panches... volvieron a interponer nuevas
si plicas, y por gran favor consiguieron que se mudase la prisidn y destierro al pue-
blo de Pasca... Llegados, pues, a los burgos de Pasca los soldados que le Ilevaban
aprisionado, y visto por los vecinos la tropa de caballos que entraba en su tierra, se
rctiraron con todas sits families a la montaiia... (Los soldados) no hicieron daiio
alguo en el pueblo... y no sin ldgrimas de compasi6n... se despidieron teniendo
por cierto qte no lo verian mds.

Ldzaro Fonte... pas6 aquella noche sin mds compaiiia que (una) india que se
quedd en su servicio y no quiso desampararlo, y teniendo por infalible su muerte,
vuelto a Dios, en quien inicamenfe libraba ya su defense, se disponia para morir
arrcpent.ido de sits culpas. Pero apenas amanecid el dia siguiente, cuando la india,
se vistid de la rayor gala que pudo... y como era de hermoso rostro, poca edad y
N mcho aire, rlisposici6n y gallardia, pareci6le haber conseguido la traza de que pre-
tedia ralersc para su intent. Encaminose, pues, asi, a la entrada del pueblo...
apenas lIcg3 al sitio cuando aparecid un escuadrdn de gene bien armada que viendo
a tla, ?.jer forestera... paro... confuses los indios con la sospecha de que todavia
oc:upaban si p;ucblo algunas tropas de caballeros espaiioles. Pero ella, conociendo la
casa que los detenia, les dijo: que llegasen sin recelo de encontrar quien pudiese ha-
ceries dafio en sis tierras, antes hallarian en ellas un hom#bre hijo del sol, que mds
deseaba defender sus vidas de peligros y ampararlos en su libertad...

Tanto arte y buena gracia junt6 la india a sus palabras, que ...fue creida de
todos... y aquel senior, que se llamaba Pasca con los capitanes... entraron desarma-
dos a la casa donde esta Ldzaro Fonte, a quien hallaron preso y asombrado... Pero
el Pasca (siendo intirprete fiel la india) le dijo: que no se alborotase, que bien sa-
bia era capitdn de los mds principals del campo espaiiol y la causa porque le habian
tratado mal los de su misma nacidn... que tuviese entendido que cualquiera obra
buena tenia correspondencia, si quien la recibia era noble y se manifestaba como tal,
con el agradecimiento... y que en fe de aquella verdad, todo el tiempo que asistiese
en su pueblo, podia estar cierto que le guardarian amistad, y se haria su gusto en
los demds pueblos de su seiorio, donde seria obedecido como su misma persona.
Con este ofrecimiento salid Ldzaro Fonte de la borrasca de sus recelos al punto de
seguridad, y agradecido lo manifesto por medio de la india, a cuya industrial debi6
el buen suceso.








COLONIA


3. Observaciones. Se cifie al estricto orden cronol6gico hasta dar
la impresi6n de un desarrollo tan fiel, que por la misma fidelidad, unos
acontecimientos parciales se interrumpen por otros dependientes de dis-
tinto origen human. No hay pues continuidad de los hechos de un mis-
mo individuo, sino desenvolvimiento de las acciones procedentes de di-
versos agents en el orden en que acontecian. Por lo cual, en la division
de los capitulos, de un tema pasa a otro distinto, para seguir con el pri-
mero varias secciones despu6s, cuando por el process temporal de las
cosas llega el punto de reanudarse, complicarse, o terminarse.
Piedrahita al aducir hechos, confirm su verdad, mencionando ya
con cierta dosis de critical hist6rica las fuentes de donde los ha torado.
Nombra a cada moment el Compendio Historial de Quesada indica que
transcribe de 6l pasajes y discursos. Cita a Castellanos, de quien a ve-
ces traslada estrofas y de quien prosifica los versos por capitulos ente-
ros. Sigue a Quesada y a Castellanos, pero sin hacer cotejo sobre la dis-
crepancia de fechas, de nombres, de incidents, que seg6n los critics
hay entire los dos cronistas. Y es lastima, porque asi han quedado sin de-
terminar bien el tiempo y la posici6n de episodios dudosos en Castellanos,
que se bas6 en su memorial y seguros en Quesada por haber escrito en
calidad de testigo inmediato y sobre sus notas. Se refiere tambien, como
consultadas directamente, a las pAginas del P. Aguado y del P. Sim6n.
De lo expuesto, se desprende que el valor hist6rico de la narraci6n
de Piedrahita esta en intima conexi6n con los documents y fuentes mis
puras, mis verdaderas. No es historiador original, porque no hace sino
presentar en forma amena lo narrado por los cronistas espafioles del des-
cubrimiento. Tiene algin sentido de critical, en cuanto se funda en los
documents y los aduce, pero le falta el anilisis comparative de los datos.
Tiene de nuevo el entusiasmo de quien describe la propia causa y la sien-
te orgullosamente. Su posici6n de mestizo le permit comprender las ac-
titudes del orgullo hispano asi como el heroismo de los indigenas. Nos
deja observaciones personales sobre las caracteristicas de la reacci6n de
los dos grupos al chocar y al fundirse: breves pero acertados apuntes pa-
ra definir el contrast sicol6gico y el valor human de dos razas antag6-
nicas, fundidas pero no destruidas.
En lo que atafie al valor literario es de mis jerarquia que sus ante-
cesores. La raz6n estA en el estilo que ofrece pulcritud, elegancia y cul-
tivo, en grado no conocido en las cr6nicas hasta entonces publicadas. Con
todo, recurre al uso de incisos o frases prolongadas, que a modo de pa-
r6ntesis interrumpen el sentido y que dan como efecto desigualdad en
el estilo, en parte muy cuidadoso y en part desalifiado.








FREILE


BIOGRAFIA DE FERNANDEZ DE PIEDRAHITA

En 1624 naci6 en Santafe.
En 1688 muri6 en Panamd.

Estudi6 en el colegio de San Bartolom6. Sigui6 el sacerdocio. Viaj6
a Espafia donde permaneci6 durante seis afios. Defendi6 ante la corte
sus derechos de Provisor del Arzobispado de Santaf4 y escribi6 su obra.
Volvi6 a Santa Marta con la dignidad episcopal. Apresado por pirates in-
gieses, fue puesto en libertad por Morgan. Por filtimo ocup6 la silla epis-
copal de Panama.

JUAN RODRIGUEZ FREYLE

1. Conspecto de su obra.

Sa) Desde 1550 se estabiliza la vida social y political en Santaf6 y Nueva Granada
b) Santafe el n6cleo human principal.
paz, religion, monotonia, galanteria, escendalo,
c) Con caracteristicas propias... chisme.

d) El Carnero recoge todos los aspects sociales. Titulo primitive.

SDescubrimiento del Nuevo Reino.
SFundaci6n de Santafe.
21 Capitulos ......... Fundaci6n
SReal Audiencia.
Se) Comprende.... [ Arzobispado.
L Arzobispado.

2 Catilogos Autoridades civiles y eclesiasticas.

Muchas inexactitudes.
f) Valor hist6rico .....
SEl iltimo entire los cronistas.

g) Valor social ........ Retrato de costumbres.

Sabor picaresco.
h) Valor literario ...... r p
SAtenuado por la forma imperfect.

2. Estabilizada la vida political y social en Santa Fe de Bogota, y
constituida 6sta en el nficleo human mis principal del Nuevo Reino,
desarroll6se su historic, dentro de las caracteristicas congruentes con el
ambiente que la circunscribia. Sucesi6n en el mando: primero de los mas
destacados entire los conquistadores; luego de los presidents, oidores y
visitadores, obispos y arzobispos. Aumento perezoso del area urbana y
*







COLONIA


del nfimero de habitantes, con la legada de families espafiolas y con el
acercamiento de los indigenas resignados a convivir con los extranjeros
en mutua amistad y en condici6n de trabajadores, criados, peones, es-
clavos, en la mayoria de los casos. La formaci6n de la raza mestiza, pro-
cedente de hogares combinados entire espafioles e indios, hogares que en
un principio casi no existieron por el orgulloso alejamiento de las dos
razas, tanto, que se puede afirmar sin ninguna hip6rbole que la primera
generaci6n de criollos, solo es fruto del desorden de los espafioles; -en-
tre las indigenas no era raro el caso de dar a luz en la orilla de los rios,
para arrojar a las aguas al reci6n nacido que fuese blanco-. Y la acti-
vidad de los habitantes, limitada a la relaci6n oral de hechos genuinos, o
de leyendas miedosas y fantisticas; reducida al cultivo del campo, o a la
construcci6n de casas, iglesias y conventos; restringida a las prieticas
de la piedad cristiana, o a los problems suscitados por el amor de los
galanes, y el encerramiento de las j6venes. Todo lo cual, daba lugar a
chismes, escdndalcs y crimenes que estremecian la ciudad.
Queda, pues, asi, definida la primera 6poca de la colonia, por la ca-
rencia de trabajos intelectuales; por la piedad intense y la credulidad
supersticiosa; por la monotonia del medio proveniente del aislamiento en
que, por las dificiles condiciones de transport con centros poblados, vi-
via Santa Fe de Bogota.
Sin embargo, como las pasiones humans a pesar de la soledad y el
aislamiento exterior de la vida no pierden su viveza y energia, dentro del
marco silericioso de la Santa Fe de entonces. se desenvolvieron con la fuer-
za de que son capaces en cualquier ambiente. El resultado se tradujo en
lances, que captados por uno de los cronistas los dej6 a la posteridad con
el sello de graciosa picardia, y con el sabor realista de un retrato moral
de aquella primitive sociedad santaferefia. Tal es el libro titulado:

CONQUISTA Y DESCUBRIMIENTO
DEL NUEVO REINO DE GRANADA
DE LAS INDIAS OCCIDENTALES DEL MAR OCEANO
Y FUNDACION DE LA CIUDAD DE
SANTA FE DE BOGOTA
PRIMERA DE ESTE REINO DONDE SE FUNDO LA
REAL AUDIENCIA Y CANCILLERIA, SIENDO LA CABEZA
SE HIZO ARZOBISPADO
Cu6ntase en ella su descubrimiento: algunas guerras civiles que habia
entire sus naturales; sus costumbres y gente, y de qu6 procedi6
este nombre tan celebrado
DEL DORADO








FREILE


Los generals, capitanes y soldados que vinieron a su conquista, con todos
los presidents, oidores y visitadores que han sido de la Real Audien-
cia. Los arzobispos, prebendados y dignidades que han sido
de esta santa iglesia cathedral, desde el afio de 1539 que
se fund, hasta el de 1636, que esto se describe;
con algunos casos sucedidos en este Reino,
que van en la historic para ejem-
plo, y no para imitarlos
por el daho de la
conciencia.
COMPUESTO POR
JUAN RODRIGUEZ FREILE
Natural de esta ciudad, y de los Freiles de AlcalA de Henares en los
Reinos de Espafia, cuyo padre fue de los primeros pobladores
y conquistadores de este Nuevo Reino.
DIRIGIDO A LA S. R. M. DE FELIPE IV, REY DE ESPARA
Nuestro Rey senior natural.

La posteridad y no Rodriguez Freile le puso el nombre de El Car-
nero. Cual haya sido el m6vil para esa denominaci6n no consta con cer-
teza. Las razones aducidas por la critical se fundan en la analogia de la
obra con tres elements muy conocidos entire los santaferefios: el libro
de cuentas de las parroquias llamado Carnero por estar forrado con la
piel de ese animal; la calle per donde desfilaban los muertos al cemen-
terio determinada con el nombre de Carnero; el hoyo que en las afueras
de la ciudad recogia la basura y los desechos de las casas definido tam-
bien con la palabra Carnero. Todos estos elements armonizan con el li-
bro de Freile que es: el diario que contabiliza las costumbres inmorales
del reino; la via patente por donde discurren presentados al desnudo en
sus defects los personajes notables por su categoria o su popularidad;
la sentina donde se acumulan los des6rdenes morales de la exteriormente
silenciosa poblaci6n.
Comprende El Carnero, 21 capitulos, mas de dos catalogos de las
autoridades civiles y eclesiasticas del Nuevo Reino. El catAlogo de las
autoridades eclesiasticas no aparece en la edici6n impreso; parece que el
manuscrito referente a ese punto desapareci6 de la imprenta de Pizano
J. Perez en 1859.








COLONIA


DELEITEMONOS CON EL FRAGMENTO RELATIVE AL EPISODIO
DE JORGE VOTO CAPITULO X

"iOh hermosura! Los gentiles la llamaron dddiva breve de naturaleza, y dddiva
quebradiza, por lo presto que se pasa y las muchas cosas con que se quiebra y pierde.
Tambiin le llamaron lazo disimulado, porque se cazaban con ella las voluntades indis-
cretas y mal consideradas. Yo las quiero ayudar un poquito. La hermosura es flor que
mientras mds la manosean, o ella se deja manosear, mis presto se marchita.
................................................................
Salid de Tunja despuis de mediodia, y en seguimiento, siempre a una vista, el don
Pedro Bravo, Herndn Bravo su hermano y Pedro de Hungria, el sacristan. Lleg6 el
Jorge Voto, al anochecer, a la venta vieja que estaba junto al puente de Boyacd, a don-
de se qued6 a dormir aquella noche. Estaban en la venta otros huespedes; cl Jorge
Voto pidi6 aposento aparte, donde se acomod6. Cerrada ya bien la noche, el don Pe-
dro Bravo envi6 al hermano a que reconociese d6nde se habia alojado el Jorge Voto;
el cual fue disfrazado en hdbito de indio, y lo reconoci6 todo. Volvi6 al hermcno y
di6le el aviso, el cual le dijo: "Pues tomad esta daga y entrad en el aposento done
l1 estd y dadle pu-faladas, que yo y Pedro de Hungria os haremos espaldas". Con esto
tomb la daga, fuese al aposento donde dormia el Jorge Voto, halldle dormido, y en
lugar de matarle le tir6 recio el dedo pulgar del pie. Dio voices el Jorge Voto, dicien-
do: "Quidn anda aqui? iQud es esto? Ah! sefiores huespedes, aqui andan ladrones!",
con que alborotl la venta y no se ejecutd el intent del don Pedro; el cual, visto el
alboroto, se volvi6 aquella noche a Tunja, y antes que fuese dia despach6 un indio con
una carta para el Jorge Voto, en que le avisaba cdmo se sabia en Tunja a lo que iba
a Santafe; y que de donde aquella carta le alcanzase se volviese; lo cual cumplio Jor-
ge Voto luego que recibi6 la earta.
Dejaron sosegar el negocio, y por muchos dias no se trat6 del casamiento; en el
cual tiempo acordaron de matarle en la ciudad, como mejor pudiesen. Coneert6se que
el Herndn Bravo y el Pedro de Hungria se vistiesen en hdbito de mujeres, y que se
fuesen a la quebrada honda que estd junto a Santa Lucia, cobijados con una sdbana,
y que el don Pedro llevaria alli al Jorge Voto, donde lo matarian.
Tratado esto, un viernes en la noche trat6 el don Pedro que hubiese en casa del
Jorge Voto una suntuosa cena, y los convidados fueron: Pedro de Hungria, el sacris-
tdn y Hernmn Bravo de Rivera; don Pedro, su hermano; las dos damas y el Jorge Vo-
to. Estando cenando dijo el don Pedro al Jorge Voto: "Quereisme aeompaiar esta no-
che a ver unas damas que me han rogado os lleve alld, que os quieren ver danzar y
tafTer?" Respondidle que "de muy buena gana lo haria, por manddrselo 61".
Acabada la cena, el Jorge Voto pidid una vigiiela; comenz6la a templar; pidi6 un
cuchillo para aderezar un traste de la vigilela, y habidndolo soltado tom6 el Herndn
Bravo el cuchillo, y comenz6 a escriibr sobre la mesa con l6. Habiendo escrito, dijole
al Jorge Voto: "iQud dice este rengl6n?". Lo que contenia era esto: "Jorge Voto no
salgdis esta noche de casa, porque os quieren matar". Aunque el Jorge Voto lo leyd,
y otro del mismo tenor que le puso, no hizo caso de ello, y antes se rio. Muy a tiempo
tuvo el aviso de su dafio; pero cuando Dios Nuestro Seior permit que uno se pierda,
tambiin permit que no acierte en consejo que tome, como se vio en este hombre;
porque substanciando esta causa el Presidente vio estos dos rengiones, escritos sobre
la mesa donde cenaron.
El don Pedro Bravo estaba sentado con la doia Inds y con la doia Juana, su
sobrina, desde donde dijo a su hermano y al Pedro de Hungria: "Sefiores, vdyanse









FREILE


con Dios -a lo que tzvieren que hacer, porque no han de ir comnigo". Con to eual se
fueron los dos, y el don Pedro se qued6 hablando con las mnjeres y hacienda tiempo
para que entrase bien la noche; y siendo hora, le dijo al Jorge Voto: "Vamos, que ya
se hace tarde, no esperen aquellas damas m6s".
Tom6 el Jorge Vote su espada y capa y la vigilela, y fuironse. Llevdle el don Pe-
dro atrds unas casas altas, que tenian las ventanas abiertas. Llegado a ella dijo: "No
estdn aqui cstas seioras, que se cansarian de esperar; vamos que yo se d6nde las
hemos de hallar".
Cogi6 una calle abajo, hacia Santa Lucia. Llegados al puente de la quebrada, y
antes de pasarla miro hacia abajo: vio los dos bultos blanqueando, y dijole al Jorge
Voto: "Alli estdn, vamos aild". Fuironse allegando hacia los bultos, los euales viin-
dolos cerca soltaron las sdbanas y metieron mano a las espadas. El Jorge Vote soltd
la rigiiela y sac6 su espada: el don Pedro Bravo hizo lo propio; y come mods cercano
de Jorgc Voto, le die pqr un costado la primera estocada (y podriamos decir que se
la die don Pedro de A ila, por las que cl le dio en Carora y le mat6, porque cuando
fulta la justicia en Ia tiej ra, la enuia Dies del Cielo per el camino que 6l es servido).
Cargaron sobre el los otros dos contrarios, y dieronle tdntas estocadas que lo acaba-
ron de matar. Echaion c! cuerpo rn in profundo hoyo de aquelia quebrada, con lo
cual se fire cada uno a sir casa, y el don Pedro a la de doiia Ines, a darle el aviso de
lo que se habia hecho.

Antig;aimcnte no habia facnte de agua en la plaza de Tunja, come la hay ahora,
f asi era nccesario ir a la fuente gradc, que estaba fuera de la ciudad, per agua.

Habia madrugado la gente, y Ilegando a esta quebrada vieron el rastro de la
sangre; fiteronic signiendo hasta doidc estaba el cuerpo, al eual vieron en el hoyo.
Dieron aviso a a a jisticia; acuddi6 Ilcgo al caso el Corregidor, que en aquella sazdn
lo era Juan de Villalobos. Maando sccar cl cuerpo y llevarlo a la plaza; ech6 luego un
bando en que warid. q-e cstantcs y habitantes pareciesen luego ante 6dL Aczdi6 la
gcnte de la ciudad, que solo falt6 ci don Pedro Bravo de Rivera y su hermano.

A estos alborotos y ruido salid la doina Ines de su easa, en cabello, dando voices;
acedid al Corregidor a pedir njsticia, el cial estaba junto a la iglesia con el duerpo,
cl cual mand6 que ppsierant en prisi6; a la doita Ines, lo cual se cumplid.

Era sdbado: hicieron seiial a misa de Nuestra Sei ora, entr6se la gente y el Co-
r'regidor en la iglesia, y en el core de ella hall al don Pedro Bravo de Rivera. Salu-
dd-rose y sezntse junto a el, dicieudo: "Desde aqui oiremos misa". Ya el Corregidor
tstaba enterado que el don Pedro era el matador, porque no falt6 quidn le dijese c6mo
trataba con la doifa Ines, per la cual raz6n la mand6 prender.
Mand6 traer un par de grilles, y metieronse entrambos en ellos, hasta que e aca-
be la misa. El Escribano Vaca, cuiiado del don Pedro, estaba bien enterado que el
habia side cl que mat6 al Jorge Voto. Para ver si podia escapar al cufiado y ponerlo
en salvo, mand6 ensillar un caballo bayo, de regale que. el don Pedro tenia en la ea-
balleriza. Arrinmle una lanza y unc adarga, y echk en una bolsa de la silla quixientos
pesos de ore, y fue en busca del don Pedro, porque no sabia lo que pasaba en la iglesia.
El sacristan Pedro de Hungria estaba ayndando al cura en la misa; al servirle las
vinajeras, viole el cura la manga toda manchada de sangre; dijole: "iTraidor.t Por
ventura has side tA en la muerte de este hombre?". Respondi6le que no.

Estaba la iglesia alborotada con lo que habia pasado en el core.









COLONIAL


Acabad la i tisa, acudi6 el cura a donde estaba el Corregidor, que hall6lo snetido
en los grills con el don Pedro Bravo. Pasaron entire los dos algunas razones, y el
Corregidor, por excusur disgustos, ech6 un band en que mand6 que todos los vecinos
de Tunja trujesen sus camas a la iglesia y le viniesen a acompaiiar, so pena de trai-
dores al Rey y de mil pesos para la Real Cdmara, con lo cual le acompano casi today
la ciudad. Al punto hizo un propio y despach6 el informed a la Real Audiencia; y sali6,
come tengo dicho, al caso, el propio Presidente Venero de Leiva.
El sacristan Pedro de Hungria, que desde el altar habia oido el ruido que anda-
ba en el coro, en saliendo el cura de la sacristia sali6 tras 8l, y dejdndolo hablando
con el Corregidor, y la gente ocr:pada en las razones que pasaban, se sali6 de la igle-
sia y fuese derecho a casa de don Pedro Bravo a done hail6 el caballo ensillado; y sin
hacer caso de lanza y adarga, subi6- en el y sali6 de Tunja, entire las nueve y las
diez del dia, el propio sdbado.
El domingo siguiente, a las propias horas, poco mrds o menos, alleg6 a las orillas
del rio grande de la Magdalena, al paso de la canoa del Capitdn Bocancgra. Estaban
los indios aderezando la canoa para que pasase el mayordorno y la gente ir a misa a
un pueblo de indios, alli cercano. Pidi6les que lo pasasen, que se lo pagaria; dijeronle
los indios que esperase un poco y pasaria con el mayordonmo. No le parcei6 bien; fuese
rio abajo a una playa, a dozide abaj6; y de ella se arroj6 al rio con el caballo.
Los indios le dieron voices que esperase; a las voices salio el mayordomo, y como
lo vio mand6 a los indios que le siguiesen con la canoa y lo favoreciesen. Parti6 al
punto la canca, y por prisa que se dio sali primero del agua el caballo; el cual sa-
liendo se sacudi6, subi6 por una cmontaiiuela, done le perdicron de vista; y per prisa
que se dio cl mayordomo no le p.,do alcanzar, ni le io nmds. Si este caso no turiera
tdntos testigos no me atreveria a escribirlo, porque siguiendo la justicia a este Pedro
de Hungria se averigu6 todo esto.
Aquella noche arribo a un hato de vacas de rn veeio de Ibagu el cual le hos-
ped6 y viendole tan moiado le prigint6 que c6mo ansi, no habierdo llovido. Respon-
didle que habia caido en el rio dc las Piedras, q:e tambien le pasd. Manddle desnu-
dar y diole con que se abrigase, y de comer. Repa: 6 el vecino en que se andaba escon-
diendo y se recelaba de la gene de la propia casa; allegose a el y dijole que Ie dijese
que le habia sucedido, y de ddnde veria, y que le daba sa palabra de favorecerlo en
cuanto pudiesc. Entonees el Pedro de Hrzngria le cont6 c6mo dejaba raluerto un hom-
bre, cal!ando todo lo deznds. Considerando el seiior de la casa o posada que podria
haber sido caso fortuito, no le preguntd mrs; consol6le y pzsole el dnimo. El dia
siguiente le dijo la joi nada que habia hecho aq.c! eaballo en que renia. Respondi6le
el hiusped: "Pues fuerza es que a otra, a otras dos, os haya de faltar; hay alli bue-
nos caballos, tomad el que os pareciere, y dejad ese porque no os falte". Hizole asi;
despididse de su huisped, y nunca mds se supo de el, ni a d6nde fue. De este caballo
bayo hay hoy raza en los llanos de Ibague".
El escribano Baca, sabida la prison del don Pedro, puso much fuerza con sus
amigos en que el Corregidor lo soltase con fianzas costosas. Respondi6 el Corregidor
a los que le pedian esto, que ya e~ no era Juez de la causa, porque lo habia remitido
a la Real Audiencia; con lo cual los despidi6 y no le importunaron mds.
De la fuga del Pedro de Hungria y de lo que doiia Inns deeia, se conoeieron los
culpados. El Herndn Bravo, que lIabia tenido tiempo bastante para huir, andaba es-
condido entire las labranzas del .naiz de las cuadras de Tunja; descubridronlo los
muchachos que lo habian visto y at fin lo prendieron.








FREILE


Lleg6 el president al tercero dia de como recibi6 el informed; sac6 de la iglesia
al don Pedro Bravo de Rivera, sistanci6 la causa y pronunci6 en ella sentencia de
muerte contra los culpados, al don Pedro confisc6 sits bienes; la encomienda de Chi-
vatd, que era suya, la puso en la corona, como lo estd hoy. Degollaron a don Pedro;
a su hermano Herndn Bravo, ahcrcaron en la esquina de la calle del Jorge Voto; y
a la doia Inds la ahorcaron de un drbol que tenia junto a su puerta, el cual vive ain
hasta hoy, a~quee seco con haber mds de setenta afios que sucedi6 este caso. iOh
hernosura desdichada y mal emplcada, pues tantos daiios causaste por no corregir-
te con la razdn!
3. Observaciones. Por el aspect hist6rico, es comfin sentir de los
escritores, que El Carnero, que pudiera ser un libro indiscutible, ofrece
poca seguridad en cuanto a la verdad de fechas y en cuanto a la exacti-
tud de lugares y personas. Ocupa en esta material en relaci6n con las cr6-
nicas ya conocidas, el l6timo lugar.
En el terreno social, El Carnero, vale por el aspect moral y descrip-
tivo, pues es un retrato realista de las costumbres coloniales en lo que
tenian de siniestro, escandalcso y criticable, fijAndose para eso en los
crimenes causados por el amor y el celo; en las leyendas de brujas im-
pregnadas de miedo; en las aventuras novelescas forjadas por el ocio, la
ambici6n, el espiritu de malevolencia y de burla. Es el retrato de una 6poca.
En lo literario se impone la gracia exquisite de los relates, condimen-
tados con malicia e ingenuidad; y si bien estAn encadenados por la cro-
nologia, no deja de aparecer la riqueza de episodios pintados con el rea-
lismo y animaci6n que puede producer la mente viva, la imaginaci6n plis-
tica y el espiritu zumb6n de un testigo inmediato.
Tiene, es verdad, defects en la forma, explicables por las circuns-
tancias del autor, que redact6 en la ancianidad y sin antecedentes de pre-
paraci6n literaria, guiado inicamente por la fuerza natural de su talent
y la rdstica pero poderosa facilidad de expresi6n. Por esta circunstancia,
el lenguaje de El Carnero es tosco y sin cultivo artistic.
Cuando El Carnero se escribi6 (1636), ya hacia mis de un siglo, que
en Espaiia, se habia impuesto en la literature el espiritu picaresco, esco-
gido de preferencia para la producci6n novelesca. Estos hechos han indu-
cido a pensar que, Rodriguez Freile, nutrido con esa literature produjo
una obra de indole similar, traicionado por su ingeniosidad, aun cuando
61, en primer intent, hubiese procurado una cr6nica hist6rica.
No consta ciertamente que Freile hubiese conocido esos libros. Pero
si, que dicha producci6n es anterior a su obra, y contemporfnea con su
vida; es evidence asimismo el fondo de picardia de El Carnero; por lo
cual es muy probable la influencia de los escritores espanioles en el san-
taferehio; y es cierta la relaci6n que existe entire El Carnero y la novel
espaiiola, sea por influencia, sea por afinidad de caracteres literarios.








COLONIA


La literature picaresca reproduce artisticamente la vida de vaga-
bundos, pordioseros y hampones. Su contenido vulgar adopt la forma
autobiogrifica. Por esta raz6n el picaro o protagonista, "sin ambiciones
heroicas, ni aspiraciones para el porvenir, sino atento solo a salir del pa-
so como pueda", cuenta directamente sus aventurados percances. De in-
tenci6n satirica, ella, ademAs, entrafia sentido del carActer, tkcnica real,
burla del medio social, lecci6n moralizante. Sin plan previo, sin rumbo
fijo, sin otra unidad que la yuxtaposici6n int6rmina de episodios y tipos
humans, sin mAs vinculo que la presencia del protagonista, result del
conjunto el retrato de una 6poca y el espejo de la manera de ser de un
pueblo.
En relaci6n con Espafia, la creadora del genero, el holgazAn, el es-
tafador, el miserable, en cuanto tales, precisamente, no son objeto de la
literature, sino en cuanto contrastan con el santo, con el heroe y con el
conquistador, figures peculiares de la grandeza hispana de ese entonces.
La Vida del Lazarillo de Tormes, marca en pleno el comienzo del
g6nero, que avanza progresivamente hasta que Mateo AlemAn en la Vida
de Guzmdn de Alfarache, fija los rasgos representatives.
El Carnero concuerda en parte y no en todo con las caracteristicas
de tales novelas. Encaja con el tema: hechos reales; con el sabor: ex-
puestos con gracia maliciosa y burlona; con el resultado general: el re-
trato de una epoca.
Pero no armoniza El Carnero con la picaresea, en cuanto en el escri-
to de Freile, no hay unidad alguna sino acervo cronol6gico de episodios,
no hay protagonista sino intervenci6n de distintos individuos: gobernan-
tes, eclesiAsticos, galanes, damas, militares, brujas, profesionales, cada
uno de los cuales es independientemente el centro de cada relato.
Algunos critics juzgan que si el protagonista no aparece en El Car-
nero, sin embargo, no falta en un sentido amplio. El brib6n es el mismo
Rodriguez Freile, quien pas6 su vida averiguando escandalos para des-
cubrirlos, luego, en el scenario del mundo sin que se vea la mano del
que corre el tel6n. Raz6n admirable en fuerza de la congruencia, pero,
inadmisible en el punto de la precision critical, pues asi las cosas, todos
los escritores son en verdad protagonistas ocultos de sus obras.

BIOGRAFIA DE FREILE
En 1566 naci6 en Santa Fe.
En 1638 muri6 en Santa Fe.

De nifio vivia de travesuras. Al seminario lo recluyeron por intole-
rable. Luch6 en la dominaci6n de los Pijaos. Durante seis afios rod6 como








FREILE


aventurero por Espaiia. Torn6 a Guasca (Cundinamarca) para dedicarse
a la agriculture. En los dos iltimos aios de su vida le dio por escribir lo
que guardaba en la memorial.


Ftm


FREILE


En El Carncro nos dej6 huellas autobiograficas. Reproduzcamos algunas:

Pareceme que ll.gtin curioso ac apunta con el dedo y me pregunta, que de d6nde
supe estas antigiiedades; pues tengo dicho que entire estos naturales no hubo quien
escribiera, ni cronistas. Respondo presto por no me detener en esto, que naci en esta
ciudad de Santa fe, y al tiempo que escribo esto me hallo con edad de setenta afios,









COLONIA


que los cumplo la noche que estoy escribiendo este capitulo, que son los veinticinco
de abril y dia de San Marcos del dicho aiio de seiscientos treinta y seis. Mis padres
fueron de los primeros pobladores y conquistadores de este Nuevo Reino. Fue mi
padre soldado de Pedro de Ursiia, aquel a quien Lope de Aguirre mat6 despues, en
ese mismo afio, aunque no se hall en este Reino, sino much antes, en las jornadas
de Calahorra, Valle Dupar, Rio de la Hacha, Pamplona y otras parties. Yo en mi
mocedad, pas6 de este Reino a los de Castilla, a donde estuve se-s anos. Volvi a 61
y he corrido much part de ellas, y entire los muches amigos que tuve fue uno don
Juan, cacique y senior de Guatavita, sobrino de aquel que hallaron los conquistadores
en la silla al tiempo que conquistaron este Reino; el cual sucedi6 lu6go a su tio y
me cont6 estas antiguedades. (Del capitulo I).

El licenciado Francisco Bricefio, ......................... vino al principio del
afio de 1574 y en el siguiente de 1575, muri6. Yendo yo a la escuela, que habia ma-
drugado por ganar la palmeta, Ilegado junto al campanario de la iglesia mayor, que
era de paja, y tambi6n lo era la iglesia por haberse caido la de teja que hizo el senior
arzobispo Fray Juan de los Barrios, hasta la capilla mayor, asomose una mujer en
el balc6n de las casas reales, dando voces: ique se muere el president!

Hernando Arias Torero, qus era mayordomo de la obra de la iglesia mayor, se
estaba vistiendo junto a la puerta de su casa; oy6 las voices y sin acabarse de vestir,
fue corriendo por medio de la plaza, a casa del Presidente.

Antonio Cid que era cantero de la propia obra, venia saliendo por la esquina de
la calle real, y como vio correr a Hernando Arias, sigui6 detris corriendo. Llegando
primero al campanario donde yo estaba, solt6 la capa diciendo: niiio trdeme esa capa;
alcela y fuime tras ellos. Subimos a la cama del president, pero cuando Ilegamos ya
estaba muerto. Dijo la mujer que de una purga que habia tornado, que no la pudo
echar del cuerpo. Esti enterrado en la cathedral de esta ciudad. (Del capitulo d&cimo).

...Andaba una india sacando barro del pozo donde estaba muerto, para teiiir
una manta. Metiendo, pues, una vez las manos, top6 con los pies del desdichado
Rios. Sali6 huyendo, fue a San Francisco y dijole a los padres; ellos le respondieron
que fuese a otra parte, porque ellos no se metian en esas cosas. Pas6 la india ade-
lante, dio aviso a la justicia, lleg6 la voz a la Audiencia, la cual cometi6 la dili-
gencia al licenciado Antonio de Cetina. Sali6 a ella acompaiado de alcaldes, ordi-
narios, alguaciles y much gente. Pas6 por la calle donde vivia el doctor Mesa, la cual
miraba al pozo donde estaba el muerto, que es la de don Crist6bal Clavijo. En ella es-
taba la escuela de Segovia; estabamos en lecci6n. Como el maestro vio pasar al
oidor y tanta gente, pregunt6 d6nde se iban; dij6ronle lo del hc.mbre muerto. Pidi6
la capa, fue tras del oidor y los muchachos nos fuimos tras del maestro. (Del ca-
pitulo once).

El arzobispo Lobo Guerrero en el aiio de mil seiscientos y nueve, a ocho de enero,
parti6 de esta ciudad para la de Lima, en la cual vivi6 hasta enero de mil seiscien-
tos y veinte y dos, que falleci6 de mas de ochenta afios de edad.

TUngale Nuestro Sefior en su santa gloria, que 61 me despos6 de su mano, ha
mis de treinta y siete afios, con la mujer que hoy me vive. (Del capitulo dieciocho).



* El muerto era Juan de los Rios asesinado por Andres Cortis de Mesa y Andr6s Escobedo.









ZAMORA


FRAY ALONSO DE ZAMORA

Sinopsis.

a) Cronista de las actividades de su Orden en la Nueva Granada.
Sb) La obra: Historia de la Provincia de San Antonino.
SHist6rico.
c) Meritos ...... Cientifico.
Literario.

2. Religioso dominicano. Compuso la historic de su orden en lo ata-
fiedero a las labores estrictamente apost6iicas durante el descubrimiento,
conquista y dominio espahol en el Nuevo Mundo, y en particular, en la
Nueva Granada, y logr6 una notable reconstrucci6n de conjunto, sobre
las actividades religiosas dentro del marco hist6rico profano en que se
realizaron. Result, asi, su obra de double interns: particular y general.
El titulo: La portada primitive reproducida por fotoscopia en la edi-
ci6n official colombiana, ofrece dibujos y letras de color rosado y de co-
lor negro. Dentro de un marco rectangular formado de double linea, se lee:
HISTORIC
DE LA PROVINCIA DE SAN
ANTONINO
DEL NUEVO REINO DE GRANADA
DEL ORDEN DE PREDICADORES
por
EL P. FR. ALONSO DE ZAMORA
su cronista
Hijo del Convento de N. Seiiora
del Rosario de la ciudad de Santa F6
su patria
EXAMINADOR SINODAL DE SU
ARZOBISPADO
En Barcelona
En la Imprenta de Joseph Llopis de 1701

El contenido: Despu6s de una invocaci6n "a la milagrosa imagen de
Nuestra Sra. del Rosario que se venera en su convento de predicadores
de la ciudad de Santa Fe", siguen las licencias y aprobaciones requeridas
para la publicaci6n de la obra, asi como los clAsicos elogios en verso. Don
Fco. Alvarez de Velasco le dedica una silva de ciento treinta y nueve
versos, y el dominicano Juan de Mayora dieciocho disticos latinos. Ter-
minan estas piginas introductorias con el preludio: "Al Lector".









COLONIA


La obra la
capitulos asi:


Libro 10
2 Capitulos


Libro 29
9 Capitulos




Libro 30
8 Capitulos




Libro 49
21 Capitulos




Libro 59
8 Capitulos


dividi6 en cinco libros que comprenden un total de 88


"Trata de las grandezas de la Am6rica, riquezas y extension
del Nuevo Reino de Granada, y de la parte que tiene en sus
descubrimientos la religion de Santo Domingo".
En esta parte el Cap. 29 es todo referente a Col6n.
"De que la religion de Sto. Domingc entr6 a la conquista del
Nuevo Reino de Granada y fund conventos en las ciudades de
Santa Marta, Cartagena y Tocaima".
(En esta parte del capitulo 59 en adelante habla de Dn. Gon-
zalo Jiminez de Quesada).
I"De la fundaci6n de la Provincia de San Juan Bautista del
Perd y de la congregaci6n de la de este Nuevo Reino de Grara-
da, y lo que sucedi6 en el tiempo que la gobernaron sus Vica-
rios Generales".
(En esta part, cinco capitulos dedica a la figure de San Luis
Beltran).



(En el capitulo septimo se da noticia de la Virgen de Chiquin-
quiri y en otros capitulos se habla de la Compafiia de Jesis y
del Arzobispo Lobo Guerrero).
"Se prosigue el gobierno de los padres provinciales y de las
nuevas fundaciones de Conventos, Colegios y Universidades de
Santo TomAs".
(En el capitulo decimo de esta parte se informa sobre el Cole-
gio del Rosario).


El dominicano P. Mesanza y el historiador venezolano Caracciolo
Parra, al publicar en Caracas la edici6n critical de Zamora, le afiadieron
una uiltiia secci6n con el titulo de "Addenda et Corrigenda".

La Biblioteca Popular de Cultura Colombiana le ha dedicado a esta
edici6n critical cuatro volimenes.


FRAGMENTO DEL CAPITULO IX LIBRO 1"

Palmas. Entre todos los drboles sobresalen con seitorio y hermosura las Palmas de
varias species, y con frutos diferentes, especialmente aquellos de grande hermo-
sura en sus hojas de color amarillo y con algunos remates verdes. Propiamente son
aquellas palmas celebradas de los autores; porque cada hoja estd en forma de espada
cortadora, con filo por una part, y fuerte lomo por la otra, ceya misteriosa dispo-
sici6n oblig6 a ponerlas en las manos de los vencedores, llerdndolas en sus triunfos
por seiial de sus victorias. De estas hay tantas, que es de admiraci6n verlas que se re-
parten cada aio el Domingo de Ramos, en todas las Iglesias, no solo en las ciuda-
des, sino en los pueblos de los Indios.








ZAMORA


Arboles Locos. Los drbolcs que lamnan locos porque lo son en sit altura, tronco
hueco sin so!idcz en las races, de hojas verdes y sin ningAn frieto: son de vista her-
mosa, porquc sc Icrantan nmay altos en forma piramidal, sus grandes hojas tienen tal
calor, quc punstos en las coyi;tofiras del cuerpo, si estin tdllidas con algtin humor
frigido, lo sacan con brccrdad. y dcstiian la humedad, que atracn de las parties a que
las aplican. Pocstas sobre aqiUfios granillos, que brota !a crisipcia, los maduran con
brcredad, reso!ricndo con su ca!or lo ardiente dc cste achaque. En los nuzdos por don-
de repartee con igualdad sus debi!cs ramas, destila alguna tr-cicntina con el mismo
olor, calor y eficacia, quc la que ticne en las hojas".
3. Observaciones. MWritos: a) hist6rico, depend sobre todo, de las
fuentes consultadas: Herrera, Garz6n de Thauste, Quesada, OcAriz, Si-
m6n, Aguado; de documents de la Real Audiencia, Reyes, Papas, Capi-
tulos generals, provinciales, Cabildos; de los archives de Tunja, Carta-
gena y Santa Fe.
En la presentaci6n de los documents e interpretaci6n de los hechos
paga tribute a la parcialidad. Callando lo desfavorable. Tiende mAs a la
alabanza que a la investigaci6n de la verdad.

b) Cientifico: informa con detalle sobre la fauna y la flora tropica-
les, sin contentarse inicamente con lo descriptive sino tratando de hacer
aplicaciones practices en beneficio de la utilidad comfin, si bien dentro
de los rudimentarios conocimientos cientificos de su 6poca.

c) Literario: dada la etapa del mal gusto en que le toc6 actuar, es-
cribe mas bien con agrado y naturalidad. Prescindiendo de su 6poca, no
ofrece valor sobresaliente ni en la estructura de la frase, ni en el uso de
las imagenes. Incorrecto, oscuro, pesado en general.


BIOGRAFIA DE ZAMORA

En 1635 naci6 en Santa Fe

En 1717 muri6. Se ignora el lugar.

Hechos algunos studios en la escuela, a los doce afios ingres6 en la
Universidad de Santo TomAs. Vestido el hibito de la orden dominicana,
dio en ella muestras de competencia, estudiosidad y celo. Se le encomend6
la historic de su provincia religiosa, a la cual gobern6 despues como
superior.





Pages
65-80
Missing
From
Original









COLONIA


Ni el oro fuera oro en su cabello,
ni el ndcal fuera ndcar en su frente,
ni en cada hoja de su labio bello
sueldo el rubi tirara de luciente:
la nieve le tiznara el blanco cello,
la perla le manchara el neto diente,
su mejilla la rosa obscurecicra,
y a su care la pluma endureciera...



si cisne en las espumas endechoso.
ateza en su candor su pluma bell,
si lilio entire la nieve ha habido caio,
negra violeta lo tfii6 su mano, ......
..............................
si cuna tiene el sol, urna la estrella,
serd el hoy'uelo de su barba bella.....



El contrast:

Esa (le dice Ignacio) ............
a un cadaver la advierte definida,
y verds, que el cabello que el sol dora,
y lazo al alma se le aprieta estrecho,
aborto es de serpientes en tu pecho...

La que de ndcar file mullido escudo
frente gentil, escarnio de la nieve,
al golpe de la muerte serd crudo
disforme trozo de una concha leave:
las cejas donde amor su arp6n agudo
en duplicados arcos eiego embebe,
yugo serdn rompido, en quien su safia
por arado vincula su guadania.


Esa de rayos estancada pila,
en quien se baita en luces inundada
una sirena en cada cual pupila,
en dos traviesos ojos duplicada:
muera, y verds que cada cual destila,
cisterna de gusanos frecuentada,
de tragedia fatal, turbios despojos,
horrores del olfato y de los ojos.

Una y otra mejilla, en quien ufana,
virgen amaneci6 ilibada rosa,
desatado el rubor de la maiiana
en la tez suavemente vergonzcsa,
la trocard la muerte, y esa grana,
esa estrella de purpura, esa hermosa
taza de bermell6n desvanecida,
luto serd de su caduca vida.

Esa colmena de carmin luciente;
de quien eres abeja libadora,
chupando nectar en el blanco diente,
con quien perlas tal vez perdi6 la aurora:
esa pues boca de rubi viviente
al golpe cederd de cortadora
guadaiea, y serd breve monument
del cadaver de un lirio macilento.

Aqueste hoyuelo de la barba bella,
que si no fue del alba dulce lecho,
cuna fue de la mejor estrella,
miralo al golpe de su arpdn deshecho,
tumulo de si mismo, a donde sella
el cadaver de un sol lucilo estrecho,
cenizas frias de una humana flora,
y secas flores de una muerta aurora;....


En el Libro 50, canto 60, estrofas 142 y 143, por engarce de metAfo-
ras tejida, hallamos parte de la mistica vision con que Ignacio fue favo-
recido al pisar los umbrales de Roma para fundar la Compafiia de Jesus:


En la red de rubi, que le desata
entre el cabello la diadema cruda
con hilos de oro y hebras de escarlata,
en su beldad parleramente muda
un claro espejo de los cielos ata,
un simulacro de la aurora anuda,
escondiendo en sus mds bellas facciones
su hiperbole mayor las perfecciones.


Suspenso el mundo de sit diestra mano,
hirviendole en enjambres las estrellas
en el labio, que mueve soberano
(porque a su luz, su luz escondan ellas)
el Padre Eterno al Hijo encarga huma::o
las de Loyola dirigidas huelFas
al camino del cielo; y el en tanto
sit vista anega en pielagos de Ilavto.








DOMINGUEZ CAMARGO


4). De esta suerte, mediante prodigiosa actividad de las facultades
artisticas, el bardo confecciona su nuevo y personal cosmos de belleza,
no accessible a todos, sino a quienes les es dado arribar a la esfera de las
misteriosas relaciones de la inspiraci6n puesta integramente al servicio
de la fantasia.

5). Dentro de este procedimiento creador, es digna de anotarse, a pe-
sar de lo minucioso, la modalidad de sintesis ideol6gica y musical.

Dominguez, evita la indtil palabreria. Es compact en la expresi6n
de su pensamiento. Cosecha, a la vez, densidad y multiplicidad en image-
nes, rasgos pict6ricos, acciones y concepts metaf6ricos que aquilatan la
riqueza del conjunto y de las parties. Por esta raz6n el Poema Heroico,
result maravillosa condensaci6n poetica de la vida de San Ignacio. 1117
octavas, solamente. Cada estrofa se podria reproducir en 6leo de va-
riados y esplendidos detalles.

No encuentra vallas ni en la armonia, ni en el dominio del lenguaje.
La vida no le alcanz6 para pulir su poema. Sin embargo cada palabra
estA alli donde mis rinde por su sonoridad y colorido captados por l1.
La rima triunfa por su novedad. Y cefiido a lo estrictamente necesario,
cada estrofa si es t6cnicamente perfect, tambi6n nos depara sorpren-
dentes aciertos en epitetos y locuciones. Proddjose la sintesis musical, que
al fundirse con la ideol6gica, crearon la autkntica forma domingueciana.

Advirtamos que para la estructura m6trica el autor se guia por las
normas del hip6rbaton latino, no deteniendose ante audacias de orden
artistic. Por esta causa, los no avezados sino al orden l6gico o a la sen-
cillez comfin del orden artistic, en la estrofa de Dominguez encuentran
obstaculo para la fAcil y rApida intelecci6n. Es precise, por lectura pa-
ciente reiterada, insistir, hasta alcanzar el valor de fondo y de forma.
De otro modo, se puede incidir en el riesgo de no justipreciar el Poema
Heroico. Sin desconocer que hay pasajes mon6tonos y versos francamen-
te trasladados de G6ngora y Ribera, al reivindicar iltimamente con oca-
si6n del cuarto centenario de la muerte los meritos de Dominguez, los
critics han podido afirmar que se trata de la potencialidad poetica mas
excelsa de la cultural colonial hispanoamericana.

6). El Poema Heroico es un Aureo y fulgurante monument que, por
la riqueza de imfgenes, por la superabundancia de formas, por la suge-
rente y profunda continuidad de relaciones aleg6ricas, por el tono brioso,
sostenido y no extrafio a emotividad sentimental, por la viva plasticidad,
por el movimiento y agilidad narrativas, por la irradiaci6n de colors,
luces y contrastes, se constitute en indice de una cultural y de una con-








COLONIAL


cepci6n netamente espiritualista que induce a la desmaterializaci6n y
santificaci6n del hombre, al modo de nuestros altares y templos coloniales.

7). Como joyas aquilatadas del Poema Heroico, la critical modern
selecciona entire otras, las siguientes: -que es peace el alma que nadar
no sabe sino en los hondos rios de las venas = para expresar el secret
vivificante del alma; nectar armonioso = para definir la poesia;
- mortal estrella = para resumir la fugacidad de la flor; mariposa se-
dienta de esplendores = para indicar la inspiraci6n; quien viste plu-
ma de dguila a la hormiga = para precisar el favoritismo de los princi-
pes; lucero de pirpura entire flores = para pintar la belleza de la
rosa; suspense el mundo de su diestra mano, hirvi6ndole en enjambres
las estrelas = para sintetizar la majestad y omnipotencia de Dios; asi
como entire las narraciones: La partida de billar (Canto 49, Libro 49);
y entire las descripciones: El naufragio de la nave veneciana (Canto 49,
Libro 39), El convite en la playa de Cayeta (Canto 29, Libro 3O), y El
cortejo de los astros y de la flora en el bautismo de Ignacio (Canto 10,
Libro 49).
El Ramillete contiene, de Dominguez, un soneto al president de la
audiencia don Martin de Saavedra y GuzmAn, dos romances a un arroyo,
un romance con tema mitol6gico, un romance a la pasi6n de Cristo, una
composici6n en octavas, referente a Cartagena. Escrita en prosa: Invec-
tiva Apolog6tica, que es una defense de su romance a la pasi6n de Cristo.
Es notable en esta colecci6n la alegoria de un potro herido, encabritado
hasta el exceso y despedazado al estrellarse contra las rocas en uno de
sus corcovos, para reproducir pict6ricamente la caida de un arroyo.

"Corre arrogante un arroyo Un corcovo dio soberbio
por entire peiias y riscos, y a estrellarse ciego vino
que enjaezado de perlas en las crestas de un escollo,
es un potro cristalino. . gallo de montes altivo.

Bdtenle el ijar sudante Dio con la frente en sus puntas
los acicates de espinos, y de ancas en un abismo
y es l tan arrebatado vertiendo sesos de perlas
que da a cada paso brincos. por entire adelfos y espinos".

Esta es una muestra en que aparece claro el procedimiento estktico
del culteranismo: el mundo real trasladado al mundo imaginative para
darle colorido y formas nuevas.
La escuela sevillana del period clasico tuvo resonancia en la co-
lonia con mis intensidad tal vez que cualquier otra de las orientaciones








DOMINGUEZ CAMARGO


est6ticas castellanas porque el gongorismo no se redujo a Dominguez Ca-
margo el principal escritor. Tambien se extendi6 y se puso de moda en to-
dos los letrados del Nuevo Reino, especialmente entire los versificadores
y oradores sagrados. El contagio gongorista arraig6 de manera especial no
solo porque de Espafia se recibia la orientaci6n literaria, sino porque
el criollo por naturaleza de gran poder imaginative encontraba en las
normas de G6ngora, atractivo de imAgenes audaces, y facilidad para
producirlas.

BIOGRAFIA DE DOMINGUEZ CAMARGO

En 1606 nacid en Santafe. (*)
En 1659 muri6 en Turrmeque (Boyacd).

Estudi6 en el Colegio-Seminario de San Bartolom&. Perteneci6 a la
"Academia de La Rosa", llamada asi, en honor de la Virgen Maria. Por
su testamento firmado en 1659, sabemos de sus ocupaciones sacerdotales:
"familiar del Santo Oficio y comisario de 6l en esta ciudad de Tunja
del Nuevo Reino, cura beneficiado de la parroquial del Sefior Santiago
de esta dicha ciudad". Santaf6, Lima, Guayaquil, fueron sucesivamente
predios de su formaci6n cultural y de su cosecha literaria. Sus filtimos
afios parece que discurrieron en Turmequ6.











*Precisamos la fecha de nacimiento, basados en el catilogo jesuitico de 1623 que reza asi:
"Escolares: "Hno. Hernando Dominguez". Nacido en Santafe, de 17 afios de edad y
dos y medio de compafiia".
Ordenado de sacerdote persevere en la orden hasta el aiio de 1636, segfn carta del
P. General, Francisco Vitelleschi al Padre Francisco Sarmiento: "Acertada ha sido la
dimisi6n de los PP. Lorenzo Suirez y Hernando Dominguez". (1' de Nov. de 1636).
En los catilogos de los jesuitas no se usa de ondinario el segundo apellido. Por esta
raz6n nosotros no dudamos en la identificaci6n del jesuita y del sacerdote secular, fuera de
que el conjunto de circunstancias de lugar, tiempo, studios, obra literaria y amigos, con-
cuerdan con la personalidad del poeta. Guiado por los datos anteriores el historiador Guiller-
mo Hernindez de Alba hall en el archivo de la Parroquia de la Catedral de Bogota, libro
4 de bautismos de espafioles y mestizos, volume 2, folio 111 vuelto, entire ochentaidn bauti-
zados del afio 1606, el document relative a Dominguez, firmado por el cura pirroco Alonso
Garz6n de Tahuste. Naci6 el siete de Noviembre de 1606. Porque vino enfermo se le aplic6
inmediatamente el sacramento. El rito se complete el ocho de Diciembre.















CAPITULO IV


SEGUNDO PERIOD DE LA COLONIA

Se produce en este period la literature periodistica, cientifica, poli-
tica, 6pico-artificial.
Trascendencia. Con ella comienza la literature colombiana propia-
mente hablando. Razones: por los escritores, criollos casi todos; por los
temas, relacionados con la riqueza del suelo colombiano o con los intere-
ses de la sociedad formada en territorio colombiano; por los naestros
de la cultural, profesores nacionales o intimamente ligados con el ambien-
te patrio; por los fines, la creaci6n de la conciencia national en todo
orden de cosas: en el politico, unidad de gobierno en Colombia y para
los colombianos; en el juridico, former el derecho colombiano para po-
ner a todos los ciudadanos en igualdad de derechos civiles; en lo filos6-
fico, former el concept de vida colombiana y definirlo; en el cientifico,
investigar y apreciar la propia riqueza natural; en el econ6mico, crear la
propia industrial y comercio sin defender de ninguna otra naci6n; en el
estitico, crear el arte national y para eso dar facilidad a todos los artis-
tas en orden a la bella expresi6n del alma colombiana.
Causas remotas: Los colegios y universidades que empezaron a fun-
cionar desde 1563, hasta llegar a 20 en 1783. Asi: dos universidades y
18 colegios. En Santa Fe, 7 instituciones pedag6gicas. En PopayAn 2.
En Cartagena, Tunja, Honda, Pamplona, Momp6s, Panama, Antioquia,
Pasto, Buga, MWrida, una instituci6n. Los padres Jesuitas regentaron
15 de esas instituciones.
La imprenta. Aparece en 1737 en San Bartolom6; en 1769 la impren-
ta de Cartagena; en 1776 una nueva imprenta en Santa Fe, y en 1782 la
imprenta Real.
La Real Biblioteca. Fundada por Don Francisco Moreno y Escan-
d6n. Funcion6 en el edificio del Colegio de San Bartolome en la parte
destinada al Seminario; comenz6 con 13.800 voldmenes todos adquiri-
dos de las bibliotecas de jesuitas, al ser expulsados del territorio por
Carlos III. Se inaugur6 el nueve de enero de 1777.
Causas pr6ximas: La actuaci6n y presencia en Santa Fe de don Ma-
nuel del Socorro Rodriguez traido por don Jos6 de Ezpeleta. La actua-









86 TERTULIAS

cion y presencia en Santa Fe de don Jose Celestino Mutis traido por don
Pedro Messia de la Cerda. La actuaci6n de don Antonio Narifio. La actua-
ci6n de Dfia. Manuela Sanz Santamaria de Manrique.

Realizaciones. Las Tertulias Literarias, que abarcaron la cultural se-
gun las necesidades de entonces. En primer lugar el Circulo del Buen
Gusto. Luego la Tertulia Eutrop6lica. Por fin el Circulo de Nariiio. La
primera cultivaba la literature jocpsa; la segunda los clhsicos griegos,
latinos y espafioles; la tercera era de orientaci6n filos6fica y political.
Las tertulias literarias al cultivar las mentes por medio de los conoci-
rmientos est6ticos, filos6ficos y cientificos despertaron tambien la con-
ciencia del valor de la propia raza, del valor de ]a riqueza del territorio,
fcrmulando la idea y el prop6sito de la emancipaci6n.


ESQUEMA

r Su fin: divertirse adivinanzas, entremeses, chistes, poemas, comentarios de
con......... lectures.


c


0
U



3-
Q
U
o


!3


Efectos.........





Crncurrentes...



Fundadora.....


p r
Su fin .......



Sj Efectos........


S1.
S Concurrentes...

i Fun
. i- Fundador.....


I)
*


L


Literature insustancial, de diversion, pero l1ena de co-
lorido y gracia. Modalidad que es caracteristica, del
alma national y de la literature colombiana.


2) Obras de La Tocaimada. (Poema). Jos6
caricter Angel
burlesco. La Tunjanada. (Poema). Manrique.


SCamilo Torres Tomasa Manrique Jose Fernandez Ma-
S drid Jos6 Angel Manrique (Pbro.) Frutos Joaqu;n
Guti4rrez Jose Montalvo Jose Maria Salazar Ma-
Snuel Rodriguez Torices Custodio Garcia Rovira.
Manuela Sanz Santamaria de Manrique. Trajo de Fran-
cia la moda de las reuniones culturales.

r Instruirse con el studio de la historic y con la lectura de
Slos clasicos griegos y latinos.
F1) Literatura erudita, pero fria. Modalidad continuada
por los humanistas colombianos

2) Obras: Traducci6n de la Iliada Jos
de Homero. Jos Valds.
Francisco Antonio Rodriguez.
Jose Maria Vald6s.
Jose Maria Grafo.

Manuel del Socorro Rodriguez.









COLONIAL


Su fin.........




Efectos. ......





Concurrentes...

Fundador ......


SConocer las ideas en filosofia y political, de los enciclope-
distas franceses: Montesquieu, Rousseau, Voltaire.
1) Literature revolucionaria de fondo hist6rico, filos6fi-
co, politico. Modalidad del alma national y de la li-
teratura colombiana.
2) Obras: Traducci6n de los Dere-
chos del Hombre y del Ciudada-J nnio Narifa.
no de la Asamblea Constituyente 1
de Francia. I
Francisco Antonio Zea, Jose de Cayced, y Fl6rez, Jose
Antonio Ricaurte, Andr6s Jos6 de Iriarte y Rojas,
Francisco Tobar, Luis Eduardo Azuola
Antonio Narifo.


EXPEDICION BOTANICA

Un impulsor: El arzobispo Caballero y G6ngora.
Motivos: Juntar a las ciencias especulativas las ciencias exactas;
evitar que extrafios viniesen a ensefiar las preciosidades y tesoros de la
naturaleza del Nuevo Reino.
Un Organizador: Jose Celestino Mutis quien vino en 1760.
Meritos de Mutis: M6dico, fisico, astr6nomo, botfnico, grades pro-
fesionales obtenidos en Espafia; professor de matemiticas y de filosofia
newtoniana en el Colegio Mayor del Rosario; realizador voluntario de
exploraciones cientificas por el Nuevo Reino; conocido en Europa por
sus descripciones y nombres de algunas plants (generos: Alstonia, Va-
llea, Perea, Barnadesia, Befaria, Telipogon, etc.), y por su asidua co-
rrespondencia con sabios naturalistas.
Una agrupacion: Con su director, Mutis, calificado primer botini-
co y astr6nomo de la Expedici6n de la America Septentrional.
Con agregados cientificos, por su orden: Valenzuela, Zea, Caldas, y
seis mis en la trayectoria de la Expedici6n;
Con dibujantes, que fueron sucesivamente: Antonio Garcia, Pablo
Cavallero, Salvador Rizo, Francisco Javier Mutis, hasta con el decurso
del tiempo, Ilegar a la cifra de 39 pintores;
Con oficiales de herbario, Jose Antonio Candamo, y sus ayudantes
de herborizaci6n, Roque Gutierrez, Pedro Amaya, Luis Estevan, y Fatecua;
Con miembros correspondientes, como Fray Diego Garcia, Bruno
Landete, Pedro Fermin Vargas, Jose Camblor y otros;
Con oficiales de pluma, Jose Maria Carbonel, Jos6 Maria Serna;


d
a:
g

a
0
I.









88 EXPEDICION BOTANICAL

Con centros de acci6n cientifica, que por su turno fueron, Mesa de
Juan Diaz, Maricuita y Santaf6 (*).


* Por cedulas reales de 19 de noviembre de 1783, qued6 constituida la Expedici6n asi:


SDirector, primer botinico y astr6nomo Josi Celestino Mutis.

Segundo o Subdirector ...................... Pbro. Eloy Valenzuel

SPablo Antonio Garcia
P fermedad se rctir6
Pintors Dibuants ........................... Pedro Caballero, nati
i-Fray Diego Garcia, n


a.


, de BogotA quien por en-
en 1784.
rural de Cartagena.
natural de Cartagena.


SPedro Fermin de Vargas, de ZipaquirA.
Auxiliares ............................................ Bruno Landete, espafiol.
LJosd Camblor, ge6grafo espaiiol.
Revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales. Vol. IX.
Mayo de 1953. Nos. 33 y 34. Pig. 19.
Recomendamos la lectura de esta conferencia, pronunciada por el Doctor Jaime Jara-
millo Arango.
En 1806, la n6mina de la Expedici6n ofrecia la siguiente estructura:

SDirector ..... .................................... Jos Celestino M utis.

Indi'iduos pensionados por su Ma- Francisco Antonio Zea, ausente.
jestad .......................................... Sinforoso M utis, en comisi6n.

Indiiduos agregados en calidad de Para la Zoologia: Jorge Tadeo Lozano.
voluntarios d Para la mineralogia: Enrique Umaia.
SPara la botanica. Miguel Pombo, en comisi6n.

Officials de Pluma ..os Maria Carbonel.
scales de Plu a ....................... ... os M ara Serna.

SPrimer pintor y mayordomo de la Expedici6n:
Salvador Rizo.
Francisco Javier Mutis.
Francisco Villarroel.
Oficina de Pintores ............................ M nuel M artinez.
Nicolds Cortis.
Antonio Barrionuevo.
Mariano Hinojosa.
SPedro Almanza.
Jose Joaquin Perez.
(Francisco Mansera, en comisi6n.
Alumnos recien formados en la Escue- Antonio Lozano. en comisi6n.
la de dibujo ............................... Raimundo Collantes, Juan Nepomuceno Gutii-
l L rrez, Francisco Martinez, Josi Lino.

Recista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales. Vol. IX.
Mayo de 1953, Nos. 33 y 34. Pig. 3.
Para completar la informaci6n recomendamos la lectura de todo el articulo, escrito por
el Jesuita Lorenzo Uribe









COLONIAL


Frutos: Los cientificos formados directamente por Mutis, como Va-
lenzuela (botAnico), Zea (botAnico), Caldas (matemitico, naturalista,
astr6nomo), Lozano (Zo6logo); la construcci6n y direcci6n del Obser-
vatorio Astron6mico de Bogota; el nombramiento de Zea de director del
Jardin BotAnico de Madrid; la aparici6n del Semanario del Nuevo Reino
de Granada; la formaci6n de la Flora Neogranadina, a la cual contribu-
y6 Caldas con 16 cargas de materials recogidos desde 1802; la funda-
ci6n de la primera escuela de pintura del Reino; la educaci6n de la con-
ciencia granadina, como raza de valer poseedora de rico y privilegiado
territorio, y como nicleo human capaz de propia historic y de aut6ctono
gobierno.
Segun los datos del jesuita Lorenzo Uribe, el mAs valioso fruto de la
Expedici6n, desde el punto de vista cientifico lo constitute la Iconogra-
fia, que segin lo conservado en Espalia, da pie para la siguiente estadistica:

Sliminas de la flora ( 2.248 dibujadas a
5393. ... neogranadina, de last pluma.
cuales ............ L 2.945 iluminadas.
6.237 Idminas, reparti- C liminas pequefias que pintan la anatomia de
das en 43 tomos. 35.... 6rganos florales, o las flores y los frutos.
Podemos dividirlas en...
21.... liminas de plants de La Habana.

88.... pequefios grabados de germinaci6n de plants.
S1.292, en laminas iluminadas.
En ese conjunto figuran 2.696 species 262, con lminas a tinta
de plants colombianas ........... 1.142, con duplicados en color y a tinta.

4.000, liminas son justipreciadas como
Calidad.........................obras de gran valor artistic.
2.237, 1iminas de realizaci6n pict6rica de-
ficiente.

Muerte de la expedicion. Despu6s de la desaparici6n de Mutis, con-
tinu6 en su lugar el sabio Caldas, hasta que con la ocupaci6n de SantafM
por las tropas de Morillo, se clausuraron los trabajos, se enviaron en
104 cajones -juntamente con esqueletos de herbario, gomas, minerales,
manuscritos y muestras de productos- las liminas a Madrid; se ence-
rr6 en la cArcel a Sinforoso Mutis; Caldas y Rizo fueron ajusticiados, y
por orden official de 1817, se suspendi6 "todo abono de sueldo a los pin-
tores que le tenian por su trabajo personal".









EXPEDICION. BOTANICAL


BIOGRAFIA DE MUTIS,


En 1732 naci6 en Cddiz.
En 1808 muri6 en Santa Fe.

Coronados y ejercitados sus titulos profesionales en medicine, ma-
tem6ticas, fisicas, ciencias naturales, astronomia, zarp6 de Espafia para
el Nuevo Reino de Granada en calidad de galeno del Virrey Marques de
la Vega y Armijo, Dn. Pedro Messia de la Cerda. En 1762 inaugur6 el
curso de matemAticas y de filosofia newtoniana 'en el Colegio Mayor del
Rosario. Ideando el plan de una Historia Natural de America, propo-
ni6ndoselo al Rey Carlos III, solo encontr6 apoyo hasta la llegada en 1777
del Arzobispo Virrey Dn. Antonio Caballero y G6ngora. Formada la ex-
pedici6n Botdnica, recibido por cedula real 'el titulo, de Primer BotAnico
y Astr6nomo de la Expedici6n de la AmBrica Septentrional, desenvolvi6








COLONIA


hasta su muerte prodigiosa actividad en la investigaci6n, en la represen-
taci6n de la ciencia espafiola ante Humboldt y Bonpland, en la realiza-
ci6n de obras cientificas, en la formaci6n integral de hombres que co-
secharon con la ciencia el espiritu que, transfundido por quien en anfli-
sis profundos les hacia evidence la grandiosidad y porvenir del territo-
rio que habitaban, germin6 en la libertad americana. En 1772 abraz6 el
sacerdocio. "Desde aquella 6poca -dice Caldas- fue un verdadero sa-
cerdote de Dios y de la naturaleza. Divididos todos sus moments entire
la religion y las ciencias, fue un modelo de virtudes en la primera y
un sabio en las segundas". Haciendosele justicia a su labor y a sus pla-
nes publicitarios, se ha dado ya comienzo en Espafia a la edici6n, en 51
voldmenes, de la FLORA DE LA REAL EXPEDICION del Nuevo Rei-
no de Granada, como lo informaremos mias adelante en el Capitulo XIII.
En el mes de marzo de 1957 sus restos fueron trasladados a la Catedral
de BogotA. Si bien sin document que precisara el punto mismo de la
cavidad sepulcral, a su muerte, fueron ciertamente sepultados en la Igle-
sia de Santa Ines, y hallados ahora en el presbiterio, su identificaci6n
es consecuencia del fallo de los representantes de Academias y Entida-
des cientificas.

EL PERIODISMO

El primer peri6dico apareci6 el afio de 1785 llamado:
El Aviso del Terremoto.
El primer Ndmero:


AVISO DEL TERREMOTO

SUCEDIDO EN LA CIUDAD DE SANTA FE DE BOGOTA
EL DIA 12 DE JULIO DEL ARO 1785.

En dos hojas editadas en la Imprenta Real de Dn. Antonio Espi-
nosa de los Monteros, se inform primero sobre las horas del terremo-
to y luego sobre los daios causados en los edificios y en las personas. En
el mismo peri6dico se da cuenta de los sismos y dafos ocurridos el dia
14; las informaciones terminan asi: "Si posteriormente sucediere nove-
dad alguna digna de atenci6n se continuara los avisos". Son pues noti-
cias concentradas a un solo hecho y sin director responsible. La exten-
si6n del aviso es de dos hojas tamalio del cuaderno ordinario. Sin pagi-
nas numeradas, sin ninguna otra indicaci6n fuera del titulo, se comien-
za inmediatamente asi:









92 AVISO DEL TERREMOTO

"Este dia se vio esta capital en la mayor consternaci6n, dimanada del espantoso
terremoto que experiment como a las siete y tres cuartos de la mariana, percibi6n-
dose el terrible movimiento del Sur al Norte en los primeros vaivenes, quedando tan
fuerte el movimiento de trepidacion vertical, que parecia deshacerse los edificios; y
aunque el conflict en que nos vimos no permiti6 observer su duraci6n, se conceptia
el de dos minutes. habiendo sido mayor al conciuir que al comenzar: pasado el pri-
mer continue movimiento. se sinti6 otro menor como a las diez y media del dia, que
casi no hizo impresi6n en las gentes: porque todavia estaban sobrecogidas de la pri-
mera, que sin duda durarl much tiempo. tanto en los corazones piadosos, que se
compadecen de las desgracias del pr6jimo, como en los que inmediatamente han pa-
decido los dafios, que a juicio prudencial se regulan de 600 mil pesos habiendo tocado
la mayor parte de esta desgracia a la religion de predicadores, cuya magnifica igle-
sia se halla en el dia desmantelada desde el coro, el arco toral, no habiendo quedado
en pie mas que una nave de las tres que tenian y Csa muy maltratada, la capilla
mayor, y la parte contigua de la capilla del Rosario".

El segundo ndmero lleva por titulo: Continuacidn del aviso del te-
rremoto sucedido en la ciudad de Santa Fe el dia 12 de Julio de 1785.
El tercer ndmero: Continuacidn al aviso del terremoto en la ciudad
dc Santa Fe, hasta el 15 de Agosto de 1785.
Como se ve, fue comentario de un hecho que al conmover a todos los
ciudadanos se le dio la importancia que tenia, con la publicaci6n de los
detalles y observaciones de la desgracia. Sin autor, sin fechas, sin sec-
ciones, sin mis noticias que las concretadas a un acontecimiento.
Al margen final se lee:

"Con licencia del Superior Gobierno: En la Imprenta Real de Dn.
Antonio Espinosa de los Monteros".
En agosto de ese mismo afio apareci6 la Gazeta de Santa Fe (divul-
gacion de noticias sin autor responsible).


GAZETA DE SANTA FE DE BOGOTA

CAPITAL DEL NUEVO REINO DE GRANADA

31 de Agosto de 1785

Publicaci6n, tambi6n de dos hojas tamafio cuaderno, con pagina-
ci6n numerada y con un final en letra cursiva que dice:
"En licencia del Superior Gobierno: En la Imprenta Real de Dn.
Antonio Espinosa de los Monteros".


Comienza asi:









COLONIAL


"Las desgracias que caus6 en esta capital el terr2moto del dia 12 de julio pr6ximo
pasado, fueron el primer impulse que tuvimos para dar al piblico algunos papeles, con
el fin de que recopiladas ordenadamente las noticias convenientes a nuestra congojosa
y triste situaci6n se comunicase a poca costa de unos lugares a otros, facilitando por
este medio los avisos evitando el fastidio de escribir: trabajo tanto mas penoso a los
sujetos, que mantienen correspondencia para dirigir el curso de los negocios, cuando
en los dias de la salida del correo, vuelven hallarse, tal vez por una casualidad ines-
perada, embarazados para emprenderlo.
Nadie duda de las singulares ventajas que report el genero human del uso de la
escritura y de lo much que se han acrecentado con el de la imprenta. Eseribiendo
se comunican los ausentes, y los que nunca se han visto llegan a unirse con los mas
estrechos lazos de la amistad, vinculo que suele preferirse a los de la sangre, sin otro
principio que una carta. Desde que se hall el admirable arte de la imprenta se mul-
tiplicaban con indecible facilidad los escritos de todas las classes, y no puede negarse,
que el auge y el esplendor a que en el dia se ven elevadas las ciencias, las artes. la
industrial y el comercio en Europa, se debe a la extension que por medio de la
imprenta se les ha dado a los conocimientos litiles, que sobre estos importantes asun-
tos, han ido adquiriendo sucesivamente en diversos lugares y tiempos, los sabios ocupa-
dos en sacarlas de sus continuadas ocupaciones y del archivo de la naturaleza".
Su caracter es estrictamente informative sobre un hecho determina-
do. El hecho comentado en este nimero es el mismo del Ariso. Lo cual
prueba la impresi6n que dej6 en los animos aquel terremoto.

El nimero 2, debi6 aparecer hacia el 30 de septiembre. No se ha
conservado.

El ndmero 3 de este peri6dico tiene 8 paginas y trata del colegio
de la Ensefianza; del movimiento maritime y fluvial, informaci6n veni-
da de Momp6s el 30 de septiembre; de la epidemia del sarampi6n, noti-
cia venida de Quito el 18 de septiembre.

Formalmente nace el periodismo (divulgaci6n de noticias de todo
orden, mediante una organizaci6n), con el Papel Periodico de Santa Fe,
en 1791, y que dur6 hasta 1797, con un total de 270 nimeros.


PAPEL PERIODIC DE LA CIUDAD DE

SANTA FE DE BOGOTA

Miircoles 9 de Febrero de 1791

Conmunis utilitas societatis maximum est rincuilum

-Ly. dec. 4. lib.: 6-

PRELIMINAR
"A poas reflexion.s que haga el hombre sore si mismo. conocera que este pre-
dicado de racional le obliga a vivir segun la raz6n. El veri que todas sus acciones








PAPEL PERIODIC


deben ser ilustradas y dirigidas por este rayo celestial con que ha sido ennoblecida
su naturaleza. Y viendose colocado en medio de los de su especie, no podri menos
de concebir acerca de su persona una obligaci6n muy propia de la dignidad de su ser.
La utilidad comin seri el primer objeto, que desde luego se pondri ante sus ojos.
Este reciproco enlace, que torna a la felicidad del universe, hard en su inimo una
sensaci6n, que no podra mirar con indiferencia. Y much mis cuando considerindose
un republican como los otros, ve que la definici6n de este nombre le constitute en
el honroso empefio de contribuir al bien de la causa pdblica.

He aqui el motive principal y originario de los papeles peri6dicos. La invenci6n
de esta especie de escritos fue tan feliz, y tan aplaudida de los hombres de buen gusto,
que prontamente se adopt con general aprobaci6n de todas las cortes y ciudades mis
cultas de Europa. De uno en otro dia se ha ido programando bajo diferentes aspects:
pero sin perder el primario de la utilidad comin, causa inica de su existencia. Los
Mercurios, Efemerides, Gacetas, y demAs escritos de esta clase, parece haber sido
derivados del Diario de la Francia, establecido el afio de 1665, por el celebre Mr. de
Sallo, Consejero del Parlamento de Paris. Los buenos critics jams concedieron la
gloria de esta plausible invenci6n de Wolfio, escritor aleman que pretendi6 atribuirsela
en el afio de 1684; porque aunque el abad de la Bizardiera lo sinti6 asi en los carac-
teres de los autores antiguos y modernos, vio muy pocos que favorecieron su partido.
Pero no siendo de esta nueva incumbencia el averiguar el pais donde tuvo su origen,
nos contraeremos solamente a su utilidad.

La filosofia political que nos conduce al conocimiento gubernativo de los pueblos,
la moral que influye acerca de la regularidad de nuestras costumbres, y la econ6mica
que nos inspira un sabio metodo en orden a nuestras families. podemos decir que
son las tres potencias del alma de la prudencia. Bajo la triple alianza de estas virtu-
des esta formado el hermoso plan de felicidad de los hombres, porque ellas .son pro-
ductoras de un sinndmero de objetos interesantes a la sociedad y armonia civil, no
solo en lo lucrative, sino en lo decoroso.

Ninguno otro, pues, deberA ser el asunto de un papel peri6dico para ser digno de
una ciudad ilustrada. Tal lo ha concebido el autor del present, considerando que la
de Santa Fe de Bogota, como corte de un reino tan dilatado, exigia muy de justicia
un escrito que circulase por sus provincias, cuyos habitantes como educados bajo los
principios de la mejor political, lejos de mirarlo con indiferencia, no pueden menos
de graduarlo por un establecimiento patri6tico, que hacia much falta al honor de
la capital y sus adyacentes y asi mismo a la utilidad pdblica. Es evidence que por
medio de dicho peri6dico pueden circular varias noticias relatives a los intereses par-
ticulares de cada individuo, que de otro modo quizA no lograria adquirirlos sino con
much dificultad, y fuera del tiempo en que le podrian ser provechosas.

Este ha sido el motive de dicho papel, cuyo autor no lleva otra idea que la de ser-
vir al pfiblico con la cortedad de sus talents, cifiendo todos sus discursos a las justas
leyes de la moderaci6n y urbanidad, sin perder de vista exponer en ellos solo aquello
que conceptuare convenient a la inteligencia de los juiciosos.

Jamas se verA precisada la sabia vigilancia del gobierno a suprimirlos porque
en ninguno de sus n6meros se encontrarA la mis minima expresi6n, que d& motive a
semejante providencia. Sus asuntos no saldrAn del plan que se ha propuesto, cual
es ir dando a luz alternativamente varias reflexiones en que se refinan la diversion
y la utilidad, con la mira de que no result una gaceta llena solo de noticias, que qui-









COLONIAL


za no serian interesantes a un gran nimero de personas. Por esta raz6n sera preci-
so a veces insertar algunas ankcdotas literarias sobre todo genero de materials, obser-
vando en su colecci6n la oportunidad y economic debida a imitaci6n de semejantes
peri6dicos de Roma, Viena, Madrid, etc.
Como el fin es amenizar y hacer itil en cuanto sea possible un papel que se da
a luz solo con el objeto de servir al publico; en esta inteligencia se advierte, que no
se dejarin de contestar, y aun de imprimir todas las observaciones critics que sa-
lieran en contra, bajo el concept de que sean en terminos racionales y dignas de ser
leidas por los sujetos sensatos. Asi mismo se darin a luz cuantos papeles anAlogos
a la material se sirvan suministrarnos los buenos patriots que se interesen en la
perfecci6n de este. Debiendose entender no solo los habitantes de la capital, sino de
las otras ciudades y poblaciones del reino, en el supuesto de que bajo sus nombres
o an6nimos, los deberin dirigir por la estafeta francos de porte y cerrados en el
sobre-escrito para el autor del periodico. Del mismo modo la podran ejecutar con las
demis noticias, que miraren respectivamente a sus intereses, o a los del public, ya
sea venta de alhajas, posesiones, etc.
Nada mis se desea, que la conveniencia y utilidad de todos. Y aunque por no ser
esta una ciudad maritima se carecera de muchas species gratas al comercio, y
otras novedades plausibles a los curiosos; sinembargo, siempre se comunicarin las mis
importantes y dignas de atenci6n: cuales se han considerado las que siguen".

El anhelo pues del Director era darle mis amplitud, publicando ade-
mfs de las noticias, datos referentes a los temas de la cultural y a las ob-
servaciones que el piblico tuviese a bien verificar por escrito sobre el
peri6dico.

Del nimero primero no se conserve en la Biblioteca Nacional sino
el preliminary.

El nimero segundo que sali6 el viernes 18 de febrero de 1791, tiene
8 piginas numeradas a continuaci6n de las paginas del nfimero anterior.

De la pagina 9 a la 14, habla del tratado entire Carlos IV de Inglate-
rra y del beneficio de la paz.

De la pagina 15 a la mitad de la 16, con el titulo de Noticias particu-
lares informa sobre concesiones hechas por el Rey a particulares, sobre
la defunci6n de un delegado y sobre el anuncio de venta de un espejo.

Transcribimos la Nota que llena la mitad inferior de la pigina 16.
"El despacho de este papel se ha establecido en la Administraci6n de Correo de
esta Capital, donde saldrA indispensablemente todos los viernes, como se ha dado prin-
cipio desde hoy. Su precio no puede ser mis c6modo, que el de real y medio al coming
y un real a los suscriptores. Si se aumentare el nimero de 6stos, entonces se pensari
en publicar otras obras amenas e instructivas, tanto de elocuencia como de poesia,
cuya variedad de arguments, no dejarA de producer a las personas de buen gusto
much mis diversion, que el present escrito en done no se puede tratar ninguna
material con la solidez y erudici6n que corresponde, a causa del riguroso laconismo









CORREO CURIOSO


a que nos debemos cefiir. Tambien desde el viernes inmediato se incluiran las afec-
clones astron6micas, al fin del discurso y ants de las noticias particulares, para que
los curiosos no echen de menos en este papel una practice universal en todos los
pzri6dicos que circulan".
La escritura del peri6dico estaba formada de ordinario por 8 pigi-
nas en las que se comentaba algfin hecho national o international como
articulo principal y como elements complementarios, poesias, informa-
ciones culturales y noticias particulares, muy reducido todo esto, por la
brevedad paginal del peri6dico. No se ponia el titulo en letras de molde.
El director casi siempre redactaba todo. Tenia corresponsales como apa-
rece por las noticias venidas de Quito y de Momp6s. Al peri6dico se le
imprimi6 cierta variedad en los ndmeros siguientes, con los informes as-
tron6micos, las cartas de pol6mica, las composiciones po6ticas, la lista
de los suscriptores. En el numero 4 aparecen 81 nombres tocandole el
primer lugar a un sacerdote. "Dn. Fco. Martinez Pbro., el puesto 12 a
MIutis Jose Celestino; el 22 a Dn. Antonio Narifio; el 38 al Dr. Jos6 An-
tonio Ricaurte; el 44 a Fco. Antonio Zea; el 47 a Dn. F61ix Restrepo; el
64 a Dn. Andr6s Rosillo, Pbro.".


El Correo Curioso durante el afio de 1801 con 46 nfimeros.

NUMERO I

CORREO CURIOSO

Erudito, Econ6 mico y Mercantil
de la ciudad de Santa Fe de Bogotd.

Martes 17 de febrero 1801.

PROSPECT

"Como nos hallamos en la dura necesidad de ensefiar ignorantes, no tenemos que
trabajar en la destrucci6n del imperio del idiotismo; antes bien iqu6 halagiiefias son
las ideas, que con los colors mds vivos nos representan el actual aspect de esta
ilustre ciudad! La dulzura de los modales de sus habitantes, la docilidad de sus ge-
nios, la viveza de sus talents y su deseo insaciable de la sabiduria son, a la verdad,
las disposiciones favorables, sobre que reposa nuestra empresa. Es bien conocida la
utilidad de los medios, que facilitan la mutua comunicaci6n de las ideas para la con-
secuci6n de la ilustraci6n de los hombres y del engrandecimiento de un estado. No
tuvo otro origen la opulencia de Atenas, que las frecuentes discusiones piblicas, en
que cada uno se hacia oir por sus conciudadanos; comunicabanse sus producciones
con franqueza; y a ese grado iban las artes, y ciencias caminando hacia su perfec-
ci6n. Francia se propuso este mcdelo y el establecimiento de academias de todo g&-








COLONIA


nero de ciencias y a la copia y fuerza de papeles piblicos debi6 sus mis brillantes
adelantamientos. Nuestra Espafia por los mismos medios ha torado los aumentos
de naci6n sabia: y se ha hecho admiraci6n de todo el resto de la tierra, facilitando
de mil modos a los ingenios espafioles el desahogo de sus talents. Nada impide que
nosotros los de este continent gocemos del mismo beneficio, y se trabaje con amor,
y perpetuidad al fin laudable de nuestra total ilustraci6n.
Comencemos, pues, por un papel peri6dico que sin contradicci6n es una de las
invenciones mis tiles, porque por lo poco costoso de su adquisici6n, ademis de cul-
tivar la inclinaci6n a la lectura y a producer por escrito, facility la circulaci6n en
el piblico de muchas producciones estimables, que, sin este auxilio, quedarian se-
pultadas en un perpetuo olvido; y sus autores se verian privados del delicioso placer
de servir a sus compatrig as en el fruto de sus meditaciones y del just elogio y
forma, que la publicaci6ie sus escritos les proporcione.
Estas consideraciones. y el vehemente deseo de las muestras autenticas de patrio-
tismo, nos han movido a propender al establecimiento del peri6dico, cuyo primer ni-
mero sale hoy al piblico, esperando que lo reciba con indulgencia y benignidad; cuan-
do no por la importancia de las materials que contenga, a. lo menos por el objeto a
que se dirige y es el de estimular a todos, a que se comuniquen sus conocimientos,
luces, contribuyendo cada uno por su parte a la instrucci6n general para perfeccio-
narse, cuanto sea possible, en las artes, y ciencias.
Y para que el 6xito de la empresa correspcnda a los titulos de Curioso, Erudito,
Econ6mico y Mercantil, trabajamos con madurez y especialidad de los materials que
llenen adecuadamente el objeto: asi en lo Curioso daremos al piblico rasgos de histo-
ria, anicdotas, hechos particulares, pensamientos ocurridos, invenciones ingeniosas,
etc. En lo Erudito, discursos sobre las artes y ciencias, disertaciones sobre toda ma-
teria, poesias castellanas, reflexiones morales; y cuando llegue a nuestra noticia
alguna acci6n virtuosa y noble, la preconizaremos para excitar a su imitaci6n. En
lo Econ6mico se tendrA present sobre todo la utilidad popular, y asi procurando ha-
cernos comprender aun de los mis rudos, discurriendo sobre mejorar el cultivo de
los frutos de la tierra; y trataremos de agriculture en todas sus parties: procura-
remos el fomento y perfecci6n de la industrial, dando arbitrio y recetas, para simpli-
ficar las operaciones mecinicas; y de otros various puntos que conciernen a este fin.
Ultimamente en lo Mercantil daremos la idea mas sencilla de comercio, sus cAlculos,
sus problems, sus reciprocas obligaciones, sus utilidades fijas, la necesidad del di-
nero corriente, y la inutilidad del dinero guardado; y de tiempo en tiempo, publi-
caremos noticia exacta de los precious en varias provincias, tanto de los gineros de
exportaci6n, como de importaci6n. Tal es el conjunto de objetos, que intentamos tratar
y hemos especificado por mayor; porque para detallarlos mis, nos habriamos exce-
dido de los limits de este papel, sirviendo a todos de superfluidad y fastidio. Ello
es que el piblico conocerf por experiencia, que deseamos servirle contribuyendo a
su fomento y utilidad.
Y para que todos puedan tener la satisfacci6n de contribuir a tan laudable objeto
se incluirin en el Correo Curioso todos los papeles que para este fin se nos dirijan,
con el nombre del autor, o sin C1 si no quisiese darse a conocer .....................
Igualmente recibiremos con el mayor agradecimiento cualquiera advertencia que
se nos haga, relative a mejorar en cuanto sea possible nuestro plan y su ejecuei6n. .....









CORREO CURIOSO


Los sujetos de fuera de esta ciudad que quieran dispensarnos el favor de co-
municarnos sus producciones, remitirdn sus cartas por el correo general, con sobre
escrito: A los Editores del Correo Curioso ......................................

Cada nimero constard de medio pliego de papel, cuyas tres primeras plans se
llenarin con los various discursos que se vayan presentando, reservando la cuarta, pa-
ra insertar las noticias sueltas que se nos comuniquen, y puedan interesar al piblico
como son fiestas, actos literarios, vacantes y empleos, tanto eclesiasticos como secu-
lares de todo el Reino, compras y ventas, arrendamientos, perdidas y hallazgos, sir-
vientes y demis que ocurra, para facilitar a todos, se comuniquen de pronto las
noticias que mas le interesen.

El cardcter de la letra con que se continuard .esta obra sera el mismo que el
del present prospect, en el cual se ha puesto el titulo de mayor tamafio y con today
extension para que sirva de portada del primer, tomo. ...........................

SaldrA por ahora todos los martes, reservandonos para lo sucesivo el derecho
de hacerlo mas frecuente, en caso de que abunden de tal modo los asuntos, que para
su formaci6n se acopien que no sea bastante el medio pliego semanal para incluir-
los; y que el puiblico nos favorezca con su agrado, y aprobaci6n, como lo esperamos,
supuesta su much utilidad, y la cortedad de su precio, que sera medio real por
cada nimero.
En el despacho de este correo, que ,es -en la primera calle real, tienda N9 21 de
Rafael Fl6rez, se admiten suscripciones a 61, anticipando trece reales por los seis
primeros meses y quedando nosotros obligados a remitirlo a la casa de los SS. Sus-
criptores la vispera de su publicaci6n por la noche, por'ser esta la inica gracia que
podemos hacer a su beneficio, en atenci6n a que no nos es possible rebajar en el precio,
por ser este tan moderado que su menor desfalco nos perjudicaria y nos obligaria
a abandonar la emapresa. Los sujetos de fuera de esta capital, que se suscriben, anti-
ciparan el mismo precio y cuidaremos de remitirle por el correo los nfimeros del nues-
tro, conforme vayan saliendo, o mensualmente para evitarles el mayor cost en el
porte del correo que sera de su cuenta, y por tanto al suscribirse nos especificaran
los t6rminos ,en que querr6n se hagan las remesas.
Este es el plan de la obra, que vamos a comenzar al principio del siglo 19. QuB
gloria para todo el Reino, y placer para nosotros, si estas pequefias semillas, de tal
manera se ri.:;i.-i, que su cultural al fin del siglo se halle en el .estado de mayor
utilidad y comfin felicidad; logrando nuestra patria el duloe renombre de ciudad, y
reina floreciente, 6mula de gloria de Atenas en su propiiedad y emporio de las sanas
costumbres, ciencias y sabiduria.
Con superior privilegio: en Sta. Fe de Bogota en la Imprenta patri6tica".

Este peri6dico como los supradichos, emplea corto nfimero de pdgi-
nas: 4, del tamafio de un cuaderno ordinario. Igualmente indica el ni-
mero de cada edici6n, el titulo y la fecha. La paginaci6n sigue sobre la
numeraci6n del ndmero anterior. No aparece el nombre del director, pe-
ro si existe, asumiendo toda la responsabilidad.

El Redactor Americano desde 1806 hasta 1809 con una producci6n
de 71 numeros.








COLONIAL


NUMERO I

EL REDACTOR AMERICANO

DEL NUEVO REINO DE GRANADA
PERIODIC

Hoy 6 de diciembre de 1806.


PROSPECT

Si el exordio de este discurso tuviera por objeto ponderar las utilidades que
produce al piblico los papeles de esta clase, seria repetir lo que ya han dicho todos
los hombres sensatos y que quizA lo saben de memorial ain hasta las personas menos
instruidas; no se trata, pues, de ostentar ni elocuencia, ni erudici6n, formando un
preliminary magnifico y artificioso. El idioma de la verdad es sencillo, y este debe ser
siempre el de un escrito popular. Por eso no lleva 6ste ninguno de esos nombres pom-
posos y gigantescos, que con su sonido retumbante van prometiendo maravillas y
asuntos de grande expectaci6n; aunque por lo comin vienen a merecer muy de jus-
ticia la aplicaci6n de aquella graciosa pintura de Horacio:

Parturient montes, nascetur ridiculous mus.

El superior gobierno, interesado en promover cuantos ramos sean conducentes a
la utilidad p6blica, ha dado a conocer que le seria muy grate el establecimiento de este
peri6dico. Le ha obedecido gustosamente el que jams se ha negado a contribuir con
sus cortas luces a cuanto es beneficio comin, honor de la patria, y servicio de ambas
majestades. Todos estos objetos se reunirAn alternativamente en dicho escrito, y por lo
mismo no se anuncian clasificados. Sinembargo, parece muy precise hacer aqui las
siguientes advertencias:

Como el fin principal es de que circulen por el reino reciprocamente las noticias
que se considered de mayor importancia, propenderA muy poco el plan de este papel
a los objetos cientificos y literarios. Pero no por eso se dejari de darle algin lugar
a la amenidad y recreo, segin lo permitan las leyes de la honestidad, del decoro, y
de la discreci6n; pues como dijo el mismo sabio que acabamos de citar: "En todo es-
crito se debe unir lo itil y lo dulce, para que sea leido con interns y aprecio". El mo-
tivo de fijarse el period de quince dias, y no al de una semana, ha sido por facilitar
el acopio de noticias, tanto por lo respective al interior del reino como a los que pue-
dan venir de afuera, y sea convenient publicarlas. Con esta mira constara de un
pliego cada numero; y asi sera mis grata su lecci6n, por ser mis met6dico el orden
en que se colocarin las materials ocurrentes.
Nota: Cada nimero saldri en los dias 6 y 21 sin alteraci6n alguna.
Los buenos patriots que quisieren contribuir con sus luces, observaciones, no-
ticias, etc., al mayor esplendor y perpetuidad de este itil establecimiento, podran ha-
cerlo dirigiendo sus producciones (sin franquicia de porte) por la Secretaria del
virreinato, con el sobrescrito: Al Superior Gobierno para el Redactor Americano.
Pero deben estar en la inteligencia, de que solo se imprimiri lo que fuere digno de
presentarse a un piblico ilustrado, cat6lico y de buena educaci6n.









EL REDACTOR AMERICANO


Enti6ndase esto en toda la extension que se debe, para que despuds no haya sen-
timientos ni murmuraciones, si no salen al pdiblico los discursos que vinieren sin el
precioso y bello caricter de la moderaci6n y la cultural que son los elements y de-
licias del buen gusto. Aunque si bien se consider el plan de este papel que es no
dar a luz mias que las meras noticias corrientes por la America, quizA no habra siem-
pre lugar para imprimir otra cosa que aquello que interest la curiosidad pfrblica. El
comprendera los sucesos considerable que acaecieren, tanto en los gobiernos ameri-
canos espaiioles, como en los de otras dominaciones: y si las gacetas de nuestra pe-
ninsula contuvieren algunos capitulos relatives a America, tambien se publicarin. Pe-
ro si ocurrieren acontecimientos notables en cualquiera parte de la Europa, se darn
a luz por separado en un suplemento o apendice al pliego principal, por el que no
se pagara cosa alguna.
Como sin hacer primero una copiosa suscripci6n para los costs necesarios, es
inhposible realizar este proyecto, se avisa al puiblico: que en la Real Biblioteca se
for:vnar. a lista de los suscriptores, y alli sera tambi4n el despacho de este papel, a
fin de facilitar mils su distribuci6n. Para que nadie dude, que s61o el general inte-
i5s de sLr-v:r al pFblico es el que hace abrazar un trabajo tan active y oneroso al
autor. se hn ce present que el sobrante de los costs de papel, impresi6n, etc., seri
destinado a! Hospicio de pobres. ...........................................
N;ngln sujeto sensato dejara de conocer que los ejemplares sueltos al precio de
real y medio, y al de un real los de la suscripci6n annual, no puede ser mAs equitativo.
Volvemos a repetir que este no es un peri6dico literario como el establecido el
afio 91 (que por various accidents solo lleg6 al niimero 270) sino un mero redactor
de noticias americanas y afiadimos tambien que en e! no se le darn lugar a los
articulos de p6rdidas, hallazgos, compras, ventas, etc., porque todo eso es contrario
ai fi-n c ui nos hemos propuesto y ajeno de un papel politico.
Y porque parece que basta con lo expuesto en este discurso prelusional para dar
!ida del plan de nuestro peri6dico, concluiremos con referir lo que por ahora se nos
prcse:nta".

Desde la pigina 3a hasta la 8a da informaciones extranjeras y na-
cionales titulando esta secci6n, Noticias.

El peri6dico continue rigurosamente de ocho paginas, numeradas so-
bre la paginaci6n del nfimero anterior. En el titulo desde el N9 3 cambi6
la disposici6n asi:

Nfimero Die. 19
2 DISFRAZ Y PLUMA DE TODOS 1806

REDACTOR AMERICANO DEL
NUEVO REINO DE GRANADA

El ndmero de suscriptores alcanza a 359; entire estos figuran ade-
mis de los ya citados en el peri6dico anterior, Jos6 de Caldas, Jos6 R. Res-
trepo, Eloy Valenzuela, Camilo Torres, Custodio Garcia Rovira.


100









COLONIAL


101


Al final del No 3 de Enero 4 de 1807 pone una nota que dice:
"Aunque el plan del Redactor Americano ha parecido generalmente bien a todos
los sujetos sensatos, sin embargo, se quejan muchos en orden a estos dos puntos. Que
es muy largo el period de quince dias, y que no contenia algunos articulos de lite-
ratura y de noticias de la Europa. Es cierto que el editor, pens6 desde el principio
que ocurrirfn estos reparos. Pero en cuanto al primero es necesario advertir: que
para facilitar el acopio de suscriptores y la permanencia del papel, fue indispensable
establecerlo asi, a fin de que su precio fuese sumamente equitativo. En orden a la otra
objeci6n consider tambi4n, que las noticias solo interesan hasta el moment mismo
en que se leen, sin dejar esperanza de otro uso posterior. Convenido pues de que el
piblico desea una alteraci6n favorable relative a los dos puntos expresados, vamos
a convenir con sus deseos en estos t&rminos.
Saldrf todos los dias 27 un nimero que sin intervenir ni alterar el plan del Re-
dactor Americano, comprendera singularmente variedad de noticias literarias y po-
liticas de la misma clase que se desean. Si los sefiores suscriptores gustaren aumentar
el imported respective a estos doce nimeros intercalares, podran hacerlo seLun fuere
su voluntad. Mas en el case de no acomodarlos asi, seguiran su suscripci6n de los
veinticuatro nimeros anuales, y se suspenderA suelto el nfimero extraordinario del
dia 27. Aqui tambi4n es precise advertir que cuando se imprimi6 el prospect sc pa-
deci6 notable equivocaci6n en asignar el mismo imported de tres pesos a !os seiiores
suscriptores residents fuera de la capital; a los cuales se les habia fijado en cuatro
y por inadvertencia se confundieron con los demis que excusan la franquicia de por-
te, con otros cuidados relatives a la pronta remesa en todos los correos a fin de que
no haya ninguna queja".
Esta es pues la raz6n del otro peri6dico titulado el "Alternativo"
que empez6 el 27 de enero de 1807.

El Alternative del Redactor Americano desde 1807 hasta 1809 con
47 nimeros.

Enero 27 EL ALTERNATIVE Nirmero
1807 DEL REDACTOR AMERICANO 19
Hoc unum scio, quod nihil scio.

S61o s6 que nada s6
Y esto siempre escribir6.

"Tal sera el titulo, el mote, la empresa y el comin epigrafe del papel literario
y noticioso a que damos principio en este nfmero. Aunque este celebre apotegma se
lo atribuyen a various fil6sofos griegos de la antigiiedad, ignorindose cual haya sido
su verdadero autor, yo s6 muy bien que a ningin hombre le convendrA mis propia-
mente que a mi; y por eso lo he adoptado para colocarlo siempre al frente de las mi-
serables producciones que debo dar a luz. Me parece que esta sencilla confesi6n de la
cortedad de mis talents sera suficiente para disculparme: y con este seguro empren-
do ya el discurso que he conceptuado mas convenient, segdn el plan de variedad ins-
tructiva que me he propuesto. Pero antes de todo, es indispensable hacer esta pre-
venci6n: No se intent engafiar al publico con artificiosos plagios que por desgracia









SEMANARIO


es en el dia, la moda corriente y comunisima. Mas tambi6n es precise se consider:
que la vrrdad ha sido y serA siempre una misma en todos los siglos y naciones, con
la jinica diferencia de los modos de usarla mis o menos finos y a prop6sito seguin
el plan y metodo adaptables a la naturaieza de la material que se trata.
Omnia quae a nobis geruntur, non ad nostram utilitatem, et conmodum, sed ad
patriae salutem conferre debemus. Mc. Tul. Cic. in. 4 Catil.
Cuando el mas sabio de los c6nsules que tuvo Roma, hablaba de este modo en
medio de los ilustres quirites, miembros fidelisimos de la gran repuiblica que pre-
tendia tiranizar el abmicioso Lucio Catilina, profiri6 sin duda una verdad que solo
ella bastaria para inmortalizar singularmente la gloria de su nombre. Si por cierto:
Cicer6n defini6 en esta breve clausula todo el fondo esencial del verdadero patrio-
tismo. Yo he leido con reflexi6n cuantos autores politicos, morales, fil6sofos y poe-
tas he podido adquirir, deseoso de encontrar alguno que dijese mis en la material,
y confieso que el orador romano parece haber sido el finico que se explic6 con mAs
precision y exactitud. Por eso es que tomando por epigrafe su bello pensamiento,
voy a fundar sobre el todo el plan de mi discurso, sin otro objeto que el de con-
tribuir en algo con mis d6biles luces al bien comiin, que es la supreme ley, segiin
dijo el mismo sabio" ....................................................
Prosigue hablando sobre el patriotism hasta la pfgina 4. En las
paginas 5 a 8 da noticias extranjeras con el siguiente titulo: Noticias de
Eurtopa. El tema del patriotism lo desarrolla hasta el nfimero 6 del 27
de mayo de 1807. Algunos nfimeros salieron de diez piginas porque les
aihadi6 suplementos de noticias llegadas a filtima hora. Estos suplemen-
tos los empez6 a publicar a partir del ndmero 39 de marzo de 1807, con
el titulo siguiente: Suplemento al N9 III Alternativo. El epigrafe perdur6
hasta el ultimo nfimero.

El Semanario del Nuevo Reino de Granada desde 1808 hasta 1810
con un total de 115 ediciones: 53 el afio 8, 52 el 9, y 10 el 10.


N I

SEMANARIO DEL NUEVO REINO DE
GRANADA

Santafe 3 de Enero de 1808

Estado de la geografia del Virreinato de Santafe de Bogotd con re-
laci6n a la economic y al comercio, por Don Francisco Jose de Caldas,
individuo meritorio de la Expedici6n Botdnica del Reino y encargado del
Observatorio Astron6mico de esta capital.

... La geografia... es... tan necesaria al estado, como lo puede ser
a un propietario el conocimiento perfect de sus heredades.


Arriquibar Cart. 4. n9 15 pag. 90


102







COLONIA


*" Gratida..
Santo de ,sWC de

. E '3Jc lA Gegr.Eis Jd1 Vyiu aste d Sanrad & TotJ
-* i. :-:c-:e. la an e muw s y ia'cowucrmu, pr Frauirf

..s Jd dreV y encar ado del Obs torie fAstrminc
de ir.t CapifaL
.~ Gtogrtafi ...+..n n.ce ,-4l a! eC -,ZO,
twr, pndc. sct i un pople.adwo cl tnocarkni pcrScl.o d
*.i hcG4 adc ,
rvtArrikar Csa: 4. L. 1J. pt. ,O.


El Sema"i o Jfruev qRrue d e Granta va *cormcn-
zir pot. ec, n quc se halia su GScohr. Los o- i
noci:cniCx gcralficos son ei tcrmornmrrccu que s -
M.*d--
m-If l c scion, el cncrio, ia agrh- pra, y :.
prosperidL lue peblo. S ectupikaz so barbi1 '-
,jcmrre csnprg orcioneaa a su ignoranci~en ene puntre 'I
La G...racfia e It bss fgudamental dkod, espcta -
ci, ptr:ic- tri a,~cd Irsens o di rais sobrc que s-%
tiere abrar. lis C rariS 4 q tkn con 6ri
demas puen'oa b 4 se, f u bon e ucostas,
. rior navegables;)ar tau-s quc Ic aIsviessan, Cls '^.
6s quc formal. IAStiiircas rcip ocas de- las pmbij
ciLonsc Jos 3ca9iNos EK r Wcs quC se puca "


L


"El Semanario del Nuevo Reino de Granada
va a comenzar por el estado en que se hall su geografia. Los conocimientos
geograficos son el term6metro con que se mide la ilustraci6n, el comercio, la agri-
cultura, y la prosperidad de un pueblo. Su estupidez y su barbarie siempre es pro-
porcionada a su ignorancia en este punt. La geografia es Ia base fundamental de
toda especulaci6n political; ella da la extension del pais sobre que se quiere obrar,
ensefia las relaciones que tiene con los demis pueblos de la tierra, la bondad de


_I_ _ ___ ___~_~


103


._.~ .








SRMANARIO


sus costas, los rios navegables, las montafias que le atraviesan, los valles que for-
man, las distancias reciprocas de las poblaciones, los caminos establecidos, los que
se pueden establecer, el clima, la temperature, la elevaci6n sobre el mar de todos
los puntos, el genio, las costumbres de sus habitantes, sus producciones esponti-
neas, y las que puede domiciliar con el arte. Este es el grande objeto de la geo-
grafia econ6mica, tan antigua como nuestras necesidades, y el Semanario consa-
grado principalmente a la felicidad de esta Colonia, no puede abrirse de una ma-
nera mas digna que presentando el cuadro de nuestros conocimientos geogrificos.
Aqui veremos los pasos que hemos dado, lo que sabemos, lo que ignoramos, y me-
diremos la distancia a que nos hallamos de la prosperidad: aqui aprenderemos a
dirigir nuestros esfuerzos hacia aquel punto que mis interest, y nos desnudaremos
de las preocupaciones que nos oprimen y que retardan la felicidad del Reino. Si
alguna vez se censuran los usos establecidos, no es la maledicencia, no es la critical
amarga lo que nos mueve: es si, el amor que profesamos al pais en que hemos
visto la luz".
Para evitar confusion, y simplificar nuestras ideas llamo Nueva Granada a to-
dos los paises sujetos al Virreinato de SantafH, y bajo de esta denominaci6n com-
prendo el Nuevo Reino, La Tierra Firme, y la Provincia de Quito".

Es pues el Semanario, una revista que difiere de las restantes publi-
caciones periodisticas de su tiempo en el tema y en el prop6sito: cientifi-
co y cultural respectivamente. El titulo Semanario, indica la frecuencia
de las ediciones: cada 8 dias, como en realidad de verdad result en los
afios de 1808 y 1809.

Sali6 el 3 de Enero de 1808 con definidas caracteristicas de presen-
taci6n. En la primera pAgina, la cifra de la edici6n en el borde superior,
y a continuaci6n, en escala descendente, el nombre de la revista, el lu-
gar y la fecha, la menci6n de la material del articulo, acompafiada de
breve referencia biogrifica, un epigrafe, y por fin, el texto.

El tamatio es de 14 X22. Sus piginas, casi siempre ocho, con enu-
meraci6n continuada en cada edici6n. Logr6 un total de 461 pfginas, y
53 nimeros, en el afio de 1808; en el afio de 1809, empezando de nuevo
la enumeraci6n de las ediciones y de las piginas, alcanz6 un total de 52
ndmeros y de 386 piginas.

El Semanario cumpli6 su objetivo. No guard margen a comentarios y
adiciones noticiosas diferentes de lo cientifico. Si aparecen algunas notas
al final de various nimeros, es para dirigirse a los suscriptores, o al pli-
blico con avisos procedente del Virrey.

Siempre terminal con la locuci6n:


Con licencia del superior gobierno.


104









COLONIA


Y del nimero dos en adelante generalmente el titulo es:

N9 2

SEMANARIO DEL NUEVO REINO DE GRANADA

Santafg 10 de Enero de 1808

Continuaci6n del Num. I

En el afio de 1808 los suscriptores fueron aproximadamente 250.
En febrero de 1809, Caldas dice: "No hemos sido tan felices en el pre-
sente afio de 1809; los suscriptores... apenas llegan al ndmero de 45, y
no hay fondos para el costo del papel. Vemos con dolor la ruina de un es-
tablecimiento tan ventajoso y necesario al N. R. de G. y sentimos en nues-
tro coraz6n que queden sepultadas en el olvido tantas producciones que
han comenzado a dirigirnos los hombres de luces que tiene el Virreinato".

Para clausurar la edici6n el 31 de diciembre de 1809 escribi6 el di-
rector:
"Hemos terminado ya con este nimero el segundo aiio del Semanario del
Nuevo Reino de Granada: en 61 hemos insertado cuanto nos han remitido los literatos
y observadores del reino, prefiriendo las producciones ajenas a las nuestras, y ha-
ciendo el honor que se merecen a sus autores. El piblico ha visto las observaciones
econ6mico-botinicas del c6lebre cura de Bucaramanga, doctor Don Eloy Valenzuela;
la juiciosa y sustancial Descripcion de la provincia de Antioquia, por el doctor
Don Jos4 Manuel Restrepo, en la que hailara el politico, el ge6grafo, el fisico, mu-
chos materials preciosos, que su autor ha recogido a expenses de muchas fatigas, y
de una constant aplicaci6n. Este es el ejemplo que debian seguir los detractors
del Semanario. La Descripci6n del curato de Prado por su virtuoso e ilustrado cura
doctor don Jose Manuel Campos, merece nuestro aprecio, y nuestro reconocimiento.
La Provincia de Pamplona, en un estilo claro, sencillo, correct, Zno nos hace cono-
cer ese trozo del Virreinato tan obscure y tan ignorado hasta que lo ha pintado la
pluma del Doctor Don Jos6 Joaquin Camacho? iCuAntas noticias interesantes al
gobierno, al agricultor, al comerciante! El m6rito de la simplicidad es tan raro,
tan dificil de adquirir y tan poco conocido que esto solo distinguirA la descripci6n
de Pamplona, de todos los escritos del Semanario, a los ojos de los verdaderos sabios.
A esta preciosa producci6n sigue la Geografia de las Plantas, del ilustre Humboldt.
Rasgo energico, brillante, sublime, sustancioso, lleno de conocimientos, y de ob-
servaciones originales. Cuando el Semanario no contuviese sino esta sola produc-
ci6n aseguraria su aprecio en la posteridad. Nos avergonzamos de que haya habido
entire nosotros hombres tan ignorantes, que nos hayan hecho un delito de su pu-
blicaci6n, y que se haya tachado de initial. Siguen algunas notas en que nos apoya-
mos, aclaramos, o contradecimos a ese sabio viajero. Nuestros detractors podian
haber visto que no seguimos a ciegas a los autores que estudiamos, y que la raz6n y
la experiencia son nuestros guias, y que no hemos merecido el epiteto maligno e in-
sultante de humboldistas... El Catilogo de las obras de Humboldt catAlogo inserto
en uno de los Mercurios de Madrid, es bien interesante a los que estudian las cien-









106


SEMANARIO


cias. A pesar de esto, nos atrajo una negra tempestad de insultos, y de dicterios
los mas vergonzosos, y arrastrados. Hemo insertado various estados de comercio, de
poblaciones, de cantidad de lluvia, las descripciones de algunas plants nuevas e
importantes medidas de Tolima, con otros objetos apreciables a los fil6sofos, pero
oscuros, inaccesibles a nuestros censores. La Descripci6n de Santafe, y sus alrede-
dores por el Doctor Don Jos6 Maria Salazar contiene observaciones, medidas y ras-
gos que honran a este joven, y al pais que lo describe. La bella Carta latina del doc-
tor don Pedro Antonio Fernandez de C6rdoba, Arcediano de Cuenca jno es un
rasgo digno del ilustre Mutis y de sus colaboradores? La noticia de la Escuela Pa-
tri6tica de Popayin, ,no es un modelo que deben imitar todos los pueblos civiliza-
dos? El rasgo del Doctor Parra, cura de la Matanza jno merece el aprecio de todo
buen ciudadano? Las noticias que hemos insertado sobre el Hospital de Popaydn,
nuestro proyecto de un Observatorio meteorol6gico en estas casas de misericordia,
las noticias sobre el drbol del pan, el arte de nadar, que ha merecido el aprecio de la
culta Europa, las noticias de la Tcnia observada en Santaf6, la Oracidn de apertura
de studios ~ ctl miero colegio de Momtp6s, la formula mis reciente del inmortal
Laplace, aplicada a este observatorio. !merecen los insultos y los desprecios que he-
mos recibido? La sabia y lac6nica descripci6n del hombre y de las razas del Nuevo
Reino de Granada jno nos dan una alta idea de su autor Lorenzo y de la Fauna Cundi-
namarquesa? En fin !a Oda a la noche, del Dr. Don Jos6 Fernandez Madrid jno
nos hace esperar grandes cosas de un joven que acaba de terminar studios?

Esto es lo que contiene el Scmoayario en el afio de 1809. Lo hemos recapitulado
en cuatro lines para que se conozca de una sola ojeada todos los papeles que
abraza, y que nuestros detractors se convenzan de que no hemos abusado del
pfiblico, que hemos hecho cuanto ha estado de nuestra parte para difundir las lu-
ces, y los conocimientos fitiles a nuestros conciudadanos. Si el Semnaario tiene de-
fectos, todos nos los atribuimos y pensamos que solo cuando hemos mezclado nuestra
voz con la de los literates del reino, se han dicho errors, pero errors en que no ha
tenido parte nuestro coraz6n. Si, nuestro coraz6n ama, respeta la verdad, la reli-
gi6n, la moral, las leyes, el gobierno, al piblico, a los sabios.

Yo termino este afio dando las gracias en nombre de la Patria, a los Valen-
zuelas, Campos, Restrepos, Camachos, Salazares, C6rdovas, Parras, Lozanos, Ma-
drides... a estos hombres estudiosos, patriots que nos han ayudado a sostener el
cr6dito, y la gloria de la capital, y de la Nueva Granada".

Santaf6 31 de Diciembre de 1809
Francisco Jose de Caldas.
Con licencia del Superior Gobierno.

En el afio 1809, Caldas no present ningin escrito cientifico en el
Semanario. La raz6n aparece clara en el trozo inmediatamente transcri-
to: las critics despiadadas de algunos de sus compatriotas.

En el afio 1808, los trabajos de Caldas llenan la casi totalidad de las
piginas, reducidas a pocos temas, por la extension de las memories y en-
sayos. Anotemoslo:









COLONIAL


Estado de la geografia del Virreinato Caldas su autor. Ocup6 6 nimeros -
de Santaf6 ...................... I a 6.
Nota y explicaci6n de la tabla meteoro- r Caldas autor.
16gica del mes de Enero de 1808.... Llen6 el nimero 7.
Caldas su autor amigo de los ni-
S~ios Su seud6nimo.
Discurso sobre education ........... bar 8 n ros de pare del
Abare6 8 numeros de parte del
S8 a parte del 15.
El influjo del clima sobre los series or- r Caldas autor. Comprendi6 9 nd-
ganizados ....................... meros 22 a 30.
ori sore las erpinte ....... Lozano su autor. Abraz6 6 nume-
Memoas sore las serpientes...ros de parte del 5 a parte del 20.
[ Jose Ms Gutierrez su autor.
Sobre misica, pintura y elocuencia .... F O 6 la Gutitrez nsu author 1.
Ocup6 la mitad del nfimero 21.

Ensayo sobre influjo del clima en la FFco. Antonio Ulloa su autor.
educaci6n fisica y moral del hombre. L Abarc6 11 n6meros 31 a 41.
Discurso sobre erecci6n de obispados Frutos Joaquin Gutierrez su autor.
en el Nuevo Reino ............... L Comprendi6 12 numeros 42 a 53.

En el afio de 1810, Caldas, resolvi6:
"Variar el m4todo, tiempo de entregas y el tamafo de la impresi6n. Las memo-
rias que hasta aqui han salido pliego por pliego, cada domingo del afio, se presen-
tarfn enteras, compuestas de tres, cuatro, o mis pliegos, segin lo pidan las mate-
rias... En esta inteligencia los sefiores suscriptores recibirin las entregas cada
cuatro o cinco semanas, y a este tiempo se avisara por la administraci6n de Correos
para que los que quieran ocurran a comprarlas ...............................
El titulo de este papel sera: Continuacidn del Semanario del Nuevo Reino de
Granada: Memoria primera, segunda, etc.... sobre tal o tal cosa ...................
El afio 1810 contender Memorias muy interesantes. La Cochinilla que produ-
cen nuestros campos, su cultivo, su comercio, sus products. El Maiz con todos sus
usos, asi econ6micos como medicinales; el trigo, mirado de otros aspects de los
que ha tenido hasta aqui; la canela, la nuez moscada, el elavo... de nuestras selvas,
la papa, el cacao, la descripci6n de algunas provincias, etc... etc.
Los sabios del Reino tendran en el Semanario un papel public donde depositar
sus trabajos... En 61 se insertarin siempre que sean tiles al Reino, que el estilo sea
correct, proporcionado a la material, y sobre todo, que se respete la religion, el go-
bierno, las leyes, y las costumbres. Si el objetivo es frivolo, si no promote una venta
segura, si se ofende el culto, la moral... jams verfn la luz public.
En efecto, las Memorias sucesivamente editadas alcanzaron a diez:
(Indicamos el tema principal de cada memorial .

19 Sobre la importancia del cultivo de la cochinilla. .. (Caldas).
29 Sobre las causes y curacidn de los cotos... (Camacho).


107








SEMANARIO


3 Sobre el modo de cultivar la cochinilla... (Caldas).
49 Idea sobre un instrument que manifiesta la degradaci6n de los co-
lores... (Lozano).
5 Sobre la importancia de connaturalizar la vicunia... (Caldas).
6 Sobre la naturaleza, y curacidn de los cotos.... (Luis Fernandez
Madrid).
70 Preliminares al almanaque del Nuevo Reino... (Caldas).
8 Ciuadro fisico de las regions ecuatoriales... (Humboldt).
9 Cuadro fisico de las regions ecuatoriales... (Humboldt).
100 Estadistica de Mijico... (Humboldt).
El Semanario se ha reproducido en ediciones de Paris y de Bogota.
Pero es una lastima que no se haya impreso segin la disposici6n perio-
distica de los originales.
Con el desinter6s y modestia entonces acostumbrada, no figure el
nombre del director.
Su m6rito como literature, radica en el esfuerzo por poner al pu-
blico al tanto de las trascendentes realidades practices de la ciencia, me-
diante el m6todo fAcil del periodismo, en su presentaci6n, extension, y esti-
lo, de ordinario muy sencillo y didActico.
Su m6rito cientifico, se deriva de ser la primera publicaci6n de esa
naturaleza; y como tal, cimiento de las revistas, y libros que la activi-
dad colombiana ha producido en su empefio por la conquista del pensa-
miento y de la t6cnica.
Su valor intrinseco, depend del studio y ensefianza de las ideas,
hasta entonces conocidas en el mundo. Llegadas a America a trav6s del
libro, y de los sabios extranjeros, satisfacian a los espiritus neogranadi-
nos, sedientos de progress, y tan habiles para el studio, que cuando
carecian de maestros, bibliotecas e instruments, por su propia iniciati-
va se daban a la investigaci6n, y cosechaban frutos originales.
Los directors: de El Correo Curioso, don Jorge Tadeo Lozano; de
el Semanario, Caldas; de los demAs, desde 1791, don Manuel del Socorro
Rodriguez.
BIOGRAFIA DE RODRIGUEZ:
En 1756 nacid en Bayamo (Cuba).
En 1819 muri6 en Santafe.

Al trabajo de carpintero junt6 el studio de las humanidades. Por
examen ante el Real Colegio de San Carlos demostr6 sus conocimientos.


108







COLONIA


Obtuvo altas calificaciones. Ezpeleta lo trajo a Santa Fe. Promovi6 la
cultural neogranadina como bibliotecario, fundador de la Tertulia Eutro-
pelica, y como periodista. Muri6 en much pobreza.

EL TEATRO

Construido en 1792 por don Tomas Ramirez en el sitio del actual
Teatro Col6n. Se denomin6 Coliseo. Las primeras representaciones fue-
ron tragedies clfisicas.

FRANCISCO JOSE DE CALDAS

Conspecto de su obra:
Sr" Semanario del Nuevo Reino de
Granada. (Fundador).
Periodistica.....Diario politico de Santaf6 de Bo-
gota (Redactor).
Influjo del clima sobre los series
organizados.
Estado de la geografia del Virrei-
Prosa ...Cientifica. v. gr.:..... nato de Santa Fe.
Memoria sobre la nivelaci6n de
las plants del Ecuador.
El viaje al sur de Quito.

Hist6rica............ Historia de nuestra revoluci6n.
A Manuela Barahona
Epistolar. v. gr.:...... A Santiago Arroyo.
A Jose Celestino Mutis.
SElogio de Mutis.
Oratoria. v. gr.:. ......................... Educaci6n de Menores.

Poesia. (1 composici6n) ................... Canto a la tarde.
fLiterario: maestro de estilo.
M ritos.................................. Cientifico: rasgos geniales para
f el studio y la investigaci6n.

El movimiento cientifico promovido por Caballero y G6ngora y rea-
lizado por Mutis alcanz6 su mayor rendimiento en la formaci6n de un
grupo de j6venes criollos, entusiastas investigadores de las ramas de las
ciencias naturales. Entre estos se destaca Caldas por su talent, su estu-
diosidad, su iniciativa para el trabajo, su constancia para la investiga-


109








CALDAS


ci6n, su habilidad para superar la carencia de medios tecnicos con los
instruments fabricados con sus propias manos; por su amplitud para
apreciar el arte literario considerandolo de valor, por ser product de
la inteligencia, y por haber enriquecido la historic humana con monu-
mentos de belleza imperecedera.
La obra literaria. Caldas es literate por las obras que dej6 escritas
y que lo manifiestan como periodista, fundador y director de la revista
Semanario del Nuevo Reino de Granada, de orientaci6n cientifica con el
objeto de dar a conocer las riquezas del suelo patrio, de concurrir a la
investigaci6n y desenvolvimiento de la ciencia, de abrir nuevas rutas al
progress industrial y econ6mico del Nuevo Reino. Los temas tratados
comprenden: geografia, astronomia, meteorologia, pedagogia, zoologia,
medicine, derecho can6nico, botAnica, nataci6n, comercio, economic, agri-
cultura, estadistica. Colaboraron cerca de 20 intelectuales entire los cua-
les se puede nombrar a Jorge Tadeo Lozano, Memorias sobre las ser-
pientes; al presbitero Eloy Valenzuela, Sobre la grama para potreros y
prados artificiales; a Humboldt, Estudio sobre el cuadro fisico de las
regions ecuatoriales. Don Ignacio Pombo y don Miguel Cabal le daban
el dinero para los gastos, pues las suscripciones escasas y la venta muy
menguada, no recompensaban el trabajo ni se saldaba el costo. A mas
de 13 alcanzaron los articulos firmados por Caldas.
Son especialmente notables, Influjo del clima sobre los series orga-
nizados y Estado de la Geografia del Virreinato de Santa Fe de Bogotd
con relaci6n a la Economia y al Comercio, articulos en donde la ciencia
y la belleza literaria se funden para lograr el principio est6tico de ilus-
trar el entendimiento, enriquecer la imaginaci6n, y avivar el sentimiento.

PLAN DEL TRABAJO, INFLUJO DEL CLIMA SOBRE LOS SERIES ORGANIZADOS
I Planeamiento. Definiciones. Tesis.
II Pruebas.
1) Calor y frio.
2) Presi6n atmosferica.
3) Carga electrica.
4) Montafias.
5) Vientos.
III Conclusi6n.
6) Rios.
7) Selvas.
8) Lluvias.
9) Alimentos.


110








COLONIAL


FRAGMENTO DEL INFLUJO DEL CLIMA

Conclusion. "Que se reinan los efectos del calor y del frio, de la presi6n at-
mosf6rica, de la electricidad, de las montafias, de los vientos, de los rios, de las
selvas, de las lluvias y de los alimentos; que se acumulen sobre los individuos en
diferentes proporciones, y combinados de todos los modos posibles; en fin, que su
imperio se perpetie y pase de generaci6n en generaci6n. Los products varian
como las causes: el hombre adquirird el color negro, blanco, aceitunado y todas las
tintas; su estatura irA desde la gigantesca hasta la pigmea; sus facciones desde la de-
formidad hasta la belleza; su moral, desde las virtudes hasta los vicios, y en una
palabra, el hombre se modificara en todas sus parties, y cederi a la potencialidad
efectiva y energica del clima.
Los animals, con menos recursos que el hombre, no lo podran seguir a todas
las latitudes; el clima los repartirA sobre la superficie del globo, y les sefialari limi-
tes que no podran alterar. Las plants, mis expuestas a sus rigores que los anima-
les, tendran barreras mis fijas, y los espacios asignados a cada especie se conoce-
rAn mejor. La superficie de la tierra se hallara variada maravillosamente: en to-
das parties reinaran el contrast, la belleza y la alegria. Las necesidades de las
naciones, sus riquezas, sus sobrantes, su lujo, sus miserias, sus vicios, sus virtu-
des, variarAn con la latitud y con el clima. De aqui la armonia, el comercio, la in-
dustria, la rivalidad, las guerras, las artes y cuwanto existe en la sociedad.
He aqui una material inmensa desflorada; he aqui un objeto que merecia un
grueso tomo, reducido a una memorial. ZLo habr6 ejecutado con elecci6n, y con
acierto? iHabr6 manifestado dignamente los efectos poderosos del clima, sobre
los series organizados? Mi pluma, poco ejercitada en las disputes; mi genio, siempre
amigo de la paz, no pueden promoter un feliz 6xito, pero adn cuando mi amor pro-
pio me deslumbre hasta prometerme una victoria, yo me acordaria del consejo que
M. Daubenton dio al primero de los naturalistas: "Ninguna victoria puede valer
la paz que se ha perdido". Esta es la primera contestaci6n que doy a mis censores,
y seguramente serA la iltima, porque no hay victoria que pueda valer la paz que
se ha perdido". Santaf6, 19 de mayo de 1808.
Es literate por sus relates de viajes en que las observaciones cien-
tificas aumentan su interns con las descripciones, an6cdotas, detalles po6-
ticos, observaciones morales y sincere entusiasmo nacido de las maravillas
contempladas. Asi, El viaje al coraz6n de Barbonuevo (Ecuador), El
viaje al sur de Quito, Viaje del Paute (Ecuador), Cuenca.

Es literate por sus discursos. Elogio de Mutis, Elogio de Miguel
Cabal, Educacidn de Menores, a trav6s de los cuales la disposici6n, el de-
senvolvimiento de los arguments, la viva emoci6n, descubren un tem-
peramento, una mentalidad de puro y verdadero orador.


PLAN DEL DISCURSO ELOGIO DE MUTIS

Exordio. Quito ha sido la primera en introducir en la educaci6n
las ciencias naturales.


111








CALDAS


Proposici6n.

Narraci6n.

Argumentaci6n.










Conclusion.

Peroraci6n.


Ninguno como Mutis para dirigir el centro de ciencias.

Sobre los studios y venida de Mutis a Am6rica.

I. Testimonio externo: ninguno como Mutis, a) opinion
de Linneo sobre Mutis; b) academia de Estocolmo; c) la
designaci6n de parte de Carlos III para promover los es-
tudios cientificos en competencia con otros sabios. II.
Testimonio interno: a) sus planes; b) sus trabajos rea-
lizados: 1) la Expedici6n BotAnica; 2) la biblioteca;
3) la sala de instruments; 4) los dep6sitos de esquele-
tos; 5) la sala de los pintores; 6) dep6sitos de made-
ras; c) la personalidad moral.

Crea el temple de la ciencia en Santa Fe.

Un resume de las glorias de Mutis.


FRAGMENT DEL ELOGIO DE MUTIS

Sus escritos... Ah! sefiores, qu6 estrechos son los limits de un elogio para
daros una idea ligera de ellos; Yo no acabaria si quisiese entrar en un pormenor
circunstanciado de lo que contienen. Sabed solamente que todas las ciencias natu-
rales han tomado incremento y han ensanchado sus limits entire sus manos; que
la flora de Bogota es la obra maestra, que es el fruto de treinta alios de trabajo,
que es el monument mis grande que ha erigido su gloria; que la botinica, la me-
dicina, la pintura, la elocuencia y el gusto se presentan en toda su majestad. Alli
vereis cuanto vale Mutis, qu6 beneficios le debris, que honor y gloria.
Paso en silencio sus descubrimientos sobre la quina, la distinci6n de sus es-
pecies, el t6 de Bogota, la nuez moscada, la ipecacuana, y otro numeroso ej&rcito
de plants que nos ha hecho conocer, y de que ya cogemos frutos abundantes.
No quiero hacer menci6n de tantas memories instructivas dirigidas al Superior
Gobierno, en que se manifiestan los vastos conocimientos de Mutis y el amor
tierno que profesa a los americanos.
Cuinto siento verme obligado a callar las virtudes morales y cristianas que
tanto realzan el m6rito de este sabio! Este elogio ya es demasiado largo, y si quisiera
pintaros su vida privada no bastarian muchas horas para desempefiarlo dignamente.
Reunid, sefiores, los conocimientos de Linneo, los de Casiri y Musschembroek a la
practice de la sublime moral del Evangelio, y tendr6is un retrato compendioso de
Mutis".
Es literate por sus cartas tan numerosas que llenan un volume de
la Biblioteca de Historia Nacional. Cartas a hombres de ciencia: a Mutis
30, a Camilo Torres 6, a Jos6 Manuel Restrepo 1. Cartas a sus amigos: a
Antonio Arboleda 4, a Santiago Arroyo mas de 60. A su novia y esposa
luego, Manuela Barahona, mis de 20. Al espafiol don Pascual Enrile, 1,
la filtima antes de su ajusticiamiento escrita para impedir que el verdu-








COLONIAL


go tronchara con su vida sus planes cientificos. En las cartas transpa-
renta Caldas una sensibilidad apta para las emociones mAs nobles y
puras que le hacen vibrar con intensidad y exquisitez acostumbrada en-
tre los poetas, pero no entire los cientificos, de ordinario, frios e indi-
ferentes ante la belleza sentimental.

Es literate por haber realizado en todos estos escritos consciente y
deliberadamente el principio de dar atractivo en el fondo y en la forma
a sus ideas cientificas vinculando asi la ciencia con la belleza.

Cultiva pues Caldas diversos generos: el didictico, oratorio, epis-
tolar, narrative, descriptive. Demuestra en ellos aciertos propios de no
vulgares capacidades artisticas. Describe y siente la naturaleza con vi-
gor po6tico. El Salto de Tequendama, los valles, selvas, plants, montes,
son pintados por su pluma con envidiable maestria. Sus planes, sus
convicciones, tienen en sus discursos calor y fuerza que no desdicen de
la vitalidad oratoria.

DESCRIPTION DEL SALTO DE TEQUENDAMA

El BogotA, despubs de haber recorrido con paso lento y perezoso, la espa-
ciosa llanura de su nombre, vuelve de repente su curso hacia Occidente y comienza a
atravesar por entire el cord6n de montaiias que estan al Sudoeste de Santaf6. Aqui,
dejando esa lentitud melanc6lica, acelera su paso, forma alas, murmullos, espumas;
rodando sobre un plano inclinado, aumenta por moments su velocidad. Corrientes
impetuosas, golpes contra las rocas, saltos, ruido majestuoso, suceden al silencio y
a la tranquilidad. En la orilla del precipicio todo el Bogota se lanza en masa sobre
un banco de piedra; aqui se estrella, alli da golpes horrorosos, aqui forma hervo-
res, borbollones, y se arroja, en forma de plumas divergentes, mis blancas que la
nieve, en el abismo que lo espera. En su fondo el golpe es terrible, y no se puede
ver sin horror. Estas plumas vistosas que formaban las aguas en el aire, se con-
vierten de repente en Iluvias y en columns de nubes que se levantan a los cielos.
Parece que el Bogota acostumbrado a recorrer las regions elevadas de los Andes,
ha descendido, a pesar suyo, a esta profundidad, y quiere orgulloso elevarse otra
vez en forma de vapores.
Las mirgenes del BogotA, desde que entra en la garganta del Tequendama, es-
tan hermoseadas con arbustos y tambidn con arboles corpulentos. Las vistosas be-
farias resinosa y urcus, las melastomas, la cuphea, esmaltan esos lugares deliciosos,
que ponen a la sombra el roble, las aralias y otros muchos arboles. El punto mis alto
de la catarata, aqu6l de donde se precipitan las aguas, estA 312 varas mas abajo
que el nivel de la explanada de BogotA, y esto basta para comenzar a sentir la mas
dulce temperature. A la derecha y a la izquierda se ven grandes bancos horizonta-
les de piedra tajados a plomo y coronados de una selva espesa. Cuando los dias
son serenos y el sol llega del Oriente, el ojo del espectador queda colocado entire este
astro y la luvia que forman las aguas al caer. Entonces percibe muchos iris con-
centricos bajo sus pies, que mudan de lugar conforme se va levantando el astro
del dia.


113








CALDAS


La cascada no se puede ver de frente, y es precise contentarse con observarla de
arriba a abajo. Por el lado del Norte ofrece el terreno un access mas facil y mis
c6modo. Aqui hay un pequefio piano horizontal de piedra al nivel mismo del pun-
to en que se precipitan las aguas, y desde este lugar es de donde los curiosos y
observadores han visto esta celebre catarata.
Cuando se mira por primera vez la cascada del Tequendama, hace la mis pro-
funda impresi6n sobre el espiritu del observador. Todos quedan sorprendidos y co-
mIo aonitos: los ojos fijos, los parpados extendidos, arrugado el entrecejo, y una
_igera sonrisa, manifiestan claramente los semblantes. Parece que la naturaleza
se ha complacido en mezclar la majestad y la belleza con el espanto y con el miedo
de esta obra maestra de sus manos".
Sus intimidades cristalizan en sus cartas en la mAs franca sencillez,
espontaneidad, ternura. Pero por sobre todo se impone el estilista de ex-
presion nitida, de lenguaje puro, de clausulas cultas, sonoras, todo lo cual
es retrato de su espiritu clarividente, ordenado, casto, sincere, sentimen-
tal. Por su valor estilistico se le consider entire los clisicos colombianos.
Caldas cientifico. Le conviene tambi6n este titulo como matemdtico,
pues !a aritmetica, la geometria, la trigonometria y el Algebra, las domi-
n6 hasta donde Euclides, Wolfio y Tosca habian logrado desarrollarlas.
Cowo astr6nomo, iniciandose por su cuenta en el studio de las obras
de Jorge Juan, midiendo la altura de las estrellas, observando los eclip-
ses. con-truyendo para eso un gnomon, un cuadrante solar con su teles-
copio acromitico, dirigiendo desde 1805 el Observatorio Astron6mico Na-
ciona;. verificando a partir de esa fecha observaciones mAs perfectas so-
bre el sol, los eclipses, y los satelites de Jupiter. Como fisico es aventaja-
do en ipsometria: descubre el m6todo fundado en el punto de la ebulli-
cidn del agua, comprueba el m6todo barometrico, y juzga que el m6todo
fundado en la disminuci6n de la temperature es inexacto. Desticase en
,ticftorologia: hace andlisis de notable penetraci6n cientifica sobre el tiem-
po. las estaciones, los climas, las nubes, los vientos, las lluvias. Se distin-
gue cr magnetismo: deja observaciones sobre la declinaci6n de la aguja
magnetica. Sobresale en termologia: deja anotaciones sobre las experien-
cias del term6metro y del punto de ebullici6n del agua. Conoce algunos
rudimentos de electricidad: como el fen6meno de las atracciones y repul-
siones de los cuerpos frotados. Parece que no lleg6 a conocer los descu-
brimientos de Galvani (1789), perfeccionados luego por Volta (1790).
Como quimico, enumera ios cuerpos hasta su siglo conocidos, infor-
ma de los m6todos de los alquimistas almoravides y hace experiments
sobre las transformaciones de algunos cuerpos que le dan ocasi6n a un
studio sobre Reactivos quimicos para analizar algunas fuentes saladas
y ferruginosas.
Como mineralogista y gel6ogo, lo manifiestan sus studios sobre Las
capas de tierra y organizaci6n del Turreno del Valle de Neiva.


114








COLONIAL


Como ingeniero civil y military, lo comprueba su oficio de instruc-
tor del cuerpo de Ingenieros de la Repdblica de Antioquia y el plan de
studios con que se proponia realizar la formaci6n de los ingenieros: 19)
Fortificaciones. 20) Artileria, delineacion, fundici6n, fabricaci6n de ca-
iones, morteros, buses. 30) Hidrdulica: acueductos, esclusas bombas.
49) Geografia military: disefo, pianos, cartas militares. 50) Tdctica. 69)
Arquitectura civil: casinos, palacios, temples. Levant6 la carta geogra-
fica del Magdalena y mapas del Cauca y de la America meridional.
Como naturalista. En botAnica es eminente mas que en todo. Lo
evidencian sus escritos, Memoria sobre la nivelaci6n de las plants del
Ecuador. Del influjo del clina sobre los series organizados, Geografia
de las plants.
Lo demuestran sus excursions botAnicas por la Nueva Granada y
por el Ecuador, sus informes y herbarios que ya en 1805 alcanzaban a
6.000 esqueletos de plants y a 2 volimenes de descripeiones cientificas.
En zoologia estudia con especialidad las aves, su habitaci6n, sus alimen-
tos, sus hibitos, el n6mero de hijos, su duraci6n y disecci6n. Escribe so-
bre El modo de connaturalizar la vicuna del Perui y Chile en el Nuevo
Reino. En agriculture deja indicaciones para las labores agricolas en la
Memorial sobre la nivelacidn de las plants y en el studio Influjo del
clima sobre los series organizados. En meteoropatologia esboza sus cono-
cimientos en el Influjo del clima, en donde analiza los elements geogri-
ficos, climatkricos, y meteorol6gicos de las diversas parties del globo, de-
muestra su conveniencia y desventajas para la salud corporal e indica las
medidas que se deben tomar para el desarrollo vigoroso de las razas.
Tanta variedad de temas es lo que ha dado motivo para apreciar la
capacidad y el trabajo de Caldas. Capacidad extraordinaria para abarcar
las ciencias en toda su extension en medio de carencia de libros, de ins-
trumentos, entire el trabajo de las excursions, las inquietudes de la re-
voluci6n, los disgustos con sus compatriotas, la incomprensi6n egoista
de los cientificos europeos Humboldt y Bonpland, y las actividades patri6-
ticas. Sostenido en su entusiasmo y esfuerzo por Mutis, su maestro y
director spiritual sin que dejara de serlo despu6s de la muerte, con el
recuerdo de los consejos y ejemplos del sabio desinteresado, del sacerdo-
te bueno y del amigo incomparable.
Pero si abarc6 much, las circunstancias ya indicadas le impidieron
profundizar lo suficiente para abrir como autor de descubrimientos te6-
ricos y de inventos nuevas rutas a la ciencia. Lo que hizo, los planes con
que sofiaba, nos muestran al genio de la inteligencia y del esfuerzo. En
un ambiente como el de Europa, Caldas hubiera rendido al igual que los
mayores cientificos, por eso la ciencia lo consider un genio por lo que
pudo ser, mAs que por lo que fue.


115








116 CALDAS







































BIOGRAFIA DE CALDAS
En 1771 naci6 en Popaydn.
En 1816 muri6 en Santa Fe.

En Popayin, en el Colegio-Seminario comenz6 sus studios y los
complete en el Rosario de Santa Fe. Discipulo predilecto de Mutis reci-









COLONIAL


117


bi6 de 6ste, instrucci6n, formaci6n moral y direcci6n spiritual. En la
Expedici6n BotAnica sobresali6 como naturalista. Para el afio en que
conoci6 a Humboldt 1802, ya habia realizado inventos y trabajos nota-
bles. Desde 1805 hasta 1810 dirigi6 el Observatorio Astron6mico. Esta
fue la epoca de mayor rendimiento intellectual. El "Semanario" es refle-
jo del rendimiento de este period. Fue nombrado por Narifio, Capitin
de Ingenieros Cosm6grafos. En Antioquia Juan del Corral lo nombr6 Co-
ronel de Ingenieros. En 1816 muri6 ejecutado por orden de Pascual En-
rile a quien se atribuye la frase: "Espafia no necesita de sabios", res-
puesta a las intercesiones en favor del sabio Caldas. Sus sentimientos re-
ligiosos y patri6ticos se transparentan en:

CANTO A LA TARDE (*)

Desde el trono elevado del que nos va formando
en que reinas, gran Dios, Omnipotente, para hacer de virtudes el modelo.
desde alli has escuchado
amoroso y clemente La patria alguin dia
los votos que tus hijos han jormado. tendrd hijos benificos, humans,
que se amen a porfia
Con paternal desvelo como tiernos hermanos
nuestras pobres potencias alumbrando y la llenen de honor y de alegria.
favoreces el celo

ANTONIO NARIRO

1. (**) Conspecto de su obra:

Mensajes Oficiales.
a) Literatura political .... Traducci6n de los Derechos del hombre (1794).
b) iter rp. La Bagatela (1811 a 1812).
b) Literatura periodistica. Los Toros de Fucha (1823)
S. Defense ante el Senado.
c) Oratoria ............. Proclamas.

d) Acci6n cultural ....... Circulo de Nariio.

Impulsor de la cultural.
e) Caracteristicas ....... En sus escritos: agresivo, satirico, razonador.
En su oratoria: elocuente, combative, ir6nico.


Que sea de Caldas, lo comprueba el testimonio del Sefior Nepomuceno Serrano, quien,
en una Colecci6n de poesias patri6ticas publicadas en 1874 la intercal6. Cfr. Boletin
Historial Cartagena Mayo 1915. N9 I, pigs. 83 y 84.
** Con estos conspectos, sin intentar una complete bibliografia, se pretend dar relieve a los
generos literarios cultivados por cada escritor.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs