• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Front Matter
 Prosas
 Poesias
 Index






Title: Adé, antología del tabaco
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078501/00001
 Material Information
Title: Adé, antología del tabaco
Physical Description: 5 p. ., 15-103 p. : incl. plates. ; 29 cm.
Language: Spanish
Creator: Compañía colombiana de tabaco, Bogotá
Publisher: s.n.
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1944]
 Subjects
Subject: Tobacco   ( lcsh )
Tobacco -- Poetry   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: "Editado por la Compañía colombiana de tabaco al completar sus primeros 25 años de servicio."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078501
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000672255
oclc - 27738583
notis - ADL2874

Table of Contents
    Title Page
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Front Matter
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Prosas
        Page 13
        Page 14
        Apuntes sobre una hoja de tabaco
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
        El humo
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
        Divagacion sobre el tabaco
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
    Poesias
        Page 43
        Page 44
        Cuasi balada en Gorja y en Loanza del humo de mis pipas
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
        Metamorfosis del tabaco
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
        Tabaco
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
        Historia de marinos
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
        Cancion del humo en letania suspirante
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
        Ade
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
        La ultima forma de su huida
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
        Pedestal
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
    Index
        Page 105
        Page 106
Full Text












-4


I


ANTOLOGIA


DEL TABACO







LO?


De esta obra se imprimieron un mil
ejemplares. cien de ellos numerados.











/
Editado por la Compania Coiom-
biana de Tabaco al completar sus
primeros 25 ofios de servicio.


1iV


Bok Witihram

DEC 14 1960











PROSAS:

GERMAN ARCINIEGAS
LUIS TEJADA
GILBERTO GARRIDO





POESIAS:

POESIAS:


LEON DE GREIFF
ARTURO CAMACHO RAMIREZ
JORGE ARTEL
ANTONIO LLANOS
MARIO CARVAJAL
GILBERTO GARRIDO
JORGE ROJAS
ERNESTO GONZALEZ























APUNTES GRAFICOS:

JOSE FERNANDO POSADA ECHEVERRI















PROSAS
























APUNTES


SOBRE


UNA HOJA DE TABACO

(Inedito)







GERMAN ARCINIEGAS













ntes de America, el mundo era un mundo sin humo
de cigarrillo L Entonces, los ingleses no eran es-
tos caballeros que conocemos ahora, que interrumpen
sn propia conversaci6n para encender una pipa 4
El ingl6s no puede pensar y hablar a un mismo tiem-
po Tiene que pensar lo que va a decir, y para pensar, se de-
tiene: en ese moment preciso encuentra que el tabaco se le ha
enfriado, desmonta la pipa, la carga, aprieta con el pulgar la pi-
cadura, la enciende, chupa y chupa hasta que sale el humo, y en-
tonces -s6lo entonces- reanuda la conversaci6n 4 Este, pa-
ra nosotros, es el ingles aut6ntico, el inico 4 Le hemos visto
siempre acariciando esa pipa que le es tan socorrida y familiar:
sonriendo ante el humo azulenco que de tintas dificultades le ha
librado, que en tintas empresas le hace sofiar 4 Su estampa
parece haber sido asi, por los siglos de los siglos 4 Ingl6s y
tradici6n, para nosotros, no son sino dos palabras que quieren de-
cir una misma cosa 4 Y, sin embargo, este ingles de la pipa es
un tipo human muy reciente 4 Podria decirse: un hombre que
nacio ayer 4 Vino despues de Raleigh, esto es: despuis de que
el travieso aventurero puso un poco de la tierra de America en
manos de la reina virgen: de Isabel, Reina de los Mares 4 Ra-
leigh, adem s, entreg6 a los ingleses, como legado suyo, unas ho-
jas de tabaco 4 Esto iltimo lo encontr6 Ia reina sucio e inde-
cente 4 Pero Raleigh era todo un caballero, y de acuerdo con
una tradici6n de gentes distinguidas de Inglaterra, muri6 de un
hachazo en la nuca 4 Inglaterra, cuidAndose poco de los es-
crupulos de la reina, empez6 a fumar 4 Se picaron las hojas
de Sir Walter, se quemaron, se aspire su humo 4 Hoy los in-
gleses, al fumar, o al "humar" como dicen nuestros indios, lo ha-
cen con tal constancia que la isla toda no parece sino un incensa-
rio, una column inextinguible de humo que se eleva en memorial
de Sir Walter Raleigh, el hombre que perdi6 la cabeza en la mis-
ma torre donde la perdieron reinas y caballeros de Inglaterra 4









En realidad, el mundo fu6 de una manera antes de America, y
de otra despues de America 4 Entre estas dos grandes eras de
la historic lo que vemos, separindolas, es s6lo una cortina de hu-
mo 4 De America han salido muchas cosas que Europa no co-
noci6 antes, como las papas y el maiz Y las riquezas de este
continent han sido tintas, que hubo un siglo en que Oro e Indias
Occidentales eran dos expresiones sin6nimas Pero las papas
y el maiz no han sido sino dos cosas que se han agregado al pu-
chero, y que aun a veces se han dejado para engordar marranos
y fortalecer caballos, y en cuanto al oro los hombres han tenido
la desventura de saber que existe de tiempo inmemorial 4 El
humo del cigarrillo, en cambio, es cosa nueva, inusitada, regalo
de los fisicos indios de estas tierras 4 Antes las tabernas, si
existieron, existieron sin humo 4 Se tomaba cerveza en luga-
res que olian a cerveza, y nada mas Los frailes no sacaban
del bolsillo, oculto bajo los esponjados hibitos, la diminuta caja
de rape, sino que se iban a la huerta y veian crecer lechugas, co-
liflores 4 La gente de importancia no conocia ese lujo de un
hermoso criado que, al terminar la comida, ofrece hoy tabacos a
escoger en la aromosa caja de madera 4 A falta de tabacos era
necesario tener bufones a los postres 4 No fumaban los poe-
tas, ni los pintores, ni las mujeres 4 El escritor escribia: nun-
ca fumaba Jamis se vio en su mesa de trabajo un cenicero,
ni la inevitable quemadura de una colilla dejada al descuido 4


Lo mis extrailo de aquel mundo apenas imaginable, que no-
sotros por much que nos esforcemos no Ilegaremos jams a re-
construir, era la tropa, el ejercito 4 Hoy un ejercito se com-
pone de un numero de soldados, y tantas veces ese nimero de ca-
jetillas de cigarrillos E El soldado no pide sino una cosa: ciga-
rrillos 4 El sabe que tiene lo demis 4 Que su gobierno ha-
ce esfuerzos sobrehumanos por rellenarle de cartuchos las car-
tucheras, por ponerle bombas al alcance de la mano, y comida en
los calderos 4 Lo linico que espera es el cigarrillo 4 En-
viando cigarrillos a quienes estin en el frente es como puede mos-
trarse mejor la solidaridad humana, la cordialidad de los que se
quedan, el amor de la mujer que hace llegar hasta la ratonera en









donde su novio vive y dispara, la cajetilla de cigarrillos El
soldado enciende el cigarrillo, y en la punta que arde- -como la
vida es fugaz- puede ver el fuego, las cenizas, y hasta el humo
del hogar *


Ha pensado el lector en lo que fueron los ej6rcitos antes de Ame-
rica? ,Sabe que echaban en sus morrales los legionarios de Ro-
ma para ir al combat? Ajos El ajo les daba calor, energia,
y un aire marcial A lo que tenia que oler este aire marcial
de las legiones romanas * De aquellos ajos, a estos ciga-
rrillos rubios o morenos de hoy, algo ha cambiado en el mundo .


+++


uando Col6n Heg6 a ia isla de Guanahani, el 12 de oc-
tubre de 1492, salieron a mirarle con curiosidad y ad-
miraci6n los aborigenes 4 Todo para ellos era no-
vedad Habia algo de aparicion milagrosa o mi-
gica, en la legada de aquel caballero y en el gru-
po de cara-duras que con 6e se embarcaron en la mis descabe-
liada y nunca vista aventura 4 Repuestos de su espanto, los
aborigenes se acercaron a 61 con una mezcla de veneraci6n y fa-
miliaridad, y le ofrecieron tabaco Es curioso que al primer
contact del americano con el europeo, el americano le ofrecie-
ra eso al europeo Como si dijesemos que el indio le echase el
brazo sobre el hombro al Almirante, y le insinuase: "-Venga
ousted, don Col6n, y fumese conmigo unos tabacos" El Almi-
rante, claro esta, no comprendi6 "Me trajeron -dice en su
diario- unas hojas secas que debe ser cosa muy apreciada en-
tre ellos" Asi empez6 la historic La historic de Ameri-
ca, y la de America y el mundo Crist6bal sigui6 descubrien-
do islas, los indios regalindole a cada nueva a que Ilegaba mis
hojas de tabaco, y el Almirante, no comprendiendo t Le ocu-
rria a il lo propio que a la reina Isabel Ya estaba entire el hu-
mo que Iba a cambiar la faz de los hombres, y no lo realizaba *








Creia que fumar era cosa fea, y decia: Cuando los aborigenes lo
hacen, se ponen "fuera de tino, delirando como borrachos" *
Es possible que Col6n muriera sin saber muchas cosas: ni que A-
merica era America, ni el tabaco el alma, humo y cenizas de la
nueva era abierta por 61 a la humanidad Si el Almirante hu-
biera retornado el saludo familiar del indio, si se hubiera fuma-
do con 1e unos tabacos, quizas su ancianidad hubiera sido menos
desolada Si un fil6sofo travieso hubiera podido decirle al oi-
do cosas que los indios piensan, le habria dicho: "-Vea usted,
don Col6n: America pesa menos que palos de tabaco y * "
Asi dicen los campesinos en Colombia cuando quieren mostrar la
vanidad de las cosas Y hubiera estado bien para Col6n el pen-
sarlo, porque por haber aplicado otra filosofia a la vida, su mun-
do lleg6 a pesarle sobre los hombros como una cruz grande 4


Tras Col6n vinieron conquistadores, frailes, oficiales del rey, se-
fiores de la colonia, encomenderos, regidores, y gente mala y has-
ta buena de Espafia Y veian que los indios fumaban 4
Se tuvo aquello por diab6lico 4 Aspiraban ellos el humo por
las narices con un aparatito, una especie de Y griega hueca, cu-
ya base se metia en el brasero donde ardian las hojas y cuyos
cuernos iban a las ventanillas de la nariz 4 El aparatito se ila-
maba "tabaco" No debieron faltar soldados que sintiesen la
tentaci6n, porque es cosa de soldados la curiosidad, el vicio y el
saber cosas del demonio Tras la tentaci6n debieron venir la
experiencia, la embriaguez, la delicia, la costumbre 4 Sin sa-
berse cuindo, ya estaban mascando tabaco los marines, fuman-
do rollos los soldados, sorbiendo rap6 frailes y marqueses, y el ta-
baco volando de costa a costa, tifiendo los dientes de los viejos vi-
ciosos, ahumando el techo de las tabernas, penetrando los vesti-
dos de raso, los peinados y cachumbos de las damas en la
corte 4


Oviedo, principle de nuestros cronistas, vio el tabaco cuando to-
davia era un misterio esta invenci6n del diablo 4 "Usaban -di-
ce- los indios desta isla entire otros sus vicios uno muy malo, que








es tomar unas ahumadas, que ellos llaman TABACO, para salir
de sentido Y esto hacian con el humo de cierta yerba que, a
lo que he podido entender es de calidad de belefio; pero no de a-
quella hechura o form, segun su vista, porque esta hierva es un
tallo o pimpollo como cuatro o cinco palmos o menos de alto y con
unas hojas anchas e gruesas, e blandas e vellosas, y el verdor tira
algo a la color de las hojas de la lengua de buey o buglosa (que
lHaman los hervolarios e m6dicos) 4 Esta hierva que digo en
alguna manera o genero es semejante al belefio, la toman de aques-
ta manera: Los caciques e hombres principles tenian unos pali-
los huecos del tamaiio de un xeme o menos, de la groseza del de-
do menor de la mano, y estos cafiutos tenian dos cafiones corres-
pondientes a uno, y los dos ponian en las ventanas de las narices
e el otro en el humo e hierva que estaba ardiendo o quemandose;
y estaban muy listos e bien labrados, y quemaban las hojas de
aquella hierva arrebujadas o envueltas de la manera que los pa-
jes cortesanos suelen echar sus ahumadas: e tomaban el aliento e
humo para si una o dos o mis veces, quanto lo podian porfiar,
hasta que quedaban sin sentido grande espacio tendidos en tie-
rra beodos o adormidos de un grave e muy pesado suefio" *


De los indios pas6 el vicio a los blancos 4 Y a los negros 4
De los caciques a los sefiores 4 Las mis lindas vegas de las
Antillas, las de los virreinatos, se reservaron para tabacales 4
Bajo el aire transparent del tr6pico, verdeaban las hojas "blan-
das e gruesas, e blandas e vellosas", que con mano de amor cor-
taban los campesinos y ponian a secar sobre la tierra 4 Lue-
go, bajo el alero de las chozas se las veia puestas a orear, y los
aleros, con este fleco carmelita, temblaban meneados por la brisa
calida y traviesa 4 De tabaco se perfumaban los caminos 4
Los viejos, las mujeres y los nifios lo Hevaban al mercado como
carga liviana 4 Las tiendas del pueblo olian a tabaco 4 Las
viejas, ajadas por los afios, no por los trabajos, se sentaban al qui-
cio de las casuchas y sonreian a la vida chupando su churumbela,
viendo hacer equilibrio a las cenizas, mirando el humo, mirando
el humo 4 4 Como si fueran ellas los grandes seiiores de In-
glaterra 4








S i de algo puede decirse que es una vanidad, es de es-
to que tan pronto se resuelve en humo y cenizas 4
Que apenas pesa lo que palos de tabaco 4 4 4 Pero
una de las grades humoradas de la historic ha sido
ver c6mo, al final de la colonia, pesaban mis en los
balances de la real hacienda espaiiola los palos de tabaco que to-
do el oro de las minas Mientras se pudo vivir del oro que en
siglos de siglos habian separado los indios de las arenas de nues-
tros rios, esta riqueza se pes6 por arrobas en las romanas de Ci-
diz y Sevilla 4 Cualquier Francisco Pizarro Ilenaba a garlan-
chadas de oro su morral 4 Fueron cosas de la conquista 4
En la colonia, aquello no se volvi6 a ver 4 Como si el diablo se
hubiera alzado con todos los metales 4 Entonces, para tener
oro, hubo que empezar por arrancarlo con las propias ulias, y se
vio que eran duras las rocas, y mzzquinos los granos, raras las pe-
pitas relucientes En cambio, el mundo entero fumaba y be-
bia 4 Y la caiia y el tabaco crecian y se multiplicaban en nues-
tros campos 4 Como es natural, Espaiia, en vez de taladrar ro-
cas en las minas, estanc6 los tabacales y alambiques: se hizo ven-
dedora de tabaco y aguardiente 4 Cosas de los reyes de Espa-
iia! Para el globo en que Austrias y Borbones quisieron subir a
las nubes, el oro fue lastre, y el humo ala 4 Pero cuando los
campesinos vieron que ya no se les dejaba ir a la vega de toda la
vida para sembrar a su antojo semillas de tabaco, y cortar libre-
mente las hojas para secarlas al sol y al aire de sus mayores, y
que los guards del rey les rondaban el rancho, y los mazos del
contrabando se los quemaban, se alzaron contra el rey Vino
la revoluci6n 4 Al globo del rey le cortaron el ala, le dejaron
sin humo 4 America se hizo libre con sus palos de tabaco 4


C asi da risa, si no moviera a lgrimas, ver las legiones de cam-
pesinos alzando garrotes, lievando piedras en el canto de los pon-
chos, de las ruanas, para embestir a los criados del rey 4 Lle-
vaban por bandera, como si dij6ramos, una hoja de tabaco 4
"Que debia ser cosa muy apreciada entire ellos 4 4 4 ", como
dijo Col6n 4 Salian de las vegas del Socorro, de San Gil, los hi-
jos de los pobres Les habian arrancado sus cuatro matas de









tabaco, y sembrado de sal sus campos; les habian robado los ma-
zos, los tercios de hojas, que tenian el aroma de sus vidas, el color
de sus carnes 4 En cualquier carcel miserable, comiendo por
amor de Dios de lo que Ilevaran los vecinos, estaba el pobre viejo
tan bueno, tan honrado, tan fuerte para doblarse bajo el sol cui-
dando de sus matas 4 Y estaba en la circel y con prisiones, por
contrabandista!


Asi naci6 la independencia 4 Fu6 la guerra de todos 4 El
tabaco estaba en la substancia de America, en la vida de todos los
dias, en todos los trabajos y en todos los moments de ocio y en-
suefio 4 A la guerra fueron hombres y mujeres en una mar-
cha popular que dur6 casi cien afios 4 Se cantaba a revuelta lo
mismo en Cuba que en el Socorro de la Nueva Granada 4 Es
una historic casi tan larga como la de la Colonia, y ain mas 4
"Ya por el siglo XVI -dice don Fernando Ortiz- cuando el ta-
baco comienza a ser buscado en America por los ingleses, france-
ses y holandeses, o sea por los contrabandistas extranjeros, el
rey Felipe inicia las restricciones legales para su siembra y comer-
cio 4 En 1606 se prohibe por diez afios el cultivo del tabaco en
Cuba y demis islas y paises de Tierra Firme 4 En 1614 se le-
vant6 la inicua prohibici6n permitiendose la siembra, pero orde-
nando que todas las cosechas se enviaran a Sevilla y condenando
al contraventor con ipena de la vida4 4 4 A media que fue
extendi6ndose el consume del tabaco cubano, 6ste interest al fisco
y fue objeto de estancos y monopolies, desde el creado por Real
Cedula del 11 de abril de 1717 hasta el mas extenso, el de 1740,
cuando a Martin Arostegui se le dio el monopolio no solo del co-
mercio del tabaco, sino de todo el comercio de la isla 4 Por al-
go las primeras rebeliones armadas que hubo en Cuba fueron las
de 1717, 1718 y 1723, producidas por los vegueros atropellados,
contra ese regimen atroz de abusivos privilegios 4 4 4- "


C omo es obvio, en las revueltas originadas por el estancamien-
to del tabaco no anduvieron solos los campesinos 4 Eran mu-
chos cuantos tenian que ver con industrial de tanta monta 4








Los oprimidos por las reales cedulas formaron muchedumbre 4
Y no deja de ser curioso el que a veces se mezclaran en la revuel-
ta gentes de la iglesia En la Nueva Granada parece que sa-
li6 de un convento el himno de Los Comuneros 4 En Cuba sa-
lieron de todas las 6rdenes voces de protest contra los estan-
cos 4 Las iglesias, en este caso, se consideraban tan lesiona-
das como las gentes del campo En el libro incomparable que
don Fernando Ortiz ha escrito sobre el tabaco y el azucar en Cu-
ba, se encuentran apuntes muy instructivos sobre este punto 4
"Cuando en 1683 -narra don Fernando- el rey quiere fijar un
impuesto sobre las vegas, la elaboraci6n y la venta del tabaco
habano, protestan los conventos 4 El gobernador don Jose
Fernandez de C6rdoba y Ponce de Le6n, no puede ser mas expli-
cito en el informed a S. M. Se queja de los indisciplinados veci-
nos de La Habana diciendo que "es la naturaleza de la gente que
puebla esta ciudad tan opuesta a todo lo que se les manda y tan
hechos a su libertad, que todo cuesta no poca dificultad" 4 Y
aiade seguidamente: "No siendo el menor embarazo para ello los
que se introduced debaxo del sagrado de sus 6rdenes, por dife-
rentes caminos, en estas cosas; los cl6rigos y religiosos que por
sus fines particulares se manifiestan zelosos, con pretexto de los
pobres, en que no para poca mortificaci6n 4 4 4 La enemiga
clerical contra el impuesto del tabaco no ceja 4 Y cuando en
1717 una Real Cedula manda estancar todo el tabaco de Cuba, los
representantes de los frailes dominicos, franciscanos, agustinos,
capachos, belemitas y abadesa de las monjas de La Habana ele-
van a Su Majestad una protest alegando que "en todas las tie-
rras en que se siembra el tabaco" hay imposiciones redituales a
favor de los conventos, las cuales a 6stos sostienen y cesarian o
menguarian much mediante el proyectado estanco 4 Segin
Pezuela, el movimiento subversive, que Ileg6 a un furioso motin
contra el Capitin General, fu6 ocasionado por los mercaderes o
"especuladores" del tabaco en La Habana, quienes soliviantaron a
los vegueros contra el monopolio que iba a establecer el esta-
do No dudamos de que los especuladores tuvieron parte en
la revuelta; pero tambien es indudable que entire los especulado-
res estaban los frailes y las monjas 4 La oposici6n eclesiastica
fue tan violent y pertinaz, que un fraile dominico, Fray Salva-








dor Suarez, fue acusado como el principal "instigador" Para
contener a Fray Salvador hubo de intervenir hasta el rey 4 4 4


+++


a guerra de independencia fue una larga guerra, gue-
rra de diez, de quince afios, en que los soldados de Co-
lombia anduvieron desde las orillas del Caribe hasta
las fuentes de rio de La Plata, Ilevando con el redoble
de sus tambores su brava resoluci6n, su atrevido em-
puje, que levantaba a blancos y negros, campesinos y aldeanos,
lo mismo de paramos que de valles, de las Hanuras de Venezuela,
de las costas de Colombia, de las sierras del Ecuador, de los mon-
tes del Peru ; Que vegas de tabaco, ni que tablones de cafia,
ni sementeras de papa, ni labranzas de maiz! Lo primero era ha-
cer la guerra, poner en fuga al chapet6n, insolentar a los criollos,
y entrar a los pueblos en la borrachera de la victoria, rastrillan-
do en los empedrados las herraduras de los jinetes capitanes 4
En el norte de la Argentina se pavorizaban las gentes sencillas
ante la perspective de que los colombianos que habian libertado
a Bolivia desbordaran sobre los campos de Corrientes y Jujuy 4
Hasta esa punta de la tierra se hacian sentir nuestros soldados 4


P ero la guerra tenia que terminar algun dia 4 Los espaiioles
que mandaban, se fueron 4 Se embarc6 el iltimo virrey 4
Habia que recogerse a la sombra del viejo solar 4 Los campe-
sinos, otra vez a sus vegas 4 El general Bolivar dej6 a Lima,
y volvi6 a BogotA, a Caracas 4 Mientras en la guerra se andu-
vo, como era en epoca de sacrificios y heroismos, cada cual dio
lo que pudo, que casi siempre fue el ofrecimiento de la vida 4
Cuando vino la paz -como siempre, con mis problems que la
misma guerra,- y fue precise ajustar la republica, los estadistas
no sabian como levantar la hacienda, sin mis formulas concre-
tas que las mismas aplicadas antes por Espafia 4 No habia
oro 4 No habia con que pagar un soldado, ni hacer un puente,








ni adecentar la casa de gobierno 4 De Europa prestaron libras
esterlinas para hacer a Espaiia la guerra: ahora habia que pagar
la deuda 4 Y mirando en todas direcciones, hubo de Ilegarse a
la conclusion de siempre: Parar la casa con palos de tabaco 4
Y seguimos con los estancos lo mismo que si mandara el propio
Rey don Fernando, el aborrecido *


L os campesinos miraban a sus antiguas vegas, y pensaban:
"Quien pudiera echar unas semillas de tabaco!" Muchas frases
parecidas solian hacerse 4 Las hacian los esclavos, que otra
vez sofiaban en la conquista de su libertad 4 Las hacian cuan-
tos Ilevaban ann a cuestas el fardo de los privilegios coloniales 4
Y mientras la republica trataba de enderezarse, tambien los hu-
mildes volvieron a incorporarsepoco a poco Circulaba por
todos los aires una misma canci6n 4 Habia que saberse por
que se habia peleado, que era lo que pensaba conquistarse cuan-
do tanto se habia peleado hablando de libertad 4 Por alli en
los cuarentas del siglo pasado, pues, fueron dibujandose formulas
concretas, troquelindose decires, exaltindose a caudillos que ha-
blaban de estas cosas 4 Como en otro tiempo, la bandera fue
una hoja de tabaco 4 Que se acabara con el monopolio y los
estancos y verian los colombianos erguirse de nuevo la naci6n, y
c6mo volverian los campesinos a pulir amorosamente sus ve-
gas *


" se acab6 el monopolio 4 Aquellos fueron los tiempos del ge-
neral L6pez, cuando se hicieron libres a un mismo tiempo los
hombres y las hojas de color oscuro 4 Libertad para los escla-
vos, libertad para el tabaco 4 Jamis un jubilo igual se vio en
estas tierras 4 Reverdecieron los campos 4 Los montes pa-
recian distintos 4 En los caminos se oia el tropel de las mulas
herradas 4 Naci6 una tierra escondida en el coraz6n de Colom-
bia: Ambalema 4 El rio ocioso, que hasta entonces no parecia
sino haber sofiado reflejando en sus espejos el vuelo de la garza,
la estampa de la selva, se vio transformado en ruidoso camino de
bogas y traficantes La navegaci6n del Magdalena puede de-









cirse que la impulsaron, no las hilices de los vapores: las hojas del
tabaco 4 Hasta la vispera de estas libertades, por esas aguas
de nuestra historic s6lo subian con lentitnd mortal los champa-
nes, al paso acompasado de los bogas que empujaban la pesada
barcaza apoyando en la proa encallecida de sus pechos desnudos
las varas que se clavaban en la orilla 4 Los escritores progre-
sistas pensaban que aquello era un absurdo: que el rio deberia
trocarse en un Mississippi, con vapores que hicieran resonar sus
sirenas en el boscaje virgen 4 Y hasta se leg6 en aquellos aiios
cuarentas del siglo XIX a echar al agua algunos vapores, mas ba-
jo pabell6n de privilegio y optimism, que de industrial y comer-
cio 4 Pero cuando vino el tabaco, vinieron la carga y el nego-
cio 4 Se acab6 el privilegio de los barcos 4 Se multiplicaron
las companiias de vapores 4 Las bodegas se atestaban 4 El
primer humo de nuestra redenci6n econ6mica parece que hubie-
ra prendido en la punta de un tabaco de Ambalema (1) *


D e aquello ha pasado casi un siglo, y todavia se recuerdan esos
tiempos, y resuenan ain los hachazos de los nuevos colonizado-
res en la montafia virgen de nuestra vida 4 Tras la generaci6n
de las muchedumbres guerreras que tuvieron su cuna en las ve-


(I)-"Todavia estaba en problema la navegacion por vapor. Las provincias interio-
res no daban sino muy pocos frutos a la exportacion, y los buques bajaban de ordinario
casi vacios; pero ocurrio un suceso que vino a asentar sobre bases s6lidas las empresas. Me
refiero a la abolici6n del monopolio del tabaco. Este articulo s6lo habia sido producido has-
ta 1846 con destino al consume interior. y nunca habia pasado la cantidad producida en las
tres unicas factories establecidas en Ambalema, Gir6n y Palmira, de 35,000 quintales. En el
aino de 1851 a 1852, ya subia el guarismo de las exportaciones de tabaco a 27,656 quin-
tales, guarismo que, unido al consume interior, debia alcanzar a un total de 40,000 quin-
tales o 16,000 cargas de alimento a los viajes de los vapores en su regreso de Honda a la
Costa... De 1850 a 1870 la exportaci6n total de tabaco de Colombia fu6 de 1,800,000
quintales, que da un promedio de 86,000 quintales por aiio. De ellos ha debido salir un 80
por 100 por el Rio Magdalena. equivalentes a 27,000 cargas anuales. Este guarismo pue-
de aumentarse en un 50 por 100 por la exportaci6n de quinas, cafe, algod6n, maderas de
construcci6n y de tinte, etc. Las cargas de subida en el mismo period debieron aproximar-
se a 40,000 por aiio, de suerte que el tr.fico del Magdalena, que en 1827 no estimaba
el senior Elbers en mas de 12,000. habia decuplicado a lo menos en el espacio de 30
anfos... "
(De las "Notas de Viaje", de don Salvador Camacho Roldan).








gas del Socorro, vino -a los sesenta, a los setenta afios- la pri-
mera generaci6n de hombres de trabajo 4 Hay hombres entire
los de estas gentes que algun dia pondri en limpio la historic,
porque sus empresas hicieron cuando menos tAnto por construir
la patria, como los generals de la guerra hicieron por abrirle ca-
mino sacando a lanzadas los soldados extranjeros 4


Miguel Samper, que entonces no era "el gran ciudadano" de que
habl6 Carlos Martinez Silva, sino algo asi como el pequefio ciuda-
dano, un jovenzuelo de menos de veinticinco afios, se fue a esas
laderas del Magdalena con un hermano suyo 4 Vamos --se
dijeron- a reventar monte, a hacer potreros, a levantar caneyes,
a hacer patria 4 Aiios mis tarde, el propio "don Miguel" recor-
d6 ese mundo de su juventud de esta manera: "La extinci6n del
monopolio del tabaco desarroll6 la vitalidad productive de los an-
tiguos distritos de siembras, especialmente el de Ambalema y sus
adyacentes, y fue tan vigorosa y rapida la acci6n, que en seis anios
se verific6 una labor gigantesca, equivalent, por si sola, para es-
tas comarcas, a la de los tres siglos anteriores Los hechos
que se presenciaron en aquella epoca tienen much analogia con
los que produjo en California el descubrimiento de los placeres de
oro 4 44 El movimiento fue tan ripido como vigoroso y vivi-
ficante, sin que bastaran a detenerlo dos revoluciones, hasta que
empez6 esa lucha gigantesca de 1860, que dejara en nuestra his-
toria una huella mis honda que la de todas las precedentes 4
Los brazos que el monopolio del tabaco empleaba para su cultivo
fueron lu6go insuficientes para la tarea de la libertad, y una gran
corriente de jornaleros y trabajadores de toda clase y de toda ca-
tegoria, parti6 de las faldas y mesas de la cordillera hacia las ve-
gas del Alto Magdalena y sus afluentes 4 El hacha y la azada
resonaron en todas las selvas; los pantanos se desecaron; prados
artificiales de grande extension aparecieron; los caneyes, las ha-
bitaciones, las plantaciones de tabaco y de toda clase de frutos
se veian brotar en cada estaci6n de siembras; las factories se le-
vantaban y se llenaban de obreros de ambos sexos; las tiendas
y los buhoneros se multiplicaban; todo era movimiento, acci6n,
trabajo y progress" *









ue simple nos parece ahora el process de la historic:
Descubrimiento, conquista, revoluci6n, libertad, vida
y pasi6n de la republica, todo escrito en unas hojas de
tabaco! Llega Col6n, se enciende un tabaco en Guana-
hani, y el orbe se convierte en un fumadero 4 To-
dos los secrets de America siguieron siendo secrets para Euro-
pa, menos el del tabaco: fu6 el unico descubrimiento de America 4
Fue la mayor conquista 4 Luego, la raz6n de la colonia, y su
pIrdida para Espafia Quieren los reyes amarrar las manos
a los campesinos de las vegas, y estalla una guerra que parte en
dos los destinos del mundo: nace el hemisferio americano como
tierra libre y duefia de su propia responsabilidad 4 Si la rept-
blica se hace gravosa para los tabacales, estalla de nuevo la re-
vuelta 4 Viene la libertad, y reverdecen los campos, y cada ci-
garrillo que se enciende es el bot6n de fuego en que arde la vida
nueva 4 Como si de today la historic de cuatro siglos pudiera
hacerse una picadura, apretarla en el hoyo de una pipa y verla
flotar luego en espirales de humo 4 O en coronas, como hacen
los muchachos mis hAbiles 4 Como si los mis arduos proble-
mas de la humanidad pudieran reducirse a las tres letras, casi dos
-ADE- con que dicen "tabaco" los indios catios! Cuando el ta-
baco se enferma en Colombia, el pais parece que va a morir -
Los mis listos se ban levado las semillas, para que en Sumatra o
en Java crezcan lozanas las hojas que a nosotros se nos marchi-
tan 4 Hay unos cuantos afios en que se nos van los ojos hacia
aquellos remotos paises, como si nos hubiesen arrancado el hu-
mo del hogar 4 Pero ya vendran dias mejores, reverdeceran
las vegas, y otra vez arrimaremos las hojas al brasero para ver le-
vantarse la espiral, como cuando Ilegaron los descubridores 4
Cuando hoy se viaja per los caminos de Santander, por las tierras
que van al Socorro de los comuneros, otra vez las hojas, que en hi-
ladas se orean bajo el alero de las chozas, lenan con su perfume
el aire tropical 4


Sin embargo, el mundo se ha complicado much 4 Surge la
duda de que hoy el tabaco pueda ser un comun denominador 4
Los inventos, las miquinas, la tecnica sugieren nuevos puntos de








vista Que ha sido del tabaco? El tabaco se mantiene en su
ley 4 Nuestros indios, brujos y endiablados, cambiaron el or-
den del mundo para siglos 4 Las antiguas divisions sociales
tienden a desaparecer: prejuicios de razas, castas de ricos hom-
bres 4 Una invasora democratizacion de la vida mezcla san-
gres, sofrena a los ricos, levanta a los pobres La prudencia
religiosa habia puesto los hombres a la derecha, las mujeres a la
izquierda: hoy, el hombre y la mujer se mezclan en la oficina, en
la universidad, en la fibrica, en el temple 4 El negro y el blan-
co no sl6o van juntos: andan revueltos S61o una clasifica-
ci6n nueva surge en la vida modern: la de los que fuman y los
que no fuman En el tren, el teatro, la oficina, la escuela, no
se ven sino dos letreros, que encontrara el lector en todos los idio-
mas y paises: "Prohibido fumar", "Permitido fumar" 4 Han
tenido que modificarse todos los sistemas de construcci6n para
tender a la nueva circunstancia Se ha cambiado el piano de
los edificios En las ciudades industriales, el humo de las f&-
bricas constitute uno de los grandes problems urbanos 4 En
todas las ciudades del mundo, el humo del cigarrillo es un peque-
fio problema de mayor magnitude El coche, el buque se pla-
nean teniendo siempre en la mente al fumador 4 Quienes no
fumamos, vemos que nuestro compartimento en la vida se hace
cada vez mas estrecho 4 Sentimos que la nube crece, que ba-
jo los cielos del Seiior, esto va convirtiendose en un globo hen-
chido de humo 4


Hay dos escuelas en la vida 4 La escuela de los fumadores y
la de los no fumadores 4 Cuando hace muchos afios el doctor
Nicotin us6 del tabaco como un medicamento, no imagine que su
nombre pudiera llegar a ser, en gentes temerosas de "humar", si-
n6nimo de veneno 4 Frank Harris, gran fumador en sus pri-
meras juventudes, dej6 el vicio al final de su vida, y decia: Qui-
siera volver a nacer, s6lo por hacer toda una vida sin fumar un
cigarrillo: desde que lo deje, he conocido algo que ignoraba: el
sabor y placer de la comida 4 Contra el pensar del compaie-
ro de Wilde, se alza la marea de los gustadores del humo, para
quienes una comida s6lo vale lo que el puro de los postres 4 La









reina Isabel hizo asco del cigarrillo, y por generaciones, fumar
fu6 vicio secret de ninias traviesas, y cinismo desafiante de las
viejas 4 Pero quien inclina hoy la mirada para ver los cajonci-
tos de arena en que se tiran las colillas, saca la impresi6n de que
una colilla es un cabo de cigarrillo que lieva estampada en un ex-
tremo la pintura de los labios Mi professor de quimica, un
viejo mas bueno que el pan, don Paco Montoya, nos hablaba algu-
na vez del cigarrillo, que el consideraba veneno lento: "-Muy
lento, mny lento 4 4 4 ", agregaba, y mientras sonreia bajo el
ahumado bigote de septuagenario socarr6n, temblaba en sus ma-
nos el imprescindible cabo de su cigarrillo *4


S i algunos personajes de hace tres o cuatro siglos pudieran vol-
ver a este teatro del mundo por unos cuantos minutes, tendrian
ocasi6n de divertirse t A losindios de Guanahani no distrae-
rian los aeroplanos: les harian reir las seiioritas de Europa echan-
do humo por las narices El cronista HernAndez de Oviedo
haria aspavientos ante la desvergiienza de los fumadores i Se
frunciria de enojo la reina Isabel de Inglaterra, y gozaria Sir Wal-
ter Raleigh viendola enojada, porque el pueblo ingles en esta ho-
ra crucial de su historic, no mira a las chimeneas de sus fibri-
cas, ni al humo de sus acorazados, sino al cigarro de Winston
Churchill * Porque "en el tabaco -como dice Ortiz- hay
siempre algo de misterio y sacralidad: el tabaco es cosa de gen-
te grande, responsible ante la sociedad y ante los dioses Fu-
mar el primer tabaco, aim cuando sea a hurtadillas de los padres,
es como un rito DE PASSAGE, el rito tribal de la iniciaci6n a la
plenitud civica de la varonia, como una prueba viril de fortaleza
y dominio ante las amarguras de la vida, sus candentes tentacio-
nes y el humo de sus ensueiios 4 - "








irg s curioso que las dos Americas, la del Norte y la del
^L Sur, hubieran entrado al comercio del mundo lievadas
I rr de las manos de dos reinas Isabeles 4 Fu Isabel
la Cat6lica quien sopl6 las velas de Col6n: de ahi sur-
-gi la Am6rica Espaiiola 4 Fue Isabel la Protes-
tante quien sopl6 las velas de Raleigh o de Drake: de ahi naci6 la
America Inglesa 4 Col6n reconoci6 la parte de la reina suya, e
"Isabela" bautiz6 el lugar que encontr6 mis bello en las Anti-
lHas Raleigh rindi6 igual homenaje a su reina, y llamo "Vir-
ginia" a su colonia, porque la reina era virgen 4 Sobre la cos-
ta del Atlantico, al norte, en los viejos mapas, no se ve sino esa
palabra: "Virginia" 4 En los siglos pasados, todo el mundo, al
leer esa palabra no pens6 sino en la reina Pero como la his-
toria es madre de la ironia, hoy, cuando las gentes oyen nom-
brar a Virginia, no se acuerdan de la reina: piensan en el taba-
co 4 En el Tabaco de Virginia 4


Y no esti mal que se haya producido un cambio semejante 4
Despu6s de todo, esta maquina enorme de los Estados Unidos, se
levant tambien sobre palos de tabaco 4 El buen sir Walter
Raleigh sofi6 en un imperio colonial 4 Pero la tierra era dura
y trabajosa 4 Virginia no prosperaba 4 Los hombres no po-
dian hacer pie en ella 4 Cuando, al sur, los espafioles habian
fundado muchas ciudades, y tenian ya virreyes gobernando vi-
rreinatos, todo por el norte seguia siendo, de verdad, virgen 4
Entonces, se estableci6 la Compafiia de Virginia 4 Ricos y bur-
gueses de Londres suscribieron acciones, compraron buques,
despacharon gentes 4 Se fund esa que es hoy la mis antigua
ciudad de los Estados Unidos: James Town Pero la ciudad
no cuajaba 4 Todo era puiietazos, muertes y violencias 4
S6lo un dia se aquietaron los Animos cuando la bizarre figure del
capitin Kendall se balance en el pendulo de los ajusticiados 4
La compafiia quiso estimular industries: vidrio, brea, potasa 4
Trataba de que se sembrara cualquier cosa, de que se alimenta-
ran gallinas 4 Lo que siempre se hace cuando se empieza una
colonia 4 Nada Todo era initial 4 Aquel nido de la re-
pdblica del Norte no era sino un moridero 4 Hasta que un dia,








los socios tuvieron una idea genial: sembrar tabaco, para lenar
de humo a los ingleses 4


Era el tabaco infecto, que tanto disgust en vida a la reina 4
El tabaco que la propia compaiia habia visto con puritano dis-
gusto 4 Aquella gente sana de Virginia Company, habia tra-
zado un program que estaba muy bien pensado como para pri-
mer principio de lo que son hoy los Estados Unidos 4 Se ha-
b16 de un astillero, de fibricas de vidrio y ladrillo, de establecer
forjas, de extraer sal 4 Pero todo se lo levaba el diablo, o la
trampa, como decimos vulgarmente 4 Buques no se pudieron
hacer porque el capitin Barwick estir6 la pierna, y con el murie-
ron sus buenos compafieros 4 La fabrica de vidrio fracas,
porque los italianos traidos para dirigirla resultaron "de la
peor ralea que el infierno haya vomitado" 4 Sir Edwin
Sandys, que habia sofiado con todo aquello, verificaba poco
tiempo despubs que lo fnico que salia de Virginia era Ta-
baco 4 Sir Edwin tenia los propios gustos de la reina Isa-
bel 4 "This deceavable weede Tobacco, which served nei-
ther for necessity nor for ornament to the life of man, but
was founded only on humour, which might soon vanish in-
to smoke and come to nothing", escribia con desagrado, y
con toda razon, pues el tabaco es de aquellos engafios coloridos
de que s6lo quedan el humo y la nada 4 Pero la compafiia de
Virginia acab6 por ver que su vida dependia del tabaco 4 Qui-
so tener el monopolio, y lo obtuvo por algun tiempo 4 Luch6
contra el tabaco de las colonies espafiolas: vivia celosa del de
Barinas, en Venezuela; del del Brasil y las Antillas 4 Hizo que
el rico suelo de Inglaterra, de la Madre Patria, no se dafiara sem-
brando una cosa tan fea como tabaco, cosa que vio con buenos
ojos la corona, porque asi podia aumentar su rents de adua-
nas 4 Y asi, poco a poco, se olvidaron los suefios del astillero,
el hierro, el vidrio, la sal 4 La propia compafiia pas6 a la histo-
ria 4 El pueblo, o los demas, lucharon contra su inicuo mono-
polio 4 Lo mismo que se luchaba abajo, en el sur espaiiol 4
Se triunf6 4 Virginia se pobl6 de alegres y esforzados colo-
nos 4 Reverdecieron las tierras Las casas, los pueblos y








los hombres, olian a tabaco 4 Pas6 Virginia a ser una planta-
ci6n que regalaba a Inglaterra con la hoja que s6lo deja humo y
cenizas S Surgi6 la gran colonia, la future republica del Nor-
te

+++


Humo fuimos, humo somos y en humo nos convertiremos y
Al Sur y al Norte Al Este y al Oeste del mar Atlantico 4
Cualquiera diria que de todos los imperios, s6lo uno subsistiri: el
del tabaco Y habremos de soportarlo todos, hasta los no ini-
ciados, que ignoramos la mas rudimentaria experiencia que co-
rresponde a cualquier hombre civilizado: aspirar humo 4























EL HUMO






LUIS TEJADA













ara vergiienza y confusion de algunos amigos mios,
que sin raz6n o con raz6n han resuelto dejar de fumar,
voy a escribir este pequefio elogio del tabaco! Ojala
que mis palabras los aparten del peligroso camino del
ascetismo, que haria de ellos al fin esa cosa monstruo-
sa y horripilante que Ilaman "hombre ejemplar!"


Hay que desconfiar siempre un poco de today persona que no fu-
ma 4 iQu6 otros tremendous vicios tendril! Porque el tabaco es
una delgada canal por donde salen y se dispersan en el infinite
nuestros instintos perversos 4 Fumando se torna el alma leve-
mente cAndida y azul como el humo ligero 4 ;Andais buscando
por todas parties con vuestra linterna al hombre bueno y feliz?
Yo se d6nde lo encontrareis 4 Es aquel que esti sentado en su
habitaci6n, frente a la ventana, al atardecer 4 Tiene la cabeza
echada sobre el respaldo del amplio sill6n frailuno 4 Las pier-
nas estiradas y colocadas sobre un parapeto eminente 4 Mira
caer la lluvia al trav6s de los cristales pilidos 4 Fuma 4 De
su boca, como de un pebetero hieratico, asciende el humo en leves
volutas, recto, grave y silencioso, adhiri6ndose a las estrias del cie-
lo raso, buscando los menudos promontorios de la madera para ro-
dearlos, hundi6ndose en los huequecillos y quedandose un instan-
te prendido a los clavos solitarios, para difundirse al fin en la pe-
numbra de los rincones 4 Ah, os prometo que ese es el hom-
bre bueno y feliz! Sus pensamientos seran puros y elevados, y su
alma se habri ablandado al influjo de aquella column inefable
que surge de su pecho en ondas tenues y aladas 4 Dios lo ve
porque su humo sigue hacia lo alto, como en el holocaust de
Abel 4


El Tabaco tiene una santidad callada y emocionante 4 Es mis-
tico 4 Su alma sera purificada por el fuego La brasa en-








cendida y misteriosa consumira su came y limpiara su espiritu 4
iAy! esas filas de largos y asceticos cigarros que veis encerrados
en sus cajas herm6ticas, son monjes severos que van a su Tebai-
da! La hoja humilde, encierra, sin embargo, la esencia de las trans-
formaciones supremas que elevan y dignifican la material: se con-
vertiri en ceniza blanca, simbolo de la muerte y de la evoluci6n de
la naturaleza hacia fines inconocibles; y se convertiri en humo
azul, simbolo del espiritu alado que tiende hacia el espacio sin li-
mites *


El Tabaco es cordial, fraternal, sencillo 4 En las penosas
horas de trabajo nocturno nos acompafia y nos conforta, porque
posee una pequeiia vida que Dios no concedi6 a las otras cosas
inertes que nos rodean: los retratos mudos de los abuelos, las si-
Has tiesas sobre sus patas, los libros enfilados en el estate, el le-
cho solitario y blanco que descansa en una esquina 4 Nada se
mueve, nada habla 4 S6lo el cigarro, colocado con la ceniza ha-
cia arriba sobre el tintero, despite ligeras espirales m6viles, in-
quietas, que nos hacen guiiios minusculos 4 Sabemos que algo
palpita ahi, que una diminuta alma encendida se consume junto
a nosotros y pasara iPero esos retratos no pasan nunca y
esas sillas estaran siempre ahi! Este medio cigarro que nace y
muere, y es efimero, esti mis cerca de nosotros que todo aquello
eterno 4 Es un resume infinite de nuestra vida i Por eso
nos consuela y nos acompafia 4
No fumbis amigos mios 4 Pero ioh!, cuin angustiosa y dema-
siado sola sera vuestra soledad 4

























DIVAGACION SOBRE


EL TABACO


(Inedito)







GILBERTO GARRIDO













iempre he pensado que esta de fumar es la funci6n ilu-
sionada por excelencia -A La arquitectura de la ilu-
si6n ha erigido palacios de humo, inasibles cupulas
fragantes con campanarios de azul voncingleria 4
De alli suben los cantos del gozo y la esperanza 4
La estampa del hombre "que vendi6 al contado", incorporada a
nuestro recuerdo desde los remotos dias de la infancia, no es con-
cebible sin los "humos de gran senior ventrudo" en que se envuelve
y se perfuma 4 Y el hombre de todas las esferas sociales y eco-
n6micas, de las ciudades y los campos, le da a su vida ese sofiador
estimulante del pensamiento y del olvido 4 Porque parece ha-
ber una aceptaci6n ticita de que el cigarro y el cigarrillo avivan
la funci6n de pensar, de recorder, de olvidar, seg6n sea el requeri-
miento de la voluntad que se acoge a su embrujo Esta para-
doja -si asi puede Ilamirsela- esti protocolizada en la concien-
cia del mundo:


Fumar para recorder
todo cuanto el alma alegra,
para olvidar y alegrar
la tristeza 4


El Tabaco es plant de la felicidad 4 Nace, crece, acendra a-
romas, ofrenda la vida al placer de los hombres, y mere dando
gozo, ardiendo y perfumando 4 Planta simb6lica de la suma
generosidad y el supremo sacrificio, lo iltimo que nos da es la en-
seianza de que todo es vano en el mundo 4 Humo y ceniza 4
Ilusi6n y muerte 4 Lo unico que en la vida vale la pena es el
amor 4


















POESIAS



























CUASI BALADA EN GORJA
Y EN LOANZA DEL HUMO DE MIS PIPAS
(Inedito)







LEON DE GREIFF





















N o import mas queennegrecer papiros
volcando vaciedades como tonto,
hacer humo (en Nigricia o en Toronto):
sonetos con bostezos o suspiros
y con Angeles (con o sin reproche,
tacha o yerro), discursos a la Noche
(con o sin Luna), arengas a los Zipas
-de metAforas nimias quZ derroche!-,
fabricar humo en cualque de mis pipas?



II

Humo cuyas fantAsticas volutas,
se disgregan, abriendo a mi refugio
libresco-musical (un artilugio
diab6lico es el 6rgano) anchas rutas
para singular, marino imaginario
circumnavegador sobre precario
bote, al pairo, de Funza a Tamaulipas:
isujeto al lefio, Ulises sedentario,
fabricar humo en cualque de mis pipas!
















IIL


En la region que fuera de los Zaques
(y de los Zipas); cerca al turbio Cauca
tumultuoso (escuchando su voz rauca,
bebiendo anis, jugando a los escaques);
o en paises de ensuefio (Thile, Utopia),
- harto es mejor que hacer versos en copia,
a Ofelias irreales o a Xantipas
evidentes (con Musa ajena o propia),
fabricar humo en cualque de mis pipas!



Iv


Humo, que el Viento viajador se rapta
-v a mi con 1e -, con rumbo a las er6ticas
(Citeres? Pafos?) insulas ex6ticas
que solo el sueno en el ensueno capta;
humo que en fonjes nebulas se abroche
de los techos o dance a trochemoche
(danza de site velos ante Antipas),
jy que hago Antipas, yo... quieto fantoche?:
fabricar humo en cualque de mis pipas!


















CGando yo fui juglar en Bolombolo,
juglar-pionero del Troncal-hoy trunco:
mafiana en paralelas al Bredunco
camino al mar, y alli, de un brinco, al Polo:
en mi funcion de vate ferroviario,
por divertir mi hastio atrabiliario,
libando al par, de las panzudas pipas
zumos ebrios, solia solitario,
fabricar humo en cualque de mis pipas!



VI

-imo salve! dijeron los ancestros.
Humo salve! diran nietos y choznos,
con voz meliflua o con abruptos voznos,
bajuno estilo o siderales estros,
pompa verbal o descarnada inopia.
Humo. salve! ;Vertiendo cornucopia
floral, frutal (a Ceres te anticipas,
o es Ceres la que el huerto tuyo expropia?):
fabricar humo en cualque de mis pipas!

























E' N V I 0:


Principe del Ensuefio, Rey ingravido
de la Elaci6n, del Extasis Monarca,
Humo, salve! Fumivoro soy avido:
- en la region de los Zaquezazipas
cs mi placerrNoe solo en el Area-
fabricar humo en cualque de mis pipas!

























METAMORFOSIS DEL TABACO
(Inedito)







ARTURO CAMACHO RAMIREZ













0 id como el tabaco aroma del mundo,
doncel de rubios y jugosos parpados,
erguido sobre tierras y entire brisas
que hacen crecer el ritmo de su tallo,
principle verde y tropical que ofrece
sus espesos cabellos ondulados,
en doncellas mareas vegetables,
a un viento azul y a un sol desmesurado.



V edle entire Huvias de imperiosas lgrimas
llorar sobre los climas afiebrados
su promesa ondulante que divide
la luz y el aire en sus menudos labios.



C uento la historic de su adolescencia
de verde sangre y encendidos brazos,
su juventud en medio de las eras,
su suefo de esfumarse en el espacio,
su virtud resignada a la amarilla
senectud de mendigo acongojado,
abuelo dulce de mejillas secas,
colgadas en el centro del verano.














Yo he mirado crecer eternamente
su flor abierta a cielos levantados,
en Ambalema de fluvial espalda,
torso de lumbre y ojos asombrados.



Hay cigarreras con su olor al cinto
y en la epidermis su color regado
y entire sus senos su sabor perdido
y en sus piernas su jugo macerado;
y todas marchan como marcharia
el humo de su cuerpo derramado,
con los ojos uncidos al recuerdo
y en actitud de soledad los brazos,
ofreciendo su esencia rediviva
en solo amor de cuerpo abandonado.



Mirad como el tabaco se ensortija
-atauid de si mismo aletargado-
y asi muere tranquila y solamente
y se lena de fuego anticipado
cuando en las manos cAlidas se ofrece
su aroma, amortajado en e igarro.














Oh, tu del viento, derrotado en humo,
en tus propias sustancias abrazado;
oh, tu, forma inicial de la ceniza
que cases de la angustia de unos labios,
perfect amigo de las soledades
en las noches sin suefo y en los arduos
caminos donde cruzan los poemas
como niios sin voz, desesperados;
compafero que llevas la conciencia,
como a una mujer ciega, de la mano,
hasta ponerla a flote de las sombras
sobre los ojos del abandonado.



Oh, tu, de miel recondita en el cuenco
de madera, acallando su reclamo,
juglar de la cortina y de la limpara,
pequefia nube de su cielo claro!



Payaso que te vas por la ventana
en un punto de fuego transformado,
astro que el hombre enciende en su aposento
cuando al arrimo del balcOn cerrado
vuelve la mente hacia lo ya vivido
y pone la cabeza entire las manos!
























TABAC


(Inedito)


JORGE


ARTEL















Puente de encantamiento milagroso,
impresentida, nebulosa escala
disuelta en espirales aligeros y vagos,
es la m6vil voluta caprichosa
que hacia perdidos ambitos
finge un viaje azul desde el silencio
distraido de los labios.



En ella, el mar y el cielo.
Un inconsutil, maravilloso mundo
de adormidos deseos.
Algo como ineditas ansias
tripuladas por cierto afan antiguo
de impulses mariners.



Las diminutas nubes de su suefio
discurren, oscilantes, frente a las miradas
apacentadas por un viento
de ritmicos letargos.
Formas sin formas que model el anhelo
de otros lejanos cielos no surcados.















Y flotan, imprecisos,
en sugeridas radas, exoticos navios...
mirajes de baupreccs y de mastiles
desdibujados por lentos csfumninos.



S obre la et-rcea ruta, que hasta los cielos sube
conio uiia c-anescencia de sideral encaje,
brunioso tul unidivago diluye
la lece arquitectura de sus torres fugaces.



E ste pausado vagar
cs conio un encanto
recondito v velado.
Un insondable piklago de nieblas,
alucinante floracion de lotos
en taciturnos, opalinos lagos...



E ntre borrosas y sutiles velas
un hilito de fugas adelgaza
la asombrada vision que se dispersa...

























HISTORIC DE MARINES
(Inedito)


ANTONIO


LLANOS
















S on estas las velas raidas
por el tif6n oscuro y fuerte.
Viajan en ellas taciturnos
los desposados de la muerte.
Miel de remotas lejanias
su lenta fabla lenta vierte.



Michal, mancebo florecido
y en gracia antigua coronado.
Vela la palma de su frente
el rojo estigma del pecado.
En vaso puro de jacinto
el dulce rostro fue vaciado.



En el costado enardecido
ciego flautista llaga ensena.
Sobre la arena de la mfisica
el arco limpido disena
el taHo leve de su flauta,
par de alto cuello de cigiieiia.


















Este de la faz recurtida
es viejo lobo de los mares:
fuma su opio lentamente
con largas pausas de cantares.
En otros dias esbelto y agil
presto su ritmo a los palmares.



Vago rescoldo de la tarde
unta de lumbre las arenas.
Ovidio gime desolado,
Camoens arrastra sus cadenas.
Ulises oye en una concha
el griego son de las sirenas.



Las velas endebles, tostadas,
viento marino riza y mueve.
Cuando Ilegar a la ribera,
cuando subir hasta la nieve.
Mas esta brisa de los tropicos
a veces sopla tarde y leve.
















E1l dia dorado como un datil
se tuesta al calido bochorno.
El cielo de cobre. El eter
fulge quemante como un horno
y los metales del estio
derrite el viento del contorno.



Tedio y pereza voluptuosos.
Los brazos remain con fatiga.
La fiebre voraz de los tr6picos
las secas gargantas hostiga.
En el pabellon diamantino
habra esta noche estrella amiga.



Calman los mozos el cansancio
fumando su pipa dorada,
mientras apuran la ginebra
y olvidan su historic pasada.
Talvez mataron en el sueAo
la dulce vision adorada.

















P ipas antiguas, requemadas
por una luna cenicienta
dieron al humo lentos giros
bajo la tarde amarillenta.
Sus braserillos alumbraron
oscuras noches de tormenta.



P ipa de viejos argonautas
curada en largas travesias
por el salitre del ocean
y la candela de los dias.
Pipas que ocultan el secret
de las ignotas melodies.



Dc la cucendida picadura
se alzan cintillos de oro vago,
torres azules que levanta
la sorda cabala de un mago.
Pipas gustadas en las horas
del breve ayer dulce y aciago.

















Cierne la noche sobre el ambito
harina ingravida de estrellas.
Tejen el lino del silencio
siete seraficas doncellas
y los mancebos taciturnos
gimen al lado de las bellas.



Turban el alma y el sentido
blandos efluvios de las cosas.
Los labios vierten en el beso
la esencia pura de las rosas
y palidas manos dibujan
biombo sutil de mariposas.



La noche rutila. Los cielos
toman color de mar dorada.
La bomba ardiente del espacio
brilla en la luz cristalizada.
Sdlo un cantar perfora el pecho
de la ancha b6veda estrellada.

























Brisa de astros sopla y mueve
el sucio y raido velaje.
Sube la sacra melodia
por las escalas del cordaje,
mientras el humo de las pipas
empana el vidrio del paisaje.

























CANCION DEL HUMO EN

LETANIA SUSPIRANTE


(Inedito)





MARIO CARVAJAL













De la viva candela
la column de humo
hacia el vacio vuela.


Divino Clavilefio,
tenue ala incorp6rea
para el viaje del sueno.


Escala misteriosa:
a un extreme, el azul,
y al otro, breve rosa.


E spiral en que asume
el corazon la forma
y el aire del perfume.


A veces niebla vaga
en cuyas ondas grises
la luz tiembla y naufraga.


A veces ancho coro
de torres que sostienen
la cupula de oro.














' a veces un liviano
dolor que emigra, y antes
se nos posa en la mano.


Veste de la distancia.
Cancion en que la muisica
se diluye en fragancia.


Paisaje disgregado,
donde el ocio discurre
como un ritmo cansado.


Rio de cauce inverso.
Geometria del alma.
Muda imagen del verso.


Flor del viento dormido.
Patria del horizonte.
Cabezal del olvido.


EEn tu seno errabundo
el soifador recoge
su coraz6n y el mundo.
























A D E

(Inedito)


GILBERTO


GARRIDO


















Un perfect vivir!
Un destino de fuego! Un acendrar
fragancias! Y morir
dando gozo! Ofrendar
la vida, y en aromas expirar:



S er para amar. Subir,
la frente del azul a coronar.
Para mejor vivir,
la propia vida dar
al ajeno deleite de sofar!



Y muriendo, vivir
el inefable gozo de ensefar
que todo es vano. Huir,
humo y ceniza, al par:
ser, y arder, y morir y perfumar!























LA ULTIMA FORMA DE SU HUIDA


JORGE


ROJAS




















El humo de mi pipa ya no es humo
si no la fuga azul de mi cerebro
hacia la orilla fltima del mundo
y hacia el ultimo mundo en que te pierdo.



Acabando el camino del recuerdo,
sin olanes de limited en los brazos,
no nos definen terminos los cuerpos,
y tan solo mi pie mueve tu paso.



Ya no hay brisa que pase entire el abrazo
ni mi sangre suspira por tus venas.
No hay beso que separe nuestros labios
ni punteros de instant mientras juegas.




















No hay sombra para dos cuando a mi llegas
en el desvelo de la madrugada,
porque el limited interno de mi esencia
es el limited externo de tu alma.



F uiste la desaz6n, y eres la calma.
Eras el horizonte, y en el filo
de mi partida anulas mi Ilegada.
De tanto que eras mia te he perdido.



El humo de mi pipa ya se ha ido
confundiendo a la niebla del pasado;
desnuda estabas, de humo te he vestido
y el humo que te viste te ha llevado.




























PEDESTAL

(Inedito)
HOMENAJE POSTUMO A GUILLERMO VALENCIA






ERNESTO GONZALEZ

















E1 Gigante emergi6 del seno de la vida
y traia, como todos los de la estirpe, un halo,
un halo de virtud resplandeciente,
un vigor
de eclosi6n de impetuosa primavera encendida.
En lo interior,
la famelica llama cuya punta ascendente
busco los altos cultos, con nostalgia y temblor,
y era el Gigante de coraz6n indeficiente.



En la cAndida onda de su voz y en su faz
reflej6 la tristeza retostada de Oriente:
la de los arenales, de un ardor pertinaz;
y la de las cisternas bondadosas,
que un mudo tedio copian y dinle de beber
al hurafio camello y a las palmeras ebrias,
danzarinas cautivas, de cien alas pomposas...
(Ah, las palmeras ebrias de un ayer imperial,
models de columnasy cuerpos de mujer,
pabellones y mantos que reservan el fruto
para los vinos sapidos de la noche nupcial.)

















El Gigante traia
la espectral
melancolia extenuante
de la sacerdotal
estirpe que en Atenas y Menfis, Delfos, Roma
los mitos despertara para la accion triunfal;
la tristeza del ibis-flor de purpura al viento-
y la del obelisco que converse
en la morena noche con el brasero sideral.



El Gigante... El Gigante
cruzaba con serena
angustia por la natal comarca,
abstraido en las cosas del Bien y de la Pena;
de la pena que es miel, devota alegoria
en el florido hu'sped de Marta y de Maria;
pena de soledad y pesadumbre extra'ia
de quien transport a cuestas la spiritual Montafna;
extraia pesadumbre, pena de soledad
en la azul compa'iia
de arquetipos que hablan desde la Eternidad.
















En sus viajes georgicos con pahuelos de garzas
fu6 echando al viento el grano
de la palabra manital.
Y en clausulas que entrafnan el esmalte y el trazo
de las etruscas anforas y el helenico vaso,
fue reviviendo el ciclo de los dioses pensantes;
Arboleda, que es impetu; Caro, que es norma y ruta;
Bolivar, que es clarin de la tierra racial;
Torres, que ensancha el verbo precursor;
Caldas, que arde en la Ciencia y que el arcano escruta,
leyendo en las florestas y en el libro abismal;
el paladin que entrega var6n del Capitolio -
bajo la hora cenital,
el rio de la sangre que es pendon del yacente...
Todos comparecieron al mistico conjuro,
fueron llegando todos a la palida cita
del Gigante, que ensalza bien lo que resucita.



Y la voz de aquel hombre, pregonero de alburas,
iba poblando el temple tutelar
en teorico desfile, de blancas esculturas;















y aqucllas esculturas parceian respirar
el aire de los dias y el ozono del mar
de la antigua coiitienda. Y el Gigante,
restaurador de imarmoles de perfiles borrosos,
fij6, para la Gloria, families de Colosos.



(Que dadiva mas grande puede emular con esa
que rescata del Valle de la nivea tristeza
la alcurnia blasonada
que reposa en la piedra por el lanto mojada?



No es el amoi que exige el amlor que subyuga.
No es el amor que calla el amor que apasiona.
Es el amor que llama y que vierte el ungiiento
en el marfil select de la viajera plant;
es el amor que llama en la tarde mullida
a Lazaro, el amiigo de pensativos ojos;
es el amor que implora y es el amor que canta,
cstremeciendo loss con rosas de la vida.



Para quc el muudo alcaince tuevas resurrecciones,
vieeiie los taumatur.gos. ariiados de canciones.






















Tui lamaste a los Padres de la Casa, y al punto
los llamados brotaron de la opaca mansion
a asistir a la Fiesta de la Caballeria,
que es la Pascua de flores de la Resurrecci6n.
Tu palabra fue el oro que ablanda el corazon,
para expresar el sino del rey del arenal
y, como un petalario, convertirla en escudo,
- oh, pr6digo Ideal -
de todo lo que arde, de todo lo que aspira,
del ave y del camello, del can y de la lira
y de la lucha desigual
de los series baldios, sin voz, sin esperanza,
fantasmas impotentes del coro universal.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs