• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Frontispiece
 Title Page
 Mariano de Aycinena
 Anexo - Estado de los empleos provistos...
 Back Cover














Group Title: His hombres de la independencia
Title: Mariano de Aycinena
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078497/00001
 Material Information
Title: Mariano de Aycinena
Series Title: His Hombres de la independencia
Physical Description: 126 p. : illus. ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Salazar, Ramón A
Publisher: Ministerio de Educación Pública
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: [1952]
 Subjects
Subject: Politics and government -- Guatemala   ( lcsh )
Genre: individual biography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078497
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000712365
oclc - 27503293
notis - ADQ4396

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Front Matter
        Front Matter 1
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Frontispiece
        Frontispiece
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Mariano de Aycinena
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Anexo - Estado de los empleos provistos en individuos que por los enlaces forman una familia
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
    Back Cover
        Back Cover
Full Text







Mariano de lycinena
(HOMBRES DE LA INDEPENDENCIA)




POGUAT AR









GUATEMALA CENTRO AMERICA
-B o ------------










UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES




'L.
;
ih-~it~i~L; ~i~C~ ~I
,
rk ---i~

F

..

~.r
~r ~ii
1'
:c,

: s I.
~ 1 ; -
.
~ -I- _
t

.t:


r :
a
~
IL


"IMABIANO DE AYOIMENA


'(Hoinbres de la Indfpendencia).





4 -









Volumnen 22


Impreso en los Talleres de la
EDITORIAL DEL MINISTERIO DE EDUCACI6N PBLICA


*

































1 4
,.*o


MARIANO DE AYCINENA




;r lcP-~~~
j .C j


j
3- -1
'I


; i


RAMON A. SALAZAR


Mariano de.Aycinena


(HOMBRES DE LA


INDEPENDENCE)


Volumen 22


BIBLIOTECA DE
Ministerio de Educaci6n


CULTURAL POPULAR
Piiblica Guatemala, C. A.


--I


I




















NOTA: La present edici6n es
reproducci6n de la de 1899, edi-
.tada por la. Tipografia Nacional
bajo el titulo de Hombres de la
Independencia y que cumprendi
los studios biogrficos sobre dos
personajes de nuestra indepen-
dencia: Manuel Jos6 Arce y Ma-
riano de Aycinenaf que nosotros
publicamos separadamente, inte-
grando los vol6menes 21 y 22 de
. la Biblioteca de -Cultura Popular
20 de .Octubre.
















UNA de tantas anomalias hist6rico-
sociales de la epoca colonial de His-
panoamerica fuq la instituci6n de
los cabildos a los que se di6 en algunas ciu-
dades de primer orden, el titulo de muy no-
bles Ayuntamientos.
Y decimos anomalias, porque las muni-
kcipalidades o las comunas nacidas en el si-
glo xn en Francia y establecidas por cartas
que concedieron o se hicieron pagar los re-
yes del antiguo pals de las Galias, fueron por
sus tendencies y por el modo con que se or-
ganizaron la consagraci6n de algunos dere-
chos de los burgueses, en las ciudades, y el es-
cudo legal contra los sefiores feudales tan ab-
solutos y tiranicos durante la primera 6poda
medioeval.
Lejos estaban, pues, de Ilevar aquellos
cuerpos, tan simpaticos e interesantes para
los dem6cratas, el titulo de muy nobles en el
sentido que a esas palabras les da la heral-
dica.
1







RAM6N A. SALAZAR


Las municipalidades fueron entonces y
lo son aun hoy dia, la reuni6n de los plebe-
yos; s6lo que, en la epoca. en que se funda-
ron, aquellos nuestros antecesores en la liber-
tad iniciaban el gran movimiento que vino
operandose durante various siglos y que signi-
ficaba la lucha entire los burgueses y la no-
bleza, lucha que, para orgullo de nuestra ra-
za y dicha del mundo, hizo su gran explo-
si6n en el movimiento revolucionario fran-
ces del 89 y 93 del pasado siglo.
Pero, como en la America latina todo de-
bia ser an6malo, la cosa pas6 de muy distin-
to modo respect de la fundaci6n de las mu-
nicipalidades, de como hemos indicado.
Calmados que fueron los horrores de la"
conquista y despues de haber sido saqueados
los palacios y los templos del Inca y del Az-
teca, se vieron en estas tierras otras escenas
no menos tristes ni menos crueles.
Una sed insaciable de oro se despert6 en
el pecho de aquellos que se llamaban a si mis-
mos los voceros de la fe; y el indio fue some-
tido a la mas dura esclavitud; fue herrado
con hierro encendido al rojo; sus tierras le
fueron arrebatadas y sus duefios repartidos
entire los invasores, no quedAndole a este nue-
vo paria que vi6 hbllado el suelo de su patria,
derrocados sus dioses, talados sus campos y
sus hogares y diezmada su raza, ni aun el







MARIANO DE AYCINENA 3

consuelo de sentarse a lorar al borde de las
tumbas de sus mayores, las desventuras de su
tierra, pues, o tuvo que huir a los montes, o
que suicidarse, o que plegar al fin la frente
a la coyunda y trabajar con ella, y trabajar
hasta morir exanime y asi llenar las arcas de
su senor.
Pero la suerte no dej6 sin castigo aque-
las iniquidades.
La mayor parte de los conquistadores
murieron por la soga o por el cuchillo, y muy
pocos en sus camas.
Aun los buenos no escaparon a esta suer-
te implacable. Pedro de Valdivia, que fue
uno de ellos, sufri6 muerte horrorosa en ma-
nos de los araucanos; Nnfiez de Balboa la
hall en el cadalso levantado por su propio
suegro, el feroz Pedrarias D~vila.
Ya se conoce la suerte de este iltimo, la
de los Pizarros, la de Alvarado el Adelanta-
do, la de Olid, la de los hermanos Contre-
ras y la de otros tantos de aquellos hombres.
La misma mano oculta, en sus crueles
irrisiones, salv6 la vida del grande Almiran-
te y la de Hernn Cortes, marques del Va-
lie, las principles y mas grandiosas figures
del descubrimiento y conquista; 'pero no los
dej6 gozar de sus riquezas ni de su gloria.
Los que crean en un Dios implacable, deben
reflexionar sobre estas tragedies: Col6n mu-





I
S4 RAMON A. SALAZAR

riendo en miserable lecho, con la vista fija en
las cadenas con que un dia lo aherrojaron, y
Hemrn Cortes, agonizando de dolor por la
ingratitud del einperador su amo, quejindo-
se de la miseria en que se le habia sumido,
de la indiferencia con que se le veia y de la
nulidad a que se hallaba reducido, despues
de ser por cortos afios el senior de un gran
imperio y el duefio de las riquezas de la real
casa mexicana.
Y mientras esto sucedia con los principa-
les heroes de la conquista, sus descendientes
desde la primera generaci6n se vieron pos-
puestos u olvidados en Am6rica por la cor-
te de Espafia que debia a sus padres la po-
sesi6n de un Continente que durante tres si-
glos la llenaria de orgullo y de riquezas, pe-
ro que al fin y al cabo fue el motive de su
ruina.
Las leyes de Carlos V vinieron a llenar
una gran necesidad en-America, organizan-
do el gobiemo bajo el cual debian regirse las
colonies. Asunto es este de gran importan-
cia que nos ha extrafiado siempre no verlo
tratado con extension por nuestros cronistas
e historiadores, pero sobre el cual no nos de-
terdremos por no ser de importancia capi-
tal en el asunto en que venimos ocupando-
nos. S61o si diremos que seg6n aquella or-
ganizaci6n, en las colonies habia tres autori-






MARYANO DE AYCINENA


dades: la de los virreyes o capitanes genera-
les, segfn la importancia de aquellas; la de
la Audiencia y la de las municipalidades.
Los primeros representaban la autoridad
ejecutiva y tenian atribuciones bastante res-
tringidas, las Audiencias eran una especie de
senados con derechos y obligaciones de los
mas diversos y que no siempre marchaban
de acuerdo con la autoridad ejecutiva, como
en Guatemala se dieron casos muy ruidosos,
tal por ejemplo, el sucedido el afio de 1700
entire el conde de la Gomera, Capitin gene-
ral del reino y los oidores don Pedro Ozaeta
y Oro y don Bartolom6 de Amezquita, asun-
to muy interesante de leer por las sublevacio-
nes y trastornos que caus6 en el reino y so-
bre el cual nos proponemos hacer algfn dia
un studio hist6rico.
Siguiendo nuestro asunto, las municipa-
lidades representaban los intereses del vecin-
dario; y a la verdad que en ciertos casos sa-
bian defenderlos con valor y entereza como
puede leerse en las Actas de los cabildos, de
las cuales don Rafael Arevalo, secretario de
la municipalidad, paleografi6 algunas muy
interesantes y que seria de desearse se siguie-
ra haciendo lo mismo con las demas, por ser
de tanto interest para la historic de la epoca
colonial.






6 RAM6N A. SALAZAR

Ya desde el primer siglo de la Conquista
se. despert6 un antagonismo manifiesto entire
los oficiales que venian de Espaiia para go-
bernamos y los criollos, o sean los hijos de
espafioles nacidos en estas tierras, quienes
no gozaban de las mismas prerrogativas que
los primeros, antagonismo que cada dia fui
en aumento, que ahond6 el desafecto entire
los natives contra la Metr6poli, y que, por
idltimo, di6 por resultado la independencia
de las colonies de la madre patria que las
veia con tanta indiferencia. En vano los
cronistas trataban de amortiguar aquellas
desavenencias y aquellos odios. Xim6nez,
que era espaiiol y que escribi6 la Cr6nica
de su provincia, hace en algunas de sus pa-
ginas los mayores elogios de la gran nacidn
criolla. Fuentes y Guzman, rebiznieto de
Bernal Diaz y autor de la Recordaci6n flo-
rida, se indigna en su obra cotra los es-
pafioles que hacian burla de los guatemalte-
cos tan s6lo por haber nacido en este suelo.
Hablando por ejemplo del nombramiento
recaido en la celebre dofia Beatriz de la Cue-
va para gobernadora del reino, al saberse
aqui la muerte de su esposo don Pedro de Al-
varado, ocurrida en Mexico, dice estas tex-
tuales palabras:...
dofia Beatriz, le han murmurado algunos ca-






MARIANO DE AYCINENA


balleros de Espafia, ignorando el animo del
Cabildo, y que s6lo lo obtuvo esta gran sefio-
ra en el limitado termino de un dia, fisgan-
do, ignorantes, de esta resoluci6n, y pare-
ci6ndoles que para los que nacimos aca es
material de much pudor el que una mujer
heroica gobemase un dia este reino; pero re-
surte contra ellos el eco vehemente del gol-
pe, pues los que gobemaron los discursos, ca-
balleros eran de Espafia, paisanos suyos y
ninguno criollo como nos laman, y que aque-
Ilos prudentes y grandes hombres mirarian
con atento desvelo, punto de tanto peso, y
que seguirian, sin duda, tantos ilustres ejem-
plos de las antiguas histories.>
El escritor para abonar aquel hecho pone
ejemplos de grandes naciones gobernadas por
mujeres insignes; y como el diapas6n de su
c6lera o de su entusiasmo, se conoce que se
le habia crecido, terminal con estas palabras
que al lector mas serio no pueden menos de
provocarle cierta sonrisa inofensiva: much que en Guatemala, reino 'recien fun-
dado, gobertiara una mujer...? Guatemala
tendra que contar entire sus blasones lo que
las monarquias de Francia, Inglaterra, Es-
pafia y Flandes a quienes gobern6 y mantu-
vo el gobierno de mujeres; siendo ejemplar
en nuestras Indias occidentales este acciden-
te glorioso de Goathemala que, desde el prin-






RAM6N A. SLAZAR


cipio de su infancia, empez6 a correr parejas
con las mayores monarquias de Europa. Y,
en fin, a veces es mejor ser gobernado de una
mujer heroica, que de un hombre cobarde
y flaco.
A fines del siglo pasado la ojeriza entire
unos y otros habia crecido hasta tal punto
que en la Gaceta de Guatemala, correspon-
diente a 3 de abril de 1797, se public la car-
ta de la que a continuaci6n copiamos algu-
nos parrafos que prueban la exaltaci6n de
los animos. Dice asi:
< este pais, de que ninguna empresa patri6tica
surta los efectos saludables que surtira en
otra parte, es el espiritu de partido que rei-
na entire europeos y criollos. Parece que hay
una rivalidad enemiga entire estas dos classes
de habitantes, cada una de las cuales ambi-
ciona la preponderancia. Hay pandillas, hay
bandos, hay secrets parcialidades, no menos
funestas al bien pfblico que la de los anti-
guos giielfos y gibelinos en la Italia. Un
criollo en el hecho de nacer en America, pa-
rece que hereda la ojeriza, y el mirar de sos-
layo a todo europeo. Un europeo, por la cau-
sa de haber nacido en la Metr6poli, se cree
con derecho de preeminencia sobre todo crio-
1lo: y esta rivalidad odiosa se echa de ver en
las cosas series, en las frivolas, en los asuntos






MARINO DE AYCINENA 9

pdblicos, en los privados, en todo aquello en
que intervienen criollos y europeos. Unos y
otros desprecian todo lo que no es del pais
donde nacieron, se desprecian entire si, y
creen que es amor verdadero de la patria lo
que no e ms m que un amor tonto de ellos
mismos.>
Ese odio entire los peninsularesy los nati-
vos de America que levaban la misma san-
igre, no fu6 un accident social exclusivo de
Guatemala. Todas las histories de las demas
colonies espafiolas estan Ilenas de episodios
del mismo genero. Y, cosa notable, entire los
antiguos pueblos que tuvieron colonies, pa-
saban a estas las tradiciones de sus metr6po-
lis. Cartago no reneg6 de Fenicia, y las co-
lonias griegas de Asia menor, de Egipto y de
la gran Grecia, mantuvieron vivas el amor
a su metr6poli rindiendo culto a los mismos
dioses y cantando con orgullo las glorias de
su heroes.
Los espafioles por el contrario, trasplan-
taron de la madre patria hombres, cosas y
costumbres, notindose que a la vuelta de va-
rios aios el aspect exterior de las poblacio-
nes era muy parecido a la sociedad de don-
de procedian y que en el interior de ellas rei-
naban los mismos vicios y preocupaciones de
las ciudades de la naci6n conquistador.






RAM6N A. SALAzk.


Y la cosa no pas6 a mas; poco import
que se bautizase a los,reinos y ciudades fun-
dadas en el Nuevo mundo con los mismos
que tenian algunas celebres de la madre pa-
tria; los nombres de los heroes de la antigua
epopeya espafiola no tenian ninguna resonan-
cia en el coraz6n de los criollos, pues negan-
doseles obstinadamente el studio de la his-
toria del pais de su origen asi como el de la
conquista de este Continente, pronto pasarono
esos adalides en su inaginaci6n a la catego-
ria de series fabulosos. La opresi6n de la Me-
tr6poli sobre los criollos entibi6 much en el
coraz6n de estos el amor a la que era su ma-
dre patria; asi es que se vi6 pronto un fen6-
meno bastante extrafio y digno de considera-
ci6n: un pueblo nuevo sin tradiciones, sin
vinculos filiales, sin gran apego a sus mayo-
res, incomunicado con el mundo y obede-
ciendo casi siempre ciegamente por la fuerza
del habito o por la impotencia.
Tal fue el germen, que andando los tiem-
pos debia dar por resultado el movimiento
de emancipaci6n relatado por tantos histo-
riadores y cantado por tantos poetas.
Ahdra bien ~en d6nde se incubaria ese
movimiento? Fue acaso espontaneo y pro-
videncial el aparecimiento de los grande
hombres que se levantaron en la primera d6-
cada de este siglo para protestar, al princi-







MARIANO DE AYCINENA


pio contra la invasion francesa en Espafia y
despues proclamar libres y soberanas a cada
una de las naciones que se extienden desde
el Rio Bravo del norte hasta los confines de
la Tierra del Fuego?
Nosotros creemos que Bolivar, San Mar-
tin, Hidalgo y los demas heroes de nuestra
gran epopeya, fueron los ejecutores de la
voluntad del pueblo, representado por las
municipalidades que de tiempo atras venian,
quizis sin saberlo, preparando ese gran acon-
tecimiento.
Las municipalidades, los consulados de
comercio y algunos puestos secundarios del
ejercito eran los inicos puntos a que en la
administraci6n pfblica podian aspirar los
criollos, antes de haberse emitido la Consti-
tuci6n de Cadiz.
Durante toda la Colonia no tuvimos mas
que un obispo nacido en Guatemala y much
fatiga cost el que se concediese que las pre-
lacias de los conventos de religiosos fuesen
ocupadas alguna vez por los hijos de estas
tierras.
Excusado es decir que habria sido en va-
no el que algunos de nuestros mayores hubie-
sen aspirado a ocupar los asientos de la real
Audiencia y, much menos a la capitania
general del reino.






RAM6N A. SALAZAR


Las mismas municipalidades degenera-
ron much de lo que fueran en su origen,
pues se habian convertido en cuerpos privi-
legiados ya no de elecci6n popular sino he-
cha 6sta entire ellos mismos y recaida para
las funciones de alcalde y las demas de im-
portancia entire los individuos de lo que, a
fines del pasado y a principios del present
siglo, se Ilamaban entire nosotros las families.
Mucho se habla en nuestras tradiciones
y bastante en las histories, de las families de
Guatemala, que tanta preponderancia tuvie-
ron a fines de la dominaci6n espafiola y tan
desgraciada influencia durante casi cincuen-
ta afios de nuestro regimen republican.
Ahora bien quienes eran esas families y
que han significado en nuestra historic poli-
tica?
Vamos a tratar de decirlo, protestando
de antemano que en nuestras aseveraciones
no nos guiara mas que lo que creemos ser la
justicia y la verdad. Fuera de nosotros en
esta obra las preocupaciones de partido. He-
mos luchado durante casi un cuarto de siglo
en la tribune, en la prensa, en el libro, no
contra elas families sino contra lo que han
representado. En esa lucha habrA habido
much de movimiento pasional, much de
encono patri6tico, much de exaltaci6n tan
comun en las horas revolucionarias. Al es-







MARINE DE AYcMNENA


cribir estos esbozos biograficos hemos queri-
do salimos del palenque de la political en el
que puede que hayamos dejado much, me-
nos las energies ni las convicciones.
Y dicho esto, no para satisfacci6n de
circulo politico alguno, sino para la de nues-
tros lectores centroamericanos, pasamos a
dar a conocer lo que fueron y quienes fue-
ron las families.
Por este nombre se designaba modesta-
mente a aquellas personas a las que, en sus
horas en que se les sublevaba el finchamien-
to quijotesco del criollo, se llamaban a si mis-
mas nobles.
iHa habido en realidad nobleza en Gua-
temala, en el sentido que se da a esa pala-
bra en las cortes monarquicas de Europa?
Va a contestar por nosotros uno que fue su
jefe y admirador de ellas por algin tiem-
po. Don Manuel Jose Arce, primer presiden-
te de la Federaci6n, de cuyos hechos nos he-
mos ocupado .en la biografia anterior, dice
en la pigina 5 de su Memoria lo siguiente:
... Yo crei que era innecesario atacar
la nobleza, porque propiamente dicho, aqui
no la hay: que el reino de Guatemala en to-
da la America espafiola se salv6 de esa pla-
ga: que todo lo que podia sefialarse en esta
line era un inico marquesado, cuyo titulo
estribaba en una pension apocada que tuvo







14 RAM6N A. SAAZAR

su origen en la riqueza de su fundador, que
los acusados de nobles no podian citar en en-
comio de su alcurnia que el de descender de
espafioles, etc., etc.>
La negative, como se ve sobre la existen-
cia de esos entes imaginarios es rotunda y de
gran peso. Quiza no valdria la pena tratar
mis de. ese asunto, porque en realidad hoy
por hoy, bajo nuestro regimen democratico-
republicano es un punto juzgado sin apela-
ci6n. Pero como estamos tratando de escri-
bir historic y en la epoca a que hemos llega-
,do si existia esa preocupaci6n, fuerza nos se-
rf dedicarles algunas palabras, tanto mas ne-
cesarias cuanto que esas personas influyeron
en nuestra revoluci6n, deteniendola tanto
tiempo y siendo motivo de que nos hayamos
retardado en el regimen de la libertad ge-
nuina y de la democracia, inica forma posi-
ble de gobierno en estos paises de America.
Debemos confesar.que esta antigualla ri-
dicula no ha sido exclusive de Guatemala:
en toda la parte del Continente hispanoame-
ricano, cundi6 la plaga, y los historiadores
que se han ocupado en ese asunto lo han juz-
gado imparcial y severamente negandola
existencia de tales entes de raz6n.
En otro escrito y, refiriendonos a este
mismo asunto, citamos al senior AlamAn se-
vero historiador mexicano, haciendo ver de







MARANO DE AYCINENA


que medios se valian las personas que por el
trabajo de sus brazos o un casamiento con
una criolla rica habian logrado hacer fortu-
na bastante para poder asi comprar una en-
comienda de Santiago o un marquesado que
era a lo mas que podian aspirar los criollos.
Ahora vamos a citar al que, en nuestro
concept, es el mas grande, el mas correct
y el mas imparcial de los historiadores his-
panoamericanos; ya se comprendera que nos
referimos a don Rafael Maria Baralt, quien
en su resume de la Historia de Venezuela,
dice a este respect lo siguiente:
su posici6n, mas que de su carActer, pues alli
donde hay distinciones no merecidas, existe
siempre y con su ostentaci6n se consuelan los
que no pueden alcanzar los objetos de una
noble ambici6n. Es la vanidad vicio de los
pueblos regidos por gobiernos absolutos, don-
de la sociedad esta dividida en classes; donde
el premio se reparte segun ellas, no por el
merito; donde el mayor favor, la mas brillan-
te apariencia, la mas ilustre alcurnia son los
unicos titulos con que se adquieren la consi-
deraci6n y el poderio. Esto explica por que
el americano, id6latra de su patria, mal ha-
l1ado con el sistema de la metr6poli y celoso
de los peninsulares, se esforzaba, sin embar-
go, en hacer derivar de ellos su prosapia y







16 RAM6N A. SALZAR

andaba siempre a vueltas con el arbol genea-
16gico y otras bagatelas de nobleza heredi-
taria...>
Y mas adelante, refiri4ndose al viciado
sistema de la ensefianza en las colonies, dice:
< en esas escuelas y quienes eran los maestros?
fistos eran personas de la mas baja esfera, de
ninguna instrucci6n y que las mas v e c e s
abrazaban esta profesi6n (la mas importan-
te de todas) para procurarse una subsisten-
cia escasa. El metodo nos va a ser explicado
por el licenciado Miguel Jose Sanz, letrado
venezolano a quien el gobiemo espafiol con-
fio a principios del siglo el important cargo
de former las leyes municipales de Caracas.
No bien adquiere el niiio, dice, una vislum-
bre de raz6n, cuando se le pone en la escue-
la, y alli aprende a leer en libros de consejos
mal forjados, de milagros espantosos o de
una devoci6n sin principios, reducida a cier-
tas prActicas exteriores propias s61o para for-
mar hombres falsos o hip6critas... Bajo la
forma de preceptos se le inculcan maximas
de orgullo y vanidad que mas tarde le incli-
nan a abusar de las prerrogativas del naci-
miento o de la fortune cuyo dbjeto y fin ig-
nora. Pocos nifios hay en Caracas que no
crezcan imbuidos en la necia persuasion de
ser mis nobles que-los otros y que no esten







MARIANO DE AYCINENA 17

infatuados con la idea de tener un abuelo al-
ferez, un tio alcalde, un hermano fraile o por
pariente a un clerigo. jY que oyen en el ho-
gar patemo para corregir esta perverse edu-
caci6n? Que Pedro no era de la sangre azul
como Antonio, el cual con raz6n podia blaso-
nar de ser muy noble y emparentado y jac-
tarse de ser caballero: que la familiar de Juan
tenia tal o cual mancha y que cuando la fa-
milia de'Francisco entronc6, por medio de un
casamiento desigual, con la de Diego, aques-
ta se vi6 de luto. Puerilidades y miserias es-
tas que entorpecen el alma, influyen podero-
samente en las costumbres, dividen las fami-
lias, hacen dificiles sus alianzas, mantienen
entire ellas la desconfianza y rompen los la-
zos de la caridad, que es a un tiempo el mo-
tivo, la ocasi6n y el fundamento de la so-
ciedad...>
Nosotros asistimos a las escuelas antes del
aiio de 1871 en que imperaba en la repibli-
ca el regimen pseudoaristocratico que tart ru-
do golpe sufriera en el afio de 24, en que se
di6 la famosa Constituci6n federal que tuvo
fuerza de ley, con una pequefia alternative,
desde aquella fecha hasta el infausto dia en
que fui derrocado el gobiemo del ilustre pa-
triota Dr. don Mariano Gilvez suceso ocu-
rrido en el afio de 37. Vino despues la reac-
ci6n: Carrera se hizo duefio de Guatemala.






RAM6N A. SALAZAR


Los arist6cratas regresaron del destierro; fue-
ron perseguidos los liberals, quienes para
salvar la vida tuvieron que tomar el camino
de la enligraci6n. Las leyes coloniales fueron
restablecidas y la escuela primaria volvi6 a
ser lo que habia sido en otro tiempo. A esas
escuelas nos toc6 asistir de nifios; pues bien,
alli oimos lo que el senior Sanz refiere que
pasaba en las de Caracas hace mas de un si-
glo: alli contemplamos las mismas necias
pretensiones de nobleza, las mismas aspira-
ciones de ciertos nifios, quienes por tener por
padres a ciertos sefiores alcaldes, consejeros
o diputados se creian de alta alcurnia y su-
periores a los nifios plebeyos que asistian jun-
tos con ellos a la misma aula, y que por lo
general, aunque mas pobres y de mas humil-
de origen, eran mas estudiosos e inteligentes.
Se ve, pues, que estas ridiculeces son de
la raza y de la educaci6n.
Pero vengamos, a nuestras cosas.
Preguntamos de nuevo ( quienes eran esas
families que alli se llamaban nobles? Vamos
a decirlo.
El 7 de julio de 1729 naci6 en ]cija, lu-
gar del valle de Bastan, en el reino de Nava-
rra, un infante a quien en la pila bautismal
se di6 el nombre de Juan Fermin Aycinena.
La familiar era pqbre y su educaci6n fue
humilde. Como sucedia en aquella epoca y






MARANO DE AYCINENA


aun en el dia, el joven navarro que era fuer-
te y apmbicioso, se decidi6 a abandonar el'ho-
gar paterno encaminandose al reino de la
Nueva Espafia en busca de mejor fortune.
De la casa de sus padres sac6 unos trescien-
tos pesos que, juntos con otros setecientos con
que lo auxili6 un hermano suyo, fueron la
base del caudal que formaria con el tiempo
y que en la epoca colonial fue uno de los ma-
yores de Guatemala.
Lleg6 a Mexico en donde se ocup6 en las
tiendas de comercio y en algunos otros ofi-
cios muy humildes. Era trabajador y no re-
huia ninguna ocupaci6n con tal de que fuese
honrada. Hizo viajes al interior de aquel
reino y al puerto de Acapulco, segun parece,
como duefio de un gran hato de mulas.
La fortune le fue propicia, y con los fondos
adquiridos en aquel trafico pudo trasladarse
a Guatemala en donde la suerte le fue toda-
via mas favorable, logrando hacerse duefio
de varias haciendas de ganado y de jiquilite,
tanto en esta provincia como en la de El Sal-
vador. Junto con otras personas se di6 al res-
cate de la plata de los mineros de Tegucigal-
pa y a la habilitaci6n de las cosechas de afiil,
en lo que, como en los ctros negocios, obtu-
vo pingiies ganancias. Abri6 casa de banco en
la Antigua, de la que fue cajero el padre de
nuestro celebre fabulista Rafael Garcia Go-







RAMON A. SKxAzAR


yena. Dicen de e1 que era un acreedor nada
exigente; que prestaba a moderado precio y
que sabia proteger al hombre trabajador.
Las virtudes que lo adornaban eran la hu-
mildad y la caridad.
Un retrato hemos visto de el, hecho por
nuestro famoso miniaturista, Francisco Ca-
brera, en que esta representado de medio
cuerpo y alargando con su diestra unas cuan-
tas monedas a la mano de una persona ocul-
ta que las implora.
No sabemos en que fecha compr6 el titu-
lo de marques; pero si que ese, como se ha
dicho, fu6 el unico titulo de Castilla, que
existi6 en Guatemala.
Tales son los datos personales que posee-
mos sobre este sujeto y que hemos torado
del Serm6n panegirico que a su muerte pre-
dic6 en el colegio apost61ico de esta ciudad
el P. Fr. Jose Mariano Vidaurre.
Nos parece interesante para el studio que
venimos haciendo el hacer una relaci6n de
los entronques del fundador de la celebre, ca-
sa de Aycinena.
Don Juan Fermin cas6 en primeras nup-
cias con dofia Ana Carrillo y Gilvez, de cu-
yo enlace nacieron:
Don Vicente, segundo marques de Ayci-
Don Jose, doctor y coronel de milicias.
nena.






MARIANO DE AYCINENA


Cas6 en segundas nupcias con dofia Mi-
caela NAjera y Mencos, de cuyo enlace na-
cieron:
Dofia Bernarda que cas6 cpn don Tadeo
Mufioz y Pifiol.
Dofia Josefa que cas6 con don Juan B.
Marticorena.
Dofia Micaela que cas6 con don Jose
Manuel Pav6n y Mufioz.
Cas6 en terceras nupcias con dofia Mi-
caela Pifiol y Mufioz, con quien procre6 a la
c6lebre madre Teresa de la Santisima Tri-
nidad.
Al padre don Miguel de Aycinena, pro-
vincial de Santo Domingo.
A don Juan Fermin, coronel de milicias.-
A don Ignacio, muerto en 1815.
A don Mariano, objeto de este studio
biogrdfico, casado con dofia Luz Batres, her-
mana del celebre ministry de Carrera.
A don Jose Maria, muerto en 1816.




Don Vicente, segundo marques, cas6 en
1786 con dofia Juana Pifiol y Mufioz, herma-
na de su madrastra y tuvo a
Dofia Manuela, casada con don Manuel
Beltranena.







RAmo6N A. SmAmLr


Don Vicente, muerto en 1813.
Dr. don Juan Jose, obispo de Trajan6po-
lis, autor de tres folletos celebres publicados
en New York, conocido uno de ellos, por el
color del papel con que estaba empastado,
con el grifico nombre de Toro amarillo.
Don Pedro, casado con dofia Dolores
Aycinena y Micheo. Fue ministry de Estado
durante gran parte de la administraci6n del
general Carrera y toda la del general Gerna.
Muri6 hace poco tiempo, cargado de afios y
acompafiado del respeto de sus conciudada-
nos; por iltimo,
Don Jose Ignacio, casado con dofia An-
tonia Pifiol, fue corregidor de este departa-
mento.
Hemos hecho la sucinta relaci6n que
precede por creerla necesaria para contestar
a la pregunta: que se entiende por families
de Guatemala? Con s6lo mirar los apellidos
de los entronques quedara satisfecha esa cu-
riosidad, si alguno la tiene.
Esas families constituyeron lo que en su
tiempo form la oligarquia guatemalteca.
Que concept se tenia de ellas antes de
la independencia, no lo diremos nosotros, si-
no el pr6cer Dr. don Pedro Molina, quien en
La Misceldnea publicada en 1827, dice:
que los reyes de Espaiia en tiempo de su go-






MARIANO DE AYCINENA


biemo, se acostumbraron a tratar las classes
oprimidas, como a series que habia producido
la naturaleza s6lo para sus comunidades:
ocupaban todos los empleos que los espafio-
les europeos no llenaban: s6lo ellos tenian de-
recho de cultivar sus talents, desarrollar sus
facultades naturales y recibir una educaci6n
fina y decent. Aun el orden sagrado lo hi-
cieron un bien patrimonial contra la ley evan-
gelica, que no separa de 61 a ninguna clase
de hombres: vendian la justicia y los provin-
cianos jams, jams ganaban un solo pleito
contra ellos, por claros que fuesen sus dere-
chos, despues de gastar inmensas sumas.
Compraban los afiiles al precio mas bajo,
mandando al efecto un agent o apoderado,
para que como fnico comprador, los tomase
a su antojo, porque no siendo libre el comer-
cio, no era licito vender a todos.
>Lo mismo sucedia con las partidas de
ganado que precisamente debian de vender-
se en Cuajiniquilapa, para que las perdidas
y gastos de la conducci6n fuesen de cuenta
de los hacendados ganaderos, que por no vol-
verse con sus partidas, daban al precio que
querian los monopolistas de Guatemala. A
mas de esto, se obligaba a los que compra-
ban ganado, a venir a matarlo a Guatemala
por cierto nuimero de dias, en proporci6n con
el que se compraba, a fin de surtir de cares






RAM6N A. SALAZA


este mercado y ellos repastar el suyo, para
despues venderlo a precious mis subidos; de
modo que si un salvadorefio compraba, de-
bia ir a Guatemala a matar su ganado.
Respecto a la aseveraci6n de que esas fa-
milias Ilenaban la mayor parte de los em-
pleos que los espafioles no ocupaban, es inteL
resante de leerse un estado que en el afio de
1821 public don Jose Cecilio del Valle en
El Amigo de la Patria, en el cual se manifes-
taba que los individuos de la indicada oligar-
quia, llenaban ellos solos, sesenta y cuatro
destinos, percibiendo por sueldos asignados
a ellos la suma de ochenta y nueve mil vein-
ticinco pesos, suma que, para aquellos tiem-
pos y para una sola familiar, no puede menos
que calificarse de escandalosa.
Como pudiera tacharsenos de inexactos
o de exagerados, publicamos como anexo,
al fin de este trabajo el estado en referencia.
Pero no era s6lo esto. En el consulado de
comercio, el espiritu de la misma familiar era
omnipotente.
El que se tome el trabajo de leer el ar-
ticulo XXIX de la Real cedula de su erecci6n
encontrara que los individuos que lo compo-
nian eran la mayor parte miembros de la fa-
milia privilegiada.






MARIANO DE AYCINENA


Y aun no hemos acabado: ellos se habian
hecho duefios de la Municipalidad convir-
tiendola, en cuerpo aristocratico. No somos
nosotros los que lo decimos: son los conocidos
hombres pfblicos del tiempo de la indepen-
dencia, Dr. don Mariano Larrave, licenciado
don Venancio L6pez y don Jose Ignacio Fo-
ronda, quienos en un papel pfblico que vi6
la luz por aquel tiempo, decian:
tenia el derecho de elegir que le ha dado la
Constituci6n (la de 1812), todos los ojos
veian en el Ayuntamiento sucederse los her-
manos a los hermanos, los primos a los pri-
mos, los sobrinos a los tios, los parientes a los
parientes>. Y agregaban: < rio Retes, don Juan Antonio Araujo, don
Mauro Qastro, levantaron el grito contra el
espiritu de la familiar: manifestaron que ho-
norificos o gravosos los oficios concejiles, el
honor no debia estar estancado y la carga
debia pesar sobre todos los hombres. El sin-
dico del Ayuntamlento don Sebastian Mel6n,
confes6 la justicia en los estrados del Real
acuerdo: este, reconociendola, tambien con-
sult6 que ya era tiempo de dar nueva forma
al Ayuntamiento y hacerse la primera elec-
ci6n por el mismo acuerdo o por el gobiemo
con voto suyo; y elevado el asunto al Conse-
jo de indias, se expidi6 Real cedula mandan-


UWiwiuity of Florida liFbldoS






RAM6N A. SALAZAR


do cumplir las leyes que, designando huecos
y fijando parentescos, oponian alg6n obstacu-
lo a la irrupci6n del espiritu de familiar >
Tales eran las acusaciones que se lanza-
ban sobre la oligarquia guatemalteca que ha-
bia cerrado, a lo que pudieramos llamar la
clase media del pais, todo acceso a los des-
tinos de importancia.
Y cuenta que entire esta clase habia per-
sonas de importancia de la categoria de los
Molinas, Larraves, L6pez, Ilenas de merito,
y que no pudiendo hallar lugar de acci6n en-
tre sus compatriotas, o tuvieron que doblar
la cerviz, aceptando puestos venales muchas
veces, entire los espafioles, como Valle por
ejemplo, o que refugiarse en los claustros pa-
ra cultivar la ciencia de la epoca, no siem-
pre vista con buenos ojos por aquellos incul-
tos e insolentes hidalgos, o que vegetar en es-
pera de un porvenir desconocido.
Pero se acercaban los buenos tiempos. Los
revolucionarios de Francia habian abierto los
odres de Eolo y los vientos' de libertad se sin-
tieron refrigerantes, hasta en estas playas.
El Consejo de regencia en 1810 habia di-
cho a los americanos:
nos, os veis elevados a la dignidad de hom-
bres libres: no sois ya los mismos que antes,
encorvados bajo un yugo much mas duro







SMARIANO DE AYCINENA


mientras mas distantes estabais del centro del
poder; mirados con indiferencia, vejados por
la codicia, y destruidos por la ignorancia.
>Desde el principip de la revoluci6n de-
clar6 la patria esos dominios part integran-
te y esencial de la monarquia espafiola. Co-
mo tal le correspondent los mismos derechos
y prerrogativas que a la Metr6poli. Siguien-
do este principio de etema equidad y jus-
ticia, fueron lamados esos naturales a to-
mar parte en el gobierno representative que
ha cesado: por e1 la tienen en la Regencia
actual; y por 61 la tendrin tambien en la re-
presentacion de las Cortes nacionales, envian-
do a ellas diputados segun el tenor del decre-
to que va a continuaci6n de este manifiesto.
Eldecreto decia:
>...Vendran a tener parte en la repre-
sentaci6n national de las Cortes extraordi-
narias del reino, diputados de los virreinatos
de la Nueva Espafia, Peru, Santa Fe y Bue-
nos Aires, y de las capitanias generals de
Puerto Rico, Cuba, Santo Domingo, Gua-
temala, provincias intemas, Venezuela, Chi-
le y Filipinas.
>Estos diputados seran uno por cada da-
pital cabeza 'de partido de estas diferentes
provincias.
>Su elecci6n se harA por el Ayuntamien-
to de cada capital, nombrandose primero tres


27






RAu6N A. SAAZAR


individuos naturales de la provincia, dota-
dos de probidad, talent e instrucci6n, y ex-
entos de toda nota; y sorteandose despu&s
uno de los tres, el que salga a primera suer-
te sera diputado en Cortes.>>
El capitan general de Guatemala, que
por entonces lo era don Antonio Gonzalez de
Mollinedo y Saravia, mand6 con fecha 4 de
junio del mismo afio qug se guardase, cum-
pliese y ejecutase ese real decreto, como co-
rrespondia a los preceptos soberanos; y en
efecto, hizo que se publicase por bando so-
lemne en todo el reino en los lugares acos-
tumbrados, y remiti6 un ejemplai de 61 a los
prelados seculares y regulars, cabildos ecle-
siasticos, Real universidad, tribunales y de-
mas cuerpos y jefes que debian estar entera-
dos de su tenor; y muy especialmente lo co-
munic6 al muy noble y leal Ayuntamiento
de esta ciudad y a los de San Salvador, Le6n,
Comayagua, Ciudad Real y Cartago de Cos-
ta Rica, como capitals en que segfn el sen-
tido literal del decreto debia sin perder mo-
mento procederse a la elecci6n y cortes de
dichos diputados.
De dos vicios graves adolecia la convoca-
toria de la Regencia, pues ni el pueblo tenia
parte direct en la elecci6n, ni la America
una representaci6n proporcionada a la que
enviaban juntas las provincias de Espafia.







MARIANO DE AYCINENA


El celebre escritor don J. Blanco White,
asilado por entonces en Londres, hacia sobre
esedecreto, en El Espaiiol, peri6dico muy im-
portante que redactaba por aquella epoca,
reflexiones muy juiciosas respect de ese do-
cumento, calificando las promesas conteni-
das en 61 como vanas arteries con las que los
pueblos de Am6ica se indignarian, p o r
aquello de que ya conocian que el sistema de
Espafia durante los iltimos tiempos para las
colonies, habia sido el hacerles gas de mejoras, cien veces repetidas y otras
ciento olvidadas>.
Asi y todo el decreto fue recibido en Gua-
temala con muestras de j6bilo y satisfacci6n
por los criollos.
Y este es el moment hist6rico en que la
aristocracia guatemalteca se levant a una
altura a que nosotros, que no pecamos por
serle afectos, nos la hace en cierto modo sim-
patica.
El 24 de julio de 1810 hubo una gran
reunion en el Ayuntamiento de esta capital,
a la que asisti6 el Excmo. senior president,
gobernador y capitin general del reino. Se
trata'ba de elegir diputado a Cortes por la
provincia de Guatemala; y al efecto se pro-
cedi6 a aquel acto con toda la solemnidad
del caso, conform al decreto referido, resul-
tando electos a pluralidad de votos el senior






RAM6N A. SALAZAR


Dr. don Jos6 de Aycinena, coronel de mili-
cias, el regidor don Antonio de Juarros, te-
niente coronel de dragones y el doctor don
Antonio Larrazibal, can6nigo penitenciario,
provisor, vicario capitular y gobernador del
Arzobispado. Se procedi6 al sorteo, confor-
me al real decreto y sali6 favorecido este il-
timo personaje con general satisfacci6n del
vecindario, segun dice La Gaceta.
Aquel dia fue de regocijo pfblico para
esta ciudad. Se cant6 te deum solemne en la
iglesia metropolitan en presencia de todas
las autoridades; las calls estaban llenas de
un pueblo que al paso de las corporaciones y
del que la suerte habia favorecido para que
nos representase en las Cortes, prorrum-
pia en estruendosos y repetidos vivas y aplau-
sos. Durante varias noches hubo luminarias
en la ciudad, misicas y otras muestras de
alegria, por aquel feliz acontecimiento.
Tambien en las provincias se procedi6 a
la elecci6n de diputados, obteniendo los vo-
tos: por la de Comayagua, don Jose Esteban
Milla; por la de Le6n, el licenciado don Jo-
s6 Antonio L6pez; por la de Cartago, el Pbro.
don Florencio del Castillo; y por la de San
Salvador, don Jose Ignacio Avila.
Prevenia el decreto de convocatoria que,
verificada la elecci6n del diputado en cada
ciudad capital, se extendiese a 6ste el testi-







MARIANO DE AYCINENA


monio de ella, asi como las instrucciones que
el Ayuntamiento que lo eligiese quisiera dar-
le sobre asuntos de interns general y particu-
lar que creyeran debia promover en Cortes.
Larrazabal.era miembro de las families
de que hemos hablado y habia sido electo
por el influjo de ellas.
Componian la Municipalidad por aquel
entonces las siguientes personas, cuyos nom-
bres debe recoger nuestra historic: Jose An-
tonio Batres, Lorenzo Moreno, Jose Maria
Peinado,-Antonio Isidro Palomo, el marques
de Aycinena, Luis Francisco Barrutia, Mi-
guel Ignacio Alvarez de las Asturias, Antonio
de Juarros, Jose de Isasi, Sebastian Mel6n,
Miguel Gonzalez, Juan Antonio Aqueche y
Francisco de Arrivillaga.
Estos sefiores concejales, comisionaron al
regidor perpetuo y decano del mismo Ayun-
tamiento don Jose Maria Peinado para que
formase las instrucciones que debian darse al
senior Larrazaibal, sobre damental de la monarquia espafiola y su go-
biero>>.
Y en efecto, aquel escribi6 unas muy no-
tables que constant en un folleto de ochenta
y ocho paginas que despues de haber sido
impresas en la isla de Le6n, fueron reimpre-
sas en esta capital el afio de 1811 y que te-
nemos a la vista.







32 RAM6N A. SALAZAR

No nos hemos equivocado al afirmar en
anteriores paginas que nuestra libertad se in-
cub6 en el Ayuntamiento de Guatemala. Ali
en sus. salones reson6 por vez primera el sa-
crosanto nombre de libertad; alli algunos de
aquellos arist6cratas de quienes tanto hemos
tenido que quejarnos despues, iluminados por
la luz del siglo tuvieron por un instant las
visions de una patria regenerada por las nue-
vas ideas. Los manes de los convencionales
franceses deben de haberse regocijado en sus
tumbas al ver que sus doctrinas se habian
abierto paso por entire los bosques de Ameri-
ca, y que, en la capital de esta Colonia igno-
rada hallaban eco muchas de las que se ha-
bian proclamado desde la tribune del 89.
Por supuesto que aquellos sefiores con-
cejales, no eran republicans, ni much me-
nos. No eran ni siquiera dem6cratas; no te-
nian fe, o no les convenia la elecci6n de los
ayuntamientos por el voto popular; no pen-
saban siquiera en que estos cuerpos se reno-
vasen peri6dicamente, si n o que opinaban
porque las dos terceras parties de los regido-
res de cada Municipalidad fuesen vitalicios.
Era que querian encastillarse en la casa
de la ciudad, y dominar desde ella la situa-
ci6n de su patria.
Querian que a los ayuntamientos se les
diese el titulo de grandeza y a los regidores






MARIANO DE AYCINENA 33
*
perpetuos el tratamiento de seoria, < justamente son acreedores, decian, los que
tienen la representaci6n pfiblica y que son la
column del Estado.
Eran nmonarquicos, mas no absolutistas.
En los poderes concedidos a su diputado a
Cortes le daban instrucciones para que no re-
conociese a otro monarca mas que a Feman-
do vn, y en su falta, a sus legitimos sucesores,
con la condici6n expresada de que evitar que el despotismo deshonre en tiempo
alguno a la majestad, y oprima a los pueblos
se instituya y elija Constituci6n,formal en que,
restableciendose los derechos de estos, tenga
siempre la naci6n parte active en Ias delibe-
raciones y materials de Estado, en la forma-
ci6n de las leyes y en los demas asuntos gra-
ves del gobierno; y que en esto y en todo lo
demas, sin la menor limitaci6n sean las Ame-
ricas consideradas y tratadas como parties
esenciales de la monarquia, guardindole sus
derechos y libertad civil como a la Peninsu-
la, sin diferencia alguna, y con toda la ex-
tensi6n que corresponde conforme les compe-
te por derecho natural que les esta justa-
mente reconocido.
No se habian desligado aun de muchas
preocupaciones sociales y religiosas, por mas
que en el fondo se conoce que eran discipulos
de Rousseau y de los enciclopedistas.






RAM6N A. SALAZAR
4


Ellos querian que cristo crucificado, cat6lica, apost6lica, roma-
na se conservase inviolablemente en toda la
monarquia como la uinica verdadera>; y no
contents con eso, deseaban se impetrase de
la Santa Sede el que se declarara el Misterio
de la concepci6n sin pecado y que la naci6n
se acogiese bajo el patrocinio de la Virgen;
sin perjuicio de que Guatemala siguiese re-
conociendo al ap6stol Santiago y a Santa
Teresa como patrons especiales.
Deseaban que se celebrasen concilios pro-
vinciales a fin de mantener la discipline ecle-
siastica y velar sobre la pureza de la fe.
' Para la provision de empleos querian que
el merito personal fuese preferido al heredi-
tario; pero el individuo que reuniese ambos,
seria atendido de preferencia.
Por iltimo, en lugar de las Cortes anti-
guas deseaban que se crease 'un Consejo de
Estado que se denominaria Consejo supremo
national, compuesto de individuos de todos
los reinos de la monarquia espafiola, tanto en
Europa como en Asia y America, eligiendo
cadA reino una persona que ocupase tan in-
teresante puesto en calidad de-diputado.
Pero la part mas interesante y por la
cual nos hemos detenido en este asunto es declaraci6n de los derechos del ciudadano.






MARAN0 DE AYcINENA


He aqui los axiomas sociales que aquellos
colonos sentaban como inconcusos:
estar de los individuos que la componen.
>>2 La religion es el mejor y principal
apoyo del gobiero.
>>3 El gobierno es obra del hombre. Se
estableci6 para su conservaci6n y tranquili-
dad. La conservaci6n mira a la existencii;
y la tranquilidad al goce de sus'derechos na-
turales e imprescriptibles.
>4 Estos derechos son: la igualdad, la
propiedad, la seguridad y la libertad.
>>50 La igualdad consiste en que la ley
debe ser la misma para todos, ya proteja, ya
castigue: no puede ordenar sino lo que es jus-
to y iitil a la_ sociedad; ni prohibir sino lo que
la es perjudicial.
>>69- La libertad es la facultad de hacer
cada uno todo lo que no dafia a los derechos
de-otro. Tiene por principio, la naturaleza:
por regla, la justicia: por garantia, la ley. Su
limited moral se comprende en esta maxima:
No hagas a- otro lo que no quieras'que te
hagan.
>7 La justicia natural se viola cuando
una parte de la naci6n pretend privar a la
otra del uso de sus derechos de propiedad,
libertad y seguridad.






RAM6'N A. SALAzAk


>8 La seguridad consiste en la protec-
ci6n concedida por la sociedad a cada uno de
sus miembros y a sus propiedades.
>>9 La propiedad personal estA bajo la
protecci6n de la ley inviolable al ciudadano,
al magistrado y al rey. S61o las acciones con-
trarias a la ley la allanan.
>10 Todo procedimiento del magistra-
do contra un ciudadano fuera del caso de la
ley y sin las ritualidades de ella, es arbitrario
y tiranico.
>11 La legislature es propiedad de la
naci6n; no debe confiarla sino a una asam-
blea o cuerpo national.
>12 La ley no debe establecer sino pe-
nas tiles y evidentemente necesarias. Las pe-
nas deben ser proporcionadas a los delitos y
provechosas a la sociedad.
>13 El derecho de propiedad real es
aqueC por el que pertenece a todo ciudadano
el goce y la libre y absolute disposici6ri de
sus bienes y rentas, del fruto de sus trabajos,
y de su industrial.
14 Todo individuo de. la sociedad sea
cual fuese el lugar de su residencia o'de su
naturaleza, debe gozar una igualdad perfec-
ta de sus derechos naturales, bajo la garan-
tia de la sociedad.







MA1UA1O DE AYcINENA


>15 La garantia social consiste en la ac-
ci6n de todos, para asegurar a cada uno en
el goce y conservaci6n de sus derechos.
>>16 La opresi6n de un ciudadano ofende
al cuerpo social y la sociedad debe reclamar-
lo. Cualquier individuo de la sociedad tiene
derecho a esta reclamaci6n, porque la opre-
si6n de un ciudadano atenta a la seguridad
de los demas.
>>17 La garantia social no existe si los li-t
mites de las funciones pfblicas no estan de-
terminados por la ley y la responsabilidad de
todos los funcionarios no esta asegurada.
>18 No puede establecerse contribuci6n,
sino por la utilidad general.
>19 Todos los miembros del Estado, de
cualquier clase o sexo, tienen obligaci6n de
contribuir para su conservaci6n, aumento y
defense. Esta obligaci6n tiene por principio
la sociedad; por media, la necesidad del Es-
tado: y por regla, las facultades del ciuda-
dano.
>>20 Ninguno puede ser privado de la
menor porci6n de su propiedad sin su con-
sentimiento.
>21 Todo estanco es una violaci6n del
derecho natural. Debe pues declararse abo-
lido para siempre.>







RAM6N A. SAmAZAR


Hemos consultado various historiadores de
America, y en ninguno de ellos encontramos
que se haga relaci6n a las instrucciones co-
municadas por los cabildos a sus diputados a
Cortes.
Creemos que debe ser motivo de legitimo
orgullo para los guatemaltecos el poder mos-
trar que nuestros municipals de principios
del siglo, profesasen principios tan avanzados
de derecho public; y si es verdad que se-
guian siendo monarquicos, tambien lo es que
no podia exigirse mas de ellos, dada la edu-
cacion que habian recibido y las preocupa-
ciones de que no habian podido despren-
derse.
Los dias de la repfblica y de la democra-
cia estaban todavia lejanos. Se necesit6 de
una decada de luchas, de persecuciones y de
desengafios, para que el element democra-
tico entrara en acci6n y que rasgando las li-
gas que nos unian a Espafia y a Fernando
vii, el mas ingrato y mas torpe de los reyes
de la casa de Borb6n, nos declarasemos in-
dependientes y los pr6ceres proclamasen la
republica.
Larrazabal parti6 para Espafia, y en las
Cortes de Cidiz, de las que alguna vez fue
president, di6 muestras de energia y de in-
teligencia, figurando al lado de los liberals
y haciendose notar por sus ideas que no eran







MARIANO DE AYCINENA


otras que las contenidas en las instrucciones
de que acabamos de hablar..
Tambien el senior Castillo, representante
de Cartago, se hizo notable por sus discursos
y proposiciones, pidiendo la abolici6n de las
mitas o mandamientos y exigiendo en 61timo
t&rmino que, en caso de sostenerse estos, fue-
ran obligados al trabajo forzoso los mestizos,
los negros y los espafioles. Defendi6 con ca-
luroso entusiasmo los intereses americanos y
protest contra la esclavitud.
No entra en nuestro prop6sito el detener-
nos en los trabajos de las famosas Cortes de
Cadiz. El que conozca la historic desgraciada
de Espania en 1814, sabra que al ser restable-
cido Fernando vn en su trono pag6 con ne-
gra infamia los sacrificios de sus sfbditos es-
pafioles y americanos, aboliendo la Constitu-
ci6n y persiguiendo con safia cruel a los mas
ilustres de aquellos constituyentes.
A don Antonio Larrazibal se le conden6
a seis afios de ceclusi6n en el convento que el
arzobispo de Guatemala le sefialase, segun
dice el historiador Lafuente. Mientras esa
reclusi6n dur6, hubo prohibici6n de propor-
cionarle libros y de que le hablase persona
alguna.
Tambi6n en este reino se sinti6 el contra-
golpe de las iras de Fernando; y el capitAn
general don Jos6 de Bustamante extreme to-







RAM6N A. SALAZAR


da clase de rigores contra aquellos que se ha-
bian manifestado afectos al sistema constitu-
cional.
Lanz6se contra los criollos una caterva de
espiones y de delatores que iban sembrando
el espanto y la desconfianza entire el pueblo.
Se invent la existencia de un emisario fran-
c6s, al que nos hemos referido en las prime-
ras paginas de la biografia de Arce, para po-
derse echar sobre los ciudadanos pacificos a
quienes se incomunicaba en las mazmorras.
Como un miserable loco fijase- por aquel
tiempo papeles, que contenian groseras blas-
femias, en las puertas de las iglesias, se au-
ment6 el espionaje y se ejecutaron prisiones
escandalosas que trajeron mayor consterna-
ci6n a la ciudad.
Unos tres estudiantes de genio alegre y
burl6n, se imaginaron former un regimiento
que denominaron de los panduros con el ob-
jeto de divertirse, como lo acostumbran los
del gremio aun en nuestros dias, y Bustaman-
te viendo sombras en todo, lanz6 a sus' seides
sobre esos j6venes, los redujo a prisi6n y los
someti6 al tormento, resultando al final que
nada habia de serio en aquel juguete estu-
diantil. En fin, el feroz Bustamante hizo que
reinase en la ciudad un silencio sepulcral,
marcando su gobemaci6n como una de las
mas atroces que recuerda la historic de la Co-







MARIANO DE AYCINENA


lonia. Ocho afios dur6 en el mando este hom-
bre de caracter de hierro, dejando en los gua-
temaltecos el recuerdo de una epoca que se
conoce con el nombre de terrorism busta-
mantino.
Al restablecerse la Constituci6n espafiola
el afio de 1820, merced al grito dado en Las
Cabezas de San Juan, por Riego y N6fiez,
nuevo aliento de esperanzas sopl6 sobre esta
abatida ColoniA. Aquellas antiguas rencillas
entre los criollos y los espafioles se habian re-
crudecido y aumentado. Por desgracia, al la-
do de los segundos figuraban algunos hijos
del pais de tanta importancia como don Jose
del Valle y el Dr. don Mariano Larrave, ene-
migos de novedades, y que aparentaban el
hallarse bien con el regimen espafiol. Estos
sefiores halagaban a los artesanos con la idea
de que se suprimiria la ley sobre el comercio
libre, que los habia arruinado, sobre todo a
los tejedores, cuya industrial se habia venido
al suelo con la competencia que les hacian los
generos ingleses importados de Belice, pues
sle mil telares que existian en la Antigua a
principios del siglo, que daban ocupaci6n a
otros tantos trabajadores y ponian en movi-
miento mas de un mill6n de pesos, se habian
reducido a menos de la tercera parte dejan-
do sumidos en la indigencia a multitud de
proletarios que no estaban contents con las







RAM6N A. SALAZAR


Cortes que tales males les habian causado, ni
podian ver con buenos ojos los conatos de in-
dependencia en que se hablaba de libertad,
palabra para ellos tanto mas temida cuanto
mas ignorada en su significaci6n y sus resul-
tados.
Del lado opuesto se hallaban tres grandes
patriots, don Pedro Molina, don Jose Fran-
cisco Barrundia y don Francisco C6rdoba,
caracteres fogosos que se adelantaban a su
tiempo en ideas, y tenian ya las visions de
una repiblica democratic, emancipada de
las leyes espafiolas y regida por instituciones
liberals. Fue aquel un moment particular
que no es extrafio en los dias de revoluci6n.
Los dem6cratas, directors de las gentes de
los barrios, o sea de lo que entonces se llama-
ba plebe, que no tenia entrada ni aun en los
gremios, unen sus fuerzas con la aristocracia,
de la que en aquel moment don Mariano de
Aycinena era corifeo como miembro mayor
'de su familiar por entonces y sindico de la
Municipalidad de esta capital.'
Las pasiones estaban sobreexcitadas y co-
mo no tenian desahogo ni surgidero, se lan-
zaban unos partidarios y otros, denuestos de
los que la tradici6n nos ha conservado algu-
nos recuerdos.
Comenzaron por denigrarse unos a otros,
por dirigirse feos apodos que aun se conser-







MARuANO DE AYCINENA


van en la clasificaci6n de los antiguos par-
tidos.
A Valle y a los individuos que formabah
el suyo, se les denomin6, segun don Pedro
Molina el partido del gas, para dar a enten-
der que se componia de borrachos. Por re-
presalia este filtimo, llam6 al otro, el partido
de Caco, con intenci6n de darle las cualida-
des de este famoso ladr6n de la fAbula. Lo
cierto es, dice el indicado senior Molina, que
ni todos eran borrachos en el uno, ni todos
ladrones en el otro.
Pero la lucha no era tan s6lo de palabras;
pues habia llegado la epoca en que aquellas
ideas, por largo 'tiempo comprimidas sobre
independencia y libertad, y que apenas po-
dian expresarse a media voz en los corrillos
o entire los tenebrosos muros donde se reunian
los conspiradores iban a tener mas nobles
respiraderos.
Estableci6se por ese tiempo en la capital
del reino una Tertulia patri6tica cuyo punto
de reuni6n era la casa del Dr. Jos6 Maria
Castilla, contando entire sus principles socios
al Dr. don Pedro Molina, a don Jose Fran-
cisco Barrundia, a los sefiores Montffar y a
don Vicente Garcia Granados. Se proyect6
en esa tertulia la redacci6n de un peri6dico,
y efectivamente, en el mes de julio de 1820,
vi6 la luz el primer niimero de El Editor







RAMON A. SALzAR


Constitucional, dirigido por el celebre publi-
cista Dr. don Pedro Molina y en el que co-
laboraron el Dr. Castilla, el sefior.Barrundia
y don Manuel Montifar.
Las ideas netamente liberals defendidas
en ese estimable papel, cayeron como una
bomba entire los espafiolistas y las gentes del
gobiemo que no ocultaban su inquina y ,abo-
rrecimientos contra sus valientes redactores.
Valle salt luego a la palestra con otro
peri6dico que denomin6 El Amigo de la Pa-
tria, cuyo aparente prop6sito era tratar de
las ventajas de la civilizaci6n y de la impor-
tancia de las materials cientificas, sobre todo
de la Economia political, studios a los cua-
les estaba entregado por aquella epoca aquel
hombre notable que pasaba entire sus compa-
triotas por sabio y hombre de letras. Pero lo
cierto del caso es que el fin principal del
ilustre hondurefio fue el de combatir las ideas
political de Molina quien no queria contem-
placiones ni miramientos, tratAndose de. la
independencia, ni ocultaba los agravios infe-
ridos a las colonies por la Metr6poli, ,cuando,
como con la Constituci6n de 1812 se las ha-
bia engafiado con las promesas de una repre.
sentaci6n en las Cortes que por.lo raquitica
era mentida y ridicule.
Muy ligeramente han tratado los escrito-
res nacionales sobre aquellos notabilisimos






MARZ&1wO DE AYCINENA


peri6dicos que para la mayor parte de nues-
tros conciudadanos son enteramente desco-
nocidos.
No es este el lugar de hacerlo de la mane-
ra exterisa que nos proponemos; y asi es que
nos reservamos para cuando, pr6ximamen-
te, publiquemos la biografia del Dr. don Pe-
dro Molina.
Lo cierto del caso es que despues de un
afio de existencia de ambos peri6dicos, en
que blandieron sus armas los dos campeones,
en que Valle tuvo moments de mal humor,
de salidas vanidosas y ridiculas, que fueron
contestadas con fina ironia por Molina; en
que el primero luci6 sus conocimientos nada
comunes en las ciencias abstractas y el segun-
do manifest que no era inferior a su adver-
sario en las political y sociales, el triunfo fue
de Molina y de los liberals, y este pudo ex-
clamar el dia 15 de septiembre de 1821 en
ese mismo peri6dico, tan duramente ataca-
do, las siguientes palabras que tienen toda la
entonacion de un himno:
ojos os hayan visto independiente? iOh pla-
cer soberano! iOh gloria incomparable a
otra cual.quiera gloria!
Tenia raz6n el buen patriota en cantar
asi la independencia de su pais.
Aramos independientes.






RfAM6N A. SALAzAR


El 15 de septiembre Gainza y las autori-
dades del pais habian proclamado la separa-
ci6n de Guatemala de su Metr6poli, como ya
hemos dicho en otra ocasi6n, por temor al
pueblo que la pedia a gritos y que amenaza-
ba a los espafioles y espafiolistas que se la ne-
gaban.
2 Que secret resort habia movido a este
pueblo timido y sumiso para obrar asi? Uno
muy sencillo: el del patriotism. Relatemos
ligeramente lo que habia pasado.
A las primeras horas de la mafiana el
Capitan general y las autoridades se reunie-
ron en el sal6n principal del palacio. La ma-
yor parte de las autoridades era opuesta a la
independencia, unas por miedo y otras por-
que no querian ser desleales al pais de su ori-
gen. Se entabl6 una discusi6n seria sobre tan
important acontecimiento en que la voz del
mas implacable enemigo de la independen-
cia americana, la del senior Casaus y Torres,
se hizo oir con todo el desborde de sus pasiq-
nes exaltadas. Tambien se escuch6 la del li-
terato Valle, quien como alguno ha dicho,
como buen americano era amigo de la inde-
pendencia, pero como hombre psudente sa-
bia ocultar sus tendencies. Los mas atrevidos
de los independientes, que no formaban par-
te de la junta, se asomaban a la sala en que
se discutia negocio tan important, aplau-






mARIANO DE AYCINENA


diendo a los que hablaban en favor de la in-
dependencia, como el senior Castilla que fue
el primero que lo hizo y mostrando en mur-
mullos su descontento contra los que emitian
votos contrarios.
En la Plaza de armas habia poca gente, y
el asunto marchaba, amenazando tener un
mal resultado. Entonces se les ocurri6 a don
Basilio Porras y a dofia Dolores Bedoya, es-
posa del Dr. Molina, una salvadora idea: la
de reunir una orquesta y disparar varias
gruesas de cohetes; y tan feliz fue aquella
invenci6n que a los pocos moments ocurri6
un inmenso concurso de gente en el que figu-
raban muchas personas opuestas a la inde-
pendencia y que creyendola ya declarada, se
fingian sus partidarias.
La junta al oir el inmenso clamor del pue-
blo se resolvi6 mas pronto, y asi fue acorda-
da nuestra emancipaci6n.
Recuerde, pues, la historic los nombres
de Pedro Molina, Jose Francisco Barrundia,
Basilio Porras y Maria Dolores Bedoya como
instigadores en aquel memorable dia de tan
venturoso suceso.
Tambien en la noche anterior el sindico
de la Municipalidad don Mariano de Ayci-
nena anduvo por los barrios de la capital ins-
tigando a los vecinos para que asistiesen el
siguiente dia a la Plaza de armas a former






RAM6N A. SALAZAR


cuerpo y contribuir con sus compafieros al
acto a que tantas veces nos hemqs referido.
Merece, pues, que se recuerde su nombre,
pues hombreandose ese dia con la plebe con-
tribuy6 tambien a la libertad de su patria,
aunque con la mira y por los motives que
pronto expresaremos.
El acta de aquella fecha, de que ya he-
mos hablado en la anterior biografia,* dispu-
so entire otras cosas, que se formase una Jun-
ta provisional consultiva para que aconseja-
se en cuestiones de gobiemo a Gainza y que
seria compuesta de la Diputaci6n provincial
establecida por la Constituci6n espafiola y de
dos diputados mas por cada provincia, to-
mados entire los oriundos de ellas, residents
en esta capital.
La indicada junta celebr6 al principio sus
sesiones en public, y el sitio en que se reunia
se vi6 muy pronto lleno de gente de toda cla-
se, que ocurria a presenciar aquel espectacu-
lo tan nuevo para ella, cual era. el de las dis-
cusiones de los asuntos de la naciente patria.
Los individuos que la componian eran perso-
nas graves, con humos de nobleza y les asus-
taba encontrarse en contact con el pueblo

Se refiere al libro Manuel Josi Arce (Los hombres
de la Independencia) que integra el volume N' 21 de la
Biblipteca de Cultura Popular 20 de Octubre (N. de la E.),







MARIANO DE AYCINENA


entusiasta y que no guardaba; seg6n'ellos de-
cian, los respetos y miramientos que les eran
debidos a sus personas y a stu alta categoria.
Don Jose Francisco Barrundia, el Dr. Mo-
lina y don Francisco C6rdoba, eran los jefes
de la facci6n popular y no' teniendo asiento
en la junta, concurrian al frente de los pa-
triotas a hacer algunas peticiones de interest
public.
En una de estas proponian que desde lue-
go se hiciese de Guatemala un Estado inde-
pendiente sobre las bases de la libertad, la
igualdad y la justicia; que se formase en vez
de la Junta consultiva, otra con el caracter
de gubemativa, cuyo objeto seria afianzar la
independencia, remover a los emplleados que
no hubiesen sido adictos a ella y reemplazar-
los por hombres liberals y patriots; convo-
car al pueblo peri6dicamente para darle'
cuenta de las operaciones practicadas por la
junta en su favor y oir el voto de los ciuda-
danos lque tuviesen algo que decir en el de
ese mismo pueblo, y las medidas mas oportu-
nas para el gobiemo de la naci6n; c6nvocar
un Congress constituyente para organizer
definitivamente la repfiblica, etc. etc.
Se ve por lo anterior c6mo iniciaba sus
trabajos el Partido liberal guatemalteco. Pe-
ro aquello no era del agrado de los sefiores






RAM6N A. SALAZAR


que componian la, Junta consultiva, en su
mayor parte monfrquicos.
Por primer providencia se fijaron carte-
lones en las puertas del Congreso, por los que
se daba cuenta al piblico de que la Junta ha-
bia acordado celebrar en secret sus sesiones,
pretextando que esta se veia embarazada pa-
ra el despacho por causa de la concurrencia
del pueblo. Tal cosa pasaba el 29 de sep-
tiembre de 1821, es decir, catorce dias des-
pues de declarada la independencia.
Desde aquel moment comenz6 a preva-
lecer entire los gobernantes Ja idea de unir a
Guatemala al imperio mexicano, que seguin
los tratados de C6rdoba disponia que se ofre-
ciese el trono de Anahuac a Fernando vn o
a uno de los principles de su familiar.
i Tan pocos dias habian bastado para que
la aristocracia guatemalteca pusiese de ma-
nifiesto cuales habian sido los m6viles de su
conduct el 15 de septiembre de 1821!
Ellos se dijeron evidentemente en sus co-
rrillos: que sea Guatemala independiente;
pero bajo nuestra direcci6n y para nuestro
propio provecho, para que podamos seguir
medrando en lo material y que el gobierno
nos pertenezca en todas sus esferas y forme-
mos asi una oligarquia imperante. Pero oye-
ron la voz de la democracia que se agitaba,






MARANO DE AYCINENA


vieron que el pueblo tenia sus tribunos que
lo iluminaban y lo encaminarian a la revolu-
ci6n, si era precise, y temblaron.
El marques de Aycinena que era miem-
bro de aquella Junta consultiva, y que fue el
oraculo de su partido, como don Mariano fue
el brazo fuerte, decia en el afio de 1834, en
un opusculo celebre, publicado en New York,
lo que vamos a transcribir:
aplicable el regimen republican a mi pais.
Mi opinion por una monarquia moderada se
fundaba en la excelencia de esta forma de go-
biemo, elogiada como la mejor por los mis-
mos republicans mis sabios de la antigile-
dad, por escritores modemos, y cuya bonded
ha sido comprobada por el ejemplo practice
de Inglaterra.>
En el afio de 1861, en un discurso religio-
so pronunciado con motivo de nuestra inde-
pendencia, el mismo marques, no curado de
sus ideas monArquicas ni de su odio al cons-
titucionalismo, decia: nes tanto en el antiguo como en el nuevo
mundo que tienen el prurito desenfrenado de
expedir leyes tumultuosas e inconsiderada-
mente sobre todas las materials, sin exceptuar
las que conciernen a la religion>.
El marques, ya por entonces obispo de
Trajan6polis' califica de frenesi y de epide-






R&i6N A. SmA&zR


mia mental que ha cundido por el mundo a
ese sistema de legislar, entrando en santo fu-
ror porque merezca los aplausos del pueblo.
El no cree en las constituciones que se fan
dado los pueblos de Europa o de America.
tQu6 bienes han hecho? pregunta.--Oidlo.
tearlas, y despues de haberse derramado mu-
chisima sangre humana para sostenerlas, hoy
estan en absolute descredito, conculcadas y
tenidas no s61o como hojarasca initil, sino
como doctrinas perniciosas>>.
El que quiera convencerse de que en
America, en la segunda parte de este siglo se
hayan expresado tales doctrinas, puede leer
el opusculo que contiene ese sermon, pigina
6 y siguientes, que se encuentra, entire otras
parties, en la Biblioteca national de esta
ciudad.
Ahora preguntamos j c6mo se explican
estas ideas anticonstitucionales del senior mar-
ques, cuando sus parientes dieron en el afio
de 1811 aquellas instrucciones al can6nigo
Larrazabal, de las que tanto se envanecian y
por las que tanto sufrieron?
Pues se explica muy facilmente. En aque-
lla epoca no eran mas que unos miseros crio-
llos, sin derechos sociales, sujetos a una co-
yunda dura y pesada, despreciados en su mis-
ma tierra por los peninsulares, ocupando







MARIANO DE AYCINENA 53

siempre los segundos puestos cuando se creian
con derecho a obtener los primeros; en fin,
cosas mas que personas, colonos y no ciuda-
danos.
Entonces si, querian patria y Constitu-
ci6n. Entonces si suspiraban por la igualdad
y la libertad.
Pero cuando el pueblo hizo la indepen-
dencia; cuando oyeron la voz de la democra-
cia que por medio de sus corifeos clamaba
para todos los mismos derechos, entonces te-
mieron la repfblica, se agarraron a la pri-
mera rama que encontraron y, con todo y ser
tan debil y ridicule la figure de Iturbide,
siendo emperador, aunque traidor y advene-
dizo, se declararon sfbditos suyos contra la
voluntad national.
El senior don Alejandro Marure, historia-
dor tan veridico,como concienzudo, describe
en varias paginas de su Bosquejo historico to-
das las escenas que tuvieron lugar en aque-
110 dias, tan memorables como angustiosos,
que precedieron a la incorporaci6i de estos
paises al imperio mexicano.
Tambien el Dr. don Pedro Molina en sus
Memories, tan poco conocidas, nos hace una
relaci6n sucinta sobre el mismo asunto, y de
las cuales nos valemos para escribir estos ren-
glones.






RAM6N A. iSALAZAR


Los corifeos del partido antianexionista
eran don Jose Francisco Barrundia, don Ma-
nuel Ibarra, el licenciado don J. Francisco
de C6rdoba, el doctor Pedro Molina y algu-
nos otros de menor importancia.
. El marques de Aycinena con toda su fa-
milia se encontrab~ a la cabeza del partido
contrario.
Gainza, ya inclinado en sus veleidades a
la anexi6n, determine perseguir las reunio-
nes de los libres; y sucedi6 que el 30 de no-
viembre de .1821 se hallaban congregados
unos diez y seis individuos en una junta, tra-
tando del asunto angustioso qu'e amenazaba
a la patria. Dispusieron 6stos hacer una ma-
nifestaci6n public, y al efecto se lanzaron a
la calle dando los gritos de jviva Guatemala
libre! La noche era de luna y el grupo iba
por las inmediaciones del temple de San Jo-
se, cuando dos alcaldes reunidos, ambos an-
tiindependientes y por lo tanto partidarios de
la anexi6n a M6xico, aparecieron con una
escolta de soldados del batall6n Fijo y .un
grupo numeroso de paisanos bien armados.
La colisi6n era segura. Alguien lanz6 el
Squi6n vive! y sin esperar contestaci6n, el
doctor don Mariano Larrave que era uno de
los alcaldes, mand6 hacer una descarga de
fusileria quedando muertos don Mariano Be-
doya y don Remigio Maida.






MAJUANO DE AYCINENA


Esta fue la primera sangre derramada
en nuestras revoluciones; sangre de victims
indefensas; sangre de liberals que querian
que su patria no dependiera de ninguna na-
ci6n extrafia
Nada sabemos de particular sobre Maida.
De don Mariano Bedoya tenemos estos
datos: que padeci6 cinco afios de prisi6n por
insurgente y que cuando se promulg6 el de-
creto de independencia de Espafia, este pa-
triota pidi por favor que se le concediese
el pregonarlo, el cual obtuvo con gran satis-
facci6n. Setenta y seis dias despues, caia
muerto por las balas de losmiperialistas gua-
temaltecos.
d Fu aquel triste accident un aconteci-
miento debido uinicamente al estado de em-
briaguez en que se hallaban los sefiores La-
rrave y. licenciado don Antonio Robles que
eran los alcaldes que dirigian a aquella ban-
da de asesinos? Creemos que no, pues ya ha-
bia un plan preconcebido para amedrentar a
los patriots.
Desde luego se opusieron obstaculos in-
vencibles para que no se publicase mas El Ge-
nio de la Libertad que redactaba el doctor
Molina, y desde cuyas columns se hacia 0ir
la voz de los pueblos que rechazaban la
anexi6n. Pero eso solo no bastaba.






RAM6N A. SALAZAR


Al dia siguiente del doloroso suceso que
acabamos de relatar, don Mariano de Ayci-
nena a la cabeza de various hombres del ba-
rrio de San Sebastian, simul6 un tumulto po-
pular, y se fue a la Plaza de arias a pedir
al capitan general la expulsion de diez y ocho
de los individuos mas notables que resistian
la uni6n a Mexico, cosa a que no se atrevi6
el timido Gainza por mas que 16 azuzasen
los que lo manejaban casi a su antojo.
Concluyamos.
La declaratoria de la anexion se hizo el
5 de enero de 1822 y ya sabemos que tristes
resultados tuvo para nuestro pais ese crimi-
nal atentado que se debe exclusivamente a los
manejos mafiosos de la aristocracia guatemal-
teca. Centroamerica fue entregada por es-
ta al emperador sin procurarle ventaja algu-
na, sin reserve de algunos fueros ni garantia
la mas minima de que se respetarian los de-
rechos de los guatemaltecos.
Indignado el doctor don Pedro Molina
con tanta infamia, dice:
tan de balde; pero los ambiciosos de empleos
y distinciones asi lo guerian, y los necios los
secundaban.>
Y de ese modo sucumbi6 el pais.
Pero hubo algunos que si sacaron bene-
ficio: tal fue el marques de Aycinena que





MARIANO DE AYCINENA


fue condecorado por el emperador con la
Gran Cruz de Guadalupe de Mexico.
Don Mariano de Aycinena, que como he-
mos visto, tanto se habia afanado por el triun-
fo de su causa, que hasta anduvo en esta ca-
pital de casa en casa recogiendo.votos para
la anexi6n no obtuvo desde luego todo lo que
apeteciera. Parece que por ese tiempo no le
satisfacia la cruz con que fue agraciado su
sobrino; pero es lo cierto que con fecha 20
de febrero de 1823 escribi6 la siguiente car-
ta a uno de los ministros de S. M. imperial y
que la copiamos integra para recreo de nues-
tros lectores:
>Sefior don Jose Manuel Herrera.
(Reservadisima).
>Mi querido amigo y sefior:-Me acuer-
do de haber renunciado la gran cruz con que
S. M. bondadosamente me honr6, y tambien
de los motivos sinceros que expuse para ello.
>Me es hoy tanto mas sensible hallarme
en la precision de quebrantar aquellos pro-
p6sitos, o sean fundamentos de mi carrera
p6blica: pero he pesado las cosas detenida-
mente, me he hecho la reflexi6n de que la ca-
ridad bien ordenada comienza por uno mis-
mo, y que no debo ser tan severe que me quie-
ra hacer desgraciado para siempre por s6lo
dar ensanche a los principios de delicadeza,






RAMOx A. SAIAZAR


que deben ceder a los de honor bien enten-
dido. Por otra parte, S. M. el emperador,
por una casualidad ha venido a conocerme
en los dias de nuestra gloriosa independen-
cia: me favorece como no merezco: la
muerte cruel, que a nadie perdona, pudiera
arrancarnoslo, asi como a Ud., que igual-
mente me distingue, y en tal desgracia (que
Dios no permit) me fuera muy dificil ende-
rezar una suerte, tan triste como la que
preveo.
>Yo, senior don Manuel, vine a abrir los
ojos cuando la fortune de mi casa se veia
amenazada alli por el afio de 1811, que de
los dos hermanos mayores, que manejaban
los negocios, el uno se fue a Espafia de con-
sejero empefiandola en mayores gastos; y el
otro que era el marques, muri6 agobiado de
pesares piblicos y domesticos.
>Poseido yo siempre de unos sentimien-
tos de honor y de carifio a toda mi familiar,
former el prop6sito de sacrificarme por ella
y poraue la casa conservase su reputaci6n.
>Mi hermano Juan Fermin, que muri6 el
afio pas'ado, llevaba aqui la direcci6n de los
negocios y yo me condene a vivir como cua-
tro afios en las haciendas por proporcionarle
recursos, para que pudiese cubrir muchos cr6-
ditos que nos atormentaban, sin faltar al man-
tenimiento regular de los demas interesados.






MARIANO DE AYcINENA


>Puede Ud. hacerse cargo de lo penoso
que habre vivido con semejantes empefios, y
s6lo me queda la satisfacci6n de que, aun-
que por la'fatalidad de los tiempos y del sis-
tema opresor de la Espafia, no hemos podi-
do desembarazar del todo a la casa, si la he-
mos conservado en regular reputaci6n, por-
que Dios seguramente quiso premier nues-
tras buenas intenciones, no porque en el es-
tado que tenian las cosas, parecia impossible
tender a tantos deberes.
>Habiendo fallecido por los afios de 17 y
19 otros dos hermanos, que ya nos ayudaban-
al sosten de la casa, y iltimamente Juan Fer-
min el afio pasado, he quedado solo, para
mantener al hermano de Madrid y su fami-
lia, la marquesa y sus hijos, la viuda de Juan
Fermin y su chiquilla, con otras hermanas,
que aunque.ya no son participes en el cau-
dal, tienen families y me es precise auxiliar-
las en algo. *
>He vivido y vivo siempre en apuros de
much tamafio, aun cuando no existan los
motives del trastomo de las provincias. Me
mantengo en la casa patema, que por raz6n
del titulo es de mi sobrino el marques, asi co-
mo las fincas que .le son propias.
>Aunque por mi estado soltero y las di-
versas acciones que reuno en el caudal comuin,
soy acaso el mas interesado, yo no hago gas-







RAm6N A. SALAZAR


to ninguno p6r saber como andan las cosas, y
me esfuerzo porque las viudas tengan lo pre-
ciso para mantenerse con decoro. En una pa-
labra, para no fastidiar a Ud., yo en mis cir-
cunstancias, aunque muy amado y respetado
de mis families, que me ven sacrificarme por
ellas, parezco un peregrino o un arruinado
en la misma casa de mi padre, que fu el pri-
mer marques. Asi es que, deseando casarme
con una sefiorita de mi esfera, mas ha de
cinco afios no lo he podido efectuar, por no
hallarse el caudal con el desahogo que con-
venia, a pesar de mis continuados esfuerzos,
y porque no hago el Animo de contraer una
nueva obligaci6n, que me haga desatender
las que ya Dios me ha puesto de estas fami-
las que miro con tanto amor y compasi6n,
como que en ellas recuerdo a mis hermanos.
>Yo no quiero empleo piblico ninguno,
porque no es esto de mi genio, y de otra par-
te es incompatible con mis obligaciones y ma-
nejo de la casa, que no hay otro que la go-
bierne. Deseara que S. M., por un efecto de
su munificencia me sefialase una pension vi-
talicia de cuatro a cinco mil pesos, que no
recayese sobre las tesorerias de estas provin-
cias para alejar odiosidades. Con esto podr6
yo ponerme en estado; y asegurado de que
no tengo por este motivo, que afligir mas a
la casa com6n mientras los negocios se pre-






NMARANO DE AYCINENA


senten tan dificiles, se enderezara mi suerte
no menos que la de aqulla, y yo lograre lo
unico a que aspiro. Mantendr6 frugalmente
una familiar propia y tendre la satisfacci6n de
que vean lo hago sin desatender a las demis,
cosa que no se ofrezcan disgustos dom6sticos.
>Nunca hubiera Ilegado la vez de pare-
cer interesado. No lo soy, mi buen amigo; si-
no que Ud. se pondra en mi lugar y conoce-
ra que esta es una necesidad, una precision
para no verme condenado al celibatismo, me-
nos hoy que S. M. graciosamente me tiene
elevado al rango de gran cruz.' Me descu-
bro, pues, con mi padre, que no tengo otro
que el Emperador, y con un amigo que tan-
tas pruebas me ha dado de su cariflo.
>No alego meritos pfiblicos; porque lo po-
co que he podido hacer lo debia a la patria .
y a la raz6n. Me hago el cargo .de las apu-
raciones piblicas, y no quiero aumentarlas
si no es que se consider mi situaci6n, cuando
buenamente lo permitan las circunstancias
del Estado.
>Por iltimo, advierto a Ud., que conce-
diendosenre esta pension, bien sobre fondos
de la orden de Guadalupe o sobre piezas ecle-
siAsticas de mitras o canonjias, como lo ha-
cian en Francia en la epoca del Abate Bar-
telemi, que se haga de manera, que no se en-
tienda haberla yo pedido, y menos que se di-






RAM6N A. SALAZAR


vulgue demasiado, ocurriendome para lo pri-
mero el arbitrio de decir, que entire todos los
agraciados con la gran cruz, parece que s6lo
yo no tengo renta alguna y es precise para
sostener el decoro, etc.
>Mi juventud hasta la edad que tengo de
33 afies, ha sido de trabajos no buscados por
una conduct irregular y deseara alg6n des-
canso.
>Tenga Ud. la bondad de poner en cono-
cimiento de S. M. esta disposici6n, que yo es-
pero de su fine a haga propio el negocio;
quedando tambi6n satisfecho, de que si no
tuviera efecto sera por algfn inconvenient
de justicia, cuyos limits no me he propuesto
traspasar.
>Soy de Ud. con la mayor cordialidad,
apasionada y obediente servidor, que atento
b. s. m.-Mariano de Aycinena.>
Esau no vendi6 tan barata su progenitu-
ra; al menos recibi6 en pago un plato de len-
tejas.
Los Aycinenas no recibieron mAs que dos
grandes cruces de la orden guadalupana, por-
que esta carta que nos da rubor publicar por
haber sido firmada por una mano guatemal-
teca, no obtuvo ni aun contestaci6n. iBue-
no estaba Iturbide para pensar en dar pre-
mio a los traidores, sus compafieros!







MARIANO DE AYCINENA


A Gainza, el famoso capitin general, que
era seg6n las personas que lo conocieron, un
viejo verde, alto, flaco y muy metido en sus
entorchados, lo nombr6 S. M. edecan de su
estado mayor, cosa que caus6 general hilari--
dad; y obtuvo su merecido muriendo de mi-
seria en Mexico, algunos afios despues de la
caida de Agustin I.
La anexi6n dur6 cerca de diez y seis meses
con toda su cohorte de calamidades a que nos
hemos referido en nuestro escrito anterior*
y sobre cuyo interesante asunto puede encon-
trar quien quiera estudiar a f6ndo detalles de
la mayor importancia en el 2 tomo del Bos-
quejo historic del senior Marure.
Creemos que nuestros lectores nos agrade-
ceran la inserci6n del siguiente parrafo de las
Memorias del doctor Molina, que nos cuenta
como pas6 nuestra separaci6n de Mexico, y
a qu6 papel tan triste se vieron reducidos los
services que tanto habian aguardado medrar
y adquirir gracias bajo la protecci6n de su
idolo mexicano..
gobern6 a Guatemala durante la anexi6n)
era un hombre de 43 afios, de median cuer-
po y robusto, italiano de origen, soldado fran-

S e refiere a la biografia sobre Manuel Jos6 Arce
(Nota de la E.).






64 RAM6N A. SALAZAR

c6s en Espafia, espafiol en Mexico, mexicano
en Centro-America, parecia que su mala
suerte lo habia conducido siempre a servir
bajo los opresores, y que sus principios le
obligaban a cambiar de bandera. Restaba
que a la caida de Iturbide abrazara los inte-
reses del Reino de Guatemala: el mas peque-
fio impulso podria inclinarlo. a hacerlo. En
estas circunstancias, don Fernando Antonio
Davila, que habia sido un diputado liberal y
de nombre en las segundas Cortes de Espa-
fia, don Jose Francisco Barrundia y el doctor
Molina, proyectaron presentar a Filisola una
exposici6n demostrativa de la inconveniencia
de la uni6n del Reino de Guatemala al de
Mexico, y los derechos y motives que tenia,
en el caso, para separarse y recobrar su inde-
pendencia. La exposici6n se hizo y fue firma-
da por los que la proyectaron y por don Ma-
nuel Palacios. Don J. Francisco de C6rdoba,
intimo amigo y compafiero de estos, se neg6
a prestar su firma; y con esto ya no se solicit
la de otros. C6rdoba habia cambiado de opi-
ni6n sin que supieran sus compafieros por qua,
y no quisieron experimentar otro reproche.
El P. Davila fue a presentar la exposici6n a
Filisola; ella caus6 tal impresi6n al general
mexicano, que le produjo'un ataque de c61e-
ra nostra, sin que por esto estallara en mane-
ra alguna contra sus autores. Ocho dias des-






MAuIANO DE AYCINENA
/


pues di6 un decreto, en que declaraba sepa-
rado el Reino, y c6nvoeaba a las provincial
a mandar los diputados a una Asamblea ge-
neral constituyente.
>Los partidarios del Imperio callaron;
los chapetones, porque Iturbide les habia da-
do un quid pro quo poniendose en lugar de
un infante de Espaiia; los frailes porque la
variaci6n no tocaba suis capillas; los llama-
dos nobles porque veian eclipsada ya su es-
trella polar; y en fin, el bajo pueblo, porque
no habia recibido mas que ultrajes, sablazos
y la muerte de manos de los mexicanos. No
omitiremos decir que el senior Iturbide, que
tan orematuramente habia aspirado al go-
bierno absolute, habia dispuesto el modo mis
sencillo de gobernar el Reino de Guatemala.
Lo dividi6 en cinco comandancias militares.
SQu6 mas podia hacer en beneficio de los que
se le habian entregado a discreci6n? Mohi-
nos y abochornados quedaron esta vez los par-
tidarios del imperio mexicano, escondiendo
sus cruces guadalupanas los que las habian
obtenido y excusAndose como podian de ha-
ber caido en un error tamafio, como habia
sido el de renunciar y hacer renunciar al pue-
blo guatemalfeco la independencia reciente-
mente adquirida, buscando un nuevo amo,
que no podia. ser mejor que el antiguo.

5






RAM6N A. SALAZA


Y ya que hemos llegado a este punto bue-
no sera conocer la figure fisica y moral del
senior don Mariano de Aycinena. Era un se-
gund6n de su familiar. Su educaci6n fue bas-
tante descuidada como sucedia generalmen-
te en las grandes casas en donde habia mu-
chos hijos, y en las cuales, el mayor, que era
el heredero del mayorazgo, gozaba de todas
las prerrogativas debidas a la fortune de ha-
ber Ilegado el primero al mundo entire sus
hermanos. No asisti6 siquiera a las aulas, ni
dej6 recuerdos en ellas, como su hermano
Juan Fermin, quien sostuvo a fines del siglo
pasado en el claustro de la Universidad de
San Carlos una tesis de derecho, explicando
lo que eran las Cortes durante la antigua mo-
narquia espafiola anterior a la casa de Austria.
Se conoce que en los planes de su familiar,
el estaba destinado a los trabajos del campo,
a ser, por decirlo asi, el administrator de los
cuantiosos bienes de su casa y a ocuparse de
esas labores que mantendrian la riqueza de
los suyos, mientras el primog6nito lucia en la
Corte su titulo y las prerrogativas a este
anexas, y el segundogenito ilustraba su nom-
bre con su espada como coronel del ejercito
que era.
Dicen que don Mariano fue intachable
en su vida moral, muy moderado v hasta ti-






MAUIANO DE AYCINENA


mido; que era afable en el trato familiar y
no envanecido por las riquezas de su casa.
Possible es que si se le hubiese dejado ro-
lar en la esfera a que sus aspiraciones y su
naturaleza lo inclinaban, hubiera sido un ciu-
dadano estimable.
Gustaba much de la iglesia y era muy
apegado a las minuciosidades del culto.
Una cosa que le alababan much sus pa-
rientes era el que asistia devotamente a las
festividades de las iglesias, frecuentaba los
santos sacramentos y concurria a las funera-
les de. ricos y pobres.
Su padre, el primer marques, habia sido
sindico del colegio de Cristo crucificado; y
como 61 no heredara el titulo nobiliario de su
casa ni vistiera el traje military que su segun-
do hermano, quiso al menos seguir las-'tradi-
ciones de su familiar, protegiendo el conven-
to de recoletos de esta capital, compuesto por
el tiempo de que' venimos ocupindonos de
una especie de carlistas recalkitrantes que se
negaron a jurar la Constitpci6n de la repibli-
ca y levantaron la masa popular de aquel ba-
rrio celebre, bajo el pretext de que dicha
Constituci6n atacaba las santas leyes de la
iglesia y era contraria a nuestra religion.
Don Mariano tuvo para su fortune una
hora propicia, y fue cuando, en la tarde del
14 de septiembre de 1821,' anduvo por alli






RAMON A. SALAZR


por el barrio de San Sebastian animando al
pueblo medroso a que se uniese a los patrio-
tas y coadyuvase con su presencia a l1evar a
cabo el acto trascendental que se verific6 el
siguiente dia.
Ese solo acto le ha valido el que se le re-
cuerde entire los hombres inmortales de nues-
tra independencia.
Pero 61, como todos los suyos, crey6 ha-
berse equivocado y entonces cambi6 de rum-
bo llegando hasta donde lo hemos visto, has-
ta entregar su patria a la dominaci6n de un
tirano extranjero.
Hablando de este asunto, don Manuel
Francisco Pav6n que fue su panegirista dice:
< pendencia, tuvo much parte en este aconte-
cimiento, renunciando a la buena posici6n
que tenia su familiar bajo el gobiemo espa-
fiol. Sindico del ayuntamiento en 1821, fue
el primero que pidi6 se proclamase la inde-
pendencia, y uno de los que suscribieron el
acta memorable dll 15 de septiembre.
>Entonces le rodeaban y aplaudian los
hombres que despues fueron sus adversaries
politicos, y su casa era el centro del movi-
miento de independencia. Pero cuando se
trat6 de establecer el gobierno, combati6 con
much firmeza las ideas demag6gicas y des-
organizadoras, que por desgracia prevalecie-







MARIANO DE AYCMNENA


ron y causaron la ruina general. Queria la
independencia y la habia promovido desin-
teresadamente bajo las bases proclamadas en
el Plan de Iguala por el general Iturbide, y
cuando el pais se uni6 al imperio mexicano,
espantado de las ideas exaltadas y anarqui-
cas de nuestros liberals, el senior Aycinena
vi6 volverse contra 61 a sus aliados politicos
y se uni6 al capitan general y a la Junta pro-
visional para sostener el imperio y la conser-
vaci6n del orden. Su notoria adhesion al im-
perio mexicano, por la que habia sido conde-
corado por el Emperador con la gran cruz de
Guadalupe, se vi6 entonces como un bald6n,
y e1 qued6 retirado y sin intervenci6n alguna
en las cosas publicas; de manera que, no obs-
tante su decision por la independencia, nin-
guna parte tuvo en los actos de la primera
Asamblea national constituyente.>
Tal era el hombre que en concept de je-
fe de Estado, entr6 a gobemar a Guatemala
el 19 de marzo de'1827.
Durante cerca de cuatro afios habia esta-
do a la sombra despu6s de la derrota que su-
frieron los imperialistas.
Veamos que habian hecho los fiebres y que6
meritos habian contraido ante la historic.
En primer lugar emitieron la t61ebre
Constituci6n del afio 24, de la que en otra
oportunidad nos hemos ocupa~do, y la que,






RAMON A. SALAZAR


con todo y sus defects, es un gran monumen-
to del liberalism centroamericano.
Despues de tantas bajezas como las que
hemos visto por parte de los services, causa
inmensa satisfacci6n y aun legitimo orgullo
contemplar desde lejos a nuestros pr6ceres
hacienda patria.
Con fecha 30 de mayo del afio 24 se pu-
blic6 en la Gaceta del gobierno un decreto
por el cual se prometia una medalla de oro
al que presentase una cartilla en que se con-
tuviesen los principios del sistema republica-
no imperante en el pais.
El 17 de abril del mismo afio, se declar6
la libertad de esclavos, siendo los principles
articulos de aquella memorable disposici6n:
<<1-Desde la publicaci6n de esta ley en ca-
da pueblo son libres los esclavos de uno y
de otro sexo y de cualquiera edad que exis-
tan en algun punto de los ,Estados federa-
dos del centro de America, y en adelante
ninguno podra nacer esclavo. 2"-Ninguna
persona nacida o connaturalizada en estos Es-
tados, podra tener a otra en esclavitud por
ningin titulo ni traficar con esclavos dentro
o fuera, quedando aquellos libres en el pri-
mer caso; y en uno y otro perderA el trafi-
cante los derechos de ciudadano; no se ad-
mitira en estos Estados a ning(n -extranjero.
que se emplee en el enunciado trifico.






MARIANO DE AYCINENA 7

En mayo se dirigi6 una circular a los rec-
tores de las universidades, directors de cole-
gios y prelados de los coiventos de regulars
para que informasen sobre el' estado de la
ensefianza que les estaba encomendada, para
que a vista de esos informes el gobierno pu-
diese former un plan de instrucci6n general.
En junio se cre6 una escuela military bajo
la direcci6n del coronel de ingenieros don
Manuel de Arzi.
En julio se fundaron un jardin bot~nico
y una escuela de agriculture.
En septiembre se acordaron ochocientos
pesos para gastos de viaje de un professor de
mineralogia.
En diciembre se tomaron en cuenta las
bases de una compafiia angloguatemalteca
para el fomento de las minas de los Estados
federales de Centroamerica.
En marzo de 1825 se establecieron una
clase de arquitectura bajo la direcci6n de don
Santiago Marqui, que hizo su nombre cele-
bre por haber construido la iglesia cathedral
de esta ciudad, y otra de quimica, dirigida
por don Juan Bautista Fauconier que poco
antes se habia hecho ciudadano guatemalteco.
En agosto se dispuso el establecimiento
de una Escuela' de artes y oficios, segun las
bases propuestas por Mr. J. L. Voidet de Be-
aufort, declarando libres \de derechos las mi-






RA.m6N A. SALAZAa


quinas, instruments y models que se intro-
dujesen para el uso de aquel establecimiento.
En septiembre se form una Coniisi6n de
estadistica; y en fin, se dictaron algunas otras
medidas de tan capital importancia como las
anteriores, tendentes todas a la organizaci6n
de la republica, al desarrollo de sus rique-
zas naturales y al mejoramiento intellectual
de los hijos del pais.
Pero aquellos hombres iban mas "alla:
querian poner a Guatemala en contact con
el mundo, hacerla conocer del extranjero y
aprovecharse de los conocimientos y expe-
riencia de las naciones civilizadas.
Con ese fin nombraron tres ministros ple-
nipotenciarios, uno para Sudam6rica, otro
para la del Norte y otro para Europa con re-
sidencia en Londres. Sus instrucciones eran
mas o menos las siguientes: Proponer una ex-
pedici6n cientifica, compuesta de astr6nomos,
geografos y naturalistas, costeada por las na-
ciones de Am6rica para estudiar este Conti-
nente; former coleccciones de manuscritos,
pianos y mapas; informarse sobre los metodos
de cultivo adoptados en otros paises y que
pudieran ser aplicables al nuestro; hacer una
colecci6n de semillas, raices y estacas desco-
nocidas en Guatemala; dar informes sobre
las maquinas e instruments usados en otras
naciones para el laboreo de las minas y el







MARIANO DE "AYCINENA


beneficio de la tierra; contratar labradores
peritos en el cultivo de los olivos y de las vi-
fias que se trataba de introducir en el pais;
hacer venir un professor de ensefianza mutual
capaz de plantar el metodo lancasteriano, tan
en boga por entonces, con el sueldo de ocho-
cientos pesos"anuales; former presupuesto so-
bre el valor de los instruments necesarios
para un gabinete de fisica experimental; y
por ultimo, enganchar cuatro ingenieros mi-
litares para la organizaci6n del ejrcito de la
refiblica.
Tal fue el trabajo llevado a cabo por los
padres de la patria en aquellos dos afios de
paz que sucedieron a nuestra emancipaci6n
de- Mxico, y a cuya labor fecunda puso ter-
mino el golpe traidor de Arce y la llegada a
la jefatura del Estado de don Mariano de
Aycinena. a
Todas aquellas innovaciones no eran del
agrado de la casa de Aycinena. Ya lo hemos
dicho,'lo que ellos querian era el'statu quo,
y por lo tanto cualquiera mnovaci6n era en
su concept pemiciosa. Oigamos lo que a ese
respect han dicho los dos grandes hombres
de ese partido. En el afio de 1845 se trata-
ba de hacer algunas reforms en el regimen
municipal y el Congreso del Estado emiti6
para el efe.cto una ley que derogaba la exis-
tente, que entire otros defects tenia el de res-






RAM6N A. SALAZAR


tringir el derecho de votar para los cargos
concejiles a solo los que los habian ejercido
anteriormente. Se dispuso por el gobierno,
para dar el pase a la citada ley, oir el voto
de personas ilustradas; y el tantas veces ci-
tado marques de Aycinena, que fue uno de
los que emitieron opinion sobre ese asunto
tan interesante, dijo:
miento military en la isla de Le6n, se resta-
bleci6 la Constituci6n de. 1812. En 1821 to-
da la America septentrional espaiiola qued6
independiente de la Peninsula, pero dividida
en tres secciones y quedaron todavia en bo-
ga las ideas de aquella Constituci6n, la cual
despues de haber reducido toda la Espafia a
unos cahos (sic) de confusion y desorden y
repudiado de sus mismos autores, cay6, no
sin haber causado males incalculable y ha-
ber hecho odiosa a los mismos pueblos la
causa de su libertad. Extraiio y muy fuera
de orden seria que habifndose adoptado aqui
el mismQ principio revolucionario, no hubie-
ra producido iguales resultados. Los produ-
jo, porque asi debia suceder, segun el axioma
de que iguales causes produce iguales efec-
tos. Todas las constituciones de las nueve re-
piblicas hispanoamericanas, que se formaron
conforme a las ideas de la de 1812, han cai-
do igualmente que ella por si mismas, des-






MARIANO DE AYCINENA 75

pues de haberse demostrado experimental-
mente que, lejos de corresponder a los fines
sociales, no han servido mas que para fomen-
tar el desorden y'desmoralizar a los pueblos.
>Uno de los principles defects de la
Constituci6n espafiola, y que aqui se ha que-
rido imitar ciegamente, es el de trastornar
el regimen municipal de las poblaciones, es-
tablecido por el uso o costumbre, pretendien-
do plantar un sistema uniform que la mul-
titud ignorante, sobre la cual s6lo tiene fuer-
za* moral la habitud, no ,puede comprender
con facilidad y prontitud. Es cosa que de bul-
to se ha palpado siempre, y muy particular-
mente en los tiempos modernos, que cuando
se trastorna sibitamente el regimen munici-
pal, se altera el sosiego piblico, porque se
ataca directamente la primera base del or-
den social, que es el regimen particular de
los pueblos, establecido por ellos mismos,
aprendido por tradici6n y radicado por la
habitud.>
Se ve, pues, que no se queria ni aun si-
quiera que se modificara el regimen munici-
pal, base de todo gobierno republican.
El marques estaba en todo por el status
quo, por la habitud, como e1 decia o por el
costumbre, como dicen los indios.
Don Manuel F. Pav6n decia en 1855:






RANu6N A. SALA4ZAR


< de constituir, como entonces se decia, el Es-
tado de Guatemala, y fueron nombrados jefe
y vicejefe don Juan Barrundia y don Cirilo
Flores. Las semillas sembradas comenzaron
pronto a germinar y los principios lamados
liberals atacaron desde luego la religion, la
propiedad y la seguridad pfiblicas; de mane-
ra que en poco tiempo sobrevinieron grandes
trastornos y estall6 la discordia civil. Esta-
blecido apenas el primer gobiemo, desapare-
ci6 tirgicamente en medio de tumultos popu-
lares. Entonces los pueblos se levantaron con
gran entusianmo y decision, impelidos por la
necesidad de darse seguridad y paz, y don
Mariano Aycinena fue aclamado en todas
parties jefe del Estado, como representante del
principio de conservaci6n y orden, al cual de-
seaban todos acogerse, como uinica tabla de
salvaci6n. .
Dicen que Aycinena se hallaba en Escuin-
tla cuando recibi6 con sorpresa el nomhra-
miento que en 61 habia recaido para jefe del
Estado de Guatemala; se sabe que al princi-
pio rehus6 aceptarlo, pero que tantas fueron
las observaciones que le hicieron sus amigos
en aquella hora supreme para ellos, que al
fin se resolvi6 a admitir tan dificil encargo,
chaciendo -desde entonces abnegaci6n com-






MARL&NO DE AYcINENA


pleta de si mismo, ofreciendose e1, su fami-
lia y su fortune en holocaust de la patria>.
El hombre religioso y humilde, el hombre
timido, el nada ambicioso apenas ha puesto
los pies en las alturas del poder se transfor-
ma como por encanto. Pronto dara de si to-
do lo que tiene aquella alma fanAtica. La
llegada de los conservadores al poder da la
serial de una general conflagraci6n. Los li-
berales viendose traicionados por Arce se ha-
cen fuertes en el fnico baluarte que les que-
da, y sus peri6dicos truenan contra la tirania
que se levanta, y contra los nobles que se han
alzado con la presidencia del Estado de Gua-
temala.
Aycinena entonces- emite leyes represivas
contra la libertad de la prensa.
Viendose los fiebres perdidos, recurren a
la supreme ley de los pueblos oprimidos: a la
revoluci6n.
El Salvador se convierte en foco, de los
descontentos. All estan Molina, Rivera Ca-
bezas y todos los que han tenido la previsi6n
de marcharse para no caer en las mazmorras
de los services.
Su bandera es el restablecimiento de la
Constituci6n hollada por Arce.
Tienen, con raz6n, por ilegales las nue-
vas elecciones hechas y quieren que las cosas
se restablezcan al estado en que se encontra-







78 RAM6N A. SALAZAR
/
ban antes del golpe de Arce que dio por re-
sultado la prisi6n de don, Juan Barrundia y
el asesinato posterior de Flores en Quezalte-
nango.
Pero ya aquellos hombres estaban ciegos y
sordos, pues ni veian el abismo que iba ahon-
dandose a sus pies ni oian el inmenso clamor
de las provincias que los amenazaba por sus
ilegalidades.
Arce reparte sus fuerzas. Manda una de
sus columns a ocupar la ciudad de Comaya-
gua, en donde se encuentra el jefe don Dio-
nisio Herrera que le hace sombra; la otra la
coloca en Quezaltenango en donde ha tenido
lugar el tragico suceso del asesinato de Flo-
res y que se halla aun en efervescencia; la
tercera la tiene concentrada en Chiquimula,
suponiendose que ha escogido aquella plaza
como base de operaciones para la future in-
vasi6n que piensa hacer sobre El Salvador.
Los patriots se dirigen con direcci6n a
Guatemala y esta ciudad se conmueve pre-
sintiendo mil catastrofes. Entonces los servi-
les que tanto han hablado sobre las dictadu-
ras posteriores, calificAndolas de crime de
lesa patria, dan ellos, los primeros, el ejem-
plo de eso que tanto censuran.
En efecto, diez y seis dias despues de ha-
berse hecho Aycinena cargo de la presidencia,
la Asamblea del Estado lo autoriz6 omnimo-







MARIANO DE AYCINENA


damente y por ufi tiempo indeterminado pa-
ra que reasumiera todos los poderes, obrase
en todo sin restricci6n de ninguna clase, au-
torizAndole ademas, para suspender los efec-
tos de la Constituci6n y de las leyes.
He aqul, pues, la primera dictadura en
Guateimala conferida por los services a uno
de los suyos.
Aycinena viendose tan ampliamente fa-
cultado, despliega una energia y un rigor de
que nadie lo hubiera creido capaz. Lo que
quiere es sembrar el terror y lo logra efecti-
vamente con el siguiente decreto que por si
solo basta para dar el titulo de cruel y tirano
al que lo suscribi6.
<1-Todo el que en conversaci6n, escri-
tos o de cualquiera otra manera, esparza vo-
ces alarmantes, en favor del enemigo, serd
juzgado en Consejo de guerra, y justificada
en el la malicia.con que ha obrado, por las
deposiciones de dos testigos contested, a quie-
nes el Consejo examinara verbalmente, sera
castigado con pena de la vida, aun cuandd
result que ha obrado por encargo de otra
persona.
>2-Todo el que de la comisi6n de que
trata el articulo anterior sera castigado con la
misma pena.


79






80 RAM6N. A. SALAZAR

>3-El que tuviere correspondencia con
los enemigos, bien sea por escrito o de cual-
quiera otra manera, justificandose que la ex-
presada correspondencia es mantenida con el
objeto de perjudicar la just causa del Es-
tado, direct o indirectamente, sera condena-
do a la pena de muerte.
>4-El que formare o concurriere a re-
uniones que tengan por objeto hacer asona-
das o conspirar direct o indirectamente en
favor de los invasores, incurrira en la pena
que establece el articulo anterior.
>5-El que ocultare fusiles, fornituras u
otros elements de guerra, en numero o can-
tidad que llame la atenci6n, sera juzgado por
el Consejo de que trata este decreto y califi-
cada la malicia o criminalidad con qie se
han hecho las expresadas ocultaciones, sera
castigado de muerte.
>6--El Consejo de guerra que establece
este decreto se compondra de los tres jefes o
capitanes mas antiguos de la milicia active
que existe en esta Corte.
>7--Publiquese esta disposici6n por ban-
do para inteligencia de todos y comuniquese
al efecto a quienes corresponde.
Dado en Guatemala a 18 de marzo de
1827.-Mariano de Aycinena.-Por disposi-
ci6n del P. E., Agustin Prado, secretario del
despacho general.






MARIANO DE AYCINENA 81

El tirano Bustamante, de quien tanto se
quejaron los nobles, debia estar satisfecho des-
de su tumba, pues habia encontrado un dis-
cipulo que lo super con creces.
Para complement de este terrible decre-
to, dos dias despues el mismo Aycinena y su
ministry Prado emitieron otro aun mas es-
candalqso y no menos illegal y atentatorio a
todos los principios del derecho. Por 61 se dis-
puso que el tribunal de los tres, creado por
el decreto que hace poco copiamos, conocie-
se de todas las causes que versaran sobre de-
litos politicos aunque ya estuviesen sometidos
al juicio de los tribunales ordinarios.
He ahi, pues, que se daba a la ley un
efecto retroactive.
Los juicios de ese tribunal debian ser ver-
bales, causando ejecutoria sus sentencias
cuando no impusiesen la pena capital.
En este iltimo caso las causes podian lie-
varse- a segunda instancia; pero el juicio se-
guido en la Corte, debia ser sumario y sin
suplica, debiendo el tribunal dar sentencia
dentro de doce dias despues de pronunciada
la primera.
No content con todo esto, se reservaba
Aycinena la factiltad de dictar las medidas
y providencias particulars que convinieran
respect de las personas que mas se hubiesen
sefialado y se sefialasen en procurar la ruina






RAM6N A. SALAZAR


de la capital y demas pueblos, en concitar a
la guerra Civil y en promover el desorden y
la anarquia.
El tiro iba dirigido contra. los congresis-
tas que protestaron del golpe de Estado que
habia dado Arce a instigaci6n de los services;
contra los individuos de la Corte de justicia
que condenaron las nuevas elecciones que
dieron el poder a Aycinena y a los suyos, co-
mo anticonstitucionales; y en fin, contra to-
dos los patriots que viendo que el pais se
hundia, al haber sido entregada su suerte en
manos de los arist6cratas que nos anexaron a
M6xico, que odiaban la republica y eran en-
carnizados opositores del federalismo, se le-
vantaron. en armas para salvar la situaci6n
en que se veian comprometidas la reptiblica
y la libertad.
Otro terrible element se habia unido a
la reacci6n aristocratic, y este era el arzo-
bispo Casaus que fu6 el primer opositor a la
independencia, y que no firm el acta del 15
de septiembre por mas que concurri6 a la re-
uni6n convocada por Gainza para aquel dia.
Con 61 estaba casi todo el clero y los frailes,
o except los mercedarios que, aunque pocos,
pasaban por liberals. ,
El articulo undecimo de la Constituci6n
declaraba que la religion cat61ica, apost6li-
ca, romana era la de Centroamerica, con ex-






MARIANO DE AYCINENA


clusi6n del ejercicio pfblico de cualquiera
otra. Mas esto no satisfizo los deseos d'el cle
ro. iC6mo, haber en la repfiblica otras per-
sonas que en el interior de sus casas o en el
fuero intimo de sus conciencias, pensasen de
distinto modo de como lo hacian el domini-
cano Casaus y el fanitico clero que lo ro-
deaba!
Eso era una herejia de los liberals que
querian la perdici6n etera de este pueblo
hasta entonces tan sumiso y tan creyente.
La cosa fue peor cuando la Asamblea del
Estado emiti6 las leyes reformando muchos
abuses del cero y quitAndoles el fuero.. Co-
mo todas las classes privilegiadas, el clero es-
taba muy apegado a este iltimo, porque era
como un valladar que lo separaba del pueblo
y lo ponia fuera del alcance de la justicia na-
cional. El fuero lo constituia poder indepen-
diente en la sociedad. Le daba una inviola-
bilidad aristocrAtica y hacia que las faltas o
crimenes de sus individuos quedasen ocultos
entire el misterio de los tribunales eclesiasti-
cos. Todo eso le daba gran prestigio ante los
ojos del pueblo que veia en los ungidos del
Sefior unas personalidades sobre las cuales
las leyes comunes eran impotentes. La justi-
cia humana, seg6n aquella monstruosa con-
cesi6n, se quedaba a las puertas del palacio






RAM6N A. SALAZAR


arzobispal en donde tenian asiento las autori-
dades eclesiasticas.
Todo eso lo habian destruido los liberals
o sean los herejes, que para los services eran
la misma cosa.
Desde aquel moment las facciones poli-
ticas de Centroamerica se dividieron en dos
bandos. En la capital de Guatemala se alen-
taba a los ejercitos de los arist6cratas al grito
de iviva la religion! imueran los liberals!
imueran los herejes!
En el campo de los salvadorefios en don-
de se habian refugiado los hombres mas ilus-
tres de la revoluci6n y de la democracia se
gritaba: jviva la Constituci6n! abajo las
autoridades intrusas!
Aquella encarnizada lucha, que dur6 los
dos afios cuatro meses que estuvieron en el
poder ios services, represent en Centroame-
rica lo que en el sur la lucha entire los inde-
pendientes y los ejercitos espafioles. Fu- en-
tre nosotrot el esfuerzo por la libertad, con-
tra una aristocracia testaruda, enemiga de
toda innovaci6n, encariiiada con todo lo*vie-
jo que nos legara la Espafia de la decadencia.
Nosotros no tuvimos que matar godos,
porque cuando nos declaramos independien-
tes ya el gran process contra Es$afia se ha-
bla juzgado en los campos de batalla en don-
de Bolivar y San Martin habian obtenido es-






MARIANO DE AYCINENA


olendidas victorias que serian coronadas por
las de Junin y Ayacucho que en posteriores
afios iban a dar-la libertad al Continente.
Por eso conmueven tanto los episodios de
nuestra primera guerra civil, en que se ane-
garon en sangre los campos de Centroameri-
ca, en sangre de hermanos que con fiera sa-
fia peleaban por la causa de la libertad los
unos, los otros por la del estancamiento del
pais y la servidumbre del pueblo en prove-
cho de la aristocracia.
Pero no fueron solamente los campos de
batalla los que se tifieron de sangre.
La aristocracia guatemalteca tiene sobre
si la negra mancha de haber sido la primera
en levantar el cadalso politico en este pais.
El desgraciado teniente de patriots Isi-
dro Velizquez fu' la primera victim del de-
creto de Aycinena. Velazquez, segin nos di-
ce Marure, era un artesano honrado, con opi-
niones liberals muy exaltadas. Carecia de
todo influjo en su partido y era por lo tanto
un hombre de quien nada habia que temer.
Pero los services necesitaban una victim y
escogieron a este, llevindolo al patibulo el
30 de abril de 1827, en donde aquel modesto
patriota sufri6 la muerte con valor.
Otros nueve guatemaltecos fueron conde-
nados en rebeldia a la misma pena, la cual
seguramente habrian sufrido, si no hubieran







RAMON A. SALAZAR


tenido la fortune de salvar la frontera o de
ocultarse, sustrayendose asi a sus feroces per-
seguidores.
La mas ilustre victim sacrificada en
aquellos dias del terror servil fue el coronel
Pierson, a quien se conden6 a morir en el pa-
tibulo el 11 de mayo del mismo afio. Este
valeroso soldado admir6 a sus mismos enemi-
gos por su serenidad ante la muerte y por la
impavidez con que 61 mismo mand6 hacer
fuego a la escolta que iba a ultimarlo.
El poeta Alvarez Castro, refiriendose a
ese luctuoso acontecimiento, escribi6 esta es-
pecie de elegia:

i Oh dia infausto! i miserable dial
huye i oh moment pesaroso! y raudo
vuela a ocultarte al tenebroso seno
que abre el Leteo en su profundo espacio
huye y no mis los soledosos sitios
tornen a ver tus refulgentes rayos,
do el despotism la inocente sangre
audaz regara con infame mano.

Por no alargar mas este trabajo no refe-
riremos uno a uno todos.los desmanes come-
tidos por los services en aquellos dias en que
la vida y la fortune de los ciudadanos estu-
vieron a merced de aquel poder formidable
con que Aycinena fue investido por sus corre-
ligionarios, y del que supo hacer uso de una
manera tan espantosa. Nos referimos a lo que






MARIANO DE AYCINENA 87

sobre el particular hemos dicho en las pagi-
nas biograficas de don Manuel Jose Arce.
Todas esas medidas de rigor que nunca
podrAn disculparse encontrarin explicaci6n
en el espiritu estrecho del fanatismo politico-
religioso que dominaba a Aycinena. Hasta
queremos career que al ver amenazada su ciu-
dad natal por las fuerzas de las provincias
que tanto la odiaban tuvo un destello patri6-
tico que le di6 fuerzas para elevarse sobre su
propio nivel. En las siguientes palabras que
vamos a copiar de una de sus proclamas se
revela el hombre apasionado, orgulloso, y no
se oculta el fanatico ni el arist6crata.
Morazan habia cefiido ya los laureles de
Gualcho y de La Trinidad. El Partifo libe-
ral centroamericano tuvo la fortune de en-
contrar en el al adalid que haria morder el
polvo a los enemigos de la repuiblica, encas-
tillados en la ciudad de Guatemala como en
un baluarte inexpugnable. El torrente de la
guerra cuyos cauces habian abierto los servi-
les los amenazaba impetuoso. En ese momen-
to supremo, Aycinena saca fuerzas de su pro-
pia debilidad y dice a los fanfticos que aun
quedaban files a su causa lo siguiente:
truida esta hermosa capital, arruinados los
departamentos, aniquiladas las propiedades;
si no queremos que Guatemala sufra la es--






RAM6N A. SALAZAR


pantosa humillaci6n de ser sojuzgada por un
puiado de miserables; si no queremos que
desaparezca la religion, el culto, la morali-
dad y la decencia; si no queremos que a la
regularidad de nuestro orden sucedan los ho-
rrores de la anarquia desenfrenada: la fuer-
za, la fuerza sola nos library de tantos males.
Y que ~Guatemala podria nunca temer las
facciones armadas que tiranizan a San Sal-
vador? No, guatemaltecos, vosotros no series
capaces de semejante abatimiento. Tome-
mos las armas: opongamos la fuerza a la
fuerza y el enemigo que tantas veces ha hui-
do de nuestras sombras no osara insultarns
con sus pretensiones temerarias, ni pisara im-
punemente nuestro territorio. Por mi parte
fo os ofrezco que morir6 con vosotros antes
que abandonar la causa del Estado... etc.>
Esas palabras eran puras baladronadas,
pero en aquellas horas de conflict revelan
un espiritu viril, digno de admiraci6n. El
que defiende su patria merece siempre los
aplausos de la historic y nosotros no se los es-
caseamos en estos moments y por esa causa
a Aycinena. Lo que nos subleva el espiritu es
que conjurado el peligro, aquel hombre se ha-
ya dado a perseguir fria e implacablemente
a sus adversaries emitiendo decretos de pros-
cripci6n, levantando el cadalso por doquie-
ra, confinando a climas malsanos a aquellos






MARIANO DE AYCNENA


a quienes la cuchilla del verdugo no pudo al-
canzar, confiscando los bienes de los ausentes
y en fin, dando el especticulo por primer
vez en la repfblica, de un terrorism 'exalta-
do que ha servido de precedent en nuestra
prolongada guerra civil y del cual con el
tiempo e1 y los suyos fueron victims.
Y sin embargo, preferimos a Aycinena en
sus horas de energia a aquellas en que, a la
sombra de su gabinete, desarrolla su political
tortuosa y de mala ley.
Preferimos al Aycinena de las proclamas
incendiarias al de la siguiente carta:
(Muy reservada).
>Mi querido Antonio: *
>He recibido tu grata del 6 que equivoca-
damente me diriges con esta fecha. Por ella
veo las ocurrenci4s acaecidas en el ejCrcito.
Veo tambien las observaciones que me haces
respect de su jefe y te aseguro que me
mortifica en extreme la sola consideraci6n de
no haber encontrado hasta aqui un extranje-
ro que nos sirva con fidelidad. Tu sabes me-
jor que ninguno los buenos oficios que nos


* Don Antonio de Aycinena.






RAM6N A. SALAZAR


debe este hombre, a quien nunca crei tan
ingrato como me lo pintas y 61 es en efecto.
Piensas muy bien sobre su ineptitud para
mandar el ejercito, diciendome que corre pa-
rejas con el imbecil e ignorante de Arce. Pe-
ro es convenient el disimulo y prudencia
mientras tengamos enemigos que combatir y
dificultades que vencer. Hemos sacrificado
los pueblos para librarlos de la f6rula de los
guanacos y fiebres. Ellos estan irritados con-
tra nosotros, no s6 si con justicia, y debemos
prevenir su rencor a 'fuerza de firmeza y de
una political desconocida aun en Maquiave-
lo. Las dificultades que hasta ahora se han
cruzado no deben de arredramos. El centra-
lismo se estableceri, yo te lo aseguro, sobre
bases muy s61idas; y deja que el fastasm6n
de Cascara gaste su humor jesuitico y domi-
nante'a veces contigo, que llegara tiempo de
hacerle sentir, muy a pesar suyo, que Rl no es
mds que un italiano encerrado en su corba-
tin. Vamos a otra cosa.
>>No puedo ocultarte mi cuidado por la
suerte que podran correr ustedes y esa co-
lumna en el caso que el botarate colombia-

Don Francisco Ciscara que tom6 el mando del
ej&rcito despu6s de los escindalos de Jalpatagua, sucedien-
do a Irisarri.







MARIANO DE AYCINENA


no se atreva a atacarlos. Yo se que el no es
capaz de nada y lo convencen las noticias
fidedignas que comunique a ese general el 19
del pasado. Pero cuando se acercan los ins-
tantes en que uno espera ver el desenlace fe-
liz de una ardua empresa, se agolpan mil
ideas y mil presentimientos todos funestos.
Yo confio, sin embargo, en la providencia
que tanto nos protege, en la buena discipli-
na y entusiasmo del ejercito, en ti y nuestro
Montfifar que sabra dirigir a ese aut6mata
en jefe. Creo que no dejaran arrollarse en
Santa Ana como en Milingo Arce y en Hon-
duras el charlatan de Milla. Es un dolor
pensar sobre todo esto. Voy a comunicarte
mis proyectos para el caso en que experinmen-
temos un reves, lo que Dios no permit.
>>Tu sabes lo bien que nos salieron nues-
tras estratagemas y enredos en marzo ante-
rior.. Los salvadorefios peleando tontamente
de buena fe, con un jefe military en aquella
6poca todo nuestro, no conocen las ventajas
que les hacemos. Ellos son muy nifios, se lie-
van de teorias, suefian en abstracciones y se
olvidan de la ignorancia de los puieblos, de
sus preocupaciones y creencia religiosa. Pues
bien. Si perdemos con las armas, desplega-

El general R. Merino entonces al mando del ej6r..
cito salvadorefio.






RAO6N A. SALZAR


remos aqui las del fanatismo para exaltar a
este pueblo devoto y levantar de nuevo un
famoso ejercito. Dir6mosle en nuestras pro-
clamas que los enemigos no respetan la ho-
nestidad de las doncellas, los lazos conyuga-
les, ni la inocente infancia; que todo lo aso-
lan y destruyen; que todo lo violan y pisan,
hasta lo mas sagrado. Que su element es el
robo, las depredaciones; sus deseos, hartarse
de sangre guatemalteca; que los religiosos
van a perecer en sus manos, las monjas, los
cantos y los templos; que todo sera perdido
si los pueblos no salen a la defense de su re-
ligi6n-v de su patria; y otras mil cosas seme-
jantes. No dejo de temer que 61 entusiasmo
de la fanatica multitud no sea como el que
vimos con tanto placer allA por el mes cita-
do de marzo, porque los malos han minado
mucho y no cesan de minar; pero tampoco
cesare yo de perseguirlos, y sobre todo, que
nuestros frailecitos con sus exhortaciones,
nuestras monjitas con sus rogativas y nuestro
ilustrisimo con su incomparable destreza en
esta clase de negocios, seran los instruments
que dirijan al pueblo en nuestra nueva cam-
pana.
>Ayer te ha escrito Juan Jos unia muy
larga carta. Tambien yo escribo ahora a
Montffar, pero nada le digo sobre political.







MARIANO DE AYCINENA


Tu puedes mostrarle esta y quemarla al mo-
mento. A Dios pide te guard de los fiebres,
tu Mariano de Aycinena.
Adici6n.
>Salfdame a ese general por pura poli-
tica y dile que mis grandes- atenciones no me
permiten escribirle, que lo hare en la prime-
ra oportunidad.>>
He aqui a Aycinena pintado de cuerpo
entero. JamAs en nuestros studios sobre los
hombres piblicos, hemos encontrado una fi-
gura mis extrafia y, permitasenos la expre-
si6n por mas que sea dura, menos simpatica.
Al leer esta carta y considerar los actos de
terror y de fanatismo politico de Aycinena,
nos ha parecido tener a la vista a un Fouchi,
o a un Jose Leb6n con el manto de Tartufo
y la gorra de dormir de Maquiavelo.
Pasemos a cosas mis generates y veamos
c6mo se iba desarrollando la reacci6n.
En el afio de 1823 se hizo una proposi-
ci6n en la Asamblea para que los libros im-
presos extranjeros pudiesen introducirse a la
repiblica sin examen ni censura a que antes
estaban sujetos, y sin pagar deremhos de
aduana.
La proposici6n pas6 al dictamen de tres
comisionados, todos ellos services y uno cleri-
go ademis; y &stos fueron de opinion de que
se permitiese la entrada de los libros que es-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs