• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Preface
 Frontispiece
 Advertencia a esta edicion
 Half Title
 Los esclavos indios
 Las encomiendas
 Los servicios personales
 Conclusion
 Index
 Back Cover














Group Title: Biblioteca de cultura popular, v. 42
Title: Contribución a la historia de las instituciones coloniales en Guatemala
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078496/00001
 Material Information
Title: Contribución a la historia de las instituciones coloniales en Guatemala
Series Title: Biblioteca de cultura popular
Physical Description: 111 p. : illus. ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Zavala, Silvio Arturo, 1909-
Publisher: Ministerio de Educación Pública
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: [prólogo 1953]
 Subjects
Subject: Indians of Central America -- Guatemala   ( lcsh )
Slavery -- Guatemala   ( lcsh )
Encomiendas (Latin America)   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Con un prólogo por Ernesto Chinchilla Aguilar.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078496
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000713292
oclc - 27503150
notis - ADQ5346

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Frontispiece
        Page 9
    Advertencia a esta edicion
        Page 11
        Page 12
    Half Title
        Page 10
    Los esclavos indios
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Las encomiendas
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Los servicios personales
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    Conclusion
        Page 111
    Index
        Page 112
    Back Cover
        Page 113
Full Text










CONTRIBUTION A LA HISTORIC DE LAS
INSTITUCIONES COLONIALES EN
GUATEMALA
























1









BIBLIOTECA DE CULTURAL POPULAR

Volumen 42


































IMPRESO Y HECHO EN GUATEMALA
Talleres de la Editorial del Ministerio de Educaci6n Ptblica





DR. SILVIO ZAVALA



Contribuciin a la historic
de las Instituciones

Coloniales en Guatemala
Con un prologo por
ERNESTO CHINCHILLA AGUILAR




Volumen 42
BIBLIOTECA DE CULTURAL POPULAR
Ministerio de Educaci6n Piblica Guatemala, C. A.









2 ?

LATIN
AMMArCA




























Biblioteca de Cultura Popular 20 de Octubre edita esta
obra del Dr. Silvio Zavala, con autorizaci6n suya. Y la
present al pfblico como un homenaje de simpatia a tan
distinguido americanista, al cumplir veinticinco afios de
su doctoramiento.

















PROLOGO


EN EL CONGRESS SCIENTIFIC celebrado en 1951
por la Universidad Nacional Aut6noma de
Mexico, en el cuarto centenario de su fun-
daci6n, tuve el honor de ser designado miem-
bro de la comisi6n encargada de redactar el informed
sobre la evoluci6n de la Historia en M6xico durante
los filtimos cincuenta afios, junto con los distingui-
dos historiadores: Wigberto Jimenez Moreno, Artu-
ro Arndiz y Freg y Silvio Zavala. Yo habia sido dis-
cipulo de los tres, y principalmente del tiltimo; pero,
alli, en uno de los salones que ocupa el Museo Na-
cional de Historia, en el magnifico Castillo de Cha-
pultepec, el Dr. Zavala se me revel6 de pronto, ya
no solo como el Maestro, sino que, verdaderamente,
como el senior de aquella mansion que el ha dirigido
durante cerca de un decenio, y acaso tambien como
el pindculo de la historiografia mexicana, que estd-
bamos resefiando.
Silvio Zavala es el historiador americano 'que go-
za de mdas priestigio en todos los circulos academics
del Continente. Sus obras invitan a la consult co-
tidiana; la Revista de Historia de America, que di-








PR6LOGO


rige, es inapreciable por sus articulos e informacio-
nes hist6rico-bibliogrdficas; sus conferencias, dicta-
das en el Colegio Nacional, en el Instituto Frances
de la America Latina, en el Colegio de Mexico y en
diversos circulos universitarios, despiertan fecundo in-
teres entire los mds dedicados investigadores de. la
historic americana; y sus cdtedras de Historiografia
e Historia de de las Instituciones Coloniales son el
abrevadero de las nuevas generaciones de estudiantes.




La obra de Silvio Zavala se caracteriza por su
extraordinario sentido de captacidn de la historic de
America, a traves de la Filosofia, la Historiografia,
la historic de las instituciones y el Derecho.
Sus studios se centraron primero en el Siglo xvi,
las Instituciones Juridicas de la Conquista de Ame-
rica y la Encomienda Indiana le dieron renombre en
Espaiia y America; luego, la Utopia de Tomis Mo-
ro en la Nueva Espafia, Ideario de Vasco de Quiro-
ga y la Filosofia Politica de la Conquista de Ameri-
ca confirmaron esta profundizaci6n suya del siglo
xvI; y, despues, Zavala ha extendido su clomprensidn
de la historic americana a otros periods con Servi-
dumbre Natural y Libertad Cristiana segin los tra-
tadistas espafioles del siglo xvi y xvn, Fuentes para
la Historia del Trabajo en Nueva Espafia, Ensayos
sobre la Colonizaci6n Espafiola en America, Estu-
dios Indianos, etc., sobre todo, en su colaboraci6n a







PR6LOGO


la Historia de Am6rica, de Ricardo Levene, y en la
Sintesis de la historic de su pais, pubicada en M6-
xico y la Cultura.
No ha sido pues, al acaso, como Silvio Zavala
vino a estudiar las Instituciones Coloniales en Gua-
temala, aunque debemos agradecer a una feliz ca-
sualidad el que tan distinguido historiador dispusie-
ra del tiempo y de los materials para escribir esta
monografia, si bien es cierto que, como ~l mismo se-
fiala en sus conclusions, su investigaci6n fue reali-
zada en un plazo en extreme breve y que estd muy
lejos de haber agotado las posibilidades de continuar
con fruto el studio.
El texto integro de Contribuci6n a la historic de
las Instituciones Coloniales en Guatemala fue' publi-
cado por primera vez en el numero 36 de Jornadas,
organo publicitario del Centro de Estudios Sociales
de El Colegio de Mixico, aparecido en 1945. Anales
de la Sociedad de Geografia e Historia de Guatemala
lo reprodujo en 1947, tomo XXII, numeros 3 y 4.
.La edicion que ahora hace la BIBLIOTECA DE CUL-
TURA POPULAR 20 DE OCTUBRE permitird conocer a
nuestro gran public la obra vigqrosa y segura de
Silvio Zavala, en que campean junto con el alto va-
lor cientifico, la erudici6n y la comprension inteli-
gente, la demostracidn sugestiva, y sobre todo, la ad-
mirable cualidad de dejar en cada pdgina elaborado
algo de lo permanent de nuestra historic.
Agradezco a Bartolome Costa-Amic, propulsor de
la BIBLIOTECA DE CULTURAL POPULAR 20 DE OCTUBRE,








8 PR6LOGO

la oportunidad que me dio de escribir este pr6logo,
que me permit manifestar al Dr. Zavala mi devota
admiracion intellectual, y presentarle un saludo que
adquiere especial significacidn ahora que cumple il
veinticinco afios de haber recibido las borlas docto-
rales.
ERNESTO CHINCHILLA AGUILAR


Guatemala, 10 de agosto de 1953.












































En una junta de letrados en M6xico en el afio 1546,
Las Casas volvi6 a defender el criterio de quie no habia es-
clavos indios bien hechos y que la libertad debia alcanzar
a todos. La misma doctrine mantiene en su famoso tratado
Sobre la material de los indios que se han hecho esclavos,
editado en Sevilla en 1552. Esto que al present nos pa-
rece tan natural, en aquel entonces -hace mis de 400
ainos- implicaba una concepci6n filos6fico-politica muy
avanzada y revolucionaria.
















ADVERTENCIA A ESTA EDICION *




s BIEN SABDO que la conquista
de America fue obra de capita-
nes y soldados que contribuian
con sus personas y haciendas a
ganar los reinos que se incorpo-
raban a la Corona de Castilla.
Era de esperar que los con'-
quistadores y pobladores, despues de las batallas, hi-
cieran probanzas de sus meritos y servicios para ob-
tener los premios a que se consideraban acreedores.
La base econ6mica de esos premios consistia en
diversas cosas y servicios que -daban los indios con-
quistados. Tales contribuciones llegaban a manos de
los espafioles a traves de instituciones sociales bien
demarcadas, como la esclavitud, las encomiendas y
los servicios personales.
El process de organization de estas instituciones
y el de su funcionamiento una vez constituidas no

Para preparar este trabajo cont6 con la ayuda de la
Pundaci6n Rockefeller y de El Colegio de M6xico. El di-
rector del Archivo General del Gobierno de Guatemala,
don J. Joaquin Pardo G., me di6 toda clase de facilidades
para realizar mi labor. Don Antonio Goubaud me propor-
cion6 un interesante manuscrito de su propiedad que exa-
mino en el lugar del texto. Expreso mi agradecimiento a
las instituciones y personas nombradas.







12 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

puede ser comprendido sin tomar en cuenta la suce-
si6n de epocas, la variedad de los intereses egoistas
y justicieros que entraban en juego y las modalida-
des propias de cada provincia.
En este studio me propongo analizar algunos as-
pectos de la historic institutional de Guatemala. He
podido consultar various manuscritos existentes en la
capital del propio pais, asi como otras fuentes com-
plementarias, pero no pretend en manera alguna
haber agotado las posibilidades de investigaci6n que
ofrece este campo.















CONTRIBUTION A LA HISTORIC DE LAS
INSTITUCIONES COLONIALES EN
GUATEMALA


















LOS ESCLAVOS INDIOS

De acuerdo con las practices de guerra de los con-
quistadores de Nueva Espafia, cuando Pedro de Al-
varado realize en 1524 la conquista de Guatemala
se hicieron esclavos indios en Cuzcatan, Izcuyntepe-
que, Pazaco, Acaxocal y Tuculcalco.
Razonaba Alvarado que aunque en su expedici6n
se matasen e hiciesen esclavos algunos indios, no por
eso se despoblaba la tierra; los soldados iban a sti

1 Cfr. Sumario de la residencia tomada a don Hernan-
do Cortis, M6xico 1852-1853, I, 96 155, 197 y 233. Y
Process de residencia instruidos contra Pedro de Alvarado
y Nuwi de Guzmdn, M6xico, 1847, pp. 7, 57, 62 y 77. La
manera como se planeaba entonces la conquista llevaba
consigo la probabilidad de que hubiera esclavos de guerra.
Por ejemplo, escribia Alvarado a Cort6s el 11 de abril de
1542, que envi6 mensajeros a la tierra de Soconusco para
hacer saber c6mo venia a conquistar y pacificar las pro-
vincias que son el dominio de su majestad no se quisiesen
meter, y a ellos como a vasallos, pues por tales se habian
ofrecido, les pedia favor y ayuda y entrada por su tierra:
"que haci6ndolo asi, que harian como buenos y leales vasa-
los de su majestad, y que de mi y de los espaiioles de mi
compafia serian muy favorecidos y mantenidos co4 toda
justicia; y donde no, que protestaba de hacerles la guerra
como a traidores rebelados y alzados contra el servicio del
Emperador nuestro senior, y que por tales los daba; y ade-
mis de esto, daba por esclavos a todos los que a vida se
tomasen en la guerra". Libro .iejo de la Fundaci6n de






14 HISTORIA DE LAS INSTITUCIONES

costa, y dada la multitud de indios y el corto nume-
ro de los cristianos, no se conquistaria si no fuese
por los castigos.2
AdemAs de los esclavos de guerra, los espafioles
contaron con los indios que de conformidad con las
costumbres de la sociedad prehispAnica desempefia-
ban tareas services y que por compras, tributes o
tratos de otra indole, pasaban de manos de los amos
indigenas a las de los europeos. Fueron Ilamados es-
clavos de rescate. 3
La raz6n de la esclavitud de los indios habia co-
menzado a ser discutida en las esferas religiosas y
del gobierno de Espafia e Indias. Pesaba la expe-
riencia desgraciada de la despoblaci6n de las islas An-

Guatemala. Guatemala, 1934, p. 271. Cit. por J. A Villa-
corta C., Prehistoria e Historia Antigua de Guatemala,
Guatemala, 1938, pp. 328-329. En esta iltima obra, p.
339, se dice que una vez muertos los sefiores de Utatlin,
los prisioneros de guerra fueron vendidos entire los espafio-
les y el quinto de su product entregado al tesoro real. Du-
rante algunos afios continuaron estas practices de guerra.
En 1529, Jorge de Alvarado que ejercia la gobernaci6n de
Guatemala por don Pedro, atac6 a los indios capitaneados
por el cacique Tonaltetl, y de esa 6poca data la formaci6n
del pueblo de Los Esclavos a orillas del rio llamado asi des-
de entonces, y que habitaron los indios vencidos en aquella
campaiia. Ibid., p. 389. En 1530, el cabildo de Guatemala
envia tropas a la provincia de El Salvador al mando de
Francisco L6pez; cuando llegaron ya habia partido Martin
de Estete, quien pretendia que la provincia era de Nicara-
gua, y llev6 consigo 2,000 indios cuscatlecos en calidad de
esclavos, los que fueron recobrados por las tropas de L6-
pez. Ibid., p. 394.
2 Process de residencia, cit., pp. 62 y ss.

3 En la sesi6n que celebr6 el Ayuntamiento de Guate-
mala el 23 de agosto de 1529, se sefialaron los emolumen-
tos "que oviere de llevar o llevare la persona que herra
los esclavos del resgate; haya o lleve de salario e premio







COLONIALES EN GUATEMALA


tillas y de la costa de Tierra Firme. En Nueva Espa-
fia se cometieron abusos cuando Cortes march a las
Hibueras y bajo el gobierno de la Primera Audien-
cia presidida por Nufio de Guzmin. Este hizo escla-
vos, ademis, en las provincias de Pdnuco y Nueva
Galicia que gobern6. Pero en 1530, el nombramien-
to de la Segunda Audiencia de Mexico,;presidida
por el obispo D. Sebastiin Ramirez de Fuenleal, hi-
zo possible una intervenci6n mis rigurosa del poder
real en las relaciones de los espafioles con los natives.
En lo que concidrne particularmente a la esclavi-
tud, la Reina di6 una cedula en Madrid, a 2 de
agosto de 1530, en que explicaba a las Audiencias
de la ciudad de Santo Domingo de la Isla Espafiola

dellos de veinte uno, e que no haya escribano al herrade-
ro por evitar costase e gasto de los vecinos desta dicha
cibdad". Libro Viejo de la Fundaci6n de Guatemala: cit.,
p. 85. Y Villacorta, Prehistoria... cit., p. 391. En rela-
ci6n con este tema cuenta Remesal que Pedro de Alvara-
do habia dado poder al obispo Marroquin de Guatemala
para que hiciera por 61 su testamento. Este lo otorg6 el
30 de junio de 1542, dando por libres a los esclavos que
tenia el Adelantado en la labranza de Jocotenango y a los
que le sacaban oro en las minas; unos y otros los habia
obtenido pidi6ndoles a los indios que tenia en encomienda
y los habia hecho herrar sin preceder otro examen. El
Obispo referia en la clausula del testamento que muchas
veces dijo a Alvarado que esos indios habian sido escla-
vizados indebidamente "y asi 61 lo conoci6 y por tener tan-
tas deudas como dej6 no osaba hacer lo que convenia a
su conciencia. E siempre el dicho Adelantado me decia
que cuando se viese sin deudas dejaria libres a los indios
esclavos". En consecuencia, Marroquin puso en libertad a
os esclavos de la labranza, permiti6ndoles quedarse con las
tierras en que estaban. Asimismo emancip6 a los esclavos,
ombres y mujeres e hijos, que sacaban oro, con la condi-
ci6n de que sacaran el que se necesitara para pagar las
eudas del Adelantado, por no haber otros bienes ni ren-
as de donde se pudieran pagar. Mientras trabajaran en
sto, serian bien mantenidos, curados, tratados y doctrina-







16 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

y de la ciudad de Mexico de la Nueva Espafia, asi
como a todos los gobenadores, corregidores, alcaldes
mayores y otros jueces de Indias, que al principio de
los descubrimientos, los Reyes Cat6licos permitieron
cautivar y hacer guerra a ciertos indios que resistian
con mano armada a los predicadores de la fe cat6-
lica; que eso fue tolerado despues por don Carlos y
dofia Juana "como cosa que por derecho e leyes de
nuestros reinos se podria sin cargo de nuestra con-
ciencia hacer e permitir"; pero considerando los mu-
chos e intolerables dafios que se habian seguido por
la desenfrenada codicia de los conquistadores, se
mandaba ahora que nadie en tiempo de guerra, aun-
que fuese just, osara cautivar a los indios, y que
tampoco pudieran ser obtenidos por via de rescate.
Los duefios de indios esclavos, dentro de treinta dias
del preg6n de esta c6dula, quedaban obligados a ma-
nifestarlos ante la justicia, donde se formaria una
matricula, "para que sepan los que verdaderamente
son esclavos, e de ahi adelante no se puedan hacer
mas". 4
Ignoro cuindo lleg6 esta c6dula a Guatemala; a
ella parece referirse la carta de la Audiencia de Me-

dos a costa del oro que sacaran. Una vez pagadas las deu-
das, sacarian oro durante una demora, de primero de oc-
tubre hasta San Juan, para repartir a los hijos naturales
del Adelantado. Despu6s estos indios se pondrian en la
milpa en tierras que no se labraban y se les darian 6stas
para que hicieran sus siembras de trigo y maiz. De las se-
menteras de todos los esclavos emancipados, asi de la la-
branza como de las minas, se pagarian los salaries de cua-
tro capellanes encargados de ensefiar lo doctrine. Historic
general de las Indias Occidentales y particular de la Go-
bernaci6n de Chiapa y Guatemala, Guatemala, 1932, I,
262-263.

4 Vasco de Puga, Provisiones..., M6xico, 1879, I, 231







COLONIALES EN GUATEMALA 17

xico a la Emperatriz, de 30 de marzo de 1531, en
que avisa:
"En Guatimala se platicaba (sic., por practica-
ba?) much el herrar de los esclavos y se cargaban
por aquella via que navegan para Panamai envia-
mos alli provision que cerca dello vuestra majestad
nos mand6 dar e dirigirnos al dicho fray Domingo
de Betanzos y en su absencia a otra. buena persona
que nos enviase el testimonio de la publicaci6n della;
tendremos especial cuidado de saber c6mo se guar-
da." 5
El disgusto que ocasion6 a los espafioles esa cedu-
la antiesclavista se refleja en la' representaci6n que
elev6 el Ayuntamiento de Guatemala al Rey. Expli-
ca que se ha comenzado a sacar oro con algunos es-
clavos que hay en la tierra, y ahora su majestad man-
da que no hagan ni hierren esclavos' de guerra ni
rescate, siendo la general mercaduria que entire ellos
(parece referirse a los indios) anda y con que con-
tratan; lo cual el Rey debe mandar porque debi6 ser
informado que los indios de estas parties son como
los de la Nueva Espafia, donde por haber tanto tierq-
po que estin conquistados y ser gente de raz6n y
aplicada a todo bien se podria mejor sufrir que no
en esta gobemaci6n, por carecer de todo lo susodi-
cho y ain no estar acabada de conquistar. Se sufre
mas que no se dejen de hacer dichos esclavos en es-
ta tierra que; en otra ninguna, porque la gente es in-
domable y contumaz, y para tenerlos seguros y su-
jetos al servicio de su majestad hay necesidad de que
piensen que no les han de dejar salir con sus sacrifi-
cios ni otros muchos excess que cada dia cometen;
y los esclavos que ellos entire si tienen de darlos a
los espafioles, result, demas de ayudarles en alguna

5 Epistolario de Nueva Espaiia, ed. por Francisco del Pa-
so-y Troncoso, M6xico, 139, II, 59.


2







18 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES


cosa, que no los sacrifican a sus idolos y los comen,
como es entire ellos costumbre de hacer; ademAs de
esto, algunos o la mayor parte de tales esclavos, an-
dando entire los espafioles, se convierten a la fe ca-
t6lica y ser'n buenos cristianos; y sobre todo, el Rey
perderi much suma de pesos oro a causa de que
ahora comienzan a gozar les espafioles del fruto que
los indios les dan en darles algunos esclavos para su
servicio y sacar oro, lo cual habrA de cesar por lo
que su majestad tiene mandado. Suplican, en con-
secuencia, que por siempre o por el tiempo que el
Rey fuere servido se hagan y hierren los dichos es-
clavos, asi de guerra como de rescate, pues el hacer
de ellos se ha guardado y guardari la orden que el
Rey manda que se guard en la Nueva Espafia, y que
.dicho mando (es decir, el que prohibe que se hagan
esclavos de guerra y de rescate) no se entienda en
la gobernaci6n, porque pueda gozar como goz6 la
Nueva Espafia de esta libertad hasta que este en ter-
minos que sin ella se pueda pasar. En otro capitulo
de la misma carta representaba el Ayuntamiento que
los conquistadores de esta provincia, andando en la
guerra y pacificaci6n de ella, tomaban algunos escla-
vos para su servicio y los quitaban (es decir, se re-
gulaba el derecho del quinto a favor de la Real Ha-
cienda), y despues de quintados se les iban tales es-
esclavos, y los conquistadores quedaban con estas
deudas al Rey del dicho quinto, y como ni para pa-
garlo ni para remediarse de otros muchos gastos ha-
bian tenido hasta entonces ningin provecho, y algu-
nos habian salido de esta tierra y otros muerto y
otros estaban en ella, suplicaban al Rey que perdo-
nara a los muertos dichas deudas, y a los vivos die-
ra por libres de lo que esto pudieran deber al Rey,
para ayudar a restaurarse de lo que en la conquista
de esta tierra habian perdido. 6







COLONIALES EN GUATEMALA 19

Esta representaci6n es muy semejante a las que hi-
cieron otros cabildos de Indias con motivo de la pro-
hibici6n de la esclavitud de los naturales. Sin em-
bargo, es de notar que los vecinos de Guatemala sub-
rayan el caracter reciente de su conquista para dife-
renciarla de la Nueva Espafia y reforzar de esta suer-
te sus pretensiones ante la Corola.
Que estas corrieron con suerte favorable lo dan a
entender las cedulas reales que en seguida examina-
remos. En la villa de Medina del Campo, a 20 de
julio de 1532, dicen don Carlos y dofia Juana al Ade-
lantado don Pedro de Alvarado, gobernador de la
provincia de Guatemala, y al licenciado Francisco
Marroquin, protector de los indios, que bien saben
c6mo mandaron dar una carta firmada de la Empe-
ratriz y Reina, en Madrid*a 2 de agosto de 1530 (es
decir, la prohibici6n que ya conocemos acerca de los
esclavos de guerra y de rescate); pero ahora Gabriel
de Cabrera, en nombre de la ciudad de Santiago y
de las otras ciudades y villas de la provincia de Gua-
temala, hizo relaci6n que si dicha provision se hu-
biese de ejecutar, demis del notorio agravio y per-
juicio que de ella redundaria a la poblaci6n de la
tierra y a los pobladores de ella, por quitarles y pro-
hibir'que no puedan rescatar ni contratar los escla-
vos que los caciques e indios tienen por esclavos, a
los mismos indios se les seguiria much daiio, por
quitarles el beneficio que reciberi en salir de poder

6 Archivo General del Gobierno, Guatemala (en ade.
lante AGG),.A 1. 2-5 Expediente 25235. Legajo 2833. Do-
cumento sin fecha. En la parte superior del folio 1 se lee
a,lipiz: 1580; pero el document mismo ofrece base para
justificar esta data y por su contenido pienso que corres-
ponde a la d6cada de 1530. Como guia para consultar los
documents del Archivo citado me fue en extreme itil la
obra de J. Joaquin Pardo, Prontuario de Reales Cidulas.
15.29-1599, Guatemala, 1941.







20 HISTORIA DE LAS INSTITUCIONES

de los .caciques e indios que los tenian por esclavos,
por el peligro en que estaban de ser sacrificados, de-
mas que en venir a poder de los cristianos podrian
ser instruidos y doctrinados en las cosas de la fe. El
citado Cabrera pidi6 que se revocase dicha provi-
si6n y se diese licencia para rescatar los esclavos de
la manera que antes se hacia. Visto en el Consejo
de Indias y consultado con la Emperatriz y Reina,
fue acordado que Alvarado y Marroquin, ambos a
dos sin lo cometer a otra persona, hubiesen infor-
maci6n y supiesen qu6 esclavos eran los que a si los
dichos caciques e indios tenian en su poder por es-
clavos, y los que cor~stare que verdaderamente lo
eran, los hiciesen herrar, y asi herrados, de ahi en
adelante pudiesen los vecinos y pobladores de la pro-
vincia, sin embargo de la provision de 1530, com-
prarlos y rescatarlos de los caciques e indios, con
tanto que dichos esclavos no se pudiesen sacar de la
provincia. Estando el Adelantado ausente de la go-
bernaci6n, su lugarteniente podria hacer juntamente
con el Protector lo contenido en esta provision. 7
Esta forma de la cedula prohibitive de 1530 satis-
facia los deseos de los espafioles en cuanto al resca-
te de los esclavos indios; pero quedaba ain sin re-
solver el caso de los esclavos de guerra. De este otro
aspect se hizo cargo la c6dula real dada en Belpu-
che, a 19 de marzo de 1533, a solicitud del mismo
procurador Gabriel de Cabrera. Este hizo ver que
habia algunos caciques de guerra que siendo reque-
ridos no querian estar debajo de la obediencia y se-
fiorio del Rey, ni admitir la predicaci6n cristiana,
antes hacian dafio a los cristianos todas las veces que

7 AGG., Libro Cuarto de Reales C6dulas. A. 1. 2-4.
15752. Fol. 4. Esta c6dula se~encuentra tambi6n ei~sel Ar-
chivo General de Indias (en adelante AGI.), Guatemala
393, lib. 1, fol. 13.







COLONIALES EN GUATEMALA


lo podian hacer. Pedia que se les pudiese hacer gue-
rra y tomarlos como esclavos y como tales repartir-
los entire las personas que los gapasen y preridiesen,
sin embargo de cualquiera prohibici6n. Platicado en
el Consejo de Indias, se manda al licenciado Fran-
cisco Marroquin, obispo de la provincia de Guatema-
la, y a don Pedro de Alvarado, gobernador, o a su
alcalde mayor, que juntos o el uno estando el otro
ausente o impedido, vayan adonde estuvieren los in-
dios alzados y les hagan requerimiento que. esta acor-
dado, que se les envia sefialado de los del Consejo
de Indias; y si por caso todos estuvieren ocupados o
impedidos de manera que no puedan co6 damente
ir, nombren en su lugar dos personas religiosas o cle-
rigos sacerdotes de buena conciencia y confianza, en
cuya presencia, el capitan que fuere haga dichos re-
querimientos por lenguas interpretes fieles que se lo
den bien a entender, los cuales pasen ante escribano
y testigos; y hechos dichos requerimientos, se han de
ver y examiner por Marroquin y Alvarado, y si les
pareciere que con justicia se puede hacer guerra, lo
deelararaii asi, y el Rey da licencia a cualesquier
persona de esa tierra para que entonces puedan ha-
cer dicha guerra y a los que en ella prendieren to-
marlos por sus esclavos y como tales venderlos, sin
embargo de cualquier carta y provision, que en cuan-
to a esto las deroga y anula, con tanto que no se
puedan sacar los indios de esa provincia, so pena de
la merced real y de diez mil maravedis para la ca-
mara. 8
8 AGG., Libro Cuarto de Reales CUdulas. A. 1. 2-4.
15752. Fol. 6v. En el Fol. 7 y ss. viene la forma y orden
del requerimiento que se ha de ihacer a los indios alzados
de la provincia de Guatemala, que es el -conocido texto re-
dactado por Palacios Rubios y usado en muchas conquistas
de Indias. Cfr. S. Zavala. Las instituciones juridicas en la.
conquista de America. Madrid, 1935, pp. 286-288.







22 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

De esta suerte los conquistadores de Guatemala
volvian a gozar del derecho de tener esclavos de res-
cate y de guerra como antes de la prohibici6n de
1530, salvo algunas modificaciones en cuanto a la
forma.
La gente de Mexico no obtuvo concesiones seme-
jantes hasta que se di6 otra cedula en Toledo, a 20
de febrero de 1534. 9



Las disosiciones resefiadas no pusieron termino a
la polIml en torno a la esclavitud de los indios.
Habia en Espafia y las Indias una fuerte corriente
de pensamiento que se oponia a ella, y la legislaci6n
tolerante de la Corte fue combatida con vigor.
Los oidores de M6xico escribieron alarmados a la
Emperatriz, el 11 de mayo de 1533, que les habia
llegado aviso sobre que se habia concedido el hie-
rro a Guatemala para que hubiera esclavos; no lo
podian career por el dafio que se seguiria. 10 El 5 de
agosto ya tenian certidumbre de la novedad por car-
ta que les habia escrito el licenciado Marroquin, y
repetian que era la perdici6n total de la provincia. 11
El president de la Audiencia de Mexico, Ramirez
de Fuenleal, represent el dia 8 que el hierro de los
esclavos seria fuego que devastaria la tierra; como
un indice de los excess acogia el rumor de que ya
valian los esclavos en Guatemala a dos pesos, cuan-
do el afio anterior costaban en la ciudad de Mexico

9 Colecci6n de Documentos Indditos de Ultramar (en
adelante DIU.), Madrid, 1885-1925, X, 192 ss.
10 AGI., Papetes de Simanicas, 58-5-8. Epistolario de
Nueva Espafia, cit. III. doc. 136.
11 Ibid., doc. 140.







COLONIALES EN GUATEMALA


a cuarenta. 12 Los franciscanos de Mexico elevaron
una hermosa protest en la que decian:
"Oh cat6lico Principe, y ese ~es el galard6n que
de vuestras reales manos esperaban vuestros vasa-
los?; y este es el tesoro que la Iglesia esperaba de
las ovejas a vos encomendadas?; no podemos alcan-
zar con qu6 espiritu fu6 movido el *que tal relaci6n
fue a dar a vuestro Consejo para que tan gran cruel-
dad concediese, ni podemos imaginar cuin perento-
rias fueron las razones de 'aqu6l que asi pudiese con-
vencer la sabiduria de tan claros varones como hay
en vuestro alto Consejo para que tal cosa otorgasen."
A continuaci6n sostenian que la concesi6n del hie-
rro era contra la ley divina, la cual no consentia que
los libres fuesen esclavizados; el Consejo podia decir
que s6lo consentia herrar a los esclavizados justamen-
te, pero los frailes argiiian que los espafioles tenian
sobrada codicia e importunaban a los caciques para
que les rescataran esclavos a trueque del tribute que
les habian de dar, y los caciques, por verse libres,
entregaban maceguales (esto es, indios comunes) li-
bres por esclavos; que la concesi6n era contra el ofi-
cio imperial, que consistia en amparar i la iglesia y
libertar a los cautivos injustamente; tambien iba con-
tra la condici6n con que fueron dadas las Indias por
el pontifice (Alejandro VI) y contra toda ley de
buena gobernaci6n que queria que las tierras y rei-
nos se conservasen y aumentasen; antes esperaban
que el Rey mandase libertar a los esclavos que te-
nian los naturales, porque eran injustamente hechos,
que no mandar herrar a otros indios de nuevo. 13

12 Ibid., III, doc. 141.
13 Academia de la Historia. Madrid. Colecci6n Mufioz,
LXXXIX. M. Cuevas, Documentos indditos del siglo XVI
para la Historia de Mexico, Mexico, 1914, p. 13. La fecha






24 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES


En esta ocasi6n, tampoco falt6 la voz vehemente
de fray Bartolom6 de las Casas, quien escribia a un
"muy excelente senior", desde la ciudad de Grana-
da de la provincia de Nicaragua, a 15 de octubre de
1535: "Una de las vias inicuas con que la gente de'
esta provincia e reino de Nicaragua en tan breve
tiempo ha sido mniserablemente asolada, ha sido la
triste licencia que ese Real Consejo ha dado para
que puedan hacer esclavos". Se muestra' asombrado
de "c6mo puede tanto la malicia de los que tal in-
forman, que baste a engafiar a una tan egregia y ad-
mirable sabiduria. ." Afirma que no hay ningdn
esclavo indio en las Indias que justamente lo hea o
lo haya sido. Ahora esta por averiguar que ninguna
guerra, desde que las Indias se descubrieron hasta
hoy, ha sido just de parte de los cristiapos. Lo que
dicen los espaiioles acerca de que se les de licencia
para hacer esclavos a solo los que los mismos indios
tienen por esclavos, es diab6lico, porque so color de
uno que los indios tienen, hacen ellos esclavos a la
mitad y las dos parties de los vasallos del cacique,
Asi han llevado. de dos afios aca mAs de 12,000 ini-
mas al Periu y "todos son muertos" y no escape al-
guno, y 6stos estin escritos en los libros del Rey.
Afiade que se han llevado de Nicaragua a Panama'
mas de 25,000 almas y "todos son muertos". Y al Pe-
ru, antes de los afios dichos, mas de otros 15,000 y
"todos son muertos". No va nao de estos puertos que
no lleve mas de 300 Animas y "todos" mueren an-
tes de Ilegar al Peru, de sed y hambre. No hay de-
recho natural, human o divino en que esto pueda
fundarse. Estos infieles no son moros que resisten la


del parecer es de julio de 1533. VWase tambi6n J. A. Sa-
co, Historia de la esclavitud-de los indios del Nuevo Mun-
do, La Habana, 1932, II, 181-183.






COLONIALES EN GUATEMALA


fe, sino que la reciben; ni detienen tierras ajenas, si-
no suyas; no infestan a los cristianos, sino que 6stos
los han invadido y les hacen dafios y ponen en cau-
tiverio. Menciona aqui el canonista Ostiense "que
mas duramente habl6 contra los moros", pero no
contra los indios, y sin embargo el reconoce que si
los infieles acatan la autoridad de la Iglesia no de-
ben perder sus bienes. Y Ostiense es singular, por-
que Inocencio, y los que despues de 61 vinieron, que
todos le siguen, tienen opinion contraria y esta fun-
dada en verdadera teologia y en la suave ley de Cris-
to y piadosa costumbre de la Iglesia. Los indios "son
lo que fuimos en Espafia antes que nos convirtiesen
los discipulos de Santiago, y aun harto mejores en
esto y mas aparejados para recibir la fe que nos-
otros". Pide que se quite el hierro que ahora vino
concedido para herrar esclavos, porque hacen escla-
vos a chicos y grandes y los Ilevan a vender a Pa-
nama y al Peri. Y no se olvide la gobernaci6n de
Guatemala, que se asuela y destruye. El y sus com-
pafieros para convertir infieles "querriamos star
donde no nos estorbasen cristianos". Y terminal con
una hiriente alusi6n a "aquella fiera bestia de Lu-
tero". 14
Es posIble que a estas censuras se deba la actitud
vacilante que refleja, la cddula que di6 la Reina en
Valladolid, a 9 de septiembre de 1536.' Encarga al
gobernador y juez de residencia que fuere de la pro-
vincia de Guatemala -lo era el licenciado Alonso
de Maldonado desde el 10 de mayo de 1536- que
entienda en pacificar y poblar la parte restante de
la tierra que esta por conquistar, lo cual harA con
parecer- del obispo de esa provincia, quien tendra el

14 B, M. Bierman, "Zwei Briefe von Fray Bartolome de
las Casas, 1534-1535", en Archivum Fratrum Praedicato-
rum, Roma, IV, 1934, pp. 211 y ss.






26 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES


hierro con que se han de herrar los indios que se
tomen y cautiven en just guerra; en hacer dicha
conquista y rescato se guardarin las ordenanzas'da-
das y las que se den. Y el gobernador no consentirA
que ningun indio se haga esclavo por rescate, debien-
do matricularse los que al present hay en la provin-
cia; y prohibirA que los caciques e indios puedan ha-
cer entire si esclavos por ninguna cauisa, y para ello
les pondrA las penas que le parezcan. 15
De acuerdo con'esta c6dula, subsiste el derecho de
esclavitud por guerra y el uso del hierro, si bien se
toma la precauci6n de que lo guard el obispo; en
cambio, se desautoriza el derecho de esclavitud por
rescate, quedando tan s6lo en uso el de los esclavos
de esta clase existentes en aquel moment y registra-
dos en la matricula.
Sobre el aspect particular de la saca o extracci6n
de los indios, la Emperatriz dirigi6 una c6dula al go-
bernador de la provincia de Hibueras y Cabo de
Honduras, fechada en Valladolid el 29 de enero de
1538, en la que decia haber sido informada que se
sacaban muchos indios esclavos de esta provincia, asi
para el Peri y Guatemala como para otras parties,
y que demas del dafio que recibia la proyincia en
haberse disminuido los naturales de ella, los indios
que asi sacaban morian por las mudanzas de las tie-
rras y gran descontento que tenian. La voluntad real
era que los indios de esas parties, de tal manera sir-
vieran a los espafioles que los iban a conquistar y
p'oblar, que ellos vivieran y se conservaran, y vivien-
do pudieran venir en reconocimiento de Dios y de la
fe cat61ica, y que anticipandoles la muerte no per-
dieran tan grande beneficio. En consecuencia, la
Emperatriz mandaba que el gobernador hiciera pre-


15 AGI., Guatemala 393 Lib. I, Fol. 178v.




7, if


COLONIALES EN GUATEMALA 27

gonar en los pueblos de cristianos de esa provincia
que ninguno sacara indio ni india esclava de ella, si
no fuere uno o dos para su servicio, so pena de per-
dimiento de bienes y destierro perpetuo de ella. 16
La Corona di6 posteriormente otras disposiciones
a fin de reforzar el prop6sito contrario a la esclavi-
tud por rescate. Don Carlos y dofia Juana, en cedu-
la de Toledo de 31 de enero de 1539, manifiestan
ser informados que a causa de estar permitido que
los espafioles que han ido a conquistar y poblar la
provincia de Guatemala pudiesen rescatar y comprar
de los.caciques y principles y otras personas natura-
les de dicha tierra los indios que les son sujetos y
tienen por esclavos, ha venido en tanto exceso que'
se la hecho muchos esclavos, a cuya causa no son
tan bien tratados como convendria, porque les dan
trabajos demasiados y les hacen otras premias; los
principles indios .hacen esclavos por causes livianas..
Don Carlos y dofia Juana mandan, por lo tanto, que
en adelante por ninguna via ni forma, ningin .espa-
fiol sea osado de rescatar ni comprar de dichos caci-
ques y principles y ningunas otras personas natura-
les de la tierra que estuvieren de paz y en sujeci6n'
de la Corona, los indios que ellos tienen sujetos y
por sus esclavos; y si algun espafiol los rescata, los.
ha de perder y se darn por libres, y perdera lo que
le hubieren costado. Esta cedula se pregon6 en San-
tiago de Guatemala el 28 de julio de 1539.17

16 AGG., A. 1. 2-4. 2195. 218v. Es de notar que en
Segovia, a 7 de agosto de 1565, el Rey mand6 al virrey,
president y oidores de la Audiencia de M6xico y al go-
bernador de la provincia de Guqatemala, que dicha cedula
se guardara en todas la? ciudades, villas y lugares de esta
fltima provincial.
17 AGG., Libro Cuarto de Reales CUdulas. A. 1. 2-4.
15752. Fol. 42v.






28 HISTORIC -DE LAS INSTITUCIONES


Ademas de privar a los espafioles del derecho de
rescatar los indios esclavos, la Corona tom6 medidas
complementarias-que afectaban a la prerrogativa de
los indios para hacer esclavos. En efecto, en Toledo
a 31 de enero de 1539, los mismos don Carlos y do-
fa Juana dicen haber sido informados que los caci-
ques y principles de la provincia de Guatemala te-
nian de costumbre hacer y tomar por esclavos de los
naturales que les' eran sujetos por muy livianas co-
sas y con much facilidad y los vendian y trataban
como tales a los espafioles que habian ido a conquis-
tar y poblar dicha tierra, y ellos entire si. Y como
quiera que siendo informados los propios.don Car-
los y dofia Juana del exceso que en esto habia*ha-
bido, por una provision de la data de esta habian
prohibido que por ninguna via ningi6n espafiol pu-
diese de aqui adelante comprar ni haber por via de
rescate ni en otra manera, esclavo alguno de los di-
chos indios, todavia, por excusar cosa tan mal hecha
.y los inconvenientes que de la dicha costumbre suce-
dian, visto en el Consejo de las Indias, fue acordado
'dar esta carta por la cual mandan y defienden firme-
mente "que agora ni de aqui adelante ninguno de los
dichos caciques ni principles ni otro indio alugno
puedan hacer ni hagan esclavos indios algurios ni los
vender ni rescatar a persona alguna, y si alguno hi-
cieren, por la present los damos por libres para que
hagan de si lo que quisieren y por bien tuvieren, sin
que por persona alguna les sea puesto en ello embar-
go ni impedimento alguno, por cuanto siendo como
son nuestros sibditos y vasallos son obligados en es-
to a guardar y vivir por las leyes destos nuestros rey-
nos". Se manda pregonar en la ciudad de Santiago
de Guatemala y en las otras ciudades y lugares de
la Nueva Espafia. En efecto, se pregon6 en la capi-







COLONIALS EN GUATEMALA


tal guatemalteca el 28 de julio de 1539, por manda-
do del licenciado Alonso de Maldonado. 1
Si bien eran terminantes las disposiciones que po-
nian el rescate de esclavos indios fuera de la ley en
Guatemala, la esclavitud por guerra no habia sido
desautorizada (de acuerdo con los elements de que
disponemos) con posterioridad a la c6dula de Bel-
puche de 19 de marzo de 1533, que, segfin se recor-
dara, permitia vender los esclavos tomados en las ac-
ciones comprendidas con la debida aprobaci6n de las
autoridades. Ya mencionamos tambien la cedula de
Valladolid de 9 de septiembre de 1536, que mante-
nia la esclavitud por guerra al mismo tiempo que po-
nia cortapisas a la de rescate.
Las famosas Leyes Nuevas promulgadas en Barce-
lona el 20 de noviembre de 1542 vinieron a modifi-
car esta situaci6n juridica, pues un capitulo de ellas
mandaba que, en adelante:
"por ninguna causa de guerra ni otra alguna, aun-
que sea so titulo de rebeli6n, ni por rescate, ni de
otra manera no se pueda hacer esclavo indio algu-
no: y queremos que sean tratados como vasallos
nuestros 4e la Corona de Castilla, pues lo son."
18 AGG., Libro Cuarto de Reales CUdulas. A. 1. 2-4.
15752. Fol. 45v. Hay otro texto igual en A. 1. 2-4 2195.
188. En ambos casos la cedula estA fechada en Toledo, a 31
enero 1538; en y ambos, la fecha del preg6n es de 28 de
julio de 1539. Se habri observado que esta c6dula que pro-
hibe a los indios el hacer esclavos express que es dada en
la misma data en que se expide la que prohibe a los espa-
fioles rescatar los esclavos. Por esta raz6n y por la fecha
del preg6n creo que la cedula relative a los indios es de
1539 y no de 1538, como he corregido al hacer uso de ella
en el texto del present studio. No me siento inclinado,
mientras no aparezca prueba suficiente para ello, a consi-
derar buena la fecha de 1538 para ambas c6dulas de To--
ledo, que seria otra manera de coordinar los documents.
En todo caso, parece fuera de duda que el preg6n tuvo lu-
gar en julio de 1539.







30 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

La prohibici6n comprendia pues, indistintamente,
cualquier caso future de esclavitud de indios, ya fue-
se por guerra o por rescate. Otro capitulo se hacia
cargo de los esclavos existentes al darse las Leyes y
disponia que las Audiencias pusiesen en libertad, su-
mariamente, a los hechos contra raz6n y derecho y
contra las provisions e instrucciones dadas, en caso
que los amos no mostraran titulo de c6mo los po-
seian legitimamente. Habia personas encargadas de
solicitar la libertad de los indios ante las Audien-
cias. 19
En relaci6n con el envio de las Leyes Nuevas a
Guatemala es de tener en cuenta una c6dula que di-
rigi6 el Rey, desde Barcelona a 1 de mayo de 1543,
a fray Pedro de Angulo, que ejercia el vicariato de
la orden de Santo Domingo en esa provincia, anun-
ciandole que le mandaba ejemplares impresos de las
ordenanzas para que las viera y repartiera entire los
monasteries y religiosos, con objeto de que las expli-
casen a los naturales, encargindole much el cum-
plimiento de ellas y que avisara de cualquier infrac-
ci6n. 20
Los vecinos de Guatemala, a 10 de septiembre de*
1543, ya tenian noticias de'la novedad y escribian al
Rey: "estamos tan escandalizados como si nos en-
viara a mandar cortar las cabezas". Creian que Las
Casas habia sido parte para esta sentencia tan cruel
y le censuraban vivamente. Recordaban al Rey que
le habian servido con vidas y haciendas, sin interesar

19 VWase la edici6n facsimilar de la Facultad de Filoso-
fia de la Universidad de Buenos Aires, 1923.
20 Villacorta, Prehistoria..., p. 452, quien toma el da-
to de la Coleccidn de Documentos Iniditos del Archivo del
Ayuntamiento de Guatemala, formada por Arevalo, 1857,
edici6n de la Sociedad de Geografia e Historia de Guate-
mala, Guatemala, 1935, p. 307.




.1I


COLONIALES EN GUATEMALA 31

su majestad un peso de oro y pedian que se les oye-
ra, afiadiendo: "PAguenos vuestra majestad lo que
nos debe .y haganos grandes mercedes". 21
El 12 de octubre de 1543, a propuesta del sindico
Alfonso P6rez, acord6 el Ayuntamiento enviar un
procurador a la Corte para solicitar la derogaci6n de
las ordenanzas. El 23 del mismo mes se encarg6 la
comisi6n al gobernador Maldonado --quien de nue-
vo ejercia el cargo desde el 17 de mayo de 1542, ha-
biendo ocurrido la muerte del Adelantado -don Pe-
dro de Alvarado el 4 de julio de 1541-, pero se ex-
cus6, pues "habia de ejecutar lo que su majestad
mandara y que en todo lo demAs habria de hacer lo
que conviniera a su servicio".22

El 14 de noviembre fueron designados procurado-
res el obispo Marroquin y Gabriel de Cabrera, que
tampoco aceptaron. 23
A principios del aiio 1544 legaron los oidores He-
rrera, Ramirez y Rogel. El 16 de mayo qued6 insta-
lada la Audiencia de los Confines en la ciudad de
Gracias. 24 Y el 30 de mayo, en la ciudad de San-
tiago, fueron pregonadas por voz de Crist6bal de Vi-
Ilatoro las ordenanzas para el huen gobierno. 5
SHubo algun indicio de que las Leyes Nuevas se
cumplirian en lo que respect a la esclavitud? Asi
parece sugerirlo una provision real dada por la Au-
diencia que residia en la ciudad de Gracias a Dios,
a 11 de agosto de 1544, en nombre de don Carlos y

21 Villacorta, Prehistoria..., pp. 453-455.
22 Villacorta, op. cit., p. 456 y J. J. Pardo, Efemirides
de la Antigua Guatemala, 1541-1779, Guatemala, 1944, p. 4.
23 Villacorta, op. cit. p. 456.
24 Villacorta, op. cit. p. 459.
25 Pardo, Efemdrides..., cit. n. 5.







32 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

dofia Juana, y dirigida a los gobernadores y justicias
de las provincias sujetas a la misma Audiencia. En
ella se manifestaba que convenia al servicio de la Co-
rona que se declarasen y manifestasen todos los es-
clavos indios que habia en esas ciudades, villas y lu-
gares, y lo que cada uno tenia, asi hombres como
mujeres y que se hiciese registro y matricula de ellos.
Por eso mandaba la Audiencia que todos los esclavos
naturales de estas parties se manifestasen, declarando
con juramento cada persona la cantidad que tenia
y en qu6 parties, minas y granjerias, y lo demAs que
para este efecto pareciera ser necesario; la declara-
ci6n se asentaria en un libro o manual ante escriba-
no; las justicias fijarian termino para la manifesta-
ci6n, so pena de que los duefios perdiesen los escla-
vos que dejaran de manifestar; a la Audiencia se en-
viaria el traslado del registro y matricula de los es-
clavos para que supiera la cantidad que habia y pro-
veyera lo que al servicio real conviniera. 26
Estas 6rdenes de la Audiencia de Gracias 'a Dios
eran mas bien de carActer preparatorio y no entra-
fiaban aun el cumplimiento estricto del capitulo de
las Leyes Nuevas, que seg6n sabemos mandaba ave-
riguar la justicia con que habian sido hechos los es-
clavos existentes, con objeto de poner en libertad a
los que no estuvieran comprendidos bajo al titula-
ci6n legitima. Pero la sociedad colonial habia pre-
visto la amenaza que significaban las nuevas orde-
nanzas para sus intereses, y a las primeras medidas
de defense afiadi6 otras mis en6rgicas.
El 31 de agosto de 1544, la propia Audiencia, pre-
sidida por el licenciado Alonso de Maldonado, avis6
al Emperador que el Cabildo de Guatemala habia
apelado de las Leyes Nuevas, incluyendo el capitulo


26 AGG., A. 1. 2-4, 2196. 168.







COLONIALES EN GUATEMALA


de los esclavos, porque los conquistadores no podian
exhibir otro titulo que el de haber torado a los in-
dios en la guerra y que fueron herrados por orden
de los capitanes y gobernadores. Tampoco era facil
al que poseia esclavos por compra demostrar que los
tenia legitimamente. 27
El 4 de junio de 1545, desde Santiago de Guate-
mala, escribia el obispo Marroquin al Emperador:
"Cuando el Audiencia lleg6, ya todos estaban al-
terados y conmovidos con las nuevas ordenanzas y
leyes, porque como a todos les va much interns, ha-
se senido much. Ya sentada el Audiencia, de to-
das parties acudieron para pedir y suplicar, y a to-
dos se respondi6 como mejor pareci6 que convenia;
y sus suplicaciones y respuestas todo va cerrado y se-
llado, a que me remito. Se decir a vuestra majestad
que tiene muy leales vasallos, y que desean acertar
en servicio de Dios y de su Rey."
Hace ver que esta cosa es muy ardua. Concede a
los' del Consejo much ciencia y parte de experien-
cia, "pero aci hay much mas experiencia". Mucho
conviene al Rey dar asiento en esta tierra de una vez
para siempre y hacer merced a sus vasallos. El re-
medio es que se someta esto a personas prominentes
de Indias, y lo que determine, el Rey lo afirme. 28

*

La liberaci6n de los esclavos en Guatemala no re-
cibi6, al parecer, nuevo impidso hasta que el licen-
ciado Alonso L6pez de Cerrato tom6 posesi6n del
27 Ms. en la Municipalidad de Guatemala. Libro de
consultas a Su Majestad, cit., por L. B. Simpson, Studies
in the Administration of the Indians in New Spain, Berke-
ley, 1940, (Ibero-Americana 16), p. 5.
28 Villacorta, Prehistoria..., pp. 459-460.







34 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

cargo de president de la Audiencia de los Confines
el 26 de mayo de 1548, sustituyendo al licenciado
Alonso de Maldonado. Pero durante aquellos afios
de espera habian ocurrido hechos de suma importan-
cia en las Antillas y en Nueva Espafia, y se habian
elevado a la Corte consultas, de cuya resoluci6n de-
pendia la suerte de los indios sujetos a esclavitud.
Cerrato ya poseia alguna experiencia con respect
a la aplicaci6n de las Leyes Nuevas cuando lleg6 a
la presidencia de los Confines. En efecto, fray Bar-
tolome de las Casas avisa a la Corte, desde la ciu-
dad de Santo Domingo de la Isla Espafiola, e4 15 de
septiembre de 1544, que el licenciado Cerrato "ha
libertado despu6s que vino algunos indios que tenian
por esclavos, conviene a saber, los que no tenian hie-
rro: diiome que habia consultado a vuestra alteza
sobre los que tienen hierro: o estin herrados con
hierro que dicen que 'es dado por su majestad". Las
Casas sostiene que ningin indio es esclavo justamen-
te: "la raz6n es porque causa ninguna just no ha
habiao para hacerles guerra, ni tampoco ha habido
autoridad de-su majestad ni de los reyes pasados,
porque dado que en algunos casos los reyes dieron,
a falsas informaciones engafiados y lo mismo su ma-
jestad, licencia para hacer guerra con ciertas limita-
ciones y condiciones, vuestra alteza sea cierto cjue
hasta hoy nunca se guard carta ni mandamiento y
provision ni instrucci6n cerca desto". Pedia que de
una vez se declarase que todos los indios, herrados y
por herrar, eran libres. 29
Habia surgido, por lo tanto, un problema de in-
terpretaci6n de las Leyes Nuevas; pues estas, al man-

29 Academia de la Historia. Madrid. Colecci6n Mufioz,
t. LXXXIII. Copia modern en la Biblioteca del Congreso.
Washington, Mss. America. Spanish Colonies. Item. 4.
Handbook, 1918, p. 19.







COLONIALES EN GUATEMALA


dar que se pusieran en libertad los indios cuando los
amos no tuvieran un titulo de posesi6n legitima, no
habian aclarado si el hierro en el cuerpo del escla-
vo podia considerarse como prueba bastante. De la
interpretaci6n amplia o restringida de esa prueba de
posesi6n dependeria el alcance que iba a tener en la
practice la nueva ley.
Por fuente ajena a Las Casas consta que la Au-
diencia de la Isla Espafiola, al recibir las ordenan-
zas de 1542, mand6 traer todos los indios esclavos
para examinar su situaci6n y entretanto prohibit
sacarlos y enajenarlos como era costumbre; tampoco
consinti6 que se herrasen hasta que concluyera el
examen de los titulos. Estas medidas se sintieron
much y el cabildo de la ciudad represent que los
esclavos indios eran poseidos de buena fe y herrados
en el rostro con el hierro de su majestad y que ese
era titulo bastante y existia costumbre sobre el par-
ticular desde el descubrimiento de las Indias; a con-
tinuaci6n suplic6 de las ordenanzas. La Audiencia
prosigui6 el examen que habia emprendido. Cuando
lleg6,a Espafia el informed relative a estos aconteci-
mientos, el Principe hizo enviar una c6dula a dicha
Audiencia en abril de 1545, la cual se extendi6 a
Nueva Espafia en 28 de octubre de 1548, dispo-
niendo:
"Lo que cuanto a los esclavos hechos por via de
guerra aca parece debris hacer, es, que ante todas
cosas, sin esperar a mis probanza y sin haber otro
mis titulo, que sin embargo de cualesquier posesio-
nes que haya de servidumbre ni que esten herrados,
pronuncieis por libres todas las mujeres de cualquie-
ra edad y todos los varones nifios que eran de cator-
ce afios abajo al tiempo que los cogieron y que ha-
yan sido cogidos en cualquiera guerra, entradas o
rancherias que se hayan fecho en tierras de indios







36 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

amigos o enemigos, porque 6stos no se pudieron ha-
cer esclavos aunque fuese por ocasi6n de rebeli6n; y
a los que se hubieren hecho esclavos en guerra, que
no sean de los susodichos, si el poseedor no lo pro-
bare que el indio que tiene por esclavo fue habido
en guerra just y que se guard y cumpli6 en ella
la diligencia y forma debida, darlos heis por libres,
aunque no se pruebe por los indios cosa alguna, de
manera que cargu6is la probanza al poseedor y no a
los indios, aunque est6n herrados y tengan carta de
compra u otros titulos los poseedores de ello,- por-
que estos tales, por la presunci6n que tienen de li-
bertad en su favor, son libres como vasallos de su
majestad; y si en estos indios, cdnforme a esto, hu-
biere algunos que de quinto de su majestad se hubie-
ren vendido, y cobrado el precio sus oficiales, y cons-
tandoos que se hizo cargo de ello en sus libros,-ha-
r6is justicia llamada la parte del fiscal, y averiguado
esto, proveereis que de la hacienda de su majestad
se vuelva a la parte lo que conforme a justicia su
majestad tuviere obligaci6n de pagar. Y en cuanto
a todos los demas que no fueron esclavos por via de
guerra, que se prendieron por otras vias y pareciere
ser esclavos y ellos de posesi6n de esclavos reclama-
ren en libertad, lamadas y oidas las paites, hareis
sobre ello brevemente justicia, segin hallaredes por
derecho y leyes de estos reinos, guardando asimismo
la -ley por su Majestad iltimamente hecha para esas
parties cerca de los dichos esclavos." 30
Esta respuesta no implicaba la libertad automati-

30 Diego de Encinas, Provisiones..., Madrid, 1596, IV,
370-371 y 372-373. Tambi6n en Archivo Hist6rico Nacio-
nal. Madrid. Cedulario Indico, tomo, X, fol. 325 b. n. 557.
En este filtimo lugar lleva fecha de 14 de enero de 1549,
misma que da Puga, Provisiones..., Mexico, 1879, II, 11-
12. El texto relative a la Isla Espafiola se encuentra en
Encinas, op. cit., IV 371-372 y DIU., XXI, 174, n. 31.


" */ ~ '" '




-- 4 -

COLONIALES EN GUATEMALA 37

ca de todos los indios esclavos, como queria Las Ca-
sas; pero quedaba aclarado que el hierro por si solo
no era titulo suficiente de esclavitud, y como la prue-
ba que se exigia acerca de la legitimidad de la ser-
vidumbre era dificil y recaia.sobre el amo, podia an-
ticiparse que buen nuimero de indios quedarian am-
parados por la ley. Asi ocurri6 en las Antillas, lie-
gindose a estimar que la prueba que pedia la ley
nueva era impossible y que debia entenderse que la
voluntad real era conceder la libertad a todos. 31
Tampoco era indiferente para el porvenir. institu-
cional de Guatemala lo que habia ocurrido en Nue-
va Espafia durante los afios inmediAtos siguientes a
!a promulgaci6n de las Leyes Nuevas.
Las Casas lleg6 a su obispado de Chiapa y se re-
serv6 la absoluci6n de ciertos casos de conciencia y
por esta via spiritual quiso imponer la libertad to-
tal. de los esclavos. Los vecinos se alteraron, pero
creyeron que la idea del Obispo era atraerlos a la
buena obra y no efectuarla; algunos libertaron a sus
indios con la condici6n de que les ayudaran a termi-
nar ciertas casas comenzadas. El Obispo no transi-
gi6. Los vecinos lograron que los absolviera el Dean
y se produjo un serio conflict con amenazas y vias
de hecho. 32
Con este motivo comentaba el franciscano Moto-
linia, opositor de Las Casas, que fray Domingo de
Betanzos hubo de escribir al inquieto obispo de Chia-
pa, "que las ovejas habia vuelto cabrones, y de buen

31 Ofrezco otros datos sobre las Antillas en mi studio
"Los trabajadores antillanos en el siglo xv", en Revista
de AmIrica, M6xico, 1938, Ndm. 2, pp. 36-39.
32 Coleccidn de Documentos Ineditos de Indias, (en
adelante DII), Madrid, 1864-1889, VII, 156: "Relaci6n
de la entrada de Fray Bartolom6 de las Casas en Cibdad
Real e su conduct con los indios esclavos".







38 HISTORIA DE LAS INSTITUCIONES


carretero, ech6 el carro delante y los bueyes detrls". 3
El visitador de Nueva Espafia, Tello de Sandoval,
referia al principle don Felipe el mismo episodio en
carta de 9 de septiembre de 1545:
"Fray Bartolome de las Casas, obispo de Chiapa,
tom6 puerto en esta Nueva Espafia en Campeche
que es en la provincia de Yucatan y quisiera ser lue-
go recibido por obispo en la dicha provincia y pre-
sent6 sus bulas y provisions en la ciudad de Meri-
da y no lo quisieron admitir, de que fue muy desa-
brido: de ahi fue a Ciudad Real que es cabeza de
la provincia de Chiapa donde le recibieron muy bien
y despu6s de recibido orden6 ciertas cosas de que
hubo algin escAndalo, la memorial dello envio a
vuestra alteza: agora me han dicho que un Maza-
riegos vecino de la dicha ciudad lo quiso matar y
que le huy6 por encima de las paredes y se fue al
Audiencia de Gracias a Dios, donde dicen que ago-
ra esta: he sabido que muchos de los vecinos del
pueblo estan descomulgados y por confesar por cau-
sa de lo que el dicho obispo nuevamente provey6:
necesidad hay en esta tierra de tener paciencia y de
hacer las cosas con sabor y poco a poco y al fin se
viene hacer lo que conviene." 34
A esta torment regional sigui6 la junta de letra-
dos en Mexico, afio de 1546, donde Las Casas vol-
vi6 a defender el criterio de que no habia esclavos
indios bien hechos y que la libertad debia alcanzar
a todos. Y sigui6 viaje a Espafia para insistir en es-
ta tesis que consideraba ajustada al espiritu de las
Leyes Nuevas. Asimismo mantuvo la misma doctri-
na en su famoso tratado "sobre la material de los in-

33 Ibid, VII, 264.
34 AGI., Papeles de Simancas, 58-5-8. Epistolario de
Nueva Espanfa IV. doc. 246.







COLONIALES EN GUATEMALA


dios que se han hecho esclavos", impreso en Sevilla
en 1552. 35
En Nueva Espafia despues de algunas vacilaciones,
la Audiencia se inclin6 cada vez mAs a favor de la
political de libertad .y, en la decada inmediata si-
guiente al 1550, ampar6 a considerable niumero de
esclavos. Pero esta es material que tratare en otra
obra y que no debe distraernos de la narraci6n to-
cante a Guatemala.
Veamos cuAles eran las 6rdenes que debian regu-
lar la conduct del licenciado Cerrato cuando pgas6
de la Isla Espafiola a la presidencia de la Audiencia
de los Confines.
El Principe habia dado una cedula en Segovia, a
25 de junio de 1548, en la que hacia saber a Cerra-
to que tenia relaci6n acerca de que de la provincia de
Nicaragua se habian sacado muchos indios para
otras parties, asi hechos escravos injustamente como
naborias e indios libres, contra lo proveido, y que
convenia mandar con respect a los indios que hu-
biesen sido herrados por esclavos con el hierro de su
majestad, del cual se habia usado mal, que fuese
una persona a examiner y ver c6mo se habian hecho
esclavos, y hallando ser contra las provisions dadas
y nuevas leyes hechas, los diese por libres conforme
a c6dula que se habia dado acerca de los indios de
la Isla Espafiola, y los que fuesen de la provincia de
Nicaragua se restituyesen a ella; y que los otros in-
dios que no tuviesen hierro, sin dilaci6n ni audien-
cia, fuesen luego, puestos en libertad y restituidos a
dicha provincia como personas libres. Visto en el
Consejo de Indias, se manda a Cerrato que vea lo
susodicho y conforme a las nuevas leyes y a la ce-
dula que de suso se hace menci6n que para el pro-
35 El impresor fu6 Sebastian Trugillo. Otra edici6n en
Biblioteca de Autores Espafioles, LXV, 208-226.







40 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES


pio Cerrato se di6, provea lo que viere que convie-
ne, de manera que dichos indios sean desagraviados
y puestos en libertad los que no fueren esclavos, y si
los tales indios estuvieren muy distantes de esa Au-
diencia, en parte donde Cerrato en persona no pue-
da entender en ello, lo remita a persona de letras y
confianza para que haga dichos process y los lleve
ante Cerrato para que los sentence por derecho. Y
en lo que toca a los otros indios que no estuvieren
herrados con hierro del Rey y constare ser de Nica-
ragua, haciendo las diligencias que a Cerrato pare-
ciere y queriendo ellos volver de su voluntad a dicha
provincia, prove que se lleven a ella sin dilaci6n-y
se presented ante el Obispo para que este tenga cui-
dado de mirar por su buen tratamiento y dar orden
como sean instruidos en las cosas de la fe. 36
Esta c6dula, en consecuencia, extendia a la Au-
diencia de los Confines la vigencia de la provision
de 1545 enviada a la Isla Espafiola; en tal virtud,
el hierro no seria considerado por. si solo prueba de
la legitimidad de la servidumbre, pues como se ha-
bia representado al Principe, pudo usarse indebida-
mente de la marca real. La libertad de los indios
que no habian sido sefialados con el hierro se conce-
dia sin traba, pero n6tese que el regreso de los mis-
mos a' la provincia de origen quedaba pendiente de
su voluntad.
Cerrato habia escrito al Principe desde Santo Do-
mingo, en 17 y 26 de abril de 1548, cuando se dis-
ponia a partir para la Audiencia de los Confines,
que del Nombre de Dios le informaban que los in-
dios e indias se vendian tan publicamente como los
negros de Guinea, especialmente las mujeres, y que.
aunque Cerrato estaba satisfecho de lo que debia ha-


36 AGG., A. 1. 23. 1511. 72.






COLONIALES EN GUATEMALA 41

cer en ello, por cumplir con las gentes suplicaba se
le mandara lo que debia hacer. La respuesta del
Principe, dada en Valladolid a 14 de junio de 1548,
fue en el sentido de que Cerrato guardara las leyes
por el Emperador hechas (es decir, las de Barcelo-
na de 1542) cerca de la libertad de los indios y que
no consintiera ir contra su tenor. 3
Asi es que Cerrato- pasaba a la Audiencia de los
Confines, no s61o con la experiencia de lo que habia
ocurrido en la Isla Espafiola, sino tambien con au-
torizaci6n para aplicar la cedula aclaratoria de 1545
y una recomendaci6n expresa acerca'de que se guar-
daran las Leyes Nuevas en cuanto a la libertad de
los indios.
Todavia el i de septiembre de 1548, desde Valla-
dolid, describe el Principe a Cerrato, que ha sido in-
formado que algunos vecinos de las provincias suje-
tas -a la Audiencia de los Confines, contra lo manda-
do, llevan indias a vender a Nombre de Dios y otras
parties de las Indias, no lo pudiendo ni debiendo ha-
cer, por -ser contra las Nuevas Leyes hechas por su
majestad y provisions cerca de ello dadas y en de-
servicio de Dios y dafio y perjuicio de los-indios.
Conviene que -lo susodicho se excuse y que los que
han sacado dichos indios contra lo mandado sean
castigados, por lo cual manda el Principe a Cerrato
que se informed que indios se han sacado de las pro-
vincias sujetas a esa Audiencia para llevarlos a otras
parties a vender, y a los que en ellos hallare culpa-
dos los castigue conforme a justicia y los indios que
se hubieren yendido y constare a Cerrato que son
libres y estuvieron (sic) en las provincias sujetas a
esa Audiencia, los ponga en libertad para que como
personas libres la consigan, y en adelante no consien-


37 AGG., A. 23. 1511. 74.







42 HISTORIA DE LAS INSTITUCIONES

ta ni de lugar a que de esas provincias se saque in-
dio alguno, y provea que cerca de ello se garden
las Nuevas Leyes y provisions por su majestad da-
das y que contra ellas no se vaya ni pase en mane-
ra alguna, y ejecute en las personas y bienes de los
que cuntra ellas fueren las penas en que hubieren
incurrido. 38
Examinada la legislaci6n en torno a la actuaci6n
de Cerrato en la Audiencia de los Confines, r6sta-
nos ver cual fue6 sta en lo que toca a la libertad de
los esclavos indios y c6mo reaccionaron los poblado-
res de las provincias sujetas a esa jurisdicci6n.
Por, carta de 21 de mayo de 1549, Cerrato y los
oidores informaron a la Corte que habian mudado
la sede de la Audiencia, de la ciudad de Gracias a
Dios a la de Guatemala. En el camino hicieron la
tasaci6n de los indios de San Salvador y hallaron
alli muchos indios e indias que se tenian por escla-
vos, y conforme a la ley que sobre ellos dispone, los
dieron a todos por libres, llamadas y oidas las par-
tes a quienes tocaba, y lo mismo hicieron en la ciu-
dad de Santiago. Afiadian que se habian hecho las
tasaciones de los tributes que los indios habian de
dar, y entendian en castigar a algunos encomende-
ros por malos tratamientos que habian hecho a los
indios y tributes demasiados que les llevaban, en
lo cual estaban culpados los mis, y por ello eran pri-
vados de los indios, y que las tasaciones se acabarian
de hacer muy en breve y se pondria todo en orden.
Maximiliano, estando en Valladolid, a 7 de julio de
1550, acogi6 con beneplacito estas noticias de la Au-
diencia y le encargo que hiciera lo susodicho con
cuidado y diligencia. Ademds escribia:

38 AGI., Guatemala 402, lib. 2. fol. 250v. Al margen
"Sobre lo de los yndi6s que se venden". Un extract de
esta cddula en DIU., XXI. 184, n. 89.







COLONIALES EN GUATEMALA


"En lo que decis que las provisions que Nos ha-
)emos mandado enviar a esa Audiencia para que no
e carguen los indios, ni se alquilen, ni se traigan en
ninas ningunos indios de encomienda y se pongan
n libertad los que no son bien hechos, se guardian
n esa Audiencia al pie de la letra y que los vecinos
le esa tierra os dan muy en cara con que esto ni co-
a de ello no se guard eh el Audiencia de Mexico
Sque les parece que les hac6is muy grande agravio,
o mismo que en esto esta proveido para esa Audien-
ia esta ordenado para la Audiencia de la dicha
Tueva Espafia y esti mandado que se guard y cum-
)la y asi se hara." 9
Ademas del anterior informed de indole official, hay
)tras fuentes que comprueban el alcance de la refor-
na comprendida por el president y los oidores.
En la gobernaci6n de Guatemala, Diego de Sala-
nanca poseia por compra hecha a los Oficiales Rea-
es y a otras personas, diez y siete o diez y ocho escla-
cos indios, que le ganaban en las minas y otras gran-
erias mas de mil castellanos al afio. El licenciado
Cerrato le quit6 los esclavos sin mandarle pagar co-
sa alguna de lo que le habian costado, ni compen-
;arle de lo que ganaba con ellos. El vecino Bartolo-
mn Diez perdi6 tambi6n sus esclavos, como los de-
mas pobladores. El cronista Bernal Diaz referia que,
en cumplimiento de las ordenanzas, el president de
la Audiencia di6 libertad a los esclavos que tenian
en la cara el hierro de su majestad y lo hizo sin pro-
ceso y sin indemnizar a los espafioles. 40

39 AGG., A. 1. 23. 1511, 143.
40 "Informaci6n de Diego de Salamanca, uno de los
conquistadores de Nueva Espafia, adonde pas6 con Pinfilo
de Narviez." AGI., Simancas. 59-6-10. Copia en el Mu-
seo Nacional de Mexico, Coleccidn Paso y Troncoso, "Mt-
ritos y Servicios", carpeta V.







44 HISTORIC DE LAS INSTrTUCIONES

Sobre esta material escribi6 el comisario francisca
no fray Francisco de Bustamante un extenso inform
al Rey, fechado en Guatemala el 22 de marzo d
1551. Distinguia cuatro maneras de esclavos: a) lo
que servian en las minas; b) los de las milpas; c,
los empleados pot espafioles no oficiales; y d) lo
que tenian los espafioles oficiales o artesanos. Co
mentaba que se quitaron los esclavos a los espafioles
y se dejaron a los indios cuando muchos de los po
seidos por los espafioles los habian comprado de los
indios. Bustamante aconsej6 al licenciado Cerrato
que para libertar a los esclavos de las minas fijara
un aiio o dos, para que en este tiempo los miners
se proveyesen de negros, y que, durante tal plazo, los
indios fuesen pagados de sus servicios y bien trata-
dos y que no se ocupasen en los trabajos de peligro.
En cuanto a los indios de las milpas, pensaba Busta-
mante que el amo les daba tierras para que labra-
sen y a veces casa, y trabajaban various dias de la
semana para si y otros para el amo; por esto dijo
al licenciado Cerrato que eran como los renters de
Espafia y que no era esclavonia y que podia mode-
rar'los dias que trabajaban para los amos si eran
muchos, pero no quitarlos a 6stos, porque del maiz
y trigo que estos indios cultivaban se proveia la ciu-
dad. Bustamante admiti6 que los de la tercera ca-
tegoria, o sea, los que servian a los espafioles en ca-
sas o haciendas fuesen libertados y que se les paga-
se su trabajo, tasindolo la Audiencia, y que por en-
tonces sirviesen a los mismos amos, y si en adelante
los maltrataban, que se les quitasen y fuesen adonde
quisiesen; razonaba que eran indios acostumbrados
ya a los servicios de la casa y que estaban con sus
mujeres e hijos bien tratados; si se quitaban y para
servir en las casas de los espafioles se llamaban in-
dios de los pueblos comarcanos, seria mayor el dafio







COLONIALES EN GUATEMALA


! inconvenient, porque los indios que vinieran de
os pueblos se separarian' de sus families y tendrian
lue dejar sus milpas y haciendas por labrar, y los es-
)afioles, se verian obligados a ensefiar a cada nuevo
ndio que viniese c6mo almohazar el caballo, orde-
iar la oveja, hacer el queso y otras cosas de esta ca-
idad, y en aprenderlo se acabaria el tiempo que el
ndio habia de servir. En cuanto a la ultima catego-
ia de indios, es decir, los que servian a los oficiales
spaiioles, fray Francisco dijo al licenciado Cerrato
lue mandase examihar lo que habian servido al amo
lespu6s que aprendieron los oficios, porque no era
az6n que, despues de ensefiarles durante tres o cua-
ro aios el oficio, se les quitasen a los amos luego
in otra satisfacci6n ni servicio, pues aun los espanio-
es mientras eran aprendices daban al maestro un
anto y cuando aprendian el oficio trabajaban alg6n
iempo en beneficio del que les habia ensefiado. Pe-
o a pesar de los consejos del comisario franciscano,
I1 president Cerrato no hizo distinciones y liberty a
odos los indios sin cohdici6n ni examen, con gran
)revedad, dando un preg6n tras otro.
Bustamante comparaba esta forma radical con la
auta empleada en Mexico, donde todos los esclavos
labian alcanzado libertad al pedirla y sin dilaci6n
e recibia el pleito a prueba y entretanto no consen-
ia el virrey que los indios se entregasen con prisio-
les a los amos, sino que mandaba depositarlos en
)tra parte para que los demAs indios no dejasen de
edir su libertad, y cada semana el procurador pues-
Spara los esclavos era obligado a hacer demostra-
i6n de ellos el dia que se lo mandaban y decir el es-
ado en que estaba el negocio de cada uno. Creia
ue esto hubiera convenido hacer en Guatemala y
uego apretar, y "porque lo de aca se hizo con golpe
e martillo que suele atronar al que le da y aun al







46 HISTORIA DE LAS 1NSTITUCIONES

que le oye, lleg6 el -sonido hasta alli, y porque ei
Mexico se hizo con lima sorda, como se habia de ha
cer, no se ha oido ni sentido el bien que se ha he
cho" Bustamante informaba asimismo sobre otros as
pectos de la reform que nos corresponde estudial
aqui. 41
Este document revela que al margen de la libe.
raci6n de los indios se presentaba un resultado im.
previsto: los artesanos espaioles trataron en un prin
cipio de excluir a los indios libres del aprendizajf
de los oficios calificados; pero bajo la confianza d(
que siempre gozarian del dominio sobre los indios es
clavos, ensefiaron a estos los secrets de las artes
Ahora estos naturales quedabai en libertad y con lo!
conocimientos necesarios para desempefiar las arte.
sanias, de suerte que por un procedimiento indirec.
to y eventual, la poblaci6n india lograba acceso a la
maestria de los oficios europeos.
El licenciado Cerrato envi6 jueces visitadores a
fin de libertar a los indios de las provincias, come
ocurri6 en la de Chiapa, adonde fue Gonzalo Hi.
dalgo de Montemayor, quien lleg6 a Ciudad Real en
1549. No obstante el disgusto de los espafioles, los
esclavos fueron quitados y los naborias, chichiguas
(indias hodrizas) y todos los indios que estaban en
casas de espafioles, campos, ingenios de azuicar y co-
mercio, puestos en libertad. Los religiosos asentaron
los dedicados a oficios mecanicos en la vecindad del
convento de Santo Domingo, donde se conservaban
cuando Remesal escribi6 su Historia. 42
Las medidas de libertad comprendieron, al fin, a
esclavos machos y hembras de caciques indios, pues

41 Academia de la Historia. Madrid. Colecci6n Muiioz
LXXXVI, f. 15-24v.
42 Simpson, Studies..., cit., p. 9.







COLONIALES EN GUATEMALA


los sefiores de Santiago" de Atitlan se quejaron en
1571 a Felipe II de que, a causa de las disposicio-
nes de Cerrato, quedaron sin servicio y perdieron
sus haciendas y plantaciones de cacao, por no tener
quien las guardara. 4
-Por iltimo, los propios indios que conservaban en
anales la historic de sus pueblos se dieron cuenta de
la reform implantada por Cerrato, asi como de la
evoluci6n que habia conducido a ella. 44

43 Simpson, op. cit., p. 13,
44 Vase por ejemplo el libro de los Cakchiquefes o Me-
morial de Tecpdn Atitldn, Guatemala, 1934, numero 152
y ss., cit. por J. Antonio Villacorta G., Historia de la Ca-
pitania General de Guatemala, 1942, p. 140: "Trescientos
dias despu6s que Chii Xot fue tonfada comenz6 el pago del
tribute al Capitin por Chinta Quej. Fue aqui en TzololA,
el dia 6 Tzii (14 de enero 1528) cuando empez6 el tri-
buto.
"Durante este afio (1530) se impusieron espantosos gra-
vimenes: se pagaba oro y plata en la presencia de Tuna-
tiuj, y se exigian como tribute quinientos hombres y qui-
nientas mujeres para que fueran a buscar metal; toda la
gente estaba empeiiada en buscar oro. Quinientos hombres
y quinientas mujeres tambien fueron pedidos por Tunatiuj,
para ayudar en la construcci6n de Pangin. Todo esto nos-
otros lo presenciamos, Ioh, hijos mios!
"En el transcurso del afio, el 11 noj (1536) lleg6 el
President Maldonado. El principle Maldonado lleg6 a ali-
viar a la gente de sus sufrimientos: el lavado de oro ces6
pronto, y ces6 tambi6n el tribute de hombres y mujeres;
cesaron tambien de quemar vivas a las personas, y los ac-
tos violentos, y los impuestos que nos hacian pagar los cas-
tellanos. Los caminos se vieron otra vez frecuentados, cuan-
do lleg6 el principle Maldonado. i Oh, hijos mios!
"En el curso de este afio (1549) lleg6 el Presidente Ce-
rrato, mientras el Licenciado Pedro Ramirez permanecia
aqui. Cuando lleg6 conden6 a los castellanos; puso en li-
bertad a los esclavos; disminuy6 a la mitad los impuestos,
puso fin al trabajo forzado y oblig6 a los castellanos a pa-
gar por todo trabajo pequefio o grande."







48 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES


*

No pretendemos abarcar todas las quejas a que
di6 lugar la political antiesclavista de la Audiencia,
pero es oportuno examiner algunos ejemplos que se
conocen gracias a las investigaciones del professor
norteamericano L. B. Simpson.
El cabildo de Guatemala escribia a Cerrato, el 26
de septiembre de 1548, que no habia sido bien in-
formado en la material de los esclavos y que el bien-
estar de estas parties consistia en la permanencia de
los espafioles y en el poco oro y plata que se sacaba
y no en el content y opinion de los religiosds. El ce-
lo de 6stos no contribuia a la conservaci6n de la re-
piiblica. No se debian libertar los indios llamados es-
clavos porque su nuimero era ninguno comparado
con el resto; al present era mejor para ellos per-
menecer en compafiia de los-espaiioles que fuera de
ella, porque los espafioles los consideraban como si
fueran sus hijos. Si en tiempos pasados hubo descui-
do en su tratamiento, no era ya asi, y ellos querian
a los espafioles por haberlos educado. Los esclavos
trabajaban en las minas y gran parte del bienestar
de los espafioles dependia de este poco oro. El rey
nunca habia aclarado completamente la material de
la libertad de los esclavos. 4
B6rnal Diaz del Castillo, como procurador sindi-
co de la ciudad de Guatemala, envia al Consejo de
Indias, el 1 de febrero de 1549, una larga petici6n
'sobre los indios esclavos. Explica que el president
Sy los oidores de -la Audiencia "han mandado con
ciertas penas que los que tienen esclavos indios los
traigan ante ellos para darlos por libres a todos en

4 Ms. en la Municipalidad de Guatemala, "Instruccio-
nes y cartas". Vol. VI. Cit. por Simpson, op. cit., pp. 6-7.






COLONIALES EN GUATEMALA 49

general y mandaron se pregonase puiblicamehte en la
plaza public de esta ciudad, como se pregono, y an-
tes de esto han dado algunos por libres, lo cual es un
agravio de toda la republica e provincial Suplica
del mando y preg6n, a mas de las suplicaciones que
anteshizo la ciudad. Expone luego las razones si-
guientes en defense de/su actitud: 1) los esclavos se
hicieron en esta provincia por provision real y con-
forme a-la instrucci6n dada por el Rey, como consta
de la matricula que hicieron don Pedro de Alvarado,
gobernador, y Jorge de Alvarado, su teniente en au-
sencia- del gobernador, a quien vino cometido; 2) los
esclavos de rescate se examinaron y const6 claro ser
esclavos en poder de los caciques y naturales que los
tenian y se -les sefial6 con el hierro y entraron en
el comercio de los espafioles;.3) los caciques y sefio-
res que tenian a estos esclavos los vendian puiblica-
mente y atados en colleras y con unas varas los an-
daban vendiendo y entre los indios se vendian en los
tianguez (mercados) y el Rey permiti6 a los espanio-
les que tambien los pudiesen comprar; 4) al com-
prar los indios los espaiioles fu6 en provecho de
aquellos, porque eran mejor tratados que entre los
indios, que los sacrificaban a los idolos y les daban
grandes trabajos y malos tratamientos; 5) los que se
herraron Ln guerra fue con licencia del Principe, se-
gin derecho y conforme a instrucci6n real; fueron
requeridos de paz y por su pertinacia y rebeli6n he-
chos esclavos; si hubo desafueros los han castigado
las justicias reales; 6) desde que la Emperatirz man-
d6 que no se hiciesen mAs esclavos (parece aludir a
la cedula de 2 de agosto de 1530), ces6 y no se hi-
ciefon mas. En los que hasta ahi se habian hecho
no se habl6 ni se dieron por mal hechos (se recor-
dara que efectivamente la cedula citada prohibia la
esclavitud en el future); 7) la ley nueva no manda






S50 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

que se den por libres todos generalmente, sino que
el esclavo que pidiere libertad sea oido y con cono-
cimiento de causa las Audiencias hagan justicia (in-
S terpretaci6n distinta de la sostenida pdo Las Casas,
pero compatible con las c6dulas aclaratorias de 1545
y 1548); 8) de esta ley ha suplicado la ciudad y
provincia y toda esta Nueva Espafia y esti admitida
la suplicaci6n y remitida a consult; 9) los oidores
Ramirez y Rogel, con el president Maldonado,
aconsejaron a los suplicantes que ocurriesen a la real
persona, e informaron por su parte que no convenia
al real servicio que todos los esclavos en general se
diesen por libres; 10) el Rey respondi6 a otros ca-
pitulos, pero no al de los esclavos, por tenerlo remi-
tido a consult; 11) los esclavos se han vendido en-
tre los espafioles "por ser moneda e cosa de trato por
el hierro de vuestra alteza que tienen-e no se puede
este negocio declararse por la gran confusion que ha-
bria en averiguaci6n deste caso"; 12) el Rey ha Ue-
vado los quintos de todos los esclavos que se hicie-
ron; 13) de concederse la libertad, cesarian los tra-
tos de minas y demas granjerias y el Rey perderia
los quintos, y la hacienda real vendria en gran dis-
minuci6n y los vasallos en pobreza; 14) los esclavos
son bien tratados y relevados de trabajos excesivos,
en minas y demis granjerias, y son curad6s y trata-
dos como a haciendas propias; 15) son industriados
en la fe y tienen sacerdotes en minas y granjerias;
16) es negocio universal en Indias y hasta que el
Rey lo made universalmente, no puede la Audien-
cia de Guatemala hacer cosa en particular; las de-
mis Audiencias no dan los esclavos por libres en ge-
neral,, sino con conocimiento de causaa y orden de
juicio, aguardando lo que por vuestra alteza les. fue-
re mandado fuera de lo contenido en la dicha ley;
17) mediaron causes justas por. que se hicieron es-


I .







COLONIALES EN GUATEMALA


clavos los indios: pecados contra natural, 'comer car-
ne humana, sacrificarse al demonio, impedir que se.
sembrase la fe y predicase el Evangelio, rebelarse
despues de dar la paz, y otros crimenes y casos; son
cosas que requieren, despues de la dispute de letra-
dos, la determination real de lo que deba hacerse;
la Audiencia no debe ejecutar cosa ninguna hasta
que el Rey lo declare y medie consejo del Papa;.18)
los esclavos de esta provincia y ciudad, asi comprados
de otras parties como los hechos en la provincia, no se
tienen por'esclavos para ser vendidos ni sacarlos de la
provincia, sino .para servirse de ellos moderadamente
y no perder los sefiores los dineros que les costaron.
El obispo de la ciudad don Fco. Marroquin mand6
que los amos lo hiciesen asi y no queria dar licencia
para que fueran absueltos en sus confesiones. hasta
que todos lo prometieron y dieron firmado de sus
nombres, y les sefial6 el trabajo que habian de te-
ner con sus amos y sefiores; 19) esto es conformne a
la provision real para la isla de Santo Domingo que
el president de la Audiencia de Guatemala quiere
ejecutar en,esta provincial, y asi mandan el presiden-
te y .oidores que tales esclavos sean compelidos por
las justicias ordinarias a que sirvan a sus amos, y de
esta manera no hay para que los naturales de esta
tierra reciban alteraci6n, como la reciben, y se amo-
tinan los esclavos contra sus sefiores y se teme que
hagan alguna cosa de que venga dafio a todos los
espafioles; 20) dada la poca capacidad de los natu-
rales para la fe y vivir como hombres y tener poli-
cia, convendria que los tuviesen a su cargo los es-
paiioles; andando libres y sueltos, los mas viven co-
mo animals campestres en Asperas sierras y male-
zas de los montes; 21) si los esclavos se dan general-
mente por libres, cesarian las siembras, ganados, edi-
ticios y demas .cosas necesarias; los espafioles oficia-






52 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

les (es decir, artesanos) son pocos y los demis no
tienen ese oficio; en el cuerpo de una repuiblica ha
de haber hombres de todos estados, y estos indios son
instrument de la labor de la tierra y crianza y guar-
da de los ganados y de los oficios mecAnicos; los es-
pafioles -no lo son ni conviene a sus personas, como
tampoco les conviene en Castilla, por no ser criados
en ello ni en comdn ser oficiales; 22) si se quiere
obrar con los naturales de estas parties, fuera de los
esclavos no tienen industrial de sembrar mAs que sus
semillas, de las cuales no participan los espafioles por
no ser su manjar, ni tampoco saben hacer edificios
mas de sus jacales que hacen para si, y fo los edifi-
cios de una ciudad "ques necesaria para nuestra abi-
taci6n e policia e fortaleza contra ella"; 23) si los
esclavos generalmente se diesen por libres, no obra-
rian cosa ninguna en el oficio en que estin ensefia-
dos por los espaiioles, porque son holgazanes y odian
a aqu6llos; la experiencia muestra que los que saben
oficios no obran sino con temor, y pensar remediar-
lo por fuerza, siendo ellos libres, es impossible, por-
que fAcilmente se huyen y meten en los montes; 24)
la c6dula que alega haber el president de 1a Au-
diencia, en declaraci6n de la ley nueva, fue dada
para Santo Domingo y es particular voluntad de vues-
tra alteza para alli por las causes y razones que mo-
vieron a vuestra alteza, que no militan aqui, y porque
los mas esclavos que alli habia son de estas parties (es
decir, Ilevados del Continente a las islas), y no cons-
ta que sea la voluntad de vuestra alteza que se eje-
cute en este distrito, porque si asi fuera, tambien
mandara vuestra alteza que se ejecutara aqui (ya sa-
bemos, contra el razonamiento de Bernal, que el pre-
sidente Cerrato tenia autorizaci6n para aplicar la c6-
dula de Santo Dqmingo en la Audiencia de los Con-
fines); 25) despues que se mand6 lo contenido en


I ,. 9







COLONIALES EN GUATEMALA 53

la provision para Santo Domingo, suplic6 esta pro-
vincia y Nueva Espafia de dicha ley para la persona
real, y se admiti6 la suplicaci6n, por donde consta
no ser la voluntad de vuestra alteza que se ejecute
dicha provision de Santo Domingo en esta provin-
cia; 26) obedecera esta ciudad lo que el Rey made
con acuerdo del Consejo, con determinaci6n del
Santo Padre o en la manera que mejor parezea a
vuestra alteza mandarlo asi a esta ciudad cbmo a
todas las demas de estas parties, pues el negocio es
universal. Termina pidiendo que se made a la -Au-
diencia sobreseer este negocio de dar por libres en
general a todos los esclavos de esta ciudad y provin-
cia de la manera que lo hacen y ejecutan, hasta que
el Rey respond. La ciudad obedecera. 46
En t&rminos semejantes, aunque afortunadamente
mAs breves, informan los vecinos de Guatemala al
Rey, en 1 de agosto de 1549 que, por intervenci6n
de los los frailes, Cerrato di6 los esclavos por libres,
siendo el mayor dafio que se ha hecho en esta gober-
naci6n por la manera en que se di6 la libertad. Ha-
cia mis de quince afios que se habian dejado de ha-
cer esclavos y ya no se harian mis; a los esclavos
que habia ros tenian sus amos por hijos; "tal servi-
dumbre libertad era para sus animal e cuerpos"; los
religiosos usan los indios para si y censuran a los ve-
cinos cuando se sirven de ellos. 4
Finalmente, el 22 de enero de 1554, se quejaba el

46 Public el texto L. B. Simpson, op. cit. pp. 32-36,
tomindolo del archive particular de don Ricardo VAsquez,
de la ciudad de Guatemala. La numeraci6n de los pirra-
fos es nuestra.
47 Academia de la Historia. Madrid. Coleccidn Mufioz,
vol. 85. fols. 113-116. Cit. por Simpson, op. cit., p. 8. He
visto una copia en Public Library, New York. Spanish Mss.
65. Rich. 3, Fol. 9v.







54 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES


cabildo de Guatemala, al Rey, de que Cerrato liber-
t6 los esclavos dentro de diez dias despu6s del regis-
tro y sin tender a las apelaciones. 48
No obstante que los colonos defendieron con habi-
lidad e insistencia sus puntos de vista, habia triunfa-
do esta vez en la Corte la corriente antiesclavista.
Los recursos juridicos no bastaron a detener la eje-
cuci6n pronta a que se inclin6 el energico Cerrato.
Es uno de los ejemplos mis notables de reform
social iniciada en las alturas del pensamiento teol6-
gicoy juridico, Ilevada a la legislaci6n real y final-
'mente aplicada en la Colonia, a pesar de la oposi-
ci6n de los pobladores heridos en sus intereses.
1 *

Generalmente los indios libres de Guatemala da-
ban tributosy servicios personales. Cuando los anti-
guos esclavos se equipararon a ellos por efecto de la
emancipaci6n, comenzaron a ser afectados por la le-
gislaci6n comfn relative a los indios libres; pero en
merito a las penalidades que habian sufrido, obtu-
vieron algunas concesiones que en seguida estudia-
remos.
Recien obtenida la libertad, los indios que habian
sido esclavos en Guatemala comenzaron a ser repar-
tidos a servicios de espafioles en obras comunes y
otros trabajos, en consideraci6n a que no pagaban
tribute. Ellos representaron al Rey que los servicios
personales eran mas penosos que el pago de la tri-
butaci6n y pidieron ser eximidos de dar aquellos y
que se les cobrase en cambio un tribute moderado,
pero no por ahora, en atenci6n a lo que habian pa-
S decide. El Rey, por c6dula dada en Valladolid el 17
48 Mss. en la Municipalidad de Guatemala, "Libro de
consultas a S. M." cit. por Simpson, op. cit., p. 11.







COLONIALES EN GUATEMALA 55.

de junio de 1559, mand6 que los indios libertados no
fuesen compelidos a hacer las obras pfiblicas ni pri-
vadas y fij6 un plazo de tres afios para que comen-
zaran a tributar como los 'demas indios libres. 4
Cuando se cumpli6 el t6rmino, pagaron los tributes;
pero mas tarde representaron, por medio de Alonso
de Herrera, que no se cumplia la c&dula de 1559 y
que se les apremiaba a hacer las obras comunes y
otros trabajos excesivo's, como antes de que pagaran
el tribute. La Corona, por nueva orden dada en Ma-
drid el 25 febrero de 1568, mand6 guardar la cedu-
la de 1559, amparando a los indios en sus preemi-
nencias y libertades, y que no fuesen compelidos a
las obras comunes, sino bien tratados como vasallos
del Rey. 50
De suerte que los indios emancipados debian le-
galmente tributar pasada la exenci6n de tres afios
que fij6 la c6dula. de 1559, y asi lo hacian; pero
subsistia a su favor, en 1568, el privilegio legal de
no concurrir a las obras pfblicas, de cuya violacion
protestaron con buena fortune ante la Corte.
Hacia mediados de la d6cada del 70, los indios de
las milpas que estaban en el distrito de la Audien-
cia de Guatemala expusieron que, no obstante las
cedulas anteriores, eran agraviados porque pagaban
mas tribute del que podian dar: se cobraba a los
mozos que estaban en servicio de sus padres, a los
viejos que no lo podian ganar, a los viudos y viudas,
y se exigia tambi6n el de los muertos. Servian, ade-
mis, en obras piblicas y privadas, barriendo calls y

49 Encinas, Provisiones..., En DIU., XXI. 254, se ex-
tracta asi esta c6dula de junio de 1559: a las autoridades
de Guatemala que los indios que se pusiesen en libertad
no fuesen compelidos a trabajar en los edificios pfiblicos.
50 Encinas, loc. cit., Guatemala, 394, libro 4. Fol. 390v.
El sumario en DIU., XXI, 177, n. 48.







56 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES


plaias, aderezando caminos, haciendo tablados y en-
ramadas para las fiestas y otras cosas sin -ninguna
paga; se les pedian servicios especiales, asimismo, co-
mo dar amas para criai' los hijos -de los espafioles,
molenderas y gente para labrar tierras, sin otra paga
que tres reales por el trabajo de una semana. Si los
alcaldes indios no daban el servicio, eran encarcela-
dos. Los alcaldes y escribanos que se ocupaban en
recoger y repartir a los indios de servi6io, por cuya
raz6n no podian acudir a sus granjerias, eran impe-
lidos tambi6n a pagar el tribute como los que lo an-
daban trabajando. Como estos indios de las milpas
no fueron mencionados en las dos c6dulas anterio-
res, se les daba a extender que no rezaban con ellos,
y la justicia no los desagraviaba; pedian que esto se
corrigiera. El Rey mand6 en El Prado, el 24 de oc-
tubre de 1576, que la Audiencia cumpliera las cedu-
las, asi con los indios que fueron esclavos como con
los de las milpas y otros cualesquiera, y que los am-
parara. 51
Esto revela que en 1576 seguia vigente legalmente
'la exencion del servicio personal concedida por las
c6dulas de 1559 y 1568 a los esclavos libertados. Los
indios de las milpas, o sea, el segundo de los cuatro
grupos que distingui6 el comisario franciscano de
Guatemala, no.habian gozado por lo visto de ese be-
neficio, a causa de no haber sido mencionadbs de
manera expresa en los documents reales; pero aho-
ra se ampliaba a ellos el privilegio.
Como los esclavos libertados pagaban tribute des-
de que se venci6 la exenci6n concedida en 1559, y
queda aclarado que lo propio ocurria con los indios
de las milpas, desde fecha que no se precisa, pero
desde luego anterior a 1576, la fnica diferencia que


51 Encinas, loc. eit.






COLONIALES EN GUATEMALA


subsisitia entire' el estatuto de los indios libertados y
el de los indios libres que no lhahian sido esclavos, era
con respect a la obligacidn del servicio personal,
que no debia alcanzar a los primeros y si a los se-
gundos.
Hallo otra derivaci6n curiosa 4el estado juridico
a que quedaron reducidos los esclavos que habian
sido puestos en libertad en este distrito. Cuando la
Audiencia de los Confines recibi6 la cedula a que
nos hemos referido de 17 de junio de 1559, mand6
contar los indios que solian ser esclavos, para que pa-
sados los tres afios que en ella se concedian, comen-
zaran a tributar al Rey. Alonso de Paz y otros comi-
sionados hicieron la cuenta y metieron en ella a in-
dios poblados que no pertenecian a la clase de los
esdavos emancipados, sino que eran conquistadores
que habian venido con los espaiioles, seg6n represen-
taron a la Audiencia, en enero de 1564, por medio
del procurador Juan de, Salazar, don Francisco de
Ofiate, don Antonio Ceynos, don Joan de Tapia, y
Diego y Pedro Hernndez, indios mexicanos y tlax-
caltecas, en nombre de ellos y de los demis indios
de las dichas provincias y de los zapotecas y goate-
maltecas principles y conquistadores de la provin-
cia de Guatemala. Argumentaron que la c6dula no
se entendia con ellos, sino con los indios esclavos y
advenedizos que estaban poblados en diferentes mil-
pas. Hicieron hincapi6 en su condici6n libre y en
que se hallaron en la conquista con el Adelantado
don Pedro de Alvarado y otros capitanes. La Empe-
ratriz -decian- les hizo merced, por una cedula
real, de que no fuesen- encomendados ni compelidos
a prestar servicio algund. Si despues de la conquis-
ta permanecieron en Guatemala, fue 'a causa de la
pobreza en que se encontraron. Pedian, en conclu- V
si6n, que la Audiencia declarara que tllos y sus hi-







58 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES


jos y descendientes no debian pagar tributes perpe-
tuamente.
La Audiencia de los Confines resolvi6 que, mien-
tras se veia la causa, los indios que .fuesen conquis-
tadores no pagasen tributes y los demis si. El gober-
nador Francisco Brizefio, por sentencia de 16 de no-
viembre de 1564, remiti6 el.pleito al Consejo de.In-
dias para que este determinara lo que debia haderse,
pero mand6 que los indios, entretanto, pagaran el
tribute o dieran fianzas. Los indios ocurrieron a la
Audiencia de Mexico y 6sta aprob6 la remision del
caso al Consejo de Indias, segin la habia decretado
Brizefio, pero dispuso que, entretanto, no se hiciera
novedad en cuanto a la exenci6n temporal de que
disfrutaban los quejosos. A petici6n de estos se des-
pach6 una carta ejecutoria en tal sentido en la ciu-
dad de Mexico el 30 de.agosto de 1566. Habiendo
sido presentada ante la Audiencia de la ciudad de
Santiago de Guatemala el. 2 de diciembre de 1570,
esta mand6 que se cumpliera y que los indios con-
quistadores y sus descendientes no pagaran los tribu-
tos mientras se consultaba el caso al Rey. Este acuer-
do coincidia con otro a que habian Ilegado, en cum-
plimiento de la carta ejecutoria de Mexic6, el licen-
ciado Brizefio y el licenciado Valdes de Circamo,
oidor, al tiempo que se hizo la cuenta y tasaci6n del
asiento de Almolonga, llamado Qaqualpa, por la
cual declararon cuAles eran los indios conquistadores
comprendidos en la exenci6n.
El licenciado Arteaga 'Mendiola, fiscal de Guate-
mala, protest de que se extendiera el privilegio a
los hijos y descendientes de los indios, cuando la car-
ta de Mexico s61o hablaba de los que habian sido
S conquistadores.







COLONIALES EN GUATEMALA


En este estado se encontraba el pleito cuando se
sac6 el 28 de febrero de 1571 una relaci6n para en-
viarla al Consejo de Indias. 52
El expediente se refiere primordialmente -como
es notorio- a la exenci6n de tributes que obtienen
algunos indcibs por los servicios que prestaron en la
conquista de Guatemala; pero la actuaci6n judicial
se inicia porque se pretendia confundirlos con los es-
clavos libertados, cuya matricula de tributes comen-
z6 a ser preparada a consecuencia de la c6dula de
1559. Esta es la raz6n por la qiue mencionamos el
document en el present studio.


*

Las leyes de libertad cumplimentadas a mediados
del siglo xvi no forman el iltimo capitulo en la his-
toria de la esclavitud de los indios. Desde entonces
qued6 consagrado en terminos generals el principio
de la libertad del indio pero la legislaci6n indiana
admiti6 algunas excepciones con respect a natura-
les que se distinguian por su hostilidad a la domi-
naci6n espafiola. 53
Veamos los casos que guardian relaci6n con la Au-
diencia de Guatemala.

52 AGI., Patronato 231, n. 4, ramo 14. Copia fotogri-
fica del Sr. F. V. Scholes, de la Instituci6n Carnegie, de-
positada en la Biblioteca del Congreso, Washington, D. C.
53 La Recopilacidn de Indias, ley 1, titulo 2, libro VI,
ordena, que ninguna persona "sea osado de cautivar in-
dios... ni tenerlos por esclavos... except en los casos y na-
ciones que por las leyes de este titulo estuviere permitidio".
Se trata en el c6digo de 1680 de los caribes (ley 13, titu-
lo 2, libro VI), los araucanos (leyes 14 y 16, titulo 2, libro
VI); y los habitantes de Mindanao (ley 12, tit. 2, lib. VI).







60 HISTORIA DE LAS INSTITUCIONES

El Rey tuvo noticia de los dafios que ocasionaban
los indios de Lacand6n a otros que estaban de paz,
y encarg6 a los religiosos de Santo Domingo, que es-
taban en la Vera Paz, por c6dula de 20 de enero de
1553, que intentaran la pacificaci6n "guardando en
ello la forma que les estaba dada para los de Vera
Paz". 5* Tambien orden6 a la Audiencia de los Con-
fines, en la misma fecha, 'que favoreciese esta em-
presa. 55
El Obispo de Chiapa represent, poco tiempo des-
puts, lo alterado que se hallaba su obispado a cau-
sa de las incursiones de los indios de Puchutla y La-
cand6n, que eran muy perjudiciales e infestos a la
fe, destruian los pueblos y mataban much gente. El
Rey envi6 a la Audiencia de los Confines esta carta
el 22 de enero de 1556 y le orden6 que se'informa-
se de los hechos y castigase y remediase los perjui-
cios conforme a lo que pudiese y debiese hacer en
justicia. 56

Agotados estos recursos, careciendo el Rey de
noticias sobre lo que se habia ejecutado, y habiendo
recibido nuevos informes'de los dominicos acerca de
la continuaci6n de los ataques de los indios, dirigi6
a la Audiencia de los Confines otra cedula el 16 de
marzo de 1558, por la que acordaba el envio de gen-
te para llevar a los indios de Lacand6n y Puchutla
a poblar a otra parte de los terminos de Chiapa, se-
fialando a quienes se ocupasen en ello, de los tribu-

54 Archivo Hist6rico Nacional. Madrid. Cedulario Indi-
co, t. VI, fol. 263, n. 434.
55 Loc. cit.
56 Ibid., t. VI. fol. 264. n. 437. En 1555 era obispo de
Chiapa fray Thomas Casillas. Cfr. F. Sosa, El Episcopado
Mexicano, Mexico, 1877, p. 19.







COLONIALES EN GUATEMALA


tos que se impusiesen 'a los indios, la parte que pa-
reciese proporcional al riesgo a que exponian sus vi-
das y al trabajo que tuviesen; si por este medio no
se aquietasen los indios, se les podria hacer la gue-
rra, no obstante la prohibici6n de la-ley, y dar por
esclavos a los que cautivasen, con el menor dafio que
fuese possible. 57
De suerte que la Corona habia comenzado por
apoyar la intervenci6n pacifica de los religiosos, pe-
ro en-vista de la persistencia de los ataques de los
indios, concluia por autorizar en l6tima instancia la
guerra y la esclavitud. Esta autorizaci6n no deja de
causar cierta -extrafieza, ya que era tan reciente la
libertad concedida a los esclavos de guerras anterio-
res. No toc6 al licenciado Cerrato ejecutar la nueva
orden, porque en enero de 1555 habia sido substitui-
do por el doctor Antonio Rodriguez de Quesada,
quien falleci6 en noviembre de 1558, sucediendole
en el gobierno el oidor licenciado Ramirez de Qui-
n6nez, al cual correspondi6 organizer la expedici6n
contra los, lacandones, habiondo- regresado a Guate-
mala en 1559. El 2 de septiembre de ese afio tom6
posesi6n del gobierno el licenciado Juan Nufiez Lan-
decho.
Todavia se encuentra otro caso mas tardio de ex-
cepci6n a las leyes dictadas a favor de la libertad de
los naturales. Por cedula fechada en Badajoz el 26
de mayo de 1580, el Rey refiere al president y oi-
dores de la Audiencia de Guatemala ser informado
que los indios chontales son caribes y comen came
humana, y ademas de vivir en ceguedad de su idola-
tria, cometen muchos delitos matando y robando a
sus comarcanos que estan de paz y a algunos espa-

57 Ibid., t. VI., fol. 265, n: 438 AGG., A. 1. 23. 1511.
236.







62 HISTORIC DE IAS INSTITUCIONES

files, y por star en tierra Aspera no se pueden cas-
tigar, y que se entiende que dandolos por esclavos
habria quien entrase por la tierra y se irian sacando
de ella y vivirian entire -cristianos. Visto en el Con-
greso de Indias, ha parecido que se podria poner me-
dio en esto y podria ser condenarlos a servicio por
algdn tiempo; pero a causa de haberse entendido es-
tos dafios tan s61o por relaciones de personas deseo-
sas del servicio real que lo han escrito, no se ha to-
rado resoluci6n mas de en remitirlo. a la Audiencia,
y asi se le manda que, si habiendose informado de
todo muy particularmente le pareciere que conviene
dar dichos indios a servicio por algfn tiempo, de
manera que no sea por esclavos, lo pondra en ejecu-
ci6h por la mejor ofden que le pareciere y de aviso. .
En este ejemplo no se autoriza una esclavitud per-
petua, sino un servicio temporal, pero a juzgar por
las practices adoptadas en Nueva Espafia y Guate-
mala, podia extenderse a periods de diez afios y
mas. Se habra observado que el Rey no toma una
resoluci6n definitive acerca de este castigo, que re-
mite a la Audiencia.
En relaci6n con las c6dulas de excepci6n citadas,
conviene tener en cuenta un informed que eleva -Ap-
tonio de Le6n Pinelo al Consejo de Indias en 1639.
Relata que hacia 1550, los lacandones que siempre
habian permanecido en su. gentilidad incursionaron
causando dafios en Tuzutlan o Verapaz, provincia
ganada por la predicaci6n pacifica de los dominicos
desde 1537, y en otras poblaciones vecinas de cris-
tianos. En 22 de febrero (sic) de 1556, se despach6
real cedula a la Audiencia de los Confines para que
castigase los crimenes de los rebeldes. Es de adver-
tir que las incursiones de los lacandones habian pro-

58 AGG., A. 1. 23. 1513. 573.






COLONIALES EN GUATEMALA 63

vocado el alzamiento de indios ya reducidos. A cau-
sa de estos estragos, cuando se reuni6 en 1558 el ca-
pitulo de los dominicos en Cobin, se discuti6 si se-
ria just hacer guerra y conquistar por fuerza de ar-
mas a los indios lacandones y puchutlas, no por ser
infieles o por comer came humana, lo cual hacian,
sino por haber quemado muchas iglesias, destruido
imagenes, sacrificado ninos de los cristianos a sus
idolos en los altares y al pie de las cruces, y come-
tido otras injuries, insultos y crimenes. Se resolvi6
que no s6lo podria hacerseles guerra, sino que el Rey
debia defender a sus sfbditos critianos y destruir a
lacandones y puchutlas por sus crueldades. Los da-
fos continuaron, y el Consejo de Indias mand6 a la
Audiencia, en 16 de marzo de 1558, haciendo refe-
rencia a la cedula de 1556, que los lacandones que
causaban los dafios fuesen sacados de sus tierras y
trasladados a regions despobladas en otras parties de
Chiapa, y para animar a los vecinos de Chiapa y
Guatemala, se les recompensaria con los tributes de
los lacandones trasladados; si por este medio no po-
dian ser reducidos, tomada suficiente informaci6n, se
les haria guerra y los prisioneros serian esclavos.
Hasta aqui la narraci6n de Le6n Pinelo confirm
y aun amplia lo que expusimos a base de la lectura
de las cedulas reales.
Aiiade que la provision de 1558 se public en Gua-
temala, Chiapa y provincias vecinas y que se orga-
niz6 una expedici6n contra lacandones, puchutlas y
acalaes bajo el mando de Pedro Ramirez de Quifi6-
nez. Iban espafioles y mais de 2,000 indios amigos.
Dos bergantines se destinaron a dervir en la laguna
de Lacand6n. Se hicieron cerca de 150 prisioneros
en la isla; otros se tomaron a los puchutlas. Los in-
dios.de Verapaz atacaron a los. acalaes y tomaron
240, de los cuales ahorcaron a 80. Los cautivos es-


\ s'







64 HISTORIC DE LAS INSTITYUGIONES:


capaban y volvian a sus tierras. Con el castigo se
aquietaron los indios hostiles por algfnos afios, pero
luego reanudaron sus ataques. Le6n Pinelo atribuia
a esto el que se suprimiese en 1609 el dbispado de
Verapaz, fundado en 1559, para ser unido at de
Guatemala.
Los indios de Puchutla fueron por fin convertidos
y los frailes los pusieron en Ocotzingo, donde habian
permanecido, aunque algunos quedaron en el lugar
de origen. Hacia 1606 ya se habian convertido tam-
bi6n algunos pueblos de Manch6, por obra de los
frailes. Y se hacian esfuerzos para comunicar Vera-
paz con la laguna de Terminos o Xicalango y para
convertir a los habitantes de esa zona. En 1625, en
nombre del Rey, se tom6 posesi6n de diez y ocho
pueblos de la region de Manche. Pero en 1628 los la-,
candones atacaron hasta llegar a seis leguas de Co-
bin; tomaron indios cristianos, algunos de los cuales
sacrificaron en seguida. Los itzaes, en 1630, ataca-
ron por el otro lado de Manche e hicieron 'mas de
300 prisioneros entire los natives, mataron a los' jefes
y se Ilevaron a los demAs; se comieron a don Mar-
tin Cuc, goberador de la provincial; llevaron consi-
go a las mujeres y a los nifios bautizados; mataron a
un fraile, etc. Once pueblos se rebelaron a conse-
cuencia del ataque y rechazaron la obediencia y la
fe que habian recibido.
El justicia mayor de Verapaz, Martin Alonso Tu-
villa, y el president de la Audiencia, por decreto de
11 de marzo de 1631, resolvieron fundar en Manch6
una ciudad de espafioles y mestizos. Desde 1632 se
cobrarian tributos a los indios manch6 por haber
cumplido los diez afios de exenci6n que se concedian
a los ne6fitos. Tambi6t se mand6 que los indios la-
cand6n, yole y agitzaes que los espafioles capturasen
en guerra, fuesen tomados por esclavos por hacer






COLONIALES EN GUATEMALA


uso de ellos por diez anos, hasta que su majestad
mandase otra cosa. Asi se ponia en ejecuci6n la c6-
dula real de 1558, con dicha limitaci6n en cuanto al
tiempo del servicio. Se fund entonces la ciudad de
Toro de Acufia en San Miguel del Manche. Las hos-
tilidades entire espafioles e indios continuaton hasta
que la ciudad fue incendiada y los espafioles e in-
ilios ciistianos se retiraron a Verapaz y dejar6n
Manch6 sin defense. Tal era la situaci6n en 1635.
Varias personas habian solicitado emprender la
pacificaci6n de la zona y para dar luz sobre este pro-
yecto Antonio de Le6n escribi6 su informed. 59
En resume: la hostilidad en algunas regions de
Indias daba lugar a que se alterase la regla general
a favor de la libertad de los naturales, autorizando-
se en ultimo trnmino, mis bien que la esclavitud per-
petua de los cautivos de guerra, el servicio de los
mismos por un nuniero dado de afios.














59 Cfr. D. Z. Stone, "Some Spanish Entradas, 1524-
1695". Mid. Am. Res. Ser., N9 4, pp. 209-296. Tulane Uni-
versity, New Orleans, 1932. El informed de Le6n en pp.
237-255.















II


LAS ENCOMIENDAS

No he reunido datos suficientes para trazar el pro-
ceso de la encomienda en Guatemala, pero los que
analizar6 en seguida permiten fijar algunos aspects
caracteristicos de ella en esta region.
El primer document nos ilustra sobre una moda-
lidad de orden judicial. Ocurri6 que Francisco Gi-
r6n, vecino y regidor de la ciudad de Santiago, en
nombre de ella y de la provincia de Guatemala, hi-
zo relaci6n a la Corte que despu6s que el licenciado
Cerrato presidia en esa Audiencia, en todos los plei-
tos que ante 61 se habian tratado sobre indios, luego
que se daba sentencia en vista contra alguno privin-
dole de tales indios, la ejecutaba,, sin embargo de
que la parte condenada suplicara de ella, y sin espe-
rar el grado de la suplicaci6n y el perjuicio de ella,
y le despojaba y quitaba la posesi6n, habiendo gra-
do, de que se recibia agravio, y de esta manera esta-
ban despojados muchos de sus indios, contra justi-
cia, y que en revista nunca se sentenciaban los tales
pleitos. Pedia remedio y que se mandara que en
perjuicio de dicha suplicaci6n, habiendo lugar y su-
plicandose en tiempo y en forma de la sentencia de
vista, no la ejecutasen hasta que se confirmase aqu&-
Ila en revista y se diese carta ejecutoria. Visto en el
Consejo de Indias, fu6 acordado dar la present c6-






68 HIsTORIA DE LAS INSTITUCIONES


dula que el Principe dirige al president y oidores
de la Audiencia de los Confines, desde Madrid, a 17
de abril de 1553, mandAndoles que vean lo susodi-
* cho y hagan justicia conforme a las leyes y provisio-
nes que sobre ello estin dadas. 60
Esto confirm que Cerrato, en su afin de ejecu-
tar las reforms que se le habian encomendado, pres-
cindia de las trabas procesales; pero los pobladores
invocaron las garantias tradicionales del Derecho con
el resultado de que la Corte mand6 que se cumplie-
ran las leyes y provisions dadas, que en la 6poca de
que tratamos eran las ordenanzas de Barcelbna, pe-
ro ya reformadas en algunos capitulos tocantes a las
encomiendas. 61
Una muestra del rigor con que la Audiencia pre-
sidida por el licenciado Cerrato castigaba a los en-
comenderos que se excedian en el cobro de la tasa
de los tributes, nos ofrece el pleito que sigui6 el fis-
cal 'de Ia propia Audiencia contra Andr6s de Rodas.
En la ciudad de Santiago de Guatemala, a 23 de
enero de 1554, se abri6 process en la Audiencia con-
tra dicha persona, que tenia en encomienda el pue-
blo de Ocuma, "por Ilevar ma's tributes de los que
por la tasa le habian de dar los indios y servidose
dellos". Se tomaron declaraciones al cacique y a los
principles. El pueblo daba de tribute cada afio cua-
renta tostones de a cuatro reales de plata y veinti-
cuatro gallinas de Castilla y todos los viernies de cua-
resma unos treinta pescados y todos los viernes del
afio 12 huevos y solian sembrar una fanega de maiz
y de ella cogian sesenta fanegas, las cuales le train
al encomendero a esta ciudad los indios del pueblo

60 AGG., A. 1. 2-4. 2195. 24v.
61 VWase a este respect mi obra La Encomienda India-
na, Madrid, 1935, pp. 110 y ss.







COLONIALES EN GUATEMALA


a cuestas, y solamente un afio les pag6 la traida, que
di6 a cada indio sesenta cacaos. Este afid sembraron
tres fanegas, porque lo mand6 el licenciado Rami-
rez pasando pqr el pueblo.
El fiscal pedia que se castigara al encomendero
conforme a juisticia por haberse excedido en el co-
bro de la tasa.
La parte del encomendero aleg6 que .no habia
cargado indios en caso prohibido, y si algunas ve-
ces los habia cargado, fu. con el maiz de la tasa-
cion y con licencia del licenciado Pedro Ramirez
de Quifi6nez, oidor, y que pag6 a cada indio el pre-
cio contenido en la licencia, y las cargas fueron
moderadas y las que ellos quisieron traer de su
voluntad.
Como prueba se exhibit la licencia de Ramirez
fechada en Guatemala a 30 de mayo de 1550, que
autorizaba al encomendero a que con los indios
de su encomienda pudiera traer. a dicha ciudad
los -tributos del pueblo de Ocuma, pagando a ca-
da indio medio real de plata por cada dia o su
valor en cacao.
Tambi6n se encuentra entire las pruebas una ta-
saci6n hecha por el president y oidores en la ciu-
dad de Santiago de Guatemala, a 4 de mayo de
1549, por. la que fijaron los tributes del pueblo
de Oguma, encomendado en Andr6s de Rodas, al
afio, en una sementera de maiz de una fanega,
que cogerian y encerrarian en dicho pueblo, y da-
rian dos docenas de gallinas de Castilla y cada
viernes una docena de huievos y en cuaresma, ca-
da semana un arrelde de pescado; asimismo tres in-
dios ordinarios de servicio en dicha ciudad, con obli-
gaci6n de darles de comer todo el tiempo que le
sirvieran y de ensefiarles la doctrine. No se les lle-
varia otra cosa. El 1 de octubre de 1549, el licen-
),







70 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES


ciado Cerrato mand6 que, en lugar de los tres indios
de servicio, dieran cada afio cuarenta tostones de a
cuatro reales cada uno, la mitad por San Juan y
la otra por Navidad, y recalcaba que no habian de
dar dichos indios de servicio. Esta variaci6n obede-
ce sin duda a la cddula real de 22 de febrero de
1549, que prohibit la inclusion de los servicios per-
sonales en la tributaci6n de las encomiendas. 62
Buen numero de conmutaciones del servicio en pa-
gos de distinto g6nero pueden verse en otras tasa-
ciones de la jurisdicci6n de Guatemala.' 63
El 27 de abril de 1554 los licenciados Cerrato,
Ramirez y TomAs L6pez fallaron contra el enco-
mendero Andr6s de Rodas condenindolo a priva-
ci6n perpetua del pueblo e indios de Oguma, los
que en calidad de vacos se podrian encomendar en
otra persona. El sentenciado pagaria tambi6n las
costas del pleito.
La parte del encomendero pidi6 la revocaci6n y
el fiscal la confirmaci6n de la sentencia.
El 25 de septiembre de 1554, los licenciados Ce-
rrato, Ramirez, Qorita y L6pez, fallaron que revo-
caban la sentencia y condenaron a Rodas a-pagar
siete pesos de oro para cosas necesarias a la igle-
sia de Oquma, y las costas. Se di6 el mandamiento
ejecutivo, con el que concluye el expediente. 64
No se mantuvo, en consecuencia, el rigor de la
primera sentencia, pero con jueces resueltos-a cas-
tigar los excess, era probable que las tasaciones de
los tributes fueran respetadas por los encomenderos
en mento a su conveniencia propia.

62 Puga, Provisiones..., II, 14-18.
63 Cfr. Epistolario de Nueva Espaiia, cit., V. 207 y ss.
64 AGG., Paquete 375. Exped. 1.







COLONIALES EN GUATEMALA


*
*

En los iltimos tiempos ha sido objeto de inves-
tigaci6n el tema de la propiedad territorial dentro
de las eneomiendas. Las tierras de 6stas Zpertene-
cian al Rey, al encomendero, a otros espafioles, al
pueblo de los indios en comun o a estos en parti-
cular? No vamos a repetir aqui las conclusions ge-
nerales a que han legado los investigadores, pero si
nos proponemos examiner algunos documents de
la jurisdicci6n de Guatemala que contribuyen al es-
clarecimiento del problema. 65
En la ciudad de Toledo, el 8 de noviembre de
1538 el Emperador Carlos V mand6 dar una cedu-
la en la que decia que por parte del consejo de la
villa de San Crist6bal de los Llanos de Chiapa le
fue hecha relaci6n que muchos vecinos de esa villa
habian plantado, en los repartimientos que tenian
encomendados, parrales, vifias y otros g6neros de Ar-
boles, y otros tenian voluntad de plantar mas en el
future en dichos repartimientos, y suplicaban se
mandase que lo que asi hubieren plantado y plan-
taren en adelante en dichos repartimientos, fuese su-
yo y de sus herederos, y que aunque la encomienda
les fuese removida, la persona que en dicho repar-
timiento tuviere heredades se quedase con ellas, y
fuese obligado el que sucediese en el repartimien-

65 Noticias mis amplias sobre el mismo pueden verse en
mi studio De encomiendas y propiadad territorial en algu-
nas regions de la Amirica espafiola, M6xico, 1940, y en
el articulo de F. A. Kirkpatrick, "The Landless Encomien-
da", en The Hispanic American Historial Review XXII N'
4 (Noviembre, 1942), pp. 765-774. Ha sido traducido al
espafiol bajo el titulo "La enqomienda'sin tierras", en 'Re-
vista Chilena de Historia y Geografia, 102 (1943), 363-374.







72 HISTORIA DE LAS INSTITUCIONES

to a comprarlas, dando por ellas lo que dos perso-
nas puestas por ambas parties jurasen que valiesen.
El Emperador lo tuvo por bien y mand6 que: "no
habiendo tornado ni tomando para hacer las dichas
vifias y parrales y otras arboledas, tierras nThereda-
des de los indios naturales de esa tierra contra su
voluntad y sin pagarselas, es nuestra merced 'y vo-
luntad que todas las heredades que ansi los vecinos
de esa dicha villa hmbieren plantado en los repar-
timientos que les. estin encomendados y las que
plantaren de aqui en adelante, sean suyas y de sus
herederos y sucesores de aquel o aquellos que de 61
o de ellos hubieren titulo, raz6n o causa, y manda-
mos que aunque la encomienda de los indios que
ansi os estan encomendados 66 o sea removida la
persona que en dicho repartimiento tuviere hereda-
des, se quede con ellas y sea obligado el que suce-
diere en el dicho repartimiento a las comprar, dan-
do por ellas lo que dos personas puestas por ambas
parties juraren'y declararen que valen."
Y todavia en Madrid, a 23 enero 1566, el Rey es-
cribe al president y oidores de la Audiencia de Gua-
temala que desea ser informado de lo que se ha he-
cho en esa provincia cerca de lo dispuesto por di-
cha c6dula, y si se ha ejecutado, y si habra alg6n
inconvenient en guardarlo en adelante, por haber
tanto tiempo que se di6 y la diferencia que hay
del de entonces al de ahora. La Audiencia enviara
al Consejo de Indias relaci6n particular de todo ello,
juntamente con su parecer, para que visto se pro-
vea, y, en el entretanto, en los casos que se ofre-
cieren, hard justicia conforme a derecho y leyes de
estos reinos. 6

66 Parece faltar algo.
67 AGG., A. 1-2-4. 2195. 219. DIU., XXII, 55 n. 175.







COLONIALES EN GUATEMALA 73

Se percibe claramente la diferencia entire la pro-
piedad fire y hereditaria de la tierra sembrada, y
el derecho de encomienda sujeto a las contingencies
de las remocionies gubernativas. Como los encomen-
deros sabian que podian perder ta merced de la en-
comienda, habian procurado garantizar, por medio
de la cedula real de 1538, sus derechos a las siem-
bras hechas. Pero sin duda para evitar litigios en-
tre el duefio de la heredad sembrada y el encomen-
dero que por nuevo titulo entraba en posesi6n de
la encomienda, se mandaba que este comprara obli-
gatoriamente los sembradqs de aquel por el just
precio arbitrado. No, era, pues, el titulo de enco-
mienda el que daba derecho al nuevo beneficiario a
gozar de estas tierras sembradas, sino la compra he-
cha al antiguo encomendero o a sus herederos. Y
n6tese tambi6n que la cedula real ponia por condi-
ci6n que no se tratara de tierras usurpadas a los
indios, sino obtenidas por medios legitimos.
No s61o por su significaci6n para el tema de que
ahora nos ocupamos, mas /tambien por tratarse de
bienes de familiar del famoso cronista de la Nueva
Espafia, Bernal Diaz del Castillo, es digna de estu-
dio. la titulaci6n de la finca La Concepci6n en San
Juan Sacatepequez, que me permifi6 examiner su
poseedor don Antonio Goubaud. "
De la lectura se desprende que ante el licencia-
do Garcia de Valverde, president de la Audiencia
de Guatemala, compareci6 Francisco.Diaz del Castillo
y dijo que teria necesidad, para ayudarse a susten-
tar, de hacer una labranza, y para ello habia tie-
rras en t6rmino del pueblo de "San Juan Chaloma"
de la encomienda de Bernal Diaz del Castillo, su
padre, las cuales tenian los linderos que se descriv
ben en el document. El solicitante alegaba ser hijo
de uno de los primeros descubridores y conquista-


*'







74 HISTORIC DE LAS INSTITJ.CIONES

dores de toda la Nueva Espafia y pedia merced de
cuatro caballerias de tierra. Bartolome Canseco fue
comisionado para ver las tierras y recibir informa-
ci6n, citados los indios, acerca de si estaban en per-
juicio de alguna persona. Di6 por parecer que es-
taban sin perjuicio y que eran baldias y realengas.
El president hizo la merced de las cuatro caballe-
rias a favor del citado Diaz, para el y sus herederos;
las poblaria dentro de un afio y no podria vender-
las dentro de cuatro afios. La merced se concedi6
en la ciudad de Santiago de Guatemala a 21 de ene-
ro de 1579.
En este ejemplo no es el propio encomendero
quien recibe una merced de tierras dentro de los
t6rminos del pueblo encomendado, sino un hijo su-
yo; pero es de- pensar que Bernal Diaz aprobaba
la concesi6n, a juzgar por otro document que en
seguida analizaremos.
En efecto, por la misma 6poca Bernal -Diaz se
opuso a que se dieran a Martin Ximenez ciertas
nerras de Izcuintepec, en los terminos del pueblo
de Guanagazapa, tambien de la encomienda del ci-
tado conquistador. No desconocia la primacia del
derecho de los indios sobre esas tierras, pero razo-
naba que en caso de que la Audiencia resolviera
darlas por merced, habian de ser preferidos sus hi-
jos. El 31 de agosto de 1580 la Audiencia amparo
a los indios en esas tierras. 68
En la titulaci6n de la finca La Concepci6n se en-
cuertra otro texto relative a los derechos de enco-
menderos e indios a la propiedad,de la tierra. En
la ciudad de Santiago de Guatemala, a 3 de enero

68 Cfr. L. B. Simpson, "Bernal Diaz del Castillo, Enco-
niendero", en The Hispanic American Historical Review,
Vol. XVII, N 1 (February, 1937) pp. 100-106. Y. S. Za-
vala, De encomiendas..., cit., pp. 27-28 y 48.


CI '1






COLONIALES EN GUATEMALA 75

e 1589, ante don Carlos de Arellano, alcalde or-
inario, en presencia del escribano Juan de Gue-
ara y testigos, mediante Martin de la Cueva, in-
terprete, parecieron ciertos indios del pueblo de San
uan Chaloma y dijeron que vendian en nombre de
ellos y los demas indios delgpueblo, a Francisco
3iaz del Castillo, su -encomendero, un pedazo de
tierra situada en t6rminos de dicho pueblo, en que
el referido Francisco Diaz tenia de present sem-
brada una sementera~de trigo de tribute. A conti-
nuacion se explican los linderos. La cual tierra que
asi le venden podrA ser una caballeria poco mAs o
menos y declaran que dicha tierra que asi le ven-
den es el pedazo de tierra en que de present ]e
hacen a. Diaz la sementera de trigo de tribute. Es
declaraci6n que Diaz les ha de dar siempre tierra
en que hagan dichos indios la sementera de tasa-
ci6n, y los indios se obligan a que, siendo menester,
harAn roza nueva para hacer su sementera de ta-
sacion en dicha tierra. El precio de venta es de
200 tostones de a cuatro reales de plata. La paga
se hizo ante el alcalde y los testigos.
Las novedades del caso consistent en que ya Fran-
cisco Diaz es el encomendero y no su padre Ber-
nal. Ahora, para convertirse en propietario de tie-
rras situadas dentro de los t6rminos de la encomien-
da, no se vale de una merced del gobierno, sino de una
operaci6n.de compra a los propios indios encomenda-
dos. Es important tambien que se trate precisa-
mente del pedazo de tierra que se venia destinan-
do a la sementera del tribute, esto es, los indios la
cultivabari para el encomendero a cuenta de su obli-
gaci6to. de darle species agricolas. De suerte que,
desde tiempos anteriores a la venta, el encomen-
dero gozaba de los frutos de esa sementera; pero
ahora obtenia la propiedad de la tierra misnia, que







76 HISTORIA DE LAS INSTITUCIONES

hasta entonces pertenecia a los indios encomendados
Este document de 1589, unido al de 1579 qu
antes hemos mencionado, comprueba la sostenid
tendencia de la familiar del encomendero a convert
tirse -por titulaci6n especifica y distinta de la pro
pia encomienda, o sera, por merced y compra- en
propietaria de tierras comprendidas dentro de los
't6rminos de los pueblos encomendados. Asi iba na-
ciendo una hacienda so capa de la encomienda, pe-
ro con independencia en cuanto a la' titulaci6n ju-
ridica.
Mas aun: ante el president Pedro Mallen de
Rueda, el propio Francisco Diaz del Castillo pidi6,
en t&rminos del pueblo de San Juan Sacatepequez,
unas lomas montuosas, tierras baldias y realengas,
sin perjuicio de tercero. Se hizo la vista de ojos, ci-
tados los indios, y se concedi6 la merced de dos ca-
ballerias de tierra para el solicitante y sus herede-
ros; las poblaria en un afio y no podria venderlas
dentro de cuatro. Esta nueva merced se otorg6 en
la ciudad de Santiago de Guatemala, a 8 de no-
viembre de 1590.
Las tierras obtenidas por Francisco Diaz fueron
objeto de composici6n con el Rey en 1596. Al dar-
se el titulo en Santiago de Guatemala, a 15 de di-
ciembre de 1638, don Alvaro de Quifi6nez Osorio,
president de la Audiencia, dijo que hacia merced:
"con calidad de que siempre que parezca es en per-
juicio de los indios, sea en si ninguna la dicha com-
posici6n, por los inconvenientes grandes que .re-
sultan de lo contrario y que a los dichos indios
cuando se hacen las diligencias y como incapaces
no entienden para que son citados, vicio ordina-
rio suyo, son engafiados".
Este criteria protector, a juzgar por lo que en-
sefia el mismo legajo que venimos estudiando, no







COLONIALES EN GUATEMALA 77

prevaleci6 siempre, pues mas tarde los indios se
opusieron a concesiones de tierras a favor de los
-spaioles y no fueron -amparados. La realidad es
ue la hacienda leg6 a constituirse en aquellos ter-
inos, representando la irrupci6n -legal o abu-
iva- del propietario europeo- y sus descendientes
n medio de las posesiones de los pueblos de in-
ios.. La encomienda no influia directamente en es-
te process, pero ya se ha visto que el encomende-
o que no se cenia a su funci6n especifica, podia
)or otros medios convertirse en propietario de tie-
ras y crear una hacienda dentro de la encomien-
a. Lo que no sabemos ain es con que frecuencia
ocurri6 este fen6meno, pero es possible averiguarlo
n regions circunscritas de Indias, a base de un
cotejo escrupuloso de los titulos de encomienda con
os que amparan la propiedad territorial en la mis-
a zona, inquiriendo asimismo el parentesco en-
te las families de los encomenderos y las de los
hacendados. 69
*

69 No se crea, sin embargo, que la Corona dej6 en ab-
oluta libertad a los encomenderos para aduefiarse de las
ierras de las encomiendas. Sobre este tema conviene te-'
ler present mi citado studio De encomiendas y propie-
iad territorial, p. 24 y ss. y en particular la cedula que
ii6 Felipe IV en Madrid, a 31 de marzo de 1631, para
jue ning6n encomendero pudiera tener por si ni perso-
la interpuesta, estancias dentro de los t6rminos del pue-
blo de su encomienda, y si las tuviere, se le quitaran y
endieran. Recopilacidn de Indias, ley 17, titulo 9, libro
Esa era la ley; los encomenderos residents hacian otra
osa. Por eso la "encomienda" fu6 odiosa, y porque no se
numplieron las disposiciones reales, istas se repartian, se
pliaban y se afirmaban. Cada nuevo Rey ordenaba, de
uevo, lo que sus antecesores promulgaron. Si las c6dulas
eales se hubieran acatado, no se repetirian tan frecuente
sistematicamente!







78 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES


Los documents que se conservan en Guatemi
la aclaran otros aspects de la encomienda con I
ausencia del beneficiario y su falta de derecho, e
tal caso, para disponer de los tributes de los india
En efecto, el licenciado Eugenio de Salazar, fiscal
represent que Juan Porcel, vecino que era de 1
ciudad de Granada en la provincia de Nicaragut
sucedi6 por muerte de su padre en la encomien
da de los indios del pueblo de Xenti, province
de Managua, el cual, queriendose ir al Peri, dej
dichos indios a Diego de Pastrana, vecino de I
misma ciudad de Granada, y se fue sin licencia d
la Audiencia. Hacia mas de cinco afios que Por
cel se habia ausentado, y Pastrana habia detenta
do los indios y tribus sin titulo, usurpando a 1
real caja, por pertenecer a la Corona dichos in
dios que quedaron vacos por la ausencia de Por
eel. El fiscal pedia que los Oficiales Reales d
aquel partido cobrasen y metiesen en' la real caji
los tributes que procedieran de dichos indios com
vacos y que cobrasen a Pastrana todos los tribu
tos corridos que habia recibido despu6s de la au
sencia de Porcel.
Esta petici6n se di6 en Santiago de Guatemala
a 21 de junio de 1577, y la Audiencia mand6 qui
se diera informaci6n.
La parte de Pastrana aleg6 que, deseando Por
eel pasar a estudiar a la ciudad de Guatemala, pi
di6 prestados 200 pesos a Juan Xaramillo, veci
de Granada, el cual se los di6 sobre la encomien
da de los indios del pueblo de Xenti, teniendo di
chos indios en empeno .hasta tanto que cobras
de ellos los 200 pesos. Para este efecto, Porcel h
zo un traspaso ante la justicia y escribano a favor
de Xaramillo, y 6ste con poder y mis recados fu






COLONIALS EN GUATEMALA 79M

cobrando de la encomienda de esos indios 63 pe-
sos. Queriendo 'Xartmillo ir c(n el gobernador
Aguagiana a la provincia de Costa Rica a servir a
su majestad, cedi6 y traspas6 en Pastrana los de-
rechos y acciones que tenia del dicho Porcel para
cobrar de los indios 137 pesos que restaban, los
cuales Pastrana cobraba con titulo 'y buena fe, por
otros tantos que habia dado a Xaramillo. por ha-
cerle buena obra. Pastrana cobr6 la suma referida
en afio y medio, y luego que fu6 pagado, recurri6
a la justicia y di6 noticia de como los indios esta-
ban vacos por ausencia de Porcel, aunque no ha-
bian pasado los dos afos que dice la cedula real
relativea a las encomieudas de los ausentes), y la
justicia nombr6 depositario al mismo Pastrana pi-
di6ndole fiador. Termina esta parte solicitando ser
absuelto de lo pedido por el fiscal.
La Audiencia fall en la ciudad de Santiago de
Guatemala, a 10 de noviembre de 1579, que el
fiscal-prob6 su acci6n; en consecuencia, di6/por va-
cos los indios del pueblo de Xenti y conden6 a Pas-
trana a que volviera y metiera en la real caja lo
que confesaba haber cobrado de tributes, dejan-
dole a salvo su derecho contra quien le convinie-
ra. Se mand6 dar la ejecutoria, con la que conclu-
ye el expediente. TO
De suerte que si .bien se habian efectuado los
traspasos de la renta, de la encomienda, fueron des-
autorizados apenas lleg6 la noticia a los tribunales su-
periores, declarandose de manera terminante que,
a partir del moment de la ausencia del encomen-
dero, los indios pasaron en calidad de vacos a la
Corona, no pudiendo su renta servir para pagar a
los acreedores del ausente, que, en este ejemplo,
habia trocado la encomienda por el studio.

70 AGG., Paquete 344, Exp. 1.


*"* -^






HISTORIC DE. LAS INSTITUCIONES


El siguiente document nos revela algunos por-
menores sobre la edificaci6n de una iglesia en un
pueblo de encomienda. Luis Deardon represent a
la Audiencia de Guatemala, en 30 de junio de
1586, que es encomendero del pteblo de Comala-
pa y desde hace dos o tres afios se le ha levado a
la cuarta de sus tributes por mandado de la pro-
pia Audiencia. La capilla de dicho pueblo, acla-
ra esta cubierta y la iglesia se va haciendo de tal
suerte que no se acabara en estos seis afios y no
se sabe en qu6 se gasta lo que se le ha llevado,
que sube de 3,000 tostones. Pide que no se le co-
bren la cuarta hasta que sea necesario y que se to-
me la cuenta.
El guardian del pueblo, fray Antonio Tineo, con-
testa que de la cuarta se han juntado hasta 1,900
tostones; explica los gastos hechos en la obra; y
concluye que es necesario proseguir la cobranza de
la cuarta.
Se celebra finalmente un concerto entire el en-
comendero y los indios, con fecha 11 de noviem-
bre de 1588, por el que se compromete el primero
a dar 1,500 tostones, a mas de lo que habia dado
de la cuarta, para que se acabe la fibrica, sin que
se le pueda pedir mis. La Audiencia aprueba este
arreglo. 71
Debe tenerse en cuenta que por una provision
dada en Monz6n el 2 de agoto de 1553, la Coro-
na dispuso con caracter general que para hacer las
iglesias se apartara hasta la cuarta parte de los
tributes que correspondieran al Rey, al Marqu6s
del Valle'y a los encomenderos en sus respectivos
pueblos. 72 Al parecer esta regla se habia exten-

71 AGG., Paquete 319. Exp. 4.
72 DIU., X, 171. Puga, Provisiones... I, 309-312.,






COLONIALES EN GUATEMALA, 81

dido a Guatemala y estaba vigente mas de cincuen-
ta afios despues de su establecimiento.
- En cuanto a la sucesi6n de las encomiendas, en-
contramos que el licenciado Pedro Mallen de Rue-
da, president de la./Audiencia, da una orden en
Santiago de Guatemala, a 12 de septiembre de
1590 en la que dice haber sido informado que en
.las provincias de Nicaragua- y San Salvador han
muerto algunos encomenderos de primera enco-
ihienda sin tener sucesores, y las mujer's quedan
con los indios, las cuales por segunda vez se casan,
y, muriendo, se quedan con las .encomiendas los
maridos de segundas nupcias; y asimismo sucede
que habiendo muerto algunos encomenderos que
gozaban las encomiendas en segunda vida, las mu-
jeres e hijos entran;a poseerlas, no pudiendo hacer-
lo por ser contra lo ordenado por cedula de su ma-
jestad. El president ordena que se den mandamien-
tos a las justicias mayores para que cuando muera
algun encomendero averigiien el estado de la en-
comienda y hagan relaci6n a su sefioria, y en el in-
ter no se d6 posesi6n hasta que su sefioria provea.
Los encomenderos que carewcan de titulo lo pediran
a su sefioria dentro de dos iieses, conforme a cidu-
la real. Esta orden se extendi6 a Honduras, Chia-
pa y Costa Rica. S
Es claro que este. president tejdia a que las en-,
comiendas no se extendieran a mas de dos vidas, -
conforme a la antigua ley de sucesi6n de 1536. 74
Pero los informed que habia recibido muestran que
en esta jurisdicci6n las families de los encomende-
ros procuraban de hecho, como en M6xico, gozar

73 AGG., Mercedes y Nombramientos. A. I. 39. 1751.
Fol. 13.
74 DIU., X 322-327, DII., XLI, 198-204. Puga. Pro-
visiones..., I, 368-370.






82 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

de. las encomiendas por mis tiempo del autorizado
por la ley. Es sabido que en various reinos de las
Indias se "disimul6" en esta material, aprobando la
Corte la concesi6n de otras vidas hasta la-quinta. 75

*

Veamos ahora algunas peculiaridades con respec-
to a las ayudas de costa y provision de encomien-
das.
El mismo' president de la Audiencia de Guate-
mala, licenciado 'Pedro Mall6n de Rueda, en la ciu-
dad de Santiago, a 24 de diciembre de 1590, co-
munic6 a los Oficiales de la Real Hacienda que el
Rey, por cddula de Madrid de 7 de mayo de 1576,
tenia mandado que, de los tributes de los pueblos
que se quitaron a los gobernaklores y oficiales rea-
les y demAs personas en ella contenidas, se repar-
tiesen ayudas de costa a los conquistadlores y po-
bladores antiguos que no tenian encomienda y a
sus hijos e hijas y demas personas benemnritas. En'
esta virtud, el president hizo repartimiento a di-
versas personas de 5,290 tostones, segfn se detalla
en el document. 76 Estas ayudas de costa se pa-
gaban a base de los tributes de los indios, pero no
tenian la categoria de las mercedes de encomienda.
Las iltimas se seguian proveyendo en la gober-
naci6n de Guatemala. Asi, en la ciudad de Santia-
go, a 13 de abril de 1590, el president Mallin de
Rueda, habiendo visto lo pedido por parte de Alon-
so de Aguirre, vecino de la ciudad de Gracias a

75 Cfr. mi Encomienda Indiana, citN p. 177. Y mis
adelante la pigina 68 del present studio.
76 AGG., Mercedes y Nombramientos. A. 1. 39. 1751.
Fol. 17v y 18v.






COLONIALES EN GUATEMALA' 83

Dios, sobre que se le encomendara" el pueblo de
Guaxinlaga, que vac6 por muerte de Ant6n .de
Murcia,' dijo que en nombre de su majestad hacia
merced a dicho Aguirre de nueva encomienda de
los indios del citado pueblo "con todos 'sus barrios
y subjects, segin y como los tuvo e tenia e pose-
y6 el dicho Ant6n de Murcia, difunto, y mando que
se le de titulo de encomienda en forma" 7 El 20
de julio de 1590, el president Mallen recibi6 una
petici6n de Magdalena de Mondrag6n, viuda de
Juan M6ndez, vecino que habia sido de la villa de
Choluteca, sobre que le hiciera merced de enco-
mendar el pueblo de Nacaome, que vac6 por muer-
te de dicho su marido, en Esteban de Amaya, con
quien habia concertado casarse. El president con-
cedi6 lo pedido a condici6n de que Amaya no tu-
viera otros indios de encomienda, pues caso de te-
nerlos, esta merced seria ninguna y los indios di-
chos quedarian vacos para poderlos encomendar a
otra persona. 78 En la ciudad de Santiago, a 23 de
octubre de 1593, el president Mallen di6 por ti-
tulo de primera encomienda a Diego de Quesada.
vecino de la ciudad de Cartago, de la provincia de
Costa Rica, los pueblos de Oruja y Ayeguaba "con
los caciques y naturales de los dichos pueblos, ba-
rrios y estancias dellos", con tal que no tuviera
otros indios en encomienda; instruiria en la fe a los
que se le encomendaban y guardaria las ordenan-
zas dadas en pro de los naturales; se le daria titu-
lo. 79 En la ciudad de Santiago, a 22 de octubre

77 AQG., Mercedes y Nombramientos. A. 1. 39. 1751.
Fol. 10.
78 AGG., Mercedes y Nombramientos. A. 1. 39. 1751.
Pol. 11.,
79 AGG., Mercedes y Nombramientos. A. 1. 39: 1751.
Fol. 45v.






HrSTORIA DE LAS INSTITUCIONt'S


de 1594, el doctor Francisco de Sande, president
de la Audientia de Guatemala, di6 por titulo de
primera encomienda a Pedro de Culllar, vecino de
la ciudad de Valladolid, del Valle de Comayagua,
los pueblos de Tavlabe y Oricapala "con sus barrios
y estancias"; se le daria titulo con las clausulas or-
dinarias. 80 En la ciudad de Santiago, a 26 -de
marzo de 1611, el doctor Alonso Criado de Casti-
lla, president de la Audiencia, dijo que en nombre
de su majestad depositaba y encomendaba por ti-
tulo de nueva encomienda en Miguel de Guevara,
vecino de la ciudad de Le6n de la Provincia de
Nicaragua, y en Francisco Lobo, vecino de esta ciu-
dad, la parte de los pueblos de Chinandega y Po-
coltequilla que vacaron para que los gozaran por
mitad en las species. que los indios estaban tasa-
dos, por dos vidas conforme a la ley de la sucesi6n,
la suya de cada uno y la de su heredero en se-
gunda vida, con la propiedad de toda la dicha en-
comienda al dicho Guevara, de manera que si Lo-
bo muriera sin heredero o este muriera sucederia
en todo el repartimiento y encomienda Guevara o
su heredero en segunda vida; si hubiere aumento o
disminuci6n en dichos pueblos seria por cuenta de
los encomenderos; tendrian cargo de ensefiar a los
naturales en la fe y guardarian las ordenanzas he-
chas o que se hicieran en favor de los indios y sus
ultimas tasaciones; traerian confirmaci6n de su ma-
jestad dentro de cuatro afios conforme a la cedula
rdal de Madrid de 12 de octubre de 1608; si no lo
hacian dentro de ese t&rmino, los Oficiales Reales
meterian los tributes en la real caja hasta que tra-
jeran la referida confirmaci6n; se dejaba a salvo
el derecho de, Guevara para recibir mas merced en

80 AGG., Mercedes y Nombramientos. A. 1. 39. 1751.
Fol. 56.


84







COLONIALES EN GUATEMALA


indios en remunerici6n de sus servicios. 81 Don
Antonio Peraza de Ayala y Roxas, Conde de la Go-
mera, president de la Audiencia de Guatemala,
concedi6 una encomienda en 29 de agosto de 1613,
"con todos los caciques y principles indios y ve-
cinos dellos y sus barrios y estancias y lo demas a
ellos anexo y perteneciente". 82 El mismo presiden-
te, en 20 de diciembre 'de 1613, otorg6 la enco-
mienda de dos parcialidades, una de quince tribu-
tarios y otra de veintid6s. 8' Y en 17 de mayo de
1615, al conceder otra merced, no s6lo mencion6
el nimero de los tributaries encomendados, sino que
especific6 ser, por ultima tasaci6n: cuarenta y cua-
tro casados, un viudo, un casado con mujer reser-
vada, un soltero y. nueve viudas; y cada casado pa-
gaba una tela de algod6n de seis varas de largo y
tres cuartas de ancho, una gallina de Castilla, un
cuartillo de miel, medio almud de frisoles y fane-
.ga y media de maiz; y eada viudo y cada casado
que tenia reservada la mujer y cada soltero, una
fanega y media de maiz, una gallina de Castilla,
un cuartillo de miel y medio almud de frisoles; y
cada viuda, una tela de cuatro varas de largo y tres
cuartas de ancho cada afio. "
Elijo los ejemplos anteriores para que se vea la
evoluci6n de los registros de la provision de enco-
miendas hasta que se llega a incluir el detalle de los
fributarios y tasas.

st AGG., Mercedes y Nombramientos. A. .1. 39. 1751.
Fols. 120v. y 122.
82 AGG., Mercedes y Nombramientos. A. 1. 39. 1751.
Fol. 135v.
83 AGG., Mercedes y Nombramientos. A. 1. 39. 1751.
Fol. 152v.
84 AGG., Mercedes y Nombramientos. A. 1. 39. 1751.
Fol. 165v.







86 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

En otro titulo, mas tardio y complete, dado. en
1660 por el president de la Audiencia de Guatema-
la a favor del capitAn Pedro Bermudo, sobre una
parcialidad de indios en Chiapa que 'yacaron al mo-
rir el anterior encomendero que los gozaba en se-
gunda vida, no s6lo se especific6 lo que trbutaban
los indios, sino el valor de las species en que paga-
ban sus tasaciones. 85
Aparte la inclusi6n de estos pormenores, que no
suele hacerse en los titulos de encomienda sino en
otros textos, me parece-que la documentaci6n gua-
temalteca se apega a las normas generals que re-
gian en las Indias con respect a la instituci6n de
que nos venimos ocupando. Desde luego no ofrece
rarezas ni desviaciones de las formas establecidas, co-
mno ocurre en provincias alejadas de los centros gu-
bernativos principles, por ejemplo, en Paraguay. La
presencia en Guatemala de una Audiencia compues-
ta por letrados creo que basta para aclarar la raz6n
de la regularidad apuntada.



Creo oportuno mostrar c6mo se daba posesi6n de
una encomienda en esta Audiencia. Ante el presi-
dente don Antonio Peraza de Ayala y Roxas, Conde
de la Gomera, hizo relaci6n don Pedro Nu'fiez Ba-
rahona y Loaysa, vecino de la ciudad de Guatema-
la, que era hijo legitimo y el mayor por no haber
otro seglar de Sancho Barahona y dofia Isabel de
Loaysa, ya difuntos, encomendero de la mitad del
pueblo de Santiago de Atitlan y sus estancias, y co-
mo tal habia sucedido en dicha encomienda y trans-
feridose en el por ministerio de la ley la posesi6n ci-


S85 AGG., A. 3. 16. 31505. 2072.







COLONIALES EN GUATEMALA 87

vil de la misma, tin ser necesario otro ningun aqto
de aprensi6n, conforme a derecho y a la ley de la
sucesi6n y a una real cedula que present en que el
Rey concedi6 tercera vida en dicha sucesi6n al dicho
su padre. A mayor abundamiento pidi6 que por
,nuevo acto se le diese posesi6n. Mandsele dar y,
para el efecto, el 8 de abril de 1623, se congregaron
el gobernador, alcaldes -y regidores de Atitlin como
cabecera a la que estaban sujetos los demas pueblos,
estancias y milpas, de donde tambi6n concurrieron
indios. El escribano comisionado para ello tom6 de
la mano al gobernador, alcaldes, regidores, alguacil,
escribano y otros indios:
"y und a uno .los fu6 recibiendo por un, brazo el
dicho don Pedro Nfiiez Barahona y Loaysa, y 4ellos
en voz y en nombre de los dichos sus pueblos, cabil-
dos y comunidadds y demis indios y sus tributes que
agora son y adelante fueren... di la posesi6n real al
dicho..., el cual la tom6 y aprehendi6 quieta y paci-
ficamente sin contradicci6n alguna, y en ella lo am-
par6 y estoy presto de lo defender, y el dicho gober-
nador, alcalde y demas indios dixeron que estaba asi
muy bien y que quedaban alegres sus corazones y que
el dicho encomendero los ayudase y defendiese."
A continuaci6n vienen las tasaciones de los tribu-
tos.,
La posesi6n se da, en consecuencia, sobre los in-
dios y sus tributes. Ya hemos visto que los titulos de
encomienda en Guatemala no hacen menci6n algu-
na al derecho- de la tierra; la misma significativa
omisi6n se advierte en el acto posesorio. Es intere-
sante, desde el punto de vista de la sucesi6n, que la
encomienda de que tratamos se hubiera extendido a
la tercera vida por una cedula especial del Rey. La

8s AGG., A. 1-1. Exp. 10. Leg. 1.







88 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

inclusion de la tasa en el expedieite de posesi6n es
otra prueba de la publicidad que se acostumbraba
dar en Guatemala al ajustp legal de las prestaciones
que podia exigir el encomendero a sus indios.
*En La Encomienda Indiana sefial6 la existencia de
una political fiscal que tendia a aumentar los ingre-
sos de las cajas reales a costa de las rentas que por
concept de tributes de indios percibian los enco-
menderos. A este genero de medidas corresponde un
auto que di6 ejn la ciudad de Santiago de Guatema-
la, a 3 de agosto de 1689, el president de la Au-
diencia, don Jacinto de Barrios Leal, en el que man-
daba, conforme a real c6dula de 2 de septiembre de
1687, que se embargaran-todas las encomiendas que
en pueblos de indios de esta jurisdicci6n estaban si-
tuadas a diferentes personas, asi de los vecinos de es-
ta ciudad como de los de fuera de- ella, por tiempo
de cuatro afios. debajo de las calidades que en di-
cha real c6dula se expresaban. Y por cuant6 las mAs
de dichas encomiendas estaban con el gravamen de
pensions, mandaba que se certificara el nirnero de
ellas, sin excepci6n, para informar a su majestad. 87
La cedula real aludida habia ordenado el desfalco
de la mitad de las rentas de las encomiendas, duran-
te cuatro afios, a partir del primero de enero de
1688; el objeto era obtener fpndos "para mantener
fuerzas maritimas en Sur y Norte, con que defender
los puertos y costas de pirates que los infestan". En
1691 se prorrog6 el descuento hasta el primero de
enero de 1695, fecha en que debi6 terminar segin
c'dula expresa de 28 de abril de 1694. ss

87 AGG., A. 3. 16. 26409, 1603. ,
88 Archivo Hist6rico Nacional. Madrid. Cedulario Indi-
co. XXIV, fol. 50., b., num. 33. V6ase tambi6n el tomo
XXXVIII, fol. 61. b. nim. 5.





S 4

COLONIES EN- GUATEMALA 89

En el siglo siguiente se encuentra un despacho de
21 de octubre de 1734 sobre que no se pague la en-
comienda a la persona que la goza en Indias y resi-
de en Espafia sin que su fe de vida se autorice por
la Secretaria del Supremo y CAmara de las Indias.
Larga vigencia tuvo esta orden, porque todavia en
1 de enero de 1788, en Madrid, se extiende con tal
prop6sito la fe de vida de don Vicente Joaquin de
Maturana, que era vecino de la corte. 89

4P

En el archivo de Guatemala he hallado algunas no-
ticias sobre tributes, que pondran fin a esta parte de
nuestro studio. Creo que en esta region, come en
taritas otros de Indias, es factible un anAlisis prove-
choso de las matriculas y tasaciones, pero yo no pue-
do presentar sino algunos datos sueltos.
En el libro de los tributos de los pueblos del valle
de Guatemala, afio de 1542, se anotan las partidas
que se venden en almoneda, sobre todo de cacao.Y0
En una cuenta general del ramo de tributes de
la real caja de Guatemala se hallan datos del afio
1685 sobre el cobro del tost6n en las juridicciones
de San Miguel y Chuluteca, por valor de 1,210 tos-
tones.9' Lo cobrado de los nxaborios en ambas pro-
vincias montaba a 190 tostones. Los tributes cobra-

89 AGG., A. 3. 16. 38490. 2605.
90 AGG., A. 3. 16. 36516. 2501.
91 Ademas de los tributes ordinarios, la Corona inmpu-
so a los indios 'ciertos servicios o' pedidos extraordinarios,
como el del "tost6n" para los indios de Nueva Espafia, ex-
presando cbmo motive "las piblicas necesidades que ocu-
rrieron el afio present de 1591". Cfr. Recopilaci6n de In-
dias, ley 46, titulo 5, libro 6.







90 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

dos de Sesore y Osolutan, pueblos puestos en la Real
Corona, ascendian a 180 tostones y 3 reales. Habia
siete pueblos vacos que tributaban 1,433 tostones y
1 real. Y nueve partidas del derecho de Barlovento
habian rendido 600 tostones y 1 real. 92
Hay tambien un estado de los tributes pagados por
los pueblos del valle de Guatemala seg6n tasaciones
del afio 1710. Por via de ejemplo se encuentra que el
pueblo de Teottega, del Marques de Monte Alegre,
tiene los siguientes tributaries: un enter, diez .en
otros pueblos, tres casados con naborias, uino casado
con reservada, dos soIteros, doce indias casadas en
otros pueblos, una con mulato y una viuda. Paga de
doctrine: 11-pesos, 6 reales y 28 maravedies; Da
por servicio (parece ser del tost6n) 16 tostones. Y
ademas tribute: 10 mantas y 1 pierna; 17 fanegas
de maiz de primera y 8 fanegas y 6 almudes de maiz
de segunda; 17 gallinas; 17 medios de frixqles; 17 me-
dios de sal; y 1 fanega y 4 almudes de granada. 93
Y para concluir, examinemos un testimonio de los.
autos en que constant las providencias para que las
indias no tribute. El 13 de septiembre de 1754 se
envia real cedula a la Audiencia de Guatemala- so-
bre que los indios, sin distinci6n de casados o solte-
ros, tribute desde los 18 hasta los 50 afios cumpli-
dos y que las mujeres no paguen. Esto iltimo no se
puko en prActica hasta tener nueva decision 'de' Es-
pafia, porque habia una cedula de 21 de marzo de
1702 que mand6 guardar la costumbre y centinuar
cobrando el tribute a las mujeres; en Guatemala ha-
bia sido y era costumbre que las indias casadas lo
pagaran. Posteriormente, en Buen Retiro,,a 11 de
diciembre de 1756, se resolvi6 que la c&dula de 1702

92 AGG., A. 3. 16. 38234. 2599.
93 AGG., A. 3. 16. 34262. 2320.







COLONIALES EN GUATEMALA


no hjzo especial derogaci6n de la ley 19, titulo 5, li-
bro 6 de la Recopilacidn de Indias ni precedi6 con-
sulta a fin de que tuviera fuerza de ley, por la cual
debia observarse lo dispuesto en 13 de septiembre de
1754 y dicha ley 19 sobre que las-mujeres no paga-
ran tribute. Se obedeci6 en Santiago de Guatemala
el 29 de junio de 1757. El fiscal opin6 que se debia
cumplir y publicar, y asi lo provey6 la Audiencia en
11 de julio de 1757.
Con este motive, el contador de cuentas reales
inform que el par de casados naturales de un mis-
mo pueblo contribuia enteramente el tribute de su
tasa, siendo los que constituian -la primer clase de
indios tributaries. Los casados con indias de otros
pueblos, con menores, con reservadas y ladinas, los
solteros y viudos, que se nominaban medios tribu-
tarios, ahora pagaran a la mitad, tercia, cuarta,
quinta u otra parte de lo que pagaban los. prime-
ros, eran los que constituian la segunda clase. Y los
que componian la tercera eran las indias casadas
con indios de otros pueblos, con naborios y ladi-
nos, las viuas y solteras, siendo esta clase la que
por lo mas regular pagaba menos tribute que las
otras. Explicaba el contador que' esta separaci6n
de classes fue consecuencia precisa 'de la diversidad
de species y efectos que les fueron tasados y pa-
gaban, no s61o por lo respective a las provincias,
sino entire los indios de un mismo pueblo, regulan-
dose en particular y despues en general lo que ca-
da clase debia pagar, por lo cual e incluyindose
indistintamente lo que unas y otras debian contri-
buir en las partidas o sinmas de la regulaci6n que
conform a sus tasas se les hacia, se dificultaba
poder dar raz6n en corto tiempo, generalmente,
del exceso que habia entire lo que pagaban los
casados, de Ia primera clase y lo que correspon-






92 HISTORIA DE LAS INSTITUCIONES

dia a los solteros, y s6lo podia informar por ahora
que el casado de la primera clase pagaba tanto co-
mo el medio tributario, porque pagando el par de
casados cuatro reales y una fanega de maiz, paga-
ba cada uno de los dos individuos a dos reales y me-
dia fanega de maiz, que era lo mismo que contri-
buia el que era realmente medio tributario; si re-
sultaba exceso, provenia del mAs o menos nimero de
indios en las classes que comprendian las tasaciones.
Del expediente result que en los partidos de Es-
quintla y Guazacapan, a mAs del servicio del tos-
t6n, se pagaba tribute en dinero, cacao a 11 pesos
y 4 reales la carga, maiz a 4 reales la fanega, galli-
nas a 2 reales y miel a real el cuartillo.
El 6 de septiembre de 1757, la Audiencia man-
d6 library despachos a todos los corregidores, gober-
nadores y alcaldes mayores para que no se cobra-
ra tribute alguno a las indias de cualquier clase que
fueian.
Hubo algunas dudas con respect a lo que debia
devolverseles del iltimo tercio de tributes cobra-
do, y acerca de si debian quedar exentas de pagar
el servicio del tost6n.
El fiscal fue de parecer que a la casada con tri-
butario se le devolviera la mitad de lo pagado por
ambos casados, y que el servicio de los cuatro rea-
les (o sea, el llamado del tost6n) quedara todo a
cargo del marido.
La Audiencia declare finalmente, el 16 de febre-
ro de 1758, que el indio casado debia pagar en lo
sucesivo lo mismo que hasta entonces contribuia el
casado con ladina o reservada y que las indias que-
daban relevadas del servicio del tost6n. Un escrito
posterior aclara que el casado con ladina o reser-
vada pagaba como si fuera soltero.
El fiscal de su majestad interpret que el auto de







COLONIALES EN GUATEMALA


la Audiencia significaba que en lo sucesivo se co-
braria -a los casados lo propio que a los solteros, re-
levando de la mitad del tost6n a las indias y a los
varones.
En la ciudad de Guatemala, a 7 de marzo de
1758, la Audiencia confirm su auto de 16 de fe-
brero y mand6 que los alcaldes mayores devolvie-
ran lo que en esta raz6n hubieran exigido de mis
a los indios. El 13 de marzo se libraron veintitr6s
despachos para el cumplimiento.
El expediente aclara tambifn que,.en diversos pue-
blos, el. tribute del var6n soltero era la mitad del
correspondiente al tributario entero, mientras que la
india soltera pagaba en todos los casos menos de esa
mitad antes de la reform que acabamos de ana-
lizar. 9
De manera que puede afirmarse que la costum-
bre en Guatemala habia sido que tributaran algu-
nas mujeres indias tanto. solteras como casadas, y
es lo que modific6 substanciamhente la legislaci6n de
mediados del siglo xvm..
Valdria la pena estudiar en las cuentas de tribu-
tos, a partir de entonces la repercusi6n econ6mica
del cambio, asi en lo que respect a los ingresos fis-
cales, o sea, los tributes pertenecientes al Rey, co-
mo a las encomiendas, esto es, los tributes destina-
dos a los particulares.


a4 AGG., A. 3. 16. 26475. 1608.




















miedas, existi6 en Guatemala, al igual que en .



la cuarta part d e los tributarios, se remudaban
por periodos semanales y mediaba paga de sala-
rios, por lo comin, de un real y de real y medio por
Ill

LOS SERVIC'IOS PERSQNALES





a;pe el traajador caredepedencia de laescavibertad pala enco-




coger la clase de ocupaci6n y el amo a quien ser-
ridas, pues ambtias en Guaas la, al iguabl jue en M-




cargado de hacer los repartimientos. 95
xiubo, repartimento fotroso de indios paraque se concerta-
minados servipor su voluntad; pero la iportancia
Las tandas se calculaban en esta region a base de
'la cuarta part de los tiibutarios, se remudaban




porelos repartimientos com mediaba pagae de sala-
ries, por lo comun, de un real y de real y medio por



o da;pera el baador careen la sde liberad para es-
coger la claSe de ocupacion y el amo a quien ser-



virteca, pes ambas.cosas las detea finaba el juez en-
Scargdo de haer los reparimienos. menos.
El primer dtamentoro que encuentro se concerta- de
banstuciservn aludida es untad; provisi la importancia
des repartimientos comn, Studies on the Admiobtener la ma-tion



of the Indians in New Spain. Berkdey, 1938 (Ibero-Ame-
ricana 13). y S. Zavala y M. Castelo, Fuentes para la
Historic de ra obvia en ueva sociedad xicolonial guate-1945
malteca, desde el siglo ,xvi hasta fines-del xvni por



6 menos. y 2 en prensa.




95.
El primer documento que encuentro acerca de la
instituci6n aludida es una provision real que, a

95 Cfr. L. B. Simpson, Studies on the Administration
of the Indiians in New Spain. Berkeley, 1938 (Ibero-Ame-
ncana 13). y S. Zavala y M. Casteto, Fuentes para la
Historia de Trabajo en Nueva Espana, Mexico, 1939-1945,
6 vols, y 2 en prensa.
95


,. < '' .






96 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

nombre del Rey don Felipe, de la Audiericia de*
M6xico, integrada por los doctors Reynoso, Oroz-
co y Villanueva, en la ciudad de Mexico, a 28 de
junio de 1565. Va dirigida al gobernadoi de la ciu-
dad de Santiago de Guatemala, y en ella se .xplica
que ante la citada Audiencia pareci6 Juan -de. Sa-
lazar, en nombre del cabildo de la ciudad de San-
tiago, e hizo relaci6n que en esta ciudad y sus t6r-
minos habia muchos vecinos labradores que sembra-
ban sus tierras de trigo para el proveimiento de la
ciudad y su comarca, y que por no darles indios
que les beneficiasen dichas sementeras se venian a
perder, de que todos los vecinos padecian mucha
necesidad, y de ella resultaba, hambre por haber fal-
ta de trigo. Afiadia que podria remediarse con man-
dar a los gobernadores de esa provincia que hicie-
sen repartimiento de gente de los pueblos mns cer-,
canos a la ciudad para el beneficio de dichas se-
menteras, pagando a cada trabajador cuatro reales
de plata cada semara. Visto por el -presidente y oi-
dores de Mexico, mandan que el gobernador de
Guatemala vea la necesidad que los vecinos espa-
fioles de la ciudad de Santiago y su provincia tienen
de ser socorridos con gente para el d6shierbo y co-
secha de sus labranzas de trigo, conforme a lo cual
proveerA y' darA orden como se les d6 alguna gente
de los pueblos mas cercanos a los tiempos nece-
sarios, segin la cantidad de las labranzas y gente de
los tales pueblos, con la menos vejaci6n que sea po-
sible, y que se les pague su trabajo a os mismos que
se ocuparen en dicho beneficio, conforme a lo que
en esa tierra se acostumbra. 9e
Es de advertir que la provision no trade al dorso
constancia de haber.sido pregonada, a diferencia de'
lo que ocurre con otras muchas conservadas en el


9s AGG., A. 1-2-4 2196. 134.







COLONIALES EN GUATEMALA 97

archivo guatemalteco. Pero en caso de haber sido
obedecida, podria considerarse como el instrumen-
to legal que autoriz6 la introducci6n en Guatemala
de los repartimientos de servicio para labores agri-
colas, existentes en Mexico desde mediados del si-
glo xvi.
Ya sea por esta via u otra que desconocemos, lo
cierto es que en la segunda mitad de la centuria ci-
tada se establecen y funcionan normalmente los re-
partimientos de servicio en Guatemala. En efecto, en
la ciudad de Santiago de la provincia de Guatema-
la, en 18 de septiembre de 1589, el licenciado Pe-
dro Mallen de Rueda, president de esta Audien-
cia, gobernador y capitAn general en su distrito, di-
jo que:
"por cuanto los corregidores que han sido de va-
lle de esta ciudad han fenido de uso y costumbre
repartir los indios que se dan para el servicio ordi-
nario de ella y para las labranzas, trapiches y es-
tancias de los vecinos y para -las obras piblicas y
han tenido jurisdicci6n en los pueblos de los natura-
les de donde viene el dicho servicio, por tanto, para
que en esto se guard la costumbre y se hagan con
la- rectitud y diligencia que conviene, mandaba y
mand6 que se de su comisi6n en forma a don Pe-
dro de Rueda, corregidor del valle de esta ciudad,
para que por todo el tiempo que ejerciere el dicho
cargo, demas de la jurisdicci6n que por la provision
real del dicho su oficio se le da, la tenga asimismio
en todos los pueblos de esta comarca y milpas de
este valle de donde vienen y es.uso y costumbre de
ser traer los indios para los dichos servicios, y pa-
ra que haga el dicho repartimiento seg6n y como y
eg la forma y manera que los demas corregidores
.que han sido del dicho valle lo han he'cho y podido
y debido hacer, y que por raz6n dello haya y lleve




- -


98 HISTORIC DE LAS INSTITUCIONES

todos los derechos y aprovechamientos que los-di-
chos corregidores sus antecesores han Wevado,; podi-
do y debido llevar y por ello les pertenece, la cual
dicha jurisdicci6n tenga en lo tocante a los' indios
del dicho repartimiento y a las cosas a 61 anexas y
concernientes." 97
El propio president Mall6n de Rueda, en San-
tiago de Guatemala a 31 de octubre de 1589, man-
d6 dar comisi6n a-Francisco de Villalta Valenzue-
la, vecino de la ciudad de Gracias a Dios, para que
tuviera cargo de repartir los indios del servicio Or-
dinario y para labores del campo, sementeras y edi-
ficios de casas y estancias entire los vecinos de di-
cha ciudad, segiin lo us6 Pedrb de Gomara de Rey-
noso, y por la instrucci6n que tuvo Jusepe Ramos,
persona que primero us6 el dicho, oficio, y podria
llevar los derechos y aprovechamientos que pot ello
Ilevaba el mencionado Gomara. 98
El mismo president Mali6n de Rueda, en Guate-
mala, a 8 de febrero de 1590, da nombramiento de
alcalde mayor de a1s minas de Honduras a don Ro-
drigo de Fuentes, expresando "que si fuera necesa-
rio para el aviamiento de las dichas minas sacar al-
gunos indios de, cualesquier pueblos, los puede sa-
car". 9
Por lo tanto, entire los repartimientos autorizados
en distintos lugares de la jurisdicci6n de la Audien-
cia figuran: los de servicio ordinario de la ciudad;
los de edificaci6n; los de labranzas, trapiches y es-
tancias; los de obras puiblicas; y, en caso necesario
los de minas.

97 AGG., Mercedes y Nombramientos. A. 1. 39. 1751.
Fol. 3.
98 Ibid., fol. 4v.
99 Ibid., fol. 7v.


* -. .-





-a'I .

COLONIALES EN GUATEMALA 99

En lo que respect a la ciudad de Guatemala, ha-
ltainos -poco tiempo despues- que el president
Mall6n de Rueda, en mandamiento de 25. de agos-
to de 1593, dice haber sido informado que a causa
de que los vecinos de la ciudad han ido en much
aumento, los indios de servicio que se reparten ca-
da semanaa en ella no alcanzan para cumplir con
ellos, y se quedan muchas personas sin indios de ser-
vicio. Manda que en adelante el pueblo de Agua-
catepeque, de cuatro indios 'y el de Malacatepeque
cinco de. servicio cada semana, los cuales vengan
al repartimiento a esta ciudad para que con los de-
mas indios se repartan a los vecinos de ella. Estos
pueblos -se afiade- estin a tres y cuatro leguas
de la ciudad, no son pueblos de cacao y jams han
dado dicho servicio ordinario. Malacatepeque era
entonces de la encomienda de don Alfonso de Ro-
bledo.
El cacique y un alcalde de este iltimo pueblo re-
presentaron que eran agraviados con lo mandado
porque nunca habian dado ese servicio, y a que el
pueblo distaba seis leguas de la ciudad y ,era de tie-
rra caliente, y sus habitantes tenian cacaotales de
donde se sustentaban y pagaban su tribute; la tierra
de Guatemala era fria y enfermarian; su majestad
habia mandado por sus cedulas que no se llevarar
indios de parties calientes a frias; pedian, por uilti-
mo, que no se les obligara a dar los indios.
Esta petici6n fue denegada por el president de
la Audiencia en 26 de agosto de 1593. Los indios
de Malacatepeque apelaron ante la Audiencia. El
president respondi6 que el caso era de gobierno y
el auto estaba justificado, por lo que no habia lugar
a la apelaci6n. La parte de los indios insisti6 en el
recurso ante la Audiencia y express agravios.
El procurador siniico de la ciudad contest que







100 HISTORIC DE LAS 'INSTITUCIONES

de otros pueblos de tierra caliente venian al servi-
cio los indios y no enfermaban, por ser muy bueno
el temple de esta ciudad; agreg6 que venian indios
e indias de mas de siete leguas y que el pueblo de
Malacatepeque no distaba mas de cinco, de suerte
que estaba comprendido en la cedula de su majes-
tad. No obstaba decir que eran de tierra de cacao
y que si venian al servicio se perderian las milpas,
porque no embargante que era tierra de cacao, las
milpas eran de temporal y no de beneficio y rega-
dio, y asi no tenian trabajo ninguno en el benefi-
cio de ellas. 100
No se encuentra en el expediente la sentencia fi-
nal de la audiencia; sin embargo, el litigio examina-
do nos permit apreciar algunas costumbres que se
habian creado en torno al repartimiento de indios
para la ciudad de Guatemala.
De la misma material trata la orden que di6 en
Santiago de Guatemala, el 29 de diciembre de 1594,
el president doctor Francisco de Sande, en la que
expresa que es necesario nombrar persona que re-
parta los indios de servicio ordinario que vienen a
esta ciudad cada semana y acuden a ella para' los
,edificios y reparos de las casas de dicha ciudad, y
asimismo que reparta los indios que han de enten-
der en el benefieio de las labranzas (de trigo) de
la comarca y trminos de esta ciudad como lo han
hecho los corregidores que han sido del valle de la
misma. En tal virtud, nombra para el cargo a Alon-
so de Liebana. 101
Despues un auto acordado de fecha 9 de enero de
1597 determine que los indios que se reparten para
el servicio ordinariq de las ciudades y villas s61o sean

100 AGG., Paquete 357. Exped. 4.
101 AGG., A: 1. 39. 1751., fol., 58v.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs