• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Dedication
 Frontispiece
 Antecedentes
 La escuadra de operaciones
 En cabo verde
 De cabo verde a Santiago
 Sin salida!
 El bloqueo
 Por la parte de tierra
 Palmo a palmo (por tierra)
 La lucha en el "Teresa"
 Fin de nuestra escuadra
 Camino del cautiverio
 El cautiverio
 Appendices
 Bibliography
 Index
 Back Matter














Group Title: escuadra del almirante Cervera
Title: La escuadra del almirante Cervera
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078478/00001
 Material Information
Title: La escuadra del almirante Cervera (narración documentada del combate naval de Santiago de Cuba)
Physical Description: 486 (i.e. 286) p. 1 ℓ. : illus., ports. ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Risco, Alberto, 1873-1937
Publisher: Jime´nez y Molina, impresores
Jiménez y Molina, impresores
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1920
Edition: 2. ed. (aum.)
 Subjects
Subject: Spanish-American War, 1898 -- Naval operations   ( lcsh )
Santiago, Battle of, Santiago de Cuba, Cuba, 1898   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
Spain
 Notes
Bibliography: "Bibliografía" p. 273-286
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078478
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADE2020
oclc - 15146614
alephbibnum - 000612808

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Dedication
        Page 3
        Page 4
    Frontispiece
        Page 5
        Page 6
    Antecedentes
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 19a
        Page 20
    La escuadra de operaciones
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    En cabo verde
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    De cabo verde a Santiago
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Sin salida!
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    El bloqueo
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Por la parte de tierra
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Palmo a palmo (por tierra)
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    La lucha en el "Teresa"
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Fin de nuestra escuadra
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    Camino del cautiverio
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
    El cautiverio
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
    Appendices
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
    Bibliography
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
    Index
        Page 287
    Back Matter
        Page 288
Full Text



ALBERTOR .SCO, S. J.





LA ESCUADRA DEL

ALMIRANTE CERVERA

(NARRACIN DOCUMENTA-
DA DEL COMBAT NAVAL
DE SANTIAGO DE CUBA)
/



2.' edicin (aumentada)









MADRID
M C M X X


























































Jimnez y Molina, impresores. Telfono J-315-








DEDICA TORIA












A los heroes de la Loma de San Juan, del
, Caney y de los mares que cercan a Santia-
go de Cuba, a los actors de la Leyenda ms
triste pero ms gloriosa de nuestra legenda-
ria historic, ofrece este tributo de amor, de
admiracin y de profundo orgullo national,

EL ACTOR.















<,Estas ficciones (de presenter a los hombres
polticos no como son, sino como conviene a
los mismos intereses polticos) y esas menti-
ras dieron lugar a que un da unos hroes es-
paoles tuvieran en Cavite que pagarlas y
otro da tuvieran en Santiago de Cuba que
sucumbir, vctimas de las mismas mentiras.
,Y yo no quiero.para mi pas, no quiero
para los institutes armados que nuevamente
puedan ser engaados y engaar a la par al
pas...
,Por eso lo repetir siempre que tenga oca-
sin para divulgar estas cosas y para dar alda-
bonazos en el patriotism que todos sentimos,
para que despierten y comprendan que es ne-
cesario vivir de manera distinta a como hasta
aqu se ha vivido.>

Palabras del discurso pronunciado por el ministry de la
;uerra, Excmo. Sr. D. Juan Lacierva, en el Circulo Militar
de Madrid el 17 de diciembre de i917.
iPuede leerse integro este discurso en el nmero de El
.jchate correspondiente al iS de diciembre, donde se insert
cjn este epgrafe: 'No se repetir lo de Cavite y Santiago
de Cuba-.)



















'l. _
14 .A
Wt-- r


crikg4


4~4~


r

'"*-~


S. M. la Reina madre, que trabaj con heroico desvelo
por evitar la guerra, mereciendo de Espaa eterna gratitud.























I

ANTECEDENTES


StMARIO: Estado de Cuba durante el mando military de los generals
Martinez Campos, Weyler y Blanco.-Conducta de los Estados
Unidos con Espaa.-Conducta de nuestro Gobierno ante las
probabilidades de una guerra.-El .Ilaine en la Habana.

No creamos los espaoles que se ha agotado ya
todo lo que hay que decir sobre la infausta guerra en
donde perdimos nuestras hermosas colonies. Ni se ha
agotado, ni debemos dejar que el olvido sepulte
aquellas escenas. Pueden darnos tantas lecciones de
experiencia para el porvenir los relatos documenta-
dos de aquellos sangrientos sucesos! Yo, que llor
entonces con toda la amargura de un hijo la deshon-
ra de mi madre patria y aquel trgico desgarrarse de
su manto de reina, quise reconstituir ahora con ms
sereno espritu los diversos lances y episodios de la
guerra, mientras estaba siguiendo los pasos del cris-
tiano y pundonoroso D. Pascual Cervera y Topete
para tejer su biografa.
Me encuentro, al llegar a este hecho trascendental
de su vida, con una multitud de legajos y documen-








A. RISCO. S. J.


tos inditos, que debo a la franca amistad con que
su dignsima viuda y familiar me honran, y no he
podido resistir a la tentacin de hacer partcipes
de ellos a los lectores, formando una relacin do-
cumentada, rigurosamente histrica, de la interven-
cin que la Marina espaola tuvo en la guerra his-
panoamericana, y que es un hecho de armas, segn
mi pobre juicio, tal vez el ms heroico y el que
supone ms amor y obediencia a las ordenanzas
de la patria de cuantos registra la historic contem-
pornea.
Los antecedentes de la lucha, que tuvo como tea-
tro la boca de Santiago, y como desenlace la prdida
de nuestras colonies de Oceana y de las Antillas,
son muy complicados, tienen hondsimas races.
Prescindiendo por complete de lo que pas en Fili-
pinas, que bien pudiera prestarse a otra relacin para
la cual no faltan valiossimos datos 1, limitmonos
a las Antillas y a los aos que precedieron a la de-
claracin de guerra.
La lucha por la independencia vena de muchos
aos atrs. Haciendo caso omiso de la guerra.de 1873,
y del convenio de Zanjn en 1878, que di aparen-
temente fin a la guerra llamada de los diez aos, po-
demos resumir los gobiernos de los tres ltimos
capitanes generals de Cuba con estas ligersimas in-
dicaciones histricas: En 1895 el general Martnez

I Lo ms complete sobre el desastre de Filipinas y sus
antecedentes y causes es el libro titulado Ante la opinion y
ante la Historia (el aliirante ifontojo), por C. P., Madrid,
1900. Sobre Cavite en particular, el libro de D. Vctor M.
Concas, Causa instruida...








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


Campos haba iniciado una campaa bastante des-
graciada; desde el convenio separatist habido en
Bayre la insurreccin propagse por el Oriente de
la isla, donde atizaban el fuego Jos Mart y Mximo
Gmez, y en I. de abril desembarcaron Jos y An-
tonio Maceo, siendo reconocidos poco despus, Mar-
t como jefe superior, y Antonio Maceo como jefe
del ejrcito de Oriente, y Mximo Gmez como ge-
neral en jefe.
Los recursos con que contaba este grupo de insu-
rrectos eran inagotables; numerosas expediciones fili-
busteras llegaban sin cesar de los Estados Unidos;
el 17 de marzo de 1895 desembarc en Varadero,
cerca de Crdenas, la expedicin de Enrique Colla-
zo; el 19, la de Braulio Pea; el 24, la de Calixto
Garca, que tom tierra en Baracoa, y aunque el jefe
superior Jos Mart pereci poco despus en el com-
bate de Dos Ros, la hidra tena muchas cabezas, y
Gmez y Maceo y otros cabecillas tomaron el mando
inmediatamente para reemplazarle.
Estando as los asuntos en Cuba, lleg a la Habana
el general D. Valeriano NWkeyler el Io de febrero de
1896. Este austero y tcnico military se propuso des-
de el principio sustituir el sistema de blandura, que
tan poco fruto le diera a su antecesor, por el rigoris-
mo rnilitar, sintetizado en la frase de Cnovas del
Castillo: luchar hasta el ltimo hombre y la ltima
peseta.
En efecto, comenz aislando a Maceo en Vuelta
Abajo, y el revolucionario pag sus rebeldas con la
vida el 7 de diciembre, a manos del bizarro coman-
dante Cirujeda.








A. RISCO. S. J.


Wevler haba ya obtenido con el rigor lo que Mar-
tnez Campos no pudo obtener con paliativos y blan-
duras, v la isla se prometa una muy cercana era de
paz, cuando el asesinato de Cnovas del Castillo en
Santa Agueda, el 8 de agosto de 1897, vino a cam-
biar por complete el rumbo de la campaa cubana.
El partido liberal subi al Poder, presidido por don
Prxedes Mateo Sagasta, y WVeyler entreg el mando
al general Blanco, que lleg a la Habana el 30 de oc-
tubre de 1897.
Don Ramn Blanco llevaba prendido del ojal de
su levita un ramo de oliva, prometiendo a los cuba-
nos la autonoma en su lrico manifesto; pero aquel
paso, aconsejado aos antes y a tiempo por D. An-
tonio Maura, ya era una proposicin trasnochada y
tarda, de tal suerte, que Mximo Gmez respondi
con otro manifesto, en donde, por boca de Bartolo-
m Mass, se conminaba con la pena de muerte a
todo jefe u official que aceptase las proposiciones de
Espaa 1.
En estas crticas circunstancias aparece la inter-
vencin, clara v definida, de los Estados Unidos en
el asunto.



La conduct de los Estados Unidos con Espaa, an-
tes de declararle oficialmente la guerra, es un verda-
cero contrasentido. Que juigaban a dos cartas, no pue-
de negarse ante los hechos, probados hasta la saciedad


1 Puede verse un hermoso resume de esta guerra en el
Diccionario de Espasa, letra C (Cuba; su historic).








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


por la historic. La carta que echaban sobre el tapete
de la poltica europea deca: humanitarismo; la que
guardaban en el secret de su intencin, y a la que
verdaderamente jugaban, deca: intereses comerciales.
Vamos a sorprender el double juego.
El nuevo president de los Estados Unidos, Mac-
Kinley, se expresa as el 6 de diciembre de 1897 en
















El President de los Estados Unidos, Mac-Kinley, firmando el
ultimatum.

el discurso del Mensaje: El ofrecimiento hecho en
abril de 1896 por mi predecessor, brindando los amis-
tosos oficios de este Gobierno para una mediacin
por nuestra parte, no ha sido aceptado por Espa-
a... De las medidas aun no experimentadas, slo
quedan ya: o el reconocimiento de los insurrectos
como beligerantes, o el reconocimiento de la in-
dependencia de Cuba, o una intervencin neutral
para poner trmino a la guerra, imponiendo un
convenio racional a ambas parties combatientes, o,








A. RISCO, S. J.


por ltimo, la intervencin en favor de una u otra
parted 1.
El ofrecimiento de su predecessor (Cleveland), a
que alude Mac-Kinley, es ste: Finalmente, se hace
lo possible para que, a falta de lo que antecede (los
medios de conciliacin), se ponga trmino a la lucha
destructora de Cuba por medio de nuestra interven-
cin, aun a costa de una guerra entire Espaa y los
Estados Unidos, guerra que, segn profetizan confi-
dencialmente sus preconizadores, ni sera grande, ni
de dudoso xito... De aqu que, cuando se demuestre
la ineficacia de los medios que Espaa emplee con
los rebeldes, y cuando los esfuerzos desesperados
que se hagan para establecer la soberana legal de
Espaa degeneren en intiles sacrificios de series
humans y en total destruccin de aquello mismo
que fu causa de la guerra, se crear un estado de
cosas en el cual nuestras obligaciones para con la
soberana de Espaa quedarn pospuestas a ms altos
deberes, que no podemos dudar en reconocer y
cumplir -.
Cules eran las proposiciones que exiga de Ma-

SMensaje del president, insertado en el Libro Rojo,
document nm. 30 (anejo), pg. 72. Llamo Libro Rojo al
que public nuestro Gobierno en 1898, titulado Documentos
presentados a las Cortes en la Legislatura de 1898 por el mi-
nistro de Estado. En este libro, de cubierta roja o Libro
Rojo, se insertan todas las negociaciones entire ambos Go-
biernos, espaol y americano, desde el o1 de abril de 1896
hasta la declaracin de guerra.
2 Lib-o Rojo, document nm. 4, pg. 18... Mensaje del
president (Cleveland) norteamericano el 7 de diciembre
de 1896.








LA ESCCADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


drid el Gobierno americano para que ste se diese
por satisfecho y no apelase a la intervencin?
El ministry plenipotenciario de los Estados Unidos
en la corte espaola, Mr. Woodford, le propuso al
Sr. Sagasta en un pliego, entregado el 29 de marzo de
1898, un armisticio inmediato que dure hasta I. de
octubre, para tratar de la avenencia entire Espaa y
los insurrectos, junto con la revocacin de la orden re-
lativa a las reconcentraciones dadas por Weyler, para
que los labradores cubanos pudieran volver al trabajo 1.
El Gobierno espaol contest por medio del mi-
nistro de Estado, a 31 de marzo, que el general
Blanco, obedeciendo las instrucciones del Gobierno,
acababa de revocar en las provincias occidentales la
orden de las concentraciones..., y que el Gobierno es-
paol no tendra inconvenient en aceptar desde lue-
go una suspension de hostilidades, pedida por los in-
surrectos al general Blanco 2. Y, sin embargo, el
Gobierno norteamericano sigui con sus exigencias
hasta llegar a la ruptura.
Veamos lo que en realidad acaeca; cul era la car-
ta oculta a que ellos jugaban. Don Ral Tavares, en
su obra de De Cavite a Santiago, cita un artculo sen-
sacional, de Mr. Hannis Taylor, predecesor-de Wood-
ford en la embajada madrilea, que se public en el
North American Review, y el artculo dice que la

1 Apunte entregado por Mr. Woodford al Sr. Sagasta en
la conferencia celebrada el 29 de marzo de 1898, Libra
Rojo, pg. 156, document nm. io8, art. 5.0
2 Libro Rojo, pg. 158, document nm. iio. En el Li-
bro Rojo est equivocado el mes, poniendo mayo en vez de
marzo, como se ve por los dems que anteceden y siguen.








A. RISCO, S. J.


cuestin de humanidad no es la nica que aqu entra
en juego; surgeon adems ocultos intereses materials
y futuros perjuicios que se ocasionaran al comercio
americano, de no hacerse la guerra, evaluados en mu-
chos millones de dlares, y conclude as: El proble-
ma cubano no puede ser resuelto ya por Espaa,
sino que los Estados Unidos tienen que intervenir
forzosamente 1.
La historic contempornea sabe que las ciudades
de los Estados Unidos eran el sitio de refugio y el
venero inagotable de oro que tenan a su disposicin
los separatists.
Cuando en 1848 se le escap al general Roncali
aquel Narciso Lpez, periodista y muidor de tramas,
fu a dar con sus huesos en Nueva York, en donde si-
gui tramando enredos desde su peridico La Verdad,
y de all volvi a Crdenas en 1850 con una cuerda de
aventureros. En Nueva York se refugiaron poco des-
pus Cisneros (el Lugareo) con various filibusteros,
perseguidos por Espaa, para desde all, unidos a
Domingo Goicura, a Valiente, a Taln, a Villaverde y
a otros muchos, seguir maquinando contra Espaa.
Durante el gobierno del general Concha, por los
aos 1851, desembarcaron dos expediciones filibus-
teras, que venan de los Estados Unidos, una de 60o
hombres, casi todos americanos, en Baha Honda,
capitaneados por Narciso Lpez, a quien se capture
y fusil, concedindoseles a los dems el favor de
reembarcarse para los Estados Unidos, por media-
cin de la bondadosa reina de Espaa.

SDe Cavite a Santiago, por Ra2l Tavares, pg. 27.







LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


Aos despus, la Junta central republican de
Cuba, que funcionaba en Nueva York, y cuyo presi-
dente era un tal Morales Lems, lleg a proponerle
a Espaa la compra de Cuba en 00oo millones de pe-
sos, proposicin que apoy en Madrid el secretario
de Estado del Gobierno americano, Sr. Hamilton
Fish. En 1874 se verific la misteriosa capture del
barco norteamericano Virginius, trado preso a San-
tiago de Cuba y fusilados 53 de su dotacin, porque
conducan armas y municiones a los insurrectos.
El recuerdo de las maquinaciones, casi pblicas,
del general americano Mr. Lee, cnsul de los Estados
Unidos en la Habana, y otros muchos cabos sueltos,
nos pueden asegurar que no era tan slo el humani-
tarismo el que puso las armas en los brazos a los
norteamericanos y carg los caones de sus acora-
zados 1.



Los antecedentes en Espaa tambin son muy co-
nocidos de todos. Podemos fijarnos en una fecha,
que fu la decisive tal vez, y la que da comienzo a los
preliminares de la tragedia. Consgnala en el nmero
de 1o de octubre de 1897 La Lectura Dominical con
estas palabras: Por fin, el lunes, da 4, pudo former
Sagasta el Gabinete del modo siguiente: Presidencia,
Sagasta; Estado, Gulln; Gobernacin, Gapdepn; Ha-
rienda, Puigcerver; Fomento, Xiquena; Gracia y 7us-

1 En el Apndice nm. I encontrar el lector un extrac-
to de las relaciones diplomticas entire Espaa y los Esta-
dos Unidos desde 1895 hasta la declaracin de la guerra.
Est sacada de nuestro Libro Rojo.







Ib A. RISCO, S. J.

ticia, Groizard; Ultramar, Moret; Guerra, Correa;
Marina, Bermejo. Los nicos que por primera vez
son ministros son los de Guerra y Marina. El gene-
ral Correa es un ilustre military, procedente del cuer-
po de Artillera; ha sido subsecretario de Guerra,
donde mostr condiciones de hbil oficinista, y aho-
ra mandaba el quinto cuerpo de ejrcito. El viceal-
mirante Bermejo tambin es un reputado marino, que
ha escrito obras profesionales y puramente literarias;
ahora mandaba la Escuadra de instruccin. Ni uno
ni otro son hombres polticos, ni haban figurado en
cargos fuera de los de su profesin. Estn bien re-
tratados: dos hombres caballerosos, buenos y con al-
gn barniz cientfico, pero no los que peda la situa-
cin comprometida de Espaa.
El Gobierno de Sagasta vivi todo el resto del ao
de 1897 en el mejor de los mundos. Confiaba en que
los asuntos de Cuba tendran una solucin pronta y
amistosa. En una intervi celebrada con cierto redac-
tor de Le Temps, que vi la luz pblica en Madrid,
en El Da, deca D. Segismundo Moret: La gue-
rra! No es possible que los Estados Unidos la deseen,
y, por nuestra parte, bien sabe Dios que la acepta-
ramos en ltimo trmino; pero creemos tener algn
derecho a la simpata de Europa; no desconocemos
la justicia de nuestra causa, y... qu nacin podr
vanagloriarse de no tener que defender, en un plazo
ms o menos lejano, intereses anlogos a los nues-
tros contra los Estados Unidos? 1.

1 Es curiosa la intervi: puede leerse toda en el nmero
de El Da correspondiente al 17 de noviembre de 1897, y al-
gunos prrafos en el Apndice nm. 2.







LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


Esta confianza en el poco inters de la guerra por
parte de los norteamericanos, y, en ltimo caso, la
mediacin de alguna potencia europea, vino a tomar
ms cuerpo an con la amistosa visit del crucero
americano Maine al puerto de la Habana.

*

Los barcos de los Estados Unidos tenan prohibi-
cin de anclar en nuestros puertos cubanos desde el
gobierno inflexible de Weyler, porque transportaban
contrabando a los insurrectos. Una valiente protest
de various militares en la Habana contra cierto peri-


- ,

I


El Maine entrando en el Morro de la Habana (cuadro).

dico separatist vino a excitar en Nueva York ms y
ms los nimos, sobrexcitados con esta prohibicin
dada a sus barcos de guerra, y Mac-Kinley, para cal-
mar aquella excitacin de sus paisanos, les anunci
que las relaciones entire Espaa y los Estados Uni-
dos eran cordiales, hasta el extremo de que muy en








A. RISCO, S. J.


breve los barcos de guerra americanos podran en-
trar en los puertos de Cuba.
En efecto, el 25 de enero de 1898 entr el MaiMn
en la baha de la Habana, siendo recibido oficialmen-
te por las autoridades, y el 5 de febrero fonde el
crucero .]onztgomery3 en el puerto de Matanzas, y el
6 de ese mismo mes se estacionaba casi toda la es-
cuadra americana en los Cayos de las Tortugas, cer-
ca de la Habana, para hacer maniobras navales.
Sagasta, con su Gabinete, se llen de jbilo al sa-
ber la visit del Maine, y el ministry de Estado es-
paol telegrafi en seguida al representante de Es-
paa en W"shington que Espaa aceptaba estas
muestras de cordialidad y simpata como rectifica-
cin de las graves injusticias formuladas por various
oradores del Parlamento americano contra Espaa, y
procurara que a su vez buques de nuestra Escuadra
visitasen los puertos de aquella Repblica 1.
Aquel mismo da se dieron rdenes al crucero (el
oficio le llama acoracado) Vizcaya para llevar la re-
presentacin de Espaa a los Estados Unidos y devol-
ver la visit de cortesa hecha por el Maine, y poco
tiempo despus sali el Oquendo con la misma misin.
Entretanto era preciso hacer algo para el caso hi-
potetico y quimirico de una ruptura con Amrica, y se
comenzaron a dar los pasos para la compra de bar-
cos de guerra, ya que hechos no los haba, y para
hacerlos faltaban tiempo y diques.

1 Documentos presentados a las Cortes en la legislature
de 1898 por el ministry de Estado, Sr. Gulln, pg. 104. So-
bre la verdadera causa de la visit del Mlaine, consltese el
Apndice nm, 3.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


Aparecieron en seguida los peridicos madrileos
de fines de marzo repletos de datos sobre la compra
del crucero italiano Garibaldi, recin salido de los as-
tilleros de la casa Ansaldo, con 7.000 toneladas de des-
plazamiento, loo metros de eslora y las dems carac-
tersticas del buque; pero el barco no se compr; ni se
compr otro que ofreci la misma casa Ansaldo, y
que la imaginacin espaola lleg a bautizar con el
nombre de Don Pedro de Aragn; ni se compraron dos
hermosos cruceritos que en los astilleros de Armstrong
se construan para el Brasil y se ofrecieron a Espaa,
pero que al fin los compraron los Estados Unidos;
ni otros tres barcos rpidos que a la sazn fabricaba
una casa alemana para China y los quisieron vender
a Espaa; ni el acorazado O'Higgins, que propusieron
los chilenos al Gobierno espaol. Todos tenan de-
fectos, y para comprar algo que satisficiese el ansia
national por verse con barcos, se compraron... un
hermoso yate de recreo, llamado Giralda, y tres
trasatlnticos alemanes inofensivos, desarmados y
sin emplazamientos, y unos cuantos caones premio-
sos, sin alzas, sin tablas de tiro ni aparato de punte-
ra. As estaba el Gobierno espaol a principios de
abril 1 de 1898.

1 Puede verse, adems de otras cartas de D. Pascual,
que poseo, la obra de D. Damin Isern, El desastre naval y
sus causes, donde se hallarn datos an ms peregrinos, sa-
cados de los documents de entonces.





































..'-.~






4 --- ---


e si-, l). ]'ascua;dl Cerverit y h 1(l)tc. jil)i1 antite le li e(scuadra espaola
lto~:rafia).























II

LA ESCUADRA DE OPERACIONES


SUMARIO: Cervera, al frente de la escuadra; maniobras navales.-
Trasiego de barcos.-La catstrofe del MIaine.-Cervera pide ir
a Madrid para combinar un plan de guerra y se le manda ir a
Cabo Verde.-Su testamento military.

Sobre este fondo de imprevisin y de poltica des-
orientada, vamos a ver cmo se mueve la figure del
almirante Cervera.
El asesinato de Cnovas del Castillo acaeci mien-
tras D. Pascual, despus de haber dimitido el cargo
de comandante general de la Carraca y quedado de
cuartel, tomaba tranquilamente las aguas de Vichy.
El 4 de octubre form Sagasta el Gabinete liberal,
y el 1 del mismo mes recibi Cervera un telegrama
urgente del Gobierno, llamndole a Madrid para
nombrarle comandante general de la escuadra, en
sustitucin del nuevo ministry de Marina, D. Segis-
mundo Bermejo, cargo de que tom posesin en C-
diz el 30 de octubre, enarbolando su insignia en el
Vizcaya.
Qu escuadral Acababa de venir de un viaje de








A. RISCO. S. J.


instruccin sin haber ejecutado una maniobra; ni se
haban efectuado de much tiempo atrs ejercicios de
tiro; ni se haban estudiado prcticamente las condi-
ciones tcticas de los barcos, ni ejercitado a las dota-
ciones en servicio de campaa ni en ejercicio de se-
ales. Nos puede dar una idea de la actividad que en
los barcos espaoles habra, el hecho de que el Reina
Rknllte se hundi en los abismos del -mar sin que
hubiese hecho a bordo un ejercicio de combat, y el
de que los caones de grueso calibre de la escuadra
no haban disparado jams otros caonazos que los de
prueba '
El nuevo comandante general de la escuadra co-
menz por organizer un gran program de maniobras
en Santa Pola, con objeto de adiestrar a las dotacio-
nes y probar algo las piezas de los buques, someti-
das ya a dudas y vacilaciones sobre su resistencia.
El 27 de noviembre salieron, pues, de Cdiz el
I'izcaya, que era el barco insignia; el Oquendo, el
.lara Tercsa y el Coln, para hacer en Santa Pola
los primeros ejercicios de combat que se iban a pre-
senciar en Espaa desde 1884, cuando la famosa
cuestin de las Carolinas y los temores de guerra con
Alemania.
Una avera en el condensador de estribor hizo al
OqnciEdo detenerse, disgregndose de la escuadra, y
al pasar por Cartagena tuvo que quedarse el Coln
para que se discutiese el pleito sobre sus caones de
grueso calibre.

1 Estos pormenores estn tomados de un document
privado; pero son dignos de toda fe, aunque parezcan in-
crebles.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


Este pleito, que tanto va a marear al almirante, y
que no se va a resolver, porque el Coln fu, por fin,
al desastre sin caones de grueso calibre, es, en sus-
tancia, el siguiente: al comprar el Coldn, construido
por Ansaldo para la marina italiana, vino sin los dos
caones de grueso calibre que a su tonelaje corres-
ponda. Cervera not que los que le presentaba An-
saldo, nmeros 325 y 313, no eran admisibles, y pidi
otros dos, que al menos no trajesen al barco un con-
flicto a la hora del combate. El barco fu a Gnova,
y se pas en trmites el tiempo, y los caones no se
emplazaron al fin 1.
Las maniobras llegaron a su trmino sin haberse
podido hacer ni la mitad de lo que el almirante de-
seaba, porque el ministry de Marina no le concedi
para ellas crdito alguno, antes le recomend no gas-
tar muiclho, no consunir carbon y ahorrar disparos 2.
Sin embargo, pudo informarse perfectamente en ellas
del estado de la escuadra.
Como se puede leer en sus comunicados al mi-
nistro, hall todo el material falto de condiciones,
de tal modo, que no le inspiraba confianza nin-
guna; las plataformas de los servomotores ofrecan
muy poca resistencia; los cierres de los caones
de 14 centmetros, que constituan las principles
bateras de los tres cruceros, eran inseguros, o,

1 Pueden verse estos trmites en la Colecc.dn de docu-
mentos, publicada por Cervera, pgs. 8, 15, 17, 18, 19 y 21.
2 Cervera, en una nota particular, dice que Bermejo le
aconsej ahincadamente la necesidad de restringir lo ms
possible el uso de los caones. (Vase tambin su Coleccin,
pg. 7.)








A. RISCO, S. J.


ms bien que inseguros, eran sumamente peligro-
sos; los casquillos o cpsulas de las municiones eran
de malsima calidad y no entraban bien en los cao-
nes, ni haba seguridad, sino much peligro, al dis-
pararlos; de suerte que Cervera resolvi no hacer
pruebas ni ejercicios con aquellos caones, que eran
la verdadera arma ofensiva de sus buques 1; la tu-
bera de los condensadores era asaz defectuosa, y
unanse a estos defects materials de los barcos


1 Como los cierres de estos caones de 14 centmetros
dieron tan malos ratos a los pobres marines en el combat
de Santiago, y fu una de las causes que hicieron ms dolo-
roso nuestro desastre, voy a transcribir esta nota privada,
que debo a uno de los jefes que presenciaron el hecho y
sufrieron las consecuencias. Dice as: El defecto principal
de la artillera de 14 consista en que el sistema de cierres
era tal, que la defense de la pieza estaba confiada solamente
al casquillo metlico del proyectil; de manera que si, lo que
suceda con frecuencia, se agrietaba el casquillo, haba pro-
yeccin de gases hacia atrs, con los consiguientes daos y
averas en personas y en material. Como adems los cartu-
chos que se tenan a bordo eran en su mayora, fuera de
unos 300, de culote postizo, fallaban todos y se agrietaban,
produciendo el estrago en los sirvientes de la pieza. Slo,
como digo, haba en toda la escuadra unos 300 por embuti-
cin. Por ahorrar stos, previendo el almirante que no le
daran otros, no quiso disparar con los malos y suprimi en
las maniobras el ejercicio con los caones de 14. En efecto,
no se le dieron los que pidi por embutticidn, y en el comba-
te de Santiago tuvimos que utilizar los malos, y tuvimos
muchos mariners heridos por las palancas y piezas despe-
didas de nuestros propios cierres.
Recuerdo que en Norfolk vi extraerle a un cabo de ca-
n un pedazo de ebonita incrustado en la frente, que era,
sin duda, de la que aislaba las agujas elctricas.,








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


la poqusima o ninguna prctica de las dotaciones,
muchos de cuyos sirvientes no saban ni para qu
eran las diversas piezas de los caones. Ntense bien
todas estas deficiencies, porque van a entrar en jue-
go en el combat de Santiago.

*


Concluidas las maniobras, donde se le' haban
dejado hacer a la escuadra tan slo dos disparos por
pieza de grueso calibre, volvi a Alicante el 23 de
diciembre de 1897, mientras la escuadra americana
consuma una millonada de dlares en ejercicios
navales.
Despus de los ejercicios de tiro comenzaron los
de movimiento de escuadra, aislados y en combina-
cin con los cazatorpederos Terror, Furor y Des-
tructor y los torpederos Ariete, Rayo y Azor, en
los cuales emple Cervera algunos das hasta vol-
ver a Cartagena, con objeto de tomar carbn y ase-
gurar las plataformas de los servomotores, en cuanto
daban de s los escasos elements que hall en el
arsenal.
Al fondear en Cartagena se les uni el nuevo
crucero Alfonso XIII, construido en El Ferrol, que
aun no estaba, ni con much, en condiciones de
prestar servicio; no haba alcanzado ni los dos ter-
cios de la velocidad de las pruebas; aun no haba
montado su artillera del todo, ni probado sus ca-
ones, y recordando D. Pascual el fin trgico del
hermano gemelo de aquel deficiente barco, el malo-
grado Reina Regente, decidise por prescindir de l








A. RISCO, S. J.


y pidi al ministry que se lo borraran de la lista de
su escuadra 1.
Mientras estuvo la escuadra en Cartagena se apo-
der del Gobierno de Espaa una especie de vrtigo
de movilizacin naval, que por poco deja sin barcos
al almirante. El 26 de enero recibi Cervera un tele-
grama del ministry, mandndole trasladar su insignia
desde el liscaya al M;-ara iercsa y despachar al pri-
mero con rumbo a Nueva York, para pagarle la visi-
ta del .llaine. Tanta prisa le dieron, que el Vizcaya
sali para la galante aventura el 30 de enero, sin lim-
piar sus fondos, sin el carbn necesario y sin arreglar
lo ms preciso.
Pocos das despus se le orden desprenderse del
Oqtcndo, que sigui el rumbo del Vizcaya, a hacer
visits de etiqueta en los puertos norteamericanos. El
doln tuvo que ir a Gnova para arreglar el asunto
de los caones de grueso calibre; los torpederos y
cazatorpederos pasaron a la Carraca, con objeto de
former una escuadrilla al mando de Villaamil, y el
Alfonso XIII qued excluido definitivamente de la
escuadra.
Cervera quedse a fines de enero y principios de
febrero con una escuadra, a la cual adiestraba impro-
visadamente y a toda prisa para una guerra que, se-
gn frase del almirante, se acercaba en tren express,
y sus barcos eran el Ma ra Teresa, como insignia, y
el Lepanto.
Sin embargo, el quedar tan desahogado Cervera le

1 Lo referente al Alfonso XIIIpuede verse en los co-
municados de las pgs. 15 a 18 en la Colcccin de documents
citada.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


sirvi para apretarle a su Gobierno, pidindole que,
al menos, los pocos barcos que tenamos quedasen en
condiciones de resistir un combat con honra. Con
objeto de proveer al Coln de sus dos caones de
grueso calibre, practice gestiones con la casa Arms-
trong para que, de los caones ya probados que tu-
















El barco insignia Maria Teresa (fotografa).

vieran, le mandasen dos que, con algunas modifica-
ciones, se adaptaran al Coln.
Viendo que nada consegua y que continuaba el
intil y desesperante expedienteo con la casa Ansaldo,
le escribi a Bermejo dicindole que se le pusiesen
dos cualesquiera al barco, por defectuosos que fue-
ran, pues me parece-le dice al ministry en una
carta-que habr necesidad de aquella verdad del
barquero: que el pan duro, duro, duro, ms vale duro
que ninguno 1. Poco tiempo despus volvi el Coln


1 Coleccidn citada, pg. I8.








A. RISCO, S. J.


para incorporarse a la escuadra, sin pan duro ni blan-
do, es decir, sin los dos caones, buenos ni malos.
La cuestin de los casquillos o balas de los caones
de 14 fu otro desencanto. De la documentacin de
este tiempo consta la urgencia con que el almirante
pidi que se sustituyeran aquellas peligrosas cpsulas,
que reventaban en la recmara del can, hiriendo a
los sirvientes, por otras de embuticin que no pre-
sentasen aquel peligro.
Oigamos a D. Vctor Concas, que va a explicarnos
mejor este defecto: Estas piezas de 14 centmetros,
que constituan la verdadera fuerza de nuestros bu-
ques, disparan con sus cargas dentro de un estuche
o casquillo metlico, semejante a la cpsula de un -
revlver. Habanse encargado a la casa Armstrong, de
Newcastle, de funesto recuerdo para la artillera espa-
ola; pero vinieron de tal calidad que, al disparar,
salan los gases por la recmara, y ya en las pruebas
dieron ms de un disgusto a los servidores de un ca-
n del Teresa, hiriendo a todos ellos al despedir
parte del cierre. Cervera haba pedido a mediados de
1896 otros casquillos a distintas casas, y tal prisa se
dieron en Espaa para cursar su eterno expedienteo,
que al estallar la guerra comenzaban a venir las pri-
meras remesas. La escuadra sali de Cdiz con slo
300 de estos nuevos; todos los dems eran de los
traidores e inseguros... 1. El expedienteo vers, entire
otras, sobre una cuestin balad: que Bermejo crea
suficiente el nmero de 1.500 para toda la escuadra,


I Sobre las Enseanzas de la guerra hispanoamericana,
por D. Vctor M. Concas.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


y a Cervera le pareca poco el double o triple de ese
nmero; y en estas disputes lleg la guerra 1.
Tampoco de torpedos Bustamante se le di la
cantidad que deseaba, y mientras haca estas peticio-
nes iba trabajndose en el arsenal para remediar,
en cuanto la prisa di de s, los desperfectos de los
dos barcos que le quedaron, porque sus calderas no
tenan tubos de nivel y hubo que improvisarlos, y
como los tubos de nivel se improvisaron all muchas
cosas.
Con toda esta calma y ceremoniosos trmites se
llevaba en Espaa la preparacin de la flota, cuando
un suceso vino a acelerar la ruptura de las tirantes
relaciones entire los dos Gobiernos, espaol y ame-
ricano.
El .Mai e, como hemos dicho, haba entrado en
el puerto de la Habana el 25 de enero de 1898;
qued amarrado a la boya nmero 4, teniendo a
unos 120 metros de distancia al vapor espaol Alfon-
so XII, sujeto en la boya nmero 3, y al Legazpi a
240 metros, en la boya nmero 2. Los tres barcos
estaban bien cerca el uno del otro, como buenos
amigos.
A las nueve y cuarenta de la noche del 15 de fe-
brero, cuando la baha semejaba un lago de aceite,
vise una llamarada de fuego, seguida de una horri-
ble detonacin, que desde la proa del buque ameri-
cano subi a las alturas; una column de humo en-
volvi el barco, y al evaporarse sta, el Maine apenas
dejaba ver parte de su casco: haba hecho explosion.


1 Coleccin citada: various comunicados.








.\. RISCO, S. J.


Al da siguiente sus restos fueron sometidos a dos
minuciosas investigaciones, una por parte de los ame-
ricanos, cuyo tribunal presidi WV. T. Sampson, y otra
por parte del Gobierno espaol.
Segn los primeros, el barco haba sido destruido
por la accin exterior de un torpedo que ocasion la
explosion parcial de dos o ms paoles de proa; segn
el expediente espaol, la explosion haba sido internal,
y la explicaba de este modo 1: El mamparo de me-
tal que separaba las carboneras y los paoles de
plvora era de muy poco espesor. Por otra parte,
citaba el informed frecuentes casos de combustion
cspontinea en las carboneras de los buques, cuando
stas, casi desprovistas de carbn, contenan gran
cantidad de polvillo y barreduras que quedan por el
suelo.
En efecto, esto suceda con los paoles del Maine,
donde se estaba metiendo carbn, y el desprendi-
miento de gases de aquel polvillo pudo producer la
inflamacin y romper el mamparo que separaba al
carbn de la plvora 2.

1 Tengo en mi poder copia de los dos informed y trozos
de peridicos americanos de entonces y de various aos des-
pus, en que se di el fallo definitive y qued triunfante la
opinion espaola. El informed americano demuestra, o pa-
sin premeditada o poca experiencia tcnica. Prescindo de
las sospechas, ms o menos fundadas, de que el Maine ni
vol por accin de torpedo exterior ni por combustion es-
pontnea.
2 En esta cuestin del Maine los Estados Unidos obra-
ron de una manera muy arbitraria e injusta; dirase que a
todo trance quisieron valerse de la catstrofe para declarar
la guerra a Espaa, sin importrseles nada cul fuese la








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


Espaa se port entonces, como siempre en seme-
jantes ocasiones de duelo, caballerosa y afligida; Ber-
mejo se present en. la legacin americana para ex-
presar la condolencia del Gobierno de la Reina a
Mr. Woodford; Moret telegrafi a Mac-Kinley, y hasta
el altisonante orador D. Emilio Castelar sali por la
cuerda lrica con aquel discurso que comienza: De-
csme, americanos... 1.
Pero los Estados Unidos no se avenan a razo-
nes; el cnsul americano en la Habana, el funesto
general Lee, el que tal vez sea el nico que se haya

causa de la explosion. De los documents del Apndice n-
mero i, se deduce: i.o Que no permitieron que nuestros
buzos entrasen en el interior del barco. 2.0 Ni que trabaja-
sen en compaa de los buzos americanos. 3. No enviaron
a Espaa sino un extract del informed suyo, y eso despus
de algn tiempo. 4. No admitieron el informed espaol ni
permitieron cotejarlo con el suyo. 5.0 Se negaron a desglo-
sar el asunto del Alaine de las otras querellas que iban a
presentar en las Cmaras contra Espaa, cuando sta pro-
puso el someter la responsabilidad sobre la voladura del
fainCe a un tribunal international. Mac-Kinley, en el Men-
saje de ii de abril de 1898, llev a las Cmaras el asunto
del line mezclado con todas las dems reclamaciones, in-
justas todas, y no habl una palabra sobre el informed de
los peritos espaoles, basando sus quejas en la certeza de
que el MAaine haba sido destrozado por un torpedo. Lase
en el Apndice nm. i el trozo del Mensaje que hace alu-
sin al MAaine documento 129) y las palabras del Mlemorn-
dum del Gobierno espaol.
1 Slo nuestro representante en los Estados Unidos,
Mr. Dupuy de Lome, estuvo fuera de tono, escribiendo una
carta comprometedora, quiz por lo cual fu depuesto por
Espaa. Vase este asunto en el Libro Rojo de nuestro Go-
bierno, pg. 126, nm. 68 y siguientes.








A. RISCO, S. J.


llevado al sepulcro la verdadera causa de la vola-
dura del ilaine, segn dice el Sr. Isern 1, se des-
boc contra el honor de Espaa.




Los americanos pusieron el grito en el cielo y ras-
garon sus vestiduras al saber lafelona espaola, que


El Maine, despus de la explosion (fotografa).


as pagaba la visit official de aquel barco, y apellida-
ron guerra y venganza.
En tales circunstancias, a los dos das de la cats-
trofe del .1lzine, lleg al puerto de Nueva York el
crucero Vizcaya para pagar aquella desgraciada visi-
ta. Su comandante, el fervoroso catlico D. Antonio
Eulate, se port en semejante ocasin con la energa

1 Muy triste es la historic de este hombre y su descara-
da complicacin con los insurrectos cubanos. Puede verse
la obra citada del Sr. Isern.








LA ESCUADRA DEL ALMIRAINE CERVERA


propia de su carcter. Puso en el barco seales de
luto; ni acept ni devolvi visits, y mantuvo a la do-
tacin en armas para reprimir cualquier atropello.
Por otra parte, se di a proveerse de carbn, de que
andaba muy escaso, aunque con grandes precaucio-
nes, por la voz que corra de que se iba a intentar
una venganza del iMizie, colocando bombas de dina-
mita en el fondo de las barcazas que hacan el carbo-
neo. Pronto pudo salir sin contratiempo alguno, ca-
mino de la Habana, para unirse al Oquendo y encon-
trar, como veremos, a la escuadra de Cervera en Cabo
Verde.
El calumnioso pretexto del .l/ain di comienzo de
hecho a la guerra. El Gobierno americano, que lo
buscaba, no iba a despreciar aquella causa tan espe-
ciosa que la casualidad le brind, y en vano se apel
al arbitraje o mediacin de potencias extranjeras, me-
diacin que por su parte Espaa haba desatendido
cuando an el asunto hubiese tenido arreglo. Consta
que se brind a intervenir el Japn, interesado como
el que ms en no admitir la ingerencia americana en
Filipinas; consta que se brind Bismark, el cual, de
no ser admitida su mediacin, propuso otro rbitro
ms calificado y desinteresado, cual era el prudent
Pontfice Len XIII, a lo que respondi Sagasta, se-
gn dicen, que hablar por hablar, porque ni nosotros lo aceptaramos
ni nadie se atrevera a proponer tal absurdo 1.
A principios de abril, veinte das antes de la de-


1 Copia estas palabras el Sr. Soldevilla en su obra sobre
la guerra americana, pg. 68.








A. RISCO. S. J.


claracin official de la guerra, telegrafi el embajador
espaol en Roma que le haba visitado el cardenal
Rampolla, de part de Su Santidad, para decirle que
las noticias que se reciban de \\shi lgton eran muy
alarmantes; que el president de los Estados Unidos
se mostraba propicio a aceptar la mediacin del Papa,
y ste quera saber del Gobierno espaol: I. Si la
intervencin de Su Santidad pidiendo un armisticio
entire Espaa y los insurrectos cubanos lastimara el
honor de Espaa. 2.0 Si esta intervencin sera grata
al Gobierno de Su Majestad 1. El Gobierno de Su
Majestad fu dando largas al asunto, exigiendo como
condicin el que la escuadra americana se retirase de
las aguas cercanas a la isla de Cuba.
Cuando la mediacin del Papa haba fracasado por
la indecision espaola, he aqu que el 9 de abril se
celebr en casa del ministry de Estado en Madrid
una reunin de los embajadores de las grandes po-
tencias, y all se decidi Espaa a conceder, por fin,
a los cubanos el armisticio que el Papa hubiese pro-
puesto con ms delicadeza y menos quiebra del honor
espaol; pero va era tarde: los Estados Unidos no lo
admitieron 2.
Esta cuestin tan triste de los malgastados ofreci-
mientos de armisticio tiene, sin embargo, una nota
simptica, especie de rfaga brillante, desprendida de

1 Obra del Sr. Isern, citada, pg. 142 y siguientes. Libro
Rojo, pg. 160, nm. 113 y siguientes. Espaa no dej, sin
embargo, de tender la propuesta del Papa, aunque anduvo
remisa en aceptarla, o no supo valerse de ella
2 Esta cuestin del Gobierno espaol y el Vaticano ocu-
pa en el Libro Rojo desde la pg. 160 a 172.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


un lucero en medio de aquella noche oscura de des-
aciertos que a tan bajo nivel pusieron la poltica es-
paola: fu la voz de la augusta y cristiana Reina Re-
gente, a quien se vi en aquellos das, horas y horas
comunicando, ya con el Papa, ya con los soberanos de
Europa, cual si quisiese defender como madre de fibra
espaola a las hijas de allende el mar, puestas en pe-
ligro de ser arrancadas para siempre de sus brazos.
Lo que hizo en aquellos meses aciagos nuestra Rei-
na augusta, aunque sin fruto, porque su voz era d-
bil, como voz de mujer, pero con tesn incansable,
porque su corazn era grande, como corazn de mu-
jer cristiana, no lo olvidarn jams los espaoles, que
contrajeron con su Reina una deuda de eterna gra-
titud 1.
*

Estamos ya a 4 de abril de 1898, y Cervera no
puede ms: la situacin se agrava por moments; la
guerra se viene encima en tren CIpreso, segn su frase
clsica; el Gobierno espaol se ha cerrado todas las
puertas por donde pueda entrar un arreglo con Nor-
teamrica; la escuadrilla.de Villaamil est entretanto

1 Al tratar este punto el Sr. Isern pone esta nota sim-
ptica: En los archives del Vaticano y en los de algunas
Cortes europeas descubrirn los futuros historiadores algo
que se adivina a travs de los documents diplomticos
publicados por nuestro Gobierno sobre la intervencin
frustrada del Santo Padre... Mientras el Poder responsible
iba haciendo inevitable la guerra con sus torpezas, una au-
gusta dama pona sus relaciones personales y prestigio de
familiar al servicio de la causa de su hijo y de la salvacin
espaola. Isern, lugar citado.








A. RISCO, S. J.


por esos mares de Dios, camino de la Habana, sor-
teando el encuentro con los acorazados americanos
Brooklynu, Coltmbia y Mlilnedpolis, que la buscan para
hundirla, segn corre la voz; el Vizcaya y el Oqueitdo
estn en aguas de Cuba; el Coln sin sus caones an;
los casquillos de las balas en la fbrica que ha de
enviarlos; l sin rdenes
concretas, y la guerra a
las puertas.
Entonces se le ocurri
tina idea luminosa: pe-
dirle al ministry licencia
para ir a Madrid, confe-
renciar con l y former
all un plan de campaa
especificado, concrete, to-
mando todas las precau-
ciones segn las diversas
contingencies que pudie-
ran ocurrir.
D. Diego Carlier. comandante Por eso le pone este te-
del Furor.
legrama: Cdiz, 4 abril
1898. Al ministry Bermejo. Creo que es muy peli-
groso que continue su viaje escuadrilla de torpede-
ros. Como no tengo instrucciones, es convenient que
vaya a Madrid para recibirlas y former plan de cam-
paa. Me preocupan las Canarias, que estn en situa-
cin peligrosa. Si durante mi ausencia fuese necesario
que la escuadra saliera, podra verificarlo mandada
por segundo jefe 1.


1 Colecc.id citada, pg. 40.







LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


La respuesta no se hizo esperar; vino aquella misma
tarde, y deca as: Ministro Bermejo al almirante
Cervera. Recibido su telegrama cifrado. En estos mo-
mentos de crisis international no se puede formular
de una manera precisa nada concreto 1. Esta con-
testacin no era para el previsor almirante un jarro
de agua fra, era un alud de nieve arrojado sobre su
patritico amor.
-Pero, seor!-se deca D. Pascual, paseando
por la playa de popa del Teresa, con las manos a las
espaldas y la mirada vaga, como si no viese clara la
realidad de los mismos objetos-. Pero, seor! O yo
me he vuelto loco o el mundo se ha vuelto al revs!
De modo que estamos a dos pasos de una guerra;
vemos que el enemigo ha concretado ya sus planes
reduciendo al mar la lucha, porque la guerra ha de
ser exclusivamente por mar, y... precisamente por
eso, porque est tan cerca, porque se echa encima,
por eso no es hora de pensar en planes determina-
dos, fijos, precisos! 2.
Como l tena ya el suyo, y era el de no salir a
campaa sin haber precisado todos los pasos que en
ella se podan dar y ponerse de acuerdo con el Go-
bierno, tom la pluma dos das despus y escribi la


1 Coleccin, pg. 40.
2 Estas ideas estn tomadas de sus cartas y de conver-
saciones privadas del almirante con uno de sus hijos.
Parece que lo primero que hizo instintivamente el almi-
rante al leer el telegrama del ministry fu llevarse las ma-
nos a la cabeza. Despus, frunciendo el ceo con muestras
de disgusto, dijo... Seor, que no lo entiendo; que no lo
entiendo!








A. RISCO, S. J.


carta, un poco dura, que se inserta en su ColGccin
d(l diociinl'ctots 1, y de la cual citaremos algunas frases:
.li querido general y amigo: En el correo de ano-
che recib su carta 2 del 4, y antes haba recibido su
telegrama sobre el mismo asunto. Precisamente por el
estado de ansiedad en que todos estamos es por lo
que interest, y much, tener pensado lo que se ha de
hacer, para no anclar con vacilaciones, si llega el caso,
sino obrar rpidamemte, con medidas que puedan ser
eficaces, v no ir como el famoso hidalgo manchego a
pelear con los molinos de viento para ser descalabra-
dos. Si nuestra fuerza naval fuese superior a la de los
Estados Unidos, la cuestin sera muy sencilla, pues
con cerrarles el paso, bastara; pero como no es su-
perior, sino que es muy inferior, tratar de cerrarles el
paso, o sea presentarles una batalla naval con carcter
de decisive, sera el mayor de los desatinos, porque
sera buscar una derrota cierta, que nos dejara a
merced del enemigo... A estas consideraciones obe-
deci mi telegram, y mis ideas no han variado, por-
que si nos co(4' sil plan, vendrn las vacilaciones, las
dudas, y detrs de la derrota puede venir la humilla-
cin y la vergenza o .
Esta carta lleva la fecha del da 6 de abril; la del 7
tiene el telegrama de Bermejo, en que se le dice a
D. Pascual Cervera: que sea maana. Dirjase V. E. a San Vicente de

1 CoL'Ccio', pg. 40.
2 Bermejo, no content con el telegram, le escribi ms
por menudo su opinion. La carta est en la pg. 40 de la
Coleccin; de Cervera.
3 Colccc:dn, pg. 40.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


Cabo Verde; as que llegue, tomar carbon y agua.
Comunique con semforo Canarias, por si hubiese al-
guna novedad que notificarle. Las instrucciones, que
se ampliarn, son, en esencia, proteger escuadrilla
torpederos, que queda a sus rdenes, por estar en
Europa Amazonas y San Francisco. No hay, por
ahora, ms buques americanos 1.
La ltima noticia de este telegrama vena a des-
mentir los rumors de que various acorazados ameri-
canos surcaban ya por aguas europeas, con objeto de
apresar a la diminuta escuadrilla de Villaamil o im-
pedirle su paso hacia Cuba. La escuadrilla pudo unir-
se tranquilamente al resto de la- escuadra poco des-
pus, sin que nadie la molestara.
Todo el da 7 de abril lo pasaron Cervera y Ber-
mejo en cruzarse los telegramas que figuran en la
coleccin impresa que nos va a servir de gua 2. Son
notables las palabras de uno de ellos, verdadero grito
de angustia que lanza el previsor almirante, barrun-
tando todo lo que sigui despus: Ruego a V. E. me
permit insistir en la necesidad de concertar un plan
general de campaa, a fin de evitar vacilaciones fu-
nestas; no dudo que el Gobierno tendr formado su
plan, que necesito indispensablemente conocer, si he
de aspirar a cooperar a l con eficacia.
Por qu no se le dej a Cervera llegarse a Madrid,
que, estando como estaba entonces en Cdiz, le hu-
biera sido tan hacedero y se hubiesen puesto de
acuerdo ministry y almirante en pocas horas?


1 Coleccin, pg. 41.
Lanse en la pg. 41.


39








A. RISCO, S. J.


Pero se le mand, por el contrario, salir para Cabo
Verde, sin instrucciones concretas, que se le manda-
ran, segn el ministry, por escrito, a bordo del vapor
carbonero .S(a Francisco; y Cervera obedeci las r-
denes del Gobierno, y el 8 de abril de 1898 le puso
este telegrama a Bermejo; Son las cinco de la tarde
y estoy saliendo con el Teresa y el Colon.-Pascual
Cer-'era- 1
*

Ya, a principios del ao funesto de 1898, se haba
acordado el almirante de cierta carta, escrita dos aos
antes, el de 1896, a su primo D. Juan Spottorno, y
viendo que en nada tena que desdecirse de lo all
expresado, le escribi otra, ms hermosa, si cabe, y
ms proftica, donde augura todo lo que va a pasar
con la escuadra. Le confi, adems, la corresponden-
cia habida entire l y el general Azcrraga sobre el
mismo asunto, y a todos estos documents les llam
l su tcstamicuto military 2.
Iba, pues, Cervera a la guerra con su testamento
hecho, como hombre que va a una muerte segura.
Ms que testamento, que le hubiese sincerado ante
la historic en caso de haber muerto en Santiago, es

1 Coleccin, pg. 41.
2 Las dos cartas a su primo, una escrita en Puerto Real,
a 14 de marzo de 1896, y otra en Cartagena, a 30 de enero
de 1898, pueden leerse en la Coleccin de Cervera, pg. io
(la segunda) y pg. 11 (la primera). Don Pascual le envi la
documentacin, y su primo la sell ante el abogado D. An-
tonio Mart y el ingeniero D. Gins Moncada, como testigos,
y la conserve como un verdadero testamento de su primo.
Vase el acta, pg. ii.


o 40








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


una carta que pudiramos llamar profjtica, pues a no
constar por los testigos D. Gins Moncada y D. An-
tonio Mart, diramos que Cervera haba engaado al
mundo, escribindola despus del desastre y ponin-
dole una fecha dos aos anterior a l. Como es curio-
ssimo este document y el que ms puede volver
por la fama del almi-
rante, vamos a orlo n-
tegro, y es as:
Puerto Real, 14 de
marzo de 1896.-Que-
rido Juan: El conflict
con los Estados Unidos
parece conjurado, o, por
lo menos, aplazado; pero
puede resucitar cuando
menos se piense, y cada
da me confirm ms en
que sera una gran cala-
midad national.
D. Pedro Vzquez, comandante
>Como no tenemos del /lutln.
apenas escuadra, adon-
de vaya ha de ir toda, porque fraccionarla sera, en mi
juicio, el mayor de los disparates; pero el segundo
quiz sera enviarla a las Antillas, dejando ind'efensas
nuestras costas y el archipilago filipino. Por mi
parte, no envidio la triste gloria, si gloria puede haber
en ser vencido a ciencia cierta, de perecer a la cbe-
za de la escuadra; si me toca, tendr paciencia y cum-
plir con mi deber, pero con la amargura de consi-
derar mi sacrificio estril, y antes de ir han de or
esto que te digo Bernger y Cnovas.








A. RISCO. S. J.


Todava, si nuestra corta escuadra estuviera bien
dotada de todo lo necesario, y, sobre -todo, bien
adiestrada, podra intentarse algo; pero t dices muy
bien, que no hay ms municiones que las de los pa-
oles, y yo aado que peor que eso es la falta de
organizacin en todos concepts, hija de muchas cau-
sas, entire las que descuellan la absurda economa de
carbon, el continue pase de los buques de una situa-
cin a otra y las exigencias locales.
,No me extraa lo qu me dices respect a mi per-
sona, porque Bernger me cree su enemigo, y en ver-
dad que yo no soy enemigo suyo ni de nadie. Soy,
s, enemigo del sistema que conduce a este desorden
y a esta desorganizacin, y me acuerdo instintivamen-
te del almirante Byng, ahorcado en Plymouth por una
cosa parecida, despus de Lissa; de Mathews, exone-
rado despus de Cabo Sici; de Bazaine, condenado
a muerte despus de Metz, y ahora de Barattieri, que
viene a ser juzgado en Consejo de guerra, y ya se
adelanta que ser condenado a muerte o reclusin
perpetua.
Y esto es que, cuando los pueblos estn desorga-
nizados, sus Gobiernos (que son el product de esa
desorganizacin) lo estn tambin, y cuando viene un
desastre lgico no quieren ser sus causes verdaderas,
sino que siempre gritan: bre vctima, que expa las culpas que no son suyas.
Por estas razones estuve muy vacilante antes de acep-
tar la faja; pero ya que la acept, pechar con las
consecuencias que esto trae, y, como te digo antes,
cumplir con mi deber, pero recordar las palabras
de Jesucristo, y no por m tanto como por la pobre








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA 43

Espaa, dir: este cliz!
Butler me parece muy buena eleccin, pero le
compadezco, como a cualquiera otro que le toque.
>Estas cosas no es ocasin nunca de divulgarlas, y
menos ahora, por lo que te encargo gran reserve so-
bre lo que te digo; pero al mismo tiempo te suplico
que no rompas esta carta, sino que la guards, por si
conviniera alguna vez conocer mis opinions de hoy.
Adis..., tu primo, Pascual.>























III

EN CABO YERDE



SUMARIO: Instrucciones del Gobierno a Cervera.-'Comandantes a la
Orden: opinan que deben quedarse en las Canarias.-Junta de
generals de la Armada en Madrid; opinan que debe ir la escua-
dra a las Antillas.-Salgo para el Norte.-Juicio de los critics
navales sobre ambas opinions.

El viaje a Cabo'Verde se verific sin incident nin-
guno, con la mitad de las calderas encendidas y a un
andar de doce a catorce millas.
El 14 de abril fonde la escuadra en San Vicente
de Cabo'Verde, y all le esperaba ya la escuadrilla de
Villaamil, compuesta de los destroyers Terror, Furor.
y Plutn, y los torpederos Ariete, Alcn y Rayo, que
navegaban co nvoyados por el trasatlntico Ciudad de
Cdiz.
Villaamil le di a Cervera la noticia de que no se
les quera vender all carbn sino de un modo muy
limitado,.pues las huelgas de Cardiff dificultaban la
venta de aquel material. El precio era tambin subi-
dsimo, pues vala 51 chelines la tonelada, puesta en
Londres.








A. RISCO, S. J.


Cervera recibi el I4 de abril este telegrama de
Bermejo, trayndole a la par noticias agradables y
tristes:
Noticias graves. Trasatlntico San Francisco sale
para sa con instrucciones y 2.000 toneladas de car-
bn. Esto no obsta para que empiece a tomar car-
bn del mandado comprar jefe escuadrilla. Vizcara
y Oqecndo, desde da 9 navegan para unrsele 1












La escuadra espaola en Cabo Verde (fotografa).

El telegrama del da 15 no era tan halageo; est
concebido en estos trminos: Contina situacin
grave. Cmaras americanas violentos y humillantes
discursos para nuestra patria. Grandes potencias de-
muestran deseos de paz. Dicen confidencialmente de
Wshington que el 13 sali escuadra volante, com-
puesta del .Vew-York, Texas, Columnbia, Mininepolis
y Mazssaczhusetts, para evitar unin de nuestros aco-
razados, dirigindose a sa. Dudo que sea as, por no
haber declaracin de guerra, pero de todos modos es
preciso que est prevenido. Provase de todo lo nece-


1 Coleccin Cervcra, pg. 44.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


sario, y al llegar los acorazados alstelos inmediata-
mente 1.
Los barcos se pusieron desde su llegada a meter
carbn a toda prisa; se compraron vveres, cuantos
hall el previsor Cervera en el mercado; quedaron un
par de calderas retiradas con objeto de destilar agua,
porque la que traan los aljibes del puerto no era su-
ficiente, y D. Pascual se di a esperar la venida del
vapor San Franlcisco, donde iban a llegar las suspira-
das instrucciones de su Gobierno. Un recio temporal
le impidi llegar a Cabo Verde tan pronto como el
almirante deseaba.
Por fin, el 18 de abril---dice el indito diario-tu-
vimos la alegra de ver entrar al Sal Francisco, que
fonde tan cerca de los buques como pudo y a barlo-
vento, con objeto de aprovechar el tiempo, que nos
urga.
All venan las famosas instrucciones. Comentndo-
las el tan clebre D. Vctor Concas, que iba en la
escuadra como comandante del barco insignia Ma-
ra Teresa, dice de este modo: Lo natural era que
la escuadra del almirante, si irremisiblemente tena
que ir a las Antillas, se hubiera detenido en Cana-
rias, donde en pocas horas se hubiese repuesto de


1 Coleccin Cercra, pg. 44. Estos a quienes el minis-
tro llamaba a boca llena acorazados son los cruceros 'iz-
cava y Oquendo. Corri la voz falsa de que una seccin de
verdaderos acorazados norteamericanos se acababa de se-
parar de su escuadra, para destruir nuestros torpederos
antes de su llegada a Cabo Verde. Fu un engao de la
Prensa, y muy inverosmil, pues la guerra no estaba decla-
rada an.








48 A. RISCO, S. J.

todo lo necesario, sin contar con la importantsima
circunstancia de tener all el telgrafo a disposicin
del Gobierno v amarrado al cable de Cdiz, sin in-
tervencin extranjera alguna. Todo ello hizo suponer
al almirante que se le mandaba a Cabo Verde para
recoger la division de torpederos y convoyarla a la
Pennsula... En medio de estas esperanzas abri el
almirante las instruccioncs que le traa el carbonero
San. F:rancisco, con verdadera ansiedad, y por much
que estuviese su nimo preparado, debieron afectarle
profundamente, empezando porque eran de fecha 8 y
acompaadas de una carta semioficial del 7, es decir,
del da antes de la salida de Cdiz 1.
Por qu se le dieron en Cabo Verde unas instruc-
ciones fechadas en Madrid y al tiempo en que an
estaba Cervera en Cdiz, y pudo muy bien recibirlas
en dicha ciudad? La razn era muy obvia; lo que se
le mandaba era muy duro, era de una prudencia tc-
tica dudosa, y para que el almirante no protestase,
no se le dej llegar a Madrid; se le envi sin instruc-
ciones a Cabo Verde, donde era mayor la dificultad
de comunicaciones por telgrafo, y all se las en-
viaron.
El cronista annimo expresa de este modo la im-
presin causada por estas instrucciones y al mismo
tiempo su contenido 2.

1 La escuadra del amiranlc Cervera, por D. Y. Concas,
pg. 40.
Pueden leerse tambin en la Coleccidn, pg. 43, y se
ver que no dicen ms que lo que apunta el cronista: Salir
para Puerto Rico v defender la isla; estas eran las instruc-
ciones en sustancia.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


El capitn del San Francisco traa a mano las
famosas instrucciones. El desengao que tuvimos
fu inmenso; ms que instrucciones era un oficio
en donde se trasluca claramente que en Madrid no
haba an ni plan ni concerto y que se nos man-
daba salir completamente a la ventura, sin recursos
de ninguna clase, y slo para acallar la opinion p-
blica. Se nos mandaba, en definitive, que se nos
uniese la escuadrilla de torpederos, y que todos
juntos fusemos a Puerto Rico o a otro puerto de
las Antillas, encomendndonos su defense martima,
defense area, innominada, sin especial objetivo, sin
determinar su amplitud y sin otra ulterior finalidad
military.
>Funcionaron las gabarras preparadas para el alijo
del carbn que nos traa el San Francisco; pero...
cmo vena el San Francisco! No traa las materials
lubrificantes que correspondan a aquel repuesto de
carbn; no traa ms vveres que los necesarios para
la tripulacin del mismo carbonero, y hubo que
encogerse de hombros, bajar a la ciudad y com-
prar cuantas materials lubrificantes y cuantos vve-
res se hallaron, que fueron pocos y a precious exorbi-
tantes.
El 18 tuvieron los desterrados de Cabo Verde el
consuelo de ver entrar al Vizcaya y al Oquendo. El
primero, por lo sucio que tena los fondos, quemaba
una cantidad grande de carbn para sostenerse con
la march del segundo.
El 20 de abril se recibi este telegrama del mi-
nistro:
Comisin mixta Cmaras americanas aprobaron








A. RISCO, S. J.


intervencin armada, declarando Cuba ser libre e in-
dependiente; crese firmar hoy president la reso-
lucin. Conviene alistarse,,


*

Las primeras palabras de este parte le decan clara-
mente a Cervera que la guerra con los Estados Uni-
dos era va un hecho,
aunque no se hubiese
=p^ declarado oficialmente;
las ltimas palabras de
`o \ conviene alistarse, era
decirle que saliese cuan-
i to antes camino de las
Antillas para cumplir
las instrucciones.
El almirante le ha-
ba escrito al ministry
el da anterior, Ig de
abril 2, una carta, expre-
sando su desavenencia
D. Emilio Daz Mo-eu. comandante
del Coln. con tales rdenes e in-
dicndole su parecer de
que era ms prudent quedarse en las Canarias para
acudir a cualquier peligro y no alejarse para defen-
der las Antillas, que por el moment podan irse de-
fendiendo ellas mismas, quedando, por el contrario,
sin proteccin el resto de la patria. Pero al recibir


1 Coleccin, pg. 48.
2 Carta que puede leerse en la Coleccin, pg. 45.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


tan fatdico telegram, y al leer sobre todo la coleti-
lla de convene alistarse, quiso Cervera tomar ya una
resolucin definitive y mand izar en su barco la se-
al de comandantes a la orden.
Esta seal es un aviso a los comandantes que man-
dan los barcos de una escuadra para que acudan al
buque insignia, porque, el.almirante quiere consultar-
les sobre un asunto grave y muy urgente. La junta
de comandantes se tuvo en el Coln, insignia del se-
gundo jefe de la escuadra, D. Jos Garca de Paredes,
que a la sazn se hallaba algo enfermo.
Los nombres de los que asistieron a esta junta nos
hacen ver que no se trataba de jefes ni cobardes ni
inexpertos. Se hallaron presents, adems de los dos
jefes de la escuadra, Cervera y Garca de Paredes, el
capitn de navo D. Joaqun Bustamante, jefe del Es-
tado Mayor de la escuadra e inventor de los clebres
torpedos que llevan su nombre; D. Vctor Mara Con-
cas, comandante del Teresa; D. Emilio Daz Moreu,
comandante del Colon; D. Antonio Eulate, coman-
dante del Vizcaya; D. Juan B. Lazaga, comandante
del Oquendo, y D. Fernando Villaamil, jefe de la es-
cuadrilla de torpederos 1. De stos van a morir tres

1 Sobre el carcter military de cada uno de estos heroes,
que compartieron con Cervera las amarguras de Santiago,
hall un document muy interesante e indito, que dice as
en sustancia:
Concas representaba la tcnica naval, acreditada por
largos aos de studios y trabajos martimos; Paredes, Eu-
late y Lazaga eran el prototipo de la caballerosa tradicin
espaola; Bustamante representaba la ciencia military; Vi-
llaamil y Daz Moreu, el ambiente de la poca, la poltica, a
la cual ambos, con bastante buen sentido, haban colaborado.
0








A. RISCO, S. J.


gloriosamente y dos van a recibir heridas de grave-
dad; no eran cobardes.
Propuesta por Cervera la cuestin en estos trmi-
nos, sacados textualmente del acta que all se levan-
t: En las circunstancias actuales que atraviesa la
patria, conviene que esta escuadra vaya desde luego
a Amrica o que cubra ms bien nuestras costas y
Canarias, para desde all acudir a cualquier contin-
gencia?, todos, despus de maduro examen y deli-
beracin, respondieron que teniendo en cuenta las
deficiencies de nuestra escuadra, en relacin con las
del enemigo, y los escassimos recursos que actual-
mente presentaban tanto Cuba como Puerto Rico
para servir de base de operaciones, y no ocultndo-
seles los inconvenientes graves que a la nacin repor-
tara un descalabro de nuestra escuadra en Cuba,
por dejar entonces casi impune la venida del ene-
migo sobre la Pennsula e islas adyacentes, acorda-
ban por unaniimidad el proponer al ministry un
puerto cualquiera de Canarias, donde esperar rde-
nes, y salir de all al sitio por donde atacase el
enemigo 1.

Fueron, pues, estas juntas models de severidad y ver-
dad, donde se discuta amigablemente, pero con calor.
De ordinario, Concas y Bustamante discutan las conve-
niencias militares; el grupo caballeresco daba la nota del
valor, ardiente y a veces demasiado fogoso.
El grupo poltico se inclinaba siempre al parecer del
almirante.
1 El acta y los telegramas que a este asunto se refieren
ocupan en la Coleccin de Cervera las pginas 47 a 1. N-
tense las palabras que el almirante pone en el parte, donde
resume la decision de la junta, porque dicen much. Son








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


La narracin indita que tengo a la vista sobre lo
sucedido en Cabo Verde dice que Cervera ley en la
junta de comandantes un telegrama que le acababa
de traer el cnsul espaol de San Vicente de Cabo
Verde, fechado en Wshington, que no est en la
Coleccin de Cervera. Deca as textualmente: Segn
orden superior de ministry plenipotenciario, comu-
nico a V. E. hoy mandaron ultimatum guerra, que
empezar sbado. Plan inmediato; envo escuadra vo-
lante a Puerto Rico a destruir base de operaciones y
carbn.-Agregado naval, Polo.
Segn este telegrama, que result cierto en todas
sus parties, la primera accin naval que intentaran
los norteamericanos era la de apoderarse de la isla
de Puerto Rico, y esta noticia es de gran trascenden-
cia para explicar lo que ha de venir despus.
El telegrama anunciando la decision unnime de
los comandantes de la escuadra de no salir para las
Antillas cay en el Ministerio de Marina como una
bomba; Bermejo qued desorientado: en vano inten-
taba darle por s mismo una solucin al enigma; la
voluntad de los comandantes era decidida.
El 21 de abril le puso Cervera este otro parte:
Mientras ms medito, mayor es mi conviccin que
continuar viaje a Puerto Rico ser desastroso. Para
Canarias podra salir maana; el carbn se embarca
despacio porque hay escasez de medios. Los co-
mandantes de los buques tienen igual opinion, y

stas: Ariete tiene en mal estado calderas; la del Azor es
muy vieja; Vizcaya necesita entrar en dique para limpiar
fondos, si ha de conservar su velocidad.
Adnde iban a salir con estos barcos tan maltratados?








A. RISCO, S. J.


algunos ms enrgica que yo. Necesito instruc-
ciones> 1.
Bermejo le contest aferrado a su parecer, aquel
mismo la: gurada, y conoce V. E. telegramas de WVshington
sobre salida prxima de escuadra volante, salga con
todas las fuerzas para proteger isla Puerto Rico,
que est amenazada, siguiendo la derrota que vue-
cencia trace, teniendo present la amplitud que las
instrucciones le conceden y que le renuevo. La
frase salgo para cl .ortc me indicar su salida,
debiendo ser absolute la reserve sobre sus movi-
mientos, .
Cervera no le contest a Bermejo al da siguiente
con razones, le contest con un grito de angustia y de
desesperacin, el grito del deber que impone la obe-
diencia a las rdenes del superior, luchando con la
evidencia de la realidad, que se rebela, porque ve
claro que aquella obediencia es un desastre, una
ruina, una ignominia para la patria que la impone.
Este grito de desesperacin es el telegrama expe-
dido el 21 de abril, que dice: Suplico a V. E. que
me permit insistir en lo desastroso que concep-
to las consecuencias de nuestro viaje a Amrica
para el porvenir de la patria; as opinan todos estos
hombres de honor; suplico a V. E. que lea este

1 Coleccin, pg. 51.
2 Coleccin, pg. 51. Aqu se hace referencia al telegrama
que cita la relacin indita, y que no aparece en la Colec-
cin de Cervera. Era, pues, cierto que los norteamericanos
iban a comenzar la guerra sitiando la capital de Puerto
Rico.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


telegrama, as como toda mi correspondencia official
y confidencial, al president del Consejo para tran-
quilidad de mi conciencia 1

*


Bermejo, apretado de este modo por aquellos hom-
bres de honor, quiso tambin quedar con la concien-
cia tranquila, y entonces apel a un medio que, con-
templado a la luz de la serena crtica, tal vez no me-
rezca los plcemes del acierto 2. En la sala particular
del ministry de Marina se reunieron en Madrid el
23 de abril todos los generals de la Armada, a las
tres de la tarde, llamados por Bermejo para una jun-
ta, que decidiese la suerte de la escuadra, y, sin sa-


1 Coleccin, pg. 54.
2 El cronista annimo de estos sucesos da su opinion
sobre la junta de generals de Madrid con estas palabras:
,El hecho de reunir esta junta, adems de demostrar una
abdicacin de los deberes v oficios del Gobierno, implica
una ilkgalidad, planteando una conduct irregular en el Go-
bierno, que pudo traer funestas consecuencias; porque, si
la junta aprobaba las decisions del almirante (le la escua-
dra, haca ver una disidencia palpable entire la Marina y el
Gobierno en el moment de comenzar la guerra. Si las des-
aprobaba, comenzaban va las operaciones, dejando malpa-
rados y sin vigor unos prestigious legtimamente adquiridos
y que le era preciso sostener al mismo Gobierno.,> Yo no
quiero ms que citar estas palabras, pues no puedo dar mi
juicio en lo que no entiendo. Slo quiero corroborar la opi-
nin del annimo escritor, suplicando que se lea el libro.
de Concas, La escuadra de Cerverla, pg. 60, al fin del cap-
tulo iv, y se ver tambin la opinion de este tcnico military
sobre la tal junta. Es curioso el trozo y debe consultarse.








A. RISCO, S. J.


berlo ellos, la suerte tambin de la guerra y de las
colonies espaolas.
Presida el ministry, y all se dieron cita los presti-
gios y las experiencias ms conocidas de nuestra Ma-
rina. Estaban all el almirante Chacn, los vicealmi-
rantes Valcrcel, Bernger, Butler y Martnez; los
contraalmirantes Pas-
Squn, Navarro, Rocha,
Warleta, Mozo, Cma-
ra, Reinoso y Guzmn,
y los capitanes de navo
L de primera clase Gmez
Imaz, Terry, Lazaga,
Cincnegui y Auin.
Lo que all pas lo
vamos a saber, no por
lo que el ministry le no-
tific entonces a Cerve-
ra, sino por el texto del
acta que se escribi, y
D. Juan B. Lazaga, comandante del e scri
queendo, muerto en el combat. que D. Pascual tuvo
buen cuidado de copiar
a su vuelta de la prisin de Annpolis y publicarla
en su Colecclill 1
Lo primero que all pas fu un moment de des-
orientacin entre los generals, pues no saban para
qu se les convocaba: por eso, despus de exponer
vagamente el ministry el estado de tirantez con los
Estados Unidos, le dijo el vicealmirante Bernger
que eso ya lo saban ellos, y el contraalmirante Pas-

1 Por eso puede leerse en la Coleccidn, pgs. 54 a 61.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


qun interrumpi a Bermejo para preguntarle que si
aquello era una junta de guerra o una reunin de
amigos, a quienes se va a pedir un consejo.
En el moment de decir Bermejo que la escuadra
estaba en Cabo Verde esperando rdenes, recibi
sobre s la protest de various, sobre todo la de Be-
rnger, la de Gmez Imaz y la de Mozo, por haberla
enviado all; y al or que se la pensaba enviar a Puer-
to Rico, las opinions se dividieron. Aun fu el
ms decidido por que la escuadra saliese inmedia-
tamente, y su opinion arrastr la de la mayora, con
ms o menos modificaciones; Gmez Imaz juzg que
no deba salir, cuando menos, hasta que se le hubie-
sen juntado el Carlos V y el Pelayo.
Opinaron abiertamente en contra de la salida But-
ler, Lazaga y Mozo, sobre todo este ltimo, que ley
su opinion por escrito. Es de notar que algunos de
los que se decidieron por la orden de salida hacia las
Antillas creyeron que antes de drsela se deba re-
forzar la escuadra con otros buques de combat 1.
Bermejo le notific al almirante Cervera la resolu-
cin de la junta de generals a 24 de abril en un te-
legrama algo extenso, pero cuya parte sustancial es
sta: Oda la junta de generals de Marina, opina

1 En el libro de Concas titulado La escuadra de Cervera,
pgs. 65 y 66, trtase ms largamente este asunto. All nos
dice que estos cuatro marines, Gmez Imaz, Butler, Lazaga
y Mozo, se opusieron y votaron en contra; pero que Gmez
Imaz y Lazaga, no contents con dar su voto, interesaron a
varias personas para que por mediacin de Sagasta se des-
hiciese tan descabellada orden. Copia el autor una carta de
Lazaga a D. Francisco Silvela y la respuesta de ste, que
son dos documents notables.








A. RISCO, S. J.


sta que los cuatro acorazados y los tres destroyers
salgan urgentemente para las Antillas...; la derrota,
recalada, casos v circunstancias en que V. E. debe
empear o evitar combat, quedan a su ms com-
pleta libertad de accin. En Londres tiene a su dis-
posicin 15.000 libras; los torpederos deben regresar
a Canarias con los buques auxiliares... La bandera
americana es enemiga> 1.


*

Este telegrama era la voz imperiosa de la patria
que les sealaba a aquellos hombres de honor el sen-
dero del sacrificio: Cervera y los suyos no tenan ya
que hacer otra cosa sino vestirse de herosmo, bajar
la cabeza v obedecer.
Dos cartas escribi D. Pascual para despedirse,
antes de emprender el viaje hacia una derrota segura;
una va dirigida al ministry de Marina, y est en su
Colcciidn impresa; otra la escrita a su hermano Vicen-
te, que por ser ntima y de familiar no figure all, pero
que yo voy a copiar del mismo original.
La escrita a Bermejo, contestando a otra de ste,
en donde se sincera de haber hecho por la escuadra
cuanto estaba de su parte, tiene algunos prrafos
que agradar a todos el leerlos, y por eso vamos a
copiar los ms notables:
*San Vicente de Cabo Verde, 22 de abril de 1898.

SVase en la Coleccinl, pg. 61, y ntese que est expe-
dido desde el Palacio Real. En el Apndice nm. 4 puede
verse que no fu tan unnime el parecer de los generals
sobre el enviar a Cuba la escuadra de Cervera.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


Mi querido general y amigo: Aun no he contestado a
su carta... Habla usted de planes, y por ms que he
hecho para que se formaran, como era juicioso y
prudent, no he obtenido la menor satisfaccin a mis
deseos, hasta el punto de que, si hubiesen sido otras
las circunstancias, habra pedido mi pase a la reserve,
como lo pedir (si Dios me saca con vida de sta) el
da en que haya pasado el peligro. Aun lo pedira
hoy, sin importrseme un bledo el que me tacharan
de cobarde, si ese paso mo no produjera en la escua-
dra el deplorable efecto de una desercin de su almi-
rante al frente del enemigo. Que me ha facilitado
cuanto he pedido! El Coln no tiene sus caones
gruesos, y yo ped los malos, si no haba otros; las
municiones de 14 centmetros son malas, menos
unos 300oo tiros; no se han cambiado los caones defec-
tuosos del Vizcaya y del Oqpendo; no hay medio de
recargar los casquillos del Coln; no tenemos un
torpedo Bustamante; no hay plan ni concerto, que
tanto he deseado y propuesto en vano; la consolida-
cin del servomotor de estos buques slo ha sido
hecha en el Teresa y Vizcaya cuando han estado
fuera de Espaa; en fin, esto es un desastre ya, y
es de temer que lo sea pavoroso dentro de poco.
Y quiz todo podra an cambiar! Pero presumo que
ya es tarde para nada que no sea la ruina y desolacin
de la patria. Comprendo que tenga usted la concien-
cia tranquila, como me dice en su carta, porque usted
es una persona buena a carta cabal; pero reflexione
usted en lo que le digo y ver cunta razn tengo 1.


1 Coleccin, pg. 63.








A. RISCO, S. J.


Haciendo eco a este lamento desesperado, al ver la
prxima ruina de su patria, puede orse otro, el del
cristiano entregando su suerte en manos de Dios y
pidindole perdn de sus culpas en trance tan peli-
groso. Es la carta dirigida a su hermano Vicente, que
a la sazn se hallaba en Puerto Real, cuidando y con-
solando a la esposa y familiar de D. Pascual, y literal-
mente dice: Cabo Verde, 28 de abril de 1898. Mis
queridos hermanos: Acabamos de refrendar nuestros
pasaportes para el cielo. Hoy hemos confesado y co-
mulgado casi todos los de esta escuadra para cum-
plir con el double precepto que nos obliga, el del pre-
cepto pascual y el del peligro de muerte. Algunos
han faltado, con gran pena ma, pero no me ha pare-
cido bien obligarles. Vamos a un sacrificio tan estril
como intil. Vicente, si sucumbo, como espero, cuida
t de mi mujer y de mis hijos. A todos os abraza,
Pascual.
Pocos moments despus de escrita esta carta, vo-
laba hacia Espaa, en alas del telgrafo, un mensaje
locnico, cifrado, una nota ya convenida que poda
leerse con dos interpretaciones: lo que propiamente
quera significar, deca: Vamos al sacrificio; lo que
literalmente ley Bermejo en Madrid, deca: Salgo
para el Norte 1.
*

Antes de seguir a la escuadra, camino de las An-
tillas, parece como que se impone la respuesta a esta
pregunta: Quin tena razn, tcnica y militarmente

1 Coleccin, pg. 64.







LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


hablando, Cervera y sus hombres de honor o la junta
de generals de Madrid?
Lbreme Dios de formular un juicio mo, que ni he
formado ni valdra un ardite. Slo dir que los libros
que tratan de esta pobre guerra, al llegar aqu se des-
atan todos cuantos he consultado en invectivas, o con-
tra Cervera, creyndole
autor de aquel paso en
falso, o contra el Gobier-
no, los que saben que
de l diman la orden.
Citar testigos y crticos
de mayor cuanta.
El teniente de navo
brasileo D. Ral Ta-
vares, comentando el
asombro que producira
a los marines de Cabo
Verde la tal orden, dice:
Asombro tan indes-
D. Antonio Eulate, comandante
criptible como legtimo, del Vizcaya, herido en el combat.
porque la ida a las Anti-
llas, como dice muy bien Mahan, era sentenciar irre-
misiblemente a los cuatro valientes navos a la des-
truccin y llevar la guerra a Puerto Rico 1. El dis-
tinguido y cristiano crtico military austriaco D. Gui-

1 Asombro indiscriptivel quanto legitimo, porque a
ida s Antilhas era, como diz bem Mahan, sentenciar irre-
missivelmente os quatro valentes navios a levar em suas
aguas a guerra a Puerto Rico, porque onde fosse a es-
quadra iria tambem a guerra. De Santiago a Cavite, .p-
gina 75.








A. RISCO. S. J.


llermo du Nord 1, veteran del Sadowa y ciego por
efecto de la guerra, aplaudiendo la energa con que
el contraalmirante D. Manuel Mozo se opuso a la sa-
lida de la escuadra de Cabo Verde, dice as en La
.iVacza Prcnsa Libre, de Viena: Tan solamente uno 2,
el contraalmirante D. Manuel Mozo y Dez Robles
(un nombre hermoso en alemn, juin/glil von ze n
Eicen), conserve la inteligencia bastante clara para
no dejarse sorprender ni ofuscar al emitir su voto, y
bien merece por ello que se haga resaltar su nombre
sobre todos los dems de una manera bien expresiva.
El vicealmirante ingls V. A. Colomb, en su folleto
titulado Las (I'sv'cuttras de C re'ra, se admira cmo
siendo ste su almirante predominante en su nacin),

1 Este ilustre crtico military bien merece que le dedi-
quemos una nota, aunque sea muy breve. Era official del
ejrcito austriaco, y al batirse en la batalla del Sadowa que-
d ciego. Desde entonces vena dedicado a los studios mi-
litares, y con los artculos tcnicos que, a semejanza de
Milton, dictaba a su mujer y a su cuada, se hizo clebre
en today Europa. Escriba en La Vueza Prensa Libre, de
Viena, cuando se enter de que el almirante de la escuadra
espaola de Santiago haba publicado una Coleccio de docu-
melnos referentes a la guerra hispanoamericana. Para po-
derlos estudiar a fondo se dedic a aprender el idioma cas-
tellano, cosa que obtuvo con perfeccin, pues yo he ledo
today su correspondencia con D. Pascual y puedo atesti-
guarlo. Con esta preparacin de algunos aos estudi la
conduct de Cervera y de su Gobierno, y public una series
de artculos profundos en su revista. Los artculos, tradu-
cidos al castellano, se coleccionaron en un folleto que se
titula Conmemoracin del j de julio. En la pg. 7 estn las
palabras que yo cito.
2 Hemos visto que fuero Lcuatro: Gmez Imaz, Lazaga,
Butler y Mozo.








LA ESCLADRAX DEL ALMIIRANTE CERVERA


no lleg a rebelarse contra las rdenes de su Gobier-
no antes de salir de Cabo Verde y llevar a su patria
a la ruina. Pero el fallo ms decisive parece que ha
de ser el de A. T. Mahan, capitn de navo de la
escuadra norteamericana, que intervino en la guerra,
y cuyas obras sobre tcnica naval han producido una
verdadera revolucin 1 en todas las escuelas navales.
En su libro titulado La guerra naval y sus ensean-
zas, dice as: No es concebible, ni se puede com-
prender, cmo entire los consejeros del ministry de
Marina, que ya de por s es un almirante, no hubiera
ruo solo (esto no es cierto) que le hiciese compren-
der cmo el enviar a Cervera a las Antillas, fuese al
puerto que fuese, era darle a los Estados Unidos la
seguridad de impedir toda comunicacin future entire
Cervera y el resto de la escuadra espaola... Y de
esta suerte (prosigue ms adelante) se hizo a la mar
Cervera con sus cuatro valientes naves, sentenciadas
irremisiblemente por la locura o por el falso orgullo
national, que se manifestaba en la forma de una pre-
sin poltica, sorda a todo juicio profesional 2.

1 Bastara para ponerle entire los crticos navales de ms
fama su obra titulada Influencia del poder naval en la Histo-
ria desde 1660 a 1783. Este profundsimo studio se tradujo
al castellano, formando un voluminoso tomo, y los traduc-
tores, D. Juan Cervera y Jcome y D. Gerardo Sobrini y
Argulls, tuvieron la delicadeza, que agradezco desde estas
lneas, de enviarme uno, con sentida dedicatoria de Juan
Cervera, mi buen amigo.
2 Cito la traduccin castellana. Estas frases de senten-
ciadas irremisiblemente las valientes naves de Cervera se
han hecho clsicas. Las repiten todos los autores al llegar
a este punto.























IV

DE CABO VERDE A SANTIAGO


SUMARIO: Cruzando el Atlntico.-En la Martinica.-Hacia Curacao;
buscando carbn.-No hay ms puerto seguro que Santiago de
Cuba; a Santiago de Cuba!

Don Pascual Cervera sali de Cabo Verde la ma-
anita del 29 de abril con los barcos formados en
lnea de fila, los cruceros a la cabeza y los cazatorpe-
deros detrs, arruimbando al Noroeste, camino de Ca-
narias, para desorientar a los de la costa portuguesa.
El almirante, en medio de su pena, llevaba un con-
suelo muy grande: era la discipline, el valor, los alien-
tos de su dotacin. Acababa de presenciar poco antes
de la salida el hermoso acto de D. Angel Garca de
Paredes, teniente de navo, que estaba entonces en-
fermo y con cuatro meses de licencia; pero que al ver
cmo su barco, que era el Coln, iba a zarpar, renun-
ci a los meses que aun le quedaban de descanso y
fu a la guerra con todos. Este era el espritu animo-
so, ms que de la generalidad, de la totalidad de cla-
ses y marinera. Esto consolaba much al almirante,
y le consol en Santiago y en el mismo combat.








A. RISCO, S. J.


Cuando perdieron la costa de vista y se vieron en
franqua, se procedi al orden de march y rumbo,
segn las ltimas normas seguidas por los modernos


A


4T J


Una torre del acorazado americano Indiana (fotografa)

almirantes. Estas consistent en colocar de tal suerte
los barcos que puedan, a una seal, pasar de la lnea
de march a la de combat. En sta quedaran los








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


cazatorpederos cubiertos por los cruceros, mientras
que en la de march stos llevaban a remolque a los
cazatorpederos, economizando carbn y energas en
el personal. Cada crucero estaba encargado de pro-
veer a uno o dos de los barquitos menores, a sus
expenses, de carbn, vveres y aguada.
La velocidad, que fu al principio de o1 millas,
tuvo que reducirse a siete, porque el Vizcaya, con el
estado de suciedad de sus fondos, no poda seguir al
resto de la escuadra 1. As atravesaron aquellos ma-
rinos en trece das las vastas soledades del Atlntico,
sin hallar enemigo alguno que les cerrase el paso. La
discipline, el nimo, el buen humor de las dotaciones
creca por moments.
Prximos ya a la recalada, se encendieron las cal-
deras; los cazatorpederos dejaron las estachas de sus
remolques, navegando con su propia mquina, y la
escuadra tom un paso de 11 millas, puesta en orden
de combat. Nadie, fuera de ellos, conoca en el mun-
do el sitio por donde navegaban, porque en el miste-
rio y en el secret cifr Cervera el xito de aquella
arriesgada empresa. Esta sagacidad de nuestro almi-
rante fu la que desorient al enemigo, de tal suerte,
que slo al verle en Santiago pudo persuadirse de que
haba atravesado el Atlntico burlando sus mani-
obras.
Segn las noticias que nos da en su obra el capitn
de navo norteamericano Mahan, el 29 de abril aban-

1 Vanse ms pormenores del viaje en la Coleccin, p-
gina 67, y en el libro de Concas La escuadra del almirante
Cerr-era, pg. 81, y todo el cap. v, donde se cuentan algunos
de los inconvenientes con que a cada paso tropezaban.








Wo A. RISCO, S. J.

don Cabo Verde la cscuadrilla de Cervera con rum-
bo desconocido, y desapareci durante catorce das
a toda investigacin de los Estados Unidos 1. Ms
adelante aade que se sospech por el Gobierno yan-
qui, al verla desaparecer, que su destino seran las
Antillas, y sospechas lgicas nos inducan a career
que iran primero a Puerto Rico, para tomar al me-
nos carbn y vveres, y si su destino final era el
puerto de la Habana, tendran que pasar irremisible-
mente por el tan vigilado canal de Barlovento, entire
Cuba y Hait. Por eso decidieron los americanos
que la division del almirante Sampson se estacionara
en este canal para esperar a la escuadrilla espaola
con el }oztca, Indiana y .Xe;i' Y1ork y dos monitors.
No contents con esto, pusieron dos vapores rpi-
dos, el Har Nard y el .San; Luis, como centinelas, al
Este de la Martinica y Guadalupe, con orden de cru-
zarse en sentido encontrado da y noche en una lnea
de Norte a Sur, a 80 millas de las citadas islas 2.
El 9 de mayo aun no se saba nada del paradero
de los barcos espaoles, y resolvi Sampson acercar-
se a Puerto Rico y bombardearlo, por la probabili-
dad de hallar en el puerto a la escuadra espaola;
pero al llegar vi que el duente no estaba all y se
retir hacia el Oeste.
Mientras Sampson andaba a ciegas en busca de
aqzuellos duendes marines que, segn Mahan, logra-
ron desorientarnos del todo>, llegaron stos cerca del
canal que hay entire Santa Luca y la Martinica, de-

1 La guerra naval y sus enseanzas, version espaola, p-
gina 59.
2 Tomado de la obra citada, pgs. 65' a 69.









LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


rrota baja, no frecuentada por los buques, y que les
permita navegar con relative tranquilidad. La bande-
ra inglesa se le haba sealado a Cervera como sos-
pechosa por el Gobierno espaol 1; as que los puer-
tos de Jamaica deban considerarse como peligrosos
para.la escuadra, y aun cuando no eran tampoco muy
de fiar los franceses, era preciso llegarse a alguno a
recoger noticias antes de tomar una resolucin defi-
nitiva.
Por eso el almirante orden a Villaamil que se ade-
lantara con los dos cazatorpederos Terror y Furor,
y entrando en el puerto de Fort de France, capital de
la Martinica, recogiese all noticias, tanto oficiales
como privadas; que estudiara adems las probabili-
dades que de carbonear hubiese e indagara el sitio
donde aproximadamente la escuadra norteamericana
estaba maniobrando y el puerto espaol de las Anti-
llas que ms seguridades de feliz arribada ofreciera.
El almirante, al salir de Cabo Verde, haba pedido
al Gobierno espaol que tuviese avisados a los cn-
sules y delegados amigos de los puertos donde pro-
bablemente pudieran llegar los barcos 2, y como el
Gobierno espaol le haba comunicado a Cervera que
en Curagao encontrara 5.000 toneladas de carbn n,


1 En various de los documents de la Coleccin se dice.
2 donde estos buques pudieran arribar, haya prevenidos
agents de confianza para darme noticias. Coleccin, p-
gina 65.
3 Dada orden Londres enviar 5.ooo toneladas carbn,
destino Curagao, a disposicin de V. E.. o comandante Puer-
to Rico. Coleccin, pg. 63.









A. RISCO, S. J.


era de esperar que en la Martinica hallase noticias y
carbn en Curacao.
El io de mayo, a las diez de la maana, se ade-
lant Villaamil con sus dos barquitos, mientras a paso
lento, con ojo avizor y en orden de combat, sigui
la escuadra con rumbo al canal de Santa Luca para
hacer tiempo y esperar la vuelta de Villaamil.
Al da siguiente divisronse en el horizonte, en di-
reccin Noroeste, dos columns de humo que pare-
can estacionadas en medio del mar. La dotacin
quedse convencida de que el moment del combat
haba llegado. Les esperaba la vanguardia de la flota
enemiga. Pronto se convencieron de que aquellas dos
columns de humo salan de las mquinas del Terror
y del Furor, los barquitos de Villaamil.
Apenas qued la escuadra espaola a la vista,
cuando una de las dos misteriosas humaredas gir
rpidamente, y dejando a la otra estacionaria, se per-
di en el horizonte, como si no estuviese sino espe-
rando a la escuadra para decirle: Ah queda eso.
Eso era el Terror, que haba quedado en el mar
como una boya, segn la frase de Concas. La causa
era muy sencilla; los cazatorpederos no haban fun-
cionado desde sus pruebas con todas las calderas,
y cuando se les exigi un supremo esfuerzo, fall
el material de las del Terror, se quemaron los tu-
bos, y el barquito qued inmvil como una tortuga
durmiendo en medio de las olas. Hubo que llevar
despus el barco remolcado hasta Fort de France, y
fu el nico que se libr de la catstrofe de Santiago.


*
* *








LA ESCUADRA DEL ALM1RANTE CERVERA


Al anochecer del da 11 se acerc la escuadra al
paso de'la Martinica; llevaba las luces apagadas; slo
un farolillo, que de cuando en cuando enseaba cada
barco desde la popa, indicaba a los dems su sitio
para evitar un abordaje; todos dorman en sus pues-
tos de combat, si es que durmieron aquella noche
tan triste y de tanta zo-
zobra; los caones esta-
ban cargados con las
municiones de repues- / --
to, y la escuadra avan- ; '
zaba hacia la Martinica,
y el tiempo probable de
vuelta de Villaamil ha-
ba pasado, y Villaamil
no volva.
El corazn del almi-
rante palpitaba con inu-
sitada violencia. Habra
dado en manos enemi-
gas? Porque de las noti- D. Fernando Villaamil, comandan-
te de los dos torpederos, muerto
cias que le trajera el co- en el combat.
mandante de los torpe-
deros dependa el plan que se formase para lo sucesivo.
Por fin, hacia la una de la madrugada, rasg de
pronto las tinieblas de la noche un haz de luz que
daba la letra R del alfabeto Morse. Era la seal con-
venida. El barco insignia despidi entire las sombras
otro haz que daba la A, y a las tres de la maana su-
bi Villaamil por la borda del Teresa para comunicar
a su jefe las noticias recogidas en Fort de France.
Por qu haba tardado tanto? He aqu la causa.









A. RISCO, S. J.


Cuando el comandante del Furor lleg al puerto,
hallse con que el cnsul espaol estaba en el cam-
po; y es que no haba recibido del Gobierno de Es-
paa comunicado ninguno, y ni sospechas poda te-
ner de la proximidad de la escuadra. El cnsul era
un hombre activsimo y muy adicto a Espaa 1, y al
recibir el aviso se present a Villaamil, ponindose a
su disposicin; pero en esto se perdi bastante
tiempo.
Villaamil, entretanto, visit al gobernador de la
isla, hombre seco, infatuado, que le recibi agria y
descortsmente. Le dijo que, una vez que el barco ha-
ba entrado en el puerto, no le poda dejar salir ya,
dando como causa o excusa que en aquella misma
maana haba salido el crucero yanqui Harward, en-
viado por Sampson a recoger noticias sobre la escua-
dra espaola, y podan encontrarse en el mar. Vi-
llaamil le contest que saldra aquella misma tarde,
aunque fuese haciendo fuego.sobre la plaza, y esto
amans algn tanto al agrio gobernador.
El comandante espaol le pidi que dejase carbo-
near a la escuadra, y el francs respondi que no te-
na rdenes, y que era intil, por tanto, que la es-
cuadra viniese.
En lo que a noticias atae, recogi Villaamil las
que el cnsul espaol le di, y aun ms que stas,
las que el simptico D. Antonio Gens, capitn del
carbonero espaol Alicante, que estaba en Fort de

1 Era de nacin francs, pero muy espaol en el fondo.
Haba prestado muy buenos servicios a Espaa, y, entire
otros, el de las carenas de los cruceros Reina Mlercedes y
Alfonso XII.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


France como barco hospital, le comunic. El seor
Gens haba tenido la feliz idea de ir coleccionando
todos los retazos de peridicos que hablaban de un
asunto tan candente en aquellos das, y Villaamil
pudo llevarle a Cervera estos retazos.
Las noticias se reducan a estas vaguedades: que
por fin los Estados Unidos haban declarado la gue-
rra a Espaa, cosa que al salir Cervera de Cabo Ver-
de no era an una realidad; que el Gobierno espaol
no haba dado ni el menor aviso de la llegada ni sali-
da de la escuadra a su cnsul en la Martinica; que des-
de Crdenas hasta Cienfuegos estaba la isla de Cuba
sometida a un riguroso bloqueo nerteamericano; que
otra segunda division de barcos yanquis, mandada
por Sampson, se hallaba sobre Puerto Rico bombar-
deando la capital; que dos cruceros auxiliares ronda-
ban por aquellos mares, acechando la venida de la es-
cuadra espaola; que Puerto Plata y Savannah esta-
ban en poder de los americanos; que en Espaa haba
crisis ministerial, y probablemente dejara Bermejo
la carter de Marina; que en Filipinas el almirante
Dewey haba destruido en Cavite la escuadra espa-
ola de Montojo, y que Santiago de Cuba era el nico
puerto cubano libre de enemigos 1.
Por lo tanto, nada tena que hacer la escuadra es-
paola en la Martinica, si no es que quisiera mostrar-
se al enemigo que la buscaba, y por eso no entr en
el puerto, sino que acerc tan slo al Terror para

1 Vase la carta escrita por Cervera desde Curasao, y
que figure en la Coleccin, pg. 70. Adems, todos estos por-
menores los copio de documents inditos, pero que res-
ponden en todo a lo dicho o insinuado en la carta.









A. RISCO, S. J.


que entrase en la enfrmeria de Fort de France, y se-
parndose despus con rumbo al canal de la Mona,
se vi, por fin, all libre de espionaje, y se mand
izar la bandera de comandantes a la orden. Era el 12
de mayo. Al tener junto a s a todos los comandan-
tes, Cervera les hizo una pregunta, que a l le sonaba
a la voz de la esfinge:
-Y bien! Qu hacemos ahora?
Larga y animada fu la junta 1, y sus principles
deliberaciones pueden concretarse de este modo: pri-
mero, que San Thomas deba de estar convertido en
base naval de los barcos americanos que operaban
sobre Puerto Rico, puesto que haca muy poco tiem-
po los Estados Unidos se la haban querido comprar
a los ingleses 2, y, por lo tanto, no haba que pensar
en ella; segundo, que debido a la imprevisin del Go-
bierno espaol, dndoles las rdenes por un cable
extranjero en Cabo Verde, los enemigos presuman
como probable, y tal vez como cierta, la idea de que
la escuadra iba a Puerto Rico, segn los deseos de
Bermejo; y probaba esta afirmacin la continue vigi-
lancia de los dos cruceros auxiliares (eran el Harward
y el Saint Paul), cerrndoles el paso por Punta Mai-
s; tercero, que la isla de Cuba no les ofreca puerto
seguro desde Cienfuegos a la costa Norte, y cuarto,
que apenas si haba carbn para llegar al puerto es-
paol ms cercano.

1 Vase el acta y lo referente a la junta en la Coleccin,
pg. 68.
2 Concas, en su libro La escuadra de Cervera, pg. 91,
trata bien este asunto, que engendr serious temores a la
escuadra.









LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


Entonces ley de nuevo Cervera el telegrama en-
viado a Cabo Verde por el ministry Bermejo el 26 de
abril, en que le deca: Dada orden Londres enviar
5.000 toneladas carbn destino Curacao, a disposi-
cin de V. E. o comandante de Puerto Rico 1. Era
de esperar que en diecisis das habra tenido tiempo
el vapor de llevar el carbn a CuraSao; ste era puerto
holands, y, por lo tanto, neutral. La solucin se
tom por unanimidad; la escuadra se dirigi hacia la
colonia holandesa.
Navegando a 14 millas, que apenas poda ya so-
portar el Vizcaya, les amaneci el 14 de mayo en-
frente del puerto de Santa Ana, capital de Curaqao,
con la firme persuasion de encontrar all el esplndi-
do regalo del Gobierno. Los cazatorpederos, como
ms rpidos, recibieron la orden de adelantarse, en-
trar en el puerto y prepararlo todo para la operacin
del alijo. El resto de la escuadra sigui su paso, y
unas horas despus doblaba las escolleras y bajos que
forman el puerto de Santa Ana, uno de los ms fan-
tsticos, bonitos y seguros del mundo 2.
A uno y otro lado del canal que forma la entrada
se reclina la alegre ciudad, con sus casitas de cons-
truccin holandesa, techos de vivo color rojo y ver-
tientes pronunciadas para que pueda escurrir el agua
de las lluvias, que all son abundantisimas. A la entra-
da del canal veanse los macizos pilares donde descan-

1 Coleccin, pg. 63.
2 El autor de esta narracin, que saba algo de lo all
sucedido, sinti en el alma una pena indescriptible al recor-
darlo, una vez que, de vuelta de Amrica, pas tres das en
aquel puerto.









A. RISCO, S. J.


sa el puente giratorio, que, al caer de la tarde, se tien-
de para dejar incomunicado el puerto con el resto del
mar. En el fondo de la ra se dejaba ver el ensancha-
miento del muelle donde estn situadas las carboneras.
Don Pascual no pudo reprimir un gesto de extra-
eza al acercarse al puerto. Los cazatorpederos aun
no haban entrado en el
canal que inicia el mue-
lle. Qu pasaba? Es-
crpulos neutralistas! El
tmido, si no ya mal in-
tencionado gobernador
de la colonia, les haba
negado el hospedaje,
S apelando a la neutrali-
dad, o, por mejor decir,
a temores de disgustar
a los americanos.
A duras penas se
pudo conseguir con l
D. Vctor Concas, comandante que dejase entrar a slo
del barco insignia Mara Teresa,
herido en el combat. dos cruceros y por cua-
renta y ocho horas, y
fijndoles el maximum de carbn en 600 toneladas
y a precio inconcebible.
Cervera escogi al Teresa y al Vizcaya, que eran
los ms necesitados; hizo que el Coln rellenara las
carboneras del Plutn, que estaba ya a plan barrido,
y dejando el resto de la escuadra fuera del puerto, se
meti en l, dispuesto a no desperdiciar ni una brizna
de tiempo, que para ellos era, en efecto, oro y ms
que oro.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


Mientras se metan las 600 toneladas de carbn en
los cruceros, el almirante en persona se dedic a
comprar vveres, que logr adquirir hasta completar
treinta das por buque, de capitdn a pa/e, y as se
ech encima la noche, y gir el puente, y dej inco-
municados a los dos buques del resto de los dems,
que quedaron casi en plena franqua.
Qu triste debi de ser aquella noche para la es-
cuadra espaola! Quin nos poda asegurar a los de
dentro-dice un cronista-de que la escuadra norte-
americana no nos haba descubierto y les iba a atacar
de noche a nuestros hermanos en aquellas aguas, que
no tenan, por lo visto, de neutrales sino el no prestar
su apoyo a los espaoles?
No hay nada-aade Concas-que pueda dar idea
de la ansiedad en que pasamos aquella noche del 14
al 15 de mayo, en que cualquier ruido nos pareca un
ataque a nuestros compaeros, en cuyo auxilio nos
hubiera sido impossible acudir 1.
Aqu el lector se llena de extraeza y pregunta: Y
el carbn que Bermejo les haba prometido enviar a
Curacao? No eran 5.000 toneladas? No estaban ya en
Curacao? En efecto, el carbn no estaba, y vino a
comprobar esto una vez ms lo imprudente que estu-
vo el Gobierno al no admitir una visit de Cervera en
Madrid para former un plan de campaa determina-
do y concrete.
La historic de este carbn es muy triste; es la his-
toria de dos hombres que no se pueden entender,
porque uno de ellos no quiso entenderse antes con


1 Concas, obra citada, pg. 99.








A. RISCO, S. J.


otro. Hela aqu, sacada, punto por punto, de los tele-
gramas oficiales que constant en la Coleccin, de Cer-
vera 1. En efecto, Bermejo orden que un vapor es-
tuviese dispuesto en Puerto Rico para llevar a Cura-
gao las 5.000 toneladas de carbn. Cuando Villaamil
lleg con su barquito a la Martinica para buscar no-
ticias, le puso a Bermejo un telegrama, en que le de-
ca, en nombre del almirante: Martinica, 12 mayo
1898. La escuadra, sin novedad; excelente espritu.
Villaamil va a adquirir noticias, de que dependern
las operaciones futuras 2.
El Ministro espaol, cosa durante la guerra difcil
de career, crey que la escuadra de Cervera haba lle-
gado a la Martinica toda ella, para sestear all algunos
das, y di orden al barco carbonero, que aun estaba
en Puerto Rico, a fin de que llevase el carbn de la
escuadra a Fort de France, ponindole adems a
Cervera un telegrama, que dice, entire otras cosas,
comprometedoras hasta lo sumo: Vapor Alicante
debe encontrarse ah, y otro vapor ingls, con 3.000


1 No voy a copiar de los parties ms que lo relative al
carbn; pero se pueden leer ntegros, valindose de las ci-
tas que ir poniendo.
2 Coleccid, pg. 68. Parece como que Dios se complaca
en probar el tesn de aquellos hombres, a quienes haba
escogido como vctimas para castigar en ellos las culpas de
la patria. Di la coincidencia de que el da que se detuvieron
en la capital de Curacao fuese da festivo. Necesitaban com-
prar ropa, echar en el correo la correspondencia particular
de todos ellos y encontraron cerrados los almacenes y los
estancos; tuvieron que dejar las cartas no s a quin y el
dinero para los sellos, y rogarle que las echase al da si-
guiente. Gracias a Dios, las cartas llegaron a su destino.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


toneladas, debe llegar a este puerto a las rdenes ca-
pitn Alicante; puede disponer V. E. de ambos bu-
ques 1.
Pocas horas despus, creyndole an en la Marti-
nica, le dirige este otro telegrama, que arranca un ay!
de dolor al pecho espaol, sintiendo en el alma que
Cervera no estuviese ya en Fort de France, para leer-
lo, pues no lo ley, como ni el anterior, hasta verse
libre en Santiago. Dice as el telegrama: Desde su
salida han variado las circunstancias. Se amplan sus
instrucciones para que, si no cree que esa escuadra
opere ah con xito, pueda regresar Pennsula, reser-
vando su derrota y punto recalada, con preferencia
Cdiz. Acuse recibo y exprese su determinacin 2.
Puede el lector figurarse lo que hubiese hecho Cer-
vera de hallarse con carbn en abundancia y con
libertad para volver a Cdiz; pero los pecados de Es-
paa lo pedan as, y Dios hizo que la escuadra no
entrase siquiera en la Martinica, sino que fuese en
busca de carbn a Curacao, segn hemos visto.
Desde este puerto le puso Cervera al ministry el
siguiente parte: Curacao, 14 mayo 1898. De acuerdo
con segundo jefe y comandantes de los buques, vine
aqu con esperanza encontrar buque carbonero anun-
ciado en el telegrama de 26 de abril. Buque carbo-
nero no ha llegado, y no he podido adquirir el que
necesito, lo que crea conflict, del que ver cmo
salgo. Slo han permitido entrada dos buques, limi-
tando permanencia cuarenta y ocho horas 8.

1 Coleccidn, pg. 68.
2 Coleccin, pg. 68.
3 Coleccin, pg. 69.








A. RISCO, S. J.


Bermejo le contest al da siguiente a Curacao:
Madrid, 15 mayo 1898. Recibido su telegrama. Se
ordena al trasatlntico Alicante, surto en Martinica,
salga inmediatamente para sa. Si creyese no alcan-
zase el tiempo para esperarlo, telegrafe urgente co-
mandante Terror para dnde lo quiere. En vista su
ida a Martinica, vapor encargado ir a Curacao se or-
den fuese Martinica, ignorando si ste ltimo ha
llegado> 1
*

Cuando este telegrama lleg a Curaqao, la escuadra
de Cervera estaba va en medio de la inmensidad de
los mares, sorteando los encuentros con los enemi-
gos, que comenzaban a olfatear el rastro de la presa,
y con 6oo toneladas ms de carbn; es decir, un
mendrugo de pan repartido entire seis bocas ham-
brientas.
Por eso, al verse con los barcos en alta mar, Cer-
vera volvi a llamar a los comandantes para pregun-
tarles de nuevo:
-Y bien! Qu hacemos ahora?
El carbn no daba para ms; era preciso buscar un
puerto espaol, el ms cercano, y ste era Santiago
de Cuba: no haba otro; los dems, segn las noticias
que tenan, estaban bloqueados.
Mand el almirante apagar las calderas que no fue-
sen necesarias, y se dirigi hacia la isla de Cuba por
un sitio, el ms peligroso de todos. Poco despus de
former la lnea de combat y emprender el rumbo,


1 Coleccin, pg. 69.







LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


hizo el Plutn seales de hombre al agua, que oblig
a la escuadra a detenerse.
Se rescat al mar su presa y se sigui adelante.
En una continue zozobra se pasaron los das del 15
al 18 de mayo, porque la escuadra tuvo que acer-
carse tanto a Jamaica, que se perfilaron sobre el ho-
rizonte azul las crestas de sus montaas.
A media noche pasaron los barcos por el canal o
Freu, que separa a Hait de Jamaica. Aun no haba
mediado la noche, cuando pasaron dos bultos oscu-
ros tan cerca de la escuadra espaola, que se pudie-
ron distinguir perfectamente. Eran el Saint Paul y
el Harward, los dos que estaban apostados de centi-
nelas para disputarle a los espaoles su paso por el
canal. De uno de ellos enviaron el haz del reflector
varias veces sobre el sitio por donde navegaba la
escuadra; pero aun as no debieron divisarla, porque
los trasatlnticos continuaron su camino.
A los albores del da 19 de mayo se toc a zafa-
rrancho de combat y se activaron los fuegos de to-
das las calderas para dar la ltima arremetida con el
ltimo carbn que les quedaba. El decir el ltimo no
es un tpico oratorio, es una tristsima realidad; los
documents y las cifras no saben de oratoria ni de
poesa, son prosaicos hasta lo sumo, y stos son los
que nos dicen que la escuadra entr en Santiago
quemando el ltimo carbon que le quedaba.
Las crestas de la Sierra del Cobre se dibujaron al
rayar el da, cortando el azul plido del cielo; reco-
nocida la costa por los cazatorpederos, y viendo que
estaba libre de importunos huspedes, la escuadra
espaola se precipit sobre la boca del puerto, ga-
6








.\. RISCO, S. J.


llarda v triunfante, y entire los gritos de viva Espa-
a! que lanzaba, frentica, la tripulacin de aquellos
valientes cruceros.
El Gobierno espaol recibi a media maana el si-
guiente parte del general Blanco: 1898, nueve de la maana. Est entrando en Santia-
go de Cuba nuestra escuadra, a cuyo almirante feli-
cito en este moment por su llegada y habilsima
derrota> 1. Blanco recibi este otro, enviado por Cer-
vera: Santiago, 19 mavo. Hoy he fondeado en este
puerto, desde donde le saluda toda la escuadra, de-
seosa de cooperar a la defense de su patria '. Cer-
vera, a su vez, pudo complacerse en su triunfo, oyen-
do la voz de la patria que le saludaba y felicitaba con
sentidas y halageas frases.
El nuevo ministry de Marina, I). Ramn Aun,
que acababa de reemplazar a Bermejo, le dice: cargado ministerio, felicito a V. E. y escuadra por
hbil maniobra. ()rdeno general apostadero provale
de cuanto necesite. Proceda acuerdo gobernador ge-
neral v dme frecuentes noticias, :
Finalmente, no poda faltar el telegrama de felici-
tacin sincero, quiz el ms sincero, de la augusta
Reina Regente, que tanto se interesaba por su anti-
guo ayudante '. En su nombre le dice Aun a don
Pascual: ,S. M. me manda que en su real nombre
felicite a V. E. por la pericia demostrada, y salude

Coleccin, pg. 73.
2 Coleccin, pg. 74.
3 Coleccin, pg. 75.
4 Cervera fu ayudante de la Reina Regente antes de
ser ministry de Marina.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


tripulaciones escuadra, cuyo movimiento sigue con
inters., A lo cual responded Cervera: Ruego a V. E.
se sirva manifestar a S. M. nuestra profunda adhe-
sin, aspirando slo hacernos dignos de sus distin-
ciones> 1.
Todos estos plcemes y enhorabuenas, dijo el al-
mirante ms de una vez, ya de vuelta a Espaa, que
le sonaban como ese ruido especial que forman las
palmas y ramos de oliva durante la procesin del











Ia escuadra espaola en la baha (le Santiago (fotografa).

Domingo de Ramos. Qu cerca estaba el Viernes
Santo v el Calvario!
Aunque se ha discutido algo sobre el acierto o des-
acierto de nuestro almirante al refugiarse en Santiago,
en vez de escoger otro puerto, como el de la Habana
o San Juan de Puerto Rico, creo que huelgan comen-
tarios en este punto, pues el sitio no fu escogido por
eleccin, sino por apremiante necesidad; pero, pres-
cindiendo de ella, voy a citar la opinion del clebre
Mahan, que en su obra sobre la guerra hispanoame-
ricana, despus de aplaudir el acierto de nuestro al-

1 Ambos telegramas figuran en la Coleccin, pg. 77.








84 A. RISCO, S. J.

mirante, por ir precisamente a Santiago, concluye
as: Suponiendo que hubiera podido tomar otro
puerto, aun el mismo de la Habana, esto hubiera fa-
cilitado la concentracin de las fuerzas de los Estados
Unidos, y ddonos la posicin ms favorable que
hubiramos podido soar, no slo por contener y en-
cerrar del todo al enemigo, sino por poder al mismo
tiempo y de la manera ms apetecible defender nues-
tra base naval y estratgica de Cayo Hueso 1.
As juzga un norteamericano la maniobra de Cer-
vera, una de las ms arriesgadas y mejor dirigidas de
nuestra historic contempornea.


1 La guerra naval sus enseanzas, por A. T. Mahan, p-
gina 74.






















SIN SALIDA!



SrU.RRio: Defensas militares de Santiago.-Estado moral de los de-
fensores.-Primer intent frustrado de salida.-Segundo intent,
frustrado tambin.

La plaza de Santiago de Cuba est dotada por la
naturaleza de todas las condiciones necesarias para
ser convertida en un baluarte inexpugnable. La ciu-
dad est edificada sobre varias colinas en el fondo de
una baha tan cerrada y segura que, vista desde la
ciudad, ms que baha semeja un lago. Su distancia
direct hasta la boca del puerto es de unas cuatro
millas; pero esta boca es sumamente estrecha, seme-
jante a la de un tnel, y tiene como defense, a uno y
otro lado, a guisa de dos titanes de granito, el Morro
al Este y al Oeste la escarpada altura de la Socapa.
Sobre el Morro, y hacia su extremo occidental,
asoma la morenota frente el antiguo castillo que lla-
man del Morro, especie de enano de la venta, que es-
panta con su arrogante figure, pero que es completa-
nente inofensivo. Slo mantiene su antiguo abolengo
por sostener sobre sus lomos de granito la vivienda








86 A. RISCO, S. J.

del gobernador, la del ayudante de la fortaleza y la
del viga y torreros del faro.
La altura de la Socapa se eleva al otro lado de la
boca, mirando con envidia a su hermana, porque ni
aun para sostener una mala vivienda haban contado
con ella los espaoles. Dos gigantes ciclpeos, pues-


El 3 "owa.


tos por Dios para guardar la ciudad, y que se pasan
la vida de los siglos cruzados de brazos, porque Es-
paa no les da ocupacin ninguna!
La entrada de los buques hasta el muelle es en
Santiago muy difcil, y aventurado el no tomarla con
un prctico expert. Este comienza su operacin
guiando el barco hacia el acantilado del Morro, por-
que de acercarse al de Socapa, pudiera darle algn
mal rato el bajo del Diamanizte. Toma en seguida el
rumbo hacia el Noroeste, hasta verse enfrente de la








L.\ ESCUADRA DEL ALUIRANTE CERVERA


batera de la Estrella, fantasma military de las mismas
cualidades que e! Morro, y de aqu gobierna al Norte
para pasar entire Punta Soldado y la de Churruca, de-
jando luego hacia babor a Cayo Smith, ese elegant
peasco a quien corona una ermita, con objeto de
dar resguardo a la resting de Punta Gorda, de Punta
Jutas y Cayo Ratones, y llegar al cabo hasta el fon-
deadero general.
El puerto cuenta con various muelles, y entire ellos
figuran el muelle Real, el de La Luz y el de San Jose,
todos de madera; y all lejos, en el sitio llamado de
Las Cruces, hay otro pequeo, de hierro, pertene-
ciente a la Compaa americana que explota los me-
tales de Jaragu.
Este difcil rumbo que hasta llegar al fondeadero
tienen que llevar los barcos da a conocer lo fcil que
hubiera sido former de Santiago una plaza inexpug-
nable. El Morro y la Socapa dominant el mar en today
su extension; Punta Gorda enfila completamente el
canal de entrada, y ste, por su estrechez, se brinda
como pocos para'la colocacin de torpedos fijos. En
ltimo trmino, bastara esperar uno por uno a los
barcos que intentasen forzar el puerto e irlos acribi-
llando a mansalva.
Pero ntese que esa circunstancia, tan daina para
una escuadra que quisiese entrar, rige tambin y con
el mismo dao para la escuadra que intent salir,
pues lo estrecho de la boca no permit a los bar-
cos sino ir saliendo uno a uno y a cierta distancia
entire s, por lo cual es fcil irlos esperando desde
afuera.
Qu defenses haba puesto Espaa en estas cum-








A. RISCO, S. J.


bres que dominant la ciudad? Qu caones haba em-
plazado sobre estos montages de granito que la mis-
ma naturaleza le prepare con su mano? El crtico es-
paol Sr. Muller y Texeiro 1 es el encargado de
satisfacer esta nuestra curiosidad. Resumiendo sus
datos, diremos que el 21 de abril se coloc una lnea
de torpedos y el 27 se coloc otra; que en Punta
Gorda se situaron dos obuses del sistema Mata, de
15 centmetros, y dos caones Krupp, de nueve; ms
tarde se emplazaron all mismo dos Hontorias, de 16
centmetros, desembarcados del Reina Mercedes. So-
bre la explanada del Morro se montaron cinco cao-
nes rayados de bronce, de I6 centmetros, de los que
se cargaban an por la boca, y adems en junio dos
obuses de 21. En la Socapa se colocaron tres obuses
del mismo calibre que los del Morro, y tambin de
Avalncarga (que se cargaban por la boca), ms dos de
16 centmetros, llevados del Mercedes, que se qued
sin caones.
Estas piezas enumeradas, ms otras cuantas de pe-
quesimo alcance, eran las que teha Santiago para
impedir el bombardeo de una escuadra poderosa, do-
tada de caones modernos de 32 centmetros en n-
mero de dos o de cuatro en cada barco. Colocados
los asaltantes a una distancia donde ni por asomo ni
por recelo podan temer a los proyectiles de la plaza,
la bombardearon a mansalva, mientras se entretena
la dotacin jugando al ajedrez sobre cubierta o sabo-
reando el aroma de un cigarro egipcio.

1 En su obra titulada Combate y capitulacin de Santiago.
Ntese que era marino y que presenci la entrada y salida
de la escuadra.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


Dos o tres veces en que, por lo visto, se descuida-
ron acercndose demasiado, les fu mal y aprendie-
ron para en adelante la leccin 1.


*

Recorrido el nuevo teatro de operaciones que va a
tener la escuadra de Cervera, vengamos ya a ella. El
almirante se encontr con que en Santiago no haba
apenas carbn; slo existan all unas 2.000 tonela-
das para los caoneros que vigilaban la costa, y unas
1.200 de malsima calidad, pertenecientes a las minas
del ferrocarril de Jaragu. Para transbordar este car-
bn a las bodegas de los barcos se contaba con un
remolcador del puerto que tena averiada la mquina,
y para proveer a los buques de agua, porque tambin
los barcos venan sedientos y pedan oo00 toneladas
de lquido como promedio cada uno, no haba ms
que el agua de los muelles de Las Cruces, que era
preciso transportar en dos lanchas, que en un viaje
acarreaba cada una dos pipas.
Y es el caso que a nuestro almirante le sobraba,
si no el agua, por lo menos el carbn! Estaba ase-
diado de envos de carbn por todas parties!
Lanse los telegramas primeros, correspondientes
a su entrada, y se ver la verdad de esta rarsima pa-
radoja. Contaba con un buque carbonero, portador
de 3.000 toneladas para la escuadra; pero... que esta-

I En todo hemos ido siguiendo al Sr. Miller Texeiro
obra citada, y a una relacin indita, pero fidedigna, y a los
dos seguiremos en adelante. Tambin el libro de D. Vctor
Concas hace descripciones y enumeraciones curiosas.








.. RISCO, S. J.


ba en Fort de France y no poda salir sin ser captu-
rado por el enemigo 1. El vapor Alicantc tena a su
disposicin todo el carbn de sus bodegas; pero... en
la Martinica 2. Le haban anunciado que el vapor
Kn!g-Kulln iba abarrotado de carbn para l; pero...
camino de Curacao 3. El comandante general de
Puerto Rico, Vallarino, le telegrafiaba a 22 de mayo
que el vapor ingls R1?stamel sala de Curaqao con
3.000 toneladas Cardiff; pero... veremos pronto para
quines han de ser estas toneladas. Y pone el col-
mo a la prosperidad el telegrama del Gobierno
anuncindole que el seor marqus de Comillas, el
cristiano y patriota que puso a disposicin de Espa-
a sus barcos, su capital y su sangre, acababa de ofre-
cer 7.0oo toneladas de excelente carbn; pero... que
estaban en Cdiz 4.
Tntalo, metido en agua hasta los labios, sin poder-
la gustar, no sufri tanto como D. Pascual Cervera,
rodeado de tanto carbn, suyo, para '/, para su escua-
dra..., y sin poderlo tocar. Y es que no se le haba
dejado a Cervera llegarse a Madrid desde Cdiz para
ponerse de acuerdo con su Gobierno y former un plan
detallado de campaa.

1 Coleccin, pg. 80.
2 Telegrama de Aun, va citado.
3 Se trata de otro vapor. Coleccin, pg. 76.
4 De los hombres que ms benemritos se hicieron en
esta desastrosa guerra. fu uno el marqus de Comillas.
Parte de sus barcos se armaron como cruceros auxiliaries;
otros forzaron el bloqueo de la HaBana con hbil maniobra.
;Lstima que el triunfo (le Espaa no coronase los afanes
y el patritico desprendimiento del marqus y de tantos
otros!








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


Desde que Cervera entr en Santiago y vi la
penuria de vveres que all haba y otras cosas que
vamos a ver en seguida, se persuadi de que era pre-
ciso salir de all cuanto antes para no quitarTes el pan
de la boca a sus hermanos, los soldados de tierra, y
traerles, en cambio, todo el peso de la ira americana.
Cervera hall a su en-
trada en Santiago algu-
nos motives de consuelo
y muchsimos de dolor.
Hallse con dos amigos
nobles, caballerosos, en
cuyos pechos poda des-
ahogar sus penas y en
sus experiencias hallar
consejo: eran el dignsi-
mo arzobispo de Santia-
go y el valiente gober-
nador military de la pla-
za, D. Arsenio Linares,
cua fisonoma moral William T. Sampson, almirante de
cuya fisonoma mora l la escuadra americana.
nos describe el almiran-
te con estas palabras: Al llegar a Santiago encontr
tan gran desastre, qne sent desfallecimiento y las l-
grimas se agolparon a mis ojos; pero encontr tam-
bin all a un dignsimo general de ejrcito, hom-
bre sensato y military culto: era D. Arsenio Linares,
que mandaba aquel conglomerado que llamaron cuer-
po de ejrcito de Orienzte 1. Pero si prescindimos de

1 Carta escrita por Cervera a su hijo D. Juan desde la
prisin de Annpolis, y que ms adelante citaremos con
frecuencia.








92 A. RISCO, S. J.

estos dos, todos los dems espaoles le eran a don
Pascual motivo de amargura por verles tan engaa-
dos respect de la verdadera situacin de Espaa.
Aquella division de tropas leales, resignadas, pero
hambrientas, creanse a s mismas como la vanguar-
dia de un gran ejrcito que se aproximaba, repleto
de medios de destruccin, para unirse a ellos y alcan-
zar victoria; el element civil soaba a su vez con un
Poder central, lleno de solicitud y de desvelo por la
defense de sus intereses; los marines, que estaban ya
en Santiago tripulando el Reina Mercedes y el cao-
nero Alvarado, vivan con la certeza de ver muy pron-
to venir en su auxilio al fantstico acorazado espaol
Don Pedr-o de Aragdn y al no menos fantstico C,-
novas del Castillo 1. El optimism lleg a veces hasta
a contagiar el desengaado nimo del viejo y pruden-
te arzobispo, quien, soando tambin como un guar-
diamarina, brindaba en un modesto refresco, dado en
honor de Cervera y de su oficialidad, por el pronto
asalto dado por los soldados espaoles al Capitolio de
Vshington 2.
Todo esto mataba de dolor a Cervera, que, por
otra parte, vea la realidad y se daba cuenta del apla-
namiento moral que suele traer consigo la reaccin


1 Estoy citando palabras casi textuales de la relacin
hecha por un testigo presencial. Nada pongo de mi co-
secha.
2 Concas, en su libro La escuadra del alnirante Cerrera,
pg. Iog. Como dato curioso, puede leerse en el Apndice
nrmero 5 un artculo del Heraldo de Madrid, en donde se ve
claramente lo desorientado que andaba el pueblo al comen-
zar la guerra.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


del pesimismo, igual y contraria a la accin optimista
que acarici alguna vez nuestra fantasia en los sueos
del deseo.
Era tambin para el almirante una causa de inde-
cible consuelo el considerar cun grande era el esp-
ritu patritico, resignado y viril, que animaba a su tri-
pulacin. Gozaba lo indecible al verla siempre alegre,
dndose al trabajo de la aguada y del carboneo, en
medio de aquel sol inclemente de los trpicos, de
aquella enervacin del clima cubano y despus de las
fatigas producidas por tan largo viaje; pero le desga-
rraba el alma, por otra parte, el espectculo que ofre-
ca a sus ojos el ejrcito de tierra, con el cual herma-
naron en seguida las dotaciones de la escuadra. Par-
ten el corazn, efectivamente, las descripciones que
de l nos hace Concas, cuando llega a llamarles a los
soldados y oficiales espectros ambulances; cuando cita
el hecho de que se les deban nueve meses de haber;
cuando da ya la ltima nota triste, contando el caso
de un official de Infantera que, convidado a la modes-
tsima mesa de Cervera, no le fu possible comer,
porque la debilidad a que haba llegado su estmago
no le permita ingerir aquellos alimentos tan fuer-
tes 1. Y nada de esto saban en Espaa las madres
y esposas de aquellos hroes! 2.

1 Concas, obra citada, pg. I o.
2 Las dotaciones de los barcos no sufrieron apenas ham-
bre por la energa con que su almirante reclamaba en favor
de ellas. En la carta de Annpolis, ya citada en el texto,
dice D. Pascual a su hijo: Los vveres eran en Santiago tan
escasos, que el ejrcito redujo hasta el minimum su ya mi-
serable racin. A peso de oro pude yo adquirir algunos








A. RISCO, S. J.


Grande debi de ser aquella penuria de todo, se-
gn se barrunta por un telegrama de Linares a Co-
rrea, donde se querella del abandon, de la miseria,
de la desnudez en que tiene a su tropa por no recibir
del Gobierno ni medicines, ni alimentos, ni dinero.
Esta plaza, le dice, podr subsistir lo ms hasta
mediados de julio. Se consume 250.000 raciones
mensuales por el personal y 20.000 por el ganado.
Necesitamos medicamentos para hospitals, especial-
mente quinina y bismuto.
Los cuerpos recibieron en enero de este ao la
consignacin de abril del ao pasado; los generals,
jefes, oficiales y comisiones mixtas tienen en descu-
bierto nueve pagas, con la circunstancia de que las
tres ltimas recibidas se les dieron en billetes que no
circulan aqu 1.
Estas penas y estas amarguras las devoraba don
Pascual en silencio, en lo recndito de la cmara del
Tercsa, haciendo o fingiendo hacer solitarios con los
naipes, mientras estaba pensando el modo de resol-
ver las dudas y los problems insolubles que a cada
paso se le ofrecan.
-Ms de una vez (me ha dicho su hijo don Angel
Cervera, contndome estos episodios) se me saltaron


vveres, y tengo la satisfaccin de que mi gente comi
siempre un buen rancho y tuvo para hartarse. Concas afir-
ma esto mismo, aplaudiendo el desvelo de D. Pascual por
sus muchachos, y aade a la marinera, se ie acercaban algunos soldados, temblando
de fiebre y de hambre, con los cuales partan fraternalmen-
te su comida los marinos.
1 Este telegrama lo trae el Sr. Isern en su obra citada.







LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


las lgrimas cuando, acercndoseme el comandante
del Vizcaya, mi amigo Concas, me deca:
--Angel, malas noticias debemos tener.
-Por qu lo dice, don Vctor?
-Porque su pap se ha metido en su cmara y
hace una hora que est formando un solitario con la
baraja.
*

Para poder contemplar despacio este retablo de mi-
serias morales, necesario en nuestra narracin, hemos
tenido que dejar a la escuadra aprovisionndose len-
tamente de carbn y de agua con los escasos me-
dios de que dispone. Vamos a seguir sus maniobras.
La primera disposicin que ha dado su almirante
ha sido la de apagar en absolute las calderas de los













El .lfara Teresa, despus de! combat (fotografia).

barcos. A esta orden, comprometedora hasta lo sumo,
le ha llevado la lgica de los nmeros, ms compro-
metedora todava, con esta sencillsima operacin de
aritmtica que le ha puesto ante los ojos: La veloci-







96 A. RISCO, S. J.

dad del embarque de carbn, dados los medios de
que se dispona para su alijo, no pasaba de 250 to-
neladas diariamente;, por otra parte, la escuadra,
cuando tena encendidas todas sus calderas, consu-
ma 300 toneladas diarias; resultado final y matem-
tico: que el embarque de carbn no daba para man-
tener el consumo del da, cuanto menos para hacer
un aprovisionamiento, que era lo que se deseaba 1.
Sin embargo, el da 21 se dejaron ver en el hori-
zonte algunos barcos enemigos; el 23, comenzaron a
acercarse ms, como por va de exploracin, y el 24
lo hicieron con descarada insistencia, cual si quisiesen
darse cuenta exacta de que la escuadra espaola es-
taba all, porque slo tenan sospecha de ello. Por
eso desde el da 21 se encendieron en el Teresa y en
el Coln las calderas necesarias para que tuviesen mo-
vimientos propios.
Estas indagaciones de los americanos e insistentes
visits le hicieron comprender a D. Pascual Cervera
que estaban descubiertos, y que, si pensaba dejar el
puerto de Santiago, tena que hacerlo cuanto antes y
no esperar a que el grueso de la escuadra enemiga
se acercase hasta taparles la entrada del puerto. Lo
ms lgico era cerciorarse del sitio por donde andaba
entonces la escuadra norteamericana y las probabili-
dades en pro y en contra que la salida ofreca. Re-
uni, pues, el almirante a los jefes de los barcos y se
tuvo una junta de ellos el 24 de mayo en la cmara
de D. Pascual.
ste comenz leyendo los telegramas confidencia-


1 De una relacin indita.








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


les que hasta entonces haba recibido, y que seala-
ban con bastante precision el sitio aproximado de los
buques enemigos; he aqu los telegramas reducidos a
una sntesis: Aun a Cervera desde Madrid a 21 de
mayo: Me comunican que flota Sampson sali del
puerto de Cayo Hueso anoche 1. Aun a Cervera
el 23 de mayo: Sali escuadra enemiga almirante
Schley de Cayo Hueso para Sur Cuba (Santiago) da
20 noche y despus la de Sampson. Crese cuatro
monitors y algunos cruceros guardian canal de Yu-
catn 2
Finalmente, despus de decirle Blanco a Cervera
que desde las diez de la maana del 23 estaba libre
de enemigos casi todo el horizonte de la Habana8,
lo cual era decirle que la escuadra enemiga, dejando
la capital de Cuba, haba tomado algn designio es-
pecial, le dice a las pocas horas del mismo da 23:
Tengo confidencia desde Montreal de que escuadra
Schley sale para Sur de Cuba, despus Sampson, y
que cuatro monitors y algunos cruceros guardian el
estrecho de Yucatn 4.
Con estos telegramas sobre la mesa, era preciso
deliberar el da 24 en la junta de comandantes si
convena o no convena la salida para Puerto Rico.
Aquel movimiento de las dos escuadras enemigas
hacia el Sur de Puerto Rico y aquel vigilar el estre-
cho de Yucatn daba, ms que probabilidad, certeza
de que haba sido descubierto el escondrijo de la es-

1 ColeccidOn, pg. 77.
2 Coleccin, pg. 8o.
3 Coleccin, pg. 81.
4 Coleccin, pg. 81.








A. RISCO, S. J.


cuadrilla espaola y que venan a buscarla; la araa
iba, pues, envolviendo a su presa, para darle el golpe
de gracia. Si el 20 haba salido de Cayo Hueso la flota
de Schley, superior a la espaola, camino del Sur de
Cuba, era lo ms lgico que se encontrasen ambas
antes de haber entrado la fugitive en Puerto Rico.
Los comandantes, segn el acta que all se levan-
t 1, fueron de iunnime par-cer que el peligro cierto
de la salida era muy superior a las pocas ventajas que
pudieran obtenerse logrando alcanzar San Juan de
Puerto Rico, y haca necesario abandonar este pro-
yecto y continuar en este puerto repostndose de
todo lo necesario, con el fin de utilizar cualquier cir-
cunstancia para salir 2.
Se hubiesen encontrado con la escuadra enemiga
de haber salido el 24 de mayo con rumbo a Puerto
Rico? Segn les decan los parties del Gobierno y del
general Blanco, sin duda que s; yo ahora, sentado
tranquilamente delante de mi mesa, teniendo un mapa
ante los ojos y en las manos el libro de A. T. Mahan,
que va dicindome la situacin precisa de sus barcos
en este tiempo, puedo decir que probablemente, no;
porque Sampson estaba an con su escuadra frente
a la Habana el da 25, y la flota Schley no lleg a
verse enfrente de Santiago hasta el 26 :, pero de

Coleccin, pgs. 81 y 82.
2 Ntense los peligros que el acta seala y especifica
Cervera en su telegrama al ministry (pg. 8I): Que el Viz-
cava no puede andar ms que 14 mills, por lo sucio que
tiene sus fondos; el poco carbon que tenemos, etc., etc.
3 Son datos tomados de su libro La guerra naval y sus
enseanzas. El mismo Concas hall tal confusion en los par-








LA ESCUADRA DEL ALMIRANTE CERVERA


premises falsas se sacan siempre conclusions des-
orientadas, adems de que, como dice el mismo
Mahan, el haberse escapado de Santiago la escuadra
de Cervera no hubiera sido otra cosa sino trasladar
el teatro de la lucha de Santiago a Puerto Rico, pues
la guerra la llevaban en sus cofas los barcos de Cer-
vera, y dondequiera que fuesen, all se tendra la
principal batalla, que haba de ser naval. La razn
de esto, aade, es el haber aislado a la escuadra es-
paola, mandndola a las Antillas.

*
*

Ya el da 25, el siguiente a la junta de comandan-
tes, se registra el primer suceso lamentable del blo-
queo. Muy de maana puso seales el viga del Mo-
rro, avisando la presencia de dos vapores en el hori-
zonte; Cervera comunic rdenes al Coln para que
se acercase a la boca del puerto, temiendo alguna
agresin. Al poco tiempo se haca en el Morro la se-


t.es de nuestro Gobierno al describir los hechos, que tiene
que prescindir de ellos. En un artculo publicado por
Sampson en The Century Mlagazine, abril de 1899, pg. 896,
dice ste que en la tarde del 19, y ya con ms certeza en
la tarde del 20, supimos por el cable de la Habana que Cer-
vera habia entrado en Santiago el 19 por la maana. De
todos modos, es lo cierto que hasta fines de mayo no co-
menz propiamente el bloqueo. Afirma Sampson en su ar-
tculo que l quiso comenzar la guerra por un ataque a la
Habana, pero que el Ministerio acord, como ms prctico,
el no exponer los buques a recibir daos de las bateras de
tierra hasta haber tenido un encuentro con los buques es-
paoles.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs