• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Table of Contents
 Introduction
 Tipos y caracteres
 Costumbres y tradiciones
 Costumbres literarias
 Tradiciones














Group Title: Galería puertorriquen?a
Title: Galería puertorriquen︢a
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078477/00001
 Material Information
Title: Galería puertorriquen︢a tipos y caracters, costumbres y tradiciones.
Physical Description: 383 p. : ill. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Fernández Juncos, Manuel, 1846-1928
Publisher: Instituto de Cultrua Puertorriquen?a,
Instituto de Cultrua Puertorriquen︢a
Place of Publication: San Juan Bautista de Puerto Rico
Publication Date: 1958
 Subjects
Subject: Social life and customs -- Puerto Rico   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Puerto Rico
 Notes
Statement of Responsibility: Introducción de Concha Meléndez, grabados de Carlos R. Rivera.
General Note: Originally published in separate volumes under sub-titles.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078477
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AFJ3112
oclc - 03578709
alephbibnum - 001097355

Table of Contents
    Title Page
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Table of Contents
        Page 9
        Page 10
    Introduction
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Tipos y caracteres
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Costumbres y tradiciones
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
    Costumbres literarias
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
    Tradiciones
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
Full Text





FERNANDEZ


PUERTORRIQUEA


Tipos y caracteres


* Costumbres y tradiciones


Introduccin de
CONCHA MELNDEZ

Grabados de
CARLOS R. RIVERA











INSTITUTE DE CULTURAL PUERTORRIQUEA
San Juan Bautista de Puerto Rico
1958


MANUEL E


JUNCO













Derechos de publicacin reservados
INSTITUTE DE CULTURA PUERTORRIQUEA
San Juan. Puerto Rico, 1958.


PR\ITED IN MEXICO
IMPRESO Y HECHO EN MEXICO











































EL INSTITUTE DE CULTURAL
PUEkTORRIQUEA agradece al
seor Ramn Fernndez Nter la
generosa ayuda econmica aportada
para hacer possible la publicacin
de esta obra de su seor padre
Don Manuel Fernndez Juncos.






















CONTENIDO


Introduccin


I.-TIPOS Y CARACTERES


Advertencia Preliminar . ....
El Tigre . .
Los Alcaldes . .
Don Bonifacio Poltico o el Honrado Impertinente.
Los Maestros de Escuela . ....
El Empleado Zngano. .. ....
El Curandero .......
El Mepata . .
El Comisario de Barrio . ....
El Capitn de Milicias. .
El Tahur Fiestero .....
El Buscador de Tesoros . ....
Los Billeteros. . . .
El Agente de Peridicos. ....
Pepito el Pollo ..
El Gallero . .
El Coleador . .. .
El Plagiario . . . .
Los Vendedores de Amuletos. ....
Perico Pluma de Ganso ....


II.-COSTUMBRES Y TRADICIONES


Al que Leyere .. . ..... .
El Amor y las Estacas. .....
En la Puerta de la Iglesia. . . ....
La Levita del Barrio .. . . . . .
Las Fiestas de Cruz .. . .. . . .
Carta de Juan a Perico .. ......


II


45
49
. 57
. 6i
. 67
77
87
93
. 93I

107
. 113
121
127
137
145
. . . 153
159
171
179
195









MAN UEL L


Carta de Perico a Juan . ..
La Moral de Antao .. ...
Por Encima de los Lentes . ..
Aquella Casa .. ....
Revista de Modas.....
Buenas Cosas Mal Dispuestas .
La Poltica en Imgenes .. ...
Las Fiestas . . . .
El Juego del Carnaval . . ..
Cuadros y Escenas de la Capital.
La Noche-Buena .. ....
El Cementerio. ....
El Teatro . . .
La Plazuela de Santiago .. ...
La Plaza de Armas ....
El Paseo de la Princesa y el Jardn Botnico.
La Plaza del Mercado. ...
La Biblioteca y el Bibliotecario ....
El da en que se tira .. . ...
La Casa de la Justicia. ...
El Cobrador . .


COSTUMBRES LITERARIAS

Yo Quiero ser Poeta . .. .
En el Parnaso . . . .
El Convencionalismo ..... . .


TRADICIONES

La Garita del Diablo . .
La Boca del Morro . . .
Las Once Mil Vrgenes . . .
Las Golondrinas de la Intendencia . . .


. 359
. 367
S 375
. 38I


F E R N A N


DEZ


SUNCOS S


I I I j I








Galera


Puertorriquea


Manuel Ferndndez, Juncos



Por Concha MELENDEZ








Recordacin de don Manuel. Una tarde, mientras estudiaba el
tercer grado, bajo la direccin de una maestra inteligente y duea de s
-Mara Rodrguez- en un saln del nico piso que entonces tena la
Escuela Hawthorne de Ro Piedras, se nos dio para usarlo durante el
curso un libro encuadernado en tela crema con flores de intenso rosa
en la portada. Flores que entonces tom por siemprevivas y despus
reconoc en un verano en Nueva Inglaterra, como la flor silvestre que
all se llama clover, en espaol, trbol.
En esos tiempos mi biblioteca estaba formada por la coleccin de
cuentos publicados por Calleja, en libritos que se vendan a cinco cen-
tavos y eran para m gran deleite: Los polvos de don Perlimpln, Los
prncipes encantados, Blanca Nieves y los siete enanos. El libro que
la maestra nos reparti fue Los primeros pasos en castellano, traduccin
y adaptacin de Manuel Fernndez Juncos de First Steps in English por
Albert Le Roy Barlett, editado por Silver, Burdett y Compaa en Nue-
va York para las escuelas de Puerto Rico.
Ese da comenz mi amistad con don Manuel Fernndez Juncos,
quien con suave invitacin, me asom por primera vez a la ventana que
abre al cielo claro o profundo de la poesa. Los nios puertorriqueos
de tres generaciones deben a don Manuel ese descubrimiento deslum-
brador, que enriqueci nuestra fantasa y conmovi nuestros corazones,
llenndolos de bellas palabras, ritmos fciles, pegadizos, educadores
de la expresin; colores que acariciaban nuestra mirada con sus acentos
amarillos, azules, verdes, rosados, en ptalos de flor o alas de pjaros.


de









M E L N D E Z


Hablaba de estas cosas con Enrique Laguerre hace unos das y
comentbamos especialmente el encanto de esos Primeros pasos en el
mundo de la naturaleza y de la poesa. l convena conmigo en que
los contacts de belleza son esenciales en la vida del nio; realizan un
process de afinamiento insustituible, y dejan en el alma para siempre
un pozo de aguas vivas donde volvemos a refrescar nuestro vivir cuando
lo envuelve o reseca el fragor externo.
He vuelto a hojear ese libro amado al examiner ahora la obra de
don Manuel en la Biblioteca Puertorriquea de la Universidad de Puer-
to Rico. Y mis ojos se han detenido en un dstico de Martnez de la
Rosa, que el autor escogi como advertencia y consejo, yo aprend en-
tonces de memorial, y hoy me conmueve otra vez con su profundo lla-
mamiento:
La floor ms pequea mira
y el poder de Dios admiral.

Vuelvo las pginas y leo el ttulo de un corto poema: Margaritas.
Ahora se trata de una recreacin de don Manuel de un poema de F.
D. Sherman:
Por la noche miro al cielo
y las brillantes estrellas
me parecen margaritas
que el cielo azul ornamentan.
Miro al cielo al despertarme
y no tiene ni una estrella.
Todas estn adornando
la campia de la aldea!
Sueo despus que la luna,
su dulce madre, las lleva
al nacer del nuevo da
por una ignorada senda.

Un aliento de potica religiosidad aviva las pginas de este libro,
que a los nios de entonces nos hizo soar, anudar una misteriosa inti.
midad con la naturaleza y sentirnos propicios al acto noble y la con.
templacin enajenada. As fue como la adaptacin del poema El se-
creto, de Fisher, El canto de las semillas, inspirado en un pensamiento
de Nesbit, La aurora de Longfellow, El nido de James Russell Lowell,
fueron transformando en respetuosa alegra, el egosmo infantil y en-
derezando la destructive travesura en juego cordial con rboles, plan-
tas, estrellas y pjaros.


C 0 N C H








I N T R O D U C C 1 IN
De memorial recitbamos esos poemas. Releamos sus pginas des-
cubriendo en ellas nueva luz en cada lectura. Con el poema Despus
de la lluvia de Julia P. Montes de Oca, que todava recuerdo ntegro,
logramos algunos los primeros triunfos en la declamacin. Y cuntos
nios puertorriqueos han recitado el da del rbol el poema Amor
forestal, bella traduccin de Woodman, Spare that tree de George P.
Morris!
Hay un cuento, Los cofrecitos mgicos, que fue para m la reve-
lacin de la vida manifestndose en belleza, surgiendo transformada
de la tierra oscura en el delicado milagro azul de la Gloriaa de la ma-
ana". Y es la voz de don Manuel la que todava parece decir al nio
que perdura en nuestro corazn, las palabras del poema de Celia Thax-
ter que tradujo al espaol para nosotros:

Cuando puedas sembrar, nio querido,
qu sembrars?
Semillas de paciencia y de dulzura
y de bondad.
Simbralas bien con cuidadosa mano,
luego vers
qu cario, belleza y alegra
junto a ti nacern.

Quin fue este hombre amador de los nios que as se desvel
porque tuvieran lectures adecuadas en su propia lengua; cuatro libros
de lectures graduadas en ascendente y sabia dificultad; un texto de Lec-
turas escogidas; dos series de canciones con letra suya o de Virgilio
Dvila, y msica de Braulio Dueo Coln?
Antonio Pedreira y Jos Mercado explicaron el origen de esos tex-
tos escolares. Mercado describe en sus Datos biogrficos sobre Manuel
Fernndez Juncos:

Al posesionarse de la Isla las autoridades norteamericanas, fue conce-
dido un plazo de seis meses para que se presentaran libros escolares cuyos
textos se ajustaran a los nuevos adelantos de la pedagoga y la metodolo-
ga. .. Pasado el plazo, si no se presentaban estos instruments pedag-
gicos, el idioma official sera el ingls, con lo que se perda con el idioma
la influencia spiritual que forma el carcter y la personalidad de los
pueblos.
Don Manuel Fernndez Juncos se dedic a esta labor y escribi ad-
mirables libros escolares y gracias a ellos, impidi que se suprimiera la








O N C H A A E L E N D E Z
lengua espaola en las escuelas del pas, evitando que quedaran cesantes
ms de mil maestros que no saban ingls.'

Vivi don Manuel en Puerto Rico setenta y un aos. Mi compa-
ero de studios y trabajo Antonio S. Pedreira, escribi una corta pero
magnfica biografa donde declara la significacin de don Manuel en
la historic de la cultural puertorriquea.2
Desde Tres Montes, casero de Ribadesella, Asturias, donde naci
el II de diciembre de 1846, vino a Puerto Rico en 1858, a los doce
aos. Augusto Malaret, en la semblanza que le dedica en su libro
Medallas de oro. lo ve nio bajo el sol nativo "que le ense a jugar
y reir bajo los robledales y castaares inmensos de Asturias... con esa
risa franca, inofensiva y contagiosa. que ha provocado la risa de tres
generaciones de lectores3
Fue a vivir con unos tos en Ponce, en donde estudiaba "idiomas
y otras asignaturas" en preparacin para el alto comercio a que sus
parientes pensaban dedicarle.4
Para salvarle de la fiebre amarilla -dicen sus bigrafos- fue en-
viado a Juana Daz y despus a Adjuntas. Dalmau Canet asegura5 que
fue entonces cuando Fernndez Juncos vivi como los puertorriqueos
de la altura, vistiendo como ellos, mezclndose en sus trabajos, y apren-
diendo su habla, sus sentimientos, sus anhelos.
Muerto su to cuatro aos despus, Fernndez Juncos sali de Ad-
juntas en 1865, y fue a trabajar en un comercio de Vega Baja, en donde
el Dr. Jos Gualberto Padilla le sana de una dolencia en los ojos y se
convierte en su amigo, maestro y animador de su vocacin literaria. Sus
primeros escritos fueron publicados por el Dr. Padilla en El Porvenir
en 1867, peridico que diriga en San Juan el Intendente don Joaqun
de Alba.6 Luego colabora en La Razn, de Mayagez, El Derecho de
Ponce, y Don Simplicio, de San Juan.
Dos afirmaciones hace Pedreira que definen dos moments deci-
sivos, en la vida e influencia cultural de Fernndez Juncos en Puerto
Rico. La primera se refiere a la aparicin del semanario El Buscapi,
la segunda, a sus artculos de costumbres:
1 Jos MFRCADO, Datos biograficos de don Manuel Fernandez Juncos, Madrid, Imp.
La Editora, 1913.
2 El periodismo en Puerto Rico, La Hahana, Ucar. Garca y Ca., 1941, pp. 166-172.
3 AUGUSTO MALARFT, Medallas de oro, 4* ed., Mxico, Editorial Orin, 1952.
4 JosF MFRCADO, op. cit.
6 DALMAU CANET, Prceres, San Juan, Imprenta Correo Dominical, 1929.
e ANTONIO S. PEDRFIRA, El periodismo en Puerto Rico, p. 168.








I N T R O D U C C I 6 N
Cuando el da primero de abril de 1877, apareci el primer nmero
de El Buscapi, semanario fundado por Manuel Fernndez Juncos, el pe-
riodismo puertorriqueo adquiri un nuevo donaire y aprendi el difcil
arte de la stira.
.Desde las columns de este simptico semanario, y siguiendo las hue-
llas de Manuel Alonso, cre los mejores cuadros del costumbrismo puerto-
rriqueo y se adelant a todos en la iniciacin de una series biogrfica de
puertorriqueos notables.

El professor Frank G. Garrino, en el resume de su studio Ma-
nuel Fernndez Juncos: Pivotal Force in the Insular Movement in Puer-
to Rico Through El Buscapi,7 seala siete conclusions generals acerca
de la primera gran oleada de actividad insular que abarcan los vein-
titrs aos en que El Buscapi domin el desarrollo cultural de Puerto
Rico (1877-1899).
Revivi y alent la literature insular proveyendo un lugar para las
publicaciones, ofreciendo premios en competencias literarias, dando pu-
blicidad a los autores y ejerciendo la crtica literaria; organize un pro-
grama para las bibliotecas y centros de lectura y consigui libros para
ellos; public traducciones de obras extranjeras en forma que pudieran
encuadernarse; sugiri la fundacin de una biblioteca insular que diri-
gi l mismo; hizo con xito la propaganda para un sistema de ense-
anza obligatoria y el establecimiento de escuelas de comercio, agricul-
tura, farmacia, artes y oficios y preparacin de maestros.
Fue el nico peridico que promulg entonces un program de
educacin para adults, por medio de artculos informativos sobre sa-
lud, bienestar y problems de gobierno; era el nico peridico que iden-
tificaba y retaba y cuando era necesario denunciaba, los procedimientos
del gobierno dominado por Madrid en Puerto Rico, que impeda el
progress econmico y social en la Isla.
El Buscapi, en fin, toma el primer puesto orientador en la cam-
paa a favor de la autonoma de Puerto Rico y lleg a ver su triunfante
realizacin en medio de la crisis internal y la guerra en suelo puerto-
rriqueo, sosteniendo la ms larga influencia ejercida por un peridico
que defenda los intereses isleos, en un perodo en la historic de Puer-
to Rico en que los peridicos dominaron la escena literaria.
La Revista Puertorriquea que dirigi durante siete aos (1887-
1893), con corresponsales en Pars y Madrid, mantuvo a Puerto Rico
vinculado al pensamiento universal, y fue reconocida como una de las
mejores revistas de Amrica en aquel tiempo.
7 FRANK G. GARRINO, Michigan State University, 1956.








AM E L N D E Z


En una tesis indita, presentada en el Departamento de Estudios
Hispnicos de la Universidad de Puerto Rico (1932), La vida y los
tiempos de don Manuel Fernndez Juncos, el autor, Pedro Conde, in-
sert un soneto copiado de los papeles que conservaba de su padre Am-
paro Fernndez Nter. Es un autorretrato en donde don Manuel, como
Juan Ruiz, el gozoso Arcipreste de Hita, se burla con donaire de s
mismo, terminando con un rasgo estoico que una humorada final sua-
viza:

AUTORRETRATO

Corto, fornido, resistente, obeso,
de humilde porte y plcido semblante;
ameno en el decir, dulce, picante,
rara mezcla de santo y de travieso.
Lleva la sans fafon hasta el exceso,
trabaja con impulso de gigante.
y las distancias corre en un instant
como quien de su edad no siente el peso.

Cubre con facha de hostelero godo
entusiasmos de artist y de poeta
que siempre de mostrarse encuentra modo.
Ni el bien le muda ni el dolor le inquieta,
y para ser original en todo
pone a su estilo frac y anda en chaqueta.

Mi encuentro personal con don Manuel ocurri cuando yo era es-
tudiante en la Universidad y empec a querer acercarme a las persona-
lidades valiosas de Puerto Rico para aprender de ellas y que ellas me
conocieran. Es una actitud de la adolescencia en aqullos que se sienten
atrados desde temprano por la vocacin literaria. Me gustaba entonces
visitar a don Cayetano Coll y Toste quien me contaba leyendas y cosas
significativas de su larga experiencia; escuchaba con el corazn sobre-
cogido de asombro la explicacin que me haca doa Ana Roqu de
Duprey del cielo estrellado. Y un da me atrev a subir las escaleras
del piso principal de la casa nmero cuatro de la calle de la Fortaleza
donde viva don Manuel, para conocerle de cerca.
Me recibi su hija. El maestro estaba en Cayey pasando unos das.
Desde su retiro en las montaas me escribi una carta que guard en
mi archivo, como testimonio de la bondad e inters con que estimulaba
a la gente joven:


C 0 N C R









I N T R O D U C C I N
Mi hija Amparo me inform que habia estado usted en mi casa de
San Juan y me caus pena el no haber estado all para recibirla y atenderla
merecidamente.
Soy admirador de usted, de sus bellas producciones, y tendr much
placer en ir pronto a saludarla a Ro Piedras.

Pocos das despus, don Manuel llegaba a Ro Piedras desde San
Juan en el tranva, y caminaba desde la plaza del pueblo hasta mi casa
entonces ms all del Colegio de la Milagrosa en la salida hacia Caro-
lina. Deseaba darme las gracias en persona "por mi bondadosa aten-
cin" de querer conocerle. Era la ltima dcada de su vida que se cerr
el 18 de agosto de 1928. Con traje de dril de finas listas azules, sonrisa
comprensiva y una suave luz en la mirada, me pregunt por mis estu-
dios, mis ambiciones, mis esperanzas. Cuando se despidi asegurn-
dome su devota amistad, se alej como haba venido, a la estacin del
tranva. No volv a ver a don Manuel y no llegu a contarle cmo
haba guiado l mis primeross pasos en castellano".
2. Sentido de un gnero literario en Hispanoamrica. En su con-
ferencia sobre los costumbristas cubanos,8 Salvador Bueno parte de
Larra para demostrar que los artculos de costumbres tienen un tras-
fondo de protest y acusacin, en este caso, "contra el rgimen colonial
imperante en Cuba": Ese trasfondo de protest, acusacin y crtica so-
cial, se encuentra en gran nmero de los artculos de costumbres que
rebasan lo meramente pintoresco, en todos nuestros pases, alcanzando
mayor expresin en escritores de Colombia, Mxico y Venezuela.
Refirindose a esta forma literaria B. Sann Cano9 la describe como
gnero que present las costumbres realzando "las caractersticas hu-
mildes, primitivas o ridculas de los personajes y del ambiente". La
sagaz inteligencia de Sann Cano, establece la relacin de esos artculos
con la pintura, comparndolos con los "cuadros de gnero" y los inte-
riores holandeses. Termina su definicin con estas palabras que a la
vez caracterizan y limitan esa literature:

El escritor de los cuadros de costumbres describa minuciosamente
escenas de la vida familiar, ciudadana o del campo, con la mira puesta en
hacer resaltar el lado grotesco de los personajes, de los moments de la
vida representados, tendiendo siempre a anotar las especialidades del color
local.
8 SALVADOR BUENO, Policroma y sabor de los costumbristas cubanos, Santiago de
Cuba, Universidad de Oriente, 1953.
SB. SANN CANO, Letras colombianas, Mxico, Fondo de Cultura Econmica, 1944.
17








C O N C H A M E L E N D E Z
Esta forma literaria que procedi de Francia e Inglaterra -Vctor
Etinne Jouy, Addison y Steele- y lleg a nosotros a travs de Espaa
-Mesonero Romanos, Larra, Estbanez Caldern- se cultiva en Co-
lombia con "mpetu de inundacin" y es all, y en otros pases de His-
panoamrica, el modo con que se haca el estreno en la vida literaria.
Juan de Dios Restrepo, Jos Manuel Groot, Jos Mara Vergara y
Vergara, Jos David Guarn y el de "mayor ingenio y gracia de su
tiempo" el refinado Ricardo Silva, padre del poeta Jos Asuncin, son
los ms valiosos. De Silva se recuerda el donoso Ni,o Agapito, historic
natural de un pilluelo bogotano. Sann Cano seala los aos 1831 a
1872 como los del dominio del gnero en su pas.
En Mxico, el movimiento costumbrista ha tenido un minucioso
investigator en Jefferson Rea Spell.'o Segn Spell Jos Joaqun Fer-
nndez de Lizardi fue antecesor de Larra, describyendo en 1812 las cos-
tumbres, no para entretener, sino con el propsito de reformar. Como
los costumbristas posteriores, firm sus artculos con un seudnimo:
"El Pensador Mexicano", que era a la vez el nombre de un peridico que
Fernndez de Lizardi publicaba durante los aos 1813 y 1814.
Cuando el absolutismo del rgimen hizo impossible la continua-
cin de El Pensador Mexicano, Lizardi escribi novelas que son tam-
bin stira de costumbres y descripcin de tipos: El Periquillo Sarniento
(1816), La Quijotita y su prima (1818-1819), Don Catrn de la Fa-
chenda (1832). El Periquillo se public incomplete por la censura del
gobierno virreinal y no apareci ntegro hasta (1830-31).
Veinte aos ms tarde reaparece en Mxico el artculo de cos-
tumbres, siguiendo ya los models espaoles imitados en todos los pa-
ses hispanoamericanos. Empiezan a reproducirse artculos de Mesonero
Romanos en 1838 y siguen apareciendo en 1840 en El Ensayo Literario,
en donde tambin se public la traduccin de dos artculos de Addison.
Como sus maestros espaoles, los mexicanos usan seudnimos y
tratan temas tradicionales en el gnero: las doncellas, la alcahueta, la
chismosa, la beata, el da de difuntos, el de ao nuevo y diversiones
y costumbres peculiares a Mxico.
En Memories de mis tiempos, 1840-1853, Guillermo Prieto se re-
fiere al comienzo de la tendencia:

Por aquellos tiempos, llegaron a Mxico artculos de El Curioso Par-
lante comenzados a publicar en 1836.
Yo, sin antecedente alguno, publicaba con el seudnimo de don Be-
1o The Costumbrista Movement in Mexico, New York, Modern Language .Associa-
tion of America, Vol. L, marzo 1935.








I N T R O D U C C I N
nedetto mis primeros cuadros, y al ver que Mesonero Romanos quera
describir un Madrid antiguo y modern, quise hacer lo mismo...
Emprend mis paseos de studio, tomando un rumbo y fijando en
mi memorial sus circunstancias ms caractersticas.

Este pasaje revela el impulso inicial de todos los costumbristas his-
panoamericanos que tambin quisieron "hacer lo mismo" que Mesonero
Romanos y emprendieron "paseos de studio" a caza de temas y cir-
cunstancias caractersticas. Los materials eran americanos y as fue
quedando en esos artculos la revelacin de sentimientos y modo de
expresin de la vida hispanoamericana, que han ido moldeando en la
literature nuestra particular manera de entender y sentir.
Fabricio Nez, imitador de Larra; Guillermo Prieto, quien reapa-
rece en 1843 en El Museo Mexicano con cuadros de costumbres firma-
dos con el seudnimo Fidel; Jos Esteva, ngel Vlez, Luis Martnez
de Castro, el yucateco Manuel Barbachano, Manuel Payno, Altamirano,
Ignacio Ramrez, Heriberto Fras, escribieron cuadros de costumbres
que forman, con otros artculos sin firma, una inmensa provincia lite-
raria habitada por "tipos y caracteres" que viven y se mueven en dife-
rentes climas de expresin, desde lo pintoresco a la stira poltica.
Es interesante para nuestro studio el artculo de un joven liberal
que en 1862 relata su visit a unas "mujeres hipcritas y reaccionarias"
y firma con el seudnimo Buscapi," que iba a ser usado por Fernndez
Juncos en Puerto Rico, no slo como seudnimo sino como nombre del
semanario que marca toda una edad de nuestra cultural.
Con Jos T. Cullar, Facundo (1830-1895), aparece el costum-
brista ms cercano a Larra, movido por hondos sentimientos patriticos
que su talent satrico expresa con agudo realismo.
Cullar, como Fernndez Juncos, escribi sus mejores artculos en
la dcada del ochenta, aunque ya haba escrito algunos en 1868. El
mismo anhelo progresista que alienta en muchos artculos de Fernndez
Juncos, aparece en la series que public Cullar en El Libertador de
Mxico, escritos en Washington, mientras era all secretario de la Le-
gacin mexicana. Aparecen en 1882 con el ttulo general de Artculos
ligeros sobre asuntos trascendentales, y en ellos es evidence todava la
influencia de Larra.
Los cuadros de costumbres se escribieron durante medio siglo en
Mxico (1840-189o). Spell los clasifica en dos grupos: el propsito
del segundo fue la eliminacin de muchos aspects de la vida national
que sirvieron de temas al primero. Lo que el pirmero describa con
11 Ver SPELL, Ot. cit.









M E L N D E Z


amor, el segundo lo satiriz como indeseable. Y es que, como observa
el investigator norteamericano, "ante el progress, los tipos y costum-
bres peculiares tienden a desaparecer; la variedad se vuelve uniformidad
y lo distintivo se disuelve en lo conventional". Es el process que vemos
repetirse en el costumbrismo literario de todos los pases y observamos
de cerca en el nuestro.
El cuadro americano de costumbres logra pronto caractersticas ori-
ginales y sus temas, personajes y paisajes anuncian las corrientes lite-
rarias de regionalismo y criollismo que aprovecharn ms tarde con efi-
cacia nuestra novela y cuento.
En su ensayo Acotaciones al costumbrismo peruano'" Mary Nemt-
zow lo ve surgir como el de Mxico, antes del advenimiento del roman-
ticismo. Dos tendencies, la colonialista y espaolizante y la liberal y
criolla, tienen su representante respective en Felipe Pardo y Aliaga
y Manuel Ascensio Segura (1805-187I). Creador de personajes cle-
bres en el teatro de su tiempo, Segura present las costumbres en stiras
regocijadas sin intencin de corregir o escarmentar. Su a Catita, nieta
de Celestina; su don Alejo, precursor de los afrancesados cursis, tienen
vitalidad y gracia.
Felipe Pardo y Aliaga (80o6-1868), por el contrario, espaolizan-
te, hostile a la repblica, represent el conservadorismo y la tradicin
clsica y su stira poltica, antidemocrtica, fustiga las costumbres li-
meas y hace desfilar por el peridico El espejo de mi tierra, las cos-
tumbres de la repblica, vistas como expresiones absurdas de un pa-
triotismo y un nacionalismo que no pudo sentir.
Es con Abelardo Gamarra, El Tunante (1850-1924), que junto a
tipos y costumbres de Lima, se describe, incorporndose a la literature
peruana, la vida de provincia, en presentacin satrica y reformista. Sus
artculos de costumbres, recogidos en libros como El Tunante en camisa
de once varas (1877), y El novenario de El Tunante (1885) coinciden
en el tiempo con los cuadros de costumbres de Fernndez Juncos. Tam-
bin en su intencin, porque, segn Alberto Tauro,"3 "en el fondo alien-
ta una conciencia peruansima que vio en la moral y la educacin, los
medios ms adecuados para lograr el bienestar del pueblo".
Pero la contribucin ms important del Per al arte literario his-
panoamericano en el siglo xix, la hizo Ricardo Palma (1833-1919),
12 Retista Iheroamericana, 1949, XV, No. 29, PP. 45-62.
1I ALBERTO TAURO, Elementos de literature peruana, Lima, Ediciones Palabra, 1946,
p. 110.
20


C 0 N C H








I N T R O D U C C I 0 N
cultivador de un gnero relacionado con el artculo de costumbres, pero
ms valioso artsticamente, evocador de un pasado en que la burla
encubre cierta nostalgia, detrs del tono humorstico con que se pintan
los personajes, y la evocacin de una sociedad en donde la gracia, la
picarda y el color, nos revelan el encanto que an parece envolver a
la alegre Ciudad de los Virreyes.
Palma, adems, tiene un estilo propio, inconfundible, que falta en
general a los autores de artculos de costumbres difciles de identificar
bajo sus seudnimos, cubiertos, con pocas excepciones, por un lenguaje
y unos recursos muy parecidos.
En Venezuela, el gnero alcanza ms vigencia en el perodo de
1830 a 1850. Es, dice Mariano Picn Salas4 "la primera va hacia lo
circundante expresadora de una sociologa naciente". Imitada de los
models espaoles primero, llega en Daniel Mendoza a nacionalizarse,
creando al "Palmarote audaz y deslenguado" y vigorosas escenas llane-.
ras. Despus de la Guerra Federal, se vuelve cauce de "la vida sub-
terrnea y burlona, la de los sobrenombres y la ancdota diaria que
siempre coexisti en Venezuela junto a la grave vida official .
Francisco Sales Prez y Nicols Bolet Peraza son los pintores de
"la nueva fauna humana" hasta el final del autocratismo de Guzmn
Blanco: el vividor, el petardista, el amigo de todos los gobiernos, el
felicitador.
En Argentina Esteban Echeverra se adelanta a los costumbristas
de casi toda Hispanoamrica con su cuadro El matadero (1838) de
movimiento e intensidad dramtica que no alcanzaron muchos de los
que despus imitaron models espaoles.
Escribieron tambin artculos de costumbres Juan Bautista Alberdi,
quien us el seudnimo de Figarillo y Juan Mara Gutirrez. Pero los
ms hermosos cuadros de costumbres argentinas del siglo xix hay que
buscarlos en los primeros captulos de Facundo de Sarmiento y en sus
Recuerdos de provincial, en donde alcanzan categora diferente dentro
del propsito y la concepcin particular del autor.
Chile tambin tiene espacio, aunque no muy extenso, en este mapa
geogrfico de los cuadros de costumbres. Jos Joaqun Vallejos, Jota-
beche (1809-i850) describe hacia 1840 artculos satricos y cuadros de
costumbres pueblerinas para contrastar el ambiente corrompido de San-
tiago, con la vida sana de provincias.
14 MARIANO PICN SALAS. Nota a la Antologia de costumbristas venezolanos del
Siglo XIX, Caacas, Biblioteca Venezolana de Cultura, 1940, pp. III-VI.









M E L E N D E Z


Al narrar su vida en Recuerdos del pasado, Vicente Prez Rosales
describe el paisaje y los huasos chilenos, mineros y santiaguinos de la
primera mitad del siglo xIx.15
El cuadro de costumbres se cultiv en Amrica hasta finalizar el
siglo xix. Todava entonces surgi en Costa Rica un escritor que se
dedica con preferencia a la ya vieja modalidad literaria, en que tantos,
por exceso de realismo, perdieron de vista el valor de la expresin no-
blemente discreta. Manuel Gonzlez Zeledn, Magn (1864-1936),
describi tipos y costumbres de la ciudad de San Jos y cuadros rura-
les. Amablemente irnico y travieso, su valor es ms documental que
esttico, segn Anderson Imbert."
En las Antillas el artculo de costumbres es ms important en
Cuba y Puerto Rico que en Santo Domingo. Salvador Buenol7 traza su
historic en Cuba, investigando en las revistas de la tercera y cuarta d-
cada del siglo xix, sealando como los primeros cultivadores del cuadro
*de costumbres a Jos Victoriano Betancourt (1813-1875) y Jos Mara
Crdenas y Rodrguez (1812-1882); Betancourt sugiere su teora del
gnero en estas palabras: "Muy humilde es mi pretensin: pintar, aun-
que con tosco pincel y apagados colors algunas costumbres, bien rs-
ticas, bien urbanas, a veces con el deseo de indicar una reform, a veces
con el de amenizar"."
Bajo el seudnimo de Jeremas Docaranza, Jos Mara Crdenas
y Rodrguez, cultsimo en letras clsicas espaolas, fue el Mesonero
Romanos de Cuba, y sus artculos se reprodujeron en revistas francesas
y espaolas. Hay en los tipos que retrata sentido de universalidad que
explica l mismo al describir su procedimiento:

La sociedad me presta sus cuadros y yo se los devuelvo a la sociedad,
pero si de aqu tomo un rasgo y otro all para completar mi pintura, no
voy luego con ella y digo a la sociedad: "aqu ves ridiculizado tal o cual
vicio, tal o cual extravagancia, de muchos individuos de los que te com-
ponen".

Le preocup, como a Fernndez Juncos, la educacin de los nios,
como testimonian sus artculos Los nios, Mis hijos y Educado fuera.
Gaspar Betancourt Cisneros (1803-1866) es El Lugareo que des-
de Puerto Prncipe describe sus Escenas cotidianas. Su manera vital, cas-
15 MARIANO LATORRE, La literature chilena, Buenos Aires, Facultad de Filosofa
y Letras, 1941, pp. 96-97.
16 ENRIQUE ANDERSON IMBERT, Historia de la literature hispanoamericana, Mxico,
Fondo de Cultura Econmica, 1954, p. 250.
17 SALVADOR BUENO, op. cit.
18 Ibd., p. 18.


C 0 N C H








I N T R O D U C C I 0 N
tiza, muy criolla y espaola a la vez, logra una prosa de personal expre-
sividad que pocos cultivadores del gnero alcanzaron. Su hijo, Luis
Victoriano (1843-1885) tiene ya en sus artculos aspiraciones separa-
tistas en donde, segn observa Salvador Bueno, "se adivina ya al future
mamb".
Luis Victoriano Betancourt es el primer costumbrista cubano que
defiende los derechos de la mujer. Pintor de tipos graciosos como Los
primos y Los pollos, describe con risuea vision pasajes y costumbres
de La Habana.
En 188I se public una recopilacin de artculos costumbristas de
various autores con el ttulo de Tipos y costumbres de la Isla de Cuba,
en donde se sintetizan "el color y el sabor" que Salvador Bueno co-
menta en su ensayo.
Las vicisitudes polticas de Santo Domingo: la cesin que hizo
Espaa del territorio a Francia, las invasiones haitianas, la reincorpo-
racin a Espaa, la nueva invasion y dominio haitianos que duraron
veintids aos, hasta la proclamacin de la Repblica Dominicana por
Juan Pablo Duarte en 1844, explican el predominio de escritores po-
lticos y la ausencia del artculo de costumbres en los aos en que pros-
peraba en los otros pases hispanoamericanos.
En los que siguieron, al comentar la labor cultural del grupo re-
unido en la Sociedad de Amigos del Pas en i880, Pedro Henrquez
Urea nombra educadores, poetas, eruditos y crticos, pero no autores
de cuadros de costumbres.19
El Panorama histrico de la Repblica Dominicana de Max Hen-
rquez Urea20 cita como escritores de costumbres a Csar Nicols Pen-
sn y Tejera en su libro Cosas aejas (1891) y a Francisco Gregorio
Billini, considerando las pginas de Billini "evocadoras del Ban de an-
tao", notables cuadros de costumbres.
Parece, sin embargo, que la tradicin fue ms cultivada por los
dominicanos: Javier Angulo Guridi, Jess Troncoso de la Concha, es-
cribieron tradiciones. Max Henrquez Urea sita los primeros ensayos
en prosa "para llevar a la literature escenas tpicas de la vida national"
despus de 1892. Fueron, segn este autor, escritores menos conocidos,
como Luis Arturo Bermdez, Las cosas de Seo Toms y Carlota Salado
Pea en Primera derrota (1896). Estos cuadros costumbristas prepa-
ran, como en todas parties, la aparicin del cuento.
3. Historia del gnero en Puerto Rico. El mismo don Manuel ha
19 PFDRO 1EFNRQUFZ UR~A, Vida intellectual en Santo Domingo. Horas de Es-
tudio, Pars, Ollendorf, s.a.p. 182-205.
20 Ro de Janeiro, Compaa Brasilea de Artes Grficas, 1945, pp. 176, 229.








C O N C H A M E L N D E Z
bosquejado la historic del cuadro de costumbres puertorriqueo en el
prlogo que escribi ,para Cosas de Puerto Rico (1893) de Jos An-
tonio Daubn. La predileccin que tuvo por el gnero y el valor que
le atribua, se resume en estas palabras:

Puerto Rico tiene tambin sus escritores de costumbres aunque en
nmero y fecundidad se hallan naturalmente en relacin con las condiciones
de la vida literaria del pas.
Una cosa es escribir clamo current una letrilla, un romance sin
mdula o un ahuecado artculo, y otra es observer a un pueblo, condensar
en pocas lneas los rasgos ms salientes de su fisonoma y de su carcter,
y comunicar a este trabajo la amenidad, la viveza y armona propias de
toda obra literaria que aspira a ser leda ms de una vez.

El cuadro de costumbres en Puerto Rico se afirma con Manuel
A. Alonso21 cuyo seudnimo El Jbaro pas a ser ttulo del libro que
es uno de nuestros clsicos. A l dedica don Manuel un comentario en
el prlogo que estamos examinando y en una de sus Semblanzas puerto-
rriqueas.
Pintor fidelsimo de las costumbres de los campesinos puertorri-
queos es Manuel A. Alonso para su comentarista. "Pinta", dice, "el
jbaro de antao, su lenguaje propio, su manera de pensar y sentir, su
trato alegre y zumbn, la hiprbole de sus comparaciones, y hasta la
ingnita propensin a mentir poticamente..."
Antes, en 1888, Fernndez Juncos haba dedicado a Alonso una
de sus Semblanzas. En ella seala el comienzo de nuestros studioso" de
costumbres en la coleccin publicada en El Jbaro en 1849. Vio ya el
"carcter trascendental" del libro, el firme propsito, la rectitud de cri-
terio, la persistent hombra de bien del autor de veinte aos que a
los sesenta ha de servirle para representar la honradez perfect.
En las escenas de la primera parte de El Jbaro descubre Fernndez
Juncos "cierta prudent parsimonia en la eleccin de los asuntos y el
constant propsito de tratar como de soslayo las cuestiones relacionadas
con el gobierno". Justifica esa actitud en las leyes a que por entonces
tenan que ajustarse los escritores y a la suspicacia de los gobernantes.
Alaba tambin Fernndez Juncos en El Jbaro "los graciosos models
del habla de nuestros jbaros", los que segn l, no tienen rival.
Dos certeras observaciones hace don Manuel en torno a El Jbaro:
profetiza que su innegable valor aumentar "segn vayan las antiguas
21 Para un studio complete de Manuel A. Alonso, vase el libro de MODESTo RI-
VERA, Concepto Y expresin del costumbrismo en Manuel A. Alonso, Mxico, Editores e
impresiones Beatriz de Silva, 1952.








I N T R O D U C C 1 0 N
costumbres puertorriqueas modificndose y desapareciendo", y la trans-
formacin que ve ya en el tipo jbaro que la modern civilizacin
transfigura. De ese modo se anticipa a Antonio S. Pedreira al hablar
del "jbaro histrico" en contrast con el modern.
El valor de El Jbaro de Alonso ha aumentado no slo por la razn
documental que especifica Fernndez Juncos, sino por la afirmacin
artstica, criolla, que represent en la literature puertorriquea. El cen-
tenario de la publicacin de El Jbaro fue conmemorado en Puerto
Rico de la manera ms perdurable: una nueva edicin del libro anotada
y editada por F. Manrique Cabrera y Jos Antonio Torres Morales.22
Publicaron tambin studios Margot Arce de Vzquez, Jos Emilio Gon-
zlez y Arturo Morales Carrin. Jorge Luis Porras Cruz se adelant
tres aos (1945) a este resurgimiento de inters en Alonso en su en-
sayo, Un costumbrista puertorriqueo del siglo XIX: Manuel A.
Alonso.23
Jos Pablo Morales Cabrera -Jos Blsamo- y Jos Mara Monge
-Justo Derecho- son citados por Fernndez Juncos como autores de
buenos artculos de costumbres. Pero aade que muchos de ellos pro-
bablemente se han perdido "en la fosa comn del periodismo de ba-
talla".
Pasando por los ensayos sociolgicos El campesino puertorriqueo
de Francisco del Valle Atiles y La campesina de Salvador Brau que per-
tenecen a otro nivel literario, don Manuel terminal su historic mencio-
nando a Fernando de Ormaechea, que escribi "con ms ingenio que
verdad" sobre nuestras costumbres urbanas; a Leonardo Ponce de Len,
autor de escenas tpicas llenas de donaire y various artculos de Alejandro
Tapia Rivera.
No he podido encontrar los artculos de Ormaechea. Leonardo
Ponce de Len -Gato Barcino- merece ser incluido en nuestra future
antologa del costumbrismo. En cuanto a los artculos de Tapia, tam-
bin deben interesar al antologista.
Adems de las pginas que dedica a la fiesta de los aguinaldos
para Pascua de Navidad, Reyes y Beln en Mis Memorias, incluy en
otro libro, Miscelneas (I880) algunos de los mejores artculos de cos-
tumbres de nuestra literature. Se han reimpreso en Cuentos y artculos
varios,24 El loco de Sanjuanpolis, Recuerdos del Santiago y Recuerdos
22 Ro Piedras, Puerto Rico, edicin del Colegio Hostos, 1949.
23 Para la hihliografa sore Manuel A. Alonso vase el libro ya citado de MODESTO
RIVERA.
24 San Juan, Imprenta Venezuela, 1938.








C O N C H A M E L N D E Z
del San Juan. Se incluye uno escrito en 1876 y que no aparece en Mis-
celneas: Puerto Rico visto sim espejuelos por un cegato.
Recuerdos del Santiago, precioso en su gnero, es marco animado
de o Escolstico, el General de los muchachos y figure principal de
la mascarada, donde nios, criadas y otras gentes de la ciudad, con
caretas de burros o de caballos parodiaban con los chiquillos "el co-
rretear y caracolear de las cabalgaduras verdaderas".
Este alegre cuadro, matizado de cantaletas, siguiendo la procesin
de Santiago Apstol, voceando coplas que aludan a los que llevaban
la imagen, se volva una comedia grotesca cuando el general empezaba
sus gritos de mando. La multitud obedeca cada mandato con regocijo
creciente, hasta alejarse hacia el punto que indicaba la cantaleta:

Vamos a la marina
en busca de la sardina.

Tambin haba desaparecido el tipo de o Escolstico cuando Ta-
pia describe su artculo, y lo recuerda con dejo nostlgico.
Don Manuel terminal aludiendo a sus propios artculos, asegurando
que su resume constitutee la bibliografa de este gnero entire noso-
tros, al darse a la estampa la present coleccin".
La coleccin es el primer tomo de los artculos Cosas de Puerto
Rico (1893) de Jos Antonio Daubn. Reimpresos con la adicin de
un nuevo volume (1904-1905) estos artculos incluyen algunos como
Por no saber ingls, Villa Prspera y Mr. Gourd, muchacho de Tejas,
que inician la transicin y mezcla de lo hispnico con lo importado de
los Estados Unidos, como asunto literario. Miguel Melndez Muoz
y los cuentistas jvenes de hoy, haban de aprovechar con arte e inten-
sidad ese asunto.
La amistad basada en mutua admiracin entire Fernndez Juncos
y el autor de Cosas de Puerto Rico, ha dejado testimonios valiosos. Fer-
nndez Juncos en su prlogo analiza el arte de Daubn en una de sus
mejores crticas. Limita sus materials: tipos, costumbres y recuerdos
de la capital. Caracteriza la obra: sntesis ms que detalle, predileccin
por el studio de las costumbres colectivas y los grandes grupos en
accin, los aspects ms bulliciosos de la sociedad.
"En sus cuadros, como en los lienzos de Teniers" -concluye Fer-
nndez Juncos- "suele predominar el aspect de la plaza pblica".
A su vez, Daubn, en las pginas A manera de introito de la








I N T R O D U C C I N
segunda edicin de sus artculos,25 nos ha dado este retrato de su
amigo:

Este Fernndez Juncos es positivamente uno de los barbianes ms
voluminosos de Puerto Rico. A su vera he estado muchos aos, laborando
como Dios me daba a entender en aquel inimitable Buscapi que l en-
gendr y que era una especie de espejo donde se retrataba siempre la fi-
gura bonachona de su tipo, parecidsimo a Fray Gerundio, capaz de rerse
hasta de un terremoto, y sin que pudiera averiguar jams cundo se rea
en serio y cundo en broma, porque sabe rerse de los dos modos...

De este individuo se me pegaron a m muchas malas maas...
La confesin final alude seguramente a la maa de escribir ar-
tculos de costumbres, en donde Daubn sigue al maestro, adquiriendo
gradualmente relieve personal.
Fernndez Juncos pudo decir con verdad que fue su semanario
El Buscapi, el centro donde se expresaron muchos otros autores del
gnero en prosa y en verso, la provincia ms extensa de los artculos
de costumbres en Puerto Rico hasta principios de siglo.
All, encubiertos por seudnimos: Juan Caliente -Evaristo Izcoa
Daz-, Juan Triqui-Traque- Jos A. Negrn Sanjurjo-, El Abuelo
-Alonso Pacheco-, Pero Grullo, Inocencio Alegre, Juan Veridico,
Fray Pepino, Fray Gerundio, Juan Inquilino, Periquillo, encabezados
oor el director del peridico, unas veces bajo el seudnimo de El Bus-
capi, otras con su propio nombre, publicaban en series con un ttulo
general como Perfiles femeninos, Tipos sociales, Cuadros del natural,
una considerable cantidad de artculos de costumbres, que esperan ser
recogidos en el libro que nos dar mayor comprensin de nuestro pa-
sado, y en muchas ocasiones, deleitable lectura.26
Entre los Tipos sociales descritos en 1881 por Pero Grullo estn
El Neo, Un hombre de peso, El egosta, El endiosado. En Un hombre
de peso, Pero Grullo crea un personaje que podra ser el centro de una
novela o cuento: Silvestre Terrones.
Pero Grullo es, hacia 1880 el ms asiduo y verstil cultivador del
gnero: adems de sus tipos, describe artculos "de circunstancias", como
La ms negra (26 de marzo de 1882), Saber vivir (18 de agosto de
I881) y sobre costumbres y vicios como La cuchara y el sable, uno
de los ms agudos (9 de abril de 1882) La salida del correo (i6 de
25 San Juan, Imp. del Boletn Mercantil, 1905.
6 Pienso que los seudnimos que no pude identificar, acaso fueron usados por el
mismo Fernndez Juncos, quien no los menciona en el resume que hizo de la historic
del articulo de costumbres en Puerto Rico. (Cfr. PEDREIRA: Periodismo).








M E L N D E Z


octubre de 1881) y ste de sabor tan original: El colegio y el tranva
(12 de febrero de 1882).
La obra de Fernndez Juncos est enraizada desde el principio en
las costumbres, tipos, circunstancias y condiciones polticas y sociales de
la tierra que eligi como scenario de su larga vida. Sus Tipos y ca-
racteres, Costumbres y tradiciones, Semblanzas puertorriqueas, forman
una galera puertorriquea de tipos, cuadros y retratos de caracteres,
que necesitamos visitar como uno de los medios para comprender nues-
tro pasado.
4. Tipos y caracteres. En la Advertencia preliminary de Tipos y
caracteres' Fernndez Juncos dice que algunos artculos fueron muti-
lados por la censura y en otros, "su pensamiento fue cohibido por las
rigurosas restricciones de la ley de imprenta"'. Aade que ha dejado
muchos fuera de la coleccin, "por consideraciones sociales, polticas y
religiosas". Detrs de la jovialidad satrica o la caricature grotesca,
existan las limitaciones que en todas parties dieron al artculo de cos-
tumbres su particular manera de protest y descontento.
Fernndez Juncos, quien imit de cerca a Larra en su artculo Yo
quiero ser poeta, tiene ms afinidad de carcter con Mesonero Roma-
nos, quien le sugiere el ttulo Tipos y caracteres, que el Curioso Parlante
us para uno de sus libros. El ttulo implica una distincin entire los
tipos y los caracteres, que no siempre se aclara en el tratamiento que
les retrata. El concept de tipos est bien definido: cada personaje as
nombrado represent una clase de individuos con idnticas cualidades
sicolgicas, hbitos y conduct. No as los llamados caracteres. La
denominacin en la literature inglesa se aplica a los personajes de la
novela, el drama o el cuento. Y character en ingls como en espaol, es
la persona que tiene un sello de individualidad, un conjunto de atributos
distintivos notables. De acuerdo con este concept, casi todos los re-
tratos de Fernndez Juncos en este libro, son ms bien tipos que ca-
racteres.
Pienso que Fernndez Juncos no se ci, except muy pocas veces,
a esta distincin, usando la palabra caracteres como los atributos ge-
nerales de sus tipos. As, en el artculo Los alcaldes terminal diciendo:
"Pueden servir estas notas para facilitar a los pueblos el studio y
conocimiento de sus alcaldes y para que stos se distingan entire s to-
mando por punto de comparacin los rasgos y caracteres ms notables
de cada cual".
La primera edicin de Tipos y caracteres apareci en 1882. Algu-
7 Puerto Rico, Biblioteca de El BSscapi, 1882.


C 0 N C H








I N T R O D U C C I N
nos de ellos se publicaron en El Buscapi precisamente ese ao: Lo
que piensa un cobrador, El coleador. El ms antiguo es de 1878: Los
maestros de escuela. Casi todos son tipos ya desaparecidos o prximos
a borrarse cuando fueron descritos. Entre ellos est la series de vende-
dores ambulantes con el subttulo Tipos talo-borinqueos, presentados
con su expresiva sicologa compuesta de codicia, tacaera y firmeza
de propsito. Otros, como El tigre, El gallero, El coleador, han sido
transformados por el tiempo pero pueden reconocerse todava detrs
de la superficie modern, sus rasgos esenciales.
El tigre que pint Fernndez Juncos vive de apariencias y vanidad.
Es "fatuo, soberbio, baladrn y audaz". Es el que consigue la mayor
influencia en cualquier ocupacin a que se dedique en el pueblo en
que vive, ya adulando a la autoridad, o atemorizando al que trata de
defenders de alguna injusticia preparando "escritos de queja".
El autor anuncia en su advertencia preliminary que "el conocimiento
y ejercicio de los derechos y deberes, casi desconocidos los primeros y
mal empleados los segundos, anular o modificar al tigre". En efecto,
se ha modificado, especialmente por la norma de deberes aceptados en
nuestro tiempo, y slo conserve la jactancia, el atrevimiento y la va-
nidad, sin llegar casi nunca a lo que en su tiempo era la cima de su
monopolio de poderes: hacerse alcalde.
Una risuea irona aviva el retrato de los alcaldes y su clasifica-
cin "segn el sistema de Cuvier". Entre los tipos, perdurar por la
comicidad de su enrevesada expresin y ortografa, Un comisario de
barrio, relacionado con el cuadro de costumbres recogido en el libro
Costumbres y tradiciones: La levita del barrio. Y es que los artculos
de asunto jbaro de Fernndez Juncos son de los mejores de nuestra
literature.
Como caracteres podran considerarse tres personajes que se indivi-
dualizan por la originalidad particular que expresan. El primero, Don
Bonifacio o el honrado impertinente sirve al autor para satirizar -por
contraste- los medios de que se valen muchos aspirantes a puestos po-
lticos en sus campaas en tiempos de elecciones. Don Bonifacio, al
rechazar los procedimientos que su amigo le aconseja, exclama con
disgusto: "Yo nunca consentir en ofrecer a nadie lo que no he de
cumplir. Mi carcter, mis costumbres, mi honradez, se oponen a esas
indignas supercheras que usted llama prcticas electorales..."
Un tipo que se individualiza por el arte con que es presentado y
el drama interno que encubre, es El capitn de milicias. El autor le
introduce como sombra de s mismo, y no nos hace sonreir, como los








C O C II A M E L E N D E Z
otros, sino mirarle con extraeza y conmiseracin, como vemos a Don
Quijote en muchas de sus aventuras. Flaco, extenuado, "este hombre
rucio con barba y cabello del mismo color, embutido en un traje rucio
tambin (aunque debi ser azul en otro tiempo) y caballero en una
yegua rucia; forma todo ello un grupo de color tan idntico, que visto
a cien pasos de distancia no se podra distinguir en dnde concluye el
jinete y en dnde empieza la cabalgadura".
El prlogo de este artculo terminal con una series de preguntas,
que evocan como las de las Coplas de Jorge Manrique, grandezas con-
vertidas en polvo. En 1868 este capitn de milicias era un tipo "no
suficientemente caracterizado... Su retrato hubiera podido confundir-
se con el de cualquier otro capitn..." Al describirlo doce aos des-
pus, el autor ve al Capitn Agapito Turuleque como "un objeto raro
y curioso a la vista de sus contemporneos".
Extinguidas las milicias disciplinadas, qued el Capitn sin mili-
cianos, sin ms accin efectiva que la de cobrar su sueldo en la Co-
mandancia Militar del pueblo donde se qued hundido en su desven-
tura, "taciturno y adusto". Vestido de inverosimilitud, don Agapito
Turuleque, para recibir su sueldo, tiene que mostrar una "fe de vida"
firmada por el cura del pueblo. Magnfico personaje para un cuentista
que supiera aprovechar lo sugerido y enriquecerlo con la imaginacin.
Aunque el buscador de tesoros es un tipo que aparece en todas
las literaturas, don Gabino Escarabajo tambin se individualiza en su
retrato porque tiene persistencia y se convierte en carcter, protagonista
de un cuento -que eso son en verdad estas pginas. En un marco de
evocacin de pirates y tesoros ocultos, aparece el escarbador don Ga-
bino y su tesoromania que llega al clmax en el encuentro con el fan-
tasma. Es un cuento con moraleja: "es un tesoro el fruto del trabajo".
El autor sugiere hbilmente que, segn las malas lenguas, el consejero
del dueo de la finca comprada por Escarabajo para desenterrar el
tesoro, fue Manuel Fernndez Juncos.
Los billeteros y El agent de peridicos que describi, son tambin
tipos de hoy aunque su situacin y carcter se han transformado de tal
manera que slo conservan el nombre. Si el artculo de costumbres re-
viviera en la forma que tuvo en el siglo pasado, los autores haran des-
cubrimientos que les obligaran a nuevas clasificaciones de los tipos
ms all del antao y el ogao.
Los tipos y caracteres de Fernndez Juncos tienen en el tono y el
estilo acentuado aire de familiar dentro del gnero a que pertenecen en
la literature hispnica. Acusan repetidas lectures de los clsicos del








I N T R O D U C C I N
Siglo de Oro y del siglo xvm espaoles y los procedimientos de Larra
v Mesonero Romanos. Esto ocurre tambin en los cuadros de costum-
bres, pero ellos tienen mayor inters y revelan ms arte en el uso de
los materials que el autor manej, aun dentro del estricto realismo con
que el gnero y la esttica de entonces le limitaron.
5. Costumbres y tradiciones. Con un claro concept de la dife-
rencia entire el cuadro de costumbres y la tradicin, Fernndez Juncos
separ en este libro los dos gneros. Llam a los cuadros de costumbres
studios y los recogi en libro en 1883.28 Aparecen en el moment que
Antonio S. Pedreira defini como el primer ciclo jbaro de nuestra ex-
oresin literaria.2 El tema jbaro -antes espordico- se intensifica
desde 1879 hasta 1894, ao de la publicacin de la novela La Charca
de Zeno Ganda y del leo costumbrista El velorio, de Francisco Oller.
Constituyen ese ciclo las comedies de Ramn Mndez Quiones
Un jibaro (1879), Los jbaros progresistas, y La vuelta de la feria
(1882), la segunda edicin de El jbaro de Alonso, publicada ese mismo
ao y una tercera edicin en 1883 con prlogo de Salvador Brau.
Es aqu donde los artculos de costumbres de inspiracin jbara de
Fernndez Juncos, encuentra espacio y tiempo. A El comisario de Ba-
rrio, comentado ya como uno de los Tipos y caracteres, se suman El
amor y las estacas, publicado antes en El Buscapi en mayo de 1882, y
La levita del barrio, que se recogen en Costumbres y tradiciones, y La
serenata: cuadro de costumbres puertorriqueas escrito en verso e in-
cluido en el libro Cuentos y narraciones (1907). La vision del jbaro
que nos da Fernndez Juncos es la que Pedreira puntualiz en su en-
sayo:
Eramos una prolongacin de Espaa y no actuaba sobre el jbaro
ningn reactive extrao. Era un cuerpo de pueblo en formacin, bastante
homogneo, y el cultivo del tema se debi a un criterio social en unos
casos y pintoresco en otros. El acicate de los contrarios exticos, el temor
de su olvido y la dura sospecha de su desaparicin, no entraban en juego.
Haba tambin en aquella actitud, una sorda protest disfrazada de soli-
daridad compasiva.30

De juguetes califica Fernndez Juncos a las costumbres y tradicio-
nes de su Galera puertorriquea, advirtiendo que fueron compuestos
"bajo la presin de una ley contraria a la libertad y desarrollo de pen-
samiento o de una previa censura restrictive y meticulosa".
28 Puerto Rico, Tipografa Las Bellas Letras, 1883.
29 ANTONIO S. PEDREIRA, "La actualidad del jbaro", Boletn de la Universidad de
Puerto Rico, septiembre de 1935.
3a Ihid., pp. 7-8.








C O N C H A M E L N D E Z
Las alusiones equvocas, los epigramas, la perfrasis, las alegoras
del estilo en que estn escritos, tuvieron como en toda la literature de
ese gnero, el mismo origen. Fernndez Juncos aclara que lo descrito
slo trata de costumbres viciosas, no son la pintura complete de las
costumbres puertorriqueas. Y promete obras ms formales donde ha
de describir "los usos y costumbres que enaltecen este pas".
Esas obras "ms formales" empiezan a incluirse en el libro Varias
cosas.31 Vase all el fragmento titulado El Jbaro, en que se aleja de
lo pintoresco para entrar en la sicologa, sealando como uno de los
rasgos de "la fisonoma moral de nuestra poblacin jbara, la falta de
caracteres". Y acercndose al ciclo que ya preparaban Francisco del
Valle Atiles y Salvador Brau con sus studios y que empieza despus de
1898, ve al jbaro como producto de la ignorancia y de la desdichada
herencia de una institucin odiosa que por fortune ha desaparecido ya
para siempre de este suelo".32
Costumbres y tradiciones empieza con el artculo El amor y las
estacas, buen ejemplo del paso de la descripcin de costumbres al cuen-
to. Porque en verdad se trata de un cuento en donde prevalece lo gro-
tesco y regocijado.
La historic bblica de La, Raquel y Jacob, se parodia con gracia.
El protagonista Simplicio tiene que casarse con Salom, fea, pecosa, de
cabellos color achote, cuando de quien estaba enamorado era de la bella
hija menor, Hermelinda. El ttulo alude a la costumbre de hacer las
declaraciones de amor plantando una estaca en el batey de la casa,
que la pretendida, si aceptaba, deba mover cerca de la entrada. En
el cuento, es Salom y no Hermelinda quien cambia de sitio la estaca;
siguen una series de incidents cmicos que obligan a Simplicio, ate-
rrorizado ante la clera del to Juan, padre de las muchachas, a casarse
con la fea.
La levita del barrio s es un cuadro de costumbres con cierto aire
quevedesco de caricature. Despus de los cuadros jbaros, la diversidad
de tonos e intenciones que el autor mismo seal en su coleccin de
artculos, diversidad que explica por haber sido hechos en circunstancias
dispares y "para revistas y peridicos de carcter distinto", present a
los que l mismo clasific como costumbres. Stira contra la murmu-
racin En la puerta de la iglesia y Las fiestas de Cruz; contrast entire
la vida de la ciudad y la aldeana en Carta de Perico a Juan; artculos
moralizadores como La moral de antao, Buenas cosas mal dispuestas,
31 Puerto Rico, Tip. de las Bellas Letras, 1884.
32 Varias cosas, p. 93. Cfr. t. E. FERNNDEZ MNDEZ, "Salvador Brau, precursor de
una sociologa americana", La Torre, N9 14, 1956.
32








I N T R O D U C C I N
Aquella casa, reflexiones polticas como La poltica en imgenes, no
se apartan del modo traditional en el tono y el procedimiento, que tuvo
el gnero desde Larra y Mesonero Romanos, hasta los autores que les
imitaron en todos nuestros pases.
Hay dos muy originales: Por encima de los lentes, donde discurre
con gracia sobre cmo ya entonces se estaba propaganda la cortedad
de la vista, a pesar de que "las personas enlentadas suelen mirar de una
manera particular y oblicua por encima de los lentes", y Revista de
modas, en donde a pesar del tema, no se desentiende de su propsito
satrico. La enumeracin de lo que est en moda, va sazonado con in-
tencionadas comparaciones:

El talle se lleva cada vez ms oprimido, como contribuyente pobre
y las mangas estrechas, como la nueva ley municipal. Hoy da slo se ve
el uso de la manga ancha en ciertos casos de conciencia y administracin.
El peinado se usa generalmente postizo, como los alcaldes, y cada da
ms alto, como el precio del pan.

Reunidos aparte, bajo el ttulo de Cuadros y escenas de la capital,
aparece en el libro la atmsfera y ritmo de la ciudad de San Juan en
la ltima dcada del siglo XIX. Los cuadros ms narrativos y descrip-
tivos nos dan la vision de la ciudad vieja, los lugares que le dan fiso-
noma y carcter; las escenas ms animadas. A veces el cuadro y la es-
cena, matizada por el dilogo, se enlazan dndose sentido.
Entre los cuadros estn La Noche Buena, El teatro, el ms antiguo
del libro que el mismo autor sita en 1877, La plazuela de Santiago,
La plaza de armas, El paseo de la Princesa y jardn botnico, La plaza
del mercado y La casa de la justicia. La descripcin de esos lugares nos
hacen ver el revs del tapiz: la ciudad con las imperfecciones y limita-
ciones que el autor vea, expresndolas en humoradas o risueo didac-
tismo.
La escena, El da en que se tira, es la descripcin de un sorteo de
la lotera ante impacientes y curiosos reunidos en el patio del Instituto
Provincial, para esperar despus, al anochecer, la lista official frente a
la imprenta de don Jos Julin Acosta. El espectador Fernndez Juncos
describe esta escena con tono grave; grave es tambin el modo como
hace desfilar a los silenciosos jugadores desengaados.
La trabazn del cuadro y la escena es de magnfico efecto en el ar-
tculo El cementerio, uno de los mejores del libro. Aqu, como en El
da de difuntos, de Larra, se descubre "la propensin a la tristeza y la









M E L N D E Z


meditacin", extremo que en esas mismas pginas, Fernndez Juncos
confiesa que en l se equilibra con el otro: la inclinacin a la travesura.
Mientras repasa su lista de temas tratando de encontrar uno que
no vaya a ser "pedrada en ojo de censor", oye las campanas de la Igle-
sia de San Francisco tocando a muerto. El "melanclico sonido" le de-
cide ir el Cementerio de la Capital. Piensa, mientras se acerca a l, que
el camino es un trasunto de la vida humana, porque la mitad es cuesta
arriba y la otra mitad cuesta abajo. Buscando la diferencia y las ana-
logas entire "el vecindario mudo y el pueblo bullicioso que se agita
allende la muralla", va tejiendo el artculo entire el "aqu" y el "all",
con la irona que surge de los contrastes, y que en este caso llega a
las lindes de la amargura.
Mas entretanto la soledad del Cementerio desaparece: criados con
guirnaldas y candelabros, hombres y mujeres de todas las edades y ca-
tegoras llenan las sendas buscando a sus muertos. Entonces la escena
se anima con el dilogo. Lo comienza "uno de esos amigos que se en-
cuentran en los cafs, en los paseos, en los bailes y en todas parties .
El saludo es un tremendo golpe en las espaldas del contrariado autor,
en trance parecido al de Larra al encontrarse con el castellano viejo.
Slo que el joven de este artculo est vaco de toda cordura y bondad.
Despus de los antecedentes que nos da el autor, el dilogo perfila y
comprueba el retrato:

-Pues yo he venido tambin a pasear un rato.
-Ya.
-Y me parece que nos vamos a divertir. La tarde est despejada,
la concurrencia crece y... mire usted, acaban de llegar los coaches.
-S, ya lo veo. Usted por supuesto habr venido con el objeto de
visitar la tumba de algn pariente.
-Ca! No seor. Soy primo de todo cl mundo y nada ms. He
venido como venimos casi todos, a ver, a divertirme como otros aos, y
sobre todo porque vino ella... Pero a usted, quin se le ha muerto?
Qu se le ha perdido que lo veo tan triste?
-La esperanza.
-Esperanza! Esperanza de qu? Como yo he conocido a tantas...
-Esperanza de que acaben los necios y se modern las costumbres
y se propague la instruccin y. . en fin, sera algo largo de contar.
-Usted siempre con sus bromas.
-Plugiera el cielo que bromas fuesen! Abur.

La conclusion, el retorno al oscurecer, caminando entire una con-
currencia llena de confusion y contrastes, cierra el artculo repitiendo


C 0 N C H








I N T R O D U C C I N
el motivo central: la ciudad de los difuntos separada por el tnel de
la muerte, "del animado cementerio de la Capital".
Esta parte del libro terminal con un original artculo: la descrip-
cin de un tipo que pudo incluirse en el libro anterior. Apareci en
El Buscapi el tres y el diez de septiembre de 1882 con el ttulo Lo
que piensa un cobrador; Estudio realista. Fernndez Juncos, que des-
cubra con precision lo distintivo en sus escritos y lo sugera en sus t-
tulos cambio aqul por ste: El cobrador. Soliloquio mental.
Soliloquio mental es denominacin feliz para las pginas, que sin
llegar a lo que hoy llamamos "monlogo silencioso" y en ingls con
ms acierto "stream of consciousness", Fernndez Juncos describe el
correr del pensamiento al pasar de un asunto a otro, en este caso, de
un deudor a otro, haciendo un boceto de cada uno, al mismo tiempo
que el protagonista va pintando su autorretrato. A veces cobrador y
autor se identifican, es decir, se percibe demasiado evidence la voz del
autor. Pero la galera de personajes es tan rara, que sus nombres nos
hacen sonrer todava: Don Mximo Trampero, doa Perpetua Yuca
Brava, don Urbano Promesas, don Sancho Resbaloso, don Agapito Ex-
hausto y Nohaytuta, doa Maravilla y Gracia, la joven de ojos azules
de quien est enamorado el cobrador, la nica que le paga tres pesos,
sacados de un paquetito que guardaba con un dcimo de la lotera.
Unos pocos artculos forman la seccin del libro que titul Cos-
tumbres literarias. El primero, Yo quiero ser poeta va acompaado por
una nota explicando que es una imitacin de Yo quiero ser cmico, de
Larra. Nos muestra a Fernndez Juncos como l mismo asegura, en
uno de los primeros artculos que escribi "sobre la pauta de los grandes
maestros de este gnero literario". Si el plan imita a Larra, el espritu,
el regocijo con que est escrito se acerca ms al Curioso Parlante.
Despus de la stira en verso En el Parnaso, el autor se aproxima
al ensayo en el artculo El convencionalismo en la poesa puertorrique-
a. Trata de encontrar las causes posibles de la pobreza de la lrica
puertorriquea de entonces, anclada en un neoclasicismo estril y un
romanticismo lgubre satirizado por Jos Mara Monge (Justo Dere-
cho), en su artculo Los poetas llorones. Piensa Fernndez Juncos que
"la poesa en Puerto Rico debe ensanchar sus horizontes, inspirarse en
los grandes ideales modernos, y renunciar al aejo convencionalismo
que la estaciona y degrada".
Una nueva generacin de poetas puertorriqueos, se alej poco
despus de los models que el crtico propona: Quintana, Ruiz de
Aguilera, Campoamor, Nez de Arce, e invadi con inquietud y bro









M E L N D E Z


el campo de la poesa puertorriquea. Pero esto no fue as hasta avan-
zada la primera dcada del novecientos, cuando nuestra literature dio
cara a la situacin de una nueva soberana. Jos de Diego, que per-
teneca a la otra, cant con desesperanza su trmino en el poema Sol
poniente:

El sol latino morir en Amrica,
vendr la luz crepuscular del polo;
los ojos negros morirn de fro
y vendrn los azules, melanclicos.

6. Tradiciones. El arte de la tradicin est, segn su ms valioso
cultivador Ricardo Palma, "en poder edificar un castillo sobre una base
de verdad". A su discpula Clorinda Matto de Turner le explicaba,
cmo el estilo debe ser ligero, las descripciones sobrias, rpido el re-
lato, sencillo y animado el dilogo, y los personajes presentados "en un
rasgo de pluma". El estilo y el encanto de las Tradiciones peruanas,
no ha podido precisarlo ni el mismo Palma, y ninguno de sus imita-
dores en la Amrica Hispana, logra igualarle."3
Fernndez Juncos llam tradiciones a tres de sus relatos: La Garita
del Diablo, La Boca del Morro y El Pozo de la gallina. A mi ver es
tambin una tradicin Las golondrinas de la Intendencia, definida por
el autor como "episodio alado".
Se acerca ms a la manera de Palma, La Garita del Diablo, pu-
blicada en El Buscapi en los nmeros del once y dieciocho de diciem-
bre de 1881, recogida en Costumbres y tradiciones (1883) y en Cuentos
y narraciones (1907). Estas reimpresiones indican la predileccin que
tuvo Fernndez Juncos por esa tradicin.
La estructura sigue de cerca el modelo de Palma y est formada
por cuatro parties. La primera introduce el element legendario -La
Garita- en un estilo que alcanza cierta gravedad y misterio.
La segunda parte es la narracin del incident: la desaparicin su-
cesiva de dos centinelas a quienes fue encomendada la vigilancia de la
garita. La tercera, es la invencin en que Fernndez Juncos enriquece
la tradicin. Evocando una tertulia de campesinos donde se narraba la
historic de La Garita del Diablo, present, "en un rasgo de pluma"
a "un viejecito de humilde porte, semblante alegre y mirada viva, que
por moments apretaba y contraa los labios como para contener una
sonrisa burlona de incredulidad".
:3 Ver GEORGE W. UMPHREY y CARLOS GARCA PRADA, Introduccin a Flor de
iradiciones, Mxico, Ed. Cultura, 1943.


C 0 N C H








I N T R O D U C C I N
Entonces Fernndez Juncos hace algo que Ricardo Palma no hizo
nunca; se retira del primer trmino y deja que el viejecito le sustituya
como narrador, despus de oir sus reserves y precauciones "para su se-
guridad individual".
Este dato nos prepare para el cuento del viejecito quien cuarenta
aos antes sirvi en el batalln de tropa veteran del fuerte de San
Cristbal y abandon una noche su puesto de centinela en la Garita
antes del relevo, empujado por irresistible deseos de fumar y los deta-
lles de su huida a un barrio del interior, donde protegido por un cam-
pesino, se convirti en un jbaro, fund una familiar, y sonri siempre,
maliciosamente cuando oa contar que el diablo se haba llevado en
cuerpo y alma al centinela de La Garita.
Este recurso de introducir un narrador y cederle la palabra, es muy
de hoy en los creadores de ficciones y ha logrado efectos muy bellos,
como el viejecito en el cuento de Hctor Eandi quien narra su vida ima-
ginaria al protagonista Cayetano, que a su vez aparece como amigo del
autor.
La Boca del Morro describe la llegada del gobernador Brigadier
don Jos Dufresne a la Isla en 1775, y cmo dej caer al agua el co-
frecillo donde traa las instrucciones reales, el program de reforms
y ejemplares de las Leyes de Indias, estremecido por el caonazo del
correo martimo que entraba por la Boca del Morro.
El incident sirve a Fernndez Juncos como pretexto para critical
la Gaceta de Puerto Rico, el peridico official, y narrar un irnico sueo
sugerido por la lectura de la disposicin que "declaraba caduco el cr-
dito concedido por el gobierno national para la limpieza de nuestra
baha". En el sueo, una mquina limpiadora saca muchos cajones y
cajoncillos del fondo de la baha, que, examinados, contenan "justi-
cia, probidad, independencia gubernativa, todo confundido con papeles
viejos". Y otra vez, un viejecito aclara el tema que el autor viene te-
iiendo desde el principio: "Qu lstima que se hayan malogrado al
llegar tantas cosas buenas!"
El pozo de la gallina sigue tambin en su composicin el modelo
de las tradiciones de Palma: una evocacin del "pozo de la gallina"
detrs de la batera y muralla de Santiago; la presentacin del prota-
gonista Rastrillo, ratero que practicaba un "eclecticismo professional"
y su intent de robar la gallina al muchacho que iba a venderla para
comprar medicines a su madre enferma. Cuando el muchacho muere
ahogado por las manos del vagabundo, surge lo sobrenatural: la gallina








M E L N D E Z


negra transformada en vengadora de ojos rojizos y chillidos lastimeros,
que gua a la justicia a descubrir al autor del delito.
Al morir en 1928, Fernndez Juncos dej indito un libro donde
haba reunido algunos de sus escritos con el ttulo de La ltima hor-
nada.33 Han desaparecido en la introduccin de este libro la alegra
y travesura de otros tiempos. En su lugar encontramos la melancola
de los otoos cuando las grandes aficiones se ven incompletas o truncas.
Apuntes de novelillas y de cuentos llama el autor a estas pginas
con que fue sosteniendo el deseo de escribir una novela de costumbres
puertorriqueas que se interrumpi en los primeros captulos. Echa
de menos entonces "el entusiasmo, la frescura imaginative y la viveza
juvenile" que consider necesarias para esos empeos.
Este estado de nimo le lleva a escribir su ms hermosa tradicin,
el "episodio alado" que es como una alegora de este ltimo tiempo
de su vida, cuando evocaba lo que no volver. Aunque el ttulo pudo
haber sido de Ricardo Palma, el tono est muy lejos del tradicionista
peruano, mostrndonos a toda luz, la melancola que Fernndez Juncos
seal como el reverso de su irona y travesura.
La historic de Las golondrinas de la Intendencia empieza antes
de la guerra hispanoamericana. Don Manuel las describe en bella pro-
sa, ennoblecida por potica iluminacin no frecuente en su vision rea-
lista de las cosas:

Una gran legin de golondrinas pequeas de un tipo especial de co-
lor castao llegaban todos los aos al empezar la temporada de invierno
y se situaban en el vistoso edificio de la Intendencia, distribuyndose en
artstica disposicin decorative a lo largo del pretil de la azotea, en los
adornos monumentales del frontis, en las rosetas, hojas y volutas de
los capiteles, en las cornisas generals, en los ngulos de los balcones y
antepechos, en dondequiera que hallasen sitio de colocarse airosamente...
No parecan preocuparse por ninguna otra cosa que el embelleci-
miento de su fachada: "Dispersbanse por la maana en busca de alimen-
to, descansaban en los alambres del telgrafo y antes de las cinco de la
tarde, estaban organizndose en sus posiciones decorativas de la gran fa-
chada que ocupaba todo el frente de la Plaza principal.

Prximo el moment de regresar al pas de donde venan, las sor-
prendi el bombardeo del Almirante Sampson, en la madrugada del
doce de mayo de 1898. La dispersin de las golondrinas por los pro-
yectiles uno de los cuales cay en el edificio de la Intendencia, la ve
Fernndez Juncos con dolorosa ternura. "Algunas plumas oscuras y
33 La ltima hornada, San Juan, Cantero Fernndez, s.a.


C 0 N C H







I N T R O D U C C I N
fragments de pequeas alas", descendieron entire el fuego y el polvo
de la destruccin. El cronista de esta catstrofe piensa conmovido, que,
como eran tantas, muchas se salvaran llevando a su pas la noticia fu-
nesta.
Y terminal diciendo que desde entonces hasta veinticinco aos des-
pues, no ha vuelto a Puerto Rico una sola golondrina como aqullas.
Venan y vienen otras de mayor tamao, de color y alas negras:

Pero aqullas que venan a San Juan para adornar la fachada de la
Intendencia y para ensearnos perseverancia, dignidad social, y amor al
arte decorative; sas. como las del amoroso poeta Bcquer... no volvern.

Tengo la certeza de que Fernndez Juncos vio en la ausencia de-
finitiva de esas golondrinas, el acabamiento de un orden de vida y el
preludio de otro, para Puerto Rico, para s mismo. Detrs qued lo
mejor de su existencia, la dacin de su juventud y su talent cuanta
empresa de cultural y reform social pudo contribuir.
Le quedaban treinta aos, despus de aquella madrugada en que
huyeron las golondrinas que am. Los sigui llenando de benfica ac-
cin pedaggica, de rescate de la niez desvalida, de su noble gestin
de bibliotecario y de recuerdos.
7. Semblanzas puertorriqueas. Fernndez Juncos public el libro
Semblanzas puertorriqueas en 1888.3 En su galera de cuadros y re-
tratos no pueden faltar stos que l hubiera situado en el clima ms
formal y serio, al que se refiri hablando de su obra. Las semblanzas
de Manuel A. Alonso, Jos Julin Acosta y Alejandro Tapia, haban
sido incluidas en 1884 en el libro Varias cosas. Aadiendo las de Sal-
vador Brau, Jos Pablo Morales -publicada en La Revista Puertorri-
quea en 1887- y Manuel Corchado, form el libro en donde segn
dice Pedreira en la biografa citada en este studio, "se adelant a todos
en la iniciacin de una series biogrfica de puertorriqueos notables".
Estas biografas tienen, junto a la valoracin moral, la crtica inteligente
de la obra realizada, quedando as el retrato complete y expresivo.
Jos Pablo Morales surge de un animado cuadro de costumbres;
Alejandro Tapia, es enfocado en el teatro que hoy lleva su nombre, en
la primera fila de butacas, "llevndose las manos a la cabeza, poniendo
su cabello en desorden y dando visible muestras de contrariedad y
enfado" mientras en el scenario se estrenaba En el puo de la espada
de don Jos Echegaray.
4 Semblanzas puertorriqueas, San Juan, Tip. de J. Gonzlez Font, 1888.


39








M E L N D E Z


El retrato animado contina: "Agitbanse sus grandes ojos azules
como si quisieran salirse de sus rbitas; un subido color carmn tena
su rostro expresivo y simptico en el que se reflejaba un no s qu de
olmpica fuerza y en las ondulaciones de su abundante cabello entire ru-
bio y blanco, formaba caprichosos juegos de luz aquella gran lucerna
central que entonces iluminaba el Coliseo".
La semblanza -gnero que parte de lo biogrfico pero deja paso
libre a la imaginacin y a la intuicin y surge al fin de un estado potico
suscitado por la belleza moral o artstica que se contempla- era culti-
vada en este mismo tiempo por Jos Mart, quien nos dej models ad-
mirables. Cecilio Acosta, Mximo Gmez, Bolvar, Jos Mara de He-
redia y aquella ltima de su Diario de viaje, David de las Islas Turcas,
expresan el enlace oportuno de lo biogrfico con lo imaginative y po-
tico que en su esencia nos complete la verdad de un alma volcada en
un carcter.
La valoracin de la obra literaria de Tapia: teatro, periodismo,
conferencias, poemas, novelas y leyendas, est hecha con serenidad y
lleva a Fernndez Juncos a un juicio claro: ve en Tapia ante todo "un
animador de los comienzos de la vida literaria de este pas, una inteli-
gencia bien cultivada que despert y comunic su fuego a otras muchas
inteligencias".
La semblanza de Jos Julin Acosta es tambin muy expresiva.
Comienza describiendo "su arrogante figure de lord o diplomtico in-
gls". El retrato se afirma en una virtud: la madurez moral, y un ejer-
cicio, el afn de ensear en todo instant. En el estrecho ambiente en
que vivi, no pudo ocupar nunca la ctedra que le corresponda y se
dedic a librero sapiente, requisito indispensable para ese menester.
En la semblanza, y segn el procedimiento de enfoque tan usado
hoy en el cine, Jos Julin Acosta se describe de cerca, en la trastienda
de su librera, almorzando con sus hijos pequeos. "Era un cuadro
delicioso", describe don Manuel. "Para cada manjar hubo su discurso:
para el vino, la descripcin geogrfica de los pases donde se produce
mejor y a los postres la historic del caf, del tabaco, y de la caa de
azcar".
Ms que la crtica literaria, nos atraen en estas semblanzas los re-
tratos, porque ellos nos dan los rasgos que ayudan a comprender el
sentido de la obra de cada uno de los retratados.
La produccin reflexiva y honda del ensayista de La danza puer-
torriquea, y La campesina y de la hermosa semblanza de Rafael Cor-


C 0 N C H








I N T R O D U C C 1 I N
dero, "descortezador de rboles humanss, Salvador Brau, concuerda
con la magnfica pintura que hace de l don Manuel:
"Rostro sereno y a veces algo sombro, sin dejar de ser agradable;
frente cuadrada, espaciosa y un tanto marchita por la constant labor
intellectual; ojos grandes, negros y de mudable expresin... cejas ar-
queadas, cabello abundante, negro, bigote ralo y sedoso que tiende
como a ocultar una boca entire huraa y displicente, ms dispuesta al
silencio que a la conversacin".
En Manuel Corchado se subraya al orador magnfico, al abogado
brillante, al admirador de Lincoln, cuya biografa escribi, y autor de
studios jurdicos, politicos y sociales que le alcanzaron estimacin y
fama en Barcelona, Madrid y Puerto Rico.
Quiso Fernndez Juncos crear una galera puertorriquea de tipos,
costumbres y caracteres. Su propsito se cumple ms all de las expec-
taciones. En esta galera, los retratos de sus semblanzas son los carac-
teres que buscaba desde su primer libro. Su descontento por no haber
escrito la novela de costumbres que dese escribir, se borrara si pudiera
contemplar hoy su obra en su vastedad y sentido. Detrs de ella est
la riqueza de su vida, y a visitarla tendremos que ir siempre, como una
de las fuentes ms limpias y nobles, cuando queramos saber cmo sin-
tieron y pensaron nuestros predecesores en la otra orilla de la frontera
alada que dibujaron en lo alto las golondrinas de la Intendencia.
















Tipos


y Caracteres












Advertencia preliminary


POR primera vez se publican hoy reunidos estos pobres bocetos de
costumbres, trazados unos por pura distraccin y a manera de ensayos
y tanteos en un gnero que ha sido siempre muy de mi gusto, y hechos
los otros con la impremeditacin y premura con que suelen escribirse los
artculos de peridico.
Publicados en diferentes pocas y bajo distintas impresiones, mu-
tilados por la censura algunos de ellos, cohibido en otros el pensamiento
del autor por las rigurosas restricciones de la ley de imprenta, y escritos
todos por inexperta pluma y sin nimo de juntarlos despus en un solo
cuerpo de lectura, no ser extrao que, entire sus muchos defects, se
note el de la desigualdad de estilo, y la falta de orden y enlace que
suelen tener las obras de este gnero, cuando se escriben y se median
detenidamente y con arreglo a un plan preconcebido.
Tampoco debe considerarse esta series de studios como una colec-
cin complete de tipos puertorriqueos. Todava quedan muchos anota-
dos en mi carter de studio, para irlos dando a la estampa segn pue-
da, y de los ya descritos hube de reservar no pequea parte para mejor
poca, por consideraciones sociales, polticas y religiosas que no hay
para qu mencionar.
No me induce a escribir y a publicar estos artculos la creencia
de que puedan servir de modelo a la juventud estudiosa, ni abrigo la
esperanza de que influyan poderosamente en la reform de las costum-
bres que en ellos se described y critical.
Para lo primero, hay en la literature espaola grandes tesoros de
belleza y perfeccin en este gnero, desde Cervantes a Larra y desde
Antonio Flores a Mesonero Romanos. Para lo segundo, no tengo bas-
tante fe en la eficacia moral de stiras y sermones, mientras que la
instruccin no se generalice y lleve a las inteligencias la clara y verda-
dera nocin del deber.
Ms humilde, y por consiguiente ms en armona con este libro,
es el propsito que me anima a publicarle.








F E R N A N D E Z


Deca el ilustre Hartzenbusch que las pinturas y descripciones de
costumbres, como los retratos de familiar, se conservaban y tenan en
tanto ms aprecio cuanto fuese mayor su parecido o semejanza con los
originales.
A esta observacin, tan exacta como discreta, pudiera agregarse
que muchos retratos se estiman nicamente por el parecido, aunque la
pintura sea mala o deje bastante que desear.
Y he aqu por qu abrigo la esperanza de que el pblico, sobre
todo el puertorriqueo, acoja con benevolencia estos desaliados bo-
cetos, perdonando, en gracia del parecido, la inexperiencia y el dem-
rito del pintor.
Desconfiando much de mis dotes literarias, puse gran cuida-
do en copiar los tipos, los caracteres y las costumbres con exactitud,
nico aliciente que poda yo dar a trabajos hechos en tan desfavorables
condiciones.
A esta circunstancia debo atribuir sin duda el aplauso con que di-
chos trabajos fueron recibidos, y la estimacin con que despus circula-
ron y circulan reimpresos en diversas formas.
En tal concept, no me parece inoportuna la coleccin de algunos
de ellos, que podrn servir en no lejano da para recorder ciertos tipos
que desaparecern en breve, y otros que sufrirn profundas modifica-
ciones, a media que la colonia se vaya transformando en provincia y
entrando de lleno en la vida national [espaola).
Por eso he procurado reunir con preferencia en este volume los
studios, referentes a ciertos tipos que yo creo que han de seguir aque-
lla suerte.
El conocimiento y ejercicio de los derechos y los deberes, casi des-
conocidos los primeros y mal empleados los segundos bajo el rgimen
colonial, anular o modificar -por ejemplo- el tipo extravagant
y perjudicial del Tigre.
Con las nuevas reforms de la enseanza adquirir el Maestro de
escuela mayor consideracin y prestigio del que ha tenido hasta hoy,
desapareciendo por de contado el Profesor incomplete, en cuya vida y
miserias hay much de cmico y de trgico a la vez.
Una ley municipal decorosa y just, en la que se deslinden y ar-
monicen convenientemente el derecho de los pueblos y las atribuciones
del poder, dar al traste con las diversas species del Delegado, tipo
intermedio entire el antiguo Teniente a guerra y el modern Alcalde,
y que -sin reporter ninguna de las ventajas de uno y otro- reune en
s los vicios e inconvenientes de los dos.


M A NU E


1 U NC 0








G A L E R 1 A P U E R T O R R I Q U E A
El malicioso refinamiento de la poltica en estos ltimos aos, lle-
va trazas de no dejar en breve ni el recuerdo de Caracteres como el de
Don Bonifacio. Tambin debe contarse el Capitn de milicias entire
los principles tipos que se van.
Algo ms tarde, cuando las verdades cientficas despejen e ilumi-
nen la natural inteligencia de nuestros campesinos, desaparecern el
Curandero y el Mepata, aunque la parte esencial de estos tipos se con-
serve por largo tiempo en el Charlatn o Dulcamara, y perder sus prin-
cipales caracteres el tipo bonachn y originalsimo del Comisario de
barrio.
Ms aos de vida alcanzarn seguramente el Gallero y el Coleador,
a causa de lo arraigado que se halla en el pas el vicio que los mantiene;
pero al fin y al cabo no podrn sustraerse al progress de las costumbres.
Y as por causes idnticas o semejantes, se irn extinguiendo o
transformando otros various tipos, que slo han podido vivir y desarro-
llarse a favor de la ignorancia del pueblo, y de los vicios capitals del
antiguo rgimen.
Esta consideracin me indujo a delinear y reunir aquellas figures,
de igual manera que los buenos y amantes hijos procuran obtener y
conservar los retratos autnticos de sus progenitores. Si bajo este punto
de vista puede el present libro ofrecer algn deleite a los puertorri-
queos de hoy, y algn inters a los de maana, me dar por muy sa-
tisfecho.
Como tengo el propsito de publicar en dos a ms tomos mis es-
tudios sobre costumbres de este pas, he adoptado el ttulo de GALERA
PUERTORRIQUEA para todos ellos, aunque no tengan entire s ms
relacin que la ya dicha y la de ser hijos de un mismo padre.
Tras de este volume de Tipos y caracteres seguir otro de Cos-
tumbres y tradiciones, cuya edicin se ha comenzado ya. En uno y otro
se described vicios y costumbres susceptibles de enmienda y de censura:
no pinto en ellos la sociedad puertorriquea, sino la parte defectuosa
de esa sociedad.
Mi conciencia de escritor me obliga a declararlo as previamente,
por ms que la advertencia sea intil para mis lectores de Puerto Rico,
y no sea esta obra de aqullas que, por su ndole y mritos, estn des-
tinadas a adquirir gran circulacin en pueblos extraos.








































.141

y!o 1
fo#



/Y141,








.... .. M M II I 1









El Tigre


o hay que asustarse. El tigre de que voy a tratar aqu nada tiene de
comn (fuera de lo animal y lo mamfero) con la terrible fiera digit-
grada del mismo nombre. Si existe entire ambos alguna remota analoga
que justifique el nombre del present tipo, ya lo vern ustedes en el
curso de la descripcin. Yo ir pintando lo mejor que pueda, y ustedes
harn, si les place, las oportunas comparaciones.
Manos a la obra.
*
*
El tigre viene a ser el sucesor del cacique, tipo que va en decaden-
cia a media que escasean los elements que le daban el carcter de tal.
El cacique era por lo regular un hacendado rico, y fundbase en
esta ltima condicin el prestigio de que apareca rodeado y la influen-
cia decisive que sola ejercer entire sus convecinos. Hoy las haciendas
estn de baja y lo est, por consiguiente, el cacique.
El tigre, por el contrario, va en aumento, y la aparicin y desarrollo
de este tipo puede ser muy bien una consecuencia de la declinacin de
aqul.
Distnguese del cacique en que ste ejerce influencia por medio
del dinero, y el tigre por medio de la apariencia y la vanidad.
El tigre suele ser un comerciante al por menor, algo tronado, un
abastecedor de carnes en sociedad abusiva con el alcalde o con algn
otro funcionario municipal, un agiotista, un cazador de gangas, un ta-
hur, a veces el secretario de la Alcalda o uno de sus empleados sub-
alternos.
Para ser tigre es condicin precisa ser ignorante o saber a lo sumo
leer y escribir bastante mal. Si ustedes instruyen bien a un pichn de
tigre, le harn perder probablemente su cualidad ms esencial, que con-
siste en el at-revimiento.
Y perdido ste, que suele ser compaero de la ignorancia, puede
darse ya por malogrado el tipo.









El tigre es vanidoso, fatuo, soberbio, baladrn y sobre todo audaz.
Merced a estas cualidades, que resaltan en el tigre tanto ms, cuan-
to mayor es la indolencia, el indiferentismo y la debilidad de carcter
de sus convecinos, logra imponrseles y elevarse no pocas veces a ex-
pensas de ellos, manejar a su antojo los destinos del Municipio y llevar
la batuta en asuntos de la mayor importancia.
Este predominio lo va adquiriendo gradual y progresivamente.
Si es comerciante, choca un da con otro compaero y vecino suyo,
por cuestin del precio de venta de algunas provisions, lienzos u otras
mercaderas. El tigre en ciernes se alborota, tantea sagazmente el valor
o la paciencia de su contrario, y si le encuentra dbil o prudent se pre-
vale de estas circunstancias, abusa de su audacia y temeridad y le declara
guerra implacable a su contrario, ya desacreditndole aquellas mercan-
cas que son objeto de la competencia, ya reduciendo el precio de las
suyas a menos del costo, para impedir la venta de las de aqul. Esto
ltimo suele ocasionar al tigre algunas prdidas; pero ellas no le dan
cuidado. El capital no es suyo, trabaja a crdito y lo ms que puede
sucederle es un atraso en los pagos, cosa que -segn l- le sucede
a cualquiera.
El resultado es que el tigre obtiene la victoria y con ella el aplauso
de una gran parte del vulgo, que se coloca siempre al lado del vence-
dor, sean cuales fueren los medios que haya empleado para su triunfo
en la lucha.
Con tres o cuatro acciones semejantes, adquiere cierta nombrada
y consigue hacerse respetar (como l dice) entire sus compaeros.
Si es abastecedor de carnes, hace con sus competidores lo mismo
que hara con los comerciantes ejerciendo l esta profesin. Les declara
la guerra ms odiosa y encarnizada, y como suele tener siempre un socio
tapado en el Ayuntamiento, el triunfo corona al fin la audacia y las
maquinaciones del tigre, que concluye por monopolizar el abasto.
Si es jugador de oficio, consigue bien pronto el privilegio exclusive
de tallar y echar el pego, despus de haber delatado a todos los que
han querido hacerle competencia.
Y de igual manera procede siempre, cualquiera que sea el ramo
de comercio o de industrial a que se dedique.
Una vez adquirida esta especie de preponderancia professional,
procura hacerla extensive a las diversas manifestaciones de la vida.
Los medios de que se vale para ello varan segn las circunstan-
cias, pero suelen ser casi siempre de eficaces resultados.
Ya entabla relaciones de cualquier gnero con la autoridad local,


M A N U E L


F E RN A ND E


1 U NC 0








P U E R T O R R I Q U E A


procurando explotarla por el lado flaco (salva sea la parte), que todo
mandarin o alcalde tiene el suyo, y se dan casos de general flaqueza
en que suelen ser flacos todos los lados de estos representantes de la
autoridad.
Otras veces, cuando ve que el alcalde no se presta a servirle de
instrument, el tigre cambia de tctica, habla de los derechos del pue-
blo, levanta alguna calumnia contra aquel funcionario, o descubre sim-
plemente algn chivo o gatuperio municipal (que nunca faltan), excita
poco a poco el resentimiento de los que por cualquier concept tienen
motivos de queja contra la administracin municipal, y de este modo
llega a convertirse en un obstculo que dificulta la buena march de
los negocios pblicos, y es una amenaza contra el sosiego y la estabi-
lidad del alcalde. Y como este cargo (que en todas parties suele ser
honorfico y concejil) constitute en Puerto Rico una verdadera profe-
sin industrial, los individuos que le ejercen suelen tener hacia l un
extraordinario apego y hacen toda clase de esfuerzos para conservarle,
llegando hasta el extremo de transigir frecuentemente con el tigre y
someterse a su voluntad, para que suspend las hostilidades.
Por eso no es cosa extraa, en medio de una de esas guerras lo-
cales, intestines, que dan al traste con la tranquilidad de las pequeas
boblaciones, ver un da al tigre y al alcalde paseando cogidos por el
brazo en ntima y animada conversacin, y ofrecindose mutuamente
cigarrillos de la Honradez. Cuando esto sucede, nadie pregunta cmo
se ha restablecido la paz, ni cules fueron las condiciones del armisticio.
El alcalde ha capitulado.
Desde aquel da el tigre es el verdadero alcalde, el rbitro de la
administracin y los destinos del pueblo.
El alcalde pasa entonces a la categora de los funcionarios mec-
nicos o de manigueta.
El tigre impone su voluntad desptica, y manda y gobierna desde
su garito, desde su tienda o desde su carnicera... y as va ello.
En cada poblacin hay por lo menos un tigre, que basta por s
solo para perturbar todo el vecindario.
Si por desgracia hay dos, el pueblo se convierte en un verdadero
campo de Agramante. Empiezan por dividirle en dos bandos, y despus
de concitar los nimos y poner en juego las malas pasiones, llevan la
discordia y la rivalidad hasta el mismo seno de las families.
La lucha de los dos tigres puede ser ms o menos larga, segn
estn de niveladas las fuerzas, y segn las posiciones estratgicas en que


G A E 1









se coloquen; pero de todos modos el resultado ser funesto para el ve-
cindario.
Determinado el triunfo en favor de uno de los contendientes,
queda el tigre victorioso campeando por su respeto, y el otro pasa como
si dijramos a situacin de reemplazo.
Sucede con el tigre de Puerto Rico lo que con el baratero de los
barrios bajos de Madrid.
Clava ste la terrible navaja sobre la mesa de juego, y les impone
a los jugadores una contribucin, de la cual se lucra todo el tiempo que
tarda en aparecer por all otro baratero ms cruo y ms valiente, que
arranca la navaja de su rival y clava la suya, no sin haber demos-
trado antes, en reida y sangrienta lid, la mejora de su derecho.
El tigre, sin embargo, no lucha ni se expone personalmente. Le
basta y se conforma con que otros luchen y se comprometan por l.
Tambin de vez en cuando sucede que se encuentran un tigre y un
cacique en una misma localidad. En este caso la lucha es tambin in-
dispensable.
Son dos potencias que se repelen, dos rivals que se odian, dos fi-
gurones que no pueden estar en paz.
La lucha que sigue a este choque ofrece por lo regular ciertos ac-
cidentes curiosos, ocasionados por la desigualdad de las fuerzas beli-
gerantes.
Es la lucha de la audacia contra el dinero, de la astucia contra la
fuerza, del tigre contra el jamelgo, perdonando la comparacin.
En aos pasados, cuando abundaban los caciques y se encontraban
dos en un mismo pueblo, sobrevena tambin la lucha de los dos ban-
dos, pero estas luchas tenan algo de provechosas para la vecindad. Ya
queda dicho que el dinero era la base principal de la preponderancia
de los caciques, y cuando luchaban dos de stos sola correr el dinero
en ambos partidos, y algn product les quedaba siquiera a los pueblos
al final de la jornada.
En esta parte es necesario confesar que salimos perdiendo con la
degeneracin del antiguo tipo colonial.
El tigre ni en paz ni en guerra da nada bueno de s.
En las luchas del tigre no corre dinero, como en las del cacique;
si algo corre en ellas es lodo, bilis y lgrimas de dolor.
Uno de los rasgos caractersticos del tigre, y que le suele dar mayor
importancia ante los cndidos y los tontos, es su vanidad, su bambolla
y el falso alarde de su influencia exterior, de su amistad con grandes
personajes, y de lo que l llama su incontrastable valimiento.


M A U E L


F E~ R A. N D E Z


1 V NC 0








PU ERTO R R Q U A


Al decir de l ha tratado y trata de t a todos los generals que
han gobernado la provincia desde hace algn tiempo, y sobre todo al
gobernador actual, que le distingue y hace cuanto l (el tigre) le diga
o le ordene por medio de cuatro letras, trazadas de prisa y en cualquiera
clase de papel. Asimismo se jacta de tener estrecha amistad con todos
los grandes funcionarios de la administracin pblica, con los prohom-
bres de la poltica y la banca, con los escritores y periodistas ms no-
tables, y con las personas, en fin, de alta nombrada y de general repu-
tacin.
Citar algunos ejemplos:
Trtase de un tigre que est en guerra declarada con el alcalde, y
anda recogiendo firmas a domicilio para una exposicin de quejas con-
tra dicho funcionario.
-Firme usted esto, don Benigno, que tengo que mandarlo por el
correo de hoy.
-Y qu es ello?
-Un escrito contra el alcalde. Mire usted; aqu se denuncia el
robo aqul de las matrculas de ganado; aqu se descubre lo de las li-
cencias de tiendas en el campo, cuyas partidas no figuraron en la cuenta
de ingreso en el mes anterior; en este otro prrafo se habla de la
irregularidad en los derechos de matanza, y de los veinte duros puestos
de ms en la partida de los socorros para press y enfermos pobres; este
apartado trata de los doscientos pesos que tom para fuegos artificiales
el da del Patrn, cuando la verdad es que slo se quemaron once cohe-
tes y un globo hecho por el maestro Santos, con ejemplares de El Bus-
capi. Tambin se habla aqu del manejo del alumbrado y de los ba-
gajes, de la alcaldada con el maestro de escuela, de la raspadura del
libro de actas, del atropello de Juan Delgado y de la costumbre que
tiene el alcalde de cogerse las pulgas en la mitad de la sesin.
-Eso es verdad.
-Y lo dems tambin; aqu llevo los comprobantes.
-Sobre todo los cohetes...
-Y todo, y algo ms que tengo para aadir. Firme, que hay prisa.
-Y lo de los badajes es pblico y notorio.
-S, hombre, s; firme.
-Es que yo... no quisiera comprometerme...
-Aqu no hay compromise; todo es verdad, y verdad probada.
-S, pero...
-Ademns, estoy yo de por medio y eso basta. En caso de apuro


G A E 1








F E R N A N D E Z


no tengo ms que ponerle dos letras a Eulogio, dirigirle un telegrama
a Goicoechea o mandarle a Pablo una razn.
Hay que advertir que Eulogio era el Gobernador, Goicoechea su
favorite, y Pablo el Presidente de la Diputacin provincial.
Al oir nombres tan respetables, pronunciados con el desparpajo y
la llaneza con que suele hablarse de un chicuelo vagabundo, qudase
don Benigno con la boca abierta y los ojos espantados, creyendo ver de-
lante de s a uno de esos personajes maravillosos y omnipotentes de
que hablan las leyendas fantsticas, disfrazado de industrial chiripero,
de abastecedor de carnes o de comerciante al por menor.
Y luego firma sin replicar y queda meditando largo tiempo sobre
lo que acaba de oir, y donde quiera que haya ocasin pondera des-
pus la sin igual privanza y amistad de nuestro tipo con aquellos seo-
res, que ni le han visto nunca, ni siquiera le han odo nombrar.

*
*

Algn tiempo despus, cuando el alcalde ha capitulado y el tigre
rige, manda y lo desarregla todo a su voluntad, don Benigno el firmn
sufre persecuciones del alcalde y llega a ser vctima de una gran injus-
ticia.
Acurdase entonces del procedimiento empleado por el tigre en
otra ocasin, y empieza a formular sus quejas en un escrito.
El tigre lo averigua o lo sospecha, y luego al punto se aparece
por all.
-;Qu hace usted? -le pregunta con afectada altanera.
-Hago un escrito de queja contra el alcalde.
-Tiempo perdido!
-Es que la justicia me abona.
-Tanto peor.
-Tengo pruebas de mi inocencia, y las multas no han sido im-
puestas con arreglo a la ley.
-Aqu no hay ms ley que mi voluntad.
-Usted me ayudar en este asunto.
-No por cierto; soy amigo del alcalde.
-Entonces trabajar solo, pero mandar el escrito.
-Y yo le pondr dos letras a Eulogio si gobierna an, y si no se
las pondr a Segundo, y se confirmarn las multas y a su escrito se le
dar carpetazo.
-Es decir que no hay medio...


M A N U E L


JUNCOS








G A L E R I A P U F R T O R R I Q U E A A
-No hay ms que someterse al que manda y callar la boca. Cui-
dado si le pongo dos letras a Patricio Tragaldabas, dndole orden para
que en el peridico inmediato acuse a usted de perturbador, desobedien-
te y enemigo de las instituciones y del principio de autoridad!
Al oir estas palabras se atemoriza y tiembla don Benigno, rompe
la comenzada exposicin y renuncia a pedir justicia, convencido por el
tigre de que vale ms callarse y aguantar.

*


Por fin un da corre por el pueblo la voz de que el tigre va a la
Capital.
Esta noticia causa bastante sensacin.
El alcalde teme o se alegra, segn que est en buenas o malas re-
laciones con el tigre, y espera su regreso con la mayor ansiedad.
Los empleados subalternos manifiestan cierta inquietud.
La parte ms simple y novelera del vecindario comenta de mil
maneras ese viaje.
Y el tigre llega a la Capital.
No han visto ustedes alguna vez un hombre de fisonoma vulgar
v de mezquino porte, que se hospeda en un bodegn de la Marina (don-
de dan de comer arroz con frijoles y mondongo tubular por tres vellones
diarios), que toma rabos de gallo con pajita en el caf de La Palma, y
pasa las horas muertas mirando los muecos brujos del Euscalduna
y los confites de La Zaragozana, o calculando de qu modo podr ce-
rrarse por la noche la tienda de Felipe Hecht?
Pues se es el tigre.
Viene a vender una partida de cueros, a negociar unos cupones del
Tesoro o a comprar algunos efectos para su tienda, hecho lo cual se
vuelve para el pueblo donde le esperan como al Redentor.
Y all es donde da gusto orle relatar los lances, aventuras o peri-
pecias de su viaje a la Capital.
Antes de saltar sobre el muelle o de entrar por la Puerta de Tierra,
va Segundo (el general) tena noticia de su llegada y le haba mandado
el coche. Tuvo forzozamente que alojarse en el palacio de la Fortaleza,
en vez de ir al hotel de San Juan o al de Embajadores, que es donde l
haba pensado hospedarse de incgnito. No bien haba tomado asiento
a la derecha de su ilustre husped, cuando llegaron a visitarle (al tigre)
los ms altos funcionarios, que l design familiarmente por sus nom-








F E R N A N D E Z


bres de pila. Sigui despus el cuerpo consular, y tras de ste el Ca-
bildo y... vamos, aquello era un ejrcito de personajes. All se habl
de poltica, de religion, del abasto de carnes, del precio de los cueros, de
la cosecha de gengibrillo y de otros asuntos de gran inters.
Y luego cunto obsequio, cunto agasajo y cunta demostracin
de amistad! Este le ofrece una mascadura de excelentsimo tabaco,
aqul una breva de rechupete, el otro una soberbia empanada de yuca
dulce, el de ms all un chicharrn caliente de libra y media; todos en
fin, se disputaban la honra de obsequiarle y ponerle de manifiesto su
estimacin. Como que a no ser por Segundo, el general, que sostuvo con
empeo la competencia, se hubiera visto en el mayor de los apuros para
decidirse por uno entire tantsimos como se disputaban la honra de hos-
pedarle en sus casas respectivas.
Y todo esto lo cuenta el tigre con la mayor naturalidad y desen-
fado, ante un auditorio que le cree o que aparenta creerle, en su mayor
parte. Algunos, aunque pocos, se ren de l, pero lo hacen disimulada-
mente para evitar compromises. Saben por experiencia lo que dice y
repite el vulgo constantemente: con el tigre no se puede jugar.

*
*

En resume: El tigre es un ente grotesco y fanfarrn, sin mrito
alguno positive, y cuya preponderancia se funda solamente en el indi-
ferentismo o la debilidad de carcter de algunos vecinos y en la igno-
rancia de los dems.
Su influencia es generalmente perturbadora y funesta para los
pueblos.
El tigre es una especie de parsito que nada produce y que medra
siempre con perjuicio de tercero.
En los pueblos pequeos, sobre todo, suele adquirir este tipo una
importancia descomunal. Ocupa los puestos ms lucrativos, explota los
negocios ms florecientes, cobra el barato en toda filtracin o fraude,
y vive, y gasta, y triunfa a expenses del vecindario con la mayor im-
punidad.
Andando el tiempo llega no pocas veces a concentrar en s todos
los monopolios, todos los abusos, todos los poderes, toda la autoridad.
En una palabra: se hace alcalde.
Entonces el tipo sufre una notable evolucin y se reviste de nuevos
caracteres, cuyo examen ser objeto de un artculo especial.


M A N U E L


UNCOS S








Los Alcaldes


MUCHOS de mis lectores recordarn seguramente el tipo del antiguo
alcalde colonial, sucesor del famoso teniente guerra de los tiempos
de la conquista. Representante y delegado de aquellos gobernadores
omnmodos que reunan en s el poder civil, el judicial, el legislative
y el ejecutivo, era una especie de raj o de mandarn silvestre, que lo
mismo dispona la prisin o destierro de sus vecinos o los mandaba a
trabajos forzados, como arreglaba los matrimonios descompuestos, dic-
taba fallos ejecutorios en los juicios civiles y criminals, autorizaba
escrituras, diriga los bailes y expeda ttulos de propiedad.
Era un tipo original y caracterstico, reducido entonces a una sola
especie.
Despus, como consecuencia de la nueva organizacin municipal,
fueron apareciendo algunas variedades. 1ltimamente se han multipli-
cado de tal manera, con motivo de los actuales procedimientos, que ya
es necesario clasificar aquellos funcionarios por grupos y families, para
evitar toda clase de dudas y confusiones.
He aqu el objeto de este breve trabajo.
Desechando antiguos y rutinarios procedimientos, hame parecido
convenient seguir el sistema de Cuvier, con ciertas modificaciones que
consider necesarias, prescindiendo de todo tecnicismo empalagoso y
usando una nomenclatura clara y sencilla, que est al alcance de todas
las inteligencias.
Conviene advertir que en estas clasificaciones no entra para nada
el alcalde bueno, variedad que escasea much, pero de la cual se en-
cuentran an en el pas algunos honrossimos ejemplares. Como stos
son muy conocidos y estimados en donde quiera que se encuentren, no
hay necesidad de incluirlos en la galera zoolgica de los dems.
Y basta de prembulo.
Los caracteres propios de la especie en general (salvo excepcio-
nes), son los siguientes:
Estacin sentada y muy raras veces bpeda; movimiento tardo y
perezoso en todos sus msculos y articulaciones, excepcin hecha de las
mandbulas; uso de la palabra; abuso ms o menos frecuente de la
razn, y gran flexibilidad o relajamiento de la espina dorsal.










Suelen carecer de tacto en los asuntos gubernativos y econmicos,
y de gusto en casi todo lo concerniente al ornato pblico. Los dems
sentidos corporales los conservan bastante bien, salvo el del odo que
suele estar algo torpe en las horas de audiencia, el de la vista que no
percibe la mitad de lo que pasa, y el del olfato que rara vez les permit
descubrir un abuso o seguir la pista a un criminal.
A estos caracteres generals hay que agregar otros diferentes, que
son los que determinan las variedades que trato de clasificar.
Vamos por orden:
i" Alcalde popular ad-honorem.-Esta variedad es nueva y escasea
bastante. Los alcaldes ad-honorem son los ms baratos y los ms c-
modos para los pueblos; pero rara vez marchan en buena armona con
el Intendente: por eso suelen vivir poco tiempo. Se dividen en dos cla-
ses: rural y urbano. El alcalde rural vive en el campo, y suele cuidarse
ms de su propia hacienda que de la hacienda comunal. El secretario
le sustituye en la mayor parte de los casos que no requieren absoluta-
mente la presencia de la autoridad. El alcalde urbano vive en el pueblo
y asiste con ms frecuencia a la alcalda. De esta clase de alcaldes pu-
diera sacarse algn partido provechoso, con el auxilio de un Ayunta-
miento ilustrado y de una buena Ley Municipal. Sin estos poderosos
auxiliares, el alcalde rural ad-honorem se desalienta, se enmpequeece
y se entrega por fin al nihilismo administrative, terrible enfermedad que
nos aqueja y que ha descubierto hace poco el gacetillero de El Buscapi.
2' Alcalde popular ad-stipendium.-Es una degeneracin del al-
calde ad-honorem: participa de todos los vicios de ste y no tiene nin-
guna de sus virtudes; sobre todo, carece de la gran virtud econmica de
no costar dinero. No se le puede aplicar siquiera aquel aejo refrn
que dice:
Al alcalde regalado
no se le mira el colmillo.
Equus dono ad te missus, quot annos natus sit, ne investigate.
3' Alcalde crnico.-Llmase as el que no deja nunca de ejercer,
o mejor dicho, de disfrutar aquel destino, y que donde quiera que le
tiren cae de alcalde, a semejanza de los gatos que siempre caen de pies.
4* Alcalde ostra.-Con este nombre se design al que, adherido
tenazmente al presupuesto municipal de donde se nutre, resisted todos los
cambios, todas las tormentas y todas las marejadas, sin mudar jams de
sitio y sin interrumpir un solo instant los ejercicios propios de su ali-
mentacin, a los que consagra con especial deleite casi todas sus fa-
cultades.


M A NU E


F E N N E


1 U NC 0








P PUFRToRRIQUEA


5' Alcalde intermitente.-En esta variedad estn comprendidos
los alcaldes en comisin, los alcaldes interinos o sean los tenientes o
sustitutos de alcaldes perezosos y remolones; pero el verdadero tipo del
alcalde intermitente es aqul a quien hacen alcalde por chiripa, y le
dejan cesante porque s, pasando alternativamente de la nada a la al-
calda y de la alcalda a la nada, sin que estas mudanzas influyan de
manera alguna en los destinos de la vecindad.
Llmase tambin alcalde remiendo o suple faltas.
A la misma familiar pertenece el alcalde nihilista (que no hace
nada) el alcalde zoquete o de palo, &' Rusticus ignarus judex, que dijo
Cicern.
6' Alcalde elstico.-Tiene la propiedad de dilatarse y reducirse
cada vez que sea necesario. En esto y en la manera de chupar, se ase-
meja much a las sanguijuelas. El alcalde elstico crece y mengua, se
dobla y se estira, cabe y se mete por cualquier agujero, y tan pronto
es corregidor de una ciudad, como alcalde pedneo de algn villorrio
o president sin carter de algn Municipio de cuarta clase en descom-
posicin.
7' Alcalde mecnico.-Se design con este nombre, al que obra
y se mueve segn los deseos de la persona que lo maneja. Esta variedad
se divide en dos classes principles, a saber: el alcalde automtico y el
alcalde de manigueta. El primero funciona por medio de un mecanismo
especial, cuyo resort suele estar situado en el estmago. El segundo
obedece en todos sus movimientos a la voluntad del cacique, santn
o magnate que le da vueltas al manubrio.
Adems de los alcaldes comprendidos en estas siete variedades, hay
algunos otros de origen reciente, que no estn an suficientemente ca-
racterizados; tales como el alcalde prensa, que prime y exprime a sus
administrados; el alcalde pistn, que se dispara y alborota por cualquie-
ra insignificancia; el alcalde comegn, que destruye y mina; el alcalde
cigarrn, que murmura y sopla; el alcalde cocinero, que hace pasteles;
el alcalde sobn, que les pasa la mano a los vecinos de algn valer; el
alcalde peje, de anchas tragaderas; el alcalde tarugo, que ni pincha ni
corta, y otros que van apareciendo cada da, y que si Dios no lo remedia
irn adquiriendo caracteres distintivos hasta elevarse a la categora de
tipos, susceptibles de nueva clasificacin.
Entre tanto, pueden servir las notas anteriores para facilitar a los
pueblos el studio y conocimiento de sus alcaldes, y para que stos se
distingan entire s, tomando por punto de comparacin los rasgos y ca-
racteres ms notables de cada cual.


G A E 1








kk\,i








Do n Bonifacio
lb; lf


P0oitico


o el H onrado Impertinente








DIGO yo que es demasiada candidez la de mi vecino y amigo don
Bonifacio, y que ser difcil que llegue a conseguir lo que con tanto
afn desea, si persiste en sus escrpulos de hombre honrado y se em-
pea en decir lisa y llanamente la verdad, como cuentan que se usaba
en otro tiempo.
Figgrense ustedes que el tal don Bonifacio es un hombre de media-
na edad, de median fortune y de instruccin algo menos que me-
diana. Dedicse a la agriculture y al comercio en una poca en que
an era possible hacer fortune trabajando a la buena de Dios, y entire
Ceres y Mercurio le fueron dando por entregas el modesto caudal de que
hoy disfruta.
Despus liquid su establecimiento mercantil por no quebrarse la
testa con el studio de las nuevas tarifas industriales, y vendi las tie-
rras por no lidiar con el ejecutor de apremios ni con los repartidores del
subsidio.
Fij luego su residencia en este amontonado semilleros de emplea-
dos y desempleados que se llama la Capital, y caten ustedes a mi hom-
bre respirando el nauseabundo ambiente de las alcantarillas, y sufriendo
con paciencia las dems incomodidades propias de esta amurallada y
pacfica poblacin.
Yo no s si la frecuente lectura de algunos peridicos de Europa,
la influencia de las malas compaas, o acaso la tentacin del mism-
simo Satans, que se complace en mortificar las almas, habrn trastor-
nado la cabeza de mi amigo el Sr. don Bonifacio, hasta el punto de
hacerle desear el important cargo de diputado de la Nacin, a l que
apenas sin tendr aptitud para comisario de barrio o para muidor de
alguna cofrada! Lo cierto del caso es que ha dado en la flor de presen-
tarse candidate cada vez que hay barrunto de elecciones, sin que basten
a separarle de tal propsito los consejos de su mujer y las juiciosas obser-
vaciones de la amistad.









Y an esto fuera pecatta minute y nadie parara mientes en tan
descabellada pretensin, acostumbrados como estamos a ver funcionar
a los diputados fongrafos, que no hacen ms que repetir ajenas voces; a
los diputados tteres que se mueven a voluntad de sus dueos, como las
figures de un organillo, y a los que "tienen el resort en la barriga",
como ha dicho un ingenioso escritor amigo mo.
Pero lo verdaderamente raro y excepcional, es que mi vecino se
empea en que le elijan diputado, sin hacer los ofrecimientos y pro-
mesas que son indispensables en tales circunstancias, y que sirven para
que los electores se decidan a dar sus votos, entusiasmados con la espe-
ranza de futuros bienes que nunca se llegan a realizar. Quiere ser di-
putado sin mentir, sin echrselas de sabio ni de elocuente, sin contraer
compromises ni ofrecer nada de lo que l sabe que no ha de poder
cumplir.
Apenas si quiere golleras mi vecino el Sr. don Bonifacio!
No hace muchos das que vino donde m para que le instruyera en
los usos y costumbres electorales, a fin de estar prevenido para la pri-
mera ocasin que se presentase.
-Soy -me dijo-, un hombre de bien, incapaz de engaar a na-
die ni de decir una mentira: he trabajado much en mi juventud, y a
fuerza de privaciones y disgustos adquir la regular fortune que hoy
poseo. No tengo hijos; me aburre este sistema de vida; quiero ser algo
y que mi nombre figure en los papeles pblicos; y, puesto que no sirvo
para otra cosa, he pensado en hacerme diputado.
-Pens usted perfectamente -le dije.
Y don Bonifacio continue:
-Formado ya mi propsito, hame parecido muy del caso ocupar-
me de los preliminares del asunto, a fin de tener dispuestos mis papeles
y dems chismes de diputar. Usted, como ms prctico en esta clase de
enredos, podr enterarme de lo que se necesita.
-Muy bien, muy bien. Parceme que usted ser al fin un dipu-
tado de provecho. Por lo dems, creo que la primera y principal dili-
gencia consiste en formular con frases campanudas e hiperblicas el
program de su conduct en las cortes.
-Hombre, eso de la conduct es muy sencillo. Ponga usted que
yo soy un hombre casado, pacfico y de una conduct ejemplar; que no
tengo vicios menores...
-Hablo de la conduct poltica y parlamentaria, de lo que usted
har por la nacin, por el pas y especialmente por sus electores.
-En cuanto a eso, qu quiere usted que haga, ni qu podr hacer


M A N U E L


F E N N E


J U N C 0








G A L E R A PUERTO RR Q U E A
yo -pobre de m!- donde hay tantas personas de inteligencia? A bien
que yo no soy ningn revolucionario para ir a trastornar el buen orden,
ni mi educacin (aunque rstico) me permitira decir all algunas pala-
bras que he ledo ms de una vez en los discursos de tal o cual orador;
As, pues, mi conduct como usted la llama ser all sumamente pacfica
y ejemplar. Har... lo que han hecho Juan, Pedro, Antonio y otros
que se hallaban en idntica situacin. Ir al Congreso, oir si puedo lo
que digan los que saben hablar, aplaudir si es preciso, votar con la
mayora, fumar un cigarro en los pasillos, almorzar en alguna fonda
si me convidan y har, en fin, lo que hacen otros muchos, segn rezan
los peridicos de la corte, y segn me inform un amigo mo que
(aunque bruto) fue diputado, y no en balde, all en los primeros aos
de la revolucin. As pasar una buena temporada, ver a Madrid a
todas horas, beber en el piln de la fuente Castellana, de la que cuenta
maravillas mi compare Victoriano, y volver despus a Puerto Rico,
dndome por muy satisfecho si al fin y al cabo llego a obtener una cru-
cecita o un collarn para mi uso particular, y algn ttulo de ciudad,
de villa o de cualquier cosa para los pueblos de mi distrito.
-Todo esto es muy bueno para sentido y para dicho en el crculo
privado de la amistad; pero en tratndose de un program o manifiesto
electoral, es diferente. El elector viene a ser como el nio voluntarioso,
que es necesario atraerle y entusiasmarle a fuerza de confites y bombo-
nes para sacar algn partido de l. Es, pues, indispensable promoter
much; que en eso de promoter nada se pierde, especialmente cuando
no se ha de cumplir. Diga usted ante todo que no quiere ser diputado.
-Cmo!
-Pero que su amor al pas y el lamentable estado en que ste se
halla le obligan a consumer el sacrificio...
-iOu!
-El sacrificio de aceptar la candidatura.
-Pero si no hay tal sacrificio, si es precisamente lo que deseo.
-Sin embargo, hay que cumplir ciertas formulas establecidas por
el uso. Despus de consignado lo dicho, seguir inmediatamente la
manifestacin de sus opinions.
-Mis opinions! Y quin le ha dicho a usted que yo tengo opi-
niones ?
-Hay que tenerlas o por lo menos aparentarlas. La profesin de
fe es lo principal de un manifiesto.
-En este caso ponga usted que soy catlico a macha martillo; que
creo en Dios a puo cerrado... en fin, ponga usted el Credo.









-Hablo de la fe poltica, de la opinion.
-iDiantre de opinion! Confieso que no la haba tenido present
en mis proyectos... En fin, deje usted en blanco eso de la opinion y
continuemos.
-Hay que aadir a prrafo seguido la enumeracin y encareci-
miento de los servicios prestados...
-Diga usted que fui comisario de barrio, perito repartidor por
tres veces y comandante de patrulla.
-De su desinters y patriotismo...
-Que he dado cuatro duros para la guerra de Africa.
-De su fidelidad...
-Hombre, sobre eso que certifique mi mujer.
-De su amor a los principios...
-Y a los postres, y a todo. Desde que pas las viruelas tengo yo
un apetito...
-De su entereza.
-Diga usted que todava levanto a pulso un costal de seis arrobas.
-De su honradez.
-Oh! en cuanto a eso ya usted sabe que la honradez es mi fuer-
te, aunque me est mal el decirlo.
-Sigue despus el captulo de las promesas, en el cual es nece-
sario que el aspirante se muestre verdaderamente prdigo. Ofrezca us-
ted, ante todo, dedicarse en cuerpo y alma a labrar la felicidad de esta
provincia y pedir para ella toda clase de beneficios y derechos...
-Crea que ya tenamos bastante con los derechos de exportacin.
-Prometa usted interpelar sin descanso acerca de nuestra situacin
financiera; exigir que se castiguen los presupuestos; poner de relieve los
efectos ruinosos del sistema tributario, y proponer los medios de me-
jorarle o sustituirle, procediendo en esta reform de una manera eclc-
tica y racional; abogar por la reorganizacin simultnea de las fuerzas
vivas y su participacin en la cosa pblica, dentro de la legalidad cons-
titucional; pedir la interpretacin amplia y genuina de las leyes funda-
mentales y su aplicacin gradual y progresiva a las masas conscientes,
y clamar, en fin, por la libre emisin de la palabra escrita, para que los
rganos de la opinion atajen las corrientes deletreas del sofisma, im-
pidan el barrenamiento de las leyes y sirvan como de untura a las ruedas
entorpecidas u oxidadas de la mquina gubernamental.
-Pero, seor, si yo no entiendo una palabra de todo eso, a qu
meterme en semejantes dibujos?
-Pues ah ver usted! Puede ser que no lo entiendan tampoco


M A NU E


FL--RNNDEI!


1 u N C 0








PUERTORRI Q U E A


los electores, y, sin embargo, de ello depend muchas veces el buen xi-
to. Adems de estos ofrecimientos generals, tiene usted que ganarse
la voluntad de las personas ms influyentes del distrito, ya hacindolas
career en la posibilidad de un acomodo para tal o cual ahijado predi-
lecto, ya dejando vislumbrar en lontananza los reflejos de alguna cruz
o cualquiera otra honorfica distincin...
-Basta, basta, seor vecino -dijo a esta sazn don Bonifacio,
acompaando sus palabras con gestos de desaprobacin y de disgusto-.
Yo nunca consentir en ofrecer a nadie lo que no he de poder cumplir.
Mi carcter, mis costumbres y mi acrisolada honradez se oponen abier-
tamente a esas indignas supercheras que usted llama prcticas electo-
rales. Confieso que soy un zoquete en materials polticas y en casi todas
las dems, y que me halaga, sin embargo, la idea de una diputacin. Ya
tratar de conciliar estos dos puntos sin menoscabo de mi honradez, que
es lo que ms estimo, y ante la cual sacrificar si es necesario todos mis
deseos y aspiraciones.
Y as diciendo se puso en pie, saludme con cierta gravedad y sali
precipitadamente de mi casa, dejndome entregado a tristsimas refle-
xiones acerca de tan extraa conferencia.
No hay duda que la conduct de don Bonificacio es digna de elo-
gio, y que la honradez -por lo mismo que va escaseando- debe ser
cada da ms estimada; pero parceme que en el caso present la emplea
mi vecino con demasiada indiscrecin, y que ser muy difcil que llegue
a conseguir lo que con tanto afn desea, si persiste en sus escrpulos
de hombre honrado y se empea en decir lisa y llanamente la verdad,
como cuentan que se usaba in illo tempore.


G A E 1












Los Maestros de


Escuela*


I

EL COMPLETE

(EPISTOLA CONYUGAL)


Carta que desde la escuela
describe un seor maestro
a su esposa, que est ausente,
sobre amor y otros excess.

Por tu misiva adorada,
que me dio el carter ayer,
he sabido con placer
que ests gorda y colorada.

Dichosa t, Petra ma,
que tal cosa decir puedes...!
Ay!... tu pobre Nicomedes
ms flaco est cada da.

Hace un ao, no complete,
que aqu llegu en mala hora,
y aunque vine flaco, ahora
estoy como un esqueleto.

Estas descripciones satricas, pero exactas, del estado del magisterio pblico en
Puerto Rico, fueron hechas en 1878. Despus ha mejorado algn tanto la situacin de los
maestros, gracias a las plausibles gestiones del general don Eulogio Despujol.
Falta much que hacer, sin embargo, para que la enseanza elemental en este pas
llegue a estar debidamente organizada.








F E R N A N D E Z


En vano buscando suerte
cruc el pilago salobre;
que quien nace para pobre
ha de serlo hasta la muerte.

Gast la hacienda en el viaje
por venir tras de mi empleo,
sufr gastralgia y mareo,
robronme el equipaje.

Y despus de mil torturas
que a bordo pasar me hicieron,
llegu al fin, y aqu me dieron...
(no te alegres) calenturas.

A haber sido un empleado
ya ignorante, ya holgazn,
de los que vienen y van
a costilla del Estado,

Puede que sano y entero
llegara yo a Puerto Rico,
ms alegre que un borrico
cuando llega al comedero;

Mas un maestro de escuela
nunca es tan afortunado.
Y gracias que no me ha dado
el vmito o la viruela!

Con mil trabajos llegu
al pueblo de mi destino...
Si vieras, Petra, el camino
por donde entonces pas!

La escuela me dieron luego,
y te juro por mi abuela
que esto no parece escuela,
sino la celda de un lego,


1 U NC 0


M A N NU EL








P U E R T O R R 1 Q U E A


Una mesa nada sana
(Atiende, Petra, qu ajuar),
un silln sin respaldar,
una estampa de Santa Ana,

Pegada al seto con goma,
un crucificado en cueros,
un listn con dos letreros
que dicen Cartago y Roma;

Tres palmetas, un azote
colgado al pie de la mesa,
una vara larga y gruesa
con honors de garrote;

Dos pliegos de papel blanco,
cuatro plumas, un tintero
y un menguado escribidero
viejo, cojo, tuerto y manco.

En esta escuela -y no es chanza-
yo gano al mes treinta pesos,
enseo letras y... huesos,
que al fin todo es enseanza.

Con tan extraos rigores,
hijos de mi mala suerte,
ms pienso, esposa, en la muerte
que en festines y en amores.

Deja, pues, vanos recelos
que son, Petra, necedad;
pues doa Necesidad
no da ocasin a tus celos.

Desa afliccin te consuela:
nadie roba tu cario;
porque el amor, al fin nio,
no gusta de ir a la escuela.


G A E 1








SE R N A N D E Z


Cuenta que no he de olvidarte,
pues, aunque flaco y hambriento,
por ti vivo, por ti aliento,
tuyo soy. Punto y aparte.

Pdesme una letra, Petra,
y por quien soy te prometo
mandar todo el alfabeto
en vez de una sola letra.

Pero si -como yo infiero-
libranza quieres, no ir;
porque aqu nadie la da
sino a cambio de dinero.

Yo estoy sin blanca, y as
en vano la letra esperas,
que es pedir al olmo peras
pedirme dinero a m.

Harto har si no me muero
o de hambre no me desmayo,
pues yo, Petra, estoy en mayo
y mis sueldos en enero.

As, pues, la letra olvida;
no se hable ms del asunto,
y pasemos a otro punto
de tu carta referida.

Prosigues en tus intentos
de embarcarte, mas yo insist,
Petra, en que te libre Cristo
de tan malos pensamientos.

Venir t ac? Vive Dios,
mujer, que te has vuelto loca!
Si no hay pan para una boca,
cmo ha de haber para dos?


1 U NC 0


M A N UEL L







P U E R T O R R I Q U E AU


Bien tu amor me manifiestas!
Esto es decir: -"Nicomedes,
t que ests flaco y no puedes
contigo, llvame a cuestas".-

La razn, Petra, recobra
y qudate all en Castilla;
que, si mujer es costilla,
tengo yo huesos de sobra.


Franco he sido en contestar,
pero la razn me abona
y soy tu esposo. (Perdona
el modo de sealar).

Aqu la carta terminal,
que ya de leccin es hora.
Adis. Sabes que te adora
-Nicomedes Ms Gallina.



II

EL INCOMPLETE
(HOJA DE SERVICIOS)

Para dar cumplimiento al decreto de 20 de septiembre ltimo -pu-
blicado hace poco en la Gaceta- sobre la inificacin del profesorado,
un maestro incomplete de esta provincia redact la hoja de servicios
que va inserta a continuacin, y que basta por s sola para dar una idea
del estado en que se hallan nuestras escuelas incompletas, y de la pro-
teccin que se les dispensa a los profesores de instruccin pblica al
por menor.
Dice as:
"D. Escolstico Enjuto (a) Malasombra, nacido y criado en Hor-
migueros, isla de Puerto Rico, de estado oprimido, es decir, casado y
pobre; tiene los mritos y circunstancias que se expresan en la present
hoja, a saber:


G A E 1








F E R N A N D E Z


Destino
Maestro rural incomplete del barrio de H. (llammosle H), nom-
brado interinamente por el Ayuntamiento, despus de haber sufrido el
correspondiente examen sobre las cuatro reglas simples, la conjugacin
del verbo ayunar en todos los tiempos, y de otras menudencias, incluso
el Pater noster en latn. Este nombramiento, junto con mi cdula elec-
toral del ao 72 y la matrcula de una bestia que se me ahog en la
creciente grande, lo conservo metido en un cauto de bamb por lo que
pudiera suceder.
Tom posesin de mi destino a la edad de 29 aos. Al poco tiem-
po vinieron los temblores (de tierra), y todos los mozos solteros del
barrio dieron en casarse para aplacar la ira de Dios. Yo, que tambin
soy religioso y tengo mi aqul (aunque me est mal el decirlo), cog
y me cas sin reparar en lo que haca, y a los tres meses incompletos
de haber tomado posesin de mi destino, lleg Rita -por obra y gra-
cia de los temblores- a tomar posesin de mi paciencia.
Desde entonces ac no he tenido cesantas en el profesorado, ni
en el matrimonio, si bien he sufrido con resignacin largos parntesis en
la percepcin del sueldo, y no escasa porcin de puntos y apartes en la
felicidad conyugal.
Nota: Yo no s si ser costumbre apuntar todos estos detalles en
las hojas de servicios; pero, por si acaso lo es, no est de ms que los
ponga. A bien que de alguna manera se tiene uno que desahogar.

Fechas de los nombramientos
No recuerdo precisamente la fecha en que tom posesin de la es-
cuela o la tom de m la necesidad, que todo se efectu en un mismo
da, y quien dijo maestro incomplete en esta tierra, dijo estmago de-
sierto, mandbulas en reposo y pantalones rotos por detrs. La yagua
en que yo tena apuntadas con tiza aquellas notas, se la llev el huracn
de San Narciso y no ha vuelto a aparecer.
Slo un dato conservo en la memorial, que puede dar alguna luz
sobre la poca de mi nombramiento. Los quince duros de la primera
mensualidad, vine a recibirlos mitad en gasto y mitad en efectos de la
tienda del depositario, algunos das despus de la tormenta susodicha.

Fechas de la toma de posesin
Regularmente, los profesores de enseanza cobramos aqu el sueldo
a los nueve o diez meses de haberse vencido.


MA N U E L


J U NC 0








P U E R T O R R I Q U E A A


Consta, pues, que a fines del ao 1867 cobr yo mi sueldo en pro-
visiones de boca, a razn de 14 onzas por libra; de modo que para tener
una idea aproximada de la poca en que tuvo lugar la toma de pose-
sin, no hay ms que tomar la fecha desde nueve meses atrs y...
Calcule usted.

Sueldos que ha disfrutado
Parceme que est dems esta seccin de la hoja de servicios, tra-
tndose de los maestros rurales. Dedzcase de los consabidos 15 pesos
el alquiler de la escuela, los gastos de material, varas y palmetas, sin
olvidar el sello de recibo, y me comprometo a tomar el sobrante en
estricnina.
Certifico que cada vez que he sacado la cuenta del ingreso y de
los gastos, o stos han sido mayores que aqul, o bien ha quedado a
mi favor un pequeo residuo de ceros.
Si sabr yo restar!

Sobresueldos
Esta palabra, que viene impresa en el modelo de la hoja de servi-
cios, no consta en el vocabulario particular de los maestros de escuela.
Sin duda fue inventada para uso de otros empleados ms felices.
Figrome que sobresueldo debe ser una especie de apa o de pro-
pina agregada al sueldo, un apndice de ste, una prolongacin del car-
tucho mensual.
Escritas ya las lneas que anteceden, supe por conduct de personas
bien enteradas que el sobresueldo es un aditamento de paga que gene-
ralmente es mayor que la paga misma. Bienaventurados los que dis-
frutan el sobresueldo, porque ellos comern carne!
Hace tiempo que vengo meditando sobre la situacin del profe-
sorado incomplete de esta provincia, y no haba podido expresar en una
sola frase, lo que principalmente nos hace falta. El modelo que tengo
delante para hacer por l la present hoja de servicios, viene a darme
casualmente la formula que deseaba.
Lo que ms falta nos hace a los profesores elementales de Puerto
Rico es... el sobresueldo.

Servicios especiales en la carrera
Ante todo, se me ocurre una duda respect de la palabra carrera,
aplicada a la profesin de ensear.


G A E 1








F E R N A N D E Z


Como esto de carrera no aluda maliciosamente a las que damos
detrs del depositario de fondos pblicos, en persecucin de nuestro
menguado sueldo, no s por qu ha de figurar tal palabra en la hoja
de servicios de un maestro incomplete.
Si ste no llega nunca a completarse; si el sueldo de 15 pesos no
se alarga; si no hay alteracin alguna en su vida professional, desde
que se mete a maestro hasta que se muere de hambre, por qu tan
desdichada y msera profesin ha de llamarse carrera?
Dicen que el hambre aguza el entendimiento, y sin embargo, no
he podido adivinar todava qu tiene de comn la carrera del profeso-
rado incomplete con las dems carreras conocidas. A la nica carrera
que se asemeja algn tanto, por lo dolorosa y cruel, es a la carrera de
baqueta.
En cuanto a los servicios especiales, yo soy quien le corto las plumas
al comisario del barrio, y lleno las planillas de la riqueza nominal de
mis vecinos. Firmo a ruego de todos las boletas de apremio y las no-
tificaciones del expediente, y se dan casos en que les ayudo a bien morir
despus de consumada la ejecucin. Me parece que estos servicios no
pueden ser ms especiales.

Cruces

Despus que muri mi suegra, que Dios haya, no me han quedado
ms cruces que Rita, mi profesin y la cruz de los pantalones.

Honores

Todo maestro incomplete
tiene -a fuerza de rigores-
entre otros various honors,
los honors de esqueleto.

Sus circunstancias al emprender la carrera

No recuerdo bien, si yo tena circunstancias cuando di principio a
mi carrera. Parceme, sin embargo, que la nica circunstancia que en-
' nces tena, era la circunstancia de no tener circunstancias. Este pasaje
de mi hoja de servicios est por lo menos tan claro como el porvenir
del profesorado puertorriqueo, perdonando la comparacin.


M A N U E L


J U NC 0








G A L E R A


P U E R T O R R I Q U E A


Agregaciones

Aparte de la agregacin de Rita -que tiene algunos puntos discu-
tibles- no he tenido ms agregaciones, ni espero tenerlas en lo que
me resta de vida professional.
Buenos estn los tiempos para que nadie se agregue a un pobre
maestro de escuela!
HE DICHO".









OCT.
30
1957


Ii-









El Empleado


Zngano


Dice Juan que en la oficina
Est cual pez en el agua.
-Qu hace para estar tan bien?
-Lo que hacen los pieces: nada.

PARECE a primera vista que el epgrafe de este discurso envuelve
en s una notable contradiccin, por cuanto las palabras empleado y
zngano tienen una significacin diametralmente distinta.
En efecto; llmase empleado a todo aquel que desempea un em-
pleo, y ste (segn el diccionario de la Academia) es "la accin y efecto
de emplear", esto es, la aplicacin de alguna cosa o persona a un uso,
servicio, ocupacin, oficio, etc. Hablando en trminos ms vulgares,
empleado es el que en algo se emplea, el que hace algo de provecho;
mientras que zngano es aqul que -a imitacin del macho de la abe-
ja- slo se cuida de comer y holgar, utilizndose con el product del
sudor ajeno.
As es que el sentido de las dos palabras indicadas, no puede ser
ms diverso.
Y sin embargo, queridos lectores, hay una falange numerosa de
empleados znganos.
Creo que sera bueno ir a contrselo all a los definidores de la
Academia.


*
*


Segn la opinion de los ms sabios naturalistas, las abejas slo
consienten en sus colmenas un escaso nmero de znganos. Y los con-
sienten porque -hembras al fin- parece que no pueden pasarse abso-








F E R N A N D E Z


lutamente sin ellos; bien que de cuando en cuando suelen darles unas
zurras de padre y muy seor mo.
Pero esta otra clase de znganos bpedos, mamferos, sin alas (im-
plume bipes, que dijo Platn), es much ms numerosa y goza de ma-
yor impunidad. Bienaventurados los empleados znganos, porque de
ellos es la colmena del presupuesto!
Yo conozco un empleado zngano que... ipero qu digo uno! co-
nozco ms de ciento, y an me parece que me quedo corto.
Mas como no es possible hacer la historic de todos ellos en un re-
ducido artculo, preciso es que me limited por hoy a tratar de uno sola-
mente. Bien es verdad que los empleados znganos forman ya un tipo
comn con tan originales caracteres, que sucede con ellos lo que con
los botones del quincallero de marras: para muestras basta un botn.


*
*


Pues bien: para muestra de los empleados znganos bastar asi-
mismo que yo les present al Sr. D. Mamerto Gandul, jefe de seccin
de cierta oficina, con ciento cincuenta duros mensuales y el sobrehueso,
como le llaman a la diferencia de sueldo que disfrutan los empleados
de Ultramar.
Tiene el tal D. Mamerto Gandul una cara de pascua sobre un
cuerpecito de cuatro pies... de altura, fornido y regordete; de esos
cuerpos que -como dice un escritor contemporneo- "se adaptan per-
fectamente a la forma del mueble que les sirve de apoyo: cuerpos que
tienen la singular habilidad de hacer de cada silla un lecho, y que cons-
truyen con las manos, con los brazos, con los espaldares de las sillas
vecinas, con un libro, con todo lo que les rodea, una especie de anda-
miada para soster la cabeza y estirar las piernas, para reposar el codo
o dar apoyo a las espaldas, para realizar, en fin, la inercia corporal
en su ms alta y aventurada utopa.
Su cabeza grande y meloniforme tiene la parte animal muy desa-
rrollada, segn la opinion de various frenlogos, quienes tambin pre-
tenden haber notado cierto recrecimiento en lo que ellos llaman el r-
gano o chichn de la presupuestabilidad.


M A N U E L


J U N C O S








PUERTORR I Q U E A


Aadan ustedes a todo esto una frente aplastada y diforme, en la
que no se ve ni siquiera un pelo de tonto, por ser completamente calva,
una nariz redonda y colorada como un tomate maduro y unas orejas
de cuatro pulgadas de largo, y tendrn la vera efigie de D. Mamerto
Gandul.
Ecce-Homo.

*
*


D. Mamerto Gandul se da una vida de prncipe, vamos al decir:
para l amanece siempre a las diez de la maana, excepcin hecha
de los das de lluvia o de barrunto en los cuales amanece algo ms tarde.
Luego se levanta, bosteza, estira sus entorpecidos miembros y mur-
mura una oracin al santo de su nombre, el cual santo es -al decir de
la gente no devota- el abogado de los empleados znganos all en la
corte celestial.
Terminada la oracin, se toma un balde de caf con docena y me-
dia de tostadas de abajo, racin que constitute ordinariamente su pienso
matutino. Consumido ste, enciende un tabaco y se recuesta muelle-
mente en un cmodo silln a rumiar los editoriales de la Gaceta o los
anuncios del Boletn.
Dadas las doce, almuerza D. Mamerto como pudiera hacerlo un
sibarita o un rollizo fraile franciscano.
Despus de este segundo pienso, fuma un par de vegueros de grue-
so calibre, en tanto que su criado va corriendo a casa del cura H o
del cannigo B, en busca de La Verdad, para que con su lectura pueda
otra vez Gandul reconciliar el sueo.
Poco despus llega aqul con el peridico en la mano:
-Aqu est La Verdad del cura -dice.
-Pardiez! que ya era tiempo de que vinieras con ella. Jess,
qu criados stos! Qu servicio!... Ah, lo que es yo nunca podr acos-
tumbrarme con gente perezosa!... Cierra, cierra esa persiana, amarra
el gato all lejos, quita el loro del balcn y dile al zapatero de abajo
que no alborote o que se vaya con la msica a otra parte. Por lo dems,
ya sabes que si alguien me solicita antes de la hora sealada, estoy ab-
solutamente invisible, eh?
-S, seor.


G A E 1










Y nuestro hroe se acuesta en la cama, repasando las columns del
peridico religioso, y al instant empieza a roncar cediendo a la influen-
cia de tan soporfera lectura.
Requiescat in pace.

*
*

Justo es, queridos lectores, que le dejemos descansar un rato.
-Descansar!... y de qu ha de descansar? -preguntar acaso
uno de esos preguntones sempiternos, que en cualquier cosa encuentran
motivo para una interrogacin.
-Pues qu, seor curioso; le parece a usted poco trabajo para
un hombre de la edad y categora de D. Mamerto, el leer los fondos de
La Verdad y los edictos de la Gaceta?
Dejmosle, pues, que continue su tranquila y sosegada siesta, y
mientras tanto aprovechar la ocasin para decir algo acerca de las cua-
lidades morales e intelectuales de D. Mamerto Gandul.
Este buen seor -como la mayor parte de los empleados znga-
nos-, no tiene gran cosa de lo de Salomn, y si no fuera porque lee
medianamente mal, y sabe con qu mano debe firmarse la nmina, y,
sobre todo, sabe vivir, casi podra decirse que es completamente est-
pido.
D. Mamerto aprendi a poner su nombre unos das despus de
haber obtenido el empleo que desempea o -mejor dicho- que dis-
fruta en la actualidad.
Despus, a fuerza de firmar nminas, expedientes y comunicacio-
nes, consigui mejorar algn tanto su letra de palitroques, hasta que
al fin ya creo que la entiende o la adivina, mal que mal, uno de sus
escribientes subalternos.
En punto a operaciones aritmticas, concese que Gandul est un
poco ms adelantado; pues si bien ignora el valor de los nmeros en
general, sabe por experiencia que un i, un 5 y un o, colocados suce-
sivamente de izquierda a derecha, representan una cantidad igual al
nmero de pesos columnarios que mensualmente percibe, amn del
sobresueldo y lo dems.
D. Mamerto se precia de ser catlico, apostlico y romano hasta
la pared de enfrente, bien que en achaques de doctrine slo conoce la
oracin de San Mamerto, y los mandamientos del empleado zngano,


M A N U E L


F E N N E


J U NC 0








Y U E R T 0 R R I Q U E R A


que son diez y se encierran en dos, en no servir a nadie y amar al dios
Turrn sobre todas las cosas, y al prjimo... contra una esquina.
Con tan escasos conocimientos, parece que no es possible desem-
pear cumplidamente un destiny de la importancia del que tiene a su
cargo el.bueno de D. Mamerto; pero l-a falta de aqullos- posee
una no pequea dosis de audacia y de eso otro que llaman instinto gu-
bernamental, que es cuanto se necesita para obtener honra y provecho
en tales circunstancias.
Y adems,

En teniendo subalternos
en cuyos hombros descanse
el peso de los negocios,
y aprendiendo cuatro frases
de rutina expedientil;
poner decretos al margen,
firmar como en un barbecho,
quitar la vara a un alcalde,
cobrar el sueldo corriente,
ir a la oficina tarde,
exigir el tratamiento
a porteros y oficiales,
y mandar sin ton ni son,
y no obedecer a nadie,
no es cosa del otro mundo:
eso cualquiera lo sabe.*

Los empleados znganos no tienen opinion poltica; pero a fuerza
de hombres de orden estn siempre al lado del que manda, a cuya cir-
cunstancia deben la inamovilidad de que disfrutan en medio de ese
continue barajar de empleados que suben y desempleados que bajan,
con inconcebible rapidez.
Doce aos ha, por lo menos, que a D. Mamerto le nombraron para
el desempeo, o ms bien para el usufructo del empleo que en la ac-
tualidad ejerce, y desde entonces no ha estado -Dios sea bendito- ni
siquiera medio da cesante. Eso s, l tiene muy buenas relaciones,
manda a menudo para Madrid muy buenos sacos de caf caracolillo,
muy buenos barriles de ron y otras menudencias, y nunca falta quien
BRETN, Flaquezas ministeriales.


d A E 1








F E R N A N D E Z


le recomiende en las altas regions del poder, ya se llamen tirios o tro-
yanos los que manejen la batuta ministerial.
Sostenido Gandul en tan slidos cimientos, deja resbalar su vida
en plcida bonanza, sin que se le d un ardite de la crisis ministerial
ni del dudoso equilibrio de las naciones europeas.

*


Tan slo un pesar -si as puede llamarse- aqueja de vez en cuan-
do al bueno de D. Mamerto.
Bien sea porque sus protectores quieran darle nuevos testimonios
del aprecio y consideracin que le dispensan, o bien que intenten cas-
tigar as las culpas y pecados de nuestro tipo, ello es que ya se han per-
mitido mandarle hasta media docena de cruces, de tamao y forma dife-
rente, y an teme l que el mejor da le vuelvan a crucificar.
La primera de dichas cruces recibila D. Mamerto con agrado, la
segunda sin enojo, y hasta se dice que admiti sin replica la tercera,
considerndola como un signo catlico al que todo fiel cristiano est
muy obligado a tener devocin; mas cuando observ que la cosa segua
en aumento, casi estuvo a punto de renegar de las cruces y hasta de los
autores de aquella pesada broma.
Pero vean ustedes hasta dnde llega la sabia ley de las compen-
saciones! As como suele -decirse el gato al rato, el rato a la cuerda y
la cuerda al palo; las cruces gravitan sobre Gandul, Gandul sobre el
presupuesto, y el presupuesto sobre el pas, que sufre con cristiana
resignacin todo aquello que le pongan encima.

Y as el pas se divide
en dos classes verdaderas:
una grande, la que paga
y otra chica, la que pega.

*
*

La siesta de D. Mamerto Gandul dura por lo regular hasta las
tres de la tarde. Luego invierte media hora en ponerse decent, con-


J U NC 0


MA N U E L








P U E R T O R R I Q U E A


seguido lo cual vuelve a sentarse, lee de nuevo los edictos de la Gaceta,
fuma y se aburre en tanto que llega la hora de comer.
Comer...! palabra dulce y sonora que siempre ha encontrado eco
en el estmago de nuestro tipo!
Cobrar, comer, dormir! he aqu tres cosas que saben hacer muy
bien los empleados znganos.
Y... paren ustedes de contar.


*



De vez en cuando suele D. Mamerto Gandul ir a la oficina por
su propia voluntad y come por va de distraccin.
En este caso va siempre despus de haber dormido la siesta.
Al llegar hace varias preguntas sin ton ni son a los empleados sub-
alternos. Despus se sienta en su despacho, hace como que describe algo
y rie al portero porque no le ha limpiado la pluma o no le ha sacudido
el polvo de la mesa.
En esto dan las cuatro de la tarde, y se vuelve a su casa muy satis-
fecho de haber cumplido sus deberes como corresponde.
Sucede otras veces que nuestro hroe (con perdn sea dicho) se
olvida por algunos das de ir a la oficina, y el portero suele ir a bus-
carle para que firme un despacho de importancia, o bien para cualquier
otro asunto que reclame la intervencin, informed o dictamen del jefe
de la seccin.
Entonces don Mamerto se desata en insultos, amenazas e impre-
caciones contra el pobre portero que le ha ido a molestar; jura, blasfema
y maldice una y mil veces la oficina, los expedientes, los despachos, las
comunicaciones, los empleados y todo, en fin, a excepcin del sueldo
que percibe, que es lo nico medianamente acceptable que tiene el em-
pleo, sin cuya circunstancia (dice) ya hubiera presentado hace tiempo
su dimisin.
Y despus de echar sapos y culebras por aquella boca que poco
antes haba tragado chuletas y empanadas a ms y mejor, coge el som-
brero, el bastn y la caja de las antiparras, y se dirige a la oficina poco
a poco y como de mala gana, a la manera de aquel buey


G A E 1










Que con paso tardo y perezoso
con gran trabajo va trazando un surco.




-Vamos a ver con mil diablos qu es lo que hay que firmar
-grita malhumorado D. Mamerto, buscando acomodo para las anti-
parras sobre aquellas narices de tomate.
-Este que aqu ve usa-responde uno de los empleados subal-
ternos- es un expediente sobre el que se han recibido ya diecisiete
reclamaciones, y hoy, por fin, se ha terminado. Mire usa; fue iniciado
en el ao de 1840...
-iEh, despachemos! Voto a sanes! que no he de estar aqu toda
la tarde, ni me importa un comino el saber cundo ni por quin se ha
iniciado el expediente. Y digo...! Pues apenas hay fojas y registros
en ese abultado mamotreto!
-Si usa no quiere que le explique...
-No, no; nada de explicaciones: y gracias que me resign a echar
las firmas, pues como es un poco tarde y yo escribo tan despacio, much
me temo que no haya concluido an a la hora de comer.
Dicho esto, lanza un prolongado suspiro; toma la pluma; mtela
en el tintero; sacdela despus, y la limpia con la bocamanga del gabn;
vuelve a mojarla, torna a sacudirla y se dispone a firmar.
-A ver, diga usted en dnde.
-Aqu, al pie de cada estado, auto o diligencia. Ya estn mar-
cados los lugares como de costumbre. En donde hay un punto, ponga
usa media firma; en donde hay una raya, firma entera.
-Bien, bien! Djeme usted ahora. Uf! Malditos expedientes!
Maldito empleo!

Pero seamos justos. Hay un da del mes en que D. Mamerto se
manifiesta menos regan e impertinente para con sus subordinados,
y hasta firma con gusto cualquier diligencia, oficio y comunicacin que
se le present.
En ese da madruga algo ms que de costumbre.
Y va a la oficina ms temprano.
Y no duerme la siesta.


F E R N A N DT L E Z


1 u NC 0


MA A N U E 1.








G A L E R A


PUERTORRIQUEA


Y... cranlo ustedes; ni siquiera se entretiene en leer los edictos
del peridico official.
Este da privilegiado es el 30 de cada mes, da en que firma la
nmina y la reduce a municin de boca, como l le llama al dinero,
segn el vocabulario particular de los empleados znganos.





























1~~~~








El Curandero


Que importa al cabo del ao
veinte muertos ms o menos?
Tirso.

I

DESESPERADO un hambriento por no encontrar medio alguno de
satisfacer las apremiantes y groseras exigencias del estmago, sali a
recorrer las calls de Madrid, dispuesto a saciar de cualquier modo el
apetito devorador que le atormentaba.
Largo rato anduvo a la ventura sin conseguir otra cosa que acre-
centar sus padecimientos con el cansancio y la fatiga, hasta que por fin
se detuvo con nimo resuelto delante de la casa del clebre Lhardy,
verdadera notabilidad culinaria de aquella heroica y a veces coronada
villa.
Llegar, sentir el olor de los objetos que all estaban de manifies-
to, y romper de un puetazo el cristal del escaparte que los contena,
fue todo obra de un brevsimo instant. Pero dado ya el primer gol-
pe, y cuando se dispona a recoger el fruto de tan repentino asalto,
quedse atnito, indeciso ante aquella asombrosa y rica variedad de
suculentos manjares, apetecindolos todos y sin saber a cul de ellos
haba de conceder la preferencia; dando lugar con sus vacilaciones a
que un agent de polica corriera a interponerse entire l y las viandas que
iban a ser objeto de su voracidad.
Algo parecido me sucede a m al dar comienzo a estos desaliados
renglones.
Dispuesto a copiar del natural todas las figures que han de com-
poner mi galeria de tipos, tengo necesidad de elegir un ente que pueda
servirme de modelo para el que hoy trato de bosquejar, y encuntrome
indeciso ante el numeroso tropel de curanderos que me salen al paso,
cada cual con su sistema o formulario distinto, bien que todos condu-
centes a un mismo fin.









Unos matan por medio de las hierbas, otros por medio de las flo-
res, otros por medio de las frutas o races: tal hace uso exclusive de
los medicamentos minerales, cual lo hace asimismo de los vegetables, cual
de los animals, etc., etc. Quienes forman el diagnstico por el pulso,
quienes por la lengua, quienes por las aguas, quienes por el sombrero
o la camisa del paciente, quienes -en fin- por el "semblante de la fi-
sonoma del rostro" (hablando en lenguaje curanderil), o sea lo que or-
dinariamente llamamos cara.
Y esto sin mencionar, por ahora, los que reciben inspiraciones y
recetas de ultratumba, ni la numerosa falange de los que curan por la
meo ata (como ellos mismos suelen decir), especie de discpulos sui
generr del Dr. Hahnemann, que con slo proveerse de un par de glo-
bulillos y disolverlos en cuatro tinajas de agua, se creen ya en aptitud
para poner en prctica la modern teora del similia similibus curantur.
Pero resuelto como estoy a llevar adelante mi propsito, coger al
azar uno de los muchos curanderos que actualmente se ocupan en dis-
minuir el padrn vecinal de mi pueblo, con una asiduidad digna de me-
jor causa, y tal como sea tendr el gusto de presentarlo a mis queridos
lectores.


II

Vedle ah:
Estatura median; edad cuarenta aos, ms o menos; pelo abun-
dante y rojizo; color trigueo; frente aplastada y triangular; nariz chata;
labios monumentales; barba a lo nazareno; ojos pequeos y redondos
que parecen abiertos con un punzn; cejas abultadas y juntas todo lo
cual constitute un hombre feo y vulgar que bebe ron y masca tabaco,
por ms seas.
Su traje sucio, roto y desaliado, guard una perfect analoga
con el personaje a quien sirve de funda o envoltura.
A juzgar por su porte ruin y estrafalario, cualquiera le.tomara
por uno de esos series infelices, cuya profesin apenas le permit vivir
miserablemente; pero nuestro curandero no se encuentra an en este
caso.
Las numerosas consultas que le hacen y las visits cotidianas que
l suele hacer a sus enfermos, le dan un product ms que suficiente
para vivir con decencia y desahogo; y si no lo hace as, culpa es de su
excesiva modestia y natural desprendimiento, que a veces le llevan hasta


M A NU E


F E N N E


1 U NC 0








P U E R T O R R I Q U E A


el punto de exponer en el juego el imported de muchas curaciones antes
de haberlas realizado.
El tema constant de la conversacin de nuestro tipo consiste en
hablar con desprecio de los mdicos y hasta de los curanderos que ma-
tan por otro sistema, y en hacer narraciones ms o menos verosmiles
de muertos que han resucitado y de enfermos gravsimos que en un
santiamn han vuelto a la salud ms perfect, merced al prodigioso
acierto que l tiene y a la eficacia de su mtodo curativo, sin omitir
nunca la relacin circunstanciada de todas las personas que han falle-
cido en la vecindad, a causa (dice) de la torpeza del mdico y de la
criminal apata de los parientes de aqullos, que no le han llamado a
l en tiempo oportuno.
Al terminar su estrambtico discurso, exclama siempre, afectando
un tono doctoral y jactancioso:
-Nunca, en buena hora lo diga, se me ha escapado a m ningn
enfermo por falta de inteligencia y previsin: si alguno se ha muerto
fue sin duda porque se le lleg la ltima hora, y entonces de nada sirve
el aquel de la medicine y de la ciencia; mas fuera de este caso indispen-
sable, juro a Dios y a mi nima que no hay dotol en el mundo que me
eche la pata encima, y el enfermo que a m se me muera no lo cura
despus ni el mismsimo Sursum corda.
En vista del aplomo y la gravedad con que suele decir estas pala-
bras, nunca faltan personas cndidas que las tengan por verdaderas y
las repitan entire sus amigos, aumentando as la fama y popularidad
del curandero a quien llegan a profesar una especie de religiosa ve-
neracin.

III

Digamos algo ahora acerca de su mtodo curativo.
Los diagnsticos del curandero son extremadamente originales y
curiosos.
Padrejn, asiento, trueque, garrotillo, jipatez, enjillamiento, mo-
rria, saltadero, trancazo, picada de la mosca, vaporizo, nia bonita,
mal de ojo, no me voy sin verte, brujera, aire con sangre, seguidillas,
torzones, hicoteas en la barriga, culebrones, embarazo -de animals, y
otras dolamas por el estilo, son los padecimientos ms comunes de su
numerosa clientele.
Para enfermedades tan raras era menester que se emplearan pro-


G A E 1









cedimientos especiales e inusitados, y esta circunstancia no ha podido
pasar desapercibida a la perspicaz inteligencia de nuestro tipo.
As le vemos recetar, segn los casos, ora un purgante, ora un
sinapismo, ora una seal de la cruz hecha con los dedos untados en
aceite, sobre la parte dolorida. Ya dispone que el enfermo se acueste
y duerma con un gato de tal o cual color, ya que se cuelgue del pes-
cuezo un cuerno, un diente, un hueso o una pezua de otro animal
determinado, ya en fin, que se deje pisar las espaldas por un Juan pri-
merizo, esto es, por un individuo de la especie humana, que tenga este
nombre, y que sea hijo primognito de su madre (ya se supone que
me refiero a la madre de Juan).
Pero ante todo, y sea cual fuere la enfermedad que el curandero
se proponga combatir, todos sus esfuerzos se dirigen a que el enfermo
corrompa, conseguido lo cual se encuentra ya fuera de cuidado: todo
lo ms que puede sucederle es que se muera.
Para obtener aquel resultado ordena que luego al punto se le ad-
ministren al paciente algunas medicines de heroico y resolutivo proce-
dimiento; mas por si stas no fueren suficientes, manda que se tenga
a mano, como cuerpo de reserve, una pocin ajustada a la siguiente

Frmula:

Hojas de sen, azufre y caa-fstula .............. Un real
Pepitas de don Toms sin pelar .................. Dos
Man y leche de tierra, de cada cosa ............. Un medio
Pepa-Juana en vomitivo ... ................... Un grano
Sal de higuera ................ .............. Una purga
Cuerno de ciervos de los que tiene el boticario en polvo Un drama
Uas de la gran Bestia .......................... Una onza
Agua destilada ............................. i kilmetro

Mulase, revulvase y dsele hirviendo al paciente que lo tomar
todo sin pestaear y rezando entire trago y trago la manifica. (Firma-
do), Mateo Mostrenco".
Y no se limitan a esto solamente los recursos del curandero.
Entre otros muchos, cuya enumeracin hara interminable este bos-
quejo, cuenta la famosa botijuela -de cralo-todo, compuesta con 361
ingredients drsticos, emticos, laxantes y minorativos, capaces de co-
rromper no ya a un enfermo esculido y canijo, sino a todo un batalln
de gastadores incorruptibles.


F E N N E


MA N U E L


U N CO S








G A L E R A P U E R T O R R I Q U E A
La vida privada del curandero ofrece muy pocos rasgos caracte-
rsticos que sean dignos de especial mencin.
Dedicado constantemente a la asistencia de sus enfermos, apenas
puede contar con algunas horas libres, que dedica al juego y al descanso.
Su instruccin suele ser muy limitada, hasta el punto de no conocer
bien las letras del abecedario.
Hay, sin embargo, algunas excepciones; pues no faltan curanderos
que sepan hacer una receta y escribir su nombre en letras gordas y casi
inteligibles, y hasta los hay que hubieran podido ser hombres de bien,
si el diablo no los hubiese metido a curanderos.












El Mepata


S, queridos lectores, esta es la palabra; y no se ran ustedes ni me
acusen de haber infringido las reglas del bien decir, por haberla puesto
al frente de este menguado boceto.
Si fuera mi propsito tratar aqu de los verdaderos discpulos del
Dr. Hahnemann, hombres cientficos y estudiosos que despus de haber
adquirido los conocimientos necesarios respect de la organizacin, es-
tructura, funciones y enfermedades del cuerpo human, adoptan el sis-
tema mdico de aquel ilustre professor para aplicarle al alivio de la hu-
manidad doliente, entonces claro est que sera imperdonable la falta
del HO en la palabra indicada.
Pero el tipo que intent describir no puede ni debe confundirse
con el homepata verdadero, y alguna diferencia ha de haber, por lo
tanto, en el modo de designer a uno y a otro.
Adems que yo no hago otra cosa que darle al tipo en cuestin
el nombre que justamente le corresponde. Meopata le llama l a la
ciencia que profana, y mepata debe llamrsele en just castigo de su
profanacin.
*


El mepata ignora hasta los ms vulgares rudimentos de la ciencia
mdica.
Si ustedes le preguntan qu cosa es patologa, contestar que es
el modo de arreglar los patos en pepitoria. Por anatoma entender
que es el arte de tomar la maana, y por fisiologa el de hacer cada cual
lo que tuviese por convenient.
Verdad es que tales conocimientos son del todo innecesarios -se-
gn l- para curar por la meopatia. No hay ms que proveerse de
un estuche o botiqun en miniature, en el cual se encierren hasta una
docena de diminutos frascos de cristal, convenientemente rotulados y
llenos de globulillos ms pequeos que la cabeza de un alfiler. Es con-










dicin precisa que los rtulos de dichos frascos estn escritos en latn
para que se entiendan mejor.
Una vez en posesin de estos adminculos, nada ms fcil que re-
conocer enfermos, former diagnsticos, aplicar medicines y hacer, en
fin, todo aquello que corresponde a un mepata consumado.
Le duele a usted la cabeza? Pues no hay ms que echar en la
tinaja dos o tres globulillos de acnitum, y beber a pasto el agua hasta
que el dolor haya desaparecido.
Padece usted del estmago? Entonces nada tan eficaz como el
tartarus emeticus y el antimonium crudum, alternando en just y razo-
nable proporcin.
Le ha mordido a usted su suegra, o algn perro, gato o alimaa
de fea y sospechosa catadura? Pues tmese al instant una buena do-
sis de hydrophbium y asunto concluido.
Et sic de coeteris.

*
El mepata es uno de los tipos ms modernos de nuestra sociedad.
Entre los aficionados a cmputos y coincidencias notables en el
pas, existen an algunas diferencias respect del verdadero origen de
este tipo. Aseguran unos que el mepata es anterior a los terremotos
del 67, afirman otros que nos lo trajo el huracn de San Narciso, y no
falta quien pretend fijar la poca de su aparicin algunos meses antes
de aquellos memorables sucesos.
Pero sea de esto lo que fuere, la verdad es que a mediados del siglo
actual no se encontraba aqu un mepata por un ojo de la cara.
No se comprende, pues, cmo en tan corto tiempo ha podido el
mepata crecer y multiplicarse de una manera tan asombrosa, hasta
el punto de poder hoy competir con su deudo y rival el curandero.
Por otra parte, el mepata no se ha limitado a ocupar una sola
clase, gremio o jerarqua, sino que invadi por igual a la sociedad en-
tera, pudiendo decirse de l lo que dijo la de la muerte el lrico latino:

... oequo pulsat pede
Pauperum tabernas, regumque turres.

As vemos mepatas ricos y pobres, negros y blancos, grandes y
chicos, nobles y plebeyos, etc., etc., y ni aun el sexo femenino ha podido
libraries de la meopaticomana.

*


M A NU E


FERNANDEZDE


1 U N C 0








P U E R T O R R I Q U E A


Para proceder con mtodo, creo necesario dividir el mepata en
dos classes o species distintas, a saber:
I' El mepata de oficio.
2' El mepata de aficin.
El mepata de oficio es un ente vulgar, sin instruccin y sin for-
tuna, muy semejante al antiguo curandero, de quien es hijo natural re-
conocido.
Ejerce la meopata como un medio de vivir sin trabajar.
Su historic es sumamente sencilla.
Cansado un da de vivir sin hacer nada, psose a meditar sobre
qu clase de profesin u oficio adoptara, que estuviese ms en conso-
nancia con su carcter y con la ndole especial de su talent.
De pronto se animaron sus facciones, adquiriendo poco a poco una
marcada expresin de regocijo. Luego se dio en la frente un puetazo
y dijo:
-La meopata!
Desde este moment qued asegurado su porvenir.
Ocho das despus se reciba de mepata en una quincalla o tienda
de novedades, adquiriendo un botiqun meoptico, mediante la canti-
dad de un par de pesos que haba llegado a reunir entire monedas de
cobre, granos de arroz y mascaduras de tabaco.
Desde entonces viene ejerciendo el oficio entire gente de poco pelo,
que si no le retribuyen como fuera de desear, le dan en cambio el trata-
miento de dotol, y vyase lo uno por lo otro.
Tan slo entire los jibaros pur sang es donde an no ha podido
adquirir fama y parroquia nuestro tipo.
Sucede, empero, alguna vez que uno de aqullos va a buscarle para
algn caso de gravedad, a falta de un curandero.
Entonces el mepata corre a la cabecera del enfermo, le examine,
le toma el pulso y disuelve l mismo los globulillos que le ha de su-
ministrar.
Al siguiente da vuelve a informarse del estado del paciente.
-Cmo sigue? -pregunta desde el batey.
-Mal -contesta lacnicamente el dueo o encargado de la casa.
-;Ha dormido?
-No.
-Contina la calentura?
-S.
-Y la bebida... ?
-La bebida que usted le dej era agua, y no le hizo ningn defeto.


G A E 1










Lastimado en lo ms vivo de su amor propio con las palabras del
rstico campesino, qudase el mepata con un palmo de narices y sin
saber qu partido tomar, hasta que por fin toma el de irse sin percibir
los honorarios, jurando no volver a aquella casa, siquiera se lleve el
diablo a todos los que en ella encuentran cotidiano alojamiento.

*
*

En cuanto a la otra especie o variedad de nuestro tipo, est much
ms generalizada y ofrece ms diversos y originales caracteres.
El mepata de aficin es el prototipo verdadero de la meopatia.
Se le encuentra en todas parties y bajo todas las formas que se pueden
imaginar.
Ya es un viejo y honrado propietario, ya un pisaverde exhaust y
sin empleo, cuando empua la vara de un alcalde, cuando la de un
tacao y astuto mercachifle; ora present la forma obesa y patriarchal
de un empleado, ora la de un cesante lnguido y canijo, etc., etc.
Donde y cuando menos se le espera, aparece nuestro tipo con su
botiqun entire manos, dispuesto siempre a disparar contra nosotros una
granizada de globulillos.
Y so pretexto de que ejerce el arte por aficin, y de que no nos
ha de quitar nada, se cree con derecho a quitarnos el sosiego, la salud
y hasta la vida, que afortunadamente es ya lo ltimo que nos puede
quitar.

*
*

Por desgracia ma, o tal vez por castigo de mis culpas y pecados,
tengo un vecino que es mepata de aficin.
Ocpase ordinariamente en vender arroz, bacalao, tocino y otros
comestibles a razn de catorce onzas por libra, sin que esto sea un obs-
tculo para que ejerza la meopatia y le encaje un par de globulillos al
primer enfermo que se present.
No entra en la tienda un solo parroquiano sin que el bueno de
D. Lucas le examine de arriba a abajo para ver si descubre sntomas
o indicios de alguna enfermedad y ay de aquel que llegue a traspasar
los umbrales sin estar en posesin de la ms perfect salud que para
mi deseo, pues nadie podr librarle de recibir su meopatizacin corres-
pondiente!
96


1 V N C 0


M A N U E L


F N N E








G A L E R i A P U E R T O R R I Q U E A
En este supueso dejo a la consideracin de mis queridos lectores
las frecuentes disputes, los dilogos curiosos y los diversos lances ya
cmicos, ya trgicos, a que dar lugar diariamente la malhadada aficin
de mi vecino; copiando aqu, para terminar, dos episodios diferentes,
que podrn dar una idea aproximada del carcter y originalidad de
nuestro tipo.
*
*
Entra en la tienda una mujer muy sofocada.
-Eh!... qu es eso, Valentina?
-Nada, D. Lucas; despcheme usted.
-Pero esa desazn... esos colores... Bah! ya caigo: algn do-
lor de muelas. Pues aguarde, aguarde usted que aqu tengo casualmen-
te el botiqun. Veamos: acnitum, acidum phosphoricum, acidum mu-
riaticum, antimonium, belladonna... aj! esto, esto es lo que le con-
viene.
-Pero, hombre, si no es eso; si es que Juancho...
-Ah, vamos! Su marido de usted.
-S, seor.
-Bien, y qu tiene?
-Que est insoportable, D. Lucas; que ya no le puedo aguantar
y el mejor da...
-Bah! lo hubiera usted dicho antes y ya estara todo remediado.
Tenga usted Acnitum: cuatro globulillos antes de la comida. Capsicum
jamaicum: otros cuatro para despus de comer y... pax vovis.
-Pero, cree usted que se curar?
-Vaya! pues entonces para qu es uno mepata?
-Dios lo quiera, D. Lucas.
-Confa en El y en la meopata, hija, que son las dos cosas ms
grandes de este mundo.
Al da siguiente vuelve Valentina.
-Y el hombre?
-Igual, D. Lucas.
-Tom aquello?
-S, seor.
-Y dice usted que no le calm, que no le hizo efecto.
-Ninguno. Sigue en sus trece.
-Habr aspirado algn aroma fuerte? Mascara tabaco?
-No, seor; nada de eso.
-Pues no me explico...










-Yo tampoco.
-El remedio es eficaz, la meopata no marra. Qu diablos tiene
entonces su marido de usted?
-Tiene una querida, seor D. Lucas; una querida que le ha sor-
bido los sesos.
-Acabramos!
-Similia, similibus curantur. iHum! lo que es esto debe estar en
latn o en lengua de otras tierras, porque lo que soy yo maldito si lo
comprendo. A ver... Similia... similia... nada. Veamos lo que
tiene por dentro.
Esto deca una mujer entrada en aos, dndole vueltas a un estu-
che de cordobn, despus de leer intilmente un rtulo dorado que
tena (el estuche) en la parte superior.
-iBah! ya me figuraba yo que haban de ser granos, pepitas o
cosa as -dijo despus de haber examinado lo que contena-. Porque
bien claro est que similia quiere decir semilla, y curantur... pues, se-
milla de culantro: eso lo sabe un nio de la escuela. Oh! y yo que
tengo una hortaliza en el corral!
Poco despus la buena seora haba sembrado el contenido del
estuche.
Y aquella misma tarde se present D. Lucas muy agitado.
-Seora, junto al portal de usted he perdido yo mi botiqun de
meopatia.
-Puede ser.
-Y me han dicho que usted lo tiene.
-Oh! en cuanto a eso no le han informado bien. Yo lo que
encontr en la puerta fue un estuchito as, perdonando el modo de se-
alar.
-El mismo, el mismo, seora: dnde est?
-Le dir a usted; el estuche aqu le tengo vaco.
-Vaco!
-S, seor.
-Pero...
-La semilla la he sembrado en el corral.
-Qu lstima...! Desperdiciar as...
-Pues no lo crea usted, que la he sembrado con much esmero...
Guard silencio D. Lucas por espacio de algunos minutes, durante
los cuales no cesaba de lanzar tristsimas miradas a su idolatrado bo-
tiqun. Luego se apoder de l, salud a la anciana con semblante
98


MANUEL


F E N N E


J U NC 0








G A L E R A P UE RTO R R I U E A
compungido, y ya se dispona a marchar, cuando una idea vino a herir
repentinamente su imaginacin.
Volvise entonces hacia la duea de la casa, y con tono ms dulce
y reposado le dijo:
-En dnde sembr usted mis globulillos?
-All, mire usted; en la segunda era .deserbada, a mano derecha,
entire las berengenas y el mastuerzo.
-Bien; muy bien, seora Juana; tal vez no se haya perdido todo,
como yo crea. Ahora slo necesito que usted me deje venir de vez en
cuando...
-Cmo...!
-Digo que yo deseara ver lo que sale de esos glbulos.
-Ah, bien! Para eso usted puede venir cuando guste. Mi corral
est a su disposicin.
Y cuentan que D. Lucas, desde entonces, no ha dejado de visitar
un solo da la era de la seora Juana, y cada hierbecilla que all nace
es objeto de un curioso y detenido examen por parte de nuestro tipo,
el cual no ha perdido an las esperanzas de descubrir un curioso fen-
meno mepata-vegetal.












El Comisario de Barrio










LECTOR, si has vivido siempre en la Capital o en alguna de las
grandes poblaciones de la Isla, y no te has dedicado a estudiar el ca-
rcter, los usos y costumbres del campesino puertorriqueo, estoy por
decir que no conoces el personaje rural cuyo ttulo encabeza estos ren-
glones.
Y digo esto, porque el cargo de comisario ejercido en las pobla-
ciones donde hay alcalde, cura, juez de paz, barbero, albitar, comadrn
y otras autoridades locales, no ofrece al observador ningn rasgo ca-
racterstico que sea digno de mencionarse. Sus funciones se reduce a
llevar el padrn, repartir anualmente las cdulas de vecindad, auxiliar
al ejecutor de apremios y certificar de cuando en cuando que tal cerdo,
vaca o caballejo es de la propiedad de algn vecino o vecina del lugar.
Pero en los barrios del campo es diferente: all el comisario asume
todos los poderes, se reviste de todas las facultades, y viene a ser el
centro o resume de toda autoridad. Obra como alcalde en los asuntos
criminals, civiles y econmicos; como juez de paz en los judiciales y
pacficos; como cura en los curiosos y eclesisticos; como barbero en
los peliagudos, y as sucesivamente.
Especie de baj con o sin cola, manda, gobierna y rige sus Estados
sin intervencin interior de ninguna clase, y todo lo arregla, lo juzga
y lo resuelve sin ms ministry consejero que la seora comisaria, y sin
ms leyes ni cdigos que su omnmoda voluntad.
Este es el comisario de barrio por excelencia, cuyo tipo me pro-
pongo bosquejar a grandes pinceladas.

II

El Comisario de barrio es generalmente un labrador muy conocido
de sus vecinos, entire los cuales pasa por hombre letrado y de talent.
Su edad es siempre mayor de veinticinco aos: su estado casado, por
101










el buen decir; su posicin.. casi siempre vertical, por exigirlo as los
deberes de su cargo, que no le dejan punto de reposo.
El empleo de Comisario de barrio es honorfico, sin sueldo ni ob-
venciones de ninguna clase, y suele ejercerlo toda la vida, a falta de
otro vecino que sea apto para sustituirle; circunstancia harto frecuente
en nuestras poblaciones rurales, en donde la instruccin no ha tenido
a bien repartirse como el subsidio y el gasto municipal.
El Comisario de barrio debe saber escribir-aunque no siempre
sabe lo que debe- y es condicin precisa que posea algunos bienes ra-
ces, y tambin un caballo para que le ayude a llevar la carga concejil
y a desempear los actos del servicio. Estos son tantos y de tal natu-
raleza, que amedrentaran a cualquier empleado vulgar de esos que co-
bran much sueldo y no sirven para maldita la cosa; pero el comisario
(que es hombre laborioso y activo si los hay), los realize todos con
suma brevedad, desplegando en su ejecucin un tacto o diplomacia rural
que hara honor al mismsimo Metternich.
Alcalde y alguacil a un mismo tiempo, y encargado general de la
administracin pblica, tan pronto ordena la prisin de algn vecino
por hurto, ria o desacato, como require a otro para el pago de las
contribuciones, y le embarga, si es preciso, la habitacin, los muebles,
la olla del mofonZo, el sombrero y hasta la camisa de dormir.
Sabe al dedillo la vida y milagros de todos los habitantes del lu-
gar; conoce sus tendencies, sus costumbres y sus principles defects;
espa todas sus acciones y descubre en germen todas las tramas doms-
ticas y los pronunciamientos conyugales, llegando siempre en ocasin
oportuna para interponer su autoridad entire la suegra y el yerno, entire
la esposa y la manceba, o entire el marido y el amante.
Ora compone y encarrila un matrimonio desarreglado, ora intima
a un padre la entrega de la mano de su hija a un galn que la solicita,
ora obliga a un atrevido seductor a que se case con su vctima o que
luego al punto pague en buena plata todos los daos y perjuicios que
la hubiere ocasionado.
No hay asunto grave o leve, particular o del comn, en el que no
intervenga el comisario; y donde quiera que ocurra algn suceso gra-
cioso o desgraciado, all aparece al instant su figure clsica y dicta-
torial.
Si se embriaga algn vecino, si resbala alguna vecina, si canta el
pjaro malo, si crece el ro, si se suelta alguna res, si rabia un perro,
todo lo ha de saber el Comisario, y para todo ha de buscar el ms pronto
y eficaz remedio.


F E RN A ND E


1 U NC 0


M A N U E L







G A L E R I A P U E R T O R R I Q U E A
Otra de las funciones ms importantes de este tipo, consiste en
ser intermediario de las diversas autoridades exteriores respect de sus
vecinos. En este concept, l es quien ha de publicar de casa en casa
todas las disposiciones del alcalde, y quien ha de hacer efectivas las
multas y costas del Juzgado, y quien ha de ajusticiar a los contribuyentes
morosos, y quien ha de repartir las cdulas, y quien ha de hacer el pa-
drn y la lista de amancebados, y quien ha de anotar en las plantillas
la riqueza commercial, industrial, vegetal y animal de todo el barrio.
Pero en donde nuestro hroe manifiesta toda la gracia y origina-
lidad que Dios le ha dado es en el estilo y forma de su correspondencia
official. No hay nada ms curioso y digno de especial studio en los
archives municipales de la Isla, que esas grandes colecciones de hojas
sueltas conocidas con el nombre de parties, o ms bien parts de los Co-
misarios de barrio.
Para dar una idea de estos clebres documents, pondr a conti-
nuacin algunos de ellos, recogidos en varias alcaldas y copiados con
fidelidad, sin alteracin ni enmienda de ninguna clase; helos aqu:
"Sr. alcalde, anoche a la prima se robaron el puerco de mi com-
padre Melitn, no estate hayarse matriculao y vivir cerca de los civiles.
De las diligencias devacuadas result que el animal fue robao, porque
amaneci la estaca limpia sin una jilacha de soga, y estamos en la ma-
licia de que ha sido algn ladrn, Dios guard a ust muchos aos".
"El comisario de los Mameyes participa al seor alcalde que es un
burro, un cerdo guarro, un caballo de carga, un rancho viejo y un saco
de caf collor o garrapata, todo lo que se pudo embargar a Juan Her-
nndez para pago de los derechos. Ya no le falta ms que la derrama
y el suisidio".
"Sr. Alcalde en la noche de anoche se fue a dar una msica a Mi-
caela Castillo y estando en dicha msica sali el difunto Villan Vega a
bailar un sonduro con la duea de la casa. La cogi y bailaron un rato
y en seguida se puso a temblar y de all mismo sucumbi a la tierra ca-
dver difunto.
El muerto era vecino de este barrio y gosaba de sal y no sabemos
como ha sucedido esa desgracia repentina; que en paz descanse".
"El Comisario que suscribe da parte a U. como ahora que son las
nueve ha invadido el Clera mor esta ayuda de parroquia, sorprendiendo
al cura con una mulata en su propia habitacin. El cura es furminante
leve, pero la criada sigue con los calambres y otros sntomas y no se
alent con los remedios del platicante. Se lo digo a U. para que obre
como convenga".









"Sr. Alcalde. Contesto su oficio de ayel manifestando que pol
farta de Bestia en el barrio noe podido cumplimentar su orden de bada-
jes. Nombr cabayo a Juan Silvestre Cardona y no quiso o bedecel, des-
pus nombr cabayo a D. Juan Palomares y dijo que estaba cojo y por
remate nombr cabayo a la viuda de mi compare Meregildo Rivas y
se discurp diciendo que el suyo tena las cuatro patas blancas. Todos
los dems del barrio son burros, yeguas y otros animals que no estn
sujetos a badaje, etc."
"Sr. Jue Me costa saber que mi vecino Tomas Barreto es probe
insolente sin ms oficio ni beneficio y poreso no le pude cobrar la multa
que V. le ech pues la nica bestia en que anda y sele conoce es la bestia
de su mujer".
"Sr. Alcalde: Remito a su disposicin a mi becino Brbaro Cama-
cho a quien encontr en fragante con su Mujer en una pelea y un es-
cndalo muy grande queriendo sacar el mocho. Ella tiene algunos Car-
denales en el pecho y el cocote y segn dice no es la primera vez que le
a puesto la mano encima. Asta ver lo que V. determine del dicho Br-
baro quedar la Mujer en esta comisara debajo de mi Proteccin y
Amparo. Dios guard a V., etc."
"Sertifico que Juan Pedro Santo me present una cerda tostoniada
la cual no tiene matrcula, pero me consta que pertenece a la familiar
de su mujer la cual pasa en venta a Cndido Mejas, vecino de este ba-
rrio y para su Constancia le doy la present, etc."



III

Adems de las mltiples funciones ya indicadas y de las que en
obsequio de la brevedad omito, hay otras muchas que, si bien no per-
tenecen a la esfera official, son inherentes al cargo de Comisario de ba-
rrio, que -como ya queda dicho- supone en el que le ejerce una supe-
rioridad relative.
El Comisario es, pues, el Mentor, el protector y el factotum de sus
convecinos.
Su casa es a la vez un tribunal, un asilo de beneficencia y un mesn
en donde se hospedan de gratis el alcalde, el escribano, el cura, el
ejecutor de apremios y dems personajes de mal agero que por all
suelen pasar de cundo en cundo.
Si alguna viuda o doncella del lugar llega a verse desamparada


MA N U E L


F E N N E


J U N C 0 S




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs