• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Preambulo
 Aclaracion
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI
 VII
 Appendix
 Index
 Libros y folletos de Rene Jimenez...














Title: Epistolario histórico del Dr. Félix Tió y Malaret.
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078475/00001
 Material Information
Title: Epistolario histórico del Dr. Félix Tió y Malaret.
Physical Description: Book
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078475
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Cover
        Cover 1
        Cover 2
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
    Preambulo
        Page 7
        Page 8
    Aclaracion
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    I
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    II
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    III
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    IV
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    V
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    VI
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    VII
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Appendix
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
    Index
        Page 190
        Page 191
    Libros y folletos de Rene Jimenez Malaret
        Page 192
Full Text




Atl


1-
/ ., -- -.


A.,


../.." . -... .'

I S
/- /'' ::' ;






. .E... P -'..", I.-' I". .


SI TOR.,,. O .-'.,. -- T'.' .; 3 .


d,', 1 . "" :.- ;' :--,













J61--
'n. .. /- R.

*S Jua". n, P '.;
*-.*-" --. '/. "/. .:.' *""
"' -




















arirbba

Collection'



iftof F.E. Kidder



7-
THIS VOli'E H\S B?
..IC...... "..
..; :- : :... : '. ";, *. :,
:,BY>.. THE UNIVERSITY OF

LO D 1.5 "...., .




~ r ; ... ,. .. -li ", .. : :,~:........'o,.. ,',.:* -




















i:"i
.!
:I'r
-1







e;."`

*
I;:
:j,g
;i


I;;


HISTORIC


DEL




DR. FELIX TIO Y MALARET


EPISTOLARIO











RFNE JIMENEZ MALARET


EPISTOLARIO


HISTORIC


DEL


)R. FELIX TIO Y MALARET



















ozedicatoria


Public eslas notas como ho-
menaje pdstumo de amor y de
respeto a la venerada memorial del
Dr. Felix Tid y Malaret y a la de
su esposa, Dofia Angelina Malaret
de Tid, quienes fueron mis padres
espirituales.








PREAMBULO


Siempre he creido que los mds preciosos docu-
mentos histdricos son las cartas intimas de los di-
versos personajes que tomaron participacion en lo
acontecimientos de esa indole.
Esas cartas, son el miejor y nuis veridico rclato
de lo acaecido, de los hechos y de las intenciones
que los engendraron, y hasta de sus consecuen-
cias, pues sus autores son los inicos que estdn im-
buidos en los sentimientos y pensamientos, o idea-
les, de la dpoca en que acontecieron. Por eso me he
decidido a publicar estas cartas que reflejan mnejor
la verdad de los acontecimientos de una pequeiha
parte de nuestra historic patria, aquilla en que to-
nm part active el Dr. FMlix Ti6 y Malaret; es
decir: desde el afio 1885 en adelante.
Las cartas intimas en las que se express lo
que se piensa, sin subterfugios, son los verdaderos
documents de que debe aprovecharse la historic
para que sea fiel y exacta exponente de los acon-
tecimientos y de las personas que en ellos actua-
ron. Asi, es7/a carlas de F. U. Sepidveda. Fran-
cisco Matriano Q uihiomnes. Dr. Zerno (;iandli y olro.
hombres pd llicos de inuestro pais, lihenn nm s va-
lor que lodo lo descrito en peridicos y libros.
En las cartas intimas no estti cohibido el pen-
samiento; este goza de today libertad, y annque la
pasion del moment pueda dominar en rll/a, no
neuntraliza nincn la verdad de un hero hislM;rirc
desnaliralizado miis Iorde )por la pirciali(ld d(l
historiador.


RENE JIMENEZ-MALARET














ACLARACION


Antes de dar comienzo a este pequefo trozo
de historic comentando mi coleccidn de cartas de
amigos y correligionarios politicos, conviene hacer
una aclaraci6n para manifestar que si en las cartas
o en mis comentarios existieran frases que al pare-
cer revelan antipatia o encono contra amigos o ad-
versarios, estas fueron vertidas en el calor pasional
del moment, producido por la indignaci6n que
levantara en nuestros pechos las actuaciones de
aquellos hombres como politicos; pero no van nun-
ca dirigidas contra sus personalidades privadas, que
siempre merecieron en sit vida la mayor estimacidn
y respeto.

Nunca hemos sentido odio o encono contra
nadie, pues tuvimos siempre por norma odiar el
delito y compadecer al delincuente.

En nuestro caso, la verdad es lo que importa,
y ante ella no debe haber componendas. Que ella
resplandezca son nuestros tinicos deseos.


DR. FELIX TIO MALARET















































Dr. FELIX TIO MALARET














"Entre mi desideratumm," que es la indepen-
dencia, y mi "modus operandi," que es la autono-
mia, encuentra su espiritu de andlisis contradic-
clones series. En realidad parecen existir, aunque
no existan. La independencia es un ideal pura-
mente abstract. No puede realizarse. No se rea-
lizard nunca. Lo consignamos, lo mantenemos,
porque hay cosas superiores al cdlculo, no sumisas
al cdlculo. Y una de ellas, la mds alta, el honor,
individual o colectivo. Tal vez Ilegue yo a abro-
quelarme en dl y a convertirlo en mi tinica ban-
dera de combat; serd cuando no reste ninguna po-
sibilidad de que se nos dd lo nuestro. Y serd tam-
bien la iltima protest, tan initil como nuestra
labor political; pero sin duda mds noble y mds
bella.
"Si antes o despuss de que se adopted esa ac-
titud, se establece el gobierno propio, sin limits,
me sentire americano y actuary como un america-
no. Y pienso que mis compaieros sentirdn y ac-
tuardn del mismo modo, porque la patria estard
salvada por la libertad y engrandecida por la soli-
daridad con el pueblo mds libre y mds grande de la
tierra. Naci en Puerto Rico; quiero a Puerto Ri-
co; pequefia y pobre la madre; orgulloso el hijo
de deberle la vida. Si America trata a mi pais
como a cualquiera de los raises que forman su


-18 -






confederacidn de Estados aut6nomos, yo, puerto-
rriquefio a ultranza, creere que mi honor de puer-
torriquefio es compatible con la soberania de Ame-
rica, y, sin dejar de ser ciudadano de una isla ama-
da sobre todo el mundo, sere ciudadano de una
replblica en que mi pueblo quepa con su alma
latina, con su civilizaci6n latina, no inferiores a la
civilizacidn ni al alma anglo-sajona."

(De una carla de Don Luis Mufioz Rivera a Don
Epifanio Fernindez Vanga, de fecha 2 de agosto
de 1912.)

"iAy, amigo Barcel6! No nos anulan los ame-
ricanos; nos anula nuestra herencia espafiola;
nuestros cuatro siglos de vasallaje; las infamias de
los opresores, desde Ponce de Le6n hasta Romualdo
Palacio; la sed de sangre, la codicia de oro, la
crueldad de un predominio que se fund en la
fuerza y que no reconoci6 mds principio que la
fierza. Nos anula el period colonial, negro, te-
nebroso, con su guardian civil pujante y si escuela
insuficiente; con sus curas soberbios y sus alcaldes
omnimodos. Se nos priv6 de una seria y firme
educacidn civil. Y todavia no la hemos adqui-
rido."

(De una carta de Don Luis Mufioz Rivera a Don
Antonio Barcelo, fechada en Washington a 22 de
mayo de 1914.)


-- 14--













En el 1867, despu6s de la llegada de los comisiona-
dos,' fueron perseguidos como conspiradores y desterrados,
los doctors Betances, Goyco y Calixto Romero Togores;
el Lcdo. Segundo Ruiz Belvis y Jos6 Julian Blanco; Don
Jos6 de Celis Aguilera, Don Vicente Quifiones,2 Goenaga
y Don Carlos E. Lacroix.
Betances y Ruiz Belvis, sin embargo, lograron escapar
en un bote, desembarcando en St. Thomas, desde donde
Betances dirigi6 un manifiesto al pais. En ese manifesto
se solicitaba: (1) la Abolici6n de la Esclavitud; (2) el
Derecho a Votar Todos los Impuestos; (3) la Libertad de
Cultos; (4) Libertad de Palabra y de Imprenta; (5) Li-
bertad de Comercio; (6) Derecho de Reuni6n; (7) Dere-
cho a Portar Armas; (8) Inviolabilidad del Domicilio y
(9) el Derecho a Elegir Nuestras Autoridades.
Como se ve, todo esto era compatible con la naciona-
lidad espaiiola. No se hablaba en absolute de separaci6n.
No revelaba este manifiesto odio alguno contra los penin-
sulares; s61o revelaba ansias profundas de libertad.
Con motivo de haber sido desterrado del pais ese
grupo de connotados liberals natives, y con motivo de
la fuga del Dr. Betances y del Lcdo. Ruiz Belvis, consti-
tuyvronse en Puerto Rico comit6s que comenzaron a tra-
bajar en secret para preparar un levantamiento general
en la Isla. Los trabajos realizados culminaron, al fin, en
el Grito de Lares, que se di6 antes del tiempo fijado y
que, por lo tanto, no pudo tener 6xito. No obstante, ese

1 Se refiere a los informadores del 1867: Ruiz Belvis, Francisco Ma.
riano Quifiones y Josi Juli6n Acosta.
2 FuE desterrado por habCrsele confundido con Francisco Mariano,


-15-







levantamiento no fu6 una algarada ni una calaverada,
como llama Don Francisco Mariano Quifiones al Grito de
Lares en su libro Apuntes Para La Historia. "Algaradas"
o "calaveradas" las hubo despu6s de ese suceso en Yauco
y Sabana Grande, uno de cuyos jefes, Fidel V6lez, tuvo
que fugarse a San Thomas al verse perseguido por la Guar-
dia Civil, que disperse el pequefio grupo de insurrectos.
Todos los pueblos que han luchado por su libertad
han comenzado provocando esas llamadas algaradas que
son la ufiica manifestaci6n possible para demostrar el des-
contento contra los dominadorcs. Todas, sin embargo, han
fracasado en sus comicnzos. En Cuba hubo varias que
no tuvieron 6xito hasta que, al fin, con la ayuda de los
Estados Unidos, los cubanos consiguieron su liberaci6n
definitive.
No podr6 hablar sino por refereucia de los sucesos de
Lares, ya que era un niiio cuando 6stos ocurrieron; pcro
si relatar6 mas adelante los sueesos de Sabana Grande y
Yauco, pues tuve conocimiiento propio de todo lo ocurrido
en ambos pueblos.
Antes de la Revoluci6n en Espafia, en septiembre del
1869, no se podia organizer legalmente ningin partido
liberal en Puerto Rico. Lo impedian las leyes de la Isla,
que estaba sometida a un regimen military arbitrario. En
aquella 6poca el gobierno constituido consideraba sospe-
chosos a todos los que se atrevian a pronunciar siquiera
la palabra libertad. Sin embargo, existia latente el Par-
tido Liberal integrado easi exclusivamente por hijos del
pais. Este partido estaba subdividido en tres grupos: los
que anhelaban cierto nfimero de reforms dentro dcl r&-
gime i, cierto nfimero de reforms en las leyes especiales
que regian en el pais, pero que eran, sin embargo, adictos a
la dominaci6n espaiiola; los anexionistas a los Estados
Unidos y los independentistas. Los dos filtimos grupos
eran contrarios al dominio espafiol en Puerto Rico. No
obstante, los tres grupos se oponian al "statu quo" que
sostenian los peninsulares, o conservadores. Bueno es ad-
vertir que todos los espafioles que cruzaban el mar, por


-16-







liberals que fuesen en la Peninsula, al llegar a Puerto
Rico se convertian en conservadores, salvo alguno que otro
caso raro que lograba atravesar el Atlituico sin adulte-
rarse.
Aires tempestuosos, precursors de la Revoluci6n de
Septiembre, llegaban hasta nosotros a trav6s de "esos ea-
sos raros" y los elements liberals mis avanzados co-
menzaron entonces a fundar en la Isla clubs revoluciona-
rios, cuyos trabajos culminaron, como hemos dicho, en el
movimiento revolucionario de 1868 tras el cual espera-
bamos obtener la separaci6n absolute entire Espafia y
Puerto Rico.
Triunfante la Revoluci6n en Espafia, en el 1869 se
concedi6 a Puerto Rico el derecho electoral y en las pri-
meras elecciones generals para Diputados a Cortes y Se-
nadores, el Partido Liberal Reformista, en lucha contra
el Partido Conservador -los dos finicos partidos legales
existentes-, sac6 triunfantes a tres de los once represen-
tantes que debian elegirse: RomAn Baldorioty de Castro,
Luis Padial y Pascasio Escoriaza. Este Partido Refor-
mista subsisti6 con su program inicial hasta el aflo 1874,
despubs del derrocamiento de la Reptiblica en Espafia, a la
que tantos beneficios debieron los puertorriquejios.
Desde esa fecha hasta el afio de 1883 el Partido Re-
formista estuvo desorganizado. En el 1883 se dividi6 en
dos fracciones: Asimilistas y No Asimilistas. Los Asimi-
listas estaban dirigidos por Celis Aguilera, al que siguie-
ron Acosta, Becerra y Corchado. Los No Asimilistas tu-
vieron por jefe a Baldorioty.
El Partido Reformista se organize, triunfante la Re-
voluci6n de 1869 en Espafia, con su plan de reforms
iniciadas en el 1867. Incluia en su plataforma como pri-
mer y principal objetivo, la abolici6n de la esclavitud, la
abolici6n inmediata de la esclavitud, con indemnizaci6n
o sin ella.
Entonces tambiin se organize el Partido Conservador
para hacer frente al Partido Liberal y' a las reforms por
las cuales se luchaba.
En el Partido Liberal Reformista figuraba la in-


-17 -






mensa mayoria de los nativos y algunos poeos peninsula-
res liberals. Fueron sus lideres Don Jos6 JuliAn Acosta,
Don Rom:in Baldorioty de Castro, Don Francisco Mariano
Quifiones, Don Julio Vizearrondo, Don Jos6 de Cells Agui-
lr!. Do'! Ju;li'nu Blanco y Don Rain6n Marin, entire otros.
El lider en Madrid Tfu Don Rafael Maria de Labra.
Los lideres del Partido Coliscrvador, en el que figu-
raban casi todos los peninsulares y unos pocos nativos,
fueron el Marqu6s de la Esperanza y Don Pablo Ubarri.
Pero no debemos olvidar que el Cuerpo de Voluntarios
Armados pertenecia a este partido.
En el Gobierno Provisional que se organize en Es-
pafia antes de establecerse la Repfiblica de 1873, Puerto
Rico tuvo, como hemos dicho, tres representantes. Desde
esa fecha, teniendo ya el pais representaci6n en las Cortes,
la propaganda separatist qued6 estancada hasta el ailo
de 1875 en que, caida la Repfiblica por el golpe de estado
del tres de encro de dicho afio, perpetrado por el General
Pavia, la Isla retrocedi6, con el nombramiento dcl Gene-
ral Sanz para gobernador, a los tiempos anteriores al 1869.
Miller dice -y otros historiadores lo afirman- que
el General Sanz fu6 el fundador del Cuerpo de Volunta-
rios. Pero esto no es cierto. El Sr. Pedro de Angelis,
en su Biografia de Pablo Ubarri, dice --y lo comprueba
con datos- que en el 1864 Ubarri cooper en la funda-
ci6n del Cuerpo de Voluntarios, nombriindosele el 23 de
diciembre de dielo afio, Sargento Segundo, destinado a la
Segunda (ompafiia; cinco afios despnus, en agosto de 1869,
fu6 ascendido a CapitAn de dicho cuerpo; en diciembre de
1870, se le nombr6 Comandante; y en el 1874, Teniente
Coronel. No es cierta, pues, la afirmaci6n de Miller, por-
que en el 1864 Sanz no habia llegado todavia a Puerto
Rico.
En el 1883, cuando muri6 el Marques de la Esperan-
za, Ubarri fu6 nombrado jefe del Partido Tncondiionial,
reasumiendo en si la jefatura del cuerpo armado y la de
su partido. Durante su permanencia en Puerto Rico, des-
de el afio de 1868 hasta el afio de 1870, y desde el 1874
hasta el ailo de 1875 gobierno 6ste de triste recorda-


-18 -
1







ci6n- el llamado Cuorpo de Voluntarios, formado por
conservadores incondicionales para defender, segfin decian,
la integridad de la patria, que nadie atacaba, cuerpo que
fu6 graudemente odiado pues amenazaba continuamente
a los nativos liberals, que 6ramos la inmensa mayoria
de los pucrtorriqueios, el Cuerpo de Voluntarios, digo,
comcti6, entire otras, las siguieutes tropelias: licenci6 a las
militias disciplinadas compuestas por hijos del pais; hizo
traer de la Peninsula maestros incompetents de primera
ensefianza y no dej6 ninguna reliquia liberal de las con-
quistadas desde el 1869 hasta el 1874. Todo lo adelan-
tado qued6 completamente anulado y volvi6 a enardecerse
el odio al gobierno espafiol que de tal manera trataba a
los puertorriquefios.
Don Angel Acosta Quintero y otros han dicho que
no existian seperatistas en Puerto Rico. Debo asegurar,
sin embargo, que desde que aprendi a leer en la escuela
municipal de primeras letras, en el afio 1862, comenc6 a
observer que en casi todos mis compafieros existia malque-
rencia contra los elements conservadores v contra los vo-
Inntarios de nuestro pais y, en cambio, un fervoroso culto
hacia los libertadores del yugo espafiol en la Am6rica IIis-
pana, como Bolivar y Sucre, asi como para los libertadores
del yugo ingl6s en la America Sajona, como Washington.
Mis tarde, al empezar la Guerra de Independencia Cubana,
sentiamos tambi6n un fervoroso culto por su iniciador,
(Carlos Manuel de C6spedes.
Se ha dicho tambi6n que s6lo en la masa del pueblo
aparecian a veces sentimientos separatists. Pero no era
la masa del pueblo fnicamente la que tenia esos senti-
mientos. Casi todos los natives de influencia en el pais
por su cultural, tenian tambi6n sentimientos separatists.
Y aunque procuraban ocultar sus sentimientos por temor
al destierro o a la prisi6n, se desbordaban, sin embargo, en
ocasiones, sin poderlo evitar. S61o que en la convivencia
y en las relaciones sociales con las personas cultas, desa-
parecia ese malestar, pues no era contra las personas dicho
sentimiento, sino contra la dominaci6n de un pais que
consideraba inferiores a los habitantes de la Isla.


- 19 -







Desde los mis remotos tiempos de la conquista hubo
siempre una mareada hostilidad entire los conquistados y
los conquistadores. Luego, cuando los indios aborigenes
Cueron aniquilados, centre los peninsulares y los natives,
quienes 6ramos hijos de aqu6llos, o mestizos; es decir: hijos
de espafioles e indios o de espafioles y negros. Los cri-
menes de los espailoles los estuvieron pagando, pues, los
descendientes de aqu6llos, los descendientes de aquellos que
habian nacido en la tierra conquistada.
Ahora bien: en unos y otros tiempos hubo siempre
algunos buenos espafioles que apoy'ban a los puertorri-
quefios; que no estaban conformes con la manera de pen-
sar de sus paisanos, opresorcs y tiranos. Entre ellos, el
Padre Bartolom6 de las Casas, quien rechaz6 las encomien-
das de los indios como males inicuos y perniciosos, ya que
privaban al indio de su enter libertad natural, lo cual
era contrario a toda ley divina y humana y equivalia a
declararlos eselavos. Ademlis, porque ningfin espaiiol cum-
plia, ni eumpliria jamais, con las limitaciones establecidas
por esa ley. El dominico Fray Antonio Montesino pro-
test6 tambi6n contra las encomiendas %y en un sermon pre-
dicado en el 1510, en La Espaliola. ante Diego Col6n y
los otros espaiioles, hizo la mas categ6rica condenaci6n de
aqullas, afirmando que quienes las eumplieran estaban
s61o por ello en pecado mortal.
Yo recuerdo que en la escuela de primeras letras don-
do se nos ensefiaba geografia e historic de Puerto Rico,
isando el texto de Julio Vizearrondo, en el (ie so arir-
maba con 6nfasis, al hablar sobre la conquista, que nin-
gfin espaliol pudo veneer jams a un indio frente a frente,
nuestros fnimos se exaltaban y nuestro orgullo native se
enardecia. Y recuerdo c6mo nos indignfibamos, a pesar
de que 6ramos hijos de espaiioles, cnando se nos relataban
las atrocidades eometidas por aquellos aventureros que ha-
('an trabaijar como eselavos a los pobres indios y los so-
metian a vecjiinenes y a suplicios inmisericordes. Re-
cuerdo tambi.i c6mo admirfbamos los relates que se nos
hacian acerca del Cacique Agueynaba. Mais tarde, en Bar-


-20-







celona, donde fuimos a seguir una carrera, gozabamos
cuando oiamos a los catalanes, hombres y mujeres, hablar
con desprecio de los castellanos, a quienes consideraban
dominadores y a quienes llamaban despectivamente caste-
llufas. El sentimiento independentista de aquella liberal
provincial de la peninsula espailola, cuna de mis abuelos
y de mi padre, penetr6 tambin6 en imi espiritu, y mi alma
se llen6 de amor por la libertad de Puerto Rico. De mi
nifiez tambi6n recuerdo c6mo palpitaban nuestros corazo-
nes al oir los versos de La Borinqueiia, escritos por Lola
R. de Ti6, y c6mo nos entusiasmaban los relates que ella
nos hacia sobre la independencia de Am6rica y la vida de
sus heroes: Bolivar y Washington. Y este sentimiento de
libertad fu6 ereciendo cada dia m;'s hasta la proclama-
ci6n de la Repiblica en Espaila, en el aio 1873, en que
nos fueron concedidos los mismos dereelos y las mismas
libertades implantadas en la Peninsula.
No es exacto, pues, como dice Angel Acosta Quintero,
que el pueblo y la masa ilustrada de Puerto Rico estuvie-
sen divorciados de la idea separatist. No es exacto esto
asi expresado. El pueblo, y con el pueblo la mayoria de
la masa ilustrada, tenia anhelos de libertad y de justicia
y, por lo tanto, deseos de separarse de Espaiia, de una
naei6n cuyos gobiernos eran todos retr6grados y nos te-
nian sumidos en la ignominia de la eselavitud political. Sa-
biamos, no obstante, que era impossible conseguir la li-
bertad por modio de las armas en una Isla tan poblada
y de tan poca extension geograifica. Esper;ihbanos coilse-
guirla del machete eubano oa trav'6s do una giuerra entire
Espafia y los Estaldos Unidos. Debido a esto marchaban
jovnoes puertorriquenios haeia Cuba para engirosar Ias
filas mambises. Ademis, para trabajar a favor de Puerto
Rico se constituy6 en Nueva York, de acuerdo con la Ju.n-
ta Revolneionaria Cubana, una Junta llevolucionaria com-
puesta por personas ilustradas y por profesionales, como
el Dr. Julio IIenna, que fu6 su presicd(nte. Vel est:i
earta del Coronel Enrique Malaret, uno de los puertorri-
quefios que fu6 a pelear a Cuba:


-21-







Noviembre 28 de 1895


Desde los Campos de Santiago de Cuba.

Mi querido hermano Pedrito: Ayer escribia para nues-
tra buena madre en los tablones de una escalera; hoy lo
liago para ti sobre una baranda del balc6u, de la finca
en que desde ayer me encuentro. Si alli recibieron El
Porvenir ya sabria toda nuestra familiar que de Brooklyn
he pasado a ser pirata, nAufrago y hoy insurrecto. Lo
primero, porque en un barco de esa naturaleza sali6 la
expedici6n de que formo gustoso part. Esta la dirigen
el Mayor General Francisco Carrillo, que se encamina a
las Villas, y Jos6 Maria Aguirre, el General que estaba
preso con Julio Sanguili. Desde Nueva York te envid
peri6dicos various, y el magnifico discurso pronunciado
por Manuel Sanguili la noche del 10 de octubre. No me
olvid6, pues, de Uds. ni me olvido ahora, como te lo prue-
bo con 6sta.
Lo segundo, hermano, fui, y' era con lo finico con
que yo no contaba en una revoluci6n. El dichoso vapor
nos engafi6, y en vez de dejarnos a una milla de las costas
de Cuba, nos solt6, engafiando a los prActicos, cerca de
las costas de Jamaica. Noche obscure, Ilovia atrozmente
y result tambi6n que cuasi todos los botes hacian agua.
En el que yo venia, much mias; y, ademais, de los expe-
dicionarios, casi ninguno sabia remar. iLas desventajas
de una mala instrucci6n en la juventud! i Qu6 ansiedad
y cuAnto sufrimiento! Dos noches y un dia lo pasamos
en alta mar, remando, casi sin adelantar nada. El ver-
dadero prfictico, a consecuencia de que cada bote tom6
rumbo distinto, y que venia on mi bote, se volvi6 loco,
pensando que 61 era el causante, y diciendo qu6 iba a
decir a G6mcz y Maceo si alguno se perdia! Asi y todo
nos acercamos a la costa i en la boca del pez! en la misma
costa de Santiago de Cuba. Y recorriendo dog cafnoneros
el sitio donde estibamos, al lado, y sin pesearnos, con
fuertes y faros en mcdio, hemos venido a dar con la orilla,
pero... i qu orilla! Caimos contra unos arrecifes. iGlo-


-22-







ria a Dios! Ganamos la primer batalla, pues que desem-
barcamos, aunque extenuados de hambre y sed, todos los
pertrechos. Perdimos todo lo demis, menos lo que teuia-
imos puesto. Enseguida ganamos la orilla, y a poco nos
ecliamos a dormir, todos mnojados y todos hambrientos.
Ilubo individuo que quiso quitarse la vida, y muchos be-
bieron por toda bebida y' por toda comida, orines y agua
de mar.
Es indescriptible este desembarcar. Yo te juro, como
pocos, siempre conserv- la serenidad, a pesar de todo.
Remi yo sus veinte horas, si n en i vida haber tocado
un remo. i Cuin partidario soy siempre de la educaci6n
que aconseja Rousseau! Experiencia para el porvenir, si
llego a tener hijos.-Dormimos s61o una hora, porque nos
amaneci6, y en esa mafiana, amanecer del 17 de octubre,
recorriendo manigua, encontramos a grandes distancias ca-
sitas desocupadas, por lo que venimos en conocilmiento de
que nos hallAbamos en Cuba libre. Como a la una del
dia el canto de un gallo nos atrajo con su voz y nos en-
contramos nada menos que con gente buena. Era una
familiar guajira, pero muy carifiosa, que nos obsequi6, y la
que nos puso en relaciones con la gente que buisebaimos.
A poco, las fuerzas de los Cebreco -General y Brigadier-
dos hermanos que son los encargados y que nlandan en
aquella zona, nos custodiaban y' festejaban, Ileviwndonos
a un buen campamento, a Minamina, a done hay que
subir seis horas ya donlde no podrAn llegar nunca las
fuerzas espaiiolas.
Si salgo pronto de Cuba, que espero, pues que es im-
posible Espafia sostenga esta campafia, regresar6 a mi
pais, a vivir feliz y tranquil, en el campo, ni envidioso
ni envidiado.
Te adjunto uno de los various articulos (qu escribi en
Nueva York, on El Guaimaro.

Recibe mi carifioso abrazo.

Enrique.


-23-






S6lo los puertorriquefios que no saliamos del pais
permaneciamios amordazados por la fuerza; y el pueblo
y la masa ilustrada nos contentibamos con entusiasmar-
nos cuando sabiamos de los triunfos alcanzados en Cuba
por TMiximo G6mez y Maceo, por Florcrombet y Mayia
Rodriguez, y por nuestro paisano el General Rius Rivera.
La Repfblica Espafiola fu6 el inico gobierno que
hiciera algo a favor de las libertades antillanas, conce-
dieudo verdaderas libertades a Puerto Rico, por cuyo mo-
tivo la mayor parte de los liberals puertorriquefios ama-
ban la Republica y fueron republicans. Ella nos di6
las Leyes Provinciales Municipales que regian en la Pe-
ninsula, di6 cumplimiento a la Ley Para Abolir la Es-
elavitud, aprobada el 22 de marzo de 1873; el 4 de julio
de 1873 hizo extensive a Puerto Rico, con el titulo pri-
mero de la constituci6n, la aplicaci6n del sufragio uni-
versal, nombrindose Gobernador de la Isla al General
Prime de Rivera. Desde el 11 de febrero de 1873, en que
se proclam6 la Repfiblica, hasta la restauraci6n de la mo-
narquia, desapareci6 el absolutismo que reinaba en las
Antillas.
Los partidos monArquicos peninsulares, dominados
por los incondicionales antillanos, se opusieron siempre a
la concesi6n de libertades para Ultramar. S6lo Cinovas
del Castillo tuvo el valor, en sus iltimos afios, de pres-
cindir de los patrioteros de Ultramar (aunque ya era tar-
de) y refrendar cl decreto del cuatro de febrero del 1897;
y gracias al miedo que inspiraba el machete cubano, no
convencidos, sino obligados, conccdieron mils libertad a
Puerto Rico. Labra expresa esto bien claro en su libro
La Rcepiblica y Las Libertades de Ultramar: cien veces
declararon los partidos monfrquicos que csas libertades
eran incompatible con la unidad de la patria, con el in-
terEs de la monarquia y hasta con el interns de la naci6n.
S6lo con la Repfiblica en Espafia fu6 que Puerto
Rico tuvo verdaderas libertades, libertades iguales a las
de los habitantes de la Peninsula. Pero al eaer In Re-
pfiblica por el golpe de estado del General Pavia, desa-
pareci6 en seguida la obra que la Repiblica habia rea-


-24-







lizado. Abolidas las franquicias provinciales y municipa-
les, se estableci6 la previa censura para la prensa. El
Gobernador, Capitfin General, nombr6 concejales, dipu-
tados provinciales y alcaldes extraios al pueblo y se les
pagaron sueldos miserables. La ensefianza qued6 abolida
y como consecuencia tuvieron que disolverse los partidos
politicos.
Bueno es hacer constar, sin embargo, que si en tiem-
pos de la Repfiblica, por virtud de las nuevas Leyes Pro-
vinciales y Municipales, Puerto Rico tuvo el mayor nu-
mero possible de libertades, el Gobernador, que era un mi-
litar, tenia las siguientes atribuciones political: publicar
las leyes, dictar bandos, imponer multas, reclamar el au-
xilio de la fuerza armada, suspender las asociaciones que
comprometieran la seguridad del Estado, cerrar los estable-
cimientos de ensefianza que sc encontrasen en el mismo
caso, convocar la Junta de Autoridad para suplir la ac-
ci6n de las Corporaciones Populares, y cuando esto no fue-
re suficiente, suspender los decretos del Gobierno y de las
demus autoridades. Pero a pesar de todo esto la Isla
estuvo mejor que con la monarquia. Lo poco bueno que
se obtuvo se debi6 exclusivamente a los republicans espa-
foles y, por lo tanto, el pueblo puertorriquefio tenia con-
traido con ellos una deuda de gratitude.
Es evident, pues, que cl finico partido de la Penin-
sula llamado a implantar cl r6gimen autonomico a que
aspiraban los puertorriquefios, era el Partido Republica-
no, el partido que defendi6 incesantemente ese regimen
frente a los monarquicos, que fueron siempre contrarios
al mismo. Si los partidos moiiiirquicos lo implantaban, era
porque lo imponian las circunstancias. Lo impondrian
falsificAndolo para substituirlo de nuevo por los antiguos
moldes de gobierno colonial tan pronto como desapare-
cieran las circunstancias que los obligaba a aceptarlo.
La terrible complicaci6n de las circunstaneins; la in-
surrecci6n cubana, cada vcz iniis potente; y la amenaza
de una guerra contra los Estados Unidos, obligaron a
Sagasta a conceder a los puertorriqucefios una casi auto-


-25-







nomia bastardeada y corrompida, y esta autonomia trajo
consigo la fusi6n de los mufiocistas y de los sagastinos
espafioles, dejando a un lado la gratitud que los puerto-
rriquefios debian a los politicos republicans.
Los partidos mon6irquicos de la Peninsula, tanito el
Conservador como el Liberal, estuvieron sienipre opuestos
a la autonolmia y la consideraban conmo un r6gimen anti-
t6tico al inter6s monarquico y' a las tradiciones de la
naci6n. Cdnovas dijo siempre: "Sailvense las colonies y
pi6rdanse los principios." Y Sagasta deda que trmini
que la autonomia political condujera Tala independencia,
que si s6lo se trataba de una descentralizaci6n estaria coln-
forme, pero que no lo estaba con la autonomia political.
Cuando el Partido MonArquico Liberal de Sagasta llev6 a
cabo la reform electoral de 1892 agravi6 al elector puer-
torriquefio, poniindole en peores condiciones que al pe-
ninsular y al cubano y dandole credenciales de espafiol
de tercera elase. El gobierno conservador de Espafia pa-
g6 la lealtad de nuesto pueblo, negandole, por el crinien
de no haberse sublevado, las reforms del 1895 a que
tenia derecho nuestro pueblo.
Se ha dicho que el puertorriquefio ni sieute el agravio
iii agradece el beneficio. Los llamados liberals y autono-
mistas que se fusionaron con un partido monArquico para
conquistar el powder, olvidando asi los beneficios que ha-
bian obtenido del gobierno republican, confirmaroni este
axioma. Esa fisiOn fu6 una ingratitud cometida cntra el
Partido Republicano de la Peninsula, finico que al subir
al poder di6 a Puerto Rico libertades igiuales a las (ue
tenian los peninsulares.
Cuando los monarquieos obtuvieron de nuevo el powder
en sis maienos, nuestros derehlos, y nuestras libertadon s s
'ucron al suelo y con Cstas nuestro at'eeo al pueblo penin.
sular. Fueron, pues. ingratos aquellos hombres qne s.
unieron al Partido Sagastino, como lo ban sido los de boy,
que por obtener tambi6n el poder se han fusionado' con

I Se refiere a los Republicanos que se hicieron aliancistas en el aio 1928.
Creemos, sin embargo, que los puertorriquefios que siguieron siendo pr,


-26-







ellos, desagradecidos de los beneficios, libertades y derechos
que nos han dado los Estados Unidos y por lo cual desea-
mos los puros de siempre ser un Estado de nuestra grand
nacion americana.
Mufioz Rivera y sus seguidores cometieron el grave
error en su afan de conseguir el poder, de aliarse-o fu-
sionarse-con cualquiera de los partidos monurquicos que
se turnaban en el gobierno y no con los republicans, ba-
sAndose en el heeho de que los republicans estaban muy
lejos de alcanzar el poder, de Ilegar a ser gobierno. Los
puertorriquefios no podiamos esperar libertades verdade-
ras de equ6llos que, mis o menos. las combatian en la
Madre Patria.
Hay que tener en cuenta q(ue los diputados que noso-
tros enviamos al gobierno espailol estaban dentro de la
minoria republican en lo tocante a la political general,
para tener una idea del grave error cometido por el afin
no de lucro personal, pero si de poder.
Puede decirse que el Partido Asimilista fu6 el pre-
cursor del Partido Fusionista, formado por Mufioz Rivera,
afios despu6s, con la mayoria del partido, ya que s6lo una
pequefia fracci6n del mismo se conserve autonomista puro,
y tuvo como jefe al Dr. Barbosa. Lo hecho por Muiioz
fu6, pues, un retroceso cuyo finico fin-como el de Celis
Aguilera afios antes-era la adquisici6n de poder y' la ase-
guraci6n de su posici6n exclusivamente, pero cubriendo
las apariencias: Celis con un precario liberalism y Mufioz
con una precaria autonomia.











americanos despuis de la confusion del primer moment no Ilegaron
nunca a comprender claramenle el problema.


-27-
















Era el filtimo tercio del afio 1886. En el viejo Par-
tido Liberal Reformista existian para ese tiempo dos
tendencies: la primera, capitaneada por Celis Aguilera,
quien queria la asimilaci6n de la Isla a la Peninsula,
sirvi6 de base para constituir el Partido Asimilista; la
)tra, permanecia fiel a su program de reforms libora-
les. Ambas tendencies eran absolutamente contrarias al
Partido Conservador Incondicional, que sostenia el statu-
quo y que conceptuaba separatists a todos los quo no mi-
litaban en sus filas.
La sesi6n celebrada en San Juan en el 1883 fuN la
que diO origen a esa division y a las contiendas periodis-
ticas que sc sncedieron.
El Partido Liberal Reformista atravesaba, pues, una
gran crisis. El Partido Asimilista no tenia adeptos. Los
que pertenecian a este partido se hallaban disgustados y
sin aliento, abatidos por la lucha desigual contra sus ene-
migos, contra los protegidos por el gobierno espafiol, con-
tra los incondicionales. Entonces, algunos de sus hombres
mis connotados, estimulados por Don Rafael Maria do
Labira, decidicron convocar a una asamblea para sentar,
al ignal que Cuba, las bases para un Partido Autonomista
Puertorriquefio. Se crey6 que ese era el moment mis
oportuno para hacerlo y no se albergaba temor alguno
ante la suspicacia del Gobierno porque ese mismo gobierno
alentaba al Partido Autonomista Cubano con el prop6sito
de combatir la rebeli6n armada y el separatismo. Al efec-
to, so convoc6 para el dia 10 de marzo de 1887 una magna
asamblea a celebrarse en Ponce en la que se formula el
program del nuevo partido, al que s61o un escasisimo
nfimero de elements le neg6 su concurso y se retir6 de


-29-







toda actividad political. En aquella asamblea, pues, qued6
constituido, fuerte y' vigoroso, el Gran Partido Autono-
mista Puertorriqueno.
En Ponce, algunos elements separatists se aprove-
chlron dc esa asamblea de puertorriquenos amantes de la
libcrtad de su native tierra, para lacer propaganda a favor
de una socicdad sccreta quo venia funcionando desde hacia
ya algunos meses, ideada, segdn se dijo, por el nunca bien
llorado patriota Don Ram6n Emetrio Betances, resident,
para entonces, en Santo Domingo. Esta sociedad copiaba
el sistema de "boycott" irland6s quo tanto daiio estaba
haciendo a Inglaterra y fu6 introducido en Santo Do-
mingo por el Dr. Pagani, a su regreso a ese pais. En
dicha sociedad fu6 iniciado por los separatists puertorri-
quefios que residian en Santo Domingo, conspirando con-
tra EspaTia, entire otros, el senior Aurelio Mlndez.
Antes de comenzar a narrar la historic de la sociedad
secret LA TORRE DEL VIEJO, llamada tambiEn Secos
y Mojados, y antes de hablar sobre el infame componte,
debo significar que los que militabamos en el Partido
Liberal odizibamos a los gobiernos desp6ticos y tiruinicos
de Espafia, pero amabamos a los espaTioles peninsulares.
OdiAbamos a la Espafia colonial, pero queriamos a la
Espafia peninsular. Ilijos o descendientes de espafioles
la mayoria de nosotros, y educados en la Peninsula, nos
habiamos creado en ella afectos, y estrechas y sinceras
amistades; habiamos gozado alli de los placeres juveniles
en esa edad que deja siempre gratos recuerdos. Eramos,
eso si, o fuimos desleales a los gobiernos espafioles, porque
no podiamos expresar libremente nuestros pensamientos y
sentimientos a fin de no exponernos a perder la libertad
personal. Trabajfibamos secretamente por la redenciOn de
unestro pais, pero queriamos a Espafia. Cuando ella su-
fria el ultraje de otra naci6n, como cuando el incident de
las Carolinas por Alemania en el 1884, sentiamos el igra-
vio tanto como los nativos de la Peninsula. En cambio,
estAbamos tambi6n al lado de aquellos pueblos quo como
Cuba y Filipinas luchaban contra Espafia para alcanzar


- 30-







la libertad y sneudir el yngo d la tirania, qune tambiEn
nosotros busciabamos romper, sobreponiendo asi la dignidad
a la servidumbre. Teniamos que ser desleales a la fuerza
y teniamnos, a la fuerza, que aparentar ser leales para no
h r deportados, reducidos a prision o mutilados.
La Torre dcl Vicjo era, pues, una sociedad secret en
la que solo sc admitia a los hijos del pais. El prop6sito
era obligar a los peninsulares, incondicionalmente espa-
fioles, y a los voluntarios, a abandonar la Isla, usando
para ello, como finico medio, el "boycott"; es decir: no
comprindoles nada en sus tiendas o comercios y estorban-
dolos en sus negocios de manera que no pudieran enri-
queeerse a costa del empobrecimiento de los nuestros.
Con esos prop6sitos so fund dicha sociedad, la cual
estaba constituida por un nfimero indeterminado de comi-
t6s, cuyos miembros se trasmitian verbalmente los acuer-
dos tomados, ya que estAbales prohibido en absolute escri-
bir nada que con ella se relacionara. Sus miembros so
Ilamaban secos y a sus enemigos so les aplicaba la deno-
minavion de m ojados. El signo o saludo de reconocimiento
do sus miembros era el signiente: levantaban cl dedo indice
de la mano derecha, cuando deseaban darse a conocer, y
el que contestaba bajaba el suyo, sienalando hacia abajo.
Este saludo significaba: nosotros encima, ellos debajo.
Tambi6n se daban a conocer sus miembros diciendo al
salidar el uno "La Torre del Vicjo" y contestando el
otro "Secreto inviolable." Siete miembros constituian un
comit6 y 6ste recibia los acuerdos y 6rdenes verbalmente,
sin saber el origen o procedencia de los mismos. Esos acuer-
dos, pues, se iban trasmitiendo de uno otro comit6. Del
"boycotting" estaban, naturalmente, exceptuados los es-
pafioles que colaboraban con nosotros a favor de la conse-
ecvion, de mayors libertades para nuestro pais. El "boy-
colting" se iaeia extensive a los enemigos de esas liberta-
des solamente, fuesen espaiioles o puertorriquefios: puerto-
rriquefios voluntarios y austriacantes como se Ilamaba a los
natives contrarios al Partido Liberal y al Partido Auto-
nomista que defendian la causa de Puerto Rico.


-31-







La sociedad secret La Torre del Viejo no fu6, como
dice don Francisco Mariano Quifiones en sus "Apuntes
Para La Historia", una liga econ6mica formada por j6ve-
nes irresponsables. Esto, sin duda, lo dice por haber pu-
blicado dicha obra en tiempos de la dominacion espafiola,
casi a raiz de la desaparici6n de la llamada "6poca del
terror", con el fin de destruir la desconfianza que ain
existia en cl gobierno y en el Partido Espafiol y aminorar
asi un hecho que pudiera tener en el future fatales conse-
cuencias. IIabia que amansar la fiera que esperaba toda-
via la ocasi6n de devorarnos. No debiamos excitarla. La
Torre del Viejo era una sociedad scereta do fines politicos,
aunque apelaba a medios econ6micos para arrojar a los
espafioles y a los conservadores lejos de nuestra patria.
No podiamos hacerlo por medio de la fuerza, por medio
de una revoluci6n armada, y lo haciamos imitando lo que
estaba haciendo Irlanda para redimirse del dominio de
Inglaterra. La Torre del Viejo estaba compuesta por ele-
mentos responsables, j6venes y viejos, adalides de nuestras
libertades, que tenian por finico objeto abatir el poder do
nuestros enemigos politicos, vali6ndonos de la finica ma-
nera de que podiamos hacerlo: auxiliando a nuestros pai-
sanos-patriotas en sus negocios y' tratando de perjudiear
en los suyos a los peninsulares y a los hijos del pais que
eran voluntarios. EsperAbamos concluir asi con el mono-
polio que tenian en el comercio y en los negocios. Ese
monopolio era de tal naturaleza y tan irritante, que no
daba acceso a los hijos del pais: en las tiendas y almacenes
de los espalioles no se ofrecia empleo a los puertorriquefios.
Los espailoles train de Espafia hombres para ocupar no
va los puestos de dependientes, sino para ocupar hasta
los mas humildes menesteres, como el de barrendero, por
ejemplo. Era, por lo tanto, nuestra sociedad, un modo
de hacerles la guerra en la misma forma en que ellos nos la
haeian. Esto era just. Si no era un erimei lo que ellos
hanian, tampoco podia ser criminal que los puertorrique-
fios tratasen de ayudar a los suyos.
En el fondo, esta llamada Liga Econdmica tenia tam-


-32-






bien tendencies separatists como las tuvo el "boycott" en
Irlanda v coino las tiene en la India. Es un medio econ6-
mico efectivo al que recurren todos los pueblos, afin siendo
de la misma raza y condici6n, cuando se hallan bajo un
yugo opresor. S61o aquellos pueblos como el Canadi, Aus-
tralia, la Colonia del Cabo y otros que fueron, o son, co-
lonias de Inglaterra, pero que se consideran bajo el mismo
pie de igualdad que el resto de los ingleses, y que gozan
de todas las libertades, se mautieuen Eieles a los pueblos
que los adoptan y protegen. Actualmente, Puerto Rico es
respetado por los Estados Unidos, por eso los que sufrimos
la persecuci6n en los tiempos de Espaiia s6lo aspiramos
hoy a que Puerto Rico sea, en su dia, un Estado igual a los
otros Estados de la Uni6n Americana.
Para la difusi6n y propaganda de La Torre del Viejo
se aproveeh6 la oportunidad de que en ocasi6n de la asanm-
blea del Partido Liberal se habia reunido en Ponce un
gran nfimero de liberals de todos los pueblos de la Tsln,
viejos y j6venes, de lo mas select del pais. No "j6venes
irresponsables," sino de alta cultural intellectual, moral y
social; j6venes incapaces de ligarse con criminals, pero
capaces de trabajar por todos los medios licitos de acuerdo
pon su conciencia (aunque no de acuerdo con las leyes de
gobierno que cohiben la libertad de pensar y de actuar)
para aleanzar su libertad.
Esa sociedad tenia ya un gran nimero de adeptos en
Ponce, y Ponce fu6 el Iugar escogido para su propaganda,
iniciada por el Dr. Pagani en Aguadilla, primero, con el
iuxilio de la casa de Silva, de esa ciudad, de la cual era
socio gestor el senior Abril, un connotado liberal.
Algunos elements separatists como Don Fructuoso
Bustamante, de Ponce, iniciados ya en La Torre del Viejo,
aprovecharon, pues, la oportunidad, para iniciar en 6sta
a la mayor part de los concurrentes a la asamblea. En
la casa de dicho patriota se hallaba siempre actuando un
comit6 de dicha sociedad para recibir a todos los que alli
acudian para ser iniciados. Durante los dias que dur6 la
asamblea no se vaci6 la casa un solo moment y alli fuimos
iniciados, exaltados todos por un gran celo patri6tico, no


-83-







s6lo con la idea de resistir el poder absorbente del comer-
cio peninsular, sino tambi6n con el deseo de trabajar por
uuestra independencia patria.
Entre los iniciados en una de las sesiones del comit6
que presidia el Lcdo. Jos6 de Guzman Benitez, se hallaban
presents, ademis del que esto describe, Don Julian Blance
y Sosa, Don Juan Hernindez L6pez, Don Jos6 G6mez
Brioso y otros muchos.
Ademis de irresponsables nos calific6 don Francisco
Mariano de imprudentes. Conformes estamos con el cali-
ficativo de imnprudentes. Imprudentes son todos aquellos
que luchan por sus ideas de libertad contra sus opresores,
que en nuestro caso eran los peninsulares y los volunta-
rios que perteneeian a un cuerpo armado. Fuimos im-
prudentes porque nos esperaba la carcel o el tormento co.
mo premio por la defense de nuestras ideas. Imprudentes
fueron los habitantes de la America del Sud al tomar las
armas y pelear para arrojar del pais a sus oprosores. Im-
prudentes fueron los nativos de la Amurica del Norte por
la misma causa. Imprudentes son en la actualidad los
irlandeses y los indostanos que luchan contra el poder in-
gles por medio de sus sociedades secrets y su "boycot-
ting." Este es el medio de que se valen todos los pueblos
d6biles que desean sacudir el yugo que los prime, el medio
de que se valen los passes a los cuales se les niega el dere-
cho de su propia determinaci6n: es el finico medio de legi-
tima defense con las finicas armas de que pueden disponer.
Yo creo, sin embargo, que en aquellos moments en
que constituiamos un poderoso Partido Autonomista para
reclamar algfin ligero asomo de gobierno propio, este medio
fu6 un grave error por la raz6n siguiente: si no se accedia
a nuestra petici6n, habria despu6s tiempo suficiente para
comenzar una lucha secret. Ademas, casi todos nuestros
ascendientes eran peninsulares y conservadores; nuestros
amigos, en la vida social, eran tambi6n peninsulares; liga-
dos estAbamos a la mayor part de ellos por lazos fami-
liares. Estabamos incapacitados, por lo tanto, para per-
judicarles en sus negocios. Pero eran tantos los agravios


-34-








y las ofensas que habiamos recibido y sufrido del Partido
Incoudicional Espafiol, era tan grande el odio a esa co-
lectividad political y al gobierno que la apoyaba, que cual
reguero de p6lvora se propag6 nuestra Torre dcl Vicjo y
cada dia era mayor el numero de sus afiliados.
Al regresar a nuestros respectivos pueblos, terminada
la asamblea, los afiliados comenzamos la propaganda. En
los mitines autonomistas que se celebraban, los licenciados
Jos6 de Guzman Benitez y IIerminio Diaz Navarro, entire
otros oradores connotados, aconsejaban a nuestros corre-
ligionarios que no le compraran a los comerciantes espa-
fioles conservadores ni a los voluntarios, que no hicieran
ninguna clase de negocios lucrativos para los espailoles,
que se aprovechasen de los beneficios para si mismos; que
le pusieran dificultades a los espafioles en sus diversos ne-
goeios, y hasta llegaron a aconsejar a las mujeres puerto-
rriquefias que no se casaran con los peninsulares. Fu6
ese un moment de exaltaci6n patri6tica y, como todas las
exaltaciones, irrazonable; pero no envolvia intenci6n cri-
minal alguna; se trataba de hechos que s61o afectaban los
interests comerciales de los espafioles; se trataba de heelos
encaminados a proteger los interests nativos. Era nuestro
prop6sito conseguir que los peninsulares cooperasen con
nosotros en nuestra obra de redenci6n o que tuviesen que
abandonar el pais que los habia enriquecido o que estaba
enriqueci6ndolos, con perjuicio para el comercio puerto-
rriquefio. Este es el medio recomendado por Amendola y
otros en Italia para luchar contra el fascismo; el medio
adoptado por Ghandi en la India. Es una lucha pacifica
a la que se da el nombre de no eooperaci6n. Esto fu6 tam-
bien, en part, lo que hizo Irlanda y por cuyo medio ven-
ci6 a Inglaterra, logrando un gobierno propio. Esto mis-
mo fu6 lo que intent Puerto Rico al combatir el comercio
espafiol conservador. De La Torre del Viejo fueron sepa-
rindose los que observaron que bajo el amparo de esta
sociedad se estaban cometiendo algunos actos delictuosos
que ellos nunca podian patrocinar, y consideraron que ya
se habian falseado los procedimientos de la sociedad,


-35-







En esos monmentos de gran exaltaci6n y de gran lucha
lleg5 a Puerto Rico el General Palacio. Nuestros enemi-
gos le hicieron career que nuestra campafia iba dirigida con-
tra la integridad national y contra todos los peninsulares,
cuando s6lo iba dirigida contra los conservadores incon-
dicionales y contra los voluntarios, fueran o no peninsu-
lares, que procuraban destruir con armas desleales a nues-
tro naciente Partido Autonomista.
Gallart Infiesta, Ubarri y BalbAs fueron los que azu-
zaron a Palacio para que conetiera todas aquellas trope-
las que se conocieron con el nombre de El, Componte. El
primer ultraje fu6 el inferido al director de El Gato Flaco,
peri6dico que se editaba en IIumacao. Los atropellos si-
guieron en Adjuntas y la aplicaci6n de los compontes se
extendi6 luego por toda la Isla, protegidos los eompontea-
dores por los alcaldes voluntarios, por los guardias civiles
y por todas Ins autoridades espaiiolas. El Componte co-
menz6 en el mes de agosto, en Juana Diaz. Ocurrieron
luego los sueesos de Ponce, Yauco, Sabana Grande, San
German y Mayaguez. Contra estos hechos, el Partido Au-
tonomista, a trav6s de sus dirigentes, hizo viva su pro-
testa en una valiente proclama firmada, en nombre del
directorio, por Francisco Arce Romero y Rafael de Le6n;
por la delegaci6n, los doctors Corehado e Iglesias y' los
seilores Olimpio Otero, Cepeda, Fructuoso Bustamante,
Pedro Fornier, Luis Gautier y Rafael Toro Quifiones; por
-1 comit6 de Ponce, Luis de Porrala Doria, Jos6 Ram6n
Abat y Ram6n jMarin; por la prensa autonomista, Luis R.
Velazquez; y por Mario Braschi, como secretario.
Con motive de los sucesos de Juana Diaz y Ponce,
en la Revista de Puerto Rico se public un notable articulo
de Cepeda, su director, titulado Delcnda Est Cartago y se
pi.blic6 tambi6n nin manillsto autorizado por la delega-
ci6n y el directorio del Partido Autonomista. Otro notable
i-rticnlo public;;do en diaela revista fu6 el que llevaba por
titulo Finis Polonae. Con motivo de una carta de Domin-
go Catoni, uno de los patriots ultrajados en Juana Diaz,
el director de la Revista de Puerto Rico escribi6 tambi6n


-36-







otro brillante articulo bajo el epigrafe de El Pequezio
Marat.
Esos articulos dieron motivo a que las autoridades
citaran a Cepeda. El Coronel Arjona le oblig6 a celebrar
una entrevista en la carcel pfiblica, en presencia del alcal-
de y de la guardia civil, que custodiaba las puertas de la
carcel. Alli Cepada fu6 vejado. El infame Coronel co-
meti6 el ultraje de colocar su sucia mano en el rostro de
Cepeda, acto indigno y deshonroso para un military que se
cstime eu algo. El iltimo articulo escrito por Cepada fu6
Ni el Olvido ni cl Abrazo. El General Palacio prescindi6
de la ley y de los jueces civiles; todas aquellas personas
calificadas por los alcaldes de los pueblos como autonomis-
tas sospechosos fueron apresadas como criminals sin que
se les formulara causa alguna. La Guardia Civil los con-
dujo a sus cuarteles, sin autorizaci6n judicial alguna y
sin que se hubiese proclamado la ley martial o un estado
de guerra. Estos press fueron obligados a declarar por
medio de amenazas, vejamcenes y la aplicaci6n de toda clase
de tormentos, lo que couvenia a nuestros verdugos para
powder justificar sus actos. A todos cstos press se les
oblig6 tambi6n a hacer falsas acusaciones contra connota-
dos autonomistas, cuyos mombres conocian las autoridades
por dichas listas de sospechosos. Estas listas fueron remi-
tidas por los respectivos alcaldes de las diversas poblacio-
nes de la Isla a las autoridades gubernamentales que las
solicitaron. A los que se resistian a mentir se les aplica-
ron bAirbaros tormenilos y algunos pagaron c(n sii vida el
valor, la entereza y ]a houradez que los earacterizaba, (o-
mo por ejemplo, el Cabo Ambrosio, de Yauco, que enferm6
gravemente; y como Defill6, que se suicide antes que some-
terse al ultraje.
La Epoca del Terror comenz6 en agoslo de 1887 y
termin eni oelinbre del mismo afio, ciando el Capit;in Ge-
neral Romualdo Palacio fu6 trasladado y substituido per
cl Segundo Cabo, General Contreras, a quien d'elim ns nos
puertorriquefios gratitud, porque 61 termin6 con el opro-
bioso componte, di6 libertad a todos los press politicos
reelnidos en el Castillo del torro y en las demniis prisiones,


-37 -







y entreg6 a los jueces, o tribunales civiles, las acusaciones
que estaban en manos de tribunales militares para que se
llevara a cabo una investigaci6n sobre los tormentos y
vejamenes infringidos a los acusados.
La libertad de los press politicos se decret6 el 20 de
diciembre y para Nochebuena y Navidades todos habian
regresado a sus hogares. Fu6 don Jos6 TomAs Silva, acau-
dalado comerciante de Aguadilla y ferviente patriota,
quien prest6 la fianza de quince mil pesos exigida para
poner en libertad a los press del Morro. Don Luis Gau-
tier, en otro sentido, prest6 tambi6n grandes servicios a
los press con igual motivo.
Dice Miller en su Historia de Puerto Rico que el Ge-
neral Palacio vino a Puerto Rico enviado por el Gobierno
de Madrid con instrucciones para aniquilar al Partido Au-
tonomista. Esto no es cierto, puesto que Palacio traia el
endoso de Labra, quien lo consideraba como un buen li-
beral y un buen amigo. En realidad, Palacio fu6 su-
gestionado por los voluntarios conservadores de la Isla,
quienes le hablaron de la existencia de una gran conspi-
raci6n que existia en el pais contra el gobierno espafol.
El terror a esa sociedad fu6 lo que indujo a Palacio a co-
meter tan birbaros atropellos contra ciudadanos indefen-
sos. El General Palacio actu6 de ese modo atemorizado
por el "boycott" que existia. Esa es la verdad, pero dicho
"boycott" debi6 ser perseguido de acuerdo con las leyes,
como sociedad ilicita; sus miembros debieron ser juzgados
al amparo de la ley, por tribunales civiles, y nunca por
el poder military arbitrario y desp6tico.
Vamos a relatar c6mo descubrimos esta sociedad se-
creta. IIabiamos ido a Ponce como delegados a la asam-
blea del Partido Autonomista. A nuestra llegada no pu-
dimos conseguir hospedaje en hotels ni fondas por estar
todos ocupados con asistentes a la asamblea. Fui invitado
por mi compueblano y amigo intimo, el inteligente aboga-
do don Jose Marcial L6pez, quien a la saz6n residia en
Ponce, para que me hospedase en su hogar en uni6n de
Rosendo Maticnzo Cintr6n y del doctor Salvador Carbo-
nell, quien ya estaba alli alojado.


-38-







Aceptamos gustosamente la invitaci6n y cuando nos re-
tiramos al dormitorio que se nos habia asignado, le pre-
gunt6 a Matienzo, al comunicarnos "uestras impresiones,
si l1 no habia observado ciertos signos o sefiales, y si no
habia oido entire los poncefios y los visitantes al acto cier-
tas frases extrafias. Matienzo me contest afirmativa-
mente y, mostrAndose sorprendido como yo, decidimos pre-
guntar sobre esto al amigo L6pez, aprovechando la ocasi6n
de haber entrado 61 a nuestro cuarto a darnos las buenas
noches. L6pez se llev6 un dedo a los labios y nos con-
test6 en tono misterioso: "Yo no puedo deciros nada; s61o
os recomiendo la mayor prudencia; se trata de algo secre-
to, illegal y punible, que no me es permitido revelar; s61o
os aconsejo que os apart6is de ello." Excuso decir que
esto aument6 nuestra curiosidad por descubrir qu6 era
aqu6llo de que tan temeroso se encontraba nuestro amigo.
Bien temprano, al dia siguiente, despu6s de desayunar,
salimos a recoger impresiones para asistir luego a la se-
si6n de la mafiana. Con los datos adquiridos nos fuimos
abriendo camino para descubrir ese misterio.
Al entrar en el sal6n de sesiones me encontr6 en la
puerta con otro amigo y compueblano, el notario Jos6 VAz-
quez, de Mayagiiez, a quien hice ciertas preguntas sobre
esto. Me contest que al terminal la sesi6n saldriamos
juntos para explicarme y se extrafi6 de que yo ignorase
dicho misterio. Asi lo hicimos, conduci6ndome a la casa
del caballero don Fructuoso Bustamante, la cual encon-
tr6 llena de correligionarios. En el comedor habia una
gran mesa como dispuesta para un banquet.
Uno de los alli presents me condujo a nua de las
habitaciones de la casa. En esta habitacion, enyas puertas
se cerraron tan pronto cntr6, estaban rouniidos site caba-
lleros, presididos por el licenciado don Jos6 do C(uzminm
Benitez, quien me hizo jurar no revelar nada de lo que
nlli viese u oyese. Prest6 el juramento. Me dijtiron en-
tonces que se trataba de una sociedad secreta, cuyo oh-
jetivo era proclamar cl "boycott" contra los peninsulares
a fin de que se viesen obligados a abandonar el pais o a
concedernos todos los derechos que reclamfbnmos los na-


-39-







tivos para evitar ser explotados y para impedir que el co-
mercio y los negocios estuviesen exclusivamente en manos
espaiiolas, ya que nos era impossible la lucha por medios
legales. Despu6s de esta explicaci6n se me pregunt6 si
tenia algo que exponer sobre esto, y si deseaba pertenccer
a dicha sociedad. Pregunt6 entonces si esa lucha era con-
:ra todos los espailoles o s61o contra aqu6llos que estaban
explotindonos, acaparando el comercio y los demls nego-
cios e impidiendo que los natives tuviesen participation
en los mismos. Se me contest que s6lo nuestros enemigos
serian sometidos al "boycott"; que 6ste no afectaria a los
buenos espaiioles, que tambi6n los habia. Dije que habia
hecho aquella pregunta porque tenia muchos y buenos fa-
miliares espafioles tanto en la Peninsula como en Puerto
Rico, a quienes queria entrafiablemente, pero que siendo
asi estaba conforme con dicha sociedad y deseaba perte-
necer a esta.
Prest6 el juramento exigido y entonces se nos reve-
laron todos los secrets y' signos de reconocimiento. Eran
los siguientes: No podian reunirse en sesi6n mis de siete
asociados y cada uno de estos grupos constituia uu comit6;
el nfimero de comit6s era indeterminado y dondequiera
que se reuniesen site asociados constituian un comit6; los
acuerdos se trasmitirian de unos a otros por mediaci6n
de un asociado; estaba absolutamente prohibido escribir
nada sobre esto; las sesioncs para admitir candidates se
celebrarian en cualquier parte, en sitio cerrado, y como
finico ajuar un pafio negro sobre la mesa, una calavera y
dos pufiales cruzados.
Con motivo del 6xito que iba teniendo la sociedad,
viendo los perjudicados por el "boycott" que sus comer-
cios y demiis negocios iban decayendo notablemente, que
se menguaban sus entradas y que, en eambio, aumentaban
las de los nativos liberals (como las de la casa commercial
de Silva, en Aguadilla, y la de Badrena, en Mayagiiez)
(omenzaron a sospeehar do sus adversaries politicos, de los
autonomistas, denunciAndolos como conspiradores ante el
General Palacio, quien acababa de Ilegar de la Peninsula y


-40-







quien era un hombre sumamente temeroso y neur6tico. Co-
mo no pudieron descubrir nada por los medios civiles ape-
laron al terror. Los alcaldes de la Isla recibieron enton-
ces 6rdenes de mandar al Gobierno listas de sospechosos.
Como es de suponer, los sospechosos eran los autonomis-
tas, tanto hijos del pais como hijos de espafioles y como pe-
ninsulares que defendian nuestros ideales, tales como Fer-
naudez Juncos, de San Juan; Carreras, de Juana Diaz; y
Cepeda, de Ponce. Recuerdo dos alcaldes que no se doble-
;aron a hacer falsas denuncias: Don Jos6 Arim6n, hijo
de Arecibo, y Don Juan (o Felipe) Campos, espafiol pe-
ninsular. El primero era alcalde de El Pepino o de Las
Marias. El segundo era alcalde de Maricao. Present su
renuncia como Alcalde y como Capitan de Voluntarios y
entreg6 su espada a la Logia IIelenia, de dicho pueblo, a
la cual perteneci6, protestando asi contra el componte.
Hubo otro espafiol tambi6n que, siendo voluntario, trat6
de hacernos todo el bien que era possible hacer en esos dias
terrible. Me refiero al Registrador de la Propiedad de
San German, a Don Manuel Asencio, honrosamente citado
en el libro Apuntes Para la Historia. Otro de los que
tambi6n se portaron admirablemente fu6 el Teniente de
la Guardia Civil, don Nemesio Ibern, un mas6n. Al Te-
niente Ibern fu6 a quien el Capitan FernAndez de Castro
encarg6 que me arrestase y me condujera preso desde Sa-
bana Grande hasta el cartel de la Guardia Civil, en San
GermAn. El Teniente Ibern se port6 como un military
de honor, cumpliendo con su deber sin permitir que se
me ultrajase ni de obra ni de palabra. Al recibir la orden
del General FernAndez de Castro de conduairme "a pie,
amarrado y si possible hecho tajadas",' contest que me
I Parecera curioso que quienes asi sufrieron el vejamen y la persecu-
ci6n en tiempos de Espafia recibieran con tanto entusiasmo a los ame-
ricanos y que, en cambio, los austriacantes, los incondicionales de
liempos de Espafia, y los puerlorriquefios que lucieron la cinta de cha-
rol en el sombrero, se declarasen independentistas cuando el cambio
de sobrania. A mi juicio, sin embargo, la raz6n es clara. Los que
sufrieron el vejamen y la persecuci6n en tiempos de Espaila, mis que
por la independencia de Puerto Rico luchaban por los Diez Manda-
mienlos del Hombre Libre preconizados por Betances, y deslumbrados
por el Manifiesto del General Miles, vieron esos derechos garanlizados
y creyeron que con los americanos Ilegaba la libertad. Es 16gico que
-41-







conduciria como quien yo era, como a un caballero hono-
rable. Y como tal me dej6 instalado y preso en el cuartel
por lo cual fu6 recriminado y trasladado a otra poblaci6n.
Sabana Grande fu6 uno de los pueblos mis fuerte-
mente castigados durante esa 6poca del terror y siguieron
en orden San German, Yauco y Mayagiiez.
Era yo m6dico titular de Sabana Grande y Presi-
dente del Comit6 Autonomista. Contra mi iban dirigidos
todos los ataques de la Guardia Civil. A fin de buscar
motivo para mi encarcelamiento, y para obtener las prue-
bas que necesitaban, prendieron a ciudadanos pacificos
para obligarlos por medio del terror a declarar en con-
tra mia. Esto se debi6 a que durante el tiempo en que
fui Presidente del Comit6 Autonomista un buen niimero
de conservadores y voluntarios se separaron del Partido
Conservador y firmaron su adhesi6n a nuestro Partido
Autonomista. Los que sufrieron las consecuencias de esto

asi fuese, ya que los liberals y los revolucionarios de entonces esta-
ban imbuidos por los principios de la Revoluci6n Francesa, por la
Declaraci6n de Principios de 1789. (Por eso es que en el moment
politico actual, los liberals de la vieja escuela resultan en political
unos ingenuos o unos retr6grados. Actian teniendo un sentido estitico
de la historia y de la sociedad. Politicos retlricos muchos de ellos,
ajenos probablemente a la importancia que ejerce la economic en la
political, no saben comprender que con la Guerra Hispano Americana
comenzaba la political imperialista de los Estados Unidos que lan fatal
ha sido para los pueblos sudamericanos). En cambio, los puertorrique-
nos que pertenecieron al Cuerpo de Voluntarios, los austriacantes, los
incondicionales, se hicieron independentistas porque con la llegada de
los americanos perdieron sus privilegios y la auloridad para flajelar
a sus conterraneos. Es decir: los primeros se acogieron a los ame-
ricanos no por amor a la independencia patria, sino por amor a la li-
bertad individual burguesa; los segundos se hicieron independentistas
no por amor a la independencia patria, sino por odio a los america-
nos que les hicieron perder los privilegios personals de que gozaban
durante el regimen espaiol. Hubo, ademrs, otro grupo que, acaso,
por no haber sufrido nada durante la epoca de Espafia y por odio a
la dominaci6n americana, comenz6 a cantar en prosa y en verso loas
a Espafia con lo cual no ayud6 a liberlarnos de los americanos y,
no obslanle, conlribuy6 much a que siguiiramos siendo, politica-
mente, una colonia de los Estados Unidos y espiritualmente una colo-
nia de Espana. De ahi la confusion political que rein6 en Puerto
Rico durante los primeros afios de la dominaci6n americana. De ali
que la political que se comenzo a hacer en Puerto Rico se iicitra a
base de personalismos o de ideales abstractos. A mi juicio esto se himz
evidence cuando los partidos de la Isla comenzaron a fusionarse: la
coalicion de Republicanos y Socialistas, la alianza de Republicanos y
Unionislas y la Union Republicana, dirigida por hombres que comba-
tieron today su vida al Parlido Republicano y que, par ello, estu-


-42-







fueron Antonio Murillo, Pedro Espada y Jos6 Espada, a
quienes les arrancaron, someti6ndolos a crueles tormentos,
las dos declaraciones que necesitaban para arrestarme. Lue-
go se apoderaron de mi sirviente, Lorenzo Cruz, quien fu6
apaleado de tal manera que enferm6 gravemente. Ade-
mas, fueron conducidos al cuartel con el mismo fin Juan
Bautista (Amalisis) Velazco y Vicente Ramos, a quienes
compontearon brutalmente. Los sargentos Cuatrero y
Eseudero fueron los que, conjuntamente con el Capitan
Fernindez de Castro, cometieron en San German las mis
inicuas y bochornosas acciones.






























vieron muchos anos en el powder. Juzgo, sin embargo, que esas alian-
zas o fusiones fueron beneficiosas, pues ayudaron a deavanecer, en par-
te, los prsonalismos y a que se haya podido empezar a organizer un
partido politico con un program concrete a base de realidades econd-
micas y political: el Partido Popular. (Este libro se escribi6 en 1939.
Nola del Editor.)


-43-
















Al constituirse el Partido Autonomista, dos tenden-
cias comenzaron a perfilarse en 6ste. Estas tendeneias
estaban representadas en la Peninsula por los lideres que
residian en Madrid: Labra y Vizearrondo; en la Isla es-
tabai representadas de una parte, por Cepeda, y de la
otra, por Baldorioty de Castro y Luis Mufioz Rivera.
Con el terror producido por el componte se eclipsaron am-
bas tendencias, porque todos se unieron para defenders
del enemigo comfin, pero mias tarde reaparecieron al cesar
el componte y el peligro.
Destituido el General Palacio y reemplazado por el
noble General Contreras; libres los press politicos y res-
tituidos a sus hogares los encarcelados del Morro,1 se re-
dobl6 la propaganda violent de los incondicionales al ver
triunfante la justicia y al verse derrotados moralmente.
El Clamor del Pais, de Brau; el Diario de Ponce, de Ma-
ria y la Recista de Puerto Rico, de Cepeda, tuvieron que
hacer entonees grandes esfuerzos para defender al pueblo
puertorriquefio, cosa dificil y peligrosa en aquellos tiem-
pos. Por desgracia, tambi6n comenzaba a vislumbrarse de
nuevo la lucha entire las dos facciones: la lucha entire
Labra y Vizcarrondo en la Peninsula. En el Partido
Autonomista de la Isla iba adquiriendo gran in-
fluencia la opinion de Cepeda. Cepeda conquist6 su po-
sici6n en el partido, su preeminencia en la opinion, por
los valientes articulos que eseribi6 en so peri6dico on de-

I Uno de los press del Morro, Palmer, lanz6 desde su cclda la siguien-
le frase: "En Puerto Rico lo que nos hace falta es complelar la pe-
seta". Estas palabras tenian un hondo significado. Un individuo de
apellido Vell6n asesin6 al periodista espafol Pirez Morris. Como la
pesela espafiola lenia dos vellones, Palmer significaba que hacia falta
otro Vell6n que malase al General Palacio.


-45-







fensa del pais, articulos que como el titulado Finis Po-
loniae, enardecian el espiritu del pueblo. Cepeda triun-
faba sobre el ap6stol Baldorioty porque Baldorioty, aunque
era un gran patriota, era, a la verdad, d6bil y meticuloso;
tenia una excesiva bondad que no cuadraba en una 6poca
tan terrible como aquella, que exigia hombres de grande
arrests.
En el 1888 Cepeda propuso el nombre de Arrillaga
para la jefatura del partido. Los contrarios a la political
de Cepeda atacaron este nombramiento. La political de
Cepeda era contraria a la de los amigos de Baldorioty y
Marin y result triunfante en la asamblea celebrada en
el teatro La Perla, de Ponce. En esa asamblea se luchaba
la eandidatura de Cepeda, con Arrillaga como president,
y la patrocinaba el doctor Corchado. Era natural el
triunfo de Cepeda. Baldorioty' era un poco indolente y en
aquellos tiempos se necesitaba un hombre de gran empuje,
acometedor y violent: se necesitaba el hombre de "Ni
el Olvido ni el Abrazo". Los lugartenientes de Cepeda
fueron los Drs. Corchado, Iglesias, Aguerrebere y Zeno
Gandia, los cuatro m6dicos de renombre. Esa fu6 la 6poca
en que Marin, el director de El Diario, de Ponce, llam6
a Mufioz Rivera, joven autonomista de Barranquitas, ac-
tivo y valeroso, para que se hiciera cargo de la direcci6n
de dicho peri6dico y continuara la campafia que venia sos-
teniendo, pues ya sus brios se iban terminando. Muiioz
era el finico hombre que por sus arranques podia enfren-
tarse a Cepeda. Fund6 entonces La Democracia y conti-
nu6 la lucha que persisti6 durante los afios de 1888, 1889
y 1890.
La dispute entire Cepeda y Mufioz fu4 puramente
personal, personal mias que political. Esta Incha cost la
vida al Dr. Corchado, patrocinador de la candidatura de
Cepeda para las elecciones de 1888, siendo la causa nu
telegram ap6crifo, como se vera por la siguiente carta del
Dr. Zeno Gandia, fechada el 4 de abril de 1888.


-46-







Ponce, P. R.


Abril 4, 1888

Sr. Don F6lix Ti6
.Sabana Grande, P. R.

Distinguido amigo y' compailero:

Recibi el telegrama de usted, Pietri y otros amigos
de ese pueblo, encargaidome les represent en el entierro
de nuestro eminente compafiero Martin Corehado (que
G. II.).
Cumpli la misi6n que me dieron ustedes de la que
ya tiene conocimiento la familiar del buen amigo que dej6
de ser.
IIubo en esa desgracia un episodio doloroso que se
presta a muy amargos comentarios. Corehado, que pade-
cia de aiitigua afecci6n, sosteniase bien, sin embargo, y
en estos tristes dias que acaban de pasar como un desastre
para el pais, luch6 como bueno, sicmpre en su puesto y on
su vanguardia de patriot. Habia puesto su mayor ahinco
en la candidatura de Cepeda y era lo menos que podia
hacer la isla por aquel gran defensor de sus libertades;
enviarle un acta de diputado. De nada valieron influeii-
cias para hacer desistir a Corchado de la lueia por Ce-
peda. Sabia que el voto popular unfinime era suyo a
despeeho de obstiiculos y dificultades de desconocido ori-
gen. Y asi, cuando le veia triunfante, una mano infame
trasmiti6 a Barros un telegrama ap6crifo en el cual a
filtima hora se decia que se cambiaba la candidatura de
Cepeda por la de Corehado. Los amigos de Barros cre-
yeron candorosamente en el telegrama, ereyeron cierta
aquella trama p4rfida y votaron a Corehado. Cuando
6ste lo supo y se convenci6 que su nombre habia derrotado
a Cepeda, su amigo querido, tuvo una emoci6n inmensa.
Desde aquel dia sufri6 su espiritu una irritaci6n cons-
tante y al fin present6se la explosion del antiguo mal


-47 -






arrebatando su preciosa vida. Fnu un drama, una intriga,
una mano miserable urdimndola y una victim. No le
parece a usted, amigo mio, que es hermosa la base sobre
la cual pretenden implantar la autonomia algunos locos?
Es el delirio el que les impulsa. i Quiera Dios que se
detengan, si fuera possible, en su galope!
Algunos correligionarios estin press en Adjuntas.
Como usted lee la prensa le supongo enterado de la in-
dignaci6n del pais.
Aprovecho la ocasi6n para dar a usted las gracias
por sus esfuerzos en pro de la candidatura por la cual
lueh6 con calor. P6ngame usted a los pies de Angelina
a quien debo tambi6n, usted lo sabe, entusiasmo electoral
y bondadoso aliento digno de su noble coraz6n.
Saludos a sus amigos y sepa usted que lo aprecia mu-
cho, su afectisimo amigo y' compafiero

(Fdo.) M. Zeno Gandia.

Con motivo de las elecciones de 1891 la delegaci6n
del Partido Autonomista public el siguiente manifiesto:
i CORRELIGIONARIOS! Nos hemos reunido hoy
para deliberar y tomar acuerdo acerca de la actitud que
debe adoptar nuestra colectividad en las ya pr6ximas
eleceiones de diputados a cortes.
En ese acto solemn hemos meditado muy detenida-
mente antes de aconsejar nada respect a lo que tanto
puede influir en el future desenvolvimiento del derecho
y del progress de Puerto Rico.
Y tras detenida discusi6n han sido tornados por ma-
yoria absolute de votos los acuerdos de mantener enliiesta
]a bandera del partido, y de acudir a las urnas para in-
char en ellas hasta sacar triunfante nuestras candidaturas
ni aquellos distritos en que haya probabilidad de buen
exito.
La dclegaci6n, pues, recomienda dcsde luego que los
autonomistas unidos como un solo hombre vote las si-
guientes candidaturas que sabemos han sido aceptadas
ya por los respectivos distritos: por el de Sabana Grande,


-48-





Don Rafael Maria de Labra; por el de Ponce, Don Miguel
Moya y Oyangure; por el de Mayagiiez, Don Antonio Cor-
t6n y Toro; por el de Aguadilla, Don Agustin Sarda y
Llaberia.
Ademas, excita a todos los autonomistas a que si en
algin distrito pucden tomar parte en la lucha para obte-
nor algfin rcsultado ventajoso vayan a ella con el candi-
dato que acuerden.
La delegaci6n, reservando para pr6xima oportunidad
el decir lo pertinent a la protest que hoy existe latente
en todos los habitantes de Puerto Rico, que sienten herida
su dignidad por la desairada situaci6n en que acudimos
a los comicios, lastimados por la injusticia de los gober-
nantes, acuerda tambi6n convocar la asamblea del partido
para que el segundo domingo de marzo pr6ximo se reuna
on Mayagiiez o en la capital de la isla, si las circunstancias
inclinasen a resolverlo asi al directorio, a cuy, decision
se deja en filtimo caso el acuerdo.
Y en asamblea, nuestros representantes tomarin to-
das aquellas resoluciones que exija el decoro del pais y
que les aconseje el amor que todos profesamos a csta mal-
tratada colonia.

Autonomistas: iA luchar y a veneer!

Martin R. Corchado Rafael Toro Quiliones
JuliAn Blanco Sosa Pedro Furnier
Abelardo E. Aguild Francisco Cepeda
Luis de Porrata Doria F6lix Ti6 Malaret
Jos6 H. Ruiz Francisco MIejia

Ponentes:

Juan Iglesias Genebriera, Jos( Llor6ns Echavarria
Ponce, 11 de enero de 1891.

La asamblea se celebr6 en San Juan durante el mes
de mayo y se nombraron nuevos directors y delegados.

-49-







Como directors fucron clectos: Don JuliAn Blanco, Don
Manuel Fernandez Juncos y Dol Juan Ram6n Ramos; y
como secretario, Don Salvador Brau. Dicha asamblea fu6
presidida por Don Francisco Mariano Quifiones, actuando
conio secretaries Don Jos6 de Diego y el Dr. Jos6 C6mnez
Brioso. Sin embargo, despues de la asamblec, el presi-
dente, Don Julihin Blanco, y' el secretario dcl partido, Don
Salvador Bran, renunciaron. Se constituy6 entonces, para
reorganizar el partido, una nueva directive integrada por
Jos6 G6mez Brioso, Manuel F. Rossy, Jos6 Celso Barbosa
y Luis Sanchez Morales, j6venes todos, pues los viejos Iu-
chadores estaban cansados y gastados.
En esa asamblea se manifestaron dos tendencies: la
una tuvo por eampe6n a Luis Mufioz Rivera, quien pa-
trocinaba y defendia la fusion de nuestro partido, me-
diante un pacto, con el Partido MonArquico Liberal de
la Peninsula, acaudillado por Sagasta. Lo secundaba
Jos6 de Diego, con la enmienda de que el pacto fuese
heeho con el Partido Republicano Peninsular, uno de eu-
yos jefes era el autonomista Don Rafael Maria de Labra.
La otra facci6n no queria alianza alguna por tener la
convicci6n de que pretenderla era infitil, ya que ningfin
partido politico peninsular aceptaria el program del
Partido Autonomista en today su integridad, sobre todo
porque el sentimiento antiespafiol iba acentuiindose eada
vez mAs con motivo de haberse concedido a Cuba la rebaja
de la cuota electoral hasta.cinco pesos, quedando vigente
la de veinticinco pesos que regia en Puerto Rico, lo cual
nos reducia a espaioles de tercera clase. Esta desigual-
dad era demasiado irritante para no enardecer los Animos.
En dicha asamblea fu6 derrotada por una inmensa
mayoria la proposici6n de Mufioz, despu4s del discurso de
Arrillaga, que la defendia, pero cuyo discurso no pudo
terminar por el murmullo de desaprobaci6n de los asam-
bleistas y los estruendosos aplausos de los conservadores
que asistian como pfiblico a la asamblea. En este discurso
increpaba Arrillaga al Partido Autonomista el persona-
lismo que lo estaba corroyendo. De Diego tambi6n pro-


-50-






nunci6 un diseurso contra la proposici6n de Mufioz, en el
cual calificaba de "vil" el pacto con Sagasta.
Con motivo de la nueva ley del sufragio que nos
hacia espafioles de tercera clase, El Criterio de Hlumacao,
dirigido por Llorens Echavarria, se expresaba en los si-
guicntes t6rminos: "En nombre de todos los espafioles
con condiciones de honor y' dignidad, protestamos de la
injusta y para nosotros ofensiva desigualdad que hay entire
la ley del sufragio universal que rige en la Peninsula, en
Ins provincias de la Espafia europea, y la menguada ley
electoral de Cuba y Puerto Rico."
Moya fu6 nombrado Diputado a Cortes por el direc-
torio, pero 6ste labia perdido ya su autoridad desde que
el comit6 local, que presidia Arrillaga, se emancip6 de su
tutela o de la tutela de Cepeda. Lo que sucedi6, en rca-
lidad, fu6 que Arrillaga vino cambiado de Madrid y' sali6
con Mufioz para presentar en Mayagiiez (en la asamblea do
1891) una proposici6n reclamando la fusion con el partido
monarquico, o sea, con el Partido de Sagasta.
En agosto 31 de 1891, siendo Don JuliAn Blanco di-
rector del Partido, declar6 conjuntamente con la delegn-
ci6n que no debian abstenerse en las elecciones para Di-
putados Provinciales, convocadas en La Gaceta del Go-
bierno, del 29 de agosto, sino que, por el contrario, debia
participarse en ellas.

MANIFIESTO DEL DIRECTORIO DEL PARTIDO
ATTTONOMISTA PUERTORRIQUERO PUBLICADO
EN DICIEMBRE DEL ANO 1891

Publicada y circulada la constituci6n del partido con
las modificaciones introducidas en su texto por la asam-
blea general celebrada en Mayagiiez en los dias 15 al 18
de mayo fltimo, consider oportuno este directorio diri-
girse con tal motive a sus correligionarios.
Ante todo llAmase ]a atenci6n sobre cl importanti-
simo punto de no haberse introducido variant alguna en
el credo del partido, tal como fuera definido y proclamado
por la asamblea de Ponce en marzo de 1887. El respeto a
la declaraci6n de principios hecha entonces, se ha llevado


-51-







al extreme dc no variar ni una letra de los t6rminos en
que alli fu6 redactada, por miis que so indicara la conve-
niencia de hacer algunas correcciones puramente litera-
rias en su forma, o estilo. Unicamente ha variado el
articulo 7 del titulo primero de la constituci6n, que en
rigor no afecta a los principios puesto que en 61 s6lo se
establece esencialmente que la delegaci6n y el lider del
partido quedan facultados para convenir y realizar de
comfin acuerdo inteligencias o aliauzas dcl mismo con los
dem6cratas peninsulares que acepten o defiendan el sis-
tema autou6mico adminiistrativo de las Antillas.
Los ideals, las aspiraciones y' los procedimientos de
nuestra colectividad son, pues, los mismos que en plena
luz ha venido profesaudo y propaganda desde queen la
memorable asamblea de Ponce los inscribi6 en su ban-
dera desplegada a todos los vientos de la publicidad.
Su ideal primero es la identidad political juridica con
nuestros hcrmanos peninsulares; su aspiraci6n segunda la
mayor descentralizaci6n possible dentro de la unidad nn-
cional, y la forma clara y concrete de uno y otro el r6-
gimen auton6mico administrative, fundado en la repre-
sentaci6n direct de los intereses peculiares de esta region
por las respectivas corporaciones locales de la elecci6n po-
pular, y la responsabilidad tambi6n direct de los que ten-
gan a su cargo el ejercicio de las funciones pfiblicas en lo
que toca a la administraci6n puramente interior o local.
Nuestro partido no prctende el gobierno sino la ad-
ministraci6n del pais por el pais. Asi pide que en 61 se
resuelva definitivamente por la autoridad competent los
asuntos administrativos o locales y que esas resoluciones
se dicten con el concurso no de un grupo de favorites, sino
de los habitantes todos de la isla sea cual fuese su proce-
dencia y su matiz politico.
Nuestro partido, lejos de tender al quebrantamiento
de la unidad national ni de pretender privilegios para si
o para Puerto Rico, aspira a que cesen esos privilegios de
que en su dafio disfrutan nuestros adversaries y' las demlis
provincias peninsulares, y a estrechar y robustecer aque-
Ila unidad destruyendo la desigualdad y la injusticia, que
son las que engendran las revoluciones, y proclamando la

-52-







identidad political y civil dentro de la cual deben regir en
la Espafia americana como en la europea la propia consti-
tuci6n, la propia ley electoral y las mismas leSys que en
la Metr6poli regulan, afirman y garantizan el pleno ejer-
cicio de los derechos consagrados en el c6digo fundamnn-
tal; de modo que en punto a la condici6n civil y political
sean absolutamente iguales el ciudadano puertorriquefio y
el de cualquiera de las provincias de la Peninsula.
Nuestro partido, al solicitar la dcscentralizacicn ad-
ministrativa, aspiraci6n comdn a todos los partidos nacio-
nales que rinden culto a los verdaderos principios demo-
crAticos, pide no mis que se reserve a nuestra corpora-
ci6n provincial las cuestiones de puro inters local que
afiecten privativamente a esta region, y (qu solo deblen y
pueden ser resueltos con acierto y justicia por aqu6llos a
quienes exclusivamente interesan. Tales como la forma-
ci6n de nuestro presupuesto local de ingrcsos y gastos sin
perjuicio a las atribuciones de las Cortes en lo que se re-
fiera al presupuesto national, y todos aquellos asuntos que
dentro de la isla, y sin salir de ella, sc contraigan a la
instrucci6n pfiblica, obras pfiblicas, sanidad, bcneficencia,
agriculture, baucos, formaci6n y policia de las poblaciones,
iumigraci6n, puertos, aguas, correos, impuestos, aranccles
y tratados comerciales, subordinados siempre estos filti-
mos a la aprobaci6n del gobierno supremo.
Nuestro partido, por filtimo, reconoce la sobcrania de la
naci6n espafiola de qiue formamos part y el imperio que
le correspond sobre esta Antilla como sobre todas las de-
mas porciones de su vaslo territorio en amblos hemisferios;
en cuya virtnd son y screim sicmpre de sit compelencia
exclusive ]a resoluciAn de todo ]o relative al ejurcito, ma-
rina y tribunals de justicia, represcntacion dilploniiiilia
y administration general del pals, sefialando a eslta co-
marea cl ciipo con que debe contribuir a cubrir los ga ios
del presupuesto general del estado; llevando la direccidi
de la political general; velando por la fiel observancia dti
las leyes; resolviondo todos los conflictos centre (orpora;
clones y entidades; nombrando y sepiara;ndo coln a rieglc
alas leyes generals de ]a naci6n a sus represeilanltes en


-53-







las diversas esferas de los poderes pfiblicos y conservando
la facultad de suspender y anular los acuerdos de la dipu-
taci6n insular cuando eleven el vicio de incompetencia o
scan contrarios a los intereses nacionales.
Acaso parecerA intitil o redundante esta nueva expo-
sici6n de los principios y aspiraciones finicos de la colecti-
vidad autonomista consignados como estAn con toda cla-
ridad en nuestra constituci6n; pero no cree superfluo el
directorio recordarlos cuando a cada paso parecen olvi-
darse por nuestros detractors, cuando uno y otro dia la
insidia y mala fe persisten en atribuirnos fines y doctri-
nas abiertamente contraries a lo que perseguimos y pro-
fesamos, y cuando las impaciencias y exageraciones de
irreflexivos correligionarios, unas veces, y otras, la per-
fidia e hipocresia de los que, figurindose tales, han pasado
por nuestras tiendas con aviesos prop6sitos y sirven de
pretext para crear en torno de nuestro partido una at-
m6sfera artificial de suspicacias indignas y de est6lidos
recelos que nos import desvanecer.
Los partidos politicos no son campo cerrado en (que
se necesite permiso alguno para entrar ni salir; eada cual
cs duefio de llamarse autonomista sin serlo y al partido no
Ie es dado impedirlo; pero si tiene el derecho y el deber
de rechazar, como rchaza endrgicamente, toda solidaridad
y comunion con los procaces que abusen de su nombre
para comprometerlo y de proclamar muy en alto que no
son tales autonomistas, ni tienen nada de comfin con 6stos,
los que abrigan otros principios y alimentan otras aspi-
raciones distintas del espiritu y letra de nuestro credo, ni
los que para realizarlos se valgan o intenten valerse de
procedimientos que no sean los de la ins estricta legalidad
a que nuestro partido rinde profundo acatamiento, recono-
ciendo, como reconoce, ante todo y sobre todo, la soberania
national y el imperio de sus leyes.
El capitulo primero del titulo segundo relative a la
pren.sa liberal, considerado como uno de los organismos del
partido, tampoco ha sufrido otra variante que la adici6n
del articulo octavo en que se declara el prop6sito de sos-
tener en Madrid un peri6dico dedicado a la defense de


-54-







nuestros ideales, dirigido a ser possible por el lider, y a cuyo
sostenimiento atendera; el directorio por los medios que
crcyere mns convenient. De ello se ha ocupado y se
ocupa 6ste hasta donde se lo permiten los elements pues-
tos a su disposici6o sin que, por lo que haee a esta isla, se
haya creado ni exista hasta alora ningiii 6rgano especial
official ni oficioso en la prensa. Sus 6rganos en ella y co-
1mo tales los inms importantes del partido son todos los
pcri6dicos cuyos publicistas profesen y proclanen nues-
tros principios, ilustrando con sujeci6n a ellos nuestra con-
ducta y sosteniendo las decisions de nuestras asambleas
v comit6s segfin el articulo segundo; los que sean conse-
cuentes con el partido en todas las cuestiones de principio
y particularmente en los periods electorales segfin el ar-
ticulo cuarto; los que se ajusten, en fin, a los procedi-
mientos y limits fijados en los articulos quinto y sexto.
Fuera de sus limits, segfin el septimo, cualesquiera que
scan las denominaciones que hayan adoptado esos peri6-
dicos, y sus campaias anteriores. obran por su propia
cuenta y bajo su exclusive responsabilidad. No son 6r-
ganos del partido por mAs que asi se apelliden y con 61
tengan afinidad.
La prensa autonomista tiene el derecho de emplear
con entera independencia la critical rational cuando fun-
dadamente o no, pero de buena fe, crea que el partido
sufre detrimento por los aetos de nuestros comit6s y de
nuestros hombres. EstA asimismo dentro de su 6rbita
eensurando con mis o menos severidad, pero sin pasion ni
acritud, los actos de la administration y la condueta pi-
blica de los empleados en el ejereicio ile sus funteionei.
siempre que lo merezean. Presta iglialmente un servieio
al partido y al pais sosteniondo pol6micas con la prensa
adversarial y afin con los propios eorreligionarios on tanto
que la disleusi6n so mantenga n oila region serena de los
prineipios: qufe ella verse sobro objelns y asuntos d(1 iu-
teris; o ntilidad general, y que on sus formna so ,,iiardoen
las reglas de la buena oducaci6n y so resppotn Ins fuiros
de la verdad y las conveniencias sociales.
Pero cuando 6stas se desatienden y aqu61las se olvi-


-55-







dan; cuando el suave roce de las ideas se substituya por el
rudo choque de las pasiones desenfrenadas, y en vez de
discutir sobre los arduos problems politicos, econ6micos
y sociales que estin reclamando nuestro studio, se pierde
el tiempo y se derrocha el ingenio en disputes bizantinas
y acaloradas sobre asuntos ffitiles y baladies; cuando a
las f6rmulas cultas y corteses reemplazca el insulto y la
difamacein; y en vez de la critical mesurada y reflexiva se
esgrime la virulenta diatriba y el sarcasmo sangriento; y
los altos intereses del partido y' de la patria se sacrifican
a ruines concupiscencias, y en vez de predicar la uni6u
y la concordia entire los afiliados se les excita a dividirse
en facciones y banderias puramente personales; y al ine-
fable sentimiento del amor que atrae se sobreponen el
odio que repele y la c6lera que ciega las inteligencias mis
claras hasta el punto de desconocer y desnaturalizar gran-
des servicios prestados y merecimientos insignes contrai-
dos en 6poca aciaga de tristisima recordaci6n, cayendo en
el mismo feo vicio que condenara en nuestros adversaries
de penetrar en el sagrado recinto de las intenciones, ora
imputando defecciones inverosimiles, ora convirti6ndose cn
apasionada delatora de traiciones imaginarias; cuando a
tal punto se olvida la prensa de su misi6n docente y mo-
ralizadora, esa prensa no es autonomista, y lejos de tener
derecho a las simpatias y a la cooperaci6n del partido,
s6lo puede ser acreedora a su mis complete reprobaci6n.
Es tambi6n 6sta la oportunidad de combatir una pro-
paganda que el directorio no vacila en clasificar de errd-
nea. Asi como es injusto imputar a Espafia los errors
de sus gobiernos y hacer recaer sobre 6stos la culpa de los
ciudadanos, es obvio que ni el partido ni sus directors
son ni pueden ser responsables de los excess ni de las fal-
tas en que pueden incurrir personalmente sus afiliados, y
much menos los que, blasonando de autonomistas, con-
tradicen ese titulo en sus actos y predicaciones.
Al directorio no incumbe tampoco intervenir en las
querellas particulars de los peri6dicos que dirigen o edi-
tan nuestros correligionarios ni asumir cl cargo que no so
le ha confiado, ni acepta el de censor de tales publiencio-


-56-







nes, ni much menos le corresponde anatematizar o exco-
mulgar a determinados publicistas acusados por otros de
heterodoxos, y que por el mismo hecho de serlo, o de su-
pon6rsele tales, se hallarian fuera de la jurisdicci6n de los
directors del partido. Conociendo como conocen 6stos su
misi6n, a la que procuran ceflirse estrictamente; conse-
cuentes con los principios democriticos, y aborreciendo por
cnde today clase de dictaduras, de ningdn modo han de
prcstarse a ejercer la mAs odiosa de todas, prop6sito que
por otra parte seria tan insensato como ridicule e ineficaz.
Los ataques a la opinion de que la Prensa es 6rgano se co-
rrigen por la opinion misma, retirando su aplauso y su
concurso a los que pecan contra ella.
El directorio encarece finalmente a todos los corre-
ligionarios la absolute necesidad y' la incuestionable con-
veniencia do Ilenar las demis prescripciones de la consti-
tuci6n, tendentes a mejorar la organizaci6n del partido,
imprimirle actividad, y regularizar sus trabajos y su mar-
cha. No se le ocultan los inconvenientes que a esa labor
opone la especic de aplanamiento en que se encuentra, al
parecer, nuestra colectividad; situaci6n que obedece mis
que al desaliento causado por las decepciones sufridas y
otras razones puramente locales, al marasmo general que
en estos moments experiment toda la political espafiola
y a cuyos efectos no podemos substraernos los autonomis-
tas, siendo como somos uno de los factors de esa political
y, por consiguiente, un miembro de ese organism enfer-
mo y achacoso.
Pero no se amilancn ni desfallezcan nucstros amigos.
A esa aparente postraci6n en que tambi6n se hallan nues-
tros adversaries y que equivale al reposo impucsto inc-
vitablemente por la naturaleza despuns de grandes luchas
para que la reacci6n se establezca y, el cuerpo pucda re-
cuperar las agotadas fuerzas, ha de suceder un period do
gran movimiento y agitaci6n que sera como el despertar
de todas las actividades adormecidas; y hay que estar
prevenidos para que no nos sorprenda ese sacudimiento
que asi en el orden moral y politico es inevitable.
El directorio recomienda, por tanto, muy especial-


-57 -







mente, la creaci6n de los correspondientes comitis en las
localidades done afin no se han constituido, lt apertura
y sostenimiento en todos los registros de sus respectivos
afiliados, no s6lo con un fin puramente eccon6mico, sino
con el de evitar que se les confunda con los sectarios rea-
les o supuestos de aspiraciones ilicitas; la recaidacioii
entire aquellos de las quotas con que deben contribuir
para tender a los gastos imprescindibles de la comunidad,
la constant revision de los censos electorales para depu-
rarlos de los vicios de que adolecen, restableciendo la ver-
(lad en cllos, sin lo cual no es possible la lueha ei los co-
mnicios euando lleguen los periods de sostcnerla a pesar
de.tener la mayoria de nuestra part; y en una palabra.
euanto conduzea a fortalecer el partido y' colocarlo en con-
diciones de llenar los patri6ticos y levantados fines con
que naciera a la vida pfiblica, haciendo que todos los que
a 61 se lionran de pertenecer, contribuyan en la medida do
sus facultades y de sus aptitudes a la obra comfin. No
basta proclamarse autonomista ni ser plat6nico amnante dc
sus bcllisimos y fecundos ideals; hay que demostrar ese
al'ecto pricticamente con las obras y es de mayor conve-
niencia deslindar claramente los campos, separando la ci-
zafia del trigo y alejando de nuestra colmena a los que,
cual los zinganos, s61o sirven para perturbar la labor de
los autonomistas activos y' entusiastas, cuando no para
comprometerlos con sus inconveniencias y para devorar el
fruto de las conquistas y de la perseverante solicited de
los filtimos.
A pesar do todos los escollos y dificulades atrave-
sados en nuestro camino, que en ocasiones ha sido un largo
y doloroso via crucis, el Partido Autonomista sigue siem-
pre adclante su mareha majestuosa accrcandose mis y
mnis cada dian a la aisiada meta do sus legitimas aspiia-
ciones. Los filtimos debates sobre Ins euestioeis antilla-
nas ocurridos on el Parlnniiam o asi lo ldeiniiosxlran, revc-
lando el advance formidable que on la opini6n piiblica de
la Peninsula, que en definitive es la que ha de resolve
nuestro pleito, han alcanzado las ideas y los principios (1:
la colectividad. Perseveremos, pues, en ellos con pro-


-58-







funda fe y constancia inquebrantable; tomemos ejemplo
de nuestro ilustre lider; secundemos sus esfuerzos y los
de su eximio cooperador en las Cortes y' en la prensa de
Madrid, el diputado por Ponce, Don Miguel de Moya; no
nos apartemos ni una line de los procedimientos paci-
ficos, ordenados 3 estrictamente legales que hemos se-
guido siempre y, estad seguros de ello, en no lejano dia
el triunfo decisive sera nuestro.

Julidn E. Blanco Juan Ramdn Ramos
Manuel Fernindez Juncos Salvador Brau, Sec.
Puerto Rico, Iro. de diciembre de 1891.

En las elecciones municipals que se celebraron en
Ponce ese afio triunfaron los liberals autonomistas, anu-
1indose la voluntad popular por la arbitrariedad guber-
nativa.
El 31 de octubre de 1891 me escribia el president
del partido, Jos6 Celso Barbosa, enviindome la circular
para el president del comit6 autonomista y manifestin-
dome que existia un gran entusiasmo dentro del partido;
que los viejos luchadores que estaban retirados volvian a
las filas dispuestos a prestarle su concurso, y que este
movimiento de confianza, fe y entusiasmo proporcionaba
el moment critic para actuar. Por ello se ve que el
directorio joven, compuesto por Jos6 Celso Barbosa, Jos6
G6mez Brioso y Luis SAnchez Morales, habia echado sobre
sus hombros el trabajo de reorganizar el partido, abando-
nado por los viejos en moments de desencanto, y que lo
hacian con fe y entusiasmo.
El 19 do diciembre de 1891, dospucs de la asam-
blea de Mayagiiez, el Partido Autonomista Puertorri-
quefio declaraba que nuestro partido no pretendia el
gobierno para adquirir empleos, sino la administrnci6ui
del pais por el pals cualquiera que fuese la presidoncia
o el matiz politico de sus administradores.
La delegaci6n habia acordado no abstenerse ni re-
traerse en las clecciones para diputados proviiciales,


-59-







usando de las facultades que le concediera la asamblea
filtima para actuar en dicho sentido, con respeeto a esto,
asamblea que fu6 celebrada en Mayagiiez, como apun-
tamos, en mayo de 1891.
Despu6s de la asamblea de Mayagiiez, Mufioz Rivera
continue su propaganda dentro del partido a favor del
pacto con el Partido Liberal de Sagasta, proposition
que ifu desestimada en dicha asamblea, y continue ha-
ciendo opinion para la asamblea pr6xima que se iba a
efectuar, y se efectu6, en el 1894. Esta asamblea iba
a ser presidida por Don Manuel Fernindez Juncos, y
en ella iba a plantearse nuevanmente, y a decidirse, si
fuera possible, la cuesti6n entire pactistas y anti-pactistas


-- (U -












El 20 de agosto de 1892 se reuni6 la Delegaci6n bajo
la presideneia de Blanco. El 12 recibi carta convoc;in-
dome para la asistencia a la misma. en San Juan, y co-
mo no me fuse possible asistir1, conference con el de-
legado por San GermAn, Lcdo. Ram6n Quiliones, quien
tambien se excuse por carta, incluy6ndola en la mia.
Esa carta me fu6 contestada el 21 de dicho mes en la
forma que se vera mis adelante, informindome que hi-
r-iera constar en el acta de dicha sesi6n mi voto favo-
rable al retraimiento en las eleeciones de todo gOnero
que so efectuasen en adelante. Ese fu6, precisamento, el
acerdo aceptado por la delegaci6n que pudo conslitnirse
a duras penas por oeho vocales. El Dr. G6mez Brioso,
arrastrado por su amistad con Mufioz Rivera, no s6lo no
asisti6, sino que present su renuncia como delegado.
Enfermo el catalAn Amell, de Aguadilla; excusada In
asistencia del viejo Molina, de Ponce; excusada tambikn
la asistencia de Celestino Dominguez, de Guayama; To-
rregrosa, de Aguadilla; Pablo Vilella, de Lares; y Ca-
brero, de San SebastiAn, s6lo pudo efectuarse la sesion
porque el suplente de G6mez Brioso lo sustituy. opor-
tunamente.
(Carta Nfim. 1)
San Juan, P. R.
Agosto 21 de 1892
Sr. Dr. Don FMlix Ti6
San German, P. R.

Muy apreciado y distinguido amigo:

Anoche tuve el gusto de recibir su afectuosa carta

I El Dr. Ti6 no pudo asisir a esa asamblea debido a que el primero
-61-







del 17 en la que me include la del amigo Don Ram6n
Quifiones.
Usted esta legitimamente excusado, y a no ser por
las circunstancias no le hubiera escrito mi anterior del
doce. Cumplieran todos como ousted, y el partido y el
pais andarian de otra manera.
Sn opinion que estimo ell imucho, figurara en el
aeta y dar i mayor fuerza al acuerdo adoptdo ayer por
la Delegacion en el inisnmo sentido de la abstcneion
absolute de toda participaci6n en las elecciones de todo
genero que se efcetfien en adelante, interin no se nos
den las mismas leyes electorales municipal y provincial
que a la peninsula.
No poco trabajo me cost; pero a la una de la tarde
en punto qued6 constituida la Delegaci6n con asistencia
de la estricta mayoria absolute, oclo vocales. G6mez
Brioso, arrastrado por la amistad con Mufioz, no sSlo
no asisti6, sino que envi6 su renuncia; y a filtima hora
se nos enferm6 Amell de veras. El viejo Molina, Ce-
lestino Dominguez, Torregrosa, Vilella y Cabrero, se ex-
cusaron; pero Collazo, el suplente de Brioso, cumpli6
como bueno y nos evit6 un nuevo, triste y vergonzoso
espeeticulo.
Tuve el gusto de abrir la sesi6n, alentando la fe
de nuestros amigos con la grata noticia recibida pocos
moments antes e ignorada todavia anoche por muchos,
de hallarse otra vez en el poder el eminente Gladstone,
el gran autonomista, el incomparable anciano que a los
82 afios conserve todos los entusiasmos de la juventud
v aiin no estA cansado de la lucha.
Este acontecimiento es de buen augurio para el pr6-
ximo triunfo de nuestros ideales. Antes de un mes la
situaci6n habra variado completamente en Europa, y n-
turalmente, en Madrid. La reacci6n no se afirma y con-
solida en Europa sino cuando los conservadores se adue-
fian del poder en la poderosa Albi6n. Alli estA el verda-

de abril de dicho ano ocurri6 un pavoroso incendio en Sabana Grande
en el cual 61 perdi6 absolutamente todo cuanto tenia.


-62-







dero Oriente de la libertad del mundo que casi abarca
en sus brazos la madre y la hija, Inglaterra y los Esta-
dos Unidos. En Alemania hay grades pensadores; Fran-
cia es la gran propagandista de las ideas y no tiene rival
ion sn espiritu de proseletismo; pero el gran sentido prac-
tico en ninguua parte existed como en el pueblo saj6n.
Pero me remonto mucho y' descuido a nuestro po-
bre terrufio. La sesio6 continuara ]oy para oeuparnos
de la organizaci6n y de los recursos del partido.
Se admitieron las renuncias de Muiioz, G6mez Brioso
y Quifiones, y como antes de la pr6xima sesi6n semestral
debe procederse a la renovaci6n de la mitad de la l)e-
legaei6n, se acord6 que salgan site propietarios y otros
tantos suplentes, habiendo designado la suerte entire los
primeros, ademins del Dr. Del Valle, Guzman Benitez,
Cepeda, Mufioz y G6mez Brioso, cuyos distritos ya estAn
vacantes, a don Jos6 T. Silva y a Molina que no han
asistido a una sola sesi6n ni sirven de nada al partido;
y oetre los segundos, a mis de Elzaburn, Arrillaga el
jovenl y Quifones. al Dr. Stahl, (abrero, Vilella y J1u-
lio Otero, delegados plat6nieos tambi6n. Veremos si los
referidos distritos a los que se convocara a nuevas elec-
eiones, escogen ahora mejor a sus representantes.
En cuanto a la carta del amigo Quifiones (lue le
devuelvo, me extraiia su contonido y la meditaci6n a
que used me convida sobre 61. Hace tiempo estoy
convencido de que no s61o en San GermAn, sino en today
la isla, no hay un centenar de liberals verdaderos, si
Ilegan a ese nfimero. Nuestro pueblo esta muy' atrasado
para comprender la libertad. Lo que todos comprenden
y les subleva, es la desigualdad, exactamente lo mismo que
sucedia en Francia, antes de la gran revoluci6n, y lo
mismo que agita hoy todavia a esa masa impaciente de
anarquistas que amenaza destruir today esa caduca y po-
dr1ida sociedad. Se confunde grandemente con el amor a
la libertad lo que no es mls que odio a la desigualdad y
a la injusticia que en todas parties y en todas las 6pocas
ban sido y serAn las generadoras de las revoluciones.
LNo han leido ustedes por otra part la (borrada la


-63-







palabra en el original) ni mi recurso de gobierno sobre
los escindalos de la D)iputaci6n? Desde que lo prescnt6
me propuse no volver, como no he vuelto, a ella. Y
acordado que se necesitara la absolute abstenci6n electo-
ral, zpara qu6 quiero ni necesito distritos que nunca he
solicitado, sino que me han solicitado a mi?
Va a amanecer, y termino. El calor no me deja
dormir y he aprovechado este rato para escribir a usted.
Cons6rvese bien, y cuente siempre con el afecto con que
le distingue su muy atento amigo y correligionario,

(Fdo.) Julidin Blanco

P. D. lace dias tengo el encargo de Don Agustin
Sarda de entregar seis pesos a su nombre para las vie-
timas del incendio de ese pueblo. Pens6 entregarlos a
Potous, pero sabiendo estA ya terminada su misi6n, se
me ha ocurrido que por otros concepts seria preferable
valerme de una persona como used. Queria used en-
cargarse de aplicar esa suma realizando el proyeeto del
donador Sirvase decirmelo para ver c6mo ha de llegar
ese donativo a sus manos.

COMUNICACION OFFICIAL NUM. 91

En cumplimiento de la novena disposici6n del titulo
segundo de nuestra constituci6n, y estimando el Directo-
rio que la publicidad a que esa disposici6n sc refiere es
s6lo entire los afiliados al partido cuando de sus asun-
tos interiors se trata, por acuerdo del propio Directorio
tengo el gusto de enviarle un ejemplar impreso del acta
de las sesiones scmestrales celebradas, por la Dclegaci6n,
en los dias doce y trece de febrero filtimo, para su conoci-
miento.
Dios guard a used muchos afios. San Juan, P. R.,
abril 17 de 1892.
(Fdo.) Julidn Blanco

Dr. Felix Ti6, Delegado del Distrito de San GermAn.


-64 -







En enero 14 de 1893, con motivo de un telegram
que nos dirigiera el president de la Delegaci6n, le es-
cribi quejaudome contra la forma en que cstaba redac-
tado. El senior Blanco me contest la siguiente carta:

San Juan, Puerto Rico.
Enero 14, 1893.

Sr. Dr. Don FMlix Ti6
Sabana Grande, P. R.

Muy estimado y distinguido amigo:

Aeabo de recibir su atenta carta del dia diez; y
aunque espero tener mariana el gusto de ver a usted,
no quiero diferir ni un moment la contestaci6n.
Extrafio, amigo mio, que haya usted podido consi-
derarse aludido por el telegrama que le dirigi en con-
testaci6n al que me enviaron various autonomistas de esa
localidad y que suseribia usted en primer t6rmino. Lo
encamini a usted para que lo trasmitiera a los demils
firmantes no por ese motivo, sino precisamente por ser
ousted no s6lo la persona mas autorizada de esa localidad,
sino la finica que ni remotamente podia darse por alu-
dida en ello de mis justisimas reconvenciones. listed
mismo lo demuestra en su carta en que recuerda lo que
le decia en la mia del 21 de agosto, que es precisamente
lo mismo que le indicaba en mi telegrama. "Usted estai
legitimamente excusado. Cumplieran todos como used
y el partido y el pais andarian de otra manera."
Con tal antecedente, a menos que me juzgue ousted
completamente falto de memorial, no ha debido usted apli-
carse lo que mi telegram indicaba. IIoy, como ayer,
me complazco en manifestar a usted que es ousted uno
de los pocos y buenos autonomistas que han cumplido a
conciencia sus deberes; pero desgraciadamente no puedo
decir lo mismo de la mayoria de nuestros correligiona-
rios, que no s6lo han desatendido hasta ahora sus mas
sagradas y rudimentarias obligaciones y cuantas ex-cita-
eiones les ha hecho el Directorio para que las Ilenasen,


-65-







sino que, ni siquiera han tenido la atenci6n de contestar
sus comunicaciones. Sabana Grande es uno de los pue-
blos cuyo comit6, si existe, no ha dado sefiales de vida
desde la asamblea de Mayagiiez, y cuyos afiliados han
permanecido sordos como los de otras muchas localida-
des a las repetidas advertencias y circulares de aquel
Centro. Y no era possible que el Director Politico del
Partido o.'sC rcsptluoso ni indifercnte las que esos co-
rreligionarios se dignaban hacerle seis dias despues de
haberse publicado, y conocer toda la isla, la carta que
desde el 30 de diciembre dirigiera al Clamor del Pais,
y posteriormente tambien a la publicaci6u de la circular
en que el Directorio coivocaba a la Delegaei6n.
EstA usted on un error al career inspirados por mi
los comentarios que a mi telegrama hiciera el Clamor.
Ni ese peri6dico recibe iiispiraciones mAs que de su pro-
pio Director, como es notorio y lo tiene declarado, ii yo
intervengo de modo alguno en su redacci6n, a que el
Directorio es completamente ajeno. No repruebaii, sin
embargo, esos comentarios que used califica de diiros
e injustos. FuI rannlos, sin duda, si so dirigiesni a per-
:onas como used, uno de los primeros que ha eumplido
siempre su deber, que permanece fire en so puestlo y
trabaja como el (c e nilis en pro de la collision del prllitido.
Pero endosados como evideitementc lo han sido a los
autonomistas plat6nicos y puramente nominales de que
antes lie hablado, usted mismo habrA de reconocer con
el espiritu de rectitud que Ie distingue, que son harto
merecidos y nada tienen de exagerados.
Tendre especial gusto ie publiear esta aelaraci6n.
no rectifieacioii. a la vez que so carta, si esto puede com-
plaeerle, y le reitero las seguridades del aprecio y con-
sideraci6n conque le distingue su afmo. amigo y corre-
ligionario,
(Fdo.) JuliAn E. Blanco

El 25 de junior de 1893, en carta dirigida a Labra,
el president del Partido Autonomista, Don Julifin Blan-
co, le decia refiri6ndose al Proyecto de Ley Sobre Re-
formas al Gobierno y a la Administraci6n Civil de las

-66-




































Facsimil del final de una carta de don Julian Blanco
al Dr. Ti6 fechada en Julio 21, 1892,





-.67-







Antillas, presentado a las Cortes por el Ministro de Ul-
tramar, Sr. Maura, que consideraba la reform muy me-
tieulosa y que s6lo la ap!icaci6n de los principios procla-
miiados por el Partido Autonomista podria concluir con el
dcsbaraju-te do la administraci6n de la colonia; que cl
Partido Autonomista s61o abandonaria el retraimiento y
volveria a tomar part en los comicios para ayudar a la
implantaci6n de las reforms cuando esas reforms, so-
bre las cuales los incondicionales afirmaban que eran
s6lo meros pretextos, fuesen enmendadas en tal forma que
no dejasen lugar a dudas.
lie aqui algunos de los plrrafos mas importantes de
la circular del senior Blanco, dirigida a los comit6s:
"En la sesi6n ordinaria trimestral del veinte de
agosto de 18-- se di6 cuenta por el Director Politico, Sr.
Blanco, que suscribe, con la convocatoria dirigida a los
delegados para la expresada reuni6n, explicando en ella
la necesidad de resolver si debia o no ponerse en prActica,
desde luego, el retraimiento acordado por la asamblea de
Mayagiiez, haciendo historic de los desaires que ha con-
tinuado recibiendo el Partido y que asi era impossible
continuar, y que, sin embargo, de ser 61 mismo uno de los
que con mds tes6n habia sostenido, y sostenia, que debia
seguirse la lucha a todo trance, entendia que esto no
era aplicable en donde no habia terreno en qu6 combatir.
Que por estas y otras razones, proponia en nombre del
Directorio, no el total retraimiento del Partido por con-
siderarlo afin importuno y contraproducente, pero si el
retraimiento partial, acordAndose unminimemenite por la
asamblea el retraimiento absolute del partido tan s61o
en lo que concernia a la material electoral, o sea, a la
elecci6n de senadores, diputados, diputados provinciales
y concejales, en tanto no se consagrara en las leyes y en
la prActica la absolute igualdad political y civil de los
espafioles de la Peninsula y los del pais, siendo iguales
para todos las inismas leyes, por lo menos, las leyes elec-
torales, las municipals y las provinciales; que rija para
todos por igual el gobierno civil, la administraci6n pi-
blica de esta provincia y de las peninsulares, entendien-


-68-







do que el retraimiento electoral no impide ni la lucha
del Partido por sus demas esferas que la ley acuerde,
sino por el contrario, es uno para que redoble sus esfuer-
zos y utilice, por el contrario, para redoblarlos en todas
las localidades, haciendo uso de la prensa, el meeting;
anunciando los fraudes qu e s cometan ell los Comit6s de
Vigilaucia, y que fiscalice con toda la eficacia possible
a las mal llamadas corporaciones del pais, lo cual comu-
nico a usted, etc. etc."
Por lo que se ve, el mismo president y director del
Partido propuso el retraimiento en las clecciones y asi
lo comunic6 en esa circular. Pero cuando se aproxima-
ban las elecciones, poco tiempo despu6s de que la Dele-
gaci6n tomase ese acuerdo por unanimidad, el senior Blan-
co se declar6 en contra de lo que habia acordado. Con
ese motivo el comit6 de Sabana Grande protest.

COMUNICACION OFFICIAL NUM. 2
Nimero 113
Refirikndome a la circular publicada en El Clamor
con fecha tres del corriente, ruego a usted no deje
de asistir a las sesiones de la Delegaci6n que deberan co-
menzar el 15 de este mismo mes a la una de la tarde en
la casa del que suscribe, teniendo en cuenta la importan-
cia dc los asuntos que deberin tomarse en ellas.

Dios guard a ousted muchos afios.

Julian Blanco
Puerto Rico, Enero 9, 1893
Sr. Dr. Don F6lix Ti6, Delegado por San GermAin


Sc preparaban las elecciones para el 1893. ParI',
quc el Cobierno tenia la intenci6n de traer al Parlamento
E la anuencia o no del Directorio Autonomista. Pero inu-
tro diputado y lider nunia se presto a elos; mancjos.'

1 Rafael M. de Labra.
-69-







Ya lhabia manifestado con anterioridad en los pcriodicos
que solo seria Diputado Autonomista Ortodoxo por el
voto exclusive de los autonomistas, sin componendas con
los conservadores. Labra, pues, no estaba conforlie coil
el retraimieito acordado. (Vease carta inimero 4 de La-
bra, que insertamos mis adelante).
El retraimiento fu6 acordado para todo g6eiro de
elecciones, tanto para Diputados y Senadores como para
las clecciones municipals, mientras no se nos dieran las
imismas leaves electorales municipals y' provinciales qile
rgian en la Peninsula. Dieho retraimiiento fu6 acor-
daidli por uina estricta mayoria de la Delegaci6n Autono-
imista, ya que muchos delegados se abstuvieron tid concu-
rrir a a sesi6n (vAasc earta de Don JuliAn Blanto, carta
iiim. 1), excusando su asistencia cinco delegados y rc-
iiiilciando 1uno sI cargo. (Yo no pude asistir por razones
qui se estimaron justificadas, pcro sc hizo constar mi voto
a favor de la abstenci6ni por haberlo asi rcclamado.)
Ratificado l1 acmerdo de la abstenci6O (\6vase la cir-
cular del president del Partido) los autonomistas 11o
concuirrieron a las elecciones para Diputados a Cortes
y Senadores ni a las municipales. Sin embargo, al con-
vocarsc elecciones para Diputados Provinciales. nuestro
jefe politico, Sr. Blanco, public on el peri6dico La
Correspondencia un articiulo titulado "Fuera dc la
Political en el cual rompia con los acuerdos tornados
por el Directorio y la Delegaci6n y' reclamaba su derecho,
comno cilidadano particular y vcontribuytnte, a ldar si voto
a los candidates del Partido Conservador (qul tuvieran
sus simpatias, violando asi todos los acucrdos tonmados
por cl Partido. A esc articlulo contestanios los autono-
inistas de Sabana Grandcl con decision y energia, rccor-
dindole al sfinor Blanco sus (dlleers como inicib lro del
partido politico a lue perlenecia y, solre olodo, conmo prc-
sidenic del mismo, por lo enal eslaba olbligado, nnis rque
nadie, a respltar sus acuetrdos y a havicelos respltar. El
coniit6 de Sabana Crande public lanmbi6n, con cste mo-
tivo, la lioja suelta que mis adelante publicamos, decla-
rando traidores al Partido a los que, violando cl acuerdo


-70-







del retraimiento electoral, fuesen a depositar sus votos.
Enviamos, ademis, copia de otra comunieaci6n, aqui
insertada, a los peri6dicos y al Directorio.

A LOS AUTONOMISTAS DE SABANA GRANDE

Correligionarios:

Subsiste el acuerdo de la Delegaci6n y el Directorio
de permanecer retraidos de todo g6nero de elecciones, os
recordamos el deber en que estAis de no hacer uso del de-
recho de sufragio.
Si alguien pretendiese haceros violar ese acuerdo
con la absurda teoria de que el afiliado a un partido quc
proclama la abstenci6n electoral puede, prescindiendo de
su personalidad political, votar como ciudadano contribu-
yente amigo del pais, contestadle que precisamente por-
que sois ciudadanos contribuyeutes, amigos del pais,
hab6is ingresado en nuestro partido.
Correligionarios: Depositar vuestro voto en las ur-
nas equivale a desertar; seguid dando ejemplos de vues-
tra discipline y vuestro amor al pais dejando desiertos
los comicios.

Sabana Grande, septiembre 12, 1893.

(Fdo.) El Comit6.

COMUNICACION DEL COMITE AUTONOMISTA DE
SABANA GRANDE

Enviada al los periodicos y al directorio del Parlido

En sesi6n extraordiiaria (elebrada el 29 del corritnte,
este Comit6, centre olros parliculares, acordo p1or Iunanimi-
dad, dirigir una eomunicaci6n al Dircltorio del P'arli do,
manifestandole; Primpro: Que ha vi':to cnoii prni'mla ',,ix-
trafipza la conduct observada por el Director Politico de
nuestro Partido, recomendando en su articulo "Fuera de


-71-







la Political publicado en la Correspondencia de Puerto
Rico, la lucha en las pr6ximas elecciones para Diputados
Provinciales, conduct que cree poco correct y en abierta
oposici6n con los acuerdos de la Delegaci6n y Directorio;
Segundo: Que dicho Director, debiendo ser el primero en
hacerla observer, quebranta la discipline del Partido, acon-
sejando a sus amigos que vayan a las urnas en las elec-
ciones antedichas a dar sus votos a los candidates pro-
puestos por el partido adversario, siempre que sean, se-
gin dice, personas honorables; Tercero: Que no compren-
de c6mo el jefe de un partido politico, puede hablar de
asuntos politicos, prescindiendo de su personalidad de tal,
y amparAndose en su double naturaleza de cindadano y
contribuyente, por una parte, y de hombre politico, por
otra; Cuarto: Que ain cuando esti firmemente persuadi-
do que el Sr. Blanco ha procedido de buena fe, al mani-
festar que hacienda abstraccidn complete de su filiaci6n
autonomista, contribuird con su voto y con cuantos mcdios
licitos esten a su alcance, a que trianfen en las prdximas
elecciones los candidates de su simpatia, no puede dejar
pasar sin una protest en6rgica dicha manifestaci6n, pues
entiende que es una inmoralidad political hacer abstrac-
ci6n de la filiaci6n a un partido, cuando al afiliado con-
tribuyente le convenga, ya que, de aceptarse dicha teoria,
quedarian justificadas todas las defeeciones; Quinto:
Que por ser ficlcs a la discipline dcl partido, Lucas
Amadeo, Cort6n, Cabrero y otros puertorriquefios pres-
tigiosos, retiraron sus candidaturas para Diputados a Cor-
tes; que por conservarse field a la misma esta localidad ha
dejado abandonada su administraci6n en poder de sus
adversaries, perjudicAndose grandemente en sus intereses,
y que no crec just que tanto sacrificio quede cst6ril por
un capricho del jefe del partido; Sexto y filtimo: Que
el Sr. Blanco afiliado al Partido Autonomista, estA obli-
gado como todos a cumplir los acuerdos del mismo.

Por el Comit6, F6lix Ti6.


-72-







CARTA DE DON RAFAEL MARIA DE LABR.A

(Carta Ntim. 4)

CONFIDENCIAL

Sr. Don FMlix Ti6

Mi distinguido amigo:

Hubiera querido escribir a usted largamente; pero
me falta materialmente el tiempo. Por tanto me limito
a recomendar a usted conference con el Sr. Mejia, al
cual escribi largo y a quien estimo, como a usted, uno
de nuestros buenos amigos.
Aqui corre la especie de quo el Gobierno traeri dos
o tres Autonomistas con o contra ese Directorio. Claro
se estA, que yo no he de secundar tales manejos, porque
como ya he dicho solemnemente en estos peri6dicos, yo no
ser6 Diputado sino autonomista ortodoxo por el voto de
autonomistas y de acuerdo con el Directorio Autonomista.
Si no, no. Presumo que esto ha disgustado bastaute, so-
bre todo al Gobierno.
Mi opinion, en lo general, es bien sabida. El re-
traimiento los matari a ustedes como a todo partido po-
pular. Los cubanos lo han palpado y salen de 61 con
cualquier pretexto. Pero acordado por ustedes, y des-
pu6s de las bromas que aqui han corrido, para salir de
61 deben buscar condiciones series, formales, eficaces.
Si no las obtienen 4y mantionen el relraimiento, que 6ste
sea de veras, no tolerando que ning(in autonomista venga
aqui para que ustedes pasen como negros catedriticos.
Llegu6 a career que el Gobierno, haciendo algunas
dcclaraciones favorables, veria de que concertadas las di-
rectivas conservadora y autonomista, los autonomistas
trajeran seis o site diputados. Esto pretendicron los
conservadores eu Cuba en 1890 para evitar el retraimien-
to que alli se sostuvo on serio. De tal modo podriamos
tener aqui 18 diputados cuya fuerza no hay modo de


-73-







comparar con la impotencia a que quedaron ustedes re-
ducidos luego de reclusos en sus casas. En la political
hay que pesar muchas cosas. Salidos del retraimiento
los cubanos, ustedes serin olvidados. Esta es la dura
verdad. Doblemente olvidados si aqui viene una repre-
sentaci6n heterodoxa.
Pcro he visto que el Gobierno no hace nada de eso,
porque las declaraciones de Maura son una pura nifiada
y el decreto sobre alcaldes, por su intenci6n, una broma
pesada.
Pero en fin, yo no puedo extenderme. liable usted
cuanto antes con el Sr. Mejia y conocerd mis impresiones
en detalle.

Muy suyt afmo.,

(Fdo.) Rafael Maria de Labra

Febrero 19, 1893

Puerto Rico
Marzo 16, 1893

Sr. Don Felix Ti6 "

Sabana Grande

Mi estimado amigo:

Hemos salido bien de las cleccioncs para Diputados
a Cortes, y espero sucederA lo mismo con las de Senado-
res, que tengo entendido habrd que prorrogar por no
haber elegido compromisarios en muchos pueblos. Pcro
tenemos cicima las municipales y me preoeupo bastante.
En algunas localidades quicren ir a los Comicios, y
no les faltan razones para ello. Tiencn mis mayoria li-
beral y no quieren perderla. Crcen otros que podrian
obtenerla ahora, y todos se prcocupan del mal que ne-
cesariamente ha de empeorar si so abandon totalmente


-74-







la administraci6n a los adversaries. Se invoca la im-
portancia que tiene el Municipio, que es la base de todo;
importancia mayor hoy que de un moment a otro pueden
surgir graves acontecimientos en la Metr6poli, en cuya
emergencia seria de la mayor utilidad tuvi6semos la ma-
yor intervenci6n possible en los ayuntamientos, ell vex de
no tener ninguna, como resultaria manteniendo el re-
traimiento. Y se recomienda, por fltimo, lo propicio
del moment para tratar de reorganizar esas corporacio-
nes en sentido liberal, primero, por las favorables dispo-
sieiones que demuestran el Ministro Sagasta y su repre-
sentante en esta isla para abrir algo la mano en este
punto; y segundo, por la descomposici6n en que se halla
el partido incondicional profundamente dividido, lo que
facilitaria inteligencias con los disidentes de Ubarri para
llevar a los nuevos ayuntamientos una gran mayoria, si
no la totalidad de gente sana, de valer y de responsabili-
dad que de veras se interest por encauzar y moralizar la
administraci6n de los pueblos, y dejando a un lado today
intransigencia, se ocupe de regularizar la march eco-
n6mica y administrative del Municipio. Esto facilitarAi
al Gobierno, por otra parte, la elecci6n de los alcaldes
deutro de las ternas, o de los ayuntamientos por lo me-
nos, dificultando fuera de ella, a menos que descarada-
mente se persistiese en violar la ley y en preterirnos, en
cuyo caso volveriamos a la abstenci6n respect de las elec-
ciones municipales.
Bajo este aspect, y por esas razones, acaso seria
convenient hacer todavia el filtimo ensayo, dando asi
una prueba de nuestro carfeter, eminentemente concilia-
dor y transigente, ahora que acabamos de dar otra prue-
ba de virilidad y energia con nuestra abstenci6n uniinime
en las elecciones de Diputados a Cortes.
Es verdad que tropezamos con el acuerdo de Ia De-
legaei6n del vointo de agosto filtimo, adoptado precisa-
monte a moci6n mia, pero entiendo, como Amell, que la
delegaei6n puode en merito de las razones apuntadas, mo-
dificar, aunque sea transitoriamente, su acuordo, expo-
niendo las circunstancias que a ello la mueven y afir-


-75 -







mando en6rgicamente su resoluci6n de volver a la abs-
tenci6n si no se hace justicia a nuestro partido; y como
no hay tiempo para reunir a la delegaci6n, por eso con-
sulto individualmente a los delegados, rogando a usted,
como uno do tantos, que a la mayor brevedad se sir\va
contestarne o darme su parecer sobre las siguientes cues-
tiones:

1-; Convendria que nuestros correligionarios toma-
ran part en las pr6ximas elecciones municipals?
2-- Convendria que al efecto establceiesen inteligen-
eias con los disidentes de Don Pablo, o sea, los Conser-
vadores sensatos, para llevar a los Ayuntamientos genie
sana, de valor y de responsabilidad?
3-- Convendria que el Directorio (de acuer(do con la
delegaci6n si la mayoria asi lo acuerda) suspendiese
temporalmente, respect de las elecciones municipales, el
acuerdo de abstenci6n exponiendo las razons que aconse-
jan esa media?
4-5 0 debemos continuar rigurosamente la absten-
ci6n en las pr6ximas elecciones municipales?
Rudgole una pronta contestaci6n.
Abstenernos a medias en las pr6ximas elecciones, vo-
tando los autonomistas en unos pueblos y absteni6ndonos
en otros, haria muy mal efecto.
O se abstienen todos, o ninguno.
Hay que dar otro ejemplo de unanimidad tan es-
pl6ndido como el que acabamos de dar.
Meditelo bien; consulted, si es possible, a los Comit6s
y notables del Distrito, y tenga la bonlad de contestarme
antes del 24.

Do nsted atontamente y S. S. Q. B. S. 2M.,

(Fdo.) Julidn Blanco

P. S. Recibi su appreciable del site y le agraR(leze
las noticias que me comunica, complaci6ndomne sobreona-


-76-







nera el correctisimo proceder do sus correligiomarios.
Yo tambi6n senti que fuera tal corta mi permanencia en
May-agiiez, que no me permitiera hacerle una visit, pero
cuiento en breve en hae6rsela. Pienso seriamente en lle-
var a ofecto las excursions political en que andamos.

Vale


Puerto Rico,
Marzo 30, 1893
Sr. Dr. Don Felix Ti6

Mi excelente amigo:

Oportunamente recibi la (borrada la palabra en el
original) de la prensa por valor de quince pesos. No
eulpe esta vez al correo; culpe mi exceso de trabajo y mi
mala salud.
Debo gratitud a su eficacia, pero no estoy conform
con lo remitido. Yo no mand6 recibo para el Dr. Ti6,
que no es suscriptor, por haberse borrado cuando el in-
condio. Los otros no hicieron advertencias. IIe remiti-
do a used el peri6dico constantemente porque no podia
obrar de otro modo. Yo no olvido las atonciones y las
de usted fueron bien significativas en la delegaci6n para
conmigo. Si el Partido no cumpli6, nsted procedi6 como
un amigo, y a mi me gusta que mis amigos me lean.
(C6nstele, pues, nqe no devuelvo los cineco pesos de
ousted, porque podrian extraviarse, pero aqui estiin a sus
6rdenes.
Le agradeceria, confidencialmente, para ilustrar mi
criterio, me manifestase su opinion sobre el abandon del
retraimiento. Repito que confidencial; pero desco que
sea todo lo franco que a una persona de sus antecedentes
corresponde.
Yo me adelanto a decirle que, como miembro del Par-
tido Autonomista, consider indecoroso volver a sufrir


-77-







los mismos desaires, ignales pretericiones y ofensas que
antes.
Por eso, sabiendo que hay much material inerte, dije
antes de la asamblea que se imponia la disoluci6n (bo-
rrada tna palabra) para orgauizar las fuerzas activas,
algo nuevo y praitico, si es que deseaban hacer political.

rUstcd diri, y mandec ce todo cuanto guste a su ani-
go, aIlmo. Q. B. S. M.

(Fdo.) S. Bran.


- 78 -













El Partido estaba en una coipleta desorganizaci6n
cuando so celebr6. en Agnadilla, In asnmblea (de 1894.
No se lleg6 en ella a ningil'l acnerdo v* se acentiu6 la divi-
sian entire los paetistas y los no pactistas. La manloria
era anti pactista, pues no estaba conform con la idea de
M3ulioz de espailolizar el partido a fin de poder liegar al
powder.
Despuns de ]a asamblea de Agnadilla, en la que fuN
1nvilhamn, ilote derrot;Idn la proposiciOn del patco, .1nrfioz
Iizo u111 viaje a la 'l'eniiinsul. Sin Ilevar la representfaciio
(d ninghin partidlo. estnvo celebraindo coiiferciciais con
Sigasta a fin d(c eooridilnar 1111n pato. o fusio6n, elltre c par-
tido d(e Sagasta y el Parlido Autonomista lPcertorriiquefio.
El aifmin dc -uiio:. era fllegar al powder lo antes possible,
stslitu yendo ia I'ihrri. pero golheriiando coni los iniimolls
procediiientos de es;te jel'c conserv'ador e iilcoindicional-
mente espafiol. En realidad esto fn6 lo illlico que( se co n-
siguii enando sc hiizo la fusion. El caciquismo signui6 im-
perando, aunque bajo otro jefe: el Iluar de 1l'arri lo
ocup6 MuFioz.
C'on motivo de la rennlcia del D)irectorio, se coni\voC, a
n111ia asamiblea i San .111111a para cle 'ii" otro Ay reorlganiz; .a
el Partido. Jos6 G6mcz DIrioso fu6 el president de la
nueva directive electa. Mui\oz Rivera, secundado por
Matienzo, inici6 nuevamente la idea de enviar una comi-
;i6n del Partido a Espafia para gestionar li fusion, o el
pacto, con uno de los partidos peninsulares. En reln-
ci6n con este asunto, el jefe del Partido convino en que
la directive citara a la Delegaci6n para celebrar una reu-
ni6n en Caguas y determinar en ella el camino a seguir.
Esta reunion se llev6 a cabo en el 1896.


-79-







En el aiio 1895 se constituy6 tambi6n la Sccci6n de
Puerto Rico del Partido Revolucionario Cubano a fin de
trabajar a favor de la independencia de Puerto Rico. El
president de esta secci6n fu6 el Dr. Julio IIenna y el
secretario Roberto II. Todd. En este mismo afio mar-
ch6 a la manigua cubana un buen utimero de puertorri-
quciuos. Entre ellos, Enrique Malaret, Pedro Mariani y
Jos6 Irizarry, residents en Sabana Grande y Yauco; y
Molina, de San Juan.
En el 1896 el Dircctorio del Partido y la Delegaci6n
so reunicron en Caguas para someter, como hemos apun-
tado, la proposiei6n de los sefiores Mufioz Rivera, Ma-
tienzo y Gomez Brioso. Se nombr6 entonces una comi-
si6n integrada por Mufioz, Matienzo, Degetau y G6mez
Brioso a fin de que fuesen a Espafia a proponer una
alianza con el partido de Sagasta u otros partidos penin-
sulares, y se aprob6 una formula que habia de servir de
base para concertar dicha fusion.
En tanto, en marzo de 1896, el General Rius Rivera,
un puertorriquefio neto, hijo de Mayagiiez, quien habia
hecho la Guerra de los Diez Aiios a favor de la indepen-
dencia de Cuba, fu6 nombrado jefe del Ej4rcito Invasor
Puertorriquefio. Rius Rivera se install en Santo Domin-
go, en junio del mismo afno, para estar m6s cerca del pais y
poder encauzar mejor los trabajos. El plan de Rius Ri-
vera para la invasion de la isla no fu6 aceptado como 61
lo proponia. Rius Rivera demandaba el levantamiento
previo de los puertorriquefios para entonces entrar 61 con
el ej6rcito invasor. Pensaba que de esta manera el mo-
vimiento iba a star mejor garantizado y que el 6xito se-
ria inevitable. Los independentistas puertorriqueiios exi-
gian que 61 invadiese la isla primero para luego ellos le-
vantarse en armas. Rius Rivera se disgust y en el mes
de mayo present verbalmente la renuncia, la cual fu6 ra-
tificada el 28 de junio del mismo afio. Su compaiiero de
misi6n para llevar a cabo esos trabajos fu6 el patriot
puertorriqueiio Gerardo Forest. A pesar de quo los tra-
bajos revolucionarios le habian costado casi today su
fortune, permaneci6 en Santo Domingo trabajando por


-80-





cuenta propia, sin la autorizaci6n del comit6 revoluciona-
rio, el levantamiento del pais. El 21 de agosto hizo pfi-
blicas sus gestiones particulars y revels procedimientos
secrets del Dircctorio, por cuyo motivo fu6 dcpuesto cn
septiembre 13 de 1896. Sus trabajos en Puerto Rico, a
done habia venido para activarlos, no pudieron efec-
tuarse. Para esaI 6poca. Clinovas del Castillo, entonees en
el poder, tcmiendo el levantamiento de los cubanos, re-
baj6 alli la cuota electoral a cinco pesos y dej6 en vigor
la de 25 que regia en Puerto Rico. Por esta raz6n rci-
naba gran desconteuto eutre los puertorriquefios y' segula
aumentando el iinimero de los que no esperaban ya nada
de Espalia. Para calmar este sentimiento de disgusto y
desamor a Es)aiia, el el afio 1896, aio cn quc otro grand
nfimero de j6veies puertorriquefios fu6 a ingresar en las
filas del ejcreito cubano, CAnovas separ6 en Puerto Rico
el gobierno civil del military y nombr6 dos gobernadores:
uno para el Norte y otro para el Sur. Cuando Sagasli
subii al poder. Coll Toste fu6 nombrado para el Nortc
y AlM dez Areaya para el Sur.
A principios del invierno de 1896 lleg6 a Madrid la
Comisi6n del Partido Autonomista Puertorriquiefi pa ra
concertar un pacto con el partido que aceptase sus ideas
respeeto a la forma de gobierno en Puerto Rico y que li-
ciera desaparecer el regimen humillante en que so nos
tenia para, en caimbio, disfrutar del poder cnando el par-
tido que concertase el pacto gobernase en la Peninsula.
Labra alent6 a la comisi6n en su cometido. La formula
aceptada fu6 redactada por Mufioz y G6mez Brioso. De-
claraba que el Partido Autonomista prestaria su apoyo al
Partido Sagastino, que era monirquico. Se pact, puns,
con Sagasta. con miras al poder finicamente, olvidAndose
los ideales del partido democrfitico insular.
Los autonomistas ortodoxos, asi como su lider don
Rafael Maria de Labra, dudabamos, con raz6n, de la buena
fe de los monirquicos de la Peninsula, fuesen liberals o
conservadores. Ambos ofrecian aprobar unas cuantas le-
yes favorables a la autonomia, pero tanto los ortodoxos
como el lider creiamos que esto era una farsa. Alegiba-

-81-







mos quo ibamos a toner una falsa aulonomia y no la ver-
dadera autonomia que prediedbamos nosotros. En la Pe-
ninsula, los partidos politicos luchaban s61o por obtener
el poder y no por otra cosa luchaban los fusionistas de
Puerto Rico, que con tal de sustituir en el poder a los
conservadores, prescindian de los principios liberals y
republicans que inspiraron siempre al Partido. Asi fu6
en efccto. Cuando se implant el nuevo regimen (no la
autonomia colonial), los proccdiniintos quc siguieron los
fusionistas y cl lider de 6stos, Mufioz Rivera, fueron emi-
ncntemente conservadores, retr6grados y tirinicos, tan con-
servadores, retr6grados y tirinicos como los de Ubarri, el
jefe de los conservadores incondicionales.
Los que estuvieron en Espafia durante El Componte,
como los j6venes Arrillaga y Primitivo Anglada, regresa-
ron al pais cambiados, olvidados de las ofensas e injuries
reeibidas durante el period del terror y declarindose
partidarios de la fusi6n con las partidos monArquicos de
la Peninsula. El pueblo autonomista, empero, no pen-
saba asi. Por el contrario, se intensificaron sus senti-
mientos por la independencia, o por la anexi6n a los Es-
tados Unidos, marchando nnevos j6venes, al igual quo los
ya citados, a engrosar en Nueva York las filas separa-
tistas y dispuestos a ir a la manigua cubana. A Mufioz
se unieron todos los que permanecian adictos al gobierno
espafiol.
El 11 de febrero de 1897, despu6s que regres6 la Co-
misi6n de su viaje a la Peninsula, se celebr6 en San Juan
la asamblea del partido para dar a conocer los porme-
nores del pacto. El informed que se ley6 a la asamblea
Ilovaba la firm de G6mez Brioso, quien lo defendia. Lo
combatieron los republicans autonomistas: Barbosa, Ros-
sy, Veve y Juan Ram6n Ramos. El pacto, o mejor dicho,
la fusion con el Partido Sagastino, fu6 aprobado por la
mayoria de la asamblea con la siguiente votaci6n: 76 vo-
tos a favor y 16 votos en contra. Con estos 76 votos
qued6 constitnido, pues, el Partido Fusionista. Los 16
restantes se retiraron de la asamblea, recogiendo la ban-
dera del Partido Autonomista Puertorriquefio el Doctor
Jos6 Celso Barbosa.


-82-







El 19 de noviembre de 1897 don Rafael Maria de
Labra decia: "El Partido Liberal estd en el poder. Y
con noble prop6sito y manifiesta sinceridad se ha decidido
a implantar en las Antillas el program de los partidos
autonomistas de Cuba y Puerto Rico".
Labra se prest6, pues, a secundar un partido mo-
narquico sin rcctificar por eso sus ideals republicans.
Afiadia: "IIago fervientesvotos por cl 6xito del Partido
Liberal en su actual campafia ultramarina, y del mismo
modo los habria hrcho a favor del senior Canovas del
Castillo, si 6ste hubiese realizado una obra antloga".
Nuestra actitud, pues, es decir, la actitud del Partido
Ortodoxo fu6 la misma de Labra: prestar su cooperaci6n
a la obra de Sagasta si 6sta se hacia con sineeridad y
buena fe.
El dia 25 de noviembre de 1897 se firm el decreto
concediendo lo que se llam6 Autonomia para Puerto Rico
y que no fu6 sino un conato de la misma.
Antes de ser decretada la autonomia, muchos de los
miembros perteneeientes hasta entonces al Partido Au-
tonomista, los cuales no podian olvidar los agravios re-
cibidos y consideraban factible un levantamiento armado
en Puerto Rico contra la tirania espafiola, continuaron
trabajando clandestinamente para organizer dicho levan-
tamiento. Contaban para ello con jefes y soldados sa-
lidos de la manigua cubana, dispuestos a secundarlos tan
pronto se iniciara el movimiento en el pais. Y contaban.
ademas, con fuerzas que facilitaran el desembarco de Es-
tos. Mattei Lluberas, en Yauco; Matos Bernier, en
Ponce; Eduardo Lugo Vifias, en San German; Celedonio
Carbonell, en Cabo Rojo; Guillermo Velazco y Fidel V6-
lez, en Sabana Grande, fueron los mAs complicados en
esos trabajos separatists que culminaron mAs tarde on
los llamados Sucesos de Yauco, anAlogos a los que tuvie-
ron lugar much antes en los campos de Lares y' San Se-
bastifn.
El Grito de Lares no fu6 el finico movimiento armado
ocurrido en Puerto Rico. Anteriormente se habian fra-
guado diversas conspiraciones para lograr, si no nuestra
independencia de Espafia, por lo menos las libertades de


-83-







que anreeiamos. Citaremos. por ejemplo, la de Nilfiez de
Caceres, en 1821, quien segiin don Salvador Perea, soli-
cit6 de Gonzalo Ar6stegui, gobernador de Puerto Rico.
que imita'ra .u ejemplo y repudiara la soberania espafiola.
L' 1;i3-, .icnl '.gobcrnador el General La Torre, fragm'u
cl Capital 1'dro Loizaga otra conspiraci6n. En el 183:
tuvo lugar la conjura de los herinios Vizearrondo y de
I)on Buenaventura Quifiones. El 13 de abril do 1855
ocurri6 el levantamiento de los Artilleros de la Capital.
El 7 de junior de 1867 hubo otra rebeli6n de los Artilleros
de la Capital. En 1868 fu el levantamiento de Lares. En
el 1872 fu6 el conato de rebeli6n en Yabueoa. En el 1873,
despubs de la caida de la Repuibliea en Espafia, fu6 el
levantamiento de Camuy. Por iltimo, en marzo de 1897,
tuvo lugar el levantamiento de Yauco y Sabana Grande
que paso a describir. Este movimiento fu6 precedido
por la organizaci6n en el 1884 de la sociedad La Torre
del Vic jo sobre la cual he hablado en anteriores piiginas.
Al atardecor de un dia en el aio 1897 fui llamado
por don Quiterio Velazco, uno de los lideres liberals miis
connotados por su edad y experiencia en los trabajos po-
liticos de nuestro pueblo, para comunicarme que su hlijo
Amalisis acababa de llegar de Mayagiiez y le habia dicho
que tonia instrucciones de los directors del movimiento
separatist de scilalar para la madrugada del dia siguienle
el levantamiento en armas que proclamaria a Puerto Rico
una repfiblica independiente. Don Quiterio me dijo, ade-
mas, que por haberse comprometido a hacerlo asi, Amalisis
se habia mareliado a preparar su gente en los barrios Rin-
c6n y Molina, que eran los dos barrios que a 61 correspon-
dian, y a dar aviso a su tio, Don Guillermo Velazeo, para
que reuniera los suyos del barrio Machuchal.
Don Quiterio me dijo que me labia llamado para
saber lo que hubiera de cierto en todo eso; que 61 con-
sideraba uu movimiento de esa indole un disparate y que
si yo opiiaha lo mismo, qu e le ayudase a disuadir a Ama-
lisis do e.sa idea. Como yo tenia la misma opinion, qued6
en hablarle y en consultar con otros lideres liberals de
los mis fervientes, como don Calixto Carreras. Don Cn-
lixto tenia una gran influencia con los mis exaltados se-


-84-







paratistas de esos barrios, tales como Don Fidel Vl6ez, del
barrio La Torre, colindante con Yauco, a quieu so supo-
nia ser el jefe del movimiento en nuestra circunseripei6n.
Fui a ver a Carreras y mie dijo que todo eso era verdad;
que 61 habia hablado ya con V61e'z; que V6ilz e I habii co-
municado su resolution de eunplir lo prometido; que no
habia podido disuadirlo a pesar de liaberle helho saber
que, segfin noticias, el gobierno estaba yn informado so-
bre dicha conspiraci6n; que lo mids probable seria que el
Gobierno estuviese preparindose para enviar tropas a
Yauco y que, por lo tanto, era una locura efectuar ese in-
tento sin contar con armas de fuego y s6lo con nialos ma-
chetes. A todos estos razonamientos, me dijo Carreras,
Fidel me contest de la siguiente manera: "lie dado ya mi
palabra y cumplir6 lo ofreeido suceda lo que Dios quiera.'
Me pas6 today la iinoee en vela, esperando con ansie-
dad los acontecimientos que tendrian lugar despu6s de las
dote de la noehe. Nada aeonteei6, y a la mlafiana siguiente,
temprano, supimos lo que habia ocurrido y que ya sospe-
chlibamos. Los insurgentes de Sabana Grande estabai
divididos en tres grupos: uno, el mis fucrte por su nIi-
mero, dirigido por Fidel V~lez, iria antes del amanecer
hacia el pueblo de Yauco para sorprender a la Guardia
Civil en el cuartel y apoderarse de todos los armamentos
que alli hubiera; otro grupo, dirigido por Don Guillermo
Velazeo, constituido por los hombres del barrio Machuehal,
se dirigiria al pueblo de Sabana Grande par a apoderarse
del cartel, guardias y' armamentos. Este grupo estaria
seemidado por el filtimo, menos numeroso, coiiiputsto por
hombres de los barrios Rinc6n y Molina. Estos dos fil-
timos grupos no debian dar el ataque hasta despu6s de
conocer, o tan pronto como conocieran, el resultado del
ataque a Yauco en donde se unirian todos part dirigirse
a Guinicea. En este pueblo recogerian las arlmas (ue s i-
ponian esvouldidas alli por Eduardo Lnugo Vifins, de S ;ii
(Cormrin, pul'; este c blr y eniusiaiia iid cljrr iid. .i ,-.
nia recogiendo armas d1edP hac~a ticmpo para di:i;, ;;i.
A la hora convenida, Fidel Velez, coni su griip ar-
mado con machete mmch areli6 hacia Yauco, poro on cl e cmill


-85-







uno de los de su partida abandon las filas para dar
cuenta al Capitan de Voluntarios de aquella localidad.
Asi fu6 que cuando la partida lleg6 cerca del cementerio
del pueblo, ya la estaba esperando el cuerpo de volunta-
rios, soldados y guardias civiles, escondidos en el canmino,
sorprendi6ndoles de manera que ellos no tuvieroi miis
remedio que disolverse y huir, marclhindose a sus casas.
Fidel Vl6ez pudo internarse en el campo y escapar; pero
otros fueron sorprendidos y apresados, entire ellos cl ayu-
dante de Vl6ez, Juan Nazario. Al conocerse el descalabro,
los otros dos grupos que esperaban 6rdenes se retiraron.
Fidel, perseguido por la Guardia Civil, permaneci6 mu-
chos dias escondido en los campos, cambiando con fre-
euencia de escondite, pero comunicindose a diario con sus
amigos de Sabana Grande a trav6s de un connotado libe-
ral, Don Pablo Pietri, comerciante de esa localidad. Asi
permaneci6 durante dias y' dias, sufriendo lo indecible
hasta que ya no pudo resistir mis y escribi6 una nota a
Pietri, notificiudole que se veria obligado a entregarse,
agotadas ya sus fuerzas, si no le proporcionaban mnedios
para escapar al extranjero.
Pietri encontr6 los medios para llevarlo hasta los
campos de Adjuntas, recurriendo a Don Jos6 Jiiu6nez('),
de ese pueblo, donde lo tuvieron escondido hasta que pudo
ser couducido a Ponce desde done se le embare6 para

I Fidel Velez se escondi6 en la finca que Luis Irizarry lenia en el ba-
rrio Guilarte, de Adjuntas. Josi Jim;nez Renaud era el encargado de
ir a verle y llevarle lo que necesitaba. Jimnnez fue tambien quien se
encarg6 de embarcarlo. En la finca de Irizarry le rasuraron la barba
y le cortaron el pelo, le pusieron un par de pantalones y una camisa
manchados y como a las diez de la noche, montado en una yegua con
banastas, bajo un paraguas, Ilevando un nifo en los brazos. Jose Jime-
nez Renaud, quien iba en un caballo al lado de 1l, burlando la vigi-
lancia de la guardia civil, lo pas6 por el pueblo de Adjunlas rumbo a
Ponce. A la salida del pueblo los esperaba en un coche Aguslin Ana-
bitate. En Ponce, seg6n se habia convenido, se deluvieron frente a la
imprenia de Don Luis Caballer y parlieron en cimpania de este caba-
llero hacia la Playa de Ponce donde les esperaba una goleta inglesa,
cuyo Capitin, un mas6n, habia accedido a Ilevarlo a Saint Thomas.
Don Luis Caballer pag6 $500 por este servicio. Corrieron rumors de
que Fidel se habia embarcado en esa goleta y cuando vista regieso a
Ponce, en otro viaje, la Cuardia Civil arrest al CapitAn, pero &ste sr
neg6 a declarar y luvo que ser puesto en liberlnd, pues era un subdito
inglhs.


-86-







Saint Thomas. Ese fu6 el segundo levantamiento de los
natives. Hombres, pues, los teniamos. i Lo que necesi-
tibamos eran armas!
Los espafioles peninsulares de la 6poca de 1897 sa-
bian lo que iba a ocurrir y durant; e mi estancia en Espaiia
despuis de este fracaso revolucionario, oi de labios del Co-
mandante de la Guardia de Palacio, a quien fui presentado
por mis familiares en Madrid, que nosotros seriamos pron-
to yankis. En los mismos t6rminos se express el guar-
dia de la Casita del Principe, en el Escorial. Esto es,
tanto los de arriba como los de abajo estaban convernidos
de la pdrdida de sus colonies en Am6rica. A mi regreso
de Espafia me encontr6 con un gran numnero de press po-
liticos en San Juan a quienes fui a visitar. Estos pre-
sos, segrn me dijeron, estaban complicados en los sucesos
de Yauco y sufrian todavia las consecuencias de aquel le-
vantamiento debido a que existian sospechas de otros tra-
bajos revolucionarios que estaban fraguandose en Calmul,
Quebradillas e Isabela:

COMITE LOCAL DEL PARTIDO AUTONOMISTA
PUERTORRIQUERO

Correligionarios:

El entusiasmo llena de jiibilo nuestras almas al diri-
giros la palabra vuestro Comit6.
No se recuerda on el en6rgico y antonomista pueblo
de Sabana Grande una nmanifestaci6n tan imponente y
ordenada como la del dia 8 para recibir dignamente a
nuestros ilustres jefes.
Nuestro Alcalde, fusionista cnardecido Ide lioy vcomo
tibio liberal do nyer, cuando cl powder no ofreeia las vcn-
tajas del presupuesto para los liberals do illuina horl,
ha dificultado, amparfndose exageradamente en los tir-
minos de la ley, el meeting que teniamos organizado para
oir la autorizada voz de nuestros jefes.
No eonvenia a la reacci6n disfrazada de liberal en


-87 -






esta agonia de un regimen odioso, que pronto desaparecera
para siempre, que el pueblo enlrgico y autonomista dc
Sabana Grande oyera de labios autorizados la exposicion
clara de nuestra doctrine, las esenciales diferencias que
separan nuestro glorioso partido de la facci6n que re-
conocc por jefe al senior Sagasta, y la explicaci6n silcera
del sufragio universal, base legitima de la doctrina de
la autonomia colonial.
Quisimos organizer otro meeting para el siguicnte
dia en el sal6n preparado al efecto, a pesar de que ayer
se vi6 que no podia caber alli ni una cuarta part del
iluenso gentio que invadia las calls cercanas al indi-
cado local, pero tampoco ha podido realizarse nuestro de-
seo por impedirlo el siguiente oficio, que dice asi: "Al-
caldia Municipal de Sabana Grande. Recibido a las dicz
de la noche del dia de ayer el oficio que usted se sirvi6
remitirne, pidiendo permiso para una reuni6n piublica
hoy a las ocho de la noche, tengo la pena de manifestarle
que no ha lugar a lo solicitado, por no ajustarse a las
prescripciones de los articulos primero y tercero del
R.D. del 25 de noviembre de 1881 y Circular de 24 de
febrero de 1882.-No puede celebrarse el meeting-Ulsted
zomuo ciudadano libre, si asi le place, puede aducir sus
derechos ante quien corresponda, contra el Representaute
del Poder Pfiblico en este pueblo.-Dios guard a ousted
ucheos afios.-Sabana Grande, Diciembre 9, 1897.-Jos6
Ram6n Gaztambide.-Sefior Doctor Don F1lix Ti6."
No import esta intransigoncia en los instances en
que van a llegar a Puerto Rico los decretos implantando
nuestra doctrine autonomista colonial. El Alcalde esta-
blece en su oficio, negando la celebraci6n do niustro mcct-
ing, una division original de ciudadanos libres y cinda-
danos eselavos. Nosotros, correligionarios, somos los ciuda-
danos libres, porque representamos la integridad de la auto-
nomia en today sn pureza, sin sometimientos a nadie, fuertes
on nuestro derecho, dignos nii nuestra libertad; ellos son
los ciudadanos esclavos, porque para disfrutar de una
ilusoria protecci6n, se han convertido en servidores del
poder y en esclavos del privilegio, continuando la desatcre-
ditada political incondicional.


-88-







Nos hemos levantado desde anoche a considerable al-
tura ante la opinion, demostrando la fuerza de uuestra
doctrine y la cordura de nuestro proceder. Los pocos
ofuscados que se quedaron a la mitad del camino abri-
rai alora los ojos y ante el resplandor de la pr6xima
victoria se colocarain como buenos a nuestro lado.
CORRELIGIONARIOS:
iVIVA ESPAA A!
iVIVA PUERTO RICO!
i VIVA LA AUTONOMIA COLONIAL!
Sabana Grande El Comite
9 do diciembre de 1897 (Imp. La Industria)

A LOS AUTONOMISTAS DE YAUCO

Al saludaros desde el puesto de honor on que nos
habeis colocado, el deber nos exige que os hablemos del
estado en que se encuentra nuestro partido, EL GRAN
PARTIDO AUTONOM1STA PUERTORRIQUEO, en el
precise moment en que todos a una debiBramos estar ce-
lebrando el espl6ndido triunfo de nuestros ideals, y plan-
teando en concorde hermandad el regimen auton6mico que
la magninima Metr6poli acaba de otorgarnos.
Desde luego habr'in lliamado vuestra itenci6u los
nuevos nombres con que boy se nos engalana. Sc inos
llama disidentes, palabra que se aplica a los que can a
sctlarse en sitio apart, siendo asi que nosotros hemos
perruancido siempre firms en el puesto lqule so nos se-
lial6 en la asamblea de Ponce, y sicmpre files al credo
que alli aceptamos, sin que jamhis haya vacilado lun solo
instant nuestra fe on la eficacia redentora do su doe-
trina, y menos (que nuica boy, que vemos las flores de la
plant (qu alli sembramos, y esperamos cosechar sus 6p-
timos 'rutos. Disidenies, muchlo miis que disideiites, son
(qu6llos que, halbiendo rcnegado del inoil)bre do aulono-
mislas, y desertado de nuestras filas para i a forin'mr
on las d(e un parlido peninsular, desvivense ioy por li-
bar el n6ctar de nuestras flores y malograr el fruto de
nuestra constancia y nuestros afanes.
-89-







Tambi6n se nos llama puros y ortodoxos, y aunque
esos calificativos estan de mis, son sin embargo perfec-
tamente justos y adecuados. En efecto, nosotros hemos
mantenido siempre en toda su purcza el credo del par-
tido Autonomista Puertorriquefio, sin jamuis adulterar-
lo ni corromperlo, ni consentir que se adulterase ni co-
rrompliese; iosotros hemos permaneeido siemipre files
a su ortodoxia o recta doctrine, sin desviarla ni toreerla
jamais, ni consentir que se desviase o torciese; bien se nos
puede. pues, Ilamar puros y ortodoxos. Pero esos cali-
ficativos que juzgamos superfluos, pudieran serlo nenos
de lo que a primera vista parece. En efecto, con cali-
ficarnos hoy de puros u ortodoxos, bien pudiera que-
rerse dar a entender que un tiempo haya habido entre
nosotros autonomistas impuros o heterodoxos; quizAs aque-
llos que no podian mostrarse; acaso los que glorificaron
el boicot, la estafa y el desjarrete; tal vez aqu6llos que,
con sus cabalas 3 maquinaciones, dieron pretexto y excu-
sa a la implacable persecuci6n que pretendi6 exterminar-
nos. Si tales elements se ocultaban en nuestro partido,
y, por haberse apartado de nosotros, merecemos el dictado
de puros u ortodoxos, innuindense de regocijo nuestros
corazones; pero apiad6monos de los partidos en que es-
ten refugiados: g6rmenes semejantes s61o dan calamida-
des.
Pero es menester que vivAis sobre aviso. Junto a
vosotros se ha organizado un nuevo partido que, alora,
so capa de autonomista, os estA' adulando para atraeros;
pero luego, con entraiias conservadoras, on pago de vues-
tros servicios os sumirri en la servidumbre. C'onstituido
por transfugas del autonomismo puertorriquefio, pasados
al fusionismo peninsular, ese partido no es autonomista,
sino fusionista; ni es puertorriquneo, sino peniiisular.
En vano cu6lganse sus corifeos el pingajo de pactislas,
pue, cutre ellos y los sagastinos n1o hubo ni pudo hnaer
pacto o alianza. Sumaronse aqu6llos con esros, y nece-
'.ariamentp sumniados y suma han de ser homog6neos, estf.
es, fusionistas. Como el agua de un rio, al derramarse


-90-







en el mar, deja de ser rio y se convierte en mar, asi, al
ingresar esos trinfugas en el fusionismo, dejaron de ser
autonomistas, y hoy son, si creerse puede que algo sean,
fusionistas mondos yv lirondos. Claro estA que, para asi
perder su personalidad de autonomistas, hubo de haber
trato, trueque o daca y toma; y que si los de aca.i cedi-
ron sus ideals, y hasta renegarol tie su lnonbre porque
cspaiitaba a los de allli, con algo debieron 6stos pagar cl
sacrificio, con algo que fu6 el precio de la apostasia: coni
lurnar ci el podcr con los conservadorc. De suerte que,
si no pudiere deccirse que negociaron la autonomia por un
turnio de poder, al menos result evidente que, puestos
en un platillo de la balanza los ideales de la autonomia,
y cn el otro platillo los encantos de ubarrismo, en cl
aiimo de tamalios puertorriquefios pesaron mAs estos en-
cantos que aquellos ideales. ;Qu6 podia importarles que
iuestra autonomia zozobrara en un interminable vaiv6n
de conserve y fusi6n, si ellos, para encumbrarse y me-
drar, necesitaban que siguiera y se eternizara el fructi-
fero regimen conservador de teta y cdrcel, esto es, pezones
del presupuesto para los que aplauden, y mazmorras
para los que censuran? Qu6 importaba que nuestra au-
tonomia muriese en cierne si, con que ellos se sintieseu
sacios turnando en el festin con los conservadores, de-
biamos nosotros darnos por muy hourados y muy sa-
tisfechos y muy dichosos? Horror causara decirlo, pero,
c6c6mo se evita el pensarlo? Si muchos de esos turnistas
hubiesen visto ci el campo conservador puestos bastante
elevados y f6rtiles para ellos, ali estarian hoy, conserva-
dores empedernidos, maldiciendo de Sagasta y de la au-
tonomia, y no fingiendo de sironas autonomistas para
abusar de la buena fe de sus hormanos.
Pero como ma i puede Dios que el diablo, la nobilisi-
ma Espaina, penetrada de la jnslieia qune nos asistin, ha
fallado nuestra demand entrogando el poder al sofior
Sagasta para quo implantara en las Antillas la autono-
mia, como asi so ha hccho por Real Decreto de 25 do
noviembre iltimo. Ese triunfo se debe a la perseve-


-91-







rancia y entereza de los que siempre hemos sido fieles
y leales defensores del credo auton6mico puertorriqueflo;
de ese credo sugerido por nuestro incomparable lider
I)on Rafael Maria de Labra, ap6stol solicito de lmestira
doctrine, campe6n inveneible de nuestros ideals; do csc
credo cu.va gloriosa badecra tremol6 ardiendo de enlu-
siasmo nuestro paisano benem6rito Don Ramiin Baldoriol y
do Castro, dechado de virtudes civicas, emblema de nues-
tro patriotism, simbolo de nuestra fe, personificacioii de
la autonomia boriucaua. Ese triunfo es nuestro, abso-
lutaneiite nuestro, sin que en 61 tengan part alguna de
gloria los camaleones de nuestra political, pues si hubie-
sell logrado su objetivo, si la fucrza de las circunstancia.s
no hubiera dado al traste con sus prop6sitos, alla se hu-
biese estado ahogando la autonomia en aguas del Maln-
zanares, que ellos, en logrando despacharse a su autojo
en el poder, hubicran acabado de hundirla.
i Autonomistas yaucanos! La mala semilla ha cin-
dido, y un ej6rcito de autonomistas de conveniencia arma-
dos y pertrechados a la conservadora, quiere podrir el fruto
de nuestros afanes sali6ndonos al encuentro con huestes que
recluta en nuestro propio campo. Necesitan vuestros vo-
tos para encumbrarse, y por eso os adulau y' agasajan;
pero enemigos del sufragio en lo cual difieren de los
fusionistas peninsulares que nos lo han otorgado ma-
fiana que se viesen en el poder, y que por vuestras cen-
suras comprendieran vuestro desengafio, temerosos de uu
castigo justisimo, os arrebatarAin el dereeho de votar;
pues si el gobierno fusionista o liha querido, al darnos
el nuevo regimen, descubiertamclite incurrir en la incon-
secuencia de restriigir el censo electoral, encubierta-
muente ha ccdido a insinuiaciones de los fusionistas de
acA, facultando a las Camaius insulares para que, en
punto a sufragio, se despachen a su guslo. Asi pues,
estad seguros de quc, si ahora vais a ir lodos a depositar
vue.lrc,-o votos nii la; urnas, si subie ;ci los fusionistas al
poder, s6lo un reducido niumnero de vosotros conservaria
su derecho electoral; y eso aunquc, por sareasmo, los pc-


-92-







zones del prcsupuesto se hubieson multiplicado prodigio-
samente.
Siempre hla saido los fusionistas mal agiiero para
nl',;otro.: O!les no:; c viaron dos vetcs a anzoz, que tuvo
la pretension de Ilumarnos dcl cubcstro a votar sus can-
didatos, y do un plumazo barrio nuestra diputacion y
ayuntainiento popularcs; ellos nos eniviaron a G6mez Pu-
lido para que, ya que no iios dejabamnos llevar del cabes-
tro, nos encerrara en las cireoles para ganar las eleceio-
nes; ellos ns encviaron a Palacios, cuyo s61o recuerdo
prime nuestros corazoles; ello nos redujeron a la hu-
millante condici6n de espafioles de torcera clase; y' ellos,
por filtimo, ahora, al declararnos aut6nomos, bajo nom-
bre y forma de partido fusionista puertorriquefio, han
arrojado entire nosotros la vibora de la discordia, que
minbindonos con su baba ponzofiosa, ha heclho estallar en
odios y rceniores a la siempre unida familiar borineana.
Antonomistas yaueanos. vosotros oisteis el primer va-
gido do nuestra autonomia; vosotros fuisteis quienes la
mecisteis y escoltiisteis en su cuna ; quienes en cohorte in-
vencible con vuestros hermanos de Sabana Grande v Ca-
1)0o 1ojo, ). iiarnlieisteis sus reales y c(ustodi;isteis sil al-
cazar: a vosotros, pues, miis que a nadie, toca defender-
la ahora que, ya adulta, viene a derramar sus benel'icios
sobre el pais. Armaos de fortaleza para que resistbiis a
las sirenas que os cantan para seduciros; desoid las fe-
mentidas ficciones de dicha y ventura que os hacen, amigos
nuestros del alma. lue tan nobles y generosos comno c'e-
dulos, no sabeis comprender hasta qui punto son falsos
esos dioses de barro que, haciendo escarnio de la divina
demoeraeia, para verse y sentirse elevados, I1.an menester
que el pueblo y sus hermanos, se rebajen y desciendan
iasta lo humillante, lo servil y lo indigno; no os dej6is des-
lumbrar por falsas luminarias que sblo brillan a vuestrns
expenses.
iAutonomistas yaucanos! Acudid a las urnas uni-
dos en un solo cuerpo, y cumplid como buenos salvando la
autonomia del naufragio en que quieren perderla. La


-93-







bandera vieja es honra del soldado: aqui tenemos guar-
dada la que siempre nos llcv6 a la victoria: si vuestros
hermanos tuvieran la desgracia de perder la suya en toda
la Isla, juradles que aqui, en los nativos lares de la Auto-
nomia, donde se halla su cuna, flamearA siempre la vues-
tra.

Autonomistas de Yauco: iViva Espafia !i Viva Puer-
to Rico! Viiva Lbbra! iViva el Direetorio! iViva la Au-
tonomia!
Yauco, Diciembre 30 de 1897.
Francisco Mejia.-Andr6s R. Cabreras.-Francisco
Ortiz.-Manuel Mejia.-Francisco Pieraldi.-Juan Vargas.
-Francisco Negroni Lucca.
(Imp. de LOPEZ.-Ponce.)


-94-












Las filtimas elecciones generals en Puerto Rico para
Diputados v Senadores se efectuaron el 10 de abril de
1898. Ya en esa 6poca, debido a que la Guerra de Cuba
adquiria gran incremento y a que Espafia, a pesar de
todos sus esfuerzos, estaba perdiendo terreno, se vieron
obligados los politicos espafioles que alternaban on el po-
der, tanto CAnovas como Sagasta, tanto conservadores
como liberals, a disponerse a conceder la Autonomia a
las Antillas a fin de salvar sus colonies. Moret decla-
raba ien su discurso de Zaragosa que la autonomia era la
paz. Sagasta decia que si la autonomia era nccesaria
para restableeer la paz ien Cuba, estaba dispuesto a con-
cederla tanto a Cuba como a Puerto Rico. No bacian,
pues, esta concesi6n por creerla just, sino por el temor
a perder los filtimos restos del viejo poderio colonial.
El machete cubano estaba pr6ximo a conseguir con sus
heroicos esfuerzos la independencia de Cuba y los com-
batientes separatists cubanos contaban, desde la Guerra
de los Diez Afios, con guerreros tan notables como Rius
Rivera, dispuestos a traer la guerra a Puerto Rico tan
pronto como estuviesen lo suficientemente adiestrados on
ella. Esto lo sabia el gobierno espafiol y sabia tambi6I
que el pueblo de los Estados Unidos estaba obligando a
su gobierno a actuar a favor de los cubanos. Por eso so
dispusieron a conceder la autonomia que repugnaba a to-
dos los politicos espafioles, except al noble y recto re-
publicano Pi y Margall.
El 25 de noviembre de 1897 fu6 decretada la Auto-
nomia, pero va era tarde. Asi lo manifest Sagasta. Con
eso creyeron los pactistas que habiamos alcanzado lo que
tanto ambicionabamos, pero esa autonomia estaba en con-


-95-







tradicci6n con lo que la delcgaci6n do nuestro Partido
Autonomista habia declarado anteriormente, es decir, quc
no era el gobierno, el poder, lo que pretendiamos, siuo
gobernarnos autondmicamento cualquiera quo fuese el
matiz politico de los que con nuestros propios votos ob-
tuvieran el gobierno, pues s6lo ambicionsbamos cl cam-
bio do regimen para administrar nuestros propios intc-
reses. Que no hubo nuis que un cambio de los hombres
que ocupaban el poder y no un cambio de regimen guber-
namental, lo demuestra lo que segin Acosta Quintero, re-
feria Mufioz, a saber: "que muy poco antes de implan-
tarse el regimen auton6mico, el General Macias llam6 a
Ubarri, a otro lider conservador, a IIernindez L6pez y a
61 (a Muiioz) y les dijo: 'que desde ese dia gobernaria
con los sefiores IIernAndez L6pez y Mufioz, inspirAndose
en su criterio', es decir, en el criterio de Sagasta, en el
criterio del partido politico que lo habia nombrado para
aquel puesto."
Dice, ademAs, el senior Angel Acosta Quintero con
notoria injusticia en sus studios hist6ricos, capitulo 88,
que: "conseguido el gobierno, el poder que nos decia
Mufioz Rivera, no fu6 obsticulo para que aquellos au-
tonomistas tan irreductibles por sus ideas republicans y
que habian querido la alianza, sin pacto con los partidos
republicans de la Peninsula, juraran puestos do rodillas
fidelidad a la monarquia y regencia del Rey' Don Alfonso
XIII y todos gritasen 'iViva el Rey!'. Y para eso divi-
dieron el partido e hicieron gala de eloeueneia tribunuii;i
y racial".
El Sr. Aeosta sabe muy bien que en la colonial los
que querian ocupar un puesto pfiblico, un empleo on el
gobierno necesitaban jurar esa fidelidad y todos la juri-
bamos porque a la fuerza ahorcan.(1) Por esta misma
raz6n los antiamericanos de boy juran fidelidad al go-
bierno de los Estados Unidos. Existe, sin embargo, una
diifreiicia: ahora somos libres para pensar como nos ven-
ga en ganas y no hay' cuidado de que nos incluyan en

I El Dr. Ti6 muri6 en julio de 1932 antes de que comenzara la perse-
cuci6n contra los nacionalistas.


-96-







lists de sospechosos. En cambio, entonces los puerto-
rriquefios 6ramos fieles a la fuerza. No entendemos tam-
poco lo que Acosta Quintero apellida "elocuencia racial",
a no ser que se rcfiera a que fuM un hombre de color, el
carActer mis integro, la inteligencia political mas clara,
el mas correct caballero que hemos couocido (1), quien
cogi6 la bandera de la autonomia, que se habia arrojado
a los pies de un partido monirquico, para adquirir no la
autonomia, que nunca obtuvimos mAs que de mentirijillas,
sino el poder y puestos pilblicos, para salvar los ideales
que siempre defendimos. El senior Acosta Quintero lo
confiesa cuando en el pArrafo de sus studios, que hemos
citado, manifiesta que Mufioz habia adquirido el poder, el
gobierno, no la autonomia. Y asi fu6. De suerte que
los fusionistas deben aplicarse estas palabras de Acosta
Quintero: "Hay un moment en la vida pfblica de los
politicos en que es una virtud abstenerse o saber caer,
pero cuando el espejismo del poder, o del gobierno, es el
objetivos no saben abstenerse ni caer." Los fusionistas han
debido abstenerse y caer al llegar los americanos y hacer
como los otros espafioles, como FernAndez Juncos y Fran-
cisco Mariano Quifiones (autonomistas republicans pu-
ros), que no siguieron en el gobierno.
Los ortodoxos autonomistas puros cumplieron con su
deber al preguntar a Labra si la autonomia venia para
Mufioz y sus partidarios, o para Puerto Rico; que si era
para Puerto Rico debian brindarse, para implantarla,
iguales oportunidades a unos y a otros, pues de no ser
asi, s61o se habria obtenido el cambio de un Ubarri por
un Mufioz, de un canovista por un sagastino.
Luego de aprobarse el pacto, al dividirse el partido
en fusionista, dirigido por Mufioz Rivera, y' en puro, di-
rigido por Barbosa, Mufioz Rivera, actuando como pre-
sidente, envi6 una circular a los distintos pueblos y una
carta particular a los jefes politicos con el objeto de
organizer los nuevos comit6s. He aqui mi carta con-

I Se refiere al Dr. Barbosa.


-97-







testando a la que me dirigiera con dicho motive solici-
tando mi opinion:

Sr. Don Luis Mufioz Rivera,
Ponce.

Mi estimado amigo:

Pocos dias despu6s de recibida su circular, cit6 al
comit6 y reunido 6ste y dada lectura de aqu6lla, cinco de
sus miembros, entire ellos el que tiene el gusto de dirigirle
estas lines, manifestaron que no si6ndoles possible seguir
al partido en su nueva evoluci6n, se retiraban, pero acon-
sejando yo a los que se hallaban identificados con ella
que cubriesen las vacantes prontamente y no se desani-
masen, ya que, por el moment, no yendo a engrosar las
filas de un nuevo partido, no les crearian obsticulos de
ningfin g6nero, puesto que su actitud seria solamente de
mera expectaci6n, exponiendo con franqueza las razoncs
en que apoyaban su separaci6n de la political active.
Gustoso de dar a usted los informes que me pide,
debo manifestarle que quedan en el comit6 los sefiores
siguientes: Don Ram6n Garcia, Don Quiterio Velazco,
Don Angelio Cruz y' Don Rodulfo Vega, los cuales, se-
gfin tengo oido, convocarfn a una reuni6n el domingo
pr6ximo con el objeto de nombrar a los que habrin de
ocupar los puestos vacantes.
Mi opinion acerca de los nuevos derroteros del par-
tido y acerca de los acuerdos de la asamblea, ya no tiene
importancia desde el moment en que abandon la pre-
sidencia de este conit6, pero, sin embargo, habr6 de darla
al amigo.
Creo que la asamblea ha procedido juiciosamente al
aceptar sus ideas, no abandonando al patriota que tan
bien ha sabido cumplir con la misi6n que se le confiara.
El error estuvo en enviar esa comisi6n a Madrid sin se-
fialarle limits bien marcados a su cometido. Todos sa-
bemos que aqu6llo obedeci6 al miedo de que vejamenes
iguales a los del 87 pudieran tener lugar, pero una vez


-98-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.9 - mvs