• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Frontispiece
 Dedication
 Front Matter
 Introduction
 Half Title
 Fragmentos de una lectura sobre...
 Apendice
 Notas














Group Title: Biografía del padre Reyes
Title: Biografía del padre Reyes
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078460/00001
 Material Information
Title: Biografía del padre Reyes Centenario del Padre Reyes
Physical Description: 110 p. : port. ; 21cm.
Language: Spanish
Creator: Rosa, Ramón
Publisher: Tall. Tipo-Litogra´ficos "Aristo´n,"
Tall. Tipo-Litográficos "Aristón,"
Place of Publication: Tegucigalpa Honduras
Publication Date: 1955
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Honduras
 Notes
General Note: At head of title: Ministerio de Educación Publica, Dirección General de Educación Media.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078460
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAN3652
oclc - 01452620
alephbibnum - 000117809

Table of Contents
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Frontispiece
        Page 1
        Page 2
    Dedication
        Page 3
        Page 4
    Front Matter
        Page 5
        Page 6
    Introduction
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Half Title
        Page 11
        Page 12
    Fragmentos de una lectura sobre la vida y obras del presbitero doctor Jose Trinidad Reyes, fundados de la Universidad de Honduras
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Apendice
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Notas
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
Full Text




MINISTERIO DE EDUCATION PUBLIC
Direccin General de Educacin Media





BIOGRAFIA

DEL


PADRE REYES

POR

RAMON ROSA





CENTENARIO DEL PADRE REYES


Talleres Tipo-Litogrficos "Ariston".-Tegucigalpa, D. C., 1955.
























LAe
AMEERICA


































PRESBITERO JOSE TRINIDAD REYES
Fundador de la Universidad de Honduras.


41111~1161h





















J, la Juventud Hondurea

Su viejo amigo,

RAMON ROSA.













Acuerdo por el cual se autoriza la reimpresin
de la Biografia del Dr. Jos Trinidad Reyes,
escrita por el Dr. Ramn Rosa

ACUERDO No. 52

Palacio Nacional,
Tegucigalpa, D. C., 9 de julio de 1955.

CONSIDERANDO: Que el 20 de septiembre del
corriente ao se cumplir el Primer Centenario de la
muerte del Doctor Jos Trinidad Reyes, fundador de la
Universidad de Honduras !/ Benemrito de la Cultura
Nacional;
CONSIDERANDO: Que es deber del Estado tri-
butar su reconocimiento a la memorial de los hijos ilustres
que consagraron su existencia al progress de la Patria.
el cual puede expresarse mediante la difusin de los es-
critos que estudian su vida y obra;
POR TANTO: El Jefe de Estado,
ACUERDA:
Reimprimir, con ocasin del Primer Centenario de
su muerte, la Biografa del Doctor JOSE TRINIDAD
REYES, escrita por el Doctor Ramn Rosa, debiendo
editarse en cantidad de tres mil ejemplares.
Comunquese.
(f) LOZANO h.

El Secretario de Estado en el Despacho de Edu-
cacin Pblica,
(f) Enrique Ortez P.


















INTRODUCCI,ON

La Amrica Central, que tan escasa produccin literaria pue-
de exhibir, cuenta, no obstante, con historiadores distinguidos.

Para no mentar sino a los ms conspicuous, recordaremos
los nombres de Don Alejandro Marure y Don Jos Milla, que, con
el Bosquejo Histrico de nuestras revoluciones y con la Historia
de la Amrica Central, supieron asegurarse el desinteresado
aplauso de la posteridad.

Tambin el notable prosador hondureo, a quien tanto de-
ben las nacientes letras centro-americanas, hace tiempo que, co-
mo sazonado fruto de su brillante al par que slida y bien enca-
minada labor literaria, viene dando a la estampa notabilsimos
studios histricos, tales como las Biografas de Don Jos Cecilio
del Valle y Don Manuel Diguez, el infortunado poeta.

Las bellas e inspiradas pginas que su maestra pluma, con
la gallarda que le es peculiar, ha trazado en loor del virtuoso e
ilustrado Sacerdote, fundador de la Universidad de Honduras,
Jos Trinidad Reyes, llevan, como toda produccin del Doctor
Rosa, impreso el sello de su poderoso talent, y de sus raras do-
tes de escritor correct y concienzudo.

Merced a estas relevantes cualidades el bigrafo, que ex-
presa con gran sinceridad y fuerza sus ideas y sentimientos, ha-
ce surgir ante nuestros ojos la figure del Padre Reyes, animada,
bondadosa, atrayente, y comprendemos el afecto y simpata que
en todos despertaba.

El don de gentes, que en alto grado posea el popular poeta
de las PASTORELAS, por obra del narrador perdura, atrae y
cautiva a los lectores.










INTRODUCTION


Jzguese del efecto que en las numerosas personas que co-
nocieron y trataron al Padre Reyes, producira la deleitosa lec-
tura de la obra del Doctor Rosa, escrita al calor de sus ms
poticos recuerdos: de adolescent, y en la efusin de dulcsi-
mas lgrimas que no queman, sino que como vivificador rocio,
rejuvenecen y avigoran el alma.

El humilde y pobre hogar en que vino al mundo el Padre
Reyes: las dificultades que a fuerza de constancia pudo allanar
para adquirir los primeros rudimentos del saber: su peregrina-
cin a Nicaragua en demand de ms nutritivo alimento inte-
lectual: su salida del siglo y su entrada en el claustro, en donde,
ni envidioso ni envidiado, mereca que se le aplicaran estos sen-
cillos y hermosos versos del Maestro Len:

No tiene desconsuelo
Ni puede entristecerle cosa alguna,
Porque es Dios su consuelo;
Ni la baja fortune
Con su mudable rueda le importuna:

su vuelta a esta ciudad, en el ao 1828: su abnegada consagra-
cin al ejercicio de su ministerio evangelizador: la benfica in-
fluencia social que da por da fu cobrando, gracias a su tacto
y a las notables prendas de su inteligencia y de su corazn: las
huellas de su ardiente caridad que por doquiera dej: la des-
leal intriga que sus enemigos pusieron en juego para arrebatarle
la sede episcopal de Comayagua, lo que di origen a que res-
plandeciera mejor el oro de sus virtudes: la fundacin del pri-
mer Establecimiento de Enseanza Profesional que el ilustrado
sacerdote, con el prestigio de su nombre, llev a feliz trmino:
los regocijados villancicos que compuso, y las aplaudidas e in-
tencionadas Pastorelas que haca representar; en suma, cuanto
contribute a dar adecuada idea de una de las ms preclaras glo-
rias de Honduras y del tiempo en que brill, aparece de mano
maestra, exhibido en la Biografa de que tratamos.










INTRODUCTION


El tono laudatorio que predomina en el studio del Seor
Rosa, no empece a la just y razonada censura. Cuando es ne-
cesario decir la verdad, el Doctor Rosa, que comprende y prac-
tica los sagrados deberes del historiador, aunque lastimado de
encontrar defects en la conduct del Padre Reyes, los seala
resueltamente y los condena sin atenuaciones. Los atinados y
severos juicios que expone, al tratar de la facilidad con que el
poeta en sus versos denigraba hoy lo que ayer haba celebrado,
confirman nuestros asertos.
Aunque el trabajo del Doctor Rosa es principalmente hist-
rico, y no crtico, no por eso deja de juzgar al Padre Reyes como
Poeta. Con la competencia, que le es por todos reconocida, el
bigrafo reconoce lo falso, lo conventional, lo pasajero de la
poesa pastoral, gnero en que ms se ejercit el Padre Reyes.
Si descubre muchas bellezas en las Pastorelas y dems compo-
siciones, a fuer de justiciero, no oculta sino que seala sus gra-
ves defects. Ojal que el Doctor Rosa no abandon el proyecto
de restablecer el texto desfigurado de las Pastorelas, salvndo-
las, mediante la impresin, de nuevas y desastrosas alteraciones.
Nadie podr realizar, con mejor fortune que l, esa dificultos-
sima tarea.
Sentimos que nuestros elogios estn destituidos de la auto-
ridad que los hace estmulo y galardn de aquel a quien mere-
cidamente se tributan. El Padre Reyes, gracias a su bigrafo,
triunfar del olvido a que estn condenados, en nuestros pue-
blos, los hombres ms distinguidos, si no los endiosan torpe-
mente nuestros ignorantes y desacreditados militarismos. El sa-
cerdote ejemplar, el celoso propagador de las luces, el ornamento
y orgullo de Tegucigalpa, el poeta national, tiene ya su Bio-
grafa. El cario y el patriotism aunados han hecho de esta
obra de la inteligencia y del arte una valiosa y significativa ofren-
da en que perpetuamente florece el recuerdo. Que la Patria lo
consagre al ms popular y querido de sus hijos!
Tegucigalpa, 4 de julio de 1891.
JOSE VICENTE MARTINEZ.



















BIOGRAFIA
DE

JOSE TRINIDAD REYES















FRAGMENTS
de una lectura sobre la vida y obras del Presbtero Doctor Jos
Trinidad Reyes, Fundador de la Universidad de Hondtras (1).

Transcurra el ao de 1854. En una pequea casa,
situada al costado de la extinguida Iglesia de Nuestra
Seora de la Concepcin, comunicada con el templo por
medio de la sacrista, se deslizaban risueos los das de
mi infancia. Los sbados me causaban grande alegra,
porque se celebraba en la vecina iglesia la misa de la
Virgen. Al despuntar el alba, despertaba casi asustado
por los bulliciosos repiques que convidaban a los fieles.
En ese estado indeciso, intermedio de la vigilia y el sue-
o, recordaba que tena un amigo carioso en la sacris-
ta, y encaminbame a verle, sin ocuparme en perseguir,
como otras veces, a los gorriones que revoloteaban en
torno de las flores de un hojoso limonero que ornaba
el estrecho patio de mi humilde hogar. Todo lo dejaba,
sin sentimiento, por encaminarme ligero y alegre a la
sacrista, que una mano amiga me dejaba entreabierta.
En el umbral situaba mi observatorio, y, ansioso, a
cada moment asomaba la cabeza, para ver a mi amigo.
De ordinario, veale arrodillado, inmvil, ante la dulce

1.-La lectura fu dada en la noche del 15 de Septiembre
de 1878. En vista de los apuntamientos que me sirvieron para
hablar sobre la vida y obras de Reyes, he suprimido much de
lo que dije, que era oportuno en una reunin pblica y patri-
tica, pero que hoy seria impropio de un escrito biogrfico. En
cambio, he aumentado considerable datos y juicios, que vienen
bien en un trabajo de esta ndole. Hecha esta aclaracin, debo
agregar que la lectura reproducida, tal como la present hoy,
es, sustancialmente, la misma que pronunci en la referida no-
che del 15 de Septiembre del 78.









RAMON ROSA


imagen de la Virgen, que iluminada por la incierta luz
de la maana y por dos velas de amarillenta cera, desta-
cbase sobre una peana cubierta de rosas, de dalias, de
nardos y de jazmines. Largo rato permaneca en aquella
actitud, con la vista enclavada en el suelo y absorto en
fervorosa y pursima oracin. Por fin, volva los ojos,
fijbalos con amor infinito en el rostro divino de la Vir-
gen, y de all, diriga una mirada suplicante al azulado
cielo, que dejbase ver a travs de una pequea ventana,
cuya madera envejecida mostraba la carcoma del tiempo.

Concluida la oracin, aquel hombre piadoso se le-
vantaba con profundo respeto. Entonces, yo asomaba
nuevamente la cabeza y hacia ruido en la puerta, para
que advirtiese mi presencia. Conocedor de mis pueri-
les ardides, volteaba a ver, y a mi sonrisa de nio corres-
ponda con tierna sonrisa paternal. Me llamaba con un
ligero movimiento de mano, que a m me pareca, aun-
que no formulaba la idea, carioso aleteo del ave que
llama a su polluelo. Yo acuda, saltando, y l me apreta-
ba la cabeza entire sus manos, y me hacia caricias, que
me agradaban much ms, cuando, al despedirme, me
daba golpecitos en la cara y me regalaba nardos y cla-
veles, que me deca eran "flores de la Virgen", y por
aadidura, algunos centavos para mis jueguetes.
-Das serenos de mi infancia: por qu os fuisteis
tan presto?- Amigo de mis primeros aos: por qu no
existe, para que el hombre, abrumado por desengaos
y pesares, te muestre el afecto que te mostraba el ino-
cente nio?

jams olvidar la imagen de aquel hombre vene-
rable. A travs de las espesas brumas del tiempo, yo la
conservo grabada en mi alma. Era un sacerdote de me-
diana estatura: su cuerpo robusto y la morbidez y suaves








BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


contornos de sus formas revelaban, a la simple vista, la
virginidad de su organismo y de su alma: su cabeza, casi
siempre inclinada, tal vez por el peso agobiador de las
ideas, era grande, bien formada, cabeza escultural: su
frente no era espaciosa, pero sus marcadas protuberan-
cias decan, al hombre de ciencia, que era la frente de
un pensador: sus cejas eran pobladsimas, y, debido a una
perenne contraccin nerviosa del entrecejo, aparecan
como una prolongada lnea negra, interrumpida por pe-
quesimos copos de esa nieve del invierno de la vida
que se llama las canas: sus ojos eran algo saltones, como
si quisieran estar listos para recoger much luz; carecan
de belleza, en la forma, pero su dulce mirada haca trans-
parente el fondo de la infinita ternura que encerraba su
alma: su nariz era irregular, modelada por el tipo de
la raza mestiza: sus labios eran gruesos y salientes, par-
ticularmente el labio inferior; de una a otra comisura,
notbanse, en raro contrast, las lneas de la boca de
Voltaire, el filsofo demoledor, con las lneas de la boca
de Juan, el piadoso evangelista; ora jugueteaba en sus
labios la picante sonrisa del epigrama, ora la dulce son-
risa expresiva de la mansedumbre, de la benevolencia
cristiana para todos sus hermanos los hombres. Tales
facciones resaltaban en el fondo de su color trigueo,
palidecido por las vigilias del studio y por las medita-
ciones y los xtasis de la oracin.

El hombre que he procurado describir, evocando
lejanas y caras memories de mi corazn; el hombre a
quien oa llamar siempre, por los nios y por los pobres,
"Padre mo", y a quien yo daba el nombre de amigo o
de padre, porque crea, y con razn, que era el verda-
dero amigo o padre de todas las buenas gentes; el hom-
bre que lleg a ejercer grande y benfica influencia en
la familiar, en la sociedad, en el Estado, -qu nombre








RAMON ROSA


tuvo?, cul fu su historia?- Su nombre, Jos Trini-
dad Reyes. Su historic, -la de su vida, su genio y sus
obras-, aunque a grandes rasgos, voy a controsla.
El da 11 de junio de 1797 naci en esta ciudad Jo-
s Trinidad Reyes (2), hijo de Felipe Santiago Reyes,
honrado professor de msica, y de Mara Francisca Se-
villa, instruida y talentosa Seora, de quien dicen sus
contemporneos que no se poda discernir si vala ms
por sus muchas virtudes, o por la solidez y brillo de su
grande inteligencia.
Reyes no vino al mundo en brazos de la fortune.
Estaba destinado a sobrellevar el peso de contratiem-
pos, de pobrezas y aun de miserias, pues los autores de
sus das carecan de un nombre ilustre y de un rico pa-
trimonio. Mas, la naturaleza providente, que nada ol-
vida, dile, en compensacin, las aptitudes musicales de
su padre y la bondad y los talents de su virtuosa madre.
Qu ms patrimonio? Posea, al nacer, valiosos bienes
que no arrebatan las malas voluntades de los hombres
ni los caprichos de la voluble suerte: bienes que van a
donde va nuestro espritu, y que desaparecen hasta que
se pierden cerca de los lindes del sepulcro, cuando tam-
bin se pierde el ltimo aliento de la vida.
Los primeros aos de Reyes corrieron en humilde
y apartado hogar, como pasa la infancia de los hijos de


2.-He aqu su partida de bautismo.-"En la Iglesia Parro-
quial del Seor San Miguel de Tegucigalpa, el da 14 de junio
de mil setecientos noventa y siete, el Reverendo Padre Fray Ni-
cols Hermosilla, previa licencia ma, bautiz solemnemente a
un nio que naci el da 11 del mismo, a quien puso por nombre
Jos Trinidad, hijo legtimo y de legtimo matrimonio de Felipe
Santiago Reyes y de Mara Francisca Sevilla.-Fu su madrina
Doa Mara Josefa Arau Renechea, quien qued advertida de
su obligacin y spiritual parentesco, y firm.-Juan Francisco
Mrquez".








BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


los pobres. Para l no haba la solicitud cariosa ni
las exquisitas atenciones de la sociedad, que prodiga
elogios, obsequios y mimos al hijo del poderoso; para l
no haba bonitos y variados vestidos, ni numerosos y
lindos juguetes; pero se indemnizaba, de todo esto, con
las caricias constantes de sus padres, que son los pre-
sentes que los pobres ofrecen a sus hijos, como para
compensarles, a fuerza de ternura, los halagos que les
niega la esquiva fortune.
Cuando hubo llegado a la edad de recibir la instruc-
cin rudimental, primer alimento del alma, sus padres
atendieron con empeo a este objeto. Tomaron, para
s, el cargo de instruirle en la moral y en el arte de la
msica, y, a la vez, le confiaron a las seoritas Gmez,
-por antonomasia llamadas "las maestras"-, quienes
le ensearon la lectura y la doctrine cristiana. Tal era
la enseanza primaria de la poca.
Felices fueron los ensayos del nio, en orden a su
instruccin primaria. Dcil, aplicado, inteligentisimo,
aprendi, en breve, todo lo que haba que aprender en
la pequea esfera de la escuela de aquellos tiempos.
Desde temprano, el pobre nio hizo la revelacin de
que en su alma estaba encerrado, como el polen fecun-
dante en el botn de la flor, el germen de un gran por-
venir.
Instruido en la modest escuela de las maestras G-
mez, Reyes divis, aunque en vaga lontananza, nuevos
y dilatados horizontes. Aspiraba a una instruccin su-
perior, al comercio de la inteligencia con los producto-
res y propagadores de las luces del saber. Por desgracia,
imperaban, a la sazn, en Honduras, las viejas institu-
ciones coloniales con sus desigualdades y privilegios, sos-
tenidos por la autoridad de monarcas absolutos que lo
eran por derecho divino. Reyes, el nio desvalido, que-
Biografa-2








RAMON ROSA


ra, con afn, aprender la sabia lengua latina; y, sin em-
bargo, no le era dado poseer la lengua del Lacio! Por
falta de recursos? No. Por falta de maestros? Menos.
Por falta de aptitudes? Mucho menos. Por qu, en-
tonces? Porque lo prohiban las leyes y las costumbres
de aquellos tiempos; porque Reyes no se haba mecido
en cuna dorada; porque Reyes careca de viejos perga-
minos; en una palabra, -porque Reyes no era noble!-
Slo a los hijos de los nobles era permitido instruirse
en ciencias y letras, en el Colegio Tridentino de la ciu-
dad de Comayagua, asiento de la Gobernacin de la Pro-
vincia. Funesta influencia la de aquellas instituciones,
que, con su manto de tinieblas envolvan el espritu de
los hijos del pueblo, para que no brillase la luz de sus
ingenios! La justiciera historic se ha encargado ya de
condenar tamao crime.
Est reservado siempre al carcter y al genio ven-
cer las resistencias, por formidable que se les opongan.
Reyes tena ambas dotes; persever en su propsito, con
aquella fe suya, candorosa y jams entibiada, que haba
de asegurarle el xito en las rudas batallas de la vida;
y hubo la feliz circunstancia de que, por aquel tiempo,
1812, permaneciese en el convento de Nuestra Seora
de las Mercedes el Reverendo Padre Fray Juan Altami-
rano, quien, cediendo a sus generosos sentimientos, y a
despecho de las preocupaciones reinantes, ense a Re-
yes el idioma latino. Ms tarde, el discpulo pag a su
maestro la deuda de gratitud que haba contrado, de-
dicando a su memorial sentidos versos, flores y lgrimas
del poeta agradecido, flores y lgrimas regadas sobre
la tumba de su bienhechor inolvidable!
En parte, estaban satisfechas las aspiraciones del
joven Reyes. Conoca el idioma latino y el arte de la
msica, y conoca, adems, el arte del dibujo, que apren-








BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


diera bajo la direccin de Don Rafael U. Martnez, pin-
tor guatemalteco que vino a Tegucigalpa a ejecutar al-
gunas obras. Pero nuevos tropiezos encontr en su pe-
nosa carrera. En su pas no poda dedicarse a studios
profesionales; y contaba ya diez y ocho aos, edad en
que se aspira noblemente a alcanzar un puesto honroso
en el mundo; edad, tambin, en que se atesoran las ms
grandes esperanzas y las ms caras ilusiones.
Para abrirse paso en el camino de las letras, y en
lucha con mil dificultades que le ofreca la pobreza, con-
vino con sus padres en dirigirse a la Provincia de Ni-
caragua, a fin de hacer sus studios superiores en la
Universidad de Len, que por entonces floreca. El 20
de enero de 1815, Reyes, bajo la guard de un buen
labrador del barrio de La Plazuela, llamado Miguel Al-
varez, y acompaado de los devotos que iban en rome-
ra al pueblo de El Viejo, se encamin a la vecina pro-
vincia nicaragense. Reyes era el pobre peregrino, que
iba, a otro suelo, a ofrecer sus votos en el satuario de
la ciencia: sus acompaantes eran peregrinos, tambin,
que iban a ofrecer a la Virgen del Viejo, los votos de
su fe religiosa. Impulsaba a Reyes la idea; a sus com-
paeros el mistico sentimiento. As viaja la humanidad,
por los mismos caminos, pero con fines distintos. Ms
dichosos, siempre, aquellos que peregrinan, en la vida,
llevando muchos ideales en la mente, o much amor
en el corazn!
A los pocos das, el joven estudiante, aquejado, ms
que por el cansancio, por los dolores de la ausencia del
hogar paterno y de la tierra native, lleg a la populosa
ciudad de Len. Se hosped en casa de Don Jos Maria
Guerrero, padre del virtuoso presbtero e instruido Doc-
tor del mismo nombre, donde fu recibido como uno de
la familiar. La austeridad de su vida, la dulzura de su








RAMON ROSA


carcter, la distincin de sus modales, su versacin en
las artes y su aptitud para las ciencias, franquendole,
de pronto, las puertas de la hospitalaria sociedad leonesa,
y le captaron el aprecio sincero de las personas ms dis-
tinguidas, entire las que figuraba Fray Nicols Garca
y Jerez, a la sazn Obispo de Nicaragua.
La actividad y la atencin de Reyes estaban dedica-
das al studio. Perfeccionaba sus conocimientos en el
castellano y el latn, cursaba filosofa, despus cnones
y teologa, y al mismo tiempo estudiaba matemticas,
para lo cual iba, diariamente, al Cuartel de Artillera,
a recibir lecciones de Don Manuel Dvila, acreditado
artillero que, ms tarde, trajo al pas el General Mora-
zn, y quien, con su valor y pericia, contribuy al buen
xito de la famosa batalla de La Trinidad, librada en
1827. Las pocas horas que poda robar al studio, las
empleaba en ayudar, en la Catedral y otras iglesias. al
Seor Guerrero, en sus oficios de Maestro de Capilla.
As cultivaba, cada vez ms, el arte musical, y hallaba
un recurso para satisfacer sus necesidades, y para auxi-
liar, en lo possible, a sus padres, necesitados de los re-
cuerdos y del apoyo del hijo ausente.
En la Catedral de Len, -en aquel templo catlico
de slida y deforme fbrica, de sombras y espaciosas
naves, de elevada y anchurosa cpula, de cuadradas y
ennegrecidas torres y de severo aspecto-, ah el joven
Reyes, contemplando las nubes de oloroso incienso, que
se elevaban y se desvanecan y perdanse en el azulado
cielo; viendo los amarillentos cirios de que partan ml-
tiples rayos de luz, que se descomponan en los vidrios
de las altas ventanas o se quebraban en las columns
de las arqueadas naves, yendo a morir, con sus ltimos
reflejos, en las pupilas de los ngeles, al parecer ani-
mados y sonrientes sobre sus pedestales de perfumadas









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


flores; oyendo las notas del rgano que, ya graves y
solemnes, ya tiernas y dulcsimas, semejan voces, ayes
del misticismo, lamentos y quejas de una religion que
pide a lo alto luz para la tenebrosa conciencia, y paz y
consuelo para el triste y lacerado corazn; ah Reyes,
con la sed de lo infinito, con las visions extraordinarias
de lo sublime, arrebatada su mente por el ideal divino,
inflamado su corazn por el amor inmenso, envuelta
toda su alma en mstica atmsfera..., ah apart los
ojos de las miserias de la tierra, y volvilos al cielo;
olvidse de las instables glorias de la vida, y abismse
tan slo en la eternidad de Dios; y quiso ser el ungido
del Seor, -quiso ser Sacerdote-.
Reyes tena resuelta su vocacin. Despus de obte-
ner brillantemente, con las calificaciones ms honrosas,
los ttulos de Bachiller en Filosofa, Teologa y Derecho
Cannico, pens en poner los medios de seguir y ter-
minar su carrera eclesistica. Iba a ordenarse, a ver
cumplidos los mandates de su vocacin. Pidi sus letras
al Prelado de esta Dicesis, que lo era, en calidad de
Vicario y Provisor, el Seor Den Don Juan Miguel Fia-
llos. El noble Den rehus al humilde Reyes sus letras,
por el motivo, entonces muy poderoso, de que perte-
neca a la clase de los plebeyos. iQu decepcin tan
amarga para el pobre pretendiente! Era a manera del
viajero fatigado que, despus de atravesar un desierto
de encendidas arenas, rinde al fin la jornada, con los
pies manando sangre y los labios abrasados por la sed,
y que, como el Nazareno, no encuentra ni en donde recli-
nar la desmayada cabeza. No obstante, Reyes no exhal
una sola queja. Resignado, dobl la cerviz ante la ad-
versidad, y, grande en su desgracia, se limit a escribir
a sus afligidos padres, dicindoles: "Si Dios me llama









RAMON ROSA


al sacerdocio, no habr quien se lo impida". Confi y
esper.
En trance tan difcil, en situacin tan dolorosa, Fray
Ramn Rojas, Guardin del Convento de Recoletos, de
quien se dice que muri en olor de santidad, vino en ayu-
da de Reyes, que, aunque resignado, estaba profunda-
mente entristecido por la negative del Den Fiallos. Ro-
jas acept al pretendiente, como novicio, en el Convento,
quien logr ordenarse de menores el ao de 1819, de
Sub-Dicono el de 21, y, hecha su profesin religiosa,
Dicono y Presbtero el de 22, recibiendo las sagradas
rdenes de manos del Obispo Garca Jerez. Nicaragua
repar la falta de Honduras. Reyes satisfizo sus aspira-
ciones supremas; pero al hacerlo, fu con dejacin del
siglo y de su Patria, necesitada sta de sus luces, de
su genio emprendedor y de sus edificantes virtudes.
La destructora y horrible anarqua que se desenca-
den en el Estado de Nicaragua en el ao de 1824, a la
que puso trmino en 1825 el General Don Manuel Jos
Arce, ex-Presidente de Centro-Amrica, oblig a Reyes
y a sus compaeros, los religiosos, a emigrar a Guatema-
la, para incorporarse a la Comunidad de su Orden, en
el Convento magnfico de Recoletos de aquella hermosa
y querida capital, donde, en el citado ao de 25, fueron
recibidos con la benevolencia propia del hogar hospita-
lario y de la fraternidad cristiana. En el Convento de
sus hermanos, Reyes, despus de cumplir, con escrupu-
losidad ejemplar, sus deberes monsticos, dedicaba to-
do su tiempo sobrante al cultivo de las ciencias y de
las artes. En la Biblioteca de los Recoletos lea y relea
las obras de los telogos y canonistas, de los historiado-
res y oradores sagrados, de los filsofos, de los fsicos,
de los astrnomos y de los humanistas latinos, franceses
y espaoles; y, si daba esparcimientos a su nimo pa-









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


sendose por los amplios corredores de los claustros o
por las ricas y umbrosas huertas del Convento, lo haca,
casi siempre, observando fenmenos celestes, como as-
trnomo, fenmenos meteorolgicos, como fsico, y fe-
nmenos de la vegetacin y de la florescencia, como
naturalista. Adems, depuraba su gusto en el arte mu-
sical y en el pictrico, tan propios del genio eminente-
mente artstico del pueblo de Guatemala.
En principios de 1828, pidi licencia al Padre Guar-
din para regresar a su pas nativo, con el objeto de
ver a su familiar. Es fama que el Guardin era seversi-
mo, an adusto, y que inspiraba temor a los individuos
de la comunidad; sin embargo, de buen grado y con
muestras de cario, concedi a Reyes una licencia de
tres aos. Hora feliz para Tegucigalpa! Das de ben-
dicin para Honduras!, dice, con justicia, el Seor Jirn,
en sus apuntamientos relatives a la vida de Reyes (3).
Fray Jos Trinidad sali de Guatemala y tom la
va de Chiquimula; se detuvo en Esquipulas para visitar
al Seor de dicho pueblo, tan reverenciado por los cre-
yentes de dentro y fuera de Centro-Amrica, por sus
estupendos milagros. Dice el Seor Jirn: que, habien-
do salido Reyes a la puerta de su posada, para ver pasar
una tropa que entr inusitadamente, qued ciego en el
acto, y exclam: "ser possible, Seor, qu aqu, donde

3.-Los apuntamientos citados, que estn en mi poder, los
hizo el virtuoso Presbtero Don Yanuario Jirn, ex-Cura de Te-
gucigalpa. Tuvo la bondad de obsequirmelos, y de ellos he to-
mado gran parte de los datos que contiene esta lectura. El Seor
Jirn trat en la intimidad al Seor Reyes, a su familiar, a sus
amigos y a sus adversaries: conoci los pormenores de su vida
v fu su colaborador en la obra de fundar la Academia, despus
Universidad de Honduras. Reciba el buen amigo, el Sacerdote
instruido, que es honra y prez del clero hondureo, el testimo-
nio de mi gratitud por su valioso trabajo; y tenga por recom-
pensa, la nica que puedo darle, aunque much merece, el aso-
ciar su dignsimo nombre al nombre esclarecido de su antiguo
y venerado amigo, el Doctor Reyes.









RAMON ROSA


tantos han venido a recobrar la vista, pierda yo la ma?";
que, para su recobro, el enfermo ofreci al Seor una
misa en accin de gracias: que llevronlo ciego al lecho,
en donde las seoras de la casa le pusieron unos "par-
chos de vigo y un pao sahumado en alhucema"; y que,
al otro da, al despertar, vi perfectamente, y se dirigi
gozoso a cumplir el voto de la misa ante el Altar del
Seor de Esquipulas. Sin otro accident digno de no-
tarse, sigui el padre recoleto su largo camino; lleg a
la ciudad de Gracias a Dios, antiguo asiento de la Au-
diencia de los Confines, en donde fu recibido y agasa-
jado por el Presbtero Don Francisco Pineda, quien le
hizo acompaar hasta el punto de su destino.
Al fin, en la tarde del da 13 de julio del citado ao,
lleg a la vecina Villa de Concepcin o Comayagela, y
all se detuvo, transitoriamente, hospedndose en la ca-
sa cural, debido a algunos disturbios locales; pero, co-
nocida su llegada, que haba efectuado como de incg-
nito, fueron a verle su familiar y los vecinos de la ciudad.
Ofrecise, entonces, un cuadro verdaderamente conmo-
vedor: la madre, olvidando por un moment la dignidad
materna, slo pens en la santidad del sacerdote, y,
derramando lgrimas de alegra, arrodillse ante su hijo
para pedirle su bendicin; despus le abraz tiernamen-
te, una y muchas veces. Esto me recuerda la escena
bblica en que Jacob prime entire sus brazos a Jos,
despus de muchos aos de llorarlo muerto. Qu be-
llas escenas, para ser trasladadas al lienzo por el pincel
de un artist!
Pblica ya la llegada de Reyes, los individuos de
todas classes sociales acudieron alborozados a la casa cu-
ral, para darle la bienvenida. Su familiar buscle hospe-
daje en el Convento de Franciscanos; pero los frailes
presentaron dificultades para recibir a tan distinguido









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


husped. El da 14, siguiente al de su llegada, despus
de celebrar misa en la Iglesia de Comayagela, acom-
paado de sus parientes y amigos, y con la humildad
del romero, entr a pie a esta ciudad, y fu a instalarse
en el desocupado Convento de Nuestra Seora de las
Mercedes, que haba de ser, hasta su muerte, su habitual
vivienda. Aquel recoleto, que hacia su entrada apoya-
do en su bordn de peregrino y sin ms equipaje que
un hbito de estamea y unas empolvadas sandalias,
traa en su corazn un gran tesoro de virtudes, y en su
inteligencia la viva luz que hara visible, para los hon-
dureos, nuevos y hermosos horizontes.

Los tiempos en que el Padre Reyes regres a su
Patria fueron verdaderamente borrascosos. Acababa de
pasar la funesta invasion de Honduras, efectuada el ao
de 27, y, entire conmociones y hechos de armas, se pre-
paraba, como consecuencia, la gran revolucin del ao
de 29, que cambi por complete la faz de Centro-Am-
rica. La falta de paz y de bonanza imposibilit a Reyes
para hacer, desde luego, a Honduras, los beneficios que
ms tarde le prodig a manos llenas. El ao del 31 de-
ba expirar su licencia, y tendra, entonces, que regresar
al Convento, para no volver jams a su nativo pueblo.
Mas, la revolucin del 29 ech por tierra los Institutos
monacales, y Reyes, en fuerza de nuevos decretos, qued
secularizado y en capacidad de servir toda su vida a
su pas. Qu aspects tan diversos y aun opuestos tie-
nen los sucesos revolucionarios! Lo que fu una gran
desgracia para las comunidades religiosas, fu una gran
fortune para Honduras. Valindome de las palabras ex-
presivas del Evangelio, Reyes haba estado bajo el cele-
mn, oculto, pero sali a la luz del siglo, florecieron y
fructificaron, al calor de la Patria, sus talents y virtu-
des, e hizo inapreciables bienes a sus conciudadanos.








RAMON ROSA


En el resto del ao de 28 y en los de 29, 30 y 31,
dadas las circunstancias anormales del pas, Reyes se
concrete, casi nicamente, al servicio del culto, al que
empez a dar muchos atractivos con sus plticas y ser-
mones, que sigui pronunciando durante 24 aos, y con
sus villancicos, cuya msica compona, y que eran odos
por numeroso concurso en las alegres fiestas de la pas-
cua y en las de la Natividad de Mara. En sus plticas
y sermones, ms se ocupaba en dar enseanzas morales,
que en hacer panegricos de santos y disertaciones sobre
abstrusos temas teolgicos. Como hombre ilustrado, no
aterrorizaba al pueblo con las llamas del infierno; ms
bien le mostraba el cielo, y, para llegar a l, la escala
mstica que proporcionan la verdad conocida y la virtud
sentida y practicada. Sus oraciones sagradas -perdidas,
casi por completo- me hacen recorder los buenos tiem-
pos del Padre Lacordaire y del Padre Jacinto, no por
la magnificencia de la oratoria, de que Reyes careca,
relativamente, sino por sus altas y trascendentales en-
seanzas morales.

En el ao de 1830, empez a tomar alguna parte en
asuntos politicos relacionados con los intereses de la
Iglesia. El Presbtero Don Francisco Mrquez era hom-
bre de grande influencia poltica en el Estado, y ama-
ba, con uno de esos amores ardientes y avasalladores
que no reconocen obstculos, a Carmen Lozano, dama
muy principal de esta ciudad. Quera unir, eternamen-
te, su suerte a la suya, y, prevalido de su posicin, de
sus valiosas relaciones y de su carcter de Diputado,
el 27 de mayo del expresado ao de 30, obtuvo del Con-
greso, que se reuna en la Casa de Moneda, un decreto
autorizando el matrimonio de los eclesisticos seculares:
decreto rechazado por los clrigos Diputados al Con-
greso y por la mayora de la gente sensata. Reyes, por









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


medio de su padre, Don Felipe Santiago, que era Di-
putado, opuso al decreto un razonado y convincente dic-
tamen. Y sobrados motivos haba para ello. El decreto
tena por origen el inters amoroso de un sacerdote, y
no la opinion pblica; adems, fu una ley, en todo sen-
tido, absurda. Se comprende que los clrigos se casen
civilmente, cuando, separada la Iglesia del Estado, la
ley los autoriza para ello y reconoce los efectos legales
de su matrimonio. Pero, establecer el matrimonio de
los clrigos in facie eclesiae, conforme a los cnones,
cuando stos declaran nulo dicho acto matrimonial, es
incurrir en un contra sentido en que slo pueden caer
legisladores desprovistos de las ms elementales ideas
sobre derecho pblico civil y eclesistico. No obstante,
el decreto se llev a efecto. Fray Luis Vega, Cura de
esta Parroquia, contrajo matrimonio con la seorita
Eleuteria Espinoza, y el Cura de Comayagela, Don Joa-
qun Molina, con la seorita Nicanor Cantn. Slo el
pobre amartelado Padre Mrquez no pudo casarse, por-
que la seora de sus tiernos pensamientos rehus con
obstinacin las bodas, y, desesperado y suspenso, como
sus compaeros, retirse al pintoresco pueblo de Gi-
nope, en donde vivi, lleno de infinita tristeza, y en don-
de slo con la muerte pudo dar trmino a la cruel memo-
ria de sus desgraciados amores! (4).
4.-Por ser un dato interesante para la Historia, reproduzco
el decreto a que me refiero en el texto.-"La Asamblea Legisla-
tiva del Estado de Honduras, teniendo en consideracin que el
matrimonio produce a la sociedad bienes de que no ha debido
privrsele por ningn motivo; consultando con las luces del
da, y en uso de sus soberanas facultades, ha tenido a bien de-
cretar y
DECRETA:
Artculo nico.-Los Eclesisticos seculares del Estado pue-
den contraer matrimonio, libremente, lo mismo que todo ciu-
dadano.-Pase al Concejo.-Dado en Tegucigalpa, a 27 de mayo
de 1830.-Francisco Mrquez, D. P.-Trinidad Estrada, D. S.-
Hiplito Flores, D. S."-Tomo 83, pgina 93 y 94.-Archivo Na-
cional.









RAMON ROSA


Efectuado el matrimonio del Cura Fray Luis Vega,
el Presbtero Don Nicols Iras, que como Previsor y
Vicario General gobernaba esta Dicesis, nombr al
Padre Reyes Cura de Tegucigalpa, a pedimento de las
seoras principles de la ciudad, representadas por la
talentosa Doa Josefa Cocaa y por Doa Dolores y Do-
a Petronila Midence. Mas Reyes, siempre humilde,
renunci la cura de almas, e influy para que recayese
el nombramiento en el Presbtero Jos Trinidad Estrada,
que ejerci el cargo cerca de cincuenta aos, y a quien
acompa, en calidad de Coadjutor, haciendo los peno-
sos oficios de confesor y los difciles de orador en la c-
tedra sagrada. Por doquiera se le vea, como ayudante
del Cura, alegre y festivo, ejerciendo su ministerio, tan
solcito en inters de los ricos como de los pobres (5).
Como hombre de arreglo, llevaba la cuenta de sus entra-
das y salidas. En sus muchos aos de trabajo, hasta el
43, ingres a la gaveta de su mesa la suma de $ 50,000;
y, sin contar los ingresos de 12 aos ms y el valor de
los muchos obsequios que reciba; a su muerte, slo dej
sus modestos muebles a su familiar, y la iglesia de la
Concepcin, que haba adquirido por una capellana fun-
dada por uno de sus mayores, la leg en beneficio p-

5.-La conduct de Reyes, como Coadjutor, me hace recor-
dar las siguientes sentidas frases de un clebre escritor europeo:
"Qu bellas funciones las de un Cura!... El es un ministry de
bondad... Qu dichoso fuera yo en un pobre curato, haciendo
la dicha de mis parroquianos!...
No los hara ricos; pero participara de su pobreza, y le
quitara a sta el deshonor y el desprecio que la acompaan...
Les hara amar la concordia y la igualdad, con que se evita o
se hace llevadera la miseria... En mis instrucciones, yo me
atendra menos al espritu dogmtico que al espritu del Evan-
gelio, en donde la doctrine es simple y la moral sublime, y en
donde se ven pocas prcticas religiosas y muchas obras de ca-
ridad.
Antes de ensearles lo que se debe hacer, yo me pondra a
practicarlo, y veran que cuanto yo les digo yo lo pienso..."








BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


blico. No atesoraba; sostena el culto a expenses, y los
pobres formaban parte de su numerosa familiar. Reyes
era el tipo perfect del sacerdote evanglico (6).
Reyes no slo era el verdadero padre de los nece-
sitados, sino, tambin, el prudent consejero de las fa-
milias, cuya paz restableca o afirmaba. Adems, como
hombre ilustrado, se opona, siempre, a las falsas ideas
y preocupaciones del pueblo, hijas de la ignorancia y
del fanatismo. No fanatizaba; moralizaba e ilustraba.
De esta conduct di pruebas, evidentes y repetidas, aun
en los moments de pblica tribulacin. El 20 de enero
de 1835, llamado vulgarmente el ao del polvo, ocurri
que, de repente, se oscureciera el sol, se sintieron horri-
bles sacudimientos de tierra, ya de oscilacin, ya de tre-
pidacin, y se oyeran retumbos prolongados y pavoro-
sos, que semejaban truenos ensordecedores de una tem-
pestad deshecha. La luz se extingui, por complete, a
causa de una abundante lluvia de polvo que caa sin
cesar, al grado de que para verse las personas, de cerca,
se acuda a hachones de ocote, o a velas que pronto se
apagaban. El pueblo, consternado, sinti los terrores
del siglo X: crey llegado el juicio final, y hombres y
mujeres, ancianos, adults y nios, a voz en cuello, ha-
can pblica y general confesin de sus culpas. As lo
crean, tambin, los sacerdotes, que oan, en desorden,
a sus aterrados penitentes. Pero Reyes, sacerdote que
saba fsica y geologa, logr devolver al pueblo la calma,
impidiendo las generals y pblicas confesiones. A to-
dos deca: -"No os aflijis, ni deis escndalos; no es
el da del juicio; un volcn cercano ha hecho erupcin;
el peligro ha pasado, y el polvo dejar de caer dentro de
poco tiempo". -Reyes era un orculo para su pueblo,


6.-Jirn.-Apuntamientos citados.








RAMON ROSA


y ste, creyndole, dej de career en el juicio final y
de decir a gritos sus pecados. A poco se confirm, por
los hechos, el dictamen del hombre de ciencia. El polvo
fu disminuyendo, una plida luz fu alumbrando, y a
los tres das el sol apareci en todo su esplendor. Des-
pus se supo que haba hecho erupcin el volcn de Co-
sigina, en la Costa del Pacfico del Estado de Nicaragua,
limtrofe del de Honduras. Cunto afligen la ignoran-
cia y el fanatismo religioso! Cunto consuela y forta-
lece la ciencia!
Incansable en sus labores, ya en beneficio del culto,
ya de la sociedad, en el citado ao de 35 reedific la
capilla del templo de La Merced, y despus las de los
templos de San Francisco y de El Calvario. Ayud efi-
cazmente, al Seor Don Antonio Tranquilino de la Ro-
sa, en la obra important de reparar nuestra hermosa
Iglesia Parroquial, que estaba en ruinas, a causa de los
sacudimientos de tierra de 1809: prest, asimismo, su
ayuda, al Seor Rosa, en la construccin que ste hizo,
por su cuenta, del antiguo cementerio de esta ciudad;
tambin edific los pequeos templos de Las Casitas,
de Soroguara y de Suyapa, famosa esta ltima, para los
creyentes, por su diminuta y milagrosa Virgen; y, por
fin, hizo esfuerzos, aunque malogrados, para construir
el hospital de esta ciudad, cuyos cimientos quedaron
hechos cerca de la Iglesia de El Calvario. Por doquiera
hay, ciertamente, recuerdos del Padre Reyes: en nom-
bre de la fe, se le recuerda, por la exaltacin que di al
culto; en nombre de la razn, por sus obras en pro del
bien pblico, y de los derechos y fueros de la huma-
nidad.
En febrero de 1837, hubo grandes fiestas en Tegu-
cigalpa, con motivo de la restauracin de la iglesia pa-
rroquial: Reyes, que era el alma de los regocijos pbli-









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


cos, estuvo a grande altura. Pronunci el sermn pa-
negirico de la dedicacin del templo, y, haciendo el
encomio de la suntuosidad de la obra y de la munificen-
cia de sus promotores, exclamaba elocuentemente: Vi-
dete quales lpides, videte quales homines! El orador
sagrado, que era tambin filarmnico y compositor, di
para su estreno, en la solemne festividad la dedicacin,
su afamada misa de "El Tancredo" (7). Tanta alegra,
como acontece en la vida, tuvo una compensacin de
dolores y desventuras. El clera asitico estaba en ace-
cho, y, no obstante las medidas sanitarias tomadas por
la municipalidad, en septiembre del mismo ao hizo su
invasion la terrible epidemia. Por todas parties cons-
ternacin y duelo! Tegucigalpa perdi a sus hijos ms
benficos, entire ellos al Seor Don Antonio Tranquilino
de la Rosa y a su hijo Don Len. Tambin el Padre Re-
yes fu atacado del clera; pero logr salvarse, despus
de estar entire la vida y la muerte. Dichosa salvacin
la del hombre ilustre que, aos despus, deba fundar
el primer establecimiento literario de la Repblica!
La Archidicesis de Guatemala haba quedado sin
Arzobispo en 1829, por el echamiento, de la tierra, de
Fray Ramn Casaus y Torres: en El Salvador haba co-
rrido mal viento el Obispado establecido revolucionaria-
mente por el memorable Padre Delgado, que se puso la
mitra entire acerbas contestaciones cannicas y trascen-
dentales distrubios pblicos; y en Honduras, desde la
muerte de Fray Vicente Navas, o de Manuel Julin Ro-


7.-Compuso, adems, LA SABATINA, la de REQUIEM, con
su invitatorio y response, y la msica del PARCE MICHI, y de
numerosos villancicos del Santsimo Sacramento, de noche bue-
na y de natividad de la Virgen. Aparte de sto, fu el autor de
la msica tan popular, de las canciones contenidas en sus Pas-
torelas, y de sones alegradores, que todava se oyen con gran
placer en las pblicas festividades.








RAMON ROSA


drguez (1810), segn el cronista Juarros, hubo sede va-
cante. Casi vencida la revolucin liberal del General
Don Francisco Morazn, se atendi al restablecimiento
o colocacin de los Prncipes de la Iglesia. Por medio
del Presbtero Don Jorge Viteri y Ungo, que fu en mi-
sin a Roma, se hizo, en 1840, el arreglo que sigue: Fue-
ron nombrados: Arzobispo auxiliar de Guatemala, el
Doctor Don Francisco de Paula Garca Pelez; primer
Obispo del Salvador, el comisionado Seor Viteri, y Obis-
po de Honduras, el Padre Reyes. "La noticia se comu-
nic a esta ciudad -dice el Seor Jirn, con esa sen-
cillez y naturalidad propias del buen cronista- y caus
extraordinario regocijo, y se celebr con repique gene-
ral de campanas, y con alegre msica que se llev a
casa del preconizado Obispo, presidida la concurrencia
por el Seor Cura Estrada, que, con much razn, se
mostraba sumamente satisfecho. Mas, en medio de tan
just alegra, slo el Padre Reyes estaba triste, y tem-
blaba, en presencia de la alta dignidad que se le anun-
ciaba, y peda a Dios lo librara de ella" (8).
Para la efectividad del Obispado, necesitbase de
la consagracin, que ofrece, a veces, grandes dilatorias;
e interpretando las ideas del Seor Jirn, Dios, valin-
dose del General Francisco Ferrera, Presidente del Es-
tado, que llevaba entire ojos a Reyes por sus ideas inde-
pendientes, y de la camarilla que a aquel aconsejaba,
hizo llegar al Vaticano la falsa noticia de que Reyes ha-
ba muerto. El Papa Gregorio XVI, creyendo cierta la.
noticia, y en vista de la nueva terna que le remiti el
Gobierno de Honduras, en uso del derecho de patronato,
nombr Obispo de la Dicesis al Presbtero Don Fran-


8.-Apuntamientos citados.-Vase al final la nota A.









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


cisco de Paula Campoy y Prez (9), quien fu consagra-
do en Guatemala el ao de 1845. En este ao regres
a Comayagua, en donde se hallaba Reyes en calidad de
detenido por orden del General Ferrera. Este mulato
de hierro, este sacristn sublime por su valor, que se
haba educado en casa de Reyes, no slo le arrebat la
mitra, como se ha visto, juzgndole enemigo de su po-
ltica, sino que, adems, le someti a vejmenes y duras
represiones. Y nada ms injusto que tales procedimien-
tos. Reyes, con su genial franqueza, reprobaba enrgi-
camente los malos actos del Gobierno, as como aplauda
los que le parecan buenos. Esta franqueza fu su cri-


9.-"Tena, entonces, 47 aos, y era natural de Cartagena
de Levante en Espaa.
Vino a Amrica en calidad de familiar del Seor Garca Xe-
rez, Obispo de Nicaragua.
El ao de 25, fu preciso hacer salir de Nicaragua, para tran-
quilizar el pas, al Obispo Xerez, y traerle a Guatemala.
Xerez y Campoy se alojaron en el Convento de los frailes
de Santo Domingo.
Muerto el Obispo de Nicaragua, Campoy se dirigi a Hon-
duras y sirvi el curato de Los Llanos de Gracias.
Era Vicario, en Sede Vacante, el clebre Cannigo Iras.
A la muerte de Iras, Campoy apareci como provisor y go-
bernador del Obispado de Honduras.
El ttulo de Campoy era un nombramiento que en l hizo
el expresado Seor Iras.
No haba Cabildo en Comayagua, y Campoy tuvo que diri-
girse al Cabildo Metropolitano, el cual aprob su nombramiento.
El Seor Campoy no se crea seguro an, y solicit la apro-
bacin de Fray Ramn Casaus y Torres, Obispo de Rosn y Arzo-
bispo de Guatemala, quien se hallaba en La Habana.
El Cabildo Metropolitano y el Arzobispo Casaus quedaron
muy complacidos de la conduct del Seor Campoy. lo que le
vali muy buenas recomendaciones para el Obispado de Hon-
duras.
Para sostener la nueva mitra, se crey convenient resta-
blecer los diezmos, en toda su plenitud.
Los diezmos de Honduras se elevaron a grandes sumas. Slo
los de Olancho fueron proverbiales.
Cuando se peda una cantidad asombrosa, se deca, entonces:
"Se piden los diezmos de Olancho". (Montfar: Resea Histrica:
Tomo cuarto: Captulo dcimo primero").
Biografa-3









RAMON ROSA


men, y el origen de enemistades que le causaron grandes
sinsabores, y de persecuciones que sufri con la con-
formidad que inspira una conciencia recta y tranquila.

Tanto en 1845, en Comayagua, como en 1846, en
esta ciudad, trat al Seor Campoy con muestras de pro-
fundo respeto y de sincero cario (10). No guard ren-
cor a sus enemigos, que inventaron la noticia de su muer-
te para privarle del Obispado; y por tal beneficio del
cielo, que as lo estimaba, cant, en accin de gracias,
una misa solemne en la Iglesia de La Merced. Desde
entonces, no volvi a hablar de incident tan vergonzo-
so, que exhibe los ruines manejos de nuestra political;
y cuntase que slo una vez, en el ao 51, en que hizo
una visit en Len de Nicaragua al Seor Obispo Jorge
Viteri, emigrado de El Salvador, record el suceso, con
motivo de mostrarle Viteri el retrato de Gregorio XVI,
dicindole: "Conozca usted al Papa que le hizo Obispo
de Honduras". La verdadera grandeza est en olvidar
las ofensas. Elevarse sobre la envidia y miserias huma-
nas es la mayor de las elevaciones.
Llega el moment de referirme a una de las labores
ms costosas y trascendentales de Reyes, cuyo slo m-
rito bastara para inmortalizar su memorial. Poco tiempo
despus de su regreso de Guatemala, en las horas que


10.-De estos sentimientos son una prueba los siguientes
versos, en que hay un bonito juego de palabras, de una compo-
sicin dedicada al nuevo Obispo, suscrita por su Secretario Pa-
blo Gaitn:
Por Vos, Santa alegra
Doquier se ve esparcida:
Todo al placer convida:
El llanto se olvid.
Aun la naturaleza
Ms hermosa aparece:
El prado se embellece,
Risueo est el CAMPO-HOY.








BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


le quedaban libres, y que bien hubieran podido ser de
just vagar, se dedicaba a instruir en ciencias y letras
a los jvenes que mostraban deseos de aprender. Fueron
sus primeros discpulos Don Yanuario Jirn, Don Aga-
pito Fiallos, Don Mximo Soto, Don Alejandro Flores,
Don Lorenzo Motio y Don Leandro Carias. Ya instrui-
dos sus discpulos, como no haba Universidad en Hon-
duras para obtener ttulos acadmicos o profesionales,
dirigironse, en su mayor parte, a la ciudad de Len
de Nicaragua, a fin de terminar sus respectivas carre-
ras. Bien pronto alcanzaron con notable lucimiento sus
primeros diplomas ulicos, debidos a la enseanza que
les haba dado su generoso maestro. Pero he aqu que,
en 1844, el General salvadoreo Francisco Malespn lle-
v una guerra a Nicaragua, desastrosa en sus muchos
resultados. Todo era, en ese tiempo, desconcierto y des-
truccin. Los discpulos de Reyes, amedrentados, tuvie-
ron que regresar con penalidades sin cuento a su native
pas, viendo frustrados sus esfuerzos y los sacrificios de
sus pobres families. Lo de siempre: cuando se toma el
fusil, se dejan el libro y la pluma; cuando se abren los
cuarteles, se cierran las universidades y academias. Los
golpes rudos de militarismo desatentado, hieren o matan
a los trabajadores que cultivan las ciencias y las letras,
que proporcionan el alimento material y moral de las
naciones. Ojal que alguna vez, en Centro Amrica, la
fuerza military deje de ser la destructora de las ideas y
de los derechos, y se limited a ser, cualquiera que sea el
partido que triunfe en las contiendas sociales y polticas,
la salvaguardia de los individuos, de la produccin que
alcanza el trabajo, y de la accin de la ciencia y de las
letras, ejercida desinteresadamente por los que ms es-
tudian y padecen, oscuros y perseguidos en vida, y, mu-
chas veces, despus de muertos, glorificados por la His-
toria y aun por sus mismos detractors.









RAMON ROSA


Entre los jvenes que regresaron de Nicaragua se
contaban Yanuario Jirn, Mximo Soto, Miguel Antonio
Rovelo y Alejandro Flores. Vindose sin ocupacin pro-
vechosa y cortadas las alas de sus aspiraciones, ipobres
aves que rastreaban!, les ocurri buscar un ideal para
su inteligencia, a la par que un noble objeto para sus
actividades y energas. Convinieron en former una Aca-
demia, en que pudiesen ensear Latn y Filosofa, en sus
diversos ramos, y obtener el apoyo y direccin del Padre
Reyes (11).

El Padre acogi la iniciativa, con entusiasmo, y aun
el ttulo de la Academia, dado por los proponents:
Sociedad del Genio emprendedor y del buen gusto; ttu-
lo que, a la verdad, era impropio y hasta pedantesco,
aplicado a un establecimiento literario constituido para
la enseanza del latn y de la filosofa.

El 14 de diciembre de 1845, en la que hoy es Casa
de Gobierno, se install solemnemente la Academia, ba-
jo la presidencia del Padres Reyes, y en presencia del
vecindario notable, que manifestaba su grande y leg-
tima satisfaccin. Reyes, en calidad de Rector, pronun-
ci un breve pero elocuente discurso de inauguracin,
y, haciendo justicia a sus alumnos, convertidos en pro-
fesores, dijo de ellos, entire otras cosas: "Unos jvenes
que, uniendo a sus talents una infatigable aplicacin
al studio, han merecido los honrosos ttulos literarios
con que los condecor la acreditada Universidad de Len


11.-El Doctor Don Mximo Soto me refiri, hace 20 aos,
que, despus de salir del bao de la ya aterrada Posa de EL TA-
BACAL, en el Ro Grande, o sea Choluteca, que desagua en el
Pacfico, ocurri a l y a sus compaeros, fastidiados por la in-
accin, fundar la Academia de studios y comunicar el pensa-
miento al Doctor Reyes, para que le diese vida y prestigio con
su persuasive palabra y autorizado nombre.









BIOGRAFIA OEL PADRE REYES


de Nicaragua, consagran hoy a la Patria sus tareas y
vienen a pagarle las primicias de sus luces, hacindole
un servicio de clase superior a la de cuantos pueden pres-
tarle sus ms amantes hijos. Su misma ilustracin les
ha hecho conocer que las ciencias contribuyen, sobre
manera, a hacer felices a los hombres y a los pueblos,
y que, en los pases donde por fortune se han adoptado
los principios democrticos, son de absolute necesidad;
y he aqu el don precioso que vienen a ofrecerle. Ven
la falta de establecimientos de enseanza; advierten, no
sin dolor, que en Honduras las ciencias estn todava
encerradas bajo los pergaminos y capilladas, y no pue-
den ser indiferentes al malogro y desperdicio de talen-
tos privilegiados que se quedan sin cultivo, cuando de-
bieran ser la honra de la Patria" (12).
La buena semilla siempre germina, para dar, a su
tiempo, flores y frutos. La humilde Academia o Socie-
dad del Genio emprendedor y del buen gusto, bien pron-
to hizo notables progress y se convirti en Universi-
dad de la Repblica. Apreciando el buen xito de los
trabajos de la Academia, el Padre Reyes propuso a la
Municipalidad de Tegucigalpa que solicitase del Go-
bierno Supremo la autorizacin debida, para elevar el
Establecimiento, que tena carcter privado, al puesto
official de Universidad. Hubo oposiciones, como sucede,
casi siempre, cuando se trata de operar adelantamien-
tos sociales que chocan a los bien hallados con el atraso,
quienes ven, en el movimiento y en la luz de una trans-


12.-Los primeros alumnos de la Academia fueron Don Va-
lentn Durn, Don Adolfo Ziga, Don Salatiel Andino, Don Cres-
cencio Gmez, Don Sinforiano Rovelo y Don Miguel Bustillo. El
Padre Reyes enseaba Fsica y Matemticas; Mximo Soto, Filo-
sofa, y Yanuario Jirn y Alejandro Flores, Gramtica Latina.
Miguel Antonio Rovelo cooperaba, eficazmente, a la enseanza
de dichos ramos.








RAMO N ROSiA


formacin, la prdida de las ventajas que creen propor-
cionarles la quietud del estacionamiento y la obscuridad
de la ignorancia. Mas triunf la grande iniciativa de
Reyes: la Municipalidad present su solicitud, y el h-
bil politico, Jefe del Estado, Doctor Don Juan Lindo, que
tambin fund la Universidad de El Salvador, expidi
el correspondiente decreto de autorizacin.

El memorable da 19 de Septiembre de 1847, en la
Iglesia de San Francisco de este ciudad, se inaugur, con
pblico regocijo, la Universidad de Honduras. Presi-
dieron acto tan solemne el consabido Jefe del Estado,
Doctor Don Juan Lindo, y el Seor Obispo Don Francisco
de Paula Campoy y Prez: asisti todo el vecindario dis-
tinguido de la ciudad, y se pronunciaron oportunos dis-
cursos por el Seor Lindo, el Seor Campoy, el Rector
y algunos de los Catedrticos. Al siguiente da de la
inauguracin, se gradu de Bachiller en Filosofa el
joven Sinforiano Rovelo, obteniendo el primer ttulo que
extendi la naciente Universidad. Al Padre Reyes co-
rresponde la alta honra de ser el fundador de la Univer-
sidad hondurea, pues a su iniciativa, afortunadamente
hecha y dichosamente realizada, se debi su estableci-
miento. Fu tambin el autor de sus Estatutos, que han
regido, con algunas modificaciones, hasta la publica-
cin del Cdigo de Instruccin Pblica. Si Reyes hu-
biera vivido largos aos, habra recibido la ms grata y
cumplida recompensa, viendo los opimos frutos de su
obra civilizadora. De la Universidad han salido, con-
cluyendo o no sus studios en ella, Mximo Soto, el pri-
mer mdico-legista de Centro Amrica; Yanuario Jirn,
aventajado telogo; Samuel Escobar, brillante orador
sagrado; Cleo Arias, Valentn Durn, Crescencio G-
mez y Vicente Ariza Padilla, jurisconsultos de primer
orden; Adolfo Ziga, publicista y escritor sobresaliente;









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


Julio Contreras, filsofo elocuente y humanista; Rafael
Alvarado Manzano, jurisconsulto y docto educador;
Juan Ramn Reyes, poeta inspiradsimo; Alvaro Con-
treras, tribune y periodista el ms fecundo de la Am-
rica Central, y various otros de distinguido mrito, que
sera prolijo nombrar en esta ocasin. Lstima grande
que, debido a las ideas de la poca y a los escasos ele-
mentos de la Universidad, no hayan salido de su seno
gegrafos, historiadores, fsicos, matemticos, naturalis-
tas, economists y estadistas, de que tanto necesita Hon-
duras para que alcance a comprender sus verdaderos
intereses materials y morales. Empero, la obra de Re-
yes fu grandiosa, y esplndidos sus resultados. Que el
Sacerdote evanglico reciba las bendiciones de la pos-
teridad agradecida, y que sea imperecedera la gloria
del Padre legtimo de las letras hondureas!

Fundada la Universidad, dedicaba Reyes su tiempo
a la enseanza, al ejercicio de su ministerio, a sus es-
parcimientos poticos, y, siempre que le era dado, al cul-
tivo de sus numerosas relaciones. Era una vida de tra-
bajos y de afectos, que no daba lugar al vaco de la
inteligencia ni al triste vaco del corazn. Del confesio-
nario, pasaba a componer canciones, villancicos y pas-
torelas (13); de la ctedra, a escribir su Compendio de


13.-El Padre Reyes di, impropiamente, -creo que a sa-
biendas, pues era versado en latn, castellano, francs, ingls e
italiano- el nombre de Pastorelas a sus dramas buclicos. En
rigor, deben llamarse Pastorelas, -del latn PASTORALIS- que
es el nombre castizo que corresponde a las obras dramticas
cuyos interlocutores son pastores y pastoras. Cierto es que
existe la palabra pastorela, derivada de la italiana PASTORE-
LLA; pero tal vocablo significa taido y canto sencillo y alegre,
a modo del que usan los pastores, y de ninguna manera un dra-
ma corto en que son autores individuos del campo. Expuesta
esta advertencia, y reconocida la impropiedad de la palabra pas-
torela, en el sentido en que la emple el Padre Reyes, conti-
nuar usndola, tanto porque la aplic a sus composiciones bu-









RAMON ROSA


Fsica, en que todos aprendimos los rudimentos de la
ciencia, y buenos artculos, como el firmado Sofa Seyers,
que publicaron los peridicos de la poca; y del escri-
torio, a dar expansion a su genio comunicativo y jovial.
Entretena y deleitaba: a las damas, en las tertulas y bai-
les, con su amena conversacin y felices ocurrencias:
a los caballeros, jugando sin inters a las cartas o em-
peando partidas de billar; y a todo el pueblo, con los
alegres paseos a la Laguna, con las competencias y emu-
laciones de los gremios en las fiestas de Mercedes, con
los nacimientos en navidad, y con las encantadoras ve-
ladas en la plaza de El Calvario, durante el tiempo de la
pascua de resureccin.
Disgustos, penas y desengaos no le faltaron, aun
siendo tan dulce y benfico. Tuvo enemigos gratuitos
que le prodigaron insultos, y algunos de sus familiares,
que no tomaron buen camino, muchas veces llenaron su
alma de indecible amargura; pero a todo haca frente
con su resignacin y prudencia. Varn just, se encas-
tillaba en su conciencia y su saber, y, haciendo el bien,
hallaba honest distraccin para su espritu y consuelo
para sus pesares. Tambin es digno de notarse que,
comunicndose con todas las classes sociales y much con
las damas, y viviendo en una pequea ciudad, en que
hay muchas lenguas que hablan y pocas cabezas que
piensan (14), ni aun sus mayores enemigos pusieron en
duda su desinters, sus virtudes privadas y la several
moral de sus actos. Jams, ni una sospecha empa el
espejo en que poda verse la imagen pura del sacerdote


clicas el poeta tegucigalpense, como porque su uso est uni-
versalmente aceptado en Honduras y en las dems Repblicas
de Centro-Amrica. Que corra el vocablo, como corren otros mu-
chos, todava ms impropios.
14.-Vctor Hugo.









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


inmaculado. Sus ideas independientes, y hasta agresi-
vas, en el terreno de los principios, le atrajeron enemis-
tades, denuestos y aun persecuciones; pero su conduct,
clara como la luz y limpia como el agua que sale del
primer manantial, fu su slido e impenetrable escudo.
El odio y la calumnia no pudieron hincar en ella su dien-
te envenenado, ni ensuciarle con la baba biliosa de sus
impotentes iras. Raro fenmeno, en una sociedad pe-
quea en que todo se adultera, en que domina la ruin
envidia, en que los comentarios torticeros abundan, y
en que tener talent, ciencia, disposicin y nombre, es
un gran crime!
Si la Iglesia le nombr Sinodal del Clero, en cuyo
cargo mostr sus grandes conocimientos en cnones y
teologa y en materials litrgicas, y si todos los Prelados
le dieron licencias absolutas en prueba de complete con-
fianza, los pueblos del Estado, en mrito de su patrio-
tismo y de sus luces, tambin le dieron sus votos espon-
tneos para que fuese su representante, entonces que
aun habia alguna fe en asuntos de poltica. Siete veces
fu Diputado de la Nacin, y figure, en primera lnea,
en el clebre Congreso Centro-Americano reunido en
Tegucigalpa el ao de 1852.
Qu de recuerdos! Era el 15 de Septiembre, ani-
versario de la Gran Patria. Se hallaban reunidos con
el pueblo, en la Iglesia Parroquial, los Representantes
al Congress, los primeros personajes de los fracciona-
dos y mutilados pueblos de Centro-Amrica. El orador
sagrado que iba a pronunciar el discurso poltico-reli-
gioso en da tan fausto y solemne, se excus a ltima
hora, por tener justificado inconvenient. Los Diputa-
dos conocan a Reyes de nombre, pero no le haban
visto sujeto a pruebas; pruebas que, por el hecho, y no
por la vocinglera, dan la media de la importancia real









RAMON ROSA


de un hombre. Todos se interesaron en que subiese al
plpito. Reyes, plido y conmovido, sube a la ctedra
sagrada, y, bajo las alas del Espritu Santo, y bajo el pa-
belln celeste y albo de la Patria, improvisa, conmueve
y arrebata. Con uncin religiosa, como Jeremas llo-
rando sobre las ruinas de Jerusaln, llor sobre las rui-
nas de la Patria; y con ardiente nacionalismo, como
Mazzini, fulmin anatemas sobre los destructores de la
Unidad Nacional, y predijo con palabras de fe, de alien-
to y de esperanza, la reorganizacin de Centro-Amrica.
Magnfico espectculo! El Recoleto estaba en el Sina;
el patriota en la tribune del publicista. Jos Francisco
Barrundia, de alma spiritual y de imaginacin de fue-
go, quera aplaudir en plena Iglesia; Gerardo Barrios,
cojeando, quera levantarse, fulguraban sus ojos y casi
echaba mano a la espada; Enrique Hoyos, bilioso y po-
lemista, se estremeca y palideca; Justo Rodas calcula-
ba y se inquietaba; Pedro Zeledn meditaba y se en-
tristeca; Buenaventura Selva, pensando en las leyes,
frunca el entrecejo; Jos Guerrero tocaba los frecuen-
tes latidos de su pulso; Rafael Pino poetizaba en silencio
y sonrea lleno de esperanza, y Pedro Francisco de La
Rocha haca esfuerzos para vencer su laboriosa diges-
tin, y entreabra los ojos, en que empezaban a lucir
rayos de entusiasmo; y en medio de escena tan grandio-
sa, de rodillas, el pueblo hondureo lloraba!

Al bajar Reyes del plpito, todos los Diputados le
abrazaron con la ms tierna efusin. Era el abrazo fra-
ternal de los primeros personajes de Centro-Amrica,
en ciencias, letras y poltica. Pero, qu importa? Lue-
go deba de venir la guerra con todos sus horrores. El
abrazo de hombres tan distinguidos no era el abrazo
de los pueblos. Pobres pueblos! Por cada cincuenta
mil habitantes, hay un hombre ilustrado y patriota. Es-









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


tadstica cierta; pero tristsima. Qu much, pues, que
la gran masa, con la inmensa sombra que proyecta, no
deje ver las pocas luces de la inteligencia, que, de tarde
en tarde, disipan, por un moment, las tinieblas de nues-
tro estado social? Reyes tom asiento en el Congreso,
y fu muy apreciado de sus colegas, por su saber y por
su elocuencia, de que di repetidas pruebas en las gran-
des discusiones que tuvo aquella Asamblea Constituyen-
te, la que al fin, como fruto de sus trabajos, decret, en
13 de octubre de 1852, el Estatuto Provisorio (15) de la
Repblica de Centro-Amrica. La guerra deba de se-
guir, como una consecuencia fatal de aquel supremo y
malogrado esfuerzo del patriotism centro-americano.

El Padre Reyes, a ms de ser el hombre benfico y
el propagador de las luces de su pas, fu, al propio
tiempo, su poeta national. Nos ha dejado himnos pa-
triticos, poesas amatorias, felicitaciones e invitaciones,
cantos elegiacos, villancicos, epigramas, y, sobre todo,
sus famosas pastorelas.
En sus cantos patriticos tiene, a veces, magnfica
entonacin, concepts elevados y versos admirables;
pero con frecuencia se oblitera el nervio de su inspira-
cin, se apaga la llama de su entusiasmo, decae lasti-
mosamente, y los destellos de su genio se amenguan,
por las sombras de ideas vulgares y de versos duros y
hasta prosaicos, de todo en todo insoportables.
Refirindose al General Jos Trinidad Cabaas,
cuerpo de pigmeo y alma de gigante, deca:

15.-Muy comn es, en Centro-Amrica, la desacertada apli-
cacin de esta palabra, en lugar de PROVISIONAL. As vemos
con frecuencia, en los documents de carcter official, que se
habla de Presidentes Provisorios, en vez de provisionales. Yo
no los quisiera ni con uno ni otro calificativo; yo los quisiera,
siempre y verdaderamente, constitucionales.









RAMON ROSA


Su frente no domada, siempre airosa,
Laurel de vencedor lleva, aun vencido!
He aqu unos versos dignos del Tirteo espaol, Ma-
nuel Jos Quintana. Despus de la guerra franco-
prusiana, hizo furor, como dicen los galiparlistas, el ca-
lificativo de glorioso vencido, que se di en Francia al
Mariscal del Imperio, MacMahon. Diecinueve aos an-
tes, refirindose a un soldado republican, Reyes haba
expresado la misma idea, con ms vigor, novedad y bri-
llantez. Pero vienen los decaimientos, y concluye la com-
posicin, dedicada a Cabaas, con estos psimos pa-
reados:
Manos puras, valor y humanidad
Honran en lo alto a Trinidad!
Por el concept, honran much, tales versos, al Ba-
yardo centroamericano, al caballero sin tacha y sin mie-
do; pero, por lo prosaicos, por lo pedestres, no honran
al poeta que haba dicho, de manera sobresaliente:

Laurel de vencedor lleva, aun vencido!
En sus poesas amatorias hay ideas oportunas, de-
licadas de sentimiento, y versos dulcsimos; mas, en lo
general, sus versos estn vaciados en el molde de los
poetas del tiempo de Melndez Valds. Abundan las
juguetonas Galateas, las queridas Nices, las Filis ado-
radas, las Anardas bellas e ingratas, los Febos enamo-
rados, los pechos encendidos, los Etnas en erupcin: li-
teratura conventional, artificiosa, y, de fijo, pasajera;
copia servil de lo clsico, con ribetes de campestre, que
no revela la conciencia del profundo sentidor, que no
expresa las naturales inspiraciones del alma, y que no
conmueve diciendo, con ingenuidad, las incertidumbres,
las tristezas, los duelos, las alegras y las esperanzas que,
en uno y otro da, embargan al propio corazn. Y no









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


hay que culpar a Reyes por sus ficciones de sentimiento
lrico. Es un axioma, en el arte, que "slo lo bien sen-
tido puede ser bien expresado". Reyes tena un ideal
religioso y celeste, e ignoraba lo que son las amorosas
pasiones de este mundo: sobre amor mundano escriba
versos, a modo de muchos nios que dan sus lecciones
de memorial sin comprenderlas. No hay que tener de-
masiadas exigencias. De haberlas, tanto valdra exigir-
le que, en Honduras, hubiese hablado snscrito en vez
de castellano.

Se ve, en sus felicitaciones e invitaciones, que ol-
vida el artificio. No imita; se inspira en los motivos y
circunstancias de la localidad que le hacen cantar. El
poeta aparece natural, y sus versos rebosan de vida, y
tienen oportunidad, soltura y bello y particular colorido.
He aqu una muestra, en la invitacin que, en 9 de fe-
brero de 1848, hicieron los estudiantes para el paseo
a la Laguna:
Al sexo amable y hermoso,
Y al pblico, se convida
Al paseo,
En que ser delicioso,
Lleno de espritu y vida,
El recreo.
Cuanto de ms lisonjero
Hay, en la naturaleza,
Miraremos;
Un placer puro y entero,
Que destierre la tristeza,
Gozaremos.
Respiraris, Ninfas bellas,
Si suspendis las labores
Por un rato,
Bajo pabelln de estrellas,
El ambiente de las flores,
Que es tan grato.
Abre el teatro sus escenas,
A la faz plcida y viva
De la luna;









RAMON ROSA


En sus mrgenes amenas,
Nos ver, en danza festival,
La laguna.

Os presentar la tierra,
En los paisajes ms bellos,
Sus verdores,
Donde veris la becerra
Paciendo y gozando, en ellos,
Sus amores.

Y, si entonan vuestras voces
Canciones tiernas, divinas
Y muy suaves,
Veris acudir veloces,
A sentarse en las encinas,
A las aves.

All, libres estaremos
De la enfadosa y tirana
Etiqueta,
Y todos all tendremos
Igualdad republican,
Muy complete.

All no habr Seoras,
Y nadie osar llamarse
Su Excelencia;
Nadie, en nuestras alegras,
Pretender disputarse
Preeminencia.





Tregua a los negros pesares
Y los amargos cuidados
Justo es demos;
Y entire bailes y cantares.
Al placer slo entregados.
Descansemos.

Versos tan deliciosos, que corren murmurando dul-
cemente como el libre arroyuelo, deben leerse --cual
deseaba el literato venezolano Cecilio Acosta, qu se le-
yesen los versos de Garcilaso- en medio de un jardn
de tomillos que tenga nardos por cerca.









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


Sus cantos fnebres tienen preciosas ideas sobre
lo fugaz y vano de los das de la vida, y sobre las pro-
mesas consoladoras del cielo y de la inmortalidad. Em-
pero, vuelve a aficionarse a imitaciones de mal gusto:
entire algunos originales concepts y bellos rasgos de
poesa, figuran much las parcas, los agudos filos y las
guadaas de la muerte.
Con motivo del fallecimiento del Seor Obispo Don
Jorge Viteri y Ungo, deca, en 10 de septiembre de 1853,
en un canto elegaco:

La muerte que no acata preeminencia,
Ni al valor ni a la ciencia,
Que al humilde pastor y al soberano
Hiere con igual mano,
Acaba de cortar, con duro filo,
De una vida preciosa el dbil hilo.

Hay en esta elega algunos versos buenos, como el
primero, y algunos duros, como el ltimo; pero lo ma-
lisimo es la imitacin, ya muy manoseada, del plida
mors de Horacio.
El poeta reaparece inspirado, espontneo y atrac-
tivo, por el sentimiento y por la novedad de la expre-
sin, en sus villancicos. La majestad de Dios, la pureza
y los dolores de Mara y la inocencia y la dulzura de
Jess, fueron hermosas e inagotables fuentes en que
bebi su inspiracin el espritu de Reyes, aquel espritu
mstico, apegado, sobre todo, a los ideales del cielo.
Lindsimos son sus villancicos, aunque tachables por
algunos de sus versos.

Oigamos quejarse a la trtola:

Una tortolilla,
Sencilla y sin par,
Que puso su nido
Cerca del Portal,









RAMON ROSA


Viendo a media noche
Mucha claridad,
Crey que era el da
Y empez a cantar:
Sola estoy, deca,
Mas mi soledad
Se divierte un poco
Cantando ay!, ay!, ay!
Pero luego advierte
Que la claridad
No viene de Oriente.
Sino de un pajar,
Donde una Alba hermosa
Daba de mamar,
Asido a su pecho,
A un Sol celestial.
Sola estoy, deca.
Mas mi soledad
Se divierte un poco
Cantando ay!, ay!, ay!
Deja los polluelos
Y al Portal se va,
Y junto al pesebre
Se sienta a cantar:
Hacia ella su mano
Extiende un zagal,
Y ella, mansa y tierna,
Se deja tocar.

Sola estoy, deca,
Mas mi soledad
Se divierte un poco
Cantando ay!, ay!, ay!

En este villancico, como en otros muchos, hay be-
llezas literarias. La viudez de la trtola es vulgar, as
como es comn que haya muchas viudas que diviertan
su pena; pero la trtola equivocada (que tambin las
trtolas se equivocan) por la claridad del pajar; pero
ella, atrada por la influencia de lo divino (que no ha
de atraer slo a los hombres); pero ella, que deja a sus
polluelos, y que, mansa y tierna, se deja tocar y vuelve









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


a su triste canto; todo esto tiene originalidad, tiene im-
genes que podran trasladarse al lienzo, tiene uncin
religiosa, tiene el leo santo de la verdadera poesa.
Sus epigramas fueron, casi todos, improvisados, y,
en su mayor parte, son dignos de aprecio. Pudiera las-
timar a personas que viven, y esto me veda la repro-
duccin de un ejemplar. Yo hubiera deseado que el
sacerdote evanglico, ni aun por pasatiempo, como lo
haca, compusiese epigramas. Hay en el epigrama, por
lo comn, algo de burla de humans flaquezas; y la
burla y el sarcasmo no estn bien en los labios de quie-
nes, por su institute y por sus votos, slo deben pronun-
ciar palabras de caridad, de amor y de consuelo. Hoy
el epigrama que punza, y cuyo autor puede reconocer-
se, ha sido, ms que nunca, reemplazado por el annimo
que infama entire las tinieblas de lo ignorado y bajo los
auspicios de la irresponsabilidad. Cunta vileza en sus
autores, y cunta inmoralidad social!

En donde el Padre Reyes se muestra como poeta
de primer orden, -me atrevo a decir inimitable-, da-
das las aptitudes y aficiones que privan hoy en da, es
en sus pastorelas (16), que por cierto son sus obras ms


16.-Compuso ocho Pastorelas, intituladas: Ester, Neptalia,
Zelfa, Rubenia, Micol, Elisa, Albano y Olimpia. Todas estn des-
figuradas por los malos copistas, que dejan tan mal paradas las
obras literarias, como maltrechos quedaban los cuerpos de los
infelices que cayeron en manos de los familiares y verdugos
del Santo Oficio. De un endecaslabo han formado dos y hasta
tres versos, y de dos o tres eptaslabos han forjado versos de
catorce y de veintiuna slabas. Aparte de estas monstruosida-
des, han truncado escenas y alterado muchas consonancias y
asonancias. En cuanto a la sintaxis y ortografa, puede decirse
que, por lo comn, corren parejas con las que lucen en las car-
tas amorosas de las muchachas de aldea, y aun de algunas apues-
tas nias de la ciudad. Y tanto mal no puede remediarse por
complete: los originales de las pastorelas se han perdido; as es
que, para former concept de su mrito y publicarlas, se re-
Biografia-4









RAMON ROSA


preciadas. En ellas no se present el poeta imitador,
servil o de circunstancias: es el poeta que, inspirado en
la Historia Sagrada, que conoca profundamente, canta
con naturalidad y dulzura las escenas de los campos y
de las montaas de Honduras, y que critical, ya con feliz
donaire, ya con punzante agudeza, los vicios y defects
de las gentes tenidas por cultas en su nativo pueblo (17).
Por punto general, sus composiciones pastoriles son
magnficas, porque guard muy bien, dentro de la va-
riedad, la unidad del pensamiento que en ellas domina;
porque sostiene, admirablemente, los caracteres de sus
pastores; porque embellece sus escenas con oportunas,
exactas y primorosas descripciones, y porque maneja el
dilogo con tal facilidad y tal soltura, que hacen recor-
dar, a cada paso, los dilogos de Alejandro Dumas en
sus populares novelas, y de Manuel Bretn de los He-
rreros en sus admirables obras dramticas.

Aparte de los enunciados mritos, los versos de las
pastorelas, por falta de ripios, -que son patrimonio de
ruines versificadores-, por sus cortes no violentos, por

quiere, en much parte, recomponerlas, descubriendo o inter-
oretando el pensamiento del autor, arreglando y completando
los versos, y dndoles los acentos, consonancias y asonancias
que debieran tener. Ojal que, no embargante mi poco saber
literario, pueda yo llevar a cabo tan difcil trabajo, que ya ten-
go emprendido, y publicar del mejor modo possible, para honra
de las letras centro-americanas, un volume que contenga obras
de tanta vala y que tan populares son en algunas de las Rep-
blicas de Centro-Amrica. Tambin compuso nuestro poeta na-
cional "Las Posadas de Jos y Mara" y la "Adoracin de los
Reyes", no inferiores a algunas de sus bellas pastorelas.
17.-Para sus crticas, representaba, en sus pastores y pas-
toras, a los TIPOS de las personas distinguidas por su impor-
tancia poltica o social. Se necesita conocer a los personajes y
families de Tegucigalpa, para apreciar la oportunidad, la in-
tencin y el chiste de las producciones pastoriles de Reyes, en
que, como filsofo y crtico, di una grande enseanza poltica
y social.









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


su candorosa espontaneidad, en especial en los asonan-
tados de los romances, y por su ritmo que deleita el
oido, son de todo en todo excelentes, y parece que pro-
vocan a vivir la vida del campo, a buscar, siguiendo el
sentir amable del Maestro Fray Luis de Len, "una des-
cansada vida, lejos del mundanal ruido, y a seguir la
escondida senda por donde han ido los pocos sabios que
en el mundo han sido".
A veces sus versos son tan naturales, tan fciles y
cadenciosos, que uno llega a career que no ha habido
trabajo alguno, ni menos arte alguno, en componerlos.
Tal es el distintivo de la buena versificacin, de la que
enaltece a Gaspar Nez de Arce, en Espaa, y al in-
mortal Jos Batres Montfar, en Centro Amrica. Don-
de se dejan ver concepts espaciosos, esfuerzos y arti-
ficios en la expresin, el arte est perdido: a la poesa,
que debe volar libremente como las aves felices, se la
ve arrastrndose, a estilo de perezoso y repugnante rep-
til, y los versos resultan insufribles y condenables ante
el tribunal del buen gusto y de la crtica sensata. Ms
vale escribir en mala prosa que hacer versos ramplones.
La prosa sin altos concepts y sin propia forma, todava
puede alcanzar perdn; los malos versos jams. Perso-
nificndolos, por va de gracia, dir que tienen para
sus culpas las interminables penas del infierno de los
catlicos. Por una eternidad, estarn privados de la
bienaventuranza de la gloria.
Poco entendido en achaques de crtica, y, aunque
fuese muy entendido, la ndole de este trabajo me ve-
dara juzgar por extenso las obras de Reyes. Empero,
debo manifestar que las pastorelas, si bien abundan en
belleza, tienen tambin graves defects. En ocasiones,
los pastores y pastoras de Reyes saben much, tienen
gran cultural intellectual y largos alcances, que no dan








RAMON ROSA


la vida y los usos de los campos. Pudiera hacrseles
la observacin que el atinado crtico Don Antonio Alca-
l Galiano hizo respect del poeta Don Juan Melndez
Valds y de otros de su linaje: sus campos huelen a
ciudad. Viene bien decir que Reyes disimulaba el de-
fecto con el empleo de ideas felices, con lindas descrip-
ciones y con su facilidad de dialogar; pero, para la bue-
na crtica, aunque disimulado, el defecto queda subsis-
tente. Tambin prohija, a veces, expresiones de estilo
bajo, que traen a la memorial los cuentos de Bocaccio
y las ocurrencias de Quevedo. Graciosas son, en ver-
dad, pero inoportunas, tratndose de gentes sencillas
e inocentes, y de escenas que preparan a la adoracin
del Mesas, del Cordero inmaculado.

Algunas de sus pastorelas estn recargadas de can-
tos, y el much canto, cuando represent actos ordina-
rios de la vida, no es natural, y cansa y hasta fastidia.
A m, sea por mi ignorancia, sea por mi mal gusto, me
hace el efecto de las peras, por las que muchos tanto
se desviven. Gozo con la armona y con la meloda, y
aun me forjo la ilusin de que uno enamora, tiene citas
y hasta se casa, cantando; pero tener celos cantando,
tener rias cantando, odiar cantando, vengarse cantan-
do, y suicidarse o morir cantando, todo esto, -hecha
excepcin del mrito de la armona y de la meloda-,
como copia artstica de la vida, o me hace rer, por lo
ridculo, o me hace bostezar, por lo continuado de...
tan insigne tontera. Yo me identifico con el actor que
represent un drama, si quiera sea median; jams con
un buen tenor, por much que recree mi odo. Aqul
represent con naturalidad la vida real, recordada, sen-
tida o presentida por todos; ste la msica de los soni-
dos, que tienen limitada esfera, y que no debe usurpar
sus fueros a la palabra, llamada a expresar la inmensa









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


mayora de los afectos, de las pasiones y de las ideas
que forman los hilos de la trama de la vida individual
y social.

Dejando a un lado impresiones solamente mas, y
tal vez juicios disparatados o temerarios, voy a repro-
ducir, por va de muestra, algunos preciosos versos pas-
toriles de Reyes. Helos aqu:

Zerafila.-(18).-Sigue, Olimpia, que atentas te escuchamos,
Y con la novedad muy sorprendidas.
Olimpia.-En el mes de Nisn (19), cuando las flores
Sobre sus verdes tallos se mecan,
Y a la nueva y risuea primavera
Las aves saludaban, revestidas
De vistosos plumajes, y la tierra
Con nueva juventud apareca;
Con Isabel, cosiendo unos paales,
Hallbame, una tarde, entretenida,
Y una sirvienta apresurada viene
A decir a Isabel: que una visit
Llega de Nazaret: que es una joven
Que, sin exagerar, es la ms linda
De todas las mujeres, pues no puede
Haber otra beldad tan peregrina;
Que Mara es el nombre que ella ha dado,
Y que ansiosa pregunta por su prima.
A este nombre, la anciana se levanta,
Como de impulso superior movida;
De la preez no siente el grande peso,
De que ha llegado al sexto mes se olvida,
Y, como una muchacha de quince aos,
Veloz y alegre sale a recibirla.
Zerafila.-Y la seguiste t?
Zefalia.-Quin no lo hiciera?
Rutilia.-Y siendo ella mujer, es cosa vista...


18.-Pastorela de Olimpia.-Acto segundo.-Escena cuarta.
19.-Segn la cronologa hebraica, Nisn era el sptimo
mes del ao civil de los hebreos y el primero de su ao sa-
grado.









RAMON ROSA


Olimpia.-Luego que vi a Isabel, la hermosa joven,
Con una voz anglica y suavsima,
Dijo: "La paz de Dios contigo sea
Y habite en esta casa y su familiar .
El primer movimiento de la anciana
Fu estrechar en sus brazos a su prima;
Mas, repentinamente, qued inmvil
Y en xtasis profundo sumergida.
Oyendo aquel saludo y viendo el rostro
De su joven parienta, en quien yo misma
No vea un ser human, sino un ngel,
Un serafin, no s si deidad diga,
Cuya faz irradiaba luces suaves
Que los ojos recreaban y no heran.
Yo tembl de respeto, en su presencia,
Y casi la adoraba de rodillas.
Entre tanto, Isabel vuelve del pasmo
Y, cual si hubiera inspiracin divina,
A la joven dirige estas palabras
Que por mi fueron casi no entendidas:
"Yo te saludo, afortunada joven,
Mujer entire mujeres bendecida,
As como es bedito el sacro fruto
Que ya tu seno virginal abriga.
Y de dnde me viene esta ventura?
De dnde a m, tu sierva, tanta dicha
De que se digne visitar mi casa
La que es madre del dueo de mi vida?
Desde el moment que a mis odos llega
Tu voz encantadora, prima ma,
El nio que a mis canas Dios ha dado
Salta en mi vientre y de placer se agita.
Feliz eres mil veces, porque creste,
Y en ti a la letra se vern cumplidas,
Sin que nada les falte, las palabras
Que de orden de Jehov te fueron dichas".
Isbela.-Y, a la verdad, que son muy misteriosas
Esas cosas que dejas referidas.
Zerafila.-Qu habr visto Isabel en esa joven,
Para que as la alabe y la bendiga?
Rutilia.-Yo he alcanzado que Isabel la tiene
Por la future madre del Mesas.
Olimpia.-Y lo presumo yo, por lo que he dicho,
Y porque fui testigo de su vida
En treinta soles que pas conmigo
En casa de Isabel y Zacaras.
Zefalia.-Dinos: cul era el porte de esa joven?
Cmo su vestidura?









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


Olimpia.-Muy sencilla.
Zefalia.-Iba en su seguimiento grande tren
De criados y de criadas?
Olimpia.-Slo iba
Con ella una mujer de edad madura.
Rutilia.-Iba muy bien montada?
Olimpia.-En una asnilla.
Isbela.-Yo no s qu pensar.

Dbora.-Lo que yo pienso,
Es que no puede ser esa Mara
La madre de un gran rey, porque debiera
Acompaarla grande comitiva,
Ser llevada en carroza y adornarse
De diamantes y telas damasquinas.
Nicodemos.-Con esa pompa vana que deslumbra,
Nuestra Nacin espera su Mesas,
Y con el mismo brillo ver espera
A la que en sus entraas lo conciba;
Pero sabios Doctores nos han dicho,
Fundados en algunas profecas,
Que pobre ha de nacer y que su gloria
No ha de ser en el fausto establecida.
Olimpia.-Y yo, que vi las gracias de esa joven
Y que no cesar de repetirlas,
Pudiera career que Dios la desechara
Porque no viera en ella telas ricas,
Ni las joyas y perlas que envanecen
A las hijas del mundo, tan altivas?
Pudiera career que Dios escogiera otra
Para hacerla su madre, si en Mara
Ve todas las virtudes, en un grado
Que slo puede creerse siendo vistas?
Pudiera career que Dios no la ha elegido
Cuando a las bendiciones de su prima,
Llevando al cielo sus hermosos ojos,
Lleno de luz el rostro, y las mejillas
Baadas de purpreos resplandores,
Y en fuego celestial toda encendida,
Respondi con un cntico inspirado,
Sublime en los concepts y poesa;
Cntico sin igual, con que ha humillado,
Como despus ha dicho Zacaras,
La gloria de David, su ilustre abuelo,
Honor de su nacin y su familiar?
iAh! pastorcillas, si la hubirais visto,









RAMON ROSA


Cuando el himno celeste profera,
Como dos soles los brillantes ojos
Y sobre el labio virginal sonrisa,
Os postraras, como yo, a adorarla,
Y por COSA no humana la tendrais!
Zerafila.-Y sabes t el cantar?
Olimpia.-Como un milagro
Fu que yo lo aprendiese, Zerafila;
Y sindome tan grato, lo repaso,
Como un dulce recuerdo, cada da.
Isbela.-Dnoslo, Olimpia, que, por lo que has dicho,
Juzgo ha de ser composicin divina.
Zefalia.-Dilo, que me parece que estoy viendo
Las gracias y bellezas de esa nia.
Rutilia.-Por orlo desespero, pues ya tengo
Por la joven poetisa simpatas.

Olimpia.-Escuchad, pues, pastores. De este modo,
A los elogios que Isabel le hacia,
Modesta, spiritual y fervorosa,
A los dones de Dios reconocida,
Como del Santo espritu agitada,
Respondi la doncella bendecida:
"Gloria -dijo- al Seor, el alma ma
Exclama enagenada;
A Dios, que es su salud y su alegra,
Se eleve trasportada,
Que, sin ver de su esclava la bajeza,
Colmla de bondades,
Y admirarn su esplndida grandeza
Del mundo las edades!
De corona inmortal orn mi frente;
Cubrime con su manto
Aquel temido Ser Omnipotente,
El que es tres veces santo!
El que agita del mar y de los vientos
La indmita pujanza,
Y vuelve a los furiosos elements
La paz y la bonanza;
Cuya munificencia y cuyos dones,
Sin lmite, se extienden
Sobre una y diez y cien generaciones
De los que no le ofenden!
Despleg el indomable podero
Del brazo prepotente,
Y en medio aniquil al mortal impo,
De su furor demente!









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


SDerroc a los magnates poderosos
Del solio enaltecido,
Y a los puestos de honor, esplendorosos,
Exalt al abatido!
Al pobre enriqueci, y a los hambrientos
Colm de sus favors,
Tornndose desnudos, macilentos,
Los ricos opresores!
De su misericordia ilimitada,
Pompa hizo, en su largueza,
Y recobr Israel esclavizado
Su bro y su altiveza,
Segn lo que a Abraham fu prometido
Y a nuestros genitores,
Que hasta que el fin del mundo haya venido,
Tendrn sus sucesores".

Ricas, en poesa y colorido, son las descripciones
que hace Olimpia; pero quedan como empequeecidas
por lo grandilocuente y majestuoso del cntico de la
Virgen: Magnificat, anima mea Dominun. De cuantas
parfrasis conozco de este sublime canto, la mejor, en
mi concept, es la de Reyes. Si slo hubiera parafra-
seado el Magnificat, esto bastara para su reputacin de
poeta (*). En el arte no es la cantidad, sino la calidad
de la produccin la que hace que un individuo tenga
un nombre bien puesto en el campo de las letras. Como
a los guerreros de la Edad Media les bastaba una gran-
de hazaa para adquirir un blasn, a los prosistas y poe-
tas les basta una obra acabada, por corta que sea, para
adquirir ejecutorias en la Repblica literaria. Por su
entonacin y valenta la parfrasis de Reyes es compara-
ble a la Imitacin de los Salmos que, en el mismo metro,
hizo el afamado Ventura de la Vega, y que empieza as:

Ay! no vuelvas, Seor, tu rostro airado
A un pecador contrito!
Ya abandon, de lgrimas baado,
Las sendas del delito;


(*).-Vase al final la nota B.









RAMON ROSA


Y en ti, humilde, oh mi Dios!, la vista clavo,
Y me aterra tu ceo,
Como fija sus ojos el esclavo
En la diestra del dueo!

La parfrasis del poeta del humilde Guacerique no
va en zaga de la Imitacin de los Salmos del poeta del
soberbio ro de la Plata (20).


20.-Con parecido estro, y usando del mismo metro, han
compuesto versos admirables poetas europeos y americanos. He
aqu algunas muestras:
Hierven y brotan en el alma ma
Sublimes pensamientos,
Y a ti consagro, oh Rey!, en este da,
De mi arpa los acentos;
A ti los himnos de alabanza canto
Con inspirado tono;
A ti te alzas con el cetro santo
Sobre inmutable trono!
-La Asuncin, himno de Gertrudis Gmez de Avellaneda.-
Cun solitaria la nacin que un da
Poblara inmensa gente!
La nacin cuyo imperio se extenda
Del Ocaso al Oriente!



Vrgenes, destrenzad la cabellera
Y dadla al vago viento;
Acompaad con arpa lastimera
Mi lgubre lamento!
-A la Patria. Elega de Jos de Espronceda.-
Piedad, piedad, Dios mo,
Que tu misericordia me socorra;
Segn la muchedumbre
De tus clemencias, mis delitos borra!
De mis iniquidades
Lvame ms y ms; mi depravado
Corazn quede limpio
De la horrorosa mancha del pecado.
-Salmo 50. Miserere mei Deus, secundum magnam mise-
ricordiam tuam. De Andrs Bello.-








BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


Para dar una idea ms amplia, ya que no un juicio
crtico, de las pastorelas de Reyes, he de notar que hay
en ellas una abundante variedad de metros. Tal vez el
poeta haya abusado un tanto de su facilidad de versi-
ficar; quiz pens que en la variedad est el gusto, como
se dice vulgarmente; pero sea de esto lo que fuere, con
sus versos de distintas medidas, aunque prdigo en la
variedad, evit el defecto de la monotona que, en las
obras de arte, adormece el espritu y lo aleja de ines-
perados y gratos despertamientos. La poesa es her-
mana legtima de la msica y de la pintura. Cuando
faltan sonidos various, y transiciones rtmicas en las notas,
el odo no puede recrearse. Cuando en los cuadros fal-
tan distintas combinaciones de luz y de sombra, la vida
no puede tener impresiones que hagan experimentar
el sentimiento de la belleza artstica. Pero qu lmite
debe tener el uso de elements various en las produccio-
nes del. arte? Para esto no hay una regla de exactitud
matemtica. La select escuela, los escogidos models
y el cultivado gusto, son los que decide del mrito de
los trabajos artsticos, ya tengan por medio el plecto del
poeta, la escala del msico, la paleta del pintor, o el
cincel del estatuario.
Como final de reproducciones de versos pastoriles,
copio los siguientes eptasilabos combinados con ende-
caslabos, que la pastora Rubenia, animada de tierna
amistad y embargada por dulce melancola, canta al
lado del sepulcro de Priscila.
iOh, bosque solitario,
Alegre en otro tiempo,
Do la bella Priscila
Condujo tantas veces sus corderos!
Cuntas veces oste
De su voz el acento,
Y cuntas repetiste
Su graciosa expresin, en suaves ecos!








RAMON ROSA


Cuntas veces sus plants
Hollaron este suelo,
Y cuntas, en los rboles,
Con sus manos grab divinos versos!
Mas iah! que ya descansa
En profundo silencio,
Y no la veris ms,
Tristes cipreses y elevados cedros! (21)
Estos versos, aunque carecen de unidad en la for-
ma, porque hay consonancias y asonancias, lo que es
censurable, y aunque hay un agudo en el ltimo eptas-
labo, no obstante, por la ternura que expresan, hacen
recorder a Garcilaso de la Vega, cuando se lamenta di-
ciendo:

iOh, dulces prendas, por m mal halladas
Dulces y alegres, cuando Dios quera!
Reyes tuvo por models las obras de Virgilio, de
Garcilaso, de Lamartine, de los Moratn, de Melndez
Valds y de Martnez de la Rosa. Qu fuente de ins-
piracin para aquella alma sentidora y tierna!
Dejara de dar a conocer a Reyes, tal como fu, si
no trajese a la memorial, aunque con pena, un grave
defecto moral que tuvo en su calidad de poeta. Aten-
da a cualquiera solicitud encaminada a que hiciese ver-
sos, ya en favor, ya en contra de los personajes politicos
de su poca. Unas veces los condenaba a sufrir en el
infierno de la excecracin pblica, y otras -a los mis-
mos hombres- los encumbraba ms all de las nubes,
y les sealaba un puesto en la gloria.
En una felicitacin dirigida en su cumpleaos al
General Don Francisco Morazn, decale, en el ao
de 30:


21.-Pastorela de Rubenia.-Acto primero.-Escena pri-
mera.









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


A tanto beneficio
La Patria agradecida
Quiere manifestaros
Que tu virtud y mritos estima.
Por eso, a vuestras sienes
Nuevamente dedica
Los laureles gloriosos
Que para Benemritos destina.



Vive, pues, largos aos;
Prolnguese tu vida,
Para ser de la Patria
El honor que la colme de alegra.
Sobre el eterno bronce
Vuestro nombre se escriba,
Y que nunca se borre,
Y en la memorial de los hombres viva (22).

Poco tiempo despus el mismo autor de las ante-
riores estrofas, dirigi, al mismsimo General, los si-
guientes versos que tomo de una composicin llena de
horribles denuestos:

Soy el General valiente
Que, con mi fuerte ganza,
Hasta el castillo de Ula
penetrara fcilmente.



Mi cortejo es la gardua (23)
De GANZUINOS (24) lisonjeros,
Mentirosos y embusteros,
Y todos ellos de la ua.

22.-Y se ha cumplido el deseo manifestado por el poeta.
En Honduras y El Salvador los bronces y los mrmoles hacen
recorder el nombre del General Don Francisco Morazn.
23.-La gardua fu en Espaa una gran sociedad de ban-
didos perfectamente organizada, que en el reinado de Felipe IV
cometi mil atentados y crmenes.
24.-Supongo que.el nombre GANZUINO, que he sub-ra-
yado, sera un apodo dado a algunos de los servidores del Ge-









RAMON ROSA


Como trataba al General Morazn, asimismo trata-
ba al General Cabaas, a Gerardo Barrios y a los dems
personajes politicos de su tiempo. Preguntado varias
veces, en confianza, por la causa de tales inconsecuen-
cias, contestaba en tono festivo: "Los poetas son como
las campanas, que apenas acaban de repicar alegremen-
te, cuando ya doblan a muerto".
Ingeniosa es, por todo extremo, la respuesta; pero
no es propia de un ciudadano de slidas convicciones
morales y polticas, y es indigna del alto ministerio de
la poesa, y ms siendo ejercido por un sacerdote de
grandes virtudes evanglicas. El buen ciudadano no de-
be endiosar a los hombres eminentes de su Patria cuando
estn en lo alto, ni arrojarles cieno cuando les llega la
hora del infortunio: debe hablarles, cuando estn arri-
ba, el lenguaje severo y persuasive de la verdad y la
justicia, y reconocer sus mritos sin adulacin y sin ba-
jeza; y debe, cuando estn cados, no insultar su des-
gracia, y s tener palabras de piedad y de consuelo. Es-
tos deberes son todava ms estrictos, tratndose del
sacerdote y del poeta. El sacerdote, as como no debe
exaltar mundanales vanidades de los poderosos, de la
misma manera, cuando desciende del poder, por enor-
mes que sean sus faltas, como a hermanos desvalidos,
debe prodigarles los dones de la misericordia. El poeta,


neral Morazn; pero todava es ms probable que Reyes haya in-
ventado esa palabra derivndola de GANZUA, vocablo castizo,.
pero no su derivado. Sea de esto lo que fuere. Morazn y sus
compaeros no fueron hombres de ganza. El Presidente de
Centro-Amrica luch como hroe, muri como mrtir, y dej
slo deudas contradas por motivos polticos y que le honran.
Su viuda y su hija vivieron casi de limonsna, merced a los au-
xilios que les dieron los nobles hijos de San Salvador. Estas
afirmaciones puedo demostrarlas con documents. Cuando pu-
blique la Historia del General Morazn que, si incurri en gra-
ves errors polticos, fu intachable como hombre probo, se ver
en dicha obra la verdad de los hechos.








BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


sumo sacerdote de la religion del arte, que se eleva so-
bre las circunstancias del moment y las impurezas de
la realidad; el poeta, que profetiza y que vuela por los
espacios infinitos de las impersonales ideas y de las su-
blimes inspiraciones, no debe manchar sus nacaradas
alas en los hediondos estercoleros de la adulacin, ni
en las cloacas inmundas de las calumnias y de las di-
famaciones.

Cierto es que Reyes, sin propio intent, y slo por
complacer, prestaba su musa para lisonjear o para de-
nigrar; mas, esto apenas constitute una circunstancia
atenuante. En el fondo falt a su alto ministerio de
ciudadano y de poeta. El talent y el numen no deben te-
ner inconsideradas complacencias; de lo contrario, sus
producciones alcanzan el mrito, si es que mrito puede
llamarse, de las obras de prestidigitadores y de juglares.
El talent y el numen deben huir de la mentira y de la
farsa, y tener por granitica base la conciencia, la jus-
ticia y la lealtad. Por eso sobreviven los genios educa-
dos en la escuela de los principios, siempre cumplidores
de su deber, y siempre enamorados de un ideal que
aliente y dignifique sus trabajos e inspiraciones.

Me lastima haber apuntado el notable defecto de
Reyes; pero de ello no me arrepentir. El bigrafo y el
historiador no han de ser apasionados panegiristas de
santos, ni aun tratndose de personalidades como la de
Reyes; deben presentar las fases oscuras y las fases lu-
minosas de los hombres cuya historic escriben. Si as
no lo hacen, la biografa y la historic tienen que con-
vertirse en fbulas; y la sociedad, para su enseanza,
necesita de verdades y no de ficciones. Por otra parte,
en el terreno de la verdadera filosofa, nunca puede ex-
hibirse a un hombre como perfect en toda su vida








RAMON ROSA


y en todas sus acciones. De tal acerto puede ser un
ejemplo el mismo virtuoso y benfico Reyes. Historiar
la vida de un hombre sin defects, impecable, seria his-
toriar la vida de un Dios; y no hay dioses en nuestro
planet. La humanidad tiene el mal incurable de la con-
tingencia, y este mal deben sealarlo los historiadores
y bigrafos, aun ocupndose de los hombres-modelos,
para que, mostrados los errors de los menos imperfec-
tos, sirvan de advertencia saludable a los individuos, a
las families y a los pueblos. Si semejante procedimiento
no se adoptase, la Historia dejara de ser para las so-
ciedades y para las naciones, una alta, provechosa y
trascendental enseanza!

En todos los hombres puede advertirse una vocacin
particular, que es como el distintivo de su personalidad.
La vocacin de Reyes le inclin, decididamente, al cul-
tivo de la gaya ciencia. Como he notado, fu composi-
tor median, en la lrica, y productor admirable, en la
buclica. La poesa pastoral fu su fuerte; y sin duda,
l lo comprendi as, cuando su musa la dedic, primor-
dialmente, a la invencin y formacin de pastorelas.
No obstante la marcada vocacin potica de Reyes,
debido a sus mltiples aptitudes, hizo buenos escritos
en prosa, ya difundiendo ideas cientficas, como en su
Compendio de Fsica, ya promoviendo reforms en el
sistema de educacin, como en su interesante artculo
que aparece bajo la firma de Sofa Seyers.

Se ejercit poco en la prosa, y pudo llegar a ser un
gran prosista. Tena para ello eminentes cualidades:
espritu sinttico a la par que analtico, much caudal
de conocimientos en ciencias y letras, profundo conoci-
miento del idioma, y esa flexibilidad graciosa, que dan
la imaginacin y el buen gusto, para presenter las ideas









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


en formas naturales y animadas, y llamar la atencin de
los lectores.
Mas no lleg a ser un prosista sobresaliente, porque
no se aplic al objeto, porque no fu su negocio, como
dicen los norteamericanos. Falt a Reyes el estilo pro-
pio y sostenido que distingue al gran escritor, y que ha-
ce que se le reconozca siempre en todas sus produccio-
nes. De ello Reyes no es responsible; no trat de ser
buen prosista, sino de ser un buen sacerdote, poeta bu-
clico, y propagador de las ciencias y de las letras. Da-
dos sus tiempos y los escasos medios de que dispuso,
cumpli dignamente su misin, y hay que hacerle jus-
ticia.
Para juzgar a los hombres hay que fijarse en el
medio social en que viven. Reyes tena las ms variadas
y sorprendentes facultades. Era filarmnico, y, en Te-
gucigalpa, la poblacin ms culta de Honduras, no ha-
ba un piano, y l introdujo el primer piano. Era escri-
tor, y no haba una imprenta, y l introdujo la primera
imprenta llamada de "La Academia". Era literato, y
no haba una biblioteca, y l fund la de la Universidad.
Era entendido en astronoma, fsica y qumica, y no ha-
ba elements, ni aun rudimentales, para un observato-
rio, para un gabinete de fsica y para un laboratorio de
qumica. Reyes se encontraba en el vacio. Suplan, al
aristocrtico piano, la popular guitarra; a la imprenta,
los manuscritos de psimos pendolistas; a la biblioteca,
unos pocos y maltrechos libros, que eran antiguallas en
la Europa modern; a los telescopios, los ojos del obser-
vador, que vea los astros con el aumento de la luz de
su alma; a los instruments de fsica, las fuerzas del em-
peo del trabajador que estudia; y a los experiments
qumicos, hechos por los procedimientos modernos, las
observaciones empricas sobre la composicin y descom-
Biografia-5









RAMON ROSA


posicin de los cuerpos. Ah!, si Reyes hubiese vivido
en estos nuestros tiempos, en que hay abundantes y pre-
ciosos elements para la ciencia, tendra un puesto de
honor en el banquet de los sabios, que olvidan el
beefsteak para el estmago, por buscar el pan de la in-
teligencia de los hombres que vigoriza y eleva el espritu
de la humanidad. Qu divina eucarista! Con ella debe
comulgar la especie humana. Dios, que nos ha dado
sentimiento y razn, no debe ofenderse porque comul-
guemos de un modo tan conforme a los instintos e idea-
les de nuestra pobre naturaleza.

Por hacer reflexiones, tal vez inconducentes, voy
alejndome de mi objeto. Reproduzco, pues, sin ms di-
gresin, el precioso artculo de Reyes sobre la educacin
de la mujer, para que pueda formarse juicio de sus cua-
lidades de prosista:

"Yo, dbil mujer, me atrevo a levantar la voz re-
clamando los derechos de mi sexo, en medio de un pue-
blo que apenas los conoce: yo, sin misin expresa de
mis compaeras; hablo en su favor a una sociedad que
se cree iluminada con los resplandores del siglo XIX,
y que no va a retaguardia en la march de la civilizacin
y del progress, pero que, en orden a nosotras, no tiene
ideas que vayan en consonancia con sus adelantos.

"No pido tanto como las mujeres parisienses; no
me quejo de que en el siglo de las democracies se tolere
y se sostegan la aristocracia varonil, ni de que, abolida
la esclavitud, esa aberracin tan depresiva de la especie
humana, no se haya tambin emancipado la mujer, que-
dando ella sola esclava en medio de tanta libertad; ni
tampoco hago reparar que el principio, tan decantado,
de la igualdad civil y poltica, no se haya extendido hasta
nosotras.









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


"No pretend, como las socialists francesas, que
seamos asociadas a la administracin gubernativa, que
se nos d el derecho de concurrir con nuestros votos a
la eleccin de los funcionarios pblicos, ni que nos de-
claren hbiles para obtener los destinos de la Patria. No
me avanzo hasta ese punto, aunque, en verdad, no veo
que haya un motivo ostensible y just para que, en el
siglo de la luz y de la razn, se sostengan principios y
costumbres que nacieron en los tiempos ms oscuros de
la ignorancia y de la barbarie; aunque no hallo razn
suficiente para que se d a los varones el privilegio ex-
clusivo de optar por los empleos, de dictar leyes y de
gobernar a los dos sexos; aunque podra esperarse, tal
vez, que sera mejor la suerte del gnero human de-
pendiendo de la mujer que dependiendo de los hombres,
de los que tenemos experiencia de que han trastornado
y desfigurado el mundo moral, de tal manera, que ya
no es aquel que el Creador destinara para la raza hu-
mana.

"Y es la razn, que la mujer, siendo ms tmida,
ms sociable, ms sensible y ms dulce, no emprende-
ra guerras por cuestiones frvolas, no hara derramar
la sangre por aadir un galn a su vestido o adquirir
un nuevo ttulo para denominarse, ni subira a los em-
pleos formando escala de miembros humans y de ca-
dveres; y porque, con un corazn de madre, sera ms
propia a la humanidad que muchos de los que se llaman
Padres de los Pueblos, que, sin el cario y la ternura de
tal nombre, tienen la severidad y el azote prontos a des-
cargarlos sobre sus hijos. Reclamo nicamente, la igual-
dad de educacin. Reclamo se copsidere que las almas
no tienen sexo, que el ingenio y talent femeninos son
tan perfectibles como los del varn, y que es claro que,
formados con tanta igualdad de facultades, -si no pue-









RAMON ROSA


do decir con mayores dotes-, es contrariar la voluntad
providencial dejar perecer sin cultivo sus inteligencias.

"Esto supuesto, por qu en Honduras no se toman
otros cuidados, para former a la mujer, que los que se
ponen en la educacin de un pjaro, o de otro de esos
series privados de razn, cuyo destino es proporcionar
placer y desahogo a los hombres? Por qu no se nos
da en sociedad otro papel que el de muecas autom-
ticas, con quienes los varones entretienen sus ocios, a
quienes no creen capaces, sino de conversaciones pue-
riles, sobre modas, trajes y amoros? Por qu se nos
deja ser siempre el objeto de afectadas lisonjas, cuando
nos tienen presents, y, lo que es ms cruel, el blanco
de la burla, del sarcasmo y de la deshonra, all en par-
ticulares reuniones? Si fusemos ms ilustradas, no se
burlaran tan fcilmente de nuestra credulidad; nos ten-
dran ms respeto, y no se atribuira a pedantismo el uso
que solemos hacer de algunas frases o palabras que he-
mos aprendido en la lectura de algunas novelas.

"Yo veo establecer en todas parties escuelas prima-
rias; veo afanarse porque haya Liceos y Academias para
la instruccin del sexo privilegiado; veo levantarse, con
ese objeto, generosas suscripciones, dictarse providen-
cias y gravar a los pueblos con nuevos impuestos. Pero,
quin ha pensado en las pobres mujeres? Ni el Legis-
lador ni el Gobernante, ni ninguno de cuantos se liqui-
dan en cumplimientos refinados ante las Seoritas; nin-
guno -digo- ha hecho una proposicin en nuestro
favor, ni una oferta, ni una libacin siquiera, ni un brin-
dis en los banquetes, porque se aada a nuestro sexo
una nueva gracia, el nuevo atractivo del saber. A no
estar persuadidas de que esta exclusion es obra sola-
mente de las preocupaciones, de la rutina y de la inad-








BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


vertencia, creeramos que la poltica de los hombres,
respect de nosotras, era la misma de la de las naciones
europeas respect de sus colonies: tenernos siempre em-
brutecidas para dominarnos, sin ms reglas que su ca-
prichosa voluntad; y que no nos concedan otras apti-
tudes que para ayas de sus hijos y para los ministerios
de cocina. Mas no dudo que este reclamo va a revelar
las ideas que deben tenerse de las mujeres, a obligar a
que se reflexione que, si Dios en la reparticin de los do-
nes intelectuales no ha hecho diferencia entire los sexos,
dndolos tan grandes y poticos a las Staeles, Genlis y
Avellanedas, como a los Dumas, Sues y Lamartines, es
una conclusion lgica que no ha sido su intent destinar
los unos a la cultural y perfeccin, y los otros a malograr-
se en la oscuridad; pues, a querer imponer una especie
de ley slica, nacieran las hembras privadas de capaci-
dades mentales, como lo estn del valor y de la fuerza,
porque no las creo propias para soldados.

"Pinsese, adems, en la utilidad y ventajas que
reportaran los varones de la ilustracin de las mujeres.
La primera edad de los nios toda es de las madres:
ellas les comunican el idioma, les dan los primeros pen-
samientos, forman sus primeros sentimientos y afeccio-
nes, y presentan a su alma las primeras imgenes. Qu
diferencia, pues, entire un nio cuya madre no le da ms
que lo que tiene, es decir, preocupaciones vulgares, ideas
falsas, frivolidades pueriles, sentimientos innobles y len-
guaje rstico e incorrect, a otro que, como Lamartine,
logre tener una madre maestra, que sepa formarle el
gusto para la ciencia y el corazn para la virtud? Cuan-
do se present en las escuelas o en las aulas ir ya ini-
ciado en los conocimientos que adquiri con las caricias
maternales, y con una disposicin precoz para recibir
todo gnero de enseanzas.









RAMON ROSA


"Qu de consuelos no hallar el hombre en el seno
y compaa de una consorte instruida! En su casa tendr
un manantial de placeres, y no se ver forzado a buscar
otra sociedad ms amena para libertarse del fastidio,
de la monotona y sandeces de una mujer que no tiene
otras ideas ni otras conversaciones diarias, que las del
baile, el paseo y otras cosas de este jaez, cuando no lo
importune con chismes y lo mortifique con impruden-
tes celos. Grande ser la satisfaccin de un hombre es-
tudioso, al asociar a su esposa, como Dacier, a sus
meditaciones, y consultarle sus dudas en materials cien-
tficas; y ms grande la de un padre que ve a su hija
conducida en triunfo, como Corina, y adornada la frente
con los lauros y coronas de Minerva, ms que con los
brillantes atavos de un lujo vano.

"Ah! Si desde que se trabaja por la enseanza de
los varones se hubieran hecho iguales empeos por la
de las mujeres, no cabe duda, de que hubieran ya pro-
bado que en un tiempo dado, haba en ellas ms ade-
lantos y progress. Ms recogidas, ms aplicadas, ms
pundonorosas y sumisas, no se disiparan, como tantos
jvenes, no se entregaran, como ellos, a la vagancia: le-
jos del juego y de los placeres que distraen la atencin
y enervan la mente, no veran sus libros y sus laborato-
rios con tedio enfadoso; y, de este modo, no daran lugar
a reconvenciones y quejas, ni a que con descrdito se
dijera que hacan al Estado gastos intiles, y a sus pa-
dres encorvarse sin fruto bajo el peso del trabajo.

"Compaeras: reunos conmigo para declamar, do-
quiera, contra ese culpable olvido de nuestra educacin;
contra esa preferencia estpida que, en esta parte, tie-
nen sobre nosotras los varones; contra esa tirana sexual
que nos despoja de nuestros derechos ms sagrados. Si









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


logramos que se nos atienda, ya no seremos, como hasta
ahora, esclavas de nuestros mismos hermanos, series me-
dios entire el hombre y el bruto; se perfeccionar nues-
tra razn, y nuestra sensibilidad natural dejar de ser
puramente instintiva; el crculo de nuestras ideas se ex-
tender ms all de las nieras de las modas y del modo
de condimentar las viandas; conoceremos las bellezas
que produce las imaginaciones creadoras de los poetas;
no veremos la hermosa naturaleza con la indiferencia
del salvaje y de la bestia; y no es difcil que haya quien,
como Mistres Trolop, se alce a alcanzar el vuelo de los
genios pintores, describiendo las costumbres y los paisa-
jes de los pueblos.
"Y si la naturaleza no nos hubiere favorecido con
el don de la fugaz belleza, o cuando la mano del tiempo
haya destruido los hermosos contornos de nuestro cuer-
po, y no podamos agradar a la ligera juventud, que no
busca otras cualidades en nosotras, no por eso seremos,
como ella piensa, series nulos y de ningn valor, no des-
apareceremos del mundo, no se nos definir una nega-
cin, un error de la naturaleza: seremos, s, una flor que
no muestra a los ojos el brillo de los colors ni la ele-
gancia de la figure, pero que exhala una fragancia bal-
smica, y que contiene excelentes virtudes curativas;
seremos- un fruto que, bajo spera y ruda corteza, lleve
deliciosos nctares y sabores que recrean y sustentan.
Y si no nos vemos, como Penlope, rodeadas de impor-
tunos y romnticos amadores, en cambio tendremos,
como Ninn, un cortejo de sabios y personas ms inte-
resantes por su ilustracin, que, en vez de cansarnos
con estudiados requiebros, nos hagan ocupar el tiempo
con ms provecho.
"Sin educacin, nuestra suerte, como veis y sents,
es siempre desgraciada; y cuando haya pasado nuestra








RAMON ROSA


juventud, nos veremos aisladas en medio de la tierra,
destinadas, cuando ms, al triste y ridculo papel de
pedagogas que acompaemos a los jvenes que van a
lucirce a los espectculos, donde bostezaremos en un
rincn, reventando de envidia, y haciendo dolorosos re-
cuerdos de un pasado que nunca ha de volver...!

"Reclamemos, repito, no la consagracin de los
principios de la Seorita Lenz, ni menos que se nos deje
salvar los lmites que nos puso la naturaleza, sino lo
que se nos debe en conformidad con las miras de Dios,
y que se evidence en las facultades con que nos ha do-
tado. Si los hombres se alzan con el saber; si nos dan
un no ha lugar a nuestra just demand; si se obstinan
en tenernos confinadas en la obscura region de la ig-
norancia..., oh!, entonces, miradlos como a vuestros
tiranos, estad ciertas de que no os aman, y que, cuanto
os digan por conquistar vuestros afectos, es slo fingi-
miento, es seductora y detestable adulacin".

SOFIA SEYERS.

En vista de los concepts del anterior artculo, de
much advance para la poca en que fu escrito, y en
presencia de otros juicios anlogos, formados por Reyes,
reconociendo la excelencia de la democracia y la jus-
tificacin y ventajas de los modernos progress, ocurre
preguntar qu ideas tuvo, como filsofo y hombre de
religion, sobre la vida moral de los individuos y la vida
moral de los pueblos?

La democracia tiene por base el reconocimiento del
derecho human, en contraposicin al derecho divino.
O se rigen las sociedades en nombre de los decretos de
Dios, revelados por una religion, cualquiera que sta
sea, o se rigen en nombre de las leyes derivadas del co-








BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


nocimiento y apreciacin de los derechos de la especie
-humana. En cuanto a los progress del mundo mo-
derno, han de ser considerados como products de la
ciencia; pero sta, con sus enseanzas, se muestra ad-
versa a las imposiciones de la fe y del dogma. La ciencia
discute; la fe no admite rplica. Los que entienden
algo de Astronoma, de Geologa y de Historia Natural,
no hallan cmo armonizar las revelaciones de estas
ciencias con las revelaciones de las religiones posi-
tivas, ya las profesen discpulos de Confucio, de Moi-
ss, de Sakia, de Zoroastro, de Scrates, de Jesucristo,
de Mahoma, de Lutero o de Calvino. Los que entienden
algo de Fsica y de Qumica, no hallan el medio de acep-
tar el cumplimiento de los milagros; y los que entienden
algo de las evoluciones jurdicas de los pueblos antiguos
y modernos, no pueden conciliar las prescripciones del
derecho human con las prescripciones del derecho di-
vino.
Qu pens Reyes sobre estas materials que ofrecen
terrible y aun pavorosos problems? Siendo docto en
ciencias y letras, tuvo grandes dudas, grandes vacila-
ciones, y grandes luchas, en el fondo de su conciencia?
La respuesta es muy difcil, y no me atrevo a afirmar
nada, sino por va de suposiciones. Sera en m una es-
pecie de sacrilegio dar el voto decisive de una conciencia
que no me pertenece, y ms de la conciencia de un sa-
cerdote intachable y de un hombre versadsimo en la
ciencia. Que de un modo asertivo Dios lo juzgue, y que,
si hay verdadero escepticismo, la negacin corresponda
a mi falta de datos suficientes para poder decir: "esta
fu la conciencia del sacerdote; estas fueron las since-
ras convicciones del sabio".
Hechas tales salvedades, propias del honrado pro-
psito del bigrafo que no falsifica ideas ni acciones, de-








RAMON ROSA


bo confesar: que supongo que Reyes crey, como otros
sapientsimos catlicos y no catlicos, encontrar la alian-
za de la tradicin y del progress modern, la alianza
del derecho human y del divino derecho, y la alianza
de la ciencia y del dogma. Podr haber tal alianza?
Este es el problema que se resolver en futuros y lejanos
tiempos. Por lo que hace a Reyes, nada afirmo defini-
tivamente sobre sus creencias ntimas; y por lo que hace
a m, slo deseo tener la vasta ciencia de Litr, de aquel
santo que no oa misa, o la fe ciega de la ltima y ms
oscura vieja de mi pueblo. Todo esto quiere decir que
dudo, y que hay en lo recndito de mi alma grandes
combates. La ciencia me ilustra, pero me deja un vaco;
la fe me consuela, pero me impone una esclavitud. Algo
hay, que es Bien Supremo, e imitando al poeta national
de Espaa, al caballero, trovador y cristiano Jos Zorri-
lla, dir que voy, no por mis viejos versos, sino por mi
vieja prosa, a que me juzgue Dios.

Apartndome del terreno vedado de la ajena con-
ciencia, y de las ajenas creencias, hora es de que trate,
no sin profunda tristeza, de los ltimos aos y trmino
de la vida de Reyes.

Desde su regreso de Guatemala, su casa fu el centro
de las ms amenas tertulias y de las ms francas y dul-
ces recreaciones. Su seora madre, Doa Mara Fran-
cisca, encantaba por su talent, por su instruccin y
por las agudezas de su ingenio; su padre, Don Felipe
Santiago, agradaba por su bondad, por la sencillez de
su carcter y por las muestras de sus dotes musicales;
y todos sus amigos y discpulos complacan por la inge-
nuidad del afecto, por la sinceridad de la confianza, por
las ocurrencias felices, por los donaires del festivo de-
cir, y por todos aquellos mil y mil detalles, obras de








BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


la amistad y del cario, que slo pueden apreciarse
cuando se tiene un hogar seguro, una madre que es una
providencia, una conciencia tranquila, una inteligencia
que comprende much, un corazn que ama intensamen-
te, y un crculo de familiares y de amigos que, confun-
didos en un solo sentimiento, dan inspiracin a la men-
te y dulce sosiego al espritu, y que aprisionan al jefe
de la casa con cadenas de flores que hacen olvidar los
duelos de lo pasado y las incertidumbres de lo porvenir.
Tal era el hogar de Reyes, y as comprendo yo mi hogar.

Dichas humans no pueden ser durables. Doa Ma-
ra Francisca muri repentinamente en junio de 1847.
Don Felipe Santiago, a causa de tan rudo golpe, qued
en profundo abatimiento, fu vctima de una enajena-
cin mental, y termin sus das en el ao de 49. Otros
individuos de la familiar de Reyes pagaron, casi al propio
tiempo, su tributo a la muerte, lo mismo que algunos
de sus amigos ms ntimos, entire ellos uno que haba
sido su discpulo querido, el virtuoso e ilustrado Sacer-
dote Don Agapito Fiallos. La que antes fuera casa de re-
uniones, de tertulias y de recreos producidos por la ci-
vilidad y por el arte, tornse en mansin del silencio...
Si Reyes hubiese vivido en mis tiempos, habra dicho
como Becquer: "Dios mo, qu solos se quedan los
muertos!"

Idos sus padres y sus mejores amigos, Reyes fu
perdiendo las fuerzas de la salud y su genio comunica-
tivo. La muerte le haba arrebatado las ms caras afec-
ciones, y el sepulcro tiene sus voces para los hombres
de corazn y de talent que saben orlas. Viva triste;
su genio expansivo se disminua, y todo haca compren-
der que senta la aproximacin de su fin. Qu dolorosa
previsin para el hombre que siente, ama y piensa con








RAMON ROSA


su alma! Dichosos los imbciles que olvidan lo pasado!
Dichosos los estpidos que no piensan en lo porvenir!
Dichosos, si, los que slo se fijan, por instinto, en las
satisfacciones del moment! Mas no; sta no es una di-
cha. Que se abrase el cerebro por el fuego del pensa-
miento; que se destroce el corazn a fuerza de sufrir;
pero, con todo y todo, un instant de satisfaccin al
hombre pensador y sentidor, vale ms que un siglo de
la vida de un idiota, para la humanidad que vive y vi-
vir -pese a la ignorancia, pese al sibaritismo, pese a
las brutalidades de la fuerza-, por las inspiraciones del
corazn y del talent.
El estado psicolgico de Reyes tuvo que ejercer in-
fluencia fatal en alguno de sus rganos, o en alguno de
los elements esenciales que constituyen la vida. Era
rico en sangre, y no pudo venir la anemia; tena perfec-
to corazn, y no pudo venir la atrofia; tena buenos pul-
mones, y no pudo venir la tisis; tena un cerebro bien
organizado, y no pudo venir ni el reblandecimiento ni
la locura; tena un hgado que no poda dar grandes
secreciones biliosas, y no pudo venir una fiebre, ni el
envenenamiento instantneo o lento de la sangre. Qu
tena Reyes? La vida en su corazn y en su cerebro!
De aqu que se alterasen las funciones de su estmago,
y esta fu la gran perturbacin de su organismo. Reyes,
pensando como telogo, tal vez no pudo pensar como
sabio, y si alguna vez am con amor profano, contra-
puesta estuvo su conciencia de sacerdote. Pudo haber,
como dice Hugo, una tempestad bajo un crneo,.y ya
que con sus rayos no pudo herir al fraile, pudo, tal vez,
destruir el estmago del hombre.
La enfermedad de que fu vctima se exacerb, de
un modo alarmante, desde principios de 1855. Los Doc-
tores Don Mximo Soto y Don Hiplito Matute hicieron









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


esfuerzos para regularizar las funciones del rgano en-
fermo, pero slo lograban dar al paciente cortas mejo-
ras. En una de stas fuese a la capital de Comayagua,
a visitar al Ilustrsimo Seor Obispo, Don Hiplito Casia-
no Flores, que haba venido de consagrarse de El Sal-
vador, y a quien acompa en su primera misa pontifical.
Regres en junio, y desde entonces no tuvo un da de
alivio. Cediendo al voto de los facultativos, fu a la ve-
cina aldea de Soroguara, para probar si en el campo po-
da recobrar la salud. En fines de agosto, volvi a la
ciudad; pero ya tan enfermo y decado, que apenas ben-
dijo el agua el da de San Ramn, y no pudo tomar parte
en las alegres fiestas de Mercedes, que formaban uno
de sus mayores encantos. A mediados de septiembre
tuvo ya que permanecer constantemente en el lecho, y
prepare su espritu para el eterno viaje, recibiendo los
sacramentos del Presbtero Don Po Gmez, reconcilin-
dose en el tribunal de la penitencia con el Presbtero
Don Yanuario Jirn, y haciendo, ante el Juez de 1a Ins-
tancia la expresin de su ltima voluntad. Reyes quiso
irse de este valle de lgrimas en complete paz con Dios
y con los hombres (25).
Un plido sol de invierno alumbraba escasamente
el lluvioso da del 20 de septiembre de 1855. La cele-
brada campana del reloj de la Iglesia Parroquial daba,
a intervalos, lgubres toques de agona. Reyes estaba
murindose; la ciencia era impotente, y el organismo del


25.-Como hombre de observacin cientfica, comprendi
bien que su enfermedad era incurable. Un amigo suyo decale:
"Usted recobrar la salud, debido a los cuidados de la familiar
y de los mdicos". No, contestaba l, cuando un cuerpo se des-
organiza, slo puede esperarse la muerte. De lo contrario, se-
ran casi inmortates los prncipes y reyes de Europa, que cuentan
con todos los recursos materials, y con la ciencia de los me-
jores mdicos del mundo".









RAMON ROSA


Recoleto benfico iba a volver al seno de nuestra madre
comn, la tierra. Por los claustros del Convento de La
Merced, hoy Universidad Central, discurran hombres
y mujeres de todas las classes sociales, ancianos, adults
y nios, con los ojos arrasados de lgrimas. Al fin sona-
ron las diez de la maana, y ... en los brazos de los Sa-
cerdotes y amigos que le acompaaban, Reyes exhal,
con la suavidad de un nio, su postrimer aliento. A
dnde fu? Tal vez, para el naturalista, a former la
esencia bienhechora de una flor; quizs, para el astrno-
mo, a former parte de un rayo de luz de una de las ms
hermosas estrellas; o acaso, para el creyente ortodoxo,
a entonar un eterno canto, lleno de infinita ventura, en-
tre los coros que reverencian y exaltan la majestad del
Dios de los cristianos, del Dios de la justicia y de la mi-
sericordia!

Nunca olvidar el luctuoso da 20 de septiembre.
Era un nio: erraba como todos, por los claustros, sin-
tiendo una inquietud extraa; pero no lloraba, porque
no tena idea exacta de la muerte. Como a las once y
media de la maana, oyendo el fnebre clamor de las
campanas y los gritos de desesperacin de los teguci-
galpenses, vi a Reyes sentado en una silla, y a una Se-
ora, Luisa Valds, que le pona en frente un aparato
que me era desconocido. Con la curiosidad propia de
un nio, pregunt: -Qu est haciendo tata Padre
(26), y qu la Seora con el trasto que tiene enfrente?
Me contestaron: -"El Padre est dormido, y la Seora
lo retrata". Comprend lo primero, pero no lo segundo,
y fume, saltando, a buscar mariposas y flores. Yo no
haba vistos muertos, as es que, enmedio de una in-


26.-TATA PADRE llambamos al Padre Reyes todos los in-
dividuos menores de su familiar.









BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


mensa desgracia, iba a tener sonrisas en presencia de
las escenas de la vida, cuando deb derramar muchas
lgrimas en presencia de la muerte.
Despus cambi de idea. A pesar de las amenazas
del clera y de los horrores de la guerra, en que sucum-
bi, en los campos de Masaguara, el General Jos Tri-
nidad Cabaas, en lucha desigual con Carrera, vi llegar
a numerosas gentes del pueblo que haban huido, y que
volvieron arrostrando dificultades y peligros, para llo-
rar en torno de la tumba de su bienhechor, del primero
de los tegucigalpenses. Todos decan: "No hemos de
volverle a ver". Mi madre deca lo mismo; y entonces
comprend lo que es la muerte, y entonces olvid mis
juegos infantiles y me puse a llorar. Conoc que mi
antiguo amigo, el de la Iglesia de Nuestra Seora de
la Concepcin, ya no me apretara la cabeza entire sus
manos, ni me hara sonrer de alegra, con sus obsequios
de flores y de centavos para mis juguetes; y present
que, en cambio, dejaba al nio un legado de tristsimos
recuerdos y de acibarosas lgrimas. Bienaventurado seas
t, que te fuiste tranquilo, padre de los pobres y de los
nios, y que recibiste el puro llanto de mi infancia, co-
mo recibes hoy el amargo lloro de mi precoz vejez. En
correspondencia de sentimientos que no finjo, -y per-
dona mi egosmo, que es el santo egosmo de un padre-,
te pido que, desde tu cielo, bendigas este pobre hogar;
que des tu bendicin a la compaera de mi vida, y a los
pedazos de nuestra alma, a nuestros tiernos hijos (27).


27.-No obstante el estado de guerra en que permaneca el
pas, se hicieron a Reyes exequias muy solemnes. Embalsama-
do su cuerpo, estuvo expuesto durante various das en las prin-
cipales Iglesias, en donde recibi flores y lgrimas de los tegu-
cigalpenses. En el primero y subsiguientes aniversarios de su
muerte, tuvo su memorial homenajes de amor, de respeto y gra-
titud, y, ltimamente, el Gobierno decret que se erigiese un










80 RAMON ROSA


monument en recuerdo del Fundador de la Universidad de Hon-
duras. El monument existe frente a la puerta principal de di-
cha Universidad. Reyes muri en la pieza que hoy ocupa el Ar-
chivo Nacional, y que da al traspatio del edificio. Sus restos
estn sepultados al lado Norte, en el presbiterio de la Iglesia Pa-
rroquial. Si alguna vez los hondureos construyen un Panten
para depositar las cenizas de sus grandes hombres, Reyes deber
tener puesto escogido y preferente en el lugar destinado a re-
cordar la vida y la muerte de los que fueron ilustres y benficos,
y a dar nobles estmulos y nobles ejemplos, exaltando ante la
posteridad los mritos de insignes varones que son legtimas y
queridas glorias de la Patria.




















APENDICE


Eiograf Si-














Tegucigalpa, septiembre 16 de 1878.


A RAMON ROSA

Amigo querido:

Tu conversacin familiar de anoche es un verdadero
acontecimiento literario. Estuviste a tu altura, estuviste
admirable. Un pblico select rodeaba tu trpode; p-
blico inteligente, spiritual y artist; pblico que conoci
y am a Jos Trinidad Reyes, el protagonista de tu con-
versacin sublime; pblico que sinti, que se emocion,
que se posey del raudal de bellezas y armonas, y del
encantador aticismo de tu conversacin; pblico que te
hizo justicia, y que te cubri literalmente de aplausos;
pblico de que debemos estar satisfechos todos tus ami-
gos y todos tus admiradores; jy sin embargo!, en la mis-
ma noche de ese tu gran triunfo, yo habra deseado que
todos los literatos, que todos los aficionados a las letras
en Centro-Amrica, se hubiesen encontrado aqu para
admirar el prodigio.

S, prodigio de talent y arte, prodigio de vena fe-
cunda, chispeante y vigorosa, prodigio de atraccin fas-
cinadora, prodigio de esa elocuencia tan difcil; tan des-
usada, tan resbaladiza, tan inmanejable, y que podra-
mos llamar: elocuencia familiar.

Ah!, nadie podr olvidar todos los detalles, todos
y cada uno de los detalles, los ms insignificantes deta-
lles de tu conversacin; tu gesto tan apropiado y tan sim-
ptico, tu mirada, tus ojos fulgurantes y acariciadores;









RAMON ROSA


el metal de tu voz melodiosamente argentina, tu sonrisa
entire juguetona y olmpica, todo tu conjunto de poeta
y de artist, todo tu conjunto real y verdaderamente ora-
torio. Ah!, nadie podr olvidar aqul: "Jams olvidar
la imagen de aquel hombre venerable. A travs de las
espesas brumas del tiempo yo la conservo grabada en
mi alma. Era un sacerdote de median estatura: su cuer-
po robusto y la morbidez y suaves contornos de sus for-
mas revelaban, a la simple vista, la virginidad de su
organismo y de su alma: su cabeza, casi siempre inclina-
da, tal vez por el peso agobiador de las ideas, era grande,
bien formada, cabeza escultural: su frente no era espa-
ciosa, pero sus marcadas protuberancias decan, al hom-
bre de ciencia, que era la frente de un pensador: sus cejas
eran pobladsimas, y, debido a una perenne contraccin
nerviosa del entrecejo, aparecan como una prolongada
lnea negra, interrumpida por pequesimos copos de
esa nieve del invierno de la vida, que se llama las canas:
sus ojos eran algo saltones, como si quisieran estar listos
para recoger much luz; carecan de belleza, en la forma,
pero su dulce mirada haca trasparente el fondo de la
infinita ternura que encerraba su alma: su nariz era irre-
gular, modelada por el tipo de la raza mestiza: sus labios
eran gruesos y salientes, particularmente el labio infe-
rior: de una a otra comisura, notbanse, en raro con-
traste, las lneas de la boca de Voltaire, el filsofo de-
moledor, con las lneas de la boca de Juan, el piadoso
evangelista; ora jugueteaba en sus labios la picante son-
risa del epigrama, ora la dulce sonrisa expresiva de la
mansedumbre, de la benevolencia cristiana para todos
sus hermanos, los hombres. Tales facciones resaltaban
en el fondo de su color trigueo, palidecido por las vi-
gilias del studio y por las meditaciones y por los xtasis
de la oracin".








BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


Qu maestra pincelada! "Notbanse, en admirable
contrast, las lneas de la boca de Voltaire, el filsofo
demoledor, con las lineas de la boca de Juan, el piadoso
evangelista". Quin no pudiera career que arrebataste,
en ese felicsimo moment, su paleta inmortal a Vctor
Hugo? Qu habra dicho de mejor el Isaas de la li-
bertad, el primer poeta del siglo?

Amigo querido! La amistad es, a veces, exigente y
tiene sus ttulos. En nombre de esta Patria, a quien
tanto amamos, en nombre del honor y la gloria de las
letras Centro-Americanas, yo me atrevo a suplicarte
que, recogiendo tus recuerdos, des a luz tu bellsima
conversacin.

En gracia de un pblico, a quien tanto deleitaste, y
que habra podido esperar content y arrobado, a que
se levantase el sol del nuevo da, pendiente de tus la-
bios, cortaste inopinadamente el vuelo de tu conversa-
cin, dejando de mostrarnos a Jos Trinidad Reyes ora-
dor, a Jos Trinidad Reyes poeta, a Jos Trinidad Reyes
protector de las letras, y gran fundador de nuestra Uni-
versidad Nacional. No sera un verdadero crime li-
terario mutilar u ocultar una de las ms bellas produc-
ciones del Ingenio Centro-Americano?

Al decir Ingenio Centro-Americano he expresado
una idea falsa y estrecha: he querido referirme a la ma-
jestuosa y brillante literature hispano-americana, y a
nuestra Gran Patria, la Amrica.

Tu conversacin familiar habra sido admirada y
cubierta de aplausos en la docta Bogot, como en la es-
piritual Caracas; en la ciudad de los Virreyes, como en
la culta Santiago; en la tica Buenos Aires, como en la
Troya americana; en Mxico, como en Guatemala; en









86 RAMON ROSA


San Jos de Costa-Rica, como en San Salvador; en Len
de Nicaragua o en Granada, como en Tegucigalpa. Tal
es el genio de nuestra literature, tal es el poder del ver-
dadero talent.

Si desde que despuntaste en el horizonte de las le-
tras y de la poltica Centro-Americana, has tenido todas
mis simpatas y toda mi admiracin, por intiles que
sean aqullas, y por oscura que sea sta, de hoy en ms,
desde la inolvidable velada, con que celebramos al in-
mortal da de 15 de Septiembre de 1821, tu nombre y tu
gloria se han elevado; son para m un nombre y una glo-
ria americana.

Por el corazn y por el alma, tu hermano y amigo,

ADOLFO ZUNIGA.














Tegucigalpa, noviembre 15 de 1878.


A ADOLFO ZUNIGA

Amigo querido:

Grande es mi reconocimiento por tu carta de 16 de
septiembre prximo pasado. En particular, te doy las
gracias ms sinceras por el lenguaje de familiar que has
usado al escribirme. Las letras empiezan por relacio-
nar a los que se aficionan a su cultivo, siguen por fa-
miliarizarlos, y concluyen por estrechar sus ideas y afec-
tos con el vnculo de una verdadera fraternidad. Esto
es lo que hoy pasa entire nosotros; y has tenido much
razn en dirigirte a m, haciendo uso de un lenguaje
fraternal.
No acierto a decir qu predomina en. tu carta; si
sentimientos cariosos, o expresiones llenas de arte y
de spiritual poesa; si benevolencia o belleza. Sea de
sto lo que fuere; por tu diccin tan pulcra, tan artsti-
ca, tienes la adhesion del aficionado a las letras; y por
tus apreciaciones tan bondadosas, tienes la profunda gra-
titud del amigo.
Un distinguido literato espaol, haciendo un mere-
cido elogio de tu carta, acaba de decir que es tal el de-
licado sentimiento que impregnan tus escritos, "que ha-
ces sentir lo que t sientes, y pedir lo que t pides".
Pues bien, amigo mo, me has pedido, en nombre de la
amistad que nos une, que d a luz la conversacin fa-
miliar que, en la velada literaria del 15 de Septiembre,








RAMON ROSA


dediqu al inolvidable recuerdo del Doctor Jos Trini-
dad Reyes; y voy a satisfacer tus deseos, recogiendo mis
apuntamientos y mis ideas, para publicar con las amplia-
ciones que me indicas, todo lo que dije en el estilo de
la conversacin, sobre la vida tan ejemplar y fecunda
del hijo predilecto de Tegucigalpa.

Cuando mi lectura salga a luz, falta hasta del esca-
so colorido que le prestarn la accin y la declamacin,
tal vez se concepte que las honrosas apreciaciones tu-
yas y de otros amigos mos son dictadas ms bien por
la amistad, que juzga con el criterio del sentimiento,
que por la idea serena y desapasionada que se inspira
en el mrito real de una obra. Cualquiera que sea el
juicio que a este respect se forme, yo lo aceptar sin
reserve. A m me basta que la publicacin de mis pa-
labras familiares, del 15 de Septiembre, sea un home-
naje a la memorial de uno de nuestros hombres ms ilus-
tres, y una satisfaccin del deseo de un amigo, de ti,
querido Adolfo, en quien aprecio dos cualidades eminen-
tes que no siempre van unidas: un gran corazn y un
gran talent.

Recibe las muestras que te doy de mi afecto, tan
fraternal como invariable.


RAMON ROSA.














Los Angeles, septiembre 22 de 1878.


Seor Doctor Don Ramn Rosa.

Tegucigalpa.

Seor y amigo que aprecio:

En la velada del 15 tuve el placer de escuchar la
conversacin familiar de usted. El aplauso unnime que
dicha conversacin ha recibido justifica su verdadero
mrito. Sin embargo, same dado felicitarle por el xito
complete que usted alcanz, xito que honra a nuestro
pas, y regocija la amistad sincera que le profeso.

El raro y difcil gnero de literature que usted ha
iniciado tan felizmente en nuestra sociedad, merece un
voto de general reconocimiento. Usted abre nuevos es-
pacios a la inteligencia de la juventud, presentndole,
a la vez, un modelo perfect en que inspirarse.

Escuchada su conversacin una sola vez, y entire la
concurrencia que nos rodeaba, slo estoy cierto de una
cosa: de que fu bella, bella como esos difanos paisa-
jes que en nuestras tardes de verano lucen en el Occiden-
te; pero imposibles de analizarse por la rapidez con que
se ocultan a nuestra vista embelezada. No obstante,
conservo en la memorial varias parties de la conversa-
cin de usted, sobre las cuales me tomar la confianza
de dirigirle algunas palabras.

Cuando usted habl de la Catedral de Len, invo-
luntariamente pens en Vctor Hugo. Aquel gran poeta








RAMON ROSA


ha descrito otra Catedral, y su brillante pluma arranca
a las piedras, puede decirse as, un poema en honor del
arte; pero l nada nos dice de lo que pasa en el interior
de aquel majestuoso edificio. Usted, al contrario, nos
lleva bajo sus bvedas several y sombras, hace una ms-
tica descripcin de sus rumors y de su silencio subli-
mes, y en el incienso y en los resplandores de sus luces
incorpora usted nuestro espritu para elevarlo a Dios.
Permtame decirle que ambas descripciones son bell-
simas, y que cualquiera de ellas podra unirse a la otra
para former una pgina inimitable y perfect.

En su disertacin sobre la poesa, usted hace como
los lapidarios, embellecer el diamente con el diamante
mismo. Las comparaciones de que usted se sirve para
distinguir los gneros diferentes de poesa, son magn-
ficas, y Castelar no las habra encontrado en su fecundo
genio ms originales ni ms hermosas (*).

Pero sobre todo, en la conversacin de usted, existe
un recuerdo que, slo l, bastara para embellecerla.
Tierna reminiscencia de la infancia, confidencia dulce
y suave como las confidencias que nos ha hecho Lamar-
tine. As es la memorial que usted evoca de aquellas ca-
ricias que un anciano venerable prodigaba a su peque-
o amigo. Pero al hablar de sto, lo hizo usted con tan
natural acento, con expresin tan verdadera, que a m
me pareci que no lo escuchbamos, sino que simple-
mente habamos vuelto los ojos, y que veamos de nue-
vo aquel anciano y aquel nio que todos conocimos. Y
no hubo uno solo de los que all estuvimos que en mi
concept dejase de comprender la hermosura de seme-

*-He suprimido las comparaciones a que se refiere el Se-
for Gutirrez, por dar cabida a detalles sobre la vida de Reyes,
y a juicios crticos sobre sus obras.








BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


Sjante cuadro. Cuando usted lo present cesaron los jus-
tos aplausos que repetidamente interrumpan su palabra,
porque as deba suceder. Cuando habla el corazn el
alma escucha, y el alma necesita del silencio para gozar
en su emocin.
Adems de la multitud de bellezas que brillan en
su composicin, ella expresa dos cosas magnificas: la
gratitud de la infancia rebozando en el corazn del hom-
bre, y el talent del literato haciendo justicia al genio.
Por lo primero, usted estar liberalmente recompensado
con las satisfacciones de su propia conciencia; y por lo
segundo, la Patria le quedar agradecida cuando conoz-
ca la brillante Biografa que usted ha hecho del Doctor
Don Jos Trinidad Reyes, uno de sus varones ms
ilustres.

Por lo que hace a m, mezclo mi satisfaccin a las
satisfacciones ntimas del amigo, y uno mis agradeci-
mientos a la gratitud de nuestro pas.

As deba terminar la present carta; pero aun re-
suena en mi odo una palabra que, dictada, ya por la
conviccin o la benevolencia, yo hubiera deseado apa-
gar en sus labios antes de que su voz autorizada le die-
ra vida. Usted dijo que Ferrera fu sublime, y a la ver-
dad, permtame usted expresarlo, yo no encuentro en
la historic de aquel hombre ningn hecho que lo revista
de tan alto calificativo. Subi al Poder hacindose cm-
plice de una opinion funesta y suicide, opinion que un
buen patriota habra muerto combatiendo. Cuando hizo
la guerra a sus antiguos amigos, siempre fu vencido,
debiendo haber triunfado siempre, tanto por el nmero,
como por el espritu de sus ejrcitos. Cuando su Patria
fu invadida, siendo military, encomend su defense a
otra espada y a otro carcter; y por ltimo, cuando su








RAMON ROSA


ambicin choc con las dificultades creadas por l mis-
mo, cay sin gloria por las intrigas de un viejo poltico,
menos inteligente que malicioso.
Hombres sublimes! Morazn hundindose en la
tumba asido al pabelln majestuoso de la Patria, y Ge-
rardo Barrios, luchando con un puado de leales, com-
tra muchedumbre de enemigos. Acordmonos que am-
bos regaron con su sangre generosa aquel cadalso
constantemente inmvil en los campos de la reaccin,
y de cuya causa fu Ferrera el principal apstol.
Perdone usted. Yo s que es difcil retirar una pa-
labra; pero usted sabe tambin que es impossible renun-
ciar a una opinion.
Como siempre, tengo el placer de repetirme de
usted, su ms atento servidor y sincero amigo,


E. GUTIERREZ.















Tegucigalpa, 29 de septiembre de 1878.


Seor General Don Enrique Gutirrez.

Los Angeles.
Distinguido amigo mo:

No siempre la justicia se hermana con la benevo-
lencia. De ello, querido amigo mo, me da usted un tes-
timonio en su cariosa carta del 22 del corriente, en la
que me felicita por la lectura que, sobre la vida y obras
del Presbtero Doctor Jos Trinidad Reyes, di en nues-
tra Universidad, la noche del 15 de Septiembre ltimo,
aniversario de la Independencia de la Patria.
Usted no ha sabido tener equidad para conmigo, al
tenerme en altsimo concept; y voy a reparar su injus-
ticia hacindole un caro recuerdo, en que hay much
de grato y much de doloroso. Su virtuosa madre, a
quien quise con entraable amor, Doa Margarita Lo-
zano, noble viuda del Hroe de Jaitique, tomaba siem-
pre por gracias mis mayores travesuras de muchacho.
Usted, a la ley de buen hijo, que guard y perpeta los
afectos de sus mayores, toma por obras de gran talent
las producciones mas, y hasta llega a compararme con
los genios. Quien lo hereda no lo hurta. Le perdono,
pues, sus juicios tan subidos porque los creo sinceros,
y porque son el reflejo de la luz pura del alma de aque-
lla santa mujer, toda bondad, toda ternura, que me pro-
dig su cario, casi maternal, y que ha dejado a ousted,
su hijo predilecto, el legado de su grande y generoso
corazn.









RAMON ROSA


Usted que es sentidor, y que en guerra o en paz, ya
empua la espada, ya maneja la pluma, que para m
es de oro, convendr conmigo en que hay expresiones
de la amistad comparable a muy estrechos y apretados
abrazos; complacen y oprimen. Y esto viene a prop-
sito de su carta. Me ha dado un gran placer, por el sen-
timiento bondadoso que la dicta; pero en el inmerecido
elogio que contiene, me ha causado cierta opresin del
alma.
Experimentando tal sensacin, no le dir ya ms
sobre sus apreciaciones, que asaz me honran. Le he di-
cho que no ha sido equitativo, y esto basta para descargo
de mi conciencia. Que otros juzguen, con la frialdad de
un criterio extrao al sentimiento de la exactitud o in-
exactitud de los benvolos juicios de usted, en alto gra-
do lisonjeros para mi persona.
Al finalizar su carta, usted aade que habra desea-
do apagar en mis labios la palabra sublime con que ca-
lifiqu al Sacristn de San Juan de Flores, al mulato de
hierro, al General Francisco Ferrera. Quisiera retirar
la palabra, si a ello diesen lugar mis convicciones; pero
me es impossible, aun atendidas las observaciones de
usted, que me parecen inspiradas, un tanto, por el esp-
ritu de partido. El oscuro mulato que, sin escuela, sale
de una sacrista para combatir a los invasores de su Pa-
tria, y que con diez reclutas detiene la fuerte vanguardia
de un ejrcito enemigo, y que por sto merece los elo-
gios de su mismo adversario, el egregio Morazn: el
mulato que, con su valor personal, como Jefe Poltico,
pone a raya los desrdenes de Tegucigalpa, aniquilando
la sociedad de perturbadores criminals, llamada la
mancha brava, congnere de la Gardua de Espaa: el
mulato que sube al Poder Supremo de su pas, que se
sostiene en su puesto, a despecho de los rudos embates








BIOGRAFIA DEL PADRE REYES


de sus adversaries, de dentro y fuera de Honduras, y
que llega a ejercer influencia decisive en los destinos
de Centro-Amrica: el mulato que, por una vision de
su genio, indica, por vez primera, la conveniencia y la
ruta de nuestro ferrocarril interocenico: el mulato que,
al fin, desoyendo las seductoras voces de la ambicin de
mando, busca el ostracismo, y da lugar a la tan decanta-
da alternabilidad del Poder; tal mulato, amigo Gutirrez,
fu un mulato de hierro; tal sacristn, fu un sacristn
sublime!

Comprendo la razn de la sin razn que usted tiene
para detestar a Ferrera y a los suyos. Usted pertenece
a la escuela, a que yo no pertenezco, de los federalistas
del tiempo de nuestro heroico General Morazn: Usted
es hijo del nio dulce, en los salones, como llamaban en
Guatemala al Coronel Gutirrez, del luchador terrible
en los combates, que muri gloriosamente en Jaitique:
Usted, as como tiene herencia de afectos imperecederos,
tiene herencia de prevenciones y de rencores. Para bien
de nuestro pas olvide usted un poco el exclusivismo
liberal de sus ilustres ascendientes, as como yo olvido
el duro espaolismo de mis mayores que quiz presin-
tieron, para este territorio semipoblado, el ruin imperio
de las canallocracias, en lugar del imperio generoso de
las democracies.

No tome a mala parte cuanto le digo, ni menos se
resienta con quien tanto le aprecia y le quiere. Mi aca-
riciado deseo es que estemos de acuerdo. Las banderas
polticas, que no dan a cada uno lo que es suyo, nos ma-
tan. La influencia que tengo en el Poder la ejerzo para
extinguir odios, anular parcialidades disolventes, y en su
reemplazo, crear y vigorizar, por la riqueza y la instruc-
cin, grandes elements sociales, grandes elements









RAMON ROSA


econmicos, grandes elements administrativos que, an-
dando el tiempo, den cabida, en nuestra Honduras, a la
organizacin de verdaderos partidos polticos, que ten-
gan consistencia y dignidad en lo interior, y que, cuando
el caso lo requiera, hagan valer ante el exterior los in-
tereses y derechos de la Patria. Le repito que el exclusi-
vismo poltico nos anonada: y quiera Dios no llegue un
da en que usted, hombre de armas y hombre pblico,
se vea en su pueblo sin recursos intelectuales, morales
y materials, siquiera sea para sostener su propia digni-
dad y la honra de sus connacionales. Si estoy equivoca-
do, los tiempos, que estn por venir, vendrn a darme
una complete rectificacin. Hondureo, ante todo, lo ol-
vido todo por pensar en la suerte de mi pueblo, traba-
jando porque sea la ms prspera y feliz.

Me he extendido demasiado en hacerle rectificacio-
nes. Desaprubelas o deschelas, si as le parece; pero
no olvide que, desde aqu, desde este Cerro de plata,
envo a usted, a su buena Raquelita y a sus hijos, mis
ms cariosos recuerdos que, en ese Valle, no en vano
llamado de Angeles, al calor del hogar tranquilo, espero
que los esti~men como nacidos del corazn de su inva-
riable y apasionado amigo.


RAMON ROSA.




















NOTAS


Biograffa-7




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs