• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Significado de esta publicacio...
 Principios y objectivos de la revolucion...
 Mensaje del sr. presidente de la...
 Mensaje del señor ministro de defensa...
 Pueblo, ejercito y doctrina...
 Tres años de revolucion
 La revolucion vista y la revolucion...
 En el tercer aniversario de la...
 En el tercer aniversario de la...
 14 de diciembre de 1948 aurora...
 14 de diciembre fecha memorable...
 14 de diciembre
 Al 14 de diciembre
 Lo que dijo la prensa
 Con gran jubilo celebrose aniversario...
 Jubilosa celebracion del 3er. aniversario...
 Aniversario de la revolucion...














Title: 14 i.e. Catorce de diciembre de 1951
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078459/00001
 Material Information
Title: 14 i.e. Catorce de diciembre de 1951 tercer aniversario de la revolución salvadoreña
Alternate Title: Catorce de diciembre de 1951
Physical Description: 102 p. : illus. ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: El Salvador -- Ministerio del Interior
Publisher: Impr. Nacional,
Impr. Nacional
Place of Publication: San Salvador
Publication Date: 1952
 Subjects
Subject: History -- El Salvador   ( lcsh )
History -- El Salvador -- Revolution   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: El Salvador
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078459
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AFD7193
oclc - 16159361
alephbibnum - 001053814
lccn - 53038376

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Significado de esta publicacion
        Page 3
        Page 4
    Principios y objectivos de la revolucion del 14 de diciembre de 1948
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Mensaje del sr. presidente de la republica en el tercer aniversario de la revolucion
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Mensaje del señor ministro de defensa a la fuerza armada Salvadoreña
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Pueblo, ejercito y doctrina revolucionaria
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Tres años de revolucion
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    La revolucion vista y la revolucion vivida
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    En el tercer aniversario de la revolucion
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    En el tercer aniversario de la revolucion Salvadoreña
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    14 de diciembre de 1948 aurora de un nueva dia!
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    14 de diciembre fecha memorable para el pueblo Salvadoreño
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    14 de diciembre
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Al 14 de diciembre
        Page 79
        Page 80
    Lo que dijo la prensa
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Con gran jubilo celebrose aniversario de la revolucion
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Jubilosa celebracion del 3er. aniversario de la revolucion de diciembre
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Aniversario de la revolucion Salvadoreña
        Page 101
        Page 102
Full Text

-,PUBLICACIONES DEL


y4~~y.


14

<..- "
.' -,, -


DICIEi
de 19J
Tercer Anivd


RevoIucini`n


RE


le la
'efia


. .. ,:


-:\ 1952

p-
S ,
... .'g- -


'4k


9r(2.
Sil


MINISTERIO


IB r..-.





*- ~L:Ci
-


iy


1


i- -'


UNIVERSITY

OF FLORIDA

LIBRARIES













' ji.,- ,. R'AS BEE;S

: - ..i.BRAr IES.


c ~----


;








PUBLICACIONES DEL MINISTERIO DEL INTERIOR


14 DE DICIEMBRE DE 1951

TERCER ANIVERSARIO DE LA
REVOLUTION SALVADOREA





o





1952


IMPRENTA NACIONAL.-SAN SALVADOR, EL SALVADOR, C. A.
s -.- -"
















Significado de Esta Publicacin

A tres aos de la Revolucin de 1948, el Pueblo
Salvadoreo tuvo una nueva oportunidad, duran-
te las solemnes celebraciones de aniversario, de
externar, con el nfasis de una cultivada compren-
sin cvica, su fe democrtica, sus anhelos siem-
pre despiertos de superacin patria, y su confianza
y gratitud a las fuerzas que hicieron possible el ad-
venimiento de nuevos y mejores tiempos en la vida
national.
Este pequeo folleto tiene la misin de descri-
bir y prolongar el recuerdo de algunos de los as-
pectos de esa fervorosa y espontnea manifesta-
cin del Pueblo Salvadoreo realizada el 14 de Di-
ciembre de 1951. No contiene sino fragmentaria-
mente una vision de lo que fueron esas celebracio-
nes llamadas, por su suntuosidad sin artificios, y
ms que todo por lo que representaban de noble
afirmacin en los destinos de un pueblo amante y
celoso de su libertad y sus derechos, a figurar de
manera descollante en las pginas de la Historia
Patria.
No habra sido possible recoger en un espacio
tan breve la totalidad de las expresiones cvicas
del Pueblo Salvadoreo en esa oportunidad tan
propicia para manifestar y afirmar sus sentimien-
tos de elevado tono democrtico, de sincera con-









viccin revolucionaria, y de profunda adhesin a
todos los valores que dieron vida, consistencia y
estabilidad al sistema revolucionario.
La de este aniversario fu la manifestacin
ms unnime, alentadora y vigorosa que se ha pro-
ducido en la historic de la Revolucin. De todos los
rumbos del pas afluyeron a la capital gentes de
todas las categoras, de todas las classes sociales, de
todas las profesiones, de todas las edades, unifica-
das en un slo propsito de rendir culto y venera-
cin a la Patria en una de sus fechas ms gloriosas.
Cada quien sinti vibrar en su pecho el inefa-
ble aliento de las recordaciones heroicas, y cada
quien reafirm en el altar de la Patria su convic-
cin de que slo trabajando para ella, slo amn-
dola como es debido, slo sirvindola en la media
de las propias fuerzas, se puede corresponder a los
anhelos de ella que, como una madre llena de bon-
dad y fortaleza, busca para sus hijos el mejor des-
tino inspirado en la dignidad, afirmado en el de-
recho, y apto para las mejores y ms grandes con-
quistas.
Sea este opsculo un breve pero emotivo re-
cordatorio de esas celebraciones, y sirva como tes-
timonio afirmativo para los hombres que todava
vacilan entire la negacin y la duda, de que la Re-
volucin Salvadorea ha penetrado hasta lo ms
hondo la conciencia national, de donde ser im-
posible desarraigarla, ya que nuestro Pueblo ha de-
mostrado en diversas ocasiones, y en particular ba-
jo el rgimen revolucionario, ser un pueblo en ple-
na aptitud para comprender, conquistar y disfrutar
las grandezas de la civilizacin y la democracia.


*
















Principios y Objetivos de la Revolucin

del 14 de Diciembre de 1948

19-Establecimiento de un sistema democr-
tico de Gobierno que no solamente finque, como
hasta ahora, en leyes que no se cumplen, sino
que viva en los actos de los funcionarios y en los
derechos del pueblo, especialmente en el derecho
a que ste tiene a darse libremente sus gober-
nantes.
29-La Libertad ser efectiva dentro del or-
den y servir para aprovechar las iniciativas y
esfuerzos de los salvadoreos en la construccin
de una Patria pujante, que ingrese como factor
activo en la gran corriente de la cultural occiden-
tal, lejos de extremismos y con rechazo de la de-
magogia y del oportunismo politico.
39-Nuevo orden jurdico, fundamental, plas-
mado en una Constitucin Poltica, que, concorde
con los ensayos democrticos del mundo civiliza-
do, sepa adaptar los principios a la realidad sal-
vadorea.
49-Dar a la Democracia el cimiento social,
politico, econmico y cultural que la insertar con
firmeza en lo hondo de la estructura del pas, pa-
ra que pueda defenders en las adversidades y no
depend solamente de la ideologa y comprensin
de los gobernantes.









59-Establecimiento de un Cdigo Electoral
que, aprovechando las experiencias de pases avan-
zados y nuestra propia experiencia, que con ra-
ras excepciones demuestra la entronizacin del
fraude, proporcione los medios para hacer efec-
tiva la libertad del sufragio.
69-Honestidad absolute en el manejo de los
fondos pblicos y seleccin del personal adminis-
trativo a base de capacidad, probidad, dinamismo
y entusiasmo por superar nuestra actual etapa
histrica.
79-Elevacin del nivel de vida de los salva-
doreos sobre bases que garantizando el auge de
la produccin, al amparo de la tcnica, estimule
las empresas privadas y permit la justicia social.
89-Mantener en alto el honor, la integridad
y el desarollo tcnico del Ejrcito Nacional, resti-
tuyndolo a la condicin de apoliticidad, de guar-
din de las libertades y de la soberana de la Re-
pblica; de defensor y cumplidor de la Ley.
99-Separacin efectiva de los Poderes del
Estado; eficiente colaboracin entire ellos y mo-
deracin de la influencia del Poder Ejecutivo.
109-Autonoma amplia y efectiva para las
Municipalidades.
119-Respeto a funcionarios y empleados,
quienes gozarn de toda garanta en el ejercicio
de sus cargos.
129-Unidad de los salvadoreos en la recons-
truccin y progress de la Patria, para hacer de la
civilidad y del Ejrcito Nacional un bloque indes-
tructible.
139-Amistad invariable con todas y cada una
de las Repblicas Centroamericanas, para cimen-








tar la fraternidad a travs de relaciones estrechas,
de vinculaciones econmicas y culturales y pre-
parar el entendimiento de pueblos y gobiernos en
la supreme y urgente empresa reconstructora de
la Patria Grande.
149-Respeto a los Tratados, Convenios y com-
promisos internacionales que hubiesen contrado
los gobiernos anteriores, su fiel cumplimiento y
firme adhesin a las Naciones Unidas.














*




































Moments en que, rodeado de altos funcionarios y diplomticos el seor Presidente de
la Repblica Teniente Coronel Oscar Osorio, lee su Mensaje al Pueblo Salvadoreo que
constitute un vigoroso document poltico en el tercer aniversario de la Revolucin
Salvadorea.















Mensaje del Sr. President de la Repblica

en el Tercer Aniversario de la Revolucin

A tres aos de la iniciacin del movimiento
renovador salvadoreo, los postulados de la Revo-
lucin siguen ahondando en el alma del pueblo.
Estos tres aos de lucha por el desarrollo de los
principios y objetivos que norman el movimiento,
han creado y fortalecido las convicciones de todos
los elements progresistas del pas. El pueblo sal-
vadoreo sigue y seguir siendo revolucionario.
Quiero dejar bien claro aqui, en esta fecha
memorable, para todos aquellos que se opongan a
los postulados de la Revolucin Salvadorea que
mi Gobierno est dispuesto a anular completa-
mente la accin de quienes disfrutando de las
ventajas que concede la Revolucin, quieran abu-
sar de sus principios. Repito una vez ms que nada
ni nadie podr detener la march de la Revolu-
cin. Muchos reaccionarios y extremists han
querido ampararse en los derechos que concede la
Revolucin; pero tnganlo bien entendido todos
ellos que nuestros ideales y principios son sanos
y fuertes y que en ningn moment permitirn
que nadie venga a hacer burla de ellos, sobre todo
tratndose de individuos absolutamente descali-
ficados para poder hacerle frente a un ideal que
persigue el bienestar general de todos los salva-
doreos.









Los hombres de la Revolucin somos idealis-
tas; pero con los pies firmemente plantados en la
tierra; cualquiera que sea la lucha que tengamos
que library, estamos dispuestos a' librarla en todo
momento y en cualquier lugar. Sabemos que per-
seguimos el bienestar general y por lo mismo el
pueblo respalda las actuaciones del Gobierno. La
Revolucin se salvar pese a las opinions intere-
sadas de algunos malos salvadoreos. Tengan ellos
bien entendido que no perdonaremos hoy ni nun-
ca, a ningn mal hijo de nuestro pais que se ven-
da a elements extranjeros, y a ninguno que sir-
viendo a grupos de determinada Clase o sector
acte contra los intereses generals del pas. En
todos aquellos casos en que pueda ser burlada la
Ley, actuar gubernativamente, suceda lo que
suceda. Los enemigos de la Revolucin deben tener
much cuidado; se los prevengo para el future.
No estoy dispuesto a perdonar a nadie. Queremos
democracia y queremos derechos; pero aprenda-
mos a conquistarlos a costa de sacrificios de los
propios intereses, no de los intereses de la gene-
ralidad. Muchos salvadoreos no han comprendi-
do an que estamos viviendo una Revolucin. Les
advierto que tres aos de Revolucin son sufi-
cientes para hacer escuela. Si no lo han com-
prendido an, la Revolucin est dispuesta a ha-
cerles comprender. La lucha est vigente y lo se-
guir estando hoy y maana con ms fuerza
que el 14 de Diciembre de 1948.
Luchamos por la justicia social; hemos repe-
tido una y mil veces que la Ley debe respetarse
y la respetamos; pero debe tenerse present que
nadie podr abusar de los principios democrti-
cos que defendemos; nadie podr tampoco burlar
nuestra atencin y, ahora lo recalco con todo n-
fasis, el que pretend hacerlo sufrir las conse-
cuencias.








Somos del pueblo y es nuestro deber sacrifi-
carnos por ese pueblo; moriremos luchando por
su bienestar y daremos con gusto nuestras vidas
siempre que se trate de hacer perdurables los prin-
cipios revolucionarios. A quien se present como
amigo lo trataremos como tal; pero los enemigos
de la Revolucin se encontrarn con el frreo va-
lladar de nuestra decision de servir a la Patria.
La Revolucin no terminar con nosotros si
Dios nos da la suerte de morir por ella; seguir
su march a pesar de todas las barreras que se
pongan en su camino.
En este da, tercer aniversario de la Revolu-
cin, se llevar a cabo un desfile de representatives,
militares y civiles de las fuerzas que apoyan al
movimiento revolucionario. Aprovecho la oportu-
nidad para presentar un saludo a la gran mayo-
ra del pueblo salvadoreo que representan y para
pedir al Todopoderoso que cada dia que pase sea
ms luminoso para la Revolucin Salvadorea.

PUEBLO DE EL SALVADOR, SALUD!































El Teniente Coronel Oscar Bolafos, Ministro de la Defensa Nacional, lee un mensaje
al Ejrcito en ocasin del tercer aniversario, desde la tribune presidential en donde
aparecen el seor Presidente Osorio y otras distinguidas personalidades.















Mensaje del Seor Ministro de Defensa

a la Fuerza Armada Salvadorea

"La Repblica entera, en este jubiloso 14 de
Diciembre, tercer aniversario del glorioso movi-
miento revolucionario de 1948, celebra solemne-
mente tan magno acontecimiento. La Revolucin
libertaria de este dia ha marcado un jaln deci-
sivo en los destinos nacionales. Por ello los lau
reles de la gloria y del triunfo mantendrn siem-
pre inmarcesible la memorial de tan grandioso
suceso. El Ejrcito, designado felizmente por la
Providencia para conducir a la Patria Salvadore-
a por senderos venturosos de dignidad, de pros-
peridad y de justicia marc rotundamente en esta
fecha la separacin entire dos etapas histricas.
La etapa anterior, en la vida poltica, social, eco-
nmica y cultural de El Salvador, fu cimentada
sobre bases injustas: la de la voluntad dictatorial
de los gobernantes, la del temor de los ciudadanos
y la de un sistema legal semifeudal, tirnico y
esttico y la etapa que vivimos, surgida de la Re-
volucin, cimentada en la democracia, involucran-
do las necesidades que reclama la civilizacin
cristiana para satisfacer las demands de ham-
bre y sed de justicia para todos, anhelando y al-
canzando paso a paso la transformacin-de los
sistemas anteriores, en sistemas democrticos de
equitativa administracin y de difana honra-
dez en el manejo de los fondos pblicos, que per-








sigue la felicidad de todos los salvadoreos. An-
teriormente, las classes media y proletaria esta-
ban olvidadas. Hoy, en cambio, el Estado vela in-
cesantemente por su bienestar. Los hombres de
la Revolucin, que como el que estas palabras os
dirige, llevbamos various aos angustiosos en pla-
nificar una patria mejor, queramos tambin ha-
cer surgir este Estado democrtico, con plenas ga-
rantas individuals para los ciudadanos amorda-
zados y con sus libertades conculcadas, sin ms
limitaciones que las impuestas por la moral y el
orden pblicos, sobre todo por el respeto a la Ley
y a las Instituciones Constitucionales, de las
cuales el Ejrcito es mximo sostenedor. Esta Ley
y estas Instituciones nunca deben ser pasto del
sofisma, ni de los falsos profetas del patriotism,
ni de la diatriba calumniosa, ni much menos
victims de venenos encerrados en pcimas reac-
cionarias.
Las Instituciones actuales, algunas nacidas y
otras vigorizadas a raz del siempre grande y glo-
rioso 14 de Diciembre de 1948, tuvieron su base
en los 14 puntos denominados "Principios y Obje-
tivos del Consejo de Gobierno Revolucionario",
que sin el arrojo y valenta de los hombres de la
Revolucin, nunca hubieran podido transformar la
faz poltica de un Estado enfermo. Esa fiesta ce-
lebramos hoy, y la celebraremos siempre, porque
gracias al clima de libertad que produjo, nuestro
pueblo pudo dar en libres elecciones una mxima
demostracin de democracia.
En estos tres aos de labor revolucionaria se
ha logrado much por el progress national. Hay
muchisimas obras hechas y otras emprendidas
que son una demostracin a mis palabras. La
Fuerza Armada Nacional, dentro de este progre-
so general, ha avanzado tambin much en los
distintos rdenes. A pesar de ello, estamos an








en el camino del progress y por ende del perfec-
cionamiento, el cual, por duro y difcil que sea
lo recorreremos gloriosamente hasta llegar a la
meta. Tenemos deberes que cumplir, tenemos
muchas cosas que hacer; tenemos sobre todo que
continuar forjando juventudes que garanticen la
felicidad del pueblo salvadoreo para bien de la
existencia de la Patria.
JEFES, OFICIALES, TROPA Y EMPLEADOS
DE LA FUERZA ARMADA NATIONAL: Vuestra
labor revolucionaria de tres aos es premiada con
el aprecio y la consideracin del pueblo; vuestros
desvelos y fatigas en esta etapa de renovacin na-
cional es premiada tambin por las avanzadas
medidas culturales y administrativas que el pre-
sente rgimen tiene para vosotros. Seguid soste-
niendo con fe y firme decision -os principios dis-
ciplinarios y de lealtad en que se funda la estruc-
tura de las Organizaciones Militares. Sobre esos
principios, enmarcados en las Leyes y Reglamen-
tos militares, radica no slo la supervivencia de
la Fuerza Armada, sino tambin la grandeza y la
felicidad de la Patria, cuya integridad, soberana
y gobierno sostenis.
En este memorable da epopyico de la Revo-
lucin; en esta efemrides de gloria, en que Mar-
te lanz un grito de coraje ante la Patria ofendi-
da, reafirmemos nuestra fe en el credo magn-
fico del 14 de Diciembre de 1948. Recibid un fra-
ternal y carioso saludo de vuestro compaero de
armas, El Ministro de Defensa. Viva El Salvador!
Viva la Revolucin!








11


0c~l


Un despliegue total de fuerzas hizo la Revolucin Salvadorefia en la conmemoracin del
14 de Diciembre. Vemos aqu un aspect del desfile de elements civiles de todas las
categoras que participaron en la gloriosa celebracin.















LA GLORIOSA EFEMERIDES
DEL 14 DE DICIEMBRE

Pueblo, Ejrcito y Doctrina Revolucionaria
Por el Teniente Coronel
JOSE MARIA LEMUS

Este tercer aniversario nos permit una feliz
oportunidad de presentar algunas consideraciones
acerca de la gnesis, desarollo y fructificacin de
la Revolucin Salvadorea de 1948. La fecha con-
memorativa encuentra a la Nacin marchando
plenamente hacia la realizacin de programs
politicos, sociales y econmicos firmemente iden-
tificados con las necesidades y los anhelos de su-
peracin populares, evidenciando que la Revolu-
cin est acelerando su march antes que dete-
nerla o disminuirla. Un vistazo hacia atrs, des-
de la cima de la meta conquistada, nos llevar a
la conviccin de que positivamente hemos avan-
zado en el camino de las realizaciones espiritua-
les y materials. Despus del esceptisismo con que
por algunos fu saludada la aurora de la Revolu-
cin, y que se tradujo ms tarde en crtica deso-
rientada, injusta y negative de parte de quie-
nes como bien lo dijo el seor Presidente
de la Repblica Teniente Coronel Oscar Oso-
rio en uno de sus discursos, "no supieron o
no quisieron" reconocer la realidad de que
habamos entrado en un perodo de vida to-









talmente nuevo, la Revolucin -consolidada por
el apoyo popular al Ejrcito y la lealtad de ste
al solemne compromise adquirido- afirmada por
obra de sus propios principios, que eran ni ms
ni menos que la expresin total de las mantenidas
esperanzas del pueblo, entr en un camino de con-
quistas claras y precisas. A la fecha slo la obce-
cacin, el innoble afn de discordia, el sentido
personalista de la poltica, imposibilitado de com-
prender lo que represent el bien colectivo, pue-
den oponer a estas realidades el sofisma negative,
la argumentacin capciosa, la torcida interpre-
tacin de sucesos y fenmenos, pero estas voces
aisladas que no representan ningn anhelo co-
lectivo, ni podrn constituir jams la expresin
de grupos mayoritarios organizados y sistemtica-
mente preparados para una lucha anti-revolucio-
naria, no pueden enfrentarse con xito a la nue-
va mentalidad que, a lo largo de tres aos, se ha
venido formando en el Pueblo Salvadoreo, cons-
ciente de que al fin se ha logrado una va efecti-
va para la resolucin de problems politicos que
por aos mantuvieron un penoso y continue im-
pacto sobre la vida national, y que este cambio
en los sistemas politicos ha trado consigo tam-
bin mayor prosperidad, mayor valorizacin de
las fuerzas del trabajo, y una mejorada condi-
cin para resolver graves cuestiones sociales que
afectan directamente a la mayoria de nuestro
pueblo.
Habamos permanecido en lo politico some-
tidos al patron de sistemas tmidamente conser-
vadores, apegados a la tradiccin y sin vista hacia
el future, cuando no a otros sistemas distintos,
abiertamente reaccionarios, que pugnaban por
una regresin a las ms bajas esferas en cuanto
a la adopcin e interpretacin de los derechos po-
pulares. En esta atmfera fu gestndose y to,









mando cuerpo el pensamiento revolucionario del
Ejrcito, hasta culminar en los sucesos de 1948.
Para quienes estn acostumbrados a ver las cosas
slo superficialmente, la Revolucin se haba rea-
lizado sin mayor esfuerzo. Pero no alcanzaban a
percibir que, para sustraerse a las influencias del
clima'politico, para lograr una identificacin per-
fecta con los anhelos populares, para formarse
una mentalidad adecuada, a fin de responder a
los imperativos de un instant mundial eminen-
tem~rnte democrtico, el Ejrcito haba tenido
que luchar, durante aos, en una lucha titnica
que no por carecer de manifestaciones exteriores
haba perdido su timbre heroico. Fu toda una
tradicin la que qued atrs, despedazada, y fue-
ron aos y aos de apego a normas, sistemas y
doctrinas que se consideraban infalibles e invul-
nerables, los que se anularon en un slo golpe de
coraje y decision en que se di, validez al princi-
pio que los militares habamos sostenido, ya en
la ctedra, la tribune o la prensa, de que EL
EJERCITO ES UNA INSTITUTION DE HONOR y
LA MILICIA UNA RELIGION DE HOMBRES
HONRADOS.

Luchbamos en ese perodo de adaptacin, en
el que indudablemente se encuentra la verdadera
raz del movimiento libertario de 1948, en pri-
mer lugar por romper la traditional separacin
entire el Pueblo y el Ejrcito, sagazmente fomen-
tada por quienes buscaban el medro personal y.
la continuacin de un estado de cosas insosteni-
ble en el mantenimiento de esas diferencias; y en
segundo lugar, luchbamos por robustecer las i-
deas democrticas dentro del propio Ejrcito,
buscando cmo haeer possible que ste sobrevivie-
ra, para garanta del propio pueblo. Algo de lo
much que se hizo por entonces ha quedado en
artculos de prensa, en uno de los cuales, aos an-








tes de la Revolucin de 1948, escribamos lo si-
guiente:

...."la idea que tienen del Ejrcito muchos sal-
vadoreos es desfavorable, pero ello se debe a
que no tienen un cabal concept de lo que es en
si la Institucin Armada; este mal tiene races
muy hondas en nuestro medio y las consecuencias
tienden a crear males graves como lamentables.
Son muy pocos los que se han tomado el traba-
jo de conocer al Ejrcito. La mayora cree que el
Ejrcito ha sido instituido para entronizar tira-
nas y no para observer los sagrados postulados
constitucionales de cumplir y hacer cumplir la ley
y ser el guardian de la soberania national; no
son pocos los que piensan que el Ejrcito no es
ms que un grupo de individuos vistosamente
uniformados para presentarse en desfiles y ma-
niobras. Del Ejrcito existe un concept errneo
y restringido a veces, y conste que este pensa-
miento no es nico de nuestro ambiente, pues en
pases donde la cultural es much ms elevada
sucede lo mismo. Pero ello no nos debe importar,
estamos en los caminos de la evolucin y dentro de
poco -ya lo estamos viendo- recogeremos un
Nuevo Pensamiento y un Nuevo !Sentir Acerca
de la Institucin Armada. Todos los que
ayer, y todava hoy niegan que el Ejrcito
es escuela forjadora de dignidad, energa y
de unin, que fortalece y afirma conciencias,
as como que es l quien d a los hombres la
concepcin de la igualdad, del deber y del.tra-
bajo, tienen que hacer un anlisis sereno y
volver a la realidad, alejndose de las ideas
disolventes que les colocan en pugna con la
Institucin Armada y comprendern que los
Ejrcitos constituyen, en efecto, la fuerza que re-
presenta el derecho de los pueblos; y es claro, nun-
ca el derecho tendr ms slidos fundamentos que









cuando est apoyado por LA FUERZA ORGANI-
ZADA COMO INSTITUTION CONSCIENTE".
Esto aclara, precisamente, el hecho de que la
revolucin no fu una obra improvisada, nacida
al calor del momentneo impulso, sino que tuvo
un largo lapso gensico, durante el cual se gest
penosa y lentamente hasta surgir como una rea-
lidad dentro de la vida national. Y esto mismo,
que decamos hace algunos aos, podra ser hoy
en dia un argument que oponer a quienes tor-
pemente insisted en revelar su inconsciencia a
base de ponzoosos ataques a la Fuerza Armada,
a la cual desearan aniquilar. sin darse cuenta de
que ella cumple en estos moments una alta y
decisive misin histrica, y que es el sentimiento
y pensamiento del Pueblo, a quien el Ejrcito sir-
ve como garanta del disfrute pleno. franco y
legal de sus derechos. el primer baluarte que
tendran que romper antes de llegar a una lucha
a muerte contra el Ejrcito; porque siendo ste
la expresin armada de los anhelos politicos, del
clamor social y el vigoroso deseo de rehabilita-
cin popular, constitute un element esencial en
el mantenimiento de un ambiente libre, democr-
tico y just como el que vivimos en la actualidad.
Cuando vemos que al amparo de las libertades
con tanto trabajo logradas y afirmadas, gentes
que j.ms corrieron el menor riesgo en la defen-
sa y conquista de la libertad y en el cumplimien-
to de sagrados deberes hacia la Patria, comien-
zan a hacer crecer la cizaa, y se lanzan a la lu-
cha con nimos de destruir lo que tanto trabajo
costara edificar, no podemos menos de dolernos de
la torpeza, la ligereza y la falta de sentido co-
mn con que se abordan las cuestiones naciona-
les ms importantes por parte de sectors desca-
lificados para comprender la realidad national.
Decir, por ejemplo, que el pais no necesita sol-








dados, o que el cuartel es una cosa anacrnica,
es como negar los principios vitales y los elemen-
tos ms indispensables para la existencia de-
mocrtica. Si en aquellos tiempos deciamos que
"la idea que tienen del Ejrcito muchos salvado-
reos es desfavorable", en la actualidad podra-
mos afirmar que slo una minora resentida de
no hallar un campo propicio a las ambiciones
personales en las presents condiciones, es la
que conserve esa idea desfavorable en cuanto
al Ejrcito. En realidad, hoy ms que nunca la
funcin del soldado es ms necesaria que en
cualquier tiempo, no para sostener, como antes,
dictaduras y despotismos, no para enfrentarse al
hermano, en luchas fratricidas y estriles, no
para sojuzgar al pueblo ni envilecerlo. Esto lo
comprende el pueblo que sabe muy bien se nece-
sitan soldados creados en la escuela del deber,
con un concept ms elevado de su dignidad y
su funcin, con un sentido ms amplio y verda-
deramente arraigado en la conciencia, de las ne-
cesidades, los anhelos, y aun los sueos del pue-
blo, que antes se consideraban obscuras abstrac-
ciones. Si el soldado ha dejado de cumplir una
funcin ominosa que le impuso en otros tiempos
una nocin equivocada del deber, si el cuartel
de ahora es un centro de trabajo y docencia, un
laboratorio de conciencias en donde no slo se
da una instruccin adecuada en el manejo de
las armas para la defense de la integridad terri-
torial y de la suma total de los derechos lega-
les de las grandes masas populares, es traicin,
y de las ms infames traiciones el pregonar la
disolucin del Ejrcito, y esto slo puede inter-
pretarse como el secret deseo de dar el primer
paso hacia la aniquilacin de la democracia y
el sentimiento national, y el regreso a la entro-
nizacin de sistemas y mtodos ya liquidados en
virtud del unnime repudio popular hacia ellos.








Para dicha de nosotros, el fenmeno de este
pensamiento retardatario, expresado friamente
y con la ms ntegra malicia, no es un fenmeno
puramente regional. Se observa en todo el mundo,
y es una consecuencia de la democratizacin
de los ejrcitos modernos. Hay todava quienes
-por suerte muy pocos- desearan ver a los
Ejrcitos apegados a las normas tradicionales,
que constituyen la negacin de la evolucin bio-
lgica y spiritual, de la lucha de la humanidad
por superarse y mejorarse cada da. En cambio
los pueblos civilizados de la actualidad saben muy
bien que las necesidades de la defense no se cir-
cunscriben al campo military, sino se extienden
hacia zonas ms amplias, a la vida total de las
naciones. Aun en los campos de batalla no se di-
rime hoy la supremaca de determinado ejrcito,
ta capacidad de tal o cual jefe military. Se des-
linda algo ms integral y positive, la vida, la liber-
tad, el derecho, el conjunto de las realizaciones
vitales de todos los pueblos del mundo. Es por
eso que, slo bajo pena de ser considerado trai-
dor, un ciudadano, en cualquier parte del mundo,
querra hoy minar, destruir, anular o entorpecer
el desarrollo military de su pueblo. Por lo que res-
pecta a las masas responsables de la nueva con-
ciencia de los tiempos, antes bien buscan acre-
centar y fortalecer la Fuerza Armada, con el fin
de disponer, en un moment decisive, de cuerpos
eficientes para contrarrestar el peligro, la ame-
naza constant contra sus instituciones, contra
sus doctrinas y sus ms caros principios, es de-
cir la amenaza contra su propia vida indepen-
diente, libre y humana.








Aparte de la obra material realizada en tres
aos, y que tiene perfiles innegables de resonan-
cia, que superan la tradiccin y evidencian el deseo
de planear, pensar y edificar en grande, de acuer-
do con la realidad de un pas prspero, la labor
de la Revolucin, en otro sentido, se destaca en
dos aspects, ambos doctrinarios y docentes.
Ha enseado al Pueblo y al Ejrcito a solidari-
zarse en la forja del destino comn, creando as
la doctrine de la Revolucin y la Democracia
integral; y ha borrado las discriminaciones, las
diferencias, las suspicacias y recelos, que haban
ahondado abismos de incomprensin entire mi-
litares y civiles. Cada uno cumpliendo sus fun-
ciones especificas est cumpliendo su deber en el
enaltecimiento y la liberacin de la Patria. Vano
es el intent por hacer aparecer que en el mo-
mento present, igual que en el pasado, se perfi-
lan dos doctrinas distintas y peculiares: una doc-
trina military y una doctrine popular. Lo que exis-
te es franca y estrecha cooperacin de ambos sec-
tores para el logro de una meta comn, y aque-
llas tendencies de antigua vigencia, han cedido el
paso a una sola doctrine que, pese al despecho y la
impotencia, se afirman y se mantienen en el
pensamiento y el corazn de los salvadore-
os: la doctrine de la Democracia integral -'y
revolucionaria, la doctrine del pueblo, por el pue-
blo y para el pueblo.

La tarea comenzada en lejanos das, cuando
buscbamos enmedio de una atmsfera de incre-
dulidad y pesimismo, una identificacin ideolgica
entire Ejrcito y Pueblo, a travs de la fusin de
doctrinas que una tradicin de falsias haba hecho
irreconciliables, a pesar de que nunca l haban si-
do en realidad, di sus primeros frutos en una fe-
cha inolvidable, el 14 de diciembre de 1948; realize
su segunda etapa brillante al restaurar al pas a








la legalidad el 14 de septiembre de 1950, y cumple
hoy una nueva jornada, en esta fecha en que ce-
lebra su tercer aniversario, siempre con la vista
hacia el porvenir, y sin perder el paso en la march
hacia el progress, la liberacin y la renovacin to-
tal de El Salvador.

Jos Mara Lemus




San Salvador, Diciembre 14, 1951.


31





























Fuerza de la Polica Nacional desfilando frente al Palacio Nacional, en cuya puerta
principal el senior Presidente Osorio y distinguidos funcionarios del Gobierno presen-
cian el magnifico desfile.


t~-R, -II !i
















TRES ANOS DE REVOLUCIN

Este 14 de Diciembre se cumple el Tercer Ani-
versario de la gloriosa Revolucin del 14 de Di-
ciembre de 1948, cuando un grupo de Oficiales del
Ejrcito Nacional, compenetrado de su deber para
con la Patria y el pueblo salvadoreo, derroc a un
gobierno que se haba hecho impopular por las vio-
laciones a la ley y por sus numerosos abusos para
establecer un rgimen democrtico, que llenara
las aspiraciones de justicia y de orden de la ciu-
dadana salvadorea. Tres aos se cumplen hoy
de vivir verdadera libertad, por lo que siempre
habamos suspirado; tres aos se cumplen de
haber iniciado una era de progress y de cultural;
de que se respeta la ley y la voluntad soberana
del pueblo, de este pueblo que sabe apreciar lo
bueno y lo noble, pero que tambin sabe volver
la espalda a quienes abusan de su sencillez y de
su confianza.
Durante estos tres aos los poderes pblicos
han luchado por orientar al pas por senderos de
orden, de discipline y de trabajo, a fin de que el
progress sea una realidad en el territorio national.
Los pueblos reclaman adelanto en todo sentido
y ya no puede, por ningn motivo, dejar de satis-
facerse tan hermoso anhelo. El Gobierno tiene la
ineludible obligacin de propiciar los ideales que
tiendan al progress material y spiritual. La re-
volucin ha venido precisamente a sto; su pro-








grama de accin est orientado hacia un trabajo
realista y no a utopias. Necesariamente se ha tro-
pezado con series dificultades para el logro de ta-
les propsitos, pero la buena voluntad y la ac-
cin firme de los hombres de la Revolucin es-
tn venciendo cuanto obstculo surge. La fe en
la Revolucin es otro estmulo poderoso para al-
canzar los anhelos perseguidos. En el aspect
social, en lo econmico, en el cultural y educati-
vo, en el de salubridad y en el de obras pblicas,
se han alcanzado victorias considerable que ha-
blan muy en alto de la Revolucin.
No debemos olvidar que tambin la Secreta-
ra de Defensa ha llevado alientos de renovacin
insospechados al recinto del cuartel, transfor-
mndolo en una verdadera escuela de civismo y
de honor. Relaciones Exteriores ha despejado el
horizonte no slo centroamericano sino continen-
tal, para la formacin de una verdadera herman-
dad y la conservacin de la paz en Amrica. Ha
contribuido asimismo para que estos pueblos es-
trechen an ms los vnculos comerciales y tu-
rsticos, tan necesarios para el engrandecimiento
de los mismos, por cuanto que de tales activida-
des deviene en abundancia y hace que se conoz-
can mejor. En el aspect agrcola y commercial, ha
habido verdadera preocupacin porque se mejoren
lo ms possible y conforme las capacidades econ-
micas del pas. Es gracias a esta poltica de com-
prensin y de estimulo que las importaciones y
exportaciones se han acrecentado notablemen-
te, beneficiando directamente a los conglomerados
sociales.
La Revolucin ha hecho algo ms: ha des-
pertado en la conciencia del pueblo salvadoreo
un acendrado amor por la libertad, un respeto
profundo por la justicia y por la ley; una atina-
da devocin spiritual por aquellos que en todo









tiempo han buscado la grandeza de la Patria; ha
despertado en el alma de la ciudadana ese deseo
muy just y muy human de vivir en clima de de-
mocracia, tal como el implantado por la juventud
military a partir del 14 de Diciembre de 1948. Es-
tamos hablando de hechos reales, hacemos un re-
cuento minucioso de la obra revolucionaria, que
es nuestra propia obra y que tenemos obligacin
de juzgarla imparcialmente para corregir aque-
llo que est equivocado o que no haya llenado a la
cabalidad su cometido, porque la Revolucin est
trabajando no para hoy ni para maana, sino para
el porvenir. Ella quiere, como lo dijo el Coronel
Osorio en reciente discurso, renovar no solamente
los sistemas, sino tambin hasta los hombres.

En tres aos no es possible hacerlo todo, pero
s, ya se han echado las bases del edificio de la
nueva Repblica, de la Repblica del future. Ca-
da pensamiento, cada accin, cada gesto bien en-
caminados contribuyen a la formacin del sa-
grado ideal que se persigue. Por eso el pueblo sal-
vadoreo debe trabajar sin descanso en la obra
emprendida. Por esos los funcionarios pblicos
deben poner toda su alma y todo su espritu en el
cumplimiento del deber y en la forja de una obra
perdurable. Por eso, cada salvadoreo debe com-
penetrarse de los alcances de la Revolucin y coo-
perar con quienes la dirigen. Revolucin del
pueblo es sta que quiere llevar prosperidad y bien-
estar a todos los mbitos de Cuscatln, que quiere
que haya una precepcin just de las tributacio-
nes para que el Gobierno pueda plasmar en rea-
lidad sus planes de trabajo material y spiritual.
Revolucin es sta que desea que los cargos pbli-
cos sean puestos en manos de los aptos, de los hon-
rados y de los cuidadosos. Revolucin es ese anhelo
fervoroso porque nuestro Ejrcito Nacional sea uno
de los mejores de Amrica, porque el profesorado








official se prepare tcnicamente para cumplir su
cometido. A tres aos del 14 de Diciembre de 1948,
podemos hablar en esta forma, porque sabemos
que no nos hemos apartado de la senda que nos
trazamos en aquel entonces.
Antes de terminar esta nota editorial, quere-
mos rendir un tributo de admiracin y simpata
al jefe supremo de la nacin, Teniente Coronel Os-
car Osorio y sus colaboradores de Estado por el
celo con que estn cumpliendo su alta misin re-
volucionaria. El Ejrcito ha estado cuidadoso a es-
te respect a fin de que no se desvirte el ideal
sustentado, que no es otro que el de la formacin
de una Patria grande por el studio y el trabajo;
que el de la bsqueda de la felicidad del pueblo
cuscatleco y el mantenimiento de los principios
de libertad, democracia y justicia.-(Editorial del
Boletn del Ejrcito, 14 Dic. 1951).
































Un aspect del desfile cvico del 14 de diciembre de 1951. La niez y la juventud salva-
dorefias participaron entusiastamente en la celebracin de la fastuosa fiesta cvica.
















LA REVOLUTION VISTA

Y LA REVOLUTION VIVIDA

Por el Teniente Coronel
JOSE MARIA LOPEZ AYALA

I

En las ltimas horas de la tarde del 14 de di-
ciembre de 1948, apenas asegurado ya el xito de
la accin military que marc el primer paso de la
revolucin que ahora est comenzando su desa-
rrollo-podemos decir- en nuestro pas, tuvimos
ocasin de ver a numerosas personas expresar su
enhorabuena por lo ocurrido. Hasta exfunciona-
rios del rgimen depuesto hacan present su re-
conocimiento al ejrcito, al cual felicitaban por lo
que haba realizado. Continue por el da siguien-
te aquella actitud, y as los das venideros, hasta
que en la apotesica manifestacin del "da de j-
bilo", la inmensa mayora de los salvadoreos re-
gocijados hizo pblica aprobacin de los aconteci-
mientos.
S, la inmensa mayora estuvo acorde con a-
quella sacudida violent que producia de inmedia-
to un cambio del estado de cosas interno, era in-
dispensable para evitar lo que se consideraba co-
mo un oprobio national e impulsar el progress en
este pequeo y amado pas que, pudiendo haber










avanzado desde hacia rato, iba en zaga de los de-
ms injustificadamente, porque las fuerzas retar-
dantes del conservatism egosta y opositor al
progress le haban detenido.
Aquella mayora, en la cual estaban repre-
sentadas todas las classes sociales del pais, di su
parecer mostrndose partidaria de la revolucin.
Esta dejaba expeditos los canales para encauzar
las actividades pertinentes a la obtencin de los
objetivos de cada quien, atendiendo a sus ideales,
o, por lo menos, rompa las cadenas que haban
venido atando de pies y manos al dinamismo in-
dividual y colectivo. Que bien! Ahora si ya pode-
mos hablar y decir y hacer Estamos salvados!
Una vida mejor para todos!!! Y Abundaron los
abrazos y las adhesiones .....
Pero hubo algo que no se dijo en ese entu-
siasmo que produjo la primera impresin: qu
clase de ideales tena y cules eran los objetivos
que persegua cada manifestante.
Los salvadoreos, uno a uno aqu, y en con-
junto all, haban enfocado los hechos al travs
de su prisma particular, sin importarles quiz, o
importndoles poco -al menos-, si el ngulo del
cual se servan para ver hacia el scenario abar-
caba lo mismo y dispona de bastante luz, como a-
quellos de los otros espectadores. Cada quien vi
a su manera y esper las consecuencias a su favor.
Nadie se preocup acerca de los ideales ajenos;
muy pocos pensaron en lo ataero a todos los
salvadoreos, escasos los que antepusieron el pas
a sus intereses, y menos los que meditaron en la
responsabilidad que los dirigentes de la revolucin
y los nuevos administradores del pas se haban
echado a cuestas. As fu en realidad. Unos to-
maron aquel sacudimiento poltico ms o menos
superficial y reducido, como en otros casos, a










substituir las personas del Gobierno por nuevos
funcionarios; otros, creyeron que la oportunidad
era propicia para, explotar posiciones; quienes,
esperaron que aquello no fuera ms que una a-
sonada con las consecuencias de un salto atrs;
los de ms all, abrigaron la esperanza de que
aquel movimiento allanaba el camino hacia la
entronizacin de las ideas de tipo extremo-izquier-
dista. Pero quines pensaron en el fondo del asun-
to?, quines penetraron en el tutano de la cosa?,
quines lograron ver con amplitud y claridad pa-
ra interpreter el sentido ideolgico de la revolu-
cin y preveer o intuir los actos que iban a des-
arrollarse en lo porvenir? Esto ltimo, aparte de
los protagonistas de accin, slo fu possible para
muy pocos.
Y aunque los programs, actos, resoluciones y
lineamientos del Consejo de Gobierno Revolucio-
nario dejaban entrever la ruta a seguir y la mag-
nitud de los acontecimientos, quiz debido a que
no se hizo al principio la literature revoluciona-
ria del caso, continuaron los observadores creyen-
do en que de un moment a otro vendra la con-
versin esperada y la cosa poltica seguira rum-
bos similares a los regmenes pasados. Esperaban
algunos con ansiedad la rectificacin anhelada
y hasta el relevo de funcionarios para volver a los
criterios de tiempos atrs dejados, al par que otros
afirmaban que en el rgimen imperante nada
vean que se estuviera estructurando en funcin
revolucionaria.


II

Pero no era un simple vuelco para luego re-
cuperar la estabilidad sobre los mismos ejes y
resorts vencidos, lo que se haba operado, sino









algo que, sin ir a los extremos temidos por mu-
chos, propugnaba una rectificacin de sistemas
que remontaban sus races en arcasmos que ya
pertenecan a la historic.
Indudablemente los pueblos de la tierra asis-
tan desde antes a una especie de transformacin
social mundial, para cuyas corrientes y reflejos
no poda haber aislacionismo possible. Las nuevas
ideas se aproximaban a las fronteras territoria-
les y polticas cual un fluido que invade o se fil-
tra, por tanto ningn valladar era suficiente o po-
da servir de cortina de hierro frente a eso que
flota en el ambiente, interest las mentes y al vi-
brar las cuales genera movimientos. Lo ms a-
tinado, por lo mismo, estaba en ir al encuentro
de tales ideas nuevas, tratar de canalizar las co-
rrientes y armonizarlas al servicio de la Nacin,
no sin desviar los giros a todas luces perjudicia-
les. Y tal empresa no era tan fcil como cambiar
peones en el tablero sin que los criterios sufrie-
ran reform. No; eso era y es much ms dif-
cil e iba a encontrar una fuerte resistencia orga-
nizada en los intereses creados y en las ambicio-
nes que iban ms all de lo que poda hacerse.
Resultaba cmodo pensar en volver a la ru-
tina de los viejos moldes sin haber hecho otra co-
sa que desplazar a unos actors para que otros
ensayaran, lo cual habra equivalido a una acti-
tud conservadora nada constructive, mejor di-
cho, a un retroceso semejante a un baldn para
aquella actitud gallarda y viril del 14 de Diciem-
bre. Y no ofreca dificultad alguna entregarse a
lucubraciones extremists, por otra parte, con
vistas a remover radicalmente hasta los cimientos
de la estructura econmica del pas. Mas no era
cmodo, ni fcil y menos agradable colocar en-
tre las dos tendencies, analizar los problems a-
gudos del pueblo salvadoreo y buscar las reso-








luciones que beneficiaran al mayor nmero y en
una forma just y convenient, a pesar de los for-
cejeos, las renuncias y otros obstculos. Eso no;
eso requeria temple de revolucionario. Para eso
era imprescindible vivir la revolucin, no slo
verla.
El Salvador goza del prestigio international
de ser uno de los pueblos con divisas extranjeras
para servir con eficiencia su crdito, sus negocios.
Y tiene fama de ser relativamente un pas rico.
La verdad es que el pas en s no es rico, sino po-
bre. Carece de fuentes de riqueza suficientes. Sin
embargo hay algo en nuestro pas que s genera
riqueza y a ello se debe la pujanza econmica na-
cional: ese algo lo constitute el BRAZO de los sal-
vadoreos. Nuestro pueblo, dgase lo que se dije-
ra, es un pueblo diligente, laborioso, emprendedor;
tanto es as que en varias ocasiones ha luchado
hasta contra la naturaleza, como si el alma de la
estirpe fuese un generador de energa contra la
adversidad.
Pero en cada uno de los hombres componen-
tes de ese pueblo, hay un sujeto de derechos, que
no vive como debe vivir, aun cuando se merece
un nivel de vida mejor. De ese pueblo decimos a
menudo que no est capacitado para hacer uso de
libertad poltica. Y decimos tambin que para lo
que son las costumbres en nuestro pas hasta
much se pide para l; y argumentamos con fa-
cilidad que muchos hombres no se merecen me-
jora alguna o prestaciones beneficiosas porque su
rendimiento es escaso, son carentes de capacidad
tcnica o se atienen a que el patrn les dirija en
el trabajo. Y tambin es muy raro ver a alguien
profundizando en tales aspects como para bus-
car las resoluciones y medidas que capaciten al
pueblo para un buen uso de la libertad poltica,
para un rendimiento ms eficiente en su tmabajo,








para que mejore su capacidad adquisitiva y salga
de la vida rutinaria de las sociedades primitivas
y se coloque a la altura de la poca.
Eso, precisamente, es lo que proyecta la re-
volucin. En eso estn los objetivos de los hom-
bres de la revolucin. Sus esfuerzos y vigilias se
encaminan hacia una labor destinada a asegurar
a cada salvadoreo, LIBERTAD ECONOMICA,
CULTURAL BASICA y JUSTICIA SOCIAL, para
que sobre esos tres sostenes apoye enseguida su
LIBERTAD POLITICA. De otro modo diciendo
las cosas: los hombres de la revolucin salvado-
rea, acatando los postulados de la declaracin de
los Derechos del Hombre, han querido considerar
a ste en realidad como "organismo fsico", como
"personalidad moral", como criatura inteligente",
como "fuente de trabajo" y como "miembro de la
sociedad civil y poltica". Ya era tiempo....
Nuestro pueblo proclam su emancipacin po-
ltica a ciento treinta aos y la ha vivido con ms
o menos dificultades; pero no as la emancipa-
cin econmica. Esta ha sido much ms dif-
cil que la manumisin de los esclavos. Es ms
complicado, ms escabroso, ms inasible, parece
el negocio. Con todo, no es impossible. Ello depend
eso s, de various factors, en especial de la buena
voluntad que pongan los encargados de impulsar
la obra, los que deban colaborar, los que deban ce-
der un tanto y los que deban ser conformes con lo
just y convenient.
Quin discute que es incomplete la libertad
humana mientras persisten condiciones econ-
micas anacrnicas y miserables? Nadie, porque en
verdad, si hay miseria en el individuo o en los su-
yos de qu le sirve la teora de la igualdad y la
libertad? es ms, la miseria en el hombre es como
el humus en la tierra: abona el campo y lo hace








propicio para que germinen en l las semillas del
mal, crezca y se entronice el error y hasta el cri-
men.
Entonces no resultaba lgico, necesario, ina-
plazable un anlisis concienzudo de la situacin y
escoger las lineas de accin ms apropiadas y ten-
dientes a resolver los problems modificando lo
caduco y perjudicial para estructurar un sistema
que beneficie a los hombres y los salve del extra-
vio a que estn expuestos?
Claro que s. Esa y no otra cosa es la actividad
salvadora.
A nuestro pueblo le aflige: a) la carencia de
cultural y capacitacin tcnica; b) el bajo nivel
de vida en que se desenvuelve y la escasa -por no
decir nula- asistencia social; c) la inseguridad
de su trabajo, el abandon de la familiar, la fal-
ta de hogar; d) la incomprensin del medio y
otras injusticias que sera prolijo enumerar. Y ca-
da uno de esos escollos constitute objetivo prin-
cipal en la obra de reparacin que la sociedad
salvadorea tiene obligacin de emprender y plas-
mar en hechos tangibles.
Por tanto, el Estado no puede ver de soslayo el
asunto, sino que debe hacer uso de los medios in-
dispensables y en forma hbil e inteligente para
cumplir su misin. El ejercicio del Poder Pblico,
pues, si va a llenar su cometido de encargado por
la sociedad para conservarla, regirla y procurar
la felicidad comn, tendr indiscutiblemente que
acometer los problems, con el tino y moderacin
pertinentes pero tambin con la firmeza e inexo-
rable decision de que aquello que es bueno, til y
just debe hacerse, as como debe impedirse hacer
lo injusto. He ah el por qu de las obras iniciadas
por el Gobierno, varias de las cuales son considera-
das errneas.








No poda aplazarse por ms tiempo una Cons-
titucin Poltica acorde con la altitude histrica
del pueblo salvadoreo; grave equivoco habra si-
do el evitar una legislacin laboral y social que
encauce la march de las actividades y relaciones
entire el capital y el trabajo; impossible seguir ade-
lante sin crear nuevas fuentes de riqueza que fa-
ciliten el desenvolvimiento agrcola e industrial
del pas; y nada de todo ello se facility si la cul-
tura popular no es impulsada al maximum para
que la mayor parte de los salvadoreos tengan la
felicidad de abrir los ojos a la luz y salgan de las
tinieblas; la proteccin de la infancia deba ir
a la par de los dems aspects del problema, en
fin, debia seguirse una series de campaas con-
ducentes a la "eliminacin gradual de las injus-
ticias".
Sin embargo, aunque todo ello est basado en
la evolucin que nadie puede detener por ms que
lo pretend, ha costado muchsimo conseguir la
persuasion para aceptar como bueno o por lo
menos para tolerarlo, aquello que el hombre ne-
cesita y la civilizacin lo exige. Han abundado
arguments opositores a toda reform, como stos:
-van a venir consecuencias desastrosas en el
ms all si seguimos por ese camino;
-el pueblo no est preparado para elevar el
nivel de vida;
-hasta much se est haciendo en compa-
racin con lo que es el pas;
-esa gente no est acostumbrada a tales o
cuales ventajas, para qu drselas? -etc., etc. Y
en el otro extremo, pues tambin: "nada est ha-
ciendo la revolucin"; "hemos aceptado la ley sin-
dical tal como nos la han dado... estamos dis-
puestos a no descansar en la lucha por la conquista









de una vida mejor y ms humana...."; etc., etc.
De donde se deduce que la aceptacin de lo que
ha iniciado la revolucin es a regaadientes. Con
todo, estn ya los cimientos de un ms all que no
defraudar a los salvadoreos, antes bien se sen-
tirn orgullosos todos los de la generacin actuan-
te de haber vivido y participado de la lucha en
esta hora decisive que est marcando la verdade-
ra emancipacin econmica del hombre en El Sal-
vador.


III

Y una cosa es ya digna de orgullo para los
salvadoreos. En otros pases las reforms socia-
les que aqu se han iniciado han costado riegos
de sangre preciosa en las contiendas a que dieron
lugar las tendencies antagnicas, mientras en
nuestro pas, pese a todo lo que las fuerzas del mal
hubieran querido incidir en las labores, discusio-
nes etc., no se ha derramado una gota de sangre
para conseguir lo poco ya alcanzado. Ello slo es
una prueba evidence de que s hay cierta madurez
y cordura e inteligencia en los salvadoreos, y pue-
den por ello mismo resolver sus problems como
personas formales y con amplio sentido de justicia.
Pero la obra, repetimos, est sencillamente en
sus comienzos. Y no hay que career que las cosas
son ms grandes de lo que en verdad alcanzan. No
hay motivos para volverse uno demasiado impre-
sionable. Es indiscutible que el gobierno seguir
hasta concluir el plan que se ha trazado para dar
a los salvadoreos un nivel de vida mejor, reparan-
do las injusticias que haba venido acumulando
la miopa y el egosmo; pero tampoco llegar a la
supresin de la propiedad privada ni a tolerar el
desorden y el irrespeto a que temen y con razn,








quienes no simpatizan con las medidas revolucio-
narias a que nos venimos refiriendo.
Y es just, convenient y obligatorio que a es-
ta obra que es de y para los salvadoreos, colabo-
remos todos los que vivimos entire el Paz y el Goas-
corn y entire el Sumpul y el mar; unos con su sa-
biduria, inteligencia y buena voluntad; otros, sien-
do conformes con el ritmo en que se van desarro-
llando los acontecimientos; aqullos, cediendo un
poco la cuerda para que alcance hasta los del o-
tro extremo. Y todos con desprendimiento absolu-
to del egosmo que es tan nuestro a efecto de que
esa obra que ser la suma de los esfuerzos de los
salvadoreos, sea por lo tanto, slida y alta y com-
pleta como para que allane el camino de la bienan-
danza de la nacin en todos y cada uno de los sec-
tores sociales en s, y entire unos y otros, lo cual
nos aproximara a la felicidad comn.
De hacerlo as, en poco tiempo habremos an-
dado quiz muchos aos y obtenido ms triunfos
en material econmica, social y poltica, que todo
lo que se haba logrado desde el da de la indepen-
dencia hasta diciembre de 1948. Ello elevar ms
el buen nombre al pas y ser muy honroso para
cada salvadoreo.

































Otro aspect del important desfile military, muestra a las fuerzas lien disciplinadas y
equipadas de la Guardia Nacional en el moment de pasar frente al sitio presidential.















En el Tercer Aniversario de la Revolucin

Celebran hoy, las fuerzas progresistas de la
Nacin, el tercer aniversario del inicio de la revo-
lucin de diciembre. Y la festividad se efecta ba-
jo buenos augurios, porque este ao es mayor el
nmero de ciudadanos que se regocijan con la
conmemoracin de aquella fecha. Es que, a me-
dida que la revolucin ha ido cumpliendo cada uno
de los postulados ideolgicos sobre que se funda-
ment desde un principio, el pueblo ha podido
constatar que cuanto se le ofreci, se est reali-
zando matemticamente, pese a los obstculos que
algunos obcecados han querido oponerle.
Este ao, en efecto, es mayor el nmero de e-
llos que al amparo de la paz y bajo un rgimen de
orden, reciben los beneficios que se derivan de e-
se estado pocas veces vivido en la turbulenta y tr-
gica historic de nuestro pais.
Hacer el balance de este ao de gobierno, es
hablar de un aceleramiento del trabajo en todos
los rdenes de la vida administrative, no obstante
que puede decirse que este ao ha sido ms de pre-
paracin que de ejecucin de obras. Se han acu-
mulado, podemos decir, los materials con que el
Gobierno va empezar a trabajar. Sin embargo, si
se publicase en cifras estadisticas lo que se ha he-
cho, bien pudiramos asegurar que se ha hecho
ms en este ao, que en muchas administraciones
del pasado. La obra que se realize en la Chorrera









del Guayabo, es ya una evidencia de progress. Des-
de que nacimos nosotros a la vida del periodismo,
se viene hablando de electrificacin national a
base del Lempa y sto fu eterno tema para elu-
cubraciones cuando el escritor o el periodista se
hallaba ayuno de motivos que explotar. Cada as-
pirante a la Presidencia de la Repblica, inclua la
electrificacin national como punto de su pro-
grama y cada gobierno defraudaba las esperanzas
de la ciudadana, pues jams las promesas llega-
ron a cumplirse, una vez colocados en* el Poder. Se
necesit de una revolucin, para que eso fuera e-
fectivo.
En el aspect de la vivienda, el Instituto res-
pectivo ha llevado a la prctica una poltica de
construccin de casas baratas en forma intensive,
al grado de que en los tres aos de revolucin se
han construido siete veces ms viviendas que en
los 16 aos precedentes. En efecto, en 16 aos a-
penas fueron entregadas, segn datos estadsticos,
355 casas (desde 1935 hasta 1948) y de enero de
1949 a diciembre de 1951 se entregarn 2793 ca-
sas, lo que constitute un honroso record.
En la obra vial, se ha trabajado asimismo in-
tensivamente. El puente del Lempa, sobre la ca-
rretera del litoral, ha avanzado y la carretera se
encuentra ya asfaltada en una gran extension.
Asimismo se ha trabajado intensamente en el tra-
mo de carretera entire Chalchuapa y Anuachapn,
carretera que ser inaugurada dentro de poco. Se
termin tambin el tramo entire Sonsonate y Aca-
jutla y se trabaja en la carretera del litoral de Occi-
dente, hacia la frontera con Guatermlala.
En el aspect del trabajo, se ha avanzado mu-
cho. La organizacin sindical ha acelerado su mar-
cha, sin producer los efectos dainos que el capital
tema, pues nuestro trabajador no ha abusado de








la fuerza poltico-social que la organizacin misma
le da. En la lucha por la obtencin de mejores sa-
larios, ha prevalecido siempre la moderacin y se
han buscado los cauces de la Ley, para el logro
de los objetivos perseguidos. As han ganado sus
demands los trabajadores de la industrial elc-
trica, los ferrocarrileros, los motorists y cobrado-
res de buses, etc.
En el ramo de Cultura se ha acelerado la obra
alfabetizadora y ya a mediados de ao, pudimos
comentar nosotros, desde estas columns, la pri-
mera manifestacin masiva de ciudadanos alfa-
betizados, que recorri en nmero apreciable las
calls de Armenia. Al propio tiempo, se le ha da-
do a la enseanza primaria toda la atencin debi-
da; los maestros recibieron la suma acordada por
el Consejo de Gobierno Revolucionario, para la
organizacin de su cooperative, y hoy da sta
cuenta ya con un almacn en lugar cntrico de
la capital. La Cultura Superior ha recibido tam-
bin grandes impulsos, y de ellos dan constancia
la Direccin General de Bellas Artes, cuyas acti-
vidades estn empezando a cobrar trascendencia,
as en el aspect musical, como en el coreogrfi-
co, el escnico, y el plstico.
La Agriculture, la Sanidad, la organizacin
estadstica y de censo, la obra del Mapa, etc., etc.,
han sabido distinguirse. Pero es en los ramos de
Relaciones Exteriores, de Economa y Hacienda,
en donde quiz se ha hecho una labor much ms
revolucionaria. En el primero de los ramos cita-
dos, se ha logrado elevar El Salvador a plans de
superior consideracin international; se ha des-
arrollado una labor de mayor vinculacin con los
hermanos pases de Centro Amrica por medio de
conferencias, de envio de misiones y de celebra-
cin de Tratados Comerciales. En los otros ramos,
se ha logrado imponer, un orden econmico ajus-








tado a la realidad salvadorefia, con ei estableci-
miento de una just tributacin, que viene a colo-
car, en un plano de equidad a quienes produce
renta, en relacin con quienes contribuyen a la
formacin del capital privado.
Todo esto que dejamos dicho, constitute -
grosso modo- el fundamento y la justificacin
del regocijo popular que se observa. El pueblo se
va dando cuenta de que hay un regimen que se
preocupa por la march de sus asuntos, y que
cada da se siente ms firme la mano que lleva el
timn de la Repblica. Por eso es que las fuerzas
progresistas de la Nacin estn de fiesta, y por
esto decimos que hoy son, ms que ayer, los ciu-
dadanos que sienten los favorables efectos del mo-
vimiento revolucionario.
Lo que en otros pases ha costado sangre, zo-
zobras y lgrimas, aqu se est obteniendo, pese a
las resistencias de los timoratos, bajo un ambien-
te de paz y de tranquilo regocijo. Bien por la Re-
volucin, y por los hombres que la hicieron .....!














Editorial de Tribuna Libre. 14 de diciembre
de 1951.






































Los Jefes de Divisin del Ejrcito reciben de manos del seor Presidente de la Repblica
Teniente Coronel Osorio, las banderas de su Unidad, durante las solemnes ceremonies
del 14 de Diciembre en el Estadio Nacional.


-, ........ .. -1















EN EL TERCER ANIVERSARIO DE LA
REVOLUTION SALVADOREA

Tres aos ha que la Juventud Revolucionaria
Salvadorea tom las riendas del Poder. Han sido
tres aos en los cuales se ha trabajado afanosa-
mente por reinstaurar en la vida institutional del
pas, sus fueros eminentemente democrticos,
identificados ntimamente con el respeto a los
derechos cvicos e ideolgicos del Pueblo Salvado-
reo.
La gesta realizada por el Gobierno de la Re-
volucin es palpable. Ha sido un perodo de rudo
batallar. La primera etapa, correspondi rubri-
carla con todo xito al Consejo de Gobierno Revo-
lucionario que rigi los destinos del pas de Di-
ciembre de 1948 a Septiembre de 1950, ha sido
uno de los ms provechosos experimentados para
la Nacin.
Durante las funciones del Consejo de Gobier-
no Revolucionario, se desarroll un amplio pro-
grama de alcances considerable. A nadie escapa
la firme direccin encauzada a la maquinaria del
Estado, encaminada antes de aquella fecha, por
senderos e.quivocados maliciosamente, que condu-
cian la estabilidad de la patria, hacia el regreso
cvico y hacia la perversin.
Milagrosamente resaltaron de las filas j6e-
nes del Ejrcito elements patriticos que no per-









mitieron que los principios de libertad inculcados
por generaciones pasadas, fueran pisoteados por
intereses bastardos, y que una causa matizada con
tintes unionistas, fuera convertida en ropaje de
una accin y sentimientos punibles.
En este ambiente convulsivo, pleno de som-
bras e incertidumbre, un puado de jvenes mi-
litares tom la determinacin de dignificar el pres-
tigio del pas. Exponiendo sus vidas en aras del
inters de la patria, durante un corto movimien-
to, bien calculado y matemticamente puesto en
ejecucin, tom el Poder y desde en esa fecha,
devolvi el sitio honorfico que a El Salvador, co-
mo repblica democrtica y libre le corresponde,
en el Concierto de las Naciones libres, soberanas e
independientes.
Durante la gestin administrative del Con-
sejo de Gobierno Revolucionario, se emitieron le-
yes en material laboral y sindical. Se crearon dis-
posiciones tendientes a dignificar a la clase po-
bre y lograr una just armona entire el capital y
el trabajo. Se legisl a principios de 1950 una Ley
de Elecciones conforme la cual, se llev a cabo
con el apoyo y asentimiento de la ciudadana en-
tera, la eleccin para las curules de Diputados y
para la Presidencia de la Repblica.
El 14 de Septiembre de 1950, es decir, un ao
y diez meses despus del movimiento Revolucio-
nario, asumi la primera Magistratura de la Na-
cin, el Excmo. seor Presidente de la Repblica,
Tte. Crnel. don Oscar Osorio quien ha sabido con-
tinuar los principios ideolgicos contenidos en los
14 puntos dados a conocer por el Honorable Con-
sejo de Gobierno Revolucionario.
Aos de duro bregar han sido estos. Se ha ba-
tallado con todo entusiasmo y dedicacin con mi-
ras a asegurar la libertad del pueblo salvadore-








flo, preservar su soberana y marchar sobre bases
firmes y justas en provecho del desarrollo del pro-
greso y del bienestar de la familiar salvadorea.
Es por esto que nos permitimos conmemorar
en el BOLETIN DEL EJERCITO tan notable mo-
tivo. Consignamos nuestro reconocimiento ms
sincero a las honorables personas que integraron
el Consejo de Gobierno Revolucionario y al mismo
tiempo exaltamos las conquistas cvico democr-
ticas obtenidas durante el perodo constitutional
del actual Gobierno, presidido por el mandatario,
Tte. Crnel. don Oscar Osorio, el cual ha sido en
caminado nacia el adelanto moral, spiritual y
civico de El Salvador.-(Boletin del Ejrcito, 14 de
Diciembre de 1951).
































Otro aspect de la gigantesca demostracin efectuada con
motivo del Tercer Aniversario de la Revolucin Salvadorea.
















14 DE DICIEMBRE DE 1948

AURORA DE UN NUEVO DIA!!

Escribe:
MIGUEL ANGEL HERRERA

Muy cordialmente a los seores
Jefes y Oficialidad del Regi-
miento de Caballera.


Hace exactamente tres aos hoy, que un gru-
po de militares jvenes conscientes de su-respon-
sabilidad ante la historic, expusieron sus propias
vidas en un afn patritico de devolverle al pue-
blo sus derechos conculcados. Pocas horas basta-
ron para que un rgimen se derrumbara, pues
al atardecer del da 14 de Diciembre de 1948, se
removian los ltimos obstculos, para dejar libre
el paso y poder iniciar la obra restauradora al
impulso de un sano propsito.
No debemos negarlo: hace algunos aos el
pueblo estaba divorciado del Ejrcito, lo que se
deba a concepciones propias de la poca en que
gobiernos dictatoriales jams se preocuparon por
la organizacin de un Ejrcito, que fuera "El bra-
zo armado del Pueblo" que velando por el- presti-
gio de sus instituciones, se constituyera en el le-









gtimo guardian de su soberana, haciendo ms
grande a la Patria y ms cordiales a sus hijos.
El 15 de Diciembre, es decir veinte horas des-
pus de la iniciacin de los hechos, se daba a co-
nocer el nuevo rgimen con el nombre de Consejo
de Gobierno Revolucionario. En igual fecha los
politicos de campanilla que siempre formaron el
circulo de hierro para que se hiciera caso omiso del
sufrimiento colectivo, iniciaban su srdida ma-
niobra para llevar desconfianza al pueblo preten-
diendo hacer career que por la poca experiencia de
quienes haban asumido tanta responsabilidad,
todo ira a la bancarrota total; ms, no contaban
que perfectamente asesorado el Consejo, pronto
dara sus 14 Puntos que como una doctrine, per-
mitiran al conglomerado toda una evolucin, pre-
cursora de grandeza y prosperidad national.
En el lapso del 48 al 50, hemos asistido a un
ensayo de democracia positive, gracias al fiel cum-
plimiento de los postulados de libertad dados por
el Consejo de Gobierno Revolucionario. Fu as,
cmo la ciudadana lleg a los comicios a dar su
voto sin cortapisas, haciendo possible con esa prc-
tica retornar a los principios de humanidad y
de justicia como ley de reparacin en esta tierra
de nuestros mayores. Llevamos tres aos de evo-
lucin y cada da que pasa, la obra se hace ms
visible y con ello vamos olvidando los das de
ignominia cuando la ambicin y la prostitucin
poltica mantenan aletargado el espritu de li-
bertad. Es hoy cuando el pueblo se da perfect
cuenta que cuando los brazos se arman para de-
rrocar la dictadura y volver los derechos ultraja-
dos, precisa acuerpar esa causa, puesto que rotas
por complete las cadenas de la abyeccin, el or-
den esta consolidado, la honradez administrati-
va se aprecia en todos sus aspects y la morali-
zacin y el progress como complement, forman








esa column granitica sobre la cual descansa el
verdadero sistema democrtico que vive el Pue-
blo Salvadoreo.
Quiera el Dios de los pueblos seguir iluminan-
do el camino por donde transitan quienes en sus
manos tienen los destinos de la familiar salvado-
rea, para que guiada hacia la concordia y a la
fraternidad como hasta hoy, eleve hasta el Eter-
no un himno de consuelo y de esperanza.


San Salvador, Diciembre de 1951.


































Las Enfermeras Salvadorefas tambin participaron como
cifra principal en el desfile del 14, y aqu vemos una column
de ellas marchando durante el desarrollo de los Importantes
actos cvicos conmemorativos de la Revolucin.


I'
tliYil ,


z1 11
,i ,,.














14 DE DICIEMBRE FECHA MEMORABLE

PARA EL PUEBLO SALVADOREO

Escribe:
FRANCISCO ANTONIO BONILLA
Comandante Local de Chapeltique

En esta memorable fecha el pueblo salvado-
reo celebra uno de los acontecimientos nobles
enmarcados en las gloriosas pginas de la Histo-
ria Patria. Con inmenso jbilo hasta en el ms
apartado rincn de este suelo se escucha la her-
mosa frase de VIVA LA REVOLUCION! echan-
do a volar el taer de las campanas, las Bandas
de msica recorriendo las calls y en el espacio
atronando bajo el cielo salvadoreo petardos de
distintas detonaciones en honor a aquel grupo
de jvenes e ilustres Militares Cuscatlecos que se
lanzaron a la lucha por la libertad de la Patria
que se hallaba mancillada.
La revolucin del 14 de Diciembre de 1948 nos
leg honroso rgimen integrado por la Honora-
ble Junta de Gobierno Revolucionario que afron-
t en aquel entonces la situacin ms dificil del
moment, Gobierno que basado en las normas de-
mocrticas que asisten a cada pueblo nos ense-
con hechos tangibles que la salvadoreidad te-
namos antes de esa magna fecha derechos ciuda-
danos que requerir y hoy derechos patriots que







cumplir. Salve a los heroes de esa gloriosa etapa
revolucionaria que en lucha titnica se arrojaron
desafiando las asperezas del destino por ver una
patria libre y soberana. Loor a ti valiente Ejr-
cito Salvadoreo, t que velas por la integridad
territorial, t que luchas por el sagrado cumpli-
miento del deber, t que eres celoso guardian de
la libertad; no permits que esa joven democra-
cia que vivimos y alta prueba de civismo que go-
zamos, pierda su valor y hermosura. El 14 de Di-
ciembre de 1948 a la hora en que Febo derrama-
ba verticalmente sus rayos sobre la faz del Pla-
neta, la revolucin rompa en pedazos a un go-
bierno que slo ofreca al sufrido pueblo densos
nubarrones de oscuridad para llegar a la meta de
una dura prueba dictatorial.
Pueblo y E'rcito unmonos fielmente al ac-
tual Gobierno que sabiamente preside el Exce-
lentsimo Seor Presidente de la Repblica Te-
niente Coronel don Oscar Osorio, porque su nor-
ma de Gobierno es genuinamente revolucionaria.

VIVA LA REVOLUTION!


































Frente a los cuadros de la Fuerza Armada, en un rasgo de alto centroamericanism, la
Revolucin iz en el Estadio Nacional, durante la conmemoracin del 14 de diciembre,
las banderas de las Repblicas Centroamericanas y la de la Organizacin de Estados
Centroamericanos (ODECA), creada en la reunin de Cancilleres del mes de Octubre
de 1951.















14 DE DICIEMBRE

Por JESUS D. MONTERROSA
Sargento Comandante Local

Dia jubiloso para el Pueblo Salvadoreo, es
el 14 de Diciembre del corriente-ao, en que se
cumple el tercer Aniversario de la gesta glo-
riosa de los seores miembros del Consejo de
Gobierno Revolucionario, que armados de la jus-
ticia, se lanzaron al combat para conseguir el
triunfo sin derramar una gota de sangre, para
despus darnos con sus brazos abiertos el fruto
de su coraje. No es possible que los que tienen ver-
dadero corazn salvadoreo, no se den o no quie-
ran darse cuenta de la buena accin de estos se-
ores hijos de nuestra sufrida Patria; con ello
celebraron el 101 Aniversario de la muerte del "Pa-
dre del Ejrcito Salvadoreo" General don Ma-
nuel Jos Arce, cuando ste entregaba su alma al
creador, como a las 15 horas del 14 de Diciembre
de 1847; sin darse cuenta que a los 101 aos, a la
misma hora y mes, zarparan jvenes de sangre
varonil a conquistar su deseado propsito, porque
ya estaban cansados de ver a sus compatriotas
con los brazos cruzados y dormidos bajo el velo
de la miseria.
Nada ms honroso le cabe al Ejrcito Salva-
doreo, el tener hijos del General Arce, que han







sabido y sabrn engrandecer a la Patria Salva-
dorea.
Si la estructura de El Salvador, contina a
pasos de gigante como se est verificando, ten-
dremos en pocos aos, nuestra Patria chica con-
vertida en Patria grande de Centro Amrica; y
esto ser el mejor premio que pueden darnos los
gloriosos hijos del seor Arce que el 14 de Diciem-
bre de 1948 flamearon el estandarte de Libertad.


Tecoluca, 24 de noviembre de 1951.










.'


, t-II
f'l


Momentos en que el gigantesco desfile civico del 14 de
Diciembre llega frente al Palacio Nacional.
















AL 14 DE DICIEMBRE

Por VICENTE ROSALES Y ROSALES

Emanan orgullosos los hombres sin mancilla
tras de la noble estirpe del crculo estatuario
del cosmos; pero altivos y sin bajar la frente
que ayer sumisa al trono famoso de Castilla,
se cie en los azares los lauros de la historic;
se alzan las nuevas huestes del tiempo reverente
y, sin ceder un palmo de tierra con la victoria,
los simbolos conquistan, doblando la rodilla,
entire las tempestades del genio visionario.

No fu jams un crime or la profeca
ni al eco de las olas subir del ocano
el trueno de los siglos cruzando las edades;
del fondo de las sombras se alz en la lejana
el sol del firmamento que alumbra la poesa
y pide de los pueblos las santas libertades
o el verbo de las almas que baja del arcano.

Camino del future ya lejos del abismo,
del porvenir confiados, un pueblo no es el mismo
ni el hombre se retrasa volvindose al pasado;
la voz de la justicia no en vano se levanta
del caos donde estallan las justas del derecho,
ms bien las ilumina junto al amor que canta
y la dulce esperanza que ostenta su despecho.









Alumbra el sol los campos y el cielo del oriented
fecunda de los surcos las prximas cosechas;
nunca fu vano empeo luchar por los de abajo,
morir por la conquista del pan sin los de arriba,
en medio de las lides sagradas del trabajo;
pasaron ya los sueos oscuros de la mente
y el triunfo de las armas, abriendo nuevas bre-
(chas,
impulsan el present sin dolor ni diatriba.

Se advierte entire las eras rubias y bienhechoras,
y, el oro de las mieses, del alba de aquel dia,
latir del vulgo aleve la rproba simiente;
del grano que madura rompiendo entire las horas
y, al eco que suspira y, el beso del ambiente
multnime y sonoro, que al cielo desafia
lucir aves y flores de fe consoladoras.

De augurios celestiales se llena la inocencia;
y, al beso de la aurora que envuelve la colina
y exalta la grandeza feliz de la existencia,
las almas se estremecen de dicha y de ventura;
suelta el vuelo sonora la alondra matutina
y entona el hombre el himno triunfal de la na-
tura.

Vicente Rosales y Rosales.










LO QUE DIJO LA PRENSA



Gran Desfile Armado se Llev a Cabo Ayer

"LA PRENSA GRAFICA"
15 de Diciembre de 1951.

Ayer se desarrollaron los actos programados
conmemorativos del Tercer Ao de la Revo-
lucin del 48, en el Estadio Nacional. Asisti el
Sr. President de la Repblica, Teniente Coronel
don Oscar Osorio, acompaado de miembros de
la Plana Mayor de la Comandancia General de la
Fuerza Armada, del Ministro de Defensa, Sub-
secretario del Ramo, y de otros miembros de su
Gabinete de Gobierno. Conforme se anunci opor-
tunamente, se verific en el Estadio de Flor Blan-
ca, una gran concentracin armada compuesta por
compaas del Ejrcito, de la Guardia Nacional,
de la Polica, de la Escuela Militar, del Cuerpo de
Bomberos, etc., etc., habindose iniciado all vis-
toso desfile en el que participaron ms de dos
mil ciudadanos, el cual recorri durante las horas
de la maana de ayer, las principles calls de la
ciudad, en perfect formacin. Presenciaron el
inicio del desfile ms o menos veinticinco mil al-
mas que se dieron cita desde tempranas horas
en el Estadio Nacional.
Y ms de cien mil ms, que se apostaron en
las esquinas, plazas y calls cntricas. El general
Armando Llanos C., fu nombrado por la supe-
rioridad Comandante en Jefe de los cuerpos y
unidades.








Asistieron a la hora apuntada, adems de
miembros del Cuerpo Diplomtico y Consular acre-
ditados en el pas, delegaciones de periodistas de
Centro Amrica y altos funcionarios de sus res-
pectivos gobiernos.
El President de la Repblica Teniente Co-
ronel Oscar Osorio, di lectura a un mensaje al
pueblo salvadoreo.
Tambin el seor Ministro de Defensa, Te-
niente Coronel Oscar A. Bolaos, ley interesan-
te manifiesto al pueblo y a la fuerza armada.
Bandas Regimentales y Marciales ejecutaron
enmedio de fervoroso silencio, los acordes patri-
ticos de los Himnos Nacionales de El Salvador,
Guatemala, Honduras, Costa Rica y Nicaragua.












Los Festejos Conmemorativos de la Revolucin
DIARIO LATINO,
15 de Diciembre de 1951.

Imponente y singular desfile military y cvi-
co se ofreci ayer a los habitantes de San Salva-
dor, como uno de los nmeros con que fu con-
memorado y celebrado el tercer aniversario de la
revolucin salvadorea.
Despus de las ceremonies que fueron cele-
bradas en el Estadio Nacional, en donde el Presi-
dente Coronel Oscar Osorio dirigi su mensaje al
pueblo, se inici el ms grandioso e imponente
desfile que se haya verificado en San Salvador.
Millares de elements de tropa y civiles des-
filaron por las principles calls capitalinas des-
de las diez de la maana hasta un poco despus
de las doce del da. Ese espectculo puede califi-
carse exactamente como el ms pomposo y ma-
jestuoso de su gnero.
Desde temprano de la maana millares de
personas se situaron en las calls adyacentes al-
Palacio Nacional, por donde habra de pasar el
desfile frente al portn principal del Palacio Na-
cional, en las gradas de aquel frontn, presenciaron
el grandioso desfile el Presidente de la Repblica,
los miembros de su Gabinete, los Cancilleres in-
vitados a tal acto, miembros del cuerpo diplom-
tico, funcionarios y el jefe de la Iglesia Salvado-
rea.
El cuerpo de cadetes de la Escuela Militar, que
abria el desfile, pas frente a la tribune presi-








dencial a eso de las diez de la maana. Los dis-
tintos cuerpos militares desfilaron durante ms
de una hora, y durante otra hora el element
civil.

Los manifestantes del element civil eran en-
cabezados por el conjunto hpico que de Guate-
mala haba llegado para darle realce a las cele-
braciones del 14 de diciembre. Seguan con una
profusin de banderas y banderolas, ncleos de
empleados, obreros, maestros de escuela y campe-
sinos.

































Uno de los nmeros ms brillantes de la conmemoracin fu sin duda alguna la exposi-
cin de la obra gubernamental en el Campo de Marte. Aqui tenemos una vista nocturna
del stand correspondiente al Ministerio del Interior.


. QF lf' i F











CON GRAN JUBILO CELEBROSE
ANIVERSARIO DE LA REVOLUTION

Millares de Personas Participan en los Magnos
Festejos del 14 de Diciembre

MAGNIFICOS ACTOS CIVICO-MILITARES
EL DIARIO DE HOY,
15 de Diciembre de 1951.

Un xito cvico-militar constiuy el progra-
ma de festejos desarrollados desde tempranas ho-
ras de ayer en conmemoracin del Tercer Aniver-
sario de la Revolucin.

Miles de personas
Por la va terrestre y ferroviaria ingresaron el
jueves y ayer muy temprano de todos los lugares
del pas, especialmente de San Salvador para dis-
frutar de los festejos.

Dianas y Marchas
El pblico capitalino fu despertado en las pri-
meras horas de ayer al escucharse por todos los
mbitos, dianas, marchas y el estallido constant
de los morteros y petardos, acompaados de una
salva de artillera que record los instantes que vi-
vi San Salvador ayer hace tres aos .
Las bandas recorrieron las calls ejecutando
dianas y marchas populares, inicindose en esa
forma otro da de jbilo para la ciudad capital.










En el Estadio


Tal como se program, a las siete de la ma-
ana se concentraron en el Estadio Nacional va-
rias secciones de tropa de los distintos regimien-
tos de San Salvador, deportistas, maestros, en-
fermeras, municipalidades y delegaciones del
PRUD, con el objeto de former el desfile que mo-
mentos despus se dirigi hacia el portn prin-
cipal del Palacio Nacional.

El Desfile

Fu indiscutiblemente el desfile el acto con-
memorativo que ms gust y que fu presenciado
por riles de personas. Frente a la nueva plaza
de parqueo se dieron cita gran cantidad de perso-
nas para presenciar el desfile.
Momentos despus de llegar el seor Presi-
dente de la Repblica acompaado de su gabi-
nete, el desfile se inici formalmente.
Fue el general Armando Llanos, que montado
en un brioso caballo, salud al Jefe del Ejecutivo
y otras distinguidas personas. El general Llanos
fu nombrado por el Estado Mayor Primer Jefe
del desfile.

Sigui al alto military bandas de los regimien-
tos de la capital, quedndose una de ellas frente
a la tribune de honor para acompaar con mar-
chas a las unidades militares que desfilaron des-
pus.
Varias secciones de la gloriosa Guardia Na-
cional, marchando impecablemente, pasaron ga-
llardamente frente al Palacio Nacional. Esta sec-
cin military fu muy aplaudida por todo el pblico.








Y asi, la Polica Nacional y unidades pesadas
de artillera, continuaron pasando en perfect or-
den hasta terminarse en esa forma, el acto ms
aplaudido de los ocurridos ayer.
La Exposicin
Nos situamos al lado poniente del Campo de
Marte con el objeto de visitar la exposicin en la
que participaron todos los Ministerios, el Centro
Nacional de Agronoma y otras instituciones.
La exposicin que ms nos llam la atencin
fu la del Ministerio de Cultura y la de Trabajo. La
primera mostr el adelanto alcanzado por el Ma-
gisterio en lo que a enseanza se refiere.
La del Ministerio de Trabajo con cuadros
muy originales, daba a conocer las formas ms
adecuadas para la mayor comprensin entire tra-
bajadores y patrons, bases fundamentals para
la march de toda empresa y negocios.
El Discurso Presidencial
El seor Presidente de la Repblica dirigi
ayer un conceptuoso mensaje en el Tercer Ani-
versario de la Revolucin.

G ran Carnaval
En el Campo de Marte a partir de las siete de
la noche, se efectu un gran carnaval en el que
hubo derroche de confetti y serpentinas. Bailes
pblicos al comps de various conjuntos musica-
les pusieron la nota del festejo pblico ofrecido
por las Supremas autoridades. Luca aquel lugar de
distraccin una pintoresca iluminacin en todo
su alrededor. Farolitos chinos fueron colocados,
dndole mayor atraccin al Campo de Marte.
Todo se celebr con el mayor orden, terminn-
dose en esa forma el program elaborado con an-
ticipacin por las autoridades respectivas.










Discurso del Sr. President
El seor Presidente de la Repblica dirigi
el siguiente interesante mensaje:
A tres aos de la iniciacin del movimiento
renovador salvadoreo, los postulados de la Re-
volucin siguen ahondando en el alma del pue-
blo. Estos tres aos de lucha por el desarrollo de
los principios y objetivos que norman el movi-
miento han creado y fortalecido las convicciones
de todos los elements progresistas del pas. El
pueblo salvadoreo sigue y seguir siendo revo-
lucionario.
Quiero dejar bien claro aqu, en esta fecha
memorable, para todos aquellos que se opongan a
los postulados de la Revolucin Salvadorea que
mi Gobierno est dispuesto a anular completa-
mente la accin de quienes disfrutando de las
ventajas que concede la Revolucin, quieran abu-
sar de sus principios. Repito una vez ms que na-
da ni nadie podr detener la march de la Revolu-
cin. Muchos reaccionarios y extremists han
querido ampararse en los derechos que concede la
Revolucin; pero tnganlo bien entendido todos
ellos que nuestros ideales y principios son sanos y
fuertes y que en ningn moment permitirn que
nadie venga a hacer burla de ellos, sobre todo tra-
tndose de individuos absolutamente descalifica-
dos para poder hacerle frente a un ideal que per-
sigue el bienestar general de todos los salvado-
reos.
Los hombres de la Revolucin somos idealistas;
pero con los pies firmemente plantados en la tie-
rra; cualquiera que sea la lucha que tengamos
que library, estamos dispuestos a librarla en todo
moment y en cualquier lugar. Sabemos que per-








seguimos el bienestar general y por lo mismo el
pueblo respalda las actuaciones del Gobierno. La
Revolucin se salvar pese a las opinions intere-
sadas de algunos malos salvadoreos. Tengan
ellos bien entendido que no perdonaremos, hoy ni
nunca, a ningn mal hijo de nuestro pas que se
venda a elements extranjeros y a ninguno que
sirviendo a grupos de determinada clase o sec-
tor acten contra los intereses generals del pas.
En todos aquellos casos en que pueda ser burla-
da la Ley, actuar gubernativamente, suceda lo
que suceda. Los enemigos de la Revolucin deben
tener much cuidado; se los prevengo para el fu-
turo. No estoy dispuesto a perdonar a nadie. Que-
remos democracia y queremos derechos; pero a-
prendamos a conquistarlos a costa de sacrificios
de los propios intereses, no de los intereses de la
generalidad. Muchos salvadoreos no han com-
prendido an que estamos viviendo una Revolu-
cin. Les advierto que tres aos de Revolucin
son suficientes para hacer escuela. Si no lo han
comprendido an, la Revolucin est dispuesta
a hacerles comprender. La lucha est vigente y
seguir estando hoy y maana con ms fuerza
que el 14 de Diciembre de 1948.
Luchamos por la justicia social; hemos repe-
tido una y mil veces que la Ley debe respetarse y
la respetamos; pero debe tenerse present que na-
die podr abusar de los principios democrticos
que defendemos; nadie podr tampoco burlar
nuestra atencin y, ahora lo recalco con todo n-
fasis, el que pretend hacerlo sufrir las conse-
cuencias.
Somos del pueblo y es nuestro deber sacrifi-
carnos por ese pueblo; moriremos luchando por
su bienestar y daremos con gusto nuestras vidas
siempre que se trate de hacer perdurables los prin-
cipios revolucionarios. A quien se present como
amigo lo trataremos como tal; pero los enemigos








de la Revolucin se encontrarn con el frreo va-
lladar de nuestra decision de servir a la Patria.
La Revolucin no terminar con nosotros si
Dios nos da la suerte de morir por ella; seguir
su march a pesar de todas las barreras que se pon-
gan en su camino.
En este da, tercer aniversario de la Revolu-
cin, se llevar a cabo un desfile de representa-
tivos, militares y civiles, de las fuerzas que apoyan
al movimiento revolucionario. Aprovecho la opor-
tunidad para presentar un saludo a la gran ma-
yora del pueblo salvadoreo que representan y
para pedir al Todopoderoso que cada da que pa-
se sea ms luminoso para la Revolucin Salvado-
rea.

PUEBLO DE EL SALVADOR, SALUD!


Habla el Ministro de Defensa

Tambin el seor Ministro de Defensa diri-
gi a la Fuerza Armada Salvadorea, su mensa-
je de felicitacin. Dijo entire otras cosas el fun-
cionario: "La Repblica entera, en este jubiloso
14 de Diciembre, Tercer Aniversario del glorioso
movimiento revolucionario de 1948, celebra solem-
nemente tan magno acontecimiento. La revolu-
cin libertaria de este dia ha marcado un jaln
decisive en los destinos nacionales".
"En estos tres aos de labor revolucionaria se
ha logrado much por el progress national. Hay
muchsimas obras hechas y otras emprendidas
que son una demostracin a mis palabras".
Para terminar, el seor Ministro de Defensa
dijo: "Recibid un fraternal y carioso saludo de
vuestro compaero de armas, El Ministro de De-
fensa. Viva El Salvador. Viva la Revolucin.












Imponente Desfile Militar y Civil
Ayer en la Maana

LA NACION,
15 de Diciembre de 1951.

Nuestra capital se vi ayer llena de gente de
toda la Repblica que vino a presenciar el impo-
nente desfile civil y military organizado por las au-
toridades para conmemorar el tercer aniversario
de la Revolucin.
Desde la siete de la maana se empezaron a
reunir en el Estadio Nacional concentraciones de
Infantera y Cuerpo Mecanizado del Ejrcito, Ban-
das de distintos regimientos de la Repblica, Uni-
dades Mviles del Cuerpo de Bomberos, Cruz Roja
Salvadorea, Obras Pblicas, e Iustituto de Vivien-
da Urbana para participar en el desfile, adems
de elements civiles de distintos lugares del pas
que desde un da antes y la madrugada de ayer lle-
garon a esta capital con el fin de participar en el
imponente desfile.
A las ocho y veinte minutes de la maana hi-
zo su ingreso al Estadio Nacional el seor Presi-
dente de la Repblica acompaado de miembros de
su Gabinete, Plana Mayor del Ejrcito, Estado Ma-
yor Presidencial, Alumnos de la Escuela de Guerra
y Cadetes de la Escuela Militar, Jefes y Oficiales
de los distintos Regimientos de esta capital. Los o-
tros Poderes del Estado as como el Cuerpo Diplo-
mtico y Consular acreditado ante el Gobierno ya
se encontraban en el Estadio en sitios de honor.









El desfile se inici pocos minutes antes de
las nueve de la maana habiendo llevado la voz
de mando el general Armando Llanos.
Partiendo del Estadio el desfile sigui por la
Avenida Roosevelt cruzando luego en la esquina
del Hospital Rosales para seguir por la Calle Ar-
ce y llegando al centro de la Capital cruz para
pasar por el portn oriented del Palacio Nacional
en donde ya se encontraba en el segundo piso el
President de la Repblica para presenciar el
desfile.
Numeroso pblico se aglomer en las calls
adyacentes al Palacio Nacional para presenciar
aquel acto. Todo lo desarrollado fu radiodifundi-
do por las Emisoras salvadoreas que en cadena
estuvieron transmitiendo todos los actos del 14
de Diciembre, Tercer Aniversario de la Revolu-
cin.










1*















Jubilosa Celebracin del 3er. Aniversario

de la Revolucin de Diciembre

CON UNA ALEGRIA DESBORDANTE EL PUEBLO SE LANZO
A LA CALLE Y ESTUVO EN LOS FESTEJOS

Un Reportaje de: TRIBUNE LIBRE,
GUILLERMO CASTELLANOS 16 de Diciembre de 1951

Como un solo hombre, unnimemente, el pue-
blo salvadoreo se lanz a la calle la maana del
catorce del corriente, para participar en los feste-
jos conmemorativos del tercer aniversario de la
gloriosa revolucin salvadorea, que est cuajando
en tangibles realidades en los campos urginos de la
Repblica.
El regocijo popular, no tiene precedentes en la
historic salvadorea, lo que nos est dando a com-
prender que, el pueblo, se ha dado cuenta ya de
que la revolucin es algo palpable y real en sus des-
tinos y que no son slo palabras y promesas, que
como es sabido se las lleva el viento....

Alegra Popular desde la noche del Trece
Desde la noche del trece, grupos portando es-
tandartes que rezaban "14 de Diciembre, da de
la revolucin", recorrieron alegremente las calls
de la capital, estacionndose en los diversos pa-








seos pblicos en donde conjuntos musicales ame-
Snizaban bailes populares que hacan las delicias de
todas las classes.
En esos centros de diversion, bailaron hasta
la madrugada del catorce, para continuar los fes-
tejos del da y de la noche del "da de la revolu-
cin".

Espectacular Quema de Plvora

Tanto en los sitios de diversion de los diver-
sos sectors capitalinos, como en el campo Marte,
se llev a cabo las noches del 13 y del 14 una im-
presionante y spectacular quema de plvora es-
pecial, que llam la atencin de todo el pueblo ca-
pitalino, que se una a los festejos conmemorativos.

Las Alboradas del Catorce
Desde las primeras horas del 14, varias albora-
das recorrieron las calls capitalinas, anunciando
al pueblo la llegada de las magnas celebraciones
del tercer aniversario de la gloriosa revolucin sal-
vadorea, que diera al pas libertad, tranquilidad,
bienestar econmico y justicia social.
Bandas marciales y de guerra daban al vien-
to sus aires emocionantes, y la plvora rubricaba
aquella manifestacin de regocijo general.

El Pueblo al Estadio Nacional

Desde las primeras horas de la maana se ini-
ci el desfile del pueblo hacia el estadio national,
centro de las celebraciones matutinas, y en donde
el seor president de la Repblica, Coronel Oscar
Osorio, y el Seor Ministro de Defensa llevaran
sus mensajes al pueblo y al Ejrcito respectiva-
mente.









El pueblo us para su traslado todos los medios
de locomocin, camionetas, camiones, carros, bi-
cicletas, etc. siendo tambin numerossimas las
personas que a pie, por no haber podido lograr otro
medio para su traslado, se dirigan a aquellas horas
al estadio para ser testigos presenciales de las tras-
cendentales celebraciones.

El Mensaje al Pueblo Salvadoreo

Los micrfonos de varias de las ms prestigia-
das radioemisoras de la capital estaban instala-
dos en la tribune presidential del estadio donde, a
las nueve y media de la maana, el ciudadano Pre-
sidente dirigi su vibrant y enrgico mensaje al
pueblo salvadoreo, que caus en las esferas po-
pulares una maravillosa impresin.
Recalc con voz fuerte que denotaba la gran
decision que animaba su espritu, el hecho de que,
por ningun motivo, NADA NI NADIE, podria de-
tener la march triunfante de la revolucin agre-
gando que, estaba decidido a aplicar sanciones f-
rreas a cuantos se opusieran a la realizacin de los
sueos revolucionarios, y no perdonar a quienes
tuvieran la inimaginable osada de oponerse a 1ps
claros designios del pueblo y de su revolucin.

El Mensaje del Coronel Bolaos

Entre una atronadora ovacin de ms de
cuarenta mil personas que llenaban los amplios
recintos del estadio, termin su mensaje el seor
President. El pueblo vivaba a los hombres de la
revolucin, el regocijo y la alegria eran unnimes
entire altos funcionarios y pueblo.
Estaban presents los seores miembros del
cuerpo diplomtico, y elements distinguidos de los









circulos sociales, militares, oficiales, comerciales e
industriales del pas.
Inmediatamente despus de que el seor Pre-
sidente termin su mensaje ocup la tribune el
seor Ministro de la Defensa, coronel Oscar A. Bo-
laos, quien en acentos idnticos a los del primer
magistrado de la Nacin, dirigi un mensaje al e-
jrcito y al pueblo salvadoreo.
El coronel Bolaos, termin su brillante di-
sertacin entire el aplauso y la ovacin unnime
de aquel mar human que tenan frente a s.

Se inicia el Desfile hacia la Capital
A las diez y media se inici el desfile hacia
esta capital. Este es el ms impresionante desfi-
le cvico military que han presenciado los salva-
doreos. Delegaciones de todas las entidades ar-
madas de la Repblica, hicieron acto de presencia,
as como entidades deportivas, escuelas y colegios
A esa hora el seor Presidente y su deslum-
brante comitiva se dirigieron al Palacio Nacional,
habiendo departido en el saln de honor de la
cancillera con todos los presents, mientras lle-
gaba el Desfile cvico military.
Pocos minutes antes de las once de la maa-
na, el ciudadano Presidente y su comitiva, ocupa-
ron las tribunas improvisadas, en el costado o-
riente del Palacio Nacional, habiendo iniciado el
desfile su paso frente a la tribune presidential,
entire los atronadores aplausos y huiras del pue-
blo, que se desbord en inexpresable regocijo al
paso de las armas triunfales de la Repblica. Los
distintos cuerpos armados eran saludados con a-
tronadoras ovaciones.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs