• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Frontispiece
 Title Page
 Table of Contents
 Civismo militante
 Historia de la coleccion
 El jardin de los dioses
 Resultados obtenidos por Adolfo...
 La coleccion de Adolfo de Hostos...
 Obras del autor
 Back Matter






Title: Una coleccion arqueologica antillana.
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078451/00001
 Material Information
Title: Una coleccion arqueologica antillana.
Physical Description: Book
Creator: de Hostos, Adolfo
Publisher: First Federal Savings and Loan Association of Puerto Rico
Place of Publication: San Juan
Publication Date: 1955
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078451
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Frontispiece
        Frontispiece 1
        Frontispiece 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Table of Contents
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Civismo militante
        Page 9
        Page 10
        Page 10a
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 14a
        Page 15
        Page 16
    Historia de la coleccion
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 20a
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 24a
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 30a
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 36a
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 40a
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 46a
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 50a
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 56a
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    El jardin de los dioses
        Page 60
        Page 60a
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 64a
        Page 65
        Page 66
        Page 66a
        Page 67
    Resultados obtenidos por Adolfo de Hostos en el estudio de su coleccion segun los autores que se citan
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 70a
        Page 71
    La coleccion de Adolfo de Hostos de reliquias indias prehistoricas de Puerto Rico, Santo Domingo, Chirique y America del Sur
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 80a
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 86a
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 90a
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 100a
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Obras del autor
        Page 105
        Page 106
    Back Matter
        Page 107
Full Text










~A ir 3.


Cabeza de piedra negra con ciertos caracteres propios de una efigie. Pro-
vincia de Macoris, Repiblica Dominicana. (Es una obra maestra del arte
indigena de las antillas).


Cs







THE FIRST FEDERAL SAVINGS AND LOAN ASSOCIATION

OF PUERTO RICO








Una Colecci6n Arqueol6gica

Antillana

Per

Adclfo de Hostos















San Juan, Puerto Rico

1955











- -





"Hacer de utilidad cultural una institucidn ban-
caria, significa comprender perfectamente el espiritu
de la nueva era en que se esta desenvolviendo la
vida humana."
ADOLFO DE HosTos.








INDICES


PARTE I

ilvlsmo Milltante -_ ___---------------------- 9

PARTE II

Historia de la Coleccin ---------------- -------------------- 17

Aventuras de un Coleccionista --- ------- --------- 17

El Tesoro de loca Chica -------------- ------------------- 1

Una Advertencia Maternal ------------------------------- 19

Un Arque61ogo en Uniforme ------------------------------ 20

Primeros Estudios ------------------------------------ 21

Los Primeros Arque61ogos de Puerto Rico --------------- 26

Una Mufieca de Piedra -------------------------------- 37

Una Obra Maestra Indo-Antillana ---------------------- 3S

En la Zona del Canal de Panama ------------------------- 40

Otra Cez en Puerto Rico

QuizAs lo Vi6 Col6n ---------------------------------- 49

El Entierro de un Buey Comprueba una Teoria Hist6rica ----- 51

El Amuleto Excepcional Ingresa en la Colecci6n------------ 52

Coptn: Escombros de una Tiranfa Centenaria ---------------- 54

PARTE III

El Jardin de los Dioses ------------------..---------.---------- 60





PARTE IV


Resultados Obtenidos en el Estudio de la Colecc6n --------------- 68


PARTE V

Inventario de la Colecci6n -------------------------------------- 72

Relaci6n de los Libros Donados a la Universidad ----------------- 75

Colecci6n de Pianos y Mapas -------------------------- 76

Los Pianos de Don Cosme de la Churruca -------------- 78

La Biblioteca Antropol6gica -------------------------------- 80

Album Arqueol6gico e Hist6rico de Puerto Rico y del Seno
Antillano ------------------------------------- 94

MiscelAnea ------------------------------------------------ 97

Panfletario Arqueol6gico ---------------------------------- 98

Lista de Objetos, Fuera de Inventario, y de la Lista de Donati-
vos, Obsequiados a la Universidad ----------------------- 103

Obras del Autor ------ ---------------------------- 105























4'


Cemi o Idolo fertilizante, de Rio Blanco, Puerto Rico.







UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


I.
CIVISMO MILITANT

Informe que el Comite de Historia del Club Civico de Da-
mas someti6 a la consideraci6n de la Asamnblea General de di-
cha instituci6n celebrada el dia 28 de septiembre de 1954.

Tema: Colecci6n Arqueol6gica de Hostos.

I. Presentaci6n del Caso.

En la mafiana del sabado 18 de este mes de septiembre
de 1954, nuestra president Sra. Delia Q. de Arnaldo Mey-
ners, inform y recomend6 considerar a este Comit6 de His-
toria una situaci6n avisada a ella por la esposa del Goberna-
dor de Puerto Rico, Dofia In6s Maria Mendoza de Mufioz
Marin.
La situaci6n es la siguiente: Puerto Rico esti en peligro
inminente de perder uno de sus iltimos tesoros arqueol6gicos,
la colecci6n de reliquias indias prehist6ricas de Don Adolfo
de Hostos. La Universidad de Yale tiene una opci6n de com-
pra por $10,000.00 hasta los primeros dias de diciembre.
La esposa del Gobernador manifest a nuestra presiden-
ta Dofia Delia Q. de Arnaldo Meyners que sugeria que el Club
Civico de Damas de Puerto Rico saliera al rescate de esta
prenda de nuestro patrimonio hist6rico y que ella estaba dis-
puesta a cooperar y al efecto ofrecia a nuestro Club la acti-
vidad social -el Baile de Aniversario del Hotel Caribe Hil-
ton- para levantar fondos hacia ese fin.




ADOLFO DE HOSTS


II y III. Investigaci&n y Resumen de la Informaci6n Obtenida

1. Que es exacta en su totalidad la situaci6n existente;
corroborada por el propio Sr: Don Adolfo de Hostos, en con-
versaci6n sostenida con la president del Comit6 de Historia.
Esto es, que la Universidad de Yale intent obtener por me-
dio de compra la colecci6n mencionada.
2. Que este material es de interns trascendental para nues-
tro pais por ser el conjunto mAs complete de reliquias indias
prehist6ricas que existe. Que en Cl hay various objetos ta-
Ilados en madera que son los tinicos en el mundo de que se
tiene conocimiento. Que hay various otros objetos de barro,
hueso y caracol que tambien son linicos en su clase, y que ais-
lados de los demas, de por si tienen un valor de museo supe-
rior a lo que se pagaria por la colecci6n entera. (Informa-
ci6n del Dr. Ricardo Alegria, arque6logo puertorriquefio).
3. Que el Gobierno de Puerto Rico siente no poder rete-
nerla por tener sus dineros comprometidos en proyectos de
primera necesidad para el pueblo. (Informaci6n del Dr. Don
Ricardo Alegria, antrop6logo puertorriquefio, vivamente in-
teresado en este asunto).
4. Que la Universidad de Puerto Rico esta vivamente in-
teresada en retenerla y estaria dispuesta a contribuir con una
cantidad de dinero hasta la cuarta parte de su valor, si nues-
tro Club no pudiera levantar el total de los fondos. (Informa-
ci6n dada por el Dr. Diaz Soler, Decano de Humanidades de
la Universidad de Puerto Rico, en representaci6n del Rector
Sr. Don Jaime Benitez).
5. Que Puerto Rico prActicamente se ha despojado de su
patrioniio hist6rico por haber salido del pais en el pasado
gran parte de nuestra riqueza en este campo de la cultural.
Sostienen esta aseveraci6n los hechos siguientes referen-
tes a las colecciones conocidas por los nombres que siguen:
A-La de LAtimer se encuentra hoy en el Smithonian
Institution, National Museum, WAshington, D. C.
B-La de Stahl la mayoria de sus piezas cn el musco

































De izquierda a derecha: Amuleto con la forma estilizada del cuerpo
human (le falta la cabeza). Objeto del mismo estilo, con su cabeza.
Vomitatorio. Otro amuleto estilizado. Repiblica Dominicana.




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


de Berlin y el resto en el Heye Museum, Wishing-
ton, D. C.
C-La de Coll y Toste la mayor part en el Peabody
Museum de Harvard.
D-La del Padre Nazario parte de ella se la llev6 de
Puerto Rico el Coronel de la Policia Mr. Shanton.
Otra parte estA en el Peabody Museum, de Harvard.
E-Otros pequefios conjuntos de reliquias similares en
el Museo del Inido Americano, en New York. (Infor-
maci6n de distintas fuentes obtenida y corroborada
por el Dr. Don Ricardo Alegria, Director del Museo
de Puerto Rico con sede en la Universidad).

IV. Conclusiones:

Despu6s de cerciorarnos de la deplorable realidad que
estamos viviendo en cuanto al legado del pasado, que por cier-
to constitute la espina dorsal de la civilizaci6n, tenemos for-
bosamente que convenir en que corresponde a los lideres ci-
vicos de nuestro pais ir al inmediato rescate de este iltimo y
uno de los mis importantes legados de nuestra historic.

V. Recomendaciones:

Por lo tanto este Comit6 recomienda:
1. Que el Club Civico de Damas de Puerto Rico salve
para su pais la Colecci6n de Hostos.
2. Que para lograrlo, y a la vez despertar la concien-
cia ciudadana hacia los intereses hist6ricos y culturales,
inicie y Ileve a cabo una campafia insular con tal pro-
p6sito, solicitando la cooperaci6n de todos los otros clu-
bes civicos y culturales y todas las instituciones que en
una u otra forma estuvieren ligados, asi como el pueblo
de Puerto Rico en general
3. Que acepte el ofrecimiento de la esposa del Gober-
nador, Sra. In6s Mendoza de Mufioz Marin, y auspicie




ADOLFO DE HOSTS


el baile de Aniversario del Hotel Caribe Hilton para le-
vantar fondos necesarios.
4. Y que cada socia del Club Civico de Damas se con-
vierta en un soldado active de esta noble empresa que
ademAs de ser de tan gran relieve hist6rico y cultural
en el mundo, es esencialmente civic.
5. El Comit6 de Historia recomienda por iltimo que
esta asamblea apruebe el proyecto de resoluci6n que
acompafia este informed.

Discutido este Informe, la Asamblea General del Club
,Civico de Damas aprob6, en este mismo acto, la Resoluci6n
en que se ofrece a laborar por retener en la Isla la mencio-
nada colecci6n, acordandose ademAs:

Que tal fin se consiga mediante:
A. Una Campafia Insular Educativa a la vez que de
recolecci6n de fondos.
B. Auspiciar el Baile Aniversario del Caribe Hilton
para dicho fin.
Que se nombren dos Comit6s para llevar a cabo esta
empresa:
1. Comit6 de Acci6n, que habri de hacer los contacts
con los otros clubes y entidades a participar en la
campafia y coordinari el trabajo de los mismos.
2. Comit6 de Baile, que organizara un plan para lle-
var a cabo esta actividad social en la forma mis
prometedora del buen 6xito social y econ6mico de
dicha empresa.
La Prensa de la Capital brind6 generosamente su apoyo
al proyecto. "El Mundo" public un interesante y bien ilus-
trado articulo informative del Sr. Juan Luis MArquez, y uno
mAs, tierno y orientador, de Esther Feliciano Mendoza; otros,
reveladores de distintos aspects de esta actividad, de
Gladys Tovar de Burgos, de Malen Rojas Daporta y
de Angela Luisa Torregrosa, y una entrevista de Jane
Nicole de Mariani. El Director del Museo de la Uni-




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


versidad, senior Ricardo E. Alegria, contribuy6 con una ho-
ja plegadiza hAbilmente ilustrada por su esposa, que con-
tiene una valoraci6n autorizada de la colecci6n. El edito-
rialista de "El Imparcial" y su editor social dieron impulse
a la campafia con frases ciertamente estimulantes; "Alma
Latina" habl6 alto por voz de Marta Lomar y de su editor,
creando la poetisa un conmovedor y original recurso de pro-
paganda patri6tica, que merece perdurar, la mesa vacia, en
la cual "sienta" a Eugenio Maria de Hostos e invita a que
elijan otros pr6ceres puertorriquefios para "ocupar" sitios
vacios en la civica celebraci6n. La esposa del Gobernador,
sefiora Inds Mendoza de Mufioz Marin, dirigi6 un llamamien-
to al pueblo de la Isla en estas palabras memorables porque
encierran una ensefianza y una profecia inspiradora del pro-
greso spiritual de Puerto Rico:
"El Pueblo debe ser el gran senior de lo suyo y entire lo
suyo esta el rastro que dej6 la mano del hombre en la piedra
y en el lienzo en el curso de su historic. Pasan las genera-
ciones y estas lines y estas formas, en que express el arte
la vida de un pueblo, quedan y deben ser todos los de ese pue-
blo, para conservarlas como su tesoro, para amarlas y apren-
der de ellas".
"Las manos que labraron las piedras de la Colecci6n Ar-
queol6gica Hostos se deshicieron en el polvo, pero en la pie-
dra qued6 la mano del indio que quiso expresar una cosa que
no muere -quiso expresar la hermosura, 6sa nos queda, estA
viva, jc6mo perderla?".
"Respaldo este gesto de las Damas Civicas porque s6 que
iniciara el enriquecimiento artistic de Puerto Rico, que se
contagiaran con su hermoso significado, conocedores de arte
ricos, y a estos grupos como el de ellas que juntos pueden co-
leccionar, conservar y aumentar el arte en nuestro pais."
-0- +* *
En la noche del 9 de diciembre de 1954 abri6ronse las
puertas de uno de los salones del Hotel Caribe Hilton de San
Juan para celebrar, con una concurrencia desbordante, la
Comida-Baile de Gala del 5to. Aniversario de la fundaci6n




ADOLFO DE HOSTOS


de la esplendida hospederia. Desenvolvi6se el acto con la so-
bria elegancia y la moderada suntuosidad propias del am-
biente antillano de nuestro tiempo. En esta ocasi6n dedicose
la annual festividad a la campafia que nos ocupa, auspiciada
por la Sra. de Mufioz Marin y el Comit6 de Historia del Club
Civico de Damas.
Hacia la media noche la Sra. Julita Arce de Franklin
anunci6 al ptblico el resultado de las gestiones realizadas por
el Comit6 que ella preside con laudable pericia y entusiasmo.
La sefiora esposa del Gobernador encomi6 las gestiones rea-
lizadas.
El Lcdo. Enrique Campos del Toro, Presidente de la Jun-
ta de Directores de The First Federal Savings and Loan As-
sociation of Puerto Rico, sigui6 a la Sra. del Gobernador en
el uso del micr6fono, para hacer conocer el alcance de un
acuerdo de dicha Junta que mis tarde hemos sabido que tra-
ducido al castellano lee como sigue:
"Que para el bien de todo el Pueblo de Puerto Rico, la
Asociaci6n destine la suma de diez mil d6lares para comprar
la colecci6n arqueol6gica de don Adolfo de Hostos, a fin de
que sea donada a la Universidad de Puerto Rico".
"La colecci6n de reliquias indias fu6 acumulada por el
senior de Hostos durante un period de cincuenta y tres aflos,
y su valor, desde el punto de vista hist6rico e instructive, es
inapreciable".
"Se crey6 que esta seria una verdadera oportunidad para
probar al Pueblo de Puerto Rico que la nuestra es una aso-
ciaci6n formada por el pueblo y para el pueblo de Puerto Rico."
La colecci6n ha sido adquirida por los ocho meritorios
puertorriquefios que componen la mencionada Junta Direc-
tiva del First Federal Savings and Loan Association of Puer-
to Rico, el Lcdo. Enrique Campos del Toro, Sr. Horace E. DA-
vila, Lcdo. Antonio R. Barcel6, Dr. Manuel Pavia Fernandez,
Sr. Rafael Martinez Dominguez, Sr. Filipo de Hostos, Lcdo.
Frank Martinez y Sr. Sebastian Garcia Diaz, resueltos a
prestar un eminente servicio a la comunidad, evitando asi la
emigraci6n de los valores culturales del pals.




















Banda o "Collar" de piedra negra. Juana Diaz, Puerto Rico.




UNA COL12CCION ARQUEOLOGICA A.NTILLANA


Al aceptar la donaci6n a nombre de la Universidad de
Puerto Rico, el Secretario de Instrucci6n, Sr. Mariano Villa-
ronga, express su opinion de que era 6ste:
". el primer gesto en grande de la filantropia puer-
torriquefia para los fines exclusivamente culturales y valiosos
de la afirmaci6n y preservaci6n de nuestra personalidad, en
lo que tiene que ver con los pobladores oborigenes de Bori-
quen". Y afiadi6 que recibia la misma "en nombre de los
miles de estudiantes de la Universidad de Puerto Rico, en
nombre de los cientos de miles de alumnos de la escuelas pti-
blicas, y en nombre de este Puerto Rico que sabe apreciar el
contenido spiritual de este acto."


LOS INDIOS ESTAN VENGADOS

Yo me opuse, dijo Col6n refiri6ndose al Des-
cubrimiento, a que se les diesen a los indios co-
sas tan services como pedazos de escudillas ro-
tas y pedazos de vidrio roto y cabos de agujetas;
aunque cuando ellos conseguian estas cosas, les
parecia tener la mejor joya del mundo; que se
acert6 haber un marinero permutado por una
agujeta, oro que pesaba dos castellados y medio,
y otros consiguieron much mis por otras cosas
que valian much menos. (De la Carta. de Co-
16n a los Reyes Cat6licos al rcgreso de su primer
viaje. Marzo de 1493.)
Y hoy, 462 afios despubs, por pedazos de escudillas rotas
y pedazos de piedras rotas, y agujetas de hueso, dejados por
los indios bajo la tierra y en sus cuevas, dariamos, y damos
y yo mismo doy con indescriptible placer, el peso de esos frag-
mentos en oro, y nos parece, cuando logramos alcanzarlos,
"tener la mejor joya del mundo". Y los museos e institu-
ciones culturales del orbe invierten centenares de miles de
castellanos para adquirir aquellos miserables restos.
No s61o codiciamos su posesi6n, sino que estiramos a to-




16 ADOLFO DE HOSTOS

da fuerza el arco del entendimiento para tratar de "interpre-
tarlos" y construimos toda una exegesis de los rumors del
espiritu del salvaje que han llegado hasta nosotros plasma-
dos en aquellos restos, para levantar, graves y confiados, to-
do el majestuoso edificio de una Ciencia!
Los indios de America estin vengados.




UNA COLECOION ARQUBOLOGICA ANTILLANdA


II.

HISTORIC DE LA COLECCION (*

RESEDA DE 1902 A 1942

Aventuras de un Coleccionista

La primera reliquia de nuestros antepasados prehist6ri-
cos recogida por mi, fu6 un fragmento de olla de barro co-
cido encontrado en el taller del inolvidable pintor Desangles
y obsequiado por este en la Ciudad de Santo Domingo, Pri-
mada de America, en el afio 1902.
Nunca podr6 olvidar el candente interns, mis ain, el in-
fantil arrobamiento con que contempt mi primera adquisi-
ci6n. Pareci6me que una curiosidad tan profunda no habia
saltado por mero accident del fondo de mi mente en aquel
instant; me imaginaba que estaba experimentando el brote
de una afici6n agudisima que a lo mejor tenia una larga his-
toria de familiar. Era en verdad aquella sacudida el aviso
de que :acia en mi una fuerte afici6n por el studio met6dico
del Hombre. Tenia entonces quince afios.
No recuerdo que antes de este incident haya sufrido yo
una conmoci6n semejante, como no fuera la intense satisfac-

(* No ha sido possible ilustrar la historic de la colecci6n con las foto-
grai'as de todos los objetos a que se hace referencia en ella. El lector
nota.:-d a ausencia de las fotograffas de las reliquias reunidas durante
la primera expedici6n a la Repfblica Dominicana.
Agradecemos a nuestro Departamento de Instrucci6n Pdblica la ma-
yor parte de las fotograffas aquf publicadas.




ADOLFO DE HOSTOS


ci6n que experiment con la lectura de una obra llena de da-
tos antropol6gicos, el "Viaje Pintoresco Alrededor del Mun-
do", escrito hajo la direcci6n del marino y explorador fran-
ces Dumont D'Urbille. Despues de mi primer hallazgo, vime
obligado por mi condici6n de adolescent a pasar algunos afios
de inactividad arqueol6gica.

El Tesoro de Boca Chica

Volvi6 la grande alegria para mi en 1907, mientras acom-
pafiaba a mi hermano BayoAn en Boca Chica, precioso luga-
rejo en la costa sur de la Repfiblica Dominicana. Alli fui
sorprendido por la presencia de numerosisimos testimonios
de la era precolombina. Alli estaban, desparramados do-
quiera, a flor de tierra, en la sabana y en el boscaje, como si
los aborigenes los hubieran dejado tirados unos cuantos me-
ses atras y como si pudieran ser de utilidad en un aprieto.
En efecto, Sefio Colom6, un pescador octogenario, comia to-
davia su arroz de una escudilla indigena de interesante for-
ma, hallada un dia junto a su rancho. Y tan buen sabor,
decia 6l, que le impartia al guiso que no quiso desprenderse
de ella, ni ain por una nueva.
Apresureme a sacar provecho de aquella inesperada ri-
queza. Di aviso a los muchachos del villorrio de que deseaba
comprar cuantas reliquias indigenas me trajeran, y a poco,
venian a la casa cargando con pesados "macutos" llenos de
utensilios de piedra y de fragments de ceramica indigena.
Hice excursions a pie par los alrededores (Las Lagunetas,
Agua del Rey, Cabo Caucedo, Andres, San Isidro, Guayaca-
nes y Las Cucamas), aventurAndome una vez hasta Juan Do-
lio, aldea situada en el camino de herradura que unia Boca
Chica y Macoris del Sur. Con el asombro de aquellas senci-
llas gentes y personificando inconscientemente un veteran
explorador, rebusqu6 en Juan Dolio los escondrijos de cuanto
bohio me fu6 permitido penetrar, oyendo en una ocasi6n de-
cir, "ese gringo lo que busca es un entierro". Pero mi acti-
vidad no terminaba .alli: conversaba incesantemente acerca




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


de tales materials con los campesinos, especialmente con los
ancianos, e hice buen acopio de datos folkl6ricos. Gracias a
una encuesta que dur6 various dias y que incluy6 a varias per-
sonas, -conuqueros, monteros, pescadores y labradores- di
con una tumba india en Andres, a fuerza de enlazar perseve-
rantemente una porci6n de datos dispersos. Excav6 un es-
queleto, cerca del cual habia una olla de barro intacta, sin
duda para contener el alimento que los vivos proporcionaban
a los muertos para el viaje de ultratumba. Apareci6 tambi6n
un amuleto, que habiendo escapade mi observaci6n, fu6 luego
descubierto por un chiquillo rebusc6n. Y fue por una raz6n
extraordinaria que un precioso amuleto pudo escapar en aque-
llos instantes el agarre de mis desorbitados ojos: el alcalde
pedineo del barrio, sable en mano, aparecido sibitamente a
mi lado, protestaba de que mi apertura de tumbas indigenas
habia desatado por la noche una invasion de fantasmas lan-
zando lenguaradas ininteligibles que no dejaban dormir al
vecindario. No habia mAs que hablar: sin un oficio de la
autoridad competent no se me permitiria mover una palada
mis de tierra. Y aqui fue donde yo aprendi que la pluma es
mAs fuerte que el sable: un azorado plumazo dirigido a un
amigo en la Capital me trajo el oficio deseado, y el alcalde
pedAneo envain6 su sable.
Seis meses despues, cuando regresaba a Puerto Rico, lle-
vaba numerosos recuerdos de aquella aventura exploratoria.

Una Advertencia Maternal

Cuando mi madre vi6 esparcidos sobre una mesa aque-
llos escombros de la Quisqueya indigena, me dijo con dulzura,
como para no amedrentarme:
"j Qu6 pretends hacer, hijo, con todo 6sto? Si vas a
coleccionar por coleccionar, no tienes mi aprobacidn. No
quiero una urraca en mi casa, agreg6 con energia. Ahora,
si vas a prepararte para estudiar con seriedad lo que retinas,
menos mal, porque, despu6s de todo, algo mis vale -aunque
no much mas- una urraca ilustrada . ."




ADOLFO DE HOSTOS


Yo jurY y perjure que asi lo haria. No obstante, he si-
do la urraca. En cuanto a hacerla ilustrada, s6lo he conse-
guido en todos estos afios que emplume, que emplume ....
+- -0
Nuevas obligaciones me alejaron de mi afici6n; pero el
interest del coleccionista estaba intacto. En 1914 despert6 de
su largo sopor con mis brios que nunca. La experiencia me
ofrecia nuevos medios de acci6n. Si acometia ahora la em-
presa no seria indtilmente. S6lo necesitaba la fuerza de vo-
luntad y la curiosidad insaciable que descubre a cada paso
nuevos recursos para llegar a un fin.
Empec- a reunir con ahinco material escrito y a leer
cuanto podia poner al alcance de mi vista, relacionado con la
oscura ciencia de la prehistoria.

Un Arqljc6logo en Uniforme

Poco tiempo despu6s (1909), ingres6 en el Ej6rcito de
los Estados Unidos. Mis inclinaciones antropol6gicas esta-
ban amenazadas de sofocaci6n en la atm6sfera de cuartel.
Sin embargo, no me di por vencido. La tranquilidad de la
vida matrimonial favoreci6 su resurgimiento, y a principios
del afio 1918, habia ya tomado el empuje de una resoluci6n.
Decidi por fin hacer pdblicos mis deseos y me prepare
a explotar prActicamente la tontuela vanidad de algunas per-
sonas que en aquellos tiempos se dejaban impresionar por el
palido brillo de ciertas posiciones de relumbr6n.
Excepto porque me familiarize con los ardides de la tra-
moya political colonial, la ayudantia military del gobernador
de Puerto Rico era para mi un campo est6ril a la que yo me
propuse sacar, a regafiadientes, algunos frutos de possible va-
lor hist6rico y cientifico. La hora era propicia. Envi6 una
circular privada a los alcaldes de las 73 municipalidades del
pais y me puse a esperar resultados. En ella no solamente
les pedia datos filol6gicos y toponimicos de filiaci6n indige-
nista si que tambi6n les pedia reliquias e informes arqueol6-
gicos. El resultado, mas indirecto que director y mis por ra-















4


*


Vaso de valor artistic, cuyas asas representan iguanas. Cerimica de
la costa sur de Puerto Rico.


y., t ."




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


mificaci6n de intereses personales que otra cosa, sum6 varias
docenas de noticias arqueol6gicas y algunas piedras y frag-
mentos de olleria. Hice una pequefia excursion a principios
de 1916, a la region de las cuevas calizas de Manati, en el ba-
rrio "Covachuelas". Poco tiempo despu6s, en noviembre,
realic6 mi primera larga excursion: Lajas, Cabo Rojo, Yau-
co, Guayanilla, San German, Sabana Grande, otra vez Cabo
Rojo, Hormigueros y Mayagiiez. Volver a la Capital con un
espl6ndido collar de 300 cuentas de agata traslicida (calce-
donia); con cuatro ollitas bien conservadas; haber excavado
un dep6sito artificial de conchas marinas en donde los indios
arrojaban los desperdicios de su cocina ("shell-heap"), y ha-
ber recogido un sinndmero de informes, me parecia una proe-
za de la cual me hubiera enorgullecido si el sacar la cuenta
de lo que habia logrado no me hubiera dado una moci6n exac-
ta de la enorme tarea que tenia yo por delante.

Primeros Estudios

Por entonces ya habia visto algunos de los objetos pro-
blemiticos de la arqueologia antillana; habia leido centena-
res de pdginas descriptivas y empec6 a career en la teoria del
origen espontAneo del arte primitive, modificado por bien co-
nocidos coeficientes variables: clima, suelo, luz, material
disponible, raza, cultural racial, g6nero de vida, alimentaci6n,
etc. "El arte es uno s61o", me decia gravemente en aquel
tiempo. Hay que abandonar por complete la teoria omni-
presente de la influencia de las emigraciones de razas. ZAcaso
eran los franceses prehist6ricos venidos de la India, porque
esculpian el signo de la svastica en sus dolmens? ~Eran los
centro-americanos de hace mil afios venidos de la China, por-
que colgaban del cuello amuletos de jade? ZEran los vasa-
llos de Agueybana en Puerto Rico precolombino descendien-
tes de los aztecas, porque se habian encontrado fragments
de barro en los que habian modelado narices de tipo azteca?
ZY los chinos y los indios, de d6nde salieron?
Escribi mis de dos centenares de cartas a personas de




ADOLFO DE HOSTS


todas las classes sociales hasta que, haciendo labor detectives-
ca, llegu6 a desenredar ciertas madejas de informaci6n tras-
mitidas de boca en boca a trav6s de largos afios. Por ejem-
plo, aprendi que el abuelo de mi amiga X habia visto, hacia
30 afios, en la casa de un sobrino de K un cemi sujetando la
puerta en un bohio de su medianero J, en la guardarraya del
barrio Caguana, de Utuado!
La fiebre seguia subiendo. Me acercaba a un estado de-
lirante. Salia al campo a menudo; iba de rancho en rancho,
de cueva en cueva. Pedia, compraba, cambiaba, magnetiza-
ba y enamoraba a cuanta jibara o jibaro le habia caido en
las manos un "monifato" de los indios. Trep6 riscos, vadi6
rios, hasta echar la lengua por fuera . A mediados de
1917 tenia ya en casa una colecci6n verdaderamente repre-
sentativa del arte borincano.
Contemplando los amuletos y figurillas humans empec6
a career en el desarrollo paralelo del arte y de la vida. El
hombre es parte de la Naturaleza, me decia; todo lo que es
parte de la Naturaleza, esta regido por las fuerzas que man-
tienen invariable el orden natural, luego el hombre esta mo-
vido por tales fuerzas. Seg6n 6sto, el hombre sufre, en el
desarrollo de su arte, similares vicisitudes de expresi6n a las
que sufre la Naturaleza en el desenvolvimiento de las formas
biol6gicas. iC6mo podria el hombre primitive sobreponerse
a las influencias naturales?
Y he aqui c6mo llegu6 a percibir que a menudo existe
cierta semejanza entire la forma exterior de algunas de las
etapas del embri6n human y algunas de las etapas del arte
de la representaci6n de la figure humana por los pueblos pre-
hist6ricos 6 sumamente primitivos. Parece que existiera cier-
to paralelismo entire la morfologia del embri6n human, en
sus faces externas, y el process artistic en las etapas embrio-
narias de la cultural, en cuanto a la representaci6n de la fi-
gura humana se refiere. Este casi paralelismo continda re-
velAndose a veces durante el crecimiento de la cultural espi-
ritual. Asi es que el Arte viene a ser un reflejo del estado
spiritual del pueblo que lo produce. Pareciame que la evi-




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


dencia arqueol6gica tendia a sostener tales creencias. Obser-
vese, si no, los pasos adelantados desde el amuleto neolitico
hasta, por ejemplo, la Venus de Milo, y hagase un balance del
progress intellectual de uno a otro extreme.
Pero volvamos a nuestra Resef a.
El recuerdo de mis afanes en los alrededores de Boca
Chica merece mas espacio. Entre los habitantes de aquellos
vastos campos aislados encontr6 diseminados una porci6n de
creencias, tradiciones y supersticiones relacionadas con el re-
cuerdo de la raza aut6ctona de la Isla, algun'as de las cuales
oi de nuevo en los labios de los jibaros de Puerto Rico. Mu-
chos creian en la existencia actual, clandestine, de los indios,
en la espesura de remotas montafias. Otros creian que adn
habitaban en cuevas, como lo probaba el hecho de que, en
ciertas cavernas, se "barrian" misteriosamente las entradas
o vestibulos (lo que se debia en realidad a la acci6n de las
corrientes de aire que se produce generalmente en las galerias
de las mis profundas cavernas). Tambien solia verse, creian,
en el fondo de las lagunas subterrineas, que abundan en las
grandes cuevas calcAreas, a una india viva (anfibia?), sen-
tada bajo las aguas, tranquilamente peinando su larga cabe-
llera. Las hachas de piedra, eran tenidas, por supuesto (co-
mo en todas parties del mundo, desde la China hasta la Pa-
tagonia), por "piedras de rayo". Un hilo amarrado a su re-
dedor estaba libre de combustion, aunque se le acercara una
brasa. Los pobres indios, eternamente fugitives, habian si-
do vistos por los monteros y, sorprendidos, hablaban "un len-
guaraje" ininteligible y se lanzaban despavoridos a la carre-
ra; algunas veces adoptaban la forma de un ciguapo, una cria-
tura que parecia una grande ave, con el pecho de hombre, cu-
bierto de pelo, que andaba con el cuerpo derecho (como un
pingiiino) y era sumamente arisco. Habia sido visto, la 61-
tima vez, por un montero que buscaba panales de abejas sil-
vestres en el bosque. Las propiedades medicinales de las
piedras de rayo eran muchas y variadas. Graves males es-
peraban al explorador que osara abrir las sepulturas de los
aborigenes. Tambi6n era sumamente "peligroso" el penetrar










ADOLFO DE HOTOS


en las cavernas, pues era possible provocar la c6lera de los
"indios", quienes podian tomar horribles venganzas. Las
pictografias talladas en las paredes de la entrada de las cue-
vas ofrecian otra prueba de la existencia actual de los indios.
En cuanto a la possible supervivencia de supersticiones
indigenas, se me asegur6 que todavia existia en algunos pa-
rajes remotos de la Republica, a fines del siglo pasado, la cos-
tumbre de "hacer el rinc6n" a un difunto. Reunianse los do-
lientes y amigos en el aposento del difunto y hacienda una
gran griteria en el rinc6n en donde expire, pretedian ahu-
yentar el espiritu del que fu6, que suponen merodiando por
aquel sitio. Tambien subsistia la creencia de que un ruido
inesperado entire las ramas de alg6n Arbol en la jungla era
producido por un espiritu que deseaba llamar la atenci6n del
caminante.
Los frutos materials de la expedici6n fueron no menos
interesantes:
21 objetos instrumentso) de piedre.. hachaa,, cinseles,
pistilos, etc.
70 fragments de ceramica, de much interest.
140 fragments de cerAmica, de menor interns.
1 olla de barro, intacta.
Algunos ejemplares anat6micos.
1 esplendido amuleto de marmol bianc.j: utro de cuarzo
y un fragmento de una hacha mrnolitica.
Del craneo encontrado en la tumba dle Bahia Andres,
guard la siguiente descripci6n:
S. "Estd muy bien conservado, hasta el extremo de
que afn los mas pequefios huesos permanecen en sus
sitios respectivos. Muchos de lo dientes conservan el
esmalte, y aparentemente no han sufrido cambio al-
guno, except que se han fundido por complete con las
paredes de los alveolos".
"Este ejemplar conserve el maxilar inferior. El
hueso frontal habia sido achatado artificialmente como
era la costumbre, y no se levanta mas que alrededor
de una pulgada sobre los huesos superciliares."
























































Collar de cuentas de piedra, con su amuleto. Guayanilla,
Puerto Rico.




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


El crneo, junto con la mayor parte de los huesos del es-
queleto, fu6 encontrado al cavar una zanja como de tres pies
de ancho a trav6s de un pequefio espacio ligeramente elevado
sobre la superficie del terreno. Dos esqueletos sentados fren-
te a frente, los brazos cruzados sobre el pecho, fueron encon-
trados a unos tres pies de profundidad. Algunos objetos de
uso domestico rodeaban los esqueletos y algunas largas fi-
bras de madera que conservaban la forma del espaldar de
un ture. Como casi todos los huesos del esqueleto, las fibras
se convertian en polvo al ser tocados.
La topografia del sitio en donde habia estado el pueblo
indio de Boca Chica debe ser recordada, porque ofrece aque-
las condiciones y ventajas 6ptimas que podemos suponer mAs
convenientes para localizar una aldea indigena:
Una sabana natural, casi completamente llana a
orillas del mar. Pasto corto o grama. Terrenos per-
meables, con desagiie natural. Agua de beber obte-
nible a cuatro o cinco pies de la superficie. Linea
del bosque, casi paralela a la costa, de 300 6 600 yar-
das de la playa, que suplia al caserio de lefia, caza y
tierras adecuadas al cultivo de la yuca, el maiz, ha-
bichuelas, etc. Abundancia natural de la guayiga,
plant que suplia alimentaci6n cuando fallaban las co-
sechas. Las aguas del mar cercanas son las de un
remanso, al fondo de la bahia de Boca Chica, casi
siempre completamente tranquilas, y abundantes en
pesca de todas classes incluyendo careyes, lambios y al-
mejas. El remanso esti formado por la division de
la bahia en dos parties por una linea de arrecifes que
corre de Este a Oeste (en direcci6n general), y que
separando asi las agitadas aguas del mar libre de las
encerradas entire la playa y los arrecifes, forman un
area de peremne tranquilidad sobre la cual, como di-
jo el poeta, "el sol poniente describe todos los dias su
epitafio en dorados signos"; area de fondo de arena
y de progresiva profundidad naturalmente adaptable
a la cria de varias species marinas, y a la explota-




ADOLFO DE HOSTOS


ci6n industrial de 6stas por el hombre primitive.
Abrigo de casi todos los vientos, except los del Sur,
que no eran muy frecuentes en la region. N6tese que
muchos de los sitios indigenas mas poblados y mis
adelantados en Puerto Rico y Jamaica estaban en la
costa Sur (batlovento), de dichas islas. (Vease Duer-
den, "Aboriginal Remains of Jamaica", y Fewkes en
"Prehistoric Culture in the West Indies").
Superpuesta en el magnifico lar de la aldea indigena ve-
getaba la aldea dominicana en 1910. Tan hondamente habian
penetrado sus raices tradicionales en el fondo indigena de
aquel suelo, que los boca-chiquefios de entonces parecian ha-
ber heredado integras algunos rasgos de la cultural material
de los araguacos. Salvo por el uso de las carnes de animals
dombsticos de nuestro tiempo, su alimentaci6n era muy pa-
recida a la de los indios. Sembraban la yuca en montones
y para convertirla en casabe usaban casi exactamente el mis-
mo atavio que sus desnudos antecesores habian traido del va-
lle del Orinoco: guayos de madera en los que incrustaban agu-
das puntas de piedra; bateas de madera gruesa, labrada por
ellos mismos, para recoger la pulpa de yuca; el cibucin o em-
budo de empleita de palma para exprimir la pulpa asi pre-
parada. Y por iltimo, el fog6n de tres piedras para colo-
car el burn o disco de barro, o en algunos casos de hierro,
sobre el cual tostaban la pulpa.
Nada me sorprendi6 tanto, sin embargo, como ver a los
boca-chiquefios, despu6s de una fuerte sequoia que malogr6 sus
cosechas, recogiendo los tub6rculos de guiyiga en los matorra-
les de la costa, como lo hubieran hecho los indigenas, para
prepararlos de modo similar a la yuca utilizada para hacer
casabe y comerlos amasados en forma de bolas cocidas.
*. -*- 4-
Los Primeros Arque6logos de Puerto Rico

Volvi a procurar los libros de los mis reputados autores
que, en Puerto Rico, habian trabajado con ahinco en el cam-
po de la arqueologia: los doctors Stahl y Coll y Toste. Me




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


percate que ambos habian utilizado principalmente el mate-
rial arqueol6gico mis bien como medio de corroboraci6n y
ampliaci6n de los relates de los cronistas acerca de la vida
y costumbres de los indigenas. Ambos habian preferido tra-
tar el tema mis desde el punto de vista de la historic, que de
la etnologia y la arqueologia.
En aquel tiempo tuve ocasi6n de conversar con ellos y
con otros asiduos estudiosos de la prehistoria de la Isla, el
Padre Nazario, el Dr. Zeno Gandia, el Lcdo. Pedro Monclova,
y con los mas entusiastas coleccionistas de la 6poca; Jos6 de
Diego, Vicente Balbis, el Dr. Izquierdo, y otros mis modes-
tos. Llegu6 tarde a ellos, pues casi todos habian dispuesto
de sus colecciones fuera del pais, quizA decepcionados por la
enorme indiferencia ptiblica hacia sus studios.
Parece que ninguno de sus contemporineos habia llegado
a ver en la arqueologia un estimulo del patriotism, por cuan-
to ayudando a reconstruir el pasado olvidado de los pueblos,
aviva el amor consciente a ellos.
Apunt6 que mi primera excursion exclusivamente ar-
queol6gica, la realic6 a fines de 1916, explorando (por indi-
caci6n del Sr. Basilio V6lez, aficionado a la historiografia),
la region interesantisima de las cuevas calizas de Morovis.
Efectivamente, alojado en la casa del Sr. Tito Camacho, pu-
de dedicar dos dias a visitar las montafias del Barrio Cova-
chuelas, perforadas en todos sentidos por una larga series de
cavernas, repliegues y galerias subterrAneas, admirablemente
adaptables para servir de asilo a un pueblo primitive, sobre
todo si huia de la opresi6n de un pueblo mas fuerte. A pe-
sar de que la explore activamente, no pude encontrar mis ves-
tigio de ocupaci6n aborigen que dos o tres osarios sepultados
bajo una capa de murcielagina, en otras tantas cavernas. A
la entrada de algunas de las cuevas que contenian huesos hu-
manos podian verse confusas pictografias. Como no hubo
tiempo de hacer extensas excavaciones, no pude cerciorarme
de la presencia de artefactos en los osarios. Sin embargo,
algunas hachas y cinceles habian sido encontrados en ellos,
por mAs que los trabajadores que extraian el huano negaban




ADOLFO DE HOSTS


que se hubieran encontrado objetos de clase alguna. En cam-
bio recibi despues de mi viaje, y enviados por el Sr. Camacho,
algunos objetos de piedra, perfectamente cubiertos por una
patina de id6ntico color a la murcielagina, que habian sido
encontrados en la region de las cuevas. Creo que 6sto es una
prueba concluyente de que habian sido sacadas de aquellos
dep6sitos.
Es indudable que las cavernas profundas, completamen-
te oscuras y h6medas, fueran jams habitadas por los indi-
genas, exceptuando quizas los negros dias de la conquista en
que, s6lo en las entrafias de la tierra, creian encontrar se-
guro refugio. Pero adn asi, esta ocupaci6n debe haber sido
temporal. En Am6rica, como en Europa y otros lugares de
la tierra, el hombre de la edad de la piedra solia habitar bajo
los cobertizos claros y ventilados ofrecidos por las grandes
rocas proyectantes, y no en el fondo de antros espantables.
Estos filtimos lugares se prestaban al uso que la pala y el
sentido comdn nos ha revelado, el de sepulcros y osarios.
Para estos fines preferian, como puede verse en el Barrio
Covachuelas, condiciones de inhabitabilidad 6 inaccesibilidad.
En un picacho empinadisimo, de laderas casi verticales y ro-
deado de precipicios, habian aprovechado las hendijas de las
rocas para depositar huesos, especialmente crdneos humans.
Un repliegue superficial contenia various crineos; la hendija
de una roca otros tres, colocados uno al lado del otro. En al-
gunas cavernas se habian hecho entierros secundarios; es de-
cir, que se habian agrupado los distintos huesos de una misma
clase, despues del primer entierro, de manera que una- cueva
contenia grandes cantidades de huesos pequefios (falanges
de los dedos y los pies, etc.), y otras, huesos largos (tibias,
f6murs, etc.). Supongo que con la separaci6n de los huesos
se perseguia el fin de evitar que el Espiritu Mal6fico pudiera
hacer dafio a un difunto cuyos restos no podian encontrarse
por estar desmembrados y dispersos a considerable distancia.
Segin el Dr. Zeno Gandia, Pinart habia observado lo mismo
en las cuevas funerarias cercanas a Arecibo, en su viaje de
1887 (?).




UN A, t w EC'CIVX ARKQUE)LOGICA ANTILLANA


Terminada la somera inspecci6n de las cavernas, visit
el pueblito de Morovis en donde encontr6 la buena voluntad
del 6nico coleccionista del pueblo, un anciano, el Sr. Barreda,
quien me cedi6 algunas hachas y otras cosas.
Al dia siguiente march para Manati, pasando la tarde
y la noche en el pueblo, partiendo muy temprano para la Cue-
va de las Golondrinas, en compaiia del Sr. Basilio Vl6ez. Por
el camino compr6 una hacha de tipo caribe a un campesino
que la utilizaba para hacer lefia. El jibarito insistia en pro-
rogar la venta hasta la mafiana siguiente, alegando que ne-
cesitaria usar el hacha durante la prima noche. Yo me negue
a complacerle. La experiencia me habia ensefiado que las
practices dilatorias de los campesinos obedecian en estos ca-
sos al deseo de posponer la venta para tener la ocasi6n de
romper o partir en dos la cosa deseada a fin de ver si conte-
nia oro por dentro, pues ellos no podian entender que un
seniorr" se interesara tanto por lo que a ellos les parecia un
insignificant chino del rio o cosa por el estilo.
La Cueva de las Golondrinas ha sido bien descrita por
Fewkes en su "Aborigenes de Puerto Rico". Todavia estaba
al descubierto la gran zanja exploratoria que 6ste habia ex-
cavado. Yo tambi6n entretuve algunos peones haciendo otra
zanja entire la pared de la caverna y la excavaci6n de Fewkes.
S6lo aparecieron algunos pedazos de olleria iguales a los que
habian sido desechados por otros exploradores y que estaban
amontonados en una esquina de la cueva. El suelo de esta
caverna ha sido frecuente, aunque no completamente, remo-
vido por buscadores de "entierros", pues la presencia de las
pictografias en las paredes es tomada por un indicio seguro
por los habitantes circunvecinos de que hay "un gran entierro
de plata antigua" en ella. Una ligera inspecci6n de los alre-
dedores me ha convencido de que, desde el punto de vista et-
nol6gico, esta region puede tener mayor importancia de la
que se le atribuye. La conformaci6n del terreno se prestaba
a su ocupaci6n por indigenas. En la formaci6n geol6gica de
que es part la cueva y en otras que atestiguan una diferente
topografia en 6poca remota, abundan las "solapas" 6 lines









ADOLFO DE HOSTOS


de viejos niveles del mar, en que la roca esti socavada por el
antiguo embate de las olas, formando un cobertizo natural
("abri de roches"), que el hombre primitive ha aprovechado
en todas parties, para vivienda. Apenas se remueve el suelo
en distintos lugares de estos cobertizos, aparecen fragments
de barro trabajado. La cercania de la desembocadura del
rio Manati; la importancia de las pictografias de la Cueva
de las Golondrinas, y la adaptabilidad de los alrededores a
un asiento important de indigenas, parecen presagiar el buen
6xito que espera a una exploraci6n sistemdtica del area que
rodea a las Golondrinas, en un radio de dos 6 tres millas.
Desde Manati, regres6 a San Juan.
En noviembre del mismo afo, me visit el Sr. S. K.
Lothrop, un funcionario del "Peabody Museum", dependencia
de la Universidad de Yale. A este senior mostr6 mi Mapa
Arqueol6gico de Puerto Rico, en preparaci6n, que estudi6 con
aparente gran interns. Hablaba con entusiasmo de su future
visit al yacimiento de desperdicios de cocina ("shell-heap"),
de Punta Ostiones, acerca del cual yo habia obtenido algunos
informes de labios del Dr. Herbert Spinden, del Museo de His-
toria Natural de Nueva York, y autor de una de las mas be-
llas obras de su clase que jams se han publicado -Arte
Maya- que interpreta lo oculto en la estetica de un pueblo
primitive de nuestro hemisferio.
Este senior habia intentado estudiar la estratificaci6n de
dicho conchero y habia eneontrado que varias de sus capas
mostraban cinco cambios bien marcados en el procedimiento
de la manufacture de los objetos de barro cocido que conte-
nian. Si no recuerdo mal, habia asignado a la capa inferior
una antigiiedad de 600 afios, tomando como punto de refe-
rencia el afio del descubrimiento de America, y haciendo a la
capa superior contemporinea con este acontecimiento.
Estas determinaciones, con perd6n del sabio Spinden,
me parecieron merecer mas bien el nombre de conjeturas, pues
salta a la vista la imposibilidad de fijar la relaci6n de tiempo
basdndose en el espesor de capas artificiales sujetas en su
formaci6n a causes fortuitas y no a leyes invariables de la











































''A-
I


Vaso Policromado. Efigie de la Rata Canguro. Chiriqui, PanamA.


,~'~'
~ rS,'L~IY


-r


c




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


naturaleza. En cuanto a la fijaci6n del tiempo transcurrido,
fundAndose en los cambios del procedimiento de manufacture,
se puede decir que las dificultades son todavia mAs series.
Por ejemplo, Lcuantos coeficientes o factors variables influ-
yen en la duraci6n del period del barro arcAico? (Barro
amasado en su estado natural sin agregarle ingredients, mo-
delando la vasija por simple ahuecamiento de la masa, sin el
uso de moldes ni enroscamiento de filetes de barro; dejando
la superficie del objeto sin pulir, ni siquiera alisar ni pintar;
con ausencia de toda clase de adornos; cocci6n solar). Vamos
a suponer que los factors de este hecho (el descubrimiento
de la manufacture de objetos de barro), fueran multiples.
Es facil inferir el efecto, variable y modificador, de los fac-
tores relacionados con las necesidades vitales del hombre, por
lo tanto la complete imposibilidad de fijar la duraci6n de
esos factors en los cambios de procedimiento de manufactu-
ra. Mientras que una tribu ha permanecido en el period
del barro arcaico solo unos cuantos afios (vamos a suponer
por la presencia de otros medios naturales de transportar
agua), otra puede haber permanecido en 61 centenares de afios.
Y asi sucesivamente con respect a la duraci6n de las dis-
tintas etapas que marcan el desarrollo del arte de la cerAmica.
IQuien puede asegurar cuantos afios han transcurrido en Cen-
tro-Am6rica, entire el period de la decoraci6n a un s6lo co-
lor y el de la policroma? En Puerto Rico, por ejemplo, s61o
se han encontrado vestigios de la primer (*) y en Centro-Am&-
rica, abundantisimos testimonios de la segunda. Vamos a
suponer que este arte dependiera exclusivamente del conoci-
miento de la preparaci6n de pinturas. i QuB valor cronol6-
gico tiene este dato? Y pensando asi, deseche como meras
suposiciones las conclusions del afamado arque6logo y me
prepare a ver con mis propios ojos el conchero.
Por lo demas, Lothrop me habia dicho que todavia que-
daban en Cabo Rojo unos tres o cuatro ejemplares de barro,

(*) Afios despu6s de este escrito han aparecido en Puerto Rico ejem-
plares de ollerfa policromada, halladas en el Barrio Canas, de Ponce, por
el Dr. Montalvo Guenard.




r-I It I HTOS


intactos, en poder de algunos vecinos, y me decidi a probar
fortune. Parti para Lajas en el tren nocturno de las nueve,
y creo llegu6 al pueblo a las seis y media o siete de la ma-
fiana. Pocas horas despues recogia con mis propias manos,
en el conchero de Las Cucharas, finca del alcalde Sr. Ramirez
Ortiz, un objeto de hueso tallado o vomitatorio con que se
practice el rito de la purificaci6n en los actos religiosos. El
yacimiento estaba a la orilla de una quebrada, estando sem-
brado de cafia en toda su extension. La tierra que lo cubria
era usada como abono por los vecinos, indudablemente, de-
bido a la gran cantidad de despojos orgAnicos que habia con-
tenido en un tiempo, y algunos de cuyos principios quimicos
(por ejemplo, los que podian disipar la desintegraci6n de las
grandes cantidades de huesos y conchas de mariscos), evi-
dentemente subsistian. El duefio de las tierras me inform
que hacia pocos afios, un desconocido habia recolectado mu-
chos objetos que estaban en la superficie misma del suelo.
Este yacimiento, que cubre un area de tres o cuatro cuerdas,
debe ser explorado sistemiticamente. Las tierras deben ser
minuciosamente cernidas, como lo han sido las arenas de
Egipto por los egipt6logos, y una rica cosecha de pequefios
objetos delicadamente tallados recompensaria al investigator.
Un precioso abalorio en piedra verde fu6 encontrado en los
alrededores.
Despues de haber pasado ocho horas en Lajas parti para
Cabc Rojo. Puesto al habla con el alcalde (Sr. Juan Pa-
b6n) ':', arregle para el dia siguiente una visit al conchero
"El Viejo", un yacimiento que ocupaba various acres y que es-
taba parcialmente bajo cultivo. Una quebrada lo cruzaba en
uno de los extremes, y aqui la capa de conchas marinas tenia
mas de cuatro a cinco pies de profundidad. Dos o tres palas
y picos empleados aqui durante unas horas sacaron a luz un
sello de barro para uso en la decoraci6n de la ceramica. La
cantidad enorme de conchas de caracol o desperdicios de co-

(*' Una de las palas que trabaj6 activamente, la manejaba el propio
alcalde que, a pesar de sus aflos, demostr6 asi su bondadosa adhesion,
decidida y personal, a mis proyectos.




UNA OOLECOION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


.cina amontonados en este sitio, puede juzgarse por el dato
arriba apuntado y por el hecho de que a poca profundidad
de la superficie, el material consistia exclusivamente de con-
chas de caracol, pedazos de tallos de coral (a los que, proba-
blemente, habian estado adheridos algunos moluscos usados
como alimento), huesos de hutias y palomas, espinas de pes-
cado, mandibulas de cangrejo y varias classes de conchas de
ostiones y otros bivalvos.
Dos dias despu6s, luego de completar los preparativos
necesarios, salia para Yauco. El alcalde, Sr. Antomattei, no
parecia muy inclinado a fomentar expediciones arqueol6gicas.
Visit la biblioteca escolar y la casa de los Padres Dominicos
holandeses establecidos en Yauco. Disfrut6 de la agradable
compafiia de los frailes y escuch6 con simpatia las piezas de
miisica con que alternaron en su piano una conversaci6n in-
teresante. El Prior, Padre Joaquin, me cedi6 amablemente
el objeto No. 149 (un elipsoide de piedra negra de admirable
hechura), que no he vuelto a ver repetido en otras ocasiones
y que 61 tenia por un aerolito. El vertiginoso movimiento de
rotaci6n de la caida, decia l1, le habia dado la forma elipsoi-
dal! Pero el pulimento artificial de la piedra y su simetria
perfect no daban lugar a conjeturas. (Objetos parecidos,
aunque much mas pequefios, han sido descubiertos por los
arque6logos americanos en la Isla Margarita, Sud Am6rica).
, Al dia siguiente parti a caballo para Guayanilla. El Al-
calde de la poblaci6n me cedi6 una ollita y otros objetos que,
se decia, el Padre Nazario habia dejado olvidados. Entre
ellos, una que merece menci6n especial. Tratase de una pie-
dra amorfa en la que se ha tallado una semejanza del cuerpo
human, cuyo tronco y brazos estAn meramente indicados y
cuyo rostro carece de boca. Es uno de 6 6 700 objetos pare-
cidos existentes en la Colecci6n Nazario, que son notables por
estar casi cubiertos con ciertos signos generalmente rectill-
neos tallados en la superficie que el Padre creia err6neamen-
te que se parecian algo a las inscripciones cuneiformes. La
piedra de que estin hechos parece blanda y contiene piritas
de hierro. Estos objetos son por su forma, clase y material,




.ADOLFO DE HOSTOS


talla que sugiere el uso de instruments de metal, inscripcio-
nes y limitaci6n del sitio de donde proceden (Yauco), unicos
en Puerto Rico y en las Antillas todas. Tampoco han sido
anunciados de otros paises de AmBrica. Fewkes ("Aborigi-
nes of Puerto Rico") los consider, quiza festinadamente, de
dudosa autenticidad, creyendo que eran falsificaciones hechas
por los campesinos, para obtener alguna gratificaci6n del Pa-
dre Nazario. Ignoraba Fewkes que el modo de ser de nues-
tros campesinos hacia sumamente improbable que ellos hu-
bieran llevado a cabo la tremenda labor de grabar millares
de signos en la superficie de centenares 6 millares de pie-
dras, por conseguir unos cuantos centavos, cantidades tan
pequefias que ellos mismos hubieran despreciado, adn tratin-
dose de transacciones legitimas que hubieran requerido mu-
cho menos esfuerzo.
Por su parte, el Padre Nazario me ha referido su des-
cubrimiento en estas palabras:
"Estando yo atendiendo las obligaciones de mi curato
en Guayanilla, fui una vez llamado a la cabecera de una vie-
jecita moribunda. Conocedora la anciana de mis aficiones
por las antigiiedades, me dijo queria confiarme un secret
que ella habia recibido de su padre y guardado con religioso
celo. "Quiero decirle", agreg6, "donde estA la biblioteca de
Agueybana, el iltimo cacique de Guayanilla. Mi padre ha-
bia oido decir de antiguos moradores del barrio que en cierto
sitio, no muy lejos de Yauco, estaba enterrada la biblioteca
de los Indios." Y agreg6 al relate una explicaci6n detallada
del lugar.
El Padre Nazario me refiri6 entonces, que segfin sus
cuentas, podia asegurarse que el relato de la anciana mori-
bunda partia de noticias originadas en el siglo XVIII y tras-
mitidas hasta ella de labios de su padre, quien tambi6n mu-
ri6 muy viejo. Deseoso de hacerme ver su convicci6n acer-
ca de la autenticidad de esas piedras, continue el Padre di-
ci6ndome, que habia seguido las indicaciones de la anciana y
sin dificultad alguna habia encontrado el deseado tesoro de
la antigiiedad. Nada parecia indicar la existencia de tan








UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


singular acumulaci6n de objetos. S61o habia una ligera on-
dulaci6n en el terreno. Una gran laja tapaba la entrada.
Levantada esta lipida, empezaron los excavadores a sacar
piedras inscritas en tal nimero que fu6 necesario abandonar
entonces la tarea de vaciar el dep6sito. Durante afios des-
pu6s, se estuvieron extrayendo "volimenes", que eran Ileva-
dos a la casa del Padre Nazario en Guayanilla, mediante el
ofrecimiento de modestisimas gratificaciones. El Padre in-
tent6 descifrar los signos, pero no persevere suficientemente
en la empresa, no habiendo alcanzado a escribir sobre el asun-
to mAs que un cuadernillo que, por cierto, me permiti6 leer.
Pude inferir de su lectura que el Padre atribuia esas piedras
a los caldeos; pero su t6sis estaba diluida en divagaciones ex-
trahias al tema central, que no permitian Ilegar a bien defi-
nidas conclusions.
Cuando el Padre Nazario fue trasladado de Guayanilla
a San Juan para residir en el Obispado, le acompaii6 su co-
lecci6n. Con ella algunos centenares de estas piedras, que
fueron depositadas bajo el aposento que 61 habitaba. El he-
cho de que muchos de los caracteres estaban repetidos en dis-
tintos ejemplares; la uniformidad del material y la ausencia
absolute de falsificadores de reliquias indigenas en Puerto
Rico, por los afios del hallazgo (del 1880 al 90), son circuns-
tancias que ameritan una investigaci6n. El padre Nazario
creia tambi6n que Puerto Rico habia sido visitado por perso-
nas de la rama sacerdotal de la raza hebrea, various siglos an-
tes del descubrimiento.
Entrevist6 varias personas en Guayanilla y tom6 algu-
nos informes de los habitantes. Conoci al Sr. Arturo Llu-
beras, quien me invite a visitarle en la oficina de su Central.
Estando alli, se acerc6 un hombre, y me cont6 que hacia al-
gun tiempo "un pe6n di6 con la azada ahi" (ensefiando un
cafiaveral cercano a la oficina), y vi6 con sorpresa que sal-
taron muchas cuentecillas, al mismo tiempo que se rompia un
recipient de barro.
"El pe6n me ensefi6 algunas cuentas, prosigui6, y yo me
acerqu6 a ver la ollita, que rota en various pedazos por la aza-








ADOLFO DR HOSTOB


da, contenia algunas cuentas. La olla se boto, las cuentas se
engarzaron en un hilo, aunque se perdieron muchas al rom-
perse la vasija. Y ... las regale a la Sra. Monserrate Mattei
de Mejia, prima del duefio (de la finca en donde estibamos),
y quien vive en Piedras Blancas."
Me apresur6 a conseguir unas lines de presentaci6n del
Sr. Lluberas para su prima, y part inmediatamente para
Yauco, Ileno de las mis risuefias esperanzas. Muy tempra-
no, al dia siguiente, acompaiiado del Cabo Castillo, de la Po-
licia Insular, parti para Piedras Blancas y me interned du-
rante varias horas, admirado, en una de las regions mis
agrestes y bellas de Puerto Rico, siguiendo la ruta de la pro-
;yectada carretera de Yauco a Lares. Pronto hubiera llegado
a la region de la Indiera, ain mis agreste, montafiosa y ne-
blinosa, bicn adecuada a ser refugio de un pueblo en desban-
dada, como dice la tradici6n, que lo fueron esos lugares para
los indios de Puerto Rico, en su retirada final, vencidos y
amedrentados por los conquistadores.
Cerca de las once de la mariana llegamos a la casa de la
finca de "Piedras Blancas", y media hora despu&s, gracias a
la bondad de esta familiar, estaba el collar en mis manos. El
collar de esta misma clase que segin Otis T. Mason era la
maravilla du la Colecci6n Latimer, descrita por 6l, en una pu-
blicaci6n del Smithonian Institution, estaba entire mis dedos
quintuplicado, pues las 70 cuentas de calcedonia del collar de
LAtimer estaban en este otro reproducidas en n6mero de mas
de 300 y conservaban hasta su amuleto!
Mi alegria era inmensa: habia logrado una prenda de
mayor cuantia. Una muy parecida a la que el Padre Las
Casas habia dedicado una de sus grificas descripciones en la
Apologetica, diciendo que las cuentas estaban perforadas en
sus lados para insertar plumas de vivos colors, como las de
cotorra. Estos agujeros, decia, daban a las cuentas el as-
pecto de muelas cariadas. Otros autores de la antigiiedad,
admirando la habilidad y constancia increibles que represen-
taban hacer esas cuentas sin instruments de metal, escri-


















































Puiial de piedra negra. Afiasco, Puerto Rico.
Fotografia parcial del objeto.




UNA OOLECOION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


bieron que el collar de cuentas era la obra maestra de la litica
indo-antillana.

Una Muineca de Piedra

Dirigiame un dia hacia El Cayito en las cercanias de
Santa Isabel. Montalvo Guenard, Balbas y Lothrop habian
logrado buenas cosechas de antigiiedades en el famoso con-
chero.
Caminaba yo lentamente por la playa, con ojo avizor,
consciente de que estaba pisando, como dicen los americanis-
tas criollos, buenas "tierras de indios". De pronto vime pa-
sando frente a una nifiita campesina que, sentada en la are-
na, cantaba a una mufieca, acostada sobre su falda.
Deteni6ndome, me incline hacia ella para mejor ver aquel
juguete que me pareci6 extrafio, exclamando con viveza:
-"iC6mo! Tdl juegas con una mufieca de piedra? iD6-
jame verla!-
Tomfndola en mis manos comprob6 que era efectivamen-
te una piedra aquello, no por cierto, serrin ni cart6n. La
cabeza, plana como una tabla, tenia las facciones esculpidas
en ligero alto relieve, de indudable factura indigena. La ni-
fia habia pintado las hundidas mejillas y los inexpresivos la-
bios de rojo y habia cubierto su cuerpecillo, sin brazos ni pier-
nas, con un vestidito hecho de retazos de variados colors.
Fue necesario que el padre de la nifia explicara c6mo ha-
bia llegado alli aquella "mufieca", inica en el mundo entero.
Una fuerte marejada, dijo, la habia arrojado a la playa; los
nifios del barrio la habian convertido enseguida en un ju-
guete.
Toc6me a mi, mediante un justificado soborno, devolver-
la a su legitimo papel de pieza de museo, luego de quitar el
colorete con agua y jab6n. Un ligero remordimiento me hi-
zo pensar que la "mufieca" perderia para siempre los cantos
de cuna y los halagos de la inocencia infantil.
Regres6 a San Juan, via Mayagiiez, en donde compr6 una
pequefia colecci6n a una maestra de escuela. Contenia dos





ADOLFO DE HOSTOB


cemies, un collar, una olla rota y varias hachas y cinceles de
piedra.

Una Obra Maestra Indo-Antillana
I
Por aquellos dias me aguardaba una sorpresa enorme.
Sin saber por qu6, insistia conmigo mismo en visitar algunos
coleccionistas de la costa sur de la Isla: Santa Isabel, Jua-
na Diaz y Ponce. Parecia guiarme un atrayente presenti-
miento.
Una mafiana de 6sas vime en la casa de mi amigo el
Lcdo. Pedro Monclova en Juana Diaz, inesperadamente fren-
te a la obra maestra de la escultura pre-hist6rica de las An-
tillas. Yo no sabia si aqu6llo era un idolo, un cemi modifi-
cado o simplemente la obra de un inspirado retratista primi-
tivo, tan grande artist en su grandeza potential como Mi-
guel Angel mismo lo habia sido en su grandeza realizada, en
parte, por virtud de la cultural greco-romana de su ambiente
native.
Durante un largo rato mire aquella escultura sin articu-
lar una palabra. &Qu6 mejor prueba hubiera yo podido adu-
cir para demostrar que era 6sa una genuina obra maestra?
Habia yo enmudecido al primer vistazo que le diera. Efec-
to del primer impact emotional producido por una obra de
genio? Poniendome instintivamente en puntillas me acerqu6
a la luz de una ventana. iQu6 maravilla! La barbarie so-
brepujandose a si misma en las manos de aquel individuo an6-
nimo, habia vencido asi todas las limitaciones de la t6cnica
de su era: los viles instruments de piedra, tan toscos e im-
perfectos; la falta de todos los medios necesarios para produ-
cir las condiciones fisicas adecuadas a la producci6n artis-
tica; habia vencido todas las limitaciones impuestas por las
groseras concepciones artisticas y las tradiciones de su pue-
blo. En suma, habia creado una semblanza del rostro hu-
mano en tres dimensions que poseia a la vez que realismo
anat6mico cierta vaga expresi6n personal, cierta cualidad de
vera efigies, a pesar de que se habia tallado entire finos la-




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


bios, una desmesurada boca, respetando asi la costumbre coe-
tanea que se lo exigia para facilitar la inserci6n de una pieza
de concha o de oro que representaba la dentadura. Asi tam-
biWn estaban vacias las cuencas de los ojos que habian per-
dido tambi6n sus incrustaciones. Tenia la frente inclinada
(como se la obligaba artificialmente al nacer una criatura);
los arcos superciliares y la nariz estaban en&rgicamente la-
brados; la forma de los salientes p6mulos, las mejillas y los
huesos malares indicaban demacraci6n o avanzada edad; los
pliegues de las orejas y el trago estaban puestos al reves, de
modo que 6ste aparece situado atras, para mejor ensefiar la
orejera de oro o de piedra semi-preciosa ya desaparecida.
Nunca habia visto semejantes cosas en la obra de un ar-
tista de las Antillas pre-colombinas.
Monclova me miraba largamente con sus ojos tristes, su
rostro de profeta hindd, inm6viles sus alargadas facciones co-
lor de cera que contrastaba con el negro de su barba rala.
Pareci6me que estaba en aquellos instantes pensando de mi:
-"Te maravillas, &verdad? sin saber lo que s6lo pu-
dieras interpreter a la luz de las doctrinas de yoga. Nada,
nada sabes td de tales cosas. Por eso no sera tuya jams esa
piedra . ."
A la semana siguiente recibi6 Don Pedro mi primera mi-
siva -la primera petici6n en una series interminable de car-
tas escritas a int6rvalos de pocos dias en un period de casi
dos afios- en las que yo vaci6 toda mi voluntad ayudada por
su primer mayordomo, la persistencia; todos los recursos de
mi dial6ctica, de mi ret6rica y hasta de mi flaca po6tica ...
Un dia inesperado abri la puerta de mi casa para recibir
a Don Pedro que sostenia un bulto en sus manos. PasAndolo
a las mias dijo:
-"Usted gana, mi amigo. Aqui esti la cabezota. No
puedo resistir mas . ."
Acaricie la piedra durante un instant, tan suave y pu-
limentada como si hubiera sido de cristal.
-"i Qud artist, dije, que bien hizo cera del granite!"




ADOLFO DE HOSTO8


Habiendo estallado la Primera Guerra Mundial part ha-
cia Panama para reunirme a mi regimiento, el de Puerto
Rico.
Durante muchos meses compartimos con el 339 de In-
fanteria el scrvicio de guardia en las exclusas y otras insta-
laciones vitales del Canal. Parecia entonces no haber posi-
bilidad alguna de que 6ste fuera atacado por enemigos que
estaban librando una lucha a muerte en el suelo europeo.
El apacible servicio de vigilancia en el ambient tibio y
enervante del Tr6pico, nos inducia a dedicar horas enteras
a la lectura. Mi vieja vocaci6n comenz6 de nuevo a aprisio-
narme, tejiendo sus redes invisibles en mi derredor. Muy
pronto, en las silentes y h6medas soledades de Gatfin, me en-
tregu6 a la lectura de Holmes, en sus "Ancient Art of Chiri-
qui" y "The Dragon of QuiriguA". Tambi6n devor6 "The
Octopus Motive in Chiriquian Art" por McCurdy, y otros
muchos textos. El hilo que me unia sitilmente al pasado re-
moto, comenz6 a electrizarse. Pero, destacado en Panama,
en tiempo de guerra, yo era, mas o menos, un prisionero de
mi cuartel. Aqui no podria hacer excursions ni excavacio-
nes, ni cosa alguna que me alejara del puesto military fuera
de lo reglamentario. Sin embargo, la llama seguia chisporro-
teando con creciente intensidad. Holmes, McCurdy, Pinart,
Zeltner atizaban el fuego sin cesar. Empez6 a ver el hori-
zonte continental en sus verdaderas proporciones. Este es-
cenario de la antigiiedad si que era inmenso; esta pre-his-
toria se podia medir por milenios; esta cultural, creada en el
seno de dos continents, influida por todos los climas, las flo-
ras y las faunas, por todos los accidents de la tierra y de
]a aguas; que habia inventado jeroglificos, una agronomia
eficiente y una teocracia capaz de estudiar los astros y de
adelantar las artes al mfximun conocido en nuestro Hemis-
ferio; que habia alcanzado cimas como Quirigua y Copin, 6se
si que era verdaderamente un tema monumental, fantastico!
SQue hacia yo, simple teniente de infanteria, encerrado entire
tantas maravillas sin poder palparlas, admirarlas, amarlas?
El process etnol6gico que di6 por resultado la poblaci6n















Tr


Metate de piedra, representando un jaguar. Provincia de Chiriqui, Repsblica de Panama.




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


de las Antillas por los indios de la cuenca del Orinoco, su
adaptaci6n al ambiente insular y el desarrollo de modos de
vida, creencias y t6cnicas propias al amparo de una natura-
leza insular, dulce, fecunda y hospitalaria, no era mAs que
un mero episodio de la lucha por la vida en el hemisferio
americano. Las gentes del Continente se habian desparra-
mado por las islas llenas de frutos, de atractivos, de bellezas
y de ofrendas a la esperanza humana.
No habia mAs que vacilar. Estaba resuelto a no des-
perdiciar la oportunidad que me brindaba mi paso por el Ist-
mo. Dos meses despubs de mi Ilegada encontr6me una ma-
fiana en la ciudad de Panama, saludando efusivamente a un
hombre de negocios de la localidad, entonces desconocido pa-
ra mi, don Samuel Maduro.
-"Me han dicho, le dije, que usted ha traido muchas co-
sas extraidas de los sepulcros indigenas de la Provincia de
Chiriqui . ."
-"Correcto", -me contest6- Iquiere usted verlas?"
Horas enteras estuve sacando de unos barriles preciosos
ejemplares de la ceramica pintada chiricana: maracas, va-
sijas, tripodes, vasos, Anforas, figures femeninas con la ca-
beza de un animal que parecia un roedor. i QuB imaginaci6n
se reflejaba en la gran variedad de formas, que graciosas
y deliciosas lines; qu6 interesantes colors, tan frescos y bri-
llantes como si hubieran sido aplicados hacia una semana!
Yo estaba embelesado, perdi el almuerzo y perdi el tren
de las cuatro, de regreso a mi puesto; a poco pierdo el ran-
go military.
Esa misma tarde mi pabell6n del Campamento Otis em-
pez6 a llenarse, en los aposentos deshabitados, de reliquias
centro-americanas. Era precise esconderlas, no hablar de
ellas, sobre todo con las gentes de uniform, no fuera el gru-
fi6n dios Marte a creerse menospreciado por una, en apa-
riencia tan modest sirvienta de la Ciencia, como la Arqueo-
logia.
Menudearon mis visits a la capital panamefia. Iba ha-
ciendo el censo de los coleccionistas de la ciudad, por cierto,




ADOLFO DE HOSTOS


muy escasos. Aprendi el camino al Museo Nacional. La vi-
si6n de conjunto de que disfrut6 alli, me di6 una idea mas cla-
ra de la arqueologia itsmeiia. Tom6 raz6n de algunas notables
reliquias aisladamente conservadas aqui y acuya. Vi entire
ellas, un magnifico asiento de piedra en que se habian utilizado
representaciones de los tentaculos del pulpo con tal arte y rea-
lismo, que borraba hasta la mas leve sombra de duda con res-
pecto a la presencia del pulpo en el arte istmefio. Examine
las preciosidades de la casa-museo de Lady Mallet, esposa de
Sir Claude Mallet, Ministro de Inglaterra en Panama y Cos-
ta Rica. La cultural de la sefiora la habia llevado a ser ge-
nuinamente admiradora de las antigiiedades de la America
espafiola, especialmente de la era colonial.
Mis andanzas por las Antillas me habian ensefiado a
orientarme cuando salia a caza de reliquias en poblado. Cu-
ras de pueblo, farmac6uticos y m6dicos eran todos ellos bue-
nas perspectives. El parroco, por consejero de su rebafio en
materials sobrenaturales; el farmac6utico, por informant gra-
tuito de los pobres acerca de las propiedades medicinales de
posas extrafias, adn de aquellas tan extrafas como los f6siles
y las reliquias de todas classes; el medico, como persona dis-
ciplinada en el studio de las ciencias, que se complacia en
probar fortune en un campo tan atractivo al ejercicio de sus
facultades como desenmarafiar lios prehist6ricos. Ya hemos
visto que en Puerto Rico yo sabia del Padre Nazario y de los
Dominicos de Yauco. En Santo Domingo, del Arzobispo
Nouel. Pronto estaria admirando los museitos del colegio
frances de los Padres de la Doctrina Cristiana y el de Mon-
sefior Rojas en la ciudad de Panama. Mucho mas tarde el
de Monsefior Lunardi, Delegado Apost6lico en Tegucigalpa.
Oportunamente llegue a la sala de recibo del Presidente
de la Repdblica. Era el Dr. Porras un caballero de la anti-
gua escuela espafiola. Su austera cordialidad no cerraba el
paso a la franqueza. Por el contrario, se explay6 conmigo
en un dramatico arranque de patriotism humillado. Con sen-
cilia gentileza me ofreci6 escribir a los gobernadores de pro-
vincias que le comunicaran noticias arqueol6gicas. Me in-




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


clino a career que con igual gentileza Su Excelencia olvid6 el
a-unto, aunque es verdad que muy poco tiempo despu6s de
mi entrevista fuimos relevados de servicio en la Zona del
Canal.
Trastornado por algunas piezas que habia visto en la
colecci6n de los Padres de la Doctrina Cristiana, comenc6 a
,frecuentarles. Deseaba vivamente conseguirlas, no habia por
qu6 ocultarlo. La sonriente primera negative me hizo caer
en cuenta de que los padres sabian exactamente el valor de
lo que tenian entire manos. Argument un poquito, timida-
mente. Los Padres no se ablandaron. Pens6 ponerles si-
tio --como habia hecho en otras ocasiones- pero, sabedor de
que las operaciones de sitio arqueologico, como las del mili-
tar, Ilevan a soluciones muy lentas, desisti. Con mejor cri-
terio y como reconocimiento a la ilustraci6n y sabiduria de
esta comunidad, quizA la primera que en Europa se habia con-
sagrado a la ensefianza pfiblica, iz6 la bandera blanca del que
pide parlamento:
-"Ustedes -les dije- sin duda desearian que su colec-
ci6n fuera tan fitil como es bella. Pues bien, s6lo clasifican-
dola podrAn ustedes conseguir que sirva a los prop6sitos edu-
cativos que ustedes persiguen . ."
Y asi continue perorando por un buen rato hasta que la
codiciada fruta madur6 de sdbito en los labios de mi inter-
locutor:
-"Muy bien, senior capitan" -me dijo el Padre- "Us-
ted clasificarA todas estas cosas; podrA venir aqui cuantas
veces desee; tomarA notas y estudiari los objetos. Cuando
usted termine, usted mismo escogerA su recompensa."
Tres meses, laborando febrilmente de dia en los ratos de
ocio y de noche en los que robaba al sueflo, me permitieron
ofrecer a los Padres un plan cientifico de clasificaci6n de la
cerAmica de su museo, basado en mis ansiosas lectures de los
autores americanos y franceses que habian estudiado la zona
chiricana.
Presentados mis papeles, lleg6 el moment de sefialar la
recompensa, clavando yo la mirada sin decir palabra, en un




ADOLFO DR H08'OB


objeto que habia aoariciado con el deseo cada vez que entra-
ba en aquel recinto.
-"El senior capitAn apunta muy bien", dijo el Padre,
con un cierto dejo de tristeza, "de un s61o vistazo ha esco-
gido lo mejor que tenemos. Es suyo."
TratAbase de un asiento o pedestal de terracota que con-
siste de un aro cilindrico macizo o de poco menos de un pie
de diAmetro, unido a un disco de barro por medio de cuatro
columns plans. El espacio comprendido entire las colum-
nas estA ocupado por cuatro cariatides, de figure mas o me-
nos humana, pero monstruosas, unidades por la cabeza y el
cuello a la placa superior; por los brazos, a las columns pla-
nas; por los pies, al aro que sirve de base. El borde de la pla-
ca superior estA exornado con 24 cabecillas de animals (de
las cuales s6lo quedan 14).
Los Padres fueron adn mAs generosos. Otros various
ejemplares salieron conmigo esa tarde del Colegio La Salle.
Todavia me faltaba explorer la Provincia de Chiriqui.
Impedido por mis obligaciones militares busqu6 afanosamen-
te alguien que pudiera servirme de agent. Como el mundo
es verdaderamente pequefio, a poco apareci6 como resident
de la Provincia de Chiriqui un caballero chileno que habia
sido discipulo de mi padre en su patria. Por pura amabi-
lidad accedi6 a complacerme. Mi amigo negociaria con algu-
nos huaqueros, esos pintorescos buscadores de oro indigena,
que, con una vara de hierro en mano, caminan largas horas
a campo-traviesa, golpeando el suelo con la varilla hasta dar
con la losa de una sepultura india. Luego, el despojo, segui-
do en el acto por el desprecio, pues hurtando las cosillas de
oro que encontraban, tiraban impacientes las de piedra y ba-
rro que muchas veces tenian mAs valor hist6rico y cientifico
quo las otras. Y asi fu6 como mi amigo de nombre tan ex-
tra~o, como inolvidable para mi, Sr. Arquimides CapitAn Me-
na, enriqueci6 mi colecci6n istmeiia con muchos raros ejem-
plares, y mis notas del folklore centro-americano con un mi-
nucioso relate de un velorio chiricano en el que las plafiideras,
llorando a gritos las virtudes del difunto, repetian a coro:




UNA COLATCOION ARQUEOL0GICA AN2'ILLANA


"i Ya no comers mis iguana!", dando asi a entender que pa-
ra ellos gustar de aquel reptil era una de las mis memorables
sensaciones de la vida en esta tierra.
Luego, en la ciudad de Panama, compr6 gran parte de
la Colecci6n Haak de ceramica de Darien. Sin exhibir la
gracia y el refinamiento de la cerAmica chiricana, me pareci6
la de Darien interesante por aparentar mayor antigiiedad,
por ser tosca, sin pintar, de barro grueso y mal cocido y po-
co decorado.
+- 4
Declarado el armisticio que sell la boca de los cafiones
de la Primera Guerra Mundial, el Ejercito nos devolvi6 a
nuestros hogares en Puerto Rico.
Nadie hubiera sospechado que en la bodega del trans-
porte de guerra "Hancock" venian a mi nombre ocho o diez
grandes bultos y guacales cargados con los restos de cultural
prehist6ricas del Istmo. Buscando precedentes, por si aca-
so, record que se habia permitido, hacia afios a algunos ofi-
ciales del Ej6rcito francs, laborar intensamente en el pas-
moso campo de la arqueologia oriental, haciendo prolijas in-
vestigaciones en la Indo-China. Santo y bueno. Otra cosa
era, sin embargo, "arqueologar" exclusivamente durante mi
tiempo libre, presuponiendo, nada mis, la tolerancia de mis
superiores.
Afortudamente, nunca me preguntaron siquiera que con-
tenian aquellos cajones y barriles.
Hacia el 1920 envaind el sable y empufie el arado. En
aquel aiio el precio del azdcar era tan elevado, que los viejos
hacendados aseguraban que se podia sembrar cafia con pro-
vecho hasta en la azotea de la casa. Por desgracia, yo la
sembr6 en la azotea de la Isla, una finca encaramada en las
estribaciones del Yunque de Luquillo. Por supuesto, hubie-
ra salido much mejor si la hubiera sembrado en la azotea
de mi casa. Mi arqueologia sufri6 con ello el correspondien-
te rudo golpe. A duras penas pude dedicarle tiempo alguno,
salvo de noche y s6lo al studio de la colecci6n.
Colocadas mis piedras en las paredes de mi oficina en








ADOLFO DE HOSTOB


las afueras de Rio Grande, estaban siempre expuestas a la
vista de cuantas personas acudian a ella. Veremos como me
ayudaron a resolver un problema policiaco.
Habiendo una vez llamado un capataz para investigar el
robo de plAtanos en nuestra finca, not6 que 6ste interpolaba
en su vacilante declaraci6n, frecuentes miradas a hurtadillas
a la gran cabeza de cacique en granite negro que parecia pre-
sidir la legi6n de idolos alineados en una tablilla. El hom-
bre la miraba, palidecia y titubeaba, mas en el sentido de
ocultar que en el de eselarecer.
Comprendi lo que estaba pasando por su mente.
-"EstA bien", le dije. "De hoy en adelante todas las
noches pondr6 esa cabeza que a usted tanto le gusta mirando
hacia el platanal. Como amanezca cubierta de sudor, yo sa-
br6 a quien hacer meter en la crcel. Ella suda, sabe usted,
cada vez que descubre algo."
Cesaron las raterias en la finca durante buen tiempo ...
De la siembra de cafia el destino me llev6 a la fabrica-
ci6n de azdicar. Residiendo en las centrales Can6vanas y Pla-
zuela continue coleccionando y excavando, de tarde en tarde,
en los campos de Loiza, Rio Grande, Hato Puerco, Luquillo
y Can6vanas.
La lecci6n aprendida en esta region de la Isla no dejaba
lugar a dudas de que los indios sabian escoger el terreno que
dedicaban a la labranza. En los terrenos est6riles dejaron
muy pocas huellas; muchas en los fertiles. En el sitio que
habia ocupado una aldehuela en una montafia muy pedregosa
y arida de Barros los restos eran escasos y muy rudimenta-
rios, de hechura tosca y formas groseras. Los restos de ce-
rAmica aparecian con notable menor frecuencia que en los
aduares de la costa, todo lo cual indicaba que las gentes
que habitaron aquellas serranias no habian alcanzado el es-
tado de adelanto de los costefios.
Siguieron algunas excursions por los campos de Lares,
la Florida, Rinc6n y Aguada.
He de referirme solamente a los hallazgos mas impre-
sionantes en estos lugares.























j


Bast6n ceremonial o insignia de mando. Lares, Puerto Rico.


. i


j.*.




IXNt ('9!,ECCION ARQrUEOLOGICA ANTILLANA


En el pueblo de Lares me puse en contact con Don Nar-
ciso Rabell, ilustrado farmaceutico que cultivaba la paleon-
tologia, solitaria y modestamente, con tan buen 6xito que la
Academia de Ciencias de Nueva York habia dado su nombre
a un molusco f6sil de la region, el Pecten rabelli, especie nueva.
Las exploraciones de Don Narciso le habian puesto mu-
chas veces en contact casual con las reliquias indigenas que
arrancaban al subsuelo la pala con que 41 buscaba f6siles.
Las habia reunido en su casa y formaba una interesante co-
lecci6n, junto a la mis extensa de conchas, caracoles y cora-
les que auxiliaron a la Academia de Ciencias citada a llevar
a cabo su studio acerca de Los Moluscos Terciarios de Puer-
to Rico.
Como recuerdo de mi visit, Don Narciso me permiti6
hacer un vaciado en yeso de un pequefio ture de madera, en
el que se insinuaba, en leve talla, la figure de un hombre acos-
tado boca arriba.
Para este tiempo, y gracias a la bondad de mi amigo el
ingeniero Don Rafael del Valle Zeno, ingres6 en la colecci6n
un duho o ture de madera (Qcapi blanco?), cuyo contorno
sugeria la forma de una figure humana toscamente acostada
boca arriba y apoyada sobre sus manos y piernas, evitando
asi que el tronco descansara sobre el suelo. En el extreme
correspondiente se habia tallado un falo, para no dar lugar a
dudas acerca del sexo de la figure representada.
El ture habia sido cuidadosamente escondido por los in-
dios, quiza dando a entender con ello que le tenian en grande
estima, en una profunda grieta horizontal de una caverna ca-
liza situada en las canteras de Don Angel Rivero, en Trujillo
Alto. Digo cuidadosamente escondido porque la extracci6n
de la piedra de la caverna habia hecho destruir lentamente
la grieta a considerable distancia sin que apareciera el ture.
Cuando la explosion de una carga de dinamita colocada en
el fondo de la grieta hizo saltar en pedazos la pared exterior
de la gruta, salt con ellos el ture, a gran altura por el espa-
cio. Recogido por un labrador, fu4 Ilevado a su bohio como
una cosa curiosa. Infortunadamente, la deidad de madera




ADOLFO DE HOSTOR


fu6 "castrada" por el jefe de la familiar para evitar "que las
mujeres se azoraran mirando aquello", segfn 6l mismo con-
taba.
El barrio Florida Adentro, cerca do Barceloneta, guar-
daba para mi impresionante secret. Largos afios de fati-
gosa buisqueda por oscuras rehoyas, caminos infernales y em-
pinadas alturas de la Isla me habian hecho sentir en mi pro-
pia care que la tarea del arque6logo no se realize a traves
de un camino de rosas. Pero aqui, en Florida Adentro, ape-
nas puse el pie en su seno, abri6se a mi vista el encantador
"camino de rosas": un trillo, por poco frecuentado, apenas
discernible, serpenteaba a lo largo de una quebrada de lim-
pidas aguas, bordeada de multitud de lirios en flor a trav6s
de lujuriante vegetaci6n salpicada de los mis ricos matices
de verde tropical. "Asi debe ser el Paraiso", pensaba yo,
vadeando la corriente. Un sol brillantisimo fundiendo el
azul del cielo, era la luz de aquel instant; un suave perfume
de lirios era el aire respirable; un rumor de trinos, de zum-
bidos de abeja y de aguas saltarinas, era el silencio de aquel
aledafio del pueblito de Florida, a poco inviolado por el cru-
jir del pie human. Y como si todo ello no hubiera sido bas-
tante, la senda perfumada me condujo a un bohio escondido
en la espesura.
-"Venga conmigo", me dijo una zagala descalza, de pi-
lido rostro y arisca mirada, respondiendo a mis preguntas,
guiandome hacia un claro, cerca de la casa.
"Fue aqui mismo, frente a ese palo de yagrumo, done
lo enterr6 papi, porque nosotras tropezibamos con eso a ca-
da rato", dijo, ensefiando con el dedo un sitio a medio cubrir
por la grama.
Un largo rato despues apareci6 a la luz del dia un mag-
nifico y pesado aro de piedra o "collar", del tipo macizo, que
bien valia el bahio de sudor que me habia costado.
Bendije aquel ignoto paraje en el que se habian dado ci-
ta todas las bellezas de nuestra tierra como para comulgar
el Hacedor en secret. Nunca habia estado yo tan cerca del
6xtasis.




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


Quizd lo vi6 Coldn. Un viaje relAmpago a la costa Oeste
me llev6 accidentalmente al pueblo de Rinc6n. Deseaba ver
por mis propios ojos el terreno que rodeaba una linda casa
de campo del Sr. Raffucci, situada a las afueras del pueblo,
muy cerca del mar. Mi casual informant no habia exa-
gerado. Sin duda el terreno en que estaba enclavada la casa
habia sido parte del asiento de un aduar precolombino. Abun-
daban en aquel espacio, sembrado entonces de arbustos orna-
mentales, los pedazos de la cacharreria indigena. No era
precise esforzar much la imaginaci6n para inferir que los
despojos de la antigiiedad debieron ser much mis abundan-
tes antes que el solar fuera convertido en un sitio residential
y sometido a la limpieza y al trajin inherentes a la construc-
ci6n y ocupaci6n de una buena casa.
Estando el sitio del aduar situado al sur de la Punta Ji-
giiero -el extreme occidental de la Isla- podia este haber
sido la aldehuela indigena que vieron por aquellos parajes las
naves de la flota descubridora de Col6n. No existe prueba
documental alguna en pro ni en contra de tal suposici6n.
Hasta aqui las notas tomadas desde 1907 a 1920. Du-
rante los afios siguientes, hasta el 42, la colecci6n continue
creciendo esporadicamente. Mi hijo Eugenio, estudiante en-
tonces, solia acompafiarme en mis excursions a caza de re-
liquias, uniendo a su juvenile entusiasmo una manera de in-
quirir entire los campesinos rApida y efectiva. Llamando a
las reliquias "monifatos de los indios", nos ahorrAbamos mu-
chas explicaciones y obteniamos contestaciones al punto.
Habia perseverado largos afios en este esfuerzo. Debia
ya empezar a cumplir la promesa que hiciera a mi madre de
que no me contentaria con amontonar cosas como una urraca.
Poniendo manos a la obra redact6 various ensayos basa-
dos principalmente en observaciones hechas en mi propia co-
lecci6n. Escribi, entire otras cosas, sobre la relaci6n existente
entire la hidrografia antillana y las migraciones prehist6ri-
cas, sobre el arte prehist6rico de las Antillas, sobre el cemi y
el collar de piedra maciza, sobre la magia y sus exteriorizacio-
nes en el arte precolombino. La mayor parte fueron publica-




ADOLFO DE HOSTOS


dos por el American Anthropologist; otros en el Journal de la
Sociedad Americana de Optica Fisiol6gica y en el Journal de
la Real Sociedad Antropol6gica de Gran Bretafia e Irlanda.
La falta de sociedades puertorriquefias interesadas en la pu-
blicaci6n de studios de esta indole me hizo recurrir a las ex-
tranjeras, lo que me oblig6 a escribir en ingl6s, privindome
asi de la oportunidad de adquirir agilidad en el manejo de mi
propio idioma como vehiculo de temas cientificos.
Fu6 asi como mis ensayos arqueol6gicos fueron conoci-
dos fuera del pais. A base de su publicaci6n la American
School of Prehistoric Studies in France que dirigia el profe-
sor Grant McCurdy, de Harvard, me concedi6 una beca para
proseguir studios en La Charente, enero de 1922.
Tantas pruebas de perseverancia debieron convencer a
algunos buenos amigos mios de que mi vocaci6n era s6lida.
Movidos por un generoso sentimiento de cooperaci6n que
agradeci intimamente, don Jorge Bird Arias, don Gabriel de
la Haba y don Antonio Texidor me cedieron sus pequefias pe-
ro valiosas colecciones; don Acisclo Marxuach, una daga de
piedra negra extraida del rio Afiasco, que habla muy alto del
sentido artistic del borincano.
Hacia el 1942 mis anaqueles contenian alrededor de 800
ejemplares, incluyendo s6lo un reducido nimero de hachas y
fragments de barro escogidos de entire los de mayor interns.
Siguiendo el prop6sito de mostrar en el museo el desarrollo
de las artes elementales practicadas por los aborigenes, el
material abunda en objetos de la mayor perfecci6n artistic
alcanzada por los antillanos precolombinos. Contenia obje-
tos cuyo tamafio y peso variaban desde una fracci6n de pul-
gada y de onza hasta cerca de tres pies de largo y 40 6 mis
libras.
Nuevos ejemplares ingresaron hacia 1945 procedentes del
sitio de una gran aldea india idealmente situada, de acuerdo
con las condiciones de la vida indigena en las Antillas, al oes-
te del pueblo de Luquillo y muy cerca de 61. La natural abun-
dancia de pequefios moluscos y sus conchas en aquella playa,
cercana a la desembocadura de un rio, habia dado lugar a
















































Dos "Pu-ales" de piedra negra, bien talladas. Puerto Rico.
Dos "Pufiales" de piedra negra, bien talladas. Puerto Rico.




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


que los indigenas desarrollaran notablemente el arte de la-
brar la concha de caracol. Tres o cuatro horas de irregular
excavaci6n bastaron para recoger veintenas de valvas de mo-
luscos curiosamente trabajadas. El product de otras bus-
quedas en el mismo sitio, llen6 una de mis vitrinas de cuen-
tas discoides perforadas en el centro; delgadas liminas de
concha, nitidamente cortadas como para former parte de al-
guna clase de tejido de algod6n en el que se alternaban di-
chas varillas o liminas de concha; caracolitos truncados en
un extreme y perforados cerca del otro, 6sto es, las sonajeras
de que nos hablan los antiguos cronistas que, ensartindolas
y amarrindolas en los tobillos producian, cuando bailaban,
un tintineo mis o menos agradable; pequefias liminas de con-
cha de forma de un sapo o una tortuga en contorno, cuyos
miembros aparecen representados por medio de incisiones de
disefio conventional; pedazos de concha tallados en forma de
aves marinas, con las alas plegadas, simulando, por ejemplo,
una gaviota reposando a flote.
En general la tecnica de trabajar la concha habia alcan-
zado en este lugar una flexibilidad que permitia plasmar la
imaginaci6n del indigena, derrochdndola en un sinnimero
de abalorios y baratijas delicadamente labradas, como si fue-
ran la obra de manos femeninas inspiradas por el instinto de
la diversion o recreo.
El entierro de un buey comprueba una teoria hist6rica.-
Porque un buen dia entire las dos grandes guerras fu6 ente-
rrado un buey en una finca del barrio Montaiia, de Aguadi-
lla, supe yo que el "collar' indigena de piedra maciza y el
"codo" eran contemporAneos. Sacada la tierra que iba a
ser ocupada por el buey muerto, aparecieron en ella juntos
un "collar" y un "codo", que luego llegaron a mi casa.
El hallazgo proddjome una grande alegria. Hacia mu-
cho tiempo que habia vislumbrado la existencia de una in-
tima relaci6n funcional entire el "collar" y el "codo" antilla-
nos. Es mis, habia creido que el segundo era un antecesor
del primero; es decir, un paso en el que debi6 ser un lento
y largo process de probatura para lograr la pasmosa hazafia




ADOLFO DE HOSTOS


de construir un "collar" entero de piedra, eliminando la pie-
za de madera, que debi6 usarse para hacer del "codo" un
"collar".
El amuleto exceptional ingresa en la colecci6n.- En es-
tos dias libraba yo una cordial ofensiva en Rio Piedras con-
tra un inconmovible coleccionista, empefiado en postrer y de-
sesperado esfuerzo por canjearle un ejemplar que faltaba en
mi museito:
"Es la filtima vez que ver6 a usted. Temo que tampoco
acepte usted la oferta que acabo de hacer. Una oferta in-
creible" . .
"Tratindose de usted, contest, no es incredible. Usted
es muy rico en cosas de los indios; asi es que no tiene nada
de particular que" ....
No termin6 de hablar y tomando en la mano la cosilla
en discusi6n la guard bajo Have en un mueble.
Creo que me tentaba a ser todavia mfs generoso.
"Efectivamente, le dije, soy millonario en cosas de in-
dios, como usted dice. Tengo centenares de objetos repeti-
dos. Mi hijo traeria para usted cosas que le pareceran ver-
daderamente increibles y usted me mandara el amuleto que
yo interest."
"Lo dudo mucho, contest, con sequedad sajona, a mi
viveza latina.
Eugenio volvi6 a Rio Piedras cargado con un escogido
de reliquias capaz de abrir la mano a un shylock. El de ma-
yor tamafio representaba una figure humana de 15 6 16 pul-
gadas de altura, montado sobre una base de caoba.
Eugenio regres6 a casa con el amuleto exceptional. Por
qu6 exceptional? Todos los amuletos de forma humana pro-
cedentes de Puerto Rico en mi catAlogo, consistian de un
cuerpo en forma embrionaria, de aspect bulboso, de formas
redondeadas y abultadas, faltas de proporci6n, cuyos miem-
bros estaban ligeramente insinuados. La cabeza, unida al
tronco sin cuello, tenia facciones rudimentarias.
Pero el recin Ilegado amuleto tenia el torso bien deli-
neado con brazos completamente separados del cuerpo y pier-




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


nas claramente esculpidas en la posici6n de una persona arro-
dillada. Muy cerca de los hombros, en ambos brazos, tenia
dos cabezas humans, en relieve, representando, sin duda, fi-
guras tatuadas en la piel. Los dedos de las manos y de los
pies estaban indicados por medio de incisiones rectas. Las
orejas, representadas por aros que proyectaban literalmente
con una perforaci6n central que recorbada un adorno u ore-
jera. Aunque se decia que fu6 hallado en Puerto Rico, sus
caracteristicas eran decididamente quisqueyanas. Lo bauti-
zamos con el nombre de Amuletus Magnum.
La colecci6n puede ser clasificada de acuerdo con dis-
tintos criterios cientificos de ordenaci6n.
Para los fines puramente informativos de carActer ge-
neral, del texto present, preferimos la clasificaci6n siguiente
aplicable a todos los objetos de la colecci6n:
a) los de utilidad material: para procurar, cocer y con-
servar los alimentos (la caza, la pesca y la agricultu-
ra); proporcionar albergue (corte de bejucos y de
maderas rollizas); acarrear agua y comestibles, etc.
b) los empleados en la guerra (hachas de guerra y ma-
canas).
c) lo empleados en actos de indole religiosa (amuletos,
cemies, collares, vomitatorios, objetos ceremoniales).
d) los de adorno personal (cuentas, abalorios, collares
de cuentas).
Entre los artefactos de utilidad material descuella la
olleria, por su abundancia, y, gracias a la plasticidad del ba-
rro, por prestarse admirablemente a la expresi6n artistic.
Los araguacos de las islas, incluyendo a Puerto Rico, han
dejado abundantes muestras de su arte en barro cocido: va-
sijas para cocinar, guardar y servir los alimentos, asi como
para recoger y servir agua. Tambien usaban las grandes
conchas del lambio para beber. La vasijeria aborigen es-
taba moldeada a mano, pues no conocian el torno de alfarero;
era cocida al aire libre, no disponiendo de hornos para tal fin;
por eso, a menudo aparece quemada la superficie de estas co-
sas. Algunas tenian agujeros para suspenderlos con ciertos




ADOLFO DE HOSTOS


bejucos de los horcones de los bohios, librindolos asi del con-
tacto de las sabandijas.
S61o hablar6 aqui de las formas corrientes: la vasija
globular, con o sin cuello, siendo 6sta quiza la mis bonita y
original de las formas de cerAmica antillana; la olla comin
sin adornos; el plato Ilano de forma eliptica con asas en uno
o dos de los extremes; y el "buren" o grueso disco
de barro, tan grande como la rueda de un autom6vil, para
tostar el cazabe. Algunas raras veces se han encontrado va-
sijas en que la forma estilizada de un hombre o de un animal
esti representada.
Adorndbase la vasijeria con incisiones geom6tricas, sien-
do corriente el dibujo de rayas paralelas, circulos y puntos
en los extremes; con figures en relieve de animals y series
parecidos al hombre y al mono, no estando nosotros segu-
ros -por el inquietante parecido- cuAndo se queria represen-
tar a unos y a otros. A veces, daban un bafio de rojo a las
vasijas. En algunos raros lugares de Puerto Rico y de las
Pequefias Antillas, se han encontrado dibujos en blanco y rojo.
Ahora, algunas palabras en cuanto al arte de trabajar
la piedra. Un gran nfimero de artefactos de piedra hechos
por los indios demuestran la habilidad de ellos, para cortar,
desgastar, pulir, oradar y esculpir la piedra, adn aqu6llas de
gran dureza, a pesar de no disponer de instruments de me-
tal, pero si derrochando una paciencia de santos y una persis-
tencia de diablos. Puede verse el resultado de todas estas
operaciones en los objetos que componen la colecci6n.
Copdn: escombros de una tirania centenaria.- -Hemos
llegado al ahio 1946. Ya he palpado los mis brillantes triun-
fos del arte indo-antillano sobre la piedra, la madera y el ba-
rro. He urgado los restos de un centenar de sus cuevas y
aduares, asi como los acumulados en los museos nacionales
de Santo Domingo y Washington, el de la Universidad de La
Habana, el de Bacardi en Santiago de Cuba, el de Heye y
otros en Nueva York, en donde conoci mis a fondo al pro-
ducto de la cultural material de los caribes y araguacos de las
Pequefias Antillas.




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


Por fin era possible para mi diagnosticar el estado ver-
dadero de los pueblos prehist6ricos indo-antillanos a trav6s
de la arqueologia y la historic: una semi-barbarie ascen-
dente de tipo comunista, ascendente por cuanto no exhibia
fuertes sintomas degenerativos; barbarie de rudimentarias
creencias religiosas derivadas del animismo; teniendo por
fundamento econ6mico el cultivo comunal -medio por arte
racional y medio por arte de magia -de ciertas plants y
races alimenticias; pueblos constituidos por pequefios grupos
aut6nomos llamados tribus, regidos por un cacique o tira-
nuelo, generalmente benevolo, que en algunas de las islas
parecia deber sujeci6n a otro r6gulo de un territorio mayor
o de mis importancia; pueblos cuyo progress material no al-
canz6 a hacer construcciones permanentes de piedra u otros
materials de gran solidez, ni alcanz6 a conocer el uso de la
rueda, ni otra aplicaci6n mayor de la mecAnica que un sim-
ple pedazo de madera usado como una palanca.
Disponiame a dar por finales esas conclusions, cuando
recibi una invitaci6n a participar en la Primera Conferencia
International de Arque6logos del Caribe, que sesionaria prin-
cipalmente en Tegucigalpa, la interesante capital de Hondu-
ras. El mayor incentive para vol'ar tan lejos era verdadera-
mente irresistible: Copin.
Copin, una entire numerosas grandes ciudades en escom-
bros del Ilamado Imperio Maya, cuyos origenes habria que ir
a buscar a la Era Pre Cristiana, es un grupo de ruinas pode-
rosamente revelador del espiritu del pueblo que la construy6.
Ciudad abandonada antes del Descubrimiento, habia sido li-
teralmente tragada por la selva tropical y mantenida en es-
tado de maceraci6n secular bajo la herm6tica capa forestal -
h6meda y caliente, destructora por excelencia- hasta que se
desplomaron los techos y se deshizo la obra de ricas maderas;
hasta que los temblores y terremotos de aquella tierra volcA-
nica, inclinaron o tiraron por el suelo los cicl6peos monolitos
y aflojaron, desmoronAndolos, parte de los edificios de pie-
dra hasta que los millones de raices y raicillas de la formi-
dable ofensiva vegetal penetraron en los millares de apertu-




ADOLFO DE HOSTOS


ras, grietas y hendiduras abiertas en la piedra por los cata-
clismos o por el cincel del febril escultor pagano, fragmentin-
dola y borrando la identidad de innumerables obras de aquel
extrafio arte.
Nadie sabe del tamafio que alcanz6 esta ciudad de hom-
bres desnudos. Los indicios del poblado se extienden a kilo-
mntrica distancia por el valle del rio Copan. Sin duda pudo
haber sido un centro tan populoso como una de las grandes
urbes modernas.
Aqui he venido a ver si existian indicios de un possible
influjo de la cultural maya en el desarrollo de los pueblos in-
digenas antillanos. Subamos, pues, a la Acr6polis de Copan.
Un amplio espacio llano, rodeado de colinas, estaba ocu-
pado por la gran plaza del centro civico-religioso Ilamado la
Acr6polis, asi como por otras varias plazas y patios, en los
cuales se habian erigido 18 6 20 grandes monolitos o este-
las -cada una provista de su correspondiente altar de piedra,
yacian esparcidos como hitos en una ruta procesional- pues
tales estatuas de colosos miticos me recordaron el via crucis
de nuestra religion y los catorce cuadros que representan los
pasos del Calvario. En uno de los lados de la gran plaza se
habian construido graderias de piedra para las veintenas de
millares de espectadores de las ceremonies o espectaculos co-
munales. Dentro del perimetro de la Acr6polis habia veinte
y seis templos ruinosos y numerosas terrazas, escalinatas y
pirAmides. Una graderia monumental escalaba la pirAmide
que sostenia las ruinas del temple que debi6 ser el principal,
a unos cien pies de altura. Una espl6ndida cancha para ju-
gar pelota (isuperpuesta sobre otras dos mas antiguas!),
consistia de dos anchos pianos inclinados, de piedra, paralelos
y convergentes en sus lados mas largos, sin llegar a tocarse,
dejando una galeria empedrada de por medio. Admirable en
ciertos respects, me parecieron los edificios considerados co-
mo construcciones de piedra, con bloques tallados a mano,
muros de gran espesor, aristas nitidamente formadas y ar-
cos de original disefio netamente indigena.
Asi es la Acr6polis como si la vibramos proyectada en























A~;


Pedestal ornamentado. Ceramica de Chiriqui, Panami.




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


un piano topografico. VeAmosla ahora frente a sus muros,
palpandolos como si fuera possible entenderlos interpretando
al tacto la millonada de disefios y figures, realisticas o ima-
ginarias, jeroglificas o meramente decorativas que cubren las
estatuas, las paredes de los edificios y terrazas y hasta las
grades de las escalinatas. Deidades, principles o jerarcas
tallados de cuerpo entero, cubiertos de adornos que represen-
tan plumas de quetzal, piezas entretejidas o superpuestas de
jade, oro y piedras semi-preciosas en tan barbara superabun-
dancia y minucioso detalle que sugiere la obra de artifices es-
timulados expresamente por narc6ticos capaces de producer
fiebres de terrible y un tanto macabro efecto creador. En al-
gunos casos la talla en piedra era tan profunda -mucho mis
de lo necesario para producer la impresi6n artistica- que
mis bien parecia el resultado de lentos process naturales,
como por ejemplo, el de las filtraciones de agua a trav6s de
la piedra calcarea que dejan oquedades, relieves y capricho-
sas rugosidades multiformes en la roca. Y como uno de los
components de una multitud de los jeroglificos es la cabeza
o el cuerpo human en posiciones expresivas de los distintos
sentimientos y pasiones, ocurre a menudo que grandes super-
ficies cubiertas de jeroglificos en relieve son sugestivas de las
imAgenes propias de una narcosis o de una horrenda pesadi-
lla. Cabezas de monos furiosos, craneos con ojos de vivien-
tes, figures de mujeres y hombres entregados al llanto, de
soldados armados de gruesas hachas de piedra, serpientes
mostradas en contorsiones fantAsticas, jerarcas sentados en
paganos concilios alrededor de un altar, hombres sostenidos
en las colosales fauces abiertas de una serpiente, monstruos
de dos cabezas, cabezas de cotorras gigantescas y colosos cu-
yos cuerpos desaparecidos se medirian por metros, s6lo son
unos poquisimos frutos de aquel arte sorprendente de la selva
tropical de America.
La grandeza de la ciudad, la magnitude, altura y peso de
las construcciones de piedra realizada sin el auxilio de mA-
quinas, con la possible excepci6n de las mAs elementales ayu-
das mecanicas; la perfecci6n del detalle arquitect6nico y la




ADOLFO DB HOSTOS


inmensa labor de escultura, la frecuencia de cuyo ritmo cin-
celador s6lo podrian apreciarse numBricamente por medio de
cifras astron6micas -todo ello implicaba especialmente en
un ambiente tropical- la existencia de un regimen de gobier-
no perfectamente centralizado; una ferrea direcci6n de la ad-
ministraci6n pdblica organizada a base de la division siste-
mitica de las funciones de gobierno, mantenida a trav6s de
la mis implacable discipline en la trasmisi6n de la autoridad,
desde el tirano sentado en el trono teocrAtico hasta el infimo
mayoral que, litigo en mano, velaba sin descanso sobre el pi-
capedrero o el lapidario que no podia a voluntad escapar de
la angustia y el cansancio a que estaban sometidos habitual-
mente.
Visualizando aquel duro regimen econ6mico fundamen-
tado principalmente en el cultivo comunal y competent del
maiz que permiti6 a la teocracia Maya disponer de amplio
tiempo sobrante a la producci6n de los alimentos, ocio que
ella necesitaba para obligar a su pueblo a emplearlo en el ade-
lanto de las artes y de las ciencias primitivas como poderosos
auxiliares de la dictadura politico-religiosa; contemplando
aquel mar hirviente de esculturas hierAticas en las que ape-
nas se adivinaba un gesto de alegria, de dulzura, o de com-
pasi6n, me reafirm6 en la idea de que todo aquello era el mon-
t6n de escombros dejado por un pueblo de esclavos aturdidos
bajo un yugo inexorable -sostenido en las manos de acero
de un tirano que actuaba en la creencia, inocente o aviesa-
de que ejercia el poder por mandate de sus dioses paganos,
crueles y sanguinarios, que demandaban de continuo.el sacri-
ficio de series humans.
Todo cuanto vi en Copan se apartaba por abismos y mi-
lenios de los pueblos araguacos de las Antillas. Pueblos que,
arrancando de una organizaci6n political matriarcal, llevaban
en si el germen de la piedad y la dulzura tan hondamente
arraigadas que cuando hubieron de enfrentarse al conquista-
dor europeo prefirieron suicidarse con el jugo de la yuca bra-
va a morir peleando por su terrulio.
El viaje a Centro America contribuy6 muy poco a enri-




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA 59

quecer la colecci6n. Unos cu'antos fragments de cerAmica
consistentes en mangos de ollas modeladas en forma de ca-
beza de hombres y animals; unos cuchillos de obsidiana y
dos o tres abalorios de piedra.
Al comparar los restos de barro maya en mi colecci6n
con los araguacos se nota inmediatamente que aquellos corres-
ponden a un grado muy superior de cultural; su arte es rea-
lista. La forma, posici6n y proporciones de las facciones hu-
manas son a menudo verdaderas.
Tal el abismo que separa el arte de un pueblo animista
del arte de un pueblo politeista.




ADOLFO DE HOSTOS


III

Una Interpretaci6n Basada en un Estudio
de la Colecci6n y Datos Conexos.

EL JARDIN DE LOS DIOSES (*

Por

ADOLFO DE HOSTOS

Fueran o no nuestras Islas de las Indias Occidentales las
Hesp6rides del mito hel6nico, lo cierto es que sus naturales,
a la llegada de Crist6bal Col6n, podian hacer maravillas de
agriculture primitive, valiendose tan s6lo de sus fuertes
mfisculos, su poder de observaci6n y de toscas herramientas
de piedra y concha de caracol.
Atractivo y adecuado era, en verdad, el teatro de seme-
jantes hazafias: un jir6n de la virgen America partido en un
mosaico de esmeraldas: Cuba, La Espafiola, Jamaica, Puerto
Rico y veintenas de islas menores. Belleza celestial ;rico sue-
lo; clima fecundante. Cantaba alli el ruisefior, decia el Almi-
rante del Mar Oc6ano, en los meses de invierno, olvidando de-
cir que todo el afio cantaba la tierra entera su inspirado him-
no de vida, armonizindose a perfecci6n las notas del aire, del
agua, del bosque y del fuego candente que era el sol de aque-
llos horizontes.

(*) Tomado de "America", Vol. 4, Ndm. 2, Febrero de 1952. Revista
publicada por la Uni6n Panamericana en espafiol, ingl6s y portugues.




































a


Vaso o Relicario. Adornos sugestivos de un insecto segmentado. Ceramica
de Puerto Rico.




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


Y sus hijos, los est6lidos de piel cobriza, p6mulos salien-
tes y un no se qu6 de asiatico en los rostros y en los corazo-
nes -dicese que venidos de los values del Orinoco y del Ama-
zonas- labraban sus siembras de frijoles, maiz, batatas,
yautia, con notable habilidad, y sus bien medidas, alineadas
y desecadas plantaciones y cercados de yuca, con una diligen-
cia y sagacidad dignas adn del agr6nomo de nuestros pro-
pios dias.
La yuca o mandioca, di6 a estos pueblos la oportunidad
de distinguirse extraordinariamente como agricultores y co-
mo industriales. Asi como el hombre primitive de Europa
habia alcanzado el arte de hacer pan de trigo, el hombre pri-
mitivo de America aprendi6 por si solo a hacer pan de yuca.
La hazafia del europeo debi6 ocurrir milenios antes que la de
nuestros indios, probablemente cuando el europeo del Medi-
terraneo estaba viviendo en una etapa cultural similar a la
del indio americano de la Era Cristiana antes del Descubri-
miento. Sin embargo, el triunfo de nuestros aborigenes fu4
much mis notable. Siendo la yuca una raiz venenosa, requi-
ri6 una manipulaci6n much mAs larga y complicada que la
del trigo para convertirla en la inofensiva material prima con
que se fabricaba el pan de cazabe.
S61o Dios sabe cuAntos siglos de duro aprendizaje habia
costado a los aborigenes tareas como 6stas que dependian (en
cuanto al terricola se refiere) de un conocimiento -mezcla
de verdad y superstici6n- del tiempo, los movimientos de los
astros y otras cosas mAs. Gracias a este conocimiento sa-
bian decidir d6nde, c6mo y cuAndo cortar el bosque con sus
hachas de piedra y sus cercos de fuego; c6mo disponer del
Arbol caido, c6mo amontonar sus troncos, cortar sus ramas y
hojas para reducirlas prontamente a un mont6n de cenizas a
la hora de darles fuego; limpiar la tierra de tocones, races,
rocas y cenizas, sin ayuda de mAquina ni auxiliar cuadrdpe-
do; sembrar a mano la semilla en lecho abierto con una coa
o pedazo de palo puntiagudo o con una vuelta del dedo gordo
del pie cuando el aluvi6n era blando como un bizcocho; ma-
tar a mano la mala yerba, arrancAndola de cuajo antes de que




ADOLFO DE HOSTOS


arropara por complete los tiernos retofios. Luego, las ope-
raciones del cosecho; pero antes ....
iCuAntos desvelos, cuAntas inquietudes hasta llegar a la
madurez del fruto! i Qu6 de trabajos y ansiedades hasta ver-
lo colorear en la rama o hincharse las races de jugos alimen-
ticios bajo la tierra!
Lograda la germinaci6n -a la vez tan devotamente de-
seada y tan justificadamente temida- y salvada de la terri-
ble primera ofensiva de las gramineas silvestres y del tiem-
po inclemente, quedaba much que esperar, pensar y desear
al indefenso labrador en taparrabo. LLlovia? Espl6ndido,
si no en exceso. ZSoleaba? iQu6 dicha si no Ilegaban a
amarillar las hojas! Tronar much inmediatamente despues
de la siembra le hacia sentir como si una espina le atravesara
su pie descalzo: seguramente los airados dioses del Pante6n
araguaco no habian visto esta vez con buenos ojos su hrcu-
leo esfuerzo.
ZY qu6 hacer si menudeaban al conuco de maiz y habi-
chuelas las devastadoras visits de los habitantes de la selva?
Estos eran legi6n. Unos, los insects zapadores, Ilegaban a
la suculenta raiz por impredecibles caminos subterrAneos -
minfsculos tfneles provistos de cAmaras para almacenar las
preciosas particular del fruto robado a golpes de sus cortan-
tes mandibulas; otros, los insects aviadores, atacaban por
sorpresa a plena luz del dia en invasiones tan ripidas e ines-
peradas que apenas daban el tiempo para levantar la mano
protectora; las yaguasas y alguno que otro de sus parientes
carcanos en la larga familiar de los patos, Ilegaban al amparo
de la noche. Como ladrones de tesoros, de antemano avisa-
dos, caian con sus alas silentes exactamente junto al tuberculo
deseado, y escarbando a toda prisa extraianlo para devorarlo
en el instant. Y deslizindose con toda la astucia de un roe-
dor, llegaba olfateando la implacable hutia, que parecia una
especie de gran rata cruzada con liebre.
Todos los medios ideados durante un milenio por el hom-
bre desnudo de las Antillas para combatir los mudos enemi-
gos habian sido insuficientes. Primero, el espantapijaro vi-




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


viente: el nifio de la tribu trepado sobre un mezquino an-
damio en medio del maizal, desviando a vivo grito las alas
salteadoras; luego, para relevar a los nifios de la aburrida
tarea sobre el tablado, la cotorra amarrada a la elevada ra-
ma de un Arbol y ensefiada a dar agudos gritos al menor mo-
tivo de alarma; despues el mufieco de paja, cuya silueta in-
quietante se destacaba contra el verde claro del nuevo folla-
je; ipero, c6mo atajar las invasiones nocturnas, los invisibles
zapadores y las agiles hutias, que se escurrian entire el follaje?
Algunas veces las p6rdidas por estas causes en el conuco
eran tan aplastantes que obligaban a las sedentarias tribus a
buscar el alimento lejos de sus casas. Un afio de sequia, de
plagas de insects o de invasion de hutias podia ser afio de
hambre, si no se recurria a la pesca, la caza o la bdsqueda de
raices silvestres.
ConsultAbase entonces a los magos, los sabios de la tri-
bu; los hombres que creian poder ofrecer soluci6n a algunos
de los misterios de la Naturaleza; los que habian pasado vi-
das enteras en infructuosa contemplaci6n estatica, sin em-
bargo contentiva del germen de la ciencia, que jams deja de
aparecer cuando se observan por primera vez los fen6menos
naturales; los que no podian encontrar explicaci6n alguna de
tales cosas sino suponiendo ingenuamente atributos humans
a cuanta cosa -viviente o inanimada- los rodeaba. El Ar-
bol, el gusano, la roca, la fuente, el cielo, todos para 61 tenian
espiritu. Todos esos espiritus podian hablar; s6lo el mago
podia captar sus mensajes.
Seguramente el mago araguaco, libre de muchas peque-
fias urgencias sociales en el abandon de su lar selvatico, po-
dia, encuclillindose tranquilamente durante horas enteras en
medio del maizal, ver que sucedia mientras crecian las plan-
tas que los hombres de su tribu habian sembrado; c6mo en-
gordaban los tallos con cada aguacero volado y c6mo pare-
cian adelgazar con cada semana de sol abrasador.
No tard'aria much el agorero todavia ignorante -pero
no por much tiempo mAs- del hecho sencillo de la fertiliza-
ci6n por medio de la material orgAnica, en notar, espoleado




ADOLFO DE HOSTOS


por el deseo de obtener buenas cosechas, que algunas de las
piedras tiradas en los alrededores tenian formas y a veces
hasta el color muy parecido a los de cualquier raiz comestible,
y para 61 todas las cosas similares en apariencia lo eran tam-
bien en esencia. La similaridad de forma implicaba identidad
de naturaleza. Luego una roca, un madero, un pedazo de barro
trabajado en la forma de una cosa viviente debia poseer las
cualidades de aquello que representaba. Por largo tiempo
acostumbrado a razonar en terminos de magia simpAtica, no
es extrafio que el mago pensara inmediatamente que tal o
cual piedra encerraba el "espiritu" de la plant a cuyo fruto
se asemejaba. Enterrando la piedra junto a uno de los ar-
bustos menos lozanos, el mago pronunciaba una formula mi-
gica, para impartir "poder" al vehiculo de su ciencia oculta.
El examen de los fetiches mismos nos lleva a idear c6mo
fu6 elaborandose la creencia primordial de que el "espiritu"
que se suponia alojado dentro de la piedra podia ayudar al
agricultor primitive; c6mo esta idea fue ganando complejidad
a media que se aguzaba el poder de observaci6n del indigena
en su propio conuco, uno de tantos mindsculos escenarios en
que se desarrollaba el drama de la vida.
Efectivamente, todos los dias, a cada instant, el conuco
era campo de batalla para los pequefios series vivientes que
luchaban por sobrevivir. Mil episodios de esta indole ense-
fiaban al indigena los detalles de la lucha, sugestivos de los
medios de defense, ya fueren racionales o meramente supers-
ticiosos. Ved aqui, haciendo equilibrios sobre una hoja on-
dulante de maiz, un lagartijo estirando hasta mAs no poder
su estilizado cuerpecillo, lanzindose como una flecha de es-
meralda, de un s6lo limpio, veloz y bien calculado salto, so-
bre un escarabajo en el instant mismo en que 6ste empezaba
a perforar una magnifica mazorca.
"Un buen amigo nuestro", pensaria el mago, con intima
satisfacci6n. Repetidas muchas veces esta simple observa-
ci6n, quieras que no, el mago de la tribu iba tomando sus no-
tas mentales: el hecho ocurria a menudo despues de un si-
bito, corto y furioso aguacero que dejaba humeante el suelo










---S


Macana de piedra. Repiblica Dominicana.


~.

i

'
-ri.




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


por la repentina evaporaci6n, cuando las aguas corrientes ha-
clan salir de sus cuevas a millares de insects; la presa fa-
vorita del lagartijo-guardian era esa malvada vaquita con el
cuerpo listado de negro y amarillo; ya era facil de identificar
el lagartijo-guardian, la espl6ndida flecha viviente tan bien
apuntada y certera que, si acaso, perdia su presa de cien ve-
ces,* una.
Ya el mago estaba en disposici6n de aconsejar a sus cre-
yentes, cuando le consultaban acerca de c6mo librarse de los
ataques de aquel animalejo que destruia las mazorcas en el
.mes anterior al cosecho. DAbase el consejo en tone peren-
torio. Habia que ir corriendo al buen lapidario que hacia los
cemies, o cosas sagradas; que se pongan en seguida a tallar
una cabeza de lagartijo en una "piedra del buen cosecho";
que se haga bonita, para que el espiritu este content; que,
terminado el trabajo se lleve a casa de un mago; alli sera car-
gado con buena medicine y regalado con buen pan de cazabe
para que no deje un s6lo escarabajo vivo en el conuco.
Poco a poco fueron afiadidndose al fetiche, por medio de
simbolos sugestivos de la lluvia, la germinaci6n, etc., repre-
sentaciones de los agents naturales, favorables o no, al bien-
estar de las plants. Por eliminaci6n de lo superfluo llega-
ron a simbolizar, muy diestramente, el fruto por uno de sus
rasgos principles, esculpiendo el brote de un tallo o peciolo
en vez del rizoma, delicada porci6n de la simiente que era,
por cierto, preferentemente atacada por los insects que, ope-
rando bajo tierra, podian utilizar con mis provecho sus fri-
giles mandibulas en los tiernos tejidos de un brote que en la
dura corteza. Ciertamente, el agricultor debia ofrecer espe-
cial protecci6n mAgica a los pimpollos constantemente ame-
nazados de numerosos peligros.
De aqui que la parte principal del fetiche de la fertilidad
en Boriquen, el Puerto Rico indigena, era una proyecci6n co-
noide, generalmente de admirable talla, que parecia un brote
vegetal grandemente amplificado y por raz6n de este exage-
rado tamafio recordaba la forma de un pecho femenino. Lo-
grabase asi un double simbolismo, ya que era corriente, en los




ADOLFO DE HOSTOS


pueblos primitives relacionar la idea de fecundidad con la
funci6n del pecho de la mujer.
El poder o efectividad atribuido a estos objetos se au-
mentaba esculpiendo en ellos las formas de aquellos animals
que, como la rana, por ejemplo, estaban intimamente relacio-
nados con sus practices para atraer la lluvia. En el curso
del tiempo y a media que el culto iba desarrollindose, se uti-
lizaron representaciones de series semejantes al hombre, to-
mados de la teogonia indigena que probablemente represen-
taban los "espiritus" de fen6menos naturales adversos al
agricultor -el cicl6n y las inundaciones, por ejemplo.
Por desarrollo del culto, entendemos la elaboraci6n de las
dos practices basicas de la magia primitive: (1) propiciar a
los agents ben6ficos por medio de la adulaci6n expresada
con ofrendas, .alabanzas y gratificaci6n de los sentidos del
ser, cuya ayuda se invocaba, y (2) exorcizar o "extraer" los
agents maleficos por medio de formulas verbales.
Asi, cuando se queria propiciar permanentemente el "es-
piritu" del lagartijo esculpido en el fetiche, el artist se to-
maba el trabajo de decorar profusamente el objeto llenando
los espacios vacios de sencillas grecas de dudoso gusto. Aun-
que no han llegado hasta nosotros, existen razones para career
que algunos de estos objetos fueran exornados con incrusta-
ciones de oro y de piedras semi-preciosas. La oferta de ali-
mentos y de resinas olorosas quemadas puede haberse hecho
en el area antillana.
Tampoco han llegado hasta nosotros las formulas propi-
ciatorias, cuya existencia puede muy bien inferirse del hecho
de que algunos fetiches representan hutias u otros animals
perjudiciales, la presencia de los cuales s6lo es explicable a
la luz de la suposici6n de que sus semblanzas s6lo podian ser
fitiles al agricultor cuando los dafios que esos animals po-
dian hacer en la siembra eran "neutralizados" por los recur-
sos de la magia entonces disponibles.
Todo 6sto no es suposici6n o hip6tesis. Los europeos que
Ilegaron a las islas en el siglo XVI escribieron relates deta-
Ilados de las costumbres indigenas. Fray Pane, por ejemplo,




































































Antigua vitrina de nogal; Ebanisteria espaiola i nr`to qt:c alon' Ia colecci6n del Istmn


I _




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA .4NTILLANA


dijo que ciertos idolos tenian tres puntas y que los indios
"creen que hacen crecer las plantss. Y con el auxilio de la
ciencia modern he realizado un detenido studio del asunto.
La historic ha facilitado la relaci6n de los hechos; la arqueo-
logia ha permitido constatar la autenticidad de las reliquias
estudiadas; la etnologia ha revelado el alcance racial de las
nociones de magia simpitica de nuestros aborigenes y la in-
fluencia del 'animismo imperante en este orden de ideas; con
la ayuda de la herpetologia he Ilegado a identificar, en for-
ma general, las species de reptiles representados en los fe-
tiches; con el examen del contenido de los est6magos de los ani-
males la entomologia ha revelado la clase de insects que les
servian de alimento; y la agronomia nos dice de las relacio-
nes econ6micas pertinentes a las plants cultivadas por los
aborigenes antillanos. Se han Ilenado ciertas lagunas estu-
diando en otras parties del mundo grupos primitivos que tie-
nen creencias y sistemas econ6micos similares.
No hay duda alguna de que los idolos de la fertilidad eran
parte integrante de todo un culto en el Jardin de los Dioses.
En los dias lejanos, cuando la agriculture estaba en agraz en
las islas del Caribe, estos extrafios fecundadores mAgicos se
interponian entire el agricultor y lo desconocido.




ADOLFO DE HOSTOS


IV

RESULTADOS OBTENIDOS POR ADOLFO DE HOSTOS
EN EL STUDIO DE SU COLECCION SEGUN LOS
AUTORES QUE SE CITAN

Del Dr. Jesse Walter Fewkes, Jefe del Negociado de Et-
nologia Americana del Smithonian Institution, Washington-
D. C.:
"En su articulo ("Anthropomorphic Carvings from the
Greater Antilles") Ud. ha abierto una brecha de investiga-
ci6n sumamente instructive, destinad'a a llenar de luz various
puntos hasta ahora ininteligibles en la arqueologia antillana.
Su trabajo es una valiosa contribuci6n a un asunto oscuro."
-(Carta fechada en octubre 16, 1924)
Del mismo autor:
"Considero al senior de Hostos uno de los principles in-
vestigadores de la arqueologia 'antillana."
-(De una carta del Dr. Fewkes a Mr. George
G. Heye, Museum of the American In-
dian, New York, fechada el 11 de diciem-
bre de 1926)
Del Dr. T. A. Joyce, Departamento de Cerimica y Et-
nografia del Museo BritAnico, Londres:
"El filtimo (de los trabajos de Hostos acerca de los
collares de Puerto Rico) es un excelente sumario, e inmedia-
tamente lo voy a enviar al Real Instituto de Antropologia,
quienes, estoy seguro, tendran muchisimo gusto en publicar-
lo ... Tengo una nota en preparaci6n (acerca de los colla-




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


res antillanos) y creo que la ofrecer6 al American Anthropo-
logist, como un suplemento de su admirable escrito."
-(Comunicaci6n de enero 15, 1924)
Del Dr. Carlos E. Chard6n, Canciller de la Universidad
de Puerto Rico:
"Me reafirmo en mi idea, de que Ud. debiera dedicarse
a escribir la Antropologia Puertorriquefia, y la Universidad
publicarla como parte de sus series monogrAficas. Creo es
una contribuci6n necesaria a la integraci6n cultural del pais
y nadie mejor que Ud. para hacerlo."
-(Mayo 12, 1933)
Del Dr. Fernando Ortiz, Presidente de la Academia de
la Historia de Cuba:
"La traducci6n de la obra de Sven Loven, Uber die wur-
zein der tainischen kultur, que su autor autoriz6 a esta Aca-
demia para publicarla en castellano, aun no estA terminada,
pero es muy possible que lo est6 para los primeros dias del
mes de abril. La sefiorita Alicia E. Tyler y el Dr. Herminio
Portell Vila, desde hace varias semanas, trabaj-an en la com-
probaci6n de las notas, algunas de las cuales hacen referen-
cia a las monografias de usted, con que no contaba la Biblio-
teca de la Academia y que no teniamos los que aqui nos de-
dicamos a estos studios, por lo que su envio result casi pro-
videncial."
-(Enero 15, 1929)
Del Sr. E. Gil Borges, Sub-Director de la Uni6n Pan-
americana, Washington:
"He leido con profundo interns various articulos publica-
dos por el senior de Hostos .... y he sido impresionado por la
agudeza de su observaci6n, su mente altamente cultivada y su
distinguida habilidad como escritor en esta rama de las in-
vestigaciones cientificas."
-(Carta al Dr. Sylvanus G. Morley,
Carnegie Institution, Washington,
de Febrero 12, 1927)
Del Dr. Manuel Gamio, Jefe de la Direcci6n de Antropo-
logia, Mexico, D. F.:




ADOLFO DE HOSTOS


"Me es grato decir a usted que la metodologia empleada
por Ud. en el studio de esos objetos arqueol6gicos es, a mi
modo de ver, estrictamente cientifica y podria servir de mo-
delo a tantos investigadores que hacen arqueologia profesio-
nal para "epat6r les bourgeois"."
-(Carta del 9 de julio de 1923)
Del Dr. W. H. Holmes, Director, National Gallery of Art,
Washington, D. C.:
"No puedo menos que aprobar sus m6todos de investi-
gaci6n y el cuidado con que usted protege sus conclusions.
Este es sabio proceder."
Del mismo autor:
"Me ha agradado e instruido el modo de tratar Ud. este
asunto, y el doctor Hrdlicka, quien acaba de leer su articulo,
habla encomiasticamente de 61 . ." (Se refiere al trabajo
de Hostos "On the Origin of Ornament").
-(Carta de junio 28, 1921)
Del Dr. Irving Rouse, del Departamento de Antropolo-
gia de la Universidad de Yale:
"Dise relieve (en Anthropological Papers) al arte pre-
hist6rico, como aparece representado en las colecciones ar-
queol6gicas de las Antillas; el volume constitute la primera
contribuci6n important en esta disciplin'a desde los primeros
trabajos de Fewkes, Joyce y Lothrop."
"De Hostos fu6 el primero que dcscubrio estratigrafia
en un sitio que contenia ceramica en las Antillas, y en el pri-
mero de sus trabajos publicado en 1919, 61 present un pro-
yecto, infortunadamente jams realizado, para el studio es-
tratigrifico de los yacimientos arqueol6gicos de Puerto Rico."
-(De "American Anthropologist", N. S.,
No. 46, 1944)
Del Dr. Marshall H. Saville, Museum of the American
Indian, Heye Foundation, New York City:
"De Hostos ha presentado razones convincentes para in-
terpretar el zemi como el alojamiento del espiritu de una plan-
ta alimenticia, sugiriendo que la forma (del zemi) se derivaba




















fi4
-3;'


Vaso reprcsentando una cotorra. Ceramica policromada de Chiriqui,
Panama.


r 3
3C~




UNA OOLEOOION ARQUEOLOGICA ANTILLANA 71

de un intent de copiar la forma del tubrculo maduro de yau-
tia."
-("Indian Notes", Vol. III, No. 3, Museum of
the American Indian, Heye Foundation,
New York, July, 1926)
Del Sr. Juan de la C. Posada, critic de la revista Uni-
versidad Catolica Bolivariana, Abril-Mayo-Junio, 1943, Me-
dellin, Colombia:
Enumera entire los capitulos de la obra Anthropological
Papers los que se refieren a las "formas reptilianas de *arte
y la magia; un plan para el studio del arte primitive, desde
el punto de vista antropol6gico; sobre el origen de los orna-
mentos, etc.", y dice:
"Para terminar, estamos seguros de que los antrop6lo-
gos y los amantes del studio de la prehistoria americana, en-
contraran en este libro copiosos datos y concepts critics de
gran valor."




ADOLFO DB HOBTOB


V

LA COLECCION DE ADOLFO DE HOSTOS
DE RELIQUIAS INDIAS PREHISTORICAS DE
PUERTO RICO, SANTO DOMINGO, CHIRIQUI Y
AMERICA DEL SUR
De Chiriqui
89 Ollas de barro, distintos tamafios.
19 Tripodes de barro, surtidos.
10 Pitos de barro.
2 Vasos de Nicoya (efigies de cotorra y de la rata
Kanguri).
1 Vaso con la efigie de un mono.
1 Frasco de barro, Peri.
2 Maracas de barro.
9 Figuras femeninas, barro, sentadas.
2 Metates de piedra, efigies de leopardo.
4 Amuletos de jadeita.
1 Amuleto de oro (sapo).
3 Amuletos de metal.
Colecci6n de reliquias araguacas y caribes de
Puerto Rico y Santo Domingo
10 Collares de piedra, macizos y delgados. Uno de pie-
dra excepcionalmente bien tallado (roto y reparado).
3 Codos.
3 Collares rotos, parecidos a los codos.
1 Collar de cuentas de calcedonia, 305 cuentas con su
amuleto.
20 Amuletos de piedra (antropoides, piernas contraidas)




i UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


4 Paletas para provocar los v6mitos, concha de cara-
col y hueso.
7 Figuritas de piedra.
1 Rosca de huso, piedra.
34 Cuentas de piedra, surtidas (cilindricas, tubulares y
elipsoides).
2 Pendientes de piedra.
21 Adornos y tallados de concha y hueso.
1 Dije para las orejas, piedra.
31 Ollas enteras de distintos tamafios (algunas averia-
das y otras pegadas). EstA entire ellas una de las mAs
notables piezas encontradas hasta ahora en las An-
tillas).
200 Piezas de materials de un conchero (discos, cuen-
tas, triAngulos, de concha, con adornos grabados).
1 Duho de madera, de cuatro patas, o plato ceremonial,
con ornamentaci6n laberintica, grabada en la super-
ficie superior.
1 Duho de cuatro patas, madera figurea antropom6r-
fica, acostada boca arriba, con cabeza y genitales).
1 Duho de madera, cuatro patas, cabeza zoom6rfica,
con adornos grabados en la superficie.
3 Duhos de piedra, cuatro patas, pequefios, buena talla,
1 Cabeza de piedra negra (tamafio natural). Ensefia el
mas alto grado del arte de tallar la piedra, encontra-
da en nuestro Hemisferio.
1 Cabeza de piedra blanca, tamafio natural. 4Marmol?
1 Macana de piedra.
3 Gabezas de piedra.
5 Hachas grabadas.
2 Hachas monoliticas.
1 Hacha monolitica, rota.
1 Hacha monolitica, rota.
3 Mascaras de piedra.
32 Manos de morteros, mostrando casi todos los tipos
de tales objetos antillanos.
7 Morteros.




ADOLFO DE HOSTOB


1 Mortero grande.
1 Plato ceremonial de piedra, con su mano en forma
de un pAjaro, uso ceremonial.
1 Plato ceremonial de piedra.
3 Morteros de adorno.
14 Piedras problemAticas.
10 Pulidores de piedra.
5 Hachas, tipo caribc.
70 Hachas surtidas.
30 Cinceles de piedra, algunos puntiagudos, otros bise-
lados.
13 Piedras mamiformes, grandes y tamalios medianos,
primer tipo.
4 Piedras mamiformes, del segundo tipo.
6 Piedras mamiformes, del tercer tipo.
4 Piedras mamiformes, del cuarto tipo.
19 Piedras mamiformes. Miniaturas, de una o dos pul-
gadas.
9 Piedras mamiformes, de los tipos an6malos, con gra-
bados laterales en un piano vertical.
1 Piedra mamiforme, compuesta, primer y tercer tipo.
4 Hachas engastadas en madera, sus mangos copiados
de piezas originales.
1 Elipsoide de piedra negra.
1 Elipsoide de piedra grabada (pequefio).
1 Hacha ceremonial, grande.
1 Bast6n de mando (linico ejemplar, piedra negra, que
represent una forma serpentina, enroscada).
1 Daga de piedra negra.
1 Figura de piedra blanca, facciones de alto relieve.
1 Culebra de piedra con el cuerpo extendido.
76 Fragmentos de barro, montados en tabletas.
1 Copa de concha de lambio.
100 Fragmentos de barro, sueltos.
50 Hachas de piedra surtida.
5 Esferas de piedra.




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


RELACION DE LOS OBJETOS Y LIBROS DONADOS A
LA UNVERSIDAD DE PUERTO RICO POR DON ADOLFO
DE HOSTOS Y QUE ACOMPARAN LA COLECCION AR-
QUEOLOGICA DONADA A DICHA INSTITUTION POR
EL FIRST FEDERAL SAVINGS AND LOAN
ASSOCIATION OR PUERTO RICO

1 Vitrina horizontal de caoba y cristal, de 6' 5" x 18" x 2' 16",
con tablillas de cristal.
1 Vitrina horizontal de roble y cristal, de 6' x 183/4" x 2' 16",
con tablillas de cristal.
1 mueble de madera del pais (palo de rosa), expresamente
construido para colocar collares de piedra, 15" de ancho
por 32" de alto.
3 cajas de caoba y cristal con sus cerraduras, de 341/," x 17"
para colocar objetos pequefios, tales como amuletos, abalo-
rios, etc.
1 mueble antiguo de 6' 20" de largo, 31" de ancho, y 6' 18"
de alto, descrito asi en la pigina 248 de "La exposici6n de
Puerto Rico", Memoria llamada de Infiesta (P. R., 1895):
"Una magnifica vitrina de nogal y cristales de Venecia;
obra tallada y de alta ebanisteria, estilo del renacimiento:
es, sin duda, el mueble mAs precioso de la Exposici6n." (Es-
te mueble esti construido de ensambladuras. H'abia sido
exhibido antes en una exposici6n de Barcelona. Debe tener
alrededor de 80 afios. EstA ilustrado en la obra citada, fren-
te a la pigina 247. Esta en perfect estado de conserva-
ci6n. Contiene la colecci6n Centroamericana. Valorada es-
ta vitrina en $1,500.00.




ADOLFO DBI HOBTOB


1 roseta de palo de rosa, de 25" de diametro, con sostenes
labrados de la misma madera, para la colocaci6n de instru-
mentos pequefios de piedra, tales como cinceles.
1 repisa artistic de caoba de 6' de largo por 7" de ancho.
2 panoplias de 2' 19" de largo por 30" para la colocaci6n de
hachas de piedra.
11 tabletas colgantes, de palo de rosa, de distintos tamafios,
para la exhibici6n de fragments de ceramica y objetos
de piedra.

COLECCION DE PLANS Y MAPAS

1. The Spanish Empire in the West Indies. Major Forti-
fications and Convoy Routes (1550-1750), Coast Artillery
Command, San Juan, 1943.
1-a. Piano de la ciudad de Puerto Rico enviado a S. M. por
el Lcdo. Rodrigo Figueroa en septiembre 12, 1519. Copia fo-
tostatica del original.
1-b. Copia en azul del anterior hecha en diciembre 1937
por el Capt. Henry B. Margeson, 65th. Infantry.
2. Planos de las Obras del Fuerte de El Morro a fines del
siglo XVI.
3. Piano del Fuerte de El Morro por el Capt. Pedro de
Salazar (hacia 1598).
4. Piano de la ciudad de San Juan y de las fortificaciones
de campafia construidas por el Gen. Hendrickz, 1625.
4-a. Puerto Rico, soo alst ham van buyten lait diahin -
(Puerto Rico como se ve desde afuera, i. e., desde el mar).
4-b. Puerto Rico soo alst ham aon de biennen syde lait
sion ("Puerto Rico como se v6 desde adentro i. e., desde
la bahia").
5. Piano de I'a ciudad de San Juan y sus fortificaciones
por Dn. Luis Venegas Osorio, 1678.
6. Port et Ville de Porto Rico dans 1'Isle de ce nom.
7. De Hoodstad en Haven, van't Eiland Porto Rico in de
Westindien, mapa holand6s de 1769.




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


8. Piano de El Morro y todas sus inmediaciones de orden
del Mariscal O'Reilly por Don Tomas O'Daly, 1772.
9. Piano de la isleta de San Juan incluyendo las fortifica-
ciones hechas en 1771, levantado por Dn. TomAs O'Daly, 1772.
10. Piano de la ciudad y bahia de San Juan levantado por
Tomas L6pez de orden del Capt. de la Real Armada, don Jo-
se de Pereda, Madrid, 1785.
11. Plan du Principal Port de l'Ile de Porto Rico. Lev4
en 1794 por Cosme de la Churruca publice en 1801 par le
Ministre de la Marine Francaise).
12. Mapa de Puerto Rico (mitad oriental), Public Road
Office, London, M. P. G. 599.
13. Fortifications of San Juan, P. R., No. 5. Small Fort
Covering Punta Salinas and Coast West of San Juan. (Drawn
in 1937 by Capt. H. B. Margeson, 65th. Infantry).
14. Mapa de la Isla de Puerto Rico, por el Coronel de In-
genieros, Francisco Coello, 1851.
15. Piano de la ciudad y bahia de San Juan de Puerto Ri-
co, por el autor anterior, 1851.
16. Morro Castle, San Juan. View and Sections, copia
del original por el ingeniero espafiol H. F. Castro, 1860.
17. Piano del terreno exterior de la Plaza (de San Juan)
con indicaci6n de la parte que ha de conservar el ramo de
Guerra y la que se ha de entregar a la Administraci6n Civil-
Cuerpo de Ingenieros del Ejercito, por su comandante Manuel
Walls, 1867.
18. Mapa de la Ciudad y Bahia de San Juan, y sus alrede-
dores en un radio de 10 Kms., aproximadamente, levantado
en 1884 y copiado por Armando Morales en 1901.
19. Piano de la Capital y Bahia de San Juan de Puerto
Rico, hacia 1890 (an6nimo).
20. Plano de la Ciudad y Bahia de San Juan, P. R., por
el Ingeniero Director de la Junta de Obras Pdblicas de Puer-
to Rico, M. Cueto, 1896.
21. Military Reservation of San Juan (and the city of
San Juan), 1915. Copia de 1918.




ADOLFO DE HOSTS


22. Plan of San Crist6bal Fort and Vicinity Existing
condition. U. S. Engineer, P. R., District, 1939.
23. Carta del Oc6ano Atlantico Septentrional con los De-
rroteros de Col6n.
24. Carta de las Costas de Tierra Firme y Antillas con
los derroteros de Col6n.
25. Mapa de las Antillas de Juan de la Cosa, 1500.
26. El Hornabeque de El Morro por el Capt. Salazar.
27. La Isla de Bick. 1718 Archivo de Indias.
28. (Con dos hojas) Plano de las Bahias de Aguada y
Afiasco y Puerto de Mayagiiez, sondeadas por orden del Go-
bernador actual a fin de demostrar la Bahia de Aiiasco, des-
tino el mAs seguro para flotas y azogues provinientes de Es-
pafia, con los Rios y Lagunas c6modas para las Aguadas, 1757
(Muestra el fondeadero en Rinc6n por medio de un navio
anclado).
29. Plano del Fuerte de San Joseph situado en la Ense-
nada de Bocanegra en 18930' y 31 /2 de Longitud sobre la
costa septentrional de la Isla de Puerto Rico.

Los Pianos de D. Cosne de la Churruca (hacia 1795).

30. Puerto de San Juan. (1)
31. Plano de la Aguadilla. (2)
32. Plano de la Ensenada de Mayagiiez. (3)
33. Plano del Puerto de GuAnica. Copia del Archivo Na-
cional de Washington.
34. Carta GeogrAfica de las Islas de San Juan de Puerto
Rico, Vieques, la Culebra, San Tomas, Santa Cruz y Cayo
de San Juan. Pobladas las tres iltimas por los dinamarque-
ses. Por D. Francisco FernAndez de Valdelomar (fines del
siglo 18?).
35. Plano Particular del Puerto y Nueva Poblaci6n que
los Dinamarqueses han fomentado en la Isla de Santa Cruz
(afio 1735) con un perfil y elevaci6n por D. Francisco Fer-
nindez de Valdelomar. Incluye tambi4n copies extras de ca-




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA 79

da uno de los pianos Nfms. 2, 10, 11 y 30, haciendo un total
de 42 pianos, incluyendo otros tres items, a saber:
1. Plan of the Town and Harbor of San Juan de Puerto
Rico, formado por Jefferys (2a. mitad del siglo XVIII?)
2. Plan of the Ancient City of San Juan, P. R. made in
1937 for Col. John W. Wright, Commander U. S.
Troops, P. R.
3. Maps of Puerto Rico and the Island of Haity, Lon-
don, 1815.




ADOLFO DE HOSTOB


BIBLIOTECA ANTROPOLOGICA (*)

(Etnografia, Etnografia y Arqueologia,
Especialmente de las Antillas)

Adam Antigiiedades Romanas, 1834, Vols. 2, 3, 4.
Alberty Prehistoria de Quisqueya, 1912.
Allen, H. An Analysis of the Life Form in Art.
American Anthropologist Vols. 21, 22; Ethnological So-
ciety Tansactions.
Annual Report, U. S. National Museum, 1896 y 1897.
1896 An Account of the U. S. National Museum (True)
Origin of Art (Thomas Wilson)
Chess and Playing Cards (Culin)
Biblical Antiquities (Adler)
Eskimo Lamps (Hough)
1897 Oboriginal Pipes and Smoking Costums (Mc-
Guire)
Properties of Minerals (Tassin).
Easter Island.
The Man's Knife (N. A. Indians), Mason.
Classification of Minerals (Tassin).
Arrowpoints, Spearheads and Knives of Prehistoric
Time (Wilson).
Annual Report Bureau of American Ethnology
1880-81 Zufii Fetiches (Cushing); Iroquois Myths

(*) Numerosas obras aparecen bajo distintas denominaciones y luga-
res en esta lista para facilitar su bfisqueda. Diez tomos del Bureau
of American Ethnology y otros fueron donados anteriormente al
Museo de la Universidad.






















































Mano de mortero de piedra. Puerto Rico.




UNA COLECCION ARQUEOLOGICA ANTILLANA


(Smith); Animal Carvings from Mississippi Mounds
(Henshaw); Navajo Silversmiths (Matthews); Ame-
rican Ancient Shell Art (Holmes); New M6xico and
Arizona Callections (catalogues) in 1879-80.
1882-83 Pictographs of the North American Indians
(Rick, Mollery); Pottery of the Ancient Pueblos (Hol-
mes) ; Ancient Pottery of the Mississippi Valley (Hol-
mes); Origin and Development of Form and Ornament
in Ceramic Art (Holmes).
1884-85 Ancient Art of Chiriqui (Holmes); Tex-
tile Art in Relations to Form and Ornament (Hol-
mes); Maya Codicies (Thomas); Osage Traditions
(Dorsey); The Central Eskimo (Boas).
1907 Certain Antiquities of Eastern M6xico (Few-
kes).
1908-09 Ethnobotany of the Zufii (Stevenson);
Animism and Folklore of the Guiana Indians
(Roth). List.
1910-11 Seneca Fiction, Legends, Myths (Curtin-
Hewitt).
1910-12 Ethnobotany of the Missouri River (Gil-
more); Antiquities of Mancos and La Plata, Colo-
rado (Morris) ; Designs on Opi Pottery (Fewkes);
Hawaiian Romances (Beckwith).
1912-13 A Prehistoric Island Culture Area of Ame-
rica (West Indies), Fewkes.
1913-14 I Part: Ethnology of the Kwkiuth (Boas)
II Part: Ethnology of the Kwkiuth (Boas)
Annual Report Smithonian Institution
1867 Hurricane in St. Thomas Earthquakes.
Maritime Disaster of the Antilles (in re Puerto Rico
Earthquakes of 1867 in page 466). Hurricane of Oct.
1867 in Porto Rico.
1877 The Latimer Collection of Antiquities from Puer-
to Rico (Mason).
1882 The Gustuso Indians, Costa Rica (Fernandez).
Florida Gold and Silver Ornaments (Le Baron); Ex-




ADOLFO DE HOSTOS I


plorations in Central America (Bransford); West In-
dian Arachaelogy (p. 19).
1884 Chiriqui Archaeology (p. 26); Antiquities of Pan-
tale6n (Guatemala) Bransford; The Guesde Collection
of Guadalupe (Otis Mason) in Antillean File; Biblio-
graphy in 1884.
1916 Origins of (European) Civilization; The Dragon
of Qirigua (Holmes); Mesa Verde Pueblo (Fewkes);
Earthwork Builder of Ohio (Willoughby).
1932 The Rise of Man and Modern Research (Bread-
stead) ; Historical Cycles (Crawford); The Great Wall
of Peru (Shippes); The Decline of Determinism (Ed-
dington).
Antillean Archaeology Kitchen-Middens in Jamaica (De
Booy) ; Artifacts from Bahamas (De Booy) ; Pottery from
Santo Domingo Caves (De Booy); Puerto Rico Elbow-
stones in Heye Museum (Fewkes); Archaeological Work
in Puerto Rico (Haeberlin) ; Petroglyphs of St. Vincent
(Huckerby) ; Objects from Shell-heaps at Erin Bay (Few-
kes); Archaeological Investigations in Trinidad (De
Booy) ; Archaeology of Margarita Island (De Booy); Mo-
nolithic Axes of America (Saville) ; Culture and Environ-
ment in Lesser Antilles (Fewkes) ; Engraved Celts from
Antilles (Fewkes); West Indies Supertitions in re Celts
(De Booy); Museum of American Indian (Pepper).
Archaeology of Chiriqui Octopus Motive in Chiriquian Art
(McCurdy), Heye Museum Constributions (American An-
throp., V. 15, No. 14); Les Indies de 1'Etat de Panama,
A. Pinart (Rec. Ethnoligique, 1887); Use of Gold in Chi-
riqui, Holmes (Smith, Inst., 1887) ; The Armadillo in the
Ancient Art of Chiriqui, McCurdy (16th. Congress of
Americanists, 1906); The Alligator in the Ancient Art
of Chiriqui, McCurdy (An Abstract, 16th. Congr. Int.
Ams.).
Arts Lib4raux Les Arts Liberaux dans la Statuaire du
Moyen Age, (De la Revue Archeologique) ; E. Male; Unite
et Diversity, W. Deonna; Qelques Ruminants sur des




UNA COLECCION. ARQUEOLOGICA ANTILLANA


Oeuvres d'art Asiatiques, U. Durst; Influence de la Tech-
nique sur l'oeuvre d'Art, W. Deonna; L'Age des Cavernes
et Roches Orn6es de France et D'Espagne, Breuil; L'Ani-
mism et sa place dans L'evolution Religieuse, D'Alviella;
Notes sur le Domovoy, Van Gennep.
Avebury, Lord Prehistoric Times, 1913.
Ballet Les Caraibes.
Barros Grez La Triada Incisica; El Pilar de Chavin.
Bastien Anthologie du Folklore Haitien.
Batchelder Design in Theory and Practice.
Bartramn The Greek Indians, 1789 (Reprint).
Batres Civilizaci6n de Algunas de las Diferentes Tribus
que Habitaron el Territorio, Hoy Mexico, en la Antigiie-
dad, 1888.
Bayo, Ciro Indios Pampas; Rios del Oro Negro; El Tem-
pe Boliviano; Las Terrazas de los Andes. (Todos en un
volumen.
Belgrano, L. T. Ossa Di Cristoforo Colombo in Santo Do-
mingo.
Berndt, Ronald M., and C. H. Berndt Social Behavior in
Western Arnhen Land.
Bertoni Analogias Caribe Guaranies; Influencia de la Len-
gua Guarani en Sur America y Antillas.
Beuchart Manuel D'Archeologie Americaine, 1912.
Biart L'Homme et son Berceau.
Bingham, Hiram In the Wonderland of Peru and Vitcas,
The Last Inca Capital.
Birch History of Ancient Pottery (2 Vols.), 1858.
Boas Anthropometry of Puerto Rico (modern); Mind of
Primitive Man.
Brandsford, J. F. Researches in Nicaragua (Archaeolo-
gical), 1881.
Brinton American Hero Myths (2 Vols.) ; American Race
(ethnological descriptions of American Stocks, including
Caribs and Arawacks), 1901.
British Museum How to Observe in Archaeology.
Brooks On the Lucayan Indians.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs