• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Prelude
 Dos oraciones memorables
 Antecedentes necesarios
 La Flota y los Galeones
 Las remotas huellas
 Las incursiones bucaneras...
 La paz de Nimega y la paz...
 La guardarraya elastica la guardarraya...
 Las usurpaciones ilegales de los...
 Aranjuez: 77 anos de anteceden...
 Del tratado de basilea al 1844
 La mediacion de 1850
 De la linea epica de 1856 al tratado...
 El tratado de 1874
 Negociaciones e incidentes hasta...
 El arbitraje papal y las convenciones...
 De 1900 al arbitraje de 1911
 Mediacion de 1912
 De 1916 a 1929
 La solucion del pleito intermi...
 Incidentes de 1937 y 1942
 Dominicanizacion de las regiones...
 La obra educativa de Trujillo en...
 Edificaciones en la frontera
 Nacionalizacion economica de la...
 Las relaciones dominicohaitian...
 Appendix
 Bibliography
 Index














Group Title: Era de Trujillo, 25 años de historia dominicana
Title: La dominicanización fronteriza
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078440/00001
 Material Information
Title: La dominicanización fronteriza
Series Title: La Era de Trujillo, 25 años de historia dominicana
Physical Description: 299 p. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Machado Báez, Manuel A ( Manuel Arturo )
Publisher: Impresora Dominicana
Place of Publication: Ciudad Trujillo
Publication Date: 1955
 Subjects
Subject: Boundaries -- Dominican Republic -- Haiti   ( lcsh )
Boundaries -- Haiti -- Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Dominican Republic
Haiti
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 295-298.
General Note: "Publicaciones de la Junta Ejecutiva Pro-celebración del 25o Aniversario de la Era de Trujillo."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078440
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AFE5405
oclc - 13490714
alephbibnum - 001061516
lccn - 58032737

Table of Contents
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Prelude
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Dos oraciones memorables
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Antecedentes necesarios
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    La Flota y los Galeones
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Las remotas huellas
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Las incursiones bucaneras y piraticas
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    La paz de Nimega y la paz de Riswick
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
    La guardarraya elastica la guardarraya real
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Las usurpaciones ilegales de los asaltadores Franceses
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    Aranjuez: 77 anos de antecedentes
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
    Del tratado de basilea al 1844
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    La mediacion de 1850
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    De la linea epica de 1856 al tratado de 1867
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    El tratado de 1874
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
    Negociaciones e incidentes hasta 1892
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
    El arbitraje papal y las convenciones secretas de 1898 y 1899
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
    De 1900 al arbitraje de 1911
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
    Mediacion de 1912
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    De 1916 a 1929
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    La solucion del pleito interminable
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
    Incidentes de 1937 y 1942
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
    Dominicanizacion de las regiones fronterizas
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
    La obra educativa de Trujillo en la frontera
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
    Edificaciones en la frontera
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
    Nacionalizacion economica de la frontera
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    Las relaciones dominicohaitianas
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Appendix
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
    Bibliography
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
    Index
        Page 299
Full Text


















LA ERA DE TRUJILLO
25 AOS DE HISTORIC DOMINICANA






LA ERA DE TRUJILLO
25 AOS DE HISTORIC DOMINICANA






EZom icarn&lcfon

gJron feriza

POR
MANUEL A. MACHADO BAEZ


3

AO DEL BENEFACTOR DE LA PATRIA

Impresora Dominicana
Ciudad Trujillo
1955


























































PUBLICACIONES DE LA JUNTA EJECUTIVA PRO-CELEBRACION
DEL 259 ANIVERSARIO DE LA ERA DE TRUJILLO
















Advertencia

La Junta Ejecutiva Pro-celebracin del 25 Aniversario de
la Era de Trujillo encomend al atildado escritor dominicano,
Lic. J. Enrique Hernndez, la preparacin de esta obra; pero
fatalmente no pudo terminarla: muri dejando escrito hasta el
capitulo sptimo.
Ms tarde, la Junta nos encarg continuarla. Con efecto,
hemos sealado cronolgica y documentalmente las perspecti-
vas de mayor trascendencia en la historic del que fu tan de-
batido problema fronterizo dominicohaitiano y los aspects so-
bresalientes de la fecunda e infatigable labor dominicanista
realizada en tierras de la frontera durante veinticinco aos por
el genio creador del Benefactor y Padre de la Patria Nueva,
Generalsimo y Doctor Rafael L. Trujillo Molina.
















Lo que segura y positivamente quedar es el memo-
rable ejemplo de un puado de gentes de sangre espaola.
que olvidados, o poco menos, por la metrpoli desde el
siglo XVII, como no haya sido para reivindicaciones tar-
das e inoportunas, coexistiendo y luchando, primero, con
elements exticos de lengua, despus con elements re-
fractarios a toda raza y civilizacin europea: empobreci-
dos y desolados por terremotos, incendios, devastaciones
y matanzas: entregados a la rapacidad de pirates, de fili-
busteros y de negros: vendidos y traspasados por la diplo-
macia como un hato de bestias: vejados por un caudillaje
insoportable y vctimas de anarqua perenne: han resisti-
do a todas las pruebas, han seguido hablando en castella-
no, han llegado a construir un pueblo; han encontrado,
en medio de las dursimas condiciones de su vida, algn
resquicio para el ideal, y tarde o temprano han tenido poe-
tas. Lo pasado es prenda de lo future.
























































La musa castellana nunca ha dejado de
levantar su voz sobre este hrrido tumulto.

Marcelino Menndez y Pelayo








CAPITULO 1




Dos Oraciones Memorables




LAS dos oraciones del gran polgrafo es-
paol que president esta obra, han sido usadas en diversas oca-
siones para tratar materials idnticas, semejantes o referentes al
tema aqu tratado. Si el empleo de aquellos profticos apoteg-
mas de Marcelino Menndez y Pelayo han ajustado bien cuan-
do se ha dilucidado este tema en el campo jurdico o estricta-
mente histrico, ms ajustado ha estado su uso cuando ste ha
sido aplicado a la exploracin y puntualizacin del tema desde
el punto de vista social. Porque no se puede separar el studio
de la obra de civilizacin llevada cientficamente a la frontera
dominicohaitiana durante veinticinco aos, de una etiologa de
las amarguras que van unidas inseparablemente al desarrollo y
a la formacin de una conciencia national dominicana en los
lindes occidentales de nuestro Pas. Esa investigacin etiolgica
tiene que ahondar y escudriar. Tiene que penetrar las razones
primigenias remotas de la amalgama de sucesos que di origen
a la formacin de dos nacionalidades distintas en la isla de
Santo Domingo; y, al hacer, cenagosas aguas arriba, la abru-
mante incursin causal de investigacin, de paciente examen
histolgico, se impone abrir el process con una detallada por-
menorizacin de los hechos -que ni en un solo caso dejan de
revestir importancia- y de los instruments jurdicos que han
precedido al actual estado de ajuste, de paz racional, de concor-
dia esperanzadora y de decisive y profunda civilizacin en mar-
cha de nuestra region limtrofe.









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


Patria en Dios, patria en paz, patria en civilizacin, patria
en derecho, patria en justicia, patria en los cimientos de nuestro
espritu, arribando a ellos por los caminos de la cultural: en
estas palabras se compendia y se esencializa la labor domini-
cana y humana de la Frontera. A verla caminamos.

**

Un ciudadano dominicano, jurista y poeta en grado igual
de prestancia, hizo una sntesis llena de verdad y de belleza en
se libro sobre El ms antiguo y grave problema antillano. Vir-
gilio Daz Ordez. Abre su studio con las siguientes afirma-
ciones:
"De acuerdo con una hiptesis geolgica, las Anti-
llas son los picos prominentes de una gran cordillera su-
mergida; y el Mar Caribe, que hoy se asoma al Atlntico
por las ventanas de cien canales, fu un gran lago en po-
cas remotas.
La hiptesis de una cordillera sumergida nos hace
pensar en que estas tierras, al hundirse en las aguas en un
naufragio gigantesco, dejaron a flote, como invicta insig-
nia, lo ms alto y noble, lo que ms en contact haba es-
tado con el beso del sol y del cielo. Y en esos picachos
proceros que al hundirse un poco acercaron el sereno azul
del cielo hasta el inquieto azul de los mares, les ha tocado
a nuestros pueblos vivir, como por un bello don de la Pro-
videncia.
Motivos de orden geolgico y geogrfico son los pri-
meros que aparecen en nuestro pensamiento al tratar de
investigar las fuerzas iniciales que crearon intercambios
entire Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico. Igualdad cli-
matrica, igualdad de flora y de fauna, debieron ser las
causes de que, sin duda desde la poca precolombina, los








DOS ORACIONES MEMORABLES


nativos de las tres Antillas pudieran cambiar de isla sin
que les pareciera que cambiaban de patria. Desde antes
del Descubrimiento nuestro intercambio est patrocinado
por la naturaleza. No hemos hecho sino continuarlo Los
mismos canales que separan nuestras islas tienen, en su
estrechez, un anhelo de continuidad que contradice a la
idea de separacin. Acaso el poeta que ha dicho que so-
mos "un continent deshojado en el mar, como una flor",
ha forjado, ms que una frase bella, la expresin de una
bella verdad.
La historic nos ensea que nada enlaza tanto y ms
fuertemente a hombres y pueblos como una comunidad
ntima de grandes anhelos o de grandes temores. El inte-
res comn en la aspiracin o en la defense tiene ms
fuerza que el artificio de los tratados. La experiencia evi-
dencia que tales tratados sobreviven y resisted a toda clase
de embates slo cuando consagran un preexistente inters
comn. Y en nuestro caso, la geografa ha hecho de nues-
tro destino, de nuestra vida, de nuestra historic, casi una
sola y misma cosa.
En ese scenario as dispuesto por las leyes misterio-
sas y sabias de la Providencia, intervene luego la historic.
Cuba, Quisqueya y Borinquen son descubiertas, con pe-
queas diferencias de tiempo, en el mismo Gran Viaje de
Cristbal Coln. Hijas primigenias de la Madre Espaa,
fueron las Antillas las primeras en acogerse a su fecundo
seno y de las ltimas en desasirse de su cansado regazo. Y
ello conllev para estas islas, desde el amanecer de la his-
toria americana, igualdad de bandera protectora, de ha-
bla armoniosa, de religion apasionada, de sistemas legales,
de fusin de razas, de costumbres populares, de regmenes
coloniales. A todo lo largo del coloniaje las tres grande
Antillas fueron como una sola colonia. Las cortas distan-
cias marinas que la desunen adquirieron entonces el valor








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA

de una separacin terica. En el mapa colonial de Espaa
fuimos una sola mancha unicolor.
El final del siglo XVIII y el comienzo del siglo XIX,
la era de las liberaciones definitivas, sorprendi a las An-
tillas en franco intercambio general. La obra de aproxi-
macin que cre la naturaleza comenz a ser ms intense
y ms conscientemente cultivada por el espritu y la mente
de! hombre antillano. Casi hacia la mitad del ltimo si-
glo, cuando el Pueblo Dominicano enarbol una bandera
independiente, su ensea era acariciada por los aires de la
libertad como por el simptico aliento de los pueblos cu-
bano y puertorriqueo. Y pasado el eclipse de la Anexin,
ya en franca va de independiente determinismo, la Rep-
blica Dominicana hall en el alma y en los brazos de esos
pueblos hermanos cordial refugio y confortador aliento
para ms de un hijo procero...
Esta solidaridad interantillana, fuerte pedestal de in-
tercambio de creacin definitive, cristaliz en forma he-
roica en las guerras cubanas de emancipacin. Pechos cuba-
nos, dominicanos y puertorriqueos fueron un solo blan-
co para el plomo airado de la nacin tutora. Las sombras
del guerrero banilejo (Mximo Gmez) y del mrtir poe-
ta borincano (Francisco Marn) .. ., se iluminan, con to-
do y ser sombras, como soles capaces de dar lumbre y
amor an desde la muerte. .

La Cancin de las Antillas, en la cual Luis Llorns
Torres se hace prcer lrico, es un himno del Archipila-
go...

La Nacin Haitiana, no puede dejar de ser conside-
rada en ningn problema Pan-Antillano. Desde luego, que
a quien ms de cerca toca esta consideracin es a la Re-








DOS ORACIONES MEMORABLE


pblica Dominicana. Las Repblicas Dominicana y Hai-
tiana son dos paradjicas hermanas siameses de las Anti-
llas. No parece sino que estas islas, pedestales de cien ban-
deras, tratan de ensear cmo, hasta en una sola isla, ca-
ben dos patrias.
Sin embargo, las dos naciones, de individualidad y
caracteres bien definidos y bien diversos, no podran lle-
gar jams a una recproca asimilacin. La historic demues-
tra que veintids aos de dominacin haitiana dejaron in-
tacta el alma dominicana. Si la dominacin hubiera sido
inversa, el resultado habra sido idntico. Aquel ensayo
fu fecundo en recprocas enseanzas.

La frontera haitiana no es solamente la lnea que
separa polticamente a una nacin de otra, ni a un pueblo
de otro pueblo. Esa frontera es la divisoria tendida entire
'los pueblos antillanos de origen y de habla espaoles, y
otro pueblo antillano de origen y esencias radicalmente
no hispanos".

**

Precisamente eso: el origen y las esencias de la dualidad
social reposada en La Espaola es el punto de apoyo, la razn
prima y el campo general de aplicacin de toda la investiga-
cin propuesta. Plantear objetivamente el studio de la obra
de civilizacin interpuesta en la frontera, es de una vez retro-
explorar dos cosas congnitas en ese planteamiento: el porqu
de esa gigantesca construccin civilizadora en aquel punto de
nuestra Patria, y el porqu remoto del problema que oblig y
obliga a mantener esa maquinaria de civilizacin ah. Esto es,
en todo studio que tenga por sujeto central la dominicaniza-
cin fronteriza, es congnitamente inseparable la exposicin
concrete de las causes, prximas y lejanas, de lo que ha cons-









LA BOMINICANIZACION FRONTERIZA


titudo la misma esencia de la nacionalidad dominicana; la pro-
pia sustancia, jurdica, social, poltica, histrica, demogrfica,
de la existencia de nuestra Patria. Punto de partida ineludible
de este studio es, por tanto, la revision microgrfica de la vas-
ta escena histrica donde tuvo asiento el inveterado problema
y donde tienen asiento hoy los prdromos vigorosos de su so-
lucin. Tanto ms irremovibles, cuanto que ellos van siendo
plantados, con meditado y resuelto nimo de perdurabilidad,
en lo profundo, en la raz, en la misma entraa del sr de nues-
tra nacionalidad: su hispanidad.









CAPITULO 2



Antecedentes Necesarios




ENRIQUILLO se alz en armas por el ul-
traje. Pero no fu un asunto particular. Su grito de guerra fu
la proclamacin de un estado social que tuvo su climax en la
protest. Se encendi una chispa minscula, y en pocos das se
incendiaron quebradas y alcores, hondonadas y collados, llanu-
ras y montaas. Fu una protest colectiva. Organizada. En
1519, a los veintisiete aos del Descubrimiento, ya se articul
en La Espaola el lenguaje de la justicia. En 1533, a los cator-
ce aos de guerra, se estableci el derecho: la Nacin Descu-
bridora reconoci el carcter social de la rebelin atribuyn-
dole ella, Espaa, la categora de guerra de dos entidades nacio-
nales que negociaban y firmaban una paz como base indispen-
sable a la future convivencia del Poder Originario y Legtimo
del Cacique como Soberano Feudatario, y el Poder Colonial,
dueo hasta 1533 del territorio insular nada ms por el hecho
de la conquista. El pacto con Enriquillo transform este hecho
en derecho. Al acordarse aquella paz, Espaa obtuvo lo que
hasta entonces no tena: el reconocimiento, por la nica autori-
dad subsistente en la Isla ("el ltimo Cacique, representante
autorizado de los derechos de su raza") (1), del derecho de
ocupar legtimamente el territorio de Quisqueya. Lo que f
inicialmente un hecho aislado y personal, se volvi, al desarro-
(1) Emiliano Tejera, Memoria que la legacin extraordinaria de
la Repblica Dominicana en Roma present a la Santidad de Len XIII,
Dignisimo Pontfice reinante, y Juez Arbitro, en el desacuerdo eistente
entire la Repblica Dominicana y la de Haiti, p. 3.









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


liarse, plenificarse y categorizarse, suceso social. Porque la paz
del Bahoruco no fu un convenio amigable, privado. Sino un
tratado revestido, precisamente por el vinculado poderoso, de
la solemni,.:d de los pactos inter-ppulos.
De 1533 en adelante principi a amasarse y a aglutinarse
la amalgam tnica que vino a former la poblacin de la isla.
El indio superviviente se aisl despus de la paz. Vivi lentos
das reconcentrado en un susto callado que miraba hacia den-
tro. Pero ya antes haba hecho present de su sangre, irrigada
en alguna descendencia suya de cruce de espaoles con indio:
el mestizo primigenio. En 1505, al expandirse y afincarse con
sello imperial el Poder Colonial, vino el primer cargamento de
negros: 4,000. A los 25 aos, a los 38 del Descubrimiento (en
1530), se iniciaron en forma sistematizada las incursiones de
los enemigos de Espaa: Inglaterra, Flandes y Francia. El 3 de
mayo de 1493 Su Santidad Alejandro VI, Pontfice reinante,
expidi una bula que divida entire Espaa y Portugal, median-
te una lnea meridiana imaginaria localizada 100 leguas al
Oeste de las Azores o Cabo Verde, la soberana de aquellas
parties del mundo, no posedas por ningn prncipe cristiano.
C. H. Haring, professor de Oxford, especialista en studios pi-
rticos y bucaneriles, deja entrever que la bula de Alejandro VI
"es possible que no fuese un document de adjudicacin para
investor a Espaa con la propiedad de Amrica, sino un acto de
jurisdiccin eclesistica que le acordaba en virtud de sus dere-
chos adquiridos y probado catolicismo, un monopolio para la
propagacin de la fe". Esta es una afirmacin tan falta de base
racional e histrica, que es casi inexplicable en la pluma austera
del maestro. Sin embargo, no se puede uno hacer much cargo
de ese criterio fugaz porque el mismo diserto comentarista de
Oxford no lo profesa por s mismo, sino que se lo atribuye al
escritor francs Scelle, especialista tambin en piratologa. Co-
mo quiera que sea,la forma dubitativa y contradictoria en que
se expone especialmente este punto, evidencia de una vez su









ANTECEDENTES NECESARIOS


ausencia de fundamento. La soberana de los Estados no se
ejerce sino en aquellos territories sobre los que se tiene derecho
de propiedad. Ms an, cuando el autor dice: "una bula que
divida la soberana de aquellas parties del mundo, no posedas
por ningn prncipe cristiano", ha sentado una sinonimia pre-
cisa entire las voces soberana y parties, esto es, que en ambos
casos la expresin significa tierras, o territories; y, lo que por
consiguiente ha dicho es que la bula citada distribua el derecho
de propiedad de los territories que en 1593 no estuviesen po-
sedos ya -dentro de la Lnea de la Amistad- por soberanos
no disidentes.
La Nacin Espaola, por virtud de la Bula Inter Catera,
fue investida a perpetuidad con el derecho de propiedad de las
tierras descubiertas y colonizadas. Es este un estado de derecho
que han reconocido ya todos los Estados modernos en numero-
sos tratados, y es, por otra parte, el pivote o eje mayor necesa-
rio de todo el derecho patrimonial -pblico y privado- de
todos los Estados advenidos del hecho del Descubrimiento, con-
quista y colonizacin del Nuevo Mundo, que es, para el ajuste
de este concept, Amrica y Filipinas.


Exgesis alguna se precisa para la demostracin. Basta
transcribir el texto mismo de la encclica. Sienta:
"Os concedemos, donamos y asignamos a vosotros y
a vuestros herederos y sucesores, los reyes de Castilla y
de Len, perpetuamente, todas y cada una de las referidas
tierras e islas desconocidas, incluyendo sus seoros, ciu-
dades, cuarteles, regions y villas, con todos sus derechos,
jurisdicciones y pertenencias; que hayan sido descubiertas
hasta el present por vuestros enviados, o que se descu-
brieren en el future; siempre que no estn bajo el actual
dominio de ningn prncipe cristiano, y os investimos









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA

para siempre, con la autoridad apostlica, a vosotros y a
vuestros referidos sucesores y herederos, del seoro de
esas tierras;
Ordenando, adems, por sta nuestra donacin, con-
cesin, asignacin e investidura, no anular ni pretender
anular ningn derecho legtimamente adquirido por prn-
cipe cristiano; ordenndoos tambin como deber, en vir-
tud de la santa obediencia que habis prometido y que no
dudamos de vuestra gran devocin y regia magnanimidad,
que destinis para las preindicadas tierras e islas a hom-
bres probos, temerosos de Dios, doctors, hbiles y experi-
mentados, para que instruyan a los referidos naturales y
habitantes en la fe catlica y les enseen buenas costum-
bres, usando la debida y complete inteligencia, como ya
se ha expresado; y prohibimos rigurosamente bajo pena
de excomunin late sententiae, en la cual incurrirn a la
vez por ir contra estas disposiciones, que ninguna persona
pretend desembarcar en las indicadas islas y tierras, des-
pus de descubiertas y anexadas a vuestros territories, para
adquirir mercancas o para cualquier otro objeto, sin espe-
cial licencia vuestra o de vuestros referidos herederos y
sucesores, cuales que fuesen sus dignidades, estados, gra-
dos, classes o condiciones. Y como algunos reyes portu-
gueses descubrieron otras islas en las regions africanas
de la Guinea y de La Mina de Oro, anexndolas a su terri-
torio, por concesiones apostlicas hechas a ellos igualmen-
te; y considerando que les fueron concedidos por la Sede
Apostlica, diversos privilegios, gracias, libertades, inmu-
nidades, exenciones e indultos, os hacemos favor, corm
don de especial gracia aplicable a las islas y tierras descu-
biertas o por descubrir por vosotros, de todas y cada una
de las gracias, privilegios, exenciones, libertades, faculta-
des, inmunidades e indultos, pues bajo nuestra autoridad
cae todo ello".









ANTECEDENTES NECESARIOS


Como se ve sin esfuerzo, el texto escueto de la encclica
explica por s mismo como pocas veces el sentido, la mente,
el contenido y el alcance de sus trminos: todas las potestades
de la tierra acataban consensualmente el sentido mstico del
derecho de propiedad de las tierras descubiertas. El hecho del
hallazgo engendraba el derecho de propiedad. Tal como ya se
regulaba la propiedad de los tesoros escondidos u ocultos en-
contrados por azar. Si se exteriorizaba el nimas dmini con la
empresa de la permanencia -conquista y colonizacin- se
originaba y perfeccionaba en cabeza de la Nacin autora del
hallazgo, inmanentemente con ste, el derecho de la propiedad.
Bien visto, el Sumo Pontfice ejerca un verdadero dominio
eminente que distribua para supremos fines de paz entire las
Naciones. Inventare significa hallar, descubrir, encontrar por
casualidad. Tambin quiere decir inventor en el sentido de crear,
de dar ser. Luego: el sentido etimolgico explica racionalmente
que la funcin pontificia de distribuidor supremo de dominios
tiene un apoyo profundo en la conciencia y una razn de ser
ms honda an en las causes de todo derecho: las regulaciones
de la vida; mejor an, la vida misma. Por tanto, la Nacin
Espaola fu bien investida, y el derecho de propiedad, domi-
nio, o soberana que consagr en su favor la Bula Inter Catera,
es una fuente jurdica regular del derecho de propiedad trans-
ferido por Espaa con los siglos, a ttulo gratuito o a ttulo
oneroso, por s o por intermediarios, a particulares o a pueblos,
son derechos legtimos, indiscutibles. En el caso de La Espaola
el derecho de propiedad tiene, pues, en cabeza de Espaa, una
double fuente de legitimidad: la primera, el consentimiento del
Ultimo Cacique, egregio depositario de la soberana de la Isla,
mandatario concentrador en s de los derechos de su Raza, toda
present en el Tratado de Barrionuevo; y la segunda, la volun-
tad pontificia estampada y consagrada en la Bula Inter Catera.
A esta ltima se refirieron monocordemente todos los docu-
mentos reales otorgadores, confirmadores o distribuidores de









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


derechos territoriales en la colonia: amparos reales, las compo-
siciones, las mercedes, etc. Es la fuente nica y limpia. Por con-
siguiente, el juicio de Charles Howard Haring en este punto,
es un error.

**

El sistema colonial implantado, como regla, por Espaa,
puede resumirse en este proyecto total o ideal general, indes-
mentido a la acrisolante distancia de cuatro siglos y medio: ha-
cer de sus colonies una parte integrante de la monarqua espa-
ola: "una sociedad vieja en una tierra nueva". Ese fu su plan,
su regla, su gran cdigo de conduct colonizadora. Los errors
fueron los extremismos o rigores en el cumplimiento de "la gi-
gantesca misin humana", o desvos accidentales y personales,
originadores en ocasiones de resultados vastamente desgracia-
dos o inconmensurablemente ruinosos y desafortunados, pero
que no comprometen la totalidad constructive o redentorista de
la empresa que es patrimonio intransferible de la Nacin que
viviendo en embriaguez aquella misin, se supo en todo instan-
te junto a su Reina "librando las batallas de Dios" cuando ca-
minaba veinte millones de kilmetros cuadrados a pie, a caba-
llo o a nado, codificando para las nuevas tierras y para los nue-
vos hombres sueos de justicia y propsitos de orden, ideales de
unidad poltica y religiosa, trasplantando al seno de las socie-
dades sucedneas con celo igual que en la Pennsula, su idioma,
sus leyes, su religion, sus costumbres y sus sistemas adminis-
trativos; y que viaj por mares y cordilleras, por entire fieras,
volcanes, hielos y salvajes levantando universidades, regando
templos, creando hospitals y fundando escuelas y monasterios,
y en ese delirio de tres siglos haca en todas parties gran cuida-
do y ahincados esfuerzos por reprimir, sofrenar o anonadar en
lo possible las vehemencias de los agents de la Conquista. La
obra de Espaa en Amrica -en vision de conjunto- fu una









ANTECEDENTES NECESARIOS


empresa evanglica. Am en los indios, merced al sortilegio
de la caridad, al hijo nuevo que no se espera y llega al mater-
no regazo: mientras ms distant en la escala de la prole, y
mientras ms desvalido y enfermo, ms urgido est de auxilios,
de solicitud y de ternura. Espaa fu para sus colonies, por re-
gla, una patria comn y madre. "El cuerpo de leyes que los es-
paoles desarrollaron de modo gradual para regir sus provin-
cias ultramarinas fu uno de los ms sabios, ms humans y
mejor coordinados de los promulgados hasta ahora para cual-
quier colonia. Aunque los espaoles tenan que habrselas con
una numerosa poblacin de series no civilizados, a veces ind-
mitos, a veces salvajes, la palabra conquista fu suprimida
de la legislacin como malsonante, "porque la paz debe sellar-
se, decan ellos, no con el ruido de las armas, sino con caridad
y buena voluntad: -por cuanto las pacificaciones no se han
de hacer con ruido de armas, sino con caridad y buen modo.
(Recopilacin de las Leyes de Indias, libro VII, ttulo 1 o-")
(2).
Del erudito professor de Oxford, Haring, ya citado, es el
siguiente valioso testimonio: "La iniciativa pblica del gobier-
no espaol y el cuidado con que seleccionaba a sus colonos, con-
trasta de modo muy favorable con el oportunismo de ingleses
y franceses, que colonizaban mediante accin fortuita y priva-
da, y enviaban los peores elements de su poblacin, crimina-
les y vagabundos, a poblar sus nuevos establecimientos de ul-
tramar" (3).
As formula Haring su crtica negative hacia el sistema de
clausura del comercio espaol: "La legislacin de monopolio
del comercio, con sus races causales y con apoyo explcito en
la misma bula Inter Cretera. "Al menos, en ella encontraron
(2) Vase Charles F. Lummis, Los conquistadores espaoles en el
siglo XVI.
(3) Vase Charles Howard Haring. Los bucaneros de las Indias
Occidentales en el siglo XVII. Paris, 1939.









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


los legistas de la prohibicin razones para motivar sus textos
clausuristas. En los siglos XVI y XVII se ide en la Metrpoli
gobernar su comercio con las Indias a base de un duro e infle-
xible mecanismo egocntrico basado en la exclusion absolute
de todo element extrao a Espaa. De esta extraa manera, se
pens, el tesoro de las Indias estara en sus solas manos. El sis-
tema ideado fu fundado en un exclusivismo intransigente e
indctil que reservaba para la Metrpoli todo el comercio de
sus colonies, y encerraba a la vez en un crculo de hierro todo
el trfico ultramarino. Una de las bifurcaciones del error cen-
tral fu sta, de dos cabezas: decret la Madre Patria abastecer
ella sola con sus industries metropolitanas a sus nuevas colo-
nias, y, colateralmente, decret el no adiestramiento de sus nue-
vos sbditos en la produccin manufacturer. Esto fu causa
direct e inmediata de dos males paralelos y concomitantes: al
propio tiempo que abotargaba por el anquilosamiento las fa-
cultades creadoras de los aborgenes, inutilizaba enormes can-
tidades de materials primas de fcil acceso por su consecucin
en las mismas colonies, y, por otro lado, abra para siempre los
meandros del contrabando a los mercaderes extranjeros" que
iniciaban ya, desde 1550 -a los 58 aos del Descubrimien-
to- un asedio de envidia estatal codificada, ovario prolfico
de perturbaciones, zozobras y desgracias sin cuento, con las ine-
vitables y graves repercusiones congnitas en tales circunstan-
cias, durante tres siglos.



La vctima abanderada entire las vctimas de aquellos in-
fortunios en series, fu La Espaola. Hay en la costa noroeste
de nuestra Isla de Santo Domingo, una pequea isla de apa-
riencia adormecida, de dos leguas de ancho por ocho de largo
apenas, que apareci a los ojos de los navegantes como un in-
gente quelonio echado a descansar sobre las aguas. De esa apa-









ANTECEDENTES NECESARIOS


riencia le vino su nombre: La Tortuga. Federico de Toledo,
espaol, recibi orden de atacar a los irregulares ocupantes,
franceses e ingleses, que se haban agazapado a comerciar en el
islote de San Cristbal, ms tarde denominado Saint-Kitts, pe-
n de Barlovento. Los atac y dispers el capitn espaol. Los
restos de la poblacin de la minscula colonia -lobos ende-
moniados- se hicieron a la mar sin rumbo fijo. Fueron a dar
al Norte de La Espaola con la isla Tortuga. All, al amparo
de una abrigada rada al Sur, desembarcaron ingleses y france-
ses. Primero, hicieron vida nmada, vagabunda, sin concerto,
yendo de la playa Sur a la costa Norte, montaosa y escarpada.
Despus, artillaron la primera eminencia cercana al mar meri-
dional, donde, desde la playa hasta la fortaleza, se extenda un
apacible llano verde. Vivieron algunos aos en la alternative
de los asaltos (unas veces de ellos a los remansados colonos es-
paoles de la otra orilla; otras, de las autoridades de la Colo-
nia -La Tierra Grande- a los salteadores advenedizos); de
los trficos clandestinos con bucaneros y filibusteros ingleses,
flamencos y franceses, y, en fin, de la promiscuidad con toda la
gente maleante, de alma tenebral, que infestaba los mares de
Espaa en correras corsarias y pirticas. Las bandas tortuguen-
ses aumentaron sus incursiones a las playas y los prados del
frente venturoso, robando carne, cueros y aves y frutos prime-
ro, y transportando luego, al socaire de diminutas playitas pro-
pias para atracadero de pequeas embarcaciones chatas, reses
en pie, que principiaron de seguida a reproducirse y aumentar
con la prodigalidad del trpico pletrico: solitario, fresco, abun-
doso y tibio. Fu tal la frecuencia de las correras y del corner io
tortuguenses que resolvieron fundarse tambin en el costado
Norte de La Espaola. El principal atractivo fu la cantidad
extraordinaria de ganado de aprovechar que pastaba en las lla-
nuras y en las serranas de La Isla Grande, y, por otra parte,
la feracidad de los campos de sta, surcados por numerosos ros
y torrentes, y cubiertas de lujuriante pasto natural. Los anima-









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


les procedan de los numerosos trasplantes hechos por los colo-
nos espaoles desde la Metrpoli, que lograban rpida aclima-
tacin y reproduccin prodigiosa, merced al frescor de la natu-
raleza, saturada de pasto, de soledad y de paz.


El comercio clandestine se enseore de la porcin Norte
de la colonia espaola. Bajeles y galeones traan sin tasa ni mi-
ramiento, en frenes insaciable, tejidos, utensilios de hierro y de
cermica -de asombroso acabado entonces, sobre todo los pro-
ductos de manufacture holandesa- armas y biblias. Vendan
en los poblados de la banda Norte a tentadores precious de clan-
destinidad, y compraban a halageos precious de rebatia los
products del suelo: cacao, caf, ail, cueros, campeche y carnes
semiasadas -bucn-, de donde el nombre de bucaneros y el
verbo bucanear. Bucanero signific primero preparador de la
carne ahumada; despus, traficante de la misma, que a menudo
para aumentar su mercanca tuvo que recurrir a la colaboracin
del regncola; y, en fin, quiso decir indistintamente, hurtador
de ganado para bucanear o para beneficiary la corambre sola-
mente, mercader o armador de flotillas sin Dios y sin ley con
fines de salteos de animals en las playas ajenas para comercio
irregular. Y, como se ve, el bucanerismo estricto tuvo su tran-
sicin hacia la piratera feroz, hacia el filibusterismo endemo-
niado y, en fin, hacia el corso como empresa privada, como ne-
gocio particular con apoyo official -abierto u oculto- y como
empresa official de proporciones gigantescas en sus planes, en
sus fines y en sus medios. Fu la legalizacin de lo monstruoso.
Lo feroz en norma.
A tal febril actividad lleg el intercambio de los merca-
deres clandestinos, contrabandistas, mercadantes y ladrones de
mar, que los colonos fijos de La Tortuga, aunque salteadores
ellos mismos, tuvieron que huir del azote de "los malvados pi-
ratas y corsarios", segn sus propias expresiones, y, en busca








ANTECEDENTES NECESARIOS


de un poco de paz, se pasaron al otro lado, y fundaron un pue-
blo: Port-Margot. Aqu construyeron un almacn de grandes
proporciones, mientras mantenan un almacn y otras edifica-
ciones -ms rancheras que otra cosa- all, en La Tortuga.
Francisco Montemayor y Crdoba de Cuenca, hizo una
incursin propia de su arrojo a la guarida. El resultado fu el
propio del coraje, denuedo e intrepidez de aquel centauro de la
Espaa imperial: destroz y pulveriz a los intrusos. Mas, una
orden superior lo oblig a desocupar el pen y dejar all slo
una pequea guardia. Al poco tiempo el turno fu de los lobos.
Los espaoles restantes, acaso unos 30 nada ms, recibieron
mandato de desmantelar y abandonar. Se perfilaba ya el desfa-
llecimiento. Llegaron los cuervos, arruinaron lo que encontra-
ron y se asentaron en el revuelto recinto ensangrentado. Levas-
seur, primer gobernador nombrado y establecido en La Tor-
tuga por provision del Gobernador de Guadalupe Seor de
Pouancey -a quien desembozadamente di jurisdiccin el Go-
bierno francs sobre la isla de La Tortuga, propiedad de Espa-
a- organize, Levasseur, un medio gobierno colonial francs
en la tierra de su dominio. Sistematiz, en primer turno, las
incursiones peridicas a la costa de la ya decadente colonia es-
paola. A su ocupacin: asaltos. Cueros, carnes, jengibre. Esta-
bleci reglas rigurosas para las incursiones al interior de La Isla
Grande: la Espaola, ya decadente en modo singular. Esta ape-
nas se desperezaba en aquel moment de su incipiente letargo.
La paz de Barrionuevo fu en 1533. Entonces, los indios que
conquistaron el derecho de existir en paz en Boy y de all vi-
vir, fueron desapareciendo uno a uno. Hasta que lleg el lti-
mo. El recuerdo de la serrana los enferm a todos de un mis-
mo mal: se volvieron sombras. La dolencia colectiva que en-
mudece a las almas y las pone a rumiar con deleite callado e
imperturbable una amargura inanimada cuyo final se mira y se
espera con gozo: la boca negra de la tumba.
*
**








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


Las masas negras mermaban tambin: muertos muchos
en revueltas y tumultos, otros emigraban a mejores plantacio-
nes de otras colonies, algunos sucumban al peso del trabajo,
y muchos escapaban en aventuras de pirateras o de corso, sin
saber que en los barcos asaltadores a la mnima descomposi-
cin del mar, al ms nimio apuro de ataque o de alimentacin,
el capitn o almirante deca tres palabras: bano al agua, y
el barco quedaba aligerado.
Los colonos blancos haban percibido ya la fama de las
barras de oro y de plata que venan de trasbordo de El Cuzco
a Portobelo, y haban asimismo recibido noticias "alarmantes"
de los cargamentos de esmeraldas de Nueva Granada. Les po-
sey otra enfermedad: la trashumancia. Acaso rescoldo de la
vieja sangre fenicia o de la todava no muy lejana sangre ra-
be: fortune, brillo, inquietud. Nueva Espaa estaba despachan-
do ya por el puerto de San Juan de Dios -Veracruz- en la
magnificent caravana de La Flota, en un solo embarque
cuarenta millones de libras esterlinas en barras de metales pre-
ciosos. Fu natural que la tentacin se los llevara. Porque ellos
no eran la mente national, el pensamiento colonial, ni el ideal
official. Ignoraban, los desalados ambiciosos, que dejando sola
su primera colonia estaban abriendo la brecha por donde se
infiltrara, incontenible, la codicia mundial contra Espaa; por
donde penetrara, sin obstculos, el odio mundial contra Espa-
a; por donde correra sin valladares la envidia organizada,
contra Espaa, de naciones contrarias de origen y de tendencies,
ahora enccnadas por el prestigio del Descubrimiento y, princi-
palmente, ensaadas contra el podero de las riquezas que tal
suceso pona en sus manos. A La Tortuga primero, y a La Es-
paola despus, vinieron a recalar y converger en remolino to-
das las pasiones ponzoosas que vegetaban en las Cortes de
Flandes, de Inglaterra y de Francia.

*
**








ANTECEDENTES NECESARIOS


Los primeros censos de la Isla que todava era toda espa-
ola, son desoladores en las primeras dcadas del siglo XVI.
"Ovando lleg a la Colonia con 2,500 personas, y con ellas,
como se ha visto, se continue y termin la conquista, se orga-
niz la colonizacin y se orient la vida econmica, adminis-
trativa, religiosa y cultural de la colonia. Cuando Ovando dej
el cargo existan las ciudades de: Santo Domingo, Santiago, La
Concepcin de La Vega, Puerto Plata, Santa Cruz de Icayagua
(Seibo), Salvalen de Higey, Azua, San Juan de la Magua-
na, Puertorreal, Lares de Guajaba, Verapaz, Yquimo, Salva-
tierra de la Sabana, Buenaventura, Arbolgordo y Bonao". (C-
Larrazbal Blanco, Revista de Educacin, Ao 1938 noviem-
bre-diciembre). Sin embargo, una revision cuidadosa de la po-
blacin de la Colonia por aquellos aos nos brinda los siguien-
tes datos ciertamente desoladores: 1514, vecinos que recibieron
indios en encomienda: 707. Por consiguiente, en 1514 no se
tiene el nmero de habitantes de la Isla. 1518, celbrase una
Junta de Procuradores que no dej datos sobre la poblacin.
1568, un censo arroja la cifra de 810 vecinos. No comprende
indios libres ni esclavos negros. 1606, otro censo nos da los
siguientes datos: vecinos libres, 1,169; esclavos, 9,648; total,
por tanto, 10,817 habitantes.

*

En este estado se hallaba la Colonia Espaola Primog-
nita, punto de apoyo y de partida de la civilizacin europea en
Amrica, en el ao 1603. Dos espritus antagnicos se encon-
traron aqu a la cabeza de los Poderes: del poder temporal,
Antonio Osorio; del poder spiritual, Agustn Dvila y Pa-
dilla, dominico mejicano, tan recto como eminente. El primero,
capitn general y gobernador de la Colonia. El segundo, Arzo-
bispo de Santo Domingo y Presidente de la Real Audiencia.
El primero, voraz, bajo negociador, tozudo y ambicioso. El se-








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


gundo, un intellectual de los de ms vala entire todos los que
pasaron por el gobierno de Espaa en Amrica: erudito, juris-
ta, socilogo y polgrafo eminente. Pero por encima de todas
sus prendas resaltaba un decidido e intrpido amor a la justicia.









CAPITULO 3



La Flota y los Galeones




LAS galeras pirates infestaban de robos los
mares que Espaa llen de denuedo y de fe. Herosmo y amor
de Dios fu la consigna del Descubrimiento, de la Exploracin,
de la Conquista y de la Colonizacin de Amrica. Fu aquello,
por lo menos durante un siglo, demasiado supremo, para no
incitar la envidia, la antipata y el furor insensato que hace ol-
vidar el bien posedo por el bien ajeno. A la verdad que a los
dones espirituales que alumbraban y guiaban aquellas sobre-
humanas empresas hispnicas se sum para agregar sublima-
cin a la conjura por decreto y por juramento: la codicia y la
consigna de rapia international. "El oportunismo de ingleses
y franceses -afirma Haring, professor de Oxford- que envia-
ban criminals y vagabundos a ultramar".
Pas Magallanes al otro lado del Ocano por el estrecho
que el misterio guard para su nombre, de los collados de Pai-
tilla divis Balboa el Mar del Sur, y Ojeda, Grijalba y Nez
Cabeza de Vaca dieron a la ciencia la evidencia de que Espaa
era duea de un continent. Completaron la conviccin de qu
haba sido el Descubrimiento. Pero la plant errante de sos,
no di al mundo la certidumbre que le dieron Corts, Pizarro,
Ponce de Len y Diego Velzquez: la dura prueba de que Es-
paa era ya la vctima elegida por la srdida maraa de las am-
biciones, de los planes de pillaje y de los propsitos ms pro-
teicos de un odio colectivo y sin razn de ser: por los tesoros
infinitos de que era duea. Las riquezas en cuyo clculo cho-








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


caban la realidad y la fantasa, vale decir, que era tanta, que
lleg el caso de que lo inverosmil, lo irreal di pautas y fu
mejor descansar la mente atosigada en la eliminacin de clcu-
los aritmticos y estadsticos. Para qu? Una vez vena la re-
mesa del Per para la Corona, que haca escala terrestre en
Panam, pasando de ah en adiestradas acmilas a Portobelo,
a este lado del Atlntico, donde tomaba las naves. En esta oca-
sin La Flota hizo esperar. Haba tenido urgencia en carenar
en Cartagena. Hubo necesidad de descargar la recua de mulas
que trajo el cargamento. En una sabana junglosa junto al mar
y en la playa se pusieron como quiera, sin orden y sin gran
recelo, 422 rganas de oro, plata y esmeraldas, en barras, tro-
zos, conchas, piritas en funditas, etc. Estuvo todo eso ah alre-
dedor de unos quince das. Para qu contar ni calcular eso-
Era de Espaa.
Eso lo supo Isabel.
A pesar de que en ello hubo desviaciones particulares, per-
sonales, de enfoque, desviaciones estrictamente privativas de
individuos determinados, n de la Nacin Espaola: Se ha
especulado en exceso criticando negativamente "el sistema" del
comercio espaol en los das extraordinarios de la Conquista
y de la Colonizacin. Ahora se bordan leyes milagrosas "opi-
nando" sobre lo que Espaa debi ser, debi hacer, y resolve
en aquellos sig'os XV, XVI y XVII. Y ms que sobre eso,
sobre lo que le falt, sobre lo que no debi hacer, sobre lo que
no debi ser, sobre lo que no debi legislar as o as.
Toda esa crtica torrentosa trisecular es cubierta con esta
sola realidad: que toda ella ha abandonado el riguroso sentido
de perspective que debe fundamental el ms mnimo juicio
histrico. Desde el moment en que se enfoque un suceso, un
personaje o un grupo human colocndolos en el crculo in-
mediatamente contiguo a la lente del observador, qued ano-
nadado el anlisis por su ausencia de sentido crtico, de vision
integral.








LA FLOTA Y LOS GALEONES


Espaa, en la Hora Dorada, era una masa multiforme y
prepotente, saturada de fuerzas, de herosmo, de vigor, cho-
rreante de vitalidad. Llena. Saturada de superconsciencia. Ve-
na de varias centuries de luchas con los moros. Posea cient-
ficos de los ms altos de Europa, que contrastaban en indepen-
dencia y soberana del espritu con los adocenados neocreado-
res de la libertad esclava de La Reforma. Espaa as, hizo lo
que la historic mand, vivi SU VIDA, la vida que cuadraba a
su vitalidad, y para vivir la vida ms grande de embriaguez de
accin que han contemplado los hombres, tuvo el nico pedes-
tal ajustado a sus fuerzas: la enormidad de Amrica, y el nico
scenario digno de su plenitud y de su destino: la vastedad in-
coercible de Amrica, manantial de vida todava durante mile-
nios precisamente por los canales conductores de hispanidad.
Cuando se quiere, ahora, que ella hiciera leyes comercia-
les de librecambismo descocado, de griteras y de nmeros abier-
tos, se echa a un lado la realidad histrica que vena cerrando
anillos de acero alrededor de sus costas, de su oro, de su poder.
Si hubiera tirado sus puertos y sus colonies a un comercio sin
comedimiento, sin restricciones, la tierra virgen, toda la tierra
nueva se habra llenado de antihispanidad, se habra perdido
en ellas el ideal de unidad, el espritu national. Por los mean-
dros de "ia creencia nueva" trada en las bodegas mojadas en
aguas flamencas y normandas, se hubiera escapado lo que tiene
que ser viejo para perdurar y perpetuarse: lo rancio, lo entra-
able: la Patria. Llmese fanatismo, intransigencia, oscurantis-
mo o antihumanismo. Eso es Espaa. La Espaa integral, en
pie, vertical, en la Historia del mundo. No se esconde. No se
doblega. No rastrea. Vive recta y erecta, como comenz su vida.
Ella supo, en su Hora Dorada, que era antorcha. Para mante-
nerse, con eficacia, supo que tena que estar en alto y encendi-
da. Y supo que para estar en alto y encendida, tena que per-
manecer en su criatura, en sus hijos, los pueblos que iba dejan-








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


do. Y los satur de dignidad, de la dignidad que slo la fe cris-
tiana insufla.
Amr:ica es todava un mundo de reciedumbre sin guaris-
mos fciles, lleno de vigor creador, por lo que Espaa dej de
hacer. Amdrica no se desintegr y se perdi en sus esencias
porque Espaa la aisl durante un tiempo. Para defenderla de
la dilapidacin de la hidalgua que traan Morgan, Penn y
Willi. Para sustraerla de la bancarrota de la distincin y de la
caballerosidad que venan en los pellejos de aguardiente de
Drake, de Levasseur y de Ducasse. Para librarla de la conta-
minacin de los prostbulos y de los arrabales de las ciudades
europeas -las anseticas, Marsella, Liverpool- sacudidas por
La Reforma, de la cual emanaban no slo formas libres de
career y de juzgar la fe revelada, sino el estragamiento lento y
tortuoso de las mansas virtudes, del sentimiento de solidaridad
social por la fidelidad cerrada del amor, del espritu de heros-
mo que slo otorgan a plenitud la humildad, la mansedumbre
y la resignacin del corazn ante las contrariedades, y, en fin,
de esa matronidad de los hogares que todava en el ltimo rin-
cn de la selva americana son grandes y fuertes cuando rezan
en el atardecer, agrupados en torno al abuelo, el trisagio, a la
usanza espaola.


Para. defender eso, para dejarnos eso, Espaa clausur par-
cialmente sus mares y los discipline, los reglament y los inun-
d de navos. Form La Flota y Los Galeones.
Es paa dict dos cdulas reales por cuyo medio promulg
sus dos grandes prohibiciones nacionalistas: 19, La totalidad
del comercio con sus colonies era de Espaa, tena que conser-
varse en rianos de Espaa y tena que ser regimentado por Es-
paa. 2.' La riqueza espaola no debe salir de las manos de
Espaa, y el smbolo de la riqueza, la moneda, nunca deba ser
exportada.









LA FLOTA Y LOS GALEONES


Ambas disposiciones, de rgida reciedumbre intrnseca, con
todas las apariencias de estar inspiradas en dos teoras de afe-
rrada equivocacin, responded a la necesidad inminente que
tena la Nacin Descubridora de amurallarse para responder
a la agresin colectiva, sincronizadamente feroz y materialista
que por todos los ocanos pretenda agarrotarla, descoyuntar su
podero al propio tiempo que saquearle sus riquezas.
En s, tienen ambas providencias reales su razn social de
ser. Colectivamente, responded a una orientacin, a mdulos
nacionales con honda y perdurable resonancia en los destinos
no ya del Reino y de la Nacin Espaoles, sino en los destinos
del mundo. Como el Almirante viaj primero de puerta en
puerta por todos los palacios reales y por todos los castillos de
Europa pidiendo su limosna, y todas las casas gobernantes y to-
dos los prncipes en una u otra forma se la negaron, o dejaron
de lado la ocasin de Dios, por la incomprensin, por la sor-
didez o por la indigencia: cuando el Nuevo Mundo, de cuajo,
entr todo entero con sus riquezas en los dominios y en el po-
der legtimo de Espaa, fu delirio el odio y la malquerencia
que se lanzaron y se azuzaron contra ella. Numerosas guerras
formales en Europa se declararon o se propagaron y se perpe-
traron por ms tiempo o con ms saa, debido nada ms que
a la inconfesable trama y trabazn de pasiones personales, de
rencores privados, de monarcas, de prncipes y de potentados.
El suceso Descubrimiento-Conquista-Colonizacin fu pa-
ra Espaa ms que un suceso de glorificacin, un suceso de
prueba. Dura. Larga. Que no ha pasado todava. Porque el he-
cho de ser espaol no fu, ni ha sido. Es un hecho continue y
perpetuo que ha trascendido en las arteries llevando en s, en
pie y erecto, el sentido de exigencia y de responsabilidad que
llen la historic humana en pocas completes. No es un hecho
poltico, sino hematolgico que se prorroga hoy y maana mien-
tras no se borren los grupos humans que llevan aquella he-
rencia. Ser espaol no se puede sin saberse lanzado en los to-








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


rrentes de una biologa non clausa, incircunscrita a lmites, a
horizontes geogrficos, a crculos cerrados de leyes locales o
accidentales. Espaa est, para siempre, dondequiera que se pu-
so la plant espaola, en cualquier tiempo, por cualquier causa
y en cualquier meridiano de la tierra. Su vivencia perdura, se
perpeta y subyace en aquellos elements biofsicos que no cam-
bian con las mutaciones extrnsecas, legislativas o polticas. Al
contrario, ese element de perpetuidad y de continuidad de una
biologa que satur de dignidad a una gran porcin de la espe-
cie, es el ptimo aglutinante de los nuevos grupos constitucio-
nales que han surgido y se han establecido aparte en calidad de
entidades polticas nuevas, soberanas. La plenitud de su sobera-
na y la fuerza de independencia de cada una reposan en reve-
renciar su ser original, en vivir con amor la comn partcula de
esencia que recibi a la hora de su emancipacin. No slo hay
nobleza, sino profunda economa vital en cuidar y vivificar las
remotas partculas constitutivas. Esencias. En ellas la cohesin
y la sujecin, son su libertad. El reforzamiento interno de cada
pueblo hispnico viene de su fidelidad a su origen, de su retor-
no consciente cada da a la robusta raz materna. Cuando llega
la hora de la prueba para cualquiera de esos pueblos jvenes, el
escudo con ms contingencia de ser invencible es el que puso
en su brazo la madre comn: aquella que hizo el ltimo em-
peo en no desuncirse -no era la uncida la que siendo
Seora era vasalla, puesto que nunca domin como ama, sino
que dirigi como madre?-: agot el ltimo esfuerzo en no
desasirse de cada una de sus hijas a semejanza del ser que aprie-
ta hasta estrujar y estropear de ternura al hijo lleno de amor
cuando se aparta del regazo herido que se rinde al fatal man-
dato biolgico, para volver, ella, la madre, al mes, a los dos
meses, a los tres, transida de amor al alero filial.
Eso es Espaa. La que vot las leyes de la prohibicin.
Las que entonces eran grandes potencias europeas, desde
los primeros aos del Siglo XVI, desataron la jaura de sus









LA FLOTA Y LOS GALEONES


pirates sobre las costas nuevas que vean recin llegar al cristia-
nismo uniform. Primero los alentaron, escurriendo el bulto.
Despus los apoyaron oficiosamente. Ms tarde los Gobiernos
enemigos formaron consorcios o corporaciones martimas, las
cuales al formarse tenan financiamientos ms holgados que los
respectivos Gobiernos apoyadores, cmplices ciertamente si
recato. Y, en fin, la piratera, el pillaje, el corso, el bucaneris-
mo, el asalto feroz y salvaje, fueron objeto de convenciones, re-
glamentos y regimentaciones que hoy llenan de escndalo a los
historiadores de esos mismos pueblos agresores. En los mismos
das en que muri, fu entronizado en el Museo Britnico un
gran leo de tamao heroico, de Sir Francisco Drake, ordenado
y pagado por la Reina Isabel de Inglaterra, por considerarlo
ella "hroe national". Fu el mismo individuo que rob las
custodias, pisote los santos, despoj las hornacinas y quem
la Catedral de La Espaola, la tierra primera en la civilizacin,
en la fe, en la cultural, en Amrica.
Eso lo supo Isabel.

*

Carlos V y Felipe II y Felipe III, y Francisco I de Fran-
cia, y Lepanto, e Isabel I de Inglaterra, son parte de la histo-
ria de Amrica (4). El gran Emperador sucumbi al deber de
hacer guerras all para responder a la agresin de aqu. Era tal
el peso de la agresin en desorden en las aguas del Nuevo
Mundo, que se hizo forzoso dar cdulas especiales para prohi-
bir y condenar toda navegacin aislada, o sea, de barcos solos
en misin commercial. Esta fu la primera disposicin real, pro-
(4) Pedro Troncoso Snchez, Las guerras europeas en Santo Do-
mingo. (Discurso de ingreso como IMiembro de Nmero de la Academia
Dominicana de la Historia, ledo por el doctor..., en la sesin solemne
celebrada el da 12 de diciembre de 1954). En Clio, rgano de la Aca-
demia Dominicana de la Historia, Ao XXII, Ciudad Trujillo, Rep-
blica Dominicana, enero--marzo de 1955, nm. 102.








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


mulgada en 1526. Por su fecha puede verse la proximidad del
Descubrimiento todava. Haban pasado apenas 34 aos. Ms
tarde, en 1561, por cdula real tambin, se mand que para
navegar entire la Pennsula y sus colonies era imperative el sis-
tema de flotas. Dos grandes flotas se formaron, que salan jun-
tas unas veces, o por distintas rutas otras. Cuando zarpaban en
comunidad, llegaban reunidas hasta una pequea isla sobresa-
liente al Oeste de Sotavento, que en la ruta era el extremo ms
oriental de Amrica. Por la lgica ansiedad de llegar a ella se
la denomin Deseada o La Deseada. Otras veces se aden-
traban ms los barcos en el Caribe, y entonces se separaban en
la Guadalupe. De uno de dichos dos puntos partan una, La
Flota, rumbo Norte-Noroeste para Mxico, la otra, sotaven-
teando, hacia Cartagena y Portobelo: esta era la de Los Ga-
leones. Ambos grupos marines viajaban a veces en pocas dife-
rentes del ao. Se llam La Flota una armada que parta de
Cdiz o San Lcar con destino a Veracruz o San Juan de Ula.
Esta parta con los primeros das del verano. A veces pasaba el
invierno, ya de regreso, en La Habana. La otra caravana ma-
rina se llamaba Los Galeones. Esta sala de uno de los dos
puertos indicados, viajaba franca hasta Tenerife en Africa, y
de aqu hacia el Suroeste hasta entrar en el Mar Caribe por
entire las islas Tobago y Trinidad, canal que fu llamado desde
entonces El Paso de Los Galeones. De aqu rumbeaba a la
isla Margarita, fuente prodigiosa de tributos en perlas, de sta
a Cartagena, y de aqu a Portobelo en Panam. (Portobelo
quedaba frente a frente al Sureste de Ciudad Trujillo, en el
litoral atlntico). Aqu hacan Los Galeones una estada regu-
lar de buen tiempo. De quince das a un mes. Entonces se :ele-
braba lo que todava narran en forma de consejas los montu-
nos de Panam con los ojos medio entornados: "La Feria de
Portobelo". Era el desparramiento de la riqueza de un Conti-
nente en un pequeo grupo de viviendas que Morgan hizo
clebre por el pillaje y que el Gobernador espaol Lucas Ar








LA FLOTA Y LOS GALEONES


jona hizo ms clebre an por su resistencia, por su herosmo
y por su martirio.
La armada de Los Galeones estaba compuesta por ocho a
diez barcos de guerra portadores de un armamento en total de
cuarenta o cincuenta caones. Esta flotilla serva de custodia a
20 30 pataches, embarcaciones bajas, pequeas y ligeras, y
hasta cuarenta buques mercantes. Ochenta unidades de diverso
porte, ms o menos, constitua la procesin de Los Galeones.
Fuerza efectivamente imponente y de fama impuesta de segui-
da que se di a la mar, porque estuvo siempre tripulada por
gente aguerrida y valientsima, poseda adems de la legitimi-
dad de los derechos que custodiaba.
La Flota, que como dejamos dicho haca la travesa de
Mxico, era comandada por un Almirante, y Los Galeones lo
eran por un General. Viajaban con un sinnmero de precau-
ciones y reglas secrets que contribuan bastante a la seguri-
dad de la navegacin y de los tesoros destinados a transportar.
La armada de Los Galeones era ms fuerte porque estaba des-
tinada a un viaje ms largo y de ms peligros, por los numero-
sos puntos de toque y por la mayor cantidad de riquezas que
tena el deber de cargar: la plata del Potos, cuya media cuan-
titativa y cualitativa es la fbula que perdura; oro de Maracai-
bo, esmeraldas de Cartagena, perlas de Margarita, pieles, ndi-
go, cochinilla, cacao, tabaco y jengibre de todos los puertos.
No obstante su vigor, con no escasa frecuencia fu atacada al
abordaje por los bandoleros isabelinos y diezmada en hombres,
en cascos y en tesoros. Se di el caso que durante la noche al-
gn patache gracioso y ligero, se deslizase a pequea distancia
del convoy, y al abrigo de la sombra ser apresado sin percibirlo
el resto de los barcos, saqueado y raptado por los pirates en
tal forma que slo al siguiente amanecer era notada su falta.
La Flota estaba formada por dos galeones de 800 a 1,000
toneladas y de 15 a 20 buques mercantes. La Flota viajaba,
igual que Los Galeones, de la Pennsula a Tenerife, de aqu a









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


Canarias, donde haca carena, reparacin y reavituallamiento
para la larga e inquietante travesa, y de Canarias suroestaba
abiertamente hasta avistar el espaldar de las Antillas de Bar-
lovento. Tanto el Almirante de La Flota como el General co-
mandante de Los Galeones, al partir, reciban, cada uno en su
caso, tres valijas lacradas. Una deba ser abierta al salir de
Canarias, esto es, al entrar en el Ocano. En sta se le preci-
saba la isla o punto del collar antillano donde deba seguir.
Llegado a Cartagena o San Juan de Ula, deba abrir la se-
gunda valija. En sta se le fijaba la fecha en que deba ejecu-
tar puntualmente el viaje de regreso. Y el ltimo sello deba
romperse cuando ya se saliese del Canal de las Bahamas si era
La Flota, y del punto extremo oriental de Puerto Rico si eran
Los Galeones: si no se haban reunido, bajo instrucciones, en
La Habana para la vuelta. En dicha ltima valija se especifi-
caba la ruta de retorno y el punto de tierra europea dnde sur-
gir de tornaviaje.
Fu este comercio lo que los filibusteros, corsarios y bu-
caneros consideraron como su legtima presa, (5) y en ese
credo se incrustaron en varias madrigueras y escondrijos de
Amrica, logrando al cabo agrietar y fragmentary la unidad es-
paola en various puntos del Continente.

**

Esos fueron los resguardos de los mares espaoles y de
las riquezas de la Corona durante ciento cincuenta aos. Con
estos medios defensivos pudo Espaa llevar la colonizacin
adonde la llev. Con tales imponentes flotas se impusieron
parcialmente las rdenes de las cdulas reales de la prohibi-
cin. Por medio de ellas, en los tiempos de su desarrollo ple-

(5) Vase Memoria de Duhalde y Rochefort al Rey de Franeia,
1680.








LA FLOTA Y LOS GALEONES


no, pudo Espaa imponer respeto a su Imperio, y sus tesoros,
si asaltados con creciente saa y con feroz malevolencia cada
da y en cada encrucijada del Ocano, fueron mantenidos en
buena parte inviolados. Pero la muerte de Felipe II determine
un resquebrajamiento de la resistencia y un descenso del vigor
sostenido de la Colonizacin.
*

Mas, no fu possible cerrar por complete toda la amplitud
del Continente a las potencias enemigas que se movan y ac-
tuaban por medio de los bandidos del Ocano. Estos daban
dramatismo y color y calor a las escenas del robo armamenti-
zado, de los asaltos y del pillaje. Pero quienes actuaban, en la
realidad, eran las Coronas, los Reinos, los prncipes y los par-
lamentos. La Reina Isabel de Inglaterra, en los mismos das
que desaprobaba y condenaba oficialmente, enviando notas y
representaciones lujosas ante Felipe II, por las depredaciones
consumadas en Amrica y en Santo Domingo especialmente
por Drake y en otros puntos por Hawkins, "condenando las
turbulencias de la poca y prometiendo hacer cuanto estuviera
a su alcance por impedir los desrdenes", era subrepticiamenre
una de las principles accionistas en las empresas aterrorizan-
tes de los pirates. Rafael Lane, viajero escritor ingls, describe
a Sir Philip Sidney, Ministro de la misma Soberana, desde Vir-
ginia, el 12 de agosto de 1585, un ao antes del asalto de D-a-
ke a Santo Domingo, lo siguiente: "Acabo de descubrir las in-
finitas riquezas de San Juan de Puerto Rico y de La Espaola.
He residido ltimamente cinco semanas en las dos islas. Juzgo
que si la Reina se ve molestada por el Rey de Espaa, acome-
ter esas colonies sera lo ms digno, hacedero y provechoso. Y
por mi parte ella tiene mi exhorto a no rehuir esta coyuntura
que ahora tiene para prestar tan gran servicio a la Iglesia de
Cristo. El podero de los espaoles emana enteramente de las









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


minas que constituyen su riqueza" (6). A los seis meses exac-
tos fu la hecatombe de Drake: enero de 1586.
Bretones y normandos, ingleses, holandeses y portugue-
ses hicieron de las costas de Amrica sus mercados. Espaa
promulgaba cdulas reales, armaba sus flotas, se defenda y
atacaba. Pero no di abasto. Los conjurados contra su podero
lograron abrir la brecha: el contrabando. Se estableci en va-
rios puntos de Amrica un intercambio al principio sin impor-
tancia, despus de tal magnitude que oblig a dictar aquellas
vastas y drsticas disposiciones que determinaron -por va in-
directa de escape- la formacin de mercados, de poblaciones,
de centros, de comunidades, y, al fin, a la larga, de pases com-
puestos con los detritus de aquellos contrabandistas y malhe-
chores. Fu puesto en entredicho el comercio clandestine. En-
tonces se acrecent. Todo linaje de juegos ingeniosos fueron
ideados y puestos por obra para reprimir y acabar el contra-
bando. Todo fu intil. A media que proliferaba la poblacin
americana -ha sido demostrado que el trasplante de Europa
al Nuevo Mundo hizo prdigas a las species: hombres y mu-
jeres que all eran de escasa fecundidad o infecundos totales,
aqu en Amrica se volvieron de poderosas facultades genti-
cas-; a media que crecan las necesidades de las fundaciones
nuevas, decreca el podero de la Metrpoli, comenzaban a dis-
minuir las fuentes de ingresos, y a agotarse el mpetu inicial de
la Colonizacin.








(6) Vase Calendario de Documentos de Estado, Series Coloniales.
Amrica y las Indias Occidentales, 1574-1660.









CAPITULO 4



Las Remotas Huellas




EN 1603 gobernaba la primera colonia de
Amrica un hombre torpe y sensual: Antonio Osorio. Ese no
era Espaa. Escribi desde aqu una instancia rogatoria a la
Corona. Impetraba, con razones encubridoras de mentiras, que
se le autorizase a "despoblar y a abandonar" las ciudades del
Norte y del Oeste de la Isla Espaola: Bayaj, Puerto Plata y
La Yaguana.
Present como fundamento de su splica el Gobernador
y Capitn General de la Isla Espaola y Presidente de la Real
Audiencia, que los habitantes de aquellas costas (espaoles
bajo su autoridad) haban entrado en tratos indignos con los
enemigos de la Monarqua, franceses, ingleses y flamencos. Es-
tos por su parte mantenan los mares del Norte y del occidente
de la Isla sometidos a un verdadero asedio de pillaje, de ban-
dolerismo pirtico decretado desde las metropolis respectivas y
puesto en movimiento con audacia y pertinacia tan mltiples y
tan eficaces que eran dignas de una causa menos indigna.
En agosto de 1603, Felipe III, el primer rey de la deca-
dencia, promulg la disposicin pedida por medio de una cdu-
la que es el primer document donde tiene asiento el largo y
complicado process de dolor que aflige a la vieja Isla Espa-
ola, despus Santo Domingo, hoy la Repblica Dominicana:
la division de la isla que fu una y la primera colonia espaola
formada en Amrica. Aquella cdula real fu brevemente mo-
tivada, y entire sus motivos se halla el siguiente: "por los resca-








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


tes, tratos y contratos que sus vecinos tienen con los enemigos,
y seguirse de esto muchos y muy grandes inconvenientes, y
para que esa poblacin pasase de cerca de esa dicha ciudad,
donde no los pueden tener, como ms largamente en ella se
contiene". Rescate es -segn Antonio Snchez Valverde-
"especie de comercio ejercido por los barcos espaoles que ve-
nan a Amrica, los cuales, bajo pretexto de sufrir averas o
de verse impelidos a arribadas forzosas, se desviaban de la ruta
sealada por la partida de registro (7) que se contena en las
valijas selladas entregdasles al Almirante o Gobernador del
convoy al partir, en las cuales se les indicaban como cuestin
inviolable los puertos que deban tocar de las colonies, a la ve-
nida y al retorno.
La ambicin pervertida de algunos mariners desleales al
mandato real cre en las costas del Norte y del Oeste domini-
canas la prctica anrquica y deletrea de "los rescates", del
comercio clandestine en pequea escala inicialmente, que des-
pus se transform en contrabando abierto, incontrolable, en
proporciones colosales, con nimo no ya privado, sino, en los
extranjeros enemigos, con carcter de empresa pblica estatal.
Pero lo ms grave de esto no era el menoscabo creciente de
fuerza y forma de ola que ello implicaba para el tesoro de la
Metrpoli, sino el asocio infiel de algunos moradores, nativos
y advenedizos, a aquel trfico irregular que en primera esen-
cia abri la brecha del acomodamiento, de la convivencia, del
establecimiento y del aconchavamiento de madrpora que hi-
cieron de dichos litorales nuestros los detritus de aquellas in-
cursiones aventureras, cargadas de preinfames: de ladrones, de
negros recogidos en las otras islas pero sacados originalmente
de Africa, de trashumantes sin dios y sin ley colectados en los
callejones de los puertos, de jugadores, maleantes y borrachos
(7) Antonio Snchez Valverde, Idea del valor de la Isla Espaola,
citada por Manuel A. Pea Batlle en su Historia de la cuestin fron-
teriza dominicohaitiana, t. I, p. 7.








LAS REMOTAS HUELLAS


que pasaban los aos tumbados en las escotillas de los barcos,
de asesinos cansados de matar y de ver matar en el mar, que
cedan a la murria --desplome interno o ansia fisiolgica de
reposo en que la volnmtad no interviene-. En resume, una
poblacin sin espritu, sin principio de cohesin social, sin
creencias en nada, maleante, fetichista, con sedimentos inme-
diatos de much mal en el alma.
Como los habitantes coetneos del inslito acontecimiento
advirtieron de seguida las seguras y desastrosas consecuencias
del mismo, tomaron sus medidas para impedirlo, antes, duran-
te y despus del suceso, a pesar de lo implacable de las repre-
siones. Pero no import. La cdula vino. Dice:

"Y habiendo dispuesto las cosas muy bien, y mirn-
dola con much consideracin y atencin tratis luego de
la mudanza de los vecinos de los susodichos tres lugares
de Puerto Plata, Bayah y La Yaguana, y habindose he-
cho eleccin de los sitios y parties ms acomodadas y a
propsito en contorno de esta ciudad de cinco hasta doce
leguas de ella, donde pueden hacer su asiento y poblacin,
deis la orden y traza que ms convenga para que se mu-
den a ella con la mayor suavidad, comodidad, brevedad y
seguridad que se pudiere, con sus ganados o haciendas
movibles, y hagan sus poblaciones; que los que a ellos se
mudaren e hicieren asiento, les haris dar los sitios y co-
modidades que fueren ms a propsito con gran justifi-
cacin, para la fundacin de los lugares, y las estancias,
egidos y tierras de labrar que se hubieren menester, sin
perjuicio de terceros, tomando esto muy a pecho, y can
much calor ayudndoles para ello, y comisionando la
ejecucin de lo que resolvireis al Ldo. Alonso de Con-
treras, a quien he provedo por oidor de esa Audiencia
que est informado de esto, o al Ldo. Marques Nez de
Toledo, que tambin lo es, y a Baltasar Lpez de Castro,








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


mi escribano de cmara, que como persona tan prctica
en esa tierra, y de buen celo, podr ser de provecho su
inteligencia, y hacindole la honra y favor que se permi-
tiere; y de todo lo que en esto se hiciere, de las tierras
que se repartieren, me avisaris con much particulari-
dad".

En 1785, ao de la publicacin de su obra, Snchez Val-
verde hace un recuento de las ciudades y villas que segn su
conocimiento se haban fundado para 1505. Dice establecidas
para este ao 17 poblaciones. Sin embargo, al nominarlas, slo
menciona 15. Pero an as, tiene algunas discrepancies con el
dato anterior sobre el particular (8). Ovando imprimi a la
colonizacin carcter y sello homogneo, imperial y total. Es
ste sin duda el preciso y profundo propsito que lo llev al-
rededor de toda la Isla, a todas las orillas del mar, fundando
pueblos, levantando fortalezas, dejando vigas, creando ciuda-
des, y poniendo en todas el signo vigilante de una unidad cons-
tructiva obedeciendo a una autoridad prepotente: remota y om-
nipresente. Una conciencia universal. Sali de la capital, buen
hidalgo, a caballo. Atraves a Saman. Tom la costa y sali
al Norte de la peninsula. Ah hizo ruta hacia el Oeste, cami-
nando por las playas, como ahora, todo el Norte. Y ci de
villas, puertos y ciudades toda la Isla hasta Azua, pasando por
el Oeste. Complete con ello la conquista. De importancia, fun-
d entonces los siguientes centros de poblacin: Salvatierra de
la Sabana (Los Cayos), en 1505; Villanueva de Jquimo (Jac-
mel), en 1505; Lares de Guaba (Hincha, acaso Gross Morne),
en 1505; San Juan de la Maguana, en 1505; Azua de Com-
postela, en 1505; Puerto Plata, en 1505, en recuerdo del "puer-
to de plata", nombre con que Coln bautiz el estuario de la
Isabela, inmediato; Puerto Real o Bayaj (Fort-Libert), en

(8) Antonio Snchez Valverde, ob. cit., cap. XI, p. 94.








LAS REMOTAS HUELLAS


1505; Santa Mara del Puerto (Puerto Prncipe), en 1505 y
Santa Mara de la Vera Paz o La Yaguana (Leogane), en 1505.
Hasta que se estableci el gobierno del Comendador
(1501) la direccin de la Administracin Pblica en La Espa-
ola se haba circunscrito a cuestiones mnimas, empricas y
marcadamente lugareas, tocantes a la capital y a otros dimi-
nutos problems. Ovando despleg y aplic por primera vez
en La Espaola y por primera vez para Amrica un genuino
criterio cientfico de colonizacin a la gestin de Espaa en sus
nuevos dominios; imprimi al gobierno verdadero sentido colo-
nial: esto es, movilizacin integral de todas las fuerzas cote-
rrneas -del suelo y de los hombres- aprovechando al mxi-
mum todos los factors afirmativos de la comarca naciente,
poniendo en juego armnico lo que sta poda dar de s, y tra-
yendo a ella sin reserves, sin regateos y adaptndolo, todo lo
que ella no tena o no poda producer: principalmente gente en
especmenes selectos, pobladores estables, families, institucio-
nes. Vale decir, el sentido de equilibrio y de permanencia que
debe aparejar siempre toda autntica colonizacin, la cual es,
en ltima esencia, una prudentsima obra recproca de doubles
endsmosis y doubles exsmosis por las cuales se opere un mu-
tuo trasplantamiento esencial del espritu de la metrpoli a la
colonia, y del alma de la colonia en sus excelencias a la metr-
poli.
Para cimentar con races perdurables su maquinaria de co-
lonizacin integral, Ovando fu l mismo al interior de la Isla,
y tambin envi por otra parte, con mandates explcitos, a ca-
pitanes fundadores de pueblos, villas y ciudades, y todos, l y
ellos, en nueve aos dejaron murallas, fortalezas, templos, fo-
sos, escuelas y cabildos en el corazn de las ms apartadas se-
rranas de La Espao!a y en sus cuatro litorales. Entre los po-
bladores se destacaron Esquivel en el Este, Diego Velzquez y
Hernn Corts en el Sur, Rodrigo Mejas de Trujillo en el cen-
tro (fundador de Cotu y Bonao), y el propio Comendador en









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


el Norte y en el Oeste. En el Norte fund a Puerto Plata, Mon-
tecristi y Bayaj; en el Oeste fund l mismo La Yaguana (el
present Leogane) y Santa Mara del Puerto (Puerto Prncipe
actual). Una mano espaola puso los cimientos de todos estos
pueblos. En representacin de la soberana espaola. Con in-
tencin espaola. El establecimiento de todos estos ltimos cen-
tros urbanos tuvo lugar entire 1504 y 1506. Puerto Plata, Mon-
tecris y Bayaj fueron fundados en 1505: vale decir, un siglo
exacto antes de su desmantelamiento y devastacin por el esp-
ritu antpoda de Nicols de Ovando: Antonio Osorio.

**

En 1605, cuando La Yaguana era alabada por viajeros
como una ciudad pujante, vigorosa, de tanto progress y esplen-
dor como Santo Domingo y muy parecida a la capital de la
Isla; y cuando Puerto Plata gozaba de un animado y pletrico
comercio; y cuando Bayaj era magntico puerto de abrigo y
de concurrencia de mercado, con diversiones, ventas y meso-
nes: se puso en ejecucin el plan product de una neurosis sui-
cida, propiedad personal y exclusive del Gobernador y Capitn
General de la Colonia, compromisario supremo de su custodia:
Antonio Osorio.
Dos aos antes -en 1603- se haba dictado en Valla-
dolid la Cdula Real solicitada, que, despus de circunstancia-
das reserves, autoriz la despoblacin de dichas tres ciudades.
Despoblar era desarmar la ciudad. Desarticular la entidad ci-
vitas: unidad armoniosa de seleccin, de distincin, de prepon-
derancia, de refinamiento, de progress. Despoblar era desar-
mar la ciudad: casas, capitals, haciendas y afectos; descoyun-
tar la vida de un siglo en una comunidad numerosa y arrai-
gada, y, as, vena a ser, desarmar signific desalmar. Con ri-
gurosa certidumbre. Despoblar tres ciudades de una nacin na-
ciente era dispersar para siempre el espritu de esa nacin,








LAS REMOTAS HUELLAS


echar al viento las clulas que deban constituirla, desintegrar
su estructura ntima y lanzar a la contingencia de tinieblas del
porvenir las partculas elementales de aquella comunidad. Eso
fu aquello. Eso fu despoblar. La misin reverse, la obra con-
traria, la construccin antpoda de aqulla, tan vasta y tan ml-
tiple que linda en el misterio y confunde a su autor con las
supremas entidades histricas, es, destruir la despoblacin. La
despoblacin fu predeformar y predestruir la Patria Domini-
cana en su protoplasma. Borrar la esencia de la nacionalidad
antes de que tomara su forma. Destruir, ahora, la despoblacin,
es reponer la Patria all, fibra a fibra, all, en el mismo punto
donde ella comenz a dejar de nacer. Vale decir, reponer cada
partcula dispersa del alma de un pueblo que al nacer fu pul-
verizada, atomizada por la sordidez de un vesnico de la igno-
rancia. Volver ahora a su ser natural los microscpicos elemen-
tos distantes de una nacin que tiene 350 aos de dilapidacin
de sus esencias, por el acto de la devastacin de 1605: eso es
dominicanizar el sector occidental de la Patria Dominicana.
No es obra local. Es obra integral, porque la desnaturalizacin
que entr por los infinitos capilares de las incursiones y "habi-
taciones" subrepticias del Occidente y del Norte, traspasaron la
tierra de la Isla Grande, y, en cruz, llenaron de hoyos su alma,
hasta el Sur y hasta el Este. Dominicanizar la frontera es
volver la Patria entera a la hispanidad, a su origen: tal es su
ser natural. La frontera tiene expresin geogrfica, topogr-
fica y jurdica en una lnea divisoria, en un lindero. Pero la
frontera nuestra, la frontera dominicana, la frontera del alma
dominicana, mora en lo hondo de todo ser animado e inani-
mado, slido o lquido, present o pasado, que forme parte o
tenga asiento en la tierra y en el mar abarcados por aquellos
limits. Quitar del espritu national lo que sea dilapidacin,
estragamiento o torcedura por obra del esfumino, de las extra-
as influencias, eso es lo que ha realizado Trujillo en la fron-
tera. Lo que es igual a: devolver al sbdito national actual el








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


sentido histrico primigenio que los avatares esfumaron o en-
terraron, y reponer en l la formula armoniosa de un vivir ci-
vilizado en plenitud: cristiano. Amoroso del bien, idlatra de
la verdad, observante del perdn, respetuoso de la vida, alto
en la independencia interior, sobrio en la profesin de la be-
lleza, templado en el infortunio, templado ei la alegra y tem-
plado en el amor; comedido en la ambicin de sabidura: esto
es, construir un ciudadano que viva en Dios, para su Patria, y
para sus Antepasados, en libertad. Eso es dominicanizar la
frontera. Que es lo mismo que deshacer a la Despoblacin,
destruir a las Devastaciones, recoger a la Dispersin.









CAPITULO 5



Las Incursiones Bucaneras y
Pirticas




A MEDIDA que aumentaba, sola, la riqueza
mvil, disminua, por s y por obra de los hombres, la riqueza
raz -la minera, la agriculture mayor y las incipientes indus-
trias- por varias vas coparalelas y simultneas: la escasez
de la mano de obra con la emigracin de las families traba-
jadoras para las colonies de Costa Firme, la aminoracin ace-
lerada de la poblacin aborigen, las enfermedades en aumento
de los nativos descendientes de los colonos y regncolas -infi-
cionados muchos de El Mal de Pars-, y, por encima de
codo, el estado de sobresalto en que iban cayendo los ya esca-
sos habitantes de La Espaola. La poblacin de la Isla domini-
cana fu censada en 1570. Las cifras del censo de este ao die-
ron 35,000 habitantes. Las autoridades coloniales hicieron otro
censo al terminarse el suceso de la despoblacin. Las cifras en
este entonces fueron desoladoras: 16,000 habitantes. Menos de
la mitad. Y como los hatos fueron barridos, los animals que
no murieron fueron arriados a otros puntos de la isla sin or-
den, sin concerto, sin idea fija, y, los que quedaron sueltos se
dieron a vagar sin dueo por los montes.
De 1605 a 1630 pasaron veinticinco aos de existencia
plcida para la Colonia Espaola radicada en la Isla nuestra.
Bajo la prelaca dulce y eglgica de Fray Bernardino de Al-
mansa y de Fray Facundo de Torres se remansaba la apacible








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


grey dominicana durante aquel cuarto de siglo. Este ciclo de
calma aparente, no obstante esos venturosos ttulos de bienan-
danza, estaba lleno de ocultos presagios. Poco a poco fueron
alejndose del suelo de La Espaola las families ms ilustres y
econmicamente ms fuertes. Poco a poco fueron deshacindo-
se y diluyndose muchos de los centros urbanos levantados has-
ta entonces. En otro punto de este studio se detalla la obra
disolvente ejecutada exorbitantemente por la misma autori-
dad superior colonial para ultimar la ruina que vena rodeando
a La Espaola desde distintos ngulos -cercanos y distantes--
y por diversas causes. La condicionada autorizacin de despo-
blar fu ceida originariamente a tres ciudades: Puerto Plata,
Bayaj y La Yaguana. La mente urbicida agrand su radio de
demolicin, y anonad a Montecristi, San Juan de la Maguana,
y los hatos radicados en Neiba, Santiago y Azua. A aquella
hecatombe sigui el abandon callado, lento pero continue de
los habitantes de Lares de Guajaba, Salvatierra de la Sabana,
Santa Mara del Puerto, Puerto Real y Bonao. Despus de las
llamas y de la piqueta, vino el manto del penar. Estas pobla-
ciones pasaron a un orden inferior. Fueron ms bien, desde
entonces, asiento de los numerosos hateros que form la despo-
blacin. Pasaron a la categora de haciendas, y la colonia es-
plendorosa que vibr de energa y se pletoriz en un siglo,
comenz a desdibujarse, a debilitarse, a reconcentrarse en m-
nimos funds y "cercas", con abandon de los prados y montes
donde iba formndose y ensanchndose el llamativo seuelo de
los bucaneros: el ganado. El ganado de toda especie, suelto
entire grandiosas praderas y sabanas tejidas de multiplicidad de
arroyos y torrentes, se multiplic en grado de prodigio. Al pro-
pio tiempo que la naturaleza haca su obra de milagro, los co-
lonos espaoles iban volvindose cada da ms apegados a las
labores del campo e iban tomando ms aficin a la civilizacin
mediterrnea: la agriculture pequea, el conuco que ya enton-
ces se conoca en el sentido actual y con el mismo nombre, y








LAS INCURSIONES BUCANERAS Y PIRATICAS

la crianza agreste, suelta, "libre" ms tarde. Se hizo una di-
dctica de la labranza minscula y de la crianza. Charlevoix,
Oexmelin, y todos los expositores de los orgenes de las fun-
daciones exticas de nuestro Oeste, repiten monocordemente
el mismo desgraciado prodigio: la cantidad sin clculos posi-
bles de ganado -vacuno, equino, lanar, caprino, acemil-ar,
porcino- que inundaba los montes, las laderas, los prados, las
quebradas y los llanos de nuestra Isla de 1605 a 1700.



El ganado prdigamente abundante, fu el acuciante in-
centivo perpetuo para la depredacin y el robo subrepticio. Las
puntas de ganado se multiplicaban y vagaban tanto bajo el
cuidado y vigilancia de sus desaprensivos dueos, como mon-
taraces y dispersos, sin nadie que los vigilase ni pretendiese
siquiera derecho de propiedad alguno sobre aqullas. Fu ste
uno de los ms director efectos de la despoblacin y de la de-
vastacin de los hatos fundados. Los hateros de La Espaola
usaron distintos y adecuados nombres para designer los reba-
os, nombres que todava se conservan. Dieron al ganado de-
signaciones diferentes, segn su clase, sus hbitos, su destino,
etctera. Corralero era el ganado dcil, que se dejaba arriar con
facilidad hasta los corrales para hacer con l varias operaciones
de rigor, en dos pocas del ao: escoger las becerradas de con-
sumo, sealar a los orejanos, estampar a los no hechizados. he-
rrar a los de ua de herradura, castrar a los novillos destinados
para peso, a los potros de cra y a los papacotes no destinados a
ser barracos o padrotes: curar a los enfermos, separar las no-
villas jorras para evitar su preez premature o inmediata. Es-
tos menesteres se satisfacan al comienzo de la primavera y al
comienzo del otoo. El ganado manso era aquel que viva tran-
quilo comiendo y durmiendo en los bordes de los caminos,
bajo los grandes sombros o cerca de las caadas y manantia-








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


les: sin asustarse de ja presencia de las gentes o de otros ani-
males. El extravagant era el ganado que viva encumbrado en
las laderas y los montes solitarios, y para cuyo apresamiento
era necesario el uso de perros adiestrados, que muchas veces
con sus ladridos, saltos y mordiscos conducan ellos solos hasta
las viviendas de los hateros. El jbaro o alzado era el ganado
que para ser usado tena que ser matado en el mismo lugar
done fuese sorprendido, porque adems de hacer impossible su
conduccin en pie a los corrales, muchas veces eran verdade-
ras fieras: toros, puercos cimarrones, chivos, entire los cuales
eran los ms agresivos aquellos que no tenan cachos o astas:
los m otones. Las novillas y vacas lecheras eran las dedicadas
a la casa, para el manijo. La leche tena all los mismos usos
de nuestros campos de hoy: se consuma lquida, cruda o her-
vida, endulzada o con sal, con caf o con cacao. La sobrante
era empleada en la fabricacin de boruga, queso, mantequilla y
dulces de variadas classes. De estas cosas dan noticias todos los
cronistas, viajeros y escritores de aquellos das, y sus ilustracio-
nes llegan hasta hoy por los historiadores: Snchez Valverde
Del Monte y Tejada, Jos Gabriel Garca, y todos.
Con estas manadas de bestias, "puntas de ganado" de today
especie, caballos, burros, mulos, chivos, vacas, asomando asom-
brados bajo los arcos verdes de la costa, manejados por hateros
contagiados del sopor y lentitud de aquella naturaleza tibia y
soolienta, unas veces, otras veces vagando solos y sin dueo
por las florestas, parece lgico lo que sucedi: las incursiones
bucaneras y pirticas. Es historic tan terrible como breve: 1630,
destruccin y aventamiento de los ladrones ingleses, franceses,
holandeses y portugueses apostados en la islita de San Cristbal
(Saint-Kitts al fin) en acecho de la armada de Los Galeones
que pasaban para Cartagena. 1632, su incrustacin en La Tor-
tuga. Despus se pasaron al frente, Port-Margot, antesala de
la tierra grande. para en sta robar carnes y con facilidad, pa-
sando con prontitud por un corto canal tranquilo, ocultarse ni







LAS INCURSIONES BUCANERAS Y PIRATICAS

la tierra chiquita, La Tortuga. "La mayor parte de estos aven-
tureros fueron normandos" asegura Del Monte y Tejada; vale
decir, franceses, descendientes desde luego de los primeros la-
drones que asolaron los mares de Escocia, el Mar del Norte y
La Mancha, salidos de Normanda, en los siglos XII, XIII y
hasta mediados del XIV. (Fueron azote de Europa). Bucn era
una especie de parrilla o asador, que serva para ahumar las
carnes, librarlas de la putrefaccin, almacenarlas en escondri-
jos adecuados y sacarlas al fin en grandes cantidades. Sustan-
cias preservadoras: sal, limn agrio, bija y el humo del pellejo
de los cerdos. Bucn era la barbacoa india. De ah el nombre
de bucaneros, asadores de carnes, ahumadores de carnes. Los
filibusteros, compaeros de stos en el mar, eran los trafican-
tes que se acercaban a las costas a comprar las carnes y los cue-
ros, tambin ahumados. Los holandeses, a veces, cuando tenan
lugar en los barcos, se llevaban tambin los huesos de los ani-
males sacrificados: era la hora culminante del desarrollo indus-
trial de Holanda, ambiciosamente preponderante. Por eso se lo
llevaban todo. Con los huesos fabricaban ya botones, peines,
fumadores, etc. Filibusteros signific primigeniamente corre-
dores del mar, o corredores en el mar.



Nicols Veiasco Altamirano, Gobernador y Capitn Ge-
neral de La Espaola, construy en 1640, una fortaleza en lo
ms alto de La Tortuga. La llam Del Santsimo Sacramento.
All estableci una pequea guarnicin, que al poco tiempo fu
atacada y desbandada por los canallas del mar. Pero entonces
orden el rescatamiento del reducto. Un da al amanecer die-
ron los espaoles un ataque en forma a los forajidos. Frontal,
de flanco y de cerco. Descubrieron una eminencia ms alta
que la de La Roca, y all subieron, por entire cuchillas de ris-
cos, al hombro, cuatro grandes caones. Usaron cinco das para









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


ello. Derrotados y pulverizados, creyeron los espaoles que. todo
haba concluido. Dejaron la misma guardia de antes, de 25.
Otro da, fueron stos muertos todos y robado el fuerte otra
vez. Se hizo jefe de la isla entonces un ingls llamado Willis.
Esto contrari a los franceses. De Poinc, que mandaba en ca-
lidad de General en representacin de la Orden de Malta todas
las posesiones francesas de Amrica, mand a Levasseur, inge-
niero francs, para que asumiese el mando, recibindolo a la
fuerza de manos del ingls. Recogi salteadores de otras islas,
reclut pirates disgustados de galeras, requis bucaneros de las
playas y montaas de La Espaola, y lleg al punto de ejecu-
cin de su mandato. Desembarc, envi ultimatum, y, sin ba-
talla, se le entreg el gobierno de la isla. A la vista del forta-
lecimiento creciente que haca en La Tortuga Levasseur, y a
causa de las frecuentes incursions que hacan ya sus hordas
a la Costa Norte de La Espaola, la tierra grande, las autori-
dades dominicanas decidieron former unos cuerpos de caballe-
ra mviles, de 50 hombres cada uno, para defender los man-
sos hogares de nuestros campesinos dispersos en las serranas
remotas del Norte, solitarios por las despoblaciones, y para
resguardar del azote de los bucaneros y filibusteros nuestros
campos y nuestros ganados, mantenidos en estado de asedio, de
latrocinio delirante, que lleg muchas veces al interior del pas.
Estos batallones montados fueron las famosas cincuenten as,.
tan arrojadas y valientes como eficaces y fundamentals en su
gran papel histrico. Fueron terror y escarmiento de los inva-
sores franceses que ya se aventuraban a los pueblos y habita-
ciones ms cntricos de La Espaola, como se dijo. Los capita-
nes ms destacados de estas terrible cincuentenas patriticas
dominicanas fueron los siguientes:








LAS INCURSIONES BUCANERAS Y PIRATICAS


De Santo Domingo:

Baltazar Caldern y Espinosa,
Damin del Castillo,
Pedro Ortiz de Sandoval,
Juan Echalas (Chalas) y otros.

De Santiago:
Luis Lpez Tirado,
Pedro Quirs de Villafae,
Jos Damacines (Dalmas?),
Antonio Pichardo y Vinuesa,
Jos Morel de Santa Cruz,
Antonio Miniel,
Pedro Polanco, y otros.

De La Vega:

Pablo Francisco Amzquita,
Lucas Berroa, y otros, de aqu y
de distintos lugares de la Isla.

Levasseur se proclam por s mismo, en un golpe de Es-
tado, Gobernador General de La Tortuga; su gobierno fu ac-
tivo, en el trabajo, en el robo y en las depredaciones. Cuando
ei Seor De Poinc organizaba su represalia para arrasar a
Levasseur, hubo en La Tortuga una conjuracin contra ste.
Martn y Filbaut, dos oficiales subalternos, le asestaron el golpe
mortal. Martn era hijo de educacin de Levasseur. Cuando lo
ultimaba, dicen que este us el aforismo de Csar frente al
asesino. Vino, despus de este alzamiento, la toma y capture
de La Tortuga por Fontenoy. Una orden drstica y visionaria
de Andrs Prez Franco, nuevo Gobernador de La Espaola,









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


llev a la altura de La Roca y del Santsimo Sacramento, re-
cinto fortificado de Fontenoy, en manos de Gabriel Rojas Va-
lle de Figueroa, la bandera de Espaa. Fontenoy fu aplastado,
y recuperada La Tortuga. Un document familiar da razn de
la toma y del mantenimiento temporal de la guarnicin espa-
ola en el alto del Santsimo Sacramento.



Aquel mercado febril, oculto y al margen de la ley, di
origen a las prohibiciones. La desviacin de stas agrand aqul
y trajo el asentamiento lento pera pertinaz de aquella pobla-
cin heterognea, estragada y morbosa. A propsito de esa tri-
bu-germen de los ncleos que se asentaron guerreando y com-
batiendo y saltando y cediendo y retirndose y avanzando pri-
mero, en forma fatal y definitive al fin, se expresa as el ms
viejo y ms certero viviseccionador de los grandes problems
de nuestra tierra cuando todava era de Espaa. En este punto,
con acierto, se remite insistentemente al testimonio de Charle-
voix, historiador de los vestigios de la colonia francesa de nues-
tro Oeste. Dice Snchez Valverde:

"Ni el insulto de Drake, ni la invasion de Venables
dieron tanto qu hacer a los pocos vecinos de la Isla, ni
tuvieron tan perniciosas consecuencias como las tentativas
clandestinas y el porfiado tesn de los Franceses por esta-
blecerse en ella, animados de la propia decadencia. El
Historiador de sus Establecimientos (9) lo manifiesta con
claridad, cuando, despus de pintar la miseria a que que-
daba reducida nuestra Colonia el ao de 1606, dice: "Tal
era la situacin en que se encontraba la primer y la ma-
dre de todas las Colonias Espaolas de la Amrica, cuan-
(9) Charlevoix, Historia de Saint Domingue, Libro 6. Nota de Emi-
lio Rodriguez Demorizi.








LAS INCURSIONES BUCANERAS Y PIRATICAS.

do emprendieron los Franceses partir con los Castellanos
una Isla de la cual dejaban stos largos tiempo una grand-
-sima parte al abandono. En efecto, desde aquella fatal
poca a que se sigui la expulsion de los Ingleses y Fran-
ceses que se haban apoderado de la Isla de San Cristbal,
de donde los desaloj el General de nuestra Flota Don
Federico de Toledo el ao de 1630, se juntaron estos ex-
pulsos a otros aventureros de sus dos Naciones y por con-
fesin del propio Historiador: (10) "Se acercaron a la Isla
Espaola, y, habiendo encontrado la costa septentrional
casi enteramente abandonada por los Castellanos, se detu-
vieron y establecieron all. Como en los bosques y en los
llanos hormigueban por todas parties los cerdos y las va-
cadas, se encontraron muy a su placer y, habindoles ofre-
cido los Holandeses asistirles con todo lo necesario y re-
cibir en paga los cueros que sacasen de la caza del ganado
vacuno, acabaron de fijarse con esta seguridad". Este es
el alto origen de aquellas colonies.
An no se atrevieron a hacer su principal guarida en
La Espaola sino en La Tortuga, isla pequea que tiene
ocho leguas de largo de Este a Oeste y dos de ancho, se-
parada por un Canal, como de otras dos, de la costa del
Norte de La Espaola, de donde les desalojamos; pero
volviendo a- dejarla desierta y sin guarnicin. Lo mismo
sucedi a los que andaban a caza de ganados y tenan ran-
cheras en esta ltima. Treinta aos se pasaron en igual
afn, porque no quedando poblacin, ni guarniciones en
toda la parte Occidental de Santo Domingo, compuesta al
Norte de la tierra que corre hasta el Cabo de San Nicols
y por el Sur de la Costa, que terminal en el de Doa Ma-
ra, entire los cuales se forma un inmenso seno con innu-
merables puertos, quedaba siempre a los Franceses una..

(10) Charlevoix, ob. cit., Libro 7.









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA

enter libertad de volver a tomar tierra donde mejor les
pareciese. No obstante, como ellos salan a caza de vacas,
salan nuestros orejanos o monteros a caza de Franceses,
los cuales se vieron tan acosados que en 1665 tomaron
la resolucin de evacuar enteramente la Isla y acogerse a
las pequeas de su rededor (11). Desde las alturas de stas
vigeaban si andaba gente en aqulla, y cuando se juzga-
ban seguros, se juntaban muchos y pasaban a ella con la
precaucin possible para hacer sus correras sin pernoctar
jams. De aqu tuvo su origen la poblacin de Bayah, o
Bayaj, en cuya excelente baha hay una isla, que toma-
ron por asilo aquellos aventureros. La peninsula de Sa-
man al Oriente era otra de sus guaridas que se les hicie-
ron dejar por fuerza los vecinos del Cotu en pago de un
insulto con que haban acometido su pueblo en tiempo
que todos se hallaban retirados a sus campos y labo-
res" (12).

'111 Orejanos: este es el nombre que se da en Santo Domingo a
ictus los habitantes de sus poblaciones interiores, que viven de criar
a:-aidos y de cazar en el monte los alzados, a lo cual llaman montear.
Ncta de Snchez Valverde, ob. cit., p. 120.
<12) De una carta del capitn don Francisco Snchez Caldern,
su, sor de Roque Galindo en la Alcaldia Mayor de Santiago: enumera
:nuhas calami dades que en poco tiempo se han padecido. "a que se ha
-a: 'ido que el enemigo francs est poblado en lo ms y mejor de toda
la -sla. y con las continues entradas que ha hecho y hace, ha robado
y imuerto la mayo: parte de los ganados, llegando con su gente cuatro
leguas de estas poblaciones, aunque los vecinos viven con notable vigi-
Jla-iia para poderse conservar sin riesgo, aunque es impossible, pues el
Aio pasado de 1673. entr el enemigo en la villa del Com, que la quem,
y iat dos hombres y tres mujeres con notable crueldad y se llevo
~c:o mujeres \ nios y mat cuantos caballos y ganado encontr: y por
mi~-o de dicho ao volvi a entrar seis leguas de dicha villa en un pa-
raj,: que llaman el Macoriz, y marchando sobre la ciudad de La Vega,
por haber sido sentido de la gente, se retir, abrasando las casas de
alpunos hatos, conque se han despoolado diez y ocho ranchos de gana-
do cre cerda con mas de 3.500 cabezas, y asimismo nueve hatos de ganado
vacuno con ms de 3,000 reses, de que en dicha villa supe de las justi-
cias de esta verdad. Este mes hizo el enemigo otra entrada siete leguas
de la ciudad de Santiago en un hato llamado Garurabo, donde cogi
-Uu~ .'e personas, mat una mujer y cinco hombres y se llev tries. Me-










CAPITULO 6




La Paz de Nimega y
la Paz de Riswick





C ON las grades negociaciones diplomti-
cas de Europa de mediados y fines del siglo XVII coincidan
los progress, los asaltos y el afincamiento de los malhechores
-bucaneros, filibusteros, mercaderes, cambalacheros- de La
Tortuga y de la Costa Norte y Oeste de nuestra Isla. Las gue-
rras de Holanda, Espaa y Alemania contra Francia primero,
y entire Holanda o Provincias Unidas, El Imperio, Suecia y Es-
paa contra Francia despus, se desarrollaban y terminaban con
las paces de Nimega y Riswick al tiempo que aqu en Santo
Domingo se peleaba con igual ardimiento, con ms enconados
nimos, con idnticos alternatives resultados, tomando aqu un
solo tinte de diferenciacin de fines de aquestos contiendas in-
sulares: la porcin oriental, excluida de las devastaciones de
Osorio, peleaba heroicamente, bravamente, desoladoramente

diante estos daos que el enemigo ha hecho, los vecinos de las ciudades
de Santiago. La Vega y Cotu no viven en sus hogares, temiendo un
dao irreparable". AGI. Santo Domingo, nota de fray Cipriano de
Utrera.
El hato de Garurabo a que se refiere el pasaje anterior es clara-
Tente la seccin Gurabo de Santiago, uno de los campos ms feraces
de la provincia y mejores productores de ganado. Inmemorialmente. Ver
Santiago y sus campos en 1831, studio de Richard Hill, viajero ingls,
en el semanario Santiago, tabloid, ao I nm. 3, edicin del 19 de abril
de 1939. La coleccin puede ser consultada en la biblioteca de la Socie-
dad Amantes de la Luz; en la hemeroteca de la Logia Nuevo Mundo,
de Santiago; y en la biblioteca del autor.









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


por mantener los atributos esenciales de su ascendencia, de su
fundacin, de sus races, de su ndole ntima: por su hispani-
dad. Que era entonces unidad de sangre, integridad de costum-
bres, fidelidad de tradiciones, unidad de idioma. En esa lucha
tiene la colonial espaola de Santo Domingo durante dos siglos
-pero especialmente y en posicin de vrtice el final del siglo
XVII- la jerarqua de ms alta proceridad asentada en Am-
rica. Al frente de esta posicin de limpio linaje, en procura de
dignidad perpetua, en contrast contradictorio, luchaban las
masas heterogneas de buhoneros y jaguars marines que prin-
cipiaban a incrustarse en las playas, peascos y montaas de
nuestro Oeste: en las islas, cayos y tierras abandonadas. Por el
ao de 1656 al ao 1660 ya las autoridades dominicanas (es-
paolas) principiaron a precisar la evidencia de que sus enemi-
gos los salteadores de las costas y mares nuestros eran prote-
gidos, ayudados y apoyados por Francia ya abiertamente. Una
de esas seales netas fu la recapture del castillo del Santsimo
Sacramento por Rosey, caballero francs nacido en Perigord,
de la Francia continental, y salido de la misma Francia conti-
nental para ac, con despachos y mandato de capturar La Tor-
tuga "y todas las tierras de la Isla de Santo Domingo que pu-
diese". Armamentos, reglas, tributos y cantidad de los expedi-
cionarios (700), as lo dejaron categorizado para las autorida-
des espaolas. Ya los agresores no pudieron encubrirse ms.
Eran, oficialmente, emisarios de Francia. Pusieron ya en eje-
cucin sin embozo su plan de fijar en Santo Domingo la base
de una colonia y un principio de ella en un hecho cumplido:
la ocupacin. Eso s, que ese propsito encontr erguido fren-
te as, insomnemente vigilante, y encrespado, un sentimiento
que se le opuso en conmovedora historic de dos siglos y medio:
la unidad de un ideal national sellado, espaol, que quiere
decir dominicano, y dominicano, que quiere decir espaol. A
propsito de esta consustanciacin de fidelidad biolgica sien-
ta el Padre Antonio Snchez Valverde en su repetida Idea. .









LA PAZ DE NIMEGA Y LA PAZ DE RISWICK

"Con todos estos gastos an no conservara Espaa
aquella Primera Colonia de Las Indias si -a pesar de su
pobreza y de su despoblacin- no hubiese durado en
ella una mina ms inagotable que las de oro y much
ms preciosa que ellas para los Soberanos. Esa mina es la
del amor a Espaa, tan radicado en el corazn de los po-
cos y pobrsimos habitantes de Santo Domingo, que todo
el empeo de las Potencias Extranjeras, tan envidiosas
de nuestras riquezas no pudo ni siquiera hacer vacilar, ni
conseguir fijar con seguridad un pie en parte alguna de
la Isla, defendida por un puado de criollos bajo las rde-
nes de cabos o jefes de su mismo Pas, con sus lanzas y
machetes" (13).

La Metrpoli, pues, marchaba ya -a plena conciencia
de ella- circuida de la red de celadas y acechanzas que venan
urdindola aquellas naciones nombradas con anterioridad, aso-
ciadas all para hacer la guerra a Francia, unidas aqu y man-
comunadas con Francia por las envidias oficiales, por las codi-
cias oficiales y por las necesidades mercantiles oficiales. Los
sbditos de Guillermo de Orange (de Inglaterra) ayudaban
all, en la sombra, a hacer la guerra a la prepotente Francia
de Luis XIV, haciendo el juego a Espaa que efectivamente
(13) El ilustre sacerdote dominicano, nacido en Bayaguana, Sn-
chez Valverde, express estos concepts al tratar en su monografa la
material del situado. El situado era la suma annual que se enviaba de
Mxico a Santo Domingo para cubrir los gastos pblicos de la Colonia
nuestra. Calcula aqul un promedio de dicha remesa annual durante cien
aos en 25 millones de pesos fuertes en total, exactamente 250,000 pesos
fuertes al ao. Esto se estableci por medio de la Cdula Real de Ler-
ma del 23 de junio de 1608, dos aos justos despus de las despoblacio-
nes. El situado se hizo originariamente desde Mxico. Despus fu orde-
nado a Cartagena, a Caracas, etc., sucesivamente. Pero al fin volvi a
Mxico aquel mandato contributivo. A propsito de dicha crecida ero-
gacin del tesoro real para Santo Domingo y de los altos mritos mo-
rales de la Colonia que la reciba, hace Snchez Valverde esta honrosa
afirmacin viviendo en Madrid, un poco antes de editarse su obra en
1785. (Nota de pie de pgina de E. Rodrguez Demorizi, en la citada
obra de Snchez Valverde).









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


luchaba all contra Francia, pero aqu asociaba sus grandes
pirates a las depredaciones que perpetraban los compaeros de
Rosey, emisario de Francia. Igual Holanda. Pero a la cabeza
de los antagonistas de Espaa estaba el Rey Sol, Luis XIV. De
paso y como muestra vase esta frase de dicho Monarca, con-
tenida en una famosa carta dirigida por l a su hija Mara
Luisa de Orlens en 1678, esposa de Carlos II de Espaa, y,
por consiguiente, Reina de Espaa. Despus de explayarse en
largas y sutiles infidencias, concluye el padre-Rey: "Retirad
este papel a vuestro ms sellado secret; vivid para vos y para
vuestra Francia; mirad que en Espaa no os aman, y no os te-
men; que en los corazones flacos se introduced con facilidad
las sospechas, y que no son menester fuerzas para una cruel-
dad" (1.4). Tal era la cooperacin que brindaba oficialmente
Francia al gobierno del nieto de Carlos V, llevada a las rec-
maras del palacio regio en manos de los Privados del rey fran-
cs.
Luis XIV, el Rey Sol, es el instrument ms daoso y ms
funesto que ha tenido la nacionalidad dominicana, al lado de
Osorio. En cuanto a premeditacin y maduracin de los daos
que en nuestro detriment perpetr, es infinitamente ms res-
p'onsable de nuestros quebrantamientos histricos que el cori-
feo de las Devastaciones. Este destrua, aniquilaba, esquilmaba,
arrasaba, por azar, a ciegas, como instrument inconsciente de
una brutalidad suya, de generacin espontnea, privativa de su
naturaleza molcquica. El Monarca francs destrua o conta-
minaba, a plena conciencia, el alma de un pueblo que estaba
naciendo para satisfacer ambiciones privadas -personales o
nacionales- contra un reino o una nacin personalmente due-
os ellos de sus personales agravios, o vctima individual de
vesnicos resentimientos: Espaa. Para saciar aquellas apeten-
cias, el Rey Borbn mandaba a piratear, apoyaba oficialmente

(14; Modesto Lafuente. Historia General de Espaa, p. 174. t. XII.








LA PAZ DE NIMEGA Y LA PAZ DE RISWICK

el saqueo y trataba frvidamente de legalizar aquellas madri-
gueras anrquicas que deformaron el alma dominicana en su
savia, en sus remotas esencias. Al firmar la paz de Nimega y la
paz de Riswick se le escap la mencin de las tierras e islas
detentadas en Amrica. Pero tan pronto pas el primer mo-
mento advirti su yerro, y mand precipitadas instrucciones se-
cretas a La Tortuga primero, a Cabo Francs despus, para que
se tratase a todo trance, en todas las formas, de dar asiento o
asidero al "hecho cumplido" de la ocupacin francesa de una
porcin de los territories dominicanos, La Espaola. Con estos
requerimientos regios, Pouancey primero, Du Casse despus, a
unsono, tendieron la celada: el primero recibi un oficio de
Francisco Sandoval y Castilla participndole la paz de Nime-
ga, requirindole a la vez el cumplimiento de aquellas letras de
concordia, para lo cual era necesario que l, Pouancey, mantu-
viese sus subordinados en La Tortuga, sin permitirles venir a na-
da a nuestra Isla, ni a la costa, ni a sus mares, y menos an a su
interior. (Haca tiempo ya que las bandas de La Tortuga vi-
van saqueando llanos y montes dominicanos a distancias in-
crebles). Pouancey respondi exhortando a Sandoval y Casti-
lla, Gobernador y Capitn General nuestro, a acordar y "suscri-
bir un reglamenco de fronteras". Sandoval, por hidalgo, cay
en la celada. Envi un emisario, y al cabo de dos o tres das de
halagos y ceremonies, en Cabo Francs, (Cabo Haitiano) fir-
m con Pouancey un actaa" en la cual se convinieron cuestiones
que como veremos fueron la fuente remota de la discusin de
dos siglos. Juan Bautista Du Casse aos despus, escribi otra
carta al Primer Ministro francs, en vsperas del tratado de Ris-
wick, conminando la voluntad del Rey Sol a autorizarle ope-
raciones sobre Santo Domingo, y que diera base a ello hacien-
do proclamar en algn tratado "los derechos de Francia" sobre
sus posesiones de La Tortuga y Costa Norte y Oeste de Santo
Domingo. Tampoco tuvo oportunidad el Monarca de expresar
nada en este nuevo pacto de Riswick, pero actu tambin aqu








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


prontamente. A pesar del tratado, a los pocos aos sigui la
invasion de Cuss, quien lleg hasta Santiago, robando, ma-
t ndo, violando e incendiando. La devuelta de este atentado
fu recibida por Cuss y Fontenoy en Sabana Real de manos
del mismo Sandoval y Castilla, quien hizo una incursin victo-
riosa y arrolladora hasta Cabo Francs. En la llanura de Saba-
na Real quedaron los cadveres de Cuss, Fontenoy, lugarte-
niente del primero, y miles de cadveres. Fu la rplica a
Pouancey.


Modesto Lafuente, en su Historia General de Espaa ya
citada, tomo XII, pgina 207, dice: "Entretanto Luis XIV, que
siempre estaba en acecho del menor pretexto u ocasin para
cometer violencias contra Espaa y lanzarse con avidez sobre
nuestras posesiones, dise por injuriado de que el Gobierno
espaol castigara con arreglo a sus leyes a ciertos contraban-
distas franceses que infestaban nuestras provincias, para hacer
reclamaciones tan atrevidas como injustas". Resultado: asedio
de Cdiz, apresamiento de dos galeones, quinientos mil escu-
dos de indemnizacin, amenaza de bombardeo y desagravio del
pabelln. Fu la misin del Mariscal d'Estres. El delito per-
seguido por las autoridades espaolas en el caso fue la invasion
de Cuss, francs, anteriormente relatada, y sus desafortunadas
consecuencias frente a Francisco Segura Sandoval y Castilla.
Este mismo Mariscal d'Estres estuvo aqu una vez por lo me-
nos. Antes o despus de su misin punitive a Cdiz. Lo ms
seguro fu despus. Su viaje aqu se halla consignado en un
estracto de un oficio sentado en la Recopilacin Diplomtica,
Coleccin Trujillo, tomo XIII, pgina 147.
**

En 1678 fu la Paz de Nimega. Francia, urgida haca cin-
cuenta aos por los regents o gobernadores franceses persone-








LA PAZ DE NIMEGA Y LA PAZ DE RISWICK

ros de la usurpacin -De Poinc, Lavasseur, Fontenoy, Pouan-
cey, Du Casse, Cuss- a regularizar a todo trance en cualquier
form, a justificar aunque fuese de manera premiosa su irregu-
lar existencia en La Tortuga y en la costa Norte y Oeste de la
colonial espaola de Santo Domingo, propiedad de Espaa, a
pesar de ser requerida a ello insistentemente y no obstante el
espritu tortuoso de Luis XIV, aquel tratado no incluy nin-
guna disposicin en que pudiese apoyarse, ni direct ni indirec-
tamente, ni en forma expresa ni implcita, la ocupacin irregu-
lar, illegal y por acto de violencia, de los franceses. El tratado
de Nimea- dej pasar la ccasin. Guard silencio sobre eso de
manera absolute Nada dijo de Santo Domingo ni de su parcial
ocupacin por gente apoyada abiertamente por Francia haca
algn tiempo. Sobre el tratado de Nimega el mismo Lafuente,
en su Hi;storir General de Espaa, ya citada, tomo XII, pgina
159, dice:
"... Convinironse al fin unos y otros, en la confe-
rencia del 16 de setiembre de 1678, en las condiciones
definitivas del tratado de paz entire Francia y Espaa.
Treinta y dos artculos componan el conjunto de esta es-
tipulacin; pero su parte fundamental era la que determi-
naba las cesiones recprocas de territories; a saber: el rey
de Francia restitua al poder del rey Catlico las plazas y
fortalezas de Charleroy, Binch, Ath, Oudenarde y Cour-
tray; la ciudad y ducado de Limburg, Gante, Rodenhuys,
el pas de Weres, Saint-Chislaint, y la plaza de Puigcerd
en Catalua. El monarca francs conservaba, reconocin-
dose como perteneciente en adelante a sus dominios, todo
el Franco-Condado, con las ciudades y plazas de Valen-
ciennes, Bouchain, Cond, Cambray, Ayre, Saint-Omer,
Iprs, Werwick, Arneton, Popesingue, Bailleul y Cassel".
(15).
(15) Dumont, Cuerpo diplomtico, actas y memories de la paz de
Nimega, t. II.








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


Ni express ni tcitamente hubo negociacin aqu que pu-
diese interpretarse como referente a territories americanos, y
menos an, restrictivamente, a nuestra Isla, ni a sus tierras ad-
yacentes. Todos los territories mencionados, plazas, fortalezas,
posesiones, etc., son aquellos que haban sido afectados por la
guerra que cesaba, y, por tanto, lo que de manera precisa deter-
mina aquel tratado es la exclusion deliberada de toda porcin
de territorio o plaza fuerte que en l no se mencione.



Tampoco dijo nada sobre las ocupaciones usurpatorias
francesas en La Espaola el tratado de Riswick. Este fu ajus-
tado y sellado en 1697. Luis XIV, el Monarca "que llevaba
gran ventaja a rodos los prncipes en la actividad, en la maa
y en el sigilo con que lo conduca todo...", "enemigo adems
de los prncipes cristianos por el favor que contra ellos daba al
turco y a los rebeldes de Hungra": no conoci a tiempo una
singularsima carta que dirigi el Gobernador de La Tortuga,
Juan Bautista Du Casse, al Seor De Ponchartrain, Primer Mi-
nistro en el Gabinete del Rey Sol, tres meses despus del canje
de ratificaciones del pacto de Riswick. Ya por estos aos haca
tiempo que el gerente de La Tortuga era nombrado oficialmen-
te por el gobierno metropolitan francs. En casi todos los ca-
sos fu escogido para este papel un professional de profesin li-
beral -ingeniero, mdico, abogado- que uniera a su timbre
intellectual sin fallar estas dos investiduras, ms fundamenta-
les: espritu aventurero y valor. Ambas creaban desconcertan-
tes prendas fundamentals para su teatro de accin: arrojo, lo.
cuacidad, cinismo, audacia, rapacidad administrative y rampan-
cia agresiva. Con sus ttulos universitarios y todo eran verdade-
ros lobos de tierra y de mar. "El Seor De Poins", Levasseur,
Bertrn D'Ogern, Pouancey, Rosey, etc. Aquella carta de De
Ponchartrain fu escrita por el Licenciado Juan Bautista Dut








LA PAZ DE NIMEGA Y LA PAZ DE RISWICK

Casse, abogado, titulndose exprofeso "gobernador de La Tor-
tuga y Costa Norte y Oeste de Santo Domingo", desde Leogane
(La Yaguana), el 10 de diciembre de 1697. Por tanto, estai
misiva lleg despus del. canje de ratificaciones del tratado, el
cual tiene fecha 20 de setiembre de 1697. La carta es del 10
de diciembre del mismo ao 1697. En ningn moment fu
mencionada la Isla Espaola, ni la Colonia Espaola, ni la co-
lonia francesa de Santo Domingo en aquel instrument con-
tractual. Sobre este punto afirma Manuel A. Pea Batlle: "El
tratado no contiene ninguna clusula igual o parecida a la que
insinu el Gobernador para obtener el reconocimiento de Es-
paa a la ocupacin francesa de Santo Domingo" (16). Pero,
es ms an: ni en forma general, ni en forma particular, puede
deducirse base alguna, ni mencin indirecta siquiera, de la cues-
tin de Santo Domingo en el Tratado de Riswick. Esto se halla
definitivamente sentado. Todo lo contrario: el historical de las
negociaciones preparatorias del pacto de paz de Riswick da
constancia documental de que los plenipotenciarios de Luis
XIV llevaron a aquellas conferencias instrucciones express al
respect que se resume as: no tocar ellos la cuestin de las
"habitaciones" (fundaciones, bases coloniales) de Santo Do-
mingo, ni de La Tortuga, ni de las Costas; b), si los plenipo-
tenciarios espaoles presentaban la discusin de estas ocupacio-
nes, que se cediese, vale decir, que si los negociadores espao-
les planteaban la Cuestin-Santo Domingo, deba desconocerse
el dominio, derecho de propiedad, de Espaa sobre "la primera
colonia espaola en Amrica" ntegra. Sin menoscabo. Pero los
plenipotenciarios hispanos nada dijeron de las usurpaciones de
Francia. En este moment ya Luis XIV tena resuelto incrustar
la Casa de Borbn en Espaa con el matrimonio en perspec-
tiva de Felipe V, lo que se realize en 1701, conforme a su
presupuesto. As, con ceder en Riswick, daba una prenda de

(16) Manuel A. Pea Batlle, La Isla de la Tortuga, p. 264,









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


agrado a Espaa, sin brindarla. Y con ello daba un paso ms
en su conquista del Trono, para Felipe V, que era el gobierno
entero y el dominio entero de la Monarqua. "Ceda en lo me-
nos, para ganar en lo ms". Tal era su tctica permanent. En
todo. Pero el aturdimiento de nuestros negociadores dej sobre
el pliego de hilo blanco el borrn en nuestra pertenencia...
Una ms de las remotas huellas.

La famosa carta de Juan Bautista Du Casse dice:

"Leogane, 1' de Diciembre de 1697.
Monseor:

Me tomar la libertad de observaros que los Espao-
les han tenido siempre como una usurpacin la posesin
de esta parte de la Isla por nosotros, y que, con este fun-
damento, en paz o en guerra, toda su dedicacin est ce-
ida a cazarnos por los medios ms crueles e injustos; y
como nosotros no hemos podido ser reconocidos por nin-
gn tratado, ellos han guardado silencio, abrigando las
vanas esperanzas de sojuzgarnos. Si slo fuese ste el te-
mor existente, ni siquiera me tomara la molestia de ha-
blaros de l, persuadido yo de que jams llegarn ellos a
realizar aquel intent; pero los males aislados y espor-
dicos impedirn siempre el establecimiento y la estabili-
zacin en gran escala de esta important Colonia. El apre-
samiento continue de hombres, cuya mejor parte son ma-
tados y los que logran escapar perecen en las prisiones y
hasta en galeras; el envo de mujeres y nios a distintos
puntos, separados de sus esposos y padres respectivos, de-
nuncia evidentemente el designio de eso: esto ha costado
un porcentaje de ms del ciento por ciento de los habitan-
tes. As, estas razones, contrapesadas con otra que la oca-
sin me impone dejar en silencio, me obligan a hablaros








LA PAZ DE NIMEGA Y LA PAZ DE RISWICK

de una vez abiertamente y someteros en seguida la cues-
tin: sed servido Vuestra Excelencia examiner si es de in-
ters del Rey ser reconocido soberano de las tierras ocu-
padas antes de la guerra, abarcadas por esta posesin. Los
ingleses han permanecido largos aos en posesin de Ja-
maica, cuya conquista haba ejecutado Cromwell, pero el
Rey Carlos; por medio de un tratado, se hizo reconocer
como Marqus y Seor de dicha isla. Cuando los filibuste-
ros han hecho incursiones y desembarcos en ella, el Rey
Catlico ha presentado continues quejas por intermedio
de sus embajadores ante Su Majestad (el rey de Ingla-
terra), y nosotros, al contrario, hemos pasado en silencio
sus hostilidades, lo que, lgicamente, hace career a los pue-
blos que nosotros somos ciertamente usurpadores, y esta
presuncin constitute un gran obstculo para el estable-
cimiento de families, puesto que para retirarse de aqu
stas no tienen sino que despachar hacia Francia muy li-
mitados bienes. Si Su Majestad juzga de su inters y del
bien de sus sbditos comprender esta posesin en el tra-
tado de paz, no tiene ms que insertar una clusula por
cuyo medio se consigne que cada cual permanecer en
poder y gozar pacficamente de las tierras y de los puer-
tos que poseyese antes de la present guerra, sin poder ser
turbado ni inquietado, que las tierras de caza sern libres
-cada uno en su dependencia-, que los sbditos del
uno y del otro Rey vivirn en unin y concordia como
buenos amigos, que los esclavos que escaparen de la una
para la otra nacin sern entregados; que las naves de Su
Majestad o los barcos mercantes, obligados por necesidad
o tempestades a arribadas forzosas, sern recibidos en los
puertos de las Indias, y, recprocamente, los de Su Majes-
tad Catlica y los de sus sbditos en los puertos de esta
Isla y de Amrica que sean del dominio de Su Majestad
Cristiansima. Es ste el medio por el cual se introducir








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA

el comercio de nuestras manufactures en las Indias. Los
ingleses se han valido de estos expedientes aqu y por
medio de ellos han prosperado; pero si las cosas perma-
necen con respect a nosotros como han estado hasta hoy,
continuar para siempre el mismo latrocinio, y nosotros
perderemos, y nuestros hombres y nuestros esclavos y Su
Majestad misma tendrn como un escrpulo de concien-
cia consentir que sus sbditos hagan la guerra a los espa-
oles. Permita Vuestra Excelencia que os suplique la
amabilidad de haceros una seria reflexin sobre este me-
morndum. Vuestra Excelencia no tiene nada relative a
Amrica que sea tan capital. Por mi parte, no tengo otro
inters en esto que el de mi adhesin al Rey y a vuestra
persona.
Si los espaoles rehusan otorgar su asentimiento a
esta proposicin -en el supuesto de que se la juzgue sa-
ludable- Su Majestad tendr de antemano el descargo
de los acontecimientos, y, con un buen comportamiento,
nosotros tomaremos el resto de la Isla, y Vuestra Excelen-
cia tendr la satisfaccin de former durante vuestro Mi-
nisterio una colonia digna de la Monarqua. Lo que nos-
otros ocupamos en Amrica es de poca importancia; la
Nacin francesa ha abierto aqu numerosas colonies (el
Almirante De Coligny bajo Enrique II y Carlos IX entire
otras); pero todas han sido abandonadas debido a las gue-
rras extranjeras, a los errados propsitos y quizs tambin
a veces por mala eleccin, o por inconstancia de la Na-
cin. La sola situacin de esta Isla mantendr siempre
encendida la esperanza de extender la Monarqua y de
sacar parte de los tesoros que produce el Per y Mjico.
Pero la Isla sola, antes de 30 aos de ocupada en toda su
extension, dar ocupacin a ms de 500 barcos de comer-
cio, al propio tiempo que pueden establecerse en ella m-is
de 200 families.








LA PAZ DE NIMEGA Y LA PAZ DE RISWICK

Excelencia: en inters de todas las colonies, me to-
mo la libertad de observaros que la forma en que se hace
la guerra aqu no tiene paralelo entire los cristianos: se
arruinan todos los establecimientos, se confinan los colo-
nos a departamentos distintos, separando las mujeres y
los hombres, y los nios son reducidos a la mendicidad,
como sucedi en San Cristbal, Marigalante y en parte
de esta Colonia, y lo que sucedera tambin en todas par-
tes si las esperanzas de los enemigos hubiesen tenido xi-
to. En verdad nosotros mismos comenzamos en la Parte
Inglesa de la isla de San Cristbal y en la isla de San Eus-
taquio -ocupada entonces por los holandeses- siendo
igual la barbarie. Se dir de seguro ay de los vencidos!;
pero, quin ser el hombre precavido a quien semejan-
tes ejemplos no alejarn de vivir en lugares donde tales
usos hayan arraigado, teniendo ante sus ojos de continue
la ruina de los trabajos de toda su vida? Es sorprendente
que todos los pueblos de las naciones que visitan esta tie-
rra no pidan que la guerra se haga en Amrica como se
hace en todas parties. En este exhorto rogatorio la razn
a mi juicio ms atendible sera el hecho de que en seme-
jantes perturbaciones los depositarios de la autoridad se
aprovechan o persiguen aprovecharse de ellas. El dios
ms venerado de todo este Continente es el Bien, y nadie
viene a este Continente sino a enriquecerse. Para vos,
Monseor, que tenis en vuestras manos el timn de una
gran Monarqua, esta reflexin es digna de vuestra aten-
cin" (17).




(17) Recopilacin diplomtica, Coleccin Trujillo. Editorial El Dia-
rio, Santiago, Repblica Dominicana, 1944, p. 327.









CAPITULO



La Guardarraya Elstica
La Guardarraya Real



CON la incursion de Du Rausset a La Tor-
tuga, la capture y su establecimiento definitive en ella, las au-
toridades espaolas, con sentido restringido pero realista, se
decidieron a defender mejor la tierra grande, a abrigar la Co-
lonia-Madre, nuestra Isla, dando por perdida aqulla, la tierra
chica: "para evitar -dice Del Monte y Tejada- que con el
tiempo cupiera la misma suerte a La Espaola".
Despus de Du Rausset vino al manejo de los asuntos del
islote un espritu ms audaz y ms peligroso que aqul, Des-
champs de Laplace, sobrino de Du Rausset. Deschamps de La-
place fu el hombre que reanim y medio reconstruy el po-
blado de Port de Paix, donde estuvo fundado y floreci Bayaj
60 aos antes. Al frente, en la gran albufera, haba un cayo
arbolado en el cual mantenan un pequeo establecimiento los
bucaneros franceses. En 1663 el Seor Bertrn D'Ogern "pre-
sent sus despachos reales, autorizado por la Compaa de las
Indias Occidentales" (18). Esta asociacin tras la cual hasta
entonces se haba escondido el Gobierno Francs, "haba obte-
nido del Rey l derecho de aprovechar todos los products de
La Tortuga, fundar un establecimiento rural por mayor y edi-
ficar almacenes para depositar los efectos que viniesen de Fran-
cia y los que se exportasen de la nueva colonia" (19).
(18) Antonio Del Monte y Tejada, Historia de Santo Domingo,
t. III.
(19) Antonio Del Monte y Tejada, ob. cit., t. III, pp. 47-48.








LA GUARDARRAYA ELASTICA...


Con auxilio del viajero ingls Roberto Baile, cronista de
viajes famoso, han reconstruido los escritores dominicanos v-
vidamente el estado de la capital de la colonia espaola de San-
to Domingo entire los aos de 1655 a 1700. De su esplndido
testimonio hicieron uso Del Monte y Tejada, Jos Gabriel Gar-
cia y Manuel Arturo Pea Batlle, dominicanos. Tambin
emple sus datos Ardouin, haitiano. Entre otras referencias
interesantsimas recogemos estas frases de Del Monte y Te-
jada: ". . Es notable otro prrafo de la historic contempo-
rnea del citado Boile, potque fija la poca en que principiaron
los franceses sus primeros establecimientos agrcolas. En estos
das -dice Boile- van formando los franceses algunas plan-
taciones en la Isla en terrenos que se han ido apropiando poco
a poco, porque hasta ahora no haban sido ms que cazadores,
y no muy ricos". Sigue Del Monte y Tejada: "Esto prueba que
durante el mando de los Mariscales de Campo Seores: Don
Juan Balboa, Don Pedro Carvajal, Don Ignacio Zayas Bazn,
Don Francisco Segura Sandoval y Castilla y Don Andrs de
Robles, que gobernaron desde el ao 1655 hasta el 1690, prin-
cipiaron los franceses a fijarse slidamente en una parte de la
Isla, fundando fincas rurales de que no hicieron caso al princi-
pio los espaoles. Esta tolerancia envalenton naturalmente a
los habitantes, que reunidos a los filibusteros y bucaneros, se
atrevieron luego a ideas y proyectos de invasion contra la parte
espaola" (20). "Este es el alto origen de aquellas colonies"
concluye Snchez Valverde.
Del Monte y Tejada clasifica a los asaltadores de La Espa-
ola en tres categoras: bucaneros, filibusteros y habitantes. De
los dos grupos primeros ya se ha dilucidado antes largamente.
Sobre el ltimo grupo dice: "La tercera clase de aventureros se
llamaban habitantes y la formaban aquellos que vinieron de
San Cristbal y las otras Antillas, entendidos en algunos ramos

(20) Antonio Snchez Valverde, ob. cit.








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


de agricultura..." (Pgina 46, tomo III). "Estos habitantes
eran los ms pertinaces en adelantar sus labores en los terrenos
de la Isla, usurpando por ambos rumbos del Norte y del Sur
lo que podan; pero los espaoles, tenaces y resueltos a oponer-
se a esta continue invasion, recorran todos aquellos puntos y
perseguan y destruan a los habitantes". A estos sucesos se re-
fera de seguro el "cuitado" Gobernador Juan Bautista Du Ca-
sse en su carta a De Ponchartrain, "ofendido" de seguro por-
que los espaoles repelan el incendio, el pillaje y la agresin
de los usurpadores por medios enrgicos, proporcionados a las
desolaciones. Los aventureros habitantes penetraron principal-
mente por la infinidad de pequeas playas, radas y mansos
fondeaderos de la inmensa baha del Cul-de-Sac, comprendida
desde el cabo San Nicols al Norte hasta el cabo Tiburn al
Sur. Comenzaron a posarse en las junglas cercanas a Leogane.
Poco a poco pero con presteza fueron entrando a la vieja
Yaguana. De ah fueron difundindose. Caminando de da y
de noche. Mudando sus ranchos, sus bohos, sus chozas, hechos
de ramos de caimon, de cepas de bamb, de estacas de gua-
yabo, de varas de guzuma. Como armados para pasar escasas
horas, para pernoctar muchas veces. A cada amanecer, las cho-
zas estaban lejos. Ms lejos. Ms lejos. Hacia el Este. Hacia el
Norte. Hacia el Sur. En cada amanecer pedan nuevos permi-
sos al Gobernador de La Tortuga para habitar ms lejos, ms
tierra adentro, en ms cantidad de tierra, con ms ros dentro
de los minifundos... As se inaugur el ondulante movimien-
to de aquella caravana. Eran los aos de 1655, 1657, 1659,
1663, 1665. Hace precisamente 290 aos. Pero todava como
que se percibe en la lejana el crepitante movimiento de una
nube de tambochas. Habitar quiso decir all, entire ellos, fun-
dar. Casi inmediatamente habitar signific entire los colonos
espaoles de este lado quemar. Eso quiere decir todava. Habi-
tar en el campo nuestro es quemar. Iban barriendo las laderas.
Arropando los llanos y los barrancos. Cubrindolo todo. A los








LA GUARDARRAYA ELASTICA...


veinte aos se alz el primer muro: la primera palabra sobre la
cual se erigi la guardarraya elstica. Las cartas entire Francis-
co Segura Sandoval y Castilla, y el Gobernador Pouancey:
1680. Dicen as:

"RELACION del viaje hecho por el Capitn Les Or-
ms Jonche, francs, comandando el buque San Bernar-
do, a la Costa de Santo Domingo en mayo de 1680. Los
espaoles le comunican la paz estipulada en Nimega el
18 de enero del mismo ao del viaje, 1680.

(Sin fecha ni lugar
de procedencia)

El 16 de Mayo de 1680, encontrndose el Capitn
Les Orms Jonche surto en el puerto de Puerto Plata, de
la banda del Norte de la Costa de Santo Domingo, los
habitantes de Santiago, advertidos por sus centinelas de
que haba en dicho puerto un buque francs, hicieron la
ocasin de hacer hablar al Capitn, y para este fin, sor-
prendieron uno de sus subalternos en el Ro, a quien er-
tregaron una esquela con la cual requeran de aqul si l
respondera a lo que ellos deseaban, referente a la paz
que ellos haban publicado segn las rdenes de Espaa
en toda la extension del territorio de la Isla. El Capitn
di su respuesta al da siguiente, por medio de otra _s-
quela, en la cual express que sera grato para l verlos,
recibirlos y hacerles conocer la paz general de toda Euro-
pa. Atendido a estos ofrecimientos, el 18 del mismo ma-
yo, a las 10 de la maana, compareci al litoral una com-
paa de caballera y de lanceros con bandera blanca des-
plegada. El .Capitn envi dos chalupas a tierra a parla-
mentar, con encomienda de informarse de si los hidalgos
presents en la playa deseaban ir a su bordo; a lo cual








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


stos pusieren boca abajo todas sus armas, y los principa-
les oficiales aceptaron la invitacin y se trasladaron a bor-
do del buque invitante. Una vez all, entregaron al Capi-
tn la copia de la Cdula Real del Rey de Espaa, conce-
bida en los trminos siguientes: (la vaciamos tal como
viene en la relacin, en la cual, tal como se ve, es un es-
tracto) :
Mi Gobierno y Capitn General de la Isla Espa-
ola y Presidente de mi Real Audiencia que reside en la
Ciudad de Santo Domingo: Habindose concluido en el
Congress de Nimegha. . la paz... estipulndose el tra-
tado que se public en esta Corte el da diez y ocho de
Enero prximo pasado ha parecido remitrosle con este
despacho para que lo hagis publicar en esa Isla. . sien-
do cierto que los vasallos de esa Isla vienen a ser los ms
interesados en esta paz por la mayor seguridad con que
podrn comerciar. .. Hecha en Madrid a seis de Julio de
mil y seiscientos y setenta y nueve: Yo el Rey.
El President de la ciudad de Santo Domingo, ha-
biendo dejado transcurrir el tiempo que crey necesario
para que dicho Capitn (Les Orms Jonche) se hubiese
presentado ante los Franceses, despach un sacerdote lla-
mado Don Juan Bautista Escoto con una valija para el
Seor Gobernador de La Tortuga y Costa de Santo Do-
mingo. Como el Capitn conoca particularmente al en-
viado por haberlo visto en Puerto Plata, hizo al seor Go-
bernador un relato del objeto del viaje, y les sirvi de
intrprete" (21).
Copia de la carta enviada por el Gobernador de Santo
Domingo, Don Francisco de Segura Sandoval y Castilla al
Gobernador de la isla de La Tortuga y Costa de Santo Domin-

(21) Recopilacin diplomtica, Coleccin Trujillo, Editorial El Dia-
rio, Santiago, Repblica Dominicana, t. XIII, pp. 91-92.








LA GUARDARRAYA ELASTICA...


go, Seor de Pouancey, en la que le comunica la paz ajustada
en Nimega entire Espaa y Francia:
"Santo Domingo de la Espaola,
10 de julio de 1680.
Habiendo recibido con cdula de Su Majestad Cat-
lica, que Dios guard, el tratado de paz ajustado en la
ciudad de Nimega entire las Coronas de Espaa y Francia
para que lo haga publicar en toda esta Isla y manddome
asimismo se le d cumplimiento por lo que toca a estos
vasallos, me ha parecido ser de mi obligacin avisar a
Vuestra Seora que se ha ejecutado as y que para que
esta buena unin subsista y se consiga el puro afecto que
ambas Majestades han solicitado para bien de los domi-
nios de cada uno, es preciso que Vuestra Seora reprima
y contenga a los sbditos de Francia que habitan La Tor-
tuga prohibindoles no pasen de ella a estas costas de esta
isla espaola a hacer sembrados y corambres y los ms
daos que se han experimentado en tiempos de las gue-
rras de Europa, todo lo cual reconocer Vuestra Seora
le incumbe por los despachos que lleva el Licenciado don
Juan Bautista Escoto, a quien he encargado esta diligen-
cia y que pase con toda brevedad a esa isla de la Tortuga
y me traiga la respuesta que espero que Vuestra Seora,
a quien aseguro no fallarn los Espaoles a lo que deben
en atencin a la just observancia de lo pactado en esta
unin, que Dios Nuestro Seor conserve y a Vuestra Se-
ora guard en suma felicidad.
Santo Domingo de la Espaola y Julio 10, 1680.
Besa la mano de Vuestra Seora su servidor
Don Francisco de Seguro Sandoval y Castilla" (22).
(22) Recopilacin diplomtica, ob. cit., doc. 77, p. 92.








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA

Respuesta del Seor de Pouancey a la carta del Gober-
nador de Santo Domingo. en la que se da por enterado de la
paz de Nimega y ofrece respetar los lugares ocupados por los
espaoles, aunque advierte que no ha de impedir a los fran-
ceses que vayan a hacer corambre a las tierras que "les pertene-
cen desde hace tiempo por derecho de conquista".

27 de julio de 1680.
(No indica lugar de procedencia).

Caballero:

He recibido la carta que usted se ha tomado la mo-
lestia de escribirme, conjuntamente con las clusulas de
la paz firmada en la ciudad de Nimega por los plenipo-
tenciarios del Rey mi Seor y los del Rey Catlico, y no
he encontrado en dicho document artculo alguno con-
cerniente a los asuntos de este gobierno. Yo haba visto
la poca disposicin hacia la paz de parte de los sbditos
del Rey d2 Espaa establecidos en esta isla, por lo que
haba llegado a career que ellos permaneceran en esca
oportunided en el mismo estado que en las otras paces
precedents. He recibido con agrado la inclinacin que
Vuestra Seora testimonia hacia la ejecucin del tratado
de paz, y os aseguro que por mi parte corresponder a tal
ejecucin en todo lo que fuere de justicia y de razn, y
ahora prohibir a los habitantes de mi gobierno penetrar
en los lugares posedos por los Espaoles, lo mismo que
matar en esos lugares todo animal; pero yo no puedo li-
brarme de permitirles preparar carnes en aquellos puntos
en que ellos han acostumbrado hacerlo, por ser tierras que
nosotros poseemos durante larguisimo tiempo por dere-
cho de conquista. Me he explicado ms ampliamente con
el Seor Juan Bautista Escoto sobre estas materials, a fin








LA GUARDARRAYA ELASTICA...


de que l informed sobre ellas a Vuestra Seora, quien
tendr a bien admitir que os exprese que no posee un co-
nocimiento complete de la manera como las cosas estn
establecidas en las costas del Norte de la Isla de Santo
Domingo, donde los sbditos del Rey, despus de un lap-
so de alrededor de 40 aos, han hecho valer la agriculture
y sus habitaciones. Esto no impedir, sin embargo, QUE
SE PUEDA DICTAR UN REGLAMENTO a fin de que
los unos no hagan dao a los otros, sobre lo cual puede
Vuestra Seora expresarme sus pareceres.
Comoquiera que el seor Conde d'Estrs, Vice-Almi-
rante de Francia, se encuentra en estos mares y tiene que
venir a esta costa, no dejar de comunicarle lo que pasa,
y de igual manera lo informar todo tambin a los Minis-
tros del Rey mi Seor, a fin de que stos y aqul dn cuen-
ta de todo a Su Majestad. Mientras tanto, yo por mi part
har aqu las cosas de manera que Vuestra Seora no
tenga motivo de queja de mi gobierno, y espero que por
vuestra parte usaris igual conduct. Por hoy me complaz-
co en rogar a Dios se sirva colmaros de sus gracias, beso
vuestras manos y soy, Caballero, vuestro humilde servi-
dor:

De Pouancey" (23).

Carta de Pouancey a Monseor Colbert, en la que le co-
munica 10 el estado de sus relaciones con los espaoles, 29 la
conveniencia de establecer con ellos un intercambio commercial,
39 la destruccin de 25.embarcaciones por un cicln, 49 la hos-
tilidad de los espaoles contra las naves francesas y, 59 el apre-
samiento de un navo de Nantes, fondeado en Caimn, por
Francisco Galn, capitn espaol, y envo a La Habana:

(23) Recopilacin diplomtica, ob. cit., t. XIII, pp. 94-95.








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


"Leogane, Costa de Santo Domingo,
25 de setiembre de 1680.

Monseor:

A fines de julio ltimo el seor Gobernador de la
ciudad de Santo Domingo me envi un sacerdote con un
oficio contentivo de las estipulaciones de paz entire Fran-
cia y Espaa. Envo a Su Seora copia de dicha carta que
exige cosas fuera de razn. Sin embargo, mientras tanto,
yo no he rechazado los ofrecimientos que hace dicho Go-
bernador, a condicin de permanecer nosotros en pose-
sin de las tierras que ocupamos y en las cuales nuestros
habitantes tienen la costumbre de cazar. He credo que
esta ocasin era favorable para la apertura del comercio
con los habitantes mediterrneos, a quienes me parece
muy important hacer conocer nuestra religion, y las ven-
tajas que poseen aquellos que estn bajo la obediencia del
Rey, por la abundancia de naves que en este caso traeran
mercancas de Francia, dada la circunstancia de que cuan-
do en tres aos viene un barco para Santo Domingo sus
moradores se sienten muy dichosos. Si Su Seora ve algo
de malo en ello, inmediatamente les ser prohibido el co-
mercio; pero es mi opinion que se debe continuar, para el
progress de nuestros asuntos, hasta que Su Seora sea
servido enviarme su informacin sobre su mandar al res-
pecto. Por mi parte yo har siempre lo mejor.
El catorce del mes de agosto ltimo lleg a estos
alrededores un vendaval sin paralelo en los anales de esta
tierra de acuerdo con la confesin hecha por los habitan-
tes de este pas, basada en su conocimiento. Este huracn
ha producido la prdida de 25 naves.
Los espaoles no dejan de cometer actos de hostili-
dad contra las naves francesas. Un barco de cuarenta pie-








LA GUARDARRAYA ELASTICA...


zas mandado por un tal Francisco Galn arrib a Caimn
donde, a la sazn, anclaba un navo de Nantes que fud
apresado por aqul y enviado a La Habana".
*
**

Con todo, e! tratado de Nimega no es en s mismo, con
absolute exactitud, el primer punto de apoyo del process lar-
go, accidentado y tortuoso de lo que se haba venido llamando
durante dos siglos y medio la cuestin fronteriza, hispano-
francesa primero, dominicohaitiana despus. El tratado de Ni-
mega no contiene, como se ha visto, clusula alguna que pueda
ser aplicada o interpretada como aplicable al statu de facto de
la ocupacin de la isla de La Tortuga y de porciones de la re-
gin occidental de La Espaola. El processo de reconocimiento"
de esa ocupacin no tiene expresin, ni base, ni asidero en el
texto del Tratado. Su base -falsa- la base del process de re-
conocimiento, est en la comunicacin del Gobernador de La
Tortuga Seor de Pouancey contestando la del Gobernador y
Capitn General espaol, don Francisco Segura Sandoval y
Castilla -comunicaciones ambas vaciadas arriba- y su deri-
vacin inmediata: las negociaciones llevadas a efecto al pare-
cer en Cabo Francs entire el emisario de nuestro Gobernador
Segura Sandoval y el mismo De Pouancey personalmente, ne-
gociaciones de las cuales se afirma que sali suscrito por am-
bas parties un "reglamento de fronteras", un "acuerdo" donde
se pretend ver admitidos por ambas parties lmites determina-
dos en un punto del Norte -sin decir nada del Centro ni del
Sur- dentro de los cuales lmites podran desenvolver su vida
los moradores irregulares de nuestro Oeste y los colonos espa-
oles. El texto del Tratado tiene fecha 17 de septiembre de
1678. El pretendido arreglo de Cabo Francs tiene fecha de
mayo de 1680. No es de lugar reponer aquella discusin de
sutilezas engendradas en multiplicidad de testimonios y versio-








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


nes encontrados que se han tejido y destejido alrededor de ese
hecho. Lo mismo que no es de lugar tampoco reponer las di-
versas formas en que fueron recogidos, o presentados, aquellos
hechos por los diferentes expositores de ellos.
Lo positive documental es lo siguiente:
l1- Que el tratado no contiene nada referente a la ocu-
pacin por Francia de tierra espaola en Santo Domingo.
2- Que, al contrario, si se aplican a su interpretacin
arguments deductivos, de consecuencia, lo que aquel instru-
mento contiene positivamente es una negacin a tocar o a re-
solver nada referente o tocante a tierras que no hubiesen sido
afectadas por la guerra de Espaa-Alemania-Provincias Unidas
contra Francia, iniciada en 1673 y cerrada en 1678.
39- Que eso fu as y es as por aplicacin del principio
jurdico res inter alios acta: los territories coloniales, ni las ocu-
paciones de hecho, ni nada de tierras americanas, fueron mate-
ria de convencin, y, si lo hubieran sido, necesariamente lo ha-
bran sido en favor de Espaa, puesto que la tregua de 1675 y
las sucesivas paces de 1676 a 1679, fueron casi pedidas y pro-
vocadas por Francia, aunque determinadas por diligencias me-
diadoras de Inglaterra y la Santa Sede, y s acogidas con muy
grato nimo por Francia, cuyas armas no haban corrido buena
fortune en aquella guerra.
4- Es cierto que no se dispuso nada en el Tratado de
Nimega: porque si hubiese habido en ste alguna clusula re-
ferente a la situacin de Santo Domingo, no hubiera dicho Juan
Bta. Du Casse lo que dijo a De Ponchartrain en 1697, cuan-
do Riswick, en la carta pretranscrita. Es evidence que Espaa
-el Estado Espaol- no mand a hacer nada en SU COLO-
NIA de Santo Domingo en 1680, y que no contrat nada so-
bre su colonia de Santo Domingo en Nimega en 1678, ni im-
plcita ni explcitamente. (Esta argumentacin aqu, ahora, ex-
plica por qu se sent antes todo lo relative al Tratado de Ris-
wick, en antisincrona aparente).









LA GUARDARRAYA ELASTICA. .


5"- No tiene fundamento de verdad una especie que
ech a rodar Moreau de Saint Mry y que han recogido en su
mismo errado sentido primigenio numerosos escritores: que Se-
gura Sandoval y Castilla envi al Padre Juan Bautista Escoto
adonde De Pouancey a "notificarle la paz y a proponerle fijcar
los lmites entire las dos NACIONES" (24). Nada ms alejado
de la verdad histrica, cuya nica fuente aqu es, concluyente-
mente, la carta del Gobernador Segura Sandoval a De Pouan-
cey. En primer lugar, este oficio fu dirigido a De Pouancey a
La Tortuga, y, si la autoridad depositaria de la soberana espa-
ola le concede cierta autoridad, es solamente y nicamente so-
bre La Tortuga: no fu dirigida a Cabo Francs, adonde se cui-
d de venir a recibirla el destinatario, y a negociar despus; en
segundo trmino, si Juan Bautista Escoto -cuyo nombre nos
regala la tradicin hispnica insular como "El Padre Escoto"-
acord con el Gobernador de La Tortuga algn reglamento, o
regla, o arreglo, sobre "fronteras", es evidence que traspas los
lmites de su mandato y actu fuera de los ceidos poderes da-
dos por la autoridad colonial: (esto se encuentra sentado en el
mismo pasaje de Moreau de Saint Mry citado arriba, quien
afirma, sin base, que el Padre Escoto y De Pouancey firmaron
un acuerdo en Cabo Francs reconociendo al Ro Rebouc (Gua-
yubn), "como lnea de demarcacin entire LAS DOS NACIO-
NES". Ahora bien, cuando fuese cierto que Escoto firmara
aquel acuerdo, tuvo que ser subordinando sus disposiciones al
process jurdico de rigor del referendum, sometiendo aquello a
la sancin del Poder Soberano, no el Gobernador de la Colo-
nia, sino La Corona Real, depositario nico de la soberana y
del dominio que hubieran podido ser afectados en aquel inten-
to de reglamentacin sui generis, a la que se le atribuye fuerza
de tratado. El Gobernador mismo, por s, no poda ni reconocer

(24) M. L. Moreau de Saint Mry, Descripcin topogrfica, fisica,
civil, poltica e histrica de la parte francesa de la Isla de Santo Do-
mingo, Edicin de Piladelfia, de 1798, t. I, pp. 3-4.








lA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


la ocupacin ni en todo ni en parte, ni menos an negociar un
desmzcmbramiento de la soberana del Reyno en porcin algu-
n,: del Re yno. Y sta es la intencin precisada, despus, por los
hechos:
a) Los arguments de Du Casse en su carta a De Pon-
chartrain, en los cuales reconoce con vehemencia y en tono de
lamento que "los franceses son tenidos aqu por todo el mundo
como usurpadores" -tal es su expresin- (en 1697), por-
que "no han consagrado el hecho de la ocupacin en un tra-
rado";
b) Las disposiciones categricas sobre esta material senta-
das en 1777 en el Tratado de Aranjuez, donde ni se habla si-
quiera de Nimega, ni del Reglamento de Cabo Francs; y,
c) La prueba ms elocuente de que el Gobernador Fran-
cisco Segura Sandov'al y Castilla no quiso en su oficio de 1680
autorizar a desmembrar la soberana espaola en porcin al-
guna de la Isla Espaola, ni reconocer otro hecho de ocupacin
que no fuese estrictamente el del islote de La Tortuga, ni 'asig-
nar por lnea de demarcacin el Ro Rebouc": la prueba ms
elocuente de todo eso fu dada por el mismo Segura Sandoval
con su espada en la batalla de Sabana Real, dada por l contra
Cussy despus de la invasion de ste que lleg hasta Santiago
en carrera de destruccin, desenfreno, fuego y muerte. Era Go-
bernador a la sazn Ignacio Prez Caro. Segura Sandoval reci-
bi rdenes y se prepare para la jornada siendo comandante en
jefe de la expedicin, enviado a la cabeza del ejrcito. March
a Santiago. All aun los contingentes del Cibao y march ha-
cia el Oeste. Era el ao 1691. Acamp deliberadamente ms
all del Ro Rebouc, en Sabana Real o la Limonade. Ah fu
el choque gigantesco y su victoria. Es sta, cronolgicamente,
la primera batalla campal de grandes proporciones celebrada en
la Isla. Alli quedaron muertos en el campo el mismo Cussy, su
segundo el Coronel del Rey, Mximo de Franquesnais; Mar-
chand, tercer comandante y Capitn del Rey y miles de sus








LA GUARDARRAYA ELASTICA...


mesnadas de invasion, aunque Du Casse en su informed a De
Ponchartrain describindole la batalla y los muertos, informed
escrito, parece, a la vista del campo de batalla, slo admite "tres-
cientos muertos". Liquidado el combat, los espaoles siguieron
hacia el Oeste e izaron el pabelln espaol, profanado en San-
tiago, en las fortalezas del Cabo Francs, despus de someter de
paso a Bayaj y todos los puntos intermedios. Este es el ments
de Fr.ancisco Segura Sandoval y Castilla.
.juzgamos como un error de apreciacin la opinion emiti-
da sobre esta cuestin por el historiador haitiano Saint-Amand
en un informed rendido al Presidente Fabre Geffrard, con mo-
tivo de la reclamacin presentada en 1862 por Espaa, sobre
los pueblos y territories ocupados entonces por Hait y ubica-
dos -segn la reclamacin- de este lado de los lmites que
Espaa consideraba entonces como las colindancias contractua-
les de su antigua Colonia, advenida otra vez a sus dominios.
En el prrafo nico que toca el asunto dice:

"No obstante eso, el tratado de 1777 fu precedido
e otros dos tratados concluidos entire Espaa y Francia.
El primero es el de Nimega del 17 de Septiembre de 1678.
Su artculo VII dice as: El dicho Seor Rey Cristianri-
*ro har tambin restituir a Su Majestad Catlica todas
.;s ciudades, plazas fuertes, castillos y puestos que sus ejr-
citos han o hayan podido ocupar hasta el da de la paz y
:iin despus de ella en cualesquiera lugar del mundo que
estn situados, como igualmente su dicha Majestad Cat-
?!ca har restituir a Su Majestad tambin Cristiansima to-
Jas las plazas fuertes, castillos, puestos, que sus ejrcitos
puedan haber ocupado durante esta guerra hasta el da de
a. publicacin de la paz y en cualesquier lugar que estn
situados. El segundo Tratado es el de Riswick de 1697:
Su art. IX es la reproduccin literal. La generalidad de los
i.rminos de esos dos artculos permit suponer que esas









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


dos importantes convenciones eran aplicadas a la colonial
espaola y a los establecimientos franceses de la Isla de
Santo Domingo. Pero como se v, no hay cuestin de li-
mites. Por consiguiente, el Tratado de 1777, conocido
adems baio el nombre de 'tratado de lmites'. es el ,ri-
mer acto que hay que examiner" (25).

Es neto el criterio del jurisconsulto Saint-Amand sore el
punto de que ni en Nimega ni en Riswick se trat abso!uta-
mente nada sobre los lmites de la Colonia Espaola de Santo
Domingo. Si se hubiese tratado eso all, no se habran cuidado
tanto aqu, y de manera tan insistente y acalorada, los goberna-
dores franceses -De Pouancey, Du Casse, De Lislle, Cussy-
de en cualquier forma crear una base legal, contractual, en rea-
lidad o aparente, al hecho material, obra de la violencia, de ia
ocupacin que llevaba ya casi un siglo. No hubo disposicin al
respect nunca, en ninguno de ambos tratados. Pero el error
que apreciamos en el juicio de Saint-Amand reposa en el echo
de admitir l, aunque dubitativamente -permite suprlowr in-
sina-, como que aquel Artculo Sptimo de Nimega vaciado
en el Artculo Noveno de Riswick, puede contener un acro de
disposicin, una atribucin de dominio de territories coloniales
,mericanos o de cualquier parte no europea, con respect a la
una o a la otra Corona cocontratantes. Es un error. A pesar
de "la generalidad" de los trminos del Artculo Sptimo de
Nimega. Lo que no se copi all, en la transcripcin del repe-
tido artculo VII, fu su explicacin, su explanacin aclaratoria,
su complement precisador y limitador, que es el artculo VIII,
del mismo Tratado de Nimega, clusula vaciada ya antes en
esta obra. Dice ... A saber: el Rey de Francia restituira al
poder del Rey Catlico las plazas y fortalezas de Charleroy,
Binch. Ath, Oudenarde y Courtray; la ciudad y ducado de Lim-
.25) Manuel A. Pea Batlle, ob. cit., Luis Snchez Andja., Casa
editor, R. D., 1946, p. 82.








LA GUARDARRAYA ELASTICA...


hbu g. Gante, Rodhenuys, el pas de Weres, Saint-Chislain, y la
plaza dc Puigcerd en Catalua. -El Monarca Francs con-
serva:d, reconocindose como pertenecientes en adelante a sus
dominiWos, todo el Franco- Condado, con las ciudades y plazas
dc, V.'ienciennes, Bouchain, Condd, Cambray, Ayre, Saint-Omer,
Iprs, IVernvck, Arneton, Popesingue, Bailleul y Casell (26).
De manera, pues, que como se ve el Tratado de Nimega
contrary y dispuso materials que fueron objeto exclusive y estric-
to de disposiciones particulares, especiales, cerradas; nada ms
referentes a los hechos engendrados o surgidos despus del rom-
pimiento de las hostilidades cerradas en Nimega, iniciadas en
1673. Y las ocupaciones de La Tortuga y sus litorales adya-
centes, cercanos y lejanos, de este lado Norte y del Oeste nues-
tros, se iniciaron con precision al rayar el Siglo XVII, y antes.
Pero, en forma, y con fines precisos de ocupacin generadora
de hechos que sirviesen de base a derechos que en lo future se
invocaran, las ocupaciones agresivas de filibusteros, bucaneros
y habitantes es fijada por el viajero ingls Boile, (coetneo en
su vxiae con los primeros establecimientos) en 1655. Sin em-
bargo, es cronolgico que las ocupaciones de asaltantes llega-
ron a! corazn de la parte Este de la Isla al ao siguiente de
1630 y que fue la fecha rigurosa de la ocupacin de La Tor-
tuga por los pirates acosados de Saint-Kitts por Federico de
Toledo.
De modo, pues, que, clarificando: el Pacto de Nimega en
modo alguno se refiri, ni pudo referirse, ni en forma especial
ni en forma general, a las ocupaciones creadas por los pirates
y bucaneros primero, por Francia despus, en Santo Domingo.
Ni tampoco la carta del Gobernador de La Espaola, Don
Francisco Segura Sandoval y Castilla, hizo mencin de eso. La
carta que s hizo referencia precisa de un potential "acuerdo, o
entendido, o arreglo, o reglamento de lmites (reglement)",

'26) Dumont, ob. cit., t. II.








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


fu la carta de De Pouancey a Segura Sandoval, despus de
Nimega, en 1680. Pero, documentalmente, no hay en ningu-
na parte una demostracin de que se ejecutase tal acuerdo que
la literature histrica francesa -Les Orms Jonche, Moreau
de Saint-Mery, etc.- ponen en cabeza del Padre Escoto y de
De Pouancey, el primero dizque representando a Segura San-
doval, y el segundo a Francia. Sin mandato. La irritez de aquel
entendido, si lo hubo, ha sido evidenciada ya.
Ahora bien, en otra faz de la cuestin, es cierto que Se-
gura Sandoval "al dar a la ocupacin de La Tortuga los carac-
teres de un hecho cumplido, hizo un reconocimiento implcito
de la validez de esa ocupacin" (27). Pero de "esa ocupacin"
nada ms. Esto es, limitativamente, de la ocupacin de la isla
de La Tortuga nada ms. Esto es lo que contiene aquella carta.
La historic jurdica y social de lo dems viene ahora. Es el
va-crucis de la frontera elstica, de la guardarraya elstica de
1680 hasta 1935.

















(27) Manuel A. Pea BatIle, ob. cit., p. 75.








CAPITULO 8




Las Usurpaciones Ilegales de
los Asaltadores Franceses




C USSY sucedi en el mando de las ocupa-
ciones francesas a De Pouancey en 1683. Tan pronto como
aqul tom posesin de lo que ellos apellidaban ya "su colo-
nia", inici ardorosas actividades en la Isla para incrementar la
riqueza de ellos, cimentar y ensanchar el Poder invasor. Jos
Gabriel Garca, sobre este punto, sienta con su invariable acier-
to de juicio (tomo I, pgina 175: ".. dedicndose a regulari-
zar la administracin pblica, a promover el comercio exterior
y a ensanchar la agriculture, con perjuicio, por supuesto, de las
posesiones espaolas, las cuales se vean invadidas de nuevo,
lentamente, a pesar del acta levantada en El Cabo, cuatro aos
antes, fijando como lnea divisoria el ro Rebouc".
Da a da amaneca menos tierra espaola, ms tierra fran-
cesa, ms ros all, menos ros aqu, ms grandes siembras del
otro lado, ms pequeas siembras de este lado. Despus de
Ignacio Prez Caro, vino aqu como Gobernador de La Espa-
ola Andrs Robles. Este, al notificar a Cussy la Tregua de Ra-
tisbona acordada entire Francia y Espaa para veinte aos, apro-
vech el document de participacin para protestar ante Cussy
por las continuess, incesantes e ilegales usurpaciones del terri-
torio espaol, perpetradas por los asaltadores franceses". Coin-
cidi la presentacin de esta nota de Robles a Cussy con la
presencia en la Parte Francesa de Begn y Saint-Laurent, dos








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


administradores generals de las islas francesas que andaban
aqu en inspeccin de sus fundaciones insulares en La Espaola.
Estos aprovecharon la coyuntura para trazar una lnea de con-
ducta, para inaugurar una prctica: propusieron "una reconsi-
deracin" de la "cuestin de los lmites" y fijar ahora "una
nueva linea que partiendo del Ro "Rebouc, por un lado, termi-
nalra en el Cabo Beata por el otro". Este postulado es la genesis
Sde la tesis de "una lnea recta de Norte a Sur y dos parties igua-
.s"' que se embaraj durante dos siglos como desidertum oc-
cidental desde Begn y Saint-Laurent hasta los das de la Inter-
vuncion Militar Norteamericana aqu (1916-1924).
El Gobernador Andrs Robles contest la nota de Begn
y Saint-Laurent en forma tajante que remata as: "Y en cuanto
a demarcar la tierra, ya he dicho a Vuestra Seora otra vez
que no tengo orden para tomar tal resolucin; Vuestra Seora
- orden se estn esos habitantes en la lnea de sus poblacio-
nes, sin alargarse a las tierras de estos vasallos del Rey, nuestro
Seior, pues as se conservar la paz, sin romper la guerra" (28).
Esta nota, como se ve, fu dirigida al Gobernador, aunque
en el respon:de las pretensiones de los Comisionados franceses
f:rrmuladores de la doctrine y de la tctica que dur doscientos
ains. Estos mismos Administradores un ao antes, el 26 de
.agosto de 1684, ya se haban dirigido al mismo Rey de Fran-
en :a Recop.ilacin Diplonmtica, (pgina 113), por medio del
cual memorial dichos caballeros "consideran perjudicial para
Ja Colonia el trasladar a otros lugares a los filibusteros, que
son sus mejores defensores, y los que, si el Rey quisiera, contri-
!uiran ms eficazmente a la expulsion total de los espaoles"
de la Isla. En la misma memorial famasa solicitan Begn y
Saint-Laurert "envo de Mujeres y Negros". La nota del Go-
bernador espaol Andrs Robles al Seor De Cussy, Goberna-

,2s' Rep2.: ilacion diplon.?i?,-ica, eb. cit., t. XI.II, p. 11r.








LAS USURPACIONES ILEGALES...


dor de La Tortuga, fu dirigida desde la ciudad de Santo Do-
mingo el 9 de julio de 1685.
Pero la trascendencia de este document, revelador de la
posicin defensive de la Autoridad Propietaria frente a la Mano
Usurpadora, es igual a la trascendencia en igual sentido que
tienen los dos tomos de la misma Recopilacin Diplomtica
entera: es el relato microgrfico de una angustia colectiva de
dos siglos y medio en un pueblo bueno acosado siendo dueo
de su heredad, en un drama entrecruzado con referencias de
batallas asoladoras, invasions espantosas, incendios de ciuda-
des y bosques, terremotos o huracanes, plagas o epidemias:
asocindose a la obra de las manos, cuando no de las intrigas o
apetencias de los poderosos internacionales. Es duro destino el
recuerdo. Pero hay que liberarse de la compaa de tales do-
cumentos para poder seguir la march emprendida.









CAPITULO 9



Aranjuez:
77 aos de Antecedentes




A NTES de llegar al primer instrument
contractual bilateral que proclam un reconocimiento formal
de la soberana de Francia sobre la Parte Occidental de La
Espaola basada en "el hecho cumplido" de la ocupacin, se
hace necesario pasar en revista premiosa algunos sucesos que
antecedieron a aquel tratado.
Cuando se quebrant el Tratado de Nimega, el Gobierno
Francs, oficialmente, dict rdenes express dirigidas a la Au-
toridad colonial francesa de Santo Domingo al rayar el ao
1689, rdenes que contenan el mandato de que invadiese el
territorio espaol. El despacho correspondiente es del 13 de
enero de aquel ao y dice: Teniendo el Rey ms que nunca
a la mira el proyecto de apoderarse del territorio espaol, po-
dris career que no ejecutaris en vida una empresa ms grande,
y contad que si lo consegus obtendris las gracias de Su Ma-
jestad, con el Gobierno de la Colonia, que os ser concedido;
y as se os previene informis de las medidas que se hayan to-
mado sobre este asunto (29). A esta orden terminante corres-
pondi inmediatamente el Gobernador Seor De Cussy con su
conocida invasion que entr por Guayubn, pas por los hatos
de Mao, Gurabo, Hmina, La Herradura (La Emboscada),
nombre que se le da desde entonces a este lugar cercano de
(29) Antonio Del Monte y Tejada, ob. cit., p. (F2.









ARANJUEZ: 77 AOS DE ANTECEDENTES


Santiago por haber sorprendido ah el ejrcito espaol al fran-
cs y haberle producido ah un appreciable descalabro. Pero se
repuso prontamente, sigui su march y entr a Santiago, lo
someti a saqueo, injuries y depredaciones durante veinticuatro,
horas. De regreso ejecutaron iguales actos de crueldad, en per-
sonas, haciendas y animals. Tan pronto lleg Cussy al Cabo o
Gurico particip al Ministro de Francia el hecho de la inva-
sin y sus resultados (silenciando el desastre de La Embosca-
da), y le propona de una vez como ms convenient apode-
rarse de la capital, porque, apresada sta, era probable que se
sometiesen los dems pueblos y ciudades sin experimentar pr-
didas parciales como las que acaababan de sufrir, y que esta ex-
pedicin la crea ms acertada si se ejecutaba por el mar (30).
Los dominicanos tomaron la respuesta antes de que vol-
viese la correspondencia del Ministro de Francia, esto es, la re-
presalia contra la injuria: la batalla de Sabana Real o de La Li-
monade, ya premencionada, y sus resultados, los cuales com-
'pendia horrorizado Du Casse, sustituto de De Cussy, en su fa-
mosa memorial ya citada describiendo el campo de batalla, los
muertos y los resultados generals de la expedicin de Segura
Sandoval hasta El Cabo, relato que confiesa -como formula
justificatoria- la presencia en el combat de muchos vagabun-
dos y gente sin fe ni asiento, que se dedican a vivir de cerdos
cimarrones en los bosques, como verdaderos salvajes, que de
nada nos sirven en los moments difciles, habindonos causado
sus libertinajes fugas vergonzosas y la prdida de todos nues-
tros mejores oficiales y habitantes (31).
(La formula de "la invasion y capture de la capital por
el mar" haba sido apuntada ya por Begn y Saint-Laurent).
*

(30) Recopilacin diplomtica, ob. cit., p. 196.
(31) Recopilacin diplom4tica, ob. cit., p. 198.









LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


Consigna don Antonio Del Monte y Tejada en el tomo
111 de su obra, pgina 76, que Carlos II de Espaa, lcimo
monarca de la Casa de Austria, muri sin sucesin el da lo
de noviembre de 1700, y dej instituido por legado testam.'n-
tario como su sucesor y causahabiente en el trono al Duque de
Anjou, nieto de Luis XIV, Felipe de Anjou, quien pas en vir-
tud de tal acontecimiento a ser Felipe V de Espaa. Se registrar
en esos mismos das una de esas raras coincidencias en las cuales
parece solazarse la historic para revestirse de insospechadas ra-
rezas: por aquella fecha vino a la Parte Francesa de Santo Do-
mingo una escuadra francesa bajo el comando del Almirante Se-
or D'Herville que ancl en la ensenada "que los franceses de-
nominaban Cul-de-Sac" (fondo del saco) y que era el propio
lugar donde estuvo situada la vieja ciudad de Santa Mara del
Puerto convertida en aldea por las Devastaciones, puerto que el
Almirante D'Herville denomin "Puerto del Prncipe" en
170'1 en honor de Felipe V. Es decir, que se pona en las ma-
nos del monarca francs el cetro espaol al moment que los
navios de Luis XIV reunan el nombre del prncipe recin coro-
nado y el recuerdo histrico de una de las ms antiguas y ao-
rantes ciudades de La Espaola en una precaria hibridez.
A los franceses, continentales e insulares, no sorpreadi
nada la asuncin del trono de Felipe V. Ellos haban preparado
espaoles de Amrica al menos, quedamos asombrados, perple-
jos, con aquella media del destino. Aqu, entire nuestros abue-
los, no hubo content. Hubo lo opuesto: tristeza. Y contrariedad
ahogada.


En 1713 haba fundadas ya en la Porcin Occidental de La
Espaola las siguientes poblaciones o centros habitados: El Gu-
rico, Bayaj, Puerro Prncipe, San Luis, San Marcos, Juana Mn-
d!ez, El Trou, El Acul, Petit-Anse, Gran Rivier, Port-Margot, El


1 I)









ARANJUEZ: 77 AOS DE ANTECEDENTES


Malo, La Mermelade, Gros Marne, El Limb, Gonaives, Petit-
Riviere, Dondn, Mirabelais, Leogane, La Croix de Bouquets,
Jacmel, (antiguo Jquimo), Los Cayos, Jereme y L'Anse-a-
Veaux (32).



Entonces se estableci la costumbre de que los Goberna-
dores espaoles recibieran la colonia bajo inventario y que se
visitara la imaginaria lnea divisoria de separacin al recibir o
entregar la colonia. En 1727, por otra parte, se estableci asi-
mismo un cuerpo de guardia del lado Este del ro Dajabn o
Masacre, y sto por primera vez.
Las relaciones de las dos colonies entraron en un interreg-
no. de aparente sosiego con la fusin de las dos monarquas de
Francia y de Espaa. Con este suceso, que puso en manos de un.
rey francs el cetro espaol, naci para la Madre Patria la dinas-
ta borbnica y se realize el gran plan poltico de Luis XIV,
madurado aesde la Paz de Riswick en 1697. No obstante todo
ese, Del Monte y Tejada da constancia documentada de los
avances que al amparo de aquella aparente concordia hacan en
silencio, da por da, incesantemente, los franceses de nuestro
Oeste sobre los terrenos de la colonia espaola del Este. En
1713 -afirman- ya haban ocupado aqullos todos los lla-
nos de Bayaj y de toda la costa hasta la boca del ro Dajabn
en el mar (33). En 1714 se ejecut el plan de invasion por
sorpresa planeado audazmente por el Seor de Charit, en el
curso de una visit official "de cortesa" que haca a la capital
de La Espaola, acompaado de various barcos cargados de tro-
pa encubierta y de armamentos escondidos en las escotillas. El
Fracaso de CLharit anda todava de boca en boca de los domini-

(32) Antonio Del Monte y Tejada, ob. cit., p. 78.
(33) Antonio Del Monte y Tejada, ob. cit., p. 79.


101








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


canos, a pesar de los 240 aos de su acaecimiento. Aquel ori-
ginal plan de invasion fu ahogado y destruido la noche en que
el pueblo de Santo Domingo se amotin en la plazoleta de San
Andrs, y en nmero de 200, se present en la morada donde
descansaba plcidamente como visitante de honor el "Caba-
llero de Charite", y lo oblig a embarcarse precipitadamente
en una chalupa de las suyas que se haba varado al pie de la
Fortaleza Ozama. De esta chalupa haba salido la indiscreta
pregunta de un marino francs de que "si ya gobernaba Cha-
rit". El centinela le dijo que s y avis la ocurrencia. Con los
resultados expresados.

:::*

As marcharon las cosas en los aos subsiguientes. Hubo
choques, represalias, cambios de lmites, repoblacin de nume-
rosas aldeas y hasta protests diplomticas en Pars por Emba-
jadores espaoles, debido a estas intrusiones, reclamando reite-
radas veces la demolicin de "las habitaciones francesas forma-
das en Bayaj y otros puntos de la costa, que se haban cons-
truido despus del advenimiento de Felipe V a la corona de
Espaa". Como consecuencia de esto, el Capitn General dele-
g a los seores Ramrez y Morel de Santa Cruz para que re-
quiriesen del Gobernador francs Conde Blenac para que pro-
cediese a retirar a los intrusos. Dicho Blenac se neg basado,
segn su alegato, en que practice una investigacin, y com-
prob que hara como sesenta aos que posean las tierras dis-
putadas". Con este hecho se consum, pues, "el primer informa-
tivo fronterizo". Qued demostrado por otra parte que "esas
nuevas fundaciones haban sido hechas despus de 1701".
Este dato lo arroja la diligencia de Ramrez y Morel de Santa
Cruz. Entonces fu cuando se estableci la regla ya dicha, entire
los Gobernadores espaoles, de "hacer una inspeccin bajo in-
ventario" de las fronteras, "ellos mismos o por medio de comi-


102








ARANJUEZ: 77 AOS DE ANTECEDENTES


sionados, siempre que hubiese cambio de gobierno de esta Par-
te, para cerciorarse de la integridad del territorio cuya adminis-
tracin se asuma o se entregaba" (34).



Los choques y encuentros sangrientos seguan. Los des-
plazamientos de las habitaciones y ranchos se sucedan da por
da. Para ello nos limitamos a vaciar en forma escueta los ele-
mentos de informacin que brinda en gran estilo don Antonio
Del Monte y Tejada en el tomo tercero ya citado, pginas 80
y siguientes. Dice: "El ao siguiente de 1733 el Presidente
Castro y Mazo se querellaba a la Corte de que los franceses se
iban estableciendo y fortificando en Bayaj en las inmediacio-
nes de Dajabn; pero en contestaciones con el embajador fran-
cs pasaron ms de 30 aos, sosteniendo los espaoles su dere-
cho y los franceses su intrusion con la fuerza de las armas,
unas veces, y otras por encuentros entire los Gobernadores; y
as fu como se situaron los espaoles en 1736 con un cuerpo
de guardia frente a Mirabelais, a cien toesas del ro Ceibo, con-
tra el cual se dirigi el Gobernador francs Seor de Fayet y
hubo un encuentro que termin por la mediacin del Comisio-
nado Don Nicols de Guridi. En 1737 entraron los espaoles
en todo el territorio de Los Gonaives y hubo otro encuentro
con el Gobernador subalterno de San Marcos, Seor Mom-
point". Contina luego: "En 1741 acometieron y desalojaron
los espaoles a los franceses" que se haban introducido en
Dondn, y "establecieron un cuerpo de guardia en Bassn Cai-
mn". En 1750 los franceses haban colocado numerosas vi-
viendas ms ac del ro Dajabn; los espaoles se las destruye-
ron y dispersaron a los intrusos. "En aquella poca reciba el
President Don Jos Sumillers y Bateres el mando de la isla de

(34) Antonio Del Monte y Tejada, ob. cit., p. 81.


103








LA DOMINICANIZACION FRONTERIZA


manos de su antecesor el Marqus de la Gndara Real Don
Pedro Zorrilla de San Martn, y conforme con la costumbre
eligieron Comisionados uno y otro para la entrega y visit de
los lmites. El Presidente entrante. . nombr a Don Juan del
Monte y Tapia (hijo de Don Leonardo y nieto de Don Fran-
cisco), y el saliente Marqus de la Gndara, a Don Juan Morel
c Santa Cruz, los que evacuaron la visit y encargo a satisfac-
cin" (35).


En la frontera Norte se sucedan las depredaciones, las ;n-
vasiones subrepticias y por medio de las armas. En la frontera
Sur, por el ao 1755, los franceses establecieron un cantn en
el paraje denominado Ro-Mulito. Aqu mismo fueron disper-
sados incontinenti por los espaoles, quienes tomaron posesin
de esta parte o paraje, dejando fijada ah una. guardia defensora
del territorio. No parecera sino que luchaban dos soberanas
enemigas y no unidas por una misma sangre en sus monarcas.
En 1770 se celebr un acuerdo provisional sobre lmites entire
ambas autoridades coloniales. En agosto de 1771 los Coman-
dantes de Fronteras, debidamente apoderados, se reunieron y
acordaron observer fielmente el acuerdo provisional del 1770.
En 1773 esos lmites haban sido removidos y trasladados ha-
cia el Este por los intrusos, y el Gobernador de la parte espa-
ola formula entonces, enfticamente, su exigencia de que se
nombrasen Comisionados para poner trmino a la permanent
dispute, que era ya escndalo de 150 aos. Ambas parties desig-
naron sus respectivos mandatarios, y, por otro convenio llama-
do siempre "provisional", en agosto del mismo ao 1773, se
estipul que el lindero quedara establecido en el ro Dajabn
o Masacre por el Norte, y en el ro Pedernales por el Sur, co-
menzando as a "aparecer, oficialmente, ambos ros como ex-

(35) AnTonio TDel Monte y Tejada, ob. cit., p. 82 y siguientes.


104




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs