• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Preface
 Una vez el judio errante paso por...
 Que no se mueva el puerto viva...
 ¿Por que ladran los perros...
 A la fama por la puerta falsa
 La botija maldita
 Estan volviendo a salir las sirenas...
 El cacique del cerrito del...
 Yucucata Cani
 ¿El odio es amor?
 El hombre que vendio su alma al...
 El bramadero del diablo
 Matanza en el mineral de Abang...
 Una vez los duendes visitaron Sardinal...
 El oso caballo de las llanuras...
 Una apuesta singular en Puerto...
 "La voz de la laguna de Boruca...
 La leyenda de la flor del...
 El hombre que mato su miedo
 La fuente del sacrificio
 Por Bagaces paso una vez el viejo...
 Un caso misterioso e infernal
 La procesion de las animas
 La leyenda de la isla de Los...
 Matanza en la republica de "se...
 "una aventura policiaca de Rita...
 Los muertos vuelven
 "Latifundio"
 Sotero Molina el hombre que domesticaba...
 Por el hospital asustaba una...
 El perro diabolico de Puerto...
 "El elixir de la vida"
 La ronda de los duendes
 Los dos leñadores
 Azahares en otoño
 Las kaleidonas milagreras de la...
 "Once barriles y una tortuga"
 Se acaba el mundo llego el juicio...
 La sirena que nacio en Puntare...
 Brujeria
 El tesoro legendario de la isla...
 Vocabulario
 Index
 Errata
 Back Cover














Title: Cuentos y leyendas costarricenses
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078437/00001
 Material Information
Title: Cuentos y leyendas costarricenses
Series Title: Cuentos y leyendas costarricenses.
Physical Description: 238 p. : illus. ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Rodríguez Gutiérrez, Rafael Armando
Publisher: s.n.
Place of Publication: San José Costa Rica
Publication Date: 1960
 Subjects
Subject: Legends -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Costa Rica
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078437
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AHD0984
oclc - 21061501
alephbibnum - 001517874

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
        Page 5
    Preface
        Page 6
        Page 7
    Una vez el judio errante paso por Puntarenas
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    Que no se mueva el puerto viva Puntarenas!
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    ¿Por que ladran los perros de noche?
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    A la fama por la puerta falsa
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    La botija maldita
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Estan volviendo a salir las sirenas en el golfo de Nicoya?
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    El cacique del cerrito del tremedal
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Yucucata Cani
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    ¿El odio es amor?
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    El hombre que vendio su alma al diablo
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    El bramadero del diablo
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Matanza en el mineral de Abangares
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
    Una vez los duendes visitaron Sardinal de Guanacaste
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    El oso caballo de las llanuras del Coyoche
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Una apuesta singular en Puerto Limon
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
    "La voz de la laguna de Boruca"
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
    La leyenda de la flor del resedo
        Page 82
        Page 83
    El hombre que mato su miedo
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    La fuente del sacrificio
        Page 87
        Page 88
    Por Bagaces paso una vez el viejo del monte
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    Un caso misterioso e infernal
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    La procesion de las animas
        Page 105
        Page 106
        Page 107
    La leyenda de la isla de Los Negritos
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    Matanza en la republica de "se puso el sol"
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    "una aventura policiaca de Rita Cantillo"
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    Los muertos vuelven
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    "Latifundio"
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Sotero Molina el hombre que domesticaba las culebras
        Page 135
        Page 136
        Page 137
    Por el hospital asustaba una mica
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    El perro diabolico de Puerto Limon
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    "El elixir de la vida"
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    La ronda de los duendes
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Los dos leñadores
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
    Azahares en otoño
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
    Las kaleidonas milagreras de la barranca
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
    "Once barriles y una tortuga"
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
    Se acaba el mundo llego el juicio final
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    La sirena que nacio en Puntarenas
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
    Brujeria
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
    El tesoro legendario de la isla del Coco
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
    Vocabulario
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    Index
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
    Errata
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
    Back Cover
        Page 239
Full Text







4h1~AI




RAFAEL ARMANDO RODRIGUEZ GUTIERREZ


Cuenfo


A


5 y 0.ieyenaas

Costarricenses





OF F. LIBRARIES


San Jos6 Costa Rica.
1960








AWRIC4


Es propiedad del Autor
Edita:
Empresa Editora Centroamericana


JI3MAROU .1 I0 .









ESTE LIBRO

Yo no sabia nadar, y una vez en el balneario viejo de Puntarenas, mien-
tras en vestido de bafio me calentaba al sol, unos chicos de mi misma edad9
me lanzaron al agua.
iC6mo logre salir a la orilla?
-Es cosa que todavia no lo se.. Pero sali aunque fuera chapoteando so-
bre las olas.
Hoy, al correr de los aios se ha vuelto a repetir el episodio de mi adolescen-
cia. Algunos amigos han creido que estos cuentos, que en su mayoria ya ha-
bian leido en la revista "COSTA RICA DE AYER Y HOY", necesitan de la
consagraci6n del libro.
Y en un impulso propio e incontenible, obsesionado por las constantes su-
gerencias de ellos, resolvi editar el libro.
Y aqui esti el libro.
iC6mo quien dice, un segundo nacimiento de mi persona Una se-
gunda etapa de mi esfuerzo intellectual. Despu6s del de la revista.
iCuantos principios! Cuaintos prejuicios que me aprisionaban como tela-
rafia protectora de mi yo, he tenido que romper para legar a esto... !
Y yo que creia que formaba parte de la vida comin de las multitudes y me
sentia satisfecho, sin saber porque, heme aqui sobre las olas de la literature,
chapoteando con mis cuentos para ganar la orilla.
Sin pretensiones literarias, este libro recoge una labor de varies afios. Ma-
chos de los relatos vertidos aqui los escuch6 de labios de mi madre en la ter-
tulia familiar. A la palabra que todos Hevamos adentro yo s61o puse un tra-
je nuevo de lentejuelas, aunque no se si anduve afortunado en la experiencia.
No se si el lector exigente ilegari a deleitarse en su lectura. Es solamente
un esfuerzo, que por tenaz y constructive, inicamente aspira a poner su gra-
nito de arena en el edificio del desarrollo literario y cultural del pais.


R. A.R. G.














UNA VEZ EL JUDIO ERRANTE PASO POR

PUNTARENAS

La mueite de dofia Emerita Somarribas. la gentil viejecita que vendia
comida en el Mercado, me dej6 desconcertado. Cifraba en los setenta, pero
se la veia tan Ilena de salud, que se diria que tenia menos, y que la muerte
no le rondaba todavia.
Z,De dcnde era? iMisterio! Lo cierto y verdadero era su gran coraz6n, que
la habia hecho dedicar su fatigosa vida a recoger y criar niiios sin madre;
de ahi que sus pupilos sumaban a mis de una docena. La mayor parte, ya
en estado de valerse por si solos, la habian abandonado, pero a6n asi ella
seguia aceptando los que le llegaran.
De las venteras de antafio que solian poner su mesa en la calle, antes de
que la Sanidad se metiera con ellas, creo que fu6 la 6ltima. La recuerdo
enfundada siempre en su blusa escotada azul marino, con su enagua negra
de corte de campana, que la hacia verse mas gorda de lo que era. Siempre
de buen humor: su risa era fuente cantarina, surtidor a flor de labio hi-
lando el chiste callejero.
Dofia Em&rita tenia otra virtud, motivo por el cual su mesa de cenas era
la mas concurrida. Sabia hilar bonitas histories, sucesos sin importancia
ocurridos el dia anterior, al pasarlos a sus oyentes, los transformaba en gran-
des cosas, salpicindolos de gracia y fina ironia.

Ese dia, al saber de su deceso, vino a mi recuerdo el relato de un extrafio
suceso que una noche, sentado frente a su mesa, nos contara a varias perso-
nas que ahi nos encontrabamos saboreando los exquisitos platos de su ape-
titosa comida.
El cuento es el siguiente: "En este mismo mes de abril, alli por el 1925
bien lo recuerdo, pas6 por Puntarenas el Judio Errante. Ustedes saben que


[8]












































Su forma de vestir era extrafia.. Ese hombre tenia algo sobrenatural que ins-
piraba respeto y compasi6n al mismo tiempo.. Era un fulano con una barba
espesa y una palidez cadaverica que causaba espanto.


el Judio Errante es un ser legendario que arrastra sobre sus espaldas la
condena de una maldici6n. Fui un impio de aquella generaci6n pagana,

[ 9 ]








que tuvo el valor de crucificar al Hijo de Dios en el G61gota. Este judio
se llamaba Samuel Beli Beth, y este hombre fu6 uno de los que apostrofaron
a mi padre Jesus en su agonia, cuando el pobrecito estaba enclavada en la
Cruz.
Pero no fue s61lo ese su pecado, tambiin se atrevi6 a desafiar su poder
divino, creyindolo indefenso y al verlo tan humilde y padeciente.
Su soberbia fu6 castigada con una terrible maldici6n: "Anda, Samuel
Beli Beth, anda hasta la consumaci6n de los siglos".
Despuis de esta maldici6n, Samuel recogi6 su bord6n y sus sandalias y
ha venido caminando a todo lo largo del tiempo y por todas las latitudes, sin
descansar jams. Apenas se sienta oye una voz que le dice: "iAndal Anda
Samuel, i hasta la consumaci6n de los siglos!. Es la misma voz, la del An-
gel Gabriel, que de modo energico le impulsa a caminar. El, que le neg6
hasta el agua a Jesucristo! iPero vean que curioso! Este individuo siem-
pre lleva 15 centavos en el bolsillo de la chaqueta. Con eso tiene para pa-
gar el servicio de la comida, pues la dormida no la necesita, ya que debido
a la maldici6n, su trabajo es s61o caminar, caminar, caminar. . .
Y hecha esta explicaci6n ahora voy a contarles de como fu6 que lo vi.
Se iniciaba el invierno. Habia pasado la Semana Santa y como el dia ante-
rior habia llovido much, yo puse mi mesa debajo del alero del Mercado
Municipal, temiendo el agua pues la tarde se presentaba un poco nublada.
Estaba sola acomodando el fog6n, cuando de repente veo una sombra pa-
rada frente a mi. Me vuelvo y miro a un ser extrafio, que inmediatamente
me dej6 petrificada de estupor. Era un fulano con una palidez cadav&-
rica y una barba espesa, que se confundia con su cabellera entrecana, que
en la nuca le caia como !a melena que usaban antiguamente los poetas. Su
indumentaria daba la idea de un cazador que ha pasado muchos dias en la
montafia. Sin darse por entendido, aquel hombre me pone sobre la pun-
ta de la mesa quince centavos y me dice s61o esta palabra: "Comida", le
mir6 a los ojos sin preguntarle nada, y 1 !os baj6 inmediatamente. No s6
como, pero yo le servi en un plato, un poco de arroz, un pescadito frito
y un pedazo de plitano.

Luego me alej6 un poco, a la mesa de otra compafiera y desde ahi lo
estuve contemplando. Su forma de vestir era extralia. Ese hombre tenia
algo sobrenatural que inspiraba respeto y quiza compasion al mismo tiempo.
De la comida hacia gallitos con los dedos y se los metia en la boca, como
si tuviera gran prisa en continuar su camino.
Yo en cincuenta afios que tengo de ejercer este oficio, figfirense ustedes


[JO]








la gran cantidad de gente que he visto desfilar por mi negocio! Algunos
estrafalarios en el vestir, pero como este hombre nunca habia visto otro.
Ninguno me habia Ilamado tanto la atenci6n como este extrafio peregrine
que s6!o tenia quince centavos en el bolsillo de la chaqueta y s61o pronun-
ciaba una palabra: COMIDA.
Por una rara asociaci6n de ideas me vino a la mente la pr&dica dominical
del senior Cura en el pfilpito, en la que nos habl6 del Judio Errante, y con
la desconcertante presencia de ese caminante, un escalofrio me fu6 bajan-
do por toda la column vertebral hasta los pies. No habia duda de que
aquel hombre era Samuel Beli Beth. Lo contempli largamente mien-
tras comia y se levantaba del asiento, y al tomar su cayado tuve la sen-
saci6n de que en ese moment mismo una voz rec6ndita le decia impera-
tivamente al oido: "iCamina, camina! i Samuel Beli Beth! iAnda hasta la
consumaci6n de los siglos!.
Cuando se alejaba, instintivamente me persigni y reci por 01, sigui6n-
dole con una mirada compasiva. Pronto su figure fantasmal era s6lo una
sombra gris que se perdia entire los pliegues de la bruma que caia sobre las
calls de la ciudad portefia.
Fui algo tenebroso que nunca podri olvidar mientras exista. Cuando
la vision se perdi6 enteramente de mi vista, me repuse un poco del susto,
pero a nadie quise hablar del asunto, no fuera que me fueran a tomar por
loca.
Por eso les digo que una vez el "Judio Errante pas6 por Puntarenas".


[ 11]














i QUE NO SE MUEVA EL PUERTO VIVA
PUNTARENAS!


Cuento Premiado con Medalla de Plata en el Certamen Literario del Liceo
Marti de Puntarenas en 1958.

Un poco azarosa fue la caminata de la aldea a la ciudad. Mil vicisitudes
constituyeron para el puerto la continuidad de su destino hist6rico. Pero afin
asi, Puntarenas fu6 forjando su entidad definitive por los amplios carries
de su desenvolvimiento progresista.
"Que no se mueva el puerto. IViva Puntarenas!". No fueron palabras sin
sentido. Ellas fueron como slogan, el grito de guerra y la divisa de lucha de
los viejos portefios que alli por el 1898, escribieron en las paginas del tiempo
un capitulo sugestivo y hermoso.
En la forja de aquella titanica lucha por no dejarse arrebatar su hegemo-
nia en la costa del Pacifico, Puntarenas cont6 con un valiente adalid en su
campaiia. Por boca de "El Pacifico", el vibrant semanario que funclara
aquel gallardo paladin de las inquietudes ciudadanas de ayer, don Carlos
Clavera, se asomaron en conjunci6n de ideas un grupo numeroso de hom-
bres de pluma galana y pensar alto.
Alli un Juan de Dios Matus, un Agustin Guido Alvarado, un Serafin Sa-
ravia, un Francisco de Paula Amador Salcedo, un Juan Sufiol Guardiola, un
Teodomiro Acufia Galera. un Roque Carvajal, un Pablo Angulo, un Eduardo
de la Guardia, un Miguel Higinio Cespedes, un Julian Guerrero.
En la capital estaba la voz defensora de su diputado don Tobias Zuiiiga
Montifar en la linea de ataque, disparando fuerte desde la prensa josefina,
contra don Rafael Iglesias Castro, el empecinado president que queria lie-
var al solitario pefi6n de Tivives el punto terminal del ferrocarril al Paci-
fico.


[ 12]








Pero segin su leal saber y entender, aquellos bravos portefios considera-
ban como una calamidad colectiva, el desalojo que de su tierra queria hacer
el senior Presidente de la Repfblica, negandose rotundamente a ello.
Y asi con el correr de los dias, el asunto fu6 tomando calor y un distan-
ciamiento muy grande se fue operando entire los Poderes P1iblicos y el pueblo
dce Puntarenas, a tai punto que en to mas intenso de la campafia, en cual-
quier esquina, cualquier orador, a cualquier hora "tomaba la palabra" y por
cualquier motivo, arengaba a las masas para fortalecer su entusiasmo por
la causa y vigorizar su fe en el triunfo.
Y asi de esta suerte y por la siguiente anecdota risible, vino a cobrar ce-
lebridad uno de esos tantos tipos pintorescos y errabundos que suelen apa-
recer con frecuencia en todos los pueblos del mundo, y que a veces hacen
historic. Y he aqui que el personaje de nuestro cuento, que no es cuento
sino un pasaj.e del ayer todavia no lejano, decide incorporarse como un orador
mis, ardiente y furibundo, de gesto airado y mimica amenazante, en la con-
tienda.
Si me preguntais como era, en realidad no os to podria decir. Los abuelos
dicen que se hacia llamar Policarpo Carpio y Metraya. Pero la chiquille-
ria fogosa de aquellos tiempos, cuando el fulano iste se emborrachaba, y
esto lo hacia con frecuencia, al tirarlo de la raida chaqueta que usaba, to-
mindolo del pelo, le decia en contraposicion a su apellido: "Metraya que no
estalla".
Alguna vez la policia habia tenido que ver con el moreno pelirrojo y nariz
arremangada, pero auin 6sta, jams pudo decir de que pais era oriundo don
Policarpo Carpio y Metraya. Tampoco tenia profesion u oficio conocido,
pero maldita la falta que le hacia porque el fulano conocia el secret de vi-
vir sin trabajar.
Su mujer decia que 1i vivia de la industriala de la lengua". Se le tenia
por loco, pero era un loco cuerdo o un cuerdo loco que conocia muy bien
el camino dfe su casa. Tales eran las caracteristicas mis sobresalientes de
don Policarpo, el nobilisimo orador que se habian conquistado para su causa
los portefios.
Y aqui viene la parte mas emocionante que don Policarpo tuvo en el drama
callejero de esos di'as azarosos; drama que en el minuto de su mayor inten-
sidad, muy poca cosa le falt6 para terminal en sainete. El caso es que a don
"Poli", le habia ido requetebien con to de la campafia. A expenses del fer-
vor civico de las gentes, y como no habia que pedir permiso para hablar, 0!
tambien solia encaramarse en un banco, y repitiendo las ideas y frases de


[ 13 ]







los oradores que habia escuchado el dia anterior, se hacia aplaudir y pagar.
Si, pagar, pues a continuaci6n de sus discursos, su mujer pasaba un platito
recogiendo las pesetitas y dieces del public, al cual hacian career que era para
fortalecer econ6micamente la campafia.
Pero he aqui que siempre ha de haber alguien que no puede ver bocado
en boca ajena, y un chismoso se acerc6 al Comandante de Plaza, don Adol-
fo Castro y le ech6 el cuento de que el loco Carpio, le estaba sacando pro-
vecho al asunto. Y como es de suponer, al jefe de la policia no le cuadr6
aquello, y tom6 las providencias necesarias para cortar el abuso.
Sin embargo, el Comandante Castro tampoco contaba con aquello de que
"al pueblo le gusta que lo engafien", y cuando los dos policies procedieron
a capturarlo, el p6blico protest enfurecido y la chusma casi mata a golpes a
los pobres guardianes del respeto y la seguridad p6blica.
Fu6 aquello uno de los "bochinches", mis grandes y mas serious de que
se tiene noticia en Puntarenas.
Gente gritando, golpes, pitos de policia, cincha, palos, arena a los ojos,
botellazos, etc. etc.., ;En fin, el infierno! Porque unos marines norteameri-
canos que estaban tomando sus copas en una cantina cercana, aunque el
asunto no era con ellos, resolvieron tomar parte en la refriega popular, y
de la fragata de guerra que estaba en la bahia, tuvieron que venir refuer-
zos de policia para ayudar a la Autoridad portefia a contener aquello.
La lista de heridos y golpeados del boletin que expidi6 el hospital fue
grande, pero caso curioso, entire tanto damnificado no se encontr6 el nom-
bre de nuestro heroe.
A don Policarpo Carpio y Metraya tampoco logro localizarlo la policia
en la ciudad, despues de aquellos desgraciados sucesos.
Huy6 despues de estallar. . iY c6mo estall6. . !


[ 14]







IPORQUE LADRAN LOS PERROS DE NOCHE?

Conocen ustedes la extrafia historic de Narcisa Orozco? No. Pues os la
voy a contar. Es de lo mis extrafia que pudiera imaginarse, y de lo mis dificil
que pudiera ocurrirle a una persona en Puntarenas, como asi fu6 alli por los
albores del present siglo.
El puerto era en aquella fecha una bonita ciudad durante el dia, pero de
noche... con decirles que entonces nos alumbribamos con candelas de higue-
rilla en las casas, se los digo todo. ,Y las calls? Pues cuando no habia luna,
un hombre andaba todos los dias a las seis de la tarde con una escalerita al
hombro, encendiendo cada docientas varas unos faroles, que cuando soplaban
muy fuertes los nortes se apagaban antes de consumer el canfin.
Y como es de suponer, aunque las costumbres eran mis sanas, no por eso
dejaban de haber gentes amigas de lo ajeno, motivo este por el cual quienes
vivian en las afueras de la ciudad, solian tener un perro que les guardase las
casas, y la poblaci6n perruna era de lo mis numerosa que se puede imaginar."
Call6 la rezadora su relato, tom6 un sorbo de chocolate que una chiquilla
le habia traido en un pichelito y continue: Habian, desde luego otras calami-
dades pfiblicas como las plagas de murci6lagos, de los zancudos y las moscas,
pero de eso no me voy a ocupar ahora, sino del caso de Narcisa Orosco, mujer
curiosa y hablantina como pocas.
Por su lengua viperina muchas amistades se perdieron y muchos hogares
se fueron a la porra.
Tenia el vicio de poner en mal a todo mundo trayendo y llevando cuentos
por el solo gusto de ver peleadas las personas.

Pero como tambi6n los habladores son sumamente curiosos, a Narcisa le
Ilamaba la atenci6n ese concerto de perros aullando a media noche, y se pre-
guntaba intrigada por aquello: eQu6 verin estos saguates de noche, que no
podemos ver las personas..?
Una vez una vecina la sorprendi6 haciendose esta singular pregunta, y acto
seguido socarronamente le sugiri6 que si queria saberlo po:1que no se untaba
ligrimas de perro en los ojos.
A Narcisa no se le habia ocurrido eso. Era una cochinada, pero desde que
se lo dijeron ya no vivi6 en tranquilidadc Fue como una obsesi6n que le
taladraba el alma. Algo interior le decia que no lo hiciera, que era peligroso,
y asi se retuvo much tiempo.


[ 15]







Pero aquella endiablada mujer al fin, corroida su mente por la curiosidad,
se resolvi6 a todo y apretujando su indesici6n en lo mis rec6ndito de su alma,
cataplum... se unt6 los ojos de ligrimas de perro...

Y desde aquel moment infortunado Narcisa pudo penetrar en el secret
de los perros... Ver y oir en lo desconocido... Saber porque ladran los perros
de noche.

"Cuando lo hizo contaba despues a su vecina me lleni de una profunda
obscuridad. Luego senti un enorme suefio, dentro del cual escuchi una voz
inmaterial que me decia: Al fin te saliste con la tuya. Has pecado y ahora
tendris lo que querias. Desperte conmovida, nerviosa y tuve miedo."

Luego Narcisa se di6 cuenta de que podia ver en la obscuridad mis absolute
y se sorprendi6 agradablemente. Escuch6 un extrafio rumor y unos ayes que-
parecian venir del fondo del piso. Se agazap6, puso una oreja y entonces pudo
oir mis claramente y comprender de lo que se trataba. Eran los ayes y las
voces de los condenados perpetuamente al infierno, que tan pronto suplicaban
como lloraban o maldecian. Tuvo miedo y frio. Se tap6 los oidos, pero en ese
moment una manada de perros ladraban a lo mis y mejor en la calle, metiendo
gran bulla, y su maldita curiosidad la empuj6 a abrir la ventana. La cam-
pana de la iglesia daba las doce. Qued6 asombrada: en ese instant, so-
bre la calle desierta y linguida vi6 pasar una extrafia aparici6n de fantas-
mas. Poco a poco al acercarse la procesi6n, la forma incorp6rea de sus inte-
grantes fueron tomando proporci6n humana, y uno de los fantasmas que se
desprendi6 del grupo le toc6 la cara al pasar. Nunca habia sentido algo tan
frio. No pudo mis, las fuerzas le abandconaron y cay6 al suelo cuan larga y
pesada era.

Al dia siguiente se fue a ver al cura y le cont6 su extrafio caso. No te
puedo absolver Narcisa le dijo el sacerdote has pecado contra el cielo
queriendo descubrir los altos designios de lo alto, ahondando el mis alli.
Vete a tu casa y ahoga en la oraci6n perenne tu pecado abominable. Pero te
ruego volver dentro de unos cuantos dias mientras el Senor me ilumina lo que
debo aconsejarte. Quiza para entonces tenga una piadosa solucion a tu extra-
rio padecer.

Cuando en todo el vecindario se enteraron de las alucinaciones de
Narcisa, la gente di6 en pensar que estaba loca, y aunque nadie la queria, todo
mundo le tuvo compasi6n. Pero ella se enojaba y decia: Loca yo. Loca porque
puedo ver lo que nadie puede ver? y se carcajeaba burlindose de todos los
que no creian en su cuento.


[16]







Con el correr de los dias ya a nadie le cupo duda de que estuviera demente,
y como tambien le dio por hablar sola, los chiquillos comenzaron a burlarse
de ella y a gritarle y tirarle ciscaras y cosas al pasar.
Esto acab6 de agravar la situaci6n, pues Narcisa ya no tuvo tranquilidad, y
como el trabajo se le escaseo por culpa de su mal, la mujer dio en career
que efectivamente estaba loca y en un mal moment, un dia de tantos, los
vecinos la encontraron colgando de una solera de su casa.
Narcisa se habia ahorcado.
Esta es la leyenda de una extrafia criatura que se unt6 lagrirnas de perro
en los ojos para saber el motivo de porqu6 ladran los perros de noche. .
Con esto termin6 su cuento la rezadora y l-vantindose de su asiento, nos
di6 las "Buenas Noches" a todos, tomando por esas calls de Dios . .


[ 17]














A LA FAMA POR LA PUERTA FALSA

Para don Francisco Maria Nfiiez. Decano de la Prensa Nacional y miembro
active de la Academia de la Historia de Costa Rica.-Respetuosamente-.

En la redacci6n del peri6dico se hablaba de los mis grandes acontecimien-
tos nacionales ocurridos en los 61timos veinte afios. Y uno de los conter-
tulios se express asi en aquella reunion: Si, yo conoci la simpatica estu-
diante costarricense que se hizo famosa con su novela "El Alcaravan de Oro".
Su novela, mejor dicho su caso, conmovi6 al mundo entero en 1940. Fu6
algo ins61lito que yo creo que no se volveri a repetir jams. Recuerdo que
no hubo revista o peri6dico que no se ocupara de ella y su novela. Defendi-
da ardientemente y atacada en forma feroz en la prensa de todos los paises,
su caso revisti6 todos los aspects de un drama de Victoriano Sardou, por
las implicaciones que tuvo.
Pero ya os he hecho esperar much. Mejor voy a relataros su hist-
ria: Elsa Briggar Jimenez cursaba el cuarto afio del Liceo de Costa Rica
para esa fecha. Ni fea ni bonita, pero si bien vestida. Un tipo corrien-
te de muchacha colegial. Unos dieciocho afios.
Sus condiscipulos dicen hablando hoy de ella que era fogosa; tempe-
ramento exaltado, a veces melodramatica y de poca inventive. Poco ami-
ga del studio, solia arreglarselas siempre para que en el moment pre-
ciso, sus compafieros no le negasen su colaboraci6n en los examenes.
Huerfana; una tia, a cuyo calor vivia, le pagaba los studios y le daba
todo lo que necesitaba sin pensar en la cuantia del gasto. Y sin embargo Elsa
Briggar no fue feliz en la vida.
Un dia en que se hablaba de los grandes maestros de la literature, dijo
a sus compafieros en clase, que estaba preparando un material para escribir
una novela y como algunos dbe sus condiscipulos lo tomaron a broma, les ase-
guro que ya hasta habia escogido el titulo, la cual se llamar.a "El Alcaravin


[ 18]













A Elsa Briggar sa "Al-
caravan de Oro" le re-
sult6 menos que de co-
bre













de Oro", con lo que esperaba hacerse famosa en el mundo.
Y como nadie le crey6, ain mis, asegur6 que se habia entendido con una
editorial para la impresi6n de la obra y su venta en el mercado.
Y Elsa cumpli6 su palabra. A los veinte dias present a sus companeros
los manuscritos de !a novela que decia haber escrito. Todos se admiraron:
nadie la creia capaz de realizar un trabajo asf. Pero en su pupitre esta-
ban las hojas que lo atestiguaban y ante tal evidencia que nadie se meti6
a examiner, ni much menos a mirar su contenido por curiosidad, todos
hubieron de quedar convencidos. Y en la fiesta de simpatia que el asun-
to sugeria, uno de sus condiscipulos en plena clase, sugiri6 al Profesor
de Ciencias Naturales, Luis Berselle, para que le hiciera la presentaci6n
en el mundo de las letras.
Berselle, hombre bueno, nacido en Europa pero naturalizado en el pais,
pensando en ayudar a la novel escritora acept6 el encargo y pocos dias des-
pues le entregaba su studio apologetico elevando sus meritos y exageran-
do su dedicaci6n al studio, llevado de su natural condescendiente y bon-
dadoso.


[19]








Dos meses despuis sali6 la novela. Magnifica portada, buen material.
Pero hubo una gran sorpresa; por una de esas incomprensibles cosas que
pasan en la vida, ocurri6 el fen6meno publicitario de que la novela di6 en
venderse tanto, que la edici6n de mil ejemplares se agot6, antes del mes, y
la joven autora fu6 llamada urgentemente de la Editorial, para que diera su
consentimiento para una nueva entrega aumentada.
Como el caso era insolito en Costa Rica, done hasta las muy buenas
obras tienen una demand lenta, la noticia caus6 asombro, y al ser del co-
nocimiento de los peri6dicos, hubo enorme revuelo entire la gente lectora
del pais y el nombre de Elsa Briggar se hizo famoso.
Pero la novedad y el exceso de publicidad que tuvo la obra, trajo por con-
secuencia que el libro fuera a parar a manos de gente entendida y muy ver-
sada en literature y los "Tenax", critic de "Diario d Costa Rica", dijo
que la obra era una farsa. "Aniena" de la revista literaria "Pandemoniun"
asegur6 que si tales y tales autores vivieran, que posiblemente le entabla-
ran una demand judicial, pues la autora habia tenido poco taco y much
pereza intelectuai hasta para copiar con gusto las piginas enteras que ha-
bia tomado de ellos. "Sertorios" de otra revista literaria fue mis al!A,
acusando abiertamente a Elsa de plagio.
La joven escritora se habia metido frescamente en los predios de la fama
por la puerta falsa, y claro, ante el ins6lito caso, periodistas y fot6grafos se
Ilegaron arisosamente hasta su casa. Pero alli no la encontraron; fueron al
colegio pero tampoco estaba. Ante el escandalo que se habia armado la mu-
chacha se escondi6. Alguien record que el Profesor Berselle habia sido el
apologista y hasta 61 se acercaron los chicos de la prensa, pero fallaron porque
siendo tan delicado el asunto iste no quiso hacer declaraciones.
Pero el escindalo fue tan tremendo, que en la violencia del mismo, mala
gente hubo que asegur6 que el noble professor tenia la culpa de todo, y
entire corrillos el chisme vil asegur6 que eran amantes, ignorindose que el
professor era casado, de vida sencilla y enteramente hogarefia.
Y tanto lodo y calumnia se acumulo a su rededor, que hubo junta espe-
cial para tratar el caso, y de esta junta de padres de familiar, sali6 una for-
mal solicitud de destitucion que no fu6 acatada por el Director del Cole-
gio.
Por otra parte, la prensa extranjera se ocup6 del asunto. Los servicios
cablegrificos de las Agencias noticiosas llevaban y trafan casi todos los dias
los nombres de la Briggar y de Berselle. Un periodista acucioso consigui6
una fotografia de Elsa, y su constant reproducci6n puso mis calor en el


[20 ]







debate. Pero faltaba lo principal: unas declaraciones de la escritora, y
en este empefio "El Noticiero" contrat6 los servicios de un detective parti-
cular, el cual la logr6 localizar escondida por Piedades de Santa Ana, en una
finquita de la tia, y di6 el soplo al peri6dico.
Al siguiente dia el p6blico leia ansiosamente las manifestaciones de la
Briggar, asegurando que la urdimbre de su novela se habia debido inica-
mente a su deseo de jugar una broma pesada a sus condiscipulos y que la-
mentaba haber metido al Profesor Berselle en eso.
Localizada por "El Imparcial", a uno de sus reporters le contest que ha-
bia adobado el tamal tomando de cada autor famoso capitulos enteros a los
cuales s61lo cambi6 o adopt el nombre de su personaje principal: que su obra
ena pura goma y tijera, que hechos los recortes, los sincroniz6 a la trama de
la novela que habia imaginado.
A otro reporter que le interrog6 acerca de la ayuda o consejos que en
la comisi6n de su delito habia recibido de otras personas o del professor
Berselle contest que nadie. Que la culpa era toda suya. Por otra parte decia
ella me sentia tan feliz crey6ndome una escritora famosa, que cuando
las cosas se vinieron al suelo tan de repente, no tuve el valor suficiente para
dar la cara y arrostrar las consecuencias de mi engafio, ce lo que much
me arrepiento.
Pero asi como le llovian piedras, tambi6n le Ilegaban flores y en un sema-
nario dominical se le llamaba: "La encantadora plagiadora, cuya sensibilidad
artistic la habia llevado a ese fenomenal lio". Otra decia que Elsa Briggar
tenia recia personalidad y que seria interesante que en realidad ella escribiera
una novela.
En su obra de goma y tijera se advertia gran talent y gusto sutil, facto-
res esenciales que brillaban por su ausencia en muchos escritores y perio-
distas de alto vuelo.
Y lo que publicaba la prensa extranjera! La revista "Actualidades" de-
cia: es una muchacha irreflexiva pero dotada de gran talento. "Mundo
Femenino" de Caracas: "Por mis que se diga, Elsa Briggar con su goma
y su tijera tiene el privilegio de haber promovido todo este enorme mo-
vimiento literario en un instant en que la novela parece haber declinado
en Indoamerica".
En cambio, "Auras Nuevas", otra revista extranjera la atacaba asi: "Es
una vulgar plagiadora a quien un ins6lito fin de figurar la ha llevado a de-
linquir en contra del prestigio y la augusta memorial de los selectos de la
poesia y la novela universal".


[21 1







Y aqui viene lo doloroso de aquel drama. A Elsa Briggar su "Alcaravin
de Oro" le result menos que de cobre, porque ante tanto lio, la Editorial sin
ti6ndose agraviada con la perdida de prestigio que le trajo aquel embrollo
resolvi6 cobrarle dafios y perjuicios por la via judicial.
Y ante la negra perspective de una possible reparaci6n en dinero, la tia
se apresur6 a retirarle su apoyo econ6mico en un peri6dico, dejando que co-
rriera su propia suerte.
iY que suerte mas negra! Victima de la burla de sus amigos, sin medios
para subsistir y Ilevada de la desesperaci6n, un dia de tantos desapareci6
de San Jos6, sin dejar una huella, despues de haber sido por various meses
el centro de atenci6n del pfiblico y de la prensa national y extranjera.
iNo se puede franquear la fama por la puerta falsa! . .


[22 ]














LA BOTIJA MALDITA

Del Autor para el Doctor don Remberto Briceio Carrillo, con todo aprecio.

ZExiste el mas alli?
zSerin ciextas todas esas leyendas de apariciones y fantasmas con que se
enriquece de fantasia la literature universal?
No soy yo quien pueda dar a ustedes una contestaci6n afirmativa, pero en
su lugar les voy a contar este extrafio caso que ocurri6 no hace much tiem-
po en el pequefio pueblecito de Jicaral.
Cuando conozcan esta talla, ustedes sabrin a que atenerse, y juzgarin
a trav6s de su lectura lo que bien les parezca, que este relato es absoluta-
mente cierto, aunque no fui testigo en 61, pero me lo contaron personas al
parecer bastante series. . .
Alli voy: Jicaral ha sido siempre conocido a traves del tiempo como una
zona agricola important en la costa de Puntarenas. El centro de po-
blaci6n esta ubicado dentro de una calle larga y amplia que se internal por
el midano y la montafia, como una serpiente de color amarillo rojizo, color
de la tierra ub6rrima y tranquila.
Cuatro o cinco establecimientos comerciales no muy grandes a los cuales
rodea la rancheria, se encargan de suministrar al pueblo y a los distritos co-
marcanos las mercancias necesarias.
Uno de estos negocios estuvo much tiempo en manos de Antonio Jien
Obando, mejor conocido por sus amigos por el Cholo JAen, persona que
gozaba por ese tiempo de relative bienestar y era bien estimado en el lugar.
Una noche de tantas, despues de cerrar su negocio y al levantar la ropa de
cama para acostarse, tuvo la impresi6n de que alguien a su lado, habia que-
rido hablarle. Se volvi6 inmediatamente y no vi6 a nadie. No era un la-
dr6n ni ninguna persona que estuviera escondida en el cuarto. Era "un
alguien" que parecia estar a su lado, pero que no se veia por ninguna par-


[23]







te. Asustado se santigu6 varias veces; aquwllo le pareci6 medio diab61lico.
Luego se fue al estate de los licores y se tom6 tantas copas como crey6 necesa-
rio para quitarse el susto o el miedo.
Varios dias depues volvi6 a ocurrir lo mismo, a la misma hora y en el
mismo lugar. Al Cholo le pareci6 aquello tan extrafio, que por un rato se
qued6 perplejo. Luego tomando la cosa al exceso de trabajo de los iilti-
mos dias, se durmi6 despues de haber escanciado otras tantas copas de licor.
Cuando los parroquianos llegaron al dia siguiente por sus mercancias, le
escucharon contar su extrafio caso, y gente sencilla aquella, empez6 a te-
mer por la buena salud mental del Cholo, pero no le dijeron nada.
Despu6s de una tregua de various dias, la manifestaci6n incomprensible
de aquello se hizo mis tangible y al Cholo le dio miedo, pero no un miedo
al mis alli; tenia el temor de estar perdiendo el juicio. Esta inquietud lo
oblig6 a salir del pueblo en viaje a Puntarenas en busca de salud o recons-
tituyentes.
Un sobrino suyo fue a ocupar su puesto en Jicaral y 61 sigui6 su viaje a
la capital. Visit6 un m6dico cualquiera y como despu6s de examinarlo, es-
te no le encontr6 nada normal, entire parrandas y amistades se pas6 unos
quince dias y vi6ndose muy recuperado regres6 al pueblo.
Una tarde, estando descansando en la hamaca, entire dormido y despier-
to, sinti6 que le dieron un enorme tir6n y que una voz ultra terrena, que
parecia venir de muy lejos le decia: Ahi al frente, donde esta la canoa
de los chanchos, . cualquier noche de estas...
Antonio Jaen despert6 sobresaltado. Volvi6 a mirar temerosamente hacia
donde se le habia indicado y efectivamente, a unos doce metros de la cer-
ca de su propiedad, vi6 la pequefia cuadra cercada de los cerdos de su veci-
no, los cuales en ese moment comian con avidez el alimento que un pe6n
les echaba en la canoa.
Esto es muy singular, se repetia a si mismo, que seri esto, seri que me
estoy volviendo loco?
Insisti6 en volver al puerto y despu6s de vender unos sacos de maiz y de
frijoles, que habia traido, siguio en un bus de pasajeros hacia la capital.
Llevaba la intenci6n de visitar a un especialista en enfermedades mentales.
Al se hosped6 en casa de unos compadres y esa tarde, a la hora de comer,
en la charla de sobremesa les cont6 su extraijo padecimiento. Da la casua-
lidad de que el compare era muy leido y le explic6 que no debia temer esas
alucinaciones como perturbaciones de su mente. Que en realidad existe un mun-
do desconocido a6n para la ciencia, el mundo de los espiritus. Que era


[24]








un ser spiritual que le queria hablar. Es un mensaje de ultra tumba y Ud.
compare, debe escucharlo, le decian sus amigos, si quiere encontrar tran-
quilidad. Algo debe ser, y si es un tesoro que se le quiere entregar, tiene
que sacarlo a media noche y darle plena satisfacci6n al espiritu atormenta-
do que lo ha escondido para su salvaci6n, llevando a cabo las condiciones
que posiblemente le impondra.
El Cholo Jaen no era muy valiente, estaba acongojado, pero la plata es
muy maldita, le da valor a cualquiera por muy flojo que sea, y asi, con
sutileza, logro comprar el terrenito contiguo y lo cerco debidamente antes
de proceder a sacar la botija, tomando todas las precauciones posibles a fin
de no despertar sospechas en el vecindario.
Y asi una noche de tantas, las claridades de un nuevo dia lo encontra-
ron apelmazando el terreno de donde habia cavado para extraer la miste-
riosa botija que aquel extrafio mandato del mis alli le habia dicho donde es-
taba enterrada....
Antonio no sabia como emplear aquel dinero. Era tanto, que ya no ha-
Ilaba que hacer con 61. Por su parte, la gente y sus amistades no sabian
que habia ocurrido en la vida del Cholo. De la noche a la maiiana habia
amanecido riquisimo y nadie atinaba el c6mo. Lo cierto era que Antonio
no hallaba que hacer con la plata, pues a cada gasto que hacia, mas pare-
cia caerle del cielo. El cuerno de la abundancia derramando a manos lle-
nas su interminable contenido en la casa del Cholo.
Compraba fincas, las vendia perdiendo; compraba casas, autom6vi'es y los
revendia tambi6n perdiendo y hacia derroche del dine"o en una orgia cons-
tante de abundancia y poco juicio, que Ilamaba la atenci6n de todos. En
otras ocasiones salia para la capital donde se conducia como un millonario
jugando y parrandeando noche a noche, botando grandes sumas de dinero
sin darle mayor importancia. Cuando se aburria retornaba al pueblo, pero
siempre llevando una bella mujer distinta, la cual devolvia a la capital al has-
tiarse de ella. Antonio no tenia sosiego nunca.
Aquel dinero parecia estar maldito y en lugar de hacerle feliz le estaba per-
diendo el seso y la salud que iba dejando poco a poco entire los recovecos de
sus grandes saturnales. Buenos amigos se le acercaron para ayudarle, servir-
le, aconsejarle, pero 61 no hacia caso. A todo el mundo le tenia desconfian-
za. La familiar se interest por el Cholo y vinieron a buscarlo a Jicaral pen-
sando muy justamente en aconsejarle. Ellos no sabian de d6nde habia saca-
do Antonio toda esa plata, pero ya que la tenia, querian que ella fuera bien
emp!eada, haciendo obras ben6ficas y promoviendo obras de provecho en la
localidad.


[25 ]








Antonio los escuch6 muy desabridamente y termin6 corri6ndolos de la ca-
sa, Ileno de soberbia y pecado en una de sus constantes boleras.
Pero tanta abundancia tuvo su fin. Una noche se le present un hombre
misterioso en su propio dormitorio, y lo amonest6 para que cumpliera ciertos
requisitos que se habian planteado en el convenio y que Antonio Jaen habia
incumplido. ......
Era convenido de que la mitad de aquel fabuloso tesoro debia se? repar-
tido, dando una parte grande a los sobrevivientes de una familiar que cien-
to y pico de afios atris aquel personaje misterioso habia arruinado lleno de
avaricia, y el resto repartido entire la iglesia y las gentes mis necesitadas de
Jicaral. Y lo grave del caso es que el Cholo no s6lo habia incumplido el con-
venio, sino que estaba botando la plata en francachelas y tonterias sin hacer
nada de provecho.
Antonio debi6 escuchar aquellas quejas creyindose invulnerable, y lleno de
soberbia debi6 desafiar la c61lera del ente aquel, pues al dia siguiente los ne-
gocios del Cholo empezaron a decaer, la langosta cay6 sobre sus inmensos
sembrados, y el resto de la botija desaparecio miste-iosamente, bastando s6-
lo pocas semanas para que volviera a su situaci6n anterior.
Pero ya todo habia cambiado. Antonio Jien no se avino a la pobreza y el
trabajo que antes hacia tan conforme, ahora le era fastidioso, y aquella gen-
te que antes le estimaba ya no era igual.
La mayor pate de su gran clientele le habia abandonado y sus ventas eran
tan raquiticas, que apenas si le daban para pagar los gastos.
Cruel destino fu6 aquello para su codicia, pues tuvo que abandonar el pue-
b'o al poco tiempo. La gente decia que estaba loco. Hablaba de un gran
tesoro que habia encontrado y de un hombre misterioso que se le habia apa-
recido constantemente. Arruinado y loco, piadosamente sus familiares lo re-
cluyeron un dia de estos en el Asilo Chapui de San Jose.
Alli por cierto, lo pod6is encontrar lector, si quereis comprobar con 61 la
veracidad de esta historic.
27 de setiembre de 1952.


[26]














ESTAN VOLVIENDO A SALIR LAS SIRENAS

EN EL GOLFO DE NICOYA?

Respetuoso homenaje a don Amadeo Quir6s Blanco.
ooo 0 ooo -

El viejo pescador entr6 a la cantina y sin saludar a ninguno de sus conoci-
dos se dirigi6 directamente al mostrador. Todos nos quedamos mirindole,
porque don Cupertino Parrales no era hombre de secrets ni de enigmas, y
en cuanto al silencio, desconocia su sabidurfa.
Don Cupertino era un viejo lobo de mar que el destino dej6 varado en Pun-
tarenas, como lo pudo dejar en cualquier playa remota, en cualquier pais del
mundo . que se yo . !
Asi pues, a todos tenia que extrafiarnos su conduct, aparte de que su co-
rriente palidez aceitunada se habia tornado casi cadav6rica, haciendo mas
visible su intense emoci6n interior. El cantinero lo observe unos segundos
antes de servirle el trago de aguardiente, diciendose a si mismo: iQu6 tibu-
r6n habri asustado a este pez espada .!
Despues de varias libaciones seguidas y como mascullando una impreca-
ci6n se volvi6 a nuest:o grupo, que era el que le quedaba mis cerca, y al sen-
tarse a nuestro lado vocifer6: Canastos . estoy que no me recupero del
susto!. Vengo Ilegando del mar y todavia no me explico como Chico Pargo
y yo hemos podido llegar con bien al puerto. Ante una serial mia el salone-
ro trajo otra copa y don Cupertino qued6 asi debidamente incluido y acepta-
do en e! grupo, continuando su interrumpida conversaci6n: "Pues veran mu-
chachos lo que nos sucedi6 hace unas horas en el Golfo. Resulta que termi-
nada la iltima redada en la bocana del rio y de tomarnos un poco de cafe
del termo, veniamos con rumbo a Puntarenas a entregar la pesca al contra-
tista, cuando vamos viendo a unos centenares de metros una lancha al ga:e-
te. Con los bin6culos observamos que estaba vacia, sin gente, y nos quedamos
extrafiados.


[27]







Chico Pargo apunt6: EPor qu6 no vamos patr6n a indagar lo que pas6?. .
Como yo tambien estaba pensando en lo mismo, varii el rumbo y nos acerca-
mos al bote.
El tiempo era bueno; la brisa mantenia completamente desplegadas las ve-
las de mi embarcaci6n y en pocos minutes estuvimos a su lado abordAndolo.
Registramos, y no encontrando ning6n indicio de sus duefios, resolve remol-
carlo, para lo cual orden6 a Chico Pargo que lo amarrara a la popa y conti-
nuamos la march.
Poco habiamos andado cuando el tiempo vari6; una rifaga de viento frio
encresp6 el mar y enormes olas comenzaron a batirnos; una lluvia no muy
fuerte pero insistente nos cerraba el horizonte. La lancha que remolcibamos
se desprendi6 de la tira y se alej6 de nosotros, que ocupados en asegurar las
cosas nada podiamos hacer en aquellos moments para retenerla.
SY aquf viene lo bueno compafieros! : Todo se obscurece, la Iluvia se tor-
na en aguacero y entire los pliegues de un relimpago y otro, Chico Pargo y
yo pudimos ver a unos docientos metros, que en el bote al garete habia una
persona sentada en el asiento de popa.
Chico Pargo no es creyente. Ustedes saben que por nada y nada esti mal-
diciendo, y sin embargo lo vi santiguindose. Y yo, yo me hinqui y persigni
muchas veces, y ech6 al mar mas de una oraci6n a la Virgencita del Carmen
para que nos salviramos de aquel fantasma.
Como todos los parroquianos de la cantina "El Arp6n de Plata", conociamos a
"don Cuper" por sus exageradas mentiras, soltamos la carcajada. Pero M1 no se
amilan6 por eso. Aquel curtido marinero de la "Gaviota", esta vez no parecia
estar bromeando. Se sirvi6 otro trago y continue: Ustedes pueden reir hasta
reventar, pero aqui viene lo peor; aquella lancha parecia estar embrujada. Tu-
vimos la sensaci6n de algo siniestro, parecia que un imin nos halaba a su lado,
y asi sin poderlo evitar, hubo moments en que estuvimos a menos de cincuenta
metros de ella. Pero, saben ustedes a que se debia aquella singular atracci6n?.
Pues ciiganse de espaldas, la persona que gobernaba el timon de aquella embar-
caci6n era nada menos que una sirena....!
Una S-I-R-E-N-A-. Asi silabeado con la punta de la lengua: Una Sirena...!
Todos pegamos un salto, y vasos y botellas cayeron por el suelo. Aquello era
inaudito. Nunca ninguno de nosotros habia escuchado de nadie tan fantistico
relato. Y conseguido aquel efecto por don Cuper, continue: Figtirense ustedes
nuestra sorpresa!. Nadie ignora que las Sirenas hace mis de un siglo que no
aparecen por el Golfo de Nicoya, y al ver aquella, teniamos que pensar que era


[28 ]







una alucinaci6n de nuestra mente. Pero, n6. Ahi estaba ella como una hermosa
fantasia de un mundo irreal, alegre y sonriente. Les juro que nunca mis ojos
vieron una mujer mis linda.
Y eso se los digo yo, que he navegado por todos los sitios del planet y cru-
zado los siete mares del globo.
Ante aquel cromo me olvid6 de todo. Estaba embelesado sobre la borda de
mi lancha, cuando de pronto me acuerdo de que a veces las Sirenas suelen ena-
morarse de los marines, y aunque yo ya no soy muy joven que digamos, opti
por ocultarme. En cambio Chico Pargo casi se tira al mar en pos de equella
preciosidad. Por suerte la Sirena se di6 cuenta de todo y desprendiendose del
bote se tir6 al mar, desapareciendo de nuestra vista y dejindonos pasmados de
sorpresa y espanto.
Felizmente la tempestad amain6 y ya sin ning6n recelo continuamos la mar-
cha. Por algo les digo que las Sirenas estin volviendo a aparecer por el Golfo
de Nicoya!.
Call6 de hablar aquel hombre. Un poco fatigado y atontado por el licor inge-
rido se levant6 de su silla y dando tumbos fue a quedar acostado encima de una
banquet desvencijada.
Los demis nos quedamos en silencio. Alguien vi6 la hora, y como era muy
tarde, todos fuimos abandonando la cantina, 'umbo a nuestros hogares.

Grave y silencioso por aquellas calls solitarias, yo no hacia otra cosa que
pensar en el cuento de aquel viejo marrullero y mentiroso. Sus ultimas palabras
se repetian insistentemente en mi cerebro: "Por algo les digo que las Sirenas
estan volviendo a aparecer en el Golfo de Nicoya"...
Puntarenas, 6 de Agosto de 1957.


L291














EL CACIQUE DEL CERRITO DEL TREMEDAL

DEL AUTOR CON LA MAYOR SIMPATIA PARA EL ESTUDIANTADO
DEL COLEGIO DE SAN RAMON, TIERRA Y SEMILLA DE FECUNDIDAD
EN LAS SEMENTERAS DEL PORVENIR PATRIO.

Dentro de un claro bastante amplio de la selva agreste, que la raza aborigen
abri6 para plantar la rancheria, cabe al riachuelo vecino, esta la plaza del
pueblo. Es el mismo sitio donde por inescrutables designios de lo alto, cente-
nares de afios despues, se asentarfa la bonita ciudad de San Ram6n, que para
aquellos tiempos de la conquista y la pacificaci6n, los espafioles llamaron con
el nombre de la Doctrina de Santa Catalina de Garavito, sin duda en conside-
raci6n al sagaz e intrepido rey huetar que los combatia en lucha a muerte.
La plaza del pueblo- llamemosla asi- es una pequefia explanada en declive
de pocos grados, que sirve a la indiada para celebrar ahi sus ritos sagrados,
o para organizer y entrenar sus valientes y vigorosos flecheros en el arte de la
guerra de guerrillas conque se trabaron con el conquistador.
Pero en esta ocasi6n, en que una multitud de gentes se encuentra ahi, se
esti celebrando un acontecimiento civico- religioso de valor trascendente en
el destino de la raza aut6ctona.
En la tarima real, a la cual da sombra un gigantesco guapinol, esti el caci-
que Kabli y a su lado, guardando espacio prudent, estin sus principles: Chu-
carque,Cuvho y Choara. Ademas de la corte, estin Cobobici, Abacara, Barva y
Yoruste, que serin a su vez y dentro de muy pocas horas, los principles del
nuevo Cacique Garabee (Garavito), un indio joven, corpulento y bien pare-
cido, sobrino carnal de Kabli, Ilegado de Taras de Cartago el dia anterior para
ser designado cacique de toda la tribu del reino de occidente.
Hay, pues, reuni6n de Tlatoques (Los Supremos.... los que hablan, segin
la lengua aborigen), los que despues de deliberar tendrin que decidir de la
suerte del reino, con respect a Garavito, y la guerra que se esta librando con-
tra los Votos del Rio San Carlos y Sarapiqui.


[30]









p


El orden monirquico huetar no admit dos caciques en una sola provincial,
y cuando esto sucede, uno de los dos debe perecer. Y cuando Kabli resolviM
entregar el mando, tacitamente decret6 su muerte, pero una muerte digna y
gloriosa, envuelta en el respeto y admiraci6n de su pueblo.

No encontrindose bien de salud y si muy anciano y achacoso,, Kabli habia
enviado mensaje a su hermano el rey Guarco para que le enviara a Garavito.
Queria que asumiera el mando de sus huestes guerreras en su lucha contra
los Chorotegas allende el golfo, y contra los guatuzos en el norte. Ademas,
queria coronarlo, ya que no tenia heredero var6n, y su hija Xuala, en el orden
dinistico huetar, no podia ser cacica. Por otra pate, era apenas una nifia
de quince afios y estaba destinada para ser la sacerdotisa del Gran Espiritu,
la mis alta deidad de la tribu.

Otro asunto que perturbaba su tranquilidad era el decir de los 61timos
informes recogidos por sus espias, en los que se mencionaba un pacto de
ayuda mutua, celebrado por la cacica de los Votos con el conquistador Fran-
cisco de Marmolejo, motivo por el cual iste asumia la direcci6n de las fuerzas
de los guatuzos. Y eso era grave!.


[31]








Para tal acontecimiento, el cacique lievaba al cuel!o y como parte del pro-
tocolo, sus adornos de oro, su hermoso collar de colmillos de tigre, y en la ca-
beza un vistoso penacho de plumas, y su biculo de madera negra finisima
que le servia de cetro. Sus principles tambien vestian regiamente con la
diferencia de que el penacho que les servia de diadema, era de solo plumas
blancas.
Atris de la corte y debidamente tapada, estin las bateas de comestibles. Ahi
el riquisimo pejivalle, el plitano currar6 cocido, el fame, la yuca deliciosa,
el elote tostado y cocido; una especie de atol de maiz con quelite; el tasa-
jo de came de cerdo y venado conservado al humo. Mis alli estin las tina-
jas o totumas llenitas de chicha. A su lado las vasijas del aromitico cho.
colate. Todo en gran cantidad, pues a cada fin de acto se hace un suspense
para que nobles y plebeyos puedan comer abundantemente.
En medio de la plazuela esti la piedra de los sacrificios y al lado de ella se
ha levantado un catafa'co grande para el altar, donde el Eusekara (Sacerdo-
te) verifica al frente ciertas acrobacias de caricter religioso, y luego fuma
tirando el humo a los cuatro vientos para ahuyentar de ahi a los espiritus
malignos.
Al terminar, un grupo de hebenas simulan con sus lanzas que estin com-
batiendo un enemigo invisible. El zukia, con una serpiente arrollada al cue-
11o y otra que se le enrosca en el brazo izquierdo, entire salto y salto da unos
gritos espantosos, con cuyo acto la tribu cree que el hechicero los esti li-
brando de toda impureza.
Al concluir este rito hay un par6ntesis que lo aprovechan las gentes y los
nobles para comer y tomar algo. A continuaci6n entran a la plaza los tla-
toques a deliberar, sentindose en el suelo formando un circulo. Salta enton-
ces el Eus6kara al centro y enciende una hoguera frotando dos palos. Cuan-
do las llamas se van muriendo, con un gancho retira las brasas suficientes pa-
ra encender la pipa de la sabiduria y la lleva primero al cacique para que d6
unas chupadas. De regreso de la tarima real la pasa al joven Garabe6 y
de 6ste a los tlatoques.
Pero antes de que comiencen a deliberar, el Pregonero real, que sirve de
maestro de ceremonies, se acerca a Kabli a recibir 6rdenes y luego anuncia:
Nuestro cacique, poderoso sefior de toda la naci6n giietar de occidente, cu-
ya sabiduria le ha sido conferida en inefable goce de las deidades venturosas
y benignas, pide a sus amados suibditos silencio. El desea informarles de
cosas muy importantes en este claro dia de su reino, y de su decision irre-
vocable de retirarse del mando y .entregarlo a su sobrino Garabee, gran gue-
rrero y jefe de la raza huetar.


[32]








Al terminar, la multitud grita: Oh... Oh... Oh...!, como signo de aprobaci6n.
Entonces el cacique se levanta de su asiento; y se dirige a la gente en los
siguintes terminos: Hijos valientes de esta tierra bendita, que por
venturosos designios del Gran Espiritu, el humilde indio puede holgar sobre
estos bosques inmensos. Donde la caza y la pesca es abundancia del cielo, y
Tlaloc da la lluvia que dia las buenas cosechas; donde el maiz crece y da la
mazorca exquisite, y el cacao que se multiplica y el tabaco que hace reflexio-
nar en la pipa de la sabiduria. Y esta arboleda augusta, donde el jilguero y
todos los pajaritos entonan su canto sonoro en homenaje al Gran Espiritu, que
tambien di6 al indio gobierno sobre la mujer que le arrulla, sobre los animals
de la tierra y las aves del cielo, y tambien ideas y deseos y poder para moverse
sobre todo lo que se ve y toca. Oh... Oh... Oh...! replica la tribu. Y el monarca
sigue: Os he convocado para que seiis en saber de mi resoluci6n de abandonar
el poder. Lo entregar6 a este humilde sobrino Garabe6 aqui present, para
que asuma los deberes de Gran Jefe, y os dirija a la victoria por las artes de
la guerra, y tengais con el triunfo sobre vuestros enemigos, infinidad de lunas
de felicidad y paz y muchos esclavos que sacrificar a las deidades malignas,
para contener sus iras y sus fuerzas contrarias al goce y alegria de la raza
huetar. Oh... Oh... Oh...!
Al terminar el cacique, torna el Pregonero a pedir silencio y extiende la
mirada sobre la gente y la detiene ante una cabafia bastante disimulada por
ramas y palmas, la cual se encuentra ensamblada entire dos cercas de quelite
y jocote. Aquella mirada fue como una orden que en el acto acataron
un grupo de indios, que inmediatamente proceden a quitarlo todo y dejan al
descubierto un altar monolitico ceremonial, montado sobre un pedestal de
piedra de un metro de alto.
El sacerdote toma en sus manos una pequefia vasija que le sirve de sahume-
rio, y con ella avanza hacia el altar de los sacrificios humans, inclinandose
reverente como si tuviera al frente el idolo. A su lado, pero un paso atris de
ellos, en un grupo de doce hombres, una representaci6n de los tices y los
catapas (comunidades indfgenas extinguidas casi para la 6poca) que residian
por la cuenca del rio Barranca en la parte mas alta del curso, los cuales y los
moyaguas eran aliados de los giletares, en sus aventuras b6licas.
Infiltrandose entire las filas, corre dando saltos y gritos el zukia, acercindose
al altar, llevando siempre en el cuello la serpiente. Es el encantador de culebras
y brujo de la tribu. Al llegar al altar se hace a un lado, en tanto que el Use-
kara sube las gradas y se vuelve a la multitud. Un redoble de tambores, por
moments ensordecedor, sigue esos pasos. Luego callan y es entonces que se
escuchan las ocarinas y tras de ellas, la voz dulce y armoniosa de la oven
Xuala, la princess sacerdotisa de los ritos sagrados de la tribu. Su canto es un


[33 1









ruego a la Diosa del amor y la fertilidad, Simbolo de la Vida y la Creacion
de los huetares, para que si el nuevo rey no se fija en ella, le sea permitido
su voto de castidad como sacerdotisa de la celeste deidad.

Al concluir el canto de Xuala, el Eus6kara se pone la mascara ritual de
double tiara con cara de lagarto, y el collar de double vuelta que deja al descu-
bierto sobre su pecho un colgante suntuario de oro puro de forma de aguililla.
Estos retoques son para atraer sobre la brava raza huetar los buenos designios
del Gran Espiritu. Asi revestido, baja del altar con el sahumerio y se infiltra
dentro de las filas de los flecheros, lanceros y ocarineros hasta llegar al centro
de la plaza, donde esta el cacique, al cual envuelve en denso humo. Luego
hace lo mismo con Garavito y torna a su sitial en el altar. Xuala vuelve a
cantar, pero ahora su canto es triste y tormentoso porque lo inicia bailando
la danza de los suplicios, que s6lo se acostumbra bailar cuando va a morir
un cacique. El orden monirquico huetar no admite dos caciques en una sola
provincia, y cuando esto sucede, uno de los dos debe perecer. Y cuando Kabli
resolvi6 entregar el mando, ticitamente decret6 su muerte, pe'o una muerte
digna y gloriosa, envuelta en el respeto y admiraci6n de su pueblo.

Termina la sacerdotisa su canto y entonces la gente civil hace un claro en
forma de circulo dentro de la plaza, el cual pasa a ocuparlo Garavito, seguido
de sus principles Cobobici, Abazara, Barva y Yoruste. Atris se coloca un
s6quito de flecheros y lanceros. Cuatro hombres traen en una angarilla a
Kabli, el cual baja de su sitial y se coloca al lado del principe.
Hay curiosidad y espectaci6n popular cuando el Cacique se quita su gran
penacho de plumas de vistosos colors y lo coloca sobre la cabeza del nuevo
monarca, que tambiin se quita el suyo y lo entrega a uno de sus principles,
quien lo pasa, a otras manos. Garavito al sentir sobre su cabeza aquella pieza,
se para y lanza unos cuantos gritos que son coreados por su gente. Seguida-
mente se encamina al riachuelo, donde esta la poza del bafio ritual, y asi
vestido se mete en el agua seguido de su corte. Segundos despu6s llega el
Eusikara y tomindolo de una mano lo saca del rio. En esos instantes los fle-
cheros lanzan al cielo una descarga de dardos y al grito de hurras al nuevo
jefe, pnoceden al baile ceremonial de los guerreros, mientras los tambores
atacan con furia el pellejo de rana de sus pequefios redoblantes.

Termina el baile en lo mis ensordecedor de la fanfarria, cuando los ocari-
neros comienzan a tocar y en la cumbre de un arbol un indio toca su enorme
caracola marina.
Esto indica que los dioses estin escuchando y viendo con simpatia aquella
faena religiosa. Seguidamente el Consejo de los tlatoques se traslada cabe a


[ 34]







la piedra de los sacrificios humans, donde yace acostado el anciano rey con
los ojos mirando hacia el cielo....

Por orden del Eusikara, el Zukia se coloca al lado y despues de besarle las
manos, hace que la serpiente, que antes tenia enroscada en el brazo le clave
su colmillo al rey. Kabli mira imperturbable la muerte, y antes de perder el
conocimiento, extiende una dulce mirada a su gente como bendiciendola en
aquel instant supremo en que todo lo esti dando por la estabilidad
de su reino.

La tribu entera llora y se arrodilla cuando el cacique se retuerce del dolor.
El Zukia le exprime en la boca un algod6n que debe contener algiin calmante,
lo que le hace caer en un pesado suefio. El Eus6kara toma unas hojas de
bijagua y con dulzura se las pone encima para cubrirlo del sol. Luego, con
una cuchilla de obsidiana le abre las venas de los brazos para que salte la
sangre, la cual es recogida inmediatamente con fervor en unas totumas.

Mientras esto sucede, a cincuenta metros de ahi, un grupo de obreros indios
procede a construir los andamios de una enorme necropolis real. Se trabaja
aceleradamente y con gran presici6n por un centenar de indios cargueros, de
los que la naci6n retiene como esclavos. Son gente prisionera tomada en gue-
rras a otras tribus y a quienes en honor al muerto ilustre, se les va a dar ia
libertad, a fin de que lleven a sus palenques noticias de la grandeza y religio-
sidad de los huetares. Avanzada la noche terminal el andamiaje y se da comien-
zo al relleno. Los obreros albafiiles fabrican enormes bloques de tierra y con
ellos van formando la tumba donde descansari el grande y glorioso rey huetar.

Los mechones de semilla de higuerilla regados por todas parties, ponen con su
luz su toque 1igubre a las exequias funerarias de aquel patriarca, como si de
pronto la selva se hubiera transformado en un culto de luz al heroe, para
sentir su muerte.

Un centenar de indios pintarrajeados, casi en traje de Adin, se entregan a
cargar del riachuelo la arena necesaria para alfombrar la estancia interior,
a media de que la construcci6n va avanzando. Al siguiente dia Garavito recibe
muy temprano despues del bafio ritual de los sacerdotes, la vara de mando.
Es un bast6n con perforaciones que tiene una cabeza de felino con cuerpo
de serpiente.

Este es el 61timo acto por el cual ya queda firme en el trono del reino
huetar de occidente, pues su hermano Correque lo seri muy pronto del oriented
cuya division natural la hace el rio "Elvirilla".


[35]







Terminado el rito de la entrega del mando, Garabie dispone las exequias
para la tercera luna, a fin de dar tiempo a la conclusion de la obra, para lo
cual ha hecho una inspecci6n minuciosa.
-000-
Han pasado tres lunas. El cacique ordena la festividad, la que se celebra
pomposamente con todo el ritual debido. Kabli es depositado en la tumba con
lo mejor de sus pertenencias y algunos personajes de su siquito.
Ademis una docena de guerreros y unos cuantos esclavos que en la otra
existencia habran de ser sus sirvientes.
A un lado de su nicho se colocan sus armas y un poco de oro, y alimentos
para su viaje sin retorno. Hecho esto, el Eus6kara efectfa una series de espec-
tacu!ares juegos malabares para entretenci6n de las gentes. Garavito ordena
cerrar la gruta y un enorme terrapl6n se desplaza sobre lo pue fuera la puerta,
cubri6ndolo todo, dando lugar a la continuaci6n del relleno de aquella promi-
nencia, 'que la asombrada raza aut6ctona va viendo como se va convirtiendo
en un cerro, cabe a su rancheria, nacida entire orquideas y flores, a su albedrio.
Terminada aquella obra y concluidos todos los ritos sagrados rendidos a
Kabli, Garavito ordena la dispersion en grupos, con destiny a un nuevo asiento,
muy cerca de las llanuras del Coyoche, donde levanta de nuevo su clin, y
desde donde tanta guerra pudo dar al conquistador.
-000-
Los afios pasan; corren los tiempos y aquel cerrito que el aborigen arm6
para recorder una gesta, en una jornada de brio y coraje, que la naturaleza
perfeccion6 en el devenir de tres siglos, tom6 el nombre del "TREMEDAL".
Y cosa curiosa, a sus pies una nueva poblaci6n se asienta, y risuefia como una
nifia de quince anios, se apresta a cumplir el prop6sito de progress en que
empefi6 sus mejores afanes.
San Ram6n! Antiguo San Ram6n de los Palmares! Tierra y semilla de
fecundidad! Alma colectiva del vivir costarricense en que se apoyan dos cul-
turas: la del espiritu y la cultural de la tierra. Dios os bendiga en la pintoresca
leyenda de,! cerrito del Tremedal. Hoy mis ojos se han asomado al balc6n de
la historic, en una evocaci6n del pasado indigena huetar. Fu6 quiza un instant
de recogimiento civico. Estudiantes de San Ram6n, a vosotros va dedicado
este cuento.


[36]














YUCUCATA CANI
(LA MONTANA DE FUEGO en dialecto Chirrip6.)

"Escrito con todo gusto y especialmente para todos los Estudiantes del
Colegio de Turrialba".
-000-
Ocurri6me la quinta noche de mi llegada a las altas montafias de Chirrip6.
Fue un suceso que a pesar de los various aflos transcurridos jamis olvidare.
Por intermedio de un buen amigo de la familiar, habia adquirido unos terre-
nos abandonados, ubicados en las faldas del macizo. Me acompafiaba en esa
oportunidad, mi esposa en la inspecci6n que de los mismos estibamos haciendo,
y donde era nuestro proposito plantar la casa y las demas instalaciones de la
hacienda.
Desde hacia various meses veniamos planeando el viaje, pero siempre algo
inesperado se presentaba y el paseo de mi sefiora se quedaba para mas adelante.
Ese dia, bien lo recuerdo, un cuat-o de marzo, mi sefiora, mi sirviente de
San Jose, el vaqueano Andr6s Palmita, mi perro y yo, habiamos salido del
rancho de la finca despuis del mediodia, con el fin de conocer aquellas cum-
bres que a nosotros se nos antojaban como embrujadas.
Un poco mis de dos horas tardamos subiendo en la caminata. Desde aquella
altisima soledad contemplibamos el paisajt, extasiados hasta lo indecible. iSi
que era agresiva aquella espesura!. Sobre el fondo verde azul de la lejania,
se mostraba en toda su pujanza aquella naturaleza bravia y multiforme. El
aire enrarecido nos apretaba los pulmones con lo escaso de su oxigeno. Filadel-
fo, mi sirviente, sentia ganas de vomitar, en tanto que Maria Elena me miraba
como si fue:a la primera vez que me conocia. Tuve temor y le orden6 a Pal-
mita que regresiramos al rancho. Me sentia cansado y tambiin con niuseas.
Mis de una vez sent como si aquella mole se moviera a mis pies.
Palmita nos cont6 entonces que aquel sitio era casi desconocido para todo
el mundo. Los indios lo Ilamaban "Yucucati-Cani", que en su lengua quiere


[37]































Segfn este baile terrorifico, el zuquia y sus sobrinos estaban corriendo de
mi finca los entes malificos de la selva.

decir "Montafia de Fuego", porque vista desde el mas pr6ximo caserfo indigena,
en ciertas horas de la tarde y de la madrugada, aunque no siempre, sobre
aquel cerro donde estibamos en ese moment, se veian luminosidades que a
los aborigenes se les antojaba que eran lenguas de fuego promovidas por
entes mal6ficos.
Mi esposa estaba agitada. Tosia un poco y yo no me sentia bien. La altura
nos estaba haciendo mal. Volvi a instar al vaqueano a que regresiramos, y
sin usar las armas de fuego retornamos al rancho como pudimos, dos horas
despues.
Al Ilegar le puse el term6metro a mi sefiora y vi que tenia un grado y unos
quintos de calentura. Como todavia no contibamos con un botiquin bien
surtido, le di unos sobrecitos antipir6ticos para el dolor de cabeza, en la espe-
ranza de que le harian bien para su jaqueca, y la obligu6 a meters en la cama.


[38]








Palmita al verme en aquellos apuros, me avis6 que iba a ver al zuquia de la
tribu chirrip6, un indio viejo y de buen coraz6n que vivia a una hora de
nuestra finca. Trataria de convencerlo a fin de que viniera a ver a mi sefiora.
Este hombre era el curandero de la tribu, muy acertado, gran conocedor del
valor medicinal de muchas plants y races de la montaiia, el cual, con seguri-
dad le daria una medicine que la restableceria inmediatamente.
Confieso que en aquellos moments la idea no me pareci6 mala y acept6.
Dos horas despues retorn6. Venia con tres compafieros. Uno de ellos era el
Zuquia y los otros dos sus sobrinos, dos indios j6venes y fornidos, de mirada
profunda y enigmatica,, vestidos casi a la usanza suya. Como ya era de noche
cada uno traia un mech6n encendido y el machete fuera de cubierta.
Los hice entrar y el zuquia, que ya traia una p6cima, se sent al lado de mi
sefiora y con mi ayuda la hizo tomar. Un rato despues dormia profundamente
en su cama y yo al lado de ella.
Entre tanto, los tres indios fueron acomodados en el cuarto del sirviente, y
Palmita se acost6 en el corredor enfundado dentro de su cobija de lana y
siempre con su enorme e inseparable puro en la boca.
Desde las rendijas de mi dormitorio yo podia ver dos parties simultinea-
mente: por el sur el pabell6n donde estaban los indios y por el norte el claro
de los potreros, en los cuales pastaban unos cuantos semovientes que habia
traido recibn a la finca. Sobre el horizonte el paisaje, y con la claridad lunar el
panorama se ampliaba hasta las cumbreras de los cerros, donde apenas se divi-
saba la montafia de fuego, por la forma c6nica de la misma, ficil de distinguir.

Serian las dos de la madrugada cuando tres gritos espantosos se escucharon
dentro del enorme vacio de aquella soledad de tinieblas. La luna no habia
desaparecido, pero la espesura de las nubes la ocultaban, y en la difusa luz del
monte percibi, cercanas al yurro cantarino, tres sombras humans que al
poco fijar la mirada en ellas vi que eran nada menos que el zuquia y sus dos
sobrinos, que iniciaban en esos moments no se que ritos paganos y a cada
salto y cabriola pegaban un grito estent6reo, en el patio de la casona de palmas.
Aquello me pareci6 estramb6tico e hilarante. Me levant, me vest, apresura-
damente y bastante disgustado abri la puerta dispuesto a correrlos, pero en ese
instant se me acerc6 Palmita y adivinando mi reacci6n colerica me dijo:
No lo haga don Gilberto. Es peligroso. D6jeles que sigan su baile. En cambio
vuelva la vista al cerro y vea que bello especticulo luminoso se mira alli
en la Montaiia de Fuego.
Este rito del zuquia se debe posiblemente a eso, y seg6n este bailey terrorifico,


[39]







61 y sus sobrinos estin corriendo del rancho los entes malificos del bosque o
de la Montafia del Fuego que al regresar se vinieron con nosotros.
Alc6 la vista y vi que efectivamente en la cima del cerro puntiagudo parecia
haber una fogata que se apagaba y se encendia intermitentemente. El fen6meno
era curioso y sin meditarlo much salt al patio buscando una altura y posici6n
mejor para mirar, cuando se me acercaron los tres indios y tomindome del
brazo me instaban a bailar.
Iba a repelerlos con la fuerza de mis pufios, cuando Palmita se me acerco
y me dijo que les siguiera la corriente y bailara yo tambien. No se por que
lo hice pero lo cierto es que segundcs despues yo estaba haciendo las mismas
cabriolas y saltos y enseguida vi que Palmita y mi sirviente todo asombrado,
entraban al baile.

Los dos indios j6venes se sentian satisfechos, y mientras de sus gargantas
salian cinticos rituales en su extrafia lengua, voy viendo con el mayor asombro
que mi esposa se habia levantado de la cama, y que envuelta en su pijama de
seda entraba tambien a la pista pese a su reconocida seriedad y desden por
las cosas indigenas.
El zuquia cambi6 entonces de sonsonete y levantando la voz grit6: "Yucucati
Cani", a lo que los otros le contestaban: "Yabasiva, siva, siva, siva...
Cuanto dur6 este extrafio baile indigena. No lo s6. S61o se que al caer rendido
al suelo alguien me recogio y me di6 a tomar algo, y que al dia siguiente al
despertar, me encontraba en mi cama, y vi que mi esposa tambien estaba al
lado mio. Senti satisfacci6n y di gracias al cielo.
Pero enseguida me di cuenta de que no habia sido un suefio y me puse a
sonreir al recorder los sucesos del dia anterior y la desesperante escena en
que yo habia tornado parte.
Maria Elena creia que habia sofiado y la saqu6 de las dudas asegurindole
que ella tambien habia bailado y que lo ocurrido era todo realidad, purita
realidad. Ademis ahi estaba tambi6n mi cansancio. Me dolian las piernas,
los brazos y todo el cuerpo. Y ante tal evidencia no quedaba mis que aceptar
lo ocurrido.
De pronto llamaron a la puerta. Abri y aparecio el sirviente frente a mi,
con una bandeja en la cual estaba el desayuno de Maria Elena y el mio. Tenia
hambre y comi opiparamente.
Terminabamos de comer, cuando escuchamos la voz de Palmita, siempre
amable y con su enorme puro en la boca; venia a saludarnos. Le pregunte por


[40]








los indios y nos contest que se habian ido muy temprano, despues de cercio-
rarse de que en realidad los entes de la selva no habian podido penetrar y
quedarse en mi finca gracias a ellos y a sus remediess".
Segiin su parecer "Yabasiva, siva, siva"... (muchacha bonita, bonita, bo-
nita), que era mi mujer, habia atraido los duendes del monte. Los entes se
habian venido detris de nosotros, desde la Montafia de Fuego, pero gracias
al Zuquia y su Sabiduria, habian salido huyendo con destino a Yucucata-Cani,
y esto, gracias a los conjuros empleados, y al baile de los espantos aquella
noche.
Han pasado various afios. La finca de ayer es hoy una hacienda en bonanza,
y aunque yo estoy curado de espantos, y no creo en ellos, no dejo de agradecer
a mis amigos los indios, sus intervenciones favorables, y el valiosisimo servicio
que me hicieron aquella madrugada, al echar de mis predios aquellos inmundos
diablillos, que querian robarme mi esposa y dafiarme la finca.


[41 J















SEL ODIO ES AMOR?

Reunidos esa tarde de diciembre, frente a la mesa de tragos de aquel viejo
bar, celebrando el iltimo dia de solteria de uno de los compafieros de trabajo,
que en la mafiana del siguiente dia iba a contraer nupcias, cada cual fue
contando un pasaje de su vida o un chiste. Se trataba de alegrar mis el ambien-
te y darle un toque de amenidad a la tertulia. Eran pocos, pero al calor del
licor, el ambiente se habia hecho mis propenso a la confidencia.
Alguien not6 que Alfonso no habia contado ain su chiste o su historic y
procedi6 a instarlo. Los otros !o apoyaron y 6ste ya no tuvo otra alternative
que acceder. Para comenzar empez6 diciendo que al rev6s de sus compafieros,
su relato era aut6ntico, y se referia a un pasaje de su propia vid!a, que cobraba
actualidad y que era de gran valor para celebrar el grann moment" que se
avecinaba para Jaime.
Todos pusieron atenci6n y Alfonso comenz6 su historic asi: "Habiendo mis
padres adquirido una casita por compra al credito, en unos de los barrios mis 1
alejados de !a capital, tuvimos que abandonar nuestra vivienda mis conforta-
b!_ y bonita que ocuipabamos en el propio centro. Mi hermano y yo estibamos
muy tristes, porque ello nos alejaba much del colegio, y si residiendo cerca,
continuamente llegibamos tarde, era de presumir que la lejania en lo future
nos obligaria a tener que levantarnos mis temprano y eso nos hacia sentirnos
desgraciados.
Pero este estado de inimo no me dur6 much, porque al lado del vecindario
tuve la fortune de tratar una preciosa chica, de poco mis o menos de mi
misma edad de la cual me hice novio despubs. Novio a escondidas porque mis
padres no me permitian relaciones amorosas, interesados en que nada llegara
a perturbar mis studios. Especialmente, papi cifraba grandes esperanzas en
mi y a decir de el, queria protegerse de mi mismo. Yo no entendia, pero de
natural d6cil y buen estudiante, en realidad aquella prohibici6n no me daba
frio ni calor.
Sin embargo, aquel romance termin6 inesperadamente: Para mi mala estre-


[42]







lla he aqui que una tarde la vi resbalar frente a su casa, al tratar de saltar
sobre una excavacion que se habia hecho para escoger las aguas sucias de la
barriada, y yo me rei al verla caer y salir del hoyo toda sucia y con el
rostro Ileno de barro.
Al darse cuenta, y herida en su amor propio, desde ese dia no tuvo otro
prop6sito que evadir mi persona. Al principio aquello no me import much;
tambi6n yo a escondidas tenia otra novia que era una compaiiera de clase,
pero cuando su evasi6n se prolong, vi que esa muchacha me interesaba mas
de la cuenta y trati de hablarle. Pero no pude lograrlo. Hibilmente se esca-
paba y si era del caso, cuando inadvertidamente la atrapaba al doblar una
esquina, me insultaba y un dia hasta llam6 la policia para defenders de mis
acechanzas.
Cierta vez me dijo mi hermano que Magdalena y su familiar se habian
ausentado del barrio. Dos camiones habian acomodado sus muebles y sus chun-
ches y no volvi a saber de ella.
Los dias pasaron, tambi6n los afios. Mi padre muri6 y tuve que descon-
tinuar mis studios para seguir un oficio que me permitiera ganar sueldo
mientras lo aprendiera, a fin de hacerle frente a los gastos del hogar y al
pago de los abonos de la casa adquirida para nosotros por papA. De esta
manera aprendi el oficio de ebanisteria, con un familiar de mi padre, logrando
en pocos meses dominar mi profesion, y reponer en poco tiempo la ausencia
econ6mica de mi padre. De ese taller en pequefio paseo a uno grande, de mis
movimiento a fin de ganar mis. Y en l61 hubiera echado raic.s, pero aconteci6
que una tarde vi llegar a la oficina del duefio una muchacha que se daba
much aire a Magdalena, la que llegaba a ocupar el puesto de cajera a cargo
de la contabilidad. Gratamente sorprendido al notar que era mi antigua amiga,
pas6 a saludarla, donde fui objeto del desprecio de la chica, que seguia guar-
dindome rencor. Salf de la oficina apenado y haciendome el prop6sito de no
volver a dirigirle la palabra nunca. Pero eso en una empresa es impossible.
Ademis, la muchacha se daba mafia para que yo la viera dejindose galantear
de todo el que Ilegaba al negocio, y este sufrir constant me desesper6 y un
dia no volvi al trabajo.
Disfrutaba de alguna paz y tranquilidad, pero sin olvidarla, cuando he aqui
que la vuelvo a encontrar trabajando en la misma casa mueblera donde yo
habia conseguido un contrato. Procure mantenerme alejado. Magdalena conti-
nu6 su fatal jueguecito, adivinando quiza que yo seguia queri6ndola. Pero no
par6 ahi la cosa, una tarde por una cosa baladi me formula un pleito y el
patron me despidi6.
Yo, como 6nica respuesta la volvi a ver y me alej6.


[43]







Pocos dias despu4s consegui trabajo en otra fibrica de muebles y hasta
ahi lleg6 su persecusi6n. Ella le llevaba los libros a esa otra casa. Llevada de
su enemistad, se las arregl6 de tal manera, para que yo fuera despedido.
Tampoco en aquella vez le di el gusto de protestar. Me retire de ahi sin decir
nada. Por dentro yo sabia que dado su indole vengativa esto le exaspe-
raba, ya que en r.alidad aquella mujer, solo deseaba verme humillado. Me
pas6 a otro taller y segui trabajando, tratando de olvidarla y olvidar su enco-
nada persecusi6n.
Y lo habria conseguido d- no haber ocurrido lo siguiente: Invitado a un
baile de un club deportivo del cual era socio, ahi la encontr6 entire el numero-
so grupo de invitados acompafiada de su madre, y de un individuo que parecia
ser su novio. Estaba de lo mas encantadora dentro de sus veintitres afios.
Lucia un traje tipico y elegant para bailar, era impossible dejar de mirarla.
A media noche alguien lanz6 la idea de elegir una reina de la fiesta con el
voto de todos los caballeros y desde el sitial de los misicos se nos orden6
arrimarnos a la baranda haciendo filas despejando el sal6n. Se hizo la elecci6n
por eliminatoria y de uiltima fue quedando ella y una nifia de unos diez ocho
afios que esa noche debutaba y estaba de lo mis bonita.
Como yo estaba colocado en la fila al concluir la cola, mi voto se hizo
notorio por cuanto, habiendb empate, casualmente a mi me tocaba resolver
Ia elecci6n. Se hizo silencio y el maestro de ceremonies dijo por el magnavoz,
que dado mi posici6n estrat6gica, y si no queria, no estaba obligado a dar mi
voto, que en tal caso habrian dos reinas.
Unos gritaron y otros chillaron inconformes. Yo tenia pensado dare mi voto
a ella, pero pedi antes que la reina electa por mi voto se obligara a bailar un
tango conmigo. El maestro de ceremonies hizo piblico mi deseo y mientras
una aceptaba, vi que Magdalena hacia un gesto de desaprobacion. Herido en
mi amor propio le di inmediatamente mi voto a la otra sfilorita.
De acuerdo con el convenio la sefiorita electa se acerc6 a mi y yo la tome
del brazo.
Bailamos el tango que yo queria, y debi lucirme, porque al terminar la
pieza la gente me hacia barra y me vivaba. Inadvertidamente volvi a mirar
a! sitio done estaba ella y la vi levantarse con su madre y el tipo aquel
para salir del sal6n. Entonces senti gran desiluci6n.
Me reproche mentalmente mi acto de venganza. La habia vencido. Por primera
vez, era ella la que abandonaba el campo y sin embargo no me sentia feliz.
Dentro de aquel duelo sistematico en silencio, la ultima batalla la habia
ganado y6. Se habia corrido, y sufriendo en su orgullo. Pero yo la amaba
locamente y sentia gran remordimiento. Sin saber porque baje las escaleras y


[44]







sali a la calle en el precise moment en que ella ponia su pie en el estribo
del carro.
Me acerqui a la v.entanilla del autom6vil y tartamudeando atropelladamente
mis palabras, comenc6 a disculparme. Me volvi6 a ver con arrogancia y con
altaneria me Ilam6 imbecil.
Debi6 ser muy grotesca mi situacion porque el individuo que la acompafiaba,
que ain permanecia sin meters al carro, no pudo aguantar su risa y se car-
caje6 en mis narices. Irreflexiblemente y cambiando mi estupidez por la violen-
cia, le pegu6 un pufietazo. Su reaccion fue inmediata, viniendose encima con
una descarga imparable de golpes que dieron en tierra conmigo. Uno de sus
golpes me arroj6 contra el pavimento, y ya sea porque estaba muy ebrio o por
la fortaleza de aquel hombre, el caso es que no me volvi a levantar. Mi her-
mano lleg6 al final de la pelea y vi6ndome en el suelo y muy maltratado
me traslad6 al hospital.

Al volver en mi, vi una sombra que se me acercaba hasta llegar a tomarme
una mano y que llorosa me pedia perd6n. Muy aturdido para comprender,
cref al principio que era mi madre, pero a media de que se iba despejando
mi cabeza mire con asombro de que se trataba de Magdalena.
Cuando me vi6 caer en la calle, pens6 que me habian matado y apenas
lleg6 a su casa telefone6 al hospital, donde supo que auin no habia vuelto
en mi y acongojada me vino a ver.
Ahora estaba ahi toda llorosa creyendose culpable de mi muerte. Mi hermano
me cerro maliciosamente un ojo, sonriendose mefistofelicamente. A media
me di cuenta de lo que queria darme a entender y fingi otro desfallecimiento.

Y vean ustedes, amigos mios lo que son las mujeres. Inmediatamente vi una
mujer distinta de la tigresa, anterior. La nueva Magdalena me susurraba en
los oidos dulces palabras de amor y me pedia perd6n. Te ruego Alfonsito que
no te muras, me decia llena de ternura. Ya veris como sere una mujer distinta!
Si yo siempre te he querido. Te odiaba adorandote. Infortunadamente aquella
miisica celestial para mi termin6 abruptamente. En ese instant lleg6 el doctor
y tomindome del brazo me levant de la cama diciendome: "Ya puede irse
amigo. Afuera lo esperan. "Al oir al medico expresarse asi, sali6 huyendo del
cuarto violentamente toda brava, y convertida nuevamente en la mujer altanera
de antaiio. Mi hermano me ayud6 a dar los primeros pasos y un poco recon-
fortado por un buen trago de licor, sali en pos de la muchacha. La alcanc=
franqueando la salida. Me volvio a ver, pero ya en sus ojos no existia aquella
llama de odio.


[45]







Su viejo rencor habia desaparecido y toda conmovida ante la presunci6n
de que me pudiera morir, aquella dama habia cambiado. La tome en mis brazos
y por primera vez en mi vida le bes, los labios con respetuosa ternura y luego
en la frente. Mi hermano y mi madre ya habian llegado y en presencia die ellos
le pedi que fuera mi esposa. Segundos despuis Ilegaba mi future suegra
sonriindose y diciendo: "Yo sabia que estos muchachos terminarian casindose.
Se han odiado bastante, han peleado bastante, como para que yo no supiera
que terminarian queriendose much.
Y.....esa mujer que tanto me odi6 de soltera, es hoy, desde hace siete
afios, la madre de mis hijos y la esposa mis buena de la tierra.


[46]














EL HOMBRE QUE VENDIO SU ALMA AL

DIABLO

Entre Cartago y Paraiso, se encuentra el pequeiio pueblecito de EL YAZ.
En realidad es un pintoresco caserio del agro costarricense, donde la paz y
el trabajo son el himno corriente que se canta un dia si y otro tambiin entire
sus habitantes.
En cierta ocasi6n en que me vi obligado a pernoctar alli en la casa de un
viejo conocido, tuve la grata oportunidad de escuchar el siguiente cuento de
camino, que por lo raro se me qued6 clavado en la mente entire el rosario
de mis recuerdos. El cuento comienza asi:
Cargado de deudas y de trampas Emeterio Molinari se lamentaba un dia de
su mala suerte. Habia trabajado mis de veinticinco afios como un buey, aguan-
tado hambres, aguantado miserias y al cumplir sus cuarenta afios, despuis
de una vida perra, o una perra vida, todavia no se explicaba como habia hecho
para retener ai6n aquel modesto rancho, y aquellas parcelas que en deplorables
condiciones, apenas si le daban para comer.
Al lado suyo, con tierras igualmente parecidas, 61 habia visto en cambio
como don Toribio Rojas, habia ido levantando su heredad hasta el punto de
que fuera uno de los mis ricos gamonales de la region, con una mujer
guapa y con tres hermosos muchachos que hacian la alegria del hogar.
Unos nacen con estrellas y otros nacen estrellados. El habia nacido estre-
llado y su signo era el vivir siempre entrampado y ganando escasamente para
comer. Precisamente esta circunstancia era lo que le fhabia obligado a re-
nunciar al matrimonio. i C6mo podria un hombre tan pobre mantener a
una mujer!.
Pues bien, ese dia, mejor dicho esa tarde desgraciada, porque fu6 una tar-
de en que preso de rabia y de rencor contra su infortunado signo, fue que
l1eg6 en sus imprecaciones y blasfemias hasta llamar al mismo diablo, para
que lo ayudara a salir de su triste condicibn.


[47 ]











.:, ..-. -













...No hermano, y veng ayudarle. Yo vengo a salvarlo. Yo ser s benefactor















iPlata!.. Plata... Plata, decia, aunque sea en la form que sea!.
48-
,, ...-. . -, ,. : .. ...
.- o :....:. ;:-: .1 .












... . .. - : .









... No hermano, yo vengo ayudarle. .Yo ser su benefactor

Plata!.. Plata... Plata, decia, aunque sea en la form que sea!.
Venga el dinero que me saque de esta vida desgraciada. Yo ya no resist
ras este signo condenado!. Y Emeterio lloriqueando como un -no y dando
golpes en las paredes de su destartalada vivienda, todavia prorrumpia : Pla-


[48]








ta... Plata... Plata, aunque sea en la forma que sea! Que venga, aun-
que sea el diablo quien me la traiga! El pobre senior cay6 de rodillas rendi-
do por la inmensa pena que le amargaba la existencia, y da unos pasos hacia
su cama cuando oye que tocan la puerta. Indeciso, porque a 61 nadie le
busca sino es para cobrarle, no se atreve ni a hacer ruido. Vuelven a to-
car, esta vez mis fuerte y don Emeterio se seca las ligrimas con un viejo
camis6n de dormir, que tenia tendido en un alambre frente a la cama, y se
decide a abrir. Frente a 61 hay un senior elegantemente vestido con traje de
montar a caballo, el cual le pregunta que si alli vive Emeterio Molinari. Ex-
trafiado iba a responderle que no, cuando aquel hombre empuja la puer-
ta y sin ninguna invilacion del duefio, entra y se sienta en uno de los ban-
quitos de madera, como si de antemano hubiera conocido la disposici6n de
los aposentos de la casa.
Intrigado Emeterio le pregunta al intruso el motivo de la visit, a lo que
este le responded: He venido porque de aqui me han liamado con urgencia.
Mas intrigado todavia el campesino hace un gesto de incredulidad y se rie
estentoreamente como loco. e Posiblemente Ud. es un abogado, o uno d6
mis acreedores que viene a notificarme que me va a quitar el rancho?.
Con toda parsimonia y envolviindolo en una mirada profunda, el otro
le contest: No hermano, yo vengo a ayudarle. Yo vengo a salvarlo. Yo
ser6 su benefactor. El senior Molinari se queda perplejo, pero recobrandose
le dice: No recuerdo conocerlo a Ud. para que me llame su hermano. Mis
padres nunca me hablaron al morir de otro hermano ni de ningun pariente.
Yo creo que Ud. esta en un error, y estoy seguro que de esta casa a Ud. na-
die le ha llamado.
"El otro" le responded que si. Que no hace much rato e1 mismo lo ha-
bia invitado a venir.
Calla Emeterio y al recorder sus blasfemias e imprecaciones anteriores, siente
como un escalofrio de muerte que le corre por todo el espinazo, y tartamu-
deando le pide que le di su nombre. El otro no evade la pregunta y le dice
que se llama Luzbel. El campesino, que apenas tiene una lejana idea de lo
que quiere decir esa palabra, insisted en saberlo, y entonces el intruso entra en
explicaciones informandole de que Luzbel es el nombre gen6rico de Satanis. Y
agrega que si el no tiene interns en su ayuda que se va.
Por unos instantes aquel hombre atormentado por sus miserias estuvo a
punto de dejarlo ir, pero al recorder su vida infecunda y pr6diga en infortunios
resuelve jugarse el alma, y entire aquel hombre y aquel ente diab6lico se
realize el espantoso convenio, mediante el cual satanas haria de don Emeterio
Molinari, un hombre riquisimo, le llenaria de honors y de todo el poder que
su ambici6n le pidiera, siempre que al morir le dejara el alma.


[49]







Al dia siguiente se despert6 temprano, y 01, que por falta de medios ni
siquiera habia podido arar sus tierras, vio con el mayor asombro que en
estas crecian fortachonas y erectas las matas de los cultivos de mis rendimien-
to en !a region. Dio unos pasos hacia la cerca y al volverse vio que al pobre
rancho le habian dado una manita de pintura.

Qued6 asombrado y satisfecho de que don Luzbel le estuviera cumpliendo.
Volvi6 a su rancho para encender el fuego y recolar un poquito de cafe del
qu2 le quedaba de !a semana anterior, cuando escuch6 unos golpecitos en la
puerta... Abri6 y volvi6 a quedar extrafiado, frente a 61 estaba otra vez el
"otro", ofreciindole un buen cigarrillo extranjero. Lo pas6 adelante amisto-
samente, y al inquirir por el motivo de la segunda visit, Satanis le present6
el pliego que debia firmar.
Como no tenia pluma ni lapiz con que hacerlo, el otro sac6 un punz6n,
le tom6 un brazo y como quien pone una inyecci6n, busc6 una vena y de alli
sac6 unas gotas de sangre con las que Emeterio firm inmediatamente
el document fatidico.
Al conc!uir su trabajo Emeterio le pregunt6 a su Amigoo" que cuantos afios
tendria ain de vida terrena, y 6ste le contest que cerca de veinticinco, pero
que en esos veinticinco anios iba a gozar con largueza de todas las satisfaccio-
nes que el mundo terreno puede darle a un hombre, y desapareci6.

Como a los tres dias resolvi6 ir al Yaz, y aquellas gentes, que por lo pobre
que era, nunca antes jams lo saludaron le rendian el sombrero. En el pueblo
se habia sabido que don Emeterio se habia sacado el premio mayor de la
loteria, que sus planes eran hacer una hermosa y linda casa de campo; y una
comisi6n de vecinos importantes le estaban preparando un agasajo politico
con el fin de lanzar su nombre para una candidatura de diputado, por la
provincia de Cartago.
Pas6 por la pulperia para darle unas excusas al duefio por la cuenta enorme
que habia dejado en descubierto desde el afio pasado, y al entrar, el pulpero
sali6 emocionado a recibirlo y a decidrle que no se preocupara por la deuda,
que la pagara cuando quisiera y que se sentiria muy honrado si todavia
quisiera lievar mis.
Antiguos conocidos que antes rehuian su presencia se le acercaron a for-
marle barra y a lamentar que sus salidas fueran tan de tarde en tarde.
iTanta hipocresia! Se decia asi mismo, pero gozaba y se sentia satisfecho
de ser tornado en cuenta por todo mundo. Record a su antigua novia, una
encantadora y virtuosa sefiorita de la localidad, cuyos padres !e prohibieron


[ 50]







que siguiera atendiindolo, y pas6 por la escuela donde ella trabajaba de
maestra. Gabrielita, que nunca se hubiera atrevido a desafiar a sus padres,
hablindole, sali6 un instant del aula para saludarlo. Pero su asombro
Ileg6 al co!mo, cuando vio venir a los padres de la muchacha y pararse regoci-
jados con 61 a saludarlo y a llamarlo su future yerno.
Convenciod de la buena fe de "don Luzbel", dej6 el pueblo y se fue a su
casa. pero alli le esperaban otras sorpresas: Cerca de veinticinco trabajadores
y un Maestro de Obras le estaban construyendo un edificio modern para
vivienda, en tanto que un senior que se decia Delegado de un Banco, venia a
notificarle que su cuenta corriente estaba aumentada con un mill6n de colones
que acababa de sacar en la loteria de navidad, y que ellos habian cobrado,
y venia a entregarle los comprobantes. Las gentes que curioseaban por
ahi, no cabian de gozo y entire hurras y fiesta, el antiguo campesino pas6
a ser uno de los pocos potentados de toda la region.
Pidi6 permiso al "hermano", para casarse con Gabrielita y 6ste se 1o concedi6,
siempre que no fuera por la iglesia, y como los padres no se opusieron, el
matrimonio se celebr6 por to civil, el mismo dia en que le entregaron la
casa ya terminada.
En su hogar todo era felicidad. Las cosechas se daban mejor que en mninguna
parte. Parecia cosa del diablo!. El dinero entraba a manos lienas. Ninguin
negocio le salia mal y las enfermedades eran casi desconocidas entire los suyos.
Y asi iban pasando los afios y los afios, hasta que un dia uno de los nifios
que estudiaba en Cartago, dijo que su vocacion era la del sacerdocio. Escuchar
don Emeterio aquello y gritar colerico que no, fueron una sola cosa. Gabrielita
llorando logr6 calmarlo, pero desde ese moment el ya no fue feliz. Tarde de
esa noche se levant6 y se fue al cuarto donde tenia el santuario del "negrito"
y le pidi6 consejo. Luzbel se le apareci6 al instant diciindole que no accediera
y con la misma desapareci6, dejindolo todavia mis amargado. Invent6 un
viaje al exterior y lo efectu6 Ilevandose consigo a sus tres hijos y su mujer.
Queria descansar se sentia un poco viejo. Pero ya habia comenzado su des-
censo. Sac6 cuentas y con asombro vio que solo le faltaban dos afios de vida
y se sinti6 indispuesto. i Que pronto se le habian ido aquellos anios de feli-
cidad.... j Qu6 no habia hecho! Bailado, mujereado, jugado a las cartas, habia
probado todos los licores y llegado a todas las obsenidades y licencias fuera de
la ley, que el mundo modern permit a !os bienaventurados del dinero.
En Cartago tenia una magnifica residencia. En Puntarenas su yate de pesca.
En la capital un chalet. En Guanacaste una hermosa hacienda de ganado.
Entre Lim6n y Siquirres una hacienda de cacao.
Era un hombre poderoso que tenia grandes propiedades. Ademis era un
hombre de gran influencia political, dos veces habia ido al Congreso teniendo


[51 ]








acertadas actuaciones, y no habia sido ministry porque no se le habia
ocurrido.
Pero no hay plazo que no se venza, ni pecado que no se pague. i Y a que
elevado precio tuvo que pagar!. El diablo tiene su sabiduria y sabe que una
persona feliz, no puede maldecir, y he aquf que don Emeterio tiene en uno de
los grandes y lujosos centros sociales, una enorme plrdida al pocker en la que
se jug6 a falta de fondos en su mano, su Yate de Puntarenas y su hacienda
de cacao en Limon.
Al dia siguiente que lleg6 a su casa encontr6 a su mujer desconsolada ante
la gravedad de uno de los muchachos, que habia estado estudiando medicine
en Bllgica y habia venido en vacaciones. Pocas 'horas dLespus conoci6 la
noticia de que el banco donde tenfa todo su dep6sito en los Estados Unidos
habia quebrado. Aquello era terrible, en menos de tres dias su fabulosa fortune
apenas si Ilegaria al medio mill6n. Record su pacto con el diablo y salio a una
finca de su propiedad a buscar a Luzbel en lo mis espeso de la marafia,
donde nadie se diera cuenta de lo que iba hacer. Ya entire el monte y despuis
de despedir al pe6n, invoc6 las fuerzas del mal y llorando de amargura y gran
desolaci6n spiritual esper6, y cuando este se present le pidi6 clemencia.
i Clemencia decis vos! Y una carcajada sieniestra que debi6 escucharse con
horror por todos !os recovecos de la selva, fueron la respuesta que obtuvo el
pobre y desorientado campesino. Y el diablo continue: hemos hecho un trato
y tenemos que cumplirlo; el plazo venci6 antier y ya ves que te he dado tres
dias mis de vida. De no ser tu esposa y tu hijo el clerigo que han rezado
por ti hasta amargarme la existencia, ya no tendrias ni un cinco. Nosotros no
hablamos de dejar herencia si es eso lo que te preocupa. Ve a aquel hermoso
arbusto, alli hay una soga, corre y cuelgate de ella que desde hace much
rato ya debia estar con tu alma en el infierno. Te he servido y me has servido.
Con sus pasos contados y cabisbajos don Emeterio se llego al arbol y se
colg6 de aquella soga del demonio, avenido a su destino miserable. Tres
vuelcos y qued6 en suspense con la lengua fuera y los ojos fuera de las
6rbitas. Un nauseabundo olor a azufre y a carburo casi matan de asfixia a
cuantos animals y avechuchos se encontraban por alli cerca.
La gente de por aquellos lados cuando fueron en su busca al monte, asi
lo encontraron, y nadie se explicaba como aquel hombre excesivamente rico
y aparentemente feliz se podria haber alhorcado. Tampoco atinaban el motivo
por el cual el cadiver estaba carbonizado y oloroso a azufre.
iParecia cosa del diablo!.


[52]














EL BRAMADERO DEL DIABLO

iNo solo el Ilano esti Ileno de leyendas y tradiciones, mi amigo..! Sentenci6
con viveza aquel anciano caminante, en su conversaci6n conmigo sobre el
folklore guanacasteco. Di6 unas chupadas a su pipa y continue: jSi senior, no
solo el llano esti poblado de leyendas en esta tierra mia. Alli en la altura,
en la abrupta cerrania de donde vengo, la tradici6n y la leyenda viajan a la
polca de los caminantes como el moral o las alforjas, o ya se vuelve eco que
recorre los espacios llenos de ventisqueros de las faldas del Orosi y del Rincon
de la Vieja, como se llaman esos volcanes donde el Dios de los vientos parece
tener su guarida.
Hizo otra pausa para dar otra chupada, y mientras tira el humo sobre el
hombro derecho yo lo observo. Su aspect es saludable y simpitico. Viste
chaqueta azul de mezclilla y pantalones de dril descolorido. Su ropa esta salpi-
cada por el barro recogido en el camino.
Descansa de su larga caminata en uno de los asientos del parque de la ciudad
de Liberia. A su lado yace en el suelo un saco de gangoche, donde es de
suponer que el guard sus pertenencias.
Encima del bulto tiene su sombrero de palma, y echado a sus pies un perra-
zo faldero semi adormecido y remolon, que abre los ojos de cuando en cuando
y sacude la cabeza para espantar las moscas que a veces se le paran en la nariz
Como la conversaci6n se alarga, me invita a sentarme a su lado y !o com-
plazco. Inmediatamente toma la palabra y continue: Voy a relatarle la historic
del Bramadero del Diablo, cuya conceja, estando muy nifio yo, se la escuchi a
mi padre. Con este nombre llaman los nativos de por aquellos lados una her-
mosa formaci6n de piedra que sembrada como un poste, fuerte y enhiesto,
desafia airosamente de tiempo inmemorial, los constantes huracanes que abaten
aquellas faldas y sinuosidades pedregosas del Orosi.
Cuando las haciendas ganaderas die la contornada se adormecen bajo el
hedizo de los ultimos rayos del sol, y la noche se tiende grave sobre el pano-


[ 53]







rama de luz y colo:-, los campistos acostumbran hacer un fog6n cercano a ia
casona de adobes del mandador, y alli en plitica general se comentan los suce-
sos del dia, o ya se narran en la tertulia espeluznantes leyendas de apar.cidos
y demonios. En otras ocasiones se ameniza la reunion con la guitarra que toca
el mozo garrido y fuerte, al compis de una canci6n de amor. Canci6n que como
un lamento tierno de la altura, se vuelve brisa suave y acariciadora por todos
los confines, y se llega hasta las reses que como sombras movedisas se desdi-
bujan entire la insensible neblina que envuelve el paisaje agreste.
En una de estas haciendas, que por muchos afios perteneciera a un viejo
soldado del 56, don Inocente Barrios, quedaron muchos afios de mi juventud
batalladora y sin suerte. Entre esos riscos y escondrijos a veces verdes pero
esteriies, quedaron jirones de mi vida... Y alli, muchas veces, contempt absor-
to sobre mi caballo, en la profundidad de aquellos potreros, esa piedra embru-
jada, que la fantasia de las gentes tiene como un tab6 maldito, y la pueblan
de leyendas que con el tiempo se tornan tradici6n en los labios de los viejos.
Es dicho de algunos sabaneros que nadie puede quitar de su sitio la enorme
soga que abraza como un cintur6n de hierro la mole legendaria.
Viejos campistos que la edad dej6 fuera de servicio, pero que viven en la ha-
cienda, aseguran que Dios libre de todo lo que le puede pasar, al curioso que se
atreva a desatarla, porque la maldicion que pesa sobre "Chicojocotes" le
puede caer encima, y ademis, la soga vuelve al sitio sin que nadie sepa como.
Verdad o mentira, la piedra parece embrujada, y su historic es la siguiente:
Diz que por aquellos tiempos en que la Hacienda pertenecia a don Inocente,
fue mandador de la misma un tirano y mal hablado a quien las gentes habian
apodado Chicojocotes", asi junto. Este fulano era hijo de la cocinera, una
alma buena y generosa que era una madre para todo mundo, y a quien la
peonada respetaba much.
Sin embargo, no gozaba el hijo de este aprecio entire las gentes, debido a su
mal caricter y a sus brabuconadas de mat6n. Esta circunstancia hacia sufrir
a la anciana que yacia sola y desamparada recogida en su cuarto debido a una
par.lisis en una pierna.
En cierta ocasi6n sucedi6 que la enferma empeor6 y le pidi6 al hijo que
la Ilevara al hospital de Liberia y este desnaturalizado se neg6.
Otros quisieron llevarla y el maldito lo prohibit, falleciendo la anciana ante
la consternaci6n general, despues de ser asistida por el "guacho" de la hacienda
y los pocos peones que ese dia se encontraban de servicio en los patios. Pero
lo mis grave de esto fue que la viejecita, irritada por la conduct y el abandon
del hijo en sus 61timos instantes, profiri6 la siguiente maldici6n: "Hijo p6rfido.
i Maldito s6as! Detris de un toro acabaris tu vida abandonado de todos.


[54]







Y cuando esto acontezca, tu soga apareceri cefiida al bramadero de piedra
para que nadie la pueda volver a ocupar jamis."

Al escuchar la maldici6n todos se santiguaron y quisieron hacerle ver la
gravedad de sus palabras, pero ya la anciana habia perdido el uso de la raz6n
muriendo en el acto.
Pasaron los dias, como pasa todo en esta vida. Ya se habian olvidado
aquellos graves sucesos, cuando di6 en aparecer por los encierros de la Hacien-
da un hermoso toro rojinegro, que viniendo del monte, solia meters entire
el ganado y lo hacia saltar sobre la tranquera y salir en desbandada por los
potreros.
Aquello era ins61ito. Parecia cosa del diablo. Tardaba aquel novillo en
aparecer dentro de los cercos, para que los animals se insolentaran y comen-
zaran a bramar.
Mi padre me contaba que nunca antes se habia visto un bicho asi y todos
le tenian miedo. Los sabaneros decian que era un novillo muy astuto.
Y cosa curiosa, siempre se les perdia de vista por los sitios aledafios al Bra-
madero de piedra en el confin de los potreros, donde parecia tener su "recur-
tidero".
Los campistos mis diestros perdian su rastro y perdian muchas sogas
cuando por casualidad lograban atraparle el testuz, llegando a constituir un
reto silencioso, que Chicojocotes, por ser el mandador, se vi6, obligado a reco-
ger de aquella bestia feroz. Pidi6 a sus hombres una buena soga, fuerte y larga
y que le prepararan una cabalgadura para el caso de que tuviera que salir en
su persecusi6n, y asi se hizo.
Lleg6 el instant supremo. Avisado oportunamente Chicojocotes, se mete
entire las reses dentro del corral con la soga bien disputsta, pero al tirarla,
otros animals se interponen y el rojinegro salta veloz por donde pudo. Asi las
cosas el mandador monta sobre su cabalgadura detras del novuilo, que al verse
perseguido salta hibilmente todos los alambres de potyero en potrero, tomando
a campo traviesa donde la grama y los parrasales podian hacer dificil la cace-
ria o aparejarse a Ml.

Pero el mandador no se desespera y le sigue muy de cerca, y ya casi lo
"pechoneaba" por el recodo de una loma, cuando desaparece de la vista de
todos los curiosos el patitico especticulo que desde el corredor del segundo
piso habian estado contemplando de la Hacienda.
Una llovisna interpone un signo de interrogacion en el resultado de aquella


[55]








faena, obligindolos a meters a la casa. Pero de pronto se vuelven a ver
asustados. Por una asociaci6n de ideas, todos habian pensado en cadena si
aquel bicho no estaria haciendo de instrument para que la maldici6n materna
tuviera asi su mis cabal cumplimiento. Y con solo pensarlo, hombres, mujeres
y niiios se santiguaron de temor. Unos peones bajaron a preparar sus caballos
a fin de ir a buscarlo. Pero la Iluvia se habia tornado en un fenomenal agua-
cero y un poco de neblina impedia ir en busca de Chicojocotes, y prefirieron
esperar.
Al siguiente dia no apareci6 y ya entonces los hombres se fueron a buscarlo
a pesar de que el mal tiempo persistia. Por la tarde regresaron desalentados sin
haber visto siquiera sus huellas.
Al tercer dia retornaron al campo. El temporal estaba en lo mejor y el viento
"chiflaba" en los a'eros haciendo crujir hasta los cimientos de la casona
cuando regresaron sin poder encontrarlo.
Con la noticia las muje:'es comenzaron a rezar y a encomendar su alma a
Dios. Tambien se recordaba que precisamente en ese dia se cumplian dos afios
de la muerte de la ancianita y de su maldici6n y ya no les cupo duda de
que se estaba cumpliendo. Terminaban de rezar cuando un golpe fuerte en la
puerta, los vino a sacar del mundo de conjeturas en que estaban. Abrieron y
ante sus ojos apareci6 el mandador demacrado y balbuciente, con los ojos
saltados por el espanto.
Lo recogieron y lo llevaron a su cama, donde muri6 a los pocos minutes.
Pero en la cama se le oy6 decir: Vayan por 6l. Quedo lazado al bramadero de
piedra...
Despues de sepultado el cadaver dos peones fueron a recoger el novillo y no
lo encontraron.
La soga del mandador estaba sujeta al pedr6n, pero no se atrevieron a
soltarla. Y alli esti todavia, y este es el motivo por el cual la piedra lleva el
nombre de El Bramadero del Diablo.


[ 56]














MATANZA EN EL MINERAL DE ABANGARES

Lo encontre en la sala de enfermos incurables del Hospital de Puntarenas,
con una pierna que manejaba casi arrastras. Varios aiios hacia, que el pobre
vivia de hospital en hospital, y del asilo de ancianos en Cartago, fue devuel-
to al puerto, al comprobarse que don Gregorio o don Goyito, como le gusta-
ba que lo llamaran, no resistia el clima frio. Nos tenian a la mayoria- decia 6l-
titiritando constantemente y s6lo en la cama, bien arropados, podiamos resistir
aquello que se nos calaba hasta los huesos y con las plants de los pies siem-
pr.e yertos.

Don Gregorio Matamoros habia nacido minero; por lo menos lo habia si-
do toda su vida. Su padre le habia ensefiado el oficio y sus secrets. Co-
nocia el oro y sabia hasta lo que podia pagar una veta. Chiquillo ain, sus
padres dejaron aquello del Monte del Aguacate, para venirse a la zona
aurifera de Abangares, donde la explotaci6n estaba en lo mejor y se paga-
ban mejores jornales.

Con su papa habia trabajado en las minas de Tres Amigos, Gongolona,
La Uni6n y Tres Hermanos. Alli habia crecido y su mundo no habia sido
otro que el que el destino le habia deparado. Le toc6 hacer de todo. Simple
pe6n, Carrero, Winchero, pulverizador de metal en los Mazos, Auxiliar de
los quimicos, dentro de los tuneles barrenando con miquinas la entrafia del
cerro. Dinamitero. Este iltimo puesto lo dej6 cuando una carga sin explotar
casi lo mata, al ir a revisar la mecha. Del resultado del golpe que se lIev6
y del estruendo infernal que recibi6 casi al oido, qued6 sordo muchos aiios,
y alin ahora, despues de incontables tratamientos apenas si podia oir.

Trabaj6 con Mr. Popan y con cuanto "gringo" estuvo al frente de la
Administracion de la mina. iConocio tantos jefes...!

Anduvo metido en todos los "bochinches" que se suscitaron por guaro o por
mujeres, y la cantidad de cicatrices que tenia en el cuerpo no diesmentian que
habia sido bravo entire los bravos y senior de hombredades.


[57]

























La gente tuvo una reunion acalorada en el cerro de los chanchos, y alli se
resolvi6 ir a la huelga.


Su historical era enorme.
Nadie como i! podia dar tantos detalles de todos los sucesos acaecidos en
el litoral minero. Se habia casado en Las Juntas de Abangares, pero la mujer
le result perfida y dejindole un giiila de pocos afios se habia ido con otro.
El chiquillo, ya grandecito, cansado quiza de tantas madres como su padre
le ponia, se fue un cua del hogar y nunca se volvi6 a saber de 61.
SAh, si viviera su hijo!.
Las monjitas y las enfermeras lo querian much por su espiritu servicial
y era entire los ancianitos el que menos que hacer les daba. Servia a todos sus
compafieros con afecto y una sonrisa de conformidad en los labios.
Parecia fantistico su relato de los sucesos sangrientos del corte minero,
cuando la matansinga de negros en Tres Hermanos y la Sierra.
iComo brillaron los machetes y lucieron los pufiales! iLa dinamita se oia
por todas parties y era un caos todo aquello!.
Los hondurefios y los nicas hicieron causa comfin con nosotros los ticos, y
un dia de tantos le presentamos un pliego a la Compafiia pidiindole el in-


[58]








mediator despido de todos los negros que ocupaban puestos de jefes o capata-
ces, y cuyo comportamiento servil para la compaiiia y desp6tico para con los
trabajadores les hacia insopotarbles y odiosos.
La petici6n fue desoida y entonces vino la amenaza, en un nuevo pliego
y en una comisi6n que se entrevist6 con los altos jefes de la Mina.
Tampoco fue escuchado nuestro requerimiento y en cambio los lideres del
movimiento, fueron despedidos. No se aceptaba lo que ellos llamaban nues-
tra imposicion, y por ello eran despedidos nuestros compafieros.
Esto exacerb6 los inimos. La gente tuvo una reunion acalorada en el
cerro de los Chanchos y se resolvi6 ir a la huelga. La Compaliia tuvo cono-
cimiento de todos los pasos que se daban por sus espias, y dispuesta a no
ceder, se dirigi6 al Gobierno pidiendole garantias f el envio de policia armada.
"EL VIEJO MINERO"
El Gobierno accedi6 a lo de la Compaiiia, pero envi6 aparte una comi-
si6n que se entrevist6 con nosotros en Las Juntas. Alli se explic6 que los
negros al servicio de la Compafiia se comportaban como verdaderos negre-
ros; tiranos y services trabajaban siempre por la mis baja paga haciendo
que los sueldos no pudieran ser aumentados como era lo just, dado las enor-
mes ganancias de la Compaiifa en la explotaci6n de la industrial aurifera, y
del gran Comisariato que mantenia en cada lugar, con precious mis altos que
en los negocios de las Juntas.
Estas y otras razones se le dieron a la Comisi6n, pero despuis de entre-
vistarse con nosotros, los vimos por la tarde emborracharse con los mis altos
personeros de la compafiia, y ya no nos cupo duda de que nuestro problema
no seria resuelto favorab!emente, y que seriamos tratados con rigor. Vol-
vimos a tener otra reunion, pero esta vez fue en Tres Hermanos, en casa de
uno de los lideres despedidos, y a quien ya la policia persegufa, sindicindolo
de robo de dinamita. Lo del robo era cierto, pero no habia sido 6l sino los mis-
mos que de tiempo inmemorial lo venian haciendo y luego lo sacaban a Las
Juntas, donde era adquirido por el comercio turco y espahiol, que compra-
ban la "coligallo".

La reunion fue mis acalorada. Los mis exaltados pidieron la cabeza
del "macho" que administraba la Compaiia y que se hiciera un escarmiento
en el personal negro. El Comandante de la zona, que era un servil, nos vi-
gilaba por todas parties y en la reunion fueron denunciados sus procedimien-
tos en contra de los trabajadores. Solia echar al minero que caia mal con
la Administraci6n, acusindolo supuestamente de robo o de otras cosas.


[ 59]







Aquello estaba que ardia. En cualquier moment podria suceder algo
imprevisto y ya los negros estaban asustados con el giro que estaba toman-
do el asunto. Desde el pobre negrito que servia de cocinero en el hotel de
la Compaiifa, hasta el que servia de jefe en los tineles, todos andaban bien
armados, y esto y el ver mis hombres armados traidos de San Jos6, para
amedrentarnos, nos traia exasperados.
La reunion qued6 en nada, despuis de tres horas de discutir. Con un po-
co de astucia y diplomacia los personeros de la Compafiia pudieron haber
calmado la gente y evitado la tragedia que ya se cernia sobre el corte mi-
nero de Abangares, pero falt6 tino.
El sabado pag6 la compaiia, pero no a todos sino a los que daba el tiem-
po. Al entregar la cubierta el cajero decia a los hombres que quedaban
cesantes y que la compaiifa habia dispuesto cerrar la mina mientras se arre-
glaba la situaci6n. Inmediatamente el Comandante de la zona se acerca-
ba a uno y le conminaba a abandonar la mina en el breve tirmino de vein-
ticuatro horas, bajo la pena de echarle los chunches fuera de la casa, y
otras formalidades mis violentas. Los mineros protestaban, por la noche
empezaron los bochinches entire los mis exaltados que habian tomado alg6n
licor.
Como contestaci6n al reto de la Compafiia, que habia dispuesto cerrar el
camino con un fuerte retain de policies, los huelguistas hicieron lo mismo
a las cien varas y asi nadie podia entrar a la misma, pero tampoco podia sa-
lir de ella porque en el camino lo detenian la gente tambien armada de los
mineros, que con machetes y rev6lveres imponian su voluntad.

El Comandante en realidad era un hombre valiente, a pesar de ser un dis-
pota con los trabajadores a los cuales persegufa con safia, pero infortuna-
damente no tenia sesos para discurrir y asi se vino la hecatombe provoca-
da por 6l. Abandon su puesto en La Sierra para venir a Tres Hermanos a
capturar al cabecilla, o mejor dicho a uno de los cabecillas.

Ueg6 con cinco hombres armados diciendo que venia de parte de la Com-
paiiia a proponer un arreglo. En esta forma logro pasar los retenes de los
minero. Su objeto era comprobar quienes eran los cabecillas y con que gente
contaban los sediciosos. El grupo de hondurefios y nicas, que era gente lis-
ta y ya sabia de estas luchas, los dejaron pasar y procedieron a desarmar-
los para dejarlos entrar al recinto donde estaban tres jefes. Pero ellos, te-
miendo algo a su vez, no se dejaron quitar las armas y se apostaron toman-
do posiciones en un cobertizo. Esta situaci6n hizo career a los mineros que
eran objeto de una trampa y que ese grupo era una avanzada.


[60]







Se dispararon algunos tiros y todo volvi6 a quedar en silencio. Los mine-
ros dieron orden de movilizacion general y reforzaron los retenes y como a
la una de la madrugada se dio orden a un piquete de mineros bien arma-
dbs de capturar al Comandante y sus cinco hombres, que colocados en
una situaci6n desventajosa en la caseta, a pesar de estar a la entrada de la
mina, no habian podido huir.

Entre tanto en La Sierra, al no regresar el Comandante y sus cinco hom-
bres de Tres Hermanos, hizo career al Jefe del Resguardo de Cafias y al otro
Comandante venido de San Jose, que istos habian sido asesinados y sin pen-
sarlo mis organize y arm6 con ametralladoras unos cincuenta hombres y
se fue a castigar a los alzados.

El Comandante y sus cinco hombres se batieron valientemente y alli que-
daron sus cuerpos. La llegada de la nueva gente que venia a enfrentarse a
los mineros fue avisado a tiempo al pasar por el primer reten y alli tuvo su
primer jaleo, huyendo los sediciosos desordenadamente.
De las Juntas parti6 un cuerpo de policia a Tres Hermanos y en el camino
tuvo que darse de tiros con los retenes de los mineros envalentonados. La
situaci6n se tornaba por moments angustiosa. Los Jefes de los mineros sabian
que la lucha estaba perdida si le daban tiempo a la Compafifa y al Gobierno
y resolvieron jugarse el todo por el todo. Organizaron prestamente a su
gente y bien armados con )as mismas ametralladoras del inquieto Comandante
y candelas de dinamita que habian sustraido a la misma compania, abando-
naron Tres Hermanos y se vinieron al nivel de Los Chanchos. Alli pusieron
su cuartel general y se desplazaban por grupos grandes a los diferentes frentes
de batalla. Al dia siguiente por la tarde, se hizo el recuento de gente capturada
al enemigo y se procedi6 a castigar a los negros que habian caidb press.
La furia de la gente era tal que los pobres negritos, Iloraban como nifios,
pidiendo perd6n y ofreciendo salir inmediatamente del lugar. Algunos jefes
eran humanitarios y estaban por darles solo una paliza y dejarlos libres,
pero habia un tal Madrigal, perverse como el s61o, que queria colgarlos cde
los arboles. Esta situaci6n se llev6 mas de una hora y vino a darles un infortu-
nado remate, el informed de que a los nuestros caidos prisioneros del otro lado,
se les habia pasado por las armas. Madrigal no esper6 mis para proceder.

Inmediatamente prepare unas sogas y con la ayuda de otros tipos de su
misma ralea, procedi6 a ahorcar a los que habian sido jefes de algon depar-
tamento. Se les dejaba escapar y luego los tiraban cuando iban a veinticinco
metros. A los que no querian huir los amarraban y les ponian una carga de
dinamita entire las piernas y les daban fuego, siendo uno de ellos el Agen-


f61 ]








te de Policia que era hondurefio. Esto era horroroso, los cuerpos volaban
por los aires salpicando de sangre a los curiosos que habian tenido estoma-
go para presenciar ese acto infame. Y pensar que los de esta orgia sangrien-
ta eran trabajadores en su mayoria, me causaba asco y mala voluntad para
la causa que tan sinceramente habia estado defendiendo.

Tenia que hacer algo para evitar que siguiera esa matanza despiadada,
y resolve jugarme el pellejo. Con la ametralladora en la mano y bien rep!e-
ta de tiros, me plant en contra de los hombres que llevaban a cabo tan en-
diablado mitodo de acabar con los prisioneros.
Las ofensas menudearos y lo que menos se me dijo fue traidor. Con la
miquina en las manos me impuse y pude lograr que a dos pobres negros y
a un Sargento tomado ese mismo dia en un advance sobre La Sierra, se le de-
jara en libertad inmediatamente. Infortunadamente de nada me sirvio mi
esfuerzo porque los negros fueron ultimados huyendo por la montafia hacia
Sarmiento. El military lleg6 ileso a su campamento y luego lo vi cuando v.e-
nia al mando de un pelot6n a tomar posiciones cerca de nuestro cuartel en
ia cima del cerro. La orden era de no dar cuartel.

Se nos tenfa como una banda de asesinos y no era para menos. Habian
habido tantos desmanes y no poco sadismo. Mis de cincuenta negros pa-
garon con la vida y various policies del interior, la est6pida conduct de los
personeros de la Compaiiia. Que cobardemente se habian refugiado en la Jefa-
tura de las Juntas o habian huido a San Jos6, relatando exageradas escenas de
terror a los peri6dicos.
El Gobierno nos envi6 un ultimatum de rendici6n incondicional. Muchos
se acobardaron y huyeron por las montafias. Un viejito impedido de un bra-
zo y yo tomamos la direccion de la cosa, y negociamos con el nuevo Co-
mandante de la zona un convenio por el cual s61lo serian castigados los que
habian cometido crimenes.

Los otros, ain los que pelearon, si devolvian las armas dentro de los ocho
dias siguientes, serian perdonados y no se les seguiria ningfin process. Por
nuestra parte exigimos a la compafiia que quitara al Gerente, que se habia
portado estipidamente y respect a los negros, nada se pidi6 porque ni pa-
ra remedio se consegufa uno.
El sargento que yo salve fu6 mi mejor testigo de que no habia estado de
acuerdo con los crimenes perpetrados por la mayoria de mis compafieros
que jefeaban el movimiento. Ademis, habia sido herido gravemente en la
pierna por un compafiero que me hizo fuego desde la copa de un arbol, cuan-


[62]







do sostenia la ametralladora en las manos, e impuse mi criterio de que no
se debia asesinar a nadie, y esto me salv6 de la circel.

La Compafiia, cuado sali del hospital me volvi6 a dar trabajo, pero la
pierna no habia quedado bien y el nuevo Gerente me emple6 de Guarda al-
mac6n nocturno en los filtros. Alli estuve various afios hasta que el nego-
cio se puso tan malo que la mayor parte de la gente fue despedida y yo en-
trE en la "colada".

La Hermana Superiora habia escuchado el relato y no cabia de espanto,
como si aquello acabara de suceder. La enfermera la vino a llamar y se
queci6 un rato conversando con nosotros. El viejecito nos mostr6 su pier-
na para convencernos de que no mentia, y nos sefialaba el sitio en que re-
cibi6 el impact de aquel tiro. Casi me tumban, decia y se sonrefa mostrin-
danos su boca desdentada que cubria discretamente un bigote ya canoso.
haciendo juego con su barba un poco tupida y recortada.

Mi constant batallar en la vida me alej6 un tiempo de Puntarenas,
pero al volver fui al hospital a saludar a mi buen amigo y a ver de
escuchar otro relato interesante. Pero vano empefio. Don Gollito se
haba ido definitivamente de este mundo, no hacia muchos dias. En una flo-
risteria del puerto adquiri una corona de flores de papel y la llev6 a la tum-
ba de mi infortunado amigo. Era lo menos que podia hacer por aquel buen
senior que habia sido tan amable y que me habia dado un motivo intere-
sante para hacer un cuento.


[63 J














UNA VEZ LOS DUENDES VISITARON

SARDINAL DE GUANACASTE

Para el Doctor don Francisco Vargas Vargas, espiritu y calor de la Provincia
Chorotega.

Cuando Sardinal no se llamaba Sardinal, y todo el mundo conocia la villi-
ta por El tamarindo, cuando todavia el indio Isabel Matias solia llegar de
Nicoya a cobrar el impuesto de esquilmo en las ausencias de Ramon Garcia,
derechos que cobraba por cada manzana de terreno de la Reserva Indigena,
vivia muy pegadita al rio vecino, la anciana Gollita Morales.
Dofia Gollita era de origen nicaragiiense. Era una buena mujer, pero de
un caricter y una severidad de costumbres, que nadie la podia visitar. Nun-
ca salia, ni siquiera para cumplir con la Iglesia los domingos.
Habitaba un viejo palenque abandonado, y su principal ocupaci6n era la
cria de chanchos, que solia sacar a vender cada seis meses a la villa db Sie-
te Cueros (hoy Filadelfia), a los comerciantes cartagos que en ese negocio
acudian al viejo Departamento a comprarlos.
Muchas veces la infamia de algunos se habia prendido en la honra de la
mocetona de ayer, y por eso he ahi el motive de su total renunciaci6n a to-
da amistad con las personas del pueblo.
Llevando a cuestas el fardo de sus dolencias y sus sesenta y tantos afios
de vivir en este mundo, "hay" la iba pasando enredada en sus muchas ocupa-
ciones dom6sticas, sin ver a nadie, sin saludar a nadie, en una misantropia
tenaz y desconcertante; y de puro vieja hubiera muerto, si un dia infortu-
nado los duendes malificos no se interponen en su camino para hacerle pa-
gar bien caro sus pecados.
Resulta que uno de sus puerquitos amanece renqueando de una patita, y
al recogerlo para examinarlo se le desprende de las manos y sale huyendo y
dando gritos hacia el charral del bosquecito vecino. La viejita corre detras


[64]


















































.... Pero ocurre que suelen verla unos duendecillos miserables, y por molestarla
le Ilenaron el cuerpo de pelos dejindola inconocible de estrafalaria...


[65 ]









y logra derle alcance en un claro de la espesa arboleda, pero ocurre que sue-
len verla unos duendecillos miserables, y por molestarla le llenan el cuer-
po de pelos dejindola inconocible de estrafalaria.

Su aspect causaba risa. Parecia un gorila vestido con ropas de mujer.
Mis de una persona se hubiera carcajeado al verla asi, pero en aquellos ben-
ditos tiempos de upa no, y al pasar por el riachuelo de su propiedad, la ve
un nifio que se entretenia pescandb sardinitas y sale asustado dando gritos de
espanto.

Un cazador que andaba por esos andurriales atris de algiin felino, escu-
cha los gritos de terror del chiquillo y se acerca veloz al sitio, en el pre-
ciso moment en que la anciana pasaba la tranquera y le dispara. Cae el
fantasma, que para el cazador debi6 ser inicamente un animal salvage, y con
otros vecinos del pueblo que tambi6n Ilegaron al ruido del disparo, se acer-
can al bulto, y encuentran que es dofia Gollita, y que 6sta yace en los es-
tertores de la muerte. Y cosa incredible, la gente todavia pudo ver, como iba
desapareciendo de su cuerpo lo peludo a media de que se iba muriendo la
persona.
Ver aquel especticulo y salir la gente huyendo fu6 uno. Nunca nadie ha-
bia visto cosa igual. Parecia cosa del diablo. Horas mis tarde vino de Sie-
te Cueros el cura, y regindolo todo de agua bendita, dijo un response con los
vecinos que tuvieron el valor de asistir, y enterrado el cadiaer, nadie volvi6,
ni cerca, por la propiedad de dofia Gollita.
S. .................................

Los tiempos pasan; los afios corren, pero nadie o muy pocos han olvidado
aquellos tristes sucesos en Sardinal, y asi en la tertulia hogarefia, cuando las
abuelas cuentan a sus nietos viejas leyendas, la talla de dofia Gollita sale a
relucir.
En cuanto a los duendes maleficos, estos jams volvieron a pasar por Sar-
dinal, y ni Dios quiera que vuelvan. . !


[66















EL OSO CABALLO DE LAS LLANURAS DEL

COYOCHE

Los llanos de las Mesas, Corralillo y El Silencio, como los pefiascos y se-
rrania de la costa de Caldera, supieron de la valentia y la hombredad de Na-
pole6n Valverde. Su hombredad era copiosa manifestaci6n de dignidad y
fuerza, en el ancho ambito de las llanuras del Coyoche, defendiendo al pe-
quefio contra el fuerte y la justicia, segiin el paisaje de su caprichosa natu-
raleza ind6mita.
Diriase que Napole6n Valverde fu2 un Aguafuerte en el trazo vegetal y
de nubes plomizas de la acuarela del Hacedor en la extensa region de Es-
parta.
ZY la voz del vulgo?. (Qu6 digo, si el vulgo no tiene mil voces . ? Ase-
gura que una vez lleg6 hasta la corralera del finado Chente Gonzalez, en
la nostalgia mortecina de un sol moribundo, alia por los mil novecientos diez,
a buscar pelea con el nica Ulises Cant6n, de los valientes Cant6n, que habia
en Chinandega de Nicaragua, todo porque el arriero de ganado tenia fama
de buen pegador.
Y se verific6 la pelea a "trompada limpia", y otra vez el vencedor, el pui-
gil que tenia en las manazas la patada de la mula, tuvo qde volver a sus cul-
tivos y a sus animalitos. Y naturalmente, su fama cundio amontonando tormen-
tas y recogiendo decires.
En otra ocasi6n los famosos "guapes" de Puntarenas, que en los pufios te-
nian la violencia de la tromba marina, jugaron su gallo con el y salieron
chasqueados. Aquello fue para unas "fiestas civicas; casi todo Esparta se
volc6 sobre los tablados de la plaza de toros, y los de aquel tiempo que hoy
conversan de esas cosas, le dan resonancia de odisea, y asomados al balc6n
de sus recuerdos de ayer, aseguran que era todo un hombre Napole6n Val-
verde.


[67]








Pero ;he aqui que aquel vencedor en mil peleas, el gallito del patio de los
espartanos, que estaba alhito de triunfos ficiles, encontr6 al fin un rival na-
da despreciable, por las depresiones y matorrales de las Ilanuras del Co-
yoche.
Don Carlos Villafafia, de los acomodaditos de aquel tiempo, que tenia su
finca por la contornada, lleg6 un dia a Esparta con la historic de un animal
raro que estaba diezmando sus hatos, y contra el cual nada habian podido ha-
cer los valientes hombres de la Hacienda. Relat6 que el y todos los finque-
ros estaban consternados por causa tan extraiia que estaba amenazando su
estabilidad econ6mica, por lo que habiendo hecho recolecta general, ellos
estaban dispuestos a dar un premio al valiente que fuera a enfrentarse con la
bestia diab6lica.

Preguntado por otros detalles, Villafafia cont6 a la AutoridAd que aquel
animal no tenia sitio fijo para atacar. Su halo de sangre aparecia hoy aqui
y al dia siguiente a mis de diez leguas. Era como un espiritu maligno que se
impregnaba de selva y se Ilegaba hasta los establos por el s6lo afin de ma-
tar. Y el mayoral, que asi le decian por mal nombre, habia venido al pueblo
por que necesitaba un hombre, pero un hombre de verdad, que fuera a bus-
car la bestia hasta su cubil y la destruyera, para lo cual se ofrecia una bue-
na paga.

La noticia cundi6 por todo el pueblo y el pueblo sefial6 al instant al mo-
zo de las gallardias y la valentia. Y este, field a la consigna de su vida, en
silencio, sin estridencia, acept6 el reto de la muerte, y una madrugada, fe-
bril y bien dispuesto, se adentr6 en la llanura ilimite, rastreando la huella de
la bestia.

Y pasa el dia en suspense; todo mundo a la espectativa aguardaba la no-
ticia Pero con la fatiga de la tarde opalescente, se produce el regreso
del suicide de los values de la muerte, y cuando por el recodo de un camino
aparece su figure, con las piernas cansadas de trajinar senderos y los ojos
abiertos por el milagro de la resistencia que le anima, el Mayoral y la peonada,
acuden a su vera para solo escuchar: "no nos pudimos encontrar".

Duefio de una actividad extraordinaria, y no se pudieron encontrar comen-
tan todos para si.
EL DUELO -
Dos dlas despuis retorna al monte. Alistando sus armas se le habia ido la
maiiana; salta la 1ltima tranquera y ante el amplio corredor del Ilano mira


[68]








hacia lo alto y luego sobre todos los puntos cardinals, sobre el horizonte, co-
mo abriendose a los vientos, auyentando la fatalidad. ....
Se amarra uno de los botines y al ver que nadie le sigue, de un tajo de su ma-
chete corta una rama y la va alisando a media de que se va internando en
la Ilanada, cuando un fuerte rugido, quie repercuti6 por todos los senderos,
le hizo comprender que "el otro estaba ahi" y que la hora cero de su lucha
se acercaba. Vuelve la cabeza y a veinte pasos, semi oculta entire la
sombra de un matorral estaba la bestia en acecho. Impasible ante el pe-
ligro, agudiza sus sentidos y como al examiner el terreno, comprende instin-
tivamente que no es alli donde debe librarse la pelea, engaiia al animal ha-
ciindole career que huye, y corre hasta la sombra de un roble corpulento. Se
detiene en seco y se devuelve machete en alto dispuesto a dejarlo caer so-
bre la cabeza de su enemigo. Pero por unos segundos se detiene perplejo
ante la presencia de aquello, que tiene el parecido de un caballo y es un oso.
No es el moment apropiado como para ponerse a examiner aquel misterio
biol6gico y se tira a fondo. El oso caballo esquiva el golpe, pero no tanto
que el filo no le corte una oreja, y entonces enfurecido se para y estira los
brazos tratando de atrapar en ellos el cazador. Pero Napole6n Valverde da
un salto hacia atris dindole vuelta al arbol, y le toma desprevenido por la
espalda y le da un fuerte planazo sobre la cabeza que aparentemente le de-
ja aturdido. Ruge de c61lera el oso-caballo y su bramido se escucha con gran
estruendo por toda la superficie. Aves y evechuchos huyen espantados y
unos caballos que pastaban por ahi cerca se desbordaron por todos los ca-
minos, y a correr nadie les gana.

El cazador, en miedo casi instintivo a la muerte, se agudiza mas y mas y
hay un moment en que sus acometidas van duro y a la cabeza de aquel fe-
n6meno viviente, pero la fortaleza del hombre tiene su limited y en desventa-
ja en eso con la bestia, ista logra atrapaslo. Valverde se revuelve dentro
de aquel nido de la muerte que trata de molerlo y logra zafar un brazo, acto
que aprovecha para dar de manotazos en los ojos del animal. Pero esto no
le trae ningun respiro a su dificil situacion, que por moments se torna mis
triste, y hombre y bestia en su encono caen al suelo y ruedan por la hondona-
da. Un arbusto los detiene y ya hincaba el animal sus ufias en la espalda de
Valverde, en su desesperaci6n por triturar al hombre, cuando la Divina Pro-
videncia vino en su ayuda. Dos fuertes disparos le entraron a la bestia en me-
dio de los ojos y en la convulsion de la muerte suelta el monstruo al hom-
bre. Napoleon se desenvuelve de aquellas tenazas y queda desvanecidb al
lado del oso-caballo, pero no sin escuchar antes la voz del Mayoral que le
grita acongojado: Creo que llegamos a tiempo Napole6n. .. !


[69]








Varios dias despuis Napole6n Valverde, un poco recobrado de sus quebran-
tos, ve salir por ultima vez de su casa al m&dico que le ha curado sus heri-
das y el brazo izquierdo que se le habia dislocado, mientras en la cantina
mis popular del pueblo, un mfisico beodo entonaba esta cancion:

"Aqui esta breve historic terminal,
aqui mi tonada se fu6 al rayo,
que Napole6n Valverde se estima
desde que venci6 al Oso Caballo.-"


[70]















UNA APUESTA SINGULAR EN PUERTO

LIMON

El negrito de mi historic abord6 el tren en la estaci6n de Siquirres y se
sent a mi lado. Yo habia terminado mi jira periodistica por la zona atlan-
tica y venia revisando y preparando el cartapacio del material recogido, pero
no obstante, asi enfrascado en mi trabajo se inicio la conversaci6n.
Gentilisimo el negrito y en buen castellano me inform que era costarri-
cense nacido en Lim6n, que se llamaba Rigby Carwood y que aunque fe-
rrocarrilero, su esposa lo habia obligado a dejar su trabajo en la "Northern"
por peligroso, hacia algunos afios, y que ahora vivia dedicado a una peque-
fia finca que tenia un poco adentro de Siquirres.
Pero lo mis simpitico de su conversaci6n es el siguiente relato que me hizo
de un suceso singular acaecido en Lim6n en 1918, y que ya mismo y a con-
tinuaci6n me permit exponer a ustedes:
"Aquel memorable dia del mes de marzo de 1918, que nunca olvidare, me
encontraba con otros amigos tomando tragos en una cantina muy popular
ce Limon, cuando se suscit6 una discusi6n sobre lo que en el grupo se con-
sideraba mis "especiales aptitudes de brequero para tomar un tren en mar-
cha". En realidad mis amigos exageraban mis condiciones, pero al calor
del licor yo me sentia capaz de hacer todas aquellas proezas que se me da-
ban.
Y todo hubiera terminado bien esa mailana, si infortunadamente no hubiera
pasado por la acera del frente, un conocido brequero panameiio llamado
Phillips Deyoe, de cuya fama como tal todos teniamos magnificos informes.
Deyoe estaba sin trabajo y habia venido a Costa Rica, dias atras, con el
fin de conseguirlo en la Compaiifa Bananera, ya que esta industrial esta-
ba en todo su apogeo en la provincia de Lim6n.
Uno de los compafieros lo vi6 y lo llam6. Al vernos de farra, al primer requ>-
rimiento se resisti6, pero ante la insistencia y al verme, se acerc6 inmediata-


[71]









mente a nuestra mesa y me salud6 afectuosamente poniendome una mano
sobre el hombro. Luego salud6 a los demis. En el grupo le enteraron de
la discusi6n, y para mortificarlo quizis, le retaron mis amigos a que 61 to-
mara un tren bananero al pasar por Moin Junction, a toda velocidad, co-
mo aseguraban ellos que lo hacia yo corrientemente.
En realidad eso no era cierto. Mis amigos estaban equivocados; el tren
nunca pasaba a gran velocidad por ese trecho porque ya venia aminorando
su march de antemano, con el fin de entrar al patio y no causar alg6n tras-
torno en el movimiento de trenes del mismo; y por eso era que yo lo podia
tomar al pasar por ese sitio.
Al verme en el compromise en que se me estaba metiendo, trat6 de esca-
bullirme del lio, diciendo que ese acto no tenia ninguna importancia, y que
cualquiera con alguna experiencia podia hacerlo. Deyoe crey6 que yo du-
daba de sus aptitudes y de su valentia, y con la risa de los demis, se sinti6
lastimado a tal punto, que recogi6 el guante que en mi nombre y sin mi con-
sentimiento le habian tirado.
Desgraciadamente el panamefio, herido en su amor propio, llev6 mis alli
el asunto y exigi6 fijar 61 las condiciones del reto: El duelo tenia que ve-
rificarse de noche; abordar la trompa de la miquina y no un coche
de un tren bananero corriendo a toda velocidad. El abordaje tenia que ve-
rificarse simultineamente por ambos contendientes delante de various testigos,
y que el perdedor debia de pagar el consume de licor de una noche de farra
y cien d6lares.
Como se veri, las condiciones eran completamente suicides e inaceptables;
y hablando honradamente, yo tuve miedo de jugarme la vida en esa forma,
pero mis compafieros la aceptaron y yo no tuve otra alternative que darlas
por buenas para que luego no se fuera a decir que el negrito Rigby Carwood
era un cobarde. Y ademis, como era lo mismo morir con esas condiciones
que con otras peores, sacando fuerzas de flaqueza, pedi que aquel suicidio
se Ilevara a cabo un kil6metro antes de llegar a Moin Junction, donde en
realidad los trenes bananeros si corrian a toda velocidad. Queria que si
la maquina me arrollase, que no me dejara vivo. Deyoe acept6, fijindo-
se un plazo impostergable de ocho dias para verificar nuestro lance en el
sitio escogido y por la tarde.
Como es de comprender, aquello era inusitado y lleg6 a constituir el pla-
to del dia de todo Lim6n. Unos apostaban a mi favor, otros al panamefio,
cuya buena fama se reg6, y otros a que a la hora llegada nos acobardaria-
mos y ninguno tomaria el tren, y gente mala hubo que apostaba a que se-
riamos arrollados por la miquina.


[72 ]







Mi novia, la que hoy es mi esposa, fue a suplicarme que dejara eso. Que
era una tonteria lo que ivamos a hacer. Que me retirara de esa locura, que
eso no era cristiano y que si no desistia, avisaria a mi madre, que estaba
en Guapiles, para que viniera a interponerse. Gente buena se acerc6 don-
de Deyoe para que desistiera del duelo, y que ellos se comprometian conmigo a
conseguir lo mismo.
Tanta gente como tantos interesados se encontraron metidos alrededor de
nuestra apuesta, que tanto el panamefio como yo, no sabiamos que hacer.
En realidad Deyoe queria desistir, pero queria que fuera yo a pedirselo per>-
sonalmente, y eso nunca.1
Dos dias despuis fui informado de que un conocido vendedor de loteria es-
taba tomando apuestas a dos por uno a mi favor y que si yo ganaba me
ofrecia dar un diez por ciento. Todo eso me asqueaba y me ponia irrita-
ble. Estaba arrepentido. Mi madre lleg6 al dia siguiente toda llorosa y
suplicante a pedirme que desistiera y que si no, irfa a quejarse a las autori-
dades para que impidieran aquel suicidio.
Como se comprenderi, esta situaci6n me tenia los nervios en constant ten-
si6n y lo mismo le pasaba a mi contender. En esta lucha de opinions y
de intereses mi vida no era vida, hasta que lleg6 la antevfspera en que fui-
mos notificados de que las autoridades se oponian al acto y que la Northern
habia prohibido el especticulo, y habia dado orden a sus maquinistas de
que al pasar por Moin moderaran la march por si insistiamos.

En tales condiciones parecia dificil el duelo y por mi parte me sentia ali-
viado con la esperanza de que no se realizaria. En estas reflexiones estaba
esa tarde, cuando me lleg6 a visitar una comisi6n de mis amigos para contar-
me unas habladas del panamefio, que decia que Ilegaba a tal punto mi miedo,
que le habia enviado a mi novia y a mi madre a pedirle que desistiframos y
que por este motivo Al se sentia obligado a quitarse de la apuesta. Y esa
comisi6n queria saber de mi boca la verdad. Al escuchar tal patrafia, no
supe de mi; le mandi a decir que jamais echaria pie atras aunque me lo pi-
diera mi madre, y como la autoridad nos lo habia prohibido, que el acto lo
verificarfamos al dia siguiente a tres kilometros de Moin Junction a las cin-
co y media de la mafiana y delante de s61lo cinco testigos. Que en ese nue-
vo sitio lo esperaria y que no faltara, recomendindole al mismo tiempo que
supiera guardar el secret para que nadie impidiera el acto.
Por la noche se me cont6 que las apuestas habian subido y que habia ve-
nido gente de otras parties de la zona bananera a tomar apuestas a mi fa-
vor.


[73]









Tanto Deyoe como yo estibamos constantemente visitados y sabiendo lo
que me esperaba al dia siguiente, despedi las visits y me meti al cuarto a
descansar. Estando dentro oi que la policia venia a detenerme. A soli-
citud de mi madre y de mi novia venian a prenderme, a fin de impedir que
aquello se realizara. Como no me habia desvestido ain, salted por la venta-
na a un corredor, pues vivia en una casa de apartamientos de dos pisos,
y de alli paseo a otro corredor y fui a parar a un patio, done salt la tapia
y sali a la calle, que por dicha estaba desierta.

Ahora menos que nunca podia dejar de asistir a mi cita con la muerte. .
Deyoe supondria que me habia corrido cobardemente, provocando la manio-
bra astuta de que se me capturara para tener una excusa para no asistir.
Y asi, huyendo cautelosamente de la gente y de la policia, logre llegar
a Moin Junction donde vivia uno de los testigos. Su esposa me dijo que es-
taba ausente por precauci6n, paro que a la hora llegada 61 no faltaria. Asi
las cosas, resolve irme a la playa y bajo la sombra de un arbol me acost6 y
me dormi.
Con el frio de la madrugada me desperte sobresaltado. Saqu6 mi reloj
y vi que apenas eran las cuatro de la mariana. Como disponia de sufi-
ciente tiempo, me quite la ropa y me di una buena bailada en el mar, nadan-
do un poco.
Faltando pocos minutes para la hora fatal, sali a la linea a buscar a mi
contender y los testigos, divisindolos medio ocultos entire un icacal a cin-
cuenta metros.
El tampoco habia faltado a la cita. Nos saludamos friamente y poco a
poco fueron saliendo de su escondrijo los demas. Les conti que cuando
me estaba bafiando habia pasado un tren bananero con mas de quince ca-
rros y que esto era serial segura de que la apuesta se realizaria dentro de
breves minutes, ya que la dificultad mayor hubiera sido que no pasaran mis
trenes bananeros ese dia. El dia anterior habia llegado barco a cargar fru-
ta y desde las seis de la tarde estaba recibiendo banano por que era un barco
grande, de tal manera que debiamos apostarnos a cada lado de la via guar-
dando prudent distancia y estar a la espectativa.

Yo me fui a mi sitio amparac.o a unas matas, conteniendo el aliento y con
las manos puestas en mis rodillas en actitud vigilante. Los testigos se ade-
lantaron unos cincuenta metros, esperando el resultado de aquello.
Casi a las seis de la mariana lleg6 nuestro tren. A una misma Deyoe y
yo nos levantamos de nuestros sitios a todo correr hacia la maquina. Te-


[ 741








niamos que coger la trompa y montar en ella sibitamente para no ser arro-
Ilados. Ya que si tomibamos un coche la apuesta quedaba en pie.
Me encomende a la Santisima Trinidad, pues soy cat6lico, y me tire . .
Ella debi6 velar por mi vida porque no s6 c6mo, fu6 que me vi asido fuer-
te y correctamente al tope de enganche de la trompa.
Alli estaba tambien mi contender, sonriendome satisfactoriamente. Ambos
habiamos tomado .el tren simultineamente, y nos estrechibamos las ma-
nos con orgullo y felicidad.
La maquina fue entrando al puerto aminorando su march, mientras la
gente en la calle nos vitoreaba calurosamente...
El maquinista par6 antes de entrar al patio, y bajando con el fogonero de
su puesto, mis palido que un muerto, se acerc6 a nosotros y nos estrech6 las
manos y nos dio un fuerte abrazo, aunque no sin reprocharnos que hubiera
sido a su tren el que escogieramos para nuestra prueba decisive.
La multitud cada vez mas compact, nos alzo en hombros y la policia se
acerc6 a detenernos; pero la gente se opuso hasta que no lleg6 el comandan-
te, que nos dej6 en libertad.
Despues de haber sido vitoreados por casi todas las calls ee Lim6n, fui-
mos conducidos a la cantina donde se habia hecho la apuesta. Ahi se brin-
d6 a nuestra salud, y hasta ahi llegaron mi madre toda florosa y content
porque no me habia pasado nada, y mi noviecita que me dio un beso muy
largo . y muy dulce, como si despues de aquello yo estuviera retornan-
do de la otra vida. De ahi pasamos a la iglesia, done dimos gracias a
Dios por no haber permitido que pasara algo grave.
En ese moment el tren de pasajeros par6 en Turrialba, y alli se bajo mi
nuevo amigo, estrechindome las manos afectuosamente.


[75 J
















"LA VOZ DE LA LAGUNA DE BORUCA"

Boruca .es un pequefio case o asentado sobre las estribaciones de la gran
cuenca del rio Tirraba, en la vertiente del Pacifico sur de la provincia de
Puntarenas.
En el mapa del pais es un puntito cualquiera ensamblado dentro del flo-
reciente cant6n de Osa. Sin embargo, su importancia es bastante apreciable
como asiento de un numeroso nficleo indigena.

En esta region tuvo scenario la siguiente extrafia historic que enseguida
paso a contarles, y que cobra su mayor interns en el hecho significativo de la
mistica superstici6n de los borucas con respect a sus dioses paganos y a sus
deidades y creencias. Su teogonia es desconcertante, pero hay cierta confor-
midad ,que atrae en lo que podriamos Ilamar su iconografia y sus mitos
sagrados.
Cerca de este pueblo boruca hay una laguna. En ella resident los entes
benificos o malificos; diriase que por ahi tienen su santuario. Segin la
tradicci6n esta laguna fue por siglos y aiin lo es todavia, aunque en minimo
grado, lugar de peregrinaci6n religiosa. En sus necesidades espirituales, o
cuando los problems de la tribu los acongoja y no hay como salir de apuros,
los borucas suelen acercarse hasta ella por medio de sus cureros a consultar
sus divinidades. Su contestaci6n la dan en la misma noche o a los dc1as por
medio de un suefio.
Pues bien, felices y contents, ahi vivian dos matrimonios de inditos casados
por la iglesia. Si, por la iglesia! iSi senior! Un sacerdote espafiol que dio
en Ilegar por aquellos tiempos en que esto sucedio, a la villa de Buenos
Aires, y adentrandose por las sabanas de la Concepci6n, pas6 por el caserio
de "Rey Curri" y vino a parar al palenque de Boruca y los caso.
El suegro, un indio cabagra, cargado de afios y de resabios, pretendiendo
poner una vela a Dios y otra al demonio les aconsej6 que antes de acceder a


[76]














































Hay un instant de perplejidad y asombro entire las gentes, que so rompel
ante la voz de SANCRAGUA. que desde el fondo de la laguna truena de furia:
lLo que me pertenece nadie puede quitarmelo.-"


I 77]


rLL a^







la petici6n del sacerdote cat6lico, que fueran a ponerse en gracia con Sancra-
gua, ya que asi sertan dos grandes divinidades las que velarian por ellos.
Los inditos humilditos y sencillos siguieron el consejo, fueron a ver al
curero para que este los llevara ante Sancragua acto que se llev6 a cabo pocos
dias despues de la ceremonia cat6lica, que por la circunstancia apremiante
de tener que partir el cura, la fecha de las bodas hubo de adelantarse.
Por medio del curero, diez dias despues contest la divinidad, exigiendo la
entrega de dos toretes a cad4 matrimonio, so pena de un ejemplar castigo por
no haber acudido de primeras a 6l.
Cumplieron los maridos con la promesa y aqui no paso nada. Pero al aiio
la Cigiiefia trajo a cada hogar un nifio, con lo que pasada la alegria de los
primeros dias vino a suscitarse una complicaci6n funesta al regresar por aquellos
lados de nuevo el sacerdote, y exigir Sancragua por medio del curero, la entre-
ga de otra ofrenda valiosa para apaciguar su c61lera aparentemente calmada.
Enterado el cura de la exigencia de Sancragua entro en c61lera inmensa
anatematizando aquella divinidad pagana y prohibiendo todo rito o didiva
a la deidad.
E! estupor con que la indiada recibi6 la andanada del cura no es para des-
cribirla y cuando hubo pasado, comenzaron los comentarios y el temor se
apoder6 de casi todos los tibios acristianados de la remota colectividad. Tomo el
curero el liderato que en sucesos tan trascendentales le correspondia y renco-
roso y taimado procedi6 a organizer la indiada en silencio, para hacer a las
divinidades de la laguna, un rito de desagravio por lo dicho por el sacerdote
cat6lico. Como es de suponer, estando los dos matrimonios en capilla, culpables
de desacato, a ellos les correspondia hacer de "chivo expiatorio" y a ellos
exigi6 expresamente el curero la entrega de dos vaquillonas para ser sacrificadas
a Sancragua con la primera luna, a lo que por temor estuvieron de acuerdo
los dbs maridos.
No pas6 desapercibido al cura aquel movimiento de resistencia de la tribu,
y adelantindose a los acontecimientos llamo a la ermita a los cuatro atemori-
zados c6nyuges, a los que logr6 convencer plenamente para que su tribute
prometido a Sancragua y Castrin el otro Dios, tomara un rumbo distinto.
En el caserio de Guadalupe de la region comarcana, tiene la tribu su devo-
ci6n a la Virgen de Guadalupe les dijo. Lleven a Ella sus dos vaquillonas para
que los bendiga y los cuide de todo dafio. Nadie ni ninguin Dios pagano tiene
mis poder que Nuestro Sefior, y la dulce Virgencita de Guadalupe ya se encar-
gar, de que a ninguno de sus familiares le pase algo.


[78]







Convencidos los indios, una madrugada parten de su palenque y llevan sus
respectivos presents a la Virgen en cuya ermita los recibe el senior cura y les
da su bendici6n, poniendo de ejemplo su conduct ante sus feligreses.
Cumplida su misi6n, alegres y confiados, regresan a sus casas, cuando he
aqui que inopinadamente, al pasar un claro del intrincado camino de la
selva, los recibe un ensordecedor griterio de tocolotes (lechuzas), tal que se
quedaron espantados en el mismo lugar sin saber que hacer. De pronto se
hace el silencio y escuchan la voz de Sancragua que les recrimina su proceder.
Rendidos por el espanto caen al suelo de rodillas pidiendo perd6n. Truena la
voz y les dice que se devuelvan, que retornen a Guadalupe por las vaquillas,
que se las pidan al cura, y que de no hacerlo, incurrirfan en atroz desaveniencia
con sus viejas divinidades que siempre han velado por ellos. Luego otro
silencio y la misma voz les ordena levantarse y regresar.
Aturdidos, sin entender lo que les pasaba, aquellos pobres indios regresan
a Guadalupe a tratar de convencer al cura para que les devuelva su ganadito,
pero llegan tarde. El sacerdote, concluida su misi6n evangelizadora habia salido
para Palmar Norte y El Pozo, y las dos vaquillonas se las ha llevado consigo.
En tan triste como apremiante situaci6n, los dos inditos relatan su desventura
a Trocka la viejita mis querida del pueblo, que a su vez es la curandera y
consejera de todos, y 6sta les aconseja que regresen a Boruca. Que ella les da
promesa de que serin ayudados oportunamente.
Pasan los dias. Todo el pueblo los mira mal y hasta la palabra les ha sido
negada, s6lo su primo, el indio Gervasio Sinu6, de todos sus familiares y ami-
gos, es el Ujnico que se ha quedado a su lado y comprende su dificil situacion.
Gervasio tiene a su cargo la Have de la ermita y en las largas ausencias de
los curas misioneros, 61 es el que los reune los domingos y les habla de la
palabra de Dios.
Gervasio se arrodilla fervorosamente ante la imagen divina del Sefior y le
pide por sus amigos en desgracia. Y asi va pasando el tiempo; unos temiendo
y otros esperando en silencio pero en actividad mental febril, la primera
luna, en la que habrin de suceder grandes acontecimientos imprevistos, pero
que todo mundo espera funestos para los matrimonios y afin para la tribu.
Por fin llega el dia. Nadie osa alejarse de su casa. Hay como un temor
extraiio esperando las seis de la tarde, hora en que segun los ancianos cono-
cedores de las cosas del cielo, tenia que aparecer entire las sombras el
cachito de plata de la luna.
Acercindose la hora fatal, todo mundo va caminando hacia la laguna
misteriosa, en el silencio de las cosas que se temen. A su vez los cuatro conyu-


[79]








gues, sin el asomo de la enorme pena que les embarga, van caminando al
sacrificio desinteresado, pensando que asi salvan a la tribu de la c6lera de
una de sus deidades.
De pronto, ante los ciento y picos de indios que esperan el comienzo del
rito se oye la voz misteriosa de Sancragua adentro de la laguna, que pide su
holocaust de sangre. Hay un silencio sepulcral ante la infima claridad que
precede la salida de la luna, que se rompe inesperadamente ante el ruido de
dos animals vacunos que un par de indios j6venes Ilevan hasta la orilla
del agua.
Reconoce la tribu el ganado, y un grito uninime de jfibilo se esparce por
todos lados. Trocka a cumplido y aparece hermosa y desafiante entire los dos
jinetes que le acompafian.
Los dos matrimonios caen rendidos al suelo llenos de emocion ante la
vigoroza viejecita que los ha salvado.
Aparecen los dos ayudantes del curero y van a acercarse a las dos vaquillonas
para proceder al sacrificio, cuando intervene Trocka diciendoles: iQuietos ahi
esas manos pecadoras! Ese ganado es sagrado. Pertenece a la Santisima Virgen
de Guadalupe, y lo he traido para salvar a los amigos. Pero ya mismo, cumplida
mi misi6n me lo llevo!
Hay un instant de perplejidad y asombro entire las gentes, que se rompe
ante la voz de Sancragua, que desde el fondo de la laguna truena de furia:
jLo que me pertenece nadie puede quitarmelo
Retorne Trocka a su pueblo si no quiere caer en desgracia. Es una infiel
cuya presencia me asquea!
El moment es inquitante. Nadie esperaba tales acontecimientos y un
rumor de voces recorre toda la tribu. Nadie sabe que se debe hacer, en tanto
los sucesos avanzan vertiginosamente cuando Trocka herida en su amor
propio, baja de la bestia y sube el tabanco, de los grandes, fusta en mano,
y da un latigazo en el rostro del curero diciendole: Sos tf pobre gusano de
tierra podrida, el que se atreve a desafiarme a mi... ?
Insolente, que te atrev6s a desafiar el powder de Dios, jEse ganado no te
pertenece y me lo llevol.
La luna ha salido enteramente y alumbra sobre las personas y las cosas
y la atonita y atribulada tribu mira como se desploma de golpe, aquel hombre
tan respetado y temido de todos por su encantamiento y hechiceria.


[80]







Sacrilegio, sacrilegio, dicen algunos timoratos y las cosas parecen ponerselh
mal a la anciana, pues va a picar su caballo para partir llevandose el ganado
cuando dos hombres le toman la rienda y la obligan a bajar de la bestia.
Ella no se amilana y baja altanera diciendoles: jAy del que se atreva a
ponerme la mano, por que se le muere el brazo.!
El curero, repuesto del asombro y con la herida todavia sangrando, baja
del palco y le grita encolerizado; j Tu pecado no tiene nombre, y mirindola
fijamente como hipnotizindola Ie dice: La gente aqui reunida, vera como
creyindote un perro vas a ladrar. A ver ladra, ladra vieja serpiente, ladra
ladra...!
Sin embargo, la asombrada gente no pudo escuchar sus ladridos y si su voz
fuerte y segura contestandble:
"Quien va a ladrar aqui no soy yo, que te ensefii cuando nifio los misterios
de la selva y la laguna, para que ya hombre apacentaras tu pueblo con juicio y
honradez, y guiaras la gente de nuestra tribu. Pero que has hecho, canalla, en-
enriquecerte a expenses de nuestras gentes, que pobre y desvalida esti l]egando
a su extinci6n. Call6 la anciana en inmediatamente a un signo suyo, aquel
hombre empez6 a ladrar y ladrar.
Torn6 la viejecita a subir al caballo y nadie se atrevi6 a tocarla. La gentle
estaba como muda, sin comprender aquel milagro. Sus acompailantes arria-
ron las dos vaquillonas hacia el monte y Trocka, mirando otra vez hacia el
curero le orden6 levantarse y dejar de ladrar.
Y desde entonces, Sancragua y Castrin, las dos divinidades malificas de la
region boruca jams volvieron a inquietar a nadie.


[81]
















LA LEYENDA DE LA FLOR DEL RESEDO

Cuenta la tradici6n en los labios del abuelo, vinculo sentimental que nos
une al mundo del pasado, que de tiempo inmemorial la Flor del Resedo consti-
tuy6 para los antiguos puntarenenses, su flor natural, su flor privilegiada, afin
mas que el Mirto, que tambiin goz6 de su mayor aceptaci6n.
Estas dos bellas florecitas perfumadas fueron como un delicado bien artis-
tico que la naturaleza obsequio a las lindas porteiiitas de antafio. Fervorosas
se servian de ellas para adornar sus altares al milagroso San Antonio, patr6n
de la aldea, como para realzar sus encantos o guardar como esencia exquisite
en sus finos cofrecitos de concha perla, nido sutil de sus recuerdos amorosos.
SPero como llegaron al puerto estas bellas florecitas, tan menuditas y tan
primorosas.. ?
Si, 4 C6mo Ilegaron?
La historic asegura que antiguamente en sus ardientes arenales en Puntare-
nas solo crecian el afiil y el espino, y en la franja costanera el icaco, el coco-
tero y el papaturro de hojas de abanico. Entonces cabe la pregunta: (Como
vinieron ?
Misterio ? N6..!
El artist del tiempo, como en los cuentos orientales, perfumando de leyenda
el secret, se proyect6 en la charla hogarefia, y la tradici6n nos ha dejado
una version que sc ha cultivado con esmero en el recuerdo familiar.
Diz que fue en los viejos tiempos de la colonia cuando una vez, huyendo de
una terrible tempestad, un bajel espafiol se vi6 obligado a variar su ruta de
Acapulco a Panama, y buscando refugio seguro dentro del golfo de Nicoya,
hubo de anclar por varias horas frente a las arenosas playas de nuestro queri-
do Puntarenas.
Y continuia la tradici6n diciendonos que en aquella hermosa embarcaci6n


[82 ]







viajaba una bellisima dama de la mis rancia aristocracia ibera, la cual iba
a encontrarse en Panama con su esposo, un aguerrido military espafiol.
La dama exquisite y su sequito fueron objeto de la mis cilida simpatia entire
aquellas gentes extinguidas de otra 6poca mas romaintica y mis spiritual.
Y aqui Ilega el instant de esplendor, la poesia del moment, cuando aquella
hermosa beldad, al despedirse de las muchachas que la habian servido y
rendido homenaje, toma en el puente de mando cdonde se encontraba, unos
ramos de esas flores y se las entrega carifiosamente, como un recuerdo de su
estada en Puntarenas.
Y asi aquellas flores, que acariciaran el candor y la belleza de las mocitas
de antafio, las recogi6 con esmero la colectividad, y fueron pronto esplendbr
y adorno en los jardines de los hogares porteiios de ayer.
Pero eso fue ayer.
Hoy estas flores casi han desaparecido del puerto. Aquella colaboraci6n
artistic de las pasadas generaciones con las presents, no tiene dignificaci6n
alguna. La antigua fascinaci6n ha roto su vinculo spiritual con las gentes de
hoy, y un pacto con el error ha contribuido a la destrucci6n tenaz e inmiseri-
corde del viejo tesoro de los abuelos. La Flor del Resedo y la del Mirto ya na-
die las cultiva en Puntarenas.
jCada cosa a su tiempo! Asi deben pensar las generaciones de hoy, llevadas
por el influjo de las nuevas corrientes, que al modernizar las costumbres van
restindo!e poesia a las cosas.
El caudal artistic que significaron esas dos florecitas no fue cuidado,
a pesar de su romantica leyenda recogida con primor en la tradicion familiar.
Es que vivimos en un mundo en congojas queriendo desentrafiar el misterio
de la vida y el espacio. Y en el violent remolino de la hora, no tenemos
tempos para mis...


L 83 J
















EL HOMBRE QUE MATO SU MIEDO

El senior que nos recogi6 a mi compafie7o y a mi en el camino, tenia el
aspect de un hombre mayor, serio, y de muchas posibilidades econ6micas.
Su conversaci6n era fluida y amena. Al abordar su carro de siete pasajeros
nos hizo sentar a su lado.
Sebastian, la persona que me acompaiiaba en aquella jira, no podia estar
se much tiempo callado, e inici6 la conversaci6n contando aquel viejo rela-
to del md&ico que atendia una paciente suya, llena de salud, que sinti&ndose
enferma de cuanto mal veia en los demis, acudia a su despacho en pos de
una medicine para sus dolencias. El m6dico entonces embotellaba un po-
co de agua, le ponia una etiqueta al frasco, y se la prescribia dosificada. Pe-
ro un dia la sefiora descubri6 inopinadamente el secret, y casi se muere
de la sorpresa.
Esta anecdota di6 motivo para que entire nosotros se hablara acerca de
las enfermedades psicosomiticas, y que al respect se comentara un extra-
fio caso de psicosis autosugestiva, ocurrida en un familiar de nuestro amigo
que gentilmente nos habia recogido en su carro al descomponerse el nues-
tro .
No soy medico, habla nuestro amigo, pero conozco muy de cerca el te-
ma. Los psiquiatras las han clasificado de muy diverse manera y con un nom-
bre apropiado para cada caso de la enfermedad. Hay quienes sienten pla-
cer en castigar su propio cuerpo. Otros lo sienten en hacer sufrir a otro.
En mi familiar se present el siguiente, en un cufiado de mi esposa.

Pas6 hace various alios en Guanacaste, en un trecho de la vieja carretera
entire Las Juntas de Abangares y Cafias. Estrenaba precisamente esta mis-
ma camioneta, y con la intenci6n de festejar el acontecimiento, habia invi-
tado a un paseo a Cafias, a mi concufio, quien todavia no se habia casado con
la hermana de mi sefiora.


[84]








Veniamos cinco personas en total con mi esposa. Como el camino no era
bueno y entire alambrados, yo venia manejando despacio, evitando los can-
jillones y los huecos de la carretera. Recuerdo que hacia un sol y un calor
de fragua. De pronto, a unos veinticinco metros, y casi erguida sobre un pos-
te reseco, descubri una enorme boa. Como al pasar la culebra podia meter-
se dentro del carro si continuaba yendo despacio, resolve acelerar la march
y dindole un empuj6n enorme al vehiculo pasi velozmente muy cerca de
su lado. A uno veinte pasos pare el motor y cort6 un palo y ful a matar la
bicha, la que asustada ya habia huido hacia el matorral dentro del potrero.

Pero aqui me falta hacerles una explicacion antes. Leornardo, mi concufio,
desde nifio fue siempre un enfermo de miedo. Miedo a la obscuridad, miedo a
las enfermedades. De oir estornudar y toser una persona ya estaba con catarro,
y si alguien en su presencia se quejaba de alguna enfermedad, con seguridad
de que Leonardo, enseguida no mas se sentia victim de lo mismo. Su vida
no era vida, era un martirio. Su padre gast6 una fortune tratandb de curarlo.
Los mejores Psiquiatras de Europa y de Estados Unidos lo vieron, pero sin
un resultado satisfactorio.
Pero cosa curiosa, aparte de su Psicosis, Leornardo era un hombre completa-
mente normal en todos sus actos. Sus padres le dejaron al morir un gran capi-
tal que ahora 61 administra cuerdamente.
Pues bien, volviendo a nuestro relato anterior, aunque alarmados todos fui-
mos saliendo de la camioneta y poniendonos en guardia a prudent distancia.
Como ya dije antes, cortex una vara y me meti al potrero a matarla. La busqui
en el matorral y logri propinarle el golpe de gracia en la cabeza. Concluida la
faena sali del potrero y aunque asustados todos volvimos al carro, pero he
aqui que encontramos a Leonardo exinime y con los sintomas de haber su-
frido una picadura de culebra.
Nosotros no entendiamos aquello. A pesar de nuestra alarma, y aun en el
moment supremo de aquellas angustias, ninguno habia perdido la cabeza y
todos 6ramos testigos y lo recordabamos bien, de que el reptil jams podia
haber picado a Leonardo. Francamente no acirtabamos a comprender lo que
pasaba.
La mas alarmada era Teresita. Esta buena muchacha, que hoy es su esposa,
Iloraba inquieta y dudosa ante aquel extrafio caso de miedo cerval y auto-
sugesti6n. Este contratiempo hizo cambiar nuestros planes y sin pensarlo much
di vuelta a la camioneta y me vine director y lo mas velozmente possible a
San Jos6.
Explique el suceso a los medicos y istos pusieron manos en el enfermo. Un


[85 ]








rato despues volvi6 en si. Parecia un loco, es decir, era un loco que veia
culebras por todas parties y sentia sus mordeduras por todo el cuerpo.
Con grandes dificultades le pusieron unas inyecciones, que poco a poco lo
fueron calmando.
El Psiquiatra lo tuvo a su cargo mas de una hora y luego nos llevaron
ante 0l. AliR le explicamos todo, y debieron ser bien convincentes nuestras
palabras de que jamis pudo ser picado por la bicha porque yo la habia
matado antes en el matorral, que al fin el enfermo pudo clarificar su mente
y entender su caso.
Notamos que el enfermo estaba agotado, el esfuerzo sobrehumano que le
habia hecho sobreponerse a la terrible vision de la muerte, se revelaba
claramente en sus facciones; el doctor ordeno ponerle una inyecci6n para
que se durmiera.
Dos dias dur6 durmiendo y cuando despert6 ya era otro. Su faz demacrada
siempre, daba la impresi6n de una larga y penosa enfermedad.
Su sistema nervioso, alterado desde la nifiez quin sabe por que causes o
motivo, con aquel choque fatal y violent a su psic6sis pudo matarlo, segin
nos lo dijo el medico, pero afortunadamente la reaccion fue favorable. Leonar-
do volvi6 a su estado normal debidamente cambiado. Aquel ,hombre mat6 su
miedo, y hoy vive su vida mis tranquilamente y bajo los cuidados y abnega-
cio'n de Teresita mi cujiada que hoy es su esposa.
De tarde en tarde, cuando mis asuntos me lo permiten suelo visitarlos. Leo-
nardo es hoy un hombre completamente cuerdo; su psic6sis ha desaparecido;
los rayos y la tormenta ya no lo horrorizan, ya no corre a esconderse debajo de
la cama ni dentro de las cobijas como antiguamente lo hacia.
Leonardo mat6 su miedo en aquel tragico dia de nuestro paseo. Es un hombre
cambiado."
Alli termin6 su narracion aquel senior. Habiamos llegado a Puntarenas y
despues de despedirnos afectuosamente, cada cual cogio por su lado.










[86J















LA FUENTE DEL SACRIFICIO
Homenaje de simpatia al periodista don Andris Borrasi Sanou.

Al desprenderse un terraplin, cerca del riachuelo vecino al caserio, dej6 al
descubierto una pared casi vertical, como si ella hubiera sido hecha a prop6sito
por la cuchilla de un aparato mecAnico modern.
Examinada con interns por los vecinos de la rancheria, encontraron asom-
brados que tenia ciertas lines transversales que simulaban el cuerpo de una
joven india acostada con la cara al cielo.
Aquellas buenas gentes de la Sabana de la Concepcion, del canton de Buenos
Aires, se quedaron "pasmadas" de asombro. Aquel tatuaje digimoslo asi,
en la pared del cerro, vino a recordarles una vieja y extrafia leyenda indigena
casi olvidada, del tiempo de la conquista y la pacificaci6n, que enseguida no
mas contaron los abuelos esa tarde en la acostumbrada reunion del clan.
Y diz por los octogenarios del palenque, que a su vez lo escucharon de sus
progenitores, que fui precisamente en ese mismo sitio, llamado antiguamente
la Fuente del Sacrificio, donde un padre indigena sorprendi6 a su bella hija
en los brazos de un soldado espaiiol, de los que acompaiiaron por aquellos
lados a Vasquez de Coronado el conquistador. Y continfia la leyenda diciendo,
que aquel padre, llevado por la ira, de un flechazo mato al arcabucero por la
espalda, cuando 6ste se entretenia en acariciar los senos de la joven india.
Ademas, procedi6 inmediatamente a rebanarlos con el fin de limpiar de toda
impureza aquella beldad aborigen que estaba destinada al "Gran Espiritu".
Pero la leyenda no concluye ahi, porque notada la ausencia del descarriado
soldado aventurero en la expedici6n, se procedio a su bulsqueda, hallindosele
muerto con la flecha en la espalda.
No satisfizo al Conquistador aquello, y hecha las averiguaciones, se encontro
culpable de asesinato al indio, que no neg6 los cargos, condenindosele a morir
a "garrote vil", para escarnio de unos y de otros.


[87]







En tanto, acongojada la muchacha por la pena de sentirse culpable de tan
gran tragedia, cav6 una tumba alli y se dej6 morir comida por el arrepenti-
miento, y la maldici6n de las gentes de su tribu.
Ido el espafiol, por muchas lunas y muchos soles aquellos graves sucesos
fueron el plato del dia de la raza aborigen, pero los afios fueron pasando,
poniendo su polvito de olvido en la mente de todos y nadie, si acaso de tarde
en tarde, volvi6 a recordarlos.
Sin embargo, hoy quiso el destino levantar la capa que cubria la memorial
de aquellos lejanos sucesos que la tradici6n de la tribu mantenia olvidados, y
en un acto de solemne tribute a sus manes sagrados, la indiada boruquefia se
ha congregado en aquel mismo sitio.
Poco a poco y con gran destreza el Zuquia fue cavando, logrando obtener
efectivamente la figure humana que el desprendimiento de tierra dejara al
descubierto, y con suma delicadeza la tom6 en sus manos.
iTierra, pura tierra! dijo el hombre a su gente Pero nuestra antepasada
no debe quedar aquf consumida por la maldici6n y la vigilancia de los entes
mal6ficos de la selva y la sabana, y desde hoy, ella reposarx en una tumba
que nuestras manos cavaran con unci6n y buenos deseos! Ya que su alma ha
purgado su delito, y que descanse en paz.
Y asi se hizo. A la joven india ya nada despertari de su eterno suefio, ni
siquiera los huracanados vientos de la sabana de la Concepcion. Su espiritu
abatido por la maldici6n de su gente, ya tendrt alivio y podra encontrar en las
sombras de lo desconocido, alguna compensaci6n a los grandes sufrimientos
de su lejano ayer en este mundo.


[88]















POR BAGACES PASO UNA VEZ EL VIEJO

DEL MONTE

Sentado en un hermoso butac6n de espaldar de cuero, don Melchor Bejarano
era una hermosa estampa de patricio griego con sus luengas barbas en las que
el tiempo habia impreso un matiz de antigiiedad. Agriguese a esto su cabellera
entrecana alrededor de una amplia calvicie sonrosada, y ya tendreis el cuadro.
Esa tarde habia ido a visitarlo. En la pension me habian enterado de que
don Melchor solia recorder bonitos pasajes de su vida, y yo queria escucharlo.
Sabiendo de sus gustos por anticipado, de paso por una pulperia le compre
unos puritos y se los lleve.
Hizo las presentaciones la esposa de su sobrino, en cuya casa en Bagaces
tenia un aposento a la calle. Padecia de un fuerte reumatismo que no le dejaba
en paz, y vivia a expenses de una modest pensioncita que le daba una hacien-
da, donde habia sido caporal por mis de cuarenta afios, y como nunca se cas6,
vivia bajo la protecci6n de su sobrino que tenia una finquita y unos animalitos
un poco adentro de la region.
Instado por su sobrina political para que me contara algo, don Melchor da
comienzo a su relato diciindonos a todos que si sabiamos que una vez el Viejo
del Monte habia pasado por Bagaces. Asombrado le contest que no y asi,
mientras paladea un buchito de caf6 negro, nos hace a los presents el siguiente
relato: "Tendria yo unos nueve afios a lo sumo; creo que fue como a principios
de siglo; cuando Bagaces todavia no habia perdido su brillo y fastuosidad de
pueblo important, en la ruta de la carretera national a Nicaragua.
Ocupado mi padre en los series menesteres de su elevado cargo judicial,
y sin el cuidado de mi madre, que se encontraba en la capital de la rep6blica,
asistiendo a mis dos hermanos mayores que verificaban sus studios en el
Uiceo de Costa Rica, me encontraba en la mis entera libertad a que pudiera
aspirar un nifio bajo el cuidado de una anciana cocinera. Salido de las classes,
que eran por la maiiana, mis quehaceres escolares me dejaban sin ninguna


[89]




















































;Mi hermano lo que vimos! Como a unos cincuenta metros pasaron las reses
y lo mis ins6lito, detris del ganado iba un sabanero con su soga al aire
auyentAndolo.
Pero aquel sabanero no era un sabanero corriente, a pesar de que usaba Ia.
la indumentaria de los campistos de esta tierra. Aquel hombre era el Viejo
del Monte.
[90]







ocupaci6n, y asi era corriente que no hubiera suceso de importancia en la
calle en el que yo no estuviera present. De esta manera no habia rio o Hacien-
da en toda la circunscripcion bagacefia que yo no conociera bien. Formando
barra con otros chiquillos de mi edad y vagos como yo, soliamos meternos en
las profundidades de los potreros a montar y lidiar los terneros de las hacien-
das. Mi huelga la componiamos siete rapazuelos, a cual mis listo y valiente y
de la cual yo era el lider en todo. Los rios yo sabia como atravesarlos. A nadar
nadie me ganaba, asi fuera el propio bebedero que era un nido de caimanes.
Cerca del puente que construy6 don Cleto en el puertecito de Bebedero en
1905, donde el lagartero era una peste, mate muchisimos animals abriindoles
el vientre con mi cuchillo de montear. Mis compaileritos se asustaban de mi
audacia.
Y eso que hacia con los lagartos solia hacerlo en la tierra con las culebras.
Una vez un grupo de agents viajeros a quienes yo les llevaba las bestias al
potrero, fueron testigo de mi valor y osadia, al verme dentro de la depresi6n
de una hondonada, "toreando" una enorme terciopelo, a la cual mate despues.
La gente decia que yo llevaba el diablo metido en el cuerpo, pues hasta para
"los golpes" era un poco maldito, los mis grandes me temian.
En otra ocasi6n recuerdo que tire una piedra al tamarindo que habia en la
plaza frente a la oficina de la Agencia de Policia, donde estaba mi padre, con
el objeto de botar un enorme panal que se balanceaba con la brisa como
nido de oropendula.
El revuelo que se arm6 en un instant! Unas viejecitas que tenian su venta
de refrescos y rompope, debajo del palo, a pesar de su avanzada ediad, salie-
ron corriendo como alma que lleva el diablo.

Unos carreteros que fresqueaban bajo la sombra de unos tupidos higuerones
dando de comer caria a sus bueyes, al sentir el piquete de las avispas en la
nuca y en los brazos, tiraron todo y salieron huyendo, no sin darme de paso
unos coscorrones; el chinito de la pulperia en la esquina cerr6 las puertas de su
negocio y cuando lo abri6 tenia las orejas y el rostro lleno de chichotones;
dos ebrios que al calor de las copas discutian acaloradamente frente a la vieja
casona de don Tomas Guardia, aunque haciendo eses tomaron las de villa
diego. Fue un episodio risible, pero que al final para mi termin6 en tragedia
pues mi tata casi me mata a palos a pesar de los cardenales que me diesfigura-
ban la cara y los brazos.
Pero creen ustedes que me cur6...?, pues no, porque various dias despues
volvi a mis diabluras de siempre. Pero esta vez fue en los viejos potreros de la
Junta castigando una rebeldia a un compafiero de aventuras en que sometido


[91 ]








a juicio toda la huelga lo conden6 a "Horqueta." Casi lo dejamos initial. De no
haber sido sus gritos espantosos que posiblemente se escucharon en el pueblo,
lo hubiiramos matado. Tuvo que ser llevado al hospital de Puntarenas.
Todo esto se los cuentos para que vean ustedes hasta donde era yo de malo,
y puedan entender despu&s, como de una manera tan de repente me vino
la curaci6n.

EL VIEJO DEL MONTE.
Serian las tres de la tarde. Nos encontribamos en lo mis profundo de los
potreros de la Hacienda Catalina asando un poco de palomas que habiamos
cazado con mi rifle, y lo mis satisfechos por el buen ixito de nuestra
faena, cuando escuchamos a unos cientos de metros, detras de la "socolla",
el grito conocido de los campesinos de esta tierra: Hey . toro . heey!
y como si al grito el ganado se hubiera despertado de un suefio, la estampida
de los animals que sesteaban debajo de unos guapinoles y unos guanacas-
tes, no se hizo esperar.
Aquello era ins6lito. Nunca antes habiamos asistido en ninguna hacienda
a un especticulo asi, y despues de la sorpresa nos entr6 el miedo. Al prin-
cipio Tofiito Recio y Vicente Santamaria creyeron que era un terremoto; pe-
ro mis concentrado y menos miedoso que los demis, los saqui del error y
echamos a correr hacia la tranquera. Ahf nos subimos al port6n y con sen-
tido observador nos pusimos a mirar a todas parties para descubrir el moti-
vo de aquel fenomeno. i Pero hermano! i Nuestras carreras no habian ter-
minado! Poco rato despues volvimos a escuchar el grito de aquel sabanero
que no se dejaba ver y el estruendo de una estampida que por segundos pa-
recia venir hacia nosotros con gran velocidad. Volvimos a sentir miedo y
Fidelito Caravaca aterrorizado empez6 a llamar a la mama y Victor Arag6n
al papi. Todos me miraban como pididndome resolution y en la congoja ba-
jamos del port6n y despues de una carrera de cerca de mil metros que nos
permiti6 Ilegar al otro port6n con el higado en la boca, caimos todos asus-
tados al pie de un frondoso tamarindo.
No se de donde sacamos valor y fuerzas para subirnos al arbol y desde esa
atalaya miramos con el espanto mis grande, que la estampida del ganado
no se habia detenido en la alambrada y que continuaba su desenfrenada ca-
rrera hacia nosotros.
Aquel tamarindo era fuerte y un sentido de seguridad nos hizo entender
de que era mejor quedarnos arriba, pero iMi hermano! ilo que vimos!:
como a unos cincuenta metros pasaron las reses, tal vez unas docientas y lo
mis ins6lito, detris de ese ganado iba un sabanero con su soga al aire auyen-


[92 ]








tindolo con gritos: iHey . ., Arree. . Hey! Arree . ee. ganado. I
Pero aquel sabanero no era un sabanero corriente, a pesar de que usaba las
polainas y el sombrero de palma de los campesinos de esta tierra. Nunca ha-
biamos visto un sabanero con barbas tan grandes y con el pelo al hombro, lo
que lo hacia estramb6tico. Ocupado atris del ganado, ni nos volvio a ver,
pero instintivamente todos pensamos en cadena que era el Viejo del Monte.
Su figure estrafalaria y sus modales no podian engaiiarnos.
No s6 como hicimos, pero el caso es que pegamos otra carrera, y con gran
esfuerzo logramos franquear no se cuantos portones mis y salir a una calle-
juela donde caimos agotados y lorando a lagrima viva. Comenzibamos a
sentirnos aliviados cuando volvimos a escuchar el grito del Viejo del Monte,
y sacando fuerzas de flaqueza nos levantamos inmediatamente y logramos lie-
gar a la iltima tranquera de la Hacienda. Nos subimos al port6n todo can-
sados y sin dejar de Ilorar y gritar desesperadamente, esperamos un poco. Y
alli fue la ultima vision de aquel espanto que paso como a cincuenta metros
de nosotros, corriendo en su caballo melado vertiginosamente hasta perderse
entire la espesa arboleda que llegaba al no.
Despuis de ese instant no volvi a saber de mi. Cuando desperte me te-
nian todo arropado en la cama, y tenia unos cuarenta grados de calentura.
Mi madrecita lloraba a mi lado como si me estuviera muriendo y papi todo
desalentado no cesaba de caminar dentro del aposento, hablando solo.
Felizmente me recupere pronto. Igual todos mis compaiieritos de aquel
entonces. Pero a los potreros no volvi nunca y desde ese episodio se oper6
un cambio notable en mi persona.
Con el correr de los afios y ya hombre me hice de una finquita, pero no
dindome resultado, acepte en una Hacienda el cargo de Caporal, pero a pe-
sar de que en mi cargo me veia obligado a recorrer grandes distancias, y so-
lo entire los potreros de la Hacienda, nunca mas volvi a ver el Viejo del Mon-
te.
A veces pienso y me imagine que todo aquello pudo ser un suefio. Pero
no, sefiores, por Bagaces pas6 una vez el Viejo del Monte, y que lecci6n me
dej6. I


[93 ]















UN CASO MISTERIOSO E INFERNAL

(POLICIACO)


Cuando la policia, en una redada contra los sitios y tugurios de expendio
de la Marihuana en la capital, recogi6 aquel hombre en estado inequivoco
de demencia producida por la yerba nefasta, nunca se imagine que en ese
moment llegaba a sus manos el hilo de uno de los mis extrafios casos de
criminalidad ideado por la mente infernal de una persona.
Por eso, cuando horas despues los viciosos aprehendidos fueron llevados
al examen del m6dico official, el funcionario se qued6 perplejo al conocer de
este caso, e inmediatamente solicit los servicios de un psiquiatra.
Pasada la primera impresi6n y mejor estudiado el caso, no parecia aquel
hombre un vicioso de la marihuana ni tampoco su estado mental desordena-
do podria ser atribuido a la yerba maldita. Despues del examen cientifico
del alienista, la policia se di6 cuenta con asombro de que se hallaba en pre-
sencia de un caso criminal perfect, digno de ser investigado inmediatamen-
te.
Poco antes de ser recluido "el enfermo" en el Asilo Chapui, el mayor Ri-
vera a cargo de la jefatura del Servicio de Investigaci6n del pais, hizo co-
nocer el enfermo y los detalles del asunto, de tres de sus mas destacados e
inteligentes subalternos, entire los cueles estaba RITA CANTILLO, la inica
mujer en el personal, cuya valentia y sagacidad, puestas a prueba en dife-
rentes ocasiones le habian conquistado el aprecio y respeto de sus compaiie-
ros y una aureola de fama en el piblico. Ademrs, el caso de RITA era un
caso especial, por ser ella de familiar aristocritica, de condici6n adinerada,
de gran cultural y estar bien relacionada. Y sus inclinaciones detectivescas
le habian llevado a romper sus lazos familiares y con los de aquellas amista-
des que en su oportunidad se le opusieron a su peligrosa vocacion.


[94 ]








Despuis del registro del individuo y no encontrindosele papeles ni ningu-
na evidencia que pudiera lIevarles a conocer su identidad, vinieron las pre-
guntas y las declaraciones: Quien era ese pobre hombre? Que pu-
do ver o qu6 causes pudieron conmover tanto su mente que lo lievaran, a
la demencia?
Misterio, s6lo misterio.
Que papel habia jugado aquel individuo en el plan diab6lico del cri-
minal para .que lo hiciera victim de un desarreglo mental tan atroz?.-
Enigma. . .
Este era, sin duda alguna, uno de los casos mis sensacionales y misterio-
sos que la policia tenia que resolver.
--RITA- le dijo el Mayor Rivera -usted queda a cargo de este caso; si
necesita ayuda yea al Inspector Benavides, que aunque esti ocupado en otro
le facilitari su cooperaci6n. RITA estaba perpleja. Habian puesto en sus
manos la resoluci6n de un caso sumamente dificil y momentineamente no ati-
naba a encontrar el primer cabo, donde atar el comienzo de sus investigacio-
nes. Un poco cansada se retire a su casa a reposar y meditar.
Al dia siguiente al levantarse de la cama pidi6 a su sirviente los peri6di-
cos, pero en ellos no encontr6 ninguna gacetilla sobre el asunto. Por lo vis-
to los periodistas no habian husmeado la noticia o el jefe habia creido pru-
dente no advertir a la prensa. Se meti6 al bafio y luego de desayunar se
fue a la oficina a discutir con el Mayor Rivera algunos detalles del plan que
pensaba poner en ejecuci6n inmediatamente.
Cuando entro, encontr6 a todo el personal revuelto con la noticia de que el
hombre misterioso habia desaparecido de su celda en el asilo sin dejar rastro.
Todos se preguntaban si se habia escapado o si lo habrian secuestrado. Pero.-
SQuien o quienes? 1Y por qu6?.
Misterio, solo misterio.
Su jefe la estaba esperando impaciente y al abrir la puerta del despacho
le dijo: -(Conoce la noticia? -si- contest la muchacha, lo que me echa
por tierra un plan que venia a consultar con Ud, venia a proponerle que me
permitiera sacar unas fotos de ese hombre, y llevarlas a la prensa con el fin
de que el pfiblico nos ayude a identificarlo, lo que much ayudaria a la in-
vestigacion.
Lastima, reproch6 aqu61l, que eso no se le ocurriera anoche; ya hoy es tar-
de. Tendri que empezar sus inv.estigaciones por otros medios o en otra for-


[95 ]








ma. RITA no se di6 por vencida diciendose: Es impossible que ese hombre
no se hubiera retratado. En alguna parte debo encontrar su retrato y voy a
buscarlo donde este. Por lo tanto, visitar6 todos los studios fotogrificos y
luego citar6 a este despacho a todos los aficionados; alguien tiene una fo-
togarfia. Es urgente que sepa quien .es ese hombre; en 61 esti la clave del
misterio, ya que de otra manera los criminals no lo hubieran secuestrado.
Por otra parte, hay que dar con ellos antes de que contint-en en su crimi-
nal hazania.
Various dias llev6 ocupada en ese trabajo, para terminar extenuada y an-
gustiada diciendo: pero es impossible; no me explico por qui nadie conser-
va una fotografia de ese individuo. En una venta de revistas compr6 unas
nuevas y viejas, y en su casa, sentada en la alfombra de la sala, se puso
a oj,earlas buscando una cara que se le pareciera, pero esta labor no le di6
buen resultado.
Espiritu de incontables recursos, tuvo una idea nueva. Se fue al telefono
y llam6 a un viejo amigo suyo muy aficionado a la pintura y al dibujo y
le rog6 que viniera a verla con todos sus utensilios para que le hiciera un
trabajito. Ueg6 el pintor y en una operaci6n intense que les llev6 various
dias, Rita tuvo la satisfacci6n de ver aparecer un retrato que se parecia mu-
cho al hombre misterioso. Un poco retocado lo present a sus dos compa-
fieros de investigaci6n que aquella noche habian visto el original, y todos
en conjunto, poniendo cada uno de algo de sus recuerdos, lograron lo que
RITA hacia various dias se habia propuesto: un simil aproximado del "hom-
bre misterioso", como lo habian bautizado en la oficina. Con el retrato del
individuo se present a su jefe y con su permiso se sacaron unos grabados
donde Baisench, para reproducirlos en la prensa, con una gacetilla al pie
capaz de despertar interns en el piblico.

La idea, tuvo buen 6xito; uno de los peri6dicos, que hicieron la publica-
ci6n recibi6 una llamada telef6nica y un rato despues la visit de una ancia-
na que habia llamado, que venia a reconocerlo. El peri6dico paso a RITA
las sefias de la sefiora y esta se fue a visitarla. En la salita de la misma, en
su casa se celebr6 la entrevista, a la cual RITA por precauci6n no quiso
darle caricter official. Procur6 interesar a la anciana sin despertar en ella
sospechas que le indujeran a ponerse en guardia.

-Si sefiorita, conozco al individuo, es el esposo de una nieta mia, lo raro
del caso es que a ninguno de los de la casa nos avisara Ernesto de su propo-
sito de regresar al pais. Yo lo hacia aun en los Estados Unidos; en cuanto
a vicios nunca le conoci alguno. De haber adquirido el de la marihuana,


[ 96 1







lo aprendi6 alli. Por la fotografia publicada parece que el vicio lo ha arras-
trado al abismo! Pobrecito...., termin6 la frase sensiblemente afectada la
viejita.
-Y de su nieta que sabe?.
Tampoco tenemos noticias de ella. Como al afio de casados, por intermedio de
un amigo y ex-compafiero de colegio de Ernesto, resident en Nueva York,
a 61 se le present una magnifica oportunidad de trabajar en esa gran urbe
americana, con una casa exportadora de products quimicos a la America del
Sur y para alli march. Dos afios despues nos escribieron que se trasladarian
a San Francisco de California, con la misma casa, a una sucursal de ella, y de
ahi se perdieron sus huellas, o mejor dicho, fue de esa ciudad de dondie nos
vino la l1tima carta. De eso han transcurrido dos afios, hasta que hoy recibimos
la sorpresa de ver la fotografia de Ernesto en el peri6dico de la mariana.
Para terminar estas preguntas, digame sefiora, conservan ustedes esa corres-
pondencia ?.
Podrian facilitarmela para estudiarla, pero sin que nadie se entered .
Con much gusto sefiorita! nosotros tenemos el mismo interns suyo en acla-
rar el misterio que rodea a Ernesto y a mi nieta. Voy a buscarla y no se
le olvide tenernos al tanto del progress de sus investigaciones. Tambiin, si en
algo mis le podemos servir, venga a vernos. RITA agradeci6 aquellas muestras
de amistad y buena disposici6n y se retire.

NOTICIAS DE LOS ESTADOS UNIDOS:
Hacia una semana que con vista en equellos documents, RITA habia pedido
por medio de su jefe, a Nueva York y San Francisco, informes a la policia de
esos estados de la Uni6n, sobre Ernesto y su esposa y las casas extranjeras
con que habia trabajado.
Los informes vinieron muy completos. Por ellos supo que desde hacia un
aiio la policia buscaba a Ernesto para que declarara en una causa que se
seguia en Nueva York contra un medico loco, que experimentando en estupe-
facientes y venenos ofidicos, dej6 indicios de haber asesinado a dos personas.
El tal m&dico alemin o suizo hubo de ser puesto en libertad por falta de prue-
bas, y la policia norteamericana rogaba a la de aqui que le aprehendieran a
Erfiesto para hacerle declarar y saber que participaci6n habia tenido
en esos graves sucesos. En cuanto a Lucy, se ignoraba momentineamente su
paradero, pero la 61tima vez que se le vi6 trabajaba de salonera en un Restau-
rant de Nueva York.


[97]








En la oficina pas6 estos informes al Inspector Benavides, pidi6ndole su
cooperaci6n y juntos discutieron el problema de las investigaciones realizadas,
Por lo que se ve, dijo 6l, hay que encontrar pronto a Ernesto, y a ese endia-
blado cientifico medio loco, que se supone debe estar aqui en Costa Rica y
posiblemente residiendo en esta capital. Hay que apresarlo antes de que conti-
nue con sus criminals hazaiias. Conjeturo de que entire estos pijaros ha de
haber habido un gran disgust, y el medico alemin le ha de haber inoculado
a Ernesto algin suero inventado por 61 que lo dej6 fuera de la lista de sus
enemigos. RITA escuoh6 en silencio la exposici6n de su colega y como tenia
sus dudas en cuanto a las conclusions de Benavides, se fue a su casa y ahi
por telifono cit6 a una conferencia al medico official y al psiquiatra.
Media hora discuti6 con ellos detalles y conjeturas acerca del veneno emple-
ado y del metodo diab61lico que fue puesto en uso. Ninguno de los dos exter-
naba una opinion precisa. Argumentaban a base de teorias, pues no querian
exponerse a un ridiculo sin tener al frente al "enfermo" o la prueba viviente
que les permitiera volver a hacer un examen mis concienzudo de aquel hombre
que mis pareciera por su aletargamiento y su manifiesta estupidez un individuo
hipnotizado. RITA comprendi6 que con ellos nada hacia y los despidi6.

AVERIGUACIONES POR OTROS RUMBOS.
Por la prensa estaba enterada de la presencia en el pais de dos o tres cienti-
ficos extranjeros que efectuaban investigaciones en diferentes zonas del terri-
torio national. En el despacho de Inmigraci6n recogi6 informaci6n sobre
ellos y de su jefe obtuvo permiso para ausentarse de la capital a entrevis-
tarlos.
A su regreso venia toda descepcionada; habia comprobado que en reali-
dad aquellas personas eran hombres de ciencia responsables, y sobre todo,
cuerdos, que estaban por encima de cualquier sospecha.

Convencida die que no era much lo que habia avanzado en su labor, re-
solvi6 dar un giro complete a su trabajo y en lugar de buscar un criminal, bus-
car a la victim. Volvi6 a examiner los papeles que le habia facilitado la
viejita y los que le vinieron de los Estados Unidos, y not6 hasta entonces
una curiosa coincidencia que antes no habia observado. El cambio de nom-
bre en la esposa del mismo individuo. En Costa Rica se habia casado con
una Maria Rosa Castillo, y en la informaci6n del exterior aparecia una Lu-
cy. Quien era esa Lucy? Que habria pasado con Maria Rosa, o era la misma
persona? Que misterio habia en eso?
Bajo que circunstancias se cambiaria Maria Rosa de nombre?


[ 98 ]








Misterio, y mis misterio.
Fue a ver a su jefe y le comunic6 su descubrimiento, volviindose a discutir
sobre el caso. Benavides que lleg6 en ese moment y se enter del lio, sugiri6
que se volviera a escribir a la policia neoyorquina pidiendo mayors detalles
sobre la tal mujer Ilamada Lucy.
A los tres dias vino la contestaci6n. La policia norteamericana insistia en
la capture de Ernesto como testigo y presunto indiciado en los dos crimenes
verificados por el cientifico alemin.

Tambiin daban la noticia de que al reverse el caso del m6dico, este habia
sido nuevamente capturado y recluido en una circel preventive del estado
en espera del resultado de las investigaciones que efectuaba la policia de
Costa Rica, y la inminente detenci6n de Ernesto. En cuanto a la mujer llamada
Lucy, se trataba de la segunda esposa del testigo, y la finica noticia que podian
dar era la que habian recogido en el restaurant donde habia trabajado 61tima-
mente: que la tal Lucy se habia unido maritalmente a un prestidigitador de
circo apellidado Wintrop, mis conocido entire sus compafieros de farindula
por el mago Win. Que a este le buscaba tambien la policia americana como
presunto indiciado en un chantaje, sospechoso de haber cometido o intervenido
en un acto delictuoso de esta naturaleza en contra de un millonario holand&s.
Que la dama en cuesti6n y el mago Win habian desaparecido de los Estados
Unidos y se les suponia residiendo temporalmente en M6jico. Adjunto venia
la fotograffa de Lucy.
Aquella correspondencia tuvo para todos el efecto de una dinamita. El des-
tino habia querido poner a prueba su paciencia. No se desmay6 porque en
realidad su espiritu estaba acorazado para todos los golpes y vicisitudes,
pero aquello era una noticia bomba. Extrafiados se preguntaron: Pero como
es possible que el m6dico a quien con tanto afin hemos buscado en Costa Rica,
como el autor criminal de la demencia de Ernesto, haya aparecido en los
Estados Unidos....? Entonces decia el Inspector Benavides. Quien es el malhe-
chor? a menos de que alli se haya capturado a un double. Hasta ese moment
notaron que habian armado un edificio sobre bases de conjeturas y al
primer soplo se les habia venido al suelo.

El misterio de Ernesto Rivas seguia en pie. Con la insistente solicitud
de la policia americana porque lo apresaran, aquel asunto tenia caracteres
tragicos. Ernesto Rivas era el individiho clave de toda la urdimbre diab6li-
ca de un desalmado cuya identidad permanecia en el misterio. Esa tar-
de hubo reunion general y la orden de arrest que tenia Rita se amplio a
todo el personal de investigation, con orden de buscarlo donde estuviera.


[99 ]







Para Rita, Ernesto era la clave de todo; desechaba la existencia del m&-
dico en el asunto y su interns por matarlo. Estaba toda confundida. Se
hacia y se contestaba preguntas sin hallar una soluci6n al maremagnum de
conjeturas que se formulaba para si.
Misterio y mis misterio.

UNA FUNCTION DE CIRCO.
Esa tarde RITA comi6 temprano. Deseaba presenciar la funci6n de la pri-
mera tanda del Gran Circo Treviiio, reciin llegado al pais y con cartel de
famoso. Entre los nfimeros principles era notable el de aquel migico, que
consistia en la adivinaci6n del pensamiento y otros actos afines, en los que
iste revelaba una maestria singular.
Habia estado tantos dias ocupada en el caso del hombre misterioso, que
se sentia muy cansada mentalmente. Por eso habia venido a distraerse al
circo. La funci6n se fue desarrollando normalmente. Todos los nimeros eran
interesantes, especialmente los de los dos trapecistas con su "PASO DE LA
MUERTE", el del hombre tragaespadas, el del payaso y su nfimero en la
cuerda, y el del ilusionista y su famosa adivinadora del pensamiento. Sin
embargo, el acto, a pesar de ser tan bueno, a RITA le interest mis la adivi-
nadora. Desde que la vi6 salir le intrig6 esa mujer. Esa cara se decia a si
misma, esa cara yo la he visto antes en alguna parte. ePero d6nde? ...

Cuando termin6 la funcion se acerc6 al reporter de un peri6dico, cono-
cido suyo, y le rog6 que la acompaiiara y la presentara ante el mago y su
ayudante. Llegaron al camerino precisamente cuando ambos se r.etiraban.
Presentaron su carnet y dentro de un ambiente de simpatia se desarroll6 la
entrevista periodistica, pero en realidad, para RITA fue de un valor inestima-
ble. Habia logrado su prop6sito de saber que detris de la cara de la artis-
ta, se escondia Lucy, la mujer desaparecida de Nueva York. Claro que se
habia cambiado de nombre y sus facciones, desmejoradas por el constant
trabajo de noche, habian perdido su lozania y se veian hundidas un poco.

Su cuerpo tambiin era mis delgado, pero a la penetraci6n de RITA esos eran
detalles de poca monta y la habia reconocido. Al dia siguiente por la ma-
fiana inform a su jefe de todo y de com6in acuerdo se resolvi6 que la dama
en cuesti6n seria detenida so-pretexto de ver sus papeles de ingreso. Dos ho-
ras despu6s se verificaba el examen y se le dejaba en libertad, con las con-
siguientes disculpas. Era solamente una formalidad de rutina y al senior no
se le, molest6 en nada. Sin embargo, la revision de esos papeles habia si-
do un acierto. La muchacha era efectivamente Lucy Berard, norteameri-
cana y divorciada de Ernesto Rivas oriundo de Costa Rica. Esta 1ltima cir-


[ 100]




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs