• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Foreword
 Primera parte
 Segunda parte
 Tercera parte
 Index
 Back Cover














Title: Del Yunque a los Andes
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078430/00001
 Material Information
Title: Del Yunque a los Andes
Physical Description: 223 p. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Guevara Castañeira, Josefina
Publisher: Editorial Club de la Prensa
Place of Publication: San Juan Bautista de Puerto Rico
Publication Date: 1959
Edition: 1. ed.
 Subjects
Subject: Spanish American literature   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078430
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000745598
notis - ADT8386
oclc - 36454435
oclc - 25376059

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Foreword
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Primera parte
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Segunda parte
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Tercera parte
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
    Index
        Page 224
    Back Cover
        Page 225
        Page 226
Full Text


DEL YUNQUE A LOS ANDES





JOSEFINA GUEVARA CASTAREIRA


DEL


LOS






UlNt


YUNQUE


ANDES






! I A.
11A FM^


SAN JUAN BAUTISTA DE PUERTO RICO










Primera edici6n: Junio 1959

















DERECHOS RESERVADOS






















Printed in Spain Impreso en Espaiia


Imprime: EDICIONES RVMBOS, Rambla Santa M6nica, 23, Tel. 32 40 38 Barcelona








































Pr6logo de:
Enrique A. Laguerre






























Todos los altos en Puerto Rico se publican muchos libros, entire
los cuales hay various que debieran ser conocidos fuera del pais. Las
relaciones culturales con las naciones de nuestra misma tradicidn son
lamentablemente precarias. Salen las antologias y las critics espa-
fiolas e hispanoamericanas, y nada se dice sobre nuestros escritores
y artists. Hace falta alentar una mds amplia promoci6n critical de
nuestros libros.
Con el fin de alcanzar un reconocimiento mds just de nuestras
obras, bien podriamos ampliar los propdsitos que animaron a revis-
tas como La Revista de las Antillas, Indice o Asomante, y estimu-
lar la gesti6n cultural de escritores como Antonio S. Pedreira y
Concha Meldndez. En el moment culminante de nuestro moder-
nismo que nos dejd poetas del calibre de Llorens Torres o de Jose
P. H. Herndndez, y de donde salieron otros notables poetas como
Evaristo Ribera Chevremont y Luis Pales Matos, La Revista de
las Antillas realize una plausible divulgaci6n cultural puertorri-
queila en el mundo hispdnico. Otro tanto hizo Indice en los co-
mienzos de la generaci6n de 1930; en el moment actual es Aso-
mante, quien realize la mejor tarea promotora de nuestra cultural.
Antonio S. Pedreira, (caudillo) intellectual de aquella genera-
ci6n de 1930, aprovech6 su prestigio de hombre de letras y maestro
I







JOSEFINA GUEVARA CASTANEIRA


iindmico, para practicar e impulsar el amor a nuestras expresiones
culturales. Su Bibliografia, su Insularismo y sus Aclaraciones y
Critica, son dignos de esa viva preocupacidn suya.
Concha Meldndez inici6 y ha sostenido los cursos de literature
hispanoamericana en la Universidad nuestra. El interns que senti-
mos hoy por los temas de cultural hispanoamericana es fundamen-
talmente, resultado .de su dedicacidn. En libros como Signos de
Iberoamerica y en Asomante, ha incluido ella el tema puertorrique-
io como parte de las expresiones hispanoamericanas.
Son esas actitudes las que deben ensancharse para extender nues-
tras perspectives de pueblo hispdnico. Todavia no hemos valorado
con justeza lo que tenemos, ni siquiera se ha enjuiciado el pensa-
miento politico del siglo XIX, encarnado en los Baldorioty de Cas-
tro, Acosta, Ruiz Belvis, Betances, Vizcarrondo. Menos mal que
en recientes dias hemos recordado, con viva gratitud, la faena crea-
dora realizada por Zeno Gandia y Matienzo Cintr6n. Ojald que sea
el principio de la cabal valoraci6n y rescate del olvido de nuestros
hombres de valer.
Con esa esperanza cultural a la vista, aprecio la tarea que se ha
impuesto Josefina Guevara Castaieira. Ya habia leido yo algunos
de sus ensayos y articulos en la prensa del pals, y.me habia impre-
stonado el aliento international que la anima. Del Yunque a los
Andes, titulo de este libro, es seiial de esas preocupaciones. Es asi
como debemos vernos; en proyecciones, mds alld de nuestros limites.
El Yunque es nuestra mds querida montaiia y la Cordillera de los
Andes es la espina dorsal de Sudamirica. Desde el Yunque tende-
mos nuestras ansias y nuestros vuelos hacia los Andes.
Consta el libro de veinticuatro ensayos, entire ellos nueve qobre
escritores puertorriqueiios. Hay tres de tema general, y en el con-
junto de juicios resalta la variedad de nacionales latinoamericanos.
El amor de !la autora por la tradicidn se nota algo inflexible, pero
describe con suficiente sencillez como para que el lector comin la
entienda. Sobresale en sus disposiciones una fructifera curiosidad
por las manifestaciones artisticas del continent al sur del Rio Bravo,
muy en particular por los pauses meridionales.
El rasgo mds convincente de su mtodo de enfoque es que da
a casi todos sus trabajos una clara unidad temdtica: tratai sobre aque-
lla peculiaridad del autor que ella le parece mds personal, sin sepa-








DEL YUNQUE A LOS ANDES 9

rarse qya de ese prop6sito. Ademds, se esfuerza por imprimir a esos
trabajos una nota de interns human. Prefiere, pues, basar su cri-
tica en las impresiones y experiencias personales; no abundan en ella
las citas, aunque se entrevin las muchas lectures. Posiblemente, por
moments se incline mds a sus gustos particulares que a una exi-
gente objetividad, pero es ahi donde mayormente radica el interest
personal del libro.
Del Yunque a los Andes se nos aparece destinado a coadyuvar a
la important empresa de acercamiento y comprensidn iberoameri-
cana. Buena embajadora es Josefina Guevara Castaleira, que man-
tiene, con tanto fervor, su entusiasmo Por una ciudadania comin
spiritual.

ENRIQUE A. LAGUERRE

















PRIMERA PARTE








LUIS LLORENS TORRES, EL POETA Y EL HOMBRE


El verdadero poeta ha de ser un creador, un genuine descubri-
dor de la belleza. Ha de ser, no un copista dicharachero de esos que
usando solamente el cerebro, nos aderezan esos poemas retorcidos y
mec-nicos, en los que apenas el coraz6n ha tornado parte en ellos.
Esos poemas artificiosos estdn al alcance de cualquier persona culta
que quiera imponerse la tarea sencilla de eslabonar vocablos precio-
sistas para encubrir la idea falsa, el sentimiento mixtificado o la
inspiraci6n forzada. El verdadero poeta es aqu&l que sorprende la
belleza en todo cuanto la rodea y adn en aquello que esta fuera de
nuestro alcance visual y la exterioriza en el verso, sin triquifiuelas
ni retoques que tiendan a destefirla de su pristine frescor. Es aquel
que alquimia lirios blancos hasta de la misma linfa turbia del pantano
* cenagoso. El verdadero poeta, como dijera el escritor argentino
G6mez Bas, cama la cumbre nevada porque es bella, pero no se ol-
vida, que el charco pantanoso, repudiado espejo de la tierra, puede
reflejar con un nuevo sentido de profundidad, esa misma cumbre.
Y ya hay raz6n suficiente para que ese pantano de aguas putrefactas-
merezca ser cantado).
eLa belleza es todo y esta en todo,, dijo una vez nuestro incon-
fundible Llor6ns, introduciendo las normas de su original panca-
lismo.







vr 7,vc '3r.kr CxsLSki'AfUi


'k- n esttm mAs alto poeta, se me ha
~zc5: s ci. ~~-zic,, la a;mz de ese ver-o suvo tan audaz,
-z= ~- : c 2 ~- niltiples facetas, plet6rico de reali-
aLfd- z- C.-: x- env cue a trav-~s de sus normas pancalis-
-zt-tE- : =Foz-a etktico mis a tono -con su jerarqufa

s- :O-k csaca n 0o grande que dice todo lo que sien-
K= oe estAn en pugna con su personalidad
z.p Lior ns nos da la esencia de so verso
s4 =ar,T~entan las verdides mis hermosas. Llo-
-L ~ grande, para quien el mundo ofreci6 un
S---' a-a]; un nundo hermoso, rebosando belleza
--=i vi fef:s y deformaciones. Y jamAs despoj6 de
e .Sa lf== de nibo que tantas travesuras hizole co-

h 7 2 -- ai-;- &!gcj e aquel heroe cervantino, que bajo el
ve,,, ne- 1-, peietiZd lo feo, lo vulgar y lo defectuoso,
e' ex--- c 6& n-fnndir a la desggrbada fregona Maritornes,
cr ra -Z y a ,mozas d&l partidoa, con doncellas
6e : &,,r- LD:on Quijote, el nis poeta de los poetas de
r ~tiA, : L1ot-,, si no su tristeza simb6hica, si no
rdO w-,jrir, el ortimismo sano del minchego, y
ia --447 c'itu del ideal que todo lo ennoblece, lo
Y, i r:i'ma. Ht awpii parte d la doctrina de Llor(ns
:~t'~'a -a La -ridia dc- la fvlkeiar existctflt Cml todo
(A cis; k i1-i/l 40 ~-r yjnfunin"dipsc vmn %M propia C(Xi-

Para kr --is f, 1 rt4 j)Aritf 4 & tnwjillg lvi'dil it v aw11z
',jfc75 tr('. 7,L', tr$-4 S zt-z qIt& 1 a piinetwi$ ti1 imA ran-
cio traA~~ r~swrlltt ,jiurl jts rm tinmpl& obfocrs dr tolor (-
fina nmr sfs.;O.ilrI, sifsu /f 'sifhit 'zitp r r-'ii4 rii tJ/w cii pZC
;,lnis j .~/A'i/.rc~4 'iA 'tJrjs~,t '.1 cli =I jilljjtijtlic IllJu,il~n oi#ildilo
pot itre-ft4-t4l' ti-ia P~I'4i5J

pickO, c" isl //l i Y ZA Ljly,5k1i,3m o &I VjOcfis W101140,, t)Ilrie cli
Metas atrntgf, frps lA-pIqtc I vw' a m'U',il1o ktwitdlis iitioi 40dllJo Itm.iii
bvty [tII 14/4 b i~ tdatis bits hIMIJOIZ-, 4) cahmbo 01V C~br
asljor imnnI'tr1, (jIII& flt-fr, J tni, ~ii ;Uk.O 1#1' C) Min w d,, 00-01114 0ti;







DEI VTUNQCE A rI. AND3S


la diatriba, cont6 siempre con un ndmero de detractors. Pro,
para esos detractors, esgrimi6 el poeta el arma pnnzante 7 certers
de este famoso soneto:

iQau sabes td de verses, i ciego !, i albino !,
albino de la luz como una oruga,
si tu cielo cual concha de tortuga
no sube de las barbas del camino ?

LQnu sabes tti del verso cristalino,
lgrima que se apaga en una arrga,
perfume de beso que se fuga
de lo human a vivir en lo divio ?

i Envidioso... Yo quiero levantarte.
porque es tu incienso devoci6n a mi arte
y homenaje sutil tu fobca insidia.

De un ala mia volaras saupenso,
sahumando mi plumaje con ta inctenso:
el glorioso tribute de tu eavidia.

Yo alo, siento yv comprxudo la poa del gran poeta. Y [a
amo por lo que tiuim d& audai, de jibara, de siinoer, de rtpen-
tista. Pero, i qu uuj Qu" muj de E' Zatpatite A-ut. o ant <,,< otro camWt pleno dje amoIia de
mtoar dvlicado a la mujr puwrtorriquea?
Com hija kv vista tivrra quv uci;ra cun as houwdura.t de las
l!iotai~a (ld Aibouito, i xve ctiQlla que r! o.rio de tiua .do. s0u-
Odoi lutt(v Iw a~, atI opas du hldaA r s v b;bo v1 AIuta e; lous uiuanaiitiaiesz n la 'A-
m!tahhda h(Ttuld4t l taa hoj.ta, & yutiua, yo sivnto v coimpituJdo sQ
\i.tqH, q kU CV.S hvaldit v > -anrlur-, y <; u
h'ai k'tv-i >l imia 4 WI\ lv pota, tan Ailv atlwi cuajado.
s k\\ rtiva d\ \Omluol y kv IidoiI >u tojo vdv clabiu;yabca,
(on t\ dv LMAti fu VlA uy IU14 pla.ioun a '.yva mOideduia ta-







JOSEFINA GUEVARA CASTARER.A


jante, y es aflicci6n de nervios, y es zarpazo, arrullo o caricia;
esos cantos 6picos suyos, rezumaci6n de una raza de impetus y con-
quistas, toda ella es poesia sin fronteras, que ha traspasado las
colindancias localistas para pasearse triunfadora por todo un con-
tinente.
Pero, no es nuestra intenci6n abarcar hoy, toda la multiplicidad
que encierra el verso multicorde de Llor6ns. Seria empresa de tita-
nes, resumir en dos' o tres parrafos, toda la quintaesencia de una
poesia de tan vastas y diversas proyecciones.
Solamente queremos aqui subrayar que en Llorens Torres, el
poeta y el hombre se complementan, creando esa poesia pura y sin
adulteraciones, que le vali6 la inmortalidad. Los versos de Llor6ns
son came, sangre y nervio, realidad vivida de un hombre, y no
abstracci6n o ficci6n de un monigote vacio que escribi6 todo lo que
sofi6 en un mundo poblado de fantasmas y de sombras.
Llor6ns uni6 a su enajenaci6n emotional, a su desvario instin-
tivo de hombre, su emoci6n lirica de poeta, y de este maridaje per-
fecto brot6 su verso rebosante de humanismo. Esta es la verdadera
poesia; saber volar bien alto, pero sin ponerse de espaldas a la
realidad de la vida.
El vocablo precise, el epiteto fuerte (no he conocido poeta al-
guno que haya distribuido mejor los adjetivos que Llorens), la ex-
presi6n descarnada hasta rayar en rudo grafismo, eran para Llo-
rins, recursos imprescindibles que le salian al paso espontAnea-
mente, para urdir esa poesia suya tan saturada de verdad.
Si Llorens recorre al vocablo desnudo, director, es para darle
fuerza y precisi6n a la idea, es para evitar esa poesia sin nervio,
que por esconderse en el fatuo brillo de un lexico de sal6n, pierde
su sentido de autenticidad expresional.
La verdadera poesia exige un maximum de sinceridad por parte
del poeta. Yo abomino de ese tipo de cantor encubierto que se pa-
rapeta tras la falsa empalizada de una fantoche inventive spiritual,
para fantasear a capricho y a trav6s de rebuscados preciosismos
liricos, de una elevaci6n almAtica que esta muy lejos de sentir o de
vivir. Escondiendo sus zarpas de felino tras la fina piel de oveja
de una pomposa expresi6n lexicogrAfica, crea esa poesia artificiosa
que rezuma hipocresia por entire sus afeites. Y esa clase de poesia
me recuerda el caso de aquel poeta cubano de las mil novias, que







DEL YUNQUE A LOS ANDES


rendif a las nifias hist6ricas a sus pies, usando, para atraerlas, la
falsia de su verso azucarado y feminoide. Fueron muchas las mari-
posuelas sofiadoras que mustiaron sus alas en la luz de sus cantos
deslumbradores:

Te adorare mas alli de la muerte
y alfombrar6 de estrellas tu camino;
ven amada, que muero de amor por ti, etc.

El miserable se desposaba con su victim, y a los dos meses
de casados, el palacio de oro que le habia prometido en el pano-
rama fascinante de sus versos engafiistas, saltaba hecho afiicos en
los estrados de una corte de justicia. Resumen del idilio espec-
tacular : cuatro costillas rotas, un insulto en plena corte y el di-
vorcio premature. El tal poeta de los versos ripiosos era un tru-
hAn de oficio que jams vi6 el lado social del matrimonio. Lo mis
serio del caso, es que estos falsificadores del verso siempre en-
cuentran admiradores por legiones. Sus c6lebres mentirillas, bom-
bones amargos envueltos en vistosos colorines de papel de celofin,
ofrecen en apariencia tal melosidad, que sorprenden la inocencia
de un buen ndmero de candidos e incautos, mientras por otra
parte, empalagan a los espiritus refinados. Mero truco palabrero.
Pero alli los que opinan con el oldo y no con el coraz6n. Yo me
quedo con Llorens, con ese Llorens tan nuestro, tan omnifecundo
y leal a su musa, que jamAs la traicion6 con inc6gnitos antifaces
de mascarada.
Repito que, en Llor&ns, se complementan admirablemente el
hombre y el poeta. No hay engafio possible. Yo conoci a Llorens a
trav6s de sus versos. Cuando me situ6 frente al hombre v estreche
su mano cordial, en ocasi6n en que le Ilevara para su studio mis
primeros versos; sccerreros, ind6mitos, de imaginaci6n desbocadan,
mientras me aconsejaba con sonrisa franca, achicara un poca la local de
la imaginaci6n si es que en verdad queria csacar los pies del platoon;
cuando me situ6 frente al glorioso poeta en persona y' en amena
charla hablamos sobre t6picos diversos, el concept que tenia for-
jado del poeta, se integr6 al concept que luego hice del hombre.
Ambas impresiones paralelas. La palabra franca y espontAnea, el
piropo galanteador, la promesa de unos versos, el reclamo de un







JOSEFINA GUEVARA CASTAREIRA


retrato que nunca le envi6; en fin, el Llorens enamoradizo, el eter-
no admirador de la mujer que en las esquinas de San Juan lo
mismo le decia frases bonitas a la mulata de las carnes pomposas
que pasaba por su lado aturdi6ndole el sentido, que -a la zarca
figurina de cuerpo cimbreante, a la matrona otofial o a la colegiala
adolescent, el Llorens que conoci en San Juan, era el mismo que
afios atrAs, habia conocido a traves de poemas tales, como Canto
a la Mujer Puertorriqueiia, Campesina Criolla, y otros mas de re-
cordaci6n inmarchitable. Hombre y poeta, confundidos en estre-
cho parentesco para plasmar una poesia viva, exenta de vacuas irrea-
lidades.
Su amor por la mujer, expresado lisa y llanamente, no llega a
la expresi6n brutal y morbosa. En la forma en que Llor6ns paten-
tiza la fiebre viril que le azota los nervios, casi glorifica y enaltece
el instinto. 'No ausculta el amor como algo pat6tico y trAgico, sino
como la quintaesencia de la vida, como algo muy human que debe
sentirse y cantarse en plenitud de alma y de sentidos. El amor es
para Llor6ns, concepci6n de forma y de esencia, bello en lo que
tiene de ideal, pero tambi6n hermoso en lo que tiene de pecado.
Para el poeta, el amor es fusi6n de dos mundos, en que se asocia
lo sensorial y lo sensitive.
No amor a lo Don Juan, que el burlador, el engafiador perso-
naje era propiamente un farsante que jams conoci6 la emoci6n
verdadera del legitimo amor. Don Juan fu6 un ladr6n de honras,
un cinico aventurero que alardeaba en su osadia de mancillar casti-
dades, y hasta sentia cierto goce insano en ver a la mujer rendida,
deshojada a sus pies. En Don Juan, lo del ideal era un mito, mien-
tras que en Llorens, el ideal triunfa por sobre el instinto, por sobre
lo carnal.
En sus poesias de corte filos6fico, Llor6ns aparece glorificando
a la mujer, aun aquella que cay6 en el fango y a quien la sociedad
precipit6 en su desgracia. Ahi estA su poema, El Serm6n de la
Montaiia, un alegato social en defense de la mujer caida, y que
encierra todo un mundo de alta, de noble y humana filosofia; un
reto a aqu6llos que pisotean a las pobres mujeres, a esas, ,que sin
ostentaci6n cinica como dijera Unamuno doblan la cerviz a
la necesidad del vicio y a la brutalidad del hombre y para ganarse








DEL YUNQUE A LOS ANDES


el pan se resignan a la infamian. 0 como express el poeta en
Serm6n de la Montaila:

las que quizis hojear no pudieron
el libro del hidalgo de La Mancha,
ni ningfin texto de Economia,
ni ningfin tratado de Matemdticas,

que les alumbrase la senda
con luz del sabihondo Sancho Panza;
y ciegas a los egoismos
que abren la vision del mafiana,

en vez de la acaparadora hormiga,
fueron la cigarra que canta,
y cantando dieron el cuerpo,
y cantando dieron el alma.

En Canto a la Mujer Puertorriqueiia, es en donde Llorens me-
jor idealiza a la mujer. Bastan estos versos del poema, para com-
prender hasta que altura supo el poeta entronizar a la femina:

Mujer de la tierra mia.
Venus y a un tiempo Maria
de la India Occidental.
Vengo a cantar la poesia
de tu gracia tropical.

Mujer de came de flor.
Duefia del manso cordero.
Digna de que un ruisefor
bajo el ala de un lucero
te cante un canto de amor.

La mujer y siempre la mujer, en sus diversas categories sociales
y raciales, se convierte en motive obsesionante para el poeta. Todo
para 61 tenia forma de mujer; la luna, la palma, la montafia, el








JOSHFINA GUXVARA CASTANEIRA


flamboyAn, etc. i Y no es acaso del amor a la mujer como dijera
Unamuno de donde han brotado los mis fecundos ideales, las
mis soberbias fabricas filos6ficas?
Cuando su impetu viril se identifica con la Naturaleza, 6ste
culmina en explosion dionisfaca. Vive y siente con el paisaje y con
los series inanimados, humanizandolos a traves de simbolismos suge-
rentes. Sin expresiones esot6ricas, se adentra en el alma de las co-
sas que le rodean, pgra exprimir de sus reconditeces, las esencialida-
des mAs puras y hermosas. Usando una trilogia de fuerzas poten-
ciales, el sentimiento, el cerebro y siempre el instinto en perenne
vibraci6n de nervios, se confunde con la Naturaleza, hasta trasmi-
tirle su calor de vida, su humanidad, el latido de su sangre ardiente:

La Flamboyana

Ella, por entire sus mil peciolos,
saca la lengua, saca mil lenguas,
con que se lame, con que se unta
de coloretes la cabellera,
la nuca, el seno, la espalda, el vientre,
y hasta las nalgas y las caderas;
y ella se embarra con sangre y coAgulos
de sus heridas, de sus querencias,
y asi pregona que por sus ramas
el coraz6n se le sale afuera.

Y se suceden los ejemplos en poemas como: Palma Bruja, La
Luna durmi6 conmigo, Un beso a Mayagilez, y otros.
Repetimos, que la poesia de Llorens, en sintesis, es toda poesia
de sangre y nervio. No conocemos ni un solo verso del poeta que sea
escuAlido, alfefiicado o asexual. Todos son hijos legitimos de su
estro viril, de su estro signador de una fuerza expresionista que ja-
mAs tiende a confundir con parnasianos desbordes metaf6ricos. Esa
poesia cabalistica es mns bien oficio de prestidigitadores, porque es
poesia incomprensible, de puro engranaje mecAnico, y en la que,
como dijera antes, s6lo intervene el cerebro.
Cierta vez, el dants Kierkegaard, escribi6 en su diario: (En
nuestros dias, el escribir se ha vuelto cosa tan misera, y la gente







DEL IFUNQUE A LOS ANDlES


describe de tal modo sobre cosas que nunca ha pensado ni much
menos experimentado, que he resuelto no leer mas que los escritos
de los hombres que hayan sido ejecutados o que estuvieren de alg a
modo en trance de algtn peligron.
El mismo Montaigne le hubiera estrechado Ia mano al Bardo de
Collores, en gesto de afirmaci6n, cuando express en su Libra Ter-
cero-Ensayos-Capitulo 5--: ('Yo me impose el osar decir
cuanto me atrevo hacer; y me disgustan hasta los pensamientos mis-
mos cuando son impublicables. La peor de las acciones y condiciones
no me parece tan fea como encuentro horrible y cobarde el no de-
terminarme a revelarlas,.
Y afirma Nicolas Olivari, refiriendose al antipoeta emboscado:
Ese que compone preciosas configuras liricas para rendirle versa-
lesco tribute a la amada ignota, suele ser un romantico tramposo
que da mala vida a su legitima consorted.
Esas frases de Olivari nos vuelven a traer al verdadero terreno
de nuestras consideraciones sobre Llorens. El poeta de la aventura
galante no fu6 jams un mal esposo, ni much menos un bohemio
de taberna a quien la cerveza alucin6 con sus burbujas pintorescas.
Desde muy joven form un hogar, y entroniz6 en el mismo a la
reina y sefiora de sus afectos. Y en esa noble mujer que le diera
la hermosa vendimia de un grupo de hijos, y la devoci6n de la ami-
ga, y el amor sin doblez de la esposa intachable, vaci6 el poeta
hombre el Anfora complete de sus suefos, de sus ansias, de su ca-
rifio integro y de sus mejores cantos urdidos con el alma y con
el coraz6n. A continuaci6n, la bella poesia Noche de Enero, tri-
buto del poeta a su musa y esposa amantisima :

Esta noche en que enero ronda en la serenata
de los blancos de luna que blondan los caminos;
esta noche tumbada de amor sobre Isla Verde,
done al palmar la arena se lo da todo en mimos;
esta noche de besos, de coraz6n, no quieras
que los celos despierten sus aspides dormidos.
i Que te narre mi historia... ? Un amor solamente;
amor de ojos azules, como esos que en ti miro;
amor de aquella epoca de mis primeqos versos;
lo demns, aventuras fugaces, amorios.








JOSEFINA GUEVARA CASTANEIRA


Esa, today la historic real de la vida mia.
Pero he de confesarte, que en suefios no vividos
y en romances quim&ricos y en poemas sofiados,
ame a todas las novias que en mis versos describe.
Hoy a mi tu inocencia se arrima temblorosa,
y quieres y no quieres el agua de mi rio.
Acaso te dijeron que bajo cada una
de sus ondas de amores hay otra onda de olvido.
No te inquieten las novias irreales de mis suefios
ni aquellas que rodaron de mis reales hastios.
; Miralas desde lo alto de tu mirada zarca,
que a todas el poeta les sera infiel contigo !


El critic que enfoque la obra del Cantor de Collores, y no le
dedique unos minutes de atenci6n a esa joya de poema, deja incom-
pleta cualquier pretensi6n de anlisis que intent hacer sobre el
bardo. En ese canto, sint6tica expxesi6n de la vida de Llorens, estd
la culminaci6n de los mejores suefios del poeta, el remate feliz de
sus mas hondas y cameras inquietudes. Poema de hondura y de
altura, en el nos confia el poeta el secret mAs hermoso de su vida,
mientras. abriendonos de par en par los ventanales del alma, nos
muestra todo el mundo de maravillas que supo atesorar su coraz6n.
Hay otros poemas de Llor6ns que bien se merecen ser valoriza-
dos, y son aqulos en donde toda la sutileza del poeta se mani-
fiesta pujante, en donde today la elevaci6n de su alma se revela en
ansia palpitante de ideal. En algunos, la latente fuerza interventora
del instinto es avasallada por la pura emoci6n en que estan expre-
sadas las ideas. En Retornelo, Llorens concibe un hermoso canto de
elegant y suave estilo, de discrete fondo y bella expresi6n meta-
f6rica :

Todo el poema de la noche virgen
en que te ame bajo sus gasas tremulas,
la golondrina mansa del recuerdo
lo abre hoy en mi torre un azul soplo
que la destelaraila y la despierta.








DRIL YUNQUIC A WA; AND)ES


En el poema Te anduve buscando, tampoco hay abruptas explo-
siones de deseos al rojo vivo. El poema terminal en una ubicaci6n
direct de lo ideal:

i Bella cita en que juntos al fin ya nos vemos !
Yo sofiando que estoy en el astro,
ti dAndome un beso
en la imagen del astro en el lago !

En la Hocra del corazdn, sigue Llor6ns elevado a las alturas de
lo ideal, esta vez completamente desbrozado del instinto:

i Oh, qu6 bella la hora en que a ti llego !
Cuando ya esti tu brasa sin ardor.
Y no hay vino ni cena en los manteles,
y s61o puedes darme el coraz6n.

El zapatito azul es otro ejemplo de delicadeza expresional in-
confundible.
Poeta antillano, americano, universal, bien se merece Llor6ns el
titulo de primer rapsoda de America cuando concibe La Cancidn de
lasAntillas, Velas Epicas y el soneto A Bolivar.
Este monument lirico, en el que aparece esculpida con relieves
de eternidad, la personalidad grandiosa del Libertador de America,
aquel que plasm6 la independencia de muchas patrias indohispanas,
desde el Rio Grande hasta la Patagonia, es la mejor ofrenda hecha
al denodado military y al romnntico caballero de porte aristocratico.
Preciso es conocer plenamente a Bolivar, para abarcar la magnitude
que encierra este soneto de Llorens:

A Bolivar

Politico, military, h6roe, orador y poeta.
Y en todo grande. Como las patrias libertadas por e1.
Por 61, que no naci6 hijo de patria alguna,
sino que muchas patrias nacieron hijas dl1.








JOSEFINA GUEVARA CASTAREIRA


Tenia la valentia del que leva una espada.
Tenia la cortesia del que leva una flor.
Y entrando en los salones arrojaba la espada,
y entrando en los combates arrojaba la flor.

Los picos de los Andes no eran mis a sus ojos
que signos admirativos de sus arrojos.
Fu6 un soldado poeta. Un poeta soldado.

Y cada pueblo libertado
era una hazaia del poeta, y era un poema del soldado.
Y fu6 crucificado.

Ved como en catorce lines Llorens nos ofrece el retrato extraor-
dinario del gran guerrero de los campos indohispanos, aquel ilustre
caraquefio que supo de las amarguras del destierro y del antagonismo
de sus propios compatriotas, 61, el libertador de Venezuela, Bolivia
y Ecuador.
Tan inmenso como lo fue en lo 6pico, Llorens lo fue en su jiba-
ridad, en ese puertorriquefiismo simbolizado en Rapsodia Criolla y
en muchos cantos englobados en su iltimo libro publicado en el
1940, bajo el titulode Alturas de Amnrica.
Como am6 a todas las mujeres, en especial las de su tierra, con
toda la fuerza de su alma, con toda la emoci6n de su espiritu de
poeta y con toda la sincera vehemencia de su coraz6n de hombre
templado en la verdad, asi am6 el buen borincano a su patria chica,
elevAndola, como algo muy sagrado, en la cumbre de su verso. No
fue jams un patriota emboscado, de esos que le dedican versos
bonitos a su tierra, mientras en la sombra la traicionan, Ja venden,
la mancillan, y todo en aras de su bienestar personal El autor de
Ei patito feo abomin6 de la colonia servil con todo el ardor de sus
ansias libertarias:

i Alma de la patria mia,
cisne azul puertorriquefio !
si quieres vivir el suefio
de tu honor y tu hidalguia,







DEI YUNQUE A LOS ANDES


escucha la voz bravia
de tu independencia santa,
cuando al cielo la levanta
el huracan del Caribe,
que con sus rayos la describe
y con sus truenos la canta.

Citamos otro ejemplo en Tristeza jibara:

i Ay, mis montafias! Ellas son mias
en sus nocturnas melancolias.
Y yo soy de ellas, -para cantarlas
y dar la vida por libertarlas.

De rico hacendado, Llorens descendi6 a la pobreza, como el in-
signe Leopoldo Lugones. Pudo haberse enriquecido en la political,
pero sincere consigo mismo y con sus ideales, rehus6 las altas posi-
ciones de privilegio, para mantener siempre pura su personalidad de
patriota, de poeta y de hombre.



Naci6 Luis Llorens Torres en Juana Diaz, Puerto Rico, el 14 de
mayo de 1878. Hijo de hacendados ricos, sus padres fueron, don
Luis Llorens Echevarria y dofia Soledad Torres.
Su infancia transcurri6 en los amados campos solariegos, en don-
de a los doce aflos ya componia versos.
En Maricao, Llorens Torres finaliz6 el bachillerato en el colegio
de don Rafael Janer, para mis tarde trasladarse a Espafia, a ingresar
en las universidades de Granada y Barcelona, en donde termin6 los
cursos de Derecho Civil y Can6nico y de Filosofia y Letras.
En el 1899, public en Espafia su primer libro intitulado, Al pie
de la A lhambra, que dedicara a la bella dama que fuera su musa ins-
piradora, dofia Carmita del Rivero, granadina de pura cepa, con
la que contrajo matrimonio el 23 de enero de 1901.
En ese mismo aflo regresa Llorens a Puerto Rico, ya delineada
su personalidad de poeta, de escritor, de periodista combative y de
patriota defensor de la independencia para su tierra, a la que am6







JOSEFINA GUEVARA CASTANEIRA


y glorific6 en poemas que ban trascendido los limits insulares hasta
universalizarse en los repertorios de grandes declamadores de Espafia
y America.
Por la patria luch6 con las armas vibrantes de su pluma y de su
verbo libre, director, apasionado, desde la prensa, el verso, el parla-
mento, el estrado, el articulo pol6mico y valiente, la radio y la tri-
buna. Es entonces cuando ocupa la posici6n de miembro por elecci6n
popular y desde el 1909-1910, de la CAmara de Representantes. Para
esa fecha, y en uni6n a los radicales, Matienzo Cintr6n, Eugenio
Benitez Castaiio, Nemesio Canales, Vivoni, Santiago Oppenheimer
y L6pez Diaz, Llor6ns da cl primer grito de rebeli6n puertorriquefia,
logrando la derogaci6n del Acta Foraker, que fu6 sustitufda por la
Carta Constitucional (Acta Jones), en la que, en vez del Consejo
Ejecutivo, tenemos un Senado electo por el pueblo. Es verdord que
esta reform se debi6, principalmente, a las gestiones de Luis Mu-
fioz Rivera ante el Congreso y ante el Presidente Wilson, y al gesto
patri6tico de Mufioz en la uiltima sesi6n legislative del 1909.
Ya en 18', Llor6ns Torres habia publicado su primer libro en
prosa, intitulado A mrica, para miis tarde, y desde su bufete de
abyjgadd en San Juan, darst entero a la causa de la independencia,
a su profei:tin, a los abuntos cfvicos y a la pdlftica liberal, de todo
lo cual sultrajo reonantes -xitos,
En el !!1l;, funda la Revisia de las Antillas, cuya circulaci6n dur6
por espacio de do- anos; y mAs tarde daba a la luz su segundo libro
de verso-, que lleva por titulo Sonetos Sinjdnicos.
Fuk colaborador incanlal-le y fundador de revistas del pais, tales
coni, Juan hobo, Idearium y La Semana, asi como redactor de La
Democracia, a travel de la secci6n denominada Lienzos del Solar.
Adtu&ib, ha -ido autor del drama El Grito de Lares.
M&fs tarde volvia a desplegar sus inquietudes libertarian a trav6s
&. las colAumnas del diario I/ Inmparcial.
SComU critic,, de indeptledieutes atisbos y gral colnpenetracian,
LlorLrs Torrc-is sc de-tac6 mi&s d una vez por la justeza y sinceridad
dic sus alpreciacio',ic, onentando algunos poetas nuestros y exaltando
la jerarqufa lirica de grades bardos como Santos Chocaino, a quien
escribib kl pmr61ogo de su libro Puerto Rico Lirico y O)tros Poemas.
CO'iio prsista, sicmiprc que sgrimia el arma de su pluma al
aervicio dc- la causa judeplendeutista, cada palabra suya era un estilete








DEL 'TTZNQTE A LOS ANDES


flechado sin cobardia hacia los mantenedores de ia colonia, ,' hcia los
que se metfan segdfn su propio decir baJo el yugo, como bueves
resignados, para no perder La yerba picada 7 sazonada con mie';
hacia los que caminaban con el stigma del C.xrimbo an La frete.
como si fuesen reses selladas,).
El autor de Voces de la Campana iMavor y .Alturas ae lAmrica,
libros que recogen la mejor parte de la vendimia grandiosa del poeta.
organize en el 1926 el Reinado de la Poesia en Puerto Rico, con ci
prop6sito de despertar el pueblo al llamado -upremo del arte. por
medio de su enseianza. La sociedad ouertorrianuea -e interes- ean e
movimiento, pero la mavoria de los intelectuales dieron -as espaldas
a la causa.
En el 1930, LlorGns rehuso el nombramininto de Hi-roriador de
Puerto Rico que le rue conferido por Theodore Roosevelt Jr.. go-
bernador para esa ipoca de la Isla. Al propio Roosevelt le indic6
Llorens, que el mnerecedor del cargo !o era don Mariano Abril, ha-
ciendo que el gobernador extendiera el nomnbramiento ai disinnguido
compatriota, quien acept6 la plaza y rhndi6 una efectiva labor haata
el fin de sus dias.
Nuestro poeta elmprendi6 el viaje hacia lo eterno el 16 de junio
de 1944, a la edad de 72 aios, luego de una pertiaz dolencia
que le habia hecho tra-ladarse al Hospital Monte Sinai, de Nueva
York. Desde alli regres6 eu avion a la Isa, tal vez para recoger la
fitima caricia de nuestra brisa tropical y leevarse para siempre en
su retina y en su ahna la vision de nuestro paisaje.
Tras el misterio de la muerte, -e ha hecho mnas inellin, quedan-
do perpetuado en la imnortalidad a travcs de -s uoesi-a fecunda v
universalist, quc uuio en estrecho abrazo !o hispano con lo alulla-
no v lo continental.







LA TRAGEDIA DE AMOR DE LA POETISA
ALFONSINA STORNI



















Hace ya muchos afios que Alfonsina Storni, la inolvidable poetisa
argentina, una de las mds altas cumbres de la lirica en Hispanoam&-
rica, falleci6 trAgicamente a la edad de cuarenta y seis aiios, al lan-
zarse al mar de Chile sugestionada por la voluptuosidad de una
muerte que hacia tiempo era obsesi6n de su alma inquieta. .capri-
chosa, inverosimil, capaz de todas las locuras.
Un caos de interrogaciones y de histories absurdas sigui6 al mis-
terio inviolable de su desaparici6n repentina. Qu6 habia movido
a la dulce cantora a tomar tan siniestra determinaci6n? i Acaso leyes
fatidicas de un destino implacable ? i Acaso lo impossible de una pasi6n
in6dita, o el fracaso de una ilusi6n de amor truncado, o el cansancio,
o la angustia de jams llegar a ser comprendida por el hombre... ?
El amigo santafecino C6sar Valenti me ha proporcionado ditos
precisos que tienden a revelar que la hermosd rubia argentina am6
en esa etapa augustal de la mujer, en esa hora solemne del crepfisculo,
cuando palpita en el coraz6n femenino la doliente admonici6n de una
puesta de sol ineluctable.
A los cuarenta y cinco aios, Alfonsina Storni, pdlida flor otofial,
reflejo lejano de la belleza magdalenesca que fuera un dia, siente
en su alma sensitiva germinar de nuevo ese Atomo de infinite que
llamamos amor. i Si ella hubiera podido, como Josue, detener el sol







JOSHFINA GUEVARA CASTAREIRA


de la vida en el horizonte de su hermosura crepuscular, una hora,
un instant no mis Pero ya era tarde para intentar una nueva coque-
teria de amor, ya era tarde para hacer reverdecer las inquietas trave-
suras que tantos deslices ocasionaron a la poetisa en sus mejores afios
de fresca exuberancia primaveral.
Como una alondra cansada, alicaida, hastiada de regar rosas para
cosechar espinas en las rutas del amor, la Storni piensa en la muerte
liberatriz con cierto regocijo voluptuoso. No era el mar su mejor
amigo, el que desde nifia la habia imantado siempre, guifidndole mis-
teriosamente sus arcanas pupilas lapizlizuli ?
Creyendolo una elegancia del espiritu (yo lo creo una lamentable
debilidad del alma), un hermoso dia del afio 1938, se deshoja la Storni
como un pAlido nenffar sobre las inmensas pampas indigas del mar
chileno.
Su historia de amor es harto triste desde sus comienzos. Vana
esterilidad sentimental, si estudiamos con detenimiento muchos de
los poemas de la Storni publicados desde el afio 1916 al 1934.
Los hombres que paSaron por .su lado y se allegaron hasta el
umbral de su alma luminosa, la sintieron, pero sin jamAs Ilegar a com-
prenderla. Sin embargo, altiva y rebelde, la poetisa jams mendig6
a sus adoradores, lo que estos no qdisieron o no pudieron ofrecerle.
Bien sabia ella que para el hombre, el amor es s61o vibraci6n senso-
rial balanceada entire el pecado y el hastio. i Para que seguir rastrean-
do la huella indtil de un amor inalcanzable en la fria vaciedad del
coraz6n masculine?
Fatalista tenaz, nunca esper6 nada de sus amadores. Fu6 la Mag-
dalena pr6diga que se di6 toda, en forma y en esencia, intercambiando
la dulce sinfonia de su alma canora por la agria realidad de la derrota
y el desengafio.
Evoquemos las acertadas estrofas de su bello soneto Conversacidn,
uno de los primeros que public la poetisa en su famosa ,Antologia
Po6tican, y sentiremos, en today su magnitude poderosa, la inmensidad
de un alma desprendida que da lo mejor de sus ansias fragantes de
mujer sensibilizada en la ternura, por un poco de dolor y de traici6n.








DEL VUNQE A LOS ANDES


Conversaci6n
(1916)

Dios te perdone al fin tanta torture;
bien que a tu mano la movi6 el despecho
y daga final hundisteme en el pecho.
Que no te sea la existencia dura.

Que una vez mas conozca Ja amargura
import poco; el coraz6n deshecho
aprende mas con la impiedad. Bien hecho.
Gracias, amigo, que esto me depura.

Iba teniendo una sospecha vaga
de que la llama del placer se apaga
poquito a poco en el camino human.

Temblaba acaso por su leve abrigo,
pero inquietud me ahorras, buen amigo,
que de un golpe la ciegas con la mano.

La preocupaci6n amarga de su amor incomprendido, se asocia a
ia inquietud de la muerte, presagio instintivo casi en la poetisa y
que, aunado a su dltima derrota sentimental, culmina en tragedia
en el 1938.


Avisos Finebres
(1916)

-Anclas echadas en finales puertos -
yacen los nombres de los muertos,
del dia, horizontales
como muertos reales.
Enorme ahora, sobre el papel frio,
junto a las cruces bailotea el mio.







JOSEFINA GUEVARA CASTANEIRA


El pesimismo subyacente en su espiritu, crea en su estro los mis
hermosos cantos de amor; cantos apasionados, arrebatadores, plasma-
dos en maravillosa conjunci6n de realismo, de idealidad, de esponti-
nea franqueza y femenil desgaire. Su amargura es siempre altiva,
soberbia, de dolor que no se traduce nunca en siplicas quejosas de
inftiles expansiones sollozantes. Haciendo alarde de una coqueteria,
que a lo mejor, no es sino el disfraz con que la poetisa quiere encubrir
sus fracasos sentimentales, le dice heroicamente al amado en el bello
poema Capricho, compuesto en el 1916 :

Si, vanas mariposas sobre jardin de enero,
nuestro interior es todo sin equilibrio y huero,
luz de cristaleria, fruto de carnaval,
decorado en escamas de serpientes del mal.'

No era Alfonsina Storni una mujer sensual, aunque algunos de
sus poemas den testimonio de una aparente voluptuosidad er6tica.
No se debe confundir la sensibilidad con el sensualismo, y este es el
error lamentable del hombre; entender estos dos sentires hom6ni-
mos, como una sola y determinada expresi6n inequivoca. Deja el
hombre casi siempre su alma cerrada a la emoci6n suprema del amor,
conformAndose solamente con sentir a la mujer en la superficial sor-
didez de los sentidos. Y mientras para el var6n, el amor es s6lo vibra-
ci6n sensorial, la mujer, mis sofadora e idealista que este, da la
esencia de su alma, la fragancia de su espfritu al que ama, antes
que sentirlo en las abruptas artificialidades de la care, algo que relega
casi siempre a un fin estrictamente secundario.
Pero de ello nos puede hablar mejor Alfonsina Storni, para quien
la locura del amor fu6 siempre una indtil bdsqueda, un suefo irreali-
zable, un algo milagroso que se presiente y que se busca por todos los
senderos de la vida, pero sin jamAs dar con 1l en las interioridades
hermniticas del hombre.
Alfonsina Storni ofrend6 su alma musical en holocaust a un amor
siempre lejano, siendo muchos los amadores suyos que se Ilevaron en
sus manos profanas y fugitivas los p6talos sangrantes de sus mejores
ansias deshojadas.







DEL VTNQUP A L0 ANDES


Dulce Tortura
(1918)

Polvo de oro en tu manos fu6 mi melancolia;
sobre tus manos largas desparrame mi vida;
mis dulzuras quedaron a tus manos prendidas,
ahora soy un Anfora de perfume vacfa.

i Cuinta dulce tortura quietamente sufrida,
cuando picada el alma de tristeza sombria
sabedora de engafios me pasaba los dias
besando las dos manos que me ajaban la vida!

Penetrando con maestria y akudeza instintivas en el coraz6n del
hombre y halldndole vacio, la Storni no hace por detener al amado
en su camino. Su amor 11ega a tal limited de renunciaci6n, a tal
sublime expresi6n de sacrificio, que lo deja partir sin ligrimas, sin
enconos, sin rebeldias.

Date a Volar
(1919)

Echa a volar, mi amor no te detiene.
i C6mo te entiendo bien, c6mo te entiendo !...
Llore nmi vida... el coraz6n se apene...
i Date a volar, amor, yo te comprendo... !

La Storni jams acus6 al hombre de desleal, de cruel o de incons-
tante. Su infortunio de amor es para ella algo preexistente en su
destine, mns bien el fatalismo cruel con que la vida se empefa en
herirla, frustrando sus inquietudes y malogrando la ilusi6n pura de
sus suefios. Alcanza a ver en su dolor, la redenci6n de su espiritu;
algo que la depura, que la superioriza hasta el limited de ubicarla en
la mis pura renunciaci6n. Per-o esto es s61o transitorio en su vida.
Al recurrir al suicidio, malogra esa renunciaci6n que vibra en algunos
de sus versos. Otras veces, la Storm prefiere acusarse de sus derrotas,
presentandose a los ojos del hombre, como una mujer frivola v sin








JOSHFINA GUEVARA CASTANRIRA


sensibilidad, para quicn el amor es solamente un juego, algo tornadizo
e inestable.


Cuando .lcgud a la Vida
(1925)

Vela sobre mi vida, mi grave amor inmenso;
cuando llegue a lI vida yo traia en suspense
en el alma y la came la locura enemiga,
el capricho elegant y el deseo que hostiga.

Me encantaban los viajes por las almas humans,
la luz, los extranjeros,- las abejas livianas,
el ocio, las palabras que inician el idilio,
los cuerpos armoniosos, los versos de Virgilio.

Cuando sobre tu pecho mi alma fu6 apaciguada,
y la dulce criatura tuya y mfa deseada,
yo puse entire tus manos toda mi fantasia.

Y te dije humillada por estos pensamientos:
-Vigilame los ojos; cuando cambian los vientos
el alma femenina se trastorna y vara...


Td que Nunca Serds
(1925)

No es que crea, no creo; si inclinado
sobre mis manos te senti divino
y me embriagu6, comprendo que este vino
no es para mi, mas juego y rueda el dado...

Y continda la Storni con pasmosa sinceridad, haciendo su franca
apologia del hombre:








DEL YUNQUE A LOS ANDES


Duerme Tranquilo
(1925)

Te reclaman destinos mAs gloriosos
que el de Ilevar en los oscuros pozos
de las ojeras la mirada en duelo.

Cubre de bellas victims el suelo;
mis dafio al mundo hizo la espada fatua
de algiin barbaro rey. Y tiene estatua.

Si en sus duelos de amor alguna vez la Storni sinti6 en su pecho
el aguij6n de la venganza, es para manifestarla en la siguiente forma,
que en si tiene algo de supreme, de sublime actitud:

Romance de la Venganza
(1925)

Ya maniatado le dije:
-PAjaros matasteis vos,
y voy a tomar venganza
ahora que mio sois...

Mas no lo mat6 con armas,
busque una muerte peor;
lo bes6 tan dulcemente,
i que le parti el coraz6n !

Sobre su iltimo amor, la Storni no dej6 ni un solo verso escrito.
Prefiri6 rubricarlo sobre el cobalto del mar enguirnaldado de espu-
mas, para que las olas rumorosas se encargaran de cantarlo sobre el
rubio remansb de las arenas trizadas.
Su iltimo amor fue una de esas dilecciones plat6nicas, recargadas
de romanticism, que se guardian en lo hondo del alma como algo
sagrado y demasiado casto que no debe exteriorizarse so pena de que
se profane al divulgarlo.
La Storni padeci6 en sus iltimos afios de vida de una arraigada
y tenaz neurastenia, que lleg6 a su maximum al sentirse defraudada








~OSE~D~A G17EVA~A CASTA~t1RA


en su p-strer snezo Pasz-a. Y em e Buenos Aires. en donde el
cerazn aie Ia S:o -e S --= 6. nuevo Fisionero en las redes de un
amor Z---- c omta con su bef-leza ni much menos
crn 5Ti fu-,-FeS,=- - e E:-_i I. ue.-Le a tener que humillarse
a La derrmata &_ e zfr.L
Y ojr z,'- A=fazc-=entie. Va el mar la habia con-idado
rnmai cc ia ;- :, ihma ndola en las voces de las
y e&i~os en las algas de los musgosos edre-
St t' S al de-kgsimilo que mencionara la Storni en uno



Partida






E' ; t, ci.a1 dt mis vo'rtebras








y rgLilio Nlw li),glr












j~i!l~rCc-:.c,;j)is~~rAtr c-j kimiurlicaci/m~l dircaal coll1 Alujamiro~r
alaioMjiajm
"T D W Za V _" -jdi tj t~jb k-l c fe re auiZ ik ,w
Tl ~ rf <








DPL V YN-T'TRn A LCA ANDFS


del compafiero Morano, quien comienza su informaci6n en istos tr-
mnilos :

aFrente a mi se encuentra Alejandro Aifonso Storni. hio de a.
connotada poetisa Alfonsina Storni. El dicta v 7o escribo tara -isred.:
Alfonsina naci6 accidentalmente en Suiza; digo accdenaiienre.
porque sus padres, teniendo dos hijos argentinos, i-ajaron a Europa.
en donde naci6 la poetisa en el 1892. Volvid a ia Repdiblica Argetia
siendo muy pequefia (tres ai.os), y sus padres -e radicaron zur-eame--
te en San Juan provinciala andina argentina;.
Es en esta provincia en done da comienzo la educac 6n de Al-
fonsina Storni.
)Los primeros estudiws los realize en ia E sceia Normal de San
Juan, siendo desde los primeros aiios una alumna muy aprovechada.
Se recibi6 de maestra rural en Coronda provincial de Santa Fe,.
)A los 16 afios, teniendo una marcada aficion por el -eatro, ruc
la actriz de Tallavi, profesi6n que abandon para dedic-arse a orras
actividades. Lleg6 a Buenos, Aires y trabajo en una casa commercial,
hacienda correspondencia psicul6gica, la que actualmente i ha con-
vertido en propaganda. Es interesante consignar que el pues-o lo
consigui6 en un important concurs-, al cual -e pre-entaron muchas
candidates. En ese lmomeuto su situacion econnmica era :uuy grave.
Mas tarde, consiguid su primer cargo docente en la e-cuela para
hijos de agents de policia Maicos Paz, y ,ucesievamenre, la Catedra
de Arte Escinico del Conusrvatorio Nacional de Musica v Declama-
ci6n; la de LiteraturI, en Ia Escudla Normal de Lenguas Viva.;
la de Arte Esccnico del 't'catro Iufantil Labarden, y una c:eedra de
castellano en la Escuela paia Adultos.
iEstando en la casa comieicial que citanlos arriba, y :oban.'do
horas al sucicno, cscribibj, en cl l916, ,u1 primcro libro, L.t: !iqi",Cui d
del Rsal) libro iquc tfu miy bien recibido por la critical. Posjerior-
111nite cscribio l iicmcdiai.oicitic (1919), y succ'ivametnit, E l.,'
LDhuo y La.nguiids, V cul t920, conl c cal obruvo el Segundo Premio
National de Pocsi y Prilnci Premio Municipal. En el l')2, public
.Ocir, el preftridu de la autora y el quce cierra una Iodalidad cu la
poesia de Alfolsiua. Eu cl t984, public ilondo doe S!Lt: PCfZ;
A\luscarilla y T'tLJbol, cl l9i tl8.
Eu Vl l1920, cscribio uu pequcfio voluimcn ,c, pro1a ilnitulado,.







JOSEFI\A Gt1EVARA CXSTACNRhRA


Foe,;nw d, A nun. Pars el teatro, en el mismo afio, entreg6 la obra
E: A me del M3undo. estrenada en el Ccrrantes, hoy Teatro Nacional
de Comedias. La obra fue interpretada por la Compaiia de Fanny
Brena. En una separate, la revista Bambalina di6 a la luz dicha obra.
En el 1932, public en nn libro varias obras de teatro: Cimbelina;
Poiixcn, Foiixena y La Cocincrifa. La primera fut levada a escena
por sus ex alumnos del Conservatorio Nacional, despues de su muerte.
Ella fu la precnrsora en nuestro pais del teatro infantil. Escribi6
muchas obras de este genero y arregi6 las existencias en el archive
del Teato Infantil Labarden. Sus obras de teatro infantil mis im-
portantes son: Blanco... Negro... Blanco, representada en el Ode6n,
de Buenos Aires, y en el Teatro Col6n; El Dios de los Pdjaros, repre-
sentada en los mismos teatros citados. Son 6stas las obras de mayor
envergadura. Ambas tienen tres actos y se mueven en escena mis
de cien nifios. Las compuso en el 19:8. Result interesante declarar,
que Blanco... Negro... Blanco, tiene parties musicales de las que es
autora tambien Alfonsina.
SLa poetisa, escritora y autora teatral, escribi6 cuentos, ensayos,
y colabor6 en La Nacci6n, de Buenos Aires, con el pseud6nimo de
Tao-Lao, asf como en las principals revistas que se editan en el pais.
)En el 1939, poco antes de su muerte, ella misma seleccion6 sus
mejores poemas y confeccion6 una antologia que fu6 -publicada por
la Casa Espasa Calpe. Despu6s de su muerte se public un libro inti-
tulado Obras Foeticas, en el que estAn todos los libros de poesia de
Alfonsina, menos la Inquietud del Rosal, el que no fue incluido por
propia voluntad dt la autora en el testamento oral que le legara a
su hijo.
,Alfonsina Storni era pequefia, menuda, con la cabeza prematu-
ramente encanecida. Era de tipo europeo, de ojos claros, cambiantes;
agil, nerviosa, de voz armoniosa y en-rgica, con un timbre persua-


Hasta aqu' ilos datos que hemos recibido desde Buenos Aires.
Querecmon hacer constar que, aunque nacida en Suiza, a Alfonsina
S'ior;i st la coldIdcra argentina, la patria que la acun6 desde pequcfia
y en donde la poctisa deline6 su vigorosa personalidad intellectual.







AMOR V PAISAJE DE LA POESTA DE
JUANA DE rBARBOURO-




















Hay un nombre de mujer que se destaca con elocuente prominen-
cia en la lirica de Hispaiioamerica. Ese nombre es el de Juana de
Ibarbourou, la dulce poetisa uruguaya, nacida en los triguefios cam-
pos de Melo, en Cerro Largo.
Hay que desplegar bien alto las alas del espiritu para imbuirse de
lleno en la armonia fragante que alienta y perfuma en el verso de
esta cantora extraordinaria. Se precise haber nacido en la calma vir-
giliana de los campos, percibiendo entire las frondas el teclear mono-
corde de alg6n rio, el esquerzo de las aves y el nionologar de la brisa
remedando centre el follaje la fantitstica poesia de algdi ensuefio
inedito; se precise haber nacido en los montes lujuriosos de perfu-
mres salvajes, al calor de un sol de fuego, poseyendo todos los secre-
tos de la selva tremula de arpegios y de alas, para comprender el
\erso encendido de fragancias de la Ibarbourou. Se precise haber
aniado en plenitud de plenitudes, vertiendo en ese amor todaa la esen-
cia de una feiniidad triunfante, para empaparse el alna v el espi-
ritu en las delicias rec6nditas que dan vida v expression al verso
intense de esta criolla alondra de las selvas uruguayas.
El verso de la Ibarbourou nos llega ardido en el sol triguefio de
los montes de Cerro Largo. Nos Ilega enebalsamado en las fragail-
cias del trigo emnparvado v de los naranjales en azahar. Aromatico








JOSEFINA G'EVARA CASTAN:\IRA


de glicinas v s a sir es, .s verso es traslficido, inquieto,
estremecido, co=o las ozas nerviosas del rio Tacuari que zigzaguea
ne rviJ pOT er-te lr a=ay -es de su cuna melonense.
El paic-ae ce ~- =-ozrs de su- cielo, toda la luz de la buc6-
lica estampsa qce L--arr~4 dc os de eternidad en su alma sencilla,
apar.ec a aczde- a la :sr-er d de s amor fuerte; tan fuerte y tan
dnic', q:e - : --r er el alma y se le desparrama en el verso
ren :cis a-rc-. e- cf~c6= gozosa y triunfal. Nace pues, la poesia
die -I-mCa=_-otr l-t -=sna espiga dorada de trigo en un campo
trnco azz-:. 5n- ;.-- s e verso puro, integro, Henio de fragancia
& Er-.-.. .- -r5 ::r, e= today su hondura supreme, hay que
torn.:;y r=i y :lar birc alto, para alcanzarlo prendido de una
e.e-- -.: '_ 'fir.- :ai rcguero dc luz. Su verso es vida, vibra-
c-:'.. .ar"...za fe' a ;ertica en vasos cincelados de t6cnica impe-
ic".,; 'le-. ::t'.a e e.xpre.- depurada.
L':c, e- ,:er, c; Lta '/ar'iuru ia intocada transparencia de una
g Lt 2- Tr'*, t ;re ". er-'ar -Js;ve, ,r :.lr;a-:;-' .gi-, tal cornm su amor esta cuajado en la
'.c~ -iar:a_'_ ;:'gert ,e -i- caun;ls/, encendidos, es por eso que su
,.-r, rL.' .a c* .r;c~', ala- adtmrc, la indefinible sensaci6n de una
.: ; ;'.%_ i.2% 2:2..c-'- ,'f a:,'';.! a 3:a.
La "'-;. ii:. ', 'a;_...'.gu- i:a-jaerle olvidar a la poetisa la jerar-
q" 4. 1.;^*ra^;;: rura;. 'cd 5.0 Stoi que ,not dice la jbarbou-
;. e:. ;g-2,: ci /*, ,--'r, su 1,C-ptia E.ncuentro :

Y v/ : : ' :Ti C' nhai i- c Il ha ieclio clara
AIc- .':. c',:i'- Q ::-:"'. lai Cl iij,
C-,/.'-, V/ .- i a :J,-i..lb' 'i AmIri Ja I', qjuicren.
Vo .'.' .';- c.1)1 na.ha rdc jariu's (In ancio
/-.;'A r /C:' .';ai2 ,rc c; la .>aigre nj/; viclc.
La ; '.',..'a: y a.is a, Ja -,'ilja y lia sclva,
!.'. ;:;ls.' : ':,.: ,j 'a y j,.'. Jlanis vCrd(c jilt s
r'4_' L, ,a.- 'S 'a ; ,a,'a y aJ/bj'ai )1 i, i clj iuc
/ -'.iL t ;;.C,. Ji.i'-,a .. 44i--.lJ t qJ tLu lJ mar i iumerjiable.

.. la L,;.- / Al; C- Ja:a;' j ,aij < .ain i owninprelt .-snc.Ojt c n ,l )I plpild
y ,:'-. aviC.',,,, C'. 1.. a:.5;. t, ,uc ina ] Jl jarb Uisourol coi volvi .a vivir
-i ,,/nJ, ..;r.'Ts ..c .. t-ja d.Aic:- i sl.aliaj s Ja j anaiia s;A bojicadua. dle au.







DEL YLNaUR A LOS ANDES


campos, para sintiendo de cerca el sol, contemplarlo, (alfarero bar-
bado, modelar el cAntaro de un dia, :

Yo marchar6 por los campos en procura- de hierbas,
En elecci6n de plants textiles y aromiticas
Que luego estrujare, avudadora, sbre !a reda-
Cuando el alfarero ponga el va-o en las maanos de Dios
Tendra tambidn el olor vegetal de las selvas.
Y Dios dira con placida sorpresa :
i Que brillantes y que bien huelen.
Mis tierras de America!

Cuando rememora el rio amado, el que la arr'ilara v la jesara
de nifia por entire los arrayanes y los ceibos v Ie diera a beer ei
agua pura de su copa inmensa, suefia que humedece -ss labios en
el vaso del rio arunioroso v hondon:

Mas suefio; una tarde vendremos al rio:
Yo hundire las umanos en las ondas claras,
Y riendo gozosa le dire a mi amigo:
-Bebe, prueba el gusto de verdad del agua.

Amnor y paisaje se cutrelazan ell su poesia fresea, \igorosa, crean-
do una dualidad perfect de belleza v sentinienuo. Ella :ntuye eu
el paisaje arniomLas nucvas, insospechadas, en las que \a % ugran-
deciendto, purificando, la cimocido sencilla de su aiior. C'reaudo el
milagro de varias tiualidades, belleza, scntimniento, equiliblio v ar-
iiioia, finalidadcs quc. urdcn la a posia vcrdadera, pienia i a lbar-
bourou a ratos scr una iutcgraciod misina del paisaje circundaute:

El ciclo o.tciita ut.na limpidez dc diallanllc.
ttoy cibria dc tardc, dc iicllto y priman ci ra.
SNo siclutcs in ulis tri cza.s olor tirigo oiidcal tC 1
No imc allas lcxiblc collo uina Litcldadci. ?

,td tail tlinpicgiada dcl aroni. llimpio, tel.vadoi y 1al \ajc del
CaliuiIH, qLic siu pasio1, a \icecs illalla y a taos idoiunita, icId O'C
ell una ilutcllinablbc fluoacion de piluiavcia, La! coli tcwroul.a y .li.-







JOSEFINA G-EVARA CAST.AEtIRA


rece el trigal ordulante de sus valles. Y porque utoda ella es como
la pri~zvera. !e dice el amado:

i Duer:mes sobre pie-ras cubiertas de musgos?
-Con raas de sauce te atas las trenzas?
Tu a'=ohada es de tribol? Las tienes tan negras
Porqui acaso e ellas exprimiste un zumo
RetZc:-o y e.peso de moras silvestres?
; Qu- resca y extrafia fragancia te envuelve !
H-eles a arr-voelo.s a tierras v a selvas.

Y amari a s' dcice co":paiero bajo las alas de rosa de un laurel
forido ,.
AmIsmonos. La noche clara, aromosa y mistica,
Tiene no s-G cuq- suave dulzura cabalistica.
Sor grande- y solos sobrc el haz de los campos.

; C6mo es capaz de amiar esta sacerdotisa del verso! Aima con
toca la fuerza, con todo e! optjiamsmo y el arrojo de una criolla pri-
:::.i\va de lae selv.a. En su amor no hay visions fantasmag6ricas
de ilgubres presagios, ni lagrimas de frustraci6n, ni atisbos de ilu-
ioznes fracasadas. Cox:trario a su hlermana de Am-rica, Alfonsina
StJori, la uaiograda qItisa que huy6 tras la sombra misterial y
abism'itica idel paisaje marino, la cantora uruguaya, fascinada en la
\viis6l dce luz ce a iro2(rtafa verdesccnte, visi6n opima de esperanzas
y de uefios que 1Lo terminal nunca, evangeliza su alna y alienta su
am,:or e. el halitv purisi'o dcl sencillo ambiente aldeano:

Dc ]a fuelntc rctorno, abismada
En el dulce evocar de la cita,
Y se hLcrmana la tarde dorada
Con la luz quec- en lis ojos palpita.
(Uija cxtraia fragancia me enerva,
Y en verdad y no ti si es que sube
Del jugoC) fre-cor de la hierba
0 s cle:a ide ii albma a la nube.

La Ibarbourou casi dsctconocc la tristeza. Su poesia es toda un
grito exultai:te dc pasdijn sata, un brote de esperanza siempre en-
Ih.cta,; de su,;ios realizablle y dc peripectivas agoreras. Hasta la







DEL VCNQTF A L()S ANr)1S


misma lluvia con su compis eterno e is6crono, lena de gozo -upre-
mo el coraz6n de la poetisa. Bajo la Iluvia que le moia la espalda v
el traje.
Va con el alma ligera y la cara radiante,
Sin sentir, sin soar,
Llena de la voluptuosidad- de no pensar.

El agua despierta en la Ibarbourou una intima alegria volup-
tuosa. Por ello ama el agua de (da laguna pensativa. a !a que in-
clina su alma como un juncoj,. Y es que ella piensa que:

Acaso en otra vida
Ancestral, yo habr6 sido,
Antes de ser care,
Cisterna, fuente o rio.

Si alguna vez la tristez a a sorprende, cs cuando se hall en
plena ciudad canicular, cuando presiente c6mo se va hundiendo en
la lejania del tiempo voraz, la vision querida de sus campos amigos,
los que la ensefiaron a ser feliz, y alquimiar versos aureos con
rayos de luna, con rocio de estrellas v con verde, much verde de
montafia y de pampa. Y es que desde la ciudad oye el pregon vocin-
glero de El Iendedor de Naran~ja, y al grito ahuecado del mucha-
cho horadando el recuerdo, una nube dc pena se le adensa en el
coraz6n. Ella tamibien, siendo nifia, trepo a los drboles altos, para
desgajar del frondoso racimo la fruta jugo.- :

i Qu6 nostalgia tan honda me oprimec
Cuando siento cl olor a naranijau-

Pero no la domina la nostalgia. Ella \olh ci a la vieja ca.-i colo-
nial, irisuefia de jazmincs v several dc pino.,, :

En busca de descanso, cn deuanda de abrigo,
Contra el camino largo, contra cl vi nto enemigo.

No podrA jamias la imcntira de la cmudad replegarle las alas, por-
que en ella cstA sieinprc latent la sncmilla honda de su ,raiz salva-







*1OSEFIDA GT7EVARA CASTARIRUA


je). Hasta su tilamo nupcial se le antoja silvestre, tibio y suave
como un nido.
A la sola invocai6n de los pinos cenceios y olorosos, siente que
(,se le aclara el alman ; y se uefia "morena, quinceabrilefian, mien-
tras pasa por sus labios ula frescura de las fuentes salvajesn. A la
hora de la cita, (sin aros ni sedasn, serA para el amado, ((esbelta y
morena como un lirio vivo, toda ungida de esencias de nardos,.
Impossible que la venza la pena, si le vibra en perpetuo arrullo
el nido de ruiseflores que Ileva en el coraa6n. Santa alegria la de
la Ibarbourou, alegria gestada en el verdor del monte, en el trinar
del ave, en el parlar del rio y en el aroma intense de la flor silvestre.
Para ella, el campo es un altar siempre abierto a la omnipotencia
divina, y la soledad, dulce intervalo de silencio que nos leva hasta
Dios. Bajo su corteza gris de civilizada, hace porque surja siempre
pura la campesina que (adurmi6 la ciudada. Y se dice a ella misma,
en el retire de su casa aislada:

Con esta primavera tan cAlida y soleada,
i Mujer, que te avergiience tu taciturnidad!

La esperanza misma ilega hasta la Ibarbourou, ((como un ramo
de hierbas olorosas, cortadas a la hora del alban, mientras al hombre
triste, al hombre cansado a quien la noche agria afiebr6 de insom-
nio, le invita a ssonreir al gozo vivo de la luz que se enciende en
el cielo como un cAliz de oron.
La poetisa uruguaya huye de la sombra, para enfrentarse de cara
a la luz por la que siente (un amor salvajen. Para ella, la luz es
algo que cpiensa y que meditan,. Adn se identifica con la luz del
paisaje vesperal, y :

Para estar a tono con el matiz de la luz,
Me he puesto un vestido color malva,
Y la falda rosalilla
Ondula con la brisa
Como si fuera la llama de una 1impara.

Ama la luz del orto matinal, pero tambien le canta a la luz del
crep6sculo ojerizo. Poesia dadivosa la de la Ibarbourou, que se da







DEL YUNQUE A tLOS ANDES


enter a todos los matices y formas del paisaje, mientras dora cuan-
to toca con la varita talismanica de su estro.
El amor mismo es para ella, (fragante como un ramo de rosas).
Y toda su came esti impregnada de esa esencia que surgi6 de los
pebeteros aromatizantes de la selva, para ungir su piel suave y mo-
rena. Por eso le dice al compafiero:

BesarAs mil mujeres, mas ninguna
Te dara esta impresi6n de arroyo y selva
Que yo te doy.

Para esta poetisa ebria y fecunda de luz, de aromas, de amor y
de armonia, la muerte misma tendrd que ofrecerle, en lugar de una
fosa de sombras, un lecho esplendoroso de rosas. Cuando muera,
su cuerpo descansard cca flor de tierra, junto al riente alboroto di-
vino de alguna pajarera, o junto a la encantada charla de alguna
fuentes :

Arr6jame semillas. Yo quiero que se enraicen
En la greda amarilla de mis huesos menguados.
Por la parda escalera de las raices vivas,
Yo subir6 a mirarte en los lirios morados.

Y se creard el milagro. Substancia y alma del paisaje esta Juana
de Ibarbourou, al reclamo de la muerte y al desintegrarse en Atomos
su care, de cada ceniza encendida de sus huesos, surgird un brote
de luz y de fragancias. Magno mnilagro de transformaci6n, de perpe-
tuidad, que la hard eterna en las flores, en la brisa v en todas las
cosas bellas y sencillas de la tierra.


Juana de Ibarbourou, denominada Juana de Amirica por la juven-
tud uruguaya, naci6 en Melo, departamento de Cerro Largo, Uru-
guay, en el 1895. Era su padre un vasco espafol, perteneciendo su
madre a una de las families mas antiguas del pais y descendiendo de
espanioles. Su educaci6n la recibi6 en un colegio religioso, en donde
emnpez6 a composer sus primeras poesias. Contrajo matrimonio con
un comandante del Ejercito, trasladindose en el 1917 a Montevideo,
en donde continue entregada al ejercicio de la poesia, colaborando







46 JOSEFINA GIVTARA CASTA.RIRA

tambiEn en diaries, y publicando libros como Cdliccs Vacios, Las
Lcrguas d.c Diamfanic, El Cdntaro Fresco, Raiz Salajc, La Rosa de
los Ficr-oos, poemario este en el que impulsa una nueva modalidad
estetica, una distinta sensibilidad, que podria denominarse innova-
cion en su poesia.
En el afio 1942, la Casa Espasa Calpe Argentina, public Poemas,
una colecci6n de los mis conocidos cantos de la poetisa.
Otras obras de Juana de Ibarbourou son: Estampas de la Biblia,
Loorcs a Nucsira Sciiora (]94); Chico Carlo, autobiograffa de su
infancia; Pcrdida (1951); Azor (1953). Ha escrito, ademAs, un libro
de teatro para ninos y textos literarios para escolares. Junto a Del-
mira Agustini (1886-1914), y Maria Eugenia Vaz Ferreira (1875-
1924), Juana de Ibarbourou complete el grupo de mujeres uruguayas
de mis alto acento po&tico en su pais.







LUGONES, EL MAS GRANDE POETA ARGENTINO


El distinguido escritor de la Academia Argentina de Letras, doc-
tor Carlos Obligado, gran amigo y admirador del insigne poets
Leopoldo Lugones (considerado uno de los primeros portaliras del
mundo por su fecundidad y versatilidad liricas), se ha ganado el reco-
nocimiento de la America entera, al presentar, en una bien ordenada
y jugosa Antologia, no tan s6lo los mejores poemas del bardo cordo-
b6s, sino tambi&n datos biogrAficos suyos y un juicioso studio critic,
a manera de proemio, sobre la intense y multiforme obra lirica del
glan cantor de America.
Ya en el 1927, el doctor Obligado habia dispuesto un volume
complete dedicado al enjuiciamiento de la obra poetica de su insigne
compatriota, habiendo sido publicado dicho libro a traves de la edito-
lial La Facultad, de Buenos Aires. Este interns v esta admiraci6n
demostradas por el doctor Obligado hacia Leopoldo Lugones hizo
que en el 1942, la Casa Editorial Calpe, asi como la esposa del poeta
fallecido, dofia Juana (onzalez de Lugones, y tambien su hijo. enco-
mendaran al distinguido ant61ogo la ordenaci6n de esta Antologia
de la que hoy hacemos referencia.
Labor de esfuerzo, de inteligencia y de carilo, la de Carlos Obli-
gado. Porque no es tarea facil extractar, de diez nutridos volumenes
publicados por Lugones, aquellos cantos mejor logrados, para limi-








3osEF~. G17N'AA t CcSwX'Aitr.A


tarlos luego a un mar-gen reglamentario de 3(O pAginas, que es la
extension de one se compone la citada Antologia. Y aunque el doctor
Obligado tuvo, por necesidad, que prescindir de muchos poenas in-
teresantes y hermosos. a pesar de qne tnvo que acortar algunos can-
tos nugonianos demasiado extensos, no por eso su Antologia, urdida
en el esruerzo, en el carifo v en la inteligencia, carece de todos los
atributos qne la hacen digna y merecedora de figuri- en las mis
escogdas hibliotecas.
Orientada, pnies, por e distinguido ant6logo, abordare la regia
pentacromia lirica que en diez voldmenes de cantos legara al mundo
hispano e! Ruisenfor de Amrica.
Pretender pormenorizar sobre la obra grandiosa de Lugones, es
tarea dificil. De intentarlo. ami se corre el riesgo de profanar
la pura emoci'n estica ent-rafada en el -uelo giginteo de su numen
hondo, redo y sutil a veces. funambulesco y sencillo otras, cuando
no taladrante y majestuoso o tierno y tan blando, hasta adquirir en
sus giros fecundos y diversos, suavidades y dulcedumbres de arrullo.
Comenzamzcs, pues. nuestro esbozo critic presentando al inmor-
.tal poeta de las pampas argentinas como un legitimo arist6crata del
verso. Seiorial en ia forma poetica, en el estilo opulento y en el ritmo,
su vuelo inmenso abarc6 casi todas las formas de la poesia genuina.
Y aunque no vamos a pretender entronizarlo en las cdspides de la
perieceiun ni auhn pretender prociamarlo (como lo ha hecho el doctor
Obligado. quizkis impelido por un fmpetu sano de argentinismo),
Ccomo el mayor vy mas complete entire los de expresi6n castellanaa,
no por elo dejar-emos de ratificar, que Leopoldo Lugones ha sido,
y scguir- siendo, el mas grande y glorioso poeta que ha dado la patria
argentina.
Er el afio 1 .t7. public su primer libro intitulado Las Montaaias
c. Oc. Aqau la ju-venrid yeinteafiera del poeta se desborda exube-
ran~t, fuerte y enrgica, en un manojo de poemas tan austeros y libres,
que bier se adviert- en ellos la fogosa pujanza inicial del primer vuelo.
Ma- tarde, y al publicar su segundo libro en el 1905, y bajo el
titulo Lcs C re scCu. s dai Jardin, Lugones va abandonando la pulidez
normativa del ret6rico para volar en campo mis libre, y asi ir adop-
tando urn estilo mLrs original y m-s-personalista. Es en este poemario
en el que aparcern sus famosos sonetos, tales como Amapola, Delec-







r)RT. VUNQTTJ A 1UOS AND"lS


lacidn y El Pailuelo, poemas estremecidos de una dulce sensualidad
y de una ternura amorosa casi rayana en lo romintico.

Ejemplo :

Amapola

Con su sayo de viejo brocateles,
iba Clori sabrosa hacia las trillas,
y al verla entire las mieses amarillas
inflaban sus rifiones los donceles.

Evocaban fandangos y rondeles
en las medias punz6 sus pantorrillas,
y la sangre pintaba en sus mejillas
como una dehiscencia de claveles.

Son6 un beso... Los vahos del rastrojo
se fatigaban en la ardiente brisa;
y mientras Clori, con fingido enojo

sonreia, ajustando su camisa,
brot6 un menudo pececito rojo
del tr6mulo coral de su sonrisa.

En el afio 1909, y con la publicaci6n de Lunario Sentimental, el
nombre de Lugones rebasa la popularidad localista para universali-
zarse en ceniculos literarios y ateneos de todo el Continente. De un
solo salto gan6 las mis altas cumbres del 6xito, cuando lanz6 a
la luz este tercer poemiario, que es la mis autintica exaltaci6n de la
poesia argentina modern. La edicion del libro se agot6 rapidamente.
Sus cantos a la luna, trenzados en iniagenes vivas y pintorescas,
saturados de emociones tan contradictorias que a veces confunden y
ofuscan el inimo del lector, son obras maestras de una grandeza insos-
peclada. En su Himno a la Luna, descorre horizontes desconocidos
en la poesia, y crea nuevos y distintos giros expresionales. El Lugones
de Lunario Sentimental es un Lugones satirico, burlo6n ir6nico, ma-
licioso, juguet6u, que lleva su ultravanguardistuo al linite escandaloso








CiEflSN. GrEVARN CkST.kARIRAk


& e = l:=Ea 1nimlezio & astros. para arrodillarla a sus
lal= 1E de- ssu anti.ns jos mas nimios.

a 7a Luna
Ne~zo 49)

;nna esezane en el noctnro balc6n del Este;
L~a d-: azda= en la taza de luz celeste;
--z D&.LLca en canpo de azur o de sinople:
VC, -a, 7 cvei paladin que acople
n :-abla de expectacinny,
;FE V de --u blas6n.

(V'erso 55)

t nn: atnc:n5n [*rseverante,
-Lr r arnrno rtal, crsingut, i oil Luna i,
te ~re!~rla 2!rlpJrCItante.
'~ -x :let&~r ojl,,rtuna

Ia p r --! c(iel1, mil billar del doiiiingo,
Szra~iilaa de ttpl~fn y de foi tuna.

aht daih Ay tu jcrarilufi dc 8-ali picta,,
1~ 2 (14,b1 e ulayeii, caubit.n lf-picH, tit iraII full ier
Gt5( rlpV.l ;i c-: -,: ,-, alti voi titcl Iahici elluI'igmis, eli
hha 'iw., L-ria -ia- dc C/irdoI'a, atf m-oll ) .li.vatifi I n-
c~l~ i.c-r~~,i.a ijt:hz:L-lacia Iii-ecbras Sit oda dedicadra J I o51

;,uiul Li '(i i'iffar dc vctI di44 VCI'c,,ja pacI' a4 Uiplidurg
"; (y 1aC'A I-~' c d1 .t -IcUi1, ju di pdc tc ~ i picua, tji jci. a i i i aj i crit
',;c~ ciA. 4.> u-C~t,';i .u )i juh C 4. (Wil 4 I clac~i(,hi l,i~idjLl~k, 4lILu us aI Illill~cI
ij,4i~huAiA a i1-, pdi'-iIc ie jazc Iaiu did ab arguhuilua.

C --~ u~I i', )111 '-,y diil 'VII du-t ag ailida tic aihiul y &k
L .1 J, A' I' iJa (i l l, diC ]a.- itJijiJaut -1- fiC a a y Iii Il itbi -

.cir ,,Af., C IIlk- ,u4' uc.- bh da Id i cll uici, cLI 'I-t y I i ii'








DEL PtNaTB A LiS ATnILR


las notas mis intimas de su piectro, 7 por er las mis intimas. icasn
las m6s puras, las mis conEdenciales, 7 ias iue me.or habiarn ii e-;-
timiento o a la sensibilidad. El Libra Fiel, que 7w a _uz i 1 912.
recoge las ternezas mis tiles de la vida connagaiL in descadnr- 3
lo prosaico, y siempre manteniendo en alto sn condicidn de legztiio
arist6crata del verso, Lugones sublimiza en ins zioas iogaraeas. i
carinio de la esposa fel, a la cue s=njo amar y -e-snetar mo -ia mea
aigo sagrado. AIgunos de estos cantos intors escrn -7eiados -or "rra
sombra leave de melancoia, mientras a veces nainiTT an;o !a acadiida
honda de un erotismo Eio.
Y Inego del hogar, de nevo a a Ia pat-a. a io 0_oilo. i lo -e-aactio.
Es entonces cuando public. en el 1917. E: L:bro ie .os 'uaswcs.
convirti6ndose esta vez en el mns devote carter de las pampas majes-
tuosas y de las bellezas pastoriles. Describe e1 ambient -ampesmno
con tal precision y delicadeza de lenguaje, con c ai hondura ermcino -a
y lirica, que la limina adquiere la sugestividad y ei cior Je aigo 'a-
tente y vivo en sus poemas. Tras el dominion feliz de la inaginaci~o
fecunda del poeta. el powder transiformativo en la re-pre-cacic'u de
series y cosas, es algo que a ratrc desiumbra por Ia -erza del -i iorndo
y por la inteusidad de la emcciun envolven e eu la dCe-ripci,)u buco-
lica. Lugsones le cauta a a v violeta, A la i palidez Lofial, a 'as- lore
al alba, al sol, al chiugol, que e el ruisefior de :a 'yallpa, y :ouas
las aves que inufonizau enu rijtma de trinUos- v dt alas ,; 'razi de
la sierra.

:a !'rituc 1'lntrai2

Bajo) Vl 'lo t uala, cuyo r'epos
pxouiiete .li alitL .olIcdad tvi rud,
-, c 11>u'n1'gQ u cI l iru lk t h.ioUi.

Cu iniul'.dl iiiiQ tu. d c loJ ter ita.
'0k1 u lin > h.- i W1 1A ,ja Ln.0uch''t,,
mul11 vi bt:.I-. .qtC toal p.ikidLu .ioiibiA
\' cu La qucja rtcedda pq.ulpia
cl >iac I.lU L p'1l>untdi.le>i l. ia i-.mbll ;a.

> Fo 414 4.aI cudlinv, nuali.ilviol u 1..p;c -A uly .1 1a .Ltu.i-








,7's1t32A CTETASA CA$TA5EI-RA


r sa x--:*s pcc '^s~. nra L-gons, on el 122,. a darnos otra
mri. n.s:ti r. =;1C=ra 2E n fS -a:rsacia6n apolinea. Esta vez se trata
= ,.r ." :"-a. -&e. -r,- p-esera a nn Lug-ones filos6fico, amoro-
se. &am.3_a. r-i ,aid:. rDe es: poemario es el magistral soneto
.::Tr- ',t.::s.. -srs-o .izo. la mis perfect creaci6n del poeta
*. e --- i : r _' :i F lr c-e se ha ecrito hasta ahora en el orden


A~: 'm ret.urosa

-,r'e--: la tard& de aquel dia,
:n..-; i:_a habitrtial adi6s a darte,
r U 4L6c 'ag cotgoja de dejarte
'..- -2Lt, 5 C-ier qu.b t.e queria.

("*..-cA ..':2prendcrlo, ya aabia...
-: '.- '.r "m1 i'(bari6 al hablarte,
y. ,t'a.ra !'s Pr puimate apart
gryy., Lndta-rentad, tli'avia.

-- l 'i acn yv ti.-ibl'r nuestra sorpresa;
u ) y ,, lc p tiCud Jd la proiimesa
i,.,-- iJ-..:',i ;iC u i j~bij tan blando,

-. & Y i 'sbi s u bi]'al'-i qutedij...
v yc a-.iL L t aLui.-cia ( ta tl dct&
A:, s: i. .
A# -..o 'Ct.e/ Uyjiu-jLo a Js HoI s f oiJadas, vu la luz Ln cl
.zf4 Z i.,.-.,,.4 o c juga.-L., quc C tabLi &n ar, rCiPfl cjo dc El
.', '. st y C1. 'Z pullca Putcits SouuliiiUigU -)Ji lor 4jU4 ibii-
:-, Ci c._.'._;- i cv 1C til.c, ]J.- icalidad ycoyriahta y localijst dc

',. L.,,,,- a c Mtil, Ctu tClriija 2 u Jari'a y gloliiu4a jorialda
;Aide/ -'.-. ].(.' Wi] .h .<, ul bh-4AdA. t-i i eli Use,J .u L c it]c i ionj icmiiiu hienl
g (wv c to OQl:eci; Lua bijL dc roulluacca ipic.inj, dadio c1
K, *. .- U.i. .-i.tt v..a mcKa xOm u taada y in la iu ial dCL
..' i I a-.0s..l. .C.o.- A g uk U J (l c.ailt'us Dairati oKl, cii lu ijqIc








DRI. VT-NQf- A .LOs AND.S


se glorifica a heroes y hechos hist6ricos de la patria, mientras otros
described, con brillantez y gracia, leyendas y tradic:ones ionuiares.
Esta poesia costumbrista, con sabor a gauich oo a pavador, :a -odra
similar bien, quien haya una vez conocido a Matrtin Ferro, ei c iebre
personaje de Jose Hernandez. Y qunien no conoce a M artin F erro,
ei aventurero, el fi6sofo, el sabio. el jendenciero. etc- ? Todas estas
caracteristicas del gaucho del Sur late con exactimd ea los -joemas
La Visita y El Regalo, con los cuales -abraya Lugones -u i-con .n-
dible hidalguia criolla v su veneracio6r lacia rodo o :-radicional.
Aparte de dejar publicados estos- diez poemarios. Leopoido -ugo-
nes tradujo directamente del griego. ein verso aleianodri o V Zn ei ano
1924, el canto sexto de La Iliada, o sa La Despedida ie Hic-cor
A ndrcmrtaca, asi cuno algunos pasajes de La Odisea. englobados :oy
en sus Estudi'es Helinicos.





Leopoldo Lugones y Argueilo Inaci' en ia Villa dei Rio Seco, en
la provincial argentind de C6rdoba, el 13 de junio de 19-4, y fallecio
el 10 de febrero de t9tS, a o!s 73 aflos de edad.
Su nifiez se desliz6 ulacidaincnte en las fincas de ',u padre, ro
habiendo perdido la heredad por cambios inest.erados de 'a s-'erte,
abaudono el campo y -v traJado a la ciudad para curaz -u.dios
superiores.
A edad temprana ca.s con dou Jna ju Ouinzalez, -tu pi cvem--
piar y no\ia de today la vida.
En casi todous iui cautoJ prcdomino cilniplc una p ua .y iruilu
adlihLe6il al hugar v a la paniCi, poi la quil batallo ,biremi ute aL
anuparo de ,u plunma \ iouraa.
CoMOn todo Lo.- capritu., glandc ja!ij 'o ,galo0 a-, L'tLa p'a-
tionluc. Dcsikntecrcado \y icto, .ok>o -tupio d \,:tde ,Lntd 'a \ va -uL .:aciou
du pajiau cautlolr. Lic itu i, !u i chuLsit a \l giai ,iit ',. c Ji'..'ca.r ~.eI
lt Bibliuttcca Nacioual, paia dlcdica.i c a la iimodta JlaC'. d. rc ,-
ta y dircLtor de una bibliotIca dc a sca. a catcgonLa.
ULd cortrspouisal clu uit.npa dVel diatIo L.J. N.s,'n ,aco:L>. Ie
iniinoUO pcLridLico. LtuCgo dinigio, en 1Parls, La ..,, N. ,,'-- /i-s'. '.
A\ li-\,es dc s labor pritodisticia, dle '.i1 \ *t i tcnudi. -wn, -de-








7 mSsEFIXA GrTVARA CASTASEIRA

:, .r-fica.- h 1 -~= --:-n v revoluTcio ario tenaz, algo que provoc6 en
E p z-s. ,:-- s-ezno ra gesto d de desaprobaci6n.
_-_ -: _e .-~a ?a -rem o Tolfimenes. que engloban studios his-
-,.. -zz 5. rc im.. =-co-. ,-1s6cos, pedag6gicos y politico-socia-
es Ta-i E-- ~ji p. cada la novel El Angel de la Sombra, e
ai:. =: es-ci his.o-- so=bre el general Roca, que luego publi-
e r, s:s : '-? = n,-itas. Es~,A dos por diaries y revistas han quedado
u:s--.- p-,..e-a. sy,.x, tue :any bien hubieran podido former otro
:-"-., habici: djcado t.a"ri i, sin terminar, un diccionario etimo-







HECTOR GUTLLERMO VTLLALOBOS,
POETA REPRESENTATTVO DE VENEZUELA




















Alguien ha dicho que la belleza consist substancialmente en la
unidad y variedad arm6nicamente combinadas. Plat6n la basaba en
la regularidad y simetria, y San Agustin, en la unidad. Y en la armo-
nia y en la unidad esta medulada la poesia de Hector Guillermo
Villalobos, un gran poeta venezolano, nacido on Ciudad Bolivar.
Toda la obra lirica de Villalobos tiende a aupar el -endimienco
de la belleza cn su mins noble y digna significaci6n. Y de ihi el que
su canto trascendentahlnnte huniano y puro no provoque esa sena-
cidn recia de poesia eruptiva que solo pasa per la puperficie del aima
sin dejar rastro en nuestro espiritu. Y porque no es poesia sensacio-
nalista ii dcslumnbrante que ostente aparatosidad aiguna, today a ella
nus filtra por los poros del alma, hasta tocar en la suscepibilidad
de nuestras inquictudcs los resorts inas puros de la emocion. Poesia
que cs un canto \i\ientc a la Naturaleza, y a todo lo buueo, bello y
hermoso quc logra. proyvctarsc hacia la -cusibilidad de ete poeta, que
doro su nifiez cutre la paz cglogica de los campos cuczolanos y la
quietud casi aldcaua dc una dc csas pequdnas cludades de Veunezuela,
el doude todavia palpita un inconfundible haiito de criollismo ances-
tral.
V con estc poeta scncilo y dulcC, que s-ab, uidir maravillal ca
el puro alabia-tro de so versb tibio v ->ua\ coImo una caricia, Ya cuunta









c-r~Z~ r~vARA- cksTA.61rAr


Vwr-me z- i 7 al-r-as d Ide2a lrc ca xntenipordnea. Ahif estd,
-E- R~zz Ke -edia. onien ha naraxillado a todo un
---.c Esl'e iJos del 31is -A11d v Gong en el
i --'--i e~ v~-~o oe ~iAialobo-, por ser mAs sutil y mAs
r- .~oz7a ganar con mis rotundidad los azules

el poeta del agnan). La nave de su ilu-
:=-:L =1 v:_w Tek-s en cie esspejo del rio)) y en la linfa del



7, a:za, Fino que piensa,
A .f-: rl-ce samaritana,
a liaaura d-sierta,
-~ade x?,~ral be-dic-ntr)
s7 cSntan". dte arena.


a-a ar ~ (j-2 J 2~aa franciscana y la bulianliza
:i-i'yar *-L ~ b'~e~' ) et"~ut' (I goCoe inmnen-o (ut debe sentir lI
;~r~ r .--~i n~ f~i;i~ ~ su ~ctlgsa:Aadora's


Li r~i ,2i~i4c e-, au entlrnaia
a,4 c-/AJa 4- amngr )a tierra.



72 i m"'10 dc o)j AUIJIUC'eiuj
~ 1.a .( ~.2{ ~ V;.~ 'ib un U i r/m bIk u mII Iand y kllI I-vtoil'(
v/,.a ~ ' d j, / '.1 v i'Ij 'ti i]a molituna, b#i pI cicItc;

:r c' Ljj LaU Aa &. Ito islti, c, ja 11 1via 411 1Cm


(.~ *.~ '1~~ AJ di ': 1A J ) ,- Ui~~li~ ja.- ~ilijiIasc Vi jlii)JO4

V.' A ~ ~. ~ ~/ ,~-Ii ~]I4 Jid ldci clpJ Z,00 ii 'J414 14 jI~l

*.~.,I. n.k~i ~J~i,'A Vajsjb y a4 14~pcLI ~Il~








DMIi, A LA tSUN-ES


tan linda,
tan frigiI,
que el molino detua dulca-mente u mei
para no destozarla.


Hay que hzcer constar. cue e! duic, cantor -enezoiano =o -
simple paisajista one se Hrnta a coia~xr _'o nrare=r= en sc
las cosas que Il rodean. intuve-',-a jonden 7 'o o =-& 1 !a, =
ficie de su canto, bruido En -ravos de ao onia T i e
nes exuberantes. r1tcas v =eras. Y comom a .s laL-ale a-me o
casi en su totalidadl i vibracicun carumnal de *ana aneaa -jar :.,e
lirica. entrafado en el paiisale lo soro-rnwnnno mnnc-'a Qcc'. -M
alma confundiindozse con ia etencia de 'as c-.sai.
Nada es inerte para el poetzt. Todo niene pcrxra'r-srn a dda i.o.
vibraci6n. El viento eCs uan i-t3t-a a iqa rebota en 1 o2 :qjC :Ty-
blesn). Los cxinpos :ison uevados de rebayosi 'a ,'2ier'ja
El estanque colonii c-Q aun zranquilv Anitual durn~-n:. v
mistiles cabec'eaiii. La Lmlandra C`u nlc' n ix ct una nuis U11-
uita que ,,- fu& por cil rio huchedjo Q!cu de ar-a Igua
del jagilty es t~dulcv s.varitana) v 'o-, roc. CZI'--LS
cotetasv.



couPO iii'i phicula .tbucta
btki, ia eucie dLc, .IIlgoduIi, zcJ.





00I~d dvt 'uubolku 1'o,-. ca li .Q .ze.-pcdic


ckkki\' ti-i iw U1Ak1,) ..U lo" iid 01uIVeOiU A ~ U. -i .c0-Z,'a1





14 uiakii4 ,ou idc kii k \,:1ci ,o. Li iii "ii \ ix. I -'a a.









-'Cizzal2 -T7EVA.k 4ZASTAM1RA


sI~r~:c~ z i c~avz ~~ : ;mma *v-z lo Comuieve el pisaje airido, y
La. m)iIt =L :s~z.a. C=s-oi calcinado N- Ia raiz -edientan),

_~-t 9r e qn e ho mnndo
-:"=p Toaa 1Ls oue esperan;
3 ca:-do, ave, semila.
exz: anzzo v dnra piedra.

;r-te a que cas: siempre huye de la sombra y la
mu~n-rc_. iia-~ ~ 2 ia -va con goce ingenno de niflo que trata
'-L~c~r~i 171 a. Fa qOut estar triste, Si ((c-l campo es la
L at a 1 tK-'a) PK-a qu c-star triste, Si entire los rboles la
'i~xs~ sat: sr aatas, S cousqillea enn Las ramas, y el coraz6n
r ; .iJ'jlrjz7J Cj La alegria universal de los pl-

Sn:1 c c' c& Vilako', rdkcbosa La boondad de que
:s bt.i:. &m tlla I : tuc qti (i mndad, cstl lilno de aiuior,
6, pltL-hC ?ac Y jl-labw los m i~jb nxis presa gio-siO triStes, hasita
k; I Clh'Y I sa''- I:, 'i ,1-1ld I ara Villaloboos una Iherunosura



S: 1vt cf.- rtruira 111i vo,


,..:~s ',~' Ccl aIC SILO,




rt-i..a tinC la Ipuc'ia de Vilulatobz., y Cna
..!u ~ Ibu. Slltt la Ill'4uictld 'Iuc ]a amliada jIu1Lda Ijuc
C... .lc. RaLi C .. i.u ..ajkl. ua.jj mIanwitial tic agii L ti')Ol ca
c i.Aic.,V..i~l Ch a( '.J'llz-i det ;u i ,pii a 'Viva, UHd 4C-

,ih A. cqut Uti ku1a iiC h biILiitciic clictilltra



i'1' U~ U.j-ilijjd 111Lal lJoildamlclaL, It's Imlli








DET, VrN'z(R A .LOS AND.S


Reyes Baena Io define, no como un poeta ie esct:ela 0 de
grupo, sine como an poeta nuevo, distinto a los demais. ue .e
allega hasta la ciudad, abandonando la quietuci nrovinc:ana. -n
medio de Ia lucha social y political en que necaariamente -e ..n-
vuelve, amasa su canto nativista con sabor a tier--a :-irgen. respon-
diendo a los impulses mis puros del coraz6n i las lateancias mas
intimas y espontineas de nan estetica unIdida a Ina -mur :oncda
sensibilidad.
Sus romances guayaneses -on La maninaetaci6n ) aI iesdobia-
miento ide emociones retrospectvas enr !i poeta. -ue -v-oca eil
caj6n de las inimas, en done pasaba la :nuernt -i-ladita r7 in mor-
tajan; el .Velorio de ia Craz de Mayo,, cJn us g-ui tarras 7 -a-
cuatros fiesterosa ; La Negra Cristina, la vendedora. Jue Le aemoza
los suefios y le hace espigar an romance desde la :auia -nisma de
la ciudad que no logra atajarie el recuerdo de ia infancia :

Para salir a eucontrarte
deseiutrri mi alma uifia
y por la vereda sola
vov cirrieido hacia otros dias.
Y aLli vi..ues, 'eutr- clara>
\O 'v., y n-rgie- cou tu azafat e de niios
C>om!l uInaI. nigrt abuiita.

Su Roman IUI i OC U tl WI n l Claijd cipi:s ia, preiniado a .il -r-
tain dl Romances. N ati.iata. dc la Expoa icion Agaipsciadria
Nacionalt, i.- tuia hciu.a picza li dig>a Ira, ide 'igurar cn auto-
lgitas :



cilcubina i 'jurta ;u miadc,
c'n ll 'clho acdiibillado
pLi:r tluA agUd,>S puitialc0
qut, .,piga-, tcillc c2l C:donu
cii la siipJitulada cami, .
T'Idu Ul d.>t> d c.ta tiLa









- $~~NA Gt .drA CASTANEIRA


z- =z- p: a enable
_t ; ozo la zelra.
U. es zn o pai-es.
si uejas






rr -. --;ci~da ~en la paz provinciana de un
z riz- i zis-a~ ;B c olrinaiales se dejaba oir el ((tic tac
a;-~ amAlandrj la siesta de la abuelan,,
~ ~ Ilr. ~--~-:LI ~-e &&- ptg c-xtrac la esencialidad
-~ s= :- a., : si 3( expresado en un lenguaje did-
i L~ i metforas y expresiones figura-


s 'A 'n:'A -I(, kj conlmov'li c-l cardlin, tuvo


~ ~ *~ -~''j LaC 1 //4rZ

i:?~r t?lwz !'lmi k~lljala

j % :it n:r, alejandriiuo







;A-"a )-k ~ ;1 a :Al iz~ j'LL 61rlu)a
*j IA t 4jA j iJ) I J


f ~ JR~aJ]







DELT YV;Nr ;\ k i Ss


Un hondo sentido r&i10i0atara la pic-sia ne Villajoho. Si
piedad, su amor, su bordad, t:enen irnlivudeai :anc:!caaaS.
For ello le canta a lo 11hur..ie, a Ic ierc-ijo, a Io uc ufre o
que otros olvidaron. Tojdo I0 recog- amcrojaene- n -ia oe-ia uara
engrandecerlo en la glorio-a crjmen-acn ien de rnmanc
El poeta mismo, homrbra de 7aat.a t-.ra 7 malesro aidfrter-
tura que fu6 por muchus anos en -u rmi. - acn muesira auGo -m
sencillo captador del motio pcpula en -versos = iG ue zatq an-
sente toda erndici6n acadcmica. todio ---abcradc -& =c-=,O. Am-
buto de los grandes esta semncil-uez de Vilaioblcu. lairoado en
nes en Maracaibo, Barcelona. c-i:ucad BoiL a7'r. Caracos ti nns
tantos concursoz rn, s.
Sn verso es inpremecLcadou oa o' --rruduc-o de accac'.one5
emocionales naturals qcj ukxeriueomza 2un -a ns auecuana -ur-a
poitica para a-ta lirica rcnrista: el r&ontauict. eigo del *uJO
desluxubrador de los i-iuos, lara V:hllabos 'a -cela unaa aon-
secuanca entiocionial de ud n caijo uvecui-ar Je -u un ar'tu: an ai
IMuNI suVo, fIUV1 Pun. v V'uv 'tvihgfi uk q X1 ',- LW ouCutM olI 0
verso sini trabaiados bariuce.- d sh-az- 1inID)'Ciolw,
V los veiwLzclalltos c-t-An nuY eioo :o oiltuf -il an uoecta
do la talla espit itual dLa l11"tor (2a- letnio 'V`Ia1.bo,.


W-Ietor (tItUifflent o V acic6 al O*udad 'Bulina !a-r, tad
Bolivar, vI 2t) &a jtlio Jo 1t.9L.) \mun curoNo Lo5l N-U "audto, iasta
tinalizam v1 1'achiIkiato. tjc,o mg L Mci UnJj, Lon doude atirso dos.,
afV10, dvo L)m~o ii-i1 juQ E inazo \:.i :aiaca,,.
Nunvca ha c 1ido .Atkola'.1 -0io ci pio~e tO IL casedano
Y litvFtMatu a1 1n Vl [VI'~tO !- .1c"'0 ,mItlU aO L1 ioc n udaciou
VllV 1 i'k0. FimO d LL t iitA. 11.1! :LLA10 AOS J9I6- 1i0 1"10 2011O a.)uLo
i mig mllmmonk tdla lV\IL160.- 1 IV Jt: .io -U I tiu Id-
tati. A, timihimmtaa~tv 1. 1' U:ado do l I ohtt,a dushcadto Doo iaterv Lt 'a
Eltv'-~i ina Y a lavoa % ( t-1t'lhmaI,&VJIOI0a VI','01, V S. 1'
mtj(SsLh n jjjnl( akn,1'..S _'J / n a C o:I du,- 'ibw,.- lnadno.-,:
(IL; ii, ddL. ~Oa V. OtIO -ill L~ttu) .kdlI.

tMA.' tIIj~t1l41 ikIAad oiLk, u iaIA. IUO1' doa4Ha l' d! oc:up.Ii uII '1110 cgo
L11jttuMudtmiC C11 tl',ioj~j.








APUNTES SOBRE LA POESIA DE FRANCISCO LLUCHT MORA


Dei BARRIO A Dios

I-H dicho un grand sacerdote catolico, autor de varia. obra-s eo6o-
gicas de gran trasctndencia, que ula niiNana oracioll no e-:ecuuua -i
no se ha tcnido cuidado de mcnzclar con ella una gota de sangxre".
V yo afiadiria, que la umisina poesia rcligiosa no cs fecunda, ':io do-
mina en ella la realidad umnier-al del dolor, que toudo 1o glraudece,
lo purifica y lo sobresatura de eLmovion sobrehumana.
La augustia del humbre pur romlper las oprisoras atadiuas del
barro quci 1l atan a la tierra cn un ilfinito afan de Ci:rnidad., -' "ace
grito y d(sesperacioln n cil cr-o de Francisco Lluch IMota, auitr del
fino poemario L)cl ltia it u a ios. Es Ubvio, que de !n haIar Cl 'yta
palp~ido de crca la trdgica cvidcucia del 'aciificio quc >o Ic.LpaLa para
sicllirle de aul hiju d cinlco ailos, no hubicra scutido Uta h'~unda-
letlitc sa ,bd itliLita dLi Diou qile -C czLCtru:cc 1In Au \.eto .aILaiiutc,
IrtiiUndI, bouibtaute dc huodura mistica v oii l qu '.in \i t Li-
iUlMulOt de ft i11mkl 11a c l1ace toiliatc dec tCiLocu c:i iadota na 'u
UIesid.
llegatllclltcuaic ii cat-,C iadi o Ld.l i lo cla 1 ic,, > moldeC del oii'co., !a
fotirma lins alta del lviLimo uuiXci.al, dc zl ,cFi X dve b''..lLtCi.i L1uch
Mira, bcutida oLai111 i- pltainLc dl uuLi alt la do.uoiida quic C e: 'a.1










desaderads al aide-o de la C'rz. i nica cs scals verdadera que nos
elevt al Cio a j rave- d" sn-U petdafaos espinados de sacrificio.
li: t aonia del bharo fniut one lo ataja a lo transitorio, a lo
pere2-ederc. Llnuch iors se levantza por sobre la cima de su fe inven-
cibit: e Tur g-esrt d suL-mieneo heroicamente aceptado, ofrecido como
dadiv- dr rTedencior nc como negaci6n de rebeldia infecunda.
J,~: 1 reaiidac de ia minueerte ule errbata a su vistago de cinco
aulo ensay-- -esL aceptaci6r -r-istiana de los espiritus superiores que
st agigaraI: er el dolo:- e pu-ifican en la pira del holocaust.
lay -r. esta poesis de Francisco Liuch Mora, entrega total de la
nmi ait r-nunciacion. desprendiniento absolato de las cosas materia-
lei Y s angustia es v\-ril, heroic, como correspond al verdadero
snuimT.cn religioB- out mredua su poesia, nunca- sacudida por ese
cc-, .-nntimuientt paTol;gico de las almas enfermas.
Sc i-::c C-. ICda: es ucna revelaci6n de la miAs alta penetraci6n
tioCigicL Intcgral estt bello. canto seis sonetos, recortados en per-
ice, c cu.xcptu- crcadore- bher acoplados 2l hist6rico g&-liesis de nuestros
prin;._-rvu liadr:. Er lu- tercetos subraya las ideas en forma rotunda
v dcrinnati\a. si-niprv con la inequivoca capacidad del expert
nt,: LSa. aniestrradCo c r las escuelas clAsicas de los grades rimadores

Al iecibir ,.el fiat-luxi puro de lo alto en el dolor que lo acrisola,
el pc- & adentra i: hondas divagaciones de certera filosofia cris-
tiUia, pcr quc a v\cccs reultan contradictorias, cuando al desatar su
tps':ii-i.L absorbcnti- e envueive en la cerraz6n de una congoja sin
atiniua;i-. ,n qu~ claua a Dios y lo hall wsordo al reclamo, al
1ialini: v ii: :Lrurtco; como exprcsa en el sonejt, ,A Ti, Sefior de
<;el^, y Titcrra,..
cE, el pomica ;'TK ic buscado, Seior, en cada cosan, acusa una
Cde wai.-t lspniita.- vacacilcione-, para luego volver a sentir la infu-
siG: c "a i.-c : el .-orict, .Tu enC todo lo que vemoa y nlo veinosl.
Erl: ~ucc ,pj.rac-6l e~ aus derrota, el poeta ltega a irrumpir en
ato~ cd.-aalciadoraa, palara-, Ilenas de sorda incertidumlre :

A S, cni-, e~ la -aimbra refugiado,
.ordo ai lailto del liombre y su querencia,
1prontio sol a] ca tigo del pecado.


tSVEFINA G-TEV.kRA CAS;Txl:TeRA








TIA, VTTNQTY A LOS ANDES


Llega a perder a Dios en su propia agonia, cuando precisamente
es en el lanto del poeta, en su congoja, en done se halla -u Esencia
vivificadort y redentora, ilumindndolo todo con Su gracia. Lo ma-
ravilloso o milagroso es saber encontrar en la propia desolaci6n La
alegria de la Cruz que nos incorpora triunfalmente a Cristo. La muer-
te misma es el ,tlrmino de nuestra incorporaci6n a El, por lo que no
se debe temer Ia muerte como a algo terrible, si hacemos del trinsito
de nuestra vida, escala ascensional de perfecci6n que nos adjudique
el pasaporte de la gracia para nuestra entrada triunfal a !a mansi6n
eterna. Pero somos humans, en nosotros el barro quiere imponerse
por sobre las alturas del espiritu, y de ahi la vacilaci6n y el forcejeo
entire dos fuerzas poderosas y antag6nicas.
El poemario de Francisco Lluch Mora marca un precedent en
nuestra poesia contemporinea. Con valentia y justa intuici6n de
iluminado, ha penetrado en un tenia, que por lo profundo y eterno
precisa una honda penetraci6n espiritualista y un dominio terminado
en el hurgar teol6gico. Cada soneto suyo es un estado de diiimo,
una ligrina que se desgaja, y un grito que horada el misterio de
las inmensidades eternas.
Como el artist de antailo, ha hecho vibrar sus energia espiritua-
listas creadoras en las mds altas jerarquias de un arte fecundo, para
darnos su canto eternizado con sabor a angre, a Cruz v a fe valerosa
y honda. Y nos ha dado el oro de su arte fecundado en el dolor. ca
el mis puro vaso de la metrificacion poetica; en ell oneuto, lo :is
perfect dentro de las vastas y dificiles disciplines de !a iirica.

CANTO DESESPERAID A LA CENIZA

Aplaudo la persistcncia y cl ahinico con quc Francisco Lluch
\lora responded a sus hondas urgencias estcticas, oirecicudo una cin-
jundiosa obra lirica en qlu predomiina cl motive de intcluas redle-
xiones, el objetivisimo dc serias amplitudes y la afailnoa exaltacion
de todo aquello quc mcjor ,c ihcrmuana al .uovim ieuto de po,~-ua tras-
cendentalista, que 61 y otro. conlpafieros suyos alegaron fundar en
cl 1948. Eucuentro n el poeta yaucano, el miis definido expositor de
ese lmuvituicuto trasccudentalista que, a mi ver, ha. e-xitido -iemupre
en poctas qlue sc hai dado a la especulacioii de tenms de igran
\i\vencia po.tica, houdura filos6fica v metafisica, o cuandinono deA







CSiET1 4 &A-ETARXA CAkSTCIraTU


granie ,r-L-y-cIones e.-nritnaes. De todos modos, el que un gru-
p die poe-a jrvenes y entnsiastas hav hecho enfasis sobre el tras-
cendentaismi en 3a lairica pnertorriquenia, ha servido de guia y de
es-imuio parna ge ese mimo grnpo se esfuerce en la creaci6n
dfe mn poesia de motivor selecros, gran fondo human y substan-
cial expresionismo. Cardinal objetivo de today poesia verdadera;
po- ) g1 oue I-uI a repeir (me el citado movimiento no es nada
nuevo. Surgi con la poesia nisma, cuando &sta alcanza las mas
altas expresiones de belleza las mgs hondas latencias medulares..
Labonoso r dinaimico, en Francisco Lluch Mora tenemos a un
evoto batallador litera-io, que lnchando con las trabas del ambiente
es _padre de iamilia y ademis ocupa el cargo de Coordinador de Ocu-
paciones Diversas en la Escuela Superior de Yauco), no tan s61o ha
fundado revistas, como las lamadas Pegaso y Orfeo, dedicadas a la
literature puertorriquefa, sino cue tambi6n inici6 la Coleccidn Orfeo
'Hojas de Poesia y dirige actualmente la 1aimada Coleccidn Roda-
da-7 c. a la que pertenece la elegia recientemente editada bajo el titulo,
Caln: Desespfrade a la Cewiza, y que forma parte de su libro ine-
dito Foin.a:s d .a Ce.riza.
Hasta ahora, Francisco Lluch Mora ha publicado los poemarios:
C ia.err ce cSonetos; Del Asedio y la Clausura; Del Barro a Dios,
v Co,ra. la Altgria. Tiene in6ditos: Poemas Iniciales; Doncel
Dollenu Rke-quiem al Hijo Muerto); Tierra, Hombre y Esperanza;
Monren'rc de -a A ig,'..
En su (Caoe Dtsesperacio a la Ceiza, planted el destino de nues-
tuo cuerpot, el fin inexorable de nuestra care, ponvertida en polvo
con la niuernt, iolvo y sombras de la nateria desintegrada, confun-
dir&dofs coL el barr prin;ig;nio.
E teina no puedt ter mij austero, ni mias trascendental. Llama a
la seria refLexion 4d una vfer'dad tan soilene y grave, que debe pre-
ociuparnoT por cuanto de ali parte cl perfeccionamiento spiritual
del hombre, el punto de partida para su afianzamiento vital en Dios.
SI bier ie canto -dc Lluch Mora es deespIerado y ag6nico, es de acep-
tacior ante la verdad que ha engendrado tantas floren de santidad
y ha nimbado con la palma del martirio a tantos pr6ceres del Cristia-
nismno, que er fuga abaoluta de sus cuerpos, se alzaron por sore las
cainmbrt- de su ainia, alertados en ia biblica sentencia : uPolvo eres
y eL poliCv to co(vertiraa,.








DEL YUNQOU A LOS ANDES


En su sonetario Del Barro a Dios, Lluch Mora casi se resisted a.
aceptar la realidad perturbadora de la muerte, la nada de nuestros
cuerpos, que un dia se pulverizarin, se confundirAn con la tierra
podrida en conjunci6n ruinosa. Ahora su canto es valiente y7 ire,
y lo vemos enfrentado con cristiana sumisi6n al designio inevitable.

Nos quedaremos un dia completamente solos,
tirados en la tierra como brizna en. abandon,
brizna segada y seca.
Nos quedaremos un idia completamente solos.
Nos quedaremos tranquilos, silenciosos,
con el torso ya pr6ximo a un hervidero de gusanos.
La tierra, s6lo la tierra, nos cubriri de pronto,
y seremos alli material corrompida,
negro manojo de huesos,
montones de ceniza,
estAtico silencio.

Su dolorosa sumisi6n tiene que haber partido de la experiencia
amarga que le produjo la muerte de su hijo, angustia que se hizo
grito tajante en su poemario Del Barro a Dios, y que en este Canto
Desesperado a la Ceniza, se hace rito y oblaci6n solemn ante el mis-
terio que comprende y ausculta con emoci6n madura de hombre ya
templado y orientado en una concepci6n mnis cristiana de la vida y
de la muerte.

Vengo a cantarte ahora en que transitan
luciernagas al aire. A cantarte
ahora que conozco que ja rosa
se destina a la muerte premature,
ahora que conozco que la care
es fugaz como el lirio y la azucena.

Si bien este Canto Desesperado a la CenizI carecc de proiundidad,
entendemos quc el poeta prefiri6 no adeutrarse en retlecioncs exce-
sivas para no convcrtir el poemia fen una divagaci6n antiartistica.
A veces ocurre, cuaudo se intent profundizar sobre un tema como
el escogido por Lluch Mora (y quc dicho sea de paso, se presta a








1CSEFINA GU7EVARA CAS1AREIRA


grandes.cavilaciones o especulaciones), que se atrofia la parte est6tica,
st cor-a el vnelo de la imaginaci6n, perdiendo el lenguaje calidad
musical y espontaneidad el estilo. Como ocurre a veces con las poe-
sias de corte filos6fico. today consideraci6n amplificativa conlleva un
prolijo esfuerzo cerebral one malogra toda originalidad en el verso,
todo rapto inspiracional, algo que va en detrimento del arte verda-
dero. De c6mo pndo salvar los escollos que present esta clase de
poesia reileiva para no convertirla en engorrosa peroraci6n antieste-
tica. es una habilidad que reconocemos en el poeta amigo, celoso de
la forma limpia, del ritmo v de la emoci6n lirica con que satura su
poesia.
En su Canio DcscsCerado a la Ceniza, el poeta reflexiona ligera-
mente sobre el tema para que el verso gane en soltura, en musicali-
dad. evitando de esta suerte toda elaboraci6n recargada. Ni demasiado
alifo en el estilo, ni much menos descuido en la forma bella y sutil-
mente trabajada. Casi siempre Lluch -Mora recurre a las repeticiones de
frases enl \verso para impartirle sonoridad, flexibilidad a sus cantos.
Su poesia estr exenta ademAs, de ese frio barroquismo retorcido que
Temata en una insubstancial palabreria fofa. Sabe trabajar sus versos
elegantemente, con cierta aristocracia que no desciende al pulimento
academico c ret6rico.

'en, ven ahora al polo, a esta sombra,
larga noche sin llamas y sin cantos,
a este pAlido rio que no acaba,
resignado residuo del orgullo.
Ven, ahora, conmigo, a la ceniza.
Descubre que la rosa, como el hombre,
terminal en el silencio, en el escomnbro,
que las labios que hablan y que admirals
son tan s6lo reguero de cenizas,
que las frentes que miras despejadas
son tan sIlo reguero de ceniza...

Al i-pxeta Ic obsesiona la fijaci6n inerte, la presencia .eststica de la
ceniza, con su silencio de piedra, con su innovilidad presagiosa de
una sentencia que habla imponentemente del fin inexorable de la
care, de los cuerpos desmenuzados en sombras sobre el vacio de
la nada.








DEL YUNQUt A rWJS ANDEF5


En la segunda y tercera part del poema, el motivo se hace mis
conceptual, mas expresivo. Es cuando el poeta mejor vincuia su
sensibilidad al tema enfocado:

Vine a cantarte ahora, a pedirte
que ahuyentes tu presencia abandonada,
esa presencia tuya, sin sentido,
sin palabras, sin besos, sin simiente,
esa triste advertencia silenciosa.
Vine a cantarte al aire, decidido,
a brindarte la llama taciturna
de esta sangre que alienta su mensaje,
de esta sangre que transit mis venas,
y es simbolo de vida y esperanza.

La poesia de Lluch Mora tiene una emotividad natural, product
de un equilibrio combinado entire la sensibilidad y la inteligencia.
Por los datos que tenemos a mano, sabemnos que es un hombre de
vasta cultural, con un anhelo constant de superarse a si mismo por
medio de la lectura y el studio de aquillos que han sido piedra an-
gular de nuestro espiritu literario. Y si estudia a nuestros clhsico,
no es con el prop6sito de seguirlos en lo que tienen de grande culto-
res de un arte eterno o transitorio en la epoca en que vivieron. De
ellos ha aprovechado s61o la substancia humana, el nervio motriz de
una poesia alta y fecunda como la vida misnia. Encontramos en su
obra un empuje brioso y nuevo, y una fresca y espont'nea manera
de expresar concepts y traducir emociones.
En muchos de sus versos se estremece una intense angustia meta-
fisica que lo acerca al planteamiento de temas vitales, necesarios en
este moment de ca6tica disgregaci6n para el llundo. A lo abstract,
Lluch Alora premiere lo tangible, lo real, lo que tiene que ver directa-
mente con el destino del hombre, con su mundo iutemnporal. De esa
angustia suya, de esa preocupacion afanosa por adherirse a laverdad,
esperamos grande y mayores logros creacionales en el mensaje po-
tico que nos vaya ofreciendo Lluch Mora en el future.
Ahora aguardamos con interns la publicaci6n de su poemario
Poemas a la Ceniza. En e1 csperamos encontrar el triunfo del ahna








JOSUfINA GrTEVAIr CASTARE1RA


sobre la transitoriedad dela came, la perpetuidad del espfritu irguien-
dose sobre la miseria del cuerpo desgajado en escombros sobre la
tierra; del cuerpo deleznable, que es como circel que se rompe para
que el alma vuele libre hacia latitudes sin fronteras. -



Francisco Lluch Mora naci6 en Yauco, Puerto Rico, en el 1924.
Se gradu6 en su pueblo natal, de Escuela Superior, en el 1943. En
la Universidad de Puerto Rico obtuvo su Diploma Normal y su
grado de Bachiller en Educaci6n. Trabaj6 de maestro rural en las
alturas de su pueblo. Ensefi6 luego cursos "de espaiool en la Escuela
Superior de Guinica. En la actualidad trabaja de Coordinador de
Ocupaciones Diversas en la Escuela Superior de Yauco.
Fund6 en el 1948, con Eugenio Rentas Lucas y Fl6ix Franco
Oppenheimer, el Movimiento Trascendentalista en la Poesfa de Puerto
Rico, movimiento 6ste que pretend (elevar al hombre a un piano
de alta superioridad,.
Ha colaborado en El Piloto, El lfundo, Asomante, Alma Latina,
Bayodn, Pegaso, Orfeo y otras publicaciones. Los libros Trdnsito
(Segundo Poema de Amor) y el poema De Orfeo a Euripides han sido
incluidos en el poemario Poemas Iniciales.







CICLOS DE LA POESIA BRASILESA


El intellectual brasilefio, J. A. Pinto Do Carmo, recien ha publi-
cado un libro, bajo el titulo de Ciclos de la Poesia Brasileia. La obra
ha sido traducida al castellano por el escritor argentino, Dr. Andres
J. Abad, a solicitud del autor y como un gesto a la causa america-
nista, que exige una comprensi6n mis amplia de las literaturas repre-
sentativas de cada naci6n.
Estudiar las corrientes evolutivas de la poesia brasilefia en sus
diferentes escuelas o disciplines est6ticas segin el criterio autorizado
de Pinto Do Carmo, result por demns interesante y aleccionador,
ya que sus etapas se dividen en clAsica, romAntica, parnasiana, sim-
bolista, modern y actual, esta l6tima en perenne transici6n reno-
vadora.


EL CLASICISMO

El clasicismo se desarrolla en el Brasil bajo un regimen colonial
de mAs de tres siglos. Diversas personalidades afluyen a la naci6n
que necesita de educadores y admiradores para encauzar y orientar
los enormes recursos naturales del pais. Es entonces cuando arriban
los jesuitas, incrementando, a trav6s de su apostolado, la incipiente
cultural brasilefa. Los colegios religiosos contribuyeron a integrar,








~C$E5K2~A GCZVARI CA$T33~E1RA


n-r--nn a ; -<-c:z-_re-g .. ac gen.eracion de la colonia educada en
2r,-miaL ns-r-.ia. e cL s :-_-cnento italiano v espafiol. De ahi
uan--r -t iredad e :'-cr-res cnitos.. que tuno como gufas a Tasso,
.Inh-:r.r l.r:e a ts -r7 G-aTre de Casto, maestros que iniciaron
- ,dicI. tIMaic: a -' i CtI- :i5- :raefia.
n T.-.r:. s- 3 i-_ a-`6 I5 s a escutela bahianan, movimiento
i,'"-. -.-rem-s-ea. -c. ;.r &-: 1- M atOs Guerra, considerado el
::ulu.i- *:I- .t _:-.-- :. -eis. Jnto a 61 se menciona a Manuel
2<.;n. .: :. -:- -,': e----e lSrs k clAsicos de la lengua por la
-,f:l nu;i:L S-i "f.'e .: 2e~. '. Listra, y Antonio Jos6 da Silva,
ejd',rfk "I, 'ytFACz. C:Z V tn c l teatro.
.,~t-, C .-: .' t ai I. ,. .T:.;i .-.. -r cY-TAa 'rrtinerain, cuyos culto-
:-.,c: titi u:iC.', '. ,:r-!., -.:.:;'-n.,'t,' i--fln ;aUf tu: a l,rah. Ta lmbi6n en
- l:,u.: .< u-it sn.t .-. : g.,6 v p t r.t..ithsr dc- :':ta etcuela, (Iut.,
:a ,t.. 'i :--;,/:, :. ,,. yf n el deyteubrimnieu to dc
inL iitnit;: v' a-; 4t rt A.-<- ,-;Y, L44 I .f h la$ n s lal* ,nSitis vyernacu-
'. e... .'CAM. >lC'-C4-A t.-. txAC^I, M( l A! Ce, Priay Jos
.o"(, ara urit, el l 0
.' 'aii... A.s_..*..,< _--- .. -. .'. ..... r (-i A lu ,,- c- i tel ual








4 .. / '.' -','.'.. .....- t U ,;,.t..'A'/ -ti /c tJ t/lt i et.f lheiefi h lc 1 4ll 14tl l
.- h U A..... .... .. A .. ... -... i' Jc;,- c i h 4t t ill'4 li th









-- -- i-- t 4 Of "




c._y --^ .-.-A ..'..- ^ ... ..',./;^ -;;, ,,' Oii .d l'-- l' sl 4104t-








DPMT. VTJNQE A LOAS ANDES


En eI 1F838 el romanticismo francis dielarba er- u intlino
romanticismo brasilefio, y surf an poetas tales coro Domunin-o' ce
Magalhaes, joa uim NYorberto de Sousa, Antonio ranILjsCo Dmun-a
Melo (fallecido en plena cosusagr'ti6n, a los 23 afos) G oncaives-
Dias, quien ensayaba una nueva arina del rotnantimsno nzediwaiio
en el alma de su pueblo. Alovares de Azevedo, nnerro a los 2 -1 s.
nas en plena formaci6n podtica. -e 'i etac6 jT-no a Bernard oi-n-
maraes, Lanrindo Rebelo, Casunfr de Akbreu, -agimdes -V-areia 7
otros mas.


PARNASIANISMO

Centre el 1850-1S7U, el romantici--o aicanzaba en ei 3ra:il 'n de--
pliegue insospechado, 'r comen'z6 a decaer precitsnnefnce eniando n11
Francia, voces contrarian se levantaban en contra de esua c-nla,
quue va st mostraba ga.tlada v fuei a de auibieiite. Enroices -. ci:o
el parua~ianiismo, nut~vo tipo de poeia orientada wJor 7_.cciCe -le
isjdc, Thvophil4 C autiir, 'Teodore Banville.
En ul 41 o, Aitur de Qhliveia, de ia revista !')inae SC mpo-
iUbL. w C(onv,rtia .ln graia voc,.oo dcl1i ',arnlrdaoaiiisn. De Fraucia
llvg6 al Braol para tormay i arte &I _t-fi 1u4Wo -;,, u- nia n Q.
Vrizt1L.41, v alib i1\plik~arlv a u.colt:ga,, tmino los, 'inwwc oei- 'h le
Iari s vi.\ vab~tlan i ivieno'.adoia cow l cutc. pui)auia,.e.
Vvnilta V uw a miodalidad poticac *. cicaba 1a ti )[:ecelull de 'a
hi rlkw, L4 Ivlavwia (1tcl. : ii, Ln qLu la pQc.sa 1..a.Oriua 1iLwt4ia i
l1QJl klc Oil kv t 11i u tvi u klL:ll4.-aklo [1. U Lu di pu)O azot
~LcItii~.i1 kc iivoll Lonm viLu~.M!1,M1 .i ta piacLlcd tt 11a tiuc:-

V.1 1114pa Ven.ILLL U.ti.ha~i Ic\t ,~I k, 4:A. .h L"lt1:Clulaia .1 -11.0.L
\ L k l .~L \ i L, o. NILii.-IL, lR,Ul1IIk[ \iit u a LCK L '


j i U ht1 t1kI Ak 1. tit it I. L I % t I I: .~ Li t u L 1 L k im 1i Cl 11: 11. (y 11111



Ii it-1[.lli k ~L i, L i t~ cL, L I 10 I1. Lk.i a idj I hk1 Lu Ac Oix,'.l i.', .L








jcL-FIMA GtW-kr-A, CAST.A0,EGTRA


dose zar popular one era imprescindible su presencia en los corros
lierios.



E simboismo se implant6 para cambiar la metodizada forma de
ia co-rierte panasiana y sus limitados recursos expresionales. Uno
de sus dir-1gadores lo fin el intellectual Antonio Autreg6silo, quien
.exlie qnue Ed simbolismo, traeria al verso mas libertad, un gran
desdoblamiento de emocicnes in&ditas, de iisiones introvertidas, ima-
ginativas, inera de los estrechos limits de lo real y human.
Al p-incipio encontr6 pocos adeptos la nueva escuela. Jos6 Veris-
simo fu cqier reconoci6 cue el simbolismo traia consigo mas musi-
calidad. mias vida y menos repeticiones engorrosas en el verso.
Er tanto. volvia Francia a entusiasmar a los brasilefios en la nue-
va escuela, a travys de Verlaine, Baudelaire, Jean Moreas y Rimbaud.
Tambien influy6 el Portugal, con Joao Barreira, Eugenio de Castro
v At:onio Nobre.
Los primero- cultures del modernismo aparecieron en la dltima
dccada del sigio xix. Pero el simbolismo fu6 transitorio. Su espiri-
tualismo e introversi6n tuvo una reacci6n negative con los tempera-
mento- extrovertidos de una raza adherida a 1o real, a lo tangible
V Il"nman1,o.
En el Estado de Parana, cultivaron el genero Emiliano Perneta,
Darl Veloso, N&-st.r Victor y Pereira da Silva, y en Minas Geraes,
Horacio Guimaraes, Alvaro Viana, Carlos Raposo y Alphonsus de
Guinarasens. En Iio de Janeiro, Cruz e Sousa, llamado el Poeta Ne-
gro, por lo oscuroc de su tez, publicaba, en el 1893, su libro Broqueles,
que tuvo grand acogida.



Como resiltado de la Ipst-guerra de 1918, creci6 el inodernismo
brasilefo, dominand, en toda America. En el 1922 se inaugur6, en
Sao Paolo, la vSemiana de Arte Modern-,, iniciAndose la escuela
modernita, que cn sus cormienzos se llam6 futurista, porque se orien-
taba eC e] ni-odelo italano pregonado por Marineti. La nueva escuela
fu6 vihula de c-apci a ian gejiracionseb ijspiradas en el ideal rcvo-








DElL TUNQUE A LOS ANDES


lucionario. Graca Aranha, miembro de la Academia de Letras y
antiguo ministry diplomAtico, impulse la nueva modalidad, que al
principio fu6 mirada con desagrado. Se le consider exagerada 7
antinacional, product de influencias extranjeras. Pero pronto el
movimiento se encauz6 por el nacionalismo y el regionaiismo.
Menotti de Picchia, lider del modernismo, enthusiasm a los poetas
de su tiempo en la nueva discipline estitica, IlamAndolos a actuar "-de
acuerdo con sus temperaments y dentro de la mns arrojada since-
ridada. En sus ideas lo sigui6 Manuel Bandeira, uno de los mas
grandes poetas contemporineos del Brasil y modernist f ribundo.
El modernismo parti6 de Sao Paolo y encontr6 armbiente en todo
el pais, sobre todo entire la juventud brasileia, que abraz6 la nueva
corriente con simpatia. Las primers revistas orientadoras del movi-
miento lo fueron Antropologia, Tierra Baia y Octras Tierras. Tam-
bien el grupo cAnta,, fundado en la capital paulista. Se procur6 dar
a las letras ubicaci6n politico-social, debiendo .er brasilefias ante
todo, aunque sin dejar las proyecciones de univer-alidad. Contrario
al parnasianismo y al simbolismo que se region en el Brasil por mol-
des franceses, ahora los modernistas rechazan la intervenci6n extran-
jera.
Representando el modernismo sobrio, el modernismo como medio
de renovaci6n y no como exageraci6n o irnmoderacion de colorinescas
estridencias en deformaci6n del verso libre, estin Dante Milano, Ma-
nuel Bandeira, Tasso de Silveira, Padrea Sales, Augusto Mayer y
un nutrido grupo que nos seria prolijo sefialar.

POEsiA DE HOY

En el 1030, Brasil pasa por un camibio en su vida political. La
revoluci6n transforma la vida social e inteltfctual del pain.
La fase actual po6tica es un desdoblamicnto del 1922. Es un
neoniodernismo, segtin lo define Pinto Do Carmo, quieu encuentra
que, entire los poetas actuales brasilenfos, hay un retorno al bueu leu-
guaje. Aunque el verso contiuna suelto, hacC constar que el estilo no
se descuida y que algunos han vuclto al verso ri6naido comio sC usaba
antes. Ia poesia de ahora se hace mas profunda, miAs seria, mds obje-
tiva y trascendental al encarar tenias univ\rsales dcl monlciito. A cste.
grupo lurtecilcen Lcdo l\o, Arau io Jorge, Anutolni Ol ito, Isra a








i .oStC*0 \ CI-TTAVZA CASTASEIRA

kila:r., s-: L::x d Soz as.Ra Irdc Dama.ni ilo y una larga list
ad. dislncmzi5 poe-ai rx-'-se~tr Aivos del alto lirismno brasilefio.
1-Ow h u-eramn nesc-ai6Iu qa:e idemnificar.e. fundirse con la
;ioes1 noIearmmeanC a I ma o i resindose por todo moviiniento
nuevo gt ne micia =era dr s-a~ onteras. Y por este afdn de aceica-
miento. de compeerado-r mza, se debe intentar hacer algo en
liier de ia soLa-iaa- ir -aac e cana y de una mayor confraternidad
mu1 ersal.








(;ARRIELA I'IT'STRAI.


Del norte de Chile nos ilega la voz empapada -,u terruira, on amor
y dolor deC(abriela Mistral (1889-135?). Voz pura, fuerte, libre, -iii
.ensiblerias dvcadentes, surgi6 de las inmnensas latitu-de anuunaz para
en proyecci6n de alturas, hacerse co vibrador v luiuino--o 'm i21 cora-
LOll de Amurica.
Araucana v %asca, vii los rasgo. aindiadiu Ac Iv cu : ia trIue'la,
afioraba uun muv dulc, inansedumbi e que cual aba ci' plenitud de
amor en su corazon.
V siendo simple v --ncilla cL011o una aideaun en ia cai rudinien-
taria apariencia de bn personalidad c.\tc-rlvori, pola, cdilelniO.m c
refinanmicuto o aristociacia dci c.,pirItu kquc Ic abrio CLiUC,: iiiIII'MnLao-
a bu poktica univ ersal. Y afi, hniiidclmente tiajeada v sin.ibaoirios,
C, aliiosn aparcnciales, pcro .onm un caudal de VIo acunadu :11 'U"
iiiunidos interiores, asccndi6, fi irnc v' se nura, dusde cI humilidc escanu
duc riacatra de l ruralia hastn la c lacdra viu arllnm, Ciunuiatb1, Vnal-
bar, Mviddll buri y habta Ins ',iiS gi audi',, CecUi S CUitUi r bdi deI Mni-
to, Ebtados Unicldo, Brinil, Pari,, EsLpafa, Italia v ia Pmt)\ cinLd.
Iabia aduptado su nonibic iiuc\-u iriipiradia cli c1 g-ali ro101111-
lico italianu Gnabriell d'AlrunuiiLiu Y cu Misti ii, ci iistirc )oeta de
Fraiicia. V at adoptar :l d, (Gabricia, Ioibicre dc siconancia., bibli-








Tc~sl3t ~VUPZA cTCA~tSERA


:a-. nr1 e(l r ci~-~s cz .sac -cind herMdica por los cami-
m:- ieL =zc. z--s-c csze r e-e nombre y no el de Lucila
'.<:i:yL e r -. r--E- -esa de confraternidad y de amor,
re -:~ l -r ~ra --'... i-:- ir-so en cada pueblo de Am&
Tnu 7 i. 1 aL-z- z 20. SpIao.
-rc --:icr-e 3.--~ -z _. e~El eo; el de haber sido desde
:n-rr ;:n ans- = C-iz-. aes-tra tambi6n en la ciudad
:nmi-i:a.iL --.... . e-- -- pa is, y de haber efectuado
u:r.-r -ni .,-sca:. i n_ m z.--.- y ena 3Ijico, en donde invitada
-,- i r-z.,, : e c cj-a 6 en la hermandad spiritual
t r ,;-- T iv-rc-ira de Alfonso Reyes. Alli ayud6
iL e:;;-a.i_---er <-- e .~~', f ensenfanzaa a adulto median-
A- dr-vuer'.-a':r ': ;-'--r i k-.s.rif con los padres de familiar.
S....:,: I.t A r. -.';r .. e f trE ca.arse con la mujer campesina
e "'i:." ".- I *; -n e;rca rm.S tarde en la jerarqufa de
i-:n f-i-,;t e:.% .A.e .:~-~" :r'.' ma li- misma de la sacrificada
Mltt't .r'' V o.. -'*".;.C!.4.z; ,<-! mnifh dormido que today mu-
(:. Le, a. a.,V. 4,' I'. .,i*trl'a a la ida cil bust ClnltOn ilm-
"')..i ^ ,:. ,C.. i:.,y ) ,': '-. .. ',t Zt nfa4NtjkI-s bMuywS (iue MI o comlli

. ,i 'aL. "c,.;ic "1 ., ';ri3;c d,; 1 n 4.
,,'. sax... ,,,. ; ,, st,.i; .. . 4' sb( s 4 --/ btsi i lhit-i 4 alpir-

Vt-,l y :'... 7..42' +. IC at'. 7/i Yf t is-; y Kt 5L-Jiv Aji4 IU Jlle i llia

-^/, sp) .:K1' O*'4 /;_i, 1 ,,




-t, v ,f .A I ..,~ iA/, ,!.,, II t i -lll dt11ll ii
. .+1', +, .. , '1*,,:.; .' . A, l,<' ,:/./ ,'r/\4J li'A P 4 l -Dlj i.- t. lll>4l Ftl

.*.... (A.-J^..i.' / 4/ ',/ .'/ /f i /n44SJt-] 14cj) s1*. 4)Hl-llno Il'Il$-l.(I






".4, ..../ -- ./ A-'... '. '/, ^. IKi$/ ,#; 4.ba.l ) tr-i.f^ t.. t.44L4.P44. ii I
.: ..L...<.*. .. . -.;/; 2..... .. .- 4,- *,-'-+,# 4'-T ,i- /4c.44[ )- l$l9l44 !liil l 4l4l 4 |ll '








Dat VrN4L-g. t.A s ANs.


con el privilegio de viaiar por acqedls a:itAones .! e rle-,a t-c: a
atracci6n particular.
Y si bien Italia se convirtid rara -la s --to ie-.s --r. e--ia-
cias, podria decirse que Europa. so a desiumhr6. 3nt -r s~ia- I=do-
americana, indoespaiola, la prociamaba. :n rzn~o cir Mdas ar-
tes; en conferencias, articulos erafdistics. T at oes ia -s
tal su adhesi6n por sn raza. qme en ,casida- e- ne r4 --mid
en audiencia especial por Su Samridad -Po e ie: ianer
obtenido el Premio N6bel de Litrecrra e_ -4 t -dt
de Mujer de las Ame-ricas en el L4S. Le diria o a tio airan sa
ruego que debi6 ser sentido v ciamnrTe y zTmro m tado ji .razu
mismo de la tierra americana: .; Padre. ao -rTegte ste i Cor -i;
ruegue por los indios de America 5,
Y si no la deslumbr6 Europa. en ~zsmbio Ter u Ric a, '-a d -
lia A marga de su lirica, ejercid para ella uara iesp~cai a-zmcton.c
Y porque la cmncibio trite y auarg.a en !I atajt3 de ~su v' t* o i-
sionero en mtitad del mar. fu qu 1 a xme y e V -WEXu -. 1tt.o noi
en su alma cvult fuertc ramanoiu e-pritual dei :tutno -~-uc- :uado-
hispano,
Emn Iustra ,'uivr.,sidad, Gabrilca Mistral jr ,'umo a is<'puios. .t
hoy son dkiigontvs gubcrurnnutalt. priot- taLadas v lai lA tras\. -iV o stn tt< :Zi-c'- da *0 da L<-a
de 19U7 vc L~os I'Xla. Nulca \ tYo uh. i .uo izon de ifo.to
Rikt, qk V n l 41a u tusiii.4 u IV ,ialAtt.itiiv AltL o ?.i ix t-

tlivk -W V-xvivtt Vd ca.Wl^sv :ailt' co NYllbiadvi L^Y '-s,
114 1p vh(ji> k. il K* 00L, 4u1i tk u 4dd l ti v L;o tlv v ha d. tL-
ii L0I I4 tw>Ou4 spiL1 LugLu- Ct4bu(Vita 'zXs icA. V 'i' i.' a t.v iTs' 1- Au-
dlUra m itlltVirvy 4 I'42 \4 k > wh*'> >;:nuud: .V'.iu'.lic' L'.auina, .a


4 l tl attttvU, ^,'t[ hll\ar.t>u Plaun.ut V av he. i'V l'.t, au .,t S[agL.iV l-






w4494l'> l v h!a\' l'ulk4tdl ue (10 '^l tHat , LV Uy!, MA ILS.







Jc'SE)'IN;TA GfEVARA Ck$ST.CNEMI


generaci6n en generaci6n, iran los v'ersos de Gabriela Mistral pro-
clamando por todos los rincones de la tierra ese mensaje de ter-
nura, de piedad y de belleza que ella cre6 como ejercicio divinon,
como canto de misericordia, como plegaria consoladora y como vino
generoso para ayudar a mejorar el mundo.
Dios. Amor. Dolor, Naturaleza, Maternidad, races nutricias en
su poetics, motives universales y eternos qne han universalizado y
que eternizarid su li-ica elaborada con elements de honda perma-
nencia en el mundo del espiritn.
Gabriela Mistral se habia connaturalizado de tal suerte con su
pottica. que seg.-n sn propio decir, (ia di6 como se da un hijo;
restando sangre de su coraz6nm,. No se puede, por lo tanto, intentar
una biografia de Gabriela Mistral separando a la madre del hijo,
del fruto que concibi6 en su alma en vital complement a su raz6n
de existir.
La mujer. la maestra, la madre virgen de miles de nifios ameri-
canos estd de tal modo vinculada a su canto universal, que buscarla
en su poetica es sorprenderia en plena funci6n creadora de su exis-
tencia.
Su verso herido por la honda preocupaci6n de la muerte, habla
del alma que va en busca de la perfecci6n en un anhelo desbordado
de Dios.
En sus poemarios D eseoacicd y Tala, se estremecen las mismas
preocupaciones de la muerte, del amor, del dolor, que le acrisolan
ei alma v la van acercando y afirmando a una fe de intensas con-
vicciones religiosa-. Ya podia exclamarle a su Dios, en su purifica-
dora trayectoria de lAgrimas, de amarguras y de misericordiosa pie-
dad para el hnombre frio e indiferente de su siglo:

Recibeme, voy plena,
;tan plena voy como tierra inundada !

Su amor tambi-n se habia convertido en algo extramaterial, muy
por encima de los finitos ambitos humans:

Porque mi amor no es s6lo esta gavilla
reacia y fatigada de mi cuerpo,







D214 VUNQtU A W)S ANDRS


que tiembla entera al roce del cilicio
y que se me rezaga en todo vuelo.

Es lo que esta en el beso y no es el labio;
lo que rompe la voz y no es el pecho; '
i es un viento de Dios que pasa hendi6ndbme
el gajo de las carnes volandero!


En su existencia perturbada por las miserias de un mundo ale-
jado de Cristo y por el recuerdo del novio suicide que rompi6 abrup-
tamente el hilo de su existir sin esperar el mandate divino, hay un
parentesis de serenidad y de consuelo cuando se enfrenta a sns ni-
fios, a los hijos de su coraz6n, que le hacen exclamar alborozada:

Los nifios cubren mis rodillas;
mirAndoles a las mejillas
ahora no rompo a sollozar
que en mi suefio mas deleitoso
yo doy el pecho a un hijo hermoso
sin dudar...

Su misi6n en el magisterio fu6 el mas hermoso apostolado que se
impuso Gabriela Mistral. En el magisterio aprendi6 a ser madre,
ejercitAndose en el sagrado quehacer de former armoniosamente la
personalidad del niio, misi6n que engrandeci6 su vida y que la
hizo florecer en canciones de la mias alta y pura expresi6n filos6fica.
Dice ella en su Oraci6n de la maestra rural:

Como en henchido vaso traia el alma hecha
para volcar alj6fares sobre la humanidad,
y era su vida humana la dilatada brecha
que suele abrirse al Padre para echar claridad.

Al confundirse con la Naturaleza, no la invade una inquietud de
alborozo franciscano, sino una tristeza amarga que se prolong en
cada expresi6n del paisaje captado por su sensibilidad:








ITSEFIA l T-ETAT A CASTAATCTRA


v nirL- haz a inii cana n ronda de so6lozos
Lv n niar-ic. vy qmchra, como cristal, mi grito.
T Et iL liamru blaNnaZ. de horizonte infinito,
mim, -mori7 mnmelso ocasos dolorosos.

LI mirpTesionnr los -rboils mnertos. lenos de angustia humana;
el es-mmr.. ireto-cidc de angmtia y sol, ; el otofio, que use le muere
er el ainmi cor sr a-.ebol destecador ; la montana en la noche; la
cimL que -er la horra del crepsculo se ensangrienta de sol; la Iluvia
eintr. inmedros ~ t'iste como rm niro uoe padecen; los pinares, en
iuL qu-: ametc su psna una canci6n de cnna).
Fara expretar r puocas palabras el mnndo inmenso de belleza
diiuidc er 1 a poesia de Gabriela Mistral, bastara repetir esta frase
(d ia grar camnu- chilena : runa canci6n es una herida de amor
que not- abrieror, la- cuasi Y en ella, esta herida de amor floreci6
ei jardir. paa huiumamdad, en respuesta a la amargura con que
i hlrir aquelba parn del mundo que no supo comprenderla.
\:na vez e- el n de la Iglesia Cat61ica, Gabriela Mistral encon-
itr 1 g Orar -oiuicir pare aquella su amargura irradiada en un Cristo
enisangreinadc y aguiric : la seguridad de una vida nueva en las
incunmrnuiiurabole, zuna, dt 1o eternj y reflejada en un Cristo des-
clvadc, riiunado' omnim tent. Y ella, que 1levaba sus alforjas
e-pirinua.e4 re-pletGe del scro' ganado en su obra extraordinaria,
Levari. ia hira- dte u imurte, pa aporte de entrada a ese mundo
5ii. a~1ibra> n: aiiarigurat, a ez, iundo ior el que ella afanosamlente,
dolrosaicentc Labui cliiiamdo -u el grito estremnecido de amor y de
perdoL- de 'L t/ti-tt_a
S- .- u i1,in;aro 7'Ti cea ,a, Gabriela Mistral aten6a la nota pe-
sini;l- d c .i _,ci,: doillnt. Yen iS u 6iltimnj liIbro, que e.spcramios
a tushio ddrGc Lik;c. qu;zi-. eaa atcnuaci6n dc su amlargura cullmine
: 1; ,vInmadc c~l caa p qa que germina luego de una vida sacll-
1d;L ptGr Lori; ugencia.- dc afaues y de luchas.

















SEGUNDA


PARTE











CARTA A ROMUALDO REAL, AUTHOR DE
LA SENDA ILUMINADA




















Recibi la d~diva de su libro hermoso como quien recibe un ramo
fragante de rosas. Y he sentido c6mo mi espiritu se ha ido aro-
mando de un perfume nuevo, c6mo las alas de mi alma se han ido
desbrozando de lo exiguo, hasta palpar la omnipresencia de algo
que es grandiose y es imperecedero.
Con pretension de alondra que quiere acoplar el remedo de su
canto timido y sencillo a la armonia maravillosa del ruisefor, tra-
tare de allegarme hasta los jardines de su mundo extraordinario,
para de alli copiar la melodia distinta y la fragancia nueva que ani-
man ese universe nuevo, por usted creado en estrecha solidaridad
con Dios. Amor, fe y esperanza, son las pautas luminosas que va
marcando la brfjula orientadora de su verbo, a aquellas conciencias
adormiladas y a aquellos corazones enceguecidos en deplorable mio-
pia spiritual.
No es usted un escritor delectado. Su palabra tiene la dinamica
expresi6n de algo que rebasa la ideologia racionalista y estupida.
Y en la anarquia de esta hora en que el mundo se desarmoniza, es
cuando se recaban almas, voluntades y \rbos como el suyo. Verbo.
verbo director. Y su obra es un llamado; un toque de alerta a este
mundo que se desorienta y se desintegra hacia cl caos.
Una de las cosas que ma s admiro en su libro, es quc esta exento








JOSEFINA GUEVARA CASTAREIRA


de ese frfo enciclopedismo y de esas frases preciosas que a modo de
ret6rica infitil nos sirven algunos autores superficiales y fantasiosos.
Y hacienda hincapie en uno de los ensayos de su libro y que usted
intitula La Gloria del Estilo, ninguno mAs claro que el empleado
por usted para difundir sus doctrinas regeneradoras. ((La gloria del
estilo expresa usted consiste en hermanar forldo y forma, luz
y flor, para servir deleitando). Yo recuerdo ahora aquel axioma de
Buffon, que declara que ((el estilo es el hombren porque ha de ser
el reflejo de la personalidad del escritor. Los romanos usaron la
palabra estilo, para traducir el carActer o el temperament que posee
cada escritor y que logra levar hasta sus obras. Para algunos pre-
cept6filos, el estilo es ((una cualidad de la expresi6n literarian, predo-
minando la verdad de que el estilo es atributo personal, porque existe
en el espiritu del escritor antes de expresarse en el verbo. El de
su libro afina las cualidades esenciales que determinan su jerarqufa
de escritor, porque estableciendo una perfect equidistancia entire
la substancia y la form externa, juntamente con la armonia del len-
guaje, se adentra en la sensibilidad y cautiva por entero el interest
del lector.
Pasemos ahora al fondo de su obra, vertebrada en calibraci6n
conjunta de inteligencia y de espiritualidad. Repito que no es usted
un escritor ensimismado, imbuido en est6ril contemplaci6n. Su grito
es el grito de Kierkegaard lamando a la renovaci6n del mundo. Si
reflexiona antes de actuar, es s61o para suavizar la ascensi6n, forta-
lecer el espiritu y reanimar la emoci6n metaffsican. No es para per-
derse en la cavilaci6n inftil que emplean algunos egoc6ntricos. EstA
usted consciente, como T6th, de que el mundo actual es uno afie-
brado que ruge clamorosamente: c(ritmo, ritmon. No es hora pues,
del 6xtasis narcisista o de la divagaci6n est6ril. T6cale al escritor
verdadero esgrimir la pluma en esta era de las grandes precipitacio-
nes con el denuedo, la virilidad y la hidalgufa de. los espiritus
fuertes y bien templados que saben c6mo trazar caminos orientado-
res a esa humanidad que se dispersa en loca desbandada, totalmente
alejada de su centro.
Estoy de acuerdo con usted, mi distinguido amigo, cuando acon-
seja, para la mejor estructuraci6n del progress y del equilibrio hu-
mano, no adherirse a nla izquierda arrebatadora ni a la derecha cal-
mosa)), sino permanecer en el centro, que es el punto ideal para








DEL YUNQUE A LOS ANDES


las grandes empresas que conllevan al mejoramiento del hombre.
Y-usted ha empezado por centrar su espiritu, para mejor polarizar
la eficacia de su verbo latente y vivo en el maremAgnum de las con-
ciencias. Y desde esa posici6n intermedia, su verbo medulado de este-
tica y de 6tica creadora, va disipando sombras, descubriendo y re-
afirmando verdades.
Veamos entonces qu6 aconseja usted al hombre para mejorar su
vida interior en armonia estrecha con su vida material. Con voz
persuasive lo llama usted al regazo de la religion. He aqui uno de
los puntos mis trascendentales que discute usted en su libro. En
este siglo que debiera significar era de adelanto y de civilizaci6n,
el hombre ha sido derrotado -como afirma T6th- en la mas grande
de todas las revoluciones del orbe. Ha conquistado el mundo tem-
poral a trav6s de la ciencia, pero se ha perdido en el orden spiritual
porque no ha sabido conservar la armonia entire la material y el espi-
ritu al amparo de la jerarqufa de Dios. Al desvincular la tecnica del
espiritu y la ciencia de la religion, se precipit6 en el caos convir-
tiendo entonces lo que se di6 en llamar progress, en infecunda re-
gresi6n.
La ensefianza de Ja doctrine moral y. religiosa en las escuelas es
el remedio que usted ofrece al hombre para forjar de esta suerte,
una firme concepci6n de la vida. Entrelazar la moral y la religion
con la economic, con el arte y con la ciencia. Remedio maravilloso.
Pero he aquf que el hombre como usted tambien express no
quiere acatar la jerarqufa divina, porque esclavo de su propia con-
vicci6n absurda, cree que s61o son infalibles, su libre modo de pen-
sar y su absolute modo de sentir. Tergiversa el concept de la liber-
tad, o por mejor decir, se aleja de la ruta que conlleva a la verda-
dera emancipaci6n del espiritu, para seguir tras la seudo libertad de
sus propias creencias sindionistas que no encubren otra cosa que es-
ciavitud denigrante y opresora. Sin religion el hombre se deshuma-
niza para convertirse en irracional, nombre que le daban los griegos
al ateo. Sin religion se camina por la vida en un vivir muriendos,
que es el falso heroismo por usted discutido en otro de sus ensayos.
El hombre se siente derrotado por cierta inconformidad interior que
no logra saciar en la ciencia. Esta enfermo, y no comprende que su
laceria spiritual s61o puede encontrar remedio en las divinas fonta-
nas de Cristo.








JOSiFINA GUEVARA CASTAREIRA


Quiero detenerme ahora, en el ligero studio de una parte de su
libro que ha despertado hondamente mi interns. El ensayo lleva por
titulo El Mito de Bdcquer, y ello entrafia para muchos una revela-
ci6n demasiado trascendental para dejarla inadvertida.
Le parecerA algo raro, mi ilustre amigo, de que no demuestre
gran sorpresa con el hecho de que cierto aceloso investigadorn, como
usted lo denomina, haya descubierto que la poesia de Gustavo Adol-
fo B6cquer no es otra cosa que pura abstracci6n, product de la fan-
tasia y no de una realidad vivida y sentida por el favorite de las
nifas neur6ticas que hallaron en sus rimas dolientes, vdlvula de
escape a sus extravios sentimentales. Siempre consider la poesia
de B6cquer como algo extravagant y ap6crifo. Y ahora que se des-
corre el velo de su ilegitimidad, el descubrimiento de su farsa rati-
fica mis escrfpulos.
"(La veleidad spiritual dice usted en su ensayo se le per-
dona al hombre de precaria irradiaci6n spirituall. Nada mis cierto.
Si el poeta no ha de connaturalizarse con lo que describe, podrA ador-
nar su poesia con las metiforas mis bellas y los giros mis deslum-
brantes, que no pasarA de ser esa poesia s61o un cadaver lujoso,
porque esta carente de alma, porque le falta el soplo de 1o verda-
dero. Tasso y Leopardi han sido los aut6nticos exaltadores de ese
numen sacudido por una racha honda de tristeza, tristeza que form
parte de sus vidas engrandecidas en el dolor heroico que es patri-
monio de los grandes: Decia Unamuno: ((El arte no puede ser el al-
cahuete de la mentira; el arte es la supreme verdad, la que se crea
con fuerza de fe. Ningin embustero puede ser poeta. La poesia es
eterna y fecunda, y la mentira es est6ril como una mula y dura me-
nos que la nieve marcera)).
En la iltima parte de su libro habla sobre el Bienhechor Sentido
de la Muerte. Para usted, (da muerte no simboliza s61o un grave per-
sonaje, sino que represent al mismo tiempo, la voz de una campana
augural que repercute con double acento misionero; como sefial de
partida inevitable y como urgente necesidad de perfecci6nn. Como
usted creo, que para bien vivir, debemos pensar a menudo en la
muerte como la aurora que ha de despertar nuestros espiritus a
mundos infinitos de eternidad, siempre y cuando que nuestra vida
haya sido plena y fecundamente vivida segfn el plan de Dios. Y mien-
tras mas depurada se encuentre nuestra alma en el ejercicio de las







DEL YUNQUE A LOS ANDES


nobles ejecutorias que engrandecen al hombre, menos tenebrosa nos
parecera la realidad de la muerte, en la que debemos ver nuestra
redenci6n spiritual y no nuestro exterminio total. La muerte debe
significar en todo moment, ascensi6n, perpetuidad, considerAndola,
como usted acertadamente declara, siempre en estrecha vinculaci6n
con Dios. Sin Cristo la muerte se nos antojarA algo asi como un
abismo letal, y la vida misma, sin el amparo de Su Omnipotencia
Divina, un paramo sombrfo sin cielos para echar a volar las alas de
nuestro espiritu. Centrando nuestras almas en Dios, la hoz segadora
de la muerte se trocarA en simiente que frutecerA con eternos res-
plandores el germen de una vida nueva y fecunda. Centremos nues-
tros espiritus en Cristo, y s61o asi no se cumplirA la terrible predic-
ci6n de Dostoiewsky : ((El Occidente ha perdido a Dios y por esto
ha de perecer)).
Todo lo ha previsto usted a traves de su libro, encaminado a tra-
zar un orden, una senda luminosa que oriented a la humanidad por
el rumbo ascendente de lo grande y de lo perdurable.
Yo le envio un abrazo fraternal de reconocimiento por obra tan
hermosa, a la vez que le expreso mi deseo legitimo de que sus doc-
trinas se claven bien adentro del coraz6n del hombre y lo sacudan
de la abulia spiritual que lo degrada y lo empequefiece.



Romualdo Real naci6 en Santa Cruz de Tenerife, capital de Ca-
narias, Espafia, en el afio 1880. A las 22 afios de edad llegaba a
Puerto Rico, convertido en periodista militant y en poeta. Una
vez en nuestra Isla, fue nombrado redactor del diario El Heraldo
Espaifol, posici6n que ocup6 por espacio de tres afios.
En el 1910, se cumplia un gran anhelo de su vida; fundar en
Puerto Rico una revista que aumentara el nivel de nuestra cultural.
Fue entonces cuando fund la revista Puerto Rico Ilustrado, en
uni6n de su hermano Manuel. En el 1919, fundaba el peri6dico
El Mundo, de tanto prestigio hoy en America.
Celoso del progress y de la cultural de nuestro pais que tanto
tiene que agradecerle al ilustre escritor espafiol, Romualdo Real
fund en San Juan la Casa Real Hermanos (de artes graficas).
Mis tarde, y cuando la guerra civil espafola Ilenaba de sangre








90 JCosEFINfA GTVARiA CASTAsTIRA

- de mnertc Io campos de la Madre Patria, -ictima del atropello
comnnista al clero espafol, sacudi6se de indignaci6n y de elocuente
protest sn pluma luminosa, publicando entonces sobre tal confla-
graci6n, Lla.mas y G&ioria de la Espaiia ElcrTa.
Afios despnues Romnaldo Real daba a la publicidad su libro,
La Scnda Ilumi;ada., una de nuestras mejores publicaciones del
afo 1948.
V\iajero inatigable, el cnlto periodista, poeta y escritor, ha re-
corrido today la Enropa. las Antillas y part de la America del Sur.








DOS OBRAS DE ,LIS VILLARONGA


Los MoTIvos ETERNOS

Los Motivos Eternos es el titulo de una de las obras mrs enjun-
diosas, publicadas por Luis Villaronga. El titulo nos atrae y nos
invita a penetrar, con gran recogimiento, en la intensidad filos6fica
de sus piginas. Esta plenitud filos6fica, que no es otra cosa que
fruto de una sazonada raigambre metafisica adherida a la vida .is-
ma del escritor, la asocia Villaronga a una bien definida calibra-
ci6n de inteligencia y de espiritualidad.
El noble dicho (vivet ut vivas, (vive para que puedas vivir) le
hace latente en cada uno de los parrafos jocundos de este inspirado
y sencillo canto a la vida y a todo lo que en ella hay de hermoso, de
inmaterial, de grande y de sublime.
Nada de adustez ni de divagaciones cargadas en este casi lirico
salmodiar que ha sabido urdir el poeta fil6sofo para tonificarnos
el alma en medio de la mutilaci6n spiritual que padece nuestro
siglo. Su prosa didfana rebosa la transparencia de que esta cuajado
el fino concept, el motivo sencillo y la idea pura, todo lo cual
arranca desde lo mis profundo de su clarividencia envuelto en un
supremo halito de eternidad.
Villaronga ama la vida. Y la ama porque ha sabido penetrarla








JOSEFINA GUEVARA CASTAREIRA


y sentirla en todo lo bello y en todo lo grande que hay en ella.
La ama porque ha sabido interpretarla y ha sabido armonizarla
palpindola desde las mis ficidas alturas de su espiritu. Con vision
de vidente y de artist, ha penetrado en los Ambitos arcanos del
universe psiquico, ha extractado la esencia de su poesia in6dita, y
nos la ha brindado en la copa honda de su filosofar, para que con
61 comulguemos en la belleza infinite de las cosas eternales.
Y nuestro Jorge Lucena es feliz; tan feliz, que encuentra que los
dias son muy cortos, que las horas se volatizan, y que es precise
saber vivir, saber engrandecer y eternizar cada minute y cada hora,
en Los Motivos Eternos de estas tres maravillas cardinals: en la
paz, en la serenidad v en el recogimiento. La receta que nos ofrece
Lucena para curarnos de la inexorable drasticidad del tiempo no
puede ser mAs extraordinaria. Dentro de la prisi6n ((tempo-espacial,)
en que se encuentra cautiva nuestra alma, 61 ha descubierto, afinando
las facultades selectivas de su espiritu, un nuevo mundo intempo-
ral que denomina universeo psiquico,. i C6mo es ese universe psi-
quico, que elements lo forjan, y qu6 milagro de.eternidad entrafia
su grandiosidad metafisica?
Para los que comulgamos, como Lucena, en el sagrado pan del
espiritu, que es el arte, ese universe psiquico, lejos de representar-
nos una utopia inverosimil o una mera alucinaci6n, simboliza, den-
tro de lo incognoscible, la mejor vilvula de escape que abre y ensan-
cha hacia las fronteras de lo inconmensurable, los vuelos mAs inten-
sos del espiritu.
Conocemos ese fen6meno abstract. Sabemos c6mo romper los
limits de nuestro mundo fisico, c6mo es que se salta hacia la cumbre
de ese otro universe intemporal, y c6mo es que nuestra alma, con-
vertida en antena receptora de vibraciones ocultas, va recogiendo
esas corrientes o esds chispazos de luz que fluyen de no se sabe
qu6 ondas misteriosas.
-De d6nde emergen esas voices, esas armonias y esos brotes or-
tales de luz? SerAn acaso emanaciones siderales que hacia nosotros
bajan en mol6culas de estrellas? DescenderAn acaso en los efluvios
del sol, en los aleteos inefables de la brisa, o en el perfume de .las
rosas? BajarAn del cielo quizAs? media Jorge Lucena -. Mu-
chas veces yo he pensado que esas armonias y esas voices y esos chis-
pazos de luz los Hlevamos bien adentro de nosotros. Y que nuestra







DEL YUNQUE A LOS ANDES


alma es a manera de un disco, si, de un disco fonografico inmenso,
en el que estfn grabadas desde no se sabe qu6 tiempo, esas mf(sicas
y esos mensajes infinitos. Para que dentro de nosotros se derrame
el tesoro de esas armonfas arrobadoras, es precise que escojamos ese
instant supremo e indefinible, ese instant de intima serenidad y de
recogimiento en que aislados del mundo y en complete fuga .de
nuestros cuerpos, pueda el alma enajenada hacer girar el disco de
sus misicas eternas, impelida por la fuerza sugestionante de alguna
intuici6n fecunda y avasalladora. Y ese instant supremo e indefi-
nible es el instant que inmortaliza al artist. Es el instant que se
hizo eterno en genios como Victor Hugo, Cervantes, Homero y Lope
de Vega. Es el instant que sustrajo maravillas del arte extraordi-
nario de Miguel Angel, del gran Leonardo de Vinci y de Murillo,
y avent6 las chispas de la sabiduria y del sentimiento en los cere-
bios de un Fray Luis de Le6n, de un Maritain, de un Pushkin, de
un Kempis y de un San Juan de la Cruz. Es el mismo instant su-
premo e indefinible en que nuestro poeta fil6sofo Jorge Lucena,
capt6 la filosoffa prof6tica de estos Motivos Eternos, desde cuyas
alturas inmensas hemos podido vivir el arrobo de ese moment ine-
fable.
Aprovecho el momento-inefable y sigo tras las huellas radiosas
de otros de esos Motivos Eternos de que nos habla el maestro; tras
ei motive inmortal de la Esperanza, algo que represent en el con-
cepto original del gran fil6sofo, ((una superstici6n encantadoran. La
esperanza revolotea como una mariposa de luz en torno de las almas
que suefian y que esperan. La Esperanza es la escala de oro que
nos conduce hacia las metas de la felicidad mis pura, si es que en
verdad sabemos palpar con fe profunda la luz radiante que despi-
den sus alas tentadoras. Lejana como una estrella, nos llamard siem-
pre a la altura. Acaso jams se corporicen nuestros afanes y nues-
tros suefios siguiendo tras el fantistico itinerario de su vuelo; pero,
i qu6 importa? Su ruta es de ascensi6n, y la luz de sus alas relucien-
tes implica una promesa y un consuelo. Sigamos, pues, tras las hue-
Hlas ilusorias de esta vision embrujadora, hermana gemela de la
Ilusi6n.
S61o el hombre contemplative, el sofiador o el artist, puede vi-
vir a plenitud la maravilla de estos Motivos Eternos a que alude
Villaronga, con la certeza y la penetracion profunda de quien ha







JOSEFINA GUEVARA CASTAREIRA


descubierto en la vida los mas intensos goces esteticos y las mis
jugosas fragancias espirituales.
Y todos estos Motivos Eternos se funden en el arte. El arte es
el que nos aproxima al universe psiquico; el que nos arranca del
dedalo dantesco de lo mundano, para remontarnos a los coiifines
increados de la serenidad y del recogimiento. Por el Arte, el poeta
conoce las grandezas que se encierran en la Gotita de Lluvia, des-
crita y exaltada por nuestro fil6sofo; en esa gotita de luvia que
desciende de lo alto armoniosa y fecunda y se eterniza en las c6lulas
de la flor; en esa gotita de luvia, que al desplazarse de las nubes
para caer en la corola de una rosa, se queda palpitando en la tersa
epidermis de las hojas, tal como si fuera una ligrima tr6mula de
luz. Y asi como es auscultada la gotita de lluvia por el artist so-
fiador, asi podra ser valorizada por su dual vision, toda la magnifi-
cencia encerrada en ese tesoro de muchos trillones de quilates que
es el sol.
El arte es la vida vivida a plenitud y es tambien la felicidad.
(Por eso hay que fomentar con mas devoci6n el Arte en las escue-
lasn, aconseja Luis Villaronga desde las pAginas asesoras de su li-
bro. (El alma de un niflo, moldeada en la educaci6n apolinea del
Arte recalca el maestro sera un alma que florecera al amparo
del bien, de la espiritualidad y de la belleza).
El Arte inmortaliza al hombre. Lo depura, lo exalta, lo vivifica.
Lo arranca del prosaismo de una vida infecunda y sin sentido emo-
cional para elevarlo al climax de una existencia f6rtil y maravi-
Ilosa. Cuando se es niflo, la vida no ofrece otra perspective que su
mentira vacia, pero halagadora. Mas, cuando se llega a la mayori-
dad y el raciocinio ya hecho del hombre despeja la vaciedad de
esa mentira que nos torn6 despreocupados y simples, si no nos es-
capamos por los claros resquicios del espiritu hasta ganar en alas
del arte, que es regalo de Dios, las vastedades de lo psiquico, nues-
tra existencia tendra que rodar por los atajos sombrfos del pesi-
mismo y de la derrota.
El Arte nos torna mansos, buenos y sencillos. Eleva y dignifica
el sentimiento, higieniza y depura las ideas y robustece los cuer-
pos. Quien lo posea y pueda a plenitud tocar en los resorts de
todos sus secrets, podrA, como nuestro inspirado fil6sofo y artist
Luis Villaronga, volar sobre las latitudes mAs insospechadas del







DEL YUNQUE A LOS ANDES


espiritu y de allf acercarse a Dios en una afirmaci6n mAs duradera
de fe.
Lector amigo: si es que en verdad ti quieres gozar de ese pri-
vilegio, frigate por unos instantes de la brega cotidiana que te ener-
va, y allA, en la paz de tu retire, hojea con devoci6n y mente pura
estos Motivos Eternos del maestro. No tan s61o aprenderds a amar
la vida, sino que tambi6n sentirAs, a media que te eleves en la
luz inspiradora de sus licidos concepts, un ansia de eternidad y
algo asi como un temblor de alas azuzarte el coraz6n.



TORRE DE MARFII

Ya hace tiempo que conozco a fondo la obra literaria de Luis
Villaronga, no tan s61o a trav6s de sus libros publicados, sino tam-
bi6n a trav6s de la prensa.,Sus escritos siempre me traen la sen-
saci6n de algo renovador, fecundo, potential, por ser canto de vida
siempre nuevo y siempre joven, que tiende a volcarse en el espiritu
para alli dejar el zumo fructuoso de su vino confortante.
El fil6sofo pensador, el esteticista y amador de la Naturaleza
que es Luis Villaronga, ha sabido mantenerse a la misma altura de
superaci6n est6tica, de compenetraci6n filos6fica, de expert bu-
ceador en lo metafisico y lo c6smico, en este su libro que intitula
La Torre de Marfil y que viene a ser una prolongaci6n de sus ante-
riores obras. Y es por este saber mantenerse al mismo nivel ide
culminaci6n artistica y de hondura en lo que atafie a la forma or-
gAnica de sus escritos, por lo que la labor literaria de Villaronga
puede denominarse tarea de m&rito, de empuje y de repercusi6n
ascendente.
Hay una cierta armonia concertada entire lo que forma la me-
dula de este libro y el ropaje po6tico que matiza los concepts
exentos de frfo intelectualismo. Todos los elements que urdieron
la obra, son elements creadores, no abstractos, instrumentales o
artificiales. Es por ello que Torre de Marfil nos suena a voz fami-
liar, sencilla, amena, en lugar de aturdirnos con deslumbramien-
tos espectaculares.
Creyendo, como el gran Manzoni, (que la palabra es Ja sefiora







JOSEFINA GUEVARA CASTAREIRA


del mundo,,. Villaronga la encauza al lector como un torrente de
luz fecundante. Su palabra es siempre egregia, creadora, como co-
rresponde a las ideas de sus altas reflexiones metaffsicas, filos6ficas
o de proyecci6n c6smica.
Ha fabricado una Torre de Marfil cca6rea, eterea,, hecha de si-
lencio, de soledad y de cbntemplaci6n intuitiva. Desde esa altura
se ha identificado con el misterio de lo c6smico y de lo metafisico,
palpando el alma del sol, de la Iluvia, del viento y de los pfjaros.
Y al ponerse en contact director con la Naturaleza, en aislamien-
to absolute del mercantilismo de la ciudad, ha sentido el goce ge-
nuino de la libertad verdadera, refugiado en si mismo, urdiendo,
c(como la abeja liba la miel sobre el panalb, un poco de arte crea-
dor y de filosofia.
Villaronga nos recuerda a Nietzsche acuando intent crear el
tipo del superhombre no encarnado en un hombre de violencia o
de guerra, sino en uf bardo o cantor en la cima de una montafian.
El escritor nos present el mundo spiritual que prevalecera
siempre, mientras existan poetas y esteticistas que ahoguen con su
canto fecundo el alarido de la demagogia social.
Ama Villaronga la vida humilde, sencilla y natural del labriego,
y lo scompara con el escritor que labra el dia a trav6s del rapto
extAtico de su inspiraci6n creadora, siguiendo el movimiento de la
luz. Concibe la felicidad en la Naturaleza en el seno de la vida
c6smica, sintiendose remozado en la eterna juventud de esa Na-
turaleza que ama tanto y a la que llama (da novia del poetan.
Ya sabemos el secret de esa frescura, de ese brote de vida
nueva que circula por las paginas de todas las obras de Villaronga.
Su palabra brota encendida en la energia c6smica que le arranca
al sol, a las nubes, a los Arboles, a la montafa. Su fuente de ins-
piraci6n es la Naturaleza misma, fuerte, grandiosa, lena de mis-
terios incognoscibles. Ahi estA su escuela, la raiz nutricia de su
inspiraci6n avanzante. Por eso cada obra suya es un canto jocundo
a la vida, canto que marca la jerarquia de un espiritu que moja
sus alas en la luz, en la luz que es fuente de todo rapto creador,
de toda embriaguez almAtica.
Esta afici6n de Villaronga por la luz c6smica y sideral en su
aspect fisico o metafisico, me recuerda a San Francisco de Asis,
amador de la luz y del sol, elements que en el Santo despertaban







DEL YUNQUE A LOS ANDES


una honda contemplaci6n simb61ica al ver en ellos un medio de
acercarse a la infinita omnipotencia de Dios. Su Cdntico al Sol brot6
de esa contemplaci6n simb61ica que lo llenaba de una profunda ale-
gria del Cielo.
Desde las alturas de la Torre de Marfil, de Villaronga, se presien-
te ese alborozo de la luz inundarnos el alma en su influencia generosa,
inspiracional y creadora.


Luis Villaronga naci6 en Barranquitas, Puerto Rico, el 13 de
junio de 1891. En el 1909 se gradu6 de instrucci6n pfiblica y de abo-
gado en el 1917. Durante various afios fue secretario del Ateneo
Puertorriquefio y Comisionado de Indemnizaciones a Obreros.
Ha viajado por Europa y Norteamerica, paises en los que ha
solidificado su cultural. Ha publicado los siguientes libros : Alas Vic-
toriosas; Azorin, su Obra y su Espiritu; La RepAblica Sentimental;
Carmencita; Constancio C. Vigil, el Sembrador; Contemplacidn, Dios;
lIispanidad-Catolicidad; El Peregrino de la Senda del Sol; La Torre
de Marfil, y Alma y Paisaje.







JUAN IGNACIO MARIA DE CASTORENA URSUA


Le cabe a M6jico el honor de ser el primer pais en donde se
estableci6 la primera imprenta y se public la primera hoja noticiosa
en America.
Desde el siglo xvi, se establece el comienzo de la prensa ameri-
cana, siendo el primer informative, el que se conoce bajo el titulo
de Relaci6n del Espantable Terremoto de Guatemala, editado en
M6jico en el 1541. A este impreso sucedieron otras publicaciones
irregulares, conocidas como Hojas Volantes, de indole noticiosa.
El primer peri6dico irregular o complete publicado mensualmente
en la Ciudad de M6jico fue editado por el Dr. Juan Ignacio de
Castorena Ursia y Goyeneche en el 1722, y conocido como la Gaceta
de Mdxico, comprobandose, segfn aseveraci6n de Mois6s Ochoa
Campos, que ha sido el primero en M6jico e Hispanoamerica.
La Gaceta de Mexico era una publicaci6n de amplias miras uni-
versalistas, con secciones de noticias oficiales, comerciales, sociales
y maritimas. En su segundo tiraje le fu6 insertada una nueva colum-
na denominada Libros Nuevos, para ayudar a la propaganda de las
publicaciones en Espafia y Mejico.
En el mismo afio de su aparici6n, el Dr. Castorena suspendi6 la
publicaci6n de su peri6dico, asegurando algunos de sus bi6grafos
que tal vez se debi6 t(a las murmuraciones de los egoistas e ignoran-








JOSEFINA GUEVARA CASTAfMEIRA


tes, enemigos de la luz y de la comin utilidad),. Otros afirmaban
que todo se debi6 a que el Dr. Castorena habia perdido su capital
en la empresa editor o por la carestia de papel en aquella 6poca.
Seis meses despues, la Gaceta de Mexico era dirigida por otro
prelado cat6lico, don Juan Francisco de Ar6valo Ladr6n de Guevara,
editdndola por once afios, o sea, desde el 1728-1739. Volvi6 a desapa-
recer por la carestia de papel, viendo la luz pfiblica afios mas tarde,
bajo el titulo de Mercurio de Mexico, y con la innovaci6n de llevar
poesfas insertadas en sus columns.



VIDA Y OBRA DEL DR. CASTORENA

El Dr. Juan Ignacio Maria Castorena Ursia naci6 el 31 de julio
de 1668 en Zacatecas, centro minero de la Nueva Espafa y pertene-
ciente al Reino y a la Di6cesis de la Nueva Galicia, en la jurisdic-
ci6n de la Real Audiencia de Guadalajara.
De familiar adinerada y noble, fu6 su padre el capitAn don Juan
de Castorena Ursfa y Goyeneche, y su madre dofia Teresa de Villa-
real, oriunda de Zacatecas.
Perteneci6 el Dr. Castorena a una familiar altamente cristiana y
virtuosa, coadyuvando el santo hogar de sus padres a la formaci6n
de su recia personalidad spiritual.
Su educaci6n se inici6 bajo la sabia direcci6n de los padres jesuf-
tas, en el Real Colegio de San Ildefonso, de Mejico, en donde recibi6
como galard6n a sus cualidades el que su retrato al pincel fuese
colocado en la galerfa de los mas distinguidos del colegio. En San
Ildefonso permaneci6 por 12 afios en calidad de seminarista, para
luego y a traves de una beca real, realizar studios de filosofia,
teologia y sagrados cAnones, hasta adquirir el doctorado en esta lti-
ma asignatura religiosa.
Adicto a la literature, 6sta lo acerc6 a Sor Juana In6s de la Cruz,
la gran poetisa mejicana, estableciendose entire ambos una profunda
amistad de la que se han ocupado grandemente sus bi6grafos.
Para entonces, Sor Juana Ines de la Cruz era la poetisa que con
mis destreza sobresalia entire el inflado culteranismo de aquellos
tiempos. Y era tal la admiraci6n del Dr. Castorena por Sor Juana,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs