• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Title Page
 Preface
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI
 VII
 VIII
 IX
 X
 XI
 Back Cover






Title: Cuba
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078417/00001
 Material Information
Title: Cuba su presupuesto de gastos
Physical Description: 140 p. : ; 22cm.
Language: Spanish
Creator: Cancio Villa-Amil, Mariano, 1824-1894
Publisher: Impr. de R. Moreno y R. Rojas
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1883
 Subjects
Subject: Finance -- Cuba   ( lcsh )
Colonies -- Spain -- America   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por D. Mariano Cancio Villa-amil.
General Note: First published in Los Dos mundos.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078417
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000134846
oclc - 25268750
notis - AAQ0899

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
    I
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    II
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    III
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    IV
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    V
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    VI
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    VII
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    VIII
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    IX
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    X
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    XI
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text










CUBA



SU PRESUPUESTO
DE GASTO
DE GASTOS


I
a JI


~aa~tcio O?)ielcc-dmie




"-..r ., -" . '












UNIVERSITY

| )Of FLORIDA
LIBRARIES








.OF'

'..'I .'TY .... -' OF
*:;









4 ^
4*s






















CUBA


SU PRESUPUESTO DE GASTOS







CUBA





SU PRESUPUESTO DE GASTOS

POR


D MARIANO CANCIO VILLA-AMIL


M ADR I D
IN! I'fN P A I It E. MAo r N0 Y I. 1,oJ As

1883














Ante la eventualidad de que pudiera encen-
derse de nuevo la guerra civil en Cuba; en el
temor de que el Gobierno, distraido en la pre-
sente agitacion political, no atienda con la pre-
ferencia que se require la organization del
trabajo y repare los errors cometidos en la
constitution del cr6dito de la isla; en la posi-
bilidad de que por esta falta nos sorprendan los
sucesos sin recursos ni credito para hacerles
frente, y el deseo, en fin, de contribuir a evitar
una gran catistrofe, nos ha impulsado a escri-
bir y publicar en la Revista Los Dos Mundos
los siguientes articulos.

MARIANO CANCIO VILLA-AMIL.


















La prensa peri6dica de Cuba, bajo puntos
de vista distintos, segun son diversos los ideales
politicos que cada peri6dico sustenta, se ocupa
con vivo interns de la situation econ6mica que
alcanza aquel privilegiado pais, situation grave
y dificil cuya importancia crece y se agiganta
por moments, cual si con el mismo curso del
tiempo hubieran de irse sumando constant,
inflexiblemente y en inexorable forma aritm6-
tica los errors de nuestra political, los descuidos
de nuestra administration y las torpezas de
nuestra conduct; porque no debemos olvidarlo,
en todos los pueblos y en todas ocasiones el des-
concierto politico tiene una forma econ6mica
brevisima de resumirse 6 manifestarse, como es
la sencilla pero terrible cifra llamada deficit.
La paz ha contenido la lucha y limitado los
gastos; la paz ha terminado el derramamiento
de sangre; la paz puso fin A esos sacrificios de
la honra y de la idea que tantos mdrtires regis-
tran en Cuba; mas lay! ni la paz resucita los







CUBA


muertos, ni devuelve la riqueza perdida, ni per-
dona las deudas. Entre la guerra y la paz abrese
siempre un period que podemos llamar de re-
sultas, durante el cual se liquidan y pagan los
d6bitos contraidos por la necesidad 6 el error,
segun las guerras son nacionales 6 civiles.
Cuba, como la Peninsula, hAllase dentro de
ese period intermedio entire la guerra y la paz;
pretender andarlo sin sacrificios es impossible,
que no en balde existe la teoria de la responsa-
bilidad de las acciones, que afecta A los pueblos
lo mismo que los individuos. Aun cuando sea
sobremanera triste que en estos casos de guerra
civil los errors de unos pocos graviten sobre
los mas, sobre la inmensa mayoria, ajena siem-
pre al mal, y, por lo tanto, inocente, no es tam-
poco possible encontrar la formula exacta y just
de gravar solamente a los culpables. Por eso los
pueblos, colectiva, social y politicamente, en la
liquidacion de sus perturbaciones y extravios
responded a sus acreedores de las deudas con-
traidas; por eso las results no son particular-
mente imputables ni A los individuos ni A los
pueblos, sino A la colectividad representada en
forma juridica por el Estado. Esta unidad poli-
tica indiscutible absorbe y represent la gloria
de los hechos her6icos, de la conquista y de los
descubrimientos de sus hijos; se apropia y uti-
liza el progress que realizan en la ciencia y en







SU PFESUPUESTO DE GASTOS


el arte; se asimila, en fin, todo lo que en ellos
es fitil, grande y generoso; pero a la vez asume
tambien, y fatalmente, sin poder declinarla
nunca, la vergonzosa decadencia originada por
los errors que se cometen, y el forzoso pago de
la deuda que se contrae en los moments mis
critics de su existencia political. Poner en duda
esta verdad, equivaldria a negar la existencia de
toda nacionalidad.
Pero Cuba recuerda hoy el presupuesto de
la paz; recuerda que Antes de la guerra su Te-
soro alcanzaba un grado de considerable pros-
peridad, sin que los gastos pasasen de 17 millo-
nes de pesos, y sin olvidar que ha entrado en
el period de liquidacion y pago de la deuda,
que le impone sacrificios extraordinarios, pide
alivio a su situation econ6mica, limitando cuan-
to sea possible las obligaciones comprendidas en
su presupuesto.
Nosotros consideramos que despues de los
grandes sacrificios impuestos A Cuba para aten-
der A las necesidades de la guerra y en los mo-
mentos en que por causa de la abolicion de la
esclavitud se trasforma el trabajo, demandando
nuevos sacrificios y miltiples esfuerzos A aquella
riqueza, hay que prestar grande atencion A todo
cuanto pueda influir en su existencia, atencion
que no debemos limitar A Cuba, sino extenderla A
todas nuestras provincias ultramarinas. Los mo-









mentos son solemnes: hdllase Europapreocupada
de extender su imperio colonial, y la political in-
ternacional se desenvuelve rApidamente sin que
los escriipulos la mortifiquen para nada.
Pueden, por tanto, llegar moments en que
Espana necesite mantener su representation, y
para ello se requieran fuerzas y recursos que
s6lo en su complete unidad y relative bienestar
podrd encontrar. Por consiguiente, la mezquina
y estrecha political de las separaciones y de los
distingos debe reemplazarse por otra mds amplia
y elevada que complete la unidad del cr6dito na-
cional, Anico medio de poder tender mejor A las
pfblicas necesidades. Por otra parte, la electri-
cidad y el vapor han borrado las distancias
hasta un punto tal, que un suceso cualquiera
impresiona y agita A la vez en un sentimiento
comun A todos los espafioles; tan instantinea-
mente extiende y generaliza el tel6grafo el pen-
samiento, que pudieramos considerar resuelta la
unidad geografica de los ain importantisimos
restos de nuestro inmenso mundo colonial, de-
biendo preocuparnos hoy con este auxilio de rea-
lizar la asimilacion ultramarina de tal manera,
que un mismo interns y un sentimiento igual
inspire a todos los espafoles el amor A una pa-
tria comun.
Por eso opinamos que la unidad, tanto en el
6rden politico como en el civil y econ6mico, debe







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


ser tan complete que s61o exceptfie, y esto para
mejor ampararlos, los intereses peculiares de
cada pais 6 provincia; y por eso tambien consi-
deramos que los deseos manifestados por la opi-
nion unanime de Cuba deben ser tan eficazmente
atendidos como sea possible, por mis que, en
cuanto A la forma, podamos diferir algun tanto
del parecer de la ilustrada prensa antillana.
Cuba, que duyante la guerra ha cubierto en al-
gunos afios gastos de mas de 52 millones de pe-
sos, no puede en la paz soportar uno de 36, y
es que durante la guerra se consumieron las
economies obtenidas en los periods de prospe-
ridad, iniciandose la paz por razon de las refor-
mas, como ya indicamos, con los gastos inhe-
rentes A la distinta organization del trabajo que
demand el concurso de nuevos capitals. Pero
la prosperidad de Cuba no esta agotada, antes
al contrario, una vez dominada la crisis por
que atraviesa su riqueza, se desenvolverA en mAs
grande escala. Entonces seran mis amplios los
horizontes de su Hacienda, y llegardn dias tan
pr6speros que excedan a los mejores de su inol-
vidable y antigua prosperidad.
Mas para lograrlo no bastan medidas par-
ciales que resuelvan el aumento 6 la baja de una
cifra del presupuesto; se requieren cuidados mas
eficaces de parte de todo Gobierno para corregir
decidida y energicamente los defects que devo-









ran nuestra administration y organizarla con-
venientemente si se quiere que los presupuestos
de la Peninsula y Ultramar tengan entire si tal
combination y enlace que parezcan un solo pre-
supuesto national, siendo ademds necesario que
desaparezcan esas deudas parciales creadas por
la suspicacia del temor, haciendo la deuda ex-
clusivamente national. Todo esto se require si
dentro de los apuros de una situation econ6mi-
ca, como la que desgraciadamente alcanzamos,
ha de poder combinarse el cr6dito de modo que
con 61 se obtengan los recursos que nos niegan
el ingreso ordinario de las rentas.
No s61o Cuba y Puerto-Rico, la Peninsula
misma y el archipidlago filipino, que por si solo
constitute el mAs extenso territorio national,
reclaman la solicitud de todos los Gobiernos. A
todos, pues, nos dirigimos, que el alto interns
de la patria y no el de partido impulsa nuestro
animo al buscar remedies que destruyan los pe-
ligros que se acumulan cada dia amenazando
los mis cars intereses patriots. Aliviemos hoy
la situation econ6mica de Cuba, que Cuba con
creces nos aliviard mariana, y si los medios
hasta aqui empleados han sido insuficientes para
hacer desaparecer el deficit de su presupuesto,
pongamos otros mas eficaces, porque los deficits
cuando son constantes, cuando sobreviven a las
causas extraordinarias que los original, casi







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


siempre acusan, mAs que otra cosa, la insufi-
ciencia de los Gobiernos, la ineficacia de la ad-
ministracion y la vulgaridad de los hombres
politicos que influyen en los destinos de los pue-
blos.
No olvidemos ni un s6lo instant que nues-
tros errors en el Gobierno han creado un
profundo malestar social, y que ante las compli-
caciones exteriores estamos desarmados; que
necesitamos con urgencia organizer nuestra ad-
ministracion para aumentar los ingresos y apro-
vechar mejor los gastos, y que debemos forta-
lecer nuestro credito por todos los medios posi-
bles, sin detenernos en pueriles preocupaciones.
Pues que Cuba lo necesita, llevemos alli
nuestro auxilio fundiendo en uno los intereses
de las provincias de Ultramar y de la Peninsula,
que s6lo asi sera possible hallar de moment el
alivio que se require; y nunca olvidemos que
los males que lamentamos en el 6rden econ6-
mico no son mAs que sumas acumuladas de los
errors producidos por el des6rden moral en que
nos hallamos, mal profundo y grave, si, pero
voluntario y, como tal, de possible remedio si
con on6rgico prop6sito le atacamos. Hagamoslo
de una vez y afrn podremos ver en nuestros dias
regenerada y grande la patria querida.



















Deciamos en nuestro articulo anterior, que
los deficits cuando son constantes, cuando so-
breviven a las causes extraordinarias que los
original, casi siempre acusan, mAs que otra
cosa, la insuficiencia de los Gobiernos, la inefi-
cacia de la administration y la vulgaridad de
los hombres pfiblicos que influyen en los destinos
de los pueblos. Y nada es mas exacto: Cuba,
Aun despues de los estragos de la guerra y a pe-
sar del period de reconstruction que atraviesa,
A poco que se ajustaran las obligaciones presu-
puestas podria cubrirlas, si no con desahogo, al
m6nos sin deficit: si, por el contrario, existe, A
la insuficiencia de la administration se debe.
En efecto, no se comprende el sistema eco-
n6mico fundado en hacer en el papel presupues-
tos nivelados para en la practice gastar mas y
recaudar 6 ingresar m6nos de lo calculado, li-
quidando constantemente las obligaciones en
deficit, que despues se salda con los recursos ob-
tenidos por emisiones de deuda pfiblica. iLas-








CUBA


timoso desconcierto erigido en sistema y consi-
derado como fnico possible en la organization de
nuestra Hacienda por la facilidad con que hasta
ahora se han encontrado recursos, facilidad a la
que se debe en gran parte el abandon en que
yace la administration. Pero si este mal, que da
tan pobre idea de la prevision rentistica de
nuestros estadistas refiri6ndose a la Peninsula,
es de tanta gravedad, lo es mayor cuando, como
hoy sucede, tambien existe en las provincias de
Ultramar, porque 6stas m6nos que la Peninsula
pueden sorportar deudas progresivas 6 ilimitadas
como la que impremeditadamente va a estable-
cerse en Cuba si se sigue en el error de abusar
del cr6dito para con 61 suplir el vacio que ori-
gina en los ingresos el aflojamiento de todos los
resorts administrativos.
El noble y levantado prop6sito de rendir
tribute a la verdad procurando con nuestras ex-
citaciones despertar el mis vivo patriotism en
los hombres pfiblicos, nos obliga a reconocer los
defects de nuestros Gobiernos, especialmente en
la administration econ6mica; pero por lo mismo
que los vicios son antiguos y profundos, por lo
mismo que han hecho tanto estrago, esperamos
un generoso esfuerzo que, ayudado por lo critic
de las circunstancias combat positivamente las
causes que limitan el progress de las rentas,
aumentan los gastos piblicos y original los







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


deficits: para lograrlo se require la active,
constant y decidida solicitud del Gobierno, que
no debe desconocer las causes ocasionales del
mal. Cierto que cuando los defects se encarnan
en series de generaciones y constituyen un vicio
social arraigado y profundo es dificil el re-
medio; pero tambien lo es que la mayoria del
cuerpo social permanece sana, y que cuando se
convince de que los errors envuelven un peli-
gro para los intereses patriots, su opinion se so-
brepone, y en los moments de mayor desmayo
influye poderosamente para que se operen esas
reacciones salvadoras tan propias del carActer
espafol y en las cuales afin fiamos nuestros
buenos destinos.
Cuba tiene un presupuesto prudentemente
calculado, y si alcanzara una administration
ordenada y moral cual nosotros pretendemos, le
realizaria con exactitud. Creer que sin esto es
possible regularizar la Hacienda y que con s61o
suprimir los servicios y rebajar los irpuestos se
Ilega al fin deseado, es absurdo, porque sobre la
masa de recaudacion que siempre queda se ceba-
ria la codicia, concluyendo siempre por alterar
los calculos presupuestos. Por eso consideramos
que el medio mas eficaz y fecundo de nivelarlos
es organizer una administration celosa que salve
del abuso la fortune pfiblica, y para conseguirlo
apelamos al patriotism de todos, considerando








CUBA


que la decadencia del pals alcanza por igual a
sus hijos, y que por igual tienen 6stos el deber
de combatirla cooperando A ello cada uno en la
media de sus fuerzas.
Todos los Gobiernos pueden hacer el bien, y
precisamente esta facultad es la parte mas grata
de su azaroso trabajo; pero si cuando no lo hacen
la prensa peri6dica de todos los matices en Cuba,
desempeflando un altisimo sacerdocio, aconseja-
ra incansable y tenaz A los contribuyentes la
moralidad mas estricta en sus relaciones con la
administration; si combatiera con energia sus
defects y denunciase los abusos sin considera-
cion alguna; si, por otra parte, los contribuyen-
tes renunciaran A cometer actos ilicitos y se
decidieran A no consentirlo, Antes bien estor-
barlo A los que lo intentasen; si todo esto se hi-
ciera, la regularidad econ6mica se obtendria,
supliendo el patriotism y el recto sentido pfibli-
co la falta de Gobiernos pr6vidos. Parta, pues,
del Gobierno la iniciativa, 6 t6mesela el pais, el
6rden puede establecerse en las provincias de
Ultramar, obteniendo por su medio la mas exac-
ta nivelacion de los presupuestos.
De todos modos, faltariamos al deber de con-
currir con nuestro trabajo y buen deseo A la con-
secucion del bien pfiblico si no llamdsemos la
atencion acerca de la trascendencia que tienen
los errors econ6micos, sobre todo en Cuba, don-







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


de tan diversas opinions existen sobre la nacio-
nalidad, y en la que, funddndose precisamente
en el des6rden administrative, caen algunos en
el peligro de proyectar reforms encaminadas A
establecer una amplia autonomia, creyendo que
asi podria salvarse la dignidad y la riqueza de
la Isla. Repetimos que el Gobierno debe preocu-
parse seriamente de esta situation, porque no
es prudent que por razon del malestar econ6-
mico se dd lugar a que constantemente se discu-
ta en las provincias ultramarinas la convenien-
cia 6 inconveniencia de la unidad national.
Pero si creemos que con la moralidad de la
administration se resuelven todos los problems
econ6micos, hasta los que parecen mas insolu-
bles, no por eso debemos abandonar las refor-
mas que tiendan a defender las rentas hasta de
los mis insignificantes abuses.
Pr6stase mejor nuestra raza a los azares y
peligros del descubrimiento y de la conquista
que a la organization met6dica, just, moral y
reposada de la administration colonial, que
siempre hemos considerado defectuosa, no tanto
en su legislation como en la conduct, y espe-
cialmente en las condiciones de ingreso, remo-
cion, haberes y derechos de los funcionarios:
esta parte del servicio debiera reformarse radi-
calmente sobre la base de una estrecha respon-
sabilidad de los mismos, pero a la vez mejorando








CUBA


las dotaciones y respetando el ascenso y la esta-
bilidad de manera que encuentren garantido su
porvenir legalmente. Es tambien de todo punto
indispensable establecer una estadisticaque con-
signe diariamente el curso de los hechos admi-
nistrativos; trabajo fAcil de Ilevar en todas las
provincias de Ultramar y acerca de cuya reform,
segun tenemos entendido, ya el general Marti-
nez Campos ha pensado y hasta remitido bases
al Gobierno en los fltimos dias de su mando en
Cuba. Si a la vez se exige que la rendicion,
exAmen y censura de las cuentas se haga en
periods cortos y fijos, el 6rden y la moralidad
irian salvando los ingresos de los peligros que
corren y de las causes que, por desgracia, los
destruyen.
A la vez tampoco deben desatenderse las
observaciones de la prensa antillana acerca de
lo improcedente que es gravar aquel presu-
puesto con obligaciones que no son exclusivas
de su Tesoro, observaciones surgidas como pro-
testas del falso principio en que descansa la de-
claracion de deuda local, aplicada a las obliga-
ciones del Estado pendientes de pago en Cuba.
Reconocemos por esta causa el fundamento
que en parte tienen; creemos igualmente que los
ingresos y los gastos del Estado son todos los
que para levantar sus servicios se declaran y
reconocen por las leyes, cualesquiera que sean








SU PRESUPUESTO DE GASTOS


las provincias donde se devenguen 6 realicen,
doctrine que nos aproxima la fusion de los pre-
supuestos, cuyo ideal debe perseguirse con pru-
dencia y constancia porque complete la armonia
del 6rden econ6mico. La deuda pdiblica que
aquella ilustrada prensa rechaza como deuda
provincial nunca fui ni puede ser mas que del
Estado; su separacion implica la autonomia pro-
vincial, y la autonomia provincial la descentra-
lizacion de servicios y de presupuestos; y como
esto es inadmisible, he aqui por qu6 16gica 6
inflexiblemente se cae en el sistema contrario
que rechaza toda descentralizacion en los dere-
chos y las obligaciones del Estado.
Por tanto, los presupuestos de Cuba, que
afin conservan la forma traditional de su 6poca
desahogada y pr6spera, han podido comprender
Antes partidas que no afectaban a sus servicios
propios sin que hubiese en ello inconvenient
alguno, puesto que si no se hacia asi disponia el
Estado de mayores sobrantes; pero desde el mo-
mento en que Cuba cubre con inmensos sacrifi-
cios los gastos de la guerra y se le crea impro-
piamente una deuda provincial exclusive, esta
de todo punto justificado el examen que de estas
cifras hace aquella prensa peri6dica.
Nosotros, pues, que ni por un instant olvi-
damos que Cuba ha sostenido una guerra de
ocho afios luchando por conseguir una indepen-








CUBA


dencia que de ningun modo le hubiera sido tan
provechosa como su union a la Metr6poli, pero
que amaba en odio a los abusos que, en su sen-
tir, la deshonraban, insistimos mns vivamente
cada vez en que el Gobierno se preocupe lu6go,
muy ludgo, en normalizar la gestion administra-
tiva de la Isla y en estudiar las reforms de sus
presupuestos. Por este medio pueden obtenerse
ingresos que hasten a cubrir todas sus obliga-
ciones sin gravar con tipos excesivos la riqueza
piblica.
Nosotros, que por larga experiencia conoce-
mos la extension 6 importancia de los errors
administrativos, consideramos que su remedio
da mas ingresos y resuelve mas problems eco-
n6micos y sociales que el arbitrismo, que, des-
pues de todo, no hace mas que complicarlos.
Con la moralidad que procuramos ningun inte-
r6s legitimo se lastima, antes bien se amparan
y protegen los del contribuyente; con la mora-
lidad crece y se afirma el cr6dito pfiblico; con la
moralidad se honra y engrandece la patria tanto
como se desprestigia y empobrece sin ella. Des-
atender en los moments de paz que alcanzamos
el remedio que mas influjo puede ejercer en la
estimacion de nuestro cr6dito y en la solution
de nuestros gravisimos apuros econ6micos, equi-
vale a seguir entregando el pais a los azares de
la suerte; y como esto no es possible, como por







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


fortune no hay Gobierno alguno que en mo-
mentos critics desatienda los clamores de la
opinion, abrigamos la consoladora esperanza de
que al fin habrd quien, con iniciativa salvadora,
ponga limited d nuestra descomposicion political,
social y econ6mica.
Haya alguna vez valor para imponer la m6s
rigida moralidad en todos los servicios piblicos,
y asi se encontrard la solution, que tanto y tan
profundamente a todos preocupa, de hacer des-
aparecer los estragos del deficit sin aumentar
las cargas pfiblicas, y respect A nuestras nunca
bastante bien estimadas provincias ultramari-
nas, evitemos escrupulosamente todo lo que en
nuestros dias se conexione con las causes que
ya en el siglo xvI impulsaban al inmortal Cer-
vantes A acogerse, mal de su grado y obligado
por la miseria en que sus contempordneos le
mantuvieron, perdidos en aquella ciudad (Sevilla) se acogen,
que es el pasarse a las Indias, refugio y amparo
de los desesperados de Espania.>
Antes al contrario, asi como los tiempos han
variado modificando en todos los paises las ideas
y los prop6sitos de la colonizacion, asi con ansia
deseamos que el amor al pais y el sentimiento
del deber sean tan intensos en los Gobiernos,
que todos sus actos tiendan 6 procurar la mayor
prosperidad de la patria, y hacemos votos por-







24 CUBA

que, cuando de los presents tiempos se ocupen
futuras generaciones, se diga de nuestros hom-
bres pfiblicos que tan alto ray6 su patriotism
que, sobreponiendose A los defects de su siglo,
supieron salvar la prosperidad de las provincias
de Ultramar, porque encargaron su administra-
cion a funcionarios inteligentes y probos, por-
que jams pusieron en duda con actos contra-
dictorios la unidad national, y porque con su
justicia y su prudencia supieron aunar las vo-
luntades antes discordes y extraviadas... iTanta
y tan grande gloria pretendemos para nuestra
6poca!

















Preciso es insistir. El 6rden, en su mas lato
sentido, debe concertar nuestra administration,
sin lo cual todo cuanto se discurra sobre la po-
sibilidad de limitar los gastos y moderar los
impuestos es tarea infltil. Ni la Peninsula ni las
provincias de Ultramar tienen desenvueltos y
convenientemente organizados los servicios pi-
blicos hasta el punto de poder considerar satis-
fechas las necesidades del fomento moral y ma-
terial del pais; antes al contrario, notamos tales
y tan grandes vacios, que pudi6ramos conside-
rarle hu6rfano de la inteligente y solicita direc-
cion que necesita. Nuestros grande gastos los
reservamos para los hechos de fuerza, manifes-
tacion triste, pero en caricter entire nosotros,
como sintesis del desorden sostenido por la mas
desdichada political personal. Las guerras civiles
devoran nuestros tesoros, limitan nuestra po-
blacion y empobrecen nuestro suelo; pero, en
cambio, satisfacen ese valeroso instinto espafiol
mal avenido con el reposo de la paz y poco acos-
tumbrado A esperar la satisfaccion de sus aspi-








CUBA


raciones del lento ejercicio de la razon y del de-
recho.
Los gastos, pues, cuando por una parte no
existe lujo de servicios y por otra se atiende al
pago de cuantiosa deuda, no pueden limitarse
tanto como se desea. A ningun pals le es dado
renunciar a la civilizacion que los servicios pfi-
blicos desenvuelven, ni tampoco negarse al pago
de la deuda creada por sus necesidades; por eso
entire nosotros la teoria de los presupuestos pe-
quetios es de todo punto impossible. El Estado
debe disponer siempre de parte de las utilidades
liquidas de la riqueza pfiblica para con ellas le-
vantar los servicios de utilidad general, que no
es dado relegar al interns privado; participation
que debe sujetarse a la conveniencia de no las-
timar el desarrollo de esa misma riqueza y de
tender solicitamente los servicios y obligacio-
nes del Estado.
Dentro de este sencillisimo principio la ad-
ministracion combine la forma m6s racional de
organizer el pais, limitando unas veces 6 desar-
rollando otras los scrvicios pfiblicos hasta llegar
al limited que permitan, aunque sin agobiarle,
sus fuerzas tributaries, sin que en este extreme
pueda pedirse al Gobierno mas que el que ajuste
de tal modo su gestion, que resulten totalmente
aprovechados los ingresos y perfectamente in-
vertidos los gastos.







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


Las perturbaciones de la administration de-
jan en los presupuestos un mArgen tal que cual-
quier Gobierno, sin mortificar A los contribu-
yentes, puede cubrir las obligaciones; pero aun
cuando abrigamos profundamente esta convic-
cion, lo hacemos sin desconocer las dificultades
que las extraordinarias condiciones de nuestra
political oponen d ello.
El hombre, por uno de esos fen6menos de
relacion entire el espiritu y la material, deja en
todas sus obras el sello que indica el estado mo-
ral dominant, y todos cuantos esfuerzos hace
para disimular las intenciones son perfectamente
initiles, porque hasta las acciones mis sencillas
lo denuncian. Juzgando el estado moral de nues-
tra sociedad political por el 6xito de sus obras,
un profundo desconsuelo se apodera del animo,
pues no parece sino que cada dia se extinguen
mas rapidamente los sentimientos que aunan en
la conciencia el interns de la patria y el del ciu-
dadano. Condenar las causes ocasionales de nues-
tra decadencia, luchar sin tregua contra ellas,
equivale A esperar su remedio, y la esperanza
es consoladora como la fe que hace los milagros.
No desmayemos, pues, en la tarea de combatir
los defects de esa political que todo lo persona-
liza y empequefiece, y aun cuando nuestros es-
fuerzos exciten la ir6nica sonrisa de los descrei-
dos, sigamos adelante en tan noble prop6sito.








CUBA


Fuerzas contrarias se destruyen, y qui6n sa-
be hasta d6nde nos llevarian las corrientes del
mal si no chocaran con otras opuestas que, si no
las arrollan por complete, las neutralizan en
parte. Grande es el cinismo politico, pero es
mayor todavia el empefio puesto en disimular-
lo: luchemos, pues, que afn no est. todo
perdido.
Entre tanto, si las especialisimas condicio-
nes de nuestra political impiden que la morali-
dad y el m6todo sean de moment los agents de
nuestra organization econ6mica, busquemosla
arbitrariamente rindiendo este tribute al error
y d la costumbre; pero hagamoslo sin apartar-
nos much de nuestro principal objeto para no
caer en la exageracion ni alejarnos demasiado
de los principios racionales sobre que descansa
la prosperidad de la Hacienda. Para ello expon-
dremos el progress que han tenido los gastos en
Cuba, cuyas cifras llevaran A la inteligencia,
mis expresivamente que el razonamiento, la
conviction de que tan 16jos estamos de powder
resolver los problems econ6micos imponiendo
nuevos sacrificios al pais, como de aliviarle en
la extension que se desea y que con tanto interest
se pide.
El desarrollo de los gastos y de los ingresos
a qae nos referimos es desde 1850 el que sigue:








ANOS


1850.. ...... .............
1851................ ......
1852 ............... .....
1853 ......................
1854.....................
1855......................
1856-57 ................ ..
1857, 2. semestre, y todo el
ano 1858................
1859......................
1860......................
1861......................
1862 y 6 primeros meses
de 1863 ................
1863-64 .................
1864-65 ..................
1865-66. ..................
1866-67 ..................
1867-68...................
1868-69..................

1869-70 ..................
1870-71...................


GASTOS
Pesos fuertes.

13.734.518
15.072.436
15.680.512
15.729.062
16.921.929
15.859.583
28.961.659

33.856.640
26.425.677
25.630.031
25.742.509

35.686.588
26.697.016
26.579.021
26 212.284
26.080.597
25.655.334
25.415.945





INGRESOS
Pesos muerles.

13.103.378
15.648.440
15.781.487
16.053.514
16.710.070
15.673.555
30.830.021

33.993.346
25.929 688
25.929.688
26.057.058

37.344.966
23.783.802
30.258.017
31.857.673
32.852.233
31.162.653
31.114.662

>
>


OBSERVACIONES


Aumenta la cantidad
Peninsula.


que se remite A la


Expedicion A Mdjico y Santo Domingo.



Se abandon A Santo Domingo.


En Octubre do 1868 estalla la insurreccion
de Yara.
El presupuesto de 1868-69 rigid estos afios
por ampliacion.












ANOS


1871-72 ...................
1872-73...................
1873-74... ...............

1874-75...................
1875-76....................
1876-77.. ................
1877-78 ................
1878-79 ..................
1879-80. ..................
188081............ ....
1881 82...................
1882-83. .................


GASTOS
Pesos fuertes.



40.686.517

40.430.322



45.423.506
22.400.607

34.485.830
9.600.000

36.860.249


INGRESOS

Pesos fuertes.


51.197.358

52.251.582



49 802.334
27.423.350

37.271.100

36.248.300


OBSERVACIONES


El presupuesto de 1868-69 rigi6 estos afios
por ampliacion.
La diferencia de los ingresos se aplicaba A
los gastos de la guerra.

El presupuesto de 1874-75 rigi6 estoa anos
por ampliacion.
Oro.
Billetes.
El mismo do 1878-79.


El mismo de 1880-81.





I


_I







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


Estas cifras desconsuelan, pero no desalien-
tan, porque con buena voluntad, tanto por par-
te del pais como del Gobierno, puede alcanzarse
en no lejano period un relative desahogo en
los impuestos, nunca tanto como el que existi6
hasta 1855, en que los gastos no llegaron a 17
millones de pesos; pero el suficiente para no
entorpecer el desarrollo de la riqueza insu-
lar, como acontece siempre que los tributes
castigan por su exorbitancia los esfuerzos del
trabajo.
Despues de 1855 la expedition d MWjico y la
ocupacion y guerra de Santo Domingo aumen-
taron los gastos hasta doblar el presupuesto
de 1850; y no siendo esto suficiente, se crea por
primera vez la deuda que desde ent6nces, y sin
interrupcion, viene gravando el Tesoro de Cuba.
Apenas abandonadas aquellas empresas milita-
res, y cuando por la rdpida amortizacion de la
deuda podia esperarse el alivio de los gastos,
estalla en 1868 ]a insurreccion que tantos sa-
crificios cost, y cuyas consecuencias econ6micas
tanto han de tardar en borrarse. Aum6ntase
con este motive el presupuesto hasta cuadrupli-
car el de 1850, recaudase, y se gasta mayor
cantidad de la calculada, y aun asi la deuda to-
ma tan series proporciones, que para atenderla
se hace necesario destinar la tercera parte de los
ingresos.







CUBA


Entre tanto, los servicios reproductivos,
como son los de carActer civil, se estacionan, y
en treinta afios ap6nas da un paso la Isla en el
camino de su civilizacion y fomento. iTan cars
pagan los pueblos sus errors!
Hemos dicho que no somos partidarios de los
presupuestos pequefios. Cuando la Isla s6lo cu-
bria el de 15 millones de pesos estaba su riqueza
en gran prosperidad; el respeto a la libertad
personal era tan prActico, que suplia, tal vez con
ventaja, la falta de derechos politicos: por sus
tradiciones y por sus costumbres era Cuba el
pais clasico de la hospitalidad, de la generosi-
dad, de la expansion y de la alegria; era la
colonia mrs tranquila y rica del mundo, y sin
embargo, aquellos tan azules y limpidos hori-
zontes de su felicidad mostraban dcsde la eman-
cipacion de las Americas ligerisimas manchas;
itristes preludios de la tormenta que mis tarde
habia de desencadenarse. Si ent6nces, si cuan-
do la Isla alcanzaba el mayor grado de prospe-
ridad los gastos hubiesen sido mis amplios; si
ent6nces se hubiera desarrollado en grande es-
cala ol fomento moral y material, la red deferro-
carriles estaria muy adelantada en 1868, y es
possible que la insurreccion no hubiera estalla-
do, y, sobre todo, seguro que se habria ahoga-
do en sus g6rmenes, ahorrando a la patria tanta
y tan generosa sangre vertida. No se hizo asi,







SU PRESCPUESTO DE GASTOS


y hoy es impossible volver a los presupuestos
de 1850.
La idea que en la actualidad se agita en Cuba
de que la Peninsula se haga cargo de las obli-
gaciones generals de la guerra no es nueva; en
todos los apuros econ6micos se ha tenido la mis-
ma aspiracion, especialmente desde que los gas-
tos aumentaron hasta un limited excesivo. Ya
ent6nces hubo que contestar i las pretensiones
de separacion de obligaciones con la doctrine
de la unidad national, desenvuelta en la expo-
sicion que precede a los presupuestos de 1866 en
estos expresivos terminos:
>los presupuestos de la isla de Cuba para 1866
>A 1867, convene dejar consignado c6mo al
>circunscribir ciertas apreciaciones numericas A
>las obligaciones calificadas de ordinarias, quo
>al tomarse por locales podrian despertar la
>idea de limitar a su entidad la suma de los re-
,cursos, no ha habido animo de reducir A pro-
>porciones tan estreclas cl juicio acerca de los
>ingrcsos y gastos de aquella provincia. Siendo
>una la nacionalidad que fornian todas las del
>reino, en cualquier part dcl mundo en que se
>,hallen, y una su IHacionda y uno su Tesoro, la
>diversidad de los detalles orgaiicos de su ad-
>ministracion y en la forma de exaccion de los
ximpuostos, ninguna diferencia esencial esta-







CUDA


)blece para que,.rota aquella unidad indiscuti-
ble, se pretend excusar la obligation, a todas
>las provincias extensive, de levantar en comun
>las cargas generals del Estado inherentes a
>cuantos servicios refluyen en provecho, defense
> integridad national y local de las mismas
4provincias.
Como so ve, esta doctrine de la unidad na-
cional pertenece al Gobierno y la autoriza el en-
t6nces Ministro del Ultramar D. Antonio Cano-
vas del Castillo, cuya aiitoridad en la material
es mayor cada dia por la incuestionable respe-
tal)ilidad de su nombre. Dentro de ella hay que
girar, cualquiera que sea el motivo, para deter-
minar las relaciones de las provincias con la na-
cion. No otra cosa puede hacerse, una vez des-
cartada la autonomia, y asi esperamos encon-
trar, si no elremedio radical, alivio al m6nos a la
present situation econ6mica de Cuba. Todos los
actos de gobierno, y especialmente los que per-
tenecen al 6rden econ6mico, deben estimarse y
resolverse bajo el fecundo principio de la uni-
dad; pero cuidando siempre de que la doctrine
y la conduct garden entire si perfect armonia
como correspond a los elevados fines y patrid-
ticos prop6sitos a que obedecen, porque nada
ejerce oms perniciosa influencia en la moral pit-
blica que la contradiction en que se cae por
salvar con pretendidas habilidades el reconoci-








SU PRESUPUESTO DE GASTOS 35

miento de los derechos y el cumplimiento de las
obligaciones que en el 6rden econ6mico se con-
traen por el Estado.
En esta parte, tan exagerado ha sido el cri-
terio de nuestro Gobierno, que no parece sino
que se intentaba eludir. el pago de las obliga-
ciones que se contraian, llevando al espiritu do
los acreedores toda clase de fundados recelos
sobre la material. Inexplicable conduct, que
s61o ha servido para perjudicar las operaciones
de nuestro credito sin conseguir el objeto de
dejar la Peninsula a cubierto de estas atencio-
nes en el caso eventual de la p6rdida de Cuba.


















Hemos visto en el desarrollo de los gastos,
que desde 1850, en que ascendieron A 13.734.418
pesos, a 1880, en que se presupuestaron en
47.423.506 en oro y 22.400.607 en billetes, se
cuadruplicaron las obligaciones; pero como en
la prActica los gastos eran mayors, asi como
excedia la recaudacion en algunos aflos al in-
greso calculado (1) result que el exceso de obli-
gaciones al terminarse la guerra, comparado
con el de 1850, era de cinco veces mis. Si, por
otra parte, se tiene en cuenta que el desenvol-
vimiento de la riqueza en las regions mis
tranquilas de la Isla como compensaba en tota-
lidad la que so abandonaba 6 destruia en otras
y que el cost del trabajo subia en razon i las
reforms de la esclavitud v i. las dificultades de
la guerra; si ademais so agrega A esto la baja de
los precious de los frutos, so comprendera hasta
(qu punt los sacrificios econmiicos han casti-

(1) En la exposition qine precede al proyecto de presupues-
tos de 1879-80, se indica la suina de 53.366.137 pesis recaudados
on 1871-75.







CUBA


gado a Cuba, en done se han visto desaparecer
por numerosas quiebras fortunes considerable
de las mis arraigadas y s6lidas. No hay, por
tanto. que extrailar que la necesidad y el deseo
del alivio vaya hoy mis alli de los limits po-
sibles.
Nosotros, que deseamos en material de im-
puestos no caer en la exageracion, y que, por
el contrario, procuramos encontrar terminos ra-
cionales que salven los conflicts presents, ve-
mos que el estado econ6mico, si no el mismo,
es muy analogo en todas las regions que cons-
tituycn nuestra nacionalidad; y esto mis que
nada aconseja que las cargas se soporten con
verdadero patriotism. Hay, no obstante, defec-
tos importantes en algunos detalles que deben
subsanarse segun indicaremos.
Los presupuestos de gastos del Estado en el
ejeeiicio vigente de 1882-83 ascienden A
Pesos.
Peninsula (1)......... 157.758.747
Cuba ............... 35.860.249
Puerto-Rico .......... 3.864.614
Filipinas............. 16.215.873
213.699.483

cuya ca ntidad se distribute en la forma siguiente:

(1) Ademis comprende 532.354 pesos por los gastos afectos
al product de las ventas de los bienes desamortizados.






OBLIGACIONES GENERALS DEL ESTADO

PENINSULA CUBA PUERTO-RICO FILIPINAS

Casa real ............................. ....... 1.960.000
Cuerpos Colegisladores.. .......... .......... 397.757
Deuda piblica ... ......................... 44.G04.606 10.824.650 708.900 525.900
Cargas de justicia. ........................... 496.124 18.300 a
Clases pasivas ........................... ... 9.053.888 1.079.416 318.567 1.261.950
Ministerio de Ultramar ............................ .. 96.975 25.208 89.983
Fernando P6o.................................. 87.160 11.658 37.903
Caja de inftiles y hudrfanos de la guerra de Ultramar 30.000 9.600 30.600
Tribunal de Cuentas ........................... 158.100 169.950
Otras obligaciones .................... ......... 43.643 21.665 78.487 o

OBLIGACIONES DE LOS DEPARTAMENTOS MINISTERIALES
Presidencia del Consejo de Ministros............. 220.342
Ministerio de Estado........ ................ 716.177 119.300 94.350
Gracia y Justicia.............................. 10.325.114 004.242 273.018 1.508.631
Guerra .................................... 26.397.053 11.816.392 1.194.302 4.220.604
Marina .................................... 7.225.559 1.922.081 71.861 3.641.762
Gobernacion .......... ................... ... 9.098.635 5.917.010 546.017 1.780.080
Fomento................. ..................... 18.179.058 1.085.432 370.076 523.177
Hacienda................. .................. 4.109.935 1.29.136 287.918 1.420.881
Gastos en las contribuciones y rentas piblicas..... 24.74.577 429.520 25.772 813.312







CUBA


Asi como no encontramos palabras bastante
duras, ni concepts bastante expresivos para
condenar los vicios pfiblicos que son causa de
nuestra decadencia, asi tambien cuando 6sta
procede del error, deseamos llamar sobre su
remedio la atencion por medios y formas de
pura persuasion. Observamos en el cuadro de los
presupuestos que acabamos de exponer impor-
tantes defects que se deben a la manera de
rvdactarlos. La Peninsula, intes que las provin-
cias de Ultramar, tavo necesidad de dar a estos
trabajos el caricter legislative previsto en la
Constitucion, y midntras las C6rtes conocian de
ellos, el Gobierno decretaba por si los de Ultra-
mar, como todavia sucede con los de Filipinas:
eran, pues, cuatro presupuestos diferentes que
comprendian todos los gastos y recursos del Es-
tado. Ademis de esto, el conocimiento exclusive
atribuido a centros ministeriales distintos, el de
Hacienda y el de Ultramar, de former los res-
pectivos presupuestos, ha contribuido A la falta
de unidad que en los mismos se observa en lo
relative 6 la distribution de las obligaciones
clasificadas de generals.
Nuestrasprovincias, incluso las deUltramar,
en nada se parecen a los Estados de la Union
americana: tienen istos una independencia 6
autonomia de que carecen aquellas, y en buena
l6gica no es possible mantener en las formas,







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


doctrinas 6 principios que en el fondo se recha-
zan. El Gobierno y la soberania entire nosotros
se centralizan en la nacion representada por las
C6rtes con el Rey, que es el jefe del Estado
con un solo Gobierno responsible; las provincias
de Ultramar carecen de gobiernos locales, tiene
en ellas el de la nacion sus representantes lue
son los Gobernadores generals. Esta unidad
exige que todos los servicios inherentes A la so-
berania figure en el presupuesto general del
Estado y no en los parciales de las provincias de
Ultramar; por consiguiente, asi como en estos
no se comprende partida alguna relative a la
dotacion de la casa real ni de los Cuerpos Cole-
gisladores, asi tampoco debieran figurar las de
la deuda y cases pasivas, las de agents diplo-
maticos y consulares, las del Ministerio de Ul-
tramar, las de Guerra y Marina ni las de Fer-
nando P6o, porque ninguna de dichas provincias
tienen deuda propia, ni personal pasivo, ni
representation diplom.tica, ni ej6rcito, ni ma-
rina, ni establecimientos adyacentes como Fer-
nando P6o. Todos estos servicios son de carac-
ter general, porque afectan especialmente A la
soberania, y por tanto, s61o deben figurar en
los presupuestos generals del Estado, nunca en
los locales de cada provincia.
Y no es que con esto pretendamos eximir a
las provincias de Ultramar de concurrir a le-







CUBA


vantar las cargas pfiblicas en la media de sus
fuerzas, no; porque sin necesidad de mantener
contradiccion alguna se lograria el objeto con
'hacer figurar en las obligaciones de sus presu-
puestos locales una partida con destino a las
atenciones generals del Estado y otra igual en
los ingresos de los de la Peninsula, con lo cual
el Gobierno podria disponer, por medio de ope-
raciones detesoreria, de dichos ingresos aplican-
dolos al pago de estas obligaciones en la misma
localidad. Lo que pretendemos es llevar A los
presupuestos el principio de la unidad recta-
mente entendido, porque de no hacerlo asi se si-
guen errors que pueden afectar a la nacionali-
dad como incuestionable argument en pro del
principio auton6mico.
Cierto es que el texto de la ley, uniform
para la Peninsula y Ultramar, no deja duda
acerca del caracter de las obligaciones que con-
tiene cada presupuesto, y esto salva en parte
los defects de forma, puesto que dice:

((D. Alfonso XII,
))Por la gracia de Dios Rey constitutional de Espaiia:
)A todos los que las presents vieren y entendieren
)sabed: que las C6rtes han decretado y Nos sancionado
"lo siguiente:
))Articulo 1. Los gastos del Estado en la isla de Cuba
,)durante el afio econ6mico de 1882-83 se presuponen en
)33.860.2i9 pesos distribuidos por secciones, capitulos y
,articulos, segun se expresa en el adjunto estado letra A.








SU PRESUPUESTO DE GASTOS


))Art. 2. Los ingresos para cubrir obligaciones del
x)Estado en la propia Isla durante el expresado afio se
))calculan en la cantidad de 36.248.300 pesos, segun el
))pormenor que aparece del estado letra B.)

Es evidence que por la ley son obligaciones
del Estado y no de la provincia todas las que se
comprenden en los presupuestos; pero insistnsos
en que, Aun dada esta declaracion terminate,
las que se refieren A la soberania y A la deuda
figurarian mejor en el general del Estado.
Hechas estas observaciones acerca de la for-
ma de los presupuestos, habremos de ocuparnos
del fondo de los mismos porque encontramos
anacronismos propios de la separacion con que
se forman, dejando, por consiguiente, de guar-
dar entire si todo el enlace que debieran.
La Peninsula, por ejemplo, de un presu-
puesto total de 157.758.747 pesos destina A las
atenciones de

Deuda pdblica 6 del Estado...... 28,27 por 100.
A las de Guerra .............. 16,73 -
A las de Marina............... 4,58 -
A las de Fomento ............. 11,50 -

Cuba, con un presupuesto total de pesos
35.860.249, destina A las mismas atenciones

De Deuda piblica 6 del Estado.. 30,21 por 100.
De Guerra el................. 32,95 -
De Marina el ................. 5,35 -
De Fomento el................. 3,02 -








CUBA


Puerto-Rico, con un presupuesto total de
pesos 3.864.614, destina (1)

A Deuda el .................... 18,55 por 100.
A Guerra el ................... 30,95
A Marina el................... 1,85 -
A Fomento el ................. 9,05 -

Filipinas, con un presupuesto total de pe-
sos 16.215.873, destina

A Deuda el.................... 3,24 por 100.
A Guerra el .................. 26,00 -
A Marina el......... ......... 22,46 -
A Fomento el.................. 1,02 -

No entraremos en minuciosas investigacio-
nes sobre la extension territorial, topografia,
poblacion, riqueza y comercio de cada porcion
del territorio national para fijar proporciones re-
lativas de exactitud en la distribution del pre-
supuesto, por ahora no es este nuestro objeto;
pero si consignaremos que, a excepcion de la
diferencia de mas que se advierte en los gastos
destinados a la marina de guerra en Filipinas,
justificada por su mayor distancia de la Penin-
sula, por sus extensas costas y peligrosa pira-
teria, en todas las demns no se explican satis-
factoriamente las notables diferencias que exis-
ten en la aplicacion de la fortune pfiblica a unos

(1) El presupuesto de Puerto-Rico dedica 700.000 pesos la
indemnizacion de esclavos.







SU FRESUPUESTO DE GASTOS


mismos servicios, por mas que tengan lugar
en regions distintas. Porque midntras la Pe-
'ninsula invierte en los servicios de Deuda, Guer-
ra y Marina el 49,58 por 100, Puerto-Rico
el 51,30 y Filipinas el 51,70, Cuba lo hace
del 68,51; y si despues buscamos la proporcion
que guardian las cantidades que se destinai al
fomento de cada localidad, en Filipinas es el 1,02
por 100, en Cuba el 3,02, en Puerto-Rico
el 9,05 y en la Peninsula el 1'1,50.
Advertimos que en circunstancias extraordi-
narias las proporciones en la distribution de los
servicios desaparecen, porque todas las fuerzas
y todos los recursos de la nation se requieren
en un punto determinado; pero tambien creemos
que tan pronto como desaparecen las causes que
exigen del Gobierno poner a salvo el honor na-
cional 6 la integridad del territorio, debe apre-
surarse d restablecer la normalidad de los ser-
vicios y la proporcionalidad de los sacrificios,
llenando de este modo prudentes fines de go-
bierno y de justicia sin esperar A que el pais
tenga que reclamarlo, porque llegado este caso
pocas veces se hace sin establecer antagonismos
que cada dia es mas necesario desaparezcan.
Nosotros, que fundamos la grandeza de la
nacion en la perfect. union de los pueblos que
la constitayen, deseamos que no haya motive
de disgusto fundado en just causa; queremos








CUBA


mantener una complete armonia en las relacio-
nes de unos pueblos con otros, y muy especial-
mente entire todos los hijos de esta patria comun,
tan grande un dia sin luchas intestines como
desgraciada con ellas. Bien se alcanza cuAn
dificil pretension es la nuestra, porque en la
eterna lucha de la idea, de los intereses y de las
aspiraciones, se chocan y rompen muchas veces
los mAs patri6ticos prop6sitos; pero por eso
mismo pretendemos quitar elements al mal,
procurando que desaparezca todo antagonism
fundado en los hechos contradictorios que se
relacionan con la vida econ6mica de una loca-
lidad cualquiera, y muy especialmente con la
isla de Cuba, que tantos titulos tiene A nuestro
afecto y consideration.
No por esto, sin embargo, hemos de caer
en la parcialidad, Antes al contrario, huiremos
con todo cuidado de ella, que siendo una la jus-
ticia, A tQdos puede alcanzar por igual, y con
mrs motivo cuando, como en el present caso
ocurre, se refiere A la equitativa distribution
de las cargas pfiblicas, origen en todos los tiem-
pos y en todos los pueblos de profundo malestar
y descontento, sobre todo si su clasificacion y
distribution no se hacen con la rectitud mas
escrupuiosa.

















Dejamos consignado que el presupuesto de
Cuba asciende a 35.860.249 pesos, cuya canti-
dad se distribuye:

11.816.392 en los servicios de Guerra;
1.922.081 en los de Marina;
2.918.060 en los de Gobernacion, guardia civil y 6rden
public;
10.824.650 en Deuda; y
1.415.294 en obligaciones generals. En junto hacen.
28.896.477

Resulta, por tanto, que s61o se destina A la
administration de Hacienda, de Justicia, do Go-
bernacion y Fomento 6.963.772 pesos.Hacemos
esta demostracion para que no se nos culpe de
parciales si, al entrar en el campo de las reduc-
ciones, descartamos estos servicios civiles, tan
importantes y necesarios como miseramente des-
arrollados, del castigo de las economies. Tam-
poco hablaremos de las cantidades destinadas a
guardia civil y 6rden pfblico; nuestras especu-
laciones giraran finicamente sobre los gastos de
Guerra, Marina y Deuda.








CUBA


Generalmente, cuando se piensa en las fuer-
zas militares disponibles para salvar al pais de
un peligro armado. ya proceda del exterior,
como una invasion extranjera 6 del interior,
conmo una insurreccion civil, no se tienen en
cuenta mais fuerzas disponibles que las que figu-
ran en el presupuesto de la Guerra; pero cuando
s~ trata de averiguar que gastos pueden econo-
mizarse para no agobiar al pais con cargas su-
periores a sus fuerzas, ent6nces se penetra en el
corazon de los servicios y se examinan mis a
fondo las cifras del presupuesto. Al hacerlo nos-
otros encontramos que el ej6rcito de Cuba le
componen 22 oficiales generates, 2.960 jefes y
oficiales v 27.584 soldados, distribuidos en esta
forma:

SERVICIO ACTIVE.


Infanteria ..................
Caballeria....................
A rtilleria......... ..........
Ingenieros..................
Furrieles y pandas de tambores
de los voluntarios .........
Reservas de caballeria.........
Caja de Ultramar ............
Comisiones..................
Reemplazo..................
En espectacion de embarque..


Jefes
y oficiales

1.591
307
73
60

90
50
173
366
250


Soldados.

19.687
3.723
1.216
1.640

1.101
134
83

1








SU PRESUPUESTO DE GASTOS


Al que hay que agregar:

Marina.-Un vicealmirante; 186 jefes y oficiales, y
1.892 soldados y mariners.
Guardia civil.-Un brigadier; 297 jefes y oficiales, y
5.990 guardias.
Orden pdblico.-Veinticinco jefes y oficiales, y 873
individuos.

Componen en junto cerca de cuarenta mil
hombres.
Si despues se cuenta con los voluntarios,
cuyo institute consta de 38 batallones de infan-
teria, 13 regimientos y 39 escuadrones de ca-
balleria; dos batallones, una compahia y un re-
gimiento montado de artilleria; tres batallones
de ingenieros y tres de bomberos, cuyos cuerpos
estin servidos por 31.700 hombres deinfanteria,
10.900 de caballeria, 2.700 de artilleria, 1.000
de ingenieros y 2.113 de bombers, que hacen
48.413 hombres, habri que convenir en que,
sin comprometer los altisimos intereses enco-
mendados A los institutes militares, pueden ob-
tenerse economies de alguna consideration en
el servicio de guerra.
La ciencia, por otra parte, ha aumentado
los medios de gobierno tan poderosamente, que
fuera imperdonable no aprovecharlos en benefi-
cio de las classes contribuyentes. Fomentar la
marina de vapor, construir ferro-carriles, lines
telegrdficas y canales, tender cables submarines








CUTA


y no contar con las economies que estos servi-
cios modernos deben producer en tiempo de paz
en los gastos de guerra, seria verdaderamente
absurdo, puesto que manteniendo los calculos
de la fuerza armada como si no existiesen aque-
Ilos elements auxiliares, se fatiga al pais con
la carga de los servicios modernos sin compen-
sarla reduciendo los antiguos. Por eso conside-
ramos que, para nuestros prop6sitos, importa
much sea la distancia para los trasportes de
la Peninsula a Cuba de diez y ocho A veinte
dias, y sea instantinea para las comunica-
ciones, por valer esto solo tanto como un
ejercito. puesto que en caso necesario en treinta
6 cuarenta dias pueden prepararse y llegar d
Cuba fuerzas superiors d las ya permanentes
de la Isla.
Esto en el caso bastante improbable de una
sorpresa, cuya posibilidad ni siquiera admiti-
rnos, pces ni una invasion es possible sin que
proviamente se anunoie, ni una insurreccion es-
talle sin larga y pfiblira preparation, dando en
todo caso tiempo a Gobiernos nada mis que me-
dianamente previsores lpararcchazarconvenien-
terenit 6 aliogar en su origen today tentativa
de alteracion del 6rden puiblico.
Mas dificil es suplir la falta de marina de
comrbate, porque today construction naval re-
quiere tiempo; pero esta dificultad lo mismo







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


existe hoy con buques indtiles que existiria ma-
fiana sin ellos. Todavia en caso de complicacio-
nes convendria carecer de los actuales; de este
modo afln se tomarian medidas para guardar
las costas accesibles a un desembarco y defen-
der los puertos de un ataque, que tal vez con
ellos no se tomen, en caso necesario, en la mis-
ma escala, en la err6nea creencia de que nues-
tros buques podrian ofrecer alguna resistencia,
cuando en caso de conflict servirian finicamen-
te para consumer una gran catastrofe.
Existe en el apostadero de la Habana, se-
gun el presupuesto que examinamos, una es-
cuadra de diez buques: la fragata ctras de To-
losa, de madera, de hilice, de 600 caballos y 22
cafiones; los avisos Jorge Juan y Sanclhe. Bar'-
caiztegui, de tres cafiones y 240 caballos cada
uno; los vapores de ruedas Don Jtani (7 A us-
tria y Guadalquivir, de 120 caballos y dos ca-
fones, y el Leon, tambien de ruedas, de 130
caballos y dos canones; la goleta de hdlieC Fa-
vorita; el vapor do hIlice Ma'rii: el vapor do
hdlice Bazan, de 115 caballos v dos cafonues: el
aviso de helice Feniando el Catliico, do 1 0 ca-
ballos y tres cafiones; cuatro cafionoros do hl1i-
cc y 44 uqlues menorles, (quo constituyou las
Ilamadas fuerzas sutiles, cuyo entroteniiliento
cuesta al Estado 1.7-9i.1-41 pesos.
Duranto la guerra, excepto las fragatkas,








CUCBA


han prestado nuestros buques buenos y fitiles
servicios; pero debido a la ventajosa y feliz cir-
cunstancia de que el enemigo carecia de escua-
dra. En la paz todos son infitiles, porque en
Cuba ni aun el servicio de guarda-costas se re-
quiere midntras el contrabando se haga en las
aduanas.
Gastar cerca de dos millones de pesos en
mantener para en caso de complicacion un ver-
dadero peligro para el honor national y saludar
banderas durante la paz, nos parece lujo ver-
daderamente injustificado hasta en el caso de
que los recursos abundasen; pero esmaseando, es
un despilfarro que hiere, todavia mAs que por el
dafio que causa, por lo que significa de imprevi-
sion y de error en la gestion de la administra-
cion pfiblica.
Esto no obstante, comprendemos que, Aun
cuando la escuadra national es toda inftil, no
debe desaparecer en un mismo dia; debe amor-
tizarse escalonadamente por grupos de buques
empezando por los mis infitiles para conservar
el brillante personal que la sirve y ha de serbase
de su regeneracion.
SPor eso no juzgamos convenient borrar
del presupuesto de Cuba totalmente la partida
destinada al servicio de marina; pero supri-
miendo las fragatas, los vapores de ruedas, los
cafloneros ya inservibles y otros buques, po-







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


drian reducirse en mas de la mitad los gastos
de este servicio.
Gasta en marina de guerra la nacion pesos
7.225.459 en la Peninsula, 1.922.081 en Cuba,
71.861 en Puerto-Rico y 3.641.762 en Filipi-
nas, y estas respetables sumas se invierten en
mantener A flote una escuadra que no puede com-
batir y unos arsenales sin material que sdlo
pueden remendar; es decir, que se invierten 253
millones de reales en sostener un servicio que
ya todo el mundo sabe que por carecer de con-
diciones apropiadas, s6lo puede, como ya hemos
dicho, ocasionarnos en caso de guerra un ver-
gonzoso desastre.
Ademis se invierten en sostener el ejercito
de tierra 43.628.351 pesos, en esta forma: la
Peninsula, 26.397.053; en Cuba, 11.816.392:
en Puerto-Rico, 1.194.302, y 4.220.604 en Fi-
lipinas, es dccir, 872.567.020 rs.; y Aun cuan-
do el ej6rcito estd en condiciones distintas do la
marina; Ann cuando 6ste constitnve la base re-
gular de la defense national, nos queIla la duda
de si su material se halla A la altura de las cir-
cunstancias, tanto por la calidad como por el
nfmcro, para no considerarnos sorprondidog en
caso inesperadlo; dudamos si, llegado un casus
belli, habria arinmaento por lo mdnos igual en
ealidad al del enemiigo pura dotar totalmente
las reserves y las plazas; si no tend ianos, coino








CUBA


siempre, que fiar la defense national mas en el
caricter y el valor de nuestro pueblo que en la
organization official, que consume anualmente
872 millones de reales.
Nosotros, sin espiritu critic en esta mate-
ria, consideramos que la fuerza military debe
organizarse de modo que, con el menor gasto
possible en la paz, pueda reunir en caso de
guerra el mayor nfimero de hombres armados
6 instruidos, tiles como soldados, porque no es
la nacion military mis fuerte la que mas gasta,
sino la que gasta con mas discrecion y aprove-
chamiento. El dia en que Espafia tenga reser-
vas instruidas, cuadros preparados y parques
surtidos para armar un million de combatientes,
sera mis considerada, y esto ha de lograrse
gastando mas en material que en personal, te-
niendo un reducidisimo ej6rcito active, numero-
sas reservas y parques perfectamente surtidos.
MIs que ningun otro necesita el servicio de
guerra de la pfiblica prosperidad y de desaho-
gado Tesoro, razon por qud en la paz deben dis-
traerse del trabajo productor el menor nfmero
de hombres 6 invertirse en el entretenimiento
del soldado la menor cantidad possible, que las
guerras sin grades recursos se hacen cada dia
mas dificiles y peligrosas, y un pais esquilmado
de antomano poca resistencia puede ofrecer a
enemiigos poderosos.







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


Estos principios de cardcter general, apli-
cados a Cuba, aconsejan se tengan en cuenta
para limitar el ejercito active la existencia del
cuerpo de voluntarios y de la guardia civil, y el
servicio que presta la rapidez de las comunica-
ciones que, avalorando estos elements, es como
debe fijarse aquella fuerza military, de modo que
no sea, como es en la paz, una carga gravisi-
ma para el pais.
Y sin embargo de nuestras observaciones,
tan delicada consideramos la organization de
nuestro poder military, tan grave todo cuanto se
relaciona con el nimero de fuerzas existentes en
cada localidad, tan interesante el equilibrio que
deben guardar entire si los diferentes institutes
armados, que omitimos el entrar en otras con-
sideraciones porque fiamos en la prudencia y
patriotism del Gobierno el conciliar los medios
de garantir el 6rden pfblico y la seguridad del
Estado con la situation econdmica que alcanza-
mos, no debiendo olvidar nunca que existen me-
dios mis racionales, mas adecuados y seguros
para mantener la paz interior que el sostener
en pi6 de guerra fuerzas numerosas: la intro-
duccion y desarrollo en Cuba de la instruction
piiblica, no silo para los nifios, sino tambien
para los adults de ambos sexos, por medio de
los institutes religiosos; el desarrollo de los ra-
mos de Fomento, hoy tan desatendidos; la pru-







COBA


dencia del Gobierno en todas sus relaciones con
el pais, y el alivio de las cargas pfiblicas, son los.
mAs seguros agents para mantener la paz.
Cuba, que carece de edificios pfiblicos dignos de
su ilustracion y riqueza, y de comunicaciones
bastantes al desarrollo de su actividad agricola
y mercantil; que ve diezmada su poblacion por
falta de dragado en las bahias; que tiene una
instruction pfiblica limitada, veria satisfecha y
agradecida que el Gobierno se preocupaba soli-
citamente de su prosperidad.
La Habana no tiene ni una universidad ni
una cathedral digna de su capitalitad; a pesar
de recaudar su aduana anualmente 16 millones
de pesos, tiene para este servicio imperfecta-
mente habilitado el ex-convento de San Fran-
cisco; por falta de trenes de dragado los des-
prendimientos palfidicos de la bahia merman
su poblacion, y la mortandad crece de afro en
aflo... ;Con que satisfaccion, repetimos, veria
aquel pais que el Gobierno se preocupaba de
iniciar y desenvolver los servicios pfiblicos de
utilidad general! iCon qu6 facilidad podria un
Gobierno celoso distraer las corrientes del mal
y hasta convertirlas en abundantes veneros del
bien!
Pero no gobernar con el acierto necesario,
descuidar la organization intellectual y religio-
sa, abandonar la organization civil, perder la







SU PRESUPUESTO DE GAST08


administration de las rentas, intentar hacer de
la deuda del Estado una deuda local, contra
todos los principios de justicia, y despues, sobre
todo esto, destinar a los servicios militares cerca
de 17 millones de pesos, es bastante para man-
tener preocupada y temerosa la opinion piblica
en Cuba. Cambiad de sistema y vereis cuan rd-
pidamente nace la confianza, y c6mo la atm6s-
fera de la tranquilidad lo inunda todo; vereis
cuan poca fuerza armada necesita un Gobierno
para mantener la tranquilidad del Estado.
La idea, vieja ya, de que la Hacienda es
enemiga del productor, se debe precisamente a
que grava con desigualdad y A que sus produc-
tos se invierten con harta escasez en los gastos
reproductivos; cuando se paga y el sentido pu-
blico no acierta A comprender la utilidad del sa-
crificio, el antagonismo se establece y la guerra
se declara entire la Hacienda que investiga y el
productor que oculta: ent6nces ya no es el ha-
ber del Tesoro resultado del voluntario, patri6-
tico 6 inteligente concurso del contribuyeute,
sino el dxito de una recaudacion forzosa que
siempre se consider vejatoria. La Hacienda en
estas condiciones jams prospera, porque se la
consider siempre enemiga de la production y
del trabajo.
Esperemos, pues, que larazon haga su ca-
mino, y que la opinion influya en el Animo de







58 CUBA

los Gobiernos, que al fin acabarAn por no con-
tinuar el ruinoso sistema de convertir la me-
jor parte de la fortune pdblica en el manteni-
miento de servicios improductivos con despres-
tigio de su autoridad y para ruina del pais, que
quisiiramos ver administrado con mejor suerte.




















Despues de Guerra y Marina, la partida de
gastos mas important es la de la Deuda; pero
Antes de ocuparnos de ella exige la claridad de
nuestro trabajo que digamos cuatro palabras
acerca de los servicios civiles cuyos gastos no
creemos susceptibles de disminucion, Antes al
contrario, necesitan aumento para organizar
una buena, y d ser possible, perfect adminis-
tracion, para tender A la creciente cultural del
pals y al progress de las obras piblicas; aumen-
to que mis tarde hemos de solicitar en la can-
tidad possible y a media que la limitacion de
gastos por la consolidation de la paz y el reposo
de las costumbres political ha de ocasionar, asi
como tambien por la amortizacion de la deuda
que esperamos se ha de ir realizando sin crear
otra nueva, cono por desgracia acontece entire
nosotros.
La prudencia de todos los que verdadera-
mcnte aman la patria, de todos los que aspiran








CUBA


al rApido engrandecimiento de Cuba, aconseja
que se d6 tregua a la lucha political en aquella
localidad y se haga de tan preciada region el
fecundo campo done la inteligencia y el tra-
bajo libren sus provechosas y Atiles batallas. A
este fin pediremos A todos moderacion y tem-
planza, porque s61o una conduct tolerante y
desapasionada fijard la paz y permitirA que se
destine al fomento de la Isla la mayor parte po-
sible del product de sus impuestos, que en otro
caso se han de destinar forzosamente A mrnos
provechosas atenciones.
En treinta afios los servicios civiles han te-
nido un aumento de 1.816.700 pesos, en esta
forma:


1853 1882-83
Pesos Pesos

Estado..................... 116.73' 119.300
Gracia y Justicia....... ..... 405.364 994.242
Hacienda.................... 1.197.660 1.728.656
Gobernacion y Fomento....... 2.175.161 2.869.421

Totales........ ... 3.891.919 5.711.619

DIFERENCIA........ ... 1.816.700


Para encontrar la verdadera comparacion
de los gastos, hemos descartado de los que hoy
figuran en Gobernacion los siguientes:







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


Pesos

Sueldo y representation del Gobernador ge-
neral (en 1853 figure esta partida en el
presupuesto de Guerra) ............... 50.000
Tribunal de imprenta ................... 10.500
Gobiernos de provincia ................. 138.050
Guardia civil ........................ 2.647.516
Orden piblico......................... 270.544
Vigilancia ........................... 451.159
Consejo de Administracion .............. 40.380
Tel6grafos............................ 524.902

TOTAL....................... 4.133.051


De manera que si A los 1.816.700 pesos de
aumento se agregan los 524.902 de telgrafos,
resultarA que en treinta afios la cantidad desti-
nada A mejorar la administration y el fomento
de la Isla aumenta en 2.341.602 pesos, porque
el resto, 6 sean 3.608.149, los ha exigido la or-
ganizacion political modern. Consideramos, por
tanto, que, dadas las grandes necesidades del
pais, su fomento yace sumido en lamentable
atraso, y que es poco todo cuanto se haga y pro-
cure para sacarlo de este estado. No sabemos
qud extraiia fatalidad pesa sobre las mejoras ci-
viles de la Isla para que tan perezosamente se
inicien unas y se paralicen otras indefinidamen-
te. Todavia conserve la Habana sus insalubres
muelles de madera, como si se hallasen situados
sobre rapidas y limpidas corrientes; el canal de








CUBA


Vento lleva trazas de no terminarse nunca, y
mi6ntras tanto la poblacion disminuye yla vida
de los moradores de la Habana se halla constan-
temente amenazada por falta de decision para
terminar estas utilisimas obras, proporcionando
abundante surtido de aguas para el consume y
la limpieza, y cambiando las condiciones higie-
nicas, si A la vez se desinfecta la bahia sustitu-
yendo los actuales muelles por otros de piedra
que permitan avanzar el dragado hasta las
orillas.
No hay en Cuba mejora alguna del 6rden ci-
vil bastante desarrollada para permitir su limi-
tacion sin graves perjuicios: ni la beneficencia,
ni las obras publicas, ni la ensefianza, ni la po-
liia sanitaria, han logrado un perfect desarro-
1lo; ].' i. de eso, su desonvolvimiento demand
importantes sacrificios. Si despues se cercenara
por razon de economic alguna parte de las su-
mas destinadas a estos servicios, Len qu( impor-
tancia podria lhacerse que fuera sensible A los
contribuyentes? Trodo el presupuesto de Fomen-
to asciende a 1.085.432 pesos, y con esta in-
significante cifra se cubren las atenciones de
instruction pfiblica, agriculture, montes, mi-
nas, carreteras, ferro-carriles y faros: pues ain
cuando so suprimiera integramente la partida,
no se logra"ia el objeto propuesto.
Importan las obligaciones de Estado 119.300








SU PRESUPUESTO DE GASTOS


pesos: lograd que figure este gasto en los pre-
supuestos de la Peninsula y nada se habra re-
suelto con ello.
No hay quien pretend suprimir los gastos
de Hacienda y Gracia y Justicia, porque Aun
en los ramos civiles los hay susceptibles de au-
mento 6 disminucion, como son los de Fomento,
y los hay forzosos, como sucede con los de Ha-
cienda, Gracia y Justicia y part de los de Go-
bernacion. Pues bien; importa el presupuesto de
Hacienda 1.778.656 pesos y el de Gracia y Jus-
ticia 994.247: que cantidad sensible podria
economizarse en estos servicios sin ocasionar
una perturbacion profunda en ellos?
Si se trata de Gobernacion sucede lo mismo.
De los 5.917.040 a que asciende su presupuesto
deduizcanse los 4.133.051 a que suben los gas-
tos de trasformacion political del pais y los tele-
grafos, cuyos servicios han sido creados despues
(e 1853, y quedardn 1.783.989, con los cuales
se atiende al personal y material del gobierno
superior, sanidad, correos, beneficencia, presi-
dios, arbitraje y atenciones generates y gastos
eventuales de todos los ramos.
A pesar de lo much que se discurre para
encontrar medios de reducir los gastos sin su-
primir los servicios civiles que casi todos tienen
el caricter de reproductivos, finicamente halla-
mos formulada una oferta hecha a las C6rte.








CUBA


sobre la subvencion que se paga por la conduc-
cion maritima del correo, y 6sta no versa acerca
de su inutilidad 6 sobre la conveniencia de su
limitacion 6 total supresion; es, por el contra-'
rio, la iniciativa de un particular que se com-
promete a hacerlo gratuitamente; es decir, que
por esto no se demuestra que la conduccion sea
innecesaria, sino que, como no podia m6nos, se
confirm su necesidad desde el moment en que
hay quien se compromete a verificarla sin sub-
vencion alguna. La oferta, asi presentada, pro-
duciria la economic siguiente:
Pesos

Por 36 viajes redondos de los vapores-correos
de la Peninsula, a 20.000 uno. ........ 720.000

Y si se hacia extensive la renun-
cia, a esta otra subvencion:

Para subvencionar al contratista del servicio
de vapores-correos entire las islas de Cuba
y Puerto-Rico y entire el Golfo de Mejico y
el mar de las Antillas, A razon de 8.500
pesos mensuales ..................... 102.000

La economic llegaria ......... 822.000


De suponer es que, ademas de esto, ofrecera
el interesado hacer el pasaje official y military
con las mismas ventajas que hoy report el Es-
tado, que lo hard en buques que reunan las








SU PRESUPUESTO DE GASTOS


condiciones de seguridad y march que tienen
los que hoy lo desempefian, indicando A la vez
la forma de garantir 6 responder del exacto
cumplimiento del compromise que contrae: pues
ni aun asi consideramos convenient ni acep-
ble esta economic.
El origen de las subvenciones A los vapores-
correos se debe a que seria sumamente costoso
para el Estado hacer por si estos servicios, v
ademis a la conveniencia de favorecer el des-
arrollo de la marina mercante de vapor y alto
bordo. Naciones que cuentan con una marina
military y mercante bastante mns pr6spera que
la nuestra, han montado por estos medios sus
mejores lines de comunicacion maritima, y no
creemos pueda prescindirse todavia de un sis-
tema que tan buenos resultados estA dando. El
dia en que nuestra marina mercante haya lle-
gado a un grado tal de prosperidad que permit
suprimir las subvenciones, ent6nces podri aban-
donarse la forma actual, pero nunca el pago del
port de las conducciones oficiales, que podri
ajustarlas el Gobierno con todas las lines de
salida y llegada peri6dica a los puertos, siempre
que encuentre en ellas las garantias de seguri-
dad y regularidad que se requieren.
Somos contrarios a todo servicio gratuito.
Po, desgracia es frecuente entire nosotros decli-
nar en los cargos honorificos trabajos oficiales








CrBA


de la mayor importancia, irrogando con ello
gravisimos perjuicios al pfiblico por el grande
atraso con que se hacen. Quitad al trabajo el
estimulo de la retribucion y cesard de todo
punto: Aun retribuyendole, el hombre suele ha-
cerlo mal y perezosamente.
Ademis, entire los servicios que prestan los
vapores-correos, el minos important es, A
nuestro juicio, el de conducir la corresponden-
cia; mIs importancia tiene el trasporte de las
personas, que careciendo de libertad para elegir
]a 6poca el buque en que han de dirigirse A
su destiny adquiere el Estado la responsabilidad
de los siniestros; porque iqu6 garantia de segu-
ridad y buena asistencia podrA exigir el Go-
bierno para el pasaje official A una entidad cual-
quiera que haga su conduccion gratuitamente?
Si Aun en los contratos retribuidos es general
costumbre eludir el cumplimiento de las obliga-
ciones onerosas para lucrar mayores utilidades;
si casi siempre el interns del que sirve es opuesto
al del que recibe el servicio, sc6mo ha de pros-
perar una oferta que tiene su limitacion en si
misma por ser gratuita y ademAs en la insta-
bilidad natural de toda voluntad humana? Nin-
gun Gobierno puede comprometer los servicios
piblicos al capricho 6 al azar; Antes al contra-
rio, su deber le obliga A tener servidores retri-
buidos, y por tanto, obligados, de quienes dis-








SU PRESUrUESTO DE GASTOS 67

poner en la forma y manera que los mismos
servicios lo requieran.
Por otra parte, ni en el improbable caso de
ser admitida la proposition indicada, resultaria
economic alguna en el presupuesto de Cuba. No'
se necesita gran perspicacia para comprender
que, dado este caso, habria reclamacion de par-
te, y los datios y perjuicios podrian ascender A
mayor cantidad que la que se supone economi-
zar. No esperemos, pues, por este medio la baja
de los 720.000 pesos de los treinta y seis viajes
redondos de los vapores-correos de la Peninsula
ni de los 102.000 con que se subvencionan los
de Cuba y Puerto-Rico, ni tampoco de los
178.700 que por el presupuesto de Filipina-
percibe el contratista de la conduccion de la cor-
respondencia de la Peninsula a Manila; porque
tratindose de favorecer al Estado, y siendo mis
hacedero consentir la renuncia de la subvencion
que ya se percibe que suplantar con un servicio
gratuito otro retribuido, no hemos visto hacer
al Gobierno ni A las C6rtes oferta alguna ce-
diendo dichas retribuciones. Y sinceramente
hemos de decirlo, nos felicitamos de ello: tanto
tememos estos actos de generosidad entire gentes
de negocios.
Somos, como llevamos expuesto, decidida-
mente contrarios a toda economic en los gastos
-civiles; en cambio deseamos que se perfeccione


;:- -*







CUBA


su administration por todos los medios posibles
A fin de que el pais vea compensados sus sacri-
. ficios econ6micos recibiendo la mayor suma de
servicios reproductivos, entire los cuales com-
*prendemos las conducciones maritimas.
De D stas en 1850 existia una cada cuatro
meses con el archipielago y otra mensual con
Cuba y Puerto-Rico, ambas inseguras, lo mismo
en la salida que en la ilegada al puerto; dos al
mes tenemos hoy con Filipinas y tres con Cuba,
y si la indole de este trabajo nos permitiera
investigar las ventajas obtenidas, no ya en la
importantisima conduccion military, sino al fa-
cilitar las relaciones sociales y mercantiles de
las islas con la Peninsula, no dudariamos ni un
moment de la eficacia de un servicio que, tanto
por la fijeza de la salida y llegada a los puertos
de destiny como por la mayor seguridad y rapi-
dez en la navegacion y baratura en los fletes,
constitute un capital auxiliar con el que desde
luego cuenta todo el comercio en sus mniltiples
transacciones.
No pensemos, pues, en perturbar los gastos
civiles, y pasemos A examiner el origen y con-
diciones de la Deuda, por si, respetdndola como
so merece, encontramos medios de aliviar los
gastos presupuestados.

















VII


Deciamos que el cr6dito national nada me-
joraba con la separacion de presupuesto y de
deuda, y que por lo tanto debia unificarse en lo
possible la administration del Estado, ideal cuya
forma es para nosotros sencillisima: queremos
una sola nacion, un solo presupuesto y una sola
deuda. Y esta nuestra aspiracion por la unidad
national es tambien la que constantemente ha
sostenido Espafa en su political ultramarina,
demostrAndolo, no s61o el espiritu y el texto de
nuestra antigua legislation de Indias, sino tam-
bien las disposiciones, y sobre todo, la conduct
de todos los Gobiernos, que han unido siempre
la suerte de las provincias de Ultramar A la de
la Peninsula, disponiendo de sus recursos como
parte integrante de las rentas de la nation, y
aplicAndolos, segun las necesidades, i las aten-
ciones generals del Estado.
Si se examine la legislation antigua y mo-
derna, no se encuentra un solo acto de gobierno








CUBA


en que no brote la idea de la unidad como con-
viccion indiscutible y profunda; asi es que la
palabra Estado, usada en la acepcion de na-
cion, se encuentra en todas las disposiciones
de alguna importancia referentes a la vida
political, civil y econ6mica de las provincias de
Ultramar.
Ya en 1838 encontramos la resolution de 23
de Setiembre, que iguala la condition del Te-
soro de Cuba y Puerto-Rico al de la Peninsula
para tender a los gastos de la guerra civil, di-
ciendo que:

((Teniendo present S. M. la Reina Gobernadora lo
(,dispuesto respect de los creditos que resultan contra el
,,Esadco, en la Peninsula, por obligaciones anteriores y
aposteriores A la 6poca en que dieron principio los pre-
,(supuestos, igualmentc que lo expuesto por la comision
),encargada del examen de los presupuestos de las islas
)de Cuba y Puerto-Rico para el afio corriente, respect
)de los credits atrasados de Ultramar; y en virtud tam-
,bien de la urgent necesidad de proveer al real Tesoro
,de los recursos que impcriosamente reclama su situa-
,cion para cubrir las graves atenciones de la guerra, se
Aha servido mandar que se suspend en todas las cajas
),de Ultramar el pago do todo credito adquirido por obli-
)gaciones anteriores a la ley de presupuestos do 26 de
)Mayo de 1835.]

Es decir, que se hizo extensive A Cuba y
Puerto-Rico un corte de cuentas de las obliga-
ciones ent6nces pendientes de pago, por consi-
derar obligadas estas provincias a destinar una








SU PRESUPUESTO DE GASTOS


parte de sus recursos a cubrir las atenciones de
la guerra civil en que estaba empefiada la Pe-
ninsula.
Mds tarde, cuando la expedicion A Mejico y
la anexion de Santo Domingo, volvid A ser ne-
cesario el concurso de los recursos del Tesoro de
Cuba, que no se escasearon por cierto, para cu-
brir aquellas atenciones nacionales, hasta el
punto de que, no siendo suficientes los ingresos
ordinarios, ya acrecidos por el aumento de los
impuestos, se apel6 al cr6dito, eniti6ndose bo-
nos del Tesoro; y con motivo de la amortizacion
de esta obligacion national decia el Gobierno
en 1. de Diciembre de 1865:
c(La Reina (Q. D. G.), en vista de la carta de V. E.,
)numero 383 de 12 de Octubre pr6ximo pasado, se ha
)servido aprobar las disposicionesde que en ella da cuenta,
relativesas A los medios empleados para la puntual amor-
)tizacion de los bonos del Tesoro que vencian en 23 de
)Setiembre, 1., 15, 24 y 31 de Octubre ultimos, por va-
Dlor de 1.499.000 escudos por capital, y los intereses de-
)vengados ascendentes A 139.985 escudos, y espera que
)los vencimientos sucesivos serAn atendidos con la pun-
)tualidad y exactitud con que lo han sido los anteriores,
)A fin de que el credit del Estado quede a la allura que
vle corresponde.D
A la precaria situation econ6mica producida
en Cuba por la guerra de Santo Domingo, y
antes de que la deuda creada con este motivo
se amortizase, sucedi6 la rebellion de Yara que
vino A complicar los apuros del Tesoro.







CUBA


Ent6nces el patriotism espafiol grav6 de
nuevo los impuestos, contrayendo por separado
el primer convenio con el Banco Espafiol de la
Habana, por el cual se obligaba 6ste a entregar
al Gobierno de la nacion, y en su representation
al Gobernador superior civil de la Isla, segun
los fuera dste pidiendo, hasta la cantidad de
ocho millones de pesos en billetes de las classes
que el mismo establecimiento tenia en circula-
cion, cuyo convenio fu6 aprobado por decreto
de 27 de Abril de 1869. Las emisiones de bille-
tes se repitieron hasta poner en circulacion, por
cuenta del Gobierno, una suma de cerca de 50
millones de pesos, con la consiguiente pertur-
bacion en los cambios. No era sostenible situa-
cion tan violent, y para conjurarla present
6ste a las C6rtes en 19 de Octubre de 1871 un
proyecto de ley sobre arreglo de la deuda de la
Isla, cuyo art. 1. decia:

(Se autoriza al Ministro de Ultramar para disponer
)la emision de 50 millones de pesos en 100.000 titulos al
)portador de 500 pesos cada uno, con el nombre de Bo-
nnos del Tesoro de la isla de Cuba, expedidos A double
)talon de numeracion correlativa, con interns de 8 por 100
manual y amortizables por sorteos, bajo la garanlia de las
)cajas pdblicas de la isla de Cuba y el Tesoro nacional.n,

Este proyecto no lleg6 A ser aprobado, y
como las circunstancias apremiaban de dia en
dia, fu6 necesario que el Gobierno resolviera








BU PRESUPUESTO DE GASTOS


por si, dictando el decreto de 9 de Agosto
de 1872 (1), por el que se autoriz6 al Tesoro de
la Isla para emitir al tipo de 6 sobre la par
Deuda del Tesoro de Cuba, por cantidad de 60
millones de pesos en dos emisiones, disponiendo
el art. 3.:

(Para el pago de interests y amortizacion de esta
)deuda se destinan especialmente:
))I. El product integro del subsidio extraordinario
)de guerra, calculado en unos cinco millones de pesos
)anuales. Si el subsidio actual no Ilegara A esta suma se
aumentarA lo necesario para qua en ningun caso deje de
)producirla.
))2. Todos los sobrantes de los presupuestos ordina-
srios y extraordinarios de Cuba.)

Dej6, pues, de incluirse, como correspondia,
la garantia national para el pago de intereses y
amortizacion de estos valores, porque el Gobier-
no no se consider autorizado para declararla
sin el concurso de las C6rtes; y tal omision fue
la causa de que esta deuda no prosperase, por-
que no acertando el pfiblico a conocer las razo-
nes a que obedecia el Gobierno para omitirla
una vez consignada en el proyecto anterior,
sospech6 que se intentaba crear una deuda local,

(1) El Decreto de 9 de Agosto de 1872 es un just titulo de
gloria para el Ministro de Ultramar que le propuso, el Sr. Gaset
v Artime, pues sin la preocupacion public en la Isla que exi-
gia la declaracion de deuda national para interesarse en aquella
operation, esta media habria bastado para proporcionar recur-
sos suficientes al Tesoro hasta la terminacion de la guerra.







CUBA


sin garantia alguna en el caso de que la insur-
reccion triunfase.
Los esfuerzos hechos ent6nces por la Isla
para obtener esta declaracion no tuvieron exi-
to, y la duda se convirti6 en triste realidad
acarreando el Tesoro desde entnces una situa-
cion dificilisima que sdlo A costa de grades
sacrificios tributaries pudo salvarse, hasta que
en 30 de Setiembre de 1876 se hizo el empr6s-
tito de 30 millones de pesos, cuyos recursos
sirvieron para enviar d Cuba 30.000 hombres,
vigorizar la guerra y conseguir la paz. Este
salvador empr stito origin la constitution del
Banco Hispano-colonial, que recibi6 por ga-
rantia del anticipo los products de las rentas
de aduanas, de cuya recaudacion se encarg6
hasta que la ley de presupuestos de 5 de Junio
de 1880 dispuso en su articulo 14:

(Queda autorizado el Ministro de Ultramar, de con-
aformidad con el Consejo de Ministros, para rescindir de
)icomun acuerdo el contrato celebrado en 30 de Setiombre
)de 1876 con el Banco Hispano-colonial para llevar A cabo
ala unificacion de las deudas del Tesoro de la isla de Cuba
,representadas por pagares entregados A dicho Banco,
.bonos del Tesoro y obligaciones de aduanas, y para rea-
)lizar una conversion de la deuda flotante contraida por
)operaciones verificadas con posterioridad al 1. de Julio
))de 1878.
)Con esto objeto queda el Gobierno facultado para
,negociar, en la forma que consider mAs econdmica,
ssegura y convenient a los intereses del Estado, las emi-









SU rPIESUPUESTO DE GASTOS


,siones de billetes hipotecarios en cantidad bastante A
cubrir la suma necesaria para realizar los prop6sitos que
>se mencionan en el pArrafo anterior, con la garantia
)especial de la renta de aduanas de la Isla, la general de
,sus demas rentas y las que auin se puedan crear y las
))subsidiarias de la nacion.)
Con esta ley se remedied en parte la omision
en que habia incurrido el decreto de 2 de Agos-
to de 1872, por cuanto se emiten los valore,
acordados con la garantia subsidiaria de la na-
cion, de cuya circunstancia nos ocuparemos mis
adelante, bastando a nuestro objeto dejar con-
signado que tanto esta operation de credito
como todas las demas se realizaban en beneficio
del Estado, ya para hacer triunfar las institu-
ciones modernas combatidas por la guerra civil,
ya para aumentar el cr6dito 6 powder national,
como con la anexion de Santo Domingo, 6 para
mantener la integridad del territorio contra la
insurreccion de Yara.
Es decir, que el principio de la unidad flota
y prepondera, como no puede m6nos, en todas
las resoluciones referentes al 6rden econdmico
y del credito, siendo el espiritu que inform
todos los actos, que crea todos los derechos, que
resuelve todas las cuestiones; guardando, aun
en medio de las vacilaciones y de los temores
oficiales A cierto g6nero de eventualidades, el
objeto constant 6 inalterable de la unidad, como
se consigna en la exposicion que precede al de-









CUBA


creto de 25 de Noviembre de 1865, iniciando la
creation de una junta informadora de las refor-
mas de Ultramar, que dice asi:

((Sefiora: El gran prop6sito de constituir en una la na-
,cion espatiola que acertaron a former los augustos ante-
npasados de V. M. durante los siglos medios y que los
)Reyes Cat6licos, de gloriosa memorial, supieron ya rea-
)lizar en much parte en la Peninsula, fu6 aplicado tam-
bien por aquellos sabios monarcas y por sus sucesores al
GOobierno y administration de los dominios de Ambrica,
),dcsde la epoca de su descubrimiento.
(,La unidad de la nation y sus leyes constitutivas no
))excluy6, sin embargo, en lo pasado, como nunca excluirA
nenteramente en lo sucesivo, las naturales diferencias que
,la diversidad del estado social y de las condiciones eco-
(n6micas de las provincias de Ultramar exige en las leyes
,,por que deben ser regidas. Parte de estas diferencias ha
dcsaparecido en verdad, y part desaparecerA con el
otiempo; pero algunas han de existir siempre y sera pre-
,,ciso tomarlas en cuenta para no llevar A aquellos paises
)disposiciones inaplicables 6 tal vez contrarias A las nece-
,sidades y ai los intereses de sus habitantes.
),Dos grandes tendencies determinan asi el caricter
shist6rico de la political de Espafia en sus relaciones con
nlas provincias de Ultramar: la primera, que por medio
dc la asimilacion de las costumbres y de las leyes pro-
,cura former una sola nacion, igualando las provincias
),de Ultramar con las de la Peninsula; la segunda, que
,,admite dentro de esta grande unidad las leyes especiales
,)que requicren la naturaleza de los varies paises A que la
nationn extiende su poderio. Toda nuestra legislation de
,Ultramar, lo mismo la antigua que la modern, res-
, ponde A esta double inspiration en el espiritu y en la letra
,de sus prescripciones.
)Prueba evidence ofrece de tan ostensible verdad en








SU PRESUPUESTO DE GASTOS


Dlos tiempos antiguos la Recopilacion de leyes de los
Dreinos de Indias. D. Felipe II en ]a Ordenanza 14 del
Consejo y D. Felipe IV en la 13 de 1636, que juntas for-
)man la ley 13, titulo II del libro II de aquel c6digo ve-
nnerable, se expresaron de esta manera: Porque siendo,
dice textualmente la ley, de una Corona los reinos de
)Castilla y de las Indias, las leyes y 6rden de gobierno
)de los unos y de los otros deben ser los nms semejantes
)y conformes que ser puedan: los de nuestro Consejo en
,las leyes y establecimientos que para aquellos Estados
)ordenaren, procuren reducir la forma y manera del
)gobierno de ellos al estilo y 6rden con que son regidos y
igobernados los reinos de Castilla y de Leon, en cuanto
))hubiere lugar y perrmtieran la diversidad y diferencia
)de las tierras y naciones.
)No era possible, por cierto, poner mas en claro el
intento de mantener la diversidad dentro de la unidad,
)formando un s 61o y concertado sistema.
)Sabido es, por otra parte, todo lo que los Gobiernos
)y las C6rtes desde 1808 A 1814 hicieron para conservar
)dentro de los principios del nuevo regimen politico la
)unidad creada y constantemente defendida por la antigua
)monarquia. Tal vez no se preocuparan ent6nces ni las
)C6rtes ni los Gobiernos, tanto como las circunstancias
)requerian, de la constant desigualdad en qua se hallan
Dlas provincias peninsulares y americanas; pero es lo
,cierto que algunos de los mas ilustres Diputados, aque-
)>llos precisamente que mayor fama alcanzaron entire los
)amigos de las libres instituciones political, tuvieron muy
presentne mis tarde, al intervenir en la reform del C6-
)digo constitutional de 1812, que no era possible prescin-
))dir de todo punto de las diferencias de unas y otras
)provincias, tan bien sentidas y salvadas en las iltimas
Dpalabras de la ley de Indias. De aqui nacieron la ley
ade 18 de Abril de 1837 y el precepto constitutional de
Daquella 6poca, literalmente trasmitido al C6digo politico
vigente, y segun el cual deben formarse leyes especiales









,para el regimen de las provincias ultramarinas, resta-
)bleci6ndose de esta suerte con todo su primitive vigor,
)dentro de la esfera legislative, las dos tendencies, al
)parecer opuestas, que bien estudiadas y comentadas han
,formado siempre cl sistema de gobierno de nuestra na-
)cion en ambos mundos.i

Y no continuamos porque hariamos dema-
siado extenso este trabajo por una part, y por
la otra, no se require esfuerzo alguno para de-
mostrar una verdad incontrovertible como es la
de que nuestra nacion se halla constituida por
los diversos Estados 6 provincias que, bajo una
misma autoridad 6 soberania, son regidas por
un solo Gobierno; unidad que, aplicada al 6rden
econ6mico, hace que todos los recursos, asi como
todas las obligaciones de caricter general que
se derivan de actos del Gobierno, sea cualquiera
la region 6 provincia donde se contraigan, se
considered como derechos a. cobrar i obligacio-
nes a pagar por la nacion.
Todo cuanto se haga y se legisle en contra
de esta doctrine es infitil y perdido. Si los Go-
biernos no pueden prevenir cierta clase de acon-
tecimientos y 6stos llegan y ocasionan pertur-
baciones y hasta catAstrofes, las consecuencias
afectan A la nacion que en forma juridica sobre-
vive a ellas; y si cabe en lo possible eludirlas con
pretextos mAs 6 menos especiosos, en justicia
no es possible desatenderlas.
















VIII


La ley de presupuestos de 5 de Junio de 1880
autoriz6, por su art. 10, al Ministro de Ultra-
mar para rescindir de comun acuerdo el con-
trato celebrado en 30 de Setiembre de 1876 con
el Banco Hispano-colonial, a fin de verificar la
unificacion de las deudas del Tesoro de la isla
de Cuba, facultandocA la vez al Gobierno para
negociar la emision de billetes hipotecarios en
cantidad suficiente a cubrir la suma necesaria
para realizar los prop6sitos mencionados.
En virtud de esta autorizacion el Gobierno
rescindi6 en 12 de Junio de 1880 el contrato
de 12 de Octubre de 1876, celebrando al mismo
tiempo otro por el cual se emitieron 750.000
billetes hipotecarios del Tesoro de la isla de
Cuba de a 500 pesetas cada uno, con interns de
6 por 100 annual.
Posteriormente se dictaron las leyes de 7 de
Julio de 1882. Crearonse por la primera titulos
de deuda amortizable en cantidad bastante para
convertir las deudas del Tesoro de la isla de







CUBA


Cuba, representada por los bonos del mismo Te-
soro procedentes de la suscricion autorizada por
decreto de 31 de Enero de 1873, amortizados y
pendientes de reembolso 6 que existian en esta
fecha en circulacion, y las de personal y mate-
rial contraidas antes de 1.0 de Julio de 1878,
estimandose a la par las exigibles en metdlico y
al 50 por 100 las que corresponderia abonar
en billetes del Banco Espafiol de la Habana. Y
para satisfacer los d6bitos 6 alcances a favor de
fallecidos, inutilizados, licenciados y cumplidos
del ejercito se formalizaron series especiales de
deuda amortizable con igual interest, siendo la
cuota annual de amortizacion de 2 por 100 del
capital. ,
Por la segunda se mantienen en circulacion
los billetes del Banco Espafiol de la Habana
emitidos por cuenta del Estado, cambiando su
nombre por el de la isla de Cuba y destinando a
su amortizacion los products en venta de los
bienes del Estado que se enajenen, los de cen-,
sos que se rediman y los atrasos de rentas y
contribuciones anteriores al 1 .de Julio de 1875.
Nada dicen dichas leyes de la manera de ga-
rantir las deudas que crean, silencio para nos-
otros mil veces preferible d la timida declara-
cion de la responsabilidad subsidiaria.
Y ocurre lo que entire nosotros es usual y
corriente: que se autoriza al Gobierno para res-








SU PRESUPUESTO DE GASTOS


cindir, de acuerdo con el Banco Hispano-colo-
nial, el contrato por ambos celebrado en 30 de
Setiembre de 1876 con el fin de realizar la
unification de la deuda del Tesoro de Cuba; y la
deuda queda sin unificar y mas bien aumenta-
dos los signos de su representation, puesto que
a los billetes hipotecarios y los titulos de deuda
amortizable general ycasi especiales, sobreviven
los bonos del Tesoro por la depreciacion con que
el Gobierno los estim6, los billetes del Banco
Espaiol de la Habana con el nombre de billetes
de la isla de Cuba y los atrasos del Tesoro nue-
vamente contraidos.
Tratandose de la unidad de la deuda como
medio de regularizarla, se ocurre rudimentaria-
mente que debi6 crearse un solo signo repre-
sentativo rodeandole de todo el prestigio que se
requeria para su mayor estimacion, y con 61
canjear 6 comprar todos los demis valores
en circulacion; pero no se hizo asi, y por eso
no hemos adelantado tanto como debidramos
en la regularidad de la situation econ6mica
de Cuba. Lamentable es tambien, en material
tan delicada, la libertad de criterio con que sa
procede por el deudor contra el acreedor cuando
A titulo de poder 6 de Gobierno legisla discre-
cionalmente acerca de la fortune de los acree-
dores. El deudor cuando no puede deja de pa-
gar 6 concierta arreglos con sus acreedores;







CUBA


pero jams modifica por si la naturaleza ni la
cantidad de la deuda. Todos 16s d6bitos de Cuba
proceden de haberes devengados-contra la na-
cion 6 de pr6stamos hechos a la misma; en el
fondo todos son iguales y, razonadamente, nadie
acertara a explicar por qu6 los unos se convier-
ten con signs que devengan el 6 por 100 de
interns y se amortizan en veinte afios, mi6ntras
otros devengan el 3 por 100 y se amortizan en
ciento y otros en cincuenta con el mismo inte-
r6s. Extended un poco mAs esta arbitraria cos-
tumbre y podremos legislar acerca de la inves-
tigacion, limitacion y reintegro al Tesoro de
las fortunes privadas, pues que todas, pequefias
y grandes, estdn en relacion constant con el
Estado por medio del impuesto. Si porque una
deuda ha sido adquirida con la depreciacion que
le ocasiona el descr6dito del deudor se consi-
dera 6ste facultado para cercenar al tenedor de
ella la diferencia entire el capital nominal y el
cotizado, ipor qu6 negar a ese mismo deudor la
facultad de exigir al contratista de servicios pA-
blicos parte de las utilidades excesivas y al com-
prador de bienes nacionales la devolucion de la
diferencia entire el precio de la finca comprada
durante la guerra civil y el que hoy alcanza por
la consolidation de la paz? No es esto perfecta-
mente absurdo, arbitrario y violent? Pues el
mismo efecto nos hace el Gobierno decretando,







SU PRESUPUESTO DB GASTOS


sin acuerdo ni conocimiento de Ics acreedores,
modificaciones en la naturaleza, intereses y
amortizacion 6 pago de las deudas que ha con-
traido.
Se ha exagerado constantemente la idea del
poder en estas relaciones, y los gobiernos han
levado mas alli de los limits racionales la ple-
nitud de facultades que les permit legislar,
juzgar y administrar a la vez. S61o asi ha po-
dido desconocerse tan en absolute el derecho de
los acreedores, sometiendolos y subordindndolos
a la voluntad omnimoda del deudor, cuando
6ste es el Estado, contra los mas rudimentarios
principios de legalidad y dejusticia.
Conocida es de todos la organization admi-
nistrativa y political del pais. La nacion, la pro-
vincia y el municipio constituyen su division
fundamental, y en el 6rden econ6mico la inica;
cada corporation tiene presupuesto, recursos,
obligaciones y deudas perfectamente indepen-
dientes y definidas por las leyes. Asi es que los
servicios pfblicos se clasifican en municipales,
provinciales y generals del Estado, segun su
aplicacion, sin que jamds pueda confundirse
ni modificarse su concept. En este sentido, las
obligaciones que contraen los Ayuntamientos
por servicios 6 pr6stamos no pagados constitu-
yen su deuda municipal, las que contrae la pro-
vincia forman su deuda provincial, y las que el








CUBA


Estado adquiere dan origen a la deuda pfblica.
La naturaleza de cada deuda no se establece por
declaracion alguna posterior a su origen; la lleva
en si misma por el solo hecho de haberse con-
traido.
Es, pues, inalterable la naturaleza de los
creditos y lo es tambien en estos casos la del
deudor, que jamAs puede mistificarse; s61o es
variable la personalidad del acreedor por los
medios de trasmision que establece y reconoce
el derecho.
El Estado, por consiguiente, de acuerdo con
sus acreedores, puede establecer las reglas que
estime mAs convenientes para pagarles, crean-
do valores, fijando intereses, plazos para su
amortizacion y puntos en que hayan de pagar;
pero ni la naturaleza del cr6dito ni la entidad
responsible del pago es alterable. Ain podria
acontecer el caso de que cr6ditos municipales 6
provinciales, dada su indole y por altas con-
sideraciones de Estado, se incluyesen en la
ley general de presupuestos hacidndolas nacio-
nales; pero lo que no es possible nunca es cam-
biar la deuda del Estado en local sin previo
acuerdo de los acreedores cuyo derecho es pre-
existente y se hall fuera del alcance legislative
del deudor.
Por eso hemos considerado siempre excusa-
da today declaracion sobre la naturaleza de la







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


deuda contraida por el Estado en Cuba, porque
declararla national es innecesario cuando lo es
ya por su origen, y tratar de hacerla local con-
tra la voluntad del acreedor, es perfectamente
infitil, puesto que 6ste ha de reservarse siem-
pre su accion contra el Estado. En tal sentido
encontramos defectuosas y contradictorias las le-
yes con las cuales se ha pretendido regularizar
la deuda del Estado contraida en Cuba, puesto
que en la ley de 5 de Junio de 1880 se declara,
sin necesidad, que la nacion es subsidiariamen-
te responsible del pago, y en las de 7 de Julio
de 1873 se omite, siendo estas filtimas con su
silencio mis l6gicas que las primeras, en aten-
cion l que la tal declaracion supone la principal
responsabilidad en Cuba, siendo la Nacion la
exclusive y plenamente obligada, por mas que
el pago estd localizado en la Isla, cosa esta ulti-
ma que el Gobierno y la ley han podido dentro
de sus facultades disponer.
Y este error, que viene arrastrindose desde
el afio 1872, es gravisimo por muchas, muy
altas y poderosas razones que el patriotism nos
obliga a reservar. Baste a nuestro deseo de con-
seguir ver regularizada la situation econdmica
de Cuba el indicar que las vacilaciones, las du-
das, las habilidades y previsiones que se han
tenido con los debitos contraidos, sobre no ser
fitiles ni eficaces en ningun g6nero de eventua-







CUBA


lidades, han lastimado el cr6dito y retrasado la
organization de la Isla.
Si se trataba de amortizar la deuda y no
podia adoptarse un solo signo de representa-
cion, pudo hacerse, salvo los billetes hipoteca-
rios que tienen su origen especial con rdpida
amortizacion, canjeando todos los demas d6bitos
de personal y material, de presupuestos y deuda,
una vez concertados los tipos con los acreedo-
res, con deuda amortizable del Estado, que me-
dios sobrados tiene el Gobierno para no acumu-
lar por eso el pago de toda la deuda en el Teso-
ro general.
Tanto lo que se ha hecho como lo que ha
dejado de hacerse con las obligaciones pendien-
tes de pago en Cuba exige nuevos arreglos y
declaraciones, si alguna vez ha de organizarse
aquel estado econ6mico; pero todo cuanto para
lograrlo se haga ha de descansar sobre bases
perfectamente legales. L6jos, pues, de desnatu-
ralizar el origen de la deuda, eludiendo por tal
medio la responsabilidad que corresponde a la
nation, como principal deudor, hay que respe-
tar dicho origen y mantenerlo en su integridad,
que a tanto obliga la verdad de los hechos, la
justicia de los Gobiernos y la lealtad de sus re-
laciones con los pueblos; y ya que de uno A otro
modo se ha pretendido olvidar la responsabili-
dad del Estado en cl pago de la deuda, procu-







SU PRESUPUESTO DE GABTOS 87

rando indirectamente hacerla local, correspon-
de declarar solemnemente que es national para
devolver A los tenedores la confianza perdida y
dar A los signos emitidos 6 que se emitan todo
el cr6dito y estimacion que merecen y que nin-
gun Gobierno puede cercenarles,



















Demostrado que la deuda de Cuba ha sido
contraida por el Gobierno con destino A las aten-
ciones de carActer general de la nacion, califi-
cAndola por este s61o hecho de deuda national,
restanos examiner si es 6 no possible unificarla
con tipos de capital, intereses y amortizacion
aceptables para los acreedores y convenientes
para el Tesoro.
Segun los datos oficiales, la deuda contraida
por el Estado en Cuba asciende aproximada-
mente A las siguientes cifras:

Por billetes del Tesoro.......... 73.000.000
A deducir la amortizacion de dos
afios....................... 6.000.000
67.000.000
Por material y personal del Te-
soro.................. .... ..... 53.291.037
A dedudir: el anticipo
hecho por elTesoro de
la Peninsula........ 3.000.000
Deuda flotante........ 6.000.000
9.000.000
-- 41.291.037
(Cuyas dos partidas debieron amortizarse
con los products sobrantes de las negocia-








CUBA


clones de los billetes del Tesoro, despues de
liquidado el Banco Hispano-Colonial.)
Por billetes del Banco Espafiol de la Habana,
emitidos por cuenta del Estado, y que estAn
en circulacron con el nuevo titulo de billetes
de la Isla de Cuba ..................... 44.000.000
En los presupuestos encontramos consigna-
ciones claras y definidas para el pago de la
amortizacion e intereses de las dos primeras
partidas, figurando en blanco la tercera, A pe-
sar de prevenir el art. 2.0 de la ley de 7 de Ju-
lio de 1882, por la que se regulariza esta deu-
da. que:
eLos products en venta de los bienes del Estado que
ase enajenen 6 cuya indebida posesion por parte de sus
aduefios se legitime en debida forma despues de promul-
gada esta ley, como igualmente de la redencion de cen-
'sos y atrasos por rentas y contribuciones anteriores al 1.*
de Julio de 1879, se recaudarAn en billetes de la emision
ade guerra con destiny exclusivamente A la amortizacion
ade la misma. El precio de los hienos que hayan do ven-
aderse 6 ser objeto de composicion con el Estado y el ca-
spital de los censos redimibles se fijarA on oro, sin per-
jjuicio de que el Estado perciba el valor equivalent en
ahilletes, con arreglo A lo dispuesto en el art. 3.V
Siguen otros articulos por los cuales se cal-
cula la amortizacion en 200.000 pesos mensua-
les, 6 mrs, si los recursos que se la destinan pa-
saran en su recaudacion de didha suma; no
acertando nosotros a explicarnos por qu6 no se
comrprende en el presupuesto el calculo, tanto
del ingreso coro del pago de los recursos indi-








S1 PRES1PUESTO DR GASTOS


cados, pues el que se realize directamente en
las Cajas del Banco Espafiol de la Habana no
nos parecejustificar esta omision. Pero, consi-
derando que los ingresos que especialmente se
destinan A cubrir esta atencion son, si no del
todo nulos, harto insignificantes para amortizar
la suma calculada, creemos que la garantia que
se sefiala en los products del ramo de Loterias
es la que en rigor responded del pago, motive de
mAs para que el cdlculo de esta obligacion figu-
re expresamente en el presupuesto, aun cuando
esto le haga aparecer con un gasto de 2.400.000
pesos en billetes de la isla de Cuba que, reduci-
dos a oro, aumentan los gastos en 1.200.000
pesos sobre lo consignado.
Por tanto, la cantidad que se destina al pago
de la amortizacion e intereses de la deuda en el
presupuesto que estudiamos, es la siguiente:
Pesos
R6ditos de censos.................. .. 21.258
Deuda a favor de los Estados-Unidos..... 31.350


Para amortizacion 6 intereses de los empr6s-
titos de 1. de Julio de 1878 y de 1. de
Julio de 1880........ ..............
Para amortizacion 6 intoreses de la deuda
do nueva creation (deuda amortizable)..
Para interests do la Douda tlotante ......
Gastos de confecion do titulos de las nue-
vas omisionos y personal auxiliar para
liquidation y amortization de la douda..


7.946.491

2. 553.351
160.000


50.000


Stuma y sigue......... 10.792.450








CUBA


Pesos
Suma anterior......... 10.792.450
Para indemnizar a los poseedores de oficios
enajenados........... ............ 32.200

10.824.650
Agregando el imported de la amortizacion de
los billetes de la isla de Cuba, fijado por
la ley de 7 de Julio de 1882 en 200.000 pe-
sos nominales mensuales, que reducidos
a oro hacen ........................ 1.200.000
Suma el imported annual de las obligaciones
de la deuda............... ........ 12.024.650


Pero si eliminamos las pequefias partidas
que figuran en esta suma y no son objeto de
nuestro examen, las obligaciones por intere-
ses y amortizacion de deuda ascienden adin
10.529.842, que con la amortizacion de los
billetes de la isla de Cuba eldvase la suma a
11.729.842, con cuya cantidad se atiende a los
billetes hipotecarios, a la deuda amortizable del
3 por 100, con el 1 y el 2 por 100 de amorti-
zacion, y a los billetes de la isla de Cuba. La
unificacion, pues, de este grupo de la deuda
national deja algo que desear, puesto que a la
diferencia de interns, entire el 6 y 3 por 100, se
agrega la de los plazos de su amortizacion fija-
dos en veinte, cincuenta y cien alios.
Es de lamentar el error con que se ha pro-
cedido en este punto, error nacido, asi lo reco-







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


nocemos, de la dura necesidad, y sobre todo de
la costumbre con que el Gobierno se permit
discurrir por su cuenta acerca del origen, natu-
raleza y preferencia de los d6bitos que sobre 6l
pesan para estimar 6 desestimar el capital re-
presentativo de ellos y A su antojo trasformarle,
sefialAndole plazos de amortizacion 6 intereses
distintos de los convenidos y pactados.
Jamas se encontrarAn razones de socialismo
vulgar mis rudo y exagerado que las que el
poder emplea de vez en cuando para justificar
las disposiciones de una ley con la cual se in-
tenta, y de hecho se consigue, disminuir la for-
tuna del acreedor.
El Gobierno, por ejemplo, emite billetes de
Banco por cuenta del Tesoro; dispone despues
que en todas las transacciones con la Hacienda
se estimen y admitan como valor efectivo y no
nominal; luego hace un emprestito, recibe A la
par dichos billetes por la cantidad de cerca de
ocho millones de pesos, y con ellos paga al mis-
mo tipo sus obligaciones. Un poco mas tarde,
sin tener en cuenta que el valor en oro que re-
presentaba el billete cuando se hizo la suscri-
cion al empr6stito era el de 80 por 100, dice
para justificar el proyecto de ley de 6 de Mayo
de 1882:
(Negociados 5-20.500 billetes hipotecarios, el Gobierno
))do ent6nces consider procedente expedir la Real 6rden








01 CUBA

ode 25 de Agosto de 1880 llamando los bonos A reembolso
Dofreciendo A sus tenedores el 45 por 100 en efectivo del
Capital.
)Al fijar dicho tipo se tuvo en cuenta el largo period
'de depreciacion que habian atravesado estos valores y
ila entrega de 4.027 bonos por el Banco Espafiol de la
Habana, provistos de todos los cupones vencidos y no
)satisfechos, al cambio de 50 por 100, recihiendo en pago
mobligaciones de aduanas A la par, 6 sea, en realidad, al
ncambio efectivo de 42,59, deducidos los quebrantos que
Dxdicho Banco sufri6 al vender las primeras partidas de
obligaciones. La misma Real 6rden reserve A los tene-
"dores que no considerasen oportuno aceptar estas con-
Ddiciones la facultad de sustentar su mejor derecho al
sdiscutirse el proyecto de ley A que este escrito se refiere,
)facultad que han utilizado los poseedores de dichos
)bonos, importando-los ya citados 4.134.500 pesos.
)Las numerosas reclamaciones y protests de los te-
xnedores disidentes tienden A demostrar que el tipo del
reembolso ofrecido no estA en relacion con las condicio-
nes estipuladas al crear sus valores, ni con los medios
)de posibilidad existentes al expedir la Real 6rden de 25
ade Agosto. Declarados admisibles los bonos por todo su
))valor nominal en fianzas y en pago de atrasos de contri-
nbuciones y de bienes del Estado, la falta de cumpli-
)miento de estas condiciones, especialmente en el l6timo
conceptt, ha originado reiteradas protests y hasta de-
Dmandas contenciosas.
))Grato scria proponer A las C6rtes medios para dar
xcumplida satisfaction A este respetable grupo de acree-
dores que, al interesarse en la negociacion de 1873, no
)lo hicieron movidos por el deseo de lucro, sino A impul-
msos del mas levantado patriotism; pero privados los
)bonos, por la incontrastable fuerza de los sucesos, del
Dinterds y do la amortizacion, que eran el fundamento de
)su valor nominal y de su admisibilidad en cierta clase
))de pagos; reducidos, hace largos afios, A un signo de







SU PRESUPUESTO DE GASTOS


)credito de escasa demand y dificultosa realizacion, exis-
tiendo el precedent de las cesiones hechas al Tesoro A
tipos de 42,59 A 45 por 100; atendida la poco bonancible
situacion del Tesoro y A las pesadas cargas que soportan
todas las classes contribuyentes, el Gobierno no se cree
Allamado A proponer modificacion en cuanto al tipo desig-
)nado, y menos cuando cualquier mejora no podria al-
canzar A los tenedores que aceptaron el 45 por 100 y
)cedieron al Tesoro sus titulos sin reserve de ninguna
especie. Este iltimo hecho parece constituir una dificul-
)tad insuperable para todo nuevo arreglo con los tenedo.
ares disidentes.
En tal situation, parece procedente que esta deuda
Scontine estimindose al indicado tipo de 45 por 100 como
resultss del ejercicio de 1880-81 en que se arbitraron los
bltimos recursos para satisfacerla.

Habida cuenta de que quien asi discurre es
el deudor, no puede darse muestra mAs elo-
cuente y acabada de nuestra perturbacion mo-
ral. Las reflexiones que se agolpan ante tan
absurda teoria son de tal gravedad que nos pa-
rece prudcnte omitirlas en interns de esta pobre
patria, que con tan incredible tenacidad se es-
fuerzan en destrozar y desprestigiar sus propios
hijos.
. Y eso que no debieran olvidar los Gobiernos
que sus relaciones con el pais se han modificado
profundamente como resultado del ejercicio de
las nuevas instituciones political que, viciadas
y.todo, no han podido mdnos de debilitar el po-
der arbitrario en la misma proporcion que se ha
robustecido el derecho del ciudadano. Las rela-







CUBA


clones juridicas entire el administrator y el ad-
ministrado han cambiado tan radicalmente, que
se hace mas peligrosa cada dia esa ingerencia
injusta que desconsideradamente ataca los dere-
chos de los acreedores al Estado. Este manifesto
socialismo, ejercido en provecho aparente de la
nation, es infinitamente mas peligroso que el
proclamado por las escuelas filos6ficas, porque
su ejemplo cunde, y sin que nadie se de cuenta
de ello llega a herir el sentido moral de las mu-
chedumbres, ya de suyo bien d6bil, y les inspi-
ra la idea de que adquiriendo ellas fuerza sufi-
ciente por medio de la asociacion, pueden tam-
bien, con igual derecho que el Estado official,
procurarse lo que necesiten despojando a los
demis.
Abandonando, pues, este peligrosisimo ca-
mino, debemos buscar las combinaciones de la
deuda en sus relaciones con el Tesoro, no por
el desconocimiento del derecho del acreedor,
sino preeisamente por su reconocimiento inte-
gro, y sobre esta base de justicia y honrado
proccder pactar de nuevo. En tal sentido veamos
si es possible: primero, Ilegar A la unidad de la
deiia que la nation paga en Cuba, propisito
que la guiado al Gohierno en sus iltimas leyes;
segundo, no gravar al Tesoro do la Isla con una
deila perpetun, como es la que so ha creado al
amnortizarla on cien afios; tercero, realizar ;al-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs