• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Preface
 Table of Contents
 Introduction
 Antecedentes poeticos (1682-18...
 Inicios y afirmacion de la poesia...
 Postromanticismo Parnasiano...
 Retardamiento de las anteriores...
 Temas principales
 Otros temas
 El modernismo en Puerto Rico (sintesis)...
 Post scriptum: Breve noticia de...
 Nota final en torno a algunos poetas...
 Bibliography
 Seudonimos de varios poetas...
 Indice onomastico
 Table of Contents






Group Title: poesía en Puerto Rico
Title: La poesía en Puerto Rico
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078415/00001
 Material Information
Title: La poesía en Puerto Rico historia de los temas poéticos en la literatura puertorriqueña
Physical Description: 301 p. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Rosa-Nieves, Cesáreo, 1901-
Publisher: Editorial Campos
Place of Publication: San Juan P.R
Publication Date: [1958]
Edition: 2d ed., -- corr. y aumentada.
 Subjects
Subject: Puerto Rican poetry -- History and criticism   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 279-289. "Nota bibliográfica sobre el autor": p. 291-292.
General Note: "Obra que en su edición principe se publicó ... dentro del signo cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México, como requisito académico para el doctorado en filosofía y letras, el año de 1943."
General Note: "Suedónimos de varios poetas puertorriqueños": p. 293-301.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078415
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000864927
oclc - 25268775
notis - AEG1701

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Dedication
        Page 7
        Page 8
    Preface
        Page 9
        Page 10
    Table of Contents
        Page 11
        Page 12
    Introduction
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Antecedentes poeticos (1682-1843)
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Inicios y afirmacion de la poesia romantica en Puerto Rico (1843-1880)
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Postromanticismo Parnasiano (1880-1907)
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Retardamiento de las anteriores escuelas poeticas en Puerto Rico
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Temas principales
        Page 83
        Page 84
        La poesia religiosa
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
        La patria
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
        La mujer como tema de amor
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
    Otros temas
        Page 127
        Page 128
        Jibarismo poetico
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
        El tema del progreso
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
        Tema de la gloria
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
        El tema sepulcral
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
        El motivo del Carpe Diem
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
        El Beatus Ille
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
        El tema oriental
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
        Del humor y la satira
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
        El sentimiento de la naturaleza
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
        Poesia y emocion en el tema negro
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
    El modernismo en Puerto Rico (sintesis) (1907-1921)
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
    Post scriptum: Breve noticia de los movimientos postmodernistas en la isla (1921-1956)
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
    Nota final en torno a algunos poetas de estetica independiente
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
    Bibliography
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
    Seudonimos de varios poetas Puertorriqueños
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
    Indice onomastico
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
    Table of Contents
        Page 311
        Page 312
Full Text

LA POESIA EN PUERTO RICO






CESAREO ROSA-NIEVES
A(o- 2L





LA POESIA EN

PUERTO RICO


HISTORIC DE LOS TEMAS POETICOS EN
PUERTORRIQUEIA


LA LITERATURE


SEGUNDA EDICION
corregida y aumentada








EDITORIAL CAMPOS
SAN JUAN, PUERTO RICO
























Copyright, 1958 by Cesareo
Rosa-Nieves, Rio Piedras, P. R.
La 1.' edici6n se hizo en
calidad privada en Mexico,
D. F., 1943













Printed in Spain Impreso en Espaia












Dep6sito legal. B. 13736 1958
Imprime: EDICIONES RVMBOS, Rambla Santa M6nica, 23, Barcelona













PANORAMA HISTORIC
DE LA POESIA EN PUERTO RICO
























A Emilia Pdrez de Rosa-Nieves
y C6sar E. Rosa-Pdrez, con el amor de

ROSA-NIEVES


















... siempre he pensado que la mejor manera
de unir espiritualmente nuestros pueblos de
America, es a travds de los lazos literarios:
movimiento dindmico de libros, congress ar-
tisticos, intercambio de cdtedras, de conferen-
ciantes, recitadores, etc. Las actividades estg-
ticas (y sobre todo, la poesia), son mds efectivas
que los embajadores, que los politicos y que el
turismo para esta tarea de vincular corazones.
Los hombres se comprenden .mejor en el pais
de la belleza y se repelen con facilidad en la
zona de los intereses creados.
Esta breve historic de la poesia en Puerto
Rico, va, como objetivo cardinal, hacia nues-
tros fraternos de la America toda, con la mano
continentalmente abierta y cargada de amor...



RosA-NIEVES


















REGISTRO DE MATERIALS


INTRODUCTION
CApiTrLos
L- Antecedentes poeticos (1682 a 1843).
II.- Inicios y afirmaci6n de la poesia romintica en Puer-
to Rico (1843 a 1880).
III.-Post-romanticismo parnasiano (1880 a 1907).
IV.--Retardamiento de las anteriores escuelas en Puerto
Rico (causas, ambiente y circunstancias).
V. Temas principles:
a) La poesia religiosa.
b) La patria.
c) La mujer como tema de amor.
VI. Otros temas:
a) Jibarismo po6tico.
b) El tema del progress.
c) La gloria.
d) El tema sepulcral.
e) El carpe diem.
f) El beatus ilUe.
g) El tema oriental.
h) Del humor y la sitira.
i) El sentimiento de la Naturaleza.
j) Poesia y emoci6n en el tema negro.
VII. El modernismo en Puerto Rico (1907 a 1921).
VII. Post scriptum: Breve noticia de los movimientos post.
modernistas en la isla (1921 a 1958).
IX.- NOTA FINAL: En torno a algunos poetas de estetica inde-
pendiente.






















INTRODUCTION
(a la segunda edici6n)




















Estimulados por las repetidas insinuaciones cordiales de ami-
gos del pais y del extranjero, damos a la luz pdblica la segunda
aparici6n de: La Poesia en Puerto Rico, obra que en su edici6n
principle se public en la capital azteca, dentro del signo cultu-
ral de la Universidad Nacional Aut6noma de Mixico, como re-
quisito acad6mico para el Doctorado en Filosofia y Letras, el
afio de 1943.
El texto expresa un anAlisis panorimico de critics, obser-
vaciones y sugerencias, en torno al origen y desarrollo de las
distintas generaciones po6ticas de la isla de Boriquen: asuntos
cardinals, puntos de vista, biografias, hitos hist6ricos y genera-
lizaciones pertinentes. Comenzamos la labor investigative de
esta obra, por el afio de 1931, y ya en el aiio acad6mico de 1936,
la presentamos en su primera redacci6n como tesis para la
Maestria en Letras en el Departamento de Estudios Hispdnicos
de la Universidad de Puerto Rico, bajo la consejeria del Dr. An-
tonio S. Pedreira. Fue por el afio de 1943, que hicimos una re-
forma fundamental del trabajo de inicios, afiadi6ndole t6picos,
eliminando otros, corrigiendo afirmaciones y detalles y presen-
tindola a la honorable Eacultad de la Universidad Nacional
Aut6noma de Mexico, como hemos sefialado al comienzo, en
calidad de tesis de aulas.
Entre los capitulos eliminados de la primera estructuraci6n
figuran: el areyto taino y las modalidades de la poesia etno-
mirrica: la copla y la bomba, la dicima jibara, la seguidilla,
el romance, el caballo, etc. La obra qued6 situada estrictamente
dentro de la poesia culta en su segunda reform composicional
de 1943.






CESAREO ROSA-NIEVES


Esta segunda edici6n de: La Poesia en Puerto Rico de ahora,
la hemos alterado muy poco, con el prop6sito de respetar asi,
hasta donde ha sido possible, el temperamental moment crea-
cionista del texto, que respondi6 a un period de investigaci6n
vivido dentro de un marco sicol6gico de trabajo. Posteriormente
al afio de 1943, hemos escrito muchos nuevos ensayos sobre te-
mas literarios de Puerto Rico, enmendando viejos pensamientos;
y muchas de estas tareas. aparecen afiadidas a la bibliografia
al calce de las pfginas, con el prop6sito de que los estudiosos
amplien sus juicios en los temas a que correspondent.
En este panorama hist6rico de la poesia puertorriquefia, he-
mos tratado de significar aquellos poetas que mis se han dis-
tinguido en los temas correspondientes, tratando de hacer una
selecci6n entire toda esa frondosa vendimia lirica de nuestro
bregar po6tico; a veces enracimando en torno a un autor presi-
dente, aquellos portaliras subalternos por coincidencias esteticas
de asunto o estilo generacional.
No pretendemos hacer obra exhaustive. Se trata solamente
de un intent honrado para espolear mejores gestos futures
en esta literature native, tan desconocida por nuestra juventud
y ain mis, por los eruditos extranjeros..Pues la verdad es que
nuestros libros solamente han podido circular dentro de la 6rbi-
ta islefia, y este insularismo ha dejado ineditos nuestros ma-
yores esfuerzos esteticos (1).
Como hemos dicho en otro trabajo literario, cinco ensayos
panorimicos deben significarse en la historic de la literature
puertorriquefia, como signos generals de comienzo. Ellos son:
La Novela en Puerto Rico, de Carmen G6mez Tejera (Univer-
sidad de Puerto Rico, 1947), El Drama en Puerto Rico, de An-
tonia Siez (Universidad de Puerto Rico, 1950), La Poesia en
Puerto Rico, de Cesireo Rosa-Nieves (Publicada en M6xico,
D. F., 1943), El Periodismo en Puerto Rico, de Antonio S. Pe-
dreira (La Habana, 1941), y la Antologia Critica del Ensayo en
Puerto Rico, de Mariana Robles de Cardona, 1950 (Inedita) (1).
Todas estas obras proceden, de una manera u otra, del Departa-
mento de Estudios Hispdnicos de la Universidad de Puerto Rico,
en Rio Piedras, instituci6n cultural a quien se deben los mejores
esfuerzos en la organizaci6n cientifica de nuestras letras bori-
1. VWanse las siguientes obras: Tierra y Lamento, Editorial Club de
la Prensa, Mdxico, D. F., 1958; La Ldmpara del Faro, Editorial Club
de la Prensa, Mexico, D. F., 1957, y la antologia: Aguinaldo Lirico de la
Poesia Puertorriquefa, Editorial Campos, Talleres de Gredos, Madrid, Es-
pafia. Tomos I, II y III, 1957.







LA POESIA EN PUERTO RICO 17

cuas dentro de una pauta de clima estilistico. Posteriormente a
estos gestos de puntos de partida, se han presentado muy buenos
trabajos de tesis de tipo nativista y el entusiasmo sigue en plena
zafra. Por otra parte, algunos maestros universitarios, acaso
entusiasmados espiritualmente por. esta atm6sfera puertorrique-
fiista, han publicado excelentes tareas en studios particulares
(en forma de libro o ensayo), entire los cuales se hallan los
nombres de: Margot Arce, Modesto Rivera, Maria Cadilla de
Martinez, Mariana Robles de Cardona, Concha Mel6ndez, Jose-
fina Rivera de Alvarez, Francisco Manrique Cabrera, Ruben
del Rosario, Jos6 Luis Martin, Jorge Luis Porras Cruz, Enrique
Laguerre, Manuel Garcia Diaz, Lidio Cruz Monclova, Gustavo
Agrait, Eugenio Fernandez Mendez, Federico de Onis y otros.
En esta obra, hemos dividido convencionalmente los diferen-
tes marcos literarios, para los efectos de la comodidad en la
explicaci6n de los periods. Veamos:
a) Antecedentes po6ticos (1682-1843), o sea desde la apari-
ci6n a la vida literaria del poeta Francisco de Ayerra
y Santa Maria --primer lirida en el orden del tiempo
hasta ahora conocido-- hasta la aparici6n del primer
Aguinaldo Puertorriquefio;
b) Inicios y afirmaci6n de la poesia romdntica en Puerto
Rico (1843-1880), o sea, desde la aparici6n de la primera
antologia de prosa y verso, Aguinaldo Puertorriquefio,
hasta la muerte de nuestro mis grande poeta romintico:
Jose Gautier Benitez (1848-1880);
c) Post-romanticismo parnasiano (1880-1907), o sea, desde
la muerte de Jos6 Gautier Benitez, hasta la aparici6n
de los primeros destellos de los modernistas rubendaria-
nos (Jose De Diego, Luis Llor6ns Torres, Jesuis Maria
Lago, Aristides Moll, etc.);
d) El Modernismo en Puerto Rico (1907-1921), o sea, desde
el auroral de los iniciadores de esta escuela poetica his-
panoamericana, hasta los comienzos del Diepalismo (1921),
de J. I. De Diego Padr6 y Luis Pales Matos; y

1. En los filtimos afios han salido a la luz piblica tres obras de im-
portancia para el studio de nuestras letras: Diccionario de Literatura
Puertorriqueiia, Editorial Universitaria, Mexico, D. F., 1955, de Josefina
Rivera de Alvarez; Historia de la Literatura Puertorriquefa, New York,
1956, de Francisco Manrique Cabrera, y el Aguinaldo Lirico de la Poesia
Puertorriquefa (Antologia general en tres tomos), Editorial Campos. Ta-
leres de Gredos, Madrid. Espafia, 1957. de CesAreo Rosa-Nieves.







18 CESAREO ROSA-NIEVES

e) los movmientos postmodernistas (1921-1956), que se ex-
tienden hasta nuestros dias (Pancalismo, Diepalismo,
Euforismo, Girandulismo, Egoprismismo, Noismo, Afro-
antillanismo, Atalayismo, Integralismo, Cumarisotismo,
Trascendentalismo, Proletarismo y Ensuefiismo).
En Puerto Rico, el genero mis copioso es sin duda la poesia
lirica. A la vez, casi todos los poetas le han dedicado tiempo
a otros g6neros, tales como: Manuel Zeno Gandia, Ram6n Julia
Marin, Salvador Brau, Alejandro Tapia y Rivera, Nemesio R. Ca-
nales, Jos6 A. Balseiro, etc.
Los temas principles de nuestra vendimia po6tica han sido:
la religion, la patria y el amor; trilogia emotional que le sirvi6
de divisa al romanticismo europeo. Pero en los iunicos motives
en que hemos aportado algo de originalidad universal, es en
el tema negro, el paisaje territorialista, el poema civil de tono
libertario, y sobre todo en la poesia jibara, que como quedarA
demostrado en El Gibaro (1849), de Manuel A. Alonso y Pacheco,
es luz y esencia de nuestras costumbres, mirra de tierra adentro
y cofre de las tradiciones de la isla.
En los otros asuntos, hemos estado a la zaga, unas veces de
manos de Espafia, y otras frente al espejo de Francia.
Queremos estampar nuestro mas fraterno testimonio de gra-
titud, a las siguientes personas, por sus alientos y consejos en
el proyecto para la elaboraci6n de este trabajo en su edici6n
de M6xico: Rev. Juan Rivera Viera (Juan Vicente Rafael),
Dr. Antonio S. Pedreira y Robert E. Junghanns, en Puerto Rico;
Dr. Irving A. Leonard, de Norteamerica, y al Dr. Julio Jimenez
Rueda, Dr. Enrique Diez-Canedo y Dr. Francisco Monterde de
Mexico. Muchos de ellos tuvieron la amabilidad de leer los
originales de la obra antes de entrar la misma en prensa. (Vease
la primera edici6n de la obra: 1943.)
No podemos cerrar estas lines sin mencionar el nombre de
Felipe Campos Medina y su hermana Esther, a quienes debemos
los mis cAlidos alertas para la publicaci6n de esta segunda tira-
da de la obra, y ademis, a la Editorial Campos por auspiciar
la empresa con tanto celo nativista.

CESAREO ROSA-NIEVES























CAPiTULO I


ANTECEDENTES POETICOS (1682-1843)


























El movimiento cultural en Puerto Rico se desarroll6 mu-
cho mis tardiamente que en la mayor parte de todas las repil-
blicas hispanoamericanas (1). Esto se debi6, principalmente, a
la falta de una Universidad, pues cuando Cuba y Santo Domin-
go la tenian, nosotros estibamos aim hu6rfanos de ella (2). Este
motivo, aparejado al aislamiento en que nuestra antilla se con-
serv6 por tanto tiempo, sin vinculos culturales con las demis
colonies de America, define en parte el estancamiento de nues-
tro movimiento intellectual, y nuestro tardio entronque con la
vida literaria.
Manuel Fernandez Juncos, que asisti6 a su desarrollo, nos
dice que:
alos gobernadores de Puerto Rico, durante los primeros
siglos que siguieron al descubrimiento, eran hombres
de guerra, poco o nada avenidos con las delicadezas del
pensamiento literario: y los accidents de la lucha no
s6lo con los aborigenes sino con los mismos conquista-
dores entire si, la construcci6n de casas y de fuertes, los
trabajos de las minas, la defense de las costas, el apro-

1. Fernandez Juncos, Manuel: Literatura y Elocuencia. En: El Libro
de Puerto Rico. Sec. XII. Artes y Letras. San Juan, P. R., 1922, pig. 756.
2. Menendez y Pelayo, Marcelino: Historia de la Poesia Hispano-
Americana, tomo I, Madrid, 1911, pag. 329.







CESAREO ROSA-NIEVES


visionamiento de pertrechos y viveres, y la apertura
de caminos y veredas para el transito, no podian ofre-
cer margen muy apropiado para el cultivo de las le-
tras (1).
Y es important anotar que:
ctodavia en el afio 1840 no existia en-este pais comercio
de libros, y las personas mIs aficionadas a la literature
satisfacian trabajosamente su anhelo de aprender en
copias imperfectas y en algin que otro libro que les
solian prestar los j6venes que regresaban de las Univer-
sidades espafiolas, y que fueron aqui los primeros y mas
eficaces sembradores del campo de las letras3 (2).
En este ambiente el analfabetismo tambien puso su obstdcu-
lo, porque la instrucci6n primaria estaba muy atrasada. En una
carta de don Luis Santiago, queda retratado nuestro movimien-
to educativo de la epoca, cuando describe:
eel mayor mal de esta isla y que exige mrs pronto re-
medio es la general ignorancia de sus habitantes en leer
y escribir, de modo que causa pena y dolor ver las fir-
mas de los alcaldes de sus pueblos, en los documents
oficialesa (3).
A pesar de este estado de cosas en el pais, la poesia no titu-
be6 en aparecer, unida, segin las noticias que hemos tenido
hasta ahora, al nombre del poeta peninsular Bernardo de Bal-
buena. Era Balbuena doctor en teologia de Sigiienza, y obtuvo
la abadia mayor de la iglesia de Jamaica. Mis tarde fue promo-
vido a la silla episcopal de Puerto Rico en el afio 1619 (4). Llega
a Puerto Rico, desde Santo Domingo, en 1623. Fund6, Balbuena,
la capilla de San Bernardo, en la cathedral, en donde mis tarde
fueron sepultados sus restos. Segdn los datos que hemos reco-
gido y consultado, fu6 en Puerto Rico, que Balbuena:

1. Fernandez Juncos, Manuel: Origen y desarrollo de la Poesia Puer-
.torriquefia. En: Las Antillas, aflo II, tomo III, ndm. 2, La Habana, febrero
ide 1921, pig. 128. VWase, ademis: Rosa-Nieves, Cesireo: Consideraciones
Sobre Literatura Puertorriquefia. Publicaciones del Ateneo Universitario,
TRio Piedras, 1955.
2. Fernandez Juncos, Manuel: Literatura y Elocuencia. En: El Libro
.de Puerto Rico, 1922, pag. 756.
3. Neumann, Eduardo: Benefactores y Hombres Notables de Puerto
Rico, vol. I. Imp. La Libertad, Ponce, P. R., 1896, pig. 392.
4. Balbuena, Bernardo de: El Bernardo. Poema Heroico. Madrid. 1852.
pigina 3.






LA POESIA EN PUERTO RICO


retoc6 el Bernardo y escribi6 su Pr6logo, enlazando
asi, en cierto modo, la gloria de su nombre con la de
la isla, y haciendola sonar por todos los paises donde
se habla o entiende la lengua castellana (1).

En el aiio 1625, cuando los pirates holandeses atacaron la
Isla, Balbuena tuvo la desgracia de perder su biblioteca en el
incendio del Palacio Episcopal (2). Es precisamente a este in-
fausto suceso que alude Lope de Vega en los versos del Laurel
de Apolo (Silva II: 1630).

Y siempre dulce tu memorial sea,
Generoso prelado,
Doctisimo Bernardo de Balbuena.
Tenias ti el cayado
De Puerto Rico, cuando el fiero Enrique,
HolandEs revelado,
Rob6 tu libreria;
Pero tu ingenio no, que no podia,
Aunque las fuerzas del olvido aplique.
iQue bien cantaste al espafiol Bernardo!
iQud bien el Siglo de Oro!
Ti fuiste su prelado y su tesoro,
Y tesoro tan rico en Puerto Rico,
Que nunca fud tan rico.

Despu6s de Balbuena (1561-1627), los brotes literarios en el
pais, asi como tambi6n los nombres de poetas, surgeon de ma-
nera esporAdica.

1. Men6ndez y Pelayo, Marcelino: Historia de la Poesia Hispano-Ame-
ricana, tomo I, Madrid, 1911, pag. 332.
2. Neumann, Eduardo: Benefactores y Hombres Notables de Puerto
Rico, vol. I, Imp. La Libertad. Ponce, P. R., 1896, pig. 240. Balbuena es
autor de: La Grandeza Mexicana, 1604; El Siglo de Oro, 1607, y El Ber-
nardo, 1624. Uno de los acontecimientos literarios del siglo xvi, que se rela-
ciona con nosotros intimamente, es la aparici6n del poema 6pico: Elegias
de Varones Ilustres de Indias (Madrid, 1589), compuesto en Nueva Granada
por el soldado-sacerdote Juan de Castellanos (1522-1607). Poema que contiene
18.750 octavas reales. de las cuales nos dedica la Elegia VI, que trata de la
fAustica figure pintoresca de Juan Ponce de Le6n y sus hazafias. Se trata,
pues, del primer gesto de poesia descriptive relacionado con nuestro que-
hacer islefio, en tono objetivo, y en cuyo cromo se reflejan costumbres, len-
gua, vicisitudes epocales, etc. Todo como en cr6nica rimada, dentro de un
verismo historicista que para nuestra sensibilidad modern, mis parece his-
toria que poesia. VWase: Cadilla de Martinez, Maria: La Elegia VI de Juan
de Castellanos (1931) (Inbdita).






CESAREO ROSA-NIEVES


El mis antiguo de los poetas nacidos en Puerto Rico, es el
presbitero Francisco de Ayerra Santa Maria (1630-1708), que
residi6 en M6xico, en donde ocup6 la capellania del convento
de Jesis Maria, y donde fue rector del Seminario Tridentino (1).
Este puede considerarse, hasta lo que hemos podido investigar,
como el primer poeta puertorriquefio. En el libro Triumpho Par-
thdnico (2), de Carlos de Sigiienza y G6ngora, aparece una Can-
ci6n de Ayerra Santa Maria, escrita en centones, y premiada
en M6xico en los certAmenes de 1682 a 1683 (3).
Esta Canci6n laureada, de nuestro poeta puertorriquefio, es
una verdadera revelaci6n de paciencia e ingenio en este g6nero
de entretenimientos malabares de la 6poca. A ella se refiere Si-
giienza y G6ngora, en el libro que hemos mencionado, en ama-
ble critical de elogio, cuando dice:
el primer lauro lo di6 la several Crisis del Tribunal de
la Justa al licenciado don Francisco de Ayerra Santa
Maria, en la Canci6n compuesta de Centones de don Luis
de G6ngora, tomados de sus obras, impresas en Madrid,
afio de 1654,) (4).
1. Trelles, Carlos M.: Ensayo de Bibliografia Cubana de los Siglos XVII
y XVIII, seguido de unos apuntes para la Bibliografia Dominicana y Puerto-
rriquefia. Imp. El Escritorio, Matanzas, Cuba, 1907, pig. 221.
2. Triumpho Parthenico que en Glorias de Maria Santisima inmaculada-
mente concebida, celebr6 la Pontificia, Imperial y Regia Academia Mexicana
en el binonio, que como su Rector la gobern6 el Doctor Don Juan de Narviez,
Tesorero General de la Santa Cruzada en el Arzobispado de M6xico, y al
present Cathedratico de Prima de Sagrada Escritura. Describelo Don Carlos
de Sigiienza y G6ngora, Mexicano, y en ella Cathedritico propietario de
Mathemiticas. En Mexico: Por Juan de Ribera, en el Empedradillo. IXI.
DC. LXXX. III.
3. Leonard, Irving A.: Some G6ngora Centones in Mexico. En: Hispania,
tomo XII, ndm. 6, dic. 1929, pig. 567. La Palestra, que se cita como una
composici6n de Ayerra, no existe, y es un error que hemos comprobado en
M6xico. VWase: Rosa-Nieves, Cesireo: Francisco de Ayerra Santa Maria.
Editorial Universitaria, Rio Piedras, P. R., 1948.
4. Con relaci6n al premio que hemos citado, dice Sigiienza y G6ngora:
adi6sele en premio una fuente de plata que pes6 cuatro marcos, y en ella
estas redondillas:
Porque a G6ngora corone
tu poema satisfecho,
con los Centones que has hecho
tu ingenio, es raz6n se entone.
Por ser el mayor pincel
de Apolo segfin arguyo,
darle fuente a un papel tuyo
ha sido grande papel.
Cito de una fotocopia de las p4ginas del libro Triumpho Parthenico, de
Sigiienza y G6ngora, que consegui en M4xico, pag. 76.






LA POESfA EN PUERTO RICO 25

Ayerra Santa Maria fu6 muy admirado en M6xico, tanto por
su obra po6tica como por su vastisima cultural clAsica. Sigiienza
y G6ngora lo encomia en diferentes ocasiones, en su libro
Triumpho Parthenico y dice de 61 que era:
aelegante latino, poeta admirable, agudo fil6sofo, exce-
lentisimo jurisconsulto, profundo te6logo, orador gran-
de y cortesano politico, realzandole todas estas perfec-
ciones con ser una erudita encyclopedia de las floridas
letras) (1).
Ayerra Santa Maria, no solamente escribia en espafiol sino
tambi6n componia versos en latin. En la obra mencionada, apa-
rece un epigrama y un anagrama escritos en lengua latina (2).
Sobre estos versos latinos existe el siguiente elogio en el Trium-
pho Parthinico:
centre los anagramas que se presentaron ante el tri-
bunal de este Certamen, pareci6 digno del primer lu-
gar uno del elegantisimo y cultisimo ingenio del licen-
ciado don Francisco de Ayerra, que en un distico sac6
del program sin desviarse del asunto del emblema,
este riguroso anagramaa (3).
El program reza asi:
Nunquid ad praeceptum tuum elevabitur Aquila,
Et in arduis ponet nidum suum?
El'anagrama, a que se refiere el elogio, es el siguiente:
En, tulit Adamum: petra quid culpa subiret?
Quin vae, non unum, perdidit Eva suum.
Y el Epigrama Dramaticum, glosando el anagrama, dice:
Quid sibi vult nidi volucrum Regina lapillo?
Cur petit A sedem? litera quid ve notat?
En, tulit Adamum: petra quid culpa subiret?
Quin vae, non unum, perdidit Eva suum?
O! felix ter Avis ludens aconita Draconis!
E quae durum, errans, A, bene vertis; Ave (4).
1. Sigiienza y G6ngora, Carlos de: Triumpho Parthinico. Mexico, 1683,
pAgina 48.
2. Ob. Cit., pigs. 95 y 54. La Canci6n en centones, a que hemos alu-
dido, ocupa las piginas 76 y 77.
3. Ob. Cit., pig. 95.
4. Sigiienza y G6ngora, Carlos de: Triumpho Parthenico. Mexico, 1683,
pagina 95.






26 CESAREO ROSA-NIEVES

Todas estas composiciones fueron premiadas en los certAme-
nes que hemos mencionado y de cada una de ellas hay una
critical de alabanza (1).
Tambi6n es de Ayerra Santa Maria el siguiente. soneto gon-
gorista, que figure en la dedicatoria de la obra de Sigiienza y
G6ngora:
Porque el Hymeto aplaude sus panales,
y el Ganges de su alj6far los candores;
porque la Arabia eleva sus olores,
y arenas de oro el Tajo en sus raudales.

Si de tu heroica pluma los caudales,
si de tu dulce estilo los primores,
sudando aromas y virtiendo flores,
perlas son, como auriferos cristales.

A tu florido Triumpho, que discrete
el Parth6nico alienta con decoro
lo que antes fug blas6n, est6 sujeto:

pues que vence tu Triumpho (a lo que explore),
a Arabia, al Tajo, al Ganges, al Hymeto,
en fragancias, dulzuras, perlas, oro (2).

Tanto en la Canci6n escrita en centones, como en el resto de
la obra de Ayerra Santa Maria, resalta la pulcra erudici6n del
autor. Y en sus sonetos escritos en castellano, se identifica la
influencia de G6ngora y Argote, poeta que conocia'al dedillo (3).
Fue el calor de la cultural de los escritores del Siglo de Oro
espafiol y los poetas clAsicos latinos, que se fragu6 el espiritu
de Francisco de Ayerra Santa Maria. Por eso, al primer golpe

1. Ob. Cit., pig. 54. etc.
2. Triumpho Parthenico. Dedicatoria.
3. Los hermanos Perea, historiadores puertorriquefios, hacen una ra-
pida alusi6n a Ayerra Santa Maria, y manifiestan que: ehacia fines del
siglo xvn era capellin del Rey en el Convento de Jesds Maria, en M6jico,
el Lcdo. D. Francisco de Ayerra Santa Maria, natural de Puerto Rico, poeta
de los de buena y erudita cepa, pero imitador mis bien de G6ngora que
-de Horacio. Tuvo present a Mar6n cuando escribi6 la aprobaci6n eclesiis-
tica de la RELACION DE LOS INFORTUNIOS DE ALONSO RAMIREZ,
puertorriquefio inquieto, contempordneo suyo, que circund6 al mundo y
logr6 legar a la posteridad la historic de sus peripecias, valido de la pluma
del doctisimo don Carlos de Sigiienza y G6ngoraa. Indice; afio II, nim. 19, San
Juan, P. R., oct. de 1930, pag. 306.







LA POESiA EN PUERTO RICO


de vista, nos damos cuenta de que estamos tratando un poeta
cldsico en su factura (1).
Mucho despues de Ayerra Santa Maria, nos enfrentamos con
la introducci6n de la imprenta en Puerto Rico (1806), cuyo acon-
tecimiento le imprime vida al movimiento periodistico y a la
publicaci6n de libros en la Isla.
Con la adquisici6n de la imprenta nace el amor al periodis-
mo, empezando, primeramente, con la publicaci6n de la Gaceta
de Puerto Rico, que data del afio 1806 (2). Se publicaban de
este peri6dico dos nimeros semanalmente. Estos se llenaban
con informaci6n de caricter official y de ningin valor literario.
En algunos numerous encontramos alguna que otra poesia mal
hilvanada y de fofa ideologia, en donde campea el color local.
Despu6s, sabemos de otro peri6dico del 1814, que es el Diario
Econ6mico de Puerto Rico. Del mismo afio es El Cigarr6n, de
caricter satirico. En el aiio 1820 sale El Investigador, y en el 1821,
aparece el Diario Liberal y de Variedades de Puerto Rico, y
asi va despertando el periodismo islefio, al margen del de-
sarrollo intellectual del pais. Se estimulan unas a otras las
publicaciones de voceros al impulse de nuevas ideas. En 1822
se edita El Eco, diario noticioso de Puerto Rico; en 1839 se
public el Boletin Instructivo Mercantil de Puerto Rico, que
auspiciaba la Junta de Comercio. Y asi se suceden; en 1845
aparece El Ramillete, que era un semanario literario, en donde
la juventud de la isla iniciaba sus facultades creadoras; en 1852,
surge El Ponceiio; en 1854, don Jose L. Vizcarrondo public El
Mercurio, y en 1855 se inicia El Fenix. De 1856 a 1858 data La
Guirnalda Puertorriqueiia, que dirigia Ignacio Guasp. En. 1863,
se funda El Fomento de Puerto Rico, revista quincenal, a cargo
de Federico Asenjo. Despu6s, van apareciendo en orden: El
Porvenir, 1866; El Duende, 1869; El Progreso. 1872; Don Sim-
plicio, 1878, y un sinnimero mas que tenian vida efimera (3).
1. Sabemos que Ayerra Santa Maria es puertorriquefio, porque en la
RELACION DE LOS INFORTUNIOS DE ALONSO RAMIREZ (de 1690),
obra de que ya hemos hecho menci6n en la cita de los doctors Perea, hay
una razonada aprobaci6n eclesiastica debida a la pluma de nuestro poeta
puertorriquefio, quien dice en ella que este Ramirez --quijote del mar-
era su compatriota. Vease: Sigiienza y G6ngora, Carlos de: Relaciones His-
t6ricas. M6xico, 1940, pigs. 1 a 69; y Rosa-Nieves, Cesireo: Francisco de
Ayerra Santa Maria. Editorial Universitaria, Rio Piedras, P. R., 1948, pig. 25.
2. Coll y Toste, Cayetano: Historia de la Instrucci6n Putblica en Puer-
to Rico hasta el aio de 1889. San Juan, P. R., 1910, pigs. 201 a 203. Vease,
ademis: La Gaceta de Puerto Rico, por Antonio Rivera: en, revista: His-
toria, tomo I, ndm. I, abril de 1951, pigs. 68 a 76.
3. Coll y Toste, Cayetano: Historia de la Instrucci6n Publica en Puer-
to Rico hasta el afio de 1889. San Juan, P. R., 1910, pigs. 201 a 205.






28 CESAREO ROSA-NIEVES

Dentro de este remolino de peri6dicos, tambien se estimula
la publicaci6n de libros. Asi, tenemos la aparici6n de Ocios de
la Juventud, de Juan Rodriguez Calder6n (Puerto Rico, 1806),
y el Quadernito de Varias species de Coplas muy Devotas (1),
libro de versos religiosos, publicado en Puerto Rico en el
afio 1812. El autor de esta obra po6tica es fray Manuel Maria
de Sanhicar. Aunque la obra no es de much importancia lite-
raria, y obedece mis bien a un motive piadoso, como indica el
titulo de la misma, tiene un gran valor hist6rico, por ser has-
ta lo que sabemos una de las primeras obras en verso que
se public en el pais. A ella nos referiremos mis adelante.
Con nuestro movimiento cultural han entrado en nuestra
historic literaria algunos nombres de escritores peninsulares,
como el de Juan Rodriguez Calder6n, poeta que vino a Puerto
Rico, y durante su permanencia en la isla cultiv6 la poesia.
Dice Alejandro Tapia al referirse a 1l:
naci6 en Galicia, de la noble familiar del Marqu6s de
Santa Cruz; y de guardia de Corps que era, como hom-
bre de aventuras, se fu6 a Francia. Volviendo de in-
c6gnito a Espafia en una comisi6n del gobierno fran-
ces, fu& denunciado y reconocido, le encausaron por
desertor y enviaron a este presidioD (2).
Despues volvemos a tener noticias de Rodriguez Calder6n,
en Puerto Rico, por dos poemas que, con fecha de 1825, apare-
cen publicados en las Memorias de Pedro Tomas de C6rdova, en
donde da a la luz un himno al general Latorre y un canto
titulado: A la hermosa y feliz isla de San Juan Puerto Rico (3).

1. Sanlicar, Manuel Maria de: Quadernito de Varias Especies de Co-
plas muy Devotas. Lo da al pdblico Fr. Manuel Maria de Sanldcar, Misio-
nero Capuchino, con s6lo el piadoso fin de excitar la devoci6n y promover
las divinas alabanzas, que debemos al Sefior de todo lo criado. Impreso
en Puerto Rico, 1812.
2. Tapia y Rivera, Alejandro: Mis Memorias. New York (S. F.), pig. 18.
3. No queremos pasar adelante sin nombrar a Jos6 de Andino y Amdz-
quita, a quien Neumann le da el titulo de Primer Periodista Puertorriquefio.
Figur6 su nombre como primer redactor en el Diario Econdmico de Puerto
Rico, colaborando al lado del Intendente Ramirez. Naci6 este periodista en
la capital, el 24 de marzo de 1751 y muri6 en el 1835. En: Neumann, Eduar-
do: Benefactores y Hombres Notables de Puerto Rico, vol. II, Imp. del
Listin Comercial, Ponce. P. R., 1899, Dggs. 11 a 12. Para Rodriguez Calder6n,
vease: Rosa-Nieves, Cesareo: Aguinaldo Lirico de la Poesia Puertorriquefia.
Editorial Campos, Madrid, tomo I, 1957, pigs. 39 a 48.







LA POESfA EN PUERTO RICO


De este canto a Puerto Rico, de Rodriguez Calder6n, son los
siguientes versos:
S Felice Puerto Rico,
mi nueva patria, mi refugio grato;
hoy tus dichas public,
hoy tributarte trato
un elogio debido, etc.
El poema, aunque carece de brillantez poktica, esti lleno de
una gran sinceridad, en donde el poeta baraja una series de es-
tampas regionales. Sobre este cantar nos han dicho los herma-
nos Perea:
es un poema descriptive, escrito en estrofas de diez
versos, entrelazados los heptasilabos con los endeca-
silabos, en el cual se pintan todas las bellezas naturales
de Boriquen y se canta la opulencia de su vegetaci6n
y la riqueza de sus frutos, especie de geografia virgi-
liana, sin gracia, pero con mesuraa (1).
La poesia de Calder6n, aparece repleta de pinceladas paisa-
jistas de la isla:
El cafr mis select,
el azzicar, tabaco y las maderas
del tinte mds perfect;
llenas siempre las eras
de arroz el mis sabroso,
y de maiz hermoso,
ofrece este pais al comerciante
un lucro conocido,
y goza el habitante
el premio del trabajo que ha tenido.
Eterna primavera
es Puerto Rico, el clima que dispensas;
y de la estaci6n fiera,
esas nevadas densas.
esos frigidos yelos
que derraman los cielos
sobre el suelo cercano de los polos,
jamds en ti se vieron,
por eso merecieron
y merecen tus campos lauros soles.
1. Indice. Afio II, nim. 19, San Juan, P. R., octubre de 1930, pig. 300.







CESAREO ROSA-NIEVES


No se ven en tu tierra
los reptiles mortiferos, fatales,
cuyo t6sigo encierra
los mds funestos males;
y que en el continent,
son el mds inminente
peligro del pacifico aldeano (1).

El Dr. Cayetano Coll y Toste, en su libro: Historia de la
Instrucci6n Pftblica en Puerto Rico, nos informa al margen de
la instalaci6n del Colegio de San Ildefonso, el 24 de febrero
de 1825, de un soneto que en el program literario ofreci6 al
efecto en dicha fecha, y recit6 su autor Jos6 Santalis, professor
de Minimos, en Latinidad. El soneto dice asi:

La patria agradecida y respetuosa
con un laurel vagaba diligente,
buscando al que mds digno y consecuente
ofreciese a sus hijos ciencia honrosa.
En siplica se acerca carinosa
a quien su predilecto es evidence,
y Andrade, que la ama tiernamente
proyecta obra tan just y majestuosa.
Las aulas establece y distribuye
con aquel aire honest, siempre amable,
que al hombre en sociedad hace appreciable,
y que al buen sacerdote se atribuye;
mostrando en esta empresa con empefio
que es adoptive y fiel puertorriquefio (2).

1. C6rdova, Pedro Tomas de: Memorias Geogrificas, Histdricas, Econd-
micas y Estadisticas de la isla de Puerto Rico, tomo IV. Publicado en las
oficinas del gobierno a cargo de don Valeriano de SanmillAn, afio de 1832,
pigs. 410 a 418.
Este canto a la isla fue primeramente publicado con el titulo: Canto
en Justo Elogio de la Isla de Puerto Rico. Madrid, 1816. Asi lo apunta Jose
Julian de Acosta, en: Figueroa, Sotero: Ensayo Biogrdfico. Ponce, 1888.
IPr61ogo.)
2. Coll y Toste, Cayetano: Historia de la Instrucci6n Pfiblica en Puer-
to Rico, San Juan, P. R., 1910. pigs. 31 a 32.






LA POESiA EN PUERTO RICO 31

El nombre aludido en el tercer verso, del segundo cuarteto,
era el del gobernador del Obispado, don Nicolas Alfonso de An-
drade, fundador del plantel de San Ildefonso.
Despubs de estos esfuerzos primerizos de la musa puerto-
rriquefia, nos encontramos con las traducciones de don Graci-
liano Afonso (1), que segdn nos dice err6neamente Menendez
y Pelayo, es:
la primera producci6n de amena literature publicada
en la isla, y rarisima por cierto, hasta el punto de no
consignarse en la inica Bibliografia Puertorriquefia
que tenemos, es una traducci6n de las Odas de Ana-
creonte y del poemita de Museo, Amores de Hero y
Leandro, que juntamente con una colecci6n de 27 ana-
cre6nticas originales, las cuales llenan el titulo comdn
de El Beso de Abibina, public en 1838 un cl6rigo he-
lenista de las Islas Canarias, a quien sus ideas liberals,
manifestadas cuando fue diputado a Cortes en el perio-
do constitutional del 20 al 23, habian llevado a emigrar
a la isla de Trinidad de Barlovento. Llamibase este
incognito traductor don Graciliano Afonso) (2).
El Beso de Abibina, se destaca por el sabor er6tico que hay
en sus lines, aunque al decir de Men6ndez y Pelayo, es una
(manera de inofensivo erotismo) (3). El libro circul6 muy poco,
y atesora una vision de corte clisico.
La obra de don Graciliano Afonso, dean de Canarias, aparece
firmada con sus iniciales, tal vez, segin apunta Menendez y
Pelayo, debido a:
(el caricter er6tico del libro y el carncter sacerdotal
de su persona) (4).
Por la publicaci6n del Boletin Instructivo y Mercantil, fun-
dado en la isla por el afio 1839, nos enteramos tambi6n de
otro poeta, don Jacinto de Salas y Quiroga, escritor peninsular,
del cual dice Tapia que:
(escribi6 un opisculo que se titulaba: Un Entreacto de
mi Vida en Puerto Rico. Recuerdo s6lo una sintesis

1. Odas de Anacreonte. Los Amores de Hero y Leandro, traducidos del
griego por G. A. D. de G. Con permiso del Gobierno, Imp. de Dalmau,
Puerto Rico, 1838.
2. Menendez y Pelayo, Marcelino: Historia de la Poesia Hispano-Ame-
ricana, tomo I, Madrid, 1911, pig. 336.
3. Ob. Cit., pig. 337.
4. Ob. Cit., pag. 336.







32 CESAREO ROSA-NIEVES

de el, que he oido mencionar a mis amigos de mis
edad, la cual resumia, con estas palabras, todo el pen-
samiento de aquel ilustrado pensador: <(Puerto Rico
es el cadaver de una sociedad que no.ha nacido. Esto
se escribia respect de 1839, y ain podria hoy ser ver-
dad en mayor o menor parted (1).
Por los tropiezos de Salas y Quiroga con el gobierno de en-
tonces, se descubre que era un espiritu rebelde, un beduino
sediento de una libertad que no existia en Puerto Rico. Era
un liberal sin tacha con ribetes de fil6sofo. Y afiade Tapia:
cs6lo poseo de este autor un compendio de la historic
de Inglaterra, asi como regale, no por desden, sino
como obsequio, un ejemplar de otro compendio suyo
sobre la historic de Francia. Ambos estaban bien escri-
tos y bien compaginados, su criterio el de siempre, el
liberal, el de un escritor ilustrado y fil6sofo en las
apreciaciones (2).
Como queda demostrado hasta ahora, los primeros escritores
nuestros eran espafioles en su mayoria. Desterrados politicos que
por sus ideas de libertad, venian a esta isla, y aqui ayudaban
con su pluma a la raquitica producci6n literaria de Puerto
Rico (3).

1. Tapia y Rivera, Alejandro: Mis Memorias, pig. 22.
2. Ob. Cit., pig. 23.
3. En este recorrido, hemos saltado algunos nombres que de cuando
en cuando aparecen citados en las histories de la isla; pero que considera-
mos para nuestro studio, de muy escaso valor estetico. Hay algunos escri-
tores de nuestro ambiente literario primitive, que mas que literature hacian
historic. Asi nombramos las narraciones del bachiller Santa Clara y el
presbitero Ponce de Le6n en 1582; las otras del can6nigo Torres Vargas
en el afio 1647, y un trabajo an6nimo que aparece en el Boletin Histdrico
de Puerto Rico, tomo V, pig. 148. y que responded a la fecha de 1747. Este
manuscrito que public el Dr. Coll y Toste, fue escrito en San Juan, P. R.,
y publicado en Espafia, y lleva por titulo el siguiente: Relaci6n veridica
en la que se da noticia de lo Acaecido en la Isla de Puerto Rico a fines
del afio 45 y principios del 47, con el motive de Ilorar la muerte de nues-
tro Rey y Sefior Don Felipe Quinto y celebrar la exaltaci6n a la corona
de nuestro senior Don Fernando Sexto. La obra lleva la siguiente dedica-
toria:
El volume dedico a V. S. (vos usia)
para que por su mano autorizado,
quede amparada la ignorancia mia
y mi genio atrevido perdonado.
A la sombra de tal soberania
estd mi pensamiento descansado,







LA POESfA EN PUERTO RICO 33

Pero no tard6 much en aparecer en nuestra juventud una
animaci6n literaria, en la cual descoll6 Maria Bibiana Benitez,
nacida en Aguadilla en 1 de diciembre de 1783 y fallecida en
San Juan, en abril de 1873. Bibiana Benitez fu6 la primera mujer
que escribi6 versos en Boriqu6n. Asi lo revela su oda: La Nin-
fa de Puerto Rico, inspirada con motivo de haberse implantado
en el pais la Real Audiencia Territorial. El poema surge publi-
cado por primera vez en las Memorias de Pedro TomAs de
C6rdova. La oda de Bibiana Benitez debi6 ser escrita en el
afio 1832, fecha en que se inaugur6 la citada Audiencia en
nuestra capital. C6rdova incurre en el censurable olvido de no

porque s6lo, Sefor, asi pudiera
salir esta obra a donde se leyera.

Y desde luego, la pieza no tiene ningdn merito literario, sino puramente
hist6rico. En ella abundan los endecasilabos, heptasilabos, versos libres y,
sobre todo, acr6sticos infames.
Con fecha anterior, conocemos un soneto descriptive, escrito por el
obispo Fray Damidn L6pez de Haro en el 1644, y que envi6 a una sefiora
que residia en la Espafiola (Santo Domingo). Aunque el soneto esta pla-
gado de defects de forma y es de muy pobre concepci6n podtica, lo cito
en esta nota como curiosidad de epoca y porque alude directamente a
Puerto Rico. El soneto dice asi:

Esto es, Seniora, una pequefia islilla
falta de bastimentos y dineros;
andan los negros, como en ksa, en cueros,
y hay mas gente en la cdrcel de Sevilla.
Aqui estdn los blasones de Castilla
en pocas casas; muchos caballeros,
todos tratantes de gengibre y cueros,
los Mendoza, Guzmanes y Padilla.

Hay agua en los aljibes si ha llovido,
Iglesia Catedral, clerigos pocos,
hermosas damas faltas de donaire.

La ambici6n y la envidia aqui han nacido;
much calor, y sombra de los cocos,
y es lo mejor de todo un poco de aire.
Aparece citada esta composici6n en la revista: Las Antillas, afio II,
tomo III, nmn. 2, La Habana, febrero de 1921, pigs. 128 a 129. Y tambien
en: Miller, Paul G.: Historia de Puerto Rico, New York, 1922, pig. 156.
Tambi6n figuran unas cuantas canciones en verso de muy poca monta
est6tica, en el texto que aparece en la Gaceta. de Gobierno de Puerto
Rico, martes, 12 de diciembre de 1826. El document se public, ademis,
en: B. H. P. R., de Cayetano Coll y Toste, septiembre y octubre, afio XIII,
ndmero 5, San Juan, P. R., 1926, pig. 299.







CESAREO ROSA-NIEVES


mencionar el nombre de la autora de la pieza. Los escritores
del pais se encargaron mis tarde de identificarla (1).
La poesia a que nos referimos es de formaci6n clasica espa-
fiola, en donde se revela a primera vista la influencia de fray
Luis de Le6n. Vease este fragmento:

Salud, Santa justicia, yo te adoro,
tu bella luz derrama
sobre este suelo de oro,
que con solemne voto te proclama
su tutelar consejo y su tesoro.

Del invicto monarca que te envia
yo soy la predilecta,
que sola presidia
en el ameno campo do reflect
de eterna primavera claro dia.

Pero el grande Fernando, cuyo pecho
en tu sagrado temple,
en ldgrimas deshecho
dijo desde su alcdzar: ((Te contemplo
lejana, Puerto Rico, de mi lechoo.

La Oda terminal:

Al frente de mis lares,
aquesta es tu mansion: yo te recibo
que con amor festive
vienen en pos de ti, y en mis altares
celebrad el instant de tu arribo (2).

Sobre la Oda dicen los hermanos Perea:
(Condensa, aunque con alguna matidez, el jiibilo na-
cional ante la instalaci6n de la Audiencia. La lira de
Garcilaso sirvi6 de molde a aquella exaltaci6n senti-

1. Coil y Toste, Cayetano: Boletin Hist6rico de Puerto Rico, mayo y
junio, afio XIII, ndm. 3, San Juan, P. R., 1926, pig. 146.
Esta poesia, La Ninfa de Puerto Rico, de Bibiana Benitez, se encuentra
originalmente en el tomo VI de las Memorias de Pedro Tomas de C6rdova,
volume publicado en San Juan de Puerto Rico, en el afio 1833, pigs. 316 a 320.
S2. Coll y Toste, Cayetano: B. H. P. R., mayo y junior, afio XIII, nd-
mero 3, 1926, psgs. 147 a 149.







LA POESIA EN PUERTO RICO 35

mental de dofia Bibiana, que en alas de esta forma,
la mis discretamente horaciana del parnaso espafol,
acert6 llevar tambi6n a su oda rAfagas del Justum et
Teacem y del Beatus Ille y expresiones sueltas que
parecen de Horacio (1).
Tambien escribi6 esta poetisa un drama titulado: La Cruz
del Morro (2), que trata del ataque de los holandeses en Puerto
Rico. Se conoce de ella, ademis, una composici6n en d&cimas,
con el epigrafe: A la Vejez, de forma calderoniana (3). De
este trabajo cito la primera y la iltima d6cimas, como ilus-
traci6n:

Adi6s los pasados dias
de mi dulce juventud;
idos con la multitude
de glorias que fueron mias.
iOh, tristes, siempre sombrias
memories que me matdis,
si a mi mente no os mostrdis,
tales como entonces fuisteis,
ipara qud dicha me disteis
si agora me las quitdis?





En el inmenso taller
en que la vida fabrics,
si todo lo multiplicas,
todo lo haces perecer.
No te envidio tu poder,
avara naturaleza,
de la mdgica belleza
artist sin coraz6n...

1. Indice, afo II, n6m. 20, noviembre de 1930, pig. 318.
2. Benitez, Maria Bibiana: La Cruz del Morro. Episodio de la His-
toria de Puerto Rico en el afio de 1625, en que los holandeses tomaron
la plaza. Drama en dos actos y en verso. Establecimiento de Ignacio Guasp,
Puerto Rico, 1862. Es, ademas, autora de un Didlogo en verso de caricter
religioso. Est. de Ignacio Guasp, San Juan, Puerto Rico, 1858, 15 pigs.
3. Coll y Toste, Cayetano: Boletin Histdrico de Puerto Rico, mayo
y junior, afio XIII, nim. 3, 1926, pig. 149. Vease, ademas: Aguinaldo Lirico
de la Poesia Puertorriquefia, pags. 33 a 38.







36 CESAREO ROSA-NIEVES

La vejez es tu bald6n
y tu t&rmino la huesa (1).

Son estos esporidicos encuentros, los primeros destellos de
la poesia culta en Puerto Rico, en donde figure como primer
poeta puertorriquefio el presbitero don Francisco de Ayerra
Santa Maria, residenciado en Mexico. A dofia Bibiana Benitez
le cabe el honor de ser la primera mujer que en la isla se
dedic6 al verso (2).
Aunque estos principios ofrecen una colaboraci6n pobre y
desvinculada, en cuanto a sentido generacional, ellos contri-
buyen para ir formando en el pais la emulaci6n literaria, que
mis tarde arraig6 con la aparici6n de los Aguinaldos, Almana-
ques, Antologias y demis publicaciones, que van recogiendo,
como veremos mis adelante en esta obra, la producci6n lirica
de la juventud.




















1. Angelis, Maria Luisa de: Mujeres Puertorriquef as, que se han dis-
tinguido en el cultivo de las cienclas, las letras y las artes desde el si-
glo xvn hasta nuestros dias. Tip. del Boletin Mercantil de P. R., 1909, pd-
gina 11.
2. Queremos dedicarle un recuerdo en esta nota a Carmen Hernandez
de Araujo (1832-1877), que se dedic6 en los primeros afios de su vida al
drama y al verso. Poetisa puertorriquefia que nombraremos mis adelan-
te. Para esta escritora v6ase: Aguinaldo Lirico de la Poesia Puertorri-
quefia, opus. cit., pags. 138 a 139.





















CAPiTULO II


INICIOS Y AFIRMACION DE LA POESIA ROMANTIC
EN PUERTO RICO

(1843-1880)


























A pesar de la censura de la 6poca y de la poca libertad de
pensamiento que la legislaci6n espafiola ofrecia al pueblo
de Puerto Rico, los poetas pugnaban contra el medio, limando
sus mordazas para la exteriorizaci6n de su ideario lirico (1).

(Reinaba dice Fernandez Juncos en literature un
convencionalismo o un espiritu de imitaci6n que rara
vez dejaba traslucir, en las producciones de aquella
indole, el temperament peculiar del escritor o del poe-
ta. En punto a religion, historic o ciencia social, habia
que subordinar el pensamiento a la estrechez meticu-
losa e incredible de la previa censura en esta regi6na (2).

Esta dificultad, unida a los escasos medios de publicaci6n, de
medios educativos y aislamiento cultural, ayudaron en parte a
nuestro retardamiento literario (3).
Dentro de estas condiciones precarias para nuestro desenvol-
vimiento ideol6gico, fue que surgi6 la fecunda idea de publicar

1. Fernandez Juncos, Manuel: Artes y Letras. Articulo de El Libro
de Puerto Rico. Secci6n XII, 1922, pig. 758.
2. Fernandez Juncos, Manuel: Semblanzas Puertorriquemas. Imp. El
Buscapid, Puerto Rico, 1888, pig. 5.
3. Fernindez Juncos, Manuel: Artes y Letras, pig. 758.






CESAREO ROSA-NIEVES


la primera colecci6n de esbozos literarios de que tenemos no-
ticia (1). Llevaba por titulo Aguinaldo Puertorriqueto, y se
public en 1843. Esta es la primera obra con caracter de anto-
logia que aparece en Puerto Rico. Dicen los-autores en el
proemio que:
cen una reuni6n de amigos, acordaron componer y pu-
blicar un libro enteramente indigena, que por sus be-
l1ezas tipograficas y por la amenidad de sus materials
pudiese dignamente, al terminar el afio, ponerse a los
pies de una hermosa, o en signo de reconocimiento y
de carifio ofrecerse a un amigo, a un pariente, a un pro-
tector, reemplazando con ventajas a la antigua botella
de jerez, al mazapan y a las vulgares coplas de Na-
vidad) (2).
Contiene este volume poesias de Alejandrina Benitez, Ig-
nacio Guasp, Jacobo (Francisco Pastrana), Hernando (Juan Ma-
nuel Echevarria), Carlos Cabrera, Fernando Roig, Mario Kolh-
mann (Eduardo GonzAlez Pedroso), Martin J. Travieso, M. A., y
otros trabajos en prosa de Travieso, Kolhmann, Mateo Cavaihon,
Hernando y F. V. (Francisco Vassallo Fores). Este fue, como
dice Salvador Brau:
(el primer vagido de la musa puertorriquefia, vagido
que cruzando los mares hubo de resonar en la Metr6-
polis despertando alli un recuerdo de amor en various
estudiantes, hijos de nuestra provincia, j6venes de quin-
ce a veinte afios de edad, que respondieron al alarde
literario de sus hermanos publicando en Barcelona el
Album Puertorriquefio (3).
Este primer Aguinaldo Puertorriquefio posee escaso valor
literario, pero exhibe un sano prop6sito de comienzo. Semilla
de aurora fu6 esta obra que sirvi6 de estimulo a Manuel A. Alon-
so, Pablo Saez, Francisco Vassallo, Juan B. Vidarte y Santiago
Vidarte, que estudiaban en la Universidad de Barcelona, y de-
cidieron contestar a los autores del Aguinaldo con otra compi-
laci6n de trabajos literarios que titularon Album Puertorrique-
io. Esta nueva publicaci6n sali6 a la luz en Barcelona, en el

1. Sama, Manuel Maria: Bibliografia Puertorriquefia. Tip. Commercial,
Mayagiiez, Puerto Rico, 1887, pig. 15.
2. Aguinaldo Puertorriquefo. Colecci6n de producciones originales en
prosa y verso. Imprenta de Gimbernat y Dalmau, Puerto Rico, 1843.
3. Alonso, Manuel A. El Gibaro, Barcelona, 1849, pigs. 3-4.






LA POESfA EN PUERTO RICO 41

aio 1844 (1). En la introducci6n, tratan los colaboradores de
explicar el fin sencillo de su obra, cuando dicen:
(El Aguinaldo Puertorriqueiio nos ha entusiasmado, y
asi nos arrojamos a escribir el Album Puertorriquefio
en que tal vez no se hallari ni talent ni arte; pero
por otra parte estarA escudado con el nombre de nues-
tra patria, como un recuerdo de amor para ella, como
un derecho de hermandad para sus hijos (2).

Estos dos libros, el Aguinaldo Puertorriqueio (1843) y el
Album Puertorriquetio (1844);
(fueron, en realidad sino las primeras -, las mis im-
portantes y conocidas manifestaciones de la naciente
literature en Puerto Rico. Predominaba ya en ellos
desde entonces la tendencia po6tica y principalmente
la forma lirica, que fu6, constantemente, despubs, la
que ha tenido y tiene aqui mayor numero de cultiva-
dores. A ello contribute, en mi sentir, no solamente
las condiciones etnicas de la mayoria de estos habi-
tantes, sino el medio fisico tropical de admirable be-
lleza de esta regi6nm (3).
De los cinco autores que aparecen en el Album Puertorri-
quefio, Santiago Vidarte (1828-1848) y Manuel A. Alonso (1822-
1889), son los que mayor prestigio han alcanzado; Santiago Vi-
darte (4) ya revela un poeta romAntico de bastante buena linea-
ci6n lirica. LUstima que hubiera muerto tan joven. La influen-
cia de Jos6 de Espronceda (1808-1842) es muy marcada en Vi-
darte (1828-1848), aun en su mejor poema polim6trico titulado
Insomnio. El poeta yabucoefio no olvida el romanticismo byro-

1. Album Puertorriqueio. Colecci6n de Ensayos Po6ticos que dedican
los autores a sus padres y amigos. Barcelona, 1844.
2. Album Puertorriquefo. Barcelona, 1844, pag. 111.
3. Fernandez Juncos, Manuel: Artes y Letras. Articulo de El Libro
de Puerto Rico, 1922, secci6n XII, pig. 758.
4. V4ase: Vidarte, Santiago: Poesias, Vidarte. Puerto Rico, 1849. Este
tomo de poesias de Vidarte estA precedido de un pr6logo de Manuel
A. Alonso. Es important anotar de paso, que el verdadero nombre de
Vidarte es Jos6 Santiago Rodriguez. Y es con este nombre que aparece
catalogado en el archive parroquial de Yabucos. V4ase: Neumann Gandia,
Eduardo: Benefactores y Hombres Notables de Puerto Rico, vol. II, pa-
gina 53. Imp. del Listin Comercial, Ponce, 1899; y Rosa-Nieves, Cesdreo:
Aguinaldo Lirico de la Poesia Puertorriqueia. Editorial Campos, Puerto Rico,
1957, pigs. 117 a 129.






CESAREO ROSA-NIEVES


niano, que se filtr6 en su personalidad al trav6s de Espron-
ceda (1).

Vease el siguiente fragmento de su poesia-Insomnio:
Boguemos, boguemos
al son de los remos;
la noche convida.
iQue bella es la vida
que corre en el mar!
El aura ligera,
veloz, placentera,
nos va susurrando,
meciendo, empujando
la barca fugaz (2).

Espronceda, en su Coro de Demonios, del poema El Diablo
Mundo, dice:
Boguemos, boguemos
la barca empujad,
que rompa las nubes,
que rompa las nieblas,
los aires, las llamas,
las densas tinieblas,
las olas del mar (3).

A este esproncedismo en la obra de Vidarte, aluden los her-
manos Perea, cuando afirman:
allegamos ahora en este catilogo a la primera figure
representative de nuestro Parnaso, al padre de la poe-

1. Comenta Fernandez Juncos sobre la literature de la dpoca: cVi-
darte imitaba a los poetas rombnticos de entonces, y mrs principalmente
a Espronceda; Alonso se inclinaba con predilecci6n hacia la vis c6mica
de Bretdn de los Herreros y la sagacidad amena y bondadosa de Mesonero
Romanos; Echevarria procuraba imitar a Herrera y a Quintana; Bibiana
Benitez mostraba gran entusiasmo por la magestad lirica y los pensamientos
conceptuosos de la musa calderoniana, mientras que Alejandrina Benitez
reflejaba a veces los entusiasmos liricos de Tula Avellaneda. Aparecia, pues,
la poesia lirica puertorriquefia como una hijuela legitima de la espafiola,
pero con apreciables condiciones de viabilidads. Torado de: El Libro de
Puerto Rico, secci6n XII, 1922, pig. 760.
2. Fernandez Juncos, Manuel: Antologia Puertorriquefia. Hinds, No-
ble y Eldredge, New York, 1913, pdg. 57.
3. Espronceda, Jos6 de: Obras Po6ticas. Paris, 1916, pdg. 155.






LA POESIA EN PUERTO RICO 43

sia puertorriquefia, al Quinto Enio de la lirica patria,
que si no alcanz6 los largos afios del protegido de Ca-
t6n, lo di6 en los cortos que le depara el cielo carta
de naturaleza a la balbuciente Musa national. Porque
si bien no logr6 eximirse de rendir tribute al roman-
ticismo imperante en la Metr6poli, vibran sin dispute
en los versos de don Santiago Vidarte, a quien ya ha-
bri adivinado el lector que nos referimos, la nota cas-
tizamente regional, el sentimiento espontineo por el
lar native, la explosion en sintesis, del entusiasmo pa-
tri6tico, que sellan perdurablemente la autonomia lite-
raria del pais medio siglo antes que la efimera sagas-
tina. Se enlist Vidarte bajo las ensefias de Espronceda
a quien imit6 tan patente, que pueril sera tratar de
demostrarle (1).
Vidarte admire al romintico hispano hasta la exageraci6n,
incrustando en sus estrofas la mayor parte de las veces, lines
que denuncian a primera vista su esclavitud esproncediana. En
su poesia Recuerdo a mi Caro Padre, exclama el poeta puerto-
rriquefio:

iPor que venis a torturar mi mente
pasados dias de feliz ventura?

Versos que nos recuerdan automaticamente aquellos otros
del cantor de Teresa:

iPor qud volvdis a la memorial mia
tristes recuerdos del placer perdido?

Otro autor que se asoma en la obra po6tica de Vidarte, aun-
que no con tanta insistencia como Espronceda, es Campoamor.
Esta influencia se destaca en sus tres doloras a Elvira y que
titula Dolora, aunque son verdaderos epigramas. Para ejemplo,
v6ase 6sta, que es la tercera:

Ni un minute de reposo.
Gozo
desde la hora en que cai
a tus plants prisionero...
1. Indice. Mensuario de Cultura, afio II, nim. 20, San Juan, Puerto
Rico, noviembre de 1930, pag. 319.







44 CESAREO ROSA-NIEVES

iElvira, dueio hechicero,
tanto he sufrido por ti!
Y tu boca siempre gasta
palabras de tirania.
aiNo te he dicho, vida mia,
que te adoro? giEso me bastah!
aYo quisiera, Elvira...D (Qug?
aPues... para career todo eso...
Di.) (Que me dieras un beso.D
iHuy, que picaro es usted!h (1).

En algunas poesias, Vidarte se liberta de la influencia de
su maestro Espronceda, y de Campoamor, para cantar con su
propio estro y entonar independientemente su canci6n. Se ad-
vierte en toda la obra del poeta, un aire de pesimismo, una
inconformidad por todo en la vida, que es caracteristica esen-
cial de los poetas rominticos de Europa. Tambien Vidarte, en
sus poemas, hizo gala del poliestrofismo en boga, reveladora del
deseo de libertad y manifestaci6n viva de los poetas del si-
glo xix.
Entre los poemas que public Vidarte, son dignos de men-
cionarse, despues de su celebrado Insomnio, los siguientes:
El Sereno, La vida de Amor o la Juventud, A mi Caro Padre
en sus Dias, La Vida, A una Rosa, La Niiia Dormida, Mi Adi6s,
El Trovador, A Una Hermosa, Un Recuerdo de mi Patria (2),
Ante una Cruz, plegaria religiosa cuajada de dolor, La Jibarita
y La Nube, de vuelo descriptive (3).
Santiago Vidarte es puntero de una series de motives que
persisten en los poetas rominticos posteriores en Puerto Rico,
tales como: el insomnio, el nocturno, el carpe diem, la reli-
giosidad, el mar, la jibarita, la nota del paisaje en actitud
subjetiva y ese pesimismo gris, tan caracteristico en toda la
generaci6n romdntica, herencia de los poetas europeos del
siglo, especialmente espaioles, como veremos en el curso de
estos trabajos.
Hay que anotar, sin embargo, que Vidarte tuvo mayor for-
tuna que los escritores que le antecedieron en el pais, ya que

1. Coll y Toste, Cayetano: B. H. P. R., mayo y junio, afio XIII, nd-
mero 3, pigs. 155 a 156, San Juan, 1926.
2. Album Puertorriquefio. Barcelona, 1844, pigs. 9 a 181.
3. El Cancionero de Borinquen. Composiciones Originales en Prosa y
Verso, Barcelona, 1846, pags. 137 a 139 y 47 a 48, respectivamente.







LA POESfA EN PUERTO RICO 45

el nivel intellectual de la isla estaba bastante adelantado en
su tiempo (1).
Junto a Vidarte colabor6 tambien en el Album Puertorri-
quefio, Manuel A. Alonso y Pacheco (1822-1889), como ya he
sefialado en pirrafos anteriores. Alonso aventaj6 a Vidarte
por el ambiente pintoresco, netamente puertorriquefio, crio-
lismo que imprimia a sus obras, especialmente en las poesias
que aparecen en El Gibaro (2).
Desde luego que no podemos silenciar sus primeros pass
en la lirica, en que estuvo Alonso extraviado por ex6ticas
influencias esproncedianas, antes de sellar su verdadera auto-
nomia puertorriquefia. Vease la semejanza en los siguientes
fragments de la canci6n de El Salvaje, que obedece a un
deseo de libertad:

Que venga aqui el europeo
codicioso,
y si acercarse lo veo,
morird al punto a mis manos;

1. Aqui cabe citar lo que nos dice Sotero Figueroa, sobre el ambiente
intellectual que logr6 Vidarte en su aparici6n a la cultural del pais. Co-
menta el autor citado que: acon la creaci6n del Seminario empezaron a
surgir algunos colegios privados, y aparte del que por el afio de 1834 creara el
Conde de Carpegna, en 1837 se establecieron en la capital el Instituto
Liceo de San Juan, que dirigian algunos Padres Escolapios y el Museo de
la Juventud, que regentaban varies entendidos Profesores, cuyos nombres
sentimos no conocer para presentarlos a la gratitud de esta generaci6n
y de las futuras. Estos centros docentes no hay duda que dieron algln
auge a la ensefianza secundaria.
Tambien debemos citar el Liceo de Mayagiiez, que igualmente y poco
mis tarde establecieron en la expresada poblaci6n los citados Padres Esco-
lapios; el Liceo de San Felipe, que fund y dirigi6 en Arecibo el memora-
ble presbitero don Mariano Vidal, y que tanto contribuy6 a levantar el
nivel intellectual de los arecibefios, y el no menos apreciable Colegio que
tan ventajosamente sostuvieron algdn tiempo en Humacao, el distinguido
professor don Fernando Roig, y en cuyas aulas hizo sus primeros studios
el que en su rapida peregrinaci6n por nuestro mundo literario, huellas tan
luminosas nos dejara para que lo admirisemos a trav6s del tiempo y la
distancia.
Se ve, pues, que Vidarte fud mis afortunado que sus predecesores.
Hall6 un medio ambiente mis apropiado para que su intelecto se desarro-
11ase, y bien pronto di6 felices muestras de su privilegiado talenton. Figue-
roa, Sotero: Ensayo Biogrifico. Tip. El Vapor, Ponce, Puerto Rico, 1888,
pigs. 97 y 104.
2. Alonso, Manuel A.: El Gibaro. Prosa y Verso. Cuadro de costum-
bres de la isla de Puerto Rico, Barcelona, 1849. Vease, ademis: Rivera, Mo-
desto: Concepto y Expresi6n del Costumbrismo, M4xico, 1952.







CESAREO ROSA-NIEVES


que para sufrir tiranos
en su patria no naci.

Con el siguiente estribillo:

Que es mi vida vivir libre
.sin cadenas que me opriman;
con su peso s6lo giman
los esclavos y no yo (1).

Esto nos recuerda, con poco esfuerzo, La Canci6n del Pirata
de Espronceda (1808-1841):

Alld mueven feroz guerra
ciegos reyes
por un palmo mis de tierra;
que yo tengo aqui por mio
cuanto abarca el mar bravio
a quien nadie impuso leyes:

Con el estribillo de:

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi Dios la libertad,
mi ley la fuerza y el viento,
mi 2nica patria la mar (2).

En estos ejemplos, la similitud entire Alonso y el poeta de
Almendralejo es tan pronunciada que huelga el comentario.
Pero como he apuntado antes, muy pronto se sacudi6 Alonso
de estas influencias para convertirse en un escritor que:
(escribia con sencillez y gracia, era ingenioso y agudo
en el decir, tenia una facundia admirable para im-
provisar y contar cuentos y an6cdotas, y nadie di6 en
su tiempo tan exacto colorido como 61 a la pintura de
costumbres campesinas puertorriquefias. Conocia per-

1. Album Puertorriquefio. Barcelona, 1844, pigs. 141-144. En el mismo
tono esproncediano tiene Manuel A. Alonso otra composici6n, en el Can-
cionero de Borinquen, Barcelona, 1846, titulado El Bandido, pigs. 140-144.
En forma polimdtrica, en el Aguinaldo Puertorriquefto, de 1861, pigs. 117 a 118,
encontramos otra expresi6n de libertad, en otra composici6n titulada. El
Bandolero de J. Monteagudo y Zea.
2. Espronceda, Jos4 de: Obras Poeticas. Paris, 1916, pig. 60.






LA POESiA EN PUERTO RICO


fectamente el dialecto de nuestros jibaros, mezcla del
lenguaje popular andaluz y del castellano viejo con
algunas voces indigenas, y en ese dialecto escribia ro-
mances muy amenos y graciososa (1).
Consideramos que es Alonso el poeta mis puertorriquefio
del siglo xix, por sus vivos cuadros criollos, repletos de color
regional (2). MIs adelante, volveremos a ocuparnos de 61 con
mis amplitud, en el studio de la poesia jibara.
Del resto de los poetas del Album Puertorriquefio, tenemos
muy poco que decir, a excepci6n de Francisco Vassallo y Ca-
brera (1822-1867), que cultivaba entire ellos la nota humoristica
en forma de epigrama. De 41 hemos recogido unas cuantas com-
posiciones apicaradas, mis o menos, como 6sta:

Mirdndose al espejo satisfecho
un chato, tuerto, manco y jorobado
exclam6 sonriendo entusiasmado:
(cEl hombre es lo mejor que Dios ha hecho!h (3).

Y este otro que encarna una aguda ironia:

Hablaba Luis de retratos
con Ines, y la taimada
le cont6, que nunca el suyo
hizo nadie, ni por chanza.
El, que su historic sabia,
sonriendo, dijo en calma:
ciCuando yo te conoci,
ya estabas tft re-tratada...! (4).

Como se ve por los epigramas citados, Vassallo tenia faci-
lidad innata para producer la risa con donaire. Nos dice Neu-
mann al referirse a Vassallo y Cabrera:
(su musa era alegre, divertida, juguetona. Su litera-
tura pertenece al g6nero festive, picaresco y satirico.
Era Vassallo mis bien un humorista, que decline su
1. Fernandez Juncos, Manuel: Antologia Puertorriquefia. New York,
1913, plg. 20.
2. Fernindez Juncos, Manuel: Semblanzas Puertorriqueiias. Puerto
Rico, 1888, pig. 30.
3. El Cancionero de Borinquen. Barcelona, 1846, pag. 70.
4. Monge, Jos6 Maria: Poetas Puertorriqueftos. Mayagiiez, 1879, pigi-
na 372.






48 CESAREO ROSA-NIEVES

inspiraci6n po6tica en una especie de prosa rimada
con feliz acierto. Aunque su estilo aparece a menudo
incorrect, escribia con donosura y lograba cautivar
el espiritu de sus lectores. En su Clinica Jibara imita
el lenguaje de nuestros campesinos: su lectura des-
pierta verdadera hilaridad y es una prueba de sus
buenas disposiciones po6ticas (1).
En el mismo aiio de 1844, en que tuvimos la oportunidad
de presenciar el resurgimiento de los poetas del Album Puer-
torriquefio, tambien sali6 a la luz pdblica, otra obrita de unas
24 piginas, en donde volvemos a encontrar poesias de Juan
Manuel Echevarria, Ignacio Guasp, Francisco Vassallo, Carlos
Cabrera y Francisco Pastrana. La obra es una descripci6n de
las fiestas y regocijos piiblicos, con que la ciudad de Puerto
Rico celebraba el juramento prestado el 10 de febrero de 1844,
a S. M. la Reina de Espafia, Dofia Isabel II, declarada mayor
de edad por las Cortes del Reino (2). Estos cinco escritores, que
ya habiamos saludado en el primer Aguinaldo Puertorriqueiio
del 1843, nos vuelven a sorprender en este nuevo cuaderno ci-
tado, con sus inocentes entusiasmos liricos. El valor del opiscu-
lo, obedece enteramente a su oportunidad hist6rica, casi hu-r-
fano, por lo tanto, de importancia literaria.
En el 1846, nos encontramos con dos libros, hoy muy raros:
El Cancionero de Borinquen (3) y el segundo Aguinaldo Puerto-
rriqueiio (4).
El primero, El Cancionero de Borinquen, que contiene pro-
ducciones en prosa y verso de Francisco Vassallo, Pablo Siez,
Manuel A. Alonso, Santiago Vidarte, Juan B. Vidarte y Ram6n
E. Carpegna, lo dedicaron sus autores a la Sociedad Econ6mica
de Amigos del Pais. Sobre esta obra nos ha dicho Menendez
y Pelayo:
(salvo la buena intenci6n y el recuerdo simpatico de
la patria lejana, poco hay que elogiar en las piginas
de este libro inocentisimo. La mayor parte de estos
principiantes se malograron j6venes, y otros abando-
naron pronto el cultivo de la poesia, distraidos por

1. Neumann, Eduardo: Benefactores y Hombres Notables de Puerto
Rico. Vol. II. Ponce, 1899, pig. 161. VWase: Rosa-Nieves, Cesireo: La Ldm-
para del Faro. Editorial Club de la Prensa, M6xico, D. F., pigs. 79 a 92.
2. Fiestas Reales de Puerto Rico, por el juramento a S. M. la Reina
Dofia Isabel II el 10 de febrero de 1844. Imp. de Gimbernat, P. R., 1844.
3. Cancionero de Borinquen. Barcelona, 1846.
4. Aguinaldo Puertorriquefio. Tip. I. Guasp, Puerto Rico, 1846.






LA POESfA EN PUERTO RICO 49

mis prosaicas y lucrativas ocupaciones. De todos ellos,
el malogrado Santiago Vidarte era el de mayores es-
peranzas, y su fantasia lirica Insomnio es, con todas
sus incorrecciones, vaguedades y reminiscencias dema-
siado inmediatas, la mejor poesia del tomo, que por
otra parte seria impertinente tratar en serio, como obra
que es de muchachos) (1).
Refiriendose al Aguinaldo Puertorriquefo del 1843, al Album
Puertorriquefio del 1844 y al Cancionero de Boriqu6n de 1846,
resumia Jose De Diego, diciendo que eran:
acoplas de amores, angustias fantisticas, alegrias de
la mocedad, sin que entire ellos surgiera una persona-
lidad vigorosa y representative de nuestra evoluci6n
poetica, a pesar de que algunos, como Alonso, escri-
bieron articulos y romances admirables de verdad y
colon) (2).
En cuanto al Aguinaldo Puertorriqueno del 1846, tenemos
que argiiir que es de endeble valor literario, mis o menos igual
que las otras colecciones citadas. Todas ellas son obras de ju-
ventud y entusiasmo que compilan los primeros atisbos liricos
del romanticismo inicial de la 6poca. Colaboran en este se-
gundo Aguinaldo los siguientes poetas: Ignacio Guasp, Ale-
jandrina Benitez, Jacobo (Francisco Pastrana), Carlos Cabre-
ra, Martin J. Travieso, M. P. y A. y Mario Kolhmann (Eduardo
Gonzalez Pedroso); y en prosa, Jos6 Julian Acosta y Martin
J. Travieso.
Entre estos autores merecen especial menci6n Francisco Pas-
trana, Martin J. Travieso y Alejandrina Benitez por sus poe-
sias, que aunque ricas en defects de expresi6n, denucian un
delicado temperament poetico en lucha contra el medio.
Despu6s de los dos primeros Aguinaldos citados, hay unos
afios de silencio antol6gico, para reaparecer mis tarde esta co-
leci6n con el nombre de Almanaque Aguinaldo (1857) (3).
Anteriormente, en el afio 1846, aparece la Semana Literaria

1. Menendez y Pelayo, Marcelino: Historia de la Poesia Hispano-Ame-
ricana. Tomo, I, Madrid, 1911, pig. 338.
2. Ribera Chevremont, Evaristo, y Alegria, Jose S.: Antologia de Poe-
tas J6venes de Puerto Rico. Tip. Real Hnos., San Juan, Puerto Rico, 1918,
pdgina VII.
3. Almanaque Aguinaldo de la Isla de Puerto Rico para el afio 1857.
Mayagiiez, Puerto Rico, 1857. (Tapia, Vassallo, Comas, Castro, Acosta);
138 piginas.







CESAREO ROSA-NIEVES


del Boletin Mercantil. Esta es una publicaci6n que se dedica
a recoger especialmente trabajos de autores extranjeros: Ale-
jandro Dumas, Zorrilla, Espronceda, Hartzembush, etc. Entre
las paginas 129 a 133 aparece un fragmento de un canto des-
criptivo, otra de las primeras poesias de este genero que hemos
hallado para la bibliografia de la isla. Consta de diecinueve
octavas reales y se titula: Al Sol Naciente (1846). Es un canto
al sol en donde se adivina una intenci6n muy honrosa de de-
seo de progress y liberalism. El autor parece escudarse en
un seud6nimo que no hemos podido descifrar, a pesar de nues-
tros esfuerzos: Sisto Sienz de la Cimara. Los apuntes de la
naturaleza aparecen en una actitud muy regada y estA casi
ausente el calor local. El poema represent un esfuerzo t6c-
nico de regular importancia, y refleja un hondo pesimismo
de la vida. Termina con esta octava:

Si, dime porqud vas siempre incansable
por la b6veda azul del ancha esfera,
siempre tu rayo de oro perdurable
vibrdndolo en tu filgida carrera.
iPor qud sobre este mundo deleznable
suspended tu encendida cabellera,
y qud fuerza, qud fin, o qud misterio,
te obliga a iluminar tanto hemisferio? (1).

De aqui en adelante sigue publichndose el Almanaque Agui-
naldo (1857), sin cambio alguno, hasta el afio de 1880 en que
desaparece. Luego surgeon otros, como el Almanaque del Buen
Humor Puertorriqueffo para el afio 1875, Almanaque de las Da-
mas para 1884, Almanaque Hispano-Americano, Almanaque Li-
terario del Boletin Mercantil para el afio de 1881, Almanaque
Literario de Puerto Rico para el afio de 1877, Almanaque de
la Isla de Puerto Rico 1877, Calendario de Puerto Rico para
el afio de 1879, Almanaque de la Isla de Puerto Rico 1893, Al-
manaque Mas6nico para el afio de 1901, Almanaque de los Do-
mingos del Boletin 1904, Almanaque Poncefio 1925, Almanaque
de Puerto Rico para 1911, Almanaque Puertorriquefio 1913,
Almanaque Asenjo 1916, Ntmero de Almanaque (de Vida Ale-
gre) 1913, el Almanaque de Humacao 1924, que se publicaba
1. Semana Literaria del Boletin Mercantil. Tomo I, Imp. del Boletin,
1846, pig. 133.






LA POESIA EN PUERTO RICO


bajo la direcci6n de Juan Vicente Rafael (Juan Rivera Viera),
y otros mis (1).
Esta series de Almanaques ha llevado, mis o menos, la mis-
ma preocupaci6n antol6gica de coleccionar en sus paginas la
literature de los afios a que correspondent. En este noble y al-
truista prop6sito, dichas colecciones han sido muy Atiles al pais,
y sobre todo, a los poetas j6venes, sirviendo a estos Oltimos,
en ausencia de revistas literarias, de tribune lirica desde donde
lanzaban al puiblico sus primeros balbuceos poeticos.
Dejando atras el primer Aguinaldo, el Album y el Cancio-
nero ya citados, tenemos que marcar con piedra blanca la apa-
rici6n de El Gibaro (1849), de Manuel A. Alonso, obra en donde
se present su autor casi libre de toda influencia extranjera.
El libro contiene una hermosa galeria de cuadros de costum-
bres puertorriquefias, en donde el author revela una persona-
lidad puramente regional. Con referencia a esta obra, nos ha
dicho Sama:
con fidelidad suma, rico colorido y gracejo especial,
describe Alonso algunas de nuestras costumbres, entire
las cuales El Bando de San Pedro y Carreras de San
Juan, han desaparecido para siempre; algunas como
Los Aguinaldos tienden a desaparecer, y otras como
La Gallera, El Baile de Garabato y Una Pelea de Ga-
llos, parecen copiadas de nuestros diasa (2).
La parte poetica de El Gibaro esta escrita en romances, for-
ma muy usada por los poetas romanticos espafioles del si-
glo xxx; desde Mel6ndez Vald6s (1754-1817), (prerromantico),
Duque de Rivas (1791-1865), Jos6 Zorrilla (1817-1893), etc. Pero
aqui se trata de romances jibaros, escritos en el lenguaje ar-
caico de nuestros campesinos, constituyendo un conjunto de
gracioso y pintoresco costumbrismo que estudiaremos mis
adelante.
Tambi6n merece sitio en este recorrido el poema El Yunque
de 1851, canto 6pico a la Sierra de Luquillo, escrito en octavas
reales y de bastante correcci6n po6tica. El poema es obra de
la pluma de Rafael Castro (3). Con iguales m6ritos ocupan nues-

1. VWase: Pedreira, Antonio S.: Bibliografia Puertorriquefa. (149&
1930.) Madrid, 1932, pigs. 489 a 493.
2. Sama, Manuel Maria: Bibliografia Puertorriquefia. Mayagiiez, Puer-
to Rico, 1887, pig. 17.
3. El Yunque. Canto epico leido por su autor R. C. en la Academia
Real de Buenas Letras de Puerto Rico el dia de su recepci6n en ella, 23 de
enero de 1851. Tip. I. Guasp, Puerto Rico, 1851.







CESAREO ROSA-NIEVES


tra atenci6n los Poemas Premiados (1) recogidos en un libro de
81 piginas y publicado en 1851. El opfisculo consta de dos poe-
mas: uno de Juan Manuel Echevarria, dividido en cuatro can-
tos y un epilogo. Este obtuvo el primer premi6 en el certamen
celebrado por la Academia Real de Buenas Letras (2), con motivo
de conmemorar la Gloriosa defense de la ciudad de Puerto
Rico durante el asedio britdnico que sufri6 en 1797. Y la otra
poesia es de Manuel Felipe Castro, que consta de cuatro cantos,
y a la cual se le adjudic6 el acc6sit del tema. Conocemos otro
poema de bastante extension, escrito por el poeta Juan Manuel
Echevarria, titulado La Victoria del Morro. El poema canta
-en silvas-- la heroica defense de la ciudad de Puerto Rico
contra los holandeses en 1625. Esta poesia estuvo designada
para el primer premio en el iltimo concurso que celebr6 esta
Academia en el afio 1854 (3). El poema ha tenido la suerte de
lograr dos ediciones. La primera en Caracas (1854), y la segunda
en San Juan de Puerto Rico (1911) (4).
La poesia La Victoria del Morro, represent un esfuerzo de
creaci6n digno de encomio, ya que el poeta vuela por un tema
cuajado de aridez. El poema esti trabajado en versos endeca-
silabos y heptasilabos, enlazados entire si, y revela bastante
espontaneidad y acierto.
Ya en estos iltimos ensayos literarios a que hemos aludido,
encontramos un advance cultural de mAs pretensiones. Y mien-
tras se desarrollaba en la Isla este entusiasmo por la poesia,
postulaba Narciso de Foxa, puertorriquefio nacido en San Juan
en 1822, y muerto en Paris ep 1883, como poeta de relevantes
alcances po6ticos y que floreci6 en tierras extranjeras (5). Tenia
Fox& facilidad para el dominio de los recursos po6ticos, y se
cuidaba con pulcritud y esmero de la forma. Bien que lo apun-
ta Menendez y Pelayo, al tener a Foxi:

1. Poemas Premiados, por la Academia Real de Buenas Letras de Puer-
to Rico, en la sesi6n pfiblica que celebr6 en 19 de noviembre de 1851.
Tip. I. Guasp, Puerto Rico, 1851.
2. Como se ve, esta Academia ayud6 tambidn con sus certamenes a
estimular la producci6n po4tica del pais. Es ldstima que haya tenido tan
poca vida. Se fund en el 1851, bajo la protecci6n del general Pezuela.
3. Menendez y Pelayo, Marcelino: Historia de la Poesia Hispano-Ame-
ricana. Tomo I, Madrid, 1911, pig. 339.
4. Echevarria, Juan Manuel: La Victoria del Morro. Imp. de Carrefio
Hermanos, Caracas, 1854. La otra edici6n es de: Tip. La Primavera, San
Juan, Puerto Rico, 1911.
5. Menendez y Pelayo, Marcelino: Historia de la Poesia Hispano-Ame-
ricana. Tomo I, Madrid, 1911, pig. 339.






LA POESIA EN PUERTO RICO 53

por ingenio discreto y bastante celoso de la pureza
de la lengua, como lo mostr6 volviendo al yunque una
y otra vez sus principles producciones, y bajo este
aspect no deja de justificar los benevolos elogios de
nuestro Cafiete, (1).
Durante este mismo parentesis hist6rico, se convierte en
blanco de los dristicos desahogos del general Sanz (1868-1870),
el poeta puertorriquefio Lorenzo Puente Acosta, nacido en la
capital de la Isla en el afio 1840. El poeta tuvo que emigrar a
Santo Domingo, y alli fund un colegio primeramente, y mas
tarde se dedic6 al periodismo, publicando un diario con el titu-
lo: El Eco de Asfia. Puente Acosta, que tan caras le costaron
sus ideas liberals, no solamente se distingui6 como poeta, sino
tambien como un fuerte periodista infatigable. Muri6 en la
Repdiblica Dominicana, coronado de olvido, en el aiio 1870 (2).
En todo este movimiento que se arremolinaba alrededor de
la literature embrionaria de Puerto Rico, hay que hacer re-
saltar ante la historic, los esfuerzos titinicos que por la ins-

1. Segin Men6ndez y Pelayo: Narciso de Foxa y Lecanda fu4 educado
en La Habana, por lo cual se le incluye, generalmente, entire los poetas de
la grande Antilla. sYa en 1839 habia aparecido en La Siempreviva su ro-
mance morisco Aliatar y Zaida; pero su reputaci6n data, principalmente,
de 1846, en que el Liceo de La Habana premi6 su Canto Epico Sobre el
Descubrimiento de America por Crist6bal Col6n, obra correct y bien ver-
sificada, aunque ni mejor ni peor que otros innumerables poemas de cer-
tamen. Menendez y Pelayo, Marcelino: Historia de la Poesia Hispano-
Americana. Tomo I, Madrid, pig. 340.
De las poesias que escribi6 Foxi, resaltan por su importancia literaria
las odas Al Comercio y A la Fe Cristiana. La critical ha encontrado en
estos dos poemas meritos suficientes para elevarlos a la categoria de ser
los dos mejores de su obra.
De Foxi se conoce la obra Ensayos Poeticos, de don Narciso de Foxi;
los da a la luz precedidos de un breve juicio critic por don Manuel Ca-
fiete, su amigo Ildefonso de Estrada y Zenea. Imp. de Andrds y Diaz, Ma-
drid, 1849.
2. Neumann, Eduardo: Benefactores y Hombres Notables de Puerto
Rico. Vol II, Imp. Listin Comercial, Ponce, Puerto Rico, 1899, pig. 213.
Este poeta, Lorenzo Puente Acosta, ha vivido ignorado en nuestra historic
literaria, y lamentamos no haber podido encontrar mis datos sobre su obra
para desenterrar plenamente su prestigio po6tico. Sin embargo, sabemos
que public las siguientes obras: Album Po6tico, descripci6n en verso de
las fiestas de San Juan, Puerto Rico, 1868, Imp. Audiencia, San Juan, Puerto
Rico, 1858; 62 pigs. Esta obra terminal con un articulo y una poesia contra
el general Sanz, y una series de quintillas del autor escritas antes de Puente
Acosta salir de Puerto Rico; y Biografia del Maestro Rafael Cordero, Im-
prenta Acosta, San Juan, Puerto Rico, 1868; 24 pigs. Contiene este opilscu-
lo un retrato del maestro y un elogio de Tapia.







54 CESAREO ROSA-NIEVES

trucci6n piblica y por el adelanto de la cultural en general,
hicieron instituciones como: Sociedad de Amigos del Pais, fun-
dada en el 1813 (1); la Sociedad Filarm6nica, de 1846; la ya
nombrada Academia Real de Buenas Letras, de 1851; El Ateneo
de Puerto Rico, de 1876 (2), que le abre campo a la ensefianza su-
perior, y el Segundo Instituto Civil de Segunda Enseflanza
de 1882, de la ciudad de San Juan, bajo la direcci6n de Jos6
Julian Acosta. Todas ellas ayudaron de una manera u otra al
progress cultural de Puerto Rico. Ellas fueron como incuba-
doras intelectuales de esperanzas e inquietudes, y dentro de
aquel medio ambiente tan precario, colaboraron con citedras,
certimenes, tertulias, libros y conferencias culturales para le-
vantar una juventud vigorosa en todos sus aspects. Este re-
surgimiento cultural va a hacer entronque mis tarde, con el
que en 1903 se inicia al fundarse la Universidad de Puerto
Rico. De este ambiente, de alguna prosperidad, gozaron la
poetisa Alejandrina Benitez (1819-1879) -madre de Gautier
Benitez--, premiada en el Certamen po6tico celebrado en 1863,
en honor del pintor Jose Campeche, con su poema: La Patria
del Genio, de bastante valor literario; Carmen HernAndez de
Araujo (1832-1877), autora de la oda: Tres Coronas, leida en el
Certamen de la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais para
el afio 1863, y Ursula Cardona de Quifiones (1836-1875), que
firmaba con el seud6nimo Angdlica, autora de las poesias:
A Mis Amigos Bardos de San Germdn, La Lira de las Flores
y En la Noche Solitaria, todas de corte becqueriano (3).

1. La Sociedad Amigos del Pais fue iniciativa del primer intendente
de Puerto Rico, don Alejandro Ramirez. No solamente inspire la fundaci6n
de esta benemdrita sociedad, sino que tambien abri6 las puertas al comercio
de la isla. rompiendo de este modo las murallas chinescas que ahogaban
nuestras relaciones industriales con los demis pueblos civilizados. En
el 1863, la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais, premi6 una Oda a Cam-
peche, de corte quintanesco, debida al Maestro Manuel Corchado (1840-
1884). El poema es de empefio, y esti escrito en verso altisonante al modo
de Quintana, en donde se entremezclan los versos de once y siete silabas.
La labor educativa y artistic de esta instituci6n durante el pasado siglo,
ha sido de valor inestimable en la historic de nuestro pais.
2. De todas estas instituciones la que mis vida e influencia ha alcan-
zado ha sido el Ateneo Puertorriqueflo, cuyo primer president fue Manuel
Elzaburu (1851-1892), el traductor de Te6filo Gautier. Por esta 6poca inicial.
Sgnchez Pesquera dict6 en el Ateneo conferencias sobre: El Romanticismo
y el Clasicismo, 1888; Alejandro Tapia, sobre: Est6tica y Literatura, 1881,
y el Dr. Regdlez y Sanz del Rio, sobre: Naturalismo y Realismo, 1887.
3. VWase: Angelis, Maria Luisa de: Mujeres Puertorriquefias. Tip. del
Boletin Mercantil, Puerto Rico, 1909. Alejandrina Benitez, pigs. 17 a 26;
Carmen Herndndez, pigs. 27 a 29, y Angelica, pigs. 30 a 44.






LA POESfA EN PUERTO RICO 55

Las restricciones de imprenta, por otra parte, mutilaron mu-
chos esfuerzos y ansias de gloria en las distintas zonas del
arte, sobre todo en la poesia, el drama y el periodismo, que
a no ser por la intolerancia de hierro de la 6poca, hubieran
dado mejores frutos. A este caso pertenece el hecho hist6rico
del poema: Agileynaba el Bravo, poema 6pico publicado en
el nimero 108 del peri6dico El Ponceiio, correspondiente al
22 de julio de 1854. El autor del poema, Daniel de Rivera, es-
piritu pasionalmente exaltado y romintico, tuvo que fugarse
al extranjero. Veamos la historic sint6tica del poema, siguiendo
el opisculo del poeta Antonio Mirabal, folleto de 1945 y que
recoge este curioso acontecimiento literario-juridico (1).
Daniel de Rivera public las treinta primeras estrofas (octa-
vas) de su poema, primera parte de la obra (1854), y fue per-
seguido judicialmente y encarcelado por este delito po6tico.
Mas tarde logra fugarse de la Real Cdrcel de Ponce y va rumbo
a Nueva York, pasando despues a Paris, sede de los hispano-
americanos de entonces. Las iltimas investigaciones hechas
por nuestro portalira y critic Antonio Mirabal, nos enteran
de que Daniel de Rivera regres6 a la Isla por el afio de 1855,
despu6s de haber hecho escala interina en Santo Domingo, y
una vez pagada la multa de mil pesos que exigia el caso ju-
dicial.
Daniel de Rivera escribi6 su poema en dos parties. La pri-
mera, titulada Agiieynaba el Bravo, y la segunda, La Muerte
de Agileynaba, esta iltima quedando inedita. La primera dej6
la impresi6n ante el fiscal, de un ataque rebelde a Espafia y
una incitaci6n a la revoluci6n, y por esto fue juzgada; pero
la segunda parte del poema, que no pudo publicar el author
por el revuelo de la censura, da un mentis a la primera, pues
nos result esta (La Muerte de Agileynaba), no solamente un
elogio a Espafia, sino tambien a la tradici6n gubernamental
de tipo monirquico. Si el fiscal Norzagaray, que entendi6 en
el process, hubiera actuado mis prudentemente al investigar
el caso, el poeta hubiera sido condecorado por el Gobierno Co-
lonial, como otro de tantos pitiespafioles de aquellos climas.
El dia 8 de septiembre de 1854, el gobernador general, don-
Fernando de Norzagaray, present ante la consideraci6n de la
Audiencia el expediente de averiguaci6n del autor y c6mplice
de la poesia publicada en el peri6dico El Ponceio, bajo el epi-
1. Mirabal, Antonio: Daniel de Rivera: Apologia. Ponce, P. R., agosto
de 1945.






56 CESAREO ROSA-NIEVES

grafe: Agiieynaba el Bravo. Como resultado Iltimo, el tri-
bunal resolvi6 condenar a don Felipe Conde, natural de Ca-
talufia y editor del peri6dico en cuesti6n, a pagar una multa
de mil pesos por haber dado a la luz piblica los versos de
Daniel de Rivera. Esta cantidad de dinero se destinaria a em-
bellecer el Paseo de la Princesa de San Juan. Despu6s de
efectuado el remate de la imprenta, que di6 1.393 pesos, se
procedi6 inmediatamente a la adquisici6n de las cuatro esta-
tuas de piedra que embellecieron el aludido paseo de la ca-
pital (1).
En la primera parte de Agiieynaba el Bravo, Daniel de Ri-
vera pone estos versos vibrantes y rebeldes en boca del caci-
que indio:
iEa, compaiieros! Vamos al combat:
honor la patria a defender nos llama;
si en paz, content el coraz6n me late
la guerra nos dard fortune y fama:
hasta la mar que nuestra costa bate
ondas escupe y agitada brama,
que cual nosotros contemplar quisiera
libre esta perla de la gente ibera.
Pero inmediatamente, en la segunda parte del poema, el
poeta cae de rodillas incondicionalmente ante el invasor his-
pano:
A pocas horas que dur6 la guerra
hiri6 una bala al bdrbaro Agiieynaba;
reg6 su sangre su preciosa tierra
que su famoso hermano veneraba;
su pdrdida a los stbditos aterra...
Aqui la guerra en Boriquin acaba,
ondeando siempre en tan preciosa Antilla
la celebre bandera de Castilla.

Daniel de Rivera muere en Pefiuelas, en donde se habia de-
dicado a las labores agricolas. El poeta es autor de otros poe-
mas de caricter amoroso y de un canto 6pico: Agileynaba y
Ponce de Le6n o el Jardin de Agiieynaba, composici6n editada
en la tipografia de Felipe Conde, en 1852.

1. Rivera, Daniel: Agileynaba el Bravo. Canto heroico con pr6logo de
Pedro de Angelis. Imp. El Nacionalista, San Juan, P. R., pigs. 3 y 4.







LA POESfA EN PUERTO RICO


La factura del poema Agiieynaba el Bravo es bastante po-
bre, notindose en el mismo un median vuelo po6tico y un
descuido est6tico poco laudable.
Sirva la cita del poema de Daniel Rivera para retratar la
mal 11amada libertad.de imprenta de Baldrich y para justificar
la vida esporidica de los peri6dicos de este moment (1).
De esta primera generaci6n romintica que venimos tratan-
do (1843 a 1880), o sea de Santiago Vidarte a Gautier Benitez,
son los poetas: Mario Braschi (1840-1891), Manuel Corcha-
do (1840-1884), Eleuterio Derkes (1836-1883), Francisco Alvarez
Marrero (1847-1881), Arturo Cadilla Matos (1867-1896), Juan
Francisco Comas (1837-1903), Francisco Gonzalo Marin (1863-
1897), Ram6n Marin (1832-1902), Lola Rodriguez de Ti6 (1843-
1924), Manuel Maria Sama (1850-1913), J. J. Benigno Balseiro
y Zeno (1838-1898), Jos6 Maria Monge (1840-1891) y Jos6 Gau-
tier Benitez (1848-1880) que cierra este period.
De los mejores de ellos, iremos hablando en los capitulos
que correspondent a los temas de la poesia romantica en Puerto
Rico; sin embargo, anticipamos los siguientes datos: Francisco
Alvarez es autor de: Meditaci6n Nocturna -su mejor poe-
ma-, A Amdrica y WD6nde Vive la Virtud?, poemas de un
pesimismo obscure y desolador; Alvarez es hermano espiri-
tual del B6cquer de las mas crudas desilusiones; Juan Fran-
cisco Comas, poeta de ideologia parecida a Alvarez; a los
diecinueve afios public en Mayagiiez dos tomos de poesias,
bajo el titulo: Preludios del Arpa (1858); Francisco Gonzalo
Marin, autor del libro Romances (1892), poeta y h6roe romAn-
tico, tambi6n de forma becqueriana, que muri6 en la manigua
de Cuba, luchando por la libertad de aquella isla hermana.
Marin adolece de descuidos de forma, igual que casi todos los
de su generaci6n, aunque es un buen poeta patri6tico de fuer-
tes arrests y valiente audacia. En Marin vale mAs el h6roe
que el poeta. Su otro libro de versos: En la Arena, de 1898, y
publicado, como el primero, en Nueva York, es de inferior
calidad. De Marin nos ocuparemos otra vez en el tema de la
Patria; Jose Maria Monge, poeta de una correcci6n clAsica y
una fina ironia humoristica, autor de los poemas: Al Yagiiez,
1. VWase en: Pedreira, Antonio S.: El Periodismo en Puerto Rico.
Tomo I, La Habana, 1941, el capitulo XV, titulado: Orden Alfabitico de
Peri6dicos, pigs. 343 a 470.







CESAREO ROSA-NIEVES


La Rosa Pdlida, Los Campos de Mi Patria, Mi Vida, etc. En
Monge (Justo Derecho), encontramos un autodidacta que apren-
de a leer a Horacio, Virgilio, Juvenal y otros autores clAsicos.
Tiene predilecci6n por el tema del Beatus Ille,-y en este mo-
tivo lo trataremos mis adelante. Monge fu6 un imitador de
los clasicos espafioles del siglo xvii, especialmente de Moratin
y Jovellanos; Lola Rodriguez de Ti6 (1843-1924), heroin y
poetisa y autora de dos buenos libros de poesias: Claros y Nie-
blas (1885) y Mi Libro de Cuba (1893), y por tiltimo, Jos6 Gautier
Benitez, el poeta que mas se distingui6 del grupo, y el que
mis cerca estuvo de B6cquer y Musset. Gautier Benitez es el
poeta representative del romanticismo del siglo xIx en Puerto
Rico, fu6 el poeta preferido de las mujeres de su 6poca: cant6
al amor, a la patria y a la fe, las tres divisas del movimiento
literario militant de entonces (1).
Gautier es un poeta de coraz6n, hecho de sentimiento y do-
lor. Entre los poemas que consideramos mejores de este por-
talira, estin: Puerto Rico (1879), A Mis Amigos, A Puerto
Rico (Regreso) (1872), Dios, Una Pregunta, La Nave y La Bar-
ca. De 41 nos ocuparemos en distintos temas, mis adelante (2).
Con Jos6 Gautier Benitez (1848-1880), se terminal este pri-
mer ~iclo de la poesia romintica en Puerto Rico, que co-
menzamos con la publicaci6n del primer Aguinaldo Puerto-
rriqueiio de 1843. El segundo period -en donde se destacan
ya las influencias parnasianas en lo formal- lo hacemos ex-
tender desde la muerte de Gautier (1880) hasta 1907, hito de
frontera en donde empieza en grande el florecimiento del
modernismo de Ruben Dario, primeramente con Jos6 De Die-

1. Vease: Rosa-Nieves, Cesireo: Aguinaldo Lirico de la Poesia Puer-
torriqueiia. Editorial Campos, Madrid, tomo I, 1957: secci6n de los romdn-
ticos, pigs. 239 a 255.
2. Se ha creido siempre que Jose Gautier Benitez es de Caguas. Nos-
otros hemos revisado las dos partidas bautismales que existen --la pri-
mera en Humacao, de 1848, y la segunda, tres afios despues, 1851, en Ca-
guas -, y estamos seguros que el poeta es humacaefio, esto es, que la primera
partida es la que cuenta para la fecha de nacimiento del poeta. Sobre Gau-
tier humacaefio, veanse las dos partidas bautismales publicadas por: Coll
y Toste, Cayetano: Boletin Hist6rico de Puerto Rico, mayo y junio, afio VI,
nemero 3, San Juan, Puerto Rico, 1919, pigs. 126 a 128. Vease: Rosa-Nieves,
Cesareo: La Ldmpara del Faro, Editorial Club de la Prensa, M6xico, D. F.,
1957, pigs. 145 a 150: Nuevos Aproches en Torno a Jose Rodulfo Gautier
Benitez.







LA POESIA EN PUERTO RICO 59

go, y luego con Luis Llor6ns Torres y otros. (Vease el capitulo
de esta obra: El modernismo en Puerto Rico (1).






























1. Los poetas de la generaci6n romintica en Puerto Rico los hemos
organizado de la siguiente manera en su orden de fechas natalicias (1843-
1880):
1819, Alejandrina Benitez y de Arce de Gautier; 1822, Manuel A. Alon-
so y Pacheco, Narciso de Foxi; 1823, Francisco Vassallo y Cabrera, Eduar-
do Eugenio Acosta; 1824, Daniel de Rivera y Jimdnez; 1826, Alejandro Tapia
y Rivera; 1828, Santiago Vidarte; 1829, Genaro de Aranzamendi; 1832, Ra-
m6n Marin, Carmen Hernindez de Araujo; 1835, Domingo M. Quijano:
1836, Ursula Cardona de Quifiones; 1837, Francisco de J. Amy, Juan Fran-
cisco Comas Ritter, Jos6 Antonio Daub6n; 1838, Jos6 Julian Benigno Bal-
seiro; 1840, Manuel Corchado, Jos( Jacinto Dhvila, Josd Coll y Britapaja.
Jos0 Maria Monge; 1843, Lola Rodriguez de Ti6; 1847, Ram6n Avelino
M6ndez Quifiones, Francisco Alvarez Marrero; 1848, Jos6 Gautier Benitez:
1850, Cayetano Coll y Toste, Manuel Maria Sama; 1852, Fidela Matheu de
Rodriguez; 1856, Carlos Casanova; 1861, Mariano Abril, Mariano Riera
Palmer; 1862, Jose A. Machiavelo Betancourt; 1863, Manuel Soler y Mar-
torell, Francisco Gonzalo Marin; 1867. Arturo Cadilla Matos; 1868, Jos6
Gordils Vassallo; 1870, Jos6 Ezequiel Comas Pagan; 1876. Juan Aboy Be-
nitez.






















CAPITULO III


POSTROMANTICISMO PARNASIANO

(1880-1907)





























Dos corrientes son visible en esta generaci6n de poetas
que vamos a tratar en este capitulo:
1. los poetas que siguen la trayectoria becqueriana al modo
de Gautier Benitez; y de estos son casi todos en su primera
6poca: Alejandro Tapia, Jos6 Agustin Aponte, Mariano Riera
Palmer, Jose Gordils Vassallo, Jos6 Mercado (MOMO), Jos6
de Jesuis Dominguez, Salvador Brau, Vicente Pales An6s, etc.
Algunos de ellos no se renuevan nunca y mueren dentro de
los viejos canones rominticos;
2. y los que adoptan la nueva tendencia hacia la correc-
ci6n formal de la estrofa, iniciada aqui en Puerto Rico con
las traducciones de Manuel Elzaburu del poeta parnasiano Te6-
filo Gautier (1), Francisco J. Amy y Jose A. Negr6n Sanjurjo (2)
y Manuel Fernandez Juncos. Estas traducciones, especialmente
las de los poetas parnasianos franceses, pusieron a nuestra ju-
ventud en contact con la nueva escuela. A esta corriente ayu-
daron grandemente la influencia que tuvieron en Puerto Rico, el

1. VWase: Coll y Toste, Cayetano: Boletin Hist6rico de Puerto Rico,
mayo y junior, afio X, nfim. 3, San Juan, Puerto Rico, 1923, pig. 139.
2. Mergal, Angel M.: Josd Antonio Negr6n Sanjurjo: Su Tiempo, su
Vida y su Obra. Disertacl6n presentada a la Facultad del Departamento de
Studios Hispinicos, para el grado de Maestro en Artes de la Universidad
de Puerto Rico, 1940. (Sin publicar.)







64 CESAREO ROSA-NIEVES

poeta parnasiano Gaspar Nifiez de Arce (1) cantor de la
duda y Salvador Diaz Mir6n, poeta mexicano (2) de una es-
trofa perfect.
En esta epoca, ayudan a la producci6n literaria varias re-
vistas y peri6dicos, cuya obra en este campo, es impossible si-
lenciar. Entre ellos estin: La Azucena (Ponce y San Juan) de
Alejandro Tapia y Rivera. La primera epoca es de Ponce:
1870 a 1871, y la segunda de San Juan, es de 1874 a 1877; El
Buscapi6 de Manuel Fernandez Juncos: primera epoca de 1877
a 1896 y la segunda, de 1917 a 1918; Revista de Puerto Rico
(San Juan y Ponce), de Francisco Cepeda: primera 6poca,
de 1886 a 1887 y la segunda, de 1888 a 1894; Revista Puerto-
rriquefia, de Manuel Elzaburu y Gautier Benitez (San Juan);
de 1878 a 1878; El Carnaval (San Juan) de Rodrigo Cervantes,
fundada en 1899, y en 1902 pasa a ser director, el divertido
cronista Joaquin E. Barreiro; El Palenque de la Juventud
(San Juan): Director: M. Quevedo Baez, y dura desde 1886
a 1888. En esta publicaci6n, que fue el primer peri6dico redac-
tado por j6venes en la isla, colaboraron: Luis Sanchez Mora-
les, Pedro de Angelis, Mariano Abril, Jos6 Gordils, Ferdinand
R. Cestero, J. A. Negr6n Sanjurjo, A. Contreras Ramos, Salva-
dor Canals, Jos6 G. Torres, Modesto Cordero, Jos6 Mufioz Ri-
vera, Vicente Pales An6s, Jose De Diego, Jos6 Mercado (MOMO),
Gonzalo O'Neill, Fidela Mathew de Rodriguez, Lola Rodriguez
de Ti6, Clemente Ramirez de Arellano y Jose G. Padilla (El
Caribe). Pedro de Angelis fue el administrator. Es una de las
revistas culturales de mis importancia para la historic de la
literature en Puerto Rico (3). Otras revistas de importancia son la
Revista Puertorriqueia, de Manuel FernAndez Juncos, de 1887
a 1893; La Revista Blanca, de Mayagiiez, primera 6poca,
de 1896 a 1902, y la segunda, de 1917 a 1935, y en los filtimos
tiempos, el segundo Puerto Rico Ilustrado (San Juan), de Ro-

1. Valbuena Prat, Angel: Historia de la Literatura Espafola, tomo II,
Barcelona, 1937, pigs. 721 a 723.
2. Laguerre, Enrique A.: La Poesia Modernista en Puerto Rico. Diser-
taci6n presentada a la Facultad del Departamento de Estudios Hispinicos,
como uno de los requisitos para obtener el grado de Maestro en Artes en
la Universidad de Puerto Rico, 1942, pigs. 34 a 41. (Sin publicar.)
3. Vease: Sanchez Morales, Luis: Mis Veinte Afios. San Juan, P. R.;
El Mundo del 27 de diciembre de 1925, y Abril, Mariano: El Palenque de
la Juventud. Nueve articulos en El Mundo de San Juan, P. R., desde el 31 de
julio al 15 de septiembre de 1935. Ademis: Pedreira, Antonio S.: El Perio-
dismo en Puerto Rico, tomo I, La Habana, 1941, pig. 427; puede usarse
esta obra para las demis revistas y peri6dicos.







LA POESfA EN PUERTO RICO 65

mualdo Real, que sali6 el 6 de marzo de 1910 y ain se public.
En el afio 1879 aparece en Mayagfiez, la antologia: Poetas'
Puerto-Riquefos, compilada, segni consta en el texto, por
Jos6 M. Monge, poeta festivo, muy popular" en la isla por sus
poemas satiricos a lo Quevedo; Manuel M. Sama, nuestro
primer bibli6grafo (1) y Antonio Ruiz Quiiiones. Ya en esta an-
tologia po6tica se nota un esfuerzo mayor que en las anteriores,
en cuanto a la selecci6n y organizaci6n de los poetas. Recoge
composiciones de 36 autores y en ella se retrata ya nuestra
madura aportaci6n romAntica en todas sus sobresalientes ca-
racteristicas.
Aparece en esta compilaci6n de poetas, el literate Francis-
co J. Amy (1837-1912), que posefa un amplio conocimiento de
la literature de Albi6n. Hizo muchas traducciones de poetas
ingleses al espafiol, y verti6 poesias de autores puertorriquefios
y cubanos al ingles. De esta labor es buen ejemplo: Musa Bi-
lingile, antologia publicada en San Juan de Puerto Rico en
el afio de 1903. Como poeta, Amy carece de vuelo lirico y nos
result mis bien un versificador aficionado.
En estos primeros afios de este segundo period romantico,
nos encontramos con algunas figures de extraordinarias ambi-
ciones que ayudan a inquietar la juventud hacia la cultural
y el saber y a levantar el nivel cultural de Puerto Rico; como
son: Alejandro Tapia y Rivera (2) (1826-1882), Roman Baldorioty
de Castro (1822-1889) y Jos6 Julian Acosta (1825-1891). A estos
hombres, principalmente, debe Puerto Rico su iniciaci6n en
la cultural modern (3). Sobre todo Tapia, que ejerci6 una in-
fluencia positive en la isla, al trav6s de conferencias, peri6di-
cos, libros y tertulias, como se viene notando por las frecuentes
citas a 61 en estos trabajos. Fu6 Tapia un verdadero agitador
mental, un sembrador de ideas filos6ficas y est6ticas (4). Dice
don Manuel Fernandez Juncos, refiri6ndose a esta 4poca:
Alternaban con Tapia en la noble labor de enriquecer
las ideas y de perfeccionar las formas literarias y pob-
ticas, principalmente los j6venes puertorriquefios que

1. Sama, Manuel Maria: Bibliografia Puertorriquefia, Mayagiiez, Puerto
Rico, 1887.
2. Tapia y Rivera, Alejandro: El Bardo de Guamani, Imp. del Tiempo,
La Habana, 1862, Prdlogo.
3. Menendez y Pelayo, Marcelino: Historia de la Poesia Hispano-Ame-
ricana, tomo I, Madrid, 1911, pig. 335
4. Tapia y Rivera, Alejandro: Conferencia Sobre Estetica y Literatura,
Imprenta de Gonzalez, Puerto Rico, 1881.






66 CESAREO ROSA-NIEVES

regresaban a su pais procedentes de las Universidades
espafiolas, como Jos6 G. Padilla, Rafael del Valle y
Zeno Gandia, quienes, con Alejandrina, Brau y Gau-
tier, constituyen el grupo mis caracterizado de nues-
tra vieja lirica. Tampoco deben ser olvidados, entire
otros, los nombres de Padilla Divila, Jos6 Jacinto Di-
vila, Francisco Alvarez, Monge, Sama, Dominguez,
Daub6n, Ferrer Hernmndez y Soler Martorell (1).
Como poeta dej6 Tapia, en libros y peri6dicos, un buen ni-
mero de poesias, aunque en este g6nero no fu6 tan afortunado
como en otros. De 1l deben recordarse, no obstante: La Hoja
del Yagrumo, de aspect buc6lico; las seguidillas: A Goyita,
Envidndole una Pifia, de fugaz deleite est6tico; el romance
hist6rico: El Ultimo Borincano, que nos recueida al Duque de
Rivas (2), y el amplisimo poema La Sataniada (3), con el cual
crey6 Tapia alcanzar fama universal. El poema es un alarde me-
trico, que acusa una paciencia herciilea, muy repleto de pasajes
mon6tonos, como casi todos los poemas de este g6nero epico-
simb6lico. Consta la obra de 1.023 estrofas, o sea un total de
8.194 versos. Aparte del cansancio natural, que hoy produce
la lectura de las estrofas de La Sataniada, cuando se analiza
el poema --dificil tarea- resplandecen en el detalle bastan-
tes octavas reales de una gran perfecci6n m6trica, signo que
casi no habiamos encontrado en la generaci6n anterior. Sobre
este poema nos dice Menendez y Pelayo:
atreinta mortales cantos tiene La Sataniada, donde (y
esta es la mayor desdicha) abundan octavas buenas,
brillantes y aim magnificas, descripciones profusas, ya
terrible, ya risuefias, rasgos de humor y de fuerza sa-
tirica que parecen del abate Gasti, expresiones felices,
caprichosos arabescos, raras fantasias, todos los capri-
chos de un versificador ejercitado y muy superior al
que en sus dramas y en sus versos liricos aparece.
Y todo esti alli enterrado como en un pozo; ahogado
y obscurecido por la insensatez del plan, por la inco-
herencia de los episodios, por un pedantesco fArrago

1. Fernindez Juncos, Manuel: Artes y Letras, articulo que se encuentra
en: El Libro de Puerto Rico, 1922, pig. 760.
2. Coll y Toste, Cayetano: Boletin Histdrico de Puerto Rico, noviembre
y diciembre, afio XIII, ndm. 6, 1926, pfgs. 333 a 340.
3. Tapia y Rivera, Alejandro: La Sataniada. Grandiosa epopeya dedi-
cada al Principe de las Tinieblas, por Cris6filo Sardanipalo, Madrid, 1878,
406 paginas.






LA POESfA EN PUERTO RICO 67

de nombres propios y de teorias a medio mascar, y por
el mis fangoso torrente de declamaciones de sectario
contra todo lo human y lo divino. La Sataniada es
un confuso cent6n de todo genero.de herejias, pero
estin expuestas de un modo tan estramb6tico, que no
es de temer que hagan muchos proselitos (1).
El poema responded a un g6nero que se habia cultivado en
Espafia y no habia causado tanto espanto alli, como ocurre con
La Sataniada en el caso del sabio don Marcelino Men6ndez y
Pelayo. Es uno de tantos poemas kilom6tricos como: El Ber-
nardo de Balbuena que consta de 5.000 octavas, o sea 40.000 ver-
sos. En los poetas del siglo xix, nos encontramos a menudo
con piezas de este tipo, como son: El Diablo Mundo, de Es-
pronceda, y El Drama Universal, de Campoamor. En Puerto
Rico, La Sataniada, parece ser la inica producci6n de esta in-
dole. Creemos que de haber sido mejor preparado el plan fun-
damental de esta obra, el poema de Tapia hubiera alcanzado
mayor 6xito entire las producciones de su clase. Ademis, la
obra, se hace a primera vista antipitica, por ser su ideologia
diab61icamente incr6dula, pesimista y her6tica (2).
De esta generaci6n que empieza con Tapia y Gautier y que
siguen en su primera 6poca las huellas de B6cquer y de Abi-
gail Lozano (1821-1866) --poeta lacrimoso de tecnica muy de-
fectuosa-, quien desde Venezuela influy6 much en esta
6poca que tratamos en Puerto Rico, y algdn otro espafiol como
Espronceda y Zorrilla, hay que destacar los siguientes poetas, de
los cuales muchos de ellos despu6s entroncaron con la moda par-
nasiana: Manuel Padilla Divila (1847-1898), que sigue despu6s
a Victor Hugo, Mariano Riera Palmer (1861-1922), Manuel Zeno
Gandia (1855-1930), Jose Gordils Vassallo (1868-1921), becque-
riano en sus principios; Jos6 Mercado (MOMO) (1863-1911),
cuya importancia literaria trataremos en el tema Del Humor
y la Sdtira; Jose G. Padilla (El Caribe) (1829-1896), gran poeta
satirico, de timbres clasicos en la forma, que trataremos en
el tema de La Patria; Luis Rodriguez Cabrero (1860-1915), com-
pafiero de Momo, muy correct en la estrofa, con una espl6n-

1. Mendndez y Pelayo, Marcelino: Ob. Cit., tomo I, pig. 346. VWase,
ademAs, para Tapia, dos magnificos trabajos: Garcia Diaz, Manuel: Ale-
jandro Tapia y Rivera, tesis de Master (inddita) 1933; y Martin, Jos4 Luis: La
Sataniada, Rio Piedras, P. R., 1957. Introducci6n de C. Rosa Nieves.
2. Las producciones poeticas de Tapia se encuentran regadas en los
Almanaques-Aguinaldos, en las Antologias y en el Nuevo Cancionero de
Borinquen, de 1872, de Manuel Soler y Martorell.






CESAREO ROSA-NIEVES


dida viz c6mica en sus versos; Jose de Jesis Dominguez (1844-
1898), que empieza bajo las banderas pesimistas del roman-
ticismo, y luego se liberta y sesga hacia el parnasianismo, con
su poema Las Huries Blancas de 1886 (1), de 61 hablaremos en
el Tema Oriental; Salvador Brau (1842-1912), historiador, dra-
maturgo y poeta, de ideologia romintica y de corte clisico muy
siglo xvin, y Vicente Pal6s An6s (1865-1913), quien se hizo fa-
moso por su poema El Cementerio de 1889 (2), del Tema Sepul-
cral, y su otro poema Anankd, en donde se revela ya un poeta
de una perfecci6n t6cnica a prueba, con hondas races roman-
ticas.
Muchos de estos poetas se matriculan en las nuevas corrien-
tes que lhamamos post-rominticas parnasianas, porque todos
ellos siguen la temntica de la generaci6n anterior y se vincu-
lan en la parte formal al nuevo modo de la estrofa, por influen-
cias francesas, americanas y espafiolas, como dejamos sentado
al principio de este capitulo.
Por el afio 1875, Manuel Elzaburu (1851-1892), convierte su
bufete de abogado en una especie de ceniculo literario que se
lamaba: El Parnasillo eco de la escuela parnasiana fran-
cesa -. De estas tertulias literarias sale la idea del Ateneo
Puertorriquefio. Elzaburu fue el mis fuerte defensor de la idea
y fue su primer president, cuando se fund, el dia 30 de
abril de 1876 (3).
Elzaburu se dedic6 a la traducci6n en verso, especializin-
dose en las. poesias de Te6filo Gautier (1811-1872), agitador
del parnasianismo en Francia, poesia apasionada por la forma
perfect, el valor pict6rico del verso y la bfisqueda de la frase
just y bella. De este poeta traduce: El Madrigal Panteista,
La Sinfonia en Blanco Mayor, Lo Dicen las Golondrinas, La
Nube, Tristeza en el Mar, La Rosa-Td y Humo.
Otro poeta -de bastantes inquietudes po6ticas-- Jos6
A. Negr6n Sanjurjo (1864-1927), tambi6n se interest por la
cultural francesa y traduce al espafiol al poeta romintico Al-
fredo de Musset (1810-1857), y a Victor Hugo (1802-1885); el

1. Dominguez, Jose de Jesus: Las Huries Blancas (poema), Imp. Co-
mercial, Mayaguez, Puerto Rico, 1886, 59 piginas.
2. Pales, Vicente: El Cementerio, Imp. Castillo y Luzunaris, Guayama,
Puerto Rico, 1889, 14 piginas.
3. Veanse: Fernandez Juncos. Manuel: Antologia Puertorriquefia, New
York, 1932, pigs. 192 a 193; y Coll y Toste, Cayetano: Boletin Histdrico
de Puerto Rico, mayo y junio, afio X, ndm. 3, San Juan, Puerto Rico, 1923,
pigina 143.







LA POESIA EN PUERTO RICO 69

Hugo fogoso y de tendencies populares; pero se decide en se-
guida por la nueva corriente de los poetas parnasianos, y tra-
duce directamente del francs: La Hora Robada, de Catulle
Mend6s (1840-1909); La Concha, de Jose Maria Heredia (1842-
1905), el c6lebre autor de Los Trofeos; Las Abuelas, de Fran-
gois Coppee (1842-1908), y El Vaso Hendido, de Sully Prud-
homne (1839-1907) (1).
En carta que describe Jos6 A. Negr6n Sanjurjo al critic y
poeta Tomas Carri6n Maduro se ve la predilecci6n que aqui
en Puerto Rico habia por Heredia:
iY sobre todo, si desea usted que yo siga hilvanando
sonetos, no vuelva a nombrar a Heredia al alcance de
mi oido. Los sonetos de Heredia, rutilantes y duros
como el metal, hicieron decir a Lamaitre que aquel
gran orifice del verso es el sonetista por excelencia en
el parnaso contemporineo.
Y al recorder cualquiera de esas inimitables escul-
turas de catorce lines, se siente ruborizado de la pro-
pia labor y de la propia pequefiez este Jibaro coplero3 (2).
De Frangois Coppee, tildado por los critics frapceses como
el (poeta de los humildes y autor de un poema de sentimien-
to proletario, titulado: La Vendedora de Periddicos y de Henri-
Auguste Barbier (1805-1882) (3), de quien Negr6n Sanjurjo tra-
duce el poema La Popularidad (4), toman este poeta y Luis Mufioz
Rivera (1859-1916), su tendencia hacia los cantos a los derechos
del pueblo y los sentimientos libertarios por los hombres hu-
mildes.
De este brote de preocupaci6n por las masas surgeon los si-
guientes poemas: de Luis Muiioz Rivera: Paris, La Marselle-
sa, con forma a la manera de Naifiez de Arce, y Quia Nominor
Leo (5), mis su fuerte poema en tercetos dantescos, titulado:

1. Negr6n Sanjurjo, Jose A.: Poesias, Tip. del Boletin Mercantil, San
Juan, Puerto Rico, 1905, libro VII, pigs. 164 a 203.
2. Negr6n Sanjurjo, Jose A.: Carta sin Pegar, La Democracia, Ponce,
Puerto Rico, 13 de marzo de 1900.
3. Mend6s, Catulle: Le Mouvement Poitique Frangais de 1867 a 1900.
Paris, 1903, pigs. 18 a 19.
4. Coll y Toste, Cayetano: Plumas Amigas, Tip. Cantero, Fernindez
y Co., San Juan, P. R., 1913, pigs. 345 a 347 (cuarto fasciculo).
5. Mufioz Rivera, Luis: Tropicales (1859-1916). Editorial Puerto Rico,
1925, Paris, pags. 37 a 42; La Marsellesa, pags. 67 a 70; Quia Nominor
Leo, pigs. 45 a 47.







CESAREO ROSA-NIEVES


Vox Populi (1) de 1883; de Juan Escudero Miranda: el Pue-
blo (2); y Lucha Eterna (3), de Jesis Maria Lago, al estilo de
Mufioz Rivera.

Refiriendose al libro: Tropicales, de Luis Mufioz Rivera,
comenta Mariano Abril:
Poeta vigoroso y correctisimo, sus versos parecen for-
mados a cincel. Se ve que Mufioz trabaja el verso como
el escultor el mirmol, siguiendo quizds el consejo de
Te6filo Gautier. El mismo nos lo da a entender, cuando
exclama:
Sobre el macizo idioma
en que su huella el ideal estampa,
domo mis versos cual el gaucho doma
sus salvajes corceles en la pampa.
Salta el mdrmol, fragment por fragment,
al golpe del cincel que lo domefia
y luce al fin su forma el pensamiento;
mas no la forma que el artist sueia.
Tropicales nos revela la existencia de un poeta original,
en medio de la extensa familiar de bardos quejumbro-
sos que ha producido la lirica puertorriquefia, desde
Jos6 Gautier Benitez a Jos6 Gordils (4).

Luis Mufioz Rivera toma de Victor Hugo las ideas revolu-
cionarias y patri6ticas; de Barbier la manera dura y fuerte
para cantar las iras populares; se parece a Niifiez de Arce
y a Te6filo Gautier en la sonoridad, plasticidad y robustez de
la estrofa marm6rea, y a Quintana por sus arrebatos vibrantes
a la libertad de su patria.

1. Gonzalez Ginorio, Jose: Luis Muftoz Rivera, New York, 1919, pi-
ginas 19 a 25.
2. Coll y Toste, Cayetano: Plumas Amigas, pigs. 302 a 303 (cuarto fas-
ciculo).
3. Ob. Cit., pigs. 332-334. Vease: Aguinaldo Lirico de la Poesia Puer-
torriquefia. Opus Cit. Para Los Parnasianos, pigs. 317 a 541, y ademrs:
Pr61ogo.
4. Abril, Mariano: Sensaciones de un Cronista, Puerto Rico, 1903, pi-
ginas 187 a 188. Este poema citado de Luis Mufioz Rivera: Mens Divinior,
es un eco del poema El Arte, de Te6filo Gautier. Vease el poema en Diez-
Canedo, Enrique: La Poesia Francesa Moderna (Antologia), Madrid, 1913,
paginas 35 a 37.






LA POESfA EN PUERTO RICO 71

De esta manera queda la nueva generaci6n sellada con la
marca parnasiana (de esencia romintica), como hemos visto, de
un lado imitando a los parnasianos franceses, de otro a Gaspar
N6fiez de Arce, poeta espafiol, y por la parte hermana, a Diaz
Mir6n que va saliendo a luz de las mismas citas de los critics
de la 6poca.
Entre los poetas que acompafian a Jose A. Negr6n Sanjurjo
y a Luis Mufioz Rivera se destacan los siguientes, muchos de
ellos vivos adn, aunque todavia mirando a sus races: Ferdi-
nand R. Cestero (1), poeta que evolucion6 algo hacia Ruben
Dario, aunque su fuerte fu6 Diaz Mir6n, distinguiendose como
sonetista; Enrique Zorrilla, autor de Sueiio de Gesta, de caric-
ter eminentemente parnasiano (2); Manuel Zeno Gandia, cuyo
mejor poema es de esta escuela y se titula: La Palmada (3); Mo-
desto Cordero (1858-1940 ?) autor de los poemas: La Libertad,
La Fe y En las Cumbres (Canto al Progreso de las Ideas), poeta
que sigue la escuela romintico-parnasiana, dindole importan-
cia, como Mufioz Rivera a la claridad de la idea y a la perfec-
ci6n de la forma a la manera de Diaz Mir6n y Nifiez de Arce (4);
Eugenio Benitez Castafio (1878-1912), author del poema: iSursum
Corda!, en donde se revela como un poeta de fragoso estro y
en donde se nota la pulcritud marm6rea del cuarteto miro-
niano (5); Rafael del Valle (1847-1917), poeta que canta la liber-
tad de la patria, como se ve en su poema: La Bandera (6), de
estilo mironiano, y autor tambien de Pdgina de Amor, de arran-
ques quintanescos (7). Del Valle era un poeta de certamen, como
lo fu6 Clemente Ramirez de Arellano y Ram6n Negr6n Flores,
y a fuerza de lima, los poemas a veces pierden en emoci6n;
Jose Mufioz Rivera hermano de Luis Mufioz Rivera author
de El Canto de la Esperanza (8) en pareados, que se inclinan un

1. Cestero, Ferdinand R.: Poesias Laureadas, San Juan, P. R. (S. F.).
39 piginas.
2. Coll y Toste, Cayetano: Plumas Amigas, pigs. 399 a 400.
3. Torres Rivera, Enrique: Parnaso Puertorriquefto, Imp. Maucci, Bar.
celona, 1920, pigs. 120 a 126.
4. Para estos poemas citados v6anse, del libro: Junto al Ara, de 1919,
Mayagiiez, Puerto Rico, las piginas 115 a 152.
5. Coll y Toste, Cayetano: Plumas Amigas, pigs. 156 a 158.
6. Valle, Rafael del: Poesias Completas, Imp. La Primavera, San Juan,
Puerto Rico, 1921, pigs. 264 a 267.
7. Ob. Cit., pags. 251 a 254.
8. Carreras, Carlos N.: Los Contempordneos, tomo II. Antologia del
Puerto Rico Ilustrado, San Juan, P. R., 1922, pigs. 157 a 159.







72 CESAREO ROSA-NIEVES

poco a la manera de Rub6n Dario. La uiltima 6poca de Jos6
Mufioz Rivera es modernista, Felix Matos Bernier (1869-1937),
cuyo priuer libro sigue fielmente a B6cquer (1), y en su segunda
6poca entra de leno en las tendencies parnasianas, o sea la
poesia ideol6gica con preocupaciones de formitica. Sus dos
mejores poemas a nuestro modo de ver son: Ya Mujer
y Bernardo de Palissy (2). Matos Bernier se distingui6 mis como
periodista que como poeta. En su ideologia fu6 un libre pen-
sador y un rebelde, temperament parecido a Alejandro Tapia
y Rivera, salvando la distancia. Clemente Ramirez de Arellano
es poeta que trabaja muy bien su forma, y su idea de tipo
filos6fica. Creemos que su mejor poema es La Poesia (3). Rami-
rez de Arellano es nuestro poeta de la duda, como en Espafia
Gaspar Nifiez de Arce; asi lo demuestra en su lltimo libro
titulado: Algas (4). Hay otra poesia premiada de 61 que se titula:
iDudo o Creo? que no aparece en el libro citado.
La posici6n de Ramirez de Arellano se puede sintetizar en
la siguiente formula:
B6cquer formaa sint6tica y pesimismo), mis la duda
de Nifiez de Arce, mis la agudeza filos6fica de las
doloras de Campoamor.
Un poeta que esti muy cerca de Ramirez de Arellano, en
cuanto a la preocupaci6n formal se refiere, es Ram6n Negr6n
Flores, y fue su contrincante en los certimenes del pals. De
sus poemas destacamos Dudas, Sinfonia Primaveral, Maria,
Amdrica, Amor y Para el Mdrmol (5).
En Negr6n Flores, se descubre una tendencia filos6fica de
caricter espiritista, igual que en Ramirez de Arellano, y una
gran preocupaci6n pasional por la forma perfect.

1. Matos Bernier, Flix: Recuerdos Benditos, Tip. El Tel4grafo, Ponce,
Puerto Rico, 1895. Sobre Felix Matos Bernier, v6ase: Diaz, Carmen Rosa:
Felix Matos Bernier. Su vida y su obra. Disertaci6n presentada a la Facul-
tad de Estudios Hispbnicos para el grado de Maestro en Artes en la Univer-
sidad de P. R., 1940. (Sin publicar.)
2. Matos Bernier, F6lix: Pdginas Sueltas, Tip. de La Libertad, Ponce,
Puerto Rico, 1897; La Mujer, pfgs. 195 a 200, y Bernardo de Palissy, pdgi-
nas 201 a 206.
3. Carreras, Carlos N.: Los Contempordneos. Antologia de Poetas del
Puerto Rico Ilustrado, tomo II, San Juan, Puerto Rico, 1922, pags. 169 a 170.
4. Ramirez de Arellano, Clemente: Algas, Ed. Rosado, Manati, Puerto
Rico, 1939.
5. Todas estas poesias de Ram6n Negr6n Flores se encuentran en el
libro Siemprevivas versoss de R. Negr6n Flores), tomo II (Laureles), San
Juan, Puerto Rico, 1940.






LA POESIA EN PUERTO RICO 73

Negr6n Flores esti plenamente dentro de las tendencies
parnasianas de Nifiez de Arce y la escuela francesa.
Entre esta generaci6n hay un poeta que en su ultima 6poca
se perfila hacia el verso jibaro (1), Virgilio Divila, y que es autor
de un libro de sonetos alejandrinos: Pueblito de Antes (2), estam-
pas tipicamente familiares de nuestros tipos y nuestras cos-
tumbres de la uiltima parte del siglo xix, de un valor muy difi-
cil de objetivizar. Don Virgilio Divila, por su especial calidad,
habrA que estudiarse mis tarde, separadamente, en los capi-
tulos que siguen.
De todos los poetas tratados en esta obra, estos iltimos son,
sin lugar a dudas, los de mis valor literario. Manuel Fernin-
dez Juncos, uno de los primeros critics de la generaci6n, dice
sobre dos de ellos:
(Entre los poetas ya formados de la nueva generaci6n,
s6lo Mufioz Rivera ofrece algunos puntos.de afinidad
con Brau, por la valentia del pensamiento y lo vigoro-
so y macizo de la forma. Ambos son escultores del
verso. Mufioz es nitido y transparent, Brau es mis
denso y vibrant, aquel esculpe en p6rfido con el buril
del entusiasmo, 6ste modela en bronce y forja el acero
en la fragua de la pasi6nm (3).
Casi todos ellos, abandonando el aspect metafisico de la
patria, a lo Gautier Benitez, se fueron de frente a ella, a la
manera de Francisco Gonzalo Marin. Asi lo hizo Rafael del
Valle, Mufioz Rivera, Rafael Matos Bernier y Felix Matos Ber-
nier, e incorporaron en sus respectivos programs liricos las
nuevas ideas del progress (4).
Felix Matos Bernier -otro de los critics y expectador de
esta generaci6n-- nos dice:
c(La reacci6n liberal, en metodo y pensamiento se im-
puso luego y la terrible esfinge de la regla y la mistica
sefiora de la Queja fueron derrotadas. Y la verdad em-

1. Davila, Virgilio: Aromas del Terruno, Tip. Baldrich, San Juan, Puer-
to Rico, 1939.
2. Divila, Virgilio: Pueblito de Antes, Imp. Cantero, Fernandez y Co.,
San Juan, Puerto Rico, 1917.
3. Fernandez Juncos, Manuel: Semblanzas Puertorriqueias, Puerto
Rico, 1888, pigs. 112 a 113.
4. VWase: Las Antillas. Revista Literaria. Director: Sergio Cuevas Ze-
queira, afio II, tomo III, mim. 2. La Habana, febrero, de 1921. Articulo de
Manuel Fernandez Juncos, pigs. 136 y 137.






74 CESAREO ROSA-NIEVES

pez6 a dominar en la expresi6n y la libertad en la for-
ma: estos poderosos auxilios de la belleza. La reac-
ci6n, digo, se impuso. Salvador Brau cincel6 en mAr-
mol cipolino: Los Horrores del Triunfo; Luis Mufioz
Rivera, se irgui6 entonando el Vox Populi y saludando
a la revolucionaria Paris; Manuel Zeno Gandia cre6
La SefSora Duquesa y la Palmada; Rafael del Valle,
cant6 al progress, invocando por musa al viejo Was-
hington; Vicente Pales escribi6 Ananke; el autor de
estas lines cant6 al trabajo en Bernardo de Palissy.
La Poesia tom6 otro sendero, sacudida por las propias
convulsiones liricas del siglo agonizantes (1).

Este mismo critic Matos Bernier hace profesi6n de fe y se
arrodilla ante Nfiez de Arce y los parnasianos franceses, que
apuntamos al principio, cuando dice:

<(Estimo la versificaci6n correct, sonora, sobre asuntos
dignos del siglo. De ella pueden tomarse las verdade-
ras joyas sin confundir las excentricidades liricas en
la labor legitimamente rica del pensamiento) (2).

Los nuevos poetas parnasianos pugnaban por abrirse paso
hacia el progress de las ideas, y luchaban tenazmente en con-
tra de las quejas liricas del pasado (3), y ponian en ridicule los
suspiros de Sama y de Gordils en su primera 6poca (4). Esta ge-
neraci6n abandon radicalmente a Abigail Lozano y a Gautier
Benitez, y se incorpor6 al nuevo orden de cosas liricas con
potente agarre parnasianista.
Y Waste es el sendero que nos lleva de la mano con Jos6 De
Diego hacia el modernismo de la poesia en Puerto Rico, movi-

1. Matos Bernier, Felix: Isla de Arte, San Juan, P. R., 1907, pig. 132.
2. Matos Bernier, Fdlix: Ob. Cit., pig. 260.
3. Vease: Abril, Mariano: Sensaciones de un Cronista, Puerto Rico,
1903, pig. 187.
4. Gordils Vassallo, Jose: Violetas, Puerto Rico, 1889. Despues, Gordils
evoluciona gracias a la fuerte critical de Matos Bernier y Mariano Abril -
hacia la nueva escuela parnasiana.
Dedicamos un recuerdo a un poeta muy poco estudiado en Puerto Rico:
Rafael Matos Bernier (1881-1939) que empieza en el parnasianismo y se aden-
tra luego en el modernismo. Es autor de los poemas: Simbolismos y Acuarela
Lirica.







LA POESIA EN PUERTO RICO


miento que va a fortalecerse y a aflorar en la Revista de las
Antillas, fundada por Luis Llor6ns Torres en 1913 (1).
En los pr6ximos capitulos vamos a tratar los temas cardi-
nales de la poesia en Puerto Rico, con la intenci6n de recoger
el mayor nimero de poetas, dentro del mas estricto orden se-
lectivo. Estos temas se extienden desde sus races hasta nues-
tros dias dentro de sus esencias mas sutiles (2).
























1. La Revista de las Antillas sali6 en San Juan. Puerto Rico. por pri-
mera vez el 1 de marzo de 1913. Vease: Pedreira. Antonio S.: El Periodis-
mo en Puerto Rico, tomo I, La Habana. 1941. pig. 448. Vease: Rosa-Nieves.
Cesdreo: La Ldmpara del Faro, 1957. pAgs. 234 a 239.
2. La generaci6n parnasiana en Puerto Rico (1880-1907). se puede ma-
tricular en el siguiente orden. siguiendo efemerides natalicias: 1829. Jose
G. Padilla (El Caribe): 1842. Salvador Brau; 1843. Jos6 de Jesus Domin-
guez; 1846, Rafael del Valle Rodriguez y Manuel Fernandez Juncos, 1847. Ga-
briel Ferrer HernAndez; 1848. Manuel Padilla DAvila y Francisco Rend6n
Camacho; 1850, Cayetano Coll y Toste: 1851. Manuel Elzaburu: 1855. Ma-
nuel Zeno Gandia; 1858, Modesto Cordero: 1859. Luis Mufioz Rivera y
Quintin Negr6n Sanjurjo: 1860. Jose Agustin Aponte. Jose G. del Valle.
Luis Rodriguez Cabrero y Juan Escudero Miranda: 1862. Manuel Martinez
Rosell6; 1863. Jose Mercado (Momo). Jos6 G. Torres: 1864. Jos6 A. Negr6n
Sanjurjo; 1865, Vicente Pales Anes. TomAs Carri6n Maduro: 1867. Ram6n
Negr6n Flores. Arturo Cadilla Matos: 1868. Clemente Ramirez de Arella-
no; 1869, Felix Matos Bernier; 1878. Eugenio Benitez Castafio: 1880. Enriquc
Zorrilla; 1881, Rafael Matos Bernier.






















CAPiTULO IV


RETARDAMIENTO DE LAS ANTERIORES ESCUELAS
POETICAS EN PUERTO RICO


























En Puerto Rico, las escuelas literarias han llegado siempre
tarde. Esto se debe -como hemos probado en los capitulos
anteriores--, en primer t6rmino: a nuestro aislamiento en el
contact con los otros pueblos; la imprenta lleg6 aqui en
el siglo xix (1806), y vinimos a empezar la Universidad
en el 1903, cuando ya eran viejas la de Santo Domingo y la
de Cuba; y en segundo lugar. nuestra desgraciada situaci6n
political, siempre bajo un doloroso y lamentable gobierno co-
lonial: ayer, con Espafia, y hoy, con Estados Unidos. Nuestros
mejores esfuerzos se han gastado en esta ardua lucha political
por los ideales de la libertad patria.
El romanticismo se afirma en la isla. con la aparici6n del
Album Puertorriquefio de 1844, publicado en Barcelona. porque
en honor a la verdad, el Aguinaldo Puertorriquefio de 1843.
fue un tanteo infantil en las ideas romanticas (1). Ya en Francia
el movimiento era viejo, pues al decir de los critics. el des-
pertar romAntico surge alli de 1820 en adelante. con la apari-
ci6n de Alfonso de Lamartine (1790-1869). Alfredo de Vigny
(1797-1863), Victor Hugo (1802-1885). Alfredo de Musset (1810-

1. VWase el capltulo nimcro II de csta obra: lticios i Afirnmci6n de
In Poesia Romdnlica en Puerto Rico.







CESAREO ROSA-NIEVES


1857) y otros (1); y en Espaiia, saltando los prerromrnticos: Ca-
dalso (1741-1782), Mel6ndez Vald6s (1754-1817), Quintana (1772-
1857), ya desde 1830 esta radicado el movimiento, con Ram6n
L6pez Soler, autor de la novela Los Bandos de Castilla (2); y
luego, con Martinez de la Rosa (1787-1862) en el teatro,.con la
Conjuraci6n de Venecia de 1834, aunque su afirmaci6n en este
g6nero esc6nico es de 1835, con el drama Don Alvaro o la Fuer-
za del Sino, de Angel Saavedra, Duque de Rivas (1791-1865) (3).
De modo que por eso nosotros hemos dividido los periods
desde 1843, cuando aparece el primer Aguinaldo Puerto-Rique-
flo, hasta 1880, fecha en que muere Jose Gautier Benitez (1848-
1880), el iltimo poeta verdaderamente representative del mo-
vimiento romintico en Puerto Rico. Este es el moment de
iniciaci6n y desarrollo de nuestro romanticismo. El segundo
period lo extendemos, desde 1880 hasta 1907. Esta segunda
6poca la rotulamos: Post-Romanticismo Parnasiano, porque es
la 6poca en que aunque se siguen muchas de las caracteris-
ticas rominticas se incorporan las nuevas tendencies del
parnasianismo francs, como ya hemos probado anteriormente,
por influencias: francesa, espafiola y americana.
En la primera 6poca los poetas que mis influyen son: Es-
pronceda, Campoamor y Becquer; y en la segunda: Te6filo
Gautier, Jos6 M., Heredia, Barbier (4), Victor Hugo, Quintana,
Nifiez de Arce y Diaz Mir6n.
A partir del afio 1850, se marca en Francia la tendencia de
los poetas galos hacia una poesia:
(mis objetiva, menos personal, mis cuidadosa de la
exactitud en el color, mis acabada en la expresi6n, mis

1. Vease: Van Tieghem, Paul: Compendio de Historia Literaria de
Europa desde el Renacimiento (Primera edici6n), Espasa-Calpe, S. A., Ma-
drid, 1932, pigs. 186 a 189.
2. V6ase el prdlogo a su novela Los Bandos de Castilla, Valencia, Im-
prenta de Cabrerizo, 1830, en el Apindice ndmero 3 de: Diaz-Plaja, Guiller-
mo: Introducci6n al Estudio del Romanticismo Espaiol, Espasa-Calpe, S. A.,
Madrid, 1937, pigs. 295 a 303.
3. Veanse las obras: Hurtado y Palencia: Historia de la Liteartura
Espaiola, Madrid, 1932, pigs. 826 a 850; y Valbuena Prat, Angel: Historia
de la Literatura Espafiola, tomo II, Barcelona, 1937, pigs. 626 a 658.
4. Barbier (1805-1882), no es un poeta de primer orden en Francia,
pero influy6 much en Puerto Rico por su sentimiento popular, su arrojo
politico y por sus Yambos, de vibrant sitira, que se inspiran en la revo-
luci6n de 1830. Influy6 en Jose A. Negr6n Sanjurjo y en Luis Mufioz Ri-.
vera. (Vease el capitulo n6mero III de esta obra: Post-Romanticismo Par-
nasiano.)







LA POESfA EN PUERTO RICO 81

anAloga a las artes plisticas; es, en todos los respec-
tos, una reacci6n contra el Romanticismoa (1).
De un lado aparece Te6filo Gautier (1811-1872), con su obra:
Esmaltes y Camafeos, de 1852, de esmerada perfecci6n; Lecon-
te de Lisle (1818-1884), de un clasicismo a prueba, en trilogia
de colecciones: Poemas Antiguos, Poemas Bdrbaros y Poemas
Trdgicos; Teodoro de Banville (1823-1891), autor de: Las Ca-
ridtides, Las Estalactitas, Odas Menores (Odelettes); Baude-
laire (1821-1867), que escribi6 su libro Las Flores del Mal,
de 1857, y que revela una forma de madurez en su hechura.
En 1866 aparece un grupo de poetas llamados parnasianos, por
haber aparecido su producci6n en el Parnaso Contempordneo
(1866); consideraban estos poetas a Leconte de Lisle como su
maestro, y a Hugo como su simbolo, y todos ellos veneraban
la forma marm6rea, el color y la belleza pldstica. Entre todos,
el que mis fielmente sigui6 el program parnasiano fu6 Jos6
Maria de Heredia (1842-1905), nacido en Cuba y autor de Los
Trofeos (1893) y Sully Prudhomne (1839-1907), autor del c6le-
bre poema: El Vaso Roto, que pertenece a la misma escuela (2).
De Espafia, el poeta que mis influye en Puerto Rico durante
esta 6poca es Gaspar Nnfiez de Arce (1834-1903), y su libro:
Gritos del Combate, es de 1875, y es un poeta parnasiano (3). Ni-
fiez de Arce actu6 hasta de miembro de un jurado literario
en Puerto Rico (4). Y Nifez de Arce nos result, en relaci6n a
Francia, un poeta tardio.
Pues bien, en Puerto Rico como queda sefialado en el
capitulo anterior las corrientes parnasianas nos vienen de 1876
en adelante al traves de las primeras traducciones que hizo
Manuel Elzaburu (1851-1892) de las poesias de Te6filo Gautier,
pero es mis tarde, con Jos6 de Jes'is Dominguez, Vicente Pales
An6s, Luis Mufioz Rivera y Jos6 A. Negr6n Sanjurjo, que vie-
nen a ponerse de moda estas tendencies parnasianas. Las Hu-

1. Van Tieghem, Paul: Ob. Cit., pig. 266; y Martino, P.: Parnasse et
Symbolisme (1850-1900), Librarie Armand Colin, Paris, 1930, pigs. 104 a 119.
2. V6ase: Diez-Canedo, Enrique: La Poesia Francesa Moderna (Anto-
logia), Madrid, 1913, especialmente las pigs. 46 a 83.
3. Valbuena Prat, Angel: Ob. Cit., tomo II, pigs. 721 a 723.
4. En los Juegos Florales organizados por el Ateneo Puertorriquefio
en el afio 1888, gan6 la Flor Natural por su poema Patria -en tercetos
clisicos-- el poeta Salvador Brau. El jurado fue compuesto en Madrid por
Gaspar Nifiez de Arce, Emilio Ferrari, Manuel del Palacio y Miguel Ramos
Carri6n. Vease: Brau, Salvador: Hojas Caidas, San Juan, P. R., 1909, pi-
gina 318. Manuel Elzaburu actu6 de Mantenedor del Gay saber.







82 CESAREO ROSA-NIEVES

ries Blancas tema ex6tico -, de Dominguez, es del 1886 (1);
El Cementerio, de Pales, es de 1889 (2); Tropicales, de Mufioz Ri-
vera, es de 1902 (3), y Poesias, de Negr6n Sanjurjo, es de 1905 (4).
Asi pues, nuestra afirmaci6n parnasiana es bastapte tardia,
si comparamos el mismo movimiento en Francia y hasta en
Espafia, con relaci6n a Puerto Rico.
No queremos entrar en los origenes del modernismo en la
isla, en este capitulo, porque lo trataremos al final de esta
obra, pero basta lo que hemos dicho en otro sitio, que mien-
tras Azul, de Rub6n Dario, sale en 1888, en Puerto Rico sal-
tando a Jose De Diego, como poeta fronterizo, es en el 1913,
con la Revista de las Antillas que el movimiento viene a afian-
zarse definitivamente como tal.
Con todo esto, queda por tanto, probado, que en los movi-
mientos literarios de mis importancia en Puerto Rico, nues-
tro entronque con esas cultures europeas, ha sido tardio y re-
tardado.





















1. Dominguez, Jos6 de Jesds: Las Huries Blancas, Mayagiiez, 1886.
2. Pales, Vicente: El Cementerio, Guayama, Puerto Rico, 1889.
3. Mufioz Rivera, Luis: Tropicales, Imp. H. M. Coll, New York, 1902.
4. Negr6n Sanjurjo, Jose A.: Poesias, Tip. del Boletin Mercantil, San
Juan, P. R., 1905, libro VIL























CAPiTULO V


TEMAS PRINCIPLES






















A) LA POESIA RELIGIOSA



























En Puerto Rico no hemos tenido poesia mistica, solamente
poesia religiosa, o sea, el motive eclesiistico como tema lite-
rario. Desde antes de implantarse el romanticismo en la Isla,
habia poesia religiosa, asi lo revelan los poemas del presbi-
tero Francisco de Ayerra Santa Maria (1630-1708), nuestro
primer poeta, hasta ahora conocido, en el orden del tiempo,
en obras que se incluyen en la antologia mexicana Triumpho
Parthinico (1).
Despu6s de Ayerra Santa Maria, nos encontramos con uno
de los primeros libros de verso publicado en la isla, en
el 1812 (2). El opdsculo se titula Quadernito de Varias Especies
de Coplas muy Devotas; es un manojo de versos piadosos,
que segin dice su autor, Manuel Maria de Sanlicar, misionero
capuchino, los di6 a la luz pfiblica:

1. Sigiienza y G6ngora, Carlos de: Triumpho Parthbnico. Mexico, 1683,
piginas 48, 54, 76, 77, 95. Cito de una fotocopia del libro, que me fu6 envia-
da desde M4xico. Vease, ademis: Leonard Irving, A.: Hispania. Tomo XII,
n6mero 6, die., 1929, pAg. 567.
2. Fuimos los primeros en descubrir los datos de este librito en Puerto
Rico, gracias a la ayuda de Roberto E. Junghanns. Vease: La Poesia en
Puerto Rico (1931-1936). (Ob. Cit) (Biblioteca de la Universidad de Puerto
Rico), pig. 201. (Sin publicar.)






CESAREO ROSA-NIEVES


con s6lo el piadoso fin de excitar la devoci6n, y pro-
mover las divinas alabanzas que debemos al Sefior de
todo lo criadon (1).

En los origenes del tema en Puerto Rico, juega el librito
un papel principal, muy raro en la bibliografia de la isla,
aunque de muy escaso valor literario.
Ahora, cuando llegamos a la generaci6n romintica, lo pri-
mero que hemos hallado en este tema es la Plegaria titulada
Ante Una Cruz de Santiago Vidarte (1828-1848).

El poema refleja una pura devoci6n religiosa en Dios:
Heme aqui triste, solo, arrodillado,
orando al pie del dspero madero
do su sangre verti6 para el pecado
lavar del hombre, el inmortal cordero.
Y mis adelante, en un gemido de desesperaci6n por su pe-
cados mundanales, clama:

iOh, perd6n, dame un rayo de tu luz
para veneer las olas de este mundo...
Yo aqui te espero ante la santa cruz;
mas... no retardes mi dolor profundo (2).

El tema religioso es muy vasto en nuestra lirica, por estar
dentro de nuestras creencias cat6licas, que han existido aqui
en toda la vida de nuestro pueblo. Asi encontramos el motive
en el Aguinaldo Puertorriquefio de 1846. De este florilegio des-
tacamos el poema: A la Virgen, que es el menos flojo de todos
ellos, debido a la pluma de Martin J. Travieso.
Despu6s, en la obra de Carmen Hernandez de Araujo (1832-
1877), encontramos dos sonetos, de un profundo sentido religio-
so, y que ella titula: A la Santa Cruz, y el otro: Agonia de
Jesus en el Huerto (3). Salvando los lunares tecnicos, muy comu-
nes en estos primeros poetas que siguieron a Espronceda y a Bec-
quer, queda en nosotros, al leer estos poemas, el suave aroma
de un alma creyente, pero tienen muy poco valor estetico.

1. Sanlucar, Manuel Maria de: Quadernito de Varias Especies de Co-
plas muy Devotas. Puerto Rico, 1812.
2. Cancionero de Borinquen, de 1846, pigs. 137 a 139.
3. Angelis, Maria Luisa de: Mujeres Puertorriquefias. Puerto Rico,
1908. A la Santa Cruz, pig. 28; y Agonia de Jes(is en el Huerto, pig. 29.







LA POESfA EN PUERTO RICO


Como se ha visto hasta aqui, nuestra lirica, a pesar de ser
tan abundante en este tema, por ser este pueblo eminentemente
religioso, no ha tenido en el period romintico, ni en el ante-
rior (1682-1843), un poeta religioso que pudieramos llamar re-
presentativo de este g6nero. Raro, muy raro, es el poeta que en
este pais no haya escrito un poema de esta clase, fen6meno que
ocurre tambi6n con el motive del amor.
El poeta festivo Francisco Vassallo Cabrera (1822-1867), que
por su formaci6n literaria -Espronceda y Campoamor- per-
tenece a la generaci6n de Santiago Vidarte, tiene una plegaria
religiosa que titula: A Jests, de bastante correcci6n t6cnica y
del mismo matiz de las que venimos comentando (1).
Cuando 11egamos a Jose Gautier Benitez (1848-1880), el sen-
tido religioso de nuestra poesia sufre un cambio de objetivo,
que nos viene del romanticismo espafiol, al trav6s de B6cquer:
de la actitud sicol6gico-religiosa que hemos visto anteriormente,
se pasa a una valoraci6n est6tica del cristianismo formal: tem-
plos sombrios, monasteries en calma, arquitectura --g6tico-
barroca que sirven de trampolin para la fantasia del poeta (2).
No se abandon, sin embargo, la primera actitud, por lo menos
en nuestro poeta, Gautier Benitez, como veremos. Asi dice
Becquer:
((En torno a las naves se veian una multitud de capillas
oscuras, en el fondo de las cuales ardian algunas lAm-
paras, semejantes a estrellas perdidas en una noche
oscura. Capillas de una arquitectura irabe, g6tica y
churrigueresca (3).

En el poema Dios, de Gautier Benitez, hallamos, en una acti-
tud hermana a la de B6cquer -su maestro-, la siguiente
manifestaci6n:

He buscado la sombra y el misterio,
y en el temple sin luz, grave y sombrio,
del silencioso antiguo monasterio,
dejd vagar el pensamiento mio;

1. Aguinaldo Puertorriquefio. Prosa y Verso. Puerto Rico, 1861, pigi-
nas 57 a 59.
2. Diaz-Plaja, Guillermo: Introduccidn al Estudio del Romanticismo
Espaiol. Espasa-Calpe, S. A., Madrid, 1936, pigs. 127 a 132.
3. Citado por Diaz-Plaja, pig. 130 de la obra: Becquer, Obras. Ed. 1885,
I, pag. 206.







CESAREO ROSA-NIEVES


Y aspirando el perfume delicado
que en leves ondas hasta el techo sube,
vagando por el dmbito sagrado
como en el 6ter blanquecina nube.

Oyendo tras las doubles celosias
el rumor de las preces y los llantos,
del 6rgano las graves melodies
y los severos religiosos cantos (1).

En estas estrofas, notamos la actitud del poeta, preocupada
por la parte est6tica del temple; pero mis adelante, al recor-
darse de sus sentimientos cristianos, pasa el poeta a la posi-
ci6n sicol6gica, para postrarse ante Dios como ferviente reli-
gioso:

He penetrado al fondo de mi alma
para escuchar la voz de mi conciencia;
y dije: (El Dios que en la creaci6n impera,
el que cre6 la luz y el firmamento,
el que a los astros seial6 carrera,
lecho a la mar y direcci6n al viento. Etc.




Alli estd Dios de paz y de carifio
que perdona del hombre los agravios,
cuando en los ojos del dormido niio
posa la madre los amantes labios (2).

Pero para Gautier Benitez, Dios esti en todo aquello que le
brinda solaz spiritual o sensual, es como una especie de fuente
de dicha. Asi Dios estd en la mujer:

Ti eres mi Dios, mi religion, mi todo;
por ti mi lira entusiasmada temple (3).

1. Gautier Benitez, Jose: Poesias. San Juan, Puerto Rico, 1929, pi-
gina 77.
2. Ob. Cit., pig. 79.
3. Ob. Cit. Poema: A Luisa. Pag. 110.






LA POESiA EN PUERTO RICO


A Dios, le pide el poeta, una vida eterna para su amor a la
patria, e inspiraci6n sentido plat6nico para cantar a Puer-
to Rico:

Dios me dg, al contemplarte
de ventures y triunfos coronada,
una vida sin fin para adorarte
y una lira inspirada
inmortal y feliz para cantarte (1).

El sentimiento profundamente religioso del poeta, esti ex-
playado en toda la obra lirica del poeta humacaefio. Es de los
autores que hemos tratado hasta aqui, el que mejor se vincula
a este tema.
Despu6s de Gautier Benitez encontramos poesia de timbre
religioso en Juan Francisco Comas (1837-1903) en su poesia:
El Nacimiento del Mesias (2). Poema en silvas clisicas, en donde,
siguiendo la tradici6n hist6rica de la Iglesia Cat6lica, canta el
nacimiento de nuestro Sefior Jesucristo. La forma del mismo
es bastante cuidadosa, aunque acusa muy poca originalidad
en el trato del tema. En Manuel Corchado (1840-1884) y en su
poema en seguidillas: Confianza en Dios (3), que como el titulo
indica, sorprendemos una afirmaci6n de su fe en el Sefior; y
en el soneto titulado A..., de Francisco Alvarez Marrero (1847-
1881). En este poema de factura clasica Alvarez present
el tema de la oposici6n al cientifico que niega la existencia
de Dios, influencia que aqui se vi6 much, traida al travys
de los m6todos experimentales del progress de la ciencia en
el siglo xIx. Termina con este hermoso terceto:

Tan s6lo un rayo bienhechor anhelo...
Y, si tras de la muerte el cielo es nada,
que sepa yo lo que en la vida es cielo (4).

En Claros y Nieblas, libro de versos de Lola Rodriguez de
Ti6 (1843-1924), encontramos una composici6n en liras, de ca-
ricter religioso, y que ella titula: La Vuelta del Pastor. Son
liras a la manera de Fray Luis de Le6n. En Jos6 Antonio

1. Ob. Cit. Pag. 202.
2. Monge,. Jose M.: Poetas Puertorriquefos. Mayagiies 1879. pigi-
nas 87 a 89.
3. Ob. Cit. Pigs. 95 a 99.
4. Ob. Cit. Pig. 13.







92 CESAREO ROSA-NIEVES

Daub6n (1837-1922), encontramos otra composici6n en serven-
tesios alejandrinos: Las Siete Palabras (1), de piadoso pensamien-
to. Genaro Aranzamendi (1829-1886), como Lola Rodriguez de
Ti6, tiene una oda religiosa a la manera de Fray Luis de Le6n,
escrita en liras y titulada: En Jerusalem (2), y un soneto del
mismo genero que responded al nombre de: A la Purisima Con-
cepci6n (3).
A media que nos vamos entrando en las corrientes parna-
sianas en Puerto Rico, el tema va disminuyendo, y se convierte
en tema de certamen junto al Amor y la Patria. Son las tres
divisas -Amor, Patria y Fe-- que hereda la nueva genera-
ci6n del anterior romanticismo. Asi encontramos La Fe, canto
del poeta Modesto Cordero (4); Fe, canto de Rafael del Valle
Rodriguez (1846-1917) (5); Dios, poema en silvas religiosas de
Juan Escudero Miranda (6), y Maria, Jestis de Nazaret y La Ora-
ci6n, de Ram6n Negr6n Flores, poemas tambien premiados en
certamenes (7).
De estos poetas mencionados, el que mas ha ido al tema re-
ligioso es Ram6n Negr6n Flores. Es un virtuoso de la t&cnica
del verso. Uno de sus poemas mas representatives de este ge-
nero es su canci6n a Maria, a que ya hemos hecho alusi6n.
Esta escrita en cuartetos y empieza asi:

Virgen de Nazaret, dulce Maria,
mds pura que los c6firos rientes,
mis bella que la luz, cuando abre el dia,
mds tierna que el murmurio de las fuentes.

El poema continue en verso endecasilabo de una plasticidad
marm6rea y en rima consonante, todo muy bien colocado con
gracia modernista y perfecci6n parnasiana. El poema terminal:

1. Soler y Martorell, Manuel: El Nuevo Cancionero de Borinquen.
Puerto Rico, 1872, pigs. 22 a 25.
2. Soler y Martorell, Manuel: Ob. Cit. Pags. 49 a 52.
3. Monge, Jose M.: Ob. Cit. Pag. 29.
4. Cordero, Modesto: Junto al Ara. Mayagiiez, P. R., 1919, pigs. 149
a 152 (Poesia premiada).
5. Valle, Rafael del: Poesias Completas. San Juan, P. R., 1921, p5-
ginas 203 a 211. (Poesia premiada.)
6. Escudero Miranda, Juan: Dios. (Poema premiado.) Puerto Rico, 1886.
7. Negr6n Flores, Ram6n: Siemprevivas. Tomo II, San Juan, P. R.,
1940; Maria, pags. 149 a 155; Jesus de Nazaret, pigs. 173 a 182, y La Ora-
ci6n, pigs. 49 a 56. Maria fue laureado en el Ateneo de Puerto Rico en el
afio 1926; Jesus de Nazaret, en los Juegos Florales de Ponce, en 1930, y
La Oraci6n fuu premiada en Tarrasa, Espafia, en el afio 1902.






LA POESIA EN PUERTO RICO 93

Que en el sendero porque el hombre avanza
en pos de indefinibles ideales,
el Angel Tutelar de mi esperanza
ha agotado la miel de sus panales.

Pero queda la Fe que el alma encierra;
mi Fe, que ruega a tus amores pios,
por todos los que sufren en la tierra
;i por los hijos mios! (1).

En la corriente del modernismo rubendariano en nuestra
isla, encontramos un poeta que puede considerarse como el
inico que selecciona el tema religioso como una especialidad
de su lirica: Padre Juan Rivera Viera (Juan Vicente Rafael).
Este poeta ha dedicado un libro entero al g6nero piadoso, cuyo
titulo responded al nombre: Cdrmina Sacra (2). El Padre Rivera,
aunque milita bajo las banderas del modernismo, suefia con
las formas clisico-parnasianas. Se preocupa much por la for-
ma, aunque no descuida el fondo ideol6gico. De el se destacan
en esta obra, por su delicadeza spiritual, las poesias:
In Adorem Unguentorum, Dios Irae, Dios Illa y Sinite Par-
vulus Venire Ad Mo.
El poema Canci6n de Cuna, de factura versolibrista, es una
de las mis tiernas composiciones que hemos oido de la lira
del Padre Rivera Viera.
El poema empieza:

La Virgen Maria
tenia
en la falda dormido
en total abandon,
tal como si fuese en un nido
de amores, o en trono
de gracia,
al recidn nacido
llamado Enmanuel.
Y era tan bonito
el grupo que hacia
ella con su nifo

1. Negr6n Flores, Ram6n: Siemprevivas. Tomo II, San Juan, Puerto
Rico, 1940, pigs. 149 a 155.
2. Rivera Viera, Juan: Cdrmina Sacra. Versos para creyentes. Barce-
lona, 1924, 91 p6gs. Pr6logo de Rafael Martinez Alvarez.







94 CESAREO ROSA-NIEVES

terura y carinio -
que al verlos, cualquiera diria
que era un manojito
de rosa y clavel.
Ella, rosa mistica del jardin del cielo,
y 1l, clavel, la clave de nuestro consuelo (1).

Y terminal con un tono de plegaria a la Virgen Maria.
En los poetas mis j6venes de la generaci6n modernista se
encuentran composiciones regadas en sus obras, pero sin per-
sistir en el tema, y por eso nunca como en el caso linico del
Padre Rivera Viera. Asi hallamos un: Nocturno Mistico, en
Jose P. H. Hernandez de sabor religioso (2), en cuartetos enea-
silabos; un poema: San Sabds, en la obra de Luis Pales Matos,
poema en verso eneasilabo y de aroma valleinclanesca, poesia
muy original y de una musicalidad agradable (3), Vitrales de
Capilla, de Carlos N. Carreras, y el hermoso soneto San Juan de
la Cruz, de nuestro excelente poeta Evaristo Ribera Chevre-
mont. El soneto dice asi:

Este santo de barbas armoniosas,
todas las ciencias de los cielos sabe.
Dijo profundas y fragantes cosas
en un acento doctoral y suave
Cruz6 la vida misterioso y grave,
y lo punzaron zarzas venenosas...,
y su espiritu dulce se hizo un ave
y su cuerpo llagado se hizo rosas.
Las hierbas florecian a su paso;
miel y divinidad nos di6 en su vaso
pulido por sutil filosofia...
A todos nos cur6 dolores viejos;
eran maravillosos sus consejos
y se muri6 de santidad un dia... (4).

1. Prisma. Revista mensual, afio I, n6m. 6, Humacao. P. R., febrero
de 1929, pig. 10.
2. Hernandez, Jos6 P. H.: Cantos de la Sierra. Ed. Puerto Rico Rlus-
trado. San Juan, P. R., 1925, pigs, 11 a 12.
3. Ribera Chevremont, Evaristo, y Alegria, Jos6 S.: Antologia de
Poetas J6venes de P. R. Real Hnos., San Juan, P. R., 1918, pags. 53 a 55.
4. Carreras, Carlos N.: Poetas Puertorriquefios. Los Nuevos, tomo III,
San Juan, Puerto Rico, 1922, pags. 140 a 141.







LA POESIA EN PUERTO RICO 95

Hasta aqui el motivo religioso en nuestra lirica, en donde
destacamos como figures principles a Ram6n Negr6n Flores,
pero sobre todo al Padre Juan Rivera Viera, quien ha hecho
una especialidad del tema en su obra. Los demis yoetas han
ido al motivo por mera curiosidad estetica o de una manera
esporAdica.
En la hornada de los poetas postmodernistas; en esta zona
religiosa, se han distinguido preferentemente, los liridas: Ma-
nuel Joglar Cacho, Magda L6pez, Francisco Molina, Angel Mer-
gal, Francisco Rojas Tollinchi, Francisco Lluch Mora, Eugenio
Rentas Lucas, Felix Franco Oppenheimer, y otros.





















B) LA PATRIA


























Tres maneras distintas han tenido nuestros poetas al can-
tar el tema de la patria en Puerto Rico: politico, filos6fico y
fisico. Por eso, al tratar en este studio los portaliras repre-
sentativos del tema que nos ocupa, iremos sefialando estas tres
caracteristicas que van irradiando de cada uno de ellos, seg6n
su temperament especial.
El primer grito patri6tico de tipo incondicional espafiolizan-
te, lo lanza Daniel Rivera con su poema: Agiieynaba el Bravo,
en 1854, poesia que ya hemos mencionado anteriormente en
el Capitulo II.
En la obra escrita en octavas reales quintanescas muy des-
cuidadas, resalta vivamente el aspect politico, mezclado con
alguna que otra alusi6n al paisaje native, de muy escaso valor (1).
En la actitud separatist y de reformismo liberal en protes-
ta contra el coloniaje, se encuentran poemas en las obras po-
ticas de Francisco Gonzalo Marin, Luis Muiioz Rivera, Jose
Mercado (MOMO), Salvador Brau (2), Jose De Diego, Juan Vi-
cente Rafael y algunos otros.
El deseo de libertad en nuestra poesia, es hijo de nuestra
posici6n ante la historic como pueblo colonial: unas veces en

1. Rivera, Daniel: Agiieynaba el Bravo. Imprenta El Nacionalista, San
Juan, Puerto Rico, 1919, pigs. 3 a 5.
2. VWase el poema: Patria, premiado, como hemos dicho en otra parte
en esta obra, con la Flor Natural, en un certamen en donde figuraba como
miembro destacado del Jurado, Gaspar Ndfiez de Arce, en: Salvador Brau:
Hojas Caidas. San Juan, P. R., 1909, pigs. 11 a 28.







CESAREO ROSA-NIEVES


contra de Espafia, y otras en contra de Estados Unidos. De
modo que el concept nacionalista, y el deseo de aparecer ante
el concerto de las demis naciones, como un conglomerado in-
dependiente, ha sostenido el tono de nuestra poegia patri6tica
de timbre rebelde.
Este ahinco libertario, se nos brinda tangible al acercarnos
a la heroica figure de Francisco Gonzalo Marin, heroe y poeta
a un mismo tiempo. Su vida fu6 adolorosa y triunfal. Marin
fue un torturado, un sofiador revolucionario y romintico: sin-
tesis de inquietud patri6tica y de bohemia poetica. Ha dicho
de 1l Augusto Malaret:
cno s6lo escribi6 poemas sino que los hizo. Nacer en
un pefi6n abandonado por el dedo de Dios al eterno
dolor del coloniaje; amarlo con pasi6n intense; dedi-
carle todos los latidos del coraz6n y todas las riquezas
de la fantasia; defenderlo de sus opresores con las pro-
sas mis energicas de la pluma, y llorar sus pesadum-
bres con los versos mis sentidos del arpa; combatir
por su libertad y por su dicha en el echo de Procusto
del periodismo, en los montes sagrados del Olimpo y,
por iltimo, en el campo azaroso de la guerra, sacrifi-
cando cuerpo y alma, juntamente, en holocaust pa-
trio, tal fu6 la corta y agitada vida del poeta bohemio,
cuya biografia internal forma una pigina heroica de
la leyenda de Cuba, un valiente capitulo de la political
puertorriquefia, un breve volume artistic de la lite-
ratura antillana (1).
Muri6 en la manigua de Cuba, combatiendo por los derechos
patriots de la antilla hermana, y rubricando su mejor poema
en pleno combat. Muri6 solo como las Aguilas. Un dia, los
compafieros de Marin, al pasar por Turiguan6, lo encontraron

1. Malaret, Augusto: Medallas de Oro. Imprenta Venezuela, San Juan.
Puerto Rico (S. F.). pig. 139.
Bien que describe el especticulo de su muerte, el Jefe que le destiny
a Camagfiey, 11eno de horror ante la macabra vision:
Por una casualidad, en una retirada muy dificil que nos expuso a la
muerte, encontramos aquel fdretro fantistico, y el poema del dolor que
evoc6 en mi alma el esqueleto limpio por los cuervos y comido por los
gusanos, fue un calofrio paralizador que traspas6 mi sensibilidad. Parecia
sonreirse... Era horrible c6mo la brisa mefitica mecia aquel esqueleto des-
nudo, sobre las aguas espesas y solitarias del pantano. Ain me parece oir
el ldgubre sonido que esparcia en la selva cenagosa cada vez que la hamaca
oscilaba con su fdnebre carga.s Ob Cit. Pig. 154.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs