• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Title Page
 En las lomas de El Purial
 Manolo
 Maria
 El boxeador
 Un verdadero hombre
 Table of Contents
 Back Matter
 Back Cover














Title: En las lomas de El Purial
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078409/00001
 Material Information
Title: En las lomas de El Purial
Series Title: En las lomas de El Purial.
Physical Description: 114 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Juárez Fernández, Bel, 1927-
Publisher: Ediciones Revolucio´n
Ediciones Revolución
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1962
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
General Note: Premio de cuento, concurso Ediciones R.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078409
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AGY4170
oclc - 20780417
alephbibnum - 001472413

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    En las lomas de El Purial
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Manolo
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Maria
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    El boxeador
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Un verdadero hombre
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    Table of Contents
        Page 115
        Page 116
    Back Matter
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Back Cover
        Page 123
        Page 124
Full Text

EDICIONES]t CUENTOS
BEL JUAREZ FERNANDEZ
EN LAS
LOMAS
DE EL







SOBRE EL LIBtRO
Cuando Ediciones R convoc a un
concurso literario para escritores
jvenes e inditos, Bel Jurez Fer-
nndez estaba dando fin al present
volmen de cuentos. Declara que
habiendo supeditado por aos la es-
critura a cualquiera otra contingencia
sinti la necesidad de llevarla a un
primer plano escribiendo una series
de relatos que le daran carta de
naturaleza como escritor. El anuncio
del mencionado Concurso acab por
ponerlo en situacin dando por re-
sultado En las Lomas de El Purial,
ganador del premio.
Como el lector advertir pronta-
mente, es ste un libro de primeros
pasos en el difcil arte de escribir.
Bel Jurez no ha pretendido otra
cosa, aunque pretend igualmente, y
es de esperar que lo alcance, esa ver-
tiginosa altura de la creacin.
Los cuentos que integran En las
Lomas de El Purial se dejan leer con
agrado; sus personajes, situaciones y
conflicts nos resultan familiares, es
decir son cubanos de pies a cabeza.
El cuento que da ttulo al libro tiene
la novedad de presentar al movi-
miento clandestine contra Batista
actuando en una zona campesina.
Bel Jurez demuestra conocer bien
el terreno que pisa y su relato es
convincente. Otro de sus relatos, el
titulado Manolo es la historic del
negro cubano, marginado de la so-
ciedad en que vive y sometido al
mismo tiempo a sus presiones con el
consiguiente resultado catastrfico.
Jurez Fernndez insisted ante el p-
blico lector para que tome estos cuen-
tos como un experiment y como una
primera salida, y de paso anuncia un
prximo libro con mayores exigencias.

EDICIONES REVOLUTION

L* li IIll .. ..








BIBLIOTECA NACIONt-L
"JOSE MARTI"
La Habana, Cuba
CANJE
i-r- ----- --_ -----_










EN LAS LOMAS DE EL PURIAL






I*.
BEL JUAREZ FERNANDEZ



EN LAS

LOMAS

DE EL PURIAL
PREMIO DE CUENTO/CONCURSO EDICIONES R





LA HABANA1962. EDICIONESR






blFr


I


Publicado por Ediciones Revolucin
General Surez y Territorial, La Habana
Todos los derechos reservados.
Primera Edicin: Junio de 1962
Ao de la Planificacin
Diseo de Tony Evora
Impreso por Burgay y Cia., La Habana, Cuba










EN LAS LOMAS

DE EL PURIAL


SL sitio de Don Pedro, "Los Mangos", era muy cono-
cido en toda la comarca, primero por la simpata que
despertaban su dueo y su familiar y luego por la
belleza de sus sembrados y fertilidad de sus tierras.
Tena una extension de unas cinco caballeras escasas, bor-
deado el lado derecho por una enorme hacienda de ganado
y la otra parte, de extensos, de infinitos cuadros de caas,
teniendo su frente hacia un camino vecinal no muy bien
conservado, cruzado el cual continuaban cientos de caba-
lleras de la misma hacienda ganadera, hasta perderse en
el horizonte. Este camino se diriga hacia el oeste a una
carretera pavimentada, que era un ramal de la central y
Sen cuyo entronque, situado a 3 leguas de distancia, estaba
la tienda rural de Jos. El central azucarero, estaba hacia







BEL JUAREZ FERNANDEZ


el este, a tres y media leguas del sitio y a travs del cual
cruzaba un ramal de ferrocarril central; por lo dicho, puede
asegurarse que Don Pedro, "El Isleo", no estaba muy
apartado del mundo, y aunque su propiedad era pequea
no le faltaban arrests para aprovechar cada pulgada de
su tierra, para no carecer de ropas ni de alimentos y
guardar pequeos ahorros, a pesar de todas las vicisitudes
y dificultades que se le presentaron en su vida. Claro
est, que esto significaba una agobiante y esclava dedi-
cacin a su cuidado y explotacin.
Cuando su trabajo se lo permita solia recostar su ta-
burete favorite al tronco de una vieja gusima que haba
frente a su boho y, sentndose en l, encenda un tabaco
y descansaba, cavilando sobre muchas cosas. Don Pedro
tena una casita humilde, pero bien cuidada, de paredes
de tablas de palmas reales y techo de guano. Recientemente
haba terminado de echarle el piso de cemento a toda la
casa; incluso al excusado. Para el prximo ao tenia gran-
des sorpresas que darle a su familiar.
El bohio y su batey estaban situados en una alta ex-
planada; desde la cual poda contemplarse casi todas las
tierras de su propiedad y en general un hermoso panorama.
Pero el lugar favorite del viejo campesino era la gusima,
junto al trillo que se extenda hasta la talanquera del ca-
mino, a unos doscientos metros de distancia. Desde aquel
improvisado mirador contemplaba las tierras aledaas ba-
adas por el amarillento sol del atardecer.
-Con un poco de abono, esas caas serian ms altas
y ms gruesas -se deca una y otra vez, mirando los ca-
averales del rico colono Venancio.
O mirando los potreros de ganado de Porfirio murmu-
raba, un poco resentido, siempre lo mismo.
-Si fuera ma, la sembrada de guinea y con un poco
de pienso meta cuarenta vacas en ca' potrero...








En las lomas de El Purial


Pero estas cavilaciones duraban poco en su mente,
puesto que tena dentro de su pequeo sitio muchos, pro-
blemas en que ocuparse. El trabajo era muy duro, a las
cinco de la maana ya estaba en pie para ordear sus vaqui-
tas de las que sacaba apenas una o dos.cntaras llenas de le-
che para una fbrica de queso y mantequilla y un poco que
dejaba para su familiar; luego continuaba su rutinaria labor
en sus hermosos sembrados de donde obtena lo necesario
para su sustento; tambin le haban comenzado a producer,
desde el ao pasado, los cocoteros y el aguacatal y esto lo
alegraba, dndole fuerzas para continuar luchando, pues
todava.no poda pensar siquiera en descansar; su sitio no
le dejaba para pagar uno o dos buenos empleados, tenin-
dose que conformar con el viejo Tatica que ya apenas si
le resolva algo; y eran seis hijos y una mujer los que te-
na a su cargo. Si al menos Mara Elena hubiera sido va-
rn, ahora contara con un mocetn de veinte aos pro-
duciendo; y para mayor desgracia, su buena mujer le viene
a traer otra hembra en el segundo parto y luego regalarle
cuatro varones que no estaran aptos para trabajar hasta
-dentro de diez aos por lo menos.
Sin embargo no por ello despreciaba a sus hijas ma-
yores que, aparte de haber cometido el pecado de nacer
hembras, no dejaban por eso de brindarle todo su entu-
siasmo y el mayor esfuerzo possible. As las haba visto
ordear, chapear, guataquear, sembrar, lavar ropas, cocinar
y cuantas labores se hacan necesarias. Eran buenas y sa-
crificadas igual que la madre.
-Total, uno las cra pa' un macho cualquiera que un
da las jala pa' su boho...
Tal pareca que pronto el tiempo le dara la razn
pues, al menos, ya Mara Elena tena un novio. Un pen
de la finca ganadera de Porfirio que aparentaba tener bue-
nas intenciones. Gustavo, que as se llamaba, contaba con
unos veintitrs aos de edad, alto y delgado, pero muy








BEL JUAREZ FERNANDEZ


fuerte y de grandes energas para el trabajo; de inteligen-
cia despierta, se senta un poco desconcertado sobre el fu-
turo debido a su ignorancia y a sus naturales ambiciones,
puesto que de lo nico que estaba seguro era de que no
iba a pasarse la vida cuidando el ganado de su patrn
y much menos por el msero sueldo que devengaba. Lo
que Gustavo no pensaba era que su future suegro lo tena
en sus planes.
Y si La Chata, su hija menor, se casara, entonces se-
ran dos brazos ms trabajando en el sitio y habra la po-
sibilidad de convertirlo en un buen negocio con el tiempo.
El ronco sonido del motor de un "jeep", lo hizo des-
pertar de sus sueos; era el viejo colono Don Venacio,
que se retiraba hacia la ciudad a pasar la noche en su re-
sidencia, mientras su mayoral y los peones cuidaban de sus
caas; entonces volvi a pensar lo que hara si la colonia
o la finca fueran de l.
A veces las circunstancias y los acontecimientos nos
deparan increbles sorpresas cuando, ingenuos, forjamos
ambiciosos planes para el future; Don Pedro no conoca
las ideas que elaboraban Mara Elena y Gustavo y ni siquie-
ra haba pensado que tuvieran alguna. Encontraba natural
que sus yernos aceptaran vivir en el sitio como participan-
tes de la propiedad de l y de sus hijas y, de esa manera
podra cultivar aquella tierra en toda su intensidad. Soaba
como un gran seor en su pequeo feudo.
Era de madrugada; a Gustavo le haban encargado que
fuera temprano a montear tres toretes que se haban per-
dido, segn crean, en los intrincados matorrales que es-
taban en lo que llamaban el fondo de la finca de Porfirio,
junto a un grupo de lomas que denominaban "El Purial",
tras de las cuales se extendan los restos de lo que haba sido
un enorme bosque de rboles maderables, desmontado ha-
ca muchos aos y ahora abandonado. Alejado de caminos
pasables, muy poca gente se aventuraba a sentar sus plan-








En las lomas de El Purial


tas por aquellos lugares con excepcin de algunos carbo-
neros que vivan cerca de la costa y algn que otro guajiro
que por razones desconocidas tena que buscar su hogar en
aquel remoto paraje.
Gustavo atravesaba las propiedades de Porfirio llevan-
do su caballo a paso lento, pues deseaba llegar a su destino
cuando ya el sol estuviera completamente fuera y mientras
tanto el bello espectculo que la naturaleza le brindaba
inspiraba su musa y de su corazn brotaban los sentidos
versos de una triste dcima guajira. Con ello olvidaba su
agobiadora labor diaria y especialmente su disgusto por
habrsele designado una labor tan dura y peligrosa a l solo.
Tal como haba calculado, lleg a los matorrales cuan-
do la claridad del da se enseoreaba sobre la verde vege-
tacin, casi virgen, de las inmediaciones del lomero y,
tras una pequea bsqueda y sin much esfuerzo, logr
localizar a uno de los toretes, ladinamente agazapado en-
tre protectores arbustos de marab.
-Buenos das, amigo -era la voz de un extrao, si-
tuado a sus espaldas.
Gir su caballo en redondo en actitud de defense, pues
no esperaba encontrar a nadie conocido por all, pero cuan-
do pudo observer que a una distancia prudencial y estra-
tgicamente separados unos de otros le cortaban el paso
unos seis hombres de aspect terriblemente feroz con ca-
belleras largas y luengas barbas, sucios y descuidados en
el vestir que portaban amedrentadores rifles y ametralla-
doras de mano, qued paralizado de terror y no se atrevi
siquiera a contestar el saludo.
-No se preocupe amigo; apese del caballo que de-
seamos hacerle unas preguntas- le dijo uno de los bar-
budos, mostrando una ligera y afectuosa sonrisa, mientras
se acercaba muy despacio al asustado guajiro.
Una vez que Gustavo puso pie en tierra el hombre le
extendi la mano dndole un fuerte apretn e invitndolo








BEL JUAREZ FERNANDEZ


a que ambos se sentaran sobre el tronco de un rbol cado,
a unos pasos de ellos.
-Cmo se llama, amigo? -le pregunt.
-Gustavo... seol... -contest un poco nervioso.
-Esas reses son tuyas?
-No seol... son del dueo d'esta finca, Don Polfi-
rio, para quien trabajo desde hace un ao.
-Es muy grande la finca?
-Bueno, por ah se dice que son ma'o menos unas
seicienta caballera y casi to'a ella llena de gana'o...
-Gustavo, t sabes matar una res? vaya, sin hacer
much ruido... desde luego- indag el desconocido pau-
sadamente, pasndose una mano por sus revultas barbas.
-Si seol... en ocasiones yo ha ayuda'o a matarla y
descualtizarla.
-Bien... queremos que lo hagas con sa que acabas
de encontrar -dijo rotundamente.
-Seol... a Don Polfirio no le va a gustal eso y de
seguro que avisar a la gualdia -adUjo Gustavo muy
asustado.
-No importa... si fuera tuya te la hubiramos com-
prado, pero a tu patrn, que tiene muchas y le sobran, no.
Adems pensamos pagarte por el trabajo y luego cuando
termines puedes ir a contrselo a ese Porfirio, pues no que-
remos perjudicarte hacindote cmplice. Ya ellos se cui-
darn de venir a buscarnos si desean cobrar.
Seguidamente, el desconocido, que pareca ser el jefe
de la partida, se dirigi a sus amigos disponiendo la forma
en que deban colocarse cada uno a fin de no ser sor-
prendidos. Al notar que Gustavo no se haba movido del
lugar en que lo dejara lo conmin para que se apurase en
comenzar su labor y ste, impulsado por el miedo que le
causaba el aspect de aquellos hombres, se dispuso a cum-
plir la orden dada; adems, muy angustiado por lo que
ingenuamente crea un acto de deslealtad a su patrn.







En las lomas de, El Purial


Gustavo observaba de reojo a los desconocidos con se-
ria desconfianza y se aterraba al pensar lo que pudieran
hacer .con l. Mientras descuartizaba al animal, el cual ha-
ban colgado del grueso tronco de una rama de un alga-
rrobo, se le acerc el mismo que antes le haba hablado.
Era un hombre de median estatura, fornido; aunque lu-
ciera un poco demacrado por las naturales vicisitudes que
estara pasando, tena, en su rostro requemado y .escondido
en parte por una profunda y enredada barba, una expresin
tierna y amistosa. Hablaba bien y se notaba fcilmente
que era una persona de buena educacin y cultural. Con-
vers much tiempo con Gustavo, quien fue adqu riendo
confianza rpidamente, a tal punto, que al final l solo era
el que hablaba. Cuando se dispona a marcharse, el bar-
budo le indic a sus hombres que se adelantaran, que l
los alcanzara ms tarde, negndose terminantemente a
aceptar el caballo que le ofreca Gustavo, pero s expre-
sndole su deseo de conversar un rato, invitndole a que
se sentara nuevamente sobre el tronco.
-Yo soy el capitn Rodrguez -le express a Gusta-
vo-. Estoy operando en esta zona desde hace casi un mes,
estudiando la posibilidad de establecer por aqui un nuevo
frente de batalla, cosa que parece .un tanto difcil -dijo
con preocupacin y haciendo una pequea pausa encendi
un tabaco antes de continuar-. Te digo esto, porque esti-
mamos que te debemos una explicacin pues, en definitive,
los que nos hemos lanzado a una lucha tan desigual contra
los que ostentan el poder poltico de nuestra patria, esta-
mos decididos a asumir toda la responsabilidad que ello
conlleva; actuamos movidos por el hermoso sueo de ver a
nuestra patria regida por su pueblo; de hacer que la jus-
ticia reine sobre todos igualmente; que termine la explo-
tacin de los trabajadores por unos cuantos privilegiados;
que no exista un campesino sin tierra, ni un campesino ig-
norante; en fin, con el sacrificio actual, tratamos de co-







BEL JUAREZ FERNANDEZ


sechar la paz y la felicidad para todos los cubanos. Y t
eres uno de esos motivos.
Gustavo lo escuchaba con suma atencin arrobado por
la personalidad y la autoridad del guerrillero que tan fra-
ternalmente lo trataba.
-Nosotros desearamos, es ms lo necesitamos, que
todos nos ayudaran; es decir, que todos los hombres hu-
mildes y explotados comprendieran los ideales que nos ani-
man y las razones que nos llevan a tratar de alcanzarlos
por medio de las armas, aunque en realidad hubiramos
deseado no tener que utilizarlas. Nosotros luchamos por
la paz entire los hombres y la nica forma de lograrlo es
evitando que hayan hombres que vivan del trabajo de otros.
Quizs pienses que no somos ms que unos cuatreros que
robamos reses a espalda de las leyes y de las autoridades,
pero eso no es ms que una consecuencia de la guerra que
sostenemos y que est justificada por los fines que per-
seguimos.
Se detuvo breves instantes y mirndolo fijamente, p-
sole la mano derecha sobre su hombro. Gustavo sinti lige-
ros escalofrios por todo el cuerpo, presa de una intense
emocin.
-Piensa que estos hombres que me acompaan son
obreros y trabajadores de la ciudad y del campo, igual que
t -prosigui-. Ellos, estn inconformes de que unos cuan-
tos hombres malvados se dediquen a acaparar la tierra y
las fbricas, para acumular riquezas personales a costa del
trabajo honrado de ustedes. Estn cansados de que se les
obligue a trabajar como bestias, mientras otros disfrutan
de todas las comodidades y bienestar que el dinero ama-
sado de esa manera les puede ofrecer y han estimado que
la nica forma de traer la justicia a esta tierra, a los que
trabajan de verdad y honradamente, es la rebelin armada
iniciada en la Sierra Maestra; estos hombres que esquil-
man a obreros y campesinos se valen de soldados y policas







En las lomas de El Purial


y de cientos de individuos equivocados y engaados por
ellos, para tener esclavizados a la mayora de los cubanos
y poder seguir, con la ayuda de extranjeros sin escrpulos,
avasallando y robando a los humildes como t. Me com-
prendes?
-Yo... si le he comprend'o seol -dijo Gustavo con
una seria expresin en su rostro-. Yo ha visto que s no
hago lo que Polfirio me manda, me bota y antonces tengo
que dil a buscal trabajo muy lejo de aqu. Yo me a recuelda
que hace unos aos, un hombre que vena de la ciud y nos
habl como usted, seol, fue salvajemente apalea'o por la
Gualdia Rural y no volvi ms pol aqu; decan que era
un comunista. Pero aquel, seol, no traa esa cosa que us-
tedes traen. Aquel venia sin escopeta. Dipu, nos amena-
zaron a toitico con el que habl pa'que supiramos lo que
hacan con los que peltulbramos la tranquilidad. Yo tam-
bin vel, que si uno tiene much dinero, to'el mundo lo res-
peta y hasta los gualdia lo ayudan, pero que si no tiene
con que caelse muelto, naide lo respeta. Yo quiero casalme
pero con el poco dinero que me dan, tendra que obligal a
Mara Elena a vivil en un pobre boho de guano, quin sabe
si en aquel cerro. Pol eso yo no voy a denuncial a ustedes,
polque no vale la pena que pol una degraci toreta, los
vayan a matal estos condena'os.
El capitn Rodrguez emocionado, le di un abrazo a
Gustavo muy efusivo.
-Gracias Gustavo por tus palabras... -le dijo-.
Bueno, debo retirarme ahora. Toma estos cinco pesos, en
pago de tu trabajo y te ruego que inmediatamente cuentes
todo lo sucedido a tu patrn para que no vayan a impli-
carte. Es ms, si te lo piden das nuestra descripcin; si es
necesario los guas hasta aqu y les muestras el camino que
tomamos. No temas, pues para cuando vengan ya estare-
mos en un lugar seguro.







BEL JUAREZ FERNANDEZ


-No seol... -protest Gustavo ingenuamente-.
De ninguna manera acepto pago pol este trabajo... Yo
lo he hecho con gusto... Adems, yo no soy chivato...
-Comprende, muchacho -insisti el capitn-. No
queremos hacerte cmplice, pues sera muy peligroso para
ti y no ganaramos nada; ni t ni nosotros. Si no quieres
el dinero se lo brindas a tu patrn para que no sospechen
de ti; de todos modos, ya la Guardia Rural sabe que esta-
mos por aqu.
-Pero seol...
-No insists ms, Gustavo -repiti con un tono que
quera ser enrgico-. Si deseas ayudarnos, cumple con lo
que te he aconsejado. Ests de acuerdo?
-Bueno, si a'ust lo dice as... -asinti Gustavo
estrechndole la mano que le brindaba el capitn.
Este se despidi de inmediato y parti hacia las lo-
mas, tomando el mismo camino que siguieron sus. amigos
con la preciada carga, mientras el noble guajiro lo obser-
vaba alejarse con cierta congoja en su alma.
Ya haca unos das que el pequeo grupo comandado
por el bravo capitn haba comenzado a realizar actos de
sabotajes contra las instalaciones y las propiedades de los
hombres que durante aos haban estado aprovechndose
de la ignorancia y de la buena fe de los campesinos y obre-
ros de la zona, ya por medio del engao, ya por medio de
la brutal represin de la Guardia Rural. Pero, el incendio
de un caaveral, la voladura de una alcantarilla, la bomba
ruidosa que, como una clarinada, iba dirigida a despertar
las conciencias dormidas, no haban causado mayor revue-
lo debido a que siempre se utilizaba la mentira con la fina-
lidad de sembrar la duda sobre el verdadero origen del ac-
cidente ya que, desde el jefe military de la zona hasta el
asustado terrateniente, todos estaban interesados en hacer
career a la poblacin que nada pasaba o que aquello era
obra de bandidos y forajidos.








En las lomas de El Purial


Sin embargo, el incident del torete hubo de causar efec-
tos de ms envergadura que la que pudo reverse. Por
ejemplo, cuando el sargento mandado a llamar por Porfirio
escuch lo acaecido al "fiel" empleado, le conmino a no
contar su historic a nadie extendiendo la orden al rest
de la empleomana del ganadero, pero el "ingenuo" Gus-
tavo ya haba hablado a demasiados convecinos sobre su
aventura. Incluso se haba detenido breves moments en
"Los Mangos", con la justificac:n de recobrar las fuerzas
perdidas por el susto y aprovech la ocasin para realizar
un relato de lo acaecido. En breve tiempo, toda la comarca
comentaba la extraa aventura y conoca de "buena fuen-
te" que las huestes rebeldes ya estaban cerca y un inusi-
tado sentimiento de admiracin prendi en los corazones
de los humildes habitantes de la zona que comenzaron a
estimar progresivamente a los bravos combatientes, depo-
sitando en ellos sus esperanzas, cada da con ms confianza
en su sacrificio.
Al da siguiente llegaron al central grandes refuerzos
del cuartel general del ejrcito gobiernista y comenzaron
inmediatamente a investigar la zona de operaciones de la
partida de alzados. Gustavo los gui hasta el sitio donde
haba encontrado a los barbudos y les indic el camino que
tomaron. El no lo hizo de muy buena gana; no comprenda
la razn de ese riesgo y hasta se sinti molesto al estimar
que pudieran confundirlo con un confidence. Cuando ob-
serv que ms de cincuenta hombres, al mando de un co-
mandante del ejrcito, se disponan a marchar hacia las
lomas, fuertemente pertrechados de armas modernas y
much parque, tuvo que hacer grandes esfuerzos para con-
tener la angustia que le produca la idea de que fueran a
sorprender a sus amigos.
Quiso alejarse del improvisado cuartel, con nimo de
tratar de buscar la manera de avisar a los rebeldes, pero
no se lo permitieron. Estuvo todo el da y la noche, puede







BEL JUAREZ FERNANDEZ


decirse, en calidad de rehn sin saberlo; cada minuto que
pasaba aumentaba su desesperacin y tuvo que soportarla
con estoicismo. Su consuelo fue la insistencia con que el
capitn le haba recomendado esa actitud. Los soldados re-
gresaron por la noche sin haber encontrado rastro de los
hombres. Al dia siguiente por la maana, le dijeron a
Gustavo que se poda marchar, no sin antes volver a ha-
cerle varias preguntas sobre los hombres que haba visto
y lo que hablara con ellos.
Se senta muy mal. La tension nerviosa lo haba ex-
tenuado; sin darse cuenta, habase comportado como todo
un buen rebelde. Decidi no regresar a su trabajo sino diri-
girse a "Los Mangos", junto a su Mara Elena, buscando
el calor de un refugio familiar donde pudiera calmar la
confusion mental ocasionada por el inslito acontecimiento
sufrido en su, hasta entonces, rutinaria vida.
Cuando lleg a la casa de vivienda del sitio, ya sus
fuerzas apenas si lo sostenan y no capt la complacencia
que senta Don Pedro por "su loable actitud" al denunciar
a aquellos perturbadores. Mara Elena le prepare una ha-
maca en un pequeo barracn que haba en el batey y an-
tes de acostarse tom una taza de caf que la esposa del
sitiero le prepare especialmente y estuvo durmiendo hasta
el atardecer.
Varios das estuvieron acantonadas las tropas gobier-
nistas junto a las lomas de "El Purial" y Gustavo no haba
podido lograr nuevo contact con sus amigos. Su sangre
herva en las venas deseoso de hacer algo que l presenta
que era important. En varias oportunidades estuvo ten-
tado a ir en busca del grupo rebelde para unirse a ellos,
pero como desconoca su escondite y por otra parte no es-
taba seguro de que lo aceptaran, se limitaba a dar unas
vueltas a caballo por el campamento y averiguar lo que
se tramaba.







En las lomas de El Puial


Al fin, lleg el da en que las tropas se cansaron de
patrullar la zona sin resultado alguno, por lo que levanta-
ron el campamento y se marcharon. Adems, por aquel
tiempo, se efectuaron various actos de sabotaje a gran dis-
tancia de aquel lugar, lo que indicaba que no era la zona
adecuada para buscar a los alzados.
Una noche, fingiendo que iba a casa de Mara Elena,
se dirigi a las lomas a ver qu poda averiguar y no bien
hubo llegado fue sorprendido gratamente por sus amigos
que le estaban esperando desde el da siguiente que se
marcharon los soldados.
-A decil veld, yo pens que no volveran por aqu
-dijo Gustavo muy alegre.
-Y por qu no, compaero? -le contest el capitn
dndole un fuerte abrazo-. Nosotros sabamos que ven-
dran precisamente a buscarnos por aqu, por eso te diji-
mos que les contara la verdad, pues para cuando vinieran
ya estaramos lejos.
-Pues, a la veld, me cost trabajo decil-le lo que
me olden...
-iJa! Ja!... Te comprendo Gustavo -le contest
sonriente el capitn -. Mira, nuestra tctica es muy sen-
cilla. Ellos, como utilizan muchos hombres con muchas ar-
mas, son pesados, lentos para moverse y nosotros con po-
cos hombres y pocas armas nos movemos muy ligeros y
por esa razn los atacamos cuando queremos y donde nos
conviene. Por ejemplo, nos hubiera sido fcil tenderles una
buena emboscada en las lomas, pero todava no deseamos
presentarles batalla.
-Ahora comprendo...
-Me alegro; eres inteligente... Oye Gustavo, qu
t haces por aqui? No crees que sera peligroso si te vie-
ran los rurales?
-Bueno... seol, a decil veld... ust sabe... yo
ha pensa'o much sobre lo que ust me dijo aquel da y







BEL JUAREZ FERNANDEZ


la veld.es que ust tiene razn- explicaba Gustavo un
tanto avergonzado-. Desde aquella maana me hubiera
i'o con ustedes, si el valol me hubiera acompaa'o y, va-
ya... pol eso he ven'o, pa' dilme con ustedes si me lo
pelmiten...
-Ests seguro de lo que te propones? -pregunt
el capitn con gravedad-. No ser un embullo pasajero?
-No seol -contest el guajiro con ms confianza
en s mismo-. Aust comprenda, que as como vivimo, no
tengo esperanza alguna de mejoral, como no, sea lamiendo
las botas del patrn. Yo haba o'o muchas cosas buena
de la Revolucin y muchas cosas malas, pero a'dipus de
yo haberlos conoc'o a ustede, yo na'm que.creel lo bueno.
-Mira, compaero -el capitn le cruz un brazo por
sus hombros y pens un moment antes de contestarle-.
A veces en la vida, atravesamos moments llenos de an-
gustia y de ansiedades, que nos los provocan los obstculos
que impiden alcanzar nuestros propsitos. De esta situa-
cin, con frecuencia adoptamos decisions desesperadas sin
pensarlas apenas, las que nos causan nuevos daos y sin-
sabores. sin necesidad. T, por ejemplo, quieres progresar
econmicamente para casarte con tu novia y dadas las pers-
pectivas que tienes no ves posibilidades de obtener ese fin
y entonces quieres unirte a nosotros buscando una salida
o un escape para tus preocupaciones. Eso sera fatal para
tu destino y no te doy la menor posibilidad de obtener
ganancias.
-Seol...
-No me digas ms "seor" -le interrumpi el ca-
pitn-. Dime Rodrguez, amigo o compaero...
-Est bien, seol, digo... amigo... -y continue un
tanto turbado al no poder hacerse comprender-. Yo no
sabel hablal bien... como ust.... yo slo decil que siento
much deseo de peleal por las cosas que ustedes luchan.








En las lomas de El Purial


Que yo creo que'1 que quiera trabajal como yo, debiera
tenel su tierra; que naide debe tenel tantas caballera y
otros ninguna; que la gualdia no debe abusal con los gua-
jiros pobres; pero sabel tambin que to'eso no se pue' con-
seguil pol las buenas sino con las balas....
-Escchame bien lo que te voy a decir -le dijo el
capitn, tratando de no dar muchas esperanzas al entu-
siasmado guejiro-. Te voy a hablar con claridad. Nos-
otros estamos empeados en derrocar el gobierno que es-
quilma y extorsiona a nuestro pueblo para traer o implan-
tar un nuevo sistema de vida ms just para todos; ese
ideal nos proporciona la nica fuerza que tenemos para
enfrentarnos con todo el ejrcito y la polica del tirano.
Aunque sabemos que el pueblo est de nuestro lado, con-
tamos con muy pocos revolucionarios activos y esto hace
nuestra lucha ms desigual. La moral y la fe, que nos
sobra, es la nica alternative que te brindamos, por lo que
vers que, desde un punto de vista prctico, es muy re-
mota la esperanza del triunfo. Caso de que esto ocurra,
slo te aseguramos lo que puedas obtener de tu trabajo
honrado, porque no daremos prebendas ni privilegios a na-
die. Esta vez ser muy distinto a todos los dems cambios
de gobiernos que has visto.
-Seol... un guajiro trabajadol, lo nico que pide
es un pedaso de tierra donde pueda sembral y tenel familiar
-contest Gustavo.
-Lo tendrs, Gustavo, si no pierdes la vida en el cam-
po de batalla -le afirm el capitn.
-Entonces... me acepta?... -pregunt con an-
siedad.
-Te voy a dar otra oportunidad para que lo pienses
con detenimiento -le contest el rebelde-. Alguien se
comunicar contigo cuando te necesitemos; mientras tanto








BEL JUAREZ FERNANDEZ


no hables con nadie de tus planes, absolutamente con na-
die... ni siquiera con tu novia...
-Seol, Mara Elena es de confianza...
-No importa; es ms, desde ahora te digo que lo
primero que debes saber hacer, pues en ello va tu vida y
la de nosotros, es cumplir rdenes. Esto no es un juego de
nios. No puedes confiar en nadie, por much amistad que
te profese. Si no hablas de poltica mejor, pero si tienes
que defender a la guardia rural, hazlo, pues te necesita-
mos ms en el pueblo, fuera de toda sospecha, que aqu
con nosotros y para tu gobierno te dir que, en esa cir-
cunstancia, corres ms peligro que a nuestro lado. Com-
prendes?
-S, seol...
-No me digas ms "seol", digo seor... -le repiti
el capitn y todos rieron-. Bien, ahora vete y procura que
no te vean.
Gustavo despidise alegremente de todos los de la
partida y visiblemente turbado por la emocin mont so-
bre su caballo y se alej con rapidez hacia la finca de
Porfirio.
-No me fall mi intuicin -murmur el capitn Ro-
drguez-. Desde que lo vi saba que era de los buenos y
que se unira a nuestra causa. Adems, es el hombre que
necesitamos como contact.
En realidad, desde ese moment ya el joven guajiro
fue un revolucionario ms y a los pocos das recibi las
primeras rdenes para actuar como tal, sirviendo de en-
lace entire las fuerzas rebeldes y la organizacin clandes-
tina en el central y sus alrededores.
A media que pasaba el tiempo, su personalidad fue
cambiando por complete al ir adquiriendo ms confianza
en s mismo. Ya no era el guajiro de modales cortos y fcil
al bochorno; al contrario, se le notaba ms hablador y







En las lomas de El Purial


osado en sus expresiones. Hasta l mismo se sorprenda y
se asustaba en ocasiones de su comportamiento, lo que lo
obligaba a hacer grandes esfuerzos para no caer en peli-
grosas discusiones con amigos o conocidos de discutible
confianza. En varias ocasiones le pidi a su capitn que
lo dejase pelear a su lado, pero siempre se lo negaba, pues-
to que lo estimaba ms til en lo que estaba haciendo. Su
mpetu y su entusiasmo no marchaban a la par con su ex-
periencia. Por ejemplo, notaba que eran muchos los que
defendan a los revolucionarios, inclusive en voz alta, sin
ser molestados, pero no comprenda que esto dependa de
la persona que lo hiciera y Ias circunstancias que lo rodea-
ran, puesto que un joven como l, obrero agrcola, de ca-
rcter rebelde y altivo, dara qu pensar si atacaba al Go-
bierno. Desobedeciendo las rdenes recibidas, Gustavo lleg
al punto de realizar entire sus amigos y compaeros de tra-
bajo una active labor, "de acuerdo con lo que haba odo"
o propaganda noticias que la prensa esconda y que l "ha-
ba escuchado en algn lugar". Trataba de taparse adu-
ciendo que l no se meta en esas cosas. Sin embargo, era
un juego plagado de peligro, sobre todo en "Los Mangos".
Para un joven guajiro, de mente despierta pero igno-
rante, la responsabilidad recada en l era de enorme en-
vergadura y por much esfuerzo que hiciera no poda sos-
tenerla en secret, pues su orgullo personal necesitaba
saciarse de la admiracin de alguna persona; por eso un
da, aprovechando una oportunidad que se le present de
poder conversar largamente con Mara Elena, le confes
todo lo que estaba haciendo no sin antes obligarla a jurar
mil veces que no lo comentara. Ya Gustavo le haba es-
tado inculcando solapadamente simpatas hacia los rebeldes
as que, ella, aunque sinti temor por la integridad de su
novio, no pudo evitar que una ola de orgullo invadiera to-
do su ser.







BEL JUAREZ FERNANDEZ


El olvid la orden de su capitn y no se percat de
la peligrosidad del paso dado pues, si a l le fue difcil
guardar el secret, no pens que a su ingenua noviecita
no le faltaran razones para contarla a otra persona, bus-
cando tambin un natural desahogo al hasto que causaba
la rutinaria vida campesina; sobre todo en las aburridas
tertulias que a ratos solan compartir con parientes y ami-
gos en el hospitalario boho o bien podra cometer otra
indsscrecin cualquiera, debido a su falta de experiencia
y de un aguzado sentido que la protegiera de las mltiples
trampas que rodean a toda actividad conspirativa.


O

Don Pedro era un hombre trabajador y muy amante
de su familiar. No aparentaba ser muy inteligente debido,
probablemente, a la dura labor a que se enfrasc desde
su juventud para poder poseer una finquita. Aunque siem-
pre prodig un gran cario a su esposa y la rode de sin-
cero resneto. casi se ouede asegurar aue lleg a casarse
por necesitar una mujer y una prole, como un aditamento
o apero ms que le urga llevar al sitio recin comprado,
a costa de no se sabe cuntos sacrificios. El mismo con-
fesaba que jams pudo gozar de su juventud como sus
otros contemporneos. Cuando adquiri la propiedad de
"Los Mangos", sta estaba muy abandonada y casi llena
de marab y tuvo que luchar solo durante aos, para lo-
grar hacerla productive. Esto hizo que amara a su tierra,
tanto como a su propia vida. Si alguien visitaba su sitio,
trataba por todos los medios posibles de que le echara un
vistazo a los frutales y a su estancia; gustaba de ofrecer algo
de su cosecha, por lo que siempre tena a mano frutas, car-
ne de puerco frita, viandas u otra cosa que pudiera obsequiar








En las lomas de El Purial


con orgullo. Tambin mareaba, jactancioso, a los visitantes
contndoles sus planes.
Desde que los rebeldes hicieron su aparicin en la co-
marca y las actividades revolucionarias se acentuaban
cada vez ms en toda la Repblica, en casa de Don Pedro,
al igual que en todo hogar cubano, las conversaciones ter-
minaban frecuentemente girando sobre el tema poltico, el
que los cubanos siempre haban tratado con much super-
ficialidad y muchos seguan hacindolo an a pesar de la
sangre que ya corra. Don Pedro, era un terrateniente en
embrin y no es de dudar que lo hubiera llegado a ser, si
las circunstancias se lo hubieran permitido, razn por la
cual su mentalidad trataba inconscientemente de adaptarse
a la de los Porfirios y Venancios, a la de los dueos y fun-
cionarios del central, a muchos de los cuales le unan lazos
de amistad. Por ejemplo, Porfirio le haba prometido ven-
derle cuatro caballeras de sus tierras a muy buen precio
y slo esperaba reunir un poco ms de dinero para adue-
fiarse de lo ofrecido. En otras ocasiones, siempre alguien
pudiente lo haba ayudado en los moments malos que
atraves. Nunca neg una ayuda o un plato de comida a
un campesino pobre o a algn pen sin trabajo, pero siem-
pre y cuando no lo perjudicara ni eso conllevara la proba-
bilidad de entorpecer sus ambiciones.
Don Pedro, por lo tanto, poniase al lado de lo que l
estimaba que representaba el orden y el respeto a la pro-
piedad. Consideraba que los soldados del Gobierno esta-
tuido garantizaban su finca y la de los dems y despre-
ciaba y combata a aquellos cuatreros y forajidos que des-
truan los puentes, quemaban los caaverales y robaban
a los industriosos dueos de fincas su ganado y el product
de su labor; as se lo haba expresado a Gustavo y esto
haba provocado ltimamente fuertes discusiones a las que
el viejo campesino no le haba dado importancia estiman-








BEL JUAREZ FERNANDEZ


do que su future yerno no era ms que un joven iluso y
sin experiencia, fcil a dejarse engaar por vanos actos
de heroicidad.
Gustavo fue a "Los Mangos", como todos los domin-
gos, a pasar el da de asueto junto a su novia y en esa
oportunidad sinti la fra rfaga del viento que augura
peligro, al constatar cmo la red tejida por sus activida-
des lo iba aprisionando irremisiblemente, ya que en las
relaciones sociales de todo ser hay veces que hay que dar
razones de los actos ms sencillos, aun en contra de nues-
tra voluntad.
Al joven campesino, que acostumbraba visitar a su
novia todas las noches antes de retirarse a dormir, le haba
costado trabajo justificar su ausencia durante tres noches
consecutivas, y, al alegar enfermedad, Don Pedro lo cen-
sur por mentiroso, pues ya saba que haba faltado del
batey de Porfirio, por medio de un compaero de trabajo
que tambin pensaba que l sala para casa de su novia.
Sucedi que Gustavo no pudo asistir a su habitual cita
durante ese tiempo debido a que tuvo necesidad de servir
de gua a su capitn en un reconocimiento que ste realize
de toda la zona que se extenda entire las lomas de "El Pu-
rial" y el cuartel de la guardia rural situado en el central
azucarero. Comprendi que algo grande se tramaba, puesto
que hubo de mostrar todos los trillos y atajos existentes,
dar informed sobre los habitantes de los bohos ubicados
en dicha zona y otros detalles ms. Se impresion honda-
mente cuando a la tercera noche, despus de terminar el
reconocimiento, recibi rdenes precisas de que el domingo
siguiente no se apareciera por el central ni sus contornos
por ninguna razn y que procurara estar a la vista de per-
sonas que pudieran atestiguar ese extremo. Su curiosidad
casi le impuls a preguntar la finalidad de todo aquello,
pero se contuvo, pues ya haba aprendido a no hacer pre-
guntas.








En las lomas de El Purial


Todo termin en un paternal regao sin importancia,
pues lo cierto era que el viejo campesino estimaba en mu-
cho a Gustavo y vea con buenos ojos su prximo matri-
monio con su hija Maria Elena.
El da se fue animando con el olvido del incident,
despus que Gustavo cont la veidad a Mara Elena con-
fidencialmente; pero, an faltaba una sorpresa que inocen-
temente preparaba Don Pedro a todos. Alguien le inform
que ese domingo iban a pasar una pelcula muy buena en
el central y lo embullaron a que llevara a su familiar, cosa
que l acept como una buena idea, por lo que decidi dar-
les esa sorpresa a todos despus del almuerzo. El estaba
acostumbrado a disponer de la vida de toda su familiar,
as que no pens en consultarlo siquiera. Era un favor que
les hacia y por lo tanto slo cabra aceptarlo y agradecerlo;
interiormente gozaba con la agradable distraccin que les
preparaba.
Ya haca un buen rato que todos haban almorzado
opparamente y despus de lavar las cazuelas y los platos
y de limpiar el piso, se haban sentado todos en el portal
a conversar de temas ms o menos triviales, sobre los pe-
queos incidents ocurridos durante la semana; por ltimo,
Gustavo y Mara Elena comenzaron a improvisar dcimas
en una bella competencia de floridos versos. Por su part
Don Pedro, cmodamente arrellanado en un balancn de
alto espaldar, dormitaba emborrachado por la quietud que
lo rodeaba y la suave brisa que bata su cara. De pronto,
se agit ligeramente sacudiendo la cabeza y, despus ae
encender el tabaco que mantena apagado entire sus dedos,
dando por sentado el buen efecto que sus palabras ioan a
tener entire sus familiares, se dispuso a informar sobre la
buena nueva con picaresca expresin.
-Bueno, mi familiar, apreprense to'o que arrancamos
pa'l central a vel una de esas pelcula, que hoy van a dal.









BEL JUAREZ FERNAN EZ


-Bravo! -gritaron todos a la vez despus de salir
de un breve asombro y corrieron a prepararse enseguida.
Desde luego que Gustavo no prticip de es alegira;
por el contrario, muy nervioso y asustado no acertaba a
decir algo.
-Don Pedro... yo creo que mejol no vamos...
-Qu dices, muchacho? -indag el viejo muy sor-
prendido.
-Bueno Don Pedro, a mi me han dec'o que esa peli-
cula es muy mala y que a naide le ha gusta'o...
-Pues a m me va a gustal y eso basta; con que apre-
prese que vamos to'o y si no quiere dil, se va pa'l in-
fierno ....
-Es que ... aust sabe... ento'avia no me siento
bien. .
-Se m'est afigurando que a este pitirre le asusta
esa cosa...
Y no queriendo oir ms, se march al interior de la
casa.
Gustavo qued solo en el portal, movindose nervioso
de un lado a otro sin saber qu hacer; pensaba que de se-
guro.los cogera la noche en el central o en el camino y
todos correran peligro. Mara Elena, que habia escuchado,
a su padre discutir con su novio, fue a averiguar la razn.
-Marielena, no podemos il al central -le dijo a su
novia muy conturbado- tengo ldenes de alejalme de alli,
yo no s pol qu pero s que apreparan algo grande...
-Ay, Santo Dios! quin le quita a mi padre esa
idea? -agreg angustiada la joven-. Dile la veld, a lo
mejol comprende...
-No! Eso no...!
-Bueno, juta prieta, va o no va -le conmin brus-
camente el viejo campesino, que haba regresado al portal.
-Don Pedro, es que tengo un mal presentimiento de
que algo va a pasal...







En. las lomas de El Purial


-, Djese de bob'...
-Padre, si Gustavo dice eso, es polque l sabe lo
qpe....
-Cllate Marielena!...
-Qu's lo. que sabe, hija? -pregunt desconfiado
Don Pedro-. Vamos! Dilo rabuja... antes de que me
bestialice...
-Deje eso Don Pedro, vamos a dil todos y que sea
lo que Dios quiera -convino Gustavo al comprender lo pe-
ligroso que era el sesgo que tomaba la discusin-. Es que'lla
confa much en mis presentimientos, pero son tonteras...
-Cuida'ito con secrets conmigo! Yo no creo en pre-
sentimientos y a m hay que hablarme claro... -y con-
tinu murmurando frases muy fuertes en contra de los asus-
tados jvenes.
Como era de esperarse los enamorados pasaron la tar-
de muy excitados; atento al menor ruido o agitacin que
escucharan, no disfrutaron del espectculo. Cuando termi-
n la funcin, -an temprano en la tarde, le insinuaron a
Don Pedro el regreso, pero el viejo se empe, quizs por
mortificarlos, en aprovechar la ocasin para realizar varias
visits a sus amigos -y cuando regresaron ya la noche en-
volva el camino siniestramente aumentando la expecta-
cin de los jvenes que no podan esconder su desconcer-
tante estado de nimo. Don Pedro los oblig a cantar por
todo el camino y cuando llegaron a la talanquera de "Los
Mangos", le insinu bruscamente a Gustavo que deba re-
gresar a su casa, como para mostrarle su disgusto.
Cuando ste lleg al batey de la finca de Porfirio, busc
la manera de que lo vieran y muy disgustado fuese a dor-
mir al amplio barracn destinado a todos los empleados.
Al poco rato, sinti una pequea algaraba afuera y como
no haba podido dormir se visti de nuevo y sali a ver lo
que era. La familiar, del mayoral y algunos empleados que
regresaban de disfrutar de su da de asueto estaban mi-







BEL JUAREZ FERNANDEZ


rando hacia el central de donde parta la impresionante
claridad de un incendio y trataban de cerciorarse si las
apagadas detonaciones que escuchaban seran disparos. El
espectculo afect hondamente a Gustavo que callado y
pensativo no daba opinion, mientras los dems hacian mil
conjeturas. Al poco rato, sintindose muy cansado se re-
tir de nuevo hacia el barracn.
-Qu pensar ahora Don Pedro? -se pregunt as
mismo y qued dormido.




Como siempre, Don Pedro y su esposa se levantaron
aquella maana muy temprano y mientras el viejo haca
sus preparativos para comenzar sus labores, ella le colaba
el sabroso y estimulante caf que l acostumbraba a tomar
con queso y galleta. Cuando sali al batey, an somnoliento,
pudo contemplar una gran humareda que se levantaba en
direccin al central, a travs de la cual, todava se divi-
saba la espectral danza de rojas llamas. Qued sorpren-
dido y de primera instancia no lograba controlar su pen-
samiento.
-Qu le aparece a ust, Don Pedro? -le pregunt
el viejo Tatica detrs de l.
-Qu fue eso? -pregunt Don Pedro a su vez, gi-
rando en redondo hacia su empleado.
-Ese es el central... Ust no sabe na' ento'avia?
Eh patrn?
Tatica le cont lo sucedido. El haba ido a visitar a
unos parientes que vivan en un casero ms all del central
y cuando regresaba por la madrugada, se encontr que to-
do all era ruina y desolacin; pudo averiguar que, tem-
prano en la noche, unas bandas de alzados haban asaltado
el puesto de la guardia rural; despus de someter a la guar-







En las lomas de El Purial


nicin, quemaron el puesto, la casa del teniente y la del
sargento y le prendieron fuego tambin al almacn que es-
taba lleno de sacos de azcar; adems asaltaron la tienda
y se llevaron comestibles y ropas. Tuvieron el central bajo
su poder casi cuatro horas, pues como haban volado la line
en dos lados no teman que llegaran refuerzos...
Como un torrente de lava hirviente cayeron las pa-
labras del viejo Tatica en el cerebro de "El Isleo"; la ira
nubl su razn y una terrible sospecha tom cuerpo en su
mente y quitndose la funda del machete que llevaba col-
gado a la cintura, penetr de nuevo al bohio y se dirigi
hacia la cama donde todava dorma su hija Mara Elena
con uno de sus hermanitos. La tom fuertemente por un
brazo y la levant violentamente, arrastrndola hacia la
sala mientras, la pobre muchacha, sin comprender lo su-
cedido, gritaba asustada ante la actitud de su padre que
amenazador le enseaba la dura funda de cuero.
-Dime! Habla claro polque si no te mato, maldita!
Conden lechuza! -gritaba desaforado-. Y no te hagas
la mosquita muelta.
-Ay, Santo Dios! Pero padre, qu le pasa?
-Pedro! sultala! Qu hizo la nia?
-Aprtate t, vieja! -le espet a su mujer que ha-
ba corrido al sentir los gritos de su hija-. Dimelo! Qu
saban t y Gustavo? Qu iba a pasal en el central, sin-
velgenzas?
-Yo no saba na' padre... era un presentimiento
de...
-Qu presentimiento ni qu carajo! Dimelo o te ma-
to, degener!
-Yo no s nata... por favor que me haces dao...
Una furia ciega dominaba al desconfiado campesino,
que no poda dejar de relacionar el presentimiento de Gus-
tavo con el siniestro que contemplara moments antes. Al
fin no pudo contenerse ms y le propin unos cuantos fun-







BEL JUAREZ FERNANDEZ


dazos en el cuerpo a su hija, que si no es por la interven-
cin de su madre que interpuso su cuerpo entire los dos,
recibiendo su golpe tambin, la hubiera matado incons-
cientemente. El llanto de sus hijos lo acabaron de conte-
ner y dominado por una ira terrible que le cerraba toda
posibilidad de razonamiento, corri hacia el corral que ha-
ba en el batey y ensill su caballo, partiendo velozmente
hacia los predios de Porfirio.
Parece que la refrescante brisa que acariciaba su cara
fue calmndole sus mpetus. Entonces record a su Maria
Elena y el brutal castigo a que la haba sometido. Era la
primera vez que le pegaba en esa forma y pens que a lo
mejor injustamente; tal vez el nico culpable, el que la
haba engaado con el asunto del presentimiento era Gus-
tavo.
Cuando lleg al batey de Porfirio ya el sol estaba so-
bre el horizonte, opacado ligeramente por el espeso humo
que se dispersaba precisamente hacia ese lugar. Todos es-
taban agitados y aunque haba much que hacer, algunos
empleados permanecan ociosos, yendo de un lado a otro
visiblemente desconcertados ante la novedad acaecida. To-
dos acudieron hacia el recin llegado en busca de noticias
nuevas. Ya ellos sabian lo que Tatica le haba contado, asi
que nada nuevo hubo de agregar; el nico que no se acerc
a l fue Gustavo y cuando pudo zafarse de los que lo ro-
deaban, encamin sus pasos decididamente hacia el joven.
-Buenos das, don Pedro -le dijo con una forzada
sonrisa.
-Dime, qu sabes de eso? -dijole sin contestar el
saludo y sealando el fuego lejano.
-Oigame, don Pedro...
-No me digas que fue un presentimiento... Sabe
algo mi hija? Est complic en algo, condena'o? -cla-
maba desesperado.







En las lomas de El Purial

-Un moment! Tenga calma... Mire don Pedro, aun-
que aust no lo crea, ansina mismo es... yo no s na'
-contest Gustavo desconcertado ante la presencia del pa-
dre de su novia, a quien siempre le profes un gran respeto.
-So juta! A mi no me engaas ms -afirm muy
disgustado-. Has puesto en entredicho el honol de mi ho-
gal y hasta la vida de mi familiar en peligro. Ya haca tiem-
po que yo sospechaba de tus ideas, pero ahora estoy seguro
y yeme lo que te alvielto: antes de que'l sol est all arriba
te va a desaparecel d'estos contornos y no te atrevas a vel
a mi hija porque te mato, cochino!
Escupiendo en el suelo, volvi la espalda bruscamente
y cogiendo su caballo, se fue sin despedirse de nadie. Gus-
tavo reanud su labor muy disgustado y contrariado por
la actitud del viejo. El no poda decir la verdad en aquella
oportunidad, porque no poda esperar que don Pedro com-
prendiera las razones que tena para actuar as. Conoca
muy bien su manera de pensar. Senta much cario por
su future suegro y esta situacin violent lo aturda. Ade-
ms, por el moment perda a su novia y por otra parte,
caba la posibilidad de que en un rapto de furia, comn
en l, pudiera acusarlo ante la guardia rural, vida de en-
contrar una victima propicia a quien achacarle su derrota,
aun sin causes mayores que una venganza personal. Haba
que pensar algo rpidamente.
El sabia, en caso de apuro, la forma de conectarse con
los alzados, por lo que estim que ya tena en sus manos
una razn para luchar al lado de ellos y deba aprovecharla;
en cualquier moment poda ser denunciado, por lo que lo
indicado era tomar el camino del soldado rebelde en las
lomas y los montes.
-Cunto le hubiera gustado participar en el asalto
al central!







34 BEL JUAREZ FERNANDEZ

Don Pedro regresaba a su hogar disgustado consigo
mismo; le pesaba no haber castigado a Gustavo como se
mereca, mxime cuando lo haba estado engaando tanto
tiempo. Se reprochaba por su debilidad y su sentimenta-
lismo, que despert cuando le dio a su hija lo que volva
a estimar un just castigo, pues estaba seguro de que ella
tambin saba algo. Recordaba que durante el paseo, su
hija se mostr muy intranquila. Por otra parte, pensaba
que si hubieran dicho la razn de su temor de asistir a
la funcin de cine, de seguro que hubiera puesto sobre avi-
so a la guardia rural; ellos lo adivinaron y por esa causa
pusieron en peligro la vida de todos.
Cuando lleg a su boho, sus hijos estaban mirando
la column de humo del fuego del almacn que ya comen-
zaba a ceder; ellos lo mniraron muy asustados y cada uno,
instintivamente, corri a perderse de la vista de su padre.
Penetr violentamente en la casa y ah encontr a su es-
posa consolando a Mara Elena, que an lloraba muy acon-
gojada, por los golpes recibidos con la fusta y por el re-
gao tan sorpresivo.
-Padre! Qu le hiciste? -le pregunt Mara Elena
suplicante.
-No me hables ms d'ese sabandija! bandolera! -le
contest sumamiente enardecido con el deseo de hacerla
sufrir para que pagara el supuesto dao hecho. Agreg-.
Le di su merecido; lo llev a las autoridades y a esta hora
ya debe estal pagando su mald.
-No! -grit Mara Elena.
-Pedro! Dime que mientes! -le rog humildemente
su esposa-. No puedes hablar...
-Mujel, t tambin...
-Mientes! Mientes! -volvi a gritar la pobre mu-
chacha, abalanzndose sobre su padre y agarrndole por
los brazos lo sacudi histricamente.







En las lomas de El Purial


-Sultame, canalla! -grit estentreamente za-
fndose con violencia de aquellas manos que suplicaban
desesperadamente una desmentida, le propin una brutal
galleta en plena cara que la hizo perder el equilibrio y
caer al suelo.
-Salvaje! -grit su esposa.
Un breve silencio envolvi a los protagonistas de aque-
lla escena tan apasionada. La madre fue a socorrer a su
hija que dominada por una rabia incontenible apenas
si poda exhalar el llanto. Don Pedro quedaba petrificado;
como horrorizado de su accin; su innoble soberbia se de-
rrumbaba inevitablemente ante el doloroso cuadro que con-
templaba. Un tardo arrepentimiento doblegaba progresiva-
mente su indomable orgullo. No sabia cmo deshacer el
dao que haba hecho y quedaba atontado como un nio
mirando su obra. Al fin, hizo un gesto para acercarse a su
hija, pero fue detenido bruscamente.
-No me toque! -le grit histricamente-, no me
toque, polque no s de lo que ser capaz...
-Djala ya, por favor! -volvi a suplicar la madre.
-Hija!...
-No me llames hija -dijo Mara Elena con voz firme
y decidida; ahora la llama de la furia y el odio que antes
abrasara a su padre, brotaba siniestra por los hermosos
ojos de la joven campesina, hipnotizndolo completamen-
te-. Gustavo era un buen hombre y lo que estaba hacien-
do era sacrificndose pol ti y por to'o los campesinos y
obreros esplotados por los hacenda'o y ganaderos ricos;
luchal contra la guardia que nos apalea y nos quita los
puelcos y la cosecha; pa'a que t no tengas que estal ha-
lndole la leva a Polfirio pa'que te preste una miseria o
te venda una tierra que l no usa y que a ti te hace falta;
pa' que t no tenga que estal trabajando de sol a sol pa'
ganalte dos pesetas que na resuelven...







BEL JUAREZ FERNANDEZ


-Hija... -trat de interrumpirla intilmente.
-Calla! Ahora vas a sabel ms. -La tremenda sa-
cudida moral que recibi por la actitud asumida por su pa-
dre, tuvo el efecto de remover las fibras ms profundas de
aquella noble y estoica guajirita, que se rebelaba desafiante
ante la injusticia-. Durante aos has ten'o a mi madre,
a mi hermana y a m trabajando como mulas, pa'dalte el
gusto de tenel una buena finca y pa' olgullecelte ante to'
el mundo sin ocupalte de nosotras; ahora abusas de to'
nosotras y as hars con mis hermanitos... Pues bien, ya
yo acab polque tengo otra tarea ms dilna que hacel...
Voy a continuar el trabajo que mi Gustavo estaba hacien-
do... y se lo pue's decil a los gualdias, que ellos sabrn
premiarte cuando te entreguen el cadvel de tu hija.
-No! iNo lo hagas, mi nia! -suplicaba ahora su
madre.
-S, madre, ya no pue'o estal aqu.
Le dio un abrazo muy fuerte, besando repetidamente
su rostro; haciendo un gran esfuerzo, pudo soltarse de los
brazos de la pobre seora que trataba con desesperacin
de detenerla, corri hacia el batey donde estaba ensillado
y amarrado el caballo de su padre y montndose con de-
cisin y presteza, parti rpidamente en direccin a los
montes de "El Purial".
-Mara Elena! Hija ma! Vuelve! -gritaba desa-
foradamente don Pedro, desde el portal de su casa-. Yo
no le hice na'! Est libre! Vuelve...
Y caa completamente desfallecido en un silln, lloran-
do y pidiendo perdn a su hija en delirantes murmullos,
los cuales se perdan entire sus manos que tapaban su aver-
gonzado rostro, mientras la indomable joven desapareca
en la lejana.
Antes de que el sol llegara a su cenit ya el siniestro
del central estaba apagado, y Gustavo haba partido a unir-








En las lomas de El Purial 37

se a sus amigos, apremiado por la grave amenaza que le
hiciera don Pedro. Y all, tras los montes de "El Purial",
recibi la inslita sorpresa de encontrarse con su Mara
Elena, la cual, informada de la verdad de lo acaecido entire
su novio y su padre, decidi, no obstante, permanecer junto
a los hombres que lo ofrendaban todo en aras de un ideal
irrenunciable, con la mirada puesta en el future de su pa-
tria, haciendo caso omiso de los obstculos que se levan-
taban ante el advance arrollador de la revolucin que es-
taban haciendo.










MANOLO



















D EL drama ocurrido haba que culpar a alguien o
a algo y cuando de eso se trata siempre sobran
hombres y mujeres dispuestos a dar espontnea-
mente su opinion sin cobrar por ello; aunque slo
consigan irritar innecesariamente los sentimientos. El
caso de Manolo tuvo la virtud de atraer la atencin de
todo el vecindario que rodeaba al viejo casern ubicado en
la florida y hermosa barriada del Vedado y que era cono-
cido por el solar "El Moro", por lo que fue prdigo en
comentarios y chistes crueles e irnicos que quiz haran
reir a los extraos, pero no a quienes tuvieron la suerte
de gozar con su amistad. En verdad, produjo tristeza con-
templar el derrumbe de todo un castillo de bellos proyectos








BEL JUAREZ FERNANDEZ


e ilusiones que, si reconocemos que careca de cimientos,
tenia la grandeza de haber sido forjado en los corazones
de gente humilde y sencilla que ganaba su sustento y
alimentaba sus sueos con el trabajo honrado de sus brazos
y no a costa de sus semejantes.
Quizs tuvieran razn los que argumentaban el pobre
temple spiritual de Manolo como causante de su desdicha.
Pudiera ser tambin que la voluptuosa y tentadora Teresa,
con sus tcticas engaosas, fuera suficiente motivo para
perder a cualquier hombre que cayera bajo sus influjos.
Sin embargo, lo cierto es que debemos aprender a obtener
mejor provecho de estos incidents, porque la tragedia que
comenz en aquella inocente fiesta de la Caridad, bien exa-
minada, tena, como todos los hechos humans, causes muy
variadas y profundas. En las bajas pasiones latentes, que
no se aprenden a refrenar; en la incomprensin de series
que no saben vivir inteligentemente en sociedad y que con
fervores dignos de otros objetivos ms elevados, pisotean
sin piedad al prjimo por migajas de la vida; en las ambi-
ciones, el egosmo y toda su secuencia, habra de hurgarse
las causes. Y no slo stas, sino el remedio.
Manolo era un buen hijo y un hombre trabajador; ami-
go leal y sincero. Asi me lo describi su madre una y mil
veces y del trato que tuve con l pude comprobar lo que
me aseveraba con tanta frecuencia. No era un hombre ex-
cepcional, sino uno de tantos que conocemos a diario, con
los cuales nos une, adems de los lazos naturales de la ve-
cindad, la amistad y la intimidad que florecen en los bue-
nos ratos pasados en la barra de una vieja bodega de barrio.
Siempre recuerdo su atltica figure, animando con su
jovialidad los grupos qu3 amigos y convecinos formbamos
con frecuencia en cualquier sitio de la barriada. Era un
negro alto, de fuerte complexion, grandes espaldas y bra-
zos largos y poderosos; su tez oscura haca resaltar la blan-
cura de una enorme dentadura cuando nos dedicaba su








En las lomas de El Purial


esplndida sonrisa, que al manifestarse en sus ojos y en
cada rasgo de su cara podasele comparar con la estampa
del optimism. A veces era exagerado en sus expresiones;
luca un parlanchn o un payaso; pero era que su gracia
natural consista en la virtud de transmitir alegra a los
dems y como lo saba, trataba de prodigarla sin reserves.
Fue asombrosa su rpida adaptacin al ambiente ca-
pitalino, abrindose paso con presteza a travs de los viles
y crueles obstculos que present la lucha por la subsis-
tencia en las grandes c:udades contemporneas, donde los
afectos son superficiales y la hospitalidad se mide por el
mezquino inters del dinero. Era un buen carpintero, hbil
y honrado; por esa razn pronto adquiri una escogida
clientele que le facility sus planes de trabajar independien-
temente y pudo traer consigo a su madre y proporcionarle
un medio de vida ms desahogado que el que tena en su
pueblecito de campo.
-Hijo mo, ya tu madre est muy vieja pa'venir a
la'Bana y pa'tratar gente "estraa" y comenzar a luchar
de nuevo -le deca Tomasa, que as se llamaba su ma-
dre-. Si he venido es pa' complacerte y estar cerca de lo
nico que me queda en este mundo.
-Nada de eso mi vieja -le replicaba-. Aqu el ni-
co que va a pelear y buscar el "parn y la jama", es tu
negrito. T slo estars aqu para adorarte y darme calor.
Ya vers que no te va a pesar; la gente de aqu no es tan
mala como la "pintan por la aldea".
-... y este solar lleno de negros endemonia'os no me
acaba de gustar; aqu parecemos como si estuviramos en-
lata'o. Mejor se vive en la casita de guano...
-Qu va vieja! Esto es provisional, pero cuando
veas la "tierrita" que'stoy comprando a plazos en Arroyo
Apolo p'hacerte una casita de mampostera el ao que vie-
ne, te vas a caer pa'trs -insista Manolo, lleno de entu-








42 BEL JUAREZ FERNANDEZ

siasmo-. Quizs la levante antes, porque ahora contigo
aqu gastar menos la "plata".
As hablaron el da que Tomasa lleg4 a La Habana.
Era natural su desconfianza en los planes de su hijo. Su
familiar y la de su difunto esposo haban vivido durante
aos en un pequeo pueblo de campo, en donde no se nece-
sitaba gastar much para comer y vestirse, aunque tam-
poco se ganaba dinero para much ms. All conocan a
todos los habitantes y eran queridos y respetados en el pe-
queo crculo de sus amistades y al morir su compaero
no tena ms esperanzas que la de reunirse con l, para
lo cual esperaba solamente ver a su hijo casado y comple-
tamente encaminado. Saba que su hijo, al morir su padre,
no permanecera en el pueblo natal pues siempre hubo de
soar con horizontes ms amplios y no continuar vegetan-
do en el tedioso pueblo, sin estmulos, sin future para sus
ansias; esperando resignadamente que el central azucarero
comenzara la zafra para ganar un escaso salario que lo
mantuviera durante el tiempo muerto, hasta la prxima
temporada de molienda. Pero ella, que ya se senta aca-
bada y. vencida, no pens jams en acompaarlo.
Un da, Manolo se ech un pequeo jolongo sobre sus
anchas espaldas y tom un pasaje de tercera clase en el
tren expreso que a diario cruzaba a travs del pueblo en
direccin a La Habana. Pasaron largas semanas sin que
la pobre mujer supiera de su querido aventurero, razn por
la cual lleg a impacientarse seriamente. Estaba a punto
de partir en su bsqueda, cuando recibi carta de l y pudo
saber que se hallaba bien, trabajando intensamente en la
construccin de un edificio de diez plants. Esto le haba
hecho olvidar el hambre y el fro que sufri al principio,
pues ahora contaba con un buen journal y cierta seguridad
econmica para el future y la pronta realizacin de sus
ilusiones.







En las lomas de El Purial


-.. .All l, si le gusta aquello... -comentaba con
sus vecinos-. Lo important es eso, que se encuentre bien
y que consiga lo que quiera...
Sin embargo en lo ms recndito de su corazn, una
traicionera pena la mantena en perenne zozobra; era
que deseaba estar cerca de su amado hijo. Por eso todos
los que oyeron sus arguments en contra de la vida en la
capital se sorprendieron al observer cmo se dej conven-
cer tan fcilmente cuando su hijo le propuso que abando-
nara su pueblo y fuera a vivir a su lado.
-Manolo! Acrcate a la barra y echemos una par-
tida -le invitaban tentadoramente los amigos mientras
l beba a sorbos un vaso de cerveza prudentemente ale-
jado de los alegres bebedores que jugaban una partida de
cubilete-. Vamos! Tienes miedo?
-iQu va "ynica", eso nunca! -contestaba-. Lo que
pasa es que tengo que guardar la "moneda" pala viejuca
que tengo en el cuarto; pero el domingo, que es mi da de
villano, les demostrar que an tengo el brazo en condi-
ciones.
A todos produjo curiosidad el hecho de que, desde la
aparicin de su madre, se haba ido retirando paulatina-
mente de las partidas de cubilete que se celebraban en la
bodega de Hilario; ms an siendo l del grupo que, des-
pus de las seis de la tarde, se reuna a diario frente a
la vieja barra de sabic.
Y es que ninguno de sus compaeros de juerga apre-
ci, en su verdadero valor, la emocin que lo embargaba
cuando anunci que su madre vena; y a pesar de sus acos-
tumbradas jaranas, sus ocurrencias y sus dicharachos pro-
pios de la jerga popular, poda captarse en su voz un raro
tono cargado de infantil ternura, la vez que nos pag tres
o cuatro rondas de bebida, mientras nos hablaba de su
buena viejita, que llegara al da siguiente. Aquel atarde-







BEL JUAREZ FERNANDEZ


cer, rodeado de sus mejores amigos, en el ambiente fra-
ternal e intimo creado alrededor de unos vasos de bebidas,
nos confesaba ingenuamente sus mafavillosos planes para
alcanzar lo que estimaba su felicidad.
-Hilario! -grit con gran afectacin-. Limpia la
pista y llena los vasos que sta va por m... Ah, y srvete
t tambin que vamos a celebrar algo!
Algunos nos dispusimos a marchar de regreso a casa,
puesto que cremos simplemente que se trataba de una
broma ms de las muchas que acostumbraba a hacer pero
nos quedamos debido a su insistencia.
-Qu pasa, eh? Resulta que "chamullo" en serio y
nadie me cree... Pues s, vamos a celebrar la llegada de
mi madre. -Y tomando un trago continu.- Maana lle-
ga mi viejita del campo y ustedes conocern a la negra
ms buena del mundo... lo malo es que ahora debo tra-
bajar ms para poder construir la casita que le he prome-
tido, porque s que a ella no le va a gustar el cuarto, por
much que "se lo pinte de rosa"... Desde hoy ser un
"bacn" serio!
Nos habl much sobre su adorada madre. Me dio la
impresin de haber escuchado en aquella oportunidad el
reconocimiento pleno y verdadero, hecho por un hijo, de
los sacrificios y desvelos derrochados por una madre des-
interesada. Confieso que desde ese da lo estim much
ms que a un simple compaero de juerga y tuvo de mi
parte toda suerte de consideraciones. Sin embargo, nos cos-
t trabajo convencernos de que aquel hombre que mostra-
ra siempre tanta trivialidad sintiera tal grado de respon-
sabilidad. Solamente, despus de varias semanas, en que
su ausencia se haca cada vez ms frecuente, fue que com-
prendimos que hablaba en serio el da de su inslito brindis.







En las lomas de El Purial


La fiesta que Aguedo y Domitila ofrecieron esta vez
en vspera de la Caridad del Cobre, fue como siempre muy
comentada porque, como se dice popularmente, "botaron
la casa por la ventana", pero adems, por haber sucedido
un incident muy sonado y desagradable que prcticamente
cambi los destinos de nuestro amigo Manolo y su pobre
madre, cuando menos pensaban que la suerte les pudiera
ser adversa.
Aguedito, como cariosamente le llambamos, era po-
lica; muy bonachn y complaciente; prestaba servicios des-
de haca much tiempo en los semforos de. alguna esqui-
na cntrica de La Habana y, por otra parte, se agenciaba
algn dinero extra, gracias a que conoca various oficios;
lo mismo servia de cocinero en fiestas especiales, que arre-
glaba las caeras a la casa de cualquier vecino. Su esposa
Domitila lavaba ropa de la calle a pesar de sus cincuenta
y nueve aos y sus nueve hijos; haban logrado alcanzar
un grado econmico bastante desahogado y como ella sola
decir: "Si quisiramos podramos alquilar una buena. casita
en los repartos, pero nos gusta este barrio, donde nos he-
mos criado y tenemos tantos afectos". Y las tres habi-
taciones que tenan alquiladas en el solar "El Moro", cons-
tituan su palacio y hasta su reino; ya que sin ser dueo
ni encargado del mismo, Aguedo gobernaba a todos los in-
quilinos con la autoridad de su carcter, persuasive, pero
firme, auxiliado eficazmente por el temor que infunda su
uniform azul; hasta tena la precaucin de escogerlos, re-
chazando a los que estimara indeseables. Por eso jams
hubo una bronca ni un escndalo entire los moradores del
solar que perturbara la paz de los vecinos del barrio.
Aguedo y su esposa guardaban un personal sentimien-
to de devocin a la virgen de la Caridad del Cobre, a quien
segn ellos le deban toda su ventura y tranquilidad y en
su honor celebraban en su vspera una gran fiesta a la que
invitaban a todos sus amigos; a stos haba que agregar







BEL JUAREZ FERNANDEZ


gran cantidad de desconocidos, pues para disfrutar de la
misma lo nico que se necesitaba era enterarse a tiempo
y entrar a saludar el hermoso altar que ellos erigan esme-
radamente adornado con gran gusto y cuidado. All se pre-
sentaba todos los aos Mam Candelaria o Candela, como
la llamaban todos, con unos negros, a cantar primitivos y
excitantes cnticos religiosos y a bailar, al ritmo de los
enervantes toques de tambor, sensuales danzas africanas
en honor a la excelsa patrona, hasta que "bajara el santo"
al sudoroso cuerpo de la bailarina principal.
En esa oportunidad, la noche del 7 y la madrugada
del 8 de septiembre de cada ao, Aguedito y Domitila oca-
sionaban la nica molestia a los tolerantes vecinos del ba-
rrio en el transcurso de todo el ao, puesto que, hasta casi
el amanecer sonaban los tambores y por todos los alrede-
dores del solar se escuchaban las voces y la algaraba de los
asistentes, que formaban grupos por todos lados conver-
sando, riendo y hasta entablando bulliciosas discusiones,
con las consabidas frases soeces y adjetivos groseros. Pe-
ro en realidad, nunca pas nada censurable en las fiestas
de nuestros amigos. A m siempre me gustaba asistir, aun-
que nunca me consideraron como parte de ellos; no era
ms que un invitado, a pesar de que por mi parte me sen-
ta muy bien en aquel ambiente rodeado de buena gente
de color en su casi totalidad y de que disfrutaba con ver-
dadera emocin sus originales ritos a la Virgen Morena;
adems, la msica y el canto africano siempre me han pro-
ducido un singular deleite. A veces tena que hacer grandes
esfuerzos para no saltar al sitio donde negros y negras de
varias edades cantaban en extrao dialecto estribillos ale-
gricos, repetidos una y otra vez, mientras bailaban des-
enfrenadamente al comps del rtmico sonar de los tam-
bores. Confieso que hacan estremecer todo mi cuerpo tan
intensamente que a veces tena que escabullirme buscando







En las lomas de El Purial


refugio en la calle, por temor de verme arrastrado por la
vorgine humana que me rodeaba.
En una de estas parrandas, la ltima a la que asis-
tiera, conoci Manolo a Teresa, la mulata ms "tremenda
y zalamera" que jams haba visto. Una gran bailadora,
lo mismo de santo, que de rumba, de conga o de son. Era
alta, para exagerar las virtudes de su cuerpo; de curvas
anonadantes y sensuales; de carnes duras y vibrantes. Su
rostro era un poema a la tentacin; el que la miraba no
poda menop que sentir que aquellos ojos negros como dos
carbones brillantes, le pidieran pecar con ansias desespe-
radas. Su boca brindaba su vida entera a la lujuria y a la
muerte. Aquella mujer, parda como la miel de caa, cam-
bi la vida de un hombre noble y bueno. Quizs sin que-
rerlo... Quizs sin poderlo evitar...
Cuando Teresa penetr en el amplio patio central del
solar llen el local con su soberbia figure y atrajo para s
todas las miradas con su aparatosa carcajada y la desfa-
chatez de sus maneras; todos los hombres la eligieron en su
interior como la reina de la fiesta y hasta los ms apoca-
dos desearon conquistarla. Nadie sabr con quin haba
venido, pero muchos quisieron llevrsela y quien vino a ga-
nar tan discutida prenda no fue otro que Manolo. Hacan
una buena pareja; aquella mujer con su influjo sensual hi-
zo que su compaero bailara, cantara y riera como nunca.
Desde luego, no faltaron las viejas criticonas que prodiga-
ran agrios eptetos a la mulata bullanguera; ni las jvenes
envidiosas o celosas, que vigilaran con cuidado sus actos.
Pero, la persona ms afectada fue la buena Tomasa que,
al ver a su hijo tan inspirado por la coqueta desconocida,
se le antoj que no era ms que un demonio que slo le trae-
ra desgracias y ]a pobre mujer no pudo disfrutar en lo ms
mnimo de aquella fiesta con su corazn lleno de malos pre-
sentimientos.







BEL JUAREZ FERNANDEZ


Haba pasado la media noche. En el patio del solar con-
tinuaba la fiesta en todo su apogeo; la mayoria de sus com-
ponentes estaban enardecidos por la bebida y los tambores
y aquello pareca un infierno de gritos y bailes, mientras
una negra prieta temblaba y daba vueltas diablicas en una
danza espectral como si por su cuerpo vibraran extraas
corrientes.
Afuera, en las calls aledaas, la tranquilidad y la so-
ledad que normalmente reinaban a esas horas, estaban in-
terrumpidas por algunas parejas y grupos de jvenes que,
alegres, tomaban un descanso de la agobiadora fiesta y se
refrescaban a costa de la agradable brisa que soplaba esa
noche, buscando alivio del calor sofocante que se sufra en
el patio del solar.
Haba unas cuantas parejas que aprovechaban las
sombras que ofrecan los antiqusimos rboles de los alre-
dedores en sus coloquios amorosos; y, hasta un frondoso
lamo, un tanto apartado, Manolo logr llevar a Teresa
enfrascndose ambos en una loca orgia de amor, como si en
el mundo no existieran ms que ellos dos. Pero tan ensi-
mismados estaban, que no pudieron percatarse de dos fieros
ojillos que los estaban observando desde haca un buen ra-
to, llenos de odio y rencor. Ni se dieron cuenta cuando el
dueo de aquellos ojos se acercaba traicioneramente a ellos
impulsado por aviesas intenciones.
-iAh, puta mala! As te quera coger... -grit una
voz ronca y apagada, que a pesar del esfuerzo no poda
elevar-. Te voy a ensear a jugar con los hombres...
Era un negro que aparentaba tener unos cuarenta aos,
enjuto, de tez muy oscura, ojos saltones y que careca de
casi todas las piezas dentales; haba cruzado la calle sigilo-
samente y se acercaba a la pareja con gesto amenazador.







En las lomas de El Purial


Teresa lanz un ahogado grito de sorpresa y qued sobre-
cogida de terror, como petrificada, en el sitio en que se en-
contraba, mientras Manolo giraba violentamente y se co-
locaba inconscientemente delante de su amiga en el mo-
mento en que el extrao, ya lo suficientemente cerca de su
objetivo, se llevaba la mano a la cintura. Como movido por
un resort, Manolo lanz una tremenda trompada que fue
a dar en pleno rostro de su oponente dejndolo atontado y
seguidamente continue propinndole golpes por todas par-
tes, dominado por la desesperada furia del que se encuen-
tra en peligro. Todo ocurri en breves segundos. La forta-
leza fsica de Manolo, ms joven y ms sano que el extra-
o, fue decisiva y al suelo fue a caer el hombre manando
abundante sangre por la boca y la nariz. Al sitio de la pe-
lea, acudieron con urgencia casi todos los hombres que es-
taban por los alrededores a curiosear o a ayudar al amigo,
pero llegaron en el moment en que Manolo recoga del sue-
lo un cuchillo de carnicero que haba cado de la cintura
de su casual enemigo en el forcejeo de la pelea, mientras
ste trataba intilmente de levantarse entire dolorosos que-
jidos y balbuceos ininteligibles.
-Qu pas, Manolo? -preguntaron.
-Na, este hijo-eputa nos atac a traicin -contest
extremadamente excitado-. Pero ya pas... caballeros... no
formen grupo no vaya a venir la "jara"... Vamos, "ni-
che"! Levntate y vete...
-Mtele el cuchillo por el culo pa'que aprenda -gri-
taba uno.
-Djate de vain! No te desgracie por esa mierda!
Que se vaya al carajo! -alegaban los ms cuerdos.
-Aydalo a levantarse... El pobre est descuarejin-
gado... Ese le mete al pito... A quin vino a buscar? A
Teresa?...
Por fin el hombre pudo levantarse y dando traspis fue
a agarrarse del muro del jardn de una casa y comenz a







50 BEL JUAREZ FERNANDEZ

retirarse en silencio, con una mano puesta en el estmago
y sujetndose con la otra a lo que poda alcanzar. Al lle-
gar a la esquina cercana dijo con frase entrecortada una
cruenta amenaza, a la que respondieron todos con insultos
y vejaciones, incluso algunos le lanzaron piedras. Despus
de aplacar la curiosidad de los presents y de rogarles que
no comentaran el asunto con su madre, Manolo qued a so-
las con su amiga otra vez; pero ahora lo consuma el fuego
de la indignacin, muy diferente al que moments antes lo
abrasara en su delirio amoroso.
-Bueno, mulata, cuntame tu historic -le conmin
seriamente- Quin es se? Tu mario?
-Ay, no mi negro! -contest Teresa, an muy ato-
londrada-. Ese degenera'o me est persiguiendo desde ha-
ce tiempo en el barrio y como yo no lo trago, me tiene
amenazada con "picarme" a m y al que se me acerque...
-Y qu?... En tu barrio no hay hombres?... T no
tienes familiares?....
-No... Adems en el barrio ya se ha mata'o a dos y
ha herido a various. Todos le tienen miedo porque tiene bue-
nos padrinos y es traficante de drogas... y hasta dicen que
es vicioso... Ay mi negro ya no puedo aguantar esto!
Manolo permaneca pensativo, mientras su arrobadora
mulata lloraba y se quejaba de su mala suerte, por culpa
de ese pretendiente tan indiscreto. Era un reto insoslayable
para l: una mujer que reuna tanta belleza, asediada co-
bardemente por un sinvergenza, necesitaba un hombre que
como l no temiera a nadie, para. protegerla.
El se encontraba en ese moment imuy envalentonado
por el caballeroso papel de hroe que tan magnficamente
haba representado y las quejas de su compafera lo estaban
enterneciendo peligrosamente. A lo lejos se escuchaban los
tambores repicar montonamente, mientras las estridentes
carcajadas y los gritos histricos de los fiestantes daban un
cariz espectral a la noche.







En las lomas de El Purial


-Est bien, mulata!... Basta ya... Olvdate de esta
"pelcula" que nada te suceder en lo adelante.
Como era de esperarse, Tomasa se enter bien pronto
del peligro que vivi su hijo y ello disip las dudas que tenia
sobre la mala influencia que aquella mujer podra traer so-
bre su querido hijo.
Pasaron los das y como siempre la gente de la barria-
da continue en los trajines habituales de su sedentaria vi-
da. Las mismas caras de los que iban al trabajo y las mis-
mas caras de los que no trabajaban nunca. Los mismos
vendedores ambulantes y amas de casa en sus faenas de
siempre. Las mismas conversaciones, siempre tan banales
y superficiales. Los amigos que se reunen en el mismo si-
tio todos los das despus del trabajo. Los nios con
sus mismos gritos y los mismos juegos. Todos con su
misma rutina; por ello, cuando alguien rompe su vida ha-
bitual es un acontecimiento que todos comentan, vidos de
variar el tema de conversacin. Nadie se salva en el barrio
de los vecinos que se ocupan ms de la vida ajena que de
la suya.
Y Manolo haba cambiado much. Su natural joviali-
dad luca forzada. Se le notaba solitario y pensativo y lo
ms interesante y deprimente era que haba vuelto a beber
y a jugar de nuevo en la barra con ms frecuencia; pero
ahora beba como si tuviera necesidad, no por distraccin;
como queriendo ahogar en los vasos de cerveza alguna pe-
na que le aquejaba.
Recordbamos todos que Manolo, posedo hasta pocos
das atrs de un entusiasmo loable por mejorar su posicin
econmica, se haba convertido paulatinamente en un hom-
bre conservador y frugal en sus costumbres, amasando un
pequeo capital para invertirlo en lo que pensaba habra
de ser la proteccin eterna para la madre y para l. Traba-
jaba en todo lo que se le presentaba y a cualquier hora que







BEL JUAREZ FERNANDEZ


fuera, con tal de obtener un peso ms para la construccin
de su casa y el taller de carpintera que quera montar.
Cuando en una ocasin hubimos de llevarlo cargado
hasta su casa, vctima de una endemoniada borrachera, nos
preguntamos qu haba sido de aquel amigo tan responsa-
ble y servicial con quien antes compartamos nuestras ale-
gras. No podamos career lo que nos confi Aguedito de que
haba llegado al extremo de sostener fuertes disgustos con
su madre, "la negra ms buena del mundo". No conceba-
mos que fuera l, el que viniere a perturbar la tranquilidad
de la barriada escenificando frecuentes escndalos en el pa-
cifico solar. Sin embargo, pocos o nadie nos preocupbamos
de indagar cul era su problema con la finalidad de ayudar-
lo; a lo sumo, algunos criticaban duramente su actitud rehu-
yendo su compaa y entire los que ms duramente lo juzga-
ban estaba Aguedito.
-El prximo escndalo que montes en el cuarto, te
va a costar la crcel. -As le espetaba Aguedito a Manolo
parados ambos en una esquina, donde haban estado dis-
cutiendo.
Eri ese preciso instant, de regreso de la oficina donde
trabajaba, pasaba junto a los dos hombres en direccin a
la bodega de Hilario para cumplir con la casi obligada cita
que tena all todos los das con various amigos. Al escuchar
esta cruda amenaza y notar la actitud desafiante de am-
bos, me detuve ligeramente y los. salud de modo campe-
chano, como si no hubiera escuchado nada. Apenado, al ver
cmo se rompa una amistad que pudo haber sido eterna
intent discretamente llevarme a Manolo, urgindolo para
comenzar el partido, aunque todos saban que ya no se reu-
na con nosotros. Sin embargo, Aguedito despidise en ese
moment y Manolo, luego de mirarlo fijamente durante un
rato, me sigui hasta la bodega.








En las lomas de El Purial


-Caramba, chico! Nunca hubiera credo que t pu-
dieras llegar a disgustarte con Aguedito -le dije muy preo-
cupado cuando se acerc a m ya en el portal de la bodega.
-Y qu... usted tambin me va a "descargar"?, -me
contest irrespetuosamente, a lo que slo pude refutar con
una mirada fulminante.
-Deje, doctor, no me haga caso... perdone... -se apre-
sur a excusarse al tiempo que me cruzaba un brazo por
la espalda y agreg -lo invito a unos tragos... Qu le pa-
rece?
-Acepto, pero con la condicin de que los pague yo
-le dije, invitndole en el acto a que me acompaara has-
ta la barra, alegrndome grandemente de que se hubiera
arrepentido de la respuesta que me dio.
-No, doctor, vamos a otro lado...
Lo complac y comenzamos a caminar sin rumbo de-
terminado hasta que despus de andar tres o cuatro cua-
dras, encontramos un humilde bar con un pequeo saln en
el que haba varias mesas dispuestas en desorden, pero que
nos atrajo lo suficiente como para sentarnos en una de
ellas.
Habl de muchas tonteras durante el primer vaso de
cerveza que cada uno bebi.
-Pues si, doctor, el problema que tengo es que me he
"metio" con una "lea" como un "caballo" -me dijo de
buenas a primeras con sus ojos puestos en los mos esperan-
do mi reaccin ante el expresado sentimiento--. Y lo peor
de todo est en que mi madre se opone, Aguedito no la quie-
re ver en el solar y hasta un negro "sala-gente", que me
va a desgraciar, tambin se me ha atravesa'o.
-Chico, tienes un "cuadro" muy negro ante ti -le
contest sin dar much importancia al asunto.
-No, esto es de novela! -agreg, tomndose un vaso
de cerveza de un sorbo, exhalando un grotesco suspiro y
terminando con una extraa mueca.








BEL JUAREZ FERNANDEZ


-Y, esa mujer debe ser la famosa mulata del da de
la Caridad. No es verdad?
-Si. la misma... Teresa -dijo quedamente.
-Bueno, djame decirte algo y perdname que me
inmiscuya en tus asuntos -le dije-. Por muy malo que
sea tu problema, lo nico que no debes hacer es beber
como lo ests haciendo...
-Es que no tengo otros medios para tranquilizar mi
desesperacin y evitar una locura -me interrumpi dibu-
jando en su rostro el signo de la angustia-. No quiera us-
ted estar en mi lugar, doctor!
-Atindeme, no te voy a aconsejar, pero si quieres
que te ayude a pensar, cuntame ese problema tan grave
que tienes; as al menos, desahogndote, te ayudars a ti
mismo.
No me cont much; a pesar de que la bebida lo tena
debilitado no fue muy franco; algo en el fondo de su cora-
zn lo avergonzaba tanto que le era impossible sincerarse.
Segn su punto de vista, la comentada Teresa, no era ma
que una pobre vctima de la maledicencia y la envidia de la
gente, provocadas por su belleza y su escultural cuerpo.
Que debido a una injusta mala fama su madre no la quera
y le tena amenazado con irse para su pueblo si se casaba
con ella. Por su part, Aguedito no le permita tomar un
cuarto que estaba vaco en el solar porque tambin la es-
timaba una mujer mala. Pero el peor de todos sus enemi-
gos era el enamorado despechado que ella tena en su ba-
rrio; un matn de oficio que la tena amenazada con matar-
la si se arrimaba a otro hombre; que con frecuencia la mo-
lestaba y que ltimamente las cosas estaban tomando un
sesgo muy peligroso, a tal punto que, por primera vez en
su vida, haba tenido que portar un cuchillo en la cintura
para su defense. Que senta, a ratos, deseos intensos de ir
a buscar a ese hombre y matarlo para que todo terminara
de una vez y no estar pensando a cada rato que un da







En las lomas de El Purial


cualquiera lo iba a sorprender sin ofrecerle ninguna opor-
tunidad de defenders.
Cuando uno no es la victima de una pasin, ve las co-
sas much menos grave. Inclusive, cansados estamos de ver
fuegos devastadores apagarse en breves segundos, no que-
dando a veces ni cenizas donde ardi la llama apasionada
del amor o el odio. Sin embargo, colocndome en el lugar de
mi amigo, no dejaba de comprender que se hallaba en una
situacin embarazosa y que, adems, tena que reconocer
que no haba nada que hacer por l, como no fuera desear-
le buena suerte. No porque no hubiera una solucin -ha-
ba ms de una-, sino porque mi amigo Manolo no tena
condiciones espirituales ni fuerzas morales de calidad su-
ficientes para elevarse por encima de la pasin tan baja que
lo dominaba. Pero intent darle una mano; no poda sopor-
tar la'idea de ver caer a un amigo por una mala mujer.
-Manolo, todo lo que tomamos de la vida nos cuesta
-le trat de explicar tranquilamente -. Nada, absoluta-
mente nada que obtengamos nos es dado de gratis. Esta
cerveza que bebemos, nos cuesta salud y dinero pero la to-
mamos para disfrutar de un rato agradable. Si deseamos
ser felices, tenemos que pagar nuestra contribucin; esto
slo se alcanza a costa de grandes sacrificios... a mayor
bien que anhelamos, mayor precio tenemos que pagar. Re-
cuerdo muy bien tus planes; lo contaste en vspera de arri-
bar tu madre a La Habana... ibas en pos de alcanzarlos f-
cilmente y creste andar por camino seguro; pensaste que
la vida era una lucha fcil para ti. Pero bast que aparecie-
ra una hembra coquetona para que te apartara del camino
trazado, olvidndote de los series queridos que te rodean...
y eso no es correct.
-Si t no conoces a Teresa, por qu la critics tam-
bin? -me pregunt muy irritado y suplicante.
-No conozco a Teresa -le contest sin hacerle ca-
so-. Slo te conozco a ti y me basta para aconsejarte... No







BEL JUAREZ FERNANDEZ


me has contado toda la verdad, pero la he adivinado. S
perfectamente que lo que hoy te une a Teresa es su cuerpo,
su sexo; te da todo el gusto que un hombre puede recibir
de una hembra y an esperas y deseas recibir ms. Sin em-
bargo, ella no ve en ti ms que un hroe de turno, que le
apart de su camino al hombre que la estorbaba. Pues bien,
deja a tu madre y devulvela a su pueblo; despus csate
con esa mujer; sa es una solucin ideal para ti, verdad?
-Bueno... -balbuce.
-Pero no lo hars -le interrump-. Sabes por qu?
Pues sencillamente, porque s que ya t la conoces y no re-
siste la comparacin con tu madre; sabes que es una mu-
jer fcil; que no te caben dudas, porque te has acostado
con ella y no te fue difcil hacerlo... como si estuviera acos-
tumbrada...
-Quin te lo dijo? -grit descompuesto.
-Ahora mismo lo acabo de comprobar -le contest
tranquilamente y qued muy serio, envuelto en un doloroso
silencio-. Amigo, piensa en todo lo que t tienes que arries-
gar y vers que ni el negro guapetn ni Teresa, tienen en
su cerebro todas esas ideas y proyectos tan nobles que t
posees. No los destruyas, aguanta como un macho y olvda-
te, ya vendrn otras mujeres y entire ellas, hallars la que
mas te convenga.
No encontraba palabras para rebatirme lo que le ex-
pona y con la vista puesta en su manoseado vaso de cerve-
za esconda su vergenza.
-Hay mujeres que, poseyendo un gran atractivo fsico
o simplemente sensual, gustan de sonsacar a los hom-
bres; tratan de jugar con ellos como el ratn juega con el
gato; el ratn rara vez o nunca se le revira al gato, pero a
ratos sucede que el hombre no soporta las burlas de una
mujer y, por esa razn, a menudo ocurren sangrientos dra-
mas pasionales -permaneca callado y pensativo mientras








En las lomas de El Purial


le hablaba y no estaba seguro de que me atendiera-. Si
estoy equivocado, asegrame que Teresa no perteneci a
ese tipo que ahora la reclama para si; garantzame que
cuando lleve un tiempo a tu lado, alejada de su antiguo
pretendiente, no se aburrir de ti y buscar otro que le sa-
tisfaga sus apetencias monetarias o sexuales o buscar sim-
plemente el peligro y la aventura en otros hombres, pasan-
do t a un segundo plano.
-Ella parecer una "trtara", doctor -me dijo rom-
piendo su silencio-. Pero, estoy seguro de que me "ca-
mela".
-Eso es lo que t quieres ver -le contest- Cun-
to dinero te ha sacado ya?
-Cmo lo sabes? -pregunt sorprendido.
-No lo saba... lo deduje por lo que debes en la bo-
dega; cosa que nunca habas hecho y porque s que una
mujer as, no se entrega de gratis -le expuse crudamen-
te-. Lo que ahora le das, pronto ser una miseria y te pe-
dir ms de lo que puedes darle y como no lo tendrs, ser
una de las causes por las que te abandonar, como te dije
o tal vez te empuje a la vergenza...
-Ests equivocado si piensas que soy un hombre al que
se le pueda hacer eso -me contest desafiante.
-Te creo -le afirm y con razn-. Pero eso no te
ayudar ms que a hacerte infeliz, pasando el resto de tu
vida en una crcel... Desengate, eres un hombre de traba-
jo y de hogar... Teresa no es mujer de un solo hombre.
-Pero es que ustedes estn empecinados en career que
Teresa no puede enamorarse de mi y convertirse en una
buena compaera -alegaba contrariado.
-Mira Manolo -le aduje con nimo de terminar la
conversacin, pues comprend que estaramos dndole vuel-
tas al asunto toda la noche-. Comprendo que puedo estar
equivocado, pero eso no me afectar en nada, pero ten pre-
sente que si t lo ests y cegado por una pasin te empeas








BEL JUAREZ FERNANDEZ


tercamente en proseguir esta aventura, vas a pagar muy
cara tu terquedad y cada da que pase te ser ms difcil
dar march atrs.
-Y... Qu es lo que me aconsejas? Que abandon a
Teresa por miedo a ese niche apestoso? -pregunt indig-
nado-. Que desprecie a una hermosa mujer? Acaso crees
que soy un nio de teta?
-En definitive no te aconsejo ni creo nada -le con-
test de mal humor-. Puedo asegurarte que te-aprecio y
que me dolera verte en desgracia. Ahora, por otra parte,
veo que tienes un concept muy simple del valor y de la
hombra, pues bien, all t. Te dije al principio de la con-
versacin, que la vida no da nada de gratis y que todo lo co-
bra; esto que quieres puede costarte muy caro.
Llam al joven que nos atenda, pagu la cuenta y me
despedi del amigo que qued solo, sentado frente a la mesa
y mirando inexpresivamente su vaso. Cuando estaba a pun-
to de alcanzar la acera, me llam, gritando a toda voz.
-Gracias, dctor!... -me dijo al volverme.
No s a cul conclusion lleg ni por qu me express su
agradecimiento; no pude saberlo; si mi perorata lo haba
convencido, si lo haba ayudado a desenredar la intrincada
madeja que le turbaba la razn o si no le hizo efecto algu-
no; nunca pude averiguarlo, porque no lo volv a ver con
vida.
Pasaron ms de quince das sin que se supiera de Ma-
nolo. Nadie saba asegurar dnde se hallaba, pero por mi
parte deduje fcilmente que estara pasndola muy bien con
Teresa. Su pobre madre estaba desesperada y fue varias
veces al barrio donde se deca que Teresa viva; nunca pu-
do localizarlo y nadie le supo dar razn de l. Al fin, muy
acongojada y dado que careca de medios para permanecer
en La Habana, decidi regresar a su pueblo, para lo cual,
Aguedito reuni a los amigos de Manolo con el fin de le-








En las lomas de El Purial


vantar fondos con que sufragar el viaje, puesto que se des-
cubri que el desdichado hubo de disponer de todos sus aho-
rros para complacer a su amiga.
No pudo irse porque, horas antes de la partida, se re-
cibi la noticia de que Manolo estaba debatindose entire la
vida y la muerte en la mesa de operaciones de un hospital,
vctima de varias pualadas que le infligieron en el curso
de una reyerta callejera.
Muri aquella tarde tras una larga y dolorosa ago-
na; no lo llegu a ver, ya que estaba inconsciente y no sien-
to la ms mnima curiosidad por ver a un hombre en esas
condiciones sin medios para ayudarle. Haba acudido al hos-
pital con la idea de poder ser til en algo a Manolo o a su
madre, aunque fuera con mis buenas intenciones, pues los
apreciaba, pero nada poda hacer; as que, qued plantado
en la puerta de salida del pabelln del hospital donde lo
estaban asistiendo, hacindole compaa a Aguedito y al
agent de la polica, encargado de realizar las averiguacio-
nes y diligencias de costumbre sobre el caso.
-Pues, por lo que he podido averiguar la victima pa-
rece que regresaba de alguna fiesta con una amiga y los
dos iban bastante bebidos. -Contaba al polica, un hombre
de unos cincuenta aos, muy bien conservado, aunque su
cabeza estuviera coronada por una espesa cabellera cano-
sa; para l, este caso era una rutina, al menos eso se dedu-
ca por la manera tan fra que lo expona; sin ninguna de-
licadeza-. El victimario se le abalanz sorpresivamente y
al parecer encontr ms resistencia de la que esperaba, te-
niendo que luchar much para dejarlo fuera de combat.
As y todo, lo dej cosido a pualadas, ustedes no lo vie-
ron? Qu salvajada! A pesar de mis aos en estas ocupa-
ciones, no acabo de comprender cmo puede haber series
con tanto odio en su corazn hacia sus semejantes. Estoy
seguro que fue pasional el motivo de la reyerta y que la








BEL JUAREZ FERNANDEZ


mujer que iba con la vctima es el eje de todo esto... Us-
tedes la conocen?
-No, no la conocamos -contest Aguedito antes de
que pudiera responderle, al tiempo de que disimuladamen-
te me guiaba un ojo.
-Ya cogieron al asesino?
-Qu va! T sabes cmo es esto Aguedito -contest
el polica-. Aunque lo supiera ahora mismo, sera muy di-
fcil reunir las pruebas suficientes.
-Pero, es que va a quedar impune un crime as?
-protest ingenuamente al ver el poco inters que mostra-
ba el agente-. Manolo era un buen hombre, no puedo career
que no haya justicia para l.
-Mira chico, en estos barrios de gente humilde se vi-
ve bajo leyes muy especiales -me dijo Aguedito-. Su peor
enemigo es la polica y a ti te protegern mientras seas del
barrio, seas bueno o seas malo, siempre y cuando no infrin-
jas sus leyes. De seguro que Manolo tuvo un problema con
su matador y ste lo "madrug". Pues ah qued todo. No
habr nadie que pueda atestiguar contra l; los ms, por
miedo a las venganzas, otros, porque consideran que son
"cosas de hombres".
-As mismo es por desgracia -asever el agente-.
Mire usted, me dejo cortar un brazo si la mulata no conoce
al asesino; pues bien, lo niega y no habr fuerza en el mun-
do que la haga declarar en contra de l. Luego, como el he-
cho ocurri por la madrugada, es probable que en ese mo-
mento no hubiera alguna persona por los alrededores que no
fuera del barrio, lo cual descarta la posibilidad de que en-
contremos un testigo.
-Es ms, te puedo asegurar que si Manolo hubiera
quedado vivo tampoco lo denunciaba con la idea de vengar-
se l personalmente; eso es lo comn en esta gente -agre-
g Aguedito-. Y para la tranquilidad de tu conciencia, pue-
do decirte que esto le pas al amigo, por meters en malas







En las lomas de El Purial


andanzas; no creas que por estos barrios bajos, como pien-
sa la gente, se roba o se asesina a mansalva; por all puedes
pasar a cualquier hora del da o de la noche que es muy
difcil que alguien te moleste. Slo los que provocan sus
bajos instintos o desacatan sus normas de vida son ataca-
dos.
-Claro que s! Imagnate, que con slo saber que an-
daba con la tal Teresa, se puede deducir todo -agreg el
agente-. Esa mujer es una pendenciera, que varias veces se
ha visto involucrada en escndalos y rias tumultuarias por
el barrio de Vives, aunque nunca la han podido condenar.
Da lstima, verdad? porque en realidad est "buena" la
muy desgraci'.
-Bueno, colega, me voy, ya que aqu no tengo nada
que hacer, as que, avisame cuando pueda ir a reclamar el
cadver -le dijo Aguedito al agente-. Domitila se queda-
r con Tomasa hasta que se lleven el cadver para la mor-
gue, mientras que yo ir a ver lo de la funeraria... Qu da
ms perro!
-No te preocupes de eso -contest el agente-. Basta
que sea un asunto tuyo para que yo haga lo que haya que
hacer.
-Gracias, chico -le dijo pasndole un brazo por la
espalda, mientras se dispona a marchar y agreg dirigin-
dose a m-. Bueno, me acompaas?
-S... s te voy a acompaar -le contest despertan-
do de mi ensimismamiento.
Me senta sumamente mal. Como anonadado. Hay tan-
tas posibles desgracias que pueden asaltarnos que, si lleg-
ramos a pensar que pudiramos tropezar con una de ellas,
nos convertiramos en dementes y estaba pensando en ese
moment en el triste final de los sueos de Manolo y no le
encontraba lgica de acuerdo con mis razonamientos. Pe-
ro tambin otras ideas asaltaban mis pensamientos, no me-
nos terrible.







BEL JUAREZ FERNANDEZ


-Aguedito, muchas veces, ya sea por la prensa o por
medio de relatos que me han hecho, he conocido de hechos
similares a ste -le deca mientras caminbamos lentamen-
te en busca de un mnibus que nos llevara a nuestro desti-
no-. Pero en realidad, nunca haba sentido tan cerca de
mi una tragedia tan cruel.
-Chico, stos son casos rutinarios para quienes tene-
mos este oficio -me contest- esto no tiene importancia.
-Cmo no va a tener importancia la vida de un
hombre?! T sabes que siempre te he tenido una gran esti-
macin porque se que a pesar del uniform que traes pues-
to, eres un hombre noble y no has heho dao a nadie -le
dije un poco incmodo- Cmo puedes pensar as? Ma-
nolo no fue tu amigo?
-Mira chico, como humans que somos, padecemos
del mal de la debilidad, por lo que tenemos que gastar la
mayor parte de nuestras energas en luchar contra las ma-
las tentaciones y los peligros que nos asedian -me senten-
ci-. Esa lucha, en cuanto a m, a mi esposa y a mis hi-
jos, es terrible, cmo quieres que me vuelva loco preocu-
pndome por los otros? Yo slo ayudo a los que puedo, sin
descuidar a los mos; por ejemplo, much que aconsej a
Manolo, pero l quera suicidarse, pues que lo hiciera solo;
le advert que si traa a esa "puta" a mi solar los iba a sa-
car a palos si era preciso; ten present que, en realidad
siento much todo esto por Tomasa y por el mismo Mano-
lo, a quien llegu a apreciar much.
-Bueno, entiendo lo que tratas de decirme -asenti-.
Pero, cmo es possible que ustedes vean tan framente es-
te caso y no sientan tal indignacin que los incite a buscar
al asesino? No es acaso su oficio?
-Entindeme chico, mi amigo no dijo que no le im-
portara el caso ni que lo vaya a abandonar -me explic
un poco molesto ya-. Al contrario, l har todo lo possible
por encontrar al asesino, a pesar de todas las dificultades







En las lomas de El Purial


que se le presented; lo que sucede es que aunque estoy se-
guro de que l conoce al hombre, sabe de antemano que no
hallar pruebas suficientes para encarcelarlo. Piensa en es-
to: el arma asesina fue un cuchillo de carnicero... Cun-
tos no habr en aquel barrio?!
-Pero es que nosotros sabemos que l tena un pro-
blema con un pretendiente de Teresa -le afirm.
-S, pero ello no es prueba de que haya sido l -me
aclar-. Adems, no lo vayas a decir porque slo conse-
guirs tener que declarar sobre algo que desconoces. La
nica persona que vio al asesino fue Teresa y ella no habla-
r porque, aunque condenen al hombre, en cualquier mo-
mento alguien, amigo de l, le picara la cara o las nalgas.
Ella lo sabe y jams hablar, ni ella ni nadie del barrio, por-
que nadie quiere "los".
-En verdad, te digo que esto es deprimente...
-Puede ser, pero fjate en esto: nuestro sistema de
justicia est hecho para evitar que los inocentes vayan a la
crcel, al menos eso dicen los que saben, pero quienes se
aprovechan de ello son los criminals. El caso es tal que el
ms malo de los abogaduchos saca al maleante en un san-
tiamn y sin esfuerzo alguno. Y ahora te pregunto: Crees
que estara vivo si tomara muy a pecho cada problemita
de stos que se me presentara?...
Claro que tena razn. Tena que reconocer que no
poda juzgar mal a Aguedito ni a su amigo. Ellos eran tan
vctimas de la sociedad como Manolo, como Teresa y hasta
como el matador de aqul y si ninguno tena fuerzas in-
trnsecas para superarse as mismo... Cmo iban a ha-
cerlo por el prjimo?!
Por otro lado, record que en una ocasin me dijeron
que el matador era un expendedor de drogas, por lo que
deduje su connivencia segura con autoridades influyentes.
Esta crpula inconsciente reprima las conciencias de la
gente humilde, mientras los politicos y los ms preparados







BEL JUIAREZ FERNANDEZ


se escondan egoistamente tras un parabn de promesas
vanas.
Pensaba en los medios para ayudar a estos buenos ve-
cinos de los barrios metropolitanos a salir del pramo en
que se encontraban; cmo hacerles comprender que deben
enfrentarse al vicio y a la extorsin, que la felicidad no
est en el robo, ni en la molicie y much menos en las fal-
sas delicias de la concupiscencia o en los repiques de un
tambor. Lo triste es comprender lo difil que es el empe-
o de tratar de guiar a un pueblo hacia objetivos ms ele-
vados, porque el primer obstculo con el que se tropieza
es su propia resistencia.
Despus de un corto y atropellado viaje, montado en
un caluroso mnibus, llegamos a la humilde funeraria que
Aguedito haba elegido.
-Vas a entrar conmigo? -me pregunt.
-No -le contest firmemente-. No resistira tener
que discutir con el funerario el precio del entierro de mi
amigo. De todos modos, cuenta con mi dinero.
-Como quieras... -contest sin hacerme caso-.
Saldr enseguida.









MARIA




















una DAMOS la hora exacta: 7:00 antes meridiano..."
Como siempre, el pequeo radio-reloj colocado
sobre la mesita de noche se encendi automti-
camente y la familiar voz de un locutor ha dado
la hora. Desde luego, Mara no necesitaba de este aparato
para estar levantada temprano, pues el hbito ha hecho
presa de ella y aun en das festivos estar despierta a
la misma hora; sin embargo, la sensacin de seguridad que
le brinda este modern artefacto lo ha hecho indispensable;
ya estaba despierta, pero esperaba que el automtico en-
cendiera a la hora marcada y la emisora-reloj la apremiase
a levantarse contndole los minutes, pues, por lo general,
cuando la claridad del da interrumpa su sueo se senta







BEL JUAREZ FERNANDEZ


ms cansada que cuando hubo de acostarse la noche ante-
rior, hacindosele difcil abandonar el lecho.
Sobre su cmodo colchn de muelles se estira, bosteza,
vuelve a estirarse; retira la sbana hacia un lado; una suave
y acariciadora brisa cubre todo su cuerpo, producindole
un estimulante escalofro que la vigoriza, hacindola respi-
rar profundamente; la tension de sus msculos, product de
un sueo intranquilo, cede; entonces se acurruca un poco;
la fuerza de su voluntad parece abandonarla por unos ms-
tantes cuando siente una parte fresca en su mullido almo-
hadn de plumas, no pudiendo evitar que sus prpados se
cierren suavemente; parece aletargarse sin remedio, pero
la persistent voz del locutor la hace reaccionar y con un
esfuerzo desesperado reune fuerzas, sentndose en la cama
con violencia; sacude su cabeza de modo que poco a poco
va despejando su mente. Luce embobada, an est borra-
cha de sueo; se encuentra desgreada, su hermoso rostro
parece maltratado; est ojerosa, sin brillo su tez morena;
su pequea naricita est como escondida; sus cachetes abul-
tados y sus ojillos, siempre brillantes y expresivos, se escon-
den en lbregas cmaras; la frente se estrecha y se arruga
para proteger sus ojos de la luz matinal que penetra ya a
travs de los cristales de la ventana. Su hermoso cabello
largo y ondulado, que con tanta habilidad hubo de reco-
gerse la noche anterior, ha cedido en parte y algunos me-
chones le cubren la cara o caen graciosamente en diversas
formas.
Vuelve a sacudir la cabeza y tras de bostezar, ya mas
animada para levantarse, su mirada tropieza con el espejo
de la coqueta y, como herida su sensibilidad femenina en lo
ms profundo, aparta rpidamente la vista y esconae su
cara sobre el pecho.
-Maldito espejo! -murmura para s desconsolada-.
Cuando tenga tiempo te quito de ah.







En las lomas de El Purial


Luego, arrastrada por un mrbido impulso de curio-
sidad dirige de nuevo su vista hacia el espejo y se contem-
pla por unos instantes. Pobre mujer! Qu mal se ha visto!
Se observa disgustada con sus ojillos medio cerrados y con
un gesto de angustia y resignacin se sacude por milsima
vez la cabeza y levantndose con marcado desgano, bosteza
y ensaya un ligero estiramiento que hace resaltar volup-
tuosamente su bien formado cuerpo bajo la transparent
piyama y con un gracioso movimiento de cabeza le dedica
una mirada despreciativa a la figure que refleja el espejo;
ahora dirige sus pasos hacia el cuarto de bao, con movi-
mientos mecnicos, dominada por el hbito. En el lava-
manos se moja la cara con agua fresca y su estimulante
efecto entona sus nervios y la despierta por complete.
Ya de regreso a su cuarto se fija por primera vez que
al otro extremo de la cama e igual que hace ya various aos,
duerme a piernas sueltas un hombre. Su marido. Fijando
por breves instantes su atencin sobre l, un ligero rasgo
de mortificacin se refleja en su rostro, exhalando un pro-
fundo suspiro.
-Mralo ah! Acostado como un bendito... Si la ca-
ma fuera ms ancha, ms alejado estara de mi. No se
quin se figure que soy, pues estoy segura que no se ha
dado cuenta que he dormido a su lado... Ni siquiera ha
escuchado la radio.
Hace un esfuerzo sobrehumano por no derrumbar la
casa a gritos o apresarlo por el cuello hasta ahogarlo o...
Hasta que lo llama quedamente sacudindolo con suavidad;
pero acostumbrada ya a lo intil de la primera llamada,
prosigui sul primeros pasos matutinos, abriendo el esca-
parate y escogiendo un vestido sencillo, "de los de andar en
casa" psoselo por encima de la misma piyama de dormir
dirigindose luego hacia el hall. Desde all encamin sus
pasos hacia la puerta de salida del apartamiento donde
"Tantor", el perro sato de la casa, la aguardaba desespe-








BEL JUAREZ FERNANDEZ


rado, dando saltos de alegra, para que le permitieran salir
a la calle a cumplir sus necesidades como todas las maa-
nas. Tras dejar salir al perro, recogi los pomos de la leche
y cerr nuevamente la puerta; volviendo sobre sus pasos,
se dirigi hacia la "cueva", dentro de la cual deban estar
entregados en reparador sueo sus dos angelitos. Apretan-
do fuertemente su puo derecho toc varias veces a la puer-
ta de la habitacin de los nios mientras gritaba, ya con la
voz ms alterada.
-iLevntense criaturas!... Ay! -Siempre se que-
jaba de que le dolan las coyunturas de los dedos, cuando
golpeaba tan fuerte en la puerta del cuarto de los nios,
pero todos los das haca lo mismo y volva a quejarse.
Pobre Mara! Cuntas veces, mientras llamaba a su
esposo y a sus hijos, oraba en silencio para que no se
despertaran durante todo el da y as poder descansar de
tanto trajn, aunque fuese slo por un da! Pero siempre
una voz que pareca partir de su alma le susurraba: "No
finjas disgusto ante tu marido dormido, pues ya quisieras
t que descansara; ni desees ver a tus hijos sumidos en
un profundo sueo de veinticuatro horas; pues no lo resis-
tiras... Quizs algn da te encuentres cansada y rabies
y gimas por el beso o la caricia que l olvid o por el ino-
cente desprecio con que tus hijos premiaron algn desve-
lo... Todo eso es triste y desesperante, pero ah est pre-
sente tu grandeza; t que tienes corazn para no pedir por
lo que das a raudales".
Qu fuerza interior hacia que la abnegada mujer sin-
tiera placer en los rudos quehaceres del hogar?
Ella era la mujer, madre de sus hijos; y la mujer, com-
paera de su esposo; la reina del hogar por derecho propio;
un reinado muy sencillo y sacrificado, pero era el suyo. Su
grandeza se reflejaba, no tanto en ser obedecida, sino en
saber otorgar un puesto preponderance al esposo, que lo







En las lomas de El Purial oV

obligaba a admirarla inconscientemente. A la hora de tra-
bajar, la primera; del disfrute, la ltima; cuidaba, protega
a sus series queridos; gozaba y sufra por todos. Consuelo
y amor haba en su regazo en los moments amargos y
maracas y castauelas eran sus ojos y su risa en la alegra.

*

El hogar formado por Mario y Mara, junto con sus
hijos, estaba en la plant baja de un edificio de aparta-
mientos construido en uno de los antiguos barrios fomen-
tados alrededor de la extensa calzada de "Jess del Monte"
(o "10 de Octubre"), donde con frecuencia se sacrifican las
disposiciones oficiales sobre el ornato pblico, en favor del
espacio para construir ms divisions de donde obtener ms
alquiler, sin tomar en cuenta la belleza del edificio ni la
comodidad ni la higiene para los inquilinos. Un mezquino
y ambicioso sentimiento mercantilista inspiraba a los hom-
bres que inundaron la ciudad de La Habana de estas edi-
ficaciones, muy especialmente en la dcada del 50; fatdica
en todos los rdenes.
Este edificio constaba de cinco pisos, sin elevador. Pa-
reca muy alto, debido a su estrechez y a que su fachada
estaba constituida slo de ventanas y balcones, sin orna-
mento alguno que lo hiciera agradable a la vista. Nuestros
amigos ocupaban el apartamiento de la izquierda, que por
estar en la plant baja, tenia entire sus ventajas un pequeo
portal, donde caban cmodamente hasta tres silloncitos.
Como no haba espacio para jardn, la comunicacin con
la acera era direct, separado slo por un pequeo muro
y una verja. Por dentro constaba de seis piezas dispuestas
una detrs de otra en la. siguiente forma: una estrecha
salita de tres metros de ancho por cuatro de largo, un co-
rredor que comunica con dos cuartos y un pequeo bao








BEL JUAREZ FERNANDEZ


intercalado, muriendo en un pequeo patio de cemento,
despus de pasar por el comedor; la cocina, que comunica
directamente con el anterior, est situada a la derecha del
patiecito, en el ngulo formado por ste y el comedor. Cla-
ro, estaban conformes con este cajn, pues... "los hay
peores".
Qu mujer no ha sentido el grato placer de cultivar
una flor? Es difcil encontrar a la que an no haya probado
esta aventura, aunque sea una vez en la vida; ya sea con
sus propias manos o indirectamente brindndole su apoyo
o entusiasmo a otra persona. "Ya prendi!" "iCmo ha
crecido!" "Mira, un botn!" "Ah... qu flor ms linda!"
Mara tiene tambin su pequeo tesoro. A ella tambin le
sobra much corazn para amar a las plants y para cui-
darlas como a cualquier otro ser human.
-En cada plant hay algo de Dios tambin -repeta
a sus hijos, instndolos a que la ayudaran a conservar sus
plants.
En un edificio modern de un rincn cualquiera de la
urbe capitalina el espacio vital es oro y se le llama patio a
una' extension plana de dos o tres metros cuadrados ro-
deado de ladrillos y cemento por todas parties menos por
una a travs de la cual divisamos a veces algo del cielo;
agregndole al poco espacio un lavadero y un vertedero,
que ocupan gran parte del mismo, result que tenemos
que convenir que el amor y la constancia hacen milagros
y all, en ese cajn de cemento y ladrillos, Mara est ob-
servando con orgullo y celo a sus rosas, claveles y violetas
silvestres y otras variedades de plants sembradas todas
en recipients de las ms diversas procedencias; desde latas
de chorizos y otros products, pintadas curiosamente por
ella, hasta cajones de madera y cemento y recipients de
barro obtenido mediante trueques por botellas con carre-
toneros ambulantes. Algunos estn colgados de la pared,








En las lomas de El Purial


otros en el suelo o dondequiera que puedan lucir en todo su
esplendor.
Todas las maanas le dedica un tiempo al jardn con
la misma solemnidad que hierve el agua para el caf, la
leche para el desayuno o que prepare la mesa a su esposo
y a sus hijos. Su mirada vigilante protege de cualquier mal
que pueda hacerle dao a sus plants, al igual que en todo
moment lo hace con su esposo y sus hijos.
Acaba de regarlas y prodigndole una mirada cariosa,
respira profundamente el aroma que despiden las plants
mojadas, cubriendo con una refrescante sensacin todo
su ser.

-

Con una taza de aromtico caf caliente en su mano
derecha, Mara va caminando por el corredor de la casa
con paso ligero y cuando pasa frente a la habitacin de
sus nios vuelve a tocar fuertemente con su mano libre y
llama por segunda vez con voz ms fuerte y chillona, pues
mientras ella va cogiendo fuerzas para el trabajo parece
que sus criaturas la van perdiendo en modorra; an nadie
se ha levantado de la cama.
-Levntense criaturas de Dios!
El tiempo pasa y progresivamente aumenta el ajetreo
a media que se acerca la hora de partir, Mario para su
trabajo y los nios para el colegio; ella, que toma con mu-
cho inters las obligaciones de sus protegidos, comienza a
preocuparse porque todava estn en la cama. Con un fin-
gido enfado penetra en la alcoba donde yace durmiendo su
esposo y comienza a pelearle en alta voz.
-Pero por Dios Mayo que ya es tardsimo y an no
te has afeitado... Despus lo que sucede es que te tomas
el desayuno apurado y claro, sas son las causes de las ma-
las digestiones y los disgustos...








BEL JUAREZ FERNANDEZ


Mientras habla, se sienta casi violentamente en el bor-
de de la cania, sacude fuertemente el cuerpo inerte del hom-
bre que, as urgido, comienza a dar seales de vida; bosteza
y estira su musculoso cuerpo que vuelve a la vida despus
de un profundo sueo.
-Anda, pronto, tmate el caf que se te va a enfriar
-le dice.
-Qu hora es? -pregunta maquinalmente, pues to-
davia no se ha dado cuenta exactamente de las cosas-.
Ah... qu bien huele este caf!
Sus ojos se abren de pronto alegremente ante la vivi-
ficante sensacin que recoge su olfato y ya ms gil, se
sienta cmodamente en la cama y comienza a empinar la
pequea taza para beber su contenido. Mientras va libando
el nctar negro dirige su vista al rostro de su mujer que
lo mira con dureza.
-Huy... qu cara ms fea!
-Es exactamente la misma de la cual te enamoraste
una vez, hace muchos aos, por si no te acuerdas -le con-
testa con un gesto de mal humor.
-Ah bueno! ya me voy haciendo una idea; ahora es-
toy recordando y, a travs de mis ojos turbios, creo ver de
nuevo el cabello tan negro y de ondas tan suaves que tanto
admiraba -decale con irona- y aquellos ojos pardos tan
brillantes y misteriosos donde enamorado deposit en ellos
millares de besos... An los guards?
Mara gustaba de escuchar esas palabras aunque apa-
rentemente l las dijera en broma; ella saba que esa broma
disfrazaba sus verdaderos sentimientos por el temor de
ser protagonista de un idilio sensiblero. -"Esas son cosas
de folletines de radio", sola decir-; pero as y todo adi-
vinaba que lo senta.







En las lomas de El Purial


A menudo, l despertaba extremadamente carioso;
entonces, colocaba una de sus manos sobre su cuello apre-
tndola suavemente, tratando de atraerla a su lado, mien-
tras que, con la otra, la agarraba por la cintura y no dejaba
que se levantara. Su instinto femenino se despertaba ante
el reclamo amoroso y con fingida frialdad trataba de apar-
tar sus acariciadoras manos haciendo provocativos recha-
zos, aparentando desgano, hasta que no poda resistir ms
y entregaba sus anhelantes labios al amante esposo. Pero
esta escena no poda durar much y cuando ella senta per-
der sus fuerzas y que amenazaba con prolongarse el id-
lico instant, con gran dolor de su alma le recordaba sus
obligaciones diarias.
-Mario... que se te hace tarde... -deca queda-
mente-. Djame... djame tranquila que tengo que aten-
der a esos diablitos que me diste por hijos...
Cunto senta ella tener que dejar de escuchar las
apaadas frases de amor y las apasionadas caricias que le
prodigaba en esos moments! Haca lo mismo casi todos
los das a la hora de levantarse, pero... tena much que
hacer. Sin embargo, por las noches regresaba muy tarde
a la casa vencido por el sueo, despus de jugar domin y
cuando ella dormia completamente agotada. Y as pasa-
ban los das...




-Acaben de levantarse de una vez criaturas! -gri-
taba Mara, al tiempo que entraba en la habitacin desti-
nada a los nios.
Haba realizado una gran faena desde que se levant
de la cama hasta ese moment y an ni su marido ni sus
hijos haban pasado del mero despertar.







BEL JUAREZ FERNANDEZ


Criatura angelical parece un nio con la modorra de
un despertar. Su carita estrujada y coloreada por el conti-
nuo roce con la almohada; sus ojillos entornados y can-
sados que se niegan a abrirse y, en fin, una expresin de
indefensin que le provoca al espectador un deseo enor-
me de protegerlo.
-Ah! Pero no lo despertis del todo. Cuidado! Que
no sacuda la cabeza, porque si no...
-Mami, dnde estn mis medias? -pregunta el va-
roncito.
-Dentro de los zapatos estn... -seala la madre
que ya comienza a darsemcuenta que tendr que vestir a los
muchachos si quiere que vayan al colegio temprano.
Todos los das sucede lo mismo. Cuidadosamente
prepare, la noche antes, el ajuar de los nios para el da
siguiente y todas las maanas tiene necesariamente que
ensearles a ellos que todo lo que necesitaban est al alcance
de sus manos en el lugar acostumbrado. Pero nunca en-
cuentran nada.
Una leve sonrisa le ilumina el rostro por breves ins-
tantes al contemplar los torpes movimientos que sus hijos
realizan buscando a tientas sus medias, sus zapatos o sus
ropas. Al fin se decide y se dirige primero a Manolito que,
sentado al borde de la cama, se encorva tanto para coger
los zapatos que peligra caer de cabeza al suelo sin lograr
su objetivo. Le tiende primero sus mediecitas y le da un
beso en la frente; esto lo hace reaccionar ligeramente y le
dedica a su mam la primera sonrisa, tan melosa e inocente
como poda esperarse de cualquier ngel. Dirigindose a la
cama de su pequea hija se sienta y contempla los trabajos
que est pasando, hasta que la nia con mirada suplicante
le pide auxilio al trabrsele la bata de dormir. Claro! No
se la haba desabotonado lo suficiente. El process era lento
y amenazaba con extenderse ms de lo debido y slo la in-








En las lomas de El Purial


tervencin firme y resuelta de la madre poda llevar al final
toda esa labor. Tuvo que abrocharles los zapatos; cercio-
rarse de que se lavaran bien la cara y los dientes. Ahora
deba peinar esas cabecitas que, una vez desperezadas por
el agua fra de la pila, comenzaban a agitar el ambiente.
-Mami, me dejas ir a casa de Carlos cuando venga?
-deca el nio mientras su madre le pasaba un cepillo a
su rebelde cabellera.
-Cuando regreses del colegio al medioda, vas a al-
morzar y despus a descansar porque ests muy flaco.
-Por qu? Si t le dijiste a ta Juana hace das que
yo haba engordado muchsimo le replica.
-Mamita abrchame aqu atrs la camisa que se me
zaf -pidi la nia.
-Yo te lo hago, Luisita -insisti Manolito.
-No! T no sabes nada... Dile que no me toque
mamita.
-Nio, estate quieto para acabar de peinarte -supli-
c Mara.
-Tan grande y no sabe peinarse...
-Mira mami, como Luisita se mete conmigo...
-Chismoso...
-Luisa! Deja tranquilo a tu hermano o te doy un
"cocotazo"...
-Mara! -se oye la voz del marido que ya se en-
cuentra en la cocina buscando su desayuno o repitiendo otra
taza de caf; haba olvidado pasar por la puerta a recoger
el peridico que de seguro estaba en el portal y como su
esposa estaba cerca de all...- Treme el peridico.
-Voy ahora! -contest algo molesta-. Manolito, ll-
vale el peridico a tu padre mientras le abrocho el vestido
a tu hermana.
-Voy...
El nio en esos moments estaba muy atareado en el
important trabajo de colocar en orden los soldados de plo-







BEL JUAREZ FERNANDEZ


mo de su enorme ejrcito que la noche anterior haban que-
dado "todos muertos" poco antes de que el sueo lo venciera
a l y desde luego no poda ocuparse de su padre hasta
ms tarde...
-Mara, el peridico...!
-Pero muchacho no has ido todava a cumplir lo que
te mand.
-Ay mamita, estoy ocupado!
-Yo voy a ir -dijo la nia muy resuelta.
-No, no, yo voy -ataj entonces Manolito.
-Ninguno de los dos...Vayan al comedor a esperar
el desayuno -decidi Mara, previendo lo que iba a suceder.
-No mima, que no vaya l, que voy yo.
Como si fueran al ms agradable de los juegos o a re-
cibir la ms exquisite golosina, se lanzan como dos fieras
hacia la puerta donde, como era natural, chocan bajo el um-
bral y se agarran los dos luchando denodadamente por lle-
gar primero a cumplir con lo que, siendo una orden mo-
mentos antes, ahora se haba convertido en un juego ms.
-Nios! Manolito y Luisita! -grit Mara.
-iSultame el pelo o te pego!
.-Djame pasar o te muerdo! -adverta la nia.
Pero en ese moment la madre llegaba al campo de
batalla enarbolando una dura y gruesa chancleta de cuero
y... los dos se separan y corren hacia el patio. Ella de to-
das maneras tiene que buscar el "dichoso" peridico; deja
entrar al perro, que permaneca ya parado frente a la puer-
ta esperando a que abrieran de nuevo.
Por el trayecto, recorre su vista distradamente sobre
la primera plana del peridico -despus no podr verlo
ms hasta la noche-. Al llegar junto a su esposo se lo en-
trega, quien ya se ha servido su taza de caf con leche, pre-
parado su pan con mantequilla y ahora se dispone a des-
ayunar y leer el peridico a la vez. Ella se retira a la cocina
a preparar el de los nios.







En las lomas de El Purial


"Desde cundo no desayuna conmigo?", pensaba ella
mientras trajinaba; quiere convencerse de que no era por
falta de amor y respeto hacia ella, sino simplemente que
l consideraba que eso era una tontera. Cmo le gustara
que tuviera con ella sa y tantas galanteras de que la pri-
vaba! "Por qu sern los hombres as, tan poco caballe-
rosos?" No es que dejara de tener ciertas cortesas con ella;
de vez en cuando le traa su "chuchera" y la invitaba a
pasear a solas, pero en todo eso faltaba el detalle de la bella
frase o la mirada soadora, que suelen tener los "prnci-
pes azules" o los hroes de novela. Parece que no, pero
toda mujer anhela ver en su hombre un sentimental y ellos
deberan hacerlas career que lo tienen. Total, es tan fcil...
En esos moments una gritera infernal de perro y
nios la despierta de sus cavilaciones y abandonando sus
labores se dirige al patiecito donde se horroriza del espec-
tculo tan desalentador que descubre.
-Nios... !
En el suelo yace Manolito "brbaramente" atacado por
un "len" que lo ha sorprendido y del cual se defiende va-
lientemente mientras que Luisa disparaba heroicamente al
fiero animal con un palo que sostena las pequeas y
dbiles ramas de una de las matas. La imaginacin infantil
haba convertido a "Tantor" en un coloso de la selva y lo
mejor del caso era que pareca que el noble perro se lo crea
tambin, pues ladraba y grua mientras se encaramaba
sobre el muchacho que acostado en el suelo se defenda de
las aconietidas del can.
Por la mente de la pobre mujer pasaron como centellas
las ideas. Revolcados en el suelo. La ropa, el perro apestoso,
sus matas. Una tremenda furia nubl sus sentidos y decidi
escarmentarlos para todo el da.
-A correr que llegan los elefantes! -grita Luisita,
que afectando la voz con gesto teatral, adverta a su her-
mano del peligro inminente y en menos tiempo de lo que







BEL JUAREZ FERNANDEZ


canta un gallo se han puesto a buen recaudo aprovechando
la confusion que ocasion la ocurrencia de la pequea.
-A lavarse las manos antes de sentarse en la mesa!
-Pudo gritar al fin para no reventar de ira. Pero ellos ya
estaban rodeando a su padre que an rea la gracia de la
menor y los dos se disputaban la cara para llenarlo de besos.
-Huy! Qu peste tienen a perro! Lvense las manos
inmediatamente. Vamos! Corran al lavamanos.
Ella aprovecha ese moment y se sienta frente a su
marido a respirar un poco.
-Ay, Mario, qu lucha! Estos nios me van a vol-
ver loca...
-Pero, t te preocupas demasiado por ellos. Esas son
cosas propias de la edad -le dice, apartando distradamen-
te la vista del peridico, sin darle importancia al hecho.
Ella no le contesta...
Ya llegan otra vez. En el pugilato frente al lavamanos
fue ms el agua que rod por sus ropas que por sus manos.
-Pero mira cmo se han puesto! Ay, qu barbari-
dad! Sintense a desayunar! -Y les pone el desayuno en
la mesa.
.-Bueno, Mara, me voy! -dijo de pronto; envolvi el
peridico, tirndolo sobre una silla y besando a los nios
en la cabeza.
-Ya te vas? -Es la misma pregunta que diariamen-
te le hace, aunque sabe que no deja de ser una tontera.
Lo acompaa hasta la puerta. Mejor, lo sigue. El, ya
en la puerta se virar rutinariamente pues sabe que es-
tar all siempre. Hace ocho aos que ella est all en ese
moment.
Ella adopta una manera diferente de ser para cada
ocasin. Ahora iba seria, cabizbaja, mirando de vez en
cuando los rincones de la casa como buscando algo que co-
rregir, como para no perder un solo moment de su pre-
cioso y escaso tiempo que nunca le alcanza. Sin mirarlo a







En las lomas de El Purial


l. Pero en el instant preciso en que se vira lo est miran-
do. La prctica. Ahora, el beso. Desde luego, los aos pasan
y este beso se ha trasladado a la frente. De los labios a la
frente. Miran distradamente a la calle. Saludan a alguien
y l se va. Ella se queda. Lo observa hasta que dobla la
esquina. Poda haberse quedado quince minutes ms. To-
dos los das piensa lo mismo. Por qu ser? Qu cosa
la hace sentirse todos los das tan sentimental en esos mo-
mentos?
Gritos y ladridos la despiertan de nuevo. Corre al co-
medor y contempla otro espectculo deprimente. Se han
tirado pedacitos de pan. La nia llora. Ha botado un poco
del caf con leche. Manolito esconde una sonrisa diablica.
Y el perro ha estimado que es el moment de buscar re-
fugio debajo del escaparate.
-Mami, Manolito me ech basura en la taza...
-No mam, mira...
La primera bofetada ha sonado. Por un instant estn
las dos criaturas llorando amargamente de las injusticias
cometidas contra ellos; pero es el caso que lo que hizo llo-
rar a Manolito ha servido de consuelo a su angelical her-
manita que ahora re y hace muecas al hermano en des-
gracia.
-Mami... mira a Luisa!...
-A tranquilizarse los dos! Caramba!
Y al fin, por breves instantes la tranquilidad reina en
el acogedor saloncito comedor y la gula infantil hace des-
aparecer rpidamente el suculento desayuno servido por la
madre, con tanto amor y tanto cario. Pero...
De la calle se escucha el impaciente pitar de un claxon
que apura a los nios a tomar el mnibus escolar que los
llevar al colegio.
-iLa guagua! -gritan al unsono la madre, los hijos
y... el perro, como una exhalacin, ha salido de su escon-







BEL JUAREZ FERNANDEZ


dite a ladrarle furiosamente al mnibus metlico que le lle-
var a sus amigos.
No hay tiempo para nada y hay que hacer much to-
dava. Hacen que se lavan, van a buscar los libros que nun-
ca encuentran, hasta que llega Mara; ahora se perdi el
lpiz -est dentro de la libreta. Se van y no hay tiempo de
besarlos, pero no deja que se vayan si no puede, aunque
sea rozarles las cabecitas con sus amorosos labios y como
dos cohetes salen disparados por la estrecha puerta hacia
la calle a tomar el transport que se impacientaba por
arrancar. Ella se queda prendida de la puerta, gritndoles
que tengan cuidado con esto y con lo otro; intilmente,
pues no la oyen; ya no puede ni decirles adis pues el apu-
rado mnibus arranc apenas los nios pusieron sus pies
dentro y ha desaparecido.
De moment todo parece haber quedado en calma. Ella
cree eso, pero an faltan varias horas para que sus series
queridos caigan nuevamente en la cama rendidos.








EL BOXEADOR
















EN un pequeo pueblo ubicado sobre los verdes cam-
pos de esta hermosa isla antillana, en una era pre-
ada de vanas ambiciones, se inici esta historic.
Un pueblo donde sus humildes habitantes, como en
cualquier lugar del mundo, sufren de incgnitas inquietudes
que los inducen a engendrar pasiones irrefrenables que, una
vez en efervescencia, se vuelven contra ellos, causndoles
graves perjuicios, carentes, como estn del conocimiento
de lo que en verdad les convendra.
Juan era un vecino ms del pueblo, el cual se ganaba
la vida torciendo y vendiendo tabacos en un pequeo chin-
chal que haba heredado de su padre. Conoca bien su ofi-
cio y se vanagloriaba de ser un hombre ducho y "vivo" en







BEL JUAREZ FERNANDEZ


los negocios. Saba muy bien a qu precio y a quines de-
ba vender los buenos puros y cundo y cmo ligar la hoja
mala para pasarla como buena en "tabacos especiales", que
venda con buenas ganancias a determinados clients ig-
norantes de la calidad.
Ajustada su conduct a su propia superestimacin con
un especial misticismo, todos sus parroquianos llegaron a
convencerse de que Juan, "El Tabaquero", era muy inte-
ligente; desde luego, no todo era exageracin pues disfru-
taba ciertamente de una cmoda posicin econmica y de
una buena reputacin como comerciante y ciudadano hon-
rado. Su carcter sociable y su peculiar actividad lo hacan
un obligado personaje en todas las comisiones que se inte-
graban para organizer los bailes de la sociedad, las ferias
de caridad, las exposiciones ganaderas y los entretenimien-
tos deportivos en general.
Por eso, cuando se decidi considerar la idea de cele-
brar peleas de boxeo entire los jvenes aficionados del pue-
blo, se incluy a Juan entire las personalidades a quienes
se les consideraba con mritos suficientes para ofrecer sus
experiencias y su acertada opinion.
-Han tenido una gran idea --comentaba con unos
amigos despus de terminada la reunin-. Yo creo que to-
da labor de este tipo, encaminada a la distraccin sana del
pueblo y especialmente de la juventud, es digna de elo-
gios... y estn seguros de que cooperar con ellos apadri-
nando a un muchacho... y lo entrenar personalmente.
-Si, Juan, todo esto es muy bueno, pero es necesario
tener much cuidado -apunt un precavido-. Es un
deported muy rudo... No todos podran resistirlo.
-No, no, no... De ninguna manera. En eso no habr
problems. Yo tengo pensado ya un possible candidato...
Pelencho, el negrito limpiabotas... Es cierto que est un
poco dbil porque pertenece a una familiar que vive en la







En las lomas de El Purial


miseria, pero estoy seguro de que con unos cuantos platos
de frijoles le levanto el nimo... Y ya vern qu clase de
boxeador!
-En eso tiene razn -afirm otro-. Con el hambre
que pasa, si usted le resuelve eso, se faja con Tunero y con
Gaviln juntos.
-Caray...! Si la cosa es de comida, vas a tener un
contrincante tremendo para el pobre Pelencho -seal
alguno.
-Quin? -pregunt Juan con curiosidad.
-Pues, hombre... Tengo entendido que Jos, el de
la fonda, tambin va a apadrinar a un "muerto de hambre".
Todos encontraron muy chistosa esta ocurrencia, por
lo que rieron estrepitosamente y terminaron por disper-
sarse.
Juan caminaba de regreso a su casa muy entusiasma-
do con el proyecto.
-Quin sabe si hasta pudiera fundar una buena cua-
dra de boxeadores? -murmuraba excitado-. Yo he logra-
do levantar una buena gallera... Todo consiste en no per-
der la cabeza... Recuerdo a aquel "tim" de pelota que hizo
historic en toda la provincia... Tal vez...
Estos pensamientos lo emocionaron tanto que decidi
llegar hasta el bar y tomarse unos cuantos tragos de ron
antes de acostarse.
Un mes ms tarde, la arena de la humilde valla de ga-
llos fue convertida en un "ring" y el xito del primer es-
pectculo sobrepas los clculos de los felices organizado-
res, por lo que el mismo se repeta cada quince das con la
posterior incorporacin de peleadores y aficionados de otros
pueblos cercanos.
Esto provoc la exaltacin del fanatismo local, oca-
sionando frecuentes broncas tumultuarias que slo podan
ser terminadas cuando acuda la Guardia Rural con sus car-
gas de plan de machete.







BEL JUAREZ FERNANDEZ


Sin embargo, Juan no vislumbraba los triunfos que
soara, pues "su negrito" no le haba resultado tan exce-
lente como haba pensado.
-Pap, a este muchacho le falta "ngel" -le deca
su hijo Roberto, un fuerte mocetn de diecisiete aos-.
No acomete cuando ve al contrario flojo... no tiene "es-
tamina"... Le falta decision y creo que ests perdiendo
tiempo y dinero con l.
-As mismo es, hijo, pero no hay otro -contestbale
muy preocupado-. Hace cuatro meses que lo mantengo
bien alimentado y vestido... Hasta ha engordado, el muy
desgraciado, a pesar del ejercicio que le obligo a hacer...
Pero no gana una... Lo que sucede, a mi entender, es que
el pobre muchacho ha pasado tantas necesidades que su
constitucin fsica y su coraje han sido afectados... Crees
que deba llevarlo al mdico?
-Tal vez... pero yo creo que lo que le falta no se lo
va a dar un mdico -contest muy desencantado.
El escuchaba con sumo inters lo que su hijo pudiera
pensar pues lo estimaba poseedor de una gran inteligencia.
A ratos se le oa pregonar, muy orgulloso, sus alabanzas y
contar sus proyectos sobre el future de su hijo.
-El es mi nica preocupacin, pues mis hijas mayores
son ya casaderas y slo espero que se acaben de casar y si
no lo hacen pues que se sigan defendiendo con la quinca-
llita que les he montado en la sala de mi casa... Pero mi
hijo Roberto ser un gran mdico.
Mientras tanto l se ocupaba de ir hacindolo un "hom-
bre", aplicando un particular mtodo de educacin emp-
rica, por lo que a menudo se le vea, acompaado del mu-
chacho, en las vallas de gallos, en las peleas de boxeo, en
los juegos de pelota y hasta en los bares y lupanares.
-Tiene que saber de la vida, lo bueno y lo malo...
Como era de esperarse, Roberto se interest much en
la nueva actividad de su padre y siempre que sus studios







En las lomas de El Purial


se lo permitan lo secundaba en el entrenamiento del fla-
mante ahijado. Su principal ayuda consista en celebrar cor-
tas sesiones de boxeo en las que se ensayaban y mejoraban
las enseanzas que imparta Juan en su carcter de entre-
nador improvisado; en estos espordicos ejercicios fue que
pudo contemplar, embelesado, cmo su hijo, ms fuerte y
sano, con ms mpetus y seguridad en s mismo, propin-
bale tremendas palizas a su infeliz "negrito", en el rstico
gimnasio que levant en un rincn aislado del patio de su
casa. El orgullo paternal hizole soar secretamente con ver-
le descollar en el difcil deported de las "coliflores" -lla-
mado as por la cruel deformacin que sufren las orejas
de los que lo practican-, hasta que este sueo fue tomando
fuerza de obsesin, elevando a niveles exagerados las con-
diciones naturales de su preferido.
-Mtele duro...! Sube la guardia...! El "yab", el
"yab"...! Ahora abajo...! Al estmago, animal...! Du-
ro... duro! El "yab"...!
Una tremenda algaraba amenazaba con derrumbar las
dbiles gradas de la pequea valla, mientras dos infelices
muchachos dbanse several trompadas a diestra y sinies-
tra, mostrando, no obstante su poca experiencia boxistica,
un coraje y un entusiasmo dignos de mejores fines. Ellos
se ufanaban en brindar un siniestro manjar para satisfacer
los bajos instintos de los que, voceando y maldiciendo, slo
esperaban ver al contrario de su favorite manando sangre
de la cara o caer sobre el duro tablado vctima de un ful-
minante "knock-out".
De nuevo volvi a perder el ahijado de Juan, quien
muy disgustado por ello y por el "dinerito" que haba per-
dido en apuestas, regresaba a su casa junto a su hijo, ca-
minando ambos muy despacio, con la mirada baja, como
si hubieran sido autores de una supuesta accin vergonzosa.
La amarga situacin se complicaba cuando tropezaban con








BEL JUAREZ FERNANDEZ


algn transente amigo que, jocoso, los llenaba de hirientes
burlas por el fracaso.
-Yo lo sabia... -deca Roberto sumamente disgus-
tado, mientras pateaba una piedra.
-Otra vez ser... Hay que saber perder... -contes-
taba el padre-. Por lo pronto, esa "guinea" no pelea ms
para m.
-Pap... la prxima vez peleo yo... -dijo Roberto
con decision.
-No, hijo mio... -replic el padre sorprendido y re-
primiendo a duras penas sus verdaderos deseos-. A m no
me gustara verte recibiendo golpes por gusto.
-No importa pap, t sabes que yo le puedo dar lec-
ciones a cualquiera de esos "pencos"... Adems, estoy en
"training", porque he estado "tirando guantes" con esa
"paloma" que tenamos engordando.
-De ninguna manera...! T, dedicate a estudiar y
a nada ms.
-Pero si ahora no hay clases... Tengo tres meses de
vacaciones y lo nico que deseo es taparle la boca a estos
"sarnosos" que se han estado burlando de nosotros.
Roberto particip en el siguiente espectculo y gan;
despus prosigui peleando y ganando. Sus continues triun-
fos se extendieron a pueblos vecinos y por toda la provin-
cia. Entonces sus paisanos lo elevaron a la categora de h-
roe, rodendole de halagos y consideraciones especiales. Su
casa era muy frecuentada por individuos de todas classes
que iban a felicitar tanto al padre como al hijo; de adula-
dores; de nios admirados que slo deseaban que el cam-
pen les tocara sus cabecitas con un afectuoso saludo o les
dejara presenciar sus sesiones de entrenamiento. Luego, co-
menzaron a acercrsele jovencitas que, atradas por una
enfermiza curiosidad, lo asediaban en todo moment. Un
future luminoso, quizs demasiado, sedujo insoslayablemen-
te al padre y al hijo.








En las lomas de El Purial


-Juan, por lo que ms quieras, te lo ruego, detn esta
locura... Has que nuestro hijo vuelva a sus estudios...
Me lo van a matar sin razn...
-Djate de alucinaciones... Yo siempre he sabido lo
que le conviene a cada cual en esta casa. Si el muchacho
tiene facultades, si naci con esa vocacin pues que la si-
ga... As ser feliz... Ya lo vers.
La madre, comnmente sumisa y obediente, no acep-
taba en esta ocasin ms razonamientos que los que le dic-
taba su intuicin, pero ante la decision de su esposo, slo
poda llorar y orar en silencio.




Lo primero que perdi fue el nombre. Lo bautizaron
Kid Valiente. No importaba que esas palabras tuvieran sig-
nificado idntico en diferentes idiomas, lo que se necesita-
ba era un "nombre de guerra" que fuera "pegajoso". Des-
de entonces, hasta su propio padre lo llamaba Kid.
-Kid, maana tienes que poner toda tu alma en la
pelea -le adverta su padre-. Pancho, el chofer, me ha
prometido traer un periodista de La Habana y si lo impre-
sionas, pronto estars donde debes estar... Ya lo ve-
rs...!
Y se cumpli la profeca del tabaquero.
-Hemos regresado de la capital con un triunfo ms
y un prometedor contrato para celebrar unas cuantas pe-
leas. -As informaba Juan a sus amigos, mientras reci-
ban el homenaje de los vecinos del pueblo-. Desde luego
que no ser much lo que ganar, pero, en realidad, no
quiero compromises largos ni apurarlo con peleas difci-
les... Pronto nos llovern proposiciones desde todos los
rincones del mundo! Ya lo vern...!







BEL JUAREZ FERNANDEZ


Al da siguiente, El Tabaquero y su hijo hicieron sus
maletas y se fueron a La Habana. All Roberto tena que
aprender los secrets del arte y l, de paso y sin proponr-
selo, aprendera que para triunfar en esa profesin se ne-
cesitaba saber algo ms que boxear. Los problems que tu-
vo con los avariciosos y ladinos promotores y agents que
medraban con los puos y la salud de los inexpertos boxea-
dores, as como con la carroa parasitaria que a su sombra
aprovechaban los despojos, le hicieron reconsiderar en va-
rias ocasiones sus ambiciosos planes.
Sin embargo, ya era tarde para acobardarse y much
menos para convencer a su hijo de que deba de retroce-
der a su punto de partida, pues ya ste haba sido infestado
por el germen de la gloria y de la fama.
-Kid, nuestra estancia aqu es muy dificil... Todo
el dinero que se gana desaparece como el humo de un
tabaco.
-i ..y a m me parece tanto...!
-Es que los gastos son demasiados y por otra parte,
pasa much tiempo sin que te den una oportunidad... S
que nos quieren forzar a firmar un contrato, casi vitalicio,
que no te dara ni para sostener tus gastos ms imprescin-
dibles... Yo s que lo hacen con miras a que si triunfas,
entonces lo traspasan a un promoter "yanki" por una su-
ma fantstica... Pero no nos dejaremos estafar... Ya lo
vers...!
-Estoy de acuerdo contigo, pap...
-Por el moment, yo vuelvo a nuestro pueblo para
tender el negocio y as podr enviarte algo de all... Lo
principal es que no dejes de entrenarte... Trata de apren-
der lo ms possible y cuida de tu salud. No trasnoches ni
bebas y... recuerda esto: aljate de las malas compaas
y no firmes contrato alguno sin consultrmelo.







En las lomas de El Purial


La juventud y el saludable y metdico rgimen de vida
al que estaba sometido daban a Roberto tal energa y vi-
gor, que slo el profundo respeto que le inspiraba su padre
poda contenerlo. Sin embargo, eran demasiadas las tenta-
ciones que le acechaban y muy dbil su defense si se con-
sideraba que se hallaba solo en una ciudad como La Ha-
bana, que se hunda cada vez ms en el fango del vicio y
los placeres inmorales. Los largos y aburridos perodos de
inactividad le resultaban extremadamente deprimentes y la
impaciencia comenzaba a doblegar su voluntad.
-Cundo me vas a invitar a pasear? -le suplicaba
as una mujer diez o doce aos mayor que l.
-El sbado... -contest ese da, lleno de alegra,
porque le haban proporcionado una interesante pelea-. Es
decir... si gano.
-Ya te he dicho y te lo repito: yo no soy cara... Ade-
ms, en ltimo caso, conmigo no necesitas llevar dinero
-insisti la hermosa mujer.
-No me tientes Irma -replicaba con picarda-. El
dinero de las mujeres no vale para m.
Ella posea una pequea, pero productive cafeteria, que
haba heredado de su esposo y como l frecuentaba much
ese lugar, pronto entablaron estrechas relaciones de amis-
tad. Al influjo de la juventud y el entusiasmo del apuesto
pgil, en el alma de aquella mujer despertronse reprimi-
dos sentimientos, ya casi atrofiados por una vida tortuosa,
sin que el ingenuo joven comprendiera el alcance ni las con-
secuencias de la extraa pasin que induca.
-Te luzco muy vieja para salir contigo?
-No, de ninguna manera! Por qu lo preguntas?
-Es que como siempre me das una excusa...
-No son excusas... T sabes que consigo muy pocas
peleas y la vida aqu, en La Habana, es muy cara... Hay
much en que gastar... y, a m, no me gusta salir sin di-
nero con una mujer.








BEL JUAREZ FERNANDEZ


-No te imaginas cunto sentira tu desprecio!
-No seas tonta, no ves que estoy loco por compla-
certe?
-Gracias...! Entonces, el sbado sin falta...
-Sin falta...!
Triunfador una vez ms, Roberto conversaba con su
padre en el camerino.
-Kid, hijo mo, no puedes quedarte... Los amigos del
pueblo que han venido, estn comprometidos a llevarte all,
donde te han preparado una gran fiesta, an sin saber si
ganabas o no.
-Pero pap, estoy cansado... iDe veras!
-Nada de lo que me digas, vale... Es necesario que
vayas. Ellos constituyen tu pblico ms fiel y a ellos te de-
bes... Adems, son los que compran las entradas...
El aturdido muchacho no tuvo ms camino que el de
aceptar tal homenaje, pero en su fuero interno le disgust
much tener que despreciar la especial celebracin que ha-
ba planeado. Esta incipiente rebelda no era otra cosa que
el progresivo deseo que lo acicateaba para alcanzar un r-
pido ascenso.
A su regreso a la capital, satisfizo su capricho de pa-
rrandear con Irma, que lo esperaba impaciente. Se divirti
much. Tanto, que lo repiti una y otra vez. Al fin, se mud
al apartamiento de ella en calidad de amante, narcotizado
por los placeres que por primera vez disfrutaba. Sin sos-
pecharlo siquiera, ante l surga, tenebroso, otro peligro
ms temible e inesperado, al que su inexperiencia y sus
crecientes ambiciones lo exponan.
-Irma, mi dinero se acaba y no se vislumbra otra
pelea...
-Y... Por qu me lo dices tan serio?
-Pues, que cuando se me acabe la plata no podr man-
tenerte y tendr que dejarte.







En las lomas de El Purial


-i Jams! Si me dejas me volver loca... Te amo ms
que a nadie en el mundo... Dime, te he pedido algo? Yo
tengo todo el dinero que necesito y que puedas necesitar
t... Lo que deseo es ti cario... Eso me basta... A mi
lado t no necesitas pelear por dinero.
-Ests equivocada si piensas que soy un chulo...
Cuando no te pueda sostener, me marchar y se acab...
-No ganaras jams suficiente dinero para mante-
nerme, si eso fuera lo que yo buscara de ti!
Roberto no pudo mantener su firmeza ante la alter-
nativa de pedir ayuda a su padre para sostener sus rela-
ciones con Irma o aceptar, aunque disfrazado con el titulo
de prstamo, el dinero que sta le ofreca.
Urgido por su amor propio, concert un encuentro en
el que deba sustituir a un compaero que enferm re-
pentinamente. Firm por primera vez sin contar con la
anuencia de su padre y con la agravante de tener que en-
frentarse a un contrario en perfectas condiciones fsicas y de
una mayor experiencia, estando l debilitado.
Esa noche recibi una gran paliza a pesar de todo el
valor desplegado hasta el final. Recibi, por primera vez,
la vejacin de la "rechifla" de los indiferentes e insaciables
fanticos y la fuerte recriminacin de su padre. Bebi el
trago amargo de una derrota sufrida por su propia estupi-
dez, en los moments en que se consideraba un hombre
maduro.
Regres a la casa de sus padres y all dedicse con
mayor inters a su entrenamiento, recuperando pronto la
confianza y los bros perdidos. Por un golpe de suerte logr
obtener un encuentro revancha con el mismo que le haba
vapuleado, al que esta vez derrot.
-Amigo Juan, creo que hemos firmado un provechoso
contrato para ambos... -le afirmaba un promoter que al
fin haba decidido hacerles una buena oferta.








BEL JUAREZ FERNANDEZ


-No lo creo asi, pero no quedaba ms remedio que
ceder en algo o desistir de la empresa... An sigo cre-
yendo que quien recibe los golpes debe ganar ms.
-Oh, amigo Juan! No sabe usted cun ingrata es
esta profesin! Jams se sabe cundo se gana... Ah!
Tengo que advertirle algo muy serio... es necesario que
su hijo se aleje por complete de la mujer que tiene.
-Cmo dice?!
-Lo que oye... su hijo me cuesta dinero desde el mo-
mento que firm y no deseo que se me eche a perder "ca-
bareteando" todas las noches... Usted sabe, amigo mo,
cmo son estas cosas... la salud se acaba... Esa mujer
es un fuego y acaba con la vida de cualquier hombre.
Juan tena noticias de que su hijo sala con frecuencia
con una mujer, pero se haba hecho de la vista gorda por-
que comprendia que la fama y la soledad no eran compa-
tibles.
-Kid, te estoy hablando de hombre a hombre... Aho-
ra te encaminas al estrellato y para eso tendrs que hacer
muchos sacrificios... Esta carrera cuesta dinero y no po-
demos desperdiciarlo, as que, por much que puedas desear
a esa mujer es necesario que la alejes completamente.
-S, pap, yo lo comprendo, pero no lo puedo hacer de
pronto... Entindeme!
-Mira, Kid, cualquier favor que te haya hecho, t se
lo has pagado desde el moment que te acostaste con
ella... No te das cuenta que para eso te quiere? No le
debes nada.
-As lo ves t... Pero yo s que ella me quiere de
verdad...
-Bueno... De todas maneras se acabar pronto. T
ests cuesta arriba y ella cuesta abajo y no permitir que
te arrastre, aunque tenga que ser yo, quien termine con
este asunto.







En las lomas de El Purial


-No, pap, no lo intentes...! Djame eso a m, que
yo lo resolver... -exigi, muy contrariado, con una fir-
meza inusitada.
Pero Irma no se resignara jams. Cuando su esposo
muri victima de un accident automovilstico, an esta-
ban disfrutando de su luna de miel. Su felicidad fue tron-
chada cruelmente de un solo golpe y con el alma lacerada
por el dolor tuvo que enfrentarse sola a la vida. Todo le
recordaba a su compaero y deba de olvidarlo para seguir
viviendo. Su obsesin fue borrar el pasado, no reconstruir
sus sueos destrozados y para ello necesit de lo que le
enervara los sentidos hasta apagar el fuego que la consu-
ma. Esta actitud le cost la ruina moral, hasta que la pre-
sencia de Roberto, desbordante de todo lo que careca, hizo
que volvieran a florecer ocultas ilusiones y esperanzas. dn-
dole un deseo intenso de vivir de nuevo, sin comprender
que ya no tena nada bueno que brindar a nadie.
-Roberto... T me ests huyendo... -As se que-
jaba Irma, mientras beban escondidos en el rincn de un
bar-... Ya no me quieres...
-Irma... no empecemos con eso... Me ests abu-
rriendo con tus celos... Si sigues as, me ir solo.
-Est bien, mi rida... Perdname... No te dir na-
da ms... Lo que pasa es que no te das cuenta de lo que
me haces sufrir, mientras te pasas das y das sin verme...
Yo s que no quieren que andes conmigo.
-i... y vuelves a empezar!
-Perdn... no ves que no puedo ms. Anda, bsa-
me. .. mucho....!
Y beban y beban... Bailaban y bailaban...
-Vmonos ya, mi vida... Vamos a casa...
-S, mi amor... Vers cunto me gustas todava...
-Mi cielo...! Esprame un segundo... yo voy a
arreglarme un poco.







BEL JUAREZ FERNANDEZ


Roberto se encamin tambaleante hacia la barra con
la intencin de pagar lo consumido y al llegar junto a la
misma tropez con una joven y provocative prostitute que
all esperaba pacientemente a que algn hombre la nece-
sitara para divertirse. Este incident sirvi de motivo a un
desvergonzado galanteo entire el boxeador y la mujer, el
cual Irma pudo sorprender.
-Canalla! Degenera'o! A mi t no me haces eso...!
-le espet histricamente al tiempo que se le abalanzaba
y le abofeteaba fuertemente.
Segundos despus, Roberto, atnito, miraba el cuerpo
inerte de su amante que yaca sin vida sobre el fro piso
de granito, victim de una fuerte trompada que l le haba
asestado, enloquecido de furia.
-Qu horror... Dios mio!... y pensar que ahora
estara terminando su carrera...- gema su madre all
en el pueblo.




Roberto fue condenado a diez aos de prisin, de los
cuales cumpli ocho, siendo indultado por buena conduct.
Con sus ilusiones esfumadas, regres a su pueblo donde le
esperaba su desconsolada madre para cerrarle las heridas
abiertas. Su padre, considerndose culpable de las desdi-
chas de su hijo, convirtise en un borracho consuetudina-
rio, por lo que, el ex boxeador, que aprendi a torcer ta-
baco en la crcel, se hizo cargo del traditional comercio de
la familiar.









UN VERDADERO

HOMBRE

















UNA tarde estaba mirando las virieras de "El
Encanto". Era un sbado y seran alrededor de
las cuatro, por lo que un gento enorme pululaba
inquieto a mi alrededor. Agobiaba toda aquella
muchedumbre desfilando bulliciosamente en todas direccio-
nes; mirndolo todo, conversando, voceando; tan pronto se
detenian en algn sitio para observer algo durante breves
segundos, que continuaban a la deriva, como si cada uno
creyera que estaba solo en aquel mar agitado. Empujaban
a aqul, a ste y a mi... "Perdn...", decan algunos y
proseguan tan campantes su camino, como si de antemano
se hubieran perdonado. Eran series alegres, distrados, des-








BEL JUAREZ FERNANDEZ


preocupados. Vamos, que los ms no tenan otra idea para
utilizar su tiempo, como no fuera gastando dinero en las
lujosas y tentadoras tiendas o simplemente mirando sus
ofertas concibiendo vanas ilusiones.
Un bello modelo que luca un maniqu atrajo mi aten-
cin, que se fij muy especialmente en una pequena eu-
queta que tena prendida y en la que se poda leer su pre-
cio, ascendente a una cantidad de tres cifras, lo que se me
antojaba enorme para un vestido. Pens en lo que seran
capaces de hacer algunas mujeres para poseerlo.
-Me lo compra usted, joven? -era una voz suave
y melosa que sent a mi espalda.
Tuve la impresin de que se trataba de una prostitute
pues slo vea su figure reflejada confusamente en el grue-
so cristal de la vidriera sin reconocerla; entonces me volv
para contestarle algo.
-Ah, si eres t, Gladys! Cunto gusto de verte!
-senta una sincera alegra-. Qu haces por aqu?
-Una pregunta tonta: comprando -me contest con
agudeza.
Nos reimos y comentamos brevemente sobre el ves-
tido que llamaba mi atencin.
-Ests muy apurado o... esperas a alguien? -pre-
gunt con tono malicioso, al tiempo que, con una expresiva
mirada, me mostraba toda la brillantez de sus ojos ver-
des claros.
-No...
-Acompame, pues... y aydame con los paquetes,
no? -dijo sin esperar ms aclaraciones, decidida a que le
aceptara la invitacin y colocando en mis manos cuatro o
cinco paquetes que llevaba, me tom por un brazo casi
arrastrndome en direccin a la calle San Rafael.
-Oye, oye... Y si nos ve tu esposo?, -advert con
fingida ingenuidad.








En las lomas de El Purial


-Djate de boberias...! No va a decir nada... Ade-
ms, l sabe que t eres el nico hombre que jams me ha
pretendido.
-Bueno, no exageres tanto...
A lo que me contest en voz baja con un insulto, se-
guido de un fuerte pellizco en un brazo.
-Ven, vamos a entrar aqu... -orden, sealndo-
me una tienda que haba escogido-. Esprame un momen-
to que voy a comprar una ropa ntima que a ti no te co-
rresponde aprobar, pero no te vayas, pues deseo que me
invites a tomar algo.
Qued apostado junto a una de las puertas de cristal
de la tienda, con la tonga de paquetes en mis manos. De
seguro que los paisanos que entraban y salan veran en
m la estampa del marido bueno y sufrido cuya esposa di-
lapidaba el fruto de su trabajo.
Ella se intern por los pasillos que haba entire los
innumerables mostradores, confundindose entire la multi-
tud. La segu con la vista hasta que desapareci, no sin
antes notar que dos "honorables caballeros" que acompa-
aban a sus respectivas esposas, haban lanzado furtivas
miradas a su encantadora figure, agraciada por suaves y
femeninos movimientos, refinados por una cuidadosa edu-
cacin.
Pero no los poda critical. Desde que conoca a aquella
damisela, en los aos de la adolescencia lejana, he estado
observando la intense admiracin que su belleza ha des-
pertado.

-Chico, a la verdad que ustedes son vagos! Los ex-
menes comienzan dentro de cinco das y no hay manera que
se decidan a estudiar... -Asi se quejaba Pedro ante la
indiferencia de sus amigos.
-Viejo, no te preocupes... si hay tiempo. -Y asi le
contestaban siempre.








BEL JUAREZ FERNANDEZ


-No, no hay tiempo... ninguno de ustedes se sabe
las asignaturas y entonces yo pierdo tiempo explicndose-
las... y si se le agrega el bonche y el relajo que ustedes
forman, hay menos tiempo. -Aducia Pedro.
-Bueno, est bien... Vamos a jugar pelota hoy por
la maana y por la tarde estudiamos... pero seguro..
De acuerdo, caballeros?
-De acuerdo...! -Asintieron todos.
-No, yo no juego pelota... Yo me voy a estudiar...
-Ah, si...! Y cuando t pierdes tiempo jugando
basket?
-Eso es diferente... Yo pertenezco al "tim" del ins-
tituto y, adems, no es en poca de exmenes... -ripost
Pedro con desesperacin-. Bueno, chico, yo me voy...
-Filomtico! Adis, Einstein! Traidor! -Esos y mu-
chos otros insultos escuch a media que se alejaba, pero
bueno es hacer la salvedad de que no guardaban los mis-
mos rencor ni odio alguno.
As era Pedro, muy serio y formal. Sus padres, a pe-
sar de que contaban con muy escasos recursos econmicos,
estaban haciendo un gran sacrificio para ayudar a su hijo
a que llegara a ser un ingeniero, y no comprendia la acti-
tud irresponsible que asuman sus compaeros en un asun-
to que para l era tan serio. Todos estaban seguros de que
el amigo no volvera ms al grupo hasta que no terminaran
los exmenes.
-Caballeros, han visto qu tremendous pollos se han
mudado en el edificio de enfrente? -Exclam Toms, al
irrumpir muy excitado en el alegre grupo.
-iNo me lo digas...?! Llegas tarde... ya lo sabe-
mos... -Dijo uno en tono de burla.
-Qu va viejo, a mi nadie me gana! -Aclar Toms
con aire de suficiencia-. A ver, qu edad tiene la hija?
Ah... no lo saben! Pues miren, tomen nota: tiene dieci-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs