• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Frontispiece
 Title Page
 La tia salomona
 Don Trinis el gaston
 Los ojos de Dorotea
 Justicia de Antaño
 El invento de Robledo
 Dos marranos Salvadores
 La venganza de Lorenzo
 Un hombre valiente como hay...
 Las desventuras de Don Marcial
 El tigre cebado
 La noche que iba a morir de...
 Cursilerias de un orador
 Episodios de la tierra tropica...
 La novia de Policarpo
 Un niño talentoso
 Un cazador con suerte
 La milpa de Juan Gregorio
 Explorando el mundo de la historia...
 Index
 Back Matter














Group Title: Colección Contemporáneos
Title: Cuentos, leyendas e historietas mínimas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078405/00001
 Material Information
Title: Cuentos, leyendas e historietas mínimas
Series Title: Colección Contemporáneos
Physical Description: 139 p. : col. illus., port. ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Oliveros, Augusto César
Publisher: Centro Editorial "Jose´ de Pineda Ibarra," Ministerio de Educacio´n Pu´blica
Centro Editorial "José de Pineda Ibarra," Ministerio de Educación Pública
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: 1964
 Subjects
Genre: federal government publication   ( marcgt )
fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Guatemala
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078405
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADZ7694
oclc - 11353016
alephbibnum - 000803183
lccn - 67070122

Table of Contents
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Frontispiece
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    La tia salomona
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Don Trinis el gaston
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Los ojos de Dorotea
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Justicia de Antaño
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    El invento de Robledo
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Dos marranos Salvadores
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    La venganza de Lorenzo
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Un hombre valiente como hay pocos
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Las desventuras de Don Marcial
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    El tigre cebado
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    La noche que iba a morir de miedo
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Cursilerias de un orador
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Episodios de la tierra tropical
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    La novia de Policarpo
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Un niño talentoso
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Un cazador con suerte
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    La milpa de Juan Gregorio
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Explorando el mundo de la historia y la leyenda
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Index
        Page 139
        Page 140
    Back Matter
        Page 141
Full Text
















CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS







Colecci6n Contempordneos
78

















M-
AUGUSTO CESAR OLIVEROS






AUGUSTO CESAR OLIVEBOS


aueftis, L:

zIeistotet~as


.eqenaas e


CENTRO EDITORIAL "JOSE DE PINEDA IBARRA"
Ministerio de Educaci6n P6blica Guatemala. C. A.
1964


































Monos o dibujos de
J. TEJEDA h.




















































.r















LA TIA SALOMONA


Q UE Santa Rita de Casia vencedora de imposibles,
cumpla el anima de este mortal y servidor tuyo,
estimado lector, como yo ofrezco decir verdad en
cuanto corresponda a los limits de esta nunca oida narra-
ci6n que Ilevo al mercado pfblico del buen ingenio, antes
para diversion honest de tus ocios que para conquistar
alabanzas de los critics, que, sobre no ser merecedor de
ellas, no valen ellas lo que tu entendimiento.
Si el destiny me dijera bien y a la vez que hallar un
entretenimiento ameno y .el aderezo literario, te pudiera
ofrecer la fabula alguna advertencia saludable, yo me daria
por muy servido y a Dios por muy obligado, para lo cual
debemos encomendarnos a El de todo coraz6n, que las mas
veces Ilueve su misericordia en el tiempo que las esperanzas
estan mas secas.
Pues casi con estas mismas palabras me lo refiri6 una
viejecita que tuve ocasi6n de conocer en las tierras bajas..
Era mas. que medianamente discreta, tan bien razonada y
cortes, que yo, muchas veces al escuchar sus palabras, hube
de decirle:
Tia Salomona, habla usted muy bien; siga asi y
cortaremos sus harapos para reliquias.
Estoy seguro de que del mismo parecer debian de ser
cuantos la conocian, a juzgar por el remoquete con que
habian borrado su nombre bautismal, pues se Ilamaba







AUGUST CUSAR OLIVEROS


ENGRACIA. Verdad es que, alguno que otro murmura-
dor de los que nunca faltan, gozaba muy a sus anchas ha-
ciendo mofa de los consejos y refranes publicos de la Tia
Sal6mona; verdad es que tampoco se libraba de que tal o
cual comadre la embistiera con el pico agudo de su lengua
pero tambien no era menos cierto que se le estimaba por
su honradez y hacendosa condici6n, como por sobre el sol
se le encarecia sobre el oro,'por muchos quilates que tuvie-
se. Tenia tan rara habilidad para los menesteres hogarefios
que salia con la misma buena fortune trastejando una pared
y escalhndola despues, que hacienda maravillas de dulces
para las grandes ocasiones; y por si algo faltaba para
reputarla como la mis preciada joya casera, poseia sus
puntas de buenos modales. Con todo lo cual y su gran
afici6n a los refranes y sentencias, habia conquistado una
popularidad que Ilegaba a varias leguas a la redonda.
Cuando lleg6 de ama de laves a la casa de don Juan
Pablo Orenos, lo hizo tan emperejilada que al verla dicho
senior, tan Ilena de prendas y lujosa, fue cosa de buen
agiiero; y, aunque tenia dispuesto recibirla por ama y sefio-
ra de gobierno con que suplir la falta de su difunta, s6lo
por escuchar aquellos refranes que tanta fama dieron a la
Tia Salomona, aport6-las siguientes razones:
Yo tengo para mi que vienes equivocada Salomona,
porque pienso que mal van a poder concertarse el much
movimiento que pide esta casa y el much cuidado que
exije tu persona, que mis parece demandar servidores que
servicio.
-Eso dice usted don Juan Pablo contest6 la Tia,
cada uno se viste como Dios lo1 ayuda; y en cuanto al
cuidado de mi persona, antes debe servirle como fianza de
mi buena condici6n que como nuncio de ociosidad.







CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS


-No crei en ti semejante respuesta y tan de molde
contest don Juan Pablo_. Me has dado en la mera nariz.
Dejemos por ahora esta cuesti6n que ya llega la noche.
Esperemos a que amanezca y Dios dira.
Cuando amaneci6, la Tia Salomona entr6 a la casa de
don Juan Pablo apoderandose del gobierno de la misma,
como si fuera la suya propia. Desde entonces muy de ma-
drugada dejaba las tibias sabanas para empunar el tim6n
de aquel barco de trabajo, ayudando a otras sirvientas;
todo lo ordenaba y disponia de manera que en cualquier
moment se notaban las manos providentes de la Tia Sa-
lomona. A todo trabajo le hacia, desde remendar ropas,
pasand6 por la cocina, hasta los patios donde don Juan
Pablo tenia crianza de gallinas. Pero donde tal vez mAs
se lucia era en el ordefio de las vacas y en el planchado
de las camisas de don Juan Pablo que almidonaba y reco-
gia de los tendederos oliendo a sol. Amasaba el panl de
cada dia, preparaba los desayunos del patron y l1evaba
las cuentas de los huevos vendidos diariamente; y aunque
tanto trabajo habia en la casa, como la Tia Salomona anda-
ba siempre sobre los estribos de su diligente condici6n,
todavia le quedaba tiempo para platicar un poco e ir a
rezar algunos rosarios y cumplir asi con el cielo como con
la tierra.
En una de esas tardes devotas, hall al hijo de don
Juan Pablo, platicando con una de esas nifias que saben
enloquecer a los enamorados. No le gust6 aquella sorpresa
pues sabia lo tarambana que era el nifio, pero como no le
importaba much, entr6 a la iglesia. Sin embargo, a la sali-
da del temple y como un gesto de agradecimiento hacia
don Juan Pablo, decidi6 contarle aquella escena en cuanto
la mejor ocasi6n se presentara; y la ocasi6n Ileg6, refirien-







AUGUSTO CESAR OLIVEROS


dole entonces a su amo, que su hijo pretendia a dos j6venes
y que, a no dudar, aquella actitud podria acarrearle un
serio perjuicio.
Deseando el celoso padre que aquellos enredos se acla-
raran, Ilam6 a solas a su hijo, trat6 con 1e el asunto y pudo
darse cuenta que el amartelado jovencito no era cosa de
juguete, a juzgar por la respuesta que le dio.
Ves papi le dijo,. mi caso es singular; igual
anda mi Anima colgada por las dos, sin que pueda yo de-
cidirme por una de ellas y para no errar en trance tan difi-
cil, cortejo a las dos. Ni yo se qui4n pueda ser al fin la
compaiiera de mi vida...
Perplejo qued6 don Juan Pablo y alabando para su
capote la buena respuesta de su hijo y como quien halla
un recurso salvador, le dijo que aquel problema pronto
tendria soluci6n si se atenian al buen juicio de las gentes;
y Ilamando a la Tia Salomona le cont6 el caso, poniendo
en la cabeza de ella la forma de desatar aquel nudo.
Voy a remitir al niio a una prueba dijo el ama_,
pero, y no podria remitirlo a otra mejor, asi fuera el hijo
de mis entrafias; y sacando un pafluelo lo enroll y anud6
en la diestra al joven a modo de venda de herida. Ahora
va usted a las dos niiias, le dijo, y pidales por caridad le
echen un poco de polvillo que cria el suelo cuando se ha
dejado de pasar por l1 la escoba, que es lo mejor que yo
conozco para curar heridas. Con el resultado, venga a
vernos.
Volvi6 mfs tarde el hijo de don Juan Pablo y cont6
c6mo una de las niiias, perezosa y contraida, no habia po-
dido servirle y c6mo la otra, diligentemente le habia puesto
el polvillo que habia en el suelo de su casa, en la simulada
herida.







CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MfNIMAS


Entonces agreg6 don Juan Pablo, quiere decir
que quien aport6 el polvo para la maltrecha mano jhabra
que pedirle la suya para el altar?
No, sino la otra _dijo a esto la Tia Salomona_.
Miren ustedes: si esta que le sac6 el remedio para la fin-
gida herida fuese tan hacendosa como cumple a una don-
cella que pretend marido, no dejaria que el suelo de su
casa se Ilenara de ese polvo que es el mejor pregonero de
su abandon y mala crianza. Vaya, pues, el nifo en busca
de la otra, que si no pudo complacerlo hoy porque su casa
se hallaba limpia y bien trapeada, mariana le complacera
seguramente con la buena condici6n que en esta prueba
ha demostrado...
Asombrados se quedaron don Juan Pablo y su hijo,
de la manera rapida y segura en que aquel nudo habia sido
desatado y la moraleja que en ellos y en ti, querido lector,
vinieron a crear las palabras de aquella sencilla pero gran
mujer que, conocedora de las realidades del mundo, no se
dej6 engafiar jams por las locas vanidades de la huma-
nidad...
Asi era la Tia Salomona...















DON TRINIS EL GASTON
(pasatiempo)


F ELICES y dorados tiempos aquellos en que toda la
gente se conformaba con lo que era, en que la ambi-
ci6n ain no campeaba tan descaradamente como hoy, en
que, en fin, las viejas costumbres hacian de la gente, per-
sonas de buen coraz6n y de mejor pensar. Asi se deslizaba
la vida en nuestros pueblos, sin mis novedades que las
del diario vivir, condimentadas con algfin pasaje chistoso
de la vida del vecino, que, como quiera que sea, esos tiem-
pos nos dejaron algo de que holgarnos hoy. Los pueblos
siempre han tenido sus personajes que, efectivamente, se
hacen inolvidables por sus caracteristicas y asi daremos
cuenta de esta pequefia historieta que algunos la tienen
por cuento, pero es verdad. Se trata de un lance de la vida
de don Trinidad Cod6n, oriundo del pueblo de San Pedro
de no se cuantos, situado en las estribaciones de los Cu-
chumatanes, que cantara Dieguez Olaverri...
Cuando don Trinidad complete la piara de cerdos que
solia reunir para llevar a venderlos a la capital, busc6
tambien sus arreadores que lo ayudarian a conducirlos.
Tambien le encarg6 a su mujer, los bastimentos que usaria
en el viaje. A el no le gustaba comprar cosas en el camino,
porque no eran tan buenas como las que preparaba ella,
segin decia. Es verdad que todo se reducia a una cantidad






AUGUSTO CESAR OLIVEROS


de tortillas o "pishtones", como decimos entire nosotros,
mis una bolsa de pinol que consumia en la ida. En cuanto
al regreso, no habia que hablar. Para eso llevaba tambien
una bolsa de "totoposte" (tortilla tostada) y cierta cantidad
de maiz quebrantado, que por esos lugares le llaman "birrin".
Esta vez, don Trinis, (asi le decian las gentes), crey6 con-
veniente Ilevar algo mis que aquellos avios, pues tambien
su amigo Panfilo, haria el viaje a la capital y 01 siempre
Ilevaba mejores cosas, o era mis amplio en asunto alimen-
taci6n. Por eso le dijo a su mujer, que mandara a com-
prarle un chorizo y que afiadiera sal y unos cuantos chiles.
Y nada mis que un chorizo necesitaba, para que don Pan-
filo "se diera un quem6n" y poder asi tambien engaiiar sus
I tortillas; y esto de engafiar, era rigurosamente cierto, como
veremos mas adelante. No se diria que nuestro amigo era
avaro por esas pequefieces. Era que le gustaba la econo-
mia...
En anticipo al buen augurio o suceso del viaje, don
Trinis invite a don Panfilo y a su compare don Marga-
rito, a un almuerzo de confianza, recomendandoles Ilegaran
tempranito. Pero eso lo hizo para que vieran c6mo era de
desprendido en su casa. Cuando aquellos estuvieron pre-
sentes, mand6 a comprar lo- necesario para el convite; y
decimos que mand6, porque el Ilevaba el gasto, triste cos-
tumbre que todavia se practice en muchas casas y no por
miseria, jque va a ser! Llam6, pues, a la Benita, una molen-
dera india que entendia, muy bien a don Trinis y le encarg6
la compra de cuatro libras de care s6lo -para el. almuerzo
de ellos. iCuatro libras!, repiti6. Don Panfilo y don Mar-
garito cambiaron una mirada de extrafieza. iCaramba! Con
ese tren de gasto, dijo uno de ellos, mi compare va a
arruinarse. Pero es que no alcanzaron a ver, que cuando
don Trinis dio la orden a la Benita, le hizo sefias con la






CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS


mano... Dijo pues, cuatro libras, pero con el indice seial6
una, una sola. Asi era como se las componia nuestro amigo
y nadie dir& por eso, que era marrullero...
Ya va de camino don Trinis con sus demas acompa-
fiantes, hacia la capital. El primer dia, a la hora de almuerzo
y cena, sac6 aquel chorizo con amenaza de asarlo, pero
siempre se detenia, arguyendo que estaba muy fresco y
que el relleno afin no habia cogido todo el sabor de las
especias. Asi pasaron tres o cuatro dias y el dichoso embu-
tido, que a fuerza de Ilevarlo empacado, habia cobrado
forma plana, (pache decia don Trinis) 961o salia para darse
aire. Al quinto dia fue sacado a la hora de costumbre, pero
esta vez para desempefiar otra funci6n, si bien no la de
ser comido. Nuestro hombre lo ensartaba en una varita,
colocindola cerca de sus tortillas y asi comenzaba el "en-
gaiio" prometido; apretaba el chorizo, operaci6n puramente
imaginaria por cierto, puesto que lo que apretaba en reali-
dad era la sombra de aquel, proyectada en el suelo, en
este caso, en el plato que llevaba el protagonista de esta
historieta. Terminado el "engaiio", don Trinis zafaba el
chorizo y lo guardaba nuevamente. Y no se crea que lo
hacia por miseria. Era simplemente que lo habia comprado
para "engafiar su tortilla". Por otra parte, yendo en tren
de negocios, no era dable gastar much en viandas como
decia el, mas aiin, en lugares donde siempre tenian que
hacer fuego por ausencia de mesones.
Nuestros lectores creeranque aqul tan llevado y traido
chorizo no iba a tener su glorioso fin. Si lo tuvo. Para cele-
brar el regreso de don Trinis, despues de haber realizado
un buen negocio con los cerdos, ya en casa, sali6 aquel
embutido definitivamente de la bolsa y fue a parar a manos
de la Benita. Ya asado le fue servido a nuestro amigo,






18 AUGUSTO CESAR OLIVEROS

como premio a su regreso, pero no se lo comi6 de una vez,
por principio de economic, ifaltaba mas! Dej6 la otra mitad
para la cena...
Asi termin6 la odisea de aquel embutido que, sin sa-
berlo, hizo un viaje a la capital enmoheciendose dentro de
las arganas de don Trinis, de donde s6lo salia para darse
aire y presumirle a don Panfilo, pero que finalmente, fue a
parar con todo y forro a su est6mago, s61o 15 dias despues
de haber sido comprado...















LOS OJOS DE DOROTEA
(historieta veraz)


D ICHOSOS tiempos y mejores horas, aquellas en que
los amigos de dofia Chepa Quiroa, Ilegaban a su
tienda a saborear las ricas enchiladas de queso con su
perejil y salsa de tomate de rat6n y el no menos delicioso
fresco de "sfichiles" que servia la sefiora, en vasos marcados
con una herradura en el. asiento. Y no eran pocos los ami-
gos que alli se reunian. Al medio dia y la oraci6n, la
tienda de dofia Chepa se alegraba con tanto parroquiano;
es possible que por cierto negocito no muy licito que tenia,
pero que lo manejaba tan bien, que nadie la censuraba ni
siquiera las autoridades, pues no se daban por aludidas.
Era que se vendia aguardiente clandestine de muy buena
calidad y a precio c6modo. Nuestra dofia Chepa, era mu-
jer bien entrada en afios, alta y de un caracter hombruno,
especie que confirmaba su regular bigote. Usaba blusa de
muchas alforzas y enaguas sueltas, aseguradas con cordo-
nes al viejo estilo, pero que sabia lucirlas, mejor que esos
cuerpos embutidos en los actuales y ridiculous "chemises"
que mAs parecen "paches" quezaltecos. Los zapatos eran
botas altas, casi una cuarta arriba de la taba y abotona-
dos; en el cuello no le faltaba el medall6n, con el retrato
de su difunto marido. Usaba trenzas rematadas con cor-







AUGUsTa CiSAR OVmEROS


doncitos de colors, sin faltarle la gran peineta y el peinado
a media cabeza que le daban un aspect muy prestante. Sus
enaguas tenian una profunda bolsa, donde mantenia la pacha
con aguardiente; si bien es verdad que el dep6sito lo tenia
en la sala, custodiado por un san Antonio de Padua, deba-
Jo de cuyo escaparate, estaba el hoyo donde guardaba el
barrilito.
Residia dofia Chepa en la orilla de un barrio poco
frecuentado y por eso podia tender a su nutrida clientele,
con toda la comodidad. Las dificultades no existian, por'que
cuando habia barruntos de alguna, dofia Chepa intervenia,
sacando a la calle a los promotores; pero cuando 6stos se
ponian pesados, ella, que era una bragada, cogia un ga-
rrote que mantenia atrAs de la puerta y con el apaciguaba
la dificultad. No pocos tomadores salieron de alli alguna
vez lamentando algin trancazo. recibido de manos de aque-
Ila mujer.
Tenia nuestra dofia Chepa una sobrina llamada Doro-
tea, de muy buenas carnes y prendas, a las que afiadia
alguna simpatia y unos ojos negros, negrisimos, lo que le
valia los requiebros de mis de un visitante, aunque ella
a nadie le hacia caso. Los unicos que tenian mis confianza
y mis derechos en esa casa, eran don Clemente y don
Toribio, por ser los mas entrados en afios y mas amantes
del clandestine. La duefia les guardaba muchas conside-
raciones, habiendo encompadrado con don Clemente, de
lo cual, tanto este como don Toribio, vivian muy pagados
y agradecidos de los buenos modales de dofia Chepa. Sin
embargo, una broma inocente, dicha con gran motive y
mejor voluntad, iba a ser la causa de que aquel paraiso de
bebedores, se viniera al suelo.
Suced16 que, para el dia del santo de Dorotea, dofia
Chepa hizo, los consabidos tamales para muchos de sus







CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS


invitados, entire los que no podian faltar el compare Cle-
mente y don Toribio, y asi tambibn muchos de esos que
les dicen "colados", "fuertazos", o "limonadas", y otros
calificativos por el estilo que nosotros, por desconocimiento
de ese cal6, no podemos entender. Comenz6 la fiesta, le-
garon los brindis y don Toribio en plena mesa, echandoselas
de orador, improvise algunas palabras en honor a Dorotea,
afiadiendo la siguiente cuarteta:


Hermoso cuerpo y dulce mirada, Dorotea;
qui6n pudiera nomas, acariciar tu ceja;
quin no quisiera morir en la pelea;
en gloria y honra de tus ojos de albarda vieja.

Todo fue oir Dorotea aquella endecha, como ponerse
a llorar. En eso entr6 dofia Chepa y pregunt6 la causa del
llanto.
-Pues, que ha de ser _dijo don Clemente_ que Tori-
bio ha dicho algunas palabras en honor de Dorotea y le
compuso una cuarteta, pero esta mediamuda no ha enten-
dido bien y se ha puesto a llorar.
-IY c6mo no he de Ilorar contest6 aquella, fuera
de si, si ese viejo salado de don Toribio me dijo que yo
tengo ojos de albarda vieja?
-_Miren que viejo mas abusive! _dijo dofia Chepa
asi es como paga usted las consideraciones que se le tienen,
insultando a la pobre patoja.
Iba a hablar don Toribio, pero dofia Chepa no le dio
tiempo, pues le arroj6 a la cara un tamal que traia desho-
jado, introduciendosele la masa entire ojos y nariz.
Don Clemente tom6 la palabra:







AUGUSTO CSAR OLIVEROS


_Oiga comadrita _dijo_ Toribio no ha tenido inten-
ci6n de insultar a ninguno. DEjelo que se explique y vera
que no hay por que hacerse mala sangre.
-iA ver, Toribio! _inquiri6_ dici c6mo esta eso de
los ojos de la Tella y por que parecen ojos de albarda
vieja.
Don Toribio, despues de limpiarse no muy bien la cara
y ante aquella situaci6n tragic6mica, en donde los demas
invitados escondian una sonrisa velada, dijo:
_Pues, cc6mo ha de ser?; dije que Dorotea tiene ojos
de albarda vieja, porque son tan negros y hermosos, que
matan los corazones, asi como las albardas viejas matan
los lomos de las mulas. Ahi no hay insulto...
_Pues mientras vemos si matan o no los ojos de la
Tella _dijo dofia Chepa_, yo voy a ensefiarle a usted
viejo Toribio, barbas ralas, c6mo debe tratar a una donce-
lla; y asi diciendo, cogi6 su famoso garrote y lo descarg6
sobre la persona de don Toribio, pero como don Clemente
intervino, el trancazo le dio de lleno, mandandolo de una
vez al suelo, sin afiadir palabra. Se fue formando una tre-
-molina, unos tratando de quitarle el palo a la endiablada
dofia Chepa y otros de socorrer a don Clemente, que decia
que lo habian matado, todo naturalmente, acompafiado de
gritos e imprecaciones. Y como nadie lograba desarmar
la furia de la duefia, toda aquella gente opt6 por salir co-
rriendo, pues comenzaban a lover garrotazos a diestra y
siniestra, quedando solamente don Clemente, botado deba-
jo de la mesa donde comian, con una mezcla de aguardiente,
tamales y servilletas encima y dolido de tanto achuch6n.
Dofia Chepa orden6 que le echaran agua para "volver" al
compare, lo que asi hicieron, despues de cuyo baiio gratis,
don Clemente "volvi6" del todo y mas mohino que otra
cosa, tom6 camino a su casa.







CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS 25

Asi fue como termin6 aquel dia del santo de Dorotea
y asi dejaron de Ilegar los visitantes a comer las enchiladas
de queso y tomar sus traguitos de clandestine, todo por
causa de una mala interpretaci6n. La dofia Chepa, sin em-
bargo, sigui6 guardando aquella famosa tranca con que
metia paz y que segun su propio decir, "podia volver a ser-
virle...".














JUSTICIA DE ANTAIO


S E dicen que fueron muy dichosos y mejores los dias
aquellos en que se amarraban los perros con longani-
zas y no se las comian. Y por algo se dice.
El senior Amadeo, termin6 sus quehaceres esa mariana
y pidi6 su ropa limpia para ir al pueblo. Despues, junta-
mente con su esposa, se fueron a ver al alcalde para ponerle
en conocimiento el hecho. No vamos a dejar asi la cosa,
le dijo a su mujer. Necesitamos una reparaci6n a la ofensa
que nos han inferido y asegurar la honra de nuestra hija.
Se fueron pues, llevAndose a la muchacha y una vez
en la alcaldia, pidieron audiencia, contandole al funciona-
rio lo ocurrido. Sueedia, que el hijo del vecino de don
Amadeo, habia requerido de amores a su menor hija y una
vez que habia ganado su carifio y voluntad, la sedujo, ha-
ciendola suya, eso si, con la adelantada promesa de casarse
con ella, cuanto antes; pero habiendo pasado el tiempo sin
que cumpliera el ofrecimiento que convertia a su palabra
en obligaci6n y una vez que el resultado de aquellos amores
estaban ya para salir a la plaza pfiblica, dicha menor les
confes6 lo sucedido a sus padres. Muy celosos estos de la
reputaci6n de la familiar, iban a buscar amparo ante aquella
autoridad, que tenia fama de ser sabia, recta y justiciera.
Enterado el alcalde del caso, y con la actividad que le
era peculiar, orden6 al regidor de turno levar un policia






AUGUSTO CUSAR OUVEROS


y citar al acusado y en caso necesario conducirlo si se
resistia. Es de suponer que el seductor no las tenia todas
consigo, habiEndose presentado todo asustado, saludando al
alcalde con voz quebrada. Sin preambulos, el alcalde pre-
gunt6:
_-LUsted ciudadano, sedujo a esta nifia con promesa
de casamiento y no ha cumplido?
-Pues... pues... senior alcalde... yo...
Yo... iqut?, iconteste la pregunta, idiota!, dijo el
alcalde, fuera de si.
_Pues... si, senior, repuso aquel muchacho, pero fue
con voluntad de ella y ademas...
_iBien!, ibien!, agreg6 el funcionario; siendo asi, la
cosa es muy fAcil y mi sentencia es esta: si no quiere parar
en la carcel, dentro de tres dias se casara usted con esta
muchacha o indemniza a stis padres..., laudiencia ter-
minada!
El regidor vio y oy6 muy bien aquella justicia; se rio
con satisfacci6n de ver la facilidad conque se resolvian las
demands. El caso habia sido muy sencillo. El alcalde oy6
la demand y no tuvo mAs que decir: "Si no quiere usted
parar en la carcel, dentro de tres dias se casa usted con
la muchacha o indemniza a sus padres..." jQuE bueno!,
ique facil!, ique sutileza de alcalde! Y mAs, cuando dijo:
"iAudiencia terminada!".
Las obras que tenia emprendidas el alcalde, lo urgian
a salir y asi, dej6 encargado el despacho al regidor dicho,
persona entrada en afios y muy ignorante. En ausencia;
pues, de/ primero, se present otra demand. Un campesino
tenia una milpa a la cual penetr6 la burra de su vecino,
causandole un gran perjuicio. Pedia, pues, que se le pagara
el dafio como si fuese la cosecha, pero el duefio de la burra






CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MNIMAS


s6lo reconocia el trabajo, porque decia que la burra tam-
bien habia dejado abonada la tierra.
Una mal velada sonrisita se dibuj6 en el rostro del
regidor que, como ya dijimos, hacia las veces de alcalde
en esos moments. Se frot6 las manos y dijo:
_C6mo se conoce que ustedes son hombres del campo
y por lo mismo, ignorantes de la sabiduria nuestra, que
resolvemos todas las demands en un santiammn, con esa
facilidad que nos da el saber y nuestra gran inteligencia...
jejem...! Ahora veran que ninguno de los dos ustedes
estA en raz6n respect a lo que piden y quieren y lo que
tengo que decir, es muy diferente.
Jazguese c6mo se quedarian aquellos dos humildes
campesinos, que esperaban ver resuelto el asunto cuerda-
mente con el regidor, cuando este, en la creencia de que
todas las sentencias tenian que ser iguales y con un aire
de triunfo, dijo al duefio del animal:
-iSi no quiere parar en la carcel, dentro de tres dias
se casara usted con4a burra o la indemniza...! iAudiencia
terminada!














EL INVENTO DE ROBLEDO


T ODO pas6 cuando el buen mecanico Robledo pens6
hacerse celebre, inventando una miquina, un apa-
rato, algo asi que pudiera levarlo a la celebridad, aun cuan-
do desde el principio no sabia que objeto tenia o iba a
tener tal aparato, pero la idea habia surgido en el y con
mhs entusiasmo que inteligencia, dio principio a su invento,
cosa que dio lugar a que el maestro del taller donde traba-
jaba, le llamara muchas veces la atenci6n, por el descuido
en que incurria en sus obligaciones con el taller. Pero Ro-
bledo, aprovechaba cualquier moment para forjar, fundir,
cortar, barrenar y en fin, se daba a preparar todo lo que
el creia destinado a su aparato, dedicindose tambien en
las noches a darle forma a la idea que tenia, lucha que
sostenia con su cabeza, en vano, porque nada bueno le
salia. Hacia pianos y calculos de los mis absurdos, debido
a que no estaba iniciado en las leyes fisicas, matematicas
o algebraicas. Todas las contrariedades no fueron capaces
de hacerlo retroceder. Al contrario, afanosamente sigui6
muy seguro de que algo tendria que resultar despues de
tanta insistencia. Finalmente pens6 en buscar en uno de
sus compaiieros, al que pudiera ayudarlo eficazmente y
asi le habl6 a Jose Reyes, apodado "Cafiitas".
_Yo sE, _le dijo que algo va a salir de este mon-
t6n de piezas, pero por mas vueltas que les doy, no he






AUGUSTO CSAR OLRVEROS


hallado modo de darles forma y menos finalidad. He pen-
sado continue6 que podriamos entire los dos, inventar
algo Atil y por eso debes ayudarme. Fue explicandole que
de alcanzar exito, ambos serian beneficiados.
"Caflitas", con un poco de duda y sin tener idea de
lo que Robledo le decia, le contest que contara con 61.
Efectivamente: esa misma noche y en casa de Robledo,
se dieron a trabajar, pero mas que todo, a pensar y asi
continuaron muchos dias, hasta que por fin "Cafiitas"
que, como le decia su maestro, no era "ningiin asoleado",
se le vino una idea que fue realizada hace muchos afios,
esto era: la fabricaci6n de una bomba.
Sea lo que sea, amigo "Cafiitas", le dijo Robledo,
con tal que hagamos algo con todo ese mont6n de cosas;
pero ante la idea de que en la mente de su amigo habia
surgido fabricar una bomba, no dej6 de sorprenderse. iUna
bomba! iBueno! ZY para que? Acogi6 sin embargo la idea
con todo entusiasmo y a media que pasaban los dias,
fueron dAndole forma a aquel aparato con el que pensaban
hacerse celebres.
Mientras tanto, en la calle, nadie sabia nada, except
algunos compafieros del taller, entire los que se hallaba
uno que no queria a "Cafiitas", por sus ideas avanzadas.
Por eso diremos, que desde que el mundo es mundo, nadie
que trate de superarse y de mejorar sus condiciones de vida,
es visto con buenos ojos. Campea el egoismo y la envidia
en el coraz6n human, siendo asi que, el intimo enemigo
del hombre es el hombre mismo. Diremos que ese compa-
fiero de trabajo, oy6 el asunto de la bomba que tenian
entire manos Robledo y su amigo, y sin tener una idea de
lo que aquello era, sus malos pensamientos lo llevaron a
echarles a perder el invento. Asi, con tan maligno designio,







CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MNInAS


se acerc6 a la policia e hizo una relaci6n de lo que planea-
ban los posibles inventories.
-iConque fabricaci6n de bombas! _dijo el jefe de
policia aumentando como de costumbre el caso. A todo
esto se habia levantado de su silla y se frotaba las manos,
pensando que se hallaba frente a la preparaci6n de un
complot contra el gobierno. Ya se imaginaba Ce una cadena
de intrigas, cientos de personas comprometidas, armamento
y en fin, una series de cateos en busca de traidores, siendo
el quien tendria que realizarlo, poniendo finalmente a toda
aquella series de cuestiones, en manos del senior president.
Contaba con que toda la actividad que desplegara, le val-
dria un buen premio en metalico, una mejora de puesto y
el consabido ascenso. Tomando, pues, al mal amigo de
nuestros inventories, por punto de orientaci6n, desde esa
noche comenz6 a estrechar el cerco de lo que el jefe de
policia creia una confabulaci6n, encargando al delator ave-
riguar el dia que tendria lugar el golpe que se tramaba.
El aviso que esperaba el jefe, no tard6 en l1egar, pues
aquellas dos almas de cAntaro, sin malicia alguna, se lo
habian dicho al delator.
_Esta noche Je dijo este- en casa de Robledo, se
reunirAn para ensayar la bomba, de manera que debe usted
estar alerta. Lo finico que deseo es una buena recompensa.
El jefe prometi6 todo, aun cuando en el fondo no
pensaba cumplirle nada.
Al filo de la media noche, cuando Robledo y "Cafli-
tas", iban a ensayar su invento, se present el jefe de la
policia acompafiado de la fuerza pfblica, con gran aparato
de ametralladoras y fusiles que dejaron casi muertos de
miedo a nuestros heroes. Como estaba present el delator,
inform que la prueba iba a ser en el sitio donde habia
unos naranjos.






AUGUSTO CUSAR OLVEROS


iOh!, iqui.n hubiera visto al jefe de la policia, enar-
bolando una calibre 45, dando 6rdenes y contra6rdenes!
Creia que habia dado con un complot en toda forma.
_iArriba las manos y dense press todos ustedes,
traidores! exclam6_ iEntreguen todas las armas y bom-
bas que tienen para derrocar al gobierno!, _dijo_.
A todo esto, Robledo y "Cafiitas", no salian de su
asombro al verse amenazados por las armas de la policia
y notar la actividad que de un lado a otro desplegaban.
Al fin Robledo sefial6 d6nde tenian la bomba, que no era
otra cosa que un aparato, bastante conocido por cierto y
que sirve para introducir veneno en los nidos de zompopos,
los cuales asolaban los naranjos de aquel sitio. El aparato
no podia ser mAs inofensivo a la especie humana. Era pues,
una bomba de matar zompopos.
Por un moment se le fue el habla al jefe de la jus-
ticia y al fin, con una mirada que hubiera fulminado a
cualquiera, de haber sido de dia, se dirigi6 al delator y lo
increp6:
_iMiren que desgraciado es usted! _e dijo y lo
tom6 de las solapas_. iConque esta era su bomba!, icomo
bomba va a quedar usted de la paliza que le voy a dar!,
jagarren a este! _orden6 a sus soldados y denle cincuen-
ta palos en... iYa le voy a ensefiar a burlarse de la auto-
ridad!
Por supuesto que el jefe no estaba furioso por la
burla, sino por la perdida de sus esperanzas de aumento
de sueldo y ascenso.
iY ustedes _les dijo a nuestro par de amigos- que-
dense con su bomba y que buen provecho les haga...
Supimos despu6s que fue tanto el susto que sufrieron,
Robledo y "Cafiitas", que jamAs pensaron en inventar
otro aparato que los llevara a la celebridad...














DOS MARRANOS SALVADORES


EL tibio aire que se respira en la vieja ciudad colonial,
la Antigua Guatemala, la que placidamente duerme
sobre el valle de Panchoy el suefio eterno de los tiempos,
es un aire saturado de perfumes de azahares de naranjos,
cafetos y limonarias en floraci6n; es el aroma de las riqui-
simas -ciruelas, manzanas, pitangas y acerolas que la natu-
raleza saca de su generoso seno. Dentro de ese ambiente,
han discurrido las gentes, los siglos y las costumbres, dejan-
do todo ello, prendido en los anales de su historic, un her-
moso bagaje de cuentos, historietas y leyendas que forman
su glorioso pasado y que por eso mismo, constitute un
preciado timbre de nobleza para esta Ciudad Emerita. Co-
bran muy altos relieves una series de pasajes hist6ricos y
que,, a media que pasan los afios y los siglos, ese folklore
para como magnifica herencia, de generaci6n en generaci6n,
en parties alicuotas a cada uno de sus hijos...
Referimos hoy una de esas historietas que tiene tam-
bien sus extremes de filosofia y que guard cierta similitud
con la novela "El Mandarin", la magnifica obra de Jose
Maria Ega de Queiroz, por la que nos muestra con claridad
meridiana, la ingratitud de la humanidad. Nos previene el
uso del dinero con prudencia. A la humanidad no le inte-
resa la persona sino el dinero: adula y se arrastra cuando







AuGUSTa CSAR OLVEROS


se tiene; olvida y desprecia cuando se es pobre. Va con
el hombre, segfin los altos y bajos del destino.
Todos los barrios de Antigua Guatemala, tienen sus
histories alegres, tristes o siniestras. No podia por tanto,
la Calle Ancha de los Herreros quedarse a la zaga. Ese
barrio, fecundo como es en consejas, nos trae a la mente
una de tantas. Vivi6 alli en tiempos de la Colonia, el criollo
don Diego de Miranda, hombre pobre y sencillo pero de
un gran coraz6n, significindose por su natural bondadoso,
prestando ayuda a muchos, de lo poco que ganaba como
amanuense de un notario. No tenia nuestro don Diego mas
afici6n que la de los gallos en la cual era una verdadera
autoridad. Por su misma pobreza, nadiq lo tomaba en cuen-
ta y para la sociedad, aquel hombre no existia. Moraba
en un pequefio y himedo cuartito sin tapanco y sin ladri-
Ilos, que tom6 alquilado en casa de dofia Dolores de
Medina, con quien siempre se mantenia en dificultades por
el pago de los seis reales plata valor del alquiler, Ilegando
siempre al tarde, para no verse con la duefia; pero esta
sefiora, enterada de aquel ardid, esperaba su Ilegada, espe-
tandole una series de reclamos, entire los cuales aparecian
otros servicios como lavado de ropa y algunas comidas,
amenazandolo cada vez, de sacarle "sus cositas" a la
calle, por el condenado defecto de ser pobre. Don Diego
tenia que aguantar con todo, hasta el moment en que como
caida del cielo, le lleg6 la noticia del fallecimiento de un
pariente que, por caricter de heredero, le dejaba su cuan-
tiosa fortune. Naturalmente, esa circunstancia cambi6 su
panorama. Recogida la herencia tanto en propiedades como
en efectivo, pag6 junto y de inmediato a dofia Dolores- su
adeudo. Aquella mujer, sabiendo ya lo sucedido, se torn
meliflua y zalamera. Llor6 much de puro content, segin







CUENTOS, LEYENDAS E HISTOpRETAS MfIMAS


dijo, aunque aquellas ligrimas tenian de todo, menos de
sinceridad, hijas legitimas Anicamente de Ia ambici6n y el
inters. Afiadi6 que siempre habia apreciado much a don
"Dieguecito" y que lo que habia parecido un reclamo, no
habia pasado de ser una broma inocente. Don "Dieguecito",
que asi lo trat6 desde ese dia, bien podia hacer uso de toda
la casa y de los servicios de la duefia.
Por su parte, don Diego, desde ese dia principi6 a
gastar aquel enorme capital en satisfacciones, haciendo
ademis grandes prestamos sin garantia, tan s6lo por el
hecho de que las gentes se le humillaban. Ni que decir
tiene que la sociedad cambi6 tambien para l, Ilamdndolo
desde entonces el senior don Diego de Miranda: le llovian
las invitaciones para comilonas, saraos y muchas otras
satisfacciones para el cuerpo, codeandose con la nobleza
de entonces. jQu6 mis podia pedir don Diego? La sociedad
lo llam6 sabio, protector de los pobres, gran senior, el
noble don Diego, llenandolo de epitetos a cuales mis anto-
jadizos y extravagantes. Compr6 don Diego un lujoso
carruaje con dos tiros blancos y negros, con lo cual acab6
de captar toda la atenci6n de la ciudad. Su cochero lucia
una lujosa librea. Se daba una vida regalada, como suele
decirse, organizando dias de campo, bailes en los que tanto
la mfisica como los licores mas finos menudeaban, como
menudean ahora entire nosotros las penalidades. La sociedad,
siempre atenta, como ya dijimos, seguia a don Diego en
todos sus caprichos y el menor gesto, una sonrisa y cual-
quier boberia que decia, era muy celebrada y hasta apa-
recia en las pAginas de "La Gaceta", unico 6rgano de
publicidad de aquella epoca difunta y don Diego todo lo
creia. Mas, como en este mundo todo es perecedero, el
dinero que tenia, fue acabando a fuerza de prestamos y







AUGUSTO CESAR OUVEROS


diversiones, Ilegando hasta quedarse sin nada, teniendo que
vender su carruaje para suplirse de lo mis indispensable.
Tambi&n la sociedad dio vuelta; nadie lo conocia y cuando
trat6 de recobrar los dineros que habia dado, nadie le pag6,
fratindolo de embustero y otros calificativos que Ilegaron
a amargar totalmente el alma del bueno de don Diego. Pero,
ya lo dijo aquel novelist: jasi es la humanidad! Se qued6,
pues, don Diego, reducido a su casa, de la cual habia ven-
dido ya la mitad y empefiado la otra. Aquella herencia,
pues, s6lo le sirvi6 para conocer la pobreza de alma e ingra-
titud humana.
El invierno del afo 1740 fue muy copioso. Como una
bestia feroz fue dejando aqui y alli grandes estragos,
arruinando muchas propiedades. Las consecuencias las
sufrieron los vecinos de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad
de los Caballeros de Goathemala (hoy Antigua). Las gran-
des correntadas arrastraron milpas, frijolares, arboles fru-
tales, animals, ranchos y todo cuanto encontraron a su
paso devastador. Tal fue la inundaci6n, que la ciudad pare-
cia que nunca iba a recuperarse. Improbo trabajo cost a
los.vecinos despejar aquel inmenso campo de arena, troncos
y piedras que dejaron a su paso los aluviones de los rios
"Pensativo" y "Guacalate", que no parecia sino que se
hubiesen puesto de acuerdo para causar aquella catastrofe,
ya que no se contaba con mas medios de transport que
las pesadas carretas tiradas por bueyes cansinos. Triste y
pobre se qued6 la ciudad especialmente la Calle Ancha de
los Herreros, donde muchas casas se derrumbaron por el
avasallador caudal de la inundaci6n. La parte de la casa
que adn poseia don Diego, tambien fue puesta al borde del
derrumbe, hundiendose parte del techo de la pieza dormi-
torio, desde donde podian verse con toda libertad las
,estrellas.







CUENTOS, LEYENDAS E HiSTORrETAS MXNIMAS


Esta vez volvi6 don Diego con sus ruegos para que le
devolvieran los dineros que a manos lenas y bondadosa-
mente habia dado, pero con vanos resultados. Y si no per-
di6 el juicio y la paciencia, fue sin duda por ser cristiano
y buen cat6lico. Asi lo tenia probado en la iglesia de San
Sebastian, que era la de su barrio a done iba a oir misa
todos los domingos. Una noche, a la hora de oraci6n y
en que la lluvia era mis pertinaz, hallfbase don Diego apa-
gando el fuego que le servia para cocinar sus escasos y
pobres alimentos, ia tal grado de pobreza habia llegado!,
y pensando en las razones que el destiny habia tenido para
arrastrarlo a aquella situaci6n, cuando vio frente al que
una vez fue lujoso zaguin de su casa, a dos hermosos
marranos, salidos del chiquero de algun descuidado vecino,
cuyos animals andaban extraviados en busca tal vez de
algunos desperdicios. Penetraron al patio parsimoniosa-
mente, yendo de un rinc6n a otro, emitiendo de tiempo en
tiempo una especie de grufiido. Por l6timo y cuando termi-
n6 de cerrar la noche, buscaron refugio contra la lluvia, en
la desvencijada cocina y se echaron a descansar como si
estuvieran en su propio chiquero.
Don Diego dej6 hacer a aquellos animals, ya que
ningun dafio estaban haciendo y alli estuvo sentado en el
corredor, reflexionando sobre la rara suerte que le habia
tocado, pero con su fe puesta en Dios. El suefio fue apo-
derindose de 6e y cuando la vela de cera vegetal que le
servia de lumbre, estaba agonizando, se fue a acostar, no
sin antes haber cerrado bien la puerta de zaguan. Se con-
sol6 al pensar que aquellos dos marranos le estaban hacien-
do compaiia, haciendose el prop6sito de dar aviso al otro
dia al vecindario, para que el duefio los recogiera. Por
uiltimo se qued6 dormido.







AUGUSTO CUSAR OLIVEROS


Solia don Diego despertar muy temprano y esta vez
lo hizo antes, debido a los grufiidos de los puercos, pero,
aunque oy6 que hozaban insistentemente en el patio, como
nada tenia que perder, no quiso levantarse. Torn6 a dor-
mirse y entonces sofi6 que alguien se acercaba a su cama
hasta tocarlo. Luego oy6 una voz diciendole que su bondad
y paciencia habian sido juzgadas; que diera mercedes a
Dios porque pronto iba a cambiar su triste situaci6n. Si-
multaneamente sinti6 una honda satisfacci6n y tranquilidad.
Su alma era feliz. Y tan pronto despert6, levantandose se
prepare para ir a misa. No vio a los marranos ni oy6 mas
ruidos, por lo que fue al zaguin, causAndole sorpresa al
verlo cerrado y con la tranca por dentro. Tampoco hall
alguna otra salida y aunque no le dio mayor importancia
a aquella cuesti6n, sali6 a averiguar qui6n era el propieta-
rio de tales animals. Nadie habia perdido nada. Cavilando
y Ileno de dudas regres6 a su casa y se dio a buscar a los
cerdos, pero todo en vano. Se habian esfumado sin saber
por d6nde. Luego not6 que al pie de un viejo naranjo, en
una esquina de la casa, la tierra estaba revuelta formando
un promontorio. Se acerc6 y vio algunos ladrillos removidos.
Fue en busca de una azada y con ella principi6 a sacar
tierra, ladrillos y trozos de madera vieja, luego... vio... si,
vio y recogi6 algo reluciente que lo dej6 pasmado... iEra
nada menos que un viejo escudo de oro espafiol aculiado
en el siglo 15...! Sac6 mas tierra y con ella, mas escudos.
Comenz6 a sudar, pareciindole que su cabeza iba a esca-
parsele de los hombros a causa de la emoci6n. Solt6 aquel
instrument y se fue al corredor llamAndose asi mismo por
su nombre, hundiendose las ufias dentro de sus carnes y,
como si despertara de un suefio, principi6 a gritar: IDios
mio! iUn tesoro? Comenz6 a llorar para darle salida a aquel
torrente de emociones...







CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MNIMAS


Y bien: jconque a eso habian Ilegado en hora bendita
aquel par de marranos! iA sefialarle y desentraiar un teso-
ro! iNo podia ser sino un verdadero milagro! Don Diego,
un tanto repuesto de su emoci6n, cerr6 el zaguan y ahond6
mas aquella tierra hozada por los puercos y, poco a poco,
fue quedando al descubierto un gran arc6n hecho pedazos
y que habia estado preservado dentro de un caj6n de ladri-
Ilos. El arc6n estaba repleto de escudos de oro y parte de
plata, lo que don Diego calcul6 en tres veces mis de la
herencia que le habian dejado. Apaciguado el espiritu del
buen Dieguecito, termin6 de sacar aquella fortune guar-
dandola celosamente. Despues corri6 a la iglesia de San
Sebastian a darle gracias al Creador y se confes6. Dias
despues, hizo donativo de la mitad de aquel tesoro al
temple.
Hay quien dice que tuvo deseo de regresar a la socie-
dad de la que habia sido echado, viviendo otra vez en un
mundo de lujo como el anterior y que muchos de la nobleza
de aquel tiempo fueron humillados por don Diego a quienes
les enrostr6 su ingratitud, lo cual no parece muy seguro,
porque don Diego era hombre complete y de gran coraz6n,
donde jams se anid6 el egoismo ni la envidia. Mas seguro
es que llev6 una vida met6dica dentro del temor de Dios
y que al morir dej6 legado su capital a los pobres a cuya
esfera perteneci6 y de donde nunca habia pensado salir,
si no es por la herencia que le dej6 un pariente y de la
que tan mal uso habia hecho.
Y terminal la leyenda con una inc6gnita por despejar:
lque fueron y que se hicieron aquel par de marranos Ilega-
dos a la casa de don Diego, en un atardecer de invierno,
brumoso y Ileno de lluvia, yendose parsimoniosamente a
reposar a la cocina y que mas tarde hozando, desentrafia-







46 AUGUSTO CSAR OLVEROS

ron de la tierra el inmenso tesoro que pusieron en las
manos de nuestro personaje? jNadie lo supo! Ni siquiera
don Diego. Pero de todas maneras, no es nenos cierto y
asi lo comprob6 l que Dios, en su infinita misericordia,
siempre sefiala caminos rectos, aun pasando por sendas
torcidas...















LA VENGANZA DE LORENZO
(cuento criollo)


P AISAJE: una finca de cafe, cacao, caia y algod6n,
situada en la Costa Grande; una naturaleza lujuriante.
En la cerrada montafia se ven bandadas de loros, chacha-
lacas, pericas y guacamayas, que con su algarabia, rompen
el silencio del boscaje, haciendole natural competencia a
los monos y saraguates. PAjaros de mil colors alegran las
cafiadas, disparando al aire los dardos de su canto, en
tanto que las aguas rumorosas de los arroyos, van como
eternos peregrinos, entonando su canci6n. En el ambiente
se siente claramente, la saturaci6n de los aromas agrada-
bles de las granadillas gigantes, de las anonas silvestres,
de los zapotes que, de maduros caen para servir de past
a los pobladores de la selva. El aire hace mover las inmen-
sas ramas voladoras de los cedros y tamarindos, sus rechi-
nos parecen las dolorosas quejas de un violin encantado.
Un rey zope y un gavilin se disputan la patrulla del espa-
cio, en procura de su pitanza...
Un largo desfile de mujeres indigenas, abuelas, media-
nas y jovencitas, caminan por el sendero del cafetal hacia
el beneficio de la finca, todas ellas llevando en su cabeza,
sendos canastos llenos de grano de oro, entonando cancio-
nes de la bravia tierra, en serial de que la tarea ha termi-






AuGusTo CUsAR OLVRROS


nado; van buscando el descanso prometido en sus ranchos
de bahareque y hojas de manaco.
Toda la peonada, la que hace con su trabajo, parir a
la noble tierra, dej6 sus herramientas agricolas al toque de
la trompeta del mayordomo, anunciando el paro de las
labores. El verano estA en su apogeo y en el aire, se escu-
cha el ronroneo de las miriadas de abejas en demand de su
miel, botando toda la flor de la paterna y los blancos y
aromaticos azahares de los naranjos...
-iVaya! _dijo Lorenzo G6mez_ al fin terminamos
el dia. Con lo duro que esta este trabajo, no sera possible
terminar de rozar la semana entrante. Para ajuste de penas,
el patr6n quiere llevarnos a los potreros del "Condenado"
y alli si la "vamos a ver negra". Hay much grama y gua-
mil de "Santo Domingo". Ya saben muchh" _agreg--
que si nos'exige ese trabajo, s61o aceptaremos media cuerda
por tarea y ain asi, ya veran que alli acabamos con nues-
tros "corvos", de puro amellados, porque hay much pie-
dra. Ojala el probara a rozar un poco, asi tendria mAs
conciencia para tratarnos, pero, ique...! Siempre el patr6n
es desconsiderado y lejos de componer nuestros ranchos y
mejorar nuestra paga, lo que nos aumenta son las "vainas",
pues hasta el dia domingo nos exige una "faina", ya se
sabe que regalada.
Y, como si alguno de los presents le hubiese respon-
dido,' continue:
_Por ese modo del patron, es que la gente no esta
content y busca otro lugar donde la traten mejor. Pero
eso no tiene remedio, el patron no se compone, siempre
quiere tenernos como esclavos, con hambre, y corpo tiene
pisto, cada vez que lo demandamos para pedirle algo que
nunca nos da, siempre nos gana el pleito en el juzgado,






CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS


porque, "ni modo mucha, por algo dicen que, "el que
tiene mas saliva, traga mis pinol".
Todos los demis peones oian discurrir a Lencho en
aquella forma inofensiva y muchos de ellos rieron de sus
murmuraciones, pero nadie le contradijo. Poco a poco todos
fueron tomando el camino de sus ranchos, unos silbando
y otros chupando cafias de azficar. Tambien Lencho se dis-
puso a hacer lo mismo, y fue a buscar su matate que habia
dejado sobre un poco de monte ya cortado. Estaba tan
cansado que dispuso reposar unos instantes y asi, se sent
sobre el monte que habia picado junto a su prenda. Mas,
apenas se sent, cuando se le escap6 de la garganta un
grito de dolor. Salt6 con agilidad de gamo y se dio cuenta
de algo horrible. Lo que vio no fue para quedarse tranquil.
Un coral (culebra muy venenosa), acababa de morderle
una posadera, y ain estaba con la cabeza fuera del monte,
hacienda silbar la lengua en actitud retadora. Lencho era
hombre muy entendido en. cuestiones de esa indole y no
dud6 de la importancia que tenia tomar rApidamente una
decision. Cogi6 su machete y con rara destreza cercen6 la
cabeza de aquel inmundo reptil, la que fue a prenderse con
furia en un tierno palo de cajeto que estaba cercano. Segui-
damente se acerc6 al fuego casi moribundo, que le habia
servido para calentar su almuerzo; se baj6 los cortos calzo-
nes de ordinaria manta y sin titubeos, porque no habia
quien lo animara o ayudara, hacienda un esfuerzo supremo,
cort6 el pedazo de nalga mordida por el' ofidio. Despues
tom6 un tiz6n y con la brasa viva, aplic6 el fuego a la
herida, de la que manaba bastante sangre. Una mueca de
su curtido rostro acus6 el dolor que sentia, pero bien sabia
el, que si dejaba de hacer aquella operaci6n, seria hombre
muerto. El coral es una ,culebra de no muy gran tamaflo,
pero remedia lo precario de su cuerpo con lo eficaz de su






AUGUSTa CiSAR OLIVEROS


ataque. No hay ser human que soporte mAs de quince
minutes viviendo, despues de su mortal mordedura. Los
efectos prontos del veneno, causan la rotura de los vasos
sanguineos, provocando hemorragia por boca, nariz, ojos,
oidos y otras parties. S61o puede ser comparado el coral con
el cantil, la barba amarilla y el devanador, animals estos
que en muy pocas ocasiones dejan lugar a socorrer a la
victim, muy comunes en fa tierra tropical.
Despues de aquella operaci6n que prob6 el temple de
Lorenzo GC6mez, envolvi6 en hojas de cualquier monte, el
pedazo de nalga y con un bejuco at6 el coral, llevindolo
arrastrado hasta la casa de la finca. Era menester, para 1,
probar el origen de su lesi6n, porque de otra manera, el
patr6n no creeria la historic y no le pagaria sus dias per-
didos mientras curaba. Tambi&n cort6 y se llev6 el pequefio
cajeto donde se habia prendido la cabeza del reptil, sor-
prendiendose al ver que, en menos de media hora, el terrible
veneno habia marchitado el arbolito. Poco a poco fue Ile-
'gando.a la casa de la finca, relatAndole al patr6n lo ocurrido
y mostrandole las pruebas que Ilevaba.
El patr6n, despues de oir lo ocurrido, con ese modo
con que tratan a los trabajadores, le dijo:
_Es castigo para vos, indio picaro. Es castigo por
estar hablando de mi con tus compafieros-de trabajo. Todo
me lo vinieron a decir. Es bueno que vayas preparando tus
cosas y desocupar la finca. Mafiana llegara el caporal a
recibirte el rancho. BuscA posada, pues en esta finca ya
no hay trabajo para vos y tu familiar. Y para que hables
de veras, vas a pasar esta noche en el cepo (castigo del tiem-
po de la colonia y que aun se usa en algunas fincas) y asi
se te quitarAn las mafias, indio salado.
Seguidamente orden6 al caporal poner a Lencho al
castigo, pero antes que lo hiciera, Lencho, que sufria el







- CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS


dolor terrible de la quemadura, trat6 de hablar a don Por-
firio, que asi se llamaba el patr6n, pero Este, por toda res-
puesta, le dio un pufietazo en la cara, botando al mozo.
Pronto el caporal lo coloc6 en el cepo.
El pobre Lencho estaba desconcertado, maldiciendo a
los chismosos que le habian contado al patr6n sus simples
ocurrencias. No era cosa mala; hablar de los derechos de
un trabajador, es cosa comfin y corriente; pensar en la
conduct de muchos finqueros y comentarla, cualquiera lo
hace, y con mas raz6n, el mozo de la finca. Todo eso, pens6,
no era motive para pegarle, ponerlo al cepo y menos ain,
sacarlo de la finca. En fin, el patr6n asi lo habia dispuesto
y.. / inada mas! Sin embargo, aunque Lencho G6mez no
era hombre malvado, las circunstancias lo colocaban en un
camino muy propicio a la venganza.
Ya tarde de la noche lleg6 su mujer, la Nemesia, a
quien llam6 presto. No poca fue la sorpresa de esta al
hallarlo en aquel estado. A instancias de la misma, Lencho
le cont6 que el patr6n lo habia tratado de mentiroso y que
despuEs de haberlo abofeteado, lo tenia en castigo. Le dijo
tambi6n que le habia pedido el rancho, le quitaba el trabajo
y lo sacaba de la finca. Finalmente, le dijo que arreglara
sus pertenencias para irse de alli. Este don Porfirio, afiadi6,
tiene las entraiias mas negras y mas venenosas que las del
coral que me mordi6... Al dia siguiente, en el triste estado
en que se hallaba Lencho, se fue de la finca, acompafiado
de su mujer y sus hijos, pensando en que, lo que habia
dicho ante sus demAs compafieros de trabajo, s61o habia
servido para empeorar su situaci6n.
Pasaron los dias y lleg6 la celebraci6n de la fiesta de
la finca. Como de costumbre en esas ocasiones, el patr6n
trata de darles a sus trabajadores un dia de descanso y







AUGUSTO CESAR OLIVEROS


diversiones. Llega el cura a decir la misa al oratorio, matan
una res y reparten la came por raciones, les dan aguar-
diente, poniendoles m6sica, consistent en marimbas sen-
cillas lugarefias. En la propia casa de don Porfirio, asis-
tieron muchos invitados, brindandose much por la pros-
peridad de la finca y la salud del patron. Ya bien entrada
la noche, todos se fueron despidiendo, quedando la casa
nuevamente en silencio, roto inicamente por el roncar de
los sirvientes y algunos mozos que se habian pasado de
copitas. Don Porfirio se dispuso a dormir, yendose a su
cuarto. Un poco ebrio como estaba, luego se qued6 dormido
pero, poco despues, instintivamente crey6 oir un ruido;
luego. otro mas tenue, por el suelo, pero, como habia una
troj cercana, crey6 que eran ratones. Como aquel pequefio
ruido no cesara, se levant, parAndose en la orilla de la
cama, registrindose en vano los bolsillos en procura de
f6sforos que nunca hall. En esa diligencia estaba, cuando
sinti6 en su desnudo pie, una sensaci6n tibia y luego un
dolor agudisimo, como algo que le habia quemado y que le
hizo gritar; se llev6 la mano luego, para tocarse el lugar
afectado, pero tambiEn su mano fue objeto del ataque, por
lo cual, como pudo hacerlo, sali6 corriendo de su cuarto en
demand de auxilio. A sus gritos y a obscuras, fue aso-
mindose mis tarde un caporal algo ebrio. Hicieron pronto
luz en el cuarto y no poco espantados se quedaron, al ver
que en una esquina estaba, medio enroscada, una culebra en
actitud de embestir y hacienda silver su lengua de fuego.
Don Porfirio profiri6 un grito y se desmay6. Habia pasado
casi un cuarto de hora y ya el veneno del reptil habia inva-
dido el torrente sanguineo, el cual principi6 a ser expulsado
por oidos, boca, ojos, poros, etc.; toda la piel se le dilat6;
aquel desgraciado se moria sin remedio. Todo auxilio fue
en vano. Minutes mas tarde, don Porfirio habia dejado de







CUENTOS, LEYENDAS E H;STORIETAS MINIMAS


existir en atroz agonia. El caporal oy6 atrds de la casa
una carcajada y luego una carrera, sin ver a nadie.
La culebra fue muerta y nadie extraf6 su presencia
en el cuarto del patr6n, por ser cosa comin la presencia
de tales bichos en los ranchos del tr6pico, aunque muchos
dudaron que aquello fuera casual. Cuando todos se diver-
tian en la fiesta, algunos aseguraban haber visto a Lorenzo
G6mez, rondar la casa, l1evando un tecomate bajo el brazo,
Ilevando probablemente alli el reptil, para luego soltarlo
por la ventana del dormitorio de don Porfirio. Nadie lo
acus6, sin embargo, pues Lencho fue buscado por todas
parties, sin haberlo hallado. Todos convinieron en que lo
sucedido, habia sido un castigo por la injusticia que el
patr6n habia cometido con el mozo Lencho G6mez.
Mientras tanto,. en la finca sigue la cosecha de cafe,
la molienda de cafia, la pica de cacao y la colecta de algo-
d6n: siguen los pAjaros disparando los dardos de su can-
ci6n, las abejas llevando miel a sus colmenas, y la voz de
las mujeres en los ranchos del lugar, se convierte en canci6n
primaveral...














UN HOMBRE VALIENTE COMO HAY POCOS


A LGO se me escapa del recuerdo de esta tragic6mica
historieta, pero se me viene a la mente, ahora que
se trata de robarles a las selvas peteneras y de Ixcan, su
soledad de siglos, buscando y rebuscando petr6leo en unas
y sembrando maiz y cafe en las otras. Para esta clase de
empresas siempre hubo hombres encargados de reclutar
trabajadores o aventureros en busca de emociones. Sabido
es que estos fltimos, saben tratarse de tu con el peligro y
de alli que buscan para compafiia, hombres que desconoz-
can el miedo, las inclemencias del tiempo y que tampoco
les imported el dolor fisico. El aventurero, pues, debe ser un
hombre excepcional, inclusive no debe importarle la familiar.
A uno de esos aventureros se le present un pobre
diablo ofreciendole sus servicios. Aquel aventurero que era
un ingl6s de gran cuerpo y cefio adusto, lo midi6 con la
vista y no le cabia en la mente,, c6mo aquel hominicaco pu-
diera servirle de algo, tan pequeiio y enfermizo lo vio. Sin
embargo, quiso probarlo y antes' de decidirse, con voz
fuerte le dijo que la aventura era un trabajo poco conocido
y que si en ella queria enrolarse, debia desafiar todos los
peligros, viajar por lugares inh6spitos, por climas tan frios
como otros ardientes; tendria que aprender a reirse de las
fieras y ver con total indiferencia a las serpientes de las







AUGUSTO CiSAR OLIVEROS


intrincadas selvas, de las cuales no siempre se sale con
suerte.
Los aventureros a veces _y son muchas_ las que
tienen que pasar sed y hambres y no debe haber nada que
pueda acobardarlos. Todas esas observaciones y otras por
el estilo le hizo aquel ingles a nuestro hombre, tratando
siempre de exagerar un poco para darse cuenta del valor
de este, pero no logr6 arredrarlo, pues no dio muestras de
miedo, diciendole que a todo se someteria, siempre que lo
tomara a su servicio.
Segain hemos hablado del hominicaco, estaba desespe-
rado de no hallar trabajo y su decision de acompafiar al
ingles estaba tomada. Por eso, el aventurero, no conforme
atn con todas las observaciones dadas, desenfund6 su
revolver y... ipum!, un disparo sobre la cabeza de aquel
hombrecillo, cuya bala pas6 llevAndole el sombrero... ipum!,
otro disparo que le perform la camisa, ipim! ipam! jpum...!,
otros disparos que aquel hombre hizo a los pies de su future
acompafiante, pero este ni siquiera pestafie6, dejando cla-
vado en su lugar y at6nito a aquel ingles que de tan rara
manera probaba a sus reclutas, no obstante haber sido el
uno de los hombres que, a fuerza de sacrificios y probado
valor, lograron colonizar las selvas africanas...
-iBien! le dijo estoy satisfecho de tu sangre
fria y valor; desde luego, quedas hoy a mi servicio; y como
te he causado algunos dafios en tu indumentaria y veo tu
gran pobreza, aqui tienes diez libras esterlinas para que
puedas comprarte unos pantalones, una chaqueta y otro
sombrero, ya que esas prendas que tienes estan perforadas
a balazos...







CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS 61

El hombrecillo, hacienda la cara mas apenada del
mundo no contest, quedAndose donde estaba.
--QuE esperas? lJe dijo el ingles.
Espero que usted me de otras dos libras para poder
comprarme unos calzoncillos, pues por el moment es lo
que mas me urge cambiar...















LAS DESVENTURAS DE DON MARCIAL
(cuento criotlo)


S ENTADO en la grada de la finica puerta de su casa,
se hallaba el pobre Marcial de cuyo apellido no que-
remos acordarnos, pensando en algunos pasajes divertidos
de su vida, cuyos recuerdos, alegres o tristes se hundian en
el ayer, tal como se agarra y se hunde afanosamente la
raiz en la jugosa tierra. Reflexionaba c6mo su pobreza lo
habia hecho pasar la gran vergiienza de su existencia, cuyo
pasaje tragic6mico, ain vivo, estaba rodeado de otros que,
aunque de menor importancia, tendieron siempre a humi-
Ilarlo, sin que supiera jams, que habia hecho para merecer
del destiny tan singulares befas.
Recordaba, cuando estando en la escuela, tenia mu-
chos amigos que 1e, que nada tenia que dar, sabia captarse
la amistad de los demas, con su naturaleza bondadosa y
servicial. Pedro, uno de sus amigos, lo invit6 un dia para
que fueran a darle agua a un caballo lamado "Patas Blan-
cas", diciendole que lo llevaria en "ancas". Marcial, alegre
por aquel paseo que daria, aun cuando fuera en pelo del
animal, acept6, sin siquiera sospechar nada en las miradas
infantiles pero aviesas de su amigo. Fueron pues, a darle
agua al caballo y al regreso, pasaron frente a la casa de
la familiar Morales-Hinojosa, que les decian por mote "Los
Coches", en atenci6n tal vez a que, tanto mujeres como






AUGUSTO CSAR OLIVEROS


hombres de dicha familiar, eran gordos y tenian el labio
superior mis grande y estirado de la cuenta. Cuando pasa-
ban aquellos muchachos frente a la casa, montados sobre
el "Patas Blancas" que por cierto no tenia ningfn brio,
Pedro, que Ilevaba las riendas, comenz6 a gritar: jcoches,
coaches, coaches trompudos!
Agitar un panal fue igual; asi salieron los Morales-Hi-
nojosa hechos avispas de bravos, pues aquellos insultos
tuvieron la magia de alborotarlos, emprendi6ndola contra
aquellos mozalbetes con otros tantos insultos y "tetuntes"
cuyas consecuencias sufrian las nalgas del caballo pero mas
que todo, la espalda del pobre Marcial, quien iba atras
agarrado del cincho de Pedro, a quien urgia para que apu-
rara el caballo.
_iAguanta vos hombre, no tengas miedo! contest
este Marcial no contest porque un tremendo "tetunta-
zo" le dio de lleno en la cabeza, haciEndolo doblarse sobre
el "Patas Blancas" y luego, rodar a tierra, dejindolo Pedro
en aquel lugar, a merced de los coaches" Por fortune, 6stos
al ver caer a Marcial, se metieron luego a su casa. Una
vecina, de aquellas que "por casualidad" estaba viendo lo
que pasaba, acudi6 a socorrer a Marcial derramAndole un
vaso de agua en la cara, quien despuEs de haber recibido
aquel frio liquid, recobr6 el conocimiento, yendose todo
adolorido a su casa. lQue fue de el y que otras desgracias
le ocurrierou?
Afios mas tarde lo hallamos mas grande y mas pobre.
Tocaba en la mejor marimba del lugar y vivia de lo poco
que ganaba. La novia, era una muchacha bonita y honrada
llamada Agustina, pero tan pobre como su enamorado. Todo
lo remediaba sin embargo, el inmenso amor que se profesa-
ban. Recordaba Marcial el dia del cumpleafios de Agustina.
Ese dia los components del conjunto le Ilevaron la marim-







CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS


ba, finica cosa que podia ofrecerle, acto que satisfizo much
a la muchacha. Marcial,'por su parte, no podia pensar que
esta vez, el destino le tenia preparada tal burla, que vendria
a costarle hasta aquellos amores. A la hora del desayuno y
despues de la consabida copita, se sentaron los marimbistas
a comer el sabroso tamal, que tan bien sabe cuando todo
esta en armonia; se percibia en el ambiente la euforia del
moment; el piso estaba cubierto por una alfombra de verde
y oloroso pino...
Despues del cafe cuando se levantaba la mesa, dofia
Francisca, madre de Agustina, quien no se olvidaba de la
cuenta de los plates, tazas, cucharas, etc., dijo que faltaba
una cucharita de esas que se Ilaman de postre. Dio principio
la bfisqueda rigurosa, desde el mantel hasta debajo de la
mesa, ayudando los comensales sin que aquel ingrato ins-
trumento, para desgracia de Marcial, apareciera.
_iDe paso que es de plata! _dijo dofia Francisca-
y... pues yo no tengo con que pagarla.
-Todos los trastos son prestados. Nosotros no tene-
mos "ni chuchito que nos ladre". Agustina propuso registrar-
los a todos, sin saber, que con aquella media dictaba sen-
tencia contra Marcial; y asi diciendo, pusieron en practice
aquel penoso recurso que a todos los hizo palidecer de
c6lera. Mas, al Ilegarn el turno de Marcial que fue el filtimo,
este no queria dejarse registrar.
_-Antes me matan! _dijo_. Naturalmente aquella
negative, dio lugar a career que el tenia la cucharita. Agus-
tina se disgust much, pues a ella tanto como a 41 afectaba
aquella cuesti6n. Los compaieros rogaron a Marcial, que
nada costaba que lo registraran si no tenia aquel objeto,
pero despues de jurar y volver a hacerlo, diciendo que no
tenia nada, dijo que habia motives para no dejarse registrar.







AuGusTo CSAR OLMVEROS


_iPues asi sert, ladr6n sinvergiienza! dijo Agustina
montada en c6lera_, de aqui no salis si no entregas esa
cuchara y iahora veras!
Y uniendo las palabras a los hechos, tomaron entire
madre e hija a Marcial y ayudados por uno de los compar-
sas de aqul, comenzaron a registrarlo dandole vuelta a
las bolsas del pantal6n y del saco, pero cuando iban a regis-
trarle las bolsas de pecho, aquel puso fuerte resistencia,
dando lugar a que se las halaran tan fuerte, que se las
arrancaron, quedando el infeliz Marcial pAlido, verde, casi
muerto de c6lera y vergiienza. iClaro que Marcial no tenia
la cucharita!; su honradez era bien conocida, pero en cam-
bio lo habian obligado a mostrar lo que no queria, esto es:
que carecia de camiseta y de camisa porque lo finico que
ostentaba ese dia, era una pechera almidonada y planchada,
sostenida por detras con unos ciaamos que tambiEn fueron
desatados al forzar la resistencia, quedando al desnudo la
espalda del infeliz Marcial...
Todos lo compadecieron, pero mAs que todo, Agusti-
na, la novia, que le pidi6 mil perdones y llor6, pero era
tarde; Marcial, arrebatfndole el saco, sali6 corriendo, con
determinaci6n de embarrancarse o esconderse de la ver-
giienza en que su desgracia lo habia colocado, sin que
sepamos nosotros lo que fue de el, despues de aquella
jugarreta del destino...















EL TIGRE CEBADO


C OMPARERO querido de la infancia nuestra, fue el
Libro Segundo de Lectura, de Mantilla. Un libro
precioso, lleno de curiosas histories, fabulas y en fin, lec-
tura apasionante para personas de cualquier edad. Una ver-
dadera perdida fue dejarlo fuera de uso en nuestras escue-
las primaries. Leimos alli una curiosa historic, emocionante,
relacionada con el "Tigre Cebado", ocurrida en las calidas
y arenosas soledades de la pampa que se extiende entire
las provincias de San Luis y San Juan, de la repfiblica Ar-
gentina, hecho del que fue protagonista el tristemente cdle-
bre general Facundo Quiroga, quien pas6 por las angustias
mis tremendas, librAndose de la muerte, por haber estado
a punto de ser devorado por uno de esos endiablados ani-
males.
Debemos indicar que tigre cebado es aquel que
tiene predilecci6n por la care humana una vez que la ha
probado, dedicandose desde entonces a la caceria de esa
especie para saciar su apetito, habito que lo hace mas feroz
y cauteloso, resultando entonces mas peligroso para el con-
fiado campesino. Escenas verdaderamente espeluznantes nos
relatan de la India donde abunda esa clase de felinos. Suman
millares las confiadas gentes que han sido victims de su
traicionero ataque.







AuGusTa CsAR OVWEROS


Pero no s6lo en esos lugares ocurren esas cosas y
casos. Tan "cebado" result un tigre en Argentina, como
en las provincias de Nepal, Kapurtala o Bandar Shapur,
como en Guatemala o Mexico. Conocemos muchos tigres
no s61o "cebados" sino sin "cebar". Hoy sin embargo, nos
referimos a los de garras, cuatro patas y rabo, uno de cuyos
casos relataremos. Al recorder esta historic verdaderamente
emotiva, trataremos de escribirla lo mis apegado a la forma
c6mo sucedi6, en toda su pesada, triste y cruda realidad,
no existiendo detalle de ella que no sea absolutamente
veridico. Tal hecho tuvo lugar en las vecindades fronterizas
de Guatemala y el Estado de Chiapas, de la repfblica
mejicana.
En el pueblo de San Mateo Ixtatin del departamento
de Huehuetenango, hay una finca llamada "Poj6n" situada
a pocas leguas de la frontera de Mexico. Trabajaban en esa
finca, desde su nifiez, los hermanos Manuel y JuliAn Gon-
zilez, en el afio de 1915. En tal afi6 tenia lugar una revo-
luci6n enderezada contra don Manuel Estrada Cabrera,
entonces president de la Repfiblica. No se sabe por que
los revolucionarios eligieron aquella finca como lugar apa-
rente para reclutar adeptos al movimiento, resultando enro-
lados Manuel y JuliAn, no porque les gustara la cosa, sino
por salvarse de las balas de la revoluci6n. Ambos hermanos
se colocaron a las 6rdenes del reclutador Nicolas del Valle,
quien, por sus multiples atrocidades como jefe de una fac-
ci6n rebelde, fue fusilado mAs tarde en Huehuetenango.
Como tal revoluci6n no prosper, sus huestes se desbanda-
ron. El president Cabrera organize entonces una expedici6n
punitive por aquellos lugares, para castigar a todos aquellos
que habian colaborado con el enemigo. Esa noticia lleg6 a
la finca "Poj6n" y todos los que alli habian sido enrolados,
trataron de poner tierra de por medio, entire ellos, los her-







CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS


manos Gonzalez, quienes, temiendo caer en las manos de
Cabrera (que segin dicen eran muy largas) acordaron
trasponer la frontera en busca de refugio. Trabajo a ellos
no habria de faltarles. Ambos eran honrados y buenos
braceros.
Los pobres aperos de viaje de un campesino son tan
simples, que en menos de una hora quedaron listos los her-
manos Gonzalez para emprender aquel viaje, que mAs que
todo era una fuga del pais hacia una monteria o explotaci6n
maderera del estado de Chiapas, denominada "Gonzaga".
Sabido es que, para llegar a una monteria, se debe ser buen
conocedor y con un gran sentido de orientaci6n ya que no
hay caminos o senderos que Ileven al caminante, sino s6lo
pequefios "piques" o sefiales que s6lo el ojo expert puede
reconocer. Tal era el inconvenient que aquellos hombres
valerosos tenian.que desafiar. EncomendAndose al Creador,
se pusieron en camino hacia aquella monteria de la que no
tenian sino pequefas referencias sobre su ubicaci6n, con-
fiando mas para llegar, en sus innegables cualidades
baquianas.
Despues de haber pasado la primera noche en la mon-
tafia, Ilegaron al siguiente dia a la linea de frontera, orien-
tandose por el curso del rio Zarco, gran afluente mas tarde
del Usumacinta. Con algunos Arboles de cajeto, lograron
construir una pequefia balsa en la cual cruzaron aquel rio
de corrientes locas y traicioneras, continuando Chiapas
adentro, en plena montafia. No dejaba de llamarles la aten-
ci6n, el gran ndmero de animals conque tropezaban a cada
poco, oportunidad que hubiera hecho el paraiso del mis
ambicioso cazador. Desde las grandes partidas de pizotes,
coaches de monte y monos bullangueros, hasta el tepeizcuin-
tie y el venado, para no hablar much de la especie volatil,
maravillandose nuestros aventureros al contemplar las par-







AUGUSTO CASAR OLVEROS


vadas de pavas, chachalacas, loros, guacamayas y otras
species que abundan en esos lugares; por el suelo, el pauji
o pajuil y el faisan abado que habitat en las playas arenosas
de los rios de aquella zona tropical. Varias ocasiones tuvie-
ron que evadir el ataque de hormigas gigantes de color rojo
y negro, muy comunes en los estados de Chiapas y Ta-
basco, tan terrible y voraces como las "tombochas" o "ma-
rabuntas" de la Am6rica del Sur; tropezaron con reptiles
de aspect grasiento y de proporciones extraordinarias y
que se deshzaban huidizos ante el paso de nuestros dos
amigos. Las mentes de estos, sin embargo, iban muy preo-
cupadas pensando en la forma extrafia en que abandonaron
el suelo patrio, sin el menor deseo de hacerlo, dejando en
ella a sus families, sus queridas siembras y sus amigos...
Se enrolaron en la revoluci6n en la que no hubo ocasi6n de
tomar parte active, por librarse de ser fusilados. Ahora se
iban para no ser fusilados por los soldados del president
Cabrera... Bueno, cosas del destino...!
Cerr6 la segunda noche y buscaron abrigo en medio de
las altas, plans y anchas raices de un zapotal, disputAndole
el refugio a los cuadrdpedos y serpientes que, como dijimos,
abundan en aquellas ricas pero ardientes soledades. Ma-
nuel y Julian se turnaban para dormir, en precauci6n del
ataque de algin le6n o jaguar, pues la visit nocturna de
alguno de estos hambrientos carniceros era muy probable.
Nada, sin embargo, perturb6 el suefio de los Gonzalez esas
dos noches, tal vez porque la iltima iba a ser para uno
de ellos fatal. Por otra parte, como era pleno invierno, la
fuerte tempestad en el espacio, competia vigorosamente con
las lluvias torrenciales en la tierra. Las bestias feroces con
tal tiempo no salen de sus guaridas.
Al caer la tarde del tercer dia, un rayo de esperanza
.alumbr6 la mente y fortific6 el espiritu decaido de los po-






CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS


bres fugitives. Habian visto cerca de un pequefio rio, un
rancho de lo mis rudimentario, habitado con anterioridad,
posiblemente de indios lacandones que ain existen por
aquellas inhospitalarias regions, segfn se asegura, al me-
nos en aquel afio en que tuvieron lugar los sucesos aqui
relatados. Se trataba de una construction de cuatro horco-
nes con tapanco de varillas rollizas, hecho exclusivamente
para defenders de las fuertes luvias que abaten las mon-
tafias, sin cerco alguno. Nuestros personajes convinieron en
pasar alli la noche y llegar seguramente a la monteria, el
dia siguiente. Este cAlculo lo fundaron en que, habiendo
visto sefiales de cortes de maderas en su ruta, el estableci-
miento maderero no podia estar lejos. Cenaron lo que pudie-
ron, que no fue much por cierto, porque estaban faltos de
provisions y apenas cerr6 bien la noche trataron de acos-
tarse. Julian subi6 al tapanco por creerlo mas seguro, en
virtud de tener una altura como de cinco metros, invitando
a Manuel a hacer igual cosa, recordAndole el peligro de las
fieras, sin sospechar que efctivamente por esos contornos
rondaba un tigre "cebado".%u hermano no hizo caso y con
alma de fatalista despreci6 el consejo, arreglando abajo su
pabell6n o mosquitero y rendido como estaba se ech6 a
dormir sobre su petate; arriba Julian hizo igual, quedAndose
ambos dormidos, arrullados por un fuerte aguacero, sin
tomar precauci6n alguna, sin recorder aquel decir: "cama-
r6n que se duerme...".
iQue hora era cuando despert6 Manuel? iPor que
causa despert6? Es possible que haya sido por la molestia
que le produjo un goteo que le caia sobre el rostro y sobre
el pecho. Pens6 que era agua que se colaba por el rancho
e iba a cambiar de lugar. Despues supuso que su hermano
Julian evacuaba ala arriba y un poco molesto, le llam6 la
atenci6n para que lo hiciera por otro lado... Un grufiido







AuGuSTa CisAR OivERos


que le hel6 el cuerpo y le pasm6 el espiritu fue la respuesta.
Instintivamente encendi6 un f6sforo, aunque con much tra-
bajo porque le temblaba hasta el iltimo cabello y ya no
pudo articular palabra, cuando se dio cuenta de que el
liquid que le caia era sangre...
iQue sinti6 el infeliz Manuel cuando hizo aquel des-
cubrimiento? En tropel acudieron a su mente todas las his-
torias que sabia del tigre que devoraba gentes y que siem-
pre habia creido una fantasia, recordando demasiado tarde
que el lugar donde estaban, no era para confiarse. Pudo
oir arriba un extrafio ruido producido por la dentadura y
fauces de la bestia, devorando coraz6n y demos visceras del
pobre Julian, de quien es de suponer, que no tuvo tiempo
ni de gritar, menos ain de defenders. Oia tambien de
cuando en cuando el grufiir de la fiera, como si alguien
estuviera disputindole su macabro festin..."
Otra vez quiso hablar Manuel, pero ja quien? Sigui6
recibiendo aquel bafo de sangre humana, tibia y pegajosa
que provocaba cada movimiento que el tigre imprimia en el
cuerpo, arrancandole las entraflas. Tenia un machete pero
carecia de acci6n para operar; involuntariamente evacuaba
y fue tal el pavor que se apoder6 de el al pensar que el
animal acabaria tambien con su pobre humanidad, que se
desmay6. Tiempo despues y cuando volvi6 aquel desmade-
jado organismo de su pesadilla, pudo recuperarse un tanto;
habia amanecido por complete. Sin noci6n de la hora y
animado por la claridad del dia se levant viendo el espan-
toso estado en que estaban sus ropas de vestir, su sabana
y su petate, todo empapado de sangre. Pudo ver, como a
cinco metros distant fuera del rancho, su mosquitero, que
al irse la fiera, habia arrancado de un zarpazo. Alli dio
gracias a Dios por haberlo librado de ella, consumindose
asi un verdadero milagro. Con much esfuerzo subi6 Ma-







CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS


nuel al tapanco y el cuadro que alli observe por poco lo
vuelve loco: en un rinc6n, coincidiendo verticalmente con
el lugar donde habia dormido, se hallaba Julian, con el cuer-
po destrozado, el cuello casi seccionado, el est6mago vaciado
y much de su contenido afuera. El rostro en cambio no
habia 'sido ultrajado por el felino. Haciendo un esfuerzo
supremo, embuti6 el resto de visceras dentro de la cavidad
estomacal de su hermano y con su propia sabana lo faj6,
bajAndolo a continuaci6n y sin tener una idea fija o coor-
dinada de lo que hacia, sigui6 aquel penoso viaje cargAn-
dose a Julian. No pas6 por su mente alguna vez terminar
aquella odisea, Ilevando como inico acompaiiante, aquel
macabro cargamento. Horas mis tarde lleg6 a una pequefia
rancheria. Era la monteria "Gonzaga" o explotaci6n de
maderas y de donde lo salieron a.recibir con el consiguiente
asombro. Mucho trabajo cost a aquella gente lograr qua
Manuel articulara palabra, explicando aquella tragedia des-
graciada en que el destiny los habia colocado, sin quererlo
ellos, y de la cual Ilevaba como finico testigo el cuerpo
despedazado del infeliz Julian...
El mandador de aquella monteria, organize en seguida
un grupo de cazadores y armados de escopetas y rifles 30-30,
se encaminaron hacia el lugar de aquel triste suceso, aco-
modandose en aquel mismo tapanco que le fuera tan funesto
a Julian y se prepararon para hacerle al animal, una calida
recepci6n, pues de fijo sabian que el tigre llegaria en bus-
ca de otra victim. Entrada, pues, la noche, no tuvieron que
esperar much. Cuando los pAlidos rayos de la luna princi-
piaban a filtrarse perpendiculares entire las copas de los
arboles, iluminando aquellas vastas soledades, se percataron
de que el tigre se acercaba cautelosamente, como si presin-
tiera lo que le esperaba. Despues de algunos instantes de
ansiedad, pues sabian que la bestia saltaria de un moment







AUGUSTO CASAR OLIVEROS


a otro, esta se decidi6, esperando hallar en el tapanco los
restos de su anterior banquet, pero no fue asi. Cinco deto-
naciones saludaron aquel salto y cinco cargas de plomo
caliente se le incrustaron en el cuerpo; no obstante, su ins-
tinto lo hizo saltar en retirada, cayendo a pocos metros del
rancho y en un alarde de fiera resistenca, quiso huir, pero
una nueva descarga lo dej6 sin movimiento. Asi termin6
aquel devorador de humans.
Los datos posteriores de este emotivo relate, facilmen-
te se comprenden, por lo que no los consignamos, como no
sea que, afios despuEs, cuando el president Manuel Estra-
da Cabrera decret6 una amnistia para todos aquellos que
hubieran tomado parte en la revoluci6n, Manuel regres6 a
la finca "El Poj6n", done, a familiares y amigos, relat6
aquella triste aventura. Habia encanecido totalmente, no
pasando su edad de 25 afios, asegurando que el pelo le
habia "blanqueado" en una semana; y es muy possible que
asi haya sido, si se toma en cuenta que e estap6 por ver-
dadero milagro de ser destrozado por las zarpas de aquel
tigre "cebado" alla en las intrincadas y solitarias selvas
chiapanecas.















LA NOCHE QUE IBA A MORIR DE MIEDO

OY Pedro Bravo, hijo de Ruperta v. de Bravo, natural
de San Juan. Declaro que no tengo miedo a nada,
porque he pasado la prueba mis fuerte que el valor necesita
y que por desdicha mia y necesidad de mi madre, hube de
correr, segin fueron los acontecimientos.
Mi extinto padre dej6 al morir, un caballo "tordillo"
de andar natural, de muy buena estampa y alzada, cuya
bestia habia servido much a mi citado padre en la revolu-
ci6n de 1915 y que Ilevaba como fin, el derrocamiento del
hombre que se llam6 tristemente de los 22 afos. Como
consecuencia de aquellas fatigas, el animal qued6 poco m&s
que extenuado. A eso se debi6 que mi madre lo envi6 a la
finca de un tio mio, donde verdeaban los grandes pastizales.
Despues de algunos meses, mi madre recibi6 aviso de que
el animal estaba bien repuesto; que si pensaba venderlo,
aquella era la mejor ocasi6n para hacer un buen negocio.
La carta de mi tio tuvo el poder de meterme dentro del alma
una gran tristeza, al pensar que aquel noble bruto que tanto
le sirvi6 a mi padre, pasara a poder de otra persona. Un
dia ordenome mi madre que fuera a la finca a traer la bes-
tia para consumer el negocio en San Juan. Ella _segin me
dijo_ ya lo tenia en trato.
Una tarde me dirigi, pues, a la finca de mi tio. Al ir
pasando el puente del rio del pueblo, tope con unos mu-
chachos conocidos y tan informales por su edad como yo






AUGUSTO CESAR OUVEROS


y quienes me rogaron tomar con ellos un bafio y de paso,
probar suerte con el anzuelo. Acepte, olvidandome casi del
mandado que iba a hacer y mas feliz que unas pascuas,
me meti con aquellos al rio a jugar dentro de sus frescas,
clarisimas y espumosas aguas. Despues, buscamos un sitio
cada uno donde ensayar nuestra calidad de pescadores.
En honor a la verdad, a mi no me fue mal, porque
logre algunos bagres, los cuales fui recogiendo despues
de la arena donde los habia tirado y en donde aquellos
daban sus iltimos coletazos, atosigados por la desespera-
ci6n y lenta asfixia.
De pronto la noci6n de las cosas y el tiempo, regresa-
ron a mi y vistiendome lo mhs rapido que pude, sin despe-
dirme de aquellos amigos, segui mi camino. Ya era tarde.
El crepisculo comenzaba a tender sus primeras sombras. El
cielo se alejaba y sus Aureos tintes se tornaban en rojos v
de rojos en pardos. A los lados del camino habia montafia.
Las cercas eran de chilcos y flor de muerto. Un perfumillo,
h6medo de noche, se lleg6 a mi olfato, comprobando asi
que las limonarias comenzaban a repartir sus aromaticas
esencias. Poco a poco el camino fue tornandose mAs obscu-
ro, hasta que la noche cerr6 por fin sus puertas a la poca
luz, dejando abiertas iinicamente las celosias del cielo, por
las que se asomaban sonrientes las estrellas. El canto de
la lechuza y el grito o aullido de alguna fiera, pusieron
en mi, un incontenible temor que me bailaba en las piernas
sin poder evitarlo, por much que quisiera dominarme; y
ello fue causa de que dejara botados, sin fijarme, los bagres
aquellos del rio y de la tarde. Eso no me doli6 porque estaba
arrepentido sin remedio, de no haber contado con el tiempo
para distraerme.






CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS


Cerca ya de la finca de mi pariente, me asalt6 otro
temor inesperado. Tenia que pasar junto al cementerio, que
podia verse de la orilla del camino, destacandose las blan-
cas formas de los sepulcros. Un conocido resquemor me
castig6 la medula espinal, comunicandome su desmayado
escalofrio hasta mis pobres extremidades. Me pare porque
vi o crei ver entire las tumbas, una sombra negra, tan grande
como mi miedo. Poco a poco aquella sombra cobr6 movi-
miento, pareciendo que caminaba hacia mi, lo que hizo que
me metiera yo luego entire la sombra del cercado. Mas, alli
pude escuchar una especie de quejido y un extraflo rechi-
nar, que tuvieron la magia, casi de doblar mis pobres pier-
nas. Pense que los fantasmas levantados de sus losas se
confabulaban para no dejarme pasar. Iba a gritar pero temi
provocar su c6lera; por otra parte, no tenia casi aliento
para hacerlo y hasta crei que llegaran a oir los fuertes y
apurados latidos de mi coraz6n que sentia escaparseme del
pecho. Se me ocurri6 que podia ser un ladr6n o uno de
esos series que ha creadd la fantasia: el Cadejo, la Mula sin
cabeza, la Llorona y en fin, tantas figures de leyenda. Mas,
si era un ladr6n LquE podia sacar de mi, el mfs exigente
bandolero? Cuando much un cigarrillo; pero ni eso tenia
para aplacarlo si acaso me asaltaba...
iY que cobarde eres, Pedro Bravo!, dije para animar-
me, pero fue en vano porque todo mi organismo era una
madeja de nervios y temor. No sabia lo que hacia. El he-
dor de un cuesco de zorrillo castig6 mi olfato, sacAndome
de aquella especie de estupor. Volvi a mi y apurE mis pass,
constatando en seguida que, aquel quejido y rechinar que
tanto me hicieron temblar, era una rama de encino que
medio arrancada del tallo y con el movimiento que el viento
le imprimia, producia aquel ruido que me habia puesto la
came de gallina. Algo venia en pos de mi en veloz carrera.







AUGUSTO CESAR OLIVEROS


RApido cual centella, me arroje a una zanja casi sin sentido,
sobre la cual instantes despues, pas6 casi sobre mi un ani-
mal bufando. Oi c6mo sus patas despedazaron un charco
que chill6, como un vidrio roto. Segui con la mirada aquella
sombra hasta donde pude, la que se alej6 y desapareci6
pronto, en tanto que mi infeliz cuerpo desfallecia, a causa
de tan fuertes emociones; un sudor frio humedecia mi frente,
precipitandose de mi est6mago, los alimentos ingeridos aque-
Ila mafiana. No se c6mo pude pararme, emprendiendo veloz
carrera, no parando sino hasta llegar a la guardiania de la
finca. Una candela de apestoso sebo ardia en el interior,
irradiando una luz que aunque mortecina, para mi fue un
consuelo.
lQuirn va por ahi? dijo una voz cascada. La sombra
del guardian se perfil6 en seguida, alumbrandome la cara
con su lmpara. No pude hablar. Las palabras las tenia tra-
badas en el miedo. iNifio Pedro! _dijo el guardian como
es tan tarde, creimos que ya no vendria hoy. Su tio lo espe-
raba desde hace algunos dias para llevarse el "tordillo".
Por cierto que acaba de pasar por ach "como alma que Ileva
Judas". Lo dejE en la tarde en el cementerio, pero algo lo
asust6 y revent6 el lazo. En fin, apdrese y Ilegue a la casa
antes que se acuesten...
Adi6s Julian, pude decir al fin; una risa nerviosa me
invadi6 despues. iConque habia sido el caballo que iba yo
a traer, aquel bulto que tanto me hizo sufrir de miedo?
iVaya, menos mal! Recobre mi valor y me hice la promesa
de que no volveria a sentir miedo, si no averiguaba antes
por que habia de sentirlo.
Al otro dia, montando en pelo el "tordillo" regrese;
y cuando pas& por el cementerio, record no sin un poco
de vergiienza, la series de aventuras que habia pasado la







CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS 85

noche anterior y que por poco me matan, merced al pro-
ducto fantastico creado por el temor en mi imaginaci6n y
otra vez dije: iPedro Bravo, no has hecho honor a tu
apellido!
A pocas cuadras de alli, halle los pobres bagres del
dia anterior, cansados de morirse, en medio del camino,
Ilenos de polvo y de cuyos cuerpos se descubrian ya los
esqueletos, sobre los que se ensefioreaban unas negras y
zigzagueantes columns hormigueantes...















CURSILERIAS DE UN ORADOR (PICA-PICA)


P UES si, queridos lectores. Antes que Dem6stenes vi-
niera al mundo, detenido por el pico de la traditional
cigiiefia, ya los griegos habian descubierto la popularidad
del hombre, creada al traves de sus palabras; y el mundo ha
seguido, desde entonces, esos pasos toda la vida, tal vez
hasta la consumaci6n de los siglos, mejorando los discursos
con cuantas palabras va recogiendo el vocabulario nuestro,
como una fuerte necesidad, obligada por el progress de
los pueblos. De esa manera, oimos en cada acto pfiblico,
un hablador, iperd6n! un orador, que da rienda suelta a
la "sin hueso" o lengua, como dicen los profanos, para que,
de acuerdo con la sesera, se exprese a su sabor y antojo.
De alli resultan esos cansados discursos que, mientras mas
largos, mas aburridos son. Pero asi y todo, la oratoria, es
algo muy bueno. Y si no, leamos el discurso que en cierto
lugar y como un just homenaje a un poeta apellidado
Mazo, desarroll6 un orador, nombrado por la comuna,
exaltando a aquel vate, de quien se iba a descubrir una
estatua. Por el contenido del discurso, nuestros simpaticos
lectores se haran cargo de su enjundiosa verborrea. Desde
luego, hay que imaginarse la plaza llena de gentes, invita-
dos y "mirones". Del pedestal de la estatua, cuelga una
manta. En un espacio especial, se ubican el alcalde, muni-







AUGUSTO C-SAR OLVEROS


cipes y demas personalidades. De otro lado, la banda muni-
cipal, siempre pasando el tiempo.
Un cielo cobalto surcado por amenazadoras nubes car-
denas de fluido magnitico. Un guardia municipal se empe-
fia en sacar del cuadro a un perro que se rasca muy rica-
mente, distribuyendo pulgas entire los asistentes. Un senior,
vestido de etiqueta, se para a un lado de la estatua, no
lleva chistera sing sombrero comfin, el que coloca en pleno
suelo. Con pereza desenvuelve unas cuartillas, en tanto que
pasea su mirada con cierto orgullo sobre la multitud, se
rasca los almidonados pufios de su alforzada camisa, intro-
duce el indice de la mano derecha entire el cuello y la cor-
bata, hace un movimiento giratorio con la cabeza, se limpia
la boca con lo que puede, se cala los lentes y... jalli va!
"_Muy respetables oyentes: la misi6n que la docta
corporaci6n me ha hecho el honor de encargarme, es muy
superior a mis meritos, por lo dificil que result enhebrar
estas palabras. La estatua que veis aqui, es la efigie mar-
m6rea del malogrado poeta Mazo. Era Mazo, un inspirado
vate que componia versos y paraguas; por lo que algunos
han dicho que vivia en las nubes. La verdad es que fue un
vago sofiador, con la vista en las alturas y los pies sobre
la tierra, recostado siempre en una poltrona. Por eso, des-
puts de sofiador, era un vago... (aplausos).
"_Vio la luz el inmortal Mazo, cuya memorial recor-
damos hoy, en un lugar llamado hospital y puede decirse
que, al nacer 1e, naci6 el mago de la poesia. Su precocidad
es asombrosa, naciendo un erudito helenista. El alfabeto
griego lo conoce desde que pudo articular palabra, dejando
at6nitos a sus padres, especialmente a su madre, cuando
dijo: 'nana, teta'. Mas tarde, al observer un asno en el
campo, grit6: jalfa, alfa! jalfalfa...!







CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MNIMAS


"_Este nifio prodigio ingres6 en la escuela donde prob6
tener una inteligencia poco comin. Su maestro qued6 asom-
brado por las excepcionales dotes de Mazo, siendo ejemplo
de toda la clase, envidiado de sus condiscipulos, a quienes
nada halagaba tanto como oir decir a su maestro: jtodos vos-
otros tennis cabeza de Mazo...!
"_Pasa el tiempo. Mazo sigue tambien creciendo,
quedandole corta la ropa; juega con sus pequefios camara-
das (no interpreter comunistas). Mas, la diosa Fortuna lo
veia con cara fosca, lo que quiere decir que no le pelaba
los dientes, ibueno! que no le sonreia, por cuya causa se
trituraba los sesos para ganarse el sustento. Una cosa rari-
sima que se le ocurri6, fue 'poner los puntos sobre las ies'.
Toda su vida fue muy interesante; aunque no reconstituida
por complete, por lo que se vio en el caso de usar reconsti-
tuyentes. Pasa el tiempo y el nifio se convirti6 en adoles-
cente, apto para toda clase de studios, pero se descontrol6
al escoger carrera porque, corria much y Ilegaba tarde.
iQue rama del Saber escoger? Asi pas6 el tiempo escogien-
do una rama de studios especiales, por lo que debe enten-
derse que era poeta que andaba por las ramas. Estudi6 mu-
cho, buce6 en el mar de los descubrimientos y al fin de
cuentas, descubri6 un empleo de guardian de cementerio.
La industrial, el comercio, las ciencias no tuvieron secrets
para 1l. Todo lo poetizaba su lira, tan pronto trAgica, invo-
cando a feroz Plut6n, como alegre y retozona llamando al
dios Pan y al vino vino...
"_El genio de Mazo, con asombrosa facundia, puso
la ciencia al alcance de las mentes mAs torpes. Precisamente
el gran Mazo, descubri6 y demostr6 la pesadez de un
discurso, la elasticidad de un verso y la gravedad de una
pulmonia. Con supreme maestria abarca todos los generos,







AUGUSTO CSAR OLIVEROS


hasta los gqneros de punto. Cada hora es un verso; cada
dia una composici6n; cada semana un poema y cada mes
el recbo de la casa que habitat. Era, pues una admirable
maquina poetica. Asi es como recordamos su famoso soneto
hecho al vapor.
Los poemas de Mazo fueron una cantera de sabi-
duria desmenuzada en cada canto; cada estrofa es un peder-
nal con eslab6n, del que el sublime poeta hace brotar la
chispa y encender la mecha de la inspiraci6n... Cada verso
es un grano de arena que asombrara por los siglos y los
siglos a las generaciones futuras. Por eso para entender a
este ingenioso vate, hay que ir al grano. Su genio es tal
que se consagra a las nueve clasicas musas, desde Clio,
dedicada a la historic, hasta Caliope, dedicada a la elocuen-
cia; y tambien le vemos improvisar unos sonetos llenos de
carburante, a la aviaci6n. Su espiritu, como su estro, tienen
la juventud de un Juvenal, la profundidad de un Racine o
Ilega a la fiereza de un Leopardi; no se sofoca como S6fo-
cles; sit gran estilo no es lo lioso de Ovidio, ni lo recortado
de un Esquilo y tampoco busca el reclamo de un D'Annun-
zio. Mazo fue superior a Dante y. Tasso; se rio de Byron y
Ariosto; se trat6 de tf con Horacio, Decio, Petrarca, Lucre-
cio y Mil... ton mas...
"_Entre sus principles poemas recordamos a: Naran-
jas de la China, Pececillo al horno y Cuarta sonata. En
cuanto a sonatas, a cada moment sacaba el pafiuelo. No se
sabe que admirar mas en estos poemas, si la belleza de la
concepci6n, si el metro, la vara o la tercia...".
Aquel cielo cobalto, surcado de nubes cardenas, de
pronto se desgrana en un verdadero diluvio, por lo que el
orador ha dejado a Mazo en remojo, terminando asi su discur-







CUENTOS, LEYENDAS E HISTORIETAS MINIMAS 93

so, urgido por la lluvia; la gente corre despavorida; el al-
calde, concejales y demas personalidades se van con la
banda, es decir, con la mAsica a otra parte; el orador corre
como alma que se la lleva el diablo, dejando las cuartillas
del discurso al pie de la estatua. Es otro discurso mas, es
decir: palabras y mas palabras. El perro intruso que se
rascaba y sacudia las pulgas, tambien corre y dice: iguau!















EPISODIOS DE LA TIERRA TROPICAL


CUANDO Leandro Gonzalez, native de la finca "Villa
Belhn" cumpli6 quince afios, se decidi6, como todos
los j6venes de su edad, a trabajar por su cuenta y riesgo,
logrando acomodo en la casa del patr6n de la finca de don
Juan Manuel, en cuyo trabajo no tenia oficio definido por-
que, desde el ordefio de las vacas, cuido de las bestias de
silla, pasando por "porreador" de maiz hasta "chino" de
los hijos del patr6n, hacienda todos estos trabajos con celo
y carifio, en agrado al buen trato que recibia, llegando por
fin a ser una especie de "hijo de casa", eufemismo con que
se distingue a esa persona que merece much confianza, y
muchas veces paga o sabe pagar mejor que un pariente.
Pero el principal trabajo de Leandro era el cuido de los
perros del patr6n, Ilevandolos a diario al campo; y se dio
tanta maiia en amaestrarlos en la caceria, que los resultados
fueron asombrosos.
Casi siempre regresaba con un pizote, un armadillo,
coche de monte u otro animal de esa enorme y variada
fauna de la costa, circunstancia que causaba gran satisfac-
ci6n a don Juan Manuel. Leandro cobr6 tanto carifio a los
perros que estos eran sus constantes compafieros.
En cuanto a la familiar del patr6n, tenia gran afecto a
este humilde trabajador por el interns que tomaba en los
asuntos de la casa y asi contemplaron la idea de que, cuando






AUGUSTO C-SAR OIVEROS


por alguna causa, Leandro abandonara la casa, le darian
un pedazo de tierra en propiedad y medios para trabajar.
Y esa ocasi6n se present al fin. Siendo Leandro mayor
de edad, entr6 en relaciones amorosas con Maria Andrea,
otra "hija de casa" de don Juan Manuel, la cocinera, rela-
ciones que el patron aprob6 por parecerle bien. De todas
maneras, cierto dia le pregunt6 a Leandro si sus intenciones
eran las de former un hogar aparte en la finca o si s61o
jugaba con Maria Andrea.
Mire patron _le contest aquel_ yo, como mis pa-
dres y mis abuelos, nacimos en esta finca; todos ellos han
trabajado esta bendita tierra; aqui nos hemos criado y no
tenemos mas ambici6n que el trabajo para vivir. Mi tata
tambiCn se cas6 o se junt6 con mi nana y ahora, ya lo ve
usted, son una gran familiar, la de los Gonzalez; el tiempo
que tenemos de estar aqui, esta de testigo el camposanto
donde tambien estA enterrado nuestro patr6n viejo. Yo
quiero tener un rancho donde vivir con la Maria Andrea,
como Dios manda y seguir trabajando para ustedes que
son tan buenos; por eso pienso como pens6 mi tata y mi
abuelo...
No pareci6 mal a don Juan Manuel aquella respuesta
que encerraba toda la filosofia del trabajador del campo;
aquel pe6n, Leandro GonzAlez, tenia raz6n. IBien! _dijo_
todo se arreglara; mi esposa y yo seremos los padrinos y
por mi cuenta corre todo gasto que haya que hacer en la
boda.
La boda lleg6 y aquella ceremonia coloc6 a Leandro y
Maria Andrea, solos, viviendo en el rancho que les dio el
patr6n de "Villa Belen", en plena tierra tropical, en plena
costa brava...
iOh tierra tropical...! tierra h6meda y bendita de la
mano de Dios, siempre olorosa a reseda, a limonaria, flor




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs