• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Matter
 Half Title
 Title Page
 Preface
 Libro I
 Pajaro y mar
 Versos de insectos y animales
 Paseo
 Leves y ponientes
 Sabaranamanga
 Jiras guajiras
 Libro II
 Voces
 Canciones de amante
 Gajo joven
 Las albas
 Los crepusculos
 Nocturno pequeno
 La pequena armonia
 Apuntes
 Index
 Obras anteriores
 Back Matter














Group Title: Universidad Central de Las Villas. Nuevo plan de publicaciones
Title: Cuerda menor (1937-1939)
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078401/00001
 Material Information
Title: Cuerda menor (1937-1939) versos
Series Title: Universidad Central de Las Villas. Nuevo plan de publicaciones
Physical Description: 157 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Feijóo, Samuel, 1914-1992
Publisher: Editora del Consejo Nacional de Universidades, Universidad Central de Las Villas
Place of Publication: Santa Clara
Publication Date: 1964
Edition: Ed. definitiva.
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078401
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADW8521
oclc - 00832725
alephbibnum - 000774907
lccn - 64050187

Table of Contents
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Preface
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Libro I
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Pajaro y mar
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Versos de insectos y animales
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Paseo
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Leves y ponientes
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Sabaranamanga
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Jiras guajiras
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Libro II
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Voces
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Canciones de amante
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Gajo joven
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    Las albas
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Los crepusculos
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Nocturno pequeno
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    La pequena armonia
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Apuntes
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Index
        Page 159
        Page 160
    Obras anteriores
        Page 161
        Page 162
    Back Matter
        Page 163
Full Text














UNIVERSIDAD CENTRAL DE LAS VILLAS

NUEVO PLAN DE PUBLICACIONES
1: LA ALCANCIA DEL ARTESANO, Samuel Feij6o
2: FRANCISCA DE RIMINI, Nino Berrini
3: TRATADOS EN LA HABANA, Jos6 Lezama Lima
4: KANT, INICIACION EN SU FILOSOFIA, Medardo Vitler
5: EL PAN DE LOS MUERTOS, Enrique Labrador Ruiz
6: LO CUBANO EN LA POESIA, Cintio Vitier
7: EL CUENTERO, Onelio Jorge Cardoso
8: LOS VALEDONTES, Alcides Iznaga
9: DIARIOS DE VIAJES, Samuel Feii6o
10: IDEA DE LA ESTILISTICA, Roberto Fernndez Retamar
11: LA EDUCATION EN LOS ESTADOS UNIDOS, Silvio de la Torre
12. BIOGRAFIA DEL TABACO HABANO, Gaspar Jorge Garcia Gall6
13: EL BARRANCO, Nivaria Tejera
14: TEATRO, Carlos Felipe
15: LA EDUCATION RURAL EN LAS VILLAS
16: EN PIE, Raul Roa
17: HISTORIC DE UNA PELEA CUBANA CONTRA LOS DEMONIOS,
Fernando Ortiz
18: YEMAS DE COCOS Y OTROS CUENTOS, Antonio Ortega
19: ARBOLES SIN RAICES, Rail Gonzhlez de Cascorro
20: CETRERIA DEL TITERE, Lorenzo Garcfa Vega
21: LA FILOSOFIA DE JOSE MARTI, J..I. Jimenes-Grull6n
22: VALORACIONES, Medardo Vitier. Tomo I
23: JOSE A. SACO, Estudio y Bibliograffa, Manuel Moreno Fraginals
24: TEATRO CUBANO, Carlos Felipe, Luis A. Baralt y Samuel Feij6o
25: DORA VELORIO Y OTROS CUENTOS, Luis Amado-Blanco
26: CLUB REVOLUCIONARIO JUAN BRUNO ZAYAS, Silvia Lubibn
27: EL CASERON DEL CERRO, Marcelo Pogolotti
28: HISTORIC DEL TEATRO EN LA HABANA, Edwin Teurbe Tol6n
y Jorge Antonio Gonzalez
29: VALORACIONES, Medardo Vitler: Tomo II
30: LAS RAFAGAS, Rolando Escard6
31: INDAGACIONES MARTIANAS, Manuel Pedro Gonzalez
32: ENSAYOS MARTIANOS, Juan Marinello
33: EL MOVIMIENTO OBRERO DURANTE LA PRIMERA INTER-
VENCION, Jos6 Rivero Muliiz
34: UN PUEBLO DONDE NO PASABA NADA, Rafael Subrez Solls
35: PROSA DE PRISA. Nicolas Guill6n
36: CAMINANTE MONTES, Samuel Fei6o
37: BIRIN, Eduardo Benet Castell6n
38: EL PRIMER PARTIDO SOCIALIST CUBANO, Jos6 Rivero Mufiiz
39: EL MOVIMIENTO LABORAL CUIBANO DURANTE EL PERIOD
1906 A 1909, Jos6 Rivero Mufliz
40: PAPELERIA, Roberto Fernandez Retamar
41: OTROS DIAS, Vicente Men6ndez Roque
42: SEGUNDA ALCANCIA DEL ARTESANO, Samuel Feij6o
43: TABACO, Leonel L6pez-Nussa
44: MEMORIAr DE ItJA CUBANITA QUE NACIO CON EL SIGLO,
Ren6e M6ndez Capote
45: CRONICAS HABANERAS, Julibn del Casal
46: MEDITACION AMERICANA, Juan Marinello
47: MAGUARAYA ARRIBA, Jos6 Lorenzo










48: EL GIRASOL SEDIENTO, Samuel Feij6o
49: BREVE ANTOLOGIA, Angel Augier
50: CONTRAPUNTEO CUBANO DEL TABACO Y EL AZUCAR, Fer-
nando Ortiz
51: CUERDA MENOR, Samuel Feij6o
52: RETORNO A LA ALBORADA, (2 Tomos), RaOl Roa
53: TENGO, Nicolas Guill6n
54: JUAN QUINQUIN EN PUEBLO MOCHO, Samuel Feij6o

BIBLIOTECA FOLKtORICA'
1: AYER DE SANTA CLARA, Florentino Martinez
2: DIARIO ABIERTO, Samuel Feij6o
3: FANTASIA DEL DIBUJO POPULAR
4: LOS TROVADORES DEL PUEBLO, Tomo I
5: CUENTOS POPULARES, Tomo I
6:. REFRANES, ADIVINANZAS, DICHARACHOS, TRABALENGUAS,
CUARTETAS Y DECIMAS ANTIGUAS DE LOS CAMPESINOS CU-
BANOS, Tomo I
7: FOLKLORE DEL NIFO CUBANO, Tomo I, Concepci6n T. Alzola
8: TEATRO BUFO, Tomo I
9: REMEDIO Y SUPERSTICIONES EN LAS VILLAS, Jos6 Seoane
10: GENTE.DE PUEBLO, Onelio Jorge Cardoso
11: CUENTOS POPULARES CUBANOS, Tomo II
12: EL TROVADOR CAONAERO, Cheo Alvarez
13: REFRANES, ADIVINANZAS, DICHARACHOS, TRABALENGUAS,
CUARTETAS Y DECIMAS ANTIGUAS DE LOS CAMPESINOS CU-
BANOS, Tomo II
14: FOLKLORE DEL NIFO CUBANO, Tomo II, Concepci6n T. Alzola
15: DONDE CANTA EL TOCOLORO, Leoncio Yanez
16: CUENTOS DE APARECIDOS, Jos6 Seoane
17: PINTORES Y DIBUJANTES POPULARES DE-LAS VILLAS


BIBLIOTECA DE STUDIOS HISPANICOS
1: LUIS PALES MATOS, Federico de Onfs
2: ESPEJO DE PACIENCIA, Silvestre de Balboa
3: AZAR DE LECTURES, Samuel Feij6o
4: OCHO NOTAS SOBRE ANIBAL PONCE, Juan Marinello
5: SOBRE LOS MOVIMIENTOS POR UNA POESIA CUBANA HASTA
1856, Samuel Feij6o
6: NICOLAS GUILLEN, Tomo I, Angel Augier
7: LA DECIMA CULTA EN CUBA, Samuel Feij6o
8: SONETOS EN CUBA
9: NICOLAS GUILLEN, Tomo II, Angel Augier
10: EL MOVIMIENTO DE LOS ROMANCES CUBANOS DEL SIGLO
XIX










CUERDA MENOR







SAMUEL FEIJO0


CUERDA


MENOR


{1937-1939}

EDICION DEFINITIVE











EDITOR DEL CONSEJO NATIONAL DE UNIVERSIDADE8
UNIVERSIDAD CENTRAL DE LAS VILLAS
1964


















LATIN AMERICA







Copyright, 1964
Es propiedad del autor


EMPRESA CONSOLIDADA DE ARTES GRAFICAS
San Ignacio N9 254. Taller 210-10 "Jos6 Marti" Habana.

















Los versos recogidos en este libro pertenecen al tiempo de
la escritura juvenile, de entusiasmo po6tico sin par. Muchos
guardian, por ventura preciosa, el estupor matinal, la onda del
primer canto, cristalino y breve.
Por ellos se anda el joven fascinado por el primor arb6reo
de la isla, totalmente cogido y maravillado por su naturaleza
bella, realizando, indefenso afin, un destino de poeta joven, por
la brisa, el paisaje, las aguas, el espumajo de la luz, albas y
ocasos, con el canto tantas veces ingravido en sus entrafias.
La actual "EDICI6N DEFINITIVA" de estos versos se ha logrado
por sus propias tenacidades: ellos lamaron al poeta al trabajo,
donde quiera que este se estuvo, con toda suerte de voces. Siempre
la fiel labor exigieron, para obtener la forma donde el cantar
descansa.
















Los versos logrados en un ayer tan field al canto, se ven ahora
como el natural hechizamiento de una juventud entregada a la
poesia total. Se ven elos como la varia realidad de una vida
joven en los desiertos.
El hechizo de los drboles y las aguas aliment6 una juventud
henchida de errancias, sedes y cantos inexplicable. La impuesta
soledad tuvo alli una ruptura. El aprendizaje de vida discurri6
incomparable entire los campesinos, las bestias, las flores y los
silencios del monte.
Conunicdndose vivida con la naturaleza presentada al canto,
la joven entrafia, dueia del estilo intimo de lo imprecise en ella,
de lo fire, lo movedizo o quieto en ella, cruzaba sus dias por
nieblas y verdes deslumbrantes y evocadores.
Era la misica corta y fiel, la del inicio: trazos, vuelos, sones
breves, giros del aire y de la luz, ahioros, el sonido de las flores,
el destello de la babosa, la mula muerta, el niiio del montero...
Mas que un rastro invisible en los signos crujia la fuerza
del canto nuevo abrasado por una poesia de constancia implacable.
Nada mds puedo aclarar sobre esta pasion cantora erigida
sobre una fidelidad poftica demasiado evidence. Muchos versos
ruedan a la caducidad del tiempo, pero algunos atestiguan gene.
raciones incontables en su instant propio.
Lecciones de estas escrituras, quizds: la fuerza real, arrasa-









10 SAMUEL FEIJ6O

dora, del canto en una boca joven, solitaria a su gran pesar, el
ornamento como bello reto, natural, al tiempo, aprendido en la
naturaleza, como vocaci6n irrefrenable. Y la acordada musica
en su diaria salida. Y el pensamiento, el entusiasmo, la inagi-
nacidn, el duelo sordo y airado de la pobreza, y el arte, y la
agonid. Sean, pues. Los hombres mortales pueden, mds que el
pjaro, el agua y las frondas, cantar. Y, como los inocentes can-
tores de l I aturaleza, seialar un destino sin esterilidad.
1961

























LIBRO I

CONTENIENDO

PAJARO Y MAR
VERSOS DE INSECTS Y ANIMALS
PASEO
LEVES PONIENTES
SABARANAMANGA
JIRAS GUAJIRAS

























Si ves un monte de espumas
es mi verso lo que yes.
JOSf MARTi













PAJARO Y MAR

(Playas Cubanas)
(1937)
















LIVIANA MAR


Mar nueva.
El coral saluda al sol
buscAndole con la mano.
Verano.
Barqueros
tejiendo la orilla,
cantan azules caminos
al n6.

MAR JOVEN

El dia nifio y ligero
toca el arco
del mar.
La mar sale
en su barco
hechizado.
Y los gallos cantan
en el fondo verde
y triste de la ola.

MAIANA

La mafiana vino
sin tocar el agua.


Mar.
Mar, oye:
tu espejo color de ajo
ahorra el tiempo
de mi pequefia pregunta..


EXPRESSION

Verde vela; verde mar
de sacudir jades aves.
La hora dormida
en sombra:
mar, el puro mar...
1Sal, soil La luz del mar
quiere tu ojo
para encender la esmeralda
de la tarde.


BA1ISTA SOLA

Cafia fresca
y mojada.

Barco al sol,
al viento.








SAMUEL FEIJ60


Nada:
quedarse quieto,
cerrar los ojos.
(Mafiana vuelvo).


CARACOL
El caracol
se enrosca
por gusto.

Nadie.
le pone la sal.

El solo
saca el pafiuelo
y la recoje.


PAJARA
PAjara:
fugacidad delgada
cogida con los dedos.
Breves lagos caidos
en humaredas de vidrio.
Y vidrios,
vidrios verdes,
el ventanal mil del vidrio.

LA AURORA

Pajaro que trisca nieblas,
trae en el pico presa
a la brisa.


La yerba, siempre doblada,
cara al cielo,
aquieta su neblina.

Este pAjaro la mira
y luego ensucia el espacio
con su basura marina.


LAS ALGAS

El islote dice
que ya no las quiere;
a 61 le basta con
la resaca nueva.

La que ruge: tholal
con blanco saludo;
y citaras tira
breves en la arena.

La que no se oculta
tras alba corona;
sino que en el rojo
del coral la estalla.


PLAYA SOLEDAD

La canoa
de la pequefia primavera
se volc6 en la orilla
de la gran playa
solitaria. Torbellinos
blancos la asediaban.
La mar









CUE RDA .MENOR


por donde el sol
se hunde
se la trag6 despacio.

EL VERSO
La ola deja
su ramo de rumor
en mi frente.
Cual una luz del agua
mariposa marina
sale de la ola
que trae
un verde
verso
a mis pies. Y
desaparece.

EL MAGO DEL MAR
Por el rizo de olor
del agua anda
quien me pone un reino
albo en el pecho.
Es mi blanco, no el suyo;
que ese mago en la ola
me devuelve al amigo
de su canto impossible.

AL NIRO
La luna cay6 a bafarse,
redonda,
(Ipor qu6 serA redonda
la luna? jPara ir
a rodar en las montafias


y caer entire chispas de plata
en los rizos de la onda?)
Y Ia ola .
la rechaz6.

AMOR

Un grito en color da el viento.
ZOyes
de la noche el son
de ola?
Una cordillera de f6sfore
se deshace en
tus labios
de arena, ajena.

CANCION
Calma pura, ven del mar.
De tu sombra muriendo en alas
rueda un tiempo
de pecho descubierto.
Tibias las olas. Nacen
en los ojos tus rimas
embriagadas, ribera
lejana y sin pinares.

PENA PEQUERA
In6s, navegas, Ilegando
por tu cielo sin canci6n
a esta cueva venturosa
dando nacer a agua y sol.








SAMUEL r11J6o


No me lances tu panuelo
por la mar: lo traeri.
Y, al devolverle, la concha
de perdido azul sera.

Fresca, del mar te despides;
una agua sufro yo.


RIBERA

Las sombras del mar son
[quietas;
nAufragas, en ensenadas
viran lacias barcas, murientes.

Dulce tristeza
nos ancla
field.


En la orilla,
for de aguas.


JOVEN DESNUDA

Llovia color de agua
en las rosas.

iAh, la arena repetia
que estaba ciego, que heria
el canto en las manosi

Muerto lo azul,
mar, mira: el cielo
tu alba arpa copia.

IYa huyen
las luces, las virgenesl..











VERSOS DE INSECTS Y ANIMALS
(1937)

















ABEJORRO

Abejorro del dia:
todo es oro.

Si bebe agua,
plate un oro.
Si hiere el viento,
sangra oro.
Muerto en espuma
es un sol reducido.


LIBACION
Las mariposas
se pusieron alitas presents.
Las flores
temblaron.
(Y qued6 por el aire
el rumor de un p6talo
cumplido.)


AVISPA SIMPLE
La avispa .
hizo su casita, tonta.


Algui6n meti6 la mnano,
tonto.
No hall miel
ni aroma,
tonto.

La avispa furiosa
le hiri6
y sigui6 su labor tonta.

iPobre estrella apagada
arriba de la avispital


INSECT

Si la hormiga pudiera
se fumaria un cigarro.

Tiene la boca pronta
y los pulmones largos.

Lo prenderd en una amapola;
la ceniza
la tumbarA en la telarafia.


Despues, .
para apagarlo,
buscaria una saliva.







SAMUEL rFIJ6o


CAMELLO


La mona chilla
su of oui of
y se enrosca en el rabo,
el claro bosque del rabo.

En Ia pulpa del mango
clava el cuchillo
del chillido;
lo saca, y amenaza.

Luego pone el rabo
al cielo
y engancha la luna lusttada.

Y apaga al bosque
al deshacerla
contra el rio.


PESADILLA

La cotorra: de humo,
de espuma el pecesito;
el chivo en la tinaja
toda la noche despierto.

iQu6 horrendo bicho
en las pajas del colch6n,
junto al pajarito de ceral

iPero cay6 al agua
desde el altisimo puente
que fabricaba un Aguila legal


El camello y su joroba
de movimiento.
Tumbado siete dias
le basta una pirbmide.

De la joroba
saca camellitos
-rumbo y ruta de freseuras.


(Camello de ojos de
alg6n dia te caeras
en cualquier tumba


agua:

de
[ditiles).


Tiene venas de desierto,
figure de caravanas.
Patas largas de silencio.

El camello es el silencio.


DIACILLO

De pasta, la mafiana
se ech6 muchas alas
en su espalda limpia.

A cogerse los bosques,
(a besar esos pajaros
arrugando los rios).

Yo la quede mirando.
Yo, y la abejita.


MONA








cuBRDa UENOR

CABALLOS ARAMA


Caballos con luna lena,
sobre las ancas grises.
Ah, c6mo bajan solos,
filtrandose de las figures.
ICuAntos caballos
corriendo por el celol
Verdes los cascos
todas las crines grises.
Caballo, caballito:
Zd6nde estA el cielo
que tenga tu yerba mAgica...?


Alguna vez ser
cuando yo,
arafla paiente;

alguna vez serA
cuando logre
sacar de mi vientre,
-vientre, vientre, vientrel-
la tela maravillosa.

Tela maravillosa
de mi vientre.














PASEO
(1937)
Este libro s escribi6 para David, de tres aios, que ibe
todas las noches a montar caballitos de polo.

















PASEO

Los limones y los luceros
por un camino de piedras.

Los lloradores almendros,
el gorgorito del agua,
la espina cruel del jilguero,
por un camino de piedras.

Un niiio pas6 silbando
por el camino de piedras.

BLANCO

Con un rayo de color
amarrandose del cuello
sale el nifio de la escuela.

Cruza por el pardo puente
de madera, solitario,
que va a extrafio monte.

El berro tiembla en la orilla,
herido de un verde sol
junto a una hoja jaspeada.

El rio, al irse sonando,


quiere que el niiio se mire
las libretas en el agua.


CANTARCITO

A las nifias de Matanzas
alguien les pinta cachetes
con zumo de marafiones.

Ellas rfen. (Se dijera
reinen rostros girantes
en delicado rojo).

Costa de hojas de guayaba
donde no se riza el viento.


MERCADO DEL NIIO

El rio vende frescura
en la tienda de los berros.
Unas gallinas compraron
y se la muestran al cielo.

El aire triste de octubre
los almendros melac61icos
lo venden. Con hojas secas
hay que venir a comprarlo.








SAMUEL FEIJOO


La jicotea su cabera
asoma, pide un refresco;
luego coge un tamarindo
y su parda lengua muerde.

IQud lindo es este mercado
en las orillas del rio
que el sol golpea con su
leve lAtigo de orol


PREGON

Casera, vendo
cocos verdes.

Carreton de hojas de palma;
alli gimen los mameyes
con un diente negro.

Casera, vendo la
sombria clavellina.


PREGONCILLO

IEl caramelero viene,
el caramelero val

Yo he visto una cafia brava.
que ofrecia sus caramelos
en lo alto, a Don Juan Nadie.

Y tan vacios que nadie,
nadie, nadie, los hallaba.


FAROL SIMPLE
Farol de zapatos blancos
que brota curvas y filos;
al niflo que viene solo,
bajo su sombra, le habla.
Los chinos de madrugada
dicen que .se queda mudo
mirAndoles las canastas.
Viene el farolero y
su vara maravillosa.


PARQUE SOLO

Parque en faroles antiguos
con luz de pestafias quietas.
Aviesa, la sombra cae
con una oreja doblada.
Cruza viento azul; de helechos
trae un respirar; .la sombra
se ha ido con el silencio.
Caen hojas sobre los bancos.
El farolito, intranquilo,
ilumina de mal gana;
(que triste lugar es este,
Ileno de oscuros ramajes).


NO Y SI
(a David, de dos aios)

No mas lunas en los pinos,
Ilorando los camposantos.








CUER-DA M-E.NOR


Ni Arboles donde sombreen
sus gorros enanos negros.

No cascadas de agonias,
no siluetas las amargas.

Ni bafios de sombra a
los giros de ojuelos tristes.

ISi pich6n, si ventolina,
si p6talo en su colinal

Silbo de viento en octubre
a las mojadas cunetas.

La rifia de la mariana,
toda su boca mojada.


Viento que pesca los finos
dias que rasga el ramaje.

Y esa cascara de pifia
que un sol alegre engema.


SONETICO

Caidas de los helechos
unas pobres mariposas
cruzan sus alas de goma
en las junturas del dia.

Mangles de orilla callada
suben como mar en silbo
hasta donde el fino Arbol
su penacho torna arpa.


En las piedras del arroyo
el sol enhebra un collar
de hojas de. agua.

IQu6 fresco el dial Parece
que vaa a salir de botines
la tardecita en veda.


ALBA

Del gallo, limpia, la aguja
salt6, de.frescura ciega.

Los ojitos del rocio
lloviznaron. Ins --dije-
In6s, ven, ya surge el alba.


Te di besos en los ojos:
Inks, el alba a la puerta.

IQu6 frfo se iba a las manos
y se nos metia en el cuellol
Los quietos platanales
no levantaban la vista.

Inks, gves aquella loma
confusa? Guarda la trampa
que rompieron los venados.
Por alli anima el alba
su gusano de frescura.

Alba de palos de jobo
de corrales afriados.
Alba de cartones blancos,
espuma de las pupils,









SAEU9L FRItJ6o


ifierfa de las aguas,
velo del fuego del alma.
(Esa es, alba, tu manera)

IAlba, In6s, si la recoges
rasgarA sus pieles blancasl
D6jala quiet, sin sol,
regocijo, fruteria...

No sabe de otra manera;
por eso la toma el gallo
y la rompe con el pico.


PUENTE

Un puente de palos secos
recomido por los peces.

Que le contemple al potrero
vivos juegos de caballos.

Que tendido en madrugada
venga a dar en blanco suelo.

Y, vuelto en aguas, a roca
salga su mano de lianas.

Querra alguien despertarlo
muy temprano, y no pudiendo

entonces vendr6 yo mismo
a contemplar el acierto.


DOS CANCIONES
DE MARZO

I

Este es Marzo, el volandero,
que sube los remolinos
y corriendo a los molinos
les da sabor pinturero.

Este es Marzo, mes astuto,
sutil como arroyo manso:
se mete por el descanso
de la cafia en su canuto.

Marzo: parece mentira
que siendo buen compafiero
tumbes todos los sombreros
que se ha puesto la guajira.


II

Para ser buenos amigos
yo quiero que t& me des
las canciones inocentes
que se robaron tus rAfagas.

Una de infancia: a la sombre
de mi coraz6n cautivo.

La de Aurorita: la libre
emoci6n de mi sustento.
La de Febrerillo: (bravo
de haberse ido tan pronto).








CUERDA MENOR


PASEO

A sol pequefio, sol noble,
salimos a ver el canipo,
ya cantando la estaci6n
su mejor naturaleza.

Quiso una tristeza errante
alumbrarse por el valle
en el tiempo de los silbos.
El: un nifio. Yo: videncia.

Junto a la margen del rio
la quietud su canto alzaba
y la brisa jovenzuela
lavaba alli sus piemas.


DESDEN

Mira, ya doblo la rama
y te la entrego riendo.
Se trepar hasta los frutos
de un sabor de sol perfect.

Escucha, iVen hacia aquil
ISuelta tu vestido nuevo
y ponte el mio, color
de silvestres trepadoresl

Pero te vas. Te lastimo.
Mi voz rompe tus oidos.
Te vas por la lejania
de los Arboles desiertos.


VIEJA CANCION DE
LOS MESES

Enero: luna
rizada, cabellos.
Octubre: lejania,
oscuridad tenue.
Marzo: dAtil.
Junio: playa,
palmer.
Diciembre:
Ilanto del cielo,
hondura...
Espera, la boca
extrafia.


JUNIOR

Florecimiento: balar
de corderillos unisonos.
Una prisa del rio
muerde el recodo suelto.

Columpios, en el asueto,
ruedan espacios pulcros;
mano de sumas blancas
va despertando hojas.

Florecen la paz, los mangos,
por risuefios campos verdes,
(sus voces ya trae el cielo
a nivel de los racimos).








SAMUEL FEIJOO


HUIDA

Afuera la campana
hacia tambores y estio.
(Adentro t6 te bafiabas
con este pafuelo mfo).

Afuera, salian guirnaldas
para bastidores bells.
(Aqui tA ya recogias
lazo y sol de los cabellos).

Y cuando huiste, en suefios,
medusa de tenues horas,
el rescate se qued6
en el rarhaje del dedo.


PIANO

Manos sobre el piano
en su mon6tona fijaci6n.

Notas dolidas, viejas
de un centenar de manos.

Pardo del do, blanco del la,
ritmo de una escala cansada.

Dulce amor, vejez; abiertas
claridades en los dedos.

En la paz de un cielo antiguo
el dia esconde sus lecciones.


ISLA

Isla tranquila, yo fui
jadeante el dia de nieblas
a ver tu suelo de arena.

Alli no encontr6 emoci6n
hecha a cristal, a salidas.
Nada vi de tibio tiempo
de jardines y aguadas.

Nada: llorosas las charcas,
duro silencio, desire.

Luego bebia de ti
todo el cielo friolento:
fijas, se herian las rocas
claras de pinos y solas.


POSTURA

Nunca limpies los tiestos
azules, mi tarde.

Tu s6lo sabes jugar
tan divertidos cielos.

Y en los caminos del pueblo
colgar mi mejor riqueza.


RIO NOCTURNO

Surgir suave de canoas,
con luna en los bananeros.







CUERDA MENOR


Rio pamuji, el que cruza
silenciosas alambreras.

Suma quietud
nace al arrullo;
boca arriba, a las estrellas,
firo en la yerba, yo.


Con los ojos puestos en el
[tiempo
pasado bajo puentes
de preguntas silvestres.

Gimiendo duros rios,
yo, por la distancia
de la infinite noche.










LEVES Y PONIENTES
(1937)
















RECOGIMIENTO

Rio muerto
en el poniente.

El rio muerto, impAvido.

JQu6 tiembla
viendo a un hombre sembrar
[campanillas?
No, barcas sin viento.

Silencio double
del dia muerto.


FLOOR

Ramaz6n negrusca
del silencio.

Bosque, solo.

Las ranas cantan
a la negra luna.
Todo redondo de Arboles,
tibio de horas.
Negro, solo.


OTOWO


ZNo has visto la luz de otofio
que posa un frfo extranjero?
jEse frfo sonso-y triste
de tejado negro, ambiguo?

Luz dorada, recogida,
que Ileva trenzas umbrias.
Sensaci6n de hielos en
una sabana quemada.

Ah, y algo eterno que
viene en vuelos de luto.
Ese frfo, luz de otofio,
romAntico, me entristece.


NOCTURNO

Tristeza, compafierita
que te sacudes los hombros
cafda en tu piso viejo.
Pienso en aquel tiempo loco
de los vientos de diciembre
con los ojos venturosos.
Estamos un rato solos
de aceite y luz errabunda.








SAMUEL FEIJ60


gD6nde se qued6 mi alma
cuando perdi6 el sol remote?

Despubs td, compafierita
de estos dias-de esperanza,
te haces a la muda sombra.

Y tu pequefia ventana
me ensefia la tierra rota.

VISTA
(Canci6n de "si y no").

ZPor qu6 esa muisica triste
de recuerdos, muerta infancia?


ZY esta penumbra, hierro
de Fos juveniles brotes?

lAh, no! Ser inefable
como un agua, una violeta.
No perder las hojas, juntas
por alghn dia Aspero.

No sones de arrastramiento,
no rancherias desoladas,
no piedra. Quiero tener
voices de clars consuelos.

Si: gpor qu6 las hendiduras
de canciones de alas bastas?
No. Yo quisiera tu gruta,
coraz6n de los espejos.












SABARANAMANGA
(1937-38)

















de aquf para allA
sin saber donde estA.


SABARANAMANGA

El guajiro con su gallo
brilla sobre su caballo.

Sabaranamanga,
lugar blanco. El arbolado
sube el camino encantado.
Alli cantan versadores
la luz de tan bello nombre
criollo, celeste.
Ali se ven las guajiras
dehacerse en blancas jiras
de paz. Sabaranamanga.


RITMO DE
HAMACA
Hamaca,
hamaquero,
ni para fumar tabaco
ni para sofiar dinero.
Hamaquero
que va


Y dormir
ligero;
arriba,
abajo,
aqui,
allA,
lo mismo da...
Mecer el aire,
dibujar
el suefio:
ver el agua cayendo
rumorosa en los ojos,
los silbidos que salen
del rizo de las yaguas,
las flores despaciosas,
niiiitos en distancia
de impalpable blancura.
Hamaca,
hamaquero...


TORNEO
Se cuela como un relampago
el garafi6n blanquiprieto
por el viento hasta la cinta.


Parte I










SAMUEL FEIJ60


Certera (el ojo en la mano)
la puya coge la argolla
en su aguja de madera.

(Afuera ya estAn los patos
suspirantes, las cabezas
con suefios crueles de sebo).


FIESTA

jCuando venga Nochebuena
no cabremos todos juntos
en la mesa, caballerost
(Casa llena: de sombreros).

IGuarachas de risa ardiente,
giiiros cosquillando unidos
y lech6n en tabla rasal
(De sombreros: casa llena).

Platanos fritos y zumba
de todos los concurrentes
a la fiesta. (De sombreros
la casa siempre rellena).


BUEYES

IOh6 bueyes, ohdl

iPerla de orientel... jOhe!
(Perla, ponerte un collar


estas noches de acerina
en tus fantasmales cuernosl..)

lOhel, Oji-negro, OhMl

El surco sale derecho
con dos bueyes jorobados.

iJalal iJalat (Carretero
no pinches a Mariposa
que tiene en sus ojos nifios
alitas las candorosas).

1Oh Perla final lOji-negrol
IQue floridos ornamentosl...

Fuego. Granada madura.
Tienden la babaza al sol
los yerbajos amarillos.


VERANO

Zumba el calor,
Ilueve fuego.
El maiz
dobla su vestido verde y dice:
"Iprotejanme de este soll"

La palma susurra al jobo:
"de esta, me jorobo".
El caimito al mamey:
"aqui muere el curujey"

Y la canci6n de mi nifia










CUERDA MENOR


campesina, sube al cielo
a refrescar las ntbes.


LAS CANCIONES
DEL MAIZ

I

Lo aliment6 la lluvia,
lo sostuvo el viento:
sabe a llovizna y aired
apresados a un tiempo.


II

En las tardes oscuras
sus hileras menean
al viento grises rabos.

En cielo de tormenta
las mazorcas
esconden sus
volanderas agujas,
el fleco oere, y oran.


III

La mafiana lo reduce,
lo vuelve gui6n de oro.
En la claridad, labiertas
tantas guedejas con orol


IV

iQue ligero es el maizl
INadie mis ligero habril
ICabellera mAs poetical
ICapullo en la herida
abierta ante los cielost


V

Maiz,
pajecillo del viento,
corredor verde,
pAjaro de las frutas.
Estatuilla silvestre
de un placer escondido.


VI

La mazorca: fina fila
de castillitos resueltos:
emoci6n para la mano
en la gasa del alba.

Al aire los granos van
en rocio descuidado;
son en la tierra: diamantes,
y, en la falda: riachuelos.


FRUTAS Y AVES

El marafi6n es el recio
sol de un cercado candor;









SAMUEL FEIJO0


el colibri es una brisa
sombreada de resplandor;
el aguacate es el verde
rey de un pozo de sabor;
el tocoloro es el duefio
de la bulla del color;
la guanabana da risa
al nifio del cundiamor
y el sinsonte es como un beso
del cielo de rama en floor.


CANTAR DE LAS
PROVINCIAL

Camagiiey se hizo en maguey,
Oriente, con agua ardiente,
Matanzas con muchas danzas,
Y La Habana de jarana.

Pinar del Rio: de rios
y de pinares batientes;
Santa Clara de una tarde
que se le caia la baba.


PUEBLECITO

Viene el negrito en su chivo
bien sujeto de los tarros;
(el chivo tiene los ojos
como dos limones viejos),

Y luego pasa un soldado
.sobre su gordo caballo;


(si se le cae el sombrero
no hay viento que se lo
[mueva)

Lento viene el bobo muengo
con cara de chirimoya.
La gente le dice: bobo
c6mprate un seso fresquito.

Y siempre se ve al guajiro
de la polaina enfangada
con su gallo, (y el machete
haciendo una raya al suelo).

FRUTAS
Negrito chupando un mango,
chino abajo del mamey;
Salustiana con la saya
color de agua de coco.

Tarde con canto mel6n,
silbo en cascaras de pifia;
tomeguines con pelusas
del sombrero de la cafia.

Y, sonrisa de caimito
para mis labios golosos,
tf, con tu vestido viejo
sentada en el musgo, sola.

TONADA
Ay, muchacha remediana
que vives en El Mamey,









CUERDA MENOR


con tu vestido de vuelos,
junto a las tardes de ley.

Yo estaba. Pero ti no
viste lo que, en sombra, ardia.
Junto al agua, mi palabra
en el agua se perdia.

Salimos al monte, al
borde de la carretera;
distingulamos la estrella:
yo, de amor; tu: de madera.

Ay, muchacha remediana
de la finca del Mamey
disfrazada con ternura
junto al cielo de carey.


CANCION CRIOLLA

El valle estaba alumbrado
de allies enojados
como ti,
guajirita sin amor,
en duro candor,
ay, como t1.
Cuando el silencio cay6
con el rayo de otra Juz,
toda mi canci6n se fue
a pintarse en tu color
con esa dulzura que
roza ligero dolor.
Quikn pudiera ser clavel
hundido en tu coraz6n,


clavel field,
guajirita de un color
que no rinde mi canci6n.


CANTAR DE MI TIERRA

Nifia, yo tengo dulzura
como no la tienes td.
De cabeza, de rodillas,
y con la boca mojada.

Al silencio de las noches
que mueven los aires viejos,
nifia, serAn tus cabellos
nidos de la sombra pura.

De cabeza, de rodillas,
y con la boca mojada.

Estas dulzuras vinieron
de lejanfas alumbradas
con sons6n de maraqueros
y labios que cantan duros.

Cuando el parque nos espere
dame un poco de vestido.
Luego contar6 content
el susto con que te quiero...

Lo mismo si estas dormida
que a sombra de los anones,
de cabeza, de rodillas,
y con la boca mojada.








SAMUEL FEIJ6O


PUNTO


Criolla
con la trenza negra, al blanco;
de la portada verde al blanco.

Cuando el sol
rasga su cofre colorado
entrecortada voz
tuya va del rosa al blanco.

En las oscurecidas cafiabravas
el rio temblador.
Criolla: de tu boca
cae una angustia frigil;
no rosa: blanca.


GUAJIRA

Yo quiero beber cafe
en una taza sin asa,
pero que lo sirva usted.

Cualquiera busca un reflejo
con plumas de tocoloro.
Yo lo busco y se lo dejo.

El machete que me afilo
corta la bruma delgada
que turba su son tranquil.

Si sacudo mi sombrero
le van a encontrar debajo
los rojos del sol ligero.


YEGUA DE TORNEO

Esta yegua es de las buenas
apunta el rabo hacia arriba,
nunca lo tira debajo.

Cuando la llevo al torneo
me Ilena de lazos pecho,
coraz6n, mano y sortija.

Le guindo ramas de an6n:
se come la pulpa blanca
y las hojas lanza al rio.

LLUVIA
jAyayay, que vamos pronto
corriendo como el buey tonto
huy6ndple al aguacerol

Tire mi cuchillo al rio:
ya se flevaba al bohio:
Iqu6 mojado paraderot

lAyayay, mafiana voy
a venir con un cochero
si el cielo esti como hoyl

PARTE II

PAISAJE
Las palmas me cercan
con su frescura, en el liviano
rumor del mediodia.








CUERDA MENOR


Se doblan por la h6meda
[espesura,
sobre las pefias duras al sol.
Claras aguas reflejan
la paz fina
en absortos monuments.
Es el suefio
de nifio, cuando salia la
[naturaleza
con tierna voz a cautivar
(en sus hojas y
en las piedras) aves asustadas
de un sol verdoso en las aguas.

RUMORS

Amadora brisa
acariciada
en criollos suspiros, mas alla
[de los montes,
junto al afiil florido de la
[tarde,
en la mecida aguja
verde de la palma,
Zqu6 arrastras sino el eco
suavisimo del pie
celeste, por las yerbas
del suefio, en mi sonando
mi sed por las hojas?

RIO
Mi amigo rio Ochoa,
de tus ondas


tirindome del pelo
pudo un nadador salvarme.

Alli, en sombra de los mangos
y por tus arenas blancas,
aprendi que el agua
aunque refleja el verde de las
[riberas
bajo un sol dorado en fuga
[del follaje,
suele ser la madre del rojo
[camar6n
que le pica los dedos
al pajaro extasiado en la
[corriente;

agua mansa que
corta en lds ojos los iltimos
[palmares,


CARRETERO

Vi eruzando los caminos
tu carreta desvaida.

Ya la campifia traia
tu sombrero de Ia mano.

No .s6 c6mo tus harapos
pudo reflejar el rio.

Con tu carreta embrujada
(y la mia de esmeralda).








SAMUEL FEIJ6O


LLUVIA
El cielo baja
las palomas del sonido
en la luvia.
Un agua alada
al panorama agreste
cae. El palmar
asoma su melena
en la inmensa laguna.
I.C6mo lluevel La floor
del mango
gotea. Triste
agua gris, el frfo
viento. iPronto,
arco iris, vent

PAISAJE
Todo verde
un puente.
Abajo:
pomarrosas, jobos, mangos,
un rio ceniciento, cochinatos,
[campifia.
Arriba:
yo, a
l edos ded d la palmer
besando.

PAZ JUNTO AL RIO
La ciudad queda. Lejos
diviso sus paisajes,
sus molinos.


(Las campanas suben
y bajan. Ritmos de augusto
[tiempo).

Por la verde hortaliza
bafiado viento.
El puente se dobla en pinturas
que el rio copia.

Cruje la hoja del plAtano.
Una palma real emerge
serenamente.
Tibio el dia,
la ribera languidece.

Hilos del tel6grafo
-poesia del viaje-rayan la
[tarde.
Debil lejanfa, breve.
Paz y naturaleza.


SIESTA

Pereza del patio.
El sol
cuelga del Arbol junto al muro.

De la casona
los viejos patios
se cuajan de macetas.

Los rosales, duros,
liban color y dia.









CUERDA MENOR


Quema el sol. La tarde
se deshace lorando.
La mar en el muelle
suena en la sombra

Cafia del tr6pico mueve
las manos verdes, hurafia
al jazminero que le extiende
timido saludo.


TIERRA NATAL

Esta es mi tierra.
Por esta palmer baj6 a
[conocer el rio,
la oscura alfombra de su fondo.
Aqui me dio el fruto en el
[rostro
y mis manos se hundieron en
[la yerba
buscando un ala azulada.


Aqui grit6 gozoso.
Aqui vi el sol alumbrando mi
[cabeza.


ARROYO

Otra vez junto
a ti, riachuelo de orillas secas
que tantas veces
en los dias enfermos conoci6
[mi alma.

Rasga tu reflejo el pajaro
anidado en la sombra
tibia de tus arbustos.

Me queda el silencio,
el retorno de la brisa,
el lugar implacable,
que me dejaste.















JIRAS GUAJIRAS
(1937-39)

(Al arreglador del mundo, Juan Liriano, guajiro lipero coma &l solo, metido
con la mocha en el bleo, en "La losefa", dedico estas ddcimas de la tierra, con
las mdsicas y alegrias de mi juventud campestre.)

















JUEGOS

Guitarras, giiiros, guarachas,
forman la G de mi canto;
da la U tu azul encanto,
y brindan A, las muchachas.
J en jiras juegas-bachas
jaraneras-; I, es suspiro;
la R el rostro que miro,
y la O, el son que cay6
cuando dijiste que no
para mi canto GUAJIRO.

NEGOCIOS

Felipe se fue a llevar
diez docenas de mameyes
para con muy buenas leyes
venderlos en su lugar,
y una camisa comprar
de a siete "reales" lo menos.
Ines: fue con brazos Ilenos
de pulsos y de fragancias
a ver si con elegancias
valfan sus ojos serenos.
Segundo: llev6 amarrados
cuatro pollos y un guineo;
Mateo: un cochino feo


en su carret6n pintado.
Yo: me qued6 enamorado
en la cerca del potrero.
La salud6 mi sombrero
sin atreverme a llegar;
porque la of susurrar,
ayer de tarde: no quiero...

LETRILLA A UNA VACA
PINTANEGRA

Cuando la locomotora
baje Loma de Candela,
en la trompa, estar6 en vela.

Porque mi nifia se azora
si el pito suena a la hora
de adormecerse en la hamaca.

Una desvariada jaca
se estrujara entire las ruedas,
y pajareria de sedas,

y la pintanegra vaca.

Pero ti quedaras duke
gozando la leve hora
mientras yo voy al Pastora.









SAMUEL FEIJ60


Alli no hay tren que me
[impulse
ni trapiche que me endulce
porque acab6 su matraca

la molienda (pero en daca
con la toma en el bolsillo
voy a comprarte un anillo

y la pintanegra vaca).

Despu6s, vuelto del Central,
en la Loma de Candela
ya estarAs ti, centinela.

Lindo traje de percal,
aretes de azul cristal
en el trillo de albahacas.

Alli, junto a las estacas
de palos de jobo, oiras
c6mo dire: te amo mas

que a la pintanegra vaca.


MILAGRO

Cuando Antonio se muri6
de la patada de un puerco
hubo un milagroso cerco
de hombres del Tacaj6.
El primero que lleg6,
ya solo en region tan rara,
vio mil ceibas de una vara,
un arena de lechugas,


chivos que comian orugas
y cafias sin algazara.

Otro: vio el rostro desierto
con una flor en la boca,
cogida del Guanaroca,
cristal que corre despierto.
A la sombra estaba el muerto
de una palmer dorada.
Al verle la fiel mirada
todos se fueron, riendo
porque estaban componiendo
una guajira encantada.


LOS BRUJOS

Ya s6 te busca el brujo,
porque estA todo fogoso,
rajando el aire nocturno
con su caracol de monte.
iHuye nifia blaniquirrubia,
huye bajo el sol terrible;
llama con voces sedientas
al guajiro del miachetel
IHuye, dos brujos te rondan
el coraz6nl jHuye, nifia!

El rio murmura absorto
cuando ellos te van siguiendo,
y si la luna esta clara
te la brindarAn montuna.
INo la cojas, no la mires,
no te engafies con su fuego,
deja los brillos y huyet
IAtras, atristl Tuerce el pasol








CUERRb-A -UMNOR


IGrital iCorrel Salta, nifia,
a las lanzas de las palmast


GUAJIRA

Per la slUdei orilla
que el Cauto baia en su giro.
.EL CUCALAMBi.

Con una guaracha al labio
y reblanqueado del jipi
iba el guajiro en su yegua
de la montura premiada.
De sol, se abria su canto
sabroso, por la sabana.
Los frutos se le doblaban
tocandole alma y sombrero
por la deliciosa orilla
que el Cauto baiia en su giro.

El aire ebrio se alzaba
del fresco sol de la zona;
y en la canci6n recorria
camino de tamarindos.
La triguefia, su bohio
ornaba con trenzas negras.
El son se hacfa mAs florido
y alado, a tan dulce encuentro
por la orilla deliciosa
que bafia en su giro el Cauto.

IOh mi guajira madura,
de blancos dientes rientes,
aroma, ramaje rojo
tenido en lAnguidas tardesl
Oh mi leve voz de rio,


guanabana reventada,
nadie como tf refresca
amorosas esperanzas,
por la margen deleitosa
que riega el Cauto en sus
[vueltas.
...Iba en yegua de lunares,
bafiado en su claro acento:
la voz libraba sinsontes
en las guasimas doradas.
...Rumor de las palmas reales.
GrAcil dibujo, al ocaso,
se iba la voz alejando...
abierta, blanca, liviana,
por la deliciosa orilla
que en su gloria bafia el
[Cauto.

MOMENT
Maiiana. El sol placentero
adormece su latido
y del gallo el canto herido
relumbra por los linderos.
H6medo tiempo boyero
gira al ritmo de su canto.
Despierto soy yo, el del manto
que el alba dej6 riendo.
Al cielo que esta naciendo
de su gasa lo levanto.

ALBORES
Sobre el campo en madrugada
la aurora encalma su vuelo








SAMUEL FEIJOO


y su sombra alumbra el suelo,
nimba la faz hechizada.
Lanza el gallo su llamada
de cristal. Blancas gallinas
picotean clavellinas.
Las albas van rumorosas
al cantero: hacen con rosas
las mas n6rdicas colinas.


SUEIRO

Sall comiendo una giiira
por el hambre que tenia.
El Asombro me cogia.
Alguien me grit6: imentiral
Yo le dije: "viejo, tira
lo que tire tu cafiomba".
Se raj6 una frutabomba.
Cogi todas las semillas.
Fui sembrando cien orillas.
jSenda de Magarabombal


GLOSAS DE UN GUAJIRO
SATISFECHO EN SU SITIO
Sale el sol por el orients
pia, platano y bonito,
los sin narices son fiatos
y el tiburdn come gene.
(Do. FOLUxLO.)
Soy un buen trabajador
que se faja con los bueyes
aunque sombreen los
[mameyes


y yo muera de sudor.
Sobre la loma el albor
me buscara diligente.
La cama me dira: "vente..."
pero hay que estar trabajando
feliz y dispuesto cuando
sale el sol por el oriented.

Con el product que alcanzo
escape y puedo seguir...
(pues no me acuesto a dormir
sin merecer el descanso).
Aduefio un monte de gansos
y gallinas. Puercos mato.
Y nunca le falta al plato
que Ilenar con tantos dones,
(creciendo en ricos montones
pifia, plAtano y boniato).

Los domingos me divierto
yendo a los pueblos vecinos
y tirindole pepinos
a los de seda cubiertos.
Paseo mi caballo tuerto
luciendo mil garabatos,
y siendo yo tan pajuato
a crueles risas respond
si me digo: alli en el fondo
los sin narices son iiatos.

A veces salgo a cazar
y abandon mi trabajo
para correr al destajo
de alg6n tiempo que gozar.
El conuco es mio, y trotear
puedo bajo un sol clemente.







CUERBA MENOR


No vendo el sitlo. Riente
sabio, pues, no me retire
al pueblo, donde asa el tiro
y el tibur6n come gente.


DEL QUE ANHELA
CARI1O

Cuando encuentre a esa
[muier
(si es que al fin sucederi)
cantando la sacari
mi amor hacia el campo, a ver
las siembras, y el destejer
rojo y violeta del muerto
dia en la niebla del huerto.
...Mirar6 su rostro hermoso
por el arroyo lajoso,
(riendo de ver mi acierto).
Alegre soy (que soy triste),
de acento fiel, nifio en canto:
por eso no quiero espanto
cerca del rostro. No. Existe
la luz que espero: se viste
de oro en el monte abierto.
(Por el bosque voy, desierto,
buscAndote, claro amor,
mujer que suefio al candor
de mi cantar sin acierto.)


LLUVIAS
Por toda la madrugada
azul estuvo lloviendoa


mientras: sonrei, durmiendo
en mi cama calentada.
Despertabame cansada
vocesilla por el techo.
Repercutia, en acecho
de mi cuerpo sofioliento:
Iluvia, frialdad, vago aliento...
dando sabrosura al lecho.


VIENTO DE AGUA

ILlega ya el olor del agual
La lluvia en el negro cielo
se mece. IQu6 desconsuelo
tendr6 si por la yamagua
no haya de verlal La yagua
golpea a la palma. Rasera
cae la llovizna. Ligera
la yerba se yergue. El viento
ya huele, y baja violent.
jQu6 olor hay a empapaderal


PRETENSION
IGUAJIRA civilizada
que pasaste en Camagiiey
un mes y tienes la ley
de una habanera cansadal
jEy, guajira desyuntada,
hija de las guayaberas,
te olvidaste de quien erasl..
tAnjal, biajaca risuefia,
que andas suefia que te suefia
con pulsos y con vidrierasl...







SAMUEL FEIJ60


Ay guajira disfrazada
que fuiste a enjoyarte el
[cuello,
y te safaste el cabello
por la villa madurada.
Se mueren a carcajadas
puercos, chivos, guayacones,
y lagartos y lechones,
cotorros... y la ciudad
que te rob6 la verdad
de ser de Los Cangilones.


AMOROSA

La cotorra perejil
no traga; yo: la promesa
del alcalde de voz tiesa
y tu mentira gentil.
Pero en el cielo de afiil
con apacible distancia,
lejanas vacas la estancia
hermoseando, pienso que
tu mentira de cafe
amo, de negra fragancia.

No tengo un quilo, es mejor
que lo sepas, soy tan pobre
que solo un aro de cobre
puedo darle a tu favor.
Del gozo en el resplandor
nuestro hogar ya formaremos,
si me quieres. Si no, iremos
con nuestra casa de guano,
fresca, a ver si amor cubano
hace que la disfrutemos.


CANUTO

Miren si es bruto Canuto
que el anillo de la cania
(el canuto, sin cizafia),
se lo trag6 resolute.
Pero su tripaje bruto
no le hizo.el menor caso.
Y luego comi6 bagazo,
panal, guarapo y melao
porque siendo un amargao
queria endulzarse el pechazo.


DECIMA TRAGICA

Agustin vendi6 la tierra,
vendi6 su tierra Agustin,
y ahora vive en el confin
comiendo nubes y sierra.
Agustin su vida aterra
por deshacer su conuco.
El americano cuco
le ofreci6 mil concesiones
cuando vendi6 sus terrones,
y ahora se come el bejuco.


LLAMADA AL BOTIJERO

Ven a soplar la botija
con cara de calabaza,
para alegrar esta casa
que termin6 su cobija.
Hay baile, y por la rendija
ningfin ojo quedari:







CUERDA M ENOR


todo el mundo aqui vendra.
Ven a sonarla, ya el giiro
esta listo, y el guajiro
con tu bajo acabara.


DECIMAS
ENAMORADAS

Que tenga el dia preparado
no quiero que ti me digas
en saves risas amigas:
yo siempre estoy desvelado.
Saben coger con cuidado
lo que desean, mis manos...
Comprende bien que son
[sanos
mis antojos, e incesantes;
no me he dormido: ven antes
de que me coman gusanos.

Me aburre ver este cielo,
el mismo de linda cara,
las palmas de veinte varas
y la tierra y su consuelo.
Los pajaros en su vuelo
recogen el cruel lamento
de esta soledad que siento.
Amoroso estoy de ti:
lligate, y mira si aqui
no alcanza tu suefio asiento.

Sino vienes, quedar6
como en dias vacilantes
y para ser el de antes
me costara tiempo y fe.


...Dulcemente cantar6
con tu risa en mi retire:
ven a mi sitio guajiro,
pura tf, lirio del monte,
Arbol de libre sinsonte
donde, en sombra, te suspiro.


DECIMAS DEL QUE
SE QUIERE CASAR

Cuando la zafra concluya
guajira quiero decirte:
ya no tienes que afligirte
con tu romintica bulla;
porque una casa, la tuya,
gobernaras con antojo.
Ya tengo un tinaj6n rojo,
diez vacas y dos lechones,
fuertes tarecos y dones
de los duefios de El Corojo.

En la fiesta no habra vino
porque nunca me ha gustado
pero cargar6 melado
en el botell6n mas fino.
Vendra el tres de Celestino.
La gente de Corralillos
en caballos amarillos
Ilegara con su content
porque serA el casamiento
mis famoso en Potrerillo.

Por caminos de'melones
volveremos de la boda,
sera la campifia toda







SAMUEL FEIJO6


verde cortejo de sones.
Detras, iran los pregones
de nuestra alegrada gente...
Yo, que soy muy diligente,
tendr6 listos los caballos,
y de un sol tibio a los rayos
saldremos pausadamente.

Nos marcharemos cantando
sobre las lindas monturas
a las varias aventuras
que ira el dia celebrando...
Ya la tarde despuntando
llegaremos a la playa:
donde alguno se desmaya
la luna de miel viviendo,
mientras la espuma va
[hirviendo
como niebla en guardarraya.

Si vienen los tiempos duros...
mi brazo batallara:
lo important es que estara
nuestro carifio seguro.
Los frijoles sin apuro
darAn siembra entire venenos;
de yuca los campos Ilenos
y de maiz, serAn justos;
asf, si vienen disgustos
serA el comer lo de menos.

iY qu6 feliz voy a ser:
beso: acabando el trabajo,
luego: un plato de tasajo
con tomate del placerl
Para mi buena mujer


tendr6 canciones, las hijas
de mi coraz6n, sortijas,
risas, un suefio, no s6
lo que realmente tendr6
para quien mi amor elija.


DECIMAS DE ANGELITO
EL CANTOR

Dijeron que era un bandido...
jCuAndo Angelito sabia
robar al alba mas fria
un tesoro, un son floridol
Que era un hombre
[pervertido
sin decencia y sin finura:
ICuAndo Angelito era pura
persona de honor, de alma
ya blanca como la palma
o ya el azul de la altural...

"Canto-huyendo se decia--
porque lo quiere mi vida
que en el aire va cumplida
como la fuga del dia.
Mi amor, me entrega alegria
con besos y con miradas.
Sonrisas embelesadas
y palabras de descanso
me da. Con mi canto alcanzo
su ilusi6n enamorada.

Se que la Guardia Rural
con su capitAn celoso
me persigue sin reposo








CUERDA MENOR


como a dafiino animal.
Con flor y lira fatal
me meto al juego del monte
y alli pintados sinsontes
tejen mi pecho y las frutas
cojo volando, y las rutas
se abren en libre horizonte".

Asi cantaba. El machete
se lo afilaban guajiros
cuando le hallaban retire
seguro en el recio brete.
Una vez casi se mete
encima de los rurales,
pero tuvo modos tales
que los burl6 con sigilo,
salvando el cuello en un hilo
cerca de Los Guasimales.

Pero el capitan, mis cruel
a cada intent fallido,
jur6 que el cantor bandido
en las aguas seria de el.
...Lo cogieron cuando infield
no le avis6 la tojosa,
ni lo ocult6 mariposa
como nube amparadora:
vino la imprevista hora
a romper su lira hojosa.

Le pegaron tres balazos,
y le vieron la figure
cruzada por la montura
calnadas y sabanazos.
Le iban colgando los brazos;
y de la boca entreabierta
goteaba la sangre muerta


en un gotear sin reposo,
por un sendero escabroso
a la claridad desierta.

Manicaragua sali6
enter a verlo pasar,
ya su boca sin cantar
la muerte que desafi6.
Todo el pueblo acompafi6
su cuerpo, entire verdes yaguas,
hasta dos rios jimaguas
muy cerca de Matagui:
Angelito en el tren va
como cazada tatagua.

IC6mo Iloraba la nifia
Maria Josefa Villegas,
la rosa de tantas vegas,
honor de aquella campifial
Su hechizo caus6 la rifia
fatal: desdefi6 al celoso
capitAn, por el precioso
color, del fugante son
que daba a su coraz6n
relampago generoso.

Lloraba Manuela Altuna
en su delantal moteado
y un jinete amoratado
por las nieblas de la luna.
Lamentaban su fortune
musicos y trovadores,
que perdieron los primores
de la canci6n milagrosa;
perdian azucena y rosa,
sinsontes y ruisefiores.








SAMUEL FEIJ60


..El tren se lo llev6 muerto
una tarde cenizosa
para la ciudad de rosa
y de fuego descubierto.
Simulaba cruel desierto
todo el campo, donde el pito
del tren gemia: y su grito
resonaba por los montes
donde errabundos sinsontes
callaban por Angelito...


GALLO

Se alza el gallo en la arboleda
del alba, rojo. Desdecha
tiembla su barbara flecha.
Dibuja en hoja de seda
lucha de amor, suave veda.
Al haz de oro, nimbada
la neblina delicada,
pica de cristal levanta
al fuego mago. Alli canta
hechiceria reposada.


ESCAPADA I LA
GUAJII
ANA MARIA MORALES

Suena su ojo la guitarra
redondo, con son de vega.
El rocio que la anega
tiembla en la cuerda. Cigarras
trituran sombra. Se amarra
el trovador su ternura


al cuello, con mano pura.
Vacilan las candilejas
con sus cabezas de viejas
cansadas. La noche dura.

Adolorido, el acento
giro guajiro acompafia,
como silvestre marafia
se abre su azul violent.
Por los horcones, el viento
lanza su aroma cumplido.
Del matorral un silbido
toca los lentos ciruelos.
El aire eleva los velos
del cantar aparecido:

"Era Ana Maria.Morales
por la region de La Moza
la guajira mas hermosa
que pisara maniguales.
Figura, giro y modales
le daban luz hechicera.
Su voz: ligera tijera
el aire absorto cortaba,
y en rumor se desgajaba
como lluvia en primavera.

Fue Juan Miguel Calatrava
el guajiro afortunado
que su suspiro velado
por la manigua gozaba.
Su padre la aconsejaba:
"no me gusta Juan Miguel,
maji que en este vergel
va bajeando a mi palomar
Ipronto va a coger la loma
con mi machete tras 6l"








.CU.IA-QA UKN-


En la noche silencipsa
la luna dibuja un rayo
de oro sobre el caballo
de las crines aceitosas.
Junto al an6n, Ana, ansiosa
espera..: En la sombra esta..
...El jinete Ulega, y ya
la levanta, al anca. Y vuela
por la sabana, a la espuela,
un corcel que al alba va".

La guitarra en el bohio
su humo lanza al aire incierto
y en su giro eleva yerto
destino, dormido rio
de azul follaje. Ya el fro
nocturno en la rama suena.
(Ya su ojo de luna ilena
esconde el mAgico acento;
y se oye caer al viento
cansado sobre la arena).


LA CRECIDA DEL
YAGUARAMAS
(Tomada-ritmo de Cruces)

En aquella inundaci6n,
company,
se puso el agua tan brava
que no supe donde estaba
la mocha ni el pantal6n.
iaarayl
alao bien el sofoc6n,
senior,
fuimos pasando en la cerca.
El agua estaba muy terca,


de tal modo, que en sus malos
moments rompi6 en los palos
la barriga de la puerca...
(Qu6 horror

El rio apresaba al bohio,
company,
como rabiosa serpiente,
Inegra espuma sorprendente.
entire la lluvia y el friol...
ICaray!
senior,
Yo le indicaba- a los mios,
"lagArrense como gatost
Si se estira este mal rato
subiremos al jiqui:
porque en esta cerca, sf,
nos comen el garabato".
IQu6 horror

Soplaba terrible el viento,
company,
las palmas medio tapadas
con sus pencas azoradas
se golpeaban veces ciento.
iCarayl
Caballos muertos, portentos,
sefor,
de mi finca, gatas, ramas,
techos, frutos, las escamas
de una viajaca, majaguas:
todo arrasaban las aguas
del violent Yaguaramas.
iQu6 horror

Estaba allf encaramado,
company,








SAMUEL FEIJ60


cuando vi la tomatera
pasar en la carrilera
de aquel dia desgraciado.
ICaray!
Me tire al rio desbordado,
senior,
a salvar, no la alcancfa,
no primorosos papeles,
sino a flotar con lo fieles
despojos de mi alegria.
jQu6 horror

Nunca podrA usted saber,
company,
los horrores que le cuento:
los desastres eran ciento
como no volvera a ser.
iCarayl
Ya no es fAcil de career,
senior,
tantas Ilanuras peladas...
Pavas reales destrozadas
retenian los arbustos,
mis gallos negros, robustos
bueyes de panzas infladas...
jQu6 horror
Afio tras afio luch6,
company,
por hacer del sitio nuestro
lugar de puro refresco
como algo que no se ve.
ICarayl
Por eso ciego qued6,
senior,
en la seguida agonfa
de aquel angustioso dia
cuando el Yaguaramas vino


del sitio de Florentino
a robarme mi alegria.
IQu6 horror

PASEO AL PUENTE
DEL AGUACERO

(Pasa el ganado)
Montero: el grito rajado
sobre la vacada fiera,
meces una enredadera
roja en un palo veteado.
Atravesando el ganado
veo que, Ilevandola enhiesta,
rauda se escapa, y la cresta
furiosa se la enguirnalda,
y ya viene en flor la espalda
para un establo de fiesta.

(Llovizna larga)
Me fastidia el lloviznaso.
Estoy debajo de un puente
con entrechocar de dientes
y calambre de espinazo.
Aqui me vuelvo un bagazo
las verdes ranas croando.
Y lAnguido: voy temblando,
huimeda ya mi camisa...
La culpa: sobre la brisa
que ech6 la tarde expirando.

(Ojeo el rio a mis pies)
Veo que estA triste el rio,
pero mas triste estuviera








tCOERDA -MENOR


si en su orilla no cayera-
la parda lluvia de estio.
Ahora, amarillo, su brio
es doloroso. Present
riberas feas. (Se ausenta
entire la llovizna final
mi alma a la tarde opalina
sobre una enramada, lenta).


(Lira del cielo)

Sorpresa en el ultramonte
hay cuando encuentro, al salir
del puente, el suave tefiir
lila del rudo horizonte.
El aire sopla del monte
sobre la tarde serena,
medio gris, plAcida y llena
de amor, en llovizna poca.
Se posa luego en mi boca:
ala limpia de verbena.


(Vagones viejos)

Me sigui6 el chubasco mil
por el camino dichoso:
ahora estoy dentro de afiiso
vag6n de ferrocarril.
(IQu6 raro este mes de Abrill)
Prieta aquf aztcar oliendo...
Gime el campo, anocheciendo.
Miro las gotas del techo
caer tristes, (voy deshecho
por querer ir componiendo).


COMELONA

El dia que quiero gozar
comiendo sano y sabroso
no tengo al punto reposo.
Arroz blanco a cocinar
pongo. Despubs de salar,
suelo engrasarlo un poquito.
Y hecho, con platano frito
verde, aplastado a destajo,
me lo como con tasajo
al fresco, bajo un caimito.

CALIMBANDO

Bajo un cielo ya guajiro,
leno el corral de temeros,
han clavado un palo fiero
donde el torete anda giro.

Babosea en el respiro
estertoroso. El afiojo
huye el cruel hierro, tan rojo:
grita su humeda casimba.
(A la abrasante calimba
crudo amor quema los ojos).

LAGARTIJA

Ay camale6n de la cama
de le6n, ay mi chipojo
chipojeado en el matojo
con tocoloro en la ramal
Arco Iris por la grama
entire muros: con su ampolla








SAMlUL rtIJ60


bajo el cuello, con bayoya
vista, de lengua acertada,
y las patas suavisadas
con pulpa de chirimoya.


DE LA VOLUBLE

Muchacha eres tan coqueta
que si te mira un lucero
quisieras verlo ligero
sirvi6ndote de peineta.
Yo, que soy mago (poeta),
pido, gimiendo tus ojos,
no enamores con sonrojos
falsos, tantos corazones...
(mira que ya los melones
los suyos esconden rojos...)


DECIMAS DEL
A1ORANTE

Afioro la veredita
donde el sol y su veguero
veian caer el dinero
de una Iluvia menudita.
La puerta afioro, que Rita
abria con hfumeda mano
en los dias del verano:
(que ella adornaba con
plantss
rojas y azules, con tantas
glorias del jardin cubano).

IRecuerdo la fresca altura
de los montes dilatados


que me daban sus recados
de fantAstica pintural
iQu6 deliea pronta y pura
cala del Arboll IEs cosa
de tan clara y primorosa
impossible de contart
IQue campo aquel para amar
en dulzura generosal

...Mes de Mayo, en que salia
con sus trenzas en la mano,
anticipo de un ufario
sol de tardes en la umbria.
IQu6 inefable serrania
balanceaban mis pupils:
ramas verdes, ramos lila,
flores cayendo ruidosas,
legiones de mariposas
dispersas en luz tranquil.

Por tanto afiorar salvaje
vuelvo la espalda a otras
[vistas
y me rayo con las listas
de candor de aquel paraje.
IEsplendoroso paisaje
que no copian los lugares
que ahora mirol Sus azares.
distintos, afioro: hallada
luz de una tierra anunciada
de son, color y palmaresl...

SUE1O DE
CUNDIAMORES
...Un suefio de cundiamores
colgantes de los guayabos,








CbZXDA EKNOR


simulahdo tenues rabos
sus desmayados colors.
...Subia entire los fulgores
de la: medianoche blanca
hacia enredada barranca
con paz de rayo furtivo.
Gozaba mi pecho, vivo...
iY el cafiaveral que arranca

de pronto, hacia el cielo
[mansol...
LIena mi boca de asombro
me vi en el aire: mi hombro
cifi6 hojas largas: descanso
palmas reales de remanso
me dieron, blancas de flores.
Del yerbazal, en colors
bandurrias tocaban patos...
(No sigo los garabatos
del sueno .de cundiamores).


EL POZO

Negrita fuiste muy buena
cuando dijiste, con gozo:
si tomas agua del pozo
se te acabaran las penas.
La bebi: y estaba lena
de mil pAjaros oscuros,
de cocuyos entire duros
grumos de hoja amoratada
que fluia coronada
de pulpa de an6n maduro.

Ya cuando en la seca el viento
sople ardoroso y cansado


y sobre el campo quemado
vacile un sol ceniciento,
yo el respiro polvoriento
mojar6 por las roturas
del pozo de aguas maduras
negrita, que me brindaste,
un dia que me encontraste
moribundo de frescurasi


VIAJES

Unos me dicen que Espafia,
que sus rios y sus puertos;
otros: de floridos huertos
con manzanos y castafia.
...De picos altos que bafia
nieve de linda blancura...
de abedules, de una pura
selva de azules... (Yo quiero
sofiar que tengo dinero
hecho de la raspadura).


A UN MAL CANTOR

Tu canto es de raspadura,
chorrea miel por todos lados,
Ivamosl dAmelo adornado
por su natural dulzura.
Si es la miel: dAmela pura
como sale del panal. -
No me la saques al mal
de tu cabeza. (Si es luna
te la dispute: montuna
en mi; en tu ojo: metal).








SAMUEL P-IJ6o


CARAS Y RIOS

Para comer de la caiia
dulce, de la cristalina,
fui por la tarde mis final
a pie hacia el corte de Ocaia.
El rio Caonao le bafia,
la orilla maravillosa.
Saqu6 de tonga pajosa
various trozos de la buena:
cascaras di a la serena
onda, en ribera yerbosa.

Chupando: vi gallinuelas
silbantes y las yaguazas
coloreadas, de las razas
criollas. Vi las hojuelas
de las ceibas, lentejuelas
rApidas. Vi al judio
prieto volar. (Crudo frio
el viento me iba posando
pero yo estaba gozando
un zumo dulce, un fiel rio).


DECIMA PURA

IQue vibrant juventud
me poseel Alegre soy.
(No quisiera que este hoy
traspasara la salud
con que ahora juego). iVirtud
milagrosa es este andar
fresco, en mi libre volar
con la luz: joven y fuerte
en lo verde de la muerte,
con vida para cantarl


DECIMA MATINAL

Gloria de libre mafiana
quiero anunciar: joh, ebal
IQue un sol mejor no te vea
vida que mueres tempranal
Canci6n en fuga, cercana
sangre que me corre fresca:
Zd6nde girar que no crezca
en luz mi don? jTiempo
[herido
qu6 rio alegre-y florido
me deja Amor que te ofrezcal


LA GRANIZADA

Llovia con milagro. (Estaba
el cielo negro, y el techo
de pronto son6: deshecho
tamboril repiqueteaba).
La limpia almendra saltaba.
;Granizol ILa mensajera
piedra del aire, ligera
flor celestel
(El sol saliendo,
fiesta del suelo rompiendo
iba enjoyada tijera.)


NOCHE CLARA

La luna anoche quemaba
mi sombrero. Su fulgor
hervfa del raro amor
que mi mirada cuafaba.
Como mi vida exaltaba









CU5XRDA MENOR


me encaram6 en solitaria
cerca, de luz millonaria,
para ver, al otro lado,
su lamear nacarado
sobre un jardin de vicaria.

Confieso que el raro brillo
de su blancura en la rama
no dejaba ir a la cama
mi cuerda oscura de grillo.
"Por el silencioso trillo,
luma, seguirAs cayendo"
-dije--"pero ya perdiendo
me estoy. El suefio me lleva
por mago mantel. Ti nievas
blanco azul que voy
[mintiendo".


LLUVIA EN LA CUEVA
DE LA PLAYA

Estuve en cueva metido
mientras la lluvia caia
sonora. El agua reia
al salpicarme el oldo.
Pero el viento su sonido
disip6. El barro manchaba
mi camisa, me goteaba
desde arriba... IPero afuera
cala en la mar ligera
el agua azul que yo amaba!

IAzul era! Contra el mar:
un tono alegre rendia
y su riqueza extendia
hasta mi cueva. El sonar


de su afifl era un cantar
por el vuelo de una vida
fantstica. Sorprendida
la mar danzaba. Dichoso
tenderme en aquel reposo
a ver el agua en mi heridal


CAMINO DE GUAOS

Subiendo de Abreu la loma
vi una guajira. Cantando
venia, y quedela escuchando
sus murmullos de paloma.
Le dije, por el aroma
de su canci6n: "En ti inspire
sus jiras el sol. La lira
que ti escondes, pluma es".
Me respondi6: "js61o ves,
feliz t(, gloria guajiral"


DECIMA DE LUNA

Fue a la papaya la luna
a regalarle su velo.
Habia un dormido consuelo
en la ramaz6n montuna.
Sobre la enroscada tuna
por cada pincho rayaba.
Leche hermosa: en la
[guayaba,
en el cuello del guanajo,
y del caf6 maga abajo
de la jicara volaba...








SAM.-Ua .-I86.O


ALBA

Por la despertada riba
la neblina de onda quiets
orna de rima secret
mi alma del iris cautiva.
Vuela la luz en esquiva
orla de fuego bordada.

(Se dibujan anunciadas
arpas, aves, altos cielos,
si el aire lanza sus velos
por ausencias delicadas.)


DEFINITION

El aire de primavera
es asf: primero: nada;
luego: una fresca cascade
que corre.de esta manera:
hoja azul de enredadera,
rio nifio, luna nueva,
sabor umbrio de la cueva,
balar, fruto, risa, trino,
verde encanto del camino:
todo: a la flor, cuando llueva.


MADRIGAL GUAJIRO

Vives tiernamente puesta
a la orilla del venero
con la aguja del jilguero
hilando tu blanda siesta.
Nada miras, en tu fiesta;
sola en tu blanco de leche...


(Cuando el aire te deseche
avisame, mi sefiora,
para buscar la ebria aurora
que en tus labios se coseche.)

POETA IMPOSSIBLE

En Luisa, pura, pensando
iba yo hacia Lagunillas,
(que me queda en las orillas
del Caonao rumorando),
lugar de yerbas, cuando
Norma me alcanz6: "poeta
de tu lira mns secret
dame un son field Como brisa
era su voz. Era, Luisa,
Iagrima ya. Una cuarteta
pars aquella joven, donde
ardia mi rostro, enhebr&:
"Alma en for, yo bien lo se
que sus alas nunca esconde
de suefio el amor: responded
delicado, y solo queda..."
Con pena afiadi: "No enreds
mi vida mujer alguna..."
(Luisa, yo miento por una
raz6n de amor, boca en seda.)


GLORIA DEL ALBA
Me acuerdo bien: subia yo
la loma, sin hoja alguna,
done expirara la luna
que un dulce tempo adorn6.








CUzRIDA MENOR


De sfbito me alcanz6
entire la indecisa hora
tu claridad, limpia aurora.
Dibujo, juego, silbido,
me diste, bien sonreido,
fijo, suave...
Ave canora

me salud6. Ya no tuve
tiempo de verla y la vi;
ya ni de oirla, y la oi:
Len d6nde, de juego, estuve?

No lo pregunto a la nube,
ni al viento alegre (que 61
es ciego). Hablo a una field,
fugaz turbaci6n de rosas
de sangre: mias, (vagarosas
diademas del alba cruel).


LA SORPRESA

La vel6, y no vino. Fuf
a la cama, distraido;
y suavisando su olvido
sobre el antojo dormi.
Puedo asegurar que si:
que toda se fue a los ojos
su blancura: con enojo
inexpresable abri uno,
y luego el otro, montuno,
y corri a abrir el cerrojo.

gC6mo fue? Conozco poco.
Solo s6 que despertando
di un salto: jestaba nadando


entire uria espuma de cocol
Sibito blancor, un loco
desvario de albas, cuita
de azahar, lumbre exquisita...

jAy, era luna tardia
que casi vino en el dia
risuefia, a cumplir la citat


TROVA
Suspend& ts qgujca qas
tambin la majer se deja
picar de culquier abea.
come la lor del calt.
icmao.

Estabas, flor de cafe,
esperando alli, en la puerta
sola, a la tarde desierta,
sin tener otro por qu6.
No sabias, bien se ve,
que el bot6n vivo color
es a la vista; que olor
da la corola bermeja;
que ya esperaba a su abeja
alegre y naciente floor.

Vino, florido cafe,
a tu goter6n pintado,
miel en color, nimbo alado.
Por tu corola se fue.
No le difiste: yo s6
de otra hermosura mejor...
La tarde moria en olor
cuando 61 murmur6 a tu
[oreja:








SAMUEL FEIJ60


"en tu caliz soy la abeja,
con la abeja eres ms floor "


CAPRICHO

Quisiera quedar dormido
en la copa de un caimito
para ver si necesito
uego otro canto a mi oido.
jQue dormir mas distinguido,
alla arriba, junto al cielol
Me arrullaru con su vuelo
la brisa... y ya despertado
morder6 el fruto rosado
del alba de oscuros velos.


DESDEN AL SOL

Se sabe que en dia caliente
es bueno usar el sombrero
fresco, del sol quitadero,
guano liviano en la frente.
Pero mas que a la clemente
sombra, yo quisiera estar
no a la vera del palmar
que chorrea frescura densa,
sino alli, donde se piensa
en tu frigido olvidar.


TROVA

Yo canto ni amor aqui
porque si no lo cantara
la corriente le negara,


bella, que le conocl.
Alma: sus caminos di
con cuerdas de sol y viento.
Di que vigilas acento
de amor, y su vuelo herido
(hacia algun arbol de olvido
a cuya sombra me asiento).


POEMA

La campanilla morada
la pongo en su final oreja
como la serial que deja
mi canci6n enamorada.
La veo que resbalada
sobre mi vivo rumor,
despierta un brillo de floor
en mi entrafia. Tenue delo
dibuja sobre mi anhelo.
Crece su tierra de amor.


DIA DE LLUVIA

Cae una llovizna final
por toda el alba. Hace frfo.
Anda un temporal del estio
azotando. La neblina
vaga, engasa la colina,
los rios. Muerta aventura
suspended el cielo en negrura.
Tiembla el ave, gime triste
un arbol. Nifio, se viste
mi coraz6n de amargura.








CUEBDA MENOR


GRO CUBANO

(que rompe poesia alada)

En tu bohio de guano
vi tu miseria, cafiero,
tu hambre, tu espanto, el
severeo
dolor de tu rostro llano.
Sin tierra, en suelo cubano
sufres. La impura alegria
del duefio, grosero, enfria
mi son de amor por las hojas,
(que deseo me recojas
seco ya, sin poesia).


EL SOPLO

En la noche no hay mejor
goce que salir con cafias
frias, hacia donde bafia
el Damuji su candor.
Si hay luna, poco favor
se hall en la tierra cual 6se.
Al mirarla, ya florece
su fijo silencio. (Dura
surge nueva la blancura
en soplo que se estremece.)


ALBA

lAy, tengo el alma rendida,
que me nombr6 un alma pura
y herido por su blancura


gotea mi mansa vidal
Me alcanz6 en la ciega huida
por la nube del instant:
entr6 su gloria fragante
en mi ser, en la montafia,
y, tr6mula, viene y bafia
claro labio del cantante.


POEMA DE LA LLUVIA

Muy bella cosa es, hermano,
tras unas horas de lluvia,
limpio el cielo, con la rubia
claridad de un sol liviano,
salir, a ver el ufano
gotear de la rama, en rifia
con el aire... y la campifia
oler, naciente, (ave dando
su silbido, y dibujando
los Arboles la luz nifia...)


LLUEVE

Llueve. Esa agua me gusta
de color del azahar:
en la fronda es un cantar,
y en mi pecho la luz just.
Su rumor blanco no asusta
al pajaro. En blanco eco:
del lim6n al palo enteco
en temblante goterio.
jAy lluvia: del pecho mio
a su coraz6n reseco...l








sAmuzL .viaj6o


ANOCHECER

Pajarillo: ya es oscuro,
jh6ndete en el vago viental
Lucirnaga: es el moment
ya, de tu fuego seguro.
IAyayayl, salgo del muro
donde me apresas, ocaso.
Y camino de buen paso
por otro lugar, que lento
me cambia, me da su acento:
y en nuevo fuego me abraso.

GALLOS BAJO LA LUNA

jD6nde estan los gallos de
este instant en tu sigilo
luna densa? Ya tranquil
levanta el pAlido pie
el recuerdo; ya se ve
c6mo ligero se asienta
en tu lumbre cenicienta
donde revuela sin ruidos.
Los gallos cantan heridos:
eazules sus voices cruentas?
jC6mo estatua silenciosa
estarAs en la 'bahia,
luna, donando hasta el dia
tu sombra de mariposa?
ZO en el joven que reposa
en su yerba oscura, triste?
LO en aquella que se viste,
mujer fiel, del vago brillo
tuyo, de seco amarillo,
cuando la paz ya no existe?


EEstar esa muerte aquf,
entire tu cuerpo y el mio,
desnuda, por todo el rio
que sube de mi haca ti?
0O acaso caerA de mi
rocio de tu figure?
AAlcanzaran tu hermosura
entire las ruinosas flores
serenos cultivadores
de satinada blancura?

Cantan los gallos. MAs lento
tu ojo de hilos de oro
se cierra, para el sonoro
amado que en su aposento
de liras desoye al viento
nocturno. (Ya conducimos
el rumor. Por los racimos
del suefio te perderas
luna bella, gy qui6n vendra
que augure lo que perdimos?)


MARIPOSA EN
LA LLOVIZNA

Mojado, cruza tu giro
por la rama del cafeto;
en torno del pozo, inquieto,
mariposa tu luz miro.
I[Hindemela en el suspiro,
gira en el rizado viento
del amor: tu movimiento
himedo alumbre la tierra...r
Eres ya. Mi alma se encierra.
para que libes su acento.








CUERDA MKNOR


LOS OJOS

Estoy en la alta canter
de Guaos, al valle viendo
c6mo se va componiendo
con verdes varia pradera.
Diviso la carretera
de follajes decorada,
prados cien, y la morada
cinta de la lejania:
montaias del suave dia.
Vuela una brisa ocupada
de rumor de pajaruelos
y hojarasca deliciosa
con nombres de cifra hojosa
en la magia de los suelos.
Alas de niebla, de anhelos,
los ojos vagan. Lejanos
palmares pintan los Ilanos
ya con tons cenicientos.
De pronto, llega el acento
de la nostalgia: es en vano.


LUGAR AMADO

...Llevar las rubias naranjas
colgadas, en ristra, al hombro
y por vereda de asombro
doblar las despiertas granjas.
Mas tarde, bordeando zanjas,
entire pedruscos, la loma
cruzar, done fiel se asoma
el valle y, junto a un
[barranco


de pura sombra, en estanco
quedar de ensueiio y de
[aroma.


NO SUEtO

Dicen que estaba sofiando:
yo no lo creo, yo estaba
en bosque de caiiabrava
con sol rubio conversando.
De lejos me iba tirando
una oreja el tocororo;
por mi ojos un tesoro
arrastraba el blanco fango.
Luego, con flor y con mango
tape un manantial de oro.


ENOJO EN EL ALBA

No encuentro enojo mas bello
que el tuyo, mi ordefiadora
blanca, con leche de aurora
chorreandote del cabello.
Fue que te besara el cuello
tan finamente curvado.
Volaba un pAjaro helado...
Mira: heriame el lucero,
mina de suefio, hechicero
fuego de amor nacarado...

Y me sali6 entire los tules
niveos, a6reos, de milagro,
en la granaz6n del agro








SAMUEL zEIJ60


tu enojo de ojos azules.
Ya la sierra de Mandules
coronaba tiempo tierno;
modulaba el vivo cuerno
del bosque, (y ti, la enojosa,
semejabas roja rosa
bajo inesperado invierno).


POETA

Por las umbrias emboscadas
de senderuelos perdidos,
me salgo, buscando olvidos
a las silbantes cafiadas.
Alli miro las pintadas
trompas azules libar.
La hora mece. Fresco azar
cae a mi boca; me invade
un fino sopor, es jade
el cielo: me va a copiar.


CAMINO DE
SANTA CLARA

Del aire la transparencia
dAbase como un cristal,
suave nfcar sin final
bafiaba con su violencia.
Limpia luz era la esencia
mls secret del paisaje:
llanura a un lado, follaje
al frente, con la frescura
final, en rumors madura,
.que roba el agua en su viaje.


HUELLA

Se hizo, toda, la alegria.
Y me la saqu6 del pecho.
IQu4 canto su rio deshecho
corriendo en la sombra mial
Entre los labios del dia
dulces, frescos, en amor,
len tanta luzl, el candor
resbalaba... Era tan bello
el instante... Fue su sello:
silbo en breve resplandor...


BRISA DE LA TARDE

Quisiera que td gozaras,
alma ciega, esta limpieza
de la celeste belleza
que rompe sus tintas raras
por la lanura. Esperaras
su canto field, en los dias
de la alta luz, y series
para la cuidada y final
brisa que de la colina
baja a claras cacerfas.


POR LOS CERROS
DE SANTA CLARA

Hechizo de brisa en rama,
de silbido por el llano...
iLibre tierra...l ICuAn lejano
el tiempo aquel... En la cama
verde me echo: mi dama








CUERD.A MENOR


de sire, lRega. Cojo y canso
una flor blanca. Remanso
el vivo cielo. Escribiendo
estoy sobre el agua: extiendo
mi reinado de rey manso.


ALBA

Si, asi mismo ocurria...
Yo vine desconsolado
y de pronto, al otro lado:
el raudo gozo del dia...
IAh, ide d6nde esta ufania..,
esta agua al aire vistiendo,
este caracol surgiendo
por un circulo de alas?
De frente: rosadas salas.
Detris: un toro ya ardiendo.

TARDE

Ese tono cariioso
verde, en i~bilo naciente,
que por un sol inocente
de la tarde Ilega, gozo
no me da, pero reposo
de toda pasi6n y esmero.
Al ocaso, el limonero
se hace callado, sumiso:
asi estoy yo, todo liso,
de la quietud prisionero.
Se Ilena la soledad
de pardo color, que el ciele
vuelca breve hacia mi anhelo


callado. La claridad
es tan fina libertad
que cimbra al Arbol en giro
como de pAjaro, Miro,
ya conducido, la hondura
de la hora, muda y pura
tifiendo el valle guajiro.


LLUVIA

Miraba c6mo los guifies
en la mafiana de lluvia
mecian sus espigas rubias
por agrisados confines.
Gemian los vagos sardines
del cielo sus yertas flores.
Y yo, sin mas resplandores,
afioraba un sol sonoro
hundiendo su hierro de oro
en los confusos colors.


TOJOSA

La tojosa: de mi cama
me hace saltar con su canto
mitad niebla, mitad Ilanto
al sol, rojizo en la grama.
Ella gime: por la rama,
una indecible distancia
de aquel tiempo de fragancia
aun deliciosa. (Tojosa:
como quejido de rosa
por sombra de gris infancia.)








SAMUEL rx11J60


TONO TRISTE

Un crepfisculo amarillo
en lluviosa tarde vi.
(Solo estaba. Quieto alli
en el campo. De sencillo
dolor, el color, cuchillo
de hoja fria, por mi pecho
se intern6). Como de helecho
su tejido, (y su sonido
apagaba, lento, herido,
en mi poco azul deshecho).

CREPUSCULO
Se estanca el color. Ya canta
su grave estrofa la sombra.
Vago espacio un aire nombra,
aun azul, de aquelfa manta
en maravilla .Aun espanta
la nube rota. Aun estamos
seguros de que nos vamos
entire rumorosas galas
hacia el ribazo de alas
que por la noche
[alcanzamos...

DECIMA DE LUNA
La luna qued6 engachada
en la flecha de una palma:
suave luna, toda calma,
fija: lenta embelesada.
Caia su espada plateada
sobre el filo de una yagua.


La mecian las yamaguas.
Al pie: estaban pozos secos
ya colmados por los ecos
de lunas de ausentes aguas,

BUSQUEDA CAMINANTE
Vine aqui tras de la veta
de azules que aduefia el dia.
Sano, indagui por la via
con un pAjaro violeta.
Pregunt6 por el poeta
que este candor encontrara
y en nueva canci6n dejara
dicho su asilo de sombra
(preso del aire que nombra
la poca luz que dejara).

GUAJIRO POETA
Cuando fue la luz de oro,
liviana, cual su costumbre,
la sorprendi, tibia lumbre
en el cogote del toro.
La guard como un tesoro
de privilegiado escudo;
(y al fin del trabajo rudo
para refrescar mi mente
la tir6 por la corriente,
ya como pAjaro mudo).

DONCELLA SOLA
Si la yerba rumorosa
creciera por tu garganta








CUVE-rdA -kZXOR


subirfa como plant
de una gruta prodigiosa.
En su finura preciosa
recostaria mi oldo.
Al reino del claro olvido
saldria a sofiar, con la aurora
que sus violas atesora
en tu ramaje sin nido.


FLOOR DE AGUA
1Ah si, qu6 bien acompaiio
tu condici6n, agua fresca,
si haces que en mis labios
[crezca
sonante flor de tu cafiol
Ves que no te doy engafio:
mira: tapAndome gira
la belleza, que suspira
del critalino vestido
tuyo a mi son dirigido,
que oscuro p6talo expira.


DECIMAS DE CUANDO
ME ESTREMECI EN LA
MADRUGADA AL
RECIBIRME UN PUEBLO
LLENO DE PERFUME
Entr6 al pueblo de Palmira
serena la madrugada
con toda el alma cansada,
sola, confusa y sin mira.
Alli fue el hechizo, lira
feliz de ignotos rumors


del olor, entire cantores
del jazmin de la Victoria
que a los labios de una gloria
terrestre olia, a resplandores

de un amor desconocido,
puro de pena y desmayo
de breve infancia: su rayo
con nostalgia estremecido
era un alba oscura, un ruido
roto de antigua ilusi6n,
y el color de la pasi6n
y su olor mis generoso.*
IPueblo de jazmfn precioso
latiendo de oliente soni


DECIMAS VARIAS NO
RECOGIDAS EN LIBROS

CONTINUANDO

EL ESTILO Y ALMA DE
"JIRAS GUAJIRAS"

DECIMA TUBERA
La gente de Trinidad
tanto dinero tuvieron
que en un tubo se escondieron
al ser la barbaridad.
En su gran necesidad
todo se les vuelve: "tuve".
ITuberla por la nube
del aura en el negro pico;
tubos tuvo el pobre rico
tubero, que el "tuve" subel








SAMUEL REIJ6O


CAONAO

Para gozar en Caonao
y su valle generoso
hay que ser del genio airoso
del trovador Giienceslao.
Dejar la rabia del guao
debajo del mamoncillo;
y ver con ojo sencillo
de ocaso la lontananza
y vivir en la esperanza
de su reflejo amarillo.


DECIMAS DE UN
GUAJIRO EN
"TIEMPO MUERTO"

Yo vi volar un mamey
sobre el monte del Turquino
y nacer vi azul pepino
del seno de un curujey.
Vi a la guajira de ley
montada en vaca rlsuefia,
a una chiva comer pefia,
a dos biajacas siestando,
pero no vi ni sofiando
que me cesara la lefia.

Porque estoy viendo visiones
de tantos palos que cojo,
tengo ya el cocote rojo
y el lomo: de maraiiones.
Se que saldran tiburones
si Ilamo a los perros; grefia
sera el pelo de mi duefia


si lo acariclo un moment;
con el hambre que yo siento
ly seguir cogiendo lefial
Silbo a un pajaro y macaos
me muerden las flacas patas;
si me acuesto por las matas
resultan que son de guaos...
Que haya hombres mis salaos
dudo, por mas que se empefia
el que estas fincas aduefia
en decir que yo soy flojo.
Un dia voy y lo cojo
y le enluto el lomo a lefia.
Mayo 3. 1939


LUNA DE RIO

El rio nos leva a ver
entire su locura blanca
el lugar donde se estanca
la luna que va a mecer.
Luego la trae a romper
sobre el henchido remanso.
Alli, en lo oscuro, la amanso
mia, de mi alma henchida;
y siento correr la vida
en el temblor que le alcanzo.

Ay luna, en tu cielo cruel,
s6 mi hermana, s6 aquel
[sueiio,
luna del Abril sin dueflo,
luna sola, sola de el.
Entrame en tu luz mas fiel,








CUERDA MNO-R


que viene en canto, que es
[pura.
S las ribas de frescura
en silencio florecidas
donde por mas hondas vidas
va tu lejana hermosura.


MARIPOSA
Cay6 un nevado lucero
sobre el seno de un clavel
y sali6 volando de 6l,
ya con alas, jardinero.
Por esplendente reguero
de cAlices en blancuras
liba las glorias mas puras
de las gracias mil del suelo,
las que convierten su vuelo
en fugantes veladuras.
1940.


ANTOJO
Pediste, allA, en la alborada,
un fruto, y la fresca mano
lo fue cortando galano
de su ramaz6n cuajada.
Lo dio a tu boca anhelada
y el jugo salt6 a mis dedos.
jAhl jPero dulce me quedo
sin el fruto, nifia mia:
se te antoje el nuevo dia
del coraz6n que me vedol


HORNOS DE CARBON

Estos pobres carboneros
tienen los ojos contents
por los bellos movimientos
del fiero lamear. Ligeros,
centre hornos, pordioseros
brillantes. El aire Ileno
de resinas que arden: bueno
el mangle, cruel jatia,
palo coraz6n, baria
dura, con humear sereno.
1940.


SOLA
EstAs sola con tu mal.
Sufro de verte. ZEs asi
que querlas para ti
y para mi tu fatal
amor muerto? Me huyes mal:
no sabes que donde quiera
que vayas la primavera
te cogerA. Y yo mAs ciego
no la ver6, y ella, luego,
te olvidara en mi ribera.
Abril 23. 1939


TROVA
Soy, aqui, el lejano cobre
consumido de las hojas
que caen sobre un mar de
[rojas








SAXUrLJ Frcj6o


vestiduras. Como un pobre
poeta, fiel, salobre
linfa bebiendo, me admiro
del indescifrable giro
en la infinita fragancia
del tiempo, por la distancia
donde no s6 cuinto miro.
1950.


GALLO
Gallo: tan lejos y suave
y tan cerca ya, clarin
hnmedo. El vago conffn
adn abres, graciosa ave.
Por el cielo: fresca nave
de arboladura rosada.
Td, la crest colorada
y el ojo: suefias que libras
rocio cantor, cuando vibram
en la luz sutil, violada.
1947.


SABANAS DE
SANTA CLARA

Cuando salfa, content,
vivo, en la alta salud,
sent, alli, mi juventud
quedarse, ser un moment
claro, en fijo movimiento.
Allf, daba la cisterna
el agua: por ella, tierna


moviase la cordillera,
vacadas, hierbas, ligera
brisa de la lira eterna.

Todo estaba alli, en el agua.
Arriba: un cielo seguro
azul caia, mas puro,
de su copa de majagua.
La palma de crespa yagua
se dibujaba en despierta
y acuitica luz, abierta
al esplendor del paisaje;
no pude seguir el viaje:
qued6 alli, junto a su puerta.
1939.


DIAS DE LLUVIA
Estas aguas han cubierto
con su riqueza.los prados;
hoy se ven frescos, cuajados
del verdor del valle abierto.
Yerbas, campanas, despierto
rumor, que sopla ligero...
Rebrillante el limonero;
la llanura, jubilosa.
Buena lluvia icuin famosa
cae sobre el ser sabanerol
1939.


MARIPOSA


Mariposa Lbreve rosa
en piedra alada? iO volar









CUERDA MENOR


de la gota del azar
por la tarde cenizosa?
Tu ala de jade preciosa
inscribe en el aire el cuento
del amor, el movimiento
de la ternura en la tierra
que en mi nace, en mi se
[encierra,
y surge como en tu aliento.
Mayo, 9. 1939


EL SON
Al verla tan lejos, dije:
"iYa nunca en mi coraz6nl"
Y ahora, cerca ando en
[perd6n:
eso es para que me fije.
El son mis pasos dirige
por la noche cruel o el dia;
mu6vame a esa alegria
de unirme a tu alma preciosa:
sera asi junta la rosa
a celeste canturfa.
1939.


TERNURA DEL DIA
Que lindas las mafianitas
jugando, en la paz del viento,
con el azulado aliento
que al agua las precipita.
Se cuelan por las cuitas
de los labios mas heridos


del amor de los olvidos.
Entre ramas y frescores
va el sol a elevar colors
de los virginales nidos.

Giran raudan mariposas
al rayo de la frescura;
se mueve la flor segura
en la diadema olorosa.
La canci6n libre, reposa
en su margen de ondas
[quietas.
Los ruisefiores poetas
dejan que a su melodia
la final estancia del dia
llamee de rima secret.


EN CANTURIA
CAMPESINA

Tienen dolor mis cubanos
al pie de las alboradas;
(y adn yo canto las cuajadas
gracias de pardos veranos).
No olvido al guajiro hermano:
en el milagro amoroso
soy su abandon. Abundoso,
como un rio alucinante
doy su pena: soy bastante
mis que un trovador donoso.
1939.








SAMUEL FEIJ60


DECIMAS A UNA CIUDAD
DONDE SENTI LO
ESPERADO

En los j6venes mis sanos
buenos amigos hall
y una muchacha que fue
uz suave en dia galano.
El mar di6se, raro hermano,
en el crepisculo islefio.
Fui en su orilla oscuro duefio.
S61o el color de sus aguas
me compensaba las maguas
de aquella gente sin suefio.

Pero, al fin, yo los perdono
en mi regionario andar,
con sonrisas, al pensar
naturales abandonos.
Asf, he ganado mi tono,
de tanto oirlo en lo frio
de la suerte. Soy mAs mio.
En la vida siempre ira
solo quien mAs suefio da,
baja ciudad del hastio.
1939.


LUISA

Esta decima guajira
hija del sol en oriented
oliendo a caf6 caliente
al amanecer suspira.
En tu recuerdo se mira
joven de amor de cristal.


Yo te quiero; tu ideal
rostro suavisimo amo:
como un Arbol me desramo
si t6 me miras sin mal.
1939.


EL ALBA

El alba, en su despertar
se mueve en los cocoteros
y estA trazando linderos
de tranquilo desvariar.
El viento canta al pasar.
Jades mil en los racimos
quietos. Asi conducimos,
mi alma, tu lirio ardiente
a la fiel luz del oriented
que arroja lo que perdimos.
Abril 29, 1940


MANANTIAL
DEL AIRE

Limpio florecer de mayo
al fresco anuncio del oro:
el sire con su tesoro
del mis colorido rayo.
Cimbra un rojo guacamayo
el silencio de la sierra.
Por las lomas la luz yerra
con sus joyas de la mano,
regAndolas en el llano:
ciega de amor por la tierra.








CUERDA MENOR


MONTARAS

El celoso sol con bruma
alegre se te afianza
verde lomerfo,
[y avanza,
pajar6n de roja pluma.
lTu aire lentol iQue jocuma
de suaves alas heridas
se abre en tus selvastl Mil
[vidas
me tendria que ganar
para poder alcanzar
ventures tan escogidasi


DE MORIR

Alg6n dia he de morir,
desaparecer habr6;
monte lindo no ver6
ni rio de clar huir.
Por eso, aprendi a vivir
desde niflo, soberano,
pisando el monte cubano
con el animoso pie
y oyendo siempre a lo que
en la luz me vuelve sano.
1962.


BRIGADISTAS YENDO
A ALFABETIZAR

IHermosas, azules lomas
cuajadas de cuajanises,


de auras negras y totises
y susurrantes palomast
golpe de sus aromas
fascina en tan gratas vistas;
se ven en las blancas listas
con que rayan el paisaje
las palmas que van de viaje
con las files brigadistas.
1962.


DIBUJAR

Qub facil es dibujar:
se coge pluma y tintero
y con un rasgo ligero
ya cuentas para empezar.
Luego tienes que encabar
la visi6n con mis acierto;
porque el papel esta muerto
y es muy errante la mano,
pero el ojo soberano
tiene que trazar despierto.
1962.


LAS VACAS


Las vacas de la llanura
en cuanto me ven legar
se me vienen a arrimar
porque me saben ternura.
Les doy sal y raspadura,
panal de oro de miel;
ellas me rozan su piel,








sAmuiL raiij6o


me miran tranquilamente:
y piensan como la gente:
es como un nifio Samuel".

LA LLUVIA

Mirar c6mo el aguacero
del gris cielo se desprende;
rapido los aires hiende
porque es pAjaro ligero...
Y su color como acero
(porque el tiempo en su
[grisura
todo lo tifie) di hondura
al horizonte, da ausencia,
acalla toda la ciencia,
y a la infancia da figure.
1962.


GENIO DE FLOR


Me maravilla mirar
la mano con una flor,
Ies la mfa, azul loor
del suelo cogiendol
[Dar
en el aire, al comenzar
del alba del alma, el ramo
que en la tarde arranco..
[Afamo
al genio que me ha impelido
a coger flor en huido
triste tiempo, que desamo.

1962.















LIBRO II


VOCES
VERSOS SERENOS
CANCIONES DE AMANTES
GAJO JOVEN
LOS CREPUSCULOS
NOCTURNO PEQUENO
LA PEQUERA ARMONIA
APUNTES

















El libro II y ultimo de esta EDICI6N DEFINITVA de poemas me-
nores, entra a la hondura del ser joven y su distancia, al variant
genio del paisaje, a la niebla vespertina en el cuerpo delicado
de la isla, atravesdndole.
Las inefables galas de la tierra, sonoras, penetranes, tomaron
al joven. El agua verde en calma, ante la final desesperaci6n
mirdndole; el espartillo amarilloso, los drboles junto a los apar.
tados arroyos de montaiia, en la paz de la tarde sombria... Las
cumbres isleftas de morados celestes. Las sabanas extensas, ra.
diosas, solas. La brisa del antillano invierno. La realidad de
un mundo verdadero de belleza acechante...
Surgi6 asi uno de los rostros, el mds amado quizds, de la poesia
de la isla que he gestado, en la lux matinal del verbo primero.
Otros libros nuestros contendrian el fuego y ain la furia de una
soledad humana creciendo entire tormentors impuestos. Este no.











VOCES

(1936-37)

















I

Noche, tan lejos,
al dafio leve de mi vida aflora.
Aflora, Noche, dame
ver la corona blanca
del genio en que me ahondas.

II

Todas las palabras,
las que tuve y las que nunca
aparecerin, vuelan,
en las hondas noches
con un signo claro que nunca
nunca veo.


III

En lo oscuro
yazgo.
Mi sangre estalla.
No soy lAgrima.
No soy
lo oscuro, me ahoga.
Sere lo que soy: lo
que ahogan: la


luz despiadada,
feroz, febril, violent
y absolute,
la misma siempre,
monstruosa, deliciosa.

IV
...Y viene, a gritar
la gritarl y a echarme
a su abismo.
(Abajo digo:
"no puedo star aqui, muero".
Y subo, subo otra vez porque
[abajo no puedo starr.

V
No pierdas una sola voz,
(lhe perdido tantasl...)
Haz silencio, espera...
(he esperado tanto...)
Calla, muere.
(Tengo terror de morir
sin el anico fruto),

VI
No quiero perder un dia
de los que tiemblan








SAMUsL FEIJ6o


sin que te acerque a

para decirte: egozas?


mis
[labios


VII

Cantame para que no sea;
cantame to que no era,
para que me vaya.
Canta lo que oia
al seguir el canto.


VIII

Lo puro se esconde;
pero una sola gota all& en el
[fondo
abre un alma a la m6sica.
Una sola gota libra la sangre.

IX

Tu paz de infancia
corta las azucenas sin
[despertarlas,
y las lanza al arroyo.

(La guardar6 slempre, para
[que t-
en una nifiez apacible
halles la flor misteriosa
que ya no puedas ser).


x

Puede esperar el verano
la canc6n y el fuego,
(que no saben esperar).

Pero el lanto no
puede, no sabe esperar.
(Hijo de todas las esperas).


XI

Alegre tu misica
porque todas las lenguas
[enmudecen.
Aviva tu violin, tu gaita.
[Suenen
los instruments bellos a mi
[alma.
En las largas jornadas de ia
[noche
repose en suefio el coraz6n
[vencido.
De la nocturna zona got6e,
a ml frente, la misica. Pueda
un poco de sus ecos amparar.


XII

Me lHevar6
la huella.

Esc6ndeme un poquito de
[mislca









CUERbIA -MOENO B


que no miw diela en el:
[coraz6n
y lo har6.



Me enlazo a tus pies -que
S[veo- sueiio.
(Moriris
como un perro a mis plantss.

No podrAn
arrancarme la melodia
que liga nuestros labios
a tu suerte,-que canto.


VERSOS SERENOS

I
Sereno.
Serena la montafia.
Rumor de serenas palabras.
Sereno sol, serena luna.

Mlrar
cuan lentamente
filtran sus hilos frios
las arafias del suefo.

Ii
Silencio,
voz de la naturaleza,
comunicaci6n mia.


El alma
en callados giros
no revelados.

Queda la soledad, muros
.[azules.

III

Tu
que posees el don de lo suave,
que no malogrds
tu serenidad:
dame
esos labios tuyos.
para gustar este moment, e
donde el. silencio abre
lo que tengo .que ,buscar.



Amanezco:
eaquellas horas crueles,
[incontables, se fueron?
No.
No, aqui las tengo' en el
1 [amanecer
para soplarlas a la luz que:
[llega.



Vendrin otros afios,
otras cosas. La Vida
traerA sus nuevas manos.








SAMUEL FEIJ6o


Pero
estas horas de paz,
de amanecida,
de perfiles rotundos, de
[sonoras
cosas amantes,
en el oro amargo del recuerdo
serAn vidas perennes.
VendrAn suefios y sangres,
nadie quebrarA esta joya.

VI

Vivo ahora,
aprendi para ahora,
todo lo que vivi fue para hoy.
Luch6, lor6, goc6, para 6sto.
Gan6 y perdi creando
el alma que cuaja ahora.
Ahora me siento
cuanto s6 que soy.

VII

Por esas sombras
crepusculares, sangrientas,
palpitando infinitas,
voy a salir, a ver.
A ver, sereno,
los comienzos
de los tiempos virgenes
golpeando
mis ojos (Avidos
de la luz que los deshace).


POETA ENFERMO .

1

Con el poeta enfermo
no es el alba perfects.

2

Tembl4 en mi lecho
por mi vida sin logros.
Morir, tan naciente el dia...

No quiero dejar mis horas
[buenas
en una nube ambigua,
si el rasgo de mi vida
en una send,
la ignota.

3

Una rama toca en mi
[ventana,
"iBuenos dfasl
jVamos a caminar bajo la
[Iluvial"
--Ay.

4

Luz de humo
hila un crepisculo mudo.
Las densas pupils








CUERDA MENOR


girm, en azoro.
Pea el horizonte.

5

El terror adentro: nifio
IXu6 has hecho de nuestro
[tiempo?

Ay Terror, la claridad
difusa luz se ha tornado.

Y me cruzaron los cuerpos
del anhelo exacto y nunca

volaron mas imposibles
por mis dedos.

6

Me ensefias el rostro viejo
y doloroso del tiempo.
En la sangre los
golpes del pensamiento.

Caen ciudades de leche
a suma de soledades.
La boca es solo dibujo
anhelante, raudo y nuevo.

jAh, coraz6nl T6 me urges
los ideales antiguos,
y yo te entrego las manos
como eternas despedidas.


7

Aquella canzoneta, viva
de callejuelas, que el
dibujo de los otofios
traia sin yo quererlo...

Eran huellas en distancia
de impossible regreso,
ayes verdes esperando
la confiada caricia,

y otofio y duro crepisculo
inerte.

8

Los hombres estAn muriendo
y yo no soy.
La vida se esta azulando
y yo no soy.

Quiero latir, llamo al
puro suefio del mundo:
lo llamo y siempre lo llamo.
Y el sol se esta deshaciendo.
Y yo no soy.

9

Cuando haya muerto lo
[impuro
rozar6 con mis dedos
la vida que se me figuraba.
La rozar6 tan solo.









SAMUEL FEIJJ0


10
La tristeza te dice:
soy solo, ven.
Miedo de quedar
sin tesoro. Muerto
sobre yertos suefios.
Terror de ser la
nueva rama tronchada.

11
Cielo internal
con ojo de paloma,
que destila la luz
lenta.
Cielo
donde se posan
perpetuas palomas, extrafias.

12
Cierra esa puerta,
que es lugubre
su ojo extendido
palpitando con el oro de la
[tarde,
y volando con los pijaros que
[anuncian
otros oscuros, imposibles

.. 13
Tristeza. Vacdos.


Los aires: en el suelo,
para que, hondo yo,
me vacien.
JD6nde?

dNo miraras mas las aguas
[temblorosas,
paisajes del cruel morado,
palacios suspendidos en los
[cielos?

Veo una pupila hueca,
grises cabellos por el rostro.

En un rumor de Arboles
[furiosos
me recojo.

Busco latidos, en mf,
esperando
el rayo, pero en mi luz.


14

Con los ojos en la ligrima,
mirando un cielo -de agujas.

Pura, la quietud
en las hojas caidas, las tardes
[de agua,
y el rumor del mar en lot
{pilares del muelle.


Poesiai en t misterio,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs