• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Dedication
 Prologo
 La muerte del buzo
 Una voz misteriosa
 El naufragio del moneta
 El naufragio de Reyes Cruz
 El misterio de la Cueva Honda
 La encantada del Parterre
 La Nochebuena del soldado
 El Pozo de Jacinto
 El vendedor de frituras
 Magaleno
 La bruja
 No son gente
 La burlona
 El fantasma de la cuesta
 Cuando reverdece la esperanza
 Index
 Back Matter
 Errata














Title: Jaicoa, cuentos y leyendas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078400/00001
 Material Information
Title: Jaicoa, cuentos y leyendas
Series Title: Jaicoa, cuentos y leyendas
Physical Description: 94 p. : ports. 20 cm. ;
Language: Spanish
Creator: Rodríguez Escudero, Néstor A
Publisher: Instituto de Literatura Puertorriquen~a
Instituto de Literatura Puertorriqueña
Place of Publication: Aguadilla Puerto Rico
Publication Date: 1958
 Subjects
Genre: fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Puerto Rico
 Notes
Statement of Responsibility: Néstor A. Rodríguez Escudero.
General Note: Imprint stamped on t.p.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078400
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AEB2056
oclc - 24599733
alephbibnum - 000817118

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Frontispiece
        Page 5
        Page 6
    Dedication
        Page 7
        Page 8
    Prologo
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    La muerte del buzo
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Una voz misteriosa
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    El naufragio del moneta
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    El naufragio de Reyes Cruz
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    El misterio de la Cueva Honda
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    La encantada del Parterre
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    La Nochebuena del soldado
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    El Pozo de Jacinto
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    El vendedor de frituras
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    Magaleno
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    La bruja
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    No son gente
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    La burlona
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    El fantasma de la cuesta
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
    Cuando reverdece la esperanza
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Index
        Page 95
    Back Matter
        Page 96
    Errata
        Page 97
Full Text






/edisc4 c- /


JAICOA,


CUENTOS


Y LEYENDAS







NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO
NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


Jaicoa, Cuentos y


Leyendas


AGUADILLA, PUERTO RICO
1958








e63sc 1'7



MfOGAPW
W"'
&OWA

















































NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO




















DEDICATORIA

Dedico este libro a mis padres, Agustin Rodri-
guez y Carmen Escudero, a mis maestros Juvenal
Barreras, Josefa A. Bdez, Laura Irizarry de Bover y
Justina Carri6n de Gonzdlez, y a mi esposa Toiita
Pardo de Rodriguez.






















-PROLOGO-


Hace ya algfn tiempo que vengo leyendo con de-
lectaci6n y entusiasmo las cr6nicas, articulos y es-
tampas, de la pluma de este brillante y tenaz letrado
aguadillano, Nestor A. Rodriguez Escudero. Ahora re-
coge parte de su dispersa cosecha en este su primer
libro que institula: "Jaicoa, Cuentos y Leyendas." Es
con benepldcito que escribo estas breves lines, a ma-
nera de p6rtico, de introito, mis bien como espalda-
razo, a quien en justicia se lo merece por su talent
y devocidn. Es incomiable el empeio de Nestor A. Ro-
driguez Escudero de ir robdndole horas al trifago
de litigios y demands forenses para hacer arte, para
recrearse en el paisaje de su pueblo, dejando una cr6-
nica viva, una resefa palpitante de realismo, del que-
hacer de los hombres de ese litoral rumoroso de espu-
mas, de esa noble e historiada ciudad aguadilana,
reducto spiritual del cantor excelso de la patria don
Josd de Diego.
Nestor es un hombre de una gran voluntad. Ha
sabido pelear contra los avatares del destino, como los


-9-









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


curtidos pescadores de sus estampas contra las bra-
vatas del mar enrabiado de olas, y contra el viento
implacable e inmisericorde, que desfleca las velas, que
cercena el mdstil, erguido a los cielos, como una vo-
luntad trunca, como una mano rota en imploraci6n al
vacio. A veces fue objeto de "la burla", del escarnio,
de parte de los que no entendian sus ideales igualita-
rios, su rebeldia incontenible contra las injusticias so-
ciales.
Me declare Nistor con franqueza ingenua: "A
veces mi estilo es orat6rico, no puedo liberarme de
esta vocacidn." "No me sale la metdfora lograda, pu-
lida..." Pero en cambio su estilo es vigoroso, de
trazos anchos, de pincelazos certeros, de quien mds
que pintar, quiere tallar o esculpir. Y de cuando en
vez, estremece su prosa de combatiente un ramalazo
de poesia sin domeftar, como el espumarajo enrabiado
en el Pozo de Jacinto. "Cuando horas despuds, otros
pescadores pasaron por el paraje, tan s6lo vieron la
embarcaci6n medio hundida, con el bichero enarbolado
en forma de bandera, como un grito initial de salva-
ci6n exhalado en el vacio." Asi describe el autor en
forma dramdtica, en poesia de tonos 4picos, la muerte
an6nima pero gloriosa del pescador Reyes Cruz, en su
cotidiana brega con las olas para ganar el pan amargo.
Mds que cuentos denominaria yo estas pdginas,
aguafuertes del litoral, o acuarelas del terrufio. No
hay en Nestor la intenci6n al escribir sus cuentos de
seguir el patron tecnico, su intenci6n es narrar la
vida de las gentes sencilas de su pueblo, la de los
olvidados de la fortune, los de la clause proletaria de
Aguadilla. Parece decirnos, "la historic no la hacen









JAICOA, GUENTOS Y LEYENDAS


los heroes de Carlyle, ni los superhombres de Nieztche,
sino el hombre an6nimo, el hdroe codidiano, el que
libra una lucha en silencio, y tal vez tiene como epilogo
o recordatorio una cruz de tosca madera o la tumba
inmensa e inmisericorde del mar. En el cuento "La
Muerte del Buzo" hay un grito de protest social.
Es el hombre que vive de los rezagos de las naves
hundidas, para poder sostener la familiar. Desciende
al fondo de la bahia a rescatar barriles de salmuera.
Y en uno de sus intentos es apresado entire las rocas
inmersas. Nestor describe esta escena con maestria,
con la intensidad trdgica que require un moment
sublime. Es un sacriifcio no en aras de la gloria, sino
de la familiar hambreada, de los hijos a la interperie.
Esta lucha en las profundidades del oceano, nos re-
cuerda aquella de Gilliat en los "Trabajadores del
Mar", de Victor Hugo.
El tema del mar estd casi inddito en la literature
isleia. Nestor conoce eA argot marino, la nomencla-
.tura de las naves, y ha visto bien de cerca la vida de
esos hombres tallados en rocas antiguas, que se juegan
la vida al azar y cuyo heroismo no es cosa de relum-
br6n, sino hdbito y consigna cotidiana. "Pocos se en-
teraron de la tragedia de aquella vida an6nima..."
,Late en esta frase del autor una oculta protest, una
soterrada rebeldia social, contra los privilegiados, los
que menosprecian y silencian el esfuerzo, la abnega-
ci6n y el sacrificio, cuando parten del hombre sin abo-
lengo, sin linajes rancios, sin sef2aado escalafdn so-
cial. Es el subyacente grito de redenci6n social que en-
candil6 su verbo fogoso de estudiante pobre al sen-
tirse preterido en un medio hostile, que premiaba mds









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


at cuna que el esfuerzo, la procedencia m6s que el lo-
gro, el titulo mds que el quehacer. El estilo es el
hombre-decta Buff6n. Y esta briosa y apasionada de-
fensa de los derechos del hombre coming, del hombre
de la caUe, del hombre masa, es una constant enalte-
cedora en la vida del autor. Constante que aflora
ahora en estas estampas, leyendas y cuentog del ito-
ra aguadillano. Aun en aquella historic o leyenda
"Una Voz Misteriosa", que pretend ser humorist,
del viejo pescador que oye todas las noches una voz
que le dice: "Che, iti quieres ser feliz?" Y cuando
el pescador acuciado por la miseria un dia responded en
la afirmativa, una voz ir6nica, implacable, diab6lica
-le responded: "Pues vete a cargar sacos de dos quin-
tales al muelle y serds feliz." Es un humorismo cruel,
de fatalismo insoslayable. En aquella historic o le-
yenda en que se narra una vieja historic escuchada
.,por el autor en sus mocedades, del naufragio del ve-
lero "El Moneta", que desapareci6 misteriosamente en
el litoral de Aguadilla, sin tripulaci6n y solo con un
perro de raza ladrando sobre cubierta, se escucha una
conversaci6n entire dos curtidos marines, que revela
un hondo pesimismo... -Compadre Gallofin, el ma-
rino naci6 para pobre. No he conocido marino que
se haya hecho rico.
Y cuando los dos mariners van a rescatar "El
Moneta" y logran llevarlo a salvo al puerto de Agua-
dilla, nada reciben en pago. Hay como ominoso fa-
talismo pesando sobre los hombres del mar-los tra-
.bajadores del mar--como el hado implacable sobre los
heroes de la tragedia griega.
Una de las cosas que mds admiro en este escritor









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


es su afdn por revelarnos la historic de su pueblo, el
quehacer de las gentes. No pretend deslumbrar
sino dar a conocer. Se inspira en el paisaje maravi-
lloso del litoral aguadillano en los personages funam-
1bulescos que deambulan por las calls de la villa his-
toriada, o los que recortan sus figures roquetas, s6-
lidas, contra los acantilados bermejos de Punta Bo-
rinquen o Caracoles.
Con el cuento, la cr6nica, la leyenda, se captain
mejor las esencias de los pueblos, el discurrir de las
gentes, que con el escueto dato estadistico o el minu-
cioso pero frio halazgo hist6rico. Y es que el artist
hace sintesis poetica. Nos descubre con el mito y la
leyenda aquello que denominaba don Miguel de Unamu-
no la intra-historia. El artista-cuando to es de ver-
dad-penetra hondo en la sustancia de las cosas, lo-
gra el sentido oculto, el pulso interior, aquello que no
aflor6 en las pdginas del exegeta de la cultural. La
historic como dije antes no la construyen s6lo los
super-hombres ni las figures estelares, sino el hom-
bre anonimo, el soldado desconocido. Los que en si-
lencio ofrecieron sus vidas en holocaust a un princi-
pio o un deber cotidiano. iQuign escribird la histo-
ria de los heroes andnimos? El hecho de que Jose de
Diego sea una de las figures seaeras en la historic de
la Am6rica Hispana, no resta grandeza, ni heroicidad
a Reyes Cruz, que muere peleando con el oleaje em-
bravecido. Son estos los heroes que no tienen ante
si el coliseo, ni el aplauso de la multitud enardecida.
El Buzo muere en lo profundo de la bahia pensando
en la familiar hambreada. Reyes Cruz enturbia con
su sangre el azul limpido del mar peleando contra las









14 NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO

"bravatas" y los tiburones. Es el sacrificio, la heroi-
cidad desplegada ante los cielos mudos y el mar im-
placable.
Siga Nestor develdndonos el alma de su pueblo.
En el intent mismo estard el mejor premio. Por
ahora, vayan de mi parte estas cdlidas palabras, no
como pr6logo, sino como p6rtico para los que quieran
conocer sus gentes, sus mitos y sus leyendas.

ABELARDO DIAZ ALFARO.
a 2 de febrero de 1958






















LA MUERTE DEL BUZO


(Dedicado a Pablo L. Sosa)

El villorio pesquero hormigueaba de vida. Se in-
quietaba como acuciado por el olor a marisco revolca-
do por la tempestad que se desencadenaba.--La bra-
vata habia suspendido los embarques y solamente al-
guno que otro audaz pescador, con esa audacia que
produce el hambre, aventurabase en su yola a arreglar
las redes de alta mar. Por moments, fuertes chapa-
rrones hacian huir a los vecinos para guarecerse bajo
el alero de las casuchas evitando el azote de la lluvia.
A Martin lo habia sorprendido la bravata en el
golfo de su miseria econ6mica. La mujer no se con-
formaba con los seis hijos que le habia dado y ahora
se empefiaba en parir otro, en medio de aquella crisis
de espanto y de pobreza.
-Paciencia Martin, son cosas del destino-de-
ciale por consolarlo Pedro.
i Qu6 rayo ni que destino? Yo no s6 lo que es,
pero lo que no es possible es que pueda uno seguir vi-


-15-









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


viendo con un journal de ochenta y cinco centavos dia-
rios en tiempo de embarque, con seis hijos y uno que
acaba de "atracar", viviendo en un rancho de dos ha-
bitaciones, con las yaguas agujeradas por donde hace
agua cuando Ilueve.
-Peor estoy yo coment6 Pedro. Tengo que
mantener los viejos ademas de mis cuatro hijos y no
trabajo en el chinchorro como ti que eres buzo y te
las buscas.
-Y antojarse de venir con esta bravata-sigui6
monologando Martin, indiferente a su compafiero y
ensimismado en el egoismo de su propia desgracia.
Un vocerio que venia de la playa hizo volverse a
los dos compafieros. Se acababan de hundir tres an-
cones cargados de barriles de tocino en la rada y el
vecindario entero ovacionaba la hazafia subversive del
mar que no respetaba la propiedad de los ricos.
Las borrascas en aquella parte de la isla son fre-
cuentes y rApidas. El mar pierde por ratos los estri-
bos, se desboca y se pone insufrible por unos cuantos
dias. Quedan entretanto suspendidas las actividades
maritimas. El marino se entretiene arreglando el
chinchorro o la atarraya, mientras que los chicos re-
cogen algas o matos a lo largo de la playa. Cuando el
hambre aprieta en la desvencijada cabafia del pesca-
dor, se recurre al fiado, se cuecen unas cuantas "ba-
tatas" y con chicharras o salmonete se engafia el es-
i6mago.
Aquella tempestad hundi6 tres ancones cargados
de barriles de tocino y una nueva industrial se desa-
rroll6 en la villa pesquera. Pasada la tormenta no se
trataba de pescar "chillo", "carita" o medregal. Se









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


asociaban dos compafieros, remaban hasta done su-
ponfanse hundidas las embarcaciones, atisbaban por
entire las ondas negras y oscuras del mar y dejaban
caer un afilado harp6n con en cual clavaban el tonel
que remolcaban luego a tierra donde lo vendian secre-
tamente a algunos comerciantes.
Pero la brega era dura. Los tersones ya engar-
fiados se zafaban y entonces habia que empezar la
obra de nuevo, localizando el barril en el fondo del
mar, para una vez mas dispararle el harp6n que des-
cendia ahito de esperanzas. El cabrilleo dificultaba
la operaci6n. Trasmontaba la yola y la desviaba del
sitio propicio a pesar de los esfuerzos de los remos.
Por esas razones, Martin, el pescador hirsuto, co-
nocido en todo el litoral por su habilidad, tantas ve-
ces probada cuando se sumergia a desenredar el chin-
chorro de las lajas que lo aprisionaban, concibi6 con
su compafiero el proyecto de zambullir en las diez bra-
zas de profundidad y con una pita amarrar el barril
para traerlo asi, a la superficie.
-Pero Marin-deciale Andrea su mujer,-mira
que hay tiburones y es muy hondo.
-iD jame mujer! zNo ves que hay un pip6n
mas y el salario no da? Hay que traer las habichue-
las cueste lo que cueste.-
Aquella madrugada, el mar, con su inconstancia
de mujer coqueta, amaneci6 al decir de los pesqueros,
como un plato. Solamente una tenue brisa rizaba sus
lines que mugian con sonido suave.
Martin prepare sus avios para dedicarse a aque-
Ila pesca novedosa. Junto a su compafiero Pedro, bot6
la yola y fueron a localizarse en el m6gano donde se









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


habian hundido los pontones cargados de toneles. Cer-
ca maniobraban otras embarcaciones en espera de la
maravillosa picada, y entire risotadas, canciones y blas-
femias, cada uno lanzaba el harp6n hacia el abismo
como dardo misterioso que va camino del porvenir.
Martin fonde6 su yola. En su interior se ri6 de
los demas que tenian que trabajar tres o cuatro horas
para poner a flote un solo barril. El les iba a demos-
trar para que servia "tener agallas" y experiencia des-
madejando las redes del patr6n cuando eran agarra-
das por las rocas del bajo. Verdad era que habia sus
peligros. La "picfia" y el tibur6n abundaban en aque-
.llos contornos, podria faltarle la respiraci6n y no dar-
le tiempo a subir a la superficie, pero i qu6 iba a ser
de su familiar? j C6mo sostener aquel famili6n que
iba reproduci6ndose con tenacidad? Si lograba pes-
car cuatro o cinco toneles ganaria para un mes de
subsistencia y ya se iria tirando hasta que Dios y la
Virgen del Carmen se condolieran.
Repiti6 las iltimas instrucciones a Pedro. El se
zambulliria y emergeria rapidamente para ayudar en
la brega de hacerlo flotar.
La primera zambullida fue afortunada. Habia
bastante profundidad, los rayos del sol apenas llegar
ban al fondo. Sinti6 pavor al columbrar la forma fan-
tasmag6rica y nocturnal de las embarcaciones hundi-
das. Pareci6le ver hordas de fantasmas sombrios que
iban a despedazarle. Sinti6 como si mil brazos fla-
cidos y succionantes se extendieran en la semioscu-
ridad para atraerlo hacia la noche y pens6 retroceder,
merger a la superficie, a la luz diAfana del sol donde









JAICOA, CUENTOB Y LEYENDAS


estaban sus compaileros, bien seguros, entregados al
trabajo de disputarle al mar el cotidiano vivir.
Pero no retrocedi6. Record a su mujer que ha-
bia quedado alli en su lecho de enferma, escuilida
casi sin vida; vi6 el cuadro de sus hijos hambrientos
y haraposos, su bohio destartalado y aquel panorama
mental de tristeza le pareci6 mis siniestro que los abis-
mos del Caribe.
Baj6 y con presteza amarr6 con el cifiamo el pri-
mer tonel y subi6 rapidamente hacia la luz.
Pedro lo ayud6 a embarcarse y juntos, tomando el
indispensable descanso subieron el barril al punto de
flotaci6n.
Por segunda vez volvi6 a las entrafias del abismo.
Arriba qued6 Pedro pensativo. El se sabia incapaz
de arrostrar con tanta imprudencia a la muerte. Qui-
zAs era que no tenia tantos hijos ni la mujer parida.
Esper6 algunos segundos hasta que le comenz6 a hur-
gar una duda que ya interpretaba como extrafia tar-
danza. Despus ... vino el minute con arreos de
muerte y sobre el lomo c6ncavo de las aguas vi6 el
marino como fueron despedazindose los instantes con-
tra la roca inconmovible de la fatalidad.
En aquel moment las olas iban deshaciendose en
burbujas cantarinas contra los costados de la yola y
sobre el silencio de la madrugada oiase a intervals el
granizo is6crono de un alcatraz.
Al otro dia, un pescador hall sobre las aguas el
cadaver de Martin. Sus piernas fracturadas, el ric-
tus amargo y sus brazos contraidos, hicieron career que
habia sido atrapado por uno de los barriles al tratar
de removerlo.









20 NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO

Pocos se enteraron de la tragedia de aquella vida
an6nima. La madre tierra, siempre generosa, acogi6
en sus entrafias los despojos de aquel h6roe del tra-
bajo. Y desde uno de los bohios de la playa cercana
sentiase el gemir desgarrante de la orfandad y de la
miseria.






















UNA VOZ MISTERIOSA


(Dedicado al distinguido amigo Hector Reichard)

De todos los hombres de mar de Aguadilla el mis
curtido era Che Rosa. Adn me parece verlo sentado
,en la playa cosiendo encerados y redes, actividad se-
dentaria a que se dedic6 en los iltimos aiios de su
vida.
Era un hombre blanco con la piel tostada por los
soles de los siete mares, de blanca cabellera. Vestia
a la usanza sencilla de los obreros del pais: pantal6n
de tela barata, camisa y zapatos de confecci6n ameri-
cana.
Habia navegado en toda clase de barcos desde la
humilde yola de velas de los marines riberefios hasta
el gigante buque de vapor que Ileva pasajeros y carga
a distintas parties del mundo.
S La ola del tiempo lo ech6 a la orilla ya viejo y can-
sado, cuando sus ojos fatigados de atisbar horizontes,
tuvieron que conformarse con la enana lontananza que
dibujaba su aguja cuando cosia los encerados.









22 NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO

En su juventud habia sido hombre de grandes
energies. Hay que serlo para echarse a la mar donde
se juega la vida a cada instant, donde la existencia es
lucha formidable con las adversidades y sobrevive el
mis taimado y el mas fuerte.
Siendo joven estableci6 Che su hogar en una ca-
sita en la playa de Aguadilla. Se habia aburrido de
navegar y decidi6 por un tiempo quedarse en tierra
tomando segdn 61 un merecido receso. En aquellos
tiempos el puerto de la Villa del Ojo era centro de un
considerable movimiento commercial. Varias casas im-
portantes de comercio establecidas en esta ciudad im-
portaban su mercancia por su puerto y la Central Co-
loso y otras embarcaban sus azicares por la bahia
aguadillana.
Las vacaciones de Che Rosa se iban prolongando.
Le estaba cogiendo el gusto a la tierra. Habia per-
dido el sabor salitroso del mar. Se conformaba con
salir a pescar a Caracoles, llevar alguna mercancia a
los barcos que recalaban en el puerto pero no queria
saber de las altas mares ni de nada que significara
alejarse muchas millas de la playa.
Una noche dormia Che en su casita de la playa,
cuando lo despert6 un ruido como de alguien que to-
caba en el seto pr6ximo a su cama. Par6 el oido y sin-
ti6 una voz que salia como de ultratumba y que decia:
"A Che, td quieres ser feliz, Che, td quieres ser feliz?"
Un temblor terrible se apoder6 del marino. Era
supersticioso como casi todos los lobos de mar que a
menudo se rednen en el barco en las noches de calor
a hacer cuentos de aparecidos y de fantasmas. Aque-
Ila voz tenia algo del otro mundo y lo hacia sudar









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


copiosamente sin atreverse a contestar su pregunta
que era, "iChe, td quieres ser feliz?"
Volvi6 a faltarle el valor a Che. No osaba con-
testar a la llamada. El miedo lo dominaba. Sentia
un terror invencible que le helaba los huesos y lo ha-
cia sudar frio y la voz cansada de esperar la respuesta
se desvanecia en los silencios titricos de la noche agua-
dillana.
Pero esta vez Che reaccion6 en llegado el dia.
Para algo era un marino que se habia jugado la vidai
en el canal de la Mona, frente al Desecheo, en todo el
Mar Caribe. Consult una "sefiora" que sabia de esas
cosas y tom6 su decision. Esta vez contestaria. Si el
llamamiento de la voz ultraterrena volvia por la no-
che, ya Che estaba preparado para contestarle su in-
terrogaci6n.
Aquella noche tampoco pudo dormir. Tenia los
nervios de punta y esa situaci6n era agravada por el
deseo de que su familiar no se diera cuenta de lo que
estaba sucediendo. Esper6 hasta la media noche y
cuando los gallos empezaron a cantar y el reloj de la
Iglesia comenz6 a tocar sus doce tintanes, Che sinti6
los golpes siniestros en el seto y una voz cavernosa que
decia: "Che, Ltd quieres ser feliz, Che, jtd quieres
ser feliz ?"
Como Che estaba preparado esta vez, carraspe6
un poco, hizo acopio de fuerzas, rez6 rApidamente un
padrenuestro y contest: "Si, yo quiero ser feliz, si
yo quiero ser feliz."
Entonces la voz dej6se oir nuevamente, esta vez
con una tonalidad menos macabra y dijo: "Pues mira










24 NESTOR A. RODRIGUEZ ESOUDERO

Che, si quieres ser feliz vete mafiana a cargar sacos
de dos quintales al muelle para que ganes dinero."
Y esta vez el 6ltimo eco de las palabras no se
perdi6 16gubremente en el silencio de la noche, sino
que acompafiada de una gran carcajada iba con el pre-
cipitado trepidar de dos piernas robustas que corrian
a esconderse en las sombras del primer callej6n del
Tamarindo que les pudiera servir de refugio.






















EL NAUFRAGIO DEL MONETA


El sol empezaba a ocultarse por detras del hori-
zonte y sus rayos dibujaban en oro las nubes que flo-
taban en lontananza. Un iltimo y retardado alcatraz
alzaba su vuelo tardio hacia el norte de la bahia, bus-
cando el calor de su nido. El puerto empezaba a po-
blarse de las multiples luces de los barcos que habian
buscado su refugio. Era una tarde del afio mil ocho-
cientos noventa y tres.
Sentados en la arena de la playa conversaban va-
rios hombres. Por sus ropajes burdos y su tez que-
mada por el sol, se veia que eran hombres de mar.
Entre ellos, Galoffin el Griego, como de unos cua-
renta afios, fornido, triguefio; Eustaquio Cedefio, de
regular estatura, piel oscura, cabello lacio; Esteban
L6pez, blanco, de negro mostacho.
-Compadre Galoffin, el marine naci6 para pobre.
No he conocido yo ninguno que se haya hecho rico.-
-Compadre Cedefio, hay que tener esperanza,
SQuien sabe! No desespere. AcuBrdese que por ahi
estAn los entierros de Cofresi.


-25-









2(1 NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO

-Lo mejor es irse para los Estados Unidos-
terci6 Esteban L6pez.
Aqui se morira uno reventado y no hara mAs que
comer arroz con habichuelas.-
Los amigos conversaron acerca de las mfiltiples
cosas que preocupan a los marines; los vientos, las
corrientes, las nasas, y habiendo anochecido se retir6
cada uno a su hogar, pensando todos, si tendria raz6n
la humanidad de pensar que el marino habia nacido
para pobre.
Por la mariana, madrug6 Galoffin como a las cin-
co, a preparar la falia, una gran yola equipada para
l1evar un nimero considerable de jornaleros a bordo
de un barco que descargaba en la rada, cuando oy6
una voz que lo llamaba:
-Compadre Galoffin venga aca que tengo que
hablar con usted.-
Era Eustaquio Cedefio que lo lamaba. Acudi6
al reclamo de su amigo.
-Compadre Galoffin, vamos a poner a prueba el
dicho ese de que el marino naci6 para pobre. Acaban
de Ilegar noticias de que en Punta Gorda ha aparecido
un barco abandonado cargado de madera. Si lo sal-
vamos ya tenemos el camino para salir de pobres.
--De veras es eso, compare?
-Lo acaba de decir Chano Blas que pescaba en
Caracoles y pas6 por el lado del barco.
-Pues vamos a pedir permiso a don Jenaro Ma-
rin, que es el Capitan de Puerto, para salvar la nave
y que nos preste la fal6a para llenarla de voluntarios,
porque compare Eustaquio, vamos a necesitar buenos
moyeros para hacer ese remolque.-









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


Conseguido el permiso se llen6 la falia de mari-
nos voluntaries para el rescate del buque perdido.
Pedro L6pez, Chano Bias, Esteban L6pez y otros,
acompafiaron a los dos amigos y tambien varias yolas
pequefias de esforzados marines salieron rapidamente
para Punta Gorda al encuentro con la aventura.
A fuerza de buenas velas y viento unas veces y
otras a remo limpio, remontaron las embarcaciones ha-
cia el noroeste. Dejaron al sureste el pueblo con sus
casas de mamposteria en la marina y sus bohios de
yaguas que se aupaban a los cerros vecinos. Cruzaron
frente al acantilado conocido por el "Canto de las Pie-
dras" que a distancia se distinguia con sus capricho-
sos pefiascos bautizados por la gente del pueblo como
"El Camello", "El Gato", "La Chata..." Emproaron
las naves mar afuera y a cuatro horas de camino se
fueron acercando a la goleta siniestrada.
Era un enorme velero de cuatro mAstiles los cua-
les aparecian cortados a hacha. En su proa se leia:
"Moneta, Annapolis." Aparecia solitario, sin un alma
viviente a bordo. Solamente un enorme perro negro
ladraba en tono lastimero como si pidiese auxillo.
Aquello fu6 una lucha sufrida, titinica, temeraria.
Pero los hombres de mar son duros. No se dejan
veneer por la primer dificultad. El peligro es para
ellos cosa de todos los dias.
Unas veces se reventaban los cAfiamos, otras, la
brisa era contraria. En ocasiones el viento dejaba de
soplar, pero todo lo soportaban aquellos titanes del
mar y como a las veinticuatro horas de haber iniciado
aquella hazafia, Ilegaba el Moneta, al puerto de Agua-
dilla.









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


En el puerto no se hablaba de otra cosa. Apelaba
a la fantasia de los pobladores, el hecho misterioso de
haber aparecido aquel barco abandonado, cerca de Isa-
bela, con los mistiles cortados, sin documentaci6n al-
guna a bordo, repleto de un cargamento de madera.
Galoffin y Cedefio dieron cuenta a la aduana y
reclamaron su parte en el cargamento, pero las auto-
ridades fueron parcas en hacer promesas.
Al poco tiempo una noche se reunieron los mari-
nos en la playa.-Compadre Galoffin, jqu6 pensari
hacer la aduana con el Moneta?
-Parece que piensan dejarlo toda la vida fon-
deado en el puerto, compare Cedefio.
Y, el cargamento de madera, parte del cual
nos pertenece?
-Yo no s6, pero he oido decir que alguien de no-
che esta sacando parte de la carga.
-i Voto el chipiro verde! Si nos hacen eso, nos-
otros sabremos como defendernos.
Nada cambi6 la vida de aquellos bravos marines
el her6ico salvamento que hicieron, el misterioso bu-
que. Continuaron tan pobres como siempre ya que
no les fu6 reconocida su labor. Pero el Moneta fue
como por arte de encantamiento deshacidndose a pe-
dazos. Las autoridades nunca pudieron averiguar por
que arte de magia, el buque aparecia todas las mafia-
nas despojado de algin madero o de alguno de sus
hierros. Y un dia en que estall6 una bravata de esas
tan corrientes en el litoral aguadillano, el Moneta
rompi6 las amarras y vino a embarrancarse en la Poza
de la Simona.
Cuando pas6 la tempestad la gente corri6 a ver









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


el pobre barco destrozado y hundido cerca de la playa.
Y alli qued6 por muchos afios el esqueleto del nau-
frago para regocijo de los muchachos de la 6poca que
usaban la bodega como piscina de nataci6n y se arro-
jaban de sus tronchados mistiles en temeraria exhi-
bici6n de sus habilidades.
Todas las noches algin pobre habitante del pue-
blo subia sigilosamente al barco abandonado a despo-
jarlo de pernos, piezas de cobre, o algin pedazo de
madera.
El refran de Cedefio se cumpli6. Ninguno de los
rescatadores dej6 de ser pobre.
Nadie pudo explicar el enigmatico naufragio del
Moneta. Ninguna compafiia de seguro maritime re-
clam6 el barco ni su carga. Ni se supo de ninguna tri-
pulaci6n de algin barco que desembarcara en sitio al-
guno de la isla.
El secret del desgraciado navio qued6 sin resol-
ver como uno que s61o pertenece a Dios.
Todavia, en las mafianas de pleno sol, cuando el
mar estA apacible, se ve en el fondo de la rada, una
de las anclas del Moneta, inico vestigio que perdura,
de aquel suceso indescifrable.






















EL NAUFRAGIO DE REYES CRUZ


A las cuatro de la mariana, bien de madrugada,
se levant Reyes Cruz el pescador. El mar lo recla-
maba como lo habia hecho continuamente durante cin-
cuenta afios. Siglos atris se hubiese dicho que las
sirenas habian cantado en su oido una canci6n de en-
cantamiento.
Luego de apurar un trago de cafe "puya" y echar-
se una mascadura se tir6 para la playa donde tenia
varada su yola. Prepar6 el sacho. Los cordeles de
pesca bien alifiados los meti6 debajo de la paneta. So-
bre 6sta coloc6 una botella telmo repleta de cafe. Exa-
min6 los estrobos. Coloc6 el tim6n dentro de la yola
de modo que al echarla al agua pudiera colocarlo. Re-
par6 la vela, examine el tap6n de la proa y coloc6
los remos en posici6n c6moda para agarrarlos tan pron-
to estuviese la yola dentro del agua. Meti6 debajo
de la paneta la carnada y puso en la proa un afilado
cuchillo y una pesada maceta.
Como no disponia de compafiero y el sitio donde
intentaba ir era algo peligroso, coloc6 dentro de la


-30-









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


pequefia nave dos sacos de arena de modo que le sir-
vieran de lastre y poco a poco a la media como se lo
permitieron sus fuerzas fu6 empujando el esquife al
agua. Cuando casi todo 61 estuvo sobre el mar salt
adentro, empuj6 los remos y de unas cuantas remadas
se encontr6 fuera de la reventaz6n de los marullos
donde con sosiego pudo colocar el tim6n, clavar la vela
y orientar la nave hacia el noroeste con rumbo al "Se-
co", region de alta mar al noroeste de Aguadilla, Ila-
mada asi por el poco fondo que contiene, donde abun-
da la pesca del atin, los carites y otros peces.
Y mientras la nave impelida por los vientos ali-
sios que soplaban del nordeste avanzaba, el pescador
meditaba sobre los motives que lo impulsaban a ha-
cerse a la mar en esa hora cuando era mis c6modo
quedarse a dormir la madrugada. Pero mirando ha-
cia atras adn veia su pobre morada rota y desvenci-
jada. Se caia poco a poco en espera indtil de que le
sustituyeran los horcones y las tablas. Dentro dormia
su esposa ya cansada de luchar con la miseria. En
Ramey ya no aceptaban sus servicios pues aunque era
blanco y de buena apariencia y se sentia vigoroso,
frizaba ya en los sesenta afios y lo aquejaba una in-
terior dolencia. En el pueblo no habia en que traba-
jar y el puerto desde que habia sido cerrado habia
desaparecido como fuente de trabajo para los obreros
de la playa.
No quedaba otra cosa que el mar. Este era fiel
dentro de su perfidia. Con sacrificio y suerte casi
siempre se volvia con algdn pescado que vendido en
el mercado del pueblo producia, sin6 para vivir por
lo menos para seguir tirando hacia delante y continuar
abrigando una esperanza.









32 NESTOR A. RODRIGUEZ ESOUDERO

La yola sigui6 remontando las olas acompafiada
por la mirada de Dios y la luz de las estrellas. Pas6
frente al viejo cementerio y el acantilado que se cono-
ce como "El Canto de las Piedras." Ya no llamaban
la atenci6n del hombre de mar los pefiascos cuyas for-
mas han sugerido a la gente aquellos extrafios nom-
bres: "El Negrito, La Chata, Los Tres Amigos..."
Cuando las sombras empezaron a disiparse y las
estrellas a palidecer, remontaba Reyes la punta de
Borinquen y enfilaba la proa hacia el "Seco" donde
guardaba sus marcas para la pesca del chillo y del
attin.
Al llegar se marc por las montafias y otros ob-
jetos, arri6 el sacho que fu6 a clavarse en el fondo,
prepare sus cordeles y tir6 el anzuelo con la carnada
para empezar aquella cruenta brega que es la pesca
en donde una criatura mis inteligente vive de la
muerte de otra que lo es menos.
Pero la suerte no lo ayudaba esa mafiana. Pasa-
ban las horas y ningin pez se clavaba. Fuera tal vez
la raz6n, el espanto a una sombra larga de mas de
ocho pies que de vez en cuando pasaba por el lado de
la yola. A lo lejos, el movimiento de otros botes de-
mostraba que sufrian la misma suerte que Reyes. Y
para colmo empezaba a sentirse una fuerte corriente
que podia arrastrar la embarcaci6n sino se tenia buen
cuidado. El viento empezaba a soplar en forma inu-
sitada y el mar se levantaba amenazante. Pero todo
eso era nada para un viejo pescador como Reyes. Es-
taba desde muchacho acostumbrado a desafiar los ca-
prichos del veleidoso Neptuno. El hombre de mar no
se arredra facilmente. Se endurece viendole la cara









JAICOA, CUENTO8 Y LEYENDAB


a la muerte todos los dias y el peligro lo anico que ha-
ce es estimular en 61 los deseos de vencerlo.
Viendo que la pesca de cala nada prometia, subi6
el sacho, coloc6 nuevamente el tim6n y levant6 la vela
para pescar de sirga.
Pero ese dia el mar estaba endemoniado y resuel-
to a hacer de las suyas. Una ola enorme le di6 por
la amura de estribor y llen6 la barca de agua. El
caso era sumamente peligroso. Un solo hombre no
podia desaguar la embarcaci6n y manipularla de mo-
do que no se repitiera la travesura de las olas. Re-
yes Cruz resolvi6 pedir auxilio. Por aquel litoral
cruzaban a veces aviones de Ramey que podian ayu-
darlo o desde lejos otra nave podria observer su men-
saje. Envolvi6 un pafiuelo en la punta del bichero y
lo coloc6 verticalmente despu6s de quitar la vela. Ama-
rr6 los cordeles para que no se fueran al fondo. Ase-
gur6 la botella telmo y otros artefactos y se dedic6
entonces a sacar los sacos de arena para aligerar la
nave y defenderla contra la furia del oleaje que se-
guia desatAndose con destino siniestro.
Pero la yola seguia haciendo agua peligrosamen-
te y no habia aliviado la situaci6n gran cosa, el ha-
ber echado al mar la carga de arena. Intent enton-
ces el recurso supremo usado por los marines de la
ribera. Se ech6 al agua y agarrado de la banda con
una mano, con la otra comenz6 la dudosa faena de
achicar agua con una lata.
Asi estuvo un gran rato viendo como el desagiie
progresaba lentamente y el mar continuaba embra-
vecido.
Fu6 entonces cuando la sombra siniestra empez6










34 NESTOR A. RODRIGUEZ ECOUDERO

a acercarse. Habia merodeado durante largas ho-
ras con hambre de monstruo, olfateando aquella presa
que no acaba de caer. Y ahora llegaba su oportunidad.
Cuando Reyes quiso mirar hacia atrAs no pudo.
Una enorme boca lUena de afilados dientes se abri6 y
se cerr6 casi simultAneamente. Fu6 una cosa rApida.
Una dentellada feroz que parti6 al hombre por el
tronco y en un instant una existencia humana que
dej6 de ser.
Las aguas se tifieron por un instant con una
mancha sanguinolenta que se fu6 Ilevando la corriente
poco a poco hasta desaparecer en la lejania.
Cuando horas despues, otros pescadores pasaron
por el paraje, tan s61o vieron la embarcaci6n medio
hundida, con el bichero enarbolado en forma de ban-
dera, como un grito initial de salvaci6n exhalado en el
vacio.






















EL MISTERIO DE LA CUEVA HONDA

(Dedicado a don Eduardo Mendez QuifLones)

En el afio mil ochocientos setenta un extrafio mal
afect6 la salud de la guarnici6n espafiola destacada en
el Fuerte de la Concepci6n. Casi toda la soldadesca,
desde el mis humilde recluta hasta el altivo Coronel
M6ndez, comenzaron a padecer de una molestosa en-
fermedad intestinal. No valieron las recetas del mB-
dico del pueblo ni adn las de los m6dicos venidos de
Madrid. El mal continuaba poniendo en grave peligro
la vida de la adolorida guarnici6n que desesperaba por
encontrar un remedio para su enfermedad. De una
laboriosa investigaci6n result que la epidemia prove-
nia de las aguas usadas para la toma.
En aquellos dias las fuentes de donde se abaste-
cia el pueblo eran "El Ojo de Agua", en el mismo co-
raz6n del caserio, los pozos, el rio Culebrinas y los
aljibes de agua lluvia. Todavia no estaban muy en
boga los filtros y no se pensaba adn en el cloro para
el process de la purificaci6n.


-35-









NESTOR A. RODRIGUEZ E8OUDERO


Un dia el Coronel Mendez se enter incidental-
mente charlando con un campesino, de una fuente de
aguas limpidas, que salia de un paraje en la serrania,
al que llamaban la "Cueva Honda."
Era en realidad una profunda cavidad vertical
semejante al apagado crater de un volcn. Al lado
este de su boca una enorme piedra de granite forma-
ba otra concavidad lateral por cuyo techo se filtraba
una fria gota de agua que los campesinos habian ca-
nalizado en un tanque, del que se proveian de aquella
agua purisima. Y como cuesti6n de hecho, ninguno
de ellos parecia de trastornos gAstricos o intestinales.
Descubierto aquel maravilloso manantial, el Co-
ronel Mendez di6 orden para que de alli en adelante
no se usara con los alimentos de su tropa mAs que el
agua de la "Cueva Honda." Y desde entonces la sa-
lud de los soldados cambi6 como por encanto. Con
el uso de aquel liquid desaparecieron los males de la
guarnici6n.
La felicidad se hubiera prolongado a no ser por
las dificultades que existian para Ilevar el agua al
Fuerte de la Concepci6n. La fortaleza military radi-
caba al norte del pueblo y para llegar a la cueva ha-
bia que remontar los cerros de Jaicoa, veneer sus es-
cabrosidades y bajar despues arrastrando las bestias
que cargaban los toneles del precioso liquid. Esto
representaba un trabajo laborioso y sufrido, no tan
solo para los caballos que transportaban los bocoyes,
.sin6 para los soldados que compartian la tarea con los
animals.
Una mariana el Sargento GonzAlez llam6 a dos
soldados para hacerles el encargo de buscar el agua.









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


Fueron designados dos quintos, Juan Martinez y Ma-
nuel Rodriguez.
Bien de mafiana, tan pronto el gallo anunci6 la
madrugada, salieron Martinez y Rodriguez con los co-
rrespondientes chongos a cumplir con la orden del
sargento. Atravesaron el poblado de norte a sur y
doblaron por detras de la Iglesia Cat6lica, evitando
el Cerro de las Animas, que en aquel entonces descendia
hasta la misma muralla trasera del temple y encami-
naron sus pasos por la orilla de una quebrada que con
el devenir de los afios vendria a llamarse "La Joya."
El camino, si acaso merecia ese nombre, era ac-
cidentado. Era tan s6lo una vereda suficiente apenas
para el paso de un caballo. El suelo pedregoso, en
muchos sitios Ileno de aristas que cortaban como pu-
fiales. El follaje exhuberante de Arboles frutales, de
coraz6n, mangos, nisperos y mamey que ofrecian su
.sombra a los viajeros. Multitud de flores silvestres
entire las que abundaban las margaritas y los lirios
alegraban la campifia y entire el tupido ramaje canta-
ban ruisefiores y zorzales mientras el bienteveo lla-
maba a la hembra a una cita de amor.
Los dos soldados y los caballos atravesaron el
monte y llegaron por fin a la hondonada. Desde arri-
ba veianse apenas las rocas que formaban el primer
piso de la caverna. Mas alli de ese suelo divisibase
la boca oscura de otra gruta llena de negruras. Lianas
y enredaderas descendian por los lados del precipicio
y una humedad desagradable se transpiraba en el am-
biente.
Para llegar al sitio donde se filtraba el agua habia
que pasar haciendo equilibrio sobre una peligrosa ori-









NEBTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


Ila del abismo pisando la pefia que a fuerza de hume-
dad era siempre sumamente resbalosa.
Rodriguez anduvo en equilibrio lo mejor que pudo
sobre el suelo de granite, pero como no era muy dies-
tro, di6 una mala pisada y resbal6. Lanz6 una excla-
maci6n de horror, trat6 instintivamente de asirse de
una de las enredaderas, pero no pudo. Descendi6 in-
exorablemente hasta el fondo del risco a los ojos at6-
nitos y horrorizados de Martinez que no encontr6 que
hacer para ayudar a su compafiero.
Martinez mir6 hacia abajo. Busc6 con la vista
el cuerpo de Rodriguez. Grit6 varias veces "Leh, td
Rodriguez, c6mo estas?" pero no tuvo contestaci6n al-
guna. Volvi6 a mirar a ver si columbraba aunque
fuera el cadaver del desaparecido, pero nada veia. No
se escuchaba un quejido. Un silencio sepulcral rei-
naba en aquellos instantes y solamente se oia a lo le-
jos el canto mon6tono de un juanchivi.
Asustado y sudoroso corri6 Martinez tan ligero
como se lo permitieron sus piernas y los accidents
del camino, regresando al castillo de la Concepci6n a
informar lo ocurrido. Inmediatamente se orden6 ha-
cer una complete investigaci6n del hecho misterioso.
Y dice la tradici6n que a pesar de los esfuerzos e in-
vestigaciones de las autoridades militares y civiles,
nunca fu6 encontrado ni el cadaver ni resto alguno de
Rodriguez.
Los exploradores que bajaron armados de linter-
nas hasta el primer piso de la cueva, encontraron im-
posible continuar el descenso debido a la tenebrosa
oscuridad y los obsticulos topogrificos de la caverna.
Informaron que dsta no tenia fondo, habi6ndose tra-









JAICOA, GUENTOS Y LEYENDAS 39

gado cientos de pies de sonda. Por pura casualidad
descubrieron que se oia desde abajo claramente, la re-
treta que tocaba la banda military en la plaza del pue-
blo a various kil6metros de distancia.
Y asi qued6 la desaparici6n del soldado espafiol
envuelta en el misterio. Los afios pasaron, con el de-
venir de las comodidades modernas cay6 en desuso la
fuente de la cueva, las tropas espafiolas abandonaron
la isla para siempre. Todo sucumbi6 al efecto de los
tiempos, except la leyenda de la "Cueva Honda" que
fu6 pasando de generaci6n en generaci6n a traves de
la tradici6n hablada.
Todavia, cuando uno se asoma a la imponente
sima quisiera descifrar con la mirada el enigma te-
rrible de aquel fondo de sombras.






















LA ENCANTADA DEL PARTERRE


(Al periodista aguadillano, don Pablo Vargas BadiUo)

Si usted ha ido alguna vez a Aguadilla, sabri lo
que es el Parterre. Ya para el siglo diez y ocho, Fray
Ifiigo Abad, uno de los primeros historiadores de Puer-
to Rico habla de 61 y lo describe como un hermoso
jardin. Tal vez el paraje di6 nombre a toda la regi6n,
ya que "Guadiya" en el lenguaje indio queria decir
jardin, de donde tom6 su nombre el pueblo.
Lo mfs particular del Parterre y lo que los agua-
dillanos no parecen apreciar, es el hecho de que en
ese sitio nace uno de los rios subterrbneos, mAs pe-
quefios del mundo. Lo llaman "El Ojo de Agua" y
a la ciudad por consecuencia: "La Villa del Ojo."
SSaben ustedes lo que es una ciudad que tiene en su
centro un rio que nace alli mismo y se extingue a
"ochenta toesas" en la cercana playa?
Cuando yo muchacho el Parterre era un hermoso
recinto. En su centro y en el mismo punto donde nace
el rio habia una caja que represaba las aguas que









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


formaban alegre cascada y caian al extreme del es-
tanque. Multitud de peces poblaban la piscina.
Algunos eran de color rojo y nos entreteniamos en
verlos saltar en manchas, cuando les arrojibamos una
migaja que devoraban con desesperaci6n.
A pesar de la belleza del paisaje lo que mis nos
atraia en nuestras andanzas infantiles era la pesca de
"dajaos" y camarones del riachuelo y la tumba a pe-
dradas de mangos de los arboles. La policia no po-
dia con nosotros. Veiamos venir a los "azules" y nos
metiamos por debajo de los puentes en el agua y ahi
no habia guardia que continuara la persecuci6n pues
podiamos rApida e invisiblemente salir a la pla-
ya y desaparecer, poni6ndonos fuera del alcance de la
gendarmeria.
En una 6poca una plant de hielo que instalaron
cerca del Parterre quit al lugar algo de su natural en-
canto. Lo desfigur6 con su prosaismo industrial y
con un ruidoso motor que trabajaba de dia y de noche
con un mon6tono Y permanent: "Pis, pis, pis, pis, pis"
que daba a la estancia una extrafia melancolia.
Cuando Aguadilla se alumbraba con faroles de
petr6leo, el Parterre era en las noches sin luna algo
oscuro y fantasmal. En las noches de luna, Selenia
rielaba sobre las aguas del arroyo y algunos enamo-
rados se paseaban repitiendo las escenas y palabras
que se han dicho tantas veces en este picaro mundo.
Sucedi6 en cierta 6poca que se propag6 la noticia
de que un fantasma aparecia en el Parterre. Todas las
noches, cuando el viejo reloj de la Iglesia tocaba las
doce campanadas, aparecia sentada sobre el estan-
que, una mujer muy joven que se peinaba una larga y









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


hermosa cabellera. Si alguien se acercaba la oia so-
llozar y si era tan valiente que se allegaba mas, veia
en sus bellos ojos asomarse las ligrimas y de pronto la
mujer desaparecia dejando al intruso haciendose cru-
ces.
Algunos decian que era el Anima en pena de una
joven india que segdn la leyenda perdi6 a su amado
en una guazabara con los Caribes y que iba todas las
noches al Parterre, rinc6n de sus citas de amor, a es-
perar eternamente el regreso del guerrero.
Fuera o no cierto, la verdad es que cundi6 el pi-
nico en el pueblo y nadie se atrevia a pasear de noche
en el Parterre, por miedo a enfrentarse con la apare-
cida.
Era yo mocet6n y estaba en esa edad cuando no
se le tiene miedo ni al mismo demonio y cuando no
se piensa mis que en hacer cosas que atraigan la aten-
ci6n de los otros. En mi grupo de escuela estAbamos
siempre buscando la forma de probar quien era el
mis guapo, y conociendo la historic de aquella alma
,perdida, decidi hacer algo que dejara chiquito al mis
valiente de mis compafieros.
Una noche me fui al Parterre y me dispuse a es-
perar la aparici6n. No vayan ustedes a career que es-
taba desarmado. El caso no era para menos. Ade-
mis era la noche oscura, pues la difunta no salia cuan-
do habia luz, como es costumbre en los fantasmas y
todo inspiraba el mis grande temor. Llevaba con-
migo un rosario en el cuello, un escapulario que me
habia regalado mi abuela y me habia aprendido va-
rias oraciones para defenderme por si acaso, de las
agresiones fluidicas de aquel Anima en pena.









JAICQA, CUEENTOS Y LEYENDAS


Con todo eso, no vayan a career que no estaba
muerto de miedo. Sentia un frio terrible, a pesar de
que estabamos en mayo, pero mi voluntad de poder ver
el espiritu y probArselo a mis amigos, podia en mi,
mAs que el temor que estaba experimentando.
Asi estuve esperando largo rato, sentado en una
piedra detrAs de unos arbustos que me ocultaban, en
posici6n estrategica, haciendo mis ejercicios espiritua-
les y acopio de valor para quedarme.
Eran ya las once y media de la noche y el silencio
se habia extendido sobre todo el pueblo. En aquel
entonces, i dichosa edad! no habia radios, ni velloneras
y los autom6viles todavia no atronaban el espacio con
sus bocinas. El cielo estaba virgen de aeroplanos y
solamente apufialeaba el silencio de la noche, el lejano
ladrido de un perro o el cantio desafiante de los gallos
lejanos.
De repente senti un ramajeo. Algo se acercaba
al estanque del rio y poco a poco, en la penumbra de
la noche y a la escasa luz de las estrellas, fu6 bosque-
jindose la figure joven de una mujer. Se recost6 so-
bre una de las orillas del estanque y con una peinilla
que llevaba en la mano, comenz6 a arreglarse sus lar-
gos y abundantes cabellos.
Aunque yo sentia un pavor tremendo, mi volun-
tad pudo mis. Abandon mi escondite y avanc6 de-
cididamente hacia el objeto de mi atenci6n.
Ahora podia apreciarlo mejor. Era en realidad
una mujer joven, de unos treinta afios, de alguna be-
Ileza, bien formado cuerpo y espesa cabellera.
A media que me acercaba iba decreciendo con
lentitud mi recelo, pues no sentia que el fluido me hi-









NESTOR A. RODRIGUEZ ESOUDERO


ciera daflo ni el fantasma tenia un rostro tan feo que
inspirara horror.
Cuando sinti6 mi presencia, como que se atemori-
z6, y casi grit6:--" Quien es? 4quien anda ahi?"-Al
oir su voz perfectamente femenina y no del todo des-
conocida para mi, le grit6:-"Soy yo, Pepito, el hijo
de don Marcelino Gutierrez."
-"Pues mire, le voy a decir la verdad. Vine a
ver a la encantada de la fuente que sale todas las no-
ches, dicen que a las doce a peinarse los cabellos y a
llorar un rato."
El "espiritu" se ri6 con una sonora carcajada.
"i Qu6 encantada, ni que ocho cuartos! Si soy yo, Car-
men Martinez, a quien td conoces, que vengo todas
las noches, como vivo aqui cerca, a situarme en posi-
ci6n desde donde pueda ver a ese bandido de Pepe,
mi marido cuando pasa para el cuarto de su querida,
pues quiero tener pruebas para cuando llegue a la casa
a las tres de la madrugada, poder zurrarle la badana!"
Y era en verdad Carmen Martinez, muy conocida
en nuestro pueblo.
Y pude comprobar, que desde el sitio donde se
hallaba sentada podia observarse como si fuera un
atalaya, a las personas que pasaban per las calls ad-
yacentes al Parterre.






















LA NOCHEBUENA DEL SOLDADO


(Dedicado a don Jose Rafael Ferrari)

Un silencio ligubre se sentia sobre todo el campo
de batalla. La oscuridad era profunda. Una brisa
gelida soplaba a ratios y al chocar con su care lo tor-
turaba con crueles alfilerazos. Las tinieblas no po-
dian evitarse. La orden dada a los soldados era la
de no encender luces. Por el dia, las tropas aliadas
habian sido atacadas por los chinos y el nimero de
bajas habia sido considerable.
Jose Ramirez, joven soldado del ej6rcito de
las Naciones Unidas, de pie, con el fusil al hombro, em-
butido en grueso uniform de lana y gorro con oreje-
ras en la cabeza para protegerse del intense frio, cum-
plia su cuarto de guardia frente a la trinchera que
se habia cavado con presteza durante las horas del
dia.
Era la noche del veinticuatro de diciembre, Noche-
buena, noche de Navidad. El pensamiento volaba ha-
cia la lejana isla desde donde fuN arrancado con vio-


-45-









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


lencia para venir a este extraflo rinc6n del mando a
defender aquella causa.
Se figuraba oir los cAnticos de Navidad acos-
tumbrados en su pueblo en una fecha como aquella.
Veia la plaza de su ciudad natal poblada de gentes que
pertenecian a todas las classes, celebrando, la alegria
de la Nochebuena. Frente a la puerta principal de la
iglesia se aglomeraba un gentio en espera de que dsta
se abriese para entrar a presenciar los ritos religiosos.
Cuando el sacristan abria la enorme puerta la gente
entraba con precipitaci6n. La iglesia aparecia ilumi-
nada con luces multicolores. A un lado, un naci-
miento en miniature preparado por manos devotas,
reproducia el advenimiento de nuestro Sefior. Flores
de la campifia ornaban el recinto sagrado y su per-
fume prestaba al temple una agradable sensaci6n de
eternidad. Un coro de j6venes y doncellas ndbiles al-
zaba su voz en villancicos alusivos a la 6poca feste-
jada.
Recordaba tambien la Navidad campesina. Se
veia a si mismo en el velorio en que habia estado el
pasado afio. A la luz de las candilejas las parejas en-
trelazadas bailaban con entusiasmo. En medio de la
sala se habia improvisado un altar adornado con flo-
res, donde cabalgaban estaticos, Melchor, Gaspar y
Baltazar. De cuando en vez se interrumpia el bailey
para cantar ante el santuario de los reyes estrofas
como aquellas:
"Melchor era blanco
se ha puesto moreno
porque lo ha quemado
la estrella de Venus."









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


El duefio de la casa hacia pasar a los invitados
varones hasta la cocina y alli se apuraban copas de
ron entire las que estaba present la del ardiente "ca-
fia" que paladeaban los campesinos con fruici6n.
La m(sica del cuatro, el gfiiro y la guitarra ani-
maban a los invitados y el baile continuaba hasta el
amanecer en una alegrfa colectiva. Otras veces se re-
partian entire los invitados golosinas, entire las que no
faltaba el sabroso lech6n asado, los pasteles criollos, el
arroz con dulce, el mazapin, el turr6n alicante y las
almojAbanas.
Era, segin habia dicho el sacerdote en su predica-
ci6n, que se celebraba la venida de un Dios de amor
y en todos los series habia como un imperative de mos-
trar cristiano regocijo. Eran moments en que de-
bia de manifestarse la bondad. Todo deberia estar
saturado con el significado de la palabra del Nifio
Dios que venia para ensefiar a los humans aquella fi-
losofia sencilla: "Amaos los unos a los otros."
Y 61 se veia en aquella oscuridad donde no se oian
cantares de alegria, sufriendo sobre sus carnes la pu-
fialada del invierno asiAtico, y en su manos en vez de
una guitarra sonadora, el rifle Garrand que habia can-
tado horas antes, no delicados villancicos, sin6 terri-
bles estampidos de tragedia y de muerte.
Deploraba su destiny que lo obligaba a estar alli
peleando una guerra fraticida mientras que en su tie-
rra estaria su gente divirti4ndose en la sana alegria
de la Navidad, la fiesta que tenia mas hondas raices
en el coraz6n de su pueblo.
Durante el dia habia ocurrido una cruenta bata-
Ila. Los chinos habian atacado sin misericordia, con










NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


aviones, tanques y bombs. Las filas aliadas habian
sido diezmadas y solamente al oscurecer se habia
dejado de oir el t6trico ladrido de los cafiones enemi-
gos.
Ante el temor de un ataque por sorpresa se ha-
bia redoblado la vigilancia y ordenado so pena de se-
vero castigo no prender luces que pudieran atraer la
atenci6n de la artilleria enemiga.
De pronto un hecho inusitado interrumpi6 las ca-
vilaciones del soldado. De improvise empez6 a emer-
ger poco a poco en la tiniebla frente al puesto de ob-
servaci6n, un cuerpo que se acercaba paso a paso.
El rifle del centinela se repleg6 como el tigre que ol-
fatea sangre humana. El bulto fu6 adquiriendo for-
mas en la opaca luz de los luceros. Era un ser hu-
mano que caminaba dando tumbos sin direcci6n fija,
bamboleAndose como un ebrio. Se podia notar su ca-
rencia de armas y sobre su cabeza mal cubierta un
negro manchar6n de sangre coagulada. Sus ropas se
veian empapadas y sucias como si hubiese estado so-
bre la nieve largo rato. Antes de que se pudiera darle
el alto, hizo como un supremo esfuerzo, corri6 hacia
la trinchera, se subi6 sobre el parapeto y cay6 pesada-
mente en el suelo con el rostro amarillento hacia arri-
ba y los ojos nerviosamente cerrados. Era sin duda
un soldado enemigo a quien las heridas y la oscuridad
habian hecho extraviarse.
Enrique Gonzalez, el otro centinela que vigilaba
al extreme del reducto corri6 hacia 61. Era tambi6n
un compatriota de la misma tierra que Ramirez. Junto
a 6ste se habia batido por el dia y habia sido testigo
de la agonia y muerte de muchos de sus compafieros.









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


Levant6 la bayoneta al mismo tiempo que grita-
ba: "Maldito te voy a acabar de matar."
Pero Ramirez habia tambi4n corrido hacia el caido
y Ilegando al mismo tiempo que Enrique tuvo oportu-
nidad de agarrar el rifle de este antes de que la te-
rrible arma descendiera sobre el cuerpo del yacente,
a la vez que decia a GonzAlez: "Compafiero estamos
en la Noche de Navidad. No es el moment de matar.
Es Nochebuena."
Dominado el impulse de su compafiero arrastr6
al enemigo herido hasta un sitio mis propicio, le quit
la sucia gorra de la cabeza y le lav6 la herida vendAn-
dosela. Cuando el desmayado abri6 los ojos, le ofre-
ci6 un poco de alimento y de "whisky" que ingiri6 el
coreano con avidez. Despues, dirigi6ndose a un gru-
po de compafieros que habia acudido a presenciar el
incident les dijo: "Lleven a este prisionero hasta el
hospital."
Cuando GonzAlez, mirfndolo extrafiado le pregun-
t6: Por qu6 hiciste eso?, debiste haber dejado que
lo matara. Es uno de los que nos ametrallaron esta
mafiana." Le contest: "Van a ser las doce de la
noche y teniamos que celebrar la Navidad. Con este
acto, hemos festejado la Nochebuena."
Despues, salud6 a GonzAlez, estrech6 su diestra
a la usanza de su patria y se dirigi6 de nuevo a su
puesto, de observaci6n en la oscuridad.
Le pareci6 entonces que las sombras de la noche
se disipaban y las estrellas en el firmamento eran de
una luz mas refulgente y una voz dulce de Angeles can-
taba: "Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz
a los hombres de buena voluntad."






















EL POZO DE JACINTO


(Dedicado a don Gabriel P14)

Una leyenda mil veces repetida en mis oidos de
niio, me llev6 ya adulto a las playas del barrio Jobos,
de Isabela. Deseaba atisbar por el tenebroso agujero,
invocar el nombre de Jacinto, reclamar la vaca hurta-
da y sentir la emoci6n del mar embravecido que se
encrespara a castigar la osadia de mi diatriba.
Descendi por el largo camino desde Isabela hasta
Jobos y llegu6 al sitio donde los campesinos me indica-
ron que estaba el Pozo de Jacinto. No es un pozo
propiamente dicho, ya que no ha sido cavado por ma-
nos humans ni se usa para extraer agua potable. Es
una enorme hendidura en el coraz6n de un peiiasco
costanero y el mar que en aquel paraje esti siempre
rugiente y embravecido, penetra furiosamente de cos-
tado, salta hacia arriba por el tinel vertical y salpica
a los admirados curiosos que invocan irreverentes el
nombre del maldito.
Alli la costa estA formada de arrecifes y pefiascos.


--50-









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


Las mareas en un ir y venir de eternidad han forma-
do en las peas que detienen su bravura un terrible
pavimento de protuberancias afiladas que son cual
verdaderas agujas, capaces de poner a prueba la sue-
la del mejor calzado. Por eso, cuando descend por
la roca un tanto escalonada para tener una mejor vi-
si6n del sitio y vi venir sobre mi una enorme ola, opted
por esperarla a pie firme, ya que una carrera en des-
orden por entire las agudas y resbalosas aristas podia
provocar una caida. La ola lleg6 y, como lo esperaba,
me empap6 de los pies a la cabeza, como si el espiritu
del blasfemo se vengara del que habia ido a pertur-
bar la tranquilidad de su descanso.
Jacinto yace en el fondo del pozo, segfin la con-
seja, con la res que llevaba y que lo arrastr6 como cas-
tigo a una execrable blasfemia de sus labios.
"Jacinto, dame la vaca que me robaste", me ins-
truyeron que gritara en el brocal del pozo y de inme-
diato el mar pareci6 hervir con una furia inusitada,
se encresparon sus marullos con un vigor endemo-
niado y toda esa rabia hecha liquid y espuma irrum-
pi6 por la hendidura que flanquea la roca, subi6 de un
salto, saliendo por la boca del pozo hasta salpicar mi
rostro.
"Coincidencia" dirin los esc6pticos, "maravilla"
diran los incridulos, "los hechos de la leyenda que se
cumplen" dirin los supersticiosos, pero coincidencia
o maravilla, superstici6n o fantasia, el Pozo de Ja-
cinto en el barrio Jobos de Isabela, enmarcado en un
paisaje donde se juntan el azul de nuestro mar con la
reciedumbre de nuestra costa, es uno de los pocos lu-
gares de este litoral de occidente, en donde la leyenda










52 NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO

de nuestros antiguos pobladores ha puesto un algo pin-
toresco que produce interns, porque tiene perfumes
de 6pocas pret6ritas, cuando empezaron a formarse en
la inquietud del diario vivir de nuestros antepasados
la tradici6n y el "folk lore" de nuestra patria.





















EL VENDEDOR DE FRITURAS

(Dedicado a don Jose A. Romiu)

Era una pobre criatura que apenas habia cum-
plido ocho afios. Estaba a6n en la edad en que los
nifios suefian con los Reyes Magos y con Santa Claus.
Pero ya tenia que ganarse la vida y con sus debiles
brazos cargaba la pequefia artesa donde vendia sus
bufiuelos y su voz infantil se ofa por las esquinas:
"Bifluelos calientes, biliuelos calientes."
Sus pies descalzos recorrian las calls del pueblo
en busca de las aglomeraciones humans donde pu-
diera vender todas sus frituras. Ya su mente joven
habia descubierto que los hombres sienten hambre y
con ella el deseo de comer.
Desde temprano su madre le habia dicho: "Jua-
nito, vete temprano con la venta a ver si logras vender
todos los bifiuelos."
Y recordaba el cuadro miserable de su humilde
hogar, una destartalada casucha en un cerro de su pue-
blo, su madre abandonada por un hombre que nunca


-53-









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


fu6 su marido, aunque si el engendrador de sus tres
hijos. Le falta el pan, su cuerpo de nifio ya ha cono-
cido los estragos del hambre. No ha podido ir a la
escuela; para poder hacerlo hay que tener ropa lim-
pia y aunque sea un trago de cafe negro en la ba-
rriga. Hombre premature en el sufrir de las desdi-
chas humans, tiene a los ocho afios que ganarse la
vida y cuando los otros de su edad juegan y cantan
en la escuela canciones de gozo y alegria, 61 entona por
las calls y plazas de la poblaci6n el himno del traba-
jo que en sus labios es: "Bifiuelos, bifiuelos calientes."
Repentinamente abre la artesana y mira. Que-
dan quince bufiuelos. A centavo cada uno, son quince
centavos. Ya aprendi6 la aritm6tica sin ir a la es-
cuela. Quince centavos que darn caf6 y azicar y tal
vez un pedazo de pan.
Asi pensaba el nifio vendedor de frituras aquella
mafiana. Pero de repente resbala y cae. Los bufiue-
los salen de la artesa y caen en la tierra y se empol-
van con la grava del suelo.
El nilio mira aterrado el cuadro espantoso de su
mercancia perdida. Piensa que no podra recoger las
frituras, pues se han llenado de tierra. Su madre lo
regafiarf, tal vez le pegari. Significan tanto esos
bufiuelos en la miseria en que vive! No sabe qu6 ha-
cer. Las sienes se le Ilenan de sudor frio. Un hom-
bre que pasa dice con crueldad: "Los vendiste por
junto." Y se rie. Y la risa llega hasta el nifio como
un enorme alfilerazo que le tortura las carnes del es-
piritu.
De la acera contraria cruza hacia 61 otro hombre.
Ha sido espectador de aquella mindscula tragedia.









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


Ha escuchado el comentario cruel del que pas6 y dijo:
"Los vendiste.por junto." Ha observado el rostro ma-
cilento y aterrado del muchacho. Ha comprendido lo
que significa para el hombrecito premature aquel per-
cance. Comprende todo lo que puede haber de dolo-
roso en aquella caida. El tambi6n fu6 nifio pobre y
tuvo que trabajar cuando otros jugaban. Se acerca y
le pregunta: "%CuAntos buinuelos tenias? Quince-
Pues hazte de cuenta que los vendiste todos, toma los
quince centavos."
El nifio lo mira sin entender. Piensa que no pue-
de ser possible lo que ha oido. i Si todos han pasado
y se han reido de su desgracia y hubo uno que dijo:
"Los vendiste por junto!"
Pero este hombre estA ante 61, alargando las mo-
nedas y estA repitiendo: "T6malos, vete a tu casa y
di que los vendiste." Maquinalmente el niflo alarga
la mano y cierra el puflo con las monedas salvadoras.
Toma la artesa y se va calle abajo; buscando el ca-
mino del arrabal donde vive, infeliz victim del error
human, destinado a sufrir y padecer miseria antes de
tiempo y a pelear palmo a palmo por la vida precaria.
Y mafiana cuando los otros salgan camino de la escue-
la, sus piecesitos diminutos lo llevarAn por todos los
caminos pregonando: "Bifluelos, bifiuelos caliente."






















MAGALENO


(A don Pedro Crespo Conti)

El sombrero de paja sucio y chamuscado, andar
balanceindose sobre una pierna mis larga que la otra,
nariz prolongada y curvilinea que daba a su rostro
una apariencia simiesca, hablar tardo y torpe, tales
eran las lines mis sobresalientes de Magaleno, el
mfs tozudo degollador de cabros de Aguadilla.
Pensar en Magaleno y en los cabros era una mis-
ma cosa. No podia separarse su persona de la de los
chivos. Cuando se pensaba en 61 su perfil venia aso-
ciado tirando de una soga a cuyo extreme balaba un
rumiante como si estuviera consciente del horrible des-
tino que lo esperaba. Su identificaci6n con los chivos
era tan grande que hasta habia adquirido el olor pe-
culiar de aquellos animals.
Pasaba por las calls del pueblo todas las mafia-
nas con su "pava" estrujada y destefiida, sus zapato-
nes de fabricaci6n criolla, pantalones azules y camisa
de listas de quincalla barata. Se contoneaba sobre su


-56--










JAMC0A, VVEISTOS 7 LEYENDAN


pierna desigual al tiempo que la pobre bestia halada
por la soga berreaba "be, be, be." Y 61 era sordo y
ciego, indiferente al sollozo de su victim, pensando
no en los balidos del cuadripedo, sino en las libras de
care que produciria y en los reales que alcanzaria
con su venta. Y estoy por decir que sentia cierto or-
gullo professional. Su paso por las calls del pueblo
al remolque brutal de los animalitos que sacrificaba
era como una march triunfal que comenzaba en la
Cuesta Vieja y terminaba en el matadero de la la-
mera.
Cuando pasaron los afios el cuadro adquiri6 nue-
vas formal. Magaleno no caminaba solo con la presa.
Iba detris tambien un muchachito que habia heredado
su rostro de macho cabrio y su acompasada cojera.
Niiio, cabro y hombre se coordinaban en una armo-
niosa estampa pueblerina. Se oia el berrido del ani-
mal y dentro de las casas las viejas murmuraban:
"Ahi va Magaleno con el cabro y con su hijo."
Los muchachos del pueblo no sabemos si por la
repugnancia que su sangriento oficio le inspiraba o
tal vez por proverbial travesura le compusieron una
cantilena que decia: "Ponte en posici6n Magaleno
que el chivo esti aqui." Y se la cantaban a carrera
limpia cuando el temibe ajusticiador de chivos pasaba
por la calle arrastrando sus victims al matadero.
Era carnicero especializado en cabros. ~Acaso
existiria algin misterioso atavismo? La verdad es
que su recuerdo junto al cabro nos hacia pensar en
todas esas religiones orientales que hablan de la trans-
migraci6n de las almas y de como un espiritu human
puede encarnar en animal o viceversa.









58 NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO

Quiza su minfscula inteligencia no le di6 para
mas. Aprendi6 a meter el cuchillo en el pescuezo del
infeliz irracional, se perfeccion6 en el simple arte de
sacarle el cuero y "limpiarlo" y ya aprendido un modo
de vida que le proporcionara lo indispensable para
subsistir para qu6 preocuparse? Hizo de su vida una
"abnegada" dedicaci6n a los chivos y todo el g6nero
no conoci6 mis implacable N6mesis que Magaleno.
Hace afios que desapareci6. Tal vez las cornudas
criaturas, en aras de una justicia cabruna mis com-
prensiva que la humana, le hayan perdonado su tenaz
acosamiento, o quizA se est6n vengando de 61, conde-
nindolo a recibir los topetazos de las pendencieras bes-
tiecillas por toda la eternidad con el mismo fervor con
que Magaleno en esta vida hundia su certero pufial
en la cerviz indefensa de sus cong6neres.






















LA BRUJA


(Dedicado a mi amigo de la infancia, el pe-
riodista Mac L6pez)

Dofia Tana se gan6 en nuestro barrio el apodo
de: "La Bruja." Hasta que la vi actuar no crei que
existieran brujas en la tierra pero despu6s de obser-
varla much tiempo comprendi el dicho aquel de la
gente: "Yo no creo en brujas, pero de que las hay,
las hay."
Dofia Tana era una vieja flaca y sarmentosa, de
color cetrino. Odiaba a los muchachos y cuando ju-
gfabamos con las bolas de goma, cerca de su casa nos
duraban hasta que calan en su territorio. Su balc6n,
callej6n o patio eran terreno vedado. Ningin zagal,
con lo atrevido que 6ramos, nos atreviamos a violar
los linderos de la casa de la hechicera. Su morada
permanecia cerrada como una tumba. Nadie alli re-
cibia hospitalidad ni asilo.
Dofia Tana tenia una complicada personalidad.
Si queria algo que creia obtener por las buenas se


-59--









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


volvia todo zalameria y palabras hip6critas, pero cuan-
do su diplomacia se agotaba entonces aparecia la ti-
gresa que tenia por dentro y se tornaba feroz. Era
el moment de las blasfemias, las palabras malsonan-
tes, los exabruptos y hasta las agresiones.
De este genio venenoso eran sus principles vic-
timas su pobre marido, un viejo flaco de cara asus-
tada y su hijo, un mozo bien parecido a quien cri6 co-
mo un esclavo y que tan pronto pudo vol6 del hogar
para no acordarse mAs de la que lo habia torturado.
El viejo qued6 para monopolizar los malos tratos has-
ta que un dia se cans6 tambien, s6lo que en lugar de
huir para la ciudad huy6 para el cementerio a descan-
sar seguramente de la vida martirizada que llev6 junto
a dofia Tana.
Dofia Tana no era hechicera de profesi6n sino
de vocaci6n. A ello la llev6 la maldad de su espiritu,
la oscuridad de su alma, la torcida voluntad que sen-
tia hacia su pr6jimo. Era avariciosa y artera, codi-
ciosa y tacafia. Adoraba el dinero y era enemiga de
sus vecinos que progresaban.
Por eso siempre estaba estudiando los medios de
como dafiar a sus amigos. Tan pronto venia al pueblo
un brujo professional se veia a dofia Tana visitindolo
para consultarlo y arrancarle un "trabajito" con el
cual fastidiar a alguna persona. Si se moria alguien
a cuya casa ella tuviera acceso, estaba en el moment
en que se bafiaba el cadaver para coger "agua de
muerto" muy efectiva segin ella para hacer hechizos.
i Cu-ntas veces la vieron en el cementerio en aparente
actitud religiosa pero en realidad buscando tierra del
camposanto con que cocer sus menjurjes y porquerfas!









JAICOA, CUENTOR Y LEYENDAS


Se enemist6 con unos vecinos porque resultaron
laboriosos e hicieron una casa de pobres un poquito
mejor que la de ella. Entonces decidi6 sacarlos del
sitio por medio de sus efluvios infernales. Avisados
los muchachos del barrio nos apostAbam6s en sitio in-
visible para ella, para verla a las tres de la madrugada
salir sigilosamente a su balc6n a derramar un liquid
de olor nauseabundo con el que hacia primero cruces
en el aire y luego arrojaba el mismo en direcci6n de
la casa vecina al trav6s de la calle hasta casi mojar el
seto cercano.
Una noche sentimos que alguien le grit6 "i Bruja"
y ella contest "itu madre!" y se meti6 rApidamente
en la oscuridad de su cubil pues toda esta maniobra
la hacia a luz apagada para encubrir sus fechorias.
Los rapaces nos burlabamos de ella a escondidas
y cuando queriamos provocar sus maldiciones le po-
niamos en la escalera de la casa dos alfileres cruzados
o un bote lleno de cualquier liquid, enterrado de mo-
do que lo descubriera. Inmediatamente crela que era
un embrujo puesto por algdn vecino y se le dafiaba
el dia.
Un triunfo se atin6 doiia Tana. Al cabo de vein-
te aios de ponerle "preparaciones" a los vecinos mis
pr6ximos, de enviarle todas las invocaciones habidas
y por haber y de rezarle todas las oraciones del "espi-
ritu intranquilo" vendieron por fin y se fueron. Solo
que a una casa mejor porque las hijas se habian hecho
profesionales y la situaci6n habia mejorado.
A fuerza de sembrar el mal se qued6 sola dofia
Tana. Los hijos y familiares le huyeron. Cuando en-
ferm6 para morir un alma caritativa le dijo: "Dofia










62 NESTOR A. RODRIGUEZ EBCUDERO

Tana, made a buscar el m6dico que usted estA mala.
-No tengo chavos mija y ademis yo no tengo nada
grave." Al otro dia amaneci6 cadaver. En el rope-
ro le encontraron various cientos de d61ares. Como es
natural no fueron al entierro mas de media docena de
personas. Cosech6 lo que sembr6.
iDios perdone a aquella alma en tinieblas que en
nuestra nifiez sirvi6 para personificar la superstici6n
y el mal!





















NO SON GENTE . .


(Dedicado a don Francisco Garcia Herndndez)

En el afio 1868 todas las tropas espafiolas en la
isla de Puerto Rico estaban en estado de alerta. Des-
de hacia tiempo corrian rumors de insurrecci6n y to-
das las guarniciones del pais estaban preparadas.
El gobierno colonial tenia conocimiento de que
sociedades secrets como "La Torre del Viejo" cons-
piraban para derrocarlo y no queria ser sorprendido.
La Guardia Civil, instituci6n policiaca espafiola, fun-
dada principalmente para vigilar y establecer el orden
en las zonas rurales, hacia ronda continuamente por
los campos y tenia apostados centinelas en casi todos
los sitios estrategicos de las carreteras.
La Guardia Civil era muy respetada y temida en
Espafia, Puerto Rico y todas las posesiones espafiolas.
A esa instituci6n se debe el exterminio del bandidaje
en la peninsula. Tan terriblemente eficiente result
en su labor.
Una noche de febrero de 1868 se encontraban si-










NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


tuados en un camino de un barrio de San German do3
guardias civiles. Eran como las cuatro de la madru-
gada y ain tardaba por amanecer. Solamente se veian
en el cielo la luz de las estrellas y en la tierra las os-
curas tinieblas de la noche. Frente a los dos hom-
bres se extendia un cailaveral tupido y mis allA una
hilera de cerros abruptos, donde cada tres o cuatro
minutes, oiase el ligubre cantar de los mdcaros de la
sabana. MAs abajo discurria un arroyuelo y el mur-
mullo de sus aguas llegaba casi imperceptiblemente al
oido de los gendarmes.
De vez en cuando brillaba con un reflejo rApido
el sable toledano de los guardias y cada uno empufiaba
en su mano un largo fusil muy en usanza en aquellos
tiempos.
Los guardias se veian nerviosos. Las noticias de
una pr6xima rebeli6n en la isla tenian a los cuerpos
armados sobre ascuas y todos los dias llegaban comu-
nicaciones a la comandancia desde San Juan, orde-
nando las providencias que deberian tomarse para ha-
cer abortar inmediatamente cualquier intent de su-
blevaci6n.
Los dos guardias a que nos referimos pertenecian
a la avanzada de una ronda que estaba a cargo de la
vigilancia nocturna de todos los caminos de San Ger-
mAn. Estaban nuestros hombres platicando, en voz
baja, ojo avizor, en espera del grueso de la patrulla
que se les uniria en la encrucijada donde estaban de-
tenidos, cuando de pronto sintieron un sospechoso ra-
majeo en el vecino caflaveral. El murmullo fu6 cre-
ciendo poco a poco hasta convertirse en ese ruido par-
ticular que hace un grupo de cuatro o cinco personas









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


que cuchichean entire si cuando caminan por un sen-
dero.
Los guardias civiles, animosos como eran, no las
tenian todas consigo. Se hablaba de una revuelta ge-
neral en toda la isla, del odio de los criollos contra
los espafioles, de que al estallar una revoluci6n no ha-
bria tregua de parte de los nativos contra los penin-
sulares.
El que parecia mAs viejo de los dos adelant6 un
paso, amartill6 el fusil y grit6: quien vive?"
Segfin las 6rdenes militares existentes en la 6po-
ca, la contestaci6n a quien vive deberia de ser: "Es-
pafia." De lo contrario la orden era disparar.
Los guardias pararon el oido para oir la respues-
ta, pero el cuchicheo continue por entire el ramaje sin
dar la contestaci6n ordenada.
-"i Quien vive?" volvi6 a gritar el guardia civil,
-"contesten o hago fuego."
Al instant oy6se una voz de hombre joven, con
ese metal de voz peculiar en la raza africana que gri-
taba: "No son gente, no son gente."
Al escuchar tan extrafia contestaci6n exaspera-
ronse los guardias. Una multitud de pensamientos
agolp6se en sus mentes. Era una 4poca cuando tam-
bien se hablaba much de fantasmas y aparecidos,
de cosas del otro mundo contra las que no valian las
armas materials ni el valor fisico de los hombres.
Era un tiempo en que era raro el hombre que no era
supersticioso.
Una honda de espanto comenz6 a helar a los agen-
tes del orden pero el mayor de ellos sacando fuerzas
de flaqueza y recordando las disposiciones del terrible










66 NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO

reglamento que regia a los miembros de su cuerpo,
volvi6 a gritar: Y qui4n diablos son si no son gen-
te? Hablen ligero o le Ilenamos las barrigas de plo-
mo."
Entonces volvi6se a oir la misma voz que antes
habia sonado, esta vez con un dejo de humildad que
exclamaba: "No son gente. Somos unos negritos
que vamos a recoger cafe a la finca de don Francisco
Ramirez."






















LA BURLONA


(Dedicado a mi amigo el escritor
Abelardo Diaz Alfaro)

Desde que llegu6 a mi hotel aquella noche com-
prendi que algo acontecia a mi amigo Enrique, siem-
pre tan alegre y en esa ocasi6n tan sombrio. Sin
duda que una gran pena lo atormentaba.
Lo inst6 a que me abriera su pensamiento y cal-
mara su congoja y gracias al aprecio fraternal que
nos sentiamos comenz6 esta narraci6n:
"Hoy al cruzar una calle vi a Magda. Fu6 una
dolorosa emoci6n para mi. Causa tristeza ver una
mujer que uno conoci6 joven y bella, ahora deshojada
y marchita, la negra cabellera ya manchada por luna-
res blancos.
Hace afios que no veia a Magda. Desde que en el
mismo grupo recibimos hace afios el mismo grado aca-
demico.
Recuerdo cuando llegu4 a aquel colegio del cual
guard las mis hermosas remembranzas. Las colinas


-67-









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


verdes que limitaban el horizonte pero nos hacian mi-
rar hacia aquel esplendente cielo azul. Las torres de
los edificios docentes que eran una amarillenta inte-
rrupci6n en el paisaje esmeraldino. La simpatia y
comprensi6n de aquellos maestros tan dedicados a la
tarea educativa. La alegria de aquella juventud llena
de brios y de altos ideales.
Era yo un muchacho pobre. Me habia criado en-
tre gentes proletarias, ajeno a todas esas caracte-
risticas sociales de las classes medias y altas. Tenia
la cabeza lena de todas esas ideas adquiridas en lec-
turas que se han hecho sin orden y una esquematica
cultural adquirida en escuela secundaria de pueblo.
Era yo tosco, ingenuo, algo sofiador; no conocia
la vida ni la humanidad pero estaba lleno de un enor-
me entusiasmo por hacer carrera y de una infatiga-
ble energia. iDichosa edad de los veinte afios cuando
la virilidad se trasuda y es como afirma Freud res-
ponsable de la mayor proporci6n de nuestra conduct!
Todavia, a pesar de los afios transcurridos, esti
fresco en mi memorial el primer dia que me encontr6
con Magda. Fu6 la primer vez que junto con el gru-
po de estudiantes varones acudi al comedor del Cole-
gio. Como no nos conociamos nos separamos en dos
grupos. A un lado se estrechaba el n6mero vocingle-
ro de muchachas que venian de distintos pueblos de
la isla. Conversaban entire si y lanzaban miradas ha-
cia el grupo de muchachos que en el otro sitio conver-
saba bullicioso tambi4n y flechaba el corro de mucha-
chas con atisbos de curiosidad.
Todos los varones examinibamos el grupo feme-
nil con el prop6sito de una future selecci6n de









JAICOA, CUENTOB Y LEYENDAS


"partner", pero yo fui mas allA. Ver a Magda y ena-
morarme perdidamente de ella fu6 una misma cosa.
Ya lo confess. Era yo un muchacho ingenuo, poco
ducho en las batallas del amor. Y con Magda no era
para menos. Adn la veo en el pensamiento. Una mu-
chacha triguefia, con unos ojazos que rutilaban bajo
lindas pestafias, cuerpo esbelto y lleno de gracia, voz
dulce y femenil y un rostro que rezumaba simpatia.
Fu6 por eso que rendi mi coraz6n a la triguefia
beldad y nunca he comprendido por que no mereci ja-
mis siquiera su amistad.
Yo habia ido a aquella escuela decidido a fajarme
con los libros, dnico medio de salir adelante en una
empresa que parecia superior a mis fuerzas. In-
terrumpia el studio solamente para escribirle cartas
de sincera y ardorosa pasi6n a Magda. Toda la deli-
cadeza de que yo era capaz, todo el arte de que dispo-
nia lo derramaba en aquellas epistolas de amor con las
que esperaba ganar el cariio de la triguefia que me
habia absorbido el Animo. Y 1sabes lo que hacia
Magda? Recibia mis esquelas, se las leia a mis com-
paileros de dormitorio y a mis amigos y compafieros
de colegio convirti4ndome entonces el hazmerreir de
todos. Hasta frases completes de mis mensajes ro-
daron de boca en boca empujados por la indiscreci6n
de la mujer que yo habia imaginado una doncella de
nobles y cristianos sentimientos.
Asi el amor fue tornandose en pasi6n distinta.
Poco a poco la decepci6n fu6 apoderAndose de mi ser.
Vi aquella muchacha triguefia y bella, de apariencia
adorable, en todas sus debilidades. Me percath de su
incomprensi6n lastimosa, de su vanidad dominant, de









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


su falta de caridad, de su perspicacia roma que la ha-
cia despreciar el amor puro de un coraz6n limpio y
conceder sus atenciones a otros que no la amaban ni
la merecian. Mi carifio fu6 metamorfoseindose en un
oscuro sentimiento de rencor. Dej6 de querer a la
ingrata que me habia puesto en ridicule ante todos
mis compafieros y se burlaba de mi continuamente. Y
un amor que hubiera sido Arbol frondoso de fecundo
fruto fu6 secAndose poco a poco hasta que ya no qued6
mAs que una raiz profunda de tristeza.
Me dediqud, Zqu6 remedio? a estudiar con ahinco.
Triunf6 finalmente en los ejercicios acad6micos. Y
despu6s la vida me traz6 nuevos rumbos y nada supe
mas de Magda.
Hoy, despues de veinte afios la he visto pasar.
Sigue todavia soltera. Nos hemos saludado friamen-
te. Como dos extrafios. i QuB diferente hubiera sido
la vida para ambos si no nos hubiese separado su va-
nidad e incomprensi6n y mi falta de tenacidad y poca
inclinaci6n a perdonar!






















EL FANTASMA DE LA CUESTA

(A mi dilecto amigo don Enrique Gonz4lez Mena)

El hombre carraspe6 la garganta, se acarici6 el
ment6n un instant, escupi6 por encima del colmillo y
comenz6:
"Pues mire usted, cuando yo era joven no le tenia
miedo ni al mismo demonio y menos a los fantasmas.
Y si no que lo diga aquel a quien me le qued6 con la
sotana en Manati."
Era un hombre ya viejo, enjuto de carnes, con
recio bigote sobre el labio superior. En sus ojos ain
brillaba esa luz que alumbra en los hombres de carAc-
ter fuerte.
Hizo una pausa y continue: "Usted ve, en aquel
entonces yo siempre andaba con mi chaveta de taba-
quero bien amolada. No estaban las leyes de portar
armas tan estrictas como ahora."
Yo vivia en Manati para aquella 6poca, pueblo de
much movimiento debido a la industrial del tabaco.
La presencia de los talleres tabacaleros hacla que acu-


-71-









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


dieran al pueblo gentes de toda laya. Guapetones de
barrio, parranderos, trabajadores en busca de su pan,
mujeres obreras. Habia que ser valiente para adqui-
rir prestigio entire aquella fundici6n de tipos de today
clase. De ese tiempo son algunos brabucones que fi-
guraron en los libros de las cortes con frecuencia.
Y yo, joven y fuerte no estaba dispuesto a que-
darme muy atrAs.
Para entonces empez6 a propagarse por el pue-
blo la aparici6n de un fantasma que salia todas las
noches y de madrugada en un sitio de la carretera
que le Ilaman "La Cuesta." Unos lo describian ves-
tido de negro y con una voz ahuecada que hablaba a
los que lo veian y les helaba la sangre de espanto.
Otros lo distinguian como alto y huesudo vestido con
capucha de un color tirando a rojo.
Las mayores victims del terror eran los campe-
sinos que madrugaban a traer sus frutos al pueblo.
El fantasma se les aparecia y muchos de ellos Ilega-
ban hasta abandonar sus bestias cargadas, a la volun-
tad del espectro.
Las mujeres y los niiios no se atrevian a salir de
noche a la carretera. Cundi6 el pinico en el pueblo
y no se hablaba de otra cosa que del maldito apare-
cido de la cuesta.
Ansioso de prestigio y de fama me dispuse a aca-
bar con la aparici6n. Tengo que decirle que yo nun-
ca he creido en esas cosas. Yo sospechaba algo de la
temida vision y olfateaba que no se trataba de ning6n
ser del otro mundo sino de alg6n "agusao" que queria
reirse de la gente.
Sin darle cuenta a nadie me puse a velar al es-









JAICOA, OUENTOS Y LEYENDAS


pantajo. Como cuesti6n de orden me ech6 al bolsillo
bien aceitadito un revolver Eibar que habia comprado
y mi inseparable chaveta de tabaquero.
Varies noches iestuve esperando sin resultado.
El "ser" como que habia adivinado que un enemigo lo
acechaba y no se exponia a ser sorprendido.
Por fin una madrugada como a la una, tuve mi
oportunidad. Y bien que me lo merecia pues estaba
arruinando la calidad de mis cigarros con tantas no-
ches de acostarme tarde.
Yo estaba apostado tras de unos Arboles en es-
pera del aparecido. Era la noche oscura y ni ain los
luceros fulguraban en lo alto con entusiasmo. Para
aquella noche me habia provisto tambien de un buen
garrote que acariciaba entire mis manos.
De repente crugieron las ramas de unos arbustos
y por entire la maleza que circundaba un lado del ca-
ndno frente a mi, emergi6 una sombra negra, bien
negra, con una horrible capucha sobre la cabeza. En
el sitio de los ojos segin pude observer mAs tarde, te-
nia dos negros huecos por donde clavaba sus pupilas
de mirada satAnica.
Mi primer reacci6n fu6 de quedarme estAtico.
La verdad es que se le ponia a uno la care de galli-
na, pero luego haciendo un esfuerzo de voluntad y to-
cando la culata del Eibar con una mano, cosa que me
daba confianza y empufiando el garrote en la otra,
ech4 para delante a encontrarme con el famoso "espi-
ritn."
Poco a poco me fui acercando. El espectro esta-
ba apostado al lado de un Arbol y no se di6 cuenta
muy pronto de mi presencia pero al pisar una hoja de









74 NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


yagrumo se volvi6 con el ruido y me vi6. Retrocedi6
unos pasos en tanto que con una voz cavernosa empez6
a decir: "Retirese hermano, esto no es con usted,
esto no es un negocio que le conviene, hermano vAyase,
no se meta con las cosas del otro mundo."
Yo empufiaba en firme mi garrote y me acercaba
lentamente hacia la sombra parlante con ganas de
atinarle un buen macetazo. De primera intenci6n no
me di cuenta de unos extrafios movimientos que hacia
el pretense difunto y solamente advertia su retroceso
en tanto que la voz cavernosa repetia: "Retirese her-
mano, retirese."
"Impostor, exclam6, d6jese de estar engafiando a
la gente, asustando a los pobres jibaros que vienen
con su carga al pueblo, metiendole miedo a las mujeres,
farsante, bandolero, no crea que a mi me va a engafiar,
porque s6 que debajo de esta cogulla esta un vivo que
va a saber a que sabe un buen garrotazo bien dado."
No s6 como sucedi6. Solo recuerdo que de pron-
to el fantasma hizo un movimiento brusco y de repen-
te senti que me arrojaba algo a la cara. Cuando pude
reaccionar solo alcanc6 a ver al "espiritu" que des-
pojado de su sotana y capucha que estaban a mis
pies, corria como una exhalaci6n derecho arriba, por
la cuesta del Tamarindo hasta perderse en la oscuri-
dad de la noche.
Aquella mafiana hice mi entrada triunfal al pue-
blo llevando como trofeo de mi victoria sobre el apa-
recido de la cuesta la sotana y capucha que le habian
servido para aterrorizar el vecindario. Y mAs nunca
se supo que volviera a aparecer por aquellos contor-
nos."










JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS 75

Call6 el hombre y su mirada se perdi6 en el va-
cio. Parecia como si su espiritu hubiese hecho un
viaje regresivo y se encontrara en aquellas 6pocas le-
janas cuando en vez de un anciano era un hombre
joven, capaz de la hazafia que habia acabado de na-
rrar.






















CUANDO REVERDECE LA ESPERANZA

I

Al entrar la profesora al sal6n, levant6se un mur-
mullo unanime. Los muchachos se cruzaron las mi-
radas y las chicas no perdian ninguno de los movi-
mientos de la catedrAtica.
-Buenos dias, muchachos, perdonen el que los
haya hecho esperar.-
Era una muchacha esbelta, vestida con sencilla
elegancia, con unos hermosos ojos negros y unas ma-
nos finas y pequefiitas.
Pas6 list rApidamente y comenz6 a disertar sin
acordarse de las notas que descansaban sobre el es-
critorio. Hablaba segura de si misma y con magni-
fica dicci6n.
-Vamos a comenzar este curso de historic dis-
cutiendo algunas de las interpretaciones de esta cien-
cia. Los historiadores pueden dividirse en escuelas
de acuerdo con la interpretaci6n que ellos dan a los
movimientos de la humanidad. Por eso existe la in-


-76-









JAICOA, CUENT08 Y LEYENDAS


terpretaci6n psicol6gica de la historic, la interpreta-
ci6n biol6gica ...
Surgi6 desde un angulo del sal6n una voz sonora:
-Sefiorita, qud cree usted de la interpretaci6n
econ6mica de la historic?
Todas las miradas convergieron. La interrup-
ci6n provenia de un estudiante vestido de blanco, de
amplia y crespa cabellera, pecho de atleta y aspect
de eso que el argot estudiantil ha llamado "estof6n."
-i C6mo se llama? Quiero conocerlos a todos
pronto.
Norbith Gonzalez.
-Yo, senior Gonzalez, creo con firmeza en la in-
terpretaci6n econ6mica de la historic.
No dijo nada mis sobre aquel punto. El estu-
diante sonri6 complacido. Habia entendido la con-
testaci6n que resultaba incomprensible para la mayo-
ria de sus demis compafieros.

II

A pesar de haber aprobado el bachillerato con no-
tas sobresalientes, Norbith Gonzalez nunca se habia
considerado a si mismo el estudiante universitario por
excelencia. En aquel ambiente absolutamente bur-
gu6s de la Universidad, donde todo era una masca-
rada de vanidades, peinados femeninos, modas, auto-
m6viles Packard y currutacos engreidos, 61 se sabia
un intruso y no se ajustaba a aquel medio de frialdad
e incomprensi6n. Aquella Universidad le parecia una
gran fundici6n de prejuicios enanos, con pretensiones
de grandeza, racionalizados con 16gica imbecilidad.









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


Su juventud habia sido una lucha incruenta con
la pobreza. Reia con temperancia porque habia to-
rado la vida en serio. La ambici6n de hacerse hom-
bre le habia convertido en un avaro de minutes. No
desperdiciaba un segundo. Estudiaba con ahinco, tra-
bajaba para costearse la matricula y no hubo inicia-
tiva cultural en la Universidad en la cual no estuviera
present como soldado del espiritu.
A fuerza de luchar el alma le habia echado las
primeras canas. En vez de preocuparse por los tra-
jes elegantes, por el "fox" o el casino, pensaba en los
grandes dolores de la humanidad y los sentia en la
came como viva laceria.
Nunca desmay6 en la subida. Los zarpazos de
la realidad lo estimulaban a la brega y continuaba as-
cendiendo en espera de un dia en que su personalidad
se proyectara por encima de los mediocres.
Una inquietud ocupaba su pensamiento. Buscaba
una mujer comprensiva, aupada sobre las miserias y
prejuicios de moda, que no juzgara a los hombres por
el bigote y el color de la corbata, una compafiera dig-
na de confiarle sus triunfos y sus fracasos. Le inte-
resaba encontrar una mujer de inteligencia y coraz6n.
Conocia gran ndmero de chicas de frivolidad descon-
certante, a pesar de sus afios de Universidad, indtiles
oquedades con belleza en las facciones. Sufria la 6po-
ca una crisis de hombres y de mujeres en el sentido
grave de la palabra. Abundaban las mujeres titu-
ladas incapaces de interrogarse el por que de las gran-
des tragedies humans, como si los libros embotella-
dos les hubieran secado el espiritu y embotado las en-
tendederas.









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


III

El gran error de Norbith fu6 career que se le ha-
bia secado el coraz6n. Lo habia creido enfriado como
ceniza de hoguera apagada. De muy joven habia te-
nido la fatalidad de enamorarse de mujeres imposi-
bles. Su primera novia la habia conocido en el figu-
rin de modas de su madre. Su alma habia naufraga-
do en un mar de decepciones y si habia sobrevivido
era con la vision pesimista de la muerte.
Pero ahora emergia aquella nueva esperanza. Jo-
sefina Almendares, aquella mujercita de ojos negros,
de hablar aniiado y recta orientaci6n en las ideas, io
encantaba y a veces se sorprendia a si mismo sofiando
con ella a ojos abiertos.
Un dia, cuando hubo terminado la clase, se habia
acercado a la profesora y le habia dicho:
-No creo en la decantada espiritualidad de la
Edad Media. No concibo como se puede ser espiri-
tual y esgrimir la espada contra los series humans.
-Yo estoy de acuerdo contigo. La verdadera es-
piritualidad da frutog de amor y no de rencores. Creo
mis en la espiritualidad del ateo que compare su pan
con el hambriento, que en la del religioso que propug-
na guerras "santas."
-&Debemos crearxuna nueva Edad Media con los
mismos valores espirituales?
-No hay que retroteder tanto para ser mis es-
pirituales. Nos basta cn crear una conciencia so-
cial mis justiciera, con menos egoismo, y mirando con
mis interns a la otra humanidad que sufre, adn a cos-
ta de la negaci6n de nuestro propio interns.









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


-Y, ic6mo conseguiremos eso?
-Con la educaci6n honrada y sistemitica de las
nuevas generaciones, orientadas hacia altos ideales de
justicia social y de cooperaci6n.
En otra ocasi6n, en la misma clase se habia pro-
vocado un diAlogo:
-jQuB cree Ud. de la dictadura?,-le pregunt6
Norbith.
-No creo en los gobiernos cimentados en la pro-
yecci6n de un ego. Los hombres todos se equivocan.
Las ideas deben estar siempre por encima de los hom-
bres.
-Entonces, ZestA de acuerdo con la democracia?
-Si, creo en la experimentaci6n cientifica que
s6lo una verdadera democracia, donde se discuten las
ideas, puede ofrecer. Pero no una democracia nomi-
nal como en la que vivimos. Hay que perfeccionar y
crear la autentica democracia econ6mica destruyendo
hasta sus races el mal de la injusta distribuci6n de la
riqueza y el acaparamiento de los instruments de
producci6n, que pone a grandes masas de series huma-
nos bajo la explotaci6n de los aitoprivilegiados.
-Y, Zdel prejuicio de las razas?
-Esos prejuicios son un disparate en grado su-
perlativo. Los experiments Ae la biologia han de-
mostrado hasta la saciedad que no hay razas superio-
res. Soy devota del ideal de/ "egalit6 humanine."

IV

Fue para 6l, un fanal de inspiraci6n, que lo hacia
superarse en todas las menpdencias de la vida. Imagi-









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


nibase que destacAndose en el terreno intellectual que
lo rodeaba, atraeria la atenci6n de aquella femina ad-
mirable.
Y no vayamos a career que falt6 jamAs a las cla-
ses. Era un devoto estudiante de historic. Nadie le
ponia un pie delante. Era el primero en cumplir las
asignaciones.
La pasi6n le crecia por moments. Subia como
el mar cuando se acercan los crepisculos. Estaba a
punto de perder el sentido de la realidad. Se sumer-
gia en una ensofiaci6n narc6tica que le abolia la vo-
luntad.
Habia medido las distancias. Veia la sima que los
separaba. El, un pobre estudiante, con grandes am-
biciones, eso si. A eso no habia quien se lo ganara,
pero al fin un pobre. Dentro de poco obtendria su
titulo, pero cuando eso sucediera, seria como empezar
a abrirse paso a golpes en aquella vida de colonia, sa-
turada de profesionales y corrompida hasta sus raices.
Ella, todo una catedratica que frecuentaba las lla-
madas altas esferas sociales, propietaria de espl6ndido
autom6vil, lujosa residencia y con justificadas preten-
siones de selecci6n.
Y mas, cuando supo despues que ella tenia novio.
Se lo describieron como un burgues, hueco, castrado
de entrafia spiritual aunque con apariencia suficien-
te y adiestrado en las artes de que gustan las mujeres
elegantes.
i Por que iba a interponerse 61, que habia conocido
a aquella dulce muchacha, recientemente, entire ella y
su mundo? No habia derecho para tanto. Entonces
comprendia la angustia de aquellos versos de B4cquer:









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


"Td, sombra area que cuantas veces
Voy a tocarte, te desvaneces..."

V

Ha dicho Victor Hugo que las mujeres advierten
que un hombre las ama, much antes de que 6ste mis-
mo se d6 cuenta. A la perspicacia de Josefina Al-
mendares no habian escapado aquellas miradas de ca-
ricia que le dirigia aquel estudiante de ojos sofiado-
res y corbata "papillon."
Su nombre le era conocido desde antes de tenerlo
como discipulo. Lo habia visto varias veces en las
pfginas de revistas y peri6dicos encabezando articulos
de critical social y ensayos literarios, o anunciado co-
mo orador en algin acto civico. La prestancia con
que el mozo respondia a todas sus insinuaciones de co-
operaci6n y algin que otro detalle pasajero para cual-
quiera menos para la intuici6n femenina, habianle de-
nunciado el amor que crecia en el alma del muchacho.
Se decidi6 a no alentar la llama que podia con-
vertirse en incendio. Bien era verdad que el rapaz
era bastante agradable, inteligente y todo un caballe-
ro. No menos cierto que en su conduct se leia una
sincera admiraci6n. Pero ella no estaba para come-
ter tonterias. Habia pasado la edad de los suefios ro-
sados. Tenia veintiseis afios cumplidos, buena posi-
ci6n econ6mica y mas que nada, un novio, miembro
de lo que la gente Ilamaba "buena familiar Su Luis
era un tigre social y por coincidencia pertenecia al
distinguido club que se hacia llamar con el nombre
del temido felino. Poseia buen autom6vil y aunque









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDA8


hombre de superficial educaci6n, i podia esperarse me-
jor partido? LTodo ese porvenir lo iba acaso a arries-
gar por el absurdo amor de un estudiante? No, mil
veces. No daria oportunidad a que semejante cosa
sucediera. No cambiaria su manera de ser, pero de
tal modo actuaria que la ilusi6n no enraizaria en el
alma del joven.
Recrudeci6 el semestre de studios. Las classes
llegaron a su climax. Se acercaban los meses de ve-
rano, las tardes caliginosas, recargadas de alta tem-
peratura que hacian al alumnado dormitar al ritmo
de la voz doctoral del catedritico. Los flamboyanes
comenzaron a empurpurarse como banderines de re-
beldia. Los bambues se adornaron de flecos canta-
rinos. Caravanas de bafiistas invadieron las playas
en engafiosa bisqueda del fresco. Los espiritus se
saturaron de nuevas ilusiones. En el coraz6n rever-
decian nuevos retofios de esperanza.

VII

Habia en el patio de la Universidad un frondoso
mango. Bajo su sombra habian colocado un mosaico.
El Arbol se ofrecia todo, en el verde de sus hojas y
en el dorado de sus flores, como una gran alma ungida
en sacrificio. La brisa murmuraba susurros en los
oidos humans. Era una tarde ahita de sol en que la
vida bullia en todos lo series inspirAndole un sano en-
tusiasmo.
Josefina hacia par6ntesis aquella tarde en la fe-
cunda labor de la jornada. Hojeaba un libro bajo la
sombra de la arboleda. Acerc6se en silencio Norbith.









NESTOR A. RODRIGUEZ ECOUDERO


Salia de la biblioteca de la Universidad con el espiritu
en desbandada. Su dolor pasional tenia la gravedad
de no poderse liquidar en las tabernas. Era una es-
pina que punzaba su entrafia sentimental. Habia lle-
gado a amar a aquella mujer con todo el vigor de sus
veinticinco afios. Habia creido su coraz6n fortaleza
de roca y le resultaba ruina de cristal. Desdefioso de
los heroes romanticos que se suicidaban por el amor
de una mujer, ahora pensaba si tenian raz6n los indi-
viduos que en un instant resolvian todos sus proble-
mas con un pistoletazo.
Aquella hora de su vida era como la del naufrago
que flota sobre frAgil esquife y ve desaparecer en lon-
tananza la nave que pudo significar su rescate. Cada
conservaci6n que en el plan de discipulo habia tenido
con Josefina le hacia descubrir una nueva faceta del
gran talent de ella. Unido a eso poseia una estruc-
tura spiritual a prueba de emboscadas. Y -1, tenia
que apreciar aquel tesoro como el cafre que desentie-
rra el brillante de la mina para entregarlo al egois-
mo patronal. Su imagen se negaba a abandonar el
recuerdo donde habia hecho nido. Le sorprendia el
insomnio rumiando aquellos versos de su poeta predi-
lecto:

"Dichoso el drbol que es apenas sensitive
Y mds la piedra dura, porque esa ya no siente ..."

La llam6 muy quedo:
-Josefina. La voz le temblaba.
Ella levant la frente. Sorprendi6se con la pre-
sencia del mozo y su instinto de hembra le advirti6









JAICOA, CUENT08 Y LEYENDAS


que algo normal ocurria en la conduct de Norbith.
A 61 se le hacinaron las palabras en los labios. Crey6
que le iba a abandonar aquel acopio de energia. Un
milagro de voluntad le hizo dominarse de nuevo.
-Vengo a hablarle de algo serio que me sucede.
Aunque Ud. nada pueda hacer por mi. En el poco
tiempo que la he conocido he llegado a quererla como
Ud. merece. Se que esto es un disparate. Ud. es pa-
ra mi tan impossible como tocar una estrella. Pero el
coraz6n se me ha impuesto y no he podido dominarlo.
La profesora lo mir6 un instant. Luego dijo:
-Jamas me lo hubiera figurado. De seguro que
solamente sientes una ilusi6n, consecuencia de tu tem-
peramento ardiente. Debes comprender que tengo
novio. Un novio a quien quiero, con quien pronto he
4e casarme. Trata de olvidar esa ilusi6n pasajera si
es verdad que la has sentido.
En aquel moment el carrill6n universitario mar-
till6 dos sonoras campanadas. A Norbith le sonaban
como quejosos tintines de tristeza.
Josefina aprovech6 el pretexto para escapar de
aquella situaci6n embarazosa.
-Disp6nsame. Tengo una clase... y se mar-
ch6.

VIII

Tan acendrado estaba su amor que pens6 seria-
mente en el suicidio. Busc6 a su amigo Dionisio Mar-
quez, hombre de insospechable espiritualidad que en
otras ocasiones le habia alumbrado en las noches del
espiritu.









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


-~ Qu crees del hombre que se suicida?-le pre-
gunt6.
-Que compete un disparate.
-1TTi eres de los que creen que el suicide es co-
barde?
-Yo creo que el que se suicide capitula con la
adversidad y por tanto no es valiente.
-Disiento de ti. El instinto de conservaci6n nos
llama a vivir, nos grita que vivamos. El suicide ven-
ce a ese instinto, considerado por los psic6logos como
el mis poderoso, y se mata.
-Si, pero de esta manera abandon su puesto en
la vida, se acopla con la nada, desert si es hombre
de ideales, de la batalla en la que debi6 permanecer
como un soldado responsible.
-Abordemos otro aspect del asunto. i Qu6 crees
del hombre que se suicide por una mujer?
-Ese es un solemne imbecil. Un individuo sin
madurez emotional, incapaz de controlar sus sentimien-
tos. Pero, a qu6 viene todo esto? ZEs que piensas
cometer un disparate?
S Te- confieso que me estA ocurriendo algo grave.
-Pues no pienses en esas cosas, chico.
Quiero que mires este otro aspect del problema.
Toda mi vida ha sido un enorme anhelo de superaci6n,
forcejeando contra inmensas dificultades, he sacrifi-
cado parte de mi juventud para hacerme un hombre,
he puesto mi inteligencia al servicio de la humanidad,
ansiaba encontrar una mujer de mis mismos afanes.
La he encontrado. Me he enamorado de ella y ahora
me encuentro con que es impossible para mi. Ama a
otro hombre. iNo significa esto el fracaso de mi vi-









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


da? iEs que he de combatir en la vida por el solo
amor al combatel iNo ha de tener recompensa mi
sacrificio? ZDe que vale desarrollar la cultural si es
uno tan insignificant que no acierta a inspirar ca-
rifio a la mujer por quien sacrificaria la vida?
-Eso es un concept estrecho y egoista de la
vida. El hombre de altura spiritual, que se debe a
la humanidad, no sacrifice su vida que en esta hora
trAgica para los destinos del hombre, es absolutamente
necesaria. El ideal necesita de todos sus soldados y
toda vida es fecunda si se sabe encauzar por seguros
canales.
-Pero es que sin esa mujer no podr6 vivir..
-No pienses en eso. Crees acaso que una mu-
jer por valiosa que sea, merece el holocaust de una
vida como la tuya? Z Tan debil es tu fe en los ideales
que no quieres vivir para verlos triunfar? Ademis,
Squien te dice que no vas a conseguir en el future una
mujer tan buena o mejor que esa, que te comprenda
y que te quiera?
-Ve esta noche al concerto de la Universidad.
Adentrate al traves de las sonatas, en el alma melan-
c6lica de Beethoven. Si te es possible haz de tu do-
lor algo armonioso. Rechaza esas ideas de anulaci6n.
Sali6 de casa de Marquez, si no consolado, a lo
menos dudando de la 16gica estupidez que lleva a los
humans al suicidio.
IX

La cAtedra continue su cotidiana cadencia. Nor-
bith asiste religiosamente. La fogosidad se le ha re-
frenado, su mirada sombria es un lago inm6vil. EstA









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


perdiendo la fe en lo terreno. El alma se le oxida
como metal inditil arrojado a la basura.

x

Llegaron los examenes, que para el estudiante
significant largas horas de vigilia sobre hostiles reba-
fios de libros, vorAgine de notas y garabatos, pasar y
repasar de conferencias, cafe negro y pesadillas, "ba-
tes" y conjuraciones de grupos estudiantiles para de-
fenderse contra el ataque de preguntas dificiles. Nor-
bith aprob6 el curso de historic con el mis alto pro-
medio de la clase.
XI

En el verano, cuando el sol se encabrita en el tr6-
pico y las margaritas tachonan la serrania de la isla,
Josefina contrajo matrimonio.
Las bodas fueron tal como ella habia soiiado. El
"trouseau", encargado directamente a Paris, era un
primor. La noche de la boda la casa paterna hormi-
gue6 de amigos que venian unos en sincere alborozo,
otros por mera curiosidad. Dos amigas se empefiaron
en ayudarla a vestir en uni6n a su tia. Esa noche tar-
d6 en vertirse much mis de lo ordinario. Le parecia
que nada le quedaba lo suficientemente bien. Afuera
los invitados esperaban con impaciencia. Cuando se
vi6 vestida con su hermosa "toilette", pens6 que asi
deberian sentirse las princess medievales. Lucia un
precioso traje blanco estilo 1850 realizado en tul ilu-
si6n con adornos de valenscienes. El velo, del mismo
tejido, estaba sujeto a peinado con un motive de aza-









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


hares. En la mano ostentaba un ramo de azucenas.
Luis vestia impecablemente de frac, con una rosa
blanca en el ojal de la solapa y corbata de lazo blan-
co. Se veia muy elegant.
En la cathedral unieron sus destinos. Pasaron la
luna de miel en las playas de Miami. Las cr6nicas
sociales, se ocuparon much de la feliz pareja. La
revista ilustrada de la capital public mfs de una
foto de los novios. A los dos meses volvieron a la
ciudad universitaria e hicieron su nido en una casita
blanca, con jardincillo de azucenas, en las afueras de
la ciudad.
Crey6 ser feliz, pero habia en el fondo de todo
aquello una minfscula inquietud.

XII

Aquel don Luis, su marido, podia considerarse
intachable. Era tan bueno que el permiti6 continuar
su citedra.
Ella nunca habia bajado, en verdad, al fondo de
aquel hombre. Ahora lo reconocia, quiza tardiamente.
Con 41 no habia hablado mas que la hembra, no la
mujer. De Luis nunca pudo conocer mas que el gain
enamorado. No habia querido enturbiar el lago cris-
talino de su amor mas que con piedrecitas de cariiio.
Y ahora empezaba a descender.
Un dia en la mesa l1 se quej6 de los radicales del
pais que se alzaban contra el orden establecido y que-
rian imponer leyes a la comunidad, que perjudicaban
el progress de la industrial. Aquellos estfipidos que-
rian que la peonada ganara una peseta por hora como









NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


si siempre no hubiera habido y tendria que haber po-
bres. Deberian estar todos en la cArcel por anarquis-
tas.
Una noche en el cine, mientras veian el noticie-
ro, le dijo:
"Querida, francamente, creo que ese dictador ha-
ce bien en perseguir a los judios. Esa es una execra-
ble raza de usureros. Yo creo en el vulgar refrain de
que "la letra con sangre entra."
En otra ocasi6n despu6s de la cena, el cafe habia
quedado amargo. Molesto con la vieja criada negra
habia dicho:
-Estos negros son todos unos imbeciles.
"No perdia su tiempo" segdn su propio decir, "le-
yendo los mamotretos que su mujer saboreaba como
deliciosos chocolates." Nada le decian aquellos nom-
bres incomprensibles para el, de Dewey, Ortega, Una-
muno, que encabezaban sus pAginas. No sentia una
brizna de solidaridad con aquellos ideales y penas de
su esposa, que pensaba en las grandes hecatombes hu-
manas del porvenir. Su vida era una prolongada
carnestolenda en la que dnicamente revestia importan-
cia el nudo de la corbata, el traje de 6ltima moda y el
bolero hibilmente bailado. Claro, que trabajaba gran
parte del dia en su oficina. Ya habian pasado los
tiempos de holganza estudiantil y habia que acrecer
la renta para que el pr6ximo paseo a Europa no signi-
ficara sacrificio en las finanzas.
A la postre, Josefina Almendares se di6 cuenta
del hombre que habia escogido para esposo. Un hom-
bre bueno, pero de una bondad tan chata y tan an6-
nima que para una mujer como ella, de raiz intelec-









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS


tual, no bastaba. Sentia la necesidad de un compafie-
ro de afanes idealistas que participara como ella de
su hambre de justicia, que la acompafiara en sus derro-
tas ideol6gicas, un amigo de comunes afanes. Y en
ese aspect aquel esposo era una verdadera vaciedad.
Solo pensaba en hacer dinero para festejar y gastarlo
en frivolas miserias.
Su vida se fu6 deslizando absurdamente solitaria.
Reconocia su divorcio spiritual de aquel hombre que
no habia sido hecho para ella. Sinti6 todo el peso de
su gran desolaci6n. Se repleg6 en si misma para es-
conder de miradas indiscretas aquella conmoci6n de
su interior.
XIII

Una tarde meditaba asomada al balc6n de su ca-
sita blanca. La desesperanza empezaba a horadarle
el Animo. A lo lejos se oia el bramido de las reses
que Iloraban el luto del dia. La verdura de los cam-
pos comenzaba a diluirse en las tinieblas. Las som-
bras de la noche pugnaban por filtrarsele en el alma.
Por la mariana, habia recibido por correo, un
cuento escrito por Norbith, publicado en una de las
revistas literarias de la ciudad. Se titulaba "Los
Ojos Negros." En 61 un pescador humilde se enamo-
raba de una doncella aristocritica de hermosos ojos
negros y una noche ante la imposibilidad de su suefio
se desgarraba el coraz6n con su pufial. Era mis
bien una romAntica leyenda de color local que para
ella tuvo significado simb6lico. Comprobaba en su
mente con regocijo que Norbith no la olvidaba. Alli
estaba aquel escrito, care dolorida de una estkril re-









NEBTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO


nunciaci6n. Record al muchacho discipulo suyo,
aquel Norbith de ojos melanclicos y suefios de rebel-
dia. El carifio le perfume los recuerdos como uni
fragancia ex6tica. Aquel, si, hubiera sido su gran
amigo, identificado con ella en sus propios gustos, en
sus mismos rencores, en id6nticos ideales. Rememo-
r6 aquella tardecita cuando 61 habia venido para des-
cubrirle el secret de su drama sentimental.
Se rebel contra si misma. Al otro dia se ente-
raria en la Universidad del paradero de Norbith, vol-
veria a reanudar la amistad con aquel chico de quien
ella estaba segura que la amaba y comulgaba como ella
en la misma eucaristia. En algo tenia que erradicar el
inmenso dolor que habia sembrado.

XIV

Lo encontr6 en la biblioteca universitaria. Se
acerc6 a l1 despacito. No la sinti6, embebido como es-
taba en la lectura. Ain tuvo oportunidad de ocupar
una butaca a su lado. En ese instant, Norbith le-
vant6 la cabeza. Su mirada se cruz6 con la de Jose-
fina con serenidad.
-- Que hay, sefiorita? Mire lo que leo.
--Alg6n t6nico para el espiritu?
-Mis bien un examen psicoanalitico.
-Norbith, quiero hablar contigo esta tarde a las
dos, en mi oficina.
-Ire con much gusto, sefiorita.
-Adi6s.
Se levant6 y se fu6.









JAICOA, CUENTOS Y LEYENDA8


Estuvo puntual en la oficina. Despues de las pa-
labras de rigor ella habl6.
-Norbith, te he llamado para que me ayudes en
una obra que quiero hacer y para la cual necesito tu
ayuda. Quiero escribir la historic de las luchas so-
ciales de nuestro pueblo. iMe ayudarAs?
-Decididamente, Josefina. Esa es una obra que
ya ha debido escribirse en nuestro pais y que no se
,ha hecho por nuestra indiferencia hacia esos proble-
mas.
-Gracias, lo esperaba de ti. Necesito que me
consigas toda la informaci6n possible, libros, informes
personales... ZY qu6 era de tu vida? Hace tiempo
que no te vefa.
Pues estudiando, leyendo, escribiendo, tratando
de olvidar.
-i Olvidar que, Norbith?
-Ud. sabe lo que yo debia y debo olvidar. Hay
que renunciar a los suefios irrealizables para no tener
que renunciar a la vida. Yo he vencido la tentaci6n
que tiene el suicidio para los grandes derrotados.-
-Cuando se piensa en altos ideales no se renuncia
a ellos ni se piensa en el suicidio.-
Se miraron y en el resplandor de sus miradas
habia toda la explicaci6n que no tenian las palabras.
Norbith acerc6se un poco y le dijo:
-z Es que no debo renunciar al gran ideal de tu
amor?
Ella guard silencio. En sus ojos se enhebraban
las ligrimas. Su silencio era para 61 como una suave
sinfonia de amor.










94 NESTOR A. RODRIGUEZ ESCUDERO

El coraz6n le vibraba con latido acelerado, pero
adn pudo murmurarle al oido:
-Si es asi, hermanemos nuestras almas frater-
nas, nacidas para la comuni6n del dolor, de la alegria
y del amor. Hagamos una conjunci6n de nuestros
destinos para la gran batalla contra la injusticia.
No se atrevi6 a seguir prolongando la entrevista.
Temia ceder a sus impulses y estrechar entire sus bra-
zos a aquella mujer prohibida que significaba el lado
hermoso de su vida.
Sali6 de la oficina sin despedirse. Afuera el
sol brillaba con resplandores de incendio, la alegria
del vivir se reflejaba en todas las criaturas. Le pa-
reci6 que la luz se le habia difundido en el espiritu y
que todo l6 ardia en una agradable emoci6n de opti-
mismo.
























INDICE
Pag.
Pr6logo ........................................ ...... .......................... ..... 9
La M uerte del Buzo ................................... ........................... 15
Una Voz M isteriosa ............................... .... ...................... 21
El Naufragio del Moneta ......................... ..................... ... 25
El Naufragio de Reyes Cruz ................... ............ ........... .. 30
El Misterio de la Cueva Honda ................................................. 35
La Encantada del Parterre ........................ ........... ........... .. 40
La Nochebuena del Soldado ........................................ ............ 45
El Pozo de Jacinto ................................... .......................... 50
El Vendedor de Frituras ........................ ........................ 53
M agaleno ....................................................... ......................... 56

La Bruja ...................... .... ..................... 59
No Son Gente. ..................................... .......................... 63
La Burlona ................... ...... .................. ......................... 67
El Fantasma de la Cuesta ......................... ........... .......... ... 71

Cuando Reverdece la Esperanza ............................................. 76












I










Se termin6 la impresi6n de
JAICOA, CUENTOS Y LEYENDAS
el dfa 22 de abril de 1958
en los talleres graficos
de la
IMPRENTA VENEZUELA
en
San Juan de Puerto Rico.








I










/







FE DE ERRATAS

Las siguientes erratas aparecen en las pAginas que
mis adelante se dirin:

PAgina 9- incomiable por encomiable
PAgina 11- sacriificio por sacrificio
PAgina 11- interperie por intemperie
Pagina 12- litora por litoral
Pagina 19- granizo por graznido
PAgina 26- moyeros por molleros
PAgina 48- mando por mundo
PAgina 54- artesana por artesa
PAgina 57- temibe por temible
PAgina | a peinado por al peinado




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs