• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Acerca de la poesia de Daniel...
 Main
 Index














Group Title: Colección Juan Ramón Molina
Title: Poemario de Daniel Laínez
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078399/00001
 Material Information
Title: Poemario de Daniel Laínez
Series Title: Colección Juan Ramón Molina
Physical Description: 172 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Laínez, Daniel
Publisher: Ministerio de Educacio´n Pub´lica de la Repu´blica de Honduras /
Ministerio de Educación Pub́lica de la República de Honduras /
Place of Publication: Tegucigalpa
Publication Date: 1955
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Honduras
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078399
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AFN5723
oclc - 13575078
alephbibnum - 001136482

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Acerca de la poesia de Daniel Lainez
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Main
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    Index
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
Full Text
-c~:~ar'st>- --


IIPO6 M A R-lO





.- I~
'CC- ~ r I" -`P
~J~_.





COLECCION JUAN RAMON MOLINA


DPOEMARIO


Da a i e I


PUBLICACIONES DEL
MINISTERIO DE EDUCATION PUBLIC
DE LA
REPUBLICAN DE HONDURAS, C. A.


TEGUCIGALPA.
1956


a i a e ;z
L -CZ








Hn 6,l Y

LON

LATIN
AMERICA


Derechos reservados
conforme a la Ley.
"D. R."


IMP. "AuNA" Huatabampo 50 Mdiwo 7, D. F.
















ACERCA DE LA POESIA DE DANIEL LAINEZ


La evoluci6n de la poesia de. Daniel Laines en nuestro me-
dio puede catalogarse como la historic de la evolucidn de casi
toda la poesia hondurefia. Nace el poeta, viene la fecundaci6n
firtil en la amorosa manifestacidn de los primeros versos, brota
su canci6n en manantial didfano y limpido que resisted sin es-
fuerzo la amenazante emulsion con tendencies diversas y disi-
miles y se produce en estrofas sencillas y a la ves vigorosas que,
originales y snicas, bien pueden convertirse cuando el poeta lo
quiere, en poesia cosmopolita de los rws volubles y extraordi-
narios giros.
En mi concept Laines es el mas autdctono de nuestros poe-
tas. Con su predominio actual, ha hecho poesia social sin deses-
perados retorcimientos ni alambicadas fugas, escapando asi a la
natural presidn de la propaganda que ha entorpecido a otros y
-desvirtuado a muchos. Ya es un mirito que en esta ipoca se-
escriba sin pasi6n y sin un fin preconcebido. Y esto es tanto
mds extraordinario cuanto que prevalece en todas parties cierto
fenicio sectarismo, peligroso para los que estdn dispuestos a con-
fundir y adulterar el oro de un soneto rectilineo y puro con et
cobre revestido de la political de moda, del extremism inevita-
ble, sea que ello obedezca a una escondida ambicidn individual o
que se oculte el colectivo interns de determinada pugna ideoldgica.

[5]






Creo que el mirito intrinseco especial de la poesia de Lainez
en Honduras estd en que ella responded a ciertas de nuestras cir-
cunstancias, si no.fijas y estables, al menos generalizadas y, se
puede decir, es nacida de esas mismas circunstancias, de algu-
na tradici6n y de nuestras costumbres. Para cantar en esa for-
ma y escribir asi, l ha tenido.que abrevar en nuestras mds hon-
das raices y, para hacerlo con esa frescura, lozania y naturalidad,
ha tenido que trasladarse al propio medio, estar personalmente,
buscar en el fondo de las cosas y de los hechos y ha sabido vivir
su propia verdad.
Para poder juzgar la dimension de su poesia se hace indis-
pensable considerar la vocaci6n que viene buscando un recipient
y una expresidn desde la adolescencia. Y como se ha afirmado
que conocer a un poeta es reconocer lo que nos da o lo que nos
deja, en este libro tenemos su obra mejor, seleccionada por Rl
mismo para que cada cual forme de Rl su vision y su concept
propio. Es un raro regalo en que, pese a la inclemencia ambien-
tal y quizd a un poco de la innata bohemia, se revela en el a un
buen pbeta, a un poeta en trance de superacidn constant que
hace bellos y sugestivos versos porque lo que ve, lo que oye y
lo que siente le impulsan, le inclinan y le obligan a cantar.
Es evidence que, sin su culpa notoria, en Lainez se ha cum-
plido tambiin el fen6meno verndculo de los celos colegiados que,
sin restarle mirito a su canci6n, quizd ha influido para que se
le conozca limitadanente fuera de las patrias fronteras. Si usi
las palabras "sin su culpa" fue para hacer hincapii en que, cuan-
do ya la personalidad es agreste, retraida e introvertida, no se
puede reprochar deliberadamente una conduct o una actitud en
la que el poeta timido y apartado, a pesar de la conciencia de su
propio valer, no hace nada o hace muy poco, fuera de editarse,
para alcanzar la gloriola de que hablaba Emilio Carrere.
En iJ, mds que madera de "premio national" hay el ele-
mento bdsico del "poeta national", del poeta laureado al estilo


[6]






de la costumbre inglesa, norteamericana, a lo Mistral, pues en su
estirpe se conjugan tanto el talentoso versificador como el cuen-
tista afortunado. A la belleza de la image y a la trascendencia
multiple del mensaje, que arrebata y subyuga tanto al letrado
como al hombre simplemente sensible, une Rl la fantasia del re-
lato, el inefable tesoro escondido de su prodigiosa imaginaci6n,
que a veces sacude con fuerza tel4rica todas las fibras huma-
nas y otras veces conmueve con el espectdculo de nuestra amar-
ga miseria.
Tampoco ha podido escapar Daniel Laines a la perturbadora
influencia del pequefio mundo que lo rodea y. en que un poeta
de nuestra ipoca se debate, doquiera esti, si es que lee, se nutre
y absorbe intensamente las tendencies latentes aunque, en su
caso, que sepamos, jamds se ha atrevido a salir para escanciarlos
en otros cielos, de primera mano, unipersonalmente. Quizd a eso
obedezca en gran media la buena fortune de su conservacidn
del corte maduro, original de su poesia, en la que no se vislum-
bran fdcilmente, como en otros, trazas de Vallejo o de Gonzdlez
Martinez, de Villaurrutia o de Velarde, de Neruda o de la Mis-
tral, para apenas sefialar la poesia continental mds obvia. Su
poesia es SU poesia, SU product, nitida e impecable en su na-
turalidad, sola, sinica, primitive y quizd en agraz como su propia
voz, como para sostenerla liberada y aut6noma de todo lo que
pudiera colorearla o ensombrecerla.
Como "leit-motif" le ha tocado al poeta plantear y remover
los resquicios y rescoldos de una sociedad atrasada en la compren-
si6n del crdnico problema social de la miseria, la tardia hora de
buscarle alivio y resoluci6n al mal. Conociendo de cerca el sec-
tor de los oprimidos por el hambre y el menester hasta de lo
mds elemental, en que la humanidad se consume sin hogar y sin
familiar, habla y describe puntualizando las necesidades del cuerpo
y las del espiritu. Sus estampas de la pena y del dolor son
cuadros vividos y patiticos de alguien que esti muy dentro de

[7]






su tragedia. Pero, distinto de otros casos, su interns no es s6lo.
literario y para ello su poesia no es ni evasiva ni servil.
Para el hondureiio promedio que, infortunadamente, lee po-
co y cuya minoria pensante gasta escaso tiempo leyendo poesia
precisamente, le ser& dificil reconocer en Lainez al poeta de la
masa popular, de la entraga triste de su pueblo. Pero, precisa-
mente, esto es lo que se vislumbra, ha sido el afdn del poeta. Y,
sin lugar a dudas, dentro de la dlite intellectual, pese a su hermn-
tico dogmatismo, no deja de haber un respeto tdcito para todo
aquel que, como Daniel Laines, Ileva dentro de si un fuego in-
terior imponderable que, expresado en verso o en prosa, se ma-
nifiesta bellamente, presentando a los ojos del espiritu una idea-
eje, cdndida y didfana, aureolada por un don real, genuine, es-
pontdneo y natural.
Es evidence entonces que, aunque las ipocas cambien y eclip-
ses ocurran, asi como de la rev.olucidn industrial econdmica y
socialmente se pasd al predominio de lo netamente social, lo que
perdura y prevalece siempre es el desarrollo sistematico de la
inteligencia, sea por medio de la educaci6n o por la asimilaci6n
de lo ambiental, con lo que se establece y ,afirma que, definiti-
vamente, la cultural -y la poesia es una de sus forms mds ex-
celsas y rutilantes- es lo eterno, lo permanent, lo inconmovible,
y que los hombres que a su culto se dedican -como los poetas-
son los series que alcansan, en grado sumo, los imponderables
dividends de la vida plena, sin zozobras del espiritu.

JORGE FIDEL DURON.
27 de marzo de 1956.


[8]






P 0 E M A R I 0


AUTO-RETRATO


ZRasgos fisicos mis sobresalientes?
Apunta: un cuerpo enteco y delicado,
que en los divinos templos del pecado
vibra preso de ardores impacientes.

Boca de labios libricos, ardientes;
el superior un tanto levantado,
como huyendo nervioso y asustado
de la albura agresiva de los dientes.

Y una cabeza asaz desordenada,
que sabe que en la vida Todo es Nada
y que el mundo es un caos de tristeza.

Y levo, de mi locura en premio,
un destefiido corbatin bohemio,
que sabe del dolor y la pobreza.


[91






DANIEL LAIN Z


FUTURE

Mafana, si Dios quiere, subir6 a las alturas,
en pos de un ritmo nuevo que exprese mi dolor.
Dotar6 a mis ensuefios de ex6ticas figures
y pondrd en cada nota mi entusiasmo mejor.
Adornar6 mi lira con las rosas mas puras,
mis fragantes y tersas de mi huerto interior:
y con la esencia maga de todas mis ternuras,
sabr6 darle a mi verso, luz, aroma y color.
Y cuando la canalla con sus gritos me hiera,
modular temblando mi canci6n mas sincere,
micanci6n mas sentida, mi mis dulce canci6n.
Y avergonzada y tr6mula, doblando las rodillas,
-venciendo noblemente sus vanas rebeldias-
con un silencio grave... ime pediri perd6n!


JUAN RAMON MOLINA

Egregio apolonida del mostacho altanero,
de la prosa robusta y del verso de miel;
a empujes portentosos -siendo poeta y guerrero-
con la espada y la lira conquistaste el laurel.
Y viendote triunfante cruzar por el sendero
con regios ademanes y poses de Brummel,
el monstruo de la envidia, con calculo certero,
en tu copa de astros fue volcando su hiel.
Y al conjuro armonioso de tu lira potente,
aplacaste la ira de la envidia rugiente,
que postrada a tus plants escuch6 tu canci6n.
Y asi i tan bondadoso!, y asi i tan franco y bueno!
escalastes el G61gota --cual otro Nazareno-
con la cruz del ensuefio sobre tu coraz6n.


[ 10]






P O E M A R I O


CRISTALES DE BOHEMIA


Otra vez, alma mia!, siento que por mis venas
corre una ansia infinita de reir y de amar;
y olvidando mis luchas... ilirizando mis penas!
en mitad del camino me he sentado a cantar.

Canto la vida errante de aquellas Magdalenas,
que no supieron nunca del calor de un hogar ...
Canto mis propias penas y las penas ajenas,
la charla de las fuentes y el rumor del pinar...

"Cristales de Bohemia"... ingenuo son de laddes;
Yo se por experiencia que dan las multitudes,
que la nifiez del alma es la finica nifiez...

Y son estos cristales tan diifanos y tersos
que en ellos pongo el alma divina de mis versos
en un glorioso rapto de lirica embriaguez...


[11]






DANIXL LAINZZ


LA CONFESSION

Charlabamos ti y yo en los corredores
del solitario caser6n paterno;
habiase extinguido el rudo Invierno
y era el tiempo propicio de las flores.
De pronto esos tus ojos sofiadores
me vieron fijos con mirar tan tierno,
que, sintiendome ahogar de un mal interno,
te hice la confesi6n de mis amores.
Temblaste de emoci6n y en raudo vuelo
clavaste las pupilas en el cielo
como quien muda una palabra invoca.
Son6 el Angelus en la blanca ermita,
y siendo presa de una fe infinita,
lance un suspiro y te bese en la boca.


LA CITA

Ya de novios los dos nos dimos cita
en el sombrio caser6n vetusto,
en donde franco te narr6 con gusto
la inmensidad profunda de mi cuita.
Y alli dejamos una frase escrita
en la suave corteza de un arbusto;
compromise de amor que era muy just
hubieramos l1evado hasta la ermita.
Con la tarde emprendimos el retorno;
todo era fiesta y esplendor en torno
-de confidencias hubo un gran derroche-.
Y por la zigzagueante carretera,
anonadados de emoci6n sincera
andando juntos nos hall la noche.


[12]







S0 E M A R I 0




MENSAJE LIRICO


Joven Poeta, sofiador y altivo;
palafr6n de la rima ensofiadora...
STu libro es como un 6sculo votivo
a los pies de Afrodita tentadora...!

Hay en 61 en derroche persuasive
una alondra que canta con la aurora;
y a su lado un espiritu cautivo
entire oleajes de zarza punzadora.

Citareda gentil..., hacia tu alero,
mi alma, como un pijaro sefiero,
salta rozando la extension vacia,

a levarte esta ofrenda de buen grado,
iy a decirte que estoy embelesado
con tu lirica copa de ambrosia...!

Primitive HERRERA
(Poeta Dominicano)

Playas de La Libertad,
El Salvador, Octubre, 1939.


[13]







DANIL LAINZZ


CANTA TU CANCION
A Daniel Lainez


Canta tu canci6n..., a cada paso,
penetra en ti mismo
con serena mirada,
Ilevando seda y razo
y vino de optimism
a tu morada.

Canta tu canci6n...,
viaja a las estrellas,
y tu alma aureolada
con polen de corola
sideral
en la ascensi6n.

Ajeno a las espinas del rosal...,
corta las mis blancas rosas...
y unge con ellas
tus intimas cosas...
y canta tu canci6n
en la ascension.

Ram6n SANTAMARIA.

New Orleans, 1935.


[14]







P O E M A R I O


BOGANDO

Era un suave atardecer de estio,
como por sobre el lomo de una boa
deslizAbase lenta la canoa
en la indolente impavidez del rio.
El agua, con su suave murmurio,
elevaba a los cielos una loa,
cuando de pronto se encay6 la proa
en un recodo perfido y sombrio.
Fueron horas de duda y sufrimiento.
La luna -como lnmpara de argento-,
hizo la noche calida y serena.
Un faro --dije- nos depara el cielo...
Y en un rapto de amor y de consuelo
volcamos en el agua nuestra pena.


EN EL PARQUE

La tarde agonizaba azul y quieta;
guiados de una pasi6n caballeresca
hablamos de una corte versallesca,
del divino Romeo y de Julieta.
Y en un fresco rinc6n de la glorieta,
al verte tan locuaz y picaresca,
volque en la copa de tu boca fresca
mis ansias infinitas de poeta.
Fuimos press de un gran sacudimiento,
y abrasados del mismo sentimiento
quedamos como en 6xtasis profundo...
La banal pequefiez qued6 abolida,
cuando de pronto nos volvi6 a la vida
el canto de un pajaro errabundo...


[15]






DANIL LAINZZ


OFRENDA


Este libro sencillo, en el que puse
mi alma diAfana, ardiente y delicada,
leva en los pliegues de su nota alada
cierta ingenua emoci6n que me seduce.

Recibelo, muchacha, y cuando cruce
por tu caleidosc6pica mirada,
media, ya que 61 es la lamarada
que tu albo amor en mi interior produce.
jEs tuyo y mio...!, los dos lo hemos vivido,
los dos en esta copa hemos vertido
las miles que hoy mi numen interpret.

Y cuando mi existir se haga pedazos,
recuerda con amor que fue en tus brazos
en donde un dia me senti poeta.


[16]






P 0 E M A R I 0





CUANDO CRUZAMOS JUNTOS


Cuando cruzamos juntos por la alfombra
de la verde y prolific lnanura,
siempre noted, con fervida ternura,
que soy la sombra misma de tu sombra.

Tu noble amor con su poder me asombra,
mi boca de pasi6n se transfigura,
sintiendo un deje de inmortal dulzura,
cuando en mi triste soledad te nombra.

Yo te siento correr entire mis venas
como un raudo torrente de armonia
ungiendo con su mfisica mis penas.

Y td has seguido con valor mis pasos;
jsi mis triunfos te embriagan de alegria,
yo te he visto llorar en mis fracasos!








[17]
Poemario.-2






DANIZX, LAINLZ


SKETCH

SQuB negro es tu cabello y que sedefio!
iY qu6 ingenua y qu6 franca es tu alegria!
i Qud grande son tus ojos, novia mia,
y tu pie primoroso..., que pequefio!
Tu palido semblante si risuefio
se vuelve a mi, radiante de ufania,
arrebata veloz mi fantasia,
a los magos paises del ensuefio.
Tu charla jovialisima y sincera,
como un salmo de amor en primavera,
de tus hfimedos labios se desliza.
Y te revistes de un sin par donaire,
cuando bstallan alegres en el aire
los Aureos cascabeles de tu risa.


QUERELLI

Llenibamos de risas el ambiente
de la verde pradera perfumada,
cuando de pronto de mi boca airada
brot6 una frase descompuesta e hiriente.
Fue una expresi6n rotunda e imprudente.
Profundamente herida y contrariada,
me lanzaste un reproche en la mirada
y me diste la espalda, indiferente.
i Cuinto sufri...!, cufnto sufri, Dios mio!
Recuerdo que en mi loco desvario,
con mano airada castigu6 mi frente.
Y en los plenos ardores de aquel dia,
al patio de la ristica alqueria,
llegamos juntos, silenciosamente...


[18]






P O E M A R I O


SORTILEGIO


Reia la mariana en tus pupilas
con una alegre risa de colors,
y reian tus senos tembladores
entire un crujir de sedas intranquilas.

Reian francas tus ojeras lilas
pronunciadas por lAnguidos ardores,
y tus dientes de nitidos blancores
reian en la euritmia de sus filas.

SVaga alucinaci6n, quiza? iLo ignore!
S6ld entrevi que en tu reir sonoro,
no s6 qu6 extrafio sortilegio habia.

Reias con candor, de tal manera,
que Dios- rigiendo la Natura entera-,
mirandome reir..., ise sonreia!
!


[19]






DANIEL LAINEZ


AQUEL DIA

-Dos horas de esperar..., iy ella no llega!
Dos horas renovando mis dolores...
iPor qu6 han perdido su color las flores?,
-dije movido de impaciencia ciega-.
iPor que hoy el dia no nos hace entrega
de su fiesta de sol y de colors?
iHan callado los pijaros cantores
y ya mi perro Bravole6n no juega!,
De pronto vi que en un cercano banco,
td me esperabas con paciencia pia
presa en las gazas de tu traje blanco...
Y pude constatar con extrafieza
que estaba alegre, como siempre, el dia
y que era mia la fatal tristeza.


ANGEL GUARDIAN

Pastaba el buen rebafio en la querencia
al amparo de rdsticos pastores;
y en la fronda los claros surtidores
derrochaban su ritmica elocuencia.
Todo era luz y -amor en mi existencia;
tendido sobre un campo de verdores,
pensaba en la verdad de tus amores,
saturados de cfndida inocencia.
Y en esa postraci6n de paz, tendido
sobre la yerba me qued6 dormido,
sofiando que en silencio me besabas.
Despert6 de mi suefio al poco rato
embalsamado de un perfume grato...
Como un Angel Guardian..., itd me cuidabas!


[20]






P O E M A R I O


CURIOSA


Con el ardor que la pasi6n provoca,
sacudiendo nerviosa tus caireles,
revolvias mis intimos papeles,
sencillamente encantadora y loca.

Trinaba alegre una canci6n tu boca,
hecha de rosas y fragantes miles,
y agonizaban tremulos claveles
sobre un florero de cristal de roca.

Por fin, inquieta, se encontr6 tu vista
con el viejo retrato de una artist,
de blancas manos y de labios rojos.

Me viste con miradas suplicantes,
y dos l1grimas finas, cual diamantes,
rodaron en silencio de tus ojos.


[21]






DANIEL LAINEZ


PARA MI ERES TODO

Siguiendo las volutas caprichosas
de mi fragante cigarrillo habano,
lejos, muy lejos del rumor mundano,
yo profundizo el alma de las cosas.
En el jardin hay pAjaros y rosas
y nuevos nidos en el cedro anciano,
y sobre un lirio-que se yergue ufano,
hay un revolotear de mariposas.
Y te hallo en mi heredad, tangible,
en el lirio gentil, siendo impossible
que yo te suefie de distinto modo.
Y es que en esta hora sensitiva y mansa
en ti mi recia voluntad descansa,
ya que en el mundo para mi eres todo.

BAJO TUS REJAS

Al raudo impulse de un amor divino,
-como a la rosa la dorada abeja-,
hacia el vitral de tu florida reja,
con pasos presurosos me encamino.
Y uno mi boca que modula un trino
a la tuya, romintica y bermeja,
y el sabor de tus labios se asemeja
a un embriagante y generoso vino.
Siento que se desborda tu cabello
como una catarata, y en mi cuello
sus finas hebras con primor enlaza.
En tanto que en la calle bulliciosa,
fingiendo una batahola, presurosa
la alegre y sorda muchedumbre pasa.


[ 22]






P O g-M A R I O


REFENAR


Yo te bendije, amor, cuando en aquella
dulce y calida noche de verano,
ti me tendiste la piadosa mano
y enjugaste mis ligrimas con ella.

Estabas, como nunca, franca y bella.
El cielo azul..., y en el chalet cercano,.
con languideces de dolor un piano
desgranaba su limpida querella.

Me hablaste con dulcisima ternura,
tratando de ahuyentar mi desventura
con vividos consejos ultra-humanos.

Como una rosa se entreabri6 mi anhelo,
y ante la augusta impavidez del cielo,
en un silencio te bes6 las manos.


[23]







DANIE1 LAINZZ


FIVAMOS EL PRESENT

Ya que todo en este mundo pasa,
como pasa una rafaga de viento;
ya que el destino con afin violent
nuestros suefios mis cars despedaza;
Ya que toda ambici6n noble fracasa,
por mas noble que sea el sentimiento;
ya que el tiempo alevoz en un moment,
sendas opuestas en el mundo traza;
Gocemos, dulce amada, en este instant,
del mnirifico beso alucinante
que endulza el alma con dulzura arcana.
Vivamos embriagados de ilusiones,
y unamos nuestros tiernos corazones,
sin indagar lo que vendra mafiana.


ENTREGA

Su cuerpo virgen, ardoroso y suave,
en el sitial de la floresta umbria,
como un grito de gozo y lujuria
hacia mis ansias enfil6 su nave.
De sus caricias me entreg6 la lave,
y en torno de "sus senos sin mancilla",
goc6 su halago con lhbrica alegria,
como lo hiciera en la manzana un ave.
-T6mame-, dijo con placer profundo-,
no quiero que en las luchas de este mundo
mi fresca y dulce juventud se extinga.
Y ante lo inesperado de su entrega,
surgi6 a mis ojos la bacante griega
con su pompano fresco y su sirynga.


[24]






P O E M A R I O


CAUTIVA


Al gritar en tu oido mi idealismo,
ti eras apenas una nifia esquiva,
apagabas mi lImpara votiva
con el frio glacial de tu hermetismo.

Pero rodaste al fin hasta el abismo
de mi existencia noble y sensitiva,
y tu esperanza se qued6 cautiva
en el pielago azul de mi optimism.

Y hoy, que estAs entire mis redes presa,
siento que ha renacido mi entereza,
porque en las rudas luchas del moment,

nuestras estrepitosas risotadas
volarAn cual triunfantes clarinadas
en las alas errAtiles del viento.


[25]






DANIEL LA IN Z


OPTIMISM

Al unir mi destino a tu destino
yo abrigu la esperanza redentora,
de encender en tu mente sofiadora
un fanal que alumbrara tu camino.
Mas todo fue ilusi6n, y luego vino
la dura realidad arrolladora,
que con su soplo de inquietud traidora,
amarg6 nuestro pan y nuestro vino.
Y a pesar del dolor y la cizafia
que en nuestras almas asest6 su herida
el amor siempre fiel nos acompafia.
Y ya que fue dictada nuestra suerte,
crucemos resignados por la vida
hasta rodar en brazos de la muerte.

EPILOGO

Aquella tarde sensitiva y mansa,
del astro rey en su fulgor postrero,
en tus balcones deshoj6, sincere,
la rosa virginal de mi romanza.
Un hAlito de amor y de esperanza,
--como el aroma de un florido otero-,
perfum6 la aridez de mi sendero,
y oi una voz que me grit6: idescansa!
Fue un suefio no mas, un espejismo,
saturado de cruel romanticismo
que en el olvido sepultar quisiera.
Y ya que rudo me burl6 el destino,
recojo mi bord6n de peregrino
y prosigo mi vida aventurera.


[26]






P 0 E M A R I O


UN HONDO SENTIMIENTO DE TERNURA


Un hondo sentimiento de ternura
por ti, mujer, mi coraz6n abriga;
Squien otra como ti, querida amiga,
ha sabido aliviar mi desventura?

Como en un lecho de impecable albura
y un pozo de agua que mi sed mitiga,
ya descargud en tus brazos mi fatiga,
y ya endulc6 en tus labios mi amargura.

Ya tengo una criatura amante y buena,
a quien confiarle con amor mi pena,
a quien contarle mi fatal quebranto.

Ya en el nectario de tu boca ardiente,
revolotean con amor ferviente,
las Aureas mariposas de mi canto.


[27]






DANIXL LAINEZ


SE HA DORMIDO EL RENCOR
SOBRE MI ALMA EN ESPERA...

Se ha dormido el rencor sobre mi alma en espera...
Sobre las rocas agrias de mis horas infitiles
ha florecido el lirio impoluto de mi pena.
Acercate a mi cuerpo, sin temor, hermana...
(Ya ves: te Ilamo hermana a pesar de tus hechos,
y a pesar de mis vicios: td me llamas hermano!).
SEl rencor? En mi pecho ha encontrado su Sahara...
Yo se que si este mar ahora me atropella,
61 mismo, con sus olas..., me arrullara mariana.
Acercate a mi cuerpo, sin temor, hermana,
que hoy en las rocas agrias de mis horas initiles
ha florecido el lirio impoluto de mi pena.


HE ESCUCHADO TU VOZ
SALITROSA Y DISTANTE...

He escuchado tu voz salitrosa y distant
en el cuenco rosado de un caracol marino;
tu voz que tantas veces arrullara mi oido
en mis horas terrible de borrasca y naufragio.
Llegaris en la barca de un buen dia
lleno de sol y vida..., legaras jubilosa
con los brazos en alto, como mastiles,
a sostener el roto velamen de mi vida.
SY ya no has de irte nunca!
El tiempo correrA en los corceles del viento;
la espuma del oceano tefiirA nuestras testas,
y en la playa desierta fingirfn nuestras sombras
dos barcas claudicantes cargadas de tristeza...


[28]






P 0 E M A R I 0





SI ELLA LLEGARA UN DIA
TENDRIAMOS UN HIJO...

Si ella llegara un dia tendriamos un hijo,
un hijo sano y fuerte... iUn hijo marinero!
Un hijo que supiera del rugir del oc6ano,
de la inquietud del ave y del silbar del viento.
No lo someteriamos a la recia cadena
de Ilevar en la espalda un bols6n a la escuela,
ni del vano calzado que oprimiera sus pies,
pues 61 aprenderia en el mar y en el cielo
las primeras lecciones de su ruda nifiez.
--Y los n6meros?
-i Los aprenderia contando las estrellas!
--Y la canci6n?
--La aprenderia en el rugir del viento!
-iY la ciencia?
-i Esa se la daria el coraz6n del mar!
Si ella llegara un dia tendriamos un hijo,
un hijo que supiera del rugir del oc6ano,
de la inquietud del ave y del silbar del viento...


[29]






DANIEL LAINEZ


CANCLON MARINA EN TIERRA FIRME

NAufrago solitario perdido en tus pupilas;
venciendo los escollos de tu frialdad sin eco,
-agarrado a la tabla de mi constancia ilimite-,
he Ilegado a la playa sin nombre de tu pecho.
Sobre la suave arena de tu piel ardorosa
he tendido el manchado ropaje de mis frases;
no quiero recogerlo, pues ti has de devolvermelo
con un blancor de espumas y un estallar-de oleajes.
Y asi, todo desnudo, amparado en la sombra
de tu cuerpo flexible, cual palmer lozana,
narrarA a tus instintos -desterrados del cielo-
una historic muy vieja, la de Adan, sin palabras...



COMO DOS FUERTES OLAS
ME ENFOLVIERON TUS BRAZOS...

Como dos fuertes olas me envolvieron tus brazos.
Fui cobarde en la lucha..., itristemente cobarde!
No pude resistir en la hora supreme del naufragio;
y asi, como una barca a merced de los vientos,
naufragu6 dulcemente en el mar de tus caricias...
Mis blancos velamenes en fiesta de sol y pAjaros
se han perdido en la vaga luminosidad de tu alma:
de tu alma, mezcla extrafia de diablesa y de mirtir,
de tu alma hecha de ramblas ardientes y .satinicas,
y a veces, a capricho, de luz que purifica...
iMe quisiste? 'Lo ignoro... iDespuds de tu victoria
me lanzaste a la playa sin nombre del olvido...!


[ 30]






P 0 E M A R I O


EL RUGIDO DEL MAR SE
HA CONVERTIDO EN MUSIC


El rugido del mar se ha convertido en mfisica,
--misica suave y mansa para arrullar carifos-.
Tan leve es esta misica, tan sutil y tan plicida,
que mis bien se dijera que es un reir de nifios.

El faro --centinela de este puerto en suspenso-
tiene un gesto sombrio de infinite desvelo...,
un grupo de muchachos pasa cantando alegre
y una mancha de garzas tifie el azul del cielo.

Hasta la misma espuma me parece mis blanca,
-estuche primoroso para guardar ensueios-.
Mientras dos barcas cruzan por la rada,
yo pienso en dias idos mis dulces y risuefios.

Dias aqu6llos, blancos..., ella y yo en estas playas;
-olvidando mis penas y mis crueles fracasos-,
yo declamaba en su oido el Cantar de los Cantares,
mientras ella en silencio se adormia en mis brazos...


[31]






DANIEL LA I N EZ


ANHELO POSTUMO

Maestro Carpintero: mafiana cuando muera
y mis dolientes deudos te encarguen mi atadd,
te pido, por mis restos, no escojAis la madera;
como podais, hacedlo, con toda prontitud.
No le pongAis cojines, ni lo pulAis por fuera;
--para qu6 quiero pompas en mi eterna quietud?;
pero cuidado..., ia Ella!, ni una frase siquiera,
no quiero que mi muerte mustie su juventud.
Y cuando me conduzcan al frio camposanto
no quiero ni el mas leve sollozo de quebranto,
ni el cipres melanc61ico, ni lipida, ni flores...
Sembrad un limonero cabe mi fosa aislada,
que asi cada mafiana pueda ser saludada
con una algarabia de pAjaros cantores...


DESILUSION

Ya no escribo mis versos con la misma soltura
con que ayer hilvanaba mi sentida canci6n...
En las bocas fragantes ya no encuentro ternura,
para mi ya no existe ni una sola ilusi6n.
Si en mi mente hay ideas, son de base ingenua,
-pordioseras enfermas que mendigan perd6n-,
y ha llegado a tal grado mi fatal desventura,
que una tarde de otofio me enferm6 el coraz6n.
4De mi vida pasada? Una historic de excess;
entrevistas galantes con sus intimos besos
prodigados a miles con locura infernal...
Hoy, un gusano -el recuerdo- a mi espiritu roe.
No s6 qu6 me hizo daiio: si el gran CUERVO de Poe,
o el perfume maligno de LAS FLORES DEL MAL...


[32]






P O E M A R I O


ME VAN A PELDER EL MIEDO

(Diilogo Penitenciario)

A Samuel Diaz Zelaya

--Qu6 tal tiAido, Cupertino?
-iUn poco bien, Adalberto!
--Puedo saber tan siquiera que santo esti resudando?
-Pos, hablando con franqueza, yo ya te hacia bien muerto.
-Despu6s de Dios y el dotor puedo seguir respirando.
-i Y los heridos?
-i Murieron!
-i Dame, por Dios, un abrazo!
Por fin nos diste una muestra que no sos manco ni cojo;
pero antes quiero saber: Zqud tal seguis del balazo?
--Del balazo?, del balazo por nainas pierdo hasta el ojo.

--Y qu6 tal suerte has tenido en esta circel jedionda?
Estos grandes pufieteros, decime, no te han brufiido?
-i Bah, si grito o si pataleyo de todos no hay quien respond,
ser.n muy gayos los cheros, pero con yo se han jodido.

Aqui estoy como olvidado de los mesmitos parientes,
Sel que conoce el presidio sabe lo que es el infierno!
A yo si me caye al pelo el refrAn de aquellas gentes:
que'l que nace pa'olote aunque le haga giien ivierno,

Jud llegando, y un tal Juan, de apellido Cuagrapasos,
me encasquet6 por mal nombre "Cupertinito el Montuno";
yo, sin pedirle explicaciones, le recet6 dos vergazos,
que'ay que darse a respetar..., si no se montan en uno!

Desde entonces, Adalberto, s6lo sopapos receto,
y no hay un hombre resuelto que como fiera se plante;
me llaman "don Cupertino", tratandome con respeto,
y me alza pelo, te digo, hasta el mesmo virgilante.

[33]
Poemario.-8






DANIL LAINZZ


Pa' jugar soy casi maistro, ni el mis pintado me gana,
parada que caye en mesa de segurito que es mia...
Cuando miro que estoy muerto les rempujo una jarana,
y a los cheros que se pican les aviento una golilla.
Y la milpa, vos, contame, ya debe estar en jilote,
pos la sembr6 al mesme tiempo con la del fiato Agustin.
-i Qu6 pregunta mis babosa!, vos te has volvido un cipote;
la milpa ya crecidita se la comi6 el chapulin.
-Y mi negra, vos, decime, aquella negra tan giiena
que todas las mafianitas me'asperaba en la quebrada?
-jTu negra?, gfieno, tu negra..., el fieto de Madalena
se la sac6 hace dos meses..., iy ya la tiene prefiada!
-Yo nunca creiba, ite juro!, que juera tan descarada,
qu6 negra mis hijepuerca..., ifijate vos, Adalberto!
-La negra no tuvo culpa, no tuvo culpa de nada,
pos como yo, Cupertino, la pobre te hacia muerto...
- Y mi magre, si, mi magre..., aquella pobre ancianita,
que se qued6 triste y sola el dia de la emboscada?
-El dia de la emboscada, tu viejita, itu viejita!;
pa' contarte cosas tristes..., mejor no te cuento nada.

jPero c6mo, Cupertino, todo un hombr6n y llorando?;
todo eso lo hubieras visto para meterte a este enredo...
-Tapame vos, Adalberto, que si me miran lorando,
que si me miran llorando..., ime van a pelder el miedo!


[34]






P O E M A R I


NADA ESPERES DE MI


Me pides versos y fragantes flores,
harto sabida que tu cruel mentira
artera, en torno de mi mente gira,
llenandome de espanto y sinsabores.

Nada esperes de mi; vano es que implores
el madrigal que de pasi6n delira;
el cordaje armonioso de mi lira
ha perdido sus intimos rumors.

Mi jardin interior -do florecia
el fragante rosal de la armonia-
hoy ha quedado, icomo nunca!, en ruinas.

Y es que tus finas manos caprichosas,
cortaron sin piedad todas las rosas,
dejAndome tan s61o las espinas.


[351






DANIEL LA I N EZ


TUS CUADROS

Contemplando tus cuadros, ya cray6n o acuarela,
mi alma tr6mula suefia, romantica e inquieta;
tu pincel prodigioso va dejando una estela
que todo lo define... iY todo lo interpreta!

Tu "Fuente Abandonada", que deleit6 a la abuela,
parece haber salido de una genial paleta;
y tu "Martha" parece, con su tez de canela,
esperar el galante madrigal de un poeta.

Y es que adoras de veras, con pasi6n, con locura,
a esa nifia lejana que te brinda ternura
con el suave prestigio de su gran coraz6n.

Lucha, hermano doliente -bisofio colorista-,
que muy pronto, muy pronto tu alma blanca de artist
ha de ver realizada su mis noble ambici6n.


TU SONRISA

La copa sacrosanta que apdrase en la misa
no tiene la dulzura que tiene tu sonrisa.

Yo, el noble luchador, joven y bravo,
ante esa tu sonrisa no soy mas que un esclavo.

La mfisica es muy dulce, pero mas dulce que eso,
quizA much mAs dulce es la m6sica de un beso.

Y hay algo todavia mis dulce y mis pristine,
quizA que el mismo beso con todo y ser divino...

Mis dulce que la mdsica..., mis suave que la brisa...
Es la (inica dulzura que ansio... iTu sonrisa!


[36]






P 0 EM A


TEJER QUIERO UN SONETO

A Mercedes Agurcia Membreflo

Con el suave lirismo luminoso
del genio bienhechor de Amado Nervo,
o con el numen del autor de "El Cuervo",
fantdstico, febril y caprichoso,

tejer quiero un soneto rumoroso,
que brote dulcemente de mi verbo
y suave caiga en tu dolor acerbo,
a manera de un bilsamo piadoso.

Un soneto de luz y de fragancia,
de fragancia que league hasta tu estancia,
embalsamando con fervor tu pena...

De luz que alumbre tu inquietud errante,
y que ponga en tu pAlido semblante
un mistico fulgor de luna llena...


[37]


R I O






DANIEL L A I N EZ


A LUCY ONDINA MATAMOROS

Teja el Hada Primavera
-con sus manos milagrosas-
una guirnalda de rosas
que adorne tu cabellera.
Que ufana la enredadera
perfume todas las cosas,
y sus galas mAs hermosas
luzca, en tu loor, la Pradera.
Y tdi, oh trino argentino!,
de mi cantar peregrine
-pleno de aroma y dq luz-
vuela en fe de mi carifio
y p6sate en su corpifio
como una perla de Ormuz.

ANTIGUO

,Quidn fui en los albores de aquel tiempo lejano?
SFui discipulo, acaso, del centauro Chir6n?
iO fui, tal vez, un fuerte y lujurioso fauno,
por quien ebrias bacantes temblaban de pasi6n?
SDesafie con mi lanza al feroz Cancerbero,
o ambul6 por los mares con el heroe Jas6n?
jo cai, al fin, herido de un amor salamero,
cual cay6 el poderoso filisteo Sans6n?
SFui en los bosques sagrados atrevido campe6n,
que pude con mis manos estrangular un le6n,
o en el tal6n de Aquiles mi flecha se clav6?
0O penetr6 a la ligubre mansion de Polifermo?
ZRealidad o lirismo? iYo s6 que estoy enfermo
de hazafias fabulosas del tiempo que pas6...!


[ 38]






P 0 IO M A R I 0





TU RECUERDO


Tu recuerdo en acecho, siempre, i siempre implacable!,
y en el fondo siniestro de mi cruel desatino,
la terrible pregunta: Lquidn seria el culpable?
Ni ti ni yo, muchacha..., bien s6 que fue el destino.

ZSuavizar la jornada? iEs de humans! Yo rio
con la bella indolente que me brinda su lecho...
i Olvidarte ? i Imposible! i C6mo hacerlo, amor mio,
si eres miel en mis labios y eres aire en mi pecho... ?

Busco olvido en los hondos laberintos del Arte,
y en la copa enervante un consuelo a mis penas;
y es en vano..., es en vano! iC6mo voy a olvidarte!,
si eres luz en mis ojos y eres sangre en mis venas?

Y en mi gran desamparo, toda mi alma se inunda
de unas ansias febriles de gritar mi pesar...
Y asi voy por el mundo con mi plant errabunda
sin la vaga esperanza de poderte olvidar...


[ 39






DANIEL LINE Z


MIS CARTAS

Cuando triste y silenciosa con frialdad de mi te apartas
y en un suefio misterioso pensativa te aletargas,
melanc61ico me digo: hoy quiza ley6 mis cartas,
hoy quiza ley6 mis cartas..., i son tan tristes y tan largas!

Yo comprendo francamente que cometo un gran delito
al enviartelas sabiendo que te causan tanto dafio...
S6 muy bien, amada mia, que en cada rengl6n escrito,
que en cada rengl6n escrito flota un nuevo desenganio...

Si mis cartas, saturadas de amarguras infinitas,
no son blancas, dulce amada, ni son suaves ni serenas,
es porque esas pobres cartas, ante todo, han sido escritas,
ante todo han sido escritas con la sangre de mis venas...


SIN CORAZON

Yendo por tierras de Si6n
y al verte, bella gitana,
me asocie a la caravana
que iba en peregrinaci6n.

Y llegu6 a esta conclusion:
que no eres mas que una vana
mufieca de porcelana
sin alma y sin coraz6n.

Y sin embargo, yo sigo
como un doliente mendigo
la huella azul de tus pasos;

y es que sB que una mariana,
como eres de porcelana,
te has de quebrar en mis brazos.


[40]






P 0 E M A R I 0





BA YADERA


Bailando una loca zambra,
gricil, ligera y sensual,
te vi, no se si en La Alhambra,
o en un haren oriental.

Eres tan fina y ligera,
tan sensitiva y genial,
que a veces, ioh bayadera!,
pareces inmaterial.

Y en un vuelo misterioso,
leve, linguido, armonioso,
las notas vienen y van...

Y en el espacio se esfuman,
como sollozos de Schumann,
o suspiros de Chopin...


[41]






DAN I E.


RELIQUIAS

En un estuche galante
guard con intimo anhelo
un mechoncito de pelo,
aureo, sedefio, ondulante.

Una rosa agonizante,
una carta y un pafiuelo
de seda azul como el cielo
de tu mirar deslumbrante.

Un listen y una medalla,
y algo que mi lira calla
discretamente; mas, si eso

curiosidad te provoca,
sabres que ain guard en mi boca
la miel de tu filtimo beso...



MADRIGAL

A Virginia Ugarte

1Anhelaba conocerte
cuando no te conocia!
Hoy lloro mi triste suerte.
iMe estis causando la muerte
con tu mirar, Reina mia!

iCon tu mirar, Reina mia,
me estis causando la muerte!
Hoy Iloro mi triste suerte...
iCuando no te conocia
anhelaba conocerte...!


[42]


L A I N E Z






P 0 E M A R I


LA NINA DE LOS OJOS TRISTES


La nifia de ojos tristes hizo alto en mi camino,
quizA algo fatigada de tanto caminar...
Y hall en el fondo vago de su mirar divino
la candida tristeza de un sol crepuscular.

Quise saber su pena, y sus labios milagrosos
narrironme su historic temblando de emoci6n,
y entire suspiros tenues y linguidos sollozos,
postrado ante sus plants oi su confesi6n.

Y supe que sus ojos otrora eran ajenos,
aquellos ojos vagos que fueron mi solaz...
Y desde entonces, ella me vino amando menos,
yo, en cambio, desde entonces la quise much mis.

SPor qu6 la dulce nifia prosigui6 su camino
doliente y pensativa sin mirar hacia atrAs?
I Ignora que la quise con un amor divino,
que como yo la quiero no la querrAn jams!


[43]






DANIEL


RITMOS

Eva Zelaya, Evita...
Mi gentil Soberana!
Hacia ti van mis versos,
temblando de emoci6n...
iPorque pareces una
graciosa sevillana,
cuando en las tardes quietas
te asomas al balc6n!
SQuidn mirAndote, Evita,
con fervor no suspira?
SQuien oyendo tus frases,
no se siente feliz?
iPara ensalzar tus gracias
necesito la lira
con que el Dante, una tarde,
le cantara a Beatriz!

NORA


Nora, Nora, Nora,
nifia sofiadora,
juguetona, ideal.
Para ti las rosas
mAs blancas y hermosas
que hay en mi rosal.


Hoy te ofrendo, Nora,
perlas de Bassora
y un rojo rubi,
y mi estiofa alada,
hoy va perfumada
porque es para ti.


UNAMONOS

Hagamos de nuestras liras
un faro de luz, claro y potente,
sobre un peiiasco duro...
Que,alumbre las tinieblas del present,
y rasgue los misterios del future.


[44]


LAINEZ


V - ..'






P 0 R M A R I 0





ACROSTICO


A lejado de todas nuestras bajas pasiones,
L anzas tus pensamientos con un tino genial.
E res faro encendido en nuestros corazones,
J usto era coronarte como un ser inmortal.
A pistol de la prensa, con tus sabias razones,
N azarinicas frases que condenan el mal,
D as aliento al que lucha por etWreas regions,
R rasgando los misterios de las constelaciones,
0 consuelas al triste con tu voz paternal.

C aballero cruzado de una edad impossible,
A nte el Hado Perverso te has mostrado invencible,
S in mas armas ni escudo que tu gran coraz6n.
T u figure, aun en vida, pertenece a la historic.
R uja el mundo de envidia, & qu6 te importa la escoria,
0 h, maestro y amigo, si 4sta no es tu mansi6n?


[ 45]






DANIE L LAIN Z


OFRENDA

Darte quiero una joya de fulgencias divinas,
o un manojo de rosas -bouquet espiritual-.
Rosas hechas de ensuefio, fragantes, sin espinas,
aromaticas rosas de mi jardin ideal...
Fabricarte un palacio poblado de esplendores,
igual a los palacios de los emperadores,
guardado por mil lanzas y un biblico dragon.
Un alcAzar suntuoso de helenida grandeza,
en donde dulces pAjaros con magna sutileza
rasguen el misterioso silencio del sal6n...
iOh, reina destronada, mi pilida princess,
aqui tienes tu alcAzar..., aqui en mi coraz6n,!


AZAHARES

A Herlinda Midence, el dia de su boda
con el caballero Enrique Gdmez.

HERLINDA: Recibe, como dnica fortune,
esta leve corona de blancos azahares,
recogida del lomo sonoro de los mares
una noche de luna...
La tejieron un grupo divino de sirenas,
de rostros milagrosos y manos de azucenas...
Yo la encontr6 en mi andanza de viejo marinero
sobre el lomo sonoro del mar fosforescente...
Y esta noche enliriada, con un gesto sincere,
como un raro tesoro la coloco en tu frente...

Que las rondas siniestras de tragicos pesares,
respeten esta leve corona de azahares...


[46]






P 0 ~ M A R I 0

SE LLAMABA ROSA

I
Rosa se llama la 'alegre morena,
la muchacha buena que endulz6 mi pena
con el mago hechizo de su juventud.
Con coqueteria en la boca lucia
dos rojos claveles de Santa Lucia...
iDos rojos claveles que cant6 mi laud!

Fuimos compafieros y novios y amigos,
los prados vecinos son mudo. testigos
con qu6 regocijo jugamos los dos.
'Llenamos de risas las sendas floridas,
y siempre enlazadas iban nuestras vidas,
cuando no enlazadas, una de otra en pos.


II
Mas, lay!, en el mundo todo es pasajero;
la implacable mano del destiny artero
clav6 en nuestros pechos su cruel aguij6n.
Rosa era extranjera, y sinti6 la errante
nostalgia profunda del hogar distante...
Y asi fue que vino la separacion.

Hubo un torbellino de besos y abrazos,
y al puerto lejano fui en pos de sus pasos;
por su amargo llanto...' cuinto sufri yo!,
y en las lejanias del mar y del cielo,
su blanco pafiuelo por fin se perdi6.


[ 47]






DANI]tL LAINEZ


III
Pasaron los meses y tambidn los afios,
y ajeno a la risa de rostros extrafios,
mi pecho fue siempre para ella un altar.
Y asi, resignado, prosegui en la espera,
hasta que una tarde de azul Primavera,
uno frente al otro nos puso el azar.

Un sudor helado corri6 por mi frente,
me pare temblando y un "adi6s" doliente
brot6 de mi voz.

Y, Ioh cruel ironia del rudo destino!
me mir6, indolente..., y sigui6 el camino,
sin decirme adi6s.


[48]






P O E M A R I O


MADRIGAL
A Estela Diaz
Ante el arduo problema
de esta vida compleja,
yo desdefio la fama
desdefiando el laurel.
Solamente quisiera
ser la lirica abeja
y morirme en silencio,
sin lanzar una queja,
en tu boca fragante...
jfino estuche de miel!



ANHELO
A Filma Cristiana Gdmez, con
motivo de su bautizo.


Limpida armonia,
dame la poesia
Quiero para ella,
que es tan dulce y bella
que hay en tu raudal,
que para Cristiana


quiero la lozana
flor de un madrigal.
como un claro sol,
traer de la cima
la perfect rima
de un verso espaiol.


Vilma Cristiana:
hermana
lozana
del aire y la 'luz,
mi cantiga
amiga
vuela a tu ventana,
-que el poeta quisiera-
que alli refulgiera
cual perla de Ormuz.

[49]


Poemarlo.-4






DANIL LAIXZZ


ROSAS

Con motivo de la muerte de
la setorita Cristina Castro.

Rosas, frescas rosas,
rosas y mAs rosas...
Un ramo de rosas
de ex6tico lar...
Para la divina
difunta Cristina;
un ramo de rosas,
fragante,
sin par...
Para ti, hoy hilvano, divina Cristina,
mi mis dulce rima, la mis cristalina,
sin la menor muestra de pena, de duelo,
o agudo pesar...
Cuando una criatura rem6ntase al cielo,
es un gran pecado..., ipecado es Ilorar!

Rosas, frescas rosas,
rosas y mas rosas...
Un ramo de rosas
de ex6tico lar...
Para la divina
difunta Cristina;
un ramo de rosas,
fragante,
sin par...
Que es la 6nica ofrenda que este trashumante
cantor de tristezas le puede ofrendar...


[50]






P 0 E M A R I 0

NUEFA CANCION DEL HIJO AUSENTE
Madre:
he de Ilegar ti
con los labios resecos
y el coraz6n sangrando...
Madre:
para llegar a ti,
mis piernas vagabundas recorrerin las pampas,
las abruptas montafias y las estepas aridas...
Y he de llegar a ti...
Y mi tez, retostada.por los soles del Tr6pico,
tendra un color broncineo,
y mis negros cabellos seran rudos y blancos...
El polvo del camino ha de manchar mis ropas,
y los crueles guijarros haran ronda en mi senda,
lastimando mis plantas...
Madre:
Ir6 tan triste y pAlido...,
habr6 cambiado tAnto
que mi cuerpo encorbado se apoyara en un biculo,
nervioso y vacilante...
Y td, sin conocerme,
-crey6ndome un mendigo-
has de salirme al paso con un pan en las manos
y una jicara de agua...
Yo, jadeante y triste,
he de contarte toda
la historic de mi vida nostAlgica y profunda...
Y mi voz en tu oido
tendrA un eco lejano de mel6dicas flautas...
Madre:
he de llegar a ti,
ino importa cuando!
He de legar un dia con los labios resecos
y el coraz6n sangrando...


[51]






DANIL LAINZZ


EL PAYASO

Pobre volatinero... jPayaso, hermano mfo!
Triste paria errabundo, sin patria y sin hogar.
Yo s6 que tu existencia es un fuerte calofrio,
que poco a poco mina tus carnes el pesar.
SOh, lamentable enfermo! Tus piernas descarnadas
retiemblan cuando bailas al son de tu tambor.
Y entire picantes chistes y sordas carcajadas
te va matando el hambre, la pena. y el dolor.

Cuando desde el trapecio la gricil bailarina
salta a los brazos tr4mulos del fuerte maromero,
yo he visto dibujarse en tu mascara de harina
un rictus doloroso..., idespues, un lagrimero!
Yo se que ti has bebido las hieles del desprecio;
que es tal la exasperante magnitude de tu celo,
que bien reventarias las cuerdas del trapecio
para que el maromero rodara por el suelo.
Y ese crime horrible -,-en tu enorme querella-
lo has meditado siempre temblando de furor,
y no lo has hecho nunca por el temor de que ella,
al verlo ensangrentado se muera de dolor.
Ya la chusma se aleja... iSe termin6 la fiesta!
Limpiate el rostro, hermano, y deja de fingir,
Lanza a los cuatro vientos tu grito de protest,
que ahora si bien puedes lorar hasta morir...


[ 52]






P 0 E M A R I O,



FENUS CALLEJERA

Al periodista Augusto C. Coello h., fraternalmente.

Yo, que tengo un algo de pintor y poeta,
gusto de la hembra, lhbrica, indiscreta,
cuando se me entrega en plena desnudez.
Gusto de sus rizos,--sin que se los peine-,
la cAlida noche de su region empeine
y la ideal blancura de sus finos pies.
Una noche, de esas noch.es enliriadas,
a mi estudio bohemio, dando carcajadas,
una hetaira joven loca penetr6...
Era una temprana roja flor de histeria,
que agobiada acaso por la cruel miseria
por unas monedas a mi se rindi6...
iVenus callejera! iOh, qud maravilla!
SOh, senos fragantes! i Frutos de ilusin !
Mas que dos manzanas, mis bien se diria
Sdos alucinantes rosas de pasi6n...
MAs que dos manzanas, mis bien se diria
dos alucinantes rosas de pasi6n.

Y en la albura plena de su rabadilla,
me sonri6 el diablillo de la tentaci6n...
Se hizo todo ritmo, todo melodfa,
el rojo pandero de mi coraz6n,
se hizo todo ritmo, todo melodia,
el rojo pandero de mi coraz6n,

[53]







DANIEL LAI N Z


Mas que hetaira joven, virgen parecia
en el blanco lecho de la posesi6n...;
y escanci6 en el vaso de su fina arcilla
todos los deleites que urdiera en la orgia
aquel opulento Sabio Salom6n...

Yo, que tengo un algo de pintor y poeta,
gusto de la hembra, lhbrica, indiscreta,
cuando se me entrega en plena desnudez...
Gusto de sus rizos -sin que se los peine-,
la calida noche de su regio empeine
y la ideal blancura de sus finos pies.


[54 ]






P O E M A R I O


MI HOMENAJE


iSalve, oh Reina Maria!, spiritual Alteza
de estas tierras fragantes caldeadas por el sol;
por tu gracia pristine, tu porte y gentileza,
bien pudiste ser reina del gran pueblo espafiol.

Yo quisiera esta noche, al rendir homenaje
a tu egregia figure plena de juventud,
ser entire tus vasallos tu romantico paje
para hilar a tus plants mi divina inquietud.

Dios te guard, Maria, de la envidia rastrera,
y del odio asesino, y del cruel aquil6n...
Y que ondule en los aires tu gloriosa bandera
cobijando a los tuyos bajo su albo pend6n.

Que la luna -hilandera de los cielos serenos-
con su rueca de argento y su ovillo estelar,
teja un leve corpifio que aprisione tus senos,
un corpifio mas blanco que la espuma del mar.

Que a tu paso triunfante se dobleguen las dalias
y los lirios nevados de tu regia mansi6n...
Y que vengan del bosque a lamer tus sandalias
cual sumisos lebreles la pantera y el le6n.

Que tu hada madrina -con su mAgica vara-
a este mes triste y frio lo convierta en abril...
Y que un infora griega con su esencia mis rara
embalsame el ambiente de un perfume sutir...


[55]






DANIL LAINZZ


Que la Venus del mito, con su mdgico ungiiento,
unja tus tersas manos, to garganta y tu faz;
y que dulces clarines den. sus notas al viento,
saludfndote Reina, con un himno de paz.

Tus vasallos te aclaman... Ya son6 la trompetal
Que tu ser se revista de una noble altivez...
Marcha, Reina, sin miedo, que este palido poeta
una alfombra de rosas ha tendido a tus pies.

iSalve, Reina Maria! Que tu cetro de Alteza
resplandezca en tus manos con fulgencias de sol,
ya que por tu belleza, -donaire y gentileza,
bien pudiste ser Reina del gran pueblo espailol.


[56]






P 0 E M A R I 0

SALUDO

(A la culta seiiorita Adriana Talavera, Reina del
"Tigre", en nombre del Club Deportivo "Tip. Nac.")


Alteza Real y divina
de la l6ite amapalina,
iReina del Tigre, campe6n!
Como un amante del Arte,
he venido a saludarte
con una alegre canci6n.
Mi aristocratica musa
se pone triste y confusa,
por no poder encontrar
la frase dulce y galante,
la nota azul y vibrant
para poderte cantar.
Tu boca es suave, divina,
dulce boca purpurina,
purpurina boca en flor...
Tu linda boca si besa,
se dirfa mis bien que reza,
que reza un salmo de amor.
Tus risas son cascabeles,
que van manando las miles
de un inc6gnito panal.
Cuando sonries sumisa,
parece que se desliza
de tu boca un madrigal.
Tus ojos son dos luceros,
fulgurantes y hechiceros
cuando amorosos me ven.


Grandes ojos de pupils
dulces, suaves y tranquilas,
como un verso de Ruben.
Tu voz es una fragancia
que se diluye en la estancia
como un misterio sutil.
Y eres tan dulce y tan buena
como una fresca azucena
ieventada en pleno abril.
Por tu porte y gentileza
pareces una princess,
una princess oriental...
Una princess moruna
que teje ensuefios en una
fina rueca de cristal.
Al verte joven y bella,
siente celos una estrella
que titila alli en la altura.
Y en el jardin una rosa
se pone triste, celosa
de tu ce6ica hermosura.
Como un esclavo de oriented
en pos de ti ir6 sonriente...
SComo un esclavo? Si, pues
por tus miradas envuelto,
he puesto firm, resuelto,
mi coraz6n a tus pies.


[57]






DANIEL LAINEZ

Quisiera ser bandolero
para robarme un lucero
de la alta region astral,
y en brillante estuche de oro
regalarte ese tesoro,
como una ofrenda imperial...
Mas, no lo soy. La ruleta
del destiny para el poeta
siempre es adversa y fatal.


Como un amante del Arte
no puedo mAs que ofrendarte
la rosa de un madrigal...
Alteza Real y divina
de la blite amapalina,
iReina del Tigre, campe6n!
[fante,
El "Tip. Nac.", fuerte y triun-
ha querido que te cante
en prueba de admiraci6n.


[ 58]







P 0 E M A


MUREQUITA RUBIA


Eres, muniequita,
gricil y lozana,
como una temprana
flor primaveral.
Para ti quisiera
la mas diamantina
m6sica divina
de mi madrigal.

En tu alma sencilla,
mistica, se aduna
la pilida luna
y el fuego espafiol.
Tus linguidas manos
son como la cera,
y tu cabellera
brilla como el sol.

En tu boca roja,
-dulce fruto blando-
se aquiet6 temblando
mi febril canci6n,
y al influjo mago
de tu hechiceria
perdi la alegria
de mi coraz6n.

Mas, mi mufiequita,
yo no s6 que tienes,
que tus tersas sienes
pilidas estfn...
STe mata el hastio
de esta nueva era
triste y bullanguera
de cine y jazz-band?


Yo seria entonces
-en tu real castillo-
tu fiel pajecillo,
dulce y juguet6n,
y tambi6n seria
-en tu vida inquieta-
a veces tu poeta
y otras tu buf6n.

En las claras noches
llenas de dulzura,
cuando de ternura
tiembla el coraz6n,
te despertaria
la music grata
de mi serenata
junto a tu balc6n.

Ti te asomarias,
romantica y bella,
como aquella Estrella
Maga de Belen;
luego me dirias
un "hasta maiana",
con tus labios grana
besando mi sien.

Si en las regias fiestas
-por altiva o rara-
alguien te mirara
con mirada hostile,
td me mirarias
cruzar el acero
como un caballero
lirico y gentil.


[ 59]


R I 0






DANIL LAIN Z


SSuefias con aquellas
virgenes de Italia?,
Scon la bella Eulalia
que cant6 Ruben?
iCon la vieja Roma,
de hipicos gimnasios,
o con los palacios
de Jerusal6n?

i Oh!, no haber nacido
-imposible anhelo-
bajo de otro cielo
mas amplio y azul;
en la edad dorada
de una tierra extrafia:
i En la dulce Espafia,
Francia o Estambul!


Todo te hablaria
de tu poderio;
te daria el rio
cAnticos de paz,
la tranquila fuente
su canci6n sonora
y un beso la aurora
pondria en tu faz.

Rubia mufiequita:
por tus suaves ojos,
que incitan antojos
de algo inmaterial,
el poeta Cetina
te hubiera ofrendado
el ritmo encantado
de su madrigal.


[60]






P 0 E M A R I 0


CENICIENTA

Linda Cenicienta..., isal de la cocina!,
limpiate la cara con tu delantal;
recurre a la vara de tu hada madrina,
y con la elegancia de una leve ondina
retorna a mi regio palacio imperial.
Desapareciste dejando una estela
de luz y de aroma...; yo, sin saber por qu6,
joh, mi Cenicienta!, me he quedado en vela
custodiando ufano tu suave chinela
que reclama el roce de tu lindo pie.
Como mis tristezas son semi-divinas,
ya se lamen tedio, fastidio o esplin,
acudo a la gracia de mis bailarinas,
que locas emprenden danzas libertinas,
en el seno augusto de mi camarin.
Y nada me alegra. Todo en mis salones
con un gesto vago parece morir...
Reuno en torno mio a mis fieles bufones,
que con ser tan listos y ser tan burlones,
es harto impossible que me hagan reir.
Mis dias son largos... Y en mi desvario,
recorro los campos con cruel frenesi.
Escucho el susurro del bosque sombrio,
la voz de las fuentes, la charla del rio...
SY todo parece que me habla de ti!
Pintor me he sentido --in ser mis que poeta-,
y en vano he tratado, con ansia febril,
trazar en un lienzo tu regia silueta;
pero, iay! Cenicienta, mi pobre paleta
no capta el misterio que hay en tu perfil.


[61]






DANIL LAINZZ


Cenicienta..., amada!, gentil Cenicienta,
ppor qu6 si me quieres tardas en llegar?
Mi mente delira, mi mal se acrecienta,
ven, pues, a mis brazos, mi cruel Cenicienta,
que yo estoy muy triste de tanto esperar.

Bien s6 que me quieres. Muy ruda es la lidia
que mi noble pecho tendrA que afrontar...
Y vere gozoso -i oh, vana perfidia!-
c6mo tus hermanas moriran de envidia
cuando por las calls nos miren pasar...

En tus encendidos finos labios tersos,
pondr6 con mis besos un mago elixir;
y asi, por las noches, en tonos diversos,
pasar6 a tu lado teji6ndote versos
para que en mis brazos te puedas dormir.

En las mafianitas tibias y soleadas
iremos corriendo con rumbo al pensil.
Y entire frases tenues y dulces miradas,
mis tr6mulas manos iran enlazadas
a tus manecitas de fino marfil.

Y asi esperaremos las atardecidas,
por siempre alejados del Arbol del mal.
Y bajo las parras verdes y floridas,
en tus misteriosas pupils dormidas
aplacar6 ufano mi gran sed de Ideal.

Ven, mi Cenicienta..., cura mis dolores!,
viste tu albo peplo del mis fino tul...
Vanos son los magos... Vanos los doctores...
SEn un blanco lecho de aromas y flores
se muere de amores tu principle azul!


[62]






P 0 E M A R I O


SINFONIA EN AZUL

VENDRAS A MI

I
Floreci6 la esperanza.
en el jardin de nuestro amor, muchacha.
Te he vuelto a ver...
Te he vuelto a ver con los ojos del recuerdo...
Con los ojos del alma te he vuelto a ver, muchacha.
Vendras a mi,
-sin duda alguna-
vendris a mi sedienta de caricias...
Muchacha:
STambi4n yo estoy sediento!
Vendras a mi...
VendrAs a mi muy pAlida
y enferma de nostalgias...
Muchacha:
tambien yo estoy muy pilido
y enfermo de nostalgias...
SY es que tambien yo iufro
la angustia de la ausencia...!
Te he vuelto a ver...
Te he vuelto a ver con los ojos del recuerdo...
Con los ojos del alma te he vuelto a ver, muchacha.

VendrAs a mi...
i VendrAs a mi sedienta de caricias
y enferma de nostalgias...!


[63 ]







DANIXL LAINEZ


LLEGASTE AL FIN

II

Muchacha..., mariposa loca:
Ilegaste al fin... El coraz6n no engafia!
Llegaste en busca de calor,
y lo encontraste...
Lo encontraste en mis brazos,
lo encontraste en mi boca...
1Todo yo estaba en llamas
Llegaste en busca de calor,
y lo encontraste...
Lo encontraste en mis ojos,
lo encontraste en mis frases...
STodo yo estaba en llamas!

Llegaste en busca de calor,
y lo encontraste..

Muchacha... Muchacha!
No moriste de frio;
te abrazaste a mi cuerpo...
iTodo yo era una llama!

i Mariposa loca!,
es en vano que intentes
emprender la partida...
iSe quemaron tus alas
en la hoguera de mi alma!


[64]


. --" %..;ri...Ilwl", 1," i- : w-P pi- ,ff







P O E M A R I O


HOY TENGO UN VERSO AZUL

III
Sefior:
Yo quise un verso azul...,
Sy lo busqu6 en los cielos!
Sefior:
Yo quise un verso azul...,
iy lo busque en los mares!
Yo quise un verso azul...,
y lo busque en el fondo
sutil de sus ensuefios...

Y no lo halle en los mares,
y no lo hall en los cielos,
y no lo halle en la malla
sutil de sus ensuefios...
Yo quise un verso azul...
SY lo encontr6 en sus ojos!,
quizA porque hay en ellos
una amalgam dulce
de ensuefio, mar y cielo...
Senior:
iSi hoy tengo un verso azul,
td me lo diste en los ojos de Ella!




[65]
Poemario.--






DAN I L LAINEZ


CUANDO LLEGASTE TU...


Cuando Ilegaste td se insinu6 una alborada
en la gelida noche de mi desolaci6n;
y se hizo mi palabra ardiente y perfumada,
y ardiente y perfumada torn6se mi canci6n.

Cuando Ilegaste td, joh, mi dulce adorada!,
c6mo cobr6 energies mi pobre coraz6n;
y siendo un hombre esc6ptico, que no creia en nada,
surqu6 el azul del cielo en pos de una ilusi6n.

Y fue entonces que pude gozar de la ternura
de un amor grande y fuerte..., tu radiante figure
fue Ilenando mi estancia de un inquieto frd frd...

Y fueron despejindose mis vagos horizontes;
se aquietaron los mares, florecieron los montes,
y todo fue alegria... cuando llegaste td!


[66]







POEM


CARNIVAL
A Marcos Carias Reyes
Es una visi6n migica la plaza pueblerina...
Hay risas y canciones... i Momo triunfa en la entrada!
La plaza mis parece una aldeana endomingada...
Un grupo de chicuelos se aposta en cada esquina.
Lejana y afiorante Ilora una mandolina.
Pasa un fakir..., un fraile..., una monja alocada...,
y en medio de la inmensa batahola enmascarada
cruza Pierrot de prisa siguiendo a Colombina.
Un bohemio dips6mano en el anden se sienta;
luego se duerme... y suefia que hall a su Cenicienta,
a quien ama y bendice sobre todas las cosas.
Y que los dos se alejan por la alameda umbria,
montando una carroza de fina pedreria
tirada por un tronco de cuatro mariposas...

TRISTE REALIDAD

Noche. Divaga el poeta: Y bien, no es mio
el verde monte, el valle y la pradera,
el seno virginal de Primavera
y el dulce y suave murmurar del rio?
i Por qu6 en mis horas de dolor no rio
con una risa loca y placentera,
si todo, todo en la natural entera,
es dulce y suave y ademAs es mio?
La luna se sonrie maliciosa,
y le envia, en el caliz de una rosa,
de sus suefios azules un enjambre...
Y es que ella sabe -en su misi6n de espia-
que una tarde de enero himeda y fria,
estuvo a punto de morirse de hambre.


[67]


A R I 0






DANIEL LAINEZ





BAJO TU ALERO


Mujer divina a mi pasi6n huraia:
qu6 rafaga tenaz o que espejismo
me va empujando hacia el fatal abismo
de tu existencia por demis extrafia?

Tu cAndido mirar, cuando me, bahia
en su luz auroreal, me da optimism;
estando junto a ti me da lo mismo
vivir en la ciudad que en la montafia.

Yo, que fui el mis audaz aventurero,
que en son de guerra recorri el sendero,
hoy voy buscando la calor de un nido...

Y es que, cabe la sombra de tu alero,
mi joven coraz6n de bandolero
qued6 a tu santa voluntad rendido...


[681






P O E M A R I O


DELIRIUM

Ha cesado el tintineo de las copas cristalinas...
Los Bohemios trovadores, con sus pobres concubinas,
van saliendo lentamente de mesones y cantinas...
Suena un fuerte campanazo que se ensancha y que se aleja...,
triste y lento
se retuerce en la calleja
como un trigico lamento...
S61o Juan, aquel bohemio caprichoso y turbulento,
de cabellos en desorden y de rostro macilento,
ya no pudo levantarse de la misera cantina...
Y al mirarse el pobre bardo, triste, enfermo y solitario,
puso en alto la area copa de licor extraordinario,
y enton6 con voz doliente esta fdnebre elegia:
"Salve, ajenjo! iCaro hermano de la olimpica ambrosia!
Hacia ti va mi plegaria que es mis que una letania...
Hacia ti van las estrofas de este 16gubre rosario
que hilvan6 mi fantasia.
Mago ajenjo visionaro:
iTen piedad de mi agonia!
Pasar quiero por el mundo como un rayo fulgurante,
cual bramido de huracanes, como un trueno retumbante,
como un Jupiter soberbio, cual Homero legendario,
todo amor y fantasia...
Mago ajenjo visionario:
iTen piedad de mi agonia!
Dadme fuerzas, iprestadme alas! Alas anchas y potentes,
quiero alzar mi raudo vuelo por lejanos continentes...
Combatir a los tiranos con valor extraordinario;
Sque la gloria me sonria!
Mago ajenjo visionario:
STen piedad de mi agonia!


[69






iD A N I L A I N Z

Mas, no tengo alas, ni soy trueno, ni soy rayo fulgurante;
no soy mas que un ignorado idealista claudicante...
Un enfermo de imposibles, un sombrio solitario,
presa de misantropia...
Mago ajenjo visionario:
STen. piedad de mi agonia!

Soy la ruina de mi mismo. Yo quemf mis energies
en la hoguera abrazadora de satinicas orgias...
En el mundo de los vivos ese fue mi cruel calvario,
esa fue mi suerte impia..
Mago ajenjo visionario:
iTen piedad de mi agonial

Noches lugubres, sin suefio, agotado e impotente,
mil recuerdos angustiosos se apoderan de mi n~ente...
Y mi estancia se embalsama de un perfume funerario,
y es entonces cuando rezo este ligubre rosario,
que es mAs que una letania...
Mago ajenjo visionario:
ITen piedad de mi agonia!

Cuando filgida la aurora anunci6 su nuevo dia,
el anciano mesonero con su mimic sombria,
ivamos,--dijole-, despierta que ya todo estA desierto...!
SLo toc6 y no se movia,
porque Juan... habia muerto!


[70]




-, -- -B--, ,--S-'---- ,- -"s !


P 0 M A. R


SiQUlI SUM!

Yo soy un viandante, un fiel- peregrine
que deja en la zarza tenaz del camino
girones del alma -rosas de ilusi6n-.
Si gozo, si sufro, si rio, si lloro,
siento un ritmo suave, sutil y sonoro,
que brota temblando de mi coraz6n.

Lejos de las reglas que marca la pauta,
yo en estas montafias modulo mi flauta,
cenido tan s61o a mi clara intuici6n.
SAcaso es ret6rica el ave canora
que apenas despierta saluda a la aurora
con la dulce gama de su inspiraci6n?


Yo he oido en mis noches, cabe mi sendero,
los vanos ladridos de un can pordiosero,
que necio ha querido order mi tal6n.
Tambidn he escuchado, sin que me estremezca,
la critical absurda de frase grotesca
donde predomina la mala intenci6n.

Soy joven y fuerte. Altivo desprecio
las burlas del torpe, las frases del necio,
la critical insana, las furias del can.
He estado abatido, enfermo, impotente,
y nadie me ha visto doblegar la frente
por un miserable pedazo de pan.

Mi oldo percibe agudos lamentos
de padres enfermas, de nifios mugrientos
que van por la vida sin pan y sin Dios.
Conozco las salas de los hospitals,
los negros rincones de los arrabales
donde acecha el crime ron safia feroz.


171]


41
1 0


.4


4





~- ~-4~' .- -: nl


IVAN I L *LAIN39


Por eso-pi-"Enigma" f
son voices de.a'smlina,
que libees bwotaron 'de
Amo a ao. qi lloraz n, al jisisg
ya todos aquellaumue v1w
sin unam espraa, in am'I~ .
Y es entonces cuando re ifis
por esas enfernsas 'aimasg i-
que mmnca supieroiieel"'~ a "
Porque ellas soportan -comi-~ el liaaebs-
la hiel de la esponja, ~i~a e i .
y en sus hombros d6biles.'. ila t cruaS
Si no he gido bueno, no he sidi unrpery o,
por eso-en el ritmo grAcip;l~~
siempre hay un revuelo dl 4' i
Contra lainjusticia mi ser se'-reela .
el mundo y. sus penas han. sida 'ecla,
y mi Wnico maestro,.mi field coazon.
Es cierto que tengo sue~os i qutatea,
de faunos bribones y locaas ieaqi.e,
que emprenden sus daas eond irico aftn.
Cuando a eos suefos pagaus ientrego,
siento la nostalgia del piffa gTeieg
y de la siringa del duke dios Pan

Yo lRevo en el alma la sed ininita
]a llama sagrada de la insajfib n.
de anhelos profundos... Ep~ii Sr palpita
Si gozo, si sidfro, i rip, sL'aI .
siento un ritmo suave, sut4f ysonoro
que brota temblando de. mi coran6



[72] -


-;






'P 0 S EM A R I 0

SEMBRADOR Y POETA
Campesino robusto, virilmente bronceado
por el fuego implacable de este sol topical,
con tu yunta de bueyes y tu rudtico arado,
vas trazando en el surco-tu poema'triunfal.
Como ti, campesino, yo me-encuentro empeilado,
cultivando los predios de un magnifico ideal;
.yo tambi6n, dulcemente, voy regando a tu lado
la semilla armoniosa del sutil madrigal.
Tf, al cruzar por la vida, con un gesto sincere,
laborioso y humilde vas surtiendo el granero;
yo brindando a las almas una gota de miel... .
Campesino robusto: soy tu hermano y tu amigo.
iSi ti vas, mansamente, tras la poma y el trigo,
yo cantando a tu lado voy en pos del laurel...!


MI PRIMER AMOR

Vagamente la evoco bien vestida de gala,
con su fino uniform de impeccable blancor.
Ella era entonces una graciosa colegiala,
yo un timido muchacho, sonriente y sofiador.
NostAlgico suspiro... Mi ardiente boca exhala
aromas infantiles de un mistico candor;
y es que la afioro alegre, con aires de mengala,
saliendo de la iglesia de oir Misa Mayor.
Cinco aiios en silencio me am6 y la am6. Ella era
en este mundo impio golondrina viajera,
y asi fue que una tarde nos dijimos adi6s.
Hoy levo el alma enferma de un anhelo postrero:
quisiera nuevamente encontrarla.en mi sendero
para que asi en silencio lloraramos los dos.

[73]






DANIAL LA IIN EZ


iTODOS SOMOS POETASI

Todos somos poetas
en la vida...
iTodos!
La poesia
la llevamos ardiendo en nuestras venas...
La llevamos vibrando en nuestro espiritu...
La llevamos en el alma
y en los ojos...
SQuidn no sigue los giros
de la nube que pasa capriehosa y ligera,
sin saber hacia d6nde ni de d6nde ha venido?
iQui6n no siente en el anlm
conmociones extrafias
al bafiarse en las tintas
de un crepisculo breve?
SQui6n iio escucha las notas
del pfjaro que trina, de la fuente que rie,
o del suave arroyuelo que se aleja cantando?
i Qu mozo de veinte afios
ante unos negros ojos
no se ha sentido grande,
no se ha sentido poeta?
Todos somos poetas
en la vida...
iTodos!
i Es poeta el vagabundo
que escruta el horizonte
con los ojos profundos
cargados de espejismos!
El pintor es poeta
porque leva en el alma la inquietud del paisaje
tembloroso de vida...

[741




T "' ". -. .

P 0 E M A I O0

Y el escultor y el misico,
cuando esculpe su marmol o modula su flauta.

Es poeta el campesino
que cultiva sus tierras,
y el soldado que march
al fragor del combat.

Es poeta el pordiosero
al tender suplicante su mano temblorosa
al transednte que pass sin mirar sus harapos...
Y la madre que lora,
y el esposo que sufre
al sentir en sus cuerpos el lItigo implacable
que esgrime la miseria...
i Que no lo hacen por ellos, sino que por sus hi-
[jos!
Es poeta el carretero,
que al cruzar los caminos,
mezcla su alegre copla con el triste y mon6tono
chirriar de su tarreta... [ces
(El sabe bien la historic de esas sombrias cru-
que duermen a la vera de todos los senderos...)

El payaso es poeta...
i Quiza el mis triste poeta de todos los poetas!,
al reir placentero,
ocultando su Ilanto
con su mascara informed de albayalde y harina...
(C6mo quisiera el pobre
-en su amarga tristeza-
lanzar en pleno circo grandes gritos de angustia
desahogando su penal)

Y es poeta el ermitafio...
&Qu6 sentira ese viejo de barbas-apost6licas
en el estrecho y triste rinc6n de su retire?
Qu6 le dirAn las voces siniestras del silencio?

[75




. i a- -. .. . ....... , . . ; . . -. . .- . . . . . . . *- .i .. -'-^






DANIX. LAI XZ


SQue pensara del mundo?
Z Qud pensara?
i Lo ignore!
S61o s4, en mi ignorancia,
que el ermitafio es poeta...
Todos somos poetas
en la vida...
STodos!
La poesia
la llevamos ardiendo en nuestras venas...
La llevamos vibrando en nuestro espiritu...
La llevamos en el alma
y en los ojos...

Unos quiza mas que otros
-con rimas o sin ellas-
itodos somos poetas!


[76]






P 0 E M A R I 0



ALFARERO DIVINO

Alfarero de la vida,
Divino Alfarero;
Patr6n Omnipotente
del Cielo y de la Tierra...
i Gran Sefior del Todo!
Nosotros,
-tus hijos-
tus pobres mufiecos,
tus mufiecos tristes,
silenciosos,
trAgicos...,
hace much tiempo queremos hablarte...

Hace much tiempo que andamos a tientas,
buscindote en vano para que nos digas:
Spor que nos hiciste
de este negro barro silencioso y triste?

Alfarero de la Vida,
Divino Alfarero;
amamos tu nombre
y amamos tu cuerpo...
Amamos tu nombre
y amamos tu cuerpo que esti en nuestro cuerpo
como un amuleto...
Nuestros sacerdotes
-tus representantes-
nos dicen que premias las buenas acciones,
tambien que castigas los actos perversos...
Nos han prometido una vida mis blanca,
nos han prometido una vida mis pura,
mAs clara,
mis buena...


[ 77]


*^: -**r







DANII. LAINZZ


Mas,
dudamos...
Y es que esos mufiecos
-tus representantes-
tambi6n se revientan
cuando l1ega la hora...
Por eso,
nosotros,
-tus hijos-
tus pobres mufiecos,
caminamos tristes,
silenciosos,
trigicos...
Un dia
la Muerte
nos quebrara de siibito
con sus horribles manos...
Y hemos de ser de nuevo
-por una ley sagrada que nos rige-
barro apelmazado
en mitad del camino,
que hollarAn sangrando
las plants inquietas
de nuestros bisnietos...
Patr6n Omnipotente
del Cielo y de la Tierra;
iGran Senor del Todo!
Dinos,
jpor piedad! contest,
Divino Alfarero:
Zpor qud nos hiciste
de este barro prieto,
silencioso y triste,
que alfombra el sendero?


[78]






P 0 E M A R I O


EL ENIGMA
I
SHasta cuando romperemos el enigma indescifrable
de esta vida pordiosera, baja, cruel y miserable?
~Hasta cuindo encontraremos esos oasis redentores
los sedientos idealistas..., los sombrios sofiadores?
Al oir estas preguntas nuestros cuerpos se estremecen,
los imb6ciles sonrien y los sabios enmudecen...
i Ah, que cuadros torturantes! i Cuintas lagas, cuAntos ma-
contemplamos en las salas de los fries hospitals! [les
iAh, qud cuadros! iC6mo llenan el ambiente con sus ayes
los hambrientos pordioseros que pululan por las callss;
en las crceles hediondas donde cumplen sus condenas
c6mo estin los hombres-fieras maniatados con cadenas;
en los trigicos burdeles, c6mo cantan las rameras
con sus voces destempladas tristes coplas lastimeras...
C6mo ambulan por las calls los rapaces harapientos, [tos.
c6mo ambulan..., c6mo ambulan: tristes, pilidos, hambrien-
C6mo acecha nuestro paso por la negra encrucijada
el lobo artero de la Envidia con su horrible dentellada.
iAh, cuintas llagas! No nos dejan nunca en calma...!
i Hediondas llagas en el cuerpo! i Llagas hondas en el alma!
iManicomios! i Hospitales! iAh, comedia lamentable!
jHasta cuindo arrastraremos esta came miserable?

II
Cuando por Sinos Fatales nos miramos acosados
nos postramos ante un idolo, temblorosos, humillados.
Y desatan nuestras lenguas mil'larguisimos sermones,
mil plegarias nunca oidas y otras vanas oraciones...


[79]






DANIXL LAINZz


Nadie, nadie nos responded en la negra noche helada;
oraciones y sermones son ahogados por la Nada...
Y buscamos, torpes, ciegos, tan siquiera una esperanza
en la vaga lejania que Ilamamos lontananza...
Caminamos vacilantes, poseidos de amargura,
como trigicos fantasmas por la helada noche obscura...
Como sombras silenciosas... como negros nubarrones
impelidos por el viento hacia inc6gnitas regiones...
Y asi vamos por la vida, con las faces demacradas,
diafrazando nuestros males con sombrias carcajadas...



III

,Hasta cuAndo romperemos el enigma indescifrable
de esta vida pordiosera, baja, cruel y miserable?
SHasta cuando encontraremos esos oasis redentores
los sedientos idealistas..., los sombrios sofiadores?
Al oir estas preguntas nuestros cuerpos se estremecen,
los imbeciles sonrien y los sabios enmudecen...
iAh, fil6sofos sombrios! iNo gasteis ya mis razones!
No destruyAis el encanto que nos dan las ilusiones...
iSoiadores de la Gloria! iDulces poetas sensitivos!
Derrochad vuestras canciones cual sedantes lenitivos...
Mientras reine la miseria -cantad, locos portaliras!-
aliviad nuestras dolencias..., aunque sea con mentiras!
Apuremos nuestras copas de mirificos nepentes,
no sigamos torturando con sofismas nuestras mentes...
Y, entire tanto, caminemos..., caminemos..., caminemos,
icaminemos resignados, ya- que nada comprendemos...!


[80]






P 0 11 A R I 0




BALADA SENTIMENTAL


Dulce amada sonriente... Tu mirada me hechiza.
SFuiste en tiempos pasados gentil Sacerdotisa
que oficiaba en los ritos de los cultos romanos?
SVenus te dio su talle..., o a Monna Lisa
le robaste el encanto de qu dulce sonrisa
y un artifice heleno cincel6 tus manos?

Ignoro tu pasado..., sonriente amada mia...,
s6lo s6 que me has olvidado, luz, calor, armonia,
y el encanto divino de tu pilida faz...
Y en el fondo de tu alma, de blancura de armifio,
de esa tu alma sencilla, como el alma de un nifio,
entreveo en mis suefios una Arcadia de paz...

Dulce, palida y bella..., Icelestial adorada!
Con el fuego sagrado de tu ardiente mirada
se disipan mis penas..., mi dolor pertinaz...
jQu6 importa que el mundo me corone de espinas
si aun me queda el encanto de tus formas divinas
y el calor de tus besos... Para qu6 quiero mis?

Dulce amada sonriente de las blondas guedejas,
hacia ti van mis versos cual enjambre de abejas
a embriagarse en las miles de tu boca sensual...
Para ti son las rosas del jardin de mi ensuefio...
es por ti, idulce amada!, que me encuentro risuefio
cuando a mi alma la azota el feroz vendaval...




[81]
Poemario.-6







LAINEZ


SI TUFIERAS CORAZON


iAy, mujer altiva, austera!
En los ritmos cadencioso de mi calida canci6n,
iCuAntas cosas te dijera
si tuvieras coraz6n!

iCuantas cosas! Que tu risa,
dulce, suave, armoniosa y cantarina,
me anonada y esclaviza
con su misica argentina.

Que tus labios son tan rojos
cual claveles perfumados, empapados de ambrosia.
Que tus ojos, ay!, tus ojos
son la misma luz del dia.

Que eres ti la mis hermosa.
Que eres cruel y caprichosa cual la biblica Herodias.
Que con p6talos de rosa
modelaron tus mejillas.

Que tu cuerpo delicado,
como el cuerpo inmaculado de una virgen oriental,
es cual lirio desmayado
en un vaso de cristal.

Que tus rizos son tan tersos...
Mas iqu6 he dicho! He perdido la raz6n?
iPara qu6 te escribo versos
si no tienes coraz6n!


[ 82]


DANIEL







P 0 O M A R


AGORA Y'ES TARDE

Eran bien fundados todos mis temores;
que vayan al diantre todos los dotores
con sus porquerias, que agora y'es tarde...
Agora y'es tarde,
querida hermanita,
ya duerme pa'siempre nuestra magrecita...
Both toititas esas medecinas;
guindi de las puertas las negras cortinas;
pero antes de todo
ayiidame a vestirla de cualesquier modo...
Pongamole aquella brillante camisa
que trujo del pueblo en la feria pasada,
aquella camisa
de seda floreada.
Pongamole aquellas enaguas de lana
qu'el dia e'su santo le trujo fia Juana;
y el escapulario,
y aquel collarcito de negros pacones
con qu'ella mesmita rezaba el rosario
a toititos los santos de sus devociones...
Bien te lo decia
que al brincar la luna se nos moreria...
Ya lo presentia,
querida hermanita,
ya lo presentia...
La gallina zapa toitita la noche pas6 cacareando.
QuB triste cantaban los gallos en los corredores. .
Toitita la noche
pasaron cantando,
toitita la noche...
iQu6 noche tan triste, tan larga y escura!
Mi cuerpo temblaba de justos temores,
pos ya presentia
que al brincar la luna se nos moreria...


[83


I 0






DAN IEl LAINEZ


iS6 juerte, hermanita, no seas cobarde!
Yo voy ora mesmo a'brir la sipultura...
Y si acaso se asoman po'aqui los dotores,
deciles Ilorando qu'agora y'es tarde...
i Que vayan al diantre con sus medecinas!
Deciles qu'estarde, querida hermanita...
i Que duerme pa'siempre nuestra magrecita!


[84]






P 0 E M A R I 0


YA NADA ESPERO

Es copo de humo que disipa el viento,
mujer, tu juramento...
De aquel amor... ;ya nada espero!
Blancas fueron tus frases..., negra fue tu traici6n.
Aquel amor al parecer sincere
fue solamente un suefio, un perfume, una ilusi6n...

Fue solamente un suefio, un perfume, una ilusi6n,
aquel amor al parecer sincere.
Blancas fueron tus frases..., negra fue tu traici6n.
De aquel amor... iya nada espero!
Mujer: tu juramento
es copo de humo que disipa el viento...


PRESENTIMIENTO

iTe has fijado agiielita? Manuelito ha cambiado,
lo hey mirado muy triste por la milpa vagar...
Yo creo que el tonto sia innamorado
de alguna catrina que lo ha de ingafiar.
Yo no s6 lo que tiene, s6lo pasa enojado,
le fastidia el trabajo, no le gusta ordefiar,
ya no quiere ponerse el calz6n remendado,
y todo su encanto es salir a pasear.
Tiene en venta la vaca y tambien el ternero,
pos segin me cont6 necesita dinero
pa'un buen vestido que quiere mercar.
-Pobrecito mi hermapo, estA bien delgado,
yo creo que el tonrb siA innamorado
de alguna catrina que lo ha de ingafiar.


S85 1






DAN 1 4L LAIN Z


FENGANZA


Bebamos, Anselmo, la vida es muy dura,
fijite que Amparo de casa se jue,
se ju6 porque quiso, jue pura locura,
se jue para el pueblo no s6 ni por qua.

La casa estA sola, ya naide la cuida,
muy triste ha quedado mi perro Sultan,
ya no hay quien ordefie la vaca parida,
ya extrafia su falta mi potro alazAn.

Trabaja -me dicen- en un restaurant,
que esta muy hermosa, que viste elegant
y que ciertas noches al triato se va.

Bebamos Anselmo, iqu6 importa la Amparo?
iYo s6 que algdn dia con todo descaro
con frio y hambrienta a mi choza vendrd!


[86]






P 0 E M A R I 0

CE LOS

Este Policarpo ya dio con mi negra,
con ella en el rancho lo acabo de ver.
iAy, hombre, si vieras, ya nada me alegra!
Por Dios, Sinforoso, yo no hallo que hacer.
No acabo de career cuAl sera la cachicha,
que con yo se mantiene ese gran pufietero,
cuando los domingos se embola con chicha,
me mira de reojo y se arrisca el sombrero.
Ese indio es fregado, es de pelo en pecho,
y, para tunantear... es derecho!
ninguna mujer se le sabe escapar...
Yo nunca le juygo cuando anda chupando;
si ese indio zamarro me sigue amolando
un par de plomazos le voy a zampar...


SOY TAN SENCILLO

Soy tan sentimental y tan sencillo,
que ambiciono la paz del ermitafio.
Deseo ser a veces un joven pastorcillo
y guiar tranquilamente un biblico rebaiio.
Amo la placidez del campo... Quisiera
vivir alegremente en la montafia y tener
una choza tranquila, una vaca lechera
y una cAndida criolla que me sepa querer.
En las amanecidas correr por los maizales,
oyendo el dulce canto que entonan los zorzales,
y cabalgar por los llanos a galope tendido...
Por la noche, de la luna a los pilidos reflejos,
narrar absurdos cuentos de duendes y cadejos
o de difuntos tristes que se han aparecido...


[87






DA N IEL LAI N EZ


ANTOYITO

Para Armando Cerrato Valenzuela

iYo detesto de muerte a los hombres maicones!
&Qub tens Antoiiito? Es que tiAn despreciao?
iNo seas tan neneque! Con esos lagrimones
pareces el mesmito Sifior Crucificao.

Aprend6 de yo, Antofio, por algo usAs calzones,
delante e' las mujeres nunca pidAs cacao...
Ayer yo me incontraba en esas condiciones
y hoy ya me ves tan fresco y tan despreocupado.

Hoy tens que olvidarla, asi lo creigo al menos,
que se treigan agora otros dos tragos gfienos
de cususa o de chicha y otros dos cAtamales.

Se juerte, amigo mio, olvidA esos quereres,
no te acordds ya nunca que existen las mujeres
que al fin y al cabo Antoiio, toititas son iguales.


[88J






P 0 E. M A R I 0


LA MUCHACHA DEL RANCHO

La muchacha del rancho... iLa muchacha rancheral
es honest, hacendosa, es gentil y hechicera...
La muchacha del rancho es humilde y sumisa,
tiene finos los dientes, y una risa... una risa...
Una risa divina..., una risa tan leda
como un cefiro suave..., como-un verso de seda...,
y una voz tan meliflua, tan sencilla y sincera
como el suave murmullo de la fuente parlera.
La muchacha del rancho tiene grandes los ojos,
unos pies tan pequefios y unos labios tan rojos
que, mis parece levar en la boca una flor.
La muchacha del rancho es tan buena cristiana
que, al llamar a los fieles la sonora campana,
siempre baja del rancho a oir misa mayor.


BESO FATAL

Jamas pens6 que tu boca fuera
abrasadora y calcinante hoguera.
SRecuerdas aquel beso
f6rvido en exceso?
SRecuerdas?...
Nunca habia besado, no lo niego;
aproximd mis labios y al sentir el fuego
de tu boca sensual donde el amor se expand
retrocedi espantado y retembl6 indeciso...
iSi no mori fue porque Dios no quiso!
SSi no estoy loco es porque Dios es grande!

[89]





DANIEL


ALDEANITA


Aldeanita franca y buena,
de ojos color de ilusi6n,
di, muchachita, qu6 pena
embarga tu coraz6n?

iPara tu mal no hay remedio?
SQu6 tienes? iDi, por piedad!
SSabe tu almita del tedio
que reina alli en la ciudad?

Ingenua y dulce aldeanita,
de ojos color de ilusi6n:
SQuB suefia tu cabecita?
SQuB siente tu coraz6n?
iPor qu6 tan triste y callada
te dirijes hacia mi?
ZEs que estds enamorada?

Aldeanita delicada,
de los labios de rubi,
"si no estis enamorada,
enam6rate de mi".


[90]


LAINEZ






P O E M A R I O


MADRIGAL

No me mires. Tu mirada
tiene el filo de una espada
que penetra el coraz6n.

No me beses. iNo me beses!
con tus besos me enloqueces
de emoci6n.

No me abraces, que tus brazos
son cadenas, son dos lazos
de pasi6n.

iNo me mires que me dafias!
En la red de tus pestafias
preso estA mi coraz6n...



POR TI

Cuando solo en mi aposento
vuela fiel mi pensamiento
de ti en pos,
me parece que hasta el viento
va arrastrando el dulce acento
de tu voz...

Cuando pienso en ti, mi nena,
de mi pecho toda pena
huye veloz.
Por ti canto, por ti existo,
por ti creo en Jesucristo,
por ti s6 que existe Dios...


[91]






DANIEL LAINEZ


RENDIDO


Yo, que llevaba el coraz6n blindado
contra las flechas del Divino Arquero,
ayer, en el viejo jardin abandonado,
clav6 en mi pecho su venablo artero.

Por el suelo rod&, herido, anonadado,
cual rueda en el palenque un caballero:
exhal6 mi pecho un suspiro prolongado
y de mis labios se escap6 un "te quiero".

Hoy, gentil mujer, te envio ciego,
mi joven coraz6n que es todo fuego
con un sutil anhelo insatisfecho...

Y digo de pasi6n al fin rendido:
mientras sea de Amor correspondido,
divino flechador: iherid mi pecho!


[92 1






P O E M A R I 0


PLEGARIA

Hdme aqui, Oh, Sefior!, ante Ti postrado
con toda el ansia de mi fM primera,
por la sangre preciosa que mana tu costado,
haz que me quiera, i Sefior!, haz que me quiera.
Senior: por la corona que ciii6 tu frente,
por tu palabra santa, que mas que santa era
consuelo de la triste humanidad doliente,
Tf lo puedes, iSefior!, haz que me quiera.
Haz que me quiera, iSefior!, haz que me quiera
con su fe sencilla... con el alma entera...
Quiero sentirla entire mis brazos, mia;
quiero besarla con unci6n de santo...
Haz que me quiera, 1Sefior!, la quiero tanto
que con s61o su desd6n... me moriria!

ES TARDE

Tarde viniste, imujer!, tarde viniste...
Tanto espere que prematuramente
me fui poniendo silencioso y triste
y pensativa se torn6 mi frente.
Tarde viniste, imujer!; ya no podr6
brindarte lo que brindarte ayer podia:
mi tierno coraz6n... mi ciega fe
y mi alma pura, diafana y sencilla.
Ansioso te busqu6 en mi edad florida
por tbdos los recodos de la vida...
i Initil fue mi afin, vano mi empeiio!
iMe buscaste? Tal vez, mas es lo cierto,
que hallaste a mi pobre coraz6n ya muerto
en este lento atardecer risuefio...


[93]







DANIEL LAINZZ


BOHEMIO

A Roberto Sdnchez

Bohemio taciturno de estirpe sin ventura,
que vas en pos de trinos, de gloria y de emoci6n,
decide, amigo mio: Z Por que tfnta amargura
si ya en el canto triste dejaste el coraz6n?

SPor qu6 por el sendero marchAis con paso lento?
SPor qu6 el amargo acibar te empefias en libar?
iPor qu6 la paz augusta del amplio firmamento
y el solitario bosque inspirante un cantar?

SPor qu6 escuchas atento el musitante rio
y el choque rumoroso de las olas del mar?
Tengo ansias de saberlo, decide, amigo mio:

Z quB enigma existe en tu alma que invitame a llorar?
Mas td no me responds, quiza porque presientes
que mi alma esti ya triste y puddome enfermar...


[ 94]







P 0 E M A R I O


LUIS ANDRES ZUSIGA


SQuien modula esa dulce melodia tan rara,
imprimiendo en las almas sensaciones de Bien?
i Ah, eres tii!, noble Maestro, de una estirpe preclara:
ihermano de Molina... y hermano de Rub6n!

Tu testa majestuosa es digna de una tiara,
el laurel por tres veces te ha besado en la sien,
y has despreciado el cetro y el mirmol de Carrara
con una dulce y suave sonrisa de desden.

Se oye un rumor de voces en el bosque lejano...
Es-nuestra ardiente fauna -que imitando al humano-
revueltas las species, discuten y se abrazan.

SQuien lanza en nuestras selvas clarinadas de guerra?
Ha callado la fauna..., iha temblado la tierra!
iLas intr6pidas Aguilas Conquistadoras pasan...!


[95]






D A N I E L L A I N E Z


CANCION FINAL

Quiero un sorbo de vino mirifico y violent,
Aureamente espumoso, ligero y bullidor;
-una copa cualquiera que enerve el pensamiento,
que anule los sentidos y disipe el dolor.
Quiero una copa maga que me robe el aliento,
sumidndome en la noche de un profundo sopor.
No quiero que me arrulle la misica del viento,
ni quiero oir la charla del claro surtidor.
Yo quiero en torno mio un silencio absolute;
moverme con la misma estupidez del bruto
sin tener de la vida la mfs leve noci6n.
Quiero, bajo la influencia del licor espumoso,
ino sentirme envidiado, ni siquiera envidioso,
y olvidar que en mis labios floreci6 una canci6n!


TU QUE ERES BARRENDERO

Tl que eres barrendero, viejo viento marino,
barre este cruel recuerdo que se aferra a mi mente,
y esta silueta que va impresa a mis ojos...
Y birreme esta carga de. suspiros que Ilevo
como una maldici6n dentro del pecho.
Que sea mi esperanza de alcanzar sus caricias
como esas garzas blancas que cruzan el espacio
sin manchar con sus alas la limpidez del cielo...
Barreme esta palabra que l1evo a flor de labios
noche y dia,
este nombre maldito que me incendia la boca
como una llama viva...
iY barreme esta ligrima que me empafia la vista,
viejo viento marino!


[96]








P O E M A R I O



ODA A LAS MDRES DE AMERICA


Entonen las selvas un himno armonioso, sublime y potente;
enciendan sus teas los igneos volcanes enhiestos de America;
que el Niagara suelte su cauda argentina lanzando un estruendo de jfbilo;
que todos los rios lancen un gran Ihurra! entusiasta y jocundo;
que el cielo se irice en una locura de astrales destellos magnificos;
y todos unidos, selvas armoniosas, rios caudalosos, volcanes enhiestos,
y cielos de luz constelados, saluden en coro a todas las madres de America.

Hoy el sacrificio ha llamado a sus puertas con pufios de acero;
los barbaros quieren el suelo fecundo de nuestros abuelos;
quieren anular el tesoro sagrado y bendito de nuestras leyendas;
la came caliente y morena de nuestras mujeres; quieren los torrentes;
las selvas hirsutas donde los leopardos ain duermen sus siestas.
Que vengan..., que vengan... IQue vengan los birbaros! ISi, que vengan!
Que Ileguen los dispotas que aqui estin los hombres viriles de America.
Aqui estan los hombres del magno Bolivar; aqui estin los hijos de Wishington,
los nietos del gran Morazin se impacientan, y dan su protest a los vientos.

Madres: ya el canto de cuna en los labios maternos es un sacrilegio;
hay que ir olvidando los mimos, las tiernas caricias, los 6sculos dulces,
los tiernos arrullos; hay que ir forjando hombres que empufien la espada,
que burlen la muerte, que griten muy alto, Imuy alto!, sus nobles ideales,
entire una cortina de gas asfixiante y candente metralla...

Comprendo que es duro, muy duro y sangriento, madres abnegadas;
pero esa es la amarga verdad que en esta hora nos muerde la entrafia:
vestireis paiios fiinebres, llorareis muchos soles por los que cayeron
como heroes homericos -sin tacha y sin miedo- en suelo extranjero...
Mas, dichoso el que muere por causa tan noble porque esa no es muerte;
]a tumba es mis dulce que las negras botas de los opresores...

Vislfmbranse claros destellos gloriosos de una gloria cierta;
los arcos del triunfo han echado sus bases en tierras extrafias,
y van vuestros hijos, lob madres de America!, joh santas mujeres!,
sembrando el espanto en las huestes salvajes que el CUsar modern comanda.

[97]
Poemario.-7







DANIEL LAINEZ


Ya nuestras banderas ondean gloriosas en China y en Africa;
ya estan en la India; ya sabe el Jap6n que la Am6rica es fuerte;
que es fuerte y es grande, y ademis de grande, que es noble y que es just.
Marcharon los nuestros a tierra extranjera a sembrar un gran arbol;
el arbol bendito de la Democracia; el arbol sagrado de las Libertades;
lo siembran con balas, lo aporcan con tanques, lo riegan con sangre...
iDichoso el que muere por causa tan noble porque esa no es muerte!
;La tumba es mis dulce que las negras botas de los opresores...!
Ya v6is, madres buenas de America heroic, que el fin es grandiose;
ya v6is que la sangre que corre en Europa es sangre de j6venes heroes;
que el esfuerzo es grande; que no es un esfuerzo ni vano ni est6ril,
pues antes de todo..., iy por sobre todo!, esti nuestra Am6rica...


1 98 I







P O E M A R I 0


TIMONEL RESPONSIBLE DE MI
PROPIO DESTINO


Timonel responsible de mi propio destino,
he lanzado a los mares mi sombrio velero,
y en las grandes locuras de mi Yo aventurero
no he medido siquiera la acritud del camino.

He retado las furias del torrente marino,
y a luz argentada de las lunas de enero,
en la paz milagrosa que nos brinda el estero,
le he arrancado a la vida la limosna de un trino.

Las mujeres del puerto me han brindado sus brazos,
y rindi6ndome d6cil en sus niveos regazos
me he sentido un pirata esplinitico y fino...

Y he cruzado los mares sin mis premio ni paga
que sentirme en la vida -turbulenta y aciaga-
timonel responsible de mi propio destino.


[99]






DANI EL LAIN EZ


ALMA MIA, PALOMA ASUSTADIZA

Alma mia,
paloma asustadiza de estas playas,
es precise que suefies..., que te vayas
mar adentro...,
mar adentro y sin sentido
y aprisiones el rugido
del oleaje
del ocdano...

Que descifres el Arcano,
que penetres hasta el fondo misterioso
de este oc4ano borrascoso...
Y hasta entonces,
alma mia,
-paloma asustadiza-,
con afan impenitente,
rompers esta cadena que a la tierra te esclaviza,
regresando hasta mi pecho, dulce, suave y transparente...


1 100]




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs