• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Front Matter
 Introduction
 El naufragio
 Inquietud
 En tierra firme
 Prisioneros
 El sacrificio
 La Fuga
 La angustia de la selva
 En vela
 Salvador providencial
 Otro albur de la suerte
 Idilio
 Cambal, el noble consejero
 Aprendizaje
 Guerrero, tactico y estratega
 Los dioses saben el porvenir
 La primera victoria
 Batalla sentimental
 Ano Nuevo
 La peticion
 "Tianguis"
 Kamnicte
 Bravura indomita del maya
 Hernandez de Cordova regresa a...
 Ante Diego Velazquez
 En la paz del hogar
 Gonzalo Guerrero y Jeronimo de...
 El 11 Ahau Katun
 Lealtad
 Preparativos para la tercera...
 D. Hernando Cortes
 Intriga
 Proa al occidente
 Disyuntiva cruel
 El principio del fin
 El habilidoso D. Hernando
 Nuevas sobre los cautivos
 Mensaje de Cortes
 Abnegacion de Aixchel
 Retorno y reincorporacion...
 Hacia el Anahuac legendario
 ...y Gonzalo Guerrero, simiente...
 Index
 Back Matter














Group Title: Mayapan;
Title: Mayapan
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078395/00001
 Material Information
Title: Mayapan novela histórica
Series Title: Mayapan;
Physical Description: 214 p. : illus. ; 23 cm.
Language: English
Creator: Díaz Lozano, Argentina
Publisher: Editora Latino Americana
Place of Publication: México
Publication Date: 1957
Edition: 3. ed.
 Subjects
Subject: History -- Fiction -- Mexico -- Conquest, 1519-1540   ( lcsh )
Genre: fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Mexico
 Notes
Statement of Responsibility: Prólogo del Lic. José Esquivel Pren.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078395
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AFG5172
oclc - 02134536
alephbibnum - 001080229

Table of Contents
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Introduction
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    El naufragio
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Inquietud
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    En tierra firme
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    Prisioneros
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    El sacrificio
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    La Fuga
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    La angustia de la selva
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    En vela
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Salvador providencial
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Otro albur de la suerte
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    Idilio
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    Cambal, el noble consejero
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Aprendizaje
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Guerrero, tactico y estratega
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
    Los dioses saben el porvenir
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    La primera victoria
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Batalla sentimental
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Ano Nuevo
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
    La peticion
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    "Tianguis"
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
    Kamnicte
        Page 104
        Page 105
    Bravura indomita del maya
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    Hernandez de Cordova regresa a Cuba
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
    Ante Diego Velazquez
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    En la paz del hogar
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    Gonzalo Guerrero y Jeronimo de Aguilar
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
    El 11 Ahau Katun
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Lealtad
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
    Preparativos para la tercera expedicion
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
    D. Hernando Cortes
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
    Intriga
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Proa al occidente
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
    Disyuntiva cruel
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
    El principio del fin
        Page 172
        Page 173
    El habilidoso D. Hernando
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Nuevas sobre los cautivos
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
    Mensaje de Cortes
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Abnegacion de Aixchel
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    Retorno y reincorporacion de Aguilar
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    Hacia el Anahuac legendario
        Page 205
        Page 206
    ...y Gonzalo Guerrero, simiente prima de America
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
    Index
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
    Back Matter
        Page 215
Full Text

Argentina Daz Lozano
r 5 Sve I


MAYAPAN
NOVELA HISTORIC












EDITOR LATINO AMERICANA, S. A.
Guatemala 10-220 Mexico 1, D. F.























RESERVADOS LOS DERECHOS DE AUTHOR









Primera edici6n: 1950
Segunda edici6n: 1951
Tercera edici6n: 1957









Impreso en Mexico
Printed in Mexico


























"... y el mundo de los mayas ter-

min6 con un poderoso viento

que fue creciendo y haciendose

huracin de cuatro vientos... "


I -" ;












PR6LOGO


He doblado -hace cinco minutos- la iltima pagi-
gina de"esta novela de Argentina Diaz Lozano que se
enuncla en ana sola palabra: "Mayapan", breve y agu-
da palabra que se pronuncia con el profundo sonido del
tunkul, a cuya voz, hace cuatro centuries y mis, se es-
tremecan las selvas aborigenes de Yucalpetin.
He doblado la iltima pigina, despues de varies horas
de lectura continuada, sin possible desmayo, porque emo-
ci6n y belleza son en estei libdo como dos centinelas
que mantienen los ojos prisioneros; y al concluir, inva-
di6me una sensaci6n compleja en que habia de todo:
entusiasmo, embriaguez estitica, turbulencia mental con
alucinaciones auditivas en que he escuchado hablar, en
dialogos fantisticos, tioces difuntas grabadas en la dis-
coteca de los siglos. Y habia en esas voces -jo en mi?-
una infinita tristeza por Io que sigui6, por lo que fue des-
puls de esa ,iltima p4gina.
Por mi fe aseguro que, en los comienzos, no cref
que cautivase tanio mi espiritu, porque el asunto escogi-
do por la poetisa y novelist es un tema tan llevado y
tan traido en la literature hist6rica de Yucatan, que pa-
rece ya muy dificil enfocarlo desdeingulos que no estin
buidos y gastados por otras plumas.
-lAh! -me dije al iniciarla-. Es la vieja histo-
ria de Gonzalo Guerrero y Jer6nimo de Aguilar...
Y un gesto de desconfianza debi6 de haberse di-
bujado en mis labios escepticos. Sin embargo, continue.






8 ARGENTINA DfAZ LOZANO
A pesar de una instintiva reWsistencia, continue, porque
ibanme saliendo al paso cosas muy bien dichas,' frases
que eran verdaderos hallazgos, que sobresaltaban mi in-
satisfecho sentido estitico, escenas que, sin sedto, pare-
dan nuevas; revivencias magnificas de la 6poca, escena-
rios que resurgian de teatrales xincones olvidados, con
remozamiento de teatro modern, con diferente luz, au-
dacias de imaginaci6n en el movimiento de los persona-
jes, que resucitan plenamente con toda la verdad de se-
res humartos, con pasiones hamanas, i'enos de vida y ac-
cidn. iVivos! No momias irinrediablemente soterradas
en tas tumbas rigurosas de la Historia. Y por ello, mo-
mento hubo, finalmente, en que me sorprendi a mi mismo
discutiendo con la autora:
-Si yo fuera un historiador, uno de esos hombres
adustos que no conocen la palabra fantasia, lano de esos
hombres fidedignos, para quienes los que hablan, viven
y se mueven, no son los personages, sno los documeafos,
le diria, calindome gravemente los anteojos, qne esto no
ocurri6 asi; ocurri6 de este otro modo.
-Pero usted es un poeta... un novelista...
-Clara y... iqu6 bello es como usted lo ha escritol
Cunanto mis hermoso y no como sucedid en la reali-
dad! iQue import que Zama o Sama no haya sido la
ciudad en que Guerrero vivi6 sus aventuras y sm ro-
mance nupcial, sino el puebto del que hug6 con sus
companieros para no set tambien sacrificado, como to ha-
bian sido otros de los sugos? AQug import que Kinoch,
como usted le llama, o Kinich, como le nombra Pedro
Sanchez de Aguilar en su "Informe contra Idolorum cul-
tores", haya sido, si, el cacique inhumane de Sama.
pero no el bondadoso Kin-Cutz ni el Ah-May, ambos
caciques de Xamancaan, de quienes Jer6nimo y Gonza-
lo fueron prisioneros? jQue importa que Guerrero haya







MAYAPAN 9
sido cedido por Ah-May a Nachancaan, cacique de Che-
temal, en tanto que retenia para si a Aguilar? 1Qu6 im-
prta que el nombre de Aixchel, la doncella india con
quien cas6 Gonzalo, no sea hist6rico, ni se sepa de [ijo
si era hifa o sobrina o hermana de Nachancaan o per-
tenecia a otra familiar de la nobleza guerrera, pues en es-
to hag disparidad entire cronistas e historiadores? 2Qu6
import que la vida y las aventuras de Jer6nimo de Agui-
lar y de Gonzalo Gaerrero se haya bifurcado, a partir
del moment en que este filtimo pas6 a powder del caci-
que de Chetemal y no hagan vuelto a comunicarse sino
hasta que recibieron la noticia de que Hernando Cortes
les esperaba en la costa? Una rnovela hist6rica no es pre-
cisamente la historic novelada. Parece que en la novela-
c6n de la historic el author no tendria las mismas liber-
tades que en la novela hist6rica. Lo important en esta
tidmna es encuadrar los'sucesos esenciales dentro del mar-
co general de la historic, aunque no se obedezcan cwn ri-
gor los pantos accesorios, las ineas del detaSle, que, en
suma, no son otra cosa que las laces y sombas, las tin-
tas g mediastintas del cuedro.
En la novela hist6rica el arte del novelists se halla
tan oculto, que suele suceder que los lectores no espe-
iadlizados, el comfn de los lectores, no perciban facil-
mente d6nde comienza la historic y d6nde la fantasia
del author, ni hasta d6nde llega la historic g hasta don-
de la intenci6n del novelista? pero la fusion de ambos ele-
mentos debe ser, como usted lo ha logrado, de tal mane-
ra perfect, qne el resultado sea una genuine obra de
'arte. Porque mientras la misidn del historiador es la de
un implacable anatomista que pone de manifesto la car-
ne viva o muerta; que descubre los nervios g los huesos,
las entrafias y las visceras, asi despidan fetideces o ma-
nifiesten fealdades, la del novelist, cuando no se to es






10 ARGENTINA DiAZ LOZANO
al mofo de Zola y de los naturalistas, sino se lo es a la
manera sensitiva de quien, como used, ha creado los poe-
mas de "Perlas de mi rosario", es embellecer, con un leave
y discrete maquillaje, los hechos que, fisica o moralmen-
te, pudieran ser ingratos o repulsivos. Quien oonozca mi-
nuciosamente y paso a paso, todo el proceso hist6rico que
comenz6 con la aventura maritima de Valdivia y culmin6
con el retorno de Aguilar a la expedicidn de Cortes, y con
6l quedarse en tierras del Mayab, en el andaluz Guerre-
to, la semilla y el semillero de la nueva raza, no podrA
menos de it anotando mentalmente todos y cada uno de
los sucesos y escenas que usted supo ennoblecer con infi-
nito tacto, con sensibilidad de poeta, con pinceladas deli-
cadisimas de belleza, porque no todo en elto fue noble
y grande ni todos los personajes actuaron con la alteza y
la altura que usted quiso darles, ni todos los detalles es-
tuvieron exentos de repulsi6n y miseria. Podria citarle
muchos...
iQud import, pues, a veces, la historic? iAh, pero
lo que si importa es que'haya usted concentrado toda su
sensibilidad de novelist en la importante y magnifica
figure de Guerrero, sin aprovechar ciertos excelentes ele-
mentos novelisticos que hay en ese otro personaje, de
tan notables relieves psicol6gicos, que fue Jer6nimo de
Aguilar!
-iMi Jerdnimo es una figure opaca, desvaida y sin
relieve?
-Nada de eso; al contrario, ha acentuado usted, ma-
nejandolos con destreza insuperable, los rasgos prncipa-
les de su caracter; pero se dejd en el tintero'otros que ha-
brian vigorizado el interns novelistic de su obra.
--Cuales?
-Alguna razdn hubo para que prescindiera de ellos,
y presumo, para explicArmeto, la intercurrencia de moti-




--- S ... .- , -- .


MAYAPAN 11
vos de ticnica. Ya era suficiente personaje protagonista
Gonzalo Guerrero, para, sin apagar su' figure, trazar la
de Jerdnimo de Aguilar con relieves de mayor interns y
significaci6n, que pudieran desorientar la tendencia so-
ciol6gica de la novela, tendencia que es de la mayor im-
portancia. En efecto, jqun papel de primera calidad repre-
senta Gonzalo Guerrero en la historic de America y, por
tanto, en la historic del mundo? Poca cosa: probable-
mente es el creador de la raza, el tronco del mestizaje
americano, el origen, la pristine semola de esto que somos
nosotros, los hombres de la antaflo virgen y virginal Ame-
rica, semola primera que tenia que caer en alguna part
del nuevo mundo, y cay6 en Yucatan, en medio de una
selva racial, acaso la mas poderosa del Continente; y c6-
mo habrd sido de vigorosa y dominant en los siglos de
su mAxima esplendor, que, ya en el derrumbadero de su
decadencia, todavia present batalla formidable a la se-
milla blanca, en una pugna racial que ain no terminal
ahora, ni concluiri, quizas, en muchos siglos. Tremenda
resistencia a la penetraci6n occidental, que used may be-
Ilamente sehala en diversas paginas de su novela, pues
mientras, por una parte, pone en boca de Cambal, el an-
ciano indio, amigo de Guerrero, estas palabras: "Vuestra
sangre y la de ella (Aixchel) seran la semilla para una
nueva raza que se multiplicara en todas estas tierras",
dice usted en otro lugar: "En todo obedecia ella a "su
apuesto marido, menos en lo que se referia a la religion.
"Habia aprendido el Padre Nuestro y el Ave Maria en
"espafiol, escuchaba atenta y conmovida la vida de Je-
"s~s que Gonzalo le contaba a su manera, pero la pobre
"no podia prescindir de sus costumbres idolitricas. Con-
"tinuaba quemando incienso a Ixbunic y al dios de la
"lluvia y del aire, aunque tambiin mezclaba a sus ora-
"ciones el Padre Nuestro "para complacer al buen Dios






12 ARGENTINA DAZ LOZANO
"de su marido". De vez en cuando visitaba tambidn algon
"temple para ofrendar el sacrificio de una candida perdiz.
"Dos veces habian tenido series altercados por asuntos
"de creencias, pero luego Gonzalo comprendid que sa ins-
"trucci6n era muy escasa para poder llevar la luz a aque-
"lla alma, y confi6 que poco a poco, a faerza de pacien-
"cia y razonamientos, la haria cambiar. A el tambien se
"le embotaba a veces el pensamiento y se entibiaba so
"fe. El calor, la pereza del tr6pico amenazaba oscurecer
"lentamente su inteligencia, acabar su espiritualidad. Ni
"el mismo se daba much cuenta de tales cambios porque
"se sentia feliz con la posesi6n de aquella joven amable
"y bella, que le habia dado dos hermosos hijos".
Manifestaciones de esa lucha en la que, parad6ji-
camente, siendo vencedor habria de salir vencido el es-
pafiol por la fuerza de la sangre maya, son otros muchos
pasajes de sa obra, como estos: "Afnera esplendia el sol
que ya pronto se ocultaria. En una plazoleta jugaban al-
"ggunos nitios; por ali, por una angosta avenida bordea-
"da con arbustos en flor venia una india con tn gran can-
"taro de agua sobre la cabeza, y an grapo de mujeres g
"hombres subia las gradas de un temple cercano Ilevan-
"do en las manos sus ofrendas de incienso y aves. Pro-
"fundamente pensativo se qued6 Gonzato. Con el pen-
"samiento se traslad6 al puerto espa~f donde habia n&a
"cido. Escuchi la mfisica de su idioma hablado por be-
"llos labios de majeres blancas y rubias, evocd la ven-
"tana adornada con claveles donde man novia ingenna es-
"cuchara sus palabras de amor; palade6 el delicioso co-
"cido espafiol de came de res con legumbres y garban-
"zos, los bodegones donde se comia una dorada costilla
"de ternera rociada con sorbos de vino aiejo, escuchd las
"alegres coplas que los muchachos del barrio cantaban et
"las calls durante las inches de luna, y sintid que los







MAYAPAN 13
"deseos de vivir todo aquello se agolpaban en su cere-
"bro y en su coraz6n formando una nostalgia dolorosa e
"inmensa... tan inmensa que le dolia como un dolor fi-
"sico, lacerante"... "Una maAana, despuds de desayu-
"nar con una jicara de caliente y aromado atole de maiz,
"Gonzalo Guerrero encontr6 al viejo Cambal que aca-
"baba de bajar de uno de los templos:
-"Que gocsis de buena salud, amigo extranjero,
"iC6mo esta la saktd de vuestra mujer y nirlos?
"-Estrn may bien, amigo Cambal.
"-Ayer los vi jugando frente a vuestra casa. El ma-
"ybrcito se parece a vos cada dia mas. Es tan blanco co-
"mo vos... bien os dije. Ella y vos sois la semilla de la
"nueva raza que se extenderA y se extenderi... con las
"nuevas creencias y el nuevo idioma. Escrito estA y nues-
"tra hora se acerca. Tambien para vos viene la amar-
"gura, vuestros ojos tienen ya la expresidn de un animal
"acosado... s6lo por moments, pero yo leo en eltos la
"angustia".
Ninguna de las intravasaciones de sangre humana,
ninguna de las fusiones de razas en el occidente europeo
ha tenido en la historic de la civilizaci6n la trascenden-
cia y las enormes consecuencias que el injerto del roble
espaido en el rbbol de canela americano. Es innegable
que nuestro mestizaje cambi6 la faz del devenir hist6-
rico, y que la existencia de mas de veinte naciones de
origen hispanomestizo, constituyen una fuerza political,
econ6mica, juridica y social que ya las naciones que ne-
ciamente alardean de que sus pueblos son razas mal lla-
madas puras, comienzan a considerar como nicleos hu-
manos importantes, cuya existencia no es possible despre-
ciar ni macho menos ignorar.
Y este mestizaje, que en el siglo de las conquistas
fue extendidndose en el transcurso de una de las mas in-







14 ARGENTINA DIAZ LOZANO
explicables epopeyas, naci6 en la peninsula de YucatAn,
en un primer foco de irradiaci6n, cuando -como canta la
voz de Itzamatul en la garganta del izamaleiio poeta Ri-
cardo L6pez Mindez,

"hace ya cuatro siglos,
"los graves sacerdotes de los mayas
"miraron con asombro,
"c6mo sobre los templos de sus dioses
"el punio de la espada castellana
"crucificaba el coraz6n del viento;

cuando...

"Hace ya cuatro siglos,
"*el romance sonoro de Castilla
"se model en aliento de los mayas,
"y asi el conquistador queda marcado
"en su lengua con hierro del esclavo;

cuando ...

"hace ya cuatro siglos,
"de la piedra florece sangre nueva
con su resentimiento y esperanza:
"en las venas del blanco, sangre indigena,
"bajo la piel de bronce, sangre blanca.

De 6ste que habia de ser el extraordinario suceso de
la generaci6n de la nueva raza, informa Jer6nimo de Agui-
lar a Hernando Cortes con tan sencillas frases, como si
no se diera cuenta de que esta recitando el primer ca-
pitulo de la historic de la nueva America;.y sus palabras
evangelicas (porque fueron de buena nueva, aunque l1
cregese lo contrario) las recoge Francisco de Terrazas







MAYAPAN 15
en su poema "Nuevo Mundo y Conquista" -Siglo XVI-
de esta manera encantadorta

"En Chetumal reside ora Guerrero,
"que asi se llama el otro que ha quedado;
"del grande Nachamcin es compafiero,
"y con hermana suya esta casado:
"esta muy rico y era marinero,
"agora es capitin muy afamado,
"cargado esti de hijos y chase puesto
"al uso de la tierra el cuerpo y gesto".

"Rajadas trae las manos y la cara,
"orejas y narices horadadas;
"bien pudiera venir si le agradara,
"que a el tambidn las cartas fueron dadas.

"No se si de vergiienza el venir para,
"o porque alli races tiene echadas;
"asi se queda y solo go he venido,
"porque 6l esta ya en indio convertido".

Los conquistadores espanioles violaron America, por-
que le hicieron violencia y derramaron su sangre para po-
seerla; 6stos fueron los conquistadores que no la amaron
a ella, a su tierra y a sus pueblos, sino que codiciaban
su dote; estos fueron los que vinieron en baisca de oro g
nada mas; pero otros hubo que la amaron por si misma,
y unos vinieron con el habito, el cingulo y la cruz, y
otros vinieron con la toga justiciera de las Leges de In-
dias; pero uno vino a quien la mar y el viento le despo-
jaron de sus armas y le arrojaron inerme a las playas de
Maiapan y que no fue conquistador, mas conquis(ado.
Gonzalo Guerrero am6 la tierra americana sin codicia g







16 ARGENTINA DIAZ LOZANO
no la violo sino con el mas casto y viril de los besos de
amor, porque -de nuevo canta la "Voz en la Pied-ra" y
en la garganta de L6pez Mindez-:

"el beso de Corts y la Malinche,
"no es semilla de raza, .
"ni talamo de almasquese funden.
"El beso de Corts y la Malinche,
"es un beso de llanto,
que nos quema las alas y los labios.

"El beso de Cortes y la Malinche,
"es un pecado blanco,
"que arde en la pie morena del hombre americano.
"iCual es el beso que germina en raza
"-fecundidad de caracoles magica-
"ungido de la esencia del amor que no pasa?

"Perdido alia en la "perla"
"de la garganta de la tierra",
"Yucalpeten lo guarda...

"Oid la historic del beso de la raza

"Era un conquistador de sangre hispana
"que Gonzalo Guerrero se l/amaba.
"NaMfrago, en la aventura de una ola,
"Yucalpetin se queda con la espuma y el ancla.
"En ella, am6.y sufri6; en la mirada
"de una virgen indigena se copia
"su nupcial ansiedad. Pasan las lunas
"en largas caravanas, y los soles,
"y la simiente humana se produce
"en presencia, de Dios y de la selva.






MAYAPAN 17
"Tiene luz este amor, es limpio y fuerte,
"como nacido de la angustia buena,
"del aliento del mar que Ileva esencias,
"y del oriented puro de la "perla
"de la garganta de la tierra"...

Por ello la admirable biografia que es esta novela
-"Mayapan"- no es un libro mAs de aquellos que de-
leitan a la par que instruyen, segiln el lema horaciano
delectando pariterque monendo, sino una recordaci6n de
lo que ningtin hombre de America debe olvidar jamAs,
seiora Argentina Diaz Lozano: que la grandeza de Gon-
zalo Guerrero, tan callada, tan gris, tan esfuminada, no
esta en haber traido muerte y desolaci6n a nuestras tie-
rras -como la trajeron los Cort6s, los Pizarro, los Alma-
gro- sino vida y amor, como otro biblico Adan creado de
barro espaiol por el Destino.

-Pero ... ino ha divagado used? Tal vez iba a de-
cirme cules rasgos del caricter de Jerdnimo de Aguilar
me dejf en el tintero, que habrian vigorizado el interns
novelistico de mi obra, y aunque no esta fuera de lugar
to que ha especulado sobre Gonzala Guerrero, acaso es-
taria bien que, volviendo al redil, sefalara used esos
rasgos.
,-Verdad es. Perd6n por el extravio. Pienso, sin em-
bargo, como ousted: Gonzalo Guerrero y no Aguilar es el
personaje central, el gran eje y column vertebral de
"Mayapin". Para que desviar el intends hacia otro per-
sonaje que hist6ricamente s6lo comenz6 a tener importan-
cia at lado de HernAn Cortis, como su intirprete fuera
de Yucatan, en la aventura mexicana del extremefio? Agui-
lar, durante su cautividad en el suelo de los Mayas, fue,
como used sabe, servidor de Ah-May, cacique de Xa-






18 ARGENTINA DIAZ LOZANO
mancaan, y le sirvi6 no zinicamente en menesteres domes-
ticos, sino tambien militares. Como Guerrero en la tribu
de Nachancaan, combatio contra los enemigos de su amo
y senior, y con tActicas militares espafiolas tambien, ayu-
d6 a la victoria. Como era religioso, es decir, habia reci-
bido 6rdenes mayores, observaba la castidad mis rigu-
rosa; y uno de los episodios mis novelescos de este horn-
bre en su cautividad, fue el de las tentaciones amorosas
a que le someti6 el cacique Ah-May con una india de ca-
torce afios, la mas bella y apelecible de su reino. La his-
toria (Eligio Ancona, Historia de Yucatin, Tomo I, y
Juan Francisco Molina Solis, Historia del Descubrimien-
to y Conquista de Yucatin) consigna may galanamente
los detalles de este sabroso y picaresco suceso.
Con esto di fin y remate a mi diAlogo con la autora;
pero todavia qued6 bajo ia deliciosa impresi6n de la lec-
tura de esta seductora novela, cuyos capitulos XXIX,
XXX y XXXI se recomiendan, especialmente, como ver-
daderas obras maestras. Pinceles velazquinos harian falta
para trazar con la singular maestria con que lo ha hecho
la'ilustre escritora centroamericana, Argentina Diaz Lo-
zano, los lienzos de acabada belleza al par que de verdad
hist6rica inrsuperables, que animan, como la mis alta ex-
presi6n de arte literario, las pEginas plenas de emoci6n y
de grandeza, de esos capitulos. "

LIC. JOSE ESQUIVEL PREN


Mexico, D. F., julio de 1951.


__













CAPiTULO I


EL NAUFRAGIO

EL MAR estaba de un color verde, violado por la espuma
de grandes olas que encrespabanse y emprendian ca-
rreras de competencia sobre los lomos del gigante. Avan-
zaba el velero balanceandose graciosamente, con todas
sus velas desplegadas al viento de aquella tarde del anio
de 1511. El calor intense que hacia bafiar en sudor las
frentes de los tripulantes, la atm6sfera pesada y las gri-
ses nubes gue a trechos manchaban el azul del firma-
mento tropical, presagiaban tormenta.
-iVive Dios! y que el nos guard. iTempestad ten-
dremos, mis valientes!
El hombre que asi habl6, mas parecia un pirata que
un conquistador espafiol. En su semblante dorado por el
sol que bafiaba las inexploradas aguas y. tierras del Nue-
vo Mundo, los rasgos prominentes que captaban la aten-
ci6n inmediatamente eran sus ojos de color de acero, de mi-
rada aguda que recordaba la del Aguila, y sus bigotes lar-
gos de puntas "agresivas vueltas hacia arriba. Sujetaba
sus cabellos con un pafiuelo rojo anudado sobre la nuca,
al igual que los demis tripulantes.
El velero comenz6 a cabecear con mas rapidez, la
atm6sfera se volvi6, densa, irrespirable. El viento, ya mis
fuerte, traia oleadas de calor, arremolinando las aguas en
imponentes y efimeros promontorios. En esos moments,






20 ARGENTINA DIAZ LOZANO
el vigia grit6 tres veces a cortos intervalos: jTierra, a ba-
boor!
Un hombre de altas botas de cuero, de dominant
ademan y espada al into brillando sobre la parte baja de
su jub6n de terciopelo rojo vino, apareci6 sobre el puen-
te. Puestas las manos sobre las caderas abarc6 con una
mirada lenta el mar circundante, la volvi6 hacia el firma-
mento donde nubes grises seguian acumulandose, frun-
ci6 el seflo y llam6 a voz en grito:
-iGuerrerol
-iMi Capitan! -contest6 el hombre de los acerados
ojos, sonriendo agradablemente y mostrando al hacerlo,
sus dientes blancos e iguales. Acerc6se con lento paso
para guardar el equilibrio, pues el barco ya no s61o cabe-
ceaba con violencia sino que comenzaba a dar desordena-
dos saltos.
-Ordenad y vigilad que todas las velas sean arria-
das. Eri estos mares las tormentas se'forman con rapidez
asombrosa; temo que la que se viene haga danzar a nues-
tro navio y nos de mal rato. Que Luzardo Diaz y otro le
ayuden al timonel.
El mar parecia una fiera amenazante ansiosa de lan-
zarse sobre su victim. Rugia, se encrespaba en olas de
envergadura inverosimil. Agua y cielo formaban una sola
inmensidad, en la cual, el velero, parecia un minisculo
juguete. Sobre una enorme nube gris, el latigazo de fuego
de un relampago anunci6 la tormenta. Se desprendi6 la
lluvia como si el cielo se hubiese abierto en cien torrentes,
acompaiiada de viento tal, que hizo emprender veloz ca-
rrera a la fragil embarcaci6n. Ora se quedaba breves ins-
tantes suspendida sobre una ola gigantesca, ora se pre-
cipitaba en el abismo. lPereceria en las faces del mons-
truo? ... No. Volvia a surgir para continuar la lucha, her-
mosa y terrible a la vez.




1' 9'


MAYAPAN 21
Tres veces habia sido lanzado de la rueda el timo-
nel. Luzardo Diaz y otro marine acababan de Ilegar a
prestarle ayuda. Los tres hombres, con las piernas firmes
sobre el suelo, los misculos de los brazos en tension has-
ta parecer romperse, las miradas fieras en los rostros cara
al viento y la lluvia, eran la encarnaci6n de la inteligen-
cia y el valor humans en pugna con los desencadenados
elements.
-ICapitan Valdivia! -tron6 la voz de Guerrero pa-
ra hacerse oir en medio del fragor de la tormenta.-- Creo
que estamos llegando a los Bajos de las Viboras y el peli-
gro aumentat
-INo estamos ya cerca de Jamaica? -grit6 uno.
-Si. Pero ese es ahora el peor peligro porque los Ba-
jos de las Viboras son famosos en estos traicioneros ma-
res.
Las voces de la tripulaci6n que se impartia sefiales
y gritos de aliento apenas se podian percibir, tal el ruido
del oleaje, los truenos y la tormenta.
Despuis... navio, agua del cielo, agua del mar y
viento iracundo- se arremolinaban en lucha a muerte, en
tragico abrazo.













CAPiTULO II


INQUIETUD

EL SOL de la mafiana siguiente ilumin6 un mar tranquilo,
inm6vil, imponderablemente bello. Una veintena de hom-
bres navegando en un batel sin velas, medio desnudos y
mojados hasta los huesos, recibian los rayos beneficos
del sol, y con ellos, la esperanza, que es fuente inagota-
ble en el coraz6n human.
Uno de ellos, de pie, puesta la mano sobre la frente
a manera de visera, avizoraba el amplisimo horizonte que
formaban alli lejos, cielo y mar.
-iPor los cuernos del diablo! -exclam6-. Nada de
tierra y nada para comer. ICuanto tenemos de agua, ami- '
go Guerrero?
-Dos botas de agua que racionaremos a raz6n de
una taza diaria para cada uno de nosotros. Lo mismo ha-
remos con la poca comida que tenemos. Yo me encargare
de cuidar nuestras provisions. Tengamos confianza en la
misericordia del Sefior; esas gaviotas que vimos hace poco,
indican que la tierra no esta muy lejos. iEa, pues! valor
muchachos. lQud tal os sentis, mi Capitfn?
El capitan Yaldivia yacia sobre las tablas del piso del
batel, con la cabeza vendada, los homedos cabellos pe-
gados en las sienes con algunos coagulos de sangre, el
semblante muy pAlido. Sin embargo repuso con voz en-
tera:







MAYAPAN 23
-Mejor, pero sintiendo much la perdida de mis
hombres.
-Sin embargo, Vasco Nfifez de Balboa sentira mas
el pavio y los veinte mil ducados que se fueron al fondo
de este mar traicionero.
Valdivia no contest. Se limit a incorporarse un poco
para lanzar su mirada sobre el mar en quietud complete.
Despues dijo en voz baja, como hablando consigo mismo:
-La costa no esta muy lejana, ojala que no nos en-
contremos con infieles porque son gente muy belicosa y
estamos completamente desarmados.
Gonzalo Guerrero le dio vueltas a su agresivo bigote
antes de preguntar:
-ITendis alguna idea de por d6nde andamos?
-No muy exacta. Creo que estamos entire Cuba y una
tierra a la que Ilaman M6xico... tierra no conquistada
por nosotros todavia.
Silencio desalentador rein6 entire todos ellos. S61o el
acompasado y blando ruido de los remos al hender las
tranquilas aguas, se escuchaba. Los rayos del sol eran co-
mo llamas sobre los cuerpos medio desnudos que se iban
tostando y poniendo de un color rojizo oscuro. No vol-
vi6 a aparecer ni una gaviota ante los ansiosos ojos de los
naufragos; tan s61o las fauces terrible de los tiburones
eran la manifestaci6n viviente en la soledad que parecia
envolverlos, llevando la angustia a sus almas atormenta-
das por la incertidumbre de su duerte. Con algunos hara-
pos, un pedazo de remo y una pequefia tabla improvisa-
ron un told para medio defenders de la crueldad solar.
Lleg6 la noche, y con ella, el desaliento complete.
iQue cierto es que el ser human se siente mis solo y
mas abandonado cuando la oscuridad desciende sobre la
tierral ...
Pero aquellos naufragos eran espafioles, y como ta-






24 ARGENTINA DIAZ LOZANO
les, increiblemente valientes. Bajo el firmamento regado
de estrellas que brillaban como diamantes magnificos, tu-
vieron todavia Animos para hacer algunas bromas.
-Capitin, Ise sabe algo de los infieles de estas
costas?
-Muy poco. Estoy pensando en una carta que di-
cen que escribi6 Bartolomeo Col6n L en el afio de 1505,
describiendo una canoa con toldo, donde viajaba un per-
s6naje native con veinticinco hombres, y quienes dijeron
por sefias mAs que con palabras, pues hablaban una len-
gua extrafia, que ellos vehian de una tal provincia o pais
que se Ilamaba Maiam... o Yucatn ... La tal tierra es-
tA frente a Cuba, mediando un gran golf. Muy possible
es que andemos por sus costas. Se sabe que esas gentes
practican sacrificios humans, son id6latras y comen a sus
semejantes.
-Malo, malisimo... -coment6 Luzardo Diaz, diri-
giendo una mirada llena de malicia a uno de sus com-
pafieros, individuo sumamente delgado, afiadiendo: -Vos,
Jer6nimo de Aguilar, no tennis nada que temer. Vues-
tros huesos mal despertaran el apetito de los infieles.
Luzardo era un individuo robusto, con tendencies a
la obesidad. Abundante vello negro cubria su pecho y
musculosos brazos. Aguilar le contest malhumorado.
-Ya veis que hay sus ventajas en ser flaco, porque
con vos que sois tan apettoso harAn un suculento asado.
Os cortarAn vivo las posaderas, las adobarAn con chile, y
vos podr4is ver c6mo se asan a la parrilla...
jer6nimo de Aguilar tenia cierta instrucci6n que apre-
ciaban much sus rudos.compafieros. Verdad es que no
tenia un caracter muy amable, pero ellos lo perdonaban
porque sabian que en el fondo, era bueno y generoso. Ce-
1 Hermano de Crl-t6bal Col6a.






MAYAPAN 25
lebraron sus palabras con una carcajada uninime y rui-
dosa.
Atrevidos aventureros, bravos marines aquellos. Lejos
estaban de imaginar siquiera, que eran los primeros euro-
peos que se acercaban a una tierra donde existian toda-
via los vestigios de un antiquisimo y poderoso imperio,
que en su 6poca de esplendor se habia extendido por todo
el territorio comprendido entire Mayapan o Yucatan y el
reino de Goathemala.




I


CAPiTULO III

EN TIERRA FIRME...

UN DfA, DOS, TRES... jCuantos tuvieron que pasar los des-
venturados naufragos bajo los abrasadores rayos del sol
que bafia Las Antillas?... Muchos. Trece dias, dice la
historic. Uno de ellos, enloquecido, se lanz6 al mar y'fue
devorado por los tiburones ante los ojos de sus compa-
fieros que casi inconscientes lo vieron perecer, con ese
embrutecimiento ocasionado por el derrumbamiento fisi-
co, que hace desaparecer la sensibilidad. Los mas agota-
dos no pudieron resistir los ayunos y sucumbieron tam-
bien. Veinte se salvaron del hundimiento del navio, pero
s6lo diez Ilegaron a la desconocida costa. Cuando vieron
verdear la vegetaci6n sacaron fuerzas de su gran flaque-
za y temblorosos lograron ponerse en pie, sin cuidarse de
contener las lagrimas que se deslizaban libres por sus es-
cualidos semblantes.
Valdivia fue el primero en recuperar la voz para
decir:
-Al fin... jMirad, que arboles tan hermosos! Ha-
gamos un esfuerzo mis, amigos. Encallemos en la arena
y arrastremonos a buscar agua dulce.
Nadie le contest. Todos concentraron sus pocas ener-
gias, las poquisimas que les quedaban, en obedecer la or-
den de su Capitan. Salieron a la playa y comenzaron a
avanzar con pasos vacilantes, tambaleandose como beo-
dos, las miradas extraviadas por el sufrimiento, y en los







MAYAPAN 27
cerebros la visi6n del agua. Agua clara de algfn cantarino
manantial que presentian en alguna parte, en medio de
aquella espesura verde y silenciosa, apenas interrumpida
de vez en cuando por el grito estridente de algftn guaca-
mayo o la carrera furtiva de un animal invisible.
Bello, musical, claro e invitante; tal como lo sofiaron
fue el arroyuelo que encontraron, deslizindose por el sue-
10 de laja. Se lanzaron a su mansa corriente como fie-
ras enloquecidas por la sed y boca abajo, metieron en el
agua clara sus caras barbudas y bebieron...
-iCuidado! No hay que beber much porque es pe-
ligroso, -advirti6 Gonzalo Guerrero, quien tuvo que ha-
cer uso de la fuerza para separar a dos de sus compafie-
ros que no oyeron su aviso.
Descansaron unos minutes, disfrutando de la sombra
de los grandes arboles y luego, uno de ellos, con la es-
peranza dando vida a su enflaquecido rostro; exclam6:
-Ahora, a pescar, amigos. En esas lajas o rocas de
la costa encontraremos mariscos, y en los remansos de mar
al pie de ellos, habra peces en abundancia. Vamos a pes-
car. Para ello fabriquemos una de aquellas trampas que
aprendimos a hacer de los indios de Panama. iOs acor-
dais? Empecemos por cortar varas delgaditas de una me-
dia brazada de largo y algunos bejucos. Aqui hay mate-
rial en abundancia. Ayudadme, que os aseguro que pron-
to tendremos comida.
iC6mo es de poderoso el deseo de vivirl Aun bajo las
mas dificiles circunstancias y la maydr desesperaci6n, se
impone la fuerza del instinto. Famelicos, medio desnudos,
con los cabellos enmarafiados, barbas muy largas y su-
cios' flacos hasta la inverosimilitud, poco tenian de hu-
manos aquellos hombres. Pero en sus ojos hundid6s y
brillantes por la fiebre, aparecia de nuevo la luz de la in-
teligencia y la esperanza.


' ' r






ARGENTINA DfAZ LOZANO


Unos se pusieron a buscar dos pedernales y hierba
seca para producer fuego, otro a afilar su cuchillo que ha-
bia logrado conservar al cinto para quitar las escamas a
los peces, y los demas a cortar las varas para improvisar
la trampa. S61o Jer6nimo de Aguilar, demasiado extenua-
do para poder hacer algo, se dej6 caer al pie de un fron-
doso Arbol y se durmi6 profundamente.
El crep6sculo les sorprendi6 comiendo sardinillas do-
radas al fuego y discutiendo la manera de preparar stL
embarcaci6n para lanzarse de nuevo al mar y llegar a
Cuba.
--Y por qu6 no quedarnos aqui en estas tierras hasta
que nos encuentren? -propuso Guerrero, clavando en sus
compafieros la mirada dominant de sus ojos acerados-.
Tal vez Vasco 14ifiez mandara a buscarnos, y mientras
tanto tomemos posesi6n de esta parte de las Indias en
nombre de nuestro Rey.
-En nombre de Dios, primero, -observ6 el CapitAn,
levantandose del ctsped.
De pie se pusieron todos, y despues de santiguarse
imitando a su jefe, le acompafiaron tambien en la oraci6n.
"Padre nuestro, que estais en los cielos..." Y sus voces
roncas y extenuadas repercutieron en el silencio del bos-
que misterioso. jQue inico, que inefable, les pareci6 des-
pues el placer de tenderse sobre la olorosa hierba, sintien-
do bajo sus huesos la seguridad de la tierral
-Nada important los sufrimientos que puedan venir ...
ni la muerte misma, despues 'de la felicidad inenarrable
de este momento... -exclam6 Valdivia, estirandose fe-
liz sobre la suave y verdosa grama.
Y sus subalternos pensaron que tenia much raz6n.
Nada importaba ahora. Ya era casi de noche. A traves







MAYAPAN 29
del ramaje de los grandes arboles les hacian guifios amis-
tosos las estrellas. A cinco pasos de distagcia un crepitan-
te fuego les protegia de la visit possible de alguna fiera.
Se durmieron profundamente.













CAPITULO IV

PRISIONEROS

QUIEN SABE a que altas horas de'la noche, o primeras de
la madrugada, Guerrero, siempre alerta y desconfiado,
despert6 y se qued6 escuchando... algo que durante su
suefio le habia alarmado y le habia hecho esforzarse por
despertar. Si... no le cabia duda. Lo que escuchaba era
el ligubre, triste y amenazador turn turn de un tambor
indio, cuyo eco repercutia en toda la'selva, acercandose
lentamente. El espafiol no se levant. Sacudi6 al mas cer-
cano de sus compafieros y llevandbse rapidamente el in-
dice a los labios le mand6 silencio para decirle en voz
baja:
--iIndios!... escuchad el tambor. Despertemos a
nuestros compafieros.
El otro se puso en pie de un salto y tambien fue des-
pertando a los demis, recomendando silencio.
-Apaguemos el fuego, -propuso Luzardo Diaz.
-Seria initil -observ6 Valdivia;- ese tambor a es-
tas horas indica que algin indio nos sorprendi6 dormidos
y ha ido a dar aviso a los de su tribu. Vienen a prender-
nos ya. Huyamos, es el inico recurso que nos queda.
-iPerdonad, Capitan! Pero un espafiol no debe huir
nunca -exclam6 uno de los naufragos.
-Pero es lo inico que podemos hacer... lo fnico pru-
dente porque somos pocos, estamos desarmados y muy de-
biles. Huyamos y pronto... el tambor esta muy cerca.







MAYAPAN 31
Efectivamente. El triste y ligubre tur turn. parecia
oirse a unas doscientas varas. Los arboles que en la no-
che semejaban gigantescos fantasmas, iluminados muy de-
bilmente por las innumerables estrellas, el temor a lo que
las sombras escondian, hacian much mas angustiosa la
retiraa de los espafioles, quienes sigilosamente, sin ha-
blar una palabra. caminaban con cuidado, tensa el alma
en espera, apretado el coraz6n por la ansiedad y emoci6n.
De repente, cuando habian recorrido s6lo unas tres-
cientas varas, vieron aparecer como surgidos de la tie-
rra, uno... dos ... tres... y mAs, muchos mis hombres
extrafios de elevada estatura; fornidos, silenciosos, de ca-
bellos largos y envueltos en mantas rectangulares, cuyos
pliegues caian hasta cerca del suelo no sin cierta elegan-
cia. Dos de ellos llevaban tambi&n pieles de tigrillo a gui-
sa de capa.1
Mudos de estupor se quedaron los espafioles. Espera-
ban verselas con indios desnudos y completamente salva-
jes como los que estaban acostumbrados a encontrar en
sus incursiones por las desconocidas costas de America.
LQuienes eran estos extrafios series cobrizos...? jEn qui
tierra se encontraban...? Tales reflexiones fueron inte-
rrumpidas por la voz serena de Valdivia:
-Nos tenian vigilados... y nos han seguido. Seria
infitil resistir. DejEmosles hacer por ahora, tal vez des-
pues podamos escapar.
Los indios se habian ido acercando al grupo, formando
un circulo. Uno de ellos, con carcaj al hombro, arco y fle-
chas, se acerc6 mAs y le toc6 la barba bronceada a Gue-
rrero, quien grit6 iracundo, apartando con violencia el
brazo atrevido.
1 Vestuario de los antiguos -mayas, segin Landa, en su Rela-
ci6n de las cosas de Yucatan.







32 ARGENTINA DIAZ LOZANO
-iQuitad de aqui y no me toqutis!
El indio hizo una sefial y rapidamente, cerraron mas
el circulo, dejandolo libre s61o por enfrente para que los
cautivos pudieran marchar.
La luna habia salido y filtrandose a traves del rama-
je, iluminaba la escena, tan fantdstica e ixesperadapara
los iberos.
-jHablad, demonios!... jDecid algo siquiera!- grit6
Jer6nimo de Aguilar, histfrico ya por el aterrador silen-
cio de aquellos hombres extrafios.
S61o el eco de la selva repiti6 su grito de desespera-
ci6n.













CAPITULO V


EL SACRIFICIO

LA AURORA bafaba ya con livida luz los bosques que iban
dejando atras y la ciudad que desde muy leve altura, vie-
ron los cautivos por primera vez. Habian caminado co-
mo tres horas y media por escarpados senderos, siempre
a raya de costa, y estrechamente vigilados por una cin-
cuentena de indios.
-iSi es casi tan grande como Sevilla! -exclam6 un
espafiol, y sus compafieros, al igual que 1l tendieron la
mirada por la ciudad que blanqueaba bajo la luz mafia-
nera, y cuyos elevados temples en forma de piramides
truncadas se podian ya distinguir.
Luzardo Diaz, sin poderse contener ante la admiraci6n
que la ciudad le caus6, detuvo al indio que Ilevaba a su
lado y sefialando la ciudad y bosques circundantes con
amplio y expresivo ademan, le pregunt6:
--Qu. pais, que ciudad es esa?
El indio comprendi6 y contest abarcando el paisaje
con el brazo extendido y en un idioma que jams los es-I
pafioles habian oido antes en sus andanzas por la recien
conquistada Cuba y Panama:
-U llumil cutz, 6 lumil ceh... Maiapan.. .1
-Pues le Ilamaremos tierra de Mayapan, porque esa
es la inica palabra que hemos entendido -observ6 Val-
1 Tierra de los faisanes y de los venados.







34 ARGENTINA DIAZ LOZANO
divia con triste sonfisa, pAlido y fatigado. Y afiadi6 en
voz baja, como reflexionando:- Maia... Maiapan. iSerA
este el YucatAn de Bartolomeo Col6n?
Poco despues entraban en la ciudad 2 mas extrafia que
sus ojos habian contemplado; ciudad de imponentes edi-
ficios de piedra de terrible y 6nica arquitectura, cuyas
bases eran cuadradas y extensas plataformas. Sobre ellas
se elevaban, por los cuatro lados, aquellas graderias de
cuarenta o mis gradas que iban en disminuci6n a media
que subian, convergiendo alli arriba en una pequefia ex-
planada de unas seis brazadas de superficie, donde se
erguian seis o cuatro columns para former el templete,
airoso final de la pirAmide. Algunas columns eran grue-
sas serpientes talladas en piedra. Abajo, a ambos lados
de las fachadas y tambiEn en medio, y como guardianes
de los temples gradados se elevaban esculturas de piedra
gris o blanca, figures humans de crueles o aterrorizantes
expresiones con complicados ornamentos en la cabeza y
en actitudes y gestos grotescos. El aspect general de
aquellos templos era majestuoso, pero siniestro, tenebro-
so y hostile.
Jer6nimo de Aguilar, el mas preparado intelectualmen-
te para comprender lo que tales hazafias arquitect6nicas
significaban, dejaba que su semblante reflejase todo su
asombro, mientras pensaba en los secrets de los barba-
ricos e imponentes edificios, en los misteriosos y crueles
"ritos que alli indudablemente se practicaban, sintiendo
como si aquellas moles de piedra gravitasen sobre su al-
ma como una amenaza.
Rodeando los templos, a distancias convenientes, se
agrupaban otras casas de piedra tambien suspendidas so-
2 Canha fue el nombre de este pueblo; y Kinich el de su ca-
cique.-(N. de la E.)







MAYAPAN


bre plataformas de seis y ocho gradas, de muy buen ver.
y mas alli, un tanto alejadas, casas de apariencia mas hu-
milde, con techos de paja, donde vivian sin duda los mis
pobres de la poblaci6n. Los templos tenian aspect de an-
tiquisimos. No asi la mayoria de las casas circundantes
que se veian muy blancas y limpias.
Los prisioneros fueron introducidos en un edificio de
maciza apariencia y encerrados en una pieza grande de
forma rectangular. En la fnica puerta, ancha y mas bien
baja, se quedaron como guardianes siete indios armados
con pequefias hachas de pedernal. Cansados y hambrien-
tos, los espafioles se dejaron caer sobre unas esterillas que
se extendian en el suelo, inicos muebles de la habitaci6n
desnuda y fria. No hablarqn nada. Todo era tan fantas-
tico que las palabras sobraban para expresar el estupor
de que estaban dominados. La noche que habian pasado
les parecia una pesadilla. Tantos dias a merced de las
olas, tanto mal comer y continue desvelo, y por ultimo
la larga caminata, los habia convertido en pobres series
adoloridos, vencidos por el suefio y el cansancio.
Bajo tal estado de animo casi no se sorprendieron cuan-
do entraron seis personajes adornados con plumas y ar-
mados de cortas lanzas, cuyas puntas eran de una piedra
negra y brillante. Se acercaron primero a Valdivia, des-
pues a Diaz y a otros, y les obligaron a ponerse en pie,
indicandoles por sefias que habia que seguirles. La pali-
Sdez del CapitAn se intensific6 en su rostro casi cubierto
por negra barba. Pero su voz fue entera cuando dijo:
-Valor, amigos, prepar6monos a morir dignamente,
como deben morir los espafioles.
Afuera, cien o mis individuos los escoltaron a traves
de una calle pavimentada con bloques de piedra plana y
despues por una gran plaza, hasta que Ilegaron al pie del
temple gradado, donde se levantaban altos maderos la-







36 ARGENTINA DfAZ LOZANO
brados. El tambor volvi6 a dejar oir su melanc6lico com-
pas mientras desnudaban a los infortunados cautivos.
Un indio con grande y vistoso ornament de plumas en
la cabeza, y piel de tigre sobre los hombros se acerc6 a
ellos con solemne continent y comenz6 a frotar sus enfla-
quecidos cuerpos con un ungilento azul. Vino otro y co-
loc6 sobre sus cabezas grandes guirnaldas de helechos.
DespuEs cada uno fue atado a un madero. El tambor eii-
tonces aceler6 un tanto su melanc6lica cadencia y todos
aquellos demonios comenzaron a bailar.
-Oremos, amigos mios -dijo en voz alta Valdivia-.
Pensemos en la muerte de Nuestro Sefior Jesucristo, y
alegremente ofrezcAmosle nuestras vidas. Ya pronto des-
cansaremos.
Un personaje de rico manto bordado de plumas rojas
y azules, lujosas sandalias de piel de serpiente y orna-
mento complicado en la cabeza, dispuso su arco y lanz6
el primer dardo al pecho de uno de los cautivos. Fue la
serial que esperaban. Al compas del baile infernal todos
comenzaron a disparar sus flechas. La sangre que derra-
maban los desgraciados era recogida y prontamente un-
tada en dos idolos de piedra de feroz aspect, que se er-
guian gigantescos a ambos lados de la especie de altar.8
Una hora dur6 aquel baile de la muerte. Cinco espa-
fioles mas habian ofrendado sus vidas como contribuci6n
a la epopeya de la conquista de America. Sus corazones,
todavia palpitantes, fueron quemados al pie de un idolo
que tenia como cola de pajaro, alas cortas y rostro es-
pantable, en actitud de volar hacia abajo.



3 Ceremonia descrita en Relaci6n de las cosas de Yucatan, de
Landa.












CAPITULO VI


LA FUGA

ESCAPEMOS... TENEMOS que escapar -fue la frase deci-
dida de Guerrero, una media hora despues que Valdivia
y sus compafieros fueron conducidos al sacrificio.
-ILos matarian? -pregunt6 Jer6nimo de Aguilar con
debil voz.
lEscuchais la cantinela infernal de ese tambor .
seguramente los estan sacrificando para comerselos des-
puts. A nosotros nos han dejado para mafiana. iVa-
mos!... despertad de ese sopor, recuperemos el valor y
procuremos escapar. Es preferable morir comidos por las
fieras de la selva, que a manos de esta gente que nos ha-
ria sufrir horriblemetne.
Los cautivos que hasta entonces habian permanecido
como atontados por la fatiga, el hambre y los sufrimien-
tos, rodearon a Gonzalo Guerrero.
--C6mo podemos escapar?
-!Que podemos hacer para eliminar a esos centinelas
del diablo?
-IVive Dios, amigos! ICinco espafioles bien pueden
deshacerse de siete indios miserables!
En voz alta, con la seguridad que le daba la certeza
de que los centinelas no entendian el castellano, Gue-
rrero continue:
-Tenemos que esperar a que anochezca. Cuando todo
este oscuro, sorprenderemos a nuestros guardianes a ma-






ARGENTINA DIAZ LOZANO


nera de no dejarles ni gritar y saldremos de esta ciudad
maldita. jOs parece?
Todos asintieron. Sabian bien que tal vez en la huida
les esperaba un distinto genero de muerte, pero siempre
preferible a la que sufririan a manos de los indios. Aque-
lla indefinible cadencia del tambor, aquellos raros indios
en cortas bragas y capas de tela de algod6n, adornados
con collars de cuentas de un verde brillante, aquellos for-
midables y antiquisimos temples en forma de piramides,
aquellos idolos de gestos espahtables; todo en fin... era
demasiado temible y extrafio. Preferian los peligros de la
selva inexplorada. Anhelantes, se pusieron a esperar la
noche.
'-Tendamonos en el suelo y procuremos dormir -su-
gii Guerrero-. Tenemos que recuperar fuerzas para la
noche.
Todos siguieron el consejo y se tendieron sobre las es-
teras. Jer6nimo de Aguilar con su prudencia e instrucci6n,
y Gonzalo Guerrero con su 'valor temerario, se convir-
tieron desde aquel moment en guias y jefes del pequefio
grupo. Con el brazo derecho sirviEndoles de almohada, y
dispuestos a recuperar fuerzas, se durmieron pronto. El
cansancio fue mis fuerte que todas sus preocupaciones.
No supieron cuantas horas pasaron. Una voz dulci-
sima, unas extrafias palabras despertaron a los cautivos.
Ante si vieron a una linda joven india, cuya piel tenia
el color de la canela y la suavidad de un p6talo de rosa.
Largas trenzas negras caian adelante, sobre sus hombros.
De cintura para abajo se cubria con una manta de tejido
similar al de las capas de los hombres. Se sujetaba los
senos pequefios con un lienzo angosto atado a la espalda.
Grandes pendientes de piedra verde adornaban sus ore-
jas alargadas, nfico detalle desagradable. En. su cuello
bien torneado lucia un collar de rosadas conchas marinas.






MAYAPAN 39

-LQue quer6is con nosotros, angel escapado del cie-
lo? -pregunt6 Juan de la Riva, quien como buen espanol
tenia los piropos a flor de labio.
La joven sefial6 un cesto que habia puesto en el suelo
y habl6 en su idioma, acompafiando sus palabras con un
movimiento de la mano hacia la boca. Sonri6, dio la vuel-
ta y sali6.
-iPor la Virgen!... es comida, amigos.
Como animals hambrientos se lanzaron sobre el ces-
to, sacaron las provisions y se pusieron a engullir. No
habian comido desde la tarde anterior. Era aquello pes-
cado seco y masa de maiz cocida en tuzas, viandas que
ellos .encontraron deliciosas.
-iMagnifico! -exclam6 Aguilar casi sonriente, y afia-,
di6-: Con el descanso y esta comida estaremos listos
para nuestra escapade, Dios tiene piedad de nosotros.
La india volvi6 a entrar, esta vez Ilevando un primo-
roso cantaro de barro policromado y decorado con figures
de serpientes y cabezas de animals extrafios. Lo dej6
silenciosamente sobre el suelo y torn a salir.
-Nos ha traido agua -observ6 uno a quien llama-
ban Pedro de Alaminos, empinfndose el cantaro y be-
biendo a grandes tragos. El recipierite pas6 de mano en
mano y de boca en boca.
-No hay duda -coment6 Gonzalo Guerrero-. Es-
tos demonios no nos han comido hoy porque estamos muy
flacos. Piensan alimentarnos unos dias para engordarnos
y darse despu6s el gran festin.
Todos se quedaron silenciosos. El recuerdo del horri-
ble fin de sus compafieros les estruj6 el coraz6n. Su in-
tuici6n les decia algo de la tragica muerte de Valdivia y
los demAs.
La noche se venia encima. Era la hora solemne y me-






40 ARGENTINA DIAZ LOZANO
lanc6lica del crep:sculo. Oyeron la algarabia de una ban-
dada de loros que pas6 rauda.
El tambor habia cesado su cantinela de extrafia e in-
definible tristeza y un silencio complete envolvia todo.
En la puerta, los centinelas con sus hachas de pedernal
eran como siluetas irreales bajo la vaga luz del moribundo
dia. Delante de ellos un muro de piedra aislaba la pri-
si6n. Afuera, una voz de mujer, dulce, quejumbrosa, apa-
sionada, vibr6 cerca para irse alejando... perdifndose
poco a poco hasta extinguirse por complete. Fue una sola
palabra lanzada a notas largas de una melodia dulce y
salvaje a la vez: "Tutuuu... maiii..." 1
Como poseidos por extrafio embrujo se quedaron los
prisioneros, ansiosos de escuchar la voz que ya no volvi6
a repetirse.
-Se acerca nuestra hora -dijo Guerrero-. Finjamos
estar todavia muy sofiolientos y tendAmonos a dormir.
Cuando sea el moment yo os hablare. Ya sab6is... qui-
tar las hachas y golpear rApida y certeramente a la cabeza.
Los crepfsculos tropfcales son breves. La noche era
ya complete y los espafioles fingian dormir. Dos de ellos
lanzaban sonoros ronquidos. Gonzalo entreabria los pAr-
pados de vez en cuando, pero sin mover un solo masculo,
tratando de cerciorarse si los centinelas mostraban can-
sancio o suefio. S61o los gritos de las lechuzas y uno que
otro chillido de murciElago interrumpian el silencio que al
fin lleg6 a ser complete.





1 Esta voz corresponde a la palabra Tulun, poblaci6n maya, cu-
yos restos conservanse ani. (N. de la E. C. del L.)












CAPfTULO VII


LA ANGUSTIA DE LA SELVA

LAS EMANACIONES de la selva se volvieron mas fuertes
a la hora del medio dia. El aire denso, con mil olores mez-
clados al de la tierra esponjosa. Ante los ojos asombra-
dos de los europeos se elevaban Arboles que intentaban
alcanzar las nubes, por cuyos troncos se enredaban va-
rias species de plants parisitas, algunas de las cuales
ostentaban flores amarillas, moradas o blancas. Hasta el
suelo htimedo, filtrAndose a travis del enmaraiiado ra-
maje, Ilegaba uno que otro rayo de sol, iluminando asi
los sombrios parajes y facilitando el paso de los fugitives.
Habia pasado la angustia de una supuesta persecu-
ci6n. El atrevido plan de Guerrero habia sido realizado
con el mayor de los exitos. A eso de las diez u once de la
noche, Gonzalo habia despertado a sus amigos y dicholes
brevemente en voz muy baja: "Es la hora. Cuando yo
diga iCristo con nosotros!, nos levantamos presto y co-
rremos a la puerta. Cada uno de vosotros da cuenta de
un vigilante, yo me encargare de dos. No olvideis cargai
con las hachas que nos serviran de much. LListos? ...
iCristo con nosotrosl ..."
iY c6mo les servian las hachas ahoral Eran las ini-
cas armas que poseian para abrirse paso a trav6s de la
marafia y no sentirse del todo indefensos ante las fieras
que presentian en aquella espesura. Habian caminado
diez horas con un descanso de brevisima media hora, tal






42 ARGENTINA lIAZ LOZANO
el cAlculo de Aguilar que sabia medir el tienpo por las
estrellas y el sol. Todavia sentian la emoci6n de la mi-
lagrosa escapatoria. Los indios que les guardaban habian
sido tomados con sorpresa tal; que s6lo uno de ellos tuvo
tiempo de lanzar una exclamaci6n, grito que fue inme-
diatamente ahogado c6n fuerte golpe de hacha sobre la
cabeza. Despu6s... saltaron aquella especie de valla o
muro de piedra que protegia la entrada y comenzaron la
carrera loca a traves de una oscura calle, luego, afuera,
por la planicie donde descansaba la poblaci6n, y pronto,
jadeantes, se internaron en la selva negra con sus mil ex-
trafos ruidos. Varias veces habian escuchado rugidos y
aullidos, pero ahora s6lo la griteria de los papagayos y
otras aves raras interrumpia el silencio que les envolvia
como sutilisima red.
-No puedo mas... -exclam6 Aguilar-. Prefiero
dejarme comer por los indios a dar un paso mans. Y se
dej6 caer al pie de un Arbol de tronco rojizo. Los demas
le imitaron inmediatamente porque se sentian igualmente
agotados e incapaces de caminar.
Guerrero parecia hecho de hierro. Mientras sus com-
paferos descansaban echados sobre el hdmedo suelo cu-
bierto de lianas y hierba, el, ayudado por su hacha pri-
mitiva, limpiaba como podia aquella intrincada marafia de
helechos, enredaderas y arbustos, en un espacio de cua-
tro o cinco brazadas a la redonda del lugar donde yacian
los cuerpos extenuados. Luego se dej6 caer al pie de una
especie de palmer, y apoyando la espalda sobre el tron-
co, puso su hacha a un lado y se qued6 alerta, vigilante,
por largo rato. Empez6 a sentir que el sueflo le domi-
naba. Se le cerraban los pirpados y daba cabezadas. En-
tonces sacudi6 al mas cercano de sus compafieros y le
dijo:
-Despertad y vigilad... yo me duermo. No penseis






MAYAPAN


en hacer fuego todavia porque el humo puede delatarnos,
pero cuando vaya oscureciendo hareis una buena hogue-
ra para librarnos de las fieras. Para entonces ya no nos
buscaran mis. Si en trece. horas no nos han dado alcance
ni han dado con nuestro rastro... ya no podrin hacerlo.
La iltima frase result casi imperceptible pues Gonza-
lo la pronunci6 con el cuerpo ya en descanso, extendido
sobre la verde alfombra vegetal, y los ojos bien cerrados.
Momentos despues roncaba estrepitosamente.
El otro sacudi6 con fuerza la cabeza, ansioso de des-
pabilarse bien para cumplir con su deber a conciencia.
Sinti6 sed y entonces record que s61o una vez al ama-
necer y cuando tomaron breve descanso, habian encon-
trado pobrisimo manantial donde bebieron agua basta sa-
ciarse. Los ronquidos de Guerrero que se volvian mis fuer-
tes, le hicieron sonreir y hacerse esta reflexi6n en voz
alta: "iPor la Virgen!, c6mo ronca este zoquete. Si no
quiero imitarle tengo que moverme y hacer algo de pro-
vecho".
Se puso de pie, estir6 los brazos dando un gran bos-
tezo y despues de recoger su hacha se puso a explorer los
cercanos alrededores. El enorme tronco de un arbol gi-
gantesco y centenario tenia un hueco, y en. el hueco en-
contr6, con inmensa alegria, un poco de agua que se con-
servaba sin mal olor, pues estaba bajo fresca sombra. Pen-
s6 que probablemente habia Ilovido hacia dos o tres dias
y dio gracias a Dios por aquel poco de agua del cielo que
se habia quedado alli para mitigar la sed de los fugitives.
Dos veces llen6 el hueco de su mano para beber y no be-
bi6 mis para dejar suficiente a sus amigos. "Ahora pen-
semos en procurarnos algo para comer", dijo en voz muy
baja, y se qued6 mirando una bandada de papagayos que
lanzando estridentes gritos se pos6 sobre las ramas de un
arbol de escasa altura. Record entonces que le habian







44 ARGENTINA DiAZ LOZANO
dicho en Panama que la care de tales aves no era del
todo despreciable. "Seria yo un complete bellaco si no
lograra matar algunos", murmur6. Movi&ndose con cui-
dado para no hacer ruido y evitar la alarma de los anima-
les que jugueteaban alegremente en las ramas, se procu-
r6 dos flexibles varas y avanz6 con much cuidado...
Momentos despues desplumaba y limpiaba el vientre
de tres gordas ayes. Luego se procur6 hierba bien seca
y trocitos de madera tambien perfectamente secos para
evitar el humo. Frotando dos hachas logr6 pronto hacer
un animado fuego. No en balde estaban hechas en mag-
nifico pedernal. Ensart6 las tres aves en una vara y las
puso a asar a fuego lento para que se ablandasen. Cuan-
do estaban ya bien doradas, trag6 saliva mirandolas con
ansia, y se puso a mover rudamente a sus compafieros
dicindoles:
-iArriba... despertad que habeis dormido como cua-
tro horas y la cena estA lista!
Con los gritos de su amigo lleg6 tambien a las narices
de los durmientes el olor a came asada. Fueron abriendo
los ojos creyendo sofiar todavia. Pero al ver el fuego y lo
que habia en la vara, se despertaron completamente. Es-
casa result la raci6n, pero los cinco pudieron mitigar algo
el hambre y despues calmar la sed.
-Ya descansamos, comimos y bebimos algo -dijo
Aguilar-. Ahora demos gracias a Dios.
De un misterioso recoveco de su destrozado traje sac6
un pequefio libro de oraciones que con mil cuidados ha-
bia logrado conservar a traves de todas las vicisitudes, y
abriendo sus homedas hojas, escogi6 una oraci6n de gra-
cias que se puso a recitar, oraci6n que todos' repitieron
con devoci6n.
-Ahora -orden6 Guerrero cuando hubieron termi-
nado- debemos caminar otro rato para salir de esta mal-







MAYAPAN 45
dita selva. Pronto sera de noche, pero a eso de las once
habri luna y podremos avanzar bajo su luz. Nuestras
armas seran las hachas, y tres de nosotros l!evaremos
buenos tizones encendidos para alejar alguna possible fiera.
--Caminaremos entonces, toda la noche? -pregunt6
uno.
-Caminaremos hasta que oscurezca del todo. Luego
descansaremos unas horas hasta que aparezca la luna y
seguiremos nuestra ruta siempre hacia el Norte, para po-
ner mayor distancia entire nosotros y esa poblaci6n del
demonio. lEntendidos?
Todos asintieron, y recogiendo sus hachas se dispu-
sieron a proseguir la march.














CAPITULO VIII

EN VELA

PASO A PASO, rompiendo lianas, botando arbustos, tron-
chando, ramas; proseguian su marcha aquellos hombres de
largas barbas e hirsutos cabellos, flacos y haraposos. A
pesar de la tenue luz difundida por una luna redonda, tres
de ellos llevaban troncos encendidos como buena precau-
ci6n contra los pumas y jaguars, cuyos rugidos les ha-
bian alarmado ya varias veces. De pronto, un grito de
Guerrero hendi6 el silencio como una pufialada:
--iCuidadooo Juan!... Mirad ila serpiente!
Con la mitad del cuerpo enroscado a una extendida
rama, y la otra mitad colgante, apareci6 ante sus aterro-
rizados ojos una enorme boa, que ora balanceaba, ora
subia o bajaba su cabecilla amenazadora.
Todos dieron un salto hacia atris y se quedaron sus-
pensos, boquiabiertos, con la mirada fija en el gigantesco
ofidio. Calcularon que tendria unas seis brazadas de lar-
go.
-Su aspect es impresionante, pero si nos apartamos
sin molestarla, nada nos hard -dijo Aguilar con voz
tranquilizadora.
Recuperaron el aliento y apartandose del amenazador
reptil, prosiguieron .su caminata no sin que antes dijera
Guerrero:
-iMaldita selva! Lo que mAs deseo es encontrar un
sitio libre de Arboles, brefias y bichos horribles.







MAYAPAN


Pasaron varias horas de penosa march. Al fin, como
si los hados hubiesen deseado complacer a Gonzalo, lle-
garon a una planicie, cuya extension no podian apreciar
bien bajo la difusa luz de la reina de la noche, custo-
diada en un6 de sus lados por brevisima colina donde
se alzaban algunas rocas. El pequefio valle aparecia lim-
pio de arboles grandes y marafias. Notaron, emocionados,
que una plantaci6n de maiz extendiase en la parte mis
amplia; las plantitas del grano vital para los indios, ele-
vabanse apenas una media brazada. Ante el paisaje amplio,
tranquilo, acogedor; sintieron sus corazones libres de la
angustia de la selva y de la noche. Con el acercarse de la
autora, renacia la esperanza.
-IGracias a Dios! -exclam6 Aguilar.
Guerrero parecia pensativo. Su voz fue cautelosa cuan-
do dijo:
-Si, gracias a Dios que nos libramos de la espesura,
pero esta plantaci6n de maiz revela proximidad de alguna
tribu. Amanecera dentro de unas dos o tres horas y de-
bemos buscar un sitio apropiado para escondernos y es-
perar el nuevo dia para orientarnos, porque no podemos
aventurarnos a ir a dar de boca con alguna poblaci6n.
-Nada mejor que aquel grupo de rocas donde hay
algunos arboles -indic6 Juan de la Riva-; alli podemos
escondernos y encontrar buen abrigo y punto de obser-
vaci6n.
Encaminaron sus pasos hacia el grupo de rocas y en
Ilegando, procedieron a examiner el terreno para cercio-
rarse de que no habia alli alguna alimafia. Notaron com-
placidos, que los pefiascos formaban en el centro una es-
pecie de cueva con dos estrechas salidas, lugar muy a
prop6sito para ocultarse y descansar. Dando suspiros y
grufiidos de satisfacci6n se tendieron sobre el suelo des-
puts de haber apagado- los lefios, frotindolos contra la







48 ARGENTINA DIAZ LOZANO
hierba para no lamar con su lumbre, la atenci6n de los
posibles habitantes de las cercanias.
-Yo velark, descansad tranquilos -dijo Guerrero. Y
afiadi6 para acallar las protests de sus compaferos:-
No tengo suefio, os aseguro que no tengo nuefio.
Diez minutes despues dormian todos, menos Aguilar
y Guerrero. Sentados con las espaldas apoyadas sobre
rocas elevaron la mirada hacia el firmamento estrellado,
donde la luna reinaba, esplendente.
-Sois native de la villa de Ecija, Iverdad Jer6nimo?
-Si. Y vos, Inacisteis en Palos?
-En Palos naci... siempre me gust6 el mar y las
aventuras.
-Yo, por el contrario, no gusto de aventuras. No se
como me encuentro en estas; vine creyendo encontrai ri-
quisimos predios, indios mansos y much tranquilidad.
Estudie unos afios para sacerdote, tengo 6rdenes de Evan-
gelio...
Guardaron silencio. Un profundo suspiro ensanch6 el
pecho poderoso de Gonzalo, al mismo tiempo que sus la-
bios musitaron: "Dios mio... no nos abandoneis". Agui-
lar no le oy6. Absorto contemplaba la b6veda celeste.
Sus ojos fueron cerrindose, su cabeza baj6 a descansar
en uno de sus hombros y sintiendose vencido por el can-
sancio y el suefio se decidi6 a tenderse en el suelo, mur-
murando: "Acato vuestros designios mi Sefior y mi Dios.
Permitidme serviros bien..."
Pronto tambien dormia profundamente. Guerrero si-
gui6 despierto, velando, con el oido alerta a percibir y
analizar los ruidos.













CAPiTULO IX

SALVADOR PROVIDENCIAL

UNA LUZ como diluida en leche, fue bafiando selva y va-
lie, anunciando la llegada del sol. Mortecina al principio,
fue ensanchandose su claridad hasta que el espafiol pudo
distinguir bien el verdor amable de la plantaci6n de maiz
y hacia el Norte, en la lejania, la masa oscura de tupida
vegetaci6n. Aquello era vasta planicie apenas violada por
ligeras ondulaciones. Dirigi6 una compasiva mirada hacia
sus compafieros que seguian durmiendo y poniendose de
pie encamin6 sus pasos hacia una de las salidas. Contem-
plando la roca mas alta y accessible trep6 por ella, dicien-
do para si mismo: "Nos atormentari la lsed... tal vez
logre ver un arroyuelo".
Una vez en lo alto ensanch6 sus pulmones con el fres-
co aire de la madrugada y tendi6 la mirada hacia los cua-
tro puntos cardinals. Nada de arroyuelo... nada de po-
blaci6n. 10 estaria atras de aquel bosque...?
De pronto, su mirada se clav6 en un punt. Alla por
un senderillo abierto entire las plants del maiz, venia una
india joven, erguida la figure, cadencioso el andar, hasta
la cintura las dos trenzas de sus cabellos negros que traia
hacia adelante sobre los hombros redondeados.
Los oidos del espaiol, tensos, alertas, percibieron la
dulcisima, lenta melodia que de los labios de la joven se
escapaba. La inica palabra que pudo distinguir en la ex-
trafia jerigonza, fue: 'Ixbuni ..." que, pronunciada muy







50 ARGENTINA DIAZ LOZANO
despacio en, nota alta por la doncella, se prolong en la
iltima silaba como en un llamado de adoraci6n o soplica.
Sali6 ella de la plantaci6n de maiz y bordeando la
selva tom6 por un angosto caminillo. Entonces vio Gue-
rrero, que Ilevaba en una mano, una pequefia vasija de
barro rojo.
"Va por agua o a tomar un bafio" -se dijo-. Y ba-
jandose rapidamente de su atalaya se puso a seguirla,
cuidando guardar unas quince brazadas de distancia y de
caminar con muchas precauciones para evitar ruidos de-
latores. Observ6 entonces que iba vestida igual que la
joven que en la prisi6n les habia proporcionado alimen-
tos. Casi igual, porque los pies de ksta iban protegidos
por sandalias de alguna piel de animal y la parte delan-
tera de la manta que ilevaba a guisa de enagua iba como
bordada con plumas. Esto pudo verlo cuando la doncella
dio una rapida y complete vuelta para torcer en su camino
e internarse en medio de tupido grupo de arbustos. Baj6
luego una ligera hondonada y alli, en un claro, apareci6
un pequefio manantial que brotaba de una enorme laja,
blanca y esponjosa. Unas tres brazadas mas abajo for-
maba el riachuelo pequeffisimo remanso en medio de pie-
dras lajosas donde crecian algunos helechos. Frente al re-
manso se detuvo ella, luego se mal ocult6 atras de algu-
nas plants y rapidamente se despoj6 de su ligero atavio.
Estir6 los brazos como para desperezarse y dio un bos-
tezo. Luego se dirigi6 con lento paso hacia la orilla, pro-
b6 el agua metiendo los dedos de uno de sus pies y se
meti6 a sentarse en medio del claro remanso, extendiendo
despues su cuerpo moreno.
Guerrero no era puntilloso caballero espaaol, era va-
liente soldado y marine: de manera que ni por un mo-
mento pens6 en apartar los ojos o delatar su presencia.
Lo habia olvidado todo, estaba fascinado contemplando







MAYAPAN 51
la piel color de miel silvestre, las formas suaves y redon-
das, las dos trenzas gruesas y negrisimas cayendo sobre
los senos pequefios y erectos. Ella cogia agua con la va-
sija y se la echaba sobre la cabeza, dejandose la cara
sonriente Ilena de brillantes gotitas. Rapido fue el bafio
que apenas dur6 unos tres minutes. Sali6 la doncella ir-
guiendo su pura y desnuda belleza y se dirigi6 hacia sus
vestidos atris del grupo de plants. El coraz6n de Gon-
zal6 latia tan fuerte que casi le ahogaba. Todo su ser era
una hoguera de ternura y deseo. Pero guiado por su ins-
tinto de alerta previsi6n que era en el una segunda natu-
raleza, lanz6 una rApida y escrutadora mirada al bosque-
cillo cercano y la sangre casi se le paraliz6 en las venas
al ver a un tigre pequefio de fauces poderosas, que oculto
en unas matas ralas, movia la cola con delectaci6n sin
quitar la mirada de sus ojos amarillentos de la confiada
doncella que en esos moments se ponia un gran collar
de caracolillos de mar. El felino se encogi6 un poco para
dar el salto y luego... *
La escena fue tan rapida que Guerrero despues no
hallaba c6mo describirla a sus compafieros. El salto del
jaguar y el suyo, el grito de la joven y su hacha gol-
peando sobre la fiera que se volvi6 hacia 61 con su hocico
gatuno contraido mostrando los colmillos y grufiendo ame-
nazador.
Vio aquellos ojos amarillos muy cerca de el, al mis-
mo tiempo que sinti6 en sus hombros el ardor de la came
desgarrada y golpe6, golpe6 con todas sus fuerzas y la
furia de su hacha de pedernal sobre aquel cuerpo elas-
tico de pelaje suavisimo. Cay6 la bestia herida en las fil-
timas convulsiones y fue entonces que mir6 la sangre bro-
tar de uno de los brazos de la muchacha, que tranquila,
eiguida, lo contemplaba.
--Pero, estais herida! venid, hay que lavar la sangre







52 ARGENTINA DfAZ LOZANO
y limpiar la rasgadura -le dijo en castellano, acompa-
fiando sus palabras con expresivos ademanes.
Ella comprendi6 sin duda, porque obediente se acerc6
al manantial y lav6 ella misma la herida. Cuando Gonzalo
quiso ayudarla se apart y movi6 negativamente la cabeza
al mismo tiempo que lo miraba entire sonriente y asustada.
Luego le indic6 a il sus propias heridas que manaban san-
gre y le sefial6 el agua como invitindole a cuidar de si
mismo. Pero Guerrero tenia much sed y acercandose al
remanso se agach6 a beber. En tal posici6n oy6 a su es-
palda extrafias palabras en voz dulcisima. Se volvi6 y
mir6 a la joven que sonriendo levemente le ofrecia la va-
sija lena.
-iAh! rapaza, no queeis verme bebiendo agua en
cuatro patas como fiera del bosque. lVerdad...? Venga,
pues, tu bonita vasija.
Bebi6 avidamente y luego trat6 de hacerle compren-
der por sefias que tenia otros compafieros. Ella levant
su brazo derecho *r sefialando hacia un punto le invit6 a
seguirla. "IPuedo Ilevar con nosotros a mis amigos?"
-pregunt6 l6 en su elocuente mimica. Ella volvi6 a son-
reir con hoyuelos y todo; asinti6 con la cabeza y Ie invit6
a caminar.
El sol mafianero era luz y oro sobre el mundo, y el
firmamento todo un poema en azut y blanco, mientras
el airecillo que hacia murmurar los arboles era leve y aca-
riciante. Cientos de campanulas moradas y blancas cu-
brian algunos troncos y ramas, y loca era la algarabia
de los pajaros.
Salieron del bosquecillo y el espaiol sefial6 a la india
el grupo de rocas donde sus agotados compafieros, indu-
dablemente dormian todavia.












CAPiTULO X


OTRO ALBUR DE LA SUERTE

ILEVANTAOS, GANDULES... I JPor Satands que tennis buen
sueflol
Y Guerrero acompafiaba sus gritos con sendos punta-
pies en las posaderas de sus amigos. estos se desperta-
ron, y Aguilar ya sentado exclam6 irritado:
-IPor que no nos dejais dormir? Nada halagadora
es la realidad; o nos comen las fieras de esa horrible sel-
va o nos comen los infieles. Estamos entire dos espadas
y verdaderamente no ...
Un grito de La Riva interrumpi6 el discurso de Je-
r6nimo. "iIndios a la vista; a las hachas, compafieros!"...
De un salto estuvieron todos en pie, listos a defender sus
vidas, Gonzalo Guerrero lanz6 estruendosa carcajada y
pregtfnt6:
-jLa vista de tan hermosa doncella os pone en ese
estado?... vamos, calmaos. Os aseguro que nada tennis
que temer.
La joven india volvi6 a hablar en su idioma, sefialan-
do hacia la colina:
-Conex c'otoch...1
-Creo que dice que la sigamos. Hagamoslo asi ami-
gos, ella es nuestra salvaci6n. Despues os contar6 por que
y os explicare la sangre que veis en mi hombro con tan-
ta extrafieza.
1 Frase en maya: vengan a mi casa.






54 ARGENTINA DfAZ LOZANO
-Vamos -intercedi6 Aguilar- pero no dejemos las
hachas, que esta gente no es de fiar much y ardiendo
estoy de curiosidad' sobre lo acaecido a Gonzalo.
Guiados por la joven, escalaron pefiascos y camina-
ron unos diez minutes que Guerrero aprovech6 para con-
tarles brevemente de c6mo acababa de salvar la vida de
la doncella. Al otro lado de la levisima colina miraron,
no sin cierto temor y recelo, otra poblaci6n semejante a
la primera, s61o que esta era algo mas pequefia y con mas
Arboles amparando las casas de los abrasadores rayos
del sol.
Penetraron por una calle mal pavimentada con blo-
ques grandes de piedras chatas, pasaron una plaza ro-
deada de aquellas construcciones piramidales que tanto
respeto imponian, y alli se vieron impedidos en su mar-
cha por una cincuentena de naturales que les rodearon
gesticulando, tocandoles las barbas, mostrando gran admi-
rdci6n y mirandoles por todos lados. Mientras tanto, la
joven india les habl6 con cierta autoridad y sin duda les
contaba lo del ataque del jaguar porque todos se apar-
taron para darles paso haciendo sefias de aprobaci6n.
Iban igualmente vestidos con muy cortos calzoncillos o
bragas, desnudos de piernas, brazos y pecho, cubiertos
por detras casi hasta el suelo por aquellas species de
capas sostenidas sobre los hombros y adornados con co-
Ilares de cuentas de piedra verde, caracolillos o conchas
marinas. La mayoria llevaba orejeras y penacho de plu-
mas en las cabezas.
A una de las casas mas grandes los condujo la don-
cella. Admirados se quedaron los espafoles al subir unas
ocho gradas anchas y penetrar despues en una gran sala
con esteras en el suelo, taburetes cubiertos con pieles de
jaguar, y las paredes pintadas de "muchas galanterias".
La india pas6 a la habitaci6n coitigua y volvi6 acompa-






MAYAPAN 55
fiada de un personaje alto y fornido que representaba unds
cuarenta y cinco afios de edad. Llevaba los largos cabe-
llos arreglados en torno a la cabeza formando una como
guirnalda, los pies cubiertos con sandalias de cuero de
venado y los largos extremes del list6n con que formaba
los calzones, preciosamente bordados en plumas de un
azul y rojo brillante. En los hombros, pasando por de-
bajo de uno de sus brazos, se sujetaba un gran manto
rectangular igualmente bordado con plumas, manto que
levaba con cierta elegancia. Tal atavio dejaba casi des-
nudo el cuerpo de piel color canela, musculoso y fuerte.
Hablaba la india y escuchaba Ql inm6vil, muy erguido,
con los brazos cruzados sobre el pecho y la mirada de
sus ojos negrisimos fija en el grupo de aquellos harapien-
tos hombres blancos, quienes comprendieron que en esos
moments se decidia su suerte.
Afuera un tambor comenz6 a redoblar con extrafia ca-
dencia. Los valientes iberos sintieron frio en sus corazones.


.1i ` I I "













CAPITULO XI


IDILIO

BAJO UN Arbol gigantesco de "muy buena hoja y sombra",
hallibase la bella joven a quien Guerrero habia salvado
la vida. Muy bien habia ella pagado su deuda salvando-
les de una muerte espantosa y hasta consiguiendo que se
les dejase vivir con relative libertad, con tal de que pres-
taran su ayuda en los trabajos de la comunidad. Porque
alli se realizaban los trabajos con la cooperaci6n de to-
dos. Si una pareja que se iba a casar no tenia casa, era
obligaci6n de todos contribuir con materials o trabajo a
su construcci6n. Si habia que reparar un acueducto, o
hacer uno nuevo para traer mas agua de un cenote,' to-
dos tenian que estar listos para el trabajo. Las cosechas
de maiz, de habas, de calabazas o chicars,2 y en general
de todo lo que sembraban, eran colectadas por la comu-
nidad y depositadas en casas especiales para tal fin. Des-
pues, el Gran Jefe Kinoch 3 hacia la distribuci6n equita-
tiva entire las families. Todo lo que se pedia de los n&u-
fragos espafioles era que ayudaran en los trabajos, lo cual
ellos.hacian de la mejor buena voluntad.
1 Lagos o pozos subterraneos de agua dulce, comunes en la
peninsula de YucatAn.
2 Jicama, Pachyrhizus tuberosus.
3 El nombre autintico de este Cacique era el de H-Kin Cutz,
segtin Cogolludo. (Historia de Yucatan, Libro I, Cap. VII) N. de
la E. C. del L.







WAYAPAN 57
Deciamos pues, que la joven india hallabase bajo un
gigantesco arbol de muy "buena sombra y hoja", cuando
se acerc6 Gonzalo Guerrero. Tenia ella en la mano de-
recha un pedeaal con forma parecida a la de un pufial,
de muy aguda punta, con el que propinaba hondas heri-
das en el grueso tronco del arbol que era de incienso. Sa-
lia la goma en abundancia de cada herida, y recogiala en
un taz6n tripode de barro negro pulido adornado con fi-
guras incididas. Gonzalo la contemplaba desde unas cua-
tro brazadas de distancia, y luego decidi6 acercarse mas
y hablarle. Escogiendo las palabras con dificultad, hablan-
do despacio, pregunt6 en lengua maya:
--Para qui deidad recogeis incienso, linda Aixchel?
Sonri6 ella, y sin levantar la vista repuso:
-Para Izbunic 4 a quien estoy pidiendo un favor. Le
prometi extraer yo misma la goma para mi ofrenda. iC6-
mo estan vuestros compafieros, extranjero?
-De la Riva sigue muy mal. Las calenturas no lo de-
jan. Hoy le ban dado dos frios y esta muy extenuado.
El Chace 5 fue a verlo hoy, pero poca fe tengo yo en sus
maniobras.
-iTeneis en vuestra tierra medicos que usan otros
metodos? ... noto que hablais de los nuestros con mutho
desden.
Gonzalo se atus6 uno de sus agresivos bigotes, vaci-
lando, antes de contestar:
-Si. Usan otros metodos... el de la sangria, por
ejemplo. Creo que no mezclan la religion con su ciencia.
La doncella guard silencio unos moments antes de
volver a decir:
-Veo muay complacida que vos gozais de buena sa-
4 Deidad maya (Ixbunic).
5 Brujo y sacerdote.


I'







58 ARGENTINA DIAZ #O.ZANO
lud. Os prometo, extranjero, hacer viaje a Chichen Itza
y dejar caer tres noms O-en el pozo sagrado para que vues-
tros compafieros no mueran. de las fiebres.
Guerrero no pudo contener un estremecimiento al pen-
sar en el horrendo pozo a cuyas negras profundidades
lanzaban los indios hasta ninos y doncellas para aplacar
la ira de sus horribles dioses de piedra. Pos6 la mirada so-
bre el cuerpo erguido, airoso, de eterciopelada piel color
de miel silvestre, y una ternura inmensa invadi6 su ser.
Por'milksima vez, quizA, evoc6 la mariana en. que la co-
noci6: bellisima, en toda su esplendida y virginal des-
nudez.
Cinco meses hacia ya que eran cautivos del Gran Ki-
noch, senior de Zama,7 cuya sobrina e hija de crianza era
la huerfana Aixchel. Por tal raz6n ella pudo salvarles con
el relate de la escena del balam 8 mostrando las heridas
de el y de ella. Kinoch fenia gran afecto a la doncella
y al fin, accedi6 a sus ruegos e hizo saber a sus s obditos
que se dejaria vivir alli a los hombres blancos mientras
se reponian de sus muchos sufrimientos, cuidando de na-
rrarles la lucha de Gonzalo con la fiera para salvar la
vida de la doncella que era tan querida en la poblaci6n.
Sin embargo, bien comprendian ellos que se les vigilaba
y se les miraba con cierto recelo. Fingian una docilidad
que estaban lejos de sentir, pues dificilmente ocultaban la
repugnancia por las idolitricas costumbres de los natura-
les y s61o esperaban tener oportunidad de poder escapar
hacia el mar, distant dos soles, para lo que tenian que
procurarse una piragua. Pero la extraia alimentaci6n a
base de maiz molido y cocido en hojas, el clima, el rudo
6 Especie de perdiz.
7 Antigua poblaci64 maya. (Sama, segfin el Lic. D. Eligio
Ancona).
8 Jaguar.







MAYAPAN 59
trabajo y la nostalgia, les habian hecho enfermar y perder
animos. S61o cuatro habian quedado, pues Alaminos su-
cumbi6 victim de la mortifera fiebre. Dos de ellos sufrian
de calentura diaria y se pasaban los dias vagando bajo
los Arboles o echados a su sombra, recordando la patria
lejana y esperando la muerte.
S61o Guerrero y Aguilar, sostenidos el uno por su or-
ganismo de hierro y el otro por la fuerza spiritual ema-
nada de su fe, se mantenian fuertes de espiritu y de cuer-
po. Se habian preocupado por aprender la lengua ma-
ya y ya podian darse a entender con alguna facilidad. Tra-
taban de hacerse agradables y tiles en todo lo que era po-
sible y para ganarse la confianza de Kinoch, les estaban
ensefiando nuevas artes y sistemas para presentar batalla
a las tribus enemigas con quienes hacia mis de cincuenta
afids tenian frecuentes combates*y guerras.
Muy de cuando en cuando habia logrado Gonzalo
ver a la bella Aixchel, y apenas dos veces habia podido
dirigirle breves palabras de saludo. Era ella considerada
algo asi como. una princess, y s61o salia por las maianas
hacia el manantial para tomar su bafio, ahora acompafia-
da de una pariente vieja y era prohibidb dirigirle entonces
la palabra. Por eso, esa tarde que la encontr6 recogiendo
incienso y habl6 con ella, decidi6 seguirla hasta el tem-
plo. Habian dado unos pocos pasos cuando ella objet6:
-A mi no puede acompafiarme ningin extrafio. Mi
tio lo desaprobara y puede venirnos algen mal.
--el no lo sabrA porque sale en muy pocas ocasiones
y ademfs, yo no estoy obligado a saber vuestras costum-
bres.
La sigui6 hasta el temple de base cuadrada y aspect
triangular donde ella penetr6, y donde ante la diosa de
piedra Ixbunic, puso su ofrenda a quemar en un plat6n
de barro rojo con figures pintadas en negro. Luego se







60 ARGENTINA DIAZ LOZANO
arrodill6 y se inclin6 hasta tocar el suelo con la frente, ex-
tendi6 los brazos en sentido horizontal e hizo su oraci6n.
Dej6la terminar el espafiol y cuando ella se disponia a vol-
ver a su casa dando un rodeo por un solitario sendero
abierto entire Jos arboles,' alcanz6a de nuevo y le dijo:
-Aixchel... sois tan linda como una tixzula.9 Cada
dia me gustais mis.
Ella levant6 la mirada pura de ojos negros y man-
sos, la pos6 en e1 un moment y sonri6 suavemente mos-
trando al hacerlo sus dientes blancos en perfect hilera.
Sonri6 l1 tambien con su agradable, atrayente sonrisa:
-Aixchel -le volvi6 a decir- prometedme que nun-
ca, nunca os pintareis los dientes y que tampoco os los
hareis aserrar. Es una costumbre abominable y vuestros
dientes son preciosos. La obra de Dios no se debe de-
formar.
-_Dios?... iC6mo se llama vuestro Dios, extran-
jero?
Guerrero se rasc6 la tupida barba. Rudo soldado y
marine, con escasa instrucci6n, pero muy inteligente, fue
escogiendo las palabras, hablandole muy despacio a fin
de que ella entendiera su defectuoso maya.
-Dios es el Creador de todas las cosas. Vosotros
buscais a Dios adorando a esos idolos de piedra, y Rl in-
dudablemente os perdonara por vuestra ignorancia. Nos-
otros adoramos al Dios verdadero que es todo amor y mi-
sericordia, que no necesita de esos horribles sacrificibs que
practices.
-Y ese Dios, extranjero, jno castiga ni se enoja?
De nuevo se rasc6 la barba el espafiol, antes de con-
testar todo perplejo:
-No. No castiga ni se enoja. Al ha hecho el agua,
a Flor de olor delicado, blanca y morada.







MAYAPAN 61
las flores, los arboles y las deliciosas frutas, los paJaros,
el sol que da vida y calienta. Y ese Dios tan bueno no pue-
de castigar. El hombre sufre por sus propias culpas y
errors.
Aixchel guard silencio breves minutes para despues
volver a levantar su mirada limpia y candorosa hasta el
rostro de Gonzalo, much mas alto que ella, para decir
solamente:
-Me gusta vuestro Dios, extranjero.iMafiana le que-
mare un poco de incienso... aunque no pueda verlo.
Conmovido ante tanto candor e ignorancia, el espafiol
tom6 las dos manos de ella y le dijo:
-Aixchel... jme quereis un poquito?
Y ella, en voz baja y armoniosa, que tan agradable
volvia la lengua maya a los oidos de 01, repuso:
-Sois muy extrafio, pero me gustan much vuestros
ojos, vuestra sonrisa, vuestros cabellos con reflejos de sol,
vuestra manera de hablar. Sois fuerte y hermoso, extran-
jero, pero tened cuidado.., no me veais mas. Puede trae-
ros desdichas. Esperad, haced algo notable y meritorio y
entonces yo dire a Kinoch que.'.. me quereis y os quiero.
Escap6 la joven india, ligera como una corza, aver-
gonzada de su confesi6n. Silencioso, pero feliz se qued6
Gonzalo. Sinti6 como un bilsamo que mitigaba su nostal-
gia, su tristeza infinita. Al volverse para continuar su ca-
mino mir6 a un indio alto y musculoso que tenia posada
en e1 una mirada de odio. Sin duda habia visto su escena
con Aixchel y al pensarlo, sinti6 vaga inquietud. El hom-
bre se alIjaba ya... tal vez no habia alcanzado a ver-
los y el odio que observ6 en los ojos pequefiitos y negros,
pura presunci6n suya. De todas maneras se sentia dema-
siado feliz para preocuparse. Con la armoniosa voz de la
joven india vibrando en sus oidos, sigui6 su camino ha-
cia su casa.












CAPITULO XII


CAMBAL, EL NOBLE CONSEJERO

SERIAN LAS cinco de la tarde y ya estaban terminadas las
faenas del dia. Era la hora en que todos descansaban
en Zama; la hora en que se conversaba y se tomaba la
sabrosa bebida de maiz y cacao molidos, endulzada con
miel de abejas. Guerrero encontr6 a su compatriota Agui-
lar sentado a la sombra de un arbol de tupido follaje, en
compafiia de un anciano de quien habian logrado hacerse
amigos. Era un indiecito endeble, de mirada escrutadora
e inteligente, may respetado por su sabiduria y quien con
muy buena voluntad les ayudaba en su aprendizaje de la
lengua del pais. Gonzalo salud6 4-la usanza de la tierra,
inclinandose casi hasta el suelo y extendiendo los brazos
en sentido horizontal. Luego se dirigi6 en castellano a
Jer6nimo de Aguilar:
--Aprendiendo mis, amigo? lQuereis contarme algo
de las histories que el vejete este os ha estado refiriendo?
-Dios le bendiga, Guerrero. Este es el mejor amigo
que tenemos aqui. Me estaba contando la historic de esta
comarca. Estamos al sur de ese pais que se llama Me-
xico donde es rey o emperador un gran sefioi. Muy va-
gamente me ha dicho, abarcando con amplio ademan de
su brazo el horizonte y sefialando en semicirculo, que es-
ta region se llama desde tiempos antiguos, Mayapan. Que
antiguamente estuvo unida, poderosa y pr6spera bajo el
gobierno de unos grandes sefiores que el llama Cocomes.







MAYAPAN 63
Me ha hablado de un esplendoroso pasado, de maravi-
llosas ciudades como Chichen Itza, Calkini, Tikoch. Y
que el antiguo imperio se extendia hacia el Sur con ciuda-
des de piedra inmensas hoy abandonadas, mas alla de
un reino de Goathemala, cuyos enredados nombres no pue-
do repetir. Indudablemente, Gonzalo, esto que hemos en-
contrado son los restos de una antiquisima civilizaci6n...
un mundo en decadencia.
-jY todo esto, esta al sur de Mexico? -pregunt6
absorto Guerrero. Luego, sentandose tambien bajo el Ar-
bol, se dirigi6 en maya al anciano para decirle:
-Cuenta, Cambal, cuentanos mas de este extrafno
y maravilloso pais que estoy comenzando a comprender.
El anciano miraba la lejania, hundido en sus pen-
samientos. Sin volver la mirada comenz6 a hablar:
-"Lo que voy a deciros me fue relatado por mis
abuelos, quienes a su vez lo escucharon de las bocas de
los suyos. Antiguamente esto era un gran pais regido por
los Cocomes que era una dinastia de nobles sefores y las
ciudades formaban una confederaci6n. No habia guerras
intestines, y los habitantes eran felices dedicados a 1a ca-
za, a las siembras, a los bailes y al engrandecimiento de
las poblaciones. Y era tanta la paz, que no existian ni ar-
cos ni flechas y s6lo usaban lazos y trampas para cazar
animals. Tenian muy buenas leyes contra los delincuen-
tes, de las cuales algunas acatamos todavia. El adaltero
era entregado al ofendido para que le matase o le perdo-
nase si queria; a las ad6lteras no daban otra pena mis
que la infamia; al que forzaba doncella lo mataban a pe-
dradas. Era un reino feliz. Pero la felicidad se acab6 cuan-
do se hicieron tratados con los reyes de Mexico, se opri-
mi6 a los pobres y se hicieron muchos esclavos. Viendose
asi mal tratados aprendieron de los mexicanos el arte de
las armas y se hicieron maestros del arco y flecha, lanza y






64 ARGENTINA DfAZ LOZANO
hachuelas, rodelas y sacos fuertes de algod6n para librar-
se. Asi pasaron muchos afios hasta que cuando se hizo
otra liga con los de Tabasco y metieron mas mexicanos,
se juntaron los principles sefiores en el bando de Tutul
Xiu y se concertaron para matar a Cocom, y asi lo hi-
cieron, y no dejaron ni uno de sus hijos y tomaron sus ca-
sas y heredades en cacao y otras frutas. Asi comenz6 la
division y despues la decadencia ocasionada por la ene-
mistad entire los mas grandes sefiores que eran los Coco-
mes, los Xiues y Cheles.*
"Termin6 casi con todo un poderoso viento que fue
creciendo y hacindose huracan de cuatro vientos qlie de-
rrib6 arboles y hasta casas, y muchos quedaron muertos;
tambien los animals. Despues vino una peste de la que
la gente duraba s6lo un dia y morian a montones. Enton-
ces un sabio sacerdote predijo que vendrian unos h6m-
bres blancos con barba que traerian unos venados muy
grandes y que ese seria el fin de nosotros. -Si, extranjeros,
esto que ven son los restos de un pasado de fortaleza y
gloria".1
Guard6 silencio el viejo, y Aguilar dijo en castellano,
a Guerrero:
-Un tanto enredado es el relate, pero confirm mi
opinion de que hemos Ilegado a los iltimos vestigios de
una muy poderosa y adelantada civilizaci6n. ZHabais oido
la predicci6n de los venados grandes y los hombres con
barbas? ... Los hombres somos nosotros los espafioles....
VWase "Los Mayas de Yucatan". (Literatura y civilizaci6n
antigua de Yucatan) pag. 202. (Edici6n N' 21 de E. Y. C. del
L.) Por el Dr. Crescendo Carrillo y Ancona, XXXVI Obispo de
Yucatan.-Merida, Yucatan, Mexico, 1950. (N. de la E. Y. C.
del L.)
1 Sucinta historic de los antiguos Mayas de 'Yucatan, glosada
de Relaci6n de las Cosas de Yucatan, de-Landa.







MAYAPAN 65
Castilla se impondri aqui co todos sus beneficios. Trae-
ran la verdadera religion, un nuevo y bello idioma, gana-
do vacuno y caballar, semillas nuevas, organizaci6n.
-tPero cuando vendran... ? iCuando nosotros ha-
yamos muerto o envejecido aqui?
-Nosotros no importamos, Gonzalo. Lo que importa
es lo que yo veo en el futiro de estas tierras. IUna nue-
va Castilla!
-Pero yo os aseguro que si eso Ilegase a suceder
estos indios serian esclavos de los nuestros, soportarian el
latigo y las mas tremendas crueldades. Su adelanto no
les evitaria ser tratados como han sido los de Panama y
Cuba. Prefiero verles libres ahora que estoy comenzan-
do a comprenderles. No hay derecho a conquistarlos y a
considerarlos inferiores por el hecho de que no piensan
ni actfian como nosotros.
iNo estAis hablando como buen sibdito de nues-
tro Rey, amigo Guerrero!... ni tampoco como buen cris-
tiano. Aqui predominaran las ensefianzas de nuestro Se-
fior Jesucristo y...
I-Los nuestros no practican esas ensefianzas cuan-
do hacen esclavos a los infelices indios. Y en eso de que
tengan religion distinta... asi pensaban los moros de nos-
otros cuando fueron a conquistar nuestra naci6n...
-Analizais todo desde un punto de vista inmediato
y estrecho. Naturalmente que los indios de ahora stifri-
ran el latigo, las torturas y la opresi6n, porque tendran
much que aprender y se rebelaran... pero pensad en
las generaciones futuras. Seran cristianas, felices y pr6s-
peras... hablaran castellano y creeran en Jesfis.
Gonzalo tenia much mas que argumentar, pues no
estaba muy convencido. Pero como en asunto de discusio-
nes comprendia la superioridad de su ilustrado compafie-
ro, guard silencio.







66 ARGENTINA DfAZ LOZANO
El anciano les habia estuchado y aunque el .idioma
era tan extrafio para el, habia comprendido el tema. Se
levant6 penosamente para irse y les dijo muy despacio:
-Los hombres pierden el tiempo en discusiones in-
utiles. Porque nadie puede hacer cambiar los designios
de las ocultas fuerzas y leyes que nos rigen. -
Se alej6 el anciano caminando lentamente y Guerrero
recuper6 la palabra:
-ZOpinais que gente que asi piensa, debe ser con-
quistada a latigo, amigo Aguilar?
-Acordaos que practican sacrificios humans y que,..
-Acordaos que en Espafia se quema a la gente...
se la somete a torturas horribles. jHabeis olvidado los tri-
bunales de nuestra Inquisici6n?
-iCallad y no blasfemeis!
-Vaya, vaya, calmaos. Vamos a comer en paz y ar-
monia, que como bien dijo Cambal, no somos nosotros
los que hemos de hacer cambiar lo que escrito y decreta-
do est&.












CAPITULO XIII


APRENDIZAJE

BAJO BL sol de la tarde, en una especie de plazoleta dis-
tante unos veinte o treinta pasos de uno de los templos,
bailaban unos cien indios al compas de una melodia pro-
ducida por flautas de cafias, trompetas largas y delgadas
de palo hueco, -y un raro instrument hecho con la ca-
paraz6n de una tortuga. Los bailadores estaban en rueda
y se movian uniformemente. Uno de ellos, con vistosas
plumas en la cabeza y la cara pintada de blanco y rojo,
sali6 de la rueda seguido de otro que comenz6 a bailar
tambien con un manojo de bohordos en la mano. Mo-
mentos despues lo lanz6 al otro con toda su fuerza, y es-
te lo arrebat6 en el aire con gran destreza, moviendose
siempre al compas de la extrafia misica que era ya un
sonido grave y prolongado, ya un ruido sordo y melan-
c61ico, ya de salvajes y penetrantes acentos. Cuando los
dos bailarines se incorporaron a la inmensa rueda, salie-
ron otros a hacer ro mismo.
Jer6nimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero contem-
plaban fascinados aquel festival. Se sentian como en
otro mundo, en otro planet, donde setes muy diferentes
a ellos vivian complicadamente. Aquella musica les pa-
recia dolorosa, eco de su propia tristeza por la reciente
muerte de sus dos compaiieros. El aeniano Cambal se
les acercr en ese momtento para decides:
-Comprendo que esteis muy ttises por los que se
fueron para no volver. Pero pensad que estaban muy







68 ARGENTINA DIAZ LOZANO
enfermos, sufrian y ya no sufren mas. Si fueron buenos
estaran descansando a la sombra de una gran yaxch4.1
El spiritual y observador Aguilar crey6 oportuno ex-
plicar a su amigo:
-El yaxche es un gran &rbol de tronco enorme y
ramas extendidas que presta sombra a los viajeros fati-
gados por largas caminatas bajo el sol. Estos indios con-
ciben el cielo sembrado de verdes y acogedoras yaxches.
Ya veis c6mo ellos tambien creen en otra vida en el inas
alla, y en la gloria para los que aqui son buenos.
-Si, !ya lo veis -le interrumpi6 Gonzalo con cier-
ta sorna, y afiadi6-: nuestros compafieros deben estar
gozando de Dios porque sufrieron con gran paciencia.
Esas fiebres que dan aqui son terrible, devoradoras.
iCuando nos tocara el turno a nosotros?
-Vaya, rechazad esas ideas y confiemos en que si
nuestros cuerpos han resistido hasta hoy, con much ma-
yor raz6n seguirAn resistiendo ahora que ya estamos
acostumbrados al clima y a las comidas. Por mi parte
no vacilo en afirmar que esa bebida de harina de maiz
tostado mezclada con cacao en polvo, me parece un de-
licioso nectar. Veo tambien que estais adoptando la ves-
timenta de esta gente. Bien esta el list6n enrollado en
forma de calzoncillos y la camiseta que habeis improvisa-
do con la manta. S61o os faltan los collares, las orejeras
y las plumas.
Riose el otro para contestar:
-Pronto tendreis que vestiros asi vos tambien por-
que andiis en andrajos, mi pobre Jer6nimo.
-Cierto. Adoptare las bragas y me hare una ca-
miseta como la vuestra. Pero jams me pondre los de-
mAs ornamentos que caracterizan al salvaje... las plu-
1 Ceiba, irbol sagrado plara los mayas.
1 Ceiba, Arbol sagrado liara los mayas.







MAYAPAN 69
mas y las orejeras y todas esas mojigangas que por lo
que veo os comienzan a gustar...
-A mi me gusta Aixchel. Jer6nimo, jsera possible
que yo me estt enamorando perdidamente de esa india?
-Todo es possible aqui. Ella es indudablemente
una linda doncella, pero cuidado. Si el Gran Sefior Ki-
noch sospecha vuestros sentimientos nos desollaran vi-
vos o nos mandarin sacar el coraz6n frente a uno de sus
horribles idolos de piedra.
Guerrero qued6 pensativo unos moments y dijo:
-Vamonos de aqui.
Mientras caminaban, tendieron la mirada por la po-
blaci6n de casas blanqueadas y techos de paja, emer-
giendo de entire ellas, a traves del espacio de la gran pla-
za un tanto distant de las casas, aquellos templos de
forma piramidal con graderias en sus cuatro lados, ver-
daderas majestades de piedra que se erguian central el
cielo de un azul intense, desafiando los siglos.
-Cambal dijo que estamos al sur de ese Mexico. zY
d6nde queda ese pais con respect a Cuba?
-El Capitan Valdivia sabia much de estos ma-
res y una vez dijo que Mexico esta enfrente de Cuba,
mediando un gran golfo. 1Os acordais?
--Creeis que podremos escapar si robamos una em-
barcati6n?
-Creo que no, al menos por ahora. Nos dejan en
relative libertad, pero nos vigilan constantemente. No lo
dudeis y ademAs no creo que tendriamos exito con una
de esas piraguas que s6lo los indios manejan bien.
-iPor que no podriamos?... Si sigo aqui, Aixchel
me volvera loco.
-Calmad esos impetus. Pensad que no podemos aven-
turarnos en las aguas turbulentas de ese golfo, asi a
la buena de Dios, sin saber bajos ni corrientes, ni que
I







70 ARGENTINA DfAZ LOZANO
vientos sefiorean en ese mar. Esperemos, nuestro Senor
no nos abandonarA. Yo tengo fe en mis compatriotas,
ellos dominaran todo esto. Tal vez esperaremos bastan-
te, pero vendran.
-Vendrin... -repiti6 Gonzalo como hablando con-
sigo mismo.
Era ya casi de noche. Bajo la luz indecisa del bre-
ve crepusculo se adentraron en la poblaci6n, caminando
lentamente.












CAPiTULO XIV


GUERRERO, TACTICO Y ESTRATEGA

CUATRO MESES mis se fueron, segfn la cuenta de Jer6-
nimo. Reinaba ahora en Zama una gran actividad. Las
mujeres hacian enormes cantidades de pan de maiz y sa-
laban came de venado. Se cogian muchos peces en el
mar, distant dos soles, para secarlo al sol y utilizar ade-
mas de su came, los dientes para las flechas. Unos se
ocupaban en fabricar hachuelas de piedra y agudas lan-
zas mientras otros hacian sacos de algod6n acolchados,
morriones de palo y penachos de plumas ademas de pre-
parar pieces de-tigre para los seiiores importantes. No se
escap6 a los prisioneros espafioles que se preparaban pa-
ra una guerra. Guerrero, cada dia mis graido por Aix-
chel, vio en las batallas que se aproximaban, la oportu-
nidad de hacerse ftil y grato a los ojos del Gran Kinoch.
Con su anciano amigo que era tan generalmente respe-
tado, le mand6 a decir que 61 lucharia con ellos y les
ensefiaria c6mo planear la lucha y defender Zama y las
dos pequefias poblaciones vecinas que estaban tambifn
bajo su mando.
Bajo un arbol de nict e en flor se qued6 Gonza-
lo esperando la decision de quien era senior en varias
leguas a la redonda. El apasionado espaiol no quitaba
los ojos de la gran casa de piedra, toda blanqueada, con
1 Guenro de Arboles que levan muchas flores blancas, amari-
Ilas o moradas.






72 ARGENTINA DfAZ LOZANO
sus ocho gradas y sus anchas y bajas puertas. Pensaba
que alli, en alguna habitaci6n interior, su amada canta-
ba extrafias melodies y bordaba con plumas de rara po-
licromia, o regaba sus plants de ixlaul.2
Dos horas estuvo su amigo conferenciando con Ki-
noch. Volvi6 al fin para decirle lac6nicamente:
-Nuestro Gran Sefior se ha puesto de acuerdo con
el Nac6n Perpetuo 8 para aceptaros como holcAn 4 y po-
ner a prueba vuestro valor y-astucia en la guerra. Os ad-
vierto que en el segundo Nac6n tuve un opositor... y de
el tendreis que ir a recibir instrucciones...
-1Holcan?... Zqu& es eso? -pregunt6 Gonzalo sin
escuchar las filtimas palabras del anciano.
-Holcan quiere decir algo asi como soldado raso
-intervino Aguilar, que acababa de acercarse. Y afia-
di6-: Hermano, jno estareis cometiendo una locura?;
no sabemos ni por que luchan, ni contra quienes.
-Se que luchare por ganar la hermosa doncella que
se ha aduefiado de mi coraz6n. Quiero que Aixchel sea
mi mujer y dijuesto estoy a los mayores sacrificios.
Casi soy feliz... Luchar por algo o por alguien es vi-
vir. Ademis, ya me estaba cansando de esta vida de pe-
reza. iNo marchareis vos a la guerra?
-No. Ayudare aqui en lo que pueda: hare de to-
do, menos exponer la vidd en guerras que no son mias.
-Y afiadi6 con un tono de reconvenci6n en la voz-:
Me reservare para cuando lleguen los nuestros a conquis-
tar estas tierras.
Guerrero no contest. Se limit a obedecer al ancia-
no que haciendole un ademan de invitaci6n le dijo:
2 Rosa de much hermosura y olor.
s General, cuyo cargo se heredaba.
4 Soldado raso.







MAYAPAN 73
-Venid, el Nac6n Segundo5 quiere hablaros. La
guerra empezara de un moment a btro, pues un mensa-
jero que secretamente ha ido a Tulumthan, ha vuelto
con la noticia'~e que alli se estan preparando para
atacarnos. Desde hace veintiocho afios luchamos con-
tra esos malos vecinos que no dejan prosperar como de-
be a nuestra Zama y ciudades cercanas. ILas guerras
intestines han debilitado y dividido el antiguo reino de
los Cocomes! Este Nac6n Segundo no os guard bue-
na voluntad, quien sabe por qua, pero se ha visto obli-
gado a aceptaros acatando la voluntad de Kinoch y el
Nac6n Perpetuo. No debris temer, sin embargo: hoy
es dia Akbal y todo ha de salir bien para vuestros pro-
p6sitos.. que bien he comprendido, amigo extranjero.
Lo que escrito esta, sucedera. Vuestra sangre y la de
ella seran la semilla para una nueva raza que se multipli-
cara en todas estas tierras.
En la casa adonde penetraron habia gran movimien-
to. Muchos indios rellenaban sacos con algod6n, otros
los distribuian, mientras un grupo se ocupaba de afilar
hachuelas de un metal blando que Gonzalo no pudo cla-
sificar, labor que realizaban dando porrazos con una pie-
dra. Mas alla ponian pieles de venado a varias rodelas
y distribuian penachos de plumas.
Mientras el espafiol y su amigo observaban todos
aquellos preparativos, entr6 el Nac6n Segundo en la
extensa habitaci6n, cuyas paredes de blancura acabada
estaban pintadas a trechos con terrorificas escenas de
guerra. Era alto y robust el individuo. Su piel mas os-
cura que lo corriente era de suavidad visible. Poderosa
5 Especie de capitin electo por cierto period.
6 Nombre de uno de los veinte dias que formaban el mes
maya.







74 ARGENTINA DfAZ LOZANO
su musculatura. Aparecia hermoso con su penacho de
plumas en la cabeza-y su manto de piel de tigre.
--Quereis acompafiarnos en la guerra, extranjero?
-Si quiero -contest6 el espafiol, qcfe ya se esta-
oa acostumbrando al laconismo de los mayas.
--Sabeis manejar las hachas, las lanzas, los arcos
y flechas?
-Algo s6 y os aseguro que aprendere pronto. Con
la autorizaci6n de vuestro Gran Jefe Kinoch, os ensefia-
re ventajosas tacticas y manera de fortificar las po-
blaciones.
El indio pos6 sus ojos de mirada inescrutable sobre
Guerrero. Parecia estudiarlo, leer su m&s rec6ndito pen-
samiento. Despues habl6:
-Ya veo que sabdis que lo que mas nos preocupa
es una invasion a nuestras ciudades tan ricas en maiz,
carnes y frutas. Si vos haceis disminuir o hacer desapa-
recer ese peligro... el Gran Kinoch os dejara partir,
haria preparar una canoa grande para que vos y vues-
tro compafiero fu6seis a buscar a los vuestros...
Al decir esto vagaba una enigmatica sonrisa en la
cara pintarraieada de blanco y rojo. Sus ojos seguian
fijos sobre su interlocutor. Gonzalo sostuvo la mirada.
mientras que como un rayo de luz vivisima recordc...
reconoci6 aquel rostro perfido. Si, el Nac6n Segundo
era aquel individuo que con tanto odio lo habia mira-
do la tarde que regresaba del temple con Aixchel. Los
habia visto. No habia duda ahora. Comprendia bien el
por qu, del disparatado ofrecimiento de dejarle partir,
y comprendi6 tambien que tenia que disimular y actuar
con much astucia. Inclin6se profundamente extendiendo
los brazos horizontalmente, como era la costumbre para
acatar 6rdenes superiores y dijo en su mis correct maya:
-La recompensa que me ofreceis es de mi agrado.


" V-, -' (*"--*V-". ;-,-







MAYAPAN 75

Para obtenerla activare en la *fabricaci6n de barricadas
que protegeran las poblaciones y ensefiar6 nuevas tacti-
cas para presentar batalla a vuestras tropas -mientras
que para sus adentros decia-: "IDiablo! este buscara
la manera de suprimirme. El peor enemigo no lo tendrE
delante... "












*












CAPITULO XV

LOS DIOSES SABEN EL PORVENIR

JER6NIMO DE AGUILAR contempl6 aquel ejercito que llena-
ba la plaza y calls contiguas; ejircito de unos ochocien-
tos indigenas, entire los cuales, los de nobles families iban
adornados con penachos de plumas, pintados de la manera
mis extravagante para hacer mas espantable su aparien-
cia al enemigo. Todos iban armados. Los unos con arcos
y flechas, otros con hachuelas y lanzas. El ardiente sol
de medio dia iluminaba la escena rica en colors, fantas-
tica en todos sus detalles. Aguilar pregunt6 al anciano
.Cambal que a su lado tambifn observaba no sin cierta tris-
teza en su semblante arrugado, la partida del ejercito:
--Por que parten en silencio... sin hacer sonar los
tambores y pitos?
-Para sorprender al enemigo antes que 61 nos sor-
prenda a nosotros. El iltimo emisario que lleg6 a la sa-
lida del sol, inform que en Tulumthan y Kubuc, don-
de gobierna el mas tremendo y poderoso enemigo de Ki-
noch, se hacen rapidos preparativos de batalla. Nuestros
guerreros procuraran sorprenderlos en su ciudad o por
lo menos salirles al encuentro.
Gonzalo Guerrero se les acerc6 en esos moments. Iba
vestido como todo un holcin, except que no se habia
pintado el rostro ni puesto orejeras. El contrast de su
piel clara, y su tipo de blanco alto y fuerte con la ves-
timenta de guerrero maya, lo hacia aparecer hermoso.
El ligero traje dejaba descubierto su pecho amplio cubier-







MAYAPAN 77
to de pelaje y sus piernas y brazos de poderosos mfisctt-
los. Sus bigotes agresivos, sus ojos voluntariosos color
de acero y su modo de caminar balanceindose como cuan-
do andaba en un buque, completaban su personalidad,
fnica en aquellos moments y en aquel ambiente.
-Vengo a deciros adi6s, amigos; os ruego, Aguilar,
que vigils que las barricades que protegerin Zama,
Kelha y Temcab,* sean bien levantadas, aunque tres
dias me he pasado instruyendoles. Tengo que partir ahora
con el ejercito y os aseguro que volveremos victoriosos.
Aguilar pareci6 no escuchar porque algo captaba su
atenci6n. Con graciosa cadencia bajaba Aixchel las cin-
cuenta gradas de uno de los templos, que se levantaba
como a cuarenta pasos de distancia.
-Mirad quien. viene hacia nosotros -indic6 a sus
amigos con gesto imperceptible.
Gonzalo no habia visto a Aixchel desde aquella tar-
de en que la habia acompafiado al temple de Ixbunic.
Pero intuia que ella si lo habia visto de lejos y que sabia
sus prop6sitos y la raz6n de su decision a cooperar con
los suyos. Fue con una sigular complacencia que hizo
latir su coraz6n de hombre rudo, que la vio venir. Habia
en la doncella un aire de spiritual distinci6n, algo de
etereo y puro, que lo hacia sentirse inferior. Se acerc6 a
ella a dos pasos de distancia. Traja en los brazos un pe-
quefio saco de algod6n blanco.
-Se que vais a la guerra, extranjero. Nuestra gue-
rra. He rezado en el temple, he sacrificado un hermoso
kambul1 a Ekchuah 2 para que os lleve y os traiga con
bien. Se o1 he pedido de todo coraz6n. Aqui; en este
Xelha y Tancah aun existentes en nuestros dias, cercadias
a la costa oriental yucateca. (N. de E. C. del L.)
1 Faisan silvestre de Yucatan.
2 Dios de los mayas que protegia a los viajeros.






78 ARGENTINA DfAZ LOZANO
saco, encontrareis panes de maiz con miel, y came aso-
leada de venado tierno.
Gonzalo tom6 el saco, pos6 sus ojos en los de ella
con amor infinite, y temblando, pudo apenas balbucir:
-Gracias. Me haceis feliz. Vuestro recuerdo ira conmi-
go y os juro que tales cosas hare que os he'de merecer.
Ella levant6 su brazo para sefialar el temple, des-
puts al firmamento azul para contestar:
-Mis dioses y el vuestro saben el porvenir.
Se alej6 con aquel su andar lento y cadencioso, me-
ciendo el anfora de sus caderas perfectas, seguida por
la mirada de los tres hombres. Amorosa la de Gonzalo, ad-
mirativa la de Aguilar, indescifrable la del anciano in-
dio. Ninguno de ellos mir6 que dos ojos negros, chi-
quititos, escrutadores, habian observado todo. Eran los
ojos del Nac6n Segundo, que medio oculto detrAs de las
columns que ornamentaban uno de los palacios de pie-
dra, no habia perdido detalle de la escena. Estaba alli
dando las 6rdenes necesarias para la silenciosa partida
de sus ochocientos soldados, y las daba con frases la-
c6nicas y ademanes acompasados. Cuando vio a Aixchel
entregar el saco al extranjero, sus parpados se semice-
rraron formando casi una line recta que hizo desapare-
cer sus pequefios ojos.
Guerrero abraz6 a Aguilar dicindole:
-Nada temais. He explicado que vuestra mala sa-
lud no os permit ir a la guerra.
Y luego, haciendo lo mismo con el anciano, le mur-
mur6 al estrecharlo:
-El abrazo se usa en mi pais entire personas que bien
se quieren.
Y se alej6, arrogant y decidido, como solia hacer-
lo cuando sobre algon navio espafol se enfrentaba al mar
embravecido.













CAPITULO XVI


LA PRIMERA VICTORIA

GONZALO SE sorprendi6 al notar la facilidad y destreza
con que manejaba su arco y lanzaba sus flechas. Bajo
sol esplendoroso y en una planicie abierta y casi despro-
vista de arboles se desarrollaba la batalla. La griteria de
los guerreros de Tulumthan que atacaban con ferocidad
primitive, los cientos de flechas que hendian el aire y
el ritmico y mon6tono sonido de los tambores, le hacian
circular la sangre con mAs velocidad y latir su coraz6n
con gran excitaci6n. Dos veces pudo comprobar la efi-
cacia de los sacos rellenos de algod6n, pues primero una
flecha y despues dos, se quedaron trabadas en el suyo
sin lograr Ilegar a la piel. De pronto, se dio cuenta de
que 61 tambien avanzaba, ora a saltos, ora a la carrera,
lanzando feroces aullidos y gritos, iguales a los de los
indios. Estaba poseido de la fiebre de la lucha. Peleaba
como cuando manejaba una magnifica eppada o escopeta,
con furia y placer a la vez. Not6 que el enemigo les es-
taba matando muchos hombres, y entonces con voz de
mando dispuso filas y grupos para ofrecer no s6lo un
blanco de una masa de hombres que se lanzaban a cie-
gas,'sino grupos de filas diseminados que distrajeran la
atenci6n de los de Tulumthin, blancos dificiles de abarcar
y que avanzaban rapidamente con intenci6n de encerrar-
les. Complacido observaba el espafiol el exito de su tactica,
cuando sinti6 que una flecha se le clav6 en la espalda,






80 ARGENTINA DfAZ LOZANO
cerca del hombro derecho. Habia sido lanzada por detras.
Rapido se arrim6 al tronco de un Arbol medio seco que por
fortune estaba alli cerca, y volvi6 la mirada. A unos veinte
pasos, el Capitan o Nac6n de la mirada aviesa, lanza-
ba en esos moments otra flecha en su direcci6n.- Sinti6
que la aguda punta rozaba la piel de su cabeza y astu-
tamente se dej6 caer, extendiendo los brazos dramatica-
mente y haciendo una voltereta, como herido de muer-
te. Qued6se muy quieto y con ojos -apenas entreabier-
tos, pudo ver venir al Nac6n que se acercaba apresura-
do. jPara comprobar su muerte o acabar de ultimar-
lo... ? Guerrero olvid6 que estaba en una batalla. Sus
oidos no percibieron mas la endiablada griteria, el zum-
bido de las flechas ni el choque de las hachas. Todo su
ser qued6 tens, alerta, en espera angustiosa. Parecia
que el coraz6n estallaba dentro de su pecho, tal la fuer-
za y velocidad de sus latidos. Cuando el indio traidor
lleg6 a su lado y se inclin6 para comprobar si estaba
muerto, levant6 los brazos con la velocidad del rayo, aga-
rr6 con sus dos poderosas manos de marino el cuello del
Nac6n y logr6 derribarlo al suelo.
"Que Dios y la Virgen me perdonen, pero yo hare
con vos, indio miserable, lo que vos quisisteis hacer con-
migo", dijo en su idioma, y sacando un pufial de obsi-
diana de aguda punta, lo hundi6 en el coraz6n de Nac6n.
Un grupo de guerreros que habian visto la rapida es-
cena se abalanzaron sobre el espafiol. Lo hubieran muer-
to a hachazos, pero una voz estent6rea se hizo oir en me-
dio de la batalla:
-iAlto!; soy testigo de que el extranjero fue "ata-
cado por detras. El Nac6n es un traidor que trat6 de ter-
minar con la vida de un hombre que tanto nos esta ayu-
dando.
Y viendo que las hachas habian bajado, pero que to-








davia habia indecision en los horribles rostros pintarra-
jeados, afiadi6:
-Ahora mismo, Ino nos esta hacienda ganar la ba-
talla con sus tActicas? Mirad... los hombres de Tulum-
than pierden terreno.
Quien asi habia hablado era un personaje de unos
cincuenta afios, sin pintura en el semblante de expresi6n
honrada, con un magnifico penacho de plumas azules en
la cabeza. Era el Nac6n Perpetuo, la especie de Ge-
neral respetado por todos, y quien habia dado las fa-
cultades a Gonzalo para intervenir directamente en la
batalla; 61 quien debia vigilar y censurar la actuaci6n
del Nac6n Segundo. Habia sido de los primeros en aca-
tar las instrucciones del espafiol para dividir el ejercito
en guerrillas; y con su voz que era tan atendida, habia
hecho realidad el plan que tanto 6xito estaba teniendo.
La evidencia se impuso, y Gonzalo se vio libre de
una muerte horrible. Pero su sorpresa no tuvo limits
cuando de nuevo oy6 la voz del Nac6n Perpetuo que gri-
taba: "iEn esta batalla, el extranjero tomarA el lugar
del Nac6n muerto. Cuando el Gran Seiior Kinoch sepa
sus hazafias y valor, me darA la raz6n!"
La lluvia de flechas enemigas habia disminuido nota-
blemente. Guerrero dio la orden de avanzar y atacar con
mAs impetu para abreviar la victoria.
Veinte minutes despues los de Tulumthan, huian en
franca retirada y el ejircito de Kinoch se preparaba a
regresar, triunfador.
Gonzalo recogia penachos de los caidos cuando al
inclinarse sobre uno de los muertos, no pudo reprimir
un gesto de sorpresa. Acababa de reconocer a uno de
los hombres que los habia prendido y habia sacrificado
horriblemente a Valdivia y sus compafieros. No se le ha-
bia olvidado aquel ojo semi-cerrado por una cicatriz ho-


MAYAPAN


81 1






ARGENTINA DIAZ LOZANO


rrible, cicatriz que vio por primera vez la mariana que se
acercaban a la ciudad donde su capitan viviera- el 6ltimo
dia de su vida. "IEra, entonces, la ciudad de Tulum-
thin!" exclam6. Y afiadi6 cerrando el pufio sobre un pe-
nacho de plumas que tenia asido: "iEstais vengados, ca-
pitfn y queridos amigos! Ahora ya no dir& Aguilar que
no he hecho bien en venir".
El prestigio de Gonzalo se afirm6 mas en el camino,
pues en su regreso supieron que Xelha habia sido ata-
cada tambien por gran nimero de guerreros, avidos de
las grandes reserves de granos que sabian existian en
]a pequefia poblaci6n, pero que gracias a las barricades
y retenes que el espafiol habia dejado organizados, se
habian podido'defender con pota gente. Se le acerc6 el
Nac6n Perpetuo y le dijo al oido:
-Ahora si sera mas facil arreglar ante Kinoch la
muerte del Nac6n Segundo... asunto que me traia un
poco preocupado porque era de families muy principles
y estimadas.
-Comprendo, y os estoy muy agradecido -murmu-
r6 Gonzalo, y afiadi6 para si: "Creo que me voy acer-
cando a vos, amada Aixchel..."


-82












CAPITULO XVII


BATALLA SENTIMENTAL

EL COMPAs de los tambores era el mismo que los dos es-
pafioles habian escuchado la tarde del sacrificio de. Val-
divia y sus otros compafieros. Era que en Zama se es-
taban sacrificando ahora los prisioneros de guerra y ofre-
ciendo sus corazones y su sangre a los feroces dioses de
piedra.
Opaca estaba la tarde, caluroso el ambiente. Ni una
hoja se m6via en los arboles. Guerrero se levant6 de su
cama de varas y le dijo a Jer6nimo:
-VAmonos a caminar por ahi... lo mas lejos posi-
ble. He rehusado asistir a esa fiesta de la victoria ale-
gando que estoy muy cansado y enfermo, y no quiero ni
siquiera oir esa cantilena que tan horribles recuerdos me
trae.
-VAmonos. Yo tampoco quiero oir nada.
Caminaron en silencio unos minutes, adentrindose
despues de pasar algunas callejuelas, en el principio del
bosque. Gonzalo fue el primero en hablar:
-Estamos muy sensibles. Nos horrorizamos de lo
que hacen estas gentes y no pensamos que los ingleses,
especialmente los marines, ponen a secar aj sol, atados
a un poste, a los rebeldes y amotinados. Nuestros mismos
compatriotas son harto crueles con los indios. iOs acor-
dais de lo que vimos en Panama? Y los naturales tienen
la excusa de su ignorancia del verdadero Dios que nos




V


84 ARGENTINA DIAZ LOZANO,
mand6 no matar. Convengamos en que esta gente, en lo
demis, esta muy adelantada. Me gusta much su cos-
tumbre de respetar a los ancianos, cuidar de los ciegos,
castigar a los adfilteros, y la ayuda que se prestan unos
a otros en las siembras, edificaciones y todo trabajo.
-Pero sus creencias absurdas les obligan a come-
ter crimenes horribles -protest6 Aguilar.
Habian Ilegado al pie de una ceiba centenaria, cu-
yo enorme tronco no habrian podido abarcar. tres hom-
bres con los brazos extendidos. Alli se detuvo Jer6nimo
y sefialando multitud de rayas incididas con aguda pun-
ta de piedra, le dijo a su amigo:
-Mirad; las rayas pequefias son los dias divididos
por las rayas medianas que son los domingos, y cada cua-
tro semanas las rayas grandes que son los meses. Pron-
to pondre double raya grande para significar nuestro pri-
mer afio de cautiverio. Dia tras dia vengo a hacer mi ra-
ya. No quiero perder la cuenta del tiempo, de nuestro
tiempo, porque aqui lo cuentan de diferente manera. Un
afio es un period de dieciocho meses, y los meses constant
de veinte dias cada uno.
-Un afio ya... -dijo Gonzalo como hablando con-
sigo mismo, sin hacer much caso de las explicaciones
de su amigo, sobre el calendario maya: y afiadi6 dan-
do un hondo suspiro: un afio... creo que'aqui nos que-
daremos el rest de nuestras vidas.
-No os comprendo, Guerrero. Lo decis con una tris-
teza, y sin embargo, tomAis parte en la vida de esta gente,
habkis peleado por ellos, os gustan muchas de sus cos-
tumbres, esthis enamorado de una india principal. CC6mo
es que tennis deseos de volver a nuestra Espafia?
Gonzalo se rasc6 la cabeza, como acostumbraba siem-
pre que estaba perplejo y luego contest con aire muy
pensativo:







MAYAPAN 85

-Estoy joven y me atrae una mujer. Eso es todo...
pew creo que si se-me presentara la oportunidad de vol-
ver ton los nuestros, dejaria todo esto.
-.Lo creeis asi... ? No habeis analizado bien la faer-
za de vuestra pasi6n, amigo, ni os acordhis que ella tam-
binri parece amaros. Sin embargo, os aconsejo que no
insistAis en vuestros amores. Nosotros somos de otro mun-
do y hariais desgraciada a esa joven. Cuando los nues-
tros Ileguen vereis que...
-iPero es que no IlegarAn nunca! -le interrumpi6
Gonzalo exasperado.
Se sentia dominado por los razonamientos de su ami-
go, al que consideraba mas spiritual, mAs sereno e ins-
truido que 1l. Realmente, cuando pensaba en un possible
regreso a la patria tan remota... tan distante... tan im-
posible, se libraba una terrible batalla en su coraz6n apa-
sionado. Lo inico que pudo contestar, pero ya en voz
baja, mas bien conio para convencerse a si mismo, fue:
-Pero yo quiero a Aixchel. He ido a pelear por ella,
he ido a exponer mi vida por ganarla a ella. Yo no quie-
ro ponerme a escoger. 1O ella, o el regreso a la patria... ?
jDios mio, no me pongAis en esa disyuntiva!
Aguilar se habia tendido sobre la hierba y contem-
plaba el cielo plomizo. Gonzalo le imit6 y no hablaron
una palabra mas. Cada uno parecia absorto en sus pro-
pios' pensamientos, rodeados de aquella quietud y calor
sofocante que volvia pesada la atm6sfera. La naturaleza
toda parecia fiera agazapada, terriblemente silenciosa.
Alla, en Zama, los tambores habian dejado de redo-
blar a muerte.
El latigazo de un relimpago hiri6 el firmamento y tres
minutes despues las nubes en plena gravidez, dejaron
caer su carga sobre la tierra, con ese impetu y esa abun-







86 ARGENTINA DIAZ LOZANO
dancia, con que caen las sibitas tormentas del tr6pico.
SLos dos amigos emprendieron carrera hacia la ciudad don-
de la vida de quince prisioneros habia sido ofrendada a
los idolos de piedra que los mayas adoraban en ese mes.













CAPITULO XVIII


ARO NUEVO

COMO TODA joven de la nobleza de Zama, Aixchel salia
raras veces. Le servia de paseo su matutina caminata al
cercano y inico manantial que habia en varias leguas a la
redonda, donde tomaba su bafio, despues del cual se per-
fumaba cuidadosamente con ungiiento impregnado de la
esencia de aquellas maravillosas tixzulas, tan olorosas co-
mo los jazmines espafioles. Llevaba siempre una primo-
rosa vasija policromada, col dibujos grabados o incididos,
representando escenas de sacerdotes y grandes sefiores
con airosos penachos, dictando sentencias sobre prisione-
ros. Desde el ataque del jaguar, Kinoch oblig6 a su so-
brina que fuera a su baflo acompafiada de una pariente
de cierta edad, que era algo asi como su dama de com-
pafiia. Las seguia a respetuosa distanpia de unos veinte
pasos, un guardian armado de aguda lanza.
Gonzalo gozaba ahora de gran respeto y admiraci6n.
La gente habia dado en llamarle el Nac6n Blanco. S61o
los chilanes o sacerdotes lo miraban con alguna hostilidad
porque "el extranjero no queria quemar incienso ni sa-
crificar nada a los dioses", pues muy valientemente les
habia declarado que estaria dispuesto a servirles en las
guerras y en los trabajos u obras que realizaran, pero que
conservaria libertad para no adoptar costumbres que eran
tan opuesta's a las suyas.
De much de la confianza y pestigio otorgados a su







88 ARGENTINA DIAZ LOZANO
compatriota gozaba ahora tambien Jer6nimo de Aguilar,
quien seguia flaco de cuerpo, pero animoso de espiritu. A
los dos se les habia concedido vivir juntos en una casita
de piedra blanca con un huertecillo para cultivar.
Guerrero no habia querido poner en evidencia su
amor por Aixchel. Habia aprendido a comprender a los
mayas y sabia que eran suspicaces en extreme. No que-
ria echarlo todo a perder haciendoles adivinar que si.les
habia ayudado en la guerra con tadito entusiasmo y de-
nuedo, no habia sido porque ellos y su causa le importa-
ran un coming, sino por su pasi6n a la hermosa doncella.
Habia esperado como tres meses, (ahora consultaba
con frecuencia el calendario de Aguilar) y aquella lumi-
nosa y tibia mariana del primer dia del mes de Pop 1 esta-
ba decidido a hablar con ella. Toda su alma y.su cuerpo
clamaban por la joven. Pacientemente esper6 a un lado
de la vereda. Aspiraba el aire matutino con deleite; cari-
cia y mfisica le parecia la tenue brisa que hacia mecerse
suavemente las ramas de los arboles. iQue maravilloso es
el don de adaptabilidad que Dios le ha otorgado al ser
human! Porque Guerrero se sinti6 casi feliz en aquel
moment.
Apareci6 al fin la doncella seguida de la gorda Za-
cala, quien traia en los brazos una enagua limpia para su
ama, y una especie de cajita de barro con los ungiientos
perfumados. Aixchel venia fresca y linda como la mafia-
na. El enamorado espafiol le sali6 al encuentro, inclinfn-
dose profundamente y le dijo:
-Perdonadme... pero no puedo esperar mis sin ve-
ros. ZCuAndo me permitireis hablar de mis prop6sitos ha-
cia vos, con Kinoch?
Sonri6 ella mirando el suelo primero, y levantando
luego la mirada hacia 1e contest toda confuse:
1 Primer mes del aflo maya.







MAYAPAN 89
-Ya es tiempo, si. Pero, 1c6mo haremos?; vos no
tennis padre que vaya a hablar en lugar vuestro y que
Ileve tambien las ofrendas...
-ILas ofrendas...? lah! algo asi como lo que nos-
otros llamamos dote; s61o que soy yo quien tengo que
darla...
-Si, dote -asinti6 ella, pronunciando la palabra cas-
tellana de una manera infantil.
-Tengo regular cantidad de granos de cacao, va-
rios penachos de bellas plumas que capture en la guerra
y algunos mueblecillos que a usanza de mi tierra he fa-
bricado yo mismo para nuestra future casa. iBastara,
Aixchel? Ire yo mismo a hablar con vuestro tio.
-Bastara, extranjero. Vos valkis ante los ojos de
Kinoch por vuestro valor e inteligencia. Pero tendreis que
esperar *todavia a que pasen cuatro soles, porque como
bien sabeis hoy es dia de Aio Nuevo y hay que quemar
incienso, sacrificar aves y venados a todos nuestros dio-
ses ademas de limpiar y engalanar los temples. Toda la
gente estarA muy ocupada en la limpieza de la ciudad y de
las casas. Habra, pues, much que hacer y muchas fiestas
qu6 celebrar. Pero, os repito, de hoy a cuatro soles, podeis
ir a hablar con mi tio... y que Ixbunic os proteja. Aho-
ra me voy.
Nunca habia hablado tanto la silenciosa Aixchel. Pe-
ro cuando hubo dicho la fltima palabra parti6 rapida-
cente indicando a su amiga y servidora, con imperioso
gesto: "vos, nada habais oido ni visto".
Tan sorprendido, tan feliz se sinti6 Gonzalo, que
nada pudo contestar. Se qued6 mirAndola partir con aquel
su andar tan Ileno de dignidad y gracia y cuando ella hu-
bo desaparecido, regres6 a la poblaci6n cantando una ba-
lada de .su pais.
El sol habia avanzado bastante en su carrera, pero







90 ARGENTINA DIAZ LOZANO
Gonzalo estaba todavia muy ocupado en la fabricaci6n
de una tosca silla. Entr6 Aguilar cargado con unas ma-
zorcas de maiz y le dijo:
-Dejemos de trabajar, vamos a ver algunas de las
ceremonies de este mes de Pop. Hoy es el dia de Afio Nue-
vo para estas gentes. Se nota gran movimiento y much
afin de limpieza.
Gonzalo no se hizo repetir la invitaci6n. Tir6 su ha-
chuela de metal blando con que estaba haciendo de car-
pintero, y despues de arreglarse el manto sobre los hom-
bros, sali6 a ]a calle con su amigo.
En la Plaza Grande encontraron a gran numero de
hombres, todos muy limpios y galanos a su modo, con
abundancia de plumas.y pintura roja en los rostros. No
habia ninguna mujer present, pues a ellas les estaba ve-
dado presenciar sacrificios y ciertas ceremonies. Cada
uno contribuia a la fiesta ritual con muchos panes de
maiz con miel, care asoleada de venado, y cierta bebida
fermentada. Cuando calcularon que habian llegado todos,
un Sacerdote a quien llamaban con much respeto con el
nombre de Kin Bay, puso ante si un brasero y muchos pe-
dacitos de incienso. Cuatro chaces o ayudantes se senta-
ron en cuatro esquinas, sosteniendo cada uno, los extremes
de un cordel nuevo. Dentro del cuadro asi formado fueron
entrando todos con gran acatamiento y silencio para ir a
recibir los pedazos de incienso que el Sacerdote les daba
como cosa sagrada. Luego iban desfilando ante el brasero
y echando su ofrenda, acci6n que acompafiaban con el
mascullar de oraciones para lanzar lejos a Xibilba.2 En
esos moments lleg6 el gran Kinoch en hombros de sus
sirvientes o esclavos rapados, y el Sacerdote pfisose en pie,
Chaquez (o emulaci6n de los mismos): los cuatro genios
protectores del mundo maya. (N. de la E.)
2 Diablo.







MAYAPAN 91
hizo una profundisima reverencia, y luego comenz6 a sa-
humarlo como si fuese un idolo. Subia la densa humareda
perfumada, y envolvia en ella a los templos, volviendo mas
extrafios y espantables los gestos de las deidades y de los
fantasticos bajo relieves. En una primorosa vasija de ce-
rAmica anaranjada, con dibujos pintados en rojo y negro,
le fue ofrecido a Kinoch un poco de la bebida fermenta-
da que para ellos eran tan buena como el vino. Dijo ~l unas
breves palabras como para invocar la protecci6n de los
dioses en el nuevo afio, y bebi6 muy despacio. Fue la se-
fial que.todos esperaban para comenzar a comer y beber,
bailar y gritar. Kinoch fue de nuevo conducido en hom-
bros a su palacio, y los dos espafioles continuaron su pa-
seo por la ciudad.
--Os fijasteis en la diadema de oro de Kinoch?
-Si, he notado que tienen algunas cosas de ese pre-
cioso metal tan codiciado por los nuestros. Sin embargo,
ellos tienen en mfs valor esas piedras verdes, algunas de
las cuales son verdaderamente bonitas.
-Me han dicho algunos indios que viajan en asun-
tos de comercio, que hacia el Norte, ya cerca de M6xico,
abunda el oro. Buenas noticias para cuando los nuestros
vengan...
Gonzalo Guerrero no contest. Mientras tanto, alla
en las casas, las mujeres limpiaban muy bien los suelos y
enseres, mandaban a los chicos a tirar lo viejo y con gran
placer poriian en sus cocinas vasijas y plates nuevos, ade-
mAs de flamantes esterillas en las otras habitaciones.













CAPITULO XIX


LA PETICION

GONZALO ESPER6 pacientemente a que terminaran las fes-
tividades del Aflo Nuevo antes de ir coi su petici6n y
ofrendas ante el Amo y Sefior de Zama.
Era el quinto dia del mes de Pop. Soplaba una bri-
sa que mitigaba el calor, a pesar de que el sol estaba ya
bastante alto. Gonzalo ech6 su cacao exi una muy limpia
bolsa de algod6n y escogi6 cuatro penachos de valiosas
plumas que habia traido como trofeos de guerra.
Aguilar, que silencioso lo miraba hacer, le dijo son-
riendo con cierta amargura:
--Con que manifiesto regocijo haceis esos preparati-
vos!
-Lo que mis deseo hof es agradar a Kinoch.
-Gonzalo... vuelvo a preguntaros. ZY si estando
ya casado viniesen los nuestros, que hariais?
Guerrero lanz6 una mirada iracunda sobre su amigo
para contestar:
--No me pongais en aprietos, por los cuernos del de-
monio! ... Los nuestros llegaran cuando nosotros este-
mos ya muertos. Y mientras tanto yo quiero que Aixchel
sea mia.
Y diciendo la iltima palabra sali6 con sus ofrendas
hacia el palacio de Kinoch. Jer6nimo le vio partir con
triste mirada. Se sinti6 mas solo que nunca. Exhal6 un pro-
fundo suspiro y sali6 de la casita en direcci6n a la plan-






MAYAPAN 93
taci6n de maiz donde prestaba sus servicios, humildemen-
te, al lado de 16s demas de la comunidad. Iba con los
hombros caidos como un derrotado.
Al palacio del sefior de Zama se ascendia por diez
gradas de piedra, anchas y blancas. El espafol fue guia-
do porun guardian al sal6n donde se recibia a los visitan-
tes, sal6n amplio, cuyas paredes de fondo de inmaculada
blancura ostentaban pinturas al fresco en diversos co-
lores representando al dios del aire, en medio de serpien-
tes y pajaros sagrados, o en escenas rituales y sacrificios.
En un extreme de la extensa pieza, Kinoch estaba senta-
do sobre un gran taburete o sill6n, el cual a su vez des-
cansaba sobre una estera tejida en colors brillantes. Lle-
vaba finas orejeras de jade y sobre su cuello y pecho des-
nudo un collar de cuentas de la misma piedra que termi-
naba en un pez modelado en el mismo material. Su capa
o manto era de sedosa piel de jaguar y sus bragas esta-
ban primorosamente bordadas en brillantes y menudas
plumas.
Guerrero puso sus ofrendas casi a los pies del sobe-
rano, e inclinAndose profundamente extendi6 los brazos
en sentido horizontal para saludar y despues erguirse, mi-
rar fijamente al indio y decir en su mejor maya:
-Hubiera querido traer mejores ofrendas para acom-
pafiar mi petici6n. Pero prometo serviros fielmente. De-
seo por esposa a vuestra sobrina, Aixchel.
Breve silencio. Kinoch tenia los ojos semi cerradcs,
pero una sonrisa de bondad iluminaba su semblante co-
brizo.
-Sois audaz, extranjero. Nadie se habia creido me-
recedor de ella, todavia. ISabeis que quiero a mi sobrina
como si fuera mi hija?
-Lo s%.
-ISablis que una vez casado con ella no podreis






94 ARGENTINA DIAZ LOZANO
abandonar estas tierras, aunque viniesen los de vuestra
raza?
.-Ellos no vendran hasta aqui, seior... pasaran tal
vez muchos afios antes de que eso suceda.
-No muchos. He consultado a dos chilanes, pregun-
tadselo al sabio Cambal que es vuestro amigo. Ellos ban
dicho que vendran muchos extranjeros barbados a estas
tierras y que el fin de nuestro niundo estia r6ximo. Yo,
o cualquiera de los nuestros, matariamos a Aixchel antes
de dejarla partir o irse con nuestros peores enemigos. Ella,
pues, no podra seguiros; la hare jurar ante Kukulcan e
Ixbunic que nunca nos abandonara. Y a esos juramentos
no faltara sino muerta.
Una fugaz mirada de desesperaci6n apareci6 en los
ojos acerados de Guerrero, pero se limit a decir:
-Quiero a Aixchel mas que a nada en el mundo.
-iPromet6is no traicionarnos jams, y antes bien,
ayudarnos tan eficazmente como lo habeis hecho hasta
ahora?
-Prometido esta, s6lo que jams luchare contra los
de mi raza... si es que vuelven.
-Pero Ino nos traicionareis?
-Jamas traicionari al pueblo de mi esposa.
-Entonces, extranjero,' mi sobrina sera vuestra esposa
de aqui a dos lunas. Mientras tanto podeis escoger la gen-
te que os ayude a construir vuestra future casa en un si-
tio cercano a esta mi morada. Es un hermoso huerto que
ya tiene arboles en fruto. Escoged de la mejor piedra
blanca, y os mandare un hombre muy habil en decorar pa-
redes. Dos o tres bonitas habitaciones seran suficientes pa-
ra vosotros.
Kinoch dio dos palmadas y apareci6 un guardian.


1r








-Poneos a la orden del Nac6n Blanco, a quien le en-
sefiaris el huerto de los ox* que desde hoy le pertenece.
El guardian se volvi6 hacia el espafiol y se inclin6 a
esperar 6rdenes:
-Iremos mafiana, al salir el sol. Hoy tengo que hacer
algo mas important. -Y luego, volviendose hacia su fu-
turo tio politico, afiadi6:
-Me habeis hecho muy feliz. Os doy las gracias y os
pido permiso para ver y hablar a vuestra sobrina sola-
mente una vez antes de nuestro matrimonio. Es costumbre
en mi pais ver y hablar a la mujer elegida, muchas veces,
antes de la boda. Pero yo os pido verla s6lo una vez.
-Tal cosa no se usa entire nosotros, pero en obsequio
a vos, podeis verla una vez como lo pedis.
Despidi6se Guerrero con la mas elegant de sus genu-
flexiones y sali6 del raro palacio, sintiendo alas en los pies.
Toda su alma, todos sus sentidos parecian gritar: iAix-
chel sera mia...! iAixchel sera mia!
Sabia que ella vivia en un extrafio edificio, en una
especie de pabell6n adjunto. Alli se dirigi6 recto, con el
coraz6n latifndole de emoci6n. Apasionado e impetuoso
no podia esperar ni un moment mas. La puerta estaba
abierta. Una vieja india que le habiq servido de madre a
la joven, hilaba algod6n sentada sobre una esterilla a un
lado de la entrada, donde crecian unas matas con flores
de gran hermosura y agradable olor. Levant6 la cabeza
sorprendida, para ver al espaiol, y le dijo toda alarmada:
-A esta casa no podeis entrar, extranjero, esta prohi-
bido bajo pena de muertc.
Ox; corpulento drbol forrajero, comen en Mvxico y Ameri-
ca Central. En Yucatan y Oaxaca los espafoles le lHamaron "ra-
m6n", por su abundante ramaje, sus ramas o ramos profusos. (N.
de la E.)


MAYAPAN


95






96 ARGENTINA DIAZ LOZANO
-Vengo autorizado por el Gran Seior Kinoch, para
hablar con Aixchel.
La india vacil6 un moment antes de levantarse. Se-
fial6 un taburete cubierto con una esterilla y le invit6 a
sentarse diciendole que iria a avisar inmediatamente a la
joven.
Sent6se el vehemente enamorado y para apaciguar su
impaciencia se puso a examiner la habitaci6n. El fondo
de las paredes era de blancura inmaculada y las pinturas
no eran de dioses aterrorizantes y serpientes devorando
animals fantasticos, sino de bellisimos pajaros de raro plu-
Smaje. En las cuatro esquinas de la habitaci6n, cuatro altos
jarrones, esbeltos, bien torneados, de ceramica anaranjada
fuerte con complicados dibujos en negro, daban apoyo y
frescura a preciosos ramilletes de flores de nicte, blancas,
amarillas y moradas. Unos seis taburetes cubiertos con pie-
les de jaguar y unas esteras en el suelo eran todo el mo-
biliario.
-Me alegro much de veros, Nac6a Blanco... pero,
no se acostumbra esto. 1Os ha autorizado Kinoch, segin
me ha dicho Chela?
Gonzalo volvi6 la cabeza hacia la puerta que daba a
otra habitaci6n para ver a la doncella inclinandose con mu-
cha dignidad y decirle las palabras que habia oido. Se
apresur6 a tranquilizarla:
-Ya se que no es la costumbre entire vosotros, pero
entire nosotros el future esposo puede hablar varias veces
con la que va a ser su mujer. Asi-le dije a vuestro senior
tio y el me ha permitido veros una vez antes de nuestro
matrimonio.
La doncella miraba el suelo, escuchando atentamente.
Levant6 al fin sus ojos para posarlos en Gonzalo que se
le habia acercado, y muy quietamente, a pesar del sfibito







MAYAPAN 97
color que embellecia en esos moments sus mejillas ater-
ciopeladas, repusoi
-Ixbunic me ha bido, tendre a much dicha que seais
mi duefio y senior.
-Nada de eso, Aixchel amada. Los blancos queremos
que nuestras esposas sean las damas y seforas y nosotros
los esclavos. jNo quereis decir que me amais un poco a
cambio de lo much que yo os amo?
Sonri6 ella, de aquella manera dulcisima y discreta.
Ech6 sus gruesas trenzas negras hacia atris en gracioso
ademan, y apoyando despues su mano derecha sobre el
coraz6n, le dijo en voz muy baja y tierna:
-Eso no se dice, extranjero, eso se Ileva aqui en el co-
raz6n.
el se acerc6 mas. Tom6 aquella mano y bes6la, tal co-
mo al sabia que hacian los caballeros en Espafia. Aixchel
volvi6 a hablar:
-ZRespetareis a mi pais y a los mios, extranjero?
-Los respetar6, por mi amada esposa, y ella en cam-
bio aprendera a conocer a mi Dios bueno y misericordio-
so, y aprenderA a no decirme extranjero sino que mi ver-
dadero nombre. Vaya, haced la prueba. Pero primero, pro-
curad pronunciar el nombre de nuestro Salvador: Jesus...
-Je...sis -repiti6 ella d6cilmente, pronunciando las
silabas con dificultad.
r-Ahora, decid mi nombre: Gonzalo.
-Gon...zalo -y por primera vez la oy6 reir sonora-
mente. Ml tambien rio de la torpeza de la lengua de ella
para pronunciar el nombre del future esposo, y le dijo:
-Vamos, repetidlo varias veces para que lo aprendais
y no me volvais a llamar extranjero.
-Gonzalo... Gonzalo... Gonzalo...
-Muy bien, muy bien. Aprendereis much de mi idio-
ma que es el mas bello del mundo.













CAPiTULO XX


"TIANGUIS"

JER6NIMO DE AGUILAR acababa de poner la flecha corres-
pondiente a ese dia en el tronco de la ceiba centenaria. Fi-
nalizaba el afio del Sefior de 1513. El sol del tr6pico habia
dorado su piel de tal manera, que su color poco se diferen-
ciaba del de los indigenas. El calor le habia obligado a
suprimir su barba y bigote, pero nunca habia querido ves-
tirse como los naturales. Cubriase de cintura hasta las ro-
dillas con una especie de calzones que el mismo habia co-
sido, y de cintura arriba con una camiseta suelta sin man-
gas que sujetaba con una angosta faja de piel de jaguar.
"Mil quinientos trece..." repiti6 en voz baja, leyendo
la fecha incidida en el Arbol. Y aiadi6 dando profundo
suspiro: "dentro de cuatro meses estaremos en mil quinien-
tos catorce.. ."
Luego se acomod6 sobre la hierba y sac6 de su bolsillo
el viejo libro de oraciones, objeto que consideraba como
su mas preciado tesoro. Siempre que el caos se hacia en
su cerebro amenazandole confundir sus ideas, olvidar su
idioma, sus costumbres, su patria, su pasado tan lejano,
joh, tan lejano!, acudia a aquel pequefio libro mugriento
por los afios y las aventuras. Cuando se sentia abatido,
rebosante de angustia, leia un rato el santo libro y pididn-
dole paciencia a Dios, encontraba nuevas fuerzas para se-
guir esperando. "No hay mal, por grande y terrible que
sea, del que Dios no pueda libraros..." y el tenia fe de







MAYAPAN 99
que algin dia saldria de aquel mundo extrafio, envuelto
en calor, en templos e idolos que le aterraban.
Despuis de leer unos minutes se puso de pie y se enca-
min6 a la poblaci6n. El sol alumbraba hacia ya buen rato.
Calcul6 que serian como las ocho y media o nueve de la
mafiana. Penetr6 por la calle principal, pas6 por atras del
temple circular del dios del aire y despues de unos cin-
cuenta pasos entr6 en la espaciosa plaza del mercadto. De
trescientas a quinientas personas se movian con lentitud,
hablando con los amigos y conocidos, regateando, riendo
o comiendo golosinas.
Aqui un indio viejo, pensativo, ofrecia sus esterillas
o petates en todos los tamafios y colors, con una cantilena
mon6tona. Alli cerca una india gorda y sonriente ayudaba
a su hombre a colocar las vasijas policromal, cantaros de
voluminosa panza y bien torneado cuellb con cabezas de
mono adornando las asas, tazones de todos los tamafios
para usos dom6sticos y ceremoniales, ollas y vasos cilin-
dricos con figures ineididas o pintadas representando es-
cenas de complicados ritos. Mas alli, dos indias j6venes
tenian en grandes cestas, perfumados mameyes, zapotes,
pitahayas, ciruelas de encendido color amarillo y otras fru-
tas de la tierra. A un lado, otra mujer de edad median
vendia petates o piedras de moler maiz, con las patas en
forma de grotescas cabezas de animal.
Al otro extreme se vendian las telas de algod6n, los
collares de conchas marinas y diminutos caracolillos rosa-
dos, las orejeras de barro pintado y de jade para los ricos
y nobles sefiores, algunas de las cuales tenian incrusta-
ciones de oro; los penachos de todos los tamafios y cali-
dad de plumas, para todos los bolsflos y gustos, las ena-
guas que eran un simple pedazo de tela para edrollarselo
alrededor del cuerpo y sostenerlo en la cintura, pero algu-







100 ARGENTINA DIAZ LOZANO
nas de las cuales ostentaban preciosos bordados en plu-
mas.
A unos quince pasos de distancia, y divididos del res-
to del mercado por una pequefia empalizada, estaba el
puesto o puestos de carnes de venado, fresca y asoleada,
los pescados secos, los gordos y deliciosos cutz* y las no
menos sabrosas noms o perdices tan usadas por las donce-
las nobles para sus sacrificios. Seguian los puestos de
maiz blanco, negro o amarillo; el achiote para dar color
a los guisos, las habas o frijoles, las hierbas olorosas y me-
dicinales y las jicaras o huacales blancos y adornados con
dibujos incididos, que les servian de tazas y vasos. MAs
alli se agrupaban los comerciantes en sal, que habian lie-
gado desde Tabasco.
En la sombra que proyectaba la pared de un temple
pequefio medlo derruido, y colocados sobre una gran es-
tera de colors, estaban los idolillos de todos los tamafos
y expresiones imaginables, predominando los de aspect
fiero o aterrorizante, modelados en barro para los pobres,
y en madera y jade para los ricos. Entre ellos se podia en-
contrar desde un idolillo sentado en postura oriental con
ojillos mong6licos hechos en piedra gris, hasta un mono
falico de barro cocido o una preciosa miniature de la diosa
Ixbunic en jadeita. Enfrente de tal mercancia, un indio de-
cia palabras misteriosas y quemaba incienso. Al ver aque-
llo, Aguilar no pudo menos que recorder las ventas de pe-
quefios santos para adornar y santificar los hogares que
allA en Espafia ofrecian los buhoneros frente a la iglesia de
su pueblo y en tiempos de fiestas religiosas. Con los oidos
y ojos de la imaginaci6n vio y oy6 a uno de ellos: "Com-
pradme este San Ildefonso milagroso... llevaos este San
Juan el bueno, su precio es muy bajo comparado con los
favors que os hara.."
Especie de pavo months.







MAYAPAN 101
Le gustaba a Jer6nimo ir al mercado y observer contras-
tes, mercaderias tan heterogeneas, compras, ventas y re-
gateos. Encontraba alli a los indios mas humans, menos
complicados y crueles. Alli se reia, se platicaba amigable-
mente, se comia y bebia. Los sentia mas cerca, mas vul-
nerables. Sobre todo le gustaba llegar donde una vieja y
bondadosa india que hacia unas sabrosas tortas de harina
de maiz empapadas en fresca miel de abejas. Comia tres
o cuatro, bebia un vaso de agua y se regresaba a trabajar
en alguna obra piblica o particular donde su cooperaci6n
habia sido solicitada. Gonzalo habia logrado que s6lo obli-
garan a su amigo a trabajar un rato de la mafiana, tomando
en cuenta su debilidad fisica para labores pesadas bajo el
calor intense.
Pero esa mafiana, Jer6nimo, no bien hubo comido sus
tortas, se dirigi6 al puesto de un artist alfarero a pregun-
tarle por cuantos granos de cacao le daba dos preciosos
plates de ceramica negra y pulida, con dibujos en rojo vi-
vo, representando un sacerdote sentado bajo un arbol, en
profunda meditaci6n, mientras en una de las ramas, un
chinchinbacal* parecia entonar su suave canto. Desde el
dia antes habia Aguilar contemplado los platones y admi-
rado su hermosura y brillo. Regate6, como era la costum-
bre, y despues de comprarlos, regres6 presuroso a su casa.
Encdntr6 a Gonzalo muy preocupado en terminar de hacer
una especie de bail, que estaba destinado a guardar la
ropa con hierbas olorosas.
-Hermano... os traig6 el regal de novios. Lo mas fi-
no y bello que pude encontrar a mis alcances de pobre.
-Y puso en las manos de su amigo los dos platones, afia-
diendo: -Os deseo paz y felicidad.
-iQu( bueno s6is, Jer6nimo! Os estoy muy agradeci-
do. Son realmente muy finos y bellamente trabajados. Pe-
Jlgueo.







102 ARGENTINA DfAZ LOZANO
ro, jpor que no se los dais vos mismo a Aixchel en la fiesta
de nuestra boda?
-No estare en la fiesta, Gonzalo. Maliana part para
Xelhi porque creo poder arreglar una venta de sal y allA
permanecere un tiempo.
-jY acaso tennis necesidad de quedaros alla?
-El clima de all& es mas benigno. Estare mejor. Y:..
ya que lo he decidido, me ire hoy, el dia est inuy hermo-
so para caminar.
-Yo que me hacia la ilusi6n de que viviriais conmi-
go... con nosotros, como mi hermano, Jer6nimo... Ise-
guis desaprobando mi uni6n con Aixchel?
-Obligaci6n tengo de seros franco. Si, ya que me lo
pedis, os lo digo. Sigo desaprobando esa boda, que no sera
boda ni nada ante nuestras leyes y nuestra santa religion.
Yo, no estare en esa fiesta sacrilega. Comprendo que amkis
a esa doncella, pero no estoy por esas ceremonies, mis
os valdria poneros a vivir asi no mis con ella.
-IJer6nimo!... pero vos sabeis que eso no puede ser.
Aixchel es noble, recorded que esta giete tambien tiene
sus prejuicios.
-Es verdad. Perdonadme, no quiero ofenderos: no te-
nia esa intenci6n. Separemonos como amigos y estad se-
guro de que os quiero bien.
-Idos, pues, Jer6nimo. Algon dia me comprendertis
y perdonareis mis flaquezas. Me consuela que Xelha este
s6lo a medio dia de camino y que ire a veros con frecuen-
cia. Me Ilena de pesar ver que os empefiais en notar s6lo el
lado desagradable de estas gentes. Es como si los extran-
jeros en Espafia s6lo viesen lo sangriento y cruel de al-
gunas de las costumbres nuestras, lo triste de tantos sucios
mendigos en nuestras ciudades grandes, y tantas, tantas
otras cosas que en nada nos abonan. Mi uni6n con Aixchel




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs