• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Preface
 Lohengrin ha perdido su cisne
 Tony Perez es un nino flan
 Exhaltacion de Bebe Pacheco
 La formula de felicidad de Luciano...
 Mi senoria el boticario de...
 Un craneo chato se arrima a la...
 El claro de luna emborracha
 La estatua de marfil se rompe
 La pasion rural de Tintagiles...
 Dona Mariquita Samin es una hospedera...
 La tesis de amor de Gracia...
 El verano de Hortensita se...
 Se enciende la lampara de...
 La termopila de la plaza del...
 El decalogo para una tierra...
 Index














Group Title: cuentos de la universidad.
Title: Los cuentos de la universidad
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078392/00001
 Material Information
Title: Los cuentos de la universidad
Series Title: cuentos de la universidad.
Physical Description: 200 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Belaval, Emilio S., 1903-1972
Publisher: Biblioteca de Autores Puertorriquen~os
Biblioteca de Autores Puertorriqueños
Place of Publication: San Juan de Puerto Rico
Publication Date: 1944 cover 1945
 Subjects
Genre: fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Puerto Rico
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078392
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADM6508
oclc - 03375879
alephbibnum - 000685436
lccn - 48041636

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Dedication
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Lohengrin ha perdido su cisne
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Tony Perez es un nino flan
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Exhaltacion de Bebe Pacheco
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    La formula de felicidad de Luciano Aldavin
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Mi senoria el boticario de mi pueblo
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Un craneo chato se arrima a la luna
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    El claro de luna emborracha
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    La estatua de marfil se rompe
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    La pasion rural de Tintagiles Bermudez
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Dona Mariquita Samin es una hospedera romantica
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    La tesis de amor de Gracia Torres
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    El verano de Hortensita se complica
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Se enciende la lampara de Aladino
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    La termopila de la plaza del mercado
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
    El decalogo para una tierra inocente
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
    Index
        Page 201
        Page 202
Full Text
~~~jac
!'"8 i,

'" El



ii


LOS CUENTOS DE

LA UNIVERSIDAD








**






EDITORIAL
. BIBLIOTECA DE AUTORES PUERTORRIQUENOS
San Juan de Puerto Rico
1945


8. B E L A V A L


'


MILIO




































LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


(1923- 1929)
r '2 *















*--









?*; '







EMILIO S. BELAVAL "-




LOS CUENTOS DE

LA UNIVERSIDAD















Editorial
BIBLIOTECA DE AUTORES PUERTORRIQUENOS
San Juan de Puerto Rico
1944











Es Propiedad de la
BIBLIOTECA DE AUTORES PUERTORRIQUEWOS
Derechos Reservados


"PRINTED IN MEXICO"
Impreso en Mdxico




















DEDICATORIA

A Josefina Conzdlez Sicard6, mi esposa, por
todo lo que todavia la vida nos debe,

EMILIO













Emilio 8. Belaval naci6 en Fajardo, Puerto
Rico el dia 8 de noviembre de 1903. Pertenece
pues a la generaci6n literaria de la primer post-
guerra mundial, o sea, la generaci6n que en Puer-
to Rico ha sentido mis el choque de las dos ci-
vilizaciones que boy se debate en el pensamien-
to puertorriqueio.
Bibliografa Minima: Bachiller en Derecho
do la Universidad de Puerto Rico; Presidente
del Ateneo Puertorriquefio (fundado en 1876);
fundador y primer Presidente de la Sociedad
Dramatica de Teatro Popular "Areyto"; miem-
bro de la Junta Insular de Relaeiones Obreras;
miembro del Consejo Superior de Ensefianza de
Puerto Rico; miembro por delegaei6n del Ate-
neo Puertorriqueio del Instituto de Literatura
Puertorriquefa; Juez del Tribunal de Primera
Instaneia de Bayam6n, actualmente.
OBRAS: "Cuentos para Colegiales" 1918-
1923; "Los Cuentos de la Universidad", algunos
incluldos en este volimen, 1923-29; "Ouentos pa-
ra fomentar el turismo" 1936.
ENSAYOS: "Los Problemas de la Cultura
Puertorriquefia" (1934) "El teatro, como vehi.
culo de expresi6n de nuestra cultural" (1940);
"El tema future de nuestra mllsica" (1939);
"Las tree dpoeas juridicas en legislaci6n de ho-
ras y salaries" (1943).
TEATRO: "La novel de una vida simple"
(comedia en trees aetos 1935). "Cuando las flo-
res de pascua son floree de Azahar" (Comedia
en un acto, 1939); "La presa de los vencedo-
res" (Comedia en un acto, 1939); "Hay que de-
cir la verdad" (Comedia en un acto, 1940); "La









Hacienda de los cuatro vientos" (Drama en
trees Actos 1940).
Emilio S. Belaval pertenece al grupo mAs
agresivo del pensamiento liberal puertorriquefio
y suS luchas en la proyeeci6n de un naciona-
lismo cultural puertorriquefio es bien conocida
en Puerto Rico.

*
















La publicaci6n de "Los Cuentos de la Universidad"
de Emilio S. Belaval provoc6 la critical mrs conflictiva
con que haya venido a enfrentarse libro alguno en Puer-
to Rico. Los Cuentos fueron escritos entire los ai~os 1923
y 1929, casi todos mientras su autor era estudiante de
la Facultad de Derecho en la Universidad de Puerto Ri-
co pero el libro no se public por primer vez hasta el
1935. Aunque tal vez no fuera el prop6sito del auto
presenter ningtin conflict entire la Universidad y el es-
tudiante, los critics adversos y amigos creyeron encon-
contrar en el libro una protest, contra ana political edu-
cativa que trataba de adulterar la personalidad del es-
tudiante puertorriqueio.
Indudablemente en "Los Cuentos de la Universi-
dud" Emilio S. Belaval trat6 de pintar la Universidad
de su tiempo, pero no la Universidad superficial, oficia-
lesca, que se desarrolla desde el aula hacia afuera, sin6
la Universidad profunda, de double vida, que se manifies-
ta desde el estudiante hasta adentro.
La ticnica del libro a base de ironia y desenfado, es
sin embargo un precedent preceptible del realismo y la
mordacidad que caracteriza la cuentistica posterior de
Emilio S. Belaval en sus amargos "Cuentos para fomen-
tar el Turismo" escritos en el 1936.











LOHENGRIN HA PERDIDO SU CISNE


-A veces mi alma quiere ser tan pura como la del
caballero Lohengrin, un Lohengrin del tr6pico que pu-
diera bogar en un cisne, por estas aguas mim6ticas.-
-Bien, bien, ya sabemos que eres un manojo de
huesos espirituales.-brome6 el otro, un tal Luciano Al-
davin, que hacia todo lo possible por estudiar un segun-
do curso de derecho.-Ademis no hay inconvenient en
que seas un franciscano del pudor estudiant6n, siempre
que te guards tus suspiros para cuando est6s solo. iNo
seria el primer sayal venerable enredado entire las zarzas
de esta tierra! ZPor qu6 no institutes la orden de los
sefioritingos suspirones?-
Ante la burla donosa de su compafiero de hospede-
ria, Alfredo Guillen, estudiante latino de tierra caliente,
se encerr6 en uno de aquellos mutismos que le eran tan
peculiares. La noche se detuvo con azulada misericor-
dia ante aquel cuartucho de estudiantes en una hospe-
derla m6dica,-mont6n abigarrado de ropas, textos, ma-
nifiestos, versos, en desorden cicl6nico de ropas textos, con
una telarafia cuasi arquitect6nica en la ventana, -para re-
coger el anhelo pintoresco de aquel frustrado Lohengrin,
Alfredo Guill6n, veintid6s afios, melancolia carnal, huesos







EMILIO S. BELAVAL


espirituales, ya lo hemos oido y una arruga premature en
forma de cicatriz sobre la frente. Por el almi del estu-
diant6n se enredaba aquella noche una de esas congojas
turbias, donde gravitaban sobre su juventud lacerada, la
hospederia, la universidad, la tierra, aquella noche sen-
sual que habia sentido la curiosidad de detenerse para
contemplar de cerca a aquel sefiorito del tr6pico, cuya
vida incipiente tenia tan hondos clamores. Alfredo Gui.
ll6n habia llegado un dia de un apacible pueblo hasta
la universidad de su tierra, con ansias de beber un poco
de vida, de mujer, de libertad, en una copa que no fuera
tan frigil como la fragilisima copa de su imaginaci6n.
Venia a estudiar derecho por mandate de una pequefia
vanidad aldeana, que interrumpi6 sus amables divaga-
ciones por la unica puente, mis allB del caserio, su pli-
tica confidencial con las polvorientas parchas de los pa-
tios vecinos, su dialogo mudo con los cuatro o cinco
61eos de militares y curas que decoraban las paredes em-
papeladas de su casa, sus primeras lectures, sus prime-
ros versos, su herm6tica oratoria a grandes trancos por
la galeria, cuando la luna coqueteaba con sus grefias
por entire las persianas verdes y le murmuraba invita-
ciopes delet6reas al oido. El padre estaba bien de di.
neros, unos dineros hechos con paciencia segundona so-
bre una jinete de paso humilde, de la cual siempre pro-
testara la parentela lustrosa, alli en Asturias y los no-
bles 6leos, que era como un gran conquistador tutelar,
en abierta batalla contra el desd6n de su padre hacia el
rancio abolengo.
Desde aquella aromosa casona con muebles de meda-








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


l16n y escrdpulos de sacristia, Alfredo Guill6n habia ido
a parar con su alma de sefiorito, a un mundo estent6reo,
amparado bajo unas palmas sin mar y unas bambdas
sin rio, con chismes y chistes del toronjal, del cafiave-
ral, del cafetal, con una trulla de estudiantones criollos,
que rehuian la estructura paniaguada de los edificios con
columns y frisos clasicos, para desparranmarse por las
sombras id6neas de las pencas y cafias, inms cercas del
paisaje municipal. ISi al menos la universidad hubie-
ra tenido un patio de ladrillos o aquellas paredes blan-
cas y persianas verdes de su caseriol-
-No hay mis remedio que acogerse a la bambua,
muchachos-vociferaba un chusco sanguineo.---Pero no
sera por much tiempo. IAlgun dia arreglaremos todo
6stol Yo voy a proponer un bohio fresco, con muchas
hojas de plitano alrededor para el laboratorio de quimi-
ca, con su tinaja y todo. Ademis que nos dejen dormir
la siesta y que suelten unos cuantos monos para que chi-
lien entire los cocos. jPues no faltaba mis! ZEstamos o
no estamos en el tr6pico?-
Alfredo Guill6n tuvo que convenir con el indignado
chusco, que a todas aquellas estrueturas clasiconas les
faltaba un poco de propiedad, tal vez de sentido; ade-
mis not6 que su nuevo mundo estaba tocado adn de
mayores contrasentidos-gimnasia, fanfarria miitarista
len una tierra tan inocentel, musica protestante, hom-
bres con pantalones demasiado anchos y mujeres con
faldas demasiado estrechas, un divorcio con tantas cosas
arm6nicas que quedaban alli en su aromosa casona, tan
siglo dicinueve, donde hasta el sol del tr6pico penetra-
ba con la discreta gracia, de un hu6sped que no quiere








EMILIO S. BELAVAL


molestar. Si; habia que conquistar todo aquello para
devolverle al sitio y al estudiant6n un poco mAs de fi-
sonomia. De pronto, se encontr6 ante una puertecilla
estrecha, frente a una romana, con un m6dico. quien le
orden6 desvestirse:
-iPero yo no estoy enfermo sefior!-
-No importa; la regla military es muy estricta.-Con
las orejas congestionadas de rubor, el sefiorito tuvo que
quedarse materialmente en cueros:
-EstA usted muy flaco, amiguito. 2De d6nde le vie-
nen a usted estos huesos tan angulosos? Demasiado se-
xo, demasiada mente, esos son los enemigos de la juven-
tnd de esta tierra. C6mprese una raqueta de tennis y co-
ma nueces. Estamos en otra 6poca, hay que dejar a un
lado la ret6rica y la vigilia y preocuparse por la salud del
cuerpo. Bien, la anotar6 como regular.-
Cuando lleg6 la primera noche, Alfredo Guill6n pu-
do comprobar que su compafiero de hospederia habia
sefrido la misma decepci6n:
-jEs una listima! iMe atrevia yo a hacer una uni-
versidad de este sitio con tejas y ausubo y baldosines
blancos y negros y unos paseos de ladrillo, que tu rietel
No hay siquiera hojas verdes, chico. Yo tengo un traje
claro que no s6 como voy a ponermelo. ZC6mo te lla-
mas?-
-Alfredo.-
L-Menos mal. Temi que te llamaras Tony. Un poco
de dinero, Ino? La ropa es muy decent y tradiciona-
lista, pantalones estrechos, chalecos. Por la cara pareces
un hombre de letras. gQue diablos te ha pasado para
que tengas esa arruga? ZEres elegiaco?-








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


-Escribo algo. ZY tu?-
-Yo me llamo Luciano y vengo a leyes. 'Hubiera
preferido hacerme professor, tener una clase de nifias cre-
ciditas para fascinarlas con mis corbatas de lazo y mis
cuellos de pajarita. Pero no he podido convencer al al-
calde, que es mi papi. Es un politiquero furibundo y
pretend desde luego que yo herede el feudo.-
-Yo tambi6n sere abogado. Me gustan los discur-
sos.-
-Bueno; te prestar6 mi Castelar, siempre que no va.
yas al pueblo a escuchar a papA. Vas a tener un con-
cepto muy pobre de la honorabilidad de la familiar. Yo,
prefiero los clasicos, Jorge Manrique, Fray Luis, a don
Miguel. Ahora, vamonos a la plaza; supongo que ten-
dras la costumbre, 6eh?-
-No, en mi pueblo siempre caminaba hacia el rio.-
-jNo hay plaza?-
-Si, desde luego. Pero a ratos, me gusta la soledad,
hablar solo con las Animas.-
-Lo tendr6 en cuenta; andando.-
Aquella noche memorable Alfredo Guillan describe
versos, Zsabes? 1Y hace discursos!-qued6 vinculado a
las tres instituciones tipicas de la noche estudiantona
del tr6pico; vuelta a la plaza hasta las nueve, tertulia
de caf6 hasta las once, tertulia de cafetin-hasta la una.
Entre el mont6n fragoroso de rostros y de almas, Alfre-
do Guill6n encontr6 algunos que como 61, tenfan som-
bras de suefios entire los pArpados, ganas de vivir, ansias
de mujer, hormigueo oratorio bajo el t6rax, malestar di-
fuso contra Tony y contra Lucy, pantal6n estrecho y
hueso torvo y en el torso de la mano, un calor, un im-







EMILIO S. BELAVAL


petu, un ensortijamiento de metiforas, que metia mie-
do. Se buscaron instintivamente; a las diez ya habian
constituido la pefia: Pepe Heredia, el tal Luciano, Juan
Antonio Orcaz, Arturo Montes, Isidoro Montalvo, Adol-
fo Puentes, Federico Aldaz, Di6genes Ruiz, Julian Lagu-
na; se habian bebido juntos la primer taza de caf6, prie-
to, caliente; se habian bosquejado una er6tica, una est6-
tica, una 6pica para aquella universidad que no se pare-
cia a ninguno de ellos:
-A mi me ban desnudado sin el menor reparo y me
ban metido por todos lados. Tenia miedo que me fue-
ran a medir hasta el pipi.-
-Te fijaste en esta estatua de cemento a la derecha.
IParece un bombero!-
-Caballeros, ese cruce de corso con criolla es una
cosa seria. jTengo una chica a la izquierda, en fon6tica,
que me tiene tartamudo!-
-gPor qu6 estas condenadas muchachas se aprietan
tanto el busto?-
-Yo todo lo soporto menos esos nifios con pantale-
tas.-
-De todos modos, esta noche queda constitufda la
minoria.-
-No habian de pasar muchos dias, sin que aquella
minoria, apretujada, que se reunia noche tras noche pa-
ra leer versos, comentar valores sexuales del mujerio o
fraguar alg6n capitulo de barricada, se diera cuenta que
de todos ellos, el mis puro, el mis exhaltado y al mis-
mo tiempo el mis infatigable pecador, era nuestro sefio-
rito Alfredo Guill6n. El estudiant6n habia desatado en







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


los caf6s de los alrededores, todo el hervor de su ora-
toria, hasta entonces hermetica, todo el color de sus pla-
ticas confidenciales con la unica puente de su pueblo
romancesco, su mudo dialogar con los 61eos nobles de
su casona, donde el rebelde hijo de segundones rebatia
so vinculaci6n a otro mundo, a otro ideario, que no
fuera el de la inocente tierra sobre la cual habia apo-
sentado sus suefios mis enteros. Tan pronto se plan-
teaba un problema de conciencia territorial, a l6 acu-
dian los estudiantones, a escuchar su verbo calenturien-
to, que cuando salia de los menesteres de su generoso
amor hacia la tierra, no era nada mas que para que-
brarse en apasionado ramo de rosas er6ticas. iPasi6n,
libertad, bellezal Abajo el cuerpo mendigo, arriba el
pensamiento rebelde y el espiritu siempre encendido en
excelsas insinuaciones:
--Esta tierra tan bella, tan inocente, con su costa
femenina, con su montafia tan humanal...-
-lY con sus mujeres tan redondas!,-solia rematar
en tono de suave burla, nuestro conocido Luciano Alda-
vin. Y asi hora tras hora, Alfredo Guillen alzaba su co-
pa juvenile para apurar en ansioso trago la miel y la in-
quietud de libaciones ancestrales, bebiendo a veces la
llmarada ind6mita de la revuelta contra el regimen, la
arrogancia criolla contra un imperio sin puesta de sol
y contra otro con' escarapelas de estrellas, la rebeldia del
hato, el abordaje de una banderola contrabandista, la
sombra viva de la logia, el signo cauteloso de una tore
anciana; otras, melancolias exquisitas burladas a la luna
coquetona de su persiana ret6rica; melancolias del sexo







EMILIO S. BELAVAL


puesto a imaginar cerca de la puente y melancolia del
espiritu puesto a espiar aquellas formas redondas que
tenian el privilegio de hacer descender, la oratoria arre-
batada del caballero, a la po6tica sensitiva de sus ma-
drigales. Hasta que venia por saturaci6n misteriosa,
aquel clamor spiritual que era como cosa venida de
frailes, que lo hacia suspirar por el blanco cisne del ideal
caballero. Tal parecia que se filtraba hasta los huesos
torvos una claridad inquisitorial, que sus orejas se ilena-
ban de admoniciones violentas del obispo de mirada-de
Aguila de la pared ancestral, para Ilenar de aullidos la
came, que abajo estaba agolpada y de rodillas, ante el
festin suntuoso del amor. Era en aquellos dias silencio-
sos, torturados, cuando el tal Luciano Aldavin solia bur-
larse donosamente de su compatiero de hospederia y de-
cirle:
-Hermano fraile, tenga a bien su merced agarrar las
disciplines, que ya bastante rondara una diabla el con-
vento, y Monsefior, vuestro pariente, puede enojarse.-

II
Seg6n los pocos decires que sobre estas cosas podia
haber en la universidad, ya que siempre pasaron por
confesiones de un minute an6nimo, solia tener muy be-
Ilas y raras frases el malogrado sefiorito Lohengrin. Una
noche al toparse con la cabeza enmarafiada de Isidro
Montalvo, ya de madrugada, le advirti6:- jQu6 bien
estA esta bruma fria para que nos bese una mujer her-
nosa en los labios, sin pasi6n, un beso que tuviera la
piedad serena de esta noche;- y al paso de una mujer,







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


en una tarde de cafe:- no s6 por qu6 me imagine que
bay en esos senos una bahia acogedora de agua tran-
quila donde podria vivirse sofiando toda una vida.- Y
en otra hora intima:- Tenemos que rectificar un mons-
truoso error sentimental que se ha aduefiado de nos-
otros y es que el sexo es sin duda alguna, una de nues-
tras fuerzas mis sofiadoras, tal vez lo que produce el
calofrio de belleza mis puro.- Y asi se le oy6 referirse
a la tarde de la universidad,-llena de frescura de atar-
decer;- a la historia,-cofre de milagros, con su desfile
de leyenda,- a la noche,- escaparate de estrellas pi-
dicas y de doncellas 16bricas.- Y siempre solia la frase
del caballero quebrarse con mil burbujas ret6ricas, in-
quietas, coloreadas, que chispeaban en las palabras es-
cogidas con afin. De la ret6rica ambulante de Alfredo
Guill6n hubiera podido hacerse un manojo de frescas
rosas juveniles. Ademis su frase de amor era de un de-
licioso platonismo. Tal vez en teoria, fuera el amador
mis puro de la universidad. Pero desgraciadamente,
nunca fueron muy votivas que digamos, sus practices de
gain. Mis bien algo turbia estaba la limina de amor
de su juventud, con aquel tremendo anhelar de f6mina
que lo mismo le permitia amar a los rizos tallados de
Angustias que al tropicalismo agresivo de la glotona
Aurorita, novia de cuanto estudiante y cuanto hortera
se habia presentado a suplicar amor en aquel almac6n
de encantos. IAy, su pobre Anima insasiable, fu6 ex-
tendiendo el ardor de su amor sin tasa por todos los
cursos, por todos los recodos de la universidad y aun
por las mis heterogeneas encrucijadas de los alrededo-
res, en busca demuna plenitud, de una caricia, de un ren-







SEMILIO S. BELAVAL


dimiento que nunca encontrara. En cada uno de aque-
llos movedizos nidos de su pasi6n dejara un madrigal,
una frase, una rasgadura de su coraz6n ingenuo. Ape-
sar de sus clamores espirtiuales, de su platonismo flu-
sorio a la madrugada, la came mendiga se le echaba a
delirar ante aquella forma redonda, cuya esquiva san-
dalia perturbara, mis de una vez, la vigilia ardiente de
su aurora viril.
Claro estA que de estas escaramuzas sensuales salia
el caballero con el espiritu dolido, fustigado por su eter-
no cilicio spiritual. IHabia que oirlo lamentarse de aque-
Ila vendimia morbosal Eran rugidos de castidad los que
bramaban en sus labios! Por unos dias, enfundado el6-
giacamente en su traje negro, se dedicaba a rondar las
timidas pefias de las nifias romanticas de la universidad,
casi todas de un feo superlative, a quienes dedicaba sus
mis arrepentidos suspiros; o cuando la crisis era mis vio-
lenta, se abismaba con una barba de cuatro dias en el
cuartucho de Di6genes Ruiz a estudiar derecho romano,
sin otro devaneo que una larga caminata a la madru-
gada, cuando solia implorar un beso de mujer bonita
que tuviera la piedad fria de tal hora. Era en aquellos
dias silenciosos, intimos, torturados, cuando solia escri
bir sus madrigals, famoso ya, aquel que empezaba:
Del alma suspiro mio
Sales mds triste que nuncd...
su literature de estudiante que hubiera mandado a la
loguera el obispo del retrato de marras, porque nunca








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


se supo a buen saber, a qu6 ventana pecadora iban a pa-
rar aquellas pajaritas _de papel. de tan pristinos mesa.
jes. Por mor de este tremendo dilogo entire un alma
ideal y un cuerpo mendigo, Alfredo GuillHn lleg6 a te-
ner entire las honorables pefias de la noche estudianto-
na, un matiz novelesco de primer orden. Luciano Alda.
vin lleg6 a conmoverse mis de lo discreto oyendo sus
clamores que tenian la retama 'de amargura de un se-
rmnarista frustrado. Luego estaba aquel anhelo de bo-
gar en el cishe luminoso, entire aguas mimeticas, por-
pielagos de transparent pureza. La cartujada duraba
unos cuantos dias, hasta que una revuelta contra el r6-
gimen, hacia que el fraile agarrara el trabuco y fuera la
ouatoria nerviosa del caballero a enredar entuertos y agra-
vios a dar todo su verbo carlista, a la tertulia, a la bam-
b6a, a la casa de hu6spedes, donde solian asentar los
mantendores de la barricada en paciente espera del le.
vantamiento. jAdi6s disciplines y madrigalitos a lloro
menorl La voz de Alfredo Guill6n sonaba recia airada,
con aquel dinimico dramatismo en la grefia y en la ma-
no que hacia su oratoria irresistible. En esos dias no
habia ventana de mujer capaz de torcer el-rumbo de un
solo suspiro del caballero, cuya metifora se cubria de
todos los iris vegetables de su tierra inocente, prometien-
do un nveva hora de justicia para el atropellado mora-
dor de las hospederias con arafias cuasi arquitect6nicas,
para aquel estudiante cAndido que tenia que trocar la
esgrima por el tennis, la equitaci6n por la fanfarria mi-
litaroide y la oratoria tradicionalista por unos debatitos
de papagayos, con tematica lamida, visada de antemano








EMILIO S. BELAVAL


por el regimen. Y entire estas cosas volvia la came a so-
fiar y los ojos a perseguir y zozobraba por unos cuantos
dias el cisne blanco, luminoso, que no estaba acostum-
brado a bogar por ciertas encrucijadas oscuras que visi-
tara mas de una vez durante el curso, el desleal caba-
llero.
Por 61timo sintoma de esta vida, apuntaremos que
Alfredo GuillCn solia muy a menudo sentir un gran can-
sancio gravitando sobre el alma. Fatiga espirtiual, pro-
funda, generosa, que le permitiera salpicar, con ardor de
verdad, alguna que otra desilucioncilla premature en sus
moments de amor. No recordamos fielmente, pero no,
parece que entire sus tales madrigales, hay uno que ha-
bla del invierno interior, algo asi:
Una nieve ilusoria
Mi sueilo corona etc.
Pero no le haga atenci6n el lector, que ya sabemos
lo lamentables que suelen set estas primeras desazones
mozas, al margen del olvido o de la pasi6n.

III
Por la universidad siempre se corria la version de que
Alfredo Guill6n solia tener muy animadas platicas con
las Animas en pena de su tierra inocente. Su compa-
fiero de andanza noctuma, Isidro Montalvo, y su com-
paiiero de hospederia, Luciano Aldavin, mejores sabia
does de que las almas en pena del estudiant6n solian
tener nombres y bocas muy lindos y que sus extrafios
discursos eran ante todo, oratoria de combat desleida
incesantemente en la oreja del estudiant6n que lo acom-








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD 21

paiaba, solian reirse muy donosamente de la version de
la tal chifladura. Por eso ninguno de sus intimos se sin-
ti6 intrigado, cuando una noche de ardores b6licos, Al-
fredo Guill6n, con aquel gesto calenturiento que le era
peculiar, dijo:
-Sefiores, creo que ha legado el moment de apo-
deramos de la universidad.- Ninguno se sinti6 intri-
gado; ninguno tampoco dud6 que Alfredo Guill6n no
fuera capaz de apoderarse de la universidad, ni siquiera
la propia universidad que doncella al fin, guardaba por
su estudiant6n el respeto que siempre infunde a las mu-
jeres, el var6n que cumple decorosamente con ellas, los
menesteres de la varonia.











TONY PEREZ ES UN NINO FLAN


Las muchachas del curso de ciencias estaban por de-
clarar de que Tony P6rez era el mis admirable tipo de
la universidad; las del curso de artes tambi6n. Pequefio
idolo de mujeres, nuestro protagonista se dedic6 a es-
tudiar profundamente, ese privilegio exclusive de hacer-
se bien el lazo de la corbata, de que gozan los elegantes.
Tony P6rez era el mis elegant, el mis duictil y el mis
afortunado gain de la universidad.
No crea el bondadoso lector de que Tony Perez no
es product nato de nuestra fisonomia. El chico no tie-
.ne en su tipo aire de extranjeria. Es un perfect bra-
quic6falo, de buen sabor antillano, aunque su pelo a
fuerza de cosm6tico, se le haya chamuscado un poco y
su bigotillo de galan de cinema se haya resignado a ser
una pelusilla petrimetre que le haya restado todo
su color de mostacho bucanero. La falsificaci6n, si al-
guna hay, estA en su actitud hacia la vida y en su de-
masiada devoci6n por seguir otros patrons que-no son
los de su inocente tierra.
El chico no es responsible de su exotismo nada mas
que a medias. Cuando Tony P6rez baj6 de la montafia,
era un. muchacho honest, un poco arisco, que entr6
por la puerta mis estrecha de la universidad, sin atre-








EMILIO S. BELAVAL


verse a sofiar en la gloria de que mas tarde gozaria en-
tie'las mujeres. Traia un bozo integro, unos pudorosos
pantalones de escaso vuelo y una recatada filosofia so-
bre todas las cosas. Venia asimismo referido a otro es-
tudiant6n del iltimo afio, de su municipio, para tratar
de hacerle los aprietos mis llevaderos en los primeros
nieses de noviciado. Si lo hubiesen referido a Juan An-
tonio Orcaz o a Alfredo Guill6n, tal vez hubiera termi-
nado a pedradas con el regimen o haciendo versos. Pe-
ro lo refirieron a aquel insoportable Georgie Rodriguez
y termin6 siendo el mis perfect flan de la universidad.
A los tres meses de estar en la universidad, ya Tony
Perez se habia saturado de la atm6sfera mis sofisticada
que podia existir en algunos de los rincones de la be-
nem6rita corporaci6n.
La primera noche que salieron juntos Georgie Rodri-
guez y Tony P6rez, fu6 a un parti a la luz de la luna.
Luna de tr6pico, comuc6pica, con dos beb6s de los al.
rededores, que se estuvieron riendo toda la noche de 61,
aunque admitian que las ciento setenta y cinco libras
del muchacho y su aire de moro melodramitico, no es-
taban mal. Una de ellas, despu6s del cuarto coctel, se
lo llev6 bajo las palmas de un hotel elegant:
-Mira. Antonio, no te dejes embaucar por esos chi-
cos fam6licos de la universidad, que se creen todavia
que una mujer de colegio es lo mismo que una gallina.
1Hoy las mujeres demandamos una idea mis respectable
de nosotras!-
-Es natural- murmur6 Antonio, quien ya estaba
un poco 6brio.
-Cuida de tu salud, haz ejercicio y aprende a ser








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


agradable. Hay que darnos una oportunidad a nosotras;
no sentirse nunca con derecho a nada. ZPor qu6 no ha-
ces que te lUamen Tony?-
-No se me habia ocurrido. En mi pueblo me hla-
man Tofio, pero yo mismo reconozco que es un apodo
vulgar. Suena mal.-
-Me alegro. Creo que vamos a ser buenos amigos.
Una siempre necesita de amigos en quienes confiar.-
-Eso esti muy bien,-murmur6 otra vez, Antonio,
jperd6nl, Tony, quien prometi6 ser un amigo formal,
no creerse nunca con derecho a nada, aunque dispuesto
a recibirlo todo y a cuidar de su cuerpo y a tener una
idea mis par de aquella chica tan respectable que lo ha-
bia salvado del ridicule de una noche. Luego aquella
noche, un sax6fono jovial, sentimentalote, sexual, habia
hecho gustar al chico de la delicia del jazz con una ne-
na bien formada cuya generosa epidermis sinti6 cerca
de su rostro incivil. iCaballeros, esto del jazz es una
cosa muy serial No hay lanceros, ni bomba, ni danza,
que pueda crear este intimo diAlogo entire cuerpos y al-
mas y esta aspiraci6n mitad atl6tica, mitad psicol6gica,
de dejar ascender hasta un moment de abandon, la
vida subterrinea de nuestra miserable morfologia. De-
tras de cada sax6fono que gimotea en la alta noche, hay
un conspirador contra el mirifiaque de nuestro pudor
alambicado. Alma y cuerpo arriba, amigazos, que eso
de la came y del espiritu es una telita de cebolla que
nadie sabe donde empieza una ni donde acaba la otra.
Y si alguna vez, nuestro cuerpo se vuelve un garabato al
bailar el fox es porque tenemos en el alma otro gara-








EMILIO S. BELAVAL


batito. Por eso detesta el jazz la gente madura y los hi-
p6critas. Am6n.
Cuando los chicos regresaron a su hospederia, Tony
Perez le pregunt6 a Georgie Rodriguez:
-Oye, y esas iquienes son?, ic6mo son?-
-Pues unas mujeres encantadoras, IDecentisimas, no
vayas td a creertel Ya la gente de universidad debemos
ir acostumbrandonos a pensar que eso del sexo es una
tonteria.-
A Tony Perez aquella noche no se le olvid6 ficilmen-
te. IPor volverla a vivir hubiera vendido su alma al dia-
blol iAquella Beti Mendoza tenia los ojos tan Iangui-
dos; era tan dura, tan sensual, tan persona decentel Com-
parada con las cavernicolas nifias de su pueblo, era un
encanto de mujer. Un noviazgo saxof6nico con la cria-
tura, bien merecia que Antonio Perez, dejara su indigna
ollita de prejuicios ajilim6jicos con la tapa descubierta.
LSu6 pedia en cambio la chica? Nada; cuidar del cuer-
po, no sentirse con derecho a nada y tener una idea ho-
norable de la mujer, que tal vez, algdn dia, para un
par de besos, necesitara de la comprensi6n delicada de
un amigo. El, Antonio P6rez, ITonyl, seria la sombra
amiga de la saludable chica, que tan graciosamente le
habia confiado su problema.
Unos cuantos dias despubs, Tony P6rez emprendi6 la
tarea de poner su cuerpo en salud, para que cuando Be-
ti Mendoza necesitara de una nueva interpretaci6n de la
filosofia del cuerpo de su amigo, no se encontrara con
una came rofiosa, roida de lacerias estfpidas o de con-
ceptos de gallinero, sino con el sano sentido responsive
de una corporeidad puesta en orden y en raz6n. Cuando







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


Luciano Aldavian fu6 a examiner el catAlogo de sus bien
amados cursillos del siglo de oro y Alfredo Guill6n an-
duvo a caza de cuanta clase de historic o ret6rica cray6
possible digerir dentro de su menu acad6mico, Tony P&
rez, con soberbio gesto de desd6n, se ech6 a lograr la
mayor cantidad de atletismo, de gimnasia y de milicia.
Se incorpor6 a la ronda de los militaroides, sin buscar
de m6dicos de la familiar aquellos eximentes fantisticos
de las pefias de los incoformes, que hacian proferir al
m&dico del ejercito estudiant6n:
-Si la salud de ustedes estuviera como dicen mis
ilustrados colegas, tendriamos una universidad cardia-
ca, sin higado y con tanta hidrocelia en ciemes que mas
valdria instalar una clinic que sostener esta institu-
ci6n.-
Con la promesa de aquella compensaci6n venusta, no
habia Tony Perez de terminar el curso sin ser una re-
cia column del basket, del volley, del base, del tennis,
yde todas las pintorescas pelotas de alucinantes colo-
res que aupaban con fren6tica pujanza los deportistas
de la universidad. Ademis su vestimenta habia sufrido
muy series rectificaciones. En pulgadas de ancho, el rue-
do de sus calzones batieron el promedio de todo el ves-
tuario estudiant6n; adn habia logrado desbancar al irre-
sistible Georgie Rodriguez, que solo se habia atrevido
a llegar a trece pulgadas. Tony P&rez lleg6 a catorce.
iTenia una series de chaquetitas cortas, algunas de lis-
tas rabiosas, unos abrigos de lana, unos fieltros aplas-
tados en forma de aeroplanos y unas mufiequeras de
reloj y unas corbatitas estrechas y unas. camisas de ve-
raneante y unos calzoncitos cortos, con medias largas







EMILIO S. BELAVAL


de cord6n grueso y unas sortijas en espiral, que eran
para tomarle postalitas de cuerpo enterol Arturo Mon-
tes, unica nube en el poderio animico del elegant6n, y
su jaleador consuetudinario, le solia cantar las mis per-
versas coplillas de su municipio a los macabros calzo-
nes del idolo:
Dice don Antonio P&rez
Que si no le dan peseta
Que le arruga las pantaletas
A la suegra del Alf&rez.
y despus, a via de desagravio solia afiadir:
-Como esta universidad no tiene misica, he tenido
que inventarme la tonadilla.- Para sus faenas del court,
Tony Perez tenia unas bragas de un color rojo, que
hubiera hecho morir de envidia al taparrabos de cual-
quier caribe autentico y para la piscina de nadar otros
arreos que le permitian a Beti Mendoza hacer las mis
sabrosas reflexiones sobre el panorama corp6reo de su
compafiero de locuras saxof6nicas.
Claro, un beb6 de tgn extrafia catadura tenia que des-
arrollar una concepci6n acorde de muchas cosas. No
se puede contemplar la vida con pantalones tan anchos
sin buscar alg6n contrapeso ideol6gico de menos anchu-
ra. Cuando Tony P6rez se decidi6 a ser flan, no pu-
do ser flan a medias, cosa que no admite el gremio, si-
n6 que cambi6 su adusticidad por una puerilidad expan-
siva que le hacia gozar de todas las cosas nimias. Apren-
di6 a jugar con la vida como con una policromada pe-
lota, detrAs de la cual daba saltos juiciosos; no tuvo
pausas de angustia ni de rencor. Tenia una sonrisa ine-
fable para reir cuanta idiotez se le ocurria decir a Be-








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


ti Mendoza, sus bromas eran siempre ruidosas, con gran-
des manotazos en la espalda de la preferida y desarro-
116 una caballerosidad oficiosa, deportista, de hombre
a quien se puede pisar un pie impunemente en la brega
con las pelotas de marras sin lanzar un rotundo taco,
que hizo que el regimen detuviera sobre 61 su mirada
benefactor. iEn aquel chico habia madera para cate-
draticol Bien es verdad que Tony nunca solia hacer pre-
guntas inconvenientes a ning6n d6mine, ni much me-
nos participar en la inquietud de los problems terri-
toriales. Era un verdadero chico, un chico grande, sa-
ludable, que habia tenido hasta la precauci6n de es-
tudiar un poco. No seria nunca un sabio, pero seria un
hombre capaz de recitar, afio tras afio el curso, sin de-
jarse Ilevar por el Anima levantisca de otros catedriti-
cos, que a veces solian murmurar en los concilios de de.
canos sobre problems y protests que el regimen es-
taba interesado en no ventilar. Asi, cuando los estu-
diantones decidian hacer alguna de las suyas, Tony P6
rez siempre se quedaba al margen; visitaba por la no-
che al catedratico injuriado para presentarle excusas
por la irreverencia del ofensor y se iba a una playa a
oxigenarse con Beti Mendoza, mientras terminaba la ba-
rricada. Con los estudiantones procuraba siempre no
chocar, sabi6ndose inferior en discurso. A 61 lo que le
interesaba era, que el ruedo de sus pantalones siguiera
flotando sobre el ardor de los criollos como una bande-
ra de juvenilidad inocente, de despreocupaci6n morbo-
sa y que el regimen siguiera crey6ndolo un tipo capaz
de guardar equilibrio. Y sobre todo le importaba Beti
Mendoza y los gimoteos melodiosos del saxofono. A







EMILIO S. BELAVAL.


fuerza de oir a su cuerpo, el alma le perdi6 su impul-
so de h61ice spiritual. Para Tony P6rez, el much pen-
sar, el hondo sentir, el demasiado amar fueron siempre
remoras de latinidad que nunca ayudarian a la felici-
dad del cuerpo. For eso con 61 Beti Mendoza se embo-
rrachaba sin cuidado; Tony P6rez nunca perderia la ca-
beza, como aquellos enclenques de la minoria que en
cuanto una mujer les daba un beso, se le llenaban las
manos de relimpagos. El prestigio de var6n morigera-
do de Tony lleg6 a tal altura, que cuando alguna cate-
dratica joven, de ojos azules, necesitaba un compafierito
para un parti de coterrineos, se colgaba del brazo de
Tony P6rez.
No vaya el lector a imaginar que Tony P6rez no tu-
viera sentido de ciertas cosas. Su destreza era haberse
detenido en el borde de todos los barrancos, tener un
atl6tico concept de lo prohibido y ser el mejor capea-
dor de temporales dificiles. En eso de besar y manosear
tl chico era bastante largo. Pero nunca se sentia el dia-
blo detris de las orejas, come aquellos pobretones de
Pepe Heredia y de Adolfo Puentes, que a cada rato se
iban de cabeza por los barrancos. Ademis Tony P6rez
era un bailador formidable; en el fox el chico tenia ca-
tegoria de astro. Le habia robado el secret al sax6-
fono conspirador. Se daba unos trancos largos y unas
volteretas y unos brincos de cuica, que no los podia
mejorar ni el mismisimo San Pascual Bail6n. Cuando
aquel chico rodeaba a Beti por la cintura y le inscrus-
taba su t6rax combative en el idem m6rbido de la chi-
ca, a Beti se le iban los ojos para el cogote y Ma-
nuelita Tours se daba unos suspiros, que cualquiera








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


hubiese imaginado que la segunda chica, siempre habia
padecido de la inutil melancolia de saber, que nunca
seria amada por un dinosaur. Pero asi es la filosofia
del cuerpo, amigos, y los que tenemos las rodillas fla-
cas debemos callamos la boca y dejar pasar la 6poca.
La unica mujer enamorada de un discurso de que habla
la historic fu6 Roxanna y el primer beso se lo llev6
Tristan y no Cyrano. En los pensionados de doncellas
la tnica sombra de pecado era el tal Tony P6rez, apesar
de que a la hora donjuanesca, al pobre Antonio P6rez
habia que imaginarlo dando saltos alrededor del sofi,
un poco grotesco para la t6cnica del burlador, quien
ademis era un amante discursivo, cosa que Tony P6rez
hubiera sido incapaz de ser, a menos que no lo dejaran
hablar con los pies sobre los lustrosos baldosines de un
dancing.
Es 16gico que Tony Perez desentonara profundamen-
t6 con el panorama de su tierra inocente, acostumbrada
a otro ritmo, sin sax6fono national, con unas palmeras
que son como molinos de vientos, con un atardecer
cuasi egl6gico y con un mar que esta pidiendo ret6rica
a gritos. Tambi6n lo coreografico, se dolia de aquel al-
borozo de chimpanc6 frente a un racimo de guineos
cuando la tierra lo que pedia era el recatado dialogo de
ton bailar, donde el espiritu tiene pausas para sus apo-
yaturas romanticas. Al chico, desde luego no le preocu-
pa tampoco el mohin doloroso de la tierra. Como no le
preocupa tampoco el fiero rencor de los criollos que lo mi-
ran con ganas de estrujarle las pantaletas. La mujer lo ado-
ra, el regimen lo mira complacido y ahi lo estA esperan-
do la vida, como una pelota de fascinantes colors, don-








EMILIO S. BELAVAL


de 1 podra seguir su pueril retozo con todos los fueros
de la varonia.
Pero el hombre que confia demasiado en el ruedo de
sus pantalones, esta expuesto a sufrir alguna vez un des-
calabro. Una noche Beti Mendoza se le fu6 de trulla
con aquel Juliin Laguna, de picaresco discurso, tipo an-
tit6tico, flaco, con grefia revuelta y con un huracin en
las manos. No sabemos que alcahueteria tuvo que ha-
cer la vida para aquel encontronazo, ni que sabrosas
mentirijillas dejara el tal Juliin Laguna en la despierta
oreja de la guapisima Beti. Lo cierto fu6 que al incon-
mensurable Tony, Julian Laguna se le llev6 el precioso
idolo de su flaneria. Y fu6 una verdadera listima, por-
que al perder el chico los estribos, perdi6 su discreci6n
y los estudiantones supieron, que a la hora del despecho,
Tony P6rez era capaz de arrojar el honor de una mujer
a la bambua y de que era mis chismoso, m6s brutal y
menos caballero, de lo que todo el mundo solia espe-
rar. Por various dias se puso a murmurar entire sus files
adoradoras de ciencias y artes, que Beti era una criatura
impuidica, que exigia demasiado de un hombre respe-
table, hasta que una noche la propia Beti se veng6 de
61 con unas cuantas palabras:
-iHola, Tony! ZPor qu6 no has vuelto por casa? T6
siempre tan famoso con tus pantalones. ;Qu6 te ha pa-
sado?-
A la hora del olvido, el pobre Tony no fue nada mis
que un pelele, que sabia mover gallardamente, las ca-
tc.rce pulgadas del ruedo de sus pantalones. iA6n para
Beti Mendoza, cuyos ojos lAnguidos tantas veces el flan
habia logrado virar hasta el extAtico cogote!












EXHALTACION DE BEBE PACHECO


Cuando Beb6 Pacheco lleg6 a la universidad, era una
nifia mojigata con las cejas abultadas y un romanticismo
becho a base de cinema que metia miedo. Su compa-
fiera de pensi6n, aquella loca Manuelita de la Tours,
que tenia un vivido aut6grafo carnal en su cuerpecito
eiideble, se reia a carcajadas cuando las chicas abrieron
sas bales y nuestra querida Beb6 mostr6 su pudorosa
ropa de sefiorita pueblerina:
-Pero nifia, Zde d6nde te has sacado esos patrons
horribles? ,Supongo que no seris contrahecha?- Beb6
Pacheco tuvo que confesar que su madre habia sido su
finica modista y que su ajuar era ropa hecha en casa,
dentro de todas las exigencias de la parroquia.
Segun fueron pasando las horas, Manuelita de la
Tours adivin6 que su compafiera de cuarto era una mu-
chachita que tenia una respectable dosis de gracia muy
suya y Beb6 se di6 cuenta de que Manuelita era una
mujer que habia resuelto muchos problems de juven-
tud con una series de trucks y de tiras y encoges muy
dignos de observarse. Con este prop6sito, Beb6 Pache-
co, tipo mentalmente superior, feminidad integral, avi-
dez callada, se puso a recoger de la feminidad aturdida








EMILIO S. BELAVAL


dc su compafiera un poco de matiz para la escasa vida
elegantona, extramural, que puede hacer una nifia de
pensionado. Una noche en que faltaba una para un
paseo de playa, Beb6 Pacheco, despu6s de unos cuantos
ajustes y aprietos de costura de ambas chicas, llen6 el
mimero con una gracia tan sugerente que su amiga, al
regreso, la di6 la altemativa con secret pesar:
-Has estado muy bien, criatura. Ya puedo irme en
junio tranquila. iHabri quien recoja la bandera de la
casa!-suspir6 la otra. Beb6 sonri6 y call. Su plan emo-
cional era un poco mis complicado que el de la linda
y sobajeada Manuelita de la Tours, pero no la dijo nada.
Despues de los primeros d'is de acomodo de cAtedra
y vivir, Beb6 Pacheco tendi6 sus observaciones al mun-
do que la rodeaba para saber a qu6 atenerse en cuanto
a hombres, mujeres, ideas y sentimientos. Sus cejas ain
abultadas se pasearon Avidamente por el pequefio mun-
do, mundillo de la universidad. En primer lugar obser-
\6 que todo el mundo estaba tan confundido como ella,
apesar de los desplantes y arrumacos de los mas velei-
dosos. Vi6 las pefias solitarias, jcuasi solteronas!, de las
chicas que habian conservado su apego a la tradici6n
de su tierra inocente; vi6 el parloteo venial de las otras,
que se creian en la obligaci6n de despojarse de su crio-
Ilicidad sentimental para copiar las figurillas del Vogue,
las andanzas cineg6ticas de la canoa y del parti a la luz
de la luna, domefiando anhelos, reprimiendo su leyenda
femenina para juguetear con un sentido trivial de las
cosas mis prohibidas. A los hombres los contempl6 en
la misma actitud: racimos de criollos enfiebrecidos, con
ojos burlones, por cuyos labios pasaban de cuando en







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


vez sonrisas de amargura ante aquel divorcio de las chi-
cas con el sistema er6tico del sitio o por el contrario
una series de nifios ridiculous, con pantalones anchos, imi-
tadores services de cuanta fantAstica moda o idea tonta
surgia de los colegios de la metr6poli que tenian una
nedida de compafierita de juerga, peliculera, de la hem-
bra. Beb6 Pacheco, profundamente sensual, se encontr6
ante el dilema de escoger entire una juventud criolla con
cuatro siglos de donjuanismo, de catolicismo y de ret6-
rica sexual y una juventud almidonada, sin sentido cua-
btativo de la pasi6n, con preocupaci6n minima en cuan-
to a espiritu y maxima en cuanto a estatura, muscula-
tura y vestidura. O Alfredo Guill6n o Tony P6rez. Co-
mo mujer sentiase itraida por el tipo nato de su tierra
inocente, por aquel don Alfredo de las serenatas roman-
ticas y de los encontronazos con el regimen, en cuyo
cuerpo fragoso adn vivia un concept sefiorito de las co-
sas, pero, sus bobos suefios de la cinema pueblerina la
arrastraban hacia aquel monigote nuevo en la bisuteria
erotica de su tierra, que traia un concept jovial de la
vida, un mas amplio esquema sexual para la mujer. Su
fino instinto descubria la pugna de aquellos dos con.
ceptos dispares, sobre la vida, para cambiar la filosofia
del minute. Tal vez el criollo hiciera mayor alarde de
beligerancia, creyendo su deber ante la tierra aplastar a
aquel nifio cursi, de vestimenta mujeril, que no tenia
sentido ni raz6n en el paisaje ni en la sentimentalidad
de la tierra inocente, .Vi6 su dilema aparecer tambien
por entire las huestes del otro bando. Una noche de
charla, en la biblioteca, don Luciano Aldavin, la dej6
con un palmo de estupor:








EMILIO S. BELAVAL


-Vaya un problemita que te has hechado encima,
nena. Lo peor es que no tiene soluci6n.-
-ZQu6?-
-Como lo oyes. Entre esas palmas y bambues toda-
via hay un tipo de hombre que no comulga con este
desajuste de nuestra er6tica tradicional.-
--Y qu6 va a ser de nosotras, Luciano?-
-No s6, chica, no s6. Tal vez algo peor de lo que
pueda ser de nosotros. O ustedes se retiran otra vez a
la reja o en esta tierra habri que instituir matrimonio
para los turistas solamente.-
-Pero, t6, 2como te sientes?-
-Pues, como todos. Mientras la canoa se pasea por
la lengna o ustedes me obligan a ensefiar las piernas en
las piscinas, muy modemo, muy nifio de ahora, pero en
cuanto me vuelvo a la hospederia, muy de antes, con mi
saco de prejuicios por almohada, a pensar en la honest
vecinita de mi pueblo.-
Beb6 Pacheco ya lo hemos dicho, era una chica har-
to sagaz, para echar en saco remendado tan sabrosas re-
flexiones. La sabiduria estaba en una ambivalencia de-
corosa entire aquellos dos sistemas er6ticos de su tierra
inocente, en poder pasear toda una noche con Tony P6-
rez, tonmar juiciosamente su coctel, reir airadamente, be-
s.rse con inteligente mesura con Georgie Rodriguez, pe-
ro, a la hora del amor, saber conservar su hondo latir
de hembra criolla para la lirica de Juan Antonio, la est6-
tica de Pepe Heredia y la 6pica de Alfredo Guill6n. Lo
pnmero que hizo fu6 romper sus incursiones extramu-
rales con la loca Manuelita de la Tours, demasiado adic-
ta a los amorcillos fuera de la universidad, con sefio-







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


rones de lujoso autom6vil y manos aviesas, eternos des.
limbradores de las estudiantes, a quienes presumian
press cindidas. Beb6 Pacheco se situ6 en su mundo y
desde alli tendi6 su mirada de aguilucha. Sus primeros
tanteos en el campo enemigo la con;encieron que era
mis ficil dominar a Tony que a Adolfo Puentes, porque
Tony era un nifio sensitive, con el paladar displicente.
Con el primero fu6 superficial, deportista, literaturizante,
sentimental y triste. A Tony le daba un beso con muy
series amonestaciones en cuanto a la integridad del car-
min de los labios. A Pepe Heredia le permitia ciertos
descalabros contra su maquillaje. Di6genes Ruiz, el ini-
co que sabia derecho romano en la universidad y a quien
sus complejos de timidez sexual hacian detestar sincera-
mente a nuestra Bebe, defendiendo la ambivalencia er6-
tica de la chica decia que a los nifios flanes otorgaba
el jus utendi y a los criollos jus abuntendi. Los del grupo
del derecho iltimo no pudieron menos que sentirse con-
Mlovidos ante el gesto delicado de la chica:
-lQu6 diablosl-murmuraba Pepe Heredia. Tanta
prevenci6n que tenemos contra la pobrecita Beb6. A lo
mejor result una esposa formidable. Bien es verdad
que aquella tarde la Beb6 de marras habia legado a una
altura sublime, cuando proclam6 a voz en cuello, en la cla-
se de eugenesia, que el mejor padre para los hijos de una
mujer, era el hombre que mis le gustara a la madre.
Concepto sibarita de la salubridad amatoria que le va-
;16 un bravo! estruendoso de los muchos juerguistas en
ciernes que tenia la universidad, quienes siempre tuvie-








EMILIO S. BELAVAL


ron entire cuero y cuero la sospecha de que sus hijos no
ganarian premios en ning6fi. concurso de lactosas. Ade-
nis al idear su tipo de combat, Beb6 Pacheco, habia
tenido la gentileza de no disimular las lines de su buen
dibujado busto, para estar mis cerca de una aut6tnica
est6tica criolla de la pasi6n.-No se plancha; no se plan-
cha la nena, t6.-
Claro esta que no siempre se pierde en la historic
una gentileza de mujer. Aquel busto de Beb6 Pacheco
tuvo un contorno revolucionario que culmin6 en uno de
lor mis series levantamientos de la universidad. Arturo
Montes compuso una letrilla adaptable a una serenata
galante en boga, en honor al ameritado busto:
No me vengan con limones de la China
Que son las tetas de Colombina, etc.
(Colombina era Beb6.) Unos estudiantes guasones sa-
heron de clase cantando la sabrosa tonadilla; hubo con-
ciliabulo de d6mines;-ihum, algo malo hay en esa reu-
ni6n de mochuelosl-; fueron despedidos los estudian-
tes; caballeros, jque atentado contra la est6tica de la
ptsi6n criolla! Se levant6 la universidad; los senos de
Beb6 sirvieron de tinteros para largos manifiestos. Con
tintero tan brutal hubo un desborde de elocuencia moza
que acab6 con un regimen e incendi6 la cocina de una
rectoria. Cuando los estudiantes ganaron la batalla ha-
bia un busto de mujer hacienda mutis hacia la inmor-
talidad. La historic tal vez no se ocupe de esta menun-
cia, porque la historic desde que se ha vuelto official, ha
perdido todo su encanto picaresco. Nosotros la restitui-
mos bajo palabra de honor.
Estos y otros hechos le habian conquistado a Beb6







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD 39

Pacheco, la sonrisa cordial de las emboscadas pefias de
its inconformes con el desajuste de una er6tica tradi-
cional. Luciano Aldavin se sentaba a su lado en la cla-
sc de literature y la prestaba sus infalibles monografias
del siglo de oro; Alfredo Guill6n la daba a firmar los
mws calientes manifiestos de la barricada perenne; Pepe
Heredia gustaba de pasear con la chica por el atardecer
de la universidad, aquel atardecer leno de voces secre-
tas, cuya congoja crepuscular iba siempre a caer sobre
el bronce mulato de la entrada. Isidro Montalvo, primer
violin de toda serenata universitaria, solia siempre de-
jar un pedazo de su alma cerca de la ventana de Beb6,
quien era la inica amistad femenina del gran vagabun-
do. Una noche, Juan Antono Orcaz, la fu6 a despertar
para demoler una estatua, luna estatua de cemento!, don-
de un benembrito de la patria habia perdido el privile-
gio de un reposo honorable.
Cuando menos se lo esperaba, Beb6 Pacheco se en-
contr6 viviendo la misma vida de la pefia inconforme,
dentro de un anhelo superior de feminidad, una nueva
feminidad que aceptaba el enraizamiento con el alma
de la tierra, paisaje, ideas, sentimientos, tipos, ideario
masculinista. Perdi6 para su inima culta atracci6n la ca-
noa, el jazz, el nifio fatuo de anchos calzones, aquel
retozo pueril y se di6 mas al aromoso recato de los amo-
res enteros, a la filosofia indiana de aquellos chicos pa-
liduchos, con excelsos prejuicios de varonia, que exigian
de la mujer una sensibilidad mrs profunda, la vieja an-
gustia teol6gica entire el bien y el mal, la espera, la en-
trega, la visi6n cordial de la hembra bien amada, dis-
puesta al paciente vivir y al abnundante parir, que hizo








EMILIO S. BELAVAL


siempre de su casona, su horizonte emotional. Fu6 lo
mas ideal, la mas leal de las amigas. Escuch6 con amo-
rosa tolerancia el plan macabro de Juan Antonio Orcaz
para instaurar una oligarquia po6tica en la tierra ino-
cente;- isi logramos poner a un poeta de jefe de poli-
cia! limaginatel-; con Alfredo Guillkn pase6 alguna
niadrugada, despues de una tertulia de agua lim6n; de
Pepe Heredia fu6 la novia mis cordial, mis resignada,
mns miope y con Luciano Aldavin hubo sesudas incur-
siones en el clisico solar de Teresa, de Manrique, del
Duque de Rivas y de Fray Luis. Con aquella turba de-
saforada su coraz6n generoso se llen6 de auras de clara
matemidad. Grupo her6ico, resistiendo la claustrofobia,
la interpretaci6n amorfa de toda una er6tica, con hon-
das raices en la tierra, tenian los ojos llenos de fijo ren-
cor. Era una lucha contra gigantes fantasmales, que iban
removiendo el concept sefiero de la libertad, del ho-
nor, apalear a algin d6mine, meters con el regimen pa-
ra recobrar un poco el equilibrio emotional. Beb6 Pa-
checo, cuyos senos criollos habian servido de tintero pa-
ra una revuelta, con su naricilla aventada habia olfa-
tkado la sorda tragedia de aquella universidad perdida en
suefios continentales, tan divorciada de la tierra como
el estudiante, como los textos, como las ideas.
Por su alma generosa pasaron prop6sitos de repara-
ci6n hidalga. En tierra pobre habia que esperar al hom-
bre con una sonrisa leal; habia que borrar todas las amar-
guras del desconcierto con una pasi6n sensitiva, ser som-
bra limpia entire las sombras sucias de aquel vivir hu-
milde en el cual la compensaci6n estaba en la mance-
bla, en la lechonadita, en el redondel del gallo y el tra-







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD 41

go de ron. Una noche Luciano Aldavin la vi6 tan diA-
fana, que tuvo que besarla en los labios, temblando ante
la revelaci6n:
-iEres admirable, Bebe! Mucho mejor que nos-
otros. Cuando vuelvas a tu pueblo habri que canoni-
zarte. iSanta Beb6 Pacheco, la del alma limpia!, her-
manita ch6 de la nueva er6tica criolla.-
-iTonto!- suspir6 la chica.-
-Apuntame en la cofradia, nena.. Que voy camino
a la parroquia si me encuentro una como tu.-
Beb6 Pacheco se ri6 como un loca. Luciano Aldavin
la miraba con profunda ternura. Aquella noche, por la
brisa corria un halago romancesco, oreando al paisaje,
al hombre y a sus rencores.












LA FORMULA DE FELICIDAD DE
LUCIANO ALDAVIN






Cuando su honorable papa, el senior alcalde de un
lindo municipio cafetero, mand6 a nuestro querido Lu-
cuno Aldavin a esudiar derecho, no dej6 de advertirle
sus deberes filiatorios para con 61 y con su feudo:
-Hijo, ti eres el 6nico miembro de este municipio
de cuyas ideas no puedo yo responder. Te he visto ma-
riposear por la plaza luciendo corbatas o encerrado en
tu cuarto leyendo libracos de la peninsula. S6 que eres
agradable porque me lo han dicho las sobrinas del cura
y que sabes portarte como un hombre porque te has
dado unas cuantas pedradas en los herreros del pueblo.
INo es much saberl He querido hacerte abogado por-
que me cargan estos agricultores con capacete -y estos
profesorcitos socialists que se ponen a discursear sobre
la felicidad del jibaro. Lo unico que te suplico es que
no rompas con las ideas de esta casa. Si no te gusta la
tradici6n, ya te dar6 yo unos cuantos dineros para que
te vavas a la peninsula o a donde te Ileve el humor.
Mientras yo sea alcalde, las cosas tienen que ir como
van. Eso de ponerle zapatos al jibaro y pagarle cada








EMILIO S. BELAVAL


vez que se corta un dedo con el machete, son neceda-
des que yo no tolero.-
Luciano Aldavin le prometi6 a su tribunicio proge.
ritor hacer todo lo possible por no chocar con las ideas
de la casa. Hasta ese moment, su vida municipal ha-
bia sido intachable. Por la noche, daba vueltas a la pla-
za, tocando su important gaznate con un nitido cuello
de pajarita, al cual le agregara un lazo de vivido color.
Habia tenido amores con todas las nifias de alg6n pos-
tin del municipio, a las quienes prodigaba literarias ter-
nuras; se hacia tener por un sentimental que necesita-
ba decir amor entire las hojitas verdes de las enredade-
ras. En la tertulia de la casa del cura, recitaba versos
de Jorge Manrique o de Antero de Quental y se bebia
el inico oporto que habia en trinsito por el distrito.
Su prestigio de novio delicado le depar6 un enredillo
con una viuda romantica, que le abria la cancela mis
intima de la casa, tan pronto el pueblo se echaba a
dormir.
Mientras la novia del iltimo mes mascullaba su mo-
nocorde rezo en la novena, Luciano Aldavin se paseaba
con impaciencia voluptuosa por el atrio de la iglesia,
con ventura de galan que gozaria del esmerado privile-
gio de depositar un timido beso de despedida en: la
punta de los dedos de la persignada deidad.
Era asimismo el elegant del municipio; en su per-
cha de hijo del alcalde, ocho o diez casimires, hechos a
la media, revelaban el profundo studio que de su es-
cenario galante habia realizado el airoso Arbitro. Su sen-
tido del color, su respeto hacia aquellas hojas verdes,
donde casi siempre ejercitara la po6tica sensitiva de sus







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


faenas de var6n, habian impartido una graciosa seve-
ridad a su indumentaria, dejando toda la juvenilidad a
sus brillantes plastrones o a aquel lazo vivido que era
el unico alarde de sus veinte y pico de afios. De estos
iaocentes ejercicios solo desertaba, para tomarse una
juerguecita con algunas que otras jibaras, olorosas a al-
bahacas, en una de las fincas de papa, donde hacia dar
vueltas en un palo a cuanto lechoncito orondo provo-
caba el gustar de sus amigos. Entre las Juanas, Delfi-
nas y Nicasias de los cafetales, su frase de amor se ha-
cia picaresca y sus manos perdian la lirica parsimonia
que nunca pasaba de un leve apretar de los dedos cat6-
licos de la preferida.
Cuando lleg6 el moment de partir hacia la univer-
sidad de su inocente tierra, con doloroso escindalo de
las j6venes beatas, de la viuda romintica y ain de su
propio alcalde, Luciano Aldavin se march sin la mrenor
angustia del rinc6n de su mayorazgo. Hasta ese dia
nadie hubiera sido capaz de pensar que el chico era un
tremendo expansive, con un interns dinimico en aque-
llos libracos que todo el mundo imaginaba que solo te-
ria para extraer acotaciones de galan y que sus cuellos
de pajarita guardaban cierta melancolia de ver, que lo
cblig6 mis de una vez, a subir el colorido de sus juve-
niles lazos, para disimular aquella traici6n de su muni-
cipalidad.
Tan pronto lleg6 a su nuevo mundo, Luciano Alda-
vin se puso a estudiar profundamente el paisaje que lo
rodearia por unos cuantos afios de vida. Auin a riesgo
de que nuestro h6roe pueda perder su prestigio, tene-
mos que corifesar que sufri6 una curiosa desaz6n, al







EMILIO S. BELAVAL


compararlo con el cemidero de hojas de su lindo muni-
cipio cafetero. Mientras en 6ste, el incipiente trazo ar-
quitect6nico-pared blanca, teja antafiona, ladrillo rojo,
persiana verde-armonizaban para crear un caserio crio-
Do, en la universidad, una jardineria rala, a base de un
cesped ancho, de unos Arboles desamparados, de unos
edificios sin perfil de sitio, le restaban al paisaje su in-
timidad con la tierra, todo sentido de color, toda gracia
de entendimiento. Aquella absurda jardineria, le habia
quitado asimismo a la casa' del estudiante del tr6pico, el
umbroso recato del jardin exhuberante, de aquellos ma-
ceteros de begonias, astromelias, verbenas y madreselvas
del jardin de su viuda, que a la hora del amor, embal-
samaban el pecho del estudiant6n con el olor ben6fico
de la tierra. Luciano Aldavin tembl6 por su bien estu-
diada indumentaria, ideada frente al alma afiosa de su
caserio, contando con el verdor decorative del lindo mu-
nicipio cafetero, donde fuera 61 galan de nifias cin-
didas.-Voy a parecer un espectro bajo este sol amari-
liento- murmur6.
Como toda melancolia es un estado de Animo crea-
dor, el estudiant6n se puso a sofiar con una universidad
distinta, pue veia surgir del fondo calcinado de la hora,
una universidad con dos o tres de las viejas casonas de
su pueblo, de techo levantado, de parlotera teja, con
una cintura amorosa de amplios balcones donde las per-
,ianas verdes tuvieran rumor de abanicos y hasta donde
treparan aquellas madreselvas y perchas entire cuyos cer-
nideros verdinegros tan bien luciera la po6tica sensitive
de un galan. Por los alrededores, un jardin paradisiaco
llenaria de balsimica modorra el paisaje; un jardin







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


apretujado, que pusiera la tierra negra y la mafiana lle-
na de voces, donde unas tinajas misioneras, colmadas
de helechos, incitaran la mente al frescor de la miseri-
cordia. De los Arboles centenarios colgarian las lianas,
y los trinos de los turpiales, los dorados frutos del tr6&
pico. A la sombra de aquella universidad, un estudiante
de tierra caliente, vestido de severe color, con una cor-
bata de policromada fantasia, chapeado a un cigarrillo,
caballeresco, sensitive, human, se ejercitaria en la po6ti
ca, en humanidades, en agricultural, en esgrima, en equi-
taci6n, en humanidades, en agriculture, en esgrima, en
equitaci6n, en medicine, en derecho.
Cuando regres6 de su incursi6n por los minimos rin-
cones de algun color, Luciano Aldavin se enfrent6 con
el hombre, que con 61, iba apoderarse dentro de algunos
afios del porvenir de su inocente tierra. Por primera vez
en su vida, Luciano Aldavin tuvo que admitir, que no
estaba falto de seso geogrifico, el honorable de su pa-
ri, dispuesto a romperle en las costillas a todo intruso,
h benem&rita vara de su consistencia municipal. El es-
tudiant6n tuvo oportunidad de observer en algunos ti-
pos un concept del vestir, del hablar, del reir y del
piropear que se qued6 entontecido:
--Pero, Zqu6 le pasa a esta turba?- le pregunt6 in-
voluntariamente, a un compafiero de codo, quien result.
t6 ser de un aflo antes.
-Nada, caballero. Son los nifios flanes de la univer-
sidad. Una trulla de monigotes con quienes tendremos
que entendernos a pufietazos.-
--Horriblel Me parece que en esta costa todavia no
han metido a ning6n sastre en la cArcel.-







EMILIO S. BELAVAL


-Pu6s seg6n se visten, asi son. No tienen mas que
ruedo en los pantalones.-
-IMalo! La sastreria va a ser un problema tene-
troso en esta universidad.--
-Es verdad que no todos somos asi. No crea que
usted, es el uinico cuello de pajarita de los alrededores.
Lo que pasa es que 6stos son la sal del paisaje. iMire
aquel que parece un guacamayo! No se quita ese abrigo
de lana en todo el afio, aunque se achicharre.
--iHorrible! iHorrible!-murmur6 el estudiant6n.
Claro, jera el endiablado paisaje!, sin color, sin sen.
tido, dejado todo al azul del cielo, a unas palmas desam
paradas, a aquella bambuia desvalida, que no tenia casi
enioci6n para mover sus plumas, afiorando la langorosa
frescura del rio. ZC6mo colocar en aquel contorno a su
tipo ideal de estudiante ret6rico, discursivo, human,
capaz de tener un duelo por unas pestanias de mujer,
buscando en un microscopio el taimado bacilo de la tie-
rra caliente, en diilogo perenne con la justicia de los
hombres para buscar la esencia impalpable del derecho,
jiuete para la noche de San Juan, agricultor de ancha
pava, peleando con el huracAn por los tiernos retofios
de la tierra?
Para su consuelo intimo, el estudiant6n adivin6 que
no era 61 solo el que se dolia de aquel engendro de una
tcrritorialidad confundida; adivin6 la insensible elegia
del paisaje y la universidad, le confi6 su desd6n de hem-
bra criolla contra aquel tipo antin6mico, que no tenia
la austera prestancia, la languidez ardorosa del hombre
de su amor. Ante el dolor de la doncella, Luciano Al-
davin hizo un juramento: el de seguir con sus cuellos







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


de pajarita, con su bast6n de caoba, con la estetica mas.
culinista de su municipio, que le habia inspirado el pai-
sale afioso del pueblo, cerca de la balsamia afrodisiaca
del jardin de su viuda.
Hombre sensitive, con ojera caballerosa de gain, Lu-
ciano Aldavin nunca olvid6 su juramento de var6n a la
doncella atropellada. Mientras los flanes de la universi-
dad se dedicaban al desaforado vestir, al estent6reo de-
cir al menguado actuar, Luciano Aldavin, tocado pul-
cramente con subidos grises, inalterable chaleco, panta-
16n estrecho un tanto acampanado cerca del charol, cue-
Ilo de nitida altura, lazo de policromado plastr6n, galan-
teria imperturbable, se dedic6 en los atardeceres de la
universidad a la mas emotional de las esgrimas con las
iltimas tintas del paisaje y con los mas tomeados bustos
del mujerio. Un par de risitas procaces, castigadas a
tiempo por dos soberbios esguinces de su estilica caoba,
puso en claro el fuero de que gozaba, por su initial com-
bate con los herreros de su municipio. Ademis, detrAs
del arbiter del conciliado vestir universitario, habia unos
cuantos pufios capaces de inspirar una saludable pruden-
cia a cualquier guacamayito mis o menos congestive. En
su pefia de caf6, se sentaban noche tras noche, Alfredo
Guill6n, Pepe Heredia, Arturo Montes, Juan Antonio
Orcaz, capaces de amarrarse un dedo del pi6 con cual-
quier blasfemo de la elegancia de su bien querido Lu-
ciano.
Pero, buen criollo al fin, no le vali6 de much su he-
r6ico desentono, porque tenia el alma cordial y la nariz
humorista. A fuerza de mirar con impertinencia de pa-
ladin a los del otro bando, su sentido de hombre feliz,








EMILIO S. BELAVAL


de catador ir6nico de la vida, lo puso en march hacia
la tragedia minuiscula de los flanes, buscando la sinra-
z6n de su discordia con el paisaje, con la tradici6n mis-
culinista de la tierra, con el honest arraigo de una ero-
ticidad criolla, para la cual, la mujer fuera sitmpre un
codiciado fruto prohibido, que habia que llevarse entire
las sombras de la noche. No pasaron muchos dias, sin
que Luciano Aldavin se diera cuenta, que el patr6n de
la flaneria era, antes que nada, invenci6n de la mujer,
quien en revuelta de siglo, habia creado su bisuteria pa-
sional y estaba a la caza de un tipo mis inocente, mis
jovial, mas modemo que aquel hombrecillo del anterior
sistema, carcelero de rominticos candados, que hasta
entonces habia tenido el secret de hacerle vivir a la
mujer una sola pagina de amor por cada vida. Hombre
de incitaciones cultas, nuestro estudiant6n se encerr6
unas cuantas semanas en la humosa biblioteca de la uni-
versidad, a buscar los textos de aquella f6rmula de fe-
licidad inocente, los barbilindos mantenedores de la nue-
va sexualidad, los inflamados alegatos de las doctors
de la pasi6n revolucionaria. Fu6 una deliciosa incursi6n
por un mundillo revuelto, donde cada f6mina atropella-
da por la displicencia sexual del var6n, trafa su chisme
cito de alcoba, para que el psic6logo, el neur6logo, el
jurista le restituyeran su derecho a la felicidad. De aque-
Da incursi6n por el tema tabui, Luciano Aldavia sac6 muy
sabrosos entendimientos: -lCuinto argument necesi-
ta una mujer para desvestirse! -solia comentar el chi-
co al final de cada capitulo; entendi6 asimismo que el
ataque habia empezado por el caracteristico atributo de
la masculinidad, Ipor los calzonest, y que en el ancho








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


raedo de la flaneria militant, la perfidia de la intrusa, ha-
bia creado el primer problema de conciencia para la va-
ronilidad anterior. Despu6s de su paso por la academia,
Luciano Aldavin, quiso observer en las mis conspicuas
mantenedoras de la nueva f6rmula, el alegato hecho vida,
la reacci6n animica de aquella filosofia de contra. Guar-
d6 en su bail municipal los mis agresivos plastrones, co-
gi6 cara de candido y se fu6 cerca de las mallas del te-
nnis, a conversar con las musculosas chicas del nuevo or-
den sobre el viejo problema de la came. Apelando a su
legitimo trato con la novela picaresca, se busc6 una novia,
de las del curso de artes, ardillesca y sentimental, con la
cual viviera piginas de muy modern ternura. Ademis en
la clase de literature, trab6 relaci6n de anima con dofia Be.
be Pacheco, quien estaba buscando un flan con sabor crio-
11o y una noche logr6 el honorable privilegio, de llevarse
a la mis reputada devoradora de hombres, a Beti Mendo-
za, a. una juerguecita de sibado, donde no tuvo tiempo
de echar de menos sus idilios campestres cori las Nica-
sias de principio de cuento.
Aquel conocimiento del otro mundillo, en tensi6n
dramitica, lo tranquiliz6. jNo corria peligro por un buen
corner de afios la formula de felicidad de Luciano Aldavin!
Un municipe que habia distribuido con tanta fortune,
su ejercicio de gain entire las j6venes beatas, la viuda
romAntica y las r6sticas guapuras de un vecindario, no
tenia nada que temer a la hora del ajuste sentimental
Ademis su triunfo de elegant le devolvi6 su displicencia
genial, su habitual desenfado. Con el rabillo del ojo, Lu-
ciano Aldavin habia observado que sus bien entonados
grises, sus policromados plastrones, no dejaban de causar








EMILIO S. BELAVAL


cierta melancolia de var6n en los flanes, un tanto atro-
pellados por el patr6n de la tirinica Beti Mendoza. Este
rcconocimiento melanc6lico fu6 tan patente, que una no-
che Georgie Rodriguez lo fu6 a buscar para obtener su
ccnsejo, sobre cierta reform que necesitaba su vestimen-
ta de sal6n. Con asombro de su pefia minorista,' Lucia-
3:o Aldavin estuvo encerrado con el mis conspicuo flan
de la universidad varias noches, ideando un traje de gala
para la inocente tierra, que tuviera alguna fisonomia na-
cional. Desgraciadamente, fu6 baldio el generoso impulso
del elegant, porque ide6 para el sarao un frac corto de
seda negra, de anchas solapas, con un chalequillo tauri-
no y un negro corbatin de puntas anchas, que Georgie
Rodriguez sali6 jurando por cuatro de sus hibridas ge-
neraciones, que dicha vestimenta no podria nunca usar-
la ningin chico respectable. Luciano Aldavin estaba fu.
rioso:
-No podris creerlo, chico. Pero ese maniqui inso-
portable, ha tratado de convencerme, para imponer un
traje de calz6n negro y chaquetita corta, blanca, que
pareceria uno un mozo de transatlantico. 1La culpa la
tenemos nosotros!-
-iPor qu6?-le inquiri6 Pepe Heredia, burla que
te burla.
--Tantas asambleas que hemos promovido y todavia
no hemos hecho ninguna para decidir como debe vestir-
se un estudiante de esta universidad.-
-iHum! Le tengo miedo al problema. Nuestro cro-
matismo visual puede producer un casac6n feroz. Lo me.
jor es que t6 te encargues de eso. Al fin y al cabo eres
nuestro elegante.-








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


Aquella misma ternura humana, ir6nica, que lo ha-
bia hecho transar con el tipo antin6mico, le habia servi-
do para soportar su vida de cAtedra con juiciosa entere-
za. A la universidad, lleg6 un moment en que la enten-
dia a maravillas. En el cursillo gangoso, doctoralesco, su
espiritu distendia una curiosidad de egipt6logo, la mis-
mn que necesitaria una nariz sibarita para extraer de al-
guna polvorienta redoma una rica aroma fara6nica. So-
lia burlarse del d6mine, de los temas, de los textos, de la
atenci6n miope del uno, de la impaciencia sudorosa del
otio:-Este caballero del constitutional es un perfect
carlista, ino creen ustedes?-O.-Voy a la clase de don
Americo; me entusiasma su oratoria de cortes constituyen-
tes. -O.-No hay un solo comentarista del estatuto de
familiar que no sea un ret6rico frustrado.-Y cuando no
era possible otra cosa, mientras se desleia el parrafismo
de la primera rep6blica de don Americo, montaba el ca-
ro de brioso corcel de su imaginaci6n y volaba por en-
c'ma de todo el aspect que lo torturaba. Asi muchas
veces al salir de una de estas classes se atreviera a co-
mentar:- La tarde del derecho romano estaba preciosa
capaz de coquetearle al propio Justiniano.- O.-Hoy la
hacienda p6blica me ha servido para descubrir, que Ma-
na Eugenia tiene la mds perfect nuca de la universi-
dad.-
Su niica pasi6n culterana eran los clasicos, iaquellos
endiablados libracos de la peninsula de que hablara su
alcalde!, por los cuales sentia un entusiasmo tal, que hu-
biera sido capaz por el sentido pict6rico, de ser pupilo
del Licenciado Cabra o contertulio apasionado del gran
don Lope. Aquel chico en cuya vida siempre alter-







EMILIO S. BELAVAL


no el desenfado con la inquietud, quo vivia sin prisa y
si alguna ansiedad puso en alguna vez fu6 para aromar
alg6n d6bil minute con el matiz de una melancolia
aleve, sentia una comez6n de covachuelista a la hora de
cxpurgar los amables cursillos del siglo de oro. En el
Quijote era una autoridad. Le encantaba el concept su-
blimado del derecho que habia en el enjuto caballero,
en perpetuo dialogo con el alter socarr6n, cuasi enciclo-
pedista del Sancho:
-Es una listima que nuestro don Alonso Quijano no
tuviera el sentido procesal del derecho que tenia Sancho.
iHubieramos visto cosas estupendas! Pero hay que re-
conocer que, en cuanto a remedies, Sancho es superior.
Esa treta a la mujer violada, a quien hace devolver los
dineros de la honra, es una treta de criminalista hibil.-
Enredillos de 6stos, leguleyos, literaturizantes tenia
siempre la fabla de nuestro estudiant6n, capaz de comer
en la escudilla del Licenciado Cabra, por gozar de un sa-
bor de preteridad, buscando siempre en sus amados cla-
sicos donosura para el buen decir y el mejor entender.
For estar enredado su espiritu en tantas coqueterias ima-
girativas consigui6 la amistad de muchas mujeres de
muy divers angulo.
Tenia un catilogo de feminidades, en el cual hubiera
podido confiar el mas severe esteta; su fichero glante
contenia las tres o cuatro cinturas, las ocho o diez nu-
cas, el mis perfect par de piernas, el mis modelado
busto de la universidad. Se habia compuesto un tipo de
criolla para su paisaje que era una maravilla de armo-
nia, de color, de sensibilidad. Es muy natural que este
afin de confecciones espirituales, lo hiciera amar en un








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


solo mes, a una o dos de las predilectas figurillas de su
criollicidad est6tica. Le gustaban los senos de Bebl Pache.
co, las piernas de Hortensita, la nuca de Maria Eugenia,
la dorada piel de Marich6 Lago. Para el perfect beso
territorial se habia compuesto una boca h6meda, de la-
bios gruesos, con balsanlia de verbena en el aliento. So-
lo que tan enjundioso estuche lo encontr6, para martirio
de su boca analitica, repartido en muchos labios, algu-
nos lay!, hasta entire los artesanos dulzores de una bor-
dadora de pafiuelos.
Tal vez fuera por este secret de expansionismo emo-
cional, que nuestro Luciano Aldavin, sin rendir sus hon-
das preocupaciones de crear alguna vez una sastreria es-
tudiantona para la universidad de su inocente tierra, o
de ver alguna tarde legar hasta su hamaca de pachorra
tropical a un criolla color de miel, con ojos de garza
dormilona, era un estudiante feliz. Contra su felicidad
1,o podia ni el derecho romano, ni los arrumacos de Be.
ti Mendoza, ni la mesticidad, ni el calor, ni la claustro-
fobia. Alfredo Guill6n se lamentaba de que su compa-
fiero de hospederia no tenia madera de caudillo, que el
dandysmo habia echado a perder aquella Anima con la
cual no podia contar el nacionalismo 16brego.
Sin embargo, no podia pasarse sin el consejo del ele-
gante y a la hora de la revuelta, le confiaba el sitio de
la barricada donde mejor reparto de pedradas hubiera,
sabiendo que el frivolo de Luciano, agarraba el trabuco
con nariz aventada y tac6n fire, apesar de que ni aun,
a la hora de la revuelta, el amante de la viuda podia de-
jar su reluciente caoba y su cuello de pajarita. Mientras
los estudiantes arrugaban el cefio, roidos de fobia terri-








EMILIO S. BELAVAL


trial, Luciano Aldavin desplegaba su sonrisa genial,
una sonrisa de sefiorito que sabe confratemizar con el
contorno, que ha llegado a la concreci6n, de que toda
fclicidad de lugar estA en buscar el color human de la
vida, en poner interns de alma, en lo que los demAs sue-
len poner usura de Animo.
Cuando regresaba de vacaciones a su municipio, lle-
naba de nostalgia de ausencia la oreja de su candida viu.
dita, quien vivia por un par de meses, una linda pigina
dc romanticismo municipal. En la tertulia del cura, sor-
biendose filos6ficamente el oporto del conductor de j6-
venes beatas, deslumbraba a 6stas con una exclusive pin-
tura de estudiant6n morigerado, sumergido en unos li-
bracos de interminables folios en cada uno de los cua-
les, depositaba cada dia, un suspiro para cada una de las
castas deidades de su municipio. A su alcalde le fu6 mis
dificil convencerlo:
-Veo que no te has dejado ni siquiera el cuello de
pajarita, Zeh?-
-No, padre.-
-ZY que has hecho este afio? ZSabes ya redactar un
contrato de aparceria?-
-No, padre.-
-gPero, que diablos le ensefian a ustedes en la uni-
versidad?-
-Derecho romano, papa.-
-ZY qu6 es eso?-
-Pues una asignatura que sirve para enhebrar unos
latinejos en la oratoria forense. jMuy interesante!-
-lYa lo veo, ya!- suspiraba el benemerito alcalde,




N.


LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD 57

quien desde luego ignoraba, que su hijo era una autori-
dad en gongorismo y en sastreria estudiantona.-
Una tarde, Alfredo Guill6n se lo encontr6 dando unos
tremendous mandobles, contra una indefensa almohada de
la hospederia, armado de un reluciente machete:
--Qu6 te pasa? aSe te ha ido el Quijote a la cabeza?
-No, chico. IEs que te he concebido una idea estu-
penda!-
--Cual?
-La de proclamar el machete arma de caballeros,
para crear una esgrima nacional.-
-ZQu6??-
-iAh, miserable! ZDudas de la elegancia de la iinica
espada con que cuenta esta tierra?-prorrompi6 Luciano
Aldavin, altanero, melodramdtico- (Tfi, el primer nacio-
aalista de la universidad!-
Alfredo Guill6n no sabia si darle unos cuantos golpes
o abrazarlo emocionadamente. Se decidi6 por lo prime-
ro, al observer que la destripada almohada, era la suya
y no la del ingenioso esgrimidor.











MI SEIQORIA EL BOTICARIO DE MI PUEBLO






Mi sefioria, el boticario de mi pueblo, era Arturo
Montes, terror de los nifios flanes, choteador official de
la universidad, cuyo humor a prueba de bomba, le per-
mitiera sacar de la vida un picaresco partido y ser una
de las mas preciosas columns de los nacionalistas. Al-
to, cetrino, jubiloso, desde su modesto roll de no muy
brillante miembro del curso de los boticarios en cier-
nes, habfa llegado a un destacado lugar en la admira-
ci6n de los estudiantones.
En cuanto habia un problema que requiriera un crio-
1o de buen entendimiento, habia que echar mano de
Arturo Montes. Para 6L no habia geografia social ni con-
flictos de epidermis. Su vasta amistad cubria desde los hu-
mildes bedeles hasta el mas empingorotado d6mine. Por
eso era un hombre estimable en la revuelta; aquel mu-
chacho tenia una habilidad para el sobomo sentimental,
que si alguna vez se mete a politico, consigue hasta
el voto de la sacristia.
No crea el lector, que a la hora de presentar a esta
sefioria incipiente, no se pueda hablar de otra cosa que
no sea del buen humor de nuestro querido Arturo Mon-
tes. Nosotros tenemos que empezar por admitir, que Ar-








EMILIO S. BELAVAL


turo Montes era uno de los tipos mas equilibrados de
la universidad. Poseia un equilibrio profundo con la
filosofia, con el sentido human, con el color de su ino-
cente tierra. Tipo expansive, cordial, lleno de genero-
sidad, supo ser esa cosa tan dificil que es, ser democri-
ta sin plebeyez, bromista sin petulancia y saber envol-
ver todas sus congojas dentro del amplio gesto recepti-
vo de un hombre que esti dispuesto por amor a su tie-
rra, a transar con todas las miserias y todas las usuras
territoriales. Del choteo morboso, descreido, embosca-
do, de sus coterrineos, habia escogido la parte mis espi-
ritual, aquella que era antes que nada, una flor de son-
risa, un contorno de suave burla ante la tragedia mi-
nuscula de los muchos que querian desertarla. Si nos-
otros tuvi6ramos que escoger el tipo de mis reconcilia-
da raigambre con la tierra que habia en la universidad,
no tendriamos mis remedio que escoger a Arturo Mon-
tcs, criollo, dispuesto a romperle el espinazo a la Atlan-
tida, para quien nunca tuvo atracci6n la barca fallida de
las vinculaciones.
Del municipio de Arturo Montes los estudiantones
de la universidad lo sabiamos todo. Con su fabla pica-
resca, el choteador official de ja universidad, habia loado
aquella vida de area de No6, tan apacible, tan aldeana
y al mismo tiempo tan llena de sentido municipal:
-iCon decirte que en mi pueblo no hay nada mis
que un poeta y es veterinario!- El senior alcalde, el se-
fior collector, el senior cura y su future causante, el se-
fior boticario, se repartian el poderio spiritual del pue-
blo, tenian derecho de vida y de murmuraciones sobre to-
do el caserio iArturo no pensaba chocar con ellos!








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


Al rev6s, cuando instalara su botica, pensaba entablar
negociaciones para aposentar en ella, el casinillo de los
murmuradores:
-Tu no sabes lo que significa un boticario en un
pueblo como el mio. iNo hay cacique politico ni cura
que pueda veneer al hombre que sabe cuando se purga
la poblaci6n! Yo tendr6 los secrets mis trascendenta-
les del vecindario. Ya verin ustedes, como haciendo
pildorillas y vendiendo manteca de cacao termino yo en
la galeria mis encopetada de nuestra historia.-
Bastaba una hora de platica con Arturo Montes para
darse cuenta de que detris de las bromas del estudian-
ton, lo que habia era una tremenda ansia de dualidad
con todo el dintomo humilde de su municipio. Cuando
Pepe Heredia, Adolfo Puentes o Federico Aldaz, se echa-
ban a sofiar con el area civilizada, mis alli del mar
Caribe, Arturo Montes empezaba a esgrimir en una fus-
tigadora filipica contra aquellos sefioritos imbeciles que
rn querian descender de sus hamacas segundonas. El,
Arturo Montes, se quedaria a instalar su botica que se-
ria como una instituci6n vital de su tierra; seria un dro-
guista sentimental, regionalista, filantr6pico, que inven-
taria una farmacopea indiana, a base de cafia fistula, de
agua de azahar, de gengibre, de todas las yerbas y vai-
nas y flores de su inocente tierra. Los patentizados para
las beatonas y para los extranjeristas. Ya se encargaria
d1 de curar a los pilidos de la montafia con sus propias
yltbas, para que no necesitaran nada de la quimica
francesa ni de los pildoreros italianos.
Ademis, en su farmacia, tendria una tertulia perma-
ncnte. El estudiant6n se quejaba de que la tristeza de la







EMILIO S. BELAVAL


gente de su tierra provenia en gran parte por haber ter-
minado con la encantadora costumbre de la peia, del buen
conversar, a la vera del casino, a la sombra del parral,
en las reuniones de la botica.-- Ustedes se han dado
cuenta de que el uinico que habTa en esta universidad,
soy yo?-Casi todos los estudiantones, menos los con-
dcnados flanes de las pantaletas, eran una trulla de ini-
mas en penas, sin ninguna pimienta en la lengua:
-ISi seguimos asi, seremos un pueblo hipocondriaco!
-En su botica 61 volveria a echar a pitar la olla de los
chismes. Seria una botica mitad logia, mitad casino,
con ribetes de club revolucionario. IY 61 seria el hombre
transcendental del municipio! Sabria cuando los sefio-
rones hacian abortar a sus barraganas; en que- fecha se
purgaban las beatas; la parte del vecindario que esta-
ba estrefiida, la otra que era disp6tica, la que padecia
de lumbago. Con tamafios secrets seria como un dia-
blillo cojuelo, confidence de la est6tica del municipio.
Ademis en su rebotica se reuniria la asamblea munici-
pal a sorber horchatas y mentas, los masones a conspi-
rar contra el cepillo del cura, el cura a murmurar con-
tra la religiosidad usuraria de los ricos. iQuien podria
contra 611 Por si fuera poco, detris de su mostrador ten-
dria el panorama emotional del pueblo. La pensaba
i:'stalar frente a la plaza, con una acera umbrosa, don-
de pudiera meter la nariz en la callada existencia de
aquel caserio que 61 amaba tanto. Los domingos se de-
dicaria a hervorizar como aquel ilustre Juan Jacobo,
que no pudiendo ser boticario se meti6 a fil6sofo. Este
marco pueril de su juventud estaba tan vivido en el co-
raz6n del chico, que cuando alguien lo invitaba a una








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD 63

parranda en vispera de exAmenes respondia con digni-
dad melodramitica:
-iPero t6 te olvidas, infeliz, que si salgo esta noche
puedo envenenar dentro de dos afios a todo mi munici-
pio! ZQu6 idea tienes tu de lo que es un boticario?-
Mientras Pepe Heredia se desesperaba ante la idea de
su pueblo y Luciano Aldavin hacia un mohin pensando
en las imbecilidades a que lo condenaria el feudo alca-
desco de su padre, Arturo Montes veia el retomo con
una jubilosa emoci6n de aposentamiento.
Aquel espiritu expansive tenia a6n secrets mis con-
movedores que los de la purga de las beatonas. Como
era de piel un poco tostada, algunos mulatos de la uni-
versidad lo tenian por ser uno mas del veteado grupo.
Le comunicaban su herm6tico malestar, sus callados sue-
fios de blancos, la tragedia minima de aquellas vidas en
las cuales casi nadie reparara. Arturo Montes nunca se
preocup6 en esclarecer el epid6rmico equivoco. Cuando
Pepe Heredia le reprochaba su blanquismo her6tico so
lia contestarle con soma:
-iBah! En este pais no se preocupan por ser blancos
nada mas que los grifos. Ademis, yo nunca ventilaria
un derecho que pudiera hacer sufrir a un humilde.
iPobres!--
-No est6 bien eso, Arturo. Piensa que alg6n dia va-
yas con una de las muchachas...-
-Pues lo explicar6 como pueda. No creo en el pro-
blema! En mi pueblo hay artesanos a quienes estimamos
mAs que al alcalde.-
De cuanto desheredado de la fortune habia en la uni-
versidad, era Arturo Montes, tutor spiritual. Como su








EMILIO S. BELAVAL


bolsa de estudiante era escasa, derramaba su buen hu-
mor a palmas llenas, confesando apuros que no tenia
y trampas que no hacia, para confortar un poco el Ani-
mo de los otros, sobre todo de aquellos estudiantes po-
bres que venian a aprender una pedagogia rural para
echarse montafia arriba con un abecedario por toda cruz.
Era un criollo, sin doblez, con una criollicidad huma-
na, vital, con un ansia generosa de aliarse con todo el
dolor del contorno, enamorado de la gente suya y de la
tierra suya, capaz de hacerse pasar por mulato para es-
tar mis cerca de unos, con una paciente aspiraci6n a
ser cultos para estar mas cerca de otros.
El uinico rencor de aquel gran expansive eran los ti-
pos paniaguados, los que querian fugarse del contorno,
los condenados flanes que siempre estaban a caza de
niodas fantisticas, de sentimientos e ideas de otra lati-
tud. Contra ellos se enzafiaba su criollicidad beligeran-
te, que no podia perdonar aquel atraco hacia el concep-
to arraigado de su territorialidad:
Hasta que no acabemos con esos absurdos guaca-
mayos con pantaletas, no podremos hacer nada en esta
universidad. 1Le tengo unas ganas a ese Tony P6rez!-
Pero no pasaba de ser un rencor te6rico, mis bien
una desaz6n enconada contra aquel nifio absurdo que
rompia su continuismo municipal. Claro, a la hora de la
rcvuelta, Arturo Montes contaba con los humildes, que
siempre suelen ser los mis leales; capitaneaba ademis
a los seis biceps de un municipio que eran tres chicos
fornidos que aceptaban de antemano la capitania excel-
sa del future boticario. Cuando los estudiantes necesi-
taban enviar una embajada al bajo mundo, para sere-








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


ratas, pedradas, encontronazos con el regimen, cenitas
en la cuesta de los frailes, etc. Arturo Montes era un
emisario inapreciable. Tenia amigos en las nueve capas
rominticas de la noche, en el subsuelo de los cursos
rurales, en la estratoesfera de los d6mines, a quienes
trataba con la misma parsimonia socarrona con que pen.
saba tratar al cura de su pueblo para atraerlo a la ter-
tulia de su botica. Con los muchachos de su grupo,
ten'r, una amistad capaz de legar al martirologio. De
Di6genes Ruiz, una temporada en que se puso mis fla.
cucho de la cuenta, fu6 un enfermero ejemplar; de Bal-
domero Santana, fu6 etemo confidence de su dolor cha-
tc; de Isidro Montalvo, lo fu6 todo; con 6ste iltimo,
estudiante fracasado, llev6 su ternura hasta el extremo
de irse a estudiar con 6l en los cafetines de la plaza del
nmercado, para que no echara de menos el alcohol fami-
liar de su vagabundeo. El violinist le habia asimismo
confiado su porvenir, como un perro carifioso, desde
que supo que Arturo Montes habia decidido afiadir a su
botica nacionalista, una rebotica sentimental, con el vio-
lon de Isidro:
-De cuando en cuando hay que aventar las eferve-
cencias de las purgas, amigo. T6 serAs mi socio. Ade-
ras, como eres paciente me ayudaris a confeccionar mi
farmacopea native. Con que a estudiar, Zeh? iNo hay
derecho a envenenar a nadie! Si al menos le tocara la
formula al alcalde, algo habriamos hecho en beneficio
de la patria.-
-Yo tratar6 de estudiar.-murmur6 el vagabundo
agradecido.
--iMagnifico! No me o!vides la-botinica. Tenemos








66 EMILIO S. BELAVAL

que inventamos un alcoholado que sirva de agua de co-
lonia national. iYa verAs! A lo mejor ese tango tuyo nos
hace millonarios. En mi municipio el vals "sobre las
oias" tuvo a las mujeres histericas durante quince afios.--
Cuando Isidro Montalvo sali6 para la montafia, con su
socio Arturo Montes, sabia mis botinica y mis farma-
copea que toda la facultad de farmacia en pleno. Por
si no fuera poco esta temura de nuestro atrabiliario Ar-
turo Montes, auin queda otra cosa digna de particular
clogio. Como todo municipe cuadriculado, Arturo Mon-
tes era un perfect glot6n y como buen comel6n de po-
cos recursos, a fuerza de ingenio lleg6 a ser del primer
cocinero de la universidad. Caballeros, lque arroz
blanco con chicharrones! y iqu6 costillas de cerdo con
viandas! No habia juerga estudiantona que nuestro h6roe
no inmortalizara con uno de aquellos desaguisados don-
de el exceso de aji, de hojas de laurel, iya sabemos el
hervorismo nacionalista del interfecto!, de vinagreta y de
aguacate, no dejara al mis hAbil jefe de cocina a la al-
tura de un nifio de pecho. Por una noche a la semana
los estudiantones se desquitaban arteramente de las ma-
cabras sopitas de pan y de aquel endiablado cocido a la
vinculaci6n hist6rica de lo que pueda imaginarse cual-
quier ministerio de ultramar. En esas noches de olla ro-
mantica, el prestigio de Arturo Montes llegaba a alturas
continentales. Cuando la raci6n era corta habia que ar-
marse con double filo para evitar los escamoteos de la
iFquierda y la derecha. Tal vez hubiera sido preferible
que Arturo Montes, en vez de hacer un recetario para
la clinic campestre, hubiera hecho un recetario de co-








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD 67

cina. Pero ningin autor modesto debe meters con la
vanidad de los hombres.
Novias tuvo Arturo Montes a granel, sobre todo en,
tie las gentiles oficialas de un taller de pafiuelos que ha-
bia en una de las encrucijadas de la universidad, en los
alrededores de la cuesta de los franciscanos, donde nues-
tro h6roe, encontraba en las juncales mulaticas del pes-
punteo, bocas con tanto rojo como el del itamo real.
Hasta en su er6tica aquel barbiin habia seguido el sis-
tema municipaloide. Tenia una novia, con cabellos y
cintura de consorte, que paseaba por el atardecer de la
universidad o por la ronda clasica de la plaza elegan-
tona; pero, depositado el noviazgo official en su hones-
to pensionado, iba en pos de otros amorcillos de mis
especiada dermis, luciendo espuela de barragin, a reco-
ger los dobleces de aquella otra terura, mas abigarrada-
iSuspiros de mozas triguenias que no cuidaban much
de su doncellezi,- a donde le acompaflaban alguna que
otra noche Alfredo Guill6n, Isidro Montalvo o Luciano
Aldavin, segin estuviera la marea spiritual de uno u
otio. Arturo Montes no trataba de justificar como los
otros tres, aquellas escapaditas hacia la cuesta de los
franciscanos:
-Todo buen hijo de municipio debe hacer lo 4que
hace su alcalde, Zno creen ustedes? En mi pueblo, la mu-
latica mejor formada forma parte de las azucenas de la
vara. Yo debo hacer lo mismo, por si alguna vez Ilego
a la poltrona.
-Indudablemente,- asentia el sinvergiienza de Lu.
ciano Aldavin, quien era hijo de otro alcalde.
--Luego estas mulaticas tienen un saborl-








EMILIO S. 3ELAVAL


-iY un color!- interrumpia alguien.
-iY un olor!- afiadia otro.
-iCon ustedes no se podri nunca hablar seriamen-
te de ning6n problema de la tierra!-remataba con des-
den olimpico, el future adiltero.
Como punto final queremos afiadir, que Arturo Mon-
tes tenia dentro de sus cascos nacionalistas, el don de
ser el mejor hacedor de d6cimas, cabayos romancillos
ae ciego y romances de cuerdo que tenia la universidad..
Por esta musa ficil, que hacia parodias, letras e impro-
visaciones de cuanta po6tica legara a su oido o de cuan-
ta musiquilla pegadiza corriera por la villa estudiantona
por poco pierde el titulo y la gloria municipal. Y se la
hace perder a unos cuantos hijos de otros municipios.
El 6nico cancionero tipico que tenia la universidad en
nuestro tiempo era obra suya. Porque en la universidad
antes de llegar Arturo Montes, solo cantaban los semi-
raristas de un dormitorio protestante que se levantaban
por la mafianas dando ang6licos berridos, que escuchaba
con cerifica complacencia el regimen, mientras se engu-
Ilia la toronja del desayuno. Crey6ndolo un deber de ca-
tolicismo traditional, jhum!, Arturo Montes empcz6 a
competir con los ang6licos berridos. Sentado en su baul
arbitrario, armado de un cuatro aut6ntico que se habia
traido de su pueblo para consuelo de murrias municipa-
ks, era el glosador festivo de toda la vida universitaria.
Por una letrilla apicarada que le hizo a los senos de Be-
b6 Pecheco, hubo que cambiar un regimen. Menos mal
que aquellos generosos senos, tuvieron la misericordia
sensual de armar tal revuelo, que por pjmera vez se to-








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD 69

paron las narices de los estudiantes en una misma es-
quina.
Despu6s de la barricada, Arturo Montes juraba que
por la noche, Alonso Manso, le daba palmaditas en el
hombro y que le cogi6 tal terror al espectro que durante
una semana se fu6 a la cuesta de los franciscanos, la ha
cer penitencial












UN CRANEO CHATO SE ARRIMA A LA LUNA


La ventana hosca de la hospederia se ha abierto a la
luma con un tremendo estupor. La ha empujado el cra-
ixeo chato de Baldomero Santana, la noche en que por
primera vez, se atrevi6 a formular su callado dolor de
bknco ante Adolfo Puentes, -compafieros de posada y
de malos humores-:
-Algiin dia de 6stos me ire, ia emigrar!, hasta una
ciudad que pueda tragarme de cuerpo entero.-
-iHum!- contest el otro -yo prefiero quedarme.-
-T6i estis bien que te quedes. iYo tengo que irme!-
Adolfo Puentes no quiso preocuparse en adivinar por
qu6 Baldomero Santana tuviera que irse. Estaba ya acos-
tumbrado al cerco feroz que el estudiant6n le habia
puesto a su vida; a su mutismo discolo, a sus pufios
crispados en horas y horas de doloroso cefio. El otro
nunca pudo olvidar la actitud extrafia que adoptara un
dia el misterioso Baldomero Santana, cuando 61 quiso
levarlo a una jarana de agua de lim6n y damas bobas,
a la cual se habia comprometido a llevar algunos gala-
nes de la universidad. Baldomero Santana lo mir6 tan
desencajado que Adolfo Puentes tuvo que abrazarlo.
--Pero es que me vas a pegar?-







72 EMILIO S. BELAVAL

-iEn eso estaba pensando! iNadie tiene derecho a
compadererse de mi!, Zentiendes?-rugi6 el estudiant6n
niordi6ndose el alma.-
-jQu6 compasi6n ni que diablosi Si no quieres ve-
nir, vete al infiemo.-
Baldomero Santana comprendi6 que habia cometido
una sangrienta necedad, con su leal compafiero de hos.
pederia. Por su parte, Adolfo Puentes nunca lleg6 a com-
prender medianamente, aquel furor de su atrabiliario
c6frade.
Gracias a este incident baladi, sin embargo, nosotros
nos sentimos autorizados, lector, a abrir ante tus ojos el
callado dolor del misterioso Baldomero Santana. Hay
a!go de ruin en esta amargura, agarrotada a una vida jo-
ven, este dolor que forma una bambalina trigica detris
del alma sedienta, de la came demente de nuestro he-
roe, que esta noche ha sentido la necesidad de darle una
tiemenda cabezada a la luna, desde la ventana hosca de
una hospederia.
Es una figure de trazos bruscos; tiene el cabello cres-
po, de una negrura aceitosa; la frente plana; los ojos es-
condidos en la madriguera calenturienta que forman dos
pomulos agresivos. En sus dientes hay una blancura fe-
roz y su piel, color tamarindo, no teme al sol ni a la
sombra. M6sculos de bronce hacen de su contextura
una column de bien hecha masculinidad. No obstante,
en ella se ha detenido con torva desaz6n, el soberbio in-
dice cefdlico. Teme a su craneo chato, a su nariz sin
6ngulo, a sus ojos empafiados de rencor. El tambi6n se
siente infeliz. Le molesta su alma de blanco en perpetuo
dialogo con su piel de tamarindo, su alma inconfesa







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD 73

cue quiere vivir oculta tras de su cefio abrupto, pero
que le inflama la noche, se la estalla en suefios, lo hace
crujir al paso de una silueta lictea y a la cual tiene
que encerrar, como a una loca, en el saco de una agonia
nulata, para no perder 61 tambi6n el juicio. iEsta em-
boscadol jEsti emboscadol Huy6 de los suyos, porque
se sabe superior, un salto mis arriba; le teme a los otros,
porque cree que pueden desbaratarlo con una sola pa-
libra. Increpa a la vida que no detiene su curso ante su
dolor brutal, que permit que ante 61 pase el patron de
su dualidad, lo que debi6 ser, lo que su alma quiere que
sea. Mientras mas se sensibiliza, mayor espesor de sole-
dad siente sobre 61. Por eso tiene los ojos cargados de
vaguedad. Sufre la peor de las segregaciones, la propia
segregaci6n, la que lo saca de la realidad, para no per-
mitir que se muera de furor.
A nuestro lado vivi6 lo poco que se puede vivir en
una universidad: el grito de la libertad, la serenata, el
encontronazo con la policia, muchos cigarrillos, bastan-
te caf6. Solo que, cuando mis alta estaba la marea del
humor, la juerga de la imaginaci6n, tenia que desapare-
cel, para ponerse en paz con su alma de blanco. Era en-
tonces cuando se encontraba caminando hacia la llanu-
ra o hacia el mar, hasta el an6nimo rinc6n donde su al-
ma no podia sentir rubor de nada, porque estaba ante
cl espejismo misericordioso de la soledad.
Hasta novias tuvo, alguna que otra con la piel tan se-
fiorita como la de la mis conspicua damisela, lindas
fiores de especie, dorado fruto de miel, cAntara de fres-
ccies civilizados. Hubo mis de una cara pilida, de es-
pigado crdneo, que se atreviera a proferir mendigos elo-








EMILIO S. BELAVAL


gios para las novias del emboscado. La iltima pasi6n
de nuestro h6roe era un perfect motivo para aquel 6n-
fasis mendicante: un cabello negro, de azulado aceite,
un cuerpo prieto, menudo, sobre el cual se cenia la seda
con reverente voluptuosidad y unos ojos llenos de avi-
do fulgor. Se amaron brevemente, con una brevedad
inexplicable.
Fu6 casualmente la tarde de la noche del arrimo a la
luna, en que comienza nuestro cuento, la 61tima vez que
pasearon juntos. El la habl6 con una crudeza enconada:
-Marcela, ya no te quiero. He creido mejor decirte la
verdad.-
-Bien. Ya lo sabia- contest la chica sonriendo.
-No s6 como...-
-ZQuieres que te lo diga?-
-iTi no puedes saber nada! Siempre me ha pasado
igual.-
-iBah! La verdad es que a ti solo te gustan las
blancas. iOh; no protesters ZPara qu6? ISi a mi tam-
biWn me pasa! Nunca he podido amar a uno de los nues-
tros. Contigo quise hacer una excepci6n; eras tan igual
a mi! ITan dentro de mi problema!-
-iMarcela, por Dios!-
-iCinica, verdad? No importa. jYo tambi6n quiero
un blanco para mi!-
-Tal vez tengas raz6n- asinti6 el otro, con mezqui.
no rencor.
--Verdad?-
-Baldomero Santana baj6 la cabeza, atormentado, es-
cuchando de aquellos labios que habia besado con tanto
ardor de fuga, la verdad medrosa de un fracaso, que era








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


como la esclavitud a un anhelo prohibido. Habia en
la confesi6n de la guapisima Marcela, el tremendo im-
pudor de una verdad bruja. La came, crucificada tanto
o mis que el alma, se le llen6 de una comez6n tantAlica
a la hora del presentimiento, se le ech6 a delirar ante
la tragedia de su pulor roto: ,Por qu6 no podia 61 ser
smado por una mujer blanca, por uno de aquellos cla-
los fantasmas que 61 sentia arafiar las siete puertas de
su pecado, a la hora revuelta de su ascension? Las pa
labras de Marcela le bullian fren6ticas bajo el crineo:
ra ti solo te gustan las blancas!; la ti solo te gustan las
biancas,!; ja ti solo te gustan las blancas! -Cuidado,
Baldomero Santana, ipor favor!-
Aquella noche su crineo tuvo que empujar la venta-
na, para arrimarse a la luna, en busca de blancura, tras
la uinica blancura que habia descendido, en caricia de
mujer, hasta su came mulata, para dejar un beso de
amor en su alma de blanco.
Otro dia, este aguij6n de blancura penetr6 mis aun
en la came lacerada. Un d6mine de meifique purista,
1o suficiente miope para no ver el claroscuro epidermico
de los cuarenta rostros ante sus gafas eruditas, habl6 de
la necesidad de conservar un tipo hereditario comiun,
descendiente del Homo Mediterrenus, dolicoc6falo mo-
reno. Por 61 supo el estudiant6n de la existencia de
una doctrine antropo-sociol6gica, que hacia de la raza el
nervio de la historic; conoci6 el alarido de los puristas
por el universal aumento de los braquic6falos, se encon-
tr6 por primera vez con el anatema cientifico contra el
mulato. Acostumbrados a la presencia de Baldomero
Santana, los estudiantones no se dieron cuenta de la








EMILIO S. BELAVAL


ferocidad de aquella hora para su craneo proscrito. El
problema de la mesticidad se present en toda su acri-
tud, miasrmas del cruce, responsabilidad del blanco pr6cer
de instaurar su regimen spiritual, admonici6n contra si-
glos de exotismo sexual, que estaba echando a perder el
krgo rostro mediterraneo. Era una replica marginal
de un purista, contra la raza c6smica que preconizara
un fil6sofo indiano, que habia pasado algunos dias an-
tes por la universidad, sofiando con un nuevo tipo para
las tierras j6venes y que habia revuelto el criollismo be-
ligerante de los estudiantones.
Por toda la hora, estuvo el problema ante la frene-
tica aquiescencia de las estudiantonas y la burla desdefio-
sa de los estudiantones. No falt6 algun espiritu exaltado
que protestara de aquella replica, que involucraba un
piejuicio mis, para atropellar la sensibilidad del hombre
blanco en tierra caliente. Otro, mis sentimental, alab6
al aborigen h6spito, que habia perdido el feudo, por
abrazar a un colonizador en busca de reparto human;
alab6 tambi6n la raza crucifixa, traida desde el fondo de
una selva negra, para la trailla de un capataz usurario
y dej6 consignada su esperanza de que aquellas razas que
habian subjetivado el format de su inocente tierra, die-
ran un tipo para ellas de acercadora raigambre. Alguien,
sufriendo aun los primeros descalabros del sexo, plafiia
por una mulata!ide ojos azules, caballeros!-cuyo dulce
amor tuviera el amplio jolgorio de una selva mulata.
Por final, el iltimo abri6 su hilaridad ante la ocasi6n:
-Ahora me explico la afici6n de los indios a mon-
damos el crineo. iEra la fascinaci6n del totem!-
El crineo pidico, desposeido de cabello, vinculado,








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


del d6mine, sudaba copiosamente ante aquel alarde ju,
venil. Su purismo te6rico se resentia de aquella criolli-
cidad sexual; que tal vez le permitiera a los j6venes rene-
gados del Homo Mediterraneus, a beber gloria de amor,
lo mismo en vaso de plata que en vasija de barro:
--Con que no arrimarse a la mulatica, eh? iComo
se conoce que a este benemerito le pas6 la hora del arri-
mo!!-
-Menopausico, chico, menopausico.-
Cuando Baldomero Santana abandon aquel dia la
cAtedra era un guifiapo de cuerpo y de alma. Su crineo
irredento ardia bajo una pat6tica rebeli6n. -iTen cui-
dado, Baldomero Santana, por favor!- En aquella hora
el mulato habia sufrido un intimo martirologio. 10h,
era terrible aquello! iC6mo habia sudado el crineo teo-
rizante del d6mine, ante la displicencia antropol6gica
de los estudiantones! iQu6 crueles las protests de las
chicas contra el expansionismo sexual del hombre, quien
al moment de la revuelta sentimental, habia puesto
cn entredicho, el prestigio sensual de la burguesa eroti-
cidad de la mujer! No habia que esperar misericordia
de aquella f6mina, quien se sabia guardadora de un or-
den ancestral, quien nunca estaria dispuesto a descen-
der de su severe rango de hembra blanca, cat61ica, due-
fia del siglo, para descender hasta el trifico spiritual
del var6n, que habia cifrado en la poderosa diluci6n del
sexo, su victoria sobre todos los elements hostiles. iTe-
ntr que vivir aquello, despubs que el alma blanca de
Bldomero Santana, casi se habia atrevido a sofiar, en
ver alg6n dia desmadejada sobre su hombro de amor, la


77







EMILIO S. BELAVAL


sombra pilida que arafiaba en su noche romantica las
siete puertas selladas del pecado!
Aquella tarde huy6 hasta la soledad caliente de un
boscaje cercano, para aullar entire los ramajes, junto al
rio, el dolor, la rabia de su craneo chato, de su frustrado
blanquismo, de su desgraciada ansia de gain. Habia
bastado la incitaci6n al tema, para que por la vida de
aquella universidad que parecia no darse cuenta de su
arduo discontinuismo racial, pasara un augurio de dis-
coidia, un aletazo de tragedia que acabara con la paz
del hombre, con el sentido human de la absorci6n, con
la esperanza profunda de la cultural, con la cordialidad
tecritorial. Un malestar culpable asimismo, atenazaba
el alma del estudiant6n. El no tenia derecho a aquel
resentimiento de su alma blanca, a aquella rabia em-
Loscada de su cuerpo mulato. Por su espiritu en des-
orden pas6, en voz de contra, la vision hidalga de la
lucha del otro, blanco, que habia tenido que soportar
la invasion del tipo inferior, la sospecha de no ser 61 el
vencedor, de que alg6n dia, aquel sentido human de la
absorci6n, pudiera convertirse en cuervo para sus ojos
ilusos y pudiera encontarse con la realidad macabra, de
ver su tipo, su regimen, su animismo perdido para
siempre.
Dentro de aquel malestar culpable, rememor6 la pi-
gina ',arbia de su nifiez; la visit de su padre, una o dos
veces por semana, hasta la casa del arrabal, donde en-
vejecia la barragana de pueblo y crecia l, aquel padre
que tenia dentro de su cuero intimo la tristeza del blan-
co que se sabe tocado por el rabo del demonio, cuya
tristeza se veia aparecer, de cuando en cuando, por las








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


hilas de plata de la barba del sefiorito barraganero. Al-
gunas veces sinti6 61 una mirada oscura de su padre, do-
lido de la arrogancia de su vistago proscrito, maravilla-
do de su contextura poderosa, temeroso de un despla-
zamiento, escrutando el porvenir de aquella came que
habia florecido del pecado, de la incitaci6n salubre, de
la compensadora felicidad que una mujer de pueblo, va-
sija de barro, le habia brindado a su infelicidad sexual:
-iEste es el que viene detris de mi!-Ie oy6 mur-
murar un dia, en que a6n Baldomero Santana, no podia
comprender el misterioso pesar, la tragedia sorda que
habia en aquellas palabras. Cuando volvi6 a la hospe-
deria, Adolfo Puentes brinc6 al verlo en el umbral tan
hollado, tan febril, tan miserable:
-gQu6 te pasa, chico?-
-Nada. iD6jame pasar!-
Por la noche sofi6 que Lolita, una forma lictea que
tenia los senos asustadizos, le estaba vaciando las venas,
que ambos veian correr la sangre por su cuartucho, su
sangre de pueblo, de barragania y que su rostro se iba
quedando blanco, mt; blanco, mientras su crineo iba
espigindose en linea p-6cer, por milagro de amor. De
pionto una naricilla avida, voluptuosa, husme6 cerca de
su boca un beso, su ansia de gain redenta, el espalda-
razo al tipo ideal. Pero cuando se inclin6, desfallecida,
sobre su hombro, 6ste se torn6 tan chato que la mujer
cay6 a un abismo de blancura como tronchada por una
hoz invisible. En su brinco de angustia para agarrar a
la bien deseada, se despert6.
En los dias que siguieron, con una curiosidad demen-
te, ley6 todos los textos sefieros que encontr6 sobre el







EMILIO S. BELAVAL


tcma evadido. Fu6 una ascensi6n dantesca' por hojas
amarillas, donde estaba proscrito su destino; supo como
el extranjero buscaba al mulato, inconforme como 61,
con ansias de vitrina mundanal, para explotar la nacien-
te republica surgida en el hervor de unas cuantas revo-
luciones pintorescas. La nacionalidad veteada se dolia
de aquel injerto, que no hacia tierra, acostumbrada a
la libertad andariega, al hacinamiento de los arrabales,
que vestia con desaforada elegancia y regalaba a las da-
mas ramos de claveles amarillos; cazador de came blan-
ca, contra la cual ejercitaba una fiera venganza gen6sica.
El tipo era deleznable, invasor oscuro, que no tenia gra-
cia para vivir, ni aun para morir, pero que era capaz de
abrirle la puerta a toda extranjera discorde, con tal que
le ayudara a aupar su plant hacia el regimen spiritual
del blanco. En todas aquellas paginas, Baldomero.San-
tana encontr6 que junto a su tragedia, habia otra tra-
gedia, frente a su infelicidad otra infelicidad, ante su
amargura otra amargura; comprendi6 que el otro habia
sufrido tanto como 61. iA6n en su inocente tierra que
no creia en el problemal Lo vi6 envuelto por atletas ca-
rabalies, simiescos que le sobaban el trofeo de la plant
desnuda; por negritos discursivos, con horribles casi-
mires verdes, azules; por grifos estent6reos; por mulatos
aimados de chisteras democrAticas, con una tremenda
angustia de vecindad, agobiado de sol, bruliida la fren-
te por un calor t6xico; al alcance de su nariz siempre,
ui olor enemigo, que a veces sentia surgir de fomas que
61 crey6 blancas; buscando en la concordia sexual, en
los fueros de la cultural, soluci6n para aquella sombra
que habia crecido dentro de si mismo, que incluso tenia








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


la lave secret de su alma para vencerlo en el mafiana.
iTal vez el otro habia sufrido mis! -iEste es el que
viene detras de mil- habia dicho su padre, oscurecido
de despecho ante la arrogancia de su fruto prohibido,
a quien alimentaba sin estar seguro de su amistad, coy
quien habia querido cumplir con las leyes morales de
su mundo. PPor qu6 pues aquel odio contra la mano
mianumitiva? PPor qu6 no podia 61 sentirse feliz entire
aquellos estudiantones, que armados de vital ironia, ha-
bian apabullado el purismo teorizante del d6mine, lo in-
vitaban a sus tertulias de damas bobas, apuraron en fra-
terno mont6n el cigarrillo y el caf6 de la pefia cordial?.
Aquel rencor suyo era una traici6n para su tertulia, pa-
ra su compafiero de hospederia, para los blancos de la
universidad que habian confiado en 61, que contaban
con su lealtad para saldar un problema que ninguna
queria para su inocente tierra. Ninguno de los de su
grupo, y 61 menos, tenian derecho a aquel resentimien-
to, a aquella insuficiencia, a aquella altaneria intima que
nadie provocaba, a sentir aquella infelicidad sin que nin-
guno osara hacer prevalecer su derecho a otra felicidad.
Sin embargo, algo, dentro de 61 le decia, que no es-
perara concordia ni entendimiento para su Anima exas-
perada. Un ansia culpable, quedaria siempre sin solu-
ci6n, yugo de came miserable, cuerpo demente, pena
de var6n hacia el fantasma blanco, cuyos senos asusta-
chzos quisieron una noche de suefio malogrado, ser vaso
de plata para su labio sediento. Frente a la amargura
de su nefasto insinto de cazador geri~sico, fu6 mas agrie-
tadora su sed, sabi6ndose contenido al margen del mis
ardiente anhelo, roido de presentimientos, con ansiedad







EMILIO S. BELAVAL


de saltar mas arriba, de sacar de su abismo de blancura,
un fruto sin sombra, una forma sin veta, aquel par de
senos que eran como las alas de un pijaro del paraiso.
iFara que servia la juventud despu6s de aquella verdad
que le habia traspasado el alma como un venablo an-
cestral? IEra mejor emigrar, hasta un gran arrabal me-
tropolitico, donde hubieran muchas razas, muchas gre-
fias s6rdidas, tal vez una tabema de puerto o un fuma-
dero oscurol iSolo faltaba un afio para la emigraci6n do-
liente, para que su alma se sumergiera entire delicias
trigicas que apagan toda sed de ideal!
-Algun dia de 6stos, me ir6, a emigrar, 1hasta una
c;udad que pueda tragarme de cuerpo entero!-se repe-
tia dentro de su amargura monocorde, pat6tica rumiante.
Una tarde en que habia despabilado uno de sus ilti-
mos suefios sobre las pAginas de un poeta italiano, vino
hasta cerca de su hombro una forma lactea, menuda,
con voz de brisa, cuyos senos se veian temblar tras un
corpiflo d6bil. Fu6 tan cruenta la vision que casi lanz6
un grito:
-iiMercedes!!, Zqu6 hace usted aqui? iNo sabe us-
ted como la he amado!, Icomo me persigue su som-
bra!, icomo s6 que es imposible!-
El estupor de la mujer hizo temblar su cuerpo como
una hoja indefensa;-iten cuidado, Baldomero Santana
por favor!-:
-Por Dios, Zqu6 tiene usted, Baldomero? Yo venia
por unos apuntes. No he querido...-
-No; ivienes porque te he lamadol iTe he llama-
do tanto! iNo hay noche en que no te despierte mi
voz! Ahora vAyase usted, para siempre, ipara siempre!







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD 83

Es impossible, yo lo comprendo. Vayase usted; ise lo
suplico!-
Y rod6 pesadamente, Ilorando como un nifio ante un
juguete de abismo, todavia con la pigina del iltimo
verso italiano crispada entire los pufios.
Un dia, Baldomero Santana desapareci6 misteriosa-
mente de la universidad Lo han buscado imitilmente
una barragana inconsolada, un padre sorprendido, Mar-
cela, los estudiantes, de cuando en cuando, el pensa-
niento de Lolita. Yo s6 donde esti, pero no lo digo.
Esti bien donde esta. Yo s6 donde esti, ipero no lo
dh& nunca!











EL CLARO DE LUNA EMBORRACHA


Una noche, que habia en los cascos de Federico Al-
daz una chispa generosa de alcohol, nuestro atrabilia-
rio Isidro Montalvo escuch6 de unos de los labios mis
irresponsables de la universidad que eran los de tal Fe-
derico, su definici6n sentimental:
-No debemos reprocharte, querido Isidro. ITu eres
la inica alma vagabunda de esta universidad!-
La frase se acogi6 con calor, y no solamente en aque-
lla noche que estaba a tono para todos los ruidos, sino
al otro dia o donde quiera que por burla o por terura
sc mencion6 la caballera crespa, enmarafiada de Isidro
Montalvo, su fobia estudiantona, su violin de rominti-
co serenatista que, afio tras afio, le habia costado un sus-
penso de la universidad. Preciso es confesar que habia
una alocada inspiraci6n en el tildamento de vagabunda
que se agregara a aquella alma. Isidro Montalvo era un
alma vagabunda; callejera, rectificariamos nosotros.
Aparte de su vicio extrafio de deambular noche tras
noche pqr el panorama sofioliento, Ileno de lunada quie-
tud, de la villa o por los cafetines de la baja noche de
la plaza del mercado, de los cuales era contertulio con-
suetudinario, su catadura, sus habitos, sus amistades, no







EMILIO S. BELAVAL


dejaban lugar a ciertas dudas: imagine el lector una ca-
ra ancha con una leve escoriaci6n de viruelas, sin color
de juventud, donde hay siempre una sombra de barba,
unos ojos timidos, color tabaco, bajo unas cejas anar-
quistas y un corpach6n receloso y apacible y tendri la
mejor version fisica de este trasnochador incorregible,
para quien la luna tuvo siempre un trago de alcohol ilu-
sorio. Ademrs su traje es de un trazo vagabundo defini-
tivo. Alma adentro, lo primero que nos sorprende es un
alma callejera, esta anima que parece dormitar durante
el dia, que teme al sol y a la acuarela jovial del bulli-
cic estudiant6n y que apesar de su desorden y su recelo,
eta llena de mindsculas bondades, sin rencor para na-
die, con alguno que otro suefio pequefio y tocada de cier-
ta desventura que 61 mismo, ni nosotros menos, acerta-
nos a comprender. Nada descubrimos tampoco que de-
Iuncie un pesar, un fracaso, un remordimiento. Bien es
verdad que si no fuera por esta fascinaci6n pintoresca
que sobre 61 ejerce la andanza nocturna, la vida de Isi-
dro Montalvo seria una.vida ejemplar. Sus amistades de
la baja noche son todo el reh6n doliente, desamparado
de la vida, con el cual ha convivido en infinitas madru-
gadas de spiritual vagabundeo.
No podriamos decir hasta mis tarde, como vino Isi-
dro Montalvo a estudiar farmacia a nuestra universidad,
bace ya la friolera de siete afios. Sabemos que su trage-
dia de estudiante empez6, cuando por escasez de dinero,
tuvo que ir a vivir en una humosa hospederia cerca de
la plaza del mercado, donde, en noches de atosigamiento
en que era necesario despejar el cerebro, el estudiant6n
tuvo oportunidad de sentir alguna que otra luna, la ten-







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


taci6n misteriosa de aquellos cafetines mortecinos, que le
recordaban la 6nica peifa con vida de su pueblo, en los
cuales, entire la picaresca jocundia de choferes, cantao-
res, estudiantones, chicas del taller, mujeres del gay amar
y alguno que otro senior madurito con barriga barraga.
nera, la noche se echaba desnuda a la calle, el mofio
prendido con todos los flamboyanes del pecado. Una no-
che, con pretexto de una taza de cafe, Isidro Montalvo
se amonton6 timidamente en el cafetin de dofia Maria a
vivir el ritornelo de su cafetin pueblerino. Volvi6 otras
r.oches, a olvidar sus sinsabores de estudiante atropella-
do, de aquella maldita timidez que hacia que siempre le
bailaran las f6rmulas y los acidos, a la hora de recitar
ante el d6mine, la leci6n tan trabajosamente aprendida.
Poco a poco, lo fu6 agarrando la dulzura picara del si-
tio, la felicidad del amontonamiento an6nimo, el no ser
nadie, el vivir una vida de ritmo manso. A veces hemos
litgado a imaginar que en el novelesco catalogo de las
felicidades humans, hay que afiadir este nuevo g6nero
de felicidad que nos hizo asombrar, de Isidro Montalvo:
es una paz de rinc6n, donde hay una ternura de locaci6n
extraordinaria. Nosotros casi nos atreveriamos a afirmar
que Isidro Montalvo hubiera sido capaz de asesinar a
cualquier contertulio que le hubiera quitado por una
noche su sitio en el cafetin, cerca de la pared desde
donde 61 podia mirar la vida y la noche, la angustia y la
ferocidad de los vencidos y los vencedores, donde 61
acostumbraba aposentar su humilde felicidad de vagabun-
do. iHabia que ver la honda mansedumbre que tenian
sus ojos en la hora caliente, plebeya, del cafetin buho-
nero, despu6s de la serenata, cuando los estudiantones







EMILIO S. BELAVAL


decidian trasnochar para acogerse un moment al vistoso
flamboyin del pecado! Podia en esos moments aceptar
fasta un verso, una congoja; Alfredo Guill6n, solia bus-
carlo para compartir con 61 sus frases pulidas, su pla-
tonismo ilusorio de la madrugada. No sabemos si alguin
sibio con raiz sentimental algun dia de estos haga una
glosa psicol6gica del cafetin y en ella estudie esta val-
vula de escape del fracaso burgu6s, esta terura de loca-
ci6n de nuestro querido Isidro Montalvo, esta Agora co-
munista de los pueblos pequefios, donde el sefiorito con-
fratemiza con su cochero y hay siempre un senior madu-
ro que luce una barragana cargada de sortijas baratas.
Como alguien tiene algun vez que hacer un invitaci6n al
tema, aqui va, en honor y desagravio a nuestro gran Isi-
dro Montalvo.
Lleg6 un moment en que nuestro estudiant6n se sin-
tio profundamente tocadQ por aquella picara atracci6n.
I.uch6 contra ella, para evitarle un dolor a los que espe-
raban algo de 61. Pero ya estaba muy hondo el vicio am-
bulatorio en la carrofia de su voluntad, ya su pobre al-
ma minuscula que parecia dormitar en las horas brillan-
tes del dia, no podia pasarse sin el trago ideal del claro
de luna. En la noche estaba la hora de la victoria, el mo-
mento done podia tender sus alas la mariposa taciturna
de su espiritu. Claro, esta actitud de vida no era la me-
jor para el claustro. Alg6n d6mine, compadecido de su
respetuosa asistencia a la cAtedra, en cuyos bancos Isi-
dio Montalvo se "amontonaba" con humilde puntuali-
dad alguno que otro dia, quiso dejar su consejo polvo-
nento en las orejas del paciente vagabundo:
-Pero, hombre Zpor qu6 no deja usted esas gazmofie-








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


r'as y estudia un poco. Al fin y al cabo, un boticario no
tiene que ser nig6n genio. No me obligue usted al quin-
to suspense, Montalvo.-
-jYo tratare; yo tratare!-! murmuraba el otro, con-
trito, abrumado. Por unos cuantos dias, Isidro Montalvo
se encerraba en su cuarto de estudiante, frente a una me-
sa coja donde habia varias libretas grasientas, unos li-
bros lunos libros, si senior, los hemos visto!- y se en-
fiascaba en descomunal batalla con la farmacopea. Pero
en aquellos dias de encierro sufria como un condenado
se le subia hasta las orejas el rumor de la noche, sentia
la soledad empaparle los cabellos y tenia que salir a dar-
le una tremenda cabezada a la luna, aquella querida que
Do admitia deslealtad alguna. Indtil: initial toda tentati-
va de enmienda. Estaba por encima de su alma callejera
renunciar a sus incursiones de baja noche, por el cafetin
mortecino, por los callejones umbrosos, por los meren-
deros festivos, en'cada uno de las cuales habia un rinc6n
spiritual para el vagabundo.
El cafetin buhonero le habia dado a Isidro Montalvo
las unicas amistades con que podia contar tan esclareci-
da instituci6n: la de los mendigos, la de los guapos de
barrio, la de los choferes, la de las venustas hijas de la
encrucijada. En aquellos antros, donde nadie podia te-
ner el menor respeto por la farmacopea, el violin de Isi-
dro Montalvo se hizo una voz mis de la noche: fu6 un
\iolin doliente, camarada, abrumado, con aquel dolor
hcmbruno que mis tarde habia de conmover a las sfio-
ritingas de los pensionados y las hospederias.
Para su fortune, una noche, buscando una iltima taza
de caf6, llegaron cerca del violin las grenias de Pepe He-







EMILIO S. BELAVAL


redia, de Alfredo Guill6n y de Jun Antonio Orcaz. Isi-
dro Montalvo, a sdphca de una ramera que se sentia tris-
te, estaba tocando su "Julian"- laquel Julian de Isi-
dro Montalvo que hizo furor en cuanta noche de luna go-
zara la universidad!- Alfredo Guill6n, poeta, apreci6
con hondo sentir el gesto delicado del murguista que que-
ria envolver en la voluptuosidad de un tango, el alma fa-
m6lica de una mujer caida, para restituirla a la vida, tal
vez a la pasi6n. iDe algo tiene que servir la literature,
caramba!:
-Este muchacho tiene un gran coraz6n- murmur6
el madrigalista.
-ZLo invitamos?- Pepe Heredia lo fu6 a invitar y
por mor del tango, de la filosofia expansive de una grefia
en plena madrugada, qued6 soldada con el vagabundo
una de esas amistades del tr6pico que no quiebra nadie.
Cuando Isidro Montalvo confes6 que era estudiante, se
le echaron encima seis ojos desorbitados:
--Pero como es possible que yo note conozca?-
-Casi nunca estoy. Tengo pocos amigos en la uni-
versidad.-
-ZPero t6 te has dado cuenta que eres un Brindis
de Salas en miniatura?-
-iOh, no! He estudiado poca m6sica. Con 6sto me
ayudo algo, en el cinemat6grafo, alguna serenata de
fuera.-
--C6mo te llamas? gQu6 curso?-
-Isidro Montalvo, vine hace muchos afios a estudiar
farmacia. iNo he tenido suerte! Al principio me paga-
ba la carrera mi tia, viuda de un boticario. iDespu6s
la pobre se cans6! Al cuarto afio, no me atrevi a volver







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


en las vacaciones. iTodos habian acabado menos yol
Ahora me pago yo los estudios.-
-Y por qu6 no estudias un poco?-
-Estudio, si. iPero me hace falta la noche! Todo
esto es tan bonito. Yo he venido aqui, hace siete afios,
todas las madrugadas. Es el 6nico que no me reprocha
mi fracaso. Los estudiantes me molestan con sus bromas
Me llaman el decano de los decapitados. Algun dia sal-
dr6; tal vez vuelva a mi pueblo.-
-Pues con nosotros no hay por que sentirse inc6mo-
do, Zeh? Todos tenemos nuestra tocadura en la cabeza.
Ademas conoceras al resto de la pefia, a Di6genes, a Lu-
ciano, a Federico. Imaginate t6 este hombre en una se-
renata. jLas chicas se van a orinar en las mantas cuan-
do oigan ese Juliin!-
Alli mismo se citaron para la otra noche, pero en la
primera posada de la romeria, en aquel caf6-fuerte de
soda libreria-restorin, a travis de cuyos escaparates los
estudiantones podian guiiiarse ficilmente con todo el mu-
jerio. Pepe Heredia le advirti6 al resto de su pefia sobre
el hallazgo:
-Anoche hemos cazado el animal mas raro que tie-
re la universidad. Estudia farmacia y se ha colgado sie-
te afios corridos. iPero qu6 violin, muchachosiy iqu6
alma mis pura tiene ese condenado! T6, Arturo, cuida-
do con las bromas, Zeh? El muchacho parece sensitive
y se ha amontonado en los cafetines huyendo de las
burlas.-
Isidro Montalvo lleg6 timidamente, a pesar de que ve-
mia con el traje de menos manchas que tenia en los mi-







EMILIO S. BELAVAL


seros clavos de su cuarto, a aquella pefia de la cual
runca mis saldria mientras estuvo en la universidad.
Los estudiantones lo cosieron a preguntas y a manotazos.
A Luciano Aldavin le conmovi6 el alma minuscula, bon-
dadosa, callejera, del juerguista: Arturo Montes, le pro-
puso montar en el future una botica, ique con Isidro
Montalvo tendria una rebotica sentimental formidable!;
Alfredo Guill6n le suplic6 que le presentara a aquel
undo ignorado que conocia el rapaz para sumarlo a
la lista de conjurados por si algun dia hubiera necesi-
dad de asaltar a la universidad. Se plane una screna-
ta para el pr6ximo viemes, ja plena luna, caballeros!,
para que Agustina Tales, Marich6 Lago, Beb6 Pacheco,
Rogelia y la cursi de Beti Mendoza hicieran cualquier ho-
rror entire las mantas. jIsidro Montalvo jadeaba de felici-
dad !A1 fin iba a vivir aquella dorada vida de univer-
sidad de la cual habia tenido que huir por penuria de
ainimo de algunos.
Prometi6 conseguirse una flauta y una guitarra, dos
conquistas suyas de arrabal que le seguian con fideli-
dad perruna. Alfredo Guill6n anunci6 una innovaci6n
estupenda, 61 recitaria sus versos, para que hasta la no-
che azaharefia de las estudiantonas llegara el anhelo c6-
libe de la serenata, a trav6s de los cauces sensitivos:
--Si de 6sta no desbancamos al sax6fono, estamos
perdidos- coment6 Juan Antonio Orcaz, quien era un
nacionalista furibundo.
Aquella noche de viemes, la tierra inocente se apun-
t6 uno de sus mis estent6reos triunfos. Isidro Montalvo
se arrellen6 en el primer balc6n, el de aquella impene-
t:able Marichi Lago y abri6 a las estrellas, su prime-







LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


ra tocata. El violin junto a los jazmineros, tuvo clamo-
res de amor que nunca sospechara la maliciosa turba
pudieran existir en una noche estudiantona. Por el alma
mindscula del vagabundo pas6 en aquel moment, una
rafaga de dualidad con la vida, con la mujer, con todas
las cosas bellas, la reparaci6n de su vida de cafetin, la
llovizna helada del amanecei, cuando agarrotada la gra-
ganta de amargura, su violin sabia tocar sensibleros
tangos a la nifia de la baja noche para disipar la con-
goja de un vivir canallesco. El violin gemia en la alta
noche un dolor de c6libe, hombruno, la melancolia de
Isidro Monfalvo de saber que tal vez, el lindo cuerpo
y la Anima jovial de ninguna mujer de bien tuviera pa-
ra sus labios de var6n, hucha de bienandanza, suavidad
de lirio burgu6s. Era un largo suspiro mel6dico, donde
el estudiant6n comunic6 a su arco el misero suefio de
amor de una desventura callejera. Los estudiantones es-
taban palidos de emoci6n. Sobre todo, Adolfo Puentes
a quien nuestra dofia Marichui Lago traia de cabeza.
Hubo un murmullo de vecindario en pleno 6xtasis, un
jaleo de estudiantonas emocionadas, unos rotundos aplau-
sos de horteras en calzoncillos, que llenaban las azo-
teas. Ante aquel auditorio lunitico, Alfredo Guill6n, se-
gundo n6mero del program, encaram6 su madrigal de
despedida, como un punto final elegiaco al dolor c6libe
de la serenata: aquel que decia:
-Adios, mi bien, suefia conmigo;
Pon la blanca frente
En la blanca almohada,
Que los Angeles te traigan
Sus alas de abrigo,







EMILIO S. BELAVAL


Y tu cuerpo amado
Nunca tenga frio, etc, etc.
al cual le improvis6 Isidro Montalvo un arreglo en son
de melopea con la "Serenata de los Angeles" que no
dudamos de que el vaticinio de las mantas se cumpliera
en mis de un caso. Alfredo Guillen, sobre todo, esta-
ba borracho de gozo; agarrado al brazo del vagabun-
do le confiaba haber logrado aquella noche una de sus
mis pintorescas ambiciones:
-iT6 no me querris career! Pero yo siempre he sen-
tido la comez6n de vociferar mis versos, a plena luna,
como acabo de hacerlo. JTi no crees ridicule eso de
irse a una tarima culterana a decir versos?-
-ilndudable!-murmur6 el estudiant6n-Desde aho-
ra, podemos dar recitales de versos y de violin, por las
noches, en la plaza.-
Nombre tras nombre fu6 aquella noche la trulla es-
tudiantona dejando en cada ventana un pedazo lirico del
a'ma de Isidro Montalvo. Cuando la serenata lleg6 a la
ventana de Beb6 Pacheco, Isidro Montalvo tuvo un pre-
njio formidable. Aunque la chica no hizo ninguna co-
chinada, por ser mujer muy entera para ello, hubo ma-
terialmente que amarrarla para que no siguiera con la
screnata; y apesar de la protest de la patrona, rompi6
un par de persianas para darle un beso al vagabundo,
iquien por primera vezi supo de la balsamia ignota
que hay en los labios de toda mujer hermosa. Despubs
le di6 a besar sus manos a toda la trulla, sobre todo a
aquel Luciano Aldavin, por quien sentia la chica una
trivial predilecci6n. Isidro Montalvo crey6 haber vi-
vido en aquel beso un minute de los cuales solo tenia








LOS CUENTOS DE LA UNIVERSIDAD


la vida uno para cada mortal. Por su grefia minuscula
pas6 un aletazo fresco de ventura, una germinaci6n des-
conocida, que le puso el alma a temblar, con fiebre de
esperanza. ITal vez, alg6n dia, gracias a su violin, 61
tambi6n podria ser amado por una mujer de bien!
Porque aunque parezca extrafio a la emoci6n del beso
del pArrafo anterior, Isidro Montalvo no era un gran
er6tico, ni siquiera tenia pequefias delincuencias de ori-
lla que pudieran durar mis de una noche. Habia cerrado
sus ojos ante la mujer por creerla burguesa de apacibles
amores o presa de vencedores. Solo se habia atrevido
a sofiar con encontrar algun dia una vagabunda, de la-
bios pilidos, que gustara corm 1, de la emoci6n errante,
del ilusorio alcohol lunero que habia intoxicado para
siempre al estudiant6n. QuizAs en esas noches de lluvia
.m'entida del amanecer, que mojan doblemente, su pobre
*alma habia clamado, llena de orfandad, por la chica de
labios palidos que hubiera tenido en aquella noche he-
cha para el arrebujamiento casero, una estufa de amor
en el cuerpo largamente amado. Pero todo 6sto, si al-
gnma vez pas6, fu6 hermntico, amontonado dentro del
tufo picaro del cafetin, en aquella hora de fobia espiri-
tual en que a cada juerguista le baila una zarabanda de
desesperanza, la bailarina azulenca del alcohol. iQue
los hombres nunca se acuerdan de que son animals es-
pirituales, hasta despubs del pecado!
De aquella esperanza ideal, lo sac6 la voz imperiosa de
Arturo Montes, quien proponfa darle una serenata a today
la facultad de farmacia para hacerle saber a aquellas
narices eruditas el secret romantico del vagabundo, la







EMILIO S. BELAVAL


lirica raz6n por la cual su nombre anduviera siempre en
la noche, los implacables d6mines fueron victims del
doliente rascar y del vociferado recitar de los estudian-
tones. Terminaron cerca de la madrugada, derrenga-
dos, con el alcohol lunero enredado en la grefia, ebrios
por el triunfo que en aquella noche habian obtenido so-
bre el terrible sax6fono que se habia apoderado en los
iltimos afios del alma de las estudiantonas.
Al otro lunes, uno de los mas huraiios d6mines, des-
puls de la citedra, llam6 a Isidro Montalvo hasta su pu-
pitre:
--Con que usted era el violinist de la otra noche,
2eh? Muy bonito, senior Montalvo; mis hijas estin en-
tusiasmadas con el "Julian". Yo quiero darle las gra-
cias en nombre de ellas. Y digame, Lqui6n era aquel bo-
rracho que vociferaba versos?-
-Ese es el primer poeta de la universidad! iUn ma-
drigalista!-
-Prefiero su violin, amiguito. El otro parece un
agitador de barricada. No se olvide de pasar, si alguna
noche salen de nuevo, eh?-Pero el catedritico de far-
macopea no se rindi6:
-Montalvo, Montalvo; c6mprese usted una buena
lImpara y venda el violin.-,
Huelga afiadir que Isidro Montalvo, con su cara pica.
da de viruelas y su violin qued6 para siempre vinculado
a la pefia minorista; a los pocos dias ya sabia el sentir,
el amar y el esperar de todos los contertulios. Agarra-
do del brazo de Alfredo Guill6n deambul6 por cuanta
madrugada lirica incitara el desvelo de su colaborador;
con Luciano Aldavin fu6 alguna que otra noche a las




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs