• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Memosyne
 Relieve indigena
 La ceiba del guabate
 Inesperada fortuna y grandeza
 Tate
 El honor en dos crisoles
 El medico misterioso
 El barbero pueblerino
 El aguador
 El industrial y el remendon
 Chano
 Palomas afectivas
 Index
 Advertising
 Back Cover














Group Title: Hitos de la raza (cuentos tradicionales y folklóricos)
Title: Hitos de la raza (cuentos tradicionales y folklóricos)
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078391/00001
 Material Information
Title: Hitos de la raza (cuentos tradicionales y folklóricos)
Series Title: Hitos de la raza (cuentos tradicionales y folklóricos)
Physical Description: 136 p., 2 l. : ; 21cm.
Language: Spanish
Creator: Cadilla de Martínez, María, b. 1886
Publisher: Imprenta Venezuela
Imprenta Venezuela
Place of Publication: San Juan de Puerto Rico
Publication Date: 1945
 Subjects
Subject: Tales -- Puerto Rico   ( lcsh )
Legends -- Puerto Rico   ( lcsh )
History -- Puerto Rico   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Puerto Rico
 Notes
Statement of Responsibility: por María Cadilla de Martínez.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078391
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAQ6328
oclc - 01856445
alephbibnum - 000140197
lccn - a 46002698

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
    Memosyne
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Relieve indigena
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    La ceiba del guabate
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Inesperada fortuna y grandeza
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Tate
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    El honor en dos crisoles
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    El medico misterioso
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    El barbero pueblerino
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    El aguador
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    El industrial y el remendon
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Chano
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Palomas afectivas
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Index
        Page 137
    Advertising
        Page 138
    Back Cover
        Page 139
        Page 140
Full Text


DE MARTINEZ


HITOS DE
LA RAZ


(CUENTOS TRADICIONALES


Y FOLKLORICOS)


PUERTO RICO


1945


A


X
C59 8,z
c i 2-1 h


MARIA


CADILLA











UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES


THiS VOL4JMj NAZ 'r
MICROFiLMP -
By THE UNIVtiESITY OF
FLORIDA LIBRARIES.
















HITOS DE LA RAZA







HITOS DE
LA RAZA


(CUENTOS TRADICIONALES


Y- FOLKLORICOS)


Por.


MARIA


CADILLA DE MARTINEZ
F-6- aLqg


1945


























DEDICATORIA

A mis fraternales colegas del "Grupo Am6rica
en el Continente"' a los miembros de la "Sociedad
Folkldrica" de Mexico; del "Circulo Panamericano de
Folklore" del Brasil; del "Instituto de Investigacio-
nes Universitarias" de Buenos Aires; a las Faculta-
des del Departamento de Historia, Lingiiistica y
Folklore de la Universidad Nacional de Tucumdn,
Rep4blica Argentina y de la Andhra Research Uni-
versity de Los Angeles, California, en reconocimiento
de las distinciones que me han concedido.


LA AUTORA.





















MEMOSYNE

(A manera de Pr61ogo)


Paul Le6nard lo expres6 hace poco tiempo y tal
cual nosotros lo sentimos: hay recuerdos tan profunda-
mente emocionales que dejan tras si una estela que
cubre a uno o mis pueblos y de ese modo influyen para
crearles ambiente. Esa estela ritmica cooper para el
establecimiento de normas costumbristas y para el de-
sarrollo de una 6tica vinculadora. Podria bien llamar-
sela el impulse permanent del cual derivan los series
sus peculiaridades distintivas que les agrupan por ra-
zas. Provocando meditadoras ensofiaciones, haciendo
de fertilizantes para la robustez del vivir, esos recuer-
dos, segdn el autor citado, realizan constantemente "el
retour a la vie" de las esperanzas con los instantes des-
vanecidos. Cuando ello sucede el yo del present duda
hasta de su existencia en el moment porque respira
con pulm6n del ayer. Ocurre un confusionismo tan in-
tenso, que no podemos definir si vivimos o sofiamos
aunque estemos cierto de lo primero. Es que el ser
tiene necesidad a veces de alejarse del moment para








MARIA CADILLA DE MARTINEZ


inspirarse. Asi lo quiso decir F. Souppault cuando
escribi6:

"J' ai revel que je vivais. Cela m' entonnat
Mais... Je me suis 6veille. ..
Mon coeur aussi battait... J' ai revel 6veille..."

Exactamente. Porque la pintura imaginative es
d6ctil para la comparaci6n, para la interrogaci6n. Ella
puede desarraigarnos para poder mejor juzgar al pre-
sente. Adquirimos con ella una conciencia nueva que
tiene poder especial para abarcar conjuntos, para ver,
en la experiencia, el hilo de la verdad. Repetimos que,
como dijimos una vez, la memorial nos alumbra el des-
tino. No hay raz6n de ser, como no hay verdad com-
pleta, si el hoy no es sondeado en sus profundas rai-
gambres del ayer virtual.
De un algo spiritual asi, de aquello que nos vinie-
ra por historic, tradici6n, memorial y reflexi6n, hemos
sacado estos cuentos o visions que se nos figuraron
hitos de la raza. Como dijo el Dante italiano podemos,
al clasificarlos, decir que son "rehecho de plant
nueva", de simientes del ayer que tuvo eco.
Ajena al minutero y horario de mi alcoba y con
recogimiento spiritual los escribi para acceder a sus
insjstentes deseos de revelaci6n. Es possible que sus
asfixiados telegramas no puntualicen bien todos los
detalles que serian deseables, aunque la memorial se
apuntal6 en los datos hist6ricos para la reconstrucci6n
de esos cuadros y de que a veces instig6 a la expe-
riencia para que ella aclarara algunos fondos brumo-
sos. Con todos los defects que contengan, esperamos
que estos cuadros sean consecuentes al ritmo esencial








HITOB DE LA RAZA


que les diera vida: el amor a la casta y al bien
fecundo...
Si interesan al lector estos, apuntos quedari nues-
tra mayor ambici6n cumplida. Se evitard de ese modo
que su lefia seca, recogida en rincones de olvido, se
pudra de inercia. Si no sucede asi, poco tendremos
que lamentar ya que intimamente fuimos bastante re-
compensados con la seguridad que ellos, en su bdsque-
da, nos dieran de que no nos rendiamos a la suerte sin
esfuerzo. Los guardaremos en el iltimo caso en el
museo de nuestras incontables, ensofiaciones inservi-
bles hasta el dia en que nos planteemos definitiva-
mente, como Arturo Rimbaud-imitado por nuestro A.
Stalh- el deber de reducirlos a una crepuscular llama
que d6 energia a nuestro postrer gesto en la vida...


La Autora.





















RELIEVE INDIGENA

El amor de las madres fu6 siempre un manantial
que fecund6 con sangre a loa huertos de la patria... Por
61 tierra y casta adquirieron prestigious y fragancias in-
confundibles. Flechado al porvenir, con acierto previ-
sor, acort6 distancias. Por 61 jamAs cundi6 el desa-
liento, ni el obstAculo pudo ocasionar un retroceso. Fu6
brazo magico que en nuestro paisaje borr6 la palabra
impossible. Superando a todo otro sentir ha constitui-
do una verdadera egida. Para poder mejor juzgar a
ese amor, vamos a detenernos en el siguiente relieve
indigena:
Existe un silencio que adelgaza hasta lo inverosi-
mil los hechos hist6ricos de la mujer borincana, pero
en el mismo no ha podido dejarse ignorada a una madre
indigena, de la cual s61o se destaca un perfil aecunda-
rio: nos referimos a Iviahoca, una mensajera en 1511
de los espafioles y de la cual Gonzalo Fernandez de
Oviedo y Antonio de Herrera nos apuntan noticias1.
(1) Oviedo, "Historia General y Natural de las Indias", termi-
nada en 1535. Ed. posterior de la Academia de la Historia,
Madrid, 1851, t. I, pag. 483. Antonio de Herrera, "Historia
General de los hechos de los Castellanos", etc. Terminada
en 1601. Vease la ed. A. Ballesteros y A. Altolaguirre, Ma-
drid, 1934, libro V, Cap. XIII.









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


Su nombre en la lengua de los naturales tenia un sig-
nificado corespondiente con su misi6n humana de ma-
dre y con su carActer para serlo: Iviahoca significa
"He aqui a la montafia que reina". Como montafia
del amor maternal, 6se que Dios diera a la criatura
humana para reinar en las conciencias, es que vamos
a considerarla.
Iviahoca di6 a la braves huestes de nuestros in-
digenas a uno de sus mas bravos guerreros: a su hijo
Ocoro, a quien criara ella, sola, desde su nacimiento,
para que honrara la memorial de su padre, muerto du-.
rante una invasion y que era uno de los nitainos* mis
valientes entire los araguacos3. Para que no se malo-
grara el nuevo guerrero y recogiera la herencia de su
padre, celebrado en todos los areytos blicos 4, los Bo-
diques 5 prohibieron a Iviahoca que se sacrificara en
el athebeane nequen 6 acostumbrado en las. muertes de
caciques. Y ella se di6 cuenta de que aquel privilegio
sumaba a su responsabilidad de madre un nuevo deber:
destinar su hijo a la defense de la tribu. No perdon6
afanes a si misma para lograrlo. Ocoro adquiri6, con
los afios, una mascul.ad tan destacada que en el Zo-

(2) Noble indigena.
(3) Siglos antes del descubrimiento de Sur Am6rica -de la
cuenca del Orinoco- vinieron los araucos o araguacos y
se establecieron en la isla. Eran una raza de bellos rasgos
fisicos y pacifica. Probablemente se mezcl6 con la de los
caribes extensivamente porque Oviedo les sefiala como "los
mAs flecheros".
(4) Cantos coreados, narratives, con los cuales los indios se ins-
piraban. VWase a Oviedo en la obra anteriormente citada,
t. I, lib. 5, cap. I, peg. 128. Tambi4n a Pedro Mirtir en
"Ddcadas" III, ed. Madrid, 1892.
(5) Sacerdotes y curanderos indigenas.
(6) Oviedo (Op. cit. pig. 134) dice que este ceremonial era
una costumbre entire los indios y como en el Oriente,
especialmente en la India, al morir un cacique se enterra-
ban a sus esposas vivas con 61.









HITOR DE LA RAZA


diaco tribal bien podia representar 61 a Piscis mientras
que ella, sin ser tan nombrada, podia tambi6n obtener
en el mismo el puesto de Arletis. Se llev6 al hijo cuan-
do era bien tierno a la montafia con el objeto de que
creciera en ella saludable pues. sabia que el atempe-
rado clima que alli reinaba y la altura-incluyendo la
celeste-daria a su alma nifia elevaci6n. Ella aspira-
ba a que Ocoro tuviera la fortaleza de los arboles; la
fragancia de las flores silvestres... Cuando el alma del
niiio, segun su apreciaci6n estuvo sazonada, le entreg6,
bajando de la montafia, a los guerreros. y sacerdotes
para que ellos le ensefiaran el juego del batey7, el uso
de las armas. y los historiales divinos y humans. Pron-
to pudo pasar al servicio de Mabodamaca8 quien, com-
parAndole con un acana 9, le di6 puesto de honor a su
lado en toda acci6n b6lica o ceremonial. Junto a 61
estaba cuando este caudillo expres.6 su deseo de lidiar
con el afamado capitAn espafiol D. Diego de Salazar.
La estrella de los indigenas antillanos extrem6 su des-
gracia en aquella guasibara'0 y Ocoro, a pesar de su
pensamiento recto, ansioso de altura, fu6 hecho prisjo-
nero y no pudo morir como su jefe y como hubiera de-
seado en holocaust a la patria. Si la curva del amor
maternal no hubiera puesto en aquella ocasi6n empefio
en salvarle de una esclavitud vergonzante, 61 se hu-
biera dejado morir en uni6n de sus compatriotas pri-

(7) Juego de bolos al cual hemos descrito en "Costumbres y
Tradicionalismos de mi Tierra", ed. Imp. Venezuela, Puer-
to Rico, 1928, pfg. 161 y ss.
(8) Mabodamaca tuvo su aduar o yucayeque en el Guajataca.
Cuando el alzamiento indigena de 1511, con 600 indios, entire
Quebradillas e Isabela ret6 al capitan espafiol Diego de Sa-
lazar quien solamente tenia 40 hombres. Salazar lo derro-
t6 matandole 150 indios y tomandole numerosos prisioneros.
(9) El Arbol indigena que mejor recibe pulimento y brillo.
(10) Accidn o lucha guerrera.








MARIA CADILLA DE MARTINEZ


sioneros y hubiera acudido al remedio iltimo: el
curare1.
Despu6s que Ponce de Le6n concert en 1508 un
pacto de amistad con el principal cacique de la isla,
Agueybana, como primer'paso para la colonizaci6n de
la isla, espafioles e indigenas tuvieron dos afios de paz.
Los dltimos auxiliaron a los. extranjeros durante ellos,
pero inconsideramente los espafioles-quienes aumen-
taban de dia en dia-les fueron privando de la liber-
tad y de sus tierras. Agueybana con paciente pruden-
cia respetaba el convenio amistoso y su actitud permi-
tia que los. espafioles se mostraran cada vez mas exi-
gentes. A los indios que tenian para su servicio les
obligaban a trabajar como siervos y hasta se los re-
partian sin tener en cuenta los derechos de los caci-
ques. o su categoria. No contaban ya con la autoridad
del cacique miximo. El 24 de setiembre del 1510 el
mismo Ponce de Le6n adjudic6 las tierras del nuevo ca-
cique superior en la isla, de Guaybana 12, nombrado al
morir el anterior amigo de los espafioles. La conce-
si6n fue hecha a D. Crist6bal de Sotomayor, Justicia
Mayor de los espafioles en la is.a, e incluia a las tierras,
los indios y la producci6n de yuca de dicho cacique
Guaybana. Retando a los belicosos caribes de la isla,
en octubre del mismo afio, Ponce de Le6n adjudic6 a

(11) Oviedo, op. cit. t. I, pags. 268 y ss. nos dice que esta be-
bida era venenosa y la extraian los indios del zumo de
la yuca brava, que acostumbraban, despuds de la venida
de los espafioles, tomar "por no trabaxar ni servir y de
cinqunta en cinqunta, en mAs o menos, juntos se mata-
ban con sendos tragos deste cumo".
(12) La orden para tales repartos fue traida de Espafia por
el propio Sotomayor a quien se ordenaba a Ponce darle
el mejor cacique isleflo.









HITOB DE LA RAZA


dos caciques de esa raza13: al cacique Caguax, a quien,
con sus tierras, dio a dos espafioles y al cacique Ma-
b6, de Guaynabo, cuyas tierras y naborias. fueron re-
partidos a various espafioles. Tambien dispuso de las tie-
rras, indios y cosechas, del cacique Majagua de Baya-
m6n e igual hizo con las tierras del Toa, del cacique
Gonzalo, a pesar de que este se habia hecho cristiano14.
A estos repartos siguieron en adelante otros, con el nom-
bre de encomiendas, con los cuales la Corona de Espafia
favorecia a sus servidores y cortesanos. El desconten-
to indigena justificadamente crecia... Aunque los espa-
holes inspiraban, al principio, respeto supecicioso por
cr6erseles inmortales, Uroyoan, cacique de Afiasco, les
sac6 de la duda. Este hizo sumergir en el Rio Guaorabo
al joven espafiol Diego de Salcedo y tenerle alli, bajo las
aguas, hasta ahogarle. Guaybana, que heredaba la va-
lentia de los caribes y la prudencia de los aruacas, reu-
ni6 a todos los caciques y guerreros, islefios en el Coa-
yuco y les expuso la situaci6n instandoles a resistir y
razonando asi:

"Si quien tiene raz6n sin raz6n siente,
si memorial de bien antiguo dura,
ningfin var6n habrA que no lamente
la grave sujeci6n y desventura
que todos padecemos al presente"... 15

Guaybana mismo se ofreci6 a dar comienzo a la
(13) A Francisco de Robledo y Juan de Castellanos le fud ad-
judicado el cacicazgo de Caguax por 255 pesos oro.
(14) Los nombres de los favorecidos con aquellos repartos pue-
den leerse en el "Boletin Host6rico de Puerto Rico" t. I,
pAg. 239.
(15) "Elegfas de Varones Ilustres de Indias" por Juan de Cas-
tellanos. Ed. Casa-Imprenta Vida de Alonso G6mez, Ma-
drid, 1856, Elegia VI.








MARIA CADILLA DE MARTINEZ


resistencia matando a su amo, D. Crist6bal de Sotoma-
yor. Fueron concertados. alli los planes subsiguientes:
Guarionex, cacique del Otoao, quemaria la Villa del
mismo Sotomayor en el Aguada. Realizado esto, obli-
garian a Diego de Salazar, que estaba enfermo en el
Aguada3 a retirarse. Este, a pesar de su valor, sola-
mente pudo salvar a algunos compafieros del desastre
y con ellos se dirigi6 a Caparra. En esta poblaci6n
estaba Ponce de Le6n con lo mejor de sus fuerzas y
algunos capitanes. Al saber las nuevas de lo ocurrido
en el Occidente, pidi6 refuerzos a Santo Domingo para
combatir a los indigenas. Estos se hallaban concen-
trados en el Yaguecas. Cuando los espaiioles iban a
su encuentro, en la vuelta del Aimaco supieron por sus
adalides del desaffo de Mabodamaca y sus 600 hom-
bres contra Diego de Salazar. Este, cuya fe en la
Virgen le hacia valeroso en todo peligro, obtuvo de
Ponce de Le6n permiso para adelantarse y eliminar
aquel enemigo. Pasando el Guajataca se encontraron.
La lucha dur6 casi un dia y solamente con valor y
astucia pudo Salazar, con su reducida hueste, veneer
a tan crecido n6mero de enemigos. Como despu6s de
la pelea le vinieron a Salazar noticias de grandes con-
centraciones de indigenas en tierras de Guaybana, el
prudent capitan decidi6 no pasar adelante hasta reu-
nirse con el resto de los espafioles combatientes, que
habian quedado detras de e1, con Ponce de Le6n, Mi-
guel Toro y Luis de Afiasco como capitanes. Les es-
cribi6 una carta para enterarles de todo y acababa de
sellarla cuando lleg6 a sus oidos la llantina sentimental
de una mujer.' Mir6 hacia el sitio de donde procedia
y pudo ver a una anciana indigena que, acurrucada, so-







HITOB DE LA RAZA


Ilozaba. Por medio de sus lenguas'6 supo por ella que
era madre de uno de los guerreros que habia aprisio-
nado en el combat anterior, el que se llamaba Ocoro.
La india afligida reconoci6 en seguida, en 6l, al temido
Salazar y con suplicantes y ansiosas palabras no ce-
saba de dirigirse a 61. Salazar inquiri6 de sus inter-
pretes el significado de lo que ella decia y por ellos
supo que la india habia venido al campamento cristia-
no al enterarse de la prisi6n de su hijo y con objeto
de ofrecer su vida y su libertad por la de 61. Ella
habia tentado, al llegar, al joven prisionero a quien bus-
c6 entire los otros y al convencerse de que no estaba
muerto, ni malamente herido, pidi6 permiso para ha-
blar con 61, pero no la dejaron. Los soldados afiadie-
ron que en la escena del encuentro de la madre con el
hijo preso, este, con dulce y relampagueante mirada,
la habia dejado palparle el cuerpo y acariciarle; que
los soldados espafioles la tuvieron que separar de 61
y que entonces ella habia permanecido en el suelo llo-
rando hasta que Salazar la distingui6. Conmovido el
capitAn espafiol con aquel relato, di6 6rdenes para que
trajeran a Ocoro junto a su madre. Esta, enseguida
que le vi6 a s.u lado, sonreia entire lIgrimas acarician-
dole. Parecia darse cuenta del coraz6n comprensivo
y bondadoso del Jefe espafiol a quien dijo:
-Sefior Salazar, yo se que tu debes tener una
madre y que por ella comprenderas mi dolor. Mi hijo
es joven y ama la libertad. El debe vivir para gozarla.
Yo soy anciana. Estando 61 cautivo, agonizaria en los
dias que me resten de vida, mientras que, sabiendo que
61 esta libre, los pasaria tranquila, no importa los tra-
bajos que tuviera que realizar... Toma mi vida y mis

(16) Se llamaban asi a los traductores del habla indigena.









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


servicios por su libertad. El cielo te recompensara por
esa buena acci6n...
Admirado de tal proposici6n, el caudillo tom6 la
carta que acababa de escribir y, dindosela a la anciana,
]a dijo:
--Si consigues, mujer, el llevar esta carta pronto
a D. Juan Ponce de Le6n, quien acampa a la vuelta del
Aymaco, tu hijo serA puesto en libertad, segin indicas.
En cuanto tenga pruebas de que asi lo has hecho se
cumplirA mi promesa.
Traducidas a la india las palabras de Salazar, ella
tom6 presurosa la carta y, como salta un jaguar en la
espesura cuando es perseguido, asi ella, a pesar de su
edad, corri6 por la maleza salvando todos los obsticu-
los para llevar la carta. Varios soldados espafioles que
Ilevaban a Becerrillo-el diestro perro que tenia hasta
soldada de ballestero-la siguieron. Algunos de ellos
querian asegurarse de que la carta iba a parar a su
destino y otros, con la egoista intenci6n de quitArsela,
y ser ellos los portadores del mensaje. Como no podian
darle alcance corriendo, azuzaron a Becerrillo para que
61 la detuviera. El perro solamente pudo alcanzar y
detener a la india: 6sta, al verlo, crey6 que era una
hupia17 y cay6 de rodillas, suplicante. MostrAndole la
carta dijo al animal:
-Sefior perro, no me haga mal. Yo voy a llevarle
esta carta de los cristianos a su Jefe. No me haga
mal, senior perro...
Como si comprendiera las palabras de ella, o por
el milagroso e intuitive respeto que inspira la ancia-

(17) Nuestros indigenas crefan en la existencia de unos dia-
blillos o espiritus que tomaban formas de animals para
el mal y a los cuales llamaban huspias siendo el peor
aquel que tuviera la forma de un perro.








HITOB DR LA RAZA


nidad, el perro miraba, sin hacer dafioa la mujer.
Tranquilamente, despu6s de un rato, alz6 una de sus
patas para hacer una necesidad y luego se alej6 en
direcci6n a los perseguidores. En vano ellos lo azu-
zaron para que volviera a ella. Iviahoca, al verse libre,
desapareci6 tan rApidamente que los espafioles no pu-
dieron alcanzarla y retrocedieron.
Al atardecer de aquel dia la india volvi6 con le-
tras de Ponce de Le6n para Salazar, anunciandole que
marchaba con sus soldados para unirseles. Los que
habian seguido a la india le contaron a Salazar lo del
perro y 6ste, para asegurarse de la veracidad de la in-
digena, la interrog6 sobre los obstAculos que se le ha-
bian presentado en el camino. Ella, con sencillez, le
contest que habia sido detenida por una endemoniada
hupia que habia querido estorbarla para realizar su
misi6n, pero a esta habia apiadado con sus ruegos.
Cuando esto decia ella, se sintieron en el campamento
de los cristianos los clarines de los otros espafioles
que Ilegaban. Suspendiendo su conversaci6n con la
india, Salazar sali6 a recibir a su jefe, D. Juan Ponce
de Le6n y a sus otros compafieros, que le venian a re-
forzar con mas de un centenar de combatientes.
Despu6s de cambiar saludos e impresiones, Sala-
zar cont6 a Ponce de Le6n c6mo tenia alli a cientos de
prisioneros indigenas y quiso que les viera. Cuando
esto sucedi6, frente a Ocoro record lo prometido a su
anciana madre a quien el amor habia dado alas para
ir y volver en tan poco tiempo. Refiri6 a Ponce de
Le6n el incident y su promesa y ambos resolvieron
libertar enseguida a Ocoro. Trajeron a s.u madre y
a l1 ante los dos capitanes algunos soldados y por me-
dio de un int6rprete Salazar les dijo que concedia a 61








MARIA CADILLA DE MARTINEZ


la libertad, pero quedindose ella en rehenes para ase-
gurarles que 61 no volveria a combatir contra los cris-
tianos. Ocoro, al enterarse de lo dicho por Salazar,
dignamente repuso:
-Agradezco, cristiano, tu generosidad para conmi-
go, pero no puedo aceptarla. Seria esclavizar a una
anciana y amorosa madre quien, por serlo, no merece
esa suerte. Prefiero que me den la muerte a tener li-
bertad a tan duro precio y tambi6n a quedar redu-
eido a una esclavitud bajo el duro trato que tus solda-
dos dan a los nuestros...
Tanto Ponce de Le6n como Salazar se quedaron
admirados de aquellos sentimientos y razones. Como
ambos eran hidalgos, con una mirada solamente se pu-
sieron de acuerdo: Ponce de Le6n tom6 la palabra, or-
denando a sus soldados que librarian de sus ataduras al
guerrero indigena tras lo cual madre e hijo formaron
un bello y conmovedor grupo. Dirigi6ndose a ellos y
con voz conmovida, que electriz6 a los corazones, el
caudillo leon6s pronunci6 estas palabras:
-La nobleza del alma que en vosotros dos ha
quedado demostrada con hechos y palabras, nos asegu-
ra que sereis agradecidos y que podemos, contar con
vuestra fidelidad. Os vamos a dejar a ambos en liber-
tad y que el cielo os guarde...
Con lIgrimas en los ojos, Iviahoca bes6 las manos
de los dos capitanes. que tenia delante. Ocoro, mAs
reservado, pero con alegria en el mirar, s.e inclin6 ante
ellos. Despu6s ambos cambiaron unas palabras en voz
baja y corrieron en direcci6n a la montafia. Ella co-
rria delantera, como una corza perseguida por un le-
brel que en este caso era su hijo Ocorogue la seguia.
No volvieron a verlos los espafioles, pero tampoco les









HITOS DE LA RAZA 81

olvidaron: el recuerdo de sus gestos y palabras qued6
desde aquel dia memorable espigado en el coraz6n de
todos los presentes... En los dias y horas en que pu-
dieron de alli en adelante gozar de paz, se complacian
en contar a sus hijos la singular maravilla de aquel dig-
nificado relieve indigena.





















LA CEIBA DEL GUABATE

I. La Carrera de Indias.

Tan ponderados estaban, a principios del siglo
XVI, riquezas y products de las Indias Occidentales,
que en Espafia los peninsulares pensaban que era su
mayor felicidad el hacer la Carrera de Indias. Pero
Martir, en su "De Orbe novo Decades octo", cuyos pri-
meros libros estaban terminados para el 1500- en
parte publicados y generalmente conocidos-populari-
z6 mfs la idea de que las tierras que pensaban ser des-
cubiertas por los espafioles eran casi un paraiso terre-
nal; que constituian otro mundo.
La extension de los redescubrimientos. en el Con-
tinente Occidental; la necesidad de colonizar y conquis-
tar a tantas tierras, hizo que en 1495 los Reyes Cat61i-
cos autorizaran a las empresas e individuos para que
emprendieran proyectos colonizadores. Vidas y hacien-
das se empefiaron entonces en la tarea, pero los fraca-
sos debidos a la inexperiencia o a la imprevisi6n hicie-
ron necesario el organizer a los viajes. Para ello el
10 de enero de 1503 y desde AlcalA de Henares, los









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


Reyes dispusieron la creaci6n y los reglamentos de la
Casa de Contrataci6n en Sevilla'1. Esta ciudad era la
6nica autorizada entonces para el trAfico con el Nue-
vo Mundo. Esa Casa de Contrataci6n tuvo obligacio-
nes administrativas y de fomento. Este iltimo incluia
el studio cientifico de los viajes y el hacer cartogra-
fias o planes para los mismos. En el AlcAzar de Se-
villa estuvo radicada una Lonja para tender al comer-
cio de Amrica 19.
La Carrera de Indias, como se llamaban entonces
a los viajes hacia el Nuevo Mundo, comenzaba en el
Rio Guadalquivir y en el puerto de Muelas, el punto
mas lejano de esa via fluvial a donde legan las aguas
del mar durante las mareas. Desde este puerto los
navegantes escalonaban la costa sevillana deteni6ndose
en various punts de embarque o desembarco: primero
en Bandurria, a un cuarto y medio de legua de Sevilla;
seguido en Pilares, peligroso por sus canales y bajoa;
luego, en El Valle, en Naranjal y Saucejo desde donde

(18) Para otros detalles sobre esa fundaci6n puede consultarse
a la Colecci6n de Documentos de Indias en su tomo XXX.
Tambidn, a Manuel Puentes Olea en "Los Trabnaos Geoso-
grAficos de la Casa de Contrataci6n", Sevilla, 1900.
(19) La Casa de la Contrataci6n estuvo situada primeramente
en Atarazanas y despues fu6 trasladad a Sevilla. Con
respect al nombre de America debemos consignar que
en Espafia no se le di6 al Continente inmediatamente des-
puds de descubierto sino muchos siglos despues. El nom-
bre America se generalize en Europa despues del 1507 en
que Martin Waldseemiiller public su Nuevo Tolomeo o
"Cosmographiae Introductio" en donde dijo haberse docu-
mentado en las cartas de Am6rico Vespuccio publicadas
en 1502 y sugirid: "Ab Amerigo inventori sagacis ingenii
viro Amerigen quasi Americi terram, sive Americam dicen-
dam". Pero hay noticias de que los mayas llamaban
Amerrique a Cumana cuando Alonso de Ojeda visit la
region en 1497. Hoy creese es nombre de Centro Am6rica,
y que del mismo bien pudo derivarse el vocablo Am6rica,
ya que el verdadero nombre de Vespuccio era Amerigo.










HITOS -DR LA RAZA


en claro dia se podian divisar las Horcadas. De aqui
iban a Sanlicar, a quince leguas de Sevilla y, final-
mente, a Canfanejos, puerto a una legua del pueblo
donde se acababan de aprovisionar y recibian la visit
de un Juez, Oficial de la Casa de Contrataci6n y del Vi-
sitador del Rey. Estos tenian que aprobar la salida.
Los buques tomaban entonces el derrotero por las Is-
las Canarias. En estas., si era verano, tocaban en un
puerto, bien de Gran Canaria, de Gomera o Tenerife.
Por Punta Naga caminaban al sudoeste hasta arribar a
la Deseada o Dominica. Desde esta hacian rumbo,
con escala en San Juan de Puerto Rico, hacia la Espa-
fiola o Cuba, o Tierra Firme. MAs tarde iban hasta
Nueva Espafia. Durante el invierno se dirigian por
el cabo Cantin costeando a Berberia antes de tomar
definitivamente el rumbo sudoeste, cuarta del oeste,
para llegar a las islas. Al regreso se juntaban en la
Habana. Despues de tocar en various islotes o islas, ca-
minaban hacia el noreste hasta las Azores-a Santa
Maria, Tercera o la isla de San Miguel-y de alli re-
tornaban a Sanlicar. Asi completaban la afamada
Carrera de Indias 20

II. El romantico impossible inspirador.

Pantale6n21, buen espahol de la 6poca, tambi6n se

(20) Ese derrotero official, con pequefios detalles adicionales o
variantes, figure en la "Geografia y Descripcidn Universal
de las Indias" hecha por el Cosm6grafo Oficial de las In-
dias, Juan L6pez de Velasco de 1571 a 1574, obra que ha
sido editada en Madrid, en 1894, por D. Justo Zaragoza en
la Imprenta Fortanet.
(21) Su nombre y hecho principal-de la construcci6n de una
Capilla en el tronco de una Ceiba del Guabate- son his-
t6ricos. VWase a la "Memoria Melgarejo", cuyo original
estA en el Archivo de Indias (Poblaciones, E. I, c. I, le-









MARIA CADILLA DR MARTIN2BZ


ilusion6 con el Paraiso americano. Se quiso venir a 61,
joven. Habia residido en Piedras Luengas, en los bor-
des de Palencia, en la montafia. Des.de alli y durante
toda su infancia, pudo ver los plenilunios de una luna
grande, dorada, sobre los afamados Picos de Europa.
Su padre, un lefiador algo carpintero, le ensefi6 su ofi-
cio, pero con tanto rigor, que apenas fue mozo Panta-
le6n sentia su sangre caldearse por la vergiienza de los
castigos. Decidi6 entonces alejarse del hogar pater-
no para ganarse la vida, para asegurarse un porvenir.
Habl6 primero, largamente, de ello a .su madre, la dul-
ce aldeana silenciosa que parecia vivir para amarle.
Ella le escuch6 con ojos hfimedos, y, a modo de aproba-
ci6n, le coloc6 al cuello-de modo que le cayera sobre
el pecho-una medalla de la Virgen que guardaba
y le advirti6:
-Hijo, ella te cuidara, si no la olvidas...
Pantale6n, conmovido, bes6 las manos de la ma-
dre y la medalla. Prometi6 en aquel decisive momen-
to a la autora de sus dias que, cuando 6l prosperara, ha-
ria a la Virgen una capilla y que tambi6n haria una casa
para vivir todos. juntos. Ella, entonces, no tendria
otros quehaceres que rezar o cuidar sus nietos...
A los pocos dias habl6, de hombre a hombre, con
series razonamientos, a su padre del proyecto: se iria
de la casa para buscar un porvenir y la felicidad. Por
la manera con que se express, su padre no puso repa-
ros a la idea. Al amanecer siguiente, y portando un
pequefio lio de ropas. atado a un grueso palo en su hom-

gajo finico). Esa "Memoria" ha sido publicada en "Las
Relaciones GeogrAficas de Indias" de D. German Lato-
rre. Sevilla, 1919 y por el Dr. Coll y Toste en "Boletin
Hist6rico de Puerto Rico", t. I, 1914. El Manuscrito tie-
ne 16 folios y notas marginales muy interesantes.









HITOB DE LA RAZA


bro, Pantale6n sali6, para siempre, de su hogar. Se fue
bendecido del padre y de la madre...
A pie, y por veredas escabrosas, tuvo que dirigirse
a Puerto Nansa donde descans.6 algo antes de pasar a
Braguia y a la costa Cantabrica, visitdndola en various
parajes. Los azules profundos y las velas izadas, que
sobre el Golfo de Vizcaya parecian temerarios alcio-
nes, y despues. de oir por la region los pregones del Rey
Cat6lico, invitando a los moradores a la colonizaci6n de
San Juan de Puerto Rico, le encendieron en la imagi-
naci6n las farolas doradas del Nuevo Mundo. Generosos
eran los ofrecimientos que hacian los Reyes22. Panta-
le6n se ofreci6 a si mismo aprovecharlos.. Con empe-
fio trabaj6 y ahorr6 algunas monedas. Pidi6 a la Vir-
gen, con fervor, que le ayudara a realizar sus. esperan-
zados proyectos. Por carta di6 cuenta de ellos a su
madre, cuando por fin comenz6 su largo viaje al Nuevo
Mundo.

III. En pos de la aventura.

Fue primero a Sevilla, que era la Meca escalonar
del Iran s.ofiado. El viaje fue penoso hasta alli por ha-
berlo hecho a pie y en cabalgaduras troteras. En Se-
villa canje6 sus monedas por herramientas y alguna

(22) En 25 de julio de 1511 el Rey orden6 pregonar hasta Vas-
conia el oro de nuestra isla invitando a labriegos e indus-
triales de la Peninsula a emigrar y ofrecidndoles ventajo-
sas condiciones y facilidades para el viaje.. Era la volun--
tad de Fernando el Cat6lico de que la isla fuera poblada
urgentemente por los espafioles. Desde entonces se mul-
tiplicaron los viajes a la isla por obligaci6n impuesta a
todos los navios de "recalar en ella" y se concedieron tam-
bidn numerosas cartas o cedulas domiciliarias a emigrantes
de distintos puntos de la Peninsula para la isla. Veanse
los documents y noticias publicadas por A. Tapia en
"Biblioteca Hist6rica de Puerto Rico, Imp. Marques, 1854
pAgs. 149-249.









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


ropa para hacerse presentable a las autoridades. Cuan-
do se person ante los oficiales de la Casa de Contrata-
ci6n, ellos. le examinaron cuidadosamente: el Dr. San-
cho de Matienzo, Tesorero, anot6 sus antecedentes de
nacimiento, familiar, destino, etc., D. Martin de Iza-
saga le interrog6 sobre sus habilidades y experiencias;
D. Lope Recalde le enter de las riquezas de la Isla de
San Juan y le dieron su carta de vecindad el factor
D. Francisco Pinelo y el escribano Ximeno de Bri-
viesca. Todos le aseguraron que saldria bien pronto.
El seis de junio de 1512 y en el velero de Juan Bo-
no y de unos armadores de Palos, tan pequefio como
seguro, se embarc6. Tuvo por compafieros de viaje a
Juan Espinosa, de San Sebastian; a Sebastian de Gama,
quien ya tenia a su padre en la isla; a Diego Rodri-
guez Comitre, que habia sido beneficiado con una en-
comienda desde Espafia; a Francisco de Zereceda, a
Juan Sufier, y a otros, que no venian, como los antes
citados, para la isla de San Juan. Estos 6ltimos iban
para la Espaiola. Acaso por eso mismo no intimaron
durante el viaje con el grupo que venia para nuestra
isla. Muchos de 6stos se veian por primer vez en
aquel viaje, pero al final del mismo eran intimos ami-
gos. Juan Espinosa simpatiz6 preferentemente con
Pantale6n, siendo correspondido por 6l con igual defe-
rencia. Espinosa habia dejado en la Patria lejana una
novia, prometi4ndola que en cuanto prosperara en-
viaria poderes para casarse con ella y traersela. Como
Pantale6n pensaba traerse a su madre, con frecuencia
hablaban sobre proyectos especulantes para cuando lle-
garan a tierra. El Mar Tenebroso en aquel viaje pa-
recia desmentir a ese nombre tan generalizado por si-
glos de oscurantismos y de olvido de sus tierras. Con








HITOS DE LA RAZA


sus largos horizontes, Ilanos como bandejas de un co-
lor plateado azuloso, con sus soles del alba o del ano-
checer, les fue siempre inspirador, amigo . No les
opus.o ni una sola ola sedienta de naufragos, ni una sola
rafaga malhumorada. Por el dia ellos vigilaban a sus
horizontes que se diluian en las aguas y el cielo sin-
tiendo envidia del rumbo que tomaban las nubes so-
pladas por los alisios y por el vuelo de raudas aves ma-
rinas. Por las noches dejaban que las lUmparas de la
fe, con oraciones, les encendieran la luz de la esperanza
y a veces, viendo a los astros rutilar sobre ellos, se ador-
mecian en la cubierta de la nave con los ojos vidriados
al s6lo recuerdo de la paz hogarefia dejada atras. Al
aparecer en una de esas noches inquietas la luna nue-
va, Pantale6n dud6 que fuera la misma que 61 viera so-
bre los Pirineos. Tocando a la medalla de la Virgen,
que su madre le pusiera al pecho, se encomend6 a ella.
Estaba seguro de que con la protecci6n dada por s.u
santa madre nada tenia que temer.
En una madrugada en que el sol naciente ponia
rubies en las ondas rizadas del mar, por primera vez
divisaron a la isla. Primero fue 6sta una gruesa ra-
ya azulosa en el horizonte; despu6s apunt6 al cielo al-
gunas alturas y se hizo verdosa y cuando el sol y la
proximidad de la nave la dibujaron complete, les pare-
ci6 algo asi como un encantado paraiso. i Tal era la be-
lleza de su colorido paisaje! Pantale6n agarr6 fuerte-
mene a su medalla-talismin y suplic6 a la Virgen que
aquella tierra le fuera propicia. Al desembarcar, sus
ufias, de ordinario rosadas, se le habian puesto muy pd-
lidas.
Apenas pis6 tierra tuvo que mostrar sus, papeles
y c&dula de vecindad a las autoridades insulares que








MARIA CADILLA DE MARTINEZ


en nombre del Rey vinieron a recibirles. Ellas le adju-
dicaron, como poblador, una tierra retirada de la
costa y como no iba a desempefiar un cargo de la Co-
rona, tenia que pagar por ella. Esa tierra estaba ubi-
cada en la montafia y era un terreno virgen, pero re le
dieron esclavos indigenas con el nombre de en-
comendados para que la labraran. Por s.uerte para 61,
una Real Orden reciente habia dispuesto que todos los
colonos espafioles en la isla, que tuvieran hacienda por
valor de dos mil castellanos, tenian que construir hoga-
res y traer de Espafia a su familiar si eran casados. Co-
mo diestro carpintero, Pantale6n tuvo constant traba-
jo en las construcciones iniciadas y con el dinero que
ganara en poco tiempo pago lo adeudado al Tesoro Real
por las tierras que se le dieran. Cumplido eso, empez6
a ahorrar para realizar sus proyectos de traerse a sus
padres a la isla.
En el cors6 de la Sierra del Guabate, allA por el
barrio que 61 baustizara apoddndolo Rinc6n, estaba su
conuco o predio. El Rio Guabate, afluente del Toa, le
daba alguna fertilidad con sus aguas, pero el terreno
en su parte mds montafiosa no toleraba prefiez algu-
na. Solamonte una vega o ribera en el rio era produc-
tiva. DespuBs de infructuosa bdsqueda de oro por el
lugar, Pantale6n record una vieja lecci6n de su pue-
blo o aforismo que decia: "El que siembra siempre al-
go cosecha" y se dedic6 con empefio a sembrar. Y la
experiencia popularizada en el decir y recordada le di6
en breve tiempo frutos.

IV. El Portal del Paraiso Conquistado.

Los dias pasaron veloces. El aire puro de la Sie-
rra habia vivificado a nuestro h6roe; le habia dado








HITOS DE LA RAZA


pulmones mas sanos y un espacios.o mirar sereno en
el que se reflejaba ya una segura esperanza. Era que
Pantale6n estaba convencido de que el mana del
sustento no bajaba del cielo y si tenia que ser buscado
en la tierra con el trabajo perseverante; que del cielo
venia la seguridad de una Justicia Divina que premia-
ba la fe y el esfuerzo; que en todos los sitios de la tie-
rra el buen proceder da amigos ... El fabuloso Nuevo
Mundo de las aureas arenas que en Espafia le hicieran
concebir se habia desvanecido: en vez de un pais fa-
buloso 61 encontr6 a una tierra de promis.i6n; una que
le ensefi6 a tener fe en si mismo. Inalterable, nunca
vencido por la fatiga y dispuesto siempre a comenzar
de nuevo sus faenas agrarias, se dedic6 con sus indios a
mejorar el conuco o estancia, despu6s que busc6 vana-
mente en sus alrededores oro. Primeramente habit6 un
bohio construido de pajas segfin la usanza indigena, pe-
ro despu6s tuvo empefio en construir una casona pa-
ra que en ella vinieran a vivir sus padres y, en el fu-
turo, su esposa y sus hijos...
La casi libertad que gozaba en su aislamiento de
la montafia y en la compafiia de sus fieles indios, le
hicieron meditar: 6stos habian nacido en aquella tie-
rra y tenian mas derechos que 61 a su posesi6n... Les
trat6 con afecto y consideraci6n y ellos le recompen-
saron ayudAndole con sus conocimientos heredados y
su trabajo. Esa armonia le defendi6 en todas las re-
beliones de los naturales contra el mal trato y escla-
vitud a que fueron sometidos. Sus indios aseguraban
a sus coterrAneos rebeldes que ellos estaban satisfe-
chos y felices con Pantale6n y por eso a 6ste se le en-
mohecieron las armas que trajo, que estaban colgadas
en una pared...




w


32 MARIA CADILLA DE MARTINEZ

Ivia, una virginal belleza native, que un ancia-
no indio -encomendado suyo desde que desem-
barc6- le entreg6 para que le sirviera en la casa vi-
vienda y le prepare alimentos, lavandole ropa, tuvo pa-
ra 61 todo el aroma de una flor selvatica. El la hizo
usar naguas aunque su doncellez en la usanza indige-
na no lo prescribiera. A Pantale6n ella, vestida, le pa-
recia mejor y mas adaptada a s.u sentir. Muchas ve-
ces, mientras ella iba y venia a su alrededor, le tent6 la
mirada dulce de sus grandes ojos, la fiesta de su came
de canela, pero se contuvo. Era cristiano y habia ju-
rado por Dios, al morir el padre de ella, que velaria por
su felicidad. Para cumplir mejor hasta habia pensa-
do en que seria una buena esposa ... Por eso, cuando
le perseguia el demonio de la tentaci6n cerca de ella,
Pantale6n agarraba a su medalla y apartaba la vista.
Un dia, sin embargo, Ivia le acarici6 como nunca con
s.us ojos amorosos y cuando ella le puso sus manos
suaves y adormecedoras sobre la cabeza, 61 perdio su
reserve y la bes6. Sobresaltado acudi6 a su medalla
talisman y ella le devolvi6 su serenidad. Confes6 a
Ivia entonces toda la verdad de su existencia y la hizo
depositaria de sus esperanzas . Ella le prometi6
amarle y ayudarle. Desde entonces los dos, como de
acuerdo, se esquivaban para la intimidad, pero redo-
blaban sus esfuerzos, en el trabajo. Ella le teji6 hama-
cas con fibras tefiidas, de colors armonizantes: le
hizo vasijas para beber, labradas; frecuentemente le
puso sobre la mesa y en las comidas diarias, el blanco
jaujau de la tierra, las. arepas y otros plates deliciosos.
Tambi6n le regalaba tabacos hechos por ella. No sola-
mente se la veia mas esmerada en su atavio, sino que
parecia aumentar cada dia su belleza. El la seguia








HITOS DE LA RAZA


con la mirada y el pensamiento complacidos y su san-
gre se enardecia a la idea de hacerla algun dia suya.
Para mis pronto lograrlo, Pantale6n empez6 a fabri-
car su nueva casa: mud6, por consejo de sus indios,
numerosos troncos de caoba, capa, ausubo, aceitillo,
orteg6n, hicar y ellos le ayudaron a trasladarlos y
labrarlos.. Pronto fueron convertidos en estantes y
tablas y entonces se formaron nuevas paredes a la casa.
Por consejo tambien de sus fieles indios, Pantale6n la
rode6 con una cerca de tapia dejando entire esta y la
vivienda un amplio espacio delantero para un jardin.
La montafia, por detrAs, substituia al muro protector.
Cuando quedo encalada y provista de camas y muebles
de madera, construy6 la capilla.
En la misma vega del rio y como una daga enorme
clavada en ella, habia una ceiba gigante, que quince
indios con los brazos enlazados y extendidos no po-
dian abarcar en el tronco y la escogi6 para hacer su ca-
pilla. Su sombra se extendia de una a otra margen del
rio ensombreciendo al agua o poniendo delante de los
ojoa una montafia de boscaje, que a veces dejaba ver a
la dorada luna, igual que los picos del Pirineo, como una
hostia alumbrando a la tierra . Nada le complacia
en los alrededores como aquella vision, que le parecia
providencial. Por consiguiente, alli, en el mismo tron-
co de la ceiba, hizo la Capilla para su Virgen. Era algo
ideal... En es.a Capilla haria su esposa a Ivia.
Trabaj6, dominado por aquella esperanza, como
nunca. El amor hace milagros y Pantale6n se sinti6
hasta artist. Sus escoplos, gurbias, serruchos y tala-
dros fueron cortando, horadando el tronco, eliminan-
do asperezas, ramas, y realizando su suefio. Los ca-
racoles de la madera saltaban de los cepillos diaria-









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


mente y la ceiba, como india d6cil, le rendia su vir-
gen entrafia para el altar, el altar de su fe. Sostenido
por columns fragiles de aparente delgadez, por un ar-
co g6tico de bella curva, estaba la b6veda con tara..
ceado artez6n en el techo. Bajo este y sobre un esca-
16n o altar, estaba el sitio para la Virgen.

V. El Nubarr6n que trajo el Mar.

Clareaba ya la esperanza, terminandose la Capilla,
cuando Pantale6n s.e apresur6 a escribir a Espafia, a
sus padres, para se pusieran en camino y se vinieran
a vivir con 61. Pero en vez de venir ellos, una nube
negra le vino por el mar ... Sucedi6 asi:
Miraba Pantale6n complacido, desde la puerta de
su casa, en un atardecer, a la Capilla ya terminada en
la Ceiba del Guabate, cuando la luna en su cuarto cre-
ciente se 1z6 como una hoz dorada sobre el follaje ilu-
minando a los contornos . Del lado del rio se sin-
tieron unos pasos de cabalgadura. Las ondas del
rio, igual que las vidas, se iban unas tras otras. Las
chichairras y los coquies, con monorritmicas notas, le
lenaron el pensamiento de ansiosas cavilaciones. Dos
cartas solamente habia recibido aquel afio de su madre
y en ellas le contaba de sus achaques. A causa de ello
61 habia escrito que se viniera envidndola dinero pa-
ra los gastos y ya habia pasado suficiente tiempo pa-
ra que llegaran. Segun se repetian las notas grillo asi
le enfermedad y el silencio le traian consecutivamente
dudas y tristezas. Mientras pensaba asi las pisadas de
la cabalgadura se sintieron cercanas. Al fin y sobre
la vereda enroscada a la montafia antes de tirarse al
llano, vi6 a una sombra que avanzaba. El boscaje ver-









HITOS DE LA RAZA


dinegro la tapaba algo, pero 61 pens6 que solamen-
te de lejos podria alguien venir a caballo. Cuando
el viajero estuvo cerca, con alegria reconoci6 a su ami-
go Juan Espinosa. Pocos minutes despu6s ambos se
abrazaron.
La iltima vez que Pantale6n estuvo con su ami-
go. fue cuando asisti6 a los funerales de la esposa de
este recien venida de Espafia y victim de&-n mal alumi-
bramiento. Espinosa habia encarecido a Pantalenr el
dejar a la mhontafia para acompafiarle eritonces ya que
quedaba solo y Pantale6n, aunque compadecido, no
quiso hacerlo porque tenia sus proyectos maduros pa-
ra former un hogar. Vestido con patios negros y con
grave continent, Espinosa le llam6 para decirle el ob-
jeto de su visit. Presintiendo algo grave, Pantale6n
le rog6 cenaran antes y 61 accedi6, aunque no prob6
bocado en la comida. En la sobremesa s.u amigo le
mostr6 cartas venidas de Espafia. Como los sobres in-
dicaban algo normal, Espinosa pidi6 a su amigo que
tuviera fortaleza antes de leerlas. Tambien le insinu6
de nuevo. la idea de. iraea viv-ir con 61 a las vegas del
Rio Bayamone- done fundafian un ingenio de azdcar
como los reci6n formados en la Espafiola. Se enrique-
cerian con aquella empresa y podrian retornar a Es-
pafia luego, para descansar.
Atolondrado Pantale6n, casi no oia: miraba las
cartas presintiendo algo doloroso y no se atrevia a dar-
les lectura. Rog6 a su amigo que se las leyera. Por
ellas supo que su madre habia fallecido encare-
reciendo en s.us iltimos moments que se le recordara
el hacer la Capilla a la Virgen para que ella le guarda-
ra en su ausencia. El padre decia que su ancianidad
estaba muy debilitada por la pena y los trabajos pasa-








MARIA CADILLA DE MARTINEZ


dos y que no podia realizar un viaje a la Am6rica. Co-
mo si de pronto una nube negra venida del mar le os-
cureciera la vista, asi qued6 Pantale6n sumido en las
tinieblas decepcionantes del dolor. Asentia con la ca-
beza a la insistencia de Espinosa para que se fuera
con l6. Cuando 6s.te urgi6 hacerlo enseguida, le pidi6
que le acompafiara a la Ceiba donde habia erigido la
Capilla ofrecida a la Virgen. Queria colocar su medalla
en el altar.
Seguido per Espinosa, Pantale6n se dirigi6 a la
Capilla. Arrodillado ante el altar donde puso su meda-
lla permaneci6 largo rate rezando . Al fin Espinosa
le tom6 del brazo para hacerle levantar y dejar el sitio.
Cuando maquinalmente lo hacia, Pantale6n fu6 sobre-
saltado por un sollozo de mujer. Era Ivia quien, ha-
biendoles oido y seguido, no podia conformarse con su
olvido . Como si se despertara de alguna pesadilla
Pantale6n la contempl6 como evocando una realidad
ausente. Al fin pudo volver en si y recorder cuanto
ella habia hecho por 1 y c6mo se habia ganado su ca-
rifio y gratitud. La llam6 enternecido y cuando la tu-
vo cerca, la tom6 de la mano y volvi6 con ella al altar
para arrodillarse, juntos, ante la Virgen. Espinosa,
que at6nito les seguia, le oy6 decir:
-Gracias, Virgen mia, por haberme mandado el
consuelo de esta mujer que me ama y que sera mi es-
posa. Desde hoy te juro no separarme de ella y que
para mi ocupara el lugar de mi madre muerta . .
Las ondas del Rio Guabate y del Toa vieron aque-
ia noche el solitario regreso de Juan de Espinosa al
Bayamone. Ellas, tambi6n, se encargaron de propa-
gar entire los pobladores cos.tefios el milagro realiza-
do por la Virgen del Guabate.





















INESPERADA FORTUNE Y GRANDEZA

Los Cervantes, escribanos de padres a hijos, vi-
nieron a vivir en la isla de San Juan del Puerto Rico a
principios del siglo XVI. El primero de ellos que com-
pr6 la franquicia para ser escribano fu6 D. Juan de
Cervantes quien antes del 1528 residia en la Villa de
San German el Viejo. Su nombre y firma autorizan
numerosos documents de la 6poca. En siglos poste-
riores tambi6n se le encuentra, pero desde luego, per-
petuado por sus descendientes. Entonces se hereda-
ban las dignidades y los. cargos piblicos. El escritu-
rar documents oficiales conllevaba la dignidad de Es-
cribano Real con la cual se ascendia del estado de vi-
llania al de hijosdalgo. Oficio y dignidad eran obte-
nidos bien por influencia en la Corte o por compra des-
de tiempos de Felipe II. Aunque nacido en Espaiia,
por no tener padrinos cortesanos, 6s.te fu6 el caso del
primer D. Juan de Cervantes. Sus hijos y sucesores en
el nombre y cargo tuvieron que pagar por el privilegio
para seguir disfrutAndole. Por raz6n de ello hubo en
la isla toda una dinastia cervantina. Pliegos tan im-
portantes como el del traslado del primitive San Ger-








MARIA CADILLA DE MARTINEZ


mAn desde el Guaorao al Espinar y de este lugar al de
Guadianilla, han sido firmados por un Juan de Cervan-
tes, Escribano. Con esa poblaci6n, acaso sucesora del
Higuey o del primitive Sotomayor-poblaciones des-
aparecidas para el 151123-estaba vinculada la historic
de los Cervantes en la isla. El primitive San German,
segin el historiador S. Brau, estuvo situado frente al
puerto de la Aguada y todas las noticias del primitive
Sotomayor nos aseguran que dicha poblaci6n estuvo
cercana a dicho puerto. De 1511 a 1512, despues de
destruido por los. indigenas el caserio de Sotomayor se
debi6 haber fundado el San German el Viejo y se le
di6 ese nombre en honor de aquella Reina de Espafia
de origen francs tan poco amada por los castellanos,
Germana de Foix, la segunda esposa de D. Fernando el
Cat6lico. En 1528, por motives. de salubridad y segu-
ridad, fue ordenada la traslaci6n del San German al
Espinar, sitio donde los franciscanos habian erigido
un humilde convento en honor de su patr6n, San
Francisco. Los caribes de las vecinas islas no tarda-
ron en descubrir a la nueva fundaci6n y sin haberse
trasladado a ella enteramente los del San German la
destruyeron matando a los cinco religiosos del Conven-
to. Los pobladores del San German se internaron y
dispersaron rehusando volver al antiguo asiento que
fuera atacado por los franceses. En 1554 se decidi6
emplazar a esa dispersa poblaci6n al levante del Mos-
quital de Guinica y en 1556 ya se erigia alli un case-

(23) VWase el document que public A. Tapia en "Biblioteca
Hist6rica" (ed. 1854 pdg. 253) del 1511 nombrAndolo y
citando el desembarco alli de Gonzalo de Ovalle, Teniente
de D. Diego Col6n. Al ocupar la fortaleza alli casi se-
guida D. Diego Sotomayor, tom6 esa poblaci6n su nombre
y fu6 el mismo afio destrufda por los indios fundandose
luego San German el Viejo.









HITOS DE LA RAZA


rio con el nombre de Santa Maria de Guadianilla por
su parroquia. A esta poblaci6n colonos y cronistas lla-
maron San German el Nuevo por la procedencia de sus
habitantes. Ataques de caribes y corsarios, extran-
jeros hicieron que sus moradores se internaran aban-
donando el lugar despues que en 1550 fueran ataca-
dos por los caribes y en 1560 por los franceses.. En
1571 una orden real dispuso que esos dispersos colo-
nos fueran agrupados en las Lomas de Santa Marta pa-
ra fundar la Nueva Salamanca. El Gobernador Solis
oblig6 a ello y desde entonces existe la poblaci6n que
hoy conocemos en la isla por San German y a la cual
sus moradores rehusaron darle su nombre official de
Nueva Salamanca.
De los refugiados en Las Lomas de Santa Marta y
pertenecientes al Viejo San German, eran los Cervan-
tes. Sin querer trasladarse al sur, alli vivian en 1640
cuando arrib6 al desembarcadero de la Aguada una po-
derosa y Real Armada Espafiola comandada por el Al-
mirante D. Antonio de Toledo. En ella venia, de paso
para Nueva Espafia, el nuevo Virrey de M4xico, D.
L6pez de Pacheco, tercer Marqu6s de Villena, Duque de
Escalona, Principe de la Casa Real de ATag6n y unos
cuantos otros titulos analogos.
Una semana antes de la venida habia arribado a
la isla, para anunciar dicha escuadra y a tan ilus.tre via-
jero, la nao Nuestra Sefiora del Rosario. El Capitan de
ella inform al Gobernador de la isla que habia salido
de Sevilla con instrucciones de anunciar el arribo de la
escuadra con objeto de que se le hicieran al distinguido
viajero los honors correspondientes cuando pasara
por la isla, segin estaba ordenado en el derrotero que
deberian seguir las embarcaciones. durante el camino a









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


las Indias. Con el citado Virrey de Mexico y como co-
rrespondia a su linaje de Grande de Espaila, y al cargo
representative que traia, venian numerosos oficiales y
personas distinguidas de la Corte. Las autoridades in-
sulares no anduvieron remisas en los preparativoa para
el recibimiento: como sabian que la flota tocaria en el
Aguada, a ese sitio del noroeste de la costa islefia fueron
a parar el Gobernador, D. Ifligo de la Mota Sarmiento;
el Obispo, D. Antonio de Solis y Mendoza y muchos
otros Oficiales Reales y religiosos24. El Goberna-
dor, quien era un linajudo burgal6s, deudo cerca-
no del Conde de Salvatierra-otro grande de Espafia-
queria dejar bien sentada su reputaci6n ante el Mar-
ques y no perdono gastos ni esfuerzos para recibirle
dignamente. En la playa del Aguada se construyeron
rapidamente casetas lujosamente enjalbergadas. Al-
gunas para acomodarse los de acA y otras para acomo-
dar a los distinguidos visitantes y otras destinadas a
ceremoniales o ventas. El Obispo en persona dirigi6 la
construcci6n de la que iba a ser dedicada a los oficios
religiosos. En ella puso la Custodia de Plata y el Cria-

(24) Dudamos que esa playa o puerto Ilamado del Aguada fuera
el mismo que en la actualidad recibe ese nombre y es
un pueblo, pero tenemos segufidad que esa Aguada como
puerto sirvi6 de desembarcadero a San GermAn desde el
siglo XVi. Las Casas en su "Historia de las Indias", nos
habla de un puerto de la Aguada frontero al Rio Guaorabo,
hoy Afiasco y nos dice que estaba en la desembocadura
de ese rio "donde se fund San German el Viejo". El cro-
nista-cosm6grafo D. Juan Ldpez de Velasco al visitar a
nuestra isla de 1569 al 1571 nos dice que conoci6 dos
Aguadas: la que tuvo el nombre de Sotomayor en 1510
y que "se despobl6 dentro de dos afos", situada en "la bo-
ca del Rio Guaorabo o de la Aguada" y otra mAs allA, en
la costa oeste donde estaba "el bujio del azdcar" y cerca
del Rio Culebrinas. V4ase la "Geograffa Universal de las
Indias", escrita por este autor de 1571 a 1574 impresa por
la Sociedad Geografica de Madrid, 1894, pig. 131.








HITOB DE LA RAZA


to que regalara a la isla el Emperador Carlos V. Al
terminarse aquellos preparativos, se situaron vigias
convenientemente para anunciar el arribo de la flota.
Cuando los clarines dieron la voz de alerta, en los
improvisados desembarcaderos. se arremolinaron cu-
riosos y representatives insulares: Las milicias y la
guarnici6n seguian al Gobernador y al Obispo quienes
eran acompafiados por altos dignatario.. En la pro-
seci6n o desfile seguian los dos Cabildos insulares: el
del Puerto Rico y el del San GermAn y tras ellos des-
filaban congregaciones religiosas y dis.tinguidos colo-
nos. El resto de la playa ofrecia animado aspect de
feria pues ademis de las armas lucientes, de las ban-
derolas y trofeos de militares y religiosos, los vecinos
se habian engalanado con sus mejores atavios. En las
casetas o bujios se veian adornos valiosos y sus pare-
des de hojas, teflidas de colors a la usanza indigena,
lucian a trechos valiosos tapices, cortinas de seda y
brocado. Muebles importados de Espafia habian sido
trasladados al lugar y los viguelistas de la Catedral
armonizaban el especticulo.
Al fondear frente al puerto la escuadra, el Gober-
nador sali6 de uno de los improvisados embarcaderos
en un bote para dar la bienvenida al Marques. Gentil-
mente este correspondi6 a la atenci6n viniendo a tie-
rra a saludar a los que se habian quedado aguardan-
dole. Todos se aupaban para admirable: vestia galo-
neada capa de terciopelo, calz6n corto de seda, rica
pechera con bordados y encajes de Malinas; casaca
bordada en oro y sus armas resplandecian por tener fi-
ligranas que engarzaban joyas rutilantes. El porte del
Marqu6s era tan distinguido, que todos tuvieron algo
que decir y admirar: muchos alabaron su continent;









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


otros, sus maneras y, todos, su varonil presencia y be-
Ilo semblante. Con el mayor entusiasmo se colocaron
todos en el desfile hasta la caseta donde se habia
levantando el altar. Ayudado por el Obispo de nuestra
isla y por el de Santo Domingo, ofici6 D. Juan de Pa-
lafox de Mendoza que acompafiaba al Marques por
haber sido nombrado poco antes Obispo de Tlaxcala 25.
Despues de los oficios divinos todos participaron del
esplendido agape que el Gobernador de la isla ofrecie-
ra al Marques y a su s6quito. El menu habia sido pre-
parado por las experts manos de las criollas de la isla
cuyas habilidades elogiaran tanto el Marqu6s como D.
Inigo. Dos dias dur6 la fiesta del recibimiento y en
ellos hubo cafias, torneos, bailes, representaciones es-
cAnicas y otras diversiones. El MarquBs no sabia c6-
mo agradecer a los de la isla aquella amable acogida
y manifesto al Gobernador su deseo de adoptar cual-
quier nifio del vecindario. En una carta-cr6nica escri-
ta de 1644 a 1646 por el Can6nigo Mayor de la Cate-

(25) D. Juan de Palafox y Mendoza fue despuds nombrado
Obispo de Puebla y visitador General de la Audiencia de
M4xico y slicesivamente designado Arzobispo de Mexico.
En este cargo, por sorpresa, la noche del 9 de junior de
1642, intim6 al Marques de Villena para que abandonara
su cargo de Virrey por unas acusaciones viciosas que se le
hicieran y de las cuales tenfa que defenders en Espafia
trasladAndose a la Corte. En realidad el MarquBs se ha-
bia bienquistado con los mexicanos y era muy popular
por lo cual los mismos espafioles le tuvieron ojeriza. Aun-
que la denuncia fue an6nima se le confiscaron sus bienes
y alhajas. En Espafia no se le encontr6 causa alguna pa-
ra procesarle y fue repuesto en su cargo de Virrey pero
41 no quiso volver a America y acept6 el Virreynato en Si-
cilia. Detalles del process se dan a conocer en una carta
fechada el 30 de noviembre de 1646 existente en la Co-
lecci6n de los Jesuitas, en la Academia de la Historia de
Madrid con signature CXXIX, 946. D. Juan de Palafox
tuvo el cargo de Virrey asi, usurpado, hasta fines del mis-
mo afio.









HITOS DE LA RAZA


dral de la isla, D. Diego de Torres Vargas, se da cuen-
ta del suceso diciendo:
"Era esta la primera Isla que fue bendecida por
mano espiscopal, ha sido tambien la primera en el afio
1640 que en todas las Indias hosped6 a un grande de
Castilla, pues el Sefior Marques de Villena y duque de
Escalona, viniendo por Virrey a la Nueva Espafia, salt6
en tierra en el Aguada, y por memorial de su grandeza
apadrin6 un nifio hijo de un vecino de aquella pobla-
ci6n, hechAndole el agua el senior Obispo de Tlascala,
Don Juan de Palafox y Mendoza con asistencia de otros
Obispos que se hallaron en aquella flota y ocasi6n, que
ha sido el acto de la mayor grandeza que en el pro-
fano se ha podido poner en memorial, desde que se des-
cubrieron las Indias. Llamose el baptizado Don Diego
Pacheco como su padrino, y dejose ordenado que se le
buscase cuando fuese adulto para hacerle el favor que
le ocasion6 su ventura" 26
El astuto D. Juan de Cervantes, el segundo de los
escribanos de ese nombre y primero en nacer en la isla,
tenia un hijo pequefio. Se las compuso muy bien y re-
sulto que el hijo suyo fue el agraciado con la adop-
ci6n. Para lograrlo present papeles que demos-
traban que su hijo habia nacido en un dia que coinci-
dia con el de la venida del Marques a la isla y eso bas-
t6 para que fuera preferido entire los demas candidates.
Los vecinos del San GermAn y los que de la isla ha-
bian ido al acto sentian con toda su alma que no
hubiern tenido la previsi6n de D. Juan de Cervantes
para que uno de los hijos de ellos hubiera sido el agra-

(26) Esa carta-crdnica es parte de un c6dice de "Iglesias de
Indias" y estA publicado por Alejandro Tapia en Biblio-
teca Histdrica de Puerto Rico, Imp. Marquds, 1854, pAg.
477.








MARIA CADILLA DE MARTINEZ


ciado. Embobados se preguntaban unos a otros c6mo
se las compondria el Cervantes para tener tanta suer-
te. .. La envidia, de alli en adelante, no dej6 quietos
a los Cervantes y al pequefio. A 6ste, a quien sus pa-
dres insistian en lamar Excelencia, los vecinos ha-
cian burlas: le apodaban el orej6n, el pecoso, el pelirro-
jo. .. El pequefio, aunque inocente, parecia darse
cuenta y se mostraba esquivo, miedoso. Sus padres
casi no le dejaban salir de la casa en donde vivian. Con
los situados -anualidades. autorizadas desde 1586 por
Felipe II para la isla pagadas por el Tesoro Real de
Mexico- vinieron en los afios 1641 y 1642 donativos
valiosos del Marques para el nifio y sus verdaderos
padres que le cuidaban.
Estando asi las cosas fu6 a residir a San German
un guitarrista jerezano llamado Martin Castro. En
cuanto se di6 a conocer como improvisador y parrande-
ro los vecinos le encargaron que le bajara los humos a
los Cervantes. Castro, que nunca sentia escrdpulos,
una noche les cant6 lo siguiente:

"Siendo Marquea de Villena
se repic6 en una redoma;
quiso tener gran poder,
fue en justicia castigado
por Dios y las Tres Personas.

No se pudo imaginar
aquel sabio caballero,
que siendo Dios lo primero
la ciencia tenia que dar.
Con el no puede igualar
un hombre en la tierra ajeno
y por pago de sus deudas









HITOB DE LA RAZA


fueron sus cartas al viento
siendo Marques de Villena.

Este Sefior era cruel,
no quiso considerar
no podia merecer.
Fuera impio su saber
y al tiempo de perecer
hizo su cuerpo borona
la ley de Dios amoros.o
faltando por ser poder
se repic6 en una redoma.

En su esclavo hubo la falta
del que fuera descubierto;
que 61 no encontrara la carta
que su amo hubo dispuesto,
con el studio secret
que creyera poseer
para poder renacer
y ser en la tierra vivo.
engafiibase el cautivo...
Quiso tener gran poder.

Estudi6 la Astronomia
y otras cosas ademds,
Quiso saber por demds,
sin ver que nada podia.
Con ruido infernal hacia
sus mejunjes desdichados,
que el diablo le habia tentado
para que diera mal paso,
por no hacerle a Dios e1 caso
fu6 en justicia castigado.








MARIA CADILLA DE MARTINEZ


Cuando la carta lleg6
donde iba dirigida,
vieron la mala partida
del ambicioso poder.
Toda la gente sali6
donde estaba su persona:
le hallaron en la redoma
que ensefiara su criado
quien con 61 fue castigado
por Dios y las Tres Personas" 27

En realidad esos, versos del cantar se referian a
otro Marques de Villena, al primero que Ilevara ese
titulo 28. El vecindario, que sabia lo sucedido en M6xico
al tercer Marqu6s de Villena, no tuvo inconvenient en
career que lo que decia Martin Castro en el cantar se
referia a 61 y todos se aprendieron las d6cimas de me-
moria y las repetian con objeto de mortificar a los Cer-
vantes. En realidad los padres del pequefio Pacheco
poco sabian del Marqu6s iltimamente; lo que todos de-
clan, afiadiendo detalles nada favorables. Por consi-
guiente creyeron que las coplas encerraban una alu-
si6n al Marques que ellos conocieron y procuraron no
mencionar el suceso de la adopci6n, volviendo a llamar
a su hijo Juan y si alguien les Ilamaba la atenci6n,

(27) Esas ddcimas son conservadas por nuestra tradici6n po-
pular. En 1933 y en nuestra t6sis para el Doctorado en
Filosoffa y Letras en la Universidad de Madrid dimos a
conocer una variante que nos fuera dada por un carbo-
nero que vivia en el barrio Dominguito de Arecibo llama-
do Juan Rivera.
(28) D. Enrique de Arag6n, primer Marques de Villena (1384-
1434) descendfa por su padre de los Reyes de Arag6n y
por su madre de los Reyes de Castilla. Us6 el titulo de
Marques de Villena sin autorizacidn real y posefa el tf-
tulo de Conde de Tineo. Sus experiments en quimica le
dieron fama de brujo.










HITOB DE LA RAZA


respondian: "Los mismo df Diego que Juan" .. En
realidad lo que habia pasado fue que Martin Castro
habia aprovechado un cantar espafiol que popularizak
una leyenda y que ya habia sido llevada al teatro29.
Aludia esa leyenda, como indicaramos, a la vida miste-
riosa y disipada de D. Enrique de Arag6n, el sabio in-
disciplinado y conspirador a quien su propia familiar
tuvo que acusar. D. Enrique fu6 tan ambicioso que hi-
zo pasar a su esposa como muerta s61o por vestir el ha-
bito de Gran Maestre de Calavera. Autor de various
libros que trataban de ciencias quimicas y astrol6gicas
-tenidas en su tiempo por brujerias-su mismo primo
D. Juan II orden6, despubs de su muerte, que fueran
expurgadas por el Inquisidor de Arag6n. Este las
quem6 y del hecho surgi6 la leyenda que tanto dominion
popular alcanz6 desde el siglo XVI hasta nuestros dias.
Como Dios nunca se olvida de impartir justicia, el
Marques de Villena, quieise fuera de la America de la
manera normal que sefialaramos 3 se acord6 al fin de

(29) La leyenda del pacto del Marques con el diablo fu6 del
dominio popular y la Ilevaron a la escena Juan Ruiz de
Alarc6n en "La Cueva de Salamanca"; Francisco de Ro-
jas en "Lo que queria ver el Marques de Villena";
D. Francisco de Quevedo Villegas en "La vista de los chis-
tes". En el siglo XIX Juan Eugenio de Hartzembush la
puso en escena en "La redoma encantada". Como el tea-
tro en la isla daba representaciones populares en los dias
sefialados es probable que a la isla viniera la leyenda con
el teatro.
(30) En cita anterior dijimos algo sobre el process ejuiciador
del tercer Marques de Villena en Mexico. En la Biblio-
teca Nacional de Madrid y en un legajo intitulado "In-
formes y otros manuscritos curiosos (Signatura 637) en-
contramos un manifiesto del Marques de la Mota y la res-
puesta al mismo de D. Juan de Palafox. Alli consta que
el sujeto que acusara al Virrey se escondi6 bajo el pseu-
d6nimo de "El Extremefo". Detalles del process aunque
incompletos los dU a conocer D. Jos6 Coroleu en "America'
ed. Montaner y Sim6n, Barcelona, 1894 t. I, pag. 187.








MARIA CADILLA DE MARTINEZ


el hijo adoptive que dejara en Puerto Rico. Y en el
afio 1647 vino a la Aguada una nao de la cual baj6 a
tierra un caballero de porte distinguido. Este no era
otro que el legitimo hijo del Marques, que hizo
una visit a la isla. Este hijo era el Marques de la
Mota y de parte de su padre entreg6 crecida suma de
doblones a los Cervantes y trajes lujosos al nifio a
quien se llev6 para Espafia.
El ennoblecido puertorriquefio, el joven Diego L6-
pez Pacheco, no volvi6 a nuestra isla, pero no se olvi-
d6 de ella ni de s.us padres verdaderos. La flor de la
dulzura que diera a su carActer la tierra de su naci-
miento le hizo hacerse amar en Espaia en donde con-
quist6 honors y simpatias. De tiempo en tiempo vi-
nieron sus cartas y presents al San German donde
no lo sospechaban, pues los Cervantes de ellos nada
decian. Los burladores asi resultaban burlados. Estos,
en corrillos privados y pfblicos, siempre se lamentaban
de no haber sido, como padres, tan previsores como
D. Juan de Cervantes.





















TATE

Retinta y alegre, era casi una tradici6n en la fa-
milia. Todo lo sabia y todo lo podia hacer con perfec-
ci6n: costuras, cocina, barrido, fregado, etc. Habia
sido esclava o mejor dicho, servidora manumisa de
nuestro abuelo y, por agradecimiento a 61, se qued6
sirviendo a nuestra madre como nifiera de todos sus
hijos. Con s.us ojos de porcelana movibles, travie-
sos, cuyas pupilas parecian bailar en un fondo blanco
que contrastaba con su tez, nos enfocaba a todas horas
del dia y en no pocas noches los vimos sobre nuestras
cabezas. Era complaciente y divertia con su charla y
sus modales. Todos la queriamos muchisimo.
El recuerdo mds impresionante de Tate fue algo
que nos ocurriera con ella en un sAbado brumoso. Caia
una luvia fina y ella nos decia que las brujas se esta-
ban peinando 31. Nosotros nos figuribamos que lo de-
cia para no contarnos cuentos e insistimos en pedir-
selos. Evitaba ella hacerlos, sin que supi6ramos el por-
qu6, dandonos dulces y entreteni6ndonos de otra suer-

(31) Vieja tradici6n para interpreter a la lluvia menuda y lige-
ra en un sabado.









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


te. Recuerdo que la encontramos en el cuarto de aplan-
char aquel dia, despues del desayuno. Como era sa-
bado, habiamos ido todos como avalanche imperiosa a
buscarla. Apenas estuvimos con ella, el siguiente dii-
logo tuvo ocasi6n:
-Buenos dias, negra.
-Balao,s2 sifioritos.
-Cuentanos algo, Tate.
-Toy ocupa, nifios.
-Deja lo que haces . Dinog cuanto te cost el
traje que te estrenaste en tu primer baile ...
Esta iultima pregunta fu6 hecha por aqu1l de nos-
otros que nunca dej6 de tener una agudeza a flor de
labios para conseguir cuanto queria: Ram6n... La ne-
gra, que lo sabia, mostr6 su double hilera de dientes y
se dispuso a complacernos. Con las manos puestas en
su cintura, despues de dejar a un lado el trabajo re-
pus.o:
-Me mamb 33 cost tesorirrial 34...
Una carcajada sonora, general, premi6 aquel de-
cir y menudearon alrededor de ella las preguntas. Ella
qued6 tan aturdida por nuestras demands y gritos
que, para aquietarnos, nos amenaz6 con el dedo y dijo:
-I Arrechuchen una sola, pol la bia! 35...
De nuevo Ram6n, muy serio y teatral, se impuso.
Como quien fuera a dar a conocer o a decir algo muy
important, dijo:

(32) Balao en el argot de nuestros negros significaba buenos
dias.
(33) Mamba es un vestido de cuadros.
(34) Tesoro Real.
(35) Arrechuchen quiere decir, apronten y bia, vida. En su
conjunto la expresidn significa: "hagan una pregunta a la
vez".









HITOS DE LA RAZA


-Oye, Tate, jPor que es que la abuela te decia
Monse y no como nosotros, Tate?
Otra vez la blanca y double hilera de los perfectos
dientes de la negra se hizo ver de todos. Con los ojos
resplandecientes, ella repuso:
-i Toma, cuco 3! iPol me nombere e pila! 37
iPero si tu nombre siempre ha sido Tate!-repli-
c6 Ram6n.
-iQuia ser, nifio!38
-Pues cuenta c6mo fue ese cambio de nombre.
Todos asentimos a lo dicho por nuestro hermano.
Queriamos que ella nos hablara, que nos entretuviera...
Su acentuada pronunciaci6n de negra bozal39 nos
divertia tanto, que nos hacia reir. En coro todos di-
jimos:
-iSi, si! iQue lo cuente! ique lo cuente...!
-i Que diga cual es su verdadero nombre de esos
dos!
Tate, por fin, pudo imponernos silencio... Con su
eterna sonrisa cont6:
-Bella mi cuento. Su merc6 el magarr6n 40 dond
muchos bellos chicos isabelinos 41 pa el Patr6n nel la

(36) Ouco usado de esta manera es equivalent a gracioso, chi-
quitin.
(37) La expresi6n significa "por mi nombre de pila."
(38) Quid ser es una corrupci6n del comfin "Qud ha de ser."
Los esclavos llamaban nifios a los hijos de sus amos no
import la edad que tuvieran dstos y casi .siempre daban
el titulo de "Mi amo" a sus dueflos.
(39) La fon6tica de los negros bozales era natural explosive y
casi todos los esclavos la tenfan semejante. Se les di-
ficultaban los sonidos fricativos del idioma y construfan
imperfectamente. Por la similitud de esa habla al ladrar
de los perros con bozales, se les daba ese nombre.
(40) Su mercd es equivalent a su merced. Magarrdn es pa-
tr6n. Belld quiere decir: "tengo".
(41) La- expresi6n me dond bellos chicos isabelinos significa
di6 muchos buenos medios pesos isabelinos. Los isabelinos










MARIA CADILLA DB MARTINEZ


chimbA e Montigrandi42 pa compralme dejpuej de cris-
tiana. Nel jabeque de la chimbA me dieron el Tate.
Ma la Iglesia, ar cristiani, me apropi6 Monsirriate,
eom'me tocaya la Visne*8.
-!Pero del Monse, qu6 nos dices?... ,De d6nde
sali6?... ~Lo cogiste td misma o te lo di6 la abuela?-
pregunt6 Ram6n.
-I Qub parrz su m~!44 Ej Monsirriate achiqui-
tao45.
-Dinos quin fue tu padre y cuil fue tu primer
amo-dije yo, para seguir oy6ndola...
Sin contestar, Tate se puso a liar un jumazo 46 el
que acostumbraba fumarse cuando podia... Dijo so-
lamente que la dejaran jipiar47. Y poco despues grue-
sas lfgrimas le lustraban s.us mejillas.
-i Que te pasa?-fue la insistente pregunta que
todos la haciamos entonces. Ella tuvo que sonreirse
de nuestro apuro al verla afligida y habl6, sin respon-
der a la pregunta anterior.

eran pesos con la efigie de Isabel II. Chicos son otras mo-
nedas de equivalent valor y de plata, (medios pesos). Esa
moneda fu6 traida de Espafa y puesta en circulaci6n en
la isla en virtud de un Real Decreto del 1857. Sustituy6 a
la moneda macuquina que fue cambiada por ella con un
descuento de quince y medio por ciento.
(42) Nel es contracci6n de en el; chimbd es hacienda; Monti-
grandi es Monte Grande.
(43) Jabeque es casa; md, n6, significant en, la; cristiand es
cristianar; apropi6 es don6 en propiedad; come es como
mi; Visne es Virgen.
(44) ".Que parrA esu me." es una expresi6n equivalent a .Qud
dice su merced.
(45) La expresi6n anterior equivale a: "El Monserrate es di-
minutivo."
(46) Jumazo: voz dialectal para nombrar a un tabaco o ciga-
rro. Liar un jumazo es hacer o envolver el tabaco.
(47) Respirar.









HITOS DE LA RAZA


-Me pair jue bambi coartao 48 Me prime me-
garr6n jue D. Andr 49.
Volvi6 a reinar el silencio porque ella, al decir lo
iltimo, sollozaba. No nos atrevimos a molestarla de
nuevo. El pafiuelo de Madras que siempre llevaba so-
bre la cabeza, atado a la nuca, se le cay6 al ponerse
los brazos como, para ocultarse, sobre la cabeza. Vi-
mos con respeto que ella tenia encanecido el cabello
crespo. Recuerdo que, acariciandola, toqu6 los gran-
des aretes de oro que llevaba puestos en las orejas...
Cuando por fin ella se di6 cuenta de nuestro sobresal-
to, de nuestra emoci6n, trat6 de deshacer la impre-
si6n y aparentando alegria dijo:
-i Bam6! Parrar de nobios! i Querd, nifioj? 50
-Pero si es que td no te has enamorado nunca,
Tate.--dijo uno... Todos, contents como ella, volvi-
mos a tener arguments de interns para instarla a ha-
blar, para oirla. Ella contestaba, especiamente a la
iltima aseveraci6n, guiiiando un ojo... Y dijonos alu-
diendo a ella:


-i Ojeii! i i Com'no!


La negra, banalde macu-


(48) Expresi6n equivalent a "Mi padrea era un oubanghi en
vias de de manumirse. "El coartado era esclavo que po-
dia redimirse y pagar por su rescate con trabajos. Esta
prActica se usaba en 1846. Bambi o oubanghiera es negro de
una tribu jacoma del Africa Central, que tenia muy buen
aspect fisico.
(49) Los negros, como los jibaros, aspiran la hache y la efe la
convierten en jota como era costumbre en Espaia antes
del siglo XVI. Asi dicen jud por fud. Como sinonimia sue-
len emplear la jota en otras palabras que no llevan esas le-
tras. Esto sucede raramente. Tambien acostumbran al
usar la preposici6n a, anteponidndola al verbo, en vez de
ponerla despuds, para COMPLETAR SU ACCION. Ejem-
plo: apropid, aprepositamente.
(50) Vamos a hablar de novios.
(51) Interjeccidn a veces usada por "Aja" y por "C6mo no".









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


cano megarr6n, parra al nobio. Eya taba zumuquita e
Damaso 52
-iAjA! ~Y c6mo se enamoraron?
-Nel dentril e bombala, nel candungue... Nel
guateque dej Santo Patr6n 54
-i C6mo eran esos bailes? Y por que no bailas
un poco, negra, para verte?-dijimos, dos o tres... Ella,
siempre obediente y dispuesta a complacernos, solt6
el jumazo que tenia en la mano y con un gracioso rit-
mo empez6 a bailar y a cantar, acompasindose con la
voz sus movimientos. La letra de sus cantares. era de
coplas popularizadas entire los negros y otras veces las
habiamos oido. Ellas decian:

"Aunque tengo la cara prieta
y fea pronunciaci6,
yo so una nega fina
que tengo enducaci6.

Me gusta la gente branch
orguyosa como son ti
que tenga loj ojo belde
que en eya sifro mi esclaviti.

iBam6 a bail!
iBan6 ayf! ibam6, neguito!
Dispute sembraremo cafia,
trabajaremo y seremo rico...

(52) Significa la expresi6n: "la negra, por detrAs del astuto
amo, hablaba con el novio. Estaba enamorada de Damaso."
(53) El Santo Patr6n se refiere al del pueblo. Los bailes nom-
brados Candunga y Guateque eran muy antiguos. Proba-
blemente de origen africano. En el Candunga se sucedfan
las vueltas con movimientos de caderas y las parejas, una
con la otra, bailan al compas de maracas. En el Guateque,
bailan en parejas cogidas y el tambor acompasaba al baile.









HITOS DE LA RAZA


Td dis.e, nego macumunao,
que yo no pueo bail
que so una mancorita
y me pueo lastimi

iMulato, vAlgame Dioj!
Td m'esta molejtando
que td siempre te esta riando
sin acoldate'e mi..

Yo s6 que sifio Manu6
esta jabrando 'e mi
que 'ta namorao e mi
y no le correspond.

Candunga-gue6,
Candungu6, guei, ga,
que la neguita en guateque
a bail ayum-bamba
SAjei! Tum! Ayum bamb !..."

Las dos, dltimas silabas fueron casi un grito de
ella. Sonaron a tiempo que se cay6 al suelo, como he-
chizada. Se retorcia las manos poniendo los ojos en
blanco y echaba espumas por la boca... Estabamos tan
asustados, que corrimos dando gritos por la casa, alar-
mando a todos con nuestros Iloros y haci6ndoles correr
al cuarto del servicio donde Tate estaba en el suelo.
Se llam6 un medico. Este dijo a nuestra madre que
ella estaba gravis.ima; que tenia un ataque cataleptico.
Nosotros nos sentiamos avergonzados, confusos, tris-
tes, y culpables de haberla proporcionado alguin motive
de recuerdo o de pena para que se enfermara. Lo








MARIA CADILLA DE MARTINEZ


presentiamos, por su Ilanto anterior... Aunque peque-
fios, teniamos conciencia y, ademis, la queriamos...
Por esto lo sentiamos. Andabamos en puntillas o per-
maneciamos quietos, arrinconados, sin dar que hacer,
mientras, que los grandes,-las mujeres sobre todo-
corrian por la casa llevando a la habitaci6n, donde ella
estaba acostada, medicines, sinapismos, vendajes, agua-
florida, cacerolas, palanganas. De cuando en cuando,
nos asomabamos a la puerta de su habitaci6n para
preguntar c6mo seguia. Hasta por la noche duraron
las idas y venidas. Al oscurecer, despues que comimos,
y antes de mnandarnos a la cama para dormir, fuimos
a dar las buenas noches a nuestros, padres y a pedirles
la bendici6n. Nuestra madre aprovech6 el moment
para llamarnos la atenci6n al incident que provocara
la enfermedad de Monse y del cual nosotros, inadverti-
damente, fuimos responsables... Gravemente nuestra
madre nos habl6 del pasado de la cariiosa Tate, como
nosotros la llamafbamos. Nos dijo:
-Hijos, espero que si se salva la infeliz Monse,
vuestra Tate, no volvais a recordarla sus dias en la
hacienda como lo hicisteis, hoy...
-i Por qu6, mama?-Se atrevio a preguntar uno
de mis hermanos mayores.
Nuestra madre medit6 un poco antes de contes-
tar y al fin, decididamente nos dijo:
-Porque ellos representan para su raza y para
ella en particular, dias horribles. El padre de esa
Tate que conoceis era nada menos que un hijo y
heredero de un Rey africano. Tuvo la desgracia de
ser robado por traficantes desalmados que quema-
ron la aldea en que vivian en Africa durante la no-
che y mientras dormian. Lo amarraron en una cade-










HITOS DE LA RAZA


na de esclavos y se lo trajeron a la America vendi6n-
dolo en nuestra isla de contrabando5, cuando no
se permitia introducir mis esclavos.. Agradecido al
Rey de Espafia que di6 esta orden, l6 tom6 el nombre
-al bautizarse-de Fernando. Como era un esclavo
cumplidor y de nobles sentimientos, en cierta ocasi6n
salv6 a su amo de una muerte. El le concedi6 la condi-
ci6n de coartado, o sea, de esclavo que podia comprar
su libertad con su trabajo. Cuando obtuvo ese privi-
legio trabaj6 tanto que sus horas del dia estuvieron
siempre ocupadas y como era frugal, ademis de labo-
rioso, se pudo pagar pronto mis de la mitad de su res-
cate. Aunque la libertad de vientres habia sido ya
decretada, a sus. hijos se les consideraba como a es-
clavos en la hacienda...
-iPero eso no debe afligir tanto a Tate, que ya

(54) Los portugueses en el siglo XV Ilevaron a Europa para
venderlos como esclavos a los africanos que podian atra-
par en las costas de Africa. Al comenzar la colonizaci6n
de America se trajeron, primero para el servicio individual
o de familiar y luego para las labranzas, mas esclavos afri-
canos. Carlos V generalize la introducci6n de ellos desde
el Africa concediendo al Gobernador de Bresa en 1517 per-
miso para introducir 4,000 esclavos del Continente Africa-
no. En 1501 cuando el Rey Catdlico otorg6 permiso para
importer esclavos a la Amdrica especific6 qne: "Por
quanto Nos con much cuidado abemos de procurar la
conversion de. los judios a nuestras Sancta Fee Catholica,
e si alli fueren personas sospechosas en la Fe a ladha
conversion podria dar algin impedimento, non consen-
tyreis nin dareys lugar a p' alla vayan moros, nin xudfos,
nin erexes, nin reconcyliados, nin personas nuevamente
convertidas a Nuestra Fee, salvo si fueren esclavos ne-
gros u otros esclavos que hayan nascido en poder de chris-
tianos, nuestros subditos e naturales". Antes de 1503 Ovan
do, Virrey de la Espafiola, pidi6 la suspension del envio
de esclavos y en 1505 los colonos solicitaron se les permi-
tiera traerlos. Hasta el siglo XIX dur6 la introducci6n de
esclavos. Por decreto Real del 1817 que fud efectivo para
el 1820 nominalmente se prohibit el traer esclavos. De he-
cho se trafan clandestinamente.










MARIA CADILLA DE MARTINEZ


es libre!-dijo uno de mis hermanos. Nuestra madre le
repuso:
-En realidad no creo que ella se aflija porque su
padre fuera esclavo y luego coartado. Lo que la aflige
es que le dieran muerte por ella, en castigo a su pro-
testa pasiva por la intenci6n malevola que para Monse
tenia un Mayordomo de la hacienda. Monse ya estaba
crecidita, de catorce afios, cuando su padre supo
que el tal Mayordomo queria hacerla su concubina.
Fernando prohibit a Monse tener tratos con el Goi-
curia, que asi se Ilamaba el Mayordomo. Encolerizado
6ste contra el coartado le insultaba cada vez que podia
y un dia le acus6 ante el duefio de la hacienda de haber-
le faltado al respeto y se le permiti6 castigarle por tal
falta con los cincuenta azotes que la ley prescribia
para las ofensas de esa naturaleza. En vez de cincuen-
ta, el Mayordomo multiplic6 al castigo de tal suerte
que Fernando se desvaneci6 sangrando por las heridas
del litigo mientras era azotado. Gravemente enfermo
le trasladaron a su choza para que le cuidara la familiar
en vez de Ilevarle a un hospital. Para mayor iniqui-
dad le disminuyeron los alimentos y solamente le da-
ban dos pldtanos al dia. Conlo no los comia, pues es-
tuvo inconsciente desde el dia del castigo, se muri6.
Entonces le Ilevaron a la casa del pueblo en la ciudad
para evitar consecuencias y decir que habia muerto en
el camino...
-6 Qu6 le hicieron al Mayordomo?-preguntamos
various a la vez.
-Le formaron un expediente 5... iPero eso y na-
da entonces era lo mismo!...

(55) Proceso judicial.









HITOB DE LA RAZA


-- Por qu6?-volvimos a preguntar y nuestra ma-
dre sigui6 diciendo:
-iPorque se confabulaban autoridades y hacen-
dados! Las primeras, entorpecian a la verdad y los se-
gundos compraban a testigos falsos. Era muy dificil,
aun para los bueios jueces en tales circunstancias, en-
contrar la verdad. Esta, en el caso del padre de Mon-
se, no pudo ocultarse del todo y el Mayordomo por
crueldad fue condenado a pagar cincuenta pesos, de
multa .5 que el mismo duefio de la hacienda hizo efec-
tivos...
-- Y que hizo Tate?
-La pobre sufri6 lo indecible. Su madre, vencida
por el dolor se muri6 tambien al poco tiempo y ella
con sus hermanitos, pasando miserias, estuvo hasta
que el Mayordomo la oblige a quererlo con amenazas.
Algunos meses despues de vencida su resistencia ella
tuvo dos zambitos57 que se murieron. Al verse esclava
moral y materialmente del asesino de su padre, se puso
idiota. Cuando el Mayordomo la crey6 in6til, la trajeron
al pueblo para venderla como esclava y pretendiendo
engafiar a otros porque ella no podia trabajar como
estaba. Mi padre, que era una autoridad en el pueblo,
sabia lo ocurrido y la compr6 de pena con objeto de
darla libertad. Fue necesario que mi madre la curara
antes y ella, de tan agradecida que qued6 a mis padres,
se oblig6 voluntariamente a servirles y cuidarme cuan-
do era una pequefia nifia. Fue tan buena que todos la
cobramos carifio y desde entonces es un miembro itil

(56) El suceso es hist6rico e intervino en el process como Fis-
cal Real, D. Luis Ealo Domfnguez en Arecibo. Pueden
leerse sus detalles en el "Boletin Hist6rico de Puerto Ri-
co", t. III, pigs. 21-26.
(57) Se denominaban zambos a los hijos de negra y espafiol.









60 MARIA CADILLA DE MARTINEZ

en la familiar. Por lo much que ella ha cuidado de
todos, hasta de ustedes mismos, hay que ser prudentes.
Ya conoceis su coraz6n, que es de oro. Hay que corres-
ponder a su bondad queri6ndola y cuidandola en estos
dltimos dias de su vida... Hacerla olvidar, si es posi-
ble, aquella es.clavitud opresora y dolorosa que experi-
ment6 en su juventud. Desde hoy, hijos, nunca le re-
cuerden su pasado. Os advierto que la nobleza del
alma no tiene color, que ella es un milagro de Dios en
la tierra. Milagro que suele florecer con el dolor.





















EL HONOR EN DOS CRISOLES

Desde que muri6 su padre, D. Cris.t6bal Col6n, en
1506, su hijo mayor D. Diego emparentado politica-
mente con el Duque de Alba, pidi6 que le res.tituyeran
sus derechos hereditarios al Virreynato y gobernaci6n
de la America descubierta por su padre. Hasta 1509
no obtuvo ese reconocimiento que le fu6 otorgado por
el Rey Cat6lico, acompanindolo de unas Instrucciones
con 52 articulos que probablemente no leyera D. Diego
antes o despues de su legada a Santo Domingo el 10 de
junio de 1509 para hacerse cargo del gobierno de In-
dias. El articulo 30 de esas Instrucciones le recomen-
daba el respetar en su puesto de Capitan Gobernador
en nuestra isla: a Ponce de Le6n, pero D. Diego, en 28
de octubre de 1509, nombr6 a D. Juan Cer6n, Gober-
nador de la Isja y a Martin Cer6n, hermano del prime-
ro, Alguacil Mayor de ella. Al afio siguiente substi-
tuy6 D. Diego a Martin por Miguel Diaz y con
este vino D. Juan Cer6n a San Juan para hacer-
se cargo del Gobierno. Ponce de Le6n y sus ami-
gos en la isla se resintieron, como era natural,
por lo hecho por D. Diego. Precisamente el 2 de mar-









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


zo de 1510 el Rey en carta a Ponce de Le6n le ratifi-
caba en su puesto designAndole "Capitan Gobernador
y Corregidor" de la isla. Ponce de Le6n, pretextando
que todo nombramiento tenia que ser consultado y
aprobado por el Rey y haciendo uso de instrucciones
anteriormente recibidas, apres6 a los representantes de
D. Diego, a D. Juan Cer6n y a Miguel Diaz, enviandoles
a Espafia tan pronto ellos desembarcaron en nuestra is-
la. D. Diego resinti6 el proceder de Ponce de Le6n y le
confisc6 unos bienes que este tenia en el Higiiey, de.
la Espafiola. Tambien s.e quej6 al Supremo Consejo
de Castilla y este alto tribunal decreto que el derecho a
nombrar gobernantes para la isla residia en D. Diego,
como heredero de su padre. El mismo Rey Fernando
el Cat6lico comunic6 el 21 de junio de 1511 la sentencia
a Ponce de Le6n y ofreci6 recompensarle, lo que hizo
nombrindole, despues de ceder 61 su cargo de Goberna-
dor a Cer6n, "CapitAn de Mar y Tierra de la isla y Re-
gidor Vitalicio del Consejo de gobierno de Caparra."
Asi la cosas, se formaron en la isla dos bandos opues-
tos: el de los partidarios de Ponce de Le6n y. el de
los Col6n. Los primeros aparentaban ignorar a los se-
gundos y estos exigian a los otros que obedecieran a
la autoridad por ellos representada. Los. del bando de
Ponce de Le6n eran alentados por disposiciones del
mismo Rey dAndoles privilegios y encomiendas en la
isla. La lucha fu6 sorda, continue, durante el siglo XVI
y parte del XVII y continuada por los descendientes de
tales, primeros contendientes. Aunque en 1537 la Co-
rona compr6 a los herederos de Col6n sus derechos 5

(58) D. Luis Col6n y su madre dofia Maria de Toledo convinie-
ron ceder sus derechos a la Corona mediante una compen-
saci6n. Por este concept y desde el primero de enero del
1537 Puerto Rico tuvo que pagar a la familiar Col6n 500,000








HITOS DE LA RAZA


no aminor6 en nuestra isla la dispute para prevalecer
en el gobierno. Se dio el caso curioso que en 1515 tu-
viera Puerto Rico nada menos que a tres gobernantes:
uno de ellos era D. Crist6bal de Mendoza, que habia
sido nombrado por D. Diego en 1513 para substituir
a D. Rodrigo de Moscoso, quien solamente gobern6 un
afio; otro de los gobernantes fu6 D. Sancho Velazquez,
Fiscal de la Audiencia de Santo Domingo y enviado por
6sta; en nombre del Rey, a residenciar a D. Juan Ponce
de Leon; y el mismo Ponce de Leon, quien tom6 el car-
go en virtud de sus titulos permanentes anteriores 9.
En 1517 el Cardenal Cisneros. nombr6 a los Padres Ge-
r6nimos para entenderse en el gobierno del Virreyna-
to, pero haciendoles present que D. Juan Ponce de
Le6n quedaba confirmado en la Capitania de la isla
de San Juan. 60 D. Sancho VelAzquez todavia figuraba
como Gobernador en la isla y en julio de 1519 fu6 nom-
brado el licenciado Antonio de la Gama para residen-
ciarle. El Rey dispuso a este se hiciera cargo del go-
bierno de la isla y hasta el 25 de octubre del 1520 de
la Gama tuvo el gobierno entregAndolo entonces a D.
Diego Col6n, cuyo representante, que fu6 Pedro Mo-
reno, tom6 posesi6n del cargo de Gobernador el 15 de
enero de 1521. En 1523 el Obispo Manso gobern6 a la
isla por un afio y comisionado por D. Diego para ha-
cerlo. En 1524 6ste volvi6 a nombrar a Moreno Gober-
nador. En 1528 le substituy6 D. Antonio de la Gama
y en 1530 D. Diego hizo substituir a 6ste por D. Fran-
maravedies anuales. Al realizarse el convenio la Corona
dio a los Colon 4,000 ducados en oro y les sefial6 una renta
renta vitalicia pagada por las Antillas.
(59) VWase al "Boletin Hist6rico de Puerto Rico", t. III, pAg. 35.
(60) Vease al Dr. Coll y Toste en el APENDICE de la Historia
de miller, ed. 1922 pig. 511 en "Boletin Hist6rico de Puer-
to Rico", t. IV, pag. 21.








MARIA OADILLA DE MARTINEZ


cisco Manuel de Lando a quien sigui6 en la goberna-
ci6n Vasco de Tiedra nombrado por D. Luis. Col6n en
1536. Al decretar Carlos V en 1537 que gobernaran
Regidores-Alcaldes por un afio y elegidos por los veci-
nos, la contienda sorda entire los bandos se enardeci6
pues la autoridad de los dos Regidores-Alcaldes, que en
los. partidos del San German y San Juan del Puerto
Rico habia, era discutida con safia por los bandos no
confornmes con que alg6n partidario contrario ocupara
esos puestos directives. Tantas fueron las quejas, que
el Rey, en 1554, decidi6 quitar a los Regidores-Alcaldes
y nombrar un solo representante suyo para el gobierno.
Los bandos partidaristas en la isla hicieron valer sus. in-
fluencias en la Corte para ser favorecidos con los nom-
bramientos y cuando no tuvieron 6xito, en la isla, al
Ilegar el nuevo funcionario le presionaban para que
ayudara a sus interests.
D. Juan Ponce de Le6n habia muerto en Cuba en
1521. Sus sucesores continuaron el liderato de esas
campaias siendo el primero de ellos D. Juan Garcia
Troche, su yerno, quien fu6 sucedido por D. Juan Gar-
cia Troche Ponce de Le6n. Este, con permiso del Rey,
se cambi6 su nombre llamandose como su abuelo:
Juan Ponce de Le6n. Fu6 nombrado por la Co-
rona Alcaide de la Casa Blanca, fortaleza residen-
cial de los Ponce en la Capital de la isla y tambi6n fu6
nombrado, como su abuelo, Regidor Vitalicio del Con-
sejo de Gobierno de San Juan. Afiadi6 a esos titulos el
cargo de Contador Real. Como la familiar de los Pon-
ce era influyente, los enlaces matrimonales de los. hi-
jos del caudillo leones-de sus hijas-con frecuencia
les afiadia nuevas prerrogrativas y prestigious. D. Anto-
nio de la Gama, Gobernador, se cas6 con una de las hijas









HITOB DE LA RAZA


de Juan Ponce de Le6n y el nieto ya mencionado-que
tenia su mismo nombre-en 1546 se cas6 con Dofia Isa-
bel de Loayza, hija de D. Cervantes de Loayza, Goberna-
dor en esa 6poca. D. Antonio de la Llama Vallejo,
Juez y Gobernador, nombrado en 1561, s.e cas6 con Da.
Leonor, hija de Ponce de Le6n. Pronto los opositores
de los Col6n en la isla buscaron manera para eliminar a
6ste y le acusaron de irregularidades en el gobierno.
Fu6 llamado a responder de esos cargos y muri6 en
1564. Le sigui6, por nombramiento Real para el cargo,
el 20 de marzo de 1564, D. Francisco Bahamonde de Lu-
go natural de Tenerife, Islas Canarias. Este habia sido
un valiente soldado en las contiendas de Flandes en
donde pele6 bajo las 6rdenes de un tio suyo, Adelan-
tado de Canarias. Traia a la isla el grado de CapitAn
del Ej6rcito Espafiol. Mostrando que su valor corria
parejas con otras virtudes suyas, como la modestia, al
desembarcar en la isla solamente portaba el dis.tintivo
de su autoridad: la Vara de la Semana Santa6l.
Esa humildad y su austeridad en el desempefio
de sus deberes no le libraron de ser blanco de las ma-
quinaciones e inquinas de los bandos contendientes. El
trat6 de avenirlos siendo equitativo para todos, pero la
contienda no daba tregua y acusaron ante 61 al Conta-
dor Real, D. Juan Ponce de Le6n, de haber gastado
indebidamente dinero. La dispute provenia de que el
Tesorero Real, D. Miguel Acuita62 tenia ahijados en

(61) Era el signo de autoridad usado por los Corregidores en
Espafia.
(62) En documents del Archivo de Indias aparece este funcio-
nario con el nombre de Miguel Acuita. Brau, en su "His-
toria de Puerto Rico" ed. Appleton, 1905 pig. 91 le nom-
bra Miguel Aceituno.









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


la isla necesitados de dinero 63 y accidentalmente habia
dejado el cargo de Tesorero a Ponce de Le6n en 1550
encontrando este un deficit de 7,000 pesos que tuvo
que pagar porque Acuita movi6 sus influencias en San-
to Domingo. A pesar de haber transcurrido seis afios
del caso, 6ste vino, como hemos dicho, a conocimiento de
Lugo quien hizo examiner minuciosamente las cuentas
y destituy6 a ambos funcionarios: al Tesorero por ha-
lEarle culpable de haber dispuesto indebidamente de los
fondos y al Contador, por negligente en actuar. En ade-
lante D. Francisco sigui6 su norma imparcial de nom-
brar a unos y otros para el gobierno: hizo a D. Juan
Diaz de Santana, partidario del Contador depuesto, Al-
guacil Mayor y a Rodrigo Ramirez, afecto al Tesorero
Acuita, su Ayudante de Campo.
Con estos dos funcionarios estaba D. Francisco Ba-
hamonde de Lugo en 1575 cazando en los hatos del
Coamo, que como Oficial del Gobierno y primer auto-
ridad le habian correspondido segin estaba dispuesto
por la ley. Coamo, que era el Orocovis indigena, tenia
una vasta extension de f6rtil tierra que se dilataba for-
mando valles primero y luego llanos hacia el sur, desde
la misma Cordillera Central. Alli estaba D. Francisco
como deciamos, con sus dos oficiales cazando, cuando
le vino la noticia de que los caribes acababan de asal-
tar al pueblo de Santa Maria de Guadianilla, por otro
nombre San German el Nuevo y se habian llevado
prisioneros a cincuenta vecinos 64. Esa desgracia hizo

(63) Tomis Castell6n, el que fund ei primer ingenio en la
isla, era su cufiado.
(64) En 1556 este pueblo habia sido fundado por colonos pro-
cedentes del antiguo o Viejo San German del Guaorabo.
V6ase a Brau en su "Historia de Puerto Rico", pdg. 88.
L6pez de Velasco visit al pueblo en 1568 6 1870 (pag. 129
de su "Geografia y Descripci6n Universal de las Indias)









HIT'0 DE LA RAZA


a D. Francisco mostrar sus habilidades ejecutivas: reu
ni6 sin p6rdida de tiempo a todos los colonos espafio-
les vecinos incluyendo a los, duefios de estancias. los
vegueros, sus ayudantes y sus esclavos y servidores.
Con cueros de reses hicieron adargas y convirtieron en
lanzas las desjarreteras que tenian. Todas las cabalga-
duras de las cercanias fueron buscadas y fueron orde-
nados los combatientes concedidndoles algunos ranges.
Por. ejemplo, Bahamonde nombr6 a Diego Diaz de San-
tana Alf6rez abanderado; a uh anciano corcovado, que
era estanciero y tenia 79 afios, Ilamado Pantoja-quien
disponia de una yegua- le nombr6 Ayudante del Aban-
derado. Este, que era joven, se ri6 al ver a su Ayudan-
te... A D. Tello de Monterrey, otro estanciero, se
le nombr6 Capitan de los vegueros y mulatos. Al fren-
te del grupo combatiente D. Francisco se situ6 en la ex-
pedici6n punitive colocando a los demas no citados en
la retaguardia. En los matorrales de la costa de Gua-
yama esperaron escondidos a que desembarcaran los ca-
ribes, seguros de que irian a merodear por las ricas es-
tancias de la vecindad. Asi sucedi6 y tan pronto como
desembarcaron los indios les atacaron por la retaguar-
dia librandose una lucha feroz: uno de los espafioles de
nombre Ortiz muri6 de un flechazo envenenado; un
mloreno liberto llamado Juan quiso huir de la pelea y
Lugo con una lanzada le hizo volver el frente a ella.
En moments en que el Gobernador corria tras este
moreno para obligarle a retroceder, una flecha envene-
nada le hiri6 en un muslo por lo cual tuvo que pelear
arrastrando dicha pierna. A Diego Diaz se le desbo-
c6 el caballo que montaba durante la pelea y se le cay6
y dice que estaba a dos leguas del puerto Mosquitos o
GuAnica y tenia cincuenta vecinos. Fud destruido varias
veces por los indios y los corsarios.









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


la bandera-insignia de los espaioles. El anciano Pan-
toja, que iba detris del mozo, se desmont6 de su yegua
y recogi6 a la insignia conservAndola en alto durante to-
da la refriega en la cual 61 mismo mat6 a doce bravos
caribes. Con su valor Pantoja demostr6 que no siem-
pre la juventud puede superar al verdadero esfuerzo:
el de un hombre que sabe afrontar su destiny con de-
cisi6n.
Vencidos los caribes y rescatados. los prisioneros
de Guadianilla, que ellos dejaron en unas barcas en la
costa, D. Francisco Bahamonde decidi6 demostrar su
agradecinliento a los que tan bien supieron defender
a la isla en aquella ocasi6n. Les prepar6 un ceremonial
despues, de una misa solemne en acci6n de gracias a
Dios, en la Capital, mostrando a la guarnici6n los va-
lientes que con 61 defendieran a la bandera. Particu-
larmente cit6 a Pantoja por su notable esfuerzo y le
condecor6 con una de las cruces ganadas por 61 en
Flandes. Al pon6rsela sobre el pecho le dijo:
"Has demoitrado, Sefior,
que el valor existe siempre
no importa la edad o el sitio
pues es un noble atributo
del coraz6n que es leal"6s.
Cuando D. Francisco Lugo dijo lo anterior, todos
miraron significativamente a Diego Diaz por haberse
burlado del anciano que demostr6 tener mfs vigor que
61, a pesar de edad, en la lucha reciente. El joven Diaz,
sonrojado, pero cumpliendo con su conciencia, se ade-
lant6 con nobleza hacia el anciano y le abraz6. Pan-
(65) El anciano Jose Vdlez, de Maricao, nos relate el suceso
como un cuento y nos dijo la estrofa que intercalamos.
Por cronistas sabemos que el episodio es hist6rico.








HITOR DE LA RAZA


toja le mir6 agradecido, correspondiendo al abrazo y
dici6ndole:
-Mi mayor satisfacci6n en este dia ha sido t#a
abrazo, amigo Diego. S6 que en adelante no despre-
ciaris mas a la edad ni pondrAs en duda su esfuerzo
euando la hidalguia de la sangre la inspire. Dios ha
permitido que en su madura edad el hombre decaiga,
pero su coraz6n, que es la Have del esfuerzo no decae
porque es el que escucha la inspiraci6n de El.
El nieto del primer conquistador de Boriqu6n,
Juan Ponce de Le6n, nunca qued6 satisfecho de que D.
Francisco Bahamonde de Lugo tratara a sus partida-
rios de igual manera que a los demas funcionarios de
la Corona, sobre todo, aquellos que se consideraban
partidarios de los Col6n, como Pantoja. De hecho,
los Col6n no tenian ya que ver con el gobierno de la
isla, pero en ella quedaban algunos de sus partidarios.
Entre ellos, el Tesorero Miguel Acuita, cufiado de Cas-
tell6n, duefio de un ingenio y sobrino de Giacomo el
Genoves que vivia en Santo Domingo y era devoto de
la familiar de los, Col6n. Por tal motive el nieto del con-
quistador se fue a Espafia en queja contra Lugo, por
lo de Pantoja y otros detalles, haciendo valer influen-
cias y amistades. Consigui6 que se ordenara a D.
Francisco el abandonar el mando y embarcarse para
Espafia en 158666. Asi lo hizo y, como veremos, la ver-
dad y la justicia de sus actuaciones pudo en la Corte
resplandecer.
Antes de partir de Puerto Rico y durante su resi-
denciamiento, various vecinos intrigaron para acusarle

(66) S. Brau en su HISTORIC DE PUERTO RICO, cap. VIII
dA la fecha del 1578 para su ida, pero Torres Vargas
anota el 1575. V4ase tambi6n a Brau en COLONIZACION
DE. PUERTO, pig. 423.








MARIA OADILLA DE MARTINBZ


de haberse aprovechado del gobierno para fines per-
sonales. D. Francisco no solamente prob6 su inocen-
cia, sino que les dej6 confundidos al devolver a la Co-
rona las tierras que por derecho y ley le correspondie-
ran en la isla y que discretamente recomend6 se die-
ran a colonos que se acreditaran por sus acciones a ma-
yores recompesas. QuitAndose del cuello la cadena de
oro que tenia, con la Cruz de Santiago, tambi6n la dej6.
Pus.o la Cruz en un cord6n de seda negro y la luci6 en
su pecho al salir de la isla. Ante las personas que fue-
ron a despedirle el Gobernador entreg6 la cadena de
oro a la esposa de un sobrino, que se quedaba, dici6n-
dola:
"-Sefiora, no me agradezca el darla esta cadena,
que no lo haga por servirla, sino por decir, con verdad,
que no me llevo nada de Puerto Rico" 67T
Al conocerse en Espafia la verdad de los hechos. y
la valentia demostrada por Pantoja, el Rey aprob6 has-
ta la condecoraci6n que se diera al anciano. Dijo a
D. Francisco que l1 habia hecho pasar al honor y al
valor espafiol en Puerto Rico por dos crisoles: el de
su honradez hidalga y la de Pantoja. En recompensa
volvi6 a nombrar gobernador a D. Francisco para un
puesto de mis. in*portancia en la America: el de Go-
bernador de Cartagena.
El favoritismo volvi6 a florecer en la isla: el nuevo
Gobernador, D. Francisco de Solis, repuso a Ponce de
Le6n en el cargo de Contador y hasta le autoriz6-tal
vez por no tenerle muy de cerca-para que conquistara
la isla de Trinidad. Esta empresa fu6, en verdad, para
Ponce de Le6n-nieto-una verdadera prueba, pues se
sum6 a su derrota la pena de haber perdido a su esposa

(67) VWase a Tapia, op. cit., pag. 467.









BITOB DE LA RAZA


Isabel, a quien 6l much am6 y muerta prematuramen-
te. Arrepentido de interesarse tanto en las cosas te-
rrenales, se hizo sacerdote. Despues luci6 en su mi-
nisterio y como hombre de ciencia y cronista. Hizo,
con el Bachiller Antonio de Santa Clara, el primer es-
tudio geogrdfico-astron6mico de nuestra isla en el afio
1582. Antes, el 15 de julio del 1581 y el 27 de febrero
del 1579, habia observado dos eclipses: uno de sol y
otro de luna, dando cuenta de sus observaciones. Esos
eclipses le sirivieron para deternlinar la longitud geo-
grAfica de la isla. Entonces eran graves los errors
que se cometian para medir, porque eran imperfectos
los relojes, y solamente por los astros, por sus proyec-
ciones, se determinaba la longitud geogrAfica de un
sitio determinado. Sus observaciones y studios mere-
cieron el honor de ser tenidos en cuenta por Alonso de
Santa Cruz, Cosm6grafo Real, y por otros sabios 68














(68) Ese trabajo de nuestro Juan Ponce de Le6n fuB hecho a
peticion de una Junta de cosm6grafos convocada por el
Rey para escribir Aionso de Santa Cruz el LIBRO DE
LAS LONGITUDES en donde di6 cuenta del mdtodo se-
guido para las observaciones. VWase a D. Manuel Puentes
y Olea en LOS TRABAJOS GEOGRAFICOS DE LA CASA
DE -CONTRATACION, Sevilla, 1900.



















VII


EL MEDICO MISTERIOSO

El amor siempre resplandece y lena los espacios
vacios en las almas y en la historic. El d~ mensajes de
ese algo misterioso que regular al mundo: la atracci6n
molecular, la que a veces suele ser gravitaci6n y otras
magnetismo para series, cosas... Un desconocido im-
pulso que no debe terminar en el mAs allA. Descono-
cida en absolute la muerte, el ser human ha inventa-
do sobre ella teorias que pretenden explicar lo que des-
pu6s de ella debe ocurrir, pero que io pasan de ser hi-
p6tesis, sin funidamento a veces. Solainente las ciencias
fisicas han demostrado, por similitud, y tras experi-
mentos, que la material de que esta formado el cuerpo
human no puede perecer, que puede transformarse
evolutivamente. Del alma, ese yo que tambi6n es in-
visible, fen6menos de desdoblamientos, de actuaci6n
inconsciente, de hipnotismo, parecen comprobar su
existencia. Pero tambi6n much se ha dicho de ella
y poco se ha probado con respect a su eternidad... Es
que la ciencia es impotente para explicar muchas cosas,
especialmente los. fen6menos del alma. Esta s61o pue-
de ser intuida y por esa misma impotencia es necesa-








MARIA CADILLA DE MARTINEZ


rio el dogma de la fe. La fe ha conquistado a las al-
mas aunque sus explicaciones sean vagas con respect
al mds alli de la vida. Los. fen6menos vitales han sido
en todo tiempo considerados bajo dos fases distintas
y, por decirlo asi, opuestas. Una de ellas es la fase
animista o como la llaman los fisi6logos, vitalista, que
piensa sea el alma un arqueo del principio vital que
muestra sus propiedades y que en los series es esencial-
mente distinto al de las fuerzas minerales. Ellas, cons-
tituyendo al cuerpo human en parte, mantienen con las
otras fuerzas vitales del organismo constant lucha
antag6nica. La otra fase, la llamada meeanicista, es
sustentada por aquellos fisi6logos que creen que sola-
mente existe la material y que toda manifestaci6n vital
es solamente un process quimico-fisico-mecAnico en
cuya formaci6n no intervene ninguna otra fuerza par-
ticular. Esto, desde luego, no debe satisfacer ni siquie-
ra a ellos mismos...
Volviendo a los hechos hist6ricos que nos dieran
margen para las precedentes lines, contaremos un ca-
so revelador: fu6 el caso del Doctor D. Antonio de la
Llama Vallejo. Este, en 1561, fue nombrado por la
Corona Juez de Residencia en nuestra isla. Despu6s
de verificada la correspondiente investigaci6n residen-
cial del Lcdo. Caraza, que nos gobernaba en la fecha
de su primer nombramiento, fu6 comisionado para
substituirlo en el gobierno de la isla. Caraza termina-
ba dos periods como Gobernador. En ellos habia sido
recto y Vallejo, que pudo apreciarlo durante el process
residencia, es.tuvo resuelto a ser igualmente ifiel a
su cargo como gobernante: liberty a los indicos enco-
mendados y form con ellos dos pueblos, haciendo jus-
ticia por igual a todos. Su gentileza, maneras y porte,









HITS DE LA RAZA


desde un principio, le captaron simpatias, pero no fu6
del agrado de muchos colonos su rectitud, su impar-
cialidad. Entonces la mayoria de ellos buscaba el medio
para enriquecrese a costa del pr6jimo, sin importarles
much el progress de la colonia ni la continuidad
de la poblaci6n indigena. Entre las personas que apre-
ziaron el gran coraz6n de Vallejo estaba Da. Leonoa
Ponce de Le6n, la hija del primer Conquistador del
Boriqu6n: del D. Juan que buscara la Fuente de la Ju-
ventud. Ella no solamente le rindi6 al Dr. Vallejo su
admiraci6n sino que, como atraida por un imin o mag-
netismo providencial, acompas6 los latidos de su pro-
pio coraz6n a los de 61. El idilio no se hizo esperar.
Poco despues el mismo cunlin6 en un altar. Alli D.
Antonio de la Llama Vallejo hizo s.u esposa a Da. Leo-
nor Ponce de Le6n, quien le prometi6 eterna fidelidad
y amor. Aquella uni6n tuvo cuatro aios de complete
ventura. Al cabo de ellos, las intrigas contra Vallejo
ilevaron a 6ste a la Corte. D. Antonio fu6 alli al recibir
un Real Decreto requiriendo su presencia y contenien-
do unos cargos que le hicieron sus detractors. Da.
Leonor no pudo acompaiarle. El no quiso que ella se
expusiera a tan largo viaje con el tiempo borrascoso
que hacia en aquellos dias. Se fue, pues, solo y ella,
como buena esposa, qued6 conforme con su decision,
pero temia algo... Se justificaron sus temores en el via-
je: una torment caus.6 el naufragio de la nave en que
61 iba y le ahogo. La noticia, aunque tard6 en llegar a la
isla, fu6 presentida por Da. Leonor: Ella sofi6 aquella
desgracia y estuvo alarmada, inmensamente triste, sin
deseos de vivir, hasta que s.e comprob6 ser cierta. En-
tonces enferm6 de pena. Llamaba al cariioso espo-
so a todas horas del dia. Empeoraba. Su estado









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


de salud la hizo guardar cama, sin fuerzas para mover-
se, ni poder comer. Todos creian que de un moment
a otro dejaria de existir. El anico m6dico que habia
en la isla la habia desahuciado diciendo a sus familia-
res que 1l nada podia hacer; que aguardaran, pacien-
tes, a la hora del desenlace fatal...
Asi las cosas, en espera de tal dia, Da. Leonor
qued6 postrada y casi sin conocimiento en la residen-
cia de los, Ponce, la Casa Blanca ". En esos moments
se present un forastero: vestia de medico y dijo tener
encargo especial de parte del esposo de tender a Da.
Leonor, de curarla. Como tal m6dico vestia "con cue-
llo y guantes, al modo que entonces se usaba, aunque
no era conocido",70 se le dej6 hacer. Ante el asombro
de todos y sin esperar siquiera se le diera permiso para
entrar a la habitaci6n de ella, la busc6, cerrando la
puerta del dormitorio donde ella estaba, despues de en-
trar. Nadie le vi6 volver a salir, adn cuando la
puerta del mismo se abri6. Solamente encontraron a
Da. Leonor sentada en su cama y dando muestras de
estar aliviada. Ella cont6 que "del temor que concibi6

(69) Don Juan Ponce de Le6n fund, en 1509 como primera po-
blaci6n a Caparra al sureste de la que hoy es Punta de
Catano. El nombre de esta poblacidn era el de un pueblo
espafiol cerca de la Ciudad Rodrigo de donde era oriun-
do Ovando. All11 l, como capitAn poblador, hizo su casa
de piedra mediann, con su terrado, e pretil e almenas,
e su barrera delante de la puerta e toda encalada de den
tro e fuera". Como en 1519 los vecinos de Caparra se
quejaron de ser el sitio insaluble, los Gerdnimos ordena-
ron se trasladara la poblacidn a la isleta fronteriza en
medio del Puerto Rico. A Ponce de Le6n se le permitid
residir en su casa de Caparra y de ella salid para no vol-
ver a la isla cuando fud por uiltima vez a Florida muriendo
en Cuba en 1521. En 1523 sus descendientes construye-
ron a Casa Blanca y en ella habitaron hasta que el Gober-
nador de la isla negoci6 con ellos su traspaso. VWase al
"Boletin Hist6rico de Puerto Rico, t. I, pUg. f20.
(70) Torres Vargas consigna el hecho principal de esta leyenda.









HITOS DE LA RAZA


con la visit, porque se le desapareci6", crey6 que habia
sucedido un milagro. Dijo que imagine que el forastero
era enviado por Dios, quien vi6ndola en peligro y en de-
sesperaci6n, y accediendo a siplicas de su esposo, habia
permitido que 61 viniera a ella para consolarla. Que e1 la
dijo que el alma no muere; que la de 61 seguiria siempre
unida a la de ella. Desde entonces Da. Leonor crey6
au deber vivir hasta que Dios dispusiera la hora en que
ella podria de nuevo reunirse, y para siempre, con el au-
sente. Con esa idea-tan firme como su religiosidad-
vivi6 hasta terminar sus dias, como un modelo de cris-
tiana. Las leyendas nos dicen que, al morir ella pudo
ver de nuevo a su esposo en la cabecera de su cama y
que las iltimas palabras fueron:
-iYa me voy, Antonio, y esta vez Dios permit
que me quede contigo para siempre...!




















VIII


EL BARBERO PUEBLERINO

Beaumarchais, por haberse adelantado a nacer sin
pensar siquiera en hacer una visit a nuestra antilla,
tom6 de modelo a un barbero sevillano cuando se le
ocurri6 escribir LE MARRIAGE DE FIGARO en 1769.
Pero de haber vivido 61 en el siglo XIX, y haber estado
en Puerto Rico, seguramente hubiera encontrado mAs
human y mas cabal, como caracter dentro de la pro-
fesi6n de barbero y fuera de ella, a el Maestro Cirilo
Ortiz, a quien casi a perfecci6n pinta en su conocida
tonadilla del Barberillo del Avapies. Por cierto que esa
canci6n era popular en los tiempos de nuestro h6roe,
que fueron posteriores a aquel en que Rossini compuso
a ALMAVIVA, o sea, "Al Barbero de Sevilla". Eran
los versos de la tonadilla popularizada por acA como
siguen:

"Yo soy el barbero
que soy sacamuelas,
que soy sangrador,
peino, corto, rizo
y adobo la piel









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


y echo sangrijuelas,
todo con primor.
Pongo sinapismios,
tajo con valor,
y tifio las canas
de cualquier color.
Bebo como cuatro,
charlo como diez,
y afeito ie'iihombres
todos a la vez"...

Excepto lo iltimo, de veras que todo lo hacian.
MAs, no eran prodigiosos nuestros barberos, aunque
se jactaran de serlo, como el Maestro COil;o. Este sa-
bia un poquitin mas que sus cong6neres, porque era
poeta de buena ley, poeta satirico y un tenorcillo li-
gero que daba envidia a los buenos mozos. Tenia
una parranda callejera y con ella disputaba galardones
y fama. Su parranda se Ilamaba "Gallo Pava". Ella
sostenia, con otra llamada "El Zumbador", frecuentes
duelos a cuAl de las dos cantara mejor y agradara a los
vecinos. Eran los jueces, para sus desafios los curiosos
y los premios de estos, aplausos.
Por el dia Maestro Cirilo era herbolario, fletomis-
ta y sacamuelas. Entonces las tres profesiones esta-
ban unificadas. Por la noche Cirilo era musico y teno-
rio callejero, un amigo de juergas, y un amante de to-
das las mujeres. que le cryeran, que le quisieran . .
"Pico de Oro" le llamaban las,. ladinas comadres
del vecindario. Sus amigos y cofrades le concedian
algo mis: que era el hombre mejor enterado de los su-
cesos o el noticiero de todas las horas del dia. Tenia
Cirilo, segin decian, boca de santo: como aludiera a









HITOB DR LA R"AZ


algo, o anunciara un suceso, irremediablemente acon-
tecia lo dicho por 1.. Por eso le miraban con
respeto. Ademis se complacian solicitando sus servi-
cios. Consultibanle los ricos y los pobres le pedian
ayuda. Cuando 61 prestaba --en caso de necesidad-
tales servicios y a domicilio, se gastaba aires de gran
personaje: llevaba a sus bdrtulos o sea, a su tohalla,
brocha, jab6n, tenaza-sacamuela, lanceta y yerbajos en
un maletin o empaque y con l1 entraba a las ca-
sas. Si tenia que dilatar un flem6n, o abrir un tu-
mor o poner sangrias, disponia con esmero sus instru-
mentos. Los limpiaba con alcohol y agua hervida y
tambi6n preparaba vendajes, hilos, agua fenicada y
otros menesteres. Explicaba a la familiar el porqu6 de
tales detalles. Mirando por encima de sus espejuelos
calculaba los efectos mientras realizaba su tarea. Cuan-
do sacaba muelas, sentia una enorme, inexplicable ale-
gria. Con ella su cara contrastaba con la de los. pa-
cientes y el buen humor le hacia inventar dichos, an6c-
dotas, aguzar el ingenio para comparaciones hasta que
las pobres victims -que a veces perdian con la mue-
la un pedacito de quijada- no sentian casi el dolor
en el moment. Desde luego que despu6s venian los
dolores y las inflamaciones, que 61 achacaba a lo de
"aguantar sereno", "hacer comidas peligrosas", a
"aires" y otras cosas por el estilo .. .- Para conformar
a sus clients decia, al despedirse, que el dolor era ne-
cesario para curar; que un poco de agua caliente con
sal y el tiempo eran los pr6ximos remedies. Cuando lle-
gaba a su barberia, tal vez acordandose de lo que habia
ocurrido, era frecuente oirle cantar:
"No hay grande que lo sea
cuando un mal le aflige.









MARIA CADILLA DE MAIRTrNB


El que no grita, berrea . .
iLo mismbo cuando estAn tristes!

Corriente y cotidiano era, pues, el ver a los nece-
sitados ir a la barberia de Cirilo en busca de remedies.
Este, invariablemente, usaba estas formulas:

"Cataplasmas de tuna o unto caliente, con man-
teca de culebra, sobre postemas".
"Fricciones de aceite de mosca y guarapos de yer-
ba buena para dolores".
"Polvos de la ufia de la gran bestia" para curar
hechizos.
"Baiio de orines calientes y dos cucharadas de
aceite de castor", para curar resfriados.
"Purgante de canafistola, con zumo de verdolaga,
sazonado con miel de purga", para calenturas ma-
lignas.
"Virmas de suelda y jarabe de aguantatia" para
dislocaciones y fractures.

Donde quiera que 61 estaba no perdia de vista ni
a las faldas ni a los pantalones. Ellos-decia-son "las
ruedas, de la mAquina mayor del mundo"... Con el
mayor disimulo advertia todos los movimientos urba-
nos. Por eso podia dar fe y detalles hasta de la vida
intima de los vecinos. Estos, entire defects y virtu-
des, tenian un verdadero repertorio cos.tumbrista ca-
racterizado por todos y cada uno de los individuos que
alli vivian. Al caer la noche armabase Cirilo de su
guitarra. Con ella era otro hombre. Desaparecia el
negociante, el critic y poeta conversador: el alegre
y parrandero tenorio surgia y, con 61, el mas chistoso









HITOB DB LA RAJA


improvisador de cantos y cuentos y el director mis afa-
mado en un grupo de mdsicos: los de la parranda El
Gallo Pava
Gozaban lo indecible los vecinos con las contien-
das entire las dos parrandas: la del "Zumbador" con la
del "Gallo fva"... A ellas hacian coros mozos, y vie-
jos para oirlas y juzgarlas. Aunque los deaafios tenian
lugar casi a media noche, se quedaban ellos en vela
si sabian que iban a acontecer. Hasta del caserio
vecinal se quedaban abiertas ventanas o puertas de los
balcones en espera del suceso. Maestro Cirilo, que lo
sabia, se esmeraba en ellos. Las autoridades tambi6n
le eran favorables.
Hacia algdn tiempo que las dos parrandas se ha-
bian eclipsado, cuando una noche los del Gallo Pava
recorrieron el pueblo cantando:

"El Zumbador estA enfermo;
algo tiene en la garganta;
se le atraviesan los huesos
y el Gallo Pava lo espanta.

iEl Zumbador, el Zumbador!
i Estira la pata y esta sin voz!

La 6ltima o, prolongada por un rasgueo intermi-
nable de las guitarras, hacia eco cuando alguien grit6:
-i El Fantasma!... iEl Fantasma!
Miraron todos a la calle sur de la "Plaza Mayor"
y vieron venir del Fuerte a un Fantasma que ponia
los pelos de punta al mAs valiente porque traia una
vela encendida en las manos, un s.udario y un largo
rosario. S61o Maestro Cirilo sonreia maliciosamente, co-









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


mo cuando le mentaban. Los rumors en la villa eran di-
versos sobre su misteriosa aparici6n por las noches:
unos decian era un difunto o inima en pena; otros, uno
que tenia entierro, etc. Aquella noche, cuando estuvo
cerca de los cantores, o mejor dicho, del inico de
ellos que no corri6, de Maestro Cirilo, parecia algo sa-
lido de un cementerio: traia largo ropaje negro, te-
nia la cara cubierta por un antifaz, Ilevaba en la ma-
no un farol encendido y salmoneaba el rosario. Era
muy alta su figure y muy flaca, parecida a un
eirio. El barbero, al ver que sus compafieros se
habian convertido en humo, se desliz6 hasta ponerse
al amparo de unos balcones, y, debajo de un portal,
mir6 sin ser visto. Desde alli vi6 pas~r frente a 61 al
Fantasma, taconeando sobre los guijarros que en par-
te alfombraban la calle. Despues le vi6 entrar al
patio de una casa conocida, en una calle cercana. El
barbero entonces se escurri6, como pudo, hasta dicha
casa. Vi6 en una ventana abierta a una mujer, que
convers6 con el Fantasma. Este, tras un rato, desa-
pareci6 por la ventana dejando a los dos zancos que
usaba para andar recostados de la pared. Un largo
rato tuvo que esperarle Cirilo a que saliera. Cuando le
vi6 salir, se le fu6 detras y le vi6 ir hacia otra casa,
en otra calle cercana, donde tambi6n entr6... Cirilo
esper6, situado frente a dicha casa, a que saliera.
Cuando lo hizo le sigui6 y le vi6, finalmente, entrar
con zancos. y todo en otra cuyas ventanas no se abrie-
ron hasta el siguiente dia...
A la noche siguiente no.reuni6 Cirilo a sus. m6si-
cos para parranda. Aunque ello otras veces le con-
trariaba, aquella noche le alegr6, porque se fu6 direc-
tamente a la casa en donde viera penetrar por ultima









HITOS DE LA RAZA


vez al Fantasma en la noche anterior y le aguard6.
Cuando el sereno pas6 con su linguido farol anun-
ciando, con eco miliciano, un repetido: "Las doce
en punto y sereno!", vi6 que detrAs de l1 el Fan-
tasma salia a la calle. Le dej6 ir delantero y con sor-
presa vi6 que, en vez de dirigirse por la misma calle
y hasta la misma casa de la noche anterior, se iba pa-
ra otra. El barbero le sigui6 de cerca hasta percibir
la voz de una ella que le abri6 una ventana en cuanto
el Fantasma le toc6 cerca una campanilla que llevaba.
Sonreido, con s.u orejas siempre alertas y con la ma-
liciosa expresi6n que a menudo se le veia en los ojos,
Cirilo esper6 pacientemente a que el Fantasma salie-
ra de aquella casa a la cual entr6 por la ventana de-
jando sus zancos recostados de la pared. Cuando supo
todo lo que queria saber, nuestro barbero se fue a
dormir...
En los dias siguientes a la noche mencionada, la
parranda El Zumbador tampoco sali6 por el pueblo co-
mo antes acostumbraba. Igualmente se eclipse la
parranda de El Gallo Pava. Los vecinos extrafiaron
no verlas y algunos preguntaron a Cirilo si era por
miedo al Fantasma que no salian. El barbero, con
tranquila malicia, les contest invariablemente que no
era por miedo y si porque su parranda esperaba a que
pasaran unas cuantas lunas, que terminaran de hin-
charle dos vientres que tenia El Zumbador...
Semejante explicaci6n era confusa y no queda-
ban satisfechos los interrogantes aunque adivinaban
que habria en el caso algdn gato encerrado. Pasaron
unos cuatro meses y la parranda de El Zumbador apa-
reci6 de nuevo una noche en la Plaza Mayor cantando.
Todas las coplas ir6nicamente aludian a la del Gallo









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


Pava y los oyentes propagaron el aji y la pimienta de
los cantares. La noticia lleg6 a Cirilo quien con su pa-
rranda, en la noche siguiente, tambien recorri6 las
calls cantando y luego se fueron a la Plaza Ma-
yor para tener el traditional desafio con la pa-
rranda de El Zumbador. Los curiosos ya estaban
alli, esperAndoles. Apenas se acerc6 la parranda "Ga-
Ilo Pava", su rival temple los instruments. Pero
la voz sonora de Cirilo se adelant6 alta, cantando co-
reada por sus sat6ites:

"No le vali6,
no le vali6,
hacerse Fantasma
el Zumbador".

"El Gallo Pava no tiembla
porque encuentre al Zumbador,
ni a su pico tajador".

Todos presentian por aquel comienzo que algo muy
grande iba a acontecer. Los partidarios del Gallo Pa-
va reian y los del Zumbador rabiaban. El Sargento
de Milicias71, que dirigia la parranda Zumbador, se ade-
lant6 hacia Cirilo y le cant6:

(71) En 1514 el Rey Cat6lico concedi6 a D. Juan Ponce de
Le6n el titulo vitalicio de Regidor del Consejo de San
Juan del Boriqudn y de CapitAn del Regimiento formado
por todos los pobladores aptos de la colonia. Del mismo
fueron oficiales los funcionarios reales de menor catego-
ria. A fines del siglo XVII se organizaron en esta manera
de prestar servicios al Rey los vecinos como Milicias ur-
banas que, en 1700 tenian catorce compafias de infante-
ria y dos de caballeria teniendo a su cargo el defender a
la isla de invasores y mantener el orden interno. Los
milicianos no percibian aueldo y era obligatorio el ser-









HITS DE LA RAZA


"No le temo al Gallo Pava
ni a su pelea esta noche
que ya tengo un talisman
pa callarle pico y alma".

La expectacion creci6. Maestro Cirilo, guitarra
en mano y mirando cara a cara al Sargento, le contest:

"Tu talisman es pa ti...
iAbre, micaro, los ojos,
que otro pajaro te engafia!
i que te espepita el caf6
y td, parade en las ramas!"

A los milicianos les decian entonces mucaros por-
que ya les habian quitado el deber de guardar el orden
pdblico de dia y daban servicios de ronda o de serenos
por la noche. Por eso la alusi6n era direct. Se vi6 claro
que Cirilo habia recogido murmurios de vecindario acer-
ca de las pretensiones de un official de alto rango para la
hermana del Sargento segin unoa y para la mujer del
mismo, seg6n otros. El escalofrio del presentimiento
se hizo agudo cuando el Sargento cant6:

"El Gallo Pava embustero
tiene tela en las pestafias
tiene negra las entrafias
porque odia al Zumbador".

vicio. D. Alejandro O'Reylly en 1765 fu6 nombrado por
Carlos III para investigar las condiciones de las defenses de
la isla y las reorganize en 19 compafiias de infanteria y
dos de caballeria de cien hombres cada una. Se deno-
minaron desde entonces Milicias disciplinadas y desde
1775 se cobr6 una contribucidn sobre la propiedad de las
tierras para su vestuario y armas. El Gobernador D.
Josd Laureano Sanz en 1974 al 1875 las suprimi6.









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


Los vibrantes rasgueos de las guitarras de Cirilo
se oyeron enseguida y vino la contestaci6n. Esta de-
cia:

"Un Fantasma dos palomas
ha cogido al Zumbador
trepando por las ventanas
durante el suefio traidor".

El Zumbador, airado, respondi6:

"Si es que has visto y no has jurado
yo te digo que td mientes,
Si te atreves a jurar
perd6n no habrA ni con muerte".

Cirilo no esper6. Con su voz clara de tenor, cant6:

"Aunque jure y lo perjure
caso no haras al que advierte
que la vergiienza se huy6
por el hueco de tus dientes".

Al Ilegar aqui el canto, fu6 Troya. Las guitarras
volaban hechas astillas sobre las cabezas y despu6s
que se deshicieron los pufios siguieron dando fae-
na hasta que solamente el guapo barbero qued6 triun-
fante en la lidia, y en el medio de la Plaza.
Al siguiente dia el Sargento envi6 a Cirilo sus pa-
drinos para un duelo. Este le contest que aceptaba,
pero que como el primero que ofendi6 fu6 el Sargento,
dici6ndole embustero, lo que no era verdad, 61 tenia
derecho a elegir el arma: que elegia a la navaja de








HITOB Db LA dAZA


afeitar. Dijeron que nada se contest a esta proposi-
ci6n por el Sargento... Lo cierto fu6 que las dos pa-
rrandas cesaron por un tiempo sus serenatas y desa-
fios. Alguien le pregunt6 un dia a Cirilo si habia
vuelto el Fantasma y 1l contest:
-iQuiA! iSi yo mismo lo espante! Ahora estoy
esperando a las cinco lunas que faltan para crecerle
las dos barrigas al Zumbador comno le anunci6. Y cuan-
do sea le dire lo que 61 sabe "pa que no me Ilame otra
vez embustero"...
Cinco meses despu6s y cuando dos chicos de pa-
dres desconocidos fueron Ilevados a bautizar en la pa-
rroquia, la parranda del Gallo Pava reapareci6 una no-
che cantando:

"No me vali6, no me vali6
picarle la calva al Zumbador.

Con sus crios dos palomas
estAn en el palomar.
El Zumbador se los cuida
Y no quiere ya cantar.

Al dia siguiente vinieron various vecinos a la bar-
beria a suplicar, esta vez no mandados por el Sargento
y si por la piedad de sus corazones, a que Cirilo no vol-
viera a mentar el asunto. Este lo prometi6 asi y cum-
pli6 su palabra.





















EL AGUADOR

En aquellos famosos ochenta del pasado siglo su-
cedi6 esto que vamos a contar:
La vida se deslizaba entonces mansa en un pueblo
nortefio de la isla. A pesar de aquella tranquilidad,
siempre habia algo en ella del intencional humorismo
de pura herencia galaica... Este servia para comentar,
con sutiles ironias, lo cotidiano y evitar que los dias
fueran enteramente aburridos. Desde luego que en-
tre esos dias que llamamos tranquilos de dicha pacffica
urbe no contamos a los de las fiestas patronales, a los
navidefios u otros por el estilo, porque en ellos se sabe
que los urbanos acostumbraban el desbordar la copa
de la alegria.
Para ser mis claros, diremos que no sofiaban en-
tonces los riberefios pobladores del San Felipe de Are-
cibo con una represa en su rio TanamA, ni con cafie-
rias de acueductos, alumbrado el6ctrico, alcantarilla-
do, plumas de agua y contadores administrativos de
agua, aire, y otras zarandejas del progress urban.
Por eso es que, aunque much murmuran los actuales
vecinos, no se decide a volver a los tiempos atras en








MARIA CADILLA DE MARTINBZ


que no los tenian... Pero volvamos al cuento, a la
6poca...
D. Santiago Mendez Vigo habia decretado la cons-
trucci6n de aljibes72; pero los vecinos de la Villa se
habian hecho los suecos. Es decir, no le habian enten-
dido por lo escasos que estaban sus bolsillos. Solamen-
te dos o tres families pudientes habian construido di-
chos apendices en sus casas. Y el resto de las gentes
que ocupaban el caserio se encogia de hombros con el
recurso traditional de acatar sin obedecer. Existia la
orden, la sabian, pero para ejecuci6n dilatada. Entre
ellos, con gozosa malignidad, decian:
-Eso serA lo del gengibre...73
Y asi, con complacencia habitual, las viviendas ur-
banas seguian dando abrigo y las calls, mostrando a
la tipica escena del abastecimiento de agua. Las pri-
meras tenian modestos aleros y techos de tejas, zinc
o yaguas. Muy pocas estaban encaladas o pintadas de
aceite y menos aun tenian marmoles, azulejos, enre-
jados o persianas. En cambio abundaban las paredes
de madera del pais y la vigueria del mismro material
era comun a todas. Bastantes. tenian balcones co-
rridos, azoteas y su material era de ladrillos o de ta-
pia. En los interiores algunas tenian jardines con sar-
dineles de ladrillos y pozos-aljibes. Estos formaban
en su parte superior un cerco o cuadrado de piedras
y tenian sobre su ancha boca un armaz6n del cual pen-

(72) En 1841 este gobernante-imitando a su antecesor de la
Torres-hizo otro Bando de Policia y Buen Gobierno en
cuyas provisions estaba el decreto de las viviendas con
aljibes. VEase al BOLETIN HISTORIC DE PUERTO
RICO, tomo IV, pag. 223.
(73) En 1803 el Cabildo de San Juan prohibit la siembra del
gengibre. Los vecinos, sin hacer caso de la orden, siguie-
ron sembrAndolo.









HITOS DE LA RAZA


dian dos baldes, atados con una soga que podian subir
o bajar merced a un mot6n de madera o hierro. Las
calls, durante las lluvias torrenciales de noviembre a
febrero-y a veces prolongadas de mayo a abril-for-
maban en su centro un riachuelo cenagoso que tarda-
ba various dias en secarse. Por eso, para poder deambu-
lar en ellas, el pueblo tenia que quitarse a veces los za-
patos o arremangarse los pantalones los hombres y las.
mujeres las faldas. Esto sucedia porque no se podia
contar con las aceras. Muy pocas, calls las tenian y
cuando eso ocurria siempre estaban irregularmente
construidas con chinos del rio o ladrillos y tan soca-
vadas, que en todos lados formaban charcos. A pesar
de tales inconvenientes, los arecibefios se alegraban
de las lluvias. Sobre todo los pobres y los chiquillos.
Los primeros, porque como no tenian aljibes podian
recoger el agua de las cafierias y los nihos porque po-
dian bafiarse en las chorreras. Para lo primero usa-
ban candungos, pipotes, latones, tinajas y otras vasi-
jas. Para bafiarse, la chiquilleria formaba bandadas
semi-desnudas. Daban saltos de alegria como si estu-
vieran de fiesta debajo de las chorreras. Otras veces
ellos se iban al medio de la calle chapoteando en el
fango que el arroyo formaban o en las aguas en las
cuales echaban a correr barquitos de papel porfiando
y apostando a favor de uno u otro delantero. Era de
ver la griteria cuando alguno caminaba adelantandose
a los demis, que se deshacian o se encallaban en al-
grin mont6n de tierra o piedra!
Cuando no caian aguaceros-lo que sucedia duran-
te muchos dias. y semanas del verano-se veia apare-
cer en las calls a la carreta del agua. Esta era arras-
trada por enflaquecidos bueyes: una yunta de ojos









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


tristes, tardo paso y pellejos colgantes. Formaba la
carreta un andamiaje sobre el cual descansaba un to-
nel o pipote grande, que contenia el agua. Esta era trai-
da desde Cambalache. A ambos lados del tonel pen-
dian unos barriles pequefios a los que se llamaban
pipitas. Tambi6n cerca de ellos habia unos burrique-
tes de madera para hacerlos descansar cuando se les.
echaba el agua del tonel por un agujero que tenia un
tap6n y por pequefia cafieria con Have para dar paso
al agua. Los conductorse del vehiculo y aguadores
eran various: uno de ellos, subido en la parte delantera
del tonel, era el garrochero o apuntador. Cuando ca-
minaban 6l azuzaba a los bueyes con un palo largo que
estaba terminado, bien con un pedazo de hierro pun-
zante, o formado una punta con su misma vara. Cuando
se detenian en una calle o esquina, se apuntaba el agua
que se entregaba y se pagaba o se daba a credito.
Delante de la carreta iba el Conductor, que guiaba a la
yunta con otra vara y a los lados siempre caminaban
dos mocetones que tenian que conducir en hombros o
sobre la cabeza a los barriles pequefios a las casas para
entregar el agua. Al primero de los citados emplea-
dos el pdblico llamaba melosamente apuntador cuando
tenia interns en recibir de 41 favors; pero si no fiaba,
o se mostraba exigente en los cobros, entonces le de-
cian garrochero. Los mozos y el conductor anunciaban
el liquid cantando al pasar por las calls:

Aguaa! iAgua va!
Compr6la
que despubs no la hallarA
y tendri necesia...
Mire que ya el aguador se va.








HITOS DE LA RAZA


No vale ni,
con dos chavitos
se remediari.
Son dos. barriles
los que comprari,
por dos chavitos no mns...
i Uuy! que ya se va".

Del caserio, al oirles, salian las mozas y las viejas,
fueran criadas o amas de casa. Cada una queria ser
la primera en ser servida y siempre alegaban algo a
favor de su intenci6n diciendo:
-iOiga! iMe trae, pero corriendo, tres pipitas!
-i Mire que ya es tarde! Me trae dos pipas aci.
-iDebieron venir mariana! Me traen cuatro ba-
rriles.
No es precise afiadir que los, aguadores, aunque se
aumentaban con el conductor en caso de apuro, se ve-
ian imposibilitados para poder satisfacer cumplida-
mente a todos los parroquianos y que tenian que echar
mano a su ingenio o mafias para dejarles contentss. Si
les iban por las buenas, ellos procuraban dejar a todos
contents; pero si les decian algo mortificante, enton-
ces dejaban al impaciente client para el filtimo y, si
se descuidaba, sin agua. Esto -ltimo era algo peli-
groso, porque el Sargento Jos6 Benito, monopolizador
de la franquicia, no lo permitia, por estar asi especi-
ficado en el contrato que 61 hiciera con el Municipio y el
empleado podia ser despedido si se le probaba que
habia procedido intencionalmente dejando al client
sin servirle el agua.
El duefio del monopolio era un excelente sujeto:
Trataba a sus muchachos--como 61 lamaba a su agua-









MARIA CADILLA DE MARTINEZ


dores- como a hijos porque segin decia los habia visto
nacer y crecer. Pero s.e hacia guardar respeto aunque
su bondad fuera proverbial. Cuando era un dia de fies-
ta les regalaba dinero para ir a la Gallera-que en-
tonces era lo que hoy es el cine-y en Navidades les
hacia regalos. de ropa nueva o dinero para que gozaran
las Pascuas. Su expresi6n peculiar, al hacerles esta
1ltima didiva, era:
-iAnda, gandul! iPara que te pongas como
Dios manda y tengas felices Pascuas.
Los aguadores, entendian que aquello significaba
que tenian que portarse muy bien en su oficio y, como
estaban satisfechos, hacian todo lo posibe por quedar
bien y que no le llevaran quejas.
Uno de los aguadores mis j6venes s.e llamaba Jua-
nillo. Era un pelirrojo salta-atrAs47 que siempre esta.
ba de ocurrencias. Como trabajador era el mismo dia.
blo porque ademas de ser ligero tenia natural ingenio
para salir bien en todo apuro. Sus compafieros le llama-
ban Juan Cuchilla queriendo decir con tal apodo que
era el Pontifice de la travesura. Con respect a su pa-
trono, Juanillo se habia ganado el rango de favorite.
Esto habia sucedido porque siempre que D. Jose Be-
nito iba de madrugada al Guafe,75 por temprano
que lo hiciera, siempre encontraba alli a Juanillo es-
perando a la hora de salir el anc6n a buscar en pipotes
el agua a Cambalache. Ademis el Sargento habia ob-
servado su ligereza y buen humor y segin decian era
su ahijado. Cuando los aguadores querian obtener al-

(74) Hijo de espafiol y albina, siendo dsta descendiente de
blanco y negra.
(75) Corrupci6n de la voz inglesa wharf puesta en boga a prin-
cipios del siglo XIX con el comercio libre, cuando Es-
tados Unidos tenia el 43 por ciento del comercio de la isla.








HITOS DE LA RAZA


gun permiso para ausentarse, enviaban a D. Jose Be-
nito at muchachc y 6ste desempefiaba tan bien su co-
metido que has.ta he ofrecia para hacer el trabajo del
compahiero ausente y el propio a satisfacci6n de todos.
Asi las cosas, solamente habia un client a quien
Juanillo nunca pudo dejar satisfecha, pues era una
mujer: Dofia Frasquita, la mujer de Sifio Anastasio,
el ventorriflero. Esta tenia un genio de todos los dia-
blo& y siempre estaba tropezando con su marido y ve-
cinos que la habian apodado Dofia Vinagre. Parecia
crecer su mal humor con s6lo ver a Juanillo. Muchos
decian que aquel mal caricter se derivaba del peso
que ella tenia que soportar para lucir sobre el cogote
un pan de maHlorca o mofio formado por dos largas
trenzas, que cuando estaban sueltas la llegaban a las
pantorrillas; pero otros decian que no, que aquella no
era la causa de su impaciencia al ver a Juanillo; que
era porque Silio Anastacio habia tenido una fenomenal
garata con la madre de Juanillo, que era mujer que se
las traia en cuesti6n de altercados. La causa del dis-
gusto, segun comentaban, habia sido que l1 quiso co-
brarle una cuenta en la forma que ella tenia seguridad
de no haberia hecho y que estaba inflada. Seg6n de-
cian, eso de apuntar de mis, para ganar mAs en el ne-
gocio, lo habia aprendido Siflo Anastacio con un ma-
llorquin a quien 61 sirvi6 como dependiente y criado
muchos afios. El tal mallorquin Ilevaba sus cuentas a
estilo de Pero Grulo. Sus razonamientos en los nego-
cios eran asi:

"El comerciante,
para no quebrar
siempre tiene que ganar".








MARIA CADILLA DE MARTINEZ


Y, c6mo lo decia, lo hacia. Procuraba vender ga-
nando el double y si el client se descuidaba, el triple.
Se contaba que una vez en una 6poca de much ata-
reo vendi6 fiado un atafid y se le olvid6 apuntar a la
persona que lo llevara. Por eso le pas6 el recibo por el
ataud a todas las personas conocidas por 61 en el pue-
blo. Algunos, hechos los bobos o distraidos, le pagaron
la cuenta sin protest; pero no pocos vinieron a pedir-
le explicaci6n del caso. Y no fueron pocos los pezco-
zones que 61 se llev6 porque cuando venian los parro-
quianos a alegarle la cuenta el mallorquin por toda res-
puesta se rascaba la cabeza y les decia:
-i Ah! Pero no se le ha muerto a usted su madre?...
Los que tal contestaci6n obtenian no vacilaban en
dar una bofetada al mallorquin por considerable, ade-
mfs de pillo, insolente. El, despues del suceso, decia
a todo el mundo que "habia ganado porque habia con-
tado los pesos que le pagaron balanceandolos con los
pescozones y, como habian sido mis los primeros, se
sentia satisfecho del negocio"... Sifio Anastasio, con
menos ingenio o paciencia que -el mallorquin,. siempre
estaba garateando con los que le compraban en- su ven-
torrillo. Sobre todo, con las mujeres, de La Tahona. Es-
ta Tahona era un establecimiento o almacen para guar-
dar y vender grandes cantidades de caf6. En una sala
bien grande estaba lo que llamaban "La Escogida", que
era el sitio en donde muchas mujeres del pueblo ga-
naban la vida, e iban todos los dias para escoger el ca-
fe. Este era separado por classes. Con los granos es-
cogidos llenaban baldes teniendo cuidado de poner
aparte los que eran caracolillos, (de grano azul, redon-
do); percamino; (que eran los mejores de las classes
corrientes); partido, (que eran de grano irregular);




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs