• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Frontispiece
 Title Page
 Dedication
 Preface
 Advertencias
 Fundacion de la villa de San Salvador...
 Restablecimiento de la villa de...
 Expansion jurisdiccional, riesgo...
 La villa de San Salvador, cabeza...
 La villa de San Salvador, titulada...
 Appendice
 Notas finales
 Bibliography
 Indices
 Back Matter






Group Title: Reseña histórica de la villa de San Salvador,
Title: Reseña histórica de la villa de San Salvador
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078381/00001
 Material Information
Title: Reseña histórica de la villa de San Salvador desde su fundación en 1525, hasta que recibe el título de ciudad in 1546
Physical Description: 323 p. : plates, ports. (part col.) fold. col. map, col. coats of arms, facsims. ; 23cm.
Language: Spanish
Creator: Barón Castro, Rodolfo
Publisher: Ediciones Cultura Hispánica
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1950
 Subjects
Subject: History -- San Salvador (El Salvador)   ( lcsh )
Histoire -- San Salvador (Salvador)   ( rvm )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: El Salvador
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 281-290.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078381
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAQ3637
oclc - 01806594
alephbibnum - 000137562
lccn - 52066788

Table of Contents
    Half Title
        Half Title
    Frontispiece
        Frontispiece
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Dedication
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Advertencias
        Page 13
    Fundacion de la villa de San Salvador y vida de su primer alcalde
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Restablecimiento de la villa de San Salvador
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Expansion jurisdiccional, riesgo y defensa de la villa de San Salvador
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 124a
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 140a
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    La villa de San Salvador, cabeza de Cuscatlan
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 174a
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 188a
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 196a
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    La villa de San Salvador, titulada ciudad
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 228a
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 234a
        Page 234b
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 242a
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
    Appendice
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
    Notas finales
        Page 276
        Page 277
        Page 278
    Bibliography
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
    Indices
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
    Back Matter
        Page 323
Full Text

















RESERA HISTORIC DE LA VILLA
DE SAN SALVADOR







LAMINA I


,1, ;


rrurk


El autor, por Pedro de Matheu Montalvo.


(Dibujo especial para esta obra.)


x,


.I ./


9~9~~r
i I ''








RODOLFO


BARON
j,/-
o (- t I'-


CASTRO
/


RESENA HISTORIC

DE LA

VILLA DE SAN SALVADOR


DESDE SU FUNDACION EN 1525, HASTA QUE
RECIBE EL TITULO DE CIUDAD EN 1546


MADRID
EDICIONES CULTURAL HISPANICA
1950










iLAt-
3Mr '4

























ES PROPIEDAD
Impreso en Espafia, 1950


Sucesores de Rivadeneyra, S. A. = Paseo de Ondsimo Redondo, 28. = Madrid.



















A la Academia Salvadoretia
de la HiSoria, correspondiente de
la Real Academia de la Historia,
de Madrid, en prueba de sincere
reconocimiento.

R. B. C.


















PROLOGO


Entre los ejercicios con que solemos distraer nuestra imaginacidn, el de
hacer proyectos es, sin duda, uno de los mds atrayentes. Muchos de istos,
a fuerza de moldearlos en la mente, Ilegan a parecernos algo real y cons
creto. El fiempo, sin embargo, se encarga de ir talando nuestra ilusoria
floresta, hasta dejarla reducida a proporciones harto distantes de las que
hubimos de soar. Pero, en ocasiones, y cuando mcs lejos nos hallamos de
suponerlo, surge la imprevista circunstancia que nos pone en el camino de
levar a tirmino alguno de nuestros m6s cars designios, cuando ya lo te=
niamos arrumbado en el desv6n de las posibilidades remotas.
No otra cosa me ha sucedido con la obra que ahora someto a juicio
del piblico y para la cual solicito, de antemano, su benevolencia.
Desde much fiempo atr6s deseg consagrar una monografia a mi ciudad
natal de San Salvador, tanto por pagarle en mi mejor moneda el privi=
legio de haber visto la luz, al igual que muchos de mis antepasados, bajo su
claro cielo, como por contribuir desde mi modest esfera a la ingente area,
ha tiempo emprendida por plumas de sdlido prestigio, de desvelar los secret=
tos del origen y desarrollo de los primitives municipios indianos.
Parte de este deseo pude satisfacer en mi obra La poblaci6n de El
Salvador-aparecida el aio 1942, gracias a la acogida que le dispense
el Institute Gonzalo Ferndndez de Oviedo>, del Consejo Superior de In.
vestigaciones Cientificas-, destinando dos de sus capitulos al esclarecimiento
de los problems relatives a la capital de mi pais, si bien en la forma so-
mera que exigia la indole del libro. Pero ello no podia considerarlo bas=
tante. Y, en cierto modo, me sefialaba el camino una cariiosa frase del
insigne y llorado historiador mejicano don Carlos Pereyra, quien en el








prdlogo de mi citada obra indicaba, excediindose, desde luego, en la apre=
ciacidn, que podia realizar otros empenios de aliento con lo que omitia en
las pcginas de aquilla. Para mi, quedaba fuera de duda que uno de los pri-
meros puntos que estaba obligado a desglosar, fratdndolo con la maxima
amplitud, era el concerniente al nacimiento y primeros anios de existencia
de San Salvador, valga decir, en tfrminos generals, lo conexo con la
conquista del territorio hoy salvadorenio y asentamiento en el de la sobera=
nia espaiiola; ya que ]a primitive villa, fundada el aiio 1525 por orden
direct de don Pedro de Alvarado, fug el nfcleo en torno del cual se hubo
de forjar, a travis de los siglos, la nacionalidad salvadorenia.
Todo esto-simple proyecto, carente de base alguna de concrecidn en
cuanto al tiempo y a las posibilidades materials se convirtid de pronto
para mi en area de inmediato logro. Si en estas lines no explicara con
el suficiente detalle lo acontecido, no sdlo tendria la sensacidn de faltar a
un elemental deber de gratitud, sino tambign la de dejar a mis lectores-y muy
especialmente, en este caso, a los de mi patria-en la ignorancia de por
que, y gracias a quignes, este libro se public.
Ello es que, con motive de aproximarse la fecha en la cual habria de
conmemorarse el IV centenario de haber recibido la hoy capital salvado-
refia el titulo de Ciudad, el entonces Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario de Espafia en El Salvador, don Jose Maria Cavero y
Goicoerrotea, duque de Bailin, concibid la idea-para mi honrosa en extrez
mo-de que, entire las posibles aporfaciones de la Madre Patria alas fiestas
conmemorativas, figurara un trabajo mio acerca de la historic de San Salva=
dor: En el mes de mayo de 1946 se me notificdla sugerencia del representante
espahol, la cual acepte, como no podia menos de hacerlo, de inmediato, tanto
por venir de quien venia, como por coincidir puntualmente, como antes ex-
plico, con un proyecto acariciado por mi de tiempo atrds.
Pero si un entusiasta fervor hacia mi patria did origen a la iniciativa,
otros no menos cdlidos supieron en Espala hacerla suya. En efecto, lo
mismo el director de Amirica en el Ministerio de Asuntos Exteriores,
cargo que por aquellas fechas desempei~aba don Manuel Galdn y Pacheco
de Padilla, como el actual Embajador ante la Santa Sede, don Joaquin
Ruiz-Giminez, quien tenia a su cuidado, como director, el Instituto de
Cultura Hispdnica, le prestaron, desde un principio, su mds decidido apoyo.
Y si a esto aniadimos que el propio titular de la Cartera de Asuntos
Exteriores, don Alberto Martin Artajo-alentador constant de cuanto
pueda contribuir al mejor conocimiento entire Espafia y las naciones ame-
6









ricanas de su estirpe-, mostrd idintica disposicidn favorable, se explica
fdcilmente que todo se resolviera de conformidad con lo propuesto. El
Institute de Cultura Hispdnica quedd encargado de editor la obra que
habria de escribir, incluyindola en una de sus valiosas colecciones.
Como por un golpe de magia, ningin obstdculo se interponia ya entire
mi antiguo proyecto y su possible realizacidn. Y tan esto es asi, que como
de el a nadie habia hecho participe, nada aguardaba en tal sentido. Pero,
si el camino se habia despejado sibita e impensadamente, no por ello mis
fuerzas habian crecido ni las intrinsecas dificultades del trabajo dismi=
nuido un dpice. Por el contrario, la antes pensada monografia sobre mi ciu=
dad de origen habia dejado de ser una ocurrencia mia-es decir, simple
esbozo, susceptible de ser orientado en uno u otro sentido, conforme lo acon=
sejaran las circunstancias-para convertirse en honroso y delicado encargo,
claramente determinado, y, por lo tanto, lleno de abrumadora responsabi=
lidad. Mds a6n: esta se me aparecia en toda su magnitude, al considerar la
delicadeza extrema que implicaba el hecho de ser requerido un hijo de San
Salvador-aunque el mds modesto de ellos-para, a travis suyo, asociarse
Espana al jibilo de la conmemoracidn cuatricentenaria.
No me quedaba, por lo tanto, otro recurso que el de sacar fuerzas de
flaqueza e iniciar mi labor, procurando, al menos, que la intensidad de
vista correspondiera en lo possible a mi grandisimo empeio de no defraudar
a quienes de tan bondadosa manera habian depositado en mi su entera con=
fianza. Y iste es el finico punto sobre el cual puedo considerarme satisfe=
cho. Ciertamente, a travis de casi tres anos estoy seguro de haberle hecho
entrega de todo mi tiempo disponible, e igualmente, de haber obtenido de
iste el m6ximo provecho, de acuerdo, claro estd, con mi capacidad y cono=
cimientos.



Pero existia un imperative que condicionaba, si no la redaccidn total
de la obra, al menos la de una parte de ella. Y era iste el de los festejos
conmemorativos, fijados oficialmente-dejando pasar, por razones que no
son del caso, la fecha exacta-, para dar comienzo el 5 de noviembre de 1946.
El Gobierno espa ol habia acordado enviar una Misidn que estuviera
present en ellos, la cual, por la notoria valia de sus componentes-don
Juan de Contreras y Ldpez de Ayala, marquis de Lozoya; don Ciriaco
Pirez Bustamante; don Luis Morales Oliver y don Manuel Vigil-, habria









de darles, como les did, significativo realce. Pero, a mds de la alta represent=
tacidn de que sus miembros iban investidos y del prestigio personal de sus
nombres-lo cual habria sido suficiente para que mi pais apreciara el honor
que recibia con su fraterna visita-, fueron asimismo portadores de delicados
y valiosos presents, los cuales hubieron de subrayar-por lo que representan
de hidalga gentileza-la huelfa gratisima de su paso. Y asi,juntamenfe con
el retrato de don Pedro de Alvarado, obra magistral de Daniel Vdzquez
Diaz, destinada al Ayuntamiento de San Salvador; el bello pergamino
conteniendo el mensaje de salutacidn y afecto enviado por la capital de
Espaia a la de mi patria y el lazo que con los colors espaholes fui ofren=
dado a la bandera de la Guardia Nacional salvadoreiia, Ilevaron tambidn
consigo ejemplares de una bellisima edicidn-es elogio que como autor de
su texto puedo hacer sin incurrir en pecado de inmodestia, pues sdlo se di=
rige a las manos que la confeccionaron-, titulada Fundaci6n de la villa
de San Salvador y vida de su primer alcalde, la cual, en una de sus
pdginas iniciales, leva escrito lo siguiente:
(l Institute de Cultura Hispdnica ofrece a la capital salvadoreiia,
como homenaje en las fiestas conmemorativas de haberle concedido el
Emperador Carlos V el titulo de Ciudad, el studio contenido en estas pdgi=
nas, el cual constituye el primer capitulo de la obra, que con el titulo de
Resefia hist6rica de la villa de San Salvador, desde su fundaci6n en
1525 hasta que recibe el titulo de Ciudad en 1546, tiene en prensa el
referido Instituto, y que ha de representar su mds entraiable ofrenda a la
Replblica de El Salvador, en el IV centenario de la concesidn del mencio=
nado titulo a su capital.b
De esta forma pude cumplir parte de mi compromise, sin necesidad de
sacrificar, por la primura del tiempo, la consistencia del trabajo que ahora
ve la luz. No obstante, apenas si mediaron cinco meses justos entire el co=
mienzo de mi labor-el 27 de mayo de 1946-y la impresidn de sus primes
ros frutos, a la cual se did tirmino el 26 de octubre. De este anticipo sola=
mente salieron de las prensas veinte ejemplares, en cuarto mayor, ninguno
de ellos destinado a la venta.
Fuera del capitulo indicado no ha tenido publicidad de esta obra sino
la version paleogrdfica de la Real Provisidn de 27 de septiembre de 1546,
elevando a la villa de San Salvador a la categoria de Ciudad, segbn consta
en el correspondiente registro cedulario que se guard en el Archive Gene=
ral de Indias, de Sevilla, y a la cual se did lectura en el solemne acto or=
ganizado por el lnstituto Gonzalo Ferndndez de Oviedo>, en Madrid,








el 20 de diciembre de 1946, en celebracidn de la efemirides sansalvadorenia,
apareciendo m6s tarde en el nlmero 26 de la Revista de Indias, drgano del
referido Instituto, juntamente con los discursos pronunciados en tal opor=
tunidad y ofros trabajos y crdnicas alusivos al tema; habiindose hecho
asimismo de todo ello una cuidadisima tirada aparte. Tambiin utilice
un corto fragmento del mentado capitulo primero en mi discurso acerca de
Cortis en la Amirica Central, pronunciado en la sesidn conmemorativa del
IV centenario del fallecimiento de aquil, la cual, dispuesta igualmente
par el citado Instituto, se celebrd en Madrid el 20 de diciembre de 1947
y que se public asimismo en la indicada revista en el n6mero double
(31=32) que dedicd a la figure del insigne conquistador extremeio.
Asi, pues, si alguno de mis lectores actuales lo ha sido tambien de los frag=
mentos que vengo de enumerar, ahora los encontrard colocados en el con=
junto del cual fueron extraidos.



Pero si hasta aqui me he visto obligado a hacer prolijas referencias
acerca del origen y elaboracidn de este libro, sin otro mdvil que el de dejar
constancia, en su pdrtico, de los nobles y generosos apoyos a los cuales debe,
tanto su existencia como su fragmentario conocimiento, habrdn de conce=
derme adn mis amables lectores un margen de benevola atencidn a fin de
poder concluir cumplidamente esta material. Y es que, en el curso de mis
trabajos para darle t&rmino, he contado con tal ndmero de valiosas y des=
interesadas ayudas-en los mds various aspectos-que faltaria a mi deber
de mencionarlas sdlo de un modo, por general, inexpresivo.
Par tal rdzdn quiero expresar p6blicamente el testimonio de mi gra=
titud mds profunda y sincera-sin que la enumeracidn implique orden al=
guno de primacia en cuanto al sentimiento que me impulsa a hacerla-para
las siguientes personas:
En Madrid, don Alfredo Sdnchez Bella, actual director del Instituto
de Cultura Hispdnica; don Ricardo de Jaspe y don Enrique Sdnchez Ro=
mero, funcionarios del mismo; don Antonio Ballesteros Beretta, director del
Institute la Real Academia de la Historia; don Ciriaco Pirez Bustamante, don
Ramdn Ezquerra Abadia, don Antonio Pardo Riquelme, y don Jaime
Delgado, vicedirector, jefe de seccidn y colaboradores, respectivamente, de
dicho Instituto; excelentisimo senior don Casimiro Morcillo, obispo auxiliar








de la didcesis de Madrid=Alcald;Rvdo. Padre Constantino Bayle, S. I.,
director del Instituto (Santo Toribio de Mogrovejos>; don Jose Tudela de la
Orden, subdirector del Museo de Amirica; don Jose Farina Ferreho, direc.
tor del Banco de Credito Local de Espaia; don Joaquin Vaquero, Consul
honorario de El Salvador, y don Dalmiro de la Vdlgoma y Diaz=Varela,
secretario del Instituto Hist6rico de Marina.
En Sevilla, don Cristdbal Bermrdez Plata, director del Archive Ge=
neral de Indias y de la Escuela de Estudios HispanozAmericanos; don Vi=
center Rodriguez Casado y don Jose Antonio Calderdn Quijano, subdirector
y bibliotecario, respectivamente, de la referida Escuela; don Antonio Muro
Orejdn, catedr6tico de la Universidad; don Jose Maria de la Peiia y de la
Cdmara y don Diego Berm dez Camacho, funcionarios facultativos del
precitado Archivo.
En Santander, don Pablo Beltrdn de Heredia y Castano, colaborador
del Instituto (Gonzalo Ferndndez de Oviedo>.
Por lo que atanle a mis compatriotas, don Roberto Molina y Mora-
les, de la Academia salvadoreia de la Historia; don Pedro de Matheu
Montalvo, pintor, y don Armando Sol, arquitecto, agregados culturales
que fueron, respectivamente, a las Legaciones de El Salvador en Espaia
y Francia.
Igualmente deseo que conste la gratitud que debo, por su inteligente
colaboracidn, a don Roberto Ferrer Maqueda, cartdgrafo del Instituto
#Gonzalo Ferndndez de Oviedo> y del-Museo Naval de Madrid; al re=
verendo Padre don Rafael de Salas, fotdgrafo del Archive General de In=
dias, de Sevilla, y a don Manuel Ballesteros (q. e. p. d.), copista que fui
del referido Archivo. Asimismo, al personal, tanto facultativo como de todo
orden, de las bibliotecas y archives donde he trabajado, y a las autoridades
civiles y eclesidsticas de las poblaciones visitadas en el curso de la prepa=
racidn de este libro, sin omitir a los impresores de &ste, que han tenido que
emplear para conmigo, desde luego, buena dosis de su exquisite paciencia.



Nome resta, para terminar, sino exponer algunas consideraciones acerca
del plan de la obra. Indtil seria decir que pudiera tenerlo determinado de
antemano. La material a tratar, salvo en aspects parciales, o en los que
recogen someramente los tratados generals, apenas si cuenta con biblio=
grafia. Como trabajo de conjunto, consagrado al tema obieto de este libro, no
10









existe sino el debido a la sapiente pluma de Jorge Lard--y que vid la luz
el aiio 1925 en el Boletin Municipal de San Salvador-, construldo todo
l a base del material proporcionado por los cronistas, o del disperse en
colecciones documentales y publitaciones aisladas. Reconociendo amplia=
mente su positive mirito, mds lo que represent como hito en la evolucidn
de estos studios, es indudable que se resiente de su carencia de fuentes
directs, inicas capaces de poner a nuestra disposicidn, si no todos, gran
parte de los elements indispensables para emprender, con posibilidades de
exito, una labor de tal indole; si bien esta es limitacidn que sin salir del
pals no podia superar el autor citado, destruidos como fueron por un incen=
dio casi todos los papeles que El Salvador conservaba del period espaiiol.
Asi, pues, solamente en presencia de lo que la investigacidn de archive
pudiera depararme, me seria factible ir determinando la amplitud que po=
dria dar a mi trabajo. Revisadas las notas que desde 1935 vengo recogiendo
en los archives espaioles-y principalmente en el General de Indias, de
Sevilla-acerca de mi patria, y hechas las preceptivas consultas biblio=
grdficas para mi orientacidn, pude labrar un primitive cauce hacia el cual
derivar mi bzfsqueda documental. De esta-realizada la parte mds consis=
tente en dos estancias en Sevilla el anio 1946, y la complementaria en ofras
tantas, aunque breves, en 1948-no me siento del todo defraudado. Sal=
vo por lo que se refiere al period comprendido entire 1525 y 1528, que
rastree con resultados minimos, en los demds consider que la investigacidn
super, en muchos aspects, a lo esperado.
En presencia del material recogido, decide centrar el studio en el lapso
que va desde la fundacidn de San Salvador (1525), hasta que recibe el
titulo de Ciudad (1546), es decir, ligdndolo de manera muy precisa al
acontecimiento conmemorado. Ello condiciond tambien su nombre, motive
por el cual le di el que lleva, alusivo solamente a la villa de San Salvador,
pues lo cierro con todo lo concerniente a su elevacidn de jerarquia.
De tal manera, present a la consideracidn de mislectores la historic de
los primeros veintidn aiios de la hoy capital salvadoreiia-valga decir
desde su venida al mundo hasta su mayoria de edad-, los cuales indluyen
tambien, ya que de tal acontecimiento fud el principal apoyo, toda la con=
quista del territorio circundante.
Muchas figures hasta ahora iniditas y otras que apenas si contaban
coma meros nombres, cobran ahora vida palpitante gracias a sus propios
relates, de los que he incluido en el texto fragments muy expresivos. Son
ellos quienes nos cuenfan, al certificar sus miritos y servicios a la Corona,








con su personal historic, la gran historic. Con la ayuda de los cronistas-a
veces corrigiendo sus yerros con los documents originales a la vista-y de
los trabajos de otros autores, he procurado situar personages y sucesos en su
debido lugar.
Muchisimos de los que asentaron en la villa de San Salvador su anda-
riega planta-ora procedentes del Norte, ora del Sur-se habian distinz
guido por su arrojo en las campaias de la isla Espahola, Cuba, Mejico,
Guatemala, Honduras, el Darien o Nicaragua, no siendo menos los que,
Ilevados del impulse aventurero que guiaba sus dnimos, abandonaron el so=
lar recidn fundado para buscar en Quito, el Peru, Chile, Tucumdn o la
Florida, satisfaccidn a la irrenunciable llamada de su destino, sin omitir
los que refornaron al native lar, nostdlgicos para siempre de un mundo
que habian abierto a nueva vida.
Unos y otros, sin embargo, en su viril frashumancia fundadora, al esta-
blecer y hermanar pueblos, villas y ciudades, que dejaban como serial de
su paso por el mundo, echaban la simiente de naciones, que habrian de
alborear en el pujante manana, que escondian en su seno las Indias espa=
iolas. Historiar cualquiera de los burgos nacidos al conjuro de la Cons
quista es hacer historic local tanto como hacerla universal. Que quienes
clavaron en el suelo de aquillos cruz y espada tenian, si temple, el de Ani-
bal; si tesdn, el de Pelayo; si pujanza, la del Cid.

R. B. C.

Madrid, 9 de mayo de 1949.


















ADVERTENCIAS


1.8 En las notas correspondientes a los capitulos y al apindice de
esta obra, he procurado emplear, en beneficio de mis lectores, el menor
ndmero possible de abreviaturas. Asi, pues, fuera de las usuales, no figu=
ran sino las siguientes:
AGI = Archivo General de Indias, de Sevilla; RAH = Real Aca-
demia de la Historia, de Madrid; Aud. de Guat. = Audiencia de Gua-
temala (correspondiente a la Secci6n V del referido Archivo); Patrom
nato = Patronato Real (Secci6n I del mismo), y leg. = legajo.
2.a Utilizo los corchetes -[ ]- dnicamente dentro de textos aje=
nos, bien para desatar abreviaturas, bien para hacer aclaraciones. De
mi cuenta corre, por lo'tanto, la responsabilidad de lo encerrado en
ellos.
3.a Para las citas bibliograficas he-seguido la noana de mencionar
el tomo, capitulo y parrafo (de hallarse numerado), de la obra mane=
jada, cuando de vista existen varias ediciones, a fin de que quien lo desee
pueda verificar aquellas en la que tenga mis a mano; pero, si ha sido
impresa s61o una vez-o consider que la edici6n utilizada por mi es
la mejor o la mfs generalizada-, hago la cita por tomo (si tiene mas de
uno) y pbgina. De los articulos aparecidos en publicaciones peri6dicas
he tratado de poner siempre la referencia con el maximo detalle; todo
ello encaminado a facilitar las comprobaciones pertinentes o las con=
sultas ampliatorias.




















CAPITULO PRIMERO

FUNDACION DE LA VILLA DE SAN SALVADOR
Y VIDA DE SU PRIMER ALCALDE


L Expedici6n al Sur de Pedro de Alvarado.-II. En 1525 se estable-
ce la villa de San Salvador en territorio de Cscatlin.-- l. Diego
Holguin, soklado de la Conquista.-IV. El primer alcalde de la villa
de San Salvador. V. Informaciones de un conquistador pobre.











LAMINA II


Pedro de Alvarado, por Daniel Vazquez Diaz. Retrato obsequiado por Espafia a la ca-
pital de El Salvador en el IV centenario de habersele concedido el titulo de ciudad.
(Ayuntamiento, San Salvador.)



















I. Expedici6n al Sur de Pedro de Alvarado.


C AfDA la Gran Tenochtitlin en poder de los espafioles el 13 de agos=
to de 1521, desputs de vencer la encarnizada resistencia de Cuauhts
moc, piensa Hernin Cortes, no s61o en organizer sobre las ruinas del
derrotado imperio azteca lo que llamarh Nueva Espaiia del Mar Odano,
sino en ampliar la base geogrifica de sus conquistas. Por ello tal fecha
significa, tanto el fin de la mis poderosa entidad political del septen=
tri6n novomundano, como el principio de una nueva etapa expansive,
sustentada en los firmes apoyos que a sus dominadores ha de propor=
conar el inmenso Anihuac.
Pueblos muy distantes rendian parias al emperador mejicano, y en
los mhs alejados confines su nombre inspiraba respeto y temor. Se podia
ser amigo, aliado o vasallo del poderoso monarca; pero resultaba difif
cilmente concebible que pudiera vivirse siendo su declarado enemigo,
a menos de que la distancia hiciera possible tal actitud por inoperante,
o que la fortaleza y el coraje Ilegaran al extreme de aceptar una lucha
perenne, como en el caso singular de la Repdblica de Tlascala.
Quienes habian destruido tan firme poder no habian venido del
Norte del Continente, como los antepasados de Moctezuma y Cuauhtea
moc-del mitico y lejano Aztlin-, sino del Este, como Quetzalcoatl,
utilizando los cerros que navegan y teniendo a su merced rayos guard=
dos en miquinas diabblicas, filosas espadas, armaduras contra las cua=
les el mejor macdhuitl astillaba sus pedernales, y, en fin, ese monstruo
brioso y obediente al cual se acoplaban, adquiriendo tal fortaleza y
movilidad que volvianse pricticamente invencibles. Pero estos teules
barbudos, si se aliaron con los cempoaltecas para vencer a los tlascalte-









cas y con istos para dominar a los mejicanos, ahora solicitan la ayuda
de sus antiguos y nuevos amigos-y todos lo son ahora en virtud de su
incontestable poderfo-para Ilevar el dominio del senior a quien sir=
ven a todas las demos tierras de que tenia noci6n el hombre azteca.
Y de tal manera el feule principal, el Malintzin, como le bautizaron
en Tlascala, se ocupa de que sus capitanes hagan expediciones por
rumbos distintos, de las que traen siempre el mismo, indefectible y
victorioso resultado. En el fondo, bajo otro signo, pero apoyado en los
recursos humans y econ6micos del vencido imperio, hace ni mas ni
menos lo que desde tiempo inmemorial venian realizando los monarcas
mejicanos: la guerra de conquista. Caen reinos, sefiorios y cacicatos.
No valen astucia, valor ni constancia. Los teules manejan sus armas po-
tentes y destructoras; se mueven rhpida y Agilmente en sus bestias,
para terminar venciendo, dominando, sometiendo... ,Hasta d6nde y
hasta cuando?
El imperio azteca era dilatado y complejo. Existian zonas inmensas
en las cuales se hablaba su idioma-el nahuatl-, pero no faltaban gran=
des o pequefias areas--muchas de ellas incrustadas en su propio terri=
torio-donde vivian gentes de otras lenguas y cultures. El grado de
sometimiento, en lo politico, era divers; pero a media que el tiempo
habia ido transcurriendo, quedaban menos naciones libres dentro de
su 6rbita.
Hacia el Sur, muy en la lejania, moraban los descendientes de un pue=
blo trabajador y cultivado: el maya. Habian perdido poder y baiado en
su grandeza. A6n eran bellas sus ciudades, pero sus mis grandiosos
monumentos ocult6banse ya a la curiosa impertinencia del hombre
tras un impenetrable velo de verde selva. Las lianas trataban de imitar
la onda esculpida de la serpiente emplumada, que contorneaba los temr
plos piramidales, mientras los filtrados rayos de sol revelaban la geo=
mitrica armonia de una decoraci6n mural. Junto a estas gentes-que se
dividian y subdividian en ramas multiples, tantas veces enemigas-
habitaban tambiin, en perpetua rivalidad con ellas, pueblos mejicanos,
que parece como si se hubieran deslizado suavemente por la costa del
Mar del Sur, siendo despues cortados por los de origen maya, sefiores
antes de aquellas comarcas, dejando a los unos aislados de los otros.
Asi, desde el comienzo del istmo de Tehuantepec, aparecen los meji=
canos de Xoconochco; mis adelante, los de Panatacatl, y traspuesto el
rio Paxa, los de Cuscatlin, hasta el gran rio Lempa, ancha y rumorosa









frontera con otros pueblos de vieja raigambre maya-los lencas-, para
reaparecer adn mis lejos, con los niquiranos de Nicaragua...
Si la lenta expansion mejicana obtuvo tales resultados-aunque los
iltimos pueblos no dependieran prfcticamente del imperio '-, el de=
rrumbamiento de iste por los feules lleg6 como una tremenda y alucina=
dora noticia. Pero muchos monarcas, sefiores y caciques se alegraron,
sustituyendo un temor conocido por una esperanza incierta, en tanto
que otros apenas si reemplazaron la desaz6n de antes por la de ahora.
Y en la mente de algunos germin6 la idea de ser los primeros en rendir
pleitesia y acatamiento a quienes habian destruido desde sus cimientos,
de modo ostentoso y fulminante, al imperio mejicano, con el premedi=
tado fin de tenerlos como 6til y propicio instrument en sus luchas
locales.
Y es asi como los sefiores cakchiqueles decidieron enviar al jefe de
los teules una embajada que le rindiera homenaje, expresfndole sumisa
voluntad de acatar sus mandates. Una de las ramas del viejo tronco
maya-halagada en el fondo por el hundimiento del poderio azteca-,
y secretamente alentando prop6sitos de venganza contra pueblos limif
trofes y hermanos, abri6 la puerta al conquistador extrafio, repitiendo
con ello un fen6meno ya viejo en todas las latitudes.
Cortes recibi6 en Tuxpan a los enviados cakchiqueles 2, y la idea
de una expedici6n que sujetara aquellos lejanos territories a la obedienE
cia del Emperador, ya germinada en su mente, acab6 por adquirir cla=
ros perfiles. Completaba su proyecto el envio por mar de otras fuerzas,
dirigidas al cabo de Higueras y Honduras, que habia descubierto el
gran Almirante en su cuarto viaje. De tal modo obtendria el double
objetivo de incorporar nuevas regions a su jurisdicci6n, gracias en
parte a la ayuda cakchiquel, evitando al propio tiempo que estas pu-
dieran caer en manos de los conquistadores que desde el otro extreme
istmico-Panami-avanzaban hacia el Norte.
Los capitanes fueron cuidadosamente escogidos. Pedro de Alvarado
iria por tierra y Crist6bal de Olid por mar. El pensamiento cortesiano
se resume en estas palabras que dirigi6 al Emperador cuando le di6
noticia de ambas expediciones: vas y figures de aquella tierra que yo tengo, que se han de juntar el di.
cho Pedro de Albarado y Crist6bal Dolid, si estrecho no los par.
te) 3.
Interesa, a nuestro objeto, primordialmente, la expedici6n terrestre,








que fu4 la primera en salir, si bien muchos de los que embarcaron con
Olid en Veracruz el 11 de enero de 1524 acabaron por juntarse con los
de Alvarado algin tiempo despues. Ningdn estrecho impidi6 que esto
se realizara, pero nunca los capitanes pudieron hacer lo propio. Les
dividi6 su caricter y su sentido de la lealtad a Cortes, o mejor dicho, la
deslealtad que uno de ellos en mala hora ejercit6 contra su jefe, costfn=
dole la vida en uno de los mis dramfticos episodios de la Conquista.
Si Olid pereci6 a manos espafiolas, sin haber conseguido apenas iniciar
su empresa, Alvarado di6 t&rmino a la suya, mereciendo el halago de
la fama. Pero en el moment inicial, ambos son, en el pensamiento de
Cort6s, dos piezas esenciales en el gran juego que se dispone a iniciar
para el ensanche de sus conquistas.
El 6 de diciembre de 1523 deja la meseta mejicana la fuerza expedis
cionaria que va al mando de Alvarado para encaminarse a las regions
del Sur. Era iste, hombre de espiritu caballeresco, inimo esforzado y
valeroso, caricter impulsive y condici6n endurecida por el tremendo
bregar de las conquistas indianas. Aludiendo, sin duda, tanto a su gas
Ilardo porte como a la rojiza barba y pelambre, que prestaban a su fis
gura el mitico aspect de una de sus propias deidades, le adjudicaron los
tlascaltecas el sobrenombre de Tonatiuh-el Sol-, con el que siempre
despu6s le conocieron las huestes aborigenes, que parad6jicamente le
temieron y admiraron4.
Alrededor de doscientos infants, de los que muchos son escopeteros
y ballesteros, asi como mas de un centenar de jinetes, forman la tropa
espaifola que va a sus 6rdenes. Cuatro piezas de artilleria complex
tan su equipo. Acompifiales gran ndmero de indios auxiliares-mejis
canos, tlascaltecas y tezcucanos s-, mandados muchos de ellos por sus
propios jefes, entire los que se cuentan incluso algunos hijos de cacis
ques y sefiores principles, como en el caso de don Francisco, vhstago
de Acxotecatl, uno de los sefiores de Tlascala 6. Y no debemos olvidar
la fuerza moral que representaba la presencia de dofia Luisa Xicoten-
catl Tecubalsi-hija del gran senior de Tlascala, Xicotencatl el Viejo, y
hermana del heroico general de igual nombre, apellidado el Joven, que
tan decidida resistencia opuso a Cortes-, la cual habia dado ya a To-
natiuh su primer hijo mestizo, Pedro de Alvarado tambien. Por otro
lado, el clan de los Alvarado-permanente garantia de unidad-va casi
complete. Junto al jefe expedicionario se hallan Gonzalo, Jorge, G6=
mez, Hernando y Diego, es decir, hermanos y primos, curtidos en








aquellas guerras. En suma, gente de la mejor que podia escogerse para
asegurar, dentro de lo humanamente possible, el favorable resultado de la
empresa.
Los expedicionarios, tras grandes trabajos, luchas y penalidades,
van jalonando sus etapas entire el victorioso estruendo de sus armas,
aniquilando el poder de reinos y sefforios, cuyos habitantes oponian a
su paso el desnudo coraje de sus valientes pechos y la desesperante in=
ferioridad de sus armas, que apenas si por el n6mero de los que las ma=
nejaban con audaz maestria servian de circunstancial valladar al inexo=
able advance de los teules.
Sucumbe el reino quiche, y la leyendo adorna y ennoblece la figure
de Tecdn=Umin, heroicamente caido frente a la hueste alvaradina. El
auxilio de los cakchiqueles sirve para dominar a los tzutuhiles, y poste=
riormente a los itzcuintlecas, gentes nahoas de Panatacatl, costeros de
la Mar del Sur. La expedici6n sigue su march, y atravesando el redu-
cido territorio xinca de las mirgenes del Paxa, pisa territorio nueva=
mente n6hoa, done habitan los belicosos pipiles. La batalla de Aca-
xutlan 7-dominada por el ruido del inmenso mar-cuesta a estos in=
dios su primera derrota, y a Tonatiuh una herida en el muslo que habri
de dejarle cojo para el resto de sus dias. Rehechos los aborigenes, pre=
sentan combat en Tacuscalco y sufren nuevo revs, obra de Jorge,
Gonzalo y G6mez de Alvarado, ya que el general, doliente, ha de limits
tarse a presenciar el encuentro desde una eminencia cercana, <(espans
thndoseb del sereno valor de los indios, como el mismo escribiri mis
tarde 8. Sella este descalabro el fin de las hostilidades alli donde el se=
fior de Cuscatlin ejerce hegemonia. Sus emisarios se presentan ante el
conquistador en Atehubn, y este penetra victorioso en la capital de los
pipiles, ante la pesarosa y at6nita mirada de sus moradores, que press
sencian las corteses formulas que en su nombre recita al teule el senior
cuscatleca, Atlacatl el Viejo 9.
Pero surge lo imprevisto, y es el abandon que hacen de la ciudad
sus habitantes, que se retiran a los montes pr6ximos, rehusando todo
contact con los extrafios. Usase una vez mas el parad6jico requerimien=
to, que legaliza la resistencia como rebeldia, y aplica Alvarado el duro
c6digo de la Conquista, condenando como traidores al senior cuscatleca
y a otros caciques, que son ejecutados; mas sin por ello obtener ixito
alguno. La estaci6n de las lluvias se inicia y la postura en la que el jefe
espafol se ve colocado no puede ser m6s critical. Hinse perdido muchos








hombres y no pocos caballos-tan estimados casi como los propios sol=
dados-, y se vuelve necesario buscar un asiento que d6 base a la suje=
ci6n de aquellos territories, poblados por indomable gente, dura para la
guerra, valiente hasta la desesperaci6n, o desesperada al entrever como
inexorable y pr6ximo el fin de su libertad.
La fuerza expedicionaria desanda el camino.y el general promete,
si Ilega con bien a Iximch6-donde esta su dnico apoyo, el cakchiquel-
fundar alli una villa de espafioles, que habra de consagrar al senior
Santiago, patr6n de Espafia. El 21 de julio de 1524 hallase de nuevo
en la capital amiga, y el 25, fiesta del Ap6stol, funda la villa de Santiago
de los Caballeros, la cual-titulada ciudad dias despuis 10-, habra de
desempefiar en estos territories el mismo papel que la Gran Tenochti.
tl6n en los del imperio azteca: el de ser cabeza de las conquistas.


















II. En 1525 se establece la villa de
San Salvador en territorio de Cuscatlin.


E L 6 de mayo de 1525 celebra sesi6n el cabildo de la ciudad de
Santiago de los Caballeros de Guatemala, expresandose en 61 Pedro
de Alvarado en los t6rminos que de este modo recoge el acta correspon=
diente:
(Que por cuanto 61, en nombre de sus magestades, ha hecho elec=
ci6n en esta cibdad de alcaldes e regidores, entire los cuales elegi6 por
regidor a Diego Holguin, el cual se fu6 desta cibdad a vivir y perma=
necer en la villa de San Salvador de la cual es Alcalde, e al present no
hay aqui mis de un regidor. Y porque ay necesidad de proveer algunas
cosas complideras al servicio de sus magestades, y a la buena goberna=
ci6n e regimiento desta cibdad, e a cabsa de no haber aqui mas de un
regidor no se puede tener cabildo. Por tanto, que 61 en el dicho nom=
bre, en lugar de dicho Diego Holguin elegia e nombraba por regidor
desta dicha cibdad a Francisco de Ar6valo, el cual lo acept6, y el dicho
Sr. capit6n recibi6 d6l el juramento e solenidad que en tal caso se re=
queria, testigos Baltasar de Mendoza y Hernando de Alvarado ".
He aqui la primera alusi6n hasta ahora conocida que existe acerca
de la villa de San Salvador 12, siendo fuera de ella muy escaso lo que
se sabe-por desgracia-a prop6sito de su establecimiento. El resto lo
da el juicio de residencia que en 1529 se sigui6 en Mejico al mismo Alva=
rado 13, y se limita a estas preguntas del interrogatorio:
las dichas provincias una villa que se dize San Salvador y despuis ace
syenpre ha estado poblada y en servicio de su mag[estad].








*LXXXII.-Yten sy saben &, questando el dicho D. Pedro de Al=
varado en la dicha Cibdad que pobl6 en la dicha provincia de Guaty.
mala, se parti6 de alli en demand de la provincia de Cuzcatlfn, la
qual hall que era buena e firtil e tom6 la posesy6n della por su mags
[estad], e despubs de buelto a la dicha provincia de Guatymala enbi6
ciertos espafioles a poblar la dicha provincia e se hizo e pobl6 una villa
que se dize San Salvador, la qual est& poblada de espafioles e en ser-
vicio de su mag[estad] e asi mismo las provincias a ella comarcanas> 14.
Lo anterior, aunque important, no aclara sino algunos aspects
de la cuesti6n, dejando en la penumbra otros del miximo interns. Sa-
bemos por los fragments citados que Pedro de Alvarado, estando en
Guatemala, envi6 una expedici6n para establecer en Cuscatlan una villa
que recibe el nombre de San Salvador, la cual ya existia el 6 de mayo
de 1525, teniendo por alcalde-o mejor dicho, por uno de sus alcaldes
ordinarios-a Diego Holguin 15. Queda por averiguar a qui6n se confi6
el mando de la empresa fundadora, asi como los datos relatives a esta;
d6nde y cuando se hizo la fundaci6n, exactamente; por que se di6 a
la nueva localidad el nombre que Ileva; es decir, cuanto pueda aclarar
lo relacionado con sus comienzos 6.
De conformidad con deducciones sustentadas en firmes puntos de
apoyo, puede precisarse que la expedici6n que se adentra en Cuscatlin
-probablemente al mando de un Alvarado 17-establece la villa de San
Salvador hacia la mitad del mes de abril del citado afio 1525, en las
proximidades del pueblo indigena de Xochitototl, en un parade que
mhs tarde tom6 el nombre de La Bermuda 18, d&ndole nombre su pris
mer alcalde Diego Holguin, en recuerdo de San Salvador de Bayamo,
en la isla Fernandina, de donde fu6 pr6spero vecino 19.
Bien es verdad que nada de esto concuerda con la version tradicio=
nal, que la supone fundada por Diego de Alvarado, por orden de su
primo Jorge, el aflo 1528, y teniendo el nombre de San Salvador en
conmemoraci6n de una batalla ganada a los indios el 6 de agosto de 1526;
pero no es menos cierto que esta version que pasa de Remesal 20 y Vaz.
quez 21 a sus seguidores, fue s6lidamente desvirtuada por Brasseur
de Bourbourg22, que tuvo oportunidad de manejar los documents
citados, descubiertos-o mejor dicho, publicados-mediada la l6tima
centuria. Antes que Brasseur, Ximinez habia reparado en el error en
que se encontraban los cronistas que le precedieron, y de fijo con harto
sentimiento de su parte se vi6 obligado a poner de manifesto la equiF








vocaci6n de Remesal, quedandole como 6nico consuelo el hecho de
que Vfzquez incurriera tambi6n en ella, pues escribia no s61o como
historiador, sino tambien como polemista, tratando de library a Reme=
sal-dominico como l--de los ataques de Vazquez-franciscano-,
procurando sacar a luz los errors de 6ste y paliar los de aquel.
Cronol6gicamente, cabe a Ximinez el mirito de haber dilucidado
antes que nadie este punto; pero como su obra permaneci6 in6dita
m6s tiempo que el propio libro de actas del cabildo de Guatemala
(pues no se imprimi6 hasta hace pocos afios) 23, su eficacia no pas6 del
escaso ndmero de personas que pudieron consultar el manuscrito,
Brasseur entire ellas 24. No obstante, guard una primacia que no debe
escatimArsele. He aqui sus propias palabras, pertenecientes al capitulo
que expresamente dedic6 a la fundaci6n de San Salvador:
<... hasta entonces trataron de fundar la Ciudad que les habia dado
orden [Pedro de Alvarado] que fundasen con titulo de San Salvador y
se fund al afio siguiente de 1525, como parece por el libro I de Cabildo
de Guatemala, en que a 6 de mayo de dicho afio dice don Pedro de Al=
varado en Cabildo que por que Diego Olguin, que era Regidor de la
Ciudad de Guatemala, es ido a la villa de San Salvador, a donde es
Alcalde, que nombra en su lugar de Regidor a Francisco de Arevalo, en
que conocidamente padeci6 error nuestro Remesal cuando dice que
se fund el afio de 1528, y lo mismo el Padre Vazquez cuando dice que
a 16 [sic por 6] de agosto de el afio 1526, fu la iltima Victoria que
tuvieron los de San Salvador y que en memorial de ese dia, que es la
Transfiguraci6n del Sefior, se dedic6 la Yglesia al Salvador y que por
eso se saca el Pend6n Real ese dia; pues a 6 de mayo de 1525 se halla
ya fundada la Villa y con Alcalde a Diego Olguin, como consta del
instrument citado que no puede ser mas aut6ntico, y tambi6n consta
que Don Pedro de Alvarado no gan6 aquella Provincia sino sus Capi=
tanes... 25.
La traditional version de Remesal, Vizquez y sus seguidores-in=
cluido el iltimo cronista de la Colonia, Domingo Juarros 26-respecto
de la fundacidn de 1528, ha tratado de conciliarse con la autintica de
tres afios antes, e incluso yo mismo lo he intentado en otro lugar 27, pues
siempre ha presentado aquilla aspects de tal interns, que obligan a no
tenerla como un simple error. Mas adelante expongo el significado que
ahora puede darse-en hip6tesis establecida a la luz de nuevas aporta=
ciones documentales-a esa fundacidn de 1528.








La discordancia que existi6 entire los autores antiguos con relaci6n
al afio en que fue establecida la villa de San Salvador, no se produjo en
cuanto al sitio escogido para asentarla, y tanto quienes creyeron en la
fundacidn de 1528 (Remesal, Vazquez y Juarros), como quien aclar6
este punto (Ximinez), concuerddn en que fu4 en La Bermuda, lo cual
corroboran, ademis, y de manera fehaciente, los restos arqueol6gicos 28.
En efecto, el hecho de que San Salvador, antes de existir en su
ubicaci6n actual, tuvo su asiento en los aledafios de Xochitototl, no
puede ponerse en duda; pero habria que determinar desde cuindo, o
m6s concretamente si en abril de 1525 se estableci6 alli. Para Ximinez
el asunto no se plantea siquiera, exponiindolo en estos tirminos:
man de la Vermuda, donde estuvo asentada desde aqueste afio de 1525
hasta el de 15 [sic por 15...] en que se pas6 al sitio en que esta hoy, mis
de... leguas distant de lo que esta el otto que dejaron... 29
Sin duda alguna, tanto Remesal como Vazquez, Ximinez y Juarros
-es decir, los cronistas de la Colonia-al aceptar el dato transmitido
por la tradici6n oral y por los documents de que la villa de San Sal=
vador se estableci6 en La Bermuda, trasladindose despues al emplaza=
miento donde esti en nuestros dias, lo hicieron en el supuesto de que
lo fu6 desde un principio, y asi, quienes entendieron como Ximinez
que se fund en 1525, la tienen por instalada en el mencionado lugar
desde tal afio, y quienes creyeron que fue despubs, a partir de 1528.
Modernamente, Jorge Lard6 ha sostenido la tesis de que la villa se
fund en la misma capital de los pipiles, es decir, cerca de donde esta
ahora. cian que los espafioles buscaran para establecer sus colonies las inme=
diaciones de los grandes ndcleos indianos (Mexico, Guatemala, Cuz=
catlin...) y eso confirm la presunci6n de que CuzcatlIn fue el asiento
primitive de San Salvador. Cuzcatlin era un recio pueblo de indios,
una gran ciudad de casas dispersas que se extendia entire los lugares
hoy llamados San Jacinto y Santa Tecla 30.
Pero como se ve obligado a justificar el establecimiento de La Ber.
muda-contra cuya realidad no existen objeciones-, hace que la villa
de San Salvador se halle <(sin asiento fijo en los afios de 1526 a 1528, 1,
para finalmente arraigar en aquel sitio, retornando unos afios despues
al que supone su primitive asiento... 32
Hasta ahora, lo cierto es que ning6n apoyo documental favorece la








tesis de Lardi, y antes bien existe un texto acreditativo de que nunca
estuvo la villa en sus origenes en las cercanias del poblado indigena de
Cuscatlin, el cual fue oportunamente aducido por Brasseur 33. Si Gua=
temala se fund primeramente como <(ciudad portatil, seg(n la aguda
expresi6n de Xim6nez 34, en las inmediaciones de Iximch6, fu6 precis
samente porque se buscaba el apoyo de los aborigenes amigos, cuya
era tal ciudad; pero en el caso de San Salvador la situaci6n era por
entero diverse, pues, como se ha visto, los cuscatlecas no fueron pre=
cisamente de los que se mostraron d6ciles en ayudar a los conquista=
does.
Los otros aspects relatives a la fundaci6n de San Salvador no estin
en nuestros dias en condiciones de determinarse con la misma claridad
que los expuestos, debiendo quedar dentro de un terreno conjetural,
capaz de admitir-siempre que tengan un punto de apoyo estimable-
contradictorias hip6tesis. Tal en lo relacionado con el jefe de la expedi-
ci6n a la cual debi6 su establecimiento-es decir, el fundador material
de la villa-, la causa de dirsele el nombre que Ileva y c6mo se desen=
volvieron los primeros mementos de su vida. Sobre el primer punto, las
investigaciones personalmente realizadas con posterioridad a la publica-
ci6n de mi libro La poblacidn de El Salvador no me han aclarado nada al
respect, pues en cuantos documents e informaciones de conquistador=
res he podido ver-incluso los del mismo Diego Holguin-no he trope=
zado nunca con la mfs leve alusi6n al establecimiento de 1525. A tal
extreme ello es desconcertante, que de no existir los testimonies con=
tenidos en el acta de 6 de mayo de 1525 del cabildo guatemalteco, asi
como en el juicio de residencia de Pedro de Alvarado, seria para tener
como incontestable que San Salvador se fund en 1528, seg6n lo ex=
puesto en la version traditional que recogieron los cronistas Remesal,
Vhzquez y Juarros. Mas el modo como se apoyan ambas alusiones-las
del acta y las del juicio de residencia-demuestran a las claras que San
Salvador existia ya el 6 de mayo de 1525, y que Diego Holguin era uno
de sus alcaldes. Pero lo cierto es que los testimonies coetfneos hablan
siempre de la fundacidn de Diego de Alvarado por mandate de su her-
mano Jorge-es decir, la de 1528-sin mencionar ni de paso ninguna
precedent. Ello me ha demostrado hallarse falta de base documental una
hip6tesis que, con las necesarias reserves, acepti en mi obra mencio=
nada: la de que fuera Diego de Alvarado el jefe de la expedici6n de 1525,
sin que ello signifique que no pudiera serlo. Se trata de convertir en








problematico lo que entonces tuve casi por seguro 35. De todos modos,
creo que es muy probable que fuera un Alvarado, dada la solidaridad
del grupo familiar y lo que sobre esto nos ensefia su historic posterior 36.
En cuanto al segundo punto-el relacionado con el nombre dado a la
villa-, entiendo que los datos recogidos despues de dar a las prensas mi
obra citada, abonan la tesis alli expuesta, que puede mantener licita=
mente su vigencia 37
En suma, si no es much lo que se sabe acerca de la fundaci6n de
la villa, siquiera lo mas principal de lo conocido es claro, se encuen=
tra documentalmente bien apoyado y result 16gicamente acceptable.
Asi, puede escribirse con verdad que se estableci6 por orden direct
de Pedro de Alvarado, estando iste en Guatemala, hacia la mitad de
abril de 1525, en territorio de Cuscatlan, no lejos del pueblo indigena
de Xochitototl, en un sitio que despu6s denomin6se de La Bermuda
-donde quedan sus huellas-, conoci6ndose de su primer Ayunta-
miento el nombre del alcalde ordinario Diego Holguin. La partida de
nacimiento de San Salvador, aunque incomplete, cuenta al menos con
los datos esenciales.


















III. Diego Holguin, sol-
dado de la conquista.


H ASTA ahora, de Diego Holguin apenas si se ha tenido otra noticia que
la muy escueta de su nombre, pues los datos que le conciernen han
sido tan limitados como confuses. El acta del cabildo de Guatemala
de 12 de agosto de 1524 le cita solamente por el apellido entire los que
fueron recibidos por vecinos en esa fecha 38; la de 8 de enero del afio
siguiente le menciona entire los cuatro regidores designados por Pedro
de Alvarado para la ciudad de Santiago 39; la de 6 de mayo de ese afio
--seg6n hemos visto-nos revela su calidad de alcalde de San Salva-
dor, y la de 21 de noviembre de 1527 le trae nuevamente entire los vecim
nos de Santiago de Guatemala... 40. Remesal le alude varias veces como
conquistador y poblador de Chiapa 41, en tanto que Fuentes y Guzman
le hace equivocadamente pasar al Peru, quedarse alli y dejar su des=
cendencia en Guayaquil 42, dando asi una pista falsa que han seguido
algunos autores modernos. Afiadase que no es el 6nico que lleva tal
nombre, para complicar el asunto 43
Debido a tal confusi6n-originada principalmente por la multiple=
cidad onomistica-podria aplicarse a un Diego Holguin lo correspon=
diente a otro, con lo cual se Ilegaria a componer una vida fantistica,
elaborada con retazos de varias, y Ilena, por lo tanto, de irreconciliables
contradicciones. El Diego Holguin que figure varias veces citado en la
Coleccidn de documents inditos ", no es siempre el mismo individuo...
De tal forma, a reserve de hallar documents fidedignos, resultaba
mis que dificultosa la tarea de reconstruir la vida del primer alcalde
de San Salvador a base de emplear las fuentes conocidas. Por mi
parte, en La poblacidn de El Salvador utilic6 y publiqui un document








que poseo 4, el cual he considerado corresponde al que nos interest y
que prueba su vecindad en San Salvador de Bayamo, en la isla Fernan=
dina, punto ratificado por unas valiosisimas informaciones que le ata=
fien, existentes en el archive General de Indias, y que tambiin tuve en
cuenta en mi obra mencionada 46, las cuales aclaran casi todos los aspec=
tos de su vida.
A base de los datos en ellas contenidos, con los complementarios de
cronistas e historiadores, el hasta ahora inexpresivo Diego Holguin,
facilmente confundible con sus hom6nimos, y del que los autores sal=
vadorefios-a quienes primordialmente interesa-no dan apenas no=
ticia 47, puede incorporarse a la historic con acusados perfiles.
Asi, tenemos a nuestro personaje plantado en la isla de Santo Do=
mingo el afio 1506 48, donde toma parte en muchos descubrimientos y
conquistas, con sus armas, caballos, mozos y criados, es decir, como
un caballero principal. Durante el gobierno del comendador de Lares,
Nicolas de Ovando, se hall en las conquistas de Xaragua, Puerto Real
y Ciudad de la Vega, asi como en las de La Yaguana, Santiago de los
Caballeros, Puerto de la Plata, Monte Cristi y Azua 49, es decir, en los
mis sefialados hechos de armas que tuvieron por scenario la isla anti=
Ilana, port6ndose con denodado valor y pasando los peligros y necesi=
dades que fueron moneda corriente en las conquistas indianas, gastando
incluso en tales expediciones el caudal que llev6 de Espafia, de donde
no sali6 desprovisto de recursos 50
Sustituido Ovando por don Diego Col6n-hijo del descubridor
del Nuevo Mundo-, quien pas6 a gobernar las Indias con titulo de
virrey, organize 6ste la conquista de la isla de Cuba, bojeada en 1508
por Sebastian de Ocampo. La expedici6n, compuesta de cuatro em=
barcaciones, p6sola bajo el mando de Diego Velazquez, zarpando de
Salvatierra de la Sabana a fines de 1511. En ella figure un grupo de
soldados que andando el tiempo ilustrarf la fama. En ese moment, no
obstante, todos tienen ante si las mismas posibilidades, ignorando qui&=
nes han de encumbrarse, cuales han de obscurecerse en la an6nima
misi6n del soldado y cuantos darn fin a sus ambiciones bajo unos pal=
mos de tierra extralia. Un modesto escribano de Azua, de nombre
Hernan Cortes, asiste como secretario al jefe de la expedici6n; un hi=
dalgo extremefio, que tuvo poco antes de embarcar un penoso incident
con el virrey, por llevar oculta una venera de Santiago que no le corres=
ponde, muestra la gallardia de su porte que bien se compagina con la








eufonia de su nombre: Pedro de Alvarado. Otros Ilimanse Juan de Gri=
jalva, Bernal Diaz del Castillo, Diego de Ordas...
El destiny daria a uno de ellos el privilegio de descubrir las tierras
fabulosas del imperio azteca; a otro, el de dominarlas, y a los demas, el
de servir en las conquistas o mas tarde capitanear a su vez nuevas em=
press que ensancharian el dominio de los reyes de Castilla. Y no falt6
quien, sin ser nada menos ni nada mas que un buen soldado, alcanz6
tambien el mimo de la fama por contar de Ilana manera las expedicio=
nes en que anduvo, mientras-ya anciano-ostenta un pacifico regis
miento en una de las lejanas ciudades que para entonces su mente ni
sospechaba que pudiera llegar a existir...
En tal compafila pasa a Cuba-como simple n6mero entire trescien=
tos compafieros-nuestro Diego Holguin, a quien de fijo no alcanzaria
la notoriedad que boy rodea su nombre de no darse la circunstancia
-por l6 apenas valorada como mis adelante veremos-de haber osten=
tado la primera alcaldia de una villa recidn instituida, andando el
tiempo, por orden de uno de los que en esta ocasi6n apenas si es otro
obscure, pero ambicioso camarada.
Sirve Holguin en la conquista de Cuba tambien con sus armas,
caballos, mozos y criados, y la buena memorial de su compaiero Bernal
Diaz del Castillo, morador m6s que septuagenario de Santiago de los
Caballeros de Guatemala, atestigua en 1570 que le conoci6 el afio 1515,
siendo aquil Salvador, que estaba poblada de espafioles> 5. Y asi es, en efecto. To=
davia en 1517 esta Diego Holguin en San Salvador de Bayamo -fun=
dado por Diego VelIzquez en 1513, despu6s de haber supliciado al ca=
cique Hatuey-, pues en 1. de junio de aquel afio 1517 reconoce el
veedor Rodrigo de Villarroel deberle 300 pesos de oro, que Holguin
hubo de prestarle por le (haser player e buena obra 52. Pero no es el
inico de este apellido que tiene vecindad en el San Salvador de la isla
Fernandina, pues en 1515 figure como alcalde de esta poblaci6n Garcia
de Holguin, acaso su pariente.
Pero mientras nuestro personae hace vida de poblador-y sin duda
tambien de encomendero-, Francisco Hernindez de C6rdoba ha sa=
lido de Cuba rumbo a tierras desconocidas y toca el 3 de marzo de 1517
en la que fu6 bautizada con el nombre de Cabo Catoche. Bordea la
Peninsula de Yucatan y tras m(iltiples desventuras regresa a la isla con
su maltrecho ejrcito. Pero lo important es que ha visto nuevos para=








jes de los que cuenta maravillas. He aqui un renovado acicate para los
espiritus aventureros, y Diego Velazquez proyecta otra expedici6n,
que sale bajo el mando de Juan de Grijalva, quien leva como capitanes
a Pedro de Alvarado, Alonso Divila y Francisco de Montejo. Si el
viaje de Hernindez de C6rdoba inquiet6 las ya de por si alborotadas
imaginaciones de los pobladores de la isla, este de Grijalva-por las
noticias que de l6 trajo Pedro de Alvarado, del cual fu& afortunado he=
raldo-las puso al rojo vivo. En la cadena de expediciones vino por fin,
como eslab6n obligado, la que se hizo a la vela-con sorpresa del miss
mo VelIzquez, el 18 de noviembre de 1518 bajo el mando de aquel
escribano de Azua, HernAn Cortis, que iniciaba a su vez el vuelo audaz
hacia la gloria.
Holguin-como tantos otros-sentirfa la desaz6n de comprometer
el bienestar present por la sofiada riqueza future, mAxime cuando
muchos de los que con 0I pasaron de la isla Espafiola a la de Cuba se
habian ya enganchado bajo el estandarte de Cortis, a la sombra del
cual hall6banse dispuestos a tentar de nuevo la suerte. Iban los Alva=
rado en compact haz familiar, asi como Crist6bal de Olid, Alonso
Divila, Juan Veqlzquez de Le6n-pariente del gobernador-, Alonso
Hernindez Puertocarrero y tantos mis.
Mientras istos descubren, conquistan, padecen y triunfan, y en
increibles jornadas que se jalonan de estupendos hechos de armas
hacen realidad el mito dorado que encandilaba sus imaginaciones, al
entrar en la Gran Tenochtitlin, el burlado gobernador Diego Veliz=
quez organize otra expedici6n, que sera al par conquistador y puniz
tiva, pues con ella pretend sujetar los territories por donde anda la
gente de Cortes y castigar a iste por su rebeldia. Busca un hombre ca=
paz de mandarla y lo halla en la persona de Pinfilo de Narvhez, a quien
describe Bernal Diaz con estas sagaces palabras: 4de parecer de obra
de cuarenta afios e alto de cuerpo y de recios miembros, e tenia el ros=
tro largo y la barba rubia, e agradable presencia, e en la plitica y voz
muy entonada, como que salia de-b6veda; era buen jinete y decian que
era esforzado 53. Este es quien habia de disputar su presa al aguila de
Medellin.
La expedici6n-que deja la costa de Cuba a principios de marzo
de 1520-es lucida y numerosa. Consta de dieciocho naves en las que
embarcan novecientos espafioles y mhs de mil indios islefios 54. Entre
aquillos va Holguin, salido de su calma de poblador, y de cierto entu=








siasmado-como los demhs-con la idea de un triunfo seguro. Los de
Narvfez se hacian cuentas galanas y no dudaban en enviar como primer
present al gobernador Diego Velizquez al propio Hernan Cortes car=
gado de cadenas. Pero sabido es el resto, y c6mo las tornas se volvieron,
consiguiendo la habilidad de 6ste derrotar y aprisionar a su presunto
aprehensor, hacidndose, ademis, con su gente. Y aqui tenemos a nues=
tro Diego Holguin, junto con sus compafieros, sirviendo bajo las ban=
deras del rebelde a quien fui a combatir.
Vino luego la entrada en Mejico, donde los soldados de Narv6ez
Ilegaron en el peor moment para ellos, pues a poco sobrevino la suble=
vaci6n general que trajo como consecuencia la expulsion de los espafio=
les en la Noche triste. Holguin esta present en todas las desventuras
y lucha como los buenos. Sigue la retirada general, dandose por con=
tento con habhr salvado la vida donde tantos de sus camaradas la per=
dieron. Sobreviene la compensaci6n de Otumba, y despues de un afio
largo de su salida de Cuba, el 13 de agosto de 1521, entra con sus compa=
fieros en la Gran Tenochtitlan, despubs de un penoso cerco. Su apellido
pasa tambien a los fastos de la historic, pues cupo a Garcia de Holguin
la fortune de aprisionar a Cuauhtimoc, el ltimo emperador azteca.
Despues de la toma de la Gran Tenochtitlan, fleta Diego Holguin
a su costa un barco y junto con otros expedicionarios-seguramente
del bando velazquefio-retorna a Cuba, donde informa de los aconte=
cimientos de que ha sido actor al virrey Diego Col6n, al gobernador
Diego Velizquez y a los oidores licenciados Marcelo Villalobos y Juan
Ortiz de Matienzo, los cuales envian correos a Espafia con las noticias
recibidas de aquil.
Como Holguin consigna clara y detalladamente estos hechos en sus
informaciones 55, habri que tenerle como el primer portador de las
nuevas relacionadas con la toma de la Gran Tenochtitlin, asunto iste
a6n no esclarecido por los historiadores de la Conquista. En cuanto a
la fecha de su salida de M6jico, sera precise suponerla como inmediata
a la toma de la ciudad, ya que exactamente un mes despu6s-el 13 de
septiembre de 1521--aparece otorgando un poder en San Salvador de
Bayamo a favor de Juan Escribano, a quien traspasa la suma que le
adeudaba el veedor Villarroel, seg6n consta en,el.documento a que antes
me he referido 56. Lo mis probable es que fuera directamente de la
Villa Rica de la Vera Cruz a Santiago de Cuba, pasando de alli a San
Salvador de Bayamo, distanciado s61o veinte legud de aquella poblaci6n.








Pero no haria ya huesos viejos como vecino de San Salvador de
Bayamo, y es casi seguro que uno de los motives de su regreso a Cuba
fuera el de liquidar sus asuntos para trasladarse definitivamente a la
Nueva Espafia, donde junto al riesgo perenne cabia, sin embargo, el
que la fortune acabara por mostrArsele propicia, cambiando la faz de
su vida. De todos modos, era conquistador, y tenia el morbo de la in=
quietud y del peligro. Como tantos de sus compafieros, no vacil6 en
sacrificar a la quimera el plicido disfrute de su bienestar urban.
Y cuando la espl6ndida flota que ha formado Francisco de Garay
en su gobierno de Jamaica toca a fines de junio de 1523 en el anc6n
cubano de Xagua, nuestro Diego Holguin se incorpora a ella-por ex=
presa indicaci6n del virrey y la Audiencia 57-, junto con otros muchos
caballeros y soldados. He aqui un tercero que intentar--bien pertre=
chado de gentes, armas, navios y papeles reales-disputar sus con=
quistas al dominador del Anahuac, despubs de los subsecuentes fraca=
sos de Pinfilo de NarvAez y Crist6bal de Tapia, que tampoco anduvie=
ron escasos de tales recursos. Por segunda vez pasa Holguin a la Nueva
Espafia, y nuevamente lo hace en el bando enemigo de Cortes, pues la
expedici6n de Garay cuenta con el apoyo de Diego Velizquez y del
propio virrey Diego Col6n, aunque en esta oportunidad las ambicio=
nes sean mfs limitadas. No se trata ya de disputarle todo el territorio
conquistado, sino 6nicamente la region de Pinuco, a la cual Garay se
cree con derecho.
Desembarcada en el rio de Las Palmas el dia de Santiago, comienza
la hueste de Garay su lucha contra los aborigenes, que se defienden
tesoneramente, causfndole grandes quebrantos 58. Al propio tiempo,
Cortes, avisado de c6mo Garay amenaza sus conquistas, se adelanta
enviando a Pedro de Alvarado y otros capitanes a la region de Pinuco,
so pretexto de sujetar a los sefiores huastecos que habiindole jurado
obediencia desconocieron mhs tarde su autoridad. Los resultados no
se hicieron esperar: los enviados de Cortes triunfaron donde pusieron
la plant, y Garay anduvo con sus gentes de descalabro en descalabro.
En resume, despues de muchas incidencias se repite lo de Narvaez, v
la mayoria de los seguidores del gobernador de Jamaica se pasan al bans
do cortesiano. Y entire ellos, nuestro Diego Holguin. En dos ocasiones,
pues va de Cuba a la Nueva Espaiia a luchar contra Cortes, y en las dos
acaba estando bajo sus 6rdenes. Era su sino. Lucha en la segunda sub=
levaci6n de Panuco, que debela Gonzalo de Sandoval, y en estos hechos








de armas Holguin recibe varias heridas y se comporta valerosamente,
no entrando de nuevo en M6jico sino cuando quedan por entero paci=
ficas aquellas tierras 59
Cuando Holguin retorna a la capital de la Nueva Espaiia, los dos
jefes de sus expediciones se encuentran alli: Narvaez como prisionero de
Cortis-si bien atenuado su cautiverio hasta parecer hidalga hospital=
dad-, y Garay como amigo suyo y future consuegro. Y el propio Hol=
guin es soldado de Cortis por repetido imperative del destiny. ,Por que
no alegar sus meritos como tal? En resumidas cuentas, viniera con quien
viniere, lo cierto es que le ha servido en la toma de la Gran Tenochtitln
y en la pacificaci6n de Pinuco, y todo ello a su costa, como caballero
hijodalgo que es, siempre con sus mozos, criados y caballos, siendo esto
de las cabalgaduras de tomar muy en cuenta, pues no baja de 500 pesos
de oro de minas el precio de cada una de ellas. Cortes esti en el deber
de tomar en cuenta sus servicios y de hacerle por ellos alguna merced.
El caudillo extremeflo acoge ben&volamente las pretensiones del
soldado que el azar le depar6 dos veces, y le promete recomendarle
con Pedro de Alvarado, que dentro de poco saldri hacia las tierras del
Sur como capitin general de la expedici6n que piensa enviar para suje=
tarlas a la obediencia del Emperador. En ella tendri la oportunidad de
probar nuevamente fortune, asegurandole que el capitin habri de
tener en cuenta sus ya largos servicios para hacerle alguna provechosa
distinci6n. Y de este modo Diego Holguin, m6s antiguo en Indias
-aunque de parecida edad-que aquel mozalbete pelirrojo apodado
el Comendador, iri ahora bajo sus 6rdenes. Si con sus iltimos capitanes
-Narvhez y Garay-no ha tenido suerte, espera que las cosas serin
diferentes con Alvarado, ya que gira en la 6rbita del tan encumbrado
escribano de Azua-pueblo que Holguin ayud6 a conquistar-, y que
ahora tiene provisions del Emperador que le reconocen jurisdicci6n
en cuantos territories ha puesto bajo su firula. Y los hechos han de=
mostrado que no se le tuercen tan ficilmente las cosas.


















IV. El primer alcalde de
la villa de San Salvador.


T A recomendaci6n que de Holguin pudo hacer Cortis a Alvarado no
iria mis alla de lo concerniente a certificar su valor personal, de lo
cual es probable tuviera ya 6ste noticia, desde el moment en que el
capitan general de la Nueva Espafia no podia l6gicamente contarle
entire sus parciales. Pero los hombres buenos para la guerra no eran
de desperdiciar, y menos aquellos que contaban para hacerla a su costa,
aportando algo mas que su hidalga persona, como era el caso de nues=
tro personaje, que siempre-segin asevera 01 mismo y corroboran los
testigos en sus informaciones-llev6 armas, caballos, mozos y criados 60
La expedici6n, que en diciembre de 1523 dej6 la meseta del Ani=
huac bajo el mando de Tonatiuh, contaba-como hemos visto-con
excelentes jefes y tropa tan aguerrida como veteran, de manera que.
distinguirse entire tales significaba acreditar cualidades no comunes.
Y se asegura en una de las informaciones que le conciernen, que en
las conquistas de Soconusco, Guatemala, Cuscatlan y Chiapa, ((fui uno
de los mas principles y sefialados. en ellas 61.
Tanto por lo que pudiera influir la recomendaci6n de Cortis como
por lo que al propio mirito correspondiera en las conquistas sefialadas,
lo cierto es que Holguin desempefi6 los cargos militares de cuadrille-
ro-es decir, cabo de una escuadra-, maestre de campo y, mis tarde,
como vetemos, de capitan general 62
Conocido con detalle el periplo alvaradino, es de suponer que
Holguin sirviera en aquellas empresas con el celo y valor de que bla=
sona, pero siempre dentro de ese discrete al par que magnifico segundo
piano de los soldados de la Conquista, que pasma por lo que indica







de media proporcional para los que lograron situarse en el primero.
Cualquier hombre que no perteneciera a aquella pl6yade extra=
ordinaria, al hacer propia y circunstanciada relaci6n de m6ritos habria
empleado t6rminos donde se dejara entrever con menos usura la mag=
nitud de aqu6llos; pero Holguin, en sus probanzas, sigue la prhctica
usual, en la que apenas si se destaca el conjunto de la actuaci6n, en pa=
labras tan sencillas como escasas.
Lastima es que por no haber pasado a la Nueva Espafia con la gente
de Cortes, sino con la de Pinfilo de NarvAez, no nos dejara Bernal
Diaz del Castillo-que lo conoci6, como queda antes dicho, desde
cuando era vecino de San Salvador de Bayamo-la breve descripci6n
de su persona, como hizo con gran n6mero de sus compafieros 63, y
que tanto por este motive, como por no decirlo 01 ni su hijo en las in=
formaciones que le afectan, permanezca sin Ilenar esta laguna, como
otras relatives a su existencia.
Ahora bien, a partir de la alusi6n que se hace de Diego Holguin
en el cabildo tenido en Guatemala el 6 de mayo de 1525, no volvemos
a encontrar su nombre hasta comienzos de 1527, afio en el que aparece
entire los conquistadores de Chiapa que fueron en la segunda expedi=
ci6n del capitin Diego de Mazariegos 64. Existe, por lo tanto, en la
vida de nuestro personaje otro period del que no hay indicaci6n al=
guna, abarcando casi dos afios, y que justamente seria de gran interns
-de conocerse-para aclarar uno de los puntos de su existencia intima=
mente ligado con la historic de la villa de San Salvador, pues en 61 se
sit6a su actuaci6n como alcalde de la misma.
Y es precise sefialar que en sus informaciones no hace Holguin
menci6n explicit de tal cargo-al que, por paradoja, debe su celebri=
dad actual-, si bien tampoco incluye la de otros que desempei6. En
la probanza que hizo en Ciudad Real de Chiapa el 10 de julio de 1547,
pone en la pregunta VII del interrogatorio para los testigos, despubs
de enumerar someramente sus empleos militares, que *despues acf
e tenido otros cargos de Justigia e de Regimiento y de todos ellos e
dado muy buena cuenta como servidor de su Magestad# 65. En estos
#cargos de Justigia e Regimiento* estin comprendidos los de regidor
de Santiago y alcalde ordinario de San Salvador en 1525, seg6n consta
en las actas del cabildo guatemalense, asi como los repetidamente
desempefiados, tambi6n de alcalde ordinario y regidor en Ciudad Real
de Chiapa, mis tarde, de conformidad con lo que claramente afirman








algunos de los testigos de sus informaciones 66. Poco mis o menos es
lo que dice en la probanza hecha en Guatemala el 26 de junior de 1555,
y en la que se recibi6 en la misma ciudad a petici6n de su hijo del
mismo nombre el 17 de julio de 1570, apenas si se habla de <(otros ofi=
cios y cargos de Justicia honrrosos) 67.
Y es que lo important, en realidad, era exponer los miritos como
conquistador-aunque fuera del modo escueto que he apuntado an=
tes-, ya que los otros apenas si podian reforzar aquillos en el sentido
de demostrar el aprecio y confianza que su conduct merecia a supe=
riores y compafieros.
,Qu6 es lo ocurrido entire el 6 de mayo de 1525 y los comienzos
de 1527? Lo mis probable es que Diego Holguin desempefiara durante
lo restante del afno 1525 su cargo de alcalde ordinario de la villa de San
Salvador y que en los comienzos de 1526 fuera sustituido, seg6n cos=
tumbre, por otro 68. En este afno hizo Pedro de Alvarado su viaje a
Choluteca para entrevistarse con Cortes-lo que no pudo lograr por
haber iste ya embarcado rumbo a la Nueva Espafia-, y esti dentro de
lo possible que al regreso de aquil a Guatemala se le incorporaran
algunos soldados de los que estuvieran en San Salvador, deseosos de
mudar una vez mis la vida relativamente quieta del colono por la
siempre azarosa, pero mis sugestiva para ellos, del conquistador. De
este modo Holguin se encontraria nuevamente en Guatemala bajo la
discipline de don Pedro, y es de suponer, tambiin, que despubs del 26
de agosto de tal aflo, en que Alvarado reorganize el Ayuntamiento con
motive de su inmediato viaje a Mejico 69, nuestro personaje formara
parte de la escolta que lo acompafi6, emprendiendo de este modo el
camino de retorno al punto de partida de tres afios antes.
Sabido es c6mo fui Alvarado recibido en Mijico en aquella oca=
si6n, y de qub manera sus hazafias fueron no s61o celebradas, sino exa=
geradas, en gran parte por disminuir de este modo los m6ritos de Cor=
tes, que tenia tantos malquerientes, participando sus conmilitones,
como es natural, de la aureola que rodeaba a su jefe. Como la fuerza
que sigui6 a Tonatiuh no tenia otro objeto que el de custodiarlo durante
el viaje desde Guatemala a M6jico, es lo mis seguro que estuviera
reclutada entire individuos que alimentaran el prop6sito de quedarse
en esta iltima ciudad o de probar nuevamente fortune en otras em=
press. De todas formas, como don Pedro habia de embarcar para Es-
pafia, como lo hizo en febrero de 1527, la misi6n de los individuos








de su guardia quedaba terminada al finalizar el viaje, hallindose en
libertad de engancharse con quien quisieran.
Y es de este modo c6mo al formarse la segunda expedici6n de Diego
de Mazariegos, lo cual seria a principios de 1527, pues Remesal dice
categ6ricamente que las noticias de haberse sublevado nuevamente
los chiapanecas llegaron a Mdjico a fines de 1526 70, el propio Cortes
le recomend6 algunos de sus components, y entire ellos al veteran
Diego Holguin. Entre los expedicionarios figuran tambiin Pedro Mo=
reno-de los conquistadores de Cuscatlin 71-y otros muchos que ha=
brian de quedarse a vivir en Chiapas y testificar en las informaciones
de Holguin afios despues 72
La campafia fue dura, pues los chiapanecas se defendieron brava=
mente en sus pefioles, terminando con el numantino gesto de despe=
fiarse los iiltimos combatientes, junto con sus mujeres e hilos, para no
someterse al poder extranjero. Pacificada la provincia, es probable que
algunos de los soldados de Mazariegos, y entire ellos Diego Holguin,
pasaran a Guatemala con cualquier motive 73. Como Holguin era ve=
cino de esta ciudad desde sus comienzos, tuvo oportunidad de partici-
par, al encontrarse de nuevo en ella, en el debatido asunto de su tras=
lado, lo cual se trat6 en cabildo que tuvo lugar el 21 de noviembre de
ese afio 1527 74.
Pero el sino de Holguin era el de la movilidad, y no tarda much en
reincorporarse a la tropa de Mazariegos, hallfndose present en la
fundaci6n de Villarreal el i. de marzo de 1528 75. iCu6ntas fun=
daciones no habia presenciado ya el veteran conquistador, desde los
lejanos tiempos en que acompaii6 al comendador Ovando en la isla
Espafiola! Si realmente no existiera el testimonio propio de haber es=
tado en tantas conquistas, y el de sus contemporineos-como se vera
mas adelante-de no haber ido a aquellas tierras del Sur otro de su
nombre, seria para pensar que se interferia cualquiera de sus hom6=
nimos.
Sin embargo, esta fundaci6n de Villarreal seria la 6ltima a que
asistiria, posando por fin la plant del colono,.aunque sin dejar por ello
enmohecer las armas, ni menos aquietar la imaginaci6n, pendiente
siempre de las grandes empresas aventureras. Avecindado en Villa=
rreal 76, ostenta la jefatura de una expedici6n military, lo cual indica
hasta d6nde son ya apreciadas su bravura y veterania. En efecto, en
cabildo celebrado a 27 de abril de 1529 se determine que la gente de








la villa se dividiera en dos escuadras, quedando la una en el interior y
saliendo la otra, al mando de Diego Holguin, a buscar bastimentos de
los indios, tratando de conseguirlo por las buenas o dando guerra a
istos de no obtenerlos 7. De fijo, aludiendo a tal distinci6n, declara
en su probanza de 1547 que tuvo (en las dichas conquistas cargos e
oficios muy preeminentes), citando como mfximo en el orden military
el de veria a ostentar en otras posteriores.
Y tras los empleos castrenses, vuelve a desempefiar otros de repii=
blica, como corresponde a quien es ya hombre avezado a ellos. De este
modo el regidor de Guatemala y alcalde ordinario de San Salvador
en 1525, empufia el aFio 1531 nueva vara de autoridad municipal: la de
San Crist6bal de los Llanos-que tal es el nombre con el que se ha re=
bautizado la primitive Villarreal, luego Villaviciosa y mis tarde Ciudad
Real de Chiapa-, en compaiiia de Crist6bal de Somontes 79. Para estas
fechas, hace ya algunos aflos que nuestro personaje ha aprendido a trazar
su firma 80, y es muy possible que en ocios de campamento-que otros
apenas si ha tenido-adelantara hasta leer, lo cual no habia de estor=
barle.

















V. Informaciones de
un conquistador pobre.


E L 10 de julio de 1547, nuestro personaje sigue siendo vecino de Ciu=
dad Real de Chiapa, y ante el alcalde ordinario Juan de Ordufia 81
y en presencia del escribano Gaspar de Santa Cruz 82, hace informaci6n
de sus miritos 83. En ella expone sus dilatados servicios, declarando ser
tuno de los primeros conquistadores y pobladores antiguos de las pro=
vincias de Guatemala, soconusco y Cuzcatlin y de esta provincia de
Chiapa e de la ciudad de m6xico y de la nueva espafia y de pinuco y
de la isla espafiola y de las provincias y villas de xaragua y puerto Real
e ciudad de la Vega y de la isla de Cuba,> 84. Figuran como testigos de
su probanza, certificando cuanto dice, Francisco Dominguez, Pedro
de Santisteban, Alonso Hidalgo, Juan de Alcantara, Pedro de Orozco
y Rodrigo Sanchez, siendo muchos de 6stos de los que junto con 61
vinieron en la expedici6n de Diego de Mazariegos 85.
De esta informaci6n se desprende, a mas de muchos de los datos
expuestos a lo largo de estas lines, que tuvo en encomienda el pueblo de
Comitlin 86 y sus sujetos, ,que era lo mas principal que auia en toda
esta tierra>, seg6n declara Pedro de Orozco 87, el cual le quit6 Mazarie=
gos, tomindolo primero para si y reparti6ndolo despuis entire otros ves
cinos, (no porque cometiese delito ni hiziese por qu6 el dicho diego hol=
guin, sino por que estaba mal con 61l, como dice el mismo testigo 88
Este Pedro de Orozco Acevedo-como pone Remesal dando el nom=
bre complete 89-, viejo conquistador, septuagenario ya, es el Onico que
da una indicaci6n sobre el origen de Holguin, si bien tan ligera que
apenas result utilizable. Hela aqui: #... es caballero hijodalgo notorio
por que le conoce a 1 y a sus padres en los Reinos de Castilla y a sus
deudos y parientes> 90. Aunque no existe hasta ahora aportaci6n alguna








fidedigna relative al lugar de nacimiento de nuestro personaje-princi=
palmente si ha de evitarse la confusion a que puede Ilevar la existencia
de sus comprobados hom6nimos-, es de suponer que fuera natural de
Ciceres, como algunos de estos, ya que el apellido estaba de antiguo
muy vinculado a esta provincia 91. Ya el co[n]duta general contra el gran Turco a toda la Christiandad*, reco=
gido en el Cancionero de Amberes, lo menciona en estos versos 92:
*caceres paredes vandos 93
pefias holguines andar.*

El 28 de junio de 1555 continia Holguin como vecino de Chiapa y
hace otra informaci6n, esta vez ante la Audiencia de Guatemala. 94 Tiene
ya, seg6n dice, hacia 1485, siendo, por lo tanto, de igual o semejante edad a la de sus
insignes capitanes Hernan Cortes y Pedro de Alvarado, nacidos am=
bos en dicho afio. Para estas fechas esta Holguin dado> 96, y lleva seis afos residiendo en Guatemala en calidad de solici=
tante. <(Y de seis afios a este caso-dice-e Residido e venido a esta
Corte a suplicar se me hiziese alguna merced para mi sustentaci6n, a
lo cual en tiempo que el dicho Licenciado Cerrato gobern6 jambs se me
quiso proveer cosa alguna, antes los indios que avia vacos y otros
aprovechamientos los daba y encomendaba a sus hijos, yernos, nietos,
hermanos, criados y allegados, por lo qual Ilegui a mayor pobreza, e
puede aver dos meses que por vuestro Ilustre president y el Licenciado
Pedro Ramirez de Quifiones, vuestro Oidor, me fueron dados en la dicha
ciudad de Chiapa unos yndios que eran de Andris Benavente, que pue=
den rentar hasta 300 pesos, poco mis o menos, con los cuales yo no
tengo que comer los cuatro meses del afio, por estar estas prouincias muy
caras e mal bastecidas e quisiera ocurrir a su Magestad en su Real Con=
sejo de Indias, para que me haga merced de mandarme dar con que me
sustente, e que yo sea preferido en lo que vacare en la tierra hasta en
cantidad de mil pesos de oro de renta, que he menester en cada afio para
sustentar mi casa e hijos que tengo, pues en estas prouincias ay muchas
personas sin meritos semejantes que los mios, que tienen a tres y a cua=
tro y a cinco mill pesos de oro de renta> 97.
El viejo conquistador se revuelve contra las injusticias y el nepo=
tismo, doli6ndose del olvido en que se tienen sus servicios. Habria
que verle pasear por las calls de la ciudad de Santiago de los Caba=








Ileros de Guatemala, treinta y un afios despues de haber estado en su
fundaci6n-y mudada ya varias veces de asiento-, teniendo que scu
plicar, alegar y si es precise acusar-como lo hace con Cerrato-para
que se le den los mantenimientos a los que se cree con legitimo derecho.
Y ello ante gentes extrafias, recien Ilegadas de la Peninsula para des=
empefar los cargos oficiales, y que acaso en el fondo sientan una
secret animadversi6n por los primeros conquistadores y pobladores,
cuyas exigencias no dejarian de parecerles desorbitadas 98.
En estos tristes afos de solicitante desatendido no hallaria mejor
consuelo que el de rememorar los famosos hechos de aquellas con=
quistas con los sobrevivientes de ellas, criticando la injusticia de dar
a los menos merecedores las mas pingiies rentas de indios.
Pero ,c6mo lleg6 a tal extreme de necesidad quien goz6 en tiempos
de saneados ingresos? El mismo da las razones, y vale mis transcri=
birlas con sus propias palabras, pues estas indican hasta d6nde le ce=
gaba, como a todos los que tenian cepa autentica de conquistadores,
el brillo, siempre halagador, de la aventura, haciendoles menospreciar
la seguridad de que disfrutaban. Y nos cuenta que afios [1540] que el Adelantado don Pedro de aluarado hizo una armada
para el descubrimiento del Poniente, el cual me mand6 que yo fuese
en ella a servir a su Magestad como en efecto puse por obra en me ade-
rezar de lo necesario y gast6 todo lo que tenia, por lo qual y por que
los yndiguelos que me avian quedado no rentaban hasta cien pesos en
cada un aiio, los deji, y en el inter que estaba para ir en su seguimiento
el dicho Adelantado falleci6 e no tuvo efecto la dicha jornada de po-
niente y asi me qued6 muy pobre e viejo y adeudado 9".
Bien sabia don Pedro de Alvarado de qui6nes habia de recabar
colaboraci6n para sus arriesgadas empresas; pero su impensada muerte
a consecuencia del accident de Nochistlin-el 4 de julio de 1541 -
quebr6 las ilusiones de Holguin, dejindole con los gastos hechos y car=
gado de deudas. De este modo el destino hg5 una vez mis estas dos
vidas, que en tantas ocasiones corrieron los mismos peligros y saborea=
ron-aunque en distintas 6rbitas-triunfos semejantes.
Esta fu la raz6n primera del desastre econ6mico de nuestro per=
sonaje. La segunda se original en las justicieras Nuevas Leyes, que como
president de la Audiencia de los Confines le toc6 aplicar-y lo hizo
con celo admirable-al licenciado Alonso L6pez de Cerrato. Ya hemos
visto c6mo Holguin se lamenta de la forma en que aquel distribuia








las encomiendas y no es cuesti6n de entrar ahora a discriminar la cer=
teza de tales acusaciones, de las que no se vi6 libre el president de
la Audiencia por parte de otros conquistadores; pero si conviene desta=
car que en la aplicaci6n de la nueva ordenaci6n juridica obr6 con la
dura, pero estricta, justicia que era de esperar. La queja de Holguin en
este punto es el mejor elogio que puede hacerse de Cerrato. Dice asi:
( poblados en ciertas tierras mias, los cuales me daban de comer e avia
comprado en mis cantidad de tres mill pesos de oro, los cuales dichos
esclavos con la venida del Licenciado Cerrato, president que fu6
desta real audiencia, se libertaron y las dichas tierras y estancias se me
quitaron y las adjudicaron a los naturales yndios del pueblo de Chia=
pa)> 10
Es decir, que Cerrato restituy6 la libertad y la propiedad a quienes
de tan esenciales derechos habian sido desposeidos, aun a trueque de
enemistarse con este viejo conquistador, como se enemist6 con casi
todos. Holguin era hombre de la Conquista, y estimaba legitimo el
disfrute de semejantes ventajas, por much que atentaran a los altos
principios que habian triunfado en la Corte espafiola. Y sus esclavos, a
no dudarlo, le rendian pingiies ganancias, pues seg6n testifica el vecino
de Chiapa Pedro Moreno-antiguo compafiero suyo de belicas andanzas
como antes he sefialado- cia del dicho diego holguin, de los dichos sus esclavos, donde tenia se=
menteras de maiz e muchas cosas de plitanos y naranjos y cafia dulce
y otras grangerias de que se aprovechaba y este testigo vi6 poseer al
dicho diego holguin las dichas tierras much tiempo quieta e pacifica=
mente)) 101
Como resultado de esta segunda informaci6n, en la que testimonia=
ron conformes a lo dicho por Holguin, los vecinos de Chiapa Pedro Mo=
reno, ya mentado, y Juan de Orduiia, y los de Guatemala Melchor de
Velasco, Alonso de Medina y Francisco L6pez, la Audiencia di6 su pa=
recer, diciendo el 8 de julio de ese aiio 1555: ((Nos consta que ha ser=
vido bien a vuestra Magestad en las conquistas y descubrimientos de la
Nueva Espafia e de estas prouincias, e es tenido por hijodalgo notorio
y estf pobre y muy viejo e ternf hasta 300 yndios de Repartimiento, con
que se sustenta con trabajo 102. Este parecer casi podria servir de epi=
logo a la vida del primer alcalde de San Salvador, si no fuera por=
que hay otro aspect de su existencia no menos digno de atenci6n









que los anteriores, e igualmente valedero para completar el perfil de su
personalidad.
En la informaci6n de 1555 alude a sus hijos. En efecto, tuvo dos,
de nombres Diego y Francisco, pero ambos fuera de matrimonio, sin
especificar ningin detalle relative a las madres respectivas. Estando
en Ciudad Real de Chiapa hizo relaci6n al rey de haberlos tenido
(en mujeres solteras e no obligadas a matrimonio ni Religi6n algu=
nao 103, y solicit fueran legitimados por concesi6n real. Y asi lo ob=
tuvo, en efecto, del rey Felipe II, quien el 23 de febrero de 1558 dict6
en Valladolid una real provision accediendo a lo pedido por nuestro
personaje 104, en atenci6n-dice el monarca-a 8algunos buenos servicios
que nos aueys fecho y esperamos que nos hareys de aqui adelante 105.
El 17 de julio de 1570 hace informaci6n en Santiago de Guatemala
el hijo de Holguin, de su mismo nombre, sobre los m&ritos de su di=
funto padre, repitiendo en gran parte lo consignado por iste en sus
mencionadas probanzas 106. Testifican Juan Griego, Bernal Diaz del
Castillo, Alonso de Luarca, Luis Diaz Tejada, Diego de Trejo y Juan
de la Tovilla, los dos primeros vecinos de Guatemala y los restantes de
Ciudad Real de Chiapa 107
Por los datos que en ella figuran no puede precisarse el afio en
que falleci6 Diego Holguin; pero ha de suponerse que su riuerte acae=
ci6 con posterioridad a 15'I, segiin se desprende de un detalle conte=
nido en la declaraci6n de Juan Griego 108, y por lo que parece mas
bien cerca de 1570, pues es de imaginar que su hijo haria la probanza
en este afio con el fin de sucederle en los beneficios de encomendero
de que disfrutaba aquel-pues le dej6 como universal heredero-ya
que no result plausible considerar que dejara pasar el tiempo en asunto
semejante. De ser asi, como parece natural, habria fallecido Holguin
cercano a los ochenta y cinco ai~os, encontrindose en plena Colonia
como sobreviviente de la Conquista.
Las aseveraciones de los testigos mencionados estin acordes con
lo que expusieron los de las anteriores, es decir, con lo bosquejado en
estas lines. Pero hay un punto esencial, que por su claridad present
el maximo interns, y es el de que todos coinciden en poner de manifiesto
que en aquellas conquistas no hubo m6s Diego Holguin que l 10o, lo cual
evita el confusionismo que pudieran introducir los hom6nimos, espe=
cialmente en los datos que he aportado de fuentes distintas de las in=
formaciones citadas, pues de no tenerse tal seguridad, s61o podria con=








jeturarse-y con muchas reservas-la presencia del mismo personaje
en tan diversos lugares. Como mas claro, vase el testimonio de Bernal
Diaz del Castillo, quien afirma 110 (no conoce otro Holguin en todas
las dichas conquistas 1'', aunque es verdad que hubo en la ciudad de
mexico uno o dos que tenian por sobre nombre Holguin, pero ninguno
de ellos vino a conquistar a la provincia de Chiapa).
En cuanto al hijo-de acuerdo con los datos que aporta Juan Grie=
go "2, cas6 con Catalina de Sol6rzano, hija legitima de Rodrigo
Sanchez y nieta de Pedro Sol6rzano, vecino y conquistador de
Ciudad Real de Chiapa, ya difunto. Los indios que tenia encomendados
fueron declarados vacos y se dieron a Francisco del Valle Marroquin,
vecino de Guatemala.
Y de este modo, nutrida la informaci6n en sus fuentes originales,
terminal la figure de Diego Holguin por dibujar sus nitidos conto'nos
en el lienzo de la historic. Aun admitiendo lo que resta por aclarar
de su dilatada existencia-el hueco de conjetura y misterio de todas las
vidas-, deja ya de ser pura y simplemente un nombre, para present=
tarse a nuestros ojos Ileno de human calor, incorporado a la estupenda
epopeya de la que fu6 uno de los forjadores.
Cabe, finalmente, imaginar que nuestro personae, vecino de Ciudad
Real de Chiapa y solicitante en Guatemala de mercedes reales-es de=
cir, hacia 1547-acaso tuviera noticia de que el Emperador habia ga=
lardonado con el titulo de ciudad aquella villa de San Salvador de la
cual fu6 alcalde, apenas fundada en el ind6mito coraz6n del pals cuss
catleca. Y es possible que al rememorar aquel breve episodio de su
asendereado vivir, volvieran a su mente los nombres de sus compafieros
de expedici6n y los de aquellos que con 01 compartieron los oficios con=
cejiles, perdidos hoy para la memorial de las gentes. Recordaria sus
cuarenta aiios llenos de vigor y veterania, su truncada ilusi6n de sentar
la plant en aquel naciente poblado y la inquieta comez6n que le hizo
seguir una vez mis las banderas de la perennk aventura, para acabar
pleiteando el pan cotidiano ante gentes nuevas, en el irremediable ocaso
de sus ambiciones. Mas lo que nunca pudo imaginar es que por los
misteriosos caminos de la historic, deberia a aquel corto episodio el
interns que por su figure muestra hoy todo un pueblo, que siglos despues
repite su nombre, teniindolo como eslab6n primero de una cadena de
autoridades, queiniciada en la suya de alcalde ordinario de una perdida
villa en Indias, Ilega hasta las supremas jerarquias de un Estado soberano.










LAMINA III


Carlos V, en Miihlberg, por Tiziano. (Musco del Prado, Madrid.)

























NOTAS























I No se ha establecido de una manera concrete hasta d6nde Ilegaba la relaci6n de depen.
dencia que los pueblos mas alejados de la capital azteca pudieran tener con respect al imperio;
pero es necesario tomar en cuenta que las conquistas de este hacia el Sur no precedieron en much
a las de los espatoles. *En 1488-escribe BEUCHAT-, los ejercitos mejicanos se dirigieron hacia
el istmo de Tehuantepec y fundaron la ciudadela de Huaxyacac (de donde el nombre de la proa
vincia de Oaxaca, hoy Estado de Oalaca). Era un puesto avanzado, establecido con la mira de
conquistas futures.* (Manual de Arqueologia americana, p. 277.) Estos avances se realizaron
durante el reinado de Ahuitzotl, prosiguitndolos desputs de su muerte (1502) su sucesor, Mocte=
zuma II; pero no pasaron-en lo que se refiere a sujeci6n efectiva--del istmo de Tehuantepec.
*Cuando Hernan Cortes desembarc6 en Tabasco-continda el citado autor-, !os aztecas
eran duefos de una gran parte del Mejico actual. Desde las mesetas que rodean las lagunas,
su poderfo se extendfa hasta el lago de Chapala, en la region Ilamada por los aztecas Chimalhuacan.
En el nordeste, el este y el sudeste, su territorio iba desde el rfo Pinuco al rio de Alvarado, a
excepci6n de la repIblica de Tlaxcalan, cuya resistencia no pudieron veneer. En el sur y el
sudoeste alcanzaban la costa del Pacifico, contorneando la comarca de los tarascos (Michoacan),
y ejercian su predominio sobre las tribus del Estado actual de Guerrero y de la parte occidental
del de Oajaca. Por lltimo, una porci6n del Chiapas, hasta el vokcan de Soconusco (del nahuatl
Xoconochco), les pertenecfa. Puera de estos limits no pudieron nunca ejercer poderlo eficaz,
ya sobre las tribus pimas del norte, ya sobre los pueblos mayas del mediodia.. (Ibidem, p. 281.)
2 He aquf los terminos en que el propio CORTkS alude a esta embalada en su cuarta carta
de relaci6n, dirigida al Emperador desde M6jico, el 15 de octubre de 1524:
*Viniendo de la provincial de Panuco, en una ciudad que se dice Tuzapan [Tuxpan], Ilegaron
dos hombres espafioles que yo habia enviado con algunas personas de los naturales de la ciudad
de Temixtit&n y con otros de la provincia de Soconusco, que es en la mar del Sur la costa
arriba, hacia donde Pedrarias Davila, gobernador de vuesta alteza, doscientas leguas desta gran
ciudad de Temixtitan, a unas ciudades de que muchos dfas habia que yo tengo noticia, que se
Haman Uclacaan [Utatlan] y Guatemala y estan desta provincia de Soconusco otras sesenta
leguas, con los cuales dichos espafioles vinieron hasta cien personas de los naturales de aquellas
ciudades, por mandado de los sefiores dellas, ofreciendose por vasallos y stbditos de vuestra
cesirea majestad, y yo los recibi en su real nombre y les certifiqud que queriendo ellos y has
clendo lo que allf ofrecian serfan de mi y de los de mi compafifa, en el real nombre de vuestra
alteza, muy blen tratados y favorecidos, y les di, asi a ellos como para que levasen a sus sefiores,
algunas cosas de las que yo tenfa y ellos en algo estiman, y torn a enviar con ellos otros dos
espafioles para que los proveyesen de las cosas necesarias por los caminos.* (Cartas de relacidn
de la conquista de Mieico, ed. de J. DANTfN CERECEDA, t. II, p. 85.)
3 Cuarta carta de relaci6n. (Ibidem, t. II, p. 104.)
4 El aio 1943 publiqud una biograffa de este conquistador (Pedro de Alvarado, t. IX de
la Colecci6n dimensions, el periplo de su agitada existencia. Dos ainos mas tarde, un an6nimo autor di6
a las prensas otra biograffa del mismo personaje, la cual, si bien mas breve, es tan semejante
a la escrita por mi, que podria tenerse como su compendio. (Alvarado, colecci6n 4Grandes de Esa
pafiat, primer series, 4Capitanes., Madrid, 1945.) Aunque la entidad editor no garantice la origi=
nalidad, pero si el rigor hist6rico, conviene sefialar que el autor, foculto tras la modestia del an6=
nimo, ha deslizado en el texto errors de tanto bulto que explican lo dificil que result resumir
una material cuando de ella no se tiene el suficiente conocimiento.











En 1948 vi6 la luz la conferencia que el 22 de agosto del aio anterior dict6 en el paraninfo
de la Universidad Internacional Menendez Pelayo, de Santander, acerca del mismo personaje,
procurando en ella aclarar algunos puntos de su psicologfa y determinar, de un modo general,
la Indole de las relaciones con el conquistador de Mejico. (Un colaborador de Cortds: Pedro de Al=
varado, Santander, Ayuntamiento y Diputaci6n Provincial.)
5 Los informes que existen acerca del ndmero de individuos, tanto espafioles como indigenas,
que componfan la fuerza expedicionaria de Alvarado, son contradictorios. Par lo que respect
a los primeros, y tomando en cuenta s61o los datos coetaneos, el propio capitan dice en su se.
gunda carta de relaci6n a Cort6s, fechada el 27 de julio de 1524, y refiriendose a la batalla de
Acajutla, que formaban aqu6lla eciento de cauallo y ciento y cincuenta peones* (en Libro vielo
de la fundacidn de Guatemala y papeles relatives a D. Pedro de Alvarado, p. 268); CORTfs, por su
part, en su cuarta carta de relaci6n, ya mencionada, habla s61o de *ochenta y tantos de caballo y
doscientos peones (Cartas de relacidn, etc., ed. cit., p. 86), y BERNAL DIAZ DEL CASTILLO eleva las
cifras a itrescientos soldados, y entire ellos ciento y veinte escopeteros y ballesteros, e mas le di6
[Cortes a Alvarado] ciento e treinta e cinco de a caballos. (Historla verdadera de la conquista de
la Nueva Espania, cap. CLXIV.)
Aunque se tomen en cuenta las bajas que necesariamente habria sufrido la tropa desde
su salida de Mejico hasta la llegada a Acajutla, no es facil concordar las cifras transcritas, teniendo,
por lo tanto, que evaluar los infants entire ciento cincuenta y trescientos (dato minimo de ALs
VARADO y maximo de BERNAL DIAZ), y los de a caballo entire ochenta y tantos y ciento treinta y
cinco (minimo de CoRTfs y maximo de BERNAL DIAZ).
Por lo que hace a las tropas indigenas, las diferencias son mas notorias. CORTfE no da cifra
alguna; BERNAL DIAZ pone esobre ducientos tascaltecas y cholultecas, y ciento meiicanos* (Ibidem);
HERRERA alude dnicamente a ealgunos Caballeros Mexicanos, con Gente de Guerra, i de servicio,
por ser el camino largo* (Historia General de los hechos de los castellanos, etc., decada III,
libro V, cap. VIII); ALVA IXTLILXOCHITL apunta cerca de siete mil meiicanos y tezcucanos,
pues da un total de ocho mil auxiliaries en la batalla de Acajutla, de los que hay que descontar
el propio ALVARADO evalda en la mencionada carta de relaci6n, en el mismo encuentro, 'cosa de
cinco o seys mil yndios amigos nuestros, ibidemm), pero como no discrimina sus nacionalidades
es impossible deducir los que le acompafiaron desde Meiico; FuENTES Y GUZMAN senala seiss
mil indios amigos. en esta conquista, sefialando que perteneclan a l*as cuatro naciones, Goathi.
malteca, Tlascalteca, Melicana y Cholulecas (Recordacidn florida, ed. de Guatemala, t. II, p. 114);
BRASSEUR DE BOURBOURG eleva las cifras hasta ,doscientos guerreros de los mas renombrados de
Tlaxcallan y de Cholullan, diez mil mexicanos y otros tantos acolhuas, escogidos por Quauhtea
motzin e Ixtlilxochitl, mandados par jefes experimentados, sin contar una multitud de gente
de servicio y bagajes (Histoire des Nations cIvillses da Mexique et de I'Amerique Centrale, t. IV,
p. 632). Los demAs autores modernos dan cifras acordes con las fuentes utilizadas. Por mi
part, si bien en mi citada obrita sobre Pedro de Alvarado (p. 106) di los datos de BERNAL DIAZ
en cuanto a los espafioles, puse los auxiliaries indigenas en .algunos centenares*, par no disponer
entonces de los suficientes elements de juicio que me permitieran dilucidar las contradicciones
numericas que vengo de senialar.
Posteriormente he consultado en el Archivo General de Indias una interesantisima carta
de 15 de marzo de 1547 (que menciona PASO Y TRONCOSO en su Epistolario de Nueva Espala,
t. V, p. 22, aunque sin dar el texto), dirigida al Rey desde Guatemala par los tlascaltecas y me|ll
canos que tomaron parte en la expedici6n alvaradina, en la que se lee lo siguiente:
a... dexamos y desamparamos a n[uest]ros padres y madres, hijos y parientes, casas,
hazie[n]das y tierras, para venir a conquistar la p[rolui[nci]a de guatimala, debaxo del cargo
y yugo pesado del capitan y adelant[adjo don p[edr]o dalvar[a]do y don pedro de puerto Carrero
y Jorge de Aluarado, donde nos desterramos mas de dozientas leguas de n[uest]ro natural myl
hombres y mas combatientes... (Aud. de Guat. leg. 52.)
Lo anterior me parece bastante explicito para suponer que si los combatientes pasaban de
mil, habrfa de fijo un numero proporcional de tamemes para el transport de la voluminosa im-
pedimenta. Asi, pues, por propio testimonio de los interesados, hay que tener la cifra como
m6s alta de la dada por BERNAL DIAZ y menos de la que consignan ALVA IXTLILXOCHITL y los au-
tores modernos que, como BRASSEUR, la subieron en demasla.
6 Se trata de un hijo de Acxotecatl, cacique de Tlascala, que el 20 de marzo de 1547 envi6











desde Guatemala una carta al Rev pidiendo ciertas mercedes,l a cual figure en el Archivo Ge-
neral de Indias (Aud. de Guat., leg. 52), y a la que tambidn alude PASO Y TRONCOSO (ob. cit., t. V.
pagina 22), sin dar tampoco su texto. Acxotecatl, que se bautiz6 con el nombre de Crist6bal, segan
se desprende del document mencionado, fud el tristemente c6lebre personae a quien se refiere
con amplitud TORQUEMADA en su Monarchia Indiana (t. III, ps. 82=94), por haber martirizado a
uno de sus hijos convertido al cristianismo, y a la madre de este.
7 La primer vez que tal nombre figure escrito por un espafiol es en la segunda carta de
relaci6n de ALVARADO a CORTES, ya citada, donde se lee Acaxual (Libro Viejo, etc., p. 268); pero en
diversos documents del siglo xvi he visto escrito Acaxutlan, lo que concuerda mejor con la fonez
tica n&huatl. Desde luego, la forma actual Acajutla guard mas relaci6n con la segunda forma que
con la primer. HERRERA Ileva la deformaci6n hasta escribir Cayacatl (ob. cit., d6cada 11I, lib. V,
cap. X). Etimol6gicamente, segun PERAFIEL, significa lugar de albercass. (Nomenclatura geogrd=
fica de Mixico, etc., segunda parte, p. 6.)
8 En su segunda carta de relaci6n, dice ALVARADO a Cortes: evi que Ilegaron todos los es.
panioles hasta vn juego de herron de los yndios y que ni los yndios huyan ni los espafioles aco.
metfan, que yo estuue espantado de los yndios que assi osaron esperars (Libro Viejo, etc., p. 268).
9 En mi obra La poblacidn de El Salvador, he tratado de fijar, en presencia de los datos mas
fehacientes, la ruta de Alvarado en territorio hoy salvadorefio, desde el rio Paxa (Paz, ahora)
hasta Cuscatlan. (Ps. 115=121.)
10 t... porque solo le dur6 el nombre de Villa que le dieron al principio 18 das--escribe
FR. FRANCISCO XIM6NEZ-, tomandose el de ciudad sin facultad Real; aunque desputs le confirm
el Rey aqueste titulo, afiadiendole el de muy noble y leal por su privilegio real que se guard
an el Cabildo.* (Historla de la Provincia de San Vicente de Chiapa y Guatemala, t. I,'p. 148.)
II Libro Vieo, etc., p. 10.
12 Hasta el hallazgo del libro de actas o de acuerdos del Ayuntamiento de Guatemala,
debido a RAFAEL DE ARfVALO, secretario del mismo a mediados del pasado siglo, y que lo public
en dicha capital el ano 1856, con el titulo Libro de actas del Ayuntamiento de la Ciudad de
Santiago de Guatemala, desde la fundacidn de la misma Ciudad en 1524 hasta 1530, no fud cono=
cido el texto citado por los autores modernos, que a partir de entonces lo utilizaron. Se ha re.
producido en el Libro Viejo, etc. (Ps. 1=136.)
13 Este process o juicio de residencia tampoco fu6 conocido por los autores modernos sino
desputs de haberlo descubierto en Mejico lost FERNANDO RAMIREZ y de publicarlo el afio 1847
IGNACIO L. RAY6N, que lo paleografi6, lievando notas del primero. Su titulo: Proceso de residencia
contra Pedro de Alvarado. Figura tambien-suprimida la part negative de las declaraciones-en
el Libro viejo, etc. (Ps. 137=264.)
14 Libro viefo, etc., ps. 204 y 207. Las preguntas transcritas estin hechas a base de las
'declaraciones de Alvarado, que en lo referente al punto que nos interest, dicen: hOtro sy digo
que viniendo de la dicha guerra de los chontales sabiendo que ciertas provincias mui grande
e populosas mas de trezientas leguas desta Cibdad estavan reveladas contra su servicio yo fue
como capitan a las conquistar e traer a su real obidiencia e en ellas poble una Cibdad que se
dize Santiago con cierta gente espaiiola e estando en la dicha Cibdad tuve noticia de otras tierras
mas adelante e fue a ellas e Ilegue a tierra fire que se dize de Pedrarias e hize e poble una
villa que se dice San Salvador la cual esta pacifica y poblada en servicio de v[ues]tra mag[estad]>.
(Ibidem, p. 195.)
15 Diego Holguin chase incorporado a la historic salvadorefia como el primer alcalde de San
Salvador. Esto es una verdad, pero incomplete. En realidad, los alcaldes ordinarios eran siempre
dos, y mas exacto seria tenerle como uno de los dos primeros alcaldes de San Salvador. Los Ayunta=
mientos que nombr6 Alvarado siempre tuvieron dos alcaldes, y, concretamente, siempre los
hubo en San Salvador, segun las lists de Ayuntamientos que se conocen en su integridad. Asf,
ademas, fue recogido en la Recopilacidn de leyes de los Reynos de Indias, de 1680, que repetida=
mente alude a estos cargos concejiles en diversos titulos de los libros IV y V. *Correspondia a
los Alcaldes Ordinarios-escribe OTS CAPDEQUI-el ejercicio en primer instancia de la juriss
dicci6n ordinaria, tanto en el orden civil como en el criminal.* (Manual de Historia del Derecho
espanol en las Indias y del Derecho propiamente indiana, p. 371.)
De todas maneras, y mientras de un modo fidedigno no conozcamos el nombre de quien
comparti6 con Holguin la supreme autoridad conceiil de San Salvador, no veo inconvenient
en denominarle segun el uso establecido. Es, sin duda, el primer alcalde de San Salvador, cuyo

53











nombre ha liegado hasta nosotros. JORGE LARDE le llama .primer alcalde primero de nuestra hoy
ciudad de San Salvador. y dice que sel primer alcalde segundo llevaba el apellido de Diaz*
(sDiego Holguin, primer alcalde primero de San Salvadors, en Boletin Municipal, ndmero ex*
traordinario de 1925, p. 21). Respecto del denominado *primer alcalde segundo*, no conozco
otra referencia que la de LARDE, y como este no indica la fuente informative de que se vali6,
ni documentalmente he visto hasta ahora corroborado su aserto, estimo mas prudent dejar lo
que le concierne en el terreno de lo inc6gnito, mas sin considerarme por ello facultado a negar
que se Ilamara Diaz. Por otro lado, la legislaci6n de la epoca no autoriza a discriminar entire
0alcalde primeros y *alcalde segundo*, pues tanto la Recopilacidn de 1680 como los documents
coet6neos hablan pura y simplemente de alcaldess ordinariost, que han de entenderse como de
igual jerarqula.
16 En La poblacidn de El Salvador dedico el capitulo.XI, titulado *Fundaci6n y traslado
de la villa de San Salvador*, a este tema. (Ps. 285=316.)
17 En las conclusions del capitulo de La poblacldn de El Salvador, citado en la note precea
dente, digo que *Don Pedro de Alvarado ordena su fundaci6n, que Ileva a tdrmino muy possible.
mente su primo Diego, dejando como primer autoridad municipal a Diego Holguin*. (P. 316.)
18 Este nombre de La Bermuda, por ser claramente espafol, no puede, naturalmente,
haberse puesto al lugar sino con posterioridad a la fundaci6n de la villa, y quien sabe si hasta
despues del traslado de esta al parade donde boy se encuentra. LARDo, en un excelente trabajo
sobre la capital salvadorefia, tiene escrito: *el sitio llamado afios despues de la Bermddez o de
la Bermuda* (*Origenes de San Salvador Cuzcatlan*, en Boletin Municipal, ndmero extraordi=
nario de 1925, p. 158), creando asi una dubitativa onomistica, la cual estimo infundada, pues
en ningdn sitio he visto escrito La Bermddez para designer ese lugar. Es nombre frecuente el
de Bermuda en aquellos tiempos, y no faltaron quienes lo Ilevaran en la misma conquista indiana.
Baste recorder que BERNAL DfAZ menciona dos mujeres Ilamadas asi que anduvieron en aquellas
empresas. (Ob. cit., caps. CLVI y CCV.) BARBERENA conjetura si el apelativo geografico pudiera
derivarse de la plant forrajera Ilamada bermuda en las Antillas (Historia de El Salvador, t. I.
pigina 322), pero lo m6s 16gico result suponer que provenga de alguna Beimuda--sin mas
complicaciones-que vivi6 en aquel lugar o tuvo relaci6n con el. La Bermuda es actualmente
una hacienda que figure como cant6n de Suchitoto (el antiguo Xochitototl), en el Departamento
de Cuscatlan. Etimol6gicamente, el nombre del lugar indigena cerca del que se estableci6 San
Salvador, significa,segOn PERAFIEL, *lugar del xochitototl o coztototl, pajaro amarillo mencionado
por Sahagdn. (Ob. cit., segunda part, p. 230.)
19 En La poblacidn de El Salvador (ps. 305=311), despues de examiner las distintas version.
nes e hip6tesis existentes acerca del motivo por el cual se di6 a San Salvador este nombre-las
cuales, o perdieron todo valor en presencia de nuevos elements de juicio, o se apoyan en su=
puestos de extrema fragilidad-, expuse con las reserves necesarias la teoria de que Diego Holguin
la bautizara asf en recuerdo de la villa de San Salvador de Bayamo, donde estuvo avecindado.
Por los datos que detalladamente expongo en esta monografia acerca de los estrechos vinculos
que ligaron a Holguin con aquella poblaci6n cubana, tengo mi hip6tesis por vigente, consider.
rando la frecuencia con que los conquistadores dieron a las localidades indianas que fundaron
nombres que por cualquier motive les resultaban gratos y evocadores. La licitud de esta hip6b
tesis, no obstante, ha sido obietada por mi admirado compatriota y excelente amigo ROBERTO
MOLINA Y MORALES-a quien la historiografia salvadorefia debe aportaciones en extreme vas
liosas-, por considerar evidence que le di6 nombre el propio don Pedro de Alvarado. *Pero con
todo y tener en mucho-escribe-la autorizada opinion del doctor amigo, estimo por m8s robusta
prueba la afirmaci6n rotunda del propio don Pedro de Alvarado (Proceso) y la de los cronistas Re.
mesal y Ximinez, todos los cuales sostienen que la villa ffu6 mandada fundar por el Adelantado con
el nombre de San Salvador-. Ximnnez, principalmente, es taxativo al informal que los capitanes
enviados por Alvarado a Cuzcatlan el afio de 1525, recibieron rorden que fundasen (una villa)
con el titulo de S[an] S[alvador]*. ( San Salvador, 4, 5, 9, 14 y 18 de diciembre de 1945, articulo III, La Pundaci6n*.)
Sin pretender dar a una hip6tesis-por much que la estime-el valor de una afirma-
ci6n comprobada, y aun en el caso de que el mismo Alvarado hubiera ordenado que se fundase
la villa con el nombre que se le di6, cabe siempre admitir que la iniciativa partiera de Holguin
-que saldria de Guatemala con el nombramiento de alcalde en la faltriquera, pues a su jefe
competia designer el concejo-, ya que el nombre de San Salvador tiene una probada conexi6n

54











con la vida de aqu6l, y no tenemos indicio de que guard alguna con la de 6ste. Asf, pues, aun
en tal supuesto, la hip6tesis no perderfa un Apice de su vigencia como tal.
En cuanto a lo que se deduce del process, he aqul lo declarado por el propio don Pedro:
4e hize e poble una villa que se dice San Salvador* (Libro Viejo, etc., p. 195), y en las preguntas
del interrogatorio para los testigos se lee: iquel dicho Pedro de Alvarado poblo en las dichas
provincias una villa que se dize San Salvador, en la LIX ibidd. p. 204); *e se hizo e poblo
una villa que se dize San Salvador*, en la LXXXII ibidd., p. 207). Ningdn testigo aporta vas
riante alguna sobre el particular. El testimonio de REMESAL carece de autoridad en esta material,
desde el moment en que supone fundada San Salvador en 1528, es decir, mientras don Pedro
estaba en Espafia, y tiene a su hermano Jorge, como claramente lo express, en calidad de fun=
dador, y, ademas, le atribuye el haberle dado nombre. *Dio orden-dice-para tener sujeta y
de paz la provincia de Cuscatlin, que era una de las mas ricas y principles de la gobernacion
de Guatemala, que en ella se hiciese una poblacion de espafoles, la cual dio por nombre villa
de San Salvador.* (Historia General de las Indias Occidentales, etc., ed. de Guatemala, t. II, p. 270.)
XIr~ NEz, satisfecho de haber demostrado a VAZQUEZ que estaba equivocado en lo de que San
Salvador tuvo este nombre por haberse ganado el 6 de agosto de 1526-dia de la Transfigura.
ci6n-una batalla a los indios, pues demuestra, y esta en lo cierto, que aquella existia ya con tal
denomicaci6n en 1525 (Historia de la Provincia, etc., t. I, p. 148), traslada los datos que REMESAL
sitda en 1528 a 1525, y donde aqu6l pone Jorge 6ste describe Pedro, y de alli result su aseveraci6n de
que ehasta entonces trataron de fundar la Ciudad [sic] que les habia dado orden que fundasen con
titulo de San Salvador*. (Ibidem, p. 492.) En resumidas cuentas, lo (nico que tendria valor-pues
los cronistas no pueden ser siempre tomados al pie de la letra, ni sus afirmaciones aceptarse sin
examen-seria lo declarado por el propio don Pedro; pero 6ste se limit a decir en su process
que fund una villa sque se dice San Salvador*, lo que en el fondo es desentenderse en la cues.
ti6n del nombre.
Repito que en La poblacidn de El Salvador me limito a explayar una hip6tesio que cuenta,
eso sf, con los necesarios apoyos documentales; pero alli mismo digo que desde luego, que las cosas sucedieran por la afirmativa* (p. 311), si bien queda claramente de.
mostrado que las otras suposiciones carecen de toda base documental. Si insist en este punto
es porque tiene su importancia, ya que el nombre pas6 de la ciudad a la provincia, y de 6sta a
la actual Repdblica, con la variant conocida de las unas a la otra. Y nadie con mayor gusto
que yo celebraria que se diera con la clave de esta cuesti6n. Entretanto, sigo estimando mis
supuestos como mas firmemente asentados que los anteriores, aunque sin aferrarme a ellos por
el solo hecho de ser mios.
20 Ob. cit., t. II, ps. 270=271. REMESAL no estU en lo de la batalla, pero si en lo de la funds
ci6n en 1528 por orden de Jorge de Alvarado, como queda expuesto en la nota precedent.
S21 Crdnica de la Provincia del Sanflsimo Nombre de Jesds de Guatemala, lib. II, cap. XII.
22 Asi lo hace en su citada obra, cuyo tomo IV se public en 1859. En ella se refiere varias
veces a la edici6n del process de Alvarado hecha en M6jico en 1847 y a la de las actas del ca.
bildo de Guatemala, aparecida en esta ciudad en 1856.
23 La obra de XIMENEz permaneci6 desconocida hasta mediados del siglo pasado e inedita
hasta nuestros dfas, en que la imprimi6 la Sociedad de Geografia e Historia de Guatemala.
Estuvo en el archive del convento de Santo Domingo, tan oculta, que ni JuARROS tuvo noticia
de ella. Los originals pasaron en 1830 a la Biblioteca de la Universidad, y JuAN GAVARRETE hizo
la version paleogrifica, en 1875, de una copia, que es la publicada.
24 Menciona varias veces el manuscrito en el tomo IV de su obra citada.
25 XIMmNEz, ob. cit., t. I, p. 492.
26 Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala, trat. IV, cap. XIX.
27 La poblacidn de El Salvador, ps. 304=305.
28 Sobre los restos arqueol6gicos de La Bermuda consigno algunos datos en La poblacidn
de El Salvador (p. 302), tomados de LARDI (rOrigenes de San Salvador Cuzcatlbn*, ibidem, p. 162).
29 Ob. cit., t. I, p. 493.
30 *Origenes de San Salvador Cuzcatlan*, ibiden, p. 162.
31 Idem,p. 158.
32 Idem, ps. 148 y 162.
33 BRASSEUR DE BOURBOURG, apoyado en el manuscrito titulado Tractado de la fundaci6n
del Convento de Dominicos de San Salvador*, describe que la fundaci6n tuvo lugar










emplazamiento [actual] de esta ciudad, ni de la ciudad de Cuzcatlan, sino a unas diez leguas
mis al norte, en el valle de Xuchitoto, donde permanece various afioss. (Ob. cit., t. IV, p. 681.)
El P. VAZQUEZ, por su parte, que estuvo en San Salvador a fines del siglo XVII y tuvo ocasi6n
de consultar los papeles que atn se conservaban sobre los primeros tiempos de la poblaci6n,
asevera tambien que se fund primitivamente en La Bermuda, donde permaneci6 un numero
de afos que no llegarlan a veintet. (Ob. cit., lib. II, cap. XII.
34 Ob. cit., t. I, p. 148.
35 En La poblacidn de El Salvador (ps. 295=302) me incline a considerar a Diego de Alva.
rado-como antes he expresado-en calidad de jefe de la expedici6n fundadora, basandome
principalmente en una probanza de Bartolomi Bermudez dada a conocer fragmentarlamente
por ISMAEL G. FUENTES. (Conferencia hist6rica dictada en la Universidad Nacional*, en La
Escuela Salvadoreila, afio IV, num. 15, ps. 4=12.) He aqul mis propias palabras:
*Puestas las cosas en este punto, viene como anillo al dedo un document manejado por el
acadimico don Ismael G. Fuentes en Espaiia, que cita en una conferencia pronunciada en la
Universidad Nacional de El Salvador en 1927, y por el cual se deduce que Diego de Alvarado
sali6 de Guatemala en abril de 1525 al mando de la expedici6n pacificadora de Cuscatlin.i
(Ibldem, p. 295.)
Pero seguidamente expresaba las dudas de que esa fecha de abril de 1525 pudiera compagi.
narse con el acta del cabildo de Guatemala de 6 de mayo siguiente. El espacio de tiempo, en
efecto, result muy limitado. *Sin embargo-afiado en mi obra citada-, una tropa que sale de
Guatemala en abril-poniendo que fuera el dfa primero-dispondria de poco tiempo para llegar
haste CuscatlAn, veneer la resistencia de los aborigenes, que fue dura, por lo que refleja el do-
cumento glosado por el senior Fuentes, y hacer llegar la noticia a Guatemala antes del 6 de
mayo.* (Ibid.) Y despuis de examiner este ultimo punto con mas detenimiento, en una nota
al pie reitero mis dudas del siguiente modo: hay otra noticia que la muy escueta dada por el senior Fuentes en su conferencia, y que miens
tras aquel no se conozca en su integridad pueden hacerse muchas suposiciones, lo mis prudent
result no extender en demasla las cabalas sobre un tema que ha sufrido una verdadera calami.
dad de ellas., (Ibid., p. 296.)
Pues bien, este curioso document, que habia escapado a mis pesquisas (dado que el sefaor
FUENTES no aludi6 en su conferencia al sitio donde lo habia consultado), lo encontr6, no ha
much, en el Archivo General de Indias (Aud. de Guat., leg. 110). Se trata, en efecto, de una
informaci6n de Bartolom6 Bermrdez, hecha en San Salvador el 12 de agosto de 1536 ante el
alcalde ordinario Alonso de Oliveros, y coincide en absolute con lo que de 61 dice el senior
FuENTES. Ahora bien, si de este document se deduce que Bartolomb Bermfidez fu con Diego
de Alvarado en una expedici6n a la costa del Sur, en la que se pobl6 (restableci6, realmente)
la villa de San Salvador, nada de ello ocurri6 en abril de 1525, sino much despues, durante el
mando de Jorge de Alvarado. El error de interpretaci6n del senior PUENTES se origin, sin duda,
por el hecho afirmado por Bermildez de que la expedici6n pobl6 San Salvador, sin reparar
en que tambien dice claramente que fu6 por orden de Jorge de Alvarado. Conocedor de que la
fundaci6n se hizo en 1525, aplic6 a este ano, y al mes de abril, los acontecimientos narrados
por Bermudez. Este, en realidad, no da fecha alguna, y hay que deducir el aspect cronol6gico
por las alusiones a hechos bien determinados, como el interinato de Jorge de Alvarado en este
caso.
En el capitulo II de la present obra me ocupo detalladamente de la probanza en cuesti6n,
y allf se verA c6mo result impossible aplicar al afio 1525 la expedici6n en que se alist6 Bermdl
dez bajo el mando de Diego de Alvarado.
36 Descartado don Pedro, como fundador material, segan se establece claramente en
su juicio de residencia, y, en especial, en la pregunta LXXXII del interrogatorio (Libro Vie-
jo, etc., p. 207), hay tambi6n que descartar a su hermano Gonzalo, a quien LARDt concede
una posibilidad (*Origenes de San Salvador Cuzcatlan,, Ibidem, p. 144), pues al testificar en
el juicio mencionado, pudo aprovechar la oportunidad para declarar que asi lo sabia por haber
sido 41 quien ejecut6 la orden de fundar la villa. Su testimonio, en este caso, hubiera tenido
mas fuerza en favor de lo expuesto por el Adelantado.
37 A los datos expuestos en la nota 19, puede afiadirse el de que Diego Holguin fu6, ademis,
vecino de otra villa de San Salvador: la fundada por Panfilo de Narviez en las proximidades de
la Villa Rica de la Vera Cruz, a raiz de su desembarco en la costa mejicana. Como Holguin figure











entire los soldados de aquel, no puede dudarse de que haya sido uno de los pobladores de tal loca-
lidad, que no tuvo, por cierto, sino efimera existencia. Cuanto se relaciona con esta material,
aparece detalladamente en una informaci6n hecha en Santiago de Cuba en 1521, a solicitud de
Diego Velazquez, y que se incluye en la Coleccidn de documenlos ineditos, etc. (Primera series, t. 35,
paginas 257=500.)
38 Libro Viejo, etc., p. 7.
39 Idem, p. 10.
40 Idem, p. 28.
41 Ob. cit., t. I, ps. 379 y ss.
42 Ob. cit., t. I, p. 60.
43 En La poblacidn de El Salvador (ps. 587=589) hago un repaso de sus hom6nimos. He
de afiadir el que trae Luls ROA Y URSIA en El Reyno de Chile, 1535=1810, donde se lee: *515.
Holguin, Diego, h. I. de D. de H. y Teresa Jimenez, vs. Caceres, al Perl en nao de Diego
Sanchez Colchero. Juran Francisco de Aldana y Gonzalo Chaves, vs. Caceres, 30=IX=1530
(Leg. 5.536, Lib. V. P. 207).* (P. 147).
44 Primera series, t. 26, ps. 289 y 293; t. 28, p. 492; t. 35, ps. 318 y ss., 325 y 380 y si=
guientes; segunda series, t. 1, p. 185.
Entre los que aparecen en las paginas citadas, el m8s desconcertante es el que presta su testi=
monio en la informaci6n recibida en Santiago de Cuba el 28 de junio de 1521, a petici6n de Diego
Velazquez (t. 35, ps. 257=500), el cual no s61o es muy extenso (ocupa las ps. 380=442), sino que'
como todos los de dicha probanza, se caracteriza por su indole netamente anticortesiana.
Este Diego Holguin es natural de Caceres, cuenta con mas de treinta afios en el moment en
que declare (por lo que se le puede suponer nacido hacia 1490), fue a la Nueva Espafia con Nar=
vaez y, al igual que sus companteros, pas6 posteriormente al servicio de Cortes. Hasta aqui (aunque
result unos afios mas ovenn, podria confundirsele con el que nos interest. Pero este, como cla=
ramente lo manifiesta en sus informaciones de 1547 y 1555 (pregunta IV de los interrogatorios
respectivos, A G I, Patronato, leg. 70 num. I, ramo 2), estuvo present en la toma de la Gran Teno=
chtitlan, hecho acaeciJo c- 13 de agosto de 1521, en tanto que el otro, para tal fecha se hallaba ya
de retorno en Cuba, pues mes y medio antes, como hemos visto, testifica en la informaci6n pro=
movida por Diego Velazquez, antes mencionada. Para asegurar mas lo precedent, conviene poner
de relieve que el Diego Holguin que mas tarde fue alcalde de San Salvador, hace hincapie en sus
aludidas probanzas de que fue portador a su regreso a Cuba, inmediato a la toma de Mejico, de
las noticias sobre este acontecimiento (pregunta V de los interrogatorios, ibidem), especificando
en la de 1555 (pregunta VI, ibidem), que las nuevas Ilevadas por el acerca de la caida de la capital
de los'aztecas movieron a las autoridades de Cuba a enviar correos a Espafia para notificarlas.
El Diego Holguin, que est& en Cuba el 28 de junior de 1521, debi6, sin duda, salir de la
Nueva Espatia con Andres de Duero y sus amigos (casi todos del bando velazquefio), estando
Cortes en Tepeaca (Segura de la Frontera). Su nombre no lo cita BERNAL DIAz, que no se ocupa
sino de los mis importantes. (o... se fueron otros muchos--escribe-que no me acuerdo bien sus
nombress. Ob. cit., cap. CXXXVI.) Estos fueron los que no creyeron en el triunfo final de Cor=
tes, abandonandole poco antes de que coronara su empresa. El general, segdn refiere BERNAL
DIAz. coment6 sque valia mis estar solo que malacompafiado*. (Ob. y cap. cits).
En cuanto al Diego Holguin que se qued6, es decir, nuestro personae, debi6 embarcar para
Cuba en uno de los navios Ilegados por aquel entonces a la Villa Rica, incluso para comerciar
(BERNAL DfAZ, ob. cit., cap. CLVII), fletandolo a su costa, segin manifiesta en sus informacios
nes citadas (pregunta V de ambas, ibidem), lo cual indica que se hallaba bien provisto de fondos
45 Ps. 305=311 y 585=587.
46 P. 588. Las informaciones de referencia figuran comprendidas en un expediente pro=
movido por Diego Holguin, hijo, en 1570, sobre los servicios de su padre, y en el se reprodu=
cen las probanzas hechas por este los afios 1547, en Ciudad Real de Chiapa, y 1555, en Santiago
de Guatemala. (AGI, Patronato, leg. 70, num. I, ramo 2.) Hay otro ejemplar conteniendo la
probanza de 1555. (Ibidem, leg. 60, nmm. 4, ramo 3.)
47 Aparte las alusiones meramente incidentales, limitadas a reproducir el hecho escueto
de haber empufiado la vara de alcalde de San Salvador en 1525, con alguna referencia a lo
indicado por FUENTES Y GUZMAN, no conozco mas trabajo donsagrado a Holguin que el brevi=
simo de LARD., citado en la nota 15, el cual apenas si ocupa menos de pagina y media en la
publicaci6n done apareci6.











48 En la informaci6n que hizo Diego Holguin en Guatemala en 1555, dice que pas6
en 1506. (AGI, Patronato, leg. 70, ndm. 1, ramo 2.) En la que se recibi6 en Ciudad Real de
Chiapa en 1547, pone en la pregunta II del interrogatorio para los testigos, que lleg6 a la isla
Espafiola opuede aver 40 afios poco m&s o menos*, lo que darfa 1507 (lbidem), y en la que hizo
su hijo en Guatemala en 1570, el testigo Juan Griego asegura que spodra aver 67 afios que
lo conoci6 en la isla espaniola de Santo Domingo* ibidd.) lo que daria el aio 1503. Prefiero
atenerme al dato consignado por el propio Holguin en 1555, que apenas si varia en un aio de
lo que result de lo declarado por el mismo en 1547.
49 Respuesta de Juan Griego a la pregunta III del interrogatorio contenido en la infor.
maci6n de 1570. El declarante expone que *en estos descubrimientos, se hall asi mismo este
testigo, e vido que el dicho Diego Holguin sirvi6 muy bien a su Magestad con su persona,
armas y caballos e mozos e criados, a su costa y minci6n*. (Ibidem.)
50 En la petici6n que inicia la probanza de 1547 dice Holguin que tom6 parte en las cons
quistas de Santo Domingo y Cuba *a mi costa y minci6n con mis armas y caballos y mozos y
criados y patrimonio que traje de los Reinos de Castilla*. (Ibidem.)
51 Respuesta a la pregunta II del interrogatorio incluido en la informaci6n de 1570.
(Ibidem.)
52 *Contrato celebrado entire DiegoaHolguln y Rodrigo de Villarroel*, etc., en La pobla.
cidn de El Salvador, p. 585.
53 Ob. cit., cap. CCVI.
54 Estos son los datos que da PRESCOTT, basado en una relaci6n del licenciado Lucas Vaz=
quez de Ayl16n, del mismo afio 1520, fechada en Santo Domingo. (Historia de la Conquista de
Mexico, lib. IV, cap. VI.) BERNAL DfAZ DEL CASTILLO eleva el ndmero de expedicionarios a mil
cuatrocientos, sin aludir al contingent indigena. (Ob. cit., cap. CIX.) Coinciden en el ni-
mero de embarcaciones, y HERRERA aclara que fueron once navios y siete bergantines. (Obra
citada, dicada II, lib. IX, cap. XVIII.)
55 Pregunta IV de la de 1547 y VI de la de 1555. En esta iltima alude a los correos que
se enviaron en Espafia, lo que no mienta en la otra, redactada en los siguienies tArminos: *Si saben
que despues de lo susodicho, dende ciertos afios pas6 a esta part de la nueva espafia en compass
hia del capitan Narvaez y ayude a tomar y ganar la ciudad de mixico e fui uno de los que cons
quistaron y pacificaron la mayor parte de la tierra, e paseo grandes peligros de muerte en las ba=
tallas e reencuentros con los enemigos, sirviendo con mis armas y caballos, mozos y criados a mi
costa y minci6n, valiendo como valia en aquel tiempo a 500 y a 600 pesos de oro de minas un
caballo.* (Ibidem.)
56 La poblacidn de El Salvador, ps. 586=587.
57 Pregunta IV de la informaci6n de 1547 y VI de la de 1555. (Ibidem.)
58 HERRERA, ob. cit., dicada III, lib. V, cap. V.
59 Pregunta VI de la informaci6n de 1547. (Ibidem.)
60 Petici6n y pregunta II de la informaci6n de 1547; pregunta II de la de 1555 y III de
la de 1570. (Ibidem.)
61 Pregunta IV de la informaci6n de 1570. Juan Griego contest concretamente que
efue de los primeros conquistadores de estas provincias de Guatemala y Cuzcatlan y soco.
nusco y de la ciudad de Chiapa, en las cuales conquistas y descubrimientos el dicho diego
holguin fue uno de los principles conquistadores*. (Ibidem.)
62 En la petici6n de la probanza de 1547 dice: ,...he tenido oficios e cargos preeminentes
como fu6 quadrillero e maestre de campo y capital general en las dichas conquistas,, lo que
se repite en la pregunta VII. (;bidem.)
Por lo que hace a cuadrillero, dice ALMIRANTE en su Diccionario military etimoldgico, etc., que
en la Edad Media se denomin6 asi al repartidor del botin, y que tambien ostentaba este titulo
el que mandaba uno de los cuatro cuartos en los que se dividia la hueste o cabalgada. (Voz Cuas
drillero.) En el termino Cuadrilla se lee. *Secci6n o subdivision TACTICA y ORGANICA que
a fines del siglo xv se hacia de la BATALLA, es decir, de un BATALL6N o CUERPO. Venfa
a ser como una ESCUADRA, y el CUADRILLERO el cabo. Cita mts adelante el siguiente
fragmento de las Ordenanzas de Hernan Cortis, de 1520: *Otro asi: que cada uno de los dichos
cuadrilleros, o cabos de escuadra, ronden sobre las velas (centinelas) todos los cuartos que les
cupiese velar...* Asi, pues, y de acuerdo con lo anterior, cuando Holguin declare que fue cuadri-
Ilero, ha de entenderse que tuvo el mando de una escuadra.











En cuanto a los terminos de maestre de campo y capitdn general, empleados por Holguin para
designer algunas de sus funciones militares, hay que tomarlos en el sentido de quien ha dirin
gido en jefe operaciones de campaiia-aunque estas fueran esporadicas y de poca trascenden=
cia-, ya que a nuestro personaje no pueden aplicarsele tales titulos en su alto y efectivo sentido
jerarquico.
63 1... Dorque mi intent desde que comenc6 hacer mi relaci6n-escribe-no fue sino
para escrebir nuestros hechos e hazafias de los que pasamos con Cortess. (Ob. cit. cap. CCVI.)
64 REMESAL, ob. cit., t. I, p. 379.
65 Ibidem. En la petici6n de la misma probanza se lee: e...y despu6s aca he tenido cargo
de Justicia y Republica y de todos he dado muy buena cuenta.* (Ibid.)
66 En la informaci6n de 1570, al contestar a la pregunta IV, Luis Diaz Tejada testifica
que #conoci6 al dicho Diego holguin ser alcalde ordinario e Regidor en la ciudad de Chiapa
como hombre principal* ibidemm); Diego de Trejo, que *muchas veces fue elegido por alcalde
ordinarlo y Regidor de Chiapa y este testigo le vi6 usar y ejercer los dichos Oficios* (ibfd.) y
Juan de la Tovilla, eque le vido ser dos veces alcalde ordinario y otra Regidor, que son los que
se dan a los mas principles vecinos* ibidd.)
67 Pregunta IV del interrogatorio. (Ibidem.)
68 Los oficios conceiiles, segdn la legislaci6n de Indias, se renovaban anualmente, lo que
|ustifica SOL6RZANO PEREIRA en estos terminos: o... se mudan [los alcaldes ordinarios] todos los
afios; porque aunque en otros Magistrados se suele poner en qiuesti6n, si es meior que duren
por mas tiempo, o que sean perpetuos, de que dire algo en otro lugar, en estos Alcaldes que asi
se nombran por los Cabildos, casi todas las Naciones del Mundo les dan solo un afio, porque
este honor se reparta entire mas Ciudadanos, y los nombrados sean menos dafiosos si acaso no
acertaren a salir buenos*. (Politica Indiana, lib. V, cap. I, 3.) Estos cargos eran electivos, a me=
nos de que se hubiera concedido a tlos Adelantados de nuevos descubrimientos y poblaciones
-como establece una disposici6n del Emperador dada en Valladolid el 26 de junior de 1523-
que puedan nombrar Justicia y Regimientos. (Recopilacidn, de 1680, libro IV, titulo X, ley III.)
Este era el caso de los Ayuntamientos de las poblaciones fundadas por Alvarado.
69 Libro viejo, etc., p. 14.
70 Ob. cit., t. I, p. 378.
71 Lo menciona REMESAL. (Ob. cit., t. I, p. 379.) Sobre este conquistador existe una infor.
maci6n de meritos y servicios, recibida a petici6n de su hijo Andres Moreno, natural de Ciudad
Real de Chiapa, el 4 de noviembre de 1555. En la pregunta IV del interrogatorio para los testigos
se pide a estos digan si saben que fue de los primeros conquistadores y pobladores de las pro.
vincias de Guatimala y Cuzcatlan y san myguel y de la Choluteca y de Chiapa, e de los prix
meros que poblaron en esta hibdad de cibdad Real*. (AGI, Patronato, leg. 60, num. 4, ramo 2')
72 Entre los que figuran en la list de REMESAL (ob. cit., t. I, p. 379) y testifican en las
tres informaciones relatives a Diego Holguin, tenemos, a mas del citado Pedro Moreno, a Pea
dro de Orozco Acevedo, Juan de Orduna, Rodrigo Sanchez, Juan de Alcantara, Francisco Do.
minguez, Pedro de Santisteban y Gaspar de Santa Crur.
73 No fueron infrecuentes traslados de este tipo; pero he de confesar que este punto
se present bastante obscure, por no ser muy concordante la informaci6n que facilitan croa
nistas e historiadores.
74 Libro viejo, etc., p. 28.
75 REMESAL (ob. cit., t. I, p. 384). El mismo autor ibidemm, p. 386) expresa que del 26 de
mayo al 17 de agosto de 1528 se di6 solar en Villarreal a Diego Holguin, asf como a otros mu.
chos, entire los que figuran Pedro de San Esteban (Pedro de Santisteban, como aparece en la
informaci6n de Holguin de 1547), Pedro Moreno, Alonso Hidalgo y Juan de Ordufia, que son
de los que testifican en las probanzas relatives a Holguin.
76 La vecindad de Holguin en Villarreal hay que tenerla como comprendida entire las
fechas antes citadas, pues REMESAL sefiala que salgunas de estas personas se escr,bieron por
vecinos el dia que se les di6 solar*. (Ob. cit., t. I., p. 386.)
77 REMESAL, ob. cit., t. I, p. 399.
78 V. la nota 62. REMESAL, transcribiendo del acta del cabildo de Villarreal de 27 de abril
de 1529, Pone: *La otra [escuadra] vaya por la tierra a buscar bastimento y que sea su Capi.
tin Diego Holguin.* (Ob. cit., t. I, p. 399.)










79 REMESAL, ob. cit., t. I, p. 388. Este autor escribe-o mejor dicho, aparece en la edi.
cl6n-Comontes, que serfa de fijo Comontes.
80 En el acta del cabildo de Guatemala de 21 de noviembre de 1527, donde figure el pa.
recer de Holguin sobre el traslado de la ciudad, al pie de este se lee: 'e firm6lo.-Diego Hol-
gufn.* (Libro viejo, etc., p. 28). En cambio, el poder que otorg6 Holguin en San Salvador de
Bayamo a favor de Juan Escribano el 13 de septiembre de 1521, dice al final: 'e por rruego
del dicho Diego Folguin porque dixo que no sabe escriuir firm por 1l e a su rruego en esta
carta el dicho Francisco Pozuelo.* (La poblacidn de El Salvador, p. 587.)
81 Consta en la list de los conquistadores de Chiapa que fueron con Mazariegos. (REME-
SAL, ob. cit., t. I, p. 379.)
82 Tambi6n incluido en la list de REMESAL. (Ibidem.)
83 Esta probanza consta de una petici6n, seguida de interrogatorio para los testigos, for.
mado por site preguntas, y ocupa los folios 24 a 36 del expediente promovido por el hijo de
Holguin, que tiene en total 68 folios. (AGI, Patronato, leg. 70, num. 1, ramo 2.)
84 Petici6n de la probanza. (Ibidem.)
85 REMESAL, ob. cit., t. I, p. 379.
86 En la respuesta de Pedro de Orozco a la pregunta VII del interrogatorio se hall es.
crito sonitlan ibidemm), pero debe referirse al pueblo de Comitldn, que subsiste como ciudad del
Estado de Chiapas con el nombre de Comitdn.
87 Respuesta a la pregunta VII. (Ibidem.)
88 Idem.
89 Ob. cit., t. I, p. 379.
90 Respuesta a la pregunta VII. (Ibidem.)
91 LARDa, en su citada semblanza de Holguin, dice que iste maci6 a fines del siglo xv en
un pueblecillo espaiol Ilamado Tona o Sona, cuya situaci6n exacta no he fijado todavfa.* (Bo=
letin Municipal, ndmero extraordinario de 1925, p. 21.) Como lo hace generalmente, no da la
fuente de su informaci6n, lo que dificulta comprobar la verosimilitud de su aserto.
92 Nueva ed. facsimil, de MENtNDEZ PIDAL, fol. 216 v.
93 Ovandos.
94 Consta tambien de una petici6n y de un interrogatorio de catorce preguntas, que ocus
pan del folio 38 al 64 del expediente. Al final de la altima, aparece en el texto el nombre de
Holguin, como si hubiera firmado, lo cual parece 16gico sabiendo que lo viene haciendo al mea
nos desde 1527 de un modo comprobado. (AGI, Patronato, leg. 70, ndm. I, ramo 2.) Otro
exemplar suelto de esta informaci6n-como he sefalado en la nota 46-figura en el mismo
Archivo, la cual debe ser de fijo anterior a la que se reproduce en el legal antes citado. (Pa=
tronato, leg. 60, nom. 4, ramo 3). Es curioso observer que por la repetici6n de nombres, en
este mismo legajo se ha incluido, por los oficiales del Consejo de Indias, una probanza de otro
Diego Holguin, vecino de Puebla de los Angeles, que nada tiene que ver con nuestro personae.
Este hom6nimo Ileg6 a Indias en 1522, segtn se desprende de su propia informaci6n, y fu8
amigo de Hern&n Cortes, que testifica en ella. Es el mencionado con el namero 316 por ICAZA
en su Diccionario autobiografico de conquistadores y pobladores de Nueva Espana. (T. I, ps. 165=
166.)
95 Petici6n de la probanza. (AGI, Patronato, leg. 70, nOm. I, ramo 2.)
96 Idem.
97 Idem.
98 El 23 de febrero de 1548 se habia expedido en Valladolid una C6dula de recomenda.
ci6n dirigida al Presidente y Oidores de la Audiencia de los Confines, instruyindoles a fin de
que le tuvieran apor encomendado [a Holguin] en lo que en esa tierra oviese lugar y se le ofrer
ciere y le ayudeis y favorezcais y encargueis cargos y oficios de nuestro servicio en que nos
pueda servir e ser honrado e aprovechado conforme a la calidad de su persona...* (AGI, Patro.
nato, leg. 70, ntm. I, ramo 2.) No debi6 ser much la eficacia de esta recomendaci6n, cuando
Holguin, siete afios mas tarde, sigue suplicando mercedes para aliviar su escasez.
99 Petici6n de la probanza de 1555. (Ibidem.)
100 Idem.
101 Respuesta a la pregunta XII del interrogatorio de la probanza de 1555. (Ibidem.)
102 Figura a continuaci6n de la probanza de 1555, folio 64 v. del expediente. (Ibidem.)
103 Real provision que consta en el folio 66 del expediente. (Ibidem.)










104 Real provision que consta en el folio 66 del expediente. (Ibidem.)
105 Idem.
106 Consta de un interrogatorio de cinco preguntas, seguido de las declaraciones corres.
pondientes, y ocupa del folio 4 v. al 22. (Ibidem.)
107 Ibidem. De Luarca no consta la vecindad.
108 Este, en efecto, al contestar a la pregunta II del interrogatorio contenido en la infor.
maci6n de 1570, dice que diego holguin (hilo) es hijo legitimo del dicho diego Holguin dia
funto, legitimado por legitimo en una merced que para ello tuvo su Magestad, la cual ha
visto y vido este testigo muchas veces, asi en poder del dicho Diego Holguin difunto, como
del dicho su hijo, despu6s de muerto su padre.* (Ibidem.) Como la legitimaci6n es de 23 de
febrero de 1558, y el testigo la vi6 en poder de Holguin, es indudable que este muri6 con pos.
terioridad a ese afio.
109 Asi lo expresan en su respuesta a la pregunta V de la probanza de 1570 los testigos
Juan Griego, Bernal Diaz del Castillo, Luis Diaz Tejada y Juan de la Tovilla. (Ibidem.)
110 Respuesta a la pregunta V de la informaci6n de 1570. (Ibidem.)
III Se refiere a las de Guatemala, Cuscatlan, Soconusco y Chiapa, que menciona en so
respuesta a la pregunta IV de la misma informaci6n. (Ibidem.)
112 Respuesta a la pregunta V de la informaci6n de 1570. (Ibidem.)




















CAPITULO II

RESTABLECIMIENTO DE LA VILLA DE SAN
SALVADOR


I. El eslab6n perdido en la historic de San Salvador.-II. Diego de
Alvarado restaura la villa de San Salvador en 1528.--I. Testimo-
nios de conquistadores y primeros pobladores.-IV. Organizaci6n de
la villa y levantamiento de los cuscatlecas. V. El pefiol de Ci-
nacantlin.



















I. El eslab6n perdido en la
historic de San Salvador.


SI el 6 de mayo de 1525-como hemos visto-la villa de San Salva=
dor ya existia, y Diego Holguin era uno de sus alcaldes ordinarios,
ning6n otro document se conoce que la mencione en estos primeros
tiempos, o que siquiera contenga alguna alusi6n utilizable. Como es
natural suponer, al partir de Guatemala hacia Cuscatlan la expedici6n
fundadora, Alvarado habria designado de antemano el Ayuntamiento
complete, el cual constaria de dos alcaldes ordinarios, seis regidores y
un alguacil mayor '. Los nombres de estas autoridades permanecen en
el misterio, y s61o se ha salvado hasta ahora-por la alusi6n varias ve=
ces citada del libro de acuerdos del Ayuntamiento de Santiago de Gua-
temala-, el bien conocido de Diego Holguin.
Quienes tuvieron la oportunidad de manejar los primeros papeles
del concejo de San Salvador no mientan para nada ningin aconteci=
miento municipal anterior a 1528, y seg6n se deduce de sus afirmacio=
nes, las primeras actas que pudieron ver eran de ese afio-que algus
nos tuvieron como fundacional-, o de los inmediatos 2. Ello ha obli=
gado a tener por cierta la tesis de que la primitive villa llev6 vida pre-
caria o incluso desapareci6, restaurindose el afio indicado. ,C6mo,
curido y por que motives? Profusas son las cabalas que se han hecho
sobre este particular, con mayor o menor base, y entire ellas no han
faltado las mias 3; pero de una u otra forma, lo cierto es que a este pro=
p6sito no puede moverse el historiador sino en un terreno hipotitico,
y lo mas cuerdo result dejar que el tiempo-con cuyo auxilio tantos
enigmas se han aclarado, felizmente-haga que un dia, es de esperarlo,








por la alusi6n acaso del mas impensado document, se pueda verter
alguna luz sobre el misterio que en la actualidad se cierne sobre los
afios primeros de la hoy capital de El Salvador.
No obstante, si se tiene en cuenta que el 1526 hubo una sublevaci6n
casi general de los indios sometidos por Alvarado en sus conquistas,
poniendo 6stas en riesgo de perderse 4, result atinado suponer-o al
menos dentro de lo verosimil-, que la villa no subsistiera, Ilegando a
una virtual extinci6n. Sin suscribir la tesis de Lard6 a este respect,
como ya lo hice notar en otro lugar, he de reconocer que no anduvo des=
caminado en atribuir a dichas sublevaciones el silencio que se hace so=
bre los primeros aflos de la existencia de San Salvador 5, si bien su
continuidad-siquiera legal o formularia-quede patentizada claramen=
te en las declaraciones de Pedro y Gonzalo de Alvarado, en el juicio
de residencia que al primero se sigui6 en Mejico en 1529, aunque
siempre cabe admitir que hallandose ya para ese aflo restablecida, el
Adelantado, que venia de Espafia, entendiera como vigente la funda=
ci6n que 61 habia ordenado en 1525, estimando innecesario aludir al
episodio de su desaparici6n transitoria, por no amenguar con este de=
talle la efectividad del m6rito alegado de su fundaci6n 6
Al hacer en el capitulo precedent un bosquejo de la vida de Diego
Holguin, he supuesto que 6ste regresaria a Guatemala acompafiando a
Pedro de Alvarado el afio 1526-terminada su actuaci6n como alcal=
de-, para compaginar su presencia en Mejico a fines de ese afio, y su
participaci6n comprobada a principios del siguiente en la expedici6n
de Mazariegos a Chiapa. De haber sucedido asi, acaso la salida de aqu6l,
junto con la de otros compaferos, iniciara el ixodo de los vecinos de
la villa. No es de suponer, sin embargo, que se despoblara con motive
del paso de Alvarado en su viaje de Choluteca a Guatemala, pues en=
tonces no habria declarado en su juicio de residencia que desde que la
mand6 fundar venia existiendo 7. Bernal Diaz del Castillo seilala ya
que la provincia de Cuscatlfn se hallaba de guerra, pero explicitamente
no alude a la villa de San Salvador 8. Desde luego, hoy por hoy, no exis=
te la posibilidad de basar ninguna de estas suposiciones en document
alguno, y, por lo tanto, es initial extender las hip6tesis mis allf de lo
enunciado, es decir, de que la villa de San Salvador, probablemente a
consecuencia del levantamiento general de los aborigenes acaecido en
1526, se despobl6 total o parcialmente, al extreme de dejar de existir
como nicleo urban organizado.








Personalmente, y en presencia de los documents a que mis ade=
lante he de referirme-y que dan suficiente luz por lo que se refiere a
su restauraci6n-, me inclino a career que la villa lleg6 a despoblarse
del todo, abonando esta idea el hecho de que, dificilmente resultaria
factible a los que se quedaran, soportar las calamidades inherentes a
vivir en territorio de guerra, siendo pocos. Asi, esta dentro de lo probable
que al abandon de los unos siguiera el de los demis-en grupos que pus
dieran abrirse paso hasta Guatemala a traves de las tierras subleva=
das-, en etapas que cronol6gicamente es impossible precisar, pero que
serian anteriores a 1528. Y estos pobladores de San Salvador, acciden-
talmente trasladados a Guatemala, es possible que influyeran en el ini=
mo de Jorge de Alvarado, que ocup6 el Gobierno a su regreso de M&
jico en sustituci6n de Pedro Portocarrero y Hernin Carrillo, a quienes
lo dej6 encomendado el hermano de aquil 9, a fin de que se restableciese
una poblaci6n de capital importancia para tener sujetos los territories
de Cuscatlin, sin descartar que ello aconteciese por propia iniciativa del
gobernador, consciente de tal necesidad.
En el lento y duro tejer y destejer que es la Conquista, nada de lo
dicho result inverosimil, antes bien, se atempera a lo normalmente
acaecido en tantos lugares. Por lo que atafie al territorio de Cuscatlin,
los hechos demuestran que la resistencia de sus habitantes fui tenaz y
constant. La expedici6n primera, de 1524, careci6 de consecuencias
inmediatas, y Alvarado retorn6 a Iximch--como hemos visto-sin al=
canzar otro objetivo que el de entrar y salir de la capital de los pipiles,
donde no pudo afirmar su autoridad. La segunda, al afio siguiente, es
indudable que logr6 su prop6sito, pues se fund la villa de San Salva-
dor, lo cual indica que los indios recibieron de paz a los espafioles-ante
el recuerdo de los reveses sufridos meses antes-, o al menos que no
ofrecieron encarnizada resistencia. El hecho de que Alvarado siguiera,
tanto a la ida como a la vuelta de su viaje a Choluteca, para entrevistar=
se con Cortes, en 1526, el camino de Cuscatlin y zona situada al Este
de Lempa-lo que significa atravesar integramente el territorio hoy
salvadorefio-obliga a suponer que estimaba, al menos en lo indispen-
sable para tener cierta seguridad de trinsito, como pacificadas aquellas
regions; pero no es menos evidence que al regreso tuvo que combatir en
diversos puntos 1o, no deteni6ndose en castigar a sus ofensores-como
lo narra Bernal Diaz-por cuesti6n de tiempo 11. Quien sabe si esta
lenidad no contribuiria a envalentonar a aquellos aguerridos aborige-








nes, que considerarian propicio el moment para sublevarse, o si las
escaramuzas libradas en esta oportunidad no serian el inicio de la in=
surrecci6n general. Desde luego, a partir de tal moment, es evidence
y comprobado que los cuscatlecas estuvieron con el arma al brazo, pues
la expedici6n enviada posteriormente por Jorge de Alvarado asi lo
acredita. Y en cuanto a los habitantes de la region situada al Este del
rio Lempa, si hay pruebas de que no depusieron totalmente su actitud
rebelde, en chispazos sucesivos, hasta much tiempo despues de fun=
dada la villa de San Miguel, que se erigi6 en 1530 con el fin de evitar
las pretensiones jurisdiccionales de los secuaces de Pedrarias DAvila,
la cual no llev6 vida tranquila hasta pasados muchos aflos despues de
su fundaci6n 12
De tal manera, el estimar que San Salvador se despoblara por se=
mejante motivo, no result en lo mfs minimo carente de base. Afiadase
que si los territories pr6ximos a la ciudad de Guatemala hubieran per=
manecido en calma, ficil habria resultado enviar tropas que reforza=
ran la vigilancia en San Salvador, pacificando los lugares comarcanos;
pero la situaci6n de los espafioles no era en Guatemala mis c6moda,
pues tuvieron que hacer frente a la coalici6n de todos sus enemigos,
entire los que se contaban ya los cakchiqueles, cuyos sefiores fueron los
que mas encarnizadamente combatieron a sus antiguos aliados 3.
Con todo, quede lo anterior simplemente como una c6bala mis en=
tre las que se han hecho sobre tal material, pues, como antes digo, no
es improbable que mas adelante pueda hallarse una base documental
que d6 la clave del asunto, y nos aclare--ms o menos detalladamente-
lo acontecido con la villa de San Salvador desde su establecimiento
hasta su restauraci6n. El relate del mis insignificant de los conquis-
tadores, que solicita una merced o una encomienda, puede contener
sobre ello una alusi6n preciosa. Unas cuantas frases del acta del Ayun=
tamiento de Guatemala de 6 de mayo de 1525, tuvieron la virtud de
revelar la existencia de la villa de San Salvador en tal fecha, dando por
tierra con una version largamente sostenida. Por mi parte, he de cons
fesar que a la btsqueda de tal indicio he consagrado, sin fruto, muchas
jornadas de Archivo.
Como, por otro lado, estimo que la historic salvadorefia ha adole=
cido generalmente, por lo que se refiere a las 6pocas de la Conquista
y la Colonia, de venirse construyendo casi por entero a base de las na=
rraciones de los cronistas, que si tuvieron en sus manos muchos docu=









mentos, no siempre los utilizaron rectamente, dejando grandes lagunas
por llenar o dando origen a err6neas apreciaciones, entiendo que resul=
ta mis ajustado a la prudencia-aparte de ser mas eficaz--esclarecer
aquellos puntos sobre los cuales pueda aportarse un apoyo document=
tal incontestable, aunque queden algunos vacios, a seguir el peligroso
camino de una series de encadenadas hip6tesis, que cuanto mis se ale=
jan del asidero que puede darles consistencia, mas pierden valor con=
vincente. Ello no significa que se abandon un procedimiento siempre
licito al historiador, pero a condici6n de que se use con la necesaria
cautela y haciendo las oportunas reserves. Queden, pues, estos tres
afios incompletos-del 6 de mayo de 1525 al I. de abril de 1528-,
como el eslab6n perdido en la historic de la villa de San Salvador, no
sin alentar la esperanza, repito, de que mas tarde o mas temprano pue=
da darse con 6l.

















II. Diego de Alvarado restaura
la villa de San Salvador en 1528.


D ICE Remesal que Pedro de Alvarado, al abandonar Guatemala en
1526 con motive de su viaje a Espafa, dej6 por lugarteniente suyo
a su hermano Jorge, y que 6ste (hizo oficio de Gobernador y CapitAn
general, con muchas ventajas, acudiendo a todos los negocios de paz y
guerra, con la puntualidad que era raz6n y en medio de las grandes
ocupaciones que en Guatemala tenia, de mudar el sitio de la ciudad de
Santiago de los Caballeros, que se hizo a los 22 de Noviembre de 1527,
y de partir las casas y solares para que se edificasen, y la tierra para
razos del gobierno particular de la ciudad: di6 orden para tener sujeta
y de paz la provincia de Cuscatl6n, que era una de las mis ricas y prin=
.cipales de la gobernaci6n de Guatemala, que en ella se hiciese una po=
blaci6n de espafioles, la cual di6 por nombre villa de San Salvador,
d ci6n del sitio mhs convenient que les pareciese para asiento del lugar.
Eran muchos y muy nobles los espafioles que salieron de Guatemala
para esta jornada, que la fama de las riquezas de la provincia asi en
frutos de la tierra como en minas, los ceb6 y oblig6 a dejar la apacible
vivienda de Santiago de Guatemala, y irse a tierra no vista ni conocida,
y que entonces se Ilamaba de guerra 14.
Esta tierra que fueran a ella por primera vez, pero no para ninguno de los que la
recorrieron en las tres memorables incursiones de 1524, 1525 y 1526,
que posiblemente irian en alg6n n6mero, como entendidos de ella,
incluyendo acaso a algunos de los primitives vecinos de San Salvador.








En cuanto a Jorge de Alvarado, tambien conocedor del terreno, pues
estuvo en la expedici6n de 1524, a fines del afio siguiente se hallaba de
nuevo avecindado en Mejico, donde le menciona un acta del cabildo,
de 16 de diciembre 5. En otra, de 29 de enero de 1526, se le alude
como alcaide de las Atarazanas de aquella ciudad 6, y en la de 26 de
junio del mismo ai~o aparece como regidor de su Ayuntamiento 17. No
es sino hasta el 20 de marzo de 1527 cuando aparece nuevamente en
Guatemala, donde los municipes le reciben como teniente de Justicia
Mayor y capitan general '8. Asi, no #dej6 don Pedro de Alvarado, cuan=
do se fui a Espafia el afio de 1526, por lugarteniente, a Jorge de Alva=
rado> como pone Remesal 19, sino que se hizo cargo de su tenencia casi
un afio despu6s de la salida de su hermano Pedro de Guatemala, quien
encomend6 el gobierno, como antes queda dicho, a Pedro Portocarrero
y a Hernin Carrillo, conjuntamente.
De tal modo result que Jorge de Alvarado hall6se ausente de Gua=
temala durante el period que abarca la primera etapa de la existen=
cia de la villa de San Salvador, y que al tomar las riendas del gobierno
con provision de las autoridades de Nueva Espafia, se encontr6 con
que aquel territorio, como los otros, estaba de guerra.
Mas para seguir el hilo de los acontecimientos que ha de Ilevarnos
hasta la restauraci6n de la villa de San Salvador, conviene mejor que
orientarse por las afirmaciones de Remesal-que entrevera los datos
comprobados con los dudosos o simplemente falsos-, hacerlo por las
de los propios actors de aquellos, que si en determinados puntos son
inconcretos-especialmente en lo relacionado con fechas-, en otros son
de transparent nitidez.
Por de pronto, tenemos una Cedula expedida por la Reina gober=
nadora en Valladolid el 20 de julio de 1538 20, dirigida a don Pedro de
Alvarado, como consecuencia de una exposici6n elevada a la Corona
por los vecinos de San Salvador, Pedro Ndfiez de Guzmin, Sancho y
Antonio de Figueroa y Antonio de Ocampo, presentada en Espafia por
el primero de ellos, quien regres6 a Indias antes de expedirse la C&
dula 21, y en la cual se lee lo siguiente:
#... por el ynterese que dixeron que les tocaba me hizieron Relaci6n
que puede auer onze afios que los vezinos de la dicha villa [de San Sal=
vador], conquistaron a su costa y minci6n los yndios que se dizen de
pipeles [sic, por pipiles], que son lengua de mexico, la costa adelante,
veynte leguas hazia guatimala y que levaron por su capitan a diego de








aluarado, el qual tenia powder de jorge de aluarado, vuestro theniente
de gouernador que a la saz6n hera, para que pudiese conquistar los
dichos yndios y poblar y Repartir la dicha tierra entire los vezinos y
conquistadores de la dicha villa y que conquistada y pacificada, la re=
parti6 conforme a la ynstruci6n que traia, entire los vezinos y conquis=
tadores... 22>
De lo anterior se deduce que once afios antes, aproximadamente,
o sea, a partir del 20 de julio de 1527, los vecinos de la villa de San Sal=
vador conquistaron, pacificaron y recibieron en reparto de encomien=
das el territorio pipil, cuyo centro de resistencia ha de situarse unas
veinte leguas hacia Guatemala, en una expedici6n mandada por Diego
de Alvarado, quien iba con poderes de su primo Jorge, gobernador de
aquellos territories 23.
Concuerda lo precedent, en substancia, con los datos transmitidos
por Remesal, seg6n los cuales Jorge de Alvarado organize la expedi=
ci6n pacificadora de Cuscatl6n, durante su interinato, siendo su primo
Diego de Alvarado el teniente de capitan general y justicia mayor que
se hallaba en tal territorio en 1528 24, ratificado esto iltimo por Gonzalo
de Alvarado en el juicio de residencia hecho a don Pedro, al declarar
que lo era todavia en 1529 25. Naturalmente, queda por precisar exacta=
mente el period de la expedici6n, que ha de situarse, por lo que se de=
duce de la CUdula aludida, como posterior al 20 de junio de 1527, lo
cual concuerda con el mandate de Jorge Alvarado, que, como hemos
visto, tom6 posesi6n official de su cargo en Guatemala el 20 de marzo
de ese afio.
Ahora bien, como tenemos por un lado el dato imprecise de ( auer onze afios> (a contar, hacia atris, desde 1538), y por otro el muy
concrete de ser Diego de Alvarado el jefe de la expedici6n, puede ser=
virnos para determinar el Ambito conjetural en lo cronol6gico, la per=
manencia de iste en Guatemala. A tal respect, hemos de recurrir una
vez mis, con provecho, al irrecusable testimonio de las actas del cabil=
do guatemalense, las cuales sefialan la presencia de Diego de Alvarado
en Santiago el 21 de noviembre de 1527, y la hacen suponer el 19
de marzo de 1528 26. A partir de esta fecha, el nombre de Diego de
Alvarado no vuelve a figurar sino en el acta -de 22 de diciembre de
1529 27. Asi tenemos un period que va del 21 de noviembre de 1527
al 19 de narzo de 1528, durante el cual pudo haber dirigido la expedi=
ci6n a Cuscatlin, pero 6ste no es lo suficientemente largo para situar








dentro del mismo el desarrollo de todos los episodios de conquista,
pacificaci6n, repartimiento, etc., de que habla la Cedula, mis los del
ejercicio de los cargos que desde 1528 hasta 1529 menciona Remesal
y que se comprueban en el juicio de residencia de don Pedro.
Aunque nada impide suponer que pudiera haber salido la expedi-
ci6n de Diego de Alvarado con posterioridad al 21 de noviembre de
1527, trasladandose a Guatemala su jefe-con la escolta necesaria-en
marzo de 1528 y retornando nuevamente a Cuscatlin, lo m6s cuerdo
resultaria suponer que partiera despues del 19 de marzo de 1528, si
no fuera porque en el acta aludida de esta iltima fecha se dice sola=
mente que (este dicho dia los dichos Sefiores recibieron por vecinos
desta cibdad a los de yuso contenidos, y les dieron los solares e tierras
que por sus peticiones pidieron, seg6n e de la manera que esti sentado
en las dichas peticiones> 28, lo cual permit imaginar con fundamento
que se diera a Diego de Alvarado-ausente-el solar que con anterio-
ridad tenia solicitado. Esto 61timo autoriza a conciliar el dato traditional
de erigirse el Ayuntamiento de San Salvador, bajo su autoridad supe=
rior como teniente de capitan general y Justicia Mayor, el 1. de abril
de 1528, como asevera Remesal-lo que hubiera sido dificil estando
todavia el 19 de marzo en Guatemala, pues resultan pocos dias para
ello-, con lo que expresa la Cedula de 1538 a que aludo de estar ya
esta villa restablecida (como hay que suponer, y no fundada), once
afios antes, es decir, despues del 20 de junio de 1527.
A mis de lo anterior, y en su abono, me cabe la satisfacci6n de apor=
tar un testimonio documental, emanado del propio Diego de Alvara=
do, y que demuestra palmariamente que 6ste se encontraba en la villa
de San Salvador el 9 de junio de 1528, cuando ya el territorio cusca=
tleca se hallaba al menos parcialmente pacificado. En efecto, en esta
fecha concede a Miguel Diaz Pefiacorba-uno de los conquistadores de
cuyos hechos me ocupar6 mis adelante-, la encomienda del pueblo de
Onao e calco# (Nahuizalco, actualmente), cuyo texto figure en un ex=
pediente relative a sus m&ritos y servicios, conservado en el Archive
General de Indias 29. Cuando Diego de Alvarado, en la primera decena
de junior de 1528, hace ya reparto de encomiendas (pues, como es 16a
gico, y lo dice la Cidula de 1538, la concesi6n de istas seria general),
es de suponer irrecusablemente que la villa se fundaria antes y el terri-
torio se pacificaria despu6s.
De tal modo, si el 21 de junio de 1527 esti adn en Guatemala, como








queda expuesto, y el 9 de igual mes de 1528 se ocupa ya de repartir los
pueblos de indios de la jurisdicci6n de San Salvador, en la propia villa,
cabe admitir licitamente lo aseverado por Remesal de que vista se res=
tableci6 (l6 dice que se fund, como sabemos) el 1 . de abril de ese
afo 3, pues no vamos a suponer que la tarea de pacificaci6n durara
menos de los dos meses y nueve dias que van del 1. de abril al 9 de
junior. Por lo tanto, como el acta del cabildo de Guatemala de 19 de
marzo del mentado afio no expresa concretamente que Diego de Alva-
rado estuviese present en esa ciudad, podemos conjeturar su salida
-dentro del 6mbito cronol6gico establecido por los documents, y que
va del 21 de noviembre de 1527 al 9 de junior de 1528-, en los dos
primeros meses de 1528, dejando tiempo para organizer la expedici6n
en Guatemala y vencer la resistencia que ofrecieran los aborigenes
-pues no olvidemos que el pals era de guerra-, hasta llegar al valle
que despues se Ilamaria de La Bermuda, a fines de marzo, restablecien=
do la villa de San Salvador el primer dia de abril. Ademas, el texto de
la Cidula de 1538, claramente da a entender que la expedici6n tuvo
-como result normal-como primer objetivo el de restaurar el cen=
tro urban y como segundo, el de pacificar el territorio circundante,
utilizando aquil como apoyo para extender poco a poco la jurisdicci6n
de sus autoridades por los cuatro rumbos. No otra cosa se desprende
de estas palabras contenidas en la C6dula de referencia: (... que los ve=
cinos de la dicha villa conquistaron a su costa y mingi6n los yndios que
se digen de pipeles 31; o sea, que cuando realizaron tales conquistas
eran ya vecinos de San Salvador. Otras piezas documentales, por suerte,
corroboran lo enunciado y proporcionan nuevos elements de juicio,
como veremos a continuaci6n.










LAMINA IV


Escudo de armas concedido por Carlos V, en 1537, al conquistador Bartolom6
Bermlidez, vecino de la villa de San Salvador.



(Dibujo de Roberto Ferrer Maliqueda, especial para esta obra.)

















I. Testimonios de conquista-
dores y primeros pobladores.


G RAN ndmero de los que acompailaron a Diego de Alvarado en su
expedici6n restauradora de la villa de San Salvador, quedaron
como vecinos de esta, donde muchos de ellos ejercieron posteriormen=
te cargos municipales, disfrutando asimismo de encomiendas que se les
concedieron en pueblos de la jurisdicci6n.
Estos conquistadores y pobladores-o sus herederos-al solicitar
mercedes de la Corte, bien referentes a sus repartimientos o a otros
aspects de sus servicios, dejaron 6stos bien sentados en variadas in=
formaciones, las cuales constituyen un venero-tan rico y fehaciente
como inexplorado-, del que pueden extraerse materiales valiosisimos
para reconstruir el period hist6rico abarcado por aquella memorable
expedici6n, asi como sobre sus consecuencias inmediatas.
Entre las consultadas por mi en el Archive General de Indias tie=
nen especial interns, para fijar algunos puntos relatives al restableci=
miento de la villa de San Salvador en 1528-sin perjuicio de los datos
que dan respect de sucesos posteriores, como mas adelante se ver--
las de Bartolome Bermddez, Sancho de Figueroa, Miguel Diaz Pefia=
corba, Pedro Cer6n, Manuel Hernindez y Pedro N6iiez de Guzman,
hecha esta 1ltima por su hijo Gaspar, pero con la participaci6n de di-
versos testigos contemporaneos de los acontecimientos en que inter=
vino aqul.
La de Bartolomb Bermudez esta hecha en San Salvador el 12 de
agosto de 1536, ante el alcalde ordinario Alonso de Oliveros 32. De lo
contenido en ella se deduce que pas6 de Espafia unos doce afios an=
tes 33, es decir, hacia 1524; que esfuvo a las 6rdenes de Gil Gonzalez








Davila 4, asi como a las de Francisco Hernandez de C6rdoba ", capi=
tin de Pedrarias Davila, y que durante el tiempo que con iste anduvo,
fu6 vecino de la villa de Bruselas 36, pasando a Guatemala desde Le6n
de Nicaragua, provincia de la que habia sido conquistador 37. Sirvi&
con Pedro, Jorge y Diego de Alvarado en muchas de las conquistas
de estos capitanes, seg(in 01 mismo asevera 38
Como la localidad denominada Bruselas-que luego se despobl6 y
volvi6 a poblar, desapareciendo finalmente-se erigi6 en 1524 3, asf
como Le6n de Nicaragua 40, puede situarse el traslado de Bermddez a
Guatemala a raiz de haber ejecutado Pedrarias Divila, el afio 1526, a
su capitin Hernindez de C6rdoba-en cuyas filas servia nuestro per=
sonaje-, quien juntamente con otros compafieros habria pensado ha--
liar mejor acomodo a su esfuerzo bajo las banderas de Alvarado, des=
content de las luchas intestines que ensangrentaron la jurisdicci6n de
Pedrarias.
Incorporado a la expedici6n de Diego de Alvarado, los datos que
da acerca de ella son bastante concretos, asi como los de los testigos,
que corroboran y amplian sus aseveraciones. He aqui la pregunta prin=
cipal sobre este punto, contenida en el interrogatorio de su infor-
maci6n:
servi e[n] la d[ic]ha p[r]ovingia d[e] guatemala y en otras a ella co-
marcanas, d[e] la man[er]a suso d[ic]ha, todo el t[iem]po q[ue] asf
estuvo d[e] guerra, hasta q[ue] vinyero[n] de paz e dieron la obidien=
cia a su Real mag[es]t[ad], e si saben q[ue] el d[ic]ho Jorje de alvarado,
despues de asi vella de paz a ella e a las d[e]mas, enbi6 por su t[eni]en=
[t]e d[e] capit [n] a di[eg]o de alvarado, a conquistar la costa del sur
e poblarse esta villa de sant salvador, e si saben yo, el d[ich]o b[a]r[to=
lom]6 bermifdez, venir con el d[ic]ho di[eg]o d[e] alvarado, e si saben
q[ue] he servido e[n] las tales guerras e conq[ui]stas de la d[ic]ha'
villa desde el primer dia hasta oy dia; diga[n] lo q[ue] saben 4.
Los testigos Juan de Molina, Juan Duarte, Francisco Cabezas, An=
tonio Bermtdez, Francisco de Le6n, Juan Martinez Manzanete, Cris=
t6bal de Campos y Juan Divila, todos vecinos de San Salvador, res-
ponden por la afirmativa a la pregunta, salvo Nufio Leal, que no la
sabe. Entre istos, Juan de Molina dice: b[a]r[tolom]6 bermddez, vino a conquistar esta villa de sant salvador
con el d [ic]ho di [egJo de alvarado 4,; Juan Duarte declara que lo sabe








por ser de los components de la expedici6n 43; Francisco Cabezas
afiade que (t[n] lo d[e]mis, todo el d[ic]ho t[iem]po, hasta oy dia,
q[ue] [e]stA de paz esta gobe[r]nagi6n 44); Francisco de Le6n, contest=
ta que vi6 a Bermddez ser conquistador de Guatemala y despuis
que BermGdez d[ieg]o de alvarado, desde el principio de la conq[ui]sta della 46.
Lo anterior es bastante explicit, tanto por lo que asevera Bermd=
dez como por lo que certifican los testigos citados, para corroborar lo
antes expuesto, y determinar, ademis, que si la expedici6n de Diego
de Alvarado <(conquist6 la villa de San Salvador, o la restableci6, me=
jor dicho, a posteriori de su restauraci6n-como veremos mis ade=
lante-tanto los indios de la costa del Sur, como los de tierra adentro,
que habian dado obediencia a la autoridad espafiola, se sublevaron, y
que dominada la rebeli6n, quedaron ya sujetos los pueblos incluidos
en sus t&rminos, o al menos, los mis importantes.
En cuanto a la probanza de Sancho de Figueroa-citado en la C6=
dula dada en Valladolid el 20 de junio de 1538, y regidor del primer
Ayuntamiento de la restablecida villa de San Salvador, es decir, el de
1528 47-, fue recibida tambien en esta, el 10 de marzo de 1537, por
el alcalde ordinario Pedro Cer6n 48. Testifican Crist6bal Salvago, Fran=
cisco Cabezas, Pedro Cer6n, Francisco de Le6n, Pedro Nfiiez de Guz=
min y Antonio de Ocampo 49. Dos de estos testigos-Francisco Cabe=
zas y Francisco de Le6n-, lo fueron tambien de la de Bermddez. Re=
fibrese primordialmente a los oficios concejiles desempefiados por Fi=
gueroa, y de ella se desprende asimismo que fue de los primeros con=
quistadores y pobladores de la villa, en cuyo Ayuntamiento ostent6
una alcaldia ordinaria al siguiente afio de restaurada, o sea en 1529 o.
De Miguel Diaz Pefiacorba existen la informaci6n hecha en San
Salvador el 10 de julio de 1538, ante Bartolom6 Bermidez, que a la
saz6n era alcalde ordinario 5, y la antes citada de Madrid, de 17 de
febrero de 1562 52. Declaran en la primera Francisco Cabezas, Barto=
lomi Bermfidez, Juan Martin Manzanete, Juan Dfvila, Miguel Fer=
nhndez y Bartolome Garcia 5, todos ellos vecinos de San Salvador, y
algunos, testigos de las anteriores. No es muy detallada en lo que se
refiere al restablecimiento de la villa de San Salvador, pero si muy
amplia y de gran interns por lo que se concierne a sucesos posteriores,
como se veri mas adelante. Desde luego, Diaz Peinacorba figure entire









los acompaiiantes de Diego de Alvarado, de quien fue uno de los mas
valientes soldados. En la segunda probanza-la hecha en la capital de
Espafia-declaran Gonzalo de Armente, vecino de San Miguel de la
Frontera; el doctor Blas-Cota, vecino de San Salvador, y el adelantado
de Yucatan, licenciado Alonso de Maldonado, todos ellos estantes en
Madrid ". Entre los variados papeles que siguen a esta informaci6n esth
la encomienda que le hizo Diego de Alvarado el 9 de junio de 1528-a
que antes he aludido-, del pueblo de Nahuizalco, y que es el docu=
mento mis antiguo que conozco redactado en San Salvador, de grandi-
simo interns por corroborar la existencia de la villa en esa fecha, seg6n
antes he sefialado, asi como por contribuir eficazmente a determinar la
zona pacificada-desde el moment en que se reparten lugares como
ise, bastante alejados del ndcleo urban poco antes restablecido-y
calibrar la propia intervenci6n de Pefiacorba, sobresaliente desde los
comienzos, como lo demuestra el hecho de encomendirsele un pueblo
tan principal 5.
No menos interns reviste sobre este mismo asunto la probanza de
Pedro Cer6n, recibida en San Salvador el 16 de febrero de 1558 por
el alcalde ordinario Juan de Tovar 56. Pone aqudl en la pregunta II del
interrogatorio para los testigos, que si saben que i([h]a 35 afios y mis
tiempo que pas6 a estas yndias y en ellas ha servido bien y fielmente
a su Magestad con sus armas y caballos y criados, a su costa, en la
conquista de las ciudades de San Salvador e de Guatemala, y en sus
trminos y en la pacificaii6n dellas 57. Y en la pregunta IV afirma:
4... despubs acS que se pobl6 la dicha ciudad de San Salvador siempre
he tenido cargos de justicia y gobernari6n 58#. Testifican Francisco
Castell6n, que dice del titular de la probanza que ficaci6n de Santiago de Guatemala e desta 9iudad de San Saluador 59;
Martin Lora, Crist6bal de Campos-declarante tambi&n en la de Ber=
mudez-, Crist6bal Cer6n-que no es pariente de Pedro-, Luis Du=
bois, Crist6bal Salvago-testigo en la de Figueroa-y Manuel Hernhn=
dez, todos ellos vecinos de San Salvador 60. Este Pedro Cer6n, que tuvo
larga vida, hizo otra probanza sobre sus miritos y servicios, tambien
*en San Salvador, el 3 de marzo de 1572, ante los alcaldes ordinarios
G6mez Diaz de la Reguera y Bias Corvera 61. Todos los testigos con=
cuerdan en certificar que fu6 de los primeros conquistadores y pobla=
cino ya septuagenario de San Salvador, que le conoci6 de la epoca de








la conquista, da un testimonio de visu-pues para ese afio quedaban
ya pocos de los primitives conquistadores-, limitAndose los demis
-Alonso Morcillo, Lope Pardo, Gaspar Nfiiez de Guzmin, Martin
de Urbina y Lorenzo Dorrego-a asegurar que tal habian oido decir
a los viejos pobladores 63
Manuel Hernandez hizo una informaci6n de miritos y servicios en
San Salvador, el 21 de mayo de 1551, ante Gaspar de Cepeda, alcalde
ordinario 6, la cual contiene en el interrogatorio para los testigos esta
pregunta:
cIIII.-Yten sy saben, vieron, oyeron dezir, que quando vino el ca=
pitfn diego de aluarado vino [sic] a esta dicha ciudad de san salvador,
vine con l6 y me hall en el principio de la conquysta desta dicha gibdad,
e antes que vinyese a ella ayud6 yo al suso d [ic]ho a conquistar la d[ic]ha
ciudad de guatemala, por que de alli conquistada venimos a esta cibdad
de san salvador donde la pacificamos y poblamos, e asy mesmo, a la
villa de san miguel, e asy mesmo, a la giudad de gragias a dios, con el
capitfn g6mez de alvarado; digan lo que saben 65.)
El regidor de San Salvador, Francisco Cabezas-compadre de Her=
nhndez-, responded #que vi6 este testigo, que, conquistada e paci=
ficada e poblada la giudad de guatemala, que [e]l dicho Manuel her-
nindez vino de la d[ic]ha gibdad, con el capitin diego de alvarado,
a conquistar e pacificar e poblar con la demis gente que el d[ic]ho ca=
pitfn traia, a la d[ic]ha cibdad de san salvador, e se hall como con-
quistador el d[ic]ho Manuel hernfndez en la conquista e pacificagi6n
e poblagi6n de la d[ic]ha cibdad de san salvador 66; Crist6bal de Cam-
pos, Martin de Lora y Bartolom6 Bermddez, todos vecinos de San
Salvador, y el segundo alguacil mayor de su Ayuntamiento, contestan
tambiin de conformidad a la pregunta transcrita. Dice el primero que
Hernfndez cvino con el capitfn diego de alvarado, a conquistar e pa=
gificar y poblar la prov[inci]a de Cuzcatlfn, donde cae la d[ic]ha
cibdad de san saluador, que de antes se nombr6 villa 67)); el segundo
excusa rnicamente no acordarse de lo referente a Gracias a Dios 68, y
el tercero afirma Rque el d[ic]ho Manuel fernandez, andubo conquis=
tando en la provingia de guat[emal]a fasta que vino de paz, e se co-
menC6 a poblar, e despues desto vi6 este t[esti]go que [e]l d[ic]ho Ma-
nuel fernandez, vino desde la d[ic]ha provingia a la de cuzcatlin, con
el capithn diego de aluarado, a la conquistar e pacificar e poblar 69#.
Finalmente, en la informaci6n que sobre los miritos y servicios de








su padre el mariscal don Pedro N6fiez de Guzmfn-por quien se ex=
pidi6 la Cidula de 1538-, regidor que fue del Ayuntamiento sansalva=
dorefio de 1528 70, hizo su hijo don Gaspar en San Salvador el 10 de
abril de 1572, ante el alcalde ordinario G6mez Diaz de la Reguera ",
consta que aquel lleg6 a M6jico el afio 1523, incorporhndose mis tarde
a la expedici6n de Crist6bal de Olid, que, como es sabido, sali6 de
Veracruz con destiny a Honduras, el 11 de enero del afio siguiente,
con el fin de completar los planes de Cortes con respect de la de Al=
varado, enviada por tierra. Despues de grandes trabajos, pas6 a Gua=
temala, y aclara Francisco Castell6n en su testimonio que dicho mariscal pedro n6fiez de guzman y abrf que le conosgi6 mas de
quarenta y quatro afios [antes de 1572], que fue quando vino un capi=
tfn Ilamado briones, con el qual entire ochenta espafioles que traxo el
dicho capitan, bino en su conpafi'a el dicho p[edr]o nuiiez de guz=
mAn 72.) Esto viene a establecer de modo muy concrete, el hecho de
que parte de la expedici6n de Olid termin6 por sumarse a la de Alva=
rado--ain cuando este ya no estuviera en Guatemala-, lo cual vaga=
mente esboz6 Herrera 7. El capitan Pedro Briones-que fu& el Angel
malo de Olid, incitandole a rebelarse contra Cortes-acab6 ahorcado
en Guatemala, segdn narra Bernal Diaz 74.
Aunque el hijo del mariscal, al presentar el interrogatorio equivoca
Salgunos datos esenciales, poniendo en la pregunta V, bada de conquistar la provincia de guatemala, el dicho pedro ndfiez de
guzman vino en conpafia del capitfn jorge de albarado a ayudar a
conquistar esta provingia de cuzcatlin, que estaba de guerra, donde
sirbi6 a su mag[es]t[a]d muy bien, hasta tanto que la tierra di6 el do=
mynio a su mag[es]t[a]d 7y, el viejo conquistador Pedro Cer6n (que
fue de los que tambiin pertenecieron a la expedici6n de Olid, llegando
a Guatemala junto con NdG"ez de Guzmfn 76), pone las cosas en su
punto, con una claridad no empleada ni en sus propias informaciones.
Dice asi:
(V.-De la quinta pregunta dixo que este t[estig]o sabe e vido por
vista de ojos, c6mo Jorge de albarado enbi6 a diego de albarado, su
primo, a conquistar la probincia de cuzcatAn, donde agora esta fundada
esta ciudad de san saluador, porque estaba toda de guerra, y entire los
soldados que truxo el dicho diego de albarado fue el dicho mariscal
pedro nfiiez de guzmfn y este t[estig]o, y en la dicha conquista e pa=
Cificagi6n bido este testigo que el dicho mariscal pedro nifiez de guz=








man sirvi6 muy bien a su mag[es]t[a]d, con sus armas e cavallos, e
yendo conquistando e pagificando la dicha probincia de cuzcatlhn, en
vn pueblo Ilamado gicacalco, un rayo le mat6 el caballo al dicho ma=
fiscal, que en aquella saz6n valia mas de quinientos ducados, e a pie
despubs ayud6 el dicho mariscal a pacificar todos los demas pueblos
que estavan rrebelados, pasando en las dichas conquistas e pacificacio=
nes el dicho mariscal muchos trabaxos e ambre e sed; y esto rresponde
a esta pregunta 77.*
Francisco Castell6n contest tambien de conformidad con lo acae=
cido, es decir, poniendo a Diego y no a Jorge de Alvarado como jefe
de la expedici6n 78, pero Manuel Hernandez, que tan claramente sit6a
este punto en su probanza, como acabamos de ver, no repara por lo
visto en el error contenido en la pregunta, y testifica (que la sabe como
en ella se contiene, porque se hall este t[estig]o present a todo
ello 79. En cuanto a los que no fueron contemporhneos de los sucesos
a que se concrete la pregunta-Lope Pardo y Luis Dubois-declaran
que lo oyeron decir como en ella se contiene, certificando-como Hers
nandez-el error 80
Ya es grave que don Gaspar Nfiiez de Guzman haya cometido un
lapsus como el que figure en el cuestionario, desde el moment en
que no cabe suponerlo equivocado en punto tan principal; pero hay
que admitir tambien que el escribano asentara poner Diego, salvando la errata-al reparar en ella-, los testigos
Cer6n y Castell6n, en lo cual no cay6 Hernandez. Imaginemos lo que
habria pasado de no disponer de otras informaciones que aclaren el
asunto, como la misma de Hernindez. Tendriamos asi un nuevo ele=
mento de confusion, en un tema que apenas ahora adquiere sus reales
contornos. Por un lado, Gaspar Ndfiez de Guzman,'Manuel Hernin=
dez, Lope Pardo y Luis Dubois, asegurando que Jorge de Alvarado
habia dirigido la expedici6n que restaur6 la villa de San Salvador; por
otro, Pedro Cer6n y Francisco Castell6n atribuyendo la jefatura a su
primo Diego... Y todo, en este caso, apoyado en un document de in=
dudable valor. Por suerte, no cabe tal riesgo, pero la sola posibilidad
de su existencia hace pensar lo aleatorio que siempre result establecer
la verdad, yocon qui cuidado hay que manejar los elements docu=
mentales de apariencia mis fidedigna.
De la probanza se deduce, desde luego, que el mariscal Pedro Nd=
fiez de Guzman-natural de la ciudad de Le6n 81-era persona de viso,







como certifican todos los testigos, dando Luis Dubois el dato de que
ten estas parties le bi6 tener por tal caballero y hijodalgo notorio, como
la pregunta dize, y como a tal le trataban los capitanes y gobernadores
de estas parties y como a tal caballero el adelantado don pedro de al=
barado le sentaba a su mesa y comia con Ml, por le tener tal como la
pregunta lo dize 82#.
De lo enunciado en las informaciones citadas-asi como en la C&=
dula de 20 de junio de 1538-no cabe sino afirmar lo expuesto sobre la
expedici6n de Diego de Alvarado. Es curioso, sin embargo, sefialar que
en ninguno de los mencionados documents se hace la mis minima
alusi6n a la preexistencia de la villa. Se habla siempre de ella como de
una fundaci6n nueva. De tal manera, de no constar los irrecusables
testimonies del libro de actas del Ayuntamiento de Guatemala, y del
juicio de residencia de Alvarado, todo el aparato documental que ven=
go de utilizar-concordando siempre en lo esencial-, no significaria
sino un refuerzo y una aclaraci6n al dato traditional de que San Salva=
dor se fund el 1. de abril de 1528. Esto confirm mi creencia de que
la villa lIeg6 realmente a despoblarse, y que al restablecerse en 1528
fu6 en virtud de una nueva conquista, como lo certifican ampliamente
las informaciones citadas. Cuscatlin era-para el tiempo en que Jorge
de Alvarado se hizo cargo del mando-tierra de guerra. Ello no invali=
da, naturalmente, la posibilidad de que exista alguna informaci6n don=
de quede confirmado aquel dato, pero las que he tenido la oportuni=
dad de manejar, no lo mencionan. Quede esto, desde luego, como
fructifera posibilidad para fuituras investigaciones. Por ahora, baste co=
nocer con diffana claridad c6mo Diego de Alvarado restableci6 la villa
de San Salvador, ayudado por los Bermddez, Figueroa, Diaz Pefia=
corba, Cer6n, Hernhndez, N6iiez de Guzmfn, etc. Y es curioso seiia=
lar c6mo en la expedici6n que restaura la villa de San Salvador figu=
ran soldados pertenecientes a las tres grandes empresas conquistadors
de la America Central-las de Pedro de Alvarado, Crist6bal de Olid y
Pedrarias Dhvila-, como en un presentido afin de unidad. Los que
reinstalan la villa de San Salvador-prActicamente, que la fundan de
nuevo-llevan en su retina la vision magnifica que va desde los con=
fines de Chiapa hasta los del Darien. La unidad centroamericana que
madura en la Colonia tiene su antecedente en la Conquista.




















IV. Organizad6n de la villa y
levantamiento de los cuscatlecas.


A partir del primer dia de abril de 1528-pues no hay inconvenien=
te en aceptar esta fecha dada por Remesal, despuis de lo antes
expuesto-la villa de San Salvador se halla de nuevo establecida no
lejos del pueblo indigena de Xochitototl, y en ella ejerce la supreme
autoridad, como teniente de gobernador y justicia mayor, Diego de
Alvarado, que para ello tiene poderes de su primo Jorge, que gobierna
en Guatemala.
El Ayuntamiento esti constituido por Antonio de Salazar y Juan
de Aguilar, como alcaldes ordinarios; Pedro Gutirrez de Guifiana,
Santos Garcia, Crist6bal Salvago, Sancho de Figueroa, Gaspar de Ce=
peda, Francisco de Quir6s y Pedro Ndfiez de Guzmin, como regido=
res. Gonzalo Ortiz es el alguacil mayor y Antonio Bermddez el tenedor
de bienes de difuntos. Los regidores Gaspar de Cepeda y Francisco
de Quir6s han sido designados para desempefiar las funciones de visi=
tadores de la provincia; como procurador de la villa se ha escogido a
Luis Hurtado, y en calidad de escribano del concejo a Rodrigo Diaz.
Remesal, que consult los escasos papeles que ya en su tiempo
quedaban del primitive Ayuntamiento, y a quien debemos la lista an=
terior 83, no hall sino cuatro nombres de los primeros pobladores, que
son los de Juan Quintanilla, Ginds Mufioz, Francisco de Le6n y Jorge
Robledo ". Felizmente, por las informaciones de diversos conquista=
does, como las antes citadas, salen a luz otros muchos. Si *la falta se








Ilora 85s de tales documents, como dice el autor dominico, #y no se
remedia 86#, como afiade, al menos en esto puede decirse que se reme=
dia en parte.
Forzosamente hemos de seguir a Remesal para darnos idea de los
primeros pasos del Ayuntamiento de San Salvador, asi como de la or=
ganizaci6n del incipiente burgo. Tardaron quince dias-seg6n nos
dice-en < casas en que morar 7,. Estas l6timas, como es de suponer, serian pri=
meramente de cafias y paja, pues para mis lujos no daria de moment
el territorio. El 16 de abril nos cuenta que pidi6 el procurador Hurtado
solares para los vecinos, contestindosele-como era obvio-- muy bien, e just su demand 8,.
El mismo dia solicit de los municipes (que los tales vecinos, e mo=
radores se afiancen, e juren vecindad, de manera que ni agora ni en
ningin tiempo se vayan, e ausenten desta dicha villa, ni dejen la ve=
cindad por el llamamiento de capitan alguno, ni de otra persona que
sea, ni ser pueda, y en especial de personas y oficiales que tienen cargo
de mandar y regir la dicha villa# 89, exponiendo de la tal ausencia se seguirian* 90. Tambiin se le respondi6 *que era
just, y que se hiciese asi* 9. A continuaci6n asevera Remesal *que
ellos mismos se ofrecieron a dar fianzas, y si necesario era, jurar la
dicha vecindad* 92
Aunque esto dltimo de procurar retener a los vecinos, no es in=
frecuente en las fundaciones indianas-icuintas poblaciones no que=
daron desiertas ante el aliciente de una nueva empresa conquistador !-,
el que figure en una de las primeras actas del ayuntamiento sansalva=
doreifo-de donde en parte lo reproduce y en parte lo extract Reme=
sal-parece aludir en forma bastante explicit, a mi modo de ver,
a la primera despoblaci6n de la villa. Con esta entrega de fianzas y ju=
ramento, de considerarlo precise, no se trataria sino de evitar se repi=
tiese lo acontecido con el establecimiento de 1525.
Desde luego, todo lo relative a la erecci6n de la villa, nombra=
miento de autoridades, trazado de plaza y calls, concesi6n de vecin-
dades y solares, etc., debia de hacerse de conformidad con lo previa=
mente legislado sobre la material, y es 16gico considerar que Diego de Al=
varado, como teniente de gobernador y justicia mayor, tendria en cuenta
lo estipulado en la Instrucci6n de 26 de junior de 1523, dirigida a Hernan
Cortes sobre lo concerniente a la Nueva Espafia 9, asi como lo contenido








en la ordenanza del mismo aiio recogida posteriormente en la Recopila=
cidn de 1680 94. Una fundaci6n era, sin duda, una ocurrencia sujeta a va=
riados imponderables, pero en modo alguno constituia ya en 1528 un
hecho arbitrario. Se erigian las poblaciones atemperindose a normas
bien concretas, las cuales prescribian deberes y derechos para los
que tomaban parte en tales acontecimientos. Si la misma conquista
estaba sujeta a leyes-no siempre respetadas, mas no por ello desco=
nocidas 5-, es de suponer que las atinentes a los'nuevos estableci=
mientos obtuvieran mis fiel observancia, precisamente por contender
beneficios para los pobladores, que podrian reclamar en caso de in=
cumplimiento.
Esta ain por hacer el studio de los restos arqueol6gicos de La
Bermuda-si es que.la injuria del tiempo o la del hombre, que es mis
de temer, no lo han vuelto imposible-, pero de llevarse a cabo, seria
de gran interns cerciorarse hasta d6nde se cumplieron al levantar de nue=
vo la villa de San Salvador, las prevenciones sobre la material. Mientras
sobre este punto no dispongamos de elements de juicio que demues=
tren lo contrario, result licito admitir, en tirminos generals, que la
reinstalaci6n se haria en la forma prescrita por aquillas.
Por la encomienda del pueblo de Nahuizalco concedida a favor de
Miguel Diaz Pefiacorba el 9 de junio de 1528, a que antes me he refe=
rido, podemos precisar hasta d6nde se extendia-a poco de repoblarse
la villa de San Salvador-la jurisdicci6n de 6sta por el rumbo de Occi=
dente. En cuanto al de Oriente, result razonable suponer que legara
hasta el caudaloso rio Lempa, frontera natural ya traspuesta en ex=
pediciones anteriores por los espafioles, pero que por entonces a6n ser=
viria de limited a la como m6s adelante veremos. Asi, hemos de suponer que la mayoria
de los pueblos comprendidos en el territorio sefialado, es decir, el que
actualmente abarcan las zonas occidental y central de la Repdblica,
habria dado la obediencia a Su Majestad, para emplear la formula
consagrada.
Pacificado, por consiguiente, un amplio sector del territorio hoy salsa
vadorefio, los vecinos de la villa ocuparianse de organizer la vida de
4sta, sin perder de vista la posibilidad de nuevas expediciones que en=
sancharan el imbito de su jurisdicci6n. Y no s61o la vida civil-con el
ejetcicio de los cargos concejiles-sino tambien la religiosa, bajo la egi=
da del P. Pedro Ximinez, primer cura de la villa, cuyo salario se fij6








para el afio 1528 en tomar, seg6n apunta Remesal 9
Pero la calma no es sino aparente, y el pensamiento de los aborige=
.nes pugna con la posibilidad de una sumisi6n indefinida. La jurada
obediencia a la Corona de Espafia no es sino una formula dilatoria, y
entretanto, los brujos y agoreros hacen sus conjures, aconsejando cal=
ma a sus compatriotas, pues en el moment propicio han de dar la se=
fial del levantamiento general. Entonces los intrusos serin extermi=
nados, y la poblaci6n que han fundado en las proximidades de Xochi=
tototl, arrasada hasta en sus cimientos. La presencia de los blancos no
quedarf en los fastos cuscatlecas sino como una tremenda pesas
dilla.
El chispazo, en estas condiciones, no se hace,esperar. Dejemos a
la curialesca prosa de la informaci6n de Bartolom6 Bermidez, expli=
carnos c6mo se origin, extrayendo los detalles complementarios de los
testimonies en ella contenidos. He aqui los hechos tal y c6mo los re=
sume Berm6dez en la pregunta X del interrogatorio por el cual han
de ser examinados los testigos que present:
como d[ic]ho es, toda la mbs p[art]e de la tierra d[e] guerra e si saben
haze[r]les guerra e dirsela como los de guatemala asi a los yndios de la
costa del sur como a los de la t[ie]rra adentro, e si saben q[ue] toda la
mis p[ar]te desta d[ic]ha tierra vino a dar la obidiencia a su R[e]al
mag[es]t[ad], e si saben q[ue] despues de aver dado la obidiencia a su
mag[es]t[ad] se Rebelaron e nos mataron un espaiiol e muchos [indios]
amigos e nos vinyeron a matar estando poblados e[n] [e]sta d[ic]ha
villa e si saben q[ue] salimos a ellos e les dimos la batalla e bolvieron
huyendo e se metyeron en un pefiol muy fuerte; diga lo q[ue] sabe 97.
Si casi todos los testigos certifican lo asentado en la pregunta del
interrogatorio, Francisco de Le6n-uno de los cuatro primitivos ve=
cinos de San Salvador que cita Remesal, como antes hemos visto-, en
su respuesta da estos datos, del mayor interns:
#A la dicima p[regunt]a dixo que, lo q[ue] sabe es, desta p[regunt]a,
q[ue] quando vinyeron a poblar esta villa, los mhs pueblos vinyeron
de paz, e estando d[e] paz el capitan di[eg]o d[e] alvarado enbi6 un
espafiol a un pueblo e se lo mataron, con ciertos [indios] amigos, e
toda la mis p[ar]te de la t[ie]rra vino sobre el capit6n e la gente de es=
pafioles a los matar, e salieron a ellos e mataron gente dellos, e les hu=








yeron, e q[ue] [e]sto sabe desta p[regunt]a; e a lo del pefiol, q[ue]
dende a un mes poco mas o menos fueron al pefiol e fallaron fiertos
pueblos metydos e[n] []1,98.
Toda la historic del restablecimiento de San Salvador y del comien=
zo de la sublevaci6n aborigen se halla resumida en los datos anteriores.
Es decir, que Ilegada la expedici6n de Diego de Alvarado, y repoblada
la villa de San Salvador, *toda la mas parte> del territorio -como dice
Bermddez-, o los mis pueblos-como asevera De Le6n-, acepta=
ron la autoridad de los castellanos; pero una vez que los indios consi=
deraron Ilegado el moment, acecharon la ocasi6n de iniciar las hosti=
lidades, comenzAndolas con la muerte de este espafiol, enviado por el
jefe expedicionario a un pueblo, con escolta de indios auxiliares, no
dejando con vida ni a estos 61timos.
Cuando la noticia llega a la villa, ya saben sus habitantes lo que esto
significa: dejar a un lado los instruments de la construcci6n-es decir,
la vida de pobladores-, para volver a ser lo que hasta ahora han sido:
hombres de la Conquista. El colono a6n no tiene marcada su hora en
CuscatlAn, y San Salvador se halla una vez mas en riesgo de perecer.
Mas esta vez serb cuartel y fortaleza, importando mis buenas empali=
zadas que primores urbanos, por modestos que fueran. Es tiempo de
vivir alerta y de convertir la renaciente villa en ndcleo de la resistencia
y trampolin para la ofensiva.
Diego de Alvarado no es precisamente de los que se arredran por
campafia de mis o de menos-ison tantas las que tiene en su haber des=
de que pos6 en Indias su inquieta planta--y una vez que ha rechazado
los ataques de los indios--e toda la mas parte de la tierra vino sobre
el capitin e la gente de espaiioles a los matar*, como atestigua Francis=
co de Le6n-, y organizada la defense, como hay que suponer 16gica=
mente, dejando algxn destacamento de resguardo, inicia las operaciones
de castigo. Pero los indios, desbaratados y con muchas bajas a partir
de los primeros encuentros--e salieron a ellos [los espafioles] e mata=
ron gente dellos), como afirma el mismo testigo-, apenas si ofrecen
resistencia--tctica conocida de antiguo en aquellas tierras-, convir=
tiindose en un enemigo fantasma. Hace falta andar prevenidos, pues
el ataque puede sobrevenir en el moment mas impensado; pero lo
cierto es que los pueblos donde entran los castellanos apenas si ofrecen
elinhs desolado aspect.
La tropa de castigo avanza hacia el Oeste, es decir, en direcci6n de








Guatemala 9. Es una ruta conocida, que conviene tener expedita, lo
mismo para recabar refuerzos en caso de necesidad, como para facili-
tar la retirada a los habitantes de la villa, de sobrevenir un descalabro.
Pero los jefes aborigenes conocen por sus espias los pasos de los es=
pafioles, y justamente concentran sus fuerzas por ese rumbo, tal vez
con el prop6sito de cerrarles la salida. La muchedumbre sublevada
-hfbilmente dirigida por sus caciques y principles, para quienes la
hora del triunfo definitive ha sonado ya-, se acoge entusiasta--de nue=
vo luciendo la policroma labor de los pantli de rica plumeria, que emer=
gen en ambici6n de victoria sobre sus cabezas-, a un agreste lugar,
dificil de expugnar: el pefiol de Cinacantlin 0".
Los indios conocen ya la tactica de los espaiioles y han acomodado
la suya a la de 6stos. La experiencia de sus reveses en campo abierto
-playa de Acaxutlan y Ilano de Tacuscalco-les ha servido de dura
lecci6n, y esta vez quieren tener en su mano la Ilave del ixito. Si los
caballos, la artilleria, los arcabuces y las escopetas habian convertido
las batallas libradas por los indios contra los espafioles, en sitios no ac=
cidentados, en horrendas carnicerias, donde un pufado de conquista-
dores podia enfrentarse con centenares y aun millares de aborigenes,
la cuesti6n debia variar fundamentalmente de hallarse estos bien pro-
tegidos por las fragosidades del terreno, aumentadas con obras de ru-
dimentaria castramentaci6n. Ya los castellanos decian de los indios que
se empeiiolaban, empleando un neologismo que resultaba harto expre=
sivo '01. Y asi era, en efecto. Los cuscatlecas se empeifolan en Cinacan-
tlfn, desde donde piensan poder hacer a los extranjeros una guerra tan
dura como larga, estorbindoles el pacifico disfrute de un territorio que
ya daban por suyo. Y aquella poblaci6n desde donde pensaban domi-
narles-la villa de San Salvador-no podria subsistir.
Diego de Alvarado, por su parte, no anda remiso en ir derecho a
su objetivo. Su gente es escasa, pero habituada a la guerra, como curtida
ya en cien combates y conocedora a fondo del modo de pelear de los
aborigenes. La situaci6n de istos, sin embargo, goza ahora de muchas
ventajas, y no serb fhcil arrebatarles la victoria. Pero no hay otro reme=
dio-es cuesti6n de vida o muerte para el sostenimiento del territorio
sujeto a la villa de San Salvador-que el de darles !a batalla, no done
los espafioles querrian, sino donde los indios lo han dispuesto.
Mas el capitin extremefio es buen jugador-andando el tiempo per=
derA en el Peru, con Hernando Pizarro, ochenta mil castellanos de








oro 10-y admite que ha llegado el moment de arriesgar a cara o cruz
el destino de su empresa cuscatleca. No se le escapa lo que significaria
la derrota, pero sabe mejor que nadie hasta d6nde un triunfo en tales
condiciones le rendiria el mejor tribute: el desaliento de los indios, con=
vencidos de que en cualquier terreno el poder de los extranjeros result=
taba indestructible. Colocadas las cosas en este punto, la verdadera con=
quista de Cuscatlfn-iniciada por Pedro de Alvarado cinco afios an=
tes-iba a decidirse definitivamente.










LAMINA V


Escudo de armas concedido por Carlos V, en 1541, al conquistador Miguel
Diaz Pefiacorba, vecino de la villa de San Salvador.



(Dibujo de Roberto Ferrer Maqueda, especial para esta obra.)



















V. El pefiol de Cinacantlfn.


G RACIAS a los datob contenidos en las informaciones de algunos de
los soldados de Diego de Alvarado, podemos ahora incorporar
a la historic salvadorefia los mis salientes episodios concernientes a la
expugnaci6n del pefiol de CinacantlAn, donde los cuscatlecas realize=
ron, si no el iltimo, al menos el mis encarnizado de sus intentos para
librarse del domino extranjero.
Tanto Bartolomi Bermddez como Miguel Diaz Pefiacorba-que
fueron los mis destacados combatientes en.estos hechos de armas-ex=
plican detalladamente en sus probanzas la parte que en ellos tuvieron,
y c6mo gracias a sus respectivas intervenciones pudieron sus compa=
triotas lograr el ixito final. Sus propias palabras, asi como las de otros
adores de los sucesos, que testifican en aqullas, nos proporcionan los
mejores elements de juicio para formarnos una idea clara de lo acon=
tecido. En menor grado, contribute tambiin a esclarecer tales aconte=
cimientos uno de los testimonies contenidos en la probanza de Pedro
Nifiiez de Guzman, cuya intervenci6n, si no tan notoria como la de
los citados, fu6 asimismo estimable.
Por lo que respect a Bermidez, he aqui las preguntas incluidas en
el interrogatorio de su probanza, donde resume su participaci6n en el
ataque al pefiol:
<(XI.-Yten si saben &, q[ue] el d[ic]ho di[eg]o de alvarado, e la
mis p[ar]te de los espafioles q[ue] [e]stibamos con 6l, fuemos hazyen=
do guerra a poner cerco al d[ic]ho pefiol de ginacantlan, e si saben
Sq[ie] [e]l dia q[ue] allegamos al d[ic]ho pefiol, acometymos dos vezes,
e la prim[er]a nos derrocaron a pedradas e a bote de picas del pefiol







abaxo, e si saben ser yo, el d[ic]ho b[a]r[tolom]6 bermddez, vno de
los q[ue] vinyeron Rodando; diga[n] lo q[ue] saben
>XII.-Yten si saben &, q[ue] les acometymos otra vez por otra
p[ar]te doze o treze espaioles, con el d[ic]ho capitin, e si saben q[ue]
con galgas e piedras d[e] mano e flechas, nos hizieron Recaer, las
armas Rotas, por muchas p[ar]tes, e heridos todos los mis d[e] los q[ue]
alli estabamos, e si saben ser yo, el d[ic]ho b[a]r[tolom]6 bermldez,
vno de los delanteros; a todo lo suso d[ic]ho diga[n]lo q[ue] saben
*XIII.-Yten si saben &, q[ue] [e]stando como d[ic]ho es, el capi=
tf[n] e la mis p[ar]te de nosotros heridos, e sin aver Remedio de pode=
lies ganar el plefol, e si saben q[ue] yo, el d[ic]ho b[a]r[tolom]h ber=
mudez, viendo el peligro en q[ue] [e]stibamos e el grand deservicio
de dios e die] su Real mag[es]t[ad] q[ue] se seguya si no se ganase el
d[ic]ho peffol, e si saben q[ue] hize vn escala o argument de madera
y lo puse al pi d [e]l peffol, e si saben q[ue] como los enemygos vieron
el yngenyo de madera, d[e]xaron de tirar flechas e piedras e de dar
grita; diga[n] lo qu[e] saben
>XIIII.-Yten si saben &, q[ue] luego a poco die] Rato sali6 vn
senior de los q[ue] dentro en el d[ic]ho pefiol estaban, e dixo al capi=
ti[n] qfue] nos bolbidsemos a la villa, q[ue] [e]llos q[ue]ria[n] servir,
e si saben q[ue] les mand6el capita[n] q[ue] d[es]cendiesen del d[ic]ho
pefiol e que diesen Ia obidiencia a su mag[es]t[ad] y ellos no q[ui]lie=
ron d[e]xar la fuerca, sino hordenar t[r]aygion, como d[ic]ho es, e si
saben q[ue] sobimos el capitin e diez espaiioles e los deRibamos del
d[ic]ho pefiol, e matamos much cantidad dellos, e si saben ser yo, el
d[ic]ho bartolomi bermidez, vno de los delanteros que con el capitin
subi6; diga[n] lo q[ue] sabe[n]
>XV.-Yten si sabe[n] &, q[ue] si el d[ic]ho pefiol no se ganara, si
sirviera esta t[ie]rra, e si fuera grand deservicio d[e] dios e d[e] su
mag[es]t[ad]; diga[n] lo q[ue] saben '03.
Tal y como Bermudez describe su aparato guerrero, no puede te=
nerse una idea clara de su factura; pero el testigo Juan Duarte explica
que fu6 #una burra, diziendo [Berm6dez a sus compafieros] p[ar]a
q[ue] los ballesteros Ilegasen con ella i04, y Francisco de Le6n asevera
que (hizo un burro e manta para defense die] aRimarse a ella, pot
q[ue] las flechas del pefiol no hiziesen daffo, e q[ue] los yndios desde
a poco vinyeron de paz, e que era opiny6n entire los espafioles que de
myedo die] la d[e]fensa del burro, avian] venido de paz* 105








De las acaraciones aportadas por los testigos mencionados se de=
duce que el ingenio fabricado porBerm6dez-en resume, una especie
de castillete m6vil-, permitiria a los espafioles ponerse a la altura de
las albarradas de los indigenas, y cubiertos por las defenses que abri=
garian la parte delantera de aquil, dispararian a mansalva sobre el
campo enemigo sus ballestas y armas de fuego, causando entire sus ocu=
pantes confusion y mortandad 106. No es dificil suponer que los abori=
genes-aunque se sintieran animados por sus primeros exitos al recha=
zar malheridos a los asaltantes, incluido el propio jefe de la expedi=
ci6n-, creyeran, al ver c6mo los espafioles utilizaban semejante arti=
ficio, que dispondrian de otros con los cuales no les seria dificultoso
aniquilar su resistencia.
De las declaraciones de los testigos de Berm6dez interesan tambin,r
como datos importantes, los relatives a que (alg[un]os de los yndios
se despefiaron huyendo de myedo, e otros mataron [los espaifoles] a
espada*, como asegura Juan Duarte 107; que sino tres o quatro pueblos), seg6n afirma Francisco de Le6n 108, lo cual
indica que se trataba de una zona abrupta, pero poblada; [de los espaiioles] le ayudaron [a Berm6dez] a lo hager el d[ic]ho ar=
gumento, e q[ue] fue muy p[r]ovechoso*, de conformidad con lo decla=
rado por Crist6bal de Campos 109, de donde se desprende que la idea
de Berm6dez fue apoyada por la mayoria de sus compaiieros de armas,
que confiaron en ella. Otros declarantes-que coinciden en lo esencial,
y se muestran contests en el efecto que sobre los indios produjo la
fabricaci6n del argument guerrero-, especifican, no obstante, que si
el pefiol no se hubiera tornado en ese moment, se habria expugnado,
de todas maneras, otro dia "0, lo cual esta acorde, tanto con el espiritu
del conquistador, seguro de si mismo aun en las mas critics situacio=
nes, como con la humana propensi6n a rebajar la importancia de los.
hechos ajenos.
Ahora bien, el relato de Bartolomr Bermddez-como es natural y
explicable-esta encaminado, mis que a establecer el conjunto de los
hechos, a destacar aquellos donde su intervenci6n fu& mas distinguida,
como en la ocurrencia de fabricar el burro, de tan eficaz resultado. Res=
pecto del asalto final, sefiala, eso si, que tom6 parte en 6l formando
en, vanguardia, pero sin abundar en mis detalles. Y es que este episo=
dio, de tanta trascendencia, tuvo por principal actor a otro de sus
compafieros, que llev6 la iniciativa: Miguel Diaz Pefiacorba.








He aqui la forma como relata iste, en su informaci6n de 10 de ju=
lio de 1538, hecha justamente ante su antiguo camarada Bartolome
Bermudez, a la saz6n alcalde de San Salvador, los acontecimientos re=
lativos a la toma del pefiol:
en los t6rminos desta villa de San Saluador, Ilegamos a un muy fuerte
pefiol que dizen ginticantlin [sic] donde de los dos primeros acometi=
mientos, que en termino de dos oras le hizimos, fuimos heridos y des-
pefiados la mayor parte de los espafioles y que auiindonos retirado a
posar, por que ya no estibamos para la tornar a acometer, asi por estar
heridos y maltratados como por ser muy fuerte, yo, aventurando mi
persona, me allegu6 solo al pid de la pefia, y alli tuve plitica con un
Sefior de los contrarios y me torn adonde el capitin diego de aluarado
me quedaba esperando, y aquel Sefior, y despuis otros, salieron, y di=
mos horden como para congierto; entramos seys espafioles desarmados
en el pefiol, y aunque conocimos a la trayci6n de los enemigos, que es=
taban para nos matar, subimos, levando nuestras armas, secrets, sien=
do yo de los espafioles el primero que subi6, y luego subieron otros,
por que por la entrada habiamos de subir uno a uno y no podiamos
mas, y tuvimos el pefiol, hasta que del Real fuimos socorridos y fue
ganado; muy gran n6mero de enemigos muertos sin muerte de ningin
espafiol, y la tierra toda luego se di6 al servigio de su Magestad, lo que
no hiziera sin esta horden, y llegado al pefiol, yo no hubiera, por que
hera impossible los que en la tierra estabamos, ganarlo por fuerca; di=
gan lo que saben y dello sientan* in
Responden diversos conquistadores de conformidad con lo conteni=
do en la pregunta transcrita del interrogatorio, y entire ellos, el propio
Bartolome Berm6dez, lo cual ofrece indudable interns. Algunos de los
testigos de Diaz Pefiacorba lo fueron tambien de Berm6dez, merecien=
do destacarse entire las declaraciones de 6stos la de Francisco Cabezas,
quien asevera aquella entrada fue de paz el dicho pefiol e los pueblos cerca del co=
marcanos, que alli se habian hecho fuertes, y los mas de los espafioles
mal heridos 112, lo cual corrobora, aparte de la dureza que ofreci6 la
resistencia, el hecho de estar concentrados en Cinacantlin los guerre=
ros de una amplia zona.
De disponer 6nicamente de una de las dos informaciones, seria para
career que la toma del pefiol se debi6 s61o al ingenio de Bermudez o a








la audacia de Diaz Pefiacorba, pues cada uno sefiala lo que mis le fa=
vorece, omitiendo los detalles complementarios; pero el cotejo de am=
bas permit suponer que bajo la direcci6n de Diego de Alvarado-de
quien no he visto ning6n testimonio documental director, que seria de
gran interns, como es ficil suponer-una vez dispuestos los indios a
parlamentar, ante el temor que les caus6 verse atacados desde el ar=
gumento ideado por Bermidez, Diaz Pefiacorba pudo acercarse a las
posiciones de los indios y trabar plitica-pues seria buen trujamin de
lengua nAhuatl-con el senior de que habla, con instrucciones de su
jefe, acordindose, como se desprende del texto citado, que entrarian
desarmados seis espafioles para convenir de fijo la rendici6n. Pero los
castellanos supusieron que una vez dentro de la fortaleza natural que
guarecia a los indios, 6stos les apresarian y matarian seguidamente,
para evitar lo cual Ilevaron armas escondidas, las que habian de ser=
virles, ademis, para facilitar desde el interior del pefiol la entrada de
sus compatriotas.
Evidentemente, no puede juzgarse a posteriori y sin disponer de
otro element de juicio que el aportado por Diaz Pefiacorba-pues lo
que los indios pensaran no lo sabremos nunca-, si efectivamente de
parte de istos habria el prop6sito de tender una celada a los espafioles
con pretexto de parlamento, o si todo seria una audaz treta imaginada
y puesta en prhctica por Diaz Pefiacorba para penetrar en el pefiol y
abrirlo a sus compafieros. Sea como fuere, es evidence que el n6mero
de los espafioles que en 61 se introdujeron es tan exiguo, que necesita=
rian ser muy arrojados para sacar las armas en pleno campo enemigo y
arremeter contra sus defensores-numerosisimos, como se ha visto-
hasta tanto Ilegaban los demis. Y afiadase que por la dificultad del
paso-como explica-tuvo que subir absolutamente solo, sigui6ndole
sus compafieros uno a uno.
En cuanto a la intervenci6n-no muy destacada, o menos descollan=
te que la de los citados-del mariscal Pedro Niiiez de Guzmin, queda
expuesta parcamente por Manuel Hern6ndez, al contestar a la pre=
gunta quinta del interrogatorio contenido en la informaci6n que sobre
los miritos y servicios de su padre hizo en San Salvador el afio 1572
su hijo don Gaspar NGfiez de Guzman, cosa que no mencionan los
otros testigos de la citada probanza ni estA puesta concretamente en
el interrogatorio de la misma. He aqui los t6rminos que emplea Her=
n6ndez:









#V.-A la quinta pregunta dixo, que la sabe como en ella se contie=
ne porque se hall este t[estig]o present a todo ello, y vido que sien=
pre el dicho mariscal pedro ndfiez de guzman se mostr6 muy serbidor
de su mag[es]t[a]d, en la qual dicha conquista y pacificagi6n pades=
gieron grandes trabaxos de hambres y cansangio y heridas, en conpafiia
del capitan diego de alvarado, y vido que asimismo el dicho mariscal
pero nifiez de guzman se hall en el pefiol de ginacantin, que estaba
alterado y rrebelado en esta probincia de cuzcatAn, y en 61 much
gente y la tierra muy Aspera y fragosa, en lo qual trabaxaron hasta
que los naturales dieron el dominio a su mag[es]t[a]d, y esto este
t[estig]o lo vido por vista de ojos; y esto rresponde a esta pre=
gunta) "13.
Como en las probanzas citadas se atiende primordialmente-como
dicho queda-a destacar la participaci6n de los sujetos de ellas, no
aparecen otras referencias a Diego de Alvarado que las indispensa=
bles-y muy lac6nicas, ademis-, relacionadas con el mando de la ex.
pedici6n, aunque por la de Bermddez saquemos en claro que fue he=
rido en uno de los primeros asaltos, tomando luego parte active en el
ataque final, para el cual estuvo de acuerdo con el plan ideado por
Diaz Pefacorba, segdn se colige de la de iste. Desde luego es de su=
poner que-si bien contando con el arrojo e ingenio de sus subordina=
dos, y en especial de estos dltimos-el &xito se deba en gran parte a
sus cualidades de capitin, como habria que atribuirle el fracaso, de has
berlo tenido.
Pero los heroes de la jornada fueron, indudablemente, Bartolomi
Bermddez y Miguel Diaz Pefiacorba, y asi se les reconoci6 oficialmen-
te, al concedirseles escudos de armas, alusivos en todo o en parte a
sus intervenciones en esta acci6n. A Bermddez se le otorg6 en Valla=
dolid el 24 de diciembre de 1537, figurando en el lado derecho cvn pe=
fiol de su color afirmado sobre verde en campo colorado,, y en el iz=
quierdo (dos escalas de sogas de oro con vnos garauatos de hierro en
campo azul 114, que han de recorder el pefiol de Cinacantlin y el in-
genio guerrero que para expugnarlo se construy6 por su iniciativa. A
Diaz Pefiacorba se le di6 en la citada ciudad, cinco af~os mhs tarde-el
4 de marzo-poniindose una torre de plata con dos estandartes verdes encima della, y debajo
del dicho pefiol, una laguna de agua 115, evocando el rio una acci6n
a la cual me he de referir mis adelante y el pefiol la toma del de Cina-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs