• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Domingo Moreno Jimenes - Una interpretacion...
 Frontispiece
 Versos de iniciacion
 Versos de plenitud
 Amorosas
 Varias
 Cantos de la tierra
 Versos de madurez
 Los poemas de la muerte
 El poema de la hija reintegrada...
 America
 Index
 Back Matter
 Back Cover






Group Title: Colección Pensamiento dominicano
Title: Domingo Moreno Jimenes, antología
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078378/00001
 Material Information
Title: Domingo Moreno Jimenes, antología
Series Title: Colección Pensamiento dominicano
Physical Description: 180 p. : port. ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Moreno Jimenes, Domingo, 1894-
Nolasco, Flérida de
Publisher: Librería Dominicana
Place of Publication: Ciudad Trujillo
Publication Date: 1949
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Selección y prólogo de Flérida de Nolasco.
General Note: Poems.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078378
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000150331
oclc - 24146781
notis - AAR6573

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Domingo Moreno Jimenes - Una interpretacion de su poesia
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Frontispiece
        Page 4
    Versos de iniciacion
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Versos de plenitud
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Amorosas
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Varias
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Cantos de la tierra
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    Versos de madurez
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Los poemas de la muerte
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    El poema de la hija reintegrada - Maria Josefa Moreno
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    America
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Index
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
    Back Matter
        Page 185
        Page 186
    Back Cover
        Page 187
        Page 188
Full Text









































-Cid. LIBRERIA DOMNCANA r,
Cidd Truji.lo LIBRERIA DOMINICANA Repblica Dominicana
moa trp~u .npu~ea omiieaa






DOMINGO MORENO JIMENES












DOMINGO MORENO JIMENES

ANTOLOGIA



SELECTION Y PROLOGO
DE
FLERIDA DE NOLASCO







LIBRERIA DOMINICANA
CIUDAD TRUJILLO REPUBUCA DOMINICANA
1949


















Si v -

















Impreso en la Repiblica Dominicana
Printed in the Dominican Republic









DOMINGO MORENO JIMENES

Una interpretaci6n de su poesia


Por primera vez se reune en volume un manojo de
poesias escogidas de nuestro poeta Domingo Moreno
Jimenes. Su vasta obra, hasta ahora dispersa y aun mal-
tratada en ediciones mindsculas de p6sima calidad mate-
rial, puede decirse que no es conocida en su valor verda-
dero. Al lanzar al piblico este libro es intenci6n de los
editors -intenci6n que por si misma se alaba- dar a
conocer al poeta, hacienda resaltar lo mis artistic y ins
noble de su producci6n.
El material se ha dividido en tres moments, y los
dos 61timos se subdividen en distintos pianos de inspira-
ci6n, facilitando asi la comprensi6n del desarrollo intelec-
tual y animico del poeta. Los tres moments correspon-
den a una ascenci6n gradual y constant: a un crecimiento
de elevaci6n y profundidad, a un latido spiritual y de
penetraci6n, al mismo tiempo de natural y espontanea
intuici6n y de un atento cultivo artistic.
En sus poesias de adolescencia y juventud Moreno
Jimenes es uno de tantos iniciados que miran hacia atrAs,
hacia lo hecho, hacia lo tradicionalmente trazado y acep
tado. Su buen gusto desde entonces lo guia, conducien-
dolo por los caminos acostumbrados y adn por los enton-
ces nuevos caminos. Pero se avecina la inquietud; ya
tiembla en sus palabras, con la inseguridad y el temor de
que pueda no ser cierto que viva dentro de si lo inusitado,





8
lo verdaderamente extraordinario. iOh el desgarramien-
to de palparse, de sentirse que se es, de oirse l1amado a
seguir muy de cerca al dador de todo don y de toda gra-
cia, e ir a tientas, sin saber el c6mo ni el cudndo!
Es la edad temprana, y ya tiene en los labios el
zumo castizo, la rancia entrafia popular que es savia de
la poesia castellana. Lectura de los siglos de oro se entre-
ven en sus estrofas juveniles: salta sin extrafios disfraces
la copla ir6nica, risuefia o nostalgica, como la hemos visto,
rediviva, en los versos sencillos de Marti. Aparece asimis-
mo una forma del viejo rondel, el casi milenario zejel,
el que siendo flor de campos sin cultivo tambien florece
en los jardines de un Juan del Encina, de un Boscin, de
un Garcilaso, o de un Lope de Vega.
EmplearA Moreno Jimenes, el joven, a mas del tipico
octosilabo, el verso de siete, de diez, de once, de doce, de
catorce silabas; y, ademis ensayara combinaciones m&-
tricas, y airosamente se encerrara en el clasico y ceffido
molde del Soneto. Tambi6n manejari con soltura el in-
frecuente verso de nueve silabas:
Tras unos arboles diviso
vagos celajes rosa y oro...
los que inmortaliz6 Ruben Dario con
Juventud, divino tesoro...
Hasta aqui es Moreno Jimenes un seguidor, a dis-
tancia de siglos, del buen Berceo, del que quiso bien tro-
var. Pero ya tienta y casi adivina una est6tica adn m.s
atrevida y libre que la del mismo Ruben, que nos habfa
hecho recorrer en embeleso de nuevo sabor, desde las
formas mas cultas, pasando por el movido y travieso Ar-.
cipreste, hasta el decir popular de la gaita gallega de que
gust6 el alado San Juan de la Cruz. Nos prob6 Ruben







Dario que en el campo de la m6trica no habia desecho de
hermosura para 61 vedado o desconocido. Pero con todo,
es lo cierto que, desenterradas y manejadas con igual des-
treza todas las formas de poesia de silabas contadas, toda-
via quedaban reservadas para futures dias, otras resurrec-
ciones.

El Cantar de Gesta ,se quedaria para siempre como
ejemplar momificado? Sus inauditas libertades que train
inquietos y confusos no s6lo al mundo de los poetas estu-
diosos, sino a los propios investigadores de la lengua, Zno
habria quien se atreviera a intentarlas de nuevo?

El arte espafol se caracteriza por su libertad de acci6n,
que abunda en calor de verdad y vida. No triunf6 Berceo
con la media exacta de sus versos: se abandon lo que
quiso imponer despu6s del vigoroso impetu de los primi-
tivos cantares, de una poesia an6nima que no sacrificaba
su lozania a reglas convencionales. Se insisti6 en la irre-
gularidad de la media. El pulcro Marqu6s, de un popu-
lar espafiolismo en el repetido motive de las serranas, pre-
sume de elegancia ex6tica en el molde impecable, y tras
61 se regulariza la versificaci6n culta.

Pasaron afios, pasaron siglos antes de que la forma,
sin forma determinada, que traduce mejor el genio propio
del idioma, se hiciera care en una vision de la belleza
que, de puro antigua, sorprendi6 y hasta escandaliz6 a los
timoratos del arte. A Qu verso era 6ste que pretendia
existir sin forma establecida? ,En d6nde encontraria su
apoyo? iEn la repetici6n de sonidos iguales? ZEn la me-
canica de un ritmo sostenido y escogido a priori? No;
abandonaba toda regla; no toleraba trabas, ni limits, ni
moldes que constrifieran, tal vez helandolo, el soplo de
la inspiraci6n. Para descartar el just y Aitil temor de
que la poesia muriera en manos de tan extraiia est6tica





10
que asi abandonaba los recursos propios del verso, se
record a tiempo que poesia no es s61o el consonante, ni
el asonante, ni la regularidad de la media silibica; ni
siquiera la colocaci6n de los acentos; se tuvo present
que la poesia es maxima y rec6ndita belleza; que salta
del manantial oculto del sentimiento, de. lo no elaborado,
de lo no aprendido, que surge del alma como no nacida,
como no formulada, como creaci6n que pudiera no ser
creada. Eso es y sera la poesia, no importa como sea
escrita, y el que esto haga serA poeta. La presencia del
versificador, del que sabe c6mo se fabric el verso, ni
sobrecoge ni sorprende. Tampoco interest. El poeta, en
cambio, es de aquellos milagros que todavia ocurren en
el mundo, y que se produce donde menos se espera: lo
mismo en la sabia Europa, en la exuberante y dilatada
America, como en una mutilada Isla del Mar Caribe.
Porque el Espiritu sopla donde quiere.

En Moreno Jimenes tiene nuestra tierra, ila tierra
de los inesperados milagros! un aut6ntico poeta. Su nom-
bre merece devoci6n y respeto. Es un artist del pensa-
miento, del sentimiento, y de la palabra. Nos dice la
verdad de su alma, y tanta verdad dice que a veces su
sinceridad casi ahoga la forma. No es un poeta de ima-
ginaci6n; su mundo no es un mundo imaginado, es un
mundo vivido, es un mundo suyo, que tanto se estreme-
ee en su conciencia como palpita delante de sus ojos. No
mentira si algdn dia nos asegura que todo el universe
esta comprendido en su alma. Todos los dolores, todas
las esperanzas, todas las ternuras, la vision de todas las
vidas humans, convergen en su arte; 61 es en si mismo
el centro de toda vida y de toda muerte; y mis de una
vez lo hemos visto morir en la criatura que muere.
LExtrafiarin si se levanta a regions incomprendidas, de
las cuales nos falta la experiencia?





11
Forma y pensamiento, aunque sean en la poesia par-
tes de un todo, deben estudiarse deslindindose. La in-
quietud de encontrar una forma personal fu6 en Moreno
Jimenes realidad temprana:

Quiero escribir un canto
sin rima ni metro;
sin armonia, sin hilaci6n, sin nada...
En 1918 public "Paisaje", poesia con que inicia su
revoluci6n poetica. La evoluci6n, sin embargo, es gra-
dual y se verifica cimentada por nuevos conocimientos.
"La versificaci6n irregular en la poesia castellana", de
Pedro Henriquez Urefia, (1) lo afirma en la veracidad
de su exceptional vocaci6n. Algunos poetas de Espafia,
Juan Ram6n Jim6nez, Moreno Villa... habian acomo-
dado su inspiraci6n al verso nuevo, al que dibuja y sos-
tiene el ritmo como onda que se desenvuelve sin pueriles
escripulos, sin soportes innecesarios.
En el arte contemporineo el fen6meno de la santa
libertad no se comprueba s6lo en la poesia. Baste el ejem-
plo de la misica, que ha llegado en nuestros dias a liber-
tades nunca sofiadas ni siquiera por los que se creyeron
novisimos rominticos y que hoy empalagan el gusto mo-
derno, mis sobrio, mns dado al aliento ritmico que al
sonido blando. El predominio del ritmo en el verso am&-
trico parece seco, puede llegar a ser agrio y hasta descon-
certante, y es que Ileva oculto el canto, y como encajado,
como prendido en peregrino equilibrio, en un disefio de
invenci6n muchas veces oscilante, cambiante, movedizo,
como las ondas del mar, como el correr de los vientos,
como los colors inconstantes y mudables del cielo.

(1) Tengo noticias de que en la segunda edici6n de esta obra
aparece un fragment de Moreno Jimenes junto a otros de Juana
de Ibarbourou, Jorge Luis Borge, Pablo Neruda y Jaime Torres
Bodet, como ejemplos de la evoluci6n del verso en America.






La magna revoluci6n est6tica (la de nuestros dias)
que ha conseguido, en feliz retorno, acercarnos a la na-
turaleza, tard6 en legar; pero lleg6 en buen hora. Arte
que emociona por su sinceridad; realizado, no con pricti-
cas ilusas, sino con t6cnica mis humana, mis conforme a
la raz6n de ser, mis acorde, si es de mano maestra, con
nuestros propios sentimientos.

De los primeros poetas en adoptar la inusitada ma-
nera, fu6 nuestro Moreno Jimenes. La sorpresa descon-
cert6 a muchos. No era para menos que un dominicano
fuera de los creadores de la novisima poesia. Se form
un ceniculo: algunos creyeron en la renovaci6n que en
Santo Domingo se bautiz6 con el nombre de Postumismo;
tal vez porque no contaba sino con una p6stuma acepta-
ci6n. Los profanos apuntaban el desd6n; los mis sonreian,
y unos pocos sonrien todavia. Sin embargo, lo nuevo ya
es casi viejo. En Puerto Rico, Llorens Torres acierta
rompiendo diques; en Espafia Garcia Lorca, despu6s del
Romancero Gitano, olvidarA exprofeso la tradici6n del
romance por una mas antigua y mas nueva; revolucionari
su tecnica Juana de Ibarbourou; aparece en Chile Ne-
ruda... y ahora, si no todos gustan del iltimo manjar
de los dioses, ya nadie quiere pasar por anticuado toman-
do por cosa de broma el reinado del ritmo libre.

En 1926 Leopoldo Marechal, en pol6mica con el maes-
tro Lugones, trataba de convencerlo de que "en la hora
actual el hombre esti cansado de m6trica y pide versos
libres".

"La actual invasion del verso sin media ni rima es
para muchos desaz6n y plaga, es la lluvia de fuego, la
abominaci6n de la desolaci6n. Pero es". "Los poetas del
verso libre son multitud ahora en toda Europa y toda
America. Se les negar6 el derecbo-de existir; pero exis-






ten". Dijo Pedro Henriquez Urefia interviniendo con
ponderadora autoridad en la dispute.
A Domingo Moreno Jimenes su estrella fiel le dijo
como a Paul Fort:
-Sigue tu ruta, sencillamente, y riete de la tem-
pestad que amenaza. Prosigue hasta la muerte, dohde se
quiebra el misterio...
Si el rio lo ha de limitar a su estrecho curso, esco-
geri, 61 tambi6n, la amplitud del mar. Pedira la barca y
partira solo.
Pero no todo es paz y bonanza. La sacudida no se
hara esperar: en medio del camino volveri hacia atras
la mirada nostalgica:
"Yo siento vagos estupores por mi abandonado canto
clasico".
Pero abatida, deshecha la tentaci6n, en el inti-
mo y callado reposo escuchara la voz rectora de la her-
mana, de la hermana mayor:
"Extasia montafias y desvela horizontes".
Y prestara oidos a la palabra del anciano que supo vati-
cinar el triunfo de la aurora sobre las rispidas brefias.
Oye voces interiores. ZSuefia? Suefia. Pero no se
ausenta de la realidad objetiva. Lo anima una double vi-
si6n, y disfruta a un tiempo de su realidad subjetiva y del
mundo exterior que lo circunda. Doble e inseparable lati-
do de su poesia.
Se detiene arrobado ante el paisaje de la rfistica
aldea, donde ha ido a curarse de viejos males, porque tie-
ne la mirada cansada de mirar cosas tristes. El reducido
caserio de casas minuisculas no basta a interrumpir el di-





14
latado horizonte. Recreo es contemplar la jubilosa cria,
el dorado maiz que salta desgranado... La presencia
inesperada de la muerte surge como mancha negruzca en
el limpido lienzo... Han pasado, junto a 41, en conjun-
ci6n extrafia, la vida y la muerte. Y en su rec6ndito vivir
pesa su inacabable carga de dolores, como un castigo.
Insensiblemente regresa a su piano habitual de silenciosa
meditaci6n:
"Montafia, que eres mas que un hombre"...
iOh, pueblecito pobre y escondido, "si algin dia soy a ti
deber6 esta condescendencia con la cumbre!"... Y en la
contemplaci6n del estrecho villorrio, su labio quedari
"transido de augurios". El panorama se retrata en su
alma, y en ella se diluye y con ella se confunde.
Sobre el pueblo, 41 velara para que no muera: que
si una conciencia sola vela a su lado, siempre estard des-
pierto...
La nota melanc61ica apenas abandon a nuestro poe-
ta. Del dolor se sustenta, y hasta en el instant del fugi-
tivo placer tiene present ante sus ojos la muerte. En la
mirada de la hembra cree ver nostalgiass de otofio", "mix-
tura de infinite y de lanto"... Oimos el extrafio ruego:
"Comprende a tu hombre triste, salmodia tu muerto"...
Y en la queja dolorosa, con dejos de reproche, nos
da un esbozo de autorretrato:
Oh mujer, que remote debiste verme,
con mis zapatos viejos,
mi sombrero deteriorado,
y mi doliente afin de ajuar antiguo...
Porque Moreno Jimenes usa una indumentaria in-
confundible, y, al verlo, sin querer se nos ocurre la absur-
da comparaci6n con aquel bienaventurado Benito Labre:





15
pobre entire ricos, humilde entire los soberbios, desprecia-
dor de lo transitorio, contrapeso de pecado, en "alocado
afin de futures in6ditos".
El amor, que no es extraiio al poeta del dolor y del
silencio, s61o rara vez queda exento de la gota de acibar.
Asi en "La nifia Pola", donde el matiz de gracia complete
la factura esencialmente artistic, ni cargada de pensa-
miento, ni cargada de ningin otro interns que no sea el
puramente estitico; asi en "La Siesta" que, con pudores
de marchitos deseos, repudia hoy el autor por parecerle
sin misericordia, en la que la belleza resalta sin preocupa-
ciones y los colors fulguran con plastica excepci6n: ros-
tro negro, blancos dientes, verdes y rojizos naranjos, aca-
cias de matices tiernos, brillantes tornasolados, azafranes,
verdes y rojos encendidos de la cotorra, labios oscuros,
senos de uva morada...

Pasan los afios, y el poeta del silencio ansia cada vez
mis el apartado retire. Quiere sentirse solo, aunque uni-
versal; singular, aunque multiple. Para siempre quiere
dejar el pueblo por la aldea callada:

Partire del pueblo.
Me roeri la angustia que a los peregrinos
acoge en silencio.
Angustia. Porque su paz sigue siendo anhelo rec6n-
dito. Ama a los suyos; y al partirse de ellos llor6 de sus
ojos, como el despedido Sefior de Vivar. Al ver que se
aleja sin cayado, sin tinica, sin otra bolsa "que la mo-
chila de su divagar" "las perdices levantarin el vuelo;
Ilorara en una palma una t6rtola triste".
Desde entonces deambula solitario, cargado con los
versos que describe; acongojado, porque sabe de cuAntas
miserias visible e invisibles esta hecho el mundo: anti-






tesis de amor, negaci6n de misericordia. El mundo que
asquea, el que aborreci6 Jesis cuando dijo al Padre: "No
te pido por el xiundo".
El poeta del silencio ya no lee en los libros. Para
ilustrarse le basta con meditar en su propia vida: pobre,
aunque todo lo posee; solitaria, aunque poblada de inefa-
bles misterios...
"Mi vida tosca y triste; mi vida Ilena de miserias y de
lampos de infortunio".
Sigue su camino:
"como una luz crepuscular que entire las raudas sombras
se apaga"
y:
"quisiera que el mundo se trocara en un gran silencio"...
En adelante, no ansiara, no anhelari. Se ha desnuda-
do de todo, y no tiene deseos.
Este maravilloso desprendimiento de lo sensible, el
desapego complete de toda sensualidad ,no seri la noche
oscura donde a nosotros, initilmente, nos ha querido in-
troducir San Juan de la Cruz? En ella, sin memorial de
cosa alguna, en un olvido total de lo transitorio, en la
ignorancia complete de lo intrascendente, encontrara un
destello de luz en las tinieblas: la eterna compafiia en la
aparente soledad.
Despubs de esto, despues que ha visto abiertas para
41 las puertas, despubs de introducirse en la camara de
los elegidos, donde se revelan los verdaderos nombres,
donde se miden todas las dimensions, donde se descubre
el misterio de la verdad, ja donde habrA de legar? Lle
gara hasta la misma muerte; traspasari sus linderos. Co-
noceri que la muerte no es muerte, sino la vida que se






proyecta en lampo de luz creciente y ascendente, como
un raudal de amor que viene de lo eterno y va a lo
eterno.
Su pensamiento se vuelve metafisico: Dios, como
Ser, como Verbo, como Belleza, como Ciencia, como Luz
que ilumina a todo hombre; el Cosmos, como obra in-
comprensible; el hombre, como alma que no puede morir;
el espiritu, como guia y gobernalle de la vida del mundo;
nuestra vida, como inacabada en el tiempo, e inacabable
en el seno de Dios...
A toda hora estara abstraido en el misterio. Pase-
mos a su lado calladamente, no interrumpamos sus diva-
gaciones que tocan, en los Poemas de la Muerte, lo ver-
daderamente sublime.
Frente a la muerte se siente "adulto de comprensi6n".
Entre las sombras densas y las luces que fulguran "cuan-
tos horizontes insospechados!" Se abisma en la desnudez
de la palabra; porque el signo le falta en su incomplete
nombrar. Dolor de dolores es sentirse todavia subordinado
a la vida, luego de anegarse en los misterios abismales.
La hija ha muerto. Lo sabe, porque "se agiganta la
nada sobre la soledad de su aposento". Y ahora quisiera
amar, amar con ilimitado y violent amor, a "una abstrac-
ta humanidad".
La muerte pasa; ha pasado ya congelando el suspiro
y la esperanza. En tanto, la corriente prosigue su curso:
el rico seguiri viviendo de su oro, y los otros... los otros
continuarin mintiendole a la vida con la carcajada del
impuro goce.
El poeta continuari como un sonambulo que
desconociera el present. Acudiri al arrullo de la
tierra, de la madre tierra. Junto al Morro de Monte





18
Cristi se le ha revelado un nuevo destino, quizes un ilti-
mo destino: America. Sofiara cosas lejanas; porque la
angustia lo ha apartado para siempre del mundo que pi-
san sus pies.

Despubs de los incomparables Poemas de la Muerte
el culto a America, "la religion de America", como 61 lo
llama, parece ser el eje que sostiene su poesia. Su afecto,
desbordado, adquiere dimension universal. Ama la raza
nuestra raza mestiza, y abarca en sintesis admirable al
hombre, al human que padece y sufre sobre la tierra.
Se ha hecho magn&nimo. ,Profetiza? Vemos que su inspi-
raci6n se agiganta generosamente, inflada por halitos de
Fe, de Esperanza y Amor. Con su canto quisiera envol-
ver un mundo comprensivo y doliente. Ha dejado atrAs
la nota sombria, iltimo hilo que lo ataba a lo temporal.
Ya no provoca pavores interiores; pero guard su filtro
de ternura que destila la nota noble y serena. La que hin-
ch6 de lgrimas la voz cuando dijo a la madre muerta:

"Madre: deja que me siembre en la tierra para adorarte
como debo".

Advertimos en el Moreno Jimenes de Plenitud, y
mis adn en el de Madurez, que el apoyo esencial de su
verso es la rima de las ideas, el canto interno, el ritmo
del pensamiento y del sentimiento, que cristalizan de tal
manera unidos y de tal manera insepararables que domi-
nan el ritmo del sonido. Peregrina invenci6n que es estre-
mecimiento y es arrobo en la poesia hebrea: Isaias, Da-
vid... profecias y psalmos que impulsan nuestra sensibi-
lidad hasta levantarla en espiral ascendente. La emoci6n,
lanzada por su estimulo, se levanta en la curva del pen-
samiento que habri de cerrarse, completAndose, en des-
canso que es como cadencia musical, y que contiene no
s61o un valor de sonido rec6ndito, sino un valor oculto







de cantidad, de media internal, que provoca deleitoso
halago y saludable reposo.
Para el poeta del silencio, mudo, con "mudez que
tiene sabor de siglos", es un mal subordinar la poesia a
la palabra. Y en ascension constant hacia mayor pureza,
ha querido: liberar el verso; liberal la poesia del verso;
y por iltimo -casi inconcebible aspiraci6n- liberar la
poesia de la palabra.

Valorizo la present selecci6n de poesias de Domingo
Moreno Jimenes como no menor, en el maravilloso aco-
plamiento de forma, de intuici6n po6tica y de pensamien-
to elaborado, que la de los poetas contemporineos sobre-
salientes de nuestra lengua. Pero he sentido la nostalgia
de un mayor tamafio, de una mayor autoridad; pues si en
expansion ideal y emotiva me sumerjo en su media
como si fuera mi propio recipient spiritual, siento su
urgencia para que la exaltaci6n que he deseado hacer de
la obra escogida de Moreno Jimenes, pudiera pesar con
fuerza eficaz de convicci6n.
Soy providencialista: una rezagada de mejores tiem-
pos. Y cuando consider con espiritu desbordante y con
unci6n respetuosa, de hacimiento de gracias, la compla-
cencia exceptional de Dios por algunos series, creo vis-
lumbrar las razones misteriosas y ocultas de la economic
divina en sus desiguales preferencias itantas veces incom-
prensibles!
Pero si ante la admiraci6n, el signo se escape y la
palabra falta:
"Tomad lo escrito como rizo de agua que el segundo
disuelve"...


Flirida de Nolasco.



































Domingo Moreno Jimenes



















VERSOS DE I N I C IACION








SAETA



Porque te he sido sincere
me desdefias, enemiga,
en lugar de ser mi amiga,
porque te he sido sincere.


Por un capricho altanero
de mi suerte, no mendiga
mi alma tu afecto, enemiga,
por un capricho altanero.


Que al fin y al cabo ti has sido
lo que debiste haber sido
antes de yo conocerte:


Insinuaci6n petulante,
liviandad, no amor constant,
antes de yo conocerte...


1914.







A UN POETA MELANCOLICO


No entristezcas el amor,
que el amor es siempre triste
en este mundo en que existe
la espina junto a la flor.





iTendris al fin que sufrir!...
Pues, olvida el sufrimiento
y antes que venga da aliento
a los que quieren morir.


1912.







SINCERAMENTE


Nunca dolor human
fu6 comparable al lento
pesar, que va minando
mi existencia a desvelos.


Todos rien alegres;
todos miran el cielo
cual si de 61 esperasen
algo que, aunque esti lejos,
llegari como legan
al mar los arroyuelos
en la cuitada noche,
tras el murmurar po6tico
de los ramajes tristes...


A todos cuando el tedio.
se aleja, la esperanza
impulsa al raudo vuelo!...
A unos les acaricia
el errabundo ensuefio
con su mano de gasa;
otros tienen un tierno
coraz6n oprimido;
y los mis, el consuelo
de un nifio, de una amiga,
.o de un amor eterno...








Yo vivo solo siempre.
Del cielo nada espero.
En mi pasado s6lo
flota como un recuerdo,
que por ser tan lejano
no advierto sus destellos.
Mi present es el mismo
que ayer, cuando a los vientos
lanzaba mis canciones:
s61o que ahora no suefio...


ZAmor? El que tenia,
la distancia y el tiempo
van hiriendo de muerte...
,Anhelos? Si, el anhelo
de descansar muy pronto,
una tarde de invierno,
bajo un cipris muy alto,
alli, en el cementerio...


1916.







ATARDECER CAMPESTRE


Ya se acerca la hora que los poetas cantan.
Del sol algunos lampos aiin doran la montafia.
Corne tranquilamente el rumoroso rio.
Pregonan la llegada de la noche los grills


en la selva. Dos potros pacen sobre la grama;
los dos son blancos; pero, uno tiene una mancha
cerca del cuello, negra, como un lunar. Ya el frio
va poniendo las manos y los rostros cenizos.


Voy sosegadamente en direcci6n al pueblo.
Sesgo para occidente y en los espacios veo
arder el sol en una pira de llamas rojas,

y colorear las nubes de azul, violeta, rosa.
Mientras prorrumpe el Angelus en la vecina iglesia
y en coro las mujeres pausadamente rezan.


1914.







PARA UN BREVIARIO



Mientras un soplo exista vital y triste
en mi ser, ese soplo sera primero
para el arte sublime que me subyuga:
61 derrama la lumbre de su consuelo;
61 sostiene la rosa de mi esperanza;
61 cuida de los lirios de mis ensuenos...


Si la dulce poesia que me conforta
abandonara el mundo, quedara muerto
el coraz6n que huye de los amores,
pues los amores s6lo dejan recuerdos
que vierten sus congojas en el crepisculo
y yerguen sus espinas en el sendero.


Nada tan arrobante como las horas
pasadas en el dulce recogimiento
de la armonia tenue de un verso raro,
de la cadencia ndbil de un ritmo nuevo.


iOh el eternal oasis! Ning6n amigo
para curar heridas como 6ste, joh, cielos!
que en las horas de duda me presta alientos
y preludia mis albas como un lucero!


1916








LA CITA


Llevaba una calendula en la mano, entreabierta.
Sus ojos parecian dos soles negros. Toda
ella temblaba muda de pasi6n y de miedo.
En su semblante pilido florecian dos rosas.


Un extremecimiento su ser ya casi exinime
recorri6. Yo sentia su coraz6n ardiente
latir. Nos separamos sin hablar. Un reloj
que sonaba a esa hora me record la muerte.


1917.







OFRENDA MUDA


I


Maldije mi dolor, y ciegamente
apur6 los placeres de la vida;
a la luz de la luna enternecida
o enroscado en la ffilgida serpiente.


Tras cada ignoto anhelo o ansia ardiente
quedaba mi alma cAndida sumida
en un mar de estupor, y enmustecida
la flor de gasa y oro de mi frente.


Hube de despertar al fin, del sueiio,
y lejos de la senda del ensuefio
vague mil veces con la faz tediosa.


Mas, a poco, lance mi alado ruego,
y herido por la flecha del dios ciego
fui a implorar a las puertas de una hermosa.


II


Abril sus armonias y sus flores
iba esparciendo con albar dulzura;







la fuente deshaciase en rumors
y mil aves poblaban la espesura.


Ella que es casta, silenciosa, pura,
por esquiveces me mostr6 rubores,
y temblando de celicos temores,
confes6se ante mi, toda ternura.


Si un dia, por seguir mis ideales,
tuviera que dejarla entristecida
de la desilusi6n en los umbrales,


hallaria, despu6s de la victoria,
de abismos el camino de la vida,
de espinas la corona de la gloria.


1917.








A UNAS MANOS


En vano es que mis ojos con ternura
persigan la mirada de otros ojos;
en vano que le tema a los abrojos;
en vano que me mueva un ansia pura.


Por la terrena lid s6lo despojos
encuentro de la diafana ventura
que de mi huyera ayer: claveles rojos,
hijos del desenfreno o la impostura.


Atado a la ignominia del deseo
tanto tiempo vivi, que ya no creo
perderme en las er6ticas escalas.


Mas, como para amar vine a la vida,
ahora inquietan mi alma entristecida
dos manos, que pudieran ser dos alas!


1916.








DROGAS PARA MI TEDIO



OPIO



El sol dorando las enhiestas cumbres.
En un jardin florido
mi amada se recrea
viendo correr un nifio.
Bajo la verde sombra
de unos pinos,
yo sueno.
iImnmortal sueiio el mio!



ALOE



El parque iluminado por la luna.
Yo en l1, y triste como.siempre;
los mancebos del brazo de las mozas,
mil perfumes vagando por el 6ter;
los acordes perdidos de una mdsica
terrenal o celeste;
un "te adoro" que Ilega a mis oidos
a la par que un "%me quieres?";





34

el dolor que me muerde las entraiias;
frio sudor que corre por mi frente;
iy un surtidor, oculto de indiscreta malicia,
y una rosa de nacar caida sobre el c6sped!



1917.








DE TODA BLANCO


Cuando te pongan de toda blanco
acu6rdate de mis largos besos tristes,
de mi pasi6n por las violetas,
de mi desinter6s por el oro,
de mis quietas nostalgias infinitas,
de mi desenfrenado delirio de paz,
y de otras cosas que silencio por no verte morir!...


Y si esa noche
el mar divisas desde la niebla de tu ventana
lanza un gemido sobre la ruta de mis postreros adioses!...


Cuando el ciliz de mi amor sea violado,
trae a tu mente mis rebeldias que fueron flamas;
y ten olvido para mi olvido,
como un arrullo para mis mansos suefios de gloria:
-Yo le perdono
sus infidencias y sus desvios, yo le perdono
hasta su enlace con una sombra;
y mas que eso, hasta mi crime,
hasta mi crime yo le perdono!


1918.







ORACION


Tras unos arboles diviso
vagos celajes rosa y oro.
La luna explende de improvise
sobre el pinar mudo y sonoro.


Sin un rumor se pierde el rio.
S61o una t6rtola se queja.
Los perros huyen. Hace frio.
De sdbito pienso en mi vieja.


(Ella estari sufriendo ahora
los abandonos de mi ausencia;
quizas le falte hasta un pan duro).


Sobre la mar de mi existencia
ya no navega ni una aurora:
mi fe, mi arte... todo oscuro.


1918.







METAMORFOSIS


Por el postigo abierto de mi ventana fria
entr6 una bruja negra;
fu6 moviendo las alas con lentitud y pausa
hasta que sobre un mueble de laca qued6 inm6vil.


Toda la noche estuvo ensimismada o muerta.
No bien despunt6 el alba,
cuando meci6 los aires con vuelo fatigoso
por el hogar. Ardian ain las constelaciones.


Me decia: -Tal vez me trae alguna nueva
horripilante y triste,
vestir6 luto rigido
o el desamor desmayarf mis flores.


Hice lo que no hacia en muchos afios:
orar y promoter a mas ser bueno.


1919.




















VERSO S


D E P L E N I T U D







RUTAS DE ESTETICA




ASPIRACION


Quiero escribir un canto
sin rima ni metro;
sin harmonia, sin hilaci6n, sin nada
de lo que pide a gritos la ret6rica.


Canto que tuviera,
s6lo dos alas agiles,
que me levaran hasta donde quiere,
con su sed de infinite,
en las noches eternas volar el alma.


Canto que, como un rio
sereno, fuera diifano;
y en su fondo se vieran
como piedras cambiantes, mis ilusiones,
como conchas de nacar, mis pensamientos,
como musgos perpetuos, mis ironias
sobre los arenales de mi esperanza.





42

Y alli mostrarme todo
como soy en la vida
y ser6 tras la muerte
cuando le eternidad orle mi gloria
con sus palmas de luz!


1916.







MELANCOLIA


Dejare mis nifios.
Partir6 del pueblo.
Me roera la angustia que a los peregrinos
acoge en silencio.


El dia que parta,
todos a sus puertas saldran a verme;
encontrar6 en mi senda alguna anciana
de las que socorria algunas veces...


Cuando' unos pinos cruce
fustigar6 mi potro;
y aunque el norte no empafie ni una nube,
el pafiuelo de hilo me llevar6 a los ojos.


Al verme las perdices
levantarin el vuelo;
llorarA en una palma una t6rtola triste,
y tal vez si un can sucio me seguiri a lo lejos...


Por semanas y aun meses
me instigara una sombra;
luego... mis cantos en la mafiana alegre.
ZY despu6s?... el olvido y algunas muertas rosas.


1918.







PROFESSION DE FE


Si supieran tus d6biles manos,
hija,
tus d6biles manos.


Dios
cre6
al Hombre
para la gracia, el bien y la verdad.


jTe apartaras de tu camino?
ZConfundiris la cal con el cieno?
ZSerbs sobre el ventisco un arbol mis?
No s6:
iToda la dicha consiste en no cejar!


1923.







PA I SAJE


Se ajan con el sol las rosas blancas;
el dia parece de oro,
y el azul de los cielos se ha tornado cenizo.


Se ajan con el sol las rosas blancas;
sobre el mar hay una vela,
y la paz triunfa hasta en el aire.


Se ajan con el sol las rosas blancas;
los ruisefiores van de huida,
y una oraci6n conmueve el bosque.


Se ajan con el sol las rosas blancas;
rima el camino su cinabrio,
y el guayabal su verde perla.


Se ajan con el sol las rosas blancas;
entire la grama crece un tilo,
y sin silbar corre una fuente.


1918.







POSTUMISMO


La hermana mayor,
la hermana,
me ha dicho palabras que no se ha llevado el viento.
Palabras p6treas,
eternas
y claras.
Mi hermana mayor,
la que me dijo:
extasia montafias y desvela horizontes.


Lo que me mata:
mi piedad;
lo que me salva:
la inquietud.
Constatar que de mal,
de un poquito de mal,
dependent todos,
ihasta yo mismo!
y desear
amar
a trueque de perder
la gloria y la vida!


Aquel joven palido,
yo lo conocia,
yo presentia su existencia lejana
a traves de las brumas de mis suefios.
Nifio yo,
y bobo







como aquellos series cuyas almas parecen p6ndulos
y cuyos corazones
destilan, destilan
levedad y tristeza en el silencio.
Su voz fatigaba la aldaba
de mis augurios inc6gnitos,
y yo seguia entregado a mis juegos locos,
a mi pesar y a mi mutismo.


Y aquel anciano,
Zno sabeis que mi alma
cuando lo contemplaba queria romper a volar?
iEsperaba de su silencio tantas cosas!
Su nombre se insinu6 siempre bien,
y su voZ
cavernosa y todo, me agradaba.
De susto no me cogerk jams
saber
que 61
vaticin6 el triunfo de la aurora sobre las rispidas
breiias!


Convencido mis de una vez tengo que estar
que la vida no acaba aqui.


La vida que se vive no es s6lo la vida.


Todo acto crece en la eternidad.


1923.







DESAPARICION


Alba: trAeme el canto,
la canci6n loca o la sinfonia mansa;
los turpiales entonan en los nidos himnos
y yo mismo he sido impelido por una voz alta...
Alba: seas purificaci6n o armonia; ayddame;
como quieras o como te sea possible;
con alas
o con el impulse ciego que es mas que alas;
pr6stame alientos;
dame tu baculo formado con madera de rosas...
Alba: mi amada es vieja,
pero en rostro joven hasta la noche luce...
El tW para mis decaimientos y mis achaques hierve
y la luz en ni alma es escasa,
ipor demns escasa!
Te veo en el hilo de agua,
en la roca,
en el pich6n de loro,
en el alcatraz, en el cerdo,
en la paloma y en su detentador el milano,
on las innovaciones
y en la recciones sordas de los s6rdidos idolos
clisicos:
transfigurada en el loco perfume,
o en la gracia pertinaz o leve,
inmpre rms un ascenso, una cumbre
oh alba, halo de mis deliquios
a rfrierio do mis nervios!


iMN.







MACITO DE DALIAS


Aquella sombra de mujer
que saeteaba todos los dias por mi vera.


LNo ves en mis ojos el eco santo de lejanas canciones?





Yo siento vagos estupores por mi abandonado canto
clasico,


y si no suelto el cayado es porque me encuentro, aun sin
sospecharlo, entire los bosques del Cosmos, perdido.


1929.








LA COLINA SACRA


iYa es un pueblo!
En el alero donde revoloteaban las golondrinas,
ya hormiguean los hombres...
Ya el poeta puede en la calenturienta noche
ver la luz de la Religi6n Universal.
Ya el fil6sofos puede
sintetizarla y explicarla.
Zumbidos de nuevas conciencias andan por la tierra
de Am6rica.
Reverberaciones de estelares soles se insinian y
conciertan por el mundo.
Ya mi casa no estA en una calle ni en un barrio:
imi vision ilumin6 el promontorio entero!


1940.




















AMOROSAS








MAFALDA


ZHab6is visto una rosa cuando comienza a abrirse,
feliz por el rocio, la paz y el tibio sol,
risuefia sonreirse,
presa a la vez de anhelo, de jibilo y temor?


Pues converjed la vista por el briznal camino,
y la ver6is alli,
clavadas las pupilas en el azul divino,
hacienda del pasado present y porvenir.


En sus dorados bucles luce una flor, y lleva
un traje verde tierno, matizado de azul,
que su ser mis eleva
a la mansion del beso, del trino y de la luz.

Es casta, ingenua y agil, como quien tuvo, pura,
s6lo una inquietud vaga que le inund6 la faz
de un rubor que afn perdura
carminando y ungiendo sus mejillas al par.


A veces una duda falaz la martiriza;
mas, cuando league 61,
le ofrendari, afiorosa, su mis blanda sonrisa
cedi6ndole las manos o los labios... tal vez!


1918.








DESASIMIENTO


Era blanca
y me perseguia;
era palida
y me perseguia;
era casi diafana
y me perseguia.


Mujer,
Lno sabes que ya yo he olvidado la vida?


Mujer,
Ino sabes que ya yo he trocado mi coraz6n por un
cayado?


Mujer,
Iignoras que hasta la lumbre de mi sentir se ha
desvanecido?


1938.







SIESTA


La negra de los dientes blancos
me ha prometido
darme una cita junto a los naranjos,
a la hora de la umbria,
en el moment que gorgean los pajaros.


Se fu6 por la avenida de las acacias. Y en tanto
que unas cotorras la empalizada brincan
y ella por el anden se va alejando,
por mi memorial cruza
la vision de otro cuadro,
vivido hace unos meses
en el campo.


La quietud y el bochorno
me van amodorrando,
y ya siento en mis brazos su cintura
y en mis labios sus labios;
tiemblan cual uvas sus morados senos;
y como un tronco al cual ya ha herido un rayo
cae su cuerpo por tierra, y en el bosque
los ruidos cesan por un rato.
Y ya desvanacido aquel mal suefio,
con los ojos fijos en el termino vago
continda mi impiedad, indiferente
como si nada hubiera pasado.


1919.







MADRIGAL


Quisiera ser ahora lo encantadoramente bueno.
Dejas correr tus trenzas con la placidez de una nifia,
piensas en las acacias, en los lirios de nieve,
en las estefanotas de espuma ly sin embargo
yo deslizara en la selva de tus cabellos un clavel rojo!
Todos los dias
cuando el alba desciende de las montafias
viene mi gato negro
con un fest6n de luna sobre el mostacho
a traerme la nueva
de que el sol en la noche clav6 su garra.
(En este instant
debes border bajo el crepfisculo
o con la mano en la mejilla,
estAtica,
sonreir al amor venidero).


1921.







LA NIAA POLA


i.Qu6 seri de la nifia Pola,
que estaba en el campo,
que su padre figuraba tonta
y echaba a rodar a los vientos de la alborada su risa loca?..



Crepisculo y alma,
ingenuidad y gloria;
suspirillos de un pecho que no habia tenido pesares nunca,
inquietud de unos ojos que habian rondado por la
montafia,
tras el arco-iris que los corpisculos tornasola...



Sobre blanco rojo,
y sobre rosado, moreno.
Brillo como aquel brillo, yo no he encontrado ni en el
diamante ni en el destello;
castidad parecida,
ni en la albahaca ni en el romero,
ni en la petunia, ni en la magnolia, ni en la paciencia;
(el sol de espaldas o el sol de hinojos junto del cerro!...)



-Es muy tranquilo; pero me lleva catorce afios.
(iOh, si supieras, cuantos abismos, cuintos obstAculos,
salvo en la tarde, salvo en el alba, para tenerte junto a
mi suefio!)






58

iQu6 sera de la nifia Pola,
que estaba en el campo,
que su padre figuraba tonta
y echaba a rodar a los vientos de la alborada su risa loca?..


La sangre aborta, y a las miradas que estin en 6xtasis
no le es possible seguir el curso ya desarbolado de la
ggloga!...



1927.







ESTERIL


iOh tl, vagabunda con quien me di el abrazo en el rio,
no te engafie el lucero del alba,
no te engafie la luna de julio,
no idolatres la gasa del monte
ni profieras: La Patria es mentira!


Yo alent6 tus primeros impulses,
gast6 en plata tus ritilas perlas
y he incendiado las aguas de instintos;
como he constatado en un rapto de supreme constancia
la terrible igualdad de la risa, de la sal, de la sangre
y el agua.


Vivo yo, debes crer que ya he muerto;
muerto yo, debes mirar que vivo
hecho miedo en tu risa de hist6rica,
hecho espasmo en la simultaneidad de la muerte y la vida!


1932.







BRIZNAS DE LA COLONIAL


I

Quisqueyana, d6jame besar los vellos de tus piernas;
dejame inundar la in&dita via de tu anhelo...
Mujer de los arqueados ojos
y las crispadas manos:
sostenme en el torbellino de mis aspiraciones y mis
deseos;
icunde mi plectro con la suavidad de tus manos
y reverdece con tus palabras el apagado cenit de mi
anhelo!
Mujer, mixture de infinite
y de llanto:
comprende a tu hombre triste, salmodia tu muerto,
iY coge al vuelo la paloma de los pies y de los ojos
alados!


..... Call la voz
y el crepisculo se derram6 en cadencias
sobre las puertas sin forma de lo desconocido.

II

Venia un vals lento.
Todo el mundo callaba en la aldea.
iSi la misica se pareceri a la muerte?


1933.








INDIA


India, desde la cabeza hasta los pies,
in-dia;
debi decir mestiza,
pero ya ves, escribi india
y no me arrepiento:
ja veces la salvaci6n de un porvenir estA en el pasado!



No s6 si vienes de Boyi
donde se consumi6 la indiada nuestra,
o de Enriquillo
idonde se sublev6 el cacique que enarbol6 ese nombre!


Con la tristeza de tu mirada
y la majestad de tus senos,
yo estoy comulgando horizonte arriba...


(iOh, tf, que viniste a mi con la nostalgia del otofio
y la reciedumbre de la primavera!)
ZEn mi estabas buscando un hijo que tal vez se te habia
perdido,
o el primer var6n del orbe que se habia de tus sentidos
eclipsado?


Me sonreias de soslayo
y me lanzabas responses de diatribas.









Ahora, ya ves, yo me he alejado...
iY he dejado el present a tus pies como una cosa
muerta!..
Seguir6 en mi afin de realizar a America;
aunque ya no en la voluta de la caricia
ni en el volcAn de la sangre,
sino en este vislumbrar de rey vencido...
(iTrescientos siglos diluidos en cuarenta y cuatro aiios!)


iOh, Mujer, qu6 remote debiste verme,
con mis zapatos viejos,
mi sombrero deteriorado,
y mi doliente afin de ajuar antiguo!...
iQub soso te debi parecer siempre
con mi alocado affn de futures iniditos!..


1938.









OLEO

(A la manera antigua)


La nifia de la pampa,
la flor del tabacuelo,
el bucle en onda corta,
el mirar, riachuelo.


La faz canela brava,
el pecho jardin ancho,
vision de un suefio esclava,
nitidez en el rancho.


Amor toc6 a su puerta.
Canci6n son6 en su oido.
La esperanza en el viento.
Polen de alba en el nido...


En tanto, cuatro o cinco
nubes por el and6n
revuelan con ahinco
sobre la tarde sen.


1938.








LA INENCONTRADA SURGE


I


Y ser6, y vuelvo a ser....
Y sere, y vuelvo a ser....
iOh, amada: por ti mi rosal ha despabilado sus estrellas!
S6lo a tu conjuro la noche me ha soliviantado en su ancho
Oc6ano....


Me intern en la infancia;
entr6 y sali del alba de la muerte
por ti, y s6lo por ti!


II


iOh, amada, el dia que te desmayaste en mis brazos,
abril era, la felicidad habia estremecido mis ambitos,
y mi coraz6n no lo advertia!
(Todavia tengo el coraz6n inflamado
y un zahumerio de lilas que me cala el ser todo entero).


III


Parece que te he visto,
porque hoy al despertar
me ha sabido a azucena la brisa.









Unica, tenias que ser asi, inica;
misteriosa y altiva;
risuefia y triste;
esclava de mis ansias;
reina de mi ser;
mia en el dia que se agita;
mia en la noche que renace;
mia en el alba que despierta;
mia en el crepisculo de la raza future que aun no ha
germinado.
iMia, mia, mia!
Mia hasta antes de nacer
iy hasta mis despubs de morir!


Cuando me ibas a mirar te sonreias
y cuando te bes6 por primera vez loraste.
iOh, el dolor del beso primero!
iOh, el martirio del beso primero!
iOh, el infinite gozar y sufrir a un tiempo del beso
primero!


VI


Ya en tu patio los rosales no dan rosas, sino estrella.
No lo dudes: "me amas", "me amas", "me amas".






VII


Y si no me amaras, iquC seria del orbe,
y del pAjaro solitario en la rama,
y de la pobre onda liquid cuyo equilibrio es su
desequilibrio?
En ti laten causes de mundos;
pero te vistes de levedad
para que te ignore hasta el atomo.


VIII


iOh, amada, la que te me ocultabas
a cada paso del camino,
a cada sin raz6n de la jornada,
y que ahora,
inesperadamente,
me vuelves de niebla los pies y las manos!
Y junto a ti estoy siempre,
a despecho de la vida,
del porvenir,
y del pasado.


1939.



















VARIAS





NUEVOS MOTIVES


I


La flor de la maravilla
se ha abierto para mi en la tarde;
sus petalos son afilados,
su perfume es tenue;
yo he comulgado con la melodfa de su porvenir,
ignotamente,
y he sentido gemido de astros
y levantarse un polvo de resplandor en mi camino.


II


Llegue hoy mis tarde.
El sol presentaba una nube.
El jardin se contenia en su silencio.


Llegue hoy mas tarde.
Las flores de su jardin estaban mustias.


Llegue hoy mas tarde.
la era toda para mi y para si misma.
Snuestro derredor no hablaba ni una hoja.




70

Llegu6 :hoy mis tarde.
ZConocemos la evoluci6n del mundo
a cada nueva ojeada del mundo?
El hombre despert6, y en el libro abierto de la vida
habia una hoja en blanco!
jDiria mirtir? ZDiria libertador? ZDiria poeta?


1918.







EL HAITIANO


Este haitiano que todos los dias
hace lumbre en su cuarto
y me Ilena las fosas nasales de humo;
este haitiano
que no puede prescindir de la cuaba,
y prefiere tabaco del fuerte
y aguardiente del malo,
es bueno a su modo,
y a su modo rico
y a su modo pobre.


iBenditos los series que maltrata el hombre!
iBienaventuradas las cosas humildes
que se yerguen siempre sobre el polvo frio de todas las
cosas!....







MAESTRA


Maestra: recuerda el amanecer con su vaca lechera,
su humo de sol,
su organillo de pAjaro...
HAblanos del platano que rezaba a la sombra
y del guineo que amarillaba junto al oreganito;
del maizal que nos confirm que en America
no es ex6tico ni lo rubio ni lo negro.


iMaestra, no te muestres tan distraida ante tus
parroquianos hombres!...
Piensa que ser mujer,
y mujer con m miniscula,
es de todas las cosas lo que en verdad te importa.


Trocar los sexos, i.y con qu6 objeto,
siendo, como eres, en realidad, de un sentir prolijo y
tierno?


Asi: minuciosa, sensible y sumisa
te sofi6 mi egoismo,
y te anhelan mis hijos que estin en gestaci6n desde la
infancia!


1938.








PANACEA



Parti6 por el horizonte de la dicha
y era una bandera santa de recuerdos.


El pan medio quemado estaba sobre la mesa limpia
y los nifios ya no querian jugar itenian como los rostros
imprecisos!


Sobre la mecedora el mechero de gas casi apagado,
y bajo la plancha, mi camisa.


La tarde hacia las veces de un gran salmo incoloro
que estrangulaba entire sus manos la noche.


1929.







NUEVO MADRIGAL


El aguij6n estaba perfumado.
La herida estaba perfumada.
Ascendi6 al cerro un velo de perfume.
Una neblina de s6ndalo anunci6 la mafiana


-iLa abeja ha muerto, madre!
Y al irrumpir, quedaste ensimismada,
cual si el dolor se te volviera aroma,
iris el grito y tornasol la ligrima.


Hija mia,
expia en tu vida la intima fragancia!


1930.








HORA AZUL


Ondas.
Vuelos.
Romanzas lejanas.
Medialuz.
Bisbiseos de sombras en el puerto.
Gasas que cubren el horizonte reverberante.
Crujir de jarcias recias.
(iAy Dios! iQu6 sera de las lilas
con medio cuerpo bajo el cieno, y medio cuerpo sobre
la vida!)


1930.





76

HORA GRIS


Atraves6 el cementerio de la aldea:
no tenia dolientes:
se estremeci6 mi alma junto a un jazmin triste,
gimieron mis sentidos junto a una rosa cardena.


Despues,
lanc6 la rosa y los jazmines al viento,
y s6lo qued6 flotando en el instant esta sola palabra:
"Tierra".


1930.








CAMPIRA POBLADA


Vi el sol desparramindose por las puertas;
senti la paz emergiendo dentro de las almas.
Vi a los nifios reir
y senti el amor que sonreia.


La tarde tenia jibilos de mafiana
y un mango proyectaba en la soledad su ennochecida
sombra.


Junto a la pareja estremecida por el cierzo, dije:
iGrato el desamparo que os lne!
iGrande el dolor que os reconcentra!
jLeve la realidad que os eterniza!


Todos los ojos de la Naturaleza -
querian como sumergirse en el crepusculo de la tierra,
y yo que avanzaba sobre la tierra,
a duras penas comprendia
que el cielo era mAs tierra que la tierra...


1935.








LOS ULTIMOS CANJILONES DE LA PRIMAVERA


-Buen viejo, ide d6nde brota el canto?
-Los cantos borbotan de la sangre.
-Madriguera,
iy el amor?
-De si.
-Mar,
,cu~l es la melodia de las campanas en el crepisculo?
-Dolor,
Lcuil es tu friso, a d6nde tiende el halito de tu
propulsaci6n?
-Infinito, ti solo me bastas hoy para estar triste.


1925








VISLUMBRAR AMERICA


En todo viaje
hay una rosa nautica:
el punto de partida,
el lugar de legada,
los objetivos presentidos
y las posibilidades exteriores.


Me ofreci6 los labios en un arranque
de entusiasmo,
de timidez,
de locura.
jAdi6s, me decia su mano tranquila!
iPuede ser, me decian sus ojos turbados!
iSeri, no sera, me os6 decir a un mismo tiempo su seno
oprimido!


Cuando me tengo que levantar de noche,
porque la creaci6n me quita el suefio;
y tengo que continuar, ment6n en mano,
todo un cuarto de noche,
todo un tercio de tarde
y todo un crepfisculo de dia;
cuando la copian a mi lado
vocablos que no son series,
pero que ni tampoco son fantasmas,
y palpo el vacio de la vida,
y la oscuridad de mi entendimiento,
olvido el principio de las cosas,
y parto del fin de las cosas,








al principio de la irrealidad y de la vida.


Lo vi como un sitrapa de todos los Continentes,
asquearse del pr6jimo que le habia ensefiado el camino,
traicionar al amigo que le habia tendido la mano
y hasta maldecir a la madre que lo habia parido...


Su mano en el horizonte turbaba las sombras,
iY su cabellera era una selva iluminada!


LTe convenciste?
Con la cal de mis huesos estd hecho todo:
lo que palpas
y lo que ni siquiera presumes.


-Soy bella,
es verdad;
pero no puedo ser eterna.


-Sigue prolongindote,
hasta que te des de bruces con el silencio y con la muerte.
Franqueado el primer paso,
ipor qu6 vacilas en dar el diltimo?
Lo filtimo cuaja el hecho en bramido de acto...
Por eso los recienllegados en la vida son hombres
de coraje...


Ojos absortos en los accidents lejanos,






81

manos de forasteros posadas en el lienzo de los destinos.


Mujer u hombre, piedra o santo:
Zves la vida?
As6mate a la claraboya de la nada.
ZNo ves nada? ZNo ves adn, todavia?
iPues escucha, para que tu silericio se tome clamor
pensante,
y en el albear de una isla desierta, divises el claror de
una recienvenida vida!


1926.




















CANTOS DE LA TIERRA








EL DIARIO DE LA ALDEA


jAy Dios, que ves el viento y ves la nube,
compadecete de mi alma
que es una nube fria en un cielo claro!


Mi andar no es andar de consciente sino de sonambulo;
llevo las manos en el aire
y el pensamiento en el azul;
llamo "madre" a las plants
y a las margaritas "hermanas";
en cualquier riachuelo veo la faz de mi padre,
y los luceros, carbunclos de la noche, son mis "hijos".


Esta sintesis del mundo que llevo conmigo a veces me
sume en la tiniebla;
ipero siempre me arrastra a la luz!



Oh naturaleza, iqur mal te he hecho
para que me castigues con una carga tan desapasible?
Yo s6 que vine del misterio,
pero los cambiantes de la vida son mis inexplicables que
las flaquezas de la muerte, o que la sencillez de la nada.



T6 no me podras dar la alegria riente
de lejanos dias y lejanos tiempos;








en ti vengo a curarme de viejos males,
en ti vengo a resposar.


El pajaro herido busca el antiguo albergue de sus dichas.
Junto a aquella rama, yo sofi6;
bajo la sombra de aquel Arbol yo medite;
el susurrar del rio ya no me sabe a mfisica, pero a un
despertar pr6ximo me suena.
Mariposillas: no voleis,
brisas: no entremezcleis mi cabello cano.
iSiga mi frente erguida y luminosa como una antorcha!



Este hueco de cafiada me recuerda la vida
y esta placidez de soledad me quiere como hablar de
nifiez
Yo fui un nifio como todos los otros,
aunque un poco mis cAndido y mis triste.
De ayer a hoy, iqu6 abismo!
y de ayer a mariana, iqu6 universe!


Con moras frescas me tefii las manos
y tengo la mirada cansada de sofiar cosas tristes.
El cielo que tengo por delante no es doloroso;
pero el horizonte de mi vida present, si que lo es!



El maiz brillaba en las manos del hombre,
la polla se internaba entire los matorrales,
el cielo se encapotaba sereno.







iQuien fuera madreselva!
iQuien fuera rio!
iQui6n fuera cafiada!



Flores,
flores,
flores.
iOh Mayo!
joh dolor!



Tal cuando el sol tramonta,
y las nubes obscuras se entretejen de grana
y los aires se llenan de infinitos vapores;
tal cuando la torcaz da el grito que espanta la nidada y
el ruisefior;
tal cuando las montafias que estin por arriba de mi
cabeza suefian;
tal cuando los arboles tiemblan y los arroyos cantan.



Relinchos de caballos en mi puerta,
mis luego, pasos y voces;
a poco, un loco sobresalto de mi ser solamente;
en seguida, el sol, la alegria de los pAjaros, la mafiana,
dos aldeanas rientes,
una mujer pilida,
dos nifias, sus hijas, enmascaradas de riguroso luto,
la cruz de un muerto,





88

mi estupefacci6n al ver, hasta el dolor, metamorfoseado
de esa manera;
mi expresi6n: "vuestras lagrimas sean benditas";
al moment, mi pretexto de buscar la lechera.


Despubs... el campo y yo con el campo y los pijaros, solo.


1925.







ISLAS MENTALES


Cuando le puso la moneda en la mano,
el esclavo se dijo: esta es mi libertad...
y le volvi6 la espalda para siempre.

Toda la tarde se desvanecia en un rosicler mustio,
y el espejear de todos los dias venideros estaba como
pendiente
de un arroyo de liudano,
y de tinta.

La charla de los sembradores ponia como la tierra mansa.
Sabaneta parecia una forastera cargada de collares rojos
y de lugares comunes blancos.
Yaguajal ofrecia su reflejo verdoso
Y Tomines enrostraba sus pedregales al caminante.
La tarde que queria como venirsenos encima,
nos envolvia en un ambiente de lunas y de pijaros.

La trepidaci6n de una espontaneidad superior
hendia los aires y los recreaba,
y ahorcajadas, sobre toda cosa viviente o presentida,
el afilado diente de la noche.


1929.








TROZO DE PUEBLO


Esas casas de cana
donde se respira felicidad.
Esos albergues timidos
donde hasta la angustia es un silencio.
Esa jovialidad de pecho joven
que hace brava la gente.
Esas canas de anciano que al sol vigilan virgenes.
Esa tranquilidad de perspectives.
Ese canturrear de la madrugada;
ese respeto de la tarde;
esa serenidad de la noche...
Esos pasos ignorados de los heroes
por campos de ausencia y de muerte.

La tarde humeaba;
el horizonte echaba chispas;
al frente, unas luces,
un poco distante...

(iAy Bartolina, si yo volviera a verte
como en la ipoca de tu fresca hermosura!)


1925.







IMPRESIONES DE SABANETA


I


Una mujer junto al rio y una escuela junto a la montafia;
un dulce career en Dios y un grato olvido de las cosas
mundanas.
Todas las mafianas el humo,
todos los dias el sol,
todas las tardes el alma;
y un dia y una hora no esperada, la muerte,
cerca del pinar,
con paz y sin miedo, junto al rio y la montafia.


II

Veia con el pensamiento mis burros lentos,
veia las grandes piedras que no los dejaban caminar,
veia el agua de los bidones que se derramaba por el
camino,
y fui a una gramita pilida y medio mustia,
donde converse much conmigo mismo
y puse en mi interior los puntales de estas palabras,
que hoy son emoci6n,
y entonces s6lo eran reminiscencia de un recuerdo...





92


III

Pueblo: duerme tu suefio de catorce mil siglos,
que si una sola conciencia vela a tu lado
siempre estaris despierto, iaunque nunca Ilegues a
despertar!

IV

Continma abriendome tu herida mis honda,
hasta que ya no exista.
(0 que yo y los hombres creamos que no exista!)


1930.





93

VOZ INTERNAL


iOh, generosidad que por doquiera nos haces crear
espectros!
iOh, lgrimas!
iOh, raz6n de ser de la vida initil!

Bien esti que nos nublen la esperanza y nos festinen el
recuerdo;
bien esti que nos acorten la fuente del instant;
bien esta que nos truequen la dicha en una mariposa loca.
Siempre habri aldeas esparcidas por colinas abruptas,
y silencios desconocidos...







ALELUYA DE INVIERNO


El rancho. La hembra. Salirse de la vida.
El cielo. El prado. El bosque.
Imagenes de suefios desvanecidos.
Recuerdos de existencias remotas.
La brisa. El humo. El tuibano que comprime silencio.
El nifio; el perro; el asador de la cocina.
Bosquejos incompletos de un porvenir hecho girones.
Gasas en el poniente y realidad sobre mi vida...

iSalve! a los poetas que renegaron la palabra.
iSalve! a los conductores de pueblos que se anegaron en
la sombra.
iSalve! al brillo oculto de las sapiencias ignoradas.

Arco iris de luz sobre la frente de la infancia;
arco iris de paz sobre la inestabilidad de la vida.
Un rumor de destinos me hace un signo en la frente.
Una crucifixi6n de albores me distiende el oriented del
camino.

Miro para adentro y sigo la sesgada senda;
le doy una ojeada al porvenir, y me pierdo en la
inestabilidad de la vida!


1930.







PARABOLA DE LOS DONE


Dije al rio
en la emoci6n de su desenvolvimiento apacible:
-Padre del bosque,
hermano de las sencilleces astrales.

Dije al mujido de la vaca:
-Fuerza, alegria, salud.

Dije al manglar:
-Tu sombra estA mis lena de perfumes que la noche.

Dije a la montafia:
-Verte es crecer,
recordarte es comenzar a desandar la vida.


1931.







SALUTACION


Vi el desfile de las muchachas para Gurabo,
el orto en siesta,
el nicar de la luna sobre el crepfsculo,
y he hundido mi plant en el rio sin sentirlo y sin saberlo,
como si estuviera atacado de Sonambulismo.

Ti has cruzado a pie el destino,
y desde el itero de la Naturaleza,
te has llenado de cal y de aliento, de color y de canto;
de la montafia tomaste el iris gris violeta
y de la cinta del camino el alma.

Recojamos en este grito de salutaci6n todas las almas
dispersas del mundo,
y dejemos que la maravilla de tu palabra
incendie el present de mitos.


1932.







A LA MUJER ILUSTRE DE SANTIAGO


Mujer que ves a este peregrine
llegar,
Lcomprendes su hastio de la vida,
adviertes su anhelo no colmado,
presientes las ortigas que rodean sus pies?


Mujer que ves a este peregrino
llegar,
abrete las venas de los deseos,
y con la mirada en alto,
conv6ncele que suba y que no ceje...


El habia l1egado a pensar que en la c6spide podian
tornarse cuerdos sus suefios.
El huia, huia de las praderas de sus 6xitos
como si sonreir fuera crime.


A los arboles, preferia la sombra de los Arboles;
y al prado virgen, la soledad petrificada del prado virgen.
Lleg6 a enloquecer en su anhelo de querer que nadie
sufriera.


Con ia existencia trunca
y algunas canas viriles todavia...
Mujer, tu sola puedes
darme un adi6s,
y un beso.







(O en un adi6s entretejido el ulular de un beso,
como si fuera brisa de pinos que recortan en verde
terroso el gris...)


TA si sabes sentir como nadie en el mundo,
alfarera de mi desnuda y desolada Patria;
elixir de los sentidos superiores;
hoja de la tierra que expandes en cimas multiples el
barro...


Reverencio en ti el alma de mi madre muerta
y la care de mi madre viva.


iSilenciar6
para que me puedas interpreter mejor en esta soledad
de paramo fuerte que es mi vida!...


1932.







RIO-PUEBLO


Alto.
iJocundo!
Pareces una bruma de noche...
El alba siempre te esta aguardando porque presiente que
te entregarAs pleno!...

iMejor tilamo jams pudo sofiar la muerte!
iMejor flor6n de inquietud jams pudo imaginar la vida!
Mejor espejo de horizontalidad jams pudieron anhelar
los vastos horizontes!


iOh rio; oh arteria; oh fuente,
que haces possible en el comin moment la inalcanzable
cima,
que recreas, alzindonos del rudo polvo de que todas las
cosas estin hechas!

Si abajo, es el amor,
si arriba, son las nubes;
si en tu rostro, es la mas dulce plAtica del viento!
iT6 que has hecho possible que la montafia se desnude,
que se irga el arbol
y que la pradera se peine!

Si un pajaro canta, su armonia es espiritu,
porque ti fecundas de ambrosia el gorjeo.
Corona eres que rodeas a Santiago,
y serpiente de eternidad que aseguras el Norte!







-;Oh las partidas sin partida del Atlintico,
que palpan a Europa y dejan a la America intacta!


Pulm6n de ensuefio,
gasa de idealidad,
coraz6n de infinito...
Mis sienes esperan el descanso de tus mdrgenes,
y a mis manos sobre tus ondas no les duele estar
prematuramente marchitas!


iRio!... iba a decir puerto.
La luvia cay6 sobre la montafia.
Por el Este aparecieron tres astros de rostros minifsculos,
pero el devenir de la Humanidad estaba parade:
entire la cruz y un alfanje giraba su mente!


1934.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs