• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Introduction
 Preface
 Prologo
 Frontispiece
 Introduction
 Aumento de Jurisdiccion
 Reduccion de su Distrito
 Santo Domingo en el Siglo XIX
 Documentos
 Index
 Back Matter














Group Title: Publicaciones de la Universidad de Santo Domingo, vol. XXIII
Title: El distrito de la Audiencia de Santo Domingo en los siglos XVI a XIX
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078369/00001
 Material Information
Title: El distrito de la Audiencia de Santo Domingo en los siglos XVI a XIX
Series Title: Publicaciones de la Universidad de Santo Domingo
Physical Description: x, 134 p. : maps (1 fold.) ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Malagón Barceló, Javier
Publisher: Universidad de Santo Domingo
Place of Publication: Ciudad Trujillo
Publication Date: [1942]
 Subjects
Subject: Justice, Administration of -- Latin America   ( lcsh )
Colonies -- Administration -- Spain   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: "IX cincuentenario del descubrimiento de América."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078369
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000138915
oclc - 24158841
notis - AAQ5007

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Introduction
        Page v
        Page vi
    Preface
        Page vii
        Page viii
    Prologo
        Page ix
        Page x
        Page xi
    Frontispiece
        Page xii
    Introduction
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Aumento de Jurisdiccion
        Page 9
        Page 10
        Descubrimiento y conquista
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
        Anexión de nuevos territorios por obra legislativa
            Page 23
            Page 24
        Conquista de territorios sometidos a otras potencias europeas
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
    Reduccion de su Distrito
        Page 29
        Page 30
        Creación de nuevas audiencias
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
        Variaciones en el territorio por reformas administrativas
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
        Ocupación de territorios por naciones extranjeras
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
    Santo Domingo en el Siglo XIX
        Page 61
        Page 62
        Santo domingo en las jurisdicciones de Puerto Príncipe y Caracas
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
        La Real Audiencia de Santo Domingo en los años 1861 a 1865
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
    Documentos
        Page 83
        Page 84
        I. Provisión Real creando la Audiencia de la Española (1511)
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
        II. Ordenanzas para los jueces de Aperlación en Indias (1511)
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
        III. Real Cédula haciendo Chancillería de sello real a la Audiencia de Santo Domingo (1526)
            Page 99
        IV. Ordenanzas para la Audiencia de Santo Domingo (1528)
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
        V. Recopilación de las leyes de Indias - ley 2, tít. XV, lib.II (1680)
            Page 125
            Page 126
        VI. Real Decreto transladando a Cuba la Real Audiencia de Santo Domingo (1797)
            Page 127
            Page 128
        VII. Real Orden de la Junta Central Suprema sobre el fomento de la Isla de Santo Domingo-señalanso a la Real Audiencia de Caracas como Tribunal Superior de Santo Domingo (1810)
            Page 129
        VIII. Real Decreto crando una Real Audiencia y Alcaldías Mayores en la Isla de Santo Domingo (1861)
            Page 130
            Page 131
            Page 132
    Index
        Page 133
        Page 134
    Back Matter
        Page 135
Full Text




PUBLICACIONES DE LA UNIVERSIDAD DE SANTO DOMINGO
- -. -- VOL. XXIII




EL DISTRITO DE LA


AUDIENCIA DE


SANTO DOMINGO

EN LOS SIGLOS XVI A XIX



Javier ealagon cBarcelo


3?8.7295

SM.

C.2


EDITOR IONTALVO :: CIUDAD TRUJILLO : 1942


;I


r; -71_1
ii
-i67r
~.
'-'--r























UNIVERSITY

OF FLORIDA

LIBRARIES










THIS VOLUME HAS BEEN
.MICROF FILMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.


L U-C~T~


---L~--~RLC ~~=-
'
`L
























EL DISTRITO
DE LA

AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO










UNIVERSIDAD DE SANTO DOMINGO


IX CINCUENTENARIO
DEL

DESCUBRIMIENTO DE AMERICA


Vol. XXIII









JAVIER MALAGN BARCELO
Catedratico de Histna del Defecho espafiol y de Indias.




El Distrito
de la

Audiencia de Santo Domingo


en los siglos XVI a XIX


UNIVERSIDAD DE SANTO DOMINGO :-: CIUDAD TRUJILLO


i:i i: ,..c. ('








/17


Con 5 mapas y 1 limina

















1942


Editor Montalvo. Arzobispo Merifo, 44.- Ciudad Trujillo, R. D.




















EL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA SE REA-
LIZA CUANDO TOLEDO ES LA CAPITAL DE
CASTILLA; MIENTRAS SIGUE SIENDOLO, NACE
Y SE DESARROLLA LA CIUDAD DE SANTO DO-
MINGO, VERDADERA CAPITAL DE LAS TIERRAS
RECIEN DESCUBIERTAS DURANTE BUENA PAR-
TE DEL SIGLO XVI. EN LA VIDA DE AMBAS
CAPITALS ESPAROLAS, LA DEL VIEJO Y LA
DEL NUEVO MUNDO, HAY MAS DE UN CURIOSO
PARALELISMO; PAREJOS, CUANDO MENOS, SU
ESPLENDOR Y SU DECADENCIA.
PERO NO ES TAN SOLO UNA EMOCI6N PU-
RAMENTE HIST6RICA O ARQUEOL6GICA LA
QUE ME MUEVE A SEPARARME AHORA DEL
USO CORRIENTE EN ESTOS CASOS Y A DEDI-
CAR LAS PAGINAS QUE SIGUEN A ESAS DOS
CIUDADES. EL DESTINO HA QUERIDO ANADIR
FACTORS MAS PERSONALES E INTIMOS. SI LA
HISTORIC LAS UNI6 UN MOMENT, EN MI PRO-
PIA EXISTENCIA LAS VENERABLES PIEDRAS DE
TOLEDO Y LA ANTIGUA SANTO DOMINGO NO
ESTAN MENOS UNIDAS.




























Palabras previas


El Derecho procesal e instituciones judiciales de las provincial
espafiolas de America ha sido uno de los temas que, tal vez por la
naturaleza de los studios cursados, ha despertado en mi mayor in-
teres. En los tiempos de estudiante de Doctorado en Derecho en la
Universidad de Madrid, escribi un breve ensayo sobre una Teoria
general del Derecho procesal en las Leyes de Indias (publicado en la
"Revista de Ciencias juridicas y sociales", vol. XIX. Madrid, 1936).
Por consejo de mis Maestros D. Francisco Becefia y D. Rafael Alta-
mira, una vez ya Profesor de la Universidad Central, continue traba-
jando sobre el mismo tema y ampliando aquel modesto ensayo. La
guerra de EspaBa no s61o me apart6 de mis studios, ante el cumpli-
miento del deber de espaiol, sino que fue causa de la perdida de mis
libros y notas.
Vuelto de nuevo a la Universidad, en tierras de America, alli don-
de tan generosamente se acogi6 a los espafioles, inicie otra vez mis
trabajos dentro de las posibilidades que se me ofrecian, y limitando
el campo de mis studios al de la Audiencia de Santo Domingo. En
este ensayo-parte de un studio mis amplio-he reunido todo
aquello que puede contribuir al conocimiento del Distrito de la Au-
diencia de Santo Domingo, sefialado por la ley a traves de tres siglos
de vida de esta instituci6n.
No debe considerarse este studio como definitive, ya que he ca-
recido de una bibliografia complete, teniendo que utilizar meras re-
ferencias en algunos casos, lo que no me ha permitido confrontar
ciertos datos.
Como apendice recojo aquellos documents de mayor importan-
cia en relaci6n con la Audiencia.
Los grdficos que se intercalan en el texto han sido dibujados por












VII

el top6grafo D. Eduardo L6pez Gimeno, siguiendo a Herrera y a
L6pez de Velasco y, ademas, se ha servido de algunos mapas parcia-
les de la America del Sur, tales como L'Amnrique Meridionale de
I. B. Nolin (Paris, 1704); elde Robert de Vaugoudy, del mismo nom-
bre (1750), y la Tabula America, Specialis Geographica Regio Peru,
Brasile Terra Firme, secundum Herrera, P. P. Acufla... por Geri-
siene de l'Isle (Niirenberg, 1725).
Quiero testimoniar mi reconocimiento a la Universidad de Santo
Domingo por publicar el present Ensayo como participaci6n del
primer centro docente de la Repfiblica en el cuatrocientos cincuenta
aniversario del Descubrimiento de America. Asimismo hago constar
mi agradecimiento a D. Julio Ortega Frier, que paso a mi disposi-
ci6n su valiosa biblioteca, y al Dr. Americo Lugo por las observacio-
nes que me hizo a los originales.

J. M. B.



Universidad de Santo Domingo, 5 septiembre 1942.





















PROLOGO


Como 6rganos plenarios e inmediatos de la real juris-
diccidn, como instruments moderadores del gobierno po-
litico y hasta como fuentes de regulaciones juridicas para
sus respeaivas circunscripciones, las Reales A udiencias de
las colonies espanolas del Nuevo Mundo tuvieron un papel
principalisimo en el desarrollo de la cultural hispanoame-
ricana. Cunnigham las present como la institucidn cen-
tral del sistema colonial espanol. Su influencia fud tan
grande, que aun en nuestros dias result impossible enten-
dery valorar los elements o factors espirituales de nues-
tra cultural sin remontarse hasta las huellas que ellas de-
jaron en la vida americana.
ESto es especialmente cierto de las mds importantes
de nuegtras instituciones juridicas contempordneas. Por-
que, no obstante la parcial substitucidn que en algunas de
las naciones de nuestra Amdrica se ha hecho del Derecho
de origen espaiol por las formas juridicas de otras proce-
dencias, en la resultante final siempre trasciende la in-
fluencia de aquel ordenamiento bdsico, y en &ste es de or-
. dinario discernible la obra de la Audiencia colonial. Asi,
podriamos afirmar, sin temor a equivocarnos, que nues-












tras inSituciones juridicas de hoy no podrian ser adecua-
damente valoradas sin pesar en ellas lo que deben a la
obra de aquellos tribunales.
Y ninguna de esas Audiencias ha tenido influencia
tan honda y extensa como la de Santo Domingo. InAtitui-
da originalmente para "todas las villas e lugares de todas
las... islas e Indias e Tierra firm del Mar Oceano", su
jurisdiccidn territorial fue creciendo a la media que se
iban agregando nuevos territories al Imperio indiano, con
s6lo las limitaciones resultantes de la creaci6n de nuevas
Audiencias, o impuestas por la pirdida, en manos enemi-
gas, de las tierras ya conquiStadas. NueStra Audiencia
lleg6 asi a seforear, en uno u otro tiempo, sobre territories
que se extienden desde la Patagonia hasta el Labrador.
La monografia del Profesor Malag6n tiene precisa-
mente por objeto describir ese process de crecimiento o
disminucidn del territorio jurisdiccional de la Audiencia
de Santo Domingo. Con los datos que ha reunido, el eSfu-
diante de la cultural americana dispondrd del element de
referenda indispensable para ir relacionando entire si ras-
gos culturales que, dispersos desigualmente en el territorio
americano, pueden haber tenido como medio de propaga-
ci6n la obra de aquella Audiencia.
Asi, con s6lo que alcanzara cabalmente ese objetivo,
la present monografia conlSituiria una aportaci6n meri-
tisima al esfuerzo, todavia tan debil, con que se trata de
ponderar la obra de Espafa en el Nuevo Mundo.


Julio Ortega Frier















































































La "Casa del Cord6n". en la que,
segun la tradici6n, estuvo instalada
la Audiencia de Indias.























Die grcessten nnd folgereichsten Um-
walzungen in der Geschichte rollziehen
sich, ohne dass sic wahrgenommen wer-
den. (Las mayors y mAs fecundas traes-
formaciones de la Historia se realizan
calladamente, sin qne de moment nadie
lo advierta).-SoHM: Geschichte and Sys-
tem des Remischen Privatrechts.




ES ERROR bastante generalizado el estudiar las
instituciones de las Indias Occidentales, durante
los tres siglos que formaron parte de la coro-
na de Castilla, como un fen6meno sujeto a una
constant invariable. Ots Capdequi ha delimi-
tado con claridad, en su studio Algunas consi-
deraciones en torno de la political economic y
fiscal del Estado espaiol en Indias,' las epocas o
periods que en la Historia del Derecho Pfiblico
de Indias han de distinguirse teniendo en cuenta
los distintos moments hist6ricos que se'acusan
en la organizaci6n political y administrative de
los territories indianos, fijandose para ello en

1 Rev. de las Indias, n9 6, pigs. 173-181. Bogota, 1939.









JAVIER MALAGON BARCELO


las instituciones mas representatives: la Audien-
cia, el Municipio y los Virreinatos. Esta varie-
dad ya habia sido sefialada insistentemente por
el fundador de los studios de la Historia juri-
dica americana, don Rafael Altamira,2 y por el
professor de la Universidad de Buenos Aires, Doc-
tor Ricardo Levene.3

El establecimiento de la Audiencia de Santo
Domingo tiene su causa inmediata en la oposi-
ci6n que al monarca hicieron los descendientes
del Almirante, al intentar se cumpliesen las capi-
tulaciones de Santa Fe, atribuyendo a su auto-
ridad caricter sefiorial. Fernando V funda la
Real Audiencia para servirse de la jurisdicci6n
como medio de extender su soberania, igual que
en la lucha de las monarquias con el feudalismo,
y, como en ella, fu la apelaci6n al Rey una de
las armas de mas poderoso efecto para el forta-
lecimiento del Poder real.'
La Audiencia de Indias, creada por Provi-
si6n de Fernando V a nombre de Dofia Juana,
de 5 de octubre de 1511, dada en Burgos, como
abdiencia e juzgado... en la que se determinazen

2 T2cnica para la investigaci6n del Derecho Indiano. Mexi-
co, 1939.
8 Institaciones de Historia del Derecho Indiano. Buenos Ai-
res, 1924.
4 VEase la nota 10 de este ensayo. Para el studio de la evolu-
ci6n de la apelaci6n, BECERA, La 6nica y double instancia en material
civil. Rev. Dcho. Priv. t. XX, pAg. 66. Madrid, 1933.










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


los pleytos e cabsas que ante ellos [los jueces]
viniesen en grado de apelacion o de otra mane-
ra...,5 ha sido la que ha sufrido mas variaciones
en su competencia territorial, ya que, como dice
ingenuamente Herrera, ...en tiempo, i lugar es
la primera por estar mas cerca de Castilla...n6
o la ((...mas antigua no s6lo de las Indias que
caen a la parte del norte, pero de todas las de-
mas..., como afirma L6pez de Velasco;7 y a me-
dida que se fueron extendiendo los descubrimien-
tos y las conquistas y conociendo los territories
que se iban anexionando a la corona de Castilla,
entraban paralelamente bajo la jurisdicci6n de
la Audiencia de Santo Domingo, para mas tarde
separarse de ella al darles organizaci6n propia
e independiente.
El period de la conquista, que finaliza con
la fundaci6n de la Audiencia de Santa Fe en
1549, puede decirse que para la de Santo Do-
mingo consisti6 en un aumento real de su juris-

5 "En 5 de octubre de 1511 se dict6 la Real Cedula creando los
Jueces de apelaci6n que formaron la Audiencia de la Isla Espafiola,
primera que se estableci6... en Ultramar; no obstante las capitula-
ciones de Santa Fe, que concedian a Col6n y a sus sucesores el pri-
vilegio de administrar justicia en las tierras por 1l descubiertas".
FAIE: Ensayo histdrico de la Legislaci6n espafiola en sas Estados
de Ultramar. Pag. 131. Madrid, 1896.-CHACON Y CALVO: Cedularno
Cubano. Vol. 1. Pag. 384.-Ver Apend. I del present studio.
6 Historia General de los Hechos de los Castellanos..., Descrip.
cap. V.
7 Geograffa y descripcidn universal de Indias. Pub. porJusTO
ZARAGOZA. pig. 80, Madrid, 1894.










JAVIER MALAGON BARCELO


dicci6n territorial frente. al te6rico de la Real
Provisi6n de 1511-c...todas las villas e lugares
de todas las dichas yslas e Indias e Tierra Fir-
me del Mar Oceano... -con la consecuente dis-
minuci6n debida al asentamiento definitive de
la conquista y la necesaria organizaci6n que la
inmensidad de los territorios-no de la pobla.
ci6n-requeria para mantener el viejo principio
de la vecindad entire la justicia y el justiciable.
Esta variaci6n que se ha de efectuar en sus
territories en los primeros cincuenta afios de su
vida por la obra legislative de los monarcas, de
acuerdo con las nuevas poblaciones que se fun-
dan y la realidad de las extensions que se van
uniendo a la corona de Castilla, sufre nuevas
modificaciones de menor importancia por el au-
mento de territorios-como la Florida-y la pir-
dida de otros nominalmente dentro de su distri-
to, que pasan por ocupaci6n a quedar bajo la
soberania de Inglaterra, Francia y Holanda en
el transcurso del siglo XVII,8 tal como la mayo-

8 En una situaci6n semejante, podemos considerar los territo-
rios de America del Norte, de la costa atlantica, descubiertos a ini-
ciativa precisamente de dos oidores de la Audiencia de Santo Domin-
go, Lie. Lucas VAzquez Ayll6n y Lic. Juan Ortiz Matienzo (1520-
1526). VAzquez Ayll6n no se limit a financial la empresa, sino que
conseguida de la corte una capitulaci6n-12 junio 1523-por la que
sele nombraba Adelantado,gobernador, etc. de las tierras descubier-
tas a su costa-de las que se habia torado posesi6n en nombre del.
Emperador-, Ayll6n tom6 el mando de la expedici6n, a fin de dar
cumplimiento a las capitulaciones. La suerte de la expedici6n fue
desgraciadisima, muriendo Vazquez Ayll6n a consecuencia de los su-
frimientos que debi6 pasar en las tierras que se designaron con su










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


ria de las Antillas menores, y Jamaica, que mal
guarnecidas o no pobladas por los espafioles,
estuvieron expuestas a los ataques de los corsa-
rios, aunque no fueron realmente ocupadas por
aquellos pauses hasta dicho siglo, en que Espafia
se vi6 obligada a concentrar su escuadra, inclu-
so la de Barlovento, con motivo de las guerras
europeas.
Los limits jurisdiccionales que sefiala la
Recopilaci6n de 16809 a la Audiencia de Santo
Domingo son los que se le fijaron al crearse la
Audiencia de Santa Fe, salvo la merma sufrida
por la ocupaci6n de territories sometidos al po-
der de aquellas potencias que pretendian partici-
par en el comercio con America.
El siglo XVIII supone para la Audiencia de
Santo Domingo nueva disminuci6n en los terri-
torios que estaban bajo su competencia al crear-
se el virreinato de Nueva Granada y pasar a

nombre. Nuevos descubrimientos se realizaron por Esteban GonzAlez
(1525) en tierras situadas arriba de los 420. Los descubrimientos
que en esta epoca se realizan-con mayor resultado econ6mico-en
el Sur, hizo olvidar las tentativas de establecimientos en el Norte del
Continente, aunque no la existencia de estas tierras ni los presuntos
derechos de Castilla a ellas, lo que le hace decir en el fitimo tercio del
sigloXVI a L6pez deVelasco en su Geografa y descripci6n universal
de Indias, al hablar del distrito de la Audiencia de Santo Domingo
"...Tiene asi mesmo por cercania... a la Florida y costa del mar del
Norte hasta los Bacallaos, que annque no le estan sefialadas por dis-
trito, por star en los confines della y determinar en las cosas de go-
biernos dellas que se le someten..." V. MOLINARI. El nacimiento del
Nuevo Mando. pigs. 124 y sigts. Buenos Aires, 1941.
9 Lib. II, tit. 15, ley 2.-Vease Apind. V.









JAVIER MALAGON BARCELO


defender de 6ste los territories de la provincia
de Venezuela por Real Cidula de 1717 y, ya de
manera definitive, al crearse la Audiencia de
Caracas en 1786.
La political de los Borbones, en relaci6n a la
administraci6n de las provincias de America,
produce nuevos cambios en la jurisdicci6n terri-
torial de la Audiencia de Santo Domingo. Las
guerras que esta dinastia sostuvo con los fran-
ceses e ingleses y su repercusi6n en el continent
americano, trajeron igualmente aumentos y dis-
minuciones en los territories que quedaban so-
metidos a aquella Audiencia.
El desgraciado tratado de Basilea de 1795,
con la cesi6n a Francia de la parte espafola de
Santo Domingo, pone fin a la vida de la prime-
ra Real Audiencia y Chancilleria de America, al
trasladarse en 1799 a Puerto Principe, en la ve-
cina provincia de Cuba.
Reincorporada a Espafia Santo Domingo, la
Audiencia sigue en Cuba, y s61o en 1861, cuan-
do la efimera uni6n de la ya Repfiblica Domini-
cana a Espafia, se reinstala la Audiencia en San-
to Domingo, cuya jurisdicci6n se reduce a la
parte espafiola de la isla.
Resumiendo las variaciones de jurisdicci6n
territorial de esta Audiencia podemos agrupar-
las en la siguiente forma:









LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


19 Aumento dejurisdicci6n por:
a) Descubrimiento y conquista (siglo
XVI).
b) Anexi6n de nuevos territories por
obra legislative (siglo XVIII).
c) Conquista de territories sometidos
a otras potencias europeas (siglo
XVIII).

2 Disminucidn de jurisdicci6n por:
a) Creaci6n de nuevas audiencias (si-
glos XVI y XVIII).
b) Variaciones en el territorio, debidas
a reforinas administrativas.
c) Ocupaci6n de territories sometidos
a su jurisdicci6n por otras potencias
europeas (siglos XVII y XVIII).

S61o haremos referencia a la obra legislative
y a los hechos concretos que en la rivalidad en-
tre la monarquia espafiola y las otras naciones
europeas que se establecieron en territories ame-
ricanos, fueron causa de las variaciones que su-
fri6 en los siglos XVI a XIX el Distrito de la
Audiencia de Indias con residencia en la primer
capital que tuvo el Nuevo Mundo.























CAPITULO I

AUMENTO DE JURISDICCION
























DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA

(SIGLO XVI)



LA REAL PROVISION por la que se cre6 la Au-
diencia.de Santo Domingo, dada en Burgos por
Don Fernando y Dofia Juana en 5 de octubre de
1511, determinaba que la competencia territo-
rial de vista se extendiera a a...todas las villas e
lugares de todas las dichas yslas e Indias e Tierra
Firme del Mar Oceano...),1' y las ordenanzas de
igual fecha generalizan todavia mis al decir que

10 Vease Apend. I.-De 1509 existe un "Proyecto de AudienciF
real en Santo Domingo, bajo la presidencia del Almirante de las In-
dias, formado por D. Hernando Colon". La creaci6n de la Audiencia
se puede decir que fue pensada con anterioridad a la Real Provisi6n
de 5 de octubre, y asi encontramos algunas disposiciones encamina.
das a este fin, entire otras la Declaraci6n que el Consejo Real hizo en
Sevilla el 5 de mayo de 1511 sobre las atribuciones del Almirante,
porlaque las"...apelaciones dellos [Almirante y sus tenientes] vayan
a sus Altezas y a sus audiencias y aquellos que por su mandado uvie-
ren de conocer delas causes de apelaciones de las dichas islas..."
Colec. de Doc. de America. II series, Pleitos de Col6n, vol. I pag. 321.
SERRANO SANZ: El Gobierno de las Indias por los PadresJer6nimos,
en Origenes de la dominaci6n... Madrid, 1918, pags. 361 y sgts.









JAVIER MALAGON BARCELO


la Audiencia conocerA de a...todas las causes
creminales... ceviles de las dichas Indias....11
Esta delimitaci6n territorial tan generica y
amplia, responded al moment de la conquista
en que se di6. Se ignoraba la extension real y
la trascendencia del descubrimiento, aunque no
puede negarse que se conocia su importancia,
pero sin bases o datos que permitieran estable-
cer los limits verdaderos o, al menos, una idea
aproximada de ellos. La conquista como em-
presa ordenada o meditada puede decirse que se
inicia por este tiempo, y en los tres lustros si-
guientes es cuando la corona obtiene resultados
positives e inesperados.
Ello represent para la Audiencia de Santo
Domingo un aumento de los territories a que se
extiende su competencia.
Los territories descubiertos en 1511, fecha
de la creaci6n de la Audiencia y Juzgado de In-
dias, eran ya considerable para hacer necesario
el establecimiento de la misma. Todas las Anti-
lHas mayores y menores, la costa norte de Ami-
rica meridional hasta Yucatain. En la del norte,
en 1501-2 se habia llegado hasta Labrador.12
El hecho de su descubrimiento era suficiente para
su anexi6n a la corona de Castilla, puesto que
segfin la Bula Inter coetera..., de 4 de mayo de
11 VWase Apend. II.
12 MOLINaRr: El Nacimiento del Nuevo Mando. Buenos Aires,
1941.










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


1493,"3 del Papa espafol Alejandro VI, ratifica-
da en las Bulas Eximia devotionis..., de igual
fecha, e Indem siquiden..., del 26 de septiembre
del mismo afio (6sta filtima de mayor importan-
cia por especificar el hecho de la toma de pose-
si6n a...de todas y de cada una de las islas y
tierras firmes que navegando hacia el Occidente
y Mediodia hayan ocupado y ocupasen...),14
bastaba para ello la simple ocupaci6n como con-
secuencia de su descubrimiento. Los territories
que entraban bajo la jurisdicci6n de la Audien-
cia de Indias eran de una considerable extension,
pero de hecho en 1511 no tenia mins que las ciu-
dades fundadas en la Espafiola, en la vecina isla
de San Juan y en la de Jamaica, y en ellas s6lo
se ejercia jurisdicci6n sobre los espafioles. En
realidad se fund la Audiencia respondiendo a
la political que en el orden judicial se segula en
Castilla, pero que en Indias adopta modalidades
propias.'5 El indio en America, como el morisco

13 HERNAEZ, Fco. JAVIER: Coleccidn de balas, breves y otros
documents relatives a la Iglesia de America y Filipinas, dispuestas,
anotadas e ilustradas por..., Bruselas, 1779.
14 Los problems y discusiones alrededor de las bulas tienen
una extensa literature, tanto contemporanea a ella como actual. V.
SILrIO ZAVALA: Las institucionesjnridicas de la conquista de Ameri-
ca. Madrid, 1935.
15 "La unidad de poder, la idea de que la justicia es fnnci6n
principal e inseparable del mismo, se mantiene en el escalonamiento
inferior de audiencias, virreyes y gobernadores, en la posibilidad de
apelaci6n, de la sfiplica del recurso ante la Corona y el Consejo. Pero
por exigencia de realidad la denegaci6n prActica de nna jurisdicci6n
en principio retenida, tiene que verificarse entonces, no s6lo porque










JAVIER MALAGON BARCELO


en la peninsula, son un accident en la vida so-
cial, con trato de favor el primero, pero tanto
al uno como al otro se le quiere hacer desapare-
cer por su asimilaci6n al medio,16 y en este sen-
tido hemos de ver encauzada toda la political de
la monarquia espafiola.
Las audicncias no se fundan mas que en ra-
z6n de los grandes nicleos de poblaci6n y a ellos,
de hecho, es a quien va dirigida la autoridad que
emana de tales organismos.
Desde 1511 el territorio, tanto nominal como
efectivo, sobre el que se ejerce la jurisdicci6n se
aumenta sin cesar. La vida de la Audiencia estA
en su mayor apogeo. Ha de resolver, no s61o las
cuestiones internal del gobierno de la Espafiola
en los roces continues entire ella y los oficiales
reales con los del virrey don Diego Col6n, sino
que ha de estar atenta a los nuevos territories
que van entrando bajo su autoridad.
De hecho se le afiaden la isla Fernandina,

los privilegios de clase, de corporaci6n o de fuero estAn en el ambien-
te, sino por el mismo criteria de desconfianza que tiene a la omnipo-
tencia de las antoridades delegadas y representatives. La multiplici-
dad de jurisdicci6n se desenvuelve..." ALCALA ZAMORA: Relexiones
sobre las Leyes de Indias. Anales de la Acad. de Ciencias Morales y
Politicas. PAgs. 89 y sgts. Madrid, 1934.
16 El hecho de la no asimilaci6n del morisco tiene como conse-
cuencia su expulsi6n bajo Pelipe II-el mas absoluto delos Austrias-
y Felipe III. Vase RANKE: Die Osmanen and die SpanischeMonarchie
im XVI and XVII Jahrhundert. 40 ed. PAgs. 357 y sgts. Leipzig,
1877; ALTAMIRA: Historia de Espala y de la eivilizaci6n espaiola.
4 edic. Vol. II, pags. 415-419 y 431-438, vol. III 208-238. Barce-
lona, 1929.
















4J 4d.o ca,&


b1


e 45 11


r
il~i~.
(
.' ~









LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


Castilla del Oro, Nueva Espafia (1522), Veragua,
Nicaragua, Guatemala, Honduras (1523), Vene-
zuela (1527), Santa Marta (1525).
La jurisdicci6n es efectiva, y para que no
haya lugar a evasiones, el Emperador Don Car-
los, en Real Provisi6n dada en Pamplona en 24
de diciembre de 1524, a instancia de los procura-
dores de Nueva Espafia, ordena que c(todas las
apelaciones que se interpusieren de los dichos
gobernadores e otros quales quier juezes e justi-
cia que han sido proveidos para la dicha nueva
espafia... en las causes que se apelaren e fueren
de los dichos myl pesos de oro y dende arriba
que hayan en el dicho grado de apelaci6n ante
nuestro presydente y oydores de la dicha nues-
tra abdiencia Real de las Indias que Resyden en
la dicha ysla espafiola para que ally se fenescan
y se acaben y se haga cerca dello lo que sea de
justicia....l7
A Santo Domingo se le tiene en cuenta en to-
dos los actos de la conquista y descubrimiento,
no ya s61o en la vecina isla de Cuba-en la que
al llegar la nueva de que ya estaban en la Espa-
fiola los jueces de apelaci6n (1512) acordaron
los quexosos de hacer sus informaciones secre-
tas, i juntar sus Memoriales, y tomar sus firmas,
para acudir a los fueros nuevos...n 1-sino que

17 Colecci6n de documents in6ditos, II series. Vol. IX, doc. 55,
pAg. 188.
18 HERRERA: Dcada 1, lib. IV, cap. VIII.










JAVIER MALAGON BARCELO


desde Mexico, en 18 de febrero de 1526, el teso-
rero Alonso de Estrada y el contador Rodrigo
de Albornoz escribian a los Oidores de la Audien-
cia de Santo Domingo avisando que los vecinos
de Mexico al tener noticias de Hernando Cortes,
les habian nombrado tenientes de Gobernador y
que tenian press al Factor Gonzalo de Salazar
y al Veedor Peralmidez Cherino."1
En igual sentido a la dada para Nueva Es-
pafia en 1524 se suceden hasta 1540 otras Rea-
les CUdulas. Asi en 19 de marzo de 1525 se da en
Toledo una Cedula en la que se prohibe (que se
Ileven en apelaci6n al Consejo de Indias las que
se interpusieren de los Gobernadores et sus te-
nientes e otras justicias... de la parte de tierra
firme Ilamada castilla del oro et consejos della...
en las cabsas desde dichos quinientos pesos oro
para arriba vayan en el dicho grado de apela-
ci6n ante nuestro president y oydores de la
nuestra abdiencia Real de las Indias que resident
en la Isla Espafiola...D.20
La intervenci6n de la Audiencia, por actos
de gohierno en su funci6n jurisdiccional, da su
maximo rendimiento en todo el period com-
prendido desde 1526 a 1540. Junto a un sentido

19 Indice de documentos de Nueva Espala en el Archivo de In-
dias. Vol. IV, pags. 414-415. Pub. por la Secret. de Relaciones Ex-
teriores. Mexico, 1931. Pub. el document en el Boletin del Archivo
General de la Naci6n. N6meros 14 y 16. Ciudad TrujiUo, 1941.
20 Colec. de Doc. II series. Vol. I, pag. 365.










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


localista-tan general en todo lo espafiol-prue-
ba del cual es el hecho de que los vecinos de San-
tiago piden en 1518 c(que los gobernadores e
jueces residan, no en Santo Domingo, que es
cabo de la Isla, sino en la Concepci6n que esta
en lo medio e es comarca de todas las ciuda-
des e villas...),21 esta el propio y generico de sus
atribuciones, como lo demuestran las cartas a
la (Sacra Real Magestad el Emperador nuestro
senior), dirigidas por los oidores de su Real Au-
diencia de Santo Domingo, de 31 de diciembre
de 1538 y 24 de diciembre de 1540,22 en que se
da una vision resumida, pero detallada, de to-
das las sucesivas medidas gubernativas y judi-
ciales tomadas por ellos, que afectan, tanto a la
propia ciudad de Santo Domingo, como a la
totalidad de la isla, asi como a los nuevos terri-
torios que por descubrimiento, conquista y po-
blaci6n, entran en su jurisdicci6n y donde las di-
ferencias entire los espafioles hacen que la labor
sea mas dificil y delicada: disensiones entire Alva-
rado y Almagro;23 ayuda a Pizarro para domi-
nar el ((alzamiento de los indios de Cuzco); pro-

21 Colec. de Doc. I series. Vol. I, pag. 365.
22 Id. id. pags. 550 y sigts. y 575 y sigts.
23 Don Antonio TllezdeGuzman por la Audiencia. En la citada
carta de 1538 dicen el Presidente y oidores: "Hall6 [en Cuzco] los
espafioles divididos en dos bandos y puestos en armas, y tuvo tal
manera con la provision desta Audiencia, que se fizo juez entire ellos
e los pacific6;confeder6 a Almagro e Pizarro, les hizo otorgar de nue-
vo compafia perpetua con ciertas capitulaciones... Pizarro qued6 en
Cuzco, e Almagro signi6 descubriendo adelante." Id. id. pag. 551.









JAVIER MALAGON BARCELO


vision del puesto de gobernador de Venezuela
en el obispo Bastida por muerte de Alfonso Al-
fingel; apaciguamiento de las rivalidades entire
Cartagena y Castilla del Oro; intervenci6n, ya
a iniciativa propia o cumpliendo 6rdenes de la
Corte, en Honduras, Nicaragua y Cartagena;
envio de jueces de residencia y pesquisidores a
las provincias de su jurisdicci6n, etc... Ya son
los propios conquistadores, como Pizarro en
1536, los que acuden a la Audiencia en busca de
auxilio o de justicia, como Hernin Rodriguez
Monroy en sus diferencias con el obispo de San-
ta Marta, del que vino a querellarse ante esta
Audiencia; ya son los vecinos los que comisio-
nan procuradores ante el mismo tribunal, como
al Dr. Juan Blizquez que, enviado a Nicaragua,
avino de procurador por parte de muchos vezi-
nos agraviados por Rodrigo Contreras, que sin
oirlos habia desposeido de sus indios a various
conquistadores).2. Y como detalle propio de la
6poca se ocupa de c6mo (aqui hay un Juan
Betanzos, escribano, que ha 16 afios que vino,
dejando en Valladolid mujer e hijos, e no hay
forma de hacerlo ir a Espafian.25
La jurisdicci6n de la Audiencia de Santo Do-
mingo ha experimentado hasta 1549, fecha que
cierra la etapa de la conquista, un aumento

24 Colec. de Doc. I series, pag. 556.
25 Id. id. peg. 563.










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO 21

constant del territorio sometido a su compe-
tencia, por una parte, y, por otra, una reduc-
ci6n como consecuencia de haber sido creadas
las nuevas audiencias de M6xico, Panami y
Santa Fe. Desde entonces hasta el siglo XVIII
su distrito ha de permanecer invariable.























ANEXION DE NUEVOS TERRITORIES
POR OBRA LEGISLATIVE
(SIGLO XVIII)



LA OBRA LEGISLATIVA de los monarchs espaflo-
les en poco afecta en lo que se refiere a la juris-
dicci6n territorial de Santo Domingo.
Su condici6n de primer tribunal con ilimita-
da jurisdicci6n ha de sufrir s61o mermas, y fini-
camente una variaci6n en el aumento de aquilla
la tenemos en el transcurso del siglo XVIII.
Creado el virreinato de Nueva Granada por
Felipe V, en Real CUdula dada en Segovia el 27
de mayo de 1717, los territories de la costa norte
de Sudamirica, que estaban bajo la jurisdicci6n
de la Audiencia de Santo Domingo (Venezuela,
Maracaibo, Nueva Andalucia y la Guayana) pa-
san a defender de la Audiencia de Santa Fe.










JAVIER MALAGON BARCELO


Las dificultades de comunicaci6n, asi como
otra series de razones (de indole econ6mica, etc.)
condujeron, por Real Cedula del afio 1723, a la
supresi6n del virreinato y al restablecimiento de
las cosas a su estado anterior.
Creado por segunda vez en 20 de agosto de
1739,26 aquellos territories integraron de nuevo
el virreinato, ya que, aunque por breve espacio
de tiempo, se reorganize en el mismo pie que en
1717. En efecto, la Real Cedula de 1742, expe-
dida por Felipe V en el Buen Retiro, a petici6n
del gobernador de Venezuela, don Rafael Zulua-
ga, relev6 y eximi6 al Gobierno y Capitania Ge-
neral de Venezuela de toda dependencia del virrei-
nato27 y la fechada en 8 de septiembre de 1777,
dada en San Ildefonso por Carlos III, orden6
que las provincias de Cumana, Guayana, Mara-
caibo, Trinidad y Margarita se separasen, en lo
juridico, de la Audiencia de Santa Fe y se agre-
gasen a la primitive de Santo Domingo.28



26 Archivo de Indias. 73-6-36, cit. por RESTREPO TIRADO: Go-
bernantes de Nneva Granada durante el siglo XVIII. PAgs. 67 y 68.
Buenos Aires, 1934.
27 BARALT: Historia de Venezuela(Siglo XV a 1797). PAg. 337.
Edit. por la Academia de la Historia, Brujas, 1939. Vease tambien
RESTREPO TIRADO, op. cit. y Efemrides del Nuevo Reino de Granada
en el siglo XVIII.
28 GIL FORToUL: Historia Constitucional de Venezuela. Vol. I.
PAg. 65, Berlin, 1907; PEREYRA: Historia de la AmErica Espanola.
Tomo II. Pig. 310. Madrid, 1924.

























CONQUISTA DE TERRITORIES SOMETIDOS
A OTRAS POTENCIAS EUROPEAS

(SIGLO XVIII)



EL AUMENTO DE COMPETENCIA sobre nuevos
territories conquistados a otras naciones euro-
peas es fen6meno que no se produce hasta el si-
glo XVIII, como reflejo de las guerras sostenidas
en Europa por la casa de Borb6n.
El tercer pacto de familiar, firmado por Car-
los III con Francia en 15 de agosto de 1761
-tratado de amistad y uni6n basado en el prin-
cipio de (quien ataca a una corona ataca a la
otra-y en 4 de febrero de 1762-ade alianza
ofensiva y defensivan--dirigido expresamente
contra Inglaterra, trajo como consecuencia la
primera guerra, bajo el reinado de Carlos III
..' ^



/\: .










JAVIER MALAGON BARCELO


contra esta potencia.29 De ella sac6 Espafia
como resultado, a mis de otras perdidas y con-
cesiones, la cesi6n a Inglaterra de los territories
de la Florida, dependientes de la gobernaci6n de
la Habana. Francia, para compensar la perdida
de la Florida, cedi6 a Espafia los territories de
la Luisiana, en 3 de noviembre de 1762, territo-
rios que, aunque muy vastos (900.000 millas
cuadradas) carecian de valor colonial para
Francia. Pero tal cesi6n, de hecho no se realize
hasta 1764 y fu6 precise acudir a la ocupaci6n
por las armas en 1769, a causa de la resistencia
presentada por los colonos.
Ocupada la Luisiana, pas6 a former parte
de la gobernaci6n de Cuba y, en consecuencia,
qued6 en el orden judicial sometida a la jurisdic-
ci6n de la Audiencia de Santo Domingo.30

29 Para ampliar estos datos vease ZABALA, PIo: Espafa bajo
los Borbones. Barcelona, 2- ed. 1930. DANVILA: Reinado de Car-
los III. Madrid, 1891-94.
30 Orden del 27 de enero de 1770. "Representando Dn. Alexan-
dro O'Reilly que para alivio de los moradores de la provincia de la
Luisiana (supuesta la conveniencia de sujetarla a las Leyes de Indias
y de actuarse todo en Lengua Espafiola bajo cuios principios esta-
bleceria en virtud de las facultades que tenia su Govierno) importaria
establecer en la Habana un Tribunal de las Sentencias del Govor. y
Alcalde de la referida Provincia sin necesidad de Ilevarlas a la Au-
diencia de Sto. Domingo formando dho. Juzgado sin expendio del
Erario del Govor. y Cap. Gral Auditores de Guerra y Marina, Fiscal
de lR. Hacienda y Escribano de Govierno, en que facilitandoseles nna
inmediata apelaci6n les quedaria la 2 al Consejo Privado de Francia:
En vista de los Fundamentos que expreso para este Proyecto: Resol-
vi6 S. M. se estableciese en los mismos terminos que proponfa, e inte-
rin el referido Consejo de Indias expedia las cedulas de incorporaci6n










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


La Florida, que desde su descubrimiento en
1512 por Ponce de Le6n y, posteriormente, des-
de el estabecimiento del fuerte de San Agustin,
en 1562, habia quedado bajo la jurisdicci6n de
la Audiencia de Santo Domingo (por cercanian,
como dice Herrera en el capitulo V de la Descrip-
ci6n de su Historia General de los hechos de los
Castellanos..., sali6 de ella al ser cedida a Ingla-
terra por el tratado firmado en Paris en 1763.31
La guerra de independencia de los Estados Uni-
dos fue causa de nueva tirantez de las relaciones
entire Espana e Inglaterra, ya que aquilla, si-
guiendo la political francesa, colaboraba y pres-
taba ayuda a los americanos contra Inglaterra.
Como consecuencia del tratado secret de
Aranjuez, el 23 de junio de 1779 Espafia declar6
la guerra a Inglaterra, ocupando en 1780 la
Florida occidental,32 que pas6 a defender de la
Capitania General de Cuba y entr6 a former
parte del Distrito de la Audiencia de Santo Do-
mingo."3

se observase la practice q. dho. Gral. huviese dispuesto en uso de sus
facultades." AYALA: Diccionario... Vol. I. Pag. 247. Vease RODRIGUEZ
CASADO: O'Reilly en la Laisiana. Rev. de Indias. Vol. II. No. 3. Pags.
115-138. Madrid, 1941.
31 RUIDIAZ Y CARVAJAL:La Florida, sa conquista y colonizaci6n
por Pedro Menindez Avil6s. Madrid, 1893.
32 Conquistada por el Gobernador de la Luisiana Brigadier
Don Bernardo Gilvez (mas tarde Conde de Galvez).
33 "Santo Domingo held sway at first over Espafiola, Cuba
and Puerto Rico with authority also over Venezuela and subsequently
over Louisiana and Florida." CUNNINGHAM: TheAudiencia in theSpa-
nish Colonies. Pig. 19. Berkeley, 1919.









JAVIER MALAGON BARCELO


La Florida oriental fu6 devuelta a Espana
por el tratado de Versalles, firmado en 30 de
enero de 1783. Unidas la Florida y la Luisia-
na formaron una gobernaci6n independiente de
Cuba, pero esto no fue obstaiculo para que si-
guieran vinculadas en forma mediata a la Au-
diencia de Santo Domingo.
Tales territories habian de seguir bajo la
jurisdicci6n de la Audiencia de Santo Domingo
hasta 1800, fecha en que se da cumplimiento al,
tratado de Basilea de 1795, por el que se cede a
Francia la parte espafiola de la isla. Casi tres
siglos despu6s de su fundaci6n, la Real Audiencia
de Indias se traslada a Puerto Principe, en la
isla de Cuba.3'















34 PEZUELA: Historia de la Isla de Cuba. Vol. III. Pigs. 259 y
327. Madrid, 1878. GARCIA: Historia de Santo Domingo. 3a ed. Vol.
II. PFg. 295. Santo Domingo, 1894.























CAPITULO II

REDUCTION DE SU DISTRITO























CREACION DE NUEVAS AUDIENCIAS
(SIGLOS XVI Y XVIII)



CUNNIGHAM, en su studio sobre la Audiencia,
dice: ((The unqualified success of the Audiencia of
Santo Domingo, both as a tribunal of justice
and as an administrative organ, led to the gene-
ral establishment of the institution throughout
the Spanish colonial empire).35
No s61o responded al 6xito que el autor nor-
teamericano atribuye a la Audiencia de Santo
Domingo el motivo de su difusi6n, sino que es
el resultado de la nueva political inaugurada en
Espafia con los Reyes Cat6licos y que alcanza su
mayor esplendor bajo su nieto Carlos V. El es-
tablecimiento general de audiencias en la penin-
sula con su caricter de Audiencias territoriales,

35 CUNNIGHAM, Charles H.: op. cit. PAg. 16.









JAVIER MALAGON BARCELO


perdido ya el sentido medioeval de las mismas,
se manifiesta en las dos famosas Audiencias de
Valladolid y Granada, modelo que siguen las de
Indias y las peninsulares que se fundan en esta
epoca; basta comparar fechas entire las estable-
cidas en las provincias espafolas de un lado y
otro del AtlAntico: Santiago de Compostela,
1504; Sevilla, 1556; Canarias, 1568; Mallorca,
1571,36 y las de Santo Domingo, M6xico, Pana-
ma, Guatemala, Santa Fe, etc. en el mismo si.
glo XVI.
El reflejo de las instituciones peninsulares es
inmediato en Indias, donde se modifican en su
adaptaci6n al nuevo medio en que han de desa-
rrollarse, pero sin perder su solera castellana.
La necesidad de crear una Audiencia se im-
pone por la anexi6n de nuevos territories a Cas-
tilla con la conquista de Nueva Espana y, sobre
todo, por la emigraci6n que hacia la provincia
recien descubierta se produce, hasta el extreme
de que la Espafiola se va rApidamente despo-
blando y transformando en lugar de transito,
de donde parten sus moradores a otras tierras
para hacer realidad el affn de aventuras que les
impulse a venir a las Indias y que en Santo Do-
mingo no es possible satisfacer por haberse con-
vertido en una mis de las tantas provincias de

36 Nueva Recopilaci6n. II. 5,1, id. III, 1. 1 a 10. Id. III, ,1, que
correspondent en la Novisima Recopilaci6n al Lib. V, tit. 1 a 5.





























' la.t daC Zaota


at detl V1





















0. oire f-& da Sle. ing
ctvda 511 a. va9


1Sjda 527- 1531

S9aao. 1535- 1537-4539

SEJ ia.e- 1549


V














r

























it



(?)Yd










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


Castilla,37 perfectamente organizada y burocra-
tizada,38 como lo prueban la Relaci6n que en
1518 hace GonzAlez Divila,39 las cartas de los
Padres Jer6nimos en 151940 y el informed hecho
(ta petici6n de la ciudad de Santo Domingo so-
bre la despoblaci6n en que se hallaba entonces
la Isla Espafiola). Tema iste que se ha de repe-
tir como eterno estribillo en todos los escritos
de los siglos XVI al XVIII.41
La Nueva Espafia pasa a ocupar, por sus ri-
quezas y extension campo propicio para el es-
pafiol del siglo XVI-un lugar preeminente. Las
rivalidades y luchas hacen que se sienta la nece-
sidad de la Audiencia, y asi, en 1527, se crea la
primera, que fracasa por los hombres que se co-
locaron en ella, pero de cuyo fracaso la institu-
ci6n sale afianzada. En 1531 se funda la segun-
da Audiencia, y a su cabeza, como Presidente, se
encuentra el de la de Santo Domingo: el obispo

37 FERNANDEZ DE OVIEDO en Sumario de la Natural.. Cap. II, la
compare con Barcelona. "...La cibdad de Santo Domingo cuanto a
los edificios, ningfn pueblo de Espafia, tanto por tanto aunque sea
Barcelona le hace ventaja..." Esta presencia de Espafia en todas las
cosas y hechos de America, se ve en todos los descubridores y con-
quistadores, afn en el propio Col6n. En las instituciones juridicas
tuvo un alcance todavia por estudiar.
38 No se permitia afin la mAs ligera aventura amorosa bajo el
gobierno de Ovando; la autoridad se manifiesta con todo su poder.
39 Colec. de Doc. de America. I. series. Vol. I, pAgs. 332 y 55.
40 Id. id. Pags. 264, 281, 298 y 356.
41 Veanse, entire otras, las Relaciones que por el Director del
Archivo General de la Naci6n, Lic. RODRIGUEZ DEMORIZI, se han pu-
blicado en el Boletin de dicha instituci6n. Nos. 14 a 23.









JAVIER MALAGON BARCELO


don Sebastian Ramirez de Fuenleal. Los limits
de la nueva Audiencia se fijaron en la Real Cidu-
la de creaci6n, dada por Carlos V en Burgos el
13 de diciembre de 1527, y abarcaban: ...nueva
Espafia y provincias della, cabo de Onduras y
de las ygueras y Guatemala e Yucatan e Congu-
niel y pinuco y la Florida y rio de las palmas y
de todas las otras provincias que ay y se inclu-
yen desde el dicho cabo de Onduras hasta el cabo
de la Florida, ansi por la mar del Sur como por
las costas del norte);42 repitiendose en numero-
sas disposiciones posteriores esta propia delimi-
taci6n, incluso una vez establecido el virreinato.
La creaci6n de la Audiencia de Nueva Espafia
supone la primera merma del radio de acci6n de
la Real Audiencia de Indias, que, desde este mo-
mento, se transform en la de Santo Domingo,
ciudad esta que pierde su categoria de capital de
Indias al heredarla Mexico.43
En las ordenanzas de 1528 se le sefialan los
limits en forma tan imprecisa como en la de su
fundaci6n en 1511 y en la de 1526 (Granada, 14
de septiembre): ((asy de las dichas Ysla espafiola
como de las yslas de San Juan et Cuba y Santia-

42 Cedulario de PUGA: Ed. "El Sistema Postal de la Repfblica
Mexicana". Vol. I. Pags. 41-43. Mexico 1878-80. VWase las Ordenan-
zas de la Audiencia. 1528. (Madrid 20 de abril) y las de 1530 (Ma-
drid 12 de Julio). id. Pags. 85-108 y 219-226.
43 LOPEZ DE VELASCO: Geografia y descripci6n universal de In-
dias (1571-74). Pub. por JusTo ZARAGOZA. Pigs. 40, 82 y siguientes.
Madrid, 1894.










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


go y desde la'dicha tierra firme desde cabo de
honduras la via de levante en que se incluyen las
provincias de nycaragua y castilla del oro y el
peru4 y santa marta y veneguela y todas las
otras provincias et tierras de la dicha tierra fir-
me desde el dicho termino conthenydo asy por
la mar del sur como por la del norte ayan de
venyr...))5 Esto es s61o una amputaci6n de su
territorio, pues conserve todo lo que en un prin-
cipio se le concedi6 con la amplitud de organis-
mo judicial finico en Indias; extension que la
conquista y nuevos descubrimientos han de acre-
centar todavia mas hasta mediados del siglo
XVI, en que se funda la Audiencia de Santa Fe y
se cierra el ciclo de la conquista y expansion de
la de Santo Domingo que, reducida a los limits
que ha de conservar casi hasta el final de su
existencia, vive de su prestigio y seforio, con el
espiritu de un fijosdalgo o segund6n castella-
no,46 element a quien debi6 su poder y floreci-
miento y que, como 61, es desplazada por la vieja
nobleza, la que, no obstante su posici6n domi-
nante, mira con respeto a una y a otro.

44 El Perd, como ha de cotnprenderse aqui, es el Imperio de los
Incas (los actuales territories del Perfi, Colombia, Ecuador, Bolivia
yparte de la Argentina y Chile) seg6n se desprende de la capitulaci6n
firmada en Toledo el 26 de junior de 1529 entire Pizarro y el Empe-
rador, y su aplicaci6n en la conquista.
45 Colec. Doc. Ined. II series, Vol. IX, pAgs. 311-12.
46 Ors CAPDBQUI El Estado Espabol en Indias. Pag. 23. Mexi-
co, 1941.










JAVIER MALAGON BARCELO


La expansion en la America meridional pro-
duce un nuevo desplazamiento de la vida de
Indias. PanamA adquiere, por su posici6n, la
categoria de centro commercial de los nuevos te-
rritorios. Santo Domingo queda lejos para re-
mediar los abuses e intervenir en las contiendas
que de todo orden se produce en las provincias
que van ampliando el ya inmenso Imperio espa-
fiol.47 En 1535 se crea la Audiencia de Panama;
en Valladolid Dofia Juana da, en 26 de febrero
de 1538, una nueva Real Cedula y dicta las or-
denanzas para su funcionamiento y los limits
de su jurisdicci6n. Hasta el afio 1540 no queda
instalado el tribunal, siguiendo el de Santo Do-
mingo, a pesar de las varias disposiciones, en
ejercicio de su funci6n, como lo prueban diversos
documents relatives a Quito."4
Los limits del distrito de PanamA los sefiala
la citada ordenanza de 1538: (ansi de las dichas
provincias de Tierra Firme, Ilamada Castilla del
Oro, como de las provincias del Rio de la Plata
y del estrecho de Magallanes y la Nueva Toledo
y la Nueva Castilla llamada Perfi y la provincia
del rio San Juan y Veragua y el ducado de Cora-
baco e Nicaragua y Cartagena y otros quales-
47 MENENDEZ PIDAL: Idea Imperial de Carlos V. Colec. Austral.
Buenos Aires, 1941.
48 Libro Primero de Cabildos de Quito. (1534-1543). Pub. del
Archivo Municipal. Quito, Vol. II, pAgs. 154 y sgts. SCHOTTBLIUS, J.
W. La fundaci6n de Quito. Vol. XVIII de las pub. del Archivo Muni-
cipal. Quito, 1941.










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


quier yslas e provincias ansi por el mar del sur
como por la costa del norte.49 Sin embargo,
puede afirmarse, siguiendo al historiador domi-
nicano Dr. Lugo, que fu la creaci6n de la Au-
diencia de Lima la que restringi6 el alcance y
potestad de la Espafola,5o como se desprende de
las ordenanzas del Lie. Pedro Gasca, de 1549,
tratandode conseguir determinada forma de ins-
trucci6n en las apelaciones (indicada en la Real
Provisi6n de 1536), por residir la Audiencia y
Chancilleria Real, adonde las causes destos rei-
nos hiuan, fuera dellos en parte tan apartada de
los dichos reinos como era Santo Domingo de la
Ysla Espaflola... E porque quanto a esto cessa lo
mandado endicha provision despues que las ape-
laciones destos dichos reinos dexaron de yr a la
dicha Audiencia Real de Santo Domingo e espe-

49 Archivo General de Indias. Est. 109, caj. 1,leg. 7. Cita toma-
da de Ruiz GuiAzu: Magistratura Indiana. Buenos Aires, 1916. Pigs.
69-90. BELTRAN ROSPIDEZ, en su introducci6n a la Colecci6n de Me-
morias o Relaciones que escribieron los virreyes del Peri, Madrid,
1921, Vol. I. PAgs. 18 y 19, critical esta disposici6n en el sentido de
que mostraba un desconocimiento, por parte de la Corte de los terri-
torios americanos. Es err6nea esta apreciaci6n. Los territories eran
conocidos, aunque no en detalle, porlos diversos viajes que ya a prin-
cipio de siglo se habian realizado. Legalmente pertenecian alacorona
y sta tomaba disposiciones ante la incorporaci6n efectiva, en un fu-
turo pr6ximo. Esta disposici6n tiene, por lo demis, una causa deter-
minada en virtud de que hasta ese aflo no existian mas Audiencias
que las de Santo Domingo y Mexico; 6sta con limits aproximados a
la realidad de su distrito, como segregaci6n de la primer, aquella
con sus limitesgenericos e indefinidos despuns de enumerar mis nom-
bres que realidades:"...y todas las otras provincias e tierras de la di-
cha tierra firme..."
50 Historia de Santo Domingo. 1936. InMd. paragr. 192.










JAVIER MALAGON BARCELO


cial'Aviendo Audiencia Real en estos Reinos.51
Y la pr6rroga de jurisdicci6n se nos confirm
por la intervenci6n de la Audiencia de la Espa-
fiola en los negocios del Perf, con desconoci-
miento y menosprecio de la de Panama, tanto
por Santo Domingo como por el Peru. Un ejem-
plo de esto lo tenemos en la misiva dirigida por
el President y Oidores de la Audiencia de Santo
Domingo--Fuenmayor, Lie. Vadillo, Cervantes
Loaysa y Guevara-al Rey en 19 de diciembre
de 1541, acompafiando dos cartas y en la que
se dice: ((...a mi Presidente ha escrito Don Diego
Almagro e Isidro Robles que fue vezino [comu-
nicando la muerte de Pizarro]; otro vecino des-
ta, el capitan Pefia, es venido, hallose a todos
los mas infortunios de Vaca Castro..)52
Santo Domingo deja de ejercer una influen-
cia direct sobre la America del Sur y la Central
-con excepci6n de los territories de la costa
norte de America Meridional-pero sus oidores,
presidents, fiscales y abogados la prolongan de
un modo indirecto cuando van a cubrir las va-
cantes que, desde la segunda mitad del siglo XVI
hasta fines del XVIII, se produce en las diver-
sas Audiencias.53
51 Cartas de Indias. Plg. 664. Madrid, 1877.
52 Colec. de Doc. de America. I series, vol. I, pag. 587.
53 No s61o es Ramirez de Fuenleal el que pasa de Presidente a
Mexico (1531) sino que en el propio siglo XVI tenemos a L6pez Cerra-
to que va con igual cargo a Guatemala; Alonso Zorita a Guatemala
y Mexico (autor de Leyes y Ordenanzas del mar oceano, por las










e~JB mta aMr~ 4 ;Hi i

A. 4iwaAI


9r~~ ~rtcPQ


A.L Q&'a. Ci. /4cr Vciagr )
cdqoda 4549 a. 461o

~/~j~~~ ~/WX aw ACLOI mxww,-w~









LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


La creaci6n de la Audiencia de Panama no
es la iltima sangria en el territorio de la de San-
to Domingo, que pasa a ocupar el iltimo lugar
al ser enumeradas las audiencias en las disposi-
ciones reales. Se crean nuevas audiencias sobre
territories que anteriormente habian salido de
la jurisdicci6n de la primera de Indias: Lima
en 1542, Guatemala en 1543, Guadalajara en
1548, etc.
Estas creaciones, sin embargo, no suponen
variaci6n de su territorio. Estamos finalizando
el period de la conquista y empieza el mas sose-
gado-aunque no en la vida internal de las pro-
vincias-de la pacificaci6n. El soldado queda
en segundo termino al ser suplantado por el
funcionario. La region noroeste del continent
suramericano, sometida a la jurisdicci6n de la
Audiencia de Santo Domingo, se puebla en esta
epoca. Los nuevos habitantes encuentran dema-
siado alejada la residencia del tribunal; y asi
Fray Pedro de Aguado, provincial de la Seri-

quales primeramente se an de library todos los pleitos civiles y crimi-
nales de aquellas parties y lo que por ellas no estuviere determinado,
se a de library por las leyes y Ordenangas de los rreynos de Castilla,
aio 1574); en el siglo XVII se traslada Montemayor a MExico form6
el Sumario de las cddalas, ordenes y provisions Reales...desde el aio
de mil seis cientos y veinte ocho... hasta el mil seiscientos y setenta
y siete, MExico, 1678); en el siglo XVIII Jacobo de Villaurrutia pasa
a MExico, tambien FranciscoJavier de Gamboa, antor de Ordenanzas
de Minerfas, y Agnstin de EmparAn a quien se debe el Cddigo Negro
Espaiol, de 1784, que sirvi6 para redactar la Real Cedula de 1789
sobre educaci6n, trato y ocupaci6n de los esclavos, etc.









JAVIER MALAGON BARCELO


fica orden de Santa Fe (en 1573), que alcanz6 a
conocer estos azarosos tiempos, en su Recopila-
cion historical resolutoria de Sancta Marta y
nuevo Reyno de Granada..., nos ofrece un minu-
cioso y detallado relato de las dificultades e in-
convenientes que habia que vencer para acudir a
la Audiencia en Santo Domingo: ((...Desde que el
General Ximenez de Quesada descubrio y poblo
esta tierra del Nuevo Reyno de Granada, que fue
el afio de treynta y siete, hasta el aflo gincuenta,
siempre fue sufragana al Audiencia de Sancto
Domingo, donde yban con las apelagiones que
se ynterponian de los gouernadores y de sus jue.
zes, y hera tan larga la nauegagion que desde el
Nuevo Reyno a Sancto Domingo ay, y de tantos
peligros y rriesgos, asi de agua como de tierra,
que muchas personas perdian su justicia e la de-
xaban perder, y pasaban por muchas fuergas y
agrauios e sin justigias que no solos los gouer-
nadores pero sus thenientes y qualesquier alcal-
des les hazian, solo por no ponerse a vna tan
larga y peligrosa ytineragion, porque desde la
cibdad de Sancta Fee a la de Cartagena ay casi
dozientas leguas, que todas o las mas dellas se
caminan por el Rio grande de la Madalena, por
donde es mas peligroso el caminar que trauajo-
so, rrespecto de su gran corriente y veloces rrau-
dales que en el ay que muchas vezes hazen tras-
tornar las canoas y ahogarse y perderse todo
lo quen ellas va; y para yr desde Cartagena a










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


Sancto Domingo se avia de atrauesar vn golfo
que en medio ay, que no se nauega con todos
tiempos ni con la facilidad que hazia otras par-
tes; de todo lo qual, y de otros muchos ynconbe-
nientes fue ynformado el Rrey y el Real Conse-
jo por manos de procuradores y personas que
para este hefecto embiaron los vezinos del Nuevo
Rreyno....5" Don Carlos, por Real Cedula dada
en Valladolid el 17 de julio de 1549, cre6 la Au-
diencia del Nuevo Reino de Granada en la ciudad
de Santa Fe, cuyo distrito abarc6 las provincias
del Nuevo Reino, Santa Marta, Rio de San Juan,
Popayan, lindando con Quito, y Guayana o Do-
rado y finalmente la de Cartagena.55
Desde esta fecha hasta finales del siglo XVIII
ninguna otra mengua habia de sufrir en su terri-
torio la Audiencia Real de Santo Domingo como
resultado de la creaci6n de nuevos tribunales.
La Recopilaci6n de Leyes de Indias publica-
da por Carlos II en virtud de Real Cedula de 18
de mayo de 1680, en nada afecta al distrito de
la Audiencia de Santo Domingo tal como qued6
despues de 1549: ((...tendra por distrito todas
las islas de Barlovento y de la Costa de Tierra
Firme y en ella las gobernaciones de Venezuela,
Nueva Andalucia, Rio de la Hacha, que es de la
gobernaci6n de Santa Marta; y de la Guayana
54 Historia de Santa Marta y Nuevo Reino de Granada. Lib.
IV, cap. 16. Edic. de la Real Acad. de la Historia. Madrid, 1916.
55 Ruiz GUINAZu: op. cit. pag. 95.










JAVIER MALAGON BARCELO


o provincia del Dorado lo quen por ahora le
tocare56 y no mis, partiendo termino por el
mediodia con las cuatro Audiencias del Nuevo
Reino de Granada, Tierra Firme, Guatemala y
Nueva Espafia, segfin las costas que corren del
mar del Norte por el Poniente con las Provincias
de la Florida y por lo demis con la del mar del
Norte...n57
Venezuela habia conservado su uni6n a San-
to Domingo por raz6n de su escasa poblaci6n.
En efecto, pasados los primeros moments de la
conquista del Dorado, esta region cae en un es-
tado de abatimiento del que no ha de salir has-
ta el segundo tercio del siglo XVIII.
La nueva political general de Carlos III-y
de un modo concrete la de indole comercial-
impulsa el crecimiento de la poblaci6n de la Ve-
nezuela continental e insular, que se manifiesta
de un modo inmediato en relaci6n a la Audiencia
de Santo Domingo con la separaci6n de aquellos
territories por Real Orden dada en Aranjuez el
13 de junio de 1786, que crea la Audiencia de
Caracas con dependencia en lo military politico
del virreinato de Santa Fe. El nuevo distrito
comprende las provincias de Maracaibo, Cuma-

56 Observese que sigue la indeterminaci6n que hicimos notar
en las anteriores disposiciones.
57 Lib. II, tit. XV, 2 (Don Carlos en Septiembre 1526 y en Junio
de 1528. Felipe II en 1583 y 1591. Felipe III en 1620. Felipe IV en
esta Recopilaci6n).




-ew.


-1~-
I


A'
S r
S *


caul. O& c2at&


4.i*o
oh.
F,


xat dd gsut


CL.ta-Ccy '


,,d, 4, .
s i3~L~ca~~usr ~Q'/.:


~


i


I/SG










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


nA, Guayana, Margarita e isla Trinidad. Junto
a esta reducci6n de territorio se le disminuye a
Santo Domingo el personal de su tribunal.58
El distrito de Santo Domingo pierde sus filti-
mos territories en la America del Sur y su juris-
dicci6n comprenderA, ya s61o por unos afios, las
Antillas mayores: Cuba, con sus dependencias de
la Florida y la Luisiana, Puerto Rico, y la parte
espafiola de la isla en que reside desde 1511.
La tragedia de la Audiencia de Santo Do-
mingo tiene su triste desenlace al perder, por el
tratado de Basilea de 22 dejulio de 1795, el pro-
pio suelo en que estuvo asentada por espacio de
casi tres siglos. ((...El Rey de Espafia, por si y
sus sucesores, cede y abandon en toda propie-
dad a la Reptiblica francesa toda la parte espa-
fiola de la isla de Santo Domingo en las Anti-
llas).59 En contrast con ello-como lo estaban

58 RuIz GUIgAzu: op. cit. pig. 102-103.
59 Art. 9 del Tratado de Paz concertado entire el Rey Naestro
Serory la Repdblica francesa... Imprenta Real. Madrid.-La idea de
ceder Espana la parte que poseia en la isla de Santo Domingo existi6
ya en el reinado de Carlos III; a este respect es de gran interest la
Instrucci6n Reservada a laJuntadeEstado(1787):El capituloCCCL
se refiere al Proyecto de cesi6n de la parte espailola de Santo Do-
mingo, ya fuese a la Inglaterra o ya a la Francia, siendo de caenta
de esta dar a aquella alguna de sus islas en recompensa. "Menos ma-
lo [que el cambio de Gibraltar por Puerto Rico o Trinidad propuesto
por Inglaterra] seria ceder la parte que nos queda en la isla de Santo
Domingo, ya fuese a Inglaterra o ya a la Francia, quedando de cuen-
ta de esta dar a aquella la recompensa en alguna de sus islas. Asi
estuvo ajustado para sus preliminares de la iltima paz [1783] y la
Francia ofrecia la Guadalupe y afln alguna otra isla, a los ingleses;
pero estos, despuds de hallarse todo convenido, quisieron ademas la










JAVIER MALAGON BARCELO


las personas y la political de los siglos XVI y
XVIII-quedaba como un recuerdo sin valor el
compromise solemne (!) que Don Carlos y su
madre Dofa Juana habian contraido con los ve-
cinos de la Espafiola-a representaci6n de los
procuradores de 6sta-por la Real Provisi6n de
14 de septiembre de 1519: ...Mandamos dar
esta nuestra carta... por la qual prometemos e
damos nuestra fe6 e palabra Real que agora e de
aqui adelante en ningund tiempo del mundo la di-
cha islaespafola ni parte alguna ny pueblo della
no sera henagenado ny apartaremos de nuestra
corona Real nos ni nuestros herederos ny suceso-
res en la dicha corona de castilla...)60 Al nacer el
nuevo siglo se traslada a Puerto Principe (Cuba)
la que fue en un tiempo Audiencia de Indias.

cesi6n deSta. Lucia o de la Martinica, y esta exorbitancia desvaneci6
el ajuste. Las intrigas de la corte en Versalles contribuyeron a desha-
cer lo tratado, porqne habiendose penetrado los interesados en las
plantaciones francesas de Santo Domingo, trabajaron para impedir
que la Francia adquiriese toda la isla, preveiendo que con esta adqui-
sici6n se disminuiria el valor de sus plantaciones anuales y de sus
frutos." En la misma Instrucci6n en el capitulo CXLIII se dice: Pre-
tensi6n de la Francia de extenderse en la isla de Santo Domingo por
la costa hasta la bahiadeSamand. "ElMinisterio frances ha deseado
much extenderse en la de Santo Domingo por la costa del Norte ha-
cia el Oriente, hasts apoderarse de la bahia de Samana y sobre esto
se hizo una insinuaci6n, y form plan por la corte de Paris, ofrecien-
do recompensa que pudiese servir de equivalent en parte para la ad-
quisici6n de Gibraltar. Me parece que no pueden ni deben realizarse
estas ideas, y que seria menos malo ceder toda la isla de Santo Do-
mingo... que conservarla sin bahia de Samana...". CAMPOMANES,
Obras de Bibl. de Antores Espaffoles. Vol. 59. pags. 265 y 235. Ma-
drid, 1867.
60 Colec. Doe. de America. II series, vol. IX, pigs. 118-120.























VARIACIONES EN EL TERRITORIO
POR REFORMS ADMINISTRATIVAS


LA DISMINUCION de territories del distrito de
Santo Domingo por otras causes que creaci6n
de nuevas audiencias y ocupaci6n por potencias
extranjeras, es decir, por obra legislative, se da
frecuentemente en la variaci6n de las circunscrip-
ciones de las provincias y gobernaciones, pero
en realidad no present caracteres de gravedad
en su accidentada existencia.
En el siglo XVI, por Real Cedula de 1539,
relative a la ya creada Audiencia de Panama, se
le incorporan a vista las provincias de Nicoya y
Nicaragua, sujetas hasta entonces a la de San-
to Domingo,e6 a pesar de que por Real Cedula
dada en Valladolid por Don Carlos, el 3 de enero

61 Ruiz GUIAZU: Op. cit. pag. 87.










JAVIER MALAGON BARCELO


de 1537, se dispuso que las Justicias ordinarias
de Nicaragua obedecieran a la Audiencia de M-
xico.6s
De hecho, estas provincias no quedan total-
mente incluidas en el distrito de la nueva Audien-
cia hasta su establecimiento en 1540.
Por Real Cedula de Felipe V, expedida en
Segovia el 27 de mayo de 1717, confirmatoria
del decreto de 29 de abril del mismo afo, se es-
tableci6 el virreinato del Nuevo Reino de Grana-
da.63 Se aumenta la jurisdicci6n del distrito de
su Audiencia con los territories de Venezuela,
Guayana, Nueva Andalucia y Maracaibo, con
lo que la jurisdicci6n de la de Santo Domingo
queda limitada a la de sus filtimos afos de exis-
tencia.6'
Este virreinato fu6 suprimido en 1723 y con
su desaparici6n volvieron los territories que se
separaron de Santo Domingo a integrar el dis-
trito de su Audiencia hasta el afio 1739,65 pero

62 Cedalario de PUGA. Edic. y tomo cit. pig. 397.
63 Ruiz GUIfAZU: Op. cit. pig. 96.
64 Vease el cap. II, 1a parte de este ensayo.
65 "...Pero habiendo sido primer descubrimiento de Tierra Pirme
la provincia de* Nueva Andalucia, por el Almirante ...y despuds por
Americo Vespuccio; y la de Venezuela por Francisco de Utre de naci6n
alemana, se agregaron al distrito de la Audiencia de la Isla Espaflo-
la; y aunque posteriormente se gan6 el Nuevo Reino y se paso en 1l
este igual tribunal, no se innov6 cosa alguna acerca de las referidas
Provincias, y hoy se mantienen bajo las ordenes de la primitive ul-
tramarina; que por las contingencies, distancias y calma del mar,
padecen los litigantes los atrasos e incomodidades que se dejan com-
prender; lo que no sucederia en su agregaci6n a la de Santa Fe, como










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


con variaciones en el territorio sobre el que la
Audiencia de Santa Fe, en rivalidad con la de
Santo Domingo, ejercia jurisdicci6n. En primer
lugar Felipe V, en 1542, exime a la gobernaci6n
de Venezuela de toda dependencia del virreinato
del Nuevo Reino de Granada, volviendo a depen-
der, en el orden judicial, de la Audiencia de Santo
Domingo, y, mis tarde, en 1777, entran de nue-
vo en el distrito de 6sta, como anteriormente lo
habian estado, las provincias de Cumand, Gua-
yana, Maracaibo y las islas de Trinidad y Mar.
garita.66
















se verific6 cuando se hizo la de Caracas o dicha Venezuela, en la crea-
ci6n del virreinato; ...Memoria del intendente Don Bartolomd Tienda
de Cuervo, sobre el estado de Nueva Granada y conveniencia de es-
tablecer el virreinato. San Ildefonso, Agosto de 1734. Arch. de Ind.
Exp. sobre el restablecimiento del Virreinato de Santa Fe. Cit. por
BECKER y RIVAS GOOT. Historia del Nuevo Reino de Granada en el
siglo XVIII. PAgs. 203-230. Madrid, 1921.
66 GIL FOBTOUL. op. cit. tomo I. pig. 65.






















OCUPACION DE TERRITORIES
POR NACIONES EXTRANJERAS
(SIGLOS XVII Y XVIII)



EL SIGLO XVII es en todos los 6rdenes el mis
desgraciado y misero para la vida de la Espa-
fiola. En relaci6n a la Audiencia se manifiesta
en una disminuci6n de su territorio, nominal
mAs que efectivo, por ocupaci6n por potencias
extranjeras, no ya s6lo de parte de la isla en la
que tenia su residencia, sino tambidn de la ma-
yoria de las descubiertas por Col6n y que en la
Provisi6n de 1511 y en la de 1528 se las deno-
mina islas del t(mar oceano.
La political de Francia e Inglaterra en rela-
ci6n a su participaci6n en Indias, que ya desde
mediados del siglo XVI se habia manifestado en
un continue ataque-por sus fuerzas ooficiosass










JAVIER MALAGON BARCELO


representadas por los corsarios y piratas-a las
vias de comunicaci6n entire Espafia e Indias e in-
cluso a las propias provincias americanas,67 se
transform en el siglo XVII en ocupaci6n real
y efectiva por expediciones organizadas por los
propios gobiernos o consentidas por ellos en
territories de las propias Indias. Razones de in-
dole military y political y la insinceridad de su
conduct en cuanto a sus intenciones, les lleva a
establecer centros o bases de flotas en las pe-
quefias islas, como lugar apropiado para empre-
sasde mayor envergadura. Las Antillas menores
fueron de hecho abandonadas68 y su ocupaci6n
por franceses, ingleses, holandeses, etc. se inicia
en los comienzos del siglo XVII. Asi vemos suce-
sivamente ocupadas y como centros de pirate-
ria de los franceses las islas de Santa o Santos
(1618), Guadalupe (1635),69 Martinica (1635),

67 HARING: Comercio y navegacidn entire Espala y las Indias
en la 4poca delos Habsburgos. Edic. Academia Historia de Venezuela.
Bruselas, 1939.
68 Segfn ZARAGOZA en la introducci6n a la obra de Alsedo cit.,
"al pregonarse" por las Andalucias la cedula Real del Cardenal Go-
bernador (Madrid 23 Julio 1517) sobre que los oficiales de Sevilla
pagaran pasaje y mantenimiento a cuantos labradores con sus muje-
res quieran pasar alas "Cnatro islas" (La Espafiola, Cuba, Puerto
Rico y Jamaica).
69 Desde 1674 pertenece a la Corona de Francia. CROUSE: French
pioneers in West Indies. New York, 1940, pAg. 46, y Los Bucaneros
de las Indias Occidentales en el siglo XVII. Caracas, 1925. Hay
edici6n de la Academia de la Historia Venezolana. Brujas, 1939.
ALSEDO HERRERA: Piraterias y adquisiciones de los ingleses y de
otros pueblos de Europa en la America espaiola desde el siglo XVI
al XVI7. Pub. por JusTo ZARAGOZA. Madrid, 1883.










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


San Martin (1639), Marigalante (1648), San
Bartolome (1648), Deseada, Granada (1650), y
ya en el siglo XVIII la de San Vicente (1719),
que anteriormente habia sido de los ingleses.70
Inglaterra, o mejor dicho, sus sfibditos, ocupa-
ron la isla de San Crist6bal en 1623 por Thomas
Warner (aunque en 1629 pas6 de nuevo a Es-
paia y no volvi6 a poder de los ingleses hasta
1667);71 Nieves (1628), Bahamas (1629), Santa
Maria de la Antigua (1632), Montserrat (1632),
Santa Lucia (1639) y la Dominica, ya en el si-
glo XVIII (1759) y que hasta este tiempo habia
tenido la consideraci6n de neutral y en ella se
habian establecido algunos franceses.72 Los ho-
landeses se apoderaron de San Eustaquio, que
ya en 1600 constitute una colonia holandesa;
Tabago, de la que se apropiaron los ingleses en
1608, pero sin instalarse de un modo real. En
1632 fue ocupada por los holandeses, quienes
expulsados por los espafioles se reinstalan en
1654 con cardcter definitive. Igualmente los ho-
landeses fundan en 1634 un establecimiento en
las islas de Curagao, Aruba y Bonaire, que ha-
bian sido concedidas en sefiorio por Carlos V en
1527 a Juan de Ampi6s.73 Y los daneses en 1671

70 EDWARDS: The History of West Indies. Londres, 1818, vol.
I. pag. 352. CROUSE: Op. cit. pigs. 46, 58 y sgts.
71 EDWARDS: Op. y vol. cit. pags. 455 y sgts. CROUSE: pag. 14.
72 EDWARDS: Op. cit. pigs. 431 y sgts., 468 y sgts., 472 y 496.
73 "Parece que habiendose dado comision para llevar indios a
la isla Espafiola y de San Juan, de otras islas que fuesen inutiles, la









JAVIER MALAGON BARCELO


colonizaron la isla de San Thomas y en 1684 la
de San Juan.7- Hay archipidlago que queda di-
vidido entire tres o mAs potencias en el flujo y
reflujo de intereses entrelazados.75
Espafla va reconociendo por diversos tra-
tados, obligada por las circunstancias y condi-
cionada en gran parte por su political europea,
estas situaciones de hecho.
Mas importancia para la Audiencia de Santo
Domingo, por representar una disminuci6n real
del territorio de su distrito, tuvo la conquista de
Jamaica en 1655 por las tropas inglesas del Ge-
neral Venables. Espafia, incapaz de acabar con
los pirates y bucaneros que eran una continue
amenaza para la Tierra Firme y sabiendo d6nde
estaba la causa del mal,suscribi6 con Inglaterra
en 18 dejulio de 1670 el tratado de Madrid, por
el cual reconoci6 las posesiones que tuvieran en
el Mar de las Antillas76 y con ello quedaron
estos territories fuera de la jurisdicci6n de la
Audiencia de Santo Domingo.

Andiencia declar6 por inutiles la de Aruba, Curagao y Bonaire, en el
paraje de Cochibacoa y Sanca, y fau a ellas con una armada Diego
de Salazar, y llevo machos indios a la Espafola, y Juan de Ampfes,
factor de la dicha isla, pidio las dichas tres islas para probarlas, las
cuales se le dieron, y licencia para probarlas, que se confirm por el
Consejo a 17 de noviembre. (1526)". Libros de Tierra Firme, de
1524. (Consejo de Indias). Colec. Doc. de America. II series. vol. XV.
pag. 54.
74 ALSEDO: op. cit.
75 Las islas virgenes quedan divididas entire Espafa, Inglaterra
y Dinamarca. ALSEDo: op. cit.
76 HARBmG: Los bucaneros... pag. 99.










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


Y aun mayor trascendencia, si cabe, fu6 para
Santo Domingo la cesi6n, por el tratado de
Ryswick de 1697, del tercio occidental de la isla
Espafiola a Francia, en donde desde 1625 se
hallaban establecidos aventureros franceses des-
de la destrucci6n de las ciudades de Bayaha,
Yaguana y otras en 1605-1606 por el Goberna-
dor y Presidente de la Audiencia, Antonio Osso-
rio.7 Este reconocimiento de una situaci6n de
hecho a la que pudo ponerse remedio, habia de
ser una de las causes que acentuaron la tragedia
que Santo Domingo vive desde aquellos dias. El
tratado de Ryswick con la cesi6n de parte del
territorio de la isla en que estaba la Audiencia,
es s6lo el preimbulo de la desaparici6n total de
la misma por el tratado de Basilea de 1795.
Entre las usurpaciones que de los territories
del distrito de la Audiencia se realizan por po-
tencias extranjeras en la costa norte de Surami-
rica, esti la llevada a cabo en la provincia de la
Guayana o el Dorado. En 1581 fundaron los ho-
landeses en dicha provincia, que tanta sangre y
rivalidades habia costado en los primeros afios
de la conquista, una colonia, logrando expulsar
en 1596, unidos a los indigenas, a las misiones
77 HARING: op. cit. pags. 54 y sgts. y 108. PERA BATLLE: Las
devastaciones de 1605-1606. Ciudad Trujillo, 1938. MORELL DE
SANTA CRUZ: Historia de la Isla y Catedral de Cuba. Pub. por la
Academia de la Historia de Cuba, 1928. Relac. de Ossorio, pub. en la
CunadeAmerica. Afo III,Santo Domingo, 1913-1914, por EMILIANO
TEJERA. Colec. Lugo, Libreta 44. Archivo General de la Naci6n.









JAVIER MALAGON BARCELO


que radicaban en la poblaci6n de Santo Tomis,
que habia sido erigida en 1576. En el siglo XVII
los franceses intentan colonizar la Guayana me-
ridional, fundando la ciudad de Cayena. Fraca.
sado el intent y despoblada la nueva colonia,
abandonan el territorio hasta 1552 en que se es-
tablecen en el sin oposici6n alguna por parte de
la corona espafiola.
De poca importancia, en lo que al territorio
representan, fueron las ocupaciones de ingleses,
franceses y holandeses-que disminuyeron el ya
repetidas veces recortado distrito de la Audien-
cia de Santo Domingo-por la organizaci6n que
requerian aquellos inmensosterritorios. El valor
real para las potencias que los ocuparon, estuvo
en lo que signific6 su establecimiento en mayor
escala en Am6rica contribuyendo con su acci6n
a la decadencia y ruina del imperio espanol en
uno y otro hemisferio. Para Santo Domingo,
supuso la entrada de nuevas corrientes cultura-
les, sin lazo alguno con su tradici6n y que sirvie-
ron en su decadencia a debilitar el prestigio que
le di6 su calidad de primer centro de la cultural
occidental en America.*





Como complement a lo dicho aquf vWase el Cap. I, III, de
este ensayo, pfgs. 24-28.
























CAPITULO III

SANTO DOMINGO EN EL SIGLO XIX























SANTO DOMINGO EN LAS JURISDICCIONES
DE PUERTO PRINCIPLE Y CARACAS

(1809- 1821)



AL FINALIZAR el siglo XVIII se Ilev6 a ejecuci6n
el tratado de Basilea por el que Santo Domingo
sale de la soberania espafiola. Espafia propor-
ciona todo genero de facilidades para su cumpli-
miento, como si se esforzara en deshacerse a
todo trance de la empobrecida y maltrecha pro-
vincia, primer asiento de Castilla en el nuevo
continente.8
Realizada la ocupaci6n, no fu6 6sta todo lo
apacible que Francia hubiera deseado, pues rec-
tificando tardiamente Espafia su error que

78 Ver JOSE GABRIEL GARCIA: Compendio de la Historia de San-
to Domingo. Vol. I. Santo Domingo, 1894. Pigs. 277 y sgts. Para el
studio de estos sucesos ver GILBERT GUILLERMIN:Diario histdrico de
la revoluci6n de la part del Este de Santo Domingo. Filadelfia, 1810.
Haytraducci6n espafiola de CAYETANO ARMANDO RODRIGUEZ, editada
por la Academia Dominicana de la Historia. 1938.









JAVIER MALAGON BARCELO


pudo haber evitado-se hizo eco de su recon-
quista, que como reflejo de la guerra con Fran-
cia en la peninsula, inician los dominicanos en
1808, quedando liquidada la dominaci6n fran-
cesa un afio mas tarde, al ser ocupada la capital
de la isla por Sanchez Ramirez, en 9 de julio de
1809, con el auxilio de fuerzas inglesas.
En principio se di6 una organizaci6n provi-
sional al gobierno de la isla, que, en realidad, no
suponia mas que el mantenimiento de una situa-
ci6n de dependencia de la de Cuba.
Iniciada la obra de reorganizaci6n, preten-
dieron los dirigentes devolver a Santo Domingo,
no ya el esplendor que tuvo en los tiempos de la
conquista ni aun aquella situaci6n en que vivi6
a travis de los siglos XVII y XVIII, pero si al
menos aquellas instituciones que aunque fuese
con radio mais limitado le correspondian como
surgidas en ella, aunque s61o hubiese sido por
mantener la tradici6n que supo crear.
En el orden judicial pas6 a defender de la
Audiencia de Puerto Principe, que habia ocupa-
do el lugar de la que naci6 en la Espafiola. En-
tr6, pues, Santo Domingo a former parte de su
antiguo distrito, pero pronto se experimentaron
los mismos inconvenientes de que Cuba se queja-
ba afos atrAs-invertida ahora la situaci6n-
por lo que pidi6 salir del distrito de esta; y asi,
en una Representaci6n del Comisionado General










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


de la isla,Xavier Caro, a la Suprema Junta Cen-
tral, fechada en Sevilla el 8 de enero de 1810, se
dice: v...que como la distancia que hay de dicha
Ysla [Cuba] a la de Santo Domingo es much
mayor que la que media entire Sto Domingo y
Caracas, es indispensable... que las apelaciones
causes civiles... vayan a vra. Real Audiencia de
Caracas, declarandole tribunal superior de la
Ysla de Sto Domingo.79 La Representaci6n de
Caro fu6 aceptada y convertida en precepto le-
gal por Real Orden de la Junta Central, del dia
20 del propio mes y afo, en cuyo articulo 3 se
dispuso que: (Para facilitar la administraci6n
de Justicia la Isla de Santo Domingo estarA su-
geta, mientras otra cosa no se resuelva, en las
apelaciones en causes civiles, en las consultas
criminals y recursos de fuerza en material ecle-
siAstica a nuestra Real Audiencia de Caracas,
la que se declara Tribunal Superior Territorial
de dicha Isla dejando por consiguiente de serlo
nuestra Real Audieneia de Puerto Principen. s
Disposici6n que se reitera por Real Decreto dado
en CAdiz por la Regencia del Reino en 29 de
abril de 1810.
Dificil, si no impossible, era que los negocios

79 Plan de operaciones para la Reconquista de la Isla y otras
incidencias. 1809-1814. Arch. de Ind. 79-1-29. Extractado en la Co-
leccidn Lugo. Libreta 12. Publicado en el Boletin del Archivo General
de la Naci6n. Vol. V. nfimeros 20 y 21 Ciudad Trujillo, 1942.
80 Arch. Nac. de Cuba. Asuntos Politicos, X.-58. Apendice VII










JAVIER MALAGON BARCELO


judiciales de Santo Domingo fueran resueltos en
apelaci6n por la Audiencia de Caracas, que ha-
bia dejado de existir en aquel mismo mes al ser
expulsados los oidores juntamente con el Capi-
tin General de aquella provincia, don Vicente
EmparAn. Constituida la Junta Provincial de
Venezuela con un caracter local, se desentendi6
en absolute de aquellos problems de las demas
provincias americanas que no vinieran a reafir-
mar la independencia que de hecho gozaba. Este
estado de cosas, del que la Junta Central prime-
ro y la Regencia despues tenian una idea confu-
sa, puede explicar en parte la insistencia del Go-
bierno peninsular en afirmar a Caracas como
Tribunal Superior de Santo Domingo, ya en su
residencia en la capital de la Capitania, o bien
en las ciudades que se intent establecer con ca-
racter provisional--Puerto Rico,81 Maracaibo,82
etc.-o en aquallas en que transitoriamente tuvo
su asiento.
El traspaso de los asuntos de Santo Domin-
go no se lleg6 a realizar por la Audiencia de
Puerto Principe, la que sigui6 conociendo de los

81 Tanto en 1810, como posteriormente, se orden6 que se cons-
tituyera la Audiencia en Puerto Rico, to que no lleg6 a realizarse.
82 Dictamen del Consejo de Indias a la consult de 14 dejunio
de 1811 en el que se dice entire otras cosas que mientras se pacifica
Caracas convendria establecer el Tribunal en Maracaibo "al qual.se
sujetara la Ysla de Santo Domingo". Doc. cit. del Arch. de Indias,
extractado por AMEaICO LUGO, publicado en B. A. G. N. IV N9 19.
pAg. 481. Ciudad Trujillo, 1941.











LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


autos de apelaci6n de la isla Espafiola-pese a
la comunicaci6n de la Real Orden de 20 de enero
de 1810"3-y su actuaci6n en todo moment no
fu6 con caricter de interinidad, sino como Tribu-
nal superior en sus funciones de Gobierno.8'
Sin embargo, Santo Domingo, por medio de
sus representantes en la peninsula, seguia pidien.
do el entrar en el Distrito de la Audiencia de
Caracas, como paso para el establecimiento de
la Audiencia en la isla, pero la tactica empleada
en las solicitudes se modific6, aunque el fin per-
seguido era el mismo. Asi podemos ver en la
(Exposici6i del diputado Francisco de Mosque-
ra y Cabrera), fechada en CAdiz el 12 de abril de
1812: aPor la r. ced.a de 29 de abril de 1810, se
agreg6 la Y. de Sto Dgo al Distrito de la de Ca-
racas, pero esta provincia hallandose en un com-
pleto trastorno y los ministrosde aquel tribunal
dispersos se niand6 erigir en Pto Rico donde afi

83 Arch. Nac. de Cuba Asuntos Politicos. X. 58.
84 Como prueba de esto tenemos, entire otros documents, la
comunicaci6n de una R. O. del 6 de diciembre de 1811, dada en Cadiz,
porlaque se ordena recojer los ejemplares del folleto tituladoEspaha
vindicada en sus classes y autoridades [CAdiz 1811. 80 paginas. Su
autor JOSE JOAQUIN COLON] en que la "Audiencia de Pto. Principe
acuerda... se comunique a los Gobernadores de Pto Rico, y Sto Do-
mingo y al Excmo Presidente Gobernador y Capitan Gral de esta
Ysla [Cuba] y las Floridas..." en fecha 10 de abril de 1812. Recibida
la Real Orden en Santo Domingo, el Teniente Gobernador de la Isla,
Jose Nfinez de Caceres. la transmite a los Pueblos diciendo: "En este
Superior Gobierno se ha recibido una R. 0. comunicada por la Real
Audiencia y Chancilleria del Distrito..." Archivo Real de Bayaguana.
Libro 47, Legajo 240.










JAVIER MALAGON BARCELO


no se ha formado. Como esta Audiencia era una
Sala de la antigua de Sto Dgo que se le pas6
en el afo 87... convendria much que se pusiese
en Sto Dgo.85 Mantiene, pues, Santo Domingo
sus derechos a defender de Caracas, pero con la
pretensi6n de basarse en ellos para que se instale
de nuevo la Audiencia en la Espafola, cosa den.
tro de lo possible, dada la situaci6n normal de la
vecina provincia y que no podria pedirse con re-
sultado satisfactorio oponiendose a la de Cuba.86
Nuevas peticiones nos hemos de encontrar
en este propio aflo, una del diputado por Santo
Domingo, insistiendo sobre el establecimiento de
la Audiencia, y otra del Ayuntamiento, que soli-
cita se restablezca la que habia-se refiere a man-
tener la dependencia de Caracas-exponiendo los
perjuicios que se derivaban de ir a seguir sus ins-
tancias a Puerto Principe... La Comisi6n corres-
pondiente del Consejo de Estado que resolvi6 la
consult respondi6: ....que por ahora no puede
ni debe pensarse en tal restable.to, y que se debe
Ilevar a efecto segun desea el Ayt., la agrega-
ci6n de aquel territorio a la Aud.a de Caracas).87

85 Doe. cit. del Arch. de Ind. B. A. G. N. Vol. V. N9 20 y 21.
pig. 125. Ciudad Trujillo, 1942.
86 La prosperidad de que gozaba Cuba y de que carecia Santo
Domingo originaba una ciertadependencia deesta respect a aquella;
lo que no ocurria con Puerto Rico ni con Venezuela, principalmente
con esta segunda, como consecuencia de las luchas civiles iniciadas
en 1810.
87 Doe. cit. en el Arch. de Ind. B. A. G. N. cit. p&g. 121. La Au-
diencia de Caracas se habia abierto el 3 de octubre de 1812 en Valen-











LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


No se convirti6 en realidad en ningun mo-
mento ni la entrada de Santo Domingo en el
Distrito de la Audiencia de Caracas88 ni el esta-
blecimiento de la misma en la isla. Hasta di-
ciembre de 1821 ha de seguir dependiendo de
Puerto Principe y en su gobierno de la Capita-
nia General de Cuba, que de hecho alcanz6 la su-
perioridad que para si reclamaba ya Santo Do-
mingo en el siglo XVII sobre los territories que
integraban su Distrito.89
Santo Domingo en el nuevo estado de depen-
dencia jurisdiccional no alcanza ni logra el res-
peto de su 6poca espafiola anterior, en la que
aun en plena decadencia era la madre de los
paises del Nuevo Mundo. La pobreza y el abati-
miento de moments anteriores en su historic
siguieron rigiendo la vida de la isla y nuevos
Memoriales como el elevado por la ...Junta de
la Real Hacienda en 1819 sobre escasez de recur-

cia, como consecuencia del levantamiento y de la destrucci6n de
Caracas por un terremoto. Se orden6 por la Regencia su traslado a
Caracas el 23 de noviembre, pero por diversas razones no se llev6 a
cabo y continue en Valencia hasta el 1 de agosto de 1813, en que
abandon la ciudad ante el advance del ejercito de Bolivar. Memories
del regente Heredia, de las Audiencias de Caracas y Mexico. Bibl.
Ayacucho. pags. 64, 91 y 93. Madrid, s. f.
88 En el afio 1819 el Dr. don Juan Vicente Moscoso se titula en
un document sobre posesi6n de tierras en Santa Rosa "Abogado de
las Reales Audiencias del Distrito y de Caracas". Registro de Titalos
del Tribunal de Tierras. Archivo del Notario Ariza. 187 Comprobante
del acto nfimero 7.
89 Ver la Descripcidn de la Isla espafiola... que form el Lic.
Fernando de Araujo y Rivera..." 1699. Folio 36. Publicada por EMI-
LIO RODRIGUEZ DEMORIZI en el B. A. G. N. Vol. V. N9 22. Junio 1942.









JAVIER MALAGON BARCELO


sos de la isla Espafiola de Santo Domingo, no
habiendo arbitrio alguno [que habian ordenado
fomentar al suprimirse los situados] que poder
adoptar para evitar la miseria de este vecinda-
rio...))9 se han de volver a repetir cotno desde
los tiempos del Gobierno de los Padres Jer6ni-
mos, pero ahora con caricter mas dramitico.


90 Arch. Nac. de Cuba. Intendencia. Leg. 737 n6m. 43.






















LA REAL AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO
EN LOS AROS 1861 A 1865


PASA Santo Domingo su breve independencia de
1821, ahogada por la Repfiblica de Haiti, na-
ci6n surgida en la propia isla de los primitivos
establecimientos de bucaneros fomentados con
su political err6nea por el gobernador Ossorio al
destruir las ciudades de la costa Norte y que la
negligencia de sus sucesores-con la excepci6n
de Montemayor-contribuy6 de un modo indi-
recto a la desmembraci6n de la isla. Haiti domi-
n6 durante 22 afios la parte espafiola de Santo
Domingo sin conseguir deshacer la obra que du-
rante tres siglos labr6 Castilla; pero si perdur6
6sta, consigui6, sin embargo, divorciarla de las
nuevas naciones que en el transcurso del primer
tercio del siglo XIX fueron apareciendo en el con-









JAVIER MALAGON BARCELO


tinente americano con la raiz comiin de su senti-
do espaniol, mantenido auin en los moments de
resentimiento injusto contra Espafia y en las lu-
chas que entire ellas se entablaron. Santo Domin-
go renace como naci6n libre, no de Espafa, sino
de un pueblo extrafio que, formindose en su pro-
pio territorio, le lleg6 a dominar. Ante el temor
de una nueva invasion por el pais vecino, pierde
su independencia en 1861, al pasar por voluntad
del General Santana y aceptaci6n de Isabel II a
former parte de la monarquia espafiola.91
Santo Domingo, por tercera vez vuelve a ser
provincia de Espafia, la que de nuevo monta en
la isla su maquinaria de gobierno y, como parte
de ella, la Real Audiencia. Esta ya no es ni som-
bra de su antecesora, pues como consecuenciadel
regimen constitutional la organizaci6n judicial
se ha independizado en absolute de la organiza-
ci6n administrative, deslindindoselas atribucio-
nes de las audiencias, las que, ademas, se ban
multiplicado-tanto en la peninsula como en
America-al instalarse en cada provincia una
Real Audiencia con funci6n exclusive de juzgar
en filtima instancia de toda clase de asuntos ci-
viles y criminalss.2

91 LuGO: El Estado Dominicano ante el Derecho Pdblico, pggs.
14 y 30. Santo Domingo, 1916.
92 Las reforms introducidas en la organizaci6n judicial, desde
1812, tienen una extensa bibliografia, aunque falta un studio de
conjunto. Como orientaci6n puede consultarse: ANTEQUERA, Historia







OaccLa-c


Crtt/fsi-cr


A a n& 4 a
ea. 41GI


rL
Ct
* *.


Ya6 Nwingocr


.,,,.i










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


Respondiendo a esta political, el Ministerio de
Ultramar, por Real Decreto de 6 de octubre de
1861, cre6 la Real Audiencia de Santo Domingo.
La que fue Audiencia de Indias con jurisdic-
ci6n sobre las (...islas del Mar Oceano y Tierra
Firme descubierta y por descubrir..., no es 350
afios despues de su fundaci6n mAs que uno de
tantos tribunales burocratizados de la segunda
mitad del siglo XIX, sin otro territorio que el
correspondiente a los dos tercios de la isla Espa-
fola, con seis Alcaldias Mayores-SantoDomin-
go, Compostela de Azua, La Vega, Santiago de
los Caballeros, Puerto Plata y Santa Cruz del
Seybo-como tribunales inferiores a ella.93
La anexi6n a Espafia, falta de base, ya en lo
que a Santo Domingo se refiere como en lo que
atafe al propio pueblo espaflol, muri6 en 1865.
Con ella acab6 la vida de la Audiencia de Santo
Domingo, que en 1511 tuvo como Distrito a Yn-
dias, y en 1861 ni tan s6lo la totalidad de la isla
sobre que fu6 erigida.




de la Legislaci6n espaiola. Madrid, 1874. pfgs. 468 y sgts. RIAzA Y
GARCIA GALLO, Historia del Derecho espafol. Madrid, 1934.. pAgs.
642 y sgts. MINGUrgo, Historia del Derecho espaiol. Barcelona,
1933. pags. 424 y sgts. CARAVANTE, Tratado hist6rico critico-flo-
s6fco de los procedimientos judiciales... Madrid, 1856-79. ALCALA
ZAMORA: Adiciones de legislaci6n espafola en traducci6n del Derecho
Procesal de GOLDSCHMIDT. pags. 66. Barcelona, 1936.
93 Apend. VIII.
























HiEMoS VISTO cu.l fu6 lajurisdicci6n territorial
de Santo Domingo a travys de tres siglos. De Au-
diencia de todas las ((islas e tierra fire del mar
oceano, acaba por ceder hasta las tierras en que
tenia su asiento. Renace por poco tiempo, en
1861-en las cercanias del cuarto centenario de
su descubrimiento- y, justamente, tres siglos y
medio despues de su primitive fundaci6n. En esta
ocasi6n su territorio no present aquella ampli-
tud de 1511, sino escasamente dos tercios de la
isla Espafiola, que por influencia de su Audiencia
se llam6 Santo Domingo, pero que ahora, debido
a influjos extrafios-el de la colonia francesa de
Saint Domingue-se le da este nombre, cuya de-
nominaci6n se reduce a la parte espafiolade San-
to Domingo.
La Audiencia de Santo Domingo tuvo una
gran trascendencia en los origenes de la conquis-











JAVIER MALAGON BARCELO


ta, pues a las muchas atribuciones que le con-
cernian, se agregaba la especial de ser el iinico
tribunal de apelaci6n en la no pequefia region
descubierta.9' Su prestigio e influencia no termi-
na con la creaci6n de los nuevos 6rganos de ad-
ministraci6n y judiciales; por el contrario, ella
es el modelo-crisol en el que se fundieron las
in stituciones castellanas que como los hombres
que las traen han de adaptarse al medio, pues
relabora, lima asperezas, complete, etc. y una
vez aceptadas laspone en circulaci6n en los terri-
torios dependientes de ella, que, al recibirlas, se
independizan. La Audiencia, el Municipio, la En-
comienda,9" en el orden institutional; la univer-

94 RuIz GUIn&zu: Op. cit. pag. 56.-FABIE en su Ensayo histdri-
co de la Legislaci6n espaiola en sus Estados de Ultramar (Madrid,
1896), dice: la creaci6n de la Audiencia "fue sin duda la media de
mayor trascendencia de cuantas se adoptaron en aquella epoca para
la gobernaci6n de los nuevos Estados; pues en ellos como en la Pe-
ninsula, lleg6 a ser la magistratura el organismo mas poderoso, y,
de mis amplias facultades de cuantos existian en la naci6n, y el ins-
trumento mAs eficaz de la autoridad monarquica..." pag. 131.
95 Simplemente como ejemplos:lasInstrucciones dadas a Ovan-
do sobre fundaci6n de poblaciones, son la base de las Ordenanzas de
descubrimiento y poblaci6n, de Felipe II, dictadas en 1573; las Leyes
de Burgos, de 1512; de las Leyes Nuevas de 1542-3 y de los ensayos
legislativos intermedios; las Ordenanzas para lajusticia de apelacidn,
de 1511, en su esencia, para todas las posteriores hasta el siglo XVIll,
etc. S61o an hecho nos bastarA para confirmar esta influencia: ANTO-
NIo LEON PINELO en sus Conrirmaciones Reales, parte II, cap. 23, nos
dice: "El contar o medir en montones comen9o como otras muchas
ordenes en la Espafiola". No olvidemos que PINELO vivid en la prime-
ra mitad del siglo XVII y que Pert-donde residi6-desde hacia un
siglo, tenia Audiencia y organizaci6n independiente, y sobre todo
situaci6n preeminente de Corte- en las provincias espaniolas de
America.










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


sidad, las escuelas, la literature, etc. en el cultu-
ral96; la medicine tropical, etc.; todo en resume
nace para Am6rica en Santo Domingo.






El studio del derecho de Indias en su valor
hist6rico-juridico es modern, no alcanza todavia
ni al medio siglo. Hasta ahora se ha trabajado
s6lo con las disposiciones emanadas ya del mo-
narca o del tlltimo ((cavildo, pero eso no basta,
es necesario penetrar en las entrafias de las ins-
tituciones, para saber cuil fue su vida real y su
efectividad; hay que tener en cuenta, incluso, las
transgresionesjuridicas, los hechos no juridicos
productivos de normas de derecho, etc.; pero para
ello es precise acudir a losdocumentos de aplica-
ci6n del derecho, es decir, a los notariales, regis-
tros eclesiAsticos, civiles y de propiedad, y a los
delosjuzgados y audiencias." Estos tiltimos pa-
ra el conocimiento real de la jurisdicci6n de la
Audiencia de Santo Domingo son imprescindi-
bles. Cual fu6 su influencia, c6mo se llev6 a la

96 Vease PEDRO HENRIQUEZ URERA:La cultural ylas letras colo-
niales en Santo Domingo. Buenos Aires, 1936.-ViCENTE LLORENS:
Vida cultural de Santo Domingo en el siglo XVI. Rev. Cubana. Vol.
XV. PAgs. 176-205. Habana, 1941.
97 ALTAMIRA: Tecnica para la investigaci6n... pig. 73.










JAVIER MALAGON BARCELO


prActica el derecho castellano en su aplicaci6n en
las distintas provincias que formaron su distri-
to,98 etc., son problems a estudiar y que el in-
vestigador s61o podri resolver conociendo el
contenido del Archivo de la Audiencia, que se en-
cuentra parte en Sevilla y parte en el Archivo
General de Cuba desde que se verific6 el traslado
de la Audiencia a dicha isla. El primero se con-
serva en buen estado. El de la Habana, no obs-
tante el siglo y medio de su estancia en Cuba,
ha estado hasta el present afio sin catalogar en
su mayor parte" Su interns para la Historia del
Derecho y de la Historia General en el distrito de
la Audiencia es enorme.100

98 Es interesantisimo el studio de este problema en relaci6n a
las provinciasdela Florida y laLuisiana. El derecho castellano rigi6
en ellas y lo aplic6 Santo Domingo. En los EE. UU. s6lo se ha es-
tudiado so aspect legislative; nos lo praeba la traducci6n de las
Siete Partidas por S. PARSOUs SCOTT (Introducci6n de CH. SUMMER
LOBENGEER. Bibliogr. por J. VANCE) Chicago- New York, 1931. En
la recensi6n de esta obra en el Anuario de Historia del Derecho espa-
iol. Vol. X. Madrid, 1933, destacan so importancia:"ya que se sigue
aplicando en ciertos casos el C6digo del Rey Sahio". A mis de esta
traducci6n hay la de MOREAU Y CARLETON -s61o parcial- en 1818,
y en 1820 se tradujeron las disposiciones que regian en la Luisiana.
99 El indice de estos fondos que en parte se habia realizado por
el Archivo Nacional de Cuba ha sido continuado por mi en el verano
de 1941, por encargo de don Julio Ortega Frier, y completado por
don Luis Rodriguez Guerra, enviado official del Archivo General de la
Naci6n (Rep. Dominicana) en los Archivos de Cuba. Copias de este
indice existen hoy en la biblioteca del Sr. Ortega y en el Archivo Ge-
neral de la Naci6n.
100 Sirva como ejemplo uno de los expedientes:"Acuse de rebel-
dia y petici6n de apremio de Dn. Francisco Molina, apoderado del
Coronel Dn. Vicente Cespedes Gobernador de la Florida en los autos
contra la Condesa de SanJuan deJanico". 1784; legajo 94 provisional.










LA AUDIENCIA DE SANTO DOMINGO


La docurhentaci6n del Archivo cubano estA
reunida en unos 149 legajos, que abarcan desde
1747 a 1800 (y algunos autos de afios anterio-
res) con un total aproximado de 2.000 causes
diferentes.10'
El studio de la Audiencia de Santo Domingo
y de la realidad de su jurisdicci6n no podra ha-
cerse en forma seria y definitive sin la consult
de los documents relatives a ella que se encuen-
tran en el Archivo de Indias de Sevilla y en el
General de Cuba.




















101 Las vicisitudes del Archivo de la Audiencia pueden verse en
la obra de J. LLAVERIAS: Historia de los Archivos de Cuba. Habana,
1912.























DOCUMENTS

























DOCUMENT I


Provision Real creando la Audiencia de la Espafiola.*

Burgos, 5 de octubre de 1511




F. CXV v. / / Treslado de vna prouision real de su
Alteza por la qual da poder a los Juezes
de apelacion de las Indias.
Dofia Juana por la
poder de los juezes de apelacion gracia de Dios Rey-
na de Castilla (se
omiten los titulos) etc... Por quanto viendo ser cunpli-
dero al seruicio del Rey nuestro senior e mio e a la bue-
na administration de la nuestra justicia e por escusar los
muchos gastos e costas e espensas que los vecinos e mo-

Arch. de Indias. Contrataci6n. 41-6-42. Lib. 1. Publicada
por CHACON Y CALVO en el Cedulario Cubano (Los origenes de la
conquista I.-1493-1512) t. VI de la Colec. de doe. indditos para la
Hra. de Hispano-Amdrica. C. I. A. P. pag. 383-386. Madrid. Ante-
riormente pub. dos veces por FERNANDEZ NAVARRETE en la Colec. de
documents indditos para la Historia deEspala, tomos II, pig. 285
y XVI, pig. 165 (ref. de CHACON).










DOCUMENTS


radores en las Indias an fecho fasta aqui en venir en gra-
do de apelacion por qualquier cantidad que fuese al mi
Consejo e los que arian de aqui adelante syno se Reme-
diase queriendo proveer e rremediar sobre ello de mane-
ra que nuestros subditos e los estantes e tratantes en las
dichas Indias alcancen brevemente cumplimiento de jus-
ticia e no gasten su tiempo e haziendas en dilaciones e
pleytos visto por los del mi Consejo e por el Rey mi senior
e padre consultado mandamos que en las dichas Indias
oviese vna avdencia e juzgado en la qual Residiesen tres
personas de letras e esperiencia e concien-
F. CXV. / cia para que determinazen / los pleytos e
cabsas que ante ellos viniesen en grado de
apelacion o de otra manera e para que con mas brevedad
los dichos jueces determinasen e conociesen de las cabsas
les mandamos dar e dimos vnas hordenanzas firmadas
del Rey mi senior e padre e selladas con nuestro sell se-
gund mas largo en ellas se contiene e agora confiando de
la suficiencia e avilidad letras e espiriencia de vos los li-
cenciados Marcelo de Villalobos e Juan Ortiz de Matienzo
e Lucas Vazquez de Ayllon es mi merced e voluntad que
agora e de aqui adelante en quanto mi merced e voluntad
fuere seades nuestros juezes de apelacion de la Avdiencia
e Juzgado que en las dichas han destar e Resydir e que
como tales juezes podades conoscer e conozcades de todos
los pleytos e cabsas ansy ciuiles como criminals que en
grado de apelacion o de otra qualquier manera ante vos-
otros vinieren segund e como e de la forma e manera que
por las hordenanzas del dicho juzgado mandamos que
conozcays de las diclhas cavsas e que sobre todo lo a ellas
anexo e concerniente podays hazer e mandar hazer todos
los abtos que convengan e menester sean syn que sobre




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs