• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Foreword
 Mario Muñoz-Bustamante
 La Palabra Libre
 Néstor Leonelo Carbonell
 El Resurgimiento de la Conciencia...
 Sobre una Tumba
 En Torno al 20 de Mayo
 El Dolor en la Poesía Patrióti...
 José de San Martín
 Los Protomártires de la Indepe...
 Index
 Back Cover














Title: Prosas oratorias
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078351/00001
 Material Information
Title: Prosas oratorias
Physical Description: 238 p., : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Carbonell, Néstor, b. 1884
Publisher: Editorial Guaimaro
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1926
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078351
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000623849
oclc - 24608251
notis - ADF3263

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Foreword
        Page 5
        Page 6
    Mario Muñoz-Bustamante
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    La Palabra Libre
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Néstor Leonelo Carbonell
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    El Resurgimiento de la Conciencia Cubana
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Sobre una Tumba
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    En Torno al 20 de Mayo
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    El Dolor en la Poesía Patriótica
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    José de San Martín
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    Los Protomártires de la Independencia
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
    Index
        Page 239
    Back Cover
        Page 240
Full Text




NESTOR CARBONELL
DE LA ACADEMIA NATIONAL DE ARTES Y LETRAS








PROETSIS ORLITORII


















EDITORIAL GUAIMARO


~i~




















PROSAS


ORATORIAS












EDITORIAL GUJAIMARO

COLECCION DE AUTORES CUBANOS

Director: Miguel Angel Carbonell
Administrador: Jos6 Hector G6mez
Oficinas: OBISPO 56.-Apartado: 743
Telfono M-2429

0

La EDITORIAL GUAIMARO se compondra
inica y exclusivamente de autores nacionales. Publi-
cara un vol6men eada mes que constark de 120 pa-
ginas. Precio de suscripei6n mensual: $0.80.

OBRAS PUBLICADAS.
I.-Miguel Angel Carbonell.
"El Elogio de los Fundadores".
II.-Miguel Angel Carbonell.
"El Peligro del Aguila".
III.-Jose Marti.
"Espafia".
IV.--Miguel Angel Carbonell.
"Antonio Maceo".
V.-Ruy de Lugo Vifa.
"Un Internacionalista Representativo".
VI.-Nestor Carbonell.
"Prosas Oratorias"

A4











NESTOR CARBONELL

DE LA ACADEMIA NATIONAL DE ARTES Y LETRAS












PROSAS ORATORIAS











EDITORIAL GUAIMARO
SEPTIEMBRE 1926









































Es propiedad de Editorial Gudimao


























ADVERTENCIA



Este libro es un libro de discursos. Yo no soy
orador; pero alguien lo ha dicho: escribo en orador
cuando escribo discursos. De ahi su titulo: PRO8AS
ORATORIAS. No hay en estas pdginas unidad de
pensamiento: los temas en ellas tratados son various,
como distintas las ipocas y circunstancias en que fue-
ron tratados. Hay en este libro vibraciones de trom-
petas y como grandes y dolorosos silencios converti-
dos en gritos. Hay palabras de ternura y de. gloria
para muertos queridos, y palabras de exaltacion para
vivos admirados. Hay palabras como piedras, y pa-
labras como alas. Cuando he hablado de patria y la
he visto gimiendo bajo el peso de la culpa de hijos
malvados no he podido contener la c6lera, asi como
-cuando la he visto henchida de gozo por la actuaci'n
do sus hijos buenos, no he podido contener el jibilo


I












6 ADVERTENCIA


que he echado afuera en notas himnicas. La sinceri-
dad anima estas pdginas. Todas me salieron de la
mente despues de pasar por el coraz6n. Yo no se es-
cribir a tanto la linea ni a gusto del consumidor.
Para mi la popularidad no es la gloria; ni los aplau-
sos, lo que engrandece una vida. Yo se que en la Re-
publica de las letras hay tambign sus cacicatos y sus
demagogos, y huyo de ellos como de la peste. Pre-
fiero estar solo, a entrar en pandilla en la Inmorta-
lidad. Fabricadores do grandezas hay que para hacer
resaltar los penachos y estandartes de sus "grande-
zas", necesitan arremeter contra todo lo verdadera-
mente grande: mondar cimas, podar arboles, allanar
el suelo. Yo no soy de esos. Ni siquiera de los que dis-
cuten con los fabricadores de grandezas. Prefiero
esperar a que pase el tiempo. El goce de los que
viven con la esperanza de ver el fin de la injusticia
es muy superior al de los que viven, entire bajezas y
mezquindades, de la injusticia. Este libro no va en
busca de titulo ni de fortune ni de rango: va en
busca de la inica gloria verdadera: no de la que co-
mo la dicha, es una luz que todo el mundo ve de
lejos, pero que nadie alcanza, -va en busca de manos
amigas, de corazones generosos, de hombres que no
gusten de pasar el tiempo mirando y contando la
malo que hacen los demds, y sin hacer nada bueno
ellos.
Julio de 1926.
Nestor CARBONELL.
















MARIO MUNOZ-BUSTAMANTE

Panegirico leido en la sesion solemne cele-
brada por la Academia Nacional de
Artes y Letras, la noche del 17 de mayo
de 1921, en memorial de Mario Mufioz-
Bustamante.
Senor Presidente, sefiores Academicos,
seforas y sefores:
La Academia Nacional de Artes y Le-
tras rinde hoy homenaje debido a uno de
sus mas valiosos miembros,-huesped re-
ciente del eterno reposo y del infinite
silencio. Hubiera podido la Academia, en-
comendando a otro la tarea de ensalzar en
justicia al insigne desaparecido, revestir
este acto de la solemne grandiosidad de una
apoteosis. Pero atendiendo a mis ruegos, ha
consentido en que sea yo, el menos autori-
zado de cuantos bajo su bandera de luz y










8 NESTOR CARBONELL

ensuefio se cobijan, quien en su nombre co-
loque sobre la tumba de Mario Mufioz-Bus-
tamante un pufiado de flores, y el que es-
parza en torno de su sill6n vacio, conver-
tido en ara, el incienso del recuerdo. Gra-
cias, camaradas vivos, por haber accedido
a mis deseos. Y tu, camarada muerto, per-
dona si te prive de una corona de rosas y
lirios fragantes, para ofrendarte, en cam-
bio, un manojo de palidas violetas bafiadas
por algo que parece rocio...
La implacable guadafiera no cesa de
hacer claros en nuestras filas. Ya son nu-
merosas las cruces que sefalan el camino
recorrido. FuB el primero en caer, derriba-
do sin piedad, Jesus Castellanos, brillante
delantero de la juventud intellectual. Des-
pues han caido otros y otros, como para
hacernos pensar frecuentemente que esta-
mos de paso por el mundo. Nada respeta
la guadafiera cruel: troncha lo mismo el
Alamo endeble que la palma robusta que
vio pasar sin doblegarse, y azotando sus
pencas, furiosa tempestad. Cay6 iltima-
mente Aurelia Castillo de GonzAlez, con la










PROSAS ORATORIAS 9

cabeza blanca como un copo de nieve y el
coraz6n rutilante como una llama. Y lue-
go tambien cay6, negros los cabellos y el
alma como una estepa helada, el compa-
fiero que esta noche reverenciamos, poeta
y escritor de rica inspiraci6n y s6lida cul-
tura, hombre desconcertante que a veces
parecia un nifio buenazo y a veces un vie-
jo rebosante de misantr6pico veneno, mi
amigo entrafiable de los lejanos dias de lu-
chas por la gloria, deidad engafiadora que
huye cuando la perseguimos y que parece
perseguirnos cuando le volvemos la espal-
da para siempre.
Ya entr6 en el reino misterioso, en la
isla gris, aquel que, mozo ain, por una ba-
gatela quiso cambiar de mundo. iAbsurda
ironia del destino! Cuando quiso, por su
propia voluntad acabar, desertar de la pe-
sadilla de la vida, la vida no le dej6 irse,
aferrada a su cuerpo como la yedra a un
tronco. Cuan distinto despues! Flaco, pa-
lido, l1enos los ojos de una gran soledad,
sentenciado a morir irremediablemente en
breve plazo, amaba la vida con la misma










10 NESTOR CARBONELL

frenetica pasi6n que en un tiempo am6 la
muerte. iContradicci6n la suyal Cuando
era sobre la tierra como un pajaro, y la
primavera le sonreia; cuando todo era en
su existencia gestaci6n, desarrollo, impul-
so, fuerza, como un loco se precipit6 al abis-
mo. Mas tarde, cuando era s61o un mont6n
de huesos mal unidos; cuando el dolor era
su baculo y la tristeza su almohada; cuan-
do todo a su lado decia de la nube que se
disuelve y de la barca que se aleja, anhel6
vivir y sofiaba con un maiana som'iente
y feliz. jQuiso el pobre vivir entonces, y la
muerte, su amada de otros tiempos, se lo
llev6o
Mario y yo fuimos como dos rios naci-
dos de la misma madre; pero llegados a un
piano, uno cogi6 por la derecha y otro por
la izquierda. Juntos comenzamos a estu-
diar, en una misma mesa escribimos nues-
tros primeros trabajos literarios, en copas
gemelas bebimos del vino del amor, y por
id6ntica ruta anduvimos largamente. Evo-
car, pues, su vida, es evocar lo que de la
mia pas6. Recordarle en sus mocedades,










PROSAS ORATORIAS 11

discursivo, ind6cil, febricitante, es tambi6n
recorder las mias, semillero de ilusiones
sobre el cual cayeron a poco cenizas de de-
sencanto, granizadas de amargura. Con
diez y ocho afos ~1, con unos menos yo,
nos encontramos, nos conocimos y nos ju-
ramos leal amistad. Quien le oyera en aque-
ila epoca, renegando de todo lo creado;
quien le contemplara, tersa la frente blan-
ca, crey6ndose enfermo del mal de Hei-
ne, del mal de Larra, del mal de Byron;
quien le hubiera visto entonces pasear me-
ditativo como Hamlet, el protagonista es-
tupendo del estupendo drama, tal vez le
hubiera juzgado un nifio empefiado en pa-
recer un hombre. Y, sin embargo, no era
fingido el pesar de aquel muchacho; no era
postizo el escepticismo que mostraba aquel
joven casi imberbe: era real su desencan-
to, sincera su agresiva melancolia. Hay
quien entra en el mundo con una estrella
apagada en la mano, quien nace viejo, o
viene a la vida con la rabia de un rey des-
tronado.
Naci6 Mario Muioz-Bustamante en la










NESTOR CARBONELL


Habana. En su infancia jams tuvo, segin
propia confesion, amigos ni juguetes. De
ella s6lo recordaba, con gusto, un gato y
un caballo. A la escuela no asisti6 nunca.
De labios de su padre, noble y bueno, re-
cibio las primeras lecciones. Lleg6 a la edad
indecisa de los suefios, sabiendo apenas
leer y escribir. Su nifiez se desliz6 en mc-
dio de la naturaleza: entire montes y arro-
yos, y lomas y sabanas. Su amor primero
fue el paisaje agreste, con sus estremeci-
mientos de follaje, sus cadencias de alon-
dra y sus murmullos de manantial. El ver-
so primero que emociono su espiritu se lo
oy6 a un ruisefior bajo un claro de luna.
El primer cuadro se lo puso delante el va-
Hle silencioso en el bochorno de un dia de
verano. La primera lecci6n de amarga fi-
losofia se la dieron sucesivamente un Arbol
caido, una mariposa con las alas rotas, un
mont6n de hojas secas, un cielo obscure
amenazando tempestad. Asi, por este con-
tacto con la Naturaleza, cuando ya hombre
y escritor describio escenas campestres, lo
hizo con trazos magistrales, como quien sa-











PROSAS ORATORIAS 13

bia a conciencia del verde fresco y jugoso
de la selva y del olor a tierra removida.
Cuando, espoleados por el verbo de
Marti, volvieron de nuevo los cubanos a lu-
char por sus derechos de hombres, ardien-
do en santo amor patri6tico, a pesar de sus
pocos aiios, ayud6 a los que en la ciudad
conspiraban y desde ella mandaban armas,
municiones y medicines a los que heroicos
sangraban, a la sombra de una esperanza,
por la consecucion del ideal. El patriotis-
mo, santo amor que no consiste, como creen
muchos, en cubrirse con la bandera para
dormir, fue por largo tiempo fiebre y ter-
nura en su pecho. Despues, cuando la pa-
tria fue presa de politicos cicateros y pas6
a ser plato de enconos y botin de camari-
Ilas sin program; cuando fue la patria
finca o cuartel, donde los derechos eran pa-
ra escritos; cuando la patria se convirti6
en maquina de decretos atentatorios a la
Constituci6n, sentencias para el goce de
odios personales y prerrogativas para el
aprovechamiento de bastardos intereses;
cuando la patria fue repiiblica donde la hon-











14 NESTOR CARBONELL


radez no parecia titulo, y credencial la com-
petencia, dej6 de sentirse patriota. Ulti-
mamente la ley Solon le hubiera castigado
por no pertenecer a ningin partido y por
mostrarse, en apariencia al menos, indife-
rente ante los infortunios y angustias de
su pais.
Terminada la contienda libertadora,
el pequeflo conjurado de las seeretas acti-
vidades se sinti6 adulto. FuB entonces que
una violent pasi6n hizo nido en su alma
-fragua en cuya atmosfera podia arquear-
se un hierro-; que amo locamente, como
una fiera, y que, crey6ndose en la necesi-
dad de matar, prefiri6 morir a hacer desa-
parecer a la que juzgaba, a horcajadas so-
bre su sensibilidad volcanica, objeto uni-
co de su existencia, estrella rutilante en los
horizontes de su vida. Con el bozo som-
breado apenas, con el rostro sin una arru-
ga, quiso poner fin a sus pesares, y se cla-
v6 una bala en la cabeza. La ciencia pudo,
.en aquella ocasi6n, mas que la Intrusa y lo
restituy6 a su hogar y a la sociedad. Pero
la muerte, al beso de aquel plomo, se le












PROSAS ORATORIAS 15

acerco demasiado, pudo hablarle al oido y
seducirle, a extreme de que fue por much
tiempo su constant obsesion, su ideal fijo
en la mente, el paraiso encantado que se le
antojaba puerto de redencion y bienandan-
za. Algunos meses despues de este sucedi-
do, escribio, dedicAndomelo, el siguiente so-
neto, defectuoso en su forma, plet6rico en
su fondo de honda y desesperada pesa-
dumbre:

En mi cerebro macilento laten
las ideas confusas y embrolladas,
y luchan, como luchan las espadas
con que en la lid los heroes se combaten.
Las fibras de mi espiritu se abaten
al escuchar alegres carcajadas,
y huyen de las torpes algaradas
por temor que sus furias se desaten.
De mi penumbra nadie me redime.
Y es tan negra la pena que me prime
y tan negro el Calvario de mi vida,
que ansioso de romper skis fuertes lazos,
busqu6 la horrible muerte del suicida...
iy hasta Ia muerte me neg6 sus brazosI











16 NESTOR CARBONELL

Milagrosamente escapade a las garras
del mas detestado de los dioses, segfn Ho-
mero, abandon la ciudad para ver si en-
tre cortinajes verdes y alfombras terrosas
dejaba olvidadas sus penas y sus iras, y
renacia en su pecho el sosiego repara-
dor. Las malianas son en el campo bellas:
una suave claridad vaga por el espacio
dando a las cosas lines delicadas: el cielo
parece como mas alto. Bellas son las tardes
con sus crepuisculos sangrientos, y bellas
tambien son las noches con sus clarores de
luna, su ejercito de estrellas y su calma si-
lenciosa que invita a descansar, a reposar,
a dormir. Pero ni las mafianas son bellas
en el campo, ni las tardes, ni las noches,
para los que tienen el coraz6n mordido por
la desgracia y el cerebro poblado de re-
cuerdos desgarradores. Nada importa te-
ner el cuerpo sano y vigoroso, si se lleva por
dentro el rastro de un siglo. a Que important
el Sol y las flores? t Que importa que el Sol
esplenda y la flor perfume y el pajaro cante,
si se sienten los ojos bafiados de lagrimas
y vibra en los oidos constantemente el eco











PROSAS ORATORIAS 17

de hondas quejas? Como apuntara Amiel,
el gran melanc6lico, los enfermos, ante la
naturaleza estan 'en entredicho, fuera de
su comuni6n, porque ella es la fuerza, la
alegria y la salud eterna. A Mario pare-
cian decirle el cielo azul, el Arbol, y el rio,
y las lomas: iLejos, lejos de aqui, no ven-
gas a echar el plomo de tu tristeza en los
surcos donde esplende el oro puro de nues-
tra jocunda algarabia... I
Mejorado fisicamente, moralmente mis
enfermo, volvi6 a la Habana. Entonces lo
conoci y fuimos camaradas fraternales. En
ese entonces, sintiendo los dos, como un
cosquilleo en la mente, la necesidad de ex-
teriorizar, por medio de la palabra escrita,
nuestra manera de pensar y sentir, y sa-
bedores a la saz6n de que una cubana toda
virtud, Rosario Sigarroa, publicaba una re-
vista con el nombre de Cuba Libre, especi-
men de fe patri6tica y grato refugio lite-
rario, a ella nos acorcamos para ofrecerle
nuestras primicias. jAh, Cuba Libre, ba-
jo el techo de tu casa pobre, cuantas rosas
de ensuefio deshojamos los muchachos de











18 NESTOR CARBONELL

aquellos tiempos idos para nunca mas vol-
ver! En tus paginas quedaron los primeros
frutos mentales de una juventud que co-
mienza a declinar, y que ha visto ya desa-
parecer en la voragine del tiempo a mas
de uno de sus paladines entusiastas. En las
columns de Cuba Libre estan los prime-
ros versos y las primeras prosas de este
Mario, caballero de altos empenos y ternu-
ras altas, que entr6 en el mundo de las le-
tras como un b6lido y se fue como un rayo
de luna...
Por aquellos dias, avido de saber, pa-
saba las horas devorando libros y mas li-
bros, con preferencia los que componen la
colecci6n de Rivadeneira. iCuantos goces
juveniles sacrifice el pobre, de espaldas al
Sol, inclinado sobre ellos! Como un enamo-
rado era en su empefio de arrancar, leyen-
do a los primates de la literature castella-
na, los secrets de su idioma. Fue en ese
tiempo que gust6 de los madrigales de Gu-
tierre de Cetina, de los pomposos parrafos
de Solis, de las musicales cintas de versos
de Calder6n y de los chistes finos de Tir-











PROSAS ORATORIAS 19

so; que supo de las coplas inmortales de
Jorge Manrique y de las eglogas magnifi-
cas de Garcilaso; que escucho, con Fernan-
do de Herrera, el estruendo de los caiones
de Lepanto; que pase6 melanc6lico, con Ro-
drigo de Caro, por entire las ruinas de Itd-
lica, y con Ercilla, por entire la epica gallar-
dia y bravura de los araucanos; que musi-
t6 la prosa sagrada de Sigiienza, Mal6n de
Chaide y Teresa de Jesus; que goz6 del tea-
tro maravilloso de Lope de Vega; que se
encant6 con las aforanzas legadas por An-
tonio Perez, el Secretario del rey Felipe II,
y los decires de Quevedo; que bebio en la
copa de GraciAn sutilezas de ingenio, e his-
toria, en el vaso profundo de Mariana; que
se recre6 buceando en el lexico rico y nu-
meroso de Granada; que se extasi6, por ul-
timo, con la novela ejemplar, con el colo-
sal Don Quijote, la obra del manco mara-
villoso, el mas grande de los conquistado-
res espafioles, porque es el unico que ha
sabido mantener para Espafia, aun despues
de muerto, las conquistas obtenidas hace
siglos...











20 NESTOR CARBONELL

Comenz6 Mario su carrera de escritor
haciendo critical menuda, valbuenesca. Por
ella pronto se hizo notar, logrando que mu-
chas personas buscaran la revista Cuba,
Libre para regocijarse con las charlas que
con el titulo de Tiquis Miquis, primero, y
luego con el de Muecas y apuntes, publica-
ba semanalmente bajo el ,eud6nimo de
H6ctor Garafa. En esos sus trabajos inicia-
les dio muestras de lo que valia, porque sin
preparaci6n para ejercer de critic, por sus
escasos conocimientos, supo, vali6ndose de
una voluntad de hierro, parecer que los te-
nia. De chispeante gracia y donosa ironia
rebosaban sus vapulcos a poetastros y es-
critorzuelos. A la vez que sus charlas sema-
nales, daba a la publicidad, de vez en
vez, composiciones po6ticas. En versos
dijo 6l, en tiempos tan opuestos a los que
corremos, en que los dom6sticos de la po-
litica son capaces de vender la patria por
un plato en el presupuesto; en versos dijo
61 sus iras y sus c6leras cuando los norte-
americanos impusieron a Cuba la llamada
enmienda Platt. Corria el afio de 1901. Los










PROSAS ORATORIAS 21

constituycntes se reunian peri6dicamente
para redactar la Carta fundamental de la
nueva Repiublica. Una angustia enorme,
mezela de rabia y de dolor, hizo de sibito
presa en el alma criolla, todavia, lay!, lena
de todos los sueios puros y gloriosos. Los
Estados Unidos, amparados en su poderio,
pusieron a los constituyentes en la disyun-
tiva de aprobar la malhadada enmienda o
poner en peligro el advenimiento de la na-
cionalidad, que no otra cosa significaba el
no aceptar estos el apendice constitutional,
el cual de hecho desvanecia, como se desva-
nece un celaje, lo que los cubanos habian
conquistado en cincuenta afios de rudos sa-
crificios. Mario escribio, al saber que habia
sido aprobada la enmienda Platt, una oda,
pobre si se quiere, pero plena de patri6tico
ardimiento. Hela aqui:

I COXSUMATUM ESTI

I Ay! Cuba de mis firvidos amores,
la eselavitud eterna te amenaza:
un coloso te abraza,


*











22 NESTOR CARBONELL

y en ese abrazo de amistad mentida
te arrebata la vida,
saciando asi sus p6rfidos instintos.
Salvarte es impossible:
tus hijos valerosos
que ayer portaronse en la lucha .bravos,
hoy quieren ser esclavos,
porque mas que el civismo y el decoro
monedas aman de infamante oro.
No ya sus cantos alzaran sus vates
en loor de los valientes,
ni volverAn tus palmas
a presenciar hom6ricos combates:
las pasiones furentes
han agotado el fuego de las almas!
IGime, Cuba infeliz, sin cesar gime,
pues la suerte inhumana
ha querido que seas
de serrallo odalisca; no sultana!
Y tu, oh fantasia ardiente y loca!
silfide de mis suefios de poeta
odia al tirano vil que nos provoca,
que nuestras bellas ilusiones mata,
y odia tambien en tu arrogancia fiera,
al siervo miserable que lo acata...










PROSAS ORATORIAS


En conversaci6n con un viejo literate,
Alvaro de la Iglesia, le di6 a conocer sus
ansias de ingresar en el periodismo diario,
y dias despues, llevado de la mano por nues-
tro ilustre compafiero Manuel Marquez
Sterling, entonces inspirador de El Mundo,
ingres6 en su redacci6n. Por ancha puerta
entr6 en el periodismo. El diarismo tiene
sus espinas, sus callejones y escondrijos,
en donde suelen dejar sus mas entusiastas
adalides jirones del coraz6n y esperanzas
hechas trizas. Mario supo, empero, apar-
tar las zarzas y ascender por la cuesta as-
pera. De redactor de cosas menudas, paso
a ser cronista de teatros, con el seud6nimo
de Dortal. De su paso por esta secci6n dej6,
entire los components de la farandula, re-
cuerdos imborrables de severidad, en oca-
siones, y en ocasiones, de complacencia. Pe-
ro lo que mas nombre le gano fueron sus
trabajos impresionistas sobre asuntos de
actualidad, que semanalmente publicaba,
bajo el r6tulo de Cr6nicas humans, el que
mis tarde tom6 para bautizar el libro en
que recogi6 algunos de los referidos tra-










24 NESTOR CARBONELL

bajos. En esas cr6nicas coment6 cuanto de
mas interesante y complicado puede haber:
el hombre, la mujer, el dolor, el amor, la vi-
da, en fin, concreci6n de todo, con sus al-
bas resplandecientes y sus crepuisculos plo-
mizos. Sin pedanteria de sabihondo ni de
metafisico; sin alardes de superhombre di-
serta en esas paginas, exponiendo ideas
propias y originales. Paginas hay en ese li-
bro, el primogenito de su cerebro, en las
que su pluma diji rase escalpelo. De obser-
vaciones profundas, precisas, estan plet6-
ricas sus Cr6nicas humans, una revelaci6n
de contrapuestos estados de conciencia, en
las que a veces se ve una sonrisa y a veces
una mueca, pero siempre como una fotogra-
fia de su yo interior.
Despues de publicar Cronicas huma-
nas, sin dejar sus labores de El Mundo, dio
a la publicidad El pantano, un pequefio vo-
lumen en el que, en estilo cortante como
una guillotina y punzante como un estilete,
pone al desnudo lacras y pequefieces, ro-
nas.-y miserias de nuestra sociedad. Un sa-
16n poblado de mujeres livianas y hombres










PROSAS ORATORIAS 25

crapulosos, una sala de armas visitada por
bravucones y cobardes, una redacci6n de
periodico con sus frivolos y sus venenosos,
y sus degenerados, una asamblea de poli-
ticastros hambrientos: todo esto desfila an-
te el lector de El pantano con tonos vivos
de realidad, al traves de una trama senci-
Ila y triste. Sobre las cabezas de los perso-
najes se oye a ratios chasquear el lItigo ju-
venalesco, y se ven en sus cuerpos las que-
maduras del termocauterio. Porque El pan-
tano, mAs que una satira, es una catilina-
ria, la reprimenda triturante, el serm6n do-
liente de un hombre que no conocia de ter-
minos medios, que no sabia de arafiazos si-
no de lanzadas, que no sabia herir con alfi-
leres sino con floretes. Piedra de escanda-
lo fue ese libro, nacido un dia en que an-
sioso de esparcimiento y content, se acer-
c6 a un grupo de lindas mujeres, y crey6
que bajo los ricos tules y sedas escondian
huellas infamantes; en que se acerc6 a hom-
bres que imaginara simbolos de honor, y se
convenci6 de que no lo conocian; en que ha-
b16 con algunos camaradas de oficio, y los










26 NESTOR CARBONELL

encontr6 vacios; en que se acerc6 a los quc
suponia trabajando por la felicidad del pais
y los vi6 viles, sin ideales ni prestigious. Con
la publicaci6n de El pantano, cosech6 car-
dos de rencor, tomillos de inquina, mirtos
de calumnias; pero tambien sinti6 a su al-
rededor olor a mirra quemada.
Tres aios despues public otro libro,
Ideas y colors, golpe de prosas exquisitas,
jugosas, vibrantes de actualidad, libro en
que hay mezcla de realismo e idealismo, de
c6leras bravias y suspiros hondos. En Ideas
y colors luce Mario la compleja estructu-
ra de su cerebro. En sus paginas se trans-
parenta al fil6sofo veteado de nietzschis-
mo, al colorista, al soci6logo, al humorista
rabelesiano, al investigator sagaz del mun-
do spiritual, del mundo de las almas, po-
blado de lagos negros, azules y rojos. Ideas
y colors es como una galeria de cuadros,
como una cinta cinematografica por don-
de pasa la vida, toda su vida de amores do-
lorosos, trabajos rudos, caidas zmelancoli-
cas, y ascensiones hacia la luz, hacia la










PROSAS ORATORIAS


cmnbre donde la rosa de nieve de la fcli-
cidad se disuelve al ser tocada.
Mas tarde di6 a la publicidad un folle-
to acerca del mayor general Mario G. Me-
nocal, folleto en el que sigue, con ojos be-
n6volos, la ruta recorrida por el que fue
soldado de la patria en su hora de sangre
y sacrificios y es hoy todavia su presiden-
te. El mencionado folleto constitute, a pe-
sar de sus apreciaciones ditirbmbicas, una
valiosa contribuci6n hist6rica.
Enfermo del mal que ya lo mrinaba,
abandon por un tiempo las labores perio-
disticas. Y cuando se crey6 de nuevo fuer-
te, ingres6 en el Diario de la Marina, el de-
cano de la prensa habanera, el Senado del
periodismo cubano, como lo llam6 61 mis-
mo. Su estancia en el Diario fue larga, y
en sus columns realize labor copiosa y
util. Cosa extrafia era, para cuantos cono-
ciamos su caricter independiente, su ma-
nera de pensar y sentir; para cuantos le co-
nociamos iconoclasta, irreverente, aloca-
do, verlo haciendo migas con los viejos se-
fiores de la morigeraci6n y la cordura, do










28 NESTOR CARBONELL

la sensatez mas extrema, al comentar los
t6picos que a diario se presentan a la cun-
sideraci6n del periodista. Estimado y ama-
do fue en el Diario de la Marina, por los vie-
jos y por los j6venes, y muy especialmente
por su ilustre director, el senior don Nico-
las Rivero. IPoder raro el de aquel Maiio
hurafio y melanc6lico! IC6mo supo escou-
der, tras la sonrisa siempre a flor de labio,
el alma cien veces triste y el pensamiento
cien veces insurgente! Del Diario de la Ma-
rina sali6 para ir al Norte en busca de la
salud, ya perdida para siempre. Buscando-
la, err6 del campo cubano a las playas ex-
tranjeras, sin que hallara, no ya salud, ni
siquiera reposo para sus nervios en ten-
sion, y aire para sus pulmones desgastados.
En los filtimos afios escribia en diaries
y revistas, pero no peri6dicamente. La en-
fermedad en progress no se lo permitia.
No obstante, un dia sus amigos y compa-
fieros supimos, lenos de content, que guar-
daba terminado, y con prop6sito de darlo a
la. imprenta, un libro de versos. Pasados
unos meses, y despues de dar a conocer sus











PROSAS ORATORIAS 29

primicias en el seno de esta Corporaci6n,
lanz6 al pfiblico Rimas de gozo, obra de un
poeta, de un gran poeta. Este libro, como
61 mismo hace saber en las palabras preli-
minares, fue escrito en la juventud, c-an-
do se derrochan tesoros de vida en cada
dia que pasa; en su juventud, cuando era
como el tigre para amar y para odiar. Las
composiciones que lo integran son lagri-
mas calladas, son gotas de sangre. Libro
de amor y de dolor -aunque quien dice
amor dice dolor-, leyendolo, se aspira el
perfume de muchas flores marchitas, de
muchos pafiuelos y cintas rotas. Rimas de
gozo es el libro de un Job modern, de un
Job que no sabe de ruegos, y por lo mismo,
ruge, increpa, muerde, grita desesperada-
mente. Leyendolo, se sienten calofrfos de
angustia y se vislumbran puestas de sol.
La historic de su vida atormentada, pasa
a traves de los breves capitulos que son las
distintas composiciones que encierra ese
libro, donde entire frases suaves como sus-
piros restallan blasfemias e imprecaciones.
No se muestra Mario en Rimas de gozo,











s0 NESTOR CARBONELL

poeta de tautologias ni vaguedades, sino de
pensamientos y ternuras. ICuanto horror,
cuanta escena de un drama vivido hay en
esas rimas que forman el mis sincere de
sus libros, en donde mejor se ve el senti-
mentalismo hurafio de su autor, hombre
que naci6 bajo los auspicios de Apolo y
aprendi6, en el roce continue con el amor
y el dolor, a juzgar sus dardos y afiagazas
como marrullerias de dos viejos camaradas.
Despues de publicar Rimas de gozo,
halagado por la critical, volvi6 a reposar,
buscando alivio a sus males. Embarc6 lue-
go para los Estados Unidos, y de alli re-
gres6 para marchar al campo nuestro. Sin-
tiendose repuesto al cabo de unos meses,
comenz6 de nuevo a escribir en El Mundo,
su antigua casa, una secci6n que titul6 De
lunes a lunes, especie de revista donde te-
jia y destejia comentarios alrededor de los
acontecimientos ocurridos a traves de la se-
mana, en el patio y fuera del patio. Duran-
te los filtimos tiempos, siendo la guerra
mundial el tema obligado, escribio profu-
samente acerca de ella. Pero cansado a po-











PROSAS ORATORIAS 31

co, dej6 la pluma, volviendo a escribir mas
tarde en la que fue su iltima trinchera in-
telectual, en El Universal, bella revista de
arte y literature, desaparecida en plena
era de triunfos, revista en la que quedaron
los postreros resplandores de su mente li-
cida y los postreros relampagueos de su al-
ma. En las paginas de El Universal di6 a
conocer el capitulo de una obra que dej6
inedita, Gente de hierro, la cual esta com-
puesta de esbozos o studios breves acerca
de los conquistadores y libertadores de la
America latina; obra en la que los hombres
de la conquista, aquellos titanes para quie-
nes no hubo obstaculos, han quedado es-
culpidos, tales como eran: fieros, incansa-
bles, sin noci6n del tiempo ni de la distan-
cia; sin miedo al peligro, sin miedo a esca-
lar montafias ni a vadear rios crecidos, sin
miedo al fuego de los volcanes ni al hielo
de las cumbres; sin miedo a los hombres-
hermanos de la zorra y del alacran-, sin
miedo a los hombres ni a la Naturaleza...
No s61o este libro acerca de los con-
quistadores y libertadores de la AmBrica











32 NESTOR CARBONELL

latina deja inedito Mario Mufioz-Busta-
mante. Otro mis dej6 preparado para dar-
lo a la imprenta. Se titula Venus criolla,
una sarta de cuentos, primorosamente es-
critos, de fondo un tanto pecaminoso. Las
paginas que componen este libro son acaso
las mis cuidadas de estilo por el autor, que
escribi6 siempre de prisa, a solicitudes de
la amistad o en cumplimiento de un deber.
Esas paginas, escritas o por lo menos pues-
tas en limpio estando ya enfermo y casi
postrado en el lecho, tuvo sobrado tiempo,
en sus largos dias y noches de soledad obli-
gada, para leerlas y releerlas, cambian-
doles aqui un adjetivo, alli una coma,
mas alia el desenlace mismo inesperado o
vulgar. En estos cuentos hay descripciones
admirables, dignas del principle de los cuen-
tistas, Guy de Maupassant, y hay tambien
crudezas "mirbosianas" y ternuras a lo Dau-
det. Hay un cuento en la colecci6n a que
hagd referencia, Venus criolla, el que da
nombre al conjunto, de una fuerza tragica
estupenda. Leyendolo, se padece. Aquel hi-
jo culpable, ante los ojos del padre, de ha-











PROSAS ORATORIAS 33

ber realizado una acci6n villana; aquel hijo
diciendole al padre de pie ante 61 como un
juez severe, "Por Dios, se just, se piadoso
y matame, padre mio"-, es algo que llega
a lo sublime del horror, y mas cuando se
piensa que es lo uinico que cabe a aquel pa-
dre, matar al hijo amado y odiado a un
tiempo mismo.
Dispersos, regados por revistas y pe-
ri6dicos dej6 Mario materials suficientes
para algunos volimenes mas. Porque po-
eos escritores cubanos han escrito lo que
61 escribi6. Su labor fu' abundante, ex-
traordinaria si se tiene en cuenta el medio
ambiente en que vivimos, mezquino y as-
fixiante, acechados por los catones de guar-
darropia y trampolin que todo lo invaden
y todo lo lHenan con sus estrindentes voices.
En esa labor dispersa hay muchas hojas
sueltas dignas de vivir la vida del recuer-
do. Yo aliento la esperanza de que toda esa
labor suya, diverse, no habra de perderse,
sino que manos generosas, manos amigas,
manos fraternales, habran de recogerla y
ordenarla; que no es just que quien dej6












amigos, a fuerza de serlo e1; que quien dej6
camaradas fraternales, no tenga, cuando co-
mienza a vivir donde no se le ve, uno si-
quiera que recoja los hijos de su mente, pa-
ra darles asilo seguro y mas resistente a
los embates del tiempo y de los hombres.
No, yo me atrevo a asegurarlo: Mario Mu-
fioz-Bustamante dej6 en mas de un coraz6n
la semilla del verdadero carifio, y no todos
los corazones son tierra ingrata que pudren
la semilla que en ellos se arroja: hay mu-
chos que devuelven, a cambio de la semilla,
flores y frutos...
Dificil seria seguir paso a paso su vi-
da, y mas dificil todavia comentar su obra
multiple de escritor y poeta. Hurgar en
una vida es tarea complicada: mas, cuan-
do esa vida esta unida a la nuestra. Hacer
un studio, former juicio y expresarlo acer-
ca de la tarea eompleja de un intellectual
contemporaneo, es riesgoso. Mi oficio ha si-
do por eso, en este acto, asomarme a la vida
del que fue nuestro ilustre compaiero y
enuinerar lo que de bueno y uitil realize.
Cuando se afiora una existencia limpia, y


34


NESTOR CARBONTLL











PROSAS ORATORIAS '5

se muestra la labor hermosa de un hombre,
no se necesita irla coreando con himnos y
loas. Dejemos esos elogios y exaltaciones
desmedidos, flores de papel, para los que
siendo criaturas se creen creadores. Los
hombres como Mario Mufioz-Bustamante
no necesitan de alhajas viles del mercado
de la adulacion, porque los astros-y 61 era
uno-, cuando desaparecen de nuestra vista
es para seguir lejos de aqui brillando, de-
rramando su luz pura y magnifica.
Como Mario no fue de Ics que hieieron
para destruir, ni de los que obraron para
envenenar, ni de los que escribieron para
engafiar y aprisionar incautos; como no
fug de los privilegiados que podian abrir
carceles y presidios, ni de los que vivian
besando manos de poderosos; como quie-
ra que de su paso por la tierra no dej6 hue-
l&a de rapacidad ni de crime; como no era
de los que usaban el soborno por recurso,
la mala fe por arma, y el deshonor por ti-
tulo; como no perteneci6 a las camarillas en-
sefioreadas del poder, Cuba, su patria, lo
vi6 partir para el destierro eterno,--segin











36 NESTOR CARBONELL


la frase de Horacio, -con la indiferencia
con que se ve partir un desconocido. Y sin
embargo, Cuba perdi6 en Mario un ciuda-
dano glorioso, un ciudadano de la buena
cepa, que la honraba sin pedirle nada; su
esposa, un compafiero fiel y amante; sus hi-
jos, un padre ejemplar; el periodismo, un
gallardo paladin; esta Corporaci6n, un
miembro insigne; yo, un amigo fraternal,
mi compaliero de los primeros dias de lu-
chas y suefios, mi camarada de la divina
juventud, de la edad de oro, de esa edad en
que andamos, al decir de Emerson, mas
bravos que Zodiaco; de la edad en que nos
elevamos hasta las nubes para ver desde
ellas las cosas humans; de esa edad ben-
dita en que nos creemos con fuerza para
veneer todos los obstaculos y capaces de
lograr todos los lauros, aunque sea para
arrojarlos luego, rendidos, a los pies de una
Dulcinea de care rosada y palpitante.
Duerma ya para siempre el suefio de
los vencidos, en el lecho de la Eternidad, el
camarada que pas6 por el mundo como er-
guido sobre brioso corcel, de un desequili-










PROSAS ORATORIAS


brio en otro, sin sosegarse jams; que tu-
vo como dos almas, una apacible y sofiado-
ra, y otra descreida e impetuosa; que fu6
como un niio que llorara por juguetes, sin
darse cuenta de que poseia juguetes mara-
villosos. Descanse en paz: para 61 era ya
hora. Asi entr6 en la Nada, no como un nau-
frago desesperado que arriba a playa des-
conocida empujado por una ola bravia: en-
tr6 en la Nada, sereno y lentamente, como
un sol en su ocaso. Compaferos: no lore-
mos su muerte. Pongamos sordina a nues-
tros sollozos, y que resuene en torno mfisi-
ca de flautas y violines, que rompa el aire
la estridente nota de un clarin, anuncian-
do que ha zarpado hacia el espacio azul un
alma grande en brazos de Dios y persegui-
da por Lucifer....





















LA PALABRA LIBRE


Discurso de contestaci6n al de ingreso del
doctor Mariano Aramburo, leido len
la sesi6n solemne celebrada la noche
del 23 de noviembre de 1921, por la Aca-
demia Nacional de Artes y Letras.

Sefior Presidente, sefiores Academicos,
sefioras y sefiores:

Designado para saludar, a su ingreso
en esta Academia, al doctor Mariano Aram-
buro y Machado, tiemblo inquieto, mohino,
pesaroso, porque para hacerlo cabalmente
se necesitaria su propia lengua, su lexico










(0 NESTOR CARBONELL


castizo y abundoso, el oro de su estilo, don-
de como en un lago se refleja en ocasiones
el azul.purisimo del cielo; la cadencia ar-
moniosa de sus periods tribunicios-,sar-
ta de perlas desgranindose sobre un plato
de cristal; el vigor y solidez de sus ideas,
nacidas al influjo de studios profundos y
depuradas en la alquitara de la medita-
ci6n; la tranquila serenidad de su alma que
lo hace, impasible ante la inconsciente bru-
talidad de las cosas, soportar con una bea-
tifica sonrisa en los labios la variante mal-
dad de los humanos... No era yo, en ver-
dad, el llamado a recibir a este gran senior,
a este orador ide6logo, a este literate me-
duloso, a este jurisconsulto sapientisimo,
cuando para orgullo de todos, traspasara
el umbral de nuestra puerta. Pero pues-
to que la suerte lo ha querido, fiel a lo
que estimo un deber, forzare mi abollada
caja mental, hasta sacarle notas dignas,
aunque s61o lo sean por la sinceridad en
que rebosen, del esclarecido caballero del
pensamiento, desde hoy compafiero nues-
tro en la persecuci6n de la luz, de mis luz,










PROSAS ORATORIAS 41

como reza, en el blanco de nuestra bandera,
el lema, puesto en ella por la mano, que em-
brida la gloria, de Enrique Jose Varona,
-sol sin ocaso de la intelectualidad cubana.
No es Mariano Aramburo y Machado
un extraiio para ninguno de nosotros: no
es un desconocido, ni un nuevo conocido,
para ninguno de nosotros. El, por sus titu-
los profesionales, por su labor copiosa y
maciza que le ha ganado fama y renombre
en la patria y fuera de la patria, tiene pues-
to de honor en donde quiera que se rinda
culto a la inteligencia y al saber. Mariano
Aramburo y Machado era, desde hace mu-
cho tiempo, huesped spiritual de esta Cor-
poracion. ~Quien de nosotros no sabe de
su existencia consagrada a las letras y a
la augusta ciencia de la justicia: de su obra
insigne de escritor y maestro de derecho1
L Cuil de nosotros no veia en 1l, no ve en
61, uno de los propulsores de la conciencia
de la patria, uno de sus cimientos mas fir
mes en el orden intellectual? No; ninguno
de nosotros ignoraba a Mariano Aramburo
y Machado, ejemplo vivo de que no todo










42 NESTOR CARBONELL

en Cuba es egoismo y ambici6n y agio y
cohecho; prueba inequivoca de que todavia,
no obstante el desequilibrio moral y mate-
rial que amenaza con echar abajo la nacio-
nalidad, a pesar del pesimismo ambiente,
a despecho de la triunfal glorificaci6n de
la maldad, dentro de una como moviliza-
cion de la basura, a que hemos asistido es-
pantados, hay quienes, a semejanza del in-
mortal adalid desfacedor de sinrazones y
entuertos, aunque se rian de ellos los ven-
teros, aunque los apedreen los patanes, aun-
que los engafien los fariseos, aunque les
embistan los toros, aunque les graznen los
grajos y los cuervos, aunque los desprecien
los arist6cratas, luchan y se afanan por el
mejoramiento social, y en su consecuencia,
van por el mundo con el pufio lleno de
ideales, abri&ndolo sobre heredades de
almas.
Porque Mariano Aramburo y Macha-
do no es de los grandes que han vivido en-
cerrados en su torre de marfil o en su pe-
quefio Vaticano; e1 es de los que, cuando
han tenido necesidad o han creido de su de-










PROSAS ORATORIAS 43

ber decir su pensamiento, han salido a de-
cirlo a favor del viento unas veces y en con-
tra del viento otras, dejando asomar la ca-
ra adusta del escepticismo por entire la apre-
tada prosa, o cubriendola con el manto azul
de la esperanza. Mentalidad de primer or-
den, cultivador apasionado del buen decir,
lo que describe, atrae, subyuga, tanto por el
fondo, no importa el tema, como por la be-
Ileza del ropaje con que sabe vestirlo. Sus
escritos tonifican, nutren el cerebro de sus
lectores de preciosa savia. No soliviantan,
no lastiman nunca, ni aun cuando censu-
ren o rebatan: sus escritos educan, sugie-
ren, convencen. Tal es el intellectual que
desde hoy ocupa, en la Academia Nacional
de Artes y Letras, el sill6n que dej6 vacio,
al marcharse para el paraiso o para el in-
fierno, aquel mi inolvidable camarada que
se llam6 Mario Mufoz-Bustamante. Y yo
pienso, sefiores: si los muertos no mueren
del todo, si les es dable ver, desde el infini-
to silencio, desde la impenetrable sombra
donde moran, lo que pasa en la tierra, icon
que gusto Mario Muiioz-Bustamante vera,










NESTOR CARBONELL


ocupando su puesto aqui, a uno que fue co-
mo 1, de la caballeria del periodismo; que
es, como e1 fu', un inadaptable al medio
conventional; a un hombre limpio de rofia
y de parasitismo, a un hombre que ha sa-
bido mantenerse, entire empujones y coda-
zos, como un arbol de idealidades, como una
fuente de raciocinios, como una casa de se-
renidad, como una trompeta de elocuencia,
como una escuela de amor.
ITriste cosa que tenga que producirse
una baja, un claro en las filas de la Acade-
mia, para que pueda entrar en ella quien
por su talent y cultural debe ser de sus
components! iQuB penoso que tenga que
salir uno para que entire otrol iQuB dolor
pensar que llegara asi un dia en que la Aca-
demia estara compuesta s6lo de herederos,
de sucesores, y que los que ahora estamos
aqui, seremos un recuerdo nada mas en la
memorial de los vivos Ya no esta con noso-
tros aquel poeta nervioso, locuaz, mezcla
de raz6n y de locura; aquel diarista de po-
cas .arnes, porque se las habia consumido
traidora enfermedad; aquel critic fogoso,










PROSAS ORATORIAS 45

de ojos de acero, de palidez acentuada y
energicas lines faciales; aquella alma sen-
tidora y tragica, y hondamente decepcio-
nada, que fu6 Mario Mufoz-Bustamante;
-y al recordarlo, gime el coraz6n... En
su sitial esta desde hoy, un fil6sofo de bon-
dadosa cara de can6nigo, mesurado, razo-
nador, de modest compostura, de impeca-
ble orden; un jurisperito de ancha frente
y voz acompasada, de conciencia llena de
Dios; un noble espiritu que dij6rase se pa-
sea por la vida nostalgico de un convento,
con su austera paz, con sus cuadros misti-
cos, con sus naves solitarias, sus cristos
crucificados, sus patios donde se oye el si-
lencio y la fe canta su himno, su capilla
donde, lejos de bravoneles y holgazanes y
pelanduscas, echarse, como caido de un al-
to suefio, a ilorar lagrimas calladas, o a me-
ditar, mientras un lento, sedante y grave
tafido de campanas repercute por el es-
pacio...
aLas obras de caracter literario publi-
cadas por Aramburot Origen, desarrollo y
decadencia de la tragedia griega, libro de










46 NESTOR CARBONELL

sus mocedades, en el que hace gala de sus
numerosas lectures y de su afiebrada ima-
ginacion, entonces rio que no se detenia ni
retrocedia jams. Personalidad literaria
de dofia Gertrudis G6mez de Avellaneda,
studio de la inmortal poetisa, hija de Ca-
magiiey; paginas donde entire datos curio-
sos y an6cdotas interesantes, examine los
versos, las tragedies, las comedies, las no-
velas, la obra toda de la sin par mujer, pa-
ra fijarle luego ante la posteridad, como
apuntara Manuel Curros Enriquez, lugar,
a la altura de sus propios meritos, donde
pudiera recibir los homenajes de las gene-
raciones, aquella gloria de su patria y or-
nato de su siglo. Impresiones y juicios, pro-
sas donde mejor acaso se revele la perso-
nalidad de Aramburo, con sus conviccio-
nes, con sus amores, con sus antipatias,
con sus suefios de belleza y de verdad, con
sus ternuras y sus asperezas, con su mane-
ra de sentir y de pensar frente a la vida.
Mon6grafos oratorios, recopilaei6n de dis-
cursos, pronunciados en Espana los mas;
los menos, en Cuba. Leyendolos se da uno










PROSAS ORATORIAS


cuenta de que quien los pronunci6 no es
un garrulo voceador de la tribune popula-
chera, sino un orador de cuerpo entero, al
que la elocuencia desbordante no roba cla-
ridad y correcci6n; un orador que conoce los
secrets y resorts de la palabra y sabe po-
ner en ella razonamientos precisos, comen-
tarios serenos y fuerza persuasive. Leyen-
do estos discursos, se comprueba que Aram-
buro no es de los que llegan a la tribune a
pensar lo que van a decir, sino a decir lo
que han pensado. Literature critical, bre-
ves ensayos en los que pone de manifesto,
una vez mis, la superior riqueza de su in-
telecto, ora juzgando el drama Electra, de
Gald6s; ora comentando La poesia de Jose
Santos Chocano, espeso bosque cruzado do
rios caudalosos y habitado por alondras y
ruisefiores.
De un fil6sofo es su libro El arte de
bien vivir, libro cautivador y atrayente y
de un fondo sano, consolador, que fortifi-
ca el alma y apacigua el pensamiento ator-
mentado. j Y sus obras de jurisconsulto?
Studios de las causes que determinan, mo-










NESTOR CARBONELL


difican y extinguen la capacidad civil, es
un grueso volume en el que, despues de
minucioso andlisis de la idea del derecho,
de la personalidad juridica y de la capaci-
dad juridica, deduce el concept de la ca-
pacidad civil, base fundamental del referi-
do tratado. De las causes que influyen o
determinan el ejercicio legal de esta capa-
cidad, hace concienzuda disertaci6n, de
acuerdo con la filosofia y afianzando sus
razonamientos con eruditas citas. Esta obra
le gan6 en Espafia, donde la public, nume-
rosos aplausos de la critical sabia e inves-
tigadora. Doctrinas juridicas, obra publi-
cada en la Habana no hace much, es una
reprensi6n several contra los que, habien-
do podido servir a su pais, modificando, de
acuerdo con los tiempos, sus leyes rutina-
rias, no lo han hecho. Sobre el sufragio uni-
versal, implantado en nuestra Repuiblica,
en concordancia con el sentir de sus pa-
dres y fundadores, diserta ampliamente
Aramburo, hasta venir a parar en la creen-
cia,-err6nea a mi juicio,-de que a la fal-
ta de preparaci6n de la mayoria de los que











PROSAS ORATORIAS 0

ejercen el derecho del voto, se deben, en
gran parte, nuestras caidas; juicio que resa
peto, pero que no comparto, porque creo
que de nuestros males, mas son culpable
los que se han servido y se sirven de las
multitudes, maleandolas, que los pobres
analfabetos o incultos, que s61o piden, en su
resignada ignorancia, que se les conduzea
por el camino del bien. Bases para el 06di-
go civil cubano, otro libro de Aramburo, el
cual constitute una monografia o cuestio-
nario de las reforms que su saber y su ex-
periencia aconsejan como necesarias en la
redacci6n del C6digo Civil cubano. En las
mencionadas bases expone, razonandolas de-
bidamente, las innovaciones que cree mas
perentorias en el referido C6digo. Y la il-
tima, un fasciculo conteniendo el Proyecto
de laudo o voto particular dictado en el ar-
bitraje international promovido por recla-
maci6n de un sibdito espafiol, laudo o voto
que fue un triunfo para e1, ya que el fall
coincidi6, con excepci6n de uno, en todos
sus puntos. Este laudo o voto emitido por
Aramburo, a la saz6n Ministro Plenipoten-











50 NESTOR CARBONELL

ciario de nuestra Repfiblica en Chile, es una
prueba evidence de su respeto a la justicia
y de su amor de hijo apasionado por la na-
cionalidad cubana, amor puesto en duda,
en mas de una ocasion, por quienes acaso
screen que ser patriot es dormir al son del
himno y al amparo de la bandera, y hartar-
se de sabrosos manjares criollos a la som-
bra rumorosa de las palmas...
Periodista, El Nuevo Pais, el Diario
de la Marina, La Discusi6n, La Realidad,
y otros diaries, de los cuales fue redactor,
guardian en sus columns numerosos ar-
ticulos alrededor de la actualidad, que es
unas veces vara magica que despierta ideas,
y otras, piedra de torturas que produce
nauseas y sudores. En la tarea callada e
imperiosa del periodismo, ha sido notable.
Sus trabajos pudieran servir de model,
por la sensatez y moderaci6n en la censu-
ra, por la templanza y seriedad en el aplau-
so, por la carencia de odio y de maldad en
todos los casos. Solo el que se respeta a si
propio, sabe respetar a los demAs. Sl6o el
que tiene fe en si, en su honradez, no se la












SPROSAS ORATORIAS 51

niega, sin pruebas, a los otros. S61o el que
es capaz de grandezas, las aplaude y pre-
gona sin reserves. S61o el que no tiene co-
mo palabra de paso la palabra vendo, pue-
de rechazar con arrogancia a los que tie-
nen la palabra compro. La labor de Aram-
buro como periodista es labor sana, que bien
pudieran imitar los que creen que ser pe-
riodista es callar y decir todo aquello que
le conviene a su interns, o al interest de la
empresa que lo paga; que ser periodista es
tener de aliada la calumnia y no la verdad;
que ser periodista es trazar y seguir una
linea oblicua y no una recta; que ser perio-
dista es vivir adulando a los poderosos y
zahiriendo sin piedad a los que no tienen
mas capital que su virtud, y a los mas ne-
cesitados de compasi6n...
Este. que ha entrado en la Academia
Nacional de Artes y Letras, que acaba de
entrar en nuestra casa, es un grande de ve-
ras: trae contrasefia de m6rito y credencial
de gloria. Es un ateniense reencarnado en
un cubano; un ateniense de la epoca de Pe-
ricles, de aquella epoca en que los ciudada-











At NESTOR CARBONELL

nos mis cultos y mas honrados de Atenas
eran los encargados de persuadir y guiar
al pueblo. El fue compafiero de maestros
pensadores en la direcci6n de las muche-
dumbres, despues de haber sido un disci-
pulo de Platon en los jardines de Acade-
mus. Var6n eminente, es lastima que no
haya tenido medio propicio, en su pais, pa-
ra el desarrollo y expansion de sus activi-
dades educativas. Y es una lastima, porque
hombres como e1, son los llamados a repri-
mir a los pueblos cuando estos se entre-
gan a la licencia y dejan de ser hombres,
y tambien los llamados a avivarles el entu-
siasmo y a despertarles la confianza en si
mismos y en sus destinos, cuando, press
de pesimismos malsanos o instintos insen-
satos, se sienten lobos y culebras. Hombres
como Aramburo serian los mas tiles y me-
jores para predicar dentro de nuestra tur-
bulenta democracia, comida por los gusa-
nos nacidos en sus propias entrafias y ame-
nazada por hambrientos corsarios vecinos,
la necesidad de deponer ante el sagrado do
la patria las ambiciones todas y hacerla









PROSAS ORATORIAS 53

perdurable como el Sol, y como el Sol,-
aunque con manchas,-resplandeciente y
quemante...
Vosotros, sefiores, habeis oldo el dis-
curso, elegant y robusto, que Mariano
Aramburo acaba de leer, cumpliendo asi vi-
gentes disposiciones de los senados acade-
micos. Y estoy seguro de que vosotros, co-
mo yo, estareis todavia bajo la impresi6n
de sus doctrinas en defense de la palabra,
"tan abajo caida y arrastrada por la com-
pleja turbamulta de los seudoescritores
que de ella hacen mercaderia de feria y ar-
ticulo de almoneda". Ciertamente: la pala-
bra ha perdido su grandeza, falseada por
ridiculas caricaturas de hombres, megal6ma-
nos vacios, majestades de papel y ap6sto-
les rinconeros. Por uno que sabe hacer de
la palabra espada de la justicia, escudo de
la libertad y corona de la gloria, hay diez
que la tienen de celestina, o de latigo para
enconar en los pechos las pasiones natura-
les; o de ceniza para marcar en la frente a
los culpables del delito de no pensar como
ellos; o de sahumerio para ir, con el humo









54 NESTOR CARBONELL


de la adulaci6n, oscureciendo el camino de
los que gobiernan y reparten prebendas.
Dice bien Aramburo: "De past del espi-
ritu que era la palabra, se ha trocado en ali-
mento del est6mago, de 6rgano de cultural
en maquina de incivilidad, de motor de
mejoramiento en lazo y trampa de perver-
si6n, de espejo en mascara, de cumbre en
sima, de vergel en pantano". LNo lo esta-
mos viendo a nuestro alrededor? ,No ve-
mos eso en nuestra patria? Salvo excepcio-
nes honrosas, g qub oficio dan a la palabra
los mas, si no es la de pica demoledora que
echa abajo, o cuchara de albafiil que fabri-
ca pedestales? ,Y que derriban con ella?
Casi siempre la virtud callada, la virtud
que no sabe de extender la mano pordiose-
ra; el genio modesto que tiene boca de ham-
bre y mirada de sufrimiento. t Y qu6 ala-
ban y levantan, o ayudan a levantar? Casi
siempre el vicio y sus c6mplices; a la arro-
gancia y a la soberbia; a los egoistas que
no miran de que lado esti el deber, sino de
qu6 lado esta la comodidad y se vive mejor.
.l.as no porque haya quienes desconoz-









PROSAS ORATORIAS 55

can o echen en olvido que el oficio de la pa-
labra, escrita o hablada, no es el de entre-
tenimiento de mercaderes, ni el de ser gus-
to y regalo de engreidos, ni librea de laca-
yos, se debe pensar en aherrojarla, en po-
nerle cortapisas y sordinas. La palabra de-
be ser completamente libre. Sin la libertad
de la palabra, los pueblos no son mas que
aguas estancadas y casi siempre corrom-
pidas; conglomerados humans con el sa-
ble por ley y decretos por principios. La
palabra libre hace atm6sfera en los pue-
blos: suele hacer la sombra; pero hace la
luz. La palabra, ejercitada por hombres de
firmeza de caracter y de inmutabilidad en
las ideas, es una espada, es mas, es un ca-
fi6n. Asi dijo Victor Hugo un dia: "lo que
no pudieron los caiones, lo pudo mi plu-
ma". La palabra, en labios incapaces de la
mentira, es castigo de malas costumbres,
premio de bondades, propulsora de virtudes.
La palabra, en labios amantes de la verdad,
doma pasiones, enfrena sentimientos, es-
teriliza maldades, depura almas, derriba
idolos de barro, eleva hombres. El que es-









6 NESTOR CARBONELL


claviza la palabra es un malvado: la escla-
viza, porque la teme o porque no pudo aco-
modarla a sus conveniencias ni pudo con-
vertirla en juguete de sus caprichos. Los
que ejercen el apostolado de la palabra, ha-
blada o escrita, no deben nunca sujetarla
a bastardas amenazas transitorias. Nada
mas grande que poder uno expresar su pen-
samiento. Hay que decirlo, aunque cueste
la vida: no hay que dejar de decirlo, aun-
que cueste morir. Y cuando no se pueda ha-
blar con entera libertad, lo mejor es callar.
No hablar, cuando se tiene much que de-
cir, es una manera de hablar. IEl silencio
tambien habla en ocasiones!
Cuantos tenemos por ministerio culti-
var la palabra y administrarla, esforcemo-
nos-como ha pedido Aramburo,- "esfor-
cemonos por mantenerla limpia y fuerte en
la boca y en la pluma, para que luzca y
alumbre y mueva, con claridades y vigores
dignos de su divino origen". Con la pala-
bra se puede ayudar eficazmente a recons-
truir el alma national de nuestro pueblo.
IEsforcemonos por lograr esto! Nunca co-









PROSAS ORATORIAS 57

mo en los tiempos en que vivimos, tiempos
de sobresaltos y pesadumbres patri6ticas,
tiempos en que no pasa dia sin que veamos
caer, comida por la podre, la reputacion de
uno de nuestros grandes, ni hora sin que
sepamos de viejos pecados o nuevos yerros
en el manejo de la cosa public; nunca co-
mo en los tiempos que vivimos se hace mis
necesario que los escritores y tribunos y
periodistas, cuantos se dedican al aposto-
lado de la palabra, no importa la categoria,
prediquen con fervor de enamorados el
amor a la patria, sentimiento que santifica
y diviniza, amor que despierta aun en los
pechos mas oscuros el heroismo que sabe
alcanzar la gloria y la inmortalidad. Si, es
necesario, en estos tiempos en que la na-
ci6n amenaza ruina, resquebrajada en sus
cimientos por las disensiones, por la falta
de respeto mutuo, por el egoismo que se ha
apoderado de sus hijos, por la preponde-
rancia que ha logrado la pasion de la ri-
queza sobre la pasi6n del deber, la predica
constant del patriotism en este pedazo
de tierra, en esta isla maravillosa, enclava-









58 NESTOR CARBONELL


da en el crucero del mundo, centinela del
golfo que arrullan las olas de la mar, jar-
din encantado y triste donde si es cierto
que hubo quienes por su libertad y dere-
chos escribieran con sangre p6ginas mis
bellas que las de Homero, tambien es cier-
to, desgraciadamente, que hay en la actua-
lidad quienes viven dafiandole las races,
deseosos acaso de convertirla en misera co-
lonia,-en un cuartel de policia yanqui, o
en una finca azucarera...
Escritores y oradores tienen que ayu-
dar a reconstruir la patria. La pobre pa-
tria se nos esta cayendo a pedazos. Como
Renan, mirandola, yo podria decir: mi qui-
mera esta destruida para siempre. Porque
esta no es la patria que en mis suefios de
nifo vislumbre desde-el arenal que fue re-
fugio de mis primeros afios, ni la que, hom-
bre ya, contribui a former con mis propias
manos; esta no es la patria de amor y de
concordia, de democracia verdadera, sin
privilegios, ni fueros, ni regalias, ni inmu-
nidades; la patria de amor y de orden, la
patria grande por el valer de cada uno de









PROSAS ORATORIAS


sus hijos, que en mi imaginaci6n concibie-
ra; esto, dij6rase un caldo de cultivo don-
de da horror mirar con el microscopic, di-
jerase un pedazo de humanidad reprimi-
do por la falta de fe y enfermo por el vicio.
Porque Cuba no esta hoy a la altura de su
situation geografica y su misi6n en el mun-
do. La locura o criminal inconsciencia de
muchos de sus hijos, la ha conducido, en su
condicion de pueblo, a la decadencia pre-
matura. Y hay que salvarla, hombres de
pensamiento, de tribune y de peri6dico; hay
que salvarla, forjando un alma cubana nue-
va; arando con el arado de la fe en las na-
turalezas j6venes, y en aquellas que no ha-
yan perdido todavia su vigor. jEs necesa-
rio! Pongamos en los nifios de hoy, en los
ciudadanos del mafana, la esperanza. En
ellos la pongo yo, mirando, entristocido, co-
mo la patria se viene abajo sin estrepito,
como cosa de poco mas o menos, sin ruido
y sin gloria, no como debiera, el dia aciago
en que los hados dictaran su caida,-como
un sol que se pone entire resplandores ful-
gurantes, o como un monte que se viene


L -------- ------~-- ---_I_









10 NESTOR CARBONELL


abajo, desarraigados los Arboles por crina-
dos vendavales-, sino como una hoja seca,
como un pajaro aterido de frio, como un
mufieco de fango bajo la presi6n de un Her-
cules formidable...
Porque, jque es Cuba hoy? Tristeza
da decirlo, pero la palabra debe reflejar lo
que se piensa. Cuba es hoy un conglomera-
do de gente donde el oro oculta enormes pe-
cados y la falta de 61 no deja ver grandes
virtudes; donde los actos buenos en pro de
la comunidad, no es lo que da valor a un
hombre ante sus conciudadanos, sino el
puesto que desempefia, aunque haya subi-
do a 61 como la hoja elevada por el viento.
Cuba es hoy un pueblo miserrimo, y no por
la crisis material que le envuelve, sino por-
que sus hijos estin perdiendo las esperan-
zas. Pero esto, yo bien lo se, y lo creo, esto
es cosa que pasara. Es la pesadilla de un
enfermo, una hora aciaga que pasara, por-
que Cuba no es una aldea ni los cubanos
hordas semibarbaras. A tiempo sabremos
detenernos ante los peligros o afrontarlos
resueltos. Periodistas, higase de la pala-











PROBAS ORATORIAS !1

bra, picota piblica para los que trafican
con la honra ajena y con la de la Repiblica.
Demuestrese que ser periodista no es an-
dar armado en corso, queriendo imponer a
los demas su criterio. Que ser periodista es
ser sacerdote de la verdad y la justicia. El
periodista debe tener del medico generoso,
que cura con sus manos a los mismos que
en los arrebatos de fiebre o de vesania se
las muerden. Debe ser incansable en la per-
secuci6n del bien, y en no dejar sin voz el
derecho ni la libertad, ni aun cuando, co-
mo ya ha pasado desgraciadamente en
nuestra tierra, derecho y libertad vayan
a la carcel o sean fusilados por la espalda...
La palabra todavia tiene oficio y vir-
tud suficiente, si quien la dice es hontbre
honrado y no un declamador traficante en
la political partidarista. Todavia la palabra
tiene oficio y puede ganar batallas. S61o
donde reina el despotismo es inutil la pa-
labra de un hombre honrado. Entre noso-
tros actualmente parece florecer la liber-
tad. La palabra tiene, pues, campo abierto
donde desempefiar papel important en fa-











62 NESTOR CARBONELL

vor de ideas grandes y gloriosas. Presten-
se los soldados de la inteligencia y la cultu-
ra a buscar soluciones a los males que hoy
nos amenazan, que si al cabo se triunfa-
icomo se ha de triunfar!-el recuerdo gra-
to sera el de aquellos que pusieron sus ma-
nos en la tarea de buscar caminos salvado-
res a la patria o le acallaron siquiera len-
guas que la infamaban. iDe diversas mane-
ras se sirve a la patria en sus horas de cri-
sis y dolor! Se la sirve ofrendandole la vi-
da, y se la sirve tambien evitandole una
caida en el fango, y evitandole una ver-
giienza. Digase, no se canse de decir por
quien lo sepa decir bellamente y de buena
fe, lo que es verdad: que Cuba es libre por
el esfuerzo de sus hijos, por el heroismo de
sus hijos, por el martirio de sus hijos; por-
que, supieron luchar sin paga y sin almo-
hada, porque supieron morir sin miedo y
matar con valor. Digase una y otra vez que
Cuba serA siempre libre e independiente,
o dejara de ser. Preg6nese que no hay oro
bastante para comprar a los cubanos su
derecho a ser ciudadanos de un pueblo sin











PROSAS ORATORIAS 6i


amo. Preg6nese que no consentiremos que
se nos avasalle. La patria es patrimonio de
todos, y nadie tiene el derecho de apro-
piarsela ni de apropiarse sus dolorcs ni
sus alegrias, ni de hablar en nombre de ella.
Digase y preg6nese esto. Y si alguno la ve
con las manos atadas, trate de quitarle las
ligaduras y no de echarle al cuello un do-
gal. Preg6nese la necesidad de volar el
puente si el invasor quisiera pasar por el.
Preg6nese que es una vileza, una cobardia
echar el puente para que el invasor pase.
Lo de Fenel6n es un hecho: "todo depend
del pueblo, y el pueblo depend de la pala-
bra". Hablese, escribase; digasele al pue-
blo la verdad. Pero digasele con alma en-
tera de hombre, que el pueblo sabra respon-
der. Sea la palabra medicine, y el vicio, la
explotacion, el agio, las afiagazas y mafias
infames desapareceran, y Cuba se hara
fuerte en su penuria, grande en su peque-
fiez, respectable en su martirio...




















NESTOR LEONELO CARBONELL


Discurso pronunciado el 20 de febrero de
1924, en el paraninfo de la Academia
de Ciencias de la Habana, en la velada
que en memorial de Nestor L. Carbo-
nell organizaron sus hijos.

Sefioras y sefiores:

Sin que la ensefia national luciera a
media asta en los centros oficiales, ni las
campanas de las iglesias doblaran plafiide-
ras; sin que los fusiles del Ejercito, con es-
tridentes descargas atronaran el espacio,
ni el clarin sonoro dejara ofr sus agu-
das notas imponiendo silencio, hace tres










66 NESTOR CARBONELL

meses baj6 a la tumba, como si ascendiera
a la gloria, un hombre sencillo al que no
abandon jams la fe en si mismo y en su
destiny; un poeta, un escritor, un periodis-
ta, un maestro, un padre ejemplar, un gran
ciudadano, en fin, que gan6 a pura virtud
y a puro sacrificio, portada ancha por don-
de salir del mundo y escalera fire para
subir a la Inmortalidad, cumbre divina a
cuyas estribaciones suelen llegar algunos
de rodillas y con las manos maculadas por
todas las mugres de la crapula.
Sin ruido ni pompas vanas, rodeado
uinicamente de sus hijos, deudos y amigos,
-numerosos por suerte,- asi entr6 a hos-
pedarse en la morada eterna Nestor Leo-
nelo Carbonell, cubano sin tacha y sin mie-
do, para quien la patria no fue nunca pe-
destal, sino devoci6n y amargura; cubano
generoso que pele6 al lado de Cespedes y
organize y doctrine al lado de Marti; cu-
bano austero que supo, a traves de todas
las visicitudes de su pais, presa en mas de
una ocasi6n de egoistas y malvados, man-
tenerse limpio como un niio en la cuna;











PROSAS ORATORIAS 67

cubano previsor que no se cans6 de predi-
car una political hermana de la Etica y no
de la Aritm6tica, una political de ideales y
no de apetitos; cubano munifico, sincere
en los afectos y galante en el trato, que pa-
s6 por la vida, sembrada de asechanzas y
tortuosidades,- ipor esta vida donde son
mas las espinas que las rosas!-con la sana
alegria del que ama y es amado y del quo
hace el bien por el placer de hacerlo.
Para rendir tribute a la memorial ve-
neranda de ese var6n ilustre, nos reunimos
aqui hoy, como en temple religioso, bajo la
b6veda profana de este recinto, teniendo
por altar la bandera de la estrella sola, por
cirios los ojos de las mujeres, nunca mis
bellos que cuando las lagrimas los empa-
fian; por miisica de 6rgano, notas de piano
gemidor; por incienso, perfume de flores
frescas; por oraciones, suspiros melanc6li-
cos; por crucifijo, su dulce imagen, fielmen-
te reproducida en el lienzo por la mano del
artist; por sacerdotes oficiantes, sus hi-
jos, desolados desde que e1 no vive, desde
que 61 remont6 el vuelo hacia ignoradas











68 NESTOR CARBONELL

regions, desde que e1 dej6 de ser pastor
de sus almas, luz de sus pensamientos, me-
dico de sus males, capellan de sus casas,
centinela de sus jardines, manantial de
agua purisima para sus labios sedientos;
refugio milagroso de sus corazones cuando
la maldad los perseguia; piloto de una nave
sin remos ni velas, en la cual paseaban le-
jos de las arteras mezquindades, por un
mar infinite de ternuras.
Podri la pequefiez humana, apegada
al formulismo y la rutina, censurar, a vo-
ces o en secret, el que seamos nosotros los
patrocinadores de este acto. Esa censura
no nos hara mella. ,No vivimos nosotros,
desde hace algunos afios, consagrados a la
area de poner de relieve, de poner donde
se les yea y se les conozca, a cuantos en
el servicio de Cuba se hicieron dignos de
loa Y si eso hemos hecho y hacemos con
los extrafios, 1por que habiamos de dejar
en la oscuridad, por la sola culpa de ha-
bernos dado la existencia, a quien tiene va-
limiento bastante para pasar sin quemar-
se por entire las candilejas de la Historia?










PROSAS ORATORIAS 89

Luego, no esta la grandeza en subir, sino
en haberse hecho digno de subir. No esta
el premio en ser alabado por este o por
aquel, sino en merecer la alabanza. Es ini-
til que se decreten exequias regias en ho-
nor de un zascandil, o que se le levanten a
un villano estatuas de marmol. Y el que
de veras valia vivo, aunque muerto repose
en sitio solitario, tendra siempre sobre la
tumba ofrendas piadosas y luminarias en-
cendidas en el sagrario del recuerdo.
Guardese el hijo infeliz de un padre
tonto o brib6n, de quererlo poner por en-
cima de las montafias o de coronarlo de ra-
yos de sol. Pero no deje el hijo de padre cu-
ya vida puede servir de emulacion, de pre-
gonarlo y ponerlo donde todo el mundo lo
vea y lo respete y lo ame. Triste cosa seria,
infame seria que los hijos recogieran las
cenizas del padre glorioso para llevarlas al
mercado a venderlas; vituperable seria que
hicieran de su nombre respetado manto
para encubrir sus impudicias, o torre don-
de subirse, rebosantes de vanidad, a tirar-
le piedras a los desdichados. Pero no hace-










NESTOR CARBONELL


mos eso nosotros: nosotros rendimos home-
naje a nuestro padre, sin otro interns que
el de la justicia misma, haciendo que pese
menos sobre su cuerpo la tierra seca y du-
ra, por la que pas6 sin ver reflejarse en su
conciencia ni una sola mancha, sin que en
su pecho rugiera la tempestad de los remor-
dimientos, sin sentirse perseguido, ni un
instant, por las furias vengadoras.
Fue Nestor Leonelo Carbonell-y al
decir fue, sangra el coraz6n-un hombre
meritisimo. Su vida diriase un sendero sin
recovecos ni sombras. Nacido en casa rica,
en una de las primeras ciudades fundadas
en la isla, pas6 la infancia entire los mimos
y caricias de una madre sofiadora y un pa-
dre honrado. Nifio, aprendi6 lo rudimen-
tario. Mozo, supo de letras, y penetr6 con
sus veinte afios, armado de sano juicio, en
los veinte siglos que tenia el mundo. Lleg6
a hombre sin saber gran cosa de filosofias
y metafisicas, pero sabiendo interpreter la
voz del viento entire el follaje y el titilar
magnifico de las estrellas en el silencio de
la noche. Lleg6 a hombre siendolo: libre de










PROSAS ORATORIAS i 71

escepticismos y de egolatrias: tolerante,
amoroso, bueno, just. Lleg6 a hombre ves-
tido de esclavo, porque todo cubano lo era
en esae'poca, pero con alma de senior.
Preparando los animos para la lucha
por venir, en contact con los conspirado-
res de la Habana, le sorprendi6 el grito sa-
crosanto de libertad o muerte lanzado
el diez de octubre de 1868. En el hogar,
aparte el carifno, parecian retenerlo, exha-
lando sus perfumes, los azahares todavia
frescos de sus bodas. Mas lo primero es la
patria. S61o el cobarde, s61o el egoista se
prefiere a la patria, y no acude a su llama-
miento. Exaltado, Ilena el alma de viriles
arrests, congrega en la hacienda de sus
mayores, a hermanos, camaradas y conve-
cinos; les habla con ardorosa entonaci6n
del deber patri6tico en que ha venido ins-
truyendolos, y aclamado, levanta la bande-
ra de la redenci6n y march, a la cabeza de
centenares de reclutas, a combatir a los im-
penitentes defensores del iultimo baluarte
de Espafia en America. March, abando-
nando las dulzuras del amor y embrazando










$ NESTOR CARBONELL


el escudo del rebelde, a pelear, sin paga y
sin armas, por la honra y derechos de su
pueblo.
Veintid6s afios contaba (entonces: te-
nia el bozo en flor y el alma en primavera.
Al mando e1 de las fuerzas, junto con sus
hermanos Juan y Gaspar, logran, a las po-
cas horas de haberse pronunciado, la pri-
mera victoria al grito de jviva Cuba librel
en San Antonio Abad del Jibaro. Siguieron
luego rumbo a Oriente, ansiosos de conocer
al caudillo iniciador de la epopeya. En el
camino se encontraron a su maestro, ya in-
vestido de autoridad, al general Honorato
del Castillo, quien al saberlos ungidos por
el humo del combat y aureolados por las
palmas del triunfo, los present orgullo-
so a sus ogiciales, en estos terminos: "Es-
tos son mis discipulos",-palabras que fue-
ron para aquellos mozalbetes, como el es-
paldarazo que los armaba caballeros an-
dantes de la santa caballeria de la Libertad.
Ya en el cuartel de Peralejo, al que Ile-
g6 por indicaci6n del propio Honorato del
Castillo, fue nombrado teniente, al igual










PROSAS ORATORIAS 7$

que sus hermanos, y pas6 a prestar servi-
cios en el Batall6n primero de linea, que a
la saz6n organizaba el coronel Pedro Recio
Agramonte, tomando parte a los pocos dias
en el desdichado asalto a las Tunas de Ba-
yamo, bajo el supremo mando del genera-
lisimo Manuel de Quesada, acci6n en la
que vi6 caer herido en el pecho, para espi-
rar mas tarde, entire horribles tormentos,
al mis joven de sus hermanos, al valiente
Gaspar, terco adalid desaparecido a des-
tiempo del scenario tragico de la contien-
da. Tan rudo golpe lo llen6 de tristeza, le
abri6 los ojos sobre las feas realidades de
la guerra; pero no lo desanim6 ni lo hizo
volver atrAs en el camino emprendido. En
le ceja de un monte dej6, con algo de si
mismo, aquel cuerpo amado y roto, conti-
nuando la lucha, bafiadas las pupilas de
melancolia, orlado el pensamiento de do-
lor. Ah! cuantas ilusiones no le arrastro
en su v6rtice al hundirse, aquel mancebo
de cabellos rubios y ojos relampaguean-
tes...
Fue entonces cuando conoci6 a Cespe-










NESTOR CARBONELL


des, imponente, y no por la estatura, de
chamarreta blanca y verbo arrebatado; a
Aguilera alto y barbudo y con los ojos lle-
nos de piedad; a Ignacio Agramonte, ama-
blemente grave y resplandeciente de mo-
destia; a Manuel de Quesada, pulcro y ga-
llardo, ordenando mas que obedeciendo; a
Salvador Cisneros, olvidado de su marque-
sado, mal sujeto en la silla de montar; a
Miguel Jer6nimo Gutierrez, de languida
mirada, franca y leal, y de habla de seda,
como su poesia. PFui entonces que vi6 de
cerca la plana mayor de la revoluci6n, que
conoci6 a casi todos los que el diez de abril
de 1869, supieron, dando al olvido recelos,
negaciones, rencillas, intereses, desdenes y
dudas, proclamar en el pueblo libre de Guai-
maro, la republica util y pacifica, cordial
y democratic, sin fueros ni privilegios, con
una sola alma y un s61o pensamiento.
Despues del combat de las Tunas, he-
rida el alma en lo mas hondo, pidi6 trasla-
do para las Villas, a lo que accedio el gene-
ralisimo Manuel de Quesada, quien le con-
firi6 el grado de capitan, ordenindole lo










PROSAS ORATORIAS


acompafiara, de paso para su provincia, a
reducir una insubordinacion military. Incor-
porado mas tarde a las huestes de Jose Pa-
yan, asisti6 al lado de este bravo jefe, a los
combates de San Jose, Atollaosa, Melonci-
tos, Guasimal, Santa Elena, Paso de Cata-
fio, Santa Teresa, San Agustin y muchos
mas. Y, cuando Payan abandon el campo
de la lucha, acosado por las malditas discor-
dias intestines, err6 por los campos, rin-
diendo comisiones importantes unas veces,
incorporado a fuerzas mayores, otras, y ya
por iltimo, pr6ximo a cumplir una decada
de vida rebelde, acompafiado solamente por
diecisiete camaradas, todos como e1 casi
moribundos y desarmados, viendo apagar-
se por moments la hoguera que el patrio-
tismo encendi6, extinguida luego, mas que
por el empuje del enemigo, por las fatali-
dades del destino y por los yerros de los
hombres, en insostenible situaci6n, cer-
cado un dia por el enemigo, celebr6 pac-
to honroso, y volvio al seno de los suyos,
hasta que denunciado a poco como conspi-
rador, fue encausado y sentenciado a muer-










Wd NESTOR CARBONELL

te y mas tarde a destierro, salvAndose en-
tonces milagrosamente de morir en el ca-
dalso o en horrendo cautiverio...
Firmada la paz en el Zanj6n triste y
celebre, recorri6 algunos pueblos de la is-
la en busca de trabajo honrado y vida de-
corosa, consiguiendo al cabo instalarse en
la Habana, ya de official en el bufete de
abogado amigo, ya de maestro de ensefian-
za superior, ya de administrator de un in-
genio cercano. Cuentan algunos muchachos
de aquella epoca, hombres ahora encane-
cidos, que era su conversaci6n de entonces,
toda acerca de la guerra, de la pureza del
sacrificio y de la necesidad de renovarlo:
que 1l no fue jams de los heroes de la
epopeya, asustados o arrepentidos de su
pasado de gloria. Horas de intense pesa-
dumbre vivio luego, sintiendose hombre y
sin sus prerrogativas, por lo que decidi6
abandonar el suelo de la patria, la isla ab-
yecta y sin ventura, para ir a plantar su
tienda de emigrado en Cayo Hueso, el pe-
fi6n vecino que fue, para los cubanos, asilo
seguro y bueno donde el aire mismo pare-










PROSAS ORATORIAS TI

cia cargado de los perfumes de la propia
tierra.
En Cayo Hueso fue maestro, fue pe-
riodista: ayud6 a hacer hombres y a for-
jarles el pensamiento. De alli pas6 a Tam-
pa, al comenzar a levantarse la que es hoy
rica y floreciente ciudad floridana, Su
odisea en aquellos primeros dias de esa
Tampa querida, cuna y tumba de series muy
amados, fue aspera y angustiosa. Pero lo-
gr6 abrirse paso. El m6rito verdadero, tar-
de o temprano, tiene su recompensa. Lleg6
cargado de familiar y con la bolsa vacia, y
a poco se hallaba al frente del mejor cole-
gio cubano que hubo alli en todas las epo-
cas; habia fundado una sociedad de recreo
e instrucci6n, el Liceo Cubano; presidia
el club politico revolucionario Ignacio
Agramonte, a la vez que era redactor de
la Revista de Florida, semanario que diri-
gia Ram6n Rivero y Rivero, y mandaba co-
rrespondencias a El Porvenir de New York,
que dirigia Enrique Trujillo, ambos, Rive-
ro y Trujillo, ya tambi6n desaparecidos del
mundo de los vivos.











78 NESTOR CARBONELL

Fue el Club Ignacio Agramonte,
fundado y presidido por Nestor Leonelo
Carbonell, el que llam6 a Tampa a Marti
para que tomara participaci6n en una ve-
lada literaria en apariencia, pero en rea-
lidad de alta tracendencia political. Y
fue de aquella velada, que brind6 a
Marti la oportunidad de conocer tanta
alma pujante, brava y fundadora, ni
cansada ni floja, que naci6 en el ce-
rebro del iluminado, la idea feliz de dar
organizaci6n, una y fire, a las distintas
agrupaciones dispersas por el mundo. Fu6
de aquel como jubileo de ideales y corazo-
nes, que surgi6 la formula salvadora de las
aspiraciones todas. Lo que de Tampa arran-
c6 Marti en esa ocasi6n di6 fruto 6ptimo:
la fundaci6n del Partido Revolucionario
Cubano y con 61 la preparaci6n de la gue-
rra misma que el 24 de febrero de 1895 di6
comienzo en Baire, para terminal mis tar-
de, con la ayuda de los Estados Unidos, en
los campos de San Juan y sobre las trin-
cheras del Caney.
(Asombrosa actividad la desplegada










PROSAS ORATORIAS 79

por 1e en los dias primeros que siguieron a
la organizaci6n del Partido Revoluciona-
rio Cubano, cuyo Cuerpo de Consejo pre-
sidi6, en su afin de ayudar al Ap6stol a
darle caracter y pujanza y afianzamiento!
En el hogar, en la escuela, en el club, don-
dequiera que actuara, era predica constan-
te de fervoroso patriotism. Pfiblicamente,
en la prensa y la tribune, su pensamiento,
evocador de los dias grandes del sacrificio,
Ilevaba a los Animos la esperanza, hacien-
do vislumbrar en el horizonte la tierra
emancipada. Jamas, durante los tres afios
que dur6 la propaganda revolucionaria, ca-
y6 en flaquezas ni en desmayos. La fe del
Maestro y en el Maestro lo posey6 desde el
primer moment. Y cuando el suspirado dia
lleg6, cuando de nuevo volvi6 el cubano
rebelde a pelear contra sus antiguos due-
fios, en la imposibilidad de marchar a la
manigua a empuiar las armas con su bra-
zo veteran, no ces6 un instant de contri-
buir con la predica y con el esfuerzo pecu-
niario, al triunfo definitive de la santa
causa.










80 NESTOR CARBONELL

En Tampa, en aquel nidal de cubanos
revolucionarios, acaso el mas numeroso de
cuantos se constituyeron, fu6 durante la
contienda ultima por las libertades patrias,
propulsor de fe y de amor. "Padre del pue-
blo" lo llam6 el propio Marti. Nadie se le
acercaba descreido que no saliera creyen-
do; nadie cansado, que no saliera inyecta-
do de nuevo vigor; nadie timorato o flojo,
que no saliera rico de fuerzas espirituales.
Faro de idealidades y patriotism, profe-
sor de energies, eso fue e1 en la emigraci6n
de Tampa. Sin cargo official alguno en ese
cntonces dentro del Partido Revoluciona-
rio Cubano, era, sin embargo, en su peque-
fia libreria-centro constant de conspira-
ci6n- catedra perp6tua de separatismo, re-
fugio consolador de todos los compatriotas,
lo mismo del que acababa de llegar espo-
leado por el hambre o por el miedo, que
del que habia echado canas comiendo el pan
del exilio, lejos del cielo azul de la patria,
contando los dias y las noches con- voz hen-
chida de nostalgias.
Cuando lleg6 el dia anhelado de la vie-











PROSAS ORATORIAS 81

toria, aunque no como lo sofiara, por el es-
fuerzo uinico de los cubanos, Carbonell, des-
de ese dia mismo, dej6 de predicar la gue-
rra para afianzar la paz; dej6 de ser el es-
critor de pluma acerada y mente encendi-
da por la pasi6n, el periodista inflamado
que no sabia dar euartel al enemigo, para
convertirse, previsor y generoso, en un
predicador incansable y sincere de perdoni
y olvido. De las primeras voces de concor-
dia que se escucharon, firmada la paz, fue
su voz. Todavia en la emigraci6n, buscan-
do la manera de volver a la patria libre de
tiranos, comenz6 a laborar por la concor-
dia. Muchas paginas de peri6dicos perte-
necientes a aquellos tiempos, guardian des-
perdigados, los trabajos en que, indulgen-
te, sefial6 la necesidad de una verdadera
political de atracci6n, de acallamiento de
odios y recelos.
A su regreso a Cuba, a Cuba no en po-
der de sus hijos, sino en manos de los ame-
ricanos interventores, se sinti6 triste, ape-
sadumbrado, como extranjero en su propia
tierra. Sufri6 callado, y sin perder la espe-










$2 NESTOR CARBONELL


ranza aristocracia del alma. Sufri6 en-
tonces los reveses de la suerte: pas6 mise-
ria en Cuba libre, pero sin tender la mano
pediguefia ni ponerla donde no se la pue-
de poner con honor. Vi6 luego la Republi-
ca instaurada, la Repuiblica, su suefio dora-
do, su aspiraci6n supreme: vi6 la bandera
amada en el Morro, vi6 formarse un go-
bierno de cubanos y se sintio morir de di-
cha. Pero vi6 luego que la Repfiblica era
olvidadiza con sus mejores hijos y servi-
dores; se vi6 el mismo preterido una y mil
veces, desconocidos sus meritos y servicios,
y esto lo amarg6; pero no le hizo abjurar
de la Republica y much menos pretender
derribarla. Su divisa era la nacionalidad
por encima de todo: por encima de aspira-
ciones de partidos y de intereses perso-
nales.
El haber servido a la patria en su hora
de sangre y de martirio, no excluye, sino
que obliga a continuar sirviendola mien-
tras dure la vida. Los que hicieron 'la Re-
pfiblica, los que la fundaron a puro esfuer-
zo y sacrificio, los que amasaron con sus










PROSAS ORATORIAS


manos los sillares donde descansa, estan
en la obligaci6n de velar por ella a trav6s
de todas las peripecias. Asi lo pens6, y de
acuerdo con este pensamiento actu6 siem-
pre Nestor Leonelo Carbonell, cubano pa-
ra quien Cuba no era s61o la isla maravi-
Ilosa que seduce y enamora; cubano para
quien Cuba fue tambien tierra de amores,
paraiso de ensuefios, patria mas amada
mientras mas desdichada, madre santa cu-
yos dolores eran como propios. Asi, por
sentir asi, acaso si su alma de viejo pala-
din, se fue del mundo, 61 tan lleno de ilu-
siones siempre, despojado de las filtimas
concebidas, de ver a su pueblo libre aga-
rrado al fondo del mar con races de hierro
y al coraz6n de sus hijos con manos de
piedad.
Nestor Leonelo Carbonell, el que asi
honr6 a la patria sirviendola en sus dias
de sacrificio, en la discipline de las armas
y en la del apostolado, y llevando su gloria
en los labios para pregonarla con belleza
atractiva, era tambien poetico cantor de
sus campifas, las cuales tomaban calories










84 NESTOR CARBONELL

de vida bajo la caricia de su pluma de e-
critor. Poseedor de un estilo en el que bro-
taban imagenes de una plasticidad emocio-
nal, abarcadoras de los colors todos del
Iris, cuando hablaba de la Naturaleza se
agigantaba su vision y lograba plasmarla
con las tonalidades precisas con que pu-
diera vaciarla en el lienzo un pintor im-
presionista. Si hubiera necesidad de afiliar-
lo a alguna escuela literaria, -observ6 uno
de sus apologistas-, lo afiliaria a una que
tiene todavia adoradores, pues su pluma
quiere envolver al lector con el perfume de
los campos, adormecerlo con el quejido me-
lanc6lico de la palmer y enervarlo con el
vaho de la ardiente selva tropical.
Poeta, lo fu6 de la galanteria, de la
amistad y del amor. Fue poeta sencillo. Sus
versos son juguetes de la mente: espumas
de lago, rayos de sol, jaulas de suspiros, en
ocasiones de lagrimas, casi siempre de
besos...
Panfletario, esgrimi6 el flagelo con
singular virilidad por Cuba y para Cuba.
Su verbo era un ariete, y caudalosa e infa-










PROSAS ORATORIAS 85

tigable su producci6n. En Tampa se escri-
bia La Contienda, desde el fondo hasta las
gacetillas, y colaboraba en Patria, 6rgano
del Partido Revolucionario, y en otros mu-
chos peri6dicos del Norte y de Centro Ame-
rica, tocando a diario, con vision que no
desnaturalizaba la agresividad desconcer-
tante de su espiritu, los problems de su
pueblo en abierta lucha contra la domina-
ci6n colonial. Era catapulta en la polemica
y mas se crecia mientras mas arreciaba la
tormenta. Labor ruda, ajustada a las ne-
cesidades de una hora en que no pudo ni
debi6 emplear modalidad distinta a la que
us6, sus trabajos politicos del lapso abar-
cado por la conspiraci6n y por la guerra,
pasaron junto con los motives que los de-
terminaron, no asi sus episodios de la ma-
nigua, cintas interesantisimas plenas de vi-
gor y colorido, trazadas con precision, sus
ligeros ensayos literarios, vaciados en mol-
des de filosofia experimental, y sus traba-
jos politicos de la paz, enunciadores de un
espiritu apto para orientar a un pueblo en
sus funciones civicas.











NESTOR CARBONELL


Ensefiar fue su divisa: ensefiar con el
ejemplo, ensefiar en la escuela, ensefiar en
el peri6dico. Sus campaias pfiblicas duran-
te el period de la primera intervenci6n
norteamericana son las de un conocedor
profundo de las necesidades de su pais, y
sus escritos, pugnando generosamente por
la concordia entire todos los cubanos, reve-
lan no tan s61o la clara vision del que com-
prende que a la hora de reconstruir lo de-
vastado por la guerra es de todo punto ino-
portuno el perpetuar divisions, sino la no-
bleza del que apenas conquistado el ideal,
por el que luch6 tesoneramente sin dar re-
poso al enemigo, le abre los brazos generosos
por sobre los rescoldos del pasado. Comen-
tando su labor de entonces, realizada ge-
neralmente desde las columns de La Lu-
cha, en el an6nimo a veces y a veces con su
firm, escribi6 uno de nuestros mas ilustres
escritores, Mario Mufioz-Bustamante, desa-
parecido en plena gloria: "Carbonell de-
fendiendo con las armas en la mano 1 j fue-
ros de Cuba Libre; l1amando al inmortal
Jos..Marti para que estimulara en 'lampa










PROSAS ORATORIAS 87

el ideal revolucionario; combatiendo en la
prensa por inculcarles la independencia a
gentes estultas que no entendian mas ra-
razonamiento ni mas 16gica que las tristes
pero elocuentes disertaciones del plomo y
la p61vora, no era, seguin mi modo de ver
las cosas, mas grande que hoy, al seguir
predicando en plana paz la doctrine del
Maestro".
Porque era precisamente la doctrine
del Maestro la que predicaba cuando decia:
"Tenemos el deber de crear, propendiendo
por todos los medios que esten a nicstro
alcance a que sea una realidad la recons-
trucci6n moral y material de nuestro pais,
y para lograrlo, el primer paso que debe-
mos dar es abrir con nuestro concurso ge-
neroso las sendas bienhechoras del traba-
jo: la patria ha de ser trabajadora para
que pueda ser grande". Es la doctrine del
Maestro la que pregonaba cuando a la hora
de edificar, contando para ello con todas
las manos, exclamaba, refiriendose a los
enemigos de la vispera: "ellos pecaron,
pero no es hora de que hablemos de peca-










SS NESTOR CARBONELL

dos, y menos, much menos, de tantos pe-
cadores. Somos los triunfadores, y esto s6-
lo debe bastarnos para que abramos con
amor entrafiable nuestros brazos y nues-
tros corazones. Que vengan a hacer patria
con nosotros todos los cubanos y todos los
hombres que amen en ella a la justicia. No
avergoncemos a nadie, ni le echemos en
la cara soplos de dolor ni sombras de faltas
y de crimenes". Es la doctrine del Maestro
la que proclamaba cuando diferenciando la
prensa del libelo exponia: "me opongo a
la libertad de la injuria, de la inmoralidad
y la calumnia". Es la doctrine del Maestro
la que vibraba en sus labios cuando afir-
maba: "el hogar es garantia del hombre
ante la sociedad, la aspiraci6n supreme de
su vida. Sin hogar no hay familiar, sociedad,
ni patria; la honradez es el galard6n mas
bello de los hombres; para ser buen politi-
to es menester no prescindir jams de la
virtud, que es la luz que barre la sombra
y conmueve el alma agradecida de las mu-
chedumbres".
Ciudadano, la Repuiblica no lo vi6 ja-










FROSAS ORATORIAS 89

mis predicando que toda escalera es buena
para subir, ni lo vi6 jams triunfante en lag
luchas donde toda vileza tiene premio y to-
da gallardia castigo; ni lo contempl6 cam-
biando la tunica de Clodio por el manto do
Cesar, ni el libro de la ley por la espada de
la fuerza. La Repiblica lo vi6 siempre pre-
dicando que hay mas valor en callar lo im-
prudente y sujetar lo excesivo, que en de-
cir palabras turbadoras y ejercitar actos de
momentaneo impulsivismo. Lo vi6 siempro
pregonando que son mas de temer en los
pueblos los trAnsfugas de la libertad que
sus enemigos de toda la vida. Lo contempl6
siempre piadoso con sus compatriotas, pi-
diendo que de los errors pasados no se hi-
cieran catedrales perpetuadoras de odios
y rencores, sino unicamente- sefiales, testi-
monios de recuerdos penosos. Lo vi6 siem-
pre optimista, mostrando que por las mu-
taciones de la vida puede el hombre de hoy
superar al de ayer y el de mariana superar
al de hoy. Lo vi6 siempre predicando que
la acci6n de la fuerza no es nunca superior
a la acci6n de la inteligencia y la raz6n; que










90 NESTOR CARBONELL

nada hay como un gran character vestido de
infinita bondad ni como una verdad amar-
ga, vcstida de azul y de rosa.
Sin que el mar se encrespara y echara
sobre la tierra la furia de sus olas alboro-
tadas; sin que los astros se apagaran en el
firmamento sembrando de tinieblas el es-
pacio, Nestor Leonelo Carbonell, aquel vic-
jo niflo que en las veladas del hogar y en
las sobremesas largas, contaba a sus hijos
sus andanzas de soldado libertador, y reci-
taba, como biblia del patriotism, los pen-
samientos de los ap6stoles de la patria y
la poesia de sus poetas, aquel viejo carga-
do de afios y de suefios que amaron las mu-
jeres y los hombres, hace tres meses, eu una
madrugada otofial, mientras los hilos de
una luuvia fina, acuchillante, agujereaban
la atm6sfera y el viento rugia on ia arbo-
leda cercana, celebr6 nupcias con la muer-
te, solt6 el escudo y abandon el estadio, re-
clin6 la cabeza en una nube, atpag6 el ha-
ch6n de su juicio, cerr6 los ojos rebosantes
de dulce paz y de inefable amor...
..Hombre, amigo, padre, ciuda'lano co-

.7 '


-










PROSAS ORATORIAS


mo 61, no se debe ilorar, sino emularse. Las
lagrimas, como dijo Marti, s61o deben acom-
pafiar a los muertos infitiles. Emularlo, esa
es la mejor manera de honrarlo. Eso hace-
mos nosotros: eso hacemos sus hijos. Con
la palabra y con los actos continuamos sin
desmayar la senda que trazara y anduvo,
no importa si en ocasiones con la cruz al
hombro. Su ceniza no nos caera en la fren-
te para quemarnos. Nada ni nadie nos hara
cejar en el camino. Somos como e1: seremos
como 61. Para nosotros, como para 61, no
hay gloria comparable a la tranquilidad de
la conciencia y a no tener que bajar los ojos
ante hombre alguno. La conquista del bie-
nestar material no nos quita el sueflo. Sabe-
mos que en el mundo, para los mas, se vale
lo que se tiene en oro, y a pesar de eso no-
sotros, como 61, no damos nuestra pajare-
ra de suefos y espiritualidades por una vi-
da regalada. Nosotros no queremos mas
premio en la tierra, porque para nosotros
no lo hay mayor, que poder acercarnos siem-
pre a su tumba en disposici6n de decirle con
voz firme y segura, de rodillas, y como re-










92 NESTOR CARBONELL

novando un juramento: iPadre, somos dig-
nos de ti...!
Padre: ya no estas con nosotros. Ya
estas gozando de la libertad eterna e ili-
mitada, donde no hay cerrojos ni muros, don-
de no te muerde el Dolor, donde te sigue
la Gloria... La Muerte, a quien creiamnos
olvidada de ti o que habia perdido tu ras-
tro, te encontr6 al fin, y te llevc6 co ella
haciendonos caer de lo c'imero de mn be-
lo suefio, porque te juzgAbamos invulne-
rable a los tajos de la guadafiera ciega. Pa-
dre: ya no estas con nosotros! Ya no volve-
ras a darnos tus consejos, a calmar nues-
tras c6leras, a refrenar nuestras iras, a ali-
viar nuestros dolores con el 6leo bendito
de tus palabras. Ya no volveras a reanimar
con tus miradas la estrella que nos pusiste
a cada uno en la mente y que, en ocasiones,
ahora que tu no vives, parpadea amenazan-
do apagarse, acaso si cansada de sus `inti-
les fulgores. Ya no volveras a regar con el
rocio bienhechor de tus besos, el rosal do
nuestros corazones, casi marchito desde
que tu no lo contemplas florecer. Padre: ya











PROSAS ORATORIAS 93

no estas con nosotros! Ya no volveras a ha-
blarnos de patria, con aquella voz tuya ama-
ble y cari-osa, ni evocaras ante nosotros
sus heroes y sus martires, ni clavaras tus
ap6strofes encendidos en el alma de los que
sin piedad merman su territorio, dilapidan
sus riquezas, hacen escarnio de sus leyes,
abusan del poder, mienten principios y pos-
ponen el bienestar de todos al bienestar
propio.





















EL RESURGIMIENTO DE LA


CONCIENCIA CUBANA

Discurso pronunciado en el "Teatro Impe-
rio" en ocasi6n de celebrarse una asam-
blea de los Veteranos y Patriotas.

Sefior Presidente, sefioras y sefiores:
Aunque por primera vez ocupo hoy
esta tribune, no me creo en la necesi-
dad de hacer una profesi6n de fe. Ca-
beme la satisfacci6n de haber respondido
present, el dia mismo en que el general
Carlos Garcia V6lez, alma de este movi-
miento, llam6 a sus compatriotas a former
filas y a levantar la barricada de un gran










96 NESTOR CARBONELL

ideal, bajo la ensefia del honor y el patrio-
tismo. Ademas, cuantos me conocen saben
c6mo pienso acerca de los problems que
atafien a la Repiblica, -madre santa a
quien hijos arteros parecen empefiados,
desde hace tiempo, en l1evar con su himno
y su bandera, camino de la ultima jornada.
Yo no vengo aqui, pues, a decir d6nde es-
taba ayer, ni por qu6 me encuentro ahora
en este sitio. Mi humilde vida public re-
bosa de claridad, y ella me ampara y fa-
culta para presentarme, alta la frente, don-
dequiiera que se trate ie dee nider y loini-
rar la patria. Par imi Ia patria es lo pri-
mero: y inas si sure, porque yo siento que
sus dolores son mis mios que sus alegrias.
Yo llevo la patria en el coraz6n, area per-
fumada por el aroma de la leyenda escrita
durante sus guerras por levantarse del ii-
decoro de la esclavitud a la grandeza de la
libertad.
Bien s6 que hubiera podido permane-
cer en silencio: que acaso debiera haber
permanecido en silencio. Pero Lc6mo ea-
llar ante el resurgimiento de la conciencia











PROSAS ORATORIAS 97

cubana? Porque ciertamente a despecho de
los intrigantes envenenadores, erigidos en
duefios de Cuba, merced al fraude en los
comicios, esta poniendose de pie el pueblo
cubano, movilizandose como un ej6rcito, ar-
mado con todas las armas del derecho.
No podia nuestro pueblo esperar mas.
Vi6 a Cuba prisionera, pudriendose en el
goce ficil y en el vicio; vi6 que la paseaban
vestida de fiafiigo por calls y plazas, sin
miedo ni vergiienza del vecino regafi6n y
codicioso; vi6 que la estaban ultrajando,
que le estaban ultrajando la madre bendita,
y quiso demostrar que fiafiigo no es mas
que el traje, pero que por dentro Cuba es-
taba sana y en su seno fulguraba la estrella
y se abrian como rosas frescas los mas pu-
ros anhelos de regeneraci6n. Digalo si no
el aire purificado que como una tromba,
cruza desde hace poco mas de un mes por
todo el territorio de la Repuiblica. Digalo
la Isla entera, clamorosa y entusiasta, res-
pondiendo al convite de los veterans y pa-
triotas. En verdad, diriase que un venda-
val anda saneando el ambiente. Y es asi,










g9 NESTOR CARBONELL

eso es lo cierto: un cicl6n de pureza y de
virtud esta azotando a Cuba en estos dias,
un cicl6n desatado en hora feliz por nues-
tro cubanisimo president, el general Car-
los Garcia V6lez, juicioso y tesonero adies-
trador de muchedumbres, dotado de inte-
ligencia, de cultural y de los vigores y arres-
tos de la acci6n, poseedor moralmente, hoy
que peina canas, del mismo coraje que de
mozo puso a prueba en mas de una ocasi6n
en los combates por la independencia.
SY que a tiempo ha llegado este ven-
daval! Habia que orear la atm6sfera, ha-
bia que quitar a la Repuiblica su aspect
de bazar; era necesario poner de moda la
honradez. No era possible continual, por
la torpeza o maldad de unos pocos, con la
podre hasta la cintura, cayendonos a peda-
zos, desnudos, en el hueso moralmente, ins-
pirando l]stima a los demas pueblos del
mundo, cuando no burla y desden. Habia
que detener el mal, sacarle a la Repiblica
del coraz6n el gusano que se la coma. Y
para eso no era de actuar con paios ca-
lientes ni con ungiientos y sinapismos, cal-











PROSAS ORATORIAS 99

mantes que, pasados sus efectos, llenan do
desaliento al enfermo. Habia que actuar
pronta y energicamente. El mal estaba en
la sangre, estaba en las entrafias y hasta
la sangre y las entrafias habia que Ilegar.
En eso estamos. Triunfaremost Todo ha-
ce pensar que si. Todavia hay cubanos pu-
ros y abnegados, cubanos que no se cansan
de servir a su pais. No todo es hierba inm-
til en los campos, ni olimpos y alzacolas
en las ciudades. Todavia hay cubanos que
aman la salud de la patria mAs que la pro-
pia salud y que el propio bienestar.
Es verdad que el mal tiene fanaticos
como los tiene el bien. Pero, en lucha los
dos bandos, deben ganar los del bien, por-
que con ellos esta la gloria, la poca gloria
que crece en la vida-deidad fascinadora
que enamora y vence. Si, nosotros triunfa-
remos, porque con nosotros estan los sol-
dados libertadores escapados milagrosa-
mente del naufragio de las revoluciones;
los j6venes sabedores de que las cadenas de
la corrupci6n son cadenas tan pesadas co-
mo las de la esclavitud y que los que de




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs