• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Dedication
 Foreword
 Alburas
 Cantares
 Index






Group Title: Alburas : versos.
Title: Alburas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078350/00001
 Material Information
Title: Alburas versos
Physical Description: 159 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Liendo, Arturo
Capistrán Garza, René
Publisher: Imprenta la Milagrosa Amargura y Compostela
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1935
 Subjects
Subject: Cuban poetry   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Prologo del Dr. René Capistrán Garza.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078350
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001089050
oclc - 24425838
notis - AFH4455

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 1a
    Title Page
        Page 2
        Page 3
    Dedication
        Page 4
    Foreword
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Alburas
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Cantares
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Index
        Page 157
        Page 158
        Page 159
Full Text
~ 1


r_- --- r -.r C r nlr ~ly)l5---~DI~-~s~-Bul














UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES


THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFILMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.







ARTURO
AR'7T0


LIENDO


-"L& AAtQS
~s~ ~~&eo "
C\Po -;I&


ALBURA S


VERSOS









IMPRtNTA LA MILAGfOSr
AMARGURA Y COMPOsTELA
1 9 3 5


F


c~z ~Ulc ~Uu*c~


~c/~t~c/n,


















AUTOGI AMErI


LATIN AMEROC


Es propiedad del author.
Copyright 1935 by Arturo Liendo

























A mis dos amores,
mi madre y mi nova.
A. L.



















PROLOGO

NO solamente es poeta quien capta un sentimiento y
lo esculpe en el verso perfect, armonioso y musi-
cal. Poeta es tambi6n, aunque jams haya cincelado
un verso, todo el que extra de las cosas de la vida, el
motive oculto de una emoci6n verdadera. Ser poeta es,
en cierto grado, saber contemplar la vida en una forma
tal, que siempre nos result bella y por tanto, fuente con-
tinua de emoci6n est6tica. La contemplaci6n del univer-
so, en ocasiones, con todas las pompas de la naturaleza
imponente, y en ocasiones fragante y juvenile como un
perenne renacer de vida; el contact con el mundo in-
terior, misterioso y complicado de las pasiones huma-
nas; la sensaci6n que nos produce el dolor en sus m6l-
tiples aspects; todos los motives, en fin, que hieren
nuestra sensibilidad, nos hacen reaccionar de manera di-
ferente a los humans. Pero quien tiene temperamen-
to portico, reaccionari en una forma definida e incon-
fundible. Ni investigarA las causes. Ni analizara los
efectos. Ni corporizarI la emoci6n dLndole una forma
material, o un contorno, o un colorido. Sino que hara
todo eso junto, en una sintesis supreme, es decir, en
un sentimiento.
Y cuando se es capaz de vibrar en esa forma frente
a los aspects del mundo externo y del interno, y ante
los diversos episodios de la vida, desde los mas tras-
cendentes, hasta los mas triviales, se tiene alma de poe-
ta.
Poeta fue Heredia ante la majestad grandiosa de
las cataratas del Niagara. Poeta se sentia Tolstol al pa-
ladear, lentamente, un rico vaso de leche fresca.
5







Y sin embargo, hacen legi6n en el mundo los que,
ante aquella sinfonia formidable de la naturaleza en
acci6n, s6lo ven much agua que cae y abismos que
pasman y subyugan; y muchos mis los que al beber un
vaso de leche, estan infinitamente lejos de sospechar
que aquello signifique otra cosa que la simple funci6n
biol6gica de nutrirse.
Lo esencial, pues, de la condici6n de poeta, no esta
en componer renglones medidos y rimados; sino en
que expresen una interpretaci6n emotiva del mundo
moral y material en que vivimos. Presentar al piblico
un hecho, y darle un sentido especial, a travys de la fan-
tasia y del sentimiento; embellecer la realidad, o mas
bien, descubrir la belleza que hay en toda realidad, y
destacarla, para que otros sientan la emoci6n que se
trasmite t lo largo de un verso, es la obra del poeta.
Por eso el poeta, como todo artist, es creador s6lo en
un sentido. No crea la belleza, sino una forma de hacer
accessible la belleza, y de hacer trasmisible a los demis
la emoci6n que nos produce.
Eso es este libro nuevo que ahora se da a la estampa.
Un instrument para hacer Ilegar al espiritu del lector
cordial, un haz de emociones vivas sentidas por un alma
joven, plena de entusiasmo y de optimism.
Su autor es un hombre que no obstante vivir los
afios de una pujante y vigorosa juventud, ha tenido la
ponderaci6n, el equilibrio y el buen juicio necesarios,
para no career que el ser artist obliga a ser extravagan-
te y raro. Y es mis, que vive convencido de que los ver-
sos, ante todo, se deben escribir de manera que la gen-
te los entienda, y no en esa forma cabalistica, misteriosa
e intrincada, puesta en uso por los poetas que se creen
modernos, echando en olvido que locos los hubo desde
la mis remota antigiiedad.
Una circunstancia mis, para que el lector formule
un juicio cabal del hombre: Arturo Liendo no trata
de explicar su actitud como poeta en ninguna de esas
"inquietudes de la hora", de que tanto nos hablan mu-
chas excelentes personas, en el fondo perfectamente
tranquilas, que han dado en la flor de suponer que hay
que sentir "inquietud" para estar a tono con la apoca.
Nada de eso; Arturo Liendo no se siente inquieto, ni
siquiera por la suerte que correri su libro. Es un mu-








chacho normal que vive la vida normalmente. Escribe
porque le nace, no por vanidad. 0 en otras palabras
mfs prosaicas pero mas claras: describe porque le da
la gana, y no para que lo crean un personaje incompren-
dido abrumado de tristezas, pesadumbres y desenga-
iios. En dos versos hace de si mismo, una definici6n
clara, sencilla y confiada:
Porque creo y espero, soy cristiano,
porque Dios lo ha querido, soy poeta.
En cada linea va dejando la huella de su tempera-
mento optimista, de su energia vital, de la ilusi6n dora-
da de un amor intense, puro, jovial, plet6rico de segu-
ridad en si mismo y en el objeto de su amor. Por eso
surge, como si se le escapara inadvertidamente, este
bello cantar saturado de malicia picaresca, pero de una
malicia y de una picardia que pudieran ser calificadas
de infantiles:
Es curioso nifia mia
c6mo calmas mis antojos:
lo que niegas con los labios,
me lo dices con los ojos.
En este arte sutil de los cantares, Arturo Liendo ha
alcanzado en mi opinion, su forma mis complete como
artist del verso espontineo y natural. Ellos le brotan
con fluidez de manantial caudaloso y transparent, y
no obstante que el amor constitute el leit-motiv de
casi todos, en cada uno florece un pensamiento distinto,
una idea original, ingeniosa y sugestiva. En ocasiones,
dentro de la forma pueril del cantar, el fondo po6tico se
eleva, se dignifica, se ennoblece, y el capullo revienta,
transformindose el cantar, grito del alma, en un poema
en miniature, en un madrigal discreto, en un relicario
breve...
Cantares... 4 qu6 son cantares?
Algo mas que una canci6n:
son destellos de emoci6n,
risas, burlas o pesares,
que brotan raudos, a mares,
del fondo del coraz6n.
Sabe tambien el poeta gustar con deleite el grato
sabor de las cosas viejas. Las cosas viejas, hablan con
misteriosa elocuencia a los espiritus selectos que saben








escuchar el silencio solemne de las ruinas; en ellas hay
impresa la huella del tiempo, y el tiempo parece que
deja siempre en cada cosa un gesto de dolor y un hilito
de leyenda. Esa vibraci6n, honda y triste, que emana
de los viejos rincones, la capta el poeta
Recia ermita legendaria, de fachada pedregosa,
de los muros agrietados, y del viejo portal6n...
Pero la naturaleza y el temperament personal se
imponen, y la vida resurge avasalladora y cAlida en los
versos, ondulantes como el cuerpo de una bailarina, de
su "Ensuefio Andaluz", poema fosforescente, donde se
sincronizan forma, ritmo y color. Y asoma tambien, a
las veces, la vena humoristica, cascabelera y reidora,
que le hace advertir la nota ridicule como en una ins-
tantinea. La produci6n humoristica de Arturo Liendo
es muy copiosa y variada, en verso y prosa, y en ella
tiene aciertos verdaderamente notables. En este tomo,
apenas si nos da una pequefia muestra de ella en la
caricature literaria del "Pepillito", o sea del tipo almi-
donado del nifio bien.
No faltan, por supuesto, en las piginas de este libro,
unos cuantos versos que parecen, de cuando en vez,
destilar amargura, desencanto, cierto vago y Iloroso es-
cepticismo, en done se habla de traiciones, olvidos, y
otras cosas asi de tristes y aflictivas. Y aunque proba-
blemente la intenci6n del poeta haya sido con esos ver-
sos, meternos el coraz6n en un pufio, la verdad es que
no lo logra, porque result el suyo un pesimismo reto-
z6n, risuefio y juvenile; un pesimismo exterior, de forma
nada mas, de poeta joven, que por joven, no por poeta,
se empefia en ponerse cariacontecido a ratos, y en su-
frir el corrosive de una pesadumbre. que no siente,
que no puede sentir, porque su vitalidad y su concept
cristiano de la vida, le hacen abrir de par en par el alma
a la luz, a la alegria, a la ilusi6n.

Ren6 Capistrin Garza.

La Hlabana, 5 de febrero de 1935.






ii








i
ALBURAS






I








A L B U R AS


AUTOBIOGRAFIA


O UEREIS saber qui6n soy?... Un sofiador
inundado de un lirico ideal,
que cobija en su pecho un gran amor,
que canta con su flauta de cristal.

Que vive en este pi6lago del mundo
con un ansia sublime y florecida,
al par que libra con ardor profundo
la batalla incesante de la vida.

(Edad?... 21... 22... (Que importa,
si la vida es tan misera y tan corta?
Lo esencial es lograr la ansiada Meta.

Soy un atomo endeble del Arcano;
porque creo y espero, soy cristiano,
porque Dios lo ha querido soy poeta...!


R-~--T~-~- 1C9-*-~E~C~--4C*i~.~IZL1~-II~Cii--~i







ARTURO LIENDO


MI LOCURA

E N medio de la calle, bajo un foco,
me dispongo a escribir... Pasa la gente,
y algunos con un gesto displicente,
murmuran por lo bajo: -Ese esti loco.
Y siguen: -Pobrecillo, es un poeta,
escribiendo no sabe lo que dice,
y se pasa la vida el infelice
llenando de sandeces su libreta...
Contin6o escribiendo. No hago caso
de su inutil e ir6nico criterio...
Ellos siguen hablando con misterio,
y yo march con fire y recio paso.
Sus frases despertaron a mis potros,
y quiza mi cabeza al fin estalle.
Ahora nadie transit por la calle;
old lo que yo opino de vosotros:
Si estoy loco, dejadme en mi locura,
porque a nadie con ello martirizo,
que mis frases quizas tengan hechizo
y harin reverberar a la Natura.
Si estoy loco, dejad que con mi lira
siga alegre toda una eternidad;
mis labios son jardines de verdad,
y los vuestros emporio de mentira.
Si estoy loco, dejadme por lo menos
llamar del coraz6n a alguna puerta,
quin sabe resucite un alma muerta
a la voz de mis canticos serenos.
Si estoy loco, dejadme. Si me engafio,
no me aturde la hiel de los perversos...
Yo me paso la vida hacienda versos,
vosotros la pasais hacienda dafio.
Decid entire mil otras necedades,
que estoy loco y plagado de lirismo,
pero old lo que afirma el aforismo:
LOS LOCOS SIEMPRE DICEN LAS VERDADES.







A L B U


RAS


jMADRE MIA!

Y O la he visto sufriendo sin media
en un mar borrascoso fieros dafios,
y la he visto escalando los peldafios
que conducen al triunfo en la partida.
La he visto atormentada y dolorida
por mil crueles y acerbos desengafios,
y a la par que corriendo van los afios
la encuentro mis plet6rica de vida.
Ni palacios de inc6lume granite,
ni joyeles de hermosa pedreria
velando en su fulgor el infinite,
se pueden comparar a la alegria
que rebosa en mi pecho, cuando grito
al lamarla amoroso: IMadre mial









13


---------------


j

j


j
: r

(:


i


J
r


-V








ARTURO LIENDO


iHAZ EL BIEN!


H AZ el bien, haz el bien, peregrine
que en el mal tu existencia deshaces,
haz el bien, que es el fin de tu sino,
haz el bien sin mirar a quien lo haces
como manda el precepto divino.

Cuando veas tendido a tu hermano,
demandAndote humilde una ayuda,
no la niegues, mortal, y s6 human,
que quizas ese mismo a ti acuda
cuando tf necesites su mano.

Haz el bien peregrine inconsciente
que das vueltas sin fin a la noria
de la vida pueril. Ten present,
que si haces el bien, tu memorial,
ha de estar en mil pechos latente,
y abriras una cuenta corriente
en el Banco ideal de la Gloria!


CI1BT-aPua~ssllllr~plr~-*IC .








A L B U R A S











LA NUEVA GENERATION


R ENCORES, odios, ansias homicides,
olvido del deber, guerra burlesca
de hermanos contra hermanos. Fratricidas
obsesiones y ardor de came fresca.

Escarnio del sufrir, luchas sangrientas,
buceo intolerable en los arcanos
sublimes del Sefior; saldo de cuentas
con el arma asesina entire las manos.

Destierro del amor, hipocresia,
el crime en tan loca algarabia
que asemeja un piafar de horrible potros...

Y en medio de esta mezcla de ruindades,
el mandate del Dios de las verdades,
el: "AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS"...







ARTURO LIENDO


MI CRUCIFIJO


Y 0 tengo un crucifijo de tosco y negro palo,
donde un Cristo sangrante acaba de expirar,
y siempre que lo miro muy fijo por las noches,
me ahogan unas ansias terrible de Ilorar.

Y pienso y me atormento que esti asi por mi culpa,
que yo soy el causante de su h6rrido sufrir,
y riego con torrentes de mis lacerias negras,
el lecho donde un dia tambi6n he de morir.

IQu6 noches he pasado junto a mi Crucifijo!
IQue angustia tan horrible, y qu6 acerbo dolorl
IQue anhelos de ser bueno, por no ver enojado,
a Aquel que di6 su vida con acendrado amorl

Por eso cuando miro al Cristo alli clavado,
radiante de luz clara como un amanecer,
al cielo dirigiendo mi vista suplicante,
murmuro por lo bajo: IYa no lo vuelvo a hacerl

Y noto como el Cristo de linguida mirada
se vuelve a mi con ojos de amor y de perd6n,
y veo en sus pupilas que brillan y enternecen
la calma que buscaba mi pobre coraz6n.

EQub tiene el Crucifijo de tosco y negro palo
donde un Cristo sangrante acaba de expirar?
iNo sIl Mas es lo cierto que al verlo por las noches,
me ahogan unas ansias terrible de Ilorar!








A L B U R A S









SERMON LIRICO DE LAS 7 PALABRAS

I

Padre, perd6nalos, porque no saben lo que hacen.
Luc. XXIII.


C LAVA, clava, say6n, tu cruel acero
en la care inocente y macerada;
empnfialo en la sangre del Cordero,
mientras sueltas tu necia carcajada.


Dale hiel a escanciar, y se malvado
con ansia de beber la sangre fresca
que mana de su cuerpo atormentado
por tu safia feroz, ruin y burlesca.

Cumple bien tu deber de mercenario,
y sacia tus afanes de sicario
sobre el Templo que ya se desmorona,

que tu victim es noble y es clemente,
y aunque t6 la maltrates friamente,
al no saber lo que haces, te perdona.






17


~i~~








ARTURO LIENDO


En verdad te digo que hoy estaras


conmigo en el
paraiso.
Luc. XXIII.


Dos ladrones, fiel uno, el otro impio,
a Jes6s acompafian en su suerte,
y bafiado su rostro en sudor frio,
impasibles esperan a la muerte.

Jes6s se compadece de uno de ellos,
pues adviertele humilde, dulce, amable,
y le brinda amoroso los destellos
de su ardiente bondad inacabable.


El buen ladr6n se muestra arrepentido,
y con Ilanto de amor puro, solloza,
dejando ver su alma, limpia y tierna.

Y en premio a su hieritico quejido,
el Cristo del Amor, su alma remoza,
e invitale a gozar la vida eterna.








A L B U R A S


III

Mujer: He ahi a to hijo.
Joan XIX.

Llenando de dolor la triste escena,
sufre Cristo agonia tormentosa,
auin Ilora amargamente Magdalena,
y abrizase a la Cruz, la Dolorosa.

San Juan mira al Maestro que ama tanto,
y se une en su dolor a las mujeres,
notindose en su tenue y sordo llanto,
que siente los divinos padeceres.

Le mira el buen Jes6s con dulce calma,
y la suave dulzura de su alma,
decides a premiarlo con afin.

Dirigese a su Madre con ternura,
y entrega a tan sublime criatura,
por hijo, a su discipulo San Juan.








ARTURO LIENDO


IV

Dios mio, Dios mio, ipor que me has desamparado?

Math. XXVII.

La voz de Cristo tiene en el tormento,
un timbre de amargura sollozante,
que inunda de sudor frio y sangriento
la tibia palidez de su semblante.

Es tanto su dolor, tan cruel y acerbo,
tan punzantes las h6rridas espinas,
que la onda sonora de su verbo
asciende hasta las c6spides divinas.

Y clama, clama a Dios, y sus clamores,
de agonfa son rojos estertores,
que le hacen dulcemente sollozar.

Ya es mis viva la came de su Ilaga,
y su vida preciosa, ya se apaga,
como un cirio votivo en un altar...


-'--------- IQ-n .-i~n






A L B U R A


V
Sed tengo.


Joan XIX.


Clavado ain en la Cruz, de pies y manos,
cual vil facineroso el Nazareno,
es victim de escarnios inhumanos,
que sufre resignado, fiel, sereno.
Sus labios estan secos, se dirfa
que arden convulsivos y entreabiertos,
y tienen a trav6s de la agonia,
la palidez de cirio de los muertos.
Murmura tenue queja, y los malvados
esbirros de los jueces despiadados,
ofrecenle de hiel amargos jugos.
Pero al Rey de Juda mas le acongoja
que la hiel que sus labios secos moja,
la hiel del coraz6n de sus verdugos.


\[
t



I




'1





I
I,


I








ARTURO LIENDO









VI

Ya todo se acab6.
Joan XIX.

En el mar de amarguras del Calvario,
ve Cristo naufragar su fuerte barca.
Su cuerpo convertido en un osario.
va a arrojarse en los brazos de la Parca.

Ya todo se acab6; ya los sayones
le Ilevan hasta el fin que tanto ansiaba.
(IC6mo inundan sus negros corazones,
en la p6cima horrible de su babal).

Y de nuevo el Seiior busca un consuelo,
y su voz dirigida al aureo cielo,
asciende a los espacios siderales.

Es cruel y es muy amarga su agonia,
mas b6rrala una intima alegria:
la de haber redimido a los mortales.








A L B U R A S


VII

Padre: En tus manos encomiendo mi espiritu.
Joan XIX.

Suicida por amor a los perversos,
encomiendase Cristo a su buen Padre,
y tiene para El sonidos tersos,
aunque cruel el dolor su alma taladre.

Ya ha sufrido bastante. Ya se advierte
el aletear en torno a la Montaiia,
del fantasma terrible de la Muerte,
portando su emblematica guadafia.

(Qub mAs quieres, say6n? Ya El estA muerto,
mas esc6pele a6n el rostro yerto,
creyendo que ya es tuya la victoria.

Ignoras, repugnante mercenario,
que esa sangre que corre en el Calvario,
te esta abriendo las puertas de la Gloria...








ARTURO LIENDO


IGLESITA CAMPESINA


I GLESITA de aquel pueblo, que te elevas majestuosa
apesar de tu pobreza y de tu humilde condici6n,
recia ermita legendaria, de fachada pedregosa,
de los muros agrietados y del viejo portal6n.

Iglesita campesina que proclamas orgullosa
la fe viva de tu gente y su cristiano coraz6n,
que te agitas y estremeces con unci6n santa y gloriosa
cuando vibran tus campanas al Ilamar a la oraci6n.

Yo te he visto ya muy vieja por el peso de los afios,
pero siempre vigorosa, y tan fire en tus amafios,
que no envidias la elegancia de una hermosa cathedral.

Porque alli, en aquel pueblo, y en el medio del camino,
no hay un misero labriego, ni un humilde campesino,
que al pasar no se descubra ante tu porte sefiorial.








A L B U R A


EL MISIONERO


P OR montafias y bosques infestados
de mil fieras salvajes, lentamente,
camina el misionero. Magullados
sus pies por la jornada, pronto siente
sus dedos descubiertos, inundados
en un rio de sangre a6n caliente.
Camina el misionero. Ya la noche
su labor ha cerrado con el broche
de plata de la luna. S61o agita
el silencio, un s6rdido rugido
del le6n o del tigre en su infinita
sed de sangre, en su ardor incontenido
de matar, destrozar, hincar el diente
en care de otra bestia, que inocente,
salga presta de su arido agujero.
Por el bosque en silencio, el misionero,
camina lentamente lentamente...
Hay peligro; 61 lo sabe. Los feroces
animals del bosque estan hambrientos ...
Bien lo dicen sus hilitos atroces,
sus rugidos terrible y sangrientos.
Bien lo cantan en g6lido salterio,
el titrico temblor de la maleza,
la horrible oscuridad que de tristeza
llena todo el espacio, y el misterio
del bosque enmarafiado, y las tinieblas
que le arrojan al mundo de las nieblas,
y esa cruel soledad, y el viento frio
que le azota en el rostro con impio
furor, y la fantAstica figure
de las aves malignas que en la altura
proyectan su silueta, y ese rio
cuyo eco se escucha en la espesura,
y el silencio profundo, el infinite
silencio, mas criiel que agudo grito,
que le sume en el mar de la negrura ...
Con la luz de la fe que le ilumina,
y que bafia su pecho en celo ardiente,
el ap6stol de Cristo fiel camina


__ ____








ARTURO LIENDO


por el bosque en silencio lentamente.
Luengas barbas de niveo destello
danle aspect de anciano venerable,
y el fulgor blanquecino del cabello
en su rostro ha estampado un leve sello
de bondad y dulzura harto envidiables.

De pronto se detiene. Algo ha visto
tras unos matorrales; son los ojos
de un tigre que bucea en los despojos
de un cadaver human. Tigre listo,
que sabe hallar la calma a sus antojos.
El pobre misionero cae de hinojos,
y besa con amor el Santo Cristo.
Su mirada a los cielos dirigida,
tiene albores de un mistico clamor,
e inundado su pecho en santo amor,
murmura con un ansia incontenida
de morir por el buen Jes6s": ISefior!
lacepta el sacrificio de mi vidal"
Hecha esta oraci6n dulce y sincera,
dirige su mirada hacia la fiera,
que a su vez mira audaz con gesto horrible,
la figure del mirtir apacible.
Pero algo ella ha visto que tranquila
y estftica la deja, y no se mueve.
La fiera que destruye y aniquila,
ahora esti amedrentada y no se atreve
ni a lanzar un rugido, y con destreza
huye aprisa a travys de la maleza.
Dando gracias a Dios por su ternura,
y echando su mirada hacia el sendero,
en medio del silencio y la negrura,
prosigue su camino el misionero.
Haciendo de su amor puro derroche,
por ir her6icamente hacia la Meta,
camina el misionero y su silueta
conf6ndese en las sombras de la noche.
Y Ilega hasta un poblado, y alli plant
la semilla ideal del Cristianismo,
y predica sin voz en la garganta,
y triunfa en su labor, por su heroismo,








A L B U R A S

por su crudo desprecio de si mismo,
por su fe inquebrantable que lo aguanta,
que lo anima, y si cae lo levanta,
y le ayuda a vencer al paganismo.
(Su premio? No lo busca en este mundo
donde todo es mentira, y odio inmundo,
donde triunfa la astucia, y la victoria
consiguela el mis pillo, no el mis bueno...
El anhela otra dicha y otra gloria,
por encima de escorias y de cieno.
Y apfgase su vida como un cirio
por el arduo luchar, y al fin un dia,
unido con serifico delirio,
engarzado a una nitida agonia,
como un fin que amoroso presentia,
consigue el galard6n de su martirio.
ILoor al misionero que en su amor,
hacia Dios Ileva ardientes corazones,
cumpliendo aquel mandate del Seiior:
"Id, y evangelizad a las naciones!"
ILoor al Misionero, consagrado
con espiritu noble y abnegado,
a llevar tantas almas a la Meta,
al fin de este camino, que marcado
con un timbre sutil y nacarado
qued6 en aquellos versos del poeta: (1)
"No se Ilega hasta Vos, joh Dios divino!
por caminos de flores alfombrados,
se lega con los pies ensangrentados
por las duras espinas del camino."









(1) Gabriel y Galin.-"A solas".








ARTURO LIENDO


HIPOCRITA HUMANIDAD


P ERMITEME, Sefior, que yo te diga
la pena que cobija mi alma buena,
que eres Ti, Buen Pastor, el que mitiga
los sordos padeceres de esa pena.

ICuintos rostros audaces me sonrienl
ICuintas manos vislumbro se me tiendenl
IQu6 de orgullo infernal! IC6mo se engrien
los que estaban abajo y ahora asciendenl

Qu6 podr6 yo esperar, pues, de los hombres?
eQu6 haran ellos que a mi Animo le asombre,
y avive mis a6n mi desconfianza,

si a Ti mismo clavAronte a un madero?
De los hombres, Sefior, yo nada espero,
en Ti cifro mi mis firme esperanza...







A L B U


SONETO


CONTINUE la plebe su jornada
de miserias, de vicios y ruindades,
venga el lobo criel a las ciudades
y destroce con furia la manada.

Tire a fondo el malvado la estocada,
busque el rico sumar mas cantidades,
e imbeciles prosigan las edades
sumi6ndose en el mundo de la nada.

En su afin de buscar mis altas cimas,
perezca escarnecido el noble Dimas,
y ensalce la maldad inicua a Gestas,

que yo sigo tranquilo en mi ideario,
subiendo resignado mi Calvario
con mis cruces quim6ricas a cuestas...


R A S








ARTURO LIENDO


i S E OR!


T U, Sefior de lo creado, que amoroso nos hiciste,
cual la obra mis hermosa que existi6 jams y existe,
que dejando tu Aureo trono, con los hombres te mezclaste,
y sobre ellos los destellos de tu gracia derramaste,
y viviste en sus albergues, y cruzaste por sus agros,
y les diste bondadoso tus caudales de milagros,
y moriste con un rictus de epileptica agonia,
cuando laxo tu albo pecho, de bondad se deshacia,
y las hieles de la muerte resignindote escanciabas,
y a tus mismos asesinos con amor les perdonabas,
mientras puro el sacrificio de ese amor, nos redimia.

TG nos diste la promesa de gozarte, si elegidos
nos Ilevabas a la Gloria que la dicha ardiente bafia,
y hemos sido tan cobardes y tan mal agradecidos,
que arrancamos la semilla, y sembramos la cizafia,
y la Muerte, al vernos locos, ha afilado su guadafia,
y ha anotado con sus garras unas listas numerosas
de millones de mortales, y ha cavado nuevas fosas,
y ha segado ciegamente mil lozanas juventudes,
y ya el mundo es ancho campo de negruzcos ataides,
de miserias descarnadas y agonias espantosas...

Ya nosotros no tenemos ni la esencia en los sentidos,
porque estamos enlodados, porque ya nuestros oldos
que T6 hiciste para el aura, para el arte, para el canto,
no se agitan en supremas y armoniosas melodias,
ya no escuchan de la calma las sublimes sinfonias,
ahora escuchan s6lo quejas, s61o escuchan raudo llanto,
ahora tienen otro arpegio, y en sus timpanos estalla








A L B U R A S


el sonido de las balas, y el rugir de la metralla,
y las voces de las madres, y la queja del herido,
y el sonar de los caiiones, y el fatidico alarido
del que muerto por su hermano en el fragor de la batalla,
como un trasto que no sirve, permanece alli tendido.

Ti que diste vista al ciego, y que hiciste hablar al mudo.
T6 que obraste los prodigies que ning6n otro obrar pudo,
mira, a ciegas, c6mo vamos por las sombras del insomnio,
ilumina con tu estela tan inmenso Manicomio,
y derrama sobre el mundo tu rocio, pan divino,
que a Mois6s baii6 en saudades y di6 gozo a los hebreos,
que da vida al alma muerta, y da luz a los ateos,
que es al labio que lo gusta, exquisite y dulce vino,
y es alivio en nuestras luchas, y es sedante a los deseos.

Si sabemos sacudirnos de la p6rfida malicia,
no desoigas de mi canto tan ardiente triste ruego,
mas si no nos elevamos de la s6rdida inmundicia,
si este mundo no merece de tus dones la delicia,
que perezca, cual Sodoma, destruido por tu fuego,
y retumbe la trompeta proclamando tu JUSTICIAI








ARTURO LIENDO


ROMANCE DE LA NOCHEBUENA


E NTONEMOS villancicos,
vistimonos hoy de fiesta,
que esta noche es alegria,
que esta noche es Nochebuena...
SQu6 rico que esti el ambientel
iQu6 rica que estA la cena!
Los sonoros cascabeles
en su trepidar no cesan;
el aire esti saturado
de ruido de panderetas,
y una alegre algarabia
el mundo de dichas Ilena;
es que todo se ha cumplido
cual lo predijo el Profeta.
Entonemos villancicos,
Ilenemos de ellos la tierra,
que esta noche es alegria,
que esta noche es Nochebuena.
En Bel6n hoy ha nacido
un Nifio entire paja seca,
que ha venido a aqueste mundo
para librarnos de penas,
a quitarnos las congojas,
y a zafarnos las cadenas,
a abrirnos del Paraiso
de par en par las dos puertas,
un Nifio todo dulzura,
todo gloria y gracia plena...
Entonemos villancicos,
preparemos ya la cena,
que esta noche es alegria,
que esta noche es Nochebuena ...


I~ -.---- ?------, II








A L B U R A S

Cantando vienen y van
los muchachos de la aldea,
con la sonrisa en los labios
y la mirada serena,
los alegres villancicos
que aprendieron en la escuela.
IQue anochecer mis hermosol
IQuf linda la luna llena!
iQu6 graciosos los luceros!
IQue bonitas las estrellas!
Tal parece en esta noche,
que el cielo tambien se alegra,
y quiere unir su alegria
a la que tiene la tierra.
Entonemos villancicos,
unrnonos a la fiesta,
que esta noche es alegria,
que esta noche es Nochebuena ...
Las casas de todo el mundo
de adornos estAn cubiertas.
Santa Claus con sus regalos
estA Ilamando a las puertas,
y el Arbol de Navidad
estA precioso de veras
con sus lindas chucherias
con sus juguetes y velas.
La grey cristiana se agita,
en una alegre revuelta,
y todos los ojos brillan
y todos los labios rezan,
y todos son s61o uno
a anunciar la buena nueva.
Entonemos villancicos,
al son de las panderetas,
que esta noche es alegria,
que esta noche es Nochebuena ...








ARTURO LIENDO


SED DE AZUL


Q UIERO ser todo azul, como los cielos,
quiero ser todo azul, como los lagos,
diluirme en claror de sentimiento,
convertirme en un astro entire los astros.

No quiero entremezclarme en la material
voluptuosa del cieno en que me estanco,
ni acudir a la care que me asedia,
ni chapotear mis manos en el fango.

Quiero ir a una aurora esplendorosa,
saturada de luz, de paz, de blanco,
donde mi azul tan s6lo fuera gota
de real sangre en las venas del espacio...

IDios miol Dime Ti el gran secret,
el secret que guardian tus arcanos,
para ser todo azul, como tus cielos ...
para ser todo azul, como tus lagos...








A L B U R A S


AMANECER EN EL CONVENTO


SL aire se embalsama en el ambiente
y agitase en dorada sinfonia,
cual si fuera a baiiar en luz riente
la augusta aparici6n del nuevo dia.

El sol que se destaca en el poniente
como un disco de oro y pedreria,
desparrama en cascada reluciente
sus rayos de fulgor y de alegria.

El viento juguetea con las palmas,
los pijaros emiten sus gorjeos
cual misica sublime y celestial,

y Natura adentrindose en las almas,
derrochando sus galas y trofeos,
rejuvenece el patio conventual...


- _..i-








ARTURO LIENDO


IAVANZA JUVENTUD!

(A los Caballeros Cat6licos de Cuba).


A VANZA, Juventud, rompe la march,
por en medio del hielo y de la escarcha
del mundo indiferentel Sigue erguida
sin temer a la espada fratricida
que enarbole el espiritu del mal.
T6 prosigue tu ruta por la vida,
y seras triunfadora en la partida
porque es puro y sublime tu ideal.

Avanza sin cesar por esa via
que el Sefior te traz6, caballeria
andante saturada de optimism,
Ilevando por toda arma el Catecismo
y por toda coraza tu virtud,
que segura de no ir hacia el abismo,
verbs c6mo detienes este sismo
que conmueve la tierra, Juventud.

Sigue avante sin tregua, no te pares
a mirar hacia atras, y no repares
en que el mal se cobija tras la esquina;
Scontinia avanzando peregrina
de tu hermoso ideal: la salvaci6n
del hombre que va presto hacia su ruina;
ni te importen el odio ni la inquina,
ni te aturda el rugido del le6n.








A L B U R A S


Tu tienes en tus manos el mariana
radiante de una nueva moral sana.
El amor, la alegria y el content,
el dulce alborear del sentimiento,
en tu mano viril tambien estin.
Camina ojo avizor y oido atento
y manda que se forme el regimiento
de cerebros, de plumas y de afin.

Avanza, Juventud, siempre adelante
con tu lema de amor vivificante
por los surcos sembrados de maleza.
S6 lider del rebafio que ya empieza
a volver su mirada hacia la Luz,
que si fiero el le6n se despereza,
ti sabres opener a su fiereza
el escudo invencible de la CruzI








ARTURO LIENDO


EL DOMINGO


D ESCANSA al fin el obrero
de la constant jornada,
y sale de su morada
con el traje dominguero.

Es mis ardiente hoy el sol
en la quietud mafianera...
Vital parece que quisiera
diluirse en arrebol!

Sofiadoras, sonrientes,
van por la calle las gentes
emborrachadas de brisa,

mientras florida y galana,
se oye tocar la campana
del temple, Ilamando a misa...








A L B U R A S


A LA VIRGEN MARIA



Y 0 para cantarte poseer quisiera
las mil voices de oro de la primavera,
el cefiro suave,
la canci6n del ave
con la dulcedumbre de la enredadera
que de amores sabe.

La miel dulce y blanca de limpida abeja,
la risa del aura que soles refleja,
y el ruido sonoro
del arroyo de oro
que suave mecerse en arrullos se deja
por el sicomoro.

Quisiera tener el hieritico grito
que eleve tu image hasta el infinite,
las luces que asoma
la blanca paloma
y el migico incienso que tenue y bendito
te brinda su aroma.

Quisiera tener para mis ensalzarte
un lxico bello de amor y de arte
con mi poesia
de suave armonia,
y Ilamarte bella y hermosa lHamarte,
oh, Virgen Marial








ARTURO LIENDO


Y luego ofrecerte mi canto armonioso,
casto como el casto beso del esposo,
mi canto de albores,
mi canto de flores,
de flores sacadas del jardin frondoso
de los trovadores.

Mas no tengo nada, tan s6lo mi lira,
mi lira cantante que de ansia suspira
por decirte bella
cual brillante estrella,
mi lira que ama, que goza y admiral
pues td estas en ella.

Acoge mi lira que camina incierta,
abrele amorosa si llama a tu puerta
y dame tu abrigo,
que Dios es testigo
de que mi alma sin ti al hallarse muerta
revivi6 contigol ...








A L B U R A S


HERMANO FRANCISCO


H ERMANO Francisco te llam6 Dario,
por tus cualidades, por tu poderio
sobre tantas almas en su perdici6n.
Hermano Francisco de suave mirada,
dulce Poverello de vida abnegada
qe albergaste amores en tu coraz6n.
Hermano Francisco, serifica antena
donde se recoge la vida serena
Ilena de dulzuras, plena de virtud,
para ti fu6 el mundo, suelo de miserias,
campo de penurias, caja de lacerias,
Cristo sufri6 s6lo, cual sufriste tW!
Hermano Francisco de ardiente palabra
que regaste humilde como abracadabra
de un noble, ferviente, y migico poder,
sobre tu figure cifi6 su aureola
la sublime, her6ica, fulgurante ola
que en amor al hombre bafiaba tu ser.
Hermano Francisco de las florecillas,
todas tan sapientes, todas tan sencillas
como un libro tierno, amoroso, infantil,
tan s6lo bastaran todas esas flores
para que el derrame de los tus amores,
nos bafiara el alma de albura sutil.
Hermano Francisco de estigmas sangrantes,
que sufriste digno con martirizantes
ansias incansables de penitenciar,
ti si fuiste grande, t6 si fuiste santo,
t6 si fuiste amante, porque amaste tanto
como "el alter Christus" nos pudiera amar.
Hermano Francisco, vision de virtudes,
donde se anidaron las excelsitudes
de la mis intense, ideal perfecci6n.
Hermano Francisco, desde tus sandalias,
suben florecidas las preciosas dalias
al altar eterno de tu coraz6n!








ARTURO LIENDO




VISION FUTURISTA


VENDRA "la Fiera" con sus tentaculos de acero.
Fabricara cafiones rugientes como tigres hambrientos,
y sera la tierra,
un inmenso, horrible, inmundo campo de batalla.

El amor fraternal sera un articulo de lujo
que para nada emplearemos.
No se diri al hombre: "iEs mi hermanol"
Sino: "jEs un camarada!"

Y "la Fiera" hablando en ruso,
oliendo a p6lvora,
vomitando balas tefiidas de rojo,
diri al Mundo su doctrine sangrienta.

Y seremos como unos mufiecos de Guignol,
que "la Fiera", disfrazada de Maese Pedro
movilizara a su antojo en su inmenso retablo,
y en una de nuestras rigidas piruetas,
la palabra "Igualdad" resonara en nuestros oidos
plet6rica de arrullos como una canci6n de cuna.

Pero seguiremos odiandonos con un odio mortal sanguinario
y nos mataremos los unos a los otros
en un afin sin tregua de subir mis y mis
hasta el Himalaya de nuestra ambici6n.
Y no habri un hombre que se crea igual a otro.
Siempre querremos ser mas que los demis,
y entonces la palabra "Igualdad"
sera echada al olvido permanent,
y tendra en la Historia,
un macabro capitulo escrito con sangre.


----- i--; .. -r_-lr-~c~ii_ -~riii-~-rr-tw"-c~c-.,-am;~~r~s,i








A L B U R A S


Hablaremos de mutua ayuda y de mutua comprensi6n
para unirnos al Camarada que est6 en la Cima,
y le daremos la mano,
tan fuerte, tan hip6critamente,
que de un tir6n le derribaremos para ser nosotros los amos.
Asi iri la Fiera a gran velocidad por la carretera de la ambici6n
y en la cuesta del triunfo acelerari mis la march,
arrollindolo todo,
destrozindolo todo,
pasando por encima de miles de cadiveres
que dejara atrAs manando sangre roja,
tan roja como su lema.

Y Ilegara a la Cima, donde ansiaba llegar,
y al querer subir mis,
al querer ser mAs que Dios mismo,
tropezara con el obstaculo de sus propios camaradas,
y se ira de cabeza al abismo!


-------~LS








ARTURO LIENDO











EL RESURGIR DE CUBA


Y 0 soy un sofiador,.. Por eso suefio
en una Cuba llena de alegria,
una Cuba feliz, como el risuefio
y claro amanecer de un nuevo dia.

Yo creo en un mariana venturoso
que la inunde de albura extraordinaria,
y un rayo de luz veo esplendoroso
que ilumina su estrella solitaria.

Mi suefio ha de trocarse en realidad,
si buscando ante todo la Verdad,
hacemos lo que aun no hemos hecho.

Y a nosotros, cat6licos, nos toca,
poner una oraci6n en cada boca,
y un anhelo de Dios en cada pechol








A L B U R A S


PAISAJE TROPICAL


L A luna coquetea mirAndose al espejo
de un astro que palpita en el seno de una nube,
al par que alg6n lucero con rostro de querube,
se mece dibujando perlAtico reflejo.

El viento disfrazado de lirico fantoche,
su historic a la arboleda ri6ndose le narra,
y lejos, en la fronda, se escucha una guitarra
que rasga quejumbrosa el silencio de la noche.

Escichase el murmullo sonoro de ancho rio,
baiiando la silueta de un tipico bohio,
que tiene rosicleres de rico terciopelo,

y ampara este paisaje con suave y dulce calma,
la altiva y elegant hermosura de una palma
que besa con sus ramas la tinica del cielo.








ARTURO LIENDO











FANTASMAGORICA


E N la cueva se dibujan
con terrible entrecejos,
los rostros-hiel de los viejos
y las caras de las brujas.

Van hilvanando secrets,
en sordina, las palabras
de unos cuantos esqueletos
que bailan danzas macabras.

Luces, luces mortecinas
en grasientas hornacinas,
se ven por los subterraneos,

y turba el letal reposo
del bosque, el eco espantoso
de un machacar de mil crineos.








A L B U R A S


LA GITANA


S E apea del carromato con un gesto de princess,
y abarca con su mirada la altivez de la llanura...
En su rostro se divisan rosicleres de turquesa,
y una llama de pasiones en sus pupils fulgura.

LlUnase el aire de trinos, y hay mis verdor en las parras,
y mis brisa en el ambiente y mis luz en los senderos...
Los gitanos la rodean y comienzan las guitarras,
a entonar con sus bordones monorritmicos boleros.

Ella baila y es su danza, como un rozar de caireles
que vibraran en un himno de pasi6n y de alegria,
como un ensuefio infinite, como un destilar de miles.

Por algo la proclamaron flor de la gitaneria,
y reina del campamentol IPor algo los churumbeles,
dicen que tiene en sus ojos, todo el sol de Andalucial


Y i.. -- I_ *_ ~*I-_I-- __








ARTURO LIENDO











GRITO


G RITO, qu6date ahi, dentro del pecho,
ignorado y humilde, aunque eres fuerte,
permanece callado en el secret
terrible del dolor que nadie entiende.

No salgas a la luz del dia. duerme,
oh grito, tu infinite, inm6vil suefio
de s6rdidas tristezas, de tal suerte,
que arrancarte no puedan de tu lecho.

Imperterrito grito, s6 conforme
y suave en la tormenta y en la calma,
hasta ver c6mo el hombre se hace hombre,

pero, lay! que si te hirieran por la espalda,
sal, grito de granite, fuerte, enorme,
y clava tu pufial dentro de un almal








A L B U R A S


PEPILLITO


D EPILLITO que paseas tu figure por el Prado,
con la cresta levantada como un gallo en el corral,
que te exhibes por las calls con tu traje bien planchado,
y caminas con el aire de un enorme pavo real.

Pepillito que la vida poco debe de importarte,
que en los parts y en las fiestas te las das de chico bien,
y no sabes que das pena, y que piensa uno al mirarte
que s6lo eres un mufieco nuevecito del Ten Cent.

Pepillito que no tienes ni la gracia en el requiebro,
que al hablar no dices nada, pues tu fl6cido cerebro,
es ajeno a toda idea y esti seco en el pensar.

Desgraciado pepillito para ti el mundo es escena,
donde vibra tu comedia de payaso, toda Ilena
de mentiras en las risas y mentiras en amarl








ARTURO LIENDO











AMOR EN VENECIA


H AY un fulgor de arreboles
entire faroles y series,
-los ojos de las mujeres
son otros tantos faroles.-

Del bullicio escapa una
enamorada pareja,
que prestamente se aleja
bajo el beso de la luna.

El aire puro se agita,
Cupido se precipita,
el alma en amor se abrasa...

Y del silencio al arrullo
se escucha el leve murmullo
de una g6ndola que pasa.








A L B U R A


TRISTEZA


D ECIA el poeta: -Nunca
he de volver a estar triste;
me olvidard de que existe
la pena que mi alma trunca.

Desde hoy ha de ser mi canto
como un himno de alegrias,
y en mi vida toda Ilanto
renacerin nuevos dias.

Asi decia el poeta,
cuando una ligrima inquieta
vino a mojar el papel,

y entonces vi6 en su agonia
que ya no habia alegria
para 61l








ARTURO LIENDO


POEMA DE LA ESPARA NUEVA


R ODEADA de jardines,
y de bellezas plagada,
con sus ricos monasteries,
con sus casitas muy blancas,
bajo un titilar de esellas,
y una gran luna de plata,
entire lirios y entire rosas
diviso a mi Madre Patria...
Cuna de santos y heroes
por sus proezas bafiada,
supo de luchas y engafios,
de mil victorias ganadas
con la sangre de sus hijos
que salieron a batalla,
para poner en la cima
a su bandera adorada.

IQu6 de llantos inundaron
a mi pobre Madre amadal
ICuintas ligrimas benditas
no quedaron enjugadas,
y que tiempos de torment
sin vislumbres de una calma,
pusieron en su cabeza,
albor de nitidas canas!
ICuintas, cuintas juventudes
supieron de sus hazafiasl
IC6mo cayeron sus hombres
en esa eras pasadas,
y c6mo aturdia el aire
el grito de: IViva Espafal








A L B U R A S
ALBURAS

Mas aquel era otro tiempo,
eran otras esas almas...
Hoy todo es hipocresia,
rapifia, maldad tan baja,
que hasta mi Patria querida
debe estar avergonzada
de cobijar en su seno
las gentes de tal calafia.
No hay amor, no hay sacrificio...
(La fe? Cosa de beatas,
o invenciones de los curas
para no dejar ni blanca.
Religi6n... Qui6n piensa en eso,
que no es mas que una patrafia?
Marx, Lenin, ideas nuevas,
una nueva maquinaria
que mueva al mundo a placer,
para que Ilueva la plata...
Igualdad, caos, desorden,
esa es la ambici6n sofiada.

IPobre Espafia! Y son tus hijos
los que de este modo hablan,
tus hijos que te veneran,
y que dicen que te aman...
IMentiral Cuando a una madre
de tal modo se difama,
no hay amor dentro del pecho,
ni sentimiento en el alma.
Amor el que te tenian
los de centuries pasadas,
que te amaban con locura,
como de veras se ama,
y defendian tu honor
con la punta de la espada.
Pero estos de hoy... no los creas,
buena Madre, que te engafian,
y te echarin al abismo
como cosa despreciada;
Ipoco le import a ellos
que tdi puedas ser vengadal

53



J








ARTURO LIENDO

ITriste verdad!. .Mas un dia,
al ver que toda te inflamas
en una ansiedad de guerra,
en una sed de batalla,
en un matarse de hermanos
en un vomitar de balas,
habri quien alce la vista
a las regions aladas,
y mirando fijo al cielo,
exclame: -IDios miol IBastal
Cesen odios y rencores,
venga a nos la ansiada calma;
ain te amamos, Rey del Cielo,
ain tenemos esperanza ...
Perdona a tus malos hijos,
y danos la paz ansiada,
Iqu6 no se diga, Dios mio,
que te olvidaste de Espafia!

Asi seri; no es possible
que Dios no oiga la llamada
de una voz que ardiente vibre
en lo mis hondo del alma,
de una voz todo ternuras,
toda en amores bafiada,
una voz que ha de subir
hasta la Augusta Morada,
y ha de mover al Sefior
a no dejar su manada.

Por eso paciente espero
en un cercano manana
lleno de luz y alegria,
y aun creo yo en una Espafia,
recia y fuerte, cual sus hombres,
grande como sus montafias,
piadosa, cual sus cristianos,
como sus estrellas, blanca...








A L B U R A S


INVIERNO


O UE frio tengo en el alma,
que frio tengo en el pecho,
y que temblor en los dientes,
y que vacio en el cuerpo,
y c6mo en mis ojos tristes
una gota correr siento!
(Por qu6 este vivir tan frio?
(Por qu6 este penar tan negro?
(Por qu6 esta ansia de caricias,
y este anhelar de mil besos?
(Por qu6 las sombras nocturnas,
portadoras de secrets,
me parecen mil fantasmas
de perfiles agoreros?
Que bien se esti aqui a las brasas!
Que a gusto junto al brasero,
que delicia el estar frio
cuando acompafia el recuerdo
de ti, mi duice hermanita,
de tu perfil agareno
de tu carita de rosa,
de tus ojitos triguefios.

El gato se ha acurrucado
junto a mi; tal vez el miedo
de morir s6lo y de frio,
le habri hecho acercarse al fuego.
El gato esti aqui a mi lado,
y yo lo arrull en su suefio.
La nieve tenue a la calle
traje de novia le ha puesto,
y con sus copos tan blancos,
le ha formado un lindo velo
y con su albura de dalias
ha adornado sus cabellos.








ARTURO LIENDO


iQu6 linda esti asi la called
Parece un gnomo travieso
que viene Ileno de encanto
de un pais de raro ensuefio,
y nos trae la Quimera
entire canticos y arpegios!

Las vidrieras adornadas
de los establecimientos
que lucen Ilenas de galas
con sus perfumes diversos,
tienen albos rosicleres,
y en ellas la nieve ha puesto
tambien su vestido blanco,
tambi6n sus blancos reflejos.

En esas vidrieras blancas,
viven y cantan mufiecos,
de ilusi6n y fantasia
que se alimentan de suefios,
esos suefios, hermanita,
que palpitan en mis versos.

En el quicio de una puerta,
un miserable harapiento
que alli pedia limosna
sin temer al duro cierzo,
ni a la g6lida nevada,
de frio dicen que ha muerto.

Tambi6n yo soy un mendigo
que voy en pos de un deseo,
que ansio ardientes abrazos
y besos sublimes quiero,
y todo yo soy de nieve,
y todo yo soy invierno...

I Que frio tengo en el alma,
que frio tengo en el pechol








A L B U R A S


LAS HORAS A TU LADO




M INUTOS me parecen las horas a tu lado,
minutes que son gotas de migico licor,
Ic6mo me siento todo por dentro enamorado!
lestoy todo bafiado en perfume de tu amor!

Las horas se me pasan, se van y no las siento,
parece que se esfuman, se apagan, cual la luz,
o son debiles hojas que aprisa lleva el viento,
o son aires de brisa en el claro cielo azul.

Se van raudas las horas si estamos los dos juntos,
y todo lo olvidamos, y s6lo los trasuntos
del amor se escuchan con acento de cristal.

Y al par que feliz dejo pasar dulces las horas,
en 6xtasis contemplo las gracias que atesoras,
y estrecho contra el pecho tu mano virginal...








ARTURO LIENDO











OFRENDA


M IS versos van a ti, como la brisa
se desliza en el pliego del espacio,
primero van despacio, muy despacio,
y luego se abren como tu alba risa.

Mis versos van a ti, cual la gaviota
que agil cruza el Oc6ano infinite,
y tienen el sonido de aquel grito
que nunca lleg6 a dar mi lira rota.

Ellos guardian en su alma nacarada,
la belleza de trinos armoniosos
que entona el ruisefior en la enramada.

Ellos son ideales primorosos;
porque yo los escribo, no son nada,
porque ti los inspires, son hermosost


I ~. ..2-_--i-u. -TIU.''--r_~DeaYIC.i .


r








A L B U R


LAGRIMA


N salgas, lfgrima, afuera,
permanece en la pupila,
suave, ignorada, tranquila,
como si al fin te durmieras...

No salgas, ligrima inerte
que te asomas a mis ojos,
espera a que mis despojos
acuda a buscar la Muerte.

No salgas, ligrima negra,
porque el mundo que se alegra
ignora tu sinsabor,

y temo, ligrima mia,
que al fin el mundo se ria
de mi terrible dolor


I r
1;1

'1.
I~t
r2
I
I ~
; 1
1 !
:jl

II
Ij
:I'



:i
'i)
IP
I r

;:6

!j
i f

.i
1.,

II
; i
i;


A S








ARTURO LIENDO






ORACION TRISTE


POR favor... no te acerques .. tengo miedo
de amarte tengo miedo de ser tuyo,
quizas sea aprensi6n, quizis orgullo,
pero no puedo amarte, no, no puedo. ..

No te muerdas las labios con fiereza,
no me mires asi que me haces dafio,
tf bien sabes, mujer, que no te engafio,
que siempre en mi palpita la franqueza.

ITe quise, si, te quise, lo confieso,
no me avergiienzo de decirlo a voces!
Tf sabes que es verdad, td me conoces
t6 gustaste las miles de mi beso.

Pero ahora no s6 lo que me pasa...
no me inspires amor, ni simpatia...
no queda nada ya de aquella orgia,
no queda nada ya de aquella brasa.

Al4jate de mi... no seas mala...
(No ves que con tu pena me aniquilas,
y siento poco a poco en mis pupilas
que una gota de hielo se resbala?

'No me hagas sufrir mis. Ya no te quiero,
tu no sabes por que... ni yo tampoco,
pero siento morirme. y estoy loco,
y no es este el morir que tanto espero...








A L B U R A S


Ya s.... no me lo digas... tl me adoras,
yo se que ese tu amor es muy profundo,
pero voy a dejar pronto este mundo
y no quiero quererte... (Por que Iloras?

(Ti sabes... ? Pero no, no te 1o digo...
(Que cuindo lo sabres? IYo no s6 cuindo!
1Dios mio, basta yal ISi estoy Ilorandol
IMujer, vete de aqui!... IYo te maldigo!

No quiero sufrir mis. Ya esti bastante...
IQu6 venga pronto ya la fria muertel
Yo me muero, mujer, por no quererte,
eno ves la palidez en mi semblante?

Pero no... no te acerques. tengo miedo...
mi mal, por suerte ya, no tiene cura. ..
yo no se si es delirio, o si es locura...
pero no puedo amarte... no, no puedo.. !







ARTURO LIENDO


MIS SANDALIAS



M IS sandalias no son de brocado ni seda,
ni relucen brillantes al beso del sol,
mis sandalias no tienen hebillas de plata,
ni colors de oro, ni luz de arrebol.


Mis sandalias parecen dos viejas muy viejas,
mal vestidas y feas a mis no poder,
que han pasado miseria y sufrido agonias
por alg6n continuado y febril padecer.


En un tiempo lejano tuvieron colors,
y cuajadas estaban de rosas y tul,
traspusieron mansiones y hollaron sus plants,
mil alfombras brillantes de cifiro azul.


Ahora van por las chozas mis pobres y humildes,
vislumbrando pesares, oyendo llorar,
y estAn ya todas rotas, deshechas, cansadas,
por los crueles dolores del cruel caminar.


Mis sandalias son hoy como dos negras naves,
que sin rumbo, sin puerto, sin ansia y sin fe,
silenciosas navegan en un mar de sangre,
que promueve la Ilega sin fin de mis pies








A L B U R


VENTANA ESPANOLA


V ENTANA de mis rondeles,
verde, sedosa ventana,
que luces bella y galana
entire un brillar de claveles.


Ventana, luz y caireles,
ventana de mi serrana,
clara como una maiiana
de sol, alegria y miles.


Eres, ventana espaiiola,
como una altiva manola
que un suave perfume emana.


Te ve el sol y se embelesa...
|Por eso, cuando te besa,
se enorgullece, ventana!


n;---------a~----n --r-_--~-~__la


A S







ARTURO LIENDO










SI.. .


SI tuviera el pincel del gran Apeles,
si de Homero la diifana arpa eolia,
si tuviera un panal de ricas miles
y la albura ideal de la magnolia.

Si pudiera ascender al azul cielo
y arrancar de su manto alguna estrella,
si ain mis atrevido en mi hondo anhelo,
robarale a la luna su luz bella.

Si una vez que todo eso conquistara,
y en un lirico verso modelara
una imagen de ensuefio, suave, franca,

creyendo pintar tu alma, mi hermanita,
pronto, necio, veria, que tu almita,
es mis bella. ms nitida... mis blanca...








A L B U R A S











LAS DOS PERLAS


DANZABA alegremente sobre el piano
la nivea blancura de una perla,
y loco de placer asi tu mano,
y hacia mi la acerqu6 por mejor verla.

Luego vi que una lfgrima en tus ojos
cual otra perla audaz se deslizaba,
y no se por que dafios o que enojos
vislumbri que esa perla se cuajaba.

Yo te atraje hacia mi Ileno de amores,
y al beber con fruici6n los mil dulzores
de tu boca, que miel pura destila,

no supe que admirar de aquel arcano,
si la perla divina en tu alba mano,
o la liquid perla en tu pupila...








ARTURO LIENDO











PENA


V ASO que siempre esti leno
del dolor bajo el capuz,
hiel que bebi6 el Nazareno
cuando moria en la Cruz.

Dardo que recio se clava
con terquedad en el pecho,
volcin que arroja su lava
en el coraz6n deshecho.

Esa es la pena: dolor,
amargura, sinsabor
de anhelar lo que no existe,

y la profunda agonia,
la eterna melancolia
de estar triste, siempre triste.








A L B U R A S


ENSUERO ANDALUZ



S EVILLA!
ciudad que el pecho desgarras
con rasgueos de guitarras
y chatos de manzanilla.

Ciudad-suefio, roja y gualda,
salerosa y retrechera,
que tienes sangre torera
en tu olimpica Giralda.

Saeta I
punzante dardo rojizo
que tiene encanto y hechizo
de un ensuefio de poeta.

Quejido que sube al cielo
por poder de una garganta,
y en el aire se agiganta
como un sonrosado anhelo.

Guitarra I
sonido que rasga el pecho
como un bicaro deshecho
por la pena que la amarra,

Cuando al aire da sus notas
en una explosion de amor,
sus cuerdas tienen clamor
de mil esperanzas rotas.

67


s~l_~~ I_~__P__ __ I








ARTURO LIENDO


Mant6n!
prenda que leva en sus flecos
corazones, cual mufiecos
de una magica ilusi6n.

Si lo Ileva una triguefia
de ojos grandes y morenos,
se agrupan los macarenos
ante su gracia risuefia.

Eso!
eso es Sevilla gitana:
un tiesto en una ventana,
un fandanguillo y un beso.

Un sol, una pandereta,
una flor, una mantilla,
un chato de manzanilla,
un mant6n y una saeta!






















68


- 7.








A L B U R A S


LA FIESTA ESPAROLA


S EDA y oro, risa y sol,
resplandores de mantillas,
y en las rosadas mejillas,
arrebol.


Torero, gloria y amor
en notas de pasodoble,
cruza la plaza al redoble
del tambor.


Manola, sed de aureola
con dos pufiales por ojos,
y el rostro, claveles rojos
de espaiiola.


Toro, victim inocente,
cuyo destiny es morir,
sale presto a divertir
a la gente.

Va hacia el lienzo bravo y fiero,
161 de matar tiene ganasl
mas cede a las filigranas
del torero.


Con 61 hacen maravillas
las gentes del redondel,
y son lanzas para 61,
banderillas.
69


~.~.-1 ..__. .~.x-~.








ARTURO LIENDO

Y despu6s en fuerte choque,
al final de la jornada,
siente la dura punzada
del estoque.

Un aplauso ardiente suena,
se alza al aire una sonrisa,
y una flor cae y se irisa
en la arena.

Y entire la grey vocinglera,
como un jir6n en la tarde,
surge el infinite alarde
de la fiera.

Que en su postrero gemido
ha gritado entire el clamor:
(Quidn ha sido el vencedor,
y el vencido?




_Dr~lr.- IinS.; -r .Lr*-*rJrrrII~=---B- -r~1h-_


A L B U R A S











JARDIN


Y 0 s6 de algtin jardin puro y fragante,
todo Ileno de rosas... rojas... bellas...
donde mi alma encuentra algin calmante
bajo el palio de luz de las estrellas.

Jardin, que en esta noche de diamante,
enmudece mis s6rdidas querellas,
y me brinda un lugar bello y radiante
para a solas pensar tan s6lo en ella...

A mis lados las flores; en el cielo
la luna en un brillar de terciopelo,
riela dentro el lago de cristal,

y extasiado, y en pos de mi deseo,
al ver tanta belleza, s61o veo
la albura de mi amada angelical...








ARTURO LIENDO


LA TRAGEDIA DE PIERROT


C OMO sombras en la noche de fulgor carnavalesco,
surgeon raudas las parejas, al compas de una divina
y mel6dica comparsa, en que el gran Momo burlesco,
la batuta lleva airoso entire un mar de serpentina.

En un banco del parterre, junto a un surtidor grotesco,
entretejen sus amores Arlequin y Colombina,
y es la victim en la farsa de un matiz funambulesco,
un Pierrot deshecho en Ilanto, recostado en una esquina.

El chasquido de alg6n beso que ha llegado a sus oidos,
ha atrofiado su cerebro, ha estancado sus sentidos,
y a contarle sus pesares va a la placida laguna...

La comparsa ronqueante, arma horrisono barullo,
Arlequin y Colombina contindan en su arrullo,
y Pierrot cuelga ya muerto de los cuernos de la luna...








A L B U R A S











LA MODISTA


DIA y noche, la obrera de la aguja
se afana por coser, y asi hacendosa
en la tela, su mano fiel dibuja
mil adornos de forma primorosa.

Vestidos muy valiosos, las sefioras
de la alta sociedad le han encargado,
y ella pasa cosiendo horas y horas,
hasta ver su trabajo terminado.

S61o cifra su anhelo y su alegria
en ganar con sus manos cada dia
el pan, entire caprichos de la moda.

Y piensa mientras hace su faena,
cuindo ella se pondrf de dicha llena
el traje que hizo ayer para una boda...


*- 1-' -'




I


ARTURO LIENDO




LA VIDA DEL COLEGIO


L A brisa me trae arpegios
de la vida del Colegio.
Libros, ricas preseas,
libros, fuentes de ideas
donde gustaba beber
el liquid del saber
envuelto en fugaces teas.
Catecismo: Las preguntas
manantiales de armonia...
Padre Nuestro, Ave Maria
y las tres personas juntas,
un s6lo Dios, luz del dia.
Historia Sagrada: Adin,
el Diluvio, los hebreos.
Sams6n y los filisteos,
Jesucristo, sol. Satin,
leader de los fariseos.
Aritmitica: La suma,
quebrados y logaritmos.
Geografia: Los sismos,
el descifrar de la bruma,
la canci6n de los abismos.
Gramitica: La oraci6n,
la Prosodia, Analogia,
Sintaxis, Ortografia,
los verbos, conjugaci6n,
"tenia... tenias. tenia..."
Escritura: Los palotes
rigidos, fuertes, torcidos.
Lenguaje: Los parecidos,
los hom6nimos, los brotes
de la mente, comprendidos.








A L B U R A S


Historia: Solio de guerras,
ecos de tierras ignotas,
victorias, fuego, derrotas,
venganzas que el alma aterran,
versos de olimpicas notas.
Ingles:-Oh, Sir. I am blue.
What's the matter with you?
-It is nobody, and you? Francis:
-Donnez moi ca, s'il vous plait,
-C' est-ici. Merci beaucoup.
Literature: Cervantes,
Lope de Vega, Zorrilla.
Poesia: Consonantes,
pareados, asonantes,
odas, sonetos, quintillas.
Voz del maestro: -iAtenci6n!
Definanme la ecuaci6n.
Quien lo sepa que alce el dedo,
y dos puntos le concede.
--Yo lo s6I iY yol iY yo!
-A ver, salga al encerado;
ecuaci6n de primer grado.
Esti bien. A ver usted.
Mal, muy mal... desaplicado:
(Por que no estudia? (Por qua?
Suena el timbre. Ya es la hora.
-iHasta mariana! -jAdios!
-IQu6 salgan de dos en dosl
Para mafiana la Flora
de Espafia. IQuedad con Diosl
IColegio I Canto sonoro!
IColegiol IC6mo te afiorol
IC6mo me embriaga el arpegio
de tu dulce florilegiol
iDios mio! (QuB pasa? Lloro?
IQuien volviera, Dios, al oro,
de la vida del Colegio...








ARTURO LIENDO





YA NO SON LOS POETAS...

(Ante unos versos atestas)


Y A no son los poetas como eran antafio,
de las largas melenas y aspect ermitafio;
ya no Ilevan sus trajes manchados y rotos,
ni calzan con zapatos deshechos sus pies...
Ya no son como aquellos de tiempos remotos,
deslumbrados en pos de la luz de lo ignoto
que pasaban miseria en su send a trav6s.

Ya no saben del hambre, de hiel, de penurias
como aquellos histriones de otras centuries
todos Ilenos de ideas, de fe, de ilusiones,
que vivian en una bohardilla sin luz...
Ya no son como aqu6llos que hacian canciones
en pobres cafetines, grasientos, tristones
donde se esfumaba su ardiente juventud.

Ya no tienen la imagen de vida, que abstemia,
nutria a los otros con sonrisa bohemia
bajo el calidoscopio de un ojo burlesco
que inquieto se extasiaba mirando al ayer...
Ignoran la sed de lo burdo y lo grotesco,
que ardia en sus almas con un guifio clownesco
en la lucha terrible del ser o no ser...

Ya el materialismo, secuencia de la crisis,
como un quinto jinete del Apocalipsis,
del v'erso y de la rima asciende los peldafios
y en un caos horrible anhela transformer
toda fiel poesia con ritmos extrafios.
Ya no son los poetas como eran antafio...
IPara serlo habrian de volver a empezar...








A L B U R A S


FUNEBRE


DEL ambiente en el misterio
voy buscando inspiraci6n
y me obsede la vision
titrica del cementerio.

Ella es como un refrigerio
al hambre del coraz6n
que se agita en la emoci6n
de lo finebre y lo serio.

En alas del ideal,
la campana funeral
suena con golpes inciertos.

Y en la idea en que me ofusco,
desesperado ya, busco
la santa paz de los muertos...








ARTURO LIENDO


HISTORIC DEL BESO


UN cierto dia el Sefior llam6 a sus angeles,
a sus serafines, y a sus arcingeles,
y mirindoles a todos con cariiio,
habl6les muy dulce, cual se habla a los nifios.

Rodeado de rostros de nitido albor,
lanz6 asi su verbo de luz peregrina,
y dijo con voz melodiosa y divina:

-Deseo hacer algo que avive el amor,
que sea en el mundo como amo y senior
de las almas, como ideal sonatina
sublime, que incendie en amor corazones,
y vibre en los pueblos, se agite en naciones,
y bilsamo sea de todo lo bello,
de todo lo grande, de todo lo amado,
como una explosion del amor, tan sagrado,
que no exist nada tan dulce y sofiado,
tan santo, tan blanco, tan suave como ello.

SerA luz del mundo, clamor de las almas,
tendri el sutil aire que tiene la brisa,
la tenue caricia que agita las palmas,
las suave expresi6n de una clara sonrisa.

Sera cual chasquido de niveos cristales,
tendra irisaciones de mil pavos reales,
seri como un Principe Azul, trovador,
que cante la eterna canci6n del amor.

Sera una cascada de luz refulgente,
y puro y sublime, si es dado en la frente.
Amor al ausente, recuerdo muy grato,
muy noble y ardiente, si es dado a un retrato.
Algo delicado, noble, sin mancilla,
si se deposit en la suave mejilla.
78







A L B U R A S


Un paje galante, gentil, y ufano,
si audaz se coloca en la nivea mano.
Seri una traviesa y feliz mariposa,
si en la cabecita de alguien se posa,
y seri cual fulgor de ardores mil sabios,
cual ruido de sedas, cual roce de alas,
como un irisar de aromiticas galas,
si con unci6n santa, ideal, amorosa,
perenne, sofiada, divina y hermosa,
sin locas pasiones, ni locos resabios,
como una fragante, sutil, blanca rosa,
suave se coloca en unos rojos labios.

Cuajado estari de rubies y perlas,
y habri de sentirse orguiloso al tenerlas
tan Ilenas de blanco, de luces brillantes ..
Seri el dulce cofre donde almas amantes
encierren su dicha de claro irradiar,
Seri como un astro de oro y diamantes,
seri licor santo que embriague al amar.

Tendri los dulzores de mil ambrosias,
seri fresca fuente de las alegrias,
seri trino y rosa, fuego, brisa y miel,
sera como un canto de luz y armonias,
y ya no habri nada tan dulce como 61.

Asi dijo el Sefior, y los querubines
de migicas alas y torsos desnudos,
miribanle absortos, en 6xtasis, mudos,
cuando una voz clara son6 en los confines
del Cielo, y dijo: -Muy bien, Sefior... ey eso
c6mo habri de Ilamarse. .. ? En embeleso
aprestironse a escuchar ahora al Sefior,
que dijo: -Ese algo, que Ilevo yo preso,
construido por mis manos exprofeso
para que alumbre a las almas triunfador,
tiene ya un hermoso nombre: Seri el Beso,
alimento de la Vida y del Amorl







ARTURO LIENDO


MADRIGAL


P OR esos tus ojos, nifia
de los negros bellos ojos,
diera yo los mil antojos
de mi vida, y hasta diera
si precise y just fuera
para calmar mis enojos,
toda mi existencia enter
por la mirada hechicera
de tus ojos.







A L B U R


TU RISA


ES tu risa, mujer, cual tintineo
de migico cristal, sublime y franca,
y tiene los reflejos de la blanca
luz que irradia un hermoso camafeo.

Risa clara, al oirla tal me evoca
un sonido de grata melodia,
que ejecuta cual dulce sinfonia
el teclado armonioso de tu boca.

Tu risa, que es aroma de vergeles,
que es un sonar de alegres cascabeles,
me produce tal migico embeleso,

que quisiera, cual un soplo de brisa,
recoger esa perla que ella irisa,
y encerrarla en la concha de mi beso...


A S








ARTURO LIENDO


EL PIANO


TU te has ido y me has dejado con mi pena s6lo y triste,
con mi pena triste y s6lo como humilde anacoreta.
Las palabras cadenciosas que al partir me dirigiste,
no bastaron a mis ansias y a mis suefios de poeta.

He Ilorado amargamente, con un lanto desgarrado
en las noches taciturnas de este invierno de mi vida;
he Ilorado acerbamente, como nunca yo he Ilorado,
porque yo no supe nunca del dolor de una partida.

A veces, en esas noches en que todo son negruras,
y el alma siente nostalgias de rominticas ternuras,
me he sentado frente al piano por ver si me consolaba.

Y loh misterio de las almas y los cuerpos que se entienden,
de las voces que se llaman y las mentes que comprenden,
el piano, tu alegre piano, conmigo tambiin Iloraba!


___ __ I~









A L B U R A S


CREIAS EN LOS REYES...

C reias en los Reyes, hermanita,
tenias la certeza que los Magos,
inundaban de dones y de halagos
la albura sin igual de tu camita.

En la noche de Reyes, entire bellos
ensuefios td veias galopar,
a Melchor, a Gaspar y Baltasar,
cabalgando en magnificos camellos.

Veias se acercaban muy despacio
a tu cuarto de fiel policromia,
transformando con su jugueteria
tu aposento en magnifico palacio.

Y sofiabas, sofiabas, y en disefios,
cuintas cosas, feliz te imaginabas,
con que amor y dulzura td sofiabas,
que Ilenos de inocencia eran tus suefios.

Y luego al despertar, icuinta alegrial
c6mo hacias saltar, los suaves muelles
de tu lecho. -i Qui buenos son los Reyes!
tu almita blanca y buena repetia.

Pero alguien te arranc6 el magico hechizo,
el encanto sublime fu6 deshecho,
no le guards rencor en tu albo pecho,
perd6nale... Ino sabe lo que hizo!


---- ~- -- ------ ----- ------- -----r-.~----- ~-~h~_~--_








ARTURO LIENDO


EL CISNE

Cuil un pitalo en el lago de una audaz policromia,
surge el cisne blanco y suave cual ideal ensofiaci6n
y su cuello curveado tiene asi a la luz del dia,
el enigma impenetrable de alguna interrogaci6n.

Surge el cisne aristocritico, y al verlo se diria
que busca a alguien que cantarle su arrobatica canci6n,
y es tan niveo y hermoso y tan Ileno de armonia,
que asemeja una hoja en blanco en un Album de ilusi6n.

Ese cisne que pasea por el lago de aguas puras,
donde voy todas las tardes a llorar mis desventuras,
me recuerda mil escenas de amorosa sinfonia,

pues asi como 61 se mece, enigmatico y risuefio,
asi yo tambien cruzaba por el lago del Ensuefio
en la g6ndola de nicar de tu dicha y de la mia...








A L B U R A S


LO QUE TU ME DIGAS


Si ti me dijeras: -Vete hasta la mar,
hincate en el agua, en el agua serena,
bucea, y no pares en tu bucear,
trAeme una perla de riquezas llena,
que deseo hacerme un hermoso collar...
Si eso me pidieras dulce vida mia,
la mis bella perla yo te traeria.

Si ti me dijeras: -Sube hasta los cielos,
tr&eme una estrella que quiero tener
para mis ardores, para mis anhelos,
para hacerme de ella un hermoso alfiler,
Si eso me pidieras dulce vida mia,
la mis linda estrella yo te traeria...

Si ti me dijeras: -Yo quiero la luna,
me agrada su albura, me gusta su luz,
quiero hacer de ella, bella cual ninguna,
el hermoso espejo de mi juventud,
Si eso me pidieras dulce vida mia,
la luna del cielo yo te traeria...

Luna, estrella, perla, aire, cielo y mar,
todo lo que vibra, todo lo que encanta,
todo lo que agrade a tu claro mirar,
yo te lo pondria dichoso a tus plants,
las cosas mas bellas, las cosas mis santas,
por verte dichoan iria a buscar...

Perla, estrella, luna y todas sus amigas,
lo que ti me digas, lo que tf me digas!


~I ___I_~I~IIC~1








ARTURO LIENDO




PRINCESA...


P rincesa, que tienes cabellos dorados,
princess que tienes la luz de arrebol
en esos tus ojos donde hay engarzados
un poco de luna y un poco de sol.

Princesa que habitas hermoso palacio
de piedra y granite y aspect ancestral,
princess que miras el irido espacio
sentada en el muro de tu ventanal.

Princesa que pasas la vida encerrada
sin mis compafiia que un manso lebrel,
que suefias a veces en que eres la amada
de un noble, gailardo y apuesto doncel.

Princesa que ignoras la sal de la vida,
que nunca supiste lo que es el amor,
que vives cual vive la pena escondida,
en lo hondo del pecho de audaz trovador.

Escucha mi canto, mi canto armonioso,
mi canto sublime de seda y cristal,
que Ileva en sus alas un trino amoroso
mezclado con ritmos de Marcha Triunfal.

Yo quiero princess rendirme a tus plants,
contarte la pena que agita mi ser,
yo quiero adorarte para ver si espantas
los cuervos sangrientos de mi padecer.








A L B U R A S


Yo quiero, princess, decirte una cosa,
sublime y hermosa, como albo laud,
quiero preguntarte, princess de rosa
por qu6 martirizas a tu juventud.

Yo quiero decirte, divina princess,
lo que en tus ensuefios debiste advertir,
por qu6 cuando se ama, y se siente y se besa,
convi6rtese en goce el acerbo sufrir.

Si escuchas mi canto, gentil princesita,
yo ir6 a tu palacio llevando un cantar,
yo har6 revivir tu existencia marchita
que tiene reflejos de un triste penar.

Yo ir6 a tu aposento en la noche callada,
Ilevando en mis labios un cAntico en floor;
yo te dar6 un beso, princess adorada,
ly sabres entonces lo que es el amor!...







ARTURO LIENDO


ROSAS Y ESPINAS

L loro, Iloro y mis doloras
son ligrimas de un rimar...
IHasta la luna ya Ilora
de tanto verme Ilorarl

|Oh la obsesi6n del que ignore
lo que debe de ignorari
IAy del que ama y el que adora
lo que no se debe amarl

La vida tiene estas cosas,
tan crueles y dolorosas,
por eso ella me domina,

que en sus fases caprichosas
donde otros ven s6lo rosas,
me encuentro yo las espinas.









A L B U R A S


ORGULLO


M E la trajo la Fortuna
envuelta en gasa de anhelo;
toda ella, albor de luna,
toda ella, azul de cielo.

Su cara era una sonrisa
que rimara algiin cantar,
mis bella era que la brisa,
aire, cielo, tierra y mar. .

Le dej6... (Quin sabe c6mo?
mientras apuraba el porno
del licor de loca suerte...

Su orgullo... Su poderio...
ITambien yo tenia el mio,
mis poderoso y mAs fuertel


~-----~ ~11 -- ---`-- --`I-~~~-~--"-*-- -~--~l~u~-~~r*~-r-T.I-r=~r ~r--a~-~l --_-Cf-








ARTURO LIENDO


ERAN UNOS OJOS


ERAN unos ojos
de luz encendida,
tan grandes y bellos,
que nunca en mi vida
vi otros como ellos.

Los vi un instant no ma.
los vi no mis un instant
en un cielo tan radiante,
que no lo olvido jams.

Me miraban, sonreian,
y extasiados al mirarme,
ruborosos, sin hablarme,
qu6 de cosas me decian...

Eran unos ojos
de luz encendida,
tan grandes y bellos,
que nunca en mi vida
vi otros como ellos.

Tenian en su mirar
un no s6 qu6 de ternura,
de candor y de dulzura,
ojos gliucos verde mar.

Me miraron aquel dia,
y bast6 que me miraran
s6lo una vez y quedaran
fijos en la mente mia.








A L B U R A S


Eran unos ojos
de luz encendida,
tan grandes y bellos,
que nunca en mi vida
vi otros como ellos.

Eran soles de alborada
aquellos ojos divinos,
eran ojos asesinos
que matan con la mirada.

Eran mas bien dos estrellas
de una hermosura indecible...
IDios mio! (Sera possible
que existan cosas tan bellas?

Eran unos ojos
de luz encendida,
tan grandes y bellos,
que nunca en mi vida
vi otros como ellos.

Ojos, antorchas lucientes
cual incendios de colors,
ojos que brindan amores
con miradas sonrientes.

Ojos verdes que calmaron
de mi vida los antojos,
ibenditos aquellos ojos
que al mirarme, me besaronf

Eran unos ojos
de luz encendida,
tan grandes y bellos,
que nunca en mi vida
vi otros como ellos!








ARTURO LIENDO


RIMA


CUANDO en el jardin de flores
de tu senda, se deslie
sin penas ni sinsabores,
el collar de tu amores,
rie ...
Cuando la paz y dulzura
hallen eco en tu garganta,
como un ave en la espesura
prendada de tu hermosura,
canta...
Si en el candor inocente
de tu carita risuefia,
notas un amor ardiente,
vaporoso y sonriente,
suefia. ..
Si el dios del amor, Cupido,
a tu virgen pecho llama,
y dentro de 61 hace nido
por tus encantos rendido,
ama...

Si el amor, nifio travieso,
pone en tus ojos la intense
llama de alg6n tenue beso,
y te hace pensar en eso,
piensa ...
Si en tu pecho inmaculado
el ansia de amar suspira,
y al mirar a tu adorado
ves el porvenir rosado,
mira ...
Y si al amar, el anhelo
te deja en sus redes presa,
y ves abierto tu cielo,
y hallas en besar consuelo,
besa .. I








A L B U R A S


RECUERDOS TRISTES...


L A conoci en una noche
de argentea luna clara,
donde mil y mil luceros
en las nubes asomaban
sus ojitos Ilameantes,
y sus mejillas rosadas,
y sus rostros purpurinos,
y sus sonrisitas blancas.

Nos miramos fijamente
en esa noche callada:
nos miramos uno al otro
sin decir una palabra,
que en amor, nifio voluble,
cuando los labios se callan
los ojos enamorados
con tiernos arpegios hablan.

Despu6s, Cpor que recordarlo?
de mi coraz6n fu6 el ama,
y yo fui duefio del suyo
y s61o fuimos dos almas
que se quieren, que se adoran,
que se buscan y se hallan.

C6mo la quise, Dios miol
con que fervor, con que ansia,
c6mo quedaba extasiado
ante su figure blanca,
y c6mo ella, amorosa,
toda ella enamorada,
me estrechaba entire sus brazos
como si una loca llama
de pasi6n incontenible
a mis brazos la arrojara.








ARTURO LIENDO


Y todo esto hace unos dias...
ella aqui a mi lado estaba.
Todavia aqui se advierte
de su rostro la fragancia.
Y estas cosas y estos muebles
todo de ella me habla.
Alli descansaba ella,
alli cosia y cantaba,
alli regaba las flores,
mas alli las colocaba ...
Entre cuatro cirios blanco
la han Ilevado esta mariana,
entire mil gasas sutiles
dentro de una hermosa caja,
Ilena toda ella de albura,
como su figure blanca,
y en la cual he colocado
azucenas y guirnaldas.
Gran Dios, no puedo creerlo
que ahora ya est6 enterrada... .

Si me parece estar viendo
su figure demacrada,
y sus pupilas abiertas,
y sus facciones tan pilidas,
como una imagen de ensueio
en el pais de las hadas,
como un ritmo inacabable
en una dulce sonata.

Ella me dijo: Recita,
Ilena de versos mi almohada,
que con ellos como flores
yo misma har6 mi mortaja.

Y yo cerraba los ojos
y no queria escucharla,
y adn lo que yo veia
afin lo que yo notaba
me costaba gran trabajo
que en mi mente penetrara,
Ella me pedia versos,
lo que de mi mas amaba,









ALBURAS
A L B U R A S

mis versos que eran para ella,
pues ella los inspiraba,
mis versos escritos todos
poniendo en ellos el alma.
Le recite asi mis versos
con voz Ilorosa, apagada,
y mientras estaba hablando,
me iba sorbiendo las ligrimas...
Ella me escuchaba absorta,
ella absorta me escuchaba,
y clavaba en mis pupils
el puiial de su mirada,
y yo mirindola a ella,
recitaba... recitaba...
Y pasaron por mi boca
versos de pajes y hadas,
histories mil amorosas,
vaporosos panoramas,
y en todos mis versos ella
aparecia pintada
en mil diversos colors,
pues mi lira enamorada,
vivia s61o por ella,
por ella s6lo cantaba.
Ella me miraba fijo.
ella fijo me miraba,
y yo mirindola a ella,
recitaba... recitaba ..
De pronto me dijo: -Sigue,
recita aunque yo me vaya,
para que lleve tu arpegio
a mi iltima morada.
Yo la escuchaba Ilorando,
sin career lo que escuchaba,
y con voz que era un lamento,
recitaba... recitaba...
AMn me parece estar viendo
cuando se muri6 mi amada,
hacia ya muchas horas
que de este mundo volara,
y yo sin voz y sin fuerzas,
recitaba... recitaba...
95








ARTURO LIENDO


HERALDICA


Y O pienso en un escudo que nunca haya existido,
que est6 todo adornado de engarce sefiorihl,
que sea siempre joven, y que haya resistido,
los s6rdidos embates del gran Genio del mal.

Yo pienso en un escudo cuajado de nobleza,
de limpidos destellos, de dulce claridad,
que diga y que proclame tu olimpica grandeza,
y sea cual heraldo de tu felicidad.

Escudo que posea la luz de tu talent,
lo noble de tu alma, la miel de tu content,
la lave de tu dicha, la sed de tu emoci6n,

y en medio de todo ese brillar de excelsitudes,
como un blas6n inmenso de todas las virtudes,
tu ardiente, tu inefable, tu virgen coraz6n. .







A L B U R A S


MADRIGAL




E RES tan delicada,
tan suave y nacarada,
hermanita spiritual,
que cuando te doy la mano
con mi carifio de hermano,
tengo miedo de apretarte
pues creo vas a quebrarte
como un vaso de cristal ...








ARTURO LIENDO


TUS MANOS SOBRE EL PIANO


TUS manos sobre el piano no se sienten,
se oyen, se adivinan y sus dedos,
estiticos suspiran y presienten,
un rumor de sollozos... suaves.. quedos...

Tus manos sobre el piano son dos alas
que rozan sin pulsar en el teclado,
y tienen el albor de niveas galas,
que portara algin Principe Encantado.

Y agitan al rozar tales arpegios,
tan dulces y sublimes florilegios,
que el coraz6n, oy6ndolas, afiora...

y a la voz de su migico conjuro,
en ansias de ser suave y de ser puro,
el piano tiene alma, y canta. y Ilora...







A L B U R A S


QUISIERA SER...

Q UISIERA ser rio,
y que te bafiaras en el cauce mio...

Quisiera ser brisa
para acariciar tu fragante sonrisa...

Quisiera ser cielo,
y que td vinieras a mi en raudo vuelo ..

Quisiera ser galgo,
y echarme a tus pies en espera de algo...

Quisiera ser fibra,
para estar siempre donde tu pecho vibra...

Quisiera ser sol,
y bafiarte toda de luz y arrebol...

Quisiera ser ave
para en ti posarme con mi vuelo suave.

Quisiera ser beso,
para estar, amada, de tus labios preso...

Divina mujer,
lya ni s4 yo mismo lo que quiero ser!




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs