• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Prelude
 Preface
 Editorial de la "Estrella...
 Ley 30 de 1930
 Informe de don Narciso Garay
 Nota del Secretario de Instruccion...
 I. Los primeros años de la vida...
 II. Retorna Colunje al Istmo...
 III. La personalidad de Colunje...
 IV. Colunje llega al apogeo de...
 V. Los ultimos años de su vida:...
 VI. Colunje intimo
 VII. La repatriacion de sus restos...
 VIII. Poesias de Colunje
 IX. Apendice
 Index














Title: La vida y la obra del dr. Gil Colunje
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078347/00001
 Material Information
Title: La vida y la obra del dr. Gil Colunje
Physical Description: xiii, 154, viii p. : port. ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Susto, Juan Antonio, 1896-
Eliet, Simón
Publisher: Impr. Nacional
Place of Publication: Panamá
Publication Date: 1931
 Subjects
Genre: individual biography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: escrita por Juan Antonio Susta y Simón Eliet. 1831-1931.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078347
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000634106
oclc - 24397087
notis - ADG3754

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Frontispiece
        Page i
        Page ii
    Prelude
        Page iii
        Page iv
    Preface
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    Editorial de la "Estrella de Panama"
        Page ix
        Page x
    Ley 30 de 1930
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
    Informe de don Narciso Garay
        Page xv
        Page xvi
    Nota del Secretario de Instruccion Publica al Durector de la "Imprenta Nacional"
        Page xvii
        Page xviii
    I. Los primeros años de la vida de Colunje: Viaja a Bogota (1831-1855)
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    II. Retorna Colunje al Istmo (1855-1857)
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    III. La personalidad de Colunje se agiganta (1858-1866)
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    IV. Colunje llega al apogeo de su gloria (1868-1890)
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    V. Los ultimos años de su vida: Su muerte (1891-1899)
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    VI. Colunje intimo
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    VII. La repatriacion de sus restos (1910-1917)
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    VIII. Poesias de Colunje
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    IX. Apendice
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Index
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
Full Text


















DR.


ESCRITA POR


JUAN ANTONIO SUSTO


SIMON ELIET


1831 1931


PANAMA
IMPRENTA NATIONAL
1931









THIS VGLUME HAS BEEN
3I CROF-1 iMEO
SY THE i:NIrVFTlRSTY OF
- LORIDA LIR ,t 1S-


1 ,Q


^ooo0oo
AIA.


<-' '










Y LA OBRA


DEL


DR. GIL


COLUNJE


ESCRITA POR


JUAN ANTONIO


SUSTO


SIMON ELIET




1831 1931





PANAMA
IMPRlNA MAC1IOAL
1931


LA VMAA






IMEoLLfNCA
BreLO+CA
Remminwmdq





































L I .;

4-. ?

{Z ,
















ADVERTENCIA:


Este trabajo hecho en colaboraci6n entire los suscritos, ha
side extractado de un studio que sobre la vida del doctor GIL
COLUNJE, present al concurs del Instituto Nacional en 1917,
el senior Juan Antonio Susto. El trabajo del senior Susto fua pre-
miado con el primer premio en dicho concurs del que fueron
Jurados los seiores doctor Ricardo Joaquin Alfaro, Juan Ban-
tista Sosa y Julio J. Fibrega.

Panama, Septiembre 1P de 1931, primer centenario del
nacimiento del doctor GIL COLUNJE.


Juan Antonio Susto.-Sin6n Eliet.









Este libro se imprimid
slendo Preidente de la Re-
Spblia el Dr. Riamrdo J.
Alfaro y Secretario de Ins-
Itra an PbiHea el Lie.
Josr Manmd Quird y Q.
















DE PROLOGO


La existencia fue para Gil Colunje una mon-
tafia escarpada, a cuya ciuspide no pudo llegar sino
despues de una lucha tenaz y dolorosa. Pero lleg6
sin dejar en las cuestas y desfiladeros de la ascen-
si6n girones de honra o de dignidad.
Apenas emprendida su march, la pobreza in-
tent6 cerrarle el paso. Luego le salieron al camino
-gajes de la grandeza- la desconfianza, la envi-
dia, la calumnia y la incomprensi6n. Y por fin,
mas tarde lo acosaron las persecuciones political
y las perfidas emboscadas de los empleos oficiales.
Caricter dotado de todas las altiveces y todas
las delicadezas del amor propio, esas heridas y re-
veses del combat de la vida sl6o sirvieron para tem-
plar su alma, para ahondar el cultivo y actividad de
su inteligencia y para poner en ejercicio una volun-
tad firme y resueltamente encaminada a nobles y
altos objetos. En este libro instaurador y piado-
so de los sefiores Susto y Eliet lo vereis luchar con
denuedo toda su vida por el triunfo de la razon y la
justicia, por que al gobierno de la fuerza sucediera
el gobierno del derecho, al principio de autoridad
el principio de libertad, al caciquismo ignaro y ru-
ral la stpremacia del talent y la capacidad, el im-
perio de la idea y los principios directors.
I


A M/ANERA









"Gil Colunje -decia Pablo Arosemena- es
un hermoso ejemplo: pregona la equidad de la de-
mocracia, que consiste en el encumbramiento del
m6rito real, no ap6crifo".... No explot6 '1 sus ser-
vicios al partido para ser el nifio mimado de su par-
tido. Empufi6 el fusil y la espada en defense de
la doctrine liberal cuando la algarabia de las revo-
luciones colombianas no dejaba oir la voz de la ra-
zon o las vibraciones del pensamiento, pero nunca
pretendi6 imponer, para medrar, sus titulos de
"soldado de la vieja guardia" sobre sus otros, mas
limpios, de gran convencido y gran idealista del li-
beralismo.
Severo, noble y mesurado en los gestos, seguro
y correct en el decir, su apostolado fue un aposto-
lado de bien y de verdad, de austeridad political y fir-
me conviccion.
Los atenienses se aburrieron de Aristides. Pe-
ro Aristides y los hombres piiblicos que como Colun-
je se parecen a este puro y virtuoso ciudadano de
Atenas, reviven para la gloria perenne de la Patria.
Y nuestra juventud que lucha necesita del
constant estimulo de estos hombres, que supieron
colocar los ideales sobre las exaltaciones egoistas
o los halagos de la vanidad.
Creo que fue Emilio Dechanel quien proclam6
que "admirar es una cosa higienica". Desde lue-
go, admirar con sentido critic y prop6sito cons-
tructivo, sin ese fetichismo que nos coloca en posi-
ci6n hieratica de sumision y entrega.
La generaci6n de los Colunjes, los Aroseme-
nas, los Herreras, los Obaldias, tan lejos de noso-









tros hoy, por desgracia, nos dio el ejemplo de mayor
empuje y curiosidad intellectual y de un verdadero
apostolado de los principios liberals.
Templaron su pluma en la fragua de la lu-
cha y la adversidad y por eso su palabra y su acci6n
nunca sonaron a hueco, como suenan hoy las de
nuestros fementidos ap6stoles de la political, llenos
de aire en la cabeza y de pasiones pequefias en el
coraz6n.
En estos moments de peligro para la Patria,
de crisis del liberalism y de confusion de valores,
cuando todo gesto noble se pierde en el vacio de una
incomprensi6n sanchopancesca, revivir la figure
procera de Gil Clounje es hacer labor de edificaci6n
moral.
En este sentido, pues, merecen bien de la Pa-
tria los sefiores Susto y Eliet por su obra hist6rica.
Escrita con brevedad y sin pretenciones critics ni
literarias, constitute, no obstante, una biografia
que se lee con gusto y que revela en los autores es-
piritu de investigaci6n, de selecci6n y de patrio-
tismo.


OCTAVIO MENDEZ PEREIRA.


















HONORS AL DR. GIL COLUNJE

"Bien esta el proyecto de ley que cursa actualmente en nuestra
Asamblea Nacional, sobre honors a la memorial del Dr. Gil Colunje.
Bien esti ese proyecto que, apartandose por un moment de las preo-
cupaciones del instant, se dedica a otra preocupaci6n noble y de se-
guros, benificos resultados: la de hacer resaltar una de las figures que
fue prestigio nuestro y que puede ser modelo para las generaciones
presents y para las futuras, en lo que respect a labor del intelecto
y a integridad moral.
Gil Colunje, con Tomis Herrera, con Justo Arosemena, con Pa-
blo Arosemena, y con otros que figuran en las piginas de la His-
toria patria, es del tipo de esos hombres que los pueblos no olvidan
nunca y, antes por el contrario, tratan de exaltar perpetuamente en la
certeza de que la grandeza de las naciones no esti solo en las bata-
Ilas ganadas y en los millones acumulados, sino tambiin en la galerfa
de los hijos ilustres que con su solo nombre dan idea de que la tierra
que los produjo es propia para honrar a la humanidad. Estados Uni-
nidos recordando, sin consideraciones de ipoca, a Franklin y a Wil-
son; Francia derramando flores sobre la tumba de Victor Hugo o de
Clemenceau, son pruebas inequivocas de que rodear de inmortales au-
reolas a sus hombres superiores que abandonaron ya el mundo, es
siempre tendencia de los paises grandes, que tienen un concept ele-
vado de la vida y han alcanzado un grado superlative de civilizacion.
Y Gil Colunje-no nos cansaremos de decirlo-fue verdadera-
mente grande en nuestro pais. Su grandeza no result de campana-
rio; no fue regional siquiera; no se limit al Istmo sino que pas6
a Colombia y en toda la Repuiblica, de figures cumbres, se impuso
como una realidad. Rector del Colegio del Rosario; Senador; Co-

J-IVrEtSIDAD DE ANTIOQU."U
MEDELLfN
BiBLIOTECA
]iRECCl6Nf
I.-Ops-











misionado Fiscal ante Gobiernos Europeos; Secretario de Relaciones
Exteriores del Gobierno de Murillo Toro: he alli algunos de los jalo-
nes de gloria de ese hombre que para triunfar tenia su talent de abo-
gado, su don de poeta y de orador destacado, y su pluma que ha de-
jado trazos dignos de la inmortalidad.
Ese proyecto dedicado a tal ciudadano es en si un gesto de alto
patriotism. Es nuestra esperanza verlo consagrado en Ley para hon-
ra de la Repiblica y honra tambien de quienes lo presentaron y Ie die-
ron la debida aprobaci6n".


("La Estrella de Panama", Viernes, Octubre 17, 1930.)


















LEY 30 DE 1930
(DE 5 DE NOVIEMBRE)
sobre conmemoraci6n del Centenario del nacimiento del Dr. Gil Colunje.

La Asamblea Nacional de Panami,

CONSIDERANDO:

1I Que el Dr. Gil Colunje naci6 en esta ciudad el 1Q de Septiem-
bre de 1930 y fue uno de los mis meritorios hijos del Istmo que dieron
lustre a Colombia cuando Panama formaba part de aquella Repibli-
ca, Ilegando a ocupar posici6n distinguidisima por su talent, ilustra-
ci6n, energia y rectitud de caricter;
29 Que los restos mortales de este ilustre panamefio fueron trai-
dos de Bogoti, lugar de su fallecimiento, por el Dr. Carlos A. Mendoza
y depositados solemnemente por el Consejo Municipal de esta capital en
el Cementerio Amador;
3' Que la Ley 5* de 1912 orden6 la erecci6n de un busto de
bronce del Dr. Colunje en sitio ptblico de esta ciudad, sin que hasta
ahora se le haya dado cumplimiento a aquel mandate;
49 Que los escritos politicos, literarios, juridicos, econ6micos
y docentes del Dr. Colunje se hallan dispersos en archives privados
y en colecciones de peri6dicos y en otras publicaciones que en su ma-
yoria reposan en la Biblioteca Nacional de Bogota;
59 Que el senior Juan Antonio Susto es autor de una biografia
detallada del patricio Dr. Colunje, cuya vida es digna de ser presen-
tada como dechado a las nuevas generaciones;
69 Que es un deber de la naci6n panamefia honrar dignamente
la memorial de sus hijos ilustres;









XII


DECRETA:

Articulo 1I La Naci6n conmemorara el Centenario del naci-
miento del Dr. Gil Colunje, panameio ilustre, el dia 19 de Septiembre
de 1931.
Articulo 29 Disp6nese la reconstrucci6n en concrete armado
u otro material anilogo del edificio de la escuela piblica denominada
"Escuela Gil Colunje", de la ciudad de Panama, y la adquisici6n del
terreno necesario adyacente a dicha escuela, para su ensanche.
En un lugar al frente de dicha escuela se erigiri un busto de
bronce del Dr. Gil Colunje sobre pedestal que llevari una inscripci6n
que diri asi: "Panami al Doctor Gil Colunje, ciudadano ejemplar".
Articulo 39 La tumba en que reposan los restos del Dr. Gil Co-
lunje en el Cementerio Amador, seri exornada con una lipida de
bronce que contendri el notable pensamiento de aquil, relative a la
Paz;
Articulo 49 Los pianos, especificaciones y la construcci6n de la
primera de esas obras seri encargado, por concurso, a un arquitecto
panameiio; y las obras escult6ricas y artisticas de que tratan los ar-
ticulos 2Q y 39 de esta ley se confiarin a escultor national o colom-
biano.
Articulo 59 Contritese por la Secretaria de Instrucci6n Ptblica,
con persona apta en concept de ese Despacho, la recopilaci6n de to-
dos los escritos del Dr. Colunje que sea possible obtener, a efecto de
editarlos en forma de libro en la Imprenta Nacional; e imprimase en
el mismo establecimiento tipogrifico, en edici6n de dos mil (2.000)
ejemplares en octavo, el libro escrito sobre la vida del Dr. Gil Colun-
ie por el senior Juan Antonio Susto.
Articulo 69 Crease una beca especial, en establecimiento docen-
te de los Estados Unidos o Europa, para la educaci6n de uno de los
descendientes del Dr. Colunje que no haya llegado a la mayoria de
edad para la fecha del Centenario que se conmemorara, la cual beca
se otorgara a aquel de dichos descendientes, de uno u otro sexo, que
en pruebas adecuadas demuestre poseer las mejores aptitudes en la
rama del saber de su elecci6n;









XIII


Articulo 79 N6brase por el Presidente de la Asamblea Nacional
una Comisi6n de su seno para que formula presupuesto del costo que
puede alcanzar el cumplimiento de esta ley, de la manera mis econ6-
mica possible, teniendo en cuenta la situaci6n actual de la Hacienda
Piblica. El informed respective deberi ser presentado antes de la apro-
baci6n del Presupuesto de Rentas y Gastos de la vigencia econ6mi-
ca 1931-1933, a fin de que las partidas necesarias queden incluidas en
6l, y las relatives a la beca se incluiran, igualmente en el Presupuesto
Nacional de los dos bienios siguientes.
Articulo 89 Esta Ley deberi tener cumplimiento de manera que
en la fecha del Centenario que se conmemora, 19 de Septiembre de
1931, se realicen las ceremonies solemnes de inauguraci6n de los mo-
numentos decretados por esta ley, y los demis actos conducentes a su
cumplimiento.
Dada en Panami, a los veintinueve dias del mes de Octubre del
aiio de mil novecientos treinta.

El President,
J. G. LEWIS.
El Secretario,
Antonio Alberto Valds.



Republica de Panami.-Poder Ejecutivo Nacional.-Panami, 5 de
Noviembre de 1930.

Publiquese y ejecutese.

F. H. AROSEMENA.
El Secretario de Gobierno y Justicia,
Daniel BalBn.


(Gaceta Oficial N6mero 5869)














INFORME DE DON NARCISO GARAY


Panamn, Mayo 25 de 1981.

Seior Secretario de Instrucci6n Ptblica,
R. S. D.

Sr. Secretario:

Con la present devuelvo a Ud. los originates del tra-
bajo biogrdfico sobre el Dr. Gil Colunje ejecutado por los
Seiores Susto y Eliet, que Ud. se sirvi6 envarme con su
atenta nota de 14 de los corrientes para que emitiera op-
nion acerca de su merito.
He leido detenidamente el trabajo de dichos sefores
Susto y Eliet, y lo consider una contribuci6n valiosa al es-
tudio de la vida del eminente panameio a que se refiere.
Los bi6grafos del Dr. Colunje merecen que su trabajo sea
prohijado por el Gobiermo de la Nci6n y 4ue se les eonce-
da apoyo o reeompensa por su labor.
Sin tiermpo para mds, y satisfecho de haber podido
complacer a Ud. envidndole mi opinion -la vispera de emr
barwrme para el exterior, me repito de Ud. atento y S. S.,


Narciso Garay.













NOTA DEL SECRETARIO DE INSTRUCTION PUBLIC AL
DIRECTOR DE LA IMPRENTA NATIONAL*




Pamam, Jwsao 1I de 19S1.

Seior Director
de la Imprenta Nacional,
Present.

Seior Director:

Agradecere a Ud. se sirva impartir las 6rdenes delo ar
so para que se proceda a editor en ese estableciriento la
obra titulada "Vida del doctor Gil Colunje', de 1a cual es
autor el senior Juan Antonio Susto.
De acuerdo con la Ley y el contrato celebrado con esta
Secretaria por el senior Susto, la edici6n debe ser de dos
mil (2.000) ejemplares, en octavo, en papel de buena cali-
dad. De estos dos mil ejemplares cien (100) deben ser
empastados.
El sector Susto le Uevard los originates de dicha obra y le
hard cualesquiera otras indicaciones que consider opor-
tunas.

Soy su atento y seguro servidor,


J. M. Quir6s y Q.

















PRIMEROS
VIDA DE


VIAJA A


ANOS DE
COLUNJE

3GOTA


(1831 1855)


LOS
LA
















Los Primeros Afios de su


Vida.-


Viaja a Bogota


SU NACIMIENTO. Justamente diez afios despues de ro-
tos los vinculos que unian al Istmo de Panama con Espafia, na-
cia en esta capital, el I9 de Septiembre de 1831, el doctor GIL
COLUNJE, hijo de Manuel Colunje, natural de Popayin, subte-
niente del ejercito libertador que tomo parte en la expedici6n
al Peru en compaiifa, entire otros istmeiios ilustres, del General
Tomas Herrera, siendo condecorado por el Presidente Unanue;
y de Maria Isidra Menendez, natural de La Chorrera. Ese ni-
fio habia de ser afios mis tarde meritorio ciudadano que ocu-
paria puesto muy prominent en la gran patria colombiana, de
la cual el Istmo formaba parte entonces.
ERA DE FAMILIA POBRE. "Fue Gil Colunje-dice don
Guillermo Andreve-hombre de humilde cuna, y sus primeros
afios transcurrieron en extrema pobreza. Considdrese esto, con-
sid6rese a la vez el retraso de nuestra tierra hace cincuenta
afios, y entonces se podri juzgar con acierto la voluntad que
tuvo que desplegar Colunje para powder coronar una carrera y
salir de la oscuridad en que parecia destinado a vivir y que 61
supo disipar con su talent y su caricter."
SU INFANCIA. Colunje se desarroll6 en el infortunio,
pero su nifiez encontr6 el inefable consuelo de los cuidados que
le prodigaba su progenitora, cuya devocion materna tenia el
fanatismo de los amores biblicos. Caricias paternales fueron

y(tj ij.SD'j D DE ANTIOQUK#-
riM EDELLIN
S! .IO TECA
,; ECCl6N










para el bastante extrafias, por la ausencia casi constant y pron-
ta muerte de su padre. El doctor Colunje tuvo dos herma-
nos: Juan Jose, que fue valiente military y que muri6 comba-
tiendo en Chiriquf con el grado de Capitan, y que era muy po-
pular y querido entire la juventud panamefia de su tiempo, que
le denominaba carifiosamente "Colunjito"; y Maria Teresa,
que cas6 con un caballero espaiiol, don Juan Escarra, con quien
fue a radicarse en la ciudad de Sancti-Espiritus, en la isla de
Cuba, siendo tronco de una de las mas distinguidas families de
aquel lugar.
SUS PRIMEROS ESTUDIOS. En una de las pocas escue-
las privadas que existian entonces en el barrio de San Felipe,
de esta ciudad, hizo Colunje sus primeros studios; deficien-
tes, como tenian de serlo en aquellos tiempos y circunstancias,
fue alli sin embargo, donde adquiri6 su letra clara y elegant.
EL AMBIENTE DE SU ADOLESCENCIA. Colunje creci6
en medio de grandes acontecimientos: fue testigo de la crea-
ci6n y el termino del Estado Libre del Istmo entire el 18 de no-
viembre de 1840 y el 31 de diciembre de 1841; presencio la
inauguraci6n de la convenci6n constituyente el 19 de marzo de
1841; vi6 cuando marchaban a las playas del ostracismo el Ge-
neral Tomas Herrera y don Carlos Icaza, en abril de 1842, y
cuando, en diciembre de 1845, fue designado el mismo Gene-
ral Herrera, gobernador de la provincia de Panama.

SUS STUDIOS SECUNDARIOS. En el Colegio Provin-
cial, fundado por el Padre Juan Jos6 Cabarcas el 1' de enero
de 1834, recibi6 Colunje una educaci6n secundaria bastante
esmerada, haciendo alli sus studios preparatorios de literatu-
ra, filosofia y ciencias political, precisamente los instruments
de cultural que mis necesitaria a lo largo de su carrera pdblica.
Ese colegio prest6 importantes servicios a la educaci6n en aque-
llos tiempos. "Si se estudia la march moral del Istmo--de-
cia el doctor Pablo Arosemena en 1888, al referirse a la tarea
que aquella instituci6n se impuso-en los 6ltimos treinta y ocho










anios, se hallaran sin grandes esfuerzos las causes de un eclip-
se cuyo t6rmino ha de ser para todos los istmeiios punto de
honra. Hemos descuidado lastimosamente objeto de primor-
dial importancia-la educacion de la juventud-y hemos per-
dido casi por complete varias generaciones. Tuvimos hasta
1849 en esta ciudad un colegio provincial que, aunque con vi-
sibles deficiencies, daba satisfaccion a las necesidades intelec-
tuales del Istmo. En ese establecimiento comenzaron sus estu-
dios y adquirieron amor a las ciencias y a las letras los unicos
hombres que entire nosotros se han distinguido en el 6ltimo
cuarto de siglo."
SUS PROFESORES. Tuvo Gil Colunje como profesores
en ese colegio, a Joaquin Asprilla, Juancho Diaz, Jose Arose-
mena, Juan Jos6 Vargas, Bias Arosemena, Jose Francisco de la
Ossa y otros. Alli permanecio hasta el aiio de 1849, cuando
lo abandon, al ser clausurado, para tomar un honroso empleo.
Gracias a la inmigraci6n anglo-sajona que en ese mismo afio in-
vadi6 el Istmo con motive del descubrimiento de las minas de
oro de California, no le fue dificil colocarse.
FORMA PARTE DE UNA ASOCIACION. En ese mismo
afio de 1849 se fund en Panama una asociaci6n bajo el nom-
bre de "Los Deseosos de Instrucci6n", compuesta en su mayo-
rfa por elements jovenes, amantes de las' letras, que revolu-
cionaron la sociedad en que vivian y dieron gran empuje al
cultivo de la literature patria. Entre los miembros de esa ins-
tituci6n se contaban Rafael Esquina, Rufino de Urriola, Jose
Antonio Zerda, Francisco y Joaquin Asprilla, Ram6n Melendez,
Pedro Casis, GIL COLUNJE y algunos otros mis. Funcionaba la
sociedad en la esquina de la Calle Cuarta y la Avenida Central,
ahora ocupada por la parte posterior del Hotel Central. Aquel
grupo de j6venes cruzaron sus primeras armas literarias en un
peri6dico modesto que llevaba el mismo nombre de la entidad.
Desgraciadamente aquella publicaci6n dur6 bien poco; apenas
aparecieron veinte ediciones. En ese peri6dico public Co-
lunje las primicias literarias de su juventud, consistentes en una










novelist con el sugestivo nombre de "La virtud trimfante" que
editada en forma de folletin, mereci6 el aplauso de los intelec-
tuales de esos dias. "En 1849-decia el propio Colunje al ex-
plicar la genesis de este ensayo novelesco-vi un cuadro que
representaba una mujer en actitud de clavar un pufial en el pe-
cho de un hombre que pretendia violarla. El recuerdo de es-
ta lamina me sugiri6 la idea primordial de la present historie-
ta que con temor ofrezco al p6blico como mi primer ensayo de
esta clase. No espero que tenga buena aceptaci6n. Bien se
que escribir una novela, cualquiera que sea su objeto, no es ta-
rea para bien desempefiada por una escasa inteligencia que
acaba de salir de la primera mitad del cuarto lustro de su vida".

OTRAS COLABORACIONES. Tambi6n colabor6 Gil Co-
lunje en "El Pananiefo", peri6dico fundado en el afio de 1849.
De e1 eran redactores Jose Angel Santos, Mariano Arosemena
y Jose Maria Bermudez. J6ven de talent y reflexive, Gil Co-
lunje, sin embargo, comprendi6 que la educaci6n que habia re-
cibido era todavia deficiente en extreme, a pesar de todos los
esfuerzos por 61 realizados en el incipiente periodismo de ese
tiempo. Apasionado por el studio, se aprovech6 de cuantas
oportunidades se le presentaron para enriquecer los conoci-
mientos adquiridos en el colegio provincial. Y fue precisamen-
te su amor a la perfecci6n lo que le vali6 el interest que por 61
se tom6 don Gabriel de Obarrio, ciudadano de coraz6n despren-
dido, que fue quien le facility los medios para que siguiera
a Bogota y alla cursara studios superiores. Como alguien cen-
surara el desprendimiento de esta alma noble, don Gabriel de
Obarrio se limit a contestar: "Algin dia Colunje me pagara
ese dinero."

COLUNJE VA A BOGOTA. Para Gil Colunje aquel via-
je a Bogota signific6 su redenci6n. Si no se le ofrece esta
oportunidad, su talent se habria perdido oscuramente en el Ist-
mo, como se perdieron los de otros panamefios inteligentes de
su tiempo que no contaron con la mano generosa que los ayu-
dara y protegiera.










Colunje abandon el Istmo en 1849 para dirigirse a Bo-
goti. Una vez alli, en el Colegio Mayor de Nuestra Sefiora del
Rosario, comenz6 studios de jurisprudencia bajo la hibil di-
recci6n del doctor Jose Arosemena, de quien dijo Ricardo de
la Parra que era "el hombre de mas talent que habia conoci-
do en su vida." Y bien puede decirse que fue en aquellas ve-
nerables aulas donde se deslizaron los mejores y mis lozanos
afios de la juventud de Colunje, y alli mismo donde, teniendo
apenas 22 afios de edad, epoca en que las pasiones tumultuo-
sas de la vida y las ilusiones del amor absorben toda la atenci6n
de la juventud, este ilustre panamefio di6 pruebas de una anti-
cipada madurez de juicio, de dominio sobre si mismo, de gra-
vedad en sus costumbres y de afici6n al studio, cualidades es-
tas que conserve hasta su muerte, logrando perfeccionarlas
a media que los afios pasaban. A former su verdadera persona-
lidad political contribuyeron sus profesores, de entonces, entire
los que se destacaron Ram6n G6mez, Antonio Maria Pradilla,
Ricardo de la Parra y Francisco Javier Zaldfia.
POLITICO DESDE JOVEN. Lo que mas apasion6 a Co-
lunje desde muy j6ven, fue la political. A ella dedic6 las me-
jores energies de su existencia. Afiliado desde mozo a las
huestes liberals, su actuaci6n en adelante fue de lo mas sobre-
saliente tanto en el Istmo como en el resto de la Repuiblica de
Colombia.
SUS PRIMERAS ARMAS POLITICAL. Gil Colunje hizo
sus primeras armas political en el "Neogranadino", peri6dico
que se publicaba en Bogota y que era el mas popular de esos
dias. Lo dirigfa Manue! Ancizar y era su redactor jefe el doc-
tor Lorenzo Maria Lleras. Consistieron aquellos primeros ar-
ticulos de Colunje en una defense del ejercito permanent, ac-
titud que llam6 much la atenci6n de sus camaradas, por ser
contraria a las ideas que sostenia entonces una mayoria de li-
berales y ser liberal el credo politico de Colunje. Muy grande
debi6 ser su convicci6n respect a la necesidad de una institu-
cion semejante, pues cuando Rojas Garrido y otros mis, con el










apoyo de Felipe Zapata, lograron abolir los grades militares,
Colunje calific6 ese paso de "grave error que por fortune debe
durar bien poco." Tambien colabor6 Colunje en "El Pasa-
tiempo", peri6dico fundado por los hermanos Echeverria, in-
teligentes j6venes venezolanos, en el cual se defendia la causa
radical aunque alli colaboraban liberals moderados como Jus-
to Arosemena, Manuel Ancizar, Pr6spero Pereira Gamba, Ra-
fael Eliseo Santander, Jose Maria Samper y otros.

SE DIVIDE EL PARTIDO LIBERAL. Era Colunje hues-
ped aun del Colegio del Rosario cuando, en 1853, el gran parti-
do liberal, que habia fundado Francisco de Paula Santander
a raiz de la consolidaci6n de la independencia de la Nueva Gra-
nada, se dividio en dos grandes grupos por exceso de vitali-
dad y abuso de su preponderancia en la vida de Colombia.
Fue asi como surgieron las facciones de radicals extremists o
"draconianos", partidarios de las medidas coercitivas y violen-
tas, como lo indica el apodo con que se les distingui6, alusivo
a aquel inexorable Drac6n, arconte de Atenas, celebre por la
rigidez y crueldad de su gobierno, y los liberals moderados
o "gl6gotas", partidarios del regimen de la raz6n y del respeto
al derecho ajeno.

COLUNJE "GOLGOTA". Colunje, como toda la pl6yade
de j6venes estudiantes de los claustros del Rosario, se lanz6
a la political, uniendose a la agrupaci6n de los "golgotas". A
este partido pertenecian Florentino Gonzilez, Tomas Herrera,
Manuel Murillo Toro, Jose de Obaldia, Francisco Eustaquio Al-
varez, Ezequiel Rojas, Justo Arosemena, Rafael Niifez, Salva-
dor Camacho Roldan, Jose Maria Samper, Mateo Iturralde
y otros tantos ciudadanos ilustres.
COLUNJE REVOLUCIONARIO. Aun era estudiante Co-
lunje cuando estall6 la revoluci6n del 17 de abril de 1854. Ya
desde marzo de 1853 se experimentaron los primeros sintomas
de esta perturbaci6n civil, falsamente atribuida a conservado-
res y "gl6gotas". Una idea exacta de la situaci6n political de










esos dias la encontramos en estos parrafos de Jose Maria Sam-
per, que son pertinentes para conocer exactamente la atm6s-
fera en que debia desarrollarse la actividad del j6ven politico
istmefio: "Reinaba en Bogota la mas ardiente agitaci6n en los
animos, sintomas seguro de los conflicts que iban a surgir en
el pr6ximo Congreso. El General Obando, su secretario y de-
mas corifeos del viejo liberalism que lo rodeaban, no podian
avenirse con los gobernadores libremente elegidos por las pro-
vincias, que forzosamente habian de ser los agents constitu-
cionales del poder ejecutivo national; ni con la tendencia que
mostraban los radicales-triunfantes en las elecciones de repre-
sentantes y en muchas de las de senadores-a disminuir much
y aun a abatir la instituci6n military; ni con el espiirtu de re-
forma que, patentizado por la constituci6n y muchas leyes,
sefioreaba la opinion del mayor n6mero de liberals. Asi la
administraci6n tomaba precauciones para asegurarse los nece-
sarios elements de fuerza y se preparaba lo mejor possible pa-
ra sostener la lucha en el Congreso, donde iba a encontrarse
frente a frente con los radicals y conservadores. Los radi-
cales mirabamos a Obando y a sus amigos con suma desconfian-
za, persuadidos como estabamos del prop6sito reaccionario que
les animaba contra las nuevas instituciones. Y estabamos se-
guros de que no tardariamos much en tener que sostener con
las armas, por un camino u otro, la causa que ardorosamente
sosteniamos por la prensa e ibamos a sostener inmediatamente
en las Camaras. Subi6 muy en breve de punto la exaltaci6n
political. Las sesiones del Congreso fueron fuertemente agitadas
y dos elements de los que servian de apoyo al general Oban-
do se hallaban en fermentaci6n: el ejercito, comandado en
Bogota por el General Jose Maria Melo y los artesanos libera-
les, o miembros de la "Democratica" (1). Militares y demo-
criticos de un lado, y radicales y "g6lgotas" del otro, eramos
enemigos declarados y nos detestibamos cordialmente, a tal

(1). Sociedad o club politico integrado por artesanos o "guaches" y
soldados. todos elements "draconianos".










punto que cualquier incident podia hacer estallar el antago-
nismo de modo violent. Era notorio, a los ojos de la oposi-
ci6n, que el gobierno preparaba un golpe de estado y todos los
dias se Ilegaba en los corrillos hasta indicar la fecha sefialada
para el atentado .... Que habia sucedido? El General Melo,
poco tiempo antes, al salir de un banquet y retirarse al cuartel,
donde vivia, se habia encontrado en la Plaza de Santander (la
del cuartel) con un cabo, de nombre Quiros, que sin licencia
andaba por la calle a altas horas de la noche. Y fuese que el
cabo se insolentase al ser sorprendido, fuese que Melo ilevase
la cabeza muy cargada por los humos del banquet, tiro iste
de la espada y atraves6 de parte a parte al infeliz subalterno,
causindole la muerte. Fue el suceso de much escindalo y re-
criminaciones contra el militarismo, y el juez del crime inici6
el sumario correspondiente. Al cabo se supo que el fiscal ha-
bia pedido se declarase con lugar a formaci6n de causa contra
Melo por el delito de homicidio voluntario, y como el juez (doc-
tor Francisco de Paula Torres) era hombre integro y de carac-
ter independiente y resuelto, nadie dudaba que el 17 de Abril
pronunciaria su auto y mandaria reducir a prisi6n al sindicado,
que no gozaba de fuero. Melo, viendose amenazado, propu-
so dar un golpe de estado con el ejercito y los democraticos,
y a fin de hacer aceptar el plan que su interns personal le su-
geria, obr6 con empefio sobre el animo del president Obando,
presentindole el hecho como una necesidad political. Obando
y algunos de sus secretaries se opusieron, por unas u otras ra-
zones, observando el primero que "todavia la breva no estaba
madura." Y Melo, viendo que el peligro era inminente para e1
y para 1l solo, se pronunci6 en armas, con la intention, segin
parece, de proclamar despues la dictadura de Obando, si el
golpe de estado se confirmaba en toda la Repfblica. Tal es
la version que se ha dado del acontecimiento del 17 de Abril,
fundada en revelaciones o indiscrecciones privadas de muchos
de los principles actors de tan escandaloso drama".
Estallado el cuartelazo de Melo, pisoteada por e1 la cons-
tituci6n, disuelto el Congreso y preso el Presidente Obando










y sus secretaries de estado, no quedaba mas camino que recu-
rrir a.las armas, prendiandose asi, en todo Colombia, una de
las mis cruentas guerras civiles del pasado siglo.
COLUNJE MILITAR. Como era de esperarse, el Cole-
gio del Rosario tuvo que ser clausurado hasta 1855; y cerradas
sus puertas, no quedaba a la juventud que alli estudiaba otro
camino que unirse a la revoluci6n que asolaba al pais. Colun-
je se incorpor6 al escuadr6n "Guias del General L6pez" a 6rde-
nes del primer jefe, Teniente Coronel Clodomiro Ramirez. A
la vez que Colunje, se incorporaron al ejercito revolucionario
los representantes Manuel Murillo, Ignacio Ospina, Juan A.
Pardo, Arcesio Escobar, Ignacio Gutierrez, Mateo Iturralde, Jo-
se Viana, y los senadores Francisco J. de Hoyos, Santiago de
la Guardia, Pedro Fernindez Madrid, Benigno Barreto, Jose
Joaquin Castro, Ricardo de la Parra, Saturnino Zapata, y los
meritorios ciudadanos Jose Ignacio Marquez, Jose M. Latorre
Uribe, Manuel A. Sanclemente (miembro de la Corte Supre-
ma de Justicia), Manuel de J. Quijano (Gobernador de Popa-
yan) y muchos otros mis, de quienes el General Tomis Cipria-
no de Mosquera, en el parte official de 26 de Enero de 1855,
dijo que eran "los ciudadanos mis meritorios de Colombia que,
incorporados al ejercito, animaban al soldado con su ejemplo,
tanto para soportar las fatigas y penalidades de la campafia,
como para arrostrar con serenidad los peligros del combate.
EN EL CONGRESS DE IBAGUE. Colunje fu6 compafie-
ro de campamento del poeta Rafael Pombo en esa revoluci6n,
y luch6 bajo las 6rdenes de los generals Pedro Alcintara He-
rrin, Jose Hilario L6pez y Joaquin Paris. En "Tres Esquinas
de Fucha" ocurri6 el combat de mayor importancia en que
Colunje tom6 participaci6n. En medio del fragor de la lucha
civil se cit6 al congress constitutional para que se reuniera el
20 de Julio en Ibague. Pero esta corporaci6n no pudo cele-
brar sesi6n por falta del quorum reglamentario. No fue has-
ta el 22 de Septiembre de 1854 cuando pudo deliberar. "Ja-
mis ninguna pequefia localidad-dice Jose Maria Samper--se










vi6 entire nosotros tan colmada de hombres eminentes como
Ibagu6, con motivo de haberse fijado alli la capital de la Re-
piublica provisionalmente. Alli se hallaron el senior Obaldia,
vice-presidente titular de la Repiblica y sus secretaries Josi
Maria Plata, liberal, Pastor Ospina, conservador y Ram6n Ma-
teus, radical; magistrados como los ilustres Jose Ignacio Mir-
quez y Lino de Pombo; miembros del Congreso como Mallari-
no, Gutierrez Vergara, Fernindez Madrid, y viejos veterans
de la Independencia como los generals Ortega y Vhlez".
UN CONGRESS MEMORABLE. Aquel congress se reu-
ni6 bajo la presidencia de Pedro Fernndez Madrid, siendo vice-
presidente Urbano Pradilla y Secretario Jose Maria Coronado
en el Senado; y la Camara de Representantes bajo la presiden-
cia del doctor Salvador Camacho Roldan. A ese Congreso
asistio Colunje cuando s6lo tenia 23 afios de edad. Ademas
de 61 estuvieron presents en sus deliberaciones los panamefios
don Agustin Jovane, representante, y Mateo Iturralde, sena-
dor. Otro panamefio, don Santiago de la Guardia, senador por
la provincia istmefia de Azuero, Ileg6 poco despues de pasadas
las sesiones. El doctor Justo Arosemena, reconocido como uno
de los panamefios mas ilustres del siglo pasado, desempefi6 un
brillante papel en aquel congress.
OBANDO ES ACUSADO. Actos de vital importancia fue-
ron rubricados durante las memorables sesiones del Congreso
en la modest poblaci6n de Ibague. Primeramente la Camara
de Representantes acus6 ante el Senado al General Obando,
President de la Repiblica, por su escandalosa conduct antes
y despu6s del 17 de abril. Luego se dispuso castigar a los
culpables del motion ocurrido ese dia. Despues se apreci6 al-
tamente la conduct del Vice-Presidente constitutional de la
Repfiblica, senior Jose de Obaldia, otro panamefio meritorio.
Por iltimo se dispuso tributarle honors a los revolucionarios
que murieron defendiendo la legalidad.
COLUNJE REGRESA A BOGOTA. Terminada aquella re-
voluci6n y vuelto el pais a la normalidad constitutional, Colun-








13

je regres6 a Bogota a tomar parte en el Congreso, en calidad
de representante por el istmo de Panami, en 1855. Acababa
de aparecer en esos dias "El Tiempo", peri6dico en el cual co-
laboraban Jos6 Maria Samper, Ricardo Vanegas, Manuel Mu-
rillo Toro y otros. Tambien aparecieron alli trabajos de la
bien tajada pluma de Colunje. De esa fecha data la amistad
que cultiv6 hasta la hora de su muerte con el doctor Manuel
Murillo Toro, el fogoso tribune. Tan fuertes fueron los
vinculos que alli se establecieron entire esos dos hombres, que
el doctor Murillo Toro, cuando estaba para concluir su period
presidential, afios mas tarde, manifesto el deseo de que "Co-
lunje lo sucediera" en el mando supremo del pais, al ser inte-
rrogado sobre la persona que merecia sus simpatias para ocu-
par el alto sitial que en breve debia abandonar.
















II

RETORNA COLUNJE AL ISTMO

(1855 1857)















Retorna Colunje al Istmo


VUELVE A PANAMA. Por acto adicional a la constitu-
ci6n political de Nueva Granada se cre6, el 27 de febrero de
1855, el Estado Federal de Panama. El 15 de Julio de ese
mismo afio se instalaba en esta ciudad la Convenci6n Constitu-
yente que debia sefialar al nuevo estado sus normas adminis-
trativas. Presidi6 esa convenci6n don Francisco de Fibrega.
Como es natural, entire los constituyentes no podia faltar Co-
lunje. Lo acompafiaban en estas delicadas tareas constituyen-
tes Mariano, Bias, Jose y Justo Arosemena, Jose, Luis y Eusta-
quio Fibrega, Justo y Dionisio Facio Amador, Jose del C. Pe-
fia, Jose de Obaldia, Bartolomh Calvo, Guillermo Figueroa, Ma-
nuel Morro, Agustin y Fermin Jovane, Joaquin Asprilla, Juan
N. Venero, Jose Ignacio Sosa, Jose Melqufades Pinilla, Panta-
le6n y Santiago de la Guardia, Jose y Carlos Icaza, Pablo E.
Isaza, Ram6n Vallarino, Bernardo Arze Mata, Jose M. Rem6n,
Santiago Sandoval y Rufino de Urriola. En la sesi6n del 10 de
Septiembre se nombraba jefe superior provisional del Istmo al
doctor Justo Arosemena y secretario de estado a don Carlos
Icaza Arosemena. El dia anterior, o sea el 9 de septiembre, el
diputado Colunje present un proyecto de ley sobre elecci6n
de senadores y representantes del Estado de Panama para las
sesiones del Congreso de Colombia de 1857. Desgraciada-
mente ese proyecto de ley fue negado. Aquel augusto cuerpo
fue la reunion mas sobresaliente de hombres ilustres con que
contaba el istmo de PanamA por esa fecha. Como bien lo di-
ce un contemporaneo "hermosa fu la lucha que se estableci6









en el recinto de la constituyente entire los diputados: era el bien
del pais de lo que se trataba y cada cual procuraba que se le
hiciera el mayor bien possible .
COLUNJE PROFESOR...NO ACEPTA EL PUESTO. En
enero de 1856 fue nombrado Colunje professor sustituto en el
"Colegio de Panama." Con 61 se nombr6 tambien a Jose Juan
de Icaza y a Jose Maria Vives Le6n. Colunje, sin embargo, se
priv6 del placer de aceptar la distinci6n por haber entrado
a desempefiar otro cargo en la aidministraci6n: el de official ma-
yor de la secretaria de estado, puesto que estuvo ocupando por
algin tiempo.
LA EXPEDICION A HERRERA. En enero del mismo afio
(1856), tomo parte Gil Colunje en la "Expedici6n a Herrera".
Ocurrio que el 9 de ese mes un grupo de hombres armados ha-
bia atacado en Pese la casa del prefecto del lugar, asi como
tambien la del juez departmental, obligandolos a abandonar
el territorio, despues de despojarlos de su legitima autoridad.
En el departamento de Fibrega se organize una expedici6n pu-
nitiva para reducir a la obediencia a los amotinados. Entre los
que tomaron part en aquella expedicion se contaban el vice-
gobernador de Panama, Francisco de Fibrega, el General Joa-
quin Posada Gutierrez y Gil Colunje, este tiltimo en calidad de
official mayor de la secretariat de estado. La column de ope-
raciones volvi6 a Panama el 10 de mayo, despues de haber per-
manecido en Pese del 1I al 3 de ese mes, dejando alli restable-
cido el 6rden y en sus puestos a las autoridadest que habian
sido violentamente despojadas de sus respectivos cargos. Los
detalles de esa campafia aparecieron relatados por el propio
Colunje en "El Panamefio", peri6dico que se editaba en esta
ciudad. "La Expedici6n a Herrera" se titulaba el trabajo.
En ese articulo Colunje hizo una brillante defense de la actua-
ci6n del vice-gobernador del departamento de Fabrega, don
Francisco de Fibrega.
COLUNJE FUNDA UN PERIODIC. Colunje, a lo largo
de su existencia, no abandon sino por muy breves ratos su









afici6n al periodismo. Por eso lo vemos colaborando con fre-
cuencia en 6rganos de publicidad, tanto aquf en el Istmo, antes
de partir para la altiplanicie, como luego, durante el tiempo
que vivio en Bogota. Es larga la lista de peri6dicos que fun-
d6 cuando no le satisfacia la orientaci6n de los que encontraba
en su camino. Uno de esos ensayos periodisticos lo hizo en
1856 fundando aquf, en compaiiia del doctor Pablo Aroseme-
na, quien debia ser su inseparable compaiiero de afanes y de
luchas, un periodico llamado "El Centinela". Colaboraron en
l1 various distinguidos j6venes de la 'poca, entire ellos nuestro
inmortal compatriota, el poeta Tomas Martin Feuillet. Gran
parte de la juventud literaria que entonces se di6 a conocer en
el Istmo, se inici6 en las paginas de "El Centinela".

COLUNJE LEGISLADOR. El primero de septiembre de
1856 se reuni6 en esta ciudad la primera asamblea legislative,
despues de las sesiones de la constituyente que seiialo las pau-
tas administrativas al Estado de Panama. Colunje fue electo
miembro de esa primera asamblea legislative del estado. Lo
acompafiaron entonces en sus tareas de legislator Carlos Icaza
Arosemena, Buenaventura Gutierrez, Jos6 Isabel Maitin, Pa-
blo Elias de Icaza, Mariano Arosemena, Fidel Jaen, Isidro San-
doval, Juan Lasso, Jose Icaza, Jose Maria Urrutia Aiiino, Ma-
nuel Velarde, Dionisio Facio, Santiago y Pantale6n de la Guar-
dia, Jose Fibrega Barrera, Jose de la Rosa Fibrega. Manuel
Amador, Jose de la C. Pefia, Juan N. Venero, Jose Maria Goi-
tia, Francisco Robles Goitia, Pedro Goytia, Guillermo Figueroa,
Josi Lombardo Calancha y Manuel Jurado. Como puede ver-
se, muchos de los miembros de esa legislature habian estado
ya en la asamblea constituyente del afio anterior.

UNA ASAMBLEA DE OPOSICION. De la mayoria de esa
asamblea legislative se habia aduefiado el partido que hacia
oposici6n al regimen. Y uno de sus primeros movimientos con-
sisti6 en estorbar la declaratoria de elecci6n del senior Bartolo-
mi Calvo, quien tenia los sufragios necesarios para alcanzar el
puesto de gobernador del estado. Primeramente se pretendi6










aplazar el escrutinio de aquella elecci6n hasta el diez de octu-
bre, esto es, diez dias despues de la fecha en que debia pose-
sionarse el agraciado. La minoria de la asamblea, o sean los
partidarios de la legalidad, para impedir el atropello, optaron
por retirarse de las sesiones desde el 15 de septiembre. Con
ello consiguieron que no se Ilegara al quorum reglamentario.
Interin Ilevaron a cabo los escrutinios, comprobindose que el
Sr. Calvo habia recibido 11.092 sufragios: los necesarios para
ser electo gobernador. Con esa maniobra no estuvieron con-
formes los diputados de oposici6n, disponiendo, en consecuen-
cia, armarse para anular por la fuerza todo lo actuado. Ante
aquella amenaza, grande fue la alarm que cundi6 por todo el
Istmo. Asi relata el gobernador Fabrega los sucesos que lue-
go ocurrieron, en mensaje enviado posteriormente a la Asam-
blea Legislativa. "El dia 20 se me acercaron personas muy res-
petables, nacionales y extranjeros, a avisarme que ese dia es-
taba sefialado por una nueva tentative. Y el aspect general
de la poblaci6n no dejaba duda de que se aguardaba y se te-
mia por todos un choque sangriento que seria seguido de ho-
rrores nunca vistos en esta ciudad. En presencia de tan gra-
ves e inminentes peligros, y viendo que se aproximaba la hora
en que debia realizarse el ataque de los amotinados, adopted
la resoluci6n de mandar arrestar a dos individnos a quienes la
voz pfblica denunciaba como autores principles de tan aza-
rosa situaci6n. Esta resoluci6n se Ilev6 a efecto, siguiendose
a ello el inmediato restablecimiento de la confianza y del so-
siego". Ciertamente, la calma se restableci6 y aquella corpo-
raci6n, por un instant amenazada por las ambiciones, conti-
nu6 tranquila sus labores, expidiendo, entire otras leyes de ca-
pital importancia, la de 29 de septiembre de 1856 sobre am-
nistia. El primero de octubre siguiente esa misma asamblea
juramentaba al senior Bartolome Calvo, electo constitucional-
mente gobernador del estado, y cerraba sus sesiones seis dias
despu&s.
UNA ANECDOTA DE ESTA EPOCA. Fue en aquellos
mismos dias cuando Colunje trab6 amistad con el doctor De-











metrio Porras, padre del ex-presidente de la Repiblica de Pa-
nama, doctor Belisario Porras. Este mismo relata c6mo se
querian aquellos dos hombres, en las siguientes lines de una
carta suscrita por e1 para Juan Antonio Susto, uno de los auto-
res de este folleto: "Mi padre y Colunje fueron muy amigos.
C6mo pudo ser esto, a pesar de ser el primero conservador
y catl6ico, y el segundo liberal y librepensador? El origen de
esa amistad tuvo lugar en Panama, alli por los afios de 1856,
cuando gobernaba en el Istmo el partido conservador encabe-
zado por el doctor Bartolome Calvo, que era el president del
estado. Tal vez en esa epoca remota los coloridos de los par-
tidos no se hallaban muy acentuados. Tal vez se debi6 a que
mi padre no era un conservador fanitico y a que Colunje no era
un liberal exagerado, o a ambas causes a la vez. Quiza los
hombres de ese tiempo eran mas tolerantes que hoy, cuando
en Panama ocurre frecuentemente que un enemigo politico se
convierte en enemigo personal, y tal vez, en fin, a que, siendo
ambos hombres cultos y tolerantes, pudieron acercarse mejor
y estar habilitados para apreciarse y quererse bien. Un ejem-
plo de esa honda amistad fue lo que ocurri6 en un duelo, el
inico que tuvo mi padre. Ejercia iste, entonces, su profesi6n
de abogado en Panami y representaba los intereses del padre
de mi buen amigo don Ram6n Arias F., que era, igualmente, un
gran amigo de Bl. El adversario era un estimable sujeto de
Panama, aficionado al foro pero sin titulo de abogado ni ver-
daderos conocimientos de la ley. Perdi6 el pleito, pues y ca-
liente, como se calientan siempre en nuestras aldeas los abo-
gados, se di6 a escribir, no en favor de sus derechos, sino en
contra de mi padre, que era el abogado de la parte contraria.
No pudiendo, sin embargo, Ilamarlo picaro, porque era bien
conocida su honradez acrisolada, se di6 a la tarea de excitar
las pasiones locales, liamandole cartagenero (mi padre era
oriundo de Cartagena) y a ridiculizarlo, calificandolo de bebe-
dor de agua de aljibe, etc.... Mi padre no tenia higados para
pelear, y tampoco tenia insultos para inferir. Pero acosado
por las publicaciones de aquil y cayendo en cuenta de que su

UNIVHR iLC AD r.E ANTIOQUX..
M LDk .LL N
BIBLIOTECA
DIRECCI6N











adversario era un fato, casi sin narices, escribi6 algunas lines
en las cuales terminaba llamindole "desnarigado". Se pro-
dujo asi: "El senior X dice de mi que soy cartagenero, y esto
es cierto; que soy advenedizo, lo cual no es verdad, porque vi-
vo de mi profesion con titulo adquirido en mi patria; que be-
bo agua de aljibe, lo que en la actualidad tampoco es verdad,
como no lo es que sufro de ninguna enfermedad. En cambio,
yo tengo que decir del senior X tan solo esto: que e1 es un tris-
te desnarigado, y el piblico dira si esto es cierto o no. El pi-
blico puede ahora juzgarnos a ambos." Esa publicaci6n cau-
s6 una explosion de risas en el p6blico y el pobre X, que era
un hombre susceptible, tal vez a causa precisamente de su es-
casa nariz, no podia salir ya a ninguna parte sin que anduviera
corridor, viendo los rostros sonrientes de los que le miraban,
y creyendo a cada paso que le miraban la nariz. ... El ridicule
en que qued6 le indujo a desafiar a mi padre, quien se vi6 obli-
gado a aceptar, valiendose de sus mejores amigos, Gil Colunje
y Bartolome Calvo, para que lo representaran. Cuando istos
fueron a comunicarle las condiciones del duelo: dos tiros
a treinta pasos, avanzando, en el cementerio y a las ocho de la
maiiana, mi padre comenz6 a temblar Colunje, entonces,
se exalt6 y le dijo: "Hombre Demetrio, no esta bien esto en
usted. Si usted se siente flaquear ha debido decirnoslo cuan-
do nos instruy6 para arreglar el lance. Don Bartolome y yo lo
hubieramos arreglado todo a satisfacci6n. "Es cierto, repli-
c6 mi padre, tengo miedo; pero eso no prueba que no me ba-
tire. A mi me parece que el asunto es de voluntad. Yo la
tenga decidida y resuelta." Colunje era un hombre valeroso
y digno, pero en esa ocasi6n, sin duda, no apreci6 el alcance
de las expresiones de mi padre, y casi herido en su dignidad
le dijo: "Yo no creo que en esas condiciones usted se pueda
batir. La sola noticia de las condiciones del lance lo ha con-
movido: como va a suceder en el campo? "Yo me he com-
prometido con ustedes, replica mi padre, a batirme. No a no
lener miedo. Si me tiembla la mano amarrenmela, y si me
tiemblan las piernas amarrenme a un arbol." A la hora citada,










adversaries y padrinos concurrieron puntualmente al cemente-
rio, y cuando mi padre posiblemente volvia a sentirse flaquear,
su enemigo le di6 satisfacciones y entonces, ya amigos, regre-
saron a la ciudad, alegres todos de haber evitado una des-
gracia."
COLUNJE MUNICIPE. Colunje, hombre multiple, tam-
bien fue municipe por el distrito de Panama. Comenz6 a ejer-
cer el puesto el 19 de enero de 1857. Eran sus compafieros
de cabildo, Ricardo Planas, Jose Manuel Casis, Jorge L Nar-
vaez, Claudio I. Carvajal, Jose Antonio Hurtado, Lorenzo Se-
gundo, Antonio Zubieta, Jose del C. Rivera y Jose Maria Ber-
midez. Colunje fue el president de la corporaci6n y secre-
tario Antonio Zubieta. Desempefin el puesto de municipe has-
ta el 3 de febrero apenas, fecha en que fue designado para ocu-
par el puesto de personero municipal. En el ejercicio de este
iltimo cargo ayud6 a la realizac6n de mejoras de importancia,
entire ellas la reconstrucci6n de los cementerios de la ciudad
y el ensanche del mercado p6blico.
VUELVE A LA ASAMBLEA. Posteriormente desempefi6
el cargo de procurador general del departamento de Panama,
hasta el primero de septiembre de 1857, fecha en que concu-
rri6 de nuevo a la asamblea legislative del estado, durante cu-
yas sesiones present a la consideraci6n de sus colegas un pro-
yecto de ley sobre honors a la memorial del general Tomas He-
rrera, uno de los panameiios que mas honraron al pais duran-
te el pasado siglo. Aprobada la ley y sancionada por el go-
bernador del estado, Colunje logro el pase de una mocion des-
tinada a conseguir el correspondiente permiso para disponer de
los restos del connotado military, concebida en los siguientes
tirminos: "Para que tenga hlgar lo dispuesto en la present
ley, el gobernador del estado solicitara de los deudos del Ge-
neral Tomas Herrera el permiso correspondiente para disponer
de sus restos."
















III

LA PERSONALIDAD DE
COLUNJE SE AGIGANTA

(1858 1866)















La Personalidad de Colunje se Agiganta


COMBAT EN BOGOTA EL CONVENIO HERRAN-CASS.
En 1858 regresa Colunje a la altiplanicie, despues de haberle
prestado importantes servicios al Istmo desde los distintos pues-
tos con que fue favorecido durante su permanencia aquf. Em-
prendi6 ese viaje a comienzos de aiio, con el fin de asistir a las
sesiones del Congreso neogranadino, que tendrian lugar en bre-
ve. Lo acompaii6 en el viaje el doctor Pablo Arosemena, quien
tambien habia sido electo representante por el estado sobera-
no de Panama. A partir de esa fecha la figure del doctor Co-
lunje comienza a agigantarse en el cielo de la patria colombia-
na. Desde entonces deja de ser el native de Panama, concre-
tado a servir exclusivamente los intereses de la faja de terre-
no que lo vi6 nacer, para convertirse en una de las figures mas
destacadas de la political de Colombia en la segunda mitad del
siglo pasado. En compaiiia del doctor Pablo Arosemena se
opuso, con toda la energia de que era capaz, al tratado He-
rran-Cass, por estimar que era perjudicial para los intereses de
Colombia y especialmente para los de Panama. Durante el
curso de las discusiones de ese tratado, le toc6 a Colunje re-
dactar el "Manifiesto de la minoria de la camara de represen-
tantes sobre el convenio Herran-Cass". Aquel congress, de
corta duraci6n, levant sus sesiones el 25 de junio de ese afio,
fecha en que Colunje vuelve a su patria. Ya aqui, es nombra-
do segundo suplente del procurador del distrito de Panamai,
habiendolo favorecido con ese cargo precisamente el procura-
dor general de la naci6n, doctor Bartolomi Calvo, con quien










lo habiamos visto colaborar cuando este fue nombrado gober-
nador del estado de Panama. Jose Arosemena y Jose Maria
Rem6n eran el principal y el primer suplente, respectivamente.
VUELVE A LA ASAMBLEA LEGISLATIVE. El primero
de septiembre de 1858 se reunia en Panami la asamblea legis-
lativa del estado bajo la presidencia de Jose Fibrega Barre-
ra. Ademis de Colunje, asistieron a esa asamblea, el doctor
Rafael Nfiiez, vice-presidente de ella, el doctor Mateo Iturral-
de, su secretario el doctor Pablo Arosemena y otros notables de
la epoca. Uno de los proyectos mas importantes de esta legis-
latura consisti6 en la reform de la ley sobre jurados. En ade-
lante, la pena de muerte no podia ser impuesta sino en el voto
un nime de los jueces de conciencia. Esa asamblea debia ins-
talarse nuevamente el 1 de septiembre de 1859, teniendo tam-
bien entonces en su seno a Colunje, quien en la sesion del 2 del
mismo mes fue designado, en compafiia del general Buenaven-
tura Correoso y de Santiago de la Guardia, para que examina-
ran los actos legislativos relacionados con la constituci6n, expe-
didos por el Congreso de la Confederacion Granadina y redac-
taran un proyecto de ley pidiendo la abrogaci6n o la reform,
por lo menos, de la misma constituci6n. La Asamblea clau-
sur6 sesiones el 18 de octubre del mismo afio, pero el gober-
nador la convoc6 a extraordinarias a partir del dia siguiente.

NUEVAMENTE REPRESENTANTE. Colunje iba a ser
designado una vez mas representante por el estado de Panami
al Congress de la Confederaci6n Granadina. Entre el 8 y el 9
de noviembre de 1859 se verificaron las elecciones para sena-
dores y representantes, en el Istmo de Panama, y los escrutinios
dieron el siguiente resultado: senadores, Antonio Amador, Ra-
fael Niiiiez y Dionisio Facio; representantes, Pablo Arosemena
y Gil Colunje. Pocos meses despues ambos-Arosemena y Co-
lunje-emprendian viaje a Bogota de nuevo, y reunido el Con-
greso, los dos suscribian, tambien, una mocion en que se pro-
movia una acusaci6n contra el Presidente de la Reptiblica, doc-
tor Mariano Ospina Rodriguez. Esa moci6n fue presentada en










la sesi6n del 17 de abril de ese afio, y estaba asi concebida:
"La Cimara de Representantes resuelve acusar al ciudadano
President de la Confederaci6n Granadina, Mariano Ospina Ro-
driguez: primero, por haber promovido la revoluci6n que los
agents del gobierno general hicieron contra el gobierno legi-
timo del Estado de Santander; segundo, por haber promovido
la revoluci6n que los agents del gobireno general hicieron con-
tra el gobierno legitimo del Estado del Cauca; tercero, por no
haber cumplido con lo dispuesto en el inciso 11 del articulo 43
de la Constituci6n; cuarto, por haber declarado la repiblica en
estado de conmoci6n interior a mano armada y elevado al pie
de guerra el numero de la fuerza piiblica, so pretexto de la re-
voluci6n que el 26 de Julio estall6 en la capital del Estado de
Bolivar; quinto, por haber suspendido el pago de ciertos do-
cumentos de credito sin haber llegado el caso del articulo 2 de
la ley 30 de abril 1ltimo; sexto, por haber cerrado los puertos
de Cartagena y Sabanilla al comercio exterior; y septimo, por
haber violado el inciso septimo del articulo 43 de la Consti-
tucion .
En realidad la acusaci6n fue propuesta por el doctor Pa-
blo Arosemena; pero tal fue el interest que Colunje se tomo en
su defense, que puede decirse que ambos estaban totalmente
identificados en los fines que con ella se perseguian.
UN DEBATE DE CINCO CONTRA CINCUENTA. "Yo
propuse-explicaba mas tarde el doctor Pablo Arosemena es-
ta valiente actitud suya y del doctor Gil Colunje-la acusaci6n
contra el president Ospina ante el senado, fundando ese acto
en la tolerancia del gobierno con las partidas armadas que de
Boyaca pasaban a Santander a guerrear con el gobierno de ese
estado, y en que una guardia del ejercito national habia cap-
turado elements de guerra destinados a la defense de la legi-
timidad santandereana. Reconozco mi ligereza. La culpa-
bilidad del gobierno en ambos casos no era evidence. Procla-
mo sinceramente mi arrepentimiento. Mi proposici6n motive
combat re"ido y desigual. Eramos cinco: Aquileo Parra, Gil
Colunje, Felipe Zapata, Luis Flores y yo, contra hueste numero-










sa de la flor y nata del partido conservador: Mallarino, Mar-
celiano Vilez, Eliseo Arbeliez, orador elocuente, herido de
muerte, como Armando Cabral, en la primavera de la vida; Li-
borio Escall6n, Vicente Cardenas, Juan S. Narvaez y otros no
menos notables. Ahora, en la altura de la nieve perpetua, re-
cuerdo con alegria aquel debate parlamentario de ciaco contra
cincuenta."
COLUNJE, SECRETARIO DE ESTADO DEL DEPARTA-
MENTO. El primero de octubre de 1860 asumi6 el poder en
el Estado Soberano de Panama, don Santiago de la Guardia.
Su primer paso como gobernante fue designer a Colunje como
secretario de estado. Tambien fue favorecido por esa admi-
nistraci6n el doctor Pablo Arosemena. De esa manera recom-
pensaba el gobernador de la Guardia los servicios prestados
por esos caballeros durante la campafia electoral. Asi relata
el doctor Pablo Arosemena en su "Recnerdo Hist6rico" la par-
ticipaci6n que e~ y el doctor Gil Colunje habian tenido en la
elecci6n de don Santiago de la Guardia: "Gil Colunje y yo ini-
ciamos y fomentamos la candidatura de Santiago de la Guar-
dia por el conocimiento que teniamos de sus ideas y de su ca-
ricter. Hombre de bien y conservador moderado, prometia
ser magistrado just, cumplidor leal de sus deberes. Tenia-
mos, ademas, para adoptarla, otra raz6n muy poderosa: en
nuestro concept, habia de tener el apoyo decisive de don
Francisco de Fabrega, entonces en el apogeo de su influencia
polftica. Por todas estas causes, la elecci6n de Santiago de
la Guardia se realize sin resistencia y aun podria decir que con
el general aplauso. Asumi6 el poder el i de octubre de 1860.
Nombr6 a Colunje secretario de estado y me honr6 con el nom-
bramiento de jefe de la secci6n de gobierno. En octubre de
1860 subsistia en la repiblica el estado de guerra civil que tu-
vo principio con el decreto del gobernador del Cauca, general
Tombs Cipriano de Mosquera, que declare separada esa enti-
dad federal de la Confederaci6n Granadina. La political del
gobernador de la Guardia correspondi6 a las tendencies de mo-
deraci6n y tolerancia que esos nombramientos manifestaban.










Fue con los liberals, y de modo correct, sin echar en olvido
sus vinculos con el partido conservador, al que debia su elec-
ci6n, benevolo y generoso. Y cuan dificiles, por no decir
crueles, las circunstancias en que se hallaba la causa de la gue-
rra. Y son tan celosos los partidos... El 27 de septiem-
bre de 1860, tres dias antes de que el gobernador de la Guar-
dia ocupara el puesto de honor y de responsabilidad que le
di6 el sufragio popular, estall6 en esta ciudad, encabezada por
los sefiores Prudencio Blanco y Buenaventura Correoso un mo-
vimiento armado contra el gobierno de la confederaci6n gra-
nadina, ya repudiado y combatido en various estados. Las au-
toridades tuvieron conocimiento de la tentative en la noche
del 26, por informes de algun indiscreto. Los revolucionarios,
que habian torado buenas posiciones en la torre de la iglesia
de Santa Ana y en otros edificios, fueron atacados en la ma-
fiana del 27 por la guarnici6n de la ciudad, no muy numerosa,
ayudada por la juventud conservadora. El combat no fue
largo ni sangriento: a las diez de la mafiana la victoria del go-
bierno era complete, y los revolucionarios que no fueron apre-
hendidos huyeron en todas direcciones. Fue una tentative te-
meraria. Apenas puede decirse que estaban armados los ene-
migos del gobierno. En ese combat, lo recuerdo bien, fue
herido en un pie el j6ven Manuel Maria Valdes. Movido por
loables sentimientos y tambien por atinados designios, el go-
bernador de la Guardia promovio la expedici6n de una ley de
indulto a los revolucionarios del 27 de septiembre. Ese pen-
samiento hall en la legislature del estado resistencia conside-
rable. Pero prevalecieron los consejos de la raz6n y fue ex-
pedida la ley que se halla en seguida (de 19 de octubre de
1860): "La asamblea legislative del estado de Panami, dis-
pone: Articulo primero. Concidese indulto a los comprome-
tidos en el alzamiento que tuvo lugar en esta ciudad el 27 de
septiembre pr6ximo pasado, por todos los hechos criminosos
ejecutados por ellos en aquel dia, y por los demas que hayan
ejecutado, hasta el mismo dia, desde que se pusieron en armas
contra el orden piblico. Articulo 2. El indulto que se con-










cede es condicional. El que quiera acogerse a el, deberi pre-
sentarse ante el gobernador del estado, dentro de 15 dias con-
tados desde la publicaci6n de esta ley, manifestando aquel de-
seo; y el gobernador les expedira un salvo-conducto, pura
y simplemente, o imponiindoles la obligaci6n de permanecer
fuera del territorio del estado o del de la confederacion, la de
ser desterrado a cierta distancia de esta capital, por el numero
de afios que el mismo funcionario estime convenient para la
tranquilidad piblica. Articulo 3. Este indulto no compren-
de a los siguientes individuos: Buenaventura Correoso, Pru-
dencio Blanco, Quintin Miranda, Mateo Iturralde, Jose Isabel
Maitin, Jose Encarnaci6n Ruiz, Juan Mendoza, Anastasio A-
rroyo, Martin Rodriguez y Jose del Rosario Melendez. Ar-
ticulo 4. Quedan tambi6n indultados por la present ley los
individuos de la fuerza p6blica en la ciudad de Panama, por
los delitos y culpas cometidas en el ejercicio de sus funciones
o con motive de ellas y cuyo procedimiento se halla en curso.
Dada en Panama a 19 de octubre de 1860. El president
(fdo.) Agustin Jovane. El secretario (fdo.) Jose Maria Vi-
ves Le6n. Panama, 19 de octubre de 1860. Ejecitese. El
gobernador del estado, (fdo.) Santiago de la Guardia. El se-
cretario de estado (fdo.) Gil Colunje."

EL NOMBRAMIENTO DE COLUNJE HALLA OPOSICION.
Aunque no una oposici6n que hubiera puesto en peligro su nom-
bramiento, pero si lo suficientemente pronunciada para mos-
trar c6mo estaban delineadas las tendencies liberals y conser-
vadoras en aquellos dias, lo cierto del caso es que la designaci6n
hecha en Al por el gobernador de la Guardia, encontr6 cierta
resistencia, mis que todo por las ideas liberals que Colunje
profesaba, debiindole su alto cargo a un regimen de filiaci6n
netamente conservadora. En efecto, el 6 de octubre de 1860
comentaba asi "La Estrella de Panama" ese nombramiento:
"Nombramientos. Nuestro nuevo gobernador, senior de la
Guardia, se ha servido nombrar de prefecto, para el pr6ximo
afio, al senior Manuel Jose Diez, y su secretario de estado al se-











fior Gil Colunje. El primero de estos nombramientos ha sido
bien acogido y con raz6n. Pero el segundo, sin ella, ha dado
much que decir a gran parte de los que se llaman amigos de
la actual gobernaci6n. Los descontentos con el nombramien-
to del senior Colunje, no alegan mas raz6n que la de abrigar is-
te ideas liberals, cuya prictica consideran perniciosa en este
Estado y mas aun en el estado actual de cosas. Pero la par-
te sensata de nuestra sociedad, que s6lo ve en el un individuo
capaz de desempefiar su mision con lucimiento, ha aprobado
tan acertada disposici6n del senior de la Guardia. De todo co-
raz6n felicitamos a Panama por la buena adquisicion que ha
hecho con los nombramientos expedidos, seguros como esta-
mos de que ambos j6venes llenaran su cometido a satisfacci6n
de todos".
DIMITE EL CARGO. Poco debia durar Colunje en ese
delicado puesto. El 9 de enero del aiio siguiente (1861) pre-
sentaba renuncia de el. Estas dos comunicaciones se cruzaron
en esa ocasion entire el secretario de estado, Colunje, y su jefe
inmediato, el gobernador de la Guardia: "Ciudadano goberna-
dor: Cuando acepte el puesto de secretario de estado con que
tuvisteis a bien honrarme al entrar en ejercicio de vuestras de-
licadas funciones, contraje para conmigo el deber-vos lo sa-
beis-de acompafiaros en la administraci6n de los negocios que
la voluntad general de los istmefios ha confiado a vuestra inte-
ligencia, lealtad y patriotism, hasta el iltimo dia de vuestro
period constitutional. Razones muy poderosas que vos co-
noceis porque os las he expuesto de palabra, y que bastan a sa-
tisfacer mi susceptibilidad de hombre pundonoroso y de con-
ciencia como hombre piblico, me relevan del compromise con-
traido, y mas aun, me obligan a separarme inmediatamente del
destino que ejerzo. Os present, por tanto, mi formal dimi-
si6n, y os suplico tengais la dignaci6n de aceptarla. Aceptad,
senior, junto con mi renuncia, la sincera expresi6n de mi grati-
tud hacia vos por las pruebas de distinci6n y confianza que me
habeis dispensado. Panama, 9 de enero de 1861. Gil Co-
luje. Al ciudadano Santiago de la Guardia, gobernador del











estado". Del siguiente modo respondi6 don Santiago de la
Guardia: "Gobernaci6n del estado. Panama, 12 de enero de
1861. Respetando el infrascrito los motives que tiene el doc-
tor Gil Colunje para separarse del destino de secretario de es-
tado, pasa por la pena de aceptar la dimisi6n que l4 ha hecho
del mencionado destino. Comuniquese esta resoluci6n al inte-
resado, y al hacerlo, manifiistasele que el poder ejecutivo esta
plenamente satisfecho de la inteligencia, laboriosidad, celo y
patriotism que el dimisionario ha desplegado en el puesto im-
portante que hoy deja, y en el cual ha prestado al pais sefia-
ladisimos servicios. Publiquese esta resoluci6n, y el memorial
que antecede. Guardia. El jefe de la secci6n de gobierno.
(fdo.) Pablo Arosemena."
EL ISTMO SE SEPARA DE COLOMBIA EN 1861. En
1861 el Istmo, desde el punto de vista politico, se encontraba
completamente aislado del resto de la Confederacion Granadi-
na. En la costa atlAntica dominaba la revoluci6n que enca-
bezaba el general Tomas Cipriano de Mosquera. En las cos-
tas del Pacifico ejercian el poder las autoridades de la Con-
federaci6n, legitimamente electas. Pero el gobierno del Es-
tado de Panama no tenia relaciones oficiales con ninguno de
los dos gobiernos beligerantes. Tampoco representaba nadie
aquf los intereses de la confederaci6n. En realidad, el Istmo
se encontraba entregado a su propia suerte. Y como es natu-
ral en casos semejantes, surgio nuevamente en la mente de al-
gunos patriots la idea de la emancipacion de Colombia. Es-
ta venia a ser la cuarta intentona de alcanzar la independencia:
l*, Espinar, 1830; 2", Alzuru, 1831; 3, Tomas Herrera, 1840.
Con el fin de levar a la practice este sentimiento de emancipa-
ci6n, gran numero de notables de distintos pueblos del depar-
tamento de Fibrega se habian reunido en mayo de 1861 y de-
clarado que las habitantes de ese departamento, del cual se
consideraban interpretes files, deseaban que el estado de Pa-
nama se separate de la Confederacion Granadina y se organi-
zase en naci6n independiente. Resolvieron, ademis, "elevar
el acta que firmaron, al ciudadano Gobernador del Estado para










que convocara extraordinariamente la legislature, que encarna-
ba la representaci6n legal del Estado, sometiendo a su conside-
raci6n la grave cuesti6n de nuestra suerte future", resueltos
como se hallaban los que firmaron ese memorable document
"a emplear todos los medios eficaces que pudieran conducir
a la consecuci6n de los deseos bien expresados de conformi-
dad con ella." El 27 de Mayo, en esta ciudad de Panami, se
discuti6 en Cabildo abierto el pensamiento de la emancipaci6n,
ya adoptado en Santiago el 21. Sobre esta idea emancipa-
dora, asi se expresaba Colunje en un folleto escrito por ~1 bajo
el rubro de "El plenipotenciario del Estado de Panami cerca
del gobierno de los Estados Unidos de Colombia: En marzo
de 1861 hubo en el Istmo una agitaci6n de cierta entidad, con
motivo de esa idea. Los vecinos mis notables del departa-
mento de Fabrega proclamaron en aquel mes la conveniencia
de independizar el Estado, y dirigieron al gobernador una so-
licitud en que le pedian que convocase la legislature para so-
meter a su examen tan grave cuestion. Pero el pensamiento
fue rechazado en la capital, donde protest contra el una junta
de ciudadanos de la cual hicimos parte nosotros, y no se vol-
vi6 a hablar mis del asunto. Sin embargo, debe creerse que
la idea no fue abandonada del todo, pues si se hubiese verda-
deramente renunciando a ella, el convenio de Col6n no se ha-
bria celebrado en los terminos en que se celebr6. El conve-
nio de Col6n no era la independencia, pero le faltaba muy po-
co para serlo. La idea de la independencia, contaba, induda-
blemente, con las simpatias de muchos de los principles hom-
bres del pais, y su mis decidido campe6n, el doctor Justo Aro-
semena, no abandon asi no mis una causa que ha abrazado,
por manifestaciones como la que hizo en la casa municipal en
la noche del 27 de mayo de 1861".
CANDIDATE A GOBERNADOR. Colunje se traslad6 ese
aiio a Estados Unidos, con el fin de imprimir en Nueva York
el c6digo civil del Istmo redactado por el en su mayoria. Vuel-
to a Panami fue nombrado, en diciembre de 1861, adminis-
trador de hacienda del departamento de Panami, puesto que








36
estuvo ocupando hasta el primero de febrero de 1862. Ya en
el mes de Enero, "El Federalista" habia lanzado su candidatu-
ra para Gobernador del Estado. Asi se referia ese periodico
a la candidatura de Colunje para ese elevado cargo: "Sabemos
que la candidatura del senior Gil Colunje ha sido aceptada en
los departamentos de Fibrega, Herrera y Soto. Entendemos
que en Chiriquf sera tambien favorable esta acogida. Tal de-
signaci6n hace honor al partido federalista del Istmo, que de-
muestra con ella las sanas intenciones que abriga y el respeto
altamente patri6tico que traza su conducta" Posteriormente
"La Estrella de Panami" tambien tomo a su cargo la defense
de esa candidatura cuando en su edici6n de 18 de febrero de
1862 sostenia que "la candidatura del senior Colunje para go-
bernador parece acertadisima. El senior Colunje, aunque
muy joven todavia, no es un hombre nuevo en la political. Su
nombre es bien conocido no s6lo en el Estado sino en toda la
Repiblica. Su reputaci6n de hombre honrado y de talent
esta basada sobre cimientos muy s61idos. Numerosos y de
gran trascendencia son los servicios que el ha prestado a este
su pais natal. Su nombre se encuentra ligado con casi todos los
acontecimientos notables relacionados con el Istmo de Pana-
ma, que han tenido lugar en el Estado y en el resto de la Re-
piblica. No acometeremos la tarea de enumerar los servicios
que al senior Colunje debe el Estado de Panama; nos limita-
remos a recorder dos de los de mayor importancia: el senior
Colunje fue el autor de las reforms hechas al convenio "He-
rran-Cass por el Congreso de la Confederaci6n Granadina de
1858, reforms que salvaron la soberania del Istmo, que con
criminal empefio quiso sacrificar la administration del General
Ospina; a la laboriosidad del senior Colunje debe el estado de
Panami el c6digo civil que comenzara a regir desde el pr6ximo
mes de Marzo. En fin, en el senior Colunje, cuya elecci6n
parece indefectible, tendra el Estado un magistrado de talent,
honrado y laborioso."
COLUNJE ES NUEVAMENTE REVOLUCIONARIO. El 6
de septiembre del afio anterior (1861) se habia firmado en Co-










16n el tratado Guardia-Murillo (el mismo a que se referia Co-
lunje cuando comentaba el movimiento separatist del Istmo de
1861), que vino a traerle al pais no pocos sinsabores. Por
medio de ese tratado, como lo decia el propio Colunje, "si Pa-
nama no alcanzaba la independencia, faltibale poco'para lo-
grarla". Pero los granadinos, no contents con pisotear a su
antojo los derechos de los hijos del Istmo, se propusieron a to-
do trance envolverle en las guerras civiles en que peri6dica-
mente vivia el territorio de la Confederaci6n. Precisamente
en los mismos tiempos en que se ventilaban con ardor, por par-
te de sus simpatizadores, las posibilidades de Colunje para que
alcanzara la gobernaci6n del Estado, hallibase en Col6n el Co-
ronel Peregrino Santacoloma, quien tenia a su mando 250 hom-
bres. Santacoloma traia instrucciones precisas de Bogota pa-
ra ocupar militarmente la ciudad de Panama. El gobernador
del Estado, Santiago de la Guardia, hizo todo lo possible por
Ilegar a una arreglo decoroso con Santacoloma, de manera que,
quedando a salvo la dignidad de Colombia, no sufriera menos-
cabo la del Istmo. Santacoloma, inflexible, rechaz6 esas ofer-
tas conciliadoras. Fue entonces cuando el Gobernador de la
Guardia, apercibido de los peligros que corria su gobierno,
pens6 en fijar la capital del Estado en Santiago de Veraguas,
donde, segun oferta de don Francisco de Fibrega, podia con-
tar con mil hombres que defendieran la legitimidad de su ad-
ministraci6n y restablecieran su autoridad mermada por el mi-
litar bogotano. En la noche del primero de Julio de 1862 se
embarcaron por la plaza de San Francisco, en las cercanias del
sitio que ocupa actualmente el colegio de La Salle, el Goberna-
dor del Estado, Santiago de la Guardia, su secretario de Esta-
do, Pablo Arosemena, various miembros mas del gobierno y un
considerable grupo de particulares. Todos se dirigfan a San-
.tiago de Veraguas, donde provisionalmente se debia establecer
la capital del Estado. Esta decision, que era hasta el momen-
to de ejecutarla una mera idea salvadora para en caso de que
Santacoloma persistiera en sus prop6sitos, fue adoptada por el
Gobernador de la Guardia en vista de la presencia del military











de la altiplanicie en esta ciudad, a pesar de sus reinteradas ad-
vertencias de que no lo hiciera. Tambien influy6 much en
esta media el desafecto que hacia el gobierno consituido pro-
fesaba el pueblo de esta ciudad. En efecto, especialmente en
los arrabales de Panama, el Gobernador de la Guardia era ob-
jeto de profundos y enconados odios, mas que todo por su fi-
liaci6n conservadora. Santacoloma, hombre de talent y ha-
bilidad, utilize el resentimiento popular contra el Gobernador
de la Guardia, para aduefiarse definitivamente de la plaza. En
la noche del 3 de julio de 1862, las fuerzas que comandaba
desarmaron a los policiales y se apoderaron del edificio donde
se alojaba este cuerpo de seguridad. Mas tarde, el 25 de Ju-
lio, se reunieron en la casa municipal de esta ciudad unos 250
individuos, bajo la presidencia de Buenaventura Correoso, y
acordaron: primero, desconocer el gobierno encabezado por
Santiago de la Guardia; segundo, nombrar en su reemplazo a
Manuel Maria Diaz; y tercero, someter incondicionalmente el
Estado al gobierno de los Estados Unidos de Colombia. El 30
de Julio se abrieron las operaciones para ir al encuentro del go-
bierno legitimo y tratar de desbaratarlo. Y el 2 de agosto sa-
li6 de Panama el propio general Correoso en compaiima de Ga-
briel Neira y Pedro Goytia que eran los militares que encabe-
zaban la expedici6n que debia castigar al gobernador titular
de la Guardia y a sus secuaces. Colunje, desde el comienzo
de esta contienda civil, prometi6 defender la legalidad del go-
bierno constituido. Desde luego, formaba parte de la expedi-
ci6n que sali6 de aquf, amparada por las sombras de la noche,
con el objeto de establecer la capital en Santiago, en el de-
partamento de Fibrega.
COLUNJE VA AL DESTIERRO. Entre tanto el gobierno
legitimo se preparaba para rechazar a los usurpadores. Don
Francisco de Fabrega, caudillo que contaba todavia con mu-
chos simpatizadores, se encontraba en la Villa de Los Santos
al mando de 250 hombres.. En Chiriqui se organizaban fuer-
zas bajo el mando de don Jose de Obaldia y de don Agustin Jo-
vane. En Nata y en Penonome se alistaba un ejercito bajo










el mando de Sabino Gutierrez y de los j6venes Tomas Herre-
ra y Antonio Morro. Colunje y Francisco Ardila se encontra-
ban a la cabeza de 300 hombres en la poblaci6n de Aguadulce.
Siempre con la idea de encontrar una formula conciliadora que
pusiera termino a estas vicisitudes del Istmo, el Gobernador de
la Guardia, por intermedio de Francisco de Fibrega, encarg6
a Jose Maria Rodriguez la delicada misi6n de ofrecer la paz
a Santacoloma y a los que en Panama acataban su jefatura. Ro-
driguez lleg6 a Panami el 8 de agosto, pero sus esfuerzos fue-
ron vanos, pues la oferta que traia fue rechazada. Ante esa
contingencia no quedaba mis recurso que presentar batalla,
y eso ocurri6 el 19 de agosto sobre las mirgenes del Rio Chi-
co, en las cercanias de Nati. Se enfrentaron en tal ocasi6n las
fuerzas comandadas por Correoso, Neira y Goytia, salidas de
la capital para batir a los que no querian someterse a la auto-
ridad de Santacoloma, y las huestes que seguian a de la Guar-
dia, por estimar que en el residia la majestad del Estado. Las
tropas legitimistas sufrieron una considerable derrota en este
combat, que fue de lo mis sangriento. El propio Goberna-
dor de la Guardia result muerto en el campo de batalla. "Ba-
la perdida--dice el doctor Pablo Arosemena, en una relaci6n
de aquel encuentro-le destroz6 el coraz6n. Baj6 los brazos
y se desplomo sin decir una sola palabra y sin hacer manifes-
tacion alguna de dolor. Yo estaba a su lado y pude ver su
rostro bafiado en sangre; cuando cay6 le crei muerto. Pero
no lo estaba Don Francisco de Fabrega, que no se encontra-
ba lejos, no se di6 cuenta de lo sucedido. A mi me toc6 dar-
le la noticia. D. Francisco era miope." Colunje tomo parte
en la batalla, pero un poco tarde, por circunstancias ajenas a
su deseo. Cuando lleg6 al campo de operaciones ya todo es-
taba consumado: la legalidad derrotada y sometida por los
usurpadores que obedecian a Santacoloma. Un gran desor-
den, como es natural, siguio a la muerte de Santiago de la Guar-
dio, jefe de los legitimistas. Cada uno, en aquella emergen-
cia, tom6 por su lado. El propio Colunje se vi6 precisado
a volver grupas, siendo objeto de una descarga cerrada de fu-








40 4

sileria en moments en que atravesaba el Rio Chico a lomos de
su menos que mediocre cabalgadura. Afortunadamente sali6 0
ileso, y en compaiiia de su inseparable amigo Pablo Aroseme-
na, de Antonio Morro, Pr6spero Vallarino y Eduardo de la
Guardia, sigui6 por tierra hasta Chiriqui, adonde pudo Ilegar
despues de pasar mil penalidades. Alli tomaron un barco po-
drido el 30 de septiembre, que los dej6 en Puntarenas. De
Puntarenas se trasladaron a San Jose de Costa Rica y alli resi-
dieron todos hasta el mes de febrero de 1863. Por supuesto,
en aquel destierro quedaron disipados por entonces sus suefios
de alcanzar el mas alto puesto de la jerarquia administrative de
su tierra natal. Colunje y sus compafieros regresaron al Ist-
mo el 4 de febrero de 1863 a bordo del vapor "Salvador".
COLUNJE TENEDOR DE LIBROS. Vuelto del destierro
voluntario que se impuso despues del desastre de la revoluci6n
en jque defendia la legitimidad del gobierno de Santiago de la
Guardia, Colunje se empleo modestamente de tenedor de libros
en la casa commercial de Angel Ferrari. A ratos entretenido con
los niumeros y a ratos escribiendo en "La Cr6nica Mercantil",
peri6dico fundado en Panama en 1864, teniendo alli nuevamen-
te por compafieros de redacci6n a Pablo Arosemena y a Tombs
Martin Feuillet, el dulce cantor de "La flor del espiritu santo",
pas6 Colunje hasta los comienzos de 1865.

ENCABEZA EL GOLPE DE ESTADO. Pero no era hombre
que podia pasarse la vida en una posici6n oscura e inactive.
Graves sucesos venian despertando de nuevo su atenci6n y su
interns por la political. Desde agosto de 1864, fecha en que
Santacoloma reasumi6 el poder en el Istmo, venia este atrave-
sando por un profundo malestar. Careciendo de vinculos es-
pirituales con el Istmo, no eran, por otra parte, muy edifican-'
tes las histories que circulaban acerca de aquel gobernante.
Entre los cargos que se le formularon se destaca el de haber
impartido orden de destierro contra el Obispo, Fran Eduardo
Vasquez. Afortunadamente, en octubre de ese mismo aiio
(1864) fue llamado a BogotA para que respondiera los cargos a










que le habia formulado el Ministro de Espafia ante la Confede-
raci6n Granadina, senior Salazar y Mazarredo, quien sostenia
que Santacoloma era un gobernante hostile a los intereses de los
espafioles. Le sustituy6 en el puesto de Gobernador del Ist-
mo, Jose Leonardo Calancha. Pero la administraci6n de este
61timo fue desastrosa en extreme. La mas profunda corrup-
ci6n presidia todos los actos del regimen, que se sostenia gra-
cias al apoyo que le prestaba el element mas corrompido y vi-
cioso de la epoca. Se vendia la justicia, se defraudaban escan-
dalosamente las rentas, se celebraban contratos ignominiosos,
etc. Colunje no podia ver con despreocupaci6n aquella de-
generaci6n civica, y al frente de un grupo de incontaminados
ensay6 derrocar el regimen el 9 de marzo de 1865.
COLUNJE, PRESIDENT DEL ESTADO. Para aduefiar-
se del gobierno, Colunje cont6 con la cooperaci6n del batall6n
"Tiradores" compuesto en su mayoria de elements j6venes.
Ante todo, se procedi6 al arrest del jefe de dicho batall6n,
Coronel Alejandro Soto. Viindose Calancha sin defense de
ninguna clase, dispuso huir, abandonando el poder. En se-
guida Colunje fue proclamado jefe del estado. (1) Convo-
cada por Al, se reunia el primero de julio una asamblea cons-
tituyente compuesta de miembros de todos los partidos exis-
tentes en el Istmo, con objeto de legitimar el gobierno surgido
de aquel golpe de estado. Esa asamblea expidi6 la constitu-
ci6n de 1865 y eligi6 a Colunje president interino del Estado
hasta el final del period legal (30 de Septiembre de 1866), y
aprob6 uninimamente una ley de honors a la memorial de don
Santiago de la Guardia, muerto tragicamente en el combat de
Rio Chico como queda atris narrado.
DEPURA LA ADMINISTRATION. El President Colunje
se dedic6 sobre todo a depurar la administraci6n. Entre otras co-
sas, se deshizo de los elements que la desprestigiaban. Desde
luego, esa tarea de depuraci6n tropez6 con incontables inconve-

(I) En el Apindice se encontrar& la proclama que pronunci6 con mo-
tivo de este golpe de estado.








42

nientes, muchos de los cuales no estaba en sus manos remediar.
La crisis fiscal por que atravesaba el tesoro del estado en aque-
Ilos dias era tan aguda, que por poco se ve obligado a clausu-
rar las escuelas por falta de dinero con que pagar el sueldo
a los preceptores. El desequilibrio fiscal nacia, entire otras
causes, de las cuantiosas sumas que habia que cubrir todos los
meses para mantener la fuerte guarnici6n que aqui estaba acan-
tonada permanentemente, y que necesit6 Colunje en todo ins-
tante, como indispensable auxiliar para imponer la paz en el
territorio del Istmo.

SE ORGANIZE EXPEDICION PARA COMBATIRLO. No
faltaron durante su period de gobierno los movimientos sub-
versivos, como la conspiraci6n organizada por un grupo de
oficiales del batall6n "Tiradores", el mismo que poco tiempo
antes habia contribuido de modo tan decisive a su exaltaci6n
al solio presidential. Esa conspiraci6n, afortunadamente, fue
debelada a tiempo, y los que tomaron parte en ella sufrieron
la pena de destierro. El mis important de esos movimientos
fue el organizado en el Cauca por el ex-presidente expulsado,
Jose Leonardo Calancha, en uni6n de Gabriel Neira, uno de los
vencedores en el combat del Rio Chico. Lograron invadir
algunas provincias del interior con fuerzas que avanzaron, sin
hallar resistencia aparente, hasta Pocri, donde vencieron a las
que comandaba el Coronel Pedro Goytia. Pero a su vez fue-
ron destrozadas y casi completamente aniquiladas en el com-
bate librado en la hacienda "Las Brujas", sobre la margen de-
recha del rio Santa Maria, gracias a la acci6n decisive del ba-
tall6n "Santander", que se les enfrento en una pugna que du-
r6 desde las doce del dia 28 a las dos de la tarde del 29 de
agosto. Era jefe de las fuerzas del gobierno el Coronel Vicen-
te Olarte Galindo. Reorganizado el ejercito invasor, sufri6,
sin embargo, nuevo descalabro pocos dias despues en San
Francisco de la Montafia, en la provincia de Veraguas. Ca-
lancha y Neira, cabecillas del movimiento, fueron aprisionados
durante el combat y mas tarde desterrados del Istmo. Gran










recibimiento se dispense en Panama a los vencedores de "Las
Brujas" a su regreso a la ciudad. Una bella y elocuente ora-
ci6n pronunci6 Colunje con motivo de aquel triunfo. (1).
OTRA CONSPIRACION MAS. Luis Level de Goda, un
atolondrado amotinador, natural de Venezuela, pretendi6 poco
despues aduefiarse de la jefatura del batall6n "Santander",
que tan brillantemente habia actuado en la defense del gobier-
no de Colunje en el combat de "Las Brujas". En efecto, en
1866, pretendi6 derrocar a Colunje por medio de un audaz
golpe de estado, en el cual debia tomar parte muy importan-
te el pueblo del arrabal, hostile, por esos dias, al gobierno. Por
suerte, el golpe fracas gracias a una hibil maniobra de Olar-
te Galindo, quien sigui6 siendole leal a Colunje. Mientras la
gente del pueblo se reunia para dar el cuartelazo proyectado,
el General Olarte Galindo, se dirigia aparentemente hacia Cam-
po Alegre, a tres millas de distancia de esta ciudad, dejando en
el cuartel apenas una pequefia guardia que ofreciese poca re-
sistencia a los rebeldes. Estos atacaron el cuartel de Chiri-
qui rompiendo los fuegos en la creencia de que el comandante
en Jefe, Olarte Galindo, ignorante de todo, permaneceria tran-
quilo en su paseo campestre. "Me puse a la cabeza de las di-
ferentes partidas"--dice el propio Olarte Galindo, en el parte
official rendido al Presidente Colunje con motivo de ese ataque
-"en que habia dividido mis fuerzas; avance sobre el nicleo
rebelde, e intime a los conspiradores a que se rindieran. Mi
intimaci6n fue contestada por el enemigo con una descarga de
fusileria. Se trab6 entonces un combat que dur6 apenas una
hora." Resultaron de aquel combat ocho muertos, seis he-
ridos y ciento seis prisioneros. Luis Level de Goda, jefe de la
conspiraci6n, se hallaba entire estos 6ltimos, y poco despues fue
expulsado del pais por considerirsele element peraicioso.
COLUNJE ENTREGA EL PODER A OLARTE GALINDO.
Era Colunje Presidente del Estado de Panama cuando la gue-

(1) En el ap&ndice se *ncontrar, el texto'de este discurso.










rra de Espafia con las repiblicas del Pacifico, y en tal caricter,
lo mismo que en el de particular, favoreci6 en todo lo que pu-
do a las naciones surefias, sin comprometer la neutralidad del
Istmo. Los agents espafioles se vengaron de el, denuncian-
dolo en la presensa norte-americana como "vendido" a los
aliados.
El primero de Octubre de 1866 entregaba el mando a Vi-
cente Olarte Galindo, no sin antes haber enviado un mensaje
a la Asamblea Legislativa del Estado en que manifestaba que
"la instrucci6n p6blica en el Istmo se encontraba en el ultimo
grado de postraci6n".
UN RECUERDO DEL DR. PORRAS. El ex-presidente de
la Repiblica, doctor Belisario Porras, siempre ha guardado un
recuerdo carifioso hacia la memorial de Gil Colunje. Refirien-
dose al period de su vida en que este alcanz6 la presidencia
del estado de Panama, asi ha escrito el doctor Porras.: "Era
yo nifio cuando Colunje ascendi6 a la presidencia de Panama,
y a poco de ello, en la visit que hizo a los pueblos del inte-
rior, como solian hacerlo los presidents, lleg6 una mariana con
tal caracter a Las Tablas. Vivia yo al cuidado de mi abuela,
en la casa mas antigua del pueblo, en la plaza, enfrente preci-
samente de la en que descendia Colunje con su comitiva. Es
una impresi6n que se grav6 muy fuerte en mi, porque en mi ca-
sa eran muy partidarios de Colunje y la ansiedad que tenian
por su Ilegada se reflej6 completamente en mi alma. Desde el
portal de la casa vi legar el grupo de jinetes y pude oir y ver
cuando las gentes, tanto en mi casa como en las casas vecinas,
decian, sefialandole con el dedo, quien era el Presidente. "A-
quel, el del sombrero blanco al6n.....Ese a quien le tienen
el caballo.. .El que esta ahora desmontindose. ." Y al ca-
bo de media hora todavia me hallaba en el portal observando
el movimiento de los recien Ilegados, cuando vi salir de la casa
a Colunje, el del sombrero blanco al6n, acompafiado de dos
mis, uno de ellos vestido de military, con kepis y pantal6n co-
lorados y chaqueta azul con botones dorados. Tomaron la










direcci6n de mi casa y me quede sorprendido cuando los vi
subir las gradas de mi portal, y mas cuando Colunje lleg6 y me
tomo la mano diciendo: "Este debe ser el hijo de Demetrio".
Salud6 en seguida a mi abuela, que habia salido a recibirlo,
y entr6 a la sala que estaba a la vista. Alli mi abuela les brin-
d6 asiento a todos, y Colunje, tomindome sobre sus piernas,
me dijo: "Mucho te pareces a tu padre", y acariciandome los
cabellos y mirandome de fijo repuso: "Que ojos tienes; con
ellos no podras ver". Y sigui6: "Apostamos a que no ves lo
que hay alla en aquella palma?" La visit fue corta y cuan-
do concluy6, Colunje, al irse, me hizo el obsequio de una onza
de oro. Sin duda quiso, al escribir a mi padre, que moraba
en Bogota, informarle acerca de mi ... Algiin tiempo despues
Ilegaron hasta Las Tablas los ecos de graves acontecimientos
ocurridos en Panama contra la administration de Colunje, le-
vantando voces odiosas, obra de la tremenda oposici6n que le
hicieron ciertas gentes. Cuiles fueron esos hechos? Yo no lo
se, pero recuerdo que una tarde jugaba al trompo con otros
nifios enfrente de una casa en la calle de Palenque, cuando of
pronunciar el nombre de Colunje. Impresionado, me acerque
al portal y me recoste a uno de los pilares para oir mejor. Es-
taban alli reunidos unos cuantos vecinos, seguramente los po-
liticos de la aldea natal. El uno decia que Colunje habia sido
cruel, el otro agregaba otros epitetos, y alguno mas asegur6
que era un ladr6n.... No me pude contener y con el trompo
en la mano convulsa, lo arroje a la cara del iltimo, huyendo
a mas no poder".
















IV

COLUNJE LLEGA AL APOGEO
DE SU GLORIA

(1868 1890)

















Colunje Llega al Apogeo de su Gloria


COLUNJE, MAGISTRADO. Gracias al voto de la mayo-
rfa de las asambleas legislativas de los nueve estados colom-
bianos, el doctor Gil Colunje alcanz6 el puesto de Magistrado
de la Corte Suprema de Justicia, con asiento en Bogota, vidn-
dose obligado a abandonar una vez mis, las playas del Istmo.
Iba, empero, Colunje, en esta ocasi6n, a ocupar luego otros
delicados cargos en la altiplanicie. En todo el apogeo de su
grandeza, se le abrian nuevos horizontes en su larga y merito-
ria actuaci6n pfiblica. Su period de magistrado debia du-
rar cuatro afios, no expirando hasta 1872. Colunje cum-
pli6 integramente su period y su labor como juez en ese ele-
vado tribunal se distingui6 en todo tiempo por el acierto en sus
decisions. Eran sus colegas de magistratura los doctors Ma-
nuel Murillo Toro, Juan Manuel Perez, Jose Maria Villamizar
Gallardo, y Uricoechea, quien entr6 a ocupar el cargo a la muer-
te de Jorge Gutierrez de Lara. Dos cuestiones de importan-
cia surgieron durante el period en que Colunje fue magistra-
do: el enjuiciamiento contra el Gobernador de Cundinamarca
senior Ignacio Gutierrez, por causa de los acontecimientos del
9 de octubre de 1868, y el process por la falsificaci6n ejecu-
tada por el secretario del tribunal, Vicente Vanegas, acto este
que constituy6 uno de los mas escandalosos delitos registrados
en los anales de la justicia criminal colombiana de la epoca.
Colunje se encontraba entire los miembros de la mayoria de la
Corte, que se pronunci6 por la absoluci6n del gobernador acu-
sado. Esta sentencia levant gran ruido en Colombia siendo










recibida con grandes recriminaciones. En la ruidosa causa
contra Venegas por falsificaci6n de sentencias, Colunje y sus
compafieros se propusieron agotar todos los recursos que las
leyes ofrecian para dejar satisfecha a la sociedad tan indigna-
mente engaiada.
MURILLO TORO, PRESIDENT DE COLOMBIA. En el
aiio de 1872 el doctor Manuel Murillo Toro, inseparable ami-
go de Colunje, fue electo Presidente de Colombia. Algunas
dificultades hal!6 el doctor Murillo Toro en los primeros dias
de su administraci6n. Estas surgieron precisamente cuando
se trataba de la escogencia del gabinete que debia acompaiiar-
lo en su gesti6n administrative. "Desaprobado el nombra-
miento de secretario de Fomento-relata Aquileo Parra en sus
memories al referirse a este instant dificil de la vida pi6blica
del doctor Murillo Toro-sin otro motive acaso que el de su-
ponerse que con ese nombramiento se retribuia al General
Santo-Domingo Vila el apoyo que como president del Estado
de Bolivar habia prestado a la candidatura del doctor Muri-
1lo Toro, el personal del ministerio qued6 reducido, por espa-
cio de algunoj dias, a los secretaries de Hacienda y Fomento, lo
que causo naturalmente mala impresi6n aun entire los amigos
del gobierno. Notada que fue por mi, lo hice saber inmedia-
tamente del Presidente, quien en mi presencia envi6 a pregun-
tar al doctor Medardo Rivas, que tenia asiento en la Cimara
de Representantes, si le hacia extender el nombramiento de
Secretario de lo Interior y Relaciones Exteriores, que induda-
blmente le habia sido ofrecido. Y como contestase negativa-
mente, lleg6 el caso de pensar en otro candidate. Yo aprove-
chi tal coyuntura para indicar al doctor Gil Colunje, indicaci6n
que fue aceptada por el Presidente con esta frase: "Tambien
es un amigo .
COLUNJE, SECRETARIO DE ESTADO. Poco despuis
del incident narrado por el doctor Aquileo Parra, el doctor
Murillo Toro integraba definitivamente su gabinete asi: Se-
cretario del Tesoro, Felipe Perez; Secretario de Hacienda, A- o










quileo Parra; Secretario de Guerra y Marina, Manuel Abello;
Secretario de lo Interior y Relaciones Exteriores, Gil Colunje.

SUS PRINCIPLES OBRAS AL FRENTE DE ESA CARTE-
RA. Importantes asuntos cursaron por el Ministerio de lo In-
terior y de Relaciones Exteriores durante el tiempo en que es-
tuvo al frente de 61 Gil Colunje. Merecen especial menci6n
los siguientes: en vista de las exploraciones hechas por el
gobierno americano en las rutas de Nicaragua, Panami y
Atrato, se dieron instrucciones al ministry en Washington
"para renovar, cuando oportuno fuera, la negociacion, que ya
habia fracasado mas de una vez, sobre construcci6n del canal
interoceanico por territorio colombiano"; se continue el estu-
dio, con toda asiduidad, hasta dejarlo a punto de ser solucio-
nado por medio de arbitramento, del enojoso asunto del va-
por "Montijo" que tantas discusiones produjo entire los go-
biernos de los Estados Unidos y de Colombia; se recibi6 y acep-
t6 la invitaci6n a la exposicion de Filadelfia con motive del
centenario de la fundaci6n de la Repdblica Norteamericana;
se sentaron importantes doctrinas, por medio de sendas reso-
luciones, acerca de los atentados cometidos por autoridades de
los estados federales contra los sfbditos o ciudadanos extran-
jeros, y sobre estos cuando dispusieran naturalizarse colom-
bianos; ademas fue fecundo el paso de Colunje por el minis-
terio en hechos pricticos, a saber: recibo de la primera lega-
ci6n alemana a cargo del sabio doctor S. Schumacher, aumen-
to del numero de c6nsules en Alemania y organizaci6n de ese
servicio en el imperio; restablecimiento de las relaciones con
Dinamarca, interrumpidas desde los tiempos del gobierno pro-
visional de Mosquera; arreglo de varias reclamaciones pendien-
tes de s6bditos franceses e ingleses, descollando an lo relative
a Gran Bretaiia, la famosa reduccion de la deuda que tan-
tas piginas de gloria ha significado para la administraci6n Mu-
rillo; por ijtimo, envio de una legaci6n a Costa Rica, a cargo
del General Buenaventura Correoso, para que este concl6yese
alli various pactos de importancia. Colunje, para que pudiera


_ _~~ I~








52

nombrarse a Correoso, de quien le separaba enemistad perso-
nal debida a las persecuciones que contra 61 dirigio en los dias
del usurpador Santacoloma, se separ6 del ministerio. Esto per-
miti6 al president Murillo designer a Correoso con entera li-
bertad quedando a salvo, al mismo tiempo, la dignidad del
ilustre biografiado. Tambien contribuy6 Colunje a que Co-
lombia suscribiera importantes convenciones. Entre estas me-
recen recordarse los tratados de extradici6n, de comercio y
navegaci6n, de amistad y limits, y de proteccion a la propie-
dad literaria firmados con Costa Rica por conduct del pleni-
potenciario General Correoso, igual que las convenciones con-
sular y postal y sobre cambio de producciones cientificas y li-
terarias concertadas con various paises del nuevo mundo, siendo
todas aprobadas por el gobierno colombiano, gracias a su
mediaci6n; con el Peru se concluy6 una convenci6n postal es-
pecial; con Chile se firm un protocolo sobre cambio regular
y permanent de producciones literarias y cientificas, y una
convencion postal y consular; estas iiltimas se firmaron en
Santiago de Chile, actuando de representante de Colombia Jor-
ge Isaacs, el inolvidable autor de "Maria".
COLOMBIA GESTIONA LA INDEPENDENCIA DE CUBA.
Puede decirse que la nota culminante de su actuaci6n mi-
nisterial, al frente de la cancilleria colombiana fue la participa-
ci6n que le cupo en la noble iniciativa para que, durante la ad-
ministraci6n del doctor Murillo Toro, Colombia diese pasos
eficaces para procurar la emancipaci6n de Cuba del regimen
espafiol. Consecuente la opinion piblica de Colombia con sus
antecedentes de pais libertador de oprimidos y maestro de hi-
dalguias internacionales, consecuente aun mas con las marca-
das tradiciones nacionales, y obrando siempre como mantene-
dora de los bellos ideales de libertad, apenas estall6 en la isla
de Cuba la formidable guerra de los once afios, los movimien-
tos de esa opinion se concretaron bien pronto en la famosa ley
de 18 de mayo de 1870 "sobre reconocimiento en los patrio-
tas cubanos de los derechos de beligerancia" y luego en el he-
roico proyecto de ley del representante conservador Carlos O










Holguin, en ef cual se establecia que Colombia invitaria a va-
rias naciones hermanas a recabar de Espafia, a las buenas, la
emancipaci6n de Cuba, y, de no obtenerla, a imponersela por
la fuerza. Ese proyecto vino en realidad a cristalizar en tiem-
pos de la administraci6n del Presidente Murillo Toro, con la fa-
mosa circular de 20 de septiembre de 1872, dirigida a los go-
biernos republicans del continent, en la cual se proponia "la
adopci6n de una acci6n comun, bajo la direcci6n del gabinete
de Wishington, para recabar de Espaiia el reconocimiento de
la independencia de Cuba, pero ante todo la regularizaci6n de
la guerra, obligando a Espaiia a no emplear medio alguno re-
probado de hostilidad." Concluia este important documen-
to expresando que se suministraria a prorrata la suma necesa-
ria para resarcir a Espafia del quebranto ocasionado a su era-
rio por la guerra.
LLEVA ESE DOCUMENT LA FIRMA DE COLUNJE.
Desde el punto de vista de los mas altos ideales americanos es-
te es el document mas gallardo de la political exterior del con-
tinente, despues de la independencia. Y estaba reservada al
president Murillo Toro la gloria de concebirlo y a su Secreta-
rio de Relaciones Exteriores, Gil Colunje, la de redactarlo y re-
frendarlo con su firma. En efecto, esa circular se inspire en
ideas y en anhelos abrigados de antiguo por Murillo, quien tam-
bien afront6 todas las consecuencias del paso que habia dado,
y que es considerado por los historiadores imparciales que lo
han juzgado, como uno de los mas trascendentales de gober-
nante alguno del Nuevo Mundo, despues de las gestas de la
emancipacion.
COLUNJE CONTRAE MATRIMONIO EN BOGOTA. El
28 de septiembre de 1873, apadrinado por el Presidente Mu-
rillo Toro, y por dofia Lastenia Porras de Abello, Colunje con-
trajo matrimonio con la sefiorita Rosa Adriana Vallarino. (1).

1) Rosa Vallarino era hija de Don Jos6 Vallarino, uno de los firmantes
del Acta de Independencia de Panam& el 28 de Noviembre de 1821.
xuiamulel Istmo se separ6 Espafia, y fue su madre, dofia Maria Mir6.










De esa uni6n nacieron los siguientes hijos: Rosa Maria, el 16
de julio de 1874; Gil Carlos, el 16 de diciembre de 1876 (es-
te muri6 en Panama el 11 de junior de 1899); Elisa, el 16 de
agosto de 1881; Ludovina el 5 de febrero de 1883; Guillermo
el 23 de septiembre de 1885 e Isabel, el 27 de diciembre de
1896.
COLUNJE DIRECTOR GENERAL DE i. PUBLIC. Co-
lunje estuvo al frente del ministerio de relaciones durante toda
la administraci6n del Presidente Murillo Toro y dej6 la can-
cilleria cuando este le entreg6 la direccion del estado al Presi-
dente Felipe Perez. Este nuevo mandatario, apreciando los
talents y virtudes de Colunje y comprendiendo que sus servi-
cios seguirian siendo de gran utilidad, lo design para que ocu-
para el puesto de Director General de Instucci6n Piblica, que
equivalia al de secretario del ramo. Colunje dur6 muy poco al
frente de este delicado cargo.
ES RECTOR DEL COLEGIO DEL "ROSARIO". A co-
mienzos de 1875 el Presidente Pirez le destiny para Rector de
la Universidad o Colegio Mayor de Nuestra Sefiora del Rosario,
a cuyo frente estuvo Colunje hasta el afio de 1879. Es asi co-
mo vemos al tribune fogoso, al ardiente revolucionario y al
sagaz y hibil diplomitico convertido en el maestro gentil y ca-
rifioso. Durante ese mismo period tuvo a su cargo en dicha
universidad la catedra de ciencia constitutional, material de su
predilecci6n en el campo del Derecho, por convicci6n de que
s6lo los gobiernos constitucionales son compatibles con la dig-
nidad humana.
EL DOCTOR PORRAS RECUERDA AL RECTOR COLUN-
JE. "Cuando volvi a Bogota, un afio despuds (1877),--dice
el doctor Porras-me dediqui a estudiar jurisprudehcia y fue
entonces cuando Colunje, Rector del Colegio del Rosario, fue
tambien, a mis del inolvidable Juan Felix de Le6n, mi professor
en ciencia constitutional. Estaba ya casado. Su vida seguia
siendo tan austera, modest y sencilla como cuando lo conoci Q


___










ocupando un cuarto de la casa del General Emigdio Bricefio.
Para ese tiempo inm trataba con tanta seriedad como si yo fuera
su igual. La dignidad del hombre se reflejaba sobre todos los
demas a quienes trataba, j6venes o viejos, con igual e inalte-
rable sencillez. A veces me encontraba en la calle y se com-
placia en seguir conmigo por el mismo camino, preguntindo-
me de Panama, a la cual recordaba con amor, con nunca des-
fallecimiente curiosidad. Como era amigo de mi casa y la vi-
sitaba frecuentemente, alli tuve ocasi6n de apreciar sus qui-
lates. De mi padre era amigo personal, pero de mi cufiado,
Tomas Emilio Abello, era amigo personal y politico. Como
ambos eran amigos del doctor Manuel Murillo Toro y del doo
tor Felipe Perez, y ambos tambien frecuentaban mi casa, fue
alli donde se iniciaren muchos planes que yo conoci. Ali se
acord6 la boleada de ciertos nombramientos nufiistas. Fue
alli donde se acord6 que Murillo iria una vez en silla de mano
con todo y la enfermedad que lo aquejaba, para utilizar su vo-
to. Alli done se le marc rumbo en muchos casos al partido
hberal. Puedo dar fe de que Colunje era el hombre de la
coivicci6n. Sin alterarse afirmaba su parecer y su determi-
naCi6n inclinaba a los demas. Murillo era el jefe indiscutible
que daba las conclusions. Felipe Perez era el de la ilustra-
cion, estratega chispeante. Pero Colunje era la firmeza.
Cuando habia alguna vacilaci6n, 61 era quien alentaba con su
fU. Era hombre de virtudes, insospechable, y su palabra te-
nia el prestigio de la sinceridad. Austero, sencillo y modes-
to, no se refa casi nunca, y sin embargo, inspiraba simpatias
muy hondas."
VUELVE A LA SRIA. DE RR. EE. Durante la guerra de
1876 interrumpi6 sus austeras labores docentes para ocupar
brevemente la secretaria de relaciones exteriores. Esta vez,
sin embargo, solo fue por breve lapso. Toc6le reemplazar en
el cargo al doctor Carlos Nicolas Rodriguez. En esos dias se
habia producido una profunda escisi6n dentro de las filas del
liberalism, por exceso de preponderancia. Esa division se
acentu6 mis con ocasi6n de las elecciones presidenciales, que










debian tener lugar a poco. Su situaci6n, por tanto, era de lo
mis delicada por la tremenda responsabilidad hist6rica que
pesaba sobre sus hombros y sobre los de sus compafieros de li-
beralismo. En su caricter de secretario de relaciones exterio-
res le toc6 firmar el famoso decreto de represalias dictado por
el president de la Repi6blica, doctor Aquileo Parra.
VA AL SENADO EN 1877. En 1877 fue enviado a Ba-
rranquilla a efecto de que presidiera una comisi6n fiscal que
debia ser desempeiiada en esa ciudad. Demor6 poco en Ba-
rranquilla y a su regreso a la capital, el Presidente, doctor Pa-
rra, le ofeci6 la carter de hacienda de su gabinete. Colunje,
empero, decline el ofrecimiento. En cambio, tomo asiento en
los congress de 1878 y de 1879, en calidad de senador por
su estado natal, el Istmo de Panama. Fue durante las sesiones
del Congreso de 1878 cuando el Presidente Trujillo someti6
a la consideraci6n de representantes y senadores el nombra-
miento del doctor Rafael Nifiez, que luego debia tener tan des-
tacada actuaci6n en la historic de Colombia y en la crisis de
los partidos politicos tradicionales, para secretario de hacienda.
En esa ocasi6n Colunje y Daniel Hernandez se opusieron en el
Senado a la moci6n aprobatoria de la designacion, mirando con
estoica impavidez c6mo lucian los puiales y rev6lveres en la
barra. En esa solemne ocasi6n fue cuando consign aquellas
palabras suyas que la historic ha recogido: "Si un ciento tu-
viera un ciento echaria", pronunciadas precisamente al depo-
sitar su voto de improbacion a aquel nombramiento, y mostran-
do a todos la bolita negra.

SE OPONE A UN NOMBRAMIENTO DEL DR. PABLO A-
ROSEMENA. Colunje y el doctor Pablo Arosemena venian
cultivando una vieja y entrafiable amistad, acendrada al calor
de vicisitudes comunes en aquellos dias en que ambos luchaban.
en el Istmo, en favor de la legalidad constitutional del ex-go-
bernador don Santiago de la Guardia, tragicamente muerto
cuando defendia sus derechos a la jefatura political y adminis-
trativa del Estado. Las intemperancias de la political, sin em-










bargo, produjeron un distanciamiento entire ambas figures. E-
ra el doctor Pablo Arosemena Procurador General de la Na-
ci6n, cuando fue liamado por el Presidente Trujillo a ocupar la
secretaria de hacienda; luego le design para que desempefia-
ra el ministerio del tesoro, y, por 1ltimo, el de relaciones ex-
teriores. La mayoria del senado improb6 este 61timo nombra-
miento recaido en el doctor Arosemena. Y cosas de la poll-
tica: entire los votos contrarios se contaba el del doctor Gil Co-
lunje que tan amigo y tal leal copartidario suyo habia sido afios
atras, cuando ambos, en el native suelo, hacian sus primeras
armas en la ciencia de gobernar los pueblos.
MILITA EN LA OPOSICION. Colunje habia ocupado el
puesto de senador desde el ala que hacia oposici6n al regimen
imperante, encabezado por el president Julian Trujillo. Eran
dias en que se atravesaba por una intense crisis political. Por
todas parties se escuchaban clamores y quejas sobre la falta de
garantfas que existia en various estados. Multiples memoria-
les fueron puestos en manos del president Trujillo por sena-
dores y representantes en que se resumian, como notas domi-
nantes, los atropellos y violaciones a los principios legales es-
tablecidos. Asi decia el texto de uno de esos memorials, en
que aparece, en primera fila, la firma del Senador Gil Colunje:
"Ciudadano president de la Uni6n: Un atentado que parecia
ya impossible en nuestro pals, dados los adelantos hechos por
el en la practice del sistema popular representative, tuvo lu-
gar ayer contra la majestad del senado de la naci6n, del cual
somos miembros. Os suponemos perfectamente enterado de
lo ocurrido, por la voz puiblica. Lo ponemos en vuestro co-
nocimiento, sin embargo, de una manera official, para comu-
nicaros al propio tiempo, por juzgar que asi es de nuestro de-
ber, la resoluci6n que tal acontecimiento nos obliga a tomar
sin vacilaci6n. Ayer, senior, con ocasi6n del mensaje en que
disteis cuenta al senado de los nombramientos que habiais he-
cho para secretario de estado, a fin de que ese cuerpo
ejerciese respeto de ellos su atribuci6n constitutional, una
barra influenciada por excitaciones liberticidas, y formada adre-









de, como todo induce a creerlo, para obtener por la violencia
la aprobacion de tales nombramientos, que por cierto iban a
ser improbados, colm6 de ultrajes y amenaz6 de muerte a al-
gunos de nosotros en el acto mismo en que se celebraba la
sesi6n, y rode6 de tal modo el recinto de ista, el cual hacia re-
sonar con las mas destempladas vociferaciones, que los senado-
res todos eran, en el hecho, verdaderos prisioneros de sus ase-
diantes. Bajo semejante presi6n tuvo el senado que proceder
a votar, porque no fue possible cumplir la resoluci6n que tom6
el president de suspender la sesi6n hasta que la barra fuese
despejada o guardase orden y compostura. Y asi, el resul-
tado de la votaci6n, aunque acaso haya sido el mismo que hu-
biese sido bajo otras circunstancias, aparece como la obra de
una coacci6n evidence. Nosotros, pues, en guard de la hon-
ra de la naci6n, de la dignidad de los estados representados,
y de nuestra propia dignidad personal, hemos resuelto no vol-
ver al local de sesiones, mientras no contemos alif con garan-
tias para celebrarlas con la libertad, independencia y decoro
que exige el augusto ejercicio de sus funciones legislativas.
El president del senado de plenipotenciarios (firma por 01 el
vice-presidente del senado de plenipotenciarios) Andr6s Ber-
midez, Daniel Hernindez, Eusebio Morales, Francisco de La-
barces, Domingo Buendia, J. del C. Rodriguez, T. Llano, Anto-
nio M. Forero, Ram6n G6mez, Francisco Ardila, Manuel Mu-
rillo, J. Ignacio Diaz Granados, Jacobo Snchel, Rafael Aiz-
puru, Gil Colunje".
COLUNJE INDIGNADO POR LA SUPRESION DE UN DIA-
RIO. En el mes de abril del mismo afio de 1878, que fue de
grandes luchas y afanes para el Senador Colunje, el gobierno
orden6 la supresi6n de un diario, "El Relator", del cual era
director el doctor Felipe Perez, su companiero de andanzas po-
liticas. Con motivo de este acto antiliberal un grupo de se-
nadores le envi6 al doctor Pirez una elocuente carta en la cual
se le excitaba para que desobedeciera las 6rdenes del poder
ejecutivo. Entre los firmantes se e.contraba, naturelmente,
el nombre del doctor Colunje. "Los senadores suscrits,--de-










cia en esa ocasi6n el grupo de representantes del pueblo que
defendian la legalidad-creemos oportuna la continuaci6n del
peri6dico que usted redacta y lo excitamos a que siga esa la-
bor penosa en beneficio de la causa de la repfiblica y de los
verdaderos intereses del pueblo. De usted sus compatriotas
y servidores, M. Murillo, Gil Colunje, Jacobo Sanchez, Ram6n
G6mez, Francisco Ardila, J. B. Uribe, M. Fernandez, Josi Li-
sardo Porras, Antonio M. Forero, Daniel Hernindez, Eusebio
Morales, Andres Bermfidez. Bogota, mayo de 1878."
COLUNJE APEDREADO. Tambien debia tener Colunje,
hombre de sobresaliente personalidad no s6lo por sus activi-
dades efectivas sino tambien por la significaci6n ejemplar de
su vida austera, su aureola de martir. En efecto, en las se-
siones del congress de 1879, Colunje y un grupo de sus ami-
gos fueron ignominiosamente apedreados. No ignoraba, desde
luego, lo que iba a suceder, pues un amigo de su intimidad le
anunci6 desde temprano lo que se proyectaba contra 6l y sus
amigos aconsejindole que no asistiera al Senado. A pesar de
esas amistosas advertencias, Colunje se present a la sesi6n del
congress ese dia, como si tal cosa. Es que si algo lo distin-
gui6 a lo largo de su meritoria existencia, fue la valentia que
demostr6 en todos los instantes de su vida, aun en los de mis
peligro. Colunje fue atacado a pedradas por el populacho,
pero result ileso. La raz6n de este acto de hostilidad hacia
su persona fue su prop6sito de acusar al Presidente de la Re-
pfiblica, Juliin Trujillo. Todo lo cual di6 lugar a que iste de-
clarara perturbado el orden constitutional, en Mayo de ese afio,
suscribiendo el siguientes decreto: "El president de la Uni6n,
considerando: Primero: que las camaras legislativas carecen
de plena libertad para ejercer sus funciones, ya por que son
amenazadas por grupos de las barras que concurren a sus se-
siones, ya por haber sido atacados en las calls y en sus habi-
taciones algunos de los senadores y representantes que las for-
man y que gozan de inmunidad constitutional; Segundo: que
estos heehos gravisimos impiden el funcionamiento de uno de
los poderes federales y ocasionan por lo mismo una pertur-










baci6n del orden general en el lugar designado por la ley para
la residencia del gobierno de la Repiblica, Decreta: Declira-
se perturbado el orden p6blico federal en la capital de la Re-
piblica de la Uni6n. Bogota, 8 de mayo de 1879, Julian Tru-
jillo. El secretario de lo interior y de relaciopes exteriores,
M. Ancizar".

COLUNJE, SEGUNDO DESIGNADO PARA EJERCER EL
PODER EJECUTIVO. Poco antes de la expedici6n de este de-
creto habia sido honrado el doctor Gil Colunje con el cargo de
segundo designado para ejercer la presidencia de la repiblica
de Colombia. La primera designatura habia recaido en el doc-
tor Felipe P&rez. Puede decirse que en su larga carrera po-
litica fue iste el mas alto puesto que escal6. Y si no lleg6 a
ser Presidente de Colombia, fue por obra de la circunstancias,
que no por falta de merecimientos para legar a ese elevado si-
tial. En ese mismo afio, por iltimo, dispuso la fundaci6n de
un nuevo 6rgano de publicidad llamado "La Tribmna Federal",
peri6dico que comenzo a editar en compafifa de Teodoro Va-
lenzuela. Le prestaban su ayuda y concurso intellectual des-
tocadas figures del partido liberal colombiano de aquellos dias,
entire ellos el doctor Santiago P6rez. A la pluma de Colunje se
debe uno de los articulos de ese periodico que caus6 mas pro-
funda conmoci6n en aquellos dias. "Dias de ignominia" fue
su titulo, y con l6 marc, con hierro candente, el rostro de la
regeneraci6n" naciente.
COLUNJE PERIODISTA MILITANT. Puesto al frente
de ese periodico surge una nueva faceta de la vida multiple de
Colunje: se tranforma, por decirlo asi, en periodista militan-
te. Desaparecida "La Tribuna Federal", comienza en 1881
a publicar otro peri6dico "La Defensa" con el objeto de com-
batir la "regeneraci6n". Se asocia esta vez a los hermanos
Santiago y Felipe Perez, ex-Presidente de la Rep6blica este l1-
timo, quien redactaba la secci6n fiscal del diario, mientras el
propio Colunje se encargaba de la cr6nica parlamentaria. Para
cumplir a cabalidad esta mision, trueca la sosegada labor dl (










editorialista por la incesante y febril actividad del reporter. Ya
no es s6lo, como otras veces, el pensador y fil6sofo que usa la
prensa como catedra: es el cronista agil y combative que mue-
ve las columns del peri6dico como el estratega las de sus ejer-
citos. Ya no fue, como otras veces, un dilettanti de la prensa
y un pensador a ratos, sino una recia column de ella. Sus lu-
chas bien pronto hallaron la debida recompensa. De tal reso-
nancia fueron sus campafias, que poco despues de inaugura-
das las labores de aquel periodico, obtenia un ruidoso triunfo
al combatir, victoriosamente, un acuerdo de la Corte Suprema
de Justicia, por el cual se le dada el pase a la primera, o a una
de las primeras leyes de prorrogas o reelecciones, que tan de
moda estuvieron en los dias de la "regeneraci6n". Por me-
dio de ese acuerdo del mas alto tribunal de justicia de Colom-
bia se sancionaba la reelecci6n del General Hurtado para go-
bernador del Cauca. Y tan reciamente fue combatida esa de-
terminaci6n de la Corte Suprema por la pluma de Colunje, con-
vertido en formidable polemista, que derrot6 por amplio mar-
gen al magistrado que an6nimamente sali6 en defense del acuer-
do, en las columns de "La Refonna". Aquella polemica en-
tablada con el Magistrado Gonzilez Lineros, su an6nimo con-
tendor, fue fallada por la opinion publica en favor de Colun-
je. Refiriendose a esas reelecciones, asi se expresaba el doc-
tor Gil Colunje, en aquella ocasion: "En ellas no hay glorias
que fascinen, ni talents que seduzcan, ni virtudes que inspi-
ren respeto, ni servicios que demanden gratitud. La reelec-
cion es inconstitucional y por tanto es una humillaci6n gratui-
ta e inexplicable."
FUNDA UNA IMPRENTA. En asocio de su cufiado, Car-
los Vallarino, fund en ese mismo afio, (1881) una imprenta
en Bogota. Desgraciadamente, entonces el negocio de im-
prenta no era de los mis pr6speros. El afio siguiente, 1882,
al escribir a su amigo Francisco Ardila, de Panama, sus impre-
siones sobre sus actividades comerciales al frente de esta em-
prepa tipogrifica terminaba la misiva con estas amargas pala-
bras: "QuW decepcin l"










COLUNJE FAVORECIDO CON VARIOUS NOMBRAMIEN-
TOS. En ese mismo aiio de 1882, la Compafiia Universal del
Canal de Panami, que acababa de ser organizada en Paris por
el Conde Ferdinand de Lesseps, nombr6 como su abogado a Co-
lunje. En febrero del afio siguiente, 1883, qued6 encargado
interinamente de la Gerencia del Banco de Bogota. Desem-
pefiaba este iltimo puesto cuando el Presidente Otarola le ofre-
ci6n el de Agente Fiscal de Colombia en Europa.
CUMPLE UNA MISSION DELICADA. El mismo Colunje
se ha encargado de explicar c6mo se le hizo esa oferta. He
aqui sus propias palabras: "En uno de los primeros dias del
mes de febrero del afio anterior-hablaba en 1884-a tiem-
po en que me encontraba yo interinamente encargado de la ge-
rencia del Banco de Bogota, se present alli el entonces Secre-
tario del Tesoro de la Uni6n, Alejandro Posada, y me dijo, po-
co mas o menos, estas palabras: "Tengo que hablar con usted
de un asunto muy important por encargo del Presidente, pero
no es este, a lo que veo, el lugar mas aparente para tratar de
6l. Tendria usted inconvenient en verse conmigo en mi ofi-
cina hoy mismo, luego que sus atenciones de aqui se lo per-
mitiesen? "Ninguno, le contest. Me tendri usted en ella
entire dos y media y tres de la tarde". Minutes antes de las
tres paseo a la Secretaria del Tesoro y alli el senior Posada me
manifesto cuCl era el asunto que tenia que exponerme por en-
cargo del Presidente de la Uni6n. Ese asunto era el de la re-
clamacion a que hubiese lugar por parte de la Repiblica, con
motive de la compra que la Compaiiia del Canal Interoceanico
habia hecho de las acciones del ferrocarril de Panama, com-
pra cuya consecuencia inmediata habia sido la de que aquella
nueva via se estuviese abriendo sin que el gobierno colombia-
no hubiese recibido cosa alguna por razon de la indemnizaci6n
a que se refieren los contratos de concesi6n de privilegios, tan-
to a la compafi'a del canal como a la del ferrocarril. El se-
fior Posada me di6 idea de la manera de considerar tal asunto
el President, de sus miras en cuanto a 6l, y acab6 por decir-
me: "Pues bien, es cuestion de millones para el pais, en la es-










timaci6n que de ellas hace el senior Otirola, y desea d1 enco-
mendarla a un individuo que, a la circunstancia de no ser de
su circulo politico, uina, por su probidad, la de poseer a tal pun-
to la confianza de la naci6n, que todos esten seguros de que si
aquellos millones Ilegan a pasar a sus manos, no quedara en
ellas ni una minima parte, aunque el pudiera tomarla sin des-
pertar la mas minima sospecha. El encargo recibido por mi
tiene por objeto proponer a usted que acepte la comisi6n de ir
a entenderse amigablemente con la compaiiia del Canal". An-
te todo suplique al senior secretario que diese en mi nombre las
mas cumplidas gracias al senior Presidente por la inmensa hon-
ra que de aquel modo se me dispensaba de parte suya, y luego
le manifests que aunque yo conocia la cuesti6n, por haber lei-
do lo que acerca de ella se habia publicado por nuestra pren-
sa, me era indispensable, para resolver sobre lo que 61 me pro-
ponia, completar un studio formal y detallado, que hasta en-
tonces no habia tenido por qu6 hacer. En consecuencia le su-
plique tambien que me suministrase todos los datos que pu-
diesen servirme a tal fin, existentes en su despacho. .. Mes
y medio por lo menos habia transcurrido sin que se me hubie-
se vuelto a decir una palabra lo que en tal estado habia que-
dado, cuando un dia, ya un tanto olvidado yo de ello recibi
bajo cubierta algo de la Secretaria de Hacienda. Abrilo y ha-
116, con una esquela del senior Secretario, un pliego que con-
tenia las ofrecidas instrucciones. Puiseme inmediatamente a su
studio y tres o cuatro dias despues devolvi el pliego con una
carta en que suplicaba al senior Galindo reiterase al senior Pre-
dente Otilora la expresi6n de mi sincera gratitud por el dis-
tinguido nombramiento que acababa de hacer en mi, pero que
al propio tiempo le manifestaba que para aceptarlo habia yo
tocado con grandisimas dificultades (cuya naturaleza indique)
por lo cual le pedia que dejase de hacerlo... El oficio del nom-
bramiento y las instrucciones en su forma definitive, no me fue-
ron entregados sino el mismo 22, fecha del uno y de las otras,
y arregli las instrucciones, que en el proyecto examinado por










mi constaba de dos partes.. En la maiiana del 23 o del 24
hice mi visit de despedida al senior Presidente de la uni6n,
acompafiado por el senior Secretario Galindo".

PARTE COLUNJE PARA EUROPA. El 25 de mayo de
1883, esto es, casi quince aiios despues de haber abandonado
el suelo native, en busca de altas preeminencias political en la
altiplanicie, regresaba el doctor Colunje a Panama, en viaje
hacia Europa en cumplimiento de la mision fiscal, con caricter
de Plenipotenciario. El 13 de junio arribaba a Col6n. Fue
en aquella ocasion cuando lo conoci6 el senior Rodolfo Aguile-
ra, autor de un panegirico de la personalidad de Colunje, in-
serto en el libro "Istmeiios ilustres". Colunje demor6 poco en
Panami. Del Istmo sigui6 hacia Nueva York adonde lleg6
el 25 de junio. Alli se encontr6 con su amigo Miguel Cama-
cho Roldan y tambien con Jose Maria Mufioz, quienes le faci-
litaron algunos datos adicionales sobre la delicada misi6n que
se le acababa de encomendar. El 4 de julio salia para Fran-
cia y Ilegaba al Havre el 15 de ese mismo mes. Ya el 16 se
encontraba en Paris, y el 18 se trasladaba a Versailles, para po-
der trabajar con todo el sosiego que exigia el caso a C1 enco-
mendado. En abril del afio siguiente tuvo que someterse a una
dolorosa operacion. Poco despues de esto asistia a una co-
mida que ofrecia el ingeniero francis Napole6n Bonaparte Wise,
el hombre de ciencias que realize los studios de la via inter-
oceanica por el Istmo de Panama. Tambien estuvo presen-
te en esa comida el sabio Eliseo Recl6s. No fue hasta el mes
de agosto de ese afio cuando logr6 entenderse con el conde Fer-
dinand de Lesseps. En las entrevistas que celebraron, Co-
lunje expuso los reclamos de Colombia en la mejor forma que
le fue possible, y ayudado por el c6mulo de datos que le habian
sido facilitados. Desgraciadamente su argumentacion no fue
recibida benevolamente, y puede decirse que su misi6n no tu-
vo el cxito que de ella se esperaba. En vista de esas circuns-
tancias, Colunje opt6 por regresar a su patria, embarcando en
St. Nazaire el 6 de noviembre de 1884.










FUNDA AGENCIA JUDICIAL CON DEMETRIO PORRAS.
De regreso de Europa, abri6 en Bogota una agencia judi-
cial en asocio del doctor Demetrio Porras, dedicandose de Ile-
no, en adelante, al ejercicio de la abogacia. Aios mas tarde
en 1890, fund otra oficina de la misma indole con el doctor
Luis A. Robles. Durante todo este lapso Colunje se dedic6
exclusivamente a gestionar ante los tribunales colombianos,
prefiriendo este ejercicio professional a la aceptaci6n de puesto
p6blico de ninguna clase. En febrero de 1891 moria el doc-
tor Felipe Perez, su compaiiero de tantas campafias y de tan-
tas luchas civicas en beneficio de Colombia. En esa ocasi6n,
como lo hiciera con ocasi6n de la muerte del Dr. Murillo To-
ro, pronunci6 una elocuente oraci6n fiinebre. (1).






















(1) En el ap6ndice de esta obra se encuentran ambas piezas debida-
mente reproducidas.















V

LOS ULTIMOS ANOS DE
SU VIDA

SU MUERTE

(1891 1899)

















Los Ultimos Afios de su Vida.-

Su Muerte


DELEGADO AL DIRECTORIO DEL PARTIDO LIBERAL.
Los uiltimos afios de su vida los pas6 Colunje quietamente.
Con! astan estos afios con sus actividades de los afios mozos
y con los afanes y luchas en que entonces estaba empefiado.
Puede decirse que sus 1ltimos nexos con la political se manifes-
taron en enero de 1891, en que concurri6, con la representa-
ci6n del departamento de Panama, al directorio general del par-
tido liberal que se reunion en ese afio en Bogota. Eran dias
de ostracism para aquel partido. En pleno regimen "rege-
nerador", los liberals se encontraban totalmente alejados de
las eminencias del poder. Y mas aun los liberals de convic-
ci6n como Colunje. La representacion del departamento de
Panama en esa magna asamblea del liberalism la compartia
con el doctor Teodoro Valenzuela. Los demas delegados a esa
asamblea del liberalism eran: Jose Ignacio Escobar y Anto-
nio J. Toro, representantes de Antioquia; Manuel Z. de la Es-
priella y Juan Felix de Le6n, por el departamento de Bolivar;
Isidro Barreto y Salvador Camacho Roldan, por el departamen-
to de BoyacA; Teodoro Valenzuela y Modesto Garces, por el
Cauca; Jose V. Gaitan y Luis Bernal, por Cundinamarca; Luis
A. Robles y Tomis E. Abello por Magdalena; Januario Salgar
y Antonio Vargas Vega, por el departamento de Santander;
Francisco Eustaquio Alvarez y Jose Herrera Olarte por el del
Tolima.










COLUNJE ENFERMA. En el afio de 1897 vuelve Colun-
je al seno de la convencion liberal. Vieja reliquia de ese or-
ganismo politico no queria prescindirse de sus consejos en la
hora de la amargura y de la decepci6n. Desgraciadamente, ya
Colunje,-a la saz6n transitaba los sesenta y seis afios de edad
-estaba sumamente enfermo. El 13 de mayo del afio si-
guiente (1898) cay6 postrado en cama. Viendolo sus parien-
tes un poco aliviado a fines del mismo afio, dispusieron su tras-
lado a Tabio, aldea de delicioso clima en las cercanias de Bo-
gota, donde el Dr. Colunje poseia una pequefia finca.

SU MUERTE. Era costumbre de la familiar del doctor Co-
lunje trasladarse a esa finca todos los afios para la epoca del
verano. Aquella vez, desgraciadamente, debia ser su ultima.
Apenas llegado a Tabio, Colunje se agrav6, si bien experimen-
i6 mejoria, que fue recibida con gran j6bilo por sus familiares,
el 5 de Enero. Seguidamente manifest su prop6sito de regre-
sar a Bogota al dia siguiente. Preocupado por el viaje pa-
seibase por el comedor de la casa, cuando resbal6 y se dio un
fuerte golpe en la ingle derecha. Esto ocurria a las seis de
la tarde. Desde entonces empez6 a quejarse hasta el instan-
te en que muri6, doce horas despuis. En Tabio no habia m-
dico. La familiar quis6 llamar por telegrafo al Dr. Muiioz, pe-
ro la oficina telegrafica estaba ya cerrada; por ese motivo,
Guillermo, niiio de 13 afios, hijo del Dr. Colunje, march a ca-
ballo a Bogota, como a las 10 de la noche en busca del facul-
tativo, con quien debia regresar en el primer tren del dia si-
guiente. Durante esa agonia se le prodigaron todos los cui-
dados caseros. Pero a las cinco de la mariana del 6 lanz6 un
"ay" lastimero. Todos en casa acudieron sobresaltados. El
ihstre y meritorio var6n que conmovi6 con su verbo elocuente
a tantas muchedumbres, apenas pudo recoger en sus manos
desfallecientes, las nerviosas de su esposa: habia perdido el
don de hablar. A las seis en punto entregaba su alma al crea-
dor el panamefio que tan significados puestos ocup6 en la vida
p6blica de Colombia.










SUS FUNERALES. Sus dos hijos varones, Gil Carlos y
Guillermo, por encontrarse en Bogoti en esos moments, no
tuvieron el consuelo de recibir el iltimo aliento de su ilustre
padre. Una delegacion de notables del pueblo les esperaba
en la estaci6n, a la Ilegada del tren, para manifestarles el hon-
do duelo que les afligia. La dolorosa nueva pronto cundi6 por
todos los campos circunvecinos, acudiendo al lugar donde el
Dr. Colunje falleci6, una gran cantidad de personas que que-
rian rendir el iltimo testimonio de admiracion al ilustre desa-
parecido. De Tabio, el cadaver fue trasladado a Bogota. En
la estaci6n del ferrocarril de aquella capital se congreg6 una
enorme muchedumbre para acompafiar el cortejo finebre has-
ta la residencia de la familiar en el barrio de La Nieve, calle 19
casa numero 29. En la iglesia de San Francisco, al dia 8, se
celebraron sus exequias y de alli condujeron sus restos morta-
les al cementerio. Hicieron la apologia del doctor Colunje,
en el acto de su entierro, Salvador Camacho Roldan, Rafael
Pombo, Jose Benito Gaitin, Max Grillo, Alejandro Torres Ama-
ya y Benjamin Tejada C6rdoba (1).
LO QUE FUE COLUNJE. El doctor Gil Colunje, en la
historic del istmo, represent la recia column liberal. En el
liberalism se amamant6, el liberalism fue su escuela de la
adolescencia, el liberalism lo encumbr6 y luchando por ese in-
victo partido descendi6 a la tumba. Y si tuvo malquerientes
no cont6 jams con enemigos. Su alma pura y blanca no per-
mitia que floreciera la pasi6n del odio entire aquellos que tu-
vieron ocasi6n de conocerlo. Las generaciones del present
y aun las del porvenir, tendrAn much que aprender de esa vi-
da que s6lo supo combatir tiranos y luchar con denuedo por el
imperio inmarcesible de la constitucionalidad.




(1) En el ap6ndice se encuentran los discursos pronunciados ante la
tumba del ilustre repfblico.


















VI


COLUNJE


INTIMO
















Colunje Intimo


COLUNJE ERA UN HOMBRE GRAVE. Estaria incomple-
ta esta semblanza de uno de los hombres mas ilustres del istmo
de Panama durante el siglo XIX si desconocieramos algunos
rasgos de su vida intima. Son estos detalles los que ayudan
a enmarcar mas firmemente la personalidad de los hombres su-
periores de la humnanidad. Por eso es important fijar aque-
llos rasgos de su fisonomia moral que pueden ayudar a expli-
car los triunfos que obtuvo a lo largo de su carrera pbblica.
"Colunje es regularmente alto-decia en 1884 Di6genes A-
rrieta-moreno y de talle erguido. Es notablemente aseado
en su persona y en su vestido. hasta el punto de que no re-
cuerdo, desde que lo conozco una ocasi6n en que su traje y sus
cabellos no revelen, por la limpieza, un cuidado constant. Es-
cribe con las mayores precauciones, previo eximen de la plu-
ma, la tinta y el papel. Este no Ileva una mancha, un borr6n;
y Blega al senado con sus manuscritos envueltos en un pliego
que los preserve del polvo y del contact de la mano, y los en-
trega cuidadosamente al secretario, despuis de asegurarse de
que no se han ajado y estin limpios y completes. Su letra es
cursada, clara y aun elegant. La redacci6n esmerada. No
omite un punto, una coma. No tolera una repetici6n, un ad-
jetivo impropio, un descuido ideol6gico o gramatical. Esa pul-
critud es cualidad esencial en su character y la manifiesta en to-
do sin afectaci6n y a veces sin darse cuenta. Obedece a su
manera de ser, a lo que han venido a constituir las inclinacio-
nes naturales y los babitos de su organizaci6n. Muchas veces,










en la ckmara, al escuchar la lectura de una proposicion o pro-
yecto, de redacci6n median, va involuntariamente, como lleva-
do por una mano extrafia, a la mesa de la secretarfa, siquiera
a asegurarse nuevamente de que es cierta aquella incorrecci6n,
de que, sin embargo, no tiene dudas. Los cuerpos colegiados
a que concurre le sefialan casi siempre, entire otras, la comisi6n
de redacci6n. A las tres de la mariana Colunje comienza su
studio diario. Tiene medido y distribuido met6dicamente su
tiempo. Y sus costumbres domesticas, several y sencillas, no
sufren alteracion. Su hija, nimia todavia, no conoce profeso-
res extrafios. No va a un colegio, a una escuela piblica ni pri-
vada de la capital. Su educacion consiste en recibir las ideas,
amar los sentimientos y seguir la conduct de sus padres: to-
dos los elements intelectuales y morales de su educaci6n es-
tin en la atm6sfera del hogar. En otro tiempo el character de
Colunje fue distinto al de hoy en algunas de sus manifestacio-
nes. Personas que lo conocieron ahora diez afios aseguran que
se ha cumplido en e1 una revoluci6n moral en ese lapso de tiem-
po, la cual ha dado a su character mas gravedad, a su juicio mas
aplomo, a sus costumbres mas orden y a su conduct en gene-
ral mayor circunspecci6n. Tal fue, casi siempre, la acci6n del
tiempo, el studio, la reflexi6n y la experiencia sobre el ser mo-
ral del hombre. Nunca la juventud camin6, desde sus comien-
zos, con paso firme ni por amplios caminos; ni dej6 jamas de
pagar su tribute a las debilidades o ligerezas de la naturaleza
humana. Ademas, el mayor caudal y el mas fecundo para la
edad provecta es aquel que atesora una juventud que bebi6 en
las aguas amargas de una dolorosa experiencia".
SUS COSTUMBRES DOMESTICAS. No obstante sus mil-
tiples ocupaciones procuraba Colunje dare tiempo para aten-
der a asuntos enteramente intimos como la :ecidcaci6n de sus
hijos. Al efecto, siempre vivia enterindose del comportamien-
to de ellos en el colegio, llegando hasta someterlos a breves
examenes con cierta frecuencia. En las vacaciones llegaba
a dictarles classes por espacio de varias horas. Colunje, ade-
mis, se preocup6 siempre por: que la. urbanidad reinara entire










sus hijos; los acostumbr6 a que se respetasen mutuamente. Era
minucioso y exigente con las viandas que debian presentarse
a la mesa: todo debia ostentar una apariencia atractiva, en-
contrarse bien cocido y preparado. Jamas cometio la indeli-
cadeza de reprender a sus hijos en presencia de los demas.
Cuando se ofrecia el caso lo hacia privadamente y en voz muy
baja. Al Ilegar a su casa daba cortestemente las gracias
a quien le saliera a abrir la puerta. Y si por algun contratiem-
po Ilegaba a su casa malhumorado procuraba ocultarlo de la
mejor manera possible: entraba a sus habitaciones y alli per-
manecia un rato hasta haberse serenade completamente, para
presentarse luego ante su familiar como si ninguna nube hubie-
ra empafiado el horizonte de su alma bondadosa. Tenia pa-
si6n por las bellas artes, especialmente por la misica. Daba
generalmente la preferencia a las piezas clasicas y especialmen-
te eran de su predilecci6n las operas. En sus iltimos afios,
cuando la enfermedad le impedia asistir a reuniones sociales,
su mayor placer consistia en sentarse en una silla de extension,
bien arropado en su capote de lana, (Bogoti es muy frio) a es-
cuchar la misica que sus hijas, en compaiifa de algunos de sus
amigos intimos, tocaban en el piano y en el violin. Las piezas
que ejecutaban eran, en su mayorfa, trozos de 6pera. Tenia
dias en que se mostraba muy expansive, especialmente a la ho-
ra de comer que hallaba muy oportuna para referir pasajes de
su juventud, an&dotas, etc. En una de estos ratos manifes-
t6 que el dia en que cumpli6 25 afios de edad, various de sus
amigos lo convidaron a un banquet y al Ilegar a los brindis,
alguien dijo: "brindemos por la novia de Colunje". Y que 61
entonces, en tono muy solemne, contest: "La que ha de ser
mi esposa no ha nacido todavia". Esto ocurria el primero de
septiembre de 1856; y cosa singular, la que fue su esposa, do-
fia Rosa Vallarino de Colunje, nacia ocho dias despuis de aquel
brindis, estos es, el 8 de septiembre del mismo afio, mes y dia
en que la iglesia celebra la navidad de la virgen Maria. Refe-
rfa su esposa que un dia, reci n casados, habiale ella manifes-
tado el disgusto que le causaba el humo del cigarro, y que 61, en










vez de disgustarse, se arranco el cigarro de la boca y como
avergonzado de que su esposa hubiera hallado algo en el que
reprochar, dijo en tono energico. "No fumo mas". Basta de-
cir, para comprobar su fueria de voluntad, que sus hijos no le
vieron fumar nunca. Salia casi siempre en julio y en diciem-
bre a veranear con su familiar a las tierras calientes o templadas,
de Utica, Caqueza, etc., con el objeto de cambiar de clima y de-
dicarse a recreaciones tales como paseos a pie, a caballo, ba-
fios termales, etc. La 61tima poblacion que acostumbraba vi-
sitar fue Tabio, donde falleci6.

LA POBLACION DONDE MURIO. Es Tabio, la poblaci6n
donde Colunje muri6, un pintoresco lugar situado a unas seis
leguas de Bogota. Posee una buena iglesia de piedra labrada
y algunos otros edificios regularmente presentables tales como
la casa cural, la alcaldia y unas cuantas residencias de parti-
culares. Se distingue por sus bafios termales, que son muy
frecuentados por los enfermos de reumatismo, gota y otras en-
fermedades propias de los climas frios. Hay tambien en este
hermoso poblado una preciosa capillita situada en la cumbre de
una de las colinas que la circundan. Ha sido construida a imi-
taci6n de la capilla de Lourdes en Francia y es venerada en ella
la imagen de la Inmaculada Concepci6n. Por ser muy mila-
grosa, como dicen los feligreses de Tabio, este lugar es suma-
mente visitado por los files y devotos de Colombia. En las
cercanias de Tabio se hallan esparcidas varias haciendas bien
montadas donde se cultiva principalmente el trigo, el maiz y la
cebada, y otras pequefias posesiones donde los campesinos se
dedican a la cria de gallinas, cerdos, y a la preparaci6n de que-
sos, etc. A una distancia de medio kil6metro de la poblaci6n
poseia el doctor Colunje su casa de campo. Era esta amplia,
rodeada de jardines, con paredes de quincha y techo de teja.
Tenia un gran corral con aves de todas classes y otro anexo, mas
pequefio, con su pesebre, donde se hallaban cuatro vacas le-
cheras y cuatro hermosos cabalos de paseo, de los que se ser-
via la familiar. Ademas, tenia unas tres hect'reas de terreno,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs