• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Frontispiece
 Title Page
 Foreword
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI
 VII
 VIII
 IX
 X
 XI
 XII
 Apendices
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: Tomás Gener : del hispanismo ingenuo a la cubanía práctica. Trabajo leído en Bauta, provincia de la Habana, en recepción pública, el día 26 de mayo de 1950.
Title: Tomás Gener
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078329/00001
 Material Information
Title: Tomás Gener del hispanismo ingenuo a la cubanía práctica. Trabajo leído en Bauta, provincia de la Habana, en recepción pública, el día 26 de mayo de 1950
Physical Description: 99 p. : port. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Conangla i Fontanilles, Josep, 1875-1965
Academia de la Historia de Cuba
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1950
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: At head of title: Academia de la Historia de Cuba.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078329
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000054557
oclc - 23588708
notis - AAF9508

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Frontispiece
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Foreword
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    I
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    II
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    III
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    IV
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    V
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    VI
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    VII
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    VIII
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    IX
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
    X
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    XI
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    XII
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Apendices
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
    Back Matter
        Page 100
    Back Cover
        Page 101
        Page 102
Full Text












OMAS GENER

DEL HISPANISMO INGENUO
A LA CUBANIA PRACTICE


TRABAJO
leIdo por el Acadmico Correpondienie
an Beaa, Provincia de La Habana,
SB. JOSE CONANGLA FONTANILLES


en recepci6n pdblioa,
el dia 26 de mayo de 1950


.IMA&M A P0M E. R. VImII DE LA REOUSCA,
D I GOUBBfZ AWOl6 iuIR
SLA AHR&uA
.-ll.Os


; ~t- ':'~~~I ~~
.P~ -a 1 i ';sQy~t: I_ ;








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUA



MESA EJECUTIVA

President:
DR. EMBTBrIO S. SANTOVENIA

Vicepresidente:
De. COME DB LA TORRIENTB

Secretario:
DR. Jose MANUEL PEREZ CABRERA

Tesorero:
DR. DIEGO GONZALEZ

Bibliotecario:
DR. ENRIQUE GAY-CALB6

Archivero:
CAPITAN JOAQUIN LLAVERiAS

Director de Publicaciones:
PROF. MANUEL I. MESA RODRIGUEZ



SERORES ACADEMICOS DE HONOR


Dr. Juan Miguel Dihigo y Mestre (Acad4mio fundador)
Dr. TomAs de JOstiz y del Valle (Academico fundador)
Sr. Carlos M. Trelles y Govin

SERORES ACADiMICOS DE NOMERO

Dr. PAnfilo D. Camacho y SAnchez
Dr. N6stor Carbonell y Rivero
Sr. Gerardo Castellanos Carcfa
Dr. Federico de COrdova y de Quesada
Dr. Joa6 Marfa Chae6n y Calvo
Dr. Enrique Gay-Calb6
Dr. Diego Gonzilez Gutierrez
Dr. Ramiro Guerra y SAnchez
Mayor General Enrique Loynaz del Castillo
CapitAn Joaquin Llaverfas y Martinez
Dr. Jorge Mafiach y Robato
Dr. Carlos MArques Sterling y Guiral
Prof. Manuel I Mesa Rodriguez
Dr. Jose Manuel Perez Cabrera
Sr. Gonzalo de Quesada y Miranda
Dr. Juan J. Remos y Rubio
Dr. Emeterlo S. Santovenia y Echalde
Dr. Benigno Bouas y Rodrguez
Coronal Dr. Come de la Torriente y Peraxu


t
























TOMAS GENER
DEL HISPANISMO INGENUO
A LA CUBANIA PRACTICE


















Librerla & Distribuidora Universal
Ediciones Universal
3090 SW 8th Street
Miami, Florida 33135
642-3234










































































































































ImP. "El Siolo XX"-Mu*Ai. Hso:. y Ci&. BrUil 152-157, La Hobans


.i-ia~
..~-i.-,

..


* -32































































B o~ I IR tio -








ArabPmta bt Ia itsitnria bt nuba







TOMAS GENER

DEL HISPANISMO INGENUO
A LA CUBANfA PRACTICE


TRABAJO
leido por el Acad6mico Correspondiente
on Bauta, Provincia de La Habana,
SR. JOSE CONANGLA FONTANILLES
en recepci6n pliblica,
el dia 26 de mayo de 1950












EDICI6N AUSPICIADA POR EL SR. VICEPRESIDENTE DE LA REPOBLICA,
DR. GUILLERMO ALONSO PUJOL
LA HABANA
1950


ir. >im











F-
7:Z



LATlt
UMEEcION


La responsabilidad de ias opinions,
juicios, criterios y, en general, de today
manifestaiidn en los trabajos pilblicos
es exclusive del autor, sin que por el
hecho de conocerios y aprobarlos la Aca-
demia asuma responabilidad algna.-
Artienlo 200 del Reglamento.





















Honorable Sr. President;
Honorables Sres. Acadmmicos:


L A circunstancia de que Tomas Gener hubiese
nacido en Catalufia, tierra de vigoroso espi-
ritu liberal donde me toc6 tambien el designio
de nacer, en nada hubo de influir -quiero
advertirlo- cuando me propuse investigar, con la
mayor exactitud possible, los sentimientos y la vida de
aquel personaje de la colonia.
En presencia de un cenAculo tan docto y tan se-
lecto como el de esta ilustre Corporaci6n, permitidme
que asi lo declare, en respetuoso homenaje a la misma,
en prenda de honradez intellectual y en gratitud pro-
funda a la dignidad muy honrosa de Acad6mico co-
rrespondiente con la cual habeis querido investirme.
Desmesurado, seguramente, result para mi este honor;
pero lo acepto, aun cuando me abruma, porque viene
a constituir uno de los vinculos mAs entrafiables, y
uno de los reconocimientos mis gozosos que podia de-
pararme mi liberrima y ya antigua afinidad con el
pueblo cubano, especialmente mi compenetraci6n esen-








cial con las calidades mAs valiosas de su inteligencia y
de su patriotism.
Al impulse de la misma sinceridad debo afiadir que
los datos reunidos en mi laboriosa investigaci6n, para
evocar con el mejor relieve possible la figure, el caricter
y la vida de TomAs Gener, me llevaron sin esfuerzo
a la convicci6n de que realmente alentaban en aquel
personaje virtudes o cualidades nada comunes, justi-
ficadoras de las generals simpatias que supo cap-
tarse entire cuantos le trataron; y comprobadoras, asi-
mismo, de la perdurable impresi6n que en la Historia
cubana dej6 su amable recuerdo, el cfumulo de sus ge-
nerosidades bendficas, su gran amor a Cuba, sus acti-
vidades entusiastas al servicio intense de la misma,
de los principios liberals y de la superaci6n ciuda-
dana de este pais, en todos los 6rdenes.
Pruebas evidentes del merecido renombre hist6rico
de Tomas Gener, son las alabanzas que le tributaron
sus bi6grafos coetaneos, las cartas que le dirigieron sus
amigos y compafieros, como tambisn las relaciones epis-
tolares que mantuvo con prominentes cubanos y espa-
fioles de su dpoca; los honors extraordinarios de que
fu6 objeto en los Estados Unidos y en Cuba, por ins-
tituciones acaddmicas y patri6ticas; la consternaci6n
que su premature y accidentada muerte produjo; las
necrologias que Jose de la Luz, Domingo del Monte,
Saco, Pedro J. Guiteras y otros le dedicaron; y los
juicios p6stumos con que honraron su memorial, en su-
cesivos studios o referencias, desde Raimundo Cabrera
a nuestro Presidente doctor Santovenia, pasando por
Jose Marti, Vidal Morales, Enrique Trujillo, Jos4
Augusto Escoto, Trelles, Alfredo Zayas, Ricardo del
Monte, Rafael Montalvo, Jose Antonio Fernandez de
Castro, Gay-Calb6 y muchos otros.
En el studio imparcial de la vida political de TomAs
Gener no dejan de proyectarse, sin embargo, algunos









puntos sutiles de apariencia discordante con la
significaci6n representative cubana del personaje.
Aquellas discordancias pasajeras, no obstante, como
me propongo esclarecer, estimo que no se pueden
atribuir a falta de lealtad hacia Cuba, sino interpre-
tarse comprensivamente como elements circunstan-
ciales elaboradores de sucesivas fases en el indudable
process de evoluci6n que en la inteligencia y en el alma
de Gener fu6 acentuandose, a partir de lo que el doctor
Elias Entralgo, en studio memorable, denomin6 "el
hispanismo resistente de Gener",/( hasta la total y
bien franca aceptaci6n de los ideales independentistas,
identificaci6n bien claramente expresada, como se vera,
en los filtimos afos de su vida.
Pero antes de entrar en esas disquisiciones inter-
pretativas, el examen psicol6gico de las cuales sera
indispensable en torno a la vida de Tomas Gener, sin-
teticemos los rasgos mAs salientes de su biograffa, y
situ6monos, mentalmente, en el period y en los esce-
narios sucesivos de sus actividades hist6ricas.


(1) Los Diputados por Cuba en las Cortes de Espaia, durante los trees
primeros perfodos constituionales, 1945.


















Infancia y juventud de Gener. Diplomado de
Piloto, abandon la carrera niutica. Su repulsi6n
contra el trifico negrero. A los veintiin afios de
edad viene a Cuba y establece una "Pulperia" en
Matanzas.- Aumento de sus negocios, su cultural
y su prestigio. Contribuye a fundar la Diputaci6n
filial de la Sociedad Patri6tica de La Habana y esta-
blece la primer Escuela Gratuita, en Matanzas. -
Contrae alli su matrimonio.



TomBs Gener y Bohigas naci6 en Calella, luminosa
poblaci6n maritima sufragdnea, entonces, del muni-
cipio de Palafrugell, comarca del Bajo Ampurdin, el
13 de marzo de 1787.() Fueron sus padre y madre
legitimos, TomBs Gener y Rosa Bohigas, de aquel lugar.
Recibi6 su instrucci6n elemental en Calella. Y a los
13 afios ingres6 como alumno en la Escuela Nautica
establecida por la Real Junta de Gobierno del Co-
mercio, en Barcelona. La incipiente vocaci6n mari-
nera del joven alumno respondia, sin duda, a viejas
tradiciones familiares, pues se contaron numerosos pi-
lotos entire sus antecesores. A los dos afios de studios
en la Escuela de NAutica, obtuvo el diploma de Piloto,(')
y se le asign6 una plaza de Ayudante en la fragata In-
trdpida, en viaje hacia Veracruz.

(1) V6ase la transeripei6n de su Partida de Bautismo, en el Apendice.
(2) Reproducido tambifn en el Ap6ndice.








Ningin dato se conoce, acerca de si Gener cumpli6
las practices de pilotaje, ineludibles para optar al
mando de embarcaci6n. Pero por datos recogidos en
cartas escritas quince aios despues, se deduce que,
luego de rendido el primer viaje en la fragata refe-
rida, continue sus practices en embarcaciones mercan-
tes. Hallandose en Sanlfcar (Cadiz), le sorprendi6
la invasion napole6nica de la Peninsula, la abdi-
caci6n y prisi6n de Carlos IV con la familiar real en
Bayona, el levantamiento popular y la formaci6n de
Juntas Revolucionarias en Sevilla y otras ciudades es-
pafiolas; todo lo cual parece que di6 motivo al joven
Piloto para abandonar la carrera niutica, como asi lo
hizo. Inmediatamente, en el mismo puerto de San-
licar, embarc6 para Cuba, en compaiia de su hermano
Jose y de conformidad con el padre de los mismos, pre-
viamente radicado en Matanzas. A la ciudad yumu-
rina arribaron, Tomas y Jos6 Gener, el dia 3 de oc-
tubre de 1808. Veintifin afios contaba, por tanto, Tomas
Gener (no catorce, como err6neamente consignan al-
gunos bi6grafos, entire ellos Jose de la Luz Caballero),
a su arribo a Matanzas, donde 61 y su hermano mayor
abrieron una Pulperia, nombre que se daba a los esta-
blecimientos de venta de viveres.
En su abandon de la carrera maritima, cabe de-
ducir, tambi6n, que contribuy6 en no pequefia parte, la
repulsa innata que Tomas Gener sentia por el infame
trifico negrero; pues en aquel period eran numerosas
las naves que por cuenta de traficantes sin conciencia
se dedicaban a tan criminal negocio, en complicidad
con el regimen y con las primeras autoridades colo-
niales. Esa repulsi6n cordial la sinti6 y la express
siempre Gener, con gran valentia. "Desde su entrada
en la vida pfblica, dijo Calcagno,(') milit6 Gener asi-

(1) En su Diccionario.









duamente en la bandera de la abolici6n de la trata".
No en vano nutri6 Gener su espiritu, desde la nifiez,
con savias del mis puro y democritico liberalism, en
la Costa Brava de Cataluia donde vi6 la luz primera,
y en donde las ensefianzas humanistas y el culto a las
armonias o proporciones clisicas dejaron huellas per-
durables, ya que en aquellos lugares risuefios se produjo
la feliz y trascendental peripecia de que navegantes
y colonizadores griegos se relacionaran y se refundie-
ran, en remotos dias, con libres y animosas gentes
catalanas.
A media que los intereses comerciales de los her-
manos Gener iban en aumento, se acrecentaban en
torno de ambos las simpatias piiblicas. Tomas, espe-
cialmente, escribi6 Jose de la Luz,(') pronto

... llam6 la atenci6n de los hijos del Yumuri no menos por su noble
fisonomia que por la claridad de sus luces: pero como no hay quien
conozca mejor el talent que el talent mismo, nada tard6 el re-
ci6n legado mancebo en granjearse toda la estimaci6n de un ha-
banero de instrucci6n y entendimiento nada vulgares, que residia
a la saz6n por aquellas inmediaciones. Efectivamente, al ejemplo
y exeitaci6n del senior don Juan Manuel O'Farrill debi6 en gran
parte nuestro Gener, como 6l mismo se complacia en repetirlo,
aquel gusto decidido por la lectura y aquella aplicaci6n a last ma-
terias que habrian de prepararle para el desempefo de los negoeios
pilblicos.

Vidal Morales, refiri6ndose a las simpatias que
Gener mereci6 de O'Farrill, consign6 en las piginas del
libro aun inedito Domingo del Monte y su 4poca :'C)

... Cfipole en suerte, al poco tiempo de haberse establecido en Ma-
tanzas, contraer estrechas relaciones de amistad eon el Teniente
Coronel D. Juan Manuel 0'Farrill, uno de los que componian aquel
(1) "Neerologia". Diario de la Habana, 2 de septiembre de 1835.
(2) Del eual constitute un capitulo el Esbooo biogrdfico de Tomds Gener,
existente en la Biblioteea de la Soeiedad Econ6mica de Amigos del Pafs
de La Habana.







12

pequefio grupo de eseogidos habaneros de perpetua recordaci6n que
rodearon al benemerito General D. Luis de las Casas y con 61 fun-
daron la Sociedad Patri6tica de Amigos del Pais, la Casa de Be-
neficencia, el Papel Peri6dico, y promovieron cuanto juzgaron ne-
cesario para el fomento de esta Isla, hasta entonces olvidada en
medio del vasto imperio colonial que Espafia poseia en Am6rica.
... Cuando O'Farrill se hallaba en La Habana desempefiando la
Secretaria de la recien fundada Sociedad Econ6mica, su deber como
military le llev6 a la ciudad de San Carlos de Matanzas en donde
estaba su regimiento y cuyo mando, anexo al de las armas, le con-
fi6 el prudent y sagaz general Someruelos... Dotado (Gener)
de las excelentes eualidades que nuestro Luz le reconocia, en breve
comenz6 a descollar entire sus convecinos que no perdieron la ocasi6n
de Ilevarle al Municipio, iniciindose para 61 aquella vida piblica
de constantes promociones y servicios, entire los cuales no deben
darse al olvido sus esfuerzos para fomentar la poblaci6n blanca,
para habilitar el puerto de Matanzas, y cuanto hizo en pro de la
instrucci6n popular.

Calcagno,') al resumir la biografia de Gener, dijo
que 6ste,

por su espiritu liberal, buenas obras e ilustraciones, mereci6 ser
contado entire los hombres ilustres de Matanzas.

Calcagno, ademds, copi6 e hizo suyo el siguiente pi-
rrafo, inserto tambien, entire comillas, en la Enciclo-
pedia Espasa:

Amante de la paz y de la justicia, de caricter franco y bon-
dadoso, al par que firme y honrado en sus acciones, (Gener) fu6
el amigo sincere de sus conveeinos y el mediador en sus transac-
ciones que pudieran ofrecer dificultades; y tan considerado por
las autoridades, por su talent y patriotism, que mereei6 que el
Ayuntamiento le comisionase en 30 de abril de 1816 para que in-
formase sobre los medios de conseguir el mayor fomento de esta
poblaci6n, cuyo encargo evacu6, presentando en 25 de abril de 1817
un nuevo plan de Ordenanza Municipal que fu6 muy aplaudido
y elevado para su aprobaci6n a la Real Audieneia.

(1) En su Diccionario.








El Brigadier Tirry sucedi6 en el mando y Gobierno
de Matanzas a O'Farrill, cuando 6ste fue elegido Di-
putado a Cortes (1815). Tirry erigi6 en Matanzas, por
recomendaciones de la Sociedad Patri6tica de La Ha-
bana, una filial o Diputaci6n de la misma y de la Va-
cuna. Colabor6 Gener activamente en aquel patri6tico
empefio, con lo cual se benefici6 much la instrucci6n
pidblica, porque una de las inmediatas actividades de
la Sociedad, a iniciativa de Gener, Regidor Sindico del
Ayuntamiento, fu6 la creaci6n de una Escuela gratuita,
la primera y inica de esa clase, entonces, en Matanzas.
A falta de local mis adecuado, la Escuela funcionaba
en la Sala Capitular. Para dirigirla, Gener escogi6
a don Ambrosio Jose Gonzalez, "uno de los mas afa-
mados maestros que habia en Cuba", a juicio de Vidal
Morales. El Intendente Ramirez, en representaci6n
de la Sociedad Patri6tica de La Habana, visit aquella
Escuela, y en su informed hizo constar que la encontr6
tan esmeradamente atendida, que nada tenia que en-
vidiar a las mejores de La Habana. En afios sucesivos,
alli -revel6 Vidal Morales-0) se educaron Federico y Josh Ja-
cinto Milands, los hermanos Guiteras, los hijos de D. TomAs Gener,
Pio Campuzano, HernAndez Morej6n y otros matanceros que hon-
raron a su ciudad natal.

A prop6sito de aquella Escuela gratuita y del en-
tusiasmo con que Gener la organize y la super, se lee
en las Memorias de un matancero, de Pedro Antonio
Alfonso, obra citada por Vidal Morales:

Celoso como el que mis por la ilustraci6o popular, fu4 el que
con su constant cooperaci6n ech6 los cimientos de la buena y
s6lida instrucci6n que alcanzaron muchos hijos de Matanzas, na-
cidos en la 2' d6eada de este siglo, como Inspector que fu6 de la
Escuela piblica de Gonzalez: su presencia en aquel plantel de

(1) Esboeo citado.









buena educaci6n, su ejemplo y su acertado tino en la adquisici6n
de dignos profesores y de obras elementales que sirvieran de textos,
proporcion6 gratos moments para las autoridades celosas del bien
pfblico que contribuyeron a la creaci6n do aquel establecimiento;
y Gener, en fin, promoviendo el libre comercio y la industrial, se
hizo digno de la mis altal estimaci6n.

Otro escritor yumurino, Francisco Jimeno"> reco-
noci6 asi las extraordinarias dotes personales de Gener:

Con su actividad y honradez, al lado de su padre y de su
hermano don Jos6, labr6 don Tomis una modest fortune; y con-
sagrindose al studio y con su clara y no comfn inteligeneia,
venci6 los obsticulos que a los hombres Avidos de saber presen-
taban los escasos recursos de aquella 6poca.


En articulo publicado por El Amigo del Pueblo,
papel politico, critic y literario de La Habana, ")
constant los siguientes datos, sobre las bondades de ca-
ricter y sobre la popularidad y el prestigio de Gener:

Desde la edad de veinte afios se gobern6 Gener por si s61o;
manejando grandisimos intereses propios y ajenos, y afirmando su
cr6dito en cada paso de su vida: todos los jefes superiores y su-
balternos que le conocieron probaron el placer de estimar a un
hombre de bien: no le trat6 un particular de m6rito, que no le
hubiese amado: su caja nunca estuvo cerrada para grandes, gra-
tuitos y generosos auxilios a sus amigos; y no hay una sola obra
piblica en Matanzas, mientras alli vivi6 Gener, en la cual este
calatin laborioso e ilustrado no haya sido cuando menos coope-
rador, siendo muchas las que deben establecimiento y permanencia
a la sola actividad de su genio y de su celo.

Complemento de las anteriores referencias biogra-
ficas sobre TomAs Gener, lo ofrecen estas observacio-
nes de Vidal Morales: ('

(1) Liceo de Matanzas, 15 de diciembre de 1882.
(2) Edici6n de 26 de julio, 1821.
(3) Esbozo referido.







15

Amigo tambi6n de don Juan Montalvo y Castillo, de don Ven-
eeslao de Villa-Urrutia, de don Jos6 Pizarro y Gandique, de don
Jos6 de Arango y del Castillo, y de cuantos en aquellos tiempos se
distinguieron en La Habana y en Matanzas, fu6 nuestro Gener
identificindose de tal manera con los que se interesaban por la
civilizaci6n de esta tierra, que no era possible emprender nada
en su predilecta ciudad sin contar con el insigne catalan. En ella
habia creado un hogar venturoso, donde siempre resplandeci6 la
virtud, uniendose en matrimonio el dia 16 de noviembre de 1817,
con la sefiorita dofia Guadalupe del Junco y Noriega, de una de
las mas antiguas y honradas families de la hermosa ciudad de
los dos rios. "Digna compafiera de Gener en la fortune y en
la adversidad, heroic en dulzura y en apacibilidad por tan dila-
tado periodo, son las frases que al hablar de ella le consagra Jos6
de la Luz, en el cordial y sentidisimo elogio que eseribi6 de su
ilustre amigo.

















Restablecida en 1820 la Constituci6n de 1812, se
efect6an elecciones en 182t. Percusi6n en Cuba de
las rebeldias centro y suramericanas. Pugnas
entire elements cubanos y peninsulares. El Padre
Varela, Gener y Leonardo Santos Suarez son ele-
gidos Diputados por La Habana, para el bienio
de 1822-23. Amistad del General Mahy con Gener.



Treinta y cuatro afios de edad contaba Gener, trece
de ellos con residencia en Matanzas, cuando por efecto
de las insistentes agitaciones que en las principles
ciudades del reino se sostenian por las Juntas Provin-
ciales, las sociedades secrets y grandes masas popu-
lares contra los excess del absolutismo, Fernando VII
hubo de transigir con los progress de la insurrecci6n
proclamada el 1' de enero de 1820 por el caudillo consti-
tucionalista espafol general del Riego (fusilado y tru-
cidado, tres afios despuBs, al restablecerse con nuevas
venganzas el poder absolute del mas fel6n y abyecto de
los monarcas espafioles).
No es necesario recorder las percusiones trascen-
dentales que la aprobaci6n, primero, de la Constituci6n
de 1812, y los restablecimientos sucesivos de la misma,
tuvieron en los dominios americanos de Espafa; ya que
en aquel period se irguieron y triunfaron las rebeldias
emancipadoras de Centro y Sudamerica; y en el heroico
estimulo de los pueblos del continent, sucesivas gene-








raciones cubanas organizaron sus impaciencias pa-
tri6ticas.
Todos los historiadores de Cuba se han referido a
las pugnas que entire elements cubanos y peninsulares
se mantenian y a menudo amenazaban con enconarse,
en las ciudades mAs activas de la Isla, al producirse en
Espafia el Decreto de 7 de marzo de 1820, por el cual
simul6 Fernando -como antes lo hiciera en 1814- res-
tablecer la Constituci6n de 1812. A tenor de aquel
Decreto se celebraron elecciones de Diputados, en Cuba;
pero anuladas por supuesta infracciones de los ar-
ticulos 29 y 30 de la Constituci6n, o sea por deficiencies
en el Censo y por no ser comfortable con exactitud el
numero de electores.
En 30 de julio de 1821 volvieron a efectuarse elec-
ciones, no obstante haber transcurrido ya el primer afo
de la legislature. Los elegidos fueron el brigadir don
Gonzalo Ar6stegui, Capitan General de Puerto Rico;
presbitero Felix Varela, catedritico de Constituci6n
y Filosofia en el Colegio Seminario; regidor don Jos6
del Castillo y doctor don NicolAs Ruiz. Como suplen-
tes, doctors don Juan Jos6 HernAndez y don Indalecio
Santos SuArez. Pero los electos no se incorporaron a
las Cortes, por quedar pocos meses de vigencia en su
mandate.
Para el bienio de 1822-23 se verificaron otras elec-
ciones anticipadas. Y tampoco tuvieron validez, por
las deficiencies del Censo, ya sabidas; lo cual di6 lugar
a que en 26 de noviembre de 1821 se repitieran los
comicios, siendo electos Diputados por La Habana,
para dicho bienio, los sefiores presbitero don FMlix
Varela, don TomAs Gener y el abogado villaclarefio don
Leonardo Santos SuArez. En calidad de suplente se
eligi6 a don Juan de Dios Campos.
Para conocer cuan irritadas eran las agitaciones
political de aquella 6poca, entire peninsulares y cu-








banos; y para calcular el grado relative de identifica-
ci6n o compenetraci6n que TomAs Gener pudiera tener
con unos y otros, result muy ilustrativa la pintura que
sobre la situaci6n de Cuba en 1821 dej6 Pedro Jos6
Guiteras, contemporineo de Gener, en su Historia de
la Isla. He aqui, en extract, el informed dejado por
Guiteras:
Cuando Nicolas de Mahy sucedi6 a Cagigal, en
1821, para el mando supremo de Cuba, reinaban aqui
fuertes antagonismos entire peninsulares y cubanos; y,
por otra parte, la indisciplina aumentaba entire las
tropas espafiolas, lo mismo en las de guarnici6n que en
los batallones sueltos llegados de paises americanos
donde Bolivar las habia batido. Igualmente que en
Espafia, se agitaban y organizaban, entonces, en Cuba,
las sociedades mas6nicas y otras secrets, en sentido
liberal constitucionalista, unas, y otras -como los Soles
de Bolivar- para adaptar a Cuba las conspiraciones
libertadoras de los paises hermanos ya independientes
o en actividad de serlo. En opinion de Guiteras, el
general Mahy gobern6 con tacto, sorte6 con habilidad
aquellas divergencias, halag6 los sentimientos de los
constitucionalistas, aplac6 los extremismos y castig6 los
des6rdenes. Pero

... sospechamos -objet6 Guiteras--() que este General procur6
asegurar su autoridad en el apoyo de los peninsulares, receloso del
ascendiente que las instituciones liberals permitian tener, sobre
el pueblo, a los cubanos ilustrados, por lo comfin mis entendidos,
mis influyentes y que casi exclusivamente dominaban la prensa
y las tribunas. Sin duda lo movi6 tambien el temor de que pu-
diosen aspirar a mAs que a apoderarse de la direcci6n en el go-
bierno, combinando planes de independencia con la multitud de
jefes y oficiales de Costafirme que se hallaban en La Habana y
Santiago de Cuba y concurrian a la Logia de los Soles propalando
los principios mis avanzados, sin miedo a sus consecuencias.
(1) Cap. III del libro XI de su Historia.








Mahy, en previsi6n de que los conflicts aumenta-
sen, recab6 del Ministerio y de las Cortes que acordaran
reunir de nuevo en su autoridad el mando politico y
el military; y para conseguirlo anticipadamente, dis-
puso la creaci6n de juntas de censura para la prensa.
Guiteras dice, ademis, que Mahy se inmiscuia en la
libre acci6n del pueblo, para mermarle votos a los can-
didatos liberals a Diputados, aprovechAndose de que
los soldados tambi6n tomaban parte en las elecciones,
con derecho a voto como los civiles.
Esos procedimientos, segin Guiteras, acentuaban
mas y mas las rebeldias latentes, en especial entire los
.cubanos. Y al aumento de las agitaciones contribuian
tambi6n las noticias llegadas sobre las victorias de los
patriots colombianos y mexicanos. Mas, a pesar de
cuantas coacciones se intentaron y cometieron para
impedir la elecci6n de Diputados (hace constar Gui-
teras), la provincia occidental nombr6, para represen-
tarla en Cortes, a los sefiores Padre Felix Varela, don
Tomis Gener y don Leonardo Santos SuArez.
Infibrese, de lo escrito por el historiador Guiteras,
que contra la elecci6n de los tres Diputados se habian
cometido no pocas coacciones oficiales; y aun parece
asomar la sospecha de que al CapitAn General Mahy le
eran imputables en gran proporci6n aquellas intrigas.
Sin embargo, para desechar esa presunci6n bastarian
unas cartas aut6grafas de Mahy, hasta ahora inmditas,(')
dirigidas a Tomas Gener en marzo y abril de 1822, o
sea a los pocos dias de haber salido Gener y Santos
Suarez con rumbo a la Peninsula; pues en esas cartas
se descubre que el general Mahy, lejos de abrigar pre-
juicios o recelos contra los tres Diputados, expresaba
por 6stos no s61o simpatia sino amistad y aun con-
fianza indudables. Sin que ello pueda interpretarse

(1) En la Biblioteca Nacional.








en sentido de atribuir a los tres Diputados significa-
ci6n o tendencia adversaria contra los elements pe-
ninsulares, porque, de ser asi, ni el Capitin General ni
las Juntas electorales (donde los elements espafoles
predominaban), hubiesen propiciado la elecci6n.
Los mis probable, por consiguiente, seria que el
Padre Varela, Tomis Gener y Leonardo Santos Sua-
rez fueron escogidos teniendo en cuenta la pondera-
ci6n arm6nica respective que en ellos se estimaba y en
efecto alentaba, a favor de los sentimientos progresis-
tas y liberals inspiradores de la Constituci6n resta-
blecida; sentimientos de un liberalism romintico y
abstract, de matiz borroso y mis bien conservador
-si es admisible la paradoja- aunque en aquellos
tiempos contrastara enormemente con el absolutismo
derrocado, y por esto ejercia gran sugesti6n entire buen
niimero tanto de cubanos como de espafioles aqui re-
sidentes. El mismo Capitan General Mahy compartia
esos sentimientos en su intimidad, segin se deduce de
las cartas referidas y del tacto y discreci6n con que
ejercia su gobierno, como lo reconoci6 Guiteras en el
informed expresado.
Aquel liberalism constitucionalista; no obstante,
ninguna afinidad guardaba con las tendencies patri6-
ticas francamente adictas al ideal emancipador, pues
aun cuando el general Mahy, en la segunda de las cartas
a Gener, a prop6sito de la insurrecci6n de Mexico, re-
conocia que "la voz independencia era, entonces, el
idolo de todo el Continente", sin embargo, a ninguno
de los tres Diputados, ni siquiera al Padre Varela, en-
tonces, podia imputarsele relaci6n sospechosa de iden-
tidad o solidaridad con los elements conspiradores.
Esta solidaridad, por declinaci6n evolutiva de las cosas,
se produjo en ellos mis tarde, y con mns ardor en el
Padre Varela. El desarrollo de las circunstancias po-
liticas en que los tres, muy pronto, se verian envueltos;









las experiencias decepcionantes que habian de recoger
en el agitado decurso de su representaci6n en Cortes;
los graves episodios, los riesgos terrible sucesivos y las
amarguras intensas que habrian de sufrir, hasta li-
brarse felizmente de las persecuciones y venganzas del
absolutismo, dos afos mis tarde; todo esto, y la con-
vivencia salvadora de los tres compafieros en libre am-
biente de los Estados Unidos, contribuiria, por gradual
y cada vez mfs juiciosa y afectiva evoluci6n, a trans-
formar en puro fervor patri6tico al servicio del ideal
separatist, en cuanto al Padre Varela, y en sincere
y profundo sentimiento de cubania, en cuanto a Gener
y a Santos Suarez, lo que en los inicios de sus actua-
ciones ciudadanas en este pais consistiera tan s6lo (en
especial por lo tocante a Tomas Gener), en un mero
aunque noble y siempre generoso prop6sito de servir
a Matanzas y a Cuba, con desinter6s y gratitud incon-
dicionales; sin que el cumplimiento de esos instintos lo
considerase Gener incompatible, en aquellos dias, con
su adhesion ticita, impremeditada, al Poder monar-
quico espafiol y a las autoridades representatives de ese
poder en Cuba.
















Viaje de Gener y Santos Suarez a Espaiia.- El
Padre Varela les recibi6 en Madrid, donde Ilevaba
ya dos afios de residencia. Demoras en acep-
tarles sus poderes.- Por fin se les da posesi6n.-
Primeras gestiones representatives de Gener, en
provecho de Matanzas y de Cuba.



Gener y Santos Suarez embarcaron en La Habana,
con rumbo a la peninsula ib6rica, el 25 de enero de
1822, a bordo del navio Asia, convoyado por treinta
velas; precauci6n indispensable para defenders contra
posibles ataques de corsarios al servicio de los patriots
rebeldes de Colombia. El Padre Varela se hallaba ya
en Madrid, desde 1820.
En 19 de marzo, despuds de cincuenta y tres dias
de navegaci6n, "que pudo ser mis breve pero no mis
feliz", segin inform Gener a su esposa, llegaron a
CCdiz; el 27, por tierra, siguieron hasta Sanlicar; y
de alli, subiendo por el Guadalquivir, en barco de
vapor, llegaron hasta Sevilla. De esa ciudad partial
un coche-diligencia para Madrid, dos veces ,or se-
nana; pero era tal el nimero de solicitantes (escribi6
Gener en otra carta a su esposa) que no pudieron
lograr asiento hasta ocho dias despu6s, "sin poder va-
lernos (informaba) de las sillas de posta ni de los coaches
de colleras, porque los caminos estin infectados de la-
drones, y s61o las diligencias tienen escoltas apostadas".








Al fin, despues de cuatro dias de fatigosa aven-
tura en uno de aquellos mastod6nticos carromatos
(exactamente descritos en las novelas costumbristas de
Pereda y en los magistrales episodios de Perez Gald6s),
Ilegaron Gener y Santos Suarez a Madrid, donde les
aguardaban, con el Padre Varela, acontecimientos y
conmociones trascendentales. Los tres Diputados pre-
sentaron en seguida sus poderes, y con gran disgusto
por su parte no se los admitieron. Motivo o excusa:
haber naufragado el bergantin portador de las actas
oficiales, y requerirse una copia direct de las mismas.
Varela, Gener y Santos Suarez suscribieron un recurso
en6rgico, sefialando los graves males que podian ori-
ginarse, si por tercera vez fuese desairada la repre-
sentaci6n de Cuba.
A principios de agosto llegaron las copias de las
actas de elecci6n; pero en receso las Cortes, fu6 precise
esperar a que 6stas reanudaran sus sesiones para ob-
tener la aprobaci6n de los poderes referidos y para
que los tres Diputados expectantes quedaran en pleno
disfrute de la investidura respective.
La demora en tomar posesi6n, los alzamientos mili-
tares en distintos lugares de la Peninsula, los cambios
de Ministerios; la sublevaci6n de la Guardia Real con
intent de restablecer el absolutismo, y la victoria de
las tropas milicianas en apoyo del regimen constitu-
cional; todas estas circunstancias se tamizaban amar-
gamente en el alma de Gener, especialmente por verse
separado de la esposa y de su primogenito Benigno;
y por el sumo cuidado, ademis, en que le tenian las
revueltas de Catalufia, por haber visto en los papeles.
piiblicos que los facciosos entraron en Calella, y "aun-
que no hicieron mis que saquear algunas casas, estoy
temblando -decia- de las results del susto, por mi
madre y mi hermana". En medio de tan graves tras-
tornos e inquietudes, Gener no dej6 de cumplir cuantas








gestiones se le encomendaron al salir de Cuba; y des-
envolvi6, ademis, espontineamente, otras iniciativas
en provecho de Matanzas y de sus amigos.
La mAs inmediata de las gestiones a cuyo logro se
dedic6 sin p6rdida de tiempo, en compaffia del Padre
Varela y de Santos Suarez, fue la presentaci6n y la
reiteraci6n incansable de la urgente demand que a las
Cortes dirigieron las Corporaciones representatives
habaneras unidas: Diputaci6n Provincial, Ayunta-
miento, Real Consulado y Sociedad Patri6tica de
Amigos del Pais, reclamando que fuese dejada sin
efecto la Ley de Aranceles, por la cual se pretendia
arrebatar a Cuba la libertad de comercio conseguida
en 1818 gracias a la influencia de Arango y Parrefio y
del Intendente Ramirez.
Es oportuno recorder que al acudir, aquellas Cor-
poraciones unidas, a la autoridad supreme colonial en
solicitud de que suspendiera la aplicaci6n de la Ley
de Aranceles, a reserve de lo que decidieran las Cortes,
el Capitan General Mahy convoc6 una asamblea en
el Ayuntamiento, para discutir el asunto; y habien-
dose producido empate de opinions y votos, pronunci6
el general Mahy las siguientes palabras, recogidas en
el Libro de Actas del Real Consulado de Agricultura
y Comercio:

Conozeo el peso de toda la responsabilidad que gravita sobre
mi, pero conozco tambi6n que la ruina de este pais seria el re-
sultado del cumplimiento de la Ley de Aranceles. No tengo in-
genios, cafetales, ni bienes en 61; no poseo otros que mi empleo;
pero aunque lo pierda, no dare jams mi consentimiento a una pro-
videncia destructora de la felicidad de esta Isla; y asi me hago
responsible de la falta de ejecuei6n de esa Ley.0)

(1) Diario del Gobierno Constitucional de la Habana, de 21 de septiembre
de 1821.







25
Avalada con la asombrosa decision del Capitin Ge-
neral; prestigiada por las representaciones que la
suscribieron, presentada y defendida activamente por
los mandatarios de Cuba en las Cortes, 6stas aceptaron
y confirmaron la suspension de la Ley referida, no sin
vencerse solapadas y torpes intrigas en contrario, de
los productores y negociantes peninsulares que aspi-
raban a restablecer la explotaci6n monopolista del co-
mercio insular, siqutera fuese en menor escala de be-
neficios que antes de la toma de La Habana por los
ingleses.

















Inquietudes filiales y paternales de Gener.--Sus
6xitos en favor de Matanzas y de la Isla. -Con-
sigue que Vives acepte el mando de Cuba. Entu-
siasmos hispanistas ingenuos de Gener, seguidos de
decepciones politicas.- Avances de los "Cien mil
hijos de San Luis".



Revelaciones claras de la integridad moral y de
las virtudes ejemplares que en el atrayente caricter de
Tombs Gener concurrian, se ofrecen en las cartas diri-
gidas por 61 mismo a su esposa y a su hermano Jose,
desde Madrid y otros lugares de Espafia, en la 6poca
azarosa de su mandate en Cortes. En esas cartas
palpita, con el vigor de la mis conmovedora sinceridad,
la ternura de los mejores sentimientos por familiares
y amigos; y en ellas rezuma tambi6n el entusiasmo de
sus convicciones political liberals, aunque en 6stas se
reunieran, como ya advertimos, respetos que hoy se
nos antojan parad6jicos, de sumisi6n ticita al sistema
monarquico; sumisi6n conventional explicable en
aquellos moments, por inherencia con el constitucio-
nalismo, pero injustificable, al present, por toda con-
ciencia political l6gicamente cultivada.
En una de sus primeras comunicaciones epistolares
a la esposa, aposentado ya en Madrid (1' de Junio
de 1822), le dice:









El martes pasado estaba triste, considerando mi situaci6n par-
ticular. Por haberme nombrado esa Provincia sa representante en
Cortes, me veia fuera de tus brazos, privado de las gracias infan-
tiles de mi idolatrado hijo, y lejos de tantos amigos como tengo
en esa mi predilecta ciudad; pero todo esto y el perjuicio grave
de mis intereses, lo sufria con resignaci6n, a trueque de aereditar
en el desempefio de mi cargo el amor que tengo a ese pais, y la
sensibilidad y gratitud que ha encendido en mi coraz6n la honra
que me ha dispensado.

En otra carta (8 de julio del mismo afio), se ex-
presa asi:

Guadalupe amada: hoy que es dia clAsico para mi, porque
eumple tres afios nuestro idolatrado hijo, lo es tambien para estos
buenos madrilefios que estin locos de content por la complete
victoria que han alcanzado sobre los batallones de la Guardia
Real que se sublevaron el 30 del pasado cuando las Cortes cerraron
sus sesiones... Volvamos a mi Benigno: Supongo que lo habrAs
baiado much este verano, y que habris continuado tu loable celo
para evitar que lo intimiden, ni le inspiren aprehensiones de
ninguna elase, ni que le ensefen picardias ni decir mentiras con
el nombre de gracias. Pero ademAs de esto, quisiera que tu misma
le ensefiases el abecedario y silabario, sin quitarle sus juegos ni
comprimirlo, sino aprovechando aquellos moments de emulaci6n
que tfi sabres haeer nacer con Bartolillo u otro muchacho.


Con~ fecha 9 de octubre posterior, le hace esta con-
fidencia, en la cual se auinan entrafiablemente sus
afectos mis puros de hijo, de esposo, de padre y de
amigo:

Mi madre y mi hermana se mantienen sin novedad; pero obs-
tinadas en mantenerse en mi pueblo, a pesar de la vecindad de los
facciosos. Mi madre, cada vez que le mando tus memories, se pone
tan content y me responded de una manera tan tierna, que aunque
yo creia que no podia crecer el amor que siempre la he tenido,
experiment que se agranda cuando halaga mi coraz6n correspon-
diendo a tu carifio. Nutre y fomenta ti el de nuestro hijo idola-
trado, p' que nos consuele tambi6n en nuestras tribulaciones.








TomAs Gener tambi6n hace confidence a su her-
mano Jos6, con frecuencia, de sus emociones mis in-
timas. Por ejemplo, en 22 de agosto de 1822 se lamenta
de que

...la empleomania, con el disfraz de la liberalidad, sigue estre-
chando al nuevo Ministerio; pero los destinos que se han confe-
rido hasta ahora no justifican ni en cantidad ni en ealidad, el
eclculo de las reforms que unos esperaban y otros temian.

Y como consolAndose, intimamente, de tener que
convivir entire aquellas miserias, de funesto engranaje
con la political colonial, agrega:

Yo he conseguido de estos Ministros, lo mismo que de los ante-
riores, lo que mfs me lisonjea, esto es, ser tenido por lo que quiero
ser: hombre de bien; y digo que lo he conseguido, porque las
medidas mis graves para la conservaci6n y prosperidad de esa isla
las han pasado reservadamente a mi informed: res&rvamelo bien.

Le comunica a su hermano, en cartas sucesivas,
cuantos 6xitos obtiene en favor de Cuba, de Matanzas
o de los recomendados, en particular; le hace participe
de sus impresiones en cuanto al desarrollo de los su-
cesos politicos; le pregunta por la suerte del Hospital
de Matanzas, para el que consigui6 nueve mil pesos;
le trasmite sus satisfacciones por haber conseguido, al
fin, que el general Vives acepte su nombramiento; y
por que el Gobierno haya escogido las cinco personas
que propuso y recomend6 al Consejo de Estado para
ocupar las cinco togas vacantes de esa Audiencia te-
rritorial; le envia el pliego official de una real oiden

que te aeompafio abierta, -le dice- para que la yeas, lawenseies
a Ayll6n, y para que de ella y mi representaci6n saques nna copia
que podra servirte p' promover su ejecuci6n si se duermen las
autoridades de La Habana, y despubs la cerraras con laere y la
dirigiris con persona segura a la Capitania General. Consiste en
dejar bien radicada en todas las Secretarias del Despaeho la suma









importancia de esa mi querida Ciudad, como lo acredita en parte
la referida real orden y la copia que tambiin te incluyo de un art'
que md encontr6 en el proyecto de instrucciones que ha de levar
el General Vives, y que pas6 a mi consult el, Ministro de la Go-
bernaci6n de Ultramar, con facultad de variar, quitar, afiadir,
segin me pareciese;

le habla del desmedido favor que le dispensa el Go-
bierno, "sin embargo que no vota en el Congreso con
su gente"; le cuenta, con gran satisfacci6n, de haber
conseguido que las Cortes declarasen no ser extensivas
a la Isla de Cuba las terrible medidas acordadas para
la salvaci6n de la patria; de que le hubiesen votado para
President de las mismas Cortes, "58 Diputados, entire
los cuales se contaban los exministros Argiielles y
Cuadra, los generals Vald6s, Alava y otros benem6-
ritos de la patria". Le manifiesta su content por in-
tegrar la Comisi6n de Comercio de las Cortes, "desde
donde podr6 velar mAs de cerca -dice- sobre el pri-
mero de los intereses de esa Isla".
En otra de aquellas cartas a su hermano, se referia
a la pr6xima salida para Cuba de los reci6n nombrados
Capitin General Vives e Intendente Javier de Aram-
barri; y agregaba:

Yo espero que nos irf bien con esos jefes, que levan la orden
que he promovido para construir inmediatamente la Bateria de
la Loja y un Cuartel en esa Ciudad (Matanzas).

Y ved lo que le dijo, en otra del mismo diciembre,
con vibraci6n entusiasta, merecedora de ser conocida
textualmente, ya por la fuerza descriptive de la sesi6n
a que se refiere -en la cual, por segunda vez, fu6 pro-
puesto para Presidente de las Cortes- como por cons-
tituir una prueba inconcusa del hispanismo ingenuo
que alentaba aun en la complejidad animica de Gener:









El dia 7 del corriente volvieron a darme un testimonio piblico
de aprecio, el c6lebre Argiielles, los generals Vald6s y Alava y 40
Diputados mis votando en mi para su Presidente. Sin embargo,
result electo Istfriz, que tuvo la dicha de presidir el Congreso,.
y de presidirlo bien, el dia 9 del corriente, para siempre memorable,
en el cual nos ley6 el gobierno las notas que habia recibido de los
de Francia, Austria, Prusia y Rusia, que contienen consejos que
no hemos pedido y calumnias y amenazas que mis indignan que
intimidan. Es impossible ver sentimientos mis nobles, mis uni-
formes ni mis magninimos que los que han desplegado en esta
ocasi6n insigne los dignos representantes de la heroiea Espafia:
como es indudable que asi como a la voz de la libertad y de la
patria en peligro se han unido para defenderla todos los partidos
del Congreso, del mismo modo se uniran los de todos los pueblos
de la Peninsula con el propio objeto. Yo ereo que sobre este dato
y sobre la admirable facilidad con que se ejecutan las terrible
quintas por todas parties, podemos library las mis fundadas espe-
ranzas de salir con gloria de esta crisis tan interesante a la
libertad del ginero human. Con esta actitud imponente, y con
la casi seguridad que tenemos de ser sostenidos por la Inglaterra,
no ereo que ni la Francia ni la Santa Alianza nos declared la
guerra, aunque s6 que van a retirarse de esta Corte los embaja-
dores de Austria, Prusia y Rusia.
P. S. Salgo del Congreso ebrio de entusiasmo patri6tico que
han encendido en 61 los discursos admirables de Argielles y Ga-
liano, sobre las notas de que hago m6rito en esta carta. Es impo-
sible producer mis efecto que el que ellos han producido, ni ver
un especticulo mis grandiose que el que ha presentado esta in-
comparable sesi6n. El pueblo los ha levado en triunfo, y todo
Madrid resuena con sus elogios y los de las Cortes. No hay que
dudarlo, hermano mio: las amenazas extranjeras no s61o son in-
fitiles con esta naci6n valerosa, sino que produce un efecto con-
trario al que espera el que las hace. Si quieren verla grande y
sublime, apirenla.

Pronto habrian de producirse, sin embargo, en el
alma de Gener, decepciones inesperadas, desencantos y
desalientos sucesivos, choques y experiencias de formi-
dable eficacia reactiva, para desviarle, poco a poco, de
aquellas ficciones patrioteras, y para despertar y








orientar su espiritu hacia ideales y deberes sustantivos.
En efecto: las ilusiones deslumbrantes prometidas en
los "grandilocuentes" discursos del divino Argiielles
y del ardoroso Alcala Galiano -las dos cumbres, en-
tonces, de la clasica tribune political espafola-, no
tardaron en ser contrastadas por realidades tan som-
brias y al fin tan desastrosas como la resoluci6n de
trasladar las Cortes y el Rey a Sevilla (aun contra la
voluntad del taimado monarca), la indiferencia y hasta
el agrado popular por los avances de los "cien mil
hijos de San Luis" a trav6s de la Peninsula; la entrada
de los invasores en Madrid, "donde el p6pulo bdrbaro
los recibi6, como en otras parties, pidigndoles la Inqui-
sici6n y el Rey absoluto;1 la pugna que hubo de esta-
blecerse, despubs, entire las Cortes y el Rey, para re-
fugiarse ambos Poderes en Cadiz, a punto de llegar a
Sevilla las tropas de Angulema; y los esfuerzos, he-
roicos sin duda pero en definitive initiles, que bajo la
presidencia gloriosa de Gener, precisamente, efectua-
ron aquellas Cortes, en filtimo y desesperado re-
curso, para salvar la causa de la libertad y del cons-
titucionalismo.
Pero tan extraordinarios episodios bien merecen
ser proyectados, aunque s61o se haga en impresi6n re-
sumida; por la enorme trascendencia que ellos tuvieron,
tanto en la suerte future de Espafa y Cuba, como para
la vida de Tomas Gener y de sus compafieros Padre
Felix Varela y Leonardo Santos Suarez.


(1) Carta de Gener a sa hermano, fechada en Sevilla, a 28 de marzo
de 1823.















Gener secunda a Varela en cuanto al proyecto auto-
n6mico de 6ste para Cuba; pero discrepa sobre la
petici6n de envio de comisionados para reconocer
la independencia de las provincias americanas.-
Probable sugesti6n diab6lica del "divino" Argielles,
enemigo sister4tico de Am6rica.


Tomas Gener, en el ejercicio de su representaci6n
en Cortes, trabaj6 casi siempre identificado con sus
ilustres colegas Padre Varela y Santos Suarez; y
aunque por iniciativa propia no dejaba de efectuar
cuantas gestiones creia oportunas en beneficio con-
creto de Matanzas y de los intereses generals de Cuba,
ponia el mejor cuidado en que el concurso de su firm
o de su palabra constase en la presentaci6n y debate
de cualquier asunto avalado por sus dos compaferos.
Asi lo hizo en la discusi6n que durante los meses de
febrero a mayo de 1823 tuvo lugar en las Cortes, sobre
el proyecto de ley del Padre Varela, por cuyo proyecto
se intentaba establecer una especie de Gobierno Auto-
n6mico en las posesiones espalolas de Ultramar, me-
diante la transformaci6n de las Diputaciones provin-
ciales de esos paises, revisti6ndolas de facultades poli-
ticas especiales, y entire 6stas la de autorizarlas no s6lo
para impelir el cumplimiento de las leyes que por el
Gobierno de la metr6poli se dictasen contra los inte-
reses de las colonies, sino tambi6n para suspender a los
Gobernadores de las mismas, si ellos abusasen de sus
poderes.








Gener intervino distintas veces en aquella discu-
si6n, una' de ellas en defense oportuna del articulo en
cuyo texto se fijaba que la Diputaci6n Provincial res-
pectiva pudiese impedir la ejecuci6n de alguna ley,
decreto u orden superiores, cuando por circunstancias
particulares se estimate comprometida la tranquilidad
piiblica en tal peligrosa aplicaci6n. Reforz6 la de-
fensa del articulo en debate, con el oportunisimo argu-
mento de que una providencia semejante tomada por
el general Mahy, suspendiendo en Cuba la aplicaci6n
de la Ley de Aranceles, evit6 la ruina econ6mica de
la Isla.
Es de notar, en cambio, que contra los mas ra-
zonables articulos de aquel famoso Proyecto Auton6-
mico del Padre Varela, se produjo insistentemente el
divino Argiielles, "dejando ver ya la suspicacia que
siempre demostr6 en las cosas de America", segdn ob-
serv6 Vidal Morales.(1) Y como se recordara luego, en
realidad no era suspicacia, solamente, sino intransi-
gencia del mas autgntico y sistemitico cariz integrista,
lo que el solapado Argiielles sinti6 y demostr6 durante
su vida pfiblica, contra las cosas de America.
En carta de 7 de agosto de 1823, desde Cadiz, in-
forma TomAs Gener a su hermano Jose, sobre la mala
suerte que corri6 el proyecto auton6mico; y se lamenta,
a la vez, de la iinica y reciente disidencia tenida con
sus dos compafieros de representaci6n:
... hemos cerrado la legislature sin haberse sancionado la nueva
instrucei6n para el gobierno econ6mico-politico de las provincial
de Ultramar, por culpa sin duda del Consejo de Estado... ha-
biendo transpirado que el Rey la sancionaria fuese el que fuese
su dictamen, tom6 el partido de no informarla, guardindose la
instrucei6n. Esta jugarreta me tiene desazonado; pero sobre
todo estoy de mal humor porque no he podido conservar hasta el
fin harmonica con mis compafieros Varela y Santos Suarez. Ellos
(1) Esboao referido.









eran individuos de la Comisi6n de Ultramar, y habiendo presen-
tado sin mi acuerdo un dictamen a las Cortes para que autorizasen
al gobierno para que tratase con los disidentes de Am6rica sobre
cualesquiera base, sin excluir la de la independencia, me vi obli-
gado a combatirlos por la primer vez pfblicamente; y aunque
tuve el gusto de ver adoptada mi opinion por cuatro quintas parties
del Congreso, me ha sido muy doloroso este trinnfo, que me cos-
tar& a lo menos perder el favor de mis compaieros y de otros.

El texto literal de aquel dictamen, redactado por el
Padre Varela a nombre de la Comisi6n de Ultramar,
fu6 reproducido en el peri6dico habanero La Semana,
N' de 25 de junio de 1888, de donde lo copi6 Vidal
Morales,"1) y rezaba asi:

Se invitara a los Gobiernos de hecho de las Provineias disi-
dentes, a enviar comisionados con plenos poderes a un punto
neutral de Europa, que designara el Gobierno de S. M. siempre
que no prefieran venir a la Peninsula, estableci6ndose desde luego
un armisticio con los que se avengan a enviar dichos Comisionados.
El Gobierno de S. M. nombrara por su parte uno o mis plenipo-
tenciarios que en el punto designado estipulen toda clase de tra-
tados sobre las bases que se considered mas a prop6sito, sin excluir
la de independencia, en caso necesario. Estos tratados no tendrAn
efecto ni valor alguno hasta que obtengan la aprobaci6n de las
Cortes.

El anterior dictamen fue presentado en la sesi6n
del 2 de agosto de 1823; y en la del siguiente dia, a
prop6sito del asunto, los Ministro de Gobernaci6n de
Ultramar y de Hacienda descubrieron lo que aun
se mantenia en secret official, o sea que el Gobierno,
con autorizaci6n acordada por las Cortes en anterior
legislature, habia enviado ya al Peru, a M6xico, a Co-
lombia y a Chile, comisionados investidos de facultades
tan amplias que no excluian tratar ni siquiera la in-
dependencia de aquellas provincias; por lo cual, el dic-
tamen venia a resultar extemporineo. Mas, a pesar de
(1) Esboao referido.









la asombrosa revelaci6n, se produjo extenso debate en
torno a la parte dispositiva del dictamen referido, y
en cuanto a si el Gobierno y las Cortes tenian o no
facultades constitucionales para tratar con los rebeldes
americanos y, much menos, para autorizar la eman-
eipaci6n de esas provincias. Intervinieron en el debate,
a favor del dictamen, Varela, Santos Suarez y Alcala
Galiano; y en contra, Argiielles, Gener y Joaquin Maria
Ferrer. Tras de lo cual se declar6 el punto suficiente-
mente disentido, y sin lugar a que fuese votado el
dictamen.
Ahora bien: en el fondo de aquella disidencia y del
disgusto intimo de TomAs Gener por la misma, es pro-
bable que se combinaran dos inducciones funestas: el
"hispanismo" rutinario, todavia "resistente", de
Gener, con aguda perspicacia descubierto por el doctor
Entralgo>') y la sugesti6n halagadora que el celebrado
Argiielles ejercia sobre aquel hispanismo ingenuo del
joven Diputado por Cuba. Parece 16gico pensar que
en el Animo de Gener habian de influir poderosamente
la amistad y las opinions politics de Argiielles, te-
nido entonces por el oriculo y representante mAximo
del progresismo y del constitucionalismo espafioles.
No es aventurado, por consiguiente, deducir que Gener
adaptaria sus palabras al criterio emitido por el re-
calcitrante opositor contra today clase de transigencias o
concesiones a las provincias americanas.
Gener sentia por Cuba, indudablemente, un amor y
una gratitud profundos. El hecho, no obstante, de
haber nacido en territorio peninsular y de considerarse
siibdito de la llamada Naci6n Espafiola; su creencia de
que debia la representaci6n de Cuba, en Cortes, al voto
conjunto de cubanos y peninsulares aqui residents,
deseosos unos y otros de alcanzar por vias pacificas

(1) Obra citada.








cuantos beneficios y progress fuesen posibles; su pro-
p6sito de no cometer indiscreciones o errors que pu-
dieran traducirse en recelo del mayor niumero de sus
comitentes, asi como de las autoridades gubernativas
de Cuba; y tambi6n su temor a no producer des-
confianza entire gran nimero de Diputados espaioles
que le distinguian con sus atenciones, y por dos veces
quisieron llevarle a la Presidencia de las Cortes; la
complejidad, para 61 tan aflictiva como inevitable de
esas circunstancias, determine, sin duda, que Tomas
Gener, con hondo pesar de su afecto cordialisimo por
el Padre Varela y por Santos Suarez, se considerase
en el deber de argiiir pfiblicamente los motives de su-
puesta inconstitucionalidad que en su opinion existian
contra aquel civico y liberalisimo dictamen. Gener, en
su deplorable impugnaci6n coincidente con los escrfi-
pulos de Argiielles, lleg6 a pensar, capciosamente, que
si se aprobara la independencia de las provincias ame-
ricanas, se incurriria en graves infracciones contra la
Constituci6n de la monarquia.
El Padre Varela y Santos SuArez (en especial el
primero, por las provechosas experiencias y las pro-
fundas ensefianzas que le depararon sus dos afios ante-
riores de convivencia en la Peninsula), lamentarian se-
guramente, much mas que la actitud circunstancial de
Gener en el asunto, la enorme distancia moral y pa-
tri6tica que el debate sobre el dictamen venia a des-
cubrir, entire la creciente identificaci6n que ambos
sentian por las justas insumisiones center y surameri-
canas, y los resabios de irreflexio"y tenaz intransi-
gencia espafola que, por lo visto, ai~ quedaban latentes
en el animoso pero todavia inmaduro espiritu de TomAs
Gener, por lo tocante a disciplines en ciencia y con-
ciencia political.
Aquel disentimiento ideol6gico y patri6tico surgido
entire Gener y sus compafieros, por doloroso que resul-







37
tara para el Diputado catalin, y lamentable para los
segundos, no quebr6, sin embargo, la buena amistad de
los tres; ya que, desvanecido el incident, se estableci6
de nuevo la mutua y fraterna comprensi6n que les unia.
Y, I por qu6 no pensar que tal discrepancia, como factor
reactive, pudiera servir para que Gener, en su fuero
interno, redoblara sus meditaciones sobre la necesidad
de liberarse espiritualmente de prejuicios y ficciones
deleznables, y adaptara con mfs ahinco sus actividades
representatives al mejor impulso y provecho de la causa
liberal, en todos sentidos, tanto de Cuba como de la
misma Espafia y de los pueblos hermanos de America
















Gener, Presidente de las Cortes.- Se acercan a
Sevilla las tropas invasoras de Angulema. La
sesi6n "terriblemente memorable", presidida por
Gener, en la cual se acord6 la deposici6n de Fer-
nando VII. Traslado del Rey, del Gobierno y las
Cortes, a Cidiz. Desastre del constitucionalismo.



Gravisimas dificultades hubieron de sortearse por
las Cortes, durante la continuaci6n de su 6xodo desde
Madrid a Sevilla, y de Sevilla a Cidiz. El s6quito real
y los Diputados tuvieron en Sevilla la evidencia de que
los parciales del absolutismo abundaban escandalosa-
mente entire las masas populares, y que hasta algunos
batallones de la Milicia Nacional se disponian a de-
clararse sediciosos, ante los inevitable avances del
ej6rcito invasor mandado por el Duque de Angulema.
Gener, en carta de 4 de mayo de 1823, le advierte a su
esposa que, en tales condiciones, las Cortes no podrAn
durar much en Sevilla. "Sin embargo, le dice, no te
inquietes por mi suerte, pues la de un hombre de bien
siempre es honrosa".
A pesar de los enormes riesgos y asechanzas en
que estaban envueltas, las Cortes continuaron reu-
niendose, piblica y secretamente, desde el 25 de abril
al 11 de junio. Tomas Gener, en la sesi6n pliblica
del 1' de junio, fu6 elegido, por gran mayoria, Presi-
dente de aquellas Cortes hist6ricas. Signific6, esa
exaltaci6n, un premio otorgado a Gener, para recom-









pensarle su hispanismo resistente, como supone el
doctor Entralgo f() Sin mengua de la integridad moral
de Gener, no es aventurado suponerlo; si bien aquella
promoci6n testimoni6, sin duda, las crecientes simpa-
tias y la honrosa confianza que en el caricter y en la
capacidad de Gener tenian cifradas los congresistas.
Las incertidumbres y las amenazas en torno a la
seguridad personal del Rey, del Gobierno y de las
Cortes, iban en aumento. Los Ministros no se reca-
taban de exponer su desconfianza en los pocos medios
de defense de Sevilla, y sus temores por la desafecci6n
de las tropas. Nadie desconocia, ademis, la rapidez
incoercible de los invasores, cercanos ya a la propia
Sevilla. Un estado de angustiosa inquietud extendiase
por la ciudad. Los Ministros del Gobierno, en conni-
vencia con los Generales, habian aconsejado al Rey que
se trasladase a Cadiz con la Corte, el Gobierno y los
Diputados; pero el astuto monarca, de acuerdo ocul-
tamente con Angulema, se obstinaba en no salir de
Sevilla.
En medio de tan confusa situaci6n, durante treinta
y tres horas, Gener reuni6, presidi6 y condujo con ad-
mirable serenidad y entereza, la famosa sesi6n per-
manente de Cortes (11 y 12 de junio de 1823), descrita
por various historiadores -entre ellos por Lafuente, que
la calific6 de "terriblemente memorable"-, y resefiada
con amplitud mayor de rasgos y detalles por Antonio
Alcala Galiano(2' uno de los protagonistas mis deci-
didos y acertados de aquel episodio en que la tenacidad
civica de unos cuantos Diputados entusiastas, de un
liberalism por desgracia sin consistencia, parad6jico
y mis bien nominal, en atrevida pugna contra la to-

(1) Obra citada.
(2) En a libro Recuerdos de un Anciano (Biblioteca ClAsica, Madrid,
1890). Antonio AlealA Galiano dedie6 el cap. XIII a resefiar minuciosamente
la hist6rica sesi6n, y todas las incidencias curiosas que de la misma se
derivaron.









sudez del monarca absolutista, venci6, sin embargo, la
resistencia de 6ste y le oblig6 a trasladarse a CAdiz en
condiciones humillantes de cautividad, aunque para ello
fuese necesario declararle incapacitado y suspense tem-
poralmente para el ejercicio de las prerrogativas reales,
y nombrarle una Regencia, presidida por el general
Cayetano Valdes e integrada por otros dos miembros,
los sefiores Gaspar de Vigodet y Gabriel Ciscar.
La Regencia no s6lo cumpli6 su cometido de tras-
ladar el Rey y la real familiar a Cadiz, sino que redujo
a los militares comprometidos con Fernando para
frustrar el viaje. Las Cortes se trasladaron in-
mediatamente,

... tomando la mayor parte de los Diputados un rumbo por el
rio, de modo que a los tres dias de haberse decretado la traslaci6n,
el monarca y las Cortes se hallaban en CAdiz, burlados por segnnda
vez los intentos de los enemigos de la libertad, como antes lo habian
sido en Madrid.(1)

Gener, en carta de 19 de junio, inform brevemente
a su esposa, sobre los hechos anteriores:

Aprovecho un corto rato que puedo robar al cfimulo de aten-
ciones que pesan sobre mi, como Presidente de las Cortes, para
que sepas de tu esposo. He pasado dias muy crueles desde el
11 del corriente; pero mi salud los ha podido resistir. Salimos
de Sevilla en el barco de vapor dejando en otros buques nuestros
equipajes, y los efeetos de las Cortes de los euales la mayor parte
se ha perdido a manos de la plebe sublevada de Triana y de Se-
villa. Sin embargo, ya estamos en esta Ciudad, y si logramos
salvar la patria, todos estos sacrificios son despreciables.

El dia anterior, 18, se reunieron en Cidiz las Cortes.
Y en el reinicio de sesiones pronunci6 Gener, desde la
Presidencia, estas cefiidas y oportunas palabras:

(1) Quintana. Cartas a Lord Holland.









Si en nuestra traslaci6n de Sevilla a esta ciudad no hemos
presentado a los pueblos la f6rtil pompa de un ceremonial costoso,
a lo menos hemos presentado a sus ojos el grande espeetAculo de
las libertades pfiblicas conducidas en hombros de la representa-
ci6n national, por la fidelidad inviolable de nuestros juramentos.
Este ejemplo y nuestros sacrificios no serin perdidos, no: los
pueblos se avergonzarin de no imitarlos, y iay de los aleves in-
vasores si aquel quejido amargo de la patria ajada, despierta,
y se electriza el pundonor terrible de sus hijos! Vamos pues a
trabajar para inflamarlo, y ya que felizmente nos hallamos en la
cuna misma de la Constituci6n que defendemos, imitemos la cons-
tancia y magnanimidad de sus autores para merecer como ellos la
dulce gratitud de la patria. Con esas virtudes la salvaron entonces,
con esas virtudes podemos salvarla ahora. &Nos faltaran? Yo no
lo creo.

Pero resultaron infitiles los heroicos esfuerzos de
los Diputados, para mantener el regimen constitu-
cional; pues de nada valieron, en tan critics horas, las
restantes sesiones piiblicas y secrets de las Cortes or-
dinarias, ni las desesperadas resistencias de la Dipu-
taci6n Permanente (de la cual tambi6n formaba parte
Gener), ni las Cortes extraordinarias al fin reunidas
a instancia aparente de los Ministros y de algunos
Generales absolutistas c6mplices de Fernando e ins-
trumentos venales de los invasores. Sitiada ya Cidiz,
las Cortes extraordinarias se vieron compelidas a se-
cundar la afagaza real presentada por el Gobier-
no, facultando al monarca para salir de la Isla de
San Fernando y "trasladarse al sitio que mejor le
pareciese."
Segfin consta en el libro de minutes de aquellas
Cortes, se reunieron 6stas secretamente el 29 de sep-
tiembre (1823) para deliberar sobre la maquiav6lica
solicitud del Gabinete. Al efecto se design una Co-
misi6n Especial encargada de informar sobre el asunto.
Diez Diputados constituian esa Comisi6n: los sefores
Gil de la Cuadra, Ram6n Escovedo, Manuel Flores








Calder6n, Melchor Moran, Tomas Gener, Ram6n
Adin, Domingo Ruiz de la Vega, Pedro Surri y
Nicasio Tomas. Designados ponentes los sefiores Gil
de la Cuadra, Escovedo, Adin, Tomas y Surra, dicta-
minaron en sentido favorable los sefiores Gil, Escovedo,
Adin y Surra "teniendo en cuenta la imperiosa ley
de la fuerza y de la necesidad, aunque protestando
contra ello y procurando salvar el honor de la naci6n
y sus derechos".
En cambio, los sefiores Gener, Flores Calder6n,
Moran y Ruiz de la Vega, suscribieron un voto par-
ticular opuesto a la autorizaci6n pedida, fundindose en
que el Rey no la necesitaba, pues la Constituci6n, en
su articulo 171, conferia al monarca la facultad de hacer
y ratificar la paz, con s61o el dictamen del Consejo de
Estado. "Lo finico que pueden hacer las Cortes, agre-
gaba el voto particular, en el terrible compromise en
que se encuentran, es salvar los derechos de la Naci6n
y protestar contra la fuerza, en el caso que la extrema
necesidad arranque del Gobierno concesiones contrarias
a los referidos derechos".
En votaci6n nominal result aprobado el dictamen,
por 73 votos, frente a 34 que obtuvo el voto particular
suscrito por Gener.
El desastre del constitucionalismo, mientras tanto,
se precipitaba. En Madrid funcionaba ya una Re-
gencia antiliberal. Fueron baldias, por otra parte, las
gestiones que las Cortes extraordinarias intentaron
para conseguir la mediaci6n del Gobierno ingles en
apoyo del regimen constitutional; porque Angulema se
neg6 a tratar con otro que no fuese su "primo" el Rey.
El cerco contra Cidiz cada dia era mayor. El Troca-
dero habia sido ya torado por los franceses y comenz6
el ataque a la Isla de Le6n. Entonces el Rey, aconse-
jado aparentemente por sus Ministros, solicit de An-








gulema una suspension de hostilidades; y el sitiador
le invit6 a trasladarse al campamento francs.
Pero al disponerse Fernando a consumer la simu-
laci6n, el pueblo de CAdiz se amotin6, receloso de las
intenciones reales, y exigi6 que el Rey, antes de partir,
garantizara la continuaci6n del regimen liberal y la
seguridad de sus defensores. Accedi6 Fernando y
firm un Decreto en el cual prometia "bajo la fe y la
seguridad de su real palabra, que si la necesidad exi-
giese la alteraci6n de las instituciones de la Monarquia,
adoptari un Gobierno que hiciese la felicidad complete
de la Naci6n, afianzando la seguridad personal, la pro-
piedad y la libertad civil de los espafioles".
El Rey prometi6, ademds (con inimo cinico de
hacer, como luego impuso, todo lo contrario), un olvido
general complete de todo lo pasado, una pronta amnis-
tia, y hasta la permanencia en sus destinos a todos
los militares de cualquier graduaci6n que se hubiesen
mantenido fieles al sistema constitutional en cualquier
punto de la peninsula. Apaciguado el pueblo con tales
promesas,
... Repiques de campanas y salvas de artilleria saludaron la much
de aquel rey desleal que pronto iba a tomar un terrible desquite
contra los mismos que engafi6 hasta el iltimo momento.(1c

Y asi aconteci6: el monstruoso fel6n, en cuanto se
vi6 seguro en el Puerto de Santa Maria, despues de
cesantear al complaciente Gobierno de Calatrava, nom-
br6 Ministro Universal a su confesor el Can6nigo
Victor Sienz; aboli6 la Constituci6n restablecida en
1820, declarindola "tiranica, nula en su origen, illegal
en su formaci6n, injusta en su contenido"; adul6 "a
las jerarquias eclesiasticas, al clero y a todos los defen-
sores de la Santa religion de sus mayores"; express,
(1) Historia de Espaiia en el Siglo XIX, por Pi y Margall y Pi y Arsuaga.








sin rebozo, su gratitud a Francia, "brazo ejecutor de la
Santa Alianza" y a su augusto y amado primo el Duque
de Angulema, "caudillo del valiente ejercito vencedor
en todos mis dominios (decia), por haberle sacado de
la cautividad y sustituidole a sus amados y fieles va-
sallos"; declar6 nulos y de ningin valor todos los actos
del Gobierno constitutional durante los tres afios fil-
timos; aprob6, en cambio, todo lo dispuesto por la
Junta provisional y por la Regencia de Madrid; re-
parti6 condecoraciones a granel, entire los jefes y ofi-
ciales del ej6rcito invasor; orden6 "la celebraci6n de
Tedeums y solemnes desagravios al Santisimo Sacra-
mento, en todos los templos de los vastos dominios que
la Divina Providencia ha confiado a mi direcci6n, con
asistencia de los tribunales, ayuntamientos y demAs
cuerpos del Estado"...
Y como reinicio de sus prop6sitos de rencor y de
venganza "contra cuantos se habian extraviado del ca-
mino de la verdad", ratific6 especialmente las dispo-
siciones de la Regencia de Madrid, declarando traidores
y reos de muerte a los Diputados que en la Sesi6n del
11 de junio en Sevilla intervinieron en la destituci6n
temporal del Rey y traslaci6n del mismo a CAdiz, asi
como a los integrantes de la Regencia de Sevilla; y
circul6 inmediatas 6rdenes a las Audiencias para el
arrest de los culpables y la incautaci6n de sus bienes.
Entre los condenados a tan implacables penas de muerte
y confiscaci6n de bienes, estaban, por consiguiente,
TomAs Gener, el Padre F61ix Varela y Leonardo
Santos Suarez.














VII


Restablecimiento del Poder absoluto.- Condena
a muerte de los Diputados, y desbandada de los
mismos.- Escapatoria de Gener, Varela y Santos
Suarez a Gibraltar y refugio de los mismos en
Norteam6rica.- A los tres afios de separaci6n,
Gener se reine con su esposa y su primog6nito,
en Nueva York.



Numerosos Diputados de las disueltas Cortes pu-
dieron huir precipitadamente de Cadiz y lanzarse con-
fusos, despavoridos, menesterosos, por cualquier rumbo
de Europa, especialmente de Francia e Inglaterra, en
busca de humans comprensiones y acogidas, que les
permitiesen, siquiera, ganarse el pan diario con rela-
tivo decoro; aunque sin esperanzas, por el moment, de
rehacer sus infelices hogares y de recobrar los derechos,
las consideraciones y los bienes perdidos.
Tombs Gener, el Padre Varela y Leonardo Santos
Suarez lograron salvarse de las iras reales, a bordo de
una embarcaci6n menor que les llev6 a Gibraltar, sin
p6rdida de tiempo. Asi lo inform Gener a su esposa,
por medio de la siguiente carta sin fecha, escrita, de
seguro, en el Pefi6n, y aniloga de otra que su angus-
tiada madre le escribi6 a Jos6 en 31 de octubre (1823) :

S.. ya estoy en pais seguro, desde el cual pasar6 a New York en los
Estados Unidos, y de alli a esa Isla si no hubiese inconvenient.
En la carta de Pepe verbs la historic del fin que ha tenido mi









desgraciada Comisi6n; pero es bien particular que el mismo dia
en que se cumplian afios de haber salido de San L-car para Ma-
tanzas, porque los franceses no me dejaban ir a ver a mi madre,
esto es el dia 3 de octubre, me hiciesen salir de Cidiz renunciando
otra vez a ese gusto filial. Paciencia y sibete que aunque estoy
en un barco chico sufriendo ocho dias de cuarentena, estoy muy
a gusto, porque estoy con mis compafieros y con tres Diputados
mis entire los cuales se hall el virtuoso Argiielles... Del 15 al 20
de este mes creo que saldr6 con Varela y Santos Suarez pars
Nueva York.

En carta posterior, tambien a su esposa, con fecha
15 de diciembre, Gener le comunica asi, su arribo a
Nueva York:

Ya estamos mis cerca, Guadalupe de mi coraz6n. El dia 26
de octubre sali de Gibraltar en una fragata americana, y despu6s
de 48 dias de una navegaci6n penosa, legua con salud a esta
ciudad, con mis compfis. Varela y Stos. Suarez. Aqui tratamos
de permanecer hasta que sepamos si en la Habana hay 6rdenes
contra nosotros, o si podemos volver sin recelo al seno de ntras.
families. Esto mismo te escribi desde Gibraltar; pera como no he
encontrado aqui las respuestas que esperaba, te lo repito ahora p'
que dirijas las tuyas a esta eiudad, segura de que me alcanzarin
todavia. No entro en explicaciones porq* mis adelante serin mis
oportunas. Entretanto, inf6rmame del estado de ese pais, del
concept en qe nos tienen, y de todo cuanto me pueda interesar.
Sobre todo, dime que ti y mi hijo idolatrado, tus hermanas y
demis de la familiar, estiis sin novedad; y darfs un gran consuelo
a tu honrado y amante esposo. Gener. Somos a 20.- Sigo sin
novedad y recibiendo mil atenciones de los magnates de este pais;
pero mientras no reciba carts de Vds. no puede haber gusto p' mi.

Gener decide, por tanto, quedarse en los Estados
Unidos mientras las circunstancias no le consientan
regresar a Cuba, o sea mientras no se promulgue una
acceptable amnistia. Procurara luego que pueda, reu-
nirse con su esposa y su Benigno, en Nueva York.
Y para distraerse del deseo que le abrasa, de restituirse
a su familiar,








aprendo el idioma ingles y studio los establecimientos fitiles de
este pais afortunado -dice en otra carta (6 enero 1824)-, bien
resuelto, sin embargo, a tirarlo todo de rev6s asi que mis amigos
me avisen que puedo volver sin reeelo a esa Isla deseada.

Pero sus ilusiones por reintegrarse pronto a Ma-
tanzas se esfuman, al conocer la rudeza con que en
Cuba fug restablecido el regimen absolutista. En efecto:
el general Vives, siempre anheloso de refrenar a los
cubanos, suspendi6 las garantias y libertades, y redujo
de nuevo la Colonia a esclavitud implacable. Gener le
cuenta a su esposa el hondo pesar que esas noticias le
causan:
... las prisiones ejecutadas en ese pueblo, por cuya felicidad he
sacrificado y sacrificarr mil veces la mia, me han afeetado tambi6n,
porque me han heeho ver que a pesar de mis esfuerzos no ha sido
ni es dichoso.

Seguramente, en 'lo mis intimo de su amor a Cuba,
Gener se sinti6 arrepentido de haber propiciado el
nombramiento de Vives para gobernar la Isla; si bien
pudo consolarse de haber incurrido en tal error, re-
cordando que por consejo suyo fueron restringidas
prudencialmente las facultades del Capitan General.
A partir de enero de 1824, las cartas de Gener a la
esposa y al hermano, contienen informaciones valiosas
para conocer la transformaci6n ideol6gica lenta, pero
evolutiva, que en la mente del proscrito se produjo, en
contact sucesivo y en choque violent, muchas veces,
con realidades, costumbres, aspects, impresiones y en-
sefianzas, reveladoras de la intense vida norteameri-
cana. Muchas de aquellas modalidades sorprendentes,
le produce admiraci6n; otras, en cambio, le turban y,
de moment, le parecen inexplicables. Todas ellas, sin
embargo, resultan para 61 tan sugestivas, tan ade-
cuadas a las ansiedades generosas de su alma, que en









el libre disfrute del nuevo ambiente encuentra la mejor
expansion para reponerse de las crueles amarguras, de
las profundas decepciones y de las horribles vicisitudes
sufridas durante los meses iltimos en la turbulenta
Peninsula.
A diario observa y reflexiona sobre las institu-
ciones, las gentes, las costumbres, las ideas, las liber-
tades, las tolerancias, las actividades asombrosas y los
esfuerzos superadores incesantes del pueblo norteame-
ricano. En aquel sugestivo ambiente, el espiritu de
Tomas Gener se sinti6 poco a poco mAs atraido, mis
sinceramente confiado y estimulado. Y a media que
aumentaban sus conocimientos del idioma ingl6s y eran
mis ficiles y escogidas sus relaciones, tambien mis
agradable le resultaba su permanencia en Estados
Unidos.

... Mi salud no ha sido nunca mejor que ahora -le describe desde
N. Y. a su Guadalupe, en 19 de marzo de 1824-; los testimonios
de consideraci6n y:apreeio, no cesan, y mi tiempo lo paso tan fitil
y agradablemente, que si pudiera desnudarme del recelo de no
poder volver a la Isla, miraria como dichosa la necesidad que aqui
me trajo.

La casa donde residian Gener y Santos Suarez, en
Nueva York, pronto se convirti6 en el centro habitual
de reuni6n para los numerosos emigrados de Cuba, asi
como de Espafia y Centro Am6rica. Alli se intercam-
biaban noticias y confidencias sobre las agitaciones
de la Isla, sobre los rigores contumaces de la reacci6n
absolutista en Espafia; sobre los planes de invasion en
Cuba, por expediciones de Colombia y M6xico, o por
supuestos envios de tropas peninsulares. Alli fueron
acogidos Jose Maria Heredia, Teurbe Tol6n, El Luga-
refo, Aniceto Iznaga, Jos6 de la Luz, Saco, el Presbi-
tero Francisco Ruiz, Domingo del Monte y tantos mis.
Matanceros exilados, en especial, acudian a la casa de








Gener, seguros, siempre, de recibir las atenciones mas
cordiales de quien estimaban y veneraban mas que
como un verdadero compatriota, como un amoroso y
paternal bienhechor.
A mediados de abril, con el prop6sito de conocer
mejor los Estados Unidos, y para distraerse, seglin de-
clara, emprende Gener un viaje por diversas regions
norteamericanas y canadienses. En la primer etapa
del viaje estuvo en Washington, Baltimore y Filadel-
fia, siguiendo despu6s hasta Canada. En Washington
le ofreci6 una comida el Ministro de Estado y le re-
cibi6 en amable audiencia el Presidente de la Repiblica,
quien le enter de las mis recientes impresiones que
el Embajador en Madrid acababa de darle sobre los
barruntos de amnistia.
Cada una de las ciudades visitadas y luego las fa-
mosas Cataratas del Niaraga, fueron descritas por
Gener. Acerca del estrepitoso salto y de la c6lebre com-
posici6n poetica herediana, Gener dej6 escritas unas
curiosas observaciones critics, en carta a Guadalupe,
de fecha 5 de julio de 1824:
...por no mutilar la relaci6n de mi interesantisimo viaje, que
te remitir6 cuando se acabe, me contentar6 por ahora con incluirte
una copia de los versos de Jose M' Heredia, que he encontrado
en un libro en el eual los visitantes de este sitio suelen inscribir
sus nombres. Las seis estrofas primeras abundan en lugares co-
munes, y son algo incoherentes; pero las dos uiltimas (sea dicho
en confianza) descubren los pocos afos del author.

Cuando Gener escribi6 los anteriores concepts, de
valor critic muy discutible, [cuin ajeno estaba de
presumir que a no tardar surgiria y se estrecharia una
fraterna amistad entire el improvisado critic y el gran
poeta cubano!
De regreso a New York, Gener goz6 la fortune
moral de tomar parte en la emotiva recepci6n tributada








a Lafayette. En carta euf6rica, del mismo dia 19 de
agosto de 1824, le habla asi, del extraordinario acon-
tecimiento, a su esposa:
... Por lo demis, si pudiese describirte, no la parte material de
los obsequios con que esta ciudad ha reeibido al e6lebre general
Lafayette, sino la parte sentimental y de unanime gratitud de que
he visto la explosion, creo que te haria partieipar de la ternura
con que yo la he presenciado; pero me falta el tiempo para eso,
porque ya es hora de ir a comer con bl, y en este moment me
avisan que hay esta oeasi6n de escribirte. Yo le he debido demos-
traciones particulares de aprecio, y que me pusiera al corriente del
estado actual de las cosas de Europa, que es el mismo que yo
me habia figurado. Esta mafiana estabamos juntos cuando sus
compatriotas vinieron a felicitarlo, y entonces he visto evidente-
mente que si gozar es vivir, este digno hombre vive siglos en
cada instant desde que lleg6 aqui.

Emprende a los pocos dias una segunda excursion,
especialmente interesado en visitor y conocer las Uni-
versidades y otros centros culturales de renombre en
Nueva Inglaterra, esto es, de Connecticut, Rhode
Island, Massachusetts, New-Hampshire, Vermont y
Maine, tenidos entonces por los mis adelantados en
materials de agriculture, artes y educaci6n. Se detiene
con preferente interns en el Colegio de Harvard (Cam-
bridge), el mis famoso de la Uni6n y el mas antiguo,
asi como en el de New-Haven.

Mira con que cuidado habr6 procedido a su examen (le dice
a su esposa, en largo informed de aquel viaje), pues que en uno de
los dos colegios habra de educarse nuestro idolatrado hijo.

Durante esos recorridos acrece sus relaciones con
personajes eminentes, como Lancaster, "uno de los mis
grandes bienhechores de la humanidad, quer:pasaba
a Caracas para establecer su sistema de eiefianza
mutua"; el professor sordo-mudo Clerc, "discipulo
predilecto del celebre Abate Sicard"; el joven Mr.








Webster, "que si no es el primer orador de esta Ame-
rica, indudablemente es el segundo"; el viejo ex-Pre-
sidente de los Estados Unidos Mr. Adams, padre del
entonces Ministro de Estado y pr6ximo candidate a la
Presidencia.
En marzo de 1825, dispone Gener lo necesario para
que su esposa y su hijo se reinan con 61 en Nueva
York. La noticia de haberse establecido en Cuba la
terrible Comisi6n Militar Permanente, y el anuncio
confidencial en extreme alarmante que le comunican
de Madrid, por via inglesa, sobre la pronta otorgaci6n
de facultades omnimodas a los Capitanes Generales por
parte del maligno rey hispano; todo ello fu6 bastante
para alarmar a Gener y a decidir, de acuerdo con su
esposa, que 6sta y su hijo, llevados por Jose, el her-
mano, se reunieran con l1 en la gran urbe nortefia.
En 26 de marzo, con las oportunas instrucciones para
el embarque, le describe a su digna compafiera esta no-
table y carifiosa misiva:

Guadalupe mia: aunque recaen sobre sucesos desgraciados los
detalles de tu carta de 8 del corriente, te los agradezco singular-
mente, porque transportan mi imaginaci6n a ese pueblo y a esos
eampos, por cuya prosperidad siempre he hecho y quiero haeer
todo lo que pueda. Mi coraz6n debe una gran parte del sosiego
que disfruta, a ese constant y vehemente prop6sito, porque cuando
consider que mi hijo debe heredarlo, y que aqui puede adquirir
muchos medios de levarlo a efecto con una educaci6n que no
podria recibir ahi, me parece que no es la adversidad sino la
fortune la que me ha traido a este pais. Ven, pues, mi bien, a
tomar la parte que te corresponde en la obra mas noble que po-
demos emprender... la formaci6n de un buen ciudadano. jQuien
no envidiara a su madre, si tu hijo es algfin dia un bienhechor
de su patria? A lo menos, si con sus prendas y buenas obras te
proporciona mas satisfacci6n que su Padre, no habran sido en vano
los ardientes votos de tu amante esposo. Gener.






52

Tomis Gener, su virtuosa y abnegada compafiera
Guadalupe del Junco y el primogenito de ambos, su
idolatrado Benigno, se reunieron, por fin, en Nueva
York, despu6s de tres afos de angustiosa y paciente se-
paraci6n. Alli rehicieron su hogar; alli nacieron, en el
transcurso de ocho afos, sus hijos PlAcido (1829),
Justo (1830) y Mercedes (1833); nombres patroni-
micos adoptados como expresiones simb6licas de ideales
virtudes cristianas que en el alma individual y fami-
liar de cada uno de sus hijos quiso Gener que flore-
cieran para satisfacci6n de sus expansiones pater-
nales y para estimulo de convivencias fraternales entire
conciudadanos.















VIII


Afianza Gener su economic, en New York. For-
talece sus relaciones con prominentes norteameri-
canos, y platica frecuentemente con exilados po-
liticos cubanos, continentales y europeos. Se
acent(a su crisis spiritual evolutiva en favor del
republicanismo democritico y de la cubania practice.



Al lado de su esposa y de su primogenito, en Nueva
York, Tomas Gener se siente mis animoso, desen-
vuelve nuevas y mis confiadas energies; multiplica sus
actividades. Una vez afianzada su economic con la
participaci6n financiera que estipula en la casa comer-
cial y bancaria de Harmony,"w redobla sus esfuerzos
en pro de las instituciones matanceras; contribute en-
tusiasticamente al mayor auge y prestigio de la reci6n
fundada Revista Bimestre de la Sociedad Patri6tica de
Cuba; aumenta y fortalece sus relaciones amistosas con
los hombres mas prominentes del Gobierno y la inte-
ligencia norteamericana; intensifica sus dialogos epis-
tolares con ex-compafieros suyos en Cortes, exilados en
Francia e Inglaterra, y les ayuda generosamente;
sigue con gran interns el desarrollo sombrio de las ma-
quinaciones internacionales.
No pierde ocasi6n de informarse, en conversaciones
diarias con fugitives de la Isla, sobre las actividades

(1) El fundador de esa casa fu6 D. Pedro Jim6nez, duefio de la famosa
bodega de su nombre en Espafia. Apoderado de la firm Harmony fu6 luego
Santos SuBrez, al contraer matrimonio con nna sobrina de JimBnez.








revolucionarias aqui descubiertas por los numerosos
espias del general Vives y sobre los rigores guberna-
tivos contra los complicados o sospechosos de aquellos
intentos. Platica frecuentemente con cubanos de
opuestas opinions, y tambien con espaioles y conti-
nentales exilados de sus respectivas tierras, por causes
political.
Su compaiero Santos Suarez habia embarcado para
Francia, deseoso de encontrar ocupaci6n en Paris, o
tal vez en Inglaterra, B6lgica u Holanda; pero des-
pu6s de recorrer infrutuosamente aquellos paises,
retorn6 a Nueva York, triste, abatido, decepcionado,
al convencerse de la inhospitalidad de Europa contra
los errantes proscritos y expatriados constituciona-
listas. En ausencia de Santos Suarez, visit Gener con
asiduidad a su otro compafiero el Padre Varela, ya
consagrado, en la populosa urbe del Hudson, a dos mi-
siones por igual ardorosamente vocacionales: su curato
cat6lico en la iglesia de San Pedro, y su apostolado
cubanisimo en favor de las independencias americanas.
Aun cuando entire Gener y Varela surgieron dis-
crepancias de juicio ya sabidas, durante la represen-
taci6n de ambos en Cortes, al margen de tales diferen-
cias siempre se mantuvo, como, ya dijimos, una cordial
y reciproca amistad; y gracias, en buena parte, a ella,
al influjo que en el espiritu estudioso de Gener ejer-
cian las admoniciones formidable del insigne patriota
y venerable sacerdote, es de presumir que fu6 acen-
tuAndose en las potencias mentales y animicas del
honrado progresista catalan, una revision important
de sus ideas monirquicas, por lo pronto, y tambien una
evoluci6n juiciosa de sus escrdpulos en cuanto a su fi-
delidad tacita (hasta entonces pudieramos calificarla
de inconsciente) a la soberania espafiola, ya que 6sta









cada vez resultaba mis discutible y ain absurda, tanto
en relaci6n a la Isla como en el resto de las "pose-
siones" espafolas.
Jose Maria Heredia, uno de los comprometidos en
la Conspiraci6n de los Soles y Rayos de Bolivar, no
habia llegado amn a Nueva York, fugitive de Cuba por
aquella causa. iste y Domingo del Monte no habian
comenzado, todavia, la fraternal amistad y las reci-
procas identificaciones que muy pronto entire ellos sur-
girian. Pero si no hubiesen sido bastantes los dialogos
con el Padre Varela, la lectura de los sucesivos ni-
meros del sensacional peri6dico El Habanero, los in-
formes que le comunicaban su hermano y Jaime Badia,
desde Matanzas, y las revelaciones indignantes que
sobre las venganzas absolutistas le enviaban corres-
ponsales suyos desde Paris, Londres y Liverpool, Gener
habia de sentirse intensamente afectado e ideol6gica-
mente revolucionado, tambi6n, por la verbosidad su-
gestiva, amable aunque sarcastica en lo politico, de
El Lugareiio, el cual le visitaba a menudo, acompa-
fiado indistintamente de otros rebeldes reunidos en
Nueva York para emprender la hist6rica peregrina-
ci6n al Cuartel General de Bolivar en solicitud de que
6ste libertara a Cuba: los patriots cubanos Aniceto
Iznaga, Jos6 Agustin Arango y Fructuoso del Castillo,
el peruano Vidaurre, el argentino Miralla, Tanco y
Fernandez Madrid, de Colombia; Rocafuerte, del
Ecuador") y otros. El general Santander, Presidente
de Nueva Granada, desterrado de Colombia por Bo-

(1) El General Vives, en eartas a Gener, de 6 y 30 de septiembre de 1823
(Bolettn del Archiwo Naciona, La Habana, 1916), se refiri6 a las conspira-
clones entonees reeidn deseubiertas, dirigidas en Cuba por Taneo y Fer-
nndez Madrid, y en los Estados Unidos por Miralla, Rocafuerte y Vidaurre;
y basandose en ello solicit de los Diputados, por mediaci6n de Gener, que
gestionaran la coneeai6n de facultades especiales al Capitan General, con
el fin de "salvar la Isla". Pero esas cartas de Vives jamfs fueron reei-
bidas per Gener; porque, si llegaron a Espafa, seria hallAndose ya fugitives
los trees Diputadoe por Cuba.








livar, era tambi6n contertulio y gran amigo de Gener;
como lo fu6, asimismo, el ex-Rey de Espafia Jos6
Bonaparte.
La calidad y la intensidad de tan vigorosos esti-
mulos, habrian de producer y seguramente produjeron,
en el animo de Gener, impresi6n profunda; y, con ellos,
otros factors de no menor sugesti6n y de enorme
fuerza educadora: el contrast que en todos sentidos se
le ofrecia, entire las libertades, las tolerancias y las
excelencias de la atrayente democracia republican
yanqui, y las incivilidades propias de las nefandas
monarquias, en especial de la espafiola.
En presencia mental, de la crisis ideol6gica de
Gener, el investigador imparcial debe advertir, sin
embargo, honradamente, que aun siendo tan agudos y
razonables aquellos estimulos, no consiguieron des-
arraigar del todo las pristinas convicciones political
del ex-Presidente de las disueltas Cortes; pues su "his-
panismo" originario aun lo mantenia latente y "re-
sistente", no por animosidad maliciosa contra los
ideales emancipadores de los pueblos americanos (por-
que l1, en lo intimo, justificaba ya esos ideales), sino
por lealtad mal entendida a su creencia honrada pero
desde luego err6nea, de que la emancipaci6n de Cuba
y hasta la consolidaci6n de las independencias centro
y suramericanas, pudieran resolverse con provecho in-
calculable de ambas parties, por medio de graduales
medidas de Gobierno propio en cuanto a Cuba, y por
-convenios bilaterales pacificos entire las "provincias"
rebeldes y la tozuda ex-metr6poli.
El pensamiento de Gener trataba asi de conciliar
una reuni6n complejisima de imperatives morales fuer-
temente arraigados unos, por rutina, a su alma; y otros
en apariencia contradictorios pero reci6n prendidos ya,
en esencia, a su espiritu, en calidad de lecciones y ex-
periencias irrechazables. El caricter rectilineo de








Gener, los impulses de su integridad moral, pugnaban
por mantenerlo consecuente no s6lo con sus opinions
originarias, sino con las opinions y principios politicos
de cubanos y espafoles que en Cuba, o dispersados por
Europa, se contaban entire sus mejores amigos.
Todo ello, en el inimo de Gener, se agit6 en crisis
profunda: pero de esa tormenta psiquica sali6 triun-
fante, con gran discreci6n y gallardia, pues sin abjurar
de sus principios anteriores (fuesen o no aceptables),
y sin rechazar ni siquiera empefiarse en discutir los
revolucionarios, opt6 por convertirse en un propagan-
dista ardoroso de las cualidades morales y civicas, por
eficacia educadora y superadora de las cuales, los
pueblos se capacitan, se dignifican, se robustecen y se
hacen verdaderamente aptos para el disfrute no ya de
la independencia political, sino de una vida ordenada y
genuinamente civilizada.
Desde entonces, Gener se aplic6, cada vez con fervor
mAs intense, a la predicaci6n, exaltaci6n y defense de
esos valores educativos esenciales. Y el objetivo prin-
cipal, director de esas ansias ideales, de esos afanes
regeneradores -hemos de convenirlo- se concrete a
Cuba y, dentro de 6sta, en gran proporci6n, a Ma-
tanzas. A Cuba y a Matanzas; a la Isla maravillosa de
sus ensuefios y a su Ciudad predilecta, sentia Gener
tan arraigada, tan consubstancializada su vida, como si
en efecto hubiese aqui nacido. Aqui, por tanto, era,
virtualmente, su patria (aunque el concept politico de
este vocablo no le fuese aplicable, entonces, ni a los
mismos cubanos, pues la tirania del integrismo espafiol
se lo vedaba).
Pero, al margen de prohibiciones y de convencio-
nalismos intransigentes del regimen colonial, Gener
tenia y queria enfocadamente, a Cuba y a Matanzas,
como patria suya, no s6lo como extension spiritual vo-
luntaria de la patria native, sino por razones y vinculos








diversos, aqui incorporados a su existencia; por absor-
ciones afectivas y climaticas (en conjunci6n ecoldgica,
como hoy se definen),(1) aqui surgidas, nutridas y ya
inseparables de su ser moral y fisico.
La residencia de Gener en Estados Unidos de Nor-
teamerica, en nada quebrant6 esos nexos por virtud de
los cuales se sentia y se consideraba cubano y matan-
cero genuine; pues, a todas horas, Cuba y Matanzas
eran objeto de sus inquietudes e ilusiones mis ardo-
rosas. En Cuba y en Matanzas, evidentemente, se ci-
fraba su anhelo civico y patri6tico maximo, luminosa-
mente comprendido y con admirable precision definido
por nuestro honorable Presidente doctor Santovenia:
el anhelo de crear, de animar y de fomentar el espiritu
pfiblico.(2)
Los medios de que se vali6 para realizar tan es-
forzada y ejemplar misi6n, fueron sus dialogos epis-
tolares con amigos predilectos: Domingo del Monte, en
primer lugar; Jos6 Maria Heredia, Saco. Lecciones no
menos precisas, en igual sentido de educaci6n civica y
patri6tica, constant en otros documents, casi todos
ineditos, de Tomas Gener, dirigidos a su hermano
Jose, al funesto Argiielles, al educador norteamericano
Mr. Dwight (de incalculable valor hist6rico, los dos
escritos filtimos, para conocer el horrible estado poli-
tico y moral de la Isla de Cuba al regreso de Gener a
Matanzas, en 1834); y un borrador de otra carta diri-
gida a don Tomas de Juara y Soler, sobre fomento de
la inmigraci6n blanca.




(1) V6ase mi studio Enseianzas political de la Ecologia, presentado al
Primer Congreso Nacional Cubano de Geografia, 1943.
(2) Tom&s Gener, creador del espiritu pdblico. Bevista de la Habana,
noviembre, 1942.
















Las preocupaciones y los esfuerzos moralizadores
de Gener. Influencias poderosas del Padre Varela,
en las nuevas actividades patri6ticas de Gener.-
Sus dilogos epistolares memorables, con Domingo
Del Monte, sobre las corrupciones gubernativas y
piblicas de la Isla.


El insigne Padre Varela, en el primer nimero de
su famoso peri6dico El Habanero, escribi6 sobre el
concept de Patria aplicado a Cuba, unos atinados
juicios que en aquellos dias (1824) debieron inquietar
y escandalizar enormemente a los elements integristas
de la Colonia. Sabido es que, de conformidad con el
dogma politico official espafiol, la patria de los cubanos
no podia ser ni se consentia que pudiese ser Cuba, sino
Espafia. El integrismo espafolista consideraba incon-
cuso el caprichoso aserto official de que tanto Cuba
como las demds posesiones espafiolas no eran otra cosa
que parties inseparables, provinciales"' del dominio y
del territorio espafol peninsular. Por consecuencia
obligada de ese convencionalismo absolutista, la patria
de los cubanos no era, pues, Cuba, sino Espafia.
Contra esa ficci6n, tan absurda como tirAnica, s61o
se protestaba, entonces, en el secret de algunas Logias
y en el sagrado muy rec6ndito de algunos hogares.
Y aun era usual, en pfiblico -por rutina y por irre-
flexi6n de los mfs, por indiferencia o por calculada
(1) No en vano, la loenci6n provincial equivale, etimol6gicamente, a fendo
pars el veneedor.









simulaci6n en los menos-, atribuir inica y genuina-
mente a Espafia la patronimia de Cuba. Tan corriente
se hizo esa obligada costumbre, que hasta incurrian en
ella (cuidadosos, tal vez, de no despertar sospechas de
infidencias entire las autoridades coloniales), buen nfi-
mero de los mis significados patricios de aquella
6poca: Arango y Parrefio, Jos6 de la Luz, Saco, Do-
mingo del Monte y hasta Jos6 Maria Heredia, no
obstante ser tenido, 6ste, como el verbo lirico del ideal
separatist.
El Padre Varela, mientras labor en Cuba al noble
servicio de preparar la emancipaci6n del pensamiento
cubano, incurri6 tambien en aquel desprop6sito. Pero
situado ya en Nueva York, convertido en separatist
cubano por efecto de "las dolorosas ensefanzas de la
political espafola, que le obligaron a cambiar el curso
de su vida,(1) cuid6 de sefalar cuiles debian ser el con-
cepto 16gico de patria y los deberes patri6ticos, no
s61o en relaci6n a los cubanos natives con fidelidad a
Cuba, sino a los nacidos fuera de ella, que voluntaria-
mente hubiesen elegido esta tierra por patria de
adopci6n.
Yo desearia -escribi6 el Padre Varela- que estos compa-
triotas tuviesen siempre por norma que en la Isla s61o deben dis-
tinguirse dos classes: los amigos de la prosperidad cubana con pre-
fereneia a todos los paises de la tierra, y los egoistas que s61o
tratan de hacer su negocio aunque se arruine la Isla; en una pala-
bra: patriots y especuladores, ya que el nacimiento no constitute
a nadie en una ni en otra clase.

La lectura de estos juicios del fervoroso iluminador
de la conciencia cubana contribuy6, de seguro, vigoro-
samente, a destruir cualquier duda o indecision que en
el fuero intimo de Gener pudiera quedar, sobre su de-
recho a sentirse tan cubano como los patriots aqui
(1) Varela y "El Habanero", por el Dr. Enrique Gay Calb6.









nacidos, y a consagrarse sin reserves al bien de la Isla
que habia adoptado libremente por patria, en especial
de su predilecta Matanzas donde habian despertado las
ansias progresistas y superativas de su espiritu.
Pienso que Gener acept6 con profunda gratitud el
titulo de patriota cubano que su amigo, compafero y
siempre venerado maestro en disciplines sentimentales
e ideol6gicas, le discernia en aquellos oportunos y re-
volucionarios concepts de El Habanero. Si otras ra-
zones morales o afectivas no inspiraban o abonaban su
cubania, la sola adjudicaci6n de la cualidad patri6-
tica que el P. Varela tan autorizadamente le asignaba,
hubiera bastado para que Gener contribuyera con re-
dobladas vehemencias a la cruzada de combatir las
iniquidades pfiblicas y privadas; las corrupciones gu-
bernativas, administrativas, sociales y de todo desorden
de la relajada colonia; misi6n dificil, expuesta a graves
riesgos, quijoteril, en buena parte, pero eminentemente
necesaria y patri6tica; la misma en que estaban empe-
fiados los mejores hijos de Cuba, dentro y fuera de la
Isla: la misi6n de despertar y de erguir la conciencia
ciudadana de este pais.
Siempre habia sido en Gener precepto rector de su
conduct, el efectuar todo el bien possible; pero esa
norma la erige, desde entonces, en consejo a sus amigos.
"Haga todo el bien que pueda", le dice a Domingo
del Monte, en una de las primeras cartas de intercam-
bio cultural y civico con aquel insigne escritor "el mis
real y fitil de su tiempo", segin Marti; el "que mis
honda influencia ejerei6 entire nosotros durante la pri-
mera mitad del siglo XIX",(> a juicio de Chac6n y
Calvo. Del Monte, en la Revista Bimestre, se ocup6 de
las poesias de Fernmndez Madrid. Con tal motivo,
Gener describe al articulista, y le dice:('2
(1) Nueva vida de Heredia, per el Dr. Jos6 MH Chae6n y Calvo.
(2) Fecha 7 de enero de 1832.










... doy a Vmd. la mAs cordial enhorabuena por las consideraciones
morales que ha insertado en su excelente articulo ... La moralidad
es el tema favorite de la civilizaei6n del dia, y la teela que Vmds.
deben tocar si quieren prolongar la palanea que ha de levantat
oportunamente lo que vemos y no quisieramos ver postrado.

Merecedora de ser transcrita integramente, es otra
carta a Del Monte, en la cual se enfocan las preocupa-
ciones de cubania mas intensas de Gener, contra los
latrocinios del foro y de la burocracia, y contra los
crimenes del trifico negrero :~'

Mi muy querido amigo: si los progress pecuniarios de la Re-
vista (Bimestre) correspondent A las esperanzas que Vmd. tenia
cuando me escribi6 su iltima de 14 del pasado en Matanzas, se
puede contar con su longevidad con tal que el celo y la cautela
de Vmds. no se afloje; y entonces no tendremos como desearle
sino que se aumente su eirculaci6n disminuyendo su preeio, como
dije en mi anterior. Me alegro que Badia haya dado sefiales de
vida, aunque no me ha contestado todavia; y excuse reflexiones
sobre esos malditos partidos que todavia deshonran a mi querido
pueblo de Matanzas; pero no las puedo omitir sobre algunas de
las cuestiones que Vmds. agitan o se proponen agitar en sus res-
pectivos circulos sociales, en su revista, y en la Sociedad Patri6-
tica de La Habana. Como su enumeraci6n es larga, se me pa-
recen a los mandamientos de la ley de Dios, que despuis de
prolongarse hasta diez, dan un salto atras y se resume en dos.
Denme much educaci6n primaria, y una indignaci6n general
contra todo acto de inmoralidad pfblica, especialmente contra los
latrocinios del foro y de los empleados, y todo lo demas se cae de
su propio peso.
La euesti6n de ese trafico de esclavos tan sostenido por la
complicidad o por la opinion de la mayor parte de la isla, (per-
vertida por la codicia suicide y la ignoraneia confiada), no bastara
agitarla demostrando su infamia y el abismo a que nos conduce;
nadie se cree deshonrado por un crime que todos o casi todos
cometen, ni se alarm o sobresalta por peligros que no ve porque
no quiere. Convendra sobre todo reclamar el cumplimiento de las
leyes que lo prohiben, y perseguir de todos modos a sus infrac-
(1) Carta de 11 de mayo de 1832.









stores y c6mplices. Yo desespero de ver la reform que deseo en
ciertos ramos de la opinion piiblica, mientras no la haya en la
administraci6n de justicia; y de 6sta desespero tambi6n, si una
constelaci6n de abogados honrados hijos del pais, instruidos, en-
tusiastas y patriots no la emprenden' on el ardor generoso que
ha conseguido tantas otras en otras parties. El ataque que nuestro
Saco ha dado a los horrorosos des6rdenes de nuestro foro, en su
memorial sobre las causes de la vaganeia en nuestra isla, es un
ejemplo que debe seguirse y reproducirse bajo todas las formas
posibles, sin hacer caso de las acusaciones de pelmazos, machacas
o majaderos que probablemente le dispararin, para distraerlo de
su noble objeto. Acuerdense Vmds. que cuando a Voltaire le
reconvino un amigo por sus ineesantes ataques contra los abusos
de la Iglesia, su respuesta fu lIAh mon amil c' est qu'hors de
l'Eglise point de salt.
Debo advertir tambi6n que en carta de un hacendado de Ma-
tanzas he visto que se trataba de reunir por suscripei6n un fondo
considerable para exonerar de sus libertos a esa isla; pero, a d6nde
los mandarin? No a Sto. Domingo, porque son demasiado obvious
los inconvenientes; y para mandarlos a Africa, como lo hacen estos
Estados-Unidos con los que quieren ir voluntariamente, seria pre-
ciso adquirir como ellos una propiedad territorial en aquella costa,
y prepararla previamente para recibir y proteger a dichos libertos;
porque si no se hiciese mas que echarlos a las playas africanas,
serial una atrocidad que nos haria execrables, y que seguramente
anticiparia en nuestra isla los mismos horrores que con esta media
se quieren evitar. Tal vez, s61o con dar publicidad a su intent
se compete una imprudencia grave, porque descubre un recelo o
miedo de part de los blancos que puede comprometer su segu-
ridad. Por estas razones y por otras muchas de que estarin
lenas las cabezas de Vmds. me parece que lo que mis urge es que
cese de hecho y absolutamente la introducci6n de negros, y que
el dinero que se quiere gastar en la deportaci6n y colonizaci6n de
los libertos, se gaste y much mis en promover la inmigraci6n y
colonizaci6n de blancos.
En la otra euesti6n de la cAreel, me deleita la honrada indig-
naci6n con que Vmd. la califica; pero disimule Vmd. mi mania
de hacerla defender tambi6n hasta cierto grado de la reform del
foro. Mientras no se extirpen las iniquidades del nuestro y la
venalidad de los empleados, aspiraremos en vano a las honras y
provechos de la verdadera civilizaci6n. Mucho pueden Vmds. hacer









por medio del influjo poderoso de su juventud y su merito, por
el de la Revista y por el de la Sociedad Patri6tica, reforzada
como Vmd. me dice con buena gente, y con mi amado Luz de Se-
cretario y el benem6rito Os6s de Censor; pero lo que mis me
alienta es la certeza de que ningin bien que Vmds. puedan haeer,
dejara de hacerse. Dios les d6 ocasiones favorables, y la felicidad
que les desean Guadalupe, Dn. FMlix, Leonardo, Pancho y (f)
TomAs Gener.

Contra los desmanes del foro, insisti6 asi, unos dias
mis tarde :'

... Y como va, acuchillar a la mala administraci6n de justiciat
Denle duro a esa peste social: en prosa y en verso, a golpe de
Revista y de toda clase de impresos licitos, en tertulias, en conver-
saciones privadas y de todos modos, empleen toda especie de armas
para combatirla; punzantes, cortantes o contundentes, la invectiva,
el sarcasmo, el vituperio director, el ridicule, la ironia, la satira,
todas son tiles si sirven para su exterminio; pero eso si, no exijan
la responsabilidad del foro s6lo, pidan tambi4n la de todos los
que hacen empefios, y la de todos los infames qu laman bobos a
los que no roban, y habilidad al fraude, al dolo, al latrocinio u
a la estafa; porque hasta que la opinion castigue estos delincuentes,
yo no espero nada de las leyes.

He aqui unos parrafos de otra carta, reveladores
de la cubania profunda de Gener. Waste se congratula
de que su gran amigo y confidence Domingo del Monte
hubiese contraido matrimonio con la sefiorita Rosa de
Aldama, y de que el recidn casado pase a ejercer la
abogacia a "ese pueblo de mi predilecci6n" (Ma-
tanzas). Y prosigue:
... No me hable Vmd. de empleos ni destinos pfblicos. La em-
pleomania es uno de los mayores obstAculos que se oponen a nuestra
regeneraci6n national; y hasta donde depend de mi, me he de
preservar de su contagio. Ademis, yo deseo ardientemente que
mis conciudadanos pierdan la mafia fatal de esperarlo todo del
Gobierno. Por que no han de promover y ejecutar ellos mismos
todo lo que pueden y les interest, si las leyes no se lo impident
(1) Carta de 15 de junio de 1832.









Si se habituasen a servirse a si mismos conjuntamente, en vez de
esperar que la Autoridad piblica les sirva o desirva, serian mis
inquisitivos, discntirian, y la investigaci6n y discusi6n constant
de su interns social, harian prodigies. En ese sistema de coope-
raci6n mutua, se descubren y desarrollan capacidades que quedan
ocultas o inertes en el actual; se contrae la costumbre de las ocu-
paciones tiles y se desdefan las frivolas; se aumenta el nfimero
de buenos ciudadanos, y se mejoran los que lo son. Asi pues es
como deseo servir a mi patria, como un buen ciudadano y contri-
buyendo a que otros lo sean. Cuando los buenos ciudadanos
abunden, los funcionarios piblicos no serin sino lo y los que
deben ser.

Domingo del Monte, a su vez, comunica sus inquie-
tudes patri6ticas, al "vocero de la colonia cubana que
se refugia en Nueva York". () En carta de 4 de junio
de 1834, una de las mis en6rgicas y formidable que
pueden leerse en el Centdn epistolario, para conocer
las iniquidades del regimen colonial, Del Monte hace
a Gener una descripci6n dantesca del estado ignomi-
nioso a que esti reducida Cuba, y expone a su gran
amigo la humillante y desesperada situaci6n, en que el
mismo Del Monte y demis j6venes patriots quedaron,
por haberseles destituido gubernativamente la Aca-
demia Cubana de Literatura. Gener corresponde al
contenido de la carta referida; le expresa su disgusto
contra las maquinaciones anticubanas de O'Gavan y
demis compinches de Tac6n en el asunto de la Aca-
demia destituida; y le dice :(

Sepa Vmd. que nada me ha parecido mejor que el noble pro-
p6sito con que iba Vmd. a entrar en su important y distinguida
carrera de abogado, como nada me ha pareeido mis deplorable que
el error de algunos honrados amigos nuestros que no quieren
ejercer la profesi6n porque dicen que el foro de esa isla esta
muy corrompido. Ad6nde iriamos a parar si el santuario de

(1) Asi ealifica Jose Antonio Fernindez de Castro, a Gener, en Medio
Siglo de Historia Colonial.
(2) Carta de 18 de junio de 1834.









la justicia fuese propiedad exclusive de los picaros? Del hecho de
haber entrado en 6l muchos de esta clase, no se infiere que deben
echarse afuera los hombres de bien, sino la obligaci6n que tienen
estos de no consentir a aqu6llos, o de impedir que hagan dafio,
o de perseguirlos y castigarlos si no lo pueden impedir. Si no
hubiese lobos, &quB necesidad habria de perros, para guardar los
rebafios? & Cuando son mas necesarios los abogados honrados, sino
cuando los picaros abundan? De esta consideraci6n dimana prin-
cipalmente mi resoluei6n de dedicar a esta carrera a mi hijo pri-
mog6nito, a pesar del riesgo a que lo expongo de ser contagiado
o escarnecido.

En parang6n con inmoralidades parecidas de M&-
xico, y con la indiferencia de los elements ilustrados
del pais frente a dichos abuses, Gener conmina asi a
Del Monte: ')

Vmd. ve, mi buen amigo, que esta carta de Jose M' Heredia, no
es mal apendice a la que Vmd. me escribi6 con fecha de 24 del
que acaba. En el desgraciado pais en que 6l habitat, se habla de
la iniquidad de los corruptores, como si los corrompidos no tu-
viesen ninguna complicidad, y esta adulaci6n al gran nfimero, ha
dado el golpe de gracia a su conciencia o moralidad. Guard6monos
pues de imitarlos: gritemos, luchemos de muerte, si es menester,
contra los viles corruptores de nuestros conciudadanos; pero si
estos son corrompidos, no extingamos su vergiienza o aletargue-
mos su sentido moral transfiriendo su responsabilidad a sus corrup-
tores. Cada palo que aguante su vela. Arda la indignaci6n
piublica contra la iniquidad del que haya corrompido o corrompa,
pero no se disimule la debilidad o el crime del corrompido. Incul-
quemos siempre que no podemos ser libres y felices, sino a pro-
porci6n de lo que seamos industriosos y morales. Y aunque yo no
soy Hrcules ni tengo clava, tengo una voluntad tan antigua como
decidida a hacer todo lo que pueda en beneficio de esa isla. Esa
voluntad es la que ofreee a Vmd. y a sus dignos colaboradores su
sincere amigo. Thomas Gener.

Es innecesario ponderar la sugesti6n estimulante
que los anteriores concepts fundamentahnente pa-
tri6ticos habrian de ejercer en el animo del grupo es-
(1) Carta de 30 de junio de 1834.








cogido que Del Monte presidia, en La Habana y
Matanzas. Las normas civicas que Gener recomen-
daba a Del Monte y que 6ste hacia objeto de inmediatas
conversaciones entire sus amigos de la Revista Bi-
mestre y de la Sociedad Patri6tica, impulsaron sin
duda las protests y las rebeldias de aquel nfcleo se-
lecto de precursores, al cual se debe la difusi6n de los
mis esenciales principios de la conciencia cubana.
Muchas de aquellas normas civicas recomendadas
por Gener surgian de sus bondades de alma y de ca-
ricter, y, por encima de todo, de su intense amor a
Cuba, substancia ya de su propio espiritu; no pocas, las
aprendi6 en duro contact y en contrastes sucesivos que
le toc6 vivir en la convulsa y esclavizada ex-metr6poli
y despubs en la libre, pujante, espl6ndida y democri-
tica Norte America. Sus relaciones con personajes so-
bresalientes de la cultural y de la political norteameri-
cana y continental; y su pasi6n constant autodidacta,
que le hacian concurrente asiduo a las mejores biblio-
tecas y lector insaciable, refinaron tambi6n las cua-
lidades intelectuales y civicas de TomAs Gener, y lo
convirtieron en dignisimo par de los insignes patricios
cubanos que realizaron: la obra ingente, al parecer mi-
lagrosa, de despertar e iluminar la conciencia piblica
*y national cubana.
Fueran cuales fuesen los errors, los desprop6sitos,
las contradicciones aparentes en que incurrieran
aquellos patricios memorables, just es recenocer el
valor incalculable, trascendentalisimo, que su dificil y
entonces heroico esfuerzo tuvo y proyect6 sobre Cuba.
El investigator imparcial debe reconocerlo asi; y hasta
confesar honradamente, sin el menor asomo de inten-
ci6n maliciosa, que aun hoy dia se derivan bien opor-
tunas y virtuales ensefianzas, de las recomendaciones
patri6ticas emitidas por aquellos inolvidables y glo-
riosos precursores.
















Gener rechaza el indulto condicional, pero acepta
la amnistia sin restricciones. Los Estados Unidos
le despiden con grandes elogios y homenajes. -
La Universidad de Columbia le confiere el grado
honorifico de Doctor en Leyes. Matanzas le
recibe apote6sicamente.


Diversas tentativas se hicieron en Espafia y en
Cuba, para que el Gobierno de Madrid amnistiara de-
bidamente a los Diputados constitucionalistas de 1823.
Mientras rein6 Fernando VII, initiles resultaron esas
gestiones, pues aquel monarca jams quiso transigir
con que se perdonara a los votantes de su destituci6n
en Sevilla, ni a los tres components de la Regencia que
alli le suplant6 de modo tan civico para los primeros,
como humillante para el depuesto. Maria Cristina,
durante la peniltima enfermedad del Rey, dict6
una amnistia bastante amplia pero de sus beneficios
fueron exceptuados, segin rezaba el decreto, "los que
tuvieron la desgracia de votar la destituci6n del Rey
en Sevilla y los que hubiesen acaudillado fuerza ar-
mada contra su Soberano".
A pesar de que en la hist6rica sesi6n de Cortes
presidida por Gener result destituido Fernando por
inmensa mayoria, fueron bastantes los Diputados que
carentes de escripulos y de espiritu de sacrificio, o
deseosos de regresar a' Espafia, obtuvieron el perd6n
real a cambio de declarar que ellos no dieron su voto









contra el monarca. Don Andr6s de Arango y Niiez
del Castillo, cubano que mas tarde represent tambien
a Cuba en Cortes y luego en el Senado espafiol, su-
giri6 a don Jose Gener, hermano de don Tomis, la
conveniencia de que 6ste le autorizara para solicitar
su indulto. Pero la reacci6n que en la integridad
moral y civil de Gener produjo el amistoso prop6sito
del Senador Arango, la concrete en la siguiente mag-
nifica carta, dirigida desde Nueva York a su dicho
hermano, con fecha 23 de febrero de 1833:

He visto con el interns que debo la copia que me has man-
dado, de lo que dice el Sr. Dn. Andres Arango a su hermano
el Sr. Dn. Jos6, en carta de 26 de octubre, de Madrid; pero no
puedo aprovecharme de su buena voluntad, mientras no sepa el
medio que piensa emplear para conseguir su objeto. Ni mis com-
pafieros ni yo somos capaces de negar que votamos la deposici6n
temporal del rey, ni de pedir perd6n de haber cumplido con aquel
deber, ni de consentir que nadie haga en nuestro nombre declara-
ciones o aetos que no queremos hacer personalmente. Ahora bien,
si mi amigo no puede decir que nosotros no dimos aquel voto, o
que estamos arrepentidos de haberlo dado, jen que fundara la
solicitud de nuestra rehabilitaei6n? Yo no lo s6, y mientras lo
ignore no puedo aprobarlo ni darle earta blanca, porque en punto
a conciencia political, cada cual tiene la suya; y porque en este
asunto no s6lo mi honor tiene el mis grave interns, sino tambi6n
la naci6n en general y la provincia que me honr6 con su con-
fianza en particular. Asi 6sta como aquilla volveran a tener
algin dia gobierno representative, y entonees no sera indiferente
para ellas la memorial de sus filtimos representantes que prefi-
rieron sn deber a su vida cuando dieron aquel memorable voto,
y despuis el destierro y la miseria antes que retractarlo. La ocasi6n
o el conflict en qne lo dimos, ni la inventamos ni la provocamos;
obra exelusiva fu6 del Rey y de los enemigos del honor y de la
libertad national, que lejos de tener derecho a quejarse de sus
legitimas consecuencias, han debido agradecernos siempre la pre-
fereneia que dimos a las mis moderadas: y vendriamos ahora
a renegar o maldecir el deber que entonees eumplimos y a impu-
tarnos el delito ajeno? Nunca haran ese ultraje al patriotism
y a la virtud, los diputados de La Habana.








Nuestro amigo Arango, movido de su buen deseo, eita ejemplos
para persuadirnos; pero ademas que Ferrer no ha sido indultado
ahora, sino que hay mis de dos afios que lo esta, y que por cartas
mis recientes que la suya me consta que ni Alava ni Bauza
se han movido de sus respectivos refugios, 1 qu6 probaria el ejemplo
de estos tres diputados solicitando o admitiendo un indulto par-
ticular, contra el de los demis que no lo hicieron? Noventa y
cuatro fuimos los que votamos aquella media de necesidad en
que han fundado nuestra proscripci6n; no coneibo pues e6mo mi
amigo ha podido career que el ejemplo de tres o cuatro era mis
persuasive que el de 90, o que hubiera mis honor en seguir el
ejemplo de aquellos, que el de Astos. Lo que si concibo es el buen
deseo y el interns amistoso de que dimana su propuesta, que aunque
no podemos admitirla mientras no venga con los requisitos que
le faltan, empefio sin embargo la gratitud de mis compaferos tan
tiernamente como la mia; y asi podrAs asegurArselo al Sr. Dn. Jos6
su hermano o a la sefiora Marquesa, en respuesta de sus comuni-
caeiones, que tambien agradecemos. Y por cuanto a mi amigo
Pizarro, con fecha de 21 de enero me escribi6 de La Habana algo
que tiene relaci6n con este asunto y que se iba a pasar cuatro meses
entire Matanzas y el triangulo, deseo que para su gobierno le leas
tambien esta contestaci6n.

Gener escribi6 la anterior carta (el borrador de la
cual se encuentra en la Biblioteca de la Sociedad Eco-
n6mica de Amigos del Pais de La Habana), en nombre
propio y con anuencia de sus dos ilustres compaieros
de proscripci6n. El Padre Varela, ocho afios antes,
se express en terminos analogos, desde las pfginas del
tercer nfmero de El Habanero. Y Santos SuArez
mantuvo siempre igual actitud. Ninguno de los, tres
Diputados proscriptos hubiera vuelto a Cuba, por con-
siguiente, si para efectuarlo se les hubiese puesto con-
diciones. La autorizaci6n decorosa advino meses des-
pues, durante la Regencia de Maria Cristina a nombre
de su hija Isabel II. Entonces fu6 ampliada la am-
nistia de 1832, incluyendo a los excluidos anterior-
mente. Y s6lo entonces decidi6 Gener su regreso a
Cuba. El Padre Varela y Santos SuArez no quisieron









moverse de Nueva York; al servicio de sus feligreses
cat6licos, el primero, y al cuidado de la gerencia de la
Casa Harmony y de la educaci6n de Benigno Gener,
el segundo.
La noticia del inmediato regreso de Gener a Cuba
moviliz6 sus extensas relaciones en Norteambrica. En
Nueva York y Filadelfia se le tributaron numerosas
pruebas de las grandes simpatias y de los generals
respetos que se granje6 durante los trece afios de su
permanencia en Estados Unidos. El Claustro de la
Universidad de Columbia le confiri6 espontineamente
el grado honorifico de Doctor en Leyes. Las mis im-
portantes publicaciones neoyorkinas dedicaron entu-
siastas elogios al civico Presidente de las Cortes espa-
fiolas de 1823, por la excelencia de sus virtudes, por
la austeridad de su conduct y por la exquisite de su
trato.

Pocas personas hemos conoeido -declar6 The New York Daily
Advertiser-(') que posean una instrucci6n mis vasta de los ne-
gocios politicos de Europa, ni ideas mis sanas acerca de los prin-
cipios liberals de su Gobierno national.

The New-York American,(2) en largo articulo, hizo
constar que Gener

... vino como un desterrado, vivi6 entire nosotros como un esti-
mable amigo, y hoy que la condici6n political de su patria le
permit volver a la Isla de Cuba, con la rehabilitaei6n de sus
derechos y un nombre sin mancilla, deja tras de si la memorial
de los muchos beneficios que ha dispensado, amigos que no le
olvidarin y una reputaci6n purisima de probidad, de honor y de
sabiduria. Nos eongratulamos de que el Colegio de Columbia haya
afiadido el nombre de Gener a la list, no muy larga por eierto,
pero honorifica y seleeta, de los individuos que hasta aqui han
reeibido grades honorarios de este Instituto.
(1) Cita de Vidal Morales, Eabozo referido.
(2) Idem.








Un grupo escogido de representantes de institu-
ciones culturales y comerciales quiso ofrecerle un gran
convite de despedida; pero Gener decline la invitaei6n,
por medio de una final carta lena de exquisitos con-
ceptos, entire los cuales brillan los siguientes:
... quizas la deuda de mis traseendeneia que he contraido en este
pais consiste en las lecciones y buenos ejemplos que me han dado.
SY que recuerdo me queda para neutralizar tantas deudast No me
ocurre otro que el de aprovechar todas las ocasiones que se me
presented de servir honradamente a mis referidos aereedores y el
de rogar a Dios constantemente por la prosperidad y por la con-
servaei6n de todas las garantias sociales en que se apoya el orden
piiblico y la prosperidad y la libertad de los individuos: es decir,
por la conservaci6n de sus admirables instituciones con aquella
perfecci6n que desespera a los d6spotas y que es la estrella polar
de los amigos de los pueblos.

El regreso de Tomas Gener a Matanzas pudo cali-
ficarse de apote6sico; pues segin consta en informa-
ci6n de La Aurora de aquella ciudad y de otros diaries
de La Habana, asi como en cartas de don Jose de la
Luz y Domingo del Monte, se anunci6 con salvas de
artilleria, y al son de una banda military; y todo el
pueblo yumurino, con el Gobernador a su frente, desa-
fiando una fuerte luvia, se agolp6 a la bahia, el 22
de octubre de 1834, para recibir con las muestras de
la satisfacci6n mis jubilosa y acompafiar, hasta su casa,
"al benembrito ciudadano, al amigo mis ardiente de
Matanzas". Gener, con su abnegada esposa y sus hijos,
lleg6 en el bergantin Rapid.
A los tres dias de su regreso, numerosos amigos y
compatriotas le dedicaron un suntuoso baile en los
salones de la Sociedad Filarm6nica, en homenaje de
amor y gratitud. Las principles families de Matan-
zas recibieron en esa fiesta a Gener, su esposa y sus
hijos, en compafia del Gobernador, brigadier Noriega,







73

y les colmaron de atenciones. El baile fu6 amenizado
con la Banda de M-isica del Regimiento de NApoles y
dur6 hasta las cuatro de la madrugada.
A los pocos dias, Gener vino a La Habana, Jose
de la Luz Caballero, en carta a Saco (proscripto ya
por Tac6n), con fecha 31 de octubre, le informaba de
esa visit, diciendole:

Nuestro Gener lleg6 a Matanzas con pompa y majestad, el 22
por la noehe. Me ha contado Domingo que fu6 un verdadero
triunfo, con misica y atabales y agolpado todo el pueblo sufriendo
un aguacero fuerte. Viene aqui dentro de pocos dias a ver a
los amigos y a presentarse al General, el que parece que lo aten-
dera, pues creyendo que venia en el vapor de antes de ayer le
dirigi6 un recado muy politico con su ayudante. Me ha dicho
Domingo que viene muy templado por reforms y que tratan de
hacerlo Alcalde de Matanzas para el afo pr6ximo. Mucho bien
puede hacernos este atleta, porque estando tan unido con nos-
otros, podra proponer, respaldado en su espafiolismo y en sus
patacones y popularidad; mil cosas que en nuestra boca semper
sapiunt haeresim.

















Su visit sensacional a La Habana. Tres dias de
agasajos abrumadores. Banquete con brindis sub-
versivos. Simulada indiferencia de Tac6n por
aquellos discursos. Franca oposici6n de Gener
contra el despotismo y las corrupciones coloniales.



La venida de Gener a La Habana constituy6 tam-
biWn un sensacional acontecimiento. El general Tac6n
le ofreci6 un banquet en Palacio. El conde de la Reu-
ni6n de Cuba le dedic6 igual obsequio. Y numerosos
amigos de Gener se congregaron el tercer dia en la
Quinta Tivoli, antigua de Chivez, para testimoniarle
"las efusiones mas tiernas de su gratitud, del alto con-
cepto en que le tenian y de las lisonjeras esperanzas
que en bien de la patria concebian de su deseada vuelta
a esta tierra que le adopt por hijo".()
Por la calidad y renombre de los comensales, por
la significaci6n cubanisima de muchos de ellos, y por
las atrevidas aunque discretas alusiones que alli se hi-
cieron, en especial a la ausencia forzosa y muy lamen-
table de Saco, aquella fiesta pudo ser motive para
que algunos de los oradores fueran objeto de una me-
dida semejante o quizi mfs lastimosa de la tomada
anteriormente contra el insigne bayames.
La descripci6n de tan sensacional banq ete la hizo
Domingo Del Monte al editor de La A :ora de Ma-
(1) Carta de Domingo del Monte a La Aurora di Yaltaeas, 19 de no-
viembre de 1834.









tansas, en forma de carta, atribuida a Un suscriptor, y
publicada el 19 de noviembre. Por ella se sabe que pre-
sidieron el convite don Jos6 de la Luz Caballero y don
Bias Osis, de la Sociedad Patri6tica; y entire los asis-
tentes se contaron sujetos tan notables por su clase,
su patriotism y su talent, como los sefiores Rafael
O'Farrill, Ignacio Herrera, Nicolas de Cardenas, Fran-
cisco Guerra Bethencourt, don Felipe Poey, Domingo
del Monte; y el venerable ciego que tan claro veia
patri6ticamente, y con tan ardorosa elocuencia ha-
blaba: don Nicolas Manuel de Escovedo.
Despertaron profundo interns algunos brindis, sobre
todo el discurso de Escovedo, y el de gracias, del ilustre
festejado. El cronista de La Aurora, sintetiza asi lo
dicho por Gener:

... luchando en energia de estilo y severidad de elocuencia con el
Homero del banquet, manifest una emoci6n tan fuerte, tan pro-
fundamente sentida de gratitud, de placer purisimo, de entusiasmo
por la causa santisima de los pueblos; y todo esto acompafiado con
una peroraci6n tan amable, que hacia resplandecer mns su hermosa
y pr6cera presencia, que a todos, cuando concluy6, arranc6 aplausos
sin fin, y ligrimas de la mis cordial y desinteresada ternura.

No menos interesantes y significativas fueron estos
otros pirrafos de la informaci6n de Del Monte a La
Aurora:

En seguida se propusieron various y repetidos brindis en honor
del festejado, de sus compaieros de procura y proscripci6n don
Felix Varela y don Leonardo Santos SuArez, de algunos personajes
politicos de la Naci6n, como los Sres. Argiielles y Calatrava, y
por la buena memorial de los jefes e individuos que se esforzaron
en promover durante su vida el bien de esta Isla, como fueron los
Excmos. Sres. don Luis de las Casas, don Juan Josg Diaz de Es-
pada y Landa, don Alejandro Ramirez (de grato recuerdo siempre
para los habaneros), y de otros. Entre la generalidad de todos
estos brindis posteriores, los que mis llamaron la atenci6n fueron
el que propuso el Sr. Guerra Bethencourt con la sazonada pul-








eritud de su estilo en honra del Sr. Varela "var6n verdaderamente
apost6lico, dijo, que ha sabido unir en su alma la religion y la
libertad", y el Sr. Eseovedo por el Excmo. Sr. don Francisco
Arango, en que sent muy bien a todos la expresi6n carifosa y
familiar con que denomin6 el proponents a tan respectable patriot;
no agradando menos la delicada reticencia con que call el nombre
de otro patriot insigne,(1) por quien brindaron todos a porfia...

Del escrito de Del Monte a La Aurora y de una
referencia que Vidal Morales obtuvo de don Esteban
Moris,(2) se infiere que Tac6n fu6 informado del cariz
subversive del banquet; aun cuando el Capitan Ge-
neral opt6 por guardar prudent actitud, para evitar
posibles complicaciones y tambi6n en simulaci6n de
transigencia con el liberalism, entonces otra vez de
turno en el Gobierno de la taimada metr6poli.
Es de advertir que las reciprocas atenciones cam-
biadas entire Tac6n y Gener, con motive del regreso
de 6ste a Cuba, no tuvieron otro valor que el de sim-
ples convencionalismos protocolares (pudiera decirse),
dado el caricter representative de ambos personajes.
Pues Tac6n bien podia estar al corriente de los des-
encantos de Gener respect a la monarquia y a la in-
transigencia espaiola; y, al segundo, ninguna con-
fianza podia inspirarle el desp6tico y arbitrario pros-
criptor de Saco.
Si cupiese alguna duda sobre lo anterior, serian
bastantes, para desvanecerla, los textos de unas eartas
confidenciales que a los pocos dias de regresado a la
Isla escribi6 Gener, respectivamente, a sus amigos don
Agustin Argiielles y al ilustre pedagogo norteam#rit-
cano Mr. Teodoro Dwight, pintandoles con vigo.raos
trazos de aguafuerte la horrible situaci6n= polftico-
moral de Cuba en aquellos dias. Con ligerasviariantes

(1) Alusi6n a Jos6 Antonio Saeo.
(2) Nota unida al Esboso referido.









de lengueje, y excluyendo de la primer datos esta-
disticos de la poblaci6n escolar, he aqui los mas agudos
informes de aquellas confidencias:

Matanzas, 3 de diciembre de 1835.
... Voy ahora a hablar a Vmd. reservadamente de la situaei6n
political en que la he hallado (a Cuba). Su espiritu pfiblico es
positivamente liberal, pero tan encogido o tan cauto que mas pareee
una tendeneia que un hecho confirmado. Su Gob.O es un despo-
tismo military sin ilustraci6n ni templanza; y como lueve sobre
mojado, se puede atribuir a esta causa aquella tibieza o circuns-
pecci6n. Ya se ve except los consuelos de la esperanza y sim-
patia. IQu6 les import a los Cubanos que las leyes fundamen-
tales de la Monarquia se hayan restableeido en la Peninsula,
segiin dicen, si para ellos no hay ain garantias sociales ni otros
sentimientos licitos q.0 los que inspira el terror! S61o la juventud
ilustrada es decidida y ardiente, pero se malogra casi todo el fruto
que se podria sacar de ella, por la tActica que tienen todos los
que viven de abusos, de calumniarla y haeerla pasar por insur-
gente, cuando no pueden conseguir su complicidad o su silencio.
Se horrorizaria Vmd. si viese de cuantos robos e infamias es
capaz la lealtad, en este pais... pero, ide qu6 no se horrorizaria
Vmd. si nos hiciese una visit! La corrupci6n espantosa del foro,
la relajaci6n del clero, la escasez general de probidad y patrio-
tismo, la desvergiienza del lenguaje y de las costumbres tanto
en el campo como en las ciudades, todas las otras plagas con
que la naturaleza castiga a los poseedores y traficantes de eselavos,
incluso el riesgo inminente de que 6stos se sobrepongan a sus amos
a fuerza de aumentarse su nlmero con la continuaci6n escandalosa
del trafico a la costa de Africa, todo esto si Vmd. lo viese, pondria
a nueva prueba ese valor civieo que Vmd. ha hecho brillar en
tantas ocasiones.
Por desgracia, la mayor parte de nuestros hacendados y los
demas que se interesan en la continuaci6n de este infame trafico,
no quieren verlo sino bajo de este aspect: "mis negros significant
mis aziicar y cafe"; sin advertir que es mis obvio todavia que mis
riesgos, mAs corrupci6n y mis desgracias para los blancos, espe-
cialmente ahora que los ingleses estin emancipando con tanto tes6n
y sacrificios los eselavos que tenian en las Antillas que nos rodean.
Para debilitar esta verdad le dirin a Vmd. que el nim.o de nuestra









gente de color apenas excede al de blancos, segln el filt. censo de
esta isla; pero Vmd. cuente que el censo es un trampatojo, y la
poblaci6n que nos atribuye, una falsedad. Esta isla pasa de un
mill6n de almas, aunque el censo no le supone sino 730 mil,.y
tenga Vmd. entendido que la diferencia entire mi nfmero y el del
censo, es el exponente de los esclavos que tenemos, ademis de los
que suenan. El temor de que esta clase de propiedad viniese a
ser base de alg.a capitaci6n, indujo a los propietarios a embozarla
en los censos desde tiempos muy remotos; y si Vmd. consider que
el motive de esta ocultac." es much mis fuerte desde el afio 1819
en que la importaci6n de eselavos ces6 de ser legal, no extrafiara q.*
la informalidad y el fraude del censo sean de tanto tamafio y
tengan tantos c6mplices.
En este estado de cosas me parece claro que s61o la pronta
importaci6n de blancos puede impedir el progress de la inmora-
lidad y la catastrofe a que nos conduce la de negros. Pero si no
eesa esta previamente, cuente Vmd. que la otra es impossible, porq.*
habi6ndose convertido en necesidad el hAbito de ultrajar a los
siervos q.O tienen sus poseedores, es indudable que mientras se
consigan negros, ninguna preferira los jornaleros blancos, porque
con 6stos hay que guardar consideraciones, y con los otros ninguna.
Es pues indispensable, urgentisimo cortar de raiz el trifico ne-
fando de la costa de Africa, declarAndolo pirateria...














XII


Gener reanuda sus actividades civicas, en Ma-
tanzas.-Inaugura la Biblioteca P6blica de la
Ciudad. Difunde y defiende los anhelos esenciales
m&s urgentes del patriotism cubano. Grave en-
fermedad de la que convalece. Accidente fatal. -
Consternaci6n por su deceso. Comprobaci6n in-
dudable de su profunda Cubania.



Reincorporado Gener a su predilecta Matanzas, y
apenas en ejercicio director, nuevamente, de la admi-
nistraci6n de sus bienes, se entreg6 con ahinco a se-
cundar las excelentes actividades que en el seno de la
Diputaci6n Patri6tica mantenian sus mejores amigos
liberals, quienes de moment le encargaron la inspec-
ci6n de las Escuelas gratuitas y poco despues, al
renovarse la Directiva, le eligieron Presidente de la
Diputaci6n, pasando a la Secretaria Domingo del
Monte.
Contaba entonces Gener poco mAs de cuarenta y
siete afios de edad; en la mejor 6poca, por tanto, de su
vida; en sazonada maduraci6n de su caricter. El his-
toriador Guiteras, en carta dirigida a Vidal Morales
desde Filadelfia (marzo de 1891),(" traz6 de Gener la
siguiente semblanza:
... Se reflejaban en su persona las bellas dotes de su alma.
El retrato que sale ahora al puiblico por primer vez en la inte-
resante obra Cuba y sus Jueces, de Raimundo Cabrera, saeado de

(1) Esbozo referido.









una buena miniature hecha en los afios del destierro en Nueva
York, es muy exacto y a 61 hay que afiadir la alta estatura, la
sana robustez y el continent grave y reposado.

Vidal Morales complete la pintura, con estos rasgos:
... era de gallardo y apuesto continent, de pr6cera preseneia,
como dice Del Monte; en su rostro lampifio, de sonrosado color,
brillaban unos ojos grandes de un azul oscuro con visos verdosos,
vivos e inteligentes. Sus cabellos ya encanecidos eran abundantes
y rizados, y su aspect extraordinariamente atractivo, dulce,
simpitico.

Gracias a Gener, fu6 possible instalar la Biblioteca
PTiblica que desde 1827 estaba en proyecto, y consti-
tuye al present uno de los blasones mas legitimos de
que noblemente se enorgullecen la Atenas de Cuba y la
Cultura Cubana. En 10 de febrero de 1835 fu6 inau-
gurada la Biblioteca, con este sencillo pero alentador
y adecuado discurso de Gener:
Sefiores: Las bibliotecas piblicas tienen el double eardcter de
agents y exponentes de la civilizaci6n de los pueblos a que per-
tenecen; y como al de Matanzas le faltaba uno de estos exponentes
y agents, debemos congratularnos de haberlo conseguido, si no
grande por el nimero de sus volimenes, muy recomendable al
menos por lo escogido de sus obras. La calidad import mas que
la eantidad, en estas materials; y ademis, ~qu6 biblioteca pfiblica
de las que son grandes hoy no fue pequefia cuando naci6 Yo he
visto crecer algunas ripidamente, menos por adquisiciones hechas
por sus propios fondos, que por las donaciones y legados de los
ciudadanos. Y que: 1 lo que ha hecho el patriotism en otras parties,
no podiamos esperarlo de nuestros compatriotas? Sea ruin el que
por ruin se tenga, pero nosotros no podemos renuneiar a la es-
peranza de ver crecer esta biblioteca, por la generosidad y por
el interns bien entendido de los matanceros y de otros bienhechores;
ni a la dulee satisfacci6n de ver preferidos la utilidad y los pla-
ceres inteleetuales con que brinda, a la ruina y degradaci6n a
que conducen comiinmente los juegos de interns pecnniario y
otros pasatiempos tan pernieiosos como ellos. Yo no concibo sino








un caso en que este estableeimiento pueda ser motive de disgusto
en vez de serlo de alegria, esto es, aqu4l en que la inconsidera-
ci6n popular fuese tal que dejando desierta o muy poeo con-
currida la biblioteca, diese lugar a que se nos dijese: o compren
lectures, o vendan sus libros; pero como estoy seguro que mi
patria adoptive no incurrira en nota tan vergonzosa, no puedo
menos de repetir con toda mi alma: i congratul6monos, sefores, por
la instalaci6n y apertura de nuestra biblioteca pfiblica!

Tombs Gener seguia, ademAs, preocupandose impa-
cientemente por los anhelos mas esenciales y mas ur-
gentes, en su opinion, del patriotism cubano: la ne-
cesidad de que fuese prohibido, en absolute, el infame
negocio de la Trata, para lo cual insistia en pedir que
aquel inhuman comercio se persiguiera como pirateria.
El fomento sistematizado de la inmigraci6n blanca.
Y la reorganizaci6n de las Diputaciones coloniales, al
modo como las que Inglaterra estableci6 en Jamaica y
demis Antillas britanicas, o una organizaci6n political
como la aut6noma del Canada.
Excitaciones emotivas para que redoblen sus ges-
tiones cerca del Gobierno de Madrid y de los Procura-
dores de Cortes, describe a Saco, a don Andrrs de
Arango y a don Tomas de Juara. Para no ampliar
desmesuradamente estas paginas, omitiremos la copia
de aquellas y de otras cartas de Gener demostrativas
(en opinion de Jos6 Antonio FernAndez de Castro ex-
puestas en su interesantisima obra Medio Siglo de His-
toria Colonial), de que entire Gener, Saco, Varela y
Del Monte existia identidad de criteria sobre las aspi-
raciones bAsicas de la cubania prActica, aspiraciones
defendidas y reclamadas con insistencia por Gener, y
parte mas saliente, a la vez, del ideario y de las cam-
pafias political de Saco y de cada uno de sus insignes
compafieros.
Pero de aquellas cartas; del Epistolario voluminoso
de Gener (que he tenido la satisfacci6n y la suerte de








reunir en copias directs de los originales dispersos);
asi como de otros documents dejados por Gener, no
s6lo aparece esclarecida la evoluci6n que en la cul-
tura y en la conciencia de 6ste fu6 operbndose, a travys
de las experiencias y vicisitudes sucesivas de su noble
vida, desde el hispanismo ingenuo hasta la cubania
franca; sino proyectadas tambi6n, con vigoroso relieve,
algunas de las decepciones que con mayor fuerza con-
tribuyeron a desarrollar en 61 su evoluci6n political y
patri6tica: por ejemplo: cuando reconoce las ventajas
del republicanismo democritico, sobre las desp6ticas
monarquias ; ) cuando descubre la falacia del argu-
mento integrista (esgrimido reiteradamente por Ar-
giielles), segin el cual debia privarse de toda conce-
si6n auton6mica y de todo progress de libertad a las
posesiones ultramarinas, porque las concesiones en este
sentido conducen a la independencia.(')
Por efecto de los cambios a que su naturaleza fisica
tuvo que someterse, al dejar el clima neoyorkino; y
en gran parte, quizi, por las fuertes emociones que le
agitaron y conmovieron desde su vuelta a Matanzas y
en visit a La Habana, Gener sufri6 durante los meses
de mayo y junio de 1833, una grave enfermedad de la
cual se repuso, sin embargo, con gran content de sus
intimos. Cartas carifiosas de Jos6 de la Luz, Del Monte,
Saco, Varela, Escovedo, Guiteras, Arango y otros, ha-
blarAn perdurablemente de la alegria que su restable-
cimiento produjo, del extraordinario y profundo afecto
en que Gener era tenido como verdadero compatriota
por tan insignes compafieros.
Para convalecer de su enfermedad, se traslad6 con
la esposa e hijos a una finca del Valle del Yumuri,
(1) Borrador aut6grafo de unas objeciones probablemente contra el
libro de La Sagra; y carta a Heredia, 5 de octubre de 1929.
(2) En su fltima carta a Saco.








de donde iba frecuentemente a Matanzas, en carruaje.
Pero, joh fatalidad!:
... Viniendo un dia del mes de agosto por una de las estrechas
calls de la poblaci6n, hubo su vehiculo de tropezar con una
carreta de campo que a la saz6n iba en direcci6n encontrada,
con tan mala suerte que nuestro esclarecido patricio, al volcarse
aqu6l, experiment la fracture de un tobillo, haci6ndose una gran
herida, a consecuencia de la cual le sobrevino el t6tano y falleci6 a
los nueve dias de este fatal accident, a las once y media de la
mafiana del sAbado 15... La noticia de este suceso tristisimo,
ocurrido cuando todavia no se habia cumplido un afo de su re-
greso, caus6 una gran consternaci6n no s6lo en Matanzas sino en
La Habana y en toda la Isla.("

La Diputaci6n Patri6tica de Matanzas, represen-
taciones de todas las instituciones y classes sociales, las
autoridades y el pueblo integro de la ciudad, concurri6
al entierro de TomAs Gener. La prensa de Matanzas,
de La Habana y de toda la Isla dedic6 sentidos home-
najes. Milands le consagr6 un soneto marm6reo. Pero
la necrologia mis exacta y transida de mis honda emo-
ci6n que en elogio de Gener se escribi6 y sera perdu-
rable en la apolog6tica cubana, se debi6 a la pluma del
venerable Jose de la Luz Caballero; fu6 publicada en
el Diario de la Habana, edici6n de 2 de septiembre del
mismo afio 1835, y se transcribe integra al final del
Apindice.



De cuanto se acaba de resumir, y en especial de
los testimonies heuristicos relacionados, creo que no
s6lo puede deducirse, sino afirmarse, imparcial y 16-
gicamente, que Tomas Gener, sin haber nacido en Cuba,
tuvo y mantuvo siempre por ella un fervor patri6tico
intensisimo, compatible con las devociones naturales
(1) Vidal Morales. Esbozo citado.







que en la intimidad continue guardando por las per-
sonas, las cosas y las esencias vivas de su adorable Ca-
talufia, y aun por muchos nexos afectivos con la
azarosa y compleja Espafa no official, esclava y mArtir,
casi siempre, hace siglos, en mi opinion, de poderes ab-
surdos, inciviles, ilegitimos, reaccionarios y desp6ticos.
Desde la florescencia de su animosa juventud, hasta
su deceso tan premature como deplorado, Gener con-
sagr6 a Cuba, con voluntad y lealtad liberrimas, las
ilusiones, las ansias y las actividades mas nobles, entu-
siastas y a la vez mas desinteresadas, generosas y
puras de su vida. La prosperidad, el progress y la su-
peraci6n sin limits de este pals, preferentemente en
el orden moral -fundamento de todos los otros- cons-
tituy6 en l1 una honradisima y cordial obsesi6n.
El impulso de hacer el bien, le regia; y lo cumpli6
a diario. Su carActer abierto, su trato sencillo y
amable, la integridad de sus virtudes, la rectitud de su
conduct, la lucidez de su talent; la cuantia de las
obras beneficas y de los auxilios pecuniarios que pro-
dig6; su interns constant por intensificar la instruc-
ci6n gratuita; su concurso jams negado, en apoyo de
iniciativas fomentadoras del adelanto industrial y agri-
cola del pais; sus afanes por ampliar la propia cultural
y la de su patria adoptive; los sacrificios abnegados
que puso en el cumplimiento de sus deberes represen-
tativos y en su forzosa expatriaci6n; las graduales y
sucesivas rectificaciones de criterio que sus potencias
espirituales supieron aceptar, al percatarse sincera-
mente del engafo en que le tenian sumido algunos
errors y prejuicios, en contrast con experiencias lu-
minosas, con studios incesantes y con ensefianzas
sabias recogidas durante los trece afios d4 su resi-
dencia en los Estados Unidos; su actitul, en fin,
discreta pero decidida e irreconcilable, de pugna moral
contra el despotismo military de Tac6~ y contra el








cf6mulo de horrores y corrupciones, en que hall a
Cuba, a su regreso; ... acaso tan expresivos testinio-
nios, debidamente ponderados y apreciados, no com-
prueban y esclarecen sobradamente la Cubania pric-
tica indudable de Gener, y no justifican el homenaje
patri6tico bien merecido que en la Historia cubana se
le tribute
Pero si la personalidad de Tomas Gener no fuese,
como es, admirable y bien digna de gratitud, en Cuba,
por los motives acabados de explicar, mereceria el re-
conocimiento venerativo de las actuales y de las futuras
generaciones cubanas, por haber sido nuestro biogra-
fiado el fundador patriarcal, el tronco simb6lico, en
este pais, de una familiar admirable de fervientes pa-
triotas cubanos, entire los que sobresalieron eminente-
mente sus hijos Benigno y PlIcido; familiar ilustre que
enlaz6 geneal6gicamente con otra de renombre no menos
glorioso, nidal de sabios y tambien de patriots insig-
nes, la de Guiteras: dos ramas escogidas de dos linajes
inconfundibles, al present legitimo orgullo de Matan-
zas y de Cuba, pero tambi6n, por iguales razones, de la
conciencia catalana.

















APtNDICES




1

PARTIDA DE BAUTISMO DE TOMIs GENE

Universis, et singulis fidem facio ego Joachime Bohigas Pres-
byter, et Rector eclesia Parrochialis Berta Maria et Sancti Nicolai
Villa de Calella, Diocesis Gerundensis, et eo nominee Notarius pd-
blicus dicta Parrochiee quod in quodam libro in Archivo Paroehialis
Eclesce bene custodito, pergamiesis cooperto cujus titulus est:
Libre Dex de Baptismis cuis et similibus saripturistam in ladieio
quam extra judicium plena adhibetur fides est inventa, descripta,
et continuata quedam partita.
Als tretse Marg de mil set cents vuytanta set, en las fonts Bau-
tismals de la Ig.a Parral. de Sta. Maria y Sr. Nicolau de la Vila
de Calella Bisbat de Gerona, lo R. P. Fr. Manuel Mandri Religios
Franciscano ab licencia espressa del Parroco baix escrit, ha batejat
a Thomas, Joan, Salvador, nat lo die 13 del mes, y any sobre-
dits; fill legitim y natural de Thomas Gener y de Roga Gener y
Bohigas: Avis Paternos Thomas Gener Major y Maria Gener y
Llorens: Maternos Josepha Bohigas y Maria Bohigas y Oliver:
Foren Padrins Joan Bohigas Jove y Maria RoCa Card6 y Janer.
De lo que fas fe jo, Joan Mandri Pbre. y Rtor de la Sobredita
Iglesia.
Ut igilur de paemisis, tam in Judican, quam extra Judicium
plena ad hibeatur fider, ego idem Joachim Bohigas Presbyter, et
Rector profactus hie me suscriba hac die quinta Jamaric anni
millessinic octingentessimi, decimi quinta, memg.0 solitum appono.
J/B
Sig. P/Z muni









Los Notarios pfblicos y Reales de dha Villa de Calella del
Obispado, y Correg.0t de Gerona que aqui firmamos y signamos:
Damos f6 y testimonies que el que el dho Reverendo Joaquin Bo-
higas Presbitero es como se titula Rector de la Parroquial Iglesia
de la misma Villa siendo su signo el propio de que usa para
signar semejantes, y otros Documentos que libra, a cuales se ha
dado y da enter fs, y credito en Juicio y fuera de 61. Y para que
conste lo signamos y firmamos. En la indicada villa de Calella,
fecha ut retro. -... En testimonio de verdad Signado-Narciso
Aromir Nott.-... En testimonio de verdad... -Signado.-Fraco.
Aromir, y Placies, Nott.0

2

TiTULO DE PLOTO A FAVOB DE TOMis GENE=

DON SIMALDO MAS, Teniente de Fragata Graduado, y Primer
Piloto de la Real Armada, Director y Maestro principal por S. M.
de la Escuela de Navegaci6n establecida con Real Protecci6n en
Barcelona, por la Real Junta de Gobierno del Comercio de Catalufia.
CERTImCO que Thomas Gener, hijo del mismo, natural de Ca-
lella, Alumno de la Escuela NAutica de mi cargo entr6 a estudiar
en ella p.r decreto de la R.1 Junta de Comercio de este Principado
de 9 de Sep.bre de 1800, y hasta la present ha cursado con buena
aplicaci6n y conduct, habi6ndose impuesto, examinado y apro-
bado en las materials q.0 me dex6 ordenadas en la R.1 Instrueci6n,
el Sr. D." Fran.co Xavier de Winthingsen Inspector Gen? de las
Escuelas Nauticas del Reyno, en virtud de lo qual: Se le concede
este document p." haeer el viage q.0 se le ha proporcionado con
plaza de Agregado a los Pilotos, al Puerto de Veracruz en la Fra-
gata nombrada Ntra. Sra. de los Dolores, alias la Intripida, del
CapitAn D.n Pedro Guarch de esta matricula: Deviendo a su re-
greso presentarse con el diario de su navegaei6n, y continuar sus
studios para perfeeecionarse en el Arte con arreglo a las Re." Ord.'
-de la Armada; y antes de verificarlo devera presentar este Docu-
mento (dado a solicitud del referido Cap." Guarch) al Sor. Co-
mandante Militar de Marina de esta Provincia, para los efectos de
Ordenanza.
Barcelona Primero de Noviembre de mil ochocientos y dos.
Simbaldo Mas
(rfibriea)











3

MATRIMONIO DE GENE

Presbitero Licenciado Don Braulio de Orile y Vivanco, Cura
Parroco propio de la Iglesia Parroquial de T6rmino de San CArlos
de la Ciudad de Matanzas, Regi6n y Provincia de su nombre,
Di6cesis de la Habana, Vicario foraneo Juez EclesiAstico de ella
y su Jurisdicci6n, y Examinador Sinodal del Obispado.

CERTmco: que al folio eiento treinta y nueve del libro cuarto
de Matrimonios de blaneos, y al nimero quinientos treinta y seis,
consta una partida que copiada a la letra dice asi:
"En diez y seis de Noviembre de mil ochocientos diez y siete
afios. Yo D. Miguel Sinchez Saeristin mayor con cura de almas
de esta Iglesia Parroquial de la Ciudad de Matanzas habiendo pre-
cedido las diligeneias judiciales en el Tribunal de S.S. Ima. quien
por la licencia despachada en ocho de este corriente mes, se dign6
dispenser por un decreto de la misma fecha en las tres canonicas
amonestaciones, y las demis de estilo ante mi, no constandome de
impediment alguno. Despos6 por palabras de present, y vel4
en la forma ritual a D. Tomas Gener soltero natural de la Villa
de Calella en el Principado de Catalufia, y veeino de esta Ciudad
hijo legitimo de otro D. Tomas Gener, y de Da. Rosa Gener, y
Bohigas, y a D. Maria Guadalupe del Junco soltera natural, y
vecina de esta referida Ciudad de Matanzas hija legitima del
Capitan D. Bernardo del Junco, y D. Maria Josefa Noriega: ha-
bidndoles preguntado, y habido por respuesta su mutuo consen-
timiento: fueron testigos el So. Alcala CapitAn D. Domingo La-
madrid y D. Ambrosio Morej6n, y padrinos D. Jose Gener, y
Da. Maria Josefa Noriega, y lo firm6.-Miguel Sanchez.-Hay una
riibrica.
Es copia conforme a su original.-Matanzas y Julio veintid6s
de mil ochocientos noventa y cinco afios.


Ldo. Braulio de Orie.









4

TESTAMENTO Y 6BITO DE GENE

Presbitero Licenciado Don Braulio de Orde y Vivanco, Cura
FPrroco propio de la Iglesia Parroquial de T6rmino de San Carlos
de la Ciudad de Matanzas, Regi6n y Provincia de su nombre, Di6-
cesis de la Habana, Vicario foraneo Juez Eclesiastico de ella y su
Jurisdicci6n, y Examinador Sinodal del Obispado.

CERTIFICO: que al folio doscientos setenta y cinco vuelto del
libro octavo de Entierros de blancos, y al nimero mil quinientos
noventa y nuevo, consta una partida que copiada a la letra dice
asi:
"En la Iglesia parroquial de S. Carlos de Matanzas en dies
y seis de agosto de mil ochocientos treinta y cinco aios, se le
hicieron log oficios y se le di6 sepultura en el cementerio gral. al
cadaver de Dn. TomAs Gener natural de la Villa de calella en
oataluia, y de (Da) este veeindario, hijo legitimo de Dn. TomAs
y de Da. Rosa Buigas: otorg6 un testamento ante el Escribano
de S. M. y pfblico Dn. Antonio Casimiro Mendez, en primero de
Mayo pr6ximo, por el que manda se le digan las tres misas del
alma y las treinta de San Gregorio: que se den dos reales a
cada una de las mandas forzosas y tres pesos a la Pia del Estado:
.declara ser casado con Da. Guadalupe del Junco y asi mismo velado
infacie Eclesie; de cuyo matrimonio tienen por sus hijos legitimos
a Dn. Benigno, Dn. Plicido, Dn. Justo, Da. Merced, y Da. Pru-
dencia a los que institute por sus herederos, y por albazeas, tene-
dora de bienes, de mancomun et insolidum la referida su consorte
Da. Guadalupe y hermano Dn. Jos6 Gener: como consta de la
clAusula que queda en este archivo: recibi6 los Santos Saeramentos
y lo firm.--Dn. Manl. Fran." Garcia. Hay una ribrica.
Es copia conform a su original. Matanzas y Julio veintidos
.de mil ochocientos noventa y cinco aios. Testado Da. No vale.-
Ldo. Braulio de Orie.











5

NECBOLOofA DE Toxls GmENE, POB Josi DE LI Luz CABALLEBD


En la muerte
del
Sefor don Tomas Gener
acaeeida en Matanzas el 15 del corriente.

Habana 18 de Agosto de 1835.

(Diaio de la Habana, edici6n del 2 de Septiembre de 1835).

... Quis desiderio sit pudor aut
modus tam cari capitis.(0
HOBRACIO.

SQuien de nosotros, compatriotas mios, quin de nosotros podr&
poner freno al dolor en la perdida de tan earo bient Bien reco-
brado al cabo de doce afos de proscripci6n, bien rescatado poco
ha de las garras de la muerte, y bien perdido por un mero aeci-
dente exterior, que sorprendiendo menos nuestra raz6n, irrita
mis nuestro dolor. Perdido enteramente, compatriotas mios, este
var6n fuerte, en toda la plenitud de sus facultades fisicas e inte-
lectuales, no contando diez lustros todavia, con vivos deseos de
hacer el bien, con medios para conseguirlo, una luz elarisima para
alumbrarle, y con el habito de practicarlo; en la situaci6n ven-
tajosa en que para ello le colocaban sus vastas relaciones interiores
y exteriores, con una fortune que venia a aumentar la natural
independeneia de su character, tan suave y conciliador cuando se
trataba de apaciguar, como fire y en6rgico cuando era forzoso
reclamar; y todas estas dotes y circunstancias puestas en acci6n
por un alma toda de fuego y actividad y amor.

(1) ... 6Quidn puede dejar de sentir la ausencia de tan amado sujeto?...
(Equivaleneia eastellana del lema en latin que D. Josi de la Luz puso en la
neerologia de Tombs Gener. Corresponde al primer verso y mitad del segundo,
de la Oda XXI de Horaeio, a Virgilio). Nota de J. Conangla.










Ahora, cuando empezabamos a gustar los frutos de su larga
experiencia, sazonados en la escuela del infortunio; ahora cuando
ya ibamos tocando los frutos de su benefica influencia para di-
fundir la educaei6n puiblica, objeto favorite de sus ardientes vi-
gilias, no s61o en obsequio de los pirvulos sino tambi6n de los
adults; ahora cuando le volviamos a ver albergado en su antigua
morada, sirviendole como de angel tutelar para restablecer, eual
otro tiempo, la paz de las families y contribuir al mantenimiento
de la paz pfiblica; ahora cuando concebiamos fundadas esperanzas
de que algin dia, en just retribuci6n de su m6rito y por nuestra
propia utilidad volviera a sentarse como representante de Cuba
en el Congreso de la madre Espafia, o bien en el puesto menos
brillante pero acaso mis influyente de una diputaci6n provincial,
ahora... Ahora mismo, todas nuestras esperanzas y las esperanzas
de la patria se hunden con 61 para siempre en la tumba. Refrenad,
pues, si pod6is, el llanto. Oh, malhadados matanceros!; y vos-
otros todos los que respirais el aire de la triste Cuba, enjugadlo,
si esta en vuestra mano; jah, no es possible! y aun euando lo
fuera, yo os lo pido, no querais consolaros.
Un hombre que de seguro se hacia amar cordialmente por
cuantos le trataban era necesario que estuviese adornado de prendas
muy relevantes, era forzoso que poseyese un encanto secret para
cautivar los corazones. Otras plumas mis dignas que la mia
trazaran quizA toda la historic de su vida: yo empero con el
double titulo que me dan la amistad y el dolor, me limitar6 a
bosquejar los rasgos mas caracteristicos de Tomds Gener, y yo
me lisonjeo de que tanto bastara para hacer sentir toda la mag-
nitud de su p6rdida.
Catalufia le vi6 nacer, y en Catalufia recibi6 su primer edu-
caci6n; pero desde la tierna edad de catorce afios vino a domi-
ciliarse entire nosotros. Quiero hablar con cierto orden de algunos
hechos y virtudes en la vida de Tomds Gener, y sin embargo desde
el principio se me ofrece a la imaginaci6n de un modo irresistible,
como el hombre que adopta mi pais por su patria. Apenas llega
a nuestras playas este gallardo joven, con animo de consagrarse,
como lo hizo, al comercio, cuando llam6 la atenci6n de los hijos
del Yumuri, no menos por su noble fisonomia que por la cla-
ridad de sus luces; pero como no hay quien conozca mejor al
talent que el talent mismo, nada tard6 el reeien legado mancebo
en granjearse toda la estimaci6n de un habanero de instrucci6n y
entendimiento nada vulgares, que residia a la saz6n por aquellas










inmediaciones. Efectivamente, al ejemplo y excitaci6n del senior
D. Juan Manuel O'Farrill, debi6 en gran parte nuestro Gener,
como el mismo se complacia en repetirlo, aquel gusto decidido por
la lecture y aquella aplicaci6n a las materials que habian de pre-
pararle para el desempefio de los negoeios pfblicos. Asi que, debe
considerarsele, para mayor gloria suya, como un hombre formado
por si mismo a impulso de su perseverante aplieaci6n, fbcil dis-
cernimiento y tenaz cuanto comprensiva memorial. Ni se erea que
la lectura de obras literarias y political era el inico past de su
inteligeneia. Las cieneias exactas mereeieron muy particularmente
su atenci6n, y tanto en su studio como en otros que despues em-
prendi6 hubo de sujetarse a un plan met6dico como tienen que
hacerlo cuantos quieran digerir sus conocimientos y como la misma
naturaleza se lo inspira a los talents privilegiados. Mas como
en medio de sus literarias faenas no abandonaba el campo del
conocimiento ni del trato human, sac6 una ventaja preeiosa de
esta misma division de oeupaciones, que para otras cabezas menos
firmes que la suya hubiera sido un verdadero inconvenient. Quiero
deeir que esta especia de educaci6n mixta, ese roce simultineo
con los libros y con los hombres le hizo desde el principio hombre
prdctico y de seguro juicio en los negoeios. No tuvo por cierto
como sucede a otros talents distinguidos, que pasar de nuevo
por el aprendizaje del mundo despues de haber pasado por el de
los libros, dado que habia ido entrando gradualmente en el teatro
de las humans pasiones: sin contar con los datos politicos e
industriales que forzosamente ha de ofrecer el conoeimiento a una
persona observadora; y Gener lo era en alto grado. Nada mis
natural, pues, que un hombre que tan ventajosamente se habia dado
a conocer y a quien ademas le ligaban con este suelo los poderosos
vinculos de esposo, padre y propietario, y de una propiedad no
heredada sino adquirida; nada mas regular en testimonio de
opinion, que el que a semejante hombre se le juzgue digno de
ser puesto al lado de lo mAs distinguido que teniamos para repre-
sentarnos en las Cortes de 1822 y 23. El mundo sabe como co-
rrespondi6 a esta confianza en uni6n de sus dignisimos compafieros,
sacrificAndose ante las aras de la patria por ser fiel a sus jura-
mentos. Nadie ignore tampoco que en esas critics circunstancias
estuvo en sus manos la presidencia; pero no todos saben los lazos
que se tendian a la lealtad, y la mAxima parte que cupo a Gener
en descubrirlos y romperlos: en el pecho espafiol de Tomas Gener,
se estrellaban todas las maquinaciones de nuestros enemigos internos










y externos; y el pecho animoso de Tomas Gener repelia poderosa-
mente los temores que se le quisieron infundir. & Qu6 vale la vida
con el deshonor ? Pero la inflexible historic acabara de rasgar ese
velo que todavia encubre aquellas importantes transacciones, y le
rasgara para mis y mis honor de tan benemiritos campeones. Con-
tinuemos. Vi6sele siempre en el Congreso ligado con aquellos
hombres que profesaban los mis severos principios; y no es pe-
quefia recomendaci6n para Gener el singular aprecio con que le
distingui6 en lo sucesivo el elocuente e incorruptible Argiielles,
desde entonces su mas afectuoso y constant corresponsal. Verda-
deramente distinguian a nuestro Gener un talent clarisimo y una
grande aptitud para decir con gracia y oportunidad; pero aun
mis le caracterizaba aquel entusiasmarse por el m6rito, y sobre
todo aquel noble y firme coraz6n que si bien. brill6 en las critics'
circunstancias en que sucumbia el gobierno constitutional, nunca
con mis esplendor que en la larga 6poca de su adversidad. Y aqui
se abre una escena interesante a nuestros ojos, convertidos a la
tierra de Jorge Washington: mejor diremos; una series continuada
de escenas que hacen relucir sobremanera los principios politicos
y morales, el alma today enter, para decirlo de una vez, del ex-
diputado de Cuba. No sere yo el que intent reproducirlas todas:
me basta hablar de su resignaei6n... no, esa no es la palabra,
de su alegria deber6 decir en medio del infortunio, alegria que le
era inspirada por la tranquilidad de su conciencia, por el intimo
convencimiento de haber procedido con rectitud; y era tal que
mis bien infundia deseos de haber perdido con 61 que de haber
triunfado con la causa contraria. Cuantas veces no admirabamos
todos aquel alborozo mezclado de ternura que animaba todas sus
expresivas facciones, cuando presentaba su digna esposa a algfin
reci6n llegado, con las palabra: "6sta es mi compafiera de infor-
tunio", como si dijera: "iNo hay desgracia para quien tiene se-
mejante consorte!" Sera menester despues de esto, encarecer tu
intense dolor, digna compafiera de Gener en la fortune y en la
adversidad, compafiera heroic en dulzura y apacibilidad por tan
dilatado period Yo no he pretendido consolar' a mis compa-
triotas, mal podr6 escogitar consuelos para ti. Tus hijos son parte
de ese mismo hombre, cuyo coraz6n era tuyo, y tambien nuestro,
y por eso todos lo loramos; pero el nombre de tus hijos en medio
de nuestros lamentos te despedezara el coraz6n; Benigno, que desde
el otro lado de los mares te saboreabas de antemano con el tierno
abrazo que presto habias de dar y recibir de tu padre, tu padre










ya no existe; ya no existe aquel hombre que se desvel6 no s61o
para hacerte digno hijo suyo, sino digno hijo de tu patria, til
has heredado sus talents y 61 te ha dejado sus virtudes: iahi
estA el bAlsamo para ti!, ill vaselo tambi6n a tu madre!
Mas no por tender a sus obligaciones dom6sticas y muy par-
ticularmente a la educaci6n de su precioso hijo, se olvidaba de la
Isla de Cuba: teniale antes bien enclavada en su coraz6n. No se
presentaba coyuntura en que no acreditase que su adopci6n era
pronto a emplearse en su obsequio a toda hora, sino que por medio
de la viva correspondencia que mantenia con nosotros, con per-
sonas de varias edades, gusto y condiciones, nos marcaba e ins-
taba para emprender cuanto desde aquel pais, teatro a un tiempo
y atalaya, estaba presenciando y atisbando en favor del proco-
munal. Asi es que a uno comunicaba el proyecto econ6mieo e in-
dustrial, a otro el industrial, a otro el agricola, a quien una no-
vedad en la literature, a quien un descubrimiento en las ciencias,
a estotro las mejoras en los institutes de beneficencia, y a aqul6
los progress en la educaci6n piblica, objeto mis especial de sus
desvelos y predilecei6n. A veces no se contentaba con participar,
sino que acompafiaba la comunicaci6n, ora con el tratado, o la
memorial, ora el informed o la estampa, y para alguno hasta con las
colecciones enteras de peri6dicos cientificos e industriales. En una
palabra, era desde ali nuestro verdadero vivificador; y tanto mis
euanto que a todo agregaba sus propias observaciones, pues no
habia de renunciar a su aventajada raz6n, al comunicar los ade-
lantamientos del extranjero: hacialo sin embargo con suma im-
parcialidad, siempre con justicia, sin prevenci6n alguna, cualidades
much mas raras y dificiles de practicar de lo que comiinmente
se cree, y por lo mismo hago especial m6rito de ellas. Por donde
quiera que le consideremos era este un hombre verdaderamente sin-
gular. Como aguerrido en el trabajo, para todo le alcanzaba el
tiempo; asi es que por saciar su sed de datos y noticias, sobre todo
para estudiar la march de las revoluciones y civilizaci6n de los
pueblos, sostenia correspondencia con las cuatro parties del mundo
y era el mejor y mis exacto de los corresponsales. Esta circuns-
tancia unida a su carieter naturalmente inclinado a servir, le
ponia al cabo de desempefiar mejor que nadie toda especie de
eomisiones. Pero es necesario entrar en algunos pormenores para
former alguna idea de la escrupulosidad y conciencia con que b1
mismo las evacuaba. Ellos me serin dispensados en gracia de la
luz que arrojarAn sobre su verdadera indole. Bien fuera que en-









tendiese o no la material sobre que recaia el encargo, consultaba
indefectiblemente con los mis peritos en ella, y los consultaba por
separado para cotejar y balancear sus razones; y cuando el asunto
no le era familiar, ya se deja ver como redoblaria todas las pre-
cauciones. Tambien Ilevaba la mAxima de inspeccionar siempre y
euando el objeto se prestaba a la inspecci6n; y no content con
volverle y resolverle por todas sus faces, entraba a graduar y
tantear los m6viles de la opinion de cada uno, a fuer de hombre
de mundo. No seria possible dar una idea exacta de su modo de
proceder sin individualizar hasta la mis fastidiosa prolijidad.
Era necesario haber sido testigo de estas escenas, para haber visto
la eficacia y la inteligencia hermanadas y personificadas en nuestro
Gener: mientras no redondeaba el expediente, seg6n su expresi6n
favorite, no se daba por satisfecho. En una palabra, 61 consultaba
hombres, compulsaba libros, inspeccionaba objetos y formaba
juicio. i Tal y tan grave era en su concept la responsabilidad en
que le ponia el desempefio de un encargo!
Con este motive, no sera fuera de prop6sito hacer una breve
resefia del mbtodo que empleaba para estudiar a fondo una ma-
teria. Proponiase por ejemplo, tomar una revoluci6n desde su
origen y seguirla en todo su desarrollo y paso a paso: pues no
perdonaba medio ni oportunidad para reunir cuantos datos son
imaginables para sentar su juicio en el particular. Buscaba ga-
cetas, recibia cartas, estudiaba la Geografia del pais, las costum-
bres de sus habitantes, aprovechaba la coyuntura de consultar con
los naturales o extranjeros comisionados o residents, o que hu-
biesen residido, observaba atentamente los pasos dados por los
otros gobiernos, se informaba escrupulosamente del estado de los
negoeios mercantiles, como uno de los mis exactos bar6metros; y
discernia los hechos con su natural sagacidad, y los pesaba con.
aquel pulso practice e imparcialidad acostumbrada. No es extrafio,
pues, que tuviese aquel golpe de vista tan certero para pronosticar
por los sintomas la tendencia y thrminos de una revoluci6n.
Diganlo entire otros testimonios sus predicciones respect de la
conduct y aun de los mas leves movimientos de Sim6n Bolivar.
Parecia que estaba dentro de su propio cerebro para leerle las
intenciones, aun en los rasgos que mis parecian contrariarlas.
Acuerdome que cuando Bolivar encerr6 a Santander en las b6-
vedas de Boca Chica; al punto de saber Gener la noticia aisla-
ladamente, y cuando todos creian segura la muerte de Santander,
61 dijo terminantemente que de ninguna manera le quitaria la vida




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs