• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Preface
 Introduction
 Primera epoca: Antes de 1790
 Segunda Epoca: Chapter 2-...
 Segunda Epoca: Chapter 3- La poesia...
 Segunda epoca: Tercer periodo,...
 Back Matter














Group Title: Estudio sobre el movimiento científico y literario de Cuba.
Title: Estudio sobre el movimiento científico y literario de Cuba
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078326/00001
 Material Information
Title: Estudio sobre el movimiento científico y literario de Cuba Obra postuma
Series Title: Estudio sobre el movimiento científico y literario de Cuba.
Physical Description: xxxi, 395 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Mitjans, Aurelio, 1862-1889
Publisher: Imp. de A. Alvarez y Compan~ia
Imp. de A. Alvarez y Compañia
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1890
 Subjects
Subject: Cuban literature -- History and criticism   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078326
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAZ1419
oclc - 02099839
alephbibnum - 000224168
lccn - 01009304

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Preface
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
        Page xxv
        Page xxvi
        Page xxvii
        Page xxviii
        Page xxix
        Page xxx
        Page xxxi
        Page xxxii
    Introduction
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Primera epoca: Antes de 1790
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Segunda Epoca: Chapter 2- La prosa
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Segunda Epoca: Chapter 3- La poesia lirica
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    Segunda epoca: Tercer periodo, 1842-1868
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
    Back Matter
        Page 393
        Page 394
        Page 395
Full Text













STUDIO

SOBRE EL MOVIMJENTO GIENTIFINO Y LITERARIO

:D RE C T-T -R .







AURELIO MITJANSX


ESTIUIO


SOBRE EL MOVIMIENTO CIENTIFICO Y LITERARIO

DE CUBA_


OBs.A. Posev-yadA.
PUBLICADA POR SUSCRICION POPULAR.











HABANA.
IMP. DE A. ALVAREZ Y COMPANIA.
calle de Ricla nfimero 40
1890


i

i
















PROLOGO.



El nombre de Aurelio Mitjans era ya muy co-
nocido y estimado en nuestros mejores circulos
literarios, cuando a impulses de una incurable
enfermedad, corria con acelerado paso hlcia el
sepulcro que habia de encerrar, para siempre, las
nobles esperanzas fundadas en su admirable ta-
lento, por su familiar, por las letras y por la
patria. No creia seguramente que fuese tanta la
estimaci6n alcanzada por sus trabajos, el joven
recogido y modesto, cuya temprana muerte repre-
senta, para nuestra amenazada cultural, una des-
gracia no menor que la p6rdida, en ya lejanos dias,
de Jos6 Zacarias Gonzalez del Valle, para sus ami-
gos. Acaso muri6 Mitjans con la inmensa tristeza
de no haber sido siquiera adivinado, en la pureza
de su intenci6n y en la serena laboriosidad de su
vida, por los hombres de su tiempo. Mas si esta
duda pudo caberle, no fu6 sino una preocupacidn






VI
hija de su excesiva modestia. Porque sea cual fue-
re la irremediable ligereza y el apasionamiento
fatal de los juicios en nuestro desconcertado pals,
existen adn los elements esenciales de una opi-
ni6n plblica ilustrada, que tal vez se constituya
definitivamente algdn dia. Y esos, desde muy
temprano supieron distinguir los m6ritos excep-
cionales del joven literate; no apartando de sus
empenos ]a vista-aunque 61 no lo advirtiese-
sino cuando cay6, temprana y tristemente, en los
brazos de la muerte. Harto conocido ya del pfblico
discrete por sus concienzudos escritos, no se ha-
bia internado bastante en la oscura selva de las
'luchas political 6 de las contiendas literarias, siem-
pre tan apasionadas y violentas en nuestra raza
vehemente y celosa, para que el resentimiento, la
animosidad del combat 6 la emulaci6n, se irguie-
sen despechados y col6ricos contra el aplauso ge-
'neral de las personas cultas. Las esperanzas cifra-
,das en 61 eran, para los que, aun sin conocerle, le
amnbamos, algo asi cono libramientos de gloria
y de acci6n provechosa y fecunda, girados sobre su
edad madura, y en favor de la patria entristecida
6 vacilante, por la undnime decision de critics, y
de lectores a secas; si es que hay ya lector a secas,
y quien no se erija enjuez inapelable y severe, en
nuestra igualitaria sociedad.

I.

Perteneci6 Mitjans a una generaci6n nacida y
desarrollada bajo anormales y peligrosas influen-







cias. Meci6se la cuna de los hombres de su edad,
al tempestuoso rumor de la guerra y de las vio-
lencias promovidas, en las ciudades, bajo el ampa-
ro de Ia profunda agitaci6n causada por los azares
de la contienda y por el estallido de afiejos y
mortales aborrecimientos. Ain no se ha descrito,
y es possible que no se describe jams, el estado
moral, ca6tico y desesperante, en que la crisis
arroj6 la sociedad cubnna, fuera del teatro de la
lucha. Los que tuvimos la suerte de no contern-
plar ese cuadro, nos condolemos todavia al escu-
char las -relaciones de los que sufrieron el peso
de tanta corrupci6n 6 iniquidad. La c6lebre frase
de Macaulay, segfin la cual, el mayor inconve-
niente de las revoluciones es el trastorno social
que dejan en pos, nunca se vi6 quizAs confar-
mada tan desastrosamente por los hechos, como
en nuestro pais. Subvertidos los moldes tradicio-
nales de la sociedad cubana, hicieron irrupci6n
brusca 6 invencible, sobre todos los respetos, to-
dos los apetitos y todos los rencores. Interrum-
pida la lenta y dificultosa evoluci6n que hubiese
podido sustituir al cabo esos antiguos moldes, con
los de una existencia social y political mAs holga-
da, el dia en que los comisionados de la Junta
de Informaci6n de 1866-67 dieron harto prema-
turamente por fracasada su obra, nada habia que-
dado bastante firme para detener como fuerte
dique, el torrent invasor de la demagogia, apode-
rada del patriotism como de un arma irresistible.
Toda reacci6n, como today. revolucidn tiene fatal-
mente excess y delirios. Por eso es tan peligroso






VIII
suscitarlas; y pudo decir con tanta raz6n el me-
lanc6lico Pastor Diaz, hablando de sucesos pareci-
os: anuestras memories individuals podran acaso
parecer imaginarios cuentos a los ojos de una ge-
neraci6n 6 quien el cielo permit vivir mas tran-
quila sobre el suelo regado por la sangre y el
Ilanto de sus pad-res: y 6 la cual ahorre la divina
clemencia, el espectaculo espantable y desconsola-
dor de las revoluciones.a (1) Necesarias, inevita-
bles a veces, son siempre un gran azote: y uno de
sus mayores peligros es acaso la reacci6n a que
vencidas 6 contrarestadas, dan forzosamente ori-
gen.
En pueblo joven 6 inerme como el nuestro, los
efectos habian de ser tan sefialados, en este or-
den, que ain hoy nos abruman y entristecen A
pesar de los beneficios alcanzados, por iodo in-
directo, de la conmoci6n; y no obstante los pro-
gresos importantisimos logrados despu6s. Nuestra
aristocracia, iniciadora y amiga, por lo comun, de
todos los progress en otra 6poca, qued6 inutiliza-
da, dispersa, 6 sumida en la frivolidad 6 insignifi-
cancia mas desconsoladoras. Nuestras classes me-
dias, y sobre todo las mis cultas, las que habian
disputado con gloria 6 la nobleza y A la fortune,
prestigio y poder, recibieron violentas acometidas;
y diezmadas por el destierro, anuladas por las per-
secuciones y la exclusion de todo positive influjo,
dejaron de constituir un factor decisive en nues-
tros inciertos destinos. Mientras en lo econ6mico
(1) Vida dcl Duque de Rivas hasta el aio de 1842. Precede ki la
edici6n complete de las obras del poeta.







se producia, coro efecto inevitable de la general
sacudida, una transferencia mis 6 nenos ilegitima
de la riqueza, que dej6 de estar representada por
los elements de arraigo, poseedores del suelo,
transformaronse los habitos, costumbres 6 ideales,
en el sentido de la trivialidad, del egoismo pedes-
tre v avillanado, de la prosaica v ruda manera
de ser y de vivir que ain florecen mas de o1 que
quisi6ramos, por desgracia. Los que entonces eran
nifios, crecieron en una atmosfera envenenada,
que no permiti6 el lozano desarrollo de las mns
nobles aptitudes humans, sino en individualida-
des muy poderosas y fecundas.
El period que se inaugura con la paz del Zan-
j6n, tenia que ser esencialmente contradictorio,
por no decir ca6tico. La influencia beneficiosa de'
la libertad civil y political, que en largos anos de
lucha constitutional hemos conquistado, desde las
formas in-completas, aunque fecundas, que debie-
ron su existencia al pacto del Zanjdn, se ha visto
contrariada por la ambici6n y el desorden que
acompafan los grandes cambios politicos, cuan-
do no se realizan, sabiamente preparados, en con-
tinuada y organica evoluci6n. Nuestra sociedad
no ha encontrado todavia el asiento a que aspira.
Agitanse en su seno, con perniciosa irregularidad,
las fuerzas contrapuestas de la tradici6n y de la
libertad; y en esta pugna incesante, todos los
exitos son relatives, todos los bienes precarios,
todas las ambiciones posibles, todas las quimeras
simpaticas! La misma libertad, obra aqui de tar-
dia improvisacidn, sin profundas races en las cos-







tumbres pdblicas, ofrece todavia, con triste fre-
cuencia, ora el espectaculo lamentable de su fal-
seamiento, ora el cuadro desalentador de su
perversi6n por la licencia. Ese sagrado vinculo del
respeto mItuo, necesario en today sociedad, para
mantener a los hombres unidos, no se ha recons-
tituido amn bajo la forma libre y rational que de-
manda el espiritu de los nuevos tiempos; y la
befa mas vejaminosa usurpa con sobrada frecuen-
cia sus funciones augustas a la critical, 6 sus de-
rechos respetables a la sana controversial. El
*alma de la juventud, solicitada de continue por
'todas las exageraciones, por todos los desconsuelos,
,por todas las impaciencias, se aflige ante la ina-
nidad de las formulas absolutas; y aunque reco-
nozca la excelencia de los t6rminos medios y pro-
gresivos que inicamente pueden servir de norma
a la educaci6n political del pals y a la dificil pre-
paraci6n de sus future engrandecimiento, se des-
concierta, a veces, ante la fria circunspecci6n de
procedimientos basados en la prosaica realidad, y
suele rebelarse contra el esoterismo inevitable d.elas
empresas political destinadas a una larga y peno-
sa gestaci6n. Y como nuestro regimen adminis-
trativo apenas puede decirse que abre carreras a
los jovenes, fuera de los trillados senderos de la
jurisprudencia y de la medicine, necesitan a la
verdad, virtues admirables, para librarse de ]a
p6rfida fascinaci6n, del atractivo funesto de la
indiferencia 6 de los vicios.








II.

El grupo de notable escritores en que descoll6
muy pronto Mitjans, con sus especialisimas cua-
lidades, merece respetuoso afecto por el mero he-
cho de haberse conservado fiel A ]a literature,
cuando todos abandonaban su cultivo, tan Inego
como pasaron los primeros aflos de fiebre v de
exaltaci6n que siguieron al advenimiento de las
libertades p6blicas. e,Qu6 horizontes ofrece aqui
la literature seria? iQu6 prestigious proporciona?
,Qu6 lauros conquista? A qu6 posiciones" condu-
*ce? El olvido y la indiferencia son sus mis6rrimos
.atributos. Para mayor desconsuelo, la profesi6n
de escribir ha legado A ser el juguete de todas
las audacias. Mientras tanto, las mismas veladas
*en que el poeta 6 el literate de veras cosechaban
el inico premio que les podia brindar una so-
.ciedad utilitarian y dividida, en los aplausos y cele-
braciones de algunos aficionados, ban perdido su
auge, acaso por haberse abusado de ellas; y el
pdblico prefiere una corrida de toros 6 una zarzue-
la abrillantada por los impuros realces de la md-
sica orgiAstica, 6 del g6nero bufo, A las obras
dramaticas mas celebradas y A las mAs sublimes
creaciones de Beethoven 6 de Wagner. Para dis-
culpa, alegase una intransigencia extrafia con
todo lo que no es superior y esquisito; como
si en los espectAculos predilectos no imperase de
continue la mediocridad! Este period pasard, sin
duda, merced al vigoroso arranque con que ]u-







chan por la buena causa los verdaderos amantes
de la cultural patria, en sociedades y en peri6dicos
de indole diverse, cuya tirada suele estar, en re-
laci6n inversa de su m6rito y trascendencia; pe-
ro los estragos y tentaciones que causa son, en el
entire tanto, demiasiado funestos para que no hon-
remos como es debido A los que, sin otro apoyo
que el de su fire voluntad, han sabido vencerlos.
Mitjans demostr6 en este r6cio combat, vir-
tudes dignas de la mayor alabanza. La natu-
raleza y la fortune fueron, para con 61, crueles 6
injustas en demasia. En su nifiez brindaba una
vigorosa juventud: y apenas traspas6 el umbral
de la adolescencia, asalt6le la inexorable enferme-
dad que cav6, en breves aflos, su sepulcro. Hijo
finico de un millonario, estaba destinado A gozar
de una verdadera opulencia: y ha muertomuy po-
bre, A los veinte y seis afnos, sin responsabilidad
alguna en la p6rdida de tan cuantioso caudal.
El brillante escritor que oculta su nombre bajo el
pseudonimo de Juan Sintcero, en una notable ne-
crologia escrita al darle casi el iltimo adios, ha
sintetizado ese camulo de fatalidades en las si-
guientes palabras. ((El joven y laborioso escritor
que acaba de morir, gloria de la nueva genera-
ci6n, es un ejemplo de lo que puede la energia
moral, que vence y domina las iniquidades ciegas
y fatales de la naturaleza: de cuanto puede reali-
zar, en el arte y en ]a vida social, un espiritu s6-
rio y reflexive, dotado de la virtud de la perse-
verancia, en el lapso mis breve, sin pasar de las
fronteras de ]a juventud: de como, en fin, el ven-







cido inexorablemenle en la lucha, por la existencia
puede rebelarse contra su suerte y cenirse el lau-
ro de la victoria, cuando parecia condenado a llo-
rar su derrota irreparable)).
Nacido en esta ciudad, educado en el Real Co-
legio de Bel6n, bajo la discipline y preferente
atenci6n quo aplican todavia los P. P. de la Com-
paiia- de Jesus al studio de las humanidades,
Mitjans pudo enderezar asi, por acertado rumbo,
desde temprano, sus naturales dotes para el cul-
ivo de las bellas letras. Encarg6se luego de di-
rigirle un professor benemirito, cuya lozana ma-
durez diriase que encubre el hecho de haber
cooperado en primer line, a la formaci6n de
dos generaciones: el senor D. Francisco Calcag-
no, a quien fuimos tantos deudores de prove-
chosas enseianzas, en la nifiez. Mas tarde, y
cursando ya los studios juridicos, residi6 Mitjans
algdn tiempo en la Penin'sula; de donde volvi6,
para tomar con extraordinario lucimiento, el gra-
do de Licenciado en Derecho Civil y Can6nico.
Cuantos le conocieron estan de acuerdo en
que poseia las mas brillantes dotes naturales para
la elocuencia y para la polemica, siendo, a la vez,
muy sesudo y laborioso. Estas cualidades, unidas
a su much aplicaci6n, hubidranle conquistado,
en breve tiempo, envidiable lugar en nuestro Fo-
ro, como se lo hubieran dado en la Politica. para
la cual mostraba no comunes aptitudes de sereni-
dad y de buen juicio. Pero sn enfermedad le
apart de estos ejercicios vigorosos, para los cua-
les tenia ademas una entusiasta vocaci6n.






XIV
No se concibe tormento mayor, en el alma de un
joven animoso y emprendedor, que ]a forzada inac-
ci6n. El escritor antes citado que lo trat6 intima-
mente y cuyos informestienen, por tanto, toda la
autoridad que puede apetecerse, ha pintado con vi-
vaz colorido, estas luchas interioresdesu malogrado
amigo, en los t6rminos que siguen: ((A los 20 afios
hizo presa en su d6bil organismo, la horrible carco-
ma de la tisis, que fu6 apagando su voz hasta que
lleg6 al mAs complete afonismo, quebrantando sus
fuerzas hasta reducirlo a un estado vecino de la
inacci6n, limitAndole el"panorama de la vida y es-
trechandole la liza en que desenvolvia sus prolificas
facultades. Poco a poco fu6 habituAndose A la ilea
de la muerte: en los dltinos aflos tenia perfect
conciencia del pr6ximo 6 inevitable desenlace.
Se iesign6 al silencio, ahog6 su verbosidad, tasc6
el freno sin ira, sin revelar su angustia ni su de-
sesperaci6n: si alguna vez se olvidaba del inexo-
rable mandato de ,u sino, muy pronto un golpe
de tos, los sintornas de ]a asfixia, le hacian volver
6 la obediencia. Reaccion6, sin embargo, desple-
gando sus energies mentales: ya que no podia
cefiirse la toga de ap6stol de la justicia, que en
sus hombros hubiera sido manto de romano, y no
sayal de rAbula, convirti6 su habitaci6n en celda
de benedictino, se conisagr6 al cultivo de las le-
tras, 6 estudiar y acrecentar el patrimonio de la
literature cubana, como juez y como creador, sin
el calor del estimulo positive, sin mas voices de
aliento que el eco de su propio entusiasmo, de su
irrevocable y segura creaci6n. No levant la pla-







ma sino pocos dias antes de su muerte, cuando
empezaban A envolverlo las tinieblas de, la nada,
cuando, segfn me escribia con invencible melan-
colia, leia mecAnicamente, sin provecho alguno,
y las ideas hufan de su cerebro, agostado m6s.
que por el excesivo trabajo, porque lo babia este-
rilizando la enfermedad.)


III.

El senor Mitjans concurri6 A casi todos los.
certAmenes desde que se dedic6 A la litera-
tura con tan firme prop6sito. En todos obtuvo.
merecidos triunfos que le crearon, en poco tiempo.,
una honrosa reputaci6n. Los escritores humoristi-
cos y muchos que presumen de series, hacen escar-
nio-con frecuencia--de esas modestas slides en
que se ejercita, con gloria y provecho, la juventud
estudiosa. Mitjans tenia, A lo que se v6, demasiado
buen juicio para participar de una prevenci6n tan
injusta. Al publicar reunidos esos meritoribs tra-
bajos, disculpabase de mencionar los honors
acad6micos que le habian proporcionado, con pa-
labras en que se nota un delicado sabor de des-
defiosa ironia: (Si la gratitud no obligase al autor
A hacer dicha menci6n, tentaciones hubiera tenido
de suprimirla, para que no la atribuyesen A jac-
tancia los que miran mal las justas literarias, ca-
lificAndolas de pugilatos de la democracia del
talent, A que concurren los sedientos de gloria
populachera y barata; que'tales debieron ser Lo-







pe y Calder6n, Guerra y Orbe, Valera y Cano,
Villemain y Ohnet, Velez Herrera, la Avellane-
da y Luaces, entire otros mil.)
Contiene la colecci6n, cuatro studios sobre
Jose Jacinto Milanes, el teatro bufo en Cuba, la
Avellaneda y sus obras, y los caract6res domi-
nantes de ia literature contempordnea, respecti-
vamente. Fueron premiados los dos primeros en
las conversaciones literarias del Dr. D. Jos6 Maria
OCspedes; el tercero en los Juegos florales de la
Colla de /San MLus; y el cuarto, con medalla de
oro, por el Circulo de Abogados de esta capital.
Dificil, por mas de un concept, era el juicio
de la obra y significac6id de Milians, en nuestra
literature. Objeto este poeta, por largo tiempo, de
un culto idol6trico, empezaba d ser victim a la
saz6n de cierto desvio, ya que no de ese desenfa-
do vulgar y chocarrero que suele hacer entire no-
sotros las veces de una satira festival 6 de una
ingeniosa polemica: pudiendo asegurarse-y esto
es lo mas triste-que la mayor parte de los id6-
latras y de los iconoclastas, no conoclan, a dere-
chas, las producciones mismas que tan descom-
pasadamente discutfan. Mitjans sefal6, con
discreto andlisis, los fracasos y deficiencies del
desventurado poeta de Matanzas; sus amanera-
mientos y prosaismos, sus errors y descuidos,
pero demostr6 concluyentemente, tambi6n los m6-
ritos conharta injusticia desconocidos por sus
Asperos censores. Sobresale esta disertaci6n por
la exactitud de los datos y por la serena elevaci6n
del criterio, haci6ndose notar al mismo tiempo






XVII
por.una tendencia muy determinada-y de la
que algo dir6-- considerar, en si misma. la obra
literaria, con abstracci6n de today circunstancia
exterior y de today teoria preconcebida. El op6scu-
lo dedicado al genero bufo en Cuba es muy reco-
mendable: el asunto no merecia el certamen ni la
disertaci6n, pero el author procure elevarlo y re-
vestirlo de interns y amenidad con su erudici6n y
buen juicio. El studio biografico-critico sobre la
Avellaneda, es notable por la severidad del plan
y por lo concienzudo del desempeflo; y abarca
las obras todas de la insigne poetisa camagtieya-
na. Pero en este important trabajo, como en el
examen de los caractLres domiinantes dA la litera-
tura en los 'ltimos cincuednt a oos, lo que mIus
sorprende es el cardcter limitada y exclusivamente
t6cnico, cuando no 6tico 6 moral del m6todo y
de los juicios del autor. No se preocupa con las
peculiaridades individuals del poeta 6 publicist
en quien se ocupa; ni con las circunstancias de
lugar y tiempo A que obedece; ni menos con una
sintesis filos6fica 6 hist6rica que sirva de clave a
las dificultades del studio. Tampoco se adhiere d
los canones y generalizaciones de ninguna Est6ti-
ca particular. Las tendencies que con much
ostentaci6n y no escaso ruido se disputan hoy los
sufragios, apasionando A la animosajuventud, tu-
vieron, pues, muy limitado influjo sobre Mitjans,
que las estudiaba y las conocia, sin embargo,
como no las conocen ni las estudian muchos,
aun en la misma Francia de donde solemos impor-
tarlas. No participaba, por 6ltimo, del escepticis-
**






XVIII
mo, erudito y conciliador, que un eminente literato
espafol cultiva, con 6xito extraordinario, ni del
mal lamado impresionismo de ciertos critics
franceses muy celebrados, que van formando es-
cuela por el mundo.
Segan el bidgrafo y amigo intimo antes citado,
explicase esta singularidad de Mitjans, por (ha-
ber sido discipulo indirecto del critic mds ilustre
de la Espaiia modern, de Manuel de la Revilla).
Es opinion que debe tenerse muy en cuenta, por ser
de persona que tan intimamente conoci6 a Mitjans;
y ademds, porque, afin primera vista, result bas-
tante exacta. Apuntar6, sin embargo, una dife-
rencia, que juzgo muy esencial. Itevilla de quien
fui, como algunos saben, compafiero de redacci6n
en la Revista Contempordnea, durante el period
critic de la evoluci6n de su pensamiento, vivi6
tan dado 6 la filosofia como a la literature: y si bien
es verdad que se acercaba, cuanto era ya possible,
6 los m6todos y gustos de Lista, de Alcald Galiano
de su mismo padre D. Jos6 de la Revilla, huma-
nista distinguido que influy6 poderosamente como
director de Instrucci6n pAblica en el despertar del
espiritu espaniol, fu6 siempre, A su modo, fil6sofo
militant y propagandista, al mismo tiempo que
entusiasta y cultisimo literate. No ((empez6 natu-
ralizindose sAbdito de Kant para acabar aproxi-
mdndose 6 Bain,) pues habia empezado, en reali-
dad, seg6n puede verse por la primer edicidn de
su Curso de Literatura, con domicilio, ya que no
con plena y perfect vecindad, en la escuela de
Krause, seg6n con cierta libertad de exposici6n y







XIX
de sentido, se habia propagado brillantemente por
las Universidades de la madre Patria; en lo cual
procedi6 61, como casi todos los que fueron sus
companeros y mis intimos amigos. Adhiri6se lue-
go, alls por 1876, al neo-kantismo importado por
el Sr. Perojo, de cuyo libro sobre El movimiento
intelectual en Alemania hizo en -a Bevista cle
Espana un caluroso panegirico, en que indicaba el
nuevo rumbo *de su inteligencia; lanzandose a la
vez, con su vigor y elocuencia habituales, desde
la tribune del Ateneo, al ataque de las posiciones
en que se mantuvieron, por algin tiempo toda-
via, los hombres A quienes acaso respetaba y que-
ria 61, adn entonces, mas profundamente quizds.
En esas ideas persevered hasta que hubo de nu-
blarse la fdlgida luz de su entendimiento: incli-
ndndose, en efecto, con toda predilecci6n, a los
psic6logos ingleses, cuyas obras corrian ya, ver-
tidas al franc6s, por los circulos cultos de Ma-
drid; acaso porque no conociendo 61, sino muy
imperfectamente, la lengua de Fischer, de Lotze
y de Lange, no le era possible consagrarse de Ileno
al studio de las nuevas tendencies que en Ale-
mania aspiraban y aspiran 6 conciliar los resulta-
dos de las escuelas kantianas y post kantianas,
con los nuevos descubrimientos y conquistas de
]a ciencia experimental, y con los ensayos filos6-
ficos basados en ellas. Pero lo cierto es, de todas
suertes, que el amor y la preocupaci6n de la filo-
sofia acompafiaron a Revilla hasta la catAstrofe
de su raz6n, que precedi6, por dicha suya, desde
muy cerca, A su temprana muerte.






xx
Mitjans, por su parte, no tuvo nunca, a lo
que parece, analoga vocaci6n. No se advierte
en sus tersos escritos huella alguna de un ideal
filos6fico determinado y exclusive, fuera de re-
ferencias, hoy usuales en todo y para todo, a
la observacion y al experiment. Por manera,
que el character rigurosamente literario de la cri-
tica fue, en los trabajos de nuestro malogrado
compatriota, much mis dominate y decisive;
lo cual, despoja a veces de superior trascendencia
a sus juicios, y principalmente a los de caracter
general 6 historico, cerr6ndole amplias y lumino-
sas perspectives; pero le permit, en cambio, dar
a sus reposadas exposiciones, esa nitidez v trans-
parencia que tan instructivas y amenas las hace
para la generalidad de los lectores; justificando,
adn mis cumplidamente, los premios qne su s6-
lida erudici6n y buen gusto hubieran bastado
siempre a conquistarle. Por estas cualidades, cornmo
tambi6n por la fluidez y elegancia natural de la
diccion, consider de valor muy permamente, en
nuestra literature, los studios de Mitjans sobre
Milan6s, la Avellaneda y Luaces.
Fuera de estos trabajos, solo did A la estampa
algunos articulos publicados en La IHabana Ele-
gante. A los afanes de esta culta publicacion, como
Slos de su fraternal colega El Figaro-caso raro de
sincera cordialidad entire literatos, que resplandece
como un diamante negro, en medio de las sombrfas
y apasionadas emulaciones de la vehemencia meri-
dional-debese que nuestros ingenios noveles. sin
pilblico, sin periddicos, sin editors, no sucumban






XXI
tristemente en la indiferencia yen el abandon mAs
desconsoladores, faltos de un eco fiel que recoja pia-
dosamente los acentos de su voz. Sin estas amables
publicaciones ,quien conoceria, fuera de un corto
n6mero de personas al mismo Mitjans? Su pri-
mer libro, como acontece con casi todos los de
alguna trascendencia que se publican entire noso-
tros, :uy semejantes en esto A nuestros hermanos
mayores de la Peninsula, estaba destinado a no
contar sino con una escasisima demand. Gracias
a la renombrada Revista Cubana, el mis impor-
tante trabajo de critical del j6ven autor habia al-
canzado siempre el aprecio y admiration de los
espiritus mas cultos, pero no todos los j6venes
pueden acometer trabajos de tanta importancia
relative.
Los studios que habia empezado A publicar
fitjans sobre las tendencies critics mins acre-
ditadas en Francia, iniciandolos en un articulo
magistral sobre el ya famoso critic y novelista
P. Bourget, hubieran sido interesantisiros. En
ellos habria fijado el sentido y alcance de sus pre-
ferencias doctrinales, esplicando el fundamento
de su sistema critic v los motives que le hicieron
decidirse por las sintesis hermosas y profundas de
Emile Faguet.
De tarde en tarde daba d conocer adedmis, algo
de su pensamiento social y politico, revelando una
perspicacia y sentido practice no comunes. Di6
asi el apoyo de su inteligencia A la obra dificil y
fecunda del partido autonomista, cuyas solucio-
nes tendrian de sU parte, la circunstancia de





XXII
ser hoy las Anicas posibles, en el sentido de la
libertad, si no les bastase ser, A toda Juz, las
mans conformes con el estado econ6mico, social y
politico del pais. Mantivolas gallardamente en el
circulo de sus amistades, con generoso convenci-
miento. Advertido y estimado fu6, por cuantos
pudieron apreciarlo, como prenda y anuncio de
una cooperaci6n valiosa: aunque su callado apar-
tamiento de la vida political no permitiera que se
le contase entire los afiliados, ni aun diera derecho
a requerirlo para empefio alguno de character prAc-
tico. Sapose muy pronto que su enfermedad era
incurable; y ya ent6nces solo cupo decir, quizA,
como el poeta, pensando en el amarguisimo acibar
que el caliz de la vida pdblica guard para todos:
ifelices los que mueren j6venes!

IV.

Maa no es possible decirlo ni pensarlo para los
que leyendo sus versos, han podido darse cuenta
de los profundos y sagrados afectos que hacian
ambicionar una larga existencia. Porque Mitjans
era un poeta sofiador y dulce, cuya lira vibraba
tiernamente en loor de los afectos de la familiar
y de la paz del coraz6n, las cuales cantaba en
rimas faciles y correctas, que alcanzaban A veces
una entonaci6n verdaderamente lirica. A los diez
y seis anos, compuso una leyenda en verso titu-
lada A orillas del Genil que cautiva por el es-
mero de la versificaci6n y por la esquisita poesfa
de muchos concepts, revelando una precocidad





XXIII
sorprendente. Mais tarde-y con su habitual re-
serva-se ejercit6 con frecuencia en el arte md-
trica. He tenido a la vista casi todas sus poesias,
merced d la benevola confianza de !a intere-
sante y desconsolada esposa que ilumin6 el oscuro
horizonte de su vida, con destellos de admirable
ternura, y a la cual dedic6 sus mas sentidos can-
tos. Confieso que entire todas sus poesias prefiero
las que espresan afectos dulces y tristes, ecos de
un coraz6n desolado. Tambi6n se conservar6n por
largo tiempo entire sus admiradores los versos
sencillos y patri6ticos, vibrantes y marciales, que
firm con el pseud6nimo El Camagueyano, sin que
quisiera descubrir el secret de haberlos escrito ni
aun a sus mas intimos amigos.

V.

Pero la obra mas important de Mitjans habia
de ser la que leva este pr6logo al frente, para
inesperada honra de quien lo describe. El Sr. D. Ma-
nuel Sanguily, cuya profunda erudici6n y alta
competencia son bien conocidas y estimadas, escri-
bia a Mitjans en 25 de Noviembre de 1888, de-
volvi6ndole los borradores: "En nuestra modest
vida literaria, sera un acontecimiento la aparici6n
de esta obra de ,Vd., y por lo que hasta aqui
aparece, le auguro 6xito complete, y grades y
merecidas alabanzas" Y despu6s de recomendar
algunos puntos a la revision del autor, afiadia:
"Pero en cuanto al conjunto, va siendo una inte-
resante galeria, un cuadro que se desenvuelve






XXIV
como en panorama; en que se va viendo el esfuer-
zo,. la ascension lenta y dificil del pueblo de Cuba,
con sus caract6res propios, sus especiales circuns-
tancias, sus guias, y sus products mejores, en el
orden intellectual. Temo, si, que le sera cada vez
rnas dificil la tarea, a media que se acerque Vd.
a su fin; principalmente por lo dificil que ]e sera
la investigation en lo correspondiente a la parte
cientifica. Desde ahora, sin embargo, puedo con
seguridad anticiparle mi mns cordial enhora-
buena."
Mereciala, sin duda, el libro que ahora se da por
fin a la estampa-aunque incomplete, como que-
d6-merced al celo de mis distinguidos amigos los
Sres. D. Frascisco Calcagno y D. Raimundo Ca-
brera, a quienes me asoci6 la benevolencia con
que me distinguen.
Dificil era el empefio acometido por Mitjans.
Proponiase depurar con esmero las fuentes, v recti-
ficar las flaquezas y el apasionamiento tradiciona-
les de la opinion, fundando en un examen verda-
deramente impartial los elogios y los reparos.
Esto bastaria para que fuese el empefio meritorio
6 interesante, como el que mas, para nosotros.
Pero si se tiene en cuenta, por otra parte la admi-
rable condensacidn de los datos, el discrete enlace
de las noticias, la riqueza de la 'erudici6n, lo con-
ciso del lenguaje, lo pulcro y adecuado del estilo,
crece la just estimaci6n de este libro, que deben
leer todos los cubanos amantes de la cultural del
pais.
No es una Historia de la literatuira cubana, ni





XXV
podria serlo; porque no tenemos, ni es possible que
tengamos literature propia y determinada, cuando
no la tiene ningin otro pueblo de Am6rica, sin
esceptuar, propiamente hablando, A los Estados
Unidos; sino una Historia del movimiento cienti-
fico y literario en Cuba, que ya necesitdbamos, y
que aventaja, por mis de un concept, a la obra
misma de Bourinot sobre El desenvolvimviento in-
telectual del pueblo canadense, que es, sin dispute
una disertaci6n interesantisima. (1)
Nada he de decir sobre la present Historia,
porque un pr6logo no debe ser un juicio, ni aun
puede serlo sin cambiar completamente de carac-
ter. Advertir6 solamente que no es la obra de
Mitjans un enfadoso panegirico ni una ponzoflosa
detracci6n; sino un libro serio, razonado, eruditi-
simo, que revela profundo conocimiento de la
literature en general y de cuanto se ha escrito y
pensado en Cuba hasta el period en que in-
curable enfermedad le hizo interrumpir, para siem-
pre, su noble y laborioso empefio. De nus otros
escritos me ha parecido que debia decir algunas
palabras: de este nada lie de afiadir en son de
critical, pues no quiero prevenir el Animo del lector
con prematuras observaciones.' Pero consignar6,
desde luego, que el honrosisimo patrimonio que
debe Cuba a sus literatos de nota, y que le sefiala
un lugar escepcionalisimo entire las colonies mo-


(1) The intellectual development of the Canadian People. An his-
torical review. By John George Bourinot, the clerk of the House qf
Commons, Canada. Toronto. Hunter, Rose &. C' 1881,





xXVI
dernas, queda esclarecido en t6rminos que desafia-
ran los rigores de la critical.
El plan de esta obra notable es digno de la
mayor alabanza. Abarca todos los g6neros litera-
rios y los agrupa en correctas y rigurosas clasifica-
ciones, ordenando en dmplios y bien deslindados
periods de tiempo, el general desarrollo de nuestra
cultural. La narraci6n es rapida, las observaciones
son breves y precisas: y la sobriedad de citas y de
referencias, la concision del lenguaje y la auste-
ridad del estilo, dan al libro ese grato sabor
((a poco) que en la difusa y subjetiva literature
de nuestros dias apenas se encuentra, porque cada
cual describe de corrido toda una biblioteca, si es
precise, para hablar de sus interesantes vicisitudes
6 de sus no menos interesantes psicologias; sabor
rias raro cada dia, que recomendaba ingeniosamen-
te D. Juan Valera, recordando que los chinos,
amaestradoEs quizds por seculares escarmientos,
no hacen nunca acediciones corregidas y aumenta-
das ((sino corregidas y disminnidas).
Tal vez ha llevado Mitjans demasiado lejos
esas cualidades apreciables: tal vez hubiera de-
bido ampliar alguna vez el cuadro de sus apre-
ciaciones, fundamental mas minuciosamente al-
gunos juicios, comprobar con inas rigor algunas
referencias; pero esto hubiera sido faltar d la
severidad de su plan. Este libro no es una obra
de vulgarizctcin, como ahora se dice: y no se-
ra el que esto describe quien lo deplore; por-
que obras tales solo sirven casi siempre, para
vulgarizar, esto es, para empequenecer y desfigu-





XXVII
rar los asuntos, sin conseguir jarnas que Ileguen
A ser del dominio del vulgo los de caracter verda-
deramente elevado: del vulgo decimos, y no del
pueblo, porque el vulgo estf en todas parties. El
arte, la ciencia, la misma religion en sus mas al-
tas manifestaciones, hallanse reservadas A una
minoria de almas selectas en cada generacidn;
rigiendose por principios muy distintos de los que
deben imperar en la political, porque en. el desen-
volvimiento de la idea del espiritu correspondent
a esferas harto diversas. El libro que nos ocupa
es un acabado resitmeni te la historic de nuestras
letras, analogo, por su forma, al que escribi6 Ba-
ralt de los anales de Venezuela: un andlisis con-
cienzudo y sugestivo, segiu el t6rmino corriente,
que ofrecers segura guia al que se proponga estu-
diarlas, al mismo tiempo que una sintesis razona-
da y clara d los que necesiten recordar en un
moment, las fases principles de nuestro progre-
so intellectual.
La historic de la ensefianza piblica tiene que
ser el cimiento de today verdadera historic de
las letras en Cuba. Asi 1o advirti6 Mitjans, y di6
comienzo a su libro con una concisa 6 instruc-
tiva resena de nuestras pobrisimas instituciones
docentes basta el period que se inicia en 1790
merced al esfuerzo de algunos patriots benern6ri-
tos secundados por un gobernante de excepcionales
cualidades y por un Prelado de dotes no menos
recomendables y esclarecidas: period en que los
afanes de Ia Real Sociedad Econdmica de Amigos
,del Pais determinan la corriente de ideas que





XXVIII
agita a nuestra sonfolienta sociedad colonial y la
pone en comunicaci6n con el espiritu del tiempo
nuevo; con ese movimiento poderosisimo de las
intelegencias que di6 impulso a la Revoluci6n
Americana y a ]a Francesa, inspirando luego las
transformaciones todas de nuestro siglo; con ese
magnifico despertar que ]a filosofia alemana de-
signa con la palabra Aufklarung imperfectamente
traducida, segan los mis autorizados expositores
con la voz ilustraci6n por nosotros comunmentc
usada, y a la cual debiera acaso preferirse como
quiere el traductor ingl6s de la Filosofia de la
Hlistoria de Hegel, el t6rmino lluminaci6n, si no
pareciere harto enfatico v declamatorio. Por cierto
que el gran pensador sentetizaba ese nuevo espi-
ritu en el reconocimiento y en la proclainaci6n de
las leyes de la naturaleza y de lo que como sus-
tancia de lo verdadero y lo bueno, segiin nos
muestra la raz6n libremente consultada (1). Asf,
practicamente lo comprendi6 tambi6n, por su
parte, la generaci6n incansable, a cuyc legal y
sostenido esfuerzo, en circustancias harto tristes,
debidse el advenimiento del espiritu ptiblico en
nuestro desatendido, y hasta entonces, atrasado
pais.
Con erudicidn tanto mas profunda cuanto me-
nos ostentosa, condensa Mitjans en su obra, como
se advierte a la simple vista, un cmulo de noti-
cias exactas y cabales, que suponen largos y pa-
cientes trabajos. Sus juicios son siempre indepen-

(1) Filosofia de la Historia. Parte IV. Lecci6n III. Cap. III.





XXIX
dientes y severos. Esta es la mayor novedad que
su libro ofrece, despu6s de la de haber resumido
en tan corto espacio, datos y referencias que hu-
bieran pedido diluirse en largo nuinero de pagi-
nas. Estos juicios del autor, sinceros, francos,
severos, acomodados siempre A sus conviccio-
nes, seran recibidos con extrafeza, donde la cen-
sura y el elogio, la alabanza mas descompasa-
da v ia detracci6n mas violent suelen obedecer
a prejuicios declarados, no expresando en realidad
la opinion, sino el estado pasional 6 las inclina-
ciones personalfsimas de aquel que los emite. Los
juicios que van a leerse, son hijos de una medita-
ci6n serena, desapasionada y erudita; y aunque
A veces deje de estar conforme con ellos el lector,
como no siempre lo ests el autor de este pr6logo,
nadie negarA imparcialmente, el perspicaz enten-
dimiento, el depurado gusto, ni el vasto saber que
en ellos resplandecen.
La historic del Sr. Mitjans, si le hubiera sido
dado concluirla, habria satisfecho una necesidad
generalmente sentida: y ain incomplete, como ha
quedado, sera utilisima. La historic de nuestra
literature y el examen critic de su contenido,
necesitaban una sintesis. En libros y opIsculos
diversos, hallanse quizas los mis importantes ma-
teriales: y un grupo de infatigables eruditos, de-
dicase, con empenio, a completarlos. Como obras
de conjunto, que abarquen mas 6 menos imperfec-
tamente todo el desenvolvimiento de nuestra cul-
tura hasta la fecha en que se dieron a luz, s61o
pueden citarse, quizas, los c6lebres Apuntes de






xXX
Bachiller y Morales, el Diccionario del Sr. Cal-
cagno, la introduccifn de Anselno Suarez y
Romero A las Obras de Ram6n de Palma, al-
gunas disertaciones de L6pez Prieto, que no se
ban reunido todavia; el c6lebre discurso de Mes-
tre, en lo concerniente a la filosofia; tal vez y
en sentido muy general, las obras hist6ricas de
Pezuela y de Guiteras, 6 las noticias de Lua-
ces y de Fornaris; y cuando se den 6 la es
tampa coleccionadas, las eruditisimas v concien-
zudas monografias que periddicamente viene pu-
blicando hace asos, el Sr. D. Vidal Morales y
Morales. La obra de Mitjans nos hubiera dado
nn complete bosquejo de nuestra actividad litera-
ria, resumiendo los valiosos datos, y los importan-
tes juicios que andan esparcidos en multitud de
escritos; los cuales con gran difcultad pueden reu-
nirse; y completanidolos, no pocas veces, con pro-
fundas y sagaces observaciones. Su libro tiene
derecho, por lo tanto, A un lugar preferente en la
biblioteca de todo cubano, y aun la de todo espanol
cuyo espiritu national no se detenga ante las le-
gendarias columns de Hercules.
Para unos y para otros serA motivo esta obra
de hondas tristezas, porque en sus pdginas se re-
flejan claramente las fatalidades hist6ricas que
pervirtieron una vasta colonizaci6n. Mas no peca-
remos, en el entire tanto, unos ni otros, de pre-
suntuosos, si sentimos despertarse tambi6n un le-
gitimo orgulloante la narraci6n del malogrado
historiador; consideraudo que en ningina 6poca,
que en ningin pais se constituy6 jams, bajo cir-






xxxI
cunstanciis 6 instituciones tan desfavorables, una
literature como la colonial de esta Isla, que no
obstante su natural subordinaci6n A models ex-
traiios, y en particular a los de ]a Metr6poli, di6
al aplauso del mundo culto, en treinta 6 cuarenta
afos de verdadera actividad, nombres como los de
Heredia y la Avellaneda, esperanzas como las de
Orgaz, Mendive y Luaces: una figure tan sublime
en su candorosa contemplacidn de las cosas eter-
nas, como la de D. Jos6 de la Luz Caballero; un
publicista tan profundo y sagaz como Saco, litera-
tos como los del Monte y Echeverria; y hasta en
las esferas inferiores de una sociedad viciada por
la esclavitud, plebeyos como Placido, y siervos
como Manzano, en cuyas frentes humilladas por
la injusticia puso Dios el destello de la inspiraci6n
que redimi6 sus almas de la opresi6n y les abri6,
anchas y esplendorosas, las puertasde la inmorta-
lidad.
Octubre 1890.
RAFAEL MONTORO,














PRELIMINARIES.


Tratandose de una sociedad naciente como la
nuestra, hemos creido necesario resefiar la histo-
ria y los progress de la ensenanza, para descri-
bir los origenes del movimiento intellectual; por
eso colocamos al frente de la primer 6poca y de
cada uno de los periods en que dividimos la se-
g. unda, un cuadro de la instrucci6n y de sus ade-
lantos en sus diferentes esferas.
Para la historic de la instrucci6n primaria
presentdbannos abundantisimos datos las actas de
la Sociedad Econ6mica, la memorial de D. Juan
Justo Reyes sobre Educacidn, premiada por la
misma corporaci6n en 1831, los Apuntes del se-
nor Bachiller y Morales, los articulos publicados
en 1856 en la Revista de la Habana, tornados
de la Memoria que poco antes di6 & luz D. Pela-
yo Gonzalez, los de Saco en el peri6dico madrile-
fio La Ambrica, de 1863, y otros trabajos de
menos extension 6 importancia, 6 de inferior ori-
ginalidad.







Las memories y actas de ia Corporaci6n pa-
tridtica, que por espacio de cincuenta ainos, desde
1793, estuvo especialmente eneargada de velar
por el aumento, organizaci6n y mejoras de las es-
cuelas, forman arsenal inagotable de noticias
fidedignas y curiosas, al cual han acudido cuan-
tos desearon informarse amplia y cumplidamente
en la material. Pero estas memories han necesi-
tado ser completadas por otros trabajos en lo re-
lative A tiempos anteriores y posteriores a la in-
tervenci6n de la Sociedad en la ensefianza, y con
otros datos de los pueblos alejados de la capital,
hasta los cuales nunca lleg6 eficazmente su in-
fluencia, y de los cuales no adquiri6 noticias
aproximadamente exactas antes del censo de
1836. Algunas monografias, como las que exis-
ten de Villaclara y Matanzas (la primera de D.
Manuel Dionisio Gonzalez, de 1857, la segunda
de D. Pedro Antonio Alfonso), y otros trabajos
lijerisimos que en diversas 6pocas han aparecido
en periddicos del. interior, completan la resefia
del movimiento general de la ensefianza en Cuba.
Bachiller y Morales fu6, sin duda, el primer
investigator laborioso que acudi6 a beber en la
mayor parte de estas fuentes, reuni6 sus infor-
mes y did una idea general de los primeros pasos
de la instrucci6n primaria entire nosotros: cuaren-
ta y ocho paginas de sus Apuntes estan a ella
consagradas. En lo concerniente a los tres pri-
meros siglos de la conquista, casi no puede ha-
cerse sino repetir en una ii otra forma sus datos.
Pero la agloneracidn confusa en que los present,







la falta de claridad y m6todo de que adolecen,
no obstante la division en capitulos y la profu-
si6n de epigrafes, las contradicciones en quo in-
curre, por lo menos aparentemente, A causa de la
osouridad de su estilo vasee el iltimo parrafo de
la pdgina 9 del tomo I), hacen su lectura fatigo-
sa y dificil.
El trabajo de D. Pelayo Gonzalez, fu6 un ade-
lanto por su m6todo y claridad, por algunos da-
tos nuevos y por algunas indicaciones que balla-
ron favorable acogida en el Gobierno, segin nota
de los editors de la Revista de la Hfabana.
Sup6ranle, sin embargo, los articulos de La
America, porque era Saco, y lo demuestra en
ellos, un incomparable expositor de las materials
mis aridas y confusas, que con sencilla elegan-
cia y precision valiosa, daba la clave del asunto,
ponia de relieve sus lines principles, sintetiza-
ba, resumia, comentaba con acertadisimo criterio
y desembarazaba al lector de pormenores super-
fluos y enojosos que no siempre condenan valero-
samente al olvido los eruditos pacientes, avidos
de exponer en piblico museo, los resultados inte-
gros de su labor. Asi es que en Saco no encon-
tramos ni todos los nombres propios de maestros
y miembros de comisiones y juntas, ni todos los
detalles de proyectos de arbitrios 6 reglamentos
propuestos y fracasados en los primeros veinte
afos de la Sociedad Patridtica, que include la
memorial de Gonzalez, ni otros datos con que en-
riquece sus Apuntes Bachiller. Pero no olvida,
como Gonzdlez, las importantes disposiciones del







Gobierno Supremo por las que goz6 y perdi6 la
Secci6n de Educaci6n 32.000 pesos de auxilios
anuales; explica mrs francamente la mezquina
rivalidad del Obispo Tres Palacios, tan perjudi-
cial A la ensefnanza, y da extractos de los infor-
mes del Pbro. V6lez y de D. Domingo Del Monte,
que valen much mas que algunos soporiferos
cuadros de ndmeros (sea dicho con respeto y sin
blasfemar contra las estadisticas).
Algunos trabajos de D. Joaquin Santos SuR-
rez y la memorial lujosamente impresa por D.
Pedro de Agtiero en 1867, titulada La instruc-
cion publica en la Isla de Cuba, si no aiiaden
ningdn dato a la historic de la ensenanza prima-
ria hasta 1842, esclarecen la de los 25 ailos pos-
teriores. Facilitan el conocimiento do este perio-
do copiosas fuentes oficiales y la preferente aten-
ci6n que otorgaron al asunto, revistas y peri6dicos
llenos de comentarios y pplemicas. Para conocer
los afios posteriores a 1867, abundan tambi6n los
fuentes de informaciones.
La historic de la segunda ensefianza y de los
studios mayores y profesionales, ha de servirse
igualmente de los materials acumulados en va-
rios de los trabajos que acabamos de citar. Las
Memorial~ de la Sociedad Econ6mica, que tanto
intervino, casi hasta ayer, en organizer ctedras
nuevas y pedir reforms universitarias, son para
el propuesto objeto, como los Apuntes del Sr. Ba-
chiller, de utilisima lectura. La obra de D. Pedro
de Agitero trae importantes cuadros que reflejan
claramente la situaci6n en 19 de Enero de 1867,







y consideraciones sobre el plan de studios de
1863, debido al general Concha, entonces Minis-
tro de Ultramar. En las revistas y periddicos a
cuyos comentarios hemos hecho referencia, se en-
cuentran datos 6 indicaciones tiles.
Tan abundantes materials y tan variadas
fuentes de informacidn nos hubieran permitido
escribir largamente sobre la ensefianza. Pero nos
pareci6 preferable escoger y presentar lo capital,
con la esperanza de ser menos enojosos para la
generalidad de los lectores. A los pocos aficiona-
dos A muchos poimenores de material tan arida,
les quedara el recurso de acudir A las citadas
fuentes. Si los demis encuentran c6modo infor-
marse rapidamente de lo esencial, sin recorrer
muchos volhimenes, si nuestro relato les parece
claro, breve y ordenado, aunque la tarea de sim-
ple selecci6n y exposici6n d6 corta gloria, nos sa-
tisfarA sobradamente el realizarla sin hacer indi-
gesta su lecture.
El movimiento literario es el objeto de nues-
tro preferente studio. Al Ilegar a 61 abandona-
mos la timidez del compilador de ajenos datos, y
nos arriesgamos A juzgar con criteria indepen-
diente. No siempre es esto possible, tratindose de
autores de los siglos pasados y de principios del
actual, de cuyas obras que no hemos visto, tene-
mos que hablar por referencias. Despu6s de 1820
la tarea se facility. Si alguna dificultad rest, es
por el extreme contrario, por la balumba de obras
de poca importancia que hay que leer con provi-
si6n de paciencia y escrupuloso celo para dar






10
cuenta al lector en corto ndmero de lines y que-
dar de todos modos con el natural temor de que
los mas ilustrados nos tachen de prolijos, y los
indulgentes nos tilden por severos.
El examen del movimiento cientifico no debia
entrar en nuestro trabajo. A priori reconociamos
y d posteriori confirmamos nuestra mayor incom-
petencia en tal terreno, Sin embargo, la corta
extension y escasa originalidad de los ensayos
practicos y especulativos sobre ciencias, verifica-
.dos en Cuba antes del ano 1868, que pone punto
A esta resefia, tentaban a que osasemos hacer al-
gAn esfuerzo mns que completase el cuadro del
imovimiento intellectual del pais. Creimos al fin
que aconsejandonos con algunas personas id6neas,
y limitandonos A ordenar y exponer, podrinamos
escribir tres 6 cuatro capitulos breves; Atiles para
iniciar A los que no conozcan directamente, 6 por
expositores mis aptos, las obras a que se refieran.
Los versados en la historic de los ramos clentifi-
cos cultivados entire nosotros, los saltaran y nos
perdonarAn la intrusion. Los que la desconozcan
enteramente adquiriran una noci6n ligera. A esto
responded el capitulo final de cada period.
Una sdplica quer6mos hacer A los lectores:
cuando echen de menos, al acordarse de uno A
otro cubano eminente, un elogio cumplido y com-
pleto, recuerden que 6sta no es una obra de bio-
grafias, y adviertan que tratamos de presentar el
resultado del movimiento general. Escribimos
una historic literaria, y por eso no es extrafto que
carezcan de capitulo especial hombres como Va-






11
rela, Arango, Luz, 6 Saco, donde lo tienen La
Avellaneda, Luaces y Pifieyro. Hubi6ramos de-
seado consagrArselo tambi6n 6 Heredia; pero he-
mos preferido la brevedad d repetir lugares co-
munes, tratando de un poeta tan conocido y
comentado.
A la falta de datos fidedignos deben atribuir-
se las otras omisiones que se noten. Consid6rese
el present volimen como un ensayo, que servird
de base sobre la cual otros mds id6neos y en me-
jores circunstancias erigiran el monument.







----*---















PRIMER EPOCA.
(ANTES DE 1790)

CAPITULO I.
La ensefanza.
Instrucci6n primaria.-Conyedo.-Caraballo.-Los P. P. Belemi-
tas.-Estudios secundarios.-Representaci6n al Ayuntamiento
de la Habana en 1603.-Instancia de Farias.-Altamirano.-
El clero.-Santiago de Cuba.-Paradas en Bayamo.-Los Je-
suitas en la Habana.-Estudios mayores.-La Universidad; su
deficiencia.-S. Basilio Magno (1722).-Colegio ieeminario de
]a Habana (1773).

La historic del movimiento intellectual en
Cuba, comprende dos 6pocas bien diferentes, se-
paradas por el inolvidable gobierno del general
D. Luis de las Casas, que se inaugur6 en 1790.
Antes de este ano no hay desenvolvimiento cons-
tante y regular de nuestra cultural: s6lo encuen-
tra el investigator, diseminados en trescientos
anios v esparcidos en pueblos distintos y sin co-
nexi6n ni enlace, datos mas 6 menos curiosos,
pero aislados siempre, que s6lo merecen ser cita-
dos por su antigiiedad y como antecedentes his-
t6ricos. Trataremos de agruparlos con el mayor
orden possible, y acaso con cierta nimiedad dis-
culpable en los preliminaries, para entrar luego







en el examen de la segunda 6poca, verdalera-
mente interesante.
No es extrafio que en casi tres siglos, como
dice Saco, ni el Gobierno, ni los ayuntamientos
de Cuba, costeasen una s61a escuela gratuita para
los pobres. Julio Sim6n ha demostrado (1) que
]a Francia anterior a la revoluci6n del 89, no se-
guia conduct diferente.- Los presupuestos de
1774, 1775, 1781, 1785, 1787 y siguientes, con-
tenian millones de francos para los mendigos,
academias, literatos, bibliotecas, imprenta real,
jardin de plants. ..... nada para las escuelas.
El Estado no se preocup6 de la instrucci6n pri-
maria mientras la Convenci6n no puso en el ta-
pete sus trascendentales problenas, lo "que tuvo
efecto en 1792. Y si tan corriente ha sido hasta
este siglo en todos los paises, que ]a enseiianza
elemental estuviese desatendida, hasta en los
mismos dias de esplendor literario, cuando inge-
nios eminentes han dado lustre y prez a la his-
toria de su patria; si son de tan reciente fecha
los desvelos, el afan y el eficaz amor de los go-
biernos que levantan 1a instrucci6n primaria de
su postracidn en naciones como los Estados Uni-
dos, Alemania y Francia, no ha de sorprender-
nos el atraso en que ]a vemos en el siglo XVIII.
entire nosotros, en este pueblo que no habia lo-
grado ain la inportancia que despu6s le ha dado
la fertilidad de su suelo y su ventajosa situacidn
geogrifica.

(1) L' Ecole, pig. 24.







Amn en la capital de la IsIa, los pobladores
han debido atenerse a sus individuals esfuerzos
y experimentar los efectos de la escasez de pro-
fesores y escuelas, hasta que a principios de la
centuria pasada, por la munificencia del vecino
Caraballo, se establecen los P. P. Belemitas, que
easefan a leer, escribir y contar, y llegan a reu-
nir doscientos ninos en sus bancos. En Villaclara
hubo una escuela desde su fundaci6n en 1689.
En 1712 el filAntropo Pbro. D. Juan Conyedo,
de Remedios, abre otra escuela gratuita, y una
mas en 1757 en la ermita del Carmen. Se aumen-
ta el nimero con la de Arriaga en 1759; pero
por ausencia de 6ste y muerte de Conyedo, falta
escuela poco despues. El Pbro. Juan FMlix de
Moya, restablece la del Carmen, y el Ayunta-
miento da en 1775 veinticinco pesos anuales a
Juan Antonio Oropeza para sostenirniento de
otra; pero ambas desaparecen en 1787. Matan-
zas, mas atrasada en esto, en 1771, a los setenta
y ocho afos de fundada, encarga A un regidor
que busque maestro en la Habana (1).
Tampoco los studios secundarios se hallaban
a gran altura entire nosotros en el siglo pasado.
No solamente de entonces, sino a6n de tiempos

(1) En el mismo ailo invita i D. Pablo Garcia para que ejer-
za el magisterio, ocobrando [ los discipulos lo que sea licito.n En
1775 present su titulo D. Lorenzo Tadeo de Urrutia. En 1778 pi-
de licencia para abrir escuela D. Juan MeilIn, y parece que i los
tres antos pudo hacerlo. Alguno mis debia ejercer entonces la indus-
tria, pues un acuerdo del Cabildo, dispone que se intime a los intru-
sos la orden de que presented sus autorizaciones. V6anse las Memo-
rias de un mrtancero, por Pedro Antonio Alfonso, 1854.






16
po.teriores, puede afirmarse con Bachiller, que
se atendia mns al pomposo nombre del plantel
de educaci6n, que a los frutos de la misma; que
se desdefnaba el modesto titulo de escuela y se
abrian con el de academia 6 institute, estableci-
mientos que apenas avanzaban mas alli de la
instrucci6n primaria; y que cuidando menos de
la calidad que de la rapidez de los studios, pro-
metian los directors entregar pronto a los alum-
nos aptos para matricularse en la Universidad.
Teniendo en cuenta esto; considerando ademas
que para el studio de la Filosofia se necesit6
por much tiempo real permiso; advirtiendo tam-
bi6n que las ciencias naturales no alcanzaban en-
tonces la importancia y el amor que en otras
parties, podriamos aseverar que la segunda ense-
hanza estaba reducida d un superficial studio de
las humanidades, y preference del latfn, que por
su aplicaci6n 6 las carreras universitarias, mere-
cia distinci6n, y encontraha mas facilmente idd-
neos profesores en el clero, a la saz6n factor
principal de la ensefanza.
Sean dichas estas verdades sin desconocer el
m6rito de loables esfuerzos y la antigiiedad de
algunos. Consta que en Setiembre de 1603 el
cabildo de la Habana trat6 s(de la necesidad de
tener un professor de Gramatica que ensefnara la-
tin A los hijos y vecinos de la ciudad:) hfibole
con cien ducados de retribuci6n; mas se la quita-
ron porque no mereci6 la aprobaci6n de S. M. lo
hecho, y se acudi6 de nuevo suplicando que se
creara la plaza con duplicado haber. Consta asi-







mismno que en 25 de Noviembre del mismo ano,
participaba al Ayuntamiento el capitan D. Anto-
nio Ferndndez Farias, en representaci6n de otros
vecinos, que hacia dos dias que el. Prior de San
Agustin habia suspendido las classes de Gramiti-
ca que daba en los dos afios anteriores un fraile
del convento, y suplicaba que se evitase el daflo,
A lo que se provey6 consignando cien escudos de
ocho reales para el sostenimiento de la catedra, a
reserve de que S. M. aprobase la media. Es no-
torio tambi6n que desde 1607, se ocupaba el
obispo Fr. Juan de las Cabezas Altamirano en
fundar el Seminario LTridentino, y que los veci-
nos ofrecieron pagar perpetuamente una parte de
los costs, satisfaciendo dos reales por cada res 6
cerdo que se beneficiase, espontaneo tribute que
fu6 aceptado con la declaraci6n de que nunca se-
ria exigido por la fuerza. Consta igualmente que
el clero secular daba lecciones de latinidad y de
moral: asi el citado Conyedo preparaba en Villa-
clara A los que se dedicaban al sacerdocio, y afios
despu6s Fr. Antonio Perez de Corcho, daba lec-
clones de Filosofia en el hospicio de su orden.
Consta, en fin, que en Santiago de Cuba, por bu-
la de Adriano, VI, de 28 de Abril de 1522, se
cre6 la Scholatria para la ensefianza del latin; y
que por testamento de 15 de Mayo de 1571 dej6
el capitin D. Francisco de Paradas, una suma
cuantiosa para la fundaci6n de una obra pia en
Bayamo, que en 1720 fu6 cedida con sus cargas
a dos frailes de Santo Domingo, en cuyas manos
mejor6 su estado. Tambi6n en 1689 se erigi6 en







]a Habana el colegio de San Ambrosio, de doce
becas, con objeto de preparar A los j6venes que
siguiesen la carrera eclesiastica; pero no corres-
pondi6 al intent, mereciendo mas tarde una se-
vera censura del obispo Hechavarria Yelgueza,
por la deficiencia de su ensenanza, reducida al
latin y al canto llano. Tampoco did fecundos re-
sultados la buena voluntad de Fr. Jos6 Maria
Pefalver, que en 1788 abri6 cated.ia de Elocuen-
cia y Literatura en el convento de Ia Merced,
pues pasaron cuatro anos sin que lograse tener
un solo oyente.
Despuds de esto, la fundacidn de un colegio
de Jesuitas en Ia Habana, viene A dar nuevo im-
pulso A la ensefianza. Desde sus primeras misio-
nes, segin Arrate, los regulars de dicha orden
que pasaban por esta capital con direcci6n al
continent, hallaron ((extremos de veneracidn en
sus moradores, los cuales mostraron en ]a como-
didad del hospedaje y en la profusion de los re-
galos, no s6lo el generoso caracter de sus animos,
sino tambi6n su devota propensi6n al institute.)
Pezuela nos asegura que ya en 1656 pretendi6 el
Ayuntamiento con empeno, que se fundase un
colegio de la orden. ((Pero habian.sido, continue,
tan frecuentes y tan vivas las competencias entire
los prelados y aquellos regulars en otras pose-
siones de Ultramar, que se prestaron poco a su
instalaci6n en Cuba los obispos y los sacerdotes.)
Creci6 la poblaci6n, redoblaronse las instancias,
y al cabo en 1717 el Pbro. D. Gregorio Diaz An-
gel, natural de la Habana, destin6 cuarenta mil







duros en fincas para el sostenimiento del solicita-
do colegio. En Diciembre de 1721, obtuvieron la,
licencia necesaria: pasaron tres afios en cuestio-
nes sobre la elecci6n y compra del solar, y al fin
se alz6 el convento bajo la advocaci6n de San
Ignacio.
Entonces se agreg6 al nuevo colegio el anti-
guo de San Ambrosio, que desde su fundacion en
1689, habia sido puesto por el obispo Composte-
la bajo la direcci6n de un Jesuita, el P. DAvila
(Francisco), en vista de que se dilataba la veni-
da de ]a Compania. Pero aunque a cargo de 6sta
desde 1724, no fu6 refundido el colegio de San
Ambrosio en el nuevo:.seguian las doce becas
reservadas A los que se preparaban para la carre-
ra eclesiastica y cursaban asignaturas privativas
de ella, y exclusivamente se destinaron a soste-
nerlas los fondos que dej6 Compostela y nuevas
donaciones del Pbro. Pedroso y del jesuita Antonio
Mariano Poveda, que fund seis becas (y no debe
ser confundido con el D. Matias Poveda, coman-
dante, nombrado por Bachiller y Morales).. Los
demAs alumnos, que fueron numerosos, estudia-
ban Humanidades y Filosofia, hasta recibir en el
establecimiento el grado de Bachiller (1).
Los studios mayores comenzaron en el siglo
pasado.

(1) Los datos precedentes son de una carta que nos dirigi6
(Feb. 19 de 1888) el Rector del Seminario, Pbro. D. Cipriano Rojas,
A petici6n nuestra, rectificando algunas vagas noticias de la Rela-
cion histdrica que public en el Boletin Eclesidstico del Obispado de
la Habana (2 de Enero del propio afio).y que aparece eqnivocada-
mente firmada por el P. Vila..






Atendiendo a las indicaciones de Fr. Diego
Romero, desde 1688 suplic6 el Ayuntamiento de
la Habana al Gobierno de S. M. que establecie-
se una universidad entire nosotros, para que los
j6venes deseosos de estudiar no tuviesen que
emprender viajes costosos en busca de otras de
America 6 Espafia (1). Apoyada por el obispo
Valdds mas adelante esta solicitud (2), di6 al fin
por resultado el breve de Inocencio xIIi, expe-
dido en 12 de Setiembre de 1721, autorizando A
los P. P. del convent de S. Juan de Letrdn para
fundar el establecimiento apetecido. Perdidronse
algunos afios en traslados, consultas y otros tra-
mites, hasta que se le di6 en 1728 cumplimiento.
((Pero sin dotaciones ain, dice Pezuela, s1lo a los
tres aflos empezaron a funcionar algunas cate-
dras, las de Moral, Filosofia y Canones, desem-
pefiandolas los mismos Dominicos)
Debi6 nuestra Universidad, segdn la orden
recibida, modelarse por la de Santo Domingo;
pero al buscar el reglamento de 6sta no se encon-
tr6, v cometi6se entonces a los mismos doctors
, 0. ,ja.: la Habana el encargo de redactar otro
. nuevo, por R. C. de 14 de Marzo de 1732. For-
S mronlo los P. P. Predicadores de S. Juan de
Letran,, fud discutido por el Claustro, aprobado
aqui por el Capitan General y despu6s en Espa-
fia por el Consejo de Indias en 27 de Junio de
1734. Los rectores, vice-rectores, consiliarios y

(1) Bachiller, Apuntes, tom. I, pag. 138.
(2) Pezuela, Hist. de Cuba, tom. II, pig. 345.






21
secretaries, debian ser precisamente Dominicos,
privilegio que trajo mil rivalidades y disgustos
hasta 1842. Los primeros catedraticos obtuvieron
su cargo por nombramiento y sin t6rmino: los
posteriores por oposici6n, con derecho A ejercerlo
seis aflos solamente.
Fu6 el primer rector Fr. Torns de Linares,
nombrado en 1728 por S. M. Sucedidle en 1735
Fr. Juan Bautista del Rosario Sotolongo, elegido
por el Claustro, como los posteriores, que desde
aquella fecha se renovaron anualmente. Conta-
ronse entire sus primeros doctors, el obispo Mo-
rell de Santa Cruz, y el reputado orador cubano
Rafael del Castillo, que murid a poco de ser obis-
po electo de la di6cesis de Puerto Rico.
Por desgracia la Universidad fu6 durante un
siglo muy insignificant element de cultural,
fitil s6lo para que Espara se jactase de traernos
su civilizaci6n, y para que los cubanos alimenta-
sen alguna vanagloria, de lo que puede ser ejem-
plo la de un redactor del Papel Peri6dico que en
27 de Julio de 1791, enumeraba con celoso pa-
triotismo nuestros progress en ciencias, arles y
agriculture, contestando a un murmurador que
tenia lafranqueza de lamentar nuestro evidence
atraso (1).
Varias causes anularon los servicios que po-
dia prestarnos la erecci6n de la Universidad. Ci-
tase por principal el modelarla en el siglo xvinI
por la de Santo Domingo, creada en el xvi.

(1) Bachiller, Apl.ntes, tom. I, pig. 180.







((Triunf6 en la Habana, *dice Bachiller (1), el si-
glo xvi sobre el xviim, y ya muy entrado 6ste
reinaba el Peripato en toda su entereza en la
Universidad, y llegado el xix continuaba, aun-
que transigiendo con los novedades del colegio de
San Carlos............... El catedrdtico de Mate-
mAticas debia ensefiar, despu6s de la Aritm6tica
prActica, quO son la scuatro reglas primeras con la
durea, Geometrfa elemental a unos, 6 otros ia
Trigonometria, a otros la Astronomia y sus de-
ducciones en utilidad y servicio del Rey nuestro
senor. Continuaba en las deducciones colocando
la Navegaci6n, Arquitectura polemica y civil,
Geograffa, Esfera, M ecAnica, Optica, etc. El mal
estaba en que estas asignaturas no se incluian en
el curso de Filosofia, y pocos estudiaban ni si-
quiera las cuatro reglas y la aurea.............. El
sistema filos6fico era el escoldstico con sus eter-
nas simulas, su enmaraiiada 16gica y sus p6simas
nociones de fisica. Duraba el curso tres alios, y
los dos primeros se reducian 6 las smmulas y la
logica. Ademas, en los dias no lectivos se concu-
rria 6 la clase de Texto Aristot6lico, si bien es
verdad que semejante clase no s6lo no se daba
casi nunca, sino que los estudiantes de Pilosofia
ni ain conocian el texto por el lomo.)
Pero no hubiese aventajado much mas nues-
tra Universidad siendo modelada por las espafio-
las del siglo xviii. La Metr6poli, con la mejor
voluntad no podia dar otra cosa, cuando ella
misma fustigada por el P. Feij6o, se mostraba
(I) Apuntes tom. I, paig. 142







ain en el nivel cientifico a que la redujo la poli-
tica funesta de los Austrias; no podia, ni pudo
mis tarde, cuando Carlos rI excitaba 6 los doc-
tores para que reformasen la ensefianza, pues
Alcal6 y Salamanca respondieron que no era po-
sible apartarse del sistema del Peripato, ni seguir
las innovaciones de Galileo y Newton, discordes
con tradiciones inviolables.
Tambien acontecia que algunas asignaturas
no encontraban profesores aptos en el pais. (Por
much tiempo, dice Bachiller, no hubo ni cate-
dritico de Matenmticas, con ser una de las que
daban opci6n a la borla y propinas, prueba de
que no habia ningiin bachiller fil6sofo, instruido
en Matemiticas.)
Sin embargo, otras veces partisan del pals las
ideas tiless y los pensamientos fecundos, y el
Gobierno de S. M. negaba lo pedido, 6 por igno-
rancia, 6 por negligencia, 6 por recelo, 6 por eco-
nomia. El rector Fr. Juan Chac6n, natural de la
Habana, pidi6 en 1761 ]a creaci6n de una cite-
dra de FIsica experimental, que fu6 negada, y
dos de MatemAticas, de las cuales s6lo una se
aprob6. Dentro del mismo claustro se reconocie-
ron desde 1758 los defects de los estatutos. M6s
tarde el rector Fr. Jos6 Calder6n, en vista de las
apremiantes necesidades de reforms, redact6 ex-
pontineamente un nuevo plan de studios que
cay6 en el olvido. Y en 1795 el Pbro. D. Jos6
Agustin Caballero decia en la Secci6n de Cien-
cias y Artes de la Sociedad Patri6tica, estas me-
morables palabras de censura:






24
(aE sistema actual de la ensenanza pdblica
retarda y embaraza los progress de las artes y
ciencias, resisted el establecimiento de otras nue-
vas, ypor consiguiente en nada favorece las ten-
tativas y ensayos de nuestra clase. Esto no es
paradoja: es una verdad clara y luminosa como
el sol en la mitad del dia. Mas, conlieso simul-
t6neamente, que los maestros carecen de respon-
sabilidad sobre este particular, porque ellos no
tienea otro arbitrio ni accion sino ejecutar y obe-
decer. Me atrevo afirmar en honor de la justi-
cia que les es debida, que si se les permitiese
regentear sus aulas libremente, sin precisa obli-
gacidn A la doctrine de la escuela, los jdvenes
saldrian mejor instruidos en la latinidad, esludia-
rian la verdadera Filosofia, penetrarian el espiri-
tu de la Iglesia en sus cnones y el de los legis-
ladores en sus leyes; aprenderian una sana y
pacifica Teologia, conocerian la configuraci6n del
cuerpo human para saber curar con tino y cir-
cunspeccidn sus enfermedades, y los mismos
maestros no lamentarian la triste necesidad de
condenar tal vez sus propios juicios y explicar
contra lo mismo que sienten. iQu recurso le
qpeda a un maestro, por iluminado que sea, A
quien se le manda ensefiar la latinidad por un
escrito del siglo de hierro, jurar ciegamente las
palabras de Arist6teles, y asi en las otras facul-
tades?)
La moci6n del P. Caballero di6 lugar a que se
elevase a S. M. una representaci6n de la Socie-
dad Patri6tica, que como encargada de velar por







el fomento de la instrucci6n, alzaba su voz para
pedir que se reformase el plan de studios. (Que
esta reform, decian, debe comenzar por la Uni-
versidad, es otro de los pun-tos de nuestra solici-
tud. Para ameritarlo convendria representar que
de otra suerte la reform no podria ser extensive
A las otras casas de pfblica enseiianza, porque
6stas todas guardian dependencia en el tiempo,
orden y material en los cursos; que tanto las unas
como la otra, siguen todavia el m6todo antiquisi-
mo de las escuelas, se mantienen tributaries es-
crupulosas del Peripato, y no ensefan ni un solo
conocimiento matematico, ni una lecci6n de Qul-
mica, ni un ensayo de Anatomia prActica; que
la ilustre Universidad al cabo de cincuenta y sie-
te arios, no ha querido reconocer la necesaria vi-
cisitud de los establecimientos humans, y ha
carecido de energia para desembarazarse de afe-
jas rutinas y antiguas preocupaciones, desterra-
das much tiempo ha de las academias de Europa,
de quien es y debe ser 6mula la Amdrica; que
bastaria leer sus estatutos para former juicio del
estado en que deben hallarse artes y ciencias, y
de la mejora de que son susceptibles; que la. de-
cadencia de ambas es tan notoria, como necesario
el remedio, porque este mal es de una naturaleza
nociva a la utilidad pdblica y al rigor en que
debe conservarse el orden politico, y no deben ya
disimularlo ni las leyes de la probidad, ni del
patriotism, que gobiernan el cuerpo de la socie-
dad; que seria una providencia capaz de eterni-
zar ella sola la gloria del reinado de S. M., orde-






nar que la Universidad junta en claustro pleno,
tratase de former un plan libre de studios, se-
grin el estado general de los conocimientos huma-
nos, y concluir pidiendo A S. M. en nombre del
Cuerpo patridtico, que, aceptando los buenos de-
seos que este tiene de emplearse en beneficio de
la patria, le faculte para dipular cuatro de sus
miembros, que asociados d los doctors que hu-
biese de nombrar la Universidad, coadyuven a la
formaci6n del nuevo plan, empresa que concibe
ia Sociedad muy digna de sus afanes y sudores.
La circunstancia de ser muchos de los socios
graduados en la misma Universidad, disipa cual-
quier sospecha de un cuerpo contra otro, lo que
espresumible en fuerza del convencimiento en
que se hallan ambos sobre la necesidad de este
plan.)
El general Las Casas apoyo la moci6n del
P. Caballero; pero el Gobierno de S. M. guard
los papeles y no hizo caso de la gesti6n del Go-
bernador General de la colonia. Ni fu6 mis oido
su apologista D. Tomas Romay, cuando en su
elogio fdnebre anunci6 que la obra plausible del
difunto ilustre, quedaria incomplete y resultarian
infructuosos sus esfuerzos, a no venir otro siste-
raa 6 la Universidad, en donde Arist6teles y Ga-
leno imperaban desp6ticamente en Filosofia v
Medicine, mientras Alfonso X y Euclides no te-
nian quien explicase las leyes del uno y los
principios matemiticos del otro.
Es verdad que la Habana no podia quejarse
por mis desatendida. Otras ciudades de America






chocaban con iguales resistencias de gobiernos
espafioles recelosos 6 indolentes, y algunas pade-
cieron mAs que nosotros. El Repertorio America-
no, que dirigia en Londres Andr6s Bello, enume-
raba en 1829 cosas muy dignas de menci6n. ((En
Buenos Aires, anotaba, a pesar de que habia
Audiencia, no se permitid nunca establecer una
academia te6rico-prActica de Leyes, como la ha-
bia en Chuquisaca: tampoco se le concedi6, en
medio de sus repetidas instancias, fundar una
Universidad. Igual suerte tuvieron las solicitu-
des al mismo efecto, en M6rida y Yucatan. Gua-
temala, Quito, Caracas, La Guayra y Puerto
Cabello, no pudieron conseguir que se les conce-
diera fundar catedras de MatemAticas, Derecho
pdblico y Pilotaje. Al virey de Buenos Aires,
Pino, se le desaprob6 por el gobierno espanol, a
fines del siglo pasado, que hubiese permitido al
Consulado establecer una escuela de pilotaje cos-
teada por 61 mismo, por ser este ramo de ense-
fianza (decia el decreto) de puro lujo. Treinta
afios estuvo solicitando permiso, en el siglo pasa-
do, el cacique D. Juan Cirilo de Castilla, para
poner en la Puebla de los Angeles, su patria, un
colegio para los indigenas, y muri6 en Madrid
sin conseguirlo. El ministry Caballero se neg6 5
que se verificase la disposici6n testamentaria del
arzobispo de Guatemala, Larraza, de establecer
citedra de Filosofia moral, dotada por 61 mismo,
diciendo en la R. O. de la material que ((S. M.
habia dispuesto se remitiese & Espafia el dinero
depositado para aquella catedra, por ser inoficio-






so el establecimiento a que se habia destinado.)
El sucesor del Sr. Chaves en el obispado de Are-
quipa, alarmado de los progress que hacia la
juventud en la carrera de la ilustraci6n, persi-
gui6 y proscribi6 a los que daban mis esperanzas;
y poniendo al frente del colegio d Sebastian de
Goyeneche, digno hermano del Conde de Guaqui,
acab6 con el bello plantel de Luna Pizarro. En
una R. C. expedida por D. Carlos IV d consult
del Supremo Consejo de Indias con parecer fiscal,
y que existia en Caracas (al menos antes de la
revoluci6n), se prohibit el establecimiento de la
Universidad de MTrida en Maracaibo porque
(S. M. no consideraba convenient se hiciese ge-
neral la ilustraci6n en Am6rica!s Se desaprob6
por el gabinete de Madrid ]a dotacidn asignada A
la Academia de San -Luis, en Chile, y se mand6
suprimir en Lima y Bogota las cAtedras de De-
recho natural y de genes (que por algin tiempo
se habian permitido) (por ereerse perjudicial.)
Pero no obstante estas restricciones, hijas de una
administraci6n suspicaz y mezquina, se notaba
por todos lados, cuando visit el ilustre Hum-
boldt el nuevo continent, un gran movimiento
intelectual, una juventud dotada de rara facili-
dad para aprender las ciencias: indicio seguro de
Sla revoluci6n political y moral que se preparaba.)
SPara los studios eclesiasticos cre6 en Santia-
go de Cuba el obispo D. Francisco Ger6nimo
Vald6s el Seminario de San Basilio Magno, en
1722, destinando al objeto 12.700 pesos. Pero
estuvo cerrado largo tiempo, hasta que por reso-






luci6n soberana volvi6 6 abrir sus puertas 4 fines
del pasado siglo (1). Mas important fu6 la fun-
daci6n en 1773 del que con el titulo de Real
Colegio Seminario de San Carlos y San Ambro-
sio, result de la fusion del eiltimo citado con el
de los Jesuitas cuando fueron 6stos expatriados
por Carlos III y confiscados sus bienes. Esfe ins-
tituto, cuyo reglamento form6 nuestro paisano el
obispo Hechavarria Yelgueza, no estaba realmen-
te destinado A la exclusive enseinanza de los que
siguiesen la carrera eclesiastica. ((Se han trazado,
decia el prelado correspondiendo 6 las indicacio-
nes de la'R. O. de 14 de Agosto de 1768, unos
estatutos de crianza confin y transcendental a los
diversos destin"os de la sociedrd civil.) Debian
establecerse tres cursos previous de Letras y Filo-
sofia, despu6s de los cuales se entrase en una de
las tres facultades mayores, Teologia, Derecho y
Matematicas. Sin embargo, estas dos tiltimas no
se crearon hasta el present siglo, cuando vino
Espada. Parece que la demora obedeci6 Ja la
R. C. de 3 de Junio de 1776, que vino a modifi-
car la de ocho afos antes, declarando que los se-
minarios de la Habana y Santiago de Cuba, fue-
sen tenidos por conciliares (2); tanto que cuando
en el primero fund Espada las cAtedras de De-
recho civil y Matematicas (1807), tuvieron ca-
ricter provisional, y se form expediente que en
14 de Noviermbre de 1812 aprobaron las Cortes


(1) Bachiller, Apuntes, tom. I, pag. 161.
(2) Boletin Eclesidstico citado, pig. 19.






(1); prueba de que los antiguos estatutos estaban
ya muy olvidados y no parecia bastante apoyarse
en 61los y abrir las nuevas classes como en cum-
plimiento de disposiciones todavia vigentes.


(1) Idem.














PRIMER EPOCA.
(ANTES DE 1790.)

CAPITULO II.

Las letras y las ciencias.

Ensayos po6ticos.-Balboa y su Espejo de paciencia.- SBri y Avi-
leira en Villaclara.-Palomino, Sotolongo y Fr. Jos6 Rodri-
guez en la Habana.-Manuel del Socorro Rodriguez.-Cr6ni-
cas.-Zayas y Bazan, Morell, Arrate, Urrutia.-Elocuencia
sagrada.-Conde, Castillo, Barea, Sanam6.-Historia natural.--
Antonio Parra.-El jurisconsulto Ar6chaga en Salamanca.

Si el estado de la instrucci6n pdblica y pri-
vada era el que acabamos de exponer; si era tan
insignificant el movimiento literario y cientifico
en los lugares de ensefianza, l6gico es que fuera
de ellos ap6nas se encontrasen signos de vida in-
telectual. Verdades que la imprenta se conoci6
entire nosotros desde bien temprano. Ya en 1698
se introducia en Santiago de Cuba, segan informa
la Tabla cronol6gica de Valiente (1), bien que
para servir poco tiempo y no reaparecer hasta
1792, Ilevada por D. Matias Alqueza, A instan-

(1) Nueva York, 1853: citada por Bachiller, Apuntcs, tome Iin,
pig. 116.







cias del P. Veranes, distinguido orador y hombre
pdblico, siempre solicito en velar por el progress
de su localidad. En la Habana, segun la tradi-
ci6n, existi6 desde 1700, aunque no se han en-
contrado impresos anteriores A una carta de es-
clavitud A la Virgen del Rosario (1), de 1720.
Pero ni entonces ni en los setenta aios que si-
guieron, fu6 aprovechada por los pocos que sabian
escribir.
Algunos ensayos pb6ticos, y en las postrime-
rias de la 6poca, varies predicadores, tres cronis-
tas y un zo6logo, es cuanto se puede mencionar.
Lo mAs antiguo que como ensayo po6tice re-
cuerdan los eruditos, es una comedia titulada
Los buenos en el cielo y los maos en el suelo, de
la que habla Hernandez de la Parra en unos
apuntes que escribi6, relatives A costumbres y
sucesos de Cuba, de 1562 A 1598. Fu6 rspresen-
tada un dia de San Juan, como obsequio al Go-
bernador, y dej6 memorial, no tanto por lo que
interesase el argument, del cual nada se sabe,
cuanto porque la representaci6n fu6 agitada y
borrascosa, en raz6n de las escandalosas y desor-
denadas muestras de jtbilo que dieron los espec-
tadores, no acostumbrados A disfrutar de tan sor-
prendente recreo. Es indtil reproducir aqui deta-
lles de esa curiosa fiesta que ya han divulgado
Joaquin Jos6 Garcia, Jos6 Maria de la Torre, Ba-
chiller y otros, en diferentes trabajos.
Entrando en el siglo xvi, se encuentra ya un

(1) Bachiller, Apuntes, tome II, pig. 121.







poema en octava rima, Espejo de paciencia, es-
crito en 1608 por Silvestre de Balboa Troya y
Quesada, natural de la Gran Canaria, y vecino
de Puerto Principe. El obispo Morell de Santa
Cruz, lo ha conservado en su Historia de la Isla
y Catedral de Cuba, y Jos6 Antonio Echeverria,
examinando ia cr6nica de dicho prelado, da cuen-
ta del poema, y copia sus trozos principles. Su
asunto es un suceso acaecido cuatro aflos antes
en Bayamo. El obispo Fr. Juan de las Ca-bezas
Altamirano habia sido secuestrado por el pirata
francs Gilberto Gir6n, y rescatado por el pueblo
mediante ciertas estipulaciones. Habia quedado
en rehenes entire los pirates el canhnigo Puebla.
hasta que se entregase el resto del rescate. Ar-
mnronse y concerthronse los bayameses para ha-
cer pagar caro al francs su atrevimiento, y el dia
sefialado para la entrega de lo convenido, caye-
ron los valientes vecinos de improviso sobre los
desprevenidos agresores, matando a Qir6n y los
mas de sus compaferos de av.enturas. Los versos
en que Balboa celebr6 esta hazafia, valen poca
cosa; pero curiosos por su antigiiedad, han mere-
cido ser cuidadosamente conservados. Ain pudie-
ra decirse en su favor que se leen con agrado;
aunque no ostentan much arte y elegancia, el
asunto interest, y descartando algunos disparates
de los trozos en que el poeta cree indispensable
introducir una extravagant y ya desusada mito-
logia, el estilo claro, llano y sin digresiones, in--
cita 4 la lecture y no enfada.
Un regidor de la villa de Bayamo, llamado
3






34
Juan Rodriguez de Sifuentes, compuso un soneto
en elogio de Balboa. Despu6s de 61, hay que avan-
zar hasta el siglo xvIIm, para encontrar otros ver-
sificadores que hayan dejado memorial de sf.
Manuel Dionisio Gonzalez, en su Memoria
hist6rica de la villa de Santa Clara y su jurisdic-
cion, apunta los nombres de tres paisanos suyos
que la tradici6n le ha trasmitido: Jos6 Suri
(1696-1761); Eorenzo Martinez de Avileira, na-
cido en 1722; y Jos6 de Alva y Monteagudo
(1761-1800). Jos6 Suri fu6 un notabilisimo im-
provisador, dotado, segin cuentan sus eoettneos,
de una asombrosa facilidad para versificar, que,
conform A las costumbres de Ia 6poca, se aprove-
chaba en las fiestas religiosas, obligandole i de-
clamar largos romances que el pueblo oia con
respeto y entusiasmo. Algunas an6cdotas ponen
de relieve cuanta era su expontaneidad y largue-
za en tales ocasiones; pero la reflexi6n nunca ma-
duraba sus inspiraciones. Los versos que de 61
nos present su bidgrafo, asi los amorosos como
los mfsticos, son mas afectados y pedantescos.que
sentidos, empedrados de zafiros, perlas, jaspes,
esmeraldas. topacios, y otras piedras, llenos de la
enojosa erudici6n que en mitologia 6 historic po-
seia el autor, imitados de la mas degenerada y
abstrusa escuela conceptista que desacreditaron
los mis deslumbrados admiradores de Quevedo.
De Avileira nada se conserve. De Alba, trae
Gonzalez unas d6cimas afeadas tambi6n por el
mal gusto de la escuela culterana espafiola. Era
tan s6lo un ocurrente tertuliano que amenizaba






35
con glosas y agudezas las reuniones a que con-
curria.
En la Habana figuraron como aficionados A
versificar, a mediados del siglo xviII, el Dr. Pa-
lomino, que ceg6, y express en numerosas d6ci-
mas su resignaci6n y sus pensamientos morales y
cristianos; el Dr. GonzAlez de Sotolongo, dado 6
escribir mordaces epigramas en latin; y principal-
mente el juanino Fray Jos'd Rodriguez Ucares, el
unico que nos leg6 copiosa colecci6n. de versos,
que public en 1823 Bolofna, impresor con aficio-
nes de bibli6grafo, muy amante y celoso de los
progresos literarios del pais.
Fray Jose Rodriguez, mas conocido por Ca-
pacho, fu6 generalmente celebrado por sus versos
jocosos de arte menor. Unas d6cimas que dan
cuenta de su viaje 6 M6jico y otras de "El aficio-
nado al nimero siete", son sus composiciones mAs
citadas. Pueriles equivocos,'juegos de palabras y
sutilezas de lenguaje forman la esencia de su poe-
sia festival, tan agradable 6 nuestros abuelos por
su artificiosa ingenuidad, pero realmente ajenas
6 la gracia natural de los escritores satiricos de
buena escuela. AAn es mas insoportable su Veja-
men d la Universidad, compuesto para celebrar
su inauguraci6n; romance pedantescamente abi-
garrado de castellano y latin, lleno de burlas a
los doctors por sus defects fisicos y ain mora-
les. Parece que la ciencia no era cosa muy s6ria
para ellos cuando con esto y con ridiculas cabal-
gatas carnavalescas solemnizaban los grandes su-
cesos acad6micos. Recuerda dicho vejamen los que






hacian en Madrid las academics literarias del si-
glo xvII con los concurrentes morosos, que tan
c6lebres epigramas contra el corcovado Montal-
van dejaron; pero el de la Habana no tuvo Lopes
ni Quevedos.
El P. Rodriguez, fu6 tambi6n author de El
Principejardinero y fingido Oloridano, primer
obra dram6tica escrita en Cuba que no haya sido
completamente olvidada, pues de dos que se re-
presentaron en unas fiestas reales de Villaclara
en 1735, sgdin Gonzilez, no se recuerda ni el
nombre; y del entrem6s de Sotomayor, El Poeta,
no hay mas noticia que la simple menci6n que
hace Fr. Jos6 Rodriguez en el citado Vejamen.
La obra dramitic-a de 6ste tiene un argument
inversimil, tratado con toda la libertad literaria
de Lope de Vega en La doncella Teodora y otras
an1logas en que el gran maestro se apartaba de
sus animadas pinturas de la sociedad espaiola.
Un principle de Atenas se enamora de una prin-
cesa de Francia, infructuosamente disputada por
muchos monarchs. No pudiendo solicitar franca-
mente su mano, por haber dado muerte 6 otro
hijo del soberano de Francia, se disfraza dejardi-
nero para introducirse en el palacio de Aurora.
Ella descubre la alta jerarquia del supuesto Clo-
ridano y no vacila en corresponder d su amor. El
padre se enter de lo que ocurre y encierra en
una torre al osado amante. Aurora lo liberta, hu-
yen juntos, los ej6rcitos de Atenas acuden a ven-
gar al Principe, el de Francia cede y los amantes
se casan. Este asunto, sazonado con algunos chis-







tes, y tambien con atrevimientos de lenguaje, fu6
la delicia de los habaneros durante algunos afios.
Pasaba el drama por procedente de Valencia, pa-
ra que gustase mas al pilblico, y ocultaba el frai-
le juanino su derecho al aplauso para no respon-
der a los cargos que los moralistas harfan A su mas
important obra.
Cuatro acontecimientos de diferente impor-
tancia dieron tambien por aquella 6poca ocasidn
a varias manifestaciones po6ticas de los aficiona-
dos, todas de escasisimo valor: la toma de ]a Ha-
bana por los ingleses en 1762, el nacimiento de
Carlos IV diez aflos despues, un simulacro de sitio
y asalto de Atar6s en 1773, y el terremoto de
1776. El primer suceso no fu6 cantado entonces
en su totalidad: solo un episodio, la prisidn del
obispo Morell, did motivo al Pbro. Diego de Cam-
pos para escrihir una larga Relaci6n en d6cimas
que Lopez Prieto encontr6 en la biblioteca de Don
Eusebio Vald6s Dominguez, de las cuales ha pu-
blicado treinta y ocho en el Parnaso Oubano: son
claras y libres de afectaci6n y pedanteria, pero
prosaicas y vulgares. El nacimiento del Principe
heredero fu6 celebrado en la Habana con suntuo-
sas fiestas reales, las cuales crey6 dignas un des-
conocido rimador de ser narradas en octavas; de
este relate y otros versos y algo en prosa, form
un folleto D. Francisco Loysel, que se di6 a luz
en la imprenta destinada al c6mputo eclesiastico.
Las treinta y dos octavas del poema Simulacro y
sitio de Atar.s, de que nos habla Saco en el tomo
segundo de la Colecci6n de papeles, no tienen a







juicio del escritor bayam6s, ni invenci6n, ni pen-
samientos, ni imagenes; el lenguaje es pedestre
y los versos carecen de armonia. Atribiyese al
mismo Loysel, que lo public en la imprenta de
D. Bias de los Olivos. La tragi-c6mica descrip-
ci6n del terremoto de Santiago de Cuba en 1776,
de ]a que se conserve noticia por el mismo Saco,
pertenece al legajo 22 de Jesuitas, archivado en
Madrid en la Academia de la Historia: tiene se-
senta y seis octavas y concluye en decimas; a
juzgar por las muestras, el autor no sabfa ni me-
dir versos.
El cronista Arrate, seg6n tradiciones, tambi6n
se ensay6 como lirico y como dramdtico: nada ha
quedado, que permit former aproximado concep-
to de sus dotes de versificador.
Despues de l1, no hay otro A quien citar de
aquellos atrasados tiempos, sino el bayames Ma-
nuel del Socorro Rodriguez, que obtuvo del mo-
narca la concesi6n de ser examinado en 1788
para mostrar sus conocimientos en literature, pin-
tura y escultura, y que por los m6ritos que se le
reconocieron, fu6 premiado con el cargo de biblio-
tecario en Santa Fe de Bogota. Lo que asombra es
como pudo adquirir en pueblo y tiempos tales,
cierta cultural, sin aprovechar siquiera los escasos
elements de instrucci6n que ya algunos estable-
cimientos de ensefianza ofrecian, probando clara-
mente su inteligencia y su voluntad en6rgica que
le hizo quebrantar grandes obstdculos para ele-
varse dignamente. Pero sus versos (dej6 entire
otros el poema Las delicias de Espana) son las-






39
timosas imitaciones de la poesia culterana espa-
fiola.
((D. Ambrosio de Zayas y Bazgn, dice Bachi-
ller y Morales, es el primer cubano que se ocup6
de la Historia del pals; pero de su manuscrito,
enviado 6 la corte, no queda mns noticia que el
recuerdo que de 61 nos hace Arrate en su Llave
del Nuevo Mundo.)
El obispo D. Pedro Agustin Morell de Santa
Cruz, que vino a Cuba en la segunda nitad del
siglo xvvII, escribi6 una perdida Relaci6n de las
tentativas de ingleses en America, y tambi6n una
mal Ilamada Historia de la Isla y Catedral de
Cuba, de la cual nos da cumplida cuenta Jos6
Antonio Echeverria. Segin este escritor, el ma-
nuscrito del prelado se entretiene demasiado en
apuntar las antiguas dudas sobre la existencia de
habitantes en la zona t6rrida, y en tratar sin
oportunidad y con escasez grande de datos, de los
viajes de Col6n, el descubrimiento de America y
la conquista de la Espafnola. Lo reference -al go-
bierno de Velazquez es lo mejor: para esta part
de su obra le suministraban pormenores las cr6-
nicas generals. Despu6s se limit 6 la biografia
de los obispos de Cuba y 6 la cr6nica de la ciu-
dad. Si alguna vez, para amenizar la obra, sale
de este pequefio circulo, divaga relatando sucesos
acaecidos en el continent. Lo mas curioso del
trabajo es la inserci6n del poema de Balboa que
en las precedentes p6ginas examinamos. Segin
Pezuela se extiende tambi6n en reflexiones acer-
ca del contrabando de Bayamo, que se encuen-






40
tran confirmadas en la carta del general Vald6s
at Rey, descubierta por el laborioso acad6mico
en el archivo de Indias de Sevilla (1).
D. Jos6 Martin F61ix de Arrate, regidor del
Ayuntamiento de la Habana, dej6 in6dita una
cr6nica de los principles sucesos de esta capital,
con el titulo de Llave del Nuevo Mundo antemu-
ral de las Indias, titulo tornado de una R. C. de
1634. Public6se por primera vez en 1830 y 31
por la comisi6n de Historia de la Sociedad Eco-
n6mica, y nuevamente por D. Rafael Cowley, con
los trabajos andlogos de Urrutia y Vald6s, en
1876. Comprende hasta 1761. Por su plan limi-
tado, por los escasos materials de que pudo dis-
poner su autor, es insignificant: por su claridad,
y 6 ratos por la relative elegancia de su estilo,
Arrate es superior A Urrutia.
Urrutia y Montoya (D. Ignacio) con sus de-
plorables dotes de escritor, logr6 hacer insoporta-
ble el caudal de noticias que reuni6 en su Teatro
hist6rico, juridico, politico y military de la Isla
de Cuba. La citada Comisi6n de Historia no pu-
do menos que tachar en 61, como en Vald6s, las
difusas disertaciones acerca de puntos insignifi-
cantes, la oscuridad en lo m6s sustancial, la con-
fusi6n de sus noticias de mis precio, que tan
perplejo deja a quien las analice (2). Es verdad
que, como recuerda su admirador Bachiller y
Morales, catorce afios de papelear en la Intenden-

(1) Hist. de Cuba, tom. I, pAg. 348.
(2) Pr6logo de los Documentos relatives a la historic de la Isla
de Cuba, citado por Pezuela.






41
cia de Ej6rcito y Hacienda, dos en la Judicatura
de difuntos, mas de uno en la Auditoria de Mari-
na y siete en el Sefiorfo de la ciudad de San Fe-
lipe y Santiago, le proporcionaron ocasi6n de
registrar archives y extractar olvidados documen-
tos; pero careci6 de arte para escogerlos y pre-
sentarlos. No es lo uinico oscuro su estilo (que no
se disculpa por la fuerza del tiempo, la cual no
impidi6 que Arrate se expresase mejor); lo es el
plan tan enfaticamente enunciado: cPor estos
embargos, dice, y ser objeto principal lo itil,
dandole aquella parte deleitable que baste 6 ha-
cer tragar el anzuelo por la carnada, he resuelto.
dividirla en tres parties, que haciendo en el Tea-
tro otras tantas representaciones, instruya la pri-
mera 10 pasado con lo hist6rico, la segunda lo
present con lo juridico, y la tercera lo que por
discursos politicos podemos esperar que sea la
Isla en lo future.)) iQu6 significa todo esto? -Si
como se ha dicho hace poco, lo mas celebrado del
Teatro es la division en grades 6pocas, no sabe-
mos qu6 sea lo peor.
El Teatro de Urrutia, segan Saco (1), empez6
a publicarse en la Habana en 1789, en la im-
prenta de Bolofia; Ilegando a imprimirse catorce
pliegos de papel espafiol, que contenfan catorce
paginas de censura, aprobaci6n y dedicatoria,
treinta y ocho de pr6logo y sesenta y cuatro de
texto: nueve capitulos que alcanzan hasta la lle-
gada del cacique Hatuey. Bachiller en el tomo

(1) Colecci6n de papeles, torn. I, pAg. 408.






42
tercero de sus Apunies, p6gina 126, pone a dicha
impresi6n fecha de 1787; pero debe ser errata,
pues su noticia parece tomada de Saco, A juzgar
por la cita del tomo segundo, pagina 64, done
no rectifica la fecha, como lo hubiera hecho mi-
nuciosamente al hallar datos distintos de los del
escritor bayam6s. Recientemente se ha dicho que
ocurren dudas respect A si fu6 1789 6 1791 la
fecha de la impresi6n de los catorce pliegos ante-
dichos, confundi6ndolos con el Compendio de me-
morias para la historia de la Isla Fernandina de
Cuba, que Urrutia mismo public en 1791 en
otra imprenta, la de la Capitania General, bien
para que sirviese, como 61 dijo, de indice a los
ministros y -personas que no pueden dedicarse a
largas lectures, bien porque sospechase que la pu-
blicacidn complete de su obra magna, se dificul-
taba.
Del Compendio no se conservan ejemplares:
los dos obtenidos por Bachiller son incompletos.
Del Teatro, seg6n Saco, habia dos tomos manus-
critos en la Sociedad Patri6tica en 1815, que no
constituian toda la obra. El segundo se perdi6.
Del primero se hicieron varias copias. D. Juan
Bautista Sagarra empez6 d publioarlo en las Me-
morias de la Real Sociedad Econ6mica de Cuba
y 6 poco se suspendi6 el peri6dico. Ultimamente
dicha primera parte sali6 en la nombrada edici6n
de Cowley con las histories de Arrate y Vald6s,
asegurandose en ella, por error, que est. comple-
ta. Son seis libros que llegan A 1556.
Los primeros oradores cubanos que lograron







fama en la c6tedra del Espiritu Santo, brillaron
en la segunda mitad del siglo xvIII.
Francisco Javier Conde y Oquendo naci6 en
la Habana en Diciembre de 1733. Estudi6 hu-
manidades con los P. P. Jesuitas y se gradu6 de
Doctor en Teologia en la Universidad. Pronto
comenzo 6 distinguirse como orador sagrado, y
tambi6n como catedratico del Seminario. En 1775
pas6 A Espafia, llam6 en Madrid la atenci6n con
un sermon de Cuaresma y obtuvo de la Acade-
mia Espafiola el segundo premio de elocuencia
por un Elogio de Felipe V. Posteriormente fu6
a M6jico donde se hizo mAs c6lebre que en Cuba.
Muri6 en 1799, dejando manuscritos tres tomos
de piezas oratorias, de las cuales se han impreso
dos, y el otro lo conserve el Sr. Bachiller y Mo-
rales (1).
El Dr. D. Rafael del Castillo y Sucre naci6
accidentalmente en aguas de Maracaibo, en 1741
en el buque en que llegaba su madre, procedente
de la Habana, para reunirse a su esposo D. Juan,
marquis de San Felipe, empleado alli en el real
servicio. Cuando creci6 el niflo fu6 confiado a un
ayo en el convento de Padres Predicadores de la
Habana, donde se distingui6 pronto por sus cla-
ras luces, y especialmente en los est6riles ejerci-
cios de memorial que han sido hasta hace poco, y
a6n son en muchas parties, el gran error de un
desacreditado m6todo pedagdgico. Recibi6 los
grades de Bachiller, Licenciado y Maestro en Ar-

(1) Calcagno, Die. biog. cub., p&g. 205.







tes y pas6 6 Espafia en 1757 con su padre. Se
gradu6 en Sigiienza de Doctor en Teologia, curs6
Derecho civil en el Real Colegio Seminario de
Nobles de Madrid y cuando regres6 4 la Habana
continue estudiando en la Universidad para obte-
ner el titulo de Bachiller en Sagrados Canones
en Setiembre de 1771. Fu6 a los 22 afios cate-
dratico del Seminario de Santiago de Cuba, nom-
brado por el obispo Morell, y mas tarde capellan
del hospital de San Francisco de Paula en la Ha-
bana y director del Colegio de San Carlos. Obtu-
vo otres cargos y honors, aqui y en YucatAn, y
muri6 el 17 de Abril de 1783, electo obispo de
la didcesis de Puerto Rico. (1)
Su fama de orador sagrado comenz6 en Espa-
fla. El Consejo de Indias se entusiasm6 tanto con
sus sermons que le envi6 una comunicaci6n gra-
tulatoria sin ejemplar, y lo propuso A S. M. para
una canongia, En la Habana alcanz6 tambi6n
triunfos legitimos y numerosos; pero en vez de
sus oraciones elocuentes, sus contempordneos nos
ban legado s6lo el recuerdo de sus 6xitos. Por
excepcidn lleg6 a manos del erudito Bachiller y
Morales una predicada al bendecir las banderas
de un batall6n de pardos milicianos, de la cual
transcribe en sus Apuntes varies parrafos dignos
de la menci6n que les otorga. "Uno de los temas
dificiles que pnede resolver un sacerdote cristia-
no, observa con raz6n Bachiller, es santificar la
guerra, encomiar la gloria military Sin embargo,


(1) Calcagno, Die. Biog. Cub., pkg. 179 y siguiente.







el P. Castillo supo veneer la dificultad exclaman-
do ante los fieles: "Yo hablo de un valor cristia-
no y perfect que anima la religion con sus moti-
vos, que dirige la prudencia en sus actos, que
modera la caridad en sus triunfos, que encoge la
modestia en sus glorias y arde acompafiado siem-
pre de todas aquellas virtudes que han formado
en los iltimos siglos cierta especie de moral mili-
tar." La hermosa y animada pintura que despu6s
hace del heroismo de Velasco, del que fu6 testigo
ocular, su frase elegant, su manejo del idioma,
demuestran en los trozos verdaderamente bellos,
que del referido serm6n corocemos, que debi6 ser
maestro consumado en su g6nero oratorio, si reu-
ni6 las condiciones externas que s6lo sus oyentes
pudieron apreciar.
El P. Juan Bautista Barea, natural de la
Habana, muri6 en la misma ciudad en dos de Fe-
brero de 1789. Parece que aventaj6 6 Castillo
no s6lo en fecundidad (sus sermones pasaron de
mil en veinte afios de predicaci6n) sino tambi6n
en elocuencia. Guiteras (1) lo llama el principle
de los oradores de su tiempo, y nos dA pormeno-
res de un raro cuaderno de veintiocho paginas
titulado Expresi6n f(nebre d, la inmortal memorial
etc, y que contiene un pobre romance en endeca-
silabos de D. Miguel Gonzalez, los jeroglificos
descifrados en versos que segan los usos de la
6poca se pusieron en las honras fdnebres que le
dedicaron los P. P. Agustinos, y una list de ser-

(1) Hist. de la Isla de Cuba, tom. II, pig. 138 y siguientes,







mones y traducciones que hizo de Cicer6n, de los
P. P. de la Iglesia y de las histories griega y ro-
mana del P. Miller.
Menos famoso fu6 Jos6 Policarpo Sanam6,
mal llamado Samani por Jos6 Maria de la Torre.
Naci6 en Baracoa en 1760, se educ6 en el Semi-
nario de Santiago de Cuba y pas6 A la Habana
muy joven para ordenarse de sacerdote con dis-
pensa de edad que le concedi6 el obispo Hecha-
varria. Volvio A Baracoa de parroco, estuvo en
Santo Domingo, predict alli el serm6n de la nube,
que le valid grande elogios, y falleci6 en su pue-
blo natal, en Diciembre de 1806, la vispera de
partir para la Habana, A tomar posesidn de una
canongia. Tuvo una notable biblioteca, enrique-
cida notablemente con libros nuevos que recibia
de Europa; y aun dej6 mejores recuerdos por su
caridad (1).
En ciencias s6lo hay una obra publicada en
Cuba que citar. La de D. Antonio Parra titulada:
Descripci6n de diferentes piezas de historic en
natural, las mds del ramo maritime, publicada
la imprenta de la Capitania General, en 1789,
y enriquecida con setenta y cinco dibujos prepa-
rados por un hijo del autor, pues no era entonces
6poca de solicitar grabadores mas hAbiles en
Cuba. Aunque la obra realizada durante su resi-
dencia entire nosotros, por el laborioso aficionado
portugu6s no sea de m6rito sobresaliente y rele-
vante, merece estimaci6n por las noticias que ha

(1) Calcagno, Dice. biog. cub. Cita igualmente a Fr. Juan y
IFr. Jose Gonz6lez, ya olvidados.







proporcionado sobre los peces de estos mares.
'Ocuparonse en la Corte .de ella, principalmente
D. Jos6 de Saavedra naturalist conocido, en car-
ta al Director del Jardin Botanico, D. Casimiro
Gom6z Ortega. En el tomo primero de su colec-
ci6n de papeles dedic6 Saco doce paginas a esta
material, d6nde podran los aficionados consultar
otros pormenores y encontrar las rectificaciones
que hizo el eminent bayames, utilizando datos
posteriores de una obra de Mr. Guichenot, sobre
los peces de estas aguas.
Posteriormente fu6 comisionado Parra por el
Gobierno y por el Jardin Botdnico de Madrid pa-
ra recoger en Cuba objetos curiosos y enviarlos
al gabinete de Historia Natural de S. M. En Fe-
brero de 1791 form en la Habana algunas cu-
riosas colecciones de tortugas, esponjas, crusta-
ceos, petrificaciones, etc. (1).
No entire nosotros, pero si en Salamanca, bri-
116 tambien un cubano del siglo xviii, el juriscon-
sulto Ar6chaga, notable comentarista. citado por
Nicolas Antonio' y catedratico famoso en la uni-
versidad mas c6lebre de Espafia (2).







(1) Bachiller, Apunies, tom. I, cap. XXII.-Felipe Poey, Ae-
morias de historic natural.
(2) Calcagno, Dice. biog. eub.















SEGUNDA EPOCA.


PRIMER PERIODO.-(1790-1820)

CAPITULO I.

La Ensefianza.

Instrucci6n primaria.-Desvelos de la Sociedad Patri6tica.-In-
formes.-Secci6n de Educaci6n.-Villaclara, Puerto Principe
y Matanzas.-Estudiofsecundarios.-Quimica.- Plan de estu-
dios de Calvo.-Botinica.-Anatomia.-Filosofia.- Fisica.-
Economia Politica.-Proyecto dc Ramirez.- Estudios mayo-
res.--Leyes.-Matemiticas.-Teologia.- Medicina.

Por fin llega una 6poca en que la colonia va A
salir de los largos dias de la infancia. Traspasan-
do los lfmites de la estrecha esfera de la adminis-
traci6n, ya se dispone un gobernante a ejercer con
inusitado celo y noble entusiasmo la accidn edu-
cadora que a los poderes piblicos incumbe en los
paises atrasados. Es el general de mas grata re-
cordacidn entire nosotros, D. Luis de las Casas,
que inicia en 1790 la nueva era de Cuba, era en
que, despertando nuestras latentes energies, desa-
rrollandose los dormidos g6rmenes de nuestra
cultural, dan el consolador espectdculo de un pue-
blo que ansia entrar en la vida de la inteligencia.


Y _rl ~_UII~C~CVI ~Y () I-






Dos fundaciones capitals hizo en los seis anios
que estuvo entire nosotros: la del Papel Peribdi-
co, primera publicaci6n literaria, que fu6 gradual-
mente transform6ndose; y la de la Sociedad Pa-
tridtica-de la Habana, fompntadora de todos los
intereses materials, prornovedora de grandes ade-
lantos en la ensenanza y de la primer biblioteca
pfiblica que abre aqui sus puertas en laspostrime-
rfas del siglo xvIII. Y para que estas fuentes de
cultural no fuesen est6riles, agrup6 en derredor de
ellas 6 los cubanos de mAs valer y actividad: Don
Tomas Romay, el medico eminente y fervoroso
patricio; D. Francisco de Arango, el pensador y
distinguido economist; el Pbro. Jos6 Agustin
Caballero, inteligencia clarisima y coraz6n resuel-
to; D. Luis Penialver, Arzobispo de Guatemala; el
P. Veranes, laborioso hijo de Santiago de Cuba;
y los Calvo, Ibarra, Robredo, Santa Cruz y otros
que prestaron el concurso de sus talents, dine-
ros y servicios, con arreglo a sus fuerzas.
El Obispo D. Jos6 Diaz de Espada y Landa,
que lleg6 a la Habana en Febrero de 1802, tiene
pdgina no m6nos gloriosa en nuestra historic in-
telectual. Es el reformador de la ensenanza en el
Seminario de San Carlos, que en la segunda d6-
cada del siglo actual se eleva a su mayor altura.
Otro benem6rito protector de la ensefianza es
el intendente D. Alejandro Ramirez, venido d
Cuba en Julio de 1816. Como Director de la So-
ciedad Patri6tica, promovi6 la multiplicaci6n de
las escuelas y el mejoramiento de los profesores,
cre6 la Secci6n de Educacidn y la dot6 de fondos







y contribuy6 A establecer y conservar cAtedras
nuevas 6 importantes, ademas de la academia de
dibujo que perpetta su nombre.
Veamos despacio lo que result de todos es-
tos esfuerzos, hasta d6nde legaron sus beneficios
y con qu6 obstaculos tropezaron.
Por la R. C. de su erecci6n y por R. 0. espe-
cial de fecha posterior, recibe la Sociedad Patri6-
tica particular encargo de velar por la ensenanza
en Cuba: Comenzando por la instruccidn prima-
ria, encomienda a Fr. F6lix GonzAlez en 1793 la
formaci6n de un estado que present un cuadro
desconsolador: contabanse en la Habana 39 es-
cuelas, de las cuales 32 eran de niias; en las me-
jores no pasaban los varones de las operaciones
aritm6ticas de enteros, y en gran ndmero de
ellas, dirigidas por mujeres de color, no se daba
sino clase de lecture, segin inform el erudite
Bachiller y Morales.
Trat6 ent6nces la corporaci6n de fundar dos
escuelas gratuitas para los nifios pobres de ambos
sexos. "Bus ben6ficas ideas, dice Jos6 Antonio
Saco (1), merecieron la aprobaci6n del Gobierno;
y por R. O. de 8 de Eneio de 1794, se le orden6
que para obtener los fondos necesarios se pusiese
de acuerdo con el Ayuntamiento y con el obitpo
de la Habana. Dieron las dos corporaciones los
pasos conducentes para realizar obra tan laudable;
pero ni el empefio de la primer, ni la ben6vola
(1) La Amnrica, peri6dico de Madrid: articulos relatives a
la instrucci6n primaria en Cuba, reproducidos en su Colecci6n p6s-
tuma.






disposici6n del segundo, bastaron veneer la dura
resistencia del prelado, quien At todo se neg6, dando
por excuse que las escuelas esparcidas por la ciudad
bastaban para la instrucci6n de la infancia".
Pronto encontr6 la Sociedad otra ocasi6n de
acalorar su proyecto. Cuando se disolvi6 eu la
Habana la congregaci6n llarnada de la Buena
muerte, fu6 facultado el diocesano por el Rey pa-
ra disponer de los fondos empledndolos en piado-
so objeto. Dos amigos del pais, los doctors Ca-
ballero y Gonzalez, fueron en comisi6n y gestio-
naron con empefio. Tambien esta vez la Sociedad
se estrell6 en la oposicidn terca del obispo Tres-
palacios, predispuesto siempre, por rivalidad mez-
quina, que merece desaprobaci6n several, contra
todo fecundo pensamiento del benemrrito general
Las Casas.
Tropez6 la Sociedad con nuevos obstdculos en
1795 al arbitrar los fondos que se requerian indis-
pensablemente para la realizaci6n de sus excelen-
tes prop6sitos. Hizo gestiones para que se estable-
ciesen en la Habana los religiosos de San Sulpicio.
que con tan buen 6xito se dedicaban en Nueva
Orleans a la ensefianza, y tambien resultaron in-
fructuosas. Ocup6se asimismo de establecer es-
cuelas rurales; mas un informed de 1800 demues-
tra que nada se habia conseguido ai.n.
Entre tanto, las classes acomodadas buscaban
por otros caminos proporcionar 6 la ninfas mejor
educacidn. Cediendo a la solicitud de respetables
personas de la Habana, por R. O. de 1796, con-
forme con un Breve de Su Santidad, ot6rgase que





53
en el couvento de Franciscanas Observantes, y en
los demas de monjas, puedan admitirse nifias en
clase de educandas. Esta media s6lo aprovecha-
ba a los ricos. Para los pobres fueron mas titiles
la fundaci6n de la escuela de la Beneficencia en
1799 y el establecimiento de las monjas Ursuli-
nas en la Habana en 1803.
Fuera de la capital, ]a instruccidn gratuita
del pueblo no contaba con otros recursos que con
aislados 6 insuficientes esfuerzos de los particula-
res, principalinente del clero.,Entre 6stos se re-
cuerda el celo del Pbro. D. Mariano Acosta, de
Bayamo, preceptor de Saco en su nifez, cuya me-
moria ha hecho imborrable el ilustre discipulo,
inscribiendo su nombre entire los de aquellos que
merecen reconocimiento del pais por el desinter6s
y la perseverante voluntad con que contribuyeron
d disminuir la ignorancia.
En 1801 la Sociedad Patri6tica de ]a Habana
investiga de nuevo el nuimero y el estado de las
escuelas existentes en la ciudad. Un informed que
present el Dominico Fr. Manuel Quesada, dice
entire otras cosas lo siguiente:
"Se hallan en la ciudad 71 escuelas, que com-
prenden mas de 2,000 nifios de ambos sexos y de
todas class y condiciones (1). Las que encuentro
en mejor estado son: ademas de las de Bel6n y la
Beneficencia, las de D. Francisco Wandaran, Don
Jorge Arrastia y la sefiora Peruani.

(1) Bachiller y Morales, dice: "Hasta el nimero de sesenta,
con mis de dos mil nifios". Apuntes, tomo 1?, pigina 9.







"La mayor parte de estas escuelas estan esta-
blecidas sin facultad del Gobierno ni del Ordina-
rio: una multitude de ellas estin dirigidas por mu-
jeres de color que carecen de instrucci6n, orden,
m6todo.........
"Todas padecen de estrechez de local, origen
de su poca salubridad, y de la mezcla de classes,
y de que no se pueda establecer ningfn m6todo
en la ensefianza.
"Son establecimientos casualeso y s6lo soste-
nidos por contribuciones voluntarias, de donde
nace que los maestros se vean obligados A buscar
su subsistencia por otros medios y las miren con
indiferencia .y abandon.
"Sin embargo, no se pueden destruir estas
malas escuelas por falta de otras mejores. En
ellas A lo m6nos se ensefia A leer y a escribir y
los rudimentes de la f6".
Concluye el informed proponiendo algunas me-
joras que se olvidaron por complete.
No pudiendo la Sociedad, como hemos visto,
crear escuelas propias en mejores condiciones,
trat6 de estimular A los maestros, ofreciendo pre-
miar A los que acreditaren haber obtenido mas
satisfactorios resultados. Di6se ent6nces el caso
peregrine de que optasen al premio y lo obtuvie-
sen, con arreglo A las condiciones acordadas, dos
maestros de color, Lorenzo Mel6ndez y Mariano
Moya, que presentaban diez alumnos versados en
Gramatica y las cuatro reglas, sin pasar de quin-
ce afios.
Esta y otras pruebas de que lo que mAs urgia






55
era former un personal id6neo y entusiasta que
sustituyese q muchos profesores ineptos, audaces
y poco escrupulosos de conciencia, inas atentos al
lucro que A llenar religiosamente sus deberes, mo-
tivaron repetidos y generosos esfuerzcs de la So-
ciedad, encaminados A establecer examenes pr6-
vios para ]os que aspirasen A ensefiar, y regla-
mentos adecuados al propuesto fin. Las formas
indicadas en el informed de Fr. Manuel Quesada,
no tuvieron aceptaci6n, ni en rigor la merecian
(1); pero la Sociedad no perdfa. de vista su obje-
to. Una cornisi6n de cuatro amigos del pais for-
m6, en Mayo de 1808, un reglamento para el go-
bierno de Ias escuelas. En Enero del aflo siguien-
te fu6, puesto A discusi6n.
Sin embrrgo, tanta iniciativa y tanto afan,
fueron ineficaces. Hubo acuerdo en los asuntos
secundarios y qued6 aplazado el principal. el exa-
men pr6vio de los maestros.
Asi Ilegamos a 1816, 6poca en que se esta-
blece la Secci6n de Educaci6n. N6mbrase una co-
misi6n, que sin aviso pr6vio, inspeecione las es-
cuelas de la Habana, intramuros y otra para
visitar las de extramuros. Las escuelas habfan
aumentado y los alumnos tambien. En las de va-
rones notabanse adelantos, como la ensefianza de
elements de Matematicas v otros de conocida
utilidad. No asi en las de hembras, segin el in-
(1) "VWnse asomar en las medidas propuestas las ideas eatre-
chas y mezquinas de la tasa v gremio, y pardiez que ent6nces, y
hasta mncho despues, era industrial, y grosera, la que desempefia-
ban la generalidad de los preceptores".--Bachiller y Morales,
Apuntes, tomo 1P, pagina 16.







forme del Pbro. Vl6ez,,publicado en las Memorias
del afio 1817. "Por lo que toca a la lecture, de-
cia, hemos hallado que se sigue el m6todo ordina-
rio de deletrear, etc.; pero al mismo tiempo he-
mos tocado various vicios tan generalizados, que
parece dependent de un errado sistema". Y espe-
cifica various; despues de lo cual, terminal dicien-
do que, except en San Francisco de Sales y en
las Ursulinas, en las demas, a no ser A leer y a
rezAr, nada se ensefia.
Para mejor informarse, la Secci6n de .Educa-
ci6n alcanz6 tambien, por el general Cienfuegos,
se pasasen circulares al interior de la Isla, para
averiguar el estado de ]a instrucci6n primaria.
Los datos obtenidos fueron insuficientes, aunque
bastante aflictivos en lo poco que manifestaban.
Tal atraso imponfa A la Secci6n citada, el de-
ber de desplegar constantes y repetidos esfuerzos
en pro de ]a causa abrazada, y asi lo hizo y pudo
hacerlo contando con el tres por ciento de las ren-
tas municipales que ]a R. 0. de Agosto de 1816
]e concedia. ascendente A unos $32,000. "Di6se
nueva march A las escuelas, afirma Saco, exigi6-
se A los maestros la capacidad y la buena con-
ducta; aboli6se la costumbre de que los nifios de
ambos sexos estuviesen reunidos en unas mismas
salas, y de que se hallasen mezcladas las razas
blanca y africana; prohibi6se el magisterio A la
gente libre de color, sin que por eso se extendiese
la prohibici6n A la ensefianza de los individuos de
su clase; ampliaronse los ramos de instruction,
asf en las escuelas de varones como en las de







hembras, pudiendo asegurarse que estas no pre-
sentaban el deplorable estado de los tiempos an-
teriores; mand6se, en fin, que cada escuela cele-
brase anualmente un exAmen ptblico, al que debia
asistir una comisi6n compuesta de uno 6 mds
miembros de la Secci6n". Abre, ademas, un cer-
tdmen para estimular A los profesores, ofreciendo
recompensas de 500 y 300 pesos, 6 los que pre-
senten mejores alumnos; y en 1818 sefiala una
corta pension & D. Desiderio Herrera que se ofre-
ce a ensefiar a veinte nifios gratuitamente.
Resumiendo los progress de la instrucci6n
primaria en los treinta aflos que hemos examina-
do ligeramente, result una notoria desproporci6n
entire los esfuerzos hechos por algunos hombres
de buena voluntad y los escasos frutos obtenidos.
No podia ser otra cosa, pues harto sabemos que
la difusi6n y mejora de la ensenanza elemental,
suponen la inversi6n de cuantiosas sumas para
protegerla. Privada de ellas, la Sociedad Patri6-
tica no podia realizar sus suefios, de inultiplicar
las escuelas y former un profesorado, si no mode-
lo al m6nos acceptable. Asi es que el aumento de
las escuelas, cuando no procede de algAn acto
de particular filantropia, obedece al crecimiento
de la poblaci6n, que empuja 6 nuevos maestros A
la catedra. En Villaclara es ejemplo de lo prime-
ro la escuela que se abre en 1794 con las dona-
clones del Pbrj. Huitado de Mendoza (1); y de

(1) Dice Manuel Dionisio Gonzalez, que lleg6 A tener mAs de
300 niflos, y que en 1858 quiz, no llegaban 6 la mitad todos los
de la villa.







lo segundo las de Vazquez, Gallardo, Diaz de
Vargas, Zafra y Mas, que se establecen de 1817
d 1820, y logran s6lo una existencia efimera;
tanto que ya en 1822, de tantas escuelas de va-
rones linicamente queda la del Hospicio. Para las
hembras segula abierta, y sigui6 por muchos afios,
]a de Dofia Nicolasa Pedraza y Bonachea, que
dej6 memorial por su consagraci6'n A ]a nifiez du-
rante medio siglo (1).
Cuanto a los studios secundarios, sabido es
,que la Sociedad Patri6tica'les dedic6 desde bien
temprano sus desvelos, tratando de abrir niuevas
-carreras A la juventud.
En junta de 31 de Octubre de 1793, D. Nico-
ilas Calvo y O'Farrill, primer censor, propuso que
-se estableciera una escuela de Quimica, y su pen-
samiento fu6 acogido con entusiasmo, promovi6n-
dose una inmediata suscrici6n que produjo 24,615
pesos. Por desgracia las dificultades que surgieron
al buscar professor para tan important asignatu-
ra, solicitado en balde largo tiempo y con empefio
por D. Francisco Remirez, en Madrid, y en L6n-

(1) En Puerto Principe se establecen las Ursulinas en 1819.
Bachiller y Morales (Apuntes, tomo 1, pAgina 13), trae algunos
datos de los esfuerzos del Ayuntamiento y de la Diputaci6n pa-
tri6tica de Sancti Spiritus para favorecer la instrucci6n gratuita,
aprovechando una donaci6n de Vald6s Figueroa, Presbitero del
siglo pasado, y aumentkndola con 2,000 pesos de una suscrici6n y
200 pesos anuales que ofreci6 la corporaci6n municipal. De las vi-
cisitudes de las escuelas de Matanzas desde 1794 hasta 1819, da
Pedro Antonio Alfonso, en sus Memorias, pAginas 200 A 216, am-
plios detalles que no estkn en los trabajos de Bachiller, 8aco y
otros cronistas; pero es infitil amontonarlos aqui, bastando lo ex-
puesto para la idea general que nos propusirnos dar del estado de
la ensefianza elemental en el perlodo que estudiamos.





59
dres por D. Sim6n de las Casas (embajador espa-
iol y hermano del general D. Luis), dilataron la
inauguraci6n de la cAtedra hasta 1819, poca .en
que tan infortunadamente la tom6 A su cargo
Mr. de Saint-Andr6, arrebatado por la fiebre ama-
rilla A poco de haber pisado nuestras playas. En-
t6nces fu6 ofrecida al sabio cubano D. Jos6 Est6-
vez, que la rehus6: Llegados de Europa los ins-
trumentos y aparatos y pr6ximos A perderse por
falta de local, debi6se al celo de Ramirez que se
habilitaran para laboratorio tres habitaciones del
Hospital de San Ambrosio, que formaron un sa-
16n, y alli di6 su ensenanza el nuevo professor Don
Jos6 Tasso, sin que despues ocurriese nada de no-
tar hasta los dias de Casaseca.
En la junta de 7 de Junio de 1794 form la
misma corporaci6n un plan de ensenanza secun-
daria en que entraban las asignaturas siguientes:
MatemAticas, Dibujo, Fisica, Quimica, Historia
natural, BotAnica y Anatomia. Era realmente de-
fectuoso, pero manifestaba los deseos vehementes
de sus patrocinadores de ensanchar la esfera de
la educaci6n, y hubiera reportado algdn provecho
A no fracasar juntamente con la reform general
del plan de studios aconsejada por el P. Caba-
llero, que careci6 del apoyo del Gobierno de S. M-
como el lector ha visto en un capitulo ante-
rior (1).
La Sociedad tuvo, pues, que limitarse a seguir
(1) El plan de studios secundarios fu6 tambien de Calvo
(Bachiller, Apuntes, tomo 1?, pAgina 61), y precedi6 un afio al del
P. Caballero.







proponiendo reforms parciales, y 6 intentarlas
soli.citando la generosidad de los particulares para
que de su bolsillo las costeasen. Fu6 propuesta
en 1795 la creaci6n de un jardin botdnico, mas
no fu6 acogido el proyecto con el entusiasmo que
el laboratorio quimico, porque no era de utilidad
tan inmediata para la industrial del az6car, como
demostr6 el P. Veranes; y los esfuerzos del citado
Calvo, D. Mariano Espinosa, D. Joaquin Herrera
y D. Tomas Romay, redoblados cuando la llegada
6 Cuba del naturalista D. Martin Ses6 brindaba
propicia ocasi6n A sus deseos, -estrellaronse por
ent6nces, no obstante el acuerdo de la junta del
Consulado de contribuir con mil pesos, en la pe-
nuria y el desd6n de muchos. Reaparecen en la
6poca del intendente Rainirez y obtienen ya cam-
plido 6xito, viniendo 6 ser el primer professor
(1817) el socio Jos6 Antonio de la: Ossa.
La Anatomfa, considerada tambien como es-
tudio de inter6s para todos, alcanz6 en 1797 ca-
tedra abierta, merced A los esfuerzos de la Socie-
dad, y sobre todo de D. Jos6 Pablo Valiente, que
sustituy6 con ventaja y honrade 6a Uriza en la
Intendencia. Di6 los primeros cursos en el Hos-
pital Militar el Ldo. D. Francisco J. de C6rdoba.
Despues de 1817 la Sociedad vuelve A ocuparse
en tender a las necesidades de la c6tedra, ya
para tratar de adquirir museo anat6mico, ya para
buscar professor.
Pero las mejoras mis trascendentales de la
ensefianza secundaria, no son las aisladas que
acabamos de mencionar, sino las que colocaron el






Colegio Seminario de Ban CArlos a gran distan-
cia de todos los demAs en la primera y en la se-
gunda d6cada del siglo.
Principalmente en-los studios filos6ficos, rea-
liz6se alli en pocos afios una verdadera revolu-
ci6n. Ya en los estatutos se recomienda cercenar
todas las cuestiones initiles y ridiculas del Peri-
pato, se deja A los profesores libertad de textos, y
aun para former por si uno adecuado y mejorarlo
gradualmente, segdn su ilustraci6n y luces.
Fu6 el primero en aprovechar este consejo el
Pbro. D. Jos6 Agustin Caballero, que escrihi6
unas lecciones de L6gica para el curso que co-
menz6 en Setiembre de 1797. Del cuaderrio jin6-
dito que formaron dijo en 1839 Jos6 Zacarias.
Gonzalez del Valle:
"Estd escrito en un latin elegant y conciso:
pertenece al dogma de Arist6teles, aunque se ti-
tula Filosofia ecl6ctica; recon6cele por el funda-
dor de la L6gica, pero separindose desde el pr6-
logo de lo que afirma poderse lamar la basura de
la ciencia, aquellas -frivolas y est6riles disputes
de que siembran los escolAsticos lo m6s evidence,
con cuyo motivo copia lo que acertadamente pen-
s6 de ellas Melchor Cano" (1).
Pero la mis complete y provechosa reform
de los studios filos6ficos se realize cuando se en-
carga de.la c6tedra el Pbro. D. Fl6ix Varela en

(1) Cartera CIbana, tomo 3?, pigina 94. Siguen cinco pagi-
nas. Este articulo es la fuente a que han acudido Jos6 Manuel
Mestre y cuantos despues hsn tratado de las opinions filos6ficas
del P. Caballero.






1811. Los resultados que logr6 en los diez anos
que explic6 la asignatura fueron asombrosos. La
filosofia peripat6tica se desmoron6 a los primeros
golpes de su inflexible piqueta, los nombres de
pensadores modernos de todas las escuelas reso-
naron en las aulas y sus doctrinas fueron exami-
nadas libremente. Los alumnos aprendieron 6
tener por guia su raz6n, 6 ignoraron todas las cues-
tiones instiles y los confusos t6rminos de la filo-
sofia escolastica. Cuando el Obispo veia los pro-
gramas del audaz professor, le excitaba A seguir
'barriendo muchas proposiciones est6riles que atn
quedaban en ellos; el j6ven fil6sofo aceptaba el
estinmulo, aumentaba sus brios y renovaba con
mas independencia los m6todos y la doctrine. El
dia en que un discipulo de clara inteligencia, Es-
,cabedo, le pregunt6: gPara qnd sirve 6sto? sefia-
,landole una cuesti6n realmente ociosa, crey6 ha-
ber aprendido mas que cuanto habia ensefiado, y
form firme prop6sito de ser mis celoso en lo ade-
lante al descartar toda vana dispute de palabras
.que no ilustrase s6lidamente A. sus alumnos. Asi
salieron de su catedra hombres s6rios y sinceros,
amrantes de la ciencia, y D. Jos6 de la Luz, pudo
decir de aquel sabio maestro que "fu6 el primero
que nos ensefi6 a pensar".
No era lo m6nos provechoso de su ensefianza
el usar para ella el castellano. Desde el tercer to-
mo sus Instituciones de Filosofia Ecl6ctica, pu.
dieron publicarse en diclo idioma con permiso de
Espada. En las explicaciones orales y en las con-
.elusiones de los escolares se empleaba tambien.






Solo un dia en la semana se utilizaba el latin,
como ejercicio practice, para que no fuese olvida-
do. De esta manera, en vez de ser el estudiante
un receptAculo de proposiciones y formulas en
lengua muerta que apenas entendia, discurria en
la propia y se asimilaba nociones tiles y claras
A los baldios esfuerzos de ]a memorial reemplaza-
ba la bien dirigida cultural del entendimiento.
No es possible examiner aqui sus escritos filo-
s6ficos, ni aunque tuvi6ramos espacio diriamos
nada nuevo. Bachiller, Luz, Zambrana, Mestre
(1), principalmente el iltimo, lo ban hecho con
gran extension y competencia. Para dar cuenta
exacta de su influencia poderosisima en el mrovi-
miento cientifico cubano, tambien serian necesa-
rias nuchas paginas. Sus bi6grafos Rodriguez y
Calcagno han verificado ese trabaio.
La Fisica, comprendida ent6nces en las asig-
naturas de Filosofia, tuvo igualmente en el P.
Varela un buen professor. Muchos afios despues,
cuando se trat6 del Instituto Cubaio, D. Jos6 de
la Luz recomendaba como texto sus lecciones.
Poco despues Jos6 Antonio Saco di6 brillantes
cursos, siguiendo los adelantos extranjeros dia
por dia.
La Economic Politica, considerada corno es-
tudio de interns general, alcanz6 del Gobierno
una R. O. en 1813 que ordenaba se abriesen ca-
tedras de ella en las Universidades. En la de la
Habana se obedeci6 la R. O. en 1840., Afortuna-


(1) De la Filosofia en la Habana.






damente la Sociedad Patri6tica establecid una en
1818, auxiliada por voluntaria suscrici6n de los
vecinos, y se inaugui6 en San Cirlos, siendo su
primer professor el Pbro. D. Justo Vl6ez, despues
Director del Seminario y traductor de Juan Bau-
tista Say.
El intendente Ramirez tuvo un proyecto mis
vasto, que fu6 el de establecer en el edificio de la
Factoria en 1817, suprimiendo el estanco de ta-
baco, un institute nuevo para la ensefianza de las
ciencias. No fu6 el proyecto de los felices, y que-
d6 olvidado para reaparecer mas tarde.
Hablemos ya de los studios mayores.
Como en otro capitulo se ha visto, el obispo
Espada fund provisionalmente (1807) en el Se-
minario las catedras de Derecho Civil y Matema-
ticas, que las Cortes aprobaron en 1812. El Pres-
bitero Velez se encarg6 de la primera y levant6
no poco los studios juridicos que yacian en la-
mentable atraso. Algunos anos despues tuvieron
en la Universidad celoso professor en D. Pruden-
cio Hechavarria. Pero hay que poner una tacha
d estos progreios de la Facultad de Leyes. Como
que se habia abusado tanto hasta principios del
siglo del studio exclusive de las leyes romanas,
al legar ]a hora de ]a reform se exager6 la cru-
zada contra el!as. El impulso vino del otro lado
de los mares. El discurso del Dr. Hechavarria en
la apertura del curso de Instituta Concordata en
1816, era el resimen de cuantos cargos hicieron
el Marqu6s de ]a Ensenada, Mora y Jarava, Ca-
barris y Campomanes, contra los males..que el







complete desprecio de las eyes espanolas y la cie-
ga idolatria por el Digesto ocasionaban. El P. V&-
lez segula la corriente, y sus discipulos de San
C6rlos se entregaban a ella. El alumno Jos6
Agustin Govantes, escribi6 una disertaci6n que
pretendia demostrar los trascendentales perjuicios
de su esludio (1). En una traducci6n de Heineccio
hecha por Saco, la legislaci6n de Roma es com-
parada a un cadaver corrompido que ha envene-
nado de muerte la espanfola. No es necesario en
la actualidad probar que estas afirmaciones eran
mezquino fruto de un injusto apasionamiento ex-
plicado por las circunistancias.
Entre tanto los studios teol6gicos decaian en
el Seminario. No ha faltado entire el clero quien
deplore que Espada lo engrandeciese 6 sn mane-
ra. En el Boletin Eclesidstico, en otro capitulo
citado, se v6 que los alumnos solian pasar de se-
tecientos, en su mayoria estudiantes de Filosofia
y Leyes, y que los seminaristas ascendian A trein-
ta 6 cuarenta cuando mas.
La Medicine, encerrada en la Universidad,
continuaba en lamentable atraso much despues
de las quejas expuestas por Romay al hacer el
elogio del general Las Casas. La Anatomia sigue
siendo tedrica y sirviendo muy poco a los alum-
nos. Hasta 1824 no hay catedra de Cirujia, y 6s-
ta se debe A la iniciativa de D. Fernando Gonza-
lez del Valle. La Fisiologia tenia por las Consti-

(1) Bachiller public notables pkrrafos de ella y de la del
Dr. Hechavarria. .






66
tuciones una extension exagerada: debia suplir la
falta de la Quiinica, de la Fisica y de otras asig-
naturas. Benito Morales, que la ensefia desde
1801, no asiste al aula: Francisco Ignacio de So-
ria, que se encarga de la asignatura A los setenta
y cinco.afos (1806), sabe poco 6 nada de lo mo-
derno: Jos6 Antonio Viera (1812), no ama ]a en-
senanza: el compendio de Dumas, que public en
1832, estaria bueno para 1800. Sin Anatomia ni
Fisiologia, ,qu6 habia de ser la Patologia? Se ig-
noraba la extructura, la texture v ain el sitio de
algunos 6rganos: ,qu6 pasaria respect A las enfer-
medades? (1)
Romay, volvia J la carga en 1818, en un in-
forme, pedido por Ramirez, relative al estableci-
miento de una catedra de Clinica en el Hospital
de San Ambrosio. Discurriendo acerca de la nece-
sidad de otros conocimientos anteriores, decia lo
siguiente:
"Lejos de proporcionar estos conocimientos la
Fisiologia y Patologia, que se ensefia en las aulas
de esta Universidad; lejos de ilustrar a los que
han de ejercer el arte sublime de sanar al hom-
bre con verdades tiles y hechos incontestables,
adquiridos por la asidua meditaci6n, la experien-
cia y el anAlisis, afn se extravia y abruma su ra-
z6n, no s6lo con las cuestiones del Peripato, sino
tambien con errors muy perjudiciales A la con-
servaci6n de la humanidad. Todavia se les ensefia

(1) Cowley, Histaria de la Enseinanza de la Medicina en la
Universidad de la Habana.






67
que los cnatro elements son los principios cons-
titutivos de todos los s6res, que la significaci6n y
segregaci6n de los otros tres humores, que se di-
cen primaries, se ejecuta en el higado, que todas
las enfermedades son similares, organicas y co-
munes; que las similares se llaman intemperies,
etc. Pero ,cudl puede ser la teoria de Lazaro Ri-
verio habiendo escrito en el siglo d6cimosexto?"
Asi continue largos afios la ensefianza de la
Medicine, desperdiciando, en Fisiologia princi-
palmente, los adelantos de Europa, hasta que lle-
gan mejores dias para ella en afnos posteriores.







""-e6,,.~fa~~t~~-C~-%~


BEGUNDA EPOCA.

PRIMER PERIoDo.-(1790-1820).

CAPITULO II.

La prosa.

Prosa oscrita.- Primeros periodos.-Prosa literaria de Romay.-E1
P. Ca.ballero.-D' Francisco de Arango y Parreiio.-El P. Va-
rela.-Ventura Pascual Ferrer.-El historiador Vald4s.-Ora
toria.-D. TomAs Romay.-Arango.-El Pbro. D. FMlix Vera-
nes.-El 1. Caballero,-Fr. Remigio Cernadas.-El P. Varela.

En el capitulo anterior hemos visto que la
iniciativa fecunda del general Las Casas, del obis-
po Espada y del intendente Ramirez, y los esfuer-
zos constantes de la Sociedad Patri6tica, algo
contrariados, y del Colegio de San Carlos, mis
felices, traen a Cuba, y principalmente 6 la Ha-
bana, los primeros importantes elementos de
ilustraci6n y cultural, en los treinta afios que co-
rren de 1790 A 1820. Pero los resultados de di-
cha labor no son inmediatos; ni en la instrucci6n
elemental de la muchedumbre, que afn despu6s
de 1820 seguira en relative atraso, porque crece-







rA el rinmero de los que la forman sin que en la
proporci6n necesaria se aumenten los medios de
instruirla; ni en la cultural superior de los esco-
gidos y Ilamados 6 gozar del progress intellectual,
porque los adelantos de 6ste empiezan a ser fruc-
tuosamente aprovechados en la segunda d6cada
del present siglo, y la juventud que los utiliza
no puede brillar en la sociedad sino en las d6ca-
das siguientes. Asi es que al estudiar ahora el
movimiento de las letras y las ciencias fuera de
las aulas de 1790 a 1820, no vamos a examiner
las consecuencias de lo expuesto en el capitulo
precedent, sino a retroceder en cierto modo para
consignar los m6ritos de algunos hombres educa-
dos en la 6poca anterior, 6 en la filtima d6cada
del siglo xvIII, que por excepci6n y con persona-
lisimos egfuerzos se elevaron sobre el nivel co-
miAn, y nos legaron algo digno de ser mencionado
en la resefia de la literature de sus dias.
El Papel Peri6dico empez6 a circular en la
Habana on 31 de Octubre de 1790, segin los
datos de un informed del Pbro. Jos6 Agustin Ca-
ballero. Segin el indice publicado por el periddico
mismo en 9 de Setiembre de 1792, comenz6 site
dias antes, en 24 de Octubre de 1790. Guiteras
dice (lugar citado) que al principio fu6 confiado
al impresor y editor, Ilamado asi indistintamente;
que ya en Diciembre tenia un redactor que no se
sabe qui6n fuese; y que despu6s estuvo a cargo
del Sr. Barrera hasta Abril de 1793 (1). Pero

(1) Guiteras, .ist. de la Isla de Cuba, II, 160.








segin el informed del P. Caballero el Papel es
tuvo desde el primer dia encomendado 6 un
patricio distinguido y arudito, que debi6 ser,
aunque no lo nienta, el D. Diego Barrera ante-
dicho. En Abril de 1793 se encarg6 de la publi-
caci6n la Sociedad Patri6tica, nombrando para
redactarlo una diputaci6n compuesta de los ami-
gos Harra, Santa Cruz, Robredo Romay. En
1797 se dividi6 el trabajo entire doce socios, cada
uno de los cuales desempefiaba el ericargo duran-
te un ines. Era al principio medio pliego de pa-
pel espafiol doblado, que salia seinanalmente,
hasta que en Enero de 1792 empez6 A circular
los jueves y doiningos. En 1805 se convirti6 en
Aviso, reparti6ndose tres nAmeros semanales. En
1810 pas6 A ser D((iario de la Habana) y en 1812
ya habia duplicado su tainafo (1).
El Papel Periodico tiene notable significa-
c16n hist6rica, po.rque es un movimiento de avan-
ce ordenado por un gobernante liberal en el mis-
mo pais donde poco antes, por disposiciOn sobe-
rana no cumplida, no debia haber otra imprenta
que la de la Capitania General; y es tambi6n un
recuerdo que va unido A los nombres respetados
de Romay, Pefialver, Caballero, Calvo, Arango,
Veranes'y Zequeira, todos los cuales competian
en celo, estimulados por ]a censura semestral de
la Sociedad, several y exigente con frecuencia. No
obstante, su valor literario v cientifico es limita-

(1) Estos datos son de Bachiller completados con otros de Saco
y Guiteras.







disimo, tanto porque tan estrecho espacio no per-
mitia lucir su talent 6 los redactores de sus muy
lac6nicos articulos, cuanto porque lo literario te-
nia que ser postergado en un papel escrito con el
fin de difundir conocimientos tiles, y ain tra-
tandose de estos, antes de consagrarse a trabajos
originales y gloriosos era menester divulgar ver-
dades conocidas y sencillas, dado el atraso de
un pais en quesno habia consumidores de mis
select lecture.
Guiteras en su lHistoria ha conservado al-
gunos articulos y fragments de escritos sobre
costumbres habaneras, que aparecen en diversos
n6meros del Papel Peri6dico de 1792. En el ni-
mero 22 de Julio El europeo imparcial trataba
de la piedad de los vecinos, de su afabilidad, de
su aseo, dela magnificencia de los convites y del
lujo en los carruajes. Otros ndmeres demuestran
que los bailes piblicos no eran frecuentes, y que
habia mucha prevenci6n contra ellos. Un Sr. Fa-
116tico, que especulaba con los bailes, y que los
combinaba con intermedios de musica vocal 6
instrumental para que el conjunto formase (un
honest y decent pasatiempo,) tuvo que bus-
carse un escritor discreto que le despejase el
camino, abogando hibilmente en el nimero de
25 de Noviembre por la diversion que a su juicio
era ejercicio propio de invierno y ocasi6n de ma-
trimonios. Esta apologia firmada por Jos6 de la
Habana fu6 contestada por Miguel de Cadiz, de-
fensor austero de los espiritus alarmados por tan
vivos ataques d la vida inocente, retirada y mo-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs