• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Respetable publico
 Al Lector, no Cubano
 El odio del sur a Norte Americ...
 Replica a rufino blanco fombon...
 La ultima carta de Humberto...
 Hablando de Cuba
 De cosas grises
 No se nos escucha
 Voz de alerta
 Cuba y el centenario de las Cortes...
 Nuestro nacionalismo
 Autores y libros
 Conclusion
 Indice
 Back Matter














Title: Entreactos
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078322/00001
 Material Information
Title: Entreactos
Series Title: Entreactos.
Physical Description: 180 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Ramos, José Antonio, 1885-1946
Publisher: R. Veloso, Libreri´a Cervantes
R. Veloso, Librería Cervantes
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1913
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078322
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AHA3883
oclc - 13681213
alephbibnum - 001491671

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Respetable publico
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Al Lector, no Cubano
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    El odio del sur a Norte America
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Replica a rufino blanco fombona
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    La ultima carta de Humberto Fabra
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Hablando de Cuba
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    De cosas grises
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    No se nos escucha
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Voz de alerta
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Cuba y el centenario de las Cortes de Cadiz
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Nuestro nacionalismo
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Autores y libros
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Conclusion
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
    Indice
        Page 180
        Page 181
    Back Matter
        Page 182
Full Text




















ENT REACTOS

















DEL MISMO IUTOR


ENSAYOS DE LA ADOLESCENCIA:

Nanda, Almas rebeldes, comedies. -- Una bala perdi-
da y La Hidra, dramas de asunto cubano (en re-
fundicin). Humberto Fabra, novela.


TEATRO

Liberta, novela escnica en cuatro jornadas. Pr-
logo de Jacinto Benavente.
Cuando el amor muere, primer acto de comedia.
A la Habana me voy..., stira lirico-bufa, msica de
los maestros Mauri y Snchez de Fuentes. Estre-
nada en el teatro Payret de la Habana.
Satans, indita.







JOS AITOIO10 RIOS





ENTREACTOS





30 CENTAVOS





Ricardo Veloso, Editor.
L.IBRERA CERVANTES
Oaliano, 58.
HABANA
1913







cQc


ES PRqPIEDAD


Imp. Helnica. Pasaje de la Aihambra, 3. MADRID.















' ... Se vuelve del Extranje-
ro ms patriota, no porque el
Extranjero nos parezca infe-
rior, sino porque nuestra vi-
sin ensanchada nos permit
exmenes de conciencia ms
equitativos. En lugar de tener
por su Nacin un entusiasmo
verbal, se tiene un amor cien-
tifico que complete el amor
instintivo.
J. VILBOIS, La Patria y la
Moral cientfica.


02: ' 9 /'


&, s---~



















RESPETABLE PBLICO...


El hombre serio no se mezcla de una
manera active en los asuntos de su tiem-
po, menos que su nacimiento el voto
espontneo de sus conciudadanos se lo
reclamen. Se necesita una gran pre-
suncin, much ligereza de concien-
cia para cargar tranquilamente con la
responsabilidad de las cosas humans
cuando nada obliga hacerlo. Pero
la reflexin especulativa no implica la
misma temeridad.- Cada uno, en la
media de sus fuerzas, puede ocuparse
del bien pblico y tender l... Dejar
tal cuidado los politicos, los hom-
bres que se llaman en grupos de tal
cual manera, seria impropio.- El pol-
tico es ordinariamente un hombre apa-
sionado y parcial: est forzosamente
mal colocado para juzgar los problems
en conjunto, para comparar los tiempos
y pases diversos, darse cuenta de los
acontecimientos no inmediatos, y salir
al encuentro del porvenir...

RExNA. Qaestions contemporaines.


Antes de decidirme adoptar esta forma-
un tanto presuntuosa para mi juventud de
hablar mis compatriotas acerca de los pro-
blemas patriots que actualmente nos preocu-








RAMOS


pan, pens escribir una novela que contuvie-
se mis observaciones y las repitiese al lector
entire descripciones y peripecias ms menos
interesantes.
Pero me detuvo un movimiento ntimo de
altivez que consider legtimo porque e.s flo-
racin de una protest, ha largo tiempo sen-
tida, contra la humildad de los intelectuales
jvenes cubanos, que tan fcilmente ceden su
voz y su pluma para sostener al primer ad-
venedizo de la poltica, estlido y despectivo,
y apenas se atreven balbucear sus propias
reflexiones, creyndose obligados tal vez al si-
lencio por la prebenda soldada que merced
aquel advenedizo y cargo y nombre del
Gobierno obtienen.
No. Mi propsito no es hacer literature>,
no es entretener nadie.-Si habia de mez-
clar mis observaciones una trama noveles-
ca, prefiero darlas en su forma pura, porque
no veo la necesidad de que yo disimule
mis ambiciones ante mis conciudadanos.-
Entre nosotros se ha confundido dolorosa-
mente la concupiscencia de gobernar, de ocu-
par un puesto bien retribuido, de hacer dine-
ro, de gastar lujos, con la aspiracin sincera
la direccin spiritual entindase bien -









ENTREACTOS


la direccin spiritual de su pueblo, que sien-
ten legtimamente los que vienen al mundo
expresamente dotados para esa misin.- Y
esa misin se cumple raras veces entire las co-
modidades de la preeminencia burocrtica y
las sensualidades del lujo!
Mart, cuyo recuerdo asalta la mente al
pensarse en los azares y amarguras que aquel
apostolado cuesta sus elegidos, lo dijo en un
prrafo admirable que copio:
tencia inevitable y encarnizadamente se lo im-
pone.-Mas en unos el pensamiento en s se
desenvuelve poco que justifique su persona
la fortune, con tenacidad y plenitud odiosas,
que en la esfera de la vida comn engendran
los egostas, y en la esfera del gobierno pro-
duce los dspotas.-Y en otros se manifiesta
como una palabra que tienen que comunicar
una indignacin que tienen que cumplir
una caridad que tienen que hacer.-Y dirigen
su vida con el segundo pensamiento en si y
el primero y dominant en el beneficio huma-
no que han venido al mundo, padeciendo
speramente como de un delito mien-
tras no han sacado su elocuencia, su ternura
6 su energa afuera.>









RAMOS


Nadie puede negarme el derecho de decir
mi pueblo lo que pienso, en Cuba, donde
todava alzan la voz.los que lo hicieron en fe-
cha no lejana para execrar la Revolucin Li-
bertadora, para llamar Mart, Maceo,
Gmez, asesinos incendiarios...
Nadie tiene el derecho de hacerme callar,
remitindome la literature, el arte por el
arte.-Mi emocin de la Belleza es algo se-
creto, es mi pudor, que no puedo erigir en
fin nico de mi vida sin acusarme de egosta
inhumano sensualismo.-Por encima de mi
emocin de lo Bello, se eleva en m una po-
tencia incontenible de Amor, una necesidad
apremiante ineludible de gritar los hom-
bres infelices que all abajo se arrastran
entire odios mezquinos y pueriles dolores, no
por intiles menos horribles -la supreme
belleza del espectculo que la vida ofrece des-
de la altura ideal en que el alma se ensancha y
compenetra del alma de todos, y ella llegan
la razn de todas las flaquezas, y la flaqueza
de todas las razones.-Bastante tortura me
produce la pobreza, la torpeza de mis expre-
siones, que tan escaso nmero de oyentes
reduce mi esfuerzo, bastante dolor debo su-
frir al advertir cun pocos sern los que des-










ENTREACTOS


cifrarn la secret magia de mis pobres pala-
bras y tiendan hacia mi sus brazos, la voz de
-Hermano!>, brotndole-del' alma...

*

Ya s -acabo de decirlo que ni este li-
bro, simple coleccin de artculos, ni ningn
otro que pueda yo escribir, realizarn esa obra
de elevacin, de impulsin spiritual de mi
pueblo hacia lo alto.
Pero el intent es noble y es possible que
provoque un da otro intent capaz de reali-
zar lo que mis aptitudes no pueden. No me
propongo otra cosa que publicar un libro cu-
bano ms, extender, destacar y dar fuerza mi
voz, puesto que el peridico es tribune que
reduce cada orador la altura de su talla so-
cial poltica y yo no puedo hacerme ilusio-
nes respect mi insignificancia actual.
Es possible que cuanto digo yo, haya sido
dicho hasta ms clara y bellamente en cual-
quier peridico, en cualquier discurso politi-
co, en cualquier conversacin de caf. Un be-
llaco puede hallar en la Divina Comedia ideas
y expresiones propiamente suyas. Quiere
decir que estn de m la distancia que esta-










RAMOS


r yo del que realice el noble intent mo: no
me preocupan las jerarquas abstractas y lo
mismo me da ser el primero que el ltimo.
Lo improbable es que alguien haya puesto
ms sinceridad, ms buena fe, ms entusias-
mo y ms desinters en su palabra.
Y esa es la razn ms fuerte que me decide
publicar el libro.
Mis propsitos son superiores mi esfuer-
zo, pero me consuela el convencimiento de
que siempre result as, aun los ms felices.

*

Nuestro pueblo padece de una profunda
neurastenia colectiva. Como el neurtico se
absorbe en la observacin de sus propias fun-
ciones fisiolgicas, apurando su sensibilidad
para encontrarse dolores y males que siempre
cree mortales, as nuestro pueblo vive absorto
en su vida poltica, en elecciones, candidates y
presupuestos, en cargos pblicos, fraudes y
traiciones, en mitines, violencias y coaccio-
nes, exagerando sus vulgares problems hu-
manos y universales hasta considerarlos ex-
clusivamente suyos y mortales para la nacio-
nalidad cubana.









ENTREACTOS


Contra el mal de origen, es preciso llevar
cabo un extenso y complejo plan de lizacin>.-Ser necesario que nuestros pero-
dos presidenciales se alarguen seis siete
aos, que la Presidencia de la Repblica sea
un cargo como el anlogo en la Repblica
Francesa, que el Presidente del Consejo y
verdadero dueo de una situacin poltica sea
personalmente derrocable por el discurso, el
articulo, la Prensa, el Parlamento, el plebisci-
to, el motin, la rebambaramba, la bomba, el
terremoto el apocalipsis... pero que la enti-
dad national se mantenga en el Presidente y
el Congress, y se mantenga inclume. Ser
necesario compensar la natural vehemencia y
puerilidad del sufragio universal con senadu-
ras de representacin corporativa y social,
gratuitas y vitalicias...
Pero antes de emprender en esas reforms
polticas es necesario preparar la opinion,
arrancar nuestro pueblo de su preocupa-
cin, distraerle, convencerle de que adems
de estmago y riones tiene cerebro, tiene
un espritu, y que esas cosas tambin necesi-
tan atencin y culto; hay que repetir nuestro
pueblo que tiene un alma, un alma national
en que palpitan su Historia, la sangre de sus









RAMOS


guerreros, el pensamiento de sus grandes
hombres, los nobles anhelos de sus poetas, de
sus artists, de sus mejores hijos y todas esas
cualidades de su carcter: virilidad, dulzura,
hospitalidad y franqueza, que hacen que tan-
tas simpatas y tanto inters despierte en todo
el mundo el nombre de Cuba.
Hagamos que nuestros gobiernos, que
nuestra Prensa, aunque sea nicamente para
evitarse la vergenza de que se les llame est-
pidos, de que se les eche en cara su mercan-
tilismo grosero de tenderos analfabetos, pres-
ten su atencin aquella Alma Nacional y
amparen las manifestaciones del intelecto y
del espiritu cubanos como lo exige nuestro
siglo todas las naciones civilizadas.
Por eso public un libro como ste apar-
tndome un moment nada ms de mis
trabajos literarios.- Por eso titulo este volu-
men que hago de la parabasis del teatro griego,
en la que el autor por boca del corega, daba
al pblico su opinion acerca de los asuntos
politicos y sociales que preocupaban al pue-
blo heleno.









ENTREACTOS


Otras razones, adems, me invitan alzar
la voz para sealar algunos vicios de mis con-
ciudadanos.
El engranaje fatal de nuestra vida con las
acciones de los dems hombres, nos lleva fre-
cuentemente pensamientos y actos contra-
rios nuestro sr intimo, nuestros mejores
propsitos; y asi hemos visto prceres de
nuestra libertad, que han derramado su san-
gre por servir Cuba, malversando el dinero
de la Patria, mancillando su nombre, expo-
niendo al desprestigio la capacidad del cuba-
no para gobernarse, adulando las ms bajas
pasiones, desmoralizando al pueblo con el
ejemplo de sus latrocinios y prefiriendo el
hundimiento de la Repblica la renuncia de
sus ambiciones personales.
Y es intil que la prensa de oposicin eche
en cara esos compatriotas extraviados la
deslealtad de su conduct, apelando al escn-
dalo y la injuria y excitando el odio popu-
lar en contra de ellos; es intil que para qui-
tarles el poder de las manos se pretend que
se les habla en nombre de Cuba, en nombre
de la Patria...
La Patria no les insultara, la Patria les re-
cordara, con voz tierna de madre, que un da









RAMOS


supieron sacrificarse por ella y que hoy tal
vez es cuando sacrificios ms difciles necesi--
ta; la Patria les dara su perdn y su bendi-
cin antes de reconvenirles, porque la Patria
es la Madre Suprema que lo perdona todo,
todo, que desciende hasta sobre el traidor
cuando la descarga de los fusiles vengativos
le tiende por tierra, para recoger su ltimo
aliento y besarle con su beso postrero de per-
dn! La Patria es Amor...
Y para hablar en nombre de ella es necesa-
rio huir de bandos, de facciones, de partidos.
Nuestra Prensa me result doloroso decir-
lo no est en condiciones de hablar en
nombre de la Patria.
Por eso le quito hoy lo que prest un da
sus columnas.-Yo no he escrito sueldo
lo que lleva este libro, no lo he escrito en de-
fensa de ningn partido politico ni en contra
de nadie. Son monlogos, que inspir la nos-
talgia del terruo amado un expatriado vo-
luntario cuyo corazn, afortunadamente, no
han llegado todava las enconadas pasiones
de bandera, los odios politicos ni los com-
promisos de partido...
Mis ambiciones?
No pueden asustar nadie; nadie tiene el









ENTREACTOS


derecho de sonreirles, malicioso.- Llegar
-.donde me propongo llegar porque he escogi-
do el camino real; por donde se llega siem-
pre, vivo muerto.
En ese camino hay muchos aos de cons-
tante trabajo mental, de constant esfuerzo
por el propio mejoramiento, hay una series
inacabable de pequeos renunciamientos, hay
media juventud dedicada al studio, hay un
desinters absolute de todo lo inmediato, hay
muchos desaires, muchas vilezas, muchas de-
cepciones, muchsimos dolores, devorados en
discreto silencio y contestados con una sonri-
sa; hay un derroche constant de perdn y
excusa para todo y para todos, un gasto incal-
culable de alegra, de bondad, de entusiasmo,
de fraternidad...
Quin me sigue? Yo le prometo solemne-
mente que llegar conmigo, y hasta antes que
yo si se lo propone.-En este camino no hay
que envidiar ninguno, ni que despojar de
nada nadie...
Se march slo, eso si, un poco triste aca-
so... Y cuando todos los dems creen que se
ha llegado, es quiz cuando se advierte que la
pista era falsa y la meta inasequible...









ENTREACTOS


AL LEC1OR, NO CUBANO



No pueden-ni deben-leer este libro con
el mismo criterio, el lector cubano y el que no
sienta profunda y sinceramente nuestros pro-
blemas, aunque ame Cuba de buena fe. En
l brotan con harta frecuencia dursimas cen-
suras para determinados vicios de nuestro
pueblo y de nuestros hombres, advirtense
desmayos de pesimismo, exageraciones de
amor patrio, exigencias de idealista, demasia-
do desinteresado tal vez...
V aquellos vicious y defects los echo en
cara los mos, pero me duelen como si den-
tro de mi se dividieran en un moment el
pensador que acusa y el cubano que escucha,
la cabeza baja. Ante la idea de que mis acu-
saciones puedan esgrimirse por pluma extran-










RAMOS


jera, enconada en contra de Cuba, echo de
m al pensador para quedarme ntegramente
cubano, con todos los vicious y todos los de-
fectos de los mos. Porque nadie tiene el de-
recho de tomarme de gua para ir por los sen-
deros del alma cubana, expresamente en bus-
ca de sus arideces y de sus recodos todava
sombros, sin parar mientes siquiera en la ma-
ravillosa floracin que bordea el camino, en.
el sol esplndido que lo dora, en los abismos
y desfiladeros que fu preciso rellenar un da
de sacrificios y herosmos para seguir ruta
adelante...
Para el lector extrao al ntimo process de
nuestra constitucin national, quiero dejar
aqu una breve, aunque intensive, ojeada de
nuestra reciente historic.
Y que l, de buena mala fe, se oriented
solo. Yo voy tomar mi puesto entire los.
mos, que si son torpes ciegos, cubanos son
y con ellos me quedo. Slo una abyeccin sui-
cida de un pueblo concede un hombre dig-
no el supremo y doloroso derecho renegar
de su patria: la de privarle de ella, la de re-
ducirse conscientemente la obediencia de
un yugo extranjero.
Y eso no suceder jams en la tierra en que









ENTREACTOS


nacen hombres como Ignacio Agramonte,
como Antonio Maceo, como Jos Mart...

*

Considered al pueblo nativo de Cuba
raz de haber obtenido su independencia.
Arrasada la Isla de un extremo otro por
los horrores de una guerra en que una de las
parties no tena otra esperanza que la de aca-
bar con todo para acabar con ella, hipoteca-
,das las propiedades que pudieron salvarse por
dinero que huy de la guerra, perdida la pe-
quea propiedad, en escombros la casucha y
:sin un real para el apero y la simiente, la si-
tuacin econmica del cubano ante su primer
Sol de Libertad no puede considerarse sin un
,estremecimiento de terror...
Directa indirectamente, no hubo familiar
cubana que no sufriera las dolorosas conse-
cuencias econmicas de la cruenta lucha. V
creo que huelga hacer notar que no seria por
medios muy nobles ni para bien de la nacien-
te repblica la excepcin de aqulla que eva-
di la catstrofe y de esotra que hasta prospe-
r con los despojos de ella...
He aqu cmo el pueblo genuinamente cu-










RAMOS


bano se vi rodeado de enemigos nuevos
despus de su victoria por las armas. Por una
parte el comprador yankee, que dinero en
mano adquira por diez lo que valia veinte; el
hipotecario por otra, enemigo de la Revolu-
cin y desconfiado de la Repblica, y como
tercero, para cerrar toda esperanza, el comer-
cio y la industrial, rudimentaria sta, en poder
de extranjeros tambin.
As, dueo al fin de su patria, el cubano
advirti al dia siguiente que su victoria habia
sido casi una abstraccin, un triunfo moral y
hermossimo, pero que en la realidad la tierra
y la riqueza patrias estaban ms lejos que
nunca de su posesin...

*

Moralmente, la situacin de Cuba no era
la sazn ms halagadora.
Nuestro pueblo lo he escrito en otra par-
te como todos los que se educaron bajo la.
frula del Catolicismo, es un pueblo sin reli-
gin y sin fe. Uno de los grandes inconve-
nientes de la falsa fe, de la religiosidad tradi-
cional y de hbito que en nuestros tiempos
sostienen los formidable intereses creados _









ENTREACTOS


la sombra de la Iglesia romana, es la de im-
pedir en el hombre el desarrollo natural de su
espiritualismo ingnito. Aun all donde una
vieja entidad national y una considerable
suma de tradiciones filosficas han permitido
una evolucin complete y sosegada del idea-
rium espiritualstico y de la norma prctica,
en los pueblos europeos de hoy, se est muy
lejos de ofrecer resuelto este problema trans-
cendental, esta lucha entire la Tradicin y el
Hombre.
Y el silbido de las balas no era msica
propsito para integrar una melopea con las
elucubraciones de la filosofa contempornea,
que ayudase nuestro pueblo la renovacin
de su idearium religioso y moral mientras pe-
leaba por su independencia semi-desnudo y
hambriento en lo ms espeso de las maniguas
tropicales.
**

Otro important factor social, la familiar, su-
fri con la Revolucin libertadora una pro-
funda conmocin.
Pero antes de seguir en este extremo, for-
zoso es volver atrs un moment la vista para
conocer sobre qu bases estaba constituida










RAMOS


aquella en la antigua colonia. No quisiera ver-
me obligado referir este punto nuestra
mujer espaola hispano-americana en gene-
ral, que cierta intransigencia sentimental de
nuestra raza se empea en deificar y poetizar
por encima de todo intent critic; pero mi
sinceridad es en m ms fuerte que todo ante-
juicio colectivo y me atrevo afirmar que la
educacin comn de nuestras mujeres es una
de las ms graves causes que puede acha-
carse la ineducacin cvica de nuestras razas
gran familiar hispano-americana.
Ideolgicamente insustituible todava, la
virtud cristiana ellas predicada por el buen
sacerdote catlico tiene prcticamente una in-
clinacin predominante que en la mayor par-
te de los casos es una tendencia nica: la omi-
sin del varn, la omisin del hombre no en
el trato social, sino en la ms sencilla ideacin
del Universo, en la instruccin, en el Arte, en
el libro, en cualquier representacin plasma-
da de la vida. Para la perfect mujer cristiana
segn parece entenderlo nuestra ortodoxia,
no han de existir ms que dos hombres, dos
varones, dos manifestaciones nicas de mas-
,culinidad: el padre y el marido. Qu com-
prensin intrnseca de la vida, del bien y del









ENTREACTOS


mal, de lo necesario y lo intil puede pedirse
series que hasta en sus ms sencillas intui-
ciones han sido violentados y retorcidos para
servir un ideal determinado de perfeccin?
Y junto esa esposa, trocada brutalmente
en madre y mentora de la prole cuando fu
preparada para monja por esa frecuente
anttesis de una educacin coercitiva sobre un
temperament sensual, para meretriz colo-
quemos al marido, educado no queramos sa-
ber cmo, pero indefectiblemente en abierta
oposicin frente su ya compaera de toda la
vida; frecuentemente un emigrado de lejana
aldea, adecentado por el ahorro y la escasa
instruccin verbal del comercio social, un
mozalbete fascinado por las ternuras de las
primeras sensualidades, un vividor elegan-
temente cnico en busca de una dote... Los
resultados, no necesitamos estudiarlos ahora.
Entre la particularsima tica del padre, y la
tierna amoralidad de la madre, nuestra juven-
tud cubana-mirada siempre con desconfian-
za por la dominacin espaola fluctu du-
rante siglos entire un epicureismo grosero en
las classes adineradas y la ms tenebrosa mise-
ria de energas ideales en las classes pobres.
Para nuestros jvenes de la clase media la as-









RAMOS


piracin supreme no podia pasar de una cre-
dencial de official quinto, conseguida costa
de inauditos esfuerzos. Todo lo dems, in-
dustria, comercio, banca y administracin,
permaneca reservado para el metropolitan
enviado desde Espaa por el Ministerio de
Ultramar por el hambre y la miseria de la
aldea.
Un recurso surgi entonces entire los esp-
ritus ms fuertes: las universidades extran-
jeras.
Y fu en el Extranjero donde naci y pren-
di la idea de la emancipacin, fu entire la
juventud rebelde al yugo familiar de manse-
dumbre y resignacin cristianas donde se pla-
ne la epopeya de la Revolucin, que debia
triunfar ms tarde costa de tantos sacrificios!
Pero la familiar cubana sufri entonces una
honda crisis.-Atacada en sus bases econmi-
cas por la escasez donde haba habido abun-
dancia, por la miseria donde haba escasez y
segregado de ella el varn por los errabun-
dajes de la conspiracin y de la guerra, la
dbil armazn de su accin moral y educati-
va slo retuvo ya entire sus redes la castidad
de la hija.- La instruccin racional, la educa-
cin sentimental de ambos, de aqul y de









ENTREACTOS


sta--de suyo imperfectas durante la colonia-
lleg entonces su definitive obliteramiento,
Adems la guerra ejerci an ms direct
inevitable accin disolvente sobre la familiar,
y es incontable el nmero de hogares disper-
sos por la muerte del padre, del hermano, del
apoyo, ora en los campos de batalla, ora en el
tenebroso misterio del calabozo en la lejana
incertidumbre del destierro.
Ser necesario, despus de esta breve sn-
tesis plantear deducciones para llegar la
conclusion de que- en conjunto-la familiar
cubana arrib la emancipacin destrozada y
en ruinas?
Y he aqu cmo entire sus problems ms
graves, la joven Repblica debi ver con es-
panto la disgregacin de una de sus bases
ms slidas, acelerada considerablemente en
tiempos en que el pensamiento universal bus-
ca acobardado un puntal con qu evitar su
total .derrumbamiento...



Por otra parte, la idea separatist haba te-
nido una sangra dolorossima, que la sazn
de su triunfo, cuando el valor guerrero deba









RAMOS


ceder su puesto al valor cvico, cuando la au-
dacia deba abdicar en la prudencia, el arrojo
en el talent y el machete en la pluma, cuan-
do la Patria entraba en su dificil period de
constitucin national, amenazaba ostensible-
mente prolongar su convalecencia revolucio -
naria.-Me refiero aquel brillante ncleo de
mentalidades cubanas, que se asoci bajo la
bandera del autonomismo.
. Hombres de elevada inteligencia en su ma-
yora, vasta y profundamente versados en es-
tudios sociales y filosficos, y por ende cono-
cedores de la inconsistencia moral que al cabo
de cuatrocientos aos de coloniaje ofreca
nuestro pueblo, temieron ver caer su patria
en la horrible historic de las oclocracias cen-
tro-americanas y se aferraron la vinculacin
de la supreme direccin gubernamental cuba-
na en el derecho traditional y fuerte de la
Metrpoli.
Su patriotism fu sincero; pero como siem-
pre sucede al intelectualista, su respectable ho-
rror la accin radical, naca en la misma
elevacin de su pensamiento. El pensador
ama la Vida como una amante hermosa y
buena, pero incapaz de comprenderle. V
como nuestra amante hermosa y buena que









ENTREACTOS


jams penetr en la razn de nuestra filosofa
y un dia nos sorprende con su inesperada in-
tuicin de la Verdad, veces la Vida nos des-
concierta con un alarde magnifico de su razn
suprema...
Slo un iluminado como Mart pudo ver
en las sombras de nuestra obscura historic
colonial, de nuestro negro porvenir de pueblo
esclavo, un destello de luz! Slo L pudo
sentir que ese destello era como una anuncia-
cin gloriosa de nuestra Libertad!
Pero la Patria debia an sufrir el dolor de
ver caer su hijo predilecto en mitad de
la jornada, la Repblica deba luchar sin el
auxilio inestimable de su alentadora intuicin
del triunfo.-Y frente al suave flamear de su
bandera, erguida orgullosamente sobre la l-
tima piedra de la cimentacin vastisima que
habra de recibir su templo, la joven Repbli-
ca licenci sus ejrcitos y design sus magis-
trados, llorando en lo profundo de su corazn
la muerte del Apstol, la desaparicin de mu-
chos de sus hijos la sazn ms tiles, la de-
sercin de no pocos de sus ms necesarios...










RAMOS


Con tales dificultades el pueblo cubano vi-
se compelido emprender el camino de su
vida como nacin independiente...
Econmicamente en manos de enemigos y
extranjeros, moralmente heredero de un idea-
rium anacrnico y falso, amenazada la fami-
lia por una aceleracin forzada de su process
contemporneo, muerto su apstol y con l
muchos de sus ms desinteresados caudillos,
enmudecidos sus grande hombres, sus poe-
tas, sus artists con el eco an resonante del
ltimo combat, confundido el recuerdo de
sus otros cantores, de sus gloriosos precurso-
res en el pasado horrible que todo le impona
olvidar entonces, extinto el ideal de libertad
que haba aunado hasta el da todas las vo-
luntades y limado todas las diferencias y aca-
llado todas las concupiscencias... Y como si
todo esto no fuera bastante, obligado de-
mostrar la cordura de un pueblo viejo y fuer-
te, afirmarse con la seguridad de un solo
hombre, de una sola vez, en un solo ensayo,
ante el rostro enjuto inexorable del To
Sam, que como ejemplo y consejo para la tu-
tela no podia aportar otra cosa que su formi-
dable materialismo de gigante glotn, rico y
robusto.









ENTREACTOS


Es cierto que hemos tenido errors polti-
cos, una revolucin intestina, hombres vena-
les, defraudadores cnicos que han desmorali-
zado la administracin, la poltica y hasta la
vida social, que vivimos brutalmente preocu-
pados por las cosas bajunas mientras nada es-
piritual elevado nos mueve.-Pero poco
que se medite cabalmente acerca de las cir-
cunstancias en que se hall al conquistar su
independencia interior, chase de ver que le-
jos de haber llegado extremos deprimentes
para la dignidad humana vergonzosos para
si mismo, como pueblo digno de ser libre
intrinsecamente independiente, el nuestro no
ha hecho ms que seguir el process fatal de
todos los grupos sociales de la humanidad:
heroicos y abnegados en la lucha; sensuales
escpticos y desenfrenados en la victoria.-
En la esclavitud, la exaltacin del sacrificio, el
hombre-nmero, la fiebre de heroismo.-En
la libertad, -como escribi Taine del hombre del Rena-
cimiento- dos, con las ms nobles y las ms finas de sus
aspiraciones como con los ms bestiales y los
ms salvajes de sus apetitos>.
Tambin entire nosotros, al inaugurarse la









RAMOS


paz, la prosperidad y el bienestar clas nuevas
industries y la actividad creciente haban du-
plicado los objetos de comodidad y de lujo>,
tambin entire nosotros, despus del vacio y
del aburrimiento> de la colonia, despertba-
mos en un segundo nacimiento en el que las
solicitaciones de fuera vinieron todas juntas
para hacer salir nuestras facultades de su iner-
cia y de su entorpecimiento.
Porque una influencia que actu en la re-
volucin primero y obra ahora extrinseca y
aparatosamente sobre nuestra sociedad actual,
es preciso considerar y estudiar tambin antes
de condenar ligeramente los defects de nues-
tro pueblo.
Me refiero la infiltracin del utilitarismo
yankee -el Dionysios popular del norteame-
ricano para absorber el cual, con fruicin
de catecmeno, no podamos estar mejor pre-
parados que al entrar en el goce de nuestra
libertad, dispersos los soldados heroicos de
ayer, cada cual en busca de su parte del botn.
Durante todo el largo perodo de conspira-
cin y revolucin, que precedi la Repbli-
ca, nuestros caudillos asimilronse el demo-
cratismo yankee sin reparar en sus inconve-
nientes y flaquezas: escapbanse de Cuba co-









ENTREACTOS


mo de una crcel y el ambiente de exaltacin
idealstica, de altruismo y unnime desinteres
en que all vivan, les impedia descubrir el
reverso de tanta belleza.-Es cierto que Marti
apunt varias veces algunos de los ms graves
peligros de la gran democracia y ahi estn sus
profundos studios sobre poltica americana-
sobre Blaine, Conkling, Arthur, Hendricks y
tantos otros famosos politicos yankees-opo-
niendo una excepcin mi afirmacin. Pero
no era entonces Mart tan important como lo
es hoy en esa critica de la sociedad norteame-
ricana, y su voz-que l procur no alzar de-
masiado en son de censura- pas inadverti-
da para la mayora de los conspiradores.
El republicanismo de los llamadosseparalis-
tas cubanos, vena pues impregnado del esp-
ritu democrtico norteamericano, y la Asam-
blea Constituyente que di una Carta Funda-
mental Cuba al nacer la Repblica, demos-
tr en sus acuerdos hasta qu punto aquella
influencia haba llegado la medula de los
hombres de la Revolucin.
Pero, por otra parte, nuestra segunda gue-
rra de independencia la sostuvo principal-
mente el element popular, el ncleo de cla-
ses modestas de nuestra sociedad; y la hora
3










RAMOS


de la cristalizacin republican escasearon los
que hubieran podido escamotear tales ele-
mentos, aquellas prerrogativas de un radica-
lismo peligroso para la joven nacionalidad.
Resumiendo, nuestra Repblica naci y se
ha desarrollado dentro de los holgados limi-
tes de una democracia radicalsima y nuestra
nacionalidad va afirmando sus bases sobre el
movedizo terreno de un hedonismo sin fre-
nos, sin restricciones, como los menos asusta-
dizos estadistas de esta vieja Europa no po-
drian imaginar sin una sacudida de espanto.
V nuestros defects, nuestros vicios, no son
nuestros, sino humans.
Y nuestras dificultades polticas las de todos
los organismos democrticos conocidos, des-
de Atenas y Argos hasta nuestros das. Los
hombres escribi Aristteles -iguales bajo
cierto aspect, han querido serlo bajo todos;
iguales en la libertad han querido la igualdad
absolute, y han dado vida la demagogia>.
H. Summer Maine observ con feliz acierto
que: las classes de gobierno porque sus dificultades
nacen en el fondo de la naturaleza humana y
en las causes intrnsecas invariables que de-
terminan el process y accin de la Voluntad










ENTREACTOS


en el hombre, porque despecho de todas
esas frases del deseo del pueblo, la voluntad
popular, etc., una gran muchedumbre no pue-
de tener un deseo concrete, no puede al
menos en su sentido ms simple y verdade-
ro former un acto volitivo, no puede venir
un acuerdo>. Y en nuestros das, Alfred
Fouill, entire mil, ha dicho con los pueblos
europeos la vista que: cracias fu siempre la ausencia de previsiones
no inmediatas y desinteresadas, y de las mu-
chedumbres que son naturalmente utilitarias,
obligadas como estn pensar en sus intere-
ses materials, y que confunden fcilmente
las aristocracias naturales, debidas al talent
y al mrito, con las aristocracias artificiales y
las castas sociales-.
Y ni Aristteles, ni Maine ni Fouill, han
tenido la vista nuestros defects, nuestros
vicios y dificultades polticas al formular sus
sabias observaciones.



Asi llegamos la Repblica, as emprendi-
mos el camino, as hemos andado diez aos.
Y as marchamos.










RAMOS


Hemos pecado, tal vez...
Pero el pueblo que haya sufrido y luchado
lo que el nuestro, el pueblo que haya vencido
las pavorosas dificultades que nos surgieron
al paso, el pueblo que haya progresado mate-
rial idealmente lo que Cuba ha progresado
en sus diez aos de vida republican, con to-
dos los tropiezos y todos los inconvenientes
de la ms radical democracia, que nos arroje
la primera piedra...
Ahora, lea el lector no cubano estas pginas
en que brotan con harta frecuencia duras cen-
suras para determinados vicios de nuestro
pueblo y nuestros hombres.
Y sume sus observaciones este sencillo
fenmeno de una juventud que pudiera inhi-
birse fcilmente de tal empresa, y se yergue
en mitad del camino, desafiando el peligro de
ser aplastado, para detener un moment el
alud, atraer los extraviados y hablar los
tristes, los desesperados, los que ceg la
ambicin lisi el odio, de las bellezas infi-
nitas y las ternuras inagotables que acarician
los sentidos y besan el alma en la codiciada
tierra de Promisin...
Nuestros Hroes no han sembrado en el
mar.









ENTREACTOS


EL ODIO DEL SUR A NORTE AMRICH



Rufino Blanco-Fombonaha dado en el Cen-
tro de la Unin Ibero-Americana su segunda
y ltima conferencia sobre la evolucin pol-
tica y social de Hispano-Amrica.
Fombona es bastante conocido en Cuba.
Sus versos, sus trabajos de crtica, su novela
El hombre de hierro, sobre todo, publicada por
una popular casa editorial de Valencia, y que
constitute indudablemente una labor definiti-
va y perdurable, un fruto sazonado de un
maduro talent, han circulado profusamente
entire la gente que lee en Cuba. Adems, el
hecho de ser uno de los que le ha dado con
la badila en los nudillos nuestro ilustre Fray
Candil, le ha servido para que los enemigos
de ste-los que mager sus desplantes se
denuncian conscientes de su pequeez para










RAMOS


atacar al autor de Vrtices--hyanle toma-
do l, Fombona, de maza para pegarle en
la cabeza al otro. Una presentacin, por tan-
to, del ilustre venezolano, hoy huesped de
Madrid, holgara en esta crnica.
Entremos, pues, en lo nuestro.
Blanco Fombona ha denostado francamente
contra el pueblo norteamericano. Ms de diez
veces o de sus labios algn concept que me
son anatema, y otras tantas escuch los
aplausos de un pblico que desconoce los
Estados Unidos, que habla de imperialismo
yankee> y otros tpicos vulgares sin saber lo
que dice, y que slo se complace en estas de-
mostraciones por un rescoldo de naturalsima
antipatia.
All right! que dira flemticamente un
hijo de la Gran Repblica.- Pero Blanco-
Fombona ha declarado que los Estados Uni-
dos son un pueblo refractario las Artes>. Y
su rotunda afirmacin ha merecido inclina-
ciones de cabezas respetables por su talent y
su cultura...
Confesemos-antes de seguir adelante-
que esto es una enormidad y una injusticia.
Abandonemos como argument la cultural
artstica general de Norte Amrica-relegada









ENTREACTOS


es verdad un trmino secundario y social,-
pero muy superior la del Sur, que siempre
va con un cuarto de siglo de retraso y no al-
canza ser otra cosa que un trasunto de Pa-
ris de Francia, travs de Maucci Sem-
pere.
Tampoco nos refiramos las artes plsticas,
donde se nos podra humillar con un escultor
como Saint-Gaudens, con pintores como
Whistler, Alexander, Sargent y Homer, que
han sido y son la admiracin de la ms exi-
gente critical europea. Francia, con siglos de
tradicin artstica y que presume de haber
predominado en el siglo xix, apenas puede
salvar del olvido cinco seis nombres: Ro-
din, David, Meissonier, Puvis de Chavannes,
Millet, Carpeaux.-No es much ms relati-
vamente.-Y hagamos otro tanto con la M-
sica, donde pueden ostentar Lewis Gotts-
chalk, el asombroso pianist, y dulzn, pero
admirable compositor, y un sinnmero de in-
trpretes vocals instrumentales, con la mi-
tad de los cuales estaramos reventando de
orgullo.
Atengmonos las bellas letras, la litera-
tura, de cuyo prestigio entire nosotros tanto
blasonamos.









RAMOS


Sin relacin con la aparatosa aparicin del
romanticismo de Hugo y Lamartine, sin ha-
ber ledo probablemente la famosa carta de
Manzoni Chauvet, sin seguir-como hicie-
ron los espaoles Ventura de la Vega y Quin-
tana-escuelas extranjeras; sin noticia, no
dudarlo, de Augusto Guillermo Schlegel, de
Alemania, Miss Harriet Beecher Stowe, la fa-
mosa escritora yankee, conmova ya en 1859
al orbe civilizado con su famosa Cabaa del
to Tom. Aquellas pginas de prosa sencilla,
donde palpitaba un calor de vida maravillo-
samente fiel interpretada, no slo conmovie-
ron al mundo con un calofro de remordi-
miento, como apunt Lolli, sino que marca-
ron, de un solo golpe, un trmino de concep-
cin artstica que Europa no deba consagrar
hasta despus de haber pasado por la cursile-
ra ms intolerable con el romanticismo exal-
tado que tanto irrit Zola, y por la grosera
ingenua, pero inmunda, del naturalismo de
ste. Beyle, Balzac y otros fueron justificados
-como se justifica ahora Becquer en el tea-
tro-porque Stendhal y Balzac eran europeos.
Pero Miss Harriet Beecher Stowe es ameri-
cana y desgraciadamente el prejuicio de Fom-
bona es prejuicio francs: En Amrica no










ENTREACTOS


hay nada que valga la pena. Slo que para
Fombona es la Amrica del Norte, y en su
menosprecio el chauvinismm> no entiende
de limits ni de razas en el nuevo Conti-
nente.
Tan transcendental como Miss Beecher
Stowe y de una forma inimitable, nica, sor-
prendente, las letras norteamericanas pueden
ostentar uno de los nombres ms gloriosos
de la Literatura: Edgard Poe.
No est de ms que recordemos que los
Estados Unidos cuentan slo con una centu-
ria de vida. En esa centuria, adems de un
inmortal como Poe, pueden aadirse nom-
bres como Fenimoore Cooper, Whittier Lo-
well, el dulce Longfellow, el vasto Washing-
ton Irving, el nacionalsimo Wendell Holmes,
el interesante Bret Harte, citados sin orden ni
concerto por quien, como yo, ha residido
poco tiempo en Norte Amrica. Los del fino
humorista William Holmes, del sorprendente
Walt Whitmann, acerca de quien nuestro Mar-
t tiene hecho un juicio critic que es abun-
dante manantial de bellezas y alarde magn-
fico de alta filosofa; del picturista George
Cable, del famoso Mark Twain y tantos otros
que han producido obras maestras consti-











RAMOS


tutivas de una nacionalidad, y que han deja-
do estela luminosa en la historic de la litera-
tura universal.
Queda un campo, el de la filosofa, donde
el verbo norteamericano ejerce una influencia
en todo el orbe como tal vez no la haya ejer-
cido ningn hijo de nuestra presuntuosa His-
pano-Amrica.
El nombre de Emerson nos recuerda to-
dos los de la present generacin algo de
nuestras ideas, de nuestras lectures. Su opti-
mismo generoso, racional y fuerte, ha tenido
la virtud de templarnos para los lloriqueos de
Schopenhauer, para los sacudimientos espi-
nales de Nietzsche. Entre nosotros, los que
han seguido leyendo y amando al sano autor
de los Ensayos>, son los que hacen por su
Arte y por su Patria algo ms que encogerse
de hombros en una idiota pose> de escepti-
cismo trasnochado, confesin de impotencia.
Rstanos an un nombre, el del fundador
de la humansima filosofa denominada prag-
matista, todava relativamente poco conocido
en Europa: William James.
De todo el relumbrn que tuvo Tolstoi el
desgraciado privilegio de former alrededor
de su nombre, lo ms slido, lo ms funda-










ENTREACTOS


mental de su obra filosfica es tal vez su con-
cepcin gradual y sustitutiva del fenmeno
religioso en la psiquis humana.
Tolstoi, sin embargo, dej inexpresada su
idea. Quizs la densa ignorancia de su pueblo
escalando los tapias de dlasna'a Poliana>,
apag siempre las vibraciones celulares de su
portentoso cerebro, que pugnaba por formu-
lar una idea colosal, grandiosa: la satisfaccin
en los vastos espacios del ideal, de la angus-
tia humana por lo incognoscible, la muerte
definitive de los idolos: el nacimiento del
Ideal-Dios.
Pues William James, el hijo de Norte-Am-
rica, nacido y educado entire la caza del mi-
lln y el menosprecio ambiente por lo supra-
sensible, ha sabido dar la Frmula, desde lue-
go sin la grandiosa exaltacin, sin la radios
magnificencia que hubiera comunicado la
idea aquel genio hiperblico. William James
ha concretado la formula, presentando la es-
cala ascendente del fenmeno religioso en el
hombre: Dios, Conciencia, Ideal...
Desdichadamente, en nuestros pueblos so-
bra much de aquella masa inerte que reobr
siempre en el cerebro de Tolstoi. La renuncia
la idea de Dios-antropomorfizada y expli-










RAMOS


cada por la Revelacin y el ministerio en la
tierra-abriendo en su lugar la vasta, la in-
mensa perspective del Ideal, esplndida, si,
pero inasequible los ojos del ciego, la mi-
rada del miope, del que apela para ver al len-
te del prejuicio la retina ajena; es una es-
peranza demasiado remota para que el prag-
matismo de William James sea hoy algo ms
que una nueva teora que barajar en el estril
enciclopedismo de nuestros das, mientras los
cerebros jvenes aprenden en la casa cuando
no en la escuela, las P. y las R. del Catecismo
de Ripalda.
Observemos de paso que el pensamiento
human acusa en nuestros tiempos una anar-
qua cronolgica complete. Las ideas ms ab-
surdas, de la ms remota poca del hombre,
conviven y alternan con las ms avanzadas y
todava balbucientes, en la direccin de las
inteligencias nuevas. El catecmeno slo
aprende algo invariablemente en el ambien-
te: escepticismo. Los hechos tienen una fuer-
za incontrastable y todo parece cohonestarse
y avenirse. Pero es tanta la diferencia entire
los del ayer y los del maana que dan ganas
de pensar que vamos demasiado lejos los de
la avanzada se rezagan demasiado los que









ENTREACTOS


marchan como arrastrados y con los ojos
vueltos al pasado.
Es esto un estancamiento del pensamiento
human? Es una conquista?
Yo me inclino career lo primero. Vivir es
obrar. Y es en la vida misma-como sabia y
hermosamente ha dicho Guyau-en la natu-
raleza de la actividad donde hay que ir bus-
car una justificacin del esfuerzo.--Todas
las gotas de agua de una nube no encuentran
clices de rosas donde ir caer; todas nues-
tras acciones no alcanzan una voluptuosidad
precisa y asequible. Pero nosotros hacemos
por hacer, como la gota de agua cae por su
propio peso. La gota misma, si tuviera con-
ciencia de ello, fruira una especie de vaga
voluptuosidad al atravesar el espacio, al des-
lizarse en el vaco ignoto,.
Y como al Hombre, la Humanidad le es
necesaria inalienable la Accin, los grandes
hechos, las grandes etapas.
Por mi parte-reconocindome el ms de-
cidido tolerante-temo much que la Accin
y la Tolerancia no puedan convivir much
tiempo. Antes haba dicho escepticismo: as
es como debe llamarse este
contemporneo, tan distant de ser la toleran-










RAMOS


cia altiva, la transigencia forzada, pero noble,
de los espiritus superiors frente la fuerza
arrolladora y ciega de las mayorias. Lo blan-
co y lo negro volvern cada cual la integri-
dad de su color. Ormuz y Arimn pondrn
fin al armisticio hoy concertado y volvern
la lucha con ms rabia que nunca... No se ol-
vide que hablo de las mayoras.
Pero entonces, cuando se disipen las gra-
duaciones indefinibles, quiz la filosofa de
James, purificada y aguzada, sea el alimento
spiritual de los paladines de Ormuz defini-
tivamente vencedor, sea el Ideal el trmino
de refugio y meta de todos los que han de-
rribado los dioses en sus conciencias y se
entretienen hoy en forjarse dolos nuevos, po-
sedos del pnico de mirar ms all, por en-"
cima del Ara, como si presintiesen que no
estn hechos sus ojos para gozar la Luz.
Mientras tanto, contribuyamos mantener
las corrieutes de simpata que deban circular
entire los que marcan el punto contempor-
neo ms avanzado, en vez de amargar nues-
tros labios con el anatema patriotero infe-
cundo.
V no acusemos los yankees, al pueblo
ms vertiginosamente activo de la tierra, de









ENTREACTOS


ser refractario la labor del pensamiento. Si-
quiera por consecuencia ideolgica, elevemos
nuestro juicio por encima de rescoldos mez-
quinos. Elevarse es universalizarse.
Los Estados Unidos son un pueblo joven,
vigoroso, que tiende por razn natural la
expansion, y es lgico, fatalmente lgico, que
trate de efectuarla hacia el continent ve-
cino.
El medio de contrarrestar la fuerza incal-
culable de ese alud no es escupir un insulto.
Estudiemos sus medios de accin, tratemos
de asimilarnos sus ventajas. Debemos dedicar
fecundas huertas industrial laboriosas al-
gunas parcelas en los jardines dondo slo hoy
recogemos rosas para sembrar el camino de
los hroes guerreros, fcilmente trocables en
vampiros feroces, y de los poetas frecuente-
mente estriles con la patria, mientras con
cualquier ,petite-fille> de boulevard se des-
hacen en-morbosa y lamentable fecundidad.
No nos deslumbremos los unos los otros.
Seamos sencillos. Entre nosotros contamos
siempre algunas docenas de ilustres, de figu-
ras monumentales, mientras las estadsticas,
la observacin social, los gustos artsticos del
pblico y los triunfos en poltica, nos demues-









RAMOS


tran una preponderancia vergonzosa y humi-
llante del ms descarado insolente creti-
nismo.
En el pueblo yankee, la instruccin y edu-
cacin generals, de un nivel much ms alto
que entire nosotros, reduce lgicamente las
proporciones de los monumentales, pero su-
pone un aprovechamiento de energas incal-
culablemente superior al esfuerzo de nuestras
grande figures, aisladas y cohibidas, cuando
no befadas definitivamente cruzadas de bra-
zos, la amarga sonrisa del ms profundo des-
encanto en los labios...
Finalmente, y en el terreno de la poltica,
frente nuestros Rosas, Guzmn Blanco y
tantos otros tiranuelos sangrientos, ellos po-
dan oponernos sus Jeffersons, sus Adams, su
Lincoln, frente nuestra politiquilla de cam-
panario y bravuconeras tabernarias ellos pue-
den mostrar sus plataformas> esencialmente
econmicas y de sabio practicismo; en vez de
nuestro sectarismo religioso en pro en con-
tra, su templado misticismo, lleno de ingenua
fe; frente nuestro aristocratismo de blasn y
de holgazanera, su aristocracia del dollar y
del trabajo; frente nuestras remotas tradi-
ciones de raza, llenas de conquistas y domi-









ENTREACTOS


naciones brutales y sangrientas, su breve his-
toria y su fuerza actual, no traditional, pero
desconcertante; no gloriosa>, pero capaz de
aplastarnos con toda nuestra Tradicin de un
solo zarpazo.
Y no crea el querido amigo Fombona y con
l los denostadores de los yankees, que soy
un ciego y exaltado. Mis vecinos
de Norte Amrica me son individualmente
tan simpticos, como le son l.
Pero tampoco me ciega el amor propio he-
rido ancestralmente. Los pueblos, como los
hombres, que no saben rectificar un paso
dado, por la manera ms menos ruda que
se emplee en imputrsele su error, vivirn
siempre expenses de cualquier vaivn re-
flujo de la Casualidad. Y tal es la caracteristi-
ca de los pueblos inferiores.
No es cierto que los Estados Unidos sea un
pueblo de cretinos ambiciosos y groseros.
Neutralicemos sus armas con sus armas.
Opongamos su expansion una paz firme,
una laboriosidad como la suya, infatigable y
abierta todas las corrientes. Levantemos la
vista y pensemos un poco en el porvenir. To-
mar la vida en serio no es tomarla en lgri-
mas, como desbarran los irresponsables.










50 RAMOS

Y si pesar de nuestros esfuerzos bien em-
pleados, somos aniquilados y absorbidos, la
Historia-esa Historia que tanto parece pre-
ocuparnos-no nos acusar de haber perdido
el tiempo insultando gratuitamente los con-
quistadores, y tratando de echarles en cara
defects y faltas que deberamos empezar por
remediar entire nosotros mismos.











ENTREACTOS


RPLICA

A RUFINO BLANCO FOMBONA


Nadie logra la intuicin de todos
los ideales ni puede creerse capaz de
juzgarlos cavilosamente. La ligereza
con que se imponen dogmas es la cau-
sa del mayor nmero de las injusticias
humans: es el rasgo del carcter hu-
mano que ms menudo hace llorar
los ngeles.
WILLIAM JAMES, Norteamericano.



Mi articulo publicado por la revista ,El F-
garo>, de la Habana, en su nmero del 23 de
Julio ltimo, ha tenido la mala fortune de
contrariar Rufino Blanco Fombona, el con-
ferencista de la Unin Ibero Americanas,
que me lo inspir con sus denuestos contra
los yankees.
EEl Imparcial,, de Madrid, en su nmero









RAMOS


del 4 de Septiembre corriente, inserta una
breve rplica mi artculo, suscrita por el
propio Fombona.
La amistad que me une Fombona y
que pongo por encima de.estas abstraccio-
nes me veda contestarle en crnica como
lo hara en direct discusin amistosa, algu-
nos puntos de su artculo.
Pero no puedo resistirme las ganas de co-
piar algunos de esos puntos:
Veamos este prrafo:
capital de Espafa por el autor de esta croni-
quilla, han servido Jos Antonio Ramos
para escribir un interesantsimo artculo so-
bre en
El Fgaro>, de la Habana, y para asegurar
de paso, su puesto de canciller de Consu-
lado.>
1 . . 1
Es decir, que para asegurar nuestros pues-
tos en la carrera consular, segn Fombona,
los cubanos nos vemos forzados hablar bien
de los yankees.
Puede darse un desconocimiento ms
complete y absolute de lo que son los yan-
kees y lo que somos los cubanos?









ENTREACTOS


Confieso que me cost trabajo entender la
idea del cronista.
En un principio crei entender que al ha-
blar bien de los yankees me expona perder
mi puesto en esta capital espaola lo que
al cabo resultaba ms lgico-. Pero es indu-
dable que Fombona no ha empleado el sar-
casmo, y es preciso tomar sus expresiones en
su sentido recto.
Es as, pues, como nos suponen algunos
espaoles hispano-americanos, de someti-
dos al gobierno de Wshington.
iComo si los yankees gobernaran descen-
diendo esas minucias; como si el lismo* (I!) yankee temiese de la ro Americana> y de sus discursos panhispa-
nistas, que los cubanos -por ejemplo -
arruinados por la funesta poltica de nuestra
convulsiva Amrica, dejemos de vender nues-
tras mejores haciendas sus hbiles compra-
dores y activos explotadores en cuyas manos
est la verdadera conquista yankee de Hispa-
no-Amrica!
No, el amigo Fombona no ha contestado
mi articulo como era necesario para conven-
cer al menos de su imparcialidad, de su altu-
ra de juicio.










RAMOS


En su corta rplica, despus de asegurar
que hubiese podido escribir y menos publicar>
ese artculo mio, no en defense de los yan-
kees, sino en defense de la Verdad, dulese el
cronista de que los hispano-
americanos por mi pluma de cubano.
Y soy yo el dolorido ahora de tal capricho-
sa interpretacin de mis palabras.
Porque yo no s cmo andan por Hispano-
Amrica en material de libertad de pensamien-
to, ni s si es cierto que en esas Repblicas
todo el que no diga que los yankees son unos
zascandiles tiene que esconder su pensamien-
to como los
del ILUSTRE Rosas.
Pero que haya intencin de denigrar los
que salado como casi compatriotas mos, en el
aludido articulo de te yo lo niego.
Tengo que repetir aqu, con citas, que
mostrar un pueblo sus yerros no es befarle
ni insultarle?
Soy cubano, soy hispano-americano y reca-
bo para mi pensamiento y mi pluma el dere-
cho de mejorar el espritu de mi patria y mi
raza mostrndole sus defects. Y como pro-









ENTREACTOS


testara si escuchase un espaol un yankee
acusndonos de nuestras debilidades como
me duele que se deje hablar en Cuba, de
asuntos de Cuba, muchos enemigos de
ella as tambin me parece injusto que uno
de nosotros, cubano hispano-americano,
diga amarguras y enormidades contra los Es-
tados Unidos contra Espaa.
Cada uno tiene el derecho de mandar en
su casa y de corregir sus menores. De eso
decir inculto, salvaje y estpido al vecino y
acusar los mayores de casa, de denigrar
los suyos, porque les ensean de buena fe lo
que ellos creen el mejor camino, va una nota-
ble diferencia.
No tengo nada que aadir mi artculo de
EEl Figaro. El cronista de El Imparcial no
ha dicho nada que modifique sustancialmen-
te mis paralelos, mis yuxtaposiciones, hechas
todas con la Historia en la mano y el amor
la Verdad en el corazn.
Y en cuanto los mos, nada tengo que
repetirles. Jams el adulador fu buen conse-
jero. V el porvenir de Cuba no debe inspirar-
se en la roja historic de Centro Amrica ni
en el espritu official de la Espaa monrquica
y tradicionalista de hoy, que un ochenta por









56 RAMOS

ciento de su poblacin desautoriza y niega.
Esto no es decir que debe ir buscar en la
copia servil de las costumbres yankees una
norma de tica para su desenvolvimiento. Ni
Espaa ni los Estados Unidos tienen el mo-
nopolio de la ejemplaridad. Cuba debe se-
guir sus inspiraciones propias, nacida de sus
hijos, que no son inferiores ni rencos en ma-
teria de pensamiento.
Negar esto equivaldria negar la Patria,
negarnos nosotros mismos como hombres
libres y capaces de dirigir nuestro propio
destino.









ENTREACTOS


LA LTIMA CARTH

DE HUMBERTO FABRA



Los buenos espejuelos cuadrados, el gene-
roso doctor Ramrez, ha muerto. Hace pocos
das le la dolorosa nueva al tiempo que so-
bre mi mesa aguardaba para ser abierto un
voluminoso paquete postal. Profundamente
emocionado, segu, con maquinal impulso,
abriendo el correo...
Y lleg su turno al paquete. Permtaseme
confesar que mi dolor se troc entonces, s-
bitamente, en sorpresa agradable. Lo que lle-
gaba mis manos era un extenso manuscrito
de mi querido inolvidable Humberto Fa-
bra, de mi amigo suicide.
Le todo aquello vidamente, atropellada-
mente, saltando prrafos ntegros por la difi-









RAMOS


cultad de entender una palabra, sin darme
cuenta derechas de lo que lea. Una carta,
su ltima carta indudablemente, fechada 23
de Agosto de 1906, me produjo sobre todo
lo dems una intense emocin... Una vez ms
comprend cun torpemente haba entendido
mi pobre amigo al atreverme narrar su
historic en un desdichado ensayo literario.
Aquella carta cuya existencia yo desconoc
siempre, me hubiera servido quiz para rec-
tificar mi errnea interpretacin de sus ideas,
para aquilatar mejor la grandeza de su cora-
zn, su amor la patria, su civismo, la pene-
tracin de su juicio...
He aqu la carta. He resistido vanamente
la tentacin de publicarla. Yo, que os revi-
vir su recuerdo hacindole hablar tal vez
como l no siempre lo hubiera hecho, debo
dejarle ahora, de su propia voz, exponer sus
ideas ante su pueblo.
Renuncio todo comentario. Mis compa-
triotas, quienes en puridad va dirigida la
carta, que los hagan por ellos mismos, si les
place.









ENTREACTOS


Quinta Rosario, 23 de Agosto.

Mi buen doctor Ramrez:
Voy darle usted una mala noticia, viejo
amigo; cuando lea usted esta carta ya me ha-
br hecho matar en el campo revolucionario.
Acabo de quemar cuanto llevaba escrito
guisa de memories y me resigno escribir
nicamente usted. Voy comprendiendo que
no podra decidirme morir sin intentar al
menos una supreme confesin de mis do-
lores.
No crea que voy hablarle de Albertina,
de mi hijo, de mi conduct en esta quinta
Rosario. S que me mato impulsado por el
dolor de su muerte, y sin embargo, su recuer-
do me deja en este moment extraamente
indiferente. Me mata el fracaso de mi vida,
la conciencia de mi insignificancia en el ma-
remagnum que sacude Cuba, de mi incapa-
cidad para llevar cabo una labor cualquie-
ra... Me extravo... Al cabo escribo usted
como le hablara de tenerlo mi lado, y en
ello quien fu maestro de correspondencias
fij la condicin esencial de una carta.
Quiero hablarle de nuestra patria, querido
amigo, de nuestro querido solar patrio, que









RAMOS


una turba de homnculos ensoberbecidos
amenaza aniquilar y hundir para siempre en
un protectorado humillante indigno.
Quiero hablarle de mis bellos sueos, de
mis grandes ideales, que con ternura de ena-
morado albergaba en mi mente para luchar
por ellos ms tarde, cuando mi voz fuese oda
por mis compatriotas con la atencin necesa-
ria, sin recelos, sin temor al degradante cho-
teo que hoy macularia con su baba la hermo-
sa sinceridad de mis palabras... Quiero ha-
blarle de mi desesperacin desesperacin
horrible, amigo mo ante el convencimien-
to de que no se me oir, de que mi voz, la
voz de un hombre joven, lleno de generosi-
dad y de altruismo, se perder en el gritero
ensordecedor de la poltica menuda, de las
adulaciones de unos y los insultos de otros;
de los aullidos de esa impaciencia por la ri-
queza y el lucro que va haciendo resurgir en-
tre nosotros el actualismo impetuoso y ciego
del canbal...
He pensado locuras, he pensado disparar
sin bala sobre cualquier prohombre para lla-
mar as la atencin sobre mi imponer enton-
ces mis palabras...
S que seria intil. Uno de mis convenci-










ENTREACTOS


mientos ms firmes es acerca de la responsa-
bilidad de la Prensa en cuanto polticamente
ocurre en Cuba. El ke, reconocido por todos los pensadores con-
temporneos, tiene en Cuba una representa-
cin mayor an. hable actualmente la nacin-ha dicho Car-
lyle viene ser un brazo del Gobierno,
una fuerza inalienable en la formacin de las
leyes, en todos los actos de la autoridad. La
nacin la gobiernan cuantos en ella y ante
ella tengan el uso de la palabra. Ah est vir-
tualmente la democracia>.
En Cuba- usted lo sabe, doctor-la Pren-
sa es la voz nica. El pensador independiente
tiene que apelar ella, y cuando su voz lesio-
na en algo los intereses creados, no se le
deja hablar ms frecuentemente se le ahoga
ora con un aluvin de protests amaadas y
violentas, ora por la conjura del silencio.
La poltica, la administracin, el comercio,
los negocios, todo lo hace contribute ha-
cerlo la Prensa. Recuerde usted cul es el
primer cuidado del yankee hbil que viene
Cuba hacer negocios. Recuerde quin eleva
un indocumentado la posicin de denciable> desprestigia un hombre de alta










RAMOS


representacin intellectual y social en la opi-
nin pblica. Recuerde quin dispone de me-
dio Presupuesto, quin apoya desacredita
un proyecto cualquiera, un propsito bueno
malo, una idea interesada patritica...
Y puedo decirlo yo que voy morir -
nuestra Prensa est corrompida, desmoraliza-
da por una competencia ruinosa, por la impo-
sibilidad de vivir econmicamente indepen-
diente, est en manos de extraos y de ex-ex-
traos que no aman, que no pueden amar
Cuba, porque se ama la Patria por sus Glo-
rias, por su Historia, por sus Ideales; porque
se am siempre con sus amores y se odi con
sus odios... y esos individuos fueron hasta
ayer sus enemigos, y slo pueden quererla
por la costumbre de vivir en ella por el es-
tmago y la ambicin satisfechos. Su amor es
siempre un egosmo, y el amor que la Patria
agradece y necesita est en la escala del he-
rosmo al sacrificio.
Pero cllese esta verdad y no la repita. En
Cuba hay libertad para todo, hasta para de-
fraudar al Estado, para insultar todo el
mundo, para ser cretino y ostentarlo orgullo-
samente y burlarse adems de todo lo gran-
de. Para lo nico que me temo no la haya es









ENTREACTOS


para escribir esto que todo el mundo piensa
y dice de nuestro cuarto poder: la Prensa de
Cuba no lleva Cuba en el corazn, la lleva
en el cerebro en el Libro de Caja...
Yo conozco su amable optimism de us-
ted, doctor, y s que usted me dira que obro
prematuramente al suprimirme, que no tiene
derecho decir que no ha sido odo quien no
ha dejado oir su voz todava. No importa. Yo
s que nadie prestara mis palabras la aten -
cin que require Un dictado del alma para
ser entendido; yo s que mi pueblo no quiere
leer sino quien le entretiene, quien le sa-
cude con la risa tabernaria con el insulto
preado de odio, que mi pueblo no lee ni
Mart, de quien se podra entresacar un Bre
viario, una Biblia para el patriota cubano...
Aqu tengo un libro suyo, aqu tengo su
juicio critico sobre el poeta americano Walt
Whitman. Y no puedo resistirme copiarle
este prrafo... Hay gentes de tan corta vista
mental que creen que toda la fruta se acaba
en la cscara. La poesa que congrega dis-
grega, que fortifica angustia, que apuntala
derriba las almas, que da quita los hom-
bres la fe y el aliento, es ms necesaria los
pueblos que la industrial misma, pues sta les









RAMOS


proporciona el medio de subsistir mientras
que aqulla les da el deseo y la fuerza de la
vida. Adnde ir un pueblo de hombres que
han perdido el hbito de pensar con fe en la
significacin y alcance de sus actos? Los me-
jores, los que unge la Naturaleza con el sacro
deseo de lo future, perdern en un aniquila-
miento doloroso y sordo todo estmulo para
sobrellevar las fealdades humans; y la masa,
lo vulgar, la gente de apetitos, los comunes,
procrearn sin santidad hijos vacos, elevarn
facultades esenciales las que deben servirles
de meros instruments y aturdirn con el bu-
llicio de una prosperidad siempre incomplete
la afliccin irremediable del alma que slo se
complace en lo bello y grandioso>...
Cuntos cubanos conocen estas palabras
del Padre de nuestra Libertad? Vale ms su-
poner que no las conocen para no desesperar
de la desvergenza de nuestros prohombres.
Ni ellos ni el pueblo quieren consejos ni filo-
sofas: quieren burlas, procacidades, choteo,
so pretexto de una alegra que no lo es, por-
que la sana alegra es sonriente y serena,
exenta de odio, y el choteo es un relmpago
de odio, una careta de aquella envidia del
ciego pordiosero que no deseaba recobrar la










ENTREACTOS


vista, sino que .el otro mendigo, compaero
suyo, perdiese el nico ojo con que le guiara
en las perpetuas tinieblas de su peregrinacin
hacia la nada...
He ido buscar otro prrafo del Apstol
que me s casi de memorial. Helo aqui... Ha-
bla de la vida de Cuba republican:
... Y para esa vida venidera, para esa vida
original y culta, que har del jardn podrido
una nacionalidad salvadora interesante, una
levadura spiritual en el pan americano, un
altar donde comulgarn la vez, la dicha del
clima y la riqueza, no son buena preparacin
el celo rinconero, la fama dentelladas, la
reduccin de la mente en controversial y
quisquillas locales, ni el alma de gacetilla que
nos ha cado de Espaa... iLas castauelas,
mozos cubanos, estn empapadas de sangre!,
Y eso?> dirn no pocos de nuestros hombres
pblicos, preocupados tan slo de la nota po-
ltica sensacional haya dicho todo eso y ms?...>
Porque hay, adems, otra razn ms fuerte
que el extranjerismo de la Prensa y la pobre-
za del verdadero pueblo causa indudable
sta de la desesperada y trgica persecucin
5










RAMOS


de la credencial del acta-. Y esa razn es
nuestro escepticismo, nuestro nihilismo>,
por decirlo ms grficamente. Hay el escepti-
cismo que se cierne y el escepticismo que se
tumba de espaldas en el fango. El nuestro es
ste. No es el escepticismo caracterstico de
la decadencia de un gran pueblo, de una raza.
Es el sensualismo riente idiota de una tribu
de esclavos.
Quizs naci ese escepticismo del rudo
choque con la realidad, al morir en la victo-
ria el ideal de la Patria libertada. Nuestro
pueblo, como todos los que nacieron y se
educaron en el catolicismo, es un pueblo sin
religion y sin fe, aunque con la ventaja sobre
Espaa y algn pueblo de Hispano-Amrica
de ser sincero en su irreligiosidad. Y mien-
tras lati el Ideal de Libertad en los campos
de la Revolucin, la unidad de espritu y prc-
tica se mantuvo fcilmente en aqul como fe
nica, absolute.
Hoy el Ideal de perfeccin y bienestar es
demasiado antropocntrico para que se man-
tenga aquella unidad y la voz de los satisfe-
chos ahogue la airada reclamacin de los de-
cepcionados.
Obsrvese hasta hoy cmo se ha sostenido










ENTREACTOS


la Repblica. Al principio los descontentos
callaron, luchando y esperando, y slo se es-
cuch la voz regocijada de los ahitos. Mas
lleg un da en que aqullos, mayor en n-
mero y hartos de esperar convirtieron su pro-
testa en asalto, y al cabo se harn dueos de
la plaza. Habr satisfaccin para todos? Al
principio otra vez el optimism de los satisfe-
chos ahogar la sorda rabia de los decepcio-
nados, y tal vez tarden stos en darse cuenta
de su fuerza y nmero. Quin seria capaz
de afirmar desde ahora que el asalto no habr
de repetirse?
No es que yo pretend ser el nico que co-
noce esta verdad, pero me asombra que nues-
tros prohombres no se den cuenta de ella y
no hagan algo para evitar el cataclismo.
Es preciso refrescar el ambiente national,
querido doctor; es necesario aplicar un seda-
tivo. Nuestro pueblo sufre de surmenage. La
lucha por la vida lo ha exacerbado dema-
siado.
Usted sabe que en todos los pases del
mundo hay satisfechos y descontentos, y que
stos siempre envidian violentamente el bien-
estar de aqullos. Pero todos los pases tienen
ideales nacionales, tienen un espritu, una fe









RAMO&


supreme ante los cuales ahitos y hambrientos
se unen y conviven, humanizndose aqullos
y resignndose stos.
Entre nosotros doloroso es confesarlo -
no hay vida spiritual. Una extraa antipata,
una repulsa incomprensible late contra todas
las cosas del espritu. Un grosero materialis-
mo el materialismo de las gentes malean-
tes de todos los pueblos -asciende y conta-
mina hasta las ms elevadas capas sociales en
nuestra patria.
No acierto definirlo. En Cuba nada del
sentimiento, nada del alma es cosa seria. Un
hombre de ideales, un altruista, un batallador
por todo lo que no sea un buen negocio,,
es un loco y vive perennemente en ridculo.
Un patriota es un patriotero. Un patriotero
es un listo quien se perdona su superchera
si saca algo>. Un sabio es un latoso. Al per.-
sador, cuando no satiriza, cuando no pega,
cuando no empua el ltigo, nadie le hace
caso. Un poeta, un artist es un comefana,
un ente ridculo y latoso: un desgraciado...
Por el contrario, estudiando el reverse, un
prohombre que defrauda al Estado es sim-
plemente uno que entiende la Biblia. Un
guapo que vive por sus riones es un hom-










ENTREACTOS


bre de verdad; un cretino que hace reir bur-
lndose de todo es un salao, llamado asi en-
tre cariosa y admirativamente; un chantagis-
ta es un ; un apache de la
zona de tolerancia es una mala cabeza>; un
asesino, ladrn, etc., es un buen element
para hacer elecciones... Y por ltimo, un
sportsman, si es ajedrecista, billarista sa-
blista, es un hroe national. Del jugador de
pelota que haya dado el palo de la tarde>,
de ese ya no hablemos: es un semidios.
No hay sntoma ms desconsolador en
una generacin ha dicho un sabio de au-
toridad indiscutible que su general cegue-
ra por la luz spiritual, mientras profesa toda
su fe hacia un montn de escombros.
Y es ese el mal que present nuestra pa-
tria. Me subleva mi amor propio de cubano
el convencimiento que tengo de esta vergon-
zosa verdad.
Mas por encima de todo, respetado amigo,
abrigo tambin la conviccin de que el mal
no es mortal, que todos los sntomas, por te-
rribles que aparezcan, tienen slo un origen:
la falta de ideales, la desespiritualizacin (y
perdone la palabrita) sufrida por Cuba raiz
de su independencia. Tiempo y labor se ne-










RAMOS-


cesitarian para estudiar las causes de este
mal, pero una de ellas es, indudablemente,
nuestra desdichada interpretacin y asimila-
cin del espritu yankee.
Dirase que para copiar los norteameri-
canos hemos pedido los espaoles el dise-
o del modelo que debiamos seguir.
Remedios?
La roes; la concesin al alma de lo que lgica-
mente represent en nuestra vida. La eleva-
cin del nivel moral del pueblo exaltndolo
la admiracin de los grande de la Patria,
del Honor y del Talento; la provocacin del
inters pblico por las cosas del espritu, ele-
vando estatuas y monumentos, promulgando
concursos al aniversario de cada gran hecho
histrico, que reported honorees por mono-
grafias, cuadros, composiciones musicales, es-
culturas, poesas, etc., exaltadoras del hecho
y del hroe...
En la Revolucin no slo figuraban hroes
brbaros, como[pretenden muchos de nues-
tros detractors. Qu hace el grupo de inte-
lectuales genuinamente, espiritualmente cu-
banos, que pudiera sentir los anhelos de la
Patria como suyos? Es que nicamente des-









ENTREACTOS


de Palacio el Parlamento se gobierna al
pais?
No me llame utopista, doctor; usted sabe
que todos estos planes son realizables, que
todo aquel program de sedativo urgente nuestro materialismo de-
gradante y suicide puede hacerse con la
mitad del oro mal ganado en cualesquiera de
esos negocios> tan citados y con un poco
de talentto, si, de talent en los gobernan-
tes. Yo no acuso nadie: Hablo con el dere-
cho inalienable de cubano que ama su pa-
tria y desea para ella el bienestar y la entere-
za moral que l individualmente no le fal-
tan. Pero s demasiado que en el pensar co-
rriente hoy en nuestra patria, yo, que no ten-
go por qu quejarme, deba callar.
Crame. Hoy un monument, maana una
estatua, despus un concurso, ms tarde una
beca, desde luego Academias de Artes y cuan-
ta proteccin y exaltacin sean posibles al ge-
nio y al talent, lo grande y lo noble... iy
el pueblo reaccionara al ao de tratamiento!
Cruzarse de brazos y encogerse de hombros
es denigrar Cuba. Es negar la obra de la
Revolucin, dar la razn la Espaa de
Weyler. Es declarar que se hizo la Repblica









RAMOS


sin fe alguna en el pueblo, para robar y ha-
cer fortunes, para construir chalets y pasear
en automvil.
No me acuse de contradiccin, porque yo
no desconfo de mi pueblo. Yo desespero de
sus hombres de hoy.
Pero quin detiene el alud? Quin se
hace oir en esta balumba horrible?
Yo me resigno escapar de la vida. Apro-
vecho friamente el desfallecimiento que en el
alma me produce la muerte de mi amada.
Despus de todo, es preferible morir sentir
que desde el fondo del corazn se reniega de
la patria.
Y lo digo yo, que amo Cuba y la amo de
verdad. Yo, que soy joven y s que con mi
frrea voluntad, mi amor al studio y mis ap-
titudes naturales habra de gozar de todas
maneras un primer puesto en ella, tanto ms
fcilmente cuanto que la juventud de hoy
slo envidia los advenedizos. La ventaja del
hombre de mrito sobre el advenedizo con-
siste precisamente en esa seguridad del triun-
fo sobre lo que ste slo obtiene por casuali-
dad y de modo no siempre perdurable. Los
que pudieran ver en mi un ambicioso vulgar
hallaran en esta verdad la negative.










ENTREACTOS


Adis, mi viejo amigo, mi buen doctor.
Perdneme el dolor que le causo.
No repita que Cuba pierde algo conmigo,
como lo dijo la muerte de mi padre. Lo
que Cuba demand son cin>, hombres de gobierno la vez intelec-
tuales y enrgicos. El hombre de talent es
siempre honrado. No honrado pacato ni gaz-
moo. Honrado como lo querria Maquiavelo,
capaz de hacer que nadie se sonra de lo que
l para s pero exclusivamente para si -
puede reirse carcajadas.
No puedo ms, amigo. Me duele horrible-
mente la mano.
Al menos, me consuelo pensando que he
descargado mi conciencia. Carlos I, no ha-
llando nadie al alcance de su voz, espet
Juxon y Tomlinson, sus verdugos, el solemne
discurso que llevaba preparado para el pue-
blo, antes de ofrecer al hacha su real nuca.
El pobre monarca hizo el ridiculo. Yo he son-
redo antes de llegar aqu, pensando que mi
macabra tontera de espetar usted lo que
deba decir mi pueblo, tiene tambin sus
precedentes en la historic.
Pero es ms fuerte que nosotros usted
lo sabe, mi docto amigo esta necesidad de









RAMOS


alegar algo en el supremo instant. Siempre
me entristeci Pascal regatendole valor de
virtud al orgullo human, que, segn su fra-
se siempre que abriguemos la esperanza de que
un dia se hablar de nosotros.
No es esta esperanza, pueril si se quiere,
lo nico que nos resta de la inmortalidad?
Es lo que no muere inmediatamente des-
pus de nuestra muerte. No es la misma ci-
fra psquica de la salvacin de los cris-
tianos?
Adis, doctor. Cuide de mi hijo. Haga que
tio Rosendo me perdone. nicamente as l
volver ser feliz. No se me ocurre ahora
sino agradecer usted much, much, todo
el afecto que profes mi padre, toda la afa-
bilidad que supo dispensarme...
Un abrazo postrero de su leal amigo,

Humberto Fabra.

Descanse en paz el amigo inolvidable!
Soy bien humilde para erigirme en porta-
voz de sus nobles propsitos, pero abrigo la
ntima ilusin de que sus palabras no sern
del todo intiles.









ENTREACTOS 75

Quiera el destino y quieran nuestros hom-
bres que de l no tenga que escribirse un da
lo que Cicern dijo de Hortensio:
ri cuando hubiera sido ms fcil llorar la
Repblica que servirla.










ENTREACTOS


HABLANDO DE CUBA



*Creais la religion perdida porque
estaba mudando de forma sobre vues-
tras cabezas. Levantos, porque sois
vosotros los sacerdotes. La libertad es
la religion definitive. Y la poesia dela
libertad el culto nuevo. Ella aquieta y
hermosea lo present, deduce ilumina
lo future y explica el propsito inefa-
ble y seductora bondad del Universo.
Jos MARTi,Juici crtico sobre Walt
Whitman.



Mi querido amigo Ramos!
Qu es de su vida, amigo Cretnez?
Aqu me tiene usted como siempre. Y
los suyos?
Todos bien, muchas gracias...
Hombre, hombrel Y qu me cuenta
usted? Cundo es ese estreno? Se habr us-
ted convencido que es muy difcil... Aguarde!









RAMOS


Y ahora que le encuentro: usted que es co-
rresponsal de un diario habanero y debe es-
tar mejor enterado que yo qu pasa en Cuba
con los veterans, y los guerrilleros, y el go-
bierno, y los espaoles... y todo ese lio que
nos llega hasta aqu confusamente! Yo leo al-
gunos peridicos de all, pero son tantos
opinar!... Francamente...
Y le parece ya demasiado lo opinado
sobre el particular, y me pide usted mi opi-
nin?...
Jombre, le dir, lo que quisiera es
como un auxilio para formarme la ma. Al
cabo nuestro afn de conocimiento...
Pues mi opinion es un poco compleja,
mi querido Cretinez, y por ende un tanto ex-
tensa. Entre nosotros el que quiera ser escu-
chado necesita ser breve, muy breve... A me-
nos que hable de base-ball de los chivos del
Gobierno aquellos quienes no se les ha
dejado meter el serrucho...
Pero su opinion franca, total, sincera...
Es usted veteranista anti-veteranista?
Francamente, querido Cretinez, as
outrance no puedo defender ni atacar nada
en la vida. Ni la vida misma!
Usted, entonces...









ENTREACTOS


Guabineo, s, seor. Asi llamamos nos-
otros con frecuencia al pensar con altura de
criterio y desinters de juicio. En esto de los
Veteranos percibo un tufillo empleomana,
pretexto de ambiciones vulgares que me
desconcierta. Hay figures simpticas: Loynaz,
Secades...
Pero...
Pero en el movimiento hay una peticin
de principio que me encanta, querido amigo,
Precisamente en un articulo mo que nadie
leera probablemente, apuntaba yo, hace cin-
co meses, la necesidad de un sacudimiento
idealista en Cuba. Vea el adormecimiento de
mi pueblo en un utilitarismo mezquino, lo
vea emborrachado con el narctico de la
concordia, tema que al inclinarse beber en
el Leteo el olvido de sus antiguos odios, hu-
biese bebido demasiado y perdido al mismo
tiempo que el de sus odios, el recuerdo de sus
amores. Nuestros problems morales pertene-
cen las crisis universal del pensamiento, que
preocupa nuestros filsofos contemporneos
de todas las naciones y de todos los matices;
Bureau y Seailles, Trivero, Leclre, Fouill,
Bergson, Rod, James y Varona... Pero nues-










RAMOS


tro problema politico de subsistencia national
es puramente econmico.
De que el nativo disimule victoriosamen-
te con el escudo de sus derechos ideales
la Patria cubana, su desposesin del suelo
patrio; con el alarde de sus energas intelec-
tuales ideales, su impotencia commercial,
industrial y fiduciaria en el decantado acer-
vo de las energias econmicas cubanas, de
pende la conservacin de nuestra Repblica
en el concerto de las naciones libres. V,
desdichadamente, como rancho nico que ha
podido servirse el nativo frente al festn del
extranjero, como alimento suyo para servir el
banquet del capital extranjero con alguna
dignidad bien que haya metido los dedos
alguna vez, furtivamente, en el manjar prohi-
bido el cubano, hijo de la Revolucin, no
ha tenido otro medio de vida que el Presu-
puesto annual de la Repblica, ora haya sido
llegando l por eleccin, por nombramien-
to. Y aquel economismo absorbente, este am-
biente de hedonismo burocrtico ha ido de-
bilitandoen las conciencias toda consideracin
de un derecho ideal para obtener la creden-
cial anhelada.
No ya la aptitud, la inteligencia; ni la so-










ENTREACTOS


mera ciudadania cubana fu necesaria para
atrapar un destino. Hombres hubo, significa-
dos enemigos de nuestros ideales nacionales,
que repartieron destinos entire cubanos de Sa-
lamanca y de Cangas de Onis expenses de
su influencia, inmediatamente periodstica,
pero econmica efectivamente...
Usted se refiere Nicols Rivero...
-Los conoce todo el mundo. Y como con-
sagracin de la traicin la pureza del Ideal,
ha surgido siempre entire nosotros un extrao
sentimiento de caridad, de hospitalidad suici-
da. Hemos introducido Jean Valjean en
nuestra casa, y l, con toda su bondad esen-
cial, pero cumpliendo las fatales leyes de cau-
salidad social, nos ha robado los sagrados
atributos de nuestro culto en el altar de la
Patria. Nuestra fraternidad, nuestra hospitali-
dad no deba llevarnos al extremo de entre-
gar al forastero, con las llaves de la despensa,
las del arca santa en que guardamos las reli-
quias de nuestra libertad, los viejos ideals y
la sangre de nuestros hroes.
Recuerde que Mart dijo...
El movimiento de los Veteranos, tal vez
exacerbado por su laboriosa incubacin, qui-
z alimentado por reprobable combustible de
6










RAMOS


pasiones y concupiscencias, prendi en el fue-
go que origin todos los grandes incendios
purificadores: el Ideal! Y los cubanos, dema-
siado preocupados en la consecucin de la
credencial, con la lucha por el acta por el
puesto como nico acicate; frente al voto de
nuestro pobre pueblo generacin an mar-
cada con el hierro de la esclavitud: la igno-
rancia y pendientes de su voz como gla-
diadores vencidos de la gracia de un Csar
adulado y estpido, hemos ido olvidando la
importancia extraordinaria que tienen para
nosotros los valores ideales de la Patria, he-
mos casi olvidado que nuestras arcas estn
vacas, que nuestro suelo no es nuestro y que
slo fuerza de amontonar sobre el exhaust
platillo las reliquias de nuestros sacrificios, la
historic de nuestros mrtires, el glorioso pres-
tigio de nuestros pensadores, los qtilates de
genio de nuestros artists y sobre todo ello
los frvidos esfuerzos votivos de nuestra ju-
ventud contempornea, podremos mantener
el equilibrio de nuestra nacionalidad y con-
servar asi ante los Estados Unidos y ante el
orbe civilizado nuestro derecho al self go-
vernment.










ENTREACTOS


Pero los veterans han dicho que Mon-
toro...
A eso voy. Si el movimiento de los ve-
teranos es un sincero nacionalismo integral,
la exclusion de los ex-autonomistas es un cri-
men de lesa patria. Con el hroe guerrero
slo, ningn pueblo se emancipa. Antes de
que nuestros gloriosos veterans arrancasen
nuestro pueblo sus cadenas, ya la voz de sus
primeros pensadores, de sus poetas, habale
despertado de su letargo presentndole como
digno de ser libre ante la conciencia del orbe
civilizado; antes que el tajante machete de
un Maceo cortase el nudo gordiano de los
intereses coloniales de Espaa, la palabra ma-
ravillosa, el talent de un Montoro haba gra-
bado en pleno Congreso espaol, en la con-
ciencia de los intelectuales espaoles, uno de
los primeros captulos de nuestra emancipa-
cin. Actualmente, verbi-gralia, en cada rife-
o que se hace matar matando, ante la mor-
tfera lnea de fuego espaola, late el alma de
un hroe; en cada jarca que enmosaica el
suelo africano con los guiapos sangrientos
de sus hombres descuartizados, ofrendan sus
vidas un puado de mrtires. Y fuera de cier-
ta compasin sentimental que afectan algu-









RAMOS


nos idealistas ingnuos, nadie se le ocurri-
ra pedir la independencia para esos infelices
brbaros, para ellos que la han disfrutado y
no han sabido conservarla, que la han usur-
pado nicamente para destrozarse unos
otros con el mismo infecundo herosmo que
ahora estrellan impotentes y exacerbados con-
tra el plomo del ejrcito invasor.
En resume, usted piensa...
En la accin de los veterans renace,
hoy tmidamente y como avergonzada de su
consorcio con indignas compaeras, la con-
ciencia republican cubana. Es necesario des-
tacarla inspirarle confianza, robustecerla y
animarla. Haber enarbolado su lbaro de re-
dencin para borrar unos nombres del Pre-
supuesto y escribir otros nicamente, seria
sencillamente inicuo, sera desconcertar los
ms confiados en el porvenir de la Patria con
el espectculo de la ms infamante vlieza. La
verdadera obra est en la reanudacin de la
labor spiritual de la Revolucin; en amparar
y defender contra el utilitarismo grosero de
los que viven en Cuba y van Cuba por ha-
cer dinero, sin ms ideal que un epicuresmo
sensualista y mezquino, los intereses ideales
de los que en ella trabajan por su mejora-










ENTREACTOS


miento particular con las armas que presta la
Patria sus mejores hijos: el cultivo de la
propia inteligencia y su aplicacin al trabajo
honrado y noble.
Su tendencia ha de ser puramente intelec-
tualista si ha de ser salvadora. Por la igno-
rancia de la generacin muriente, por el br-
baro mercantilismo del capital pblico, casi
todo l extranjero, por las influencias tnicas
y climatolgicas que sufre nuestro pueblo
perpetuamente, todo entire nosotros tiende
ese hedonismo sensualista qne inferioriza al
hombre para la lucha por la vida. El grupo, el
partido que aspire salvar Cuba tiene que
propender contrarrestar ese materialism
ambiente con el aprovechamiento de todo es-
fuerzo intellectual utilizable, tiene que halagar
la Idea, fecundizarla con la labor de sus hi-
jos aptos, y sembrarla constantemente en las
conciencias nuevas con prodigalidad incansa-
ble. El movimiento ha nacido del Ideal y ha
triunfado. La oportunidad es preciosa...
Un nuevo partido?
Por qu no? Una orientacin nacio-
nalista, dirigida prcticamente por aquellos
que ante las bienandanzas de la repblica
con todos y para todos, no se han reido toda-










86 RA"MS.

via de su propio sacrificio al acudir la gue-
rra, y espiritualmente sustentada por la nue-
va generacin, como insustituible garanta de
buena fe y prctico patriotismo... Dgame,
querido amigo Cretinez seria sto tan irrea-
lizable...?









ENTREACTOS


DE COSAS GRISES...

La rebelin de los racistas negros. La muerte
de Jess Castellanos.

Hace diez dias, ms, que no escribo para
mis lectores de La Prensa>.
Para qu?
Ante las catstrofes, el filsofo apunta y
calla. Si hablase perdera el tiempo. Afortuna-
damente, no tengo obligacin fija...
Han sucedido algunas cosas de inters en
esta villa y corte: la Exposicin toca su fin,
Menndez Pelayo ha muerto, Benavente ha
sido propuesto para un silln de la Acade-
mia, Cristbal de Castro sostiene una intere-
sante campaa en favor dela clase media pudo ser ejemplo para los de abajo y slo es
una caricature de los de arriba>, como dijo
definitivamente el maestro...
Pero qu inters puede tener todo esto
para el emigrado voluntario que slo tiene









RAMOS


ansiedades para las noticias de Cuba, y dia-
riamente sabe de asaltos, de robos, de crime-
nes, de combates, de horrores de all, en la
pequea patria lejana? Y diariamente sopor-
ta capciosas preguntas sobre las cosas de
Cuba>, preguntas sobre kees>, sobre el gobierno de los negros>, he-
chas con la cizaa mal oculta entire los plie-
gues de la boca!...
El desterrado responded como puede y
calla despus, calla por no poder responder
lo merecido contra este imbcil orgullo de
Europa. Para esta gente, Amrica es algo in-
ferior, es nombre que slo evoca salvajes,
guerras, dinero... Y conteniendo apenas de-
corosamente el alud de sus graves problems
sociales, de su hambre, de su paz armada, de
su mercantilismo, manteniendo duras penas
una falsa estabilidad sobre el abismo, callan-
do los gritos de sus huelgas sangrientas, en-
jugando con la prpura de sus realezas la san-
gre de sus ametrallados, de sus ejecutados
en la calls, la decrpita Europa nos mira de
reojo y osa murmurar :
Cosas de Amrica!>









ENTREACTOS


He sentido demasiado profundamente la
muerte de Jess Castellanos para acertar de-
cir de alguna manera digna de l, lo que pien-
so de su obra, de su vida.
Quiero, no obstante, dejar aqui una firma
de psame, una expresin cualquiera de mi
dolor, de mi atrdimiento: algo.
Cunta sombra alrededor de su lecho de
muerte! Cunta incertidumbre alrededor de
l, que era todo voluntad y luz!
No pudo morir en ms amargos momen-
tos para Cuba, su muerte es como un simbo-
lo de lo que es preciso que muera cuando la
Ignorancia y el Odio abortan algn horrible
fruto de su seno; su muerte es digno comple-
mento de nuestra tristeza de hoy.
Joven, animoso, dotado de un talent in-
discutiblemente extraordinario y de una altu-
ra de espiritu como slo est reservado los
grandes revolucionarios, los profetas, los
maestros, tena adems toda la exquisite sen-
sibilidad de un artist para alcanzar mayor
altura an sobre sus contemporneos y sobre
su poca. Para muchos ciegos que no queran
comprender la facilidad de su triunfo, esta
prueba de su genio tampoco era material de
fe Hay quien no comprende que los predes-









RAMOS


tinados la Gloria se acerquen ella con ex-
tender la manol
Jess Castellanos habra dado das de gloria
su patria; Jess Castellanos era el hombre
del porvenir, que tal vez Cuba necesitara para
su engrandecimiento. Quin mejor dotado
que l, entire nuestra juventud de hoy? Quin
con derechos bastantes para ocupar su puesto?
Yo no hablo en hiprbole, yo no vacilo un
pice al afirmar esto. Jess Castellanos era
una de mis admiraciones ms sinceras. Como
si yo fuese toda la Patria, confiaba en l y me
miraba en mi esperanza con intima alegra
del alma. Esgrima siempre su nombre cuan-
do quera convencer de la virilidad de nues-
tro intelecto y cuando deca: mos Jess Castellanos>, me parecia que el
auditorio callaba convencido. Asi le admiraba
y as le quera.
No fui su ntimo amigo, y sin embargo,
ninguno de mis ntimos tuvo en mi corazn
ms ternura. Yo que realize el milagro de vi-
vir sin enemigos, que en un ambiente horri-
ble como el de la Habana no cuento un solo
enemigo, con cunta ms razn no tena que
amarle l, generoso y sencillo como un her-
mano!










ENTREACTOS


La muerte de Jess Castellanos me hiere de
cerca, me duele en el corazn. Yo no s qu
exageracin del espritu de asociacin llevo
en el alma,.yo no s qu sensibleria me ata al
compaero de luchas en la juventud actual de
Cuba. Pero algo de esa ternura que hay den-
tro de mi debe salir la superficie cuando en-
tre mis amigos ms que amigo soy hermano,
cuando entire mis compaeros fu siempre
lazo que ata y blsamo que calma, y jams
tuve enfrente de mis ensueos y mis locuras,
de mis ensueos de visionario y mis locuras
de voluntarioso, otra cosa que palabras de
entusiasmo y de fe, hasta de los ms escpti-
cos y los ms frvolos!
Y en Jess Castellanos veia yo un jefe, un
abanderado. Le tenia como l primero entire
los primeros, ajeno como soy la envidia y
al acefalismo rebelde de mi raza. Y de puro
temor verle discutido groseramente call
ms de una vez, entire los mios, este just ti-
tulo que en lo profundo de mis convicciones
le haba conferido.
Mi dolor es, pues, tambin algo de confu-
sin, de aturdimiento.
Jess Castellanos ha muerto!...
*
**










92 RAMOS

Es doloroso que slo la tragedia nos sacu-
da, que slo el peligro comn, como los se-
res inferiores, nos una.
Con el ncleo de intelectuales que asisti
al entierro de Jess Castellanos, cunta her-
mosa labor podra realizarse en Cuba! All
cumpli un deber y su unanimidad le honra.
Pero por qu atomizarse despus, perdien-
do tiempo, energa y eficiencia, discutindose
unos otros, esquivando efusiones, rehuyen-
do la accin comn?
Cunto bueno podra hacerse ahora, que
tan necesitada, ms necesitada que nunca,
est Cuba, con un poco de generosidad y de
Amor!...












ENTREACTOS


NO SE NOS ESCUCHA



",Una vez su rival vencida darn los
yankees Cuba esta libertad, tan anhe-
lada? Puerto Rico est conquistada.
Cuba no obtiene ms que una autono-
ma bien mediocre... (? ).
Cmo una sociedad (la yankee) que
odia al negro, soportara otra, gober-
nada por mestizos de espaol, de negro
y de indio?> (i !).
sidente (Roosevelt), ellos (los cubanos)
demandronle que pusiera fin la lar-
ga (?) querella de liberals y modera-
dos. Los americanos ocuparon la isla
un ao. (i!) Es difcil saber si. despus
de la partida de aqullos, los anrqui-
cos habitantes de la Antilla han progre-
sado.. >

(Enormidades contenidas en un inte-
resante libro: Les democracies latines
de PAmerique, publicado por el seor
F. Garca Caldern en el ao de 1912).


Entre los proyectos que dej irrealizadcs al
morir Jess Castellanos figuraba la fundacin
de una Revista seria, fundamental, lo suficien-










RAMOS


temente representative del intelecto cubano,
para ser como el porta-voz de nuestra menta-
lidad contempornea cerca de los grandes
centros de studios sociolgicos internacio-
nales del mundo civilizado.
Y vuelta de los naturales honors al ilus-
tre desaparecido, nada he ledo todava acer-
ca de la realizacin de ese proyecto, tan cli-
damente defendido por Jess Castellanos en
las reuniones ntimas de sus compaeros y
amigos.
Lstima es que no pueda yo animar mis
camaradas para la ejecucin de su idea, con
las mismas razones del querido muerto, que
mi memorial ha confundido porque mi con-
viccin absorbi demasiado vidamente.
Pero falta de esas, otras mil razones sur-
gen naturalmente al que pretend tomar la
defense de tan urgente necesidad nuestra.
A Cuba se la oye como una muchedum-
bre que se agita, como un pueblo hasta ayer
esclavo y hoy ebrio de libertad, que manifies-
ta sus decepciones de nacin recin nacida
con gritos de guerra y convulsiones polticas,
que lucha por la posesin real .de su tierra y
por el bienestar material con escandalosas
transgresiones de las leyes, con todas las ar-









ENTREACTOS


mas, buenas malas, por el enriquecimiento
individual inmediato...
Se la oye en montn, en masa; se la oye
como ruido, veces molesto para la hipocre-
sa silenciosa y solapada de estas viejas nacio-
nes europeas, molestsimo para el hedonismo
febril de los negociantes norteamericanos en
su formidable y ubrrima Repblica.
Pero no se la escucha. Hay en las grandes
resultantes histricas un soberbio desprecio
hacia las medianas que aspiran ser valores
representatives en un pueblo. Ms claro: es
intil que nuestros millares de mequetrefes
polticos, cuenten con los votos que cuenten,
sean Presidentes Vices, de todos los cargo
y sillas imaginables, dispongan hoy de la in-
fluencia que dispongan, aspiren pretendan
ser hombres representatives> de Cuba. Si
su soberbia les lleva perder la Repblica,
todo lo que de ellos se dir maana, ser pro-
bablemente para designarles en montn, en
masa, con los ms despectivos calificativos, y
con el comentario de que realizaron su obra
como ciegos, porque los hombres representa-
tivos> afectaron frente ellos una indiferen-
cia, un estoicismo suicida...
Es preciso, pues, que se resignen su labor










RAMOS


de afincamiento econmico en su patria, usan-
do de todos los medios que su desaprensin
les aconseje, y que renuncien la pretensin
de ser oidos fuera de sus cotarros donde se-
gn la jerga political criolla mandan fuerza>.
Lo deplorable, lo que es preciso remediar
es que las voces de los hombres representati-
vos de Cuba se pierdan entire el frrago de la
garrulera poltica. La Prensa de Cuba no tie-
ne prestigio transcendental ninguno ante los
altos enjuiciadores de la poltica contempo-
rnea.
Y asi es doloroso advertir que los mejor in-
formados y mejor autorizados para hablar
Europa, al orbe civilizado de las cosas de
Amrica, se pierdan lamentablemente en fal-
sedades al hablar de Cuba. Porque Cuba se
la oye en montn, como ruido, pero no se la
escucha. Entre los gritos nadie acierta enten-
der nuestras palabras.
No es difcil que se entienda esto como ata-
que en general nuestra Prensa. Es mal en-
tender. En la prensa diaria el grito est en su
sitio. La palabra pertenece la Revista y al
Libro.
Dnde est la Revista, dnde los libros en
que el pensamiento cubano exponga los pro-









ENTREACTOS


blemas patriots con voz serena, con la tranqui-
lidad del gabinete de trabajo, entire libros y
estantes que invitan la noble emulacin de
los grandes maestros de humanidades, en vez
del grito herido del meeting, entire el humo
de las candilejas, el flamear de los patriticos
simbolos y la sed emotional de las multi-
tudes?...
Tenemos algunas revistas ilustradas donde
el retrato de una distinguida seorita de Ca-
rraguao puede obligarnos suprimir un p-
rrafo esencial acerca de los futuros destinos
de la Patria. Tampoco esto es ataque esas
revistas donde debo favors impagables sus
Directores. Pero, no es cierta esa tirana de
la actualidad tanciosa del escritor que no puede, como el
sonetista, reducir sus elucubraciones los cen-
timetros y milmetros que le ofrece el regen-
te? La crtica de la razn pura resultaria indis-
cutiblemente ms popular reducida en un so-
neto en una dcima con msica de Marn
Varona. Pero hasta ahora no se ha descubier-
to el medio de meter la Habana en Guanaba-
coa ni de ponerle msica don Manuel Kant.
La necesidad, por tanto, de un rgano del
intelecto cubano, ajeno absolutamente, com-









RAMOS


pletamente, la poltica y al Gobierno, es
apremiante para la salvacin del prestigio de
Cuba ante el pensamiento modern. Entre
nuestros politicos inconscientes, es frecuente
un rasgo de afeminamiento que ellos inter-
pretan como alarde de fuerza. Las mujeres,
por su desconocimiento de la geografa, por
su funcin natural de tierra fecundable y limi-
tada, por su tendencia la vida vegetativa, no
logran jams, sin perder su feminidad pristi-
na, la comprensin del mundo, en cuanto
sus relaciones y unidades especficas se refie-
re. Tal vez sea ese aislamiento, ese individua-
lismo pasivo la clave de su esclavitud al hom-
bre, y buena prueba de ello es la libertad y el
concept del mundo de una odalisca maho-
metana, comparados tal facultad y tal per-
cepcin de una diputada finlandesa simple-
mente de una madre modern, educadora ra-
cional de sus hijos y compaera entendida de
los esfuerzos del esposo.
Nuestros polticos, sin embargo, no advier-
ten esto qu van advertirlo! y si al-
guien les habla de la necesidad de que el
mundo nos escuche como hombrecitos,
como series dotados de razn y palabra, no
que nos oigan como colonia de monos, ulu-










ENTREACTOS 99

lantes y sensuales, gritando, berreando y chi-
llando tras del placer, el negocio y el fraude,
hay que observarles cmo de seguro respon-
den socarronamente, con la befa horrible del
esclavo ahito en los labios:
naciones extranjeras!>
Pero dirn otro tanto los intelectuales cu-
banos quienes oso dirigir estas exhortacio-
nes para lograr el fin que dej sin realizar Je-
ss Castellanos? (1).

(1) Al mismo tiempo que se escribia y publicaba
este artculo, un grupo de jvenes mentalidades cu-
banas, Carlos de Velasco, Mario Guiral, Julio Vi-
lloldo, Max Henriquez Urefia y otros, adoptaba las
bases para la publicacin de una important Revista
titulada Cuba contempornea.
Lo que es de rigurosa justicia hacer constar aqu.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs