• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Front Matter
 Frontispiece
 Introduction
 Antecedentes politicos
 Gobierno del General Horacio...
 Croquis de la oposicion
 La prensa hacia la revolucion
 La revolucion
 Final... Futuro...
 Una Carta
 Back Matter














Group Title: más bella revolución de América
Title: La más bella revolución de América
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078321/00001
 Material Information
Title: La más bella revolución de América (República dominicana, febrero 1930)
Series Title: más bella revolución de América
Physical Description: 144 p. : port. ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Hernández Franco, Tomás, 1904-1952
Publisher: Imprenta M. Frenay & Ch. Jorssen
Imprenta M. Frenay & Ch. Jorssen
Place of Publication: Ambreres
Publication Date: 1930
 Subjects
Subject: Politics and government -- Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
General Note: At head of title: T. Hernández Franco.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078321
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAZ0328
oclc - 02076266
alephbibnum - 000223081
lccn - 42028061

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
    Title Page
        Page 2
        Page 3
    Front Matter
        Page 4
        Page 5
    Frontispiece
        Page 6
        Page 7
    Introduction
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    Antecedentes politicos
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    Gobierno del General Horacio Vasquez
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    Croquis de la oposicion
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
    La prensa hacia la revolucion
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
    La revolucion
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Final... Futuro...
        Page 131
        Page 132
    Una Carta
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
    Back Matter
        Page 140
Full Text
















LA MAS BELLA REVOLUTION DE AMERICA
(Republica Dominicana Febrero 1930)







T. HERNANDEZ FRANCO




LA MAS BELLA REVOLUTION
DE AMERICA

(Republica Dominicana Febrero 1930)


1930

































Es propriedad
del Autor























., today la juventud maravillosamente alegre y resuelta
que hizo la Revolucion contra la tirania. contra el error y
contra la ignorancia.














































RAFAEL ESTRELLA URENA
Jefe supremo de la Revolucin





















LA MAS BELLA REVOLUTION DE AMERICA
(Republica Dominicana Febrero 1930)















CAPITULO I.


INTRODUCTION.

El hecho.

El 23 de febrero de 1930, a las siete y media de la
noche de un domingo tropical, un grupo de jvenes que
no llegaba a la cifra de doscientos y entire los cuales fi-
guraba un fuerte porcentaje de lo mas representative de
la ( elite intellectual de la ciudad, tom por asalto la
Fortaleza San Luis, de Santiago de los Caballeros, capi-
taneado por su jefe el brillante tribune y joven abogado
Rafael Estrella Urea.
Era el clsico pronunciamiento . A esa hora de
animacin dominical las msicas explosives del trpico
enfiestaban las barriadas y se debatan discusiones indi-
ferentes en los casinos y clubs, mientras las families pa-
seaban tranquilamente por las avenidas de los parques
y la orquesta municipal se preparaba para atacar el co-
mienzo de la rutinaria ( retreta .








Y, sinembargo, todos lo saban. El secret del pro-
nunciamiento que se preparaba se comunicaba a gritos en
todas parties y el pueblo entero estaba content por ello y
s quizs haba todava alguna sombra de temor era por el
miedo de que el gesto fracasara. Simplemente.
Todos odiaban al Gobierno. Lo odiaba el trabajador
que para salir de su pauperismo tena que hacer forza-
das manifestaciones de adhesin a un rgimen extorsio-
nador : lo odiaba el nio de la escuela cuyo nombre era
robado para firmar cartas de adulacin al mandatario en-
gredo y chocheante, lo odiaba el intellectual que se vea
acorralado por el encumbramiento de una burocracia in-
capaz y omnipotente, lo odiaba el campesino arruinado
sobre su tierra sin valor. Lo odiaban todos. Por eso todos
estaban alegres.
Y aquel pronunciamiento era, justamente, contra to-
do el desmn que hizo regla el Gobierno del General Ho-
racio Vasquez, contra todos sus abusos y, sobre todo,
contra la inconsulta pretensin de querer mantenerse por
un nuevo period en el Poder, despus que, no content
con el plazo legal, lo haba prolongado valindose de la
realizacin bufona de una series de reforms a la Constitu-
cin del Estado, hechas por Asambleas de incondiciona-
les acostumbrados a la palaciega gimnasia de las reveren-
cias y la adulacin.
Una hora despus de haber resonado en la Fortaleza
San Luis , de Santiago de los Caballeros, el grito va-
ronil de la rebelda triunfante, se haban repartido all
mismo mas de dos mil rifles a personas que acudieron
inmediatamente a ponerse a las rdenes del comando re-








volucionario. A las doce de la noche se haban armado
ms de tres mil personas y ya haban salido tropas con
destino a varias ciudades de la Republica, especialmente
contra la Capital, bajo el mando de los Generales Piro
Mata, Antonio Jorge y Jos Estrella.
Al amanecer del lunes, todo el pueblo de Santiago
y los habitantes de sus campos vecinos estaban a las r-
denes de la revolucin. Entusiasmo unnime. Infinita
alegra de arrojar de sobre los hombros el humillante y
aplastante peso de la ignominia. Ya a esa misma hora
se saba que por todo el pas respondan con entusiasmo
tambin al ideal de la revolucin y que era la juventud de
toda la Repblica la que se levantaba en masa siguiendo
sus banderas de victoria. Adolescentes de catorce aos,
y menos, aprendieron entire carcajadas el manejo del fu-
sil y lanzaban tiros al aire como preparndose a la fiesta
probable en la cual ellos mismos iban a correr el albur
de sus vidas inmaculadas. Las barriadas donde siempre
se conserve latente y actuante el espiritu de valenta, die-
ron su aporte unnime de hombres al gesto salvador y al
lado de los estudiantes del bachillerato y de los jovenes
licenciados en derecho y de los mdicos, los periodistas y
los poetas, el pueblo vi pasar a los fornidos campesinos
y al barrier u macho que pocas horas antes todava
desenvolva en sus caderas el ritmo agrio y fuerte de un
merengue en la bachata arcoirisada de obcenidades.

Las republican convulsivas.

Fama, y fama un poco irnica, se ha creado alrede-








dor del tpico ya viejo del convulsionismo en nuestras
republican hispano-americanas. Se cree que hacemos de
la revolucin un deported y de la conspiracin un entrete-
nimiento regocijado. Nos miran de lejos, como gentes que
no sabemos el precio de la vida y que tampoco respeta-
mos la vida de los otros. Se dice que no tenemos concep-
to de la Ley y que no la acatamos, que no tenemos con-
cepto de Gobierno y no le obedecemos, que no tenemos
discipline ciudadana y vivimos en eterna anarqua de
pasiones y de hechos. Se nos observa con telescopios en el
moment de nuestras explosions de sangre o de protest
y no se piensa en el dolor que es nuestra herencia ni en
la amargura de nuestras vidas lanzadas a la aventura en
busca de un definitive equilibro.
Se cree que somos pueblos paradisiacos, jaujas de
ensueo, donde fomentamos la tragedia para aportar
imprevistos en el cotidiano avatar. Y as, pasamos des-
conocidos aureolados por leyendas de plvora que no
nos favorecen.
Ignoran que si hacemos la guerra es porque quere-
mos perpetuar para siempre el dominio de la paz. Que si
derrocamos un gobierno, es porque ese gobierno era in-
fame y canalla y que si vamos a la muerte es defendien-
do nuestro derecho a la vida.
Nuestros pueblos son pacficos y son cordiales. Son
pueblos sencillos que solo aspiran a su propia tranquili-
dad y a su propio bienestar. El odio puede florecer en
el arrebato pasional pero es flor rara y ponzooza que
averguenza.
Pero, quizs por eso mismo, esos pueblos saben de-








fender su derecho a la vida. No se irrita el que no es
hostigado, no se se rebela el que no est oprimido, no
grita el que no sufre. Quizs la razn mas fuerte que po-
damos aducir en defense de la revoluciones en nuestras
repblicas, es el simple enunciado del inmanente instinto
de la propia conservacin. Cuando se nos quiere matar,
matamos. Y si eso se hace en todas parties en el estricto
terreno de los conflicts personales, hay que aumentar
hasta lo irrefutable su exactitud cuando se trata de todo
un pueblo en vas de ser asesinado moral y material-
mente por la turpitud, la ignorancia y la voracidad de un
dspota.
Las revoluciones no se preparan en un da, ni son
tampoco la obra de la casualidad. Tienen sus hondas jus-
tificaciones en la psicologa de los pueblos y responded a
sus anhelos mas hondos. Cuando una revolucin triunfa,
es porque era una revolucin necesaria. De lo contrario,
el pueblo, la masa, que es quien d su aporte de virilidad
y de accin, la dejara fracasar lamentablemente.
Las revoluciones estallan a su preciso moment: ni
un minuto antes ni despus. Marcan el grado del desbor-
damiento, del ( no poder ya mas , es la desesperacin
hecha gesto y hecha accin; por eso las revoluciones
triunfantes de nuestras repblicas tienen ese character de
unanimidad que asombra. No es guerra, es avalanche.
No hay repblicas convulsivas. Hay repblicas titu-
beantes todava que caminan entusiasmadas de su virili-
dad y de su juventud hacia el progress y que cuando en-
cuentran un muro que las detienen, lo derrumban y con-
tinan su camino hacia adelante.








El pueblo puede ir a la guerra engaado: pero siem-
pre de buena f, porque anhela algo mejor para su vida
y lo busca, aun cuando tenga que frecuentuar los cami-
nos donde acecha la muerte.

Importancia de la revolucin
de febrero en la Republica
Dominicana.

Por nadie sabe que fatales bifurcaciones de la he-
rencia, en nuestra Amrica hispano-parlante florecen
todava las tiranas, en su forma mas asquerosa y vio-
lenta algunas veces y otras en forma disimulada, sola-
pada y tanto mas peligrosa.
Algunas veces el tirano lo es de cuerpo entero : tom
el poder por asalto y lo mantiene entire sus manos ensan-
grentadas matanto a los hombres y violando las leyes.
No se oculta porque no tiene necesidad ya que hace alarde
de su fuerza y prueba su vigor absolutista a toda oca-
sin. Pero esa forma tiende a desaparecer rapida-
mente: los pueblos no la soportan ya ms. Pero queda la
tirana solapada, la que se disfraza, se oculta y pretend
dar a todos sus gestos y acciones un cariz de cosa legal y
just. Se quieren disfrazar esos gobiernos bajo la forma
de una paternidad benevolente , ridcula inmoral y
se hace de la Ley un instrument cmico para salvaguar-
dar sus desmanes.
Cuando quieren realizar un atropello hablan de ur-
gente necesidad . Cuando quieren violar una Ley la








abrogan y entonces pretenden hacer career que es just lo
que hacen pues no existe Ley que diga lo contrario.
Cuando no existe Ley de Prensa que castigue la libre ex-
presin del pensamiento, buscan ofensas entire lneas y
encarcelan por injuria o por difamacin a sus personas.
Para mantenerse en el poder estos ltimos tiranos ridcu-
los, dan la espalda al pueblo y se contentan del cotidia-
no sahumerio de una pandilla de aduladores que colman
de beneficios, distinciones y prebendas. Son ignorantes
y engredos y, a fuer de ser adulados y aclamados por el
mismo grupo de hombres sin pudor, llegan a creerse
superiores a todos y a suponerse enviados sobre la tierra
para gobernar contra viento y marea. Hacen de la nacin
un predio propio, patrimonio personal por derecho divino
y administran una republican como si fuera una alquera
llena de bueyes y gaanes. Algunos llegan a pensar que
son hombres buenos y de ah nace la idea cobarde de la
dictadura paternal que tiene en various paises nuestros
sus turiferarios y sus ejemplos inmorales. Al fin y al
cabo, perdidos en el vrtigo de sus falsas alturas creen
firmemente en el rol ( providencial de sus destinos y
quizas por la comparacin diaria de sus personas con la
talla mnima de los zalameros que los rodean, no vacilan
en decir que solo llos tienen capacidad para dirigir los
destinos de sus pueblos. Y quizs tengan razn parcial
y no sean mas que tristes engaados : como no ven al
pueblo ni este les interest, como solo ven todo lo que l
tiene de infame y de podrido, llegan a odiarlo y a con-
siderarlo bajo, vil y bastardo.
Y as gobiernan. Pasan por encima de las leyes con








una tranquilidad que espanta y como no les importa la
Historia que no han de leer les tiene sin cuidado ani-
quilar en todos sentidos el pueblo sobre el cual cayeron,
interesndose tan solo en vivir un present de hartazgo
sobre la agona absorta de sus conciudadanos.
La Amrica espaola padece algunos de estos hom-
bres. Y es maravilloso y digno de observacin ver como
entire llos se aman y se admiran y como se toman reci-
procamente de ejemplo imitndose y obsequindose.
Forman una especie de sociedad tcita y hoy ser la con-
decoracin que v de manos del uno al pecho del otro,
o el caballo de silla o el radiograma de felicitacin.
Horacio Vasquez se crey un dictator paternal .
No vacilaba en dejarse llamar padre de su pueblo . Se
crey providencial y estaba seguro l que escal
el Poder en todos los asaltos de la mentira y de la muerte
- que nadie podra gobernar en su lugar. Se crey un
gigante cuando era un pigmeo y siendo un hombre
quizs intimamente bueno, fu malo porque obr siempre
como una marioneta cuyos hilos estaban en manos de
toda una canallocracia de arribistas. Siendo un hombre
de cultural menos que median, se crey sabio y siendo
odiado pens que era amado. Fu dbil cuando era
necesario ser fuerte y fu rudo cuando el moment recla-
maba suavidades. Lo desorient todo porque era un
desorientado y en todo fracas porque l mismo era la
sombra fracasada de su vida.
Subi al poder muy tarde y no comprendi que so-
braba desde el primer moment porque ya la vida nacio-
nal reclamaba otros sistemas. Pero quiso forzar el tiem-








po: cumplido su period de mando, lo prolong de un
ao ms. El pueblo lo mir con una protest y quizs
tambien con un encojimiento de hombros. Cumplido el
ao de prolongacin quiso reelegirse de nuevo... y el
pueblo lo derroc.
La revolucin de febrero en la Repblica Domini-
cana tiene esta enorme importancia para las naciones
hispano-parlantes : cuando el pueblo quiera caen los
malos gobernantes. Hace falta tan slo que llegue ese
moment de desbordamiento, de no poder ya ms y que
alguien inicie el gesto de dignidad y de rebelda. Caen.
Caen porque son globos de papel que se encumbraron
demasiado alto.
Amrica entera aplaudi el gesto del pueblo domi-
nicano. La prensa norte-americana le dedic encendidos
elogios. Nadie haba visto nada parecido : en una semana
derrocado un gobierno, solo algunas escaramuzas sin im-
portancia, no ms de tres muertos ni ms de cinco heridos
en total. Ni un atropello, ni una violencia : un gobierno
acorralado en su impopularidad y en su ( providencia-
lismo , puesto en fuga a la primera sacudida del pueblo.
Y as caern todos los malos gobiernos : cuando el
pueblo quiera. Amrica lo sabe, porque la Repblica
Dominicana le ha dado la mas formidable leccin de
entereza y dignidad.

Carcter de este libro.

El autor de este libro ha emprendido expont-
neamente la tarea de escribirlo; expontneamente y para








pagarse a s mismo una deuda de entusiasmo y de juven-
tud. De la revolucin de febrero fu ms un participate
que un testigo y desde antes de hablarse de ella trabaj
por su realizacin desde las columns de la prensa,
sufriendo odios y crcel, al lado del ntegro y grande
Rafael Cesar Tolentino, director del diario La Infor-
macin de Santiago de los Caballeros. Empleado du-
rante pocos meses del gobierno de Horacio Vasquez,
renunci voluntariamente su cargo, despus de haber
visto de cerca al hombre y abandon la holganza de una
posicin cmoda por la pobreza del periodista militant.
Nos duele hablar de nosotros mismos, pero es necesario
para que se comprendan ciertas cosas de este libro:
hicimos la revolucin antes, durante y despus, con la
pluma, la palabra y el fsil. Jugamos la vida al albur de
lo que nos pareci digno y bello y estamos contents de
haberlo hecho as. Estas notas tienen la misma violencia
que hemos puesto en toda nuestra vida y todo nuestro
entusiasmo tambin.


-a-
















CAPITULO II.


ANTECEDENTES POLITICOS.

Los politicos profesionales
en la Republica Dominicana.

La Republica Dominicana, ms todava que cual-
quier otra Repblica del Nuevo Mundo, ha sufrido la
enorme plaga de los polticos profesionales. Y estos pol-
ticos, por ms profesionales que sean, nunca han sabido
hacer poltica, si no que slo han sabido hacer durante
todo el tiempo una series interminable de intrigas, de com-
binaciones mas o menos burdas para asegurarse la mane-
ra de medrar y de satisfacer sus apetitos sobre las arcas
de la nacin. Hombres de corcho, estructurados para
flotar, saban sobrenadar siempre por sobre todos los
acontecimientos, y todo lo tenan por ganar no teniendo
nada que perder ya que apenas si salan de cada aven-
tura un poco mas llenos del lodo que llos mismos acu-
mularon. Polticos sin poltica : poltiqueros , como








los llamara el filsofo don Eugenio Mara de Hostos. A
esos hombres les debe la Republica todos sus males :
toda la sangre vertida y todo el dolor sufrido.
Lo curioso es la formacin de esos hombres en
nuestro medio ambiente. Nos hemos jurado toda fran-
queza por amarga que sea. Fueron los generals de
alguna fimera balasera en una escaramuza remota y se
adormecieron despus en un historic inventada por llos
y que era creda por gobiernos posteriores que los llama-
ron para evitarse el odio de tales hroes y les dieron
oportunidad de medro y tambien de crearse partidarios
cuyo nmero siempre era exagerado por cada cual. Era,
otras veces, el hombre rico que haca favors para tener
amigos y con el cual haba que contar por el arrastre .
Tambien fu el hombre que tena muchos compadres )5
en toda una region y poda, a un moment dado, llevar-
los a las urnas oa la manigua. A veces era el general real-
mente bravo y justificadamente temido, bajo cuyo presti-
gio buscaban amparo muchos otros pusilnimes. Y as se
formaba por generacin expontnea el prestigio de esos
hombres y la abundancia risible del generalato inexis-
tente.
Muchos de esos polticos , que fueron aquellos
que mas tarde se llamaron lderes , no supieron jams
ni siquiera firmar y los hubo que utilizaron un sello de
goma para hacerlo. Centenares de hombres de ese gnero,
se agruparon alrededor de otros no much mejores que
llos y formaron los partidos polticos. Lo peor es que las
gentes verdaderamente cultas y que podan ostentar ttu-
los universitarios muchas veces conquistados en planteles








europeos, no vacilaban gran cosa, arrastrados quizs por
la avalanche del nmero, en sumarse tambien a los parti-
darios de hombres que les eran inferiores si no en morali-
dad, al menos en capacidad intellectual y en comprensin
de los problems vitales de la nacin. Esos intelectuales,
encargados de la reclame y de la grandielocuencia con
que se adornaban todos los gestos del poltico son, en
nuestro pasado, grandes culpables tambin.
El poltico no se diferenciaba gran cosa de sus parti-
darios ; poda ser mas grande, mas calvo, mas barbudo,
mas rico, mejor jinete o mejor tirador con revolver: -
quien sabe en cuantos detalles como esos se fundaron mu-
chos prestigious de antao pero seguramente no era
much ms inteligente, ni much mas honest.
Naturalmente que esos partidos politicos eran estric-
tamente personalistas. Se fu santanista, de Santana,
baecista, de Baez, lilisista, de Lils. Muchos partidarios
no conocieron jams al jefe de su partido : pero haban
odo decir que era un hombre simptico y estaban
dispuestos a dejarse matar por esa sola cualidad. El Ge-
neral Lupern, quien, bajo otros muchos aspects tuvo
verdadero mrito considerando la poca en que vivi,
adquiri una popularidad enorme y un prestigio fabuloso
con una frase de un discurso suyo sobre una possible inter-
vencin military norte-americana : Seores, si el extran-
gero viene, yo me volver una dinsmita, una msquina
elstrical
As eran los tiempos y as eran los hombres...
Por debajo de todo eso, el pueblo evolucionaba si-








guiendo la obligatoria corriente de su vida y viendo cada
da mas claro. Bien que mal, se frecuentaban las escue-
las. El pueblo aprenda y el pueblo comenz a saber. Los
polticos desaparecan, pero no evolucionaban. Se haban
aferrado a una modalidad estricta de manera de proceder
y permanecan fieles a lla quizs sin notar siquiera como
el pueblo se les iba alejando.
Y de llos naci todo el mal que hemos recojido des-
pus. Llevaron al pueblo a infinitias revoluciones, enga-
andolo con promesas de reforms y de future bienestar
y el pueblo los segua porque slo el pueblo tiene como
instintivo el concept de su rol y se lanza por todos los
caminos a cuyo fin les dicen que encontrar nuevas auro-
ras de bonanza. El pueblo fue la vctima de toda aquella
locura de aos, pero no fue en vano tanto dolor ni tanta
angustia, porque de cada aventura sali siempre ms
fuerte, ms abnegado, ms valiente y ms desengaado.
Eran lecciones que se compraban con sangre, pero lec-
ciones cuyos beneficios se perpetuaban al travs de las
generaciones.
Los polticos que tenamos en 1916, eran una super-
vivencia todas las proporciones guardadas de
aquellos a que hemos hecho referencia, con el agravante
de que, teniendo todava partidarios, estaban todava
much mas lejos que los otros de los intereses del pueblo
que los haba sobrepasado en su march hacia adelante.
Los polticos barajaban palabras cuyo significado
hay que career que no conocan : sufragio efectivo ,
no prolongacin de poderes , alternabilidad , ga-
ranta ciudadana , libre expresin del pensamiento ,








(( reforms , etc., y el pueblo, que saba lo que todo eso
quera decir y que lo deseaba, se iba a la muerte para
conquistarlo. A veces triunfaba. Entonces. el politico,
por no saber quizs lo que haba dicho y prometido, haca
todo la contrario y al pueblo, la vctima, no le quedaba
otro camino que seguir a otro hombre que haca suyas las
bellas palabras de su aspiracin.
Horacio Vasquez fu el ltimo caudillo dominicano.
Durante mas de un cuarto de siglo, tuvo oportunidad de
repetir todas las palabras que el pueblo ama oir y con
llas y sus manifiestos encendidos de patriotism que
pareca real se hizo una aureola de prestigio. Los tena
todos : fama de valiente, fama de sobrio, fama de ho-
nesto. Vena del pasado donde su juventud tuvo chispa-
zos de rebelda. Derroc Gobiernos cuando quiso y cuan-
do quiso constituy gobiernos. Pero no gobern l... por
eso el pueblo no tuvo ocasin de desengaarse antes.
Y as, en esas circunstancias, con la Republica anar-
quizada por la eterna pugna de polticos ignorantes y con
el pueblo absorto ante tanta desorientacin, nos sorpren-
di el ao de 1916 y, con l, la intervencin military nor-
te-americana.
La ocupacin military.
Tanto se ha escrito sobre la Ocupacin military
norte-americana en la Repblica Dominicana, que no
vamos nosotros a agregar nada a lo ya tan conocido de
todos. Que quede aqu, sinembargo, la seguridad de que
ese atropello inslito a nuestra soberana que habamos
mantenido con dolor y con sangre-se produjo, primero,








por la incapacidad y por la turpitud de nuestros pelticos
y, segundo, pudo realizarse gracias a la cobarda sin
lmites de esos mismos polticos. El pueblo hubiera ido de
nuevo estaba acostumbrado por haberlo hecho varias
veces y por cosas menos dignas a la muerte. Todos
queran un fsil, porque todos aman la repblica. Pero,
los polticos no quisieron. Cuando sus bocas se abrieron
despus de una muy larga reflexin, slo fu para decir :
calma, serenidad, paciencia, diplomacia . Calma,
llamaban llos ahogar toda verguenza, serenidad, encon-
jerse de hombros ante el puntapi, paciencia, cerrar los
ojos ante tanta cobarda y slo la diplomacia era la
de llos quienes desde el primer moment I? aguzaron
para buscar en la nueva situacin una oportunidad de
mas fcil medro y de mayor ventaja.
( Esto no ser largo , decan. Y dur ocho aos.El
pueblo entreg sus armas, se dej pisotear, ofender y
maltratar, porque sus politicos sus ( prohombres
lo abandonaron en el moment de peligro.
Todava nadie en mi pas se ha ocupado de definir
clara y definitivamente el rol jugado por los politicos du-
rante los aos de la intervencin military, pero estamos
seguros de que si se busca bien habrn de salir a relucir
muchas cosas vergonzantes y sucias.
Pero, la conciencia national no haba muerto. Se
estaba formando mas fuerte y mas enrgica en los cri-
soles de la esclavitud. Cuando los polticos nada hicieron,
cuando abandonaron una lucha que poda redimir todas
las culpas de sus vidas sin gloria, cuando se hicieron pe-
queos para no ser notados, cuando dejaron sus siluetas








orgullosas y pedantescas de molestar a cada moment,
otra cosa mas grande, mas bella y mas fuerte surgi del
pueblo mismo oponiendo barrera de gallardas al ariete
invasor : fu el hombre dominicano y fu el periodista
y el orador de verguenza. Cuando nadie orden un gesto
de valenta, hubo dominicanos que, slos, se lanzaron al
albur de matar. Y cuando todos ordenaron silencio, la
muchachada valiente y digna habl. Muchos hablaron
tanto que fueron al exilio y a la carcel y muchos guardian
todava en sus carnes cicatrices reveladoras del tormento.
Sometan a tribunales militares a los periodistas y los
periodistas volvan a escribir despus de cumplir sus con-
denas. Clausuraban un peridico y ese peridico sala al
da siguiente con otro ttulo. Alguno deba ocultarse y
fugarse y otro ocupaba su lugar sabiendo perfectamente
lo que le aguardaba.
Naturalmente, todos no fueron valientes . Tam-
bien en nuestra cofrada crece la mala yerba de lo vil y
de lo canalla.
Intil contar aqu todas las viscisitudes de aquella
poca. Eso no entra en el plan de este libro. Baste saber
que en la intimidad de su pensamiento el pueblo apren-
di a despreciar a sus polticos. Desde entonces se saba
que estaba present en la vida de la nacin una mucha-
chada active y valiente que iba a decir su palabra cuando
el caso lo requiriera. El pueblo aprendi, adems, que
vala mas que sus polticos. Tena mayor cultural y mayor
valor. La campaa nacionalista fu algo brillante y digno
de ser conocido. La Repblica, inexistente, caminaba
mas grande y mas bella entire las sombras de su oprobio.








Al fin, los norte-americanos se iban. Se iban, por infinitas
razones. Entonces, como por obra de magia : aparecie-
ron los polticos. Los mismos. Nada haba cambiado en
llos : apenas si haban aprendido cuatro o cinco frases
patriticas ledas en algn peridico y por las cuales sus
autores sufrieron tanto.
Lo acapararon todo.Maltrataron el ideal nacionalista
que prefera sufrir todava ms, pero hacer las cosas con
dignidad. Lo festejaron todo, en su afn de volver cuanto
antes al goce infinito de sus maquinaciones. En la obra
que llos no pusieron ni un grano de arena, fueron los
beneficiados. Y de acuerdo con el Plan Hughes-Peyna-
do, Vicini Burgos fu nombrado Presidente Provisional
de la Nueva Republica y se procedi a desocupar el terri-
torio.

Vicini-Burgos.

De las combinaciones de los polticos y con la apro-
bacin de los militares interventores, ocup la Presiden-
cial Provisional de la Repblica, para la ejecucin del
Plan de Desocupacin y la organizacin de las elecciones
de las cuales saldra el gobierno definitive, el Seor Juan
Bautista Vicini-Burgos, quien, por su riqueza personal
y por su alejamiento de la poltica militant, y quizs por
su calidad de cuasi-extranjero tambin, pareci satisfacer
los intereses de los unos y los otros. El Gobierno de Vi-
cini-Burgos no fu ni bueno ni malo, a pesar de que los
descontentos lo calificaron de psimo y los fnaticos de
inmejorable.








Creemos que el hombre cumpli, como pudo, su
triste deber de biombo en una situacin casi ridcula.
Acorralado por un lado en la estricta legalidad del
militarismo yanqui y por otro por la avalanche de deseos
de los polticos dominicanos. Cumpli la Ley como un
autmata, observndola al pi de la letra. Este es su
mejor elogio, quizs. Pero no es bastante para que, fuera
de la posicin que ocup, se piense todava en l como en
una tabla de salvacin para la Repblica. Una cosa es
gobernar un lapso corto con leyes militares amparadas
por militares extranjeros y otra gobernar un pueblo libre
donde a veces la pasin se agiganta y se enfurece.
Pero, Vicini Burgos, lleg bien que mal y las elec-
ciones se realizaron, enfrentndose en llas partidos de
principios y partidos rutinarios estructurados segn las
formas pasestas. Triunfaron los partidos rutinarios. Esto
ocurra todava en 1924. Los partidos rutinarios triunfan-
tes, que fueron aliados a la lucha electoral, eran el pro-
gresista y el national: vagas etiquetas rumbosas que res-
ponden a los nombres mas comunes y mas reales de:
partido Nacional, horacista, de Horacio Vasquez; y, par-
tido Progresista, velasquizta, de Federico Velasquez
Hernandez.
Horacio Vasquez fu proclamado Presidente de la
Republica y Federico Velasquez y Hernandez, Vice-
Presidente. Queremos hacer constar aqu que es opinion
de muchos dominicanos que esos partidos de la Alianza
como se llamaron, no reunieron en realidad la mayora
de votos pero que lograron el triunfo gracias a hbiles
sustituciones de listas electorales y a triquiuelas mas o








menos del mismo gnero. Nosotros no sabemos, franca-
mente, a que atenernos al respect : consignamos esa
creencia de muchos como informacin al mrgen de
todo eso.

Personalidad de
Horacio Vasquez.

De algunas palabras anteriores y de otras muchas
que obligatoriamente tendremos que escribir, el lector
tendr una idea clara de la compleja y paradojal perso-
nalidad del General Horacio Vasquez. Habra material
para realizar un largo studio, hecho ya, por otro lado,
de una manera esplndida por el publicista dominicano
Francisco Espaillat de la Mota,durante los ltimos meses
de su Gobierno.
Bstenos decir aqu que Horacio Vasquez represent
en la Republica Dominicana todo el pasado aborrecible.
A l slo nos cuesta ms sangre que las guerras de nues-
tra independencia y mas vidas que todas las epidemias
que nos han azotado.
Su carcter a veces asombr por reales audacias y
otras anonadaba por pusilanimidades increbles. Tierno
con los caballos y cruel con los hombres, su espritu se
form en contradicciones misteriosas dificiles de definir.
Amaba la adulacin y en su fondo ntimo detestaba a
los aduladores, no tena cultural, pero saba descubrir a
quienes la tenan: Ni instruido ni ignorante, era un hom-
bre que haba venido demasiado tarde, simplemente, y








que, sin saberlo, resucitaba en todos sus gestos y acciones
cosas ya muertas un siglo antes. Como monument hu-
biera sido una maravilla, como Presidente de la Rep-
blica tena que ser lo que fu. Peda consejos a todos y
jams sigui ninguno y de todos se burlaba francamente
porque estaba convencido de su superioridad providen-
cial.

Personalidad de Federico
Velasquez y Hernandez.

Federico Velasquez y Hernandez es el extremo opuesto
a Horacio Vasquez. Pero, existe la fatalidad de que ( los
extremos se tocan . Hombre de cultural, civilizado y de
vision de gobernante, desde las escales mas humildes
del funcionarismo ascendi a los primeros plans de la
vida national. Quizs su peor defecto sea ese mismo :
mentalidad de funcionario que se sabe todas las leyes de
memorial, mtodo del horario de oficina sin iniciativas
ni belleza. Varias veces tuvo el powder entire las manos y
lo dej escapar. Haba que saltar un poco para cojerlo y
l no sabe saltar. Econmico en su vida privada, cuando
fu Ministro de Hacienda del Gobierno del Gral. Ramon
Cceres, logr una fama de organizador y de econmico.
Como Jefe de partido poltico, tuvo el partido ms
disciplinado y ms fiel. Tan disciplinado que se dej
llevar a la ruina por su Jefe de quien todo lo esper.
Ambicioso, es incapaz de sacrificarse por sus ambi-
ciones y ha pasado la vida urdiendo planes tan sutiles








para el cuasi-rudimentarismo de nuestra vida poltica que
ha tenido que asombrarse siempre de ver como esos pla-
nes se han vuelto contra l.
Federico Velasquez y Hernandez recogi casi en to-
talidad la herencia poltica del Gral. Ramn Caceres,
asesinado en Noviembre del 1911 cuando era Presidente
de la Repblica. Por razones que no es del caso enunciar
aqu, esa herencia poltica deba impelirlo a ser contrario
al General Horacio Vasquez, quien combati al General
Cceres. Pero Federico Velasquez y Hernandez se uni
a l y por el triunfo en las elecciones generals de 1924,
ocup la Vice-Presidencia en su Gobierno. Empezaba la
tercera Republica y empezaba otra vez la politiquera.














CAPITULO IlI.


GOBIERNO
DEL GENERAL HORACIO VASQUEZ.
Situacion moral y
material del pais.
Cuando se install el Gobierno del General Horacio
Vasquez, en 1924, el pas tuvo sus das de jbilo. Era el
advenimiento a la vida independiente despus del som-
bro oprobio de la intenvencin military extrangera y la
masa del pueblo, ya que no los politicos, haba aprove-
chado la humillante leccin.
El pueblo dominicano quera paz, tranquilidad, tra-
bajo. Haba la firme voluntad de mostrar al mundo que
sabamos vivir nuestra vida de nacin y que la interven-
cin fu un crime sin precedentes. Nuestra bandera flo-
taba de nuevo en todos los baluartes y el aire no apestaba
a tabaco rubio ni se oan por nuestras calls juramentos
en el ingls de los muelles de Brookling o de las barriades
de Chicago. Cada dominicano era un verso del Himno








Nacional y el sol pareca mas bello y la vida ms dulce.
Eramos libres.
Fu en aquel ambiente sereno, confiado y alegre
que comenz su obra el Gobierno de Horacio Vasquez.
Desarmado por los militares yanquis, el pais ofreca una
slida garanta de paz. Acostumbrado a trabajar durante
los largos aios de intervencin, el pas trabajaba y haba
que esperar much de su esfuerzo. Los norte-americanos
haban comenzado el trazado de varias rutas y el Gobier-
no las continuaba entire los aplausos de todos, lbamos
camino de la civilizacin confiados en nuestra buena
estrella.
La prensa se aprest a ayudar al gobierno. El pas
estaba relativamente rico y prspero. Haba la voluntad
de conquistar la vida:' toda aquella Jauja de ensueo
era demasiado bella : la poltica estaba al acecho y de
lla habra de ser la ultima palabra...

La realidad de los hechos.

No bien instalado el Gobierno del Gral Horacio
Vasquez, la poltica comenz su obra de crimen. Todos
pedan ms . Por razones de tanto por ciento, se dis-
putaban los triunfadores, horacistas y velasquiztas. Se
volvi al politiqueo como si fuera impossible vivir sin
l. Los aliados del poder se perfilaron como enemigos
acrrimos y encarnizados desde el primer moment. Di-
putados y Senadores hubo que se dejaron sobornar por
un bando o por el otro. Se vi a las claras que lo que se
quera era medrar y no gobernar, que todos iban al har-








tazgo como quien v al asalto. Todas las hambres de los
polticos se desbordaron y el pueblo comprendi. Haba
sido engaado otra vez.

Ruptura de la alianza.

La alianza de Horacio Vasquez y Federico Velas-
quez y Hernandez deba, fatalmente, romperse. De un
lado y de otro hacan lo possible para que eso sucediera
cuanto antes. Todos tenan la impresin de que, en
aquella lucha, el partido que actuara con mas rapidez
saldra triunfante. Por ms paradojal que parezca, estan-
do dentro del Gobierno y en situacin privilegiada natu-
ralmente, el partido velasquizta haba asumido el rol de
oposicin actuante y decidida. En las Cmaras, los repre-
sentantes de ese partido, censuraban abiertamente al Go-
bierno. En sus dicursos, Federico Velasquez y Hernandez
dejaba ver claramente sus intenciones vis-a-vis del Gral.
Vasquez, que era el Presidente de la Replica no siendo
l mas que Vice-Presidente. La oposicin slo exista
dentro del Gobierno y esto es todo lo raro que se quiera,
pero es la estricta verdad.
Horacio Vasquez, situado en mejores condiciones,
actu el primero. Era tambien lgico. Rompi la alianza
en un spectacular golpe de Estado que en realidad no
era un golpe de Estado. Los velasquiztas gritaron ante
la deslealtad. En realidad, nosotros no nos asustamos
tanto : la deslealtad tenia que ser la razn lgica de
aquella alianza. No hacemos caer esa enorme culpa sobre
las tantas del Gobierno de Horacio Vasquez. Aquello








era fatal. Si Horacio Vasquez no se come a Velasquez,
Velasquez se come a Horacio Vasquez. Era cuestin de
defenders a tiempo!
En veinticuatro horas todos los partidarios de Velas-
quez que ocupaban empleos pblicos el treinta por
ciento mas o menos de la totalidad fu puesto a la
puerta. Horacio Vasquez iba a gobernar, desde ese mo-
mento, con sus horacistas y con los trnsfugas de todos
los partidos.

Actitud de Velasquez.

Cuando nadie lo sospechaba, Velasquez permane-
ci tranquilo ante la avalanche. Los generals de su par-
tido, aguerridos en varias guerras, le ofrecieron derrocar
el gobierno, en veinticuatro horas, cosa que era fcil en-
tonces por el enorme prestigio de Velasquez y por la
mala impresin que en el pueblo hizo la ruptura de la
alianza. No quiso. Sus partidarios que iban a sufrir ham-
bres y miserias por el brusco cambio de sus situaciones,
pusieron el grito en el cielo y... Velasquez permaneci
tranquilo. Protest. Lanz un manifiesto y sigui siendo
vice-Presidente de la Repblica, cargo que Horacio Vas-
quez no poda hacerle abandonar por ser emanado de la
voluntad del pueblo.
Muchos de sus hombres aguantaron y le permane
cieron fieles. Otros, fueron y se entendieron con Ho-
racio Vasquez. Entonces, ste, quit a la Vice-Presiden-
cia de la Repblica todas sus prerrogativas. Velasquez








aguant. Daba la impresin de estar batiendo el record de
Job. Y lo bati, sinceramente.

Horacio, gobierna slo.

Rota la alianza, aniquilado el velasquizmo, Horacio
Vasquez comenz a gobernar a su antojo y manera. Pero,
ya el pueblo estaba en el moment que precede al desper-
tar. Todos saban ya que la obra de bien que hubiera
podido realizar el Gobierno estaba perdida para siempre.
Era el comienzo del caos. La prensa seria del pas atac
al Gobierno. En calls y plazas se oan las voces de des-
aprobacin. Pero, Horacio Vasquez mandaba.

Como gobernaba.

Lo que hizo este hombre en seis aos de pesadilla
que dur su gobierno, no es para el carcter de este libro
que hemos decidido breve y preciso. Que sea suficiente
decir que en todo fracas, que en todo cuanto puso su
mano fu un desastre, que el pueblo sufri su incapacidad
como un castigo y su senectud como una maldicin, que
olvid todas sus promesas. Haremos, muy a la ligera,
una somera resea de todo lo que fu su error y su culpa.

Desorientacin.

El primer sntoma inequvoco que constat el pueblo
en el Gobierno del General Vasquez, fu su profunda








desorientacin. Desorientacin en todo y para todo. Nada
se hacia porque era necesario ni deba hacerse : en todo
predomin el sistema del tanteo, se titubeaba en gober-
nar, se caminaba por curvas inverosimiles alejndose de
todos los caminos rectos. Miedo profundo de gobernar;
pero no miedo por prudencia y temor de hacer cosas mal
hechas, si no miedo del que v por terreno que no conoce,
en plena noche. El Gobierno del General Horacio Vas-
quez fu un experiment: pero el mas desgraciado expe-
rimento que registra nuestra historic. Ese experiment nos
cost ochenta y seis millones de dlares que se evapo-
raron en ellos... y en otras cosas. Experimentos en todo:
en agriculture, en poltica, en educacin, en legislacin,
en Obras Publicas. En realidad, en las manos seniles de
Horacio Vasquez, la Republica Dominicana no fu ms
que una rana de laboratorio.

Incapacidad.

El pueblo not inmediatamente la tremenda incapa-
cidad de los hombres que lo dirigan y que estaban encar-
gados de administrar la nacin. La mayoria de los repre-
sentantes de las Cmaras no lo eran para legislar : lo eran
para negociar y sus votos tenan valores oscilantes en la
bolsa de la indignidad ambiente. Los interesados en lo-
grar la votacin de una Ley, saban de antemano el precio
que tendran que pagar para lograr una mayora favo-
rable. Los Secretarios de Estado se sucedan siguiendo
las necesidades y los vaivenes de la pequeez poltica,
sin miramientos a su capacidad. Tuvimos comerciantes







en Agriculture, mdicos en la Guerra, comerciantes fra-
casados en Fomento y nadie saba hacer nada porque todo
el mundo estaba fuera de su lugar. Tuvimos represen-
tantes que en seis aos no dijeron una palabra y que
reclamaban a gritos las galeras de un jardn zoologico.
Se iba a un cargo pblico cuando ni siquiera se tena
noticias de lo que en l se haca y se sala con la misma
facilidad sin haber hecho nada. Se llamaban experts
del extranjero para la realizacin de algunas obras y, una
vez llegados, se les encomendaban trabajos ridculos
mientras los trabajos en que se pens podan ser tiles
estaban en manos de ignorantes. Nadie serva para lo
que se le encargaba y cuando alguno serva para algo
estaba obligado a hacer otra cosa.

3.

Mientras el pueblo comenzaba a sufrir las conse-
cuencias de aquella manera de gobernar tan fantasista,
los hombres del poder medraban. Ignorantes para todo,
no lo eran para robar. Y en el desbordamiento de sus
riquezas acumuladas de la noche a la maana, el pueblo
los vi insultarlo con sus lujos. Las fiestas se sucedan.
Un cumpleaos de Horacio Vasquez costaba various miles
de pesos a la nacin. Paseos, bailes, pic-niks, carnavales :
en todo los hombres del Gobierno se divertieron con los
dineros del pueblo. La eleccin de una reina de carnaval
era una cuestin de estado que se resolva en Palacio.
Los automobiles oficiales pocos pases del mundo han
tenido tal cantidad llenaban de espanto a los viajeros







de nuestras rutas haciendo los cien por hora para llegar
a tiempo a todos los bailes y a todas los juergas. Era la
catstrofe : aquello fu un gobierno pantagrulico que
peda un Rabelais regocijado para historiarlo. Con sus
setenta y siete aos, Horacio Vasquez tuvo que aprender
el fox-trott y el merengue national para complacer a sus
amigos que le ofrecan sus seoras a cada danza. La
cerveza y el wisky corrieron a torrentes, mientras, un
poquito mas abajo, el pueblo comenzaba a no tener que
comer.
Para la vista de Horacio Vasquez a Haity, ocho
horas de auto, se gast una suma mas grande que para
el viaje de Coolidge, Presidente de los Estados Unidos,
a la Habana. Empleados pblicos que a la vspera de su
denominacin confrontaban la bancarrota, son hoy ver-
daderos millonarios honorables y nadie sabe cuantas
fincas de recreo de esos seorones, salieron de las entra-
as exangues de la multitud adolorida.

Lideres locales.

Para Horacio Vasquez gobernar de esa manera ne-
cesit hacer favors morales o materials a infinitas per-
sonas que, por llos, le aseguraron su incondicionalidad.
Incondicionalidad que, por otro lado, dur lo que dur
la fiesta.
Esos fueron los lderes. Nada mas ridculo que la
significacin real de esa palabra entire nosotros. En todas
parties hubo un lider. El de la provincia mandaba en la
provincia, el de la comn en la comn, el de la aldea en







la aldea. Conocimos lideres que no pudieron jamas go-
bernar mas all de las paredes de sus casas. Pero todos
contribuyeron a la obra de desgobierno. Aquel feudalis-
mo de insignificancias lo embroll todo y todo lo mal-
trat: en conciliar los encontrados interest de sus lderes,
perdi todo el tiempo Horacio Vasquez. Cuando el lider
comunal quera, iba a palacio y hablaba mal del lider
provincial. En oir las mentiras del uno y las mentiras del
otro, se fueron los das, los meses y los aos. Adems,
haba otro peligro : todos los partidarios del Gobierno
queran ser lderes, por razones de nonchalance y de co-
modidad. Para ello se desgarraban, se entrecoman, se
calumniaban, se insultaban.
El lder era un pequeo seor de horca y cuchillo.
En ciertas comunes tena su negocio en el cobro de las
multas, en las contratas municipales y hasta en los suel-
dos de los empleados del Ayuntamiento. Recomendaba
a sus amigos y desacreditaba a los que no lo eran. Tenan
sus cohortes de matarifes armados y por medio de ellos
podan ejercer sus venganzas personales.
Quiere decir que haba dos sistemas de Gobierno, en
realidad : el normal que deriva del sistema administrative
de la nacin y el estpido y omnipotente sistema del
liderismo que extenda su influencia por toda la
Repblica.

Centralizacin.

Entre aquel caos, Horacio Vasquez gobernaba a su
manera y bastante cmodamente. Era el lder de los







lderes y ademas Presidente de la Republica. En los dos
gobiernos que cre su desorientacin sostuvo, por otro
lado, su mismo sistema absurdo. Pero, de todos modos,
tena el Gobierno entire las manos y lo centraliz de una
manera omnipotente. Con el haba que consultar desde el
nombramiento de un concerje, la eleccin de una reina de
carnaval, hasta un proyecto de ley o la prisin de un
delincuente. Sin saber bien una sola cosa, resolvi todas
y nada estaba bien sin su permiso y con este todo era
factible. A caballo por las montaas, escoji el sitio para
el sanatorio de tubercolosos y sus peridicos aplau-
dieron lo atinado de la eleccin. En realidad, se detuvo en
una sierra de pinos que era famosa desde haca cien
aos por sus cualidades salutferas. Pero sus aduladores
casi lo nombran catedratico de Higiene en la Universi-
dad. Ese es un ejemplo entire miles. Por otro lado, vol-
viendo sobre el ltimo ejemplo citado, construido el Sa-
natario para Tuberculosos en la sierra llenas de pinos...
sirvi para alojamiento veraniego de Horacio Vasquez.
En realidad, pus, solo eligi el lugar donde la nacin
deba edificarle una casa.

Control de las Camaras.

Por el resultado de las elecciones de 1924, por
soborno o por miedo, el Gobierno tuvo una enorme
mayora en las Camaras. Esta mayora fu siempre un
instrument dcil en las manos de Horacio Vasquez, que
hizo siempre cuanto l quiso y algunas veces se sobrepas
a s misma en el camino del servilismo y de la adulacin.







Desfalcos.

Naturalmente, en aquel inenarrable desorden, las
filtraciones ocurridas en el Tesoro Publico eran algo mas
que frecuentes. No importa que muchacho dominicano
puede citar los nombres de various ladrones amparados
por el Gobierno. Todos eran conocidos. Tampoco se
ocultaban gran cosa. Los empleados honestos, que los
hubo, era algo casi despreciable ya en aquella plutocracia
improvisada e insolente. Las partidas de miles de pesos
evaporados forman cantidades asombrosas. Uno que otro
empleadillo fu sometido a la Justicia, como para mostrar
al pueblo que se saba castigar a los delincuentes, pero
aquellos fueron los pobres infelices que en todo cargan
con la peor parte, mientras que aquellos que en realidad
estaban arruinando a la Republica proseguan sus cana-
lladas libremente.

Holganza.

Los empleados pblicos, sin estmulo, comenzaron
por no trabajar lo que deban y el pueblo, arruinado,
absorto, menesteroso, hizo cuanto pudo por imitarlos y
los super bien pronto. Aument hasta un nmero in-
creible la cantidad de vagos y las tertulias de los cafs,
garlitos y barberas, comenzaron a aumentar. El juego
clandestine, tolerado por poltica en muchos sitios,
se hizo una institucin y conocemos lideres que tenan su
participacin en el barato de muchas mesa de
embudo y de bacar.







Libertad.
Los turiferarios del Gobierno sacaron a relucir siem-
pre, y todava lo hacen, la enorme libertad concedida
al pueblo por el General Vasquez . Esto es una burda
mentira. La prensa hablaba y deca lo que tena que
decir, porque Horacio Vasquez y sus amigos decan que
Gobierno no se tumba (sic) con papeles y porque no
lean la prensa de oposicin que no les interesaba en lo
ms minimo. A pesar de eso, el autor de este libro estuvo
en la carcel por delito de prensa, bajo inculpacin de
ofensas al Jefe del Estado Haitiano Luis Born (!!!)
sin que precediera juicio legal y en la carcel estuvieron
de idntico modo Rafael Cesar Tolentino, Rafael
Asencio, Agustin Aybar, Rodriguez Molins, Sanchez
Andujar, Meja, Arzeno y various otros ms. Persecu-
cones sufrieron, Heureaux, Alvarez, Morillo (atrope-
llado) etc. etc. El diario La Informacin fu
suspendido durante tres meses por el gobierno. Se
operaron innumerables allanamientos de casas de familiar
sin que lo justificara ninguna alarma poltica, se proceda
a registros arbitrarios a cada moment. A los simple pica-
pedreros y peones se les obligaba a hacer adhesiones al
Gobierno y a inscribirse en el partido horacista, mientras
se enviaban circulares a los empleados publicos para
ordenarles que se borrasen de las listas de suscritores de
los periodicos de la oposicin. La libertad que tuvimos
los periodistas de hablar, la conquistabamos a riesgo de
la nuestra personal y de algo mas caro todava: la vida
misma, pues estbamos a la merced de cualquier engreido
deseoso de crearse mritos.








Los civiles armados.

El Gobierno por un lado y los lderes locales por el
otro, armaron de nuevo a la ciudadana o, al menos, a
aquella parte de la ciudadana que les pareca adipta. Se
repartieron millares de revolveres a personas sin morali-
dad que los utilizaron para atemorizar a los que no los
tenan. Estos, naturalmente, se armaron tambien por
otras vas. De ese modo, en su inconciencia, el Gobierno
arm al pueblo y lo puso de nuevo sobre el camino del
desorden y del crime. La Ley del Porte de Armas, -
quizas lo nico bueno que dejaron los yanquis pudo
llamarse : Ley que prohibe el uso de armas a los enemi-
gos del Gobierno . Por otro lado, como se ver, esas
armas fueron las que utilizamos nosotros mas tarde...

La polica secret.

Los yanquis haban organizado un cuerpo de
espionage con dominicanos traidores y malos puertorri-
queos y con l tuvieron el organismo necesario para
aumentar la zozobra del pueblo dominicano. Horacio
Vasquez tuvo tambien su cuerpo de espionaje, lujosa-
mente retribuido y que parece haberse llamado, con este
nombre pomposo traducido del ingls: Cuerpo de
Investigacin y de Inteligencia ". La investigacin en que
aquella horda se ocupaba era la series ms absurda y dis-
paratada de calumnias y en cuanto a la inteligencia del
Cuerpo, es cosa de risa el pensarlo. Todos los matasietes
incapaces de ocupar cargo alguno por manifiesta imbeci-









lidad, tuvieron en el Cuerpo de Investigacin y de Inteli-
gencia un refugio seguro. All calumniaron a su placer,
pero las calumnias y bajezas que salieron de aquellos
cerebros rudimentarios eran cosas ridculas y sin impor-
tancia. Eso de bueno tena el Cuerpo: que no serva para
nada.
Esa mgnifica policia secret no era un secret
para nadie. Nos los sealabamos del dedo en calls y
plazas. Su perspicacia fu tan grande, que cuando la
revolucin se tramaba a gritos en todas parties, averigua-
ron la fecha del pronunciamiento... veinticuatro horas
despus. Este record no lo podra homologar Scotland
Yard.
Sus reports diarios eran mgnificos. El autor de
este libro recuerda una ocasin en la cual un detective
vino a pedirle el favor de copiarle un informed en la
maquinilla de escribir. Lo nico a que se neg fu a decir
el nombre de a quien iba dirigido. Deca as, ni mas ni
menos : Anoche, el Lcdo Leoncio Ramos dict una
conferencia y habl muy mal del Gobierno. Haba much
pblico. Todava no he recibido el cheque de marzo .
Posdata : El General Arias est en esta ciudad. Haga
lo possible por mandarme el cheque .
Todos los periodicos de la ciudad haban sealado
la presencia del general Arias y ya se haban publicado
los comentarios elogiosos sobre la conferencia del Licen-
ciado Ramos. De lo nico que no se haban ocupado era
del cheque del detective .
Sinembargo, por su ignorancia fantstica, aquel








Cuerpo de Investigacin y de Inteligencia fu una verda-
dera amenaza para la sociedad dominicana.
Favoritismo.
El ms descabellado favoritismo rega todas las
acciones del Gobierno. Cuando alguien era llamado a
ocupar algn cargo, se segua la clara linea por donde lo
obtuvo : pariete de fulano, hijo de sutano, novio de fula-
nita. Si alguien lograba una contrata, se poda ver : el
ministry Tal, le hace la corte a la seora de Menganejo y
Menganejo est financiando a Tal, o, X, es el novio de
W, que es prima de Z, por Y, que es Ministro. O, mas
simple : P, regal hace un mes un caballo al Presidente,
ahora P. va de Ministro Plenipotenciario. Todo as, como
si se estuviera jugando. En realidad, se estaba jugando
con fuego...
Corrupcin de la Justicia.
A todo esto, la misma Justicia national haba segui-
do el declive hacia la mas franca corrupcin. No ignora-
mos que en los tribunales y Cortes, ocupaban su sitio
hombres ntegros para los cuales lo nico important era
el exacto cumplimiento de la Ley. Pero hasta llos < los
casos de justicia slo llegaban filtrados y por los
Jueces de Instruccin y por los Procuradores Fiscales, que
dirigan, en una aplastante mayora, verdaderas oficinas
de hacer poltica partidarista. Process archivados no se
ventilaban, porque convena dejar al culpable en la crcel
much tiempo o convenia dejarlo en libertad si estaba
libre. Asuntos escandalosos fueron descalificados ,
cuando el Juez de Instruccin tena instrucciones de








hacerlo. La justicia se prostituy. A tal grado lleg la
seguridad del pueblo sobre esa prostitucin, que recor-
damos el hecho siguinente. Vago ejemplo, entire miles :
En el poblado de Tamboril. El nombrado Jos Estrella
abri de un machetazo la cabeza al nombrado Jos
Estevez. Premeditacin, alevosa. Todos los agravantes.
Vimos a Jos Estrella en la prisin preventive de la co-
mn y all nos declar sonriente: uNo me harn nada,
porque lo he preparado todo bien. Yo era de la oposicin
pero desde hace una semana me inscrib horacista .
Naturalmente, como se trataba de una persona sin
( prestigio , fu condenado a algunos meses de prisin,
pero el ejemplo sirve para hacer notar lo que pensaba un
campesino de la Justicia Dominicana bajo el Gobierno de
Horacio Vasquez.
La Justicia se usaba como instrument poltico,
atemorizando con su rigor u ofreciendo su benevolencia,
para crear adiptos al Gobierno. Y, en todas parties el
escndalo.

No igualdad en la
aplicacin de la Ley.

Del prrafo anterior se desprende que la Ley no
poda ser aplicada con la estricta igualdad necesaria a
todos. Aquel relajamiento de la moralidad cre su secta
de privilegiados que podan pasar por encima de lla.
Los haba que sufran multas, prisiones, inspecciones a
cada moment y en todas las classes sociales haba gentes








contra las cuales la Ley no poda nada, porque estaban
amparados por su condicin de gobiernistas .
En las comunes, los Alcaldes, aumentando su igno-
rancia con la mas inmensa procacidad hacan de la
Ley un cuento maravilloso para cazar incautos: Vistas
las atribuciones que me concede el artculo... declaro :
Y entonces declaraban una imbecilidad, para conse-
guir un voto ms.
Y el pueblo iba sufriendo.

Situacin de los
Ayuntamientos.

Al capricho de los lideres locales, casi todos los
Ayuntamientos fueron nombrados, en comisin por el
Ejecutivo, sin tender para nada las verdaderas necesi-
dades y urgencias de las comunes. En ellos mandaba el
lder que varias veces presida las sesiones, de hecho o de
derecho y en ellas no se trataban otros asuntos que los que
a este convenan. Los intereses locales no tenan impor-
tancia: todo era la political. Los Sndicos Municipales
ejecutivo de los municipios no eran mas que puros
y simples agents polticos, otorgando prebendas y favo-
res. Mientras mas lejana la comn o mas ignorantes sus
habitantes, mas se agigantaba en lla y se haca peligrosa`
para sus moradores la presencia del Sndico. Por otrol
lado, en casi todos los Ayuntamientos, robaba el lider1
y robaba todo aquel que poda. Era lo peor de todo : la.
anarqua en la anarqua.








Los Alcaldes Pedaneos.

La institucin de los Alcaldes Pedneos especie
de semi autoridades campesinas es algo cuyas
pocas ventajas, al lado de sus enormes desventajas, nos
han hecho career siempre que se trata de una desorga-
nizacion nuestra que debiera ser suprimida o cuanto
menos seriamente reformada en sus atribuciones.
El Alcalde Pedneo es una autoridad campesina que
sirve como agent auxiliar a la organizacin policial.
Algunos cumplen; los ms, no hacen nada. Pero esas
semi-autoridades tienen derecho a portar armas y... el
campesino dominicano idolatra las armas. Bajo el Go-
bieno de Horacio Vasquez se centuplicaron los Alcaldes
Pedneos y constituyeron la mayor amenaza para la
familiar campesina, con sus jactancias bravuconas y con
su machismo anacrnico. Nadie sabe lo que es un Alcalde
Pedaneo en ciertas secciones remotas. Es Dios. Es algo
mas todava: es un Dios con revolver y que bebe aguar-
diente. El Gobierno de Horacio Vasquez crey tener en
llos una fuerza. Nota al margen: en veinticuatro horas,
la Revolucin se arm con todos los revolveres de los
Alcaldes Pedneos.

Obras Publicas.
Contratos ridiculous.

Por el departamento de Obras Publicas, se nos fu
casi toda la sangre. Eso s61o dara material para un libro.









Se comenzaban obras que no se terminaban, todo a golpe
de millones. Estudios, proyectos, contra proyectos.
Pesos, pesos y mas pesos. Si por casualidad se terminaba
una obra buena, veamos con espanto que haba costado
veinte veces ms, no solo de lo que representaba si no
hasta de lo que se pens, contando todos los lujos de
detalle . Era el delirio: se hacan carreteras con el nico
objeto de abrir camino a la finca de un lider. Se aban-
donaban obras no comenzadas porque se haban ago-
tado los fondos , se inventaba todos los das alguna
nueva manera de gastar millones... para administrarlos...
Y los contratos que se realizaron bajo aquel Gobier-
no es algo enorme tambien.
Onerosos y ridculos, nadie comprenda nada. Con-
cesiones. Subvenciones, primas. De todo y a granel. La
Historia de las subvenciones, concesiones y contratas
otorgadas por el General Vasquez, es algo que debe ser
escrito con toda la documentacin necesaria y publicado
como obra de texto para las ctedras de moral. Scrates
alejaba a sus discipulos del vicio del alcoholism, por un
sistema parecido. Han dicho.

Emprstitos.

Naturalmente, la Republica Dominicana no es tan
rico filn que permit tanto lujo, tanto robo y tanto
descaro. Para sostenerlo, el Gobierno acudi varias veces
a los emprestitos: contratados en U. S. A.
Ya se sabe lo que esto quiere decir: por un lado se
comprometa en convenciones y clasulas la soberana de









la Republican y por el otro se despilfarraba todo aquello.
Ochenta y seis millones de pesos oro se evaporaron
as, en aquella fiesta.

Sueldos para la poltica.

Cuando una persona consegua un cargo en la admi-
nistracin, deba dar el valor de un sueldo al partido
horacista. Pagado el valor de ese sueldo de un mes, el
empleado deba pagar al partido durante todos los otros
meses un cinco por ciento del mismo. Adems, otro tanto
por ciento para la Cruz Roja (?) y otro tanto por ciento
para un fondo que era algo as como para cubrir lo que
otros empleados podan robar.. Justos por pecadores. En
pocas de campaa electoral, el tanto por ciento que
confiscaba el partido del Gobierno variaba en magnitude :
un quince, un veinte, un veinticinco por ciento. Un ejem-
plo de todo esto, lo encontramos en los dos sueltos que a
continuacin copiamos, publicados en La Informacion
de fecha 11 de Enero de 1930:
UNA EXCELENTE MAESTRA DE ESCUELA
QUE HA SIDO DESTITUIDA PORQUE NO PUEDE
VOTAR EN LAS PROXIMAS ELECCIONES
En la Escuela Nocturna que funciona en el local de la Es-
cuela Paraguay , de esta ciudad, ha sido suspendida, por
economic, una profesora y con ella todo un curso.
Es director de esta escuela nocturna el senor Jos Bretn, y
son profesores los seores Felix Perez, Carlos A. Valdez y la
seora Lal Balcacer.
El curso que mejor march segn hemos tenido informed
fidedignos, es el que est a cargo de la seora Balc/cer, por-









que ha sido siempre la ms cumplida y la que ms amor ha
puesto en sus labores de ensenanza.
Los otros dos profesores, no son tan cumplidos y sus cur-
sos no marchan tan bien como el de la profesora Balcacel. El
primero, muchas veces, pone en su lugar un monitor, escojido
-entre los mismos alumnos de la Escuela y el segundo ha sido
un tanto descuidado, segn los datos que tenemos.
As pus, el nico curso que vale la pena en ese plantel
nocturno, es el que atiende la seora Balccer.
Al recibirse la rden de suspender un curso, la cosa fu
sometida, como siempre se hace en esta desgraciada organiza-
cin poltica que sufrimos, a la decision del lider politico local,
y al abrirse las classes, despus de las vacaciones de pascuas, y
al ir a ocupar su puesto la seora Balccer, que es una pobre
seora que vivia escasamente del pequeo sueldo que ganaba
como maestra, recibi, de boca del Director Bretn, la noticia
de que el curso que lla atendia haba sido suprimido.
Ella, como es natural, aleg sus razones e hizo valer ante
el Director su buena labor docente, por haber preparado el
mejor curso que tenia la escuela. El seor Bretn sabia eso muy
bien, pero l no poda hacer nada en favor de la pobre seora
despedida, por que la razn que se tuvo al destituirla a lla y
no a uno de los dos profesores, fu la de que estos dos RE-
PRESENTABAN DOS VOTOS en las prximas elecciones
mientras que la seora Balccer no puede votar. Adems, se
ha alegado al tomar esta decision el hecho de que por incum-
plido que sea alguno de los profesores, tiene la ventaja de que
adems de ser un VOTO, puede escribir en los peridicos go-
biernistas y defender la reeleccin.
Esto viene a demostrar una vez ms, que con los dineros
del Estado no se le est sirviendo al pueblo, sino se sirven,
pura y simplemente, los intereses del partido en el poder; no se
pagan maestros para que ensenen a los que no saben, para
que cumplan el sagrado apostolado de llevar luz a las concien-
cias oscuras, sino lo que se paga en los maestros de escuelas
es exclusivamente su condicin apta para depositar un voto









en las urnas electorales de acuerdo con los intereses de los hom-
bres que detentan el poder.

LA EXPONTANEA CONTRIBUTION
DE LOS EMPLEADOS PUBLICOS
PARA LOS GASTOS ELECTORALES

Hoy en la maana fueron convocadas todas las maestras
de escuelas rurales para que asistieran a una reunin en la ofi-
cina de las Inspectorias de Instruccin Pblica, en esta ciudad,
acudiendo un gran nmero de ellas.
Esta reunin tuoo por objeto primordial, recabar de todas
esas maestras las firmas a las cartas-circulares, por la cual han
de aparecer stas como contribuyentes EXPONTANEAS con
el 25 por ciento de sus haberes mensuales por el trmino de
cuatro meses, para los gastos electorales del Partido en el
poder.
Las pobres maestras, que no son ciudadanos, puesto que
en nuestro pas no se ha establecido todavia la ciudadania para
la mujer y por ende no son miembros, ni pueden serlo, de nin-
gn partido politico, tienen que aceptar expontneamente n
esta incalificable imposicin, so pena de ser destituidas de sus
cargos.
No puede ser ms inicua la media, ni ms reprochable la
gestin que realize el gobierno, actuando como un partido po-
litico que impone contribuciones a los empleados plblicos para
su campaa reeleccionista.
El mtodo es sencillamente indecoroso.

La escuela.

En ciertos parrafos de los sueltos reproducidos ms
arriba, podr el lector darse cuenta de cual era la situa-








cin de la escuela. Bstenos decir aqu que la escuela, y
sobre todo la primaria, fu tambien invadida por la pol-
tica, adulterndola y corrompindola. Todo eso unido a
los mas infames sistemas pedaggicos.

Reformas a la Constitucin.

Cuando el Gobierno quera hacer algo que era im-
pedido por la Constitucin, no se pensaba much tiempo :
se reformaba la Constitucin. As vimos la mas ridicule
series de reforms, que nos la fueron dejando, la pobre-
cita, en un estado lamentable. Aquello no era una cons-
titucin; era una veleta. Hubo ocasin en que no pudie-
ron publicarse las reforms : habian sido reformadas
antes! Y todo eso se haca en inters partidarista, con la
mira fija en la eterna hegemona del partido horacista.

Prolongacin.

Horacio Vasquez habia jurado una constitucin y
despues se prob que no era aquella, sino otra la que
haba jurado. Cumplido su period de cuatro aos, pro-
lngose dos ms. Todo esto en reforms y reforms y
jurando una constitucin que no era, para poder hacer las
cosas como lo deca la que era. De todo aquello haba para
volverse loco. Felizmente, el nico que cay en demencia
fu el Gobierno. Para aceptar la prolongacin de su
mandato, Horacio Vasquez jur que lo haca por voca-
cin de sacrifice y certeza de ser el nico capaz de salvar
a su pueblo.









Tentativa de reeleccin.

Todava no cumplido su period < prolongado ,
Horacio Vasquez iba a reelegirse por los medios que
conocer mas adelante el lector. El manifiesto suscrito
por l y en que tan buena nueva se le anunciaba al
pas, es el siguiente que reproducimos ntegro por pare-
cernos inefable :
AL PAIS.
El ineludible imperio de las circunstancias me impone hoy
asumir una actidud que antes pudo parecerme extraa, y que
sin duda se opone a cierto fundamental concept que man-
tengo en lo que atae a la necesidad y conveniencia de que
el Jefe del Estado sea reemplazado al terminar el period para
que fu elegido.
He sostenido siempre que si bien fueron los atentados a
la libertad la causa principal de nuestras pasadas conmociones
political, tambin contribuy a agravarlas el mal consejo de
aspiraciones impacientes, y que conviene a la indole inquieta
de nuesto pueblo el cambio frecuente de mandatarios.
Nada complaceria tanto mi vanidad de hombre como apro-
vechar la oportunidad de desdear el poder, en la gallarda ac-
titud de un superior desprendimiento, ahora que esa oportu-
nidad se me brinda con la seguridad de una victoria electoral
cuya grandeza no podra empequeecer ni an la probreza
del disidente inters que se le opone.
Acepto, sin embargo, sin vacilar, que mi nombre sea
postulado para la Presidencia de la Repblica en el prximo
periodo, en la seguridad de que cumplo un gran deber y
presto a mi pas un eminente servicio.
Si slo fuera mi partido el que demandara de m tal acti-
tud, acaso no habra encontrado en ese rasgo de abnegada fide
lidad de mis viejos compaeros razn bastante para asumirla.









Pero un fenmeno politico sin precendente en nuestra historic,
ha hecho que el partido que fu nuestro traditional opositor,
y que lo fu singularmente en la contienda electoral de 1924, la
Coalicin Patritica de Ciudadanos, se una al Partido Nacional
para proclamar la necesidad de que yo sea reelegido ; y por
sobre el concerto de los partidos militants, la voz desapasio-
nada y serena de las classes neutrales ; expresada reiteradamen-
te y en forma a veces en realidad inesperada, han infundido en
m la persuacin de que aceptar la reeleccin es un deber.
Si alguna honest advertencia hubiera venido a fortalecer
mi natural prevencin contra candidates que ejercen las ms
altas funciones de Poder, yo me abstendria de serlo ; pero no
veo en los escasos ncleos de oposicin que parecen existir si-
no una cantidad muy reducida de opinion pblica incapaz de
discutir el triunfo seguro del Partido Nacional y de las dems
fuerzas polticas y no polticas que favorecern en las urnas mi
candidatura presidential.
Y cuando mi eliminacin creara una posibilidad de triunfo
para las facciones disidentes, mi deber de continuar en el Po-
der seria ms imperative de lo que es, porque qu obra perdu-
rable y satisfactoria para el bienestar de la Repblica podra
realizar una oposicin heterognea y dividida por la discusin
de intereses que son una vaga aspiracin?
La obra del Gobierno en este primer perodo que ha segui-
do al de la ocupacin military americana, ha estado sobrecar-
gada par una singular responsabilidad : ha sido, sobre todo,
obra de educacin y de regeneracin ; obra de enseanza
prctica y experimental de los mtodos liberals ; obra de
transformacin de las ideas y las prcticas political; obra en la
cual me han dado una cooperacin sincera y eficiente los Li-
cenciados Francisco J. Peynado y Elias Brache hijo, quienes
adoptaron commigo el empeo de sustentarla en los das en
que por esfuerzo comn se concert el Plan de Liberacin.
Mi ms alta ambicin es la de trasmitir el Poder a otras manos,
y que esto se verifique sin que se rebaje ni padezca el nuevo
rgimen de gobierno institudo, y por superior mandato de las









mayoras populares ; de manera que el progress politico alcan-
zado en estos ltimos aos, no se mire como la obra transitoria
del temperament y las idas de un gobernante, sino que que-
de en las instituciones mismas.
Debo aplazar esta mxima aspiracin de mi vida, por con-
sideraciones de un orden superior, y lo hago con nimo re-
suelto.
Dejo as satisfecho el deseo de la mayoria de mis compa-
triotas, y disipada la incertidumbre que mi silencio habia crea-
do en relacin con el resultado de las elecciones que han de
verificarse en el pr6ximo ao.
HORACIO VASQUEZ.
Santo Domingo, 22, de Octubre de 1929.

Ese manifiesto motiv las mas airadas protests de
parte de todas las personas sensatas, siendo digna de
notarse la mgnifica del Licenciado Leoncio Ramos. El
pueblo murmuraba ya : No se reelije .
El editorialista de La Informacin coment el
manifiesto de Horacio Vasquez de la manera siguiente
en la edicin del 25 de Octubre de 1929:
LO QUE EL PDTE. VASQUEZ DICE Y LO QUE HA
DEBIDO HABER DICHO.
El President Vsquez dice :
Nada complacera tanto mi vanidad de hombre como
aprovechar la oportunidad de desdear el Poder, en la gallarda
actitud de un superior desprendimiento, ahora que esa opor-
tunidad se me brinda con la seguridad de una victoria electoral
cuya grandeza no podra empequeecer ni an la pobreza del
disidente interns que se le opone. Acepto, sin embargo, sin va-
cilar, que mi nombre sea postulado para la Presidencia de la









Repblica en el prximo perodo, en la seguridad de que cum-
plo un gran deber y presto a mi pas un eminente servicio.
L6 que el Presidente Vsquez ha debido decir, de acuer-
do con la generalidad del pueblo, es lo siguiente :
Nada complaceria tanto mi vanidad de hombre como
aprovechar la oportunidad de seguir en el poder, ahora que esa
oportunidad se me brinda con la seguridad de una victoria
electoral. No acepto, sin embargo, que mi nombre sea postu-
lado para la Presidencia de la Repblica en el proximo pero-
do, en la seguridad de que cumplo un gran deber y presto a
mi pas un eminente servicio.
El President Vsquez agrega:
Mi ms alta ambicin es la de trasmitir el Poder a otras
manos, y que esto se verifique sin que se rebaje o padezca el
nuevo rgimen de gobierno instituido, y por superior mandate
de las mayoras populares ; de manera que el progress pol-
tico alcanzado en estos ltimos aos, no se mire como la obra
transitoria del temperament y las ideas de un gobernante,sino
que quede en las instituciones mismas. Debo aplazar esta m-
xima aspiracin de mi oida, por consideraciones de un orden
superior, y lo hago con nimo resuelto.
El President Vsquez debi agregar :
Mi ms alta ambicin es la de trasmitir el Poder a otras
manos, y que esto se verifique para qua no se rebaje o padez-
ca el nuevo rgimen de gobierno instituido ; de manera que el
progress poltico alcanzado en estos ltimos aos, no se mire
como la obra transitoria del temperament y las ideas de un
gobernante, sino que quede en las instituciones mismas. No
debo aplazar esta mxima aspiracin de mi vida, por considera-
ciones de un orden superior, y lo hago con nimo resuelto.
Por no estar ese document pblico del Presidente Vs-
quez, concebido y ejecutado en la segunda forma indicada
por nosotros, carece de altura, y no slo carece de altura por








su divorcio con la democracia so por su falta de claridad y
buen sentido. A sernos permitido destruirlo probando su falta
de sentido lgico y gramatical, lo haramos; pero ello se sal-
dro del marco de nuestro program periodstico, aparte de que
podra ser interpretado como obra de apasionamiento o prurito
de sapiencia en material de lenguae.
Hay promesas que son sagradas y ellas son las que los
aspirantes a cargos pblicos le hacen al pueblo. De tal modo
comprendi el Gral. Horacio Vquez, cuando aspiraba a la
Presidencia de la Repblica, lo sagrado de esas promesas, que
llam a las suyas compromise de honor con el pas. Y para
ms obligarse al cumplimiento de ese compromise, hizo una
vez llegado al Poder, que la Constitucin fuera reformada de
modo que prohibiese al Presidente reelegirse. Ms sagrado que
eso........ el mismo Dios I
No se comprende, pues, cmo dice el Presidente Vsquez
La obra del Gobierno en este primer perodo que ha seguido
al de la ocupacin military americana, ha estado sobrecargada
por una singular responsabilidad ; (convenido) ha sido, sobre
todo, obra de educacin y de regeneracin; (palabras) obra de
enseanza prctica y experimental de los mtodos liberals ;
(buena libertad!!) obra de transformacin de las ideas y de las
prticas polticas ; (nuevas y abundantes palabras, que la
reeleccin desmiente).

Casi a la vspera de la revolucin, cuando el Gobier-
no se creia ms fuerte y Horacio Vasquez estaba seguro
de reelegirse, el editorialista de (La Informacin estu-
diaba, por milsima vez, la psicologa del viejo gober-
nonte y lo presentaba en esta forma a sus lectores :

LA PSICOLOGIA DEL PRESIDENT VASQUEZ.
Don Horacio Vsquez cree, firmemente, que tiene perfil
de civilista. Hay personas que se reconocen carentes de una









facultad superior que las distinga, y hacen career que tienen esa
facultad.
Don Horacio no pertenece a estas personas. El se engaa
cuando cree que su postulacin para Presidente de la Rep-
blica en el prximo period constitutional es una necesidad
para el pas.
Se engaa porque no se conoce a s mismo, pero no trata
de engaar al pueblo hacindole career que l es un gran pol-
tico con la conviccin de que no lo es.
No, para nosotros, don Horacio procede, en su creencia de
que tiene aureola patricia, como si realmente la tuviese. El
cree que su gobierno es el mejor de cuantos ha habido en el
pas. Cree que cada ciudad de la Repblica tiene una calle con
su nombre porque los cabildos actuales saben hacer justicia.
No presume que se ha hecho eso para halagarlo sino para re-
conocer un mrito indiscutible.
Cuando ve que se insina pedir para l el Premio Nobel
de la Paz, admite que haya razn para pedirlo. Cuando se le
ofrece una medalla de honor por su ejercicio como gobernante
no sospecha que se trate de una hbil gestin poltica con el
objeto de lograr algn fin : entiende que el homenaje es sin-
cero y que debe aceptarlo como merecida recompensa moral
por el alto servicio que cree haberle prestado a la Repblica.
cuento a la Repblica.
Cuando observe que el Lcdo. Elias Brache hijo lanza al
pueblo dominicano un document en el cual lo recomienda
como candidate nico a todos los partidos polticos, cree en la
sinceridad de ese document.
Y es que l est obsedido por la idea de que el pas lo
necesita, de que l represent la paz del pueblo dominicano,
de que su separacin del poder puede acarrearle males sin
cuento a la Repblica.
Lo repetimos, l no finge career eso: lo cree a pie juntillas.
Hora tras hora viene sonando en sus odos la frase de encare-
cimiento. Ve que estando en un hospital de Baltimore, a donde










fuera en busca de salud, recibe, de la generacin que se educa,
mensajes que envuelven un reconocimiento de su superioridad
como mandatario, y no piensa que eso sea obra de los politicos
que ocupan plazas de maestros. Cree firmemente que es el
alma tierna de los nios la que anima esos mensajes.
Ningn Presidente de Repblica ha sido ms agasajado
que l. Sobre nadie han llovido ms tributos. Todo eso, reci-
bido a diario, hora por hora, ha ido formando en el espritu de
este hombre la idea de que su gobierno es modelo de reg-
menes y de que l es una necesidad para la paz material y
moral del pas.
Es un equivocado que no advierte su equivocacin. Y un
hombre en esas condiciones es una de las peores calamidades
que le puedan sobrevenir a un pueblo. Cuando ms graves
son los errors de su administracin, propone un legislator que
se le nombre Benemrito de la Patria. Ante la lluvia de pro-
testas, que l tuvo por mala fe de sus contrarios, opt por no
aceptar el ttulo, mas no porque considerara que no lo mereca.
Cree l que lo merece y es sincera su creencia porque no en-
gaa, sino que se engaa. Entre engaar y engaarse hay una
enorme diferencia. Si se desengaara sera un hombre salvado.
Un desengao arrojara much luz en su cerebro. Comenzara
por despedir de su lado a los falsos amigos y a todos cuantos
le han hecho career que la Reeleccin es deseada por el pueblo.
Ms an, que es el pueblo quien la pide. En cambio, l da
por seguro lo afirmado. Una obsesin aguda lo domina. Nada
se hace que no se le consulate. Est endiosado. Cree que ha
nacido por obra de un designio providencial para dirigir este
pas. No es raro que persista en reelegirse.
Cuando est ms dbil, se cree ms fuerte, condicin
propia de los que no son enteramente dueos de s mismos.
Creemos que le ha llegado su hora. El no advierte su propia
debilidad, as fsica como poltica. Se le va la vida como se le
va el mando de las manos. La fuerza que antes tena, ya no
la tiene. Su decision no es ya lo que fu antes. Est en el ocaso








y se cree en el medioda. Le ocurrir un caso nada raro en
estados como el suyo : morir sin saber que se est muriendo.
As se ir del pas, camino de la tumba y de la historic.


La adulacin.

Eternamente rodeado por sus incondicionales in-
condicionales ms bin de las piltrafas que l les dejaba
roer Horacio Vasquez vivi siempre en una pesada
atmsfera de adulacin y de mentira. Sus Ministros, sus
Senadores, sus Diputados, todos aquellos que por dife-
rentes razones frecuentaban la Mansin Presidencial, iban
adquiriendo poco a poco mentalidades maleables de do-
msticos serviciales y asalariados. A todo moment le
ocultaron la verdad; verdad que, por otro lado, el mismo
Horacio Vasquez nunca quiso conocer. Homenajes,
mensajes, felicitaciones, adhesiones : todo obligado, todo
forzado, pero todo rimbombante y fastuoso con:o con-
vena en aquella Barataria sin Sancho Panza, cmica y
desgraciada. Los nicos que se doblaban expontanea-
mente eran aquellos que lo utilizaron siempre corn biom-
bo para ocultar sus acrobacias y sus indignidades. En
llos era negocio.
Un mes antes de la Revolucin, cuando el pueblo
ya no poda soportar ms, cuando todo en l ers deses-
peracin ante aquel gobierno absurdo, el Seor Vicente
Linares Espejo, Senador de la Republica, present a sus
colegas la siguiente mocin, en la sesin del Senado del
7 de enero de 1930:









TEXTO DE LA MOCION.-:EL CONGRESS NATIONAL
-EN NOMBRE DE LA REPUBLICA-
Senador:
V. Linares E.
Tpico. Galardn al Presidente de la Repblica por
sus gestiones en bien de la patria.
Honorables Colegas :
CONSIDERANDO que el eximio ciudadano Gral. Horacio
Vsquez, digno Presidente de la Repblica, ha dado siempre
las ms elocuentes pruebas de elevado patriotism.
CONSIDERANDO que desde su advenimiento al poder ha
consagrado todos los instantes de su til vida a la renconstruc-
cin national y al mximo desarrollo de la vida del pas en sus
various aspects, cultural y econmico.
CONSIDERANDO que, gracias a sus desoelos, la Nacin
va encauzada por la va de un progress franco y rpido,
CONSIDERANDO que las elevadas dotes de estadista
hbil de nuestro actual Presidente han culminado con el ms
rotundo de los xitos en aquello que fu durante largos aos
preocupacin y anhelo del patriotism national, el arreglo
definitive de nuestras diferencias fronterizas con el vecino
Estado de Hait, mediante el tratado suscrito en esta Ciudad
por los Delegados de ambas Altas parties contratantes,
Y Considerando, en fin, que es de pueblos hidalgos hacer
demostracin ostensible de gratitud hacia sus benefactores, me
permit someter a vuestra consideracin el siguiente proyecto
de Ley :
EL CONGRESS NACIONAL.-EN NOMBRE DE LA
REPUBLICAN.
Ha dado la siguiente Ley:
Art. I :-Se concede al Hon. Gral. Horacio Vsquez, Pre-
sidente de la Repblica, el ttulo honorfico de








BENEMERITO DE LA PATRIA.
Art. 2 :-De las sumas consignadas en el Presupuesto para
1930, en los Apartados G-IOIIOB-14 y G-10120B-14 se destinar
lo necesario para costear la confecci6n de una medalla de oro,
con el Escudo Nacional en alto relieve, en el anverso y une
leyenda alrededor que diga : LA REPUBLICA AGRADECIDA
AL BENEMERITO PRESIDENT VASQUEZ, y en el reverso
grabadas las fechas en que se vote la present Ley y la de la
entrega, que ser el 27 de Febrero pr6ximo.
Art. 3 :-Una comisin conjunta de ambas Cmaras Legislati-
vas har la entrega de esta medalla y un pergamino contentivo
del texto de la present Ley, en acto especial.
DADO etc. V. LINARES E.
Para esa poca ya en todas las ciudades y aldeas
haba una calle que el oficialismo bufn habia bautizado
Calle Presidente Vasquez . Salas de Hospitales lle-
vaban ese nombre. Aldeas enteras eran bautizadas con
el nombre del Gobernante chocheante y, cuando los
aduladores pensaban que iban muy rapidamente en su
camino hacia el ridculo, bautizaban colonies agricolas
con el nombre de la Honorable Seora Doa Trina Moya
de Vasquez, esposa del mandatario. La bajeza que dic-
taba esos actos era tanta, que ofenda ms bien el nom-
bre de la dama, en vez de agregarle honors.
Cuando apareci la mocin del Senador Linares, una
homrica carcajada corri por toda la Repblica. Das
antes, el pas haba ledo, en la prensa gobiernista, un
inefable artculo de Fabio Fiallo, donde este bautizaba a
Horacio Vasquez: Varn de Varones... La exalta-
tin de la pazguatera haba adquirido formas pindricas.
En un suelto de primera plana, La Informacin del 8
de enero, comentaba as la mocin en referencia:









A PETICION DEL SENADOR LINARES, SERA
DECLARADO BENEMERITO DE LA PATRIA AL
GRAL. HORACIO VASQUEZ.
En otro lugar de esta misma edicin publicamos la resea
de la sesin del Senado de la Repblica, celebrada en fecha de
ayer 7 de enero. El punto primordial de esta resea es el texto
complete de la moci6n presentada por el Senador Vicente
Linares, pidiendo sea condecorado el Sr. Gral. Horacio Vs-
quez con una medalla de oro y con el ttulo honorfico de Be-
nemrito de la Patria.
No content el Senador Linares de presentar esa mocin,
trat de forzar sobre lla la atencin inmediata de la Asam-
blea, pidiendo que fuese declarada de urgencia y de pe-
rentoria necesidad como si de su aprobacin hubiese reca-
bado algn beneficio el pas, como si de Ulla resultase algn
bien para la patria, como si esa mocin hubiese sido redactada
con el fin de cubrir alguna necesidad national, de remediar
algn dolor, de crear una escuela, un hospital: algo de utili-
dad. Pero no ; empinado en un alarde pueril de palaciego, de
hombre de recmara, el legislator olvida a su pueblo, a su
pas, a su patria, y sintindose marioneta ilgica en el guignol
de acrobacias actuales, se content con el rol comodn y gro-
tesco del aclito que maneja el incensario frente a las impasi-
bilidades del dolo.
El President del Senado, quizs por pudor, quizs por
esa infinita nonchalance de nuestros legisladores, no quiso
reconocer tan imperiosa urgencia ni tan perentoria necesidad y
juzg, desde el Olimpo radiante de su dignidad, que veinte y
cuatro horas ms tarde tambin tendra su razn de ser esa
mocin, y, quieras que n, el Senador Linares tuvo que conte-
ner su impaciencia de reconocimientos hasta hoy.
La mocin ser aceptada, naturalmente. Pero no dejar de
ser un gesto desgraciado y ridiculo, fruto de la obsequiosidad
de que hace gala la camarilla siniestra que Monseor Nouel
llamara la vil polilla palaciega. Su ridiculez es tanta, que ni
siquiera agrega prestigio al hombre a quien va dirigida, pero s









aplasta bajo su peso de cosa inslita a toda la corporacin que
la acoge y la apadrina.
Horacio Vsquez no es, bajo ningn concept, un Bene-
mrito de la Patria. No lo ha sido jams. No lo ser jams, ni
an viviendo centenares de aos No est estructurado para
eso, no siente eso, no entra en sus planes serlo nunca.
Ciudadano que surgi al fragor de la vida accidentada,
amparado por todas las circunstancias y todos los azares, su
labor en bien de la Patria ha sido negative, desde el comienzo
hasta el fin.
No hablamos como oposicionistas. Hablamos como ciuda-
danos dominicanos, con derecho innegable de discutir y co-
mentar las decisions oficiales.
? Dnde y cundo se ha revelado esa aptitud de Benem-
rito, del Gral. Vsquez? Desmintiendo en la actualidad todo
su credo de revolucionario, pisoteando el lirismo ideolgico
de todos los manifiestos suscritos por l en la manigua, pasando
por encima de la constitucin que jur defender y respetar,,
reformndola cuantas veces convino a sus intereses personales,
prolongndose , reeligindose , permitiendo que la pol-
tica caudillista minara el basamento de la Justicia Nacional,
desordenara la Escuela ; fomntase toda clase de irregulari-
dades, insuficiencias ; llevando personalmente la poltica hasta
las ms infimas nimiedades, creando un malestar tan notorio
y tan peligroso dentro del mismo mecanismo del sistema que
preside que recin estuvimos al ver las consecuencias cuando
su ausencia del pas casi precipita una series de acontecimientos
dolorosos.
Cundo, en su period presidential, ha dado margen el
President Vsquez para ser llamado Benemrito? Nunca.
Porque si algo bueno ha hecho su Gobierno, no ha sido ni la
centsima parte de lo que debi y pudo hacer, habiendo co-
menzado su mandato en circunstancias excepcionales de paz y
anhelo de trabajo, cuando todos los dominicanos soaban con
la redencin de su pasado humillante mediante el sudor y el
esfuerzo. Cunto ha costado ese poco hecho al pueblo ? En









qu condiciones est el pueblo en la actualidad ? Prspero ?
Que lo digan los que se mueren de hambre por los campos de
la Linea Noroeste y que lo digan los campesinos de todo el Ci-
bao que estn sufriendo estrechez y miseria.
La Misin Dawes, la poda de empleados, los emprstitos
repetidos, las concesiones, las contratas disparatadas, las ven-
tas ilgicas: qu son, sino pruebas evidentes e irrefutables de
una incapacidad administrative a toda prueba, que no necesita
ser discutida ?
El Seor Gral. Horacio Vsquez, lo repetimos, es un ciu-
dano con suerte, nacido en una poca de audaces oportunis-
mos en la cual hasta el tamao fisico tenia su influencia en el
destino de las gentes, ni totalmente ignorante, ni totalmente
sabio, un hombre como casi todos los de entonces : buen co-
nocedor de los caminos reales, de los compadres de todos los
compadres, y con ese algo de ambicin y de anhelo de llegar a
disponer del mando y del Poder, como quien se apodera de al-
go, que era patrimonio de los hombres de entonces.
En vida del General Heureaux, SU CONGRESO, lo de-
clar Pacificador de la Patria y a una Provincia se le di ese
nombre. El mismo Gobierno del General Horacio Vsquez,
considerando, quizs, injusto ese reconocimiento national ha-
cia el tirano de bronce, lo tira al olvido y lo sustituye con el
nombre preclaro y lleno de purezas de Duarte. No es una lec-
cin o un ejemplo ?
Cuntas de esas Calles Presidente Vsquez, subsistirn
maana cuando surja otro Gobierno ? Y estar bien, porque
61lo el pueblo desde el fondo de su amor o de su odio tiene
fuerza para bautizar regions o fechas y no es la adulacin ba-
rata de dos o trees sanguijuelas de presupuesto lo que podr
orcer el rumbo de la normalidad y de lo razonable.
El President Vsquez no es un Benemrito de la Patria.
Es tan slo un revolucionario fracasado, porque es un fracaso
el entierro de todos sus soados ideales de enantes, y un Pre-
sidente de la Repfblica que se ha prolongado y se ha ree-
legido de espaldas a los interests sagrados de la nacin.









Y el Senador Linares es, perfectamente, el tipo ideal de
Senador en un sistema tan brillante como el que ha implan-
tado el propio general Vsquez.
Y el humorista Agustn Aybar, Parlero, -
redactor de La Informacin se haca eco del choteo
popular que todo aquello suscitaba, de la siguinente
manera:
CHARLA POLITICAL.
Muchos han considerado descabellada la idea del pern-
clito varn de capa y espada don Vicente Linares, lejislador y
combatiente, de darle el titulo honorifico de Bnmrito de la
Patria, a nuestro honorable Presidente Gral. Horacio Vquez.
Esta idea ha sido criticada, censurada, mejor dicho.
Pero nosotros, por nuestra parte, creemos que, si esa idea
.merece censura, es tan solo por haberse quedado corta en los
tributos que deben hacrsele al Gral. Horacio Vsquez.
Don Horacio tiene todos los merecimientos.
Don Horacio es un predestinado de la gloria.
Y el pas hara muy bien llegando a la exageracin en ma-
teria de homenaje para l, mxime en esta poca en que se
encuentra postrado por el dolor, para que ese tributo de su
pueblo, dulcifique en algo los merecimientos fisicos que sufre.
Don Horacio Vsquez es el nico que ha merecido en vida
que a una calle de cada ciudad de la Repblica se le ponga
su nombre.
Don Horacio Vsquez ha sido el nico en la Repblica,
que estando vivo, ha merecido todas las glorificaciones que el
agradecimiento de los pueblos reserve siempre para sus varo-
nes preclaros que han dejado de existir.
Don Horacio ha triunfado sobre el principo de las glorifi-
caciones a los heroes despues de la muerte y ha impuesto su
gloria estando vivo todavia.
Por eso solo la merece todo.
Por eso nosotros consideramos escaso el tributo que se pro-








pone el Senador Linares que le sea hecho ahora al Presidente
Vsquez.
Benemrito de la Patria es muy poca cosa para Don Hora-
cio ; c Benemrito es una nota calificadora que a cada rato
se le da a los estudiantes, y a don Horacio no se puede com-
parar con un estudiante, don Horacio debe ser, cuando menos,
Catedrtico.
Que busque otro ttulo mejor, el Senador Linares y noso-
tros lo apoyamos decididamente en su prop6sito.
El de Benemrito de la Patria que se lo coja para l
el Senador Linares para que lo use los das de fiesta, y que
busque otro que le cuadre a la personalidad homrica del Ge-
neral Vsquez.
Un ttulo que sea ms grande.
Ms dignificador.
Ms impepinable ante la posteridad.
Por ejemplo, el titulo de San Caralampio es muy
bonito.
Y muy digno.
Tambin se le puede hacer su ermita.
PARLERO.
Es bueno hacer notar que para esas mismas fechas,
se anunciaba que la Ley Electoral-de la cual nos ocu-
paremos ms adelante-no sera reformada segn lo
reclamaba todo el pas y se avisaba que los gastos para la
campaa electoral los sacara el Gobierno de los sueldos
de los empleados pblicos.
Pero los aduladores prosiguieron como siempre, im-
pertrritos, hacindole career al General Vasquez que era
un gran estadista y una necesidad para la Republica.
Y l los crea firmemente, porque siempre tuvo una idea
parecida sobre su persona. Hasta se permiti el lujo de
rechazar la idea del Senador Linares, con un desprendi-








miento de hombre que pensaba que esa dignificacin
expresa no era necesaria cuando ya el pais, tcitamente,
se la haba acordado desde haca tiempo. Algo de eso,
se descubre en su mensaje al respect.

El caso Vasquez-Born.

Recin derrocado Horacio Vasquez, el gran diario
dominicano ( La Opinin logr aquirir cierta corres-
pondencia autgrafa y privada de este mandatario diri-
gida al de la vecina republican de Haity, donde parece
haber sido cuestin de una especie de pacto secret entire
ambos, bajo el amparo yanqui, para gobernar ad-libitum
y en buena hermandad en toda la isla. Esto es, una
sociedad real entire Vasquez y Born, accionarios en la
misma empresa de desverguenza. El citado diario no ha
publicado integramente esa correspondencia, por cierto
pudor comprensible, y no hemos podido obtener detalles
concretos. Nos dolera, como dominicanos, tener que
agregar un prrafo de traicin de lesa patria a este cuadro
tan sombro ya.

Miseria general.

Ni los emprstitos inconsultos, ni los impuestos
descabellados, podan equilibrar la Hacienda Publica,
atacada por todos los flancos por aquella jaura furiosa
e insaciable. Los sueldos se pagaban con various meses
de retardo y en el mes de la Revolucin, todo el pas








estaba enterado de que el Gobierno no sabia como seguir
atendiendo a las obligaciones de la deuda.
El pueblo sufria hambre. En ciertos sitios de la Linea
Noroeste, hubo families que comieron care de perro y
que murieron por carencia de alimentos. No haba traba-
jo. No haba manera de ganar el pan. La prensa indepen-
diente denunciaba todo eso diariamente y era desmentida
por la prensa gobiernista y por los empleados del Gobier-
no que escriban artculos laudatorios. Pero el xodo
de families famlicas que abandonaban sus hogares y
constelaban de piedad las rutas, deca bien claro de que
lado estaba la verdad. La realidad del cuadro era este:
unas cuantas docenas de znganos ahtos de robar y de
hartazgo y un pueblo entero, sufrido y triste que pagaba
todo aquello y no tena ni un pedazo de pan.















CAPITULO IV.- CROQUIS DE LA OPOSICION.

La oposicin unnime.

Todos censuraban y se burlaban de aquel Gobierno.
Por lo bajo, los mismos empleados favorecidos por el
regimen, declaraban que aquello era insoportable y se
encogan de hombros recomendando discrecin sobre lo
que llos haban dicho. Nadie quera comprometerse ;
pero todos estaban de acuerdo.

La oposicin political.

El Gobierno de Horacio Vasquez tambin tuvo su
oposicin real en los partidos polticos contrarios a su
rgimen. Desorientados al principo, estos partidos fueron
perfilndose, luego, obligados por la necesidad. Pero el
peor vicio que aniquilaba a esos partidos era la divergen-
cia de sus respectivos intereses y la fragmentacin enorme
de ellos mismos que les impeda actuar sobre un frente
nico y con la deseable discipline. Veremos somera-
mente, la situacin de los partidos polticos durante los
anos de Gobierno del General Vasquez.








Partido Nacional.

Partido horacista, de Horacio Vasquez, en el Poder.
Partido de las miles aventuras y las cien revoluciones,
agrandado a ltima hora hasta lo inconcebible por la
afluencia de cazadores de prebendas. De los viejos hora-
cistas que dieron su esfuerzo y su sangre y su dinero por
el triunfo de la causa, pocos gozaban las delicias del pre-
supuesto. Horacio Vasquez, para gobernar, prefiri siem-
pre los advenedizos de giles columns vertebrales.

Coalicin Patritica de Ciudadanos.

Director, Licenciado Elas Brache, hombre hbil y
conordor de los mltiples resorts de nuestra poltica
verncula. Aliado al partido Nacional u horacista, con
l gobern hasta la primera quincena A mes de Febrero
de 1930, poca en la cual se separ del Gobierno y tom
parte en la Revolucin que deba derrocarlo.

Partidos de la Oposicin: Progresista.

Antes de romper su alianza con el Partido Nacional,
en los primeros aos del Gobierno de Horacio Vasquez,
ya este partido dirigido por don Federico Velasquez y
Hernandez, estaba en la oposicin. Rota la alianza, sus
ataques al Gobierno aumentaron naturalmente. Discipli-
nado y numeroso, obediente a su jefe, con intelectuales y
guerreros en sus filas, hubiera podido hacer much. Pero
ya hemos dicho en otra parte que su Director siempre se








negaba a dar el salto necesario. El partido se mora de
aburrimiento y todos sus components reclamaban accin
enrgica y bien encaminada. Cada semana, el Seor
Velasquez prometa que el moment de la accin llegara
la semana prxima. No obstante eso, durante los ltimos
cuatro aos de Gobierno de Horacio Vasquez, el Partido
Progresista fu su sombra negra, su fantasma, y el Seor
Velasquez no pasaba un mes sin lanzarle al rostro acusa-
ciones documentadas sobre hechos y falacias graves co-
metidas por los gobernantes. El Gobierno tema al Par-
tido Progresista, pero tena la seguridad de que mientras
este partido estuviera en manos de Velasquez, el peligro
no era grande. Velasquez era una garanta de inaccin.

Partido Republicano.

Director, Rafael Estrella Urea, joven abogado,
tribune brillante, guerrero tambien que, en su adolescen-
cia idealista y exaltada, conquist lauros de valiente
siguiendo con juvenile buena f las palabras de apostol
del entonces derrocador de malos Gobiernos: Gral. Ho-
racio Vasquez.
Paladn de la causa nacionalista cuando la ocupacin
military norte-americana, expuso su tranquilidad y su vida
en defense de los intereses de la patria, al lado siempre
de toda la Juventud idealista. Aureolado por la nime
simpata popular que v a los jovenes y a los valien-
tes, a su alrededor se form expontaneamente el nucleo
del Partido Republicano, pequea legin de hierro com-








puesta por una muchachada de elite, capaz de todos los
arrests y de todas las resoluciones.
La vida del Licenciado Estrella Urea est llena de
pginas brillantes : estudiante, maestro, abogado, tribu-
no, guerrero. Ex-Ministro de Justicia y de Instruccin
Public, Ex-Ministro y E.E. en Francia, Suiza, Italia y
Belgica.
Horacio Vasquez le tema a l, personalmente, pero
no a su partido. Slo Estrella Urea saba desde siempre
que su partido era tan temible como l para el Gobierno
de Horacio Vasquez: all estaba toda una juventud que
slo esperaba la voz que ordenara la accin, cual que
fuse.
Partido Liberal.
Director, General Desiderio Arias. Restos del anti-
guo jimenismo o bolismo, bajo la direccin pausada y
serena y un poco enigmtica de un hombre que siendo
General, no lo parece.
Partido Obrero Independiente.
Una adaptacin poltica dominicana de los ideales
obreros, bajo la direccin del Doctor W. Medrano. In-
quietos ideales todava mal definidos y mal adaptados,
pero real partido poltico que se agrandaba bajo las ban-
dederas del obrerismo.
Partido Nacionlista.
Ideal de la patria grande con today la pureza de la








idea de cuando la campaa contra el invasor, conservado
en nucleo poltico por sus corifeos. Director, Doctor Te-
filo Hernandez.

Otros partidos.
Pequeos partidos polticos nacan y moran ante la
general indiferencia o sus lideres eran absorvidos por
partidos mas grandes o moran y de ese hecho se dis-
gregaba la idea que les di, un moment, razn de ser.

Desorientacin de la oposicin.

Por diversidad de intereses y de aspiraciones, todos
aquellos partidos polticos, unidos por la comn incon-
formidad contra el rgimen imperante, estaban desunidos
por otras razones mas o menos atendibles y muchas fran-
camente carentes de fundamento. De ese modo, no po-
dan ofrecer un frente de fuerza compact a las maquina-
ciones del gobierno, cosa de la cual este se aprovechaba
para prolongar indefinidamente el fatal estado de cosas.

La prensa.

Si algun pas del mundo debe levantar un monu-
mento a su prensa, ese pais ser seguramente la Republi-
ca Dominicana. Naturalmente que all tambien progress y
prospera la prensa amarilla y canalla, sobornable y co-
barde. Pero son los menos y los menos inteligentes -
los que en ella forman filas. La prensa dominicana, la








verdadera y digna, fu durante various aos la nica opo-
sicin seria que encontr el Gobierno y desde el humilde
hebdomadario hasta el diario de gran tirada, casi todos
estuvieron en su sitio de honor. La misma prensa que
bajo la censura military hizo la campana nacionalista, hizo
tambien la campaa contra Horacio Vasquez, porque
este tampoco responda a los ideales de la Republica.
Horacio Vasquez no lea la prensa y crea no temerle.
Pero encarcelaba a los periodistas y suspenda peridicos.
Llenaba de prebendas a su prensa amarillista y orden a
su partido la compra de un diario cuyos redactores eran de
lo oposicin, para acallarlo y convertirlo en rgano del
oficialismo. Este ensayo peridistico del Gobierno o del
partido en el poder, declrose en quiebra. Aderezado de
nuevo, la revolucin lo encontr agonizante.
La prensa prepare el espiritu del pueblo. Lo sostu-
vo en su lucha y en su ideal, lo anim, lo aconsej, lo
gui. Y, sobre todo, la prensa valiente y honrada hizo
comprender al pueblo que todava no estaba todo perdi-
do: que le quedaba valor, fuerza y dignidad.

La Compactacin.

Comprendiendo los partidos polticos que su misma
division, los fragmentaba hasta la debilidad frente a la
fuerza bruta y brutal del Gobierno, resolvieron unirse
para un frente de accin e ir juntos a las elecciones de
mayo 1930 en las cuales el Gobierno anunciaba su pro-
psito reeleccionista. Los partidos progresista, liberal,
republican y nacionalista se unieron, formando as la








Compactacin . El pais vibr de entusiasmo y la cam-
paa electoral comenzose de una manera brillante ape-
sar de la presin official. La candidatura de la Compac-
tacin se anunciaba con el binomio Velasquez-Estrella
Urea, para la Presidencia y la Vice Presidencia, respec-
tivamente. Naturalmente, Velasquez era el Director de la
campaa. Frente a la presin official, negse a dar el sal-
to...Si era para la campaa : no haba dinero. Si era para
la guerra: no haba armas...

La Ley Electoral.

Para una accin completamente civilista, la oposi-
cin estaba absolutamente incapacitada por el hecho bru-
tal de la vigencia de una Ley Electoral hecha a media
de los intereses del Gobierno, que pona en sus manos
todo del control de todos les organismos de la lucha co-
micial y que todava no reconoca beligerancia a los par-
tidos de abajo , a exepcin hecha del progresismo que
fu su aliado mientras aquella Ley se redact y de la
( Coalicin Patriotica que lo fu hasta quince dias
antes de su derrota definitive. La oposicin saba
que mientras esa Ley existiera sus esfuerzos seran
intiles : mas de una vez, en pasadas elecciones,
el partido national fu a las urnas como nico concurren-
te, sin contrarios que no podian ir y como los habitantes
no se prestaban a esa farsa, se votaba por las listas
del censo sin cuidado de separar los nombres de los ya
muertos de los de aquellos todava vivos.
Era la comedia llevada hasta el crimen. Todo el pais








reclam por la reform de esa Ley y entonces el Gobier-
no sometiola a studio por una comisin de juristas in-
condicionales del regimen, los cuales la declararon per-
fectamente admisible y buena. Con esa Ley brbara y
canalla, el Gobierno iba a reelegirse por cuatro aos mas,
despues de haber pasado seis haciendo burla del pueblo,
pisotendolo, arruinndolo y abocndolo a problems
que iban a dar al traste con su soberana. El pueblo tom
el nico camino que le dej libre la turpitud de sus
gobernantes...
















CAPITULO V.


LA PRENSA HACIA LA REVOLUTION.

La prensa de oposicin.

Como lo hemos dicho anteriormente, la aplastante
mayora de los peridicos dominicanos eran contrarios a
la obra de desorganizacin del Gobierno, sin figurar-
salvo raras exepciones oficialmente como adheridos
a ningn partido de la oposicin. Esta prensa indepen-
diente censuradora de todos los actos malos de los gober-
nantes, form el espiritu de rebelda en las masas y las
enter, con cifras e ideas, de todo su error al encumbrar
a tales hombres. Los dos mas caracterizados organos de
esa prensa independiente fueron ( La Opinin de
Santo Domingo, director Alvaro Alvarez, y La Infor-
macin de Santiago de los Caballeros, director Rafael
Cesar Tolentino.
La Informacin peda claramente la Revolucin
much antes de que se pensara en ella. El lector que lea
entire lines, comprender por los artculos que a conti-








nuacin reproducimos como esa campaa fu hecha
sobre un terreno peligroso y como sentamos las bases
prticas de su triunfo no participacin del Ejercito
con anterioridad a la poca en que tal cosa poda ser
prevista por las mayoras. El autor de este libro estaba
encargado en ese peridico de los comentarios de actuali-
dad poltica y de esa seccin son los recortes que repro-
ducimos a continuacin. All, al lado de Rafael Cesar To-
lentino, impulsador de rebeldas, vivimos los mas bellos
moments de emocin peridistica de nuestra vida. Que
no se crea que fu tarea facil llevar al pueblo a la guerra.
No. El pueblo quera paz. Estaba desencantado, anon-
dado, aplastado. Haba llegado al grado del dolor que
colinda con la indiferencia. Despertarlo, hacerlo interesar
por su propio destino, hacerle ver que era el dueo de
los acontecimientos, fu la tarea de todos los das du-
rante meses y aos.
Echamos mano a todos los arguments para desper-
tar su atencin. La prdica serena, la burla, el sarcasmo,
las cifras elocuentes en su magnitude, la Historia. Repro-
chbamos al pueblo su indolencia, su estupor. Y un buen
da, el pueblo nos pag con creces la deuda de accin
que tena contrada con nosotros, los hombres de la
prensa.

Recortes.

Como ejemplo al lector publicamos los siguientes
recortes de la seccin titulada La Hora Politica de la
(o Informacin , de fechas muy diversas, escojidos as









para que se comprenda la diversidad vertiginosa de sen-
saciones por que atraves la ciudadana y por los cua-
les podr seguirse el esfuerzo realizado y a el cual ya hi-
cimos alusin.
5 de octubre de 1929 : alarmas infundadas en todo el
pais. Aprestos militares en la Capital. Gran baile en la
ciudad de Moca dedicado al General Horacio Vasquez:

LA HORA POLITICAL.
Indudablemente, todas las propaganda alarmistas o alar-
mantes-que no es la misma cosa-que han corrido por el pas,
y se han comentado a voces o en secreteos, durante los ltimos
tres das, no tienen ninguna base cierta, ningn fundamento
real, y slo son hijas, no de algn cerebro fantasista y aluci-
nado como sera fcil decir o career, pero s de lo que podramos
llamar sugestin colectiva y unnime del pueblo.
Fuerza es que nos expliquemos. Cuando un pueblo est
tranquilizado y tranquilo, cuando son claros sus derroteros en
los avenires pacficos, cuando el pueblo come, trabaja y gana
y vive sin otras intenciones que realizar esos mismos objetivos,
cuando un pueblo se siente fuerte y feliz bajo la gida de un
gobierno tutelar y recto, cuando un pueblo est en esa crista-
lina situacin de normalidad, la mentira no puede prosperar.
Se asfixia en s misma. Surge de un cerebro alucinado o de
una boca ociosa y muere sin eco en los odos del interlocutor.
En la diafanidad de un da primaveral, nadie toma en cuenta la
nubecilla procaz y fugaz. La mentira individual fracasa en
pocas limpias.
Pero, los pueblos tienen otros moments. Es como cuando,
antes de la lluvia, el barmetro baja. Pesa la atmsfera que
parece materializarse, rfagas huracanadas curvan los rboles.
Antes de llegar es presentida la tempestad. Entonces, como si
ya hubiera pasado, cada cual comenta su horror y su furor.
As los pueblos. Cuando nada v bien, cuando todo apa-









rece turbio, triste, pesado, cuando se ha perdido el comps
de ruta y cuando la estrella polar ya no es visible, surge el
rumor, la creencia, el comentario : surge la alucinacin colec-
tiva.
Y no es que porque empleemos la palabra n alucinacin
creamos que no debe ser tenida en cuenta : al contrario.
Esas propaganda grotescas, inverosmiles, abracadabran-
tes, ridculas, encierran toda la gama de una verdad terrible :
marcan el estado de nimo del pueblo, desacorde, turbio, agi-
tado, desorientado, estado de nimo que es el nico donde
puede surgir y prosperar la trgica MENTIRA COLECTIVA.
Y por encima de todo eso hay los canallas, los bucaneros
de la poltica, que se las arreglan siempre para sacar provecho
de esas tristes y macabras alucionaciones del pueblo.

16 de octubre 1929. En la misma edicin se comenta
la actitud del Senador Monts, de Puerto Plata, amena-
zando con la cesanta a todos los ferroviarios que no
fueran adiptos al Gobierno. Para esa fecha, el oficialismo
iniciaba francamente su campaa reeleccionista :

DE LA HORA POLITICAL.
En todas las pocas y en todos los pueblos, los que se
ocupan de otear los acontecimientos, de atalayar los sucesos,
confrontan moments semejantes a los que ahora atravesamos.
Son esos moments de calma chicha , que se distin-
guen por una total ausencia de acontecimientos aparentes,
moments en los cuales nadie exterioriza su pensamiento, recu-
brindose cada uno tras un mutismo absolute.
La crnica diaria se llena as de lagunas, de perodos de
silencio y aquel que no conozca a su pueblo afirmar sin duda
que el tiempo se ha detenido, paralizado por una total
anitlosis.
Pero, no vamos a career eso. Hay, ahora ms que nunca,









una necesidad imperiosa de escudriar el vacio y de auscultar
el silencio ; este silencio de la poltica nuestra, tan lleno de
rumors y de voces.
El silencio politico,-y por esta vez hay que confesar que
es cierta la paradoja-tiene su psicologa especial : lo ha
creado la desconfianza.
De la parte del Gobierno, silencio. Es el silencio involun-
tario, pero unnime, que se hace en los circos cuando el equi-
librista comienza-a cincuenta metros de altura-su peligrosa
danza sobre la cuerda floja. Y no slo calla el pblico. El equi-
librista tambin. No se habla cuando uno sabe que puede
romperse la nuca.
Esto pasa en el gobierno. El gobierno sabe que est
corriendo su aventura ms peligrosa a ms de cincuenta metros
de altura: lo est haciendo sobre el abismo formidable
de la conciencia public donde no todos los que caen conser-
van la vida.
De ah ese silencio. Ni una palabra. Ya el equilibrista est
en la cuerda floja. A penas si entire bastidores la orquesta de
comparsa ensaya sus aires populares y caducos.
Sobre todo, y adems del peligro, hay la desconfianza. El
mismo equilibrista no puede saber jams si aquellos que mon-
taron la cuerda, tuvieron cuidado en aseguarar los soportes. En
los circos, como en la poltica, sbitos accidents mortales des-
cubren, a veces, lejanas rivalidades y odios sordos, de largo
tiempo ocultos. Y... la poltica ? no es acaso un circo ?...
De la Oposicin, nada. Silencio tambin. Que se compac-
ta. Que ro se compact. Que hoy. Que maana. Pero ninguno
dice nada en definitive.
Entonces ? qu ? Pus... el silencio.
O se habrn callado todos de miedo, o, como dira un
baturro, se callan porque, simplemente, I no tienen nada que
decir 1

20 Noviembre 1929. El General Vasquez en Balti-
more. Nadie saba exactamente su estado de salud. El









partido Nacional comenzaba a buscar las soluciones de la
herencia. Principio de todo...
DE LA HORA POLITICAL.
No hay para que decir-lo saben todos-que todavia
actualmente la poltica no present perfiles netos y precisos
puesto que diversas circunstancias que en el moment slo a
medias se oislubran, no han dado de si mismas todo lo que de
llas puede esperarse o lo que habrn de dar, seguramente.
De todos modos: de un mes a esta parte la poltica nacio-
nal ha evolucionado en tal forma que-estudiando su aparente
aspect catico-pueden descubrirse serious problems y con-
tundentes posibilidades.
Dejamos a los espiritus serenos y reflexivos ese studio
analtico del present para que saquen llos profticas conclu-
siones, mientras que, files comentadores de la hora, slo
dezmenusamos el present inquietante.
De un lado tenemos, ocupando el primer plano del inters
politico, la enfermedad del Seor Presidente de la Repblica,
recluido desde hace das en un hospital de Baltimore.
La enfermedad del Presidente es grave. En vano cierta
prensa pretend ocultar la verdad. De los telegramas que al
respect se reciben del exterior, se descubre sin gran esfuerzo
cmo la robusta naturaleza del enfermo lucha desesperada-
mente contra el mal que lo aqueja. Ahora bien, el Seor Pre-
sidente puede recuperar la salud, lo que no es impossible, o
puede morir, lo que ocurre a veces, o puede quedar en un
estado tal que le sea impossible continuar en toda lucha active
y se vea precisado a abandonar la vida pblica.
Si una de las dos ltimas cosas sucede, la poltica domini-
cana ha de sufrir, una fuerte conmocin. La desaparicin de
los caudillos siempre trae gran desorientacin en las huestes
que los siguieron. Ningn sucesor de Horacio Vsquez, reune
en este moment sus condiciones de Jefe. De ah que la poltica
del Partido Nacional est viciada ahora mismo de incertidum-
bres y de incongruencias.









Si Horacio Vsquez vuelve sano y salvo quizs no encuen-
tre ya el mismo equilibrio entire sus partidarios y quizs se con-
venza de que ha vuelto demasiado tarde para intentarlo de
nuevo. Sntomas de ese desequilibrio son aparentes ya.
La Oposicin en s misma, ms que por la active campaa
de los partidos compactados, es casi un sentimiento unnime y
muchos estn a la espectativa de nadie sabe qu acontecimien-
tos para tomar actitudes totalmente diversas a las que hoy
asumen. La Oposicin aumenta cada da porque el pueblo
anhela mejor gobierno y porque ha perdido la confianza en
los hombres que se destacan en el actual.
Frente a ese claro sentimiento popular, las actitudes del
gobierno son claras.
Ayer se aplaudi sinceramente una circular del Secretario
Ginebra disponiendo que las fuerzas permanezcan acuarteladas
en das de manifestaciones polticas para evitar rozamientos
desagradables y cada da constatamos cmo lderes del Partido
en el poder se ocupan sistemticamente en armar a la ciuda-
dana como si el Gobierno estuviese decidido a ganar las elec-
ciones a viva fuerza o como si no bastara el concurso del
Ejrcito para sofocar cualquier desorden y fuese necesario
hacer aprestos como si de una guerra civil se tratara.
Sabemos de comunes donde se han repartido lotes de
revlveres y en las cuales ayer mismo fueron recibidas cajas
de esas armas para ser repartidas.
? De qu se trata ? ? Pretende el Gobierno ( irse al
monte , segn la frase populachera ? ? Se enfrentar a la
tremenda responsabilidad histrica o est tan convencido de
su total debilidad para un triunfo honest ?
Si elgo bueno nos dej la Ocupacin Militar, fu segura-
mente la Ley del Desarme. El Gobierno, encargado de hacerla
cumplir, la est violando!
A gentes tan sin moralidad y tan enemigas del orden se
les han entregado armas en ciertas comunes, que no hace diez
das fueron asaltados en la Comn de Pea, por gentes que
portaban cuchillos y revlveres libremente, nada menos que el








Senador Pereyra h. y el Juez de Instruccin Morera, quienes
salvaron sus vidas gracias a un prodigioso esfuerzo de valor y
sangre fra.
Los culpables del atentado-todos ellos horacistas-fue-
ron puestos en libertad despus de un simulacro de arrest de
tres das en la Fortaleza de esta ciudad sin que se intentara
contra ellos ningn process gracias a diligencias practicadas
por los mismos amigos del Gobierno.
Hemos tomado ese ejemplo reciente entire muchos otros,
para ilustrar la situacin actual, que se presta a tantas doloro-
sas reflexiones.
26 Noviembre 1929. Anite la posibilidad de la
muerte del General Vasquez en Baltimore, el partido
Nacional pretend que el Dr. Alfonseca, alter ego de
Horacio Vasquez, sea el candidate para las elecciones del
ao proximo. Igual peligro para el pueblo. As lo denun-
cibamos en un artculo de esa misma fecha:
REELECCION CON HORACIO. -
REELECCION SIN HORACIO. -
De tanto repetir las mismas palabras, hay gentes que aca-
ban por no percibir claramente el exacto sentido de llas.
De ese modo de ser de las masas, se aprovechan siempre
dos o tres personas sin escrpulos, vidas siempre de sacar
partido del ms mnimo detalle para lograr sus nefandas am-
biciones de medro personal.
Con la reeleccin del General Horacio Vsquez, ha suce-
dido algo parecido.
El pueblo no quiere la reeleccin de este hombre que en
el fin de su vida lleg como pudo a lo que era el fin de toda su
ambicin, disfrazada de apostolado durante un cuarto de siglo.
Para que el pueblo aceptara esa reeleccin, se tomaron
todas las medidas de fuerza abusive. Los empleados pblicos
f oieron que edherirse pblicamente al credo reeleccionista.









Con el comercio en general se procedi del mismo modo, soli-
citando firms hasta de personas extrangeras, indiferentes com-
pletamente a nuestra poltica. Por los campos, agents de la
autoridad recogieron montones de firms ; montones de firms
que nada quieren decir, porque nunca existi la intencin de
estar de acuerdo con semejante desafuero y slo pudo cederse
momentneamente ante la tcita presin de la fuerza.
Ahora, cuando la campaa de los partidos compactados
ha abierto una nueva ruta de conciencia y de vergenza para
el pueblo, se ha visto el fracaso de la fuerza mal encaminada
y el fracaso total y definitive de las intenciones continuistas.
Pero, ltimamente, se ha operado un cambio de tctica
en los frentes gubernamentales.
Han credo que la protest unnime del pueblo, la honda
vibracin de protest, era tan slo contra la presencia en el
Ejecutivo del Gral. Horacio Vsquez y han credo que para el
pueblo el horror que encierra la palabra reeleccin se pola-
rizaba nicamente sobre la cabeza-ya sin el prestigio de
antao-del hombre que hoy ocupa la primera magistratura.
Error. El Gral. Vsquez no interest ya al pueblo. Apenas
si una curiosidad de populacho sigue en los cables las oscila-
ciones de su salud.
Horacio Vsquez dej de interesar al pueblo desde que
cada dominicano se convenci de que la mayora de las veces
actuaba impelido por esa fuerza atroz de lo que nuestro Arzo-
bispo llamara la vil polilla palaciega. Entonces, la Oposi-
cin no slamente envuelve su persona, sino la de todo el
grupo siniestro que ha hecho del pas un guignol trgico y lo
ha llevado al borde de la ruina total.
Por eso se engaan los hombres del Gobierno que creen
ahora que olvidando al enfermo de Baltimore y poniendo en
el plan eleccionario la figure del Dr. Alfonseca, podrn en-
gaar al pueblo cambiando las caretas de la comparsa carna-
valesca.
No. El pueblo sabe que tanta reeleccin habria con Hora-









cio Vsquez, como con el Dr. Alfonseca. Dos personas distin-
tas y un slo sistema de Gobierno verdadero.
El pueblo sabe que el Dr. Alfonseca es hechura de Hora-
cio Vsquez, tan a su gusto y semejanza que a veces Horacio
Vsquez pareca hecho por el Dr. Alfonseca.
Se le ha visto de Vicepresidente en una Vicepresidencia
inexistente, pues la prolongacin se determ-' segn la Con-
stitucin de 1908. Se le ha visto siempre dctil, maleable, en
las manos de su Jefe, soportndolo todo y estereotipando cada
da su sonrisa de Mazarino ante los caprichos del Sr. Omni-
potente.
Con el Dr. Alfonseca en el Poder, habr triunfado la ree-
leccin. Seria el mismo fatal sistema de gobierno, aumentado
y corregido, con todos sus peores defects y sin el prestigio
pasado de moda que pudo imprimirie la presencia del caudillo
enfermo.
Ahora bien, el pueblo no se dejar engaar una vez ms
con el vago significado de las palabras.
Sabe el pueblo que el Dr. Alfonseca represent el conti-
nuismo, todo el continuismo, con los vicios y degradaciones
polticas que le son inherentes.
Pero, no ir. No podr ir. Si Horacio Vsquez regresa de
Baltimore y v el mismo a la lucha, ser vencido por la digni-
dad national y no podr dar el humillante espectculo de su
vejez claudicante y achacosa.
Si Horacio Vsquez no vuelve, el Dr. Alfonseca no ir al
Poder tampoco. No tiene a su favor ni siguiera las fuerzas to-
tales del Partido Nacional ; pero si tendr siempre en su contra
toda la vergenza y la fuerza del pueblo dominicano que est
reclamando a gritos el advenimiento de la dignidad y del
honor.
Sobre el mismo tpico, escribamos dos das des-
pus, el 28 noviembre 1929:
DE LA HORA POLITICAL.
La enfermedad del Presidente Vsquez, que por razones









de humanidad ha hecho que casi se silence su nombre entire el
element combatiente de la Oposicin, ha servido y sirve en la
actualidad-y esto result de una desagradable irona-para
que sus mismos amigos, los que gozan del Poder, especulen
polticamente con sus achaques y con su ancianidad.
Se ha lanzado a circular un nuevo sofisma : Si Horacio
Vsquez muere ; terminal la compactacin que es contra su re-
eleccin nicamente. Entonces, fragmentada la Oposicin ser
fcil al Dr. Alfonseca vencer en las prximas elecciones. n
Hasta ah el sofisma. Lo hemos recogido en mltiples con-
versaciones. Esa idea forma parte preponderance de la cam-
paa subterrnea que los alfonsequistas estn llevando a cabo
an en contra de los propios interests politicos personales del
Gral. Vsquez.
Ahora bien, este sofisma grosero no puede prosperar ni
prosperar en la conciencia national.
Fieles a nuestro propsito de tener a nuestros lectores al
corriente de las palpitaciones polticas del moment y a indi-
car nuestro criterio exacto sobre esa misma actualidad; anota-
remos aqu a la ligera los comentarios que esta actitud de los
alfonsequistas nos sugiere :
Primero: La compactacin no se ha hecho contra la per-
sona del Gral. Horacio Vsquez. Sera infantil pensar seme-
jante cosa. Se ha llevado a cabo contra los vicios, desrdenes
y desmanes de la actual administracin y en todo el desastre
actual el Dr. Alfonseca tiene una parte de responsabilidad tan
grande, que en nada le cede a la propia responsabilidad del
Gral. Vquez. Adems, tal como est organizada la compacta-
cin, con la seriedad y buena fe que precedi y subsiste en esa
organizacn, no sera nunca la desaparicin del viejo caudillo
lo que pudiera disgregar sus fuerzas.
Segundo : La muerte de Horacio Vquez, sera la muerte
del Dr. Alfonseca como Jefe del Partido Nacional. Los lderes
ms importantes de ese Partido en La Vega, Moca, Duarte, Sa-
man son enemigos irreconciliables del Doctor.
Las recientes fracasadas gestiones del Gral. Carmito Ra-









mrez en el Cibao, denunciadas por el pblico rumor, son una
prueba de lo que decimos.
Adems, un tanto por,ciento enorme de miembros del Par-
tido Nacional, que simpatizan con la Oposicin, dicen ya p-
blicamente, para que no se olvide, que sus compromises pol-
ticos tan slo son con el Gral. Vsquez, personalmente.
Y as miles cosas. La nica situacin honrosa que se vis-
lumbra para el Partido Nacional es que no muera su Jefe. Que
venga al pas, que lleve ciegamente sus huestes a la derrota.
Que lo haqa l mismo, que siempre tendr la excusa de poder
hacer con su partido lo que le venga en ganas.
Pero sera triste, demasiado triste, ese fracaso en manos
de otro hombre que, como el Dr. Alfonseca, ni siquiera reune
el cincuenta por ciento de los sufragios entire su propio partido.
Diciembre 5 de 1929. Comenzaba el hambre y la
miseria en todo el pais. La campaa electoral bata su
pleno en el entusiasmo de la despus frascasada Compac-
tacin. Incidentes de esta ndole no eran raros :
DE LA HORA POLITICAL.
Lo ocurrido recientemente en Jnico, es algo ms que un
mero episodio pasajero de la actual lucha eleccionaria. Hay
acontecimientos que no deben considerarse aislados en s mis-
mos, sino que deben ser estudiados en lo que tienen de sinto-
mticos y en lo que descruben, dentro de su trascendencia, de
un estado de nimo general.
La Compactacin hasta hace pocos das no estaba, para
hablar verdad, demasiado fuerte en partidarios decididos en la
Comn de Jnico. La presencia, o la cercana influencia de al-
gunos lderes del Partido en el Poder hacia parecer dificil que
prosperaran all los ideales antireeleccionistas. Todos saben
como logran mantener su prestigio los hombres del Partido en
el Poder: todo se pone en prctica, promesas, amenazas, per-
misos de porte de armas, complacencias en el pago de paten-
tes, etc.









En ]nico esa influencia era mayor que en otra parte cual-
quiera, justamente porque all la Compactacin no haba teni-
do tiempo de realizar una campaa efectiva, ocupada en dis-
tintos lugares.
Pero, llega el da, y se anuncia la celebracin de un Co-
mit oposicionista encabezado por el dinmico lder Dr. L.
Cuello. En una jactancia pueril de suficiencia y en una demos-
tracin que quiso ser de fuerza, el lder regional del Partido en
el Poder, Diputado Andrs Cordero, reuni la mayora de sus
adeptos en una especie de contra-manifestacin.
Lleg la hora de los discursos. El Dr. Cuello habl y desde
su tribune el Diputado Cordero trat de refutarlo de la manera
que su buena educacin le di a entender. Esto es, con la cor-
tesia necesaria en estos casos. El Dr. Cuello vuelve a ocupar
la tribune y la ocuparon alternativamente ambos oradores du-
rante siete veces ; sin ofenderse en lo mas mnimo en cuanto a
lo personal se refiere, actuando como caballeros cabales en
todo moment.
El Dr. Cuello narr todo lo malo que ha hecho el gobierno.
Todas las fatales consecuencias del continuismo.
El Diputado Cordero encontr arguments para defender
ese mismo gobierno.
La prensa de oposicin cont al da siguiente que el Dr.
Cuello haba vencido al Diputado Cordero. La prensa del go-
bierno dijo a su vez que el Diputado Cordero haba vencido
en aquel torneo oratorio al Dr. Cuello.
Eso era cuestin de apreciacin inmediata sujeta a ser re-
formada por el mayor o menor grado de apasionamiento pol-
tico.
Pero, en la actualidad estamos confrontando un hecho
concrete, indiscutible que es una consecuencia de aquella reu-
nin poltica de hace slo algunos dias.
En nico se estn acabando los horacistas . A diario
llueven las renuncias que hacen miembros de ese partido para
afiliarse al partido progresista cuyo jefe provincial es el Dr.
Cuello. Hasta el Comisario Municipal, persona de arraigo en









aquella comn y de gran prestigio poltico present su renun-
cia respaldado por ms de un centenar de amigos.
Con aquel comit de Jnico, con aquella discusin entire
dos oradores, la compactacin ha ganado terreno de una ma-
nera perfectamente apreciable.
Y aqui est lo sintomtico del hecho a que hicimos refe-
rencia al principio de estas notas sobre nuestro moment po-
ltico.
El campesino puede ser retenido en cualquier partido pol-
tico mediante amenazas, promesas o vagos favors accidenta-
les, pero eso lo har hasta el moment en que se d cuenta de
que est obrando contra su conciencia y contra su dignidad de
hombre. Escuchando una sola campana, los campesinos y mo-
radores del poblado en la comn de Jnico, no tenan para
qu tener escrpulos de conciencia. Pero, alguien les dijo la
verdad. Alguien les mostr el camino a seguir. Alguien les ex-
plic cmo era casi una traicin de lesa patria apoyar en esta
hora decisive de la Repbilca las bastardas aspiraciones con-
tinuistas.
Y, ah est el resultado. Pas la poca en la cual se poda
engaar indefinidamente a los hombres.
Repetimos que lo ocurrido en Jnico es sintomtico y de
una importancia indiscutible. Dondequiera que la campaa de
la compactacin penetre, penetrar el entusiasmo y aumenta-
rn los adeptos. Porque no es lo mismo hablar al pueblo de
milagros improbables de dolos desacreditados y gastados por
el uso, que mostrarle con un gesto de valentia el amplio derro-
tero por donde los derechos del ciudadano y la patria digna
han de abrirse camino.

11 Diciembre 1929. El Dr. Teofilo Hernandez de-
nuncia la presencia de un Ejercito de civiles armados en
las provincias del Este, amparados por el Gobierno. La
Informacin estudiaba los diversos aspects de la crisis
econmica y denunciaba la enorme culpabilidad del Go-









bierno. El moment poltico era de desorientacin total:
DE LA HORA POLITICAL.
Desde ayer tarde, la poltica ha vuelto a su grado de efer-
vescencia que constitute la delicia o la intranquilidad de los
interesados. Hasta los que generalmente no se interesan dema-
siado por estas cosas, tratan de descifrar el hondo misterio que
nos rodea a todos.
Quines saben la verdad ? Quines n la saben ?
Algunas personas enteradsimas confirman a quin
quiera orlos la muerte del Gral. Vsquez. Muri ayer. Muri
esta maana. Los mdicos anuncian que no podr llegar a esta
noche.
Lo peor de todo es que aquellas personas que debieran
saberlo , por especiales conexiones con el element official,
tampoco lo saben . Pero no agregan nada ms. A las claras
se v que lo ignoran todo tambin y que tambin estn alarma-
dos por algo casi sobrenatural cuya naturaleza nadie puede
definir.
Qu sucede ? Las gentes han adquirido una involuntaria
actitud de conspiradores. Se habla en voz baja. Se secretea.
Se hacen conjeturas absurdas. Que ayer tarde reconcentraron
los destacamentos del ejrcito que prestaban servicios en algu-
nas comunes. Que en la Capital la cosa est que arde. Que
ayer hubo interesantisimas conferencias en esta ciudad entire
elements que haca poco tiempo ( no podan conferenciar.
Qu pasa ?
Que el Ejrcito. Que Alfonseca. Que Virgilio. Que un
grupo de generals sali para la Capital. Llamados por quin,
si Velzquez nunca llama a sus generals ? Que el Dr. Cuello
y Estrella Urea estn tambin en la Capital. Que Trujillo.Que
Simn. Que se notaba a las claras, anoche, la preocupacin
del element alfonsequista de esta ciudad. Que no salan del
telfono.
Y, otra vez. Que est muerto. Que es seguro que est
muerto. Que esa muerte precipitar el viejo conflict entire A.








y T. Que el Ministro Americano dijo que A, era anti-constitu-
cional e indeseable. Para quin ? Que habr un president
provisional para convocar a elecciones. Que sern libres. Pero
que habrn grandes atropellos porque las cosas no sucedern
as como as.
Que no est muerto. Que no sucede nada. Pero que en
los lugares de donde retiraron la guardia, otros se encargan de
acuartelar los Alcaldes Pedneos.
Esa es la hora poltica, de ahora. Maana veremos ms
claro y, seguramente, algo hay de cierto en todo eso.
Diciembre 12 1929. El comando del Ejercito hace
declaraciones que dan a entender que el Ejercito no atro-
pellar al pueblo a ningn moment. Este artculo, pu-
blicado ms de tres meses antes de la Revolucin, se
realize depus en la practice:
DE LA HORA POLITICAL.
No somos de los que a cada moment nos quedamos bo-
quiabiertos de admiracin ante nuestro propio pas, ni de los
que se derriten de entusiasmo frente a cualquier manifesta-
cin de adelanto ya sea en el orden moral o material.
Cada da ponemos en la balanza de nuestra serenidad, el
pro y el contra de cada cosa y resolvemos, en consecuencia, el
juicio que nos parece equilibrado y just.
Glosadores de la hora poltica, del minuto palpitante que
crea la bomba u infundada o la noticia cierta, atalayamos el
instant de reaccin y en eso somos los centinelas de nuestro
propio pueblo, centinela que puede tocar a su moment el cla-
rn de alarma como puede echar al vuelo las campanas del ale-
luya.
No queremos que en esta seccin pasen ms das, sin que
le toque un turno de alabanza a la actitud meritoria y digna que
est observando nuestro Ejrcito frente a las turbulencias te-
ricas de las pasiones polticas. Y, porque con llas se relaciona,
en esta seccin, precisamente, tiene su lugar el cuadro de hoy.









Por primera Vez en la azarosa historic patria la nacin in-
tuye que un verdadero Ejrcito la respalda. Por primera vez se
ha tenido un concept cierto de lo que es un Ejrcito.
No se saba entire nosotros. Habamos visto ejrcitos nues-
tros sirviendo de instrument canalla para las pseudo proezas
criminals de gobiernos ansiosos de crear perturbaciones para
lograr consolidar una estabilidad problemtica o de jefezuelos
ignorantes ardiendo en una primitive sed de desmn, de san-
gre y de atropello. Lleg a desacreditarse la idea de Ejrcito
entire nosotros. Para el pueblo, las hordas salvajes de la ga-
villa y las fuerzas regulars, se distinguan slo por el uni-
forme de los unos y por la falta de l en los otros.
Se lleg al grado ridculo, sino hubiese sido de una mag-
nitud tan siniestra, de que el pueblo, la nacin, se sintiera
amenazada de muerte, se sintiera muerta de miedo, de haber
hecho surgir de su seno ese monstruo armado, deforme y ru-
fin que eran los ejrcitos de enantes.
Pero, ahora n. Al General Trujillo le cabe la honra de ha-
ber creado un verdadero Ejrcito, con todos los honors de la
letra mayscula. Un Ejrcito que no viola, que no atropella,
que no incendia, que no carga a balazos contra la muchedum-
bre indefensa, que no sirve ni servir de instrument para que
un gobierno pase por encima de la Ley y de los Derechos ciu-
dadanos, para poder lograr el hartazgo de voraces hambres de
mando illegal.
El Ejrcito sabe que no represent meramente a un go-
bierno. El Ejrcito sabe que su bandera, la nica, es la sagra-
da de la Patria y no el accidental bandern de una faccin
poltica. El Ejrcito sabe que su papel es la defense de la
nacin, del pueblo que la constitute, de la Ley que salvaguar-
da su personalidad, como entidad innegable. El Ejrcito sabe
que los gobiernos pasan, se suceden los unos a los otros-por-
que as lo exige nuestra democrtica extructura-pero que l
no pasa, que permanece, que es inconmovible en su fuerza
y su decoro, porque sali del seno de la Patria misma y es su
garanta, su valor y su valer.








En este moment, la opinion pblica respalda al Ejrcito.
Lo seguir respaldando mientras el Ejrcito permanezca en esa
linea de dignidad que ahora sigue.
Pero hay que estarle muy agradecidos al General Trujillo,
de haber hecho por la primera vez en nuestra Historia, de su
Ejrcito, una garanta de paz para la Repblica y no el instru-
mento de pasiones procaces que al fin y al cabo volveran a
dar al taste con nuestra soberana.
El Ejrcito defiende la Repblica. Defiende la Ley. De-
fiende la democracia y sus principios que en l reposan con-
fiados. Defiende la Constitucin. No servir para que se atro-
pelle a la ciudadana ni se obstaculicen sus cvicas actividades.
Este es el moment en que nosotros damos un bravo al
Ejcito Nacional, a sus oficiales y a su efe : el General Truji-
llo.
17 Diciembre 1929. El oficialismo que ya no poda
contar con el Ejercito para'sus desmanes, aprovechaba la
Polica Municipal y la exaltacin de unos cuantos fanti-
cos. El pueblo saba que habra guerra, pero esperaba al
hombre que lo deba llevar a la victoria que adivinaba en
la justicia de su causa y en su fuerza avasalladora :
DE LA HORA POLITICAL.
Lo ocurrido el domingo en la tarde en Puerto Plata, es,
desde entonces, el tema de todas las conversaciones en los
corrillos donde la poltica es el plato del da.
Se ha visto en ese desorden escandaloso, el indiscutible
aspect sintomtico que present.
Autoridades civiles, funcionarios pblicos, agrupados
frente a una Comisara Municipal, provocando a una multitud
pacfica, que no haca otro alarde que el de su cvico entusias-
mo. Al fin y al cabo, depus de miles provocaciones, el inevi-
table choque entire las autoridades armadas y el pueblo inde-
fenso ; una carga absurda de la Polica Municipal contra el
pueblo all reunido-haba tambin muchas mujeres-los con-









siguientes golpes, los revlveres en alto prestos al gesto homi-
cida. Tumulto. Escndalo. Vergenza formidable para today la
sociedad dominicana.
De haber estallado all un diparo-haba gentes armadas
en los dos bandos, indiscutiblemente-nadie puede apreciar la
magnitude de la tragedia que hubiera podido acontecer. Los
culpables hubieran sido los partidarios del gobierno, los eternos
engredos.
La indignacin de la sociedad puertoplatea ante este
gesto de sus autoridades, ha sido enorme. Sabemos que se
prepare una viril protest denunciando el escndalo. Todos
los hombres decentes deben definir su actitud frente a ese
hecho que tan por lo bajo pone el buen nombre de la cultural
dominicana.
Cada dominicano tiene perfect derecho de manifestar sus
opinions polticas, siempre que no contravenga las leyes
constitucionales. En toda manifestacin echar vivas al caudillo
de sus simpatas, es permitido a todos los ciudadanos. No esta-
mos bajo el imperio de ninguna Ley Marcial, que sepamos, ni
se han suspendido las garantas de que goza todo ciudadano.
Pero todo eso es comentado por el pblico en su aspect
sintomtico, como dijimos antes. Desde hace tiempo se habla
de que mientras ms cerca est la fecha de las elecciones, ms
aumentar la presin ejercida por el element official. Todos
se preparan para futuros desordenes que parecen inevitable.
La lucha verdaderamente cvica, como debiera ser, como lo
exige la civilizacin, como lo exige la democracia, como lo
exige nuestra comprometida soberana, parece que ser seria-
mente interrumpida por desrdenes semejantes al de Puerto
Plata y an mayores. Los partidarios del gobierno sonren enig-
mticamente cuando oyen hablar de eso. Sus sonrisas parecen
decir : Se vern cosas!
Todos creen que las amenazas sern realizadas. El Go-
bierno no quiere perder. Quiere mantenerse an contra todo
el pueblo, para ello es capaz de todo. Absolutamente de todo.
As lo dicen llos mismos. As se oye decir a cada paso. Ante








esa intencin definida, nada tiene de extrao que los de la
Oposicin se prepare y tambin tomen sus medidas de pre-
caucin. Esto es horrible.
La Oposicin sabe que no ser lla quien provocar. En
el desrden de Puerto Plata se vi a las claras que la prudencia
y la dignidad estuvieron de su lado. Pero tambin se vi a su
moment que tambin le sobr valor para imponerse en los
acontecimientos.
El gobierno est en este moment confrontando la mayor
responsabilidad histrica. De su actitud depend la actitud que
pueda tomar el pueblo en la actual campaa eleccionaria. Las
personas conscientes razonan sobre el particular de una ma-
nera lgica : Si el gobierno est tan seguro del favor popular,
por qu estas provocaciones, esas amenazas, esos escndalos>
No le basta la seguridad inmensa de su prestigio para rerse
de cuanto quieran hacer sus enemigos ?
No. Sucede que el gobierno sabe de la enorme antipata
que inspira el actual rgimen a todo el pueblo. Sucede que el
gobierno sabe del odio inmenso que despierta en ese mismo
pueblo la idea del continuismo. Sucede que solo dos o tres
engredos creen que amenazando y provocando pueden ate-
morizar a un pueblo q. se ha despertado otra vez a la idea de
lucha por el restablecimiento de su dignidad.
Lo ocurrido en Puerto Plata debe dar margen a hondas
meditaciones por parte de las gentes del Poder. Sobre ellos
cae la responsabilidad histrica de todo cuanto pueda suceder
y la no menos grave responsabilidad de los acontecimientos
inmediatos que una actitud semejante pueda suscitar.
20 Diciembre 1929. A esta fecha creamos que Ho-
racio Vasquez desistira de sus proyectos reeleccionistas,
obligado por su salud precaria. Nos equivocamos...
DE LA HORA POLITICAL.
El President Vsquez est perfectamente bien. n As lo
dice el cable. As lo queremos career nosotros. Al fin y al cabo,
las personas no interesan a los pueblos por la realidad fsica de









sus humanidades, consideradas en el mero aspect concrete
o fisiolgico. No. Las personas pueden interesar por esa otra
importancia subjetiva que le dan sus actuaciones y que les
procura su ambicin o su prestigio. Es el simbolo que esas
personas representan lo que obliga al inters o a la atencin.
Y, el Horacio Vsquez smbolo , la muerto. Para ello
no es necesario el boleto de defuncin, ni el catalogamiento
lacnico en los registros del Estado Civil. Ha muerto lo pri-
mordial de su vida, aquello que justamente le evit siempre
ser una cifra del Censo Nacional. El Horacio Vsquez poltico,
ha muerto, ha desaparecido, se ha extinguido, se ha borrado.
Fu simbolo varias veces. Lo fu cuando arrastr a su
pueblo a la lucha y a la muerte con frases de ideal. De esa
etapa de su vida simblica vivi siempre, explotando un capital
fiduciario que slo respaldaba la tragedia intil.
Ultimamente fu smbolo tambien. Pero a la inversa
Representaba la osada de auspiciar todo lo que censur, de
implantar de nuevo todo lo que juzg urgente derrocar. Fu el
smbolo de la idea continuista que es donde se amamantan las
tiranas y, anciano ya, fu smbolo de todo ese pasado detesta-
ble que su sola presencia en el plano de la actualidad, bastaba
para mantener latente y opresor en la conciencia de todos.
Pero el smbolo ha muerto. A penas si la realidad vi-
viente de la persona logra recordarlo en esta necrologa de am-
biciones. El mito de Rui Daz de Vivar, el Cid Campeador,
ganado batallas despus de muerto, no se repite en el realismo
de nuestras vidas sin milagro. Adems, el Cid estaba vivo en el
entusiasmo de sus huestes: Horacio Vsquez ha muerto defini-
tivamente en la conciencia de su pueblo.
No lo ha matado su larga y cruel dolencia. La entidad
abstract del smbolo no muere en hospitals, ni se reform
por diagnsticos de cirujanos universitarios. No. La enferme-
dad Ju el pretexto, simplemente. El smbolo a ha muerto
porque el pueblo no lo secund, porque los mismos que para-
can ir a la vanguardia de la fidelidad, descubrieron de pronto
sus bastardos interests personales, porque los enemigos se









dieron cuenta de que l no cristalizaba slamente el peligro y
porque sus amigos manifestaron claramente que sin l reali-
zaran sus propsitos.
Luego, el smbolo careca de importancia. No era ne-
cesario en el desarrollo de los acontecimientos previstos. Cuan-
do un actor no tiene contrata, ni papel que desempear, el
actor ouelve a ser el ciudadano de antes. Nada ms triste que
agotar un repertorio o perder una contrata.
Y, como dijimos antes, no tenemos por qu no alegrarnos
de su salud recuperada. Su enfermedad nos interest, porque
nos interest el peligro de la reeleccin. Ya se sabe que eso es
impossible El actual Presidente de la Repblica, tendr que re-
tirarse a una vida de pasividad a riesgo de precipitar fatalmente
los acontecimientos.
Ahora nos interest el peligro de la otra reeleccin. De la
reeleccin del gobierno, que es la ms odiosa y la ms fatal
y la ms terrible. El Gral. Vsquez hubiera podido hacer
much bien, si no hubiese sido por los hombres que estaban
a su lado. De esos hombres que hicieron que el Ejecutivo flo-
tara siempre en una atmsfera de mentiras : engaado siempre
respect a la verdedra situacin del pueblo y de sus sentimien-
tos.
Ellos mataron al smbolo . Fueron los sepultureros re-
gocijados e intrigantes, los que akora mismo tratan de obsta-
culizar el triunfo de la democracia que es el triunfo del pueblo.
Pero, contrariamente a lo que sucedi siempre-de una
manera o de otra-con el Gral. Vsquez, estas gentes son
slo personas sin smbolo. En ellos nada tiene que morir.
No han estado nunca vivos en la conciencia del pueblo.
28 Diciembre 1929. Comenzbamos a hablar claro
al Ejercito. Partidarios del Gobierno pasaron por la re-
daccin de ( La Informacin a preguntar que sentido
le dbamos a esas lines. Respondamos con una sonri-
sa... En realidad, sabamos que nos habamos ido dema-
siado lejos y que nada haca prever que estbamos en el









terreno de lo que iba a ser una rotunda verdad dos meses
despus...
SOLDADOS
Soldados :
El pas est respaldando en este moment el buen nombre
de la institucin que ustedes representan, porque, a su vez,
el pas cree poder reposar tranquilo en la serena ecuanimidad
que logran las ideas conjuntas de fuerza, discipline, valor y
hombra.
El pas aplaudi y aplaude la brillante actitud de Ustedes
frente a los acontecimientos de mal disimulada violencia con
que queran alardear nuestros politicastros de ocasin, atarea-
dos en el concupiscente torbellino de sus antipatriticas pa-
siones : cuando Ustedes, sabedores del verdadero rol que les
ha delegado la sociedad, tuvieron el tacto y la dignidad de colo-
carse al margen de los designios criminalmente personalistas.
El pas aplaudi y aplaude al Ejcito que no ha atrope-
llado, que no ha asesinado, que no ha mancillado su nombre.!
El pas reniega de la poca brbara de los pronunciamientos,
de las alarmas, y se despierta sin temor a cada diana, porque
sabe que a esa hora tambin estn alertas y vigilantes los que
velan por su seguridad y por su vida.
Pero eso no es todo, soldados :
Rumores siniestros, corrientes de intrigas indignas, pre-
tenden en este momento-de inquietud y recelo-hacer jugar
al Ejrcito un papel extrao y ajeno completamente a su rol
definido de difanas sinceridades.
Se pretend hacer pasar al Ejrcito como provocador de
nadie sabe qu acontecimientos seguros causales, de grandes
males y desgracias peores.
La poltica rastrera de ventorrillo, quiere mezclar al Ejr-
cito en una aventura de la cual saldr sin gloria, hacindolo
pasar como iniciador de hechos de los cuales slo ha sido testi-
go y no participate, para que, al fin de cuentas, cargue con
toda la culpa y recoja el mayor dao.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs