• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Preface
 I. Introduccion
 II
 III
 V
 VI
 VII
 VIII
 IX
 X
 XI














Title: Duarte (bosquejo histórico)
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078318/00001
 Material Information
Title: Duarte (bosquejo histórico)
Physical Description: 68 p. : ; 14 cm.
Language: Spanish
Creator: Despradel i Batista, Guido, 1909-1959
Publisher: Impr. "La Palabra" de M.A. Batista E.
Place of Publication: La Vega R.D
Publication Date: 1937
 Subjects
Genre: individual biography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Guido Despradel i Batista.
General Note: "Leido en forma de conferencia en el local de Amor al Estudio, por solicitud de la ʻSociedad Cultura', en la noche del 26 de enero de 1937. Y en Puerto Plata, en el Teatro ʻApolo' por solicitud de la Sociedad ʻRenovación', el día 14 de febrero de 1927."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078318
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000318557
oclc - 24281835
notis - ABU5397

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Preface
        Preface 1
        Preface 2
        Preface 3
        Preface 4
    I. Introduccion
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
    II
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    III
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    V
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    VI
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    VII
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    VIII
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    IX
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    X
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    XI
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
Full Text


GUIDO DESFRfiDEL 1 BATISTA




DUARTE
(BOSQUEJO HISTORICO)

Leide en forma de conferencia en el local de
AMOR AL STUDIO,
por solicitude de sl
OSOOIE DAD OULTURAM.
En la noche del 26 de Enero de 1917.
Y en Puerto Plata, en el Teatro =Apolow
por solicitud de la Bociedad
"IS NOYACIOlN"
El dia 14 de Febrero de 1937.


IMPRENTA "LA PALABRA"
de Manuel A. Batista E.
La Vega, R. D.

1937









V .' ~C
K -u
nC,


LAW
AsMERICA











A GVISA DE PROLOGOI

STE bosquejo hist6rico so-
bre la vida inmaculada del
egregio FUNDADOR de nues-
tra Nacionalidad, JUAN PA-
LBO DUARTE y DIEZ, es la
introducci6n de una series de ensa-
yos q. estoy preparando alrededor
de la ejemplarisima AOTITUD
HISTORICA de quien fu6, a
mas de APOSTOL y LIBER-
TADOR, MAESTRO finico e
inimitable en la brillante y con-
turbada Historia de Indo-Ame
rica.-
Fue dedicado, en forma de


III






conuertencia, a, la recien instalada
Sociedad "CULTURA" de esta
eiudad de k- p'*^^ de La
Vega, y leido en el teatro Apo-
lo de la ciudad debPuerto Plata,
a solicitud del centro cultural
"RENOVACION".-
Jamas ha sido mi intenci6n
comerciar con la pluma: cuando
escribo, o es por pura fruicion es-
piritual, o por cumplir con un de-
ber dejust:-'a, de verdad o de
progreso.-
Asi es que si este folleto se
vende es para pagar al IMPRE-
SOR su labor y sus materiales.-
Con este bosquejo hist6rico so-
bre la perilustre figure de Juan
Pablo Duarte, a mas de satisfa-
car, aunque no de manera com-
pleta, el ineludible deber que ata
a todo buen dominicano a la
gloriosa memorial del PADRE y
FUNDADOR de la Republica,





cooper@, por supuesto humilde-
mente, a que las generaciones
del present conozcan en sus ras-
gos esenciales la existencia de
dolor, de incomprensi6n y de sa-
crificio de quien en sublime
ddo repite con Marti la sentencia
inmortal:

"Patria es deber y agonia."

Vega Real y Feb:ero 27 de 1937.-









DUARTE
(BOSQUEJO HISTORIC)
FOR: GUIDO DESPRABEL I BATISTA.
I
INTRODUCTION

lj 'E abisme en la vida fecun-
da de ese ilustre Var6n digno de
un justiciero paralelo de Plutar-
co, y todo cuanto vi fue ablnega-
ci6n, dolor, f6 y sacrificio.
Quise, en intima comuni6n el
alma con los santos intereses de
la Patria, escrutar su parad6jico
destiny: y el egoismo, la iznoran-
cia y la injusticia me hicieron







retroceder, sumido en hondas
dudas y en desconsuelos des-
esperantes.-
Nacido para el amor y para el
bien, la maldad lo crucific6 en M1
calvario de la incomprensi6n y de
la ignominia.-
Ap6stol da una idea, la reali-
dad surgida a los recios impulses
de sd genio, vio en 61, en vez de
a su legitimo padre, a su enemi-
go... en vez de a su niimen pro-
tector: al obstaculo que era ne-
cesario derrumbar para sumirlo
en el mas hondo mar del desco-
nocimiento y del olvido...
El, "un visionario del amor"(1)
como dijera con su pluma rutilan-

1.-Miguel Angel Garrido- "Juan
Pablo Duarte".-- p. en la Revista
Mensual Ilustrada "Centro de Be-
creo".- Santiago, Marzo 30, 1922.-
No. 2.







te Miguel Angel Garrido, el pri-
mero en la "extensl6n y grandeza
del eslterzo", fue el uiltimo en el
aprecio, la consideraci6n y el res-
peto de la gran mayoria de sus
coetaneos.-
Como S6crates, bebi6 la cicuta
de las propias manos de sus con-
ciudadanos... y pudo, ante las ad-
versas y rines circunstancias del
moment historico que 61 fuera el
principal en crear, haber excla-
mado como Cristo:... "Mi reino
no es de este mundo"......
Heroe, ap6stol, sofiador y ar-
tifice, posey6 de los incorrupti-
tibles varones de Atenas, la vir-
tud; y de todos los que superan
la realidad de la hora que les to-
ca plasmar y vivir, el castigo
mis inmerecido en un G6lgota de
maldad y de oprobio.-
Fue el mas desgraciado entire







todos los Padres Libertadores de
America, y el mas prematuramen-
te vilipendiado. Para el, en me-
dio de la cosecha portentosa de
laureles surgidos al aliento del
mis esforzado heroismo, no hu-
bo hora feliz de vendimia. Y su
apoteosis fue la proscripci6n, y
el insulto la apologia de su inmen-
so sacrificio.-

Era revolucionario y mistico.-
Estados de animo, que en la reali-
zaci6n de los fundamentales mo-
vimientos de honda. reform so-
cialque habia emprendido, hu-
bieran sido altamente contradic-
torios si su misticismo, en vez de
haber sido como fue, active,
"como el de la excelsa escritora
avilefia" segfin lo expresara en
brillante pagina emotiva el Dr.







Henriquez y Carvajal, (2) lo hu-
biera mantenido desprendido de
las cosas terrenas y lo hubiera
transportado, en suavidad de en-
suefios, por regions ignotas de-
bienaventuranza.
Como mistico tenia una f6 in-
quebrantable y una espiritualidad
exquisite. Como revolucionario
era un eterno rebelde y un orga-
nizador met6dico e incansable.
Sinti6. hondamente las necesi-
dades de la Patria, y previ6 con
lineamientos precisos el triste al-
cance de sus futuras desgracias.
Fua Ap6stol, Mentor, y Maes-
tro, y muri6 como todo' Reden-
2. -Discurso de recepci6n y de
bienvenida al acad~mico Rodriguez
Demorizi- p. en "Clio"- fascfculo
V- Septiembrg y Octubre-1935- p.
136.-







tor... crucificado ............
II
Juan Pablo-Duarte y Diez na-
-ci6 en dia martes, yen fecha
veintiseis de Enero del afio mil
ochocientos trece.- Hacen hoy
justamente ciento veinte y cua-
tro afios. Naci6 este predestina-
do alli, en la secular Santo Do-
mingo de Guzman y en terminos
de la Parroquia de Santa Barba-
ra, apenas transcurridos cuatro
anlos de la her6ica reconquista de
Don Juan Sanchez Ramirez, y
ocho afios antes de que, a los des-
velos del eximio Don Jose Nul-
fiez de Caceres, se realizara,
aunque por tiempo efimero, la
primera existencia elellva de la
nacionalidad dominicania.
De Veger de la Frontera, iu-







dad hispana situada 'cerca del his
t6rico Cabo de Trafalgar",(3) era
oriundo su padre Don Juan Jose
Duartei Rodriguez; i de la oriental
Villa de Santa Cruz del Seibo era
su madre, Dofia Manuela Diez y
Jimenez Benitez. Era, pues, na-
cido en tierras de America, de
padres espafioles y dominicanos,
pero con una ascendencia legiti-
mamente espailola.
Su preparaci6n cultural tambien
era de origen legitimamente euro-
peo. En los primeros afios de su vi-
da recibio de labios de los escasos
i no mui bien preparados maestros
con que cdntaba su ciudad natal
en aquella epoca, sus primeras
ensefianzas; y ya iniciado, y sin-
3.--Emilio Tejera.- La Asceu-
dencia paterna de Juan Pablo Duar-
te.- p. en Clio- Faseiculo saguudo-
Matzo y Abril- 1933- p. 38.







tiendo en su interior las constan-
tes lamadas que hacen ir tras-la
luz salvadora a los predestinados,
se dirigi6, apenas un adolescent
y en viaje de studios, a Estados
Unidos, Inglaterra, Francia y
Espaia. Y alli, en aquellos me-
dios de amplia cultural y de civili-
zaci6n refinada, cultiv6 esmera-
damente su espiritu y se di6 cuen-
ta perfect del estado de dignidad
que brinda la libertad a los hom-
bres.-
Oigamos ahora la voz autori-
zada de la tradici6n para que
comprendamos c6mo y d6nde
concibi6 Juan Pablo Duarte el
suefio de independizar a su Pa-
tria. Cuando el future Fundador
de nuestra nacionalidad viajaba
en direcci6n a Barceloua en un
buque espafiol, el Capitan de es-
te y en presencia de Duarte, pro-






firi6 graves insultos contra los
dominicanos, Ilegando hasta mo-
tejarlos "de cobardesy abyectos
por no sacudir el degradante yu-
go de los haitianos". En silencio
recibi6 el ilustre patricio aquel
insulto de quien no hacia mas
que respirar por la herida de su
orgullo, pero al Ilegar a Barce-
lona, donde permaneci6 algin
tiempo en busca de nuevas y sal-
vadoras luces, plane6 el glorio-
so pensamiento de libertar a su
Patria".-(4)
Y asi, regres6 a ella so-
licito y con la sania idea
prendida fijamente en su
cerebro ya ampliamente cultiva-
4.-Lie. Leonidas Garcia- "GrAfi-
ca descripci6n de la vida del ilustre
Joan Pablo Duarte"- p. en el Lis-
tin Diario- Julio 16 de 1930-- No.
13062.






do, y se lanz6 a su cabal realiza-
ci6n con la f4 y el impetu con
que lo hacen los geniales ilumi-
nados.-
La respuesta que diera Duar-
te al Dr. Don Manuel Maria
Valverde a su regreso a su escla-
vizado solar native, justifica la ve-
racidad de esta tradici6n. Al pre-
guntarle este ilustre i sabio Dr., al
mismo tiempo q. insigne patricio,
"que era lo que mas le habia
llamado la atenci6n y agradado
en sus viajes", Duarte le contes-
t6: "Los fueros y libertades de
Barcelona, fueros y libertades
que espero demos un dia a nues-
tra Patria."-(5) Talvez fue esta
la primera vez que expusiera a
un compatriota la excelsitud y
5.-Lie. Leonidas Garaia-Grifica deseripci6n
de la vida del ilustre Juan Pablo Duarte"- p.
en el Listin Diario- Julio 16 de 1930.-No. 13062






la grandeza del suefo que ago
biaba a su alma visionaria .....
III
Bajo el peso de la dominaci6n
mis degradante gemia el pueblo
cien veces martirizado de Quis-
queya. Ahogada, apenas recien
nacida, en la mas recia esclavi-
tud la nacionalidad creada bajo
la inspiraci6n candente del Dr.
Don Jose Nfiiez de Caceres, el
alma dominicana estaba sumida
en la mas cruel indecision y no
se entreveia en el obscure hori-
zonte de la Patria mas que el
dolor, la iniquidad y la injusticia.
La idea de nacionalidad existia,
confusa y torpemente, en el
alma acongojada del pueblo; y
no es de dudar que esta alma
sintiera, aunque con ecos sordos,






la ineludible necesidad de rom-
per las duras y ominosas cade-
nas del negro dominador de oc-
cidente.-
Y como los pueblos ante la
opresion tiranica o mantienen su
personalidad, encastillandose en
la dignidad de su historic, en la
belleza de sus tradiciones y en la
pureza de sus costumbres; o se
despersonalizan, para desaparecer
ante ella, rindiendole pleitesia y
admitiendo en todas sus parties
el nuevo coeficiente cultural e
hist6rico que le ha impuesto el
opresor, la actitud del pueblo
dominicano durante los veinte y
dos afios de destrucci6n y de ti-
rania de la dominaci6n haitiana,
nos pone de manifiesto la con-
ciencia que l1 tenia de ese propio
coeficiente que le daba legitima
existencia hist6rica: ya que pudo





13
rmantenerse fiel a si mismo basta
esperar lallegada de su Mesias
Salvador.
Y conhenz6 su obra redentora
el Ap6stol como activo agitador
v como fecundo Maestro. Ca-
da hogar noble era una tribune
para predicar su evangelio, y
en la quietud de aulas improvisa-
das al azar, edificaba un temple
para regar como semillas de luz
sus sabias ensefianzas. Con la
suavidad de su palabra convin-
cente ycon el powder de domina-
ci6n que se escapaba, como chor-
ros de sol fecundante, de su no-
ble persona, comenz6 a sumar de-
cididos proselitos a su grande
causa. "Se brind6 a darles classes
gratuitamente a todos los j6venes
que lo deseaban", y conjo ha di-
cho un eminente publicista nues-
tro: "Dedic6se a former la men-







te y el coraz6n de sus amigos:
cuid6 de infiltrar en ellos con el
odio a la tirania aquel desprecio
por los placeres voluptuosos que
adormecen a esa edad peligrosa;
trat6 de formarles para la lucha
de la vida moral y fisica que de-
bia aguardarles en el porvenir y
cuando hacia 6sto el Prebistero
Herna~ndez y e1 se encontraron de
frente y obraron de consuno.
Desde entonces se abrieron las
classes, desde entonces se trabaj6
con f6 y entusiasmo en la grande
obra de la Regeneraci6n del pue-
blo."(6)
Y despubs de transcurridos
cuatro o mas aios de realizar la-
6.-F41ix Ma. Delmonte-Reflexiones
Hist6ricas sobre Santo Domingo"-
citado por el Lie. Leonfdas Garcfa-
"Clio"- Fase. 5o. Septiembre- Octu-
bre 1933-p. 131.






bor tan meritoria, surgi6, concebi-
da, planeada y organizada por 6l,
la Sociedad "LA TRINITA-
RIA".-
Al visionario, al agitador y
al Maestro se sumaba ahora el re-
volucionario organizador. Al con-
juro de las tres cualidades mis
caracteristicas de su alma privile-
giada, surgia aquella organiza-
cion secret que convertirfa mis
tarde en palpitante realidad el
hermoso suefio de libertar a su
Patria: de su patriotism, de su
f6 en el sacrificio y de su espiri-
tl eminentemente religioso.-
Para atestiguar su inmenso
amora la Patria, basta la actitud
ejemplar e inmaculada de su vida.
A ella ofrend6 sa existencia toda
enter, su propia fortuna y la de
su familiar, y el gajo inmenso de
laureles que a su paso tendi6 so-






licita la Gloria.-
Tratar de justificar su f4 en el
sacrificio, es remover la esencia
misma de su vida: porque 61 fue
todo desprendimiento, abnega-
cion y martirio... en ningunos
labios es mis exacto el dicho de
Marti que en los de 61 mismo:
"Patria es deber y agonia...
cQui'n pudo sentir y compren-
der mas hondamente esta sen-
tencia, sino 61 mismo, quien
ofreud6 su corazon sangrante en
el altar del mas puro y sincero
patriotismo?...
Su religiosidad la expre-
sa elocuentemente el idea-
rio que sirvi6 de firme sosten a
su obra redentora. El era un sa.-
cerdote que encerraba en su al-
ma la pureza eucaristica del san-
to.
Clemente, caritativo y bonda-






doso crey6 con fervor infinite en
la sagrada religion de sus ante-
pasados.- Y en nombre de su
Dios e invocando la Santisima
Trinidad, fund la Sociedad q. da-
ria la ansiada libertad a su pueblo.
Fue un santo var6n. Y por
eso su lenguaje, carente del fue-
go y del vigor del verbo tribuni-
cio, era suave y meloso, salpica-
do de profundas reflexiones y de
hondo sabor sacerdotal. Cuando
hablaba o escribia, no se sentia
al agitador togoso y violent, si-
no al Ap6stol, que ardiendo en
sagrado fuego de inspiraci6n di-
vina, predica una nueva fM.-
Transcribamos aqui algunos
trozos de sus cartas para que de
sus mismos labios recibamos la
expresi6n de su honda religiosi-
dad y de la dulzura y penetra-
ci6n de su espiritu. En carta que







dirigi6 a su amigo Don Felix
Ma. Delmonte le decia: "Tii eres
providencialista si no me equivo-
co, i en esta inteligencia voy a ex-
plicarme: a la verdad, sentiria
que no lo fueses, porque te amo;
y los providencialistas son los
que salvaran la Patria del infier-
no a que la tienen condenada
los Ateos, Cosmopolitas y Or-
copolitas (all va esa expresi6n
aventurada queriendo significar
ciudadaanos del infierno)...(7) gNo
parece esta una pagina del
bueno y profundo de Marco Au-
relio?...
En otra ocasi6n, cuando ante

7.- Oitado por el Lie. Leonidas
Garcia en su trabajo "Influencia de
la Iglesia Catblica en la formaci6a
de la Nacionalidad y en la Oreacib-
de la Rpiphblica Dominicana-"Clfo"-
Fasc. V? 1933 p. 128.





19

as desgracias de la Patria la in-
ignaci6n le subia al alma, en
vez de lanzar duros denuestos y
frases de sangrienta venganza
contra los que causaban su mal,
se armaba de un lenguaje prof6-
tico y exclamaba: "Blenaventura-
dos les que has hambre y sed de
jnsticia perque etles serin bartos.
Y el buen dominicano tiene sed de
justicia ha largo tiempo, y si el
mundo se la negare, Dios, que es
suma Bondad, sabra hacersela
cumplida y no mui dilatado, y
entonces, ay! de los que tuvieron
ojos para ver y no vieron!... !la
eternidad de nuestra idea!... por-
que ellos habran de oir y habran




20

de ver entonces lo que no hubie-
ron querido oir ni ver jamas.-"(8)
AMn en el manifiesto lanzado
desde Guayubin, que es cuando
asume su mas efectivo y brillante
gesto de director de hombres y
de dominador de cosas, su pala-
bra no alcanza la fulgurante es-
tridencia de esas proclamas de
los recios caudillosen campaiia.
Y en vez de lanzar esos. ap6stro-
fes lapidarios que se escapaban
de los labios taumatiirgicos de
Marti, o de vibrar, con acento
de semi-dios, como Bolivar en
sus recios discursos inmortales,
habla mansamente, aunque con
decision y firmeza, embargada el
8.-Citado por el Lie. Lconidas
Garcia en su trabajo "Infloencia de
]a Iglesia Cat6lica en la formaci6n de
la Nacionalidad y en la Creaci6n de
la Repiblica Dominicana "011o"-
Fase. V. 1933- p. 126.-





21

alma en sutiles emanaciones de
santidad infinita, como el evan-
gelista convencido desde el sa-
grado G6lgota de su cruento mar-
tirio.-
Decia su hermana Rosa Duar-
te que a los seis aiios de edad re-
citaba de memorial el catecismo,
y fue tan poderosa su vocaci6n
religiosa, que como nos lo dice
en un brillante ensayo el Licen-
ciado Leonidas Garcia, expulsa-
do del seno de la Patria el Fun-
dador de la Repuiblica por la ma-
ledicencia y la ambici6n de un
grupo de sus conciudadanos, se
avecind6, alia en la hospitalaria
Venezuela, en San Jose de
Apure. Alli contrajo estrecha
amistad con el Prebistero San
Gervi, con quien aprendi6 el por-
tugues e intensific6 sus conoci-
mientos en la Historia Sagrada;







este ilustrado Sacerdote al ver
su gran disposicion para ejercer
el ministerio eclesiastico, le pro-
puso que se dedicara al servicio
de la Iglesia. Pero los pensa-
mientos patri6ticos q. agitaban su
alma "le impedian tomar esta-
do", segin el mismo Duarte to
confiesa...
En la convulsiva y ano-
nadante Historia de America
no tiene similar este pr6cer ad-
mirable y admirado.......
V
El Domingo diez y seis de Ju-
lio de mil ochocientos treinta y
ocho se fundaba la Sociedad Pa-
tri6tica "LA TRINITARIA".
Rosa Duarte nos dice al respec-
to lo siguieute: "Corriael mesde
Julio; 61 record que ese dia en
su Patria se celebraba el triunfo







de la Santa Cruz, record que
)ajo su gida venci6 Constantino
l Grande al tirano Majencio, y
se crey6 ser tambien vencedor
emprendiendo sus trabajos bajo
a protecci6n del signo de nues-
tra Redenci6u. El diez y seis de
ulio de mil ochocientos treinta y
ocho, dia del triunfo de la Santa
Cruz, se pronunci6 con various pa-
triotas, dominicano independien-
te-."(9)
Fueron nueve sus miembros fun-
dadores; nueve pr6ceres que son
dignos de gratitud eterna y cuyos
nombres deben ser esculpidos en
grandes caracteres de bronce in-
destructible en el suntuoso Pan-
te6n, en donde deben reposar sus
restos venerandos, que el recono-
9.-Citado por el Iic. L. Garcia-
en su laureado trabajo auteriormeute
mencionado.- p. eu Clio-1933.- p. 126.







cimiento national debe levantar
a su augusta e inmarcesible me-
moria Tenian un cerebro y un
coraz6n, Juan Pablo Duarte, el
vidente e inmaculado; y un ideal
supremo, la independencia abso-
luta de la Patria.-
Alli reunidos, en la casa de do-
ia Chepita Perez situada frente
a la Iglesia del Carmen, firma-
ron de manos del patricio insig-
ne elinviolado juramento de los
Trinitarios.-
En este moment tan solem-
ne es cuando la figure peri-ilus-
tre de Duarte traspasa los linde-
ros de lo human y se unge con
los mas altos atributos del mas
sublime apostolado.- "Sus
ojos azules, nos dice el Trinita-
rio Serra, de mirar sereno, le
centelleaban; su tez suave, tefiida
de ordinario por las rosas, en






aquel moment parecia deberle
su color a la amapola; sus labios
finos, donde de continue una
dulce y earihiosa sonrisa revela-
ba la bondad e ingenuidad de
aquella alma noble e inmacula-
da, veialos convulsos agitando el
negro y espeso bigote que a la vez
que formaba contrast agradable
con su dorada y poco poblada ca-
bellera, al dilatar la longitud de
su frente daba magestad a su fi-
sonomia Con el pecho erguido,
adelantando el paso, acompa-
iiando la acci6n con la mano de-
recha, como si terminara una
arena concitadora ante el pue-
blo, repiti6: "Fuera toda domi-
naci6n! Viva la Libertad! Viva
la Republica Dominicana!-"(10)
No mas humillaci6n! dijo el
10.-Jose Ma. Serra. Apuntes para la Histo-
ria de los Trinitarios- imprenta Garcia Herma-
noB-. Santo Domingo- 1887.






Ap6stol Libertador a sus conven-
cidos compaiieros. No mas ver-
giienza! "Si los espafioles tienen
su monarquia espafiola y Francia
la suya francesa; si hasta los
haitianos han constituldo la Re-
pfblica Haitiana, 6por qu6 han
de estar los dominicanos someti-
dos, ya a la Francia, ya a Espa-
fa, ya a los mismos haitia-
nos, sin pensar en constituirse
como los demas? N6, mil veces.-
No mas dominacion! Viva la Re-
pfblica Dominicana!-"(11)

Y el Ap6stol habl6, cre6 y or-
ganiz6, y la Repuiblica fu6 seis
anios mas tarde una realidad pal-
pitante que sargia, en medio de
una apoteosis radiante de herois-

11.-Serra- opisculo citado.- 1887.-






mo, del fuego de su numen ilu-
minado......
VI
Pero sombras negras de nega-
ci6n nublaban los blancos pana-
les que esperaban el laborioso
advenimiento de la Patria Redi-
mida.-
En criminal connubio, cegada
el alma por el desconcepto, y sin-
tiendo pesar aiin sobre ellos el
dominio de los anacr6nicos pre-
juicios de la todavia no extinta
Colonia, un grupo bastante nu-
meroso de dominicanos, odiando
a muerte al haitiano dominador,
aceptaba la necesidad de romper
su yugo, pero para entregar ma-
niatada la Republica al protecto-
rado de una naci6n extranjera...
Como si la esclavitud no faera
siempre denigrante aunque la im-




28
pongan manos blancas enguan-
tadas en seda!....
Justamente en mil ochocientos
treinta y ocho, el mismo ailo de
la fundaci6n de "LA TRINITA-
RIA" y seis afios antes del gol-
pe salvador de Febrero, los afran-
cesados, incapaces de albergar en
sus almas la idea de un "naciona-
lismo puro y simple", comenza-
ron a concertar, cerca del C6n-
sul de la Francia en Puerto
Principe, sus odiosos e indignos
planes anexionistas. Y asi, ante
el nacionalismo integerrimo de
Duarte y sus compafieros, co-
mienza a levantarse la iniquidad
avergonzante del lesivo plan de
Levasseur. "Ese plan parad6ji-
co y antag6nico, seguin lo ha ex-
presado un eminente historiador
nuestro, tuvo por objetivo el pro-
tectorado desintegrante, como es-






0do, no como garantia de la per-
ionalidad juridica de la Repuibli-
ea en la Comunidad de las Na-
iones.-"(12)
Las nacionalidades no evolu-
cionan ciegamente, y su genera-
ci6n y su progress no son las
resultantes casuales de fatales le-
yes del destino. La genesis y el
desarrollo de las nacionalidades
son consecuencias l6gicas de las
eyes positives del determinismo
hist6rico; y por ello, al nacer ne-
cesitan, como condicion primor-
dial de existencia, la fijaci6n
precisa de un ideal que venga a
ser la estrella de orientaci6n que
dirija sus pasos, hasta alcanzar
la dificil meta de esas inmortales
realizaciones que les darn per-
12.-Dr. Federico Henrfquez y Car-
vajal-"Anexionismo.- "Clio- fascicu-
lo 39 1928- p. 58.-






sonalidad y permanencia.-
Para la nacionalidad domini-
cana este ideal orientador se en-
carna en la apost6lica figure de
Juan Pablo Duarte.- Entre nos-
ocros el fue el primero en conce-
bir la Patria libre e independien-
te: sin protectorados ni restric-
ciones; sinti6 en toda su hondura
el principio vital de su unidad, y
fij6 para ella, tanto en su orga-
nizaci6n internal como en sus re-
laciones externas, la practice
consciente del mas amplio libera-
lismo.
Todo cuanto se opusiera al
ideal Duartista, se oponia al des-
tino de la Patria. Y esta fue la
labor de los afrancesados: con-
trariar grandemente los sagrados
destinos de una nacionalidad que
tuvo vida a despecho de sus sor-







oluta de f6.-

La labor desnaeionalizadora de
los hombres que jamss tuvieron
f4 en el porvenir de la Repibli-
ca" no puede tener justificaci6n
ante la critical hist6rica- Refi-
riendose a la labor de los afran-
cesados, en su hermoso y bien
hilvanado discurso academico, di-
ce el j6ven historiador Rodriguez
Demorizi lo siguiente: "Todos,
sinembargo, afrancesados y es-
pafiolizados contribuyeron efi-
cazmente al triunfo de la causa
separatist, por esa misteriosa
transmutaci6n de los actos egois-
tas de los hombres en bienes co-
lectivos. Los justos motives que
tuvo Duarte desde el sagrario
de su inalterable radicalismo na-
cionalista y agitado por santa ira,




32
para darle el titulo de facciosos a
los afrancesados, ya no deben
existir para la critical hist6rica.
La sombra infamante que pe-
saba sobre ellos se fue desvane-
ciendo, como el lento caer de un
velo:que cubriese una estatua.-"
(13)
Estamos absolutamente enl des-
acuerdo con esta opinion del mis
joven de los miembros de nues-
tra Academia de la Historia.-
Si es cierto que la imperdonable
actitud de Santana y de los
afrancesados' no lieg6 a obtener,
de una naci6n extrafia, un pro-
tectorado director para la nacien-

13.-Lie. Emilio Rodriguez Demo-
rizi.- Discurso de iDgreso a la Aca-
demia Dominicana de la Historia.-"
12 de Octubre de 1935 p. en Clio
fasc. V.- Septiembre y Oetubre
1935- p. 130.-,





33

te Republican, es innegable que
esta actitud vici6 de muerte las
sanas tendencies que a la nacio-
nalidad querian dar las ideas de
Duarte, y mantenia en acci6n,
en el orden interior de la Repui-
blica, el predominio de las fuer-
zas desquiciadoras y desp6ticas
de la Colonia.-
El airado anatema del Padre
de la Patria debe mantenerse
siempre en pie, como un indice
acusador.contra los que han cau-
sado sus grande males a la Re-
piblica.- La critical hist6rica, si
quiererealizar laboreficiente en el
cabal desarrollo de nuestra nacio-
nalidad, no debe hacer casoomiso
de la innoble labor de los afran-
cesados, ni muchisimo menos de-
be tratarde redimirlos ante la
conciencia de sus conciuda-
danos. Urge que abandonemos






nuestro conformismo histlrlco, y
en vez de tratar de destruir la
"sombra infamante" que pesa,
con merecida justicia, sobre los
que Duarte llamara afrancesados
y Orcopolitas, debemos presen-
tar claramente a las generacio-
nes la maledicencia de su obra
destructora y mantenerla eterna-
mente bajo.la apoteosis del mis
vivo rencor.-

VII
"Cuando Duarte, dice en un
important articulo el Dr. Alcides
Garcia. a la cabeza del pueblo, le
gan6 a la gente del Poder el quin-
ce de Junio de mil ochocientos
cuarenta y tres reflida batalla
eleccionaria, hizo exclamar al in-
teligente delegado del gobierno
de Puerto Principe, Monsieur







ugusto Brouast: "la Separaci6n
e la parte Espafiola es an he-
ho..." Esta victoria civica, ob-
enida en la plaza que Ileva el
ombre del egregio patricio, fue
onsiderada por don Jose Ga-
riel Garcia como un: "triunfo
ue llamaremos del derecho con-
ra el hecho, precursor del alcan-
zado despues en la noche memo-
rable del veinte y siete de Febre-
ro de mil ochcoientos cuarenta y
cuatro".-{14)
Y asi como lo dispuso la expre-
si6n consciente del pueblo en
aquella tarde de inaudita trascen-
dencia, lo realize, dAndole palpa-
ble materialidad, elheroismo trini
tario en la noche gloriosa del 27
14.-Dr. Alcides Garcia.- "Histo-
ria de la Plaza Duarte.-'" listin Dia-
rio, julio 16 de 1930.- N? 13062.






de Febrero, tomando como atala-
ya el basti6n redimido del Con-
de y como armas, la voluntad
decidida de un pueblo a ser li-
bre o morir.
Duarte, el Jefe Unico de la
Revoluci6n emancipadora de Fe-
brero, no tuvo la inmensa dicha
de participar personalmente en la
asonada de lahist6rica puerta del
Conde.- La inquina y la igno-
rancia de los malos dominicanos
lo habian hecho salir del Pais en
exilio involuntario.
Como dice Jose Maria Serra:
"al estallar el movimiento de Re-
forma, los afrancesados habian
provocado antes una reunion de
various dominicanos en la casa de
Don Manuel Joaquin Delmonte,
con objeto de aunar voluntades.
Duarte manifest que todo pen-
samiento de mejora en que el sen-







timiento national se postergara a
la conveniencia de partidos de-
bia siempre reprobarse, porque
puesto en ejecuci6n constituia de-
lito de lesa patria". Y agrega
despues el pr6cer trinitario: "una
declaraci6n tan franca y que lle-
vaba aparejado el vituperio que
a todos alcanzaba, ain a los mis-
mos que aceptaron la reform con
los haitianos, le proporcion6 el
encono y la ira de unos y otrus:
asi fue que antes de legar Rivie-
re a Santo Domingo, recibi6 una
denuncia contra Duarte q. le va-
li6 su persecuci6n y destierro a
Curazao, con la de algunos sefia-
lados como Duartistas". (15).
Cuando los prohombres de
15.-Jos6 Ma. Serra.- "Apuntes pa-
ra la Historia de los Trinitarios-"
1887.-Santo Domingo.- Imp. Gardfa
Hermanos.-






nuestra Independencia, amparan-
dose en el grito reformist de
Praslin, lograron destruir en esta
parte Espafiola la omnimoda do-
minaci6n de Boyer, solamente
existian en ella dos instituciones:
el ingenio y el hato; pues el re-
gimen colonial,, como ya lo habia
expresado veintiun afios antes
Don Jose NGfiez de Caceres, no
era mas q. "an opresivo carromato"
(16). Al surgir la Repuiblica la
fatal ineptitud del medio anona-
d6 el ideal Duartista, y fue su
doloroso destino carecer de or-
ganizaci6n efectiva y de direc-
ci6n consciente, al caer bajo la
f6rula de los uinicos que habian
poseido el habito de mandar: el
hatero, el mayoral y el negrero.
Es indiscutible que al fundarse
16.-Dr. Don Jos6 Nifiez de CAce-
res.-Manifiesto del 1? de Diciembre
de 1821.-






la Repfiblica existia ya en nues-
tro medio un nuicleo de verdade-
ros patriots que tenian concep-
to de como debia instituirse una
repiiblica y como debia ella diri-
girse dentro de los terminos de
la mas estricta democracia: los
trinitarios.- Pero el medio los ani-
quilo....
"Santana da el grito de inde-
pendencia en el Seybo el dia 26
de Febrero de 1844, march se-
guido sobre la Capital a la cabe-
za de 600 hombres armados de
lanzas y acompaiados de perros,
con paniuelos en la cabeza, y en-
tra a dicha ciudad a los gritos de:
"Viva Sefio Pedrito!"A la puerta
de la iglesia de los Remedios acam-
pa la tropa y alli, ante la multitude
curiosa, seacerca Bobadilla a San-
tana y cogi6ndolo por ambos bra-
zos dijo al pueblo: "este es, este






es!.."(17) el cerebro de las obse-
siones cautelosas habia encontra-
do el brazo armado para ejecutar
sus negros designios.....
Constituida la primera Junta
Central Gubernativa una de sus
principles medidas fue enviar a
buscar a Duarte de su exilio. Deje-
mos que Rosa Duarte nos narre
]a llegada del eximio Patricio al
suelo de la Patria por 61 funda-
da: "Serian las 7 de la mariana,
cuando una comisi6n de la Junta
Central baj6 al muelle a recibir-
lo', con la orden de desembar-
que. Con la comisi6n bajaron las
tropas, los empleados, el Sefor
Arzobispo, que fue el primero que
al Ilegar a tierra lo abraz6 di-
ciendole: "Salve, Padre de la Pa-

17.-Bienvenido Nouel.- "Bobadi-
Hla.-" Trabajo in6dito que poseemos
en nuestro archivo.-






tria! Con el Sefior Arzobispo es-
taban los sacerdotes, que tanto lo
querian, y en fin, el pueblo vic-
toreando al benemerito que habia
Ilevado a cabo su magna obra.
Al poner el pi6 en tierra, el ca-
fi6n de la fortaleza lo salud6 con
los tiros de ordenanza, y todo
fue conmoci6n y alegria. Llega
el inexperto joven y ofrece su es-
pada a la Junta, que s6lo aguar-
daba sus 6rdenes, y en recompen-
sa de su modesto desprendimien-
to le da el titulo de general de
origada"...(18) Asi relata su
hermana Rosa Duarte la inica
verdadera apote6sis que recibiera

18.- Rosa Duarte.- A puntes-"Recep-
cibn del Fundador de la Repitblica
el 14 de Marzo de 1844."-Clfo- Docu-
mentos Hist6ricos del Archivo Duar
te-Emilio Tejera.- Fasc. V.- 1935- p.
143.-






en vida, y de su pueblo, el Fun-
dador de la Reptiblica......
VIII
DespuBs de su brillante victo-
ria del 19 de Marzo Santana,
obedeciendo a un plan precon-
cebido, se reconcentra en Bani,
en donde mantiene a su ejercito
en una inactividad absolute. La
Junta Central Gubernativa orde-
na a Duarte: "marchar inme-
diatamente para el Cuartel Gene-
ral del Sur con la Divisi6n que
sale hoy bajo sus 6rdenes, y se
pondrai de acuerdo con dicho Ge-
neral Santana para todas las me-
didas de seguridad y de defense,
procurando que sean en armonia
con nuestra soluci6n de ser libres
o morir y segfin los principios






que hemos proclamado...."(19)
Llega Duarte a Bani y Santa-
na se obstina en mantener su
extraiia inactividad.- Duarte,
por tercera vez, dice a la Junta
Central: "hace ocho dias que lle-
gamos a Bani y en vano he soli-
citado del General Santana que
formemos un plan de campania
para atacar al enenigo, que si-
gue en su depravacion oprimien-
do a un pueblo hermano que se
halla a dos pasos de nosotros.
"La division que esta bajo mi
mando s61o espera mis 6rdenes,
como yo espero las vuestras, pa-
ra marchar sobre el enemigo se-
guro de obtener un triunfo com-
pleto, pues.se hall diezmado por
19.- Emilio Tejera.- "Documentos
Hist6ricos del Archivo Duarte"- Co-
municacibn XV- Marzo 21 de 1844.-
Clio- faso. VI-1934. p. 162.-






el hambre y la deserci6n "(20) La
Junta acepta que Santana pos-
tergue a Duarte, y ordena al Pa-
tricio que regrese, con los oficia-
les de su estado mayor, a Santo
Domingo.- Presidia la Junta
Central Don Tomas Bobadilla y
Briones....-
Sintiendose obligado a coope-
rar de una manera active en la
cabal realizaci6n de la obra de
la cual 61 era el legitimo padre,
se ofrece a la Junta Central para
dirigir la expedici6n, que par-
tiendo de Santiago, y via Cons-
tanza, debia caer sobre San Juan
de la Maguana. Este organism
desprecia su expontineo ofreci-
miento y se limita a darle las.
20.- Emilio Tejera.- "Archivo de
Duarte"-Comunicaci6n XVI- lo. do
Abril de 1844.- Clio- fase. VI- 1935-
p. 163.






gracias y a ordenarle que perma-
nezca en Santo Domingo "en el
ejercicio de las funciones que se
le ban confiado.-"(21) Labor de
postergacion mas sistematica no
se ha visto igual en la historic
de las luchas independentistas de
Ambrica; asi como tampoco se
ha dado en ella un ejemplo mas
categ6rico de subordinaci6n a la
autoridad y al orden, como este
de nuestro Fundador y Ap6stol.
En situaciones similares, y sien-
do el como era el Jefe Legiti-
mo de la Revoluci6n, y estando,
como en esta ocasi6n, en peligro
de muerte lasuerte y el destine
del ideal supremo de la patria,
otros muchos- de nuestros paladi-

21.- Emilio Tejera.- item-Comu-
nieaci6n XX-15 de Mayo de 1844.-
Clio- Fase. VI-1935-p. 165.-






nes, destrozando la augusta ma-
gestad de la autoridad, se hubie-
ran echado en brazos de la in-
subordinaci6n y del desacato.-
Pero en el alma de Juan Pablo
Duarte no tonian cabida la indis-
ciplina ni la arrogancia, y aun
talvez previendo el grave peli-
gro que corria la vida de nuestra
incipiente nacionalidad, se acogi6
obedientemente a las 6rdenes
egoistas del organismo superior
de que formaba parte.- Con so-
bradisima raz6n ha dicho el
Maestro Dr. Federico Henriquez
y Carvajal que Duarte fue, en
medio de la pl6yade de nuestros
libertadores, "el finico en la pu-
reza absolute de su vida".(22)
Pero en honor de la verdad
22-'Dr. Federico Henriquez y Car-
vajal. "Diarte y La Trinitaria"-Clio-
Fasc. IV-1933- p. 109-






historica debemos afirmar que en
nuestra lucha de Independencia
no !leg6 a realizarse la existencia
del caudillo que sintetizara sus
anhelos y le diera amplia y
y absolute realizaciones a
sus hondas necesidades. Dnarte
posey6 todos los atributos del
Ap6stol, del Mentor, del Agita-
dor, del Revolucionario, pero ca-
reci6 de las cualidades esenciales
que dan personalidad dominant
e inconfundible al caudillo. Para
ser esto uiltimo le falt6 ese arrojo
temerario que no se detiene en
sentimentales contemplaciones ni
en detalles, y esa consagraci6n
prestigiosa y atrayente que dan
las glorias conquistadas en me-
dio del fragor de los combates.-
Y ante el Pedro Santana, quien
tatipoco puede considerarse co-
mo el caudillo de nuestras gestas






separatists: porque si bien tue
soldado admirable que conqaist6
laureles inmarcesibles en los fla-
mantes campos de batalla, y te-
nia la reciedumbre necesaria pa-
ra dominar y dirigir soldados, ca
reci6 de la luminosidad y de la
pureza de alma, indispensables
para comprender en toda su am-
plitud el ideal de un nacionalis-
mo amplio y constructive y de
una patria digna y liberal.- Pos-
terg6 las necesidades esenciales
del espiritu de la nacionalidad al
egoismo y a la ignorancia, que
eran los recios puntales de su al-
ma; pues 61 era un product di-
recto del alma afin no extinta de
la Colonia. El caudillo es el con-
ductor, y en el nacimiento labo-
rioso de nuestra nacionalidad, pa-
ra alcanzar lugar tan prominent
era precise sentir con fuer2a las






aspiraciones de la Patria.-
Duarte era un vidente, iu re-
volucionario y un mistico.- Mis-
tico active, si, pero misti-
tico al fin.- Si en 61 como en Bo-
livar se hubieran aunado la vir-
tud del Ap6stol y el arrojo del
Caudillo, otro probablemente hu-
biera sido el destiny de esa con-
turbada nacionalidad surgida al
impulso incontrastable de su ins-
piraci6n y de su sacrificio.- Pero
61 era como Marti, con la sensi-
ble diferencia de que el ap6stol
laminoso de Dos Rios contaba,
en la ingente realizaci6n de su
obra portentosa, con el fir me apo-
yodel machete tajante, field e inte -
ligente de un Maximo G6mez y
de un Antonio Maceo... Y en el
caso de nuestro Padre Fundador,
se levant ante el, furibunda y en-
torpecedora, la osada y mal acon-






sejada ignorancia de un hatero
diestro para la batalla y solicito
para las dictaduras...
XI
El 8 de Marzo de 1844, ape-
nas habia sido proclamada la
Repufblica, la Junta Central Gu-
bernativa suscribia el llamido
Plan Levasseur.- Duarte protes-
ta airado en el seno de la Junta,
agita con su tf de iluminado al
pueblo, y detiene la consumaci6n
de hecho tan abominable... habia
salvado una vez mks la sagrada
integridad de la Repuiblica.- Co-
mo lo dijera mas tarde el pr6-
cer trinitario Juan Isidro Perez
de la Paz, Duarte fue el unico
vocal de la Junta que combati6
el Plan Levasseur.- Y asi, al re-
ferirse a esta actitud suya el no-
ble patricio, en su manifesto de






Guayubin dice: "me pronunci6
contra el protectorado francs
deseado por esos facciosos y ce-
si6n a esta potencia de la penin-
sula de Samand, mereciendo por
ello todos los males que sobre mi
han Ilovido..."(23)
La Junta Central Gubernativa
nombra al General Francisco
del Rosario Sanchez Jefe auxi-
liar del General Santana, y mien-
tras el General Sanchez iba a
tomar posesi6n de su destino, dis-
puso el 23 de Junio que el Co-
ronel Don Jos6 Esteban Roca
fuese a hacerse cargo provisional-
mente del mando de dicho ej6rcito.
Y como dice Don Emiliano Te-
jera: "el Ejercito, instigado por
23.-Juan Pablo Duarte.- "Mani-
fiesto enviado'al Gobierno Provisio-
nal de Santiago".- Marzo 28-1864.-
citado por el Lie. L. Garcia.-






los amigos del General Santana,
se nego a reconocer el nombra-
miento de la Junta, y conserve
a su cabeza a su primer Jefe.-
La impunidad de este hecho he-
ria de muerte al Poder Supremo
de la Repuiblica".(24) Este era el
primer acto de insubordinaci6n
del ej6rcito.
El dia 13 de Julio de 1844,
apenas transcurridos cinco mess
de haberse proclamado la Repui-
blica, Santana, el soldado rustico
que "bautiz6 su espada en Azua
de 'Compostela",(25) fue pro-
clamado Jefe Supremo por las

24.-Citado por Emilio Tejera-Clio-
fase. 20-1936 p. 36.-

25.- ice. Ram6n Lugo Lovat6u.-
"Notas sobre Don Tomas Bobadi-
lla y Briones"- Listin Diario- 14 de
Nov. de 1933.-






tropas que tenia bajo su mando,
que no eran, precisamente, todas
las que luchaban por la estabili-
zaci6n de la reci6n formada na-
cionalidad dominicana.
Apoyado en las bayonetas de
unatropa que pisoteaba con su
indisciplina la augusta dignidad
del Ideal Separatista, march so-
bre la Ciudad Capital a derrocar
"al gobierno que habia tenido
hasta entonces la Republica: la
Junta Central Gubernativa".-
El ideal duartista ya estaba es-
trujado bajo las f6rreas botas del
osado hatero, y sobre los despo-
jos de la cruzada redentora de
los Trinitarios, se alzaba triun-
fante la loca ambici6n que cega-
ba a los hombres que jams ha-
bian tenido f6 en los destinos de
la Repfiblica.-
Ram6n Mella, el fuerte adalid






de la intrepidez sublime en el
Baluarte del Conde, proclama en
el Cibao a Duarte como Presi-
dente de la Repuiblica, con la
condici6n, como se lo expresara
a la Junta Central desde Santia-
go en comunicaci6n del 19 de
Julio: "de que salvara al pals de
la dominacion extrangera, que
convocara la constituyente y re-
mediara la crisis de la Hacienda
pfiblica" (26)
La Junta Central Gubernati-
va, presidida por Santana,] des-
conoce la proclamaci6n que en
favor de Duarte hiciera Mella,
y no conforme con esto, en una
comunicaci6n que hace estreme-
cer de just co6era a toda alma
26.- Emilio Tejera.- "Archivo de
Duarte"- Comunicaci6n XXXIII.-
Clio- No. XXIl- afio IV- p. 66.-






puramente patri6tica, dice, refi-
riendose al merecido i previsor mo
vimiento que iniciara el denodado
heroe del inmortal trabucazo: "to-
do esto no podia ser sino la obra
del maquiavelismo y de unamali-
cia refinada-para sacar partido de
la credulidad de los inocentes ha-
bitantes para engrandecer al Ge-
neral Duarte, cuyos.servicios a la
patria ana no son conocidos, ni es
hombre qae pueda salvarla de nin -
gLn peligro".(27)
Estaba consumada la obra de
los afrancesados y solamente fal-
taba para coronarla con la mas
vergonzosa de las ingratitudes, el
flamante e indecoroso manifies-
to que dirigiera Santana al ejer-
cito y al pueblo. En el llueven
27.- Emilio Tejera.- "Archivo de
Duarte"- Comunicaci6n XXX[IL-
Clio-No. XXI- afio IV p. 27.-






los insultos sobre Duarte y sus
trinitarios.. Tildase en 61
al Padre y Fundador de anar-
quista, de intrigante, de am-
bicioso; se le acusa de traidor
del santo manifiesto de la Revo-
luci6n y de haber atropellado las
Sleyes del honor y de la delicade-
za. Y concluye el General San-
tana, en medio de sus injuries y
denuestos, preguntando. "'Patrio-
tas denodados, que en la noche
memorable del 27 de Febrero
iltima pronunciisteis en la puer-
ta del Conde, el grito de Sepa-
raci6n y Libertad: 6estaba Duar-
te a vuestro lado en esas circuns-
tancias participando de los peli-
gros de tan her6ica empresa,
sin curarse, a imitaci6n vuestra,
de una seguridad personal, de
que era precise no acordarse pa-
ra salvar el pais? Comerciantes






y propietarios, que a la clamorosa
voz de la patria aprontasteis
vuestros fondos para la compra
de buques, armamentos-y demas
gastos del ejercito, dfigura el nom
bre de Duarte en alguna de las
listas que con tan laudable fin
formara vuestra generosidad y
patriotismo?......"(28)
Este es, sefiores, el document
mas vejaminoso q. se ha escrito
en la vida public dominicana.-
Es tan inmaculada la vida de
Juan Pablo Duarte que at leer
este injurioso document que Ile-
na de escarnio las ejecutorias no-
bles y her6icas de nuestro pue-
blo, la mente se oscurece en me-
dio de tristes meditaciones, y el
28.-Emilio Tejera.-"Archivo Duar-
te."-Comunicac;6n XXXIV- Procla-
ma del General Santana.- Clfo- fas-
XXI-afo IV- p. 68.-






coraz6n, conturbado, desgrana
higrimas de sangre sobre el deso-
lado sudario de la desesperanza.-
Llamar anarquista y traidor a
quien vi6 vilmente tronchados
sus grandes ideales civilistas por
no dejar de rendirle eterna plei-
tesia al orden, y Ilenar de ini-
cuos improperios a aquella alma
pura, que rebosante de sana de-
cencia, llegaba hasta a inventar
frases de elegant contextura
griega para imprecar a sus bajos
enemigos, esos ejecutores pati-
bularios del dignificante liberalis-
mo que debi6 inspirar y dirigir el
advenimiento de la Republica, es
ser un gran ingrato y faltar im-
perdonablemente a los mas ele-
mentales principios de justicia.-
Actitud tan deshonesta no puede
jamas merecer el perd6n, ni mu-
cho menos el olvido, de todos






aquellos hombres que crean en
la fuerza edificante de la virtud,
ni tampoco de los buenos domini-
canos que vean en la egregia y
perilustre figure del Padre y
FundadorJuan Pablo Duarte, la
encarnaci6n supreme de la digni-
dad de la Patria.
X
Duefios Santana y los afran-
cesados del Gobierno de la Re-
piiblica, Duarte y sus compahie-
ros eran, para la sistemitica rea-
lizaci6n de su obra nefanda, un
estorbo en el suelo de la Patria.
El lo. de Agosto el Ejercito Li-
bertador del Sur pedia al Jefe
Supremo y a la Junta Central
Gubernativa: "justicia contra los






asesinos de la patria".(29) El dia
3 del mismo mes sesenta y ocho
padres de familiar de la Capital se
dirigian a las mismas autoridades
diciendoles: "que porlos crimenes
notorious de los antedichos reos de
lesa naci6n era de absolute nece-
sidad expatriarlos del pais, mas
bien que pasar por la pena de
verlos ejecutar y condenar a
muerte, media de sus crimenes
y a la que se habian hecho acre-
edores......"(30)
N6mesis se agitaba furibunda
en el pecho de los hombres mal-
vados.- Esos, contra quienes pe-
dia justicia sin guardarles com-
29.-Tejera.-"A rehivo de Duarte"-
Comunicaei6n XXXV Clio fas.
XXII- afo IV- p. 119.-
30.-Tejera.- "Archivo de Duarte"-
Comunicacibn XXXVI Clio- 'fas.
XXII aflo IV p. 119.-






pasion un ejercito que antes ha-
bia luchado con brillantez por la
libertad; esos, acusados de reos
de lesa naci6n por los mismos
hombres que ellos antes habian
arrancados de las cadenas de la
esclavitud y del oprobio; 6sos, vi-
tuperados, e insultados, privados
de los mas elementales dere-
rechos y que tenian en sus fren-
tes, como dogal de martirio, la
inhumanidad de una corona de
espina,... esos tristes desgracia-
dos, eran los Padres de la Pa-
tria.....
Y asi, ante la insolencia de una
soldadesca insubordinada y ante
la conformidad de un pueblo que
ya comenzaba a besar la mano
que tiranicamente le pegaba, los
acusadores se convirtieron en jue-
ces, y ante la justicia estupefac-
ta, lanzan la infame sentencia





del 22 de Agosto de 1844.
Por ella se declaraban a Juan
Pablo Dnarte y a los trinitarios
degradados, traidores, infieles a
la patria y desterrados del pals
a perpetuidad.
Ante este hecho ins6lito, ma-
notazo brutal de la fuerza contra
el espiritu herido de la patria,
exclam6 don Emiliano Tejera:
"cinco meses antes eran Liberta-
dores de la Patria; ain nd hacia
veinte dias un puaado de patrlolas,
y ahora, sin haber faltado a
ley alguna, enemigos de la na:
cionalidad, reos de lesa naci6n,
criminals dignos de muerte".(31)
XI
Rosa Duarte, en sus valiosisi-
31.- Emiliano Tejera citado por
Emilio Tejera.- Clfo- fas. XXII -ano
IV- p. 118.-






mos manuscritos, relata de este
modo la partida del Patricio.
"Echemos un velo hasta su em-
barque para Hamburgo, efectua-
do el 10 d Septiembre a las seis
de la tarde. Rodeados de nume-
rosas tropas bajaron al muelle;
e6 iba enfermo con las calenturas
que habia traido de Puerto Pla-
ta y se apoyaba para poder an-
dar en los brazos de su hermano
Vicente y su sobrino Enrique.
Al legar al bote que debia con-
ducirlos a bordo del buque los
hicieron separar: pues los opreso-
res de la patria, para hactrles
mas dolorosa su separaci6n, los
confinaron a distintos pantos. Su
hermano Vicente i su sobrino En
rique fueron confinados al Norte
de Ambrica".(32)
32.- Rosa Duarte-MMoumeritos.- ci-
tado por el Lie L. Ga-ci.-







Y comenz6 para 61 que lo ha-
bia sacrificado todo por la eman-
cipaci6n de su amada patria, el
doloroso ostracismo que- dur6 por
mas de tres lustros.- Con el alma
transida de dolor y con los pies
sangrantes, pero sin jams
permitir que se extinguiera en su
alma predestinada el sacro fuego
de su ideal nacionalista, el ilus-
tre proscrito se dirije a la Vene-
zuela hospitalaria y se internal
en las tupidas selvas del Rio Ne-
gro, "a ocultar su desencanto y
a pasar en el silencio y la sole-
dad el resto de sus dias amar-
gos.".... Quien sabe cuantos Ea-
brosos frutos produjo su alma
mistica en aquel aislamiento de
pena y de melancolia. Pero sus
escritos de esa epoca se han per-
dido y no han podido nuestras
generaciones aprovecharse de la






honda filosofia que de seguro se
encerraba en ellos.

Asi estuvo, por largos y dolo-
rosos afios, ignorado de todos,
hasta desus queridos familiares.
Hastaque un dia, como lo ex-
presara felizmente el Padre Me-
rifio: "un periodico, mensajero
misterioso de que la Providencia,
talvez, hizo caer en sus manos, le
impuso de lo acaecido en la Re-
piblica en el afio 1861, y al
punto sinti6 renacer en su mente
las lejanas visions que habia
acariciadoen su mejor edad.- La
voz de la nacionalidad sacrifica-
da no podia menos que hallar di-
latado eco en su patri6tico cora-
z6n, y vol6 a hacerse inmo-
lar con ella o a contribuir a
salvarla.- Y, oh misterios del
destino!- Sanchez le habia gana-






do tambi6n ya el primer premio
del martirio luchando por la mis-
ma causa...... iQuB hombres tan
grandes!"(33)
Vuela, con nuevos impetus en
su alma, a Caracas; organize ali
una expedici6n, y desembarca,
dispuesto de nuevo al sacrificio,
en las retiradas playas de Monte
Cristi. Desde Guayabin dirije su
manifiesto al Gobierno Provisio-
nal de Santiago, y entire otras co-
sas le dice: "Heme al fin con
cuatro compaileros mas en este
hist6rico pueblo de Guayubfn
dispuesto a correr con vosotros
del modo que lo tengais a bien
todos los azares y vicisitudes
38.-MeriRio.-' "Oraci6n pronuncia-
da on la Catedral en la apoteosis de
Juan Pablo Duarte"- 1884-Obras del
Padre Meriio Cuna de Ameriic
1906'-





que Dios tenga aiin reservados a
la grandeobra de la Restauraci6n
Dominicana, que con tanto de-
nuedo como -honra hab6is em-
prendido."(34)
Pero la mala suerte, la mal-
dad y la intriga le persiguen.-
Parece que este var6n admirable
naci6 paraser personaje de una
tragedia de Esquilo......
El Gobierno provisional lo re-
cibe con distinci6n y respeto, pe-
ro talvez influido por razones
q. preferimos, por su indelicade.
za, guardar en silencio, se limi-
t6 a utilizar sus servicios enco-
mendandole una misi6n diploma-
tica en Venezuela.- Maltratado
en su amor propio, el patricio in-
maculado abandon de nuevo el
caro suelo de la Patria, y ahora
3-i.-Duarte.-Manifiesto de Guayu-
bin- eitado por el Lie. L. Garcia.-






para siempre......
Vuelve a Caracas, eterno refu-
gio de sus desgracias incontables,
y allh, sin rencor y sin odios, en-
trega su alma al Cread6r el 16 de
Julio de 1876... coincidencias
extraiias del Destino: exactamen-
te al cumplirse el trig6simo ani-
versario de la fundaci6n de la
Trinitaria......
Asi fue la vida de Juan Pablo
Duarte: doloroso Viacrucis, force-
jeo de ensuefios, persistencia glo-
riosa de sacrificios.
Mas tarde, una generaci6n que
oy6 los gritos de remordimiento de
la conciencia national ante tanta
injusticia, trajo sus restos vene-
randos al lar nativo... y hoy, en el
coraz6n fiel de los dominicanos,
ocupa el primer pesto, por ser la
encarnaci6n fidelisima del alma'
her6ica y eterna de a Patria......




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs