• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Front Matter
 Dedication
 Main
 Table of Contents














Group Title: Romacero de Yndias
Title: Romãcero de Yndias
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078309/00001
 Material Information
Title: Romãcero de Yndias
Series Title: Romacero de Yndias
Physical Description: 180 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Arce y Valladares, Manuel José, 1907-1970
Publisher: Talleres de la Tipographia America
Talleres de la Tipographia América
Place of Publication: Nueua Guatimala de la Asunción
Publication Date: 1943
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Guatemala
 Notes
Statement of Responsibility: que compuso el señor don Manuel Joseph de Arce y Valladares y sacalo a luz como aporte para la conmemoración, ẽ su iv cẽntenario, de la rruina de la primera civdad de Sãct Yago de Goathemala en el valle de Almolonga y de la fundación de la segunda en el de Panchoy.
General Note: Poems.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078309
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADK9272
oclc - 14019790
alephbibnum - 000668779
lccn - a 40001878

Table of Contents
    Title Page
        Title Page
    Front Matter
        Front Matter 1
        Page 1
        Page 2
    Dedication
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Main
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Table of Contents
        Page 181
        Page 182
        Page 183
Full Text



























iscue4 Covalpufig, etfi"% bon- n-uel
lacate a lux CM I k a : l
14"Vvunaly lta -32mli ;ma ia t a &C
0i;oathzemal t n el valle e=
faguna en el & Wfunfoy

a-iLo 7 I ncmiI R m or :


I 3prPnu i ri la ua Iuattuuala bt la A=ruu, por losi Callfrr
t la Oipograpljf Auifrta, Nspntra allaya tirnitnrt, Nmri I -A"



















AUTOGRAPHFD


Es PROPIEDAD DEL AUTHOR.

QUEDA HRCHO EL DEPSITO DE LEY.
















1* -CyC~~


V


















DEDICA TORIA

IESP UES del de Dios Jtro. Sennor, pongo
al encomienzo deste libro los nombres
de mis padres, don Pedro A.rce y Rubio
y doa Mercedes Valladares de Arce que
hayan santa gloria -, como el homenaje de
mi a~radescida veneracin por el don de mi
vida y el esclarecido exemplo de sus virtudes.
Assimesmo escribo el de mi hermano don
Pedro Arce y Valladares y los de mis cercanos
deudos y generosos mecenas, don Josa Cofio
Ubico y donna Elena Valladares de Cofio;
o 1 TV ~ -


Salve























5alve, cara parents, dulcis Goathemala,
salve!
Delicium vitae, fons et origo mew. -

LANDIVAR.


ik"


















ur t lI IN Ult

h madre Espannal postrado de fi
lovos mis cantos, non sin aver s<
>orque sean malrrimados e floxoi
e ponelles delante vuesos oxos.

nada haben del yngenio latino,
glaria; yo fue por de contino
que vide e otde en mi camino.
innoranza e Dios me de buen til

on yo saben el plectro bien men
ellos cantan vuesas loas, yo cal]
scimientos para xustar non hall(
on he sido de a pie nin de a caba

don si agora, fiado en vuesa grain
a las galas con que antao sola
- el sabio mester de clerescla
s gestas de vuesa edat bravia.

al! la antaflona de Sagvnto e Nui
o Carlino con los Pares de Fran<
Ruy Diaz; la de heroica constant
idos los siglos non tern compare

la en heroes, en poetas et sancto
la mili veces, dentre duelos et 11l
i vos mesma, rrica en humores ti
do amamantstedes en vuesos pec












glo sordece con las trompas de Ma
n las naciones cada cuyo estandar
itos quedaron el trabaxo et el arte
o de guerra cada ome se parte;

is cosas toman esa modanza,
- los das en que ovistes folganza,
al otrora, con la mesma pojanza,
!efiidos y enristrando la lanza,

le Yndias, estate en lo que fuera
,oathemala, cantar en mi manera
ietuales de la conquista ibera,
iis metros a fabla romancera.

ance encindese vuesa hueste agu
ueste ssuena, cosa es bien sabida
sta la razal E hoy estades hench
rl mundo de vuesa propria vida!l

la ma; e a vos, mi Goathemala
ixa-, en amores mi corazn egua
i ma una e otra soes ala.
i: salvel Salve: mi Goathemalal

que mis oxos vieron la luz primer
gre mia gloria e solar oviera;
mparable de eternal primauera.
lis cenizas guardar heys quando n


man


Rnl~n~rr Z/O lw ilile.














Romance de los
Conquistadores

RAS la fiera catadura
destos varones de armas,
de mano presta al mandoble,
la finta e la cuchillada,
trasegadores de vinos,
que a dados, naypes e tablas
alternan oro e pobre9as
de la noche a la mariana;
de oxos de mirar sombrio,
vozes roncas, encrespadas,
que votos, xuros e pescias
e malsonantes palabras
sueltan con rudas blasfemias
por un quita alla esas paxas;
detras de atal catadura,
por debaxo de las armas,
so la rudedad que enxendran
el cartel e las batallas,
alientan los corazones
de mas pura fibra hispana
que se han prodigado en fechos
de heroicidat no Igualada.

Homes impetuosos, bravos,
que sus fierezas amansan
delante unos oxos negros
que brillen tras las ventanas.
Ones que siembran sus besos
al par que las estocadas










Romancero de Indias

e anuy a Marte como a Ver
-xamas vuelven las espalda
Heroes en tierras de Fland
y baxo cielos de Ytalia,
que dilatado han los mare
en aventuras tamannas;
conquistadores de reynos
et forxadores de razas,


en triunpho el pendon d' Espafla
y las cruces de Santyago,
de Alcantara e Calatraual

Su fe esta gravada a fuego,
a su manera e uzanza.
A Xripsto Nuestro Seflor,
salvacion de nuestras almas,
e a la su madre sanctissima
muy profundamente aman;
rezan el oficio parvo
con devocin sealada,
assisten a santa misa
apenas rayando el alba
e las cuentas del Rosario
por entire sus dedos pasan
como los texos de oro
e los dados e las cartas.

A punta de sus ballestas,
a filos de sus espadas,
con esos brazos fornidos
aue solo la mnierte nhbYav















Caballerosos en todo,
de la cabeza a las plants,
mannanimo el cora9on,
fideles a la palabra,
que lo que una vez es dicho
el acero lo respalda.

Y mas de un fraile bendicto,
de vida exenplar y sancta,
muy prodigo en caridades,
si la occasion lo demand
sabe remangar sus habitos
para manexar la espada.
Amigos son de verdatd,
celosos son de sus casas
e si tornan amistades
fcenlo de cara a cara.
Con mas honrra que doblones,
pagados con pura fama
a luengo plazo de siglos
en prescio de sus fazafias,
conselanse en sus penurias
con proyetos e fanfarrias.
Cierto es que miranse entrellos
cofrades de la picarda,
galeotes e vagamundos,
tacaflos e ruin canalla,
mercaderes de traiciones
que en almoneda subastan
a ventajosa postura
palizas y pualadas.










2 Romancero de Indias

Por esos aventureros
que desbordaron de Espafla
e vinieronse a las Indias
en planes de toma y daca,
para amasar sus riquezas
con sangre de indio e con lagrim
non xusto es medir a todos
a igual con la mesma vara.

Que aquestos son los fidalgos,
los de solar e prosapia,
valorudos segundones
que fieles a herencia,sacra,
amenguaron sus cabdales
sirviendo al Rey e a la Patria
en guerras contra el morisco,
et con vitoriosa plant
uncieron a Europa entera
baxo los yugos de Espafla.

So la fiera catadura
destos varones de armas,
en su corazon bien puesto
de recias fibras, se graban
en letras de oro e a fuego
las vertudes castellanas.

Y ese corazon magnifico
que blason es de la raza,
ansi apregona en su mote:
"'MI DIOS, MI REI Y MI DAMA














Otro romance de
los Conquistadores

OBRE las recientes llagas
que en carne viva perdurau,
muy mas el dolor afincase
al peso de el armadura.
Soles de braua inclemenscia
alternan con fuertes lluvias
e tras la ardorosa calma
el viento azota con furia.
Va la aguerrida falange
debil, somnoliente, ayuna,
baxando por las pendientes,
trepando hasta las altvras.
Cansancio, sudor de sangre,
abiertas feridas, bubas....
en consorcio con las fambres
la sed aprieta en angustias.
Cobra la Muerte sus diezmos
e mermase la coluna
porque la recabdadora
suele cobrar con usura.
Quedando van los dolientes;
sobre la tierra se tumban
para marcar con sus gesos
la heroicidat de las rutas.
De prompto un alzarse de animos,
parentesis de bravura:
de las tribus enemigas
los esqvadrones se agrupan
c.i 1 i










14 Romancero de Indias

subidos en los peoles
o en orden en las llanuras.
Cada roziada de flechas
pone los cielos a escuras;
los guerreros castellanos
en las adargas se escudan,
el clarn rasga los ayres,
la diestra la espada enpunna,
se aprestan los ballesteros,
los arcabuzes retumban
e los homes de a caballo,
lanDa en ristre, entire las turbas
de indios corren al galope
para enfondilles pavura.
Destrvydos los esquadrones
promto se dan a la fuga;
e muy mayor el cansancio
ha subcedido a la lucha.
Ansi una e otra vez
la march se contina.
Todos los conquistadores
en este cuadro se ajustan:
todos aquellos valientes
que con sus fechos deslumbran,
le dando a la omanidadt
nuevos mares, nuevas rutas;
que rregaron las simientes
de sus fazaflas fecundas
por tierras que el tiempo andando
daran prodigiosas fructas
e de civilizaziones
sernan el asiento e cuna.
Tal vag Alexo Garca
-aquel que non volvio nunca-
quan














guiendo egual aventura,
as la gloria e las rriquezas,
espaldas de la Fortvna.
entrambos e a sus exercitos
los trag la espesura.
nsi luch Hernan Cortes
i la batalla de Otumba,
si tras la "noche triste"
ansi quando con rencura
uera al castigo de Olid
-viaxe que non ovo nunca
iemejante en la Estoria
es de los siglos pasmura.
nsi Pizarros e Almagros,
enalczares, Orzas,
Ximenes de Quesada
mas nombres que folguran
i'conquistas, fondaciones
famossas aventuras.
t los de nonble olvidado,
is de amenguada fortune,
-as El Dorado vagantes
or cordilleras abruptas,
ue lanzaronse a las selvas
non rregresaron nunca,
nmarca este mesmo qnadro
e horror e grandeza ayuntas.
obre la fror de la gloria
ue abre en las llagas sus prpuras,
e afianza un pesor de siglos
n la pesada armadvra.
Roma


















Romance d. la l-ondacio
de la Cibdat de Santyago de los Cabal
ros de Goathemala.

A la tierra conquistada
punto a punto e palmo a pal
ve a los soldados de fierro
grand jubilo demostrando,
en la falda de Hunapuh,
baxo el pendn castellano.

Logar de fertiles valles
para apacentar ganados,
logar de bosques umbrosos
e ros que corren rabdos;
do siempre la primavera,
en fructo e fror rebentando,
tiene para su solaz
ricas orquestas de pxaros.

Aqu de alzarse han las torres
de la cibdat de Santyago,
se pobrara de jardines,
de templos e de palascios.
E como fijo es de Espanna
aqueste solar indiano,
en el dara la sabiencia
zazon, corriendo los annos;
en el nasceran valientes
e cuna sera de sanctos.

Ya los soldados del tercio
conquistador, sefloreados
rreu









Komancero de Indias


de la tierra e todava
armados de punta en blanco,
rreunidos en Cavildo
e buenas leyes ditando,
de ualerosos guerreros
tornronse en cibdadanos.

E a la vegada el mu noble
seor don jorge de aluarado,
tenyente governador
por absencias de su hermano
don Pedro, frente a la imagen
de Nuestro Seflor Sant Yago,
solenemente lo nombra
por patrono e abogado
de aquesta Cibdat, e luego
incontinenti, con garbo
desenrrolla unos papeles
que escriptos son de su mano.

Todos dispnense a oille
e don Jorge, muy de espacio,
encomienza su letura
ansi:
-"ASSENTA, ESCRIBANO
Aqu se alzarn los muros
de la cibdat de Sanctiagol








Ro













Romance en el qual s
ce la pintvra del coron
Captn. D. Bernal Diez del Ca


Asmo









20 Romancero de Indias

Asmo que mas cicatrices
que arrugas tiene su faz,
que andubo en muchas batallas,
mui mas que el Grand Capitan;
e sus palabras de ombre
non lasceran la verdat
si fabla de Cozumel,
de Otumba e Tenuxtitan,
o reqenta las fazafias
quando vino a conquistar,
con el Hernandez de Crdoba
descobriendo el Yucatan,
e con el Joan de Grijalua,
e despues con don Fernand.

Costumes guerreras tiene
el buen seor don Bernal
e non dexa las sus armas
nin en guerra nin en paz.
Con ellas come a manteles,
con ellas al templo va,
con ellas le rynde el sueflo
e ansy le han de sepoltar.

Tiene agora lueos das
e cortos faltanle ya;
dizen del las vecindades
que, por razon de la edad,
esta ya perdiendo el sesso;
e que antes dexa el yantar
q. escrebir muchos papeles
el buen seor don Bernal.
Pero son murmuraciones
de las gentes e non mas.
Fijas














UxaB ieIC nerniai uiez
como atales non hai mas.

Fijas tiene casaderas
e non las puede dotar;




























Semblan
















Semblanza DI. Sor. A
lantado Capitan Dr
Pedro de Alvaradc
y Contreras

A faz repuxada en oro,
finos y enhiestos most,
que hasta los ojos elvanse


Viste









24 Romancero de. Indias

Viste agora el caballero
de jubon acuchillado,
en cuyo pecho destcase
la roxa cruz de Santyago;
gregescos muy bien ceflidos,
capa de muy fino palo,
gorgoranes de grand vuelo
e sombrero bien plumado.

Ha fallia en la una pierna,
sin quello amenge su garbo,
pero maior face el ritmo
de grand senior de sus pasos.

Qaien osa nombralle coxo
por le facer menoscabo?
Atal coxera es orgullo,
ca ffu con honor lisiado,
cuando lo de el Cuscatlan,
vatiendose como brauo.

Ante del los caballeros
inclnanse a saludallo;
e por ver'su fermosura
las damas tienen el paso.

Con los filos de su espada
e la fuerza de sus brazos,
es conquistador de mundos
e duenno de todo campo.

Ha ganado con sus armas
Rreynos para el Rey don Carlos.
Guerrero no hai mas valiente
ni hidalgo mas cortesano.
Otro














qiando es contender gallardo
en las justas del dios Eros,
en que traye por lo baxo
los mas altos seorlos
e los reynos mas guardados.

La faz repuxada en oro,
fino y enfiesto el mostacho,
paresce un dios del Olimpo
vasciado en moldes homanoF.





















Roman


















Romance de la Profec

Para don Juan Echeverra y Lis

ACIA noche mediada
despertose el hidalgo;
en su pecho de prompto
restall el sobresalto.
Muy escura es la noche
muy borrosos los astros;
el silencio en las selvas
adurmiose cantando.
Las ventiscas del Norte
su furor domeflaron;
ya nin yese al rio
fustigar los barrancos.










Romancero de Indias

que salieron de labios
de Suchitl, la princess
que punnara en sus brazos
cierta noche ... e agora
torna a oillas muy paso:
-Vos suplico: Teneosl
Respetadme. Oh Tonatio!
Respetadme. Habed cuenta:
de facerme atal dapno,
mala estrella gobierne
de hoy en mas vuesos pasos.
Vos maldigo en el nonbre
de mis antepassados!

El nahuatl de ojos verdes
e de rremos elsticos
que me guard, cruel guerra
sin cesar ha de darvos.
Las cibdades que alzredes
se vernan por lo baxo
e de hundirse han sus muros
entire piedras e fango.

Fin habrn vuesos debdos,
vuesos onbres e criados,
e vos mesmo, de lexos,
quando mas confiado
nos fagais destruziones,
oid bien, onbre blanco,
, por la Muerte espantable
vos vereis prisionado!
Detenervos agora!
iNon fagaisme atal daflcl
Non lloredes ms tarde
con el alma, oh Tonatiol...
Gira en













ms mijor aquel agero
de mas temple es su nimo.

Derrepente, all lexos,
con siniestro relmpago
brillar ve dos pupilas
en la sombra: un leopardo.

Otra vez sus entranuas
fustig el sobresalto.

E se escucha un relincho,
como un ay prolongado ...
ca partido ha en galope
de locura un caballo
que se va acia la Muerte,
noche adentro...

-Un leopardo! ....


nan

















Komance de los 'roye

E don Pedro ya non cuadra
descobrir la Especerla;
muy mas le toman el nimo
nuebas de algotras conquistas.

Fabla del Piru remoto,
tierra dilatada e rrica,
do un tal Francisco Pizarro
cobra fama a maravilla.

Rescatar piensa don Pedro
todo el oro de los Incas
e diz a la fija suya
que ante la absencia sospira:

-Dofla Leonor, non coydedes
de vanas fabladurias,
ca nescias son las razones
fijas del miedo o la invidia.
Ms alto dicen mis fechos
que lenguas de cobardya.
Catad bien quien so, qu puedc
e dellos faced mancilla.

Ms tarde ternn que ver
luienes fablan, mis conquistas;
habr ms ffama e riquezas
- mas onrras en Castilla.


A la









7 2?


A la donzella, en la frente
besa Aluarado. Ella mira,
a travs de los mostachos
e de la barba florida
brillar, al sol de la tarde
que suavemente se filtra,
como ageros de la raza,
oro e sangre de los Yncas...


D ^~ "














Romance del
Triste Amor

BQON Pedro Portocarrero
O|malamente esta ferido;
non en vatalla campal
nin sengular con los indios.

Fue ante un cortejo de damas
de spito acometido.
Dofia Leonor Daluarado
tambien sofre su martirio
porque a los dos el flechero
les acert el meismo tiro.

Anexas corren sus lagrimas,
al par suenan sus gemidos,
sangre de sus corazones
manando est de continue.

Llagados del mesmo dardo
ambos por l son unidos
e por se los arrancar
los suyos e los amigos,
mas hondo tornose el dapno,
mas enconado se fizo
e sangran mas a torrentes
sus corazones feridos.

Tormento syn esperanza
de aver en el tiempo alivio;
sofrir que acresce a media
quel









Romancero de Indzas


quel tiempo aluenga el camino;
dolor que lleva a la fiebre,
fiebre que llega al delirio.

Asaltan dubdas e zeloE
como espantables vestiglos
e con cada sobresalto,
vuelvese el dolor ms vivo.

Oh manos desapiadadas
que arrancan el dardo hundido;
de ms crueldat que el flechero
que acierta en la entranna el til

Aquestas feridas sanan
con blsamos de carifio
y emponzofla la violencia
si arrancan el dardo hundido.
A - -- -- _- -


Koman














,VLULLIILIHC UC;I k..laualk;Iu
Enamorado

m ANCILLA da ver al triste
cavallero enamorado
q. sin fincia en el mafiana
plafiendo est e sospirando.

Rastro non guard de enantes
quando, garrido fidalgo,
ffue en dobladas ocasiones,
por su valor sealado
en lo de Cuba e de Mexico
y en lo de Quezaltenango.

Don Pedro Portocarrero
en triste amor prisionado,
agora das e noches
plafendo est e sospirando.

A las vegadas describe
sin dalle tregua a la mano,
nin desfogar la pasin
que tienelo lascerado;
e tal se pasa los dias
e noches, de claro a claro,
por imposibles amores
con grand dolor sospirando.

Cuyos son aquestos versos
que dicen ansy copiados:
Oh aman










Uc irMI&t*


por zelos o por desdenes:
vuesos tormentos son bienes,
medidos con mi penal!

Ca si es cruel vueso dolor,
aun avedes esperanza
de quel tiempo en su modanzi
torne amor el desamor.

Correspondido amador,
non he esperanza nenguna,
ca plugo a mala fortune
feer impossible mi amor!
KT-- 1L* __- e--^ _^~


Xom=














Romance de las bodas de
ion Pedro Portocarrero et
lonna Leonor Dalvarado
e Xicotenga

U bien fue bien facedero:
doa Leonor ya es su esposa.
Los corazones feridos
,anaron de sus congoxas.
41 dardo que los pasaba
le la una parte a la otra
Dios ha trocado en cadena
jue unidos los tiene agora.

Los corazones que al par
anzaron sus quexas hondas,
jue anexaron sus gemidos
e sus lagrimas salbregas,
:ual dos cervatillos tiernos
ilegremente retozan.

kyer su dolor fue fiebre
jue al delirio alleg prompt;
ioy atal delirio es jbilo
jue estalla de boca a boca.

Ayer el dolor vertiendo
iu malfica ponzoa;


9 .










*manc ero de Indias


ioy vierte en la mesma copa
i les llena de dulzuras,
lorbo o sorvo e gota a gota.

1l obispo Marroqun
|uando bendixo la boda,
riendo al garrido fidalgo
- a la venturada moza,
;intio enternecer su pecho
>or una vaga congoxa
- se dixo, pecho adentro,
;on sus manos en la estola:

-Seor: Por que atanta dicha
ne da que va a ser bien cortal


Zoman














Comance de los Aguen

APITAN afortunado,
non fiedes de la Fortuna
a el desfabor de los astros
>s agoreros anuncian.
aced memorial de ayer,
lando la mala aventura
e ir al Piru, quen los Andes
i Muerte, questaba ayuna,
hart de soldados vuesos
a las nevadas altvras.
atad que la Suerte es varia,
atad que non sienpre es una;
i enantes vos ffu propicia
gora se vuelve adusta.
a vos dio muchas mercedes
brandovos en Cholula
en aquella "noche triste"
e muerte cierta e segura.
?ue de fazaflas heroics
a tan memorables luchasl
ue de cibdades ganadas
Rreyes que hoy vos tributan!
ara cubrirvos de gloria
os truxo d. Extremadura,

len es verdat quel esfuerzo
ie a tantos con la Fortuna.
[al haya del que menguado


so









Romancero de Indias

vueso valor ponga en dub
ca yo bien se lo que sodea
e se de vuesa bravura
e para acallar agravios
est mi espada desnuda!

Pero agora, Capitan,
non fiedes de la Fortuna!l

La duefla Donna Rodrigua
muy de verdat asegura
que en el techo de Palasci
anoche vido una bruxa.

Los astros son caprichoso.
e muy de presto se mudan
los malefizios son ciertos,
e hay agoreros que nuncia
que toda vuesa grandeza
peligra en esta aventura.

Capitan afortunado,
non fiedes de la Fortuna.


)man














Romance del
Presentimiento

ILA que te hila estgn
cabe la rueca, las damas;
en una cmoda silla
Dofla Beatriz asentada,
e muy de su grado todas
oyen al paje que canta:

-Estorias de amores
quiero yo cantar
porque la fermosa
sospirando est.
Dexad esas coytas,
a qu sospirar
si absencias ayna
de acabarse han?

Llora la zagala por el su zagal
que de luennos das
partido se ha.
Non lloredes, moza,
non lloredes mas,
ca Sancta Mara
vos lo tornar.

Lunas van e vienen
e vienen e van;
naide del mochacho
se recuerda ya;
solo la zagala
baxo el robledal,
uIn









42 Romancero de Indias

llora las absencias
tristes del gafian.

Lunas van e vienen
e non vuelven mas;
los iviernos passan
sobre el robledal....

De presto, a lo lexos
se oyen resonar
las trompas guerreras
que se acercan ya
e los atambores
con su ratapln.

Ya se veu las lanzas,
ya se ven brillar
yelmos e corazas
al sol matinal.

En caballo negro
viene el Capitan,
caracoleando,
garrido e marcial.

Dizque cient cibdades
gan8 al musulman,
mill galeras turcas
sepolt en la mar,
traye un Rrey captivo
de tierras all
e muchas riquezas
de oro el Capitan.

Non lloredes, moza,
bazo el robledal,
sequels














Non lloredes, moza,
non lloredes ms,
ca Sancta Mara
vos lo torna ya.

Passan los soldados,
mireysles passar,
quel que fuese mozo
torna Capitn
e aora vos traye
gloria, amor y paz....

Las fermosas dexen
ya de sospirar,
ca en alegres bodas
termin el romn ....

Muy fresca voz tiene el paje,
tafie el su rabel con gracia,
por ser estoria de amores
placi el romance a las damas.

Muy gentil voz tiene el paje,
pero mijor non cantara,
ca se acrescieron los llantos
e los sospiros del Ama.

Ella tamn llora absencias
como la triste zagala;
a esperanzas en su pecho
subceden desesperanzas....

Qu presentimiento amargo
tendr clavado en el nima!


nan

















Romance de la
Ultima Quimera

AS Cibdades de Cibola
tierras son de maravillE
otra de atanta riqueza
en nengund tiempo fue vista.

De aquestas siete cibdades
truxo Fr. Marcos de Niza
rrelaziones de viaxeros
ques de gran content oillas.

Son las mesmas que dixrase
que fondaron en la Antilia
siete obispos portugueses
de muy grande nombrada.

Por toda la Nueba Espafla
lleva el viento la nuticia
e aprestanse caballeros
que han ansias de descobrilla

Dizque templos e palascios
chapas de oro alto tapizan


Tan









1^6 Romancero de Indias

Tan apostado primor
al sol e a la luna brilla,
que capas desa fechura
de onbros de reyes son dinas.

Copia del oro es atanta
que en nengund tiempo fue vista
e alil, con ser tan corriente,
del non haven grand estima.

Pues que fablar de sus campos?
tierras non las hai mas ricas,
de rbores, frores e frutos
en todo tiempo vestidas.

Los naturales en ellas
todos la caza exercitan
de muy fieras animalias
e much volatera.

Las Cibdades de Cibola
tierras son de maravilla.
Nombrallas solo, en los pechos
nascer faze la cudicia.

Navegando Dalvarado
va por la Nueva Galicia,
muy gentil armada lleva,
muy potent e muy luscida.

-Dexad aquesa derrota:
mexor que la Especiera
las Cibdades de Cibola
son tierras de maravilla.
Ventu














cobrar heis con su conquista.

Fareis servizio a los Reyes,
a Dios e a Sancta Maria,
si truxedes dichas tierras
a obediencia de Castilla.

-Pero Realidad, ques fiera
et de crueldades se alifia,
sin oir l sus razones,
ansi, a oidos, le decia:

-Amenguado Capitan:
desnubleis la vuesa vista,
las cibdades de Tzibola
son nada mas de mentiras.

Non fiedes de la Fortuna
nin de propria valenta;
texe la Muerte traiciones,
non de oro nin plata final.

Los ojos tornad agora
a Dios e a Sancta Mara.
Porfiado Capitan,
dexa las armas adnal







Roman


















romancee de la Agona

BON Pedro est mal ferido
~BI-Nuestra Sennora le valga !-
lager aun vive, en su cuerpo
,a es la Muerte aposentada.

[iene molidos los miembros,
iene rotas las entrannas,
le mancilla de miralle
ion se domeflan las lgrimas.

Jas que la rezia cada
i quel pesor de las armas
i la flaqueza del nimo
le quien tras l cabalgava,
lanle la Muerte su arroxo
. en s la much confianza.

Lloran por l caballeros,
ralientes omes de armas,
! don Christobal de Ofiate
iofre mas desta desgracia.

Por acorrelle, don Pero
-en la ocasin apurada
-n que el tal dicho se va-,
:on sus homes e sus armas,
lxale salvo de Muerte
e cgela en la batalla.


,un









Romancero de Indias

Don Pedro esta malferido
-Nuestra Seflora le valg
mager aun vive, en su cu
ya es la Muerte aposentad

Si enantes fuera fermoso,
agora la Muerte plida
muy mas afina los rasgos
e las parties de su cara.

Con el dolor e la angustia
mas calor ha en su mirada
-Qu vos duele mas, dol
E solo resnonde:


Romar














Romance de las
Malas Nuebas

EINA la mala Ventura,
la Luna en modanza est,
los astros de malefizio
brillan en la escuridat.

Animals de los defunctos
gritan a todo gritar
dentre los silbos del ayre,
so la nasciente Cibdat.

Goatimala de Sant Yago:
de Mexico venido han
correos de malas nuevas
que te nuncian tu orfandat.

En ojos de los vezinos
copia de lgrimas hai
e todos fablan del triste
subceso de Nochistan.

Oid templados varones,
non vergonceis de llorar,
que honra es en pechos valient
sentir a tal Capitan.

Mal haya de aquellos omes
ligeros en en el fablar
que en vida le disfamaron,
cezados por la maldat.


A L(









Romancero de Indias


Agora, nobles sennores,
razn es de le llorar,
ca varn mas esforzado
de fixo non nascer.

Oreys a Sancta Maria
por la alma del Capitan.
Los astros de malefizio
brillan en la escuridat.

Agora, nobles sennores,
rrazn es de le llorar,
ca varn mas esforzado
de fixo non nascer!




















Roman













Romance de la
Sin Ventura

Y ORAZON bien lo temie,
el nimo estaua en dubdas
e tmida la esperanza,
sin osar cosa nenguna.









54 Romancero de Indias

Desque sus oxos amados,
desque su frente de luna
se apagaron para sienpre
e no han de lumbrarme nunca,
negra tornose mi vida,
negra de toda negrura,
tenebrida est mi nima,
sin esperanza nengvna!

Viertan llanto hasta las piedras
desta Cibdat queera suya;
los muros, por El alzados,
deste Palacio, se cubran
de escura color de noche,
negros de toda negrura!

Sepoltada est mi alma
con El, en la mesma tumba!
Sefor: qu piedat avedes?
Si vuesa bondad es much,
por qu tan grand mal me distes?
en que ley, Sefior, le funds?

(Dofla Beatriz faz agora
cosas de grande locura:
de negro pint el Palazio
como guarida de bruxas,
plaflendo al Adelantado
non yanta en hora nenguna
e queriendo ser dl dinna,
como de esposa, de viuda,
fasta en el Govierno meismo
facer quiere vezes suyas.
Gallar














\ . W ^- fc -& U U *& -kC rA-- %--
tan arrogante apostura);
pero al tomar en sus manos,
al ir a firmar, la pluma,
quiebra el dolor sus entrafas
e los sus ojos se aflublan ...
Antes que el su proprio nombre
pone ansf:
"LA SIN VENTURA".























Roman


















Romance del


V L c, '. J I 1 J LIa .

LORO atanto la coytada,
ffu tanto el su lamentar,
que los vezinos temien
por su razon natural.

En qu pechos no enfundiera
aquese dolor piedat?
Rrotos los suyos, el Cielo
de presto rrompi a llorar.

Llor con lluvia bien recia,
gemi con grand tempestad
e hasta Hunapuh, el grave cerro,
dolido empez a temblar.

Noche de mala ventura,
cerrada de escuridat,
con nimas torturadas
llorando a todo llorar.

El llanto azoto en tal modo,
con furia de vendaval,
que bax en bravos torrentes
dende el anciano vulcn,
ahondando aun ms las arrugas
de su dolorida faz...

Et sepolt6 entire sus lgrimas
a la nasciente Cibdat!
Roman



























Muchos hay trente a ralacio,
cabe los muros derruidos,
e a la muerta Dama offenden
con rudo palabrerio:

-Ella ffu csbsa del dapno
por las blasfemias que dixol

-Provoc a clera al Cielo
e nos atraxo el castizrol....









Romancero de Indias


Sera descomulgado
quien feer osara delito
de profauazin!
-Fincose,
or e la muerta bendixo.

Sepoltada ffu en sagrado
merced al prudent Obispo.
























Scrip.




















SCRIPTUM

TENED EL PASO, VIAXEROS:
ESTO ES TODO LO QUE QUEDA
DEL PALACIO DE LA TRISTE
DONNA BEATRIZ DE LA CVEUA.










Roman

















Romance en el qual s
tracta de la primera
dama Espannola qe.
vino a Goatimala

N la prora de un navio,
de rostro a la tempestad,
para las Yndias venie
dofia Maria Beltrn.
Ombres rezios e barbvdos
e nimas de pedernal,
llegaron a la aventura
abriendo sendas al mar.

Dentrellos dofla Maria,
valiente como el que mas,
truxo mensaxes de grascia
e la ternura de all.
Ojos en los que Castilla
iva assomando la faz,
manos polidas e blancas
quera delicia el mirar,
prestas a vendar feridas,
muy llenas de caridat.
Primera muger d. Espanna
que vino a aqveste logar,
entire un haz de onbres valiente
con almas de pedernal.


Espo









Romancero de Itndi


Esposa del cauallero
de esclarescido solar
Bartholom de Molina,
donna Maria Beltrn
lo acompann en sus empre.
de rostro a la tempestad,
compartiendo sus trabaxos,
su amor e su heroicidat.

A tierras de Goathimala
vino de Tenuxtitn


Coni









Arce y Valladares 65

Consolacin les avia
su christiana caridad,
ca para desos cuytados
era tambien maternal.

Ffue aquesta dama espannola
dofla Maria Beltrn.
Su nonble escrebido en oro
en las estorias ser
e cantado en los romances
del andariego joglar.
























Roman


















Romance de los Amores
de don Jorge Dalvarado

H| CENME, seor don Jorge,
M fque estades enamorado.
-Verdad es; e cosa es esta
que nada tiene de extrao.
-Cierto. En mancebo y galn
no lo ser fuera lo raro;
mas, hete que me aseguran
ques del todo.
-Don Gonzalo,
quien a medias se enamora
no es de cierto enamorado.
-En mancebos como vos,
bien puestos e fijosdalgo,
es ley la mentirixilla
en amores de ordinario.
-En mancebos como yo,
excusisme, don Gonzalo,
con sangre de caballeros
e de corazon fidalgo,
nin en los juegos de amor
caben falsas ni engafos.
-De modo' que vais a oir
la Episthola de San Pablo?
Y os fareis prompto a la vela
para ir a casar? Me alcanzo
que, trayendo el corazon
por tajo de amor taxado,
dexaste all una metad
y estaes de la otra sangrando,
-No: ci









k I W rr4wfI" L'f L*. 1 L'W K'O


-ILNU; -a c1i uraMzu cuEcru
helo a mi dama entregado.
-De modo que....
-Aqu, en las Indias.
Pu vos pasa, don Gonzalo?
-Pues que a la verdat, don Jorge,
lejaisme desconcertado.
!Y quien es?
-Dofla Lucia
ie Xicotenga.
-Bien.... Vamos...
Fermosa, si; muy fermosa:
iltivo el porte, gallardo
sl talle, el rostro polido,
mirar sefloril y franco....
-Verdad que es bella?
-Si, a fel
y grande seflora Vamos....
Vos, don Jorge, nada menos
sodes todo un Dalvarado,
nieto del Comendador


-Si, don









Arce y Valladares 69

-Si, don Gonzalo:
de arriba abajo soy noble
e por los cuatro costados.
E pues dello llevo quenta
por lo fino, he non dubdado
que, siendo ella princess
de real estirpe, su mano
dina es de un Grande de Espaa,
de un prncipe. A fe de hidalgo!
E porque a dofla Lucia
de Xicotenga yo amo
con muy grande amor, e della
ansimesmo soy amado;
e su padre el Xicotenga
es del Rey muy leal vasallo.
principle christiano et dino
de grand respeto e acato,
hallo igualeza de alcurnias.
E pues merezco la mano
de su fixa, en estos Reynos
do esforzado me he en ganallos,
como noble caballero
voy a fondar mayorazgo!












Roman

















Romance en el qual se
:uenta la aventura del
;or. Capitan Pedro
?-onzalez de Naxera

STA ingeniosa aventura
M parece cosa de fbula,
,e aquellas metamorfosis
nue Ovidio Nasson cantaba.
>uesta en sitio por los yndios
a cibdat de Goathemala
uando con Hernan Cortes
)alvarado se marchara,
-lanse tan a los restos
luantos en ella habitavan,
in vias, mantenimienctos,
in municiones nin armas,
ue todos hablan cuenta
e entregar a Dios las nimas.
'ierta vegada, en Cabildo
'edro Gonzalez de Nxera
iz: Pues de morir habemos,
gual es hoy que maiana;
porque non subcumbamos
in agotar esperanza,
os ofrezco, a fee de hidalgo,
ugar la postrera carta.
'o mesmo partir a Mxico
1 filo de madrugada
e los nuestros enemigos
urlando la vigilancia;


il seor












far saber quanto pasa.
Don Pedro Puertocarrero,
en oyendo esas palabras,
respondi: Non en mis dias!
Por agotar esperanza
injusto es que un caballero
de prendas tan seflaladas
se apreste a morir el slo
defuera desas murallas.
Pero Alonso de Alvarado
dixo: Pues Gonzlez Nxera
ofrcese a la aventura,
bien es parta a xecutalla.
E tras much discurrir
en pro et en contra, acordada
cosa fue que se partiera
Pedro Gonzlez de Nxera.
Rreunidos en cabildo
los caballeros estaban,
ya un tanto entrada la noche,
cuando a la sazon llegara
delante dellos un indio
con su carcax a la espalda,
con el pelo en Chuchumite
la piel del cuerpo embixada
de un betn color de endrina,
de la cabeza a las plants
et in partibus pudendam
plumas de color variadas,
fablando el tal un lenguaje
que intrpretes non certaban.
Qu cosa quera el indio
que ansi ante dellos llegaba?
Quii


___~I__ _I _)I










Arce y Valladares 7y

Quien era?
El conquistador
Pedro Gonzlez de Nxeral
Con tan ingeniosa industrial
a todos maravillaba,
e ansi pas entire los indios
que la cibdat asediaban,
ansi pidi6les ayuda
por los pueblos que pasaba,
fingiendo mensaxeria
del seflor de Nicaragua;
fablando en su jirigonza,
con su carcax a la espalda,
armado de arco e de flechas
e la piel bien embixada,
que non le reconosciera
quien tvole en las entraflas.

En tal arte lleg a Mxico,
non fallando a quien buscaba,
ca a la sazon Dalvarado
llegado era a Guathemala
de vuelta de las Hibueras;
y encontrndola sitiada,
rrompi el cerco et libertola
del grand peligro en questaba.
Mas la industriosa aventura
de Pedro Gonzlez Nxera,
concebida heroicamente
e igualmente xecutada,
escrita dex en la Estoria
una tan fermosa pgina
que muy mas que estratagema
paresce cosa de fbula.
Roman

















Romance Primero
de los Soldados

~nT nr\r r A TI/\a --10 A n.a-


No impo:














Tierra es de nuesos passados
e ser ha de nuesos fijosl

E a combatir va el primero,
por sus valientes seguidol






























A te- 11 .V i













Segundo Romance
de los Soldados

(MOLDADOS vienen de ]
e vienen apercebidos;
tormentas de mar e tierra
non podieron abatillos.

Pobres salieron de all,
fambres e sed han sofrido,
passado sierras muy speras,
cruzado muy bravos rios.

Muchos dellos se quedaron
- - - _^ ^ 1 ^ - -













ijos ae cancto uomingo
! del Francisco de Ass,
;oldados de Jhesuxristo.
Aquestos otros valientes,
:mo los miran los indios!
Aquellos por oro e gloria
legan hasta el feroismo;
)or rescatar almas, estos
ian ansiedat del martyrio.
Aquellos con grand braveza
i sangre e fuego han venido;
ambien a fuego e a sangre
rienen aquestos que digo:
Fuego de Spritu Sancto
!t Sangre pura de Christol












Romance de
los Captivos

SIERRAS, llanuras, pantano
e mu! profundos abismos,
)asan, cargados de xarcias
tablazones, los yndios.


sin les















e vos a vreces castigo ;


-oeor Prayre, acallaa razones;
seguid vos vueso camino;
dexad que de un mar al otro
acarreen mis navios.

A qu lascerarvos dellos
si fin e al cabo son yndios?


nrma














Romance del criado
non creido


ON su licencia, mi amo.
Xrole por el Sanctssimo
Shanlo mirado mis ojos
on creo lo que he visto.

;i has de fablar, fazlo presto,
on jures. Voto a Briosl
le es lo que pasa?
-Seor,
los Padres dominicos
e se fueron a las tierras
s soblevadas de indios,
n ya de vuelta aqu
e paz los han trayido.

ralle el bellaco. Ya veo
-s mal consexero el vino.

Non, mi Seor, juro en mi nima
es mui verdat lo que digo.
fu por vueso mandado
a estancia del Molino;
iniendo de retorno,
lca de lo de Truxillo,
i indios muy prencipales
le los frayles que he dicho.
Fice














e aqu me tiene el Sefor
con las nuebas que he trayido.
-Voto a Cribasl y qu nuevas
las que me trahes, Rodrigol
De cierto ser lo que dices,
vaya questamos luscidos!
Pero eso non puede ser;
muy bravos son esos indios
e la tierra es muy fragosa
e llena de precipicios.
All, nobles cavalleros
con las armas no han podido.
Cmo es possible que frayles
los hayan tornado amigos?
Qu cosas dirn agora
los del bando del Obispo,
e aquel Frai Bartholom,
pedricador furescido
que non dexa de afrentarnos
por defender a los indios!
Agora ternn buen pie
esos tales failescillos
para ante Su Magestat
menguar los nuesos servicios.
Cuntos dexaron las vidas!
quntos la sangre vertimosl
Pero eso non puede ser
o mal afo hayas, Rodrigol
-Jurole en Dios i en mi nima
ques muy verdat lo que he vistol
'D,














romance de
rasco Nvfes


MS llegado a Tierra Firme
Vasco Nflez de Balboa;
llorudos infanzones
n las gentes de su escolta.
s bienquisto dentro dellos,
, le sirven e le honrran;
iasi todos fijodalgos
solar son en Europa.

1 cabdillo es bien portado;
; membrudo, rescio el trax,
lemn de ome polido,
caveza mui fermosa.
raye casco relusciente
imo el carro del Aurora;
imo el oro de las Yndias
irba rubia e abundosa;
en labrada su armadura,
en provada su tizona.
uy de ver es el gallardo
asco Nflez de Balboal


a 5u ja













e pressentes fcense ambos
con muy grande cirimonia.

Qu garrida es la manceba
dina dl por lo fermosal
Virgen es, tiene quinze afios,
Anayanzi se la nombra.
Qu candor hai en sus ojosl
iqu de gracia en la su bocal
-Ni el Marqus en la Frontera
vido "moza tan fermosa"!


Mas, de promto el Capitan
Vasco Nez de Balboa,
ve rodar su yelmo en tierra;
en su frente algo le azota:
es el ave de alas negras
Onocrtalo, que agora
sigue el vuelo reposado
a lo espeso de las frondas....

-Ballesteros! Ballesterosl
Non tengades ms demoral
Asestadlle las saetas
a aquesa ave tenebrosa
que toc a nueso Cabdillo
Vasco Nvflez de Balboa!













Romance del
Nluevo Mar

ENCIDOS trabaxos mili,
con su gente, el Vasco Ni
llega a un muy alto monte
[ue animosamente sube.
)e todos trepa el primero
l1 pice de la cumbre;
ubiloso el corazon
s del dicho Vasco Nflez,
a all baxo, al Medioda,
auy grande mar se descubre,
nesciendo al sol mafianero
us ondas verdes e azvles.
loora de gozo el Cabdillo
lvanse hasta las nubes,
on los gritos de entusiasmo,













el nuevo mar que all mesce
sus ondas verdes e azules,
los himnos de los soldados
e las salvas de arcabuzes.
Pero hay tambin otro mar
que non se mira y que ruge,
en tempestat furescido,
a espaldas del Vasco Nfiez.
Sobre atal mar tormentoso,
son de tinieblas las nubes,
emprefladas de centellas
e truenos broncos e lgubres.

Con aullidos de lobo
tal mar de passiones bulle,
sin que se percate del,
en su gloria, el Vasco Nflez.

Slo ve dende el picacho
las ondas verdes e azules....













R nmi













romance del
:drarias Dvila

SEPOS quedos, cepos quedos,
vuesas lenguas gobernad
on folgisles la rienda,
reza un sabio refrn:
s y mas mijor manduca
a que sabe callar.

algos que en estas parties
el puerra fecistes va


y garr













S- L&>UY UJIV~LJUAIOL UY LVUVU
rase en su moza edat.

Pero es agora sabido
que su alma en hechizo est
e por eso traye el rostro
con grand taciturnidad.

Cepos quedos, cepos quedos....
Es ms prudent el callar,
quel Gobernador Pedrarias
entrafas muy duras ha,
e ya sabredes vosotros
del punto de su crueldatl






















-D^,






Romance de
Snayansi

-OD ya el carro de Febo,
apagandose sus llamas,
otro lado de las crestas
, la montafia.
estaca en el claro escuro


bobre














e acariscia del fidalgo


Mas la fermosa Anayansi
de prompto se torna plida
y en la noche de sus oxos
constelado se han las lgrimas....

Es que ha pensado en las bodas
de la fija del Pedrarias!























D f w













Romance del Sacrificio

YES, sospiros e quexas,
quexas, sospiros e lgrimas,
cient leguas a la redonda
hay grand congoxa en las almas.

Dende que nasciera el da,
dende que rompiera el alba,
golpetean los martillos
en los maderos e tablas,
alzando los carpinteros
el patbulo en la plaza.

El eco lleva los golpes
de un punto al otro de Acla
e siembra entire los vezinos
sospiros, quexas e algrimas.

Da de tribulaciones!
dia de memorial aciaga!
El sol, roxo de vergenza,
tiene cefluda la caral
El Mar del Sur, furescido,
sube mareas tamannas,
qual retorciendo las manos
en josticiera demandal

Ya asoma la comitiba.
-Sordo rumor de plegarias
del pueblo que con sollozos
alterna las frases sanctas.
Ya viene












que cercan ombres de armas;
grita rescio el pregonero;
dentre todos se destaca,
con muy grave continent
mas la color demudada,
Vasco Nvfiez de Balboa
que acia el patbulo march.

Sguenlle hasta el sacrificio
sus mas fieles camaradas
e acrece al paso el murmullo
de la mochedumbre airada,
como ecos del Mar del Sur
que pide al Cielo venganzal

Fuyendo de ver el crime
la tarde va presurada;
pero aun se mira que asoma


--- ---









Arce y 'allaaates 93

El traydor sodes vos mesmo,
oh fementido Pedrarias!
Hoy verdvgo entire los hombres,
mas reo ante Dios mafianal
Mager que a mi me infamades,
cras, con sus lenguas de agua,
el Mar cantar mi gloria;
el nuevo Mar que di a Espaal

Fuyendo de ver el crime,
la tarde va presurada;
e muerto, el sol deste dia
rod tras de las montaas.

En el siniestro patbulo,
baxo los filos del hacha,
rueda tambin la cabeza
de Balboa, cercenada.... l

















Romnan

















Romance del Lidiador

RAN rexoneador de toros
era en Medina del Campo
Bartolomn de la Torre,
mozo forzudo e gallardo
que en las sangrientas capeas
lidiaba a pie y a caballo.

Dizque aplabdi6 el mesmo rey
el su esfuerzo denodado,
su habilidad de jinete
e certedumbre de brazo.

Con el furor de la fiera
su arrcxo iba emparexado;
e desque esperaba al toro
que acometilrale bravo,
nadie por su vida diera
nin los quartos de un ochavo.
E solianle gritar:

"Ay, Bartolo,
que te pilla el toro,
que te va a pillar/"

Pero de cierta lanzada,
con las patas a lo alto
quedaba en la arena el toro,
siendo el vencedor loado.

Bien parescla en las xustas
en brioso corcel xustando;
y en el










Romancero de In


y en el arroxar bohordos
mancebo era bien probado;
pero do su valenta
pasaba lo temerario,
era en las dichas capeas
en la Medina del campo.

Altas damas de la corte,
la propria Reyna en su estr
e fembras de baxa plebe
-morenas de ojos rasgados
oprimido el corazn,
vian al mozo gallardo
frente a las astas del bruto
en enconado lidiar.

".!y, Bartolo,
que te pillar el toro,
aue te va a pillar!'


- ^I ^l^,










Arce j, Valladares 97

a el alcance de esquadrones,
jinete en tordo rodado,
reparta sus lanzadas
faciendo muy grande estrago.

Atanto entrbase en ellos,
como ficieralo antafio
con los toros de Medina,
que, mirndole cercado
e cerrando con braveza,
sus amigos de a caballo
acudan a acorelle
e decanle, admirando
a la vez que reprehendiendo
su entusiasmo en alancear:

".Ay, Bartolo,
que te pillar el toro,
que te va a pillar!"
















Roman








University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs