• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Preface
 Baladas y canciones
 Rosas profanas
 Sonetos
 Tríptico de Nicaragua
 Versos ocasionales
 Poemas en tono mayor
 Index
 Back Cover






Group Title: Obras completas
Title: Baladas y canciones
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078302/00001
 Material Information
Title: Baladas y canciones
Series Title: Obras completas
Physical Description: 3 p. l., xxiv, 190 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Darío, Rubén, 1867-1916
González-Blanco, Andrés, 1886-1924 ( ed )
Publisher: Biblioteca Rvbén Darío hijo
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1923]
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Prólogo de Andrés González-Blanco.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078302
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000643278
oclc - 22970293
notis - ADH3109

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Preface
        Preface 1
        Preface 2
        Page i
        Page ii
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
    Baladas y canciones
        Page 1
        Page 2
        Versos de año nuevo
            Page 3
            Page 4
            Page 5
            Page 6
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
        Pequeño poema infantil
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
        Balada sobre la sencillez de las rosas perfectas
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
        Cación
            Page 19
            Page 20
        Dezir
            Page 21
            Page 22
        Oditas
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
        El rebaño de Hugo
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
    Rosas profanas
        Page 31
        Page 32
        Rosas profanas
            Page 33
            Page 34
        Salmo
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
        Flor Argentina
            Page 39
            Page 40
        Como palomas
            Page 41
            Page 42
        Cabecita rubia
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
        Elegía pagana
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
        Letitia
            Page 51
            Page 52
        Claro de luna
            Page 53
            Page 54
        La dama de las camelias
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
        Su alcoba
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
        La victoria de samotracia
            Page 63
            Page 64
        En el luxemburgo
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
        Armonía
            Page 69
            Page 70
        Chapelgorri
            Page 71
            Page 72
    Sonetos
        Page 73
        Page 74
        Español
            Page 75
            Page 76
        Colombia
            Page 77
            Page 78
        Montevideo
            Page 79
            Page 80
        En las constelaciones
            Page 81
            Page 82
        Soneto pascual
            Page 83
            Page 84
        Toast
            Page 85
            Page 86
        Amado nervo
            Page 87
            Page 88
        Flora
            Page 89
            Page 90
        El minué
            Page 91
            Page 92
        Toisón
            Page 93
            Page 94
        A Fabio Fiallo
            Page 95
            Page 96
        A Juan Ramón Jiménez
            Page 97
            Page 98
    Tríptico de Nicaragua
        Page 99
        Page 100
        Los bufones
            Page 101
            Page 102
        Eros
            Page 103
            Page 104
        Terremoto
            Page 105
            Page 106
    Versos ocasionales
        Page 107
        Page 108
        En el álbum de una desposada
            Page 109
            Page 110
        Cleia sol
            Page 111
            Page 112
        En el álbum de Raquel Catalá
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
        En el abanico de la señorita Lola Salazar
            Page 119
            Page 120
        En el álbum de Victoria Mayorga de Marín
            Page 121
            Page 122
        En el álbum de Angélica, hija de Ricardo Palma
            Page 123
            Page 124
        En el álbum de Margarita de Lacayo
            Page 125
            Page 126
        A Salvadorita Debayle
            Page 127
            Page 128
        A Lola de Turcios, hermana del poeta
            Page 129
            Page 130
        En un álbum
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
        Improvisación
            Page 135
            Page 136
        Brindis
            Page 137
            Page 138
        A Manuel Maldonado
            Page 139
            Page 140
        Al partir Mayorga Rivas
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
        A una Mexicana
            Page 145
            Page 146
    Poemas en tono mayor
        Page 147
        Page 148
        Los tres astros
            Page 149
            Page 150
        La queja del establo
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
        Los cañones del marne
            Page 155
            Page 156
        Unión Centro-Americana
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
        Palas athenea
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
        Pax
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
    Index
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text





117i









18 6.3
)21% Abj^ l







BALADAS Y CANCIONES











tuinrsitty
of VNlarflba






C, (Sift of
Joseph B Lockey






RUBEN DARIO

BALADAS Y

CANCIONES


PR6LOGO
DB
Andres Gonztlez-Blanco


A ADRID


I s ,







/, / /' 3
/V 9 f^


Es propiedad de la Bi-
blioteca Bub6n Dario.
Prohibida la reproduc-
ci6n y traducci6n.
Queda hecho el dep6-
sito que marca la ley
en Espaia y Am6rica.


SerA clandestine todo ejemplar que no vaya sellado.
















Imp. G. HernAndez y Galo SAez.-Mes6n de Pahos, 8.-MADRID

















PR6LOGO







P R 0 L OG 0









Iniciase con este volume extraordinario una
edici6n definitive de las OBRAS COMPLETAS DE RU IN
DARIO, el mdgico poeta de lengua castellana.
En estos volumenes, asi en el que da comienzo a
esta coleccidn como en los siguientes, van a recoger-
se algunas poesias de Ruben Dario que anduvieron
dispersas por revistasy diaries de America; poesias
de Ipocas varias, de tono divers, con una ejecucidn
muy desigual algunas, pasando desde la ingenuidad
balbuciente de EPisTOLAS Y POEMAS o de ABROJos
hasta la pompa asidtica que ornamenta PROSAS
PROFANAS en algunas pdginas o AZUL en casi todas.
.Nos ha sido confiada esta labor a dos escritores:
americano el uno, espaiol el otro, comopara que se
repartiera la devocidn por Rubin Dario, que igual-
mente comparten el Nuevo Mundo y el Viejo Con-
tinente-y el corazdn delpoeta, que era un imperio
bipartito-como el de Constantino...
Se ha puesto esta labor bajo mis auspicios, como







PROLOGO


critic fervoroso y rendido de Rubin Dario y como
amigo cordial que fui, siempre en admiraeidn ante
el Maestro; y bajo los auspicios del vibrant poeta
argentino Alberto Ghiraldo, que tan amigoy cama-
rada fu/ de Rubin Dario alld en Buenos Aires, y
que, a mds de su condicidn de alto poeta, ha mos-
trado recientemente su buen gusto y su atinada
mano de seleccionador en la ANTOLOGIA AERICANA
y en las OBRAS INEDITAS de don Benito Perez
Galdds, que le han sido encomendadas y que van
abriindose el camino del aplauso ptblico.
En esta seleccidn de poemas y prosas dispersas
de Rubin Dario, hemos andado con sumo tiento,
tanto Ghiraldo como yo, para admitir todo lo que
como inedito y como suyo se nos brindaba. Puede
kaber mixtificacionespeligrosas, pero muy explica-
bles, cuando se ostenta el gran nombre de Ruben
Dario. Hemos cuidado de no acoger tampoco todo,
inconsultamente. Pero desde luego no pretendemos
que estas poesias de Ruben Dario, tal vez por 'l
escritas atropelladamente, al fragor de la lucha
econdmica que en el anduvo siempre apareada a la
batalla floreal del lirismo, sean las mds genuinas
y representatives de su personalidad.
Ni azn alienta en mi elpropdsito de sostener que
todas las poesias aqui recopiladas akora son olvidos







TPRLOGO


imperdonables, que debieron recogerse en vida del
autor de AZUL, y que torpemente no fueron aga-
villadas en un haz lirico. No. En vida de Rubin
Dario se debio dar lo mds select y granado de su
obra, la flor de su espiritu.
Pero ahora, muerto el, extinguida aquella voz
noble y armoniosa como ninguna, que tantas veces
nos deleito con su canto, just y decoroso es que los
fervorosos idolatras conservemos perenne su culto,
el ara de su imagen siempre nitida y la Idmpara
del Santuario siempre encendida...
e Que no se hubiera publicado en Francia de un
poeta equivalente-en Francia, donde hasta se han
coleccionado en volzmenes o publicado en revistas
(en Mercure de France)-cartas de Baudelaire a
sus editors, sezncillamente pididndoles cincuenta
francos?... 0 en Inglaterra, donde un Shelley, un
Swinburne, un Browning, tienen no sdlo fervores
de critics devotos, sino hasta ofrendas nimias de
coleccionistas manidticos?...
For lo tanto, no se ha vacilado en recoger para
esta edicion definitive, ne varietur-al modo de la
que Y. Hetzel hizo de .Victor Hugo sobre los ma-
nuscritos originales-todo, absolutamente todo lo
que andaba or ahi desperdigado y suelto, aunque
sdlo sea como motive de studio para critics y








PR6LOGO


literatos. Asi los critics irdn viendo la evolucidn
lenta y progresiva que se va operando en el poeta,
siempre dueho de su inspiration y de su l'xico, peroc
enriqueciendose cada dia con la cultural adquirida,
con los poetas que iba conociendo, con sus lectures
tal vez no unificadasy sistematizadas, pero si abun-
dantes, y con las nuevas formas de arte que iban
apareciendo en su ambiente...
Rubin Dario es uno de los poetas del mundo que
se han idoformando mds dia a dia, por un trabajo
realmente prodigioso de automodelacidn, siempre
con la plena conciencia de su arte... Fud Dario uko
de los poetas mds conscientes que hubo en todos los
tiempos. Y podria suscribir con orgullo aquellas
palabras que Edgar Allan Poe-tan sutilmente
estudiado por 51 en Los RARos-escribid a propd-
sito de su poema The Raven: cEs mipropdsito ma-.
nifestar que ni un punto en su composicidn puede
atribuirse a casualidad o intuicidn; que la obra
avanzaba paso a paso a su realizacidn, con la pre-
cisi6n y rigida consecuencia de un problema mate-
mdtico, (I).

(1) rlt is my design to render manifest that no one point in
its composition is referible either to accident or intuition; that
the work proceeded, step by step, to its completion, with the
precision and rigid consequence of a mathematical problem.)
(TALES OF MYSTERY, IMAGINATION AND HUMOUR, by Edgar Allan
Poe, p. 580).







PR6LOGO


Mas dentro de esta plena conciencia de su arte,
que es la nota caracteristica del poeta de AZUL, iqul
variedades mdgicas y qu6 inesperados progress no
se operan en su formacidn artistica?... ePodriamos
comparar siquiera, podriamos ni imaginar que hu-
biese una identidad intellectual ni aun de concien-
cia, entire el poeta de ABROJOS, o mrds atn, entire el
poeta de los tercetos A un labriego o de la oda El
Porvenir?... (I) En aquellos tercetos el estilo es ram-
Oldn, academicista y prosaico; el estilo es quintanes-
co o jovellanista, en la otra-que nos recuerda mds
bien el estilo de esospoetas de odas de segundo orden,
.como el Duque de Frias, v. gr.-;y elpoeta alado y
tswinburnesco de El Reino interior, en 1896
(PROSAS PROFANAS), o mds aun, para que haya mds
paridad en la comparacidn, hay analogia de ningu-
na especie entire ese poeta de El Porvenir, y el poeta
del Canto a la Argentina?... No parece haber ho-
mologia entire estos diversos aspects delpoeta, y con
todo, la distancia que en el tiempo les separa, no es
tan grande: el uno, es el poeta de 1888; el otro, el
de 1896; el iltimo, el de gq94-

(1) VWase la Galeria Poetica Centro-Americana: COLECCI6N DE
LAS MEJORES POESIAS DE LA AMERICA DEL CENTRO, precedidas de li-
geros apuntes biograficos y breoes juicios critics sobre cada
uno de los autores que la forman, por Ram6n Uriarte, tomo III,
paigina 207. (Tipografia , Guatemala, 1888.)







PR6LOGO -


Era el trabajo maravilloso de estratificacidn de
cultural y el mdgico ankelo de renovacidn lo que
alentaba en Ruben Dario, y de aki esta variedad
policromada, que nos deslumbra con sus flabelacio.
nes.. Y no sdlo se iba renovando su lzxico, su ri-
queza de rima, su modus operandi, su tMcnica pod-
tica, sino que se va transformando tambi6n su alma
y su mentalidad, cada vez mds curiosas y atentas
a todos los problemas...
Fue Ruben Dario poeta de formacidn cuidadosa,
y de elaboracidn lenta. Aceptd todas las influencias,
recibid todas las impregnaciones, pasd por todas las
etapas de imitacidn o de influjo... Le vemos en su
mocedad temprana, en su adolescencia, ya sintien-
dose poeta, bajo el patrocinio protector de don 7ose
de Espronceda-dedicarle una quintilla, que mues-
tra cudn torpey balbuciente era atn su verbopera
cudnto admiraba ya al lirico genial y desigual de
El Diablo Mundo:

El mundo en sus ejes rueda
en continue movimiento
sobre el human cimiento...
Asi rueda el pensamiento
de don Jose de Espronceda...

La quintilla estdfechada en Ledn de Nicaragua,







PR6LOGO


en el ano de 1881. iTenia el precoz cantor catorce
afosl...
Ya el aio antes, en 1880, habia pergeiado una
coleccidn de poemitas, que queria publicar, y que
habia rotulado de una manera ingenua y arcaica:
SOLLOZOS DEL LAUD. Yo he tenido en mi mano la
portada autdgrafa de aquel libro muerto enflor del
poeta demasiado precoz: SOLLOZOS DEL LAUD-poe-
sias-Ledn de Nicaragua, z88o... Es emocionante.
El libro no pasd de proyecto; pero acaso ha de pu-
blicarse en el orden cronoldgico que le correspond
en estas OBRAS COMPLETAS... Y de todos modos, el
solo esbozo de este libro semi-infantil acusa en el
poeta unaprecocidad mozartiana, prodigiosa...
Comparemos esa quintilla a Espronceda con la
dicima lapidaria consagrada a don Ramdn de
Campoamor, anos rds tarde, siendo el poeta ya
mozo y estando en Chile; dicima que ha sido reco-
gida en EL CANTO ERRANTE...

Este del cabello cano
como la piel del armido,
junt6 su candor de niio
con su experiencia de anciano...

Es toda una etapa de su evolucidn lirica la que
se pone frente afrente. Y asi va atesorando nuevas







PR6LOGO


sugestiones liricas, nuevas impregnaciones cultura-
les, a media que va abrigndose camino en la vida
y cambiando de ambiente y renovando sus lec-
turas...
Esta maravillosa facultad de asimilacidn, esta
receptividad inaudita, es lo que hizo de Rubin
Dario el innovador por antonomasia, el keraldo de
las nuevas tendencias... Porque si es cierto que el
modernismo se incuba en Manuel Gutierrez Ndjera
(EL DUQUE JOB), y que yulidn del Casal, el cubano,
anticipa muchas primicias de la nueva podtica; y
que en 7osd Asuncidn Silva, el suicide del revdlver
de plata, estd el alma quintaesenciada de Gustavo
Adolfo Bgcquer, con destilaciones de Enrique
Heine; y que el propio traductor del ironista de
GERMANIA y del BUCH DER LIEDER, el venezolano
Perez Bonalde, es un renovador de los temas liri-
cos, con sus gotas de Edgardo P6e; y que la in-
fluencia de Thdophile Gautiery de los parnasianos
menores (como Catulle Mendes, Ledn Dierx, Sully
Prudhomme), impera en los coloristas andaluces
(Salvador Rueda, especialmente), y en los dos
grandes parnasianos espanoles (Manuel Reinay
Ricardo Gil), y en los parnasianos de America
(Salvador Diaz Miron y Manuel yose Othon); y
que Ricardo -7aymes Freyre se adelanta en el verso


VIII







PROLOGO


librismo a Rubin Dario; es evidence que este con-
centra y resume todas estas tentativas mds o menos
logradas de innovacidn y las funde en una sabia
armonia...
Dl trae, integralmente, todas las modalidades y
las insolencias antiacaddmicas, incluso, del simbo-
lismo y del decadentismo francis-como las trajera
antes a la peninsula el genial heraldo ckl arte
nuevo, Eugenio de Castro, con su OARSTOS y su
SYLVA-. Ysi todos los poetas antes citados, de la
peninsula y de Ultramar, aportan innovaciones
parciales a la pootica, dl ensaya y lleva a buen t&r-
mino la transformation total del instrument liri-
co, gastado ya en las manos de los poetas tradicio-
nales, a quienes el habia seguido en sus balbuceos
primigenios...
Porque, como ha escrito muy agudamente un
critic americano, A. Zerega-Fombona (i), ,acaso
por falta de homogeneidad spiritual y tambign por
razones de estdtica aplicada, ese grupo de poetas no
consiguid producer en el alma espaiola unafuerte
corriente lirica; y hasta la llegada de Dario se
puede decir que este alma duerme... El liberador
fue Dario, podemos repetirlo>...

(1) Le Symbollsme frangais et ia podsie espagnole moder-
ne, IV, pdgs. 71 y 72. (Edition du Mercure de France, Paris, 1920.)






PR6LOGO


En mi Estudio preliminary a las OBRAS ESCOGI-
DAS DE RUBEN DARio (Madrid, igio), tend todo el
arco de mi esfuerzo a mostrar que el poeta de AzuL
fud tanto un sugeridor de ideas un hombre angus-
tiado por todos los problems de la conciencia hu-
mana, como un tMcnico literario, un expert en el
arte;y que si se habia pecado con exceso al ver en
el solamente un mestre en gay saber, habiamos de
admirarle cada vez mds como un suscitador de
inquietudes espirituales.
Esta fud mi tesis al travds de todo aquel libro,
que koy consider demasiado pesado, harto farra-
goso, un poco mackacdn, con superfetaciones y ex-
crecencias que lo afean... Pero en estos arabescos,
esguinces, meandros y divagaciones que yo fui ad-
hiriendo a mi critical, no hice sino glosar las ideas
que me iban sugiriendo los poemas de Ruben Da-
rio, que a muchos en mi tiempo-antes y despu6s
de mi tiempo, tambitn-les parecian simple pirue-
tas ritmicas, jugueteos rimados del poeta, que era
unfundmbulo de la rima, como Banville. Hay el
Rubn Dario funambulesco y ligero, sin duda al-
guna; hay el poeta que se complace en saltar a la
mds dificily arriesgada cuerda del ritmo, el oeta
que hace trampolin de su dominion ticnico: es el
poeta de las Oditas o de la Canci6n de Carnaval...







PRILOGO


Pero kay tambidn, y es el mds frecuente a media
que los ahos van depurando su mentalidad y pu-
liendo su obra, elpoeta atormentado por todas las
inquietudes y por todas las kiperestesias...
Y akora, al cabo de various anos, encuentro en
ciertos critics extranjeros una grata coincidencia
con este modo mio de apreciar la personalidad de
Ruben Dario, considerdndole, no ya como un mag-
nifico instrumentador de la poesia castellana, como
un adaptador genial de la nueva mzisicafrancesa al
modo espaiol, como un interprete, en suma, de las
grandes obras pooticas, sino como un creador ad-
mirable de temas nuevos, como un sugeridor in-
comparable de estados de alma y como un poeta
pre~tado de ideas humanasy amplias....
El critic norteamericano, Mr. Isaac Goldberg,
describe, en sus Estudios sobre literature hispano-
americana, estas palabras atinadas:
Yo creo que muchos espanoles de ambos lados
del Atldntico han exagerado la perfeccidn tecnica
y la significacidn innovadora de Dario a expenses
de su humanidad esencial. Yo creo que, a despecho
de su aristocrdtica bzsqueda de la forma perfect,
acabada (flawless form), a despecho de su odio de
la multitud, a despecho de su sibaritismo intelec-
tual, fud tan human en gran parte de su poesia






PR6LOGO


como en su vida... Este viajero trato de destilar be-
lleza de la alegria y del dolor, y en el seno de esta
belleza estdn vibrando la alegria, el dolor, la vana
interrogacidn, la duda, las vacilaciones de la
fpocas (I).



Da comienzo ahora con este volume la Edicidn
de las OBRAS COMPLETES DE RUBSN DARiO. Mas no
es este el volume realmente inicial; no entran aqui
las primeras poesias en el orden cronoldgico, las
que escribio en su infancia y en su adolescencia,
cuando pasaba, en peregrinaciones bokemias, de su
Nicaragua natal a Honduras, al Salvadory a Costa
Rica. No son poesias de la 4poca en que era el vate
centroamericano, que escribia editoriales politicos
en La Verdad o que celebraba en una oda presen-
tada a un concurso en El Salvador el centenario
de Bolivar...
Son poesias de la primer juventud, de la epo-
ca en que fue a Chile. Ya no es elpoeta de trece
ainos, que en una revista de estudiantuelos apenas
salidos de la puericia (El Ensayo, Ledn de Ni-


(1) STUDIES IN SPANISH-AMERICAN LITERATURE, by Isaac Gold-
berg, Ph. D. -with an introduction by Prof. J. D. M. Ford-; chap-
ter II, pigs. 101 y 102.-Brentano's Publishers.-New-York, 1920.







PROLOGO


caragua, i885) pergetaba susprimeros cantos, sino
el poeta de floreal juventud que ya ha amada
a la prima Ines y a la gentil acrdbata Hortensia
Buislay...
Es elpoeta de los diez y ocho, de los veinte anos,
que comienza a dar presagios de gran lirico... De
esta 4poca del poeta hemos recogido algunos poemi-
tas que estaban sin coleccionar: tales La dama de
las camelias, que inicia un tema luego llevado a su
culminacidn en el soneto inmortal y tan conocido:
In memoriam... Mas no s6lo hemos recogido poe-
mas de aquella epoca, sino otros de epocas posterio-
res, como el Triptico de Nicaragua, por ejemplo;
y en general, todos los que habian quedado disper-
sos en revistas yperlodicos americanos... y hasta en
albums y abanicos.
Porque tambien han entrado poesias de dlbum.
Cuando se alcanza la altura de un Rubin Dario y
se han escrito poemas del tipo superiorde la Saluta-
ci6n del optimista, del Canto a la Argentina o de
Los motives del lobo, sepueden muy bien coleccio-
nar sus poemitas de circunstancias: brindis en ban-
quetes festivos, poemas epitaldmicos o de natalicio,
madrigales de ocasidn escritos displicentemente o en
un appassionnato momentdneo, sobre pdginas blan-
cas de albums femeninos...


XIII







PR6LOGO


No es que estos poemas sirvan a la consagracidn
del poeta. No es que incrementen la gloria del
lirico de PROSAS PROFANAS ni den una nueva orien-
tacion a los critics del porvenir, que cada dia
Aian de ir estudiando con mds dileccidn lafigura
delpoeta. Es que con ellos se sirve a su memorial;
son destellos fugitives que fud lanzando a su paso
por el mundo y que akora se recogen en un kaz
policromo, de luces variadas, como una ruedaful-
gurante de fuegos artifciales... Tal es la significa-
Cidn (y no otra) que tiene el recoger estos poemitas
que para ello han sido encabezados deliberadamente
por mi, bajo el subtitulo canto de Versos ocasiona-
les. Son comr piedras miliarias del paso delpoeta
por la tierra. Son como kitos gue recuerdan: KAquz
estuvo Ruben Dario...,


***


El libro ha sido dividido en seispartes: BALADAS
Y CANCIONES es la primera, que son versos escritos
en el modo menor, al tono, algunos, de la Canci6n
de Carnaval, quefigura en PROSAS PROFANAS, comO
specimen de la manera banvillesca de Rubin
Dario...
Es este un tono predominante en la polifdnica







PR6LOGO


inspiracidn de Dario; asi se inicia en Canci6n de
Carnaval, que va incluida en PROSAS PROFANAS, re-
pitese en Pequefio poema de Carnaval, inserto en
POEMA DEL OTORO,y se refresca akora con ritmo
nuevo la vieja cancidn funambulesca bajo el titulo
de Versos de Ano Nuevo, la poesia que delibera-
damente quise que abriera este libro, y que pertene-
ce a la gpoca en que acarreaba elfresco y florido
material lirico, que did en resultado PROSAS PRO-
FANAS.
Es el mismo tono frivolo y embelesador, con re-
miniscencias de Banville; es la poesia alada y grd-
cil, ya koy muy calcada y muy manida por pseudo-
discipulos o por imitadores impertinentes de Ruben
Dario; la poesia en que danzan Puck, Pierrot, Co-
lombine, nuestros ya familiaresfantasmas... Hay
canciones, decires y layes, como en PROSAS PROFA-
NAS... En este ginero de elegant remedo de estilos
antiguos, era maestro sin igual el mago de AZUL,
como lo era en las baladas, de las que aqui damos
muestras ineditas que no desmerecen de las ante-
riores conocidas, tal como la Balada en honor de
las musas de came y hueso.
Estas baladas, ginero predilecto de Ruben Da-
rio, que aprendid su mzsica no tanto en el viejo Vi-
llon como en el nuevo Verlaine, estdn representa-








PR6LOGO


das aqui por dos muy interesantes: la Balada sobre
la sencillez de las cosas perfectas y El rebafio de
Hugo.
Hay una y un edecir> y estd en ellos
una nota delicada, tiernay suntuosa a la vez, esta
sencillez aparente, pero envuelta en amplio ropaje
de corte, caracteristica de los rondeaux de Charles
de Orleans.
En el Dezir:


En el obscure cabello,
por las perlas que conquistas;
en el colombino cuello,
por el collar de amatistas,
y ajorcas en los tobillos
de topacios amarillos
y de perlas nunca vistas...

encontramos entonadones del cmejor Rubens. Y
este dezir no sea de la misma epoca en que componia
susprimeros Dezires, layes y canciones, quefueron
escritos en la decade de z88o a i89o... Esta can-
cidn antigua, a la usanza castellana, es repetida
por el poeta en sus postrimeros cantos, en elpenil-
timo aio de su vida, alld en el ano 1914... Fuepu-
blicada, ese ano, en la Revista de Revistas, de
Mexico...







PR6LOGO


Este ano de 1914 es creador para el poeta... Se
diria su canto de cisne... Antes de morir, el poeta
quiere volver a la tonada antigua, al modo es-
panol... Todos los viejos aires de la raza vuelven a
cantarle, emocionadamente, en la memoria...
En New- York, tambidn en 19z4, renueva su can-
cidn ingenua a Margarita, canta como un adoles-
cente su Pequefio poema infantil..., dedicado a
Carmencita Calder6n Gomar, donde hay, entire inge-
nuidades de paloma, arrullos de serpientepagana...

Las vi6 al dejar el mirab
ha largo tiempo, Mahoma.
Mds chica que una paloma,
Shakespeare vi6 a la Reina Mab...

En algunaspoesias de las insertadas aqui, ha-
brd equiin lo duda? reminiscencias de otros poemas
suyos; en muchos refresca cantos de otras epocas;
hay como un remozamiento de sus propios topicos y
de sus notas mds personales...
Algunos repiten temas trillados; otros cantan
motives nuevos con aires ya sabidos... En otros,
aunque varie los motives liricos, reitera sus ritmos
caracteristicos, sus imdgenes liricas, su l'xico ori-
ginal y policromado, sus metros predilectos-que
II


XVII







SPR6LOGO


al comienzo tantas iras suscitaron en los celestes
dnimos academicos...
En esta misma parte del libro kemos incluido la
rinica muestra de Oditas que nos ha dejado; gdne-
ro absolutamente francs, creado por Gerardo de
Ierval bajo el nombre de ODETTES en LA BOIHME
GALANTE, y que tiene una gracilidad de espuma y
una ductilidad de seda...

Viene luego otra seccidn, la rotulada con un ti-
tulo que sonard gratamente a todos los devotos de
Rubin Dario: Rosas profanas... Hubiese preferido
yo que este fuera el titulo general del libro, a no ser
por la homofonia equivoca, que pudiera inducir a
confusion, con el titulo de su obrapodtica mds cono-
cida y admirada. Bajo este titulo se kan reunido
ahora algunos poemas que tienen ya, tanto en el
lxico como en la rima, la pompa asidtica que cul-
mina en PROSAS PROFANAS. Entre este grupo de
poemas los hay perfectos, acabados, y de la mds
complete Lpoca crubenianav. Se~alemos al devoto
de Rubdn Dario los titulados Elegia pagana y En
el Luxemburgo... Reconocerd en ellos, apenas pre-
ludie su cancidn, la voz dolorida y elegant a la
vez del maestro genial, cmuy antiguo y muy mo-
derno>...


XVIII







PR6LOGO


Pertenecen estospoemas a la inspiracidn mds ca.
racteristica de Rubdn Dario, al ciclo genuinamen-
te creador de PROSAS PROFANAS. Es la tpoca admi-
rable de gestacidny a la vez de dilettantismo en que
Ruben Dario concita toda su inspiracion primige-
nia de granpoeta americano y a la vez toda su cul-
tura alada de parisian adoptivo... Es la 9poca en
que absorbe con dvido goce todo el polen de lasflo-
res de Francia, la quintaesencia de las delicias
francesas, derramada en un castellano alado y mu-
sical, que no se asemeja en nada ciertamente al cas-
tellano dspero y bronco de Y7uan de Vald&s o de
Fr. Alonso de Cabrera... Aunque l, poco despues,
en aquella memorable revista que se llamd La
Vida Literaria (1899), sejactase de que examenn de
conciencia kecko, podia confesarse con los dos
Luises,...
Su verve genuinamente francesa fluye aqui prd-
digay dgil. kl mismo marca en estas estrofas sit
hito literario por entonces:
y suenen cosas galas
en el modo espaiol...
Van en este grupo poesias de indole varia-
da... Unas, como Su alcoba, influidas de la sen-
sualidad grdcil y deleitosa que fug durante algin
tiempo una de las cuerdas mds gratas al estro de






PR6LOGO


Dario... Otras, de simple expresidn formal, como
Claro de luna, o como ese excelentepoema sdfico que
se titula Alegrfa y que es de los mejores primeros
poemas de RubMn Dario...
Es curioso notar (y por ello mds que por su
valor intrinseco incluyo la poesia) que ya en i89g
inicia el tema de La dama de las camelias, cuya
imagen le obsesiond sin duda por much tiempo
kasta culminar gloriosamente en el admirable so-
neto de antologia que es In memorial:
dRecuerdas que querias ser una Margarita
GautierP...
Aqui, es una Margarita Gautier tratada de un
modo mds familiar, mds amable, en tono ccampo-
amorino,, con desgarbo depequeno poema y al pro-
pio tiempo con pujos de moralista... compardndola
con NANA, for de vicio y de fango...
De tono totalmente divers son otros poemas
aqui inclusos, tales como Salmo, canto de arrepen-
timiento cristiano, escrito a zltima hora, sin duda,
en el son sordo y mondtono del etercetinoi ingenuo
y litirgico del Dies irae que la Primitiva Iglesia
entonaba bajo las bdvedas sombrias de las cata-
cumbas...
De otro corte absolutamente divers, de entona-
cidn que discrepa del Salmo radicalmente, es la






PR6LOGO


Elegia pagana, medalla en alejandrinos, friso
neohelnico de los que han dado gloria al poeta del
Coloquio de los centauros.
Compared Elegia pagana con Salmo y verdis la
diferencia de dos estilos, de dos ambientes, de dos
epocas de la vida... En Elegia pagana estd el mozo
arrogante y viril, que llego en 1892 a Espaila con
aires de soberano de la poesia y que, aun no tora-
do en cuenta entonces por los hombres eminentes a
quienes conocid Castelar, Valera, Campoamor,
etcitera-anunciaba ya al poeta de consagracidn
definitive en el mundo iberico.
De ese mismo tono es la poesia con que se ha-
bia pensado abrir el libro, y que data de 1899:
Rosas profanas... Es el moment de ardor vital; de
sensualidad elegant, de exaltacidn de lasfuerzas
vitales en Rubin; el moment que luego evocaba,
melancdlicamente, en la poesia inicial de Cantos de
vida y esperanza... Es la hora plena del poeta,
henchido a la vez de vida y de ilusidn, saturado de
beso y de verso...
Oidle aqui cdmo canta a una boca rojay encen-
dida:
la boca de mi hermosa florentina...
No se puede dar mds delectacidn en la sensualidad
y, al mismo tiempo, mds especiosa elegancia...







PR6LOGO


Nunca llega a enojar como enojan, de puro crudosy
violentos, los novelistas erdticos; y llega, no obstan-
te, a la sublimidad del erotismo...
Los dientes blancos reinan como versos
y saben esos finos dientes tersos
mordiscos caprichosos y perversos...
Dulce serpiente y suave y larga poma,
fruta viva y flexible, seda, aroma,
entire rosa y blancor, la lengua asoma...
**
Para coronamiento y remate del libro, van algu-
nos poemas de amplio vuelo y de entonacidn epica
que he rotulado: Poemas en tono mayor, en con-
traste con la poesia en tono menor, que era la mds
caracteristica de la inspiracion rubeniana.
Por estospoemas iltimospasa un soplo de Hugo,
reminiscencias involuntarias del abuelo de Francia;
mas se ve que todo esforzado y violento...
Si hay algo de huguesco en Rube'n Dario, es del
Hugo apacibley realista de las Chansons des rues
et des bois... Cuando quiere emular la trompa
epica del Pindaro franc's, no da sino estampidos
falsos, un remedo de epopeya, una contrefagon... La
entonacion eprica no le iba...
Mas con estos poemas de gran aliento, en que a
moments Dario se sobrepuja a si mismo, y llega a
las alturas que parecian vedadas a su genio ele-
gante y sutil, pero no epico y grandilocuente,


XXII







PR6LOGO


creemos que se remata y corona dignamente este
libro nuevo, que ofrecemos a los admiradores y de-
votos que el poeta de Nicaragua tuvo y tiene en
todos los raises de habla castellana...
**
Vaya a ellos nuestro primer saludo: a losfervo-
rosos, a los devotos, a los que guardian perenne el
culto de Rubin Dario e inextinguible la fe en su
genio portico; a los que, a uno y otro lado del mar
Atldntico, en las costas del Pacifico, a la orilla del
mar Caribe y del golfo de Mexico, releen y recitan
y evocan siempre con tremulo acento las estrofas
del poeta predilecto...
A ellos vaya nuestra salutacidn y nuestro abra-
zo; con ellos contamos como guardianes del San-
tuario en que veneramos la memorial delpoeta...
Ellos serdn nuestros auxiliares y nuestros conseje-
ros; mdndennos todo cuanto de Ruben Dario conoz-
can y encuentren perdido, disperse en revistas y
diaries; ilzstrennos con sus consejos o indicacio-
nes... En suma, colaboren con nosotros en esta obra
magna de dar la edicidn definitive de las OBRAS
COMPLETAS del maximo poeta de AZUL, que vivird
siempre en la memorial de todos los hombres que ha-
blen el idioma de Cervantes...
Porque si realmente hay un nombre que concen-


XXIII








PR6LOGO


tre toda la fraternidad spiritual de las razas
varioladas y policromas que se tienden al borde del
Pacifico y en las orillas del Atldntico con lapri-
migenia raza ibirica; si hay un argument vibrant
y pldstico y vital en favor de un bien entendido
ibero-americanismo de cultural y de raza, es laper-
sonalidad de RubMn Dario que, brotando en un
rinconcito tropical de la America autdctona,

de la Amdrica ingenua que adn tiene sangre indigena,
que atiz reza a esucristo y aan habla en espafiol;
formado al calor de todas las influencias espanolas
de su epoca y de los precursores (kay una gama de
influencias en las primeras poesias de Rub&n Dario
que va desde Esptonceda a Nziiez de Arce, pasan-
do muy detenidamente por Zorrilla y Campoamer)
y recogiendo luego en su espiritu-espiritu singu-
larmente troquelado para la gloria literaria- todas
las esencias de la raza que le did vida y todas las
refinadas sutilezas del ambiente parisien, viene un
dia a renovar la poesia espanola, en la que deja
huella imborrable, sello inmortal, para ser por fin
proclamado espontdneamente, por undnime consenso
de toda Espa~a, al unisono en esto con toda Ame-
rica, Principe de la poesia castellana.
ANDRgS GONZALEZ-BLANCO.
Madrid, 15 de Noviembr e de 023.


XXIV
















BALADAS Y CANCIOHES



















VERSOS DE ANO NUEVO


PUCK se despierta y se encanta
y se retuerce de risa,
porque el alba se levanta
en camisa...

Y muestra al salir del lecho,
descuidada y perezosa,
en la piema y en el pecho,
nieve y rosa.

Como un mirlo lechuguino
mira a Puck que se divierte;
le reprende de esta suerte:
-iLibertino!







RUBtN DARfO


Puck no chista; disimula,
y se lanza a la pradera
cual si fuera una ligera
libelula.

Como duende alegre y rico,
los regalos de Afio Nuevo
va a buscar Robin, Buen Chico
del renuevo.

De un rosal donde se posa
va a una rama verde y fresca,
donde estd una mariposa
pintoresca;

o a los ambares y granas
de las rosas sofiolientas;
se detiene en las gencianas
y en las mentas;

y estremece, cuando vuela,
los retofios de una cafia,
o da un salto por la tela
de una arafia;







BALADAS Y CANCIONES


o en la copa de un clavel
se mece y hace en seguida
de una hoja reci6n nacida
su escabel.

Y despu6s el duende vuela
con sus alas sonrosadas
a vaciar donde las hadas
su escarcela.








Compra un collar de coral,
que sobre una hortensia brilla,
y compra una gargantilla
de cristal,

que cuenta a cuenta se enreda
al borde de una hoja fina;
y compra a un gusano seda
de la China.







iUBEN DAR(O


Adquiere de un moscard6n
un ala limpia y hermosa,
flabel que darA a la esposa
de Ober6n.

Para tapiz compra el buche
de un ligero colibrf,
y a una granada un estuche
de rubi;

a un rosal una guirnalda
que arom6 la primavera;
a una juncia una pulsera
de esmeralda.

De una paloma pretend
los zapaticos Luis-Quince;
pero la paloma es lince:
no los vende.

Una azucena gentil
le ofrece un Aureo alfiler,
y una abeja un necessaire
de marfil.






BALADAS Y CANCIONES


Y entire amapolas sangrientas
y entire pdjaros vibrantes,
Puck va con joyas y cuentas
de diamantes.

De tal modo y con tal bulla,
que de un arbol de lim6n
le lanza, al paso, una pulla,
un gorri6n.



*



Fu6 de vuelo Puck. De pronto
a Colombina encontr6:
y junto a ella, hecho un tonto,
a Pierrot.

Colombina sonrefa:
y la cara de Pierrot
decia tristeza, no
picardia.







RUBIN DARIO


Dice a Puck: -iMerezco un palo!
iAl nido de ella no llevo,
la mafiana de Aflo Nuevo,
ni un regalo!

Perlas le dard Arlequin,
oropeles Pantal6n,
y le dard una canci6n
Querubin.

(Cerca estan unas violetas
que oyen a los tarambanas...
iC6mo se rien con ganas
las coquetas!)

Puck dice: -Ten tI present:
jen amores paso a paso!
Y no hay que hacer much caso
de la gente.

Si perlas le da Arlequin,
hoy tl, cuando nace el dia,
repitele cilinda!> sin
cortesia.






BALADAS Y CANCIONES


Si oropeles Pantal6n,
linzale ti tu mirada
que Ileve encendida, alada,
tu pasi6n.

Y si Querubin travieso
le canta dulces amores
tfi llevala-entre las flores,
dala un beso.

Vuela Puck. Mil besos hay
en las brisas indiscretas.
Y se quejan las violetas
estrujadas: -iAy, ay, ay!...





















PEQUENO POEMA INFANTIL



Para, Carmenclta Calder6n Gomar.



LAS hadas, las bellas hadas,
existen, mi dulce nifia.
Juana de Arco las vi6 aladas,
en la campifia.


Las vi6 al dejar el mirab-,
ha largo tiempo, Mahoma.
Mas chica que una paloma,
Shakespeare vi6 a la Reina Mab.







RUBMN DAR'O


Las hadas decian cosas
en la cuna
de las princess antiguas:
que si iban a ser dichosas
o bellas como la luna;
o frases raras y ambiguas.


Con sus diademas y alas,
pequefas como azucenas,
habia hadas que eran buenas
y habia hadas que eran malas.


Y habia una jorobada,
la de profecia odiosa:
la llamada
Carabosa.


Si 6sta llegaba a la cuna
de las suaves princesitas,
no se libraba ninguna
de sus palabras malditas.






BALADAS Y CANCIONES


Y esa hada era muy fea,
como son
feos toda mala idea
y todo mal coraz6n.

Cuando naciste, preciosa,
no tuviste hadas paganas,
ni la horrible Carabosa
ni sus graciosas hermanas.

Ni Mab, que en los suefios anda,
ni las que celebran fiesta
en la magica floresta
de Brocelianda.


Y esabes tit, nifia mia,
por qu6 ningfin hada habia?
Porque alli
estaba cerca de ti
quien tu nacer bendecia;
Reina mas que todas ellas:
la Reina de las Estrellas,
la dulce Virgen Maria.







14 RUBtN DARIO

Que ella tu senda bendiga,
como tu Madre y tu amiga;
con sus divinos consuelos
no temas infernal guerra;
que perfume tus anhelos
su nombre que el mal destierra,
pues ella aroma los cielos
y la tierra.




















BALADA SOBRE LA SENCILLEZ DE LAS ROSAS PERFECTAS


A la sefiorlta Carmen de S. Concha.



ESTA Visi6n de sonrosado encanto,
floral ternura de mil gracias llena,
dla he visto yo cubierta con el manto
que Dios conoce, en la mujer chilena?
En miniature de historic agarena?
fEn medieval poema iluminado?
B1ajo el azul, en una flor del prado,
o en una infant de cortes fastuosas?
Yo no lo s6; pero en ella he encontrado
la sencillez de las perfectas rosas.







RUBEN DARfO


Celebrad, prestigiosas Scherezadas,
Ilenas de hechizos miliunanochescos;
dad vuestros versos a huries y hadas
o a reinas de otros reinos pintorescos.
Noble vision hay en templos y frescos
para loor de mil divinas cosas
que se han visto o que se han imaginado;
mas nada que a esto sea comparado:
la sencillez de las perfectas rosas.





Puede la orquidea, hecha suefio o delirio,
ser flor fatal que casi piensa y anda;
puede encantar con su blancor el lirio
y con su broche el tulipin de Holanda.
Ritmo latino, flor de Italia escanda;
copla espafiola, el clavel encarnado;
y que en David la Amada y el Amado
sean un suefo a virgenes y esposas:
todo ello encierra haber aqui cantado
la sencillez de las perfectas rosas.







BALADAS Y CANCIONES


ENVIO


Carmen: el tiempo vuela apresurado;
mas se oirA algfin pdjaro encantado,
como en hagiografias deleitosas
donde hay un monje lirico extasiado,
cuando en tu rostro se haya contemplado
la sencillez de las perfectas rosas.



















CANCION


Tu rostro de joven diosa
una linda estrofa alegra:
tus ojos, con rima negra;
tus labios, con rima rosa.

Mas con el alba naciente,
que en tu tierna frente esta,
eres Angelica, la
Bella del Bosque durmiente.

Afn no ha entreabierto la flor
su tesoro de carmin
en el divino jardin
del palacio del Amor.







20 RUBEN DARIO

Que Ilegue el Principe azul,
te d6 el beso del encanto,
ponga en tus ojos el manto
y te Ileve a su Stambul.

Saluda, niia gentil,
a Brocelianda, mi amiga,
cuando guies la cuadriga
de tu carro de marfil.


















DEZIR



EN el obscuro cabello,
por las perlas que conquistas;
en el colombino cuello,
por el collar de amatistas,
y ajorcas en los tobillos
de topacios amarillos
y de perlas nunca vistas.



Luz de sueiio, flor de mito,
tu admirable cuerpo canta
la gracia de Hermafrodito
con lo aereo de Atalanta;






22 RUBtN DARfO

y de tu beldad ambigua
la evocada musa antigua
su himno de came levanta.



Del anfora en que esta el viejo
vino anacre6ntico bebe;
Febo arruga el entrecejo
y Juno arrugarlo debe;
mas la joven Venus rie,
y Eros su filtro deslie
en los calices de Hebe.


















ODITAS



ESTRELLA, ete has ido al cielo?
Paloma, &te vas de vuelo?
iD6nde estas?
Ha tiempo que no te miro.
eTe fuiste como un suspiro
y para siempre jams?


Vivaracha muchachita,
&es que Puck te ha dado cita
en rec6ndito jardin?
eEs que parties al Ilamado
de algin tierno enamorado
serafin?






RULBN DARIO


Primorosa musa mia,
mensajera de alegria,
dulce flor;
tpor qu6 ocultas el semblante
a los ojos de tu amante
sofiador?




Es que tienes un palacio
de diamante, de topacio,
en un mingico pais?
EEs que alglin genio te manda
a Bagdad, a Samarkanda
o a Paris?




iO en el carro de algln mago,
o en un cisne, sobre un lago,
como un ramo de jazmin,
vas brindando tu delicia,
mientras suave te acaricia
un amado Lohengrin?






BALADAS Y CANCIONES


Deliciosa chiquitina,
que en tu risa cristalina
das la gama del amor;
mariposa pintoresca,
siempre viva, siempre fresca,
de perfume embriagador.



Yo sabia
que por ti la luz del dia
recelosa estaba y fiera;
que por ti sufre y se irrita
la envidiosa sefiorita
Primavera.




Pero (d6nde estas, mi vida?
Si en un bosque estas perdida,
o en un negro torre6n,
donde el vivo amor te prende
de algfin genio, de algin duende
de la corte de Ober6n;






RUBIN DARfO


si un osado caballero,
como a un angel prisionero,
te llev6,
mi Zoraida, mi Fatima,
quien te busque y te redima
sere yo.




Pero mandame un mensaje
con tu enano, con tu paje,
con el viento, con el sol,
o, aromado con tu aroma,
que lo traiga una paloma
tornasol.




Vuelves? dVienes? Estoy triste.
Mas cruel dolor no existe
que el no verte nunca mis.
Dime, perla, margarita,
primorosa muchachita,
dd6nde estis?
















VII


EL REBANO DE HUGO




CLAUDICANTE, Viejo, solo,
viene del Polo el invierno;
Eolo sopla en su cuerno
saludando al rey del Polo;
al son del cuerno de Eolo
junta el gran mar su clamor;
sobre el oceanico hervor
da el trit6n su canto extrafo,
y con su crespo rebafio
pasa el terrible pastor.






RUBIM DARfO


En la granitica punta
de un escarpe, el faro brilla;
la gaviota blanca chilla
a la nube cejijunta;
la luna, virgen difunta,
lanza un espectral fulgor;
con su gongo aterrador
el trueno golpea el risco,
y camino del aprisco
pasa el terrible pastor.



Arriba, un negro cochero
que Ileva un siniestro coche,
corre y agita en la noche
el relampago de acero.
Al sentir el golpe fiero,
la cuadriga del terror,
relinchando de dolor,
sobre el mundo se despefia...
La onda su tois6n desgrefia...
Pasa el terrible pastor.







BALADAS Y CANCIONES 29



ENVIO

iBurgrave Hugo! jEmperador!
De tu clarin visionario
se oye el inmenso clamor,
cuando en el mar solitario
pasa el terrible pastor.
















ROSAS PROFANAS




















ROSAS PROFANAS



SOBRE el divan dej6 la mandolina.
Y fuf a besar la boca purpurina,
la boca de mi hermosa florentina.


Y es ella dulce, y roza y muerde y besa;
y es una boca roja, rose, fresa;
y Amor no ha visto boca como esa.


Sangre, rubi, coral, carmin, claveles,
hay en sus labios finos y crueles
pimientas fuertes, aromadas miles.







RUBIN DARIO


Los dientes blancos reinan como'versos,
y saben esos finos dientes tersos
mordiscos caprichosos y perversos.


Dulce serpiente y suave y larga poma,
fruta viva y flexible, seda, aroma,
entire rosa y blancor, la lengua asoma.


La florentina es sabia, y ella dice
que en ella estin Elena y Cloe y Nice,
y Safo y Clori y Galatea y Bice.


Y ese caliz hall de miles lleno,
y 61 el placer y el mal puso en mi seno,
y en el bebi la sangre y el veneno.



















SALMO


UN golpe fatal
quebranta el cristal
de mi alma inmortal,



ante el tiempo muda
por la espina aguda
de la horrible duda.



Mi pobre conciencia
busca la alta ciencia
de la penitencia;







RUBtN DARiO


mas falta la gracia
que guia y espacia
con santa eficacia.



iMi sendero elijo
y mis ansias fijo
por el crucifijo!



Mas caigo y me ofusco
por un golpe brusco,
en sendas que busco.



No hallo todavia
el rayo que envia
mi Madre Maria.



Aun la voz no escucho
del Dios por que lucho.
iHe pecado much!






BALADAS Y CANCIONES

Fuegos de pasi6n
necesarios son
a mi coraz6n.



Un divino empeiio,
me dard el belefio
de un mistico suefio?



Del 6rgano el son
me d& la oraci6n
y el Kyrieleison.



Y la santa ciencia
venga a mi conciencia
por la penitencia.



















FLOR ARGENTINA




DE d6nde viene aquella maravillosa, aquella
que cuando pasa, a paso de reina, Diosa va?
iDe Viena acaso?... Acaso de Sevilla o Marsella?
Acaso... pues su imperio doquiera imperari.




Es la flor de Argentina, divinamente bella,
azucena del Plata, rosa del Parana,
y que siempre aparece con su fulgor de estrella,
ya la pinte Boldini o de La Gandara...






40 RUBIN DARIO

Ella es la que a las reinas del gran Paris emula,
pues, como ellas, encanta y sonrie y ondula;
y cual ellas transform, al golpe de su pie,




en primavera pura un triste otofio enfermo,
en el Bois de Boulogne el Bosque de Palermo,
y la calle Florida en la Rue de la Paix.




















COMO PALOMAS




CoMO palomas t6rnanse los tigres de la Hircania
ante la rubia Cipria que enciende el coraz6n:
ya se oye el ruido alegre del carro de Titania
que busca enamorada los besos de Ober6n.




La fiesta de las rosas y el canto de los nidos
llenan los verdes campos y pueblan el vergel,
despiertan en -as cumbres los pdjaros dormidos
sobre las frescas hojas del lirio y del laurel.






RUB N DARfO


jQui6n es esa que llega tan bella como Flora?
tQui&n es esa adorable, divina emperatriz?
&Qui6n es esa que tiene los labios de la Aurora,
la frente casta y pura como una flor de lis?




Cuando anda, riega lirios, y cuando mira, estrellas.
iQui6n su sonrisa viera para morir despu6s!...
iQui6n fuera un bello principle para seguir sus huellas!...
iQui6n fuera un dios amante para besar sus pies!...




Un pdjaro est, triste por ella en la montafia,
porque sinti6 el perfume de la fragante flor.
La vi6 el cielo una noche magnifica y extrafia
y un astro est, por ella muri6ndose de amor.

















CABECITA RUBIA


Tus cabellos de oro son del siglo de oro.
S61o tus cabellos valen un tesoro,
oro que a la tierra nos envia el sol.
Y eres tan graciosa y eres tan bonita
que tu blonda imagen en mi resucita
toda una leyenda del suelo espanol.



Tu cabeza es oro de veinte naciones,
oro que llevaron todos los galeones
y que nunca pudo tener el ingl6s.
Y aunque te la cifias o te la desates,
tu cabeza es oro de veintitin quilates
que trae homenajes de amor a tus pies,






RUBAN DARfO


Tus coqueterias son de la Giralda,
y si tus pupilas no son de esmeralda,
tienen el misterio del Guadalquivir;
una vez America las ve y no se engafia:
en ellas se encienden los soles de Espafia,
ojos que nos dicen: lamar... y morir!



Tal mi fantasia suefia Andalucia,
ojos que parecen de la luz del dia,
ojos que han nacido de la obscuridad;
que son de igual modo como dos luceros,
como dos caricias, como dos aceros
que en los corazones se hunden sin piedad.



Boca sofiadora de rosa y de mora,
estuche que guard perlas de Bassora,
dichas de un ausente, suefios de un Don Juan.
iOh, gentil gitana, con ese salero,
pareces amada rubia de un torero
que fuese poeta, guerrero o sultan!







BALADAS Y CANCIONES 45

Mas mi fantasia--indiana o moruna-
quisiera mirarte, con luz de la luna,
asomada al marco de altivo ajimez,
y al cantarte muchas cosas pasionales
besar con mis labios tus labios sensuales,
mientras que la escala se llega a mis pies.




















ELEGfA PAGANA



SABfIS? La rusa, la soberbia y blanca rusa
que danz6 en Buenos Aires, feliz como una musa
enamorada, y sonri6 much, y parti6 luego
a dar sol a sus rosas al Paraguay de fuego;




la rusa mas hermosa de las rusas viajeras,
manzana matutina, flor de las primaveras,
diamante de los popes y perla de los zares;
la musa que tenia su ramo de azahares
frescos para la fiesta nupcial, Mima no existe...







RUBWN DARfO


Que Menalcas, Ilorando, rompa la flauta triste;
que en desagravio a Venus se maten mil palomas;
r6mpase el vaso alegre y los frascos de aromas;
y vierta el dulce v6spero su elegia nocturna,
su elegia de oro dolorosa, en la urna
en que descansa aquella gentil came divina.




No descansa en el lago de la muerte. Patina
la regia rusa, brillan sus patines de plata
al halago lunar. Migica serenata
hace sonar un ruisefor en lo invisible,
y Mima es ya princess de un imperio impossible.




La llamaron las voces de un coro de rusalcas;
parti6, y ech6 en olvido la flauta de Menalcas;
los azahares y las t6rtolas sonoras.
tRecuerdas aquel-dia, amante que la lloras,
en que gozosa y orgullosa fu6 mi rima
encadenada al libro con un guante de Mima?






BALADAS Y CANCIONES


Propiciatoriamente, yo invocaba a Himeneo...
Atn veo el libro todo blanco y oro. Atn veo
una noche a la eslava que tM adoraste ciego,
pues la petersburguesa, parisiense y latina,
tuvo todas las gracias, y ademAs, la argentina.




Como la Diana de Falguiere, ella ha partido
virgen a lanzar flechas al bosque del olvido.
Como la Diana de Falguiere, blanca y pura,
a cazar imposibles entire la selva obscura.















VII


LETITIA



ALEGRIA, alegria! El sol, rey rubio,
cruza el azul con su diadema de oro,
y va en el aire el ritmo y el efluvio;
canta el bosque sonoro.

iAlegria! La alondra sube al cielo
y las almas tambin. jTodo se alegra!
Brota la flor su seda y terciopelo
sobre la tierra negra.

iAlegria! Sus arpas pulsa el viento.
Dice un ave en un arbol: y, rojos, dejan escapar su aliento
los labios de la rosa.







RUBEN DARIO


IAlegrfa! La sangre se acelera,
la savia corre por el tronco henchido;
y saluda a la Reina Primavera
la misica del nido.

jAlegria! Los pdjaros cantores
sobre el fresco rosal lanzan el trino,
y arrulla en los ecl6gicos verdores
el buche columbino.

(Alegria, alegria! Un soplo yerra
que las almas levanta con su ardor,
y se enciende la vida de la tierra
con la llama invisible del amor.















VIII


CLARO DE LUNA


GONDOLA de alabastro,
bogando en el azul, la luna avanza;
y hay en la dulce palidez del astro
como mezcla de suefio y esperanza.

En el fondo sombrio,
con la adorable luz de su aureola,
halaga al triste pensamiento mio,
como una virgen pensativa y sola.

Divina y desolada,
envuelta en vago y luminoso velo,
al contemplar su pfidica mirada,
creo ver una Ilgrima en el cielo.







RUBtN DARfO


Alma que suefia, aduna
a veces lo que canta y lo que Ilora:
la I grima argentina de la luna
con las ligrimas de oro de la aurora.

jOh pAlida princess!
Yo envidio la delicia
de la nube dorada que te besa
y del rayo de sol que te acaricia.

En las brumas de plata
que en tu beldad admira el Universo,
tiende su ala de amor la serenata,
sus cadencias y mfisicas el verso.

La armonia en tu alcazar tiembla y vuela;
y a tus luces divinas
esparce, melodiosa, Filomela
sus cascadas de perlas cristalinas.




















LA DAMA DE LAS CAMELIAS



MARGARITA Gautier: lei tu historic,
y al admirar tu noble sacrificio,
hall en tu vida deslumbrante gloria;
mire virtud donde reinaba el vicio.
Fu6 desde entonces mi constant idea
encontrarte, sin pdrfidos engafos;
con el amor intense que desea
un coraz6n que late a los veinte aflos.
Ir a Paris, hallarte, hacerte mia,
volver la vida interminable fiesta,
vivir en baile, en deliciosa orgia,
a los dulces acordes de la orquesta;







RUBMN DARfO


salir unidos en ruidoso coche,
mostrando al mundo tu belleza extrafia;
buscar la dicha en borrascosa noche,
en las doradas copas de champafia...
Agotar a tu lado los placeres
ebrio de amor, de gozo y de ventura,
y en medio de fantasticas mujeres
ver proclamar por reina a tu hermosura...
Tras largos afios de tan grata suerte,
desconociendo el odio y el agravio,
ir a tus brazos a esperar la muerte,
bebiendo el nectar de tu ardiente labio.




Por descansar despu6s de mis lectures,
busque en Nand lo alegre y lo liviano,
y al ver la Humanidad y sus locuras,
quise arrojar el libro de la mano.
Pinta el autor las cosas como existen;
por sus dos fases examine el vicio,
pues al mostrar las galas que lo listen
nos sefiala tambi6n el precipicio.







BALADAS Y CANCIONES


No Ve la tierra de verdor cubierta,
busca el negro y estdril subterrdneo;
no ve la frente de la virgen muerta,
quiere estudiar el interior del crAneo.
Sabe poner el vicio de tal modo,
que la virtud nos llama y nos provoca.
dQuidn al palpar el asqueroso lodo
quiere despues IlevArselo a la boca?
Calla la care y labla la conciencia;
se sigue en pos de lo sublime y bueno;
no se busca el festin de la licencia,
lleno de acibar y de atroz veneno...
Se suefia con la hermosa compafiera,
que, en noches melanc6licas de luna,
al caro esposo en el hogar espera,
meciendo amante la risuefia cuna.






















SU ALCOBA




FATIGADA ya su mano
sobre las teclas vag6,
y sofiolienta arranc6
el (iltimo acorde al piano.




Y como aroma que exhala
una flor, y al viento flota,
aquella postrera nota
queda vagando en la sala.






RUB3N DARIO


Y va la nifia a su alcoba
y mira visions puras
en las blancas colgaduras
de su lecho de caoba.



Por el alto mirador
entran a la tibia estancia,
el rumor y la fragancia
de los naranjos en floor.



Se ve al trav6s del boscaje
un astro que parpadea;
y la brisa cuchichea
en las cortinas de encaje.



Y de un amor ideal
memories quiza adoradas,
hay flores secas regadas
en las mesas de nogal.







BALADAS Y CANCIONES


Entre esos ramos dispersos
de festines olvidados,
muestra sus cortes dorados,
abierto, un libro de versos.



Y finge la luz visions;
visiones que, sonrientes,
se reclinan indolentes
en los tallados sillones.



Y en la penumbra se ve,
sobre ese lecho de amor,
afuera del cobertor,
su breve y rosado pie.



Todo yace en calma. Hermosa
la luna su lumbre riega,
y a besar el lecho llega
donde la virgen reposa.







62 RUBEN DARfO

iC6mo su pecho se ensancha
ante esa luz de consuelo:
es la bendici6n del cielo
sobre esa frente sin mancha!





















LA VICTORIA DE SAMOTRACIA




LA cabeza abolida afin dice el dia sacro
en que al viento del triunfo las multitudes plenas
desfilaron ardientes delante el simulacro,
que hizo hervir a los griegos en las calls de Atenas.



Esta egregia figure no tiene ojos y mira;
no tiene boca y lanza el mas supremo grito;
no tiene brazos y hace vibrar toda la lira
y las alas pent6licas abarcan lo infinite.
















XII


EN EL LUXEMBURGO




LUXEMBURGO otofial de un dia melanc61ico;
los Arboles dorados envuelven la hoja gris;
a Galatea blanca y al ciclope buc61ico
duplica en sus cristales la fuente Medicis.



Este rinc6n de ensuefios en el jardin divino
propicio a las caricias como a las gracias es,
uniendo, a los encantos del gusto florentino,
con un ambiente griego un decoro francs.







ROBEN DARfO


Se escuchan risas cerca de los peces purpfireos;
hay parterres con un diamante en cada flor;
hay cortesanas fdciles para los epicireos
y celdas verdes para religiosos de amor.



Ante los simulacros de la reina de Francia
la fillette de !is y rosa muestra sus
piernas; y los beb6s su dulzura de infancia,
ya de niflo Cupido, ya de nifio Jestfs.



Meditabundos viejos descansan en los bancos;
de migas y sonrisas una bella hace don;
generosa de rubios rizos y brazos blancos:
la sonrisa al poeta y la miga al gorri6n.



Aqui su amable gozo vierte el pais latino;
se oye un eco de Italia o una frase en ingl6s;
al amor ruso mezcla su acido el amor chino,
y el beso parisiense se junta al japones.







BALADAS Y CANCIONES


Suena un che o un all right, un ja o un kalimera,
un cumplimiento turco o un piropo espafiol.
Es otofio y los niflos estdn en primavera
al son del arpa que melodiza el Guignol.



Mas alli el organillo diluye su armonia,
mientras los caballeros liliputienses van
domando, en torbellino de veloz alegria,
los caballos de palo que am6 el Pauvre Lelidn.



Los poetas de marmol entire efluvios y aromas
perpettian el suefio de un Olimpo inmortal,
no lejos pasa el vuelo de un coro de palomas -
y el surtidor erige su pluma de cristal.



Adorable jardin que una reina italiana,
adorada por Francia con sus flores de lis,
llen6 de hechizo ecl6gico y de virtud pagana,
para adornar el dulce regazo de Paris.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs