• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Frontispiece
 Prólogo
 El general Francisco Morazán
 Una respuesta
 Centro-America
 Morazán
 Morazán: la ruptura de la...
 Ruptura de la capitulacion: articulo...
 Más sobre la ruptura de la capitulacion:...
 Articulo IV
 Articulo V
 Articulo VI
 Articulo VII
 Articulo VIII
 Articulo IX
 Articulo X
 Articulo XI
 Articulo XII
 Articulo XIII
 Articulo XIV
 Articulo XV
 Articulo XVI
 Articulo XVII
 Articulo XVIII
 Articulo XIX
 Articulo XX
 Articulo XXI
 Articulo XXII
 Articulo XXIII
 Articulo XXIV
 Articulo XXV
 Articulo XXVI
 Articulo XXVII
 Articulo XXVIII
 Articulo XXIX
 Articulo XXX
 Articulo XXXI
 Articulo XXXII














Group Title: El general Francisco Morazán : artículos publicados en 1892 y 1893, con motivo de la conmemoración del primer centenario de aquel héroe
Title: El general Francisco Morazán
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078299/00001
 Material Information
Title: El general Francisco Morazán artículos publicados en 1892 y 1893, con motivo de la conmemoración del primer centenario de aquel héroe
Physical Description: xxiv, 229 p. : port. ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Montúfar, Lorenzo
Montúfar, Rafael, 1857-
Publisher: Tipografía americana
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: 1896
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por el doctor Lorenzo Montúfar ... Prólogo escrito por el licenciado Rafael Montúfar.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078299
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000610079
oclc - 22970540
notis - ADD9241

Table of Contents
    Title Page
        Page i
        Page ia
    Frontispiece
        Page ii
    Prólogo
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
    El general Francisco Morazán
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Una respuesta
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Centro-America
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Morazán
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Morazán: la ruptura de la capitulacion
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Ruptura de la capitulacion: articulo II
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Más sobre la ruptura de la capitulacion: articulo III
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Articulo IV
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Articulo V
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Articulo VI
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Articulo VII
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Articulo VIII
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Articulo IX
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Articulo X
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    Articulo XI
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Articulo XII
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Articulo XIII
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    Articulo XIV
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Articulo XV
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    Articulo XVI
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Articulo XVII
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Articulo XVIII
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Articulo XIX
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Articulo XX
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Articulo XXI
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Articulo XXII
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Articulo XXIII
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    Articulo XXIV
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    Articulo XXV
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
    Articulo XXVI
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Articulo XXVII
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
    Articulo XXVIII
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    Articulo XXIX
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
    Articulo XXX
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    Articulo XXXI
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Articulo XXXII
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
Full Text

0ut1~rrez

COMERGIANTE EN LIBROS j

a te6mnala

E4L GENERAL,


Francisco Morazan




Articulos publicados en 1892 y 1893 con motivo de la conmemoraci6n del
primer centenario de aquel heroe,

POR EL DOCTOR


LORENZO ILONTU'AR,
Benemerito ce la Patria de las Repdlfas e ta e i a y el Salvador; Aboga-
do de la America Central y del Colegio de Abogados de Lima; doctor en leyes
de la Universidad de Costa Rica; Academico correspondiente de la Real Acade-
mia espafiola, de la Real Academia de la Historia, y de la Academia de Bcllas
Letras de Santiago de Chile; Academico professor de la matritense de Jurispru-
dencia y Iegislaci6n; individuo de la Sociedad de Geografia de Paris.



Pr6logo escrito por el licenciado

RAFAEIL MONTUFAR




GUATEMAIA, I896

Tipografia Americana: 5a. Calle Oriente, ndmero I


,OGADO i
-; -OGADOI

'-0 0












AM18/3 7S
LArTiq
iWAjC
























II~j

aFj3


FRANCISCO MORAZAN












PROLOGO



Las sociedades cambian dificilmente de pare-
cer respect de los hombres a quienes han cono-
cido por la ensefianza de apasionados enemigos,
y la verdad recobra entonces su puesto con una
lentitud que es atormentadora a veces; pero al
cabo se impone haci6ndose respetar por medio
del juicio sereno de la historic.
Ejemplos notables pueden citarse.
Sin ir muy lejos, uno de ellos es el del gene-
ral don Francisco Miranda, el mis important
de los iniciadores de la independencia hispano-
americana, quien despues de haberse distingui-
do militarmente en Europa y en los Estados
Unidos de Amdrica, luchando por la libertad,
lleg6 a Venezuela, su patria, donde encontr6, a
poco, en cambio de sus esfuerzos por la inde-
pendencia y la democracia, desengafios y tor-
mentos. Lamentables inconsecuencias de los
suyos, le colocaron al alcance de los enemigos
de la causa americana; y estos le condujeron 4
Cadiz para reducirlo a una prision. En esta








muri6, aflos mas tarde, do el peso horrible de injustas inculpaciones
formuladas por la calumnia de propios compa-
triotas.
El celo y la envidia fueron la causa primor-
dial de su desgracia.
Miranda habia figurado en primera linea en
Europa y cuando se coloc6 al frente de los in-
dependientes venezolanos, habia conquistado
un puesto glorioso en la historic de la democra-
cia.
Fud uno de los grandes generals de la Fran-
cia revolucionaria. Su nombre esta al lado de
los que aquella naci6n ha querido inmortalizar
hacidndolos figurar en el Arco de la Estrella de
Paris.
Recibi6 por sus indiscutibles merecimientos
muestras de aprecio y distinci6n de los perso-
najes mas importantes de su dpoca.
Catalina II le inst6 para que se quedara A su
lado al servicio del imperio; y no habiendo
aceptado le brind6 en seguida la recomendaci6n
mis honrosa que puede hacerse de un hombre.
El distinguido defensor de Maria Antonieta,
de Carlota Corday y de Brissot que fud el abo-
gado del general Miranda en la grave acusa-
ci6n que se le hizo en aquellos dias en que el
mis insignificant cargo ocasionaba una sen-
tencia de muerte, present los detalles de su









vida y, cada uno de estos, forma un perfil bri-
llantisimo de su notable biografia.
Miranda estaba condenado a ser objeto de las
perfidias de la envidia, la que lo perseguia in-
cesantemente porque era, en efecto, de mdritos
positivos.
Sin embargo, no lo quisieron considerar asi
sus compatriotas.
Juzgando imparcialmente lo ocurrido, apare-
ce que A muy pocos de ellos agradaba la aureo-
la de sus relevantes cualidades; y los demas lo
combatian solapadamente.
No corona con el dxito su empresa de eman-
cipar la Am6rica espafiola, porque no encontr6
la colaboraci6n que necesitaba. Se le desobede-
ci6 6, en otra forma, la traici6n evit6 sus planes.
Esta es la verdad aun cuando repugne confesar-
lo; y lo mis doloroso es que en ella intervinie-
ron algunos de los que mis hemos endiosado.
He aqui el origen de todos sus sinsabores; he
aqui la causa de los crimenes que contra 61 se
perpetraron.
NecesitAbase que no apareciera herido por
la rivalidad y se.inventaron los cargos que sir-
vieron para acusarlo ante su propio pueblo.
Cuando la rivalidad quiso dafiarle en Francia,
la calumnia fud impotente; pero cuando trat6 de
perjudicarlo en Venezuela, encontr6 un eco
abrumador.









Muy cerca de tres cuartos de siglo estuvieron
ocultos los documents justificativos de su con-
ducta y ya han comenzado d circular, produ-
ciendo un cambio favorable, que se generaliza-
rd necesariamente; entonces todos sin excep-
ci6n, darn al general Miranda el primer lugar
en la historic de la independencia hispano-ame-
ricana.
Si Miranda hubiera hallado hombres de su
talla, la America latina habria avanzado desde
principios del siglo y quizd se encontraria d la
par de los Estados Unidos de America; porque,
bajo la direcci6n de aquel caudillo, los pueblos
habrian disfrutado de la libertad de conciencia y
de los demds dogmas de la escuela democrntica.
No se le quiso seguir y se le hizo victim.
Algo semejante ha ocurrido al general don
Francisco Morazan; mas no fueron tan grandes
sus enemigos ni dur6 tampoco tantos afios la
ocultaci6n de las pruebas que habian de dar-
lo a reconocer en toda su importancia.
Si al general Miranda se leha juzgado tan mal
por actos de que debia haber tenido conocimien-
to la Am6rica entera, [qud podremos esperar de
la opinion que acerca del general Morazan for-
maron algunos de los centroamericanos educa-
dos con el mayor esmero para tener de tan dis-
tinguido compatriota el mis desfavorable con-
cepto?









Se le presentaba como un malvado capaz de
cometer las mayores atrocidades para satisfacer
su avaricia y su ambici6n; y lleg6 el trabajo
emprendido hasta el punto de conseguir que el
nombre de aquel centroamericano ilustre, fuera
repetido por muchos como el de un famoso ban-
dolero.
Mas los hechos comenzaron a ser conocidos
en vista de las pruebas que se aducian; las ase-
veraciones calumniosas fueron perdiendo su in-
flujo y la figure de nuestro hdroe se present
radiante, surgiendo inmaculada del fondo de un
arsenal de invectivas.
Escribieron en su contra los hombres mas no-
tables del partido servil: el general don Ma-
nuel Jose Arce y el coronel don Manuel Montfi-
far Coronado, ambos enemigos irreconciliables
del general Morazan a causa de haber sufrido
las consecuencias de su intervenci6n armada en
defense del partido liberal, de que los redujo a
prisi6n y de que ejecut6 el decreto que los ex-
pulsaba del territoiio de la Reptiblica.
Por las mismas razones dirigi6 sus ataques
contra el general Morazan, el coronel don An-
tonio Jose de Irisarri, el mas exaltado de los
enemigos de la libertad y tan notable fil6logo
como virulento adversario. Muchos de sus es-
critos politicos llaman la atenci6n por el exceso
de los denuestos que contienen.






VIII


Irisarri fu6 uno de los mas importantes miem-
bros del partido aristocrAtico y jams perdon6
a las personas que trataron de impedir los pla-
nes que aquel partido se propuso realizar.
Una prueba del caricter intransigente de Iri-
sarri lo da el incendio del pueblo de San An-
dres Xecul, que dl orden6 en castigo, porque
sus habitantes se habian negado a obedecer las
disposiciones dictadas para impedir que los li-
berales obtuvieran apoyo y simpatias.
Los escritores dichos no podian elogiar al je-
fe que les arrebat6 el poder- que habian ejercido
y los privilegios de que se habian rodeado.
Tambien escribi6 contra el general Morazin
el general don Miguel Garcia Granados, quien,
seg'in sus propias confesiones, una gran parte
de su vida, estuvo adherido por simpatias per-
sonales y por vinculos de familiar, al partido ser-
vil. No obstante, aludiendo al general Mora-
zin dice: "Tampoco simpatice much con el
"hdroe hondurefio.... Habia sin embargo, en lo
pocoo que lo trat6 de cerca, ciertas cualida-
"des superiores cuales eran, su valor, su activi-
"dad y energia y lo que se llama don de mando
"que poseia en alto grado."
Es evidentemente claro que el m6vil de tales
escritores fue el de anonadar al mns importan-
te de sus adversaries d quien atacaban por es-









crito, despu6s de haberlo combatido initilmen-
te en los campos de batalla.
Luego los cargos que se hicieron al general
Morazan no tienen fuerza alguna; y si egos car-
gos carecen de fuerza por haberlos presentado
los m4s notables de sus enemigos politicos (que
podremos pensar cuando los vemos repetir sin
novedad por otros?
Las causes fundamentals del movimiento
que el general Arce inici6 con las ilegalidades
del afio de 1826, encontraron en el espiritu de
localismo de muchos de los habitantes de la
ciudad de Guatemala, un poderoso instigador
estimulado por el partido servil.
Desgraciadamente ese espiritu de localismo
ha tenido grande influencia en los aconteci-
mientos de nuestra historic. Unido al fanatis-
mo religioso form6 el arma mis dafiosa de
cuantas se esgrimieron en nuestras luchas civi-
les; y la que aqui, en Guatemala, estuvo siem-
pre preparada para herir al general Morazin.
A consecuencia de los descalabros de San
Miguelito y Las Charcas, las fuerzas del parti-
do servil se concentraron d la plaza de la ciu-
dad de Guatemala, y fueron desalojadas a vir-
tud de la entrega que de la misma hizo don
Mariano Aycinena al general Morazin, el 13
de abril de 1829.
En esto se basan los services para decir que







x

MorazAn debe ser atacado por los buenos pa-
triotas guatemaltecos; y llaman asi i los que de-
fendian la anexi6n al imperio de Iturbide, en-
tregaron a Belice y llevaron la guerra a sus her-
manos del Salvador y Honduras; llamando en
cambio, enemigos de Guatemala, a los que de
veras merecen-el nombre de patriots, a los que
se declararon por la independencia y soberania
de Centro-Amdrica, lucharon contra la anexi6n
y en pro de la unidad de los cinco Estados.
Tambidn llaman enemigos de Guatemala a los
que trabajaron para destruir los planes monir-
quicos en tiempo del emperador Maximiliano.
Aseguran los services que los guatemaltecos
deben combatir la memorial del general Mora-
zin, porque dicen que 1l los combati6.
He aqui la 16gica de los enemigos de. aquel
jefe.
El general Garibaldi combati6 A muchos ita-
lianos, combati6 A muchos de sus compatriotas
de la manera mas decidida y her6ica, para uni-
ficar la Italia, para hacer grande a su naci6n.
Su obra es una de las obras mts grandes del si-
glo XIX, y A pesar de haber combatido 6 sus
hermanos, es una de las figures mis simpAticas
de la Italia, y una de las personalidades mis no-
tables de la Europa.
Garibaldi atac6 decididamente A Roma para
veneer al rey de los Estados Pontificios y entrar








victorioso A la ciudad eterna; sin embargo, los
romanos no screen que fuera su enemigo, no di-
cen que luchara contra la metr6poli italiana por
cuesti6n de pueblos, ni afirman que se atercara
al Quirinal por envidia ni para satisfacer necias
ambiciones. Saben que sus esfuerzos tendian
a la realizaci6n de una grande idea: la mus no-
ble de las causes.
Morazdn hizo lo mismo. Combati6 la ciudad
de Guatemala, cuna y centro de la dominaci6n
del partido servil 6 aristocritico, y en ella, a los
que habian defendido la anexi6n al imperio de
Iturbide y los privilegios nobiliarios.
El general Arce en el capitulo IV de sus me-
morias dice: "el gobierno (habla del que 1e
presidia) era atacado por todas parties: en las
discusiones de los cuerpos deliberantes, en los
papeles piblicos, en las tertulias y en las pare-
des de las calls se le injuriaba, se le acometia,
y se le daban golpes de maza sobre su estabili-
dad. Por doquier que se echaba la vista se encon-
traba una atm6sfera cargada de electricidad."
Segfin estas palabras, el partido servil tenia
en su contra la opinion de todo el Estado de
Guatemala.
Don Manuel Montfifar dice en el capitulo III
de las Memorias de Jalapa: "Aquel pueblo (la
Antigua) habia sido teocrdtico y pacifico como
fud despues entusiasta por la revoluci6n."









Estas opinions dejan ver que la mayoria de
los guatemaltecos simpatizaba con Morazan, A
quien combatian, como era natural, los services,
arist6cratas y faniticos, que aspiraban al pre-
dominio de un corto ndmero de personas 6 sea
de lo que entonces se llam6 espiritu de familiar.
Es inexacto pues, que los guatemaltecos de-
ben ser, forzosamente, enemigos de Morazin
Garibaldi es uu hdroe national italiano, no
obstante que no lo reconocen como tal los par-
tidarios del poder temporal de los pontifices, y
Morazin es un h6roe iacional centroamericano,
a pesar de las negatives de los enemigos de la
libertad y de la unidad de la America del Centro.
Los ataques que se hacen A su memorial los
constituyen el sofisma y la diatriba.
Los articulos de Z. Z. que dieron lugar a que
el doctor Monttfar escribiera los que ahora pu-
blicamos coleccionados, presentan chanzonetas
de niflos sin educaci6n, como arguments se-
rios, y las faltas de respeto al polemista, como
gracias ingeniosas.
Llama la atenci6n que quienes mis han com-
batido filtimamente al general Morazin, son
aquellos que, debido los principios por 61 im-
plantados, han tenido oportunidad de mejorar
de posici6n social y han podido levantarse de
una situaci6n que, sin los esfuerzos de aquel
caudillo, no habrian podido abandonar.







XIII


Pero esto no debe sorprendernos. La histo-
ria de todos los pueblos muestra iguales fend-
menos. Los mas aferrados arist6cratas son d
veces los mis conocidos plebeyos; y los mis fa-
vorecidos por la democracia y por la libertad
son tambidn a veces los mis grades enemigos
de sus defensores.
Erkman-Chatrian, en la "Historia de la Revo-
luci6n francesa contada por un aldeano," marcan
esas irregularidades y described i un mocet6n
de fragua, Valentin, satisfecho de la triste si-
tuaci6n de los obreros de su epoca, renegando
de los patriots que deseaban obtener la caida
de los tiranos de la Francia y cambiar la condi-
ci6n del pueblo frances.
Esos tipos no son imaginarios. Existen y
pululan en todas parties, dando pruebas de ingra-
titud, de inconsecuencia y de necedad.
El general Morazdn ha soportado, sin que su-
fra su reputaci6n, el ataque de sus enemigos.
El es verdaderamente un hdroe y una gloria
centroamericana.
Desde sus primeros actos se muestra patriota.
A consecuencia de haberse proclamado Gua-
temala independiente el 15 de septiembre de
1821, la provincia de Comayagua sigui6 A los
que trabajaban en favor de la anexi6n al impe-
rio mexicano. Tegucigalpa, por el contrario, se
pronunci6 independiente de Espafia, de Mexico







XIV


y de cualquiera otra naci6n, interviniendo en
tan patri6tica actitud los ciudadanos don Dio-
nisio y don Justo Herrera, don Francisco Mo-
razAn y otros.
Morazan se puso al frente de la primera com-
pafifa de los voluntaiios que se reunieron aquel
dia en la ciudad de Tegucigalpa para venir a
correr la suerte que corriera Guatemala.
Con tal motivo dice el padre Vallejo: "El
"pueblo de Tegucigalpa abraz6 la causa de la
"libertad con delirio y con locura y se present
"voluntariamente A tomar las armas, ofreciendo
"correr la suerte que corriera Guatemala, para
"lo cual se organizaron compafifas que eligieron
"sus oficiales, siendo de los primeros don Fran-
"cisco Morazin con el grado de teniente, quien
pocoo despues pas6 A ser ayudante del primer
"batall6n, desde cuyo puesto vo16 en alas de la
fortunea a ser gran dignatario del Estaao." (i)
Esto demuestra que Morazin no era enemigo
de Guatemala sino de los enemigos de la liber-
tad que en ella se habian fortificado.
El 25 de septiembre de 1824 el jefe del Esta-
do de Honduras don Dionisio Herrera, nombr6
i MorazAn secretario general del gobierno; y
poco despuds lo comision6 para que fuera A la
ciudad de Tegucigalpa A calmar la excitaci6n

(j) Historia political y social de Honduras.








del pueblo que pretendia separarse del gobier-
no de Comayagua.
El nombramiento de secretario general del
gobierno indica las aptitudes del general Mora-
zan.
El sefior Herrera era un de los centroameri-
canos mAs ilustrados de su tiempo; poseia nota-
bles dotes intelectuales; se distinguia por la fir-
meza de su carActer, y se le reconocia, adem~s,
como hombre de circunspecci6n y tino. Su go-
bierno era progresista; procur6 organizer las
rentas, las milicias, la administraci6n de justi-
cia y trat6 de fomentar la agriculture y la in-
migraci6n.
El 6 de abril de 1826, se install el primer
Consejo Representativo del Estado siendo su
President, MorazAn.
La conduct del Presidente de la Reptiblica
de Centro-America, don Manuel Jose Arce, ob-
servada de acuerdo con las aspiraciones del
partido aristocratico de Guatemala, encendi6 la
guerra civil. Queria colocar al frente de cada
uno de los Estados a personas que le obedecie-
ran ciegamente.
Con tales miras y alegando ffitiles pretextos,
envi6 a Honduras una fuerza al mando del co-
ronel don Justo Milla, quien en el mes de abril
de 1827 siti6 la ciudad de Comayagua, la sa-
que6 d incendi6. Habiendo llegado la noticia al







XVI


recinto de la plaza, la cual se defendia heroica-
mente, de que en Tegucigalpa se hacian prepa-
rativos para atacar por retaguardia los sitia-
dores, Morazdn, acompaiado del comandante
general Remigio Diaz y de otros, dispuso es-
caparse para activar los preparativos. En efec-
to, al llegar A Tegucigalpa, Diaz organize una
fuerza de 300 hombres, y se puso en march
para socorrer a Comayagua; pero en la hacien-
da de la Maradiaga, una fuerza de Milla, mu-
cho mayor, al mando del teniente coronel Her-
ndndez, trat6 de cortarle el paso. Diaz tuvo ne-
cesidad de sostener un fuego nutrido durante
hora y media, y consigui6 retirar al enemigo.
"Morazin se distingui6 en la accidn por su va-
lor y arrojo."
No habiendo podido llegar el auxilio que de
Tegucigalpa esperaban los sitiadores, el traidor
Antonio Fernandez, comandante de la plaza de
Comayagua, encontr6 la oportunidad de cele-
brar una capitulaci6n que puso A disposici6n
de Milla todo el Estado.
El jefe Herrera fud conducido preso a la ciu-
dad de Guatemala; y Morazin, despu6s de ha-
berse dirigido 'al encuentro de una fuerza que
en auxilio enviaba el vice-jefe del Estado del
Salvador, la cual no lleg6 a tiempo, dispuso
permanecer en Honduras y pidi6 A Milla las
garantias necesarias que le fueron concedidas,







XVII


Morazin, entonces, confiado en las segurida-
des que acababa de recibir, se dirigi6 al pueblo
de Ojojona, lugar que habia elegido para vivir
tranquilamente con su familiar. Diez horas des-
puds de haber Ilegado A Ojojona fud reducido a
prisi6n, se le'llev6 A Tegucigalpa y alli se le
puso en la cercel, de la cual consigui6 evadirse,
veintitres dias despuds, para ir A Nicaragua,
sin que hubieran podido cumplirse las 6rdenes
que se dictaron para su aprehensi6n.
Morazin consigui6 reunir en Nicaragua una
pequefla fuerza de ciento treinta y cinco hom-
bres entire jefes y oficiales: y en Choluteca, con
un auxilio que le enviaba el gobierno del Sal-
vador, form la column con que atac6 a Milla
en el campo de la Trinidad, habiendo adquirido
la victoria que inici6 la series de triunfos por 61
obtenidos y que le recomiendan como el primer
soldado de la Amdrica del Centro.
En seguida ocup6 la Jefatura del gobierno
del Estado de Honduras, en concept de Presi-
dente del Consejo Representativo; y algunos
afios despuds siendo ya Jefe del mismo Estado
por elecci6n popular, (1830), fu6 electo Presiden-
te de la Repuiblica de Centro-Amdrica.
Morazan, lleg6 al mando supremo, por sus
propios meritos, por su valor, por su tactica,
por sus prestigious alcanzados en los campos de
batalla; lleg6 para hacer la revoluci6n de ideas,







XVIII


la revoluci6n social y lleg6 sosteniendo la uni-
dad national y la grandeza de Centro-Amdrica.
Morazdn aparece en la vida pdblica desde el
aiio de 1821 afiliado al partido que combati6 la
anexi6n primero y el fraccionamiento despuds,
y figure en acontecimientos importantes.
Su gran valer lo manifiesta la insistencia con
que lo atacaron sus primeros detractors.
Estos fueron Arce y Montifar Coronado.
Arce subi6 a la primera magistratura de la
naci6n, porque su cardcter favorecia determina-
das miras y porque se pusieron en juego algu-
nas maquinaciones con el objeto de que la
Asamblea lo declarara electo, apesar de haber
obtenido don Jose Cecilio del Valle, la mayoria
de los sufragios.
Asi fu6 el general Arce declarado primer Pre-
sidente de la Repdblica federal de Centro-Amd-
rica; y a su primer Presidente debe la America
Central todas sus desgracias.
Si en vez de un hombre raquitico, egoista y
presumido, hubiera comenzado a regir los des-
tinos de la Repdblica, un ciudadano juicioso,
inteligente y patriota, la suerte de esta secci6n
del continent habria sido distinta.
Por desgracia pas6 a Centro-Amdrica lo que
sucede A los paises republicanos,que llaman ge-
neralmente para que lod gobierne A los ciuda-
danos menos aptos 6 menos desinteresados,







klk


Se cree por muchos que no convienen en los
primeros puestos los hombres de cardcter, que
piensan y que saben, porque no pueden estar so-
metidos A determinadas influencias, y porque
para dirigir la march de un pueblo, basta dispo-
ner de algunos destinos pdblicos. iQu6 equivo-
caciones tan funestas!
Por qu6 para los demis cargos se piden ap-
titudes especiales?
Parece paradoja; pero lo cierto es que para
los mejores puestos se exigen menos condicio-
nes.
No se da un destino de escribiente sino al
que puede desempefiarlo; no se da una judica-
tura, por lo regular, sino al que tiene alguna
competencia; pero no se hace lo mismo con los
cargos mds importantes de la administraci6n
pfblica.
Cualquiera se cree con derecho a ambicionar
un ministerio 6 la presidencia de la Repiblica,
pensando que la democracia pone esos puestos
indiferentemente a disposici6n del primero que
los quiera tomar.
La democracia exige para el desempefio de
los empleos pdblicos las condiciones de honra-
dez y competencia; y si se observaran estricta-
mente las reglas de sus instituciones, no habria
una sola repdblica mal gobernada.
Al general Arce le faltaban las cualidades








XX


mis precisas y Centro-Am6rica fu6 la victim.
Don Manuel Montrifar Coronado era superior.
Habia llegado d ser nombrado vice-Jefe del
Estado de Guatemala; tenia una buena educa-
ci6n y una inteligencia muy clara; era ilustrado y
de caricter. Fu6 siempre considerado como una
de las primeras personas de su circulo, y aun-
que miembro del partido servil, nunca transigi6
con Carrera. Prefiri6 morir lejos de la patria,
antes que venir d presenciar lo que aqui pasaba.
En los escritos de ambos se nota la diferen-
cia que entire ellos existia y se nota mis esa di-
ferencia si se comparan con los del general Mo-
razan.
En sus memories, este s61o se defiende de los
cargos que se le hacen. Su lenguaje es comedido
y respetuoso; es el lenguaje de un caballero con-
vencido de que dice la verdad y que no necesita
de epitetos ofensivos para demostrar que sus ad-
versarios estin equivocados.
Nadie puede quejarse de la suavidad con que
corria la pluma de Morazin ni del tono que 61
empleaba en su defense.
Con el objeto de que se conozca algo de lo
que se ha dicho en su favor, copiamos lo si-
guiente que debemos al notable escritor doc-
tor don Antonio Grimaldi. Dice asi:
"Para dar una idea mis aproximada de este
hombre extraordinario, vamos A referiruos al







XXI


testimonio de un extranjero nada sospechoso y
mis autorizadoquenadie para valuar a Morazan.
"Nicolas Raoul, frances de pura estirpe, milit6
en las filas de Napole6n Bonaparte, y enmigr6.
de su patria despues de la batalla de Waterloo
y abdicaci6n del emperador el afio de 1815.
"En Centro-Am6rica conoci6 a Morazan, lo
sigui6 en la guerra y sali6 del pais cuando su
jefe termin6 su grandiosa carrera. Se radic6 en
Paris y ya anciano, cuando se habian enfriado
las memories de ambos guerreros, hizo en una
culta tertulia parisiense el siguiente paralelo.
"Napole6n hizo su carrera military en el mejor
colegio de esa epoca, bajo la direcci6n de los
mejores jefes.
"Morazan no tuvo instrucci6n ninguna en la
milicia, ni quiso tomarla practicamente en los
cuarteles, ni hubo jefes a quienes imitar; pero
sus planes de guerra y sus combates dejan tan-
to que admirar como los de Napole6n.
"Bonaparte debi6 sus triunfos al soldado
frances, al entusiasmo frances, a los cuantiosos
recursos de una naci6n pr6diga y Avida de glo-
ria. Morazan sin recursos, con unos pocos texi-
guats y curarenes, di6 combates desiguales y
triunf6 siempre contra fuerzas muy superiores,
debido todo a su propio genio.
"Napole6n aprovech6 los elements de la ci-
vilizaci6n, la cultural y prestigio de. la Francia;







XXIt


conferenciaba con los primeros politicos y mi-
litares de Europa, recogiendo todo un caudal
de inspiraciones y conocimientos.
"Morazin vivi6 en otro medio; reinaban en
Centro-America las tradiciones de la Edad Me-
dia; el retroceso era el alma de la sociedad, y
sin su genio iniciador y reformista, nada se
habria hecho. Los pocos hombres que le seguian,
m~s bien se inspiraban en las ideas del jefe.
"Napole6n aprovechaba las cosas existentes;
Morazin las creaba, porque nada existia capaz
de entrar en el plan del porvenir.
"Las ideas de Bonaparte eran las de Francia,
bastaba seguirlas para contar con el 6xito: las
de Morazan no eran las de Centro-America en su
inmensa mayoria, y la lucha debi6 empezar
por alli.
"Napole6n profes6 distintas opinions en la
political y en la corte pontificia; Morazan las
mismas siempre.
"Napole6n buscaba su propio engrandeci-
miento y el de Francia: Morazan exclusiva-
mente el de su patria.
"Francia, teatro de Napole6n, no puede com-
pararse con Centro-Am6rica, teatro de Morazan;
pero en la comparaci6n de los dos genios facil
es comprender quidn lleva la ventaja.
"Napole6n represent la autocracia en su
mas alta expresi6n; MorazAn represent la de-







XXIII


mocracia en toda su pureza y en su mas ge-
nuina manifestaci6n.
"Napole6n s6lo tiene fe en la fuerza y la
emplea durante su vida.
"Morazdn s61o reconoce la fuerza del derecho
y el ejdrcito le sirve para afianzar las institu-
ciones.
"Napole6n conquista; Morazdn estrecha los
vinculos de la federaci6n y recorta los abusos
del pasado.
"Napole6n tenia much de c6mico; Morazin
nada.
"En material de virtudes Napole6n no puede
sostener el paralelo con Morazdn."
Los demis escritores imparciales que del ge-
neral Morazdn se han ocupado hacen tambidn
honor d su memorial.
Entre ellos estdn Stephens, Alfredo de Valois,
Lastarria, Bancroft.
Es indudable que Morazdn tenia importancia
propia por sus excepcionales cualidades.
Fu6 estimado donde quiera que estuvo, por
su cultural, su inteligencia, su caballerosidad,
y hasta por su figure que era distinguida.
Un notable orador salvadorefio ha dicho:
"La patria de los Incas recibe al h6roe centro-
americano con inusitada pompa en el palacio de
los vireyes. Morazdn rehusa modestamente el
mando de una considerable division peruana







XXIV


que debia operar sobre el ej6rcito chileno y
acepta solamente del mariscal Gamarra y de los
generals Echenique y Bermfidez algunos au-
xilios con los cuales vuela A las costas de Centro-
America, toca en el Salvador en donde recoje
sus numerosos adictos, desembarca en Punta-
renas que le abre el camino de la victoria, aba-
te la dictadura de Carrillo y penetra en la ciu-
dad de San Jos6 en medio de las mayores ova-
ciones. Mas alli, una inicua 6 infernal traici6n
preparada por el partido separatist cuya in-
fluencia perniciosa habia penetrado en aquel
Estado, le entrega con Saravia y Villaseflor,
despues de her6ica y sangrienta lucha en manos
de sus despiadados y frendticos enemigos."
Muri6 fusilado el 15 de septienbre de 1842
en San Jose de Costa Rica.
Asi termin6 la vida del mas grande y mis
important de los hijos de la America del Cen-
tro.
Lleg6 A ser el jefe del partido liberal por su
notable superioridad, la cual reconocen los cen-
troamericanos, exentos del odio que alimentan
las mezquinas pasiones lugarefias.

Guatemala, 2 de enero de 1896.


Rafael Montfifar.















EL GENERAL FRANCISCO MORAZAN.



Un peri6dico conservador, que se public en
Guatemala, nos dice lo siguiente: "Entre muy
brevess dias tendrd lugar el primer centenario
"del nacimiento del general Francisco Moraz~n.
"Desde luego suponemos que el' gobierno de la
"Repuiblica no tomarA part en los festejos con
"que algunos individuos pretenden celebrar
"aquel suceso. Morazan era enemigo acerrimo
"de Guatemala, A quien procur6 causarle todo el
"mal possible y humillarla para quitarle su pre-
"ponderancia en Centro-America, lo que jams
"pudo lograr, gracias a la constancia y celo con
"que la defendieron los buenos patriots guate-
"maltecos."
Digno de notarse es que, en medio de tantas
palabras, no se encuentra mds que una verdad.
Esta es que ha llegado el centenario del vence-
dor de Gualcho.
Existe up document hist6rico cuyos con-






-2-


ceptos revelan que en la iglesia parroquial de
San Miguel de Tegucigalpa, a diez y seis de oc-
tubre de 1792, don Juan Francisco MArquez,
cura y vicario, juez eclesiastico de aquel bene-
ficio,bautiz6 solemnemente a un nifioquenaci6
el 3 de dicho mes, a quien sepuso pornombreJose
Francisco, hijo legitimo, y de legitimo matri-
monio, de don Eusebio Morazan y dofia Gua-
dalupe Quezada, de aquella feligresia.
Todas las dudas que se han suscitado sobre
el origen del general Morazin, desaparecen
como la niebla ante la autenticidad de texto
tan important.
Las falsas apreciaciones del peri6dico con-
servador a que nos referimos no son nuevas.
Desde el memorable 13 de abril de 1829, en
que el partido conservador fu6 vencido en la
plaza de Guatemala, pululan calumnias contra
el heroe cuyas sienes cifi6 la victoria en aquel
venturoso dia.
No hay diatriba que no haya sido lanzada con
el fin de obscurecer la verdad hist6rica de uno
de los acontecimientos mas gloriosos de Centro-
Amirica.
Esto no sdlo acaece entire nosotros. En to-
das parties donde un pensamiento regenerador
se levanta, aparecen adversaries que lo in-
crepan.
La revoluci6n de Francia, triunfante en







-3-

1789, ha tenido detractors que sin tregua la
han escarnecido; pero aquel grande aconteci-
miento domino a sus enemigos, y con asombro
del mundo vimos celebrar su primer centenario
el 14 de julio de 1889.
En 1830 existian todavia en Guatemala an-
cianas que habian sido esclavas de arist6cratas.
Aquellas infelices mujeres fueron entonces
designadas por sus amos para denigrar 6 Mo-
razin. A ellas les ensefiaron estas palabras,
que se han repetido incesantemente: "Mora-
zan viene A destruir d Guatemala, porque tiene
envidia a nuestros templos, a nuestros bellos
edificios y A nuestra grandeza."
Tales personas no conocian la historic. Ig-
noraban cuales eran los asuntos vitales de Cen-
tro-Amnrica, y solo juzgaban por lo que mis
vivamente heria sus ojos.
Los fuegos del combat afirmaron sus cren-
cias y decian: "Morazan hace fuego a la
plaza: luego quiere destruir la ciudad para
que los otros Estados vengan A dominar sobre
sus ruinas."
He aqui el criterio de nuestros adversaries.
Si 61 revelara la verdad el gobierno, en vez de
celebrar en Guatemala el centenario de Mora-
zin, deberia izar el pabell6n a media asta el dia
de su nacimiento.
Pero la verdad es otra. Morazdn queria 1a







unidad de Centro-Amdrica mediante el sistema
federativo, como la quiso Jackson, como lo quiso
Lincoln. Queria la grandeza de su patria, como
Garibaldi, como Cavour.
Un partido deseaba la desuni6n. Aspiraba A
convertir en cinco fracciones el antigno todo.
Vino una lucha entire unionistas y separatis-
tas y esta lucha present la epopeya de 1827
A 1829.
Es una injusticia asegurar que propendia .
destruir A Guatemala el que solicitaba que su
bandera, unida a todas las banderas de Centro-
America, fuera respetada.
El origen de los partidos unionista y separa-
tista es muy antiguo y muy funesto.
Cuando se hizo la independencia, el clero y
la aristocracia se unieron i Mexico, bajo la co-
rona de Agustin I, porque deseaban titulos de
hidalguia.
El partido que pertenecia al pueblo, aspiraba
A la repuiblica bajo las formas democriticas.
Una refiida lucha hubo entire los Estados y la
aristocracia guatemalteca: esta lucha di6 por
resultado el triunfo de la repfiblica.
Una Asambea Nacional Constituyente fue
instalada. En ella se discuti6 con acalora-
miento la forma de gobierno que debia adoptar
Centro-Amirica.
Los liberals, que habian sufrido la guerrq








-5-
del imperio, deseaban crear un gobierno fede-
rativo para que todos los Estados tuvieran igual
valimiento en 61, y no se repitiera la intentona
monarquica.
Los liberals triunfaron y la federaci6n fud
decretada: pero la aristocracia y el clero no se
conformaron con aquella forma de gobierno, y
le hicieron la guerra sin tregua por medio de
incesantes asonadas. Ellos no querian la parti-
cipaci6n del gobierno en todos los Estados.
Pretendian dominarlo todo como sefiores feu-
dales.
En 1826 obtuvieron el triumfo que solicita-
ban. El Presidente de la Repfiblica, Manuel
Jos6 Arce se uni6 4 les nobles y al ciero, hizo
traici6n a su partido y conculc6 la constituci6n
que habia jurado sostener.
Aquel golpe debia cambiar el sistema fede-
rativo en unitario, y Arce redujo a prison al Jefe
del Estado de Guatemala, arroj6 de la silla al
Jefe del Estado de Honduras y revolucion6 al
Salvador.
Los salvadorefios lo rechazaron y el jefe
Prado permaneci6 en el gobierno.
Morazdn tom6 parte en el movimiento para
sostener la Constituci6n, y en el Cerro de la
Trinidad did a conocer por primera vez el
brillo de su espada.
La lucha continue entire los que habian ho-






-6-


llado la Constituci6n y los hombres que la sos-
tenian, y el general Morazin, marchando de
triunfo en triunfo, ocup6 la plaza de Guatemala
el 13 de abril de 1829.
Una nueva era se abre entonces a nuestros
ojos.
El pasado de 1829 no fue el pasado de 1871.
El 71 solo dejaba treinta afios de obscuridad;
el 29 salia de una prolongada noche de mns de
trescientos afios.
Durante ese ligubre period nuestra finica
guia fueron los monjes, los inquisidores y los
jesuitas.
Un moment feliz hubo en que se vi6 brillar la
luz. Fud aquel glorioso instant en que la es-
pada de Napole6n I hizo pedazos el Santo Oficio ;
pero nuestros conquistadores no pudieron so-
portar reform tan radical y la Inquisici6n re-
apareci6 en Espafia con Fernando VII.
Este era el terreno que se presentaba a Mo-
razin en 1829, y sobre 61 debia levantar una
repdiblica al nivel de las ideas del siglo en que
vivimos.
La lucha que al efecto se verific6 fud ince-
sante, y la transformaci6n pudo operarse sin que
sobre el cadalso politico corriera una gota de
sangre.
H6 aqui el gran crime de Morazin A los
ojos del partido conservador. Ese partido








queria una corona imperial, y Morazan la com-
batia. Ese partido queria que no hubiera na-
cionalidad centfoamericana y Morazin aspira-
ba A ella. Ese partido queria que cada uno
de los cinco girones en que habian convertido
la Repfblica fuera regido autocraticamente, y
Morazan anhelaba su unidad y su grandeza.
El fraccionamiento entrailaba las ideas mas
siniestras contra la independencia e integridad
de Centro-Amirica.
Se solicitaba que la Amirica Central, frac-
cionada, quedara sujeta al protectorado bri-
tinico y que la Mosquitia extendiera sus alas
sobre su territorio.
Durante diez afios se ocuparon los peri6dicos
conservadores en el sostenimiento de aquel
protectorado.
Los liberals comprendian que del protecto-
rado a la colonia no hay mins que un paso, y lo
rechazaron con indignaci6n y energia.
Ellos hacian esfuerzos para salvar i la patria;
pero eran infitiles. El genio extraordinario que
habia levantado con gloria su bandera, ya no
existia. La muerte habia cerrado sus ojos el
15 de septiembre de 1842 y el conflict crecia
de hora en hora.
Pero la suerte de los pueblos suele encontrar
salvadores.
Una luz resplandeciente que procedia del






-- 8-


Capitolio de Washington se dejo ver en Guate-
mala.
El 19 de abril de 1850 se firm en la capital
de los Estados Unidos un tratado que se llama
Clayton-Bulwer.
En 61 se estipula que ni los Estados Unidos,
ni la Gran Bretafia podrin ejercer protectorado
sobre ninguna secci6n del territorio centro-
americano.
Aquel tratado fue un golpe de gracia para
los conservadores.
Sus peri6dicos, que tanto clamaban en favor
del protectorado, enmudecieron. No se volvi6
A mencionar el asunto y las alas de la Mosquitia
fueron cortadas.
He aqui las ideas del general Morazin triun-
fando despues de su muerte; he aqui sus
pensamientos, he aqui sus patri6ticos esfuerzos!
Morazin no fud enemigo de Guatemala, sino
del sistema separatist que ha reducido A la
nada el gran poder de Centro-America.
El soldado de la Unidad Nacional, selevanta
hoy de su tumba y, exhibiendo la historic,
demuestra la verdad y pulveriza las calumnias
con que sus enemigos intentan mancillar su
nombre.















Indignados estan los enemigos del general
Morazin, porque el Gobierno orden6 que se
celebre solemnemente el primer centenario del
heroe.
Muchos cargos se le hacen hoy; pero nin-
guno, como hemos dicho en otra parte, es nuevo.
Todos estin contestados tiempo ha, y aquellas
contestaciones abundan en documents justi-
ficativos.
Ahora solo vamos a fijarnos en un aserto.
Se dice que Morazan no supo sostener la fede-
racion.
A esto contestaremos que la constituci6n de
1824 tenia defects que la hicieron impracti-
cable.
Esos defects alentaban a los enemigos de la
unidad national, y mantuvieron al president
Morazan en incesante inquietud.
El jefe de la Naci6n se sobrepuso a todo, y
gobern6 dos periods constitucionales, sin que
ningun partido, ni todos los partidos juntos,
pudieran derribarlo.
Concluido el segundo period constitutional






- 10 -


abandon el poder, dejando meditada una re-
forma que, salvando todos los defects de la
ley fundamental, daba d la Reptiblica una or-
ganizaci6n permanent.
Todo esto necesita explicaciones y es precise
presentarlas.
Entre los defects que la Constituci6n tenia,
se hallaba uno de gran magnitude. Este era que
aquella ley se llamaba federativa sin serlo.
Bajo el sistema federal es indispensable que
haya igualdad en los Estados.
Esto no siempre puede obtenerse por medio
de la poblaci6n, porque unos Estados son ma-
yores que otros; pero se obtiene facilmente por
medio de combinaciones political.
En los Estados federales existen dos cimaras.
Una represent al pueblo, y la otra A los Esta-
dos, en su calidad de cuerpos auton6micos.
La cimara que represent al pueblo, sellama
regularmente Congreso de Diputados, y la
forma el numero de representantes que la ley
fundamental design. Es mayor 6 menor se-
gin la poblaci6n. Algunas leyes fijan undipu-
tado por cada veinte mil habitantes.
Si solo esa Camara hubiera en los gobiernos
federativos, no podria existir la igualdad legal.
Mandarian los Estados grandes y tendrian que
recibir la ley los Estados pequefios.
La igualdad en el gobierno federativo, la pro-







- 11 -


duce otra Camara que se llama Senado.
Esta se compone de dos senadores por cada
Estado.
Un Estado grande envia a ella dos senado-
res, y un Estado pequefio le envia tambien dos
senadores.
La Camara de Diputados dicta las leyes con
la aprobaci6n del Senado, resultando de esta
hibil combinaci6n una perfect igualdad legal.
Nuestra Constituci6n de 1824 tenia dos Ca-
maras, es verdad; pero el Senado se hallaba
anonadado y no podia lienar sus altas fun-
ciones.
Lo anonadaba un articulo de la Constituci6n
que dice, que si el Senado niega la sanci6n de
una ley, se present de nuevo al Congreso y
ratificada por 61, tenga fuerza obligatoria.
Con frecuencia sucedia que el Senado repre-
sentando la igualdad centroamericana, rechazara
un decreto del Congreso, a cuya observancia se
oponian los Estados, y que siendo ratificado por
el mismo Congreso, el general Morazan, como
jefe de la Naci6n, tuviera que ponerle el cim-
plase" y soportar el disgusto que tal conduct
producia.
Este gran error de la Constituci6n de 1824
fut causa de infinitos males, y puede decirse
que en virtud de 61, la federaci6n solo existi6
en el nombre.








Nuestros politicos que aseguran que la fede-
raci6n nos perjudic6, se equivocan, porque bajo
aquel regimen no existi6 tal federaci6n, ni se
supo legalmente lo que era.
Otro vicio enorme, que hacia la Constituci6n
impossible, fu6 la falta de un distrito federal.
El President de Centro-Am6rica y su gabi-
nete, no tenian donde alojarse.
Unas veces eran acogidos como hudspedes en
un Estado y otras, en otro; y siempre eran mal
vistos por el jefe que creia favorecerlos dan-
doles albergue.
Gilvez con todas sus altisimas cualidades, no
miraba con gusto la sombra de Morazin en su
propio Estado, y surgian cuestiones dificiles
de resolver hasta por la asistencia a los tem-
plos.
Para evitar dificultadez, se orden6 que en una
asistencia official, las autoridades de la Repti-
blica, se presentaran en la Catedral, y las auto-
ridades del Estado, en Santo Domingo. Estas
se creyeron humilladas y hubo un conflict,
cuyas fatales consecuencias debian pesar sobre
el general Morazin.
Una ley declare Distrito Federal el Estado
de Honduras; pero para darle cumplimento,
era precise reformar la Constituci6n y su re-
forma necesitaba muchos trimites que no pu-
dieron llenarse.


- i1 -







13 -
Durante la discusi6n se di6 otro decreto, de-
signando la ciudad de Sonsonate para Distrito
Federal, y tampoco tuvo cumplimiento, porque
si bien las autoridades federales hicieron tem-
porada en Sonsonate, esta fud muy corta, y se
transladaron a San Salvador, ciudad qtie fue
entonces capital de la Reptiblica.
La traslaci6n de la capital a San Salvador,
produjo necesariamente el envio delos archives
y de otros objetos, entrelos cuales estaba un reloj
anticuado.
Todo esto di6 lugar a several censuras con-
tra el Presidente de la Naci6n.
El jefe del Estado del Salvador, Joaquin San
Martin, indignado porque se le inquietaba en
sus dominios, se sublevd contra el Presidente
de la Reptblica, 3 fu6 precise que Morazin
hiciera brillar una vez mds su espada para res-
tablecer el orden.
Otro vicio enorme de la Constituci6n de 1824,
consistia en la poca autoridad y ningfin poder
que se otorgaba a la Corte Suprema Federal.
Careciendo de autoridad y de poder esa
Corte; no existe una federaci6n y los
Estados se hallan tan separados como cuales-
quiera potencias independientes en el gran ma-
pa de las naciones.
Si un Estado tiene una cuesti6n con otro
Estado, donde verdaderamente la federaci6n







- 14-


existe, esa cuesti6n no la dirime la artilleria,
sino la alta Corte.
Aqui surgieron a cada paso cuestiones entire
los Estados y no fueron resueltas por la Corte,
porque carecia de poder y autoridad.
No habiendo juez en la Naci6n, se acudia a
la fuerza, quedando el pais enteramente sin liga
federativa.
Si se examinan todos los vicios de la Consti-
tuci6n de 24 y se contemplan las fatales con-
secuencias que cada uno de ellos produjo, se
admirard cualquiera de que el general Morazan
se haya podido sostener en el gobierno duran-
te dos periods constitucionales, observando
leyes irregulares y hasta monstruosas, por no
faltar A lo que 61 ilamaba sus deberes.
El comprendia mejor que ninguno los vicious
de la ley fundamental y deseaba una reform;
pero los separatists que existian desde el afio
de 1827, segfin asegura Milla en la biografia de
Pav6n, aspiraban A que se operara un complete
fraccionamiento a la sombra de reforms.
Con este motivo, el Presidente de la Re-
piiblica marchaba a paso lento, en tan impor-
tante asunto.
El reuni6 a los politicos m~s experimentados
y de acuerdo con ellos, se dictaron disposiciones
que subsanando los vicios ya expresados, colo-
caban al pais en la verdadera senda federativa;






15 -

pero los trastornadores impidieron que se rea-
lizara aquel pensamiento salvador y con mu-
cha sagacidad, condujeron a Centro-America i
la situaci6n en que se halla.














CENTRO-AMURICA


DEBX A MORAZAN LA LIBERTAD DR CONCIENCIA.


El general Francisco Morazan rompi6 con su
espada, en este pais, las cadenas de la intole-
rancia, que pesaban sobre Espafia desde la con-
versi6n del monarca Recaredo.
Desde entonces aquella Nacidn fu6 el patri-
monio de la teocracia.
Cambios politicos present la historic; pero
ninguno capaz de conmover el horrible edificio
de la esclavitud de la conciencia.
Las Cortes de Cadiz parccia que daban vida
al mundo.
Grandes oradores levantaban alli su voz. El
poder absolute de los reyes se hacia pedazos y
todo anunciaba dias de libertad y ventura; pe-
ro la esclavitud de la conciencia permaneci6
firme, y nuestros legisladores de Cadiz no se
avergonzaron al consignar en la Ley Funda-







-18-


mental este articulo monstruoso: "La religion
cat6lica, apost6lica, romana, unica, verdadera,
es y sera siempre la religion de la Naci6n espa-
fiola, con exclusion de cualquiera otra."
La constituci6n de Cqdiz que ha sido el ene-
migo de los conservadores, porque limitaba el
poder de los reyes, ensanch6 la esclavitud de
la conciencia.
En las antiguas leyes no estaba prohibido
que las futuras generaciones dieran culto a
Dios seguin sus crecncias.
Pero esta Constituci6n vino a establecer esa
reform espantosa.
Cualquier pensador creerd que se verific6 un
cambio con la Independencia de Centro-Amd-
rica.
Pues no fud asi. El articulo X del acta de
15 de septienibre afianz6 una vez mis la teocra-
cia.
Muy liberals fueron los autores de la cons-
tituci6n Federal de 1824; pero aquella ley no
estableci6 la libertad, ni aun la tolerancia reli-
giosa. Uno de sus articulos dice que la reli-
gi6n de Centro-Amdrica esla cat6lica, apost6li-
ca, romana, con exclusion del ejercicio ptiblico
de cualquiera otra.
La reform religiosa no existi6 en la Amiri-
ca del Centro antes del triunfo del general Mo,
razan.







-19-

Morazdn no era un aut6crata. Estaba sujeto
a la constituci6n y a las leyes; pero sn genio y
su empuje regenerador verificaban modificacio-
nes salvadoras.
El 2 de mayo de 1832 el Congreso Federal
decret6 que todos los habitantes de la Reptibli-
ca son libres para adorar a Dios segiin sus
creencias, y que el Gobierno Nacional protege-
ria el ejercicio de esta libertad.
Ese decreto bien acogido en los Estados se
maud6 publicar como ley fundamental de la
Reptiblica.
En todos los paises libres de la tierra fu6 ce-
lebrado con entusiasmo, y el nombre de Mora-
z.in se inscribi6 entire los benefactores de la
humanidad.















MIO13~ZAL~r


Muy ofendidos se hallan los enemigos del ge-
neral Morazin por las manifestaciones que se
hhn hecho en favor de su memorial, y lueven
cargos contra dl.
Sin embargo ninguno es nuevo. Todos han
sido, tiempo ha, contestados victoriosamente.
'Ahora se asegura que el general Morazan
ocupo la plaza de Guatemala en virtud de una
capitulaci6n que fut infringida por 61.
Es precise referir el origen de la guerra de
1829, sus progress y su fin.
Todos sabemos que despuds de la intentona
monarquica de 1822 una Asamblea Nacional
Constituyente decret6 la ley fundamental de la
Repfiblica, y que el partido conservador la com-
bati6 hasta darle el golpe de 1826.
En'tonces se disolvieron las autoridades -de







-22-


Guatemala y Honduras, se amenaz6 al Salva-
dor 'y todo Centro-America
Qued6 en pid Prado, jefe salvadorefio, i
quien auxili6 el general Morazin con bizarria.
Desde ese golpe nada hubo legal en la Repfi-
blica. Todas las autoridades eran gobiernos
de hecho.
El prestigio de Morazin y la gloria de su
nombre agruparon en torno suyo al partido li-
beral de Centro-Amdrica, y comenz6 una gue-
rra de kegemonia que, como muy bien sabemos,
es la que hace un Estado confederado, para so-
breponerse a los otros Estados.
En seguida vemos al gobierno del sefior Ay-
cinena atacado, no s61o por los otros Estados
sino tambidn por Guatemala.
Los departamentos de occidente lo comba-
tian y los del centro le eran hostiles.
En la Antigua se crearon nuevas autoridades
a cuyo frente estaba el senior Zenteno con el ti-
tulo de jefe del Estado de Guatemala, y traba-
jaba sin cesar en favor de Morazin.
Otros pueblos se le unieron y el senior Ayci-
nena solo contaba con los soldados reunidos en
el recinto de la Plaza
Entonces le fu6 precise solicitar una capitu-
laci6n que Morazdn acept6.
En ella fue estipulado que se entregaran al
vencedor todo el armamento y elements bdli-






-23--


cos que existian en la Plaza., articulo que no
fu6 cumplido. Oigamos al coronel Raoul.
"Hay felonies, dice, que estin fuera del al-
cance de la previsi6n mis desconfiada. Quien
hubiera podido career que los jefes de Guatema-
la prescindiesen de la suerte de la ciu'dad, de
los intereses de sus families y aun de sus pro-
pias vidas para satisfacer el odio implacable
que tienen A los prinripios liberals? Sin em-
bargo la capitulaci6n era apenas firmada cuan-
do distribuyeron d los soldados de Guatemala
efectos y valores pertenecientes al servicio pii-
blico, que segiu la capitulaci6n debian sernos
entregados. Una informaci6n se sigui6 mili-
tarmente para averiguar si los jefes vencidos
habian cumplido 6 no sus compromises y el re-
sultado fu6 adverse para ellos."
Ahora se asegura que el coronel Saget, co-
misionado para recibir el armamento, form de
61 una lista que arrojaba un nmimero de armas
igual al que figure en la primera lista y con es-
te aserto cantan victoria; pero no dicen que el
mismo Saget afirma que la diferencia estaba en
que en una lista aparecian armas initiles y en
la otra buenas.
Tampoco dicen que el general MorazAn sos-
tiene, en sus Memorias, que mis tarde se des-
cubri6 el fraude porque el armamento que los
conservadores debieron entregar en 1829 lo pu-






-24-

sieron en manos de Carrera, diez aflos despues.
Lo habian tenido oculto en las b6vedas de la
Catedral.
Pero qud perdieron los conservadores con la
ruptura de la capitulaci6n? Nada, absoluta-
mente nada, porque lo que aquella capitulaci6n
les garantizaba, lo tuvieron aun despues de
rota.
Les garantizaba las vidas y las propiedades,
y i nadie se mat6, ni se confiscaron sus bienes.
Sobre el cadalso politico no se derram6 una
gota de sangre.
Lo que hubo entonces fu6 un process, segui-
do por el sabio Valle, que di6 por resultado ex-
pulsiones de territorio por mAs 6 menos tiempo.














MIORIAZAN

IA RUPTURA DE LA CAPITULACION.




Un peri6dico conservador asegura que se
sabe por confesi6n del general Morazdn, que
el armamento que se devolvi6 era igual al
que habia necesidad de entregar, y sin em-
bargo se anul6 la capitulaci6n.
Esto no es exacto. Lo que el general Mo-
razin asegura en sus "Memorias" es que era
casi igual y que la diferencia consistia en que
se devolvieron armas initiles, habiendose reci-
bido otras que estaban en buen estado.
Oigamos A MorazAn.
"El sefior Arce ha querido inculparme en sus
"Memorias." En ellas pretend demostrar, con
los mismos estados que yo cito, el no haber
habido ninguna falta de parte de los vencidos.
Si en dichos dos estados aparece un ntimero de






-26-


armamento casi igual, es porque en uno se
comprendieron las armas infitiles que habia en
los almacenes, en tanto que en el otro s6lo figu-
raban los fusiles titiles que se hallaban en ma-
nos del ejdrcito enemigo."
La palabra casi es muy significativa y tie-
ne much uso en jurisprudencia.
A la palabra casi la consideran los juristas
como nota de semejanza, 6 de impropiedad, y
convienen todos que cuando se emplea se tiene
por incomplete lo que a ella sigue; de ma-
nera que en el present caso Morazan indicaba
que no se habia completado el armamento que
debia devolverse. Pero las leyes de la guerra
son muy estrictas y muy several y las capitu-
laciones deben cumplirse en todas sus parties, y
no A medias.
Para infringir la capitulaci6n lo mismo era no
entregar todo el armamento que faltara la en-
trega de un solo fusil.
Sigamos oyendo a Morazan.
"Varias pruebas podia aducir para poner en
un punto de vista claro el hecho a que me refie-
ro, si el tiempo, que todo lo descubre, no hubie-
ra venido A justificar la conduct que observe
aquella vez, presentando como una prueba irre-
fragable el armamento que de las b6vedas de
la Catedral de Guatemala sac6 Carrera a la vis-
ta de todos, el mismo que el aflo de 1829 fud el







-27-


objeto de mis reclamos y la causa porque se
anul6 la capitulaci6n."
El general Morazin ariade lo siguiente:
"Por el articulo 6.0 de la dicha capitulaci6n
se garantizaba la vida y propiedades de todos
los individuos que existian dentro de la plaza.
Esta era la linica seguridad que se les daba.
A nadie se castig6 con la pena de muerte, ni se
le exigi6 por mi parte ninguna case de contri-
buciones. La capitulaci6n fud rigurosamente
cumplida aun despues de haberse derogado.
La obligaci6n cedi6 entonces su lugar A la ge-
nerosidad, y no tuve de que arrepentirme. Y
no se diga que faltaba sangre que vengar, agra-
vios que castigar, reparaciones que exigir. En-
tre otras muchas victims sacrificadas los ge-
nerales Pierzon y Merino, fusilados, el uno sin
ninguna forma judicial y arrancado el otro de
un buque extranjero para asesinarlo en la ciu-
dad de San Miguel, pedian entonces venganza,
asi como los incendios y saqueos de los pueblos
del Salvador y Honduras demandaban una jus-
ta reparaci6n."
Se confiesa que son tachables los testimonios
de Arce y de Montiifar Coronado por falta de
imparcialidad. En efecto, ambos figurarcn con-
tra el general Morazan, el uno como autor del
golpe de Estado de 1826 y el otro como mayor
general en el sitio de San Salvador; pero se da








entero credito i don Miguel Garcia Granados y
con ese testimonio se declara vencido a Morazin
en la pol6mica.
No somos aficionados a herir la memorial del
general Garcia Granados, quien tiene para no-
sotros grandes titulos de merecimientos; pero
no lo podemos considerar imparcial respect de
Morazan, porque sus vinculos de familiar lo li-
gaban con la aristocracia. Era nada menos que
hermano politico de don Manuel Francisco Pa-
v6n y de don Luis Batres.
En una agitadisima sesi6n que hubo en la
Asamblea Constituyente de 1848 algunos Dipu-
tados liberals trataron de formular una acusa-
ci6n contra el ex-ministro don Luis Batres,
y Garcia Granados exclam6 ante los Diputados
y la galeria: "No puedo proceder contra don
Luis Batres porque es mi hermano."
Desaparece, pues, lo intachable del finico tes-
timonio que aceptan los adversaries.




Senior Redactor de LAS NOTICIAS.

Los asuntos que se ventilan respect del ge-
neral Morazan exigen extensas explicaciones.
Voy a presentarlas en various articulos'que co-






-29--


mienzo ahora, en la creencia de que, aunque la
material es drida, sera vista con atenci6n por el
iiterds histdrico que inspira.

LA CAPITULACI6N
Ar/trulo I.
Inmeditamente despu6s de los sucesos de
1829, A la ruptura de la capitulaci6n se le di6
una importancia que no tiene.
Se creia que sin aquel convenio el general
Morazin no habria podido ocupar. la plaza de
Guatemala.
Los..partidarios de don Mariano Aycinena
aseguraban, repitiendolo sin cesar, que su jefe
tenia elements para sostenerse por much
tiempo, y que solamente la influencia de perso-
nas perniciosas pudo conducir A celebrar un
tratado funesto para 1 y su partido.
Las creencias sobre esta material han cambia-
do y qquien podria pensarlo?, las hizo cambiar
en gran parte la publicaci6n del tomo i.0 de la
Resefia Hist6rica, doude se halla la correspon-
dencia seguida entire el senior Aycinena y el
general Morazin, la cual no deja ninguna
duda.
En el capitulo VIII del expresado tomo se
encuentra literalmente lo que sigue:
"Al C, Francisco Morazdn, general en jefe






-30-


"del ejrcito de Honduras y el Salvador."
"Setor General: Creo haber llenado mis de-
"beres defendiendo el Estado y la capital, hasta
"donde me ha parecido razonable."
"Ahora propongo a Ud. se suspendan las
"hostilidades, interin se arregla una capitula-
"ci6n para la que estoy dispuesto, y espero se
"sirva Ud. decirme el punto d que deben concu-
"rir dos jefes que anuuciar6 al efecto."
"Tengo el honor de ofrecer A Ud. mis respe-
"tos y consideraci6n. D. U. L.-Guatemala, rI
"de abril de 1829.

MARIANO DE AYCINENA."

"22-He aqui la aristocracia segunda vez
vencida. El representante de la nobleza de
Guatemala inclina la frente ante un hijo del
pueblo de Tegucigalpa. La primera caida de
los nobles, despues de la independencia procla-
mada el aiio de 21, se debi6 al pronunciamiento
de Casa-Mata en Mexico; la segunda la produjo
el her6ico esfuerzo de los centro-americanos. La
primera dominaci6n aristocratica vino de una
monarquia: el efimero imperio de Iturbide y la
invasion al Salvador por las fuerzas mexicanas;
la segunda tiene un origen igualmente bastardo:
el atentado que, hollando las constituciones fede-
ral y del Estado de Guatemala, reduj6 a prisi6n al








jefe don Juan Barrundia, y ocasion6 la muerte
del vice-jefe don Cirilo Flores. Ambas epocas
consignan en la historic devastaciones y desas-
tres. La primera nos di6 el triste ejemplo de
que una secci6n centro-americana invadiera a
otra. Huestes guatemaltecas Ilegaron hasta la
capital de los salvadorefios, fueron incendiadas
22 casas, y otras muchas sufrieron el saqueo.
Una segunda invasion imprimi6 en el territorio
vecino huellas indestructibles de luto y de do-
lor; las mismas quedaron en Nicaragua por
otra invasion servil guatemalteca que tenia por
fin combatir A Granada y hacer triunfar al em-
perador Iturbide. Los nobles dejan aun otro re-
cuerdo imperecedero de su primer dominaci6n:
la p6rdida de Chiapas y de Soconusco, territo-
rios que se anexaron A M6xico con motive del
imperio, y que ya no volvieron A ser guatemal-
tecos. La segunda dominaci6n de los nobles
nos deja: el asesinato de Flores: los decretos
de proscripcidn y de muerte dictados por don
Mariano Aycinena, y mis de una vez ejecuta-
dos con todas sus horribles circustancias: las re-
presalias salvadorefias que trajeron la guerra
hasta los campos de Arrazola: la revoluci6n de-
sastrosa de Honduras, el incendio de Comaya-
gua, la sangre derramada en Chalchuapa, Que-
lepa, el Socorro, Suyapango, Gualcho, Ilobasco,
Quezaltepeque, Mixco, San Miguelito, las Char-






-32-

cas, San Salvador, Mejicanos, Guatemala, y
otros muchos campos mas.
"23-El general Morazin contest d don Ma-
ariano Aycinena, en los tdrminos siguientes:
"Al C. Mariano Aycinena, general de las
"fuerzas que existen en la plaza mayor de esta
"ciudad.
"Sehor General: Acabo de recibir la estima-
"ble nota de Ud. en la que, al manifestarme ha-
"ber cumplido hasta hoy con su obligaci6n, de-
"fendiendo este Estado y su capital, me propone
suspensionn de hostilidades para arreglar una
"capitulaci6u, a cuyo efecto vendran dos jefes
"por su parte al punto que seilale. La posici6n
"en que me hallo no me permit perder un mo-
"mento, ni convenir en otra cosa que no sea en
"la reudici6n de la plaza, ofreciendo que se ga-
"rantizaran las vidas y propiedades de cuantos
"existan en ella.
"Creo senior general, que estd en los intere-
"ses de Ud. y de cuantos se hallan a sus 6rdenes
"el adoptar esta proposici6n, pues estoy seguro
"de que los nuevos esfuerzos no harAn mis
"que multiplicar victims y desmejorar su si-
"tuaci6n."
"Tengo el honor de ofrecer A Ud, mis respe-
os y cosideraci6n. D. U. L. fecha utsupra.


FRANCISCO MORAZAN."






-33-


i'25-E1 general Morazan no se dirige al jefe
del Estado de Guatemala. Morazdn no reconocia
A Aycinena como jefe y no podia darle una de-
nominaci6n que suponia un cardcter que 61 no
habia reconocido. El period constitutional de
don Juan Barrundia no habia terminado cuando
este jefe fu6 separado por Arce, y de hecho vi-
no al poder Aycinena. Las autoridades di-
sueltas el afio de 26 se habian reinstalado en la
Antigua, y Morazin se hallaba en relaciones
con ellas. Aycinena s6lo tenia ya poder sobre
las fuerzas que existian en la plaza mayor de
la ciudad. El armisticio que proponia era po-
sible que no tuviera mas fin que ganar tiempo.
Morazdn no podia admitir una demora que pa-
ralizara sus operaciones. Desde ese moment
d1 dicta la ley. Dice que no admite mas que
la rendici6n de la plaza, ofreciendo que se ga-
rantizarian las vidas y propiedades de cuantas
personas en ella estaban. Aycinena no era ya
el hombre de los manifiestos del afio 27, de los
decretos de proscripci6n, ni de las 6rdenes mili-
tares de los primeros meses de 1829. Ya no
lamaba a sus opositores un pufiado de enemi-
gos del orden. descamisados y forajidos. El
poder de la fuerza le hacia variar de-tono y
presentarse como un cordero. Aycinena se es-
pantaba ante la continuaci6n del fuego. Com-
prendia que la plaza no podia sostenerse; que






-34-


iba A ser tomada por asalto, y no tenia la gran-
deza de alma de un romano para sufrir la
muerte sin abandonar su puesto. El contest
4 Morazin en los trinrinos siguientes:
"25-"Al C. Francisco Morazin, general en
" jefe del ejercito de Honduras y el Salvador.
"Senor General: Al excitar 4 Ud. para una
" conferencia en que pudiesen fijarse las bases
" bajo las cuales pudiera ser ocnpada esta pla-
" za, no he tenido otro objeto que evitar la efu-
" si6n de sangre y ahorrar victims a nuestra
" patria.
"Veo con sentimiento que se desecha este
" medio tan necesario para arreglar puntos de-
" masiado interesantes a ambas parties; y me
" queda la satisfacci6n de haber agotado mis
" recursos a fin de impedir la prolongaci6n de
" los males consiguientes la guerra. Aun es
" tiempo C. general, de poner termino estos
" desastres, cuya responsabilidad no puede ya
" pesar sobre el gobierno que es a mi cargo.
"La conferencia seria indispensable, aun
" cuando la plaza se hallase en el caso de una
" rendici6n, y no veo los inconvenientes que
" puedan impedirla, asi como tampoco alcanzo
" que esta llegue a verificarse sin una suspen-
" si6n momentinea de hostilidades por ambas
" parties.






--35-


Tengo el honor de repetir a Ud. las seguri-
" dades de mi aprecio.-D. U. L.-Guatemala,
" II de abril de 1829.

MARIANO DE AYCINENA."

"26-Aycinena dice A Morazan que aun es
tiempo de poner termino a esos desastres. Es
sensible que 61 s6lo hubiera querido poner ter-
mino d ellos, cuando no tenia mAs esperanza
que la benevolencia del vencedor. No quiso
aceptar la seiie de proposiciones de arreglo que
se hicieron durante la campafia de San Salva-
dor. Despoj6 de la primera magistratura de
la naci6n d don ManuelJos6 Arce, porque pre-
tendia que hubiera arreglos de paz con los
salvadorefios; en una carta a su primo don An-
tonio, dijo que. emplearia medios desconocidos
aun del mismo Maquiavelo para que no se im-
pidiera la continuaci6n de la guerra, y rechaz6
aun las proposiciones que ya adelantada la cam-
pafia sobre la plaza, se hicieron por medio del
Ministro de Holanda, y d filtima hora, cuando
estaba totalmepte perdido, y aguardaba el asal-
to definitive de sus fortificaciones, dice: "Aun
es tiempo, C. general, de poner tdrmino A estos
desastres."
27-MorazAn contest esa nota con severi-
dad y laconismo. He aqui sus palabras:-






-36-


" Cuando Ud. se sirva decirme que conviene
" en lo que le he propuesto en mi nota de hoy,
" estare pronto a admitir los comisionados que
" deban arreglar la capitulaci6n, y entonces se
" suspenderan las hostilidades por el tiempo
" que sea neccsario.
"Sefior General: los males de la guerra que
" afligen 4 Centro-Am6rica, pesarin sobre los
" autores de ellos, y nunca sobre aquellos que
" la han hecho por defeuderse, y por sostener
" los derechos del pueblo.
"Tengo el honor de protestar a Ud. mis res-
" petos y alta consideraci6n.-D. U. L.-Fecha
" utsupra.
FRANCISCO MORAZAN,"

"28-Entre tanto, la fuerzas sitiadoras pene-
traban. desde la casa de Marticorena, 4 las
esquinas del padre Bustamante y de Yela, al
frente del Sagrario, y el teniente coronel Jo-
noma preparaba una mina bajo la casa de Bel-
tranena. Faltaban piedras de chispa y se en-
contraron 3,000 en la tienda de Yela, lo que
di6 mayor aliento al ejercito aliado. Habia en
las boca-calles gran-guardias que hacian caer
sobre la plaza una lluvia de balas. Una de
ellas puso fuera de combat d Pacheco, que con
30 hombres hacia tiros initiles desde lo alto de
la Catedral. La Iluvia de balas que caia sobre








la plaza, provoc6 una deserci6n que se habia
manifestado desde la noche anterior, y fue
facilitada, segfin dijeron los desertores, por un
official que tenia 4 su cargo una trinchera. Ay-
cinena espantado cada vez mns, envi6 al gene-
ral Morazin un official con bandera blanch que
conducia la comunicaci6n siguiente.
"29- "C. Francisco Morazan, general en
jefe de las tropas de San Salvador y Hon-
duras.
"Estoy de acuerdo con las bases que Ud. fija
" en su primera nota, y esto quise decir en la
" mia Altima.
En tal concept, mandar6 los conisionados
" al punto que Ud. design, desde luego que se
" sirva darme el correspondiente aviso.
"Reitero a Ud. mis consideraciones y respe-
" tos.-D. U. L.-Guatemala, 12 de abril de
" I829.
MARIANO DE AHCINENA."


"30-Aycinena, sin esperar que Morazan le
contestara, envi6 a don Manuel Arzfi y A don
Manuel Francisco Pav6n, con la nota siguiente:
-" C. general Francisco Morazin.- Los CC.
" brigadier Manuel de Arzi, y teniente coro-
" nel Manuel Francisco Pav6n, son los comisio-
" nados que he nombrado para las conferencias








" en que se debe arreglar el modo en que ocupe
" Ud. la plaza con sus tropas.
Ya he dado mis instrucciones, y suscribo 4
" cuanto ambos convengan.
Reitero a Ud. mis consideraciones y respe-
" tos.-D. U. L.-Guatemala, 12 de abril de
" 1829.
MARIANO DE AYCINENA."

"3I1-Morazan desde su primera contesta-
ci6n a don Mariano de Aycinena, dijo que no
consentiria nada que no fuera la reudici6n de
la plaza, ofreciendo garantizar las vidas y pro-
piedades de cuantos en ella estuvieran. Ayci-
nena quiso confundir el pensamiento de rendi-
ci6n con ideas de conferencias. Morazin replica
que s61o admite la rendici6n de la plaza. Agra-
vAndose las circunstancias, Aycinena acepta,
disculpdndose con que esto fud lo que quiso
decir desde su primera nota. Pav6n y Arzd
marcharon a rendir la plaza sin mis ventaja
para ellos que el respeto A las vidas y a las
propiedades, lo que equivale 4 rendirse a dis-
creci6n. En este concept fueron admitidos
en el campo enemigo conform a las leyes de
la guerra.
"32-Don Jos6 Milla y Vidaurre en una no-
ticia biografica de don Manuel Francisco Pav6n,
dice: "La capituci6n se habia pedido a pesar






-39-
" del jefe Aycinena, que se proponia defender
" palmo a palmo la ciudad." Esta aserci6n es
enteramente inexacta. Ella procede de un ve-
hemente deseo de prsentar como grande heroe
al jefe de los services y al primer representan-
te de los nobles. Las notas preinsertas, atesti-
guan que Aycinena no s61o queria la capitula-
ci6n, sino que la solicitaba con empefio, y que
sus deseos de salvarse llegaron hasta el extre-
mo de rendirse sin mis condici6n favorable que
la garantia de vidas y propiedades. Esto esta-
ba ya estipulado en notas que hemos visto. Los
comisionados no fueron al campo enemigo mas
que a darle formas de estilo, agregando circuns-
civs accidentales.
"33-Arzii y Pav6n fueron recibidos por el
general Morazdn conform a las leyes de a la
guerra, y en la casa de la Andrade, esquina de
la plazuela de San Francisco, (*) se firm el
siguiente document:
Articulo I.0-Desde esta hora habrd una
suspensionn de armas y tanto el ejercito del
"general Morazan, como el que se halla en la
" plaza, recogerdn sus partidas los puntos que
" ocupan, evitando todo acto de hostilidad.
2.---Mafiana a. las diez del dia entrard el


(*) Hoy plaza de la Concordia,






-4o-


"ejrcito sitiador a la plaza principal de esta
" ciudad.
3.--Las tropas sitiadas se replegarAn antes
" de este acto a sus cuarteles, y se depositarin
"en la sala de arenas todas las existencias en
"la plaza mayor.
"4.--El general Morazin, si lo tuviere por
convenientt, incorporara a su ej6rcito los in-
"dividuos de las fuerzas capitaladas que no
"quisieren ser licenciados, ya sean de las mili-
" cias del Estado, 6 de la fuerza federal que
" exista unida d ellas.
5.--Cuatro comisionados del ejercito sitia-
"dor, pasardn mariana d las ocho del dia d la
"plaza, para asegurarse del cumplimiento del
" articulo 3.y luego que se hayan recibido
" formalmente de todos los elements de gue-
" rra y armas que existen en la plaza, darin
"aviso de ello para la ocupaci6n de la misma
"plaza.
"6.0-El general Moraz~n garantiza las vi-
"das y propiedades de todos los individuos que
" existan en la plaza.
7.0-Les dara pasaporte, si lo taviere por
" convenient, para que salgan ecualquier pun-
"to de la Repfiblica 6 fuera de ella.
"8.0-El general Morazin y los comisiona-
" dos a nonibre del jefe que representan, ofrecen







-41--

"bajo su palabra de honor, cumplir esta capi-
"tulaci6n en la parte que les toca.

"En Guatemala a 12 de Abril de 1829.

Francisco Morazdn.- Manuel Arzit.-L Ma-
nuel Francisco Pavdn."

En virtud del document anterior el gene-
ral Morazin al frente de su ejercito ocup6 la
plaza de esta capital y arranc6 el poder de las
garras del partido ultramontano.













RUPTURA DE LA CAPITUIACION



ARTICULO II.

Varios de nuestros peri6dicos contienen ar-
ticulos en que se me increpa por lo que he dicho
acerca del general Morazan.
No tengo el honor de saber quienes son sus
autores, porque vienen bajo el velo del an6ni-
mo, tan frecuente entire nosotros.
En Inglaterra, y en otras naciones de la mis-
ma indole, un an6uimo nada significa; pero en
. nuestro patria es muy usado y no pretend
combatir ahora esa costumbre.
Sin fijarme en ninguna alusi6n personal me
copcretar6 uinicamente a la parte hist6rica.
Sabemos que el golpe que los services dieron
a la Constituci6n de la Reptiblica en 1826, pro-
-dujo una guerra entire ellos y los Estados del
Salvador y Honduras.






-44-


Un acto de ese drama politico termin6 en
1828 en el pueblo de Mejicanos, donde capitu-
laron parte de las fuerzas invasoras.
En virtud de esa capitulaci6n quedaron pri-
sioneros en San Salvador los coroneles Montti-
far (don.Manuel), Perdomo, el teniente coronel
Mo'ntifar (don Juan), los subalternos Jose An-
tonio Palomo Montiifar, Jose Batres Montffar
y seis oficiales mis.
Don Miguel Garcia Granados, en uni6n de
sus hermanos Manuel y Joaquin, form parte
de ese ej6rcito que, organizado por Aycinena,
combati6 a Prado, jefe del Estado del Salvador.
Los sefiores Garcia Granados, i las 6rdenes
del teniente coronel Antonio Aycinena, in-
charon contra el general Morazin; y en la
acci6n de San Antonio, la espada del h6roe de
la Trinidad adquri6 un nuevo triunfo.
Aycinena tuvo alli necesidad de capitular.
Su tropa, disuelta a consecuencia de esa capi-
tulaci6n, regres6 a Guatemala en diferentes
partidas y en la aldea del Jute fueron reduci-
dos a prisi6n la sefiores Garcia Granados, A
quienes se les coudujo a San Salvador, donde
permanecieron press muchos meses en conm-
pafifa de los jefes y oficiales que habian "capi-
tulado en Mejicanos.
El 13 de abril de 1829, despuds de ocupada
la plaza de Guatemala, Morazin redujo-A-pri-







-45-


sin al general Manuel Jobs Arce, d don Mariano
Beltraniena, a don Mariano Aycinena y A los
sefores Pfdlago y Sosa.

*

En el nilmero 3259 del "Dario de Centro-
AmErica" se me ataca por lo que digo en el
peri6dicb titulado "Las Noticias," correspon-
diente al 6 de octubre, respect de la capi-
tulaci6n.
Lo que afirmo en este peri6dico se encuentra
en el tomo i de la Resefia Hist6rica.
En el pr6logo de este tomo expongo el me-
todo que me propuse seguir al escribirlo.
Alli se hallan consignadas estas palabras:
"Me propongo hacer que la juventud conozca
al general Morazin, pintado por los services co-
mo un IHeliogibalo, no s61o refiriendo sus he-
chos, sino presentando integras sus palabras y
textualmente sus vindicaciones.
El general Morazin describe las acciones de
la Trinidad, de Gualcho, de San Antonio, de
San Miguelito y de las Charcas. No puede
haber mejor historiador de una batalla que el
jefe victorioso. Seria una falta preferir mi
propia narraci6n a la narraci6n de quien no s61o
fud testigo ocular, sino que lo hizo todo en el
campo de batalla.








La intelegencia de Raoul, y su elevada posi-
ci6n en el ejercito aliado que siti6 A Guatemala
el aflo de 1829, le dan una grande importancia
en aquella campaia. Morazan comisiono6
Raoul para dar a los gobiernos aliados noticia
circunstanciada de los sucesos militares acae-
cidos en los dias 7, 8, 10, 1.1 y 12 de.,abril de
1829. La narraci6n de Raoul esti documenta-
da y la present integra, con todos sus documen-
tos anexos, en el capitulo octavo del libro pri-
mero.
Los acontecimientos de los dias ii y 12 de
abril, tienen una importancia inmensa; son una
gran crisis en qne se desploma todo un siste-
ma, para elevarse otro sistema. En esos dias
ya no se van las mise:ables fortificiciones de la
plaza de Guatemal. que caen, sino la libertad
repablicana que s2 eleva. Los grandes aconte-
cimientos de esis dias mlnmorables no pnaeen
descansar s6lo en uun pirte military. Se hace
otra uarraci6n amplificala. Esta no se desvia
de la verdad; estd basada en los j;ismos parties
militares y en notas de Aycinena, quien horro-
rizado por los estragos de la metralla, tunico ar-
gumento capaz de convencerlo, suplica y vuelve
i suplicar al general Morazan que suspend las
hostilidades contra la plaza. Los services han
escondido esa correspondencia. Ellos juzg.n-
dola aniquilada escribieron atroces.falsedades







-47--


sobre la rendicidn de la plaza. Alguna de estas
falsedades realza en la biografia de don Manuel
Francisco Pav6n, escrita por don Jose Milla y
Vidaurre.
Desde el 13 de abril de 1829, dia en que el
general Morazin ocup6 la plaza de Guatemala,
hasta el 13 de abril de 1839, dia en que la ocu-
p6 el general Carrera al frente de hordas sal-
vajes, la historic es una'lucha incesante y sin
tregua con la aristocracia, con el clero, con to-
do el partido servil empefiado en que las institu-
ciones liberals no se afianzaran y en restable-
cer el monaquismo y la teocracia, vali6ndose de
las supercherias mis absurdas.
No con el fin insano de turbar la paz de los
muertos, ni herir en lo mis vivo a famlias que
todavia existen, sino para que la juventud yea
y tenga en sus propias manos las armas con
que el arzobispo, los pretendidos nobles y el
elero han combatido la independencia, la repii-
blica y las instituciones liberals, se relatan y
documentan en el capitulo IV los sucesos
del convento de Santa Teresa, y las mis seve-
ras resoluciones dictadas contra ellos por el
papa Pio VII.
*

El autor del an6mino me increpa, porque una
part de r1is asertos se .apoya en la declaraci6n






-48-


de Raoul que conceptfia inadmisible porque
este jefe estaba al servicio de Morazin.
Para que la verdad se exhiba es. precise ha-
cer algunas aclaraciones.
Por el articulo 5. de la capitulaci6n, estaba
estipulado que cuatro comisionados del ej6rcito
sitiador pasaran d la plaza i las ocho de la ma-
fiana del dia siguiefite, con el fin de averiguar
si se habia cumplido el articulo 30.; y luego
que se hubieran recibido formalmente todos los
elements de guerra y armas que existian en
la plaza, dieran aviso para la ocupaci6n de la
misma plaza.
Este articulo fu6 el primero de la capitula-
ci6n que no se cumpli6 por. culpa de los si-
tiados.
En la Resefia Hist6rica, habiendose tenido a
la vista datos fidedignos, se dice lo siguente:
"Sabiendo algunos comerciantes espafioles,
ac6rrimos enemigos de los liberals, que se
habia capitulado, dijeron que los salvadorefos
robarian cuanto encontraran dentro de las
fortificaciones y que era mejor repartir los efec-
tos de sus tiendas a los soldados de Aycinena,
y asi comenz6 a verificarse; lo cual produjo
des6rdenes, tumultos y bochinches que apro-
vech6 Aycinena para mandar al sargento ma-
yor Pedro Gonzilez al cuartel general de Mora-
zan, 4 suplicar 4 este .efe que ocupara la plaza








-49-


aquella misma noche. El general Morazin,
previendo dificultades no queria acceder; pero
el mayor GonzAlez continue instando y hacien-
dole career que iban A cometerse grandes aten-
tados si el rehusaba lo que se le pedia. Mora-
zan, en virtud de estos ruegos, envi6 con una
fuerza el coronel don Gregorio Villasefior, no
para se que hiciera cargo de la plaza inmediata-
mente, sino para que, colocindose A las 6rdenes
de don Mariano Aycinena, sofocara la insurrec-
ci6n. Villasefior busc6 A Aycinena en el pala-
cio arzobispal, y este jefe no quiso ya dar nin-
guna orden ni intervenir. El mismo Villase-
flor di6 parte a Morazin, quien orden6 que
Raoul fuera A ponerse A la cabeza de las fuer-
zas que habian entrado a la plaza. Asi qued6
sin efecto el articulo 50 de la capitulaci6n re-
dactado por Moraznu, para cerciorarse de la en-
trega del armamento. Raoul inmediatemente
que se vi6 dentro de las fortificaciones puso en
libertad a un gran nfimero de press guatemal-
tecos, que por ser liberals, se hallaban en las
c6rceles."
El autor de las Memorias de Jalapa afirma,
que don Mariano Aycinena dirigi6 una nota al
general Morazan, en que aseguraba que, debi-
do d la exaltaci6n de la tropa que defendia la
plaza, no puao ser contenida por sus jefes, y







-50-


agrega que abandon sus puestos y todo fu6
confusion y desorden.
El autor citado continia asi:
"Con este motive Aycinena excit6 a Mora-
zAn para que ocupase la plaza la misma noche
del 12, aunque por la capitulaci6n no debia
ocuparla sino en la mafiana del 13.
"En efecto la ocupaci6n se verific6 por este
motivo la noche del 12."
He aqui demostrado hasta la evidencia que
el articulo 5.0 no fud cumplido por culpa de los
sitiados.
El coronel Dominguez, el capitin Ocafia co-
mandando una escolta de soldados de su pro-
pio cuerpo y varias partidas ins, aprovecharon
esos des6rdenes para abandonar la plaza.
El articulo 2.0 de la capitulaci6n contiene es-
tas palabras: "Mafiana a los diez del dia en-
trara el ejdrcito sitiador a la plaza principal de
esta ciudad," y el 3.0 dice: "Las tropas sitia-
das se replegarin antes da este acto a sus cuar-
teles, y depositardn en la sala de armas todas
las existentes en la plaza mayor."
Segfin este uiltimo articulo el coronel Do-
minguez, el capitan Ocafia y los soldados que
lo acompafiaban no debieron haber salido de la
plaza.
Las armas que llevaba la partida de Ocafia







-5--


era precise que fueran depositadas en los alma-
cenes.
La fuga de estos individuos armados es una
infracci6n palpable del articulo 3.0
El general Morazin mand6 que se si'guiera
militarmente una informaci6n para averiguar
si los jefes vencidos habian cumplido 6 n6 sus
compromises.
A consecuencia de esa informaci6u Morazin
resolvi6 lo siguiente:
"En la ciudad de Guatemala, A veinte de
"abril de mil ochocientos veinte y nueve.
"Vista la informaci6n sumaria, mandada ins-
"truir con el objeto de averiguar la conduct
"que observ6 el jefe de las fuerzas enemigas
"que se hallaban en la plaza mayor de esta ca-
"pital, el dia 12 del corriente, despues que es-
"ta se rindi6 a los ej6rcitos aliados por la capi-
"tulaci6n celebrada el mismo dia: deduciendose
"por el m6rito de lo actuado, que various jefes y
"oficiales influyeron, activamente, d vista de su
"general, para que los soldados se retirasen con
"sus armas a los pueblos de los Altos: conside-
"rando que las disposiciones de los testigos in-
"tachables que han declarado, son confirmadas
"con el hecho de no haberse entregado mas
"que cuatrocientos treinta y un fusiles, de los
"mil quinientos que existian entonces en ma-
"nos de los que se hallaban en la plaza, como







-52-


"lo acreditan los estados del dia 8 de este mes,
"advirtiendo tambieu que esto lo hace mas in-
"dudable las actuales vejaciones que experi-
"mentan los que transitan los caminos de estas
"inmediaciones, en donde varias partidas de
"caballeria 6 infanteria, se hallan asesinando y
"robando: estando al mismo tiempo demostrada
"la ocultaci6n de las armas por haberse entre-
"gado al jefe de estado mayor un nimero con-
"siderable de ellas despuds de reducidos a pri-
"si6n los jefes que existian en esta plaza, sin
"haberse podido lograr antes, a pesar del bando
"publicado el 13 del corriente; y observando,
"por fltimo, que fueion indtiles las diferentes
"reconvenciones que con este objeto se hicieron
"a various sujetos que tenian interns en que se
"cumpliese la capitulaci6n, he tenido A bien de-
."cretar y decreto:
"i.0-La capitulaci6n celebrada con los co-
"misionados del jefe Aycinena en concept de
"comandante de armas de esta plaza, es en to-
"das sus parties nula y de ningfin valor y efecto.
"2.-Que en consecuencia se haga publicar
"y circular esta declaratoria para los efectos
"convenientes.
FRANCISCO MORAZAN."

El mismo dia Raoul public un manifiestQ








-53--


explicando mas ampliamente las razones en que
se apoyaba Morazan.
En la capital habia exaltaci6n. Muchas de
las families, vejadas por Aycinena, manifesta-
ban odio contra sus antiguos opresores y deseos
de venganza. Se exajeraban los excess co-
metidos por los soldados que con fusiles salie-
ron de la plaza, y se creia que dejar sin castigo
i los hombres mas comprometidos del partido
que acababa de sucumbir, era un ataque a la
justicia y d la vindicta pfiblica.
En esos dias se hacian circular noticias de
que serian pasados por las armas Arce y Ayci-
nena.
La ruptura de la capitulaci6n la vieron ellos
como una amenaza contra sus vidas.
Aycinena, hallandose preso 6 ignorando la
suerte que iba a correr, dirigi6 al general Mo-
razin una nota disculpando su conduct y di-
cidndole que habia cumplido sus compromises.
En este document se apoyan los enemigos
del general Morazin para combatirlo por la rup-
tura de la capitulaci6n.















MNs sobre la ruptura de la capitulaci6n.


ARTICULO III

Con el encabezamiento "Continia la replica"
aparece en el nimero 3,265 del "Diario de
Centro-Amdrica," otro an6nimo.
En el se hacen cargos por algunos asertos
que se hallan en el folleto consagrado el 3 de
octubre al general Morazin.
Refutard esos cargos oportunamente.
Ahora continiio tratando de la ruptura de la
capitulaci6n.
Con lo que dicen Aycinena y el autor de las
Memorias de Jalapa, he probado en el articulo
II, nfimero 294 de "Las Noticias," que el arti-
culo 59 de la capitulaci6n no fu6 cumplido por
culpa de los sitiados.
Tambidn fu6 probado que el articulo 39 de la
misma capitulaci6n fue infringido por los de-
fensores de la plaza.







-56-

Hemos visto que Aycinena, en la nota que
dirigi6 al general Morazin el 26 de abril de
1829, asegura que la tropa que defendia la pla-
za se exalt6 al tener noticia de que se habia
capitulado.
Afirma que la exaltaci6n fue tanta, que los
jefes no pudieron contener A los soldados.
Este acontecimiento lo consider como causa
principal de las escenas, que se verificaron en
la tarde del 12 de abril, en el recinto de la
plaza.
Pero no es asi. Lo que ocurri6 entonces no
fud motivado por lo que el senior Aycinena
asegura. Tuvo un origen muy diferente: 6ste
fu6 la repartici6n de objetos que se hizo d su
tropa el 12 de abril de 29, y que produjo des-
6rdenes, tumultos y bochinches, que aprove-
charon los jefes sitiados para impedir que se
diese cumplimiento d la capitulaci6n.
Es natural que Aycinena haya hecho esfuer-
zos para combatir toda censura, y para presen-
tarse ante Centro-America como victim del
jefe vencedor.
El autor de las Memorias de Jalapa, al hablar
de la reparticidn que se hizo A las tropas de
Aycinena, se expresa asi: "Es cierto que al
firmarse la capitulaci6n y al licenciarse A los
soldados que habian defendido su patria, se
crey6 just por Aycinena y por otros jefes dar-









les alguna gratificaci6n en parte de pago de lo
que se les debia, y en recompensa de sus p6r-
didas, servicios y patriotism; pero nada se les
di6 perteneciente al servicio ptiblico, porque na-
da habia: se recogi6 entire los particulars, que
existian en la plaza, por comisi6n dada a don
Juan de Dios Castro y t don Jos6 Vicente Gar-
cia Granados, en dinero y efectos de almacenes
como doce 6 trece mil pesos, de que s61o pudie-
ron reunirse en numerario 1.8oo: todo se distri-
buy6 entire la tropa que existia, la tarde del 12,
en la plaza y en los hospitals dentro de ella."
El coronel don Manuel Montfifar hace es-
fuerzos por justicar a don Mariano Aycinena.
El pirrafo trascrito de las Memorias de Jala-
pa tiene por fin refutar a Raoul; y no obstante
se hace en 81 un cargo inmenso al jefe de los
sitiados.
En ese pdrrafo se asegura que Aycinena al
firmar la capitulaci6n, licenci6 A sus soldados.
Desde el moment en que se firm la capitu-
laci6n, Aycinena nada era. Ningfin mando te-
nia en la plaza: s6lo podia exigir que se respe-
taran las vidas y propiedades.
Sin embargo, el coronel Montiifar asegura
que licenci6 la fuerza sitiada. Esto fu6 una
infracci6n notoria del articulo 30 de la capitula-
ci6n que previene que todas Jas fuerzas de la


-57--








-58--

plaza fueran acuarteladas antes de las diez del
dia 13 de abril de 1829.
Lo dicho basta para mi objeto.
No se necesita mis.
Habiendo sido infringida la capitulaci6n por
los vencidos, tuvo pleno derecho el vencedor
para declararla insubsistente.














ARTICULO IV.


En el ndmero 3.270 del "Diario de Centro-
America" aparece el comunicado an6nimo con
este titulo: "Algo mis sobre la capitulaci6n de
Guatemala."
En 61 se pretend refutar lo expuesto por mi,
en el articulo 20 que public el peri6dico "Las
Noticias."
El an6nimo reconoce la fuga de Dominguez,
de Ocafia y de sus compafieros; pero quiere dis-
culpar al senior Aycinena, asegurando que la
fuga de aquellos militares se verific6 cuando la
plaza estaba ya a las 6rdenes del general Mora-
zAn, y cuando, por lo mismo, Morazin era el
finico responsible de cuanto acaeciera en ella.
He aqui las palabras del an6nimo: "Domin-
guez, Ocafia y compafieros se fugaron en la no-
che del 12, es decir: cuando ya la plaza estaba
ocupada por los sitiadores."








Tenemos la confesi6n de la fuga.
Se sabe que los des6rdenes ocurridos, dentro
de la plaza, sirvieron i los sitiados para supli-
car al general Morazan que enviara a ella fuer-
zas antes del tiempo fijado en la capitulaci6n.
Yo pregunto al autor del an6nimo quiku
mandaba en la plaza cuando se verificaban esos
des6rdenes?
Mandaba Aycinena porque esta confusion y
este desorden se verificaron en la tarde del 12
de abril.
Raoul yVillasefior no entraron i la plaza si-
no hasta la noche del 12.
Debo agregar que su entrada, que se efectu6
hasta ent6nces, no tuvo por fin ocuparla sola-
mente en nombre del general vencedor, sino
dar garantias d los habitantes que estaban den-
tro del recinto de las fortificaciones, sufriendo
vejimenes.
El general Morazan ocup6 la plaza el 13 de
abril de 1829 a las diez de la mafiana, confor-
me estaba prescrito en el articulo 2.0 de la ca-
pitulaci6n.
Hasta ese moment comienza su responsabi-
lidad.
Es absurdo hacer cargos a Morazin por lo
ocurrido en la plaza antes que estuviera bajo
sus 6rdenes.
El an6nimo dice:









"Morazan estaba.tan convencido de la buc-
na f6 de Aycinena y de !a necesidad de aquella
media, que accedi6 desde luego A la solicitud
y envi6 una fuerza al mando de don Gregorio
Villasefor y del coronel Raoul, no para ponerse
a las 6rdenes de Aycinena, que eso seria ridicu-
lo y absurdo, sino para ocupar la plaza A nom-
bre del vencedor y tomiar el mando de ella.
Desde el moment en que Raoul y Villase-
fior ocuparon la plaza, Aycinena resign en
ellos el mando de ella; y s6lo ellos, Raoul y Vi-
llasefior, fueron los encargados de vigilarla y
gobernarla."
Se intent comprobar estos asertos, citando
la Resefia Hist6rica en la pigina 102 del tomo I.
Veamos sus palabras:
"Sabiendo algunos comerciantes espafiioles,
acerrimos enemigos de los liberals, que se ha-
bia capitulado, dijeron que los salvadorefios, ro-
barian cuanto encontraran dentro de las forti-
ficaciones, y que era mejor repartir los efectos
de sus tiendas a los soldados de Aycinena, y
asi comenz6 a verificarse; lo cual produjo des6r-
defies, tumultos y bochinches que aprovech6
Aycinena para mandar al sargento mayor Pe-
dro GonzAlez al cuartel general de MorazAn,
a suplicar a este jefe que ocupara la plaza
aquella misma noche. El general Morazin pre-
yiendo dificultades no queria acceder; pero el






-62--


mayor Gonzalez continue instando y hacinddo-
le career que iban A cometerse grandes atenta-
dos si 1l rehusaba lo que se le pedia. MorazAn,
en virtud de estos ruegos, envi6 con una fuerza
al coronel don Gregorio Villasefior, no para que
se hiciera cargo de la plaza inmediatamente,
sino para que, colocindose a las 6rdenes de
don Mariano Aycinena sofocara la insurrecci6n.
Villasefior busc6 d Aycinena, en el palacio ar-
zobispal, y este jefe no quiso ya dar ninguna
orden ni intervenir. El mismo Villasefior did
parte a Morazan, quien orden6 que Raoul fue-
ra a ponerse a la cabeza de las fuerzas que ha-
bian entrado a la plaza. Asi qued6 sin efecto
el articulo 5.0 de la capitulaci6n redactado por
Morazin, para serciorarse de la entrega del ar-
mamento. Raoul inmediatamente que se vi6
dentro de las fortificaciones puso en libertad a
un gran nimero de press guatemaltecos, que
por ser liberals, se hallaban en las circeles."
Yo suplico ahora que se me diga en que lu-
gar del parrafo citado se encuentra una pala-
bra sola que pueda contrariar el pensamiento
que sostengo.
No se podra afirmar lo contrario y la ausen-
cia de comprobantes serd una demostroci6n de
que el autor del an6nimo me atribuye concepts
que no he consignado en la Reseiia Historica.















ARTICULO V.


Casi todos los enemigos del vencedor de
Gualcho lo increpan, citando en apoyo de sus
asertos, las memories del general Garcia Gra-
nados.
Me veo, pues, en la necesidad de averiguar
si su testimonio es imparcial.
Si lo es, tiene much fuerza, much valor;
porque Garcia Granados era un hombre de ta-
lento y de notable instrucci6n, habia viajado,
conocia el mundo y especialmente la political
de Centro-America.
Pero si Garcia Granados era enemigo del
general Morazan, si habia sufrido ofensas de
6l, si dichas ofensas fueron extensivas a perso-
nas muy queridas y si pertenecia al niimero de
politicos que segiin Cromwell jams olvidan ni
perdonan, su testimonio viene abajo, y cuanto
de 61 se diga respect a Morazin debe conside-
rarse como hojas en blanco que ninguin valor
tienen para la historic.







--64-


En las memories del sefior Garcia Granados
se hace un plolijo relato de las ofensas que 61
y su familiar recibieron del general Morazin.
Este relato prueba que el autor no olvida;
y las several censuras, que en la misma obra
se ven, contra el h6roe de la Trinidad, de Gual-
cho, de Las Charcas y de otros campos mas,
acreditan que tampoco perdona.
Voy a presentar sucesos que darin luz en el
asunto.
Don Miguel Garcia Granados era procedente
del puerto de Santa Maria, provincia de Cidiz,
peninsula espafiola.
Vino a Guatemala con su familiar el afio me-
morable de 1811.
Los sucesos de ese period se hallan en el co-
raz6n y en la mente de los centro-americanos.
En las provincias del Salvador y Nicaragua
comenzaron en aquel afio los movimientos en
favor de la independencia.
Los autores de aquellos movimientos fueron
perseguidos por los esbirros del rey de Espafia,
y desde aquella fecha principi6 el martirologio
del partido liberal en la America del Centro.
Oigamos ahora al sefior Garcia Granados.
Dice en sus memories: "Y talvez esas revo-
luciones hubieran torado cuerpo si no hubiera
sido por el vigor, prudencia y tino del Capitin









general Bustamante, que por ese tiempo vino
A Guatemala, y se hizo cargo del mando."
Todos nuestros historiadores, del credo libe-
ral, hacen grandes elogios de los nicaragiienses
y salvadoreflos, que lanzindose contra el poder
espafiol se atrevieron A levantar en nuestro
suelo el estandarte de la libertad.
En los discursos de independencia se ha
enaltecido, y enaltece la memorial de las victi-
mas de aquellos patri6ticos proyectos.
Pero el senior Garcia Granados, en vez de
simpatizar con las victims, simpatiza con los
verdugos.
La conciencia public ha presentado siempre
en Centro-America al capitdn general Busta-
mante, llamado el Sonto, como un tirano, y el
senior Garcia Granados hace su apologia y fes-
teja el tino que tuvo para impedir la indepen-
dencia.
Presentare las palabras mismas de Garcia
Granados.
He aqui: "Bustamante supo cortar el mal en
un principio y en todo el tiempo que dur6 su
administraci6n conserve el Reino en paz y
sometido a Espafia."
No me admira que Bustamante, ejerciendo
la tirania, conservara el Reino sometido a Es-
pafia; lo que me admira es que haya en Centro-
America quien aplauda su conduct.







-66-


Dice Garcia Granados, hablando de Busta-
mante:
" "Pero cuando falt6 su administraci6n vigoro-
sa, pasando al d6bil Urrutia, se fueron prepa-
rando los Animos para el movimiento que en
primera oportunidad debia estallar." Ese mo-
vimiento era la independencia que estall6 el
15 de septiembre de 1821.
"Gainza, -agrega Garcia Granados, se vi6
obligado a romper las hostilidades contra San
Salvador y. al efecto organize una division al
mando del coronel de artilleria don Manuel
Arzfi.
"En esa division march mi hermano Joa-
quin, quien era official del batall6n de milicias
provinciales de la capital."
Tenemos, pues, i don Joaquin Garcia Gra-
nados, hermano de don Miguel, marchando
contra los salvadorefios para sujetarlos al poder
del emperador Iturbide.
Garcia Granados continia asi: "Entr6 en la
"capital de Guatemala el general Filisola con
"la division mexicana, y habiendo recibido de
"Iturbide 6rdenes terminantes para reducir la
"provincia de San Salvador por la fuerza, orga,
"niz6 una expedici6n de 2,000 hombres,' y en
"noviembre del mismo afio march en persona,
"dejando con el mando en Guatemala a stu
"segundo el coronel Codallos,"







-67 -


Sigamos escuchando A Garcia Granados: "A
"muy poco de haber entrado d Guatemala, casi
"todos los principles jefes mexicanos entabla-
"ron amistad en mi casa. El coronel Codallos
"se prend6 de una prima nuestra, guapa oven,
"que habiamos criado en nuestra casa y sin
"pdrdida de tiempo contrajo enlace con ella."
Don Miguel Garcia Granados continue asi:
"Filisola pasaba en mi casa todas las horas
que sus obligaciones se lo permitian. A mi me
tom6 especial cariflo, lo mismo que Cocallos;
asi es que era favorite de ambos."
Sigue Garcia Granados: "Filisola se qued6
un poco de tiempo en San Salvador, organizan-
do la provincia y dejando alli al coronel Coda-
1los volvi6 a Guatemala, a principios de marzo,
con alguna precipitaci6n por haber sabido el
pronunciamiento de Casa-Mata contra Iturbide,
acontecimiento que iba a mudar el aspect
politico de la naci6n mexicana."
Sabemos, pues, por confesi6n de Garcia Gra-
nados que el era amigo intimo de Filisola, el
general mexicano que atacaba al Salvador y d
toda la parte liberal de la America del Centro,
para uncirnos al yugo de una testa coronada.
Sabemos tambien que su amistad se mantuvo
firme en Guatemala y el Salvador y que un
suceso extraordinario los separ6. Ese suceso
fu4 el pronunciamiento de Casa-Mata, que des-








-68-


truyendo el imperio de Iturbide, di6 libertad A
nuestro pais.
Ahora yo pregunto, si un personaje de tales
antecedentes politicos, puede ser amigo del
general Morazan?
El afio de 1826 los services se propusieron
destruir la Constituci6n de la Reptiblica, y for-
mar de hecho otra que lisonjeara sus aspiracio-
nes.
Comenzaron el niovimiento reduciendo a pri-
si6n al Jefe del Estado de Guatemala Juan Ba-
rrundia.
Este trastorno di6 lugar d una guerra entire
el Salvador y Guatemala, y los salvadorefios
sucumbieron en Arrazola.
El partido servil, crey6ndose de triunfo, mar-
ch6 sobre el Salvador, y habidndole faltado la
fortune, tuvo considerable p6rdidas hasta su-
cumbir totalmente en la plaza de Guatemala
bajo la espada del general Morazan el 13 de
abril de 1829.
En esa dilatada campafia figure Garcia Gra-
nados contra Morazan.
Veamos uno de los episodios.
Garcia Granados A las 6rdenes del teniente
coronel Antonio Aycinena, atacando A Mara-
zdn, fu6 vencido en San Antonio.
Aycinena capitul6 alli. Su tropa disuelta, A
consecuencia de esta capitulaci6n, regres6 6






-69-


Guatemala en diferentes partidas y en la aldea
del Jute fu6 reducido a prisi6n don Miguel
Garcia Granados, a quien se condujo a San Sal-
vador, donde permanecid preso por much
tiempo.
Garcia Granados, en el capitulo XIII de sus
Memorias, refiere prolijamente su prisi6n y
cuenta detalles de sufrimientos que 6l y sus
hermanos experimentaron entonces.
Morazin y Garcia Granados eran, pues, anti-
podas en political.
Esta discrepancia se mantuvo siempre y lle-
g6 hasta la tumba.
Podri ser, en tal caso, testigo imparcial
don Miguel Garcia Granados cuando se trate
de herir la memorial del general Morazan?
Indudablemente no.
Entonces, icual es la fd que merece su testi-
monio?














ARTICULO VI.


Entre todo lo que se ha escrito contra el ge-
neral Morazin se encuentran estos concepts:
" Morazin pretendia quitar a Guatemala la
preponderancia en Centro-America, lo que ja-
mis pudo lograr, gracias A la constancia y celo
con que la defendieron los buenos patriots
guatemaltedos."
Los que asi hablan olvidan los principios de
las ciencias political.
Existen muchas formas de gobierno y cada
una de ellas tiene reglas que le son propias y
de las cuales no puede separarse.
Los gobiernos desp6ticos, cuya organizaci6n
es muy sencilla porque generalmente consiste
en la voluntad de un hombre, estAn sometidos
sin embargo, a determinados principios.
El Czar de Rusia no puede traspasarlos, y
en moments dados, tiene que someter su vo-
luntad d ellos.









E1 SultAn de Turquia no es totalmente abso-
luto, obedece al Divan en ciertos casos.
Estas son las reglas generals de aquellos
despotismos.
Las monarquias constitucionales estin some-
tidas a grandes combinaciones political que
marcan: la persona del rey, irresponsible; pero
sin poder ejecutar acto alguno que no lleve la
firma de un ministry responsible: el parla-
mento: el veto y una series de leyes a que estd
sujeta la naci6n.
Las repiblicas obedecen a principios fijos,
muy conocidos por nosotros, que no creo nece-
sario recorder ahora.
Los gobiernos federativos son muy complica-
dos. No s61o los compone una sociedad: los
forma una sociedad de sociedades y cada una
de ellas tiene su propia organizaci6n.
Todas estas sociedades estan regidas por una
ley, que se llama pacto federal, y'de la cual no
pueden separarse.
Esta sociedad de sociedades, que se denomi-
na federaci6n, reune todas las ventajas de las
otras formas de gobierno.
El barn de Montesquieu hablando de las
reptblicas, dice: "Si la reptiblica es pequefia
la destruye una fuerza exterior y si es grande
la destruye un vicio interior; pero de uno y







-73-


otro mal estin exentas las republican federa-
tivas."
El present las reglas A que deben someterse
los Estados confederados para dar este asom-
broso resultado, y una de ellas es la igualdad
political.
Esta igualdad indispensable, no se puede ob-
tener por la poblaci6n, porque hay unos Esta-
dos mas poblados que otros, ni por la exten-
si6n porque hay unos Estados mis extensos
que otros, ni por la riqueza, porque hay unos
mas ricos que otros. Se obtiene por la hibil
convinaci6n del Senado y de la Cimara de di-
putados.
Los publicistas que han hecho mis profun-
dos studios del sistema federativo, dirigen sus
tendencies y sus aspiraciones A sostener la
igualdad political; pero por desgracia muchos
de los hombres que han tenido influencia en
nuestro pais, apartando la vista de esas sapien-
tisimas doctrinas, se proponen marchar por di-
ferente senda.
La Constituci6n de 1824 llam6 d Centro-Ame-
rica Reptiblica federativa, compuesta de cinco
Estados.
Para mantener firme el sistema que la ley
fundamental adoptaba era precise establecer
la igualdad political de ellos.
El general Morazdn habia estudiado el siste-









ma federativo, era admirador de Montesquieu
y queria que su gobierno marchara sobre la
senda trazada por aquel inmortal publicist.
Sus tendencies A la igualdad political de los
Estados eran su norma, y esta norma la consi-
deran algunos de nuestros politicos como un
crime.
La grandeza de una Reptiblica federativa es-
tA en el engrandecimiento de todos los Estados
que la componen.
Absurdo seria pretender que uno de los Es-
tados Unidos dominara d todo el pais.
Absurdo seria solicitar que uno de los can-
tones suizos dominara toda la Suiza.
El gran crime, pues, que se atribuye A Mora-
zan, es la primera de sus virtudes civicas.















ARTICULO VII.


En el nfmero 3,281 del Diario de Centro-
Am6rica," se encuentra lo siguiente: El Dr.
Monttfar public en "Las Noticias" el articu-
lo VI sobre Morazin.
"Reconoce como cierto el hecho que los anti-
morazanistas le enrostran a aquel caudillo: que
pretendia quitar a Guatemala la preponderan-
cia en Centro-America.
"Explica lo que entiende por sistema fede-
ral y dice que en 61 es indispensable la igual-
dad political de los Estados, que era presisa-
mente lo que Morazin se proponia.
"El gran crime, pues, concluye el Dr. Mon-
tiifar, que se atribuye A Morazan, es la primera
de sus virtudes."
Se dice que explico lo que entiendo por sis-
tema federal. Saame permitido manifestar que
lo que entiendo por sistema federal, es lo mis-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs