• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Dedication
 Foreword
 Independencia de la América...
 Periodo constituyente
 El estado federal y los estados...
 Régimen de los treinta años
 Reacción liberal
 La republica mayor de Centroamerica...
 Movimiento unionista y contiendas...
 Pactos de Washington de 1907
 Ejecucion de los pactos de...
 La America Central desde los pactos...
 Union Federal de 1921
 La republica de Centroamerica
 Pactos de Washington de 1923
 La reconstruccion politica...
 Bibliography
 Index
 Advertising














Group Title: Monografías hispano-americanas, I
Title: Historia de las relaciones interestatuales de Centroamérica,
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078296/00001
 Material Information
Title: Historia de las relaciones interestatuales de Centroamérica,
Series Title: Monografías hispano-americanas, I
Physical Description: 507 p. fold. map. 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Moreno, Laudelino, 1901-
Publisher: Compañía Ibero-Americana de Publicaciones,
Publication Date: 1928
 Subjects
Subject: History. -- Central America
Politics and government. -- Central America
 Notes
General Note: "Guía bibliográfica": p. 477-489.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078296
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000627181
notis - ADF6676
oclc - 03592853
oclc - 3592853

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
    Foreword
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Independencia de la América Central
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 32a
    Periodo constituyente
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    El estado federal y los estados federados
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    Régimen de los treinta años
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    Reacción liberal
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    La republica mayor de Centroamerica y los Estados Unidos de Centroamerica
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Movimiento unionista y contiendas entre los estados hasta los pactos de Washington de 1907
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Pactos de Washington de 1907
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
    Ejecucion de los pactos de Washington
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    La America Central desde los pactos de Washington de 1907 hasta el pacto de union de 1921
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
    Union Federal de 1921
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
    La republica de Centroamerica
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
    Pactos de Washington de 1923
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
    La reconstruccion politica de Centroamerica
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
    Bibliography
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
    Index
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
    Advertising
        Page 508
        Page 509
Full Text





'4'
'1,


Historia de las Relaciones

Interestatuales de Centroamrica




*' '







MONOGRAFAS HISPANO AMERICANAS
Director: Dr. RAFAEL ALTAMIRA
Catedrtico de la Universidad Central y Juez del Trilnal
Permanente de Jst Internacional



Historia
delays

Relaciones Interestatuales
de

Centroamrica
POR
LAUDELINO MORENO
Doctor y Profesor A. de la Facultad de Derecho, Intendente Consular
y Ldo. en Filosofia y Letras
PRLOGO DE
RAFAEL ALTAMIRA









MADRID
Caipala Ibmo-Americana de Pihliaci, & A.
Doan Rd d la Cel S5



























El author de cada monografa es res-
ponsable nico de las ideas, areciacio-
s y hechos que aqulla contiene. Ni la
Direccin ni la Casa editorial entienden
hacerse solidarias del criterio y opinio-
nes de estos libros, enteramete entre-
gados a la libertad cientfica de quien
los describe.























A mi maest
D. Rafael Altamira
como moerta prueba a afecto a
uru bonda y gratitu2 por rut
enitilanza.r.


















PROLOGO


Dada la manera como yo siento y practice la enseanza,
es una buena suerte para m que esta COLECCIN DE MONO-
GRAPfas se inaugure con un volume escrito por un discipalo
mo y compuesto, casi paso a paso, dentro del sistema de mi
ctedra universitaria.
Hace ya tiempo que me he curado de la idolatra por los
planes y las reglamentaciones. No digo que sea innecesario
todo plan e intil today reglamentacin, a lo menos en lo que
ambas cosas significant un limited y un punto de apoyo legal
para exigir a todo el mundo, si es necesario, el cumplimiento
del deber mnimo; pero la experiencia me ha demostrado
ya que, prcticamente, todo se resuelve en obra individual
y lo important es que quienes ejercen la enseanza
posean una educacin professional adecuada, entusiasmo por
su funcin y conciencia de su responsabilidad, cosas que no
se dan por Real decreto. Por eso mismo, no comprendo los
pesimismos o escepticismos de algunos, y menos en Espaa.
Aqu, done, para bien y para mal sin duda (ero yo no con-
sidero ahora ms que el bien), el profesorado lh tenido siem-
pre una amplsima libertad didctica, bastara, y ms de una
vez ha bastado, con que quienes poseen algunas de las con-
diciones antes dichas las aplicasen fervorosa y asiduamente
en sus respectivas ctedras, para que la enseanza conclu-
yera por caminar como es debido (dentro de la forzosa pro-
porcin que existe siempre entire el esfuerzo y los resultados),
a pese de todos los que no cumplen con su deber o carecen
de sentido pedaggico conforme con los problems docentes
de hoy da. Despus de todo, as es como se han hecho las








8 PIaroo
grandes reforms; y los que como yo comprenden la inefica-
cia de todo cambio puramente formal, no s por qu se
desesperan de que el cambio no se produzca de golpe y en
conjunto, si cuentan con la formidable palanca de su propio
hacer que por s mismo est ya realizando el cambio y que,
por muy aislado que se halle durante ms o menos tiempo,
es una sembradura de cosecha cierta a cubierto de todos los
vendavales de la legislacin y floreciente cualesquiera que
sea el rgimen externo que se le quiera aplicar. Yo no me
he preocupado nunca de cmo podra entender mi enseanza
la Administracin pblica, ni he credo que sta me ayudarla
much ni me estorbara demasiado, salvo en cuanto a la
prestacin de medios materials que me permitiesen estar
al da en punto a material de enseanza. He trabajado
honradamente lo mejor que he sabido y he confiado en
las consecuencias de esto, que no son eficaces (de ello
estoy seguro) nicamente para mis discpulos y para m,
sino tambin para todo el medio en que vivimos ellos y
yo. He procurado, juntamente, former a mis discpulos
segn la misma doctrine didctica que yo vivo; y en lo que
ellos hagan he basado y sigo basando mi esperanza de
mejores tiempos, en vez de requemarme la sangre con intiles
recriminaciones.
Por eso tiene valor de realidad esa buena suerte a que
alud en el segundo rengln de este Prlogo, como lo tienen
para m todas las anlogas que, en buen hora lo diga, son
ya frecuentes.
Del tema histrico tratado en la present monografla
creo intil hablar. Aunque todo asunto de studio lleva
en s mismo s, propio inters y su utilidad intellectual en el
hecho de contituir material de investigacin, el que ha se-
ducido al Sr. Moreno es de aquellos que, por estar ligado a
graves problems de actualidad poltica y, podemos aadir,
tnica, ha de atraer aunque slo sea la curiosidad de quienes
sienten las consecuencias personales dolorosas de esos mis-
mos problems. Nadie podr, sin embargo, negar que, las
sientan muchos o pocos, y aunque en este punto la insensi-
bilidad llegase a ser absolute, Centroamrica represents para
el mundo entero, hoy da, el planteamiento en vivo de alga-









PRlooo 9
nas de las cuestiones ms arduas y trascendentales de la
organizacin political y del Derecho international.
Pero no quiero insistir sobre este aspect. El campo de
esta Coleccin de monografas es el histrico, y no necesita-
mos salir de l aunque todos sepamos las aplicaciones que
naturalmente de l se derivan para career que puede reali-
zar una obra intellectual til y atractiva para muchos lectores.
La verdad histrica es tan necesaria como cualquier otra
verdad de las que el hombre persigue en su afn de ver clara
la realidad que le rodea (y en la que l mismo va creando
cosas) y en su necesidad esencial de poseer una imagen lo
ms exacta possible de los hechos en que apoya luego sus
juicios. El Sr. Moreno aporta al studio que se propuso y al
logro de la verdad que ha perseguido, sus dotes de inves-
tigador, en que no son la escrupulosidad y el respeto a la
documentacin las que menos brillan y actan.
Que con todo esto y en primer trmino por esto mis-
mo -l piense que este primer libro suyo es un ensayo
(como lo son casi todos los libros, aun no siendo los primeros
de una vida de trabajador intellectual nada quita de valor
a la HIsTORIA DE LAS RELACIONES INTERESTATUALES DE
CENTROAMRICA. Le bastara el hecho de ser la primera que
se ha escrito, con todas las ventajas que represent la inicia-
tiva de ofrecer un cuadro cada uno de cuyos elements,
mientras existi separado de los otros, serva muy deficien-
temente para figurarse y apreciar el conjunto.
En fin de cuentas, se es el servicio principal que estas
Monografas se prometen y desean cumplir. El Sr. Moreno
puede estar satisfecho con haber contribuido a ese propsito;
y los centroamericanos no slo los profesi9oles de la his-
toriografa, sino los ciudadanos todos de aquellas Repbli-
cas es seguro que se lo han de agradecer y han de acoger
su obra con honda simpata.


RAPAEL ALTAMIRA


Marzo de 1928.



















CAPITULO I


INDEPENDENCIA DE LA AMRICA CENTRAL

I

La Colola

1. Cristbal Coln, en su cuarto viaje, descubri, el 30
de julio de 1502, la isla de Guanaja, hoy Bonaca, situada en
la costa norte de Honduras (1). Los indios de la Guanaja
eran ms civilizados que los encontrados por Coln en sus
anteriores viajes, y parecan acostumbrados a relacionarse
con otros pueblos.
Desde la isla de Guanaja, que denomin de los Pinos,
se dirigi al Continente y a los quince das arrib en Punta
de Caxinas, despus Punta Castilla (cabo de Honduras),
lugar inmediato a la actual ciudad y puerto de Trujillo.
En las orillas del rio Tinto, bautizado por el Almirante con
el nombre de ro de la Posesin, enarbol el 17 de agosto
el estandarte real, en seal de toma de posesinen nombre
de los Reyes Catlicos, de aquellos territories, que recibieron
las denominaciones de Guaymura, Hiburas y Honduras.

(1) Carta de Col a los Reyes C alicos ddndoles cuena de su
viaje, insert en la obra de Fernndez de Navarrete (Martn): Colec-
cin de los viajes y descubrimientos que citron por mar os essa esa
desde fis del siglo XV, vol. I. pgs. 296 y siguites; Raci dada
por Diego Porras del cuarto viaje de Coln, inerta en la antes citada
obra de Fernndez de Navarrete, vol. I, pgs. 282 y sigs.; Las Ca-
sas (ray Bartolom de): Historia de las Indias, libro I, atlo
XX y XXI; ernndez de Oviedo y Valds (El capitn Gonzalo): is-
o general y natural de las Indias. islas y Tierra-Firmne e Mar
Oda, libro .II, capitulo Vm.









12 INDEPmENM DCIA Dm LA AIEZUCA caIAt
Costeando al este, en busca de un estrecho que pens
pondra en comunicacin el Atlntico con el ocano Indico,
el 12 de septiembre dobl el cabo que denomin de Gracias
a Dios, y continuando su viaje de descubrimiento lleg al
istmo de Daen.
Al litoral centroamericano desde el cabo de Honduras
al puerto de Escri1banos se le denomin Veragua, sin tener
present, como hace notar Fernndez Guardia, que este
nombre *slo corresponda en propiedad a un pueblo situado
en territorio panameo a 25 leguas al este de la baha de
Aburen (laguna de Chiriqui), y en el cual, segn era fama,
se hacan los espejos de oro que se colgaban del cuello los
habitantes de aquellos parajes, (1).
2. -Siguieron al descubrimiento del pas centroameri-
cano las expediciones de conquista, siendo las ms intere-
santes las dirigidas por Pedrarias Davila, Francisco Hernn-
dez de Crdoba, Cristbal de Olid, Francisco de las Casas,
Hernn Corts y Pedro de Alvarado, quienes, no sin resis-
tencia de la poblacin indgena, fundaron,-entre otras, las
colonies de Nat, San Gil de Buena Vista, Bruselas, Gra-
nada y Len, y dominaron poco a poco el territorio. Sobre-
sali entire estos conquistadores Alvarado, que venci en
lucha tenaz a los quichs, cakchiquelos, tzutuhilos y otras
tribus, y el 22 de noviembre de 1526 obtuvo decisive victoria,
en que hizo prisioneros a dos reyes indios, y de tal manera
quebrant a los indgenas que desde esta fecha se vieron pre-
cisados a reconocer la soberana de Espaa. Alvarado fund
en 1524 la ciudad de Santiago de los Caballeros y en 1525
la de San Salvador (2).
Las rivalidades entire los conquistadores originaron fre-
cuentes luchas, siniestro presagio de las que posteriormente
haban de ensangrentar el pas. Como observa Smith Wi-
1iams, ya en este tiempo y a media que el pas centro-
americano quedaba dominado, un lejano y ms formidable
mal comienza a manifestarse. Eran las disensiones entire los

(1) Fe dez Guadia (Ricardo): Historia de Costa Rica: El
decubrimiento y la Conquista, pg. 23.
(2) Altolaginre y Duvale (ngel): D. Pedro de Alvardo, con Mis-
ado de Guatemala y Honduras, Madrid, 1905.








LA COUIA 13
conquistadores-la casi insuperable secuela a conquistas es-
paolas-. La dificultad de determinar lnea fronteriza entire
diferentes provincias era copioso origen de disturbios. Ya
por accidents o designio, pequeos gobernadores invadan
territories de otros y varias ricas provincias eran disputadas
simultneamfente por numerosos competidores* (1).
3.- El gobierno colonial para el territorio que en la
actualidad ocupan Honduras, El Salvador y Guatemala, se
estableci en la ciudad de Guatemala. Al frente del gobierno
colonial guatemalteco estaba un gobernador general, siendo
el primer designado para este cargo Pedro de Alvarado (27
de diciembre de 1527), con los ttulos de Adelantado y Capi-
tn general de Guatemala. La Capitana general de Guate-
mala *dependa nominalmente del Virreinato de Mjico, pues
las barreras fsicas que de l la separaban, y la acci6n del
medio montaoso, marc su tendencia al aislamiento, a se-
pararse del poder central y regirse por gobiernos municipals
y propios* (2).
Los actuales Estados de Nicaragua, Costa Rica y Panam
quedaron comprendidos en la jurisdiccin de la Audiencia
de Panam, establecida en 1538; pero al crearse en 1543 la
Audiencia de los Confines, aplicndose las Nuevas Leyes de
Indias dadas por el. emperador Carlos V en Barcelona en 20
de noviembre de 1542, se suprimi aqulla y quedaron de-
pendientes de la nueva Audiencia las provincias de Tabasco,
Chiapas, Soconusco, Yucatn, Cozumel, Guatemala, Hondu-
ras, Nicaragua, Costa Rica, Veragua y Panam.
La Audiencia de los Confines, instalada en Concepcin de
Comayagua, variado el nombre por el de Nueva Valladolid,
se traslad en 1544 a Gracias a Dios (Honduras), en 1549
a Guatemala y en 1565 a Panam, quedando reducida su
jurisdiccin a las provincias de Veragua, Nicaragua y Hon-
duras. Cinco aos ms tarde, el 3 de marzo de 1570, vuelve
a establecerse en Guatemala con la jurisdiccin anterior y
as continda hasta la independencia.

(1) Smith Williams (Henry): Central Amrica. vol. XXIII, ca.
pftlo VII, pg. 647. de The Historians' History of te Wold,
(2) Navarro Lamarca (Carlos): Historia general d Amrico, vo-
iumen I, pg. 301.








14 MDEPEN DECIA DE LA AMRIiCA CMTMRA
La division administrative de la Capitana general de
Guatemala &en 1821, final del periodo colonial, era la si-
guiente (1):
Provincia de Guatemala, integrada por ocho Alcaldas
mayors (Sacatepquez, Chimaltenango, Solol, Totonicapn,
Verapaz, Escuintla, Suchitepquez, Sonsonate) y dos corre-
gimientos (Quezaltenango, Chiquimula de la Sierra).
Intendencia de Chiapas, formada por los partidos de Ciu-
dad Real, Tuxtla y Soconusco.
Intendencia de El Salvador, con los partidos de San Sal-
vador, Santa Ana, San Vicente y San Miguel.
Intendencia de Honduras, comprendiendo los partidos de
Comayagua, Tegucigalpa y Gracias a Dios.
Intendencia de Nicaragua, con los partidos de Len,
Realejo, Subtiaba, Matagalpa y Nicoya.
Gobierno de Costa Rica, con capital en Cartago.
El dominio military de la colonia se encomend a tropas
permanentes y milicias provinciales, en nmero relativamente
grande dada la paz que se disfrutaba, que no tenan ms
misin que impedir algunos levantamientos de tribus indias,
como los lacandones, itzas y tzendales.
Para el rgimen eclesistico se fundaron los Obispados
de Len de Nicaragua (1531), Guatemala (1534), Comaya-
gua (1534) y Ciudad Real de Chiapas (1538). El Obispado de
Guatemala se erigi en Arzobispado en 1742.
4. El comercio, aunque favorecido por la tranquilidad
en que vivi la Capitana, se desarroll con much lentitud
por las trabas del rgimen prohibitivo en uso hasta el si-
glo XVIII, y los ataques frecuentes de corsarios y pirates
a puertos y naves. En 1794 se cre un Consulado en Gua-
temal
Durante la colonia se explotaron los yacimientos argen-
tiferos de Huehuetenango (actual Chiantla); pero siendo pas
de suelo frtil, la principal riqueza consisti en los products
agrcolas, especialmente cacao, cochinilla, caf, ail y otros
de la zona tropical.

(1) Villacorta C. (J. Antonio): Curso de Historia de la Amarica
Ceral, edic. 1915, pg. 132; Ponseca (Pedro S.): La Repblica de
El Salador, pg. 28.









LU cOwa 15
La ciudad de Guatemala, residencia de las autori-
dades espaolas, fu la mejor poblacin de la colonia. Des-
traida en 1541 por un desbordamiento de los lagos del volcn
del Agua y en 1775 por un terremoto, fu reedificada las
dos veces y contaba con buenos edificios, algunos palacios,
various conventos y hospitals.
Entre sus centros de cultural sobresale la Universidad de
San Carlos, fundada en 1678, dedicada principalmente a la
enseanza teolgica, en la que estudiaron hombres de valer,
como Oviedo, Baos, Manuel Miranda y otros.
A imitacin de las Sociedades Econmicas de Amigos del
Pas creadas en Espaa, se organize en 1795 una Sociedad
Econmica de Amigos del Pas de Guatemala (1), y aunque
la Sociedad slo dur6 cuatro aos, cre una Escuela de Bellas
Artes y otra de Matemticas (2).
Por el mismo tiempo se fund un peridico, la Gaceta de
Guatemala, cuya publicacin fu suspendida el 9 de enero
de 1798 por providencia del Presidente Gobernador, D. Jos
Domas y Valle, basndose en da escasez de papel y la difi-
cultad de su provision si dura la guerra, fundamento que
no reconoce el editor, D. Ignacio Beteta, para quien da
part critica de la Gazeta, la que ha motivado su suspension,
segn es pblico y notorio, es la que ms elogios merece de
todas las personas de luzes y prudencia, naturales y no natu-
rales de estos payses* (3). Como indica Barros Arana, Iel
recelo de que pudieran propagarse ideas subversivas contra
el orden establecido, produjo este injustificado golpe de
autoridad< (4).
6. En los primeros aos de la Historia colonial acaeci
un hecho, ms curioso que transcendental, pero muy caracte-
rstico: la sublevacin de los Contreras.
A la muerte de Pedrarias, gobernaba la provincial de Ni-
caragua su yerno, el segoviano Rodrigo de Contreras, de no-


(1) Archivo General de Indias (Sevilla), stado, Guatemala, Le.
gajo 1(7).
2)A. G. de I., 100, 6, 16 (38).
A. G. de I.. Estado, Guatemala, Legajo 2 (81).
Baraos Arana (Diego): Compendio de Hi~sora de Amurica.
p 68. 0&









16 IDEPNDENCIA DE LA AMICA CaNTOAI
ble linaje (1), y poseedor de gran nmero de esclavos indios,
con cuyo trabajo se habia enriquecido. A instancias del
benemrito P. Las Casas se dieron leyes protectoras de los
indios y, en virtud de una disposicin de las Ordenanzas
de- Barcelona, la Audiencia de los Confines priv del cargo
de Gobernador a Contreras, y a su mujer e hijos de los es-
clavos que ste les habia cedido. Contreras vino a Espaa
y pretendi que el Consejo de Indias revocase los acuerdos
de la Audiencia, pero el Consejo los confirm; y al conocer
esta resolucin la mujer y los hijos de Contreras, Pedro y Her-
nando, por la carta que les escribi atribuyendo el fracaso
a las informaciones del obispo D. Antonio de Valdivieso,
aprovechando la circunstancia del traslado de la Audiencia
de Gracias a Dios a Guatemala, que alejaba el centro del
Gobierno colonial, concibieron el propsito de insurreccio-
narse.
*El mircoles 22 de febrero de 1549-escribe Batres
Juregui-convid a sus amigos Hernando de Contreras a
efecto de que escucharan a un cantor y a otros msicos,
que en su casa haba reunido. Repentinamente, y en medio
del bullicio, les dijo: Compaeros, ya no es dable soportar
tanta ignominia. Vivimos pobres en la tierra por nuestros
padres ganada. Me pongo a la cabeza de los bravos con el
propsito de destruir la tirana. Moriremos, si necesario fuere,
para llegar a ser libres!* Viva el principe Contreras!, gritaron
unos; Viva el nieto de Pedrarias de Avila!, vociferaron otros.
Y no faltaron algunos que, silenciosos, permanecieron pensa-
tivos... Fu a mediados del siglo XVI, cuando en Granada
de Nicaragua se pronunci, en son de revuelta, la palabra
Libertad! Aunque el derecho de insurreccin an no se ha-
ba proclamado, ya se pona en prcticas (2).
Hernando tom el ttulo de principle de Cuzco, ciudad
sagrada de los Incas, y al frente de los revoltosos se dirigi6
a Le6n, asesin al obispo Valdivieso, enviando a su herma-
no Pedro la daga con que realize el crime, y -lleg a reunir
trescientos conjurados, que, despus de dominar sin resis-

I) Cartas de ludias, pg. 742.
B) Batres Jmegul (Antonio): MmaorMw do aito, pg. U.








u REVOLUCIN 17
tencia casi toda la comarca, marcharon sobre Panam y
se apoderaron de la poblacin; mas al seguir para Nombre
de Dios, los panameos los persiguieron y vencieron.
En cuanto a la suerte que corrieron los hermanos Con-
treras, nada cierto se sabe. Pedro huy a las montaas, y
no se volvi a tener noticias de l. Hernando parece fu
muerto y su scabeza se mantuvo por muchos das en una
pica de la plaza de Panam; pero tambin se afirma que
este cadver no era el de Hernando (1), opinion que cuenta
en su apoyo el relato de Herrera: De los hermanos Contre-
ras se dixeron muchas cosas; pero la verdad es que de ellos
jams se pudo entender ni saber cosa cierta, y as es la opi-
nin que los debieron de matar los Indios o los Negros, (2).
*Ambicioso vulgar dice el guatemalteco Mill- Her-
nando de Contreras, no mostr una sola de las cualidades
que brillaban en algunos de los jefes militares que conquis-
taron estas tierras para los reyes de Castilla> (3).



La Revolucdn

7. Actos sediciosos, precursores de la independencia,
se advierten desde 1766, ao en que, con motivo de larecau-
dacin por administracin real del derecho de alcabala y
barlovento y el estanco de various artculos, se produce
en Guatemala protests e incidents, que pudieron, de haber
continuado, hacer peligrar la dominacin de Espaa en aque-
llos territories, coincidiendo histricamente con el movi-
miento separatist iniciado por los colonos ingleses de la
Amrica del Norte (4).


(1) Lozoya'(Marqus de): Vida del segoviano Rodrigo de Con-
treras, Gobernador de Nicaragua, pgs. 161 y sigs.
(2) Herrera (Antonio de): Historia general de los Hechos de los
Castellanos en las Islas y Tierra Firme del Mar Ocano, dcada VIII,
libro VI, cap. VII.
(3) il (Jos): Historia de la Amrica Central, vol. II. pg. 85.
(4) La sedicin de 1766 y los posteores movimientos precr-
sores de la independencia de la apitana general de Guatemala
han sido estudiados por el autor, utizan documentacn indita
2









18 INDEPNDNCIA De LA ARNICA CENTRAL

En Centroamrica no pasaron inadvertidos la indepen-
dencia de las trece colonies inglesas de Amrica, el espiritu
profundamente liberal difundido por la Revolucin francesa,
la perturbacin que crearon en Espaa la ineptitud de Car-
los IV, la privanza de Godoy, la perfidia del amado Fer-
nando VII, y sobre todo, el ejemplo de las dems colonies
espaolas americanas, que aprovechando las circunstancias
difciles en que se encontraba el Estado espaol, producidas
por la invasion francesa, vieron llegado el moment pro-
picio para su liberacin.
A fines del siglo XVIII existan en la Capitana de Gua-
temala, y en toda la Amrica espaola, hijos de los coloni-
zadores criolloss), que, estimando la tierra americana como
su propia patria y sintiendo gran anhelo de ilustracin y
libertad, aspiraban a desarrollar las inmensas riquezas natu-
rales del pas y a constituir nacionalidad propia, teniendo
una patria nica, de hecho y de derecho, a cuyo amparo
cupiera realizar sus ideales de mejoramiento intellectual y
econmico. Les impulsaba, por consiguiente, de un lado,
el ansia de bienestar material, el mvil econmico, que, si
no el nico, siempre es factor esencial en los movimientos
de los pueblos, y por otra parte, una espiritualidad, la idea
de patria, a que subordinaban y era aneja la de beneficios
materials y morales.
Esta clase superior fu quien propiamente realize la re-
volucin americana. El conjunto de todas las classes, el pue-
blo, fu ajeno al movimiento. El rgimen en que vivi no
consenta que entendiera aquellas ideas.
Don Jos Mariano Mndez, prroco primero del Sagrario
de la cathedral de Guatemala y diputado por Sonsonate,
en una memorial presentada a las Cortes en 1821, describe el
estado politico y econmico de las quince provincias que
constituan la Capitana general en la siguiente forma:
A pesar de algunas leyes benficas, la experiencia constant
de los tres siglos corridos ha demostrado que, lejos de adver-
tirse progress, todo ha caminado a una complete destruc-

del Archivo General de Indias, en su memorial' Independencia de la
Capitana general de Guatemala, Madrid, 1927.









LA REVOLUCI 19
cin de los pueblos; se ven muchos asolados, que contaban
de catorce a veinte mil indios, con slo treinta y cuarenta
families; no se ha cuidado de instruirlos y civilizarlos para
que salgan de la ignorancia, opresin y miseria en que se
hallan .sumergidos, sin poltica, industrial, artes y comercio,
sujetos a corto journal, que en algunas parties se les paga por
recios trabajos, y las ms veces sin ninguna retribucin,
por llamarlos de oficio los gobernantes, hacindoles entender
que una inveterada corruptela era una legitima y laudable
costumbre del servicio personal gratuito que prestan a curas
y alcaldes mayores, cofradas, destinos de justicia y correos,
con las extorsiones de raciones, tributos y fondos de comu-
nidades, de que jams han visto la utilidad de este estable-
cimiento (lo mismo que el del montepo de cosecheros en la
provincia de San Salvador), y, sobre todo, sin escuelas pblicas
los ms de los pueblos, sin caminos, sin puertos para la fcil
extraccin de los frutos y con s61o un medio comercio de
pocas casas que sacan cuantiosas utilidades, por los excesi-
vos precious a que venden al contado, aumentndolo en las
habilitaciones para los repartimientos de las Alcaldas ma-
yores, cosechas de ail, algodones, blsamos, cacaos, pimien-
ta, azcares y ganado vacuno, que toman por lo regular
en la mitad del precio de feria: sera cansar el ir especificando
el sinnmero de abusos que se cometen con perjuicio de los
pueblos, y con slo decir que los gobernantes no han tratado
ms que de hacer su negocio, y no el del bien y utilidad
comn de aquellos indgenas, queda todo dicho (1).
Batres Juregui describe: *En los comienzos del siglo XIX
se encontraba el reino de Guatemala en una pobreza suma
y sufriendo acerba crisis econmica. Los terremotos y las
medidas gubernativas haban reducido la vida a una peni-
tencia atroz, que ni con la esperanza que tenan nuestros
antepasados de ganar el cielo, por ese medio, podan so-
portar.
Las crisis econmicas son ambiente muy apropiado para
el cultivo de los fermentos revolucionarios, y el sacudir la

(1) Mndez (Jos Mariano): Memoria del estado politico y ecle-
sidstico de la Capitana general de Guatemala, presentada a las Cortes
*el da i7 de mayo de 182r, pgs. 5 y 6.









20 INDPENDENCIA DE LA AMRICA CEWNBAI
dominacin espaola pareci la solucin del problema de la
penuria del pas.
La constitucin de la Junta gubernativa de Caracas
el 19 de abril de 1810; la revolucin de 25 de mayo del mis-
mo ao en Buenos Aires; el *grito de Dolores> dado por Hi-
dalgo en Mjico el 16 de septiembre siguiente; el Gobierno
instalado en Santiago de Chile el 18-del mismo mes, y dems
movimientos de independencia de las antiguas colonies es-
paolas americanas, repercutieron de un modo director en la
Capitana general de Guatemala.
8. -El dia 5 de noviembre de 1811 estall en San Sal-
vador, capital de la Intendencia de El Salvador, el primer
acto de alzamiento en armas en favor de la independencia
de la colonia (1), siendo Capitn general el teniente general
de la Real Armada D. Jos Bustamante y Guerra, a quien
su antecesor, general D. Antonio Gonzlez Mollinedo, haba
dado posesin del cargo el 14 de marzo de aquel ao, hacin-
dole entrega del mando de las provincias de la Presidencia
de Guatemala, tranquilas y subordinadas, sin participio en
las novedades de los pauses vecinos (2).
Aparecen como directors del movimiento el presbtero
Dr. D. Jos Matias Delgado y sus hermanos D. Juan y D. Mi-
guel, fray Nicols Aguilar, D. Carlos Fajardo, D. Manuel
Aguilar, D. Francisco Morales, D. Manuel Jos de Arce,
D. Juan Manuel Rodrguez y D. Pablo Castillo.
El propsito de los insurrectos era deponer, como logra-
ron, al Intendente D. Antonio Gutirrez y Ulloa y apode-
rarse de mil fusiles nuevos que habia en la sala de armas,
y de unos doscientos mil pesos del Tesoro Real.
Aunque los iniciadores de la rebelin se esforzaron en
evitar perjuicios a las personas y bienes, no consiguieron
tener la opinion resueltamente favorable; y esto, unido a la
delacin del presbtero D. Francisco Javier Martnez, hizo
que fcilmente pudiera sofocar el intent el general Busta-
mante, sin necesidad de enviar tropas, sino misioneros re-
coletos, y dos comisionados, el coronel de milicias D. Jos

(1) Archivo General de Indias, 100, 3, 15 (13).
(2) A. G. de I., 100, 3, 15 (10); 100, 3, 15 (9), y 100, 3, 19.










LA RVOLUCIN 21
de Aycinena, en calidad de Corregidor intendente en comi-
sin y comandante military, y D. Jos Mara Peynado, regidor
perpetuo y decano del cabildo de Guatemala.
Se opusieron al movimiento de independencia los curas
de San Miguel, San Vicente y Santa Ana, D. Antonio de
Molina, D. Miguel Barroeta y D. Manuel Ignacio Cancamo.
Los promotores del levantamiento fueron press, a ex-
cepcin de los eclesisticos Delgado y Aguilar, logrando
evadirse Castillo.
El 13 de diciembre del mismo ao 1811 se produce otra
sublevacin en Len de Nicaragua. Sus jefes, despus de
intentar un acuerdo con el Intendente de Nicaragua, briga-
dier D. Jos Salvador, casi octogenario, y con el obispo de
Len, fray Nicols Garca Jerez, depusieron al Intendente
y se apoderaron de la ciudad de Granada, donde el movi-
miento lleg a tomar caracteres de verdadera importancia.
Mil patriots, dirigidos por el alcalde, D. Juan Argello,
various concejales y otras personas de significacin, como
D. Po y D. Jos Argello, D. Juan, D. Manuel Antonio y
D. Jos Manuel de la Cerda, D. Eduardo Montiel, D. Jos
Manuel Solrzano, D. Miguel Lacayo, D. Juan Espinosa,
D. Francisco Vargas, D. Len de Molina, D. Leandro Qua-
dra, D. Jos Orozco, D. Feliciano Avendao y otros, dispo-
niendo de material de guerra, incluso de ocho caones, se
prepararon a luchar por la independencia. Los insurrectos
tomaron por sorpresa el fuerte de San Carlos y obtuvieron
una pequea victoria en un encuentro con las tropas del
Capitn general, mandadas por el sargento mayor D. Pedro
Gutirrez, pero se vieron precisados a rendirse con la condi-
cin de que se les otorgara perdn absolute. El Capitn
general se neg a cumplir la capitulacin, alegando que no
se deba pactar con rebeldes, y envi refuerzos de tropas
para dominar a los revoltosos, que nuevamente opusieron
resistencia armada el 21 de abril de 1812, siendo, alfin, ven-
cidos y press por los realistas (1).
El movimiento tuvo una pequea ramificacin en Rivas,

(1) Archivo General de Indias, 100, 6, 18 (51); 100, 6, 18 (50);
100, 6, 18 (52); 100, 6, 18 (63), y 100, 6, 16 (29).










22 INDEPENDENCIA DE LA AMERICA CENTAL
dirigida por los eclesisticos D. Nicols Silva y D. Manuel
Moreno.
Decretada por las Cortes de Cdiz la Constitucin votada
el 11 de marzo de 1812, fu acogida con jbilo en la colonia
y publicada solemnemente en la capital, donde se hizo
construir un vistoso tablado que diese a aquella funcin el
mayor esplendor, y grab monedas con el signo de aquella
magna Cartas (1), y en las principles poblaciones (2).
9. En 1813 se tram en Guatemala la conspiracin
de Beln (3), as llamada por el nombre del convento donde
se prepare. En la celda del subprior del convento, fray Juan
Nepomuceno de la Concepcin, se celebraban reuniones de
carcter sedicioso, a las que asistan el alfrez D. Jos Fran-
cisco Barrundia, el teniente de dragones D. Joaqun Yudice,
de noble linaje; fray Manuel San Jos, D. Manuel Julin
Ibarra, D. Francisco Montiel, D. Manuel Cadenas, D. Caye-
tano y D. Mariano Bedoya, el indio presbtero Dr. D. Toms
Ruiz, fray Vctor Castrillo, el padre mercenario fray Benito
Miguelea, D. Andrs Dardn, D. Manuel Daz, D. Juan
Jos Alvarado, D. Felipe Castro, D. Juan Hernndez, D. Jos
Ruiz, el official de correos D. Jos Mara Montufar, el indio
Manuel Tot y el abogado, nacido en Nicaragua, D. Jos
Venancio Lpez. La diversidad de raza y profesin de los
conjurados revela que el deseo de independencia rpidamente
iba extendindose en la colonia.
Sin embargo, *cuando la conjuracin de Beln, dice Ba-
tres Juregui, todava el pueblo guatemalteco no estaba en
estado de lanzar el grito de independencia contra Feman-
do VII, a quien hablan jurado sumisin, y al cual llamaban
el muy amado y muy deseado, sin darse cuenta de que era


(1) Archivo General de Indias, 100, 6, 18 (18).
(2) A. G. de I., 100, 6, 18 (7); 100, 6, 18 (23), y 100, 6, 15 (10).
(3) Tomo los datos referentes a esta conspiracin del Extracto
de la conspiracin de Beln el ao de z8x3, publicado en la revista de
Guatenala Centro-Amrica, vol. XIII, nmeros 2 y 3, y del libro
de Batres Juregui (Antonio): Memorias de antafo, San Francisco
y New-York, 1896. En el Archivo General de Indias slo he visto
algunos documents que incidentalmente aluden a la conspiracin de
Beln: 101, 3, 4 (5); 100, 3, 4 (6), y ]01, 3, 4 (7).










LA nWVOLCIN 23
el ms veleidoso, tirano y estpido de los monarcas iberos (1).
El general Bustamante tuvo conocimiento de la conspi-
racin por D. Prudencio de la Llana, uno de los .comprome-
tidos, y el 21 de diciembre dict auto de prisin contra ellos.
Todos negaron los hechos que se les imputaban, alegando,
segn el juramento que sobre los Evangelios haban presta-
do para el caso de ser descubiertos, que el objeto de aquellas
reuniones era para hacer rifas de objetos y jugar a los nai-
pes. No haba prueba plena que demostrara el fin sedicioso
que se proponan, mas uno de los que menos poda esperarse,
el teniente Yudice, estando ya preso, delat a sus compa-
eros. El fiscal peda penas graves, quince de muerte, pero
transcurrieron various aos sin dictarse fallo, y en virtud de
varias Reales cdulas, principalmente la de 2 de mayo de
1818, que concedi indulto a revolucionarios de various luga-
res americanos, salieron de sus prisiones.
10. El 24 de enero de 1814 un grupo de patriots de
San Salvador, dirigidos por D. Manuel Jos de Arce y don
Juan Manuel Rodrguez, se alzaron en armas en favor de la
independencia, pero sin mejor fortune que en el levanta-
miento de 1811, siendo sus iniciadores reducidos a prisin (2).
11. En los movimientos revolucionarios que quedan
expuestos en lneas generals y en otros de menor inters
que se produjeron (3), inspira a sus promotores el ideal de
hacer independiente la tierra centroamericana, para consti-
tuir un Estado integrado por la totalidad de las provincias
que formaban la Capitana general de Guatemala.
12. Anulada la Constitucin y los decretos de las Cor-
tes de 1812 por el Real decreto de Fernando VII firmado
en Valencia el 4 de mayo de 1814, primer acto de su gobierno
al regresar de Francia, fcil fu, en pleno absolutismo, al ge-
neral Bustamante ser dueo de los destinos de Guatemala
durante various aos, gobernando con aparente tranquilidad
en el pas, aunque sembrando, como todo rgimen de arbi-
trariedad y opresin, agravios y odios en el sentimiento

(1) Batres Juregni (Antonio): Memorias de antao, pg. 203.
(2) Peinado (Jos Marfa): Los sucesos de z814, San Salvador, 1906.
(3) Moreno (Laudelino): Independencia de la Capitana general
de Guatemala, pgs. 14 a 21.









24 INDEPENDENCIA DE LA AMRICA CNTRA
popular, grmenes de la revolucin que ha de poner1fin'a
semejante estado de cosas.
Por Real decreto de 3 de marzo de 1817 se confiri el
mando de la Capitana general y Presidencia de Guatemala
al teniente general, mariscal de campo, D. Carlos Urrutia
y Montoya (1).
13. Durante la gobernacin del general Urrutia se pro-
duce en Espaa el levantamiento de Riego en Cabezas de
San Juan, el 1 de enero de 1820, que determine el restable-
cimiento de la Constitucin de 1812, jurada por Fernan-
do VII en el Palacio Real el 9 de enero, y garantida en su
manifiesto de 10 de enero, que finaliza con la frase, clebre
por la perfidia y cinismo que revela, mnarchemos franca-
mente, y Yo el primero, por la senda constitucionab (2).
La era constitutional produjo viva alegra en los pueblos
de la colonia guatemalteca, no obstante llegar en moments
ya difciles, y la Constitucin fu promulgada y jurada el 9
de julio de 1820 por el Capitn general Urrutia, que desde
esta fecha ostenta el ttulo de Jefe superior poltico de Gua-
temala (3), y en los das siguientes por las autoridades pol-
ticas, militares y eclesisticas de las principles poblacio-
nes (4).
Segn lo dispuesto por la Constitucin, se estableci en
Guatemala una Junta provincial en julio de 1820. La elec-
cin de sus miembros encon los disgustos entire los afectos
al rgimen y los partidarios de la independencia, pero triun-
f el partido espaol en las elecciones.
El general Urrutia, de avanzada edad y enfermo de he-
mipleja desde el mes de agosto de 1820, no poda tender
debidamente los asuntos de la Capitana. La Junta provin-

(1) Archivo General de Indias, 100, 3, 19 (20).
(2) Villa-Urrutia (Marqus de): Fernando VII, Rey Constitucio.
nal. Historia diplomdtica de Espaia de z82o a 1823, pg. 186.
(3) A. G. de I., 91, 2, 12 (13).
(4) A. G. de I., 100. 6, 15 (67); 100, 6, 15 (53); 100, 6, 15 (54);
100, 6, 15 (56); 100, 6, 15 (62); 100, 6, 15 (68); 100, 6, 15 (66); 100,
6, 15 (65); 100, 6, 115 (63); 100, 6, 15 (45); 100, 6, 15 (46); 100, 6.
15 (48); 100, 6, 15 (51); 100, 6, 15 (47); 100, 6, 15 (52); 100, 6, 15
(49); 100, 6, 15 (58); 100. 6, 15 (57); 100, 6, 15 (60); 100, 6, 15 (61);
100, Ok 15 (55); 100, 6, 15 (64); 100, 6, 15 (69); 100, 6, 15 (50); 100,
6, 15 (70); 100, 6, 15 (59). y 100, 6, 15 (71).










LA RBVOLUCIN 25
cial, persuadida de la gravedad de la situacin, le insinu
la conveniencia de que delegara temporalmente el mando (1),
y as lo hizo en 9 de marzo de 1821, designando, por el tiem-
po de uno o dos meses, o el que necesite para reparar mi
salud hasta hallarme en disposicin de reasumir los empleos
que por dicho tiempo le cedo de Capitn general, Jefe pol-
tico superior y Superintendente general subdelegado de Ha-
cienda pblicas, al brigadier D. Gabino Gainza, recin lle-
gado de la Pennsula con el empleo de Subinspector general
de las tropas de Guatemala (2).
14. Ias libertades reconocidas por la Constitucin de
Cdiz permitieron, al restaurarse sta en 1820, que la pro-
paganda de los patriots guatemaltecos se difundiera, espe-
cialmente por medio de la prensa.
En Guatemala se reunan en tertulia, en casa del can-
nigo Dr. D. Jos Maria Castilla, un grupo de liberals pen-
insulares y criollos. Concurran, entire otros, D. Juan y D. Ma-
nuel Montufar, D. Marcial Zabada, D. Jos Barrundia,
D. Jos Beteta, D. Vicente Garca Granados y el doctor
mdico D. Pedro Molina, que refiere el hecho en sus *Me-
morias (3).
A esta tertulia debe la paternidad un semanario titulado
El Editor Constitucional, que apareci el 24 de julio de 1820,
editado en la imprenta de D. Ignacio Beteta.
El literato D. Jos Cecilio del Valle fund otro peridico.
El Amigo de la Patria, rival del anterior, que apareci el 16
de octubre de 1821.
Valle, aunque afecto a la independencia, era ms templa-
do que el Dr. Molina y dems redactores de El Editor Cons-
titucional, lo que determine que cada peridico tuviera su
pblico y, en consecuencia, la formacin de los dos primeros
partidos politicos de Centroamrica.

(1) Archivo General de Indias, 100, 6, 16 (48), y 100, 6, 15 (2).
(2) A. G. de I., 100, 6, 15 (19); 100, 6, 15 (17); Estado, Guate-
mala, Legajo 2 (180), y Estado, Guatemala, Legajo 2 (181).
(3) Moina (Pedro): Memorias acerca de la revolucin de Centro-
amrica, desde el aRo 1820 hasta el de 1840, revista Centro-Amrica,
vol. XII, nms. 2 y 3, pgs. 274 y sigs. De estos ltimos tiempos .
de la colonia de Guatemala hay muy poca documentacin en el Ar-
chivo General de Indias.









26 NDEPENDoE CIA DE LA AXMRICA C~TBRAI
El partido de Valle se llam del gas o de baco, nombre
burlesco con que le design el partido dirigido por el doc-
tor Molina, dando a entender que sus afiliados eran borra-
chos. En reciprocidad, el del doctor Molina fu llamado de
caco, considerndole integrado por ladrones. El partido del
gas o gasista estaba compuesto de espaoles peninsulares y
artesanos; el de caco le integraban en su mayora criollos,
abiertamente partidarios de la independencia.
15. Las noticias de la proclamacin de la independen-
cia de Mjico, hecha por el coronel Iturbide en Iguala el 24
de febrero de 1821, y la adhesin a este movimiento de Chia-
pa y otros pueblos de la Capitana general de Guatemala,
sabidas en Guatemala el 9 de mayo y el 14 de septiembre,
respectivamente, animaron a los patriots a dirigir a Gainza
una exposicin, con buen nmero de firmas, invitndole a
declarar l mismo la independencia, siguiendo la conduct
de Iturbide. Gainza, para salvar su responsabilidad, mand
instruir sumario por pura formula, puesto que no tom nin-
guna media contra los firmantes de la exposicin, y el 14
de septiembre, cediendo a exigencias de la Diputacin pro-
vincial, convoc a una reunin a las autoridades, funcionarios
pblicos, eclesisticos y otros elements significados, a fin
de que auxilien con sus lucess para resolver mayor inters que pueden ocurrir a la felicidad y tranquili-
dad pblicas.
16. La reunin se celebr el da siguiente, a las ocho
de la maana, en el saln del Palacio de la Capitana gene-
ral, bajo la presidencia de D. Gabino Gainza. Se di cuenta
de la adhesin de Chiapa y algunas poblaciones al plan de
Iguala o *de las tres garantas, que Iturbide haba procla-
mado para el Estado independiente de Mjico (1), y en se-


(1) El *Plan de Iguala es conocido tambin por Plan de las
tres garantas, por ser tres las ideas fundamentales que contiene:
1., conservacin de la religion catlica, sin tolerancia de otra; 2.0, in-
dependencia de Mjico, de Espaa y de cualquier otra nacin, orga-
nizndose en forma monrquica constitutional, ofrecindose el trono
a Fernando VII; caso de no aceptar ste, a sus hermanos D. Carlos
y D. Francisco de Paula; y si tampoco stos aceptasen, se llamarla
a un miembro de las families reinantes en Europa; 3.*, la unin entire
americanos y espaoles, sin distincin de castas ni privilegios.










LA EVOLUCI 27
guida se discuti eltema que les habia congregado: la inde-
pendencia.
El jefe del partido llamado gasista, D. Jos Cecilio del
Valle, propuso una solucin acomodaticia, abogando por que
se esperase a conocer el resultado de los acontecimientos me-
jicanos para adoptar postura; pero, reconociendo just la as-
piracin autonomista, pidi la consult previa a las provin-
cias. Don Miguel de Larraynaga, con palabra ardiente, de-
fendi la proclamacin inmediata de la independencia, con-
siderando tarda esta consult. Defendieron igualmente la
independencia con calor el cannigo Dr. D. Jos Mara Cas-
tilla, el regent de la Audiencia D. Francisco Vilches Sn-
chez, el presbtero Dnr D. Jos Matas Delgado y otros. La masa
popular, concentrada en la plaza, mediante una hbil estra-
tagema de la seora del Dr. Molina, D.a Mara Dolores Be-
doya, y de D. Jos Basilio Porras, daba muestras de entu-
siasmo cuando haba un discurso en favor de la indepen-
dencia y protestaba en caso contrario.
En un manifiesto a los ciudadanos de Guatemala, el Ca-
pitn general describe el estado de los nimos al celebrarse
la reunin de esta manera: El pueblo no fu indiferente a
un asunto que era suyo. Se reuni en torno de Palacio, en la
plaza, en el portal, en el atrio, en el corredor y antesala.
Manifest la moderacin que le ha distinguido siempre, pero
acredit que sabe amar su causa y celar sus intereses. Cuando
algunos funcionarios, sin resistir la independencia, decan
solamente que se esperase el resultado final de Mxico, un
murmullo sordo, pero perceptible, indicaba la desesperacin.
Cuando los prelados u otros empleados manifestaban que la
voz de Guatemala es la de Amrica y que era preciso aten-
der sus acentos, el clamoreo general publicaba los votos de
la opinion. Cuando se aadi que la institucin de nuevo
gobierno y sancin de ley fundamental deben ser obra de
los representantes de los pueblos, los vivas fueron tambin
seal indudable de la voluntad general* (1).

(1) Gmez (Jos D.): Archivo Histdrico de la Repblica de Nica-
ragua, vol. I, pgs. 25 y sigs; Valle (Rafael Heliodoro): La anexin
de Centroamrica a Mxico (Documentos y escritos de r82r), tomo I.
pginas 7 y sigs.










28 INDEPENDENCIA DE LA AMRICA CENTRAL
En la reunin se acord proclamar la independencia del
Gobierno espaol, convocar un Congreso para decidir sobre
la independencia general y absolute, mantener en sus pues-
tos a las anteriores autoridades, crear una Junta provi-
sional consultiva para asesorar en los asuntos econmicos
y de gobierno al Jefe poltico D. Gabino Gainza y mantener
el espritu de religiosidad y conservacin de la religion ca-
tlica.
La independencia del Gobierno espaol fu proclamada
ante el entusiasmo popular, prestando Gainza y los dems
reunidos, a pedimento del pueblo, el juramento de inde-
pendencia y fidelidad al Gobierno americano que se esta-
blezca. As termin-dice Gmez Carrillo-en la parte cen-
tral del Nuevo Mundo la.dominacin espaola, iniciada tres
siglos antes por animosos capitanes, y extinguida en las d-
biles manos del brigadier peninsular D. Gabino Gainza (1).
17. Peninsulares que ejercan cargos pblicos, civiles
y militares en la colonia, cooperan con los patriots centro-
americanos en el movimiento de independencia, y esto,
a primera vista extrao, tiene perfect justificacin. En Cen-
troamrica, al igual que en las dems colonies espaolas, la
causa de su independencia est ntimamente ligada a la lucha
poltica de la poca entire defensores del viejo rgimen y
afectos a los nuevos ideales. Basndose en los hechos hist-
ricos, Altamira observa *que la cuestin de la independencia
se planted en las colonies espaolas como una lucha de prin-
cipios polticos. Liberales contra Absolutistas. De ambas
doctrinas haba adeptos en los dos grupos de criollos y pen-
insulares, de modo que la oposicin no fu entire aqullos
y stos, sino entire los que en uno y otro mundo social pensa-
ban polticamente de manera diferente. En el fondo, aunque
sin definirla tan claramente como luego se hizo en el Dere-
cho Internacional, lo que se planted entonces fu la oposi-
cin entire la Doctrina Patrimonial (que los constitucionales
del XVIII y el XIX heredaron de los monarcas absolutos,
y as se ve en la ideologa de algunos Parlamentos europeos)

(1) G6mez Carrillo (Agustin): Estudio histrico de la Amrica
Central. pg. 13.










LA REVOLUCIN 29
y la de la Soberana popular y derecho a regirse por s mis-
mos los hombres. As, todo liberal de comienzos del siglo XIX,
en Amrica y en Espaa, tena que ser, ms o menos cons-
cientemente, un autonomista, por lo menos; y as lo fueron
muchos espaoless (1).
A ms de esta razn ideolgica, bueno es advertir que los
patriots conservan en el mando superior politico y military
de la nueva Nacin al propio general Gainza, y que otras
autoridades espaolas continan anlogamente en el des-
empeo de sus cargos, hechos que inclinaron a bastantes
peninsulares a considerar que la independencia de la colonia
ms bien les producira beneficios que derivarles perjuicios.
18. De conformidad con los acuerdos adoptados en la
reunin del 15 de septiembre, se redact por D. Jos Cecilio
del Valle el Acta de Independencia, con fecha del mismo
da. Se ha perdido el original de este document (1), pero
en el Archivo General de Indias se conserve copia, cuya au-
tenticidad no ofrece duda, y dice as (3):

Palacio Nacional de Guatemala, 15 de Septiembre de 1821.
Siendo pblicos e indudables los deseos de independencia del
Gbno Espaol que por escrito y de palabra ha manifestado
el Pueblo de esta Capital, recibidos por el ltimo correo di-
versos oficios de los Ayuntamientos Constitucionales de Ciu-
dad Real, Comitn y Tuxtla, en que comunican haber jurado
y proclamado dicha independencia, y excitar a que se haga
lo mismo en esta Ciudad. Siendo positive que han circulado
iguales oficios a otros Ayuntamientos, determinado de acuerdo
con la Excelentisima Diputacin Provincial que para tratar
de asuntos tan graves se reunieran en uno de los salones de
este Palacio la misma Diputacin Provincial, el Ilustrisimo
Sr. Arzobispo, los Sres. individuos que diputaron la Excelen-
tisima Audiencia territorial, el venerable Sr. Den y Cavildo
Eclesistico, el Excelentisimo Ayuntamiento, el M. Y. Claus-

(1) Altamira (Rafael): Resultados generals en el studio de la
historic colonial americana. Criterio histrico resultante, pg. 12, y
Epitome de Historia de Espaa (Libro para los Profesores y Maes-
tros), pgs. 97 y 98.
(2) El Ldo. D. Virgilio Rodriguez Beteta, en la revista Hispano-
Amrica, nm. 27, 1.0 de diciembre de 1923, afirma que el original
del Acta de Independencia est en el archivo particular de un millo-
nario extranjero.
(3) Por su gran inters historic, creo merece insertarse el texto
integro del Acta de Independencia de la Capitania general de Guate-
mala, segn la copia que obra en el A. G. de I., 100, 6, 16 (34), nme-
ro 7276 del catlogo de Torres Lanzas (Pedro): Fuentes para el studio
de la independencia de Amrica.










INDEPNDENDCIA DE LA A ICA CNTAL
tro, el Consulado y M. I. Colegio de Abogados, los Prelados
Regulares, Jefes y funcionarios pblicos; Congregados todos
en el mismo Saln; ledos los oficios expresados; discutido y
meditado detenidamente el asunto y ofdo el clamor a viva
la independencia que repeta de continue el Pueblo que se
vela reunido en las Calles, Plaza, Patio, Corredores y ante-
sala de este Palacio, se acord por esta Diputacin e indivi-
duos del Excelentsimo Ayuntamiento.
1." Que siendo la independencia del Gobierno Espaol la
voluntad general del Pueblo de Guatemala y sin perjuicio de
lo que se determine sobre ella en el Congreso que debe formar-
se, el Sr. Jefe politico la made publicar para prebenir las
consecuencias que seran temibles en el caso de que la pro-
clamase de hecho el mismo Pueblo.
2. Que desde luego se circulen oficios a las Provincias
por Correos extraordinarios para que sin demora alguna se
sirvan proceder a elegir Diputados o representantes suios y
stos concurrirn a esta Capital a former el Congreso que
deba decidir el punto de independencia general y absolute
v fixar en caso de acordarla laforma de Gobierno y ley fun-
damental que deba regir.
3.0 Que para facilitar el nombramiento de Diputados, se
sirvan hacerlo las mismas Juntas Electorales de Provincias
que hicieran o devieran hacer las elecciones de los ltimos
Diputados a Cortes.
4. Que el nmero de estos Diputados sea en proporcin
de uno por cada quince mil Individuos, sin excluir de la Ciuda-
dana a los originarios de Africa.
5. Que las mismas Juntas electorales de Provincia, te-
niendo present los ltimos censos, se sirvan determinar, segn
esta base, el nmero de Diputados que deben elegir.
6.0 Que en atencin a la abedady rgencia del asunto
se sirvan hacer las elecciones e modo que el dia 1 de Marzo
del ao prximo de 1822 estn reunidos en esta Capital todos
los Diputados.
7.0 Que entretanto no hacindose novedad en las autori-
dades establecidas, sigan stas exerciendo sus atribuciones
respectibas, con arreglo a la Constitucin, Decretos y leyes,
hasta que el Congreso indicado determine lo que sea ms
just y benfico.
8.0 Que el Sr. Jefe politico, Brigadier D. Gabino Gainza,
continue con el Gobierno Superior politico y Militar, y para
que ste tenga el carcter que parece propio de las circuns-
tancias, se forme una Junta provisional consultiva, compuesta
cia, D. Jos del Valle, Auditor de Guerra, Marqus de Aycine-
na, Dr. D. Jos Valds, tesorero en esta Santa Iglesia, Dr. don
Angel M.a Candina y Licdo D. Antonio Robles, Alcalde 3.0Cons-
titucional, el 1." por la Provincia de Len, el 2. por la de
Camayagua, el 3.0 por Quezaltenango, el 4.* por Solol y Que-
zaltenango, el 5. por Sonsonate y el 6.0 por Ciudad Real de
Chiapas.
9. Que esta Junta Provisional consulate al Sr. Jefe poli-
tico en todos los asuntos econmicos y gubernatibos dignos
de su atencin.
10." Que la Religin Catlica que hemos profesado en los
Siglos anteriores y profesaremos en los sucesivos se conserve
pura e inalterable manteniendo vivo el espritu de religiosidad









nIA eyoLUCIcr 31
que ha mantenido siempre y distinguido a Guatemala, respe-
tando a los Ministros Eclesisticos, seculares y regulars y pro-
tegindoles en sus personas y propiedades.
11.' Que se pase oficio a los dignos Prelados de las Comu-
nidades Religiosas para que, cooperando a la paz y sosiego
que es la primera necesidad de los Pueblos quando pasan de
un Gobierno a otro, dispongan de sus individuos exorten a la
fraternidad y concordia, a los que estando unidos en el senti-
miento general de la Independencia, deben estarlo tambin
en todos los dems, sofocando pasiones individuals que divi-
den los nimos y produce funestas consecuencias.
12.0 Que el Excelentisimo Ayuntamiento, a quien corres-
ponde la conservacin del orden y tranquilidad, tome las me-
didas ms actibas para mantenerla imperturbable en toda
esta Capital y Pueblos inmediatos.
13.* Que el Sr. Jefe politico publique un manifiesto ha-
ciendo notoria a la faz de todos los sentimientos generals
del Pueblo, la opinion de las autoridades y Corporaciones, las
medidas de este Gobierno, las causes y circunstancias que lo
dieron a prestar en manos del Sr. Alcalde 1.' a pedimiento
del Pueblo el juramento de independencia y fidelidad al Go-
bierno Americano que se establezca.
14. Que igual juramento presten la Junta Provincial, el
Excelentsimo Ayuntamiento, el Ilmo. Sr. Arzobispo, los Tri-
bunales, Jefes politicos y Militares, los Prelados Regulares las
Comunidades Religiosas, Jefes y empleados en las rentas, au-
toridades, Corporaciones y tropas de las respectibas guarni-
ciones.
15. Que el Sr. Jefe politico, de acuerdo con el Excelen-
tlsimo Ayuntamiento, disponga la solemnidad y seale el da
en que el pueblo deba hacer la proclamacin y juramento
expresado de Independencia.
16.0 Que el Excmo. Ayuntamiento acuerde la acuacin
de una medalla que perpete en los siglos la memorial QVYNCE
de Septiembre de 1821, en que proclam su feliz Independencia.
17.0 Que imprimindose esta acta y el manifiesto expre-
sado se circle a las Excmas. Diputaciones Provinciales, Ayun-
tamientos Constitucionales y dems Autoridades Eclesisti-
cas, regulars, Seculares y Militares para que, siendo acordes
en los mismos sentimientos que ha manifestado este Pueblo,
se sirvan obrar con arreglo a todo lo expuesto.
18.0 Que se cante el dia que design el Sr. Jeie politico
una Misa Solemne de gracias con asistencia de la Junta Pro-
vincial a todas las autoridades Corporaciones, y Jefes, hacin-
dose salvas de Artilleria, y tres das de iluminacin.
Palacio Nacional de Guatemala, Septiembre 15 de 1821=
Gabino Gainza=Mariano de Beltranena=Jos Mariano Cal-
dern=Jos Matias Delgado=Manuel Antonio Molina=Ma-
riano de Larrave=Isidro del Valle y Castriciones=Mariano
de Aycinena=Pedro de Arroyabe=Lorenzo de Romera, Secre-
tario=Domingo Diguez, Secretario=
Comunicada el acta precedent a los Seores D. Miguel de
Larraynaga, D. Jos del Valle, Marques de Aycinena, D. Jos
Valds, Licdo D. Antonio Robles y Dr. D. Angel M.& Candina,
y haviendo concurrido a prestar el juramento acordado lo
hicieron afectuosamente en uno de los Sres. Inaividuos de la
Exma. Diputacin Provincial, del Alcalde 1.' Sres. Regidores,
Diputados y Sres. Sfndicos-Gabino Gainza-D. Miguel de










S2 NDEPMNDENCIA DE LA AMICA CENTRAL
Larraynaga-Jos del Valle-Jos Mariano Calder6n-Manuel
Antonio Molina-Madas Delgado-Mariano de Beltranena-
Marqus de Aycinena-Antonio Robles-Antonio de Rive-
ra-Jos Valds-Angel M.a Candina-Mariano de Larrabe-
Isidoro del Valle y Castriciones-Mariano De Aycinena-Pe-
dro de Arroyabe-Domingo Diguez, Secretario-Y lo comu-
nico a V. para los efectos correspondientes. Palacio Nacional
de Guatemala, Septiembre 16 de 1821-Gabino Gainza-Es
copia-Mahy.










- _________ ab



FI! 14k


t ~ E11 /8


4
4
$
4
4
4
m4


* DG' d
18
UIk. ~-
9/1'


e.
e.
~.
.
eCe *~


05 /9


AMERICA CENTRAL


~jZ5CJhLA


1 1 1 4DIleo


U - LQ........42~' lE
II
SI
SI

's.j.,.
e e Cabo di.ei.ea A.a's
lbMu'c.p. .. . /6


iri S.


ci.


* R..e


a y9c^w ad


-,,

ID R .4 -


Tesuci alpa


A
Cwc u
e


u


li1


i i IIX i l i i


'tW~AffJ


!,.Y- ,,.4


d~
.4-

o


,- a


.4 .4 m- 1 _______ _______ ~----.*--.~,-~I-L 1 1ii.~ 1 T


/
.0
le%
ti


,i..j..,* ce-a


fc^y


Y~J Wff


~IFtAGU
(~.


9




u./. /.'a


ozV C-/Ci


1 -____ i ______ 1 ______ .L 44 X~~'-~ 4. 4 + t 1 1


JS.-4a4


9/UdI
e ~'


*

*4
*


1. ___________ 1 ___________ .1. ~ 1 1-.-----~-----I ~ t ~. t


'd.c0


Jik
Po 'so.i


1*
_____ 11 '~ '. 1 ~'1~ t~. 1 1


~1


1


'-
A L


a


4


1 4~ 1 +-m.'---t-t -I ---- t


p i
PAAM


.. y!


4-E
4.
4


-4


e
e


h6~ea.MentW -


/7


-r


yu


I


.e~4P?
;OC:P:-4- 1


,r


V


_


Arf


f'<0


m

/o


1




















CAPITULO II


PERIOD CONSTITUYENTE

I

La anexin a Mjico

1. Gainza, espaol de nacimiento y realista decidido
-dice Enseat-, se haba visto empujado, a su pesar, en el
sendero de la revolucin. Hubiera querido verse bajo la de-
pendencia de Iturbide, cuyos proyectos eran entonces, hasta
cierto punto, conciliadores respect de Espaa, puesto que
reclamaba que un principe de la familiar de Fernando VII
fuera a ocupar el trofo de Mjico; pero la voluntad del pue-
blo guatemalteco llev demasiado lejos a su Capitn gene-
ral (1). En una carta del 18 de septiembre de 1821 el general
Gainza dice a Iturbide: El da 15 del corriente ser poca
memorable en los anales de Guatemala. Acorde con la volun-
tad general, mand que se proclamase con toda la possible
solemndad la independencia deseada del Gobierno espaol;
y en medio de las tareas consiguientes al trnsito de un go-
bierno a otro, V. E. ha sido uno de los principles objetos
de mi atencin y la de Guatemala. A nombre de ella, y como
adicto a la causa de la Amrica, tengo el honor de ofrecer
a V. E. mis sentimientos, y los de este pueblo, dndole las
ai-s expresivas gracias por haber sido en esta poca el pri-

(1) Enseiat Jan B.): La Amrica Latina, vol. XXXIX, p-
gina239, de la istoria Universal, publicada bajo la direccin de
Guillermno Oncken.









34 PERIOD CONSTITUYENTE
mer libertador de la Nueva Espaa, y las ms afectuosas
enhorabuenas por el triunfo de sus armas* (1).
El Acta de Independencia se envi a las provincias en
unin de la convocatoria para proceder a la designacin
de representantes a la Asamblea constituyente que se haba
acordado celebrar.
2. La proclamacin de la independencia parece natu-
ral que fuese recibida con sincero afecto en todo el pas;
sin embargo, no se vi con agrado en algunas provincias.
En San Salvador se reunieron los concejales del Ayunta-
miento de la ciudad, el intendente espaol D. Pedro Ba-
rriere, el cura rector y el vicario, jefes militares y gran masa
de ciudadanos, y el president de la reunin jur, el 22 de
septiembre, ante el alcalde Valdeavellano, fidelidad al nuevo
orden politico, suscribiendo el acta los concejales, inten-
dente, alcalde y secretario del Ayuntamiento.
No corri igual suerte en Honduras y Nicaragua. En Hon-
duras, su gobernador, general Jos Tinoco de Contreras,
enemistado con Gainza, viendo el medio de dejar de estar
a sus rdenes, reuni la Diputacin provincial de Coma-
yagua y se jur el plan de Iguala y la anexin a Mjico,
acordndose, en consecuencia, no enviar representantes a la
Asamblea constituyente. De igual forma procedi Nicaragua,
cuyo gobernador, el coronel Sarabia, tambin tena resenti-
mientos con Gainza. En la reunin de la Diputacin de Len,
celebrada el 11 de octubre, se tomaron idnticos acuerdos
que en Comayagua. Sin embargo, la opinion no fu un-
nime en Honduras, ni en Nicaragua, porque en Honduras,
Tegucigalpa, y en Nicaragua, Granada, se adhirieron a lo
resuelto en Guatemala. En la ciudad de Len se proclam
da independencia del Gobierno espaol hasta tanto que se
aclaren los nublados del da y pueda obrar esta provincia
con arreglo a lo que exigen sus empeos religiosos y verda-
deros intereses* (2).


(1) Valle (Rafael Heliodoro): La anexin de Centroamrica a
Mdxico (Documentos y escritos de X82r), tomo I, pgs. 10 y sigs.
(2) Fernndez (Le6n): Historia de Costa Rica durante la domi-
nacin espaola (15o02-z82), pg. 497.









ANEXI6N A XJIco 35
Costa Rica, separada de Espaa el 27 de octubre, adopt
una posicin neutral. En una reunin de notables se confir-
m el acta de secesin y se form un gobierno provisional,
presidido por D. Juan Manuel de Caas, que residira, alter-
nativamente, en Cartago, San Jos, Heredia y Alajuela. Esto
determine rivalidades entire Cartago y San Jos, decidin-
dose, el 27 de noviembre, la residencia en Cartago de los
encargados del gobierno, para el que fueron designados don
Manuel Peralta, D. Rafael Osejo y D. Hermenegildo Bonilla.
Chiapas, adherida al plan de Iguala, qued desligada de
la Amrica Central e incorporada a Mjico.
3. Los sucesos desarrollados en Mjico haban de ser
trascendentales en la vida poltica de Centroamrica. El 24
de agosto de 1821 se concierta entire D. Juan O'Donoj,
Capitn general de Nueva Espaa-el cargo de Virrey de
Mjico haba sido suprimido-, e Iturbide, el Convenio de
Crdoba, confirmacin del Plan de Iguala, con la modifica-
cin de que las Cortes que haban de reunirse en Mjico que-
daban en libertad de elegir al emperador, aunque no fuese
de familiar reinante. Al mes siguiente, 28 de septiembre, en
el Acta de Independencia del Imperio Mexicano la Sobera-
na Junta Provisional Gubernativa deca que eestaba consu-
mada la empresa eternamente memorable que un genio su-
perior a toda admiracin y elogio, amor y gloria de su patria,
principi en Iguala, prosigui y llev a cabo arrollando obs-
tculos casi insuperables. *El carcter personal de este do-
cumento-escribe Barros Arana-haca presentir el rumbo
que iba a tomar la revolucin (1).
La Junta Provisional Consultiva creada en Guatemala al
proclamarse la independencia tena a los principios-dice
el Dr. Molina-sus sesiones en pblico, y concurra a ellas
el pueblo a hacer sus peticiones por medio de D. Jos Barrun-
dia, D. Jos Francisco Crdoba o del Dr. Molina; pero muy
pronto cans esta prctica a los individuos de la Consultiva,
que poco a poco fueron haciendo ms frecuentes sus sesiones
secrets. Muchos de ellos, y muchos tambin que no eran

(1) Barros Arana (Diego): Compendio de Historia de Amdrica,
pgina 344.









36 PERIOD CONSTrrUmT NTE
diputados, se asustaban al ver al pueblo reunido... Las se-
siones de la Junta se hacan cada vez ms reservadas y mis-
teriosas, y era que en la mayoria de sus miembros iba preva-
leciendo la opinion de hacer del Reyno de Guatemala un
apndice del Mexicano... Diversas causes influfan en los par-
tidarios de la unin a Mxico, para abrazar un partido tan
descabellado. Se sembraba en los barrios, entire la gente po-
bre, que Mxico vendra a derramar entire sos su riqueza.
Varios demagogos del partido que se llamara gasista se en-
comendaron de acreditar sta y semejantes imposturas. Los
populares anti-independientes se haban unido naturalmente
con los prceres, porque el Plan de Iguala ofrece una monar-
qua, a que los ignorantes son demasiados propensos, y los
que gozan de distinciones much ms. El clero se adhiri
tambin, porque en el citado Plan vea la conservacin de
sus preeminencias in status quo; y los espaoles peninsulares
se figuraban ya tener un rey de su nacin en Mxico, prote-
gindolos de preferencia a todos los criollos (1).
4. El 28 de noviembre, Gainza di6 cuenta a la Junta
provisional de haber recibido un oficio de Iturbide mani-
festndole que Guatemala no deba quedar independiente
de Mjico, sino former con aquel Virreynato un gran Im-
perio bajo el Plan de Iguala y Tratado de Crdoba; que
Guatemala se hallaba todava impotente para gobernarse
por si misma, y que poda ser, por lo mismo, objeto de am-
bicin extranjera, e indicndole, adems, que algunas tropas
mejicanas marchaban ya sobre la frontera para proteger
cualquier movimiento de anexin.
5. La Junta entendi que no era la llamada a resolver
en asunto de tanta importancia, sino el Congreso ya convo-
cado; pero que para explorer la voluntad del pueblo conve-
na se le oyese en cabildos abiertos, y as se acord, em-
pezando los patriots a sufrir persecuciones de Gainza y la
nobleza, que simpatizaban con la anexin a Mjico.
La libertad en que se dej a los pueblos para decidirse


(1) Molina (Pedro): Memorias acerca de la revolucin de Centro-
amirica, desde el ao 182o hasta el de 1840, revista citada Centro-
Amdrica, vol. XIII, nuns. 2 y 3, pgs. 280 y sigs.









ANEXIN A MkJICO 37
fu tal, que se cuenta que en la ciudad de Guatemala los in-
dividuos de su Ayuntamiento fueron de casa en casa a re-
coger los votos de los cabezas de familiar.
6. Durante este tiempo los dos partidos politicos de
Centroamrica toman los nombres de imperialista y republi-
cano. *El imperialista-escribe el licenciado Jos A. Beteta-
componase de los hombres que haban jurado la indepen-
dencia como un efecto lgico, fatal, ineludible de los sucesos
acaecidos en nuestra vecina del norte, y que arraigados a la
tradicin, con un apego extraordinario a los usos y costum-
bres coloniales y con el afn egosta de no perder la prepon-
derancia y supremaca de que haban gozado por su linaje,
por sus riquezas y por sus privilegios, sobre la clase media
y baja de la sociedad, anhelaban former parte de alguna na-
cin que fuese regida por los principios e instituciones mo-
nrquicas a que estaban acostumbrados. Ser sbdito de don
Agustn les pareca ms agradable y provechoso para sus
intereses que ser ciudadanos de una repblica en la cual,
bajo el sistema representative y democrtico, tendran que
compartir el ejercicio del poder y los dems para ellos in-
apreciables de la magistratura y los cargos concejales y de
todos los empleos con los hijos del pueblo, que no tenan
sangre azul en sus venas ni ostentaban ttulos de nobleza,
y a quienes por lo mismo juzgaban indignos de tomar parte
en el gobierno. El partido republican estaba compuesto
de las personas que haban trabajado y luchado de buena
fe por la Independencia, de los prceres y de los patriots
que la queran absolute y que ansiaban establecer la consti-
tucin liberal de la Gran Repblica de Norteamrica, y
difundir los principios redentores proclamados por la Revo-
lucin francesa. A este partido pertenecan los hombres ms
ilustrados, los artesanos de reconocida honradez, los obreros
y los industriales. Al otro daban apoyo los individuos ms
fanticos e ignorantes de las classes bajas del pueblo, y la
masa indgena, embrutecida hasta el colmo con ms de tres-
cientos aos de opresin y bien hallada en el servilismo.
7. La lucha entire los partidos imperialista y republi-
cano fu violent; pero, como queda indicado, apareci
triunfando el imperialista por los amaos de Gainza, en el









J5 PERIOD CONSTIT YENTE
plebiscito a que la Junta consultiva convoc a las provin-
cias para resolver si aceptaban o no la incorporacin a Mjico.
Aunque los republicans acusaron de insuficiente y frau-
dulenta esta consult popular, y a pesar de las observaciones
de Jos Cecilio del Valle y Antonio Rivera, sobre que muchos
pueblos no hablan tenido posibilidad de votar, Gainza acor-
d la anexin a Mjico el 5 de enero de 1822, aceptando el
Convenio de Iguala y Tratado de Crdoba; disolvi la Junta
Provisional Consultiva, que le era desafecta, y el 29 de marzo
la sustituy por la Diputacin provincial de los tiempos de
la colonial, producindose la guerra civil como consecuencia
de esta media.
8. La provincia de El Salvador fu hostile a aceptar
los propsitos de Iturbide, siendo el P. Matas Delgado el
representante ms animoso de esta actitud. *Imposible le
era a aquel esforzado varn, que presida la Junta de Gobier-
no de la antigua provincia salvadorea, tender la solicitud
del general Iturbide, que propona que Centroamrica for-
mase con aquel virreinato un grande imperio bajo el plan
de Iguala y Tratado de Crdoba, rompiendo el dogma repu-
blicano proclamado en Guatemala el 15 de septiembre (1).
El Salvador, para defender su independencia, design
jefe de su ejrcito al teniente coronel D. Manuel Jos de
Arce. Gainza, actuando como representante de Iturbide,
President de la Regencia del Imperio Mejicano, envi con-
tra El Salvador fuerzas, al mando del sargento mayor Nico-
ls Abos Padilla, que fueron derrotadas por las de Arce en
la llanura del Espinal el 3 de mayo de 1822, as como nue-
vos refuerzos dirigidos por el coronel D. Manuel Arz; pero
Iturbide, aclamado por las tropas mejicanas como empe-
rador, el 18 de mayo, con el nombre de Agustn I, dispuso
que El Salvador fuera invadido por una division de ejrcito,
mandada por el coronel mejicano D. Vicente Filisola, que
venci a los salvadoreos, obligndoles a aceptar la incorpo-
racin a su Imperio.


(1) Historia de El Salvador, publicada en el Libro azul de El
Salvador, pgs. 32 y 33.









ANXXI A XMJICO 39
Costa Rica tampoco era afecta a defender de Mjico. En
la ciudad de Cartago se inici, en febrero de 1823, un movi-
miento popular en favor de la unin con Colombia, bajo la
forma de Estado republican federal, que secundaron otras
poblaciones, principalmente San Jos y Alajuela. Los veci-
nos de la cudad de Heredia fueron partidarios de la anexin
a Mjico, y el 29 de marzo, de acuerdo con un grupo impe-
rialista formado en Cartago, intentaron llevar a cabo la unin
de Costa Rica a Mjico; pero el partido republican de San
Jos y Alajuela proclam la repblica; se dirigi contra
Cartago; en la madrugada del 5 de abril luch contra las
tropas imperialistas en las llanuras inmediatas a la laguna
de Alto de Ochomogo, y Cartago capitul, siendo trasladada
la residencia del Gobierno a San Jos.
En Nicaragua, la ciudad de Len se pronunci por la
anexin al Imperio mejicano y Granada por la independen-
cia, proclamando la repblica en 1823.
9. Gainza march a Mjico y qued .gobernando, en
nombre del emperador Iturbide, el general Filisola, que se
distingui por la honradez y prudencia de su administracin,
siquiera ciertas medidas de Iturbide encaminadas a divi-
dir las provincias, poniendo en cada una un gobernador
politico y military, con quien se entenda directamente, para
que, disgregadas, les fuera ms difcil ofrecer un frente comn
de resistencia, y las leyes de hacienda que se dictaron, perju-
diciales al comercio y a la industrial, motivaran que surgiese
el descontento en todo el pas.
Iturbide, apenas se coron, choc abiertamente con el
Congress; pronto fu impopular y la guarnicin de Veracruz,
sublevada por el coronel D. Antonio Lpez de Santa Ana
el 2 de diciembre de 1822, proclam la repblica. Aunque
intent resistir, se encontr aislado de sus antiguos parti-
darios y el 19 de mayo de 1823 abdic la corona y march
a Italia emigrado.
10. As las cosas, Fernando Antonio Dvila, diputado
liberal en las segundas Cortes de Espaa, D. Jos Barrundia
y el Dr. Molina, presentaron a Filisola una exposicin demos-
trativa de los motivos que tena el reino de Guatemala para
separarse de Mjico y recobrar su independencia. La expo-








I PBRIODO CONSTITUYENTE
scin fu muy mal recibida por Filisola, aunque nada realize
contra sus autores. Pero ocho das despus, el 29 de marzo
de 1823, creyendo improcedente, segn declar, que cuando
una parte del ejrcito mejicano se esforzaba por restablecer
la libertad en su patria, sublevndose contra el Imperio,
otra parte de ese ejrcito privara de ella a la Amrica Central,
de acuerdo con sus oficiales y como Jefe superior politico,
di un decreto devolviendo a Centroamrica la independen-
cia que, en nombre de Iturbide, le haba arrebatado y
convocando a elecciones de diputados para un Congreso
Centroamericano, que en el ejercicio de su soberana acor-
dara lo ms convenient a los intereses nacionales. Mientras
se reuna, el Congreso Restaurador de Mjico declare que las
provincias de Guatemala eran libres para pronunciarse en el
sentido que les conviniera.
*Los partidarios del Imperio-dice el Dr. Molina-calla-
ron; los chapetones, porque Iturbide les haba dado un quid
pro quo ponindose en lugar de un infante de Espaa; los
frailes, porque la variacin no tocaba a sus capillas; los la-
mados nobles, porque vean eclipsada ya su estrella polar,
y, en fin, el bajo pueblo, porque no haba recibido ms que
ultrajes, los sablazos y la muerte de manos de los mejicanos.
Con diputados de todas las provincias, except Chiapas,
el 24 de junio de 1823 se reuni en la ciudad de Guatemala
el Congress convocado por Filisola, y el da 29 inaugur
personalmente sus sesiones, sin renunciar al ejercicio del
Poder ejecutivo. Integraban el Congreso 64 diputados, y lo
presidi el presbtero D. Jos Matas Delgado. Su primer
acto fu expedir, el 1. de julio, un decreto, que es mirado por
muchos como el acta de la emancipacin absolute de Cen-
troamrica. Le redact el diputado D. Jos Francisco de
Crdoba, y entire las dems firmas figuran las de Delgado,
Beltranena, Villacorta, Barrundia, Flores, Caas, Diguez,
Glvez y Melndez.
En l los representantes de las provincias de Centro-
amrica declaran solemnemente:
1. Que las expresadas provincias de Centroamrica,
representadas en esta Asamblea, son libres e independientes
de la antigua Espaa, de Mjico y de cualquiera otra poten-









AMXI6N A MYJICO 41
cia, as del Antiguo como del Nuevo Mundo; y que no son
ni deben ser el patrimonio de persona ni de familiar alguna.
2.0 En consecuencia, son y forman nacin soberana.
con derecho y en actitud de ejercer y celebrar cuantos actos,
contratos y funciones ejercen y celebran los otros pueblos
de la tierra.
3.* Que las provincial sobredichas, representadas en esta
Asamblea (y las dems que espontneamente se agreguen
de las que componan el antiguo Reino de Guatemala), se
llamarn, por ahora, sin perjuicio de lo que se resuelva en la
Constitucin que ha de formarse, Provincias Unidas del
Centro de Amrica.
Entre el acta de 15 de septiembre de 1821 y la de 1.0 de
julio de 1823 existe la diferencia de que la primera se limita
a expresar la aspiracin general de los pueblos por la inde-
pendencia y la libertad, conservando las autoridades esta-
blecidas, *con arreglo a la Constitucin, decretos y leyes,
de la monarqua espaola; y la segunda reconoce la existen-
cia de una nacin soberana, con nombre expreso; y declara
su independencia poltica, no solamente de Espaa, sino
tambin de Mjico y de cualquiera otra potencia. En este
concept, dice el publicista Augusto Coello que el acta de
1823 es la verdadera partida de nacimiento para la vida
poltica de Centroamrica (1).
El nuevo Estado, constituido con el nombre de Provin-
cias Unidas del Centro de Amrica, fu reconocido por el Con-
greso de Mjico en agosto de 1824, con lo cual se apart
todo peligro de intervencin de este pas y qued como
nica consecuencia de la anexin del llamado Reino de Gua-
temala a Mjico la definitive inclusion de Chiapas y Soco-
nusco en la carta geogrfica de este Estado.
12. El general Filisola fu nombrado Jefe poltico del
Estado de Guatemala; pero como se le hacia fuerte oposi-
cin, el 3 de agosto de 1823 regres con sus tropas a Mjico,
donde tuvo que sincerarse contra la acusacin de haber
facilitado la segregacin de la Amrica Central.

1) Coello (Augusto C.): El centenario efectivo, artculo publicado
en revista Hispano-Amrica, nm. 8, 15 febrero 1923.








UZ PERIOD CONSTITUYN TE
Filisola dej en ella-dice Gmez Carrillo--ecuerdos
gratos por su liberal comportamiento con estos pueblos, a
quienes devolvi la facultad de constituirse tan pronto como
se creyera sin autoridad bastante para continuar adminis-
trndoles a nombre del Gobierno mejicano*. De donde re-
sulta-dice el escritor que oculta su nombre bajo el seud-
nimo Un antiguo diplomtico-que al general mejicano
D. Vicente Filisola debe y puede llamrsele el fundador
de la Unin de Centroamrica, as se hayan malogrado las
semillas que l sembr con la mejor intencin del mundo,
en aquellas tierras que tuvo bajo su dominio y de las que
pudo haberse marchado no regalndolas con ddiva tan es-
plndida y bien intencionada, sino sangrndolas e infamn-
dolas, segn es de rigor que lo hagan casi todos los conquis-
tadores y dominadores de patrias ajenas* (1).


U

Instauracin de la Repblica federal de Centroamrica

13. A pesar de las felices circunstancias-dice Maru-
re-en que se haba instalado la Asamblea Nacional de Gua-
temala y no obstante el entusiasmo patritico con que haba
dado principio a sus tareas, muy pronto se vi dividida por
los bandos que despus han despedazado a la Repblica.
Lo mismo que sucedi el 15 de septiembre de 1821 con los
gasistas y cacos, se verific el 24 de junio de 1823 con los
imperialistas y republicans: todos se confundieron, todos
formaron una sola masa; pero no para olvidar sus antiguos
resentimientos, sino para reproducirse en nuevos y ms nu-
merosos partidos. El de los liberals, distinguidos despus
con el nombre de fiebres o anarquistas, a causa del acalora-
miento con que emitan sus opinions y promovan toda es-
pecie de reform, se compuso, en su mayor parte, de los que
haban sido opuestos a la unin a Mjico y de algunos pocos

(1) *Un antiguo diplomticoc: La Unin de Centroamnrica (Re-
vista Mexicana de Derecho Internacional, tomo II, diciembre de 1920,
nmero 4, pg. 526).









INSTAURACIN DE LA REPBLICA FEDERAL 43
de los que opinaron en sentido contrario; el de los moderados,
que fu ms generalmente conocido con las denominaciones
de servil o aristcrata, se compona de las families nobles y
de casi todos los que se haban manifestado adictos al siste-
ma imperial, es decir, de la mayor parte de los espaoles,
empleados civiles y militares, eclesisticos y classes ms
ignorantes del pueblo. Engrosaron este bando algunos repu-
blicanos capitalistas que teman la preponderancia de las
provincial y deseaban a la Metrpoli su antiguo influjo y
prestigious ,
14. El 2 de julio de 1823 el Congreso Constituyente
Centroamericano toma el nombre de Asamblea Nacional
Constituyente.
15. La Asamblea comenz su labor decretando la divi-
sin del Poder en tres poderes armnicos, encomendando el
Legislative a la Asamblea Nacional, el Judicial a la Alta
Corte y tribunales subalternos, y el Ejecutivo a un Presi-
dente, el salvadoreo D. Manuel Jos de Arce. Hallndose
el President Arce ausente del pas, fueron designados como
suplentes los doctors D. Antonio de Larrazbal, D. Pedro
Molina y D. Juan Vicente Villacorta, salvadoreo este lti-
mo. Larrazbal dimiti el cargo y le sustituy D. Antonio
Rivera Cabezas. Este fu el primer Gobierno national cen-
troamericano o sea el primer Poder ejecutivo, pudiendo, por
consiguiente, sostenerse que el primer Ejecutivo national se
organize en forma colegiada.
En 4 de octubre la Asamblea se declar en sesin perma-
nente; admiti las renuncias de los ciudadanos que ejercan
el Ejecutivo, y eligi para reemplazarlos al mismo D. Ma-
nuel Jos Arce, al Ldo. D. Jos Cecilio del Valle y a D. To-
ms Oharan. Para suplir a Arce y a Valle, ausentes, se nom-
br a D. Jos Santiago Milla y a D. Jos Francisco Barrun-
dia, prohombre del partido liberal, que no acept, y en su
lugar se design al salvadoreo D. Juan Vicente Villacorta,
que ya antes haba participado del Poder.
16. Por decreto de 21 de agosto, acord que el escudo
de armas de las Provincias Unidas (art. 1.0), ser un trin-
gulo equiltero. En su base aparecer la cordillera de cinco
volcanes, colocados sobre un terreno que se figure baado









44 PERIOD CONSTITU1ENTB
por ambos mares; en la parte superior un arco iris que los
cubra, y bajo el arco el gorro de la Libertad esparciendo
luces. En torno del tringulo y en forma circular, se escribir
con letras de oro: PROVINCIAS UNIDAS DE CENTRO-
AMRICA.
Respecto a la bandera, el mismo decreto dispone (art. 4.),
que el pabelln national para los puertos y para toda clase
de buques pertenecientes a este nuevo Estado constar de
tres fajas horizontales, azules la superior e inferior y blanca
la del centro, en la cual ir dibujado el escudo que design
el artculo primero. En los gallardetes, las fajas se colocarn
perpendicularmente por el orden expresado. Del mismo pa-
belln usarn los enviados de este Gobierno a las naciones
extranjeras. En los buques mercantes, los gallardetes y las
banderas no llevarn escudos y en la faja del centro se es-
cribir con letras de plata: Dios, UNIN, LIBrRTAD.
17. La Asamblea, deseosa de conjurar los peligros que
para consolidar la Unin representaban la anarqua que
ocasion en Nicaragua la rivalidad entire services y fibres,
la tirantez de relaciones entire El Salvador y Guatemala, y
la indisciplina que produjo el motn military de Ariza Torres,
dict, el 17 de diciembre de 1823, las bases del Cdigo pol-
tico de las Provincias de Centroamrica. Este proyecto cons-
titucional, moldeado en la Constitucin de los Estados Uni-
dos, y redactado por Delgado, Molina, Mariano Glvez y
Jos Francisco Barrundia, adopta en la Repblica de Cen-
troamrica el sistema de gobierno popular representative
federal. Las cinco provincias tendran su gobierno particu-
lar, ajustado a las normas que se les traz para que queda-
ran organizadas como Estados de la Unin, y procederan
a la eleccin de autoridades. En cuanto a la demarcacin
de territorio, cada una se atendra al que le estaba asignado
antes de la independencia.
18. Acord tambin otras disposiciones bien inspiradas
y patriticas. El 17 de abril de 1824 decret la libertad de
los esclavos, que en toda la nacin no pasaban de mil, y ms
propiamente que esclavos eran, en su mayor parte, sirvientes
domsticos. Apstol de tan hermosa causa fu el diputado
salvadoreo D. Jos Simen Caas y Villacorta, anciano









INSTAURACIN DE LA REPBLICA FEDERAL 45
sacerdote, que mostrando una energa que contrastaba con
su quebrantada salud, deca, defendiendo su mocin: *Vengo
arrastrndome, y si agonizando estuviera, agonizando ven-
dra por hacer una proposicin benfica a la humanidad des-
valida: con toda la energa con que debe un diputado pro-
mover los asuntos interesantes a la patria, pido que, ante
todas las cosas y en la sesin del da, se declared ciudadanos
libres nuestros hermanos esclavos, (1). La proposicin obtu-
vo el voto favorable de todos los diputados.
Por el artculo 1.0 de la ley abolicionista, desde su pu-
blicacin, son libres los esclavos de uno y otro sexo y de
cualquier edad que existan en algn punto de los Estados
federados de Centroamrica; y, en adelante, ninguno podr
nacer esclavo. En sucesivos artculos establece que ninguna
persona nacida o naturalizada en estos Estados podr tener
a otra en esclavitud, ni traficar con esclavos dentro o fuera
de su territorio, perdiendo el traficante los derechos de ciu-
dadano, y prohibe admitir ningn extranjero que se emplee
en el expresado trfico. Para no lesionar lo que vena cons-
tituyendo un derecho de propiedad, dispone que la libera-
cin se haga indemnizando a los propietarios de los esclavos,
a cuyo efecto (art. 6.0), se crear en cada provincia un fondo
destinado nicamente para indemnizar a los dueos de es-
clavos, naturales o vecinos de ella, que estn en el caso de ser
indemnizados. Cualquier dueo de esclavos (art. 10), que des-
pus de publicada la ley abolicionista les exija algn servicio
forzosamente o les impida acudir a la municipalidad ms
inmediata a obtener el document de libertad, ser proce-
sado y castigado con las penas establecidas para los que
atentan contra la libertad individual y perder el derecho
de ser indemnizado.
19. El 23 de julio la Asamblea aboli todos los trata-
mientos de Majestad, Alteza, Excelencia, Seora, etc., la
distincin de Don y los tratamientos eclesisticos. En 4 de
agosto, orden que en las comunicaciones oficiales se susti-


(1) Alvarado, h. (Hermgenes): Josd Simen Casas y la aboli-
cin de la esclavitud en Centroamrica, revista Centro-Anirica. volu-
men XII, nm. 4, pgs. 581 y sigs.









46 PERODO CONSTITUYEr T
tuya la formula *Dios guard a V. M. A. por la de Dios,
Unin y Libertad*.
El 31 de diciembre declar que Centroamrica es un
asilo inviolable para las personas y para los bienes de los
extranjeros, no pudiendo, ni por represalia, ni por causa de
guerra, ni por ningn otro motivo, secuestrarse, confiscarse,
ni embargarse dichas propiedades.
Decret tambin la libertad de imprenta y la de comer-
cio con todas las naciones.



III

Constitucin federal de 1824

20. La obra fundamental de la Asamblea legislative
es la Constitucin de 22 de noviembre de 1824, formada con
arreglo a las bases establecidas por la Asamblea el 17 de di-
ciembre de 1823. Bajo ella se organize Centroamrica como
Estado soberano e independiente.
Le sirve de modelo la Constitucin de 1787 de los Esta-
dos Unidos de Norteamrica, y se inspira para la organiza-
cin del gobierno en las normas de la espaola de 1812, esta-
bleciendo una base electoral de tres grados, complicada con
el principio de mayora absolute. A pesar de ello, no es po-
sible aceptar estas aseveraciones de Pereyra: *No haba una
sola slaba original en sus preceptos esenciales: Escrita sobre
la copia de una copia, tena la inconsistencia de las nubes (1).
21. Contiene esta Constitucin todas las materials que
suelen comprender las de tipo normal; es, por tanto, com-
pleta y adems muy extensa. Consta de quince ttulos, divi-
didos en secciones, y comprende 211 artculos, algunos de
gran amplitud.



(1) Pereyra (Carlos): Historia de la Amrinca Espafola, vol. V;
Los passes antillanos y la Amrica Central, pg. 393.









CONSTITUCIN DE 1824

Su plan es el siguiente:


Titulo I. De la Nacin y de
su territorio'............
Titulo II. Del Gobierno, de
la religion y de los ciuda-
danos.... .............


Titulo III. De la eleccin de
las supremas autoridades
federales ..............






Titulo IV. Del Poder legis-
lativo y de sus atribucio-
nes ................... .

Titulo V. De la formacin,
sancin y promulgacin
de la Ley ............. (

Ttulo VI. Del Senado y sus I
atribuciones ............ I

Titulo VII. Del Poder eje-
cutivo, de sus atribucio-
nes y de los secretaries de
Despacho ..............

Titulo VII. De la Suprema
Corte de Justicia y de sus
atribuciones ............


Seccin 1.& De la Nacin.
Seccin 2.* Del territorio.
Seccin 1.& Del Gobierno y de la re-
ligin.
Seccin 2.a De los ciudadanos.

Seccin 1.5 De las elecciones en ge-
neraL
Seccin 2.a De las Juntas populares.
Seccin 3.* De las Juntas de distrito.
Seccin 4.* De las Juntas de depar-
tamento.
Seccin 5.a De la regulacin de votos
y modo de verificar la
eleccin de las supre-
mas autoridades fede-
rales. *

Seccin I. De !a organizacin del Po-
der legislative.
Seccin 2.s De las atribuciones del
Congress.
Seccin 1.: De la formacin de la Ley.
Seccin 2.a De la sancin de la Ley.
Seccin 3.* De la promulgacin de la
Ley.
Seccin 1.* Del Senado.
Seccin 2.a De las atribuciones del Se-
nado.

Seccin 1.a Del Poder ejecutivo.
Seccin 2.s De las atribuciones del
Poder ejecutivo.
Seccin 3.a De 1 os secretaries del
Despacho.
Seccin 1.a De la Suprema Corte de
Justicia.
Seccin 2.a De las atribuciones de la
Suprema Corte de Jus-
ticia.


Titulo IX. De la responsabi-
lidad y modo de proceder Seccin nica.
en las causes de las supre-
mas autoridades federales.
Ttulo XI. Disposiciones ge- Seccin nica.
nerales .................

Titulo X. Garantas de la li-
bertad individual ....... Secin nica.









48 PERIOD CONSTITUYSNT
Seccin 1. Del Poder legislative.
Titulo XII. Del Poder le- Seccin 2.* Del Consejo representati-
gislativo, del Poder eje- vo de los Estados.
cntivo y del judiciario de Seccin 3.a Del Poder ejecutivo de
los Estados ............ los Estados.
Seccin 4.* Del Poder judiciario de
los .Estados.
Ttulo XIII. Disposiciones
eres sobre los Esta- Seccin nica.

Ttulo XIV. De la formacin
y admisin de nuevos Es- Seccin nica.
tados ................ .

Titulo XV. De las reforms( Seccin 1.* De las reformas de la
y de la sancin de esta Constitucin.
Constitucin ........... Seccin 2.a De la sancin.

22. El prembulo es dogmtico, pero menos jurdico
que el de la Constitucin de los Estados Unidos. Como la
espaola de las Cortes de Cdiz, invoca en sus primeras
frases a la Divinidad: En el nombre del Ser Supremo, Autor
de las Sociedades y Legislador del Universo. La decretan
dos representantes del pueblo de Centroamrica, cumpliendo
con sus deseos y en uso de sus soberanos derechos...s, para
promover su felicidad, sostenerle en el mayor goce possible
de sus facultades, afianzar los derechos del hombre y del
ciudadano sobre los principios inalterables de libertad, igual-
dad, seguridad y propiedad, establecer el orden pblico y
former una perfect Federacin*. El sujeto constituyente es,
en consecuencia, el pueblo de Centroamrica, y en l reside
la soberana.
23. La Nacin la constitute (art. 1.0), el pueblo de la
Repblica Federal de Centroamrica, soberano e indepen-
diente, formado (art. 3.0), por todos los habitantes de la Re-
pblica, siendo su territorio (art. 5.0), el que antes compren-
dia el antiguo Reino de Guatemala, a excepcin, por ahora,
de la provincia de Chiapas, distribudo (art. 6.0), en cinco
Estados: Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador y
Guatemala, tenindose tambin por Estado de la Federacin
la provincia de Chiapas cuando libremente se una. Podrn.
formarse en lo sucesivo nuevos Estados y admitirse otros
en la Federacin (art. 196), mas no formarse nuevo Estado








CONSTITUCIN DE I824 49
en el interior de otro Estado, ni formarse por unin de dos
o ms Estados o parties de ellos sin estar en contact y sin
el consentimiento de sus Asambleas (art. 197).
No existe distrito federal, pero el artculo 65 determine
que cuando las circunstancias de la Nacin lo permitan,
se construir una ciudad para residencia de las autoridades
federales, las que ejercern en ella una jurisdiccin exclu-
siva.
La Repblica se denomina: Federacin de Centroam-
rica (art. 9.), y su Gobierno (art. 8.0), es popular, represen-
tativo y federal.
El carcter federal del stado national lo consagra el
artculo 10: *Cada uno de los. Estados que la componen
(la Federacin), es libre e independiente en su gobielno y
administracin interior y les corresponde todo el poder que
por la Constitucin no estuviere conferido a las autoridades
federales.
24. En punto a garantas de los derechos del hombre,
merecen especial mencin las siguientes: La Repblica (ar-
tculo 12), es un asilo sagrado para todo extranjero, yla patria
de todo el que quiera residir en su territorio. Todo hombre
(artculo 13), es libre en la Repblica. No puede ser esclavo
el que se acoja a sus leyes, ni ciudadano el que trafique en
esclavos. La pena de muerte no podr imponerse sino en
los delitos que atenten directamente contra el orden pblico
y el de asesinato, homicidio premeditado o seguro (art. 152).
Todos los ciudadanos y habitantes de la Repblica, sin dis-
tincin alguna, estarn sometidos al mismo orden de proce-
dimientos y de juicios que determinan las leyes (art. 143).
Las Asambleas establecern el sistema de jurados (art. 154).
Para ser preso se necesita orden escrita de autoridad compe-
tente (art. 155), y slo pueden ser detenidos el delincuente
cuya fuga se tema con fundamento y el que sea encontrado
en el acto de delinquir (art. 157). El domicilio es inviolable
(artculo 168), no pudiendo ninguna casa ser registrada sino
por mandato escrito de autoridad competent; y tambin
los papeles de los habitantes de la Repblica (art. 169), que
slo se podrn ocupar con motivo de delitos de traicin, prac-
ticndose su examen nicamente cuando sea indispensable








50 PESIODO CONSTITUYENTE
para la averiguacin de la verdad y a presencia del intere-
sado, devolvindose en el acto cuanto no tenga relacin con
lo que se indaga. *La polica de seguridad (art. 170), no podr
ser confiada sino a las autoridades civiles, en la forma que la
ley determined. Ninguna ley del Congreso ni de las Asam-
bleas puede contrariar las garantas de la libertad individual
contenidas en el titulo X, pero s ampliarlas y dar otras
nuevas (art. 174). Entre otras limitaciones no podrn (art. 175),
el Congress, la .Asambleas, ni las dems autoridades:
Coartar, en ningun *: ni por pretexto alguno, la libertad
del pensamiento, la de la palabra, la de la escritura y la de
la imprenta; suspender el derecho de peticin; prohibir a
los ciudadanos o habitantes.de la Repblica, libres de respon-
sabilidad, la emigracin a pas extranjero; privar a nadie de
su propiedad; establecer vinculaciones; dar ttulos de noble-
za; permitir el uso del tormento; imponer confiscacin de
bienes; conceder a compaas de comercio o corporaciones
industriales privilegios exclusivos por tiempo ilimitado; dar
leyes de proscripcin retroactivas, ni que hagan trascendental
la infamia.
A pesar del sentido liberal y revolucionario que preside
en esta Constitucin la declaracin de derechos del hom-
bre y las prohibiciones de actos que prcticamente puedan
anularlos, no habla de libertad de conciencia en material
religiosa, y el artculo 11 fija como religion de la Federacin
la catlica apostlica romana, con exclusion del ejercicio
pblico de cualquiera otra. Esto, que no es una novedad
de la Constitucin centroamericana, tiene su explicacin en
la tradicin catlica del tiempo de la colonia, la important
participacin del clero en la obra de la independencia y el
predominio que sigue ejerciendo en el nuevo rgimen. Lo
propio ocurre en Mjico, por ejemplo. La Constitucin del
ao 1824 mantiene (art. 5.0), la intolerancia religiosa, y la
misma Constitucin de 1857 guard silencio sobre el par-
ticular.
25. El articulo 176 regular los casos de suspension de
determinados derechos constitucionales en la siguiente for-
ma: No podrn (Congreso, Asambleas ni dems autorida-
des), sino en el caso de tumulto, rebelin o ataque con fuer-









CONSTITUTION DE 1824 51
za armada a las autoridades constituidas: 1., desarmar a
ninguna poblacin, ni despojar a persona alguna de cual-
quiera clase -de armas que tenga en su casa, o de las que
lleve licitamente; 2.0, impedir las reuniones populares que
tengan por objeto un placer honest o discutir sobre pol-
tica y examiner la conduct pblica de los funcionarios;
3.0, dispensar las formalidades sagradas de la ley para alla-
nar la casa de algn ciudadano o habitante, registrar su
correspondencia privada, reducirlo a prisin o detenerlo;
4.0, former comisiones o tribunales especiales para conocer
en determinados delitos, o para alguna clase de ciudadanos
o habitantes.
26.- Para la distincin entire centroamericanos y ex-
tranjeros acepta la Constitucin cuatro fuentes de nacio-
nalidad: el principio del jus solid, que supone el artculo 14:
*... todos los habitantes de la Repblica naturales del pas...;
el del jus sanguinis, establecido en el artculo 16: Tambin
son naturales los nacidos en pas extranjero de ciudadanos
de Centroamrica, siempre que sus padres estn al servicio
de la Repblica, o cuando su ausencia no pasare de cinco
aos y fuera con noticia del Gobierno; la naturalizacin que
concede el Congreso (art. 15); y el privilegio para los nacidos
en las Repblicas de Amrica que pasaran a radicar en la
Federacin y manifestasen su designio ante la autoridad
local (art. 18), y para los espaoles y cualesquiera extranjeros
radicados en algn punto del territorio de la Repblica al
proclamar su independencia que la hubieran jurado (art. 17).
Son ciudadanos todos los habitantes de la Repblica
naturales del pas, o naturalizados en l, que fueren casados
o mayores de diez y ocho aos, siempre que ejerzan alguna
profesin til, o tengan medios conocidos de subsistencia
(artculo 14). Siendo la Repblica una Federacin, es lgico
el artculo 19: Ios ciudadanos de un Estado tienen expedito
el ejercicio de la ciudadana en cualquiera otro de la Fede-
racin.
27. La parte orgnica de esta Constitucin no es reco-
mendable. Inspirndose en la Constitucin de Cdiz al esta-
blecer Juntas electorales de parroquia, de partido y de pro-
vincia, forma tres grados de eleccin para la designacin de









5 PERIOD CONSTITUYENTE
las supremas autoridades federales (tt. III). Segn el ar-
tculo 24, das Juntas populares se componen de ciudadanos
en el ejercico de sus derechos; las Juntas de distrito, de los
electores nombrados por las Juntas populares, y las Juntas
de departamento, de los electores nombrados por las Juntas
de distrito. Las Juntas eligen para su organizacin un Direc-
torio, compuesto de un president, dos secretaries y dos es-
crutadores (art. 25).
Se consider derecho y deber el ejercicio de sufragio:
Ningn ciudadano podr excusarse del cargo de elector por
motivo ni pretexto alguno (art. 30). Para garantir la pureza
del sufragio se establece que nadie puede presentarse con
armas en los actos de eleccin ni votarse a s mismo (art. 31),
y que todos los actos de eleccin, desde las Juntas populares
hasta los escrutinios del Congreso y de las Asambleas, deben
ser pblicos, para ser vlidos (art. 53).
28.-Los Poderes nacionales son tres: el Legislativo (ttu-
los IV, V y VI), el Ejecutivo (tt. VII) y el Judicial (tt. VIII).
Para la organizacin del Poder legislative la Constitu-
cin adopta el sistema unicameral-justamente censurado en
los regmenes federales, en los que es necesaria la dualidad
de Cmaras para que estn debidamente representados los
factors de unidad national y de autonoma de los Estados-,
creando el Congreso, compuesto de representantes popular-
mente elegidos, en razn de uno por cada treinta mil habi-
tantes (art. 55). Pero aunque adopta el sistema unicameral,
estatuye otra Cmara, el Senado (tt. VI), compuesto de dos
senadores por cada Estado, que no forma parte del Poder
legislative, pero intervene en la funcin legislative sancio-
nando las leyes emanadas del Congreso (arts. 77 y 98).
29. El Congreso se renueva por mitad cada ao, per-
mitindose la reeleccin de los representantes una vez, sin
intervalo (art. 58).
Para ser elegido representante precisa tener veintitrs
aos, haber sido cinco aos ciudadano, de estado seglar o
eclesistico secular, y hallarse en el ejercicio de sus derechos;
los naturalizados necesitarn, adems, un ao de residencia
no interrumpida e inmediata a la eleccin, si no es que ha-
yan estado ausentes en servicio de la Repblica (art. 61).









CONSTITUCION DE 1824 53
Para garantir la independencia de los representantes en
el ejercicio de su cargo, el articulo 62 prohibe a los empleados
del Gobierno de la Federacin o de los Estados ser represen-
tantes, y a stos aceptar empleos de los mismos Gobiernos
durante sus funciones, ni obtener ascenso que no sea de ri-
gurosa escala.
Los representantes gozan de inviolabilidad e inmunidad.
*En ningn tiempo ni con motivo alguno (art. 63), los repre-
sentantes pueden ser responsables por proposicin, discurso
o debate en el Congreso o fuera de l sobre asuntos relatives
a su encargo. Y durante las sesiones y un mes despus no
podrn ser demandados civilmente ni ejecutados por deudas.
Las reuniones ordinarias del Congreso sern de tres me-
ses al ao, empezado el da 1.' de marzo, y podrn prorro-
garse por un mes (arts. 66 y 67). En las reuniones extraordi-
narias slo se tratar de los asuntos que hubieran dado mo-
tivo a la convocatoria (art. 70).
El quorum para tomar resoluciones lo determine (art. 68),
la concurrencia de la mayora absolute de los representantes
y el acuerdo de la mitad ms uno de los que se hallaren pre-
sentes.
El articulo 69 encomienda al Congreso las atribuciones
siguientes:
1.a Hacer las leyes que mantienen la Federacin y aque-
llas en cuya general uniformidad tienen un inters director
y conocido cada uno de los Estados.-2.a Levantar y soste-
ner el Ejrcito y Armada nacional.-3.a Formar la ordenan-
za general de una y otra fuerza.-4.a Autorizar al Poder
ejecutivo para emplear la milicia de los Estados cuando lo
exija la ejecucin de la ley o sea necesario contener insu-
rrecciones o repeler invasiones.---5.a Conceder al Poder eje-
cutivo facultades extraordinarias, expresamente detalladas
y por un tiempo limitado, en caso de guerra contra la inde-
pendencia nacional.-6.a Fijar los gastos de la Administra-
cin general.-7.a Decretar y designer rentas generals para
cubrirlos; y no siendo bastantes, sealar el cupo correspon-
diente a cada Estado, segn su poblacin y riqueza.-8.a Arre-
glar la administracin de las rentas generals; velar sobre
su inversion y tomar cuentas de ella al Poder ejecutivo.-









54 PERIOD CONSTITUENTE
9.a Decretar, en caso extraordinario, pedidos, prstamos e im-
puestos extraordinarios.-10. Calificar y reconocer la deuda
nacional-l1. Destinar los fondos necesarios para su amor-
tizacin y rditos.-12. Contraer deudas sobre el crdito
nacional.-13. Suministrar emprstitos a otras naciones.-
14. Dirigirla educacin, estableciendo los principios generals
ms conformes al sistema popular y al progress de las artes
tiles y de las ciencias, y asegurar a los inventories, por el tiem-
po que se consider just; el derecho exclusive en sus descu-
bripentos.-15. Arreglar y proteger el derecha de peticin.
16. Declarar la guerra y hacer la paz con presencia de los
informes y preliminares que le comunique el Poder ejecu-
tivo.-17. Ratificar los tratados y negociaciones que haya
ajustado el Poder ejecutivo.-18. Conceder o negar la intro-
duccin de tropas extranjeras en la Repblica.-19. Arre-
glar el comercio con las naciones extranjeras y entire los Es-
tados de la Federacin y hacer leyes uniforms sobre las ban-
carrotas.-20. Habilitar puertos y establecer aduanas mar-
timas.-21. Determinar el valor, ley, tipo y peso de la mo-
neda national, y el precio de la extranjera; fijar uniforme-
mente los pesos y medidas y decretar penas contra los falsi-
'ficadores.-22. Abrir los grandes caminos y canales de co-
municacin y establecer y dirigir postas y correos generals
de la Repblica.-23. Formar la ordenanza del corso; dar
reyes sobre el modo de juzgar las pirateras y decretar penas
contra ste y otros atentados cometidos en alta mar con
infraccin del derecho de gentes.-24. Conceder amnistas o
indultos generals en el caso que seala el artculo 118 (de-
termina este artculo que *cuando por algn grave aconteci-
miento peligre la salud de la patria y convenga usar de am-
nista o indulto, el Presidente lo propondr al Congreso).-
25. Crear tribunales inferiores que conozcan en asuntos pro-
pios de la Federacin.-26. Calificar las elecciones populares
de las autoridades federales, a excepcin de la del Senado.
27. Admitir, por dos terceras parties de votos, las renuncias
que con causes graves hagan de sus oficios los representantes
en el Congreso, el Presidente y Vicepresidente de la Rep-
blica, los senadores despus que hayan tomado posesin,
y los individuos de la Suprema Corte de Justicia.-28. Se-









cONSTITUCI6W M 1824 55
alar los sueldos de los representantes en el Congreso, del
President y Vicepresidente, de los senadores, de los indivi-
duos de la Suprema Corte y de los dems agents de la Fe-
deracin.-29. Velar especialmente sobre la observancia de
los artculos contenidos en los ttulos X y XI, y anular, sin
las formalidades prevenidas en el artculo 194, toda disposi-
cin legislative que los contrarie.-30. Conceder permiso
para obtener de otra nacin pensions y distintivos perso-
nales, siendo compatibles con el sistema de gobierno de la
Repblica. 4
Es tambin atribucin del Congreso (art. 148) declarar
cundo ha lugar a formacin de causa contra sus miembros
en los casos expresamente consignados en el articulo 143:
traicin, venalidad, falta grave en el desempeo de sus fun-
ciones y delitos comunes que merezcan pena ms que correc-
cional.
30. Sin ser parte del Poder legislative, hay, como
queda dicho, otra Cmara, el Senado (tt. VI), que inter-
viene en la funcin legislative sancionando las leyes emana-
das del Congreso (arts. 77 y 98). Est formado por dos miem-
bros por cada Estado, elegidos popularmente, renovados
anualmente por tercios, pudiendo, como los representantes
en el Congreso, ser reelegidos una vez sin intervalo (art. 89).
La Presidencia del Senado corresponde al Vicepresidente de
la Repblica, pero slo en los casos de empate sufragar (ar-
tculo 94).
Se require para ser senador: naturaleza en la Repbli-
ca, tener cumplidos treinta aos, haber sido siete aos ciu-
dadano, de estado seglar o eclesistico secular y estar en el
ejercicio de sus derechos (art. 90).
Son atribuciones del Senado: sancionar las resoluciones
del Congreso (art. 98); cuidar de la Constitucin y velar so-
ble el cumplimiento de las leyes generals y sobre la conduct
de los funcionarios del Gobierno federal (art. 99); aconsejar
al Poder ejecutivo (art. 100); convocar al Congreso en casos
extraordinarios (art. 101); proponer teras al Gobierno eje-
cutivo para el nombramiento de los principles cargo de la
Federacin y declarar cundo ha lugar a formacin de cau-
sas contra stos y los secretaries del Despacho (arts. 102









S0 PERIOD CONSTITUYENTE
y 103); intervenir cuando la Asamblea de algn Estado
traspase los limites constitucionales (art. 104 en relacin
con el 194), y nombrar el tribunal para juzgar en las causes
contra los miembros de la Suprema Corte, y en apelacin de
la Suprema Corte en las causes contra el Presidente y el
Vicepresidente de la Repblica (art. 104 en relacin con
los arts. 150 y 149).
31. Los proyectos de ley se presentan por escrito al
Congress. Tienen facultad de presentar proyectos los repre-
sentantes y, exceptuando proposiciones de cualquier clase de
impuestos, los secretaries del Despacho (art. 71). Adoptada
una resolucin por el Congreso, necesita para ser vlida la
sancin del Senado, no siendo de las numeradas en el artcu-
lo 77, o sea las referentes: 1., a rgimen interior, lugar y
prrroga de las sesiones del Congreso; 2.0, calificacin de elec-
ciones y renuncia de los elegidos; 3.0, concesin de cartas de
naturaleza; 4.0, declaratoria de haber lugar a formacin de
causa contra cualquier funcionario.
Negar el Senado la sancin cuando la resolucin sea en
cualquier manera contraria a la Constitucin o cuando juz-
gara que su conservacin no es convenient a la Repblica.
Si as la estima, razonar su opinion y el Congreso discu-
tir de nuevo la resolucin devuelta.
Caso de ratificarla por dos terceras parties de votos, o
tres cuartas parties si la resolucin es sobre contribuciones,
la sancin se tiene por dada (arts. 81 y 82), salvo que el Se-
nado la crea contraria a los ttulos X y XI de la Constitu-
cin, es decir, a los que respectivamente consignan garantas
de la libertad individual y disposiciones generals que, casi
en su totalidad, son tambin preceptos establecidos para
salvaguardia de derechos individuals. En estos casos, el Se-
nado tiene facultad para negar de nuevo la sancin a la re-
solucin ratificada por el Congreso con acuerdo de sus tres
cuartas parties de votos y el Congreso no podr volver a
proponer la misma resolucin hasta el ao siguiente (artcu-
los 83 y 84).
32. A propsito de esta organizacin del Poder legis-
lativo, dice Posada que test compuesto de una manera que









CONSTITUCIN DE 1824 57
no por ser extraordinaria puede aplaudirse: result un tipo
hbrido, entire bicameral y unicameral (1).
Arosemena describe sobre el particular: Era, por consi-
guiente, el Senado un Cuerpo intermedio entire los Poderes
legislative y ejecutivo, tanto ms cuanto que, segn otras
atribuciones suyas, se asemejaba a los Consejos de Estado
o Diputaciones permanentes que reconocen otras Constitu-
ciones, y tienen por encargo: velar por la observancia de la
Constitucin, suplir, a la legislature en ciertas funciones elec-
torales o administrativas, aprobar nombramientos, dictami-
nar al Ejecutivo, etc.
Bajo de otro respect poda considerarse aquella inusi-
tada institucin como un paso transitorio entire la dualidad
y la unidad legislative, puesto que si bien no iniciaba proyec-
tos de ley, los discuta y votaba sobre ellos, dndoles o ne-
gndoles su aprobacin dentro de diez das; y era tal la fuerza
de su negative que, para insistir el Congreso en un proyecto
objetado, requeranse los dos tercios y, en ocasiones, aun los
tres cuartos de sus votos. Si no temiramos pasar por siste-
mticos, diriamos que el Senado Centroamericano era la
Alta Cmara retirndose ante la Cmara popular, en fuerza
de la evolucin poltica y en va de reducirse nuevamente
a su primitive condicin de mero Consejo administrative,
para dejer enteramente el campo legislative a la Asamblea
nica democrtica cuando el estado social y la simplificacin
de los negocios le permitian asimilarse al directorio de una
Compaa annima.
*Mirado como Cuerpo legislative, el Senado que nos ocupa
perdi en su retirada; pero invadi la esfera del Poder eje-
cutivo, que bajo este y otros respects sufri minoracin en
sus facultades* (2).
Qu idea pudo determinar a los constituyentes de 1824
a establecer la extraa organizacin que dieron al Poder le-
gislativo? Que tuvieron el propsito de aceptar por entero
la teora unicameral me parece indudable, porque el articulo

(1) Posada (Adolfo): Instituciones polticas de los pueblos hispa-
noamencanos, pg. 129.
(2) Arosemena (Justo): Estudios constitucionales, vol. II, pgi-
nas 426 y 427.









M PERIOD CONSTITUYENTE
55 dice: El Poder legislative de la Federacin reside en un
Congreso...
El establecimiento de la institucin que denominaron
Senado, no fu para amalgamar los principios de unidad y
dualidad de cmaras, ya que la Constitucin no le reconoce
ninguna atribucin de las que conferan al Poder legislative
las Constituciones entonces existentes. La intervencin del
Senado centroamericano en la funcin legislative (sancin,
veto y derecho de convocar al Congreso en casos extraor-
dinarios), corresponde al Ejecutivo en la mayora de las
Constituciones; pero los autores de la centroamericana de 1824
juzgaron peligroso ponerla en manos del Presidente.
33. El Poder ejecutivo lo ejerce un Presidente de elec-
cin popular (art. 106), a quien sucede en caso de impedi-
mento legal un Vicepresidente, tambin elegido por el pue-
blo (art. 107). Para ser Presidente y Vicepresidente se re-
quiere naturaleza en la Repblica, tener treinta aos cumpli-
dos, haber sido siete ciudadano, ser de estado seglar y ha-
llarse en el ejercicio de sus derechos (art. 110). Su period
se fija en cuatro aos, pudiendo ser reelegido una vez sin
intervalo (art. 111).
34. Las atribuciones del Ejecutivo son muy limitadas;
est sometido al Congreso unas veces, al Senado otras.
El Poder ejecutivo (art. 113), publicar la ley, cuidar
de su observancia y del orden pblico, pero consultar
(artculo 114), al Congreso sobre la inteligencia de la ley, y
al Senado sobre las dudas y dificultades que ofrezca su eje-
cucin. Debe en este caso conformarse con su dictamen y
cesa su responsabilidad.
Entablar (art. 115), las negociaciones y tratados con las
Potencias extranjeras y los negocios que provengan de estas
relaciones, consultando en ambos casos al Senado, pero no
estando obligado a conformarse con su dictamen.
Los nombramientos que le son propios los realize (ar-
ticulo 117) a propuesta del Senado, de la Suprema Corte
de Justicia o de los superiores respectivos en cada ramo de
la Administracin.
Libremente slo puede separar a los secretaries del Des-
pacho; a los funcionarios del Poder ejecutivo federal trasla-









CONSTITUCION DE 1824 59
darles con arreglo a las leyes, suspenderlos por seis meses
y deponerlos con pruebas justificativas de ineptitud o des-
obediencia, y con acuerdo, en vista de ellas, de las dos ter-
ceras parties del Senado (art. 122).
Propone al Congreso cuando convenga usar de amnista
o indulto (art. 118).
Tiene el mando supremo de toda la fuerza armada de la
Federacin y, con aprobacin del Senado, puede mandar en
persona el ejrcito, en cuyo caso recae el gobierno en el
Vicepresidente (art. 119).
Podr usar de la fuerza para repeler invasiones o contener
insurrecciones, dando cuenta inmediatamente al Congreso o,
en su defecto, al Senado (art. 120).
En los casos que el Presidente tuviera informes de algu-
na conspiracin o traicin a la Repblica y de que la ame-
naza un prximo riesgo, puede ordenar el arrest e interrogar
a los presuntos reos; pero los pondr, en el trmino de tres
das, a disposicin del juez respective (art. 127).
Con aprobacin del Senado, concede los premios honor-
ficos compatibles con el sistema de gobierno de la Nacin
(artculo 121).
Seala el artculo 128 como atribucin tambin del Pre-
sidente, la de comunicar a los Jefes de los Estados las leyes
y disposiciones generals, y prevenirles en todo cuanto con-
cierna al servicio de la Federacin y no estuviere encargado
a sus agents particulares.
35. Un Ejecutivo as organizado-escribe Arosemena-
apenas poda corresponder a su objeto. Dijrase que los cons-
tituyentes de la Federacin Centroamericana vislumbraron
y quisieron plantear las teoras political de los radicales fran-
ceses, como Luis Blanc, Madier de Maujan, Nacquet Beau-
r, etc., quienes rechazan la division del Poder pblico en
tres ramas y slo admiten uno a cargo de una Asamblea
legislative, de quien el Ejecutivo es un mero agent subordi-
nado. Pero para desarrollar este plincipio menester fuera
suprimir el Senado, hacer direct la eleccin del Congreso y
por ste la del Presidente de la Repblica. Era, por consi-
guiente, la combinacin Centroamericana un pensamiento sui








60 PERIOD CONSTITUYENTE
generis, de que en vano se buscara la base en ninguno de los
sistemas polticos reconocidos (1).
No suscribir la suposicin de que los constituyentes
de 1824 se adelantaron a su tiempo hasta el punto de vis-
lumbrar la concepcin poltica del Ejecutivo como un mero
agent subordinado a la Asamblea legislative; pero s que se
hicieron cargo de que el hombre en el Gobierno se corrompe
ms fcilmente que en las Cmaras, y de que el mando incita
el afn de dominacin e inclina a quien lo ejerce a sobre-
poner su voluntad a la ley. Conocindose a si propios, des-
cubrieron la tendencia latente al gobierno personal y la dic-
tadura, presintiendo el peligro del poder personal de un Pre-
sidente del Ejecutivo; y para evitar el desarrollo y propaga-
cin de aquella tendencia, plantearon un rgimen de garan-
tas, de precauciones polticas de carcter jurdico del Poder
contra el Poder, segregando al Ejecutivo atribuciones que las
Constituciones de tipo normal le otorgan. Que la formula
en que concrecionaron la idea no corresponda a la concepcin
de lo que deben ser los Poderes en el rgimen federal, es cues-
tin distinta; pero habr que convenir que la Asamblea
constituyente prevea, por lo menos, el future de escndalo
y anarqua que inmediatamente se inici en el pas, y adopt
medidas para evitarlo.
36. El Poder judicial se confi a la Suprema Corte de
Justicia, integrada por cinco o siete magistrados, elegidos
por el pueblo, renovables por tercios cada dos aos, pudiendo
ser reelegidos (art. 132). Se require para ser miembro de la
Suprema Corte, ser americano de origen, con siete aos de
residencia no interrumpida e inmediata a la eleccin, ciuda-
dano en el ejercicio de sus derechos, de estado seglar y mayor
de treinta aos (art. 133). Los miembros de la Suprema Corte
de Justicia son responsables cuando incurran en algunos de
los hechos delictivos sealados para los senadores, Presidente
y Vicepresidente de la Repblica y secretaries del Despa-
cho (art. 144).
37. La Suprema Corte de Justicia conocer: en ltima
instancia, con las limitaciones y arreglos que hiciere el Con-

(1) Arosemena (Justo): Estudios constitucionales, vol. II, pg. 428.









CONSTITUCIN DE 1824 61
greso, en los casos emanados de la Constitucin, de las leyes
generals, de los tratados hechos por la Repblica, de juris-
diccin martima y de competencia sobre jurisdiccin en
controversial de ciudadanos o habitantes de diferentes Esta-
dos (art. 136); en segunda instancia, en los casos de contien-
das en que sea parte toda la Repblica o uno o ms Estados
con alguno o algunos otros o con extranjeros o habitantes
de la Repblica (art. 137), y en nica instancia, en causes
civiles de los ministros, diplomticos y cnsules y en las
criminals de todos los funcionarios en que el Senado de-
clara haber lugar a la formacin de causa (art. 138).
38. Adems de la Suprema Corte de Justicia hay otro
Tribunal Superior, encargado de juzgar en las causes contra
determinadas supremas autoridades federales, el establecido
por el artculo 147, compuesto de cinco individuos nombra-
dos por el Senado entire sus suplentes, o los del Congreso,
que no hayan entrado al ejercicio de sus funciones.
39. El ttulo IX determine la responsabilidad y el
procedimiento en las causes de las supremas autoridades fe-
derales.
Partiendo de la base de que todo funcionario pblico
(artculo 142) es responsible con arreglo a la ley del ejer-
cicio de sus funciones, establece seguidamente que son res-
ponsables los representantes en el Congreso (art. 143), por
delitos de traicin, venalidad, falta grave en el desempeo
de sus funciones y delitos comunes que merezcan pena supe-
rior a correctional; y que en los mismos casos y en los de in-
fraccin de ley y usurpacin, lo son tambin (art. 144) los
senadores, miembros de la Suprema Corte de Justicia, Pre-
sidente y Vicepresidente de la Repblica y secretaries del
Despacho.
*En las acusaciones contra individuos del Congreso-dice
el artculo 148-declaarar ste cundo ha lugar a la formacin
de causa, la que ser seguida y terminada segn la ley de su
rgimen interior.
En las acusaciones contra el Presidente y Vicepresidente,
si ha hecho sus veces, declarar el Congreso cundo ha lugar
a la formacin de causa, juzgar la Suprema Corte y en ape-
lacin el tribunal que establece el artculo 147 (art. 149).









o4 PERIOD CONSTITUYENTE
En las acusaciones contra individuos de la Suprema Cor-
te, el Congreso declarar cundo ha lugar a la formacin de
causa y juzgar el Trbunal que establece el artculo 147,
(artculo 150).
En las acusaciones contra los senadores y Vicepresiden-
te, declarar el Congreso cundo ha lugar a la formacin de
causa y juzgar la Suprema Cortes (art. 151).
40. El titulo XII establece las bases para la organiza-
cin internal de los Estados acoplndola al modelo de la del
Estado federal.
Cada Estado tiene como Poder legislative una Asamblea,
formada por representantes elegidos popularmente, y un Con-
sejo representative para la sancin de leyes y dems atribu-
ciones anlogas a las del Senado (tt. XII, secciones 1.a y 2.');
como Ejecutivo un Jefe, a quien en caso de just impedi-
mento sustituye un segundo Jefe, ambos de eleccin popu-
lar (tit. XII, seccin 3.a), y como Poder judicial una Corte
Superior de Justicia (tit. XII, seccin 4.a).
Aludiendo a estas bases para la organizacin del rgimen
poltico de los Estados, dice Arosemena, que sentado por la
Constitucin, en el artculo 10, el verdadero principio federa-
tivo, no fu bastante consecuente al sealar bases de consti-
tucin a los Estados, como lo hizo en el ttulo XII, oblign-
doles a establecer todos sus poderes pblicos sobre el modelo
de la organizacin national, juzgada, segn eso, el non plus
ultra de la perfeccin (1).
No creo del todo fundada esta censura. Aun siendo in-
cuestionable en el sistema federal que los Estados se agrupan
sin menoscabo de su soberana, en lo que les es peculiar y
propio, es decir, que los organismos components de la Fe-
deracin son libres en su gobierno interior, esto no se opone
a que el pacto consagre limitaciones generadoras de vnculos
que, haciendo ms intima la unin, corten la tendencia a dis-
gregarse y aseguren el orden y la paz. Hubiranse estable-
cido las normas constitucionales references a la organizacin
internal de los Estados violando su autonoma, imponindoles
la unidad en la organizacin poltica, y podra decirse, con

(1) Arosemena (Justo): Estudios constitucionales, vol. II, pg. 425.









CONSTITUCI6N DE 1824 63
razn, que esto no encaja en el sistema federativo; pero no
cuando a la unidad se fu por libre y espontnea voluntad
de los pueblos, manifestada en el pacto.
Pienso, con Pi y Margall, que la Federacin, lejos de ser
contraria a la unidad, da busca por donde cabe ms slida-
mente fundarla, por la libre y espontnea voluntad de los
pueblos. Respeta la Federacin la variedad dondequiera que
exista, como no vea en ella un obstculo a su propia existen-
cia; pero acepta y favorece tambin la unidad dondequiera
que la produzcan especiales circunstancias o el natural des-
arrollo de la vida de las Naciones (1).
La Constitucin de Suiza establece que el gobierno de los
Cantones ha de ser republican democrtico; mas esto no es
una limitacin de su autonoma, sino la expresin de su
voluntad en consonancia con la forma de gobierno que los
Cantones reconocen, que al ser democrtico en la Federacin
ha de serlo en los Estados. Igualmente la Constitucin de
los Estados Unidos de Amrica garantiza a cada Estado la
forma de gobierno republican (art. 4.0, seccin 4.a).
41. -El ttulo XV, ltimo de la Constitucin, trata en
su seccin 1.a de la reform constitutional. Para poder dis-
cutir un proyecto de reform o adicin (art. 199), debe pre-
sentarse al Congreso firmado por seis representantes o ser
propuesto por alguna Asamblea de los Estados. tos que se presented en esta forma (art. 200), si no fueren
admitidos a discusin, no podrn volver a proponerse sino
hasta el ao siguientes. Los proyectos de reform o adicin
admitidos a discusin y en estado de votarse necesitan, para
ser acordados, las dos terceras parties de los votos (art. 201).
Acordada la reform o adicin constitutional, es vlida acepta-
da por la mayora absolute de los Estados, con las dos terceras
parties de la votacin de sus Asambleas (art. 202); pero si la re-
forma o adicin versa sobre algn punto que altere en lo esen-
cial la forma de gobierno adoptado, el Congreso, despus de la
aceptacin de los Estados, convocar una Asamblea Nacio-
nal Constituyente para que definitivamente resuelva (art. 203).
Pertenece, por consiguiente, esta Constitucin al grupo
de las Constituciones rgidas.
(1) Pi y Margall (F.): Las Nacionalidades, pg. 148.



















CAPITULO III


EL ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADOS FEDERADOS

I

Luchas political y guerras civiles

1. La Asamblea Nacional Constituyente clausur sus
sesiones el 23 de enero de 1825. Su labor, destruida muy pron-
to por las facciones political, es prueba concluyente del esp-
ritu liberal y democrtico, patriotism y altura de miras de
la Asamblea.
La Constitucin de la Repblica federal, segn el artcu-
lo 204, deba sancionarse, es decir, aprobarse por el primer
Congress ordinario o Asamblea legislative; mas como era
eligible (art. 211), desde el moment de publicarse, inmdia-
tamente se convocaron elecciones de diputados, instalndose
en Guatemala, el 6 de febrero de 1825, la primera Asamblea
Nacional Legislativa de la Repblica federal de Centroam-
rica. La presidi el Dr. Mariano Glvez.
Para la presidencia de la Federacin los liberals apoya-
ban la candidatura del general D. Manuel Jos de Arce, y los
conservadores la de D. Jos Cecilio del Valle. Ninguno obtu-
vo la mayoria de sufragios requerida, y a la Asamblea le
tocaba elegir entire los que tuviesen mayor nmero. Para
zanjar dificultades, declar electos Presidente y Vicepresi-
dente, respectivamente, a D. Manuel Jos de Arce, salvadore-
o, que se haba distinguido por su celo en favor de la inde-
pendencia, y a D. Mariano Beltranena, conservador.
De conformidad con la Constitucin, se. esignaron tam-
bin los miembros de la Suprema Corte de Justicia.









66 EL ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADOS FEDERADS
Colombia, el 15 de marzo de 1825, y los Estados'Unidos
de Amrica, el 15 de diciembre siguiente, reconocieronhla
Repblica y enviaron sus agents diplomticos. 0
Cada uno de los cinco Estados organize tambin sus Po-
deres. Guatemala eligi Jefe ejecutivo a D. Juan Barrundia;
El Salvador a D. Juan Vicente Villacorta; Honduras a
D. Dionisio Herrera; Costa Rica a D. Juan Mora, y Nica-
ragua, a D. Manuel Antonio de la Cerda. Los Congresos
constituyentes los instalaron: El Salvador el 14 de marzo
de 1824; Costa Rica el 5 de mayo; Honduras el 28 de agos-
to; Guatemala el 15 de septiembre, y Nicaragua el 10, de
abril de 1825. De estas Asambleas proceden las primeras
Constituciones de los cinco Estados. Tambin se constituy
en cada uno su Corte Superior de Justicia.
2. Apenas instalados los Poderes federales, surgieron
hechos que haban de ocasionar la ruptura de la Federacin.
Las banderas polticas, las ambiciones de los caudillos y la
ignorancia de las masas, explotada por los que no tenan
otra mira que su inters personal, produjeron divisions y
luchas intestines que ensangrentaron durante muchos aos
al pas.
Por no existir distrito federal, Guatemala era centro de
la Federacin y Estado independiente, y en Guatemala ha-
ban de residir el Presidente de la Federacin, D. Manuel Jos
de Arce; el Vicepresidente, ejerciendo las funciones de Pre-
sidente del Senado, y el Jefe del Estado o Provincia unida
de Guatemala, D. Jos Barrundia.
Eran demasiadas autoridades; muy difcil coordinar la
existencia de Arce y Barrundia en la misma capital, y muy
lgico prever un conflict entire ellos, que se tradujera en
conflict entire la Federacin y el Estado libre de Guatemala.
Los acontecimientos se encargaron de evidenciar lo absurdo
del sistema de prescindir del distrito federal.
Garca Caldern apunta como una de las causes de la
disgregacin de la Federacin el antagonismo por la superio-
ridad de unos Estados sobre los otros en el ejercicio del
Poder: *En la Cmara baja-dice-Guatemala tena mayora
y de esta superioridad derivaban las tendencies a la domina-
cin poltica, que provocaron una larga series de guerras in-









LUCHAS POLITICAS Y GUERRAS CIVILES 67
ternas. Este no es el choque de naciones, sino el conflict
de intereses de provincial rivals o de querellas de generals.
El Salvador quiere realizar su autonoma: Repblica bien
poblada, viril, no acepta fcilmente la hegemona de Gua-
temala.
*He aqu uno de los aspects de esta historic montona:
las guerras frecuentes dividen Guatemala y El Salvador. Se
lucha por la supremaca, por la tutela moral. El lazo federal
subsiste y las Asambleas se multiplican; hay Congresos ge-
nerales y Congresos provinciales. De repente un Estado de-
clara caduco el pacto que le une a las otras Repblicas: se
disuelve un Congreso; despus se instala otro. Esto es, una
confusion perpetua de poderes (1).
Durante el mando de Arce comenzaron las luchas intes-
tinas y las guerras entire los Estados, que han obstruccionado
el progress de la Amrica Central.
3. Arce, al poco tiempo de ejercer la Presidencia, aun-
que deba su eleccin al partido liberal, se entreg a los
conservadores de Guatemala. Empez por patrocinar una
protest de stos, encabezada por el obispo de Len, contra
la ley que sujet al pago de contribuciones al clero y otras
classes privilegiadas, exentas antes por la legislacin espa-
ola, y seguidamente hostiliz a los jefes de Estado que mili-
taban en el partido liberal.
Sin percatarse de que el sistema federal no admite la in-
tromisin del Poder central en el gobierno de los Estados
federados, por instigacin del clero, depuso y decret el en-
carcelamiento de Barrundia, Jefe del Estado de Guatemala;
en Honduras mand a Milla contra Herrera; se indispuso
con Pardo en El Salvador, y apoy el absolutismo de Cerda
en Nicaragua.
*Y desde este punto-escribe Hurtado y Arias-resulta
tarea singularmente difcil resumir en pocas pginas la his-
toria de la Amrica Central. La anarqua es general. Sin con-
tar con las ambiciones personales de los caudillos, la fomentan,
de una parte, la inconciliable hostilidad de liberals y conser-


(1) Garca Caldern (Francisco): Les dimocraties atines de I'Amd-
ripue pgs. 201 y 202.









68 EL ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADS FEDERADOS
vadores y la incapacidad de las provincias o Estados para
acomodarse al rgimen federal establecido por la Constitu-
cin de 1824. Las luchas polticas toman un carcter de vio-
lencia que hace inevitable la guerra civil. Cuando los libe-
rales estn en el Poder, persiguen al clero, expulsan a las
congregaciones, confiscan los bienes de manos muertas, quie-
ren imponer a la Iglesia la tutela del Estado en la forma ms
dura; y, naturalmente, cuando los conservadores triunfan,
caen en los excess contrarios. Los liberals son federalistas
y los conservadores defienden la independencia de los Esta-
dos. Los segundos tienen sus principles elements en Gua-
temala; y la preponderancia que este Estado quiere tener
sobre los dems, es un nuevo element de discordia. El pacto
federal no resisted, por lo dems, las tendencies separatists
de algunos Estados, que se proclaman independientes a la
primera oportunidad. Los Congresos federales y las Asam-
bleas provinciales se entregan a una febril tarea legislative
que no hace sino aumentar la confusion. La historic de la
Amrica Central ofrece el espectculo de una constant lucha,
de un batallar incesante, durante el cual, en varias ocasiones,
los hombres cambian de posicin y los pueblos de bandera,
de suerte que es impossible seguirlos en sus evoluciones* (1).
4.-La Asamblea federal, que haba clausurado sus se-
siones ordinarias el 25 de diciembre de 1825, las inaugura de
nuevo el 1.0 de enero del ao siguiente. Figuraba en ella una
mayoria liberal, que censuraba la conduct de Arce, y for-
mul contra l una acusacin por no dar oportunamente
cuenta del presupuesto de gastos y haber invertido algunos
fondos del emprstito extranjero recientemente colocado. Los
conservadores influyeron para que no asistiesen al Congreso
los diputados de El Salvador y Costa Rica, y no habiendo
quorum, no se pudo tramitar la acusacin. En complete des-
acuerdo con el Ejecutivo, la Asamblea tuvo que cerrar las
sesiones.
5. La prisin del coronel francs Nicols Raoul, dete-


(1) Hurtado y Arias (E. G.): Amrica Central, tomo XXIII, ca-
pulo XIV, pgs. 785 y sigs. de la Historia del Mundo en la Edad
Modern.










LUCHAS POLITICAL Y GUERRAS CIVILES 69
nido en Jalapa por orden del Presidente Arce, determine
que el Jefe del Estado de Guatemala, Juan Barrundia, pro-
testara contra aquella media, que violaba las leyes de este
Estado, y que su Asamblea, el 16 de agosto de 1826, facultase
a Barrundia para desconocer la autoridad del Presidente,
levantar tropas, hacer uso de la fuerza en caso necesario y
retener el product de la renta de tabacos, destinado a
cubrir en parte los gastos de la Federacin.
Arce reclam contra esos acuerdos, pidi se declarara
culpable a Barrundia por su oposicin al Ejecutivo federal,
conminando con usar, si era desatendido, de las facultades
que le conceda la Constitucin, y el 5 de septiembre orden
el acuartelamiento de tropas y el arrest del Jefe de Guate-
mala, hecho que provoc un descontento general y que se
alzara en armas Quezaltenango, estallando as la guerra
civil.
6. El 2 de septiembre se haba disuelto el Senado, se-
gn dice Morazn en sus Memorias, porque Arce influy
para que dos senadores amigos suyos se negasen a concurrir
a las sesiones para que se disolviese el Cuerpo por falta de
nmeros; y en vista de ello, Arce convoc al Congreso federal
a sesiones extraordinarias para el 1.0 de octubre siguiente.
No lleg a instalarse la Asamblea por falta de asistencia de
los diputados conservadores, y por decreto del 10 de dicho
mes convoc un Congreso national extraordinario, plena-
mente autorizado por los pueblos para restablecer el orden
constitutional, y proveer; por todos los medios propios de
su poder y sabidura, a las necesidades de la Repblicas.
El Congress se compondra de representantes elegidos libre-
mente con arreglo a la Constitucin, debindose instalar en
Cojutepeque luego que se reuniera la mayora absolute de
representantes de la Repblica.
Los conservadores aplaudieron el decreto, censurndolo
los liberals, que lo calificaron de nulo, por no tener faculta-
des el Ejecutivo para hacer tal convocatoria, que la Consti-
tucin reserve expresamente al Senado. Tambin los libe-
rales tacharon de inconstitucional otro decreto del 31 de
octubre, por el que, en virtud a estar destituido y preso el
Jefe de Guatemala, Barrundia, y haber sido asesinado el









70 EL ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADOS PEDERADOS
Vicejefe, Dr. Cirilo Flores, se convocaba a los pueblos de
este Estado a elegir a sus sucesores.
Bajo la presin del Ejecutivo federal se celebraron las
elecciones para diputados al Congreso de Cojutepeque y de
senadores federales. De igual manera se celebraron las elec-
ciones para constituir la Asamblea y el Ejecutivo de Guate-
mala.
7. El 31 de diciembre se install la Asamblea de este
Estado, y design como Jefe interino a Estrada, hasta que
hecho el escrutinio de los votos que se le remitieron declar
electos Jefe y Vicejefe, respectivamente, a D. Mariano de
Aycinena y D. Manuel Montufar, conservadores. Aycinena
se posesion el 1.o de marzo de 1827; y El Salvador, para
reponer a Barrundia en el cargo de Jefe de Guatemala, in-
vadi este Estado, llegando con sus fuerzas a una legua de
la capital, siendo rechazadas por los guatemaltecos, dirigidos
por el mismo Presidente Arce.
8. En Nicaragua el absolutismo de Cerda determine la
reproduccin de la guerra civil entire fiebres y services, dn-
dose espectculos de verdadero vandalism. Los odios que
esta lucha despert no se amortiguaron hasta 1829, que Mo-
razn, Presidente de la Federacin, mand a Nicaragua a
Dionisio Herrera, liberal, para hacer una poltica de pacifi-
cacin, aunque tuvo que reprimir algunas sublevaciones de
los services.
9. La autonoma de los Estados, violada por el Presi-
dente Arce, encontr un defensor enrgico y valeroso en el
general Francisco Morazn, Jefe de Honduras.
En 1826 estall la guerra civil entire conservadores y libe-
rales, y Dionisio Herrera, Jefe de Honduras, acept el decre-
to del Gobierno de El Salvador, que invitaba a Honduras,
Nicaragua y Costa Rica a emprender una accin coman para
restablecer en la Repblica el orden constitutional, y convo-
caba a los diputados federales para que se reunieran en la
villa de Ahuachapn.
La primera legislature ordinaria de Honduras, en la que
predominaban los conservadores, habia decretado, a media-
dos del afo 1826, la cesacin de Herrera en el cargo de Jefe
del Ejecutivo, y acordado que se hicieran elecciones para pro-









LUCHAS POLITICAS Y GUERRAS CIVILES 71
veerlo; mas como en ninguno de los otros Estados se proce-
di a la renovacin de los miembros del Ejecutivo designados
en las elecciones verificadas antes de publicarse la Constitu-
cin federal, Herrera eludi el cumplimiento del acuerdo de
la Asamblea, continue en el mando y acumul en su persona
toda la autoridad al terminar la Asamblea sus sesiones ordi-
narias, puesto que no haba Consejo ni Corte de Jus-
ticia.
En tal situacin, la tirantez de relaciones entire el Jefe
del Estado y el cannigo Irias, encargado interinamente de
la dicesis por fallecimiento del obispo, y la altanera del
cannigo, determine una orden de arrest contra ste, sea-
lndosele por crcel la ciudad de Comayagua. Fugse Irias,
excomulg a Herrera, sublev a los pueblos contra el Gobier-
no, proclamando tres departamentos su unin al Gobierno
general de la Repblica, en el que los services dominaban,
y provoc la entrada en el pas de tropas federales, que pu-
sieron sitio a Comayagua el 4 de abril de 1827. Herrera se
dirigi al Presidente Arce, protestando contra sus procedi-
mientos hostiles, y a El Salvador y Nicaragua, pidindoles
auxilio para defender la autonoma de su Estado; pero ni
aqul le escuch, ni estos Estados podan favorecerle. Entre-
gada traidoramente la plaza a los sitiadores, Herrera fu
preso y enviado a Guatemala, y el Vicejefe, D. Jos Justo
Milla, de acuerdo con las rdenes de Arce, que deseaba la
reorganizacin del Estado de Honduras con personas que le
fuesen totalmente adictas, convoc a elecciones para verificar
la renovacin total de las autoridades.
10. El Gobierno de El Salvador organize fuerzas que
reunidas a las hondureas, dirigidas por Morazn, derrotaron
a Milla, ocuparon Tegucigalpa y Comayagua, y en muy poco
tiempo dejaron libre de enemigos todo el territorio hondureo.
Don Francisco Morazn, senador ms antiguo, y slo
tena veintiocho aosl, se encarg del Gobierno, porque He-
rrpra continuaba preso; dict medidas conducentes a la res-
tauracin de los poderes constitucionales; organize las fuer-
zas que deban marchar en socorro de El Salvador, y empren-
di la campaa contra el Presidente Arce.
.El mismo ao que esto ocurra (1828), Arce dimiti la









72 EL ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADOS PEDERADOS
Presidencia del Ejecutivo, siendo sustituido por el Vicepre-
sidente Beltranena.
Morazn moviliz sus fuerzas en abril de 1828, y aunque
al principio sufri un pequeo descalabro, entr triunfante
en la ciudad de Guatemala el 13 de abril de 1829, al frente de
un cuerpo de 2.000 hombres, designado con el nombre de
Ejrcito aliado protector de la Ley. Sin perder moment, des-
terr a Arce, que march a Mjico; al Jefe D. Mariano Ayci-
nena, al arzobispo fray Ramn Casaus, a todos los frailes
dominicos, recoletos y franciscanos, y a los principles signi-
ficados por ideas reaccionarias, actuando como dictador has-
ta el 22 de junio siguiente, que se reuni en Guatemala el
Congress federal, y asumi interinamente la Presidencia del
Ejecutivo, como senador ms antiguo, D. Jos Francisco
Barrundia, liberal, prcer de la independencia, estadista aus-
tero y probo, y se convoc a elecciones.
11. La Federacin haba ya sufrido la desmembracin
de Costa Rica el 1. de abril, doce das antes de entrar Mora-
zn en Guatemala. La Asamblea de aquel Estado, en vista de
los sucesos que se desarrollaban en los otros, su ninguna par-
ticipacin en ellos, pues permaneci neutral en la lucha que
desde 1826 sostenan unitarios y federales, y la imposibilidad
de mantener las relaciones constitucionales con el Gobierno
federal, resolvi que Costa Rica reasumiera la plenitud de
su soberana y la declar en ejercicio de ella hasta que se nor-
malizase el funcionamiento del Poder federal. A principios
de 1831 Costa Rica volvi a la Federacin.
12. Salvo este contratiempo, al hacerse la convocatoria
a elecciones haban entrado ya en la normalidad los otros
cuatro Estados components de la Federacin. La Asamblea
de Guatemala, disuelta por Arce en 1826, se reinstall y llam
al Gobierno del Estado a D. Juan Barrundia, hermano del
President interino de la Federacin. Tambin en Honduras,
Nicaragua y El Salvador se constituyeron sus Asambleas y
se encargaron de las jefaturas caracterizados liberals, que
se manifestaron nada blandos con los sostenedores de las
ideas y del rgimen vencidos por el general Morazn. Estos
realizaron algunas intentonas en Honduras y Nicaragua para
recuperar el Poder, pero sin xito.









PROYECTO DE CONSTITUCIN DE 1835 73
Por aquella poca se susurr que los espaoles prepara-
ban en Cuba una expedicin a Centroamrica, y el Congreso
federal tom several medidas contra los peninsulares resi-
dentes y cort toda relacin commercial con Espaa. Poco
despus, como no se realizaba la anunciada invasion, estas
medidas quedaron sin efecto.
13. -Triunfante en las elecciones (27 de marzo de 1830)
para la presidencia del Ejecutivo federal, por gran mayora
de votos, el general Morazn, el 16 de septiembre le entreg
Barrundia el mando supremo de la Repblica, en presencia
del Congreso, inaugurndose la poca llamada de la restau-
racin, y con ella un estado de progress general del pas y de
relative tranquilidad, que dur ocho aos.

II

Proyecto de Constitucin federal de 1935

14. Las discordias y luchas civiles de la Federacin de
Centroamrica hicieron pensar a los pueblos que tenan por
causa defects de la Constitucin, y para corregirlos deman-
daron repetidamente se procediera a una revision de la
Constitucin de 1824.
Coincidiendo en esta idea, la Comisin de reforms del
Congress propuso a ste la siguiente adicin al artculo 203:
*En casos urgentes y de grave peligro tambin podr convo-
carse una Asamblea Nacional Constituyente; pero la Cma-
ra, *previendo que tal Asamblea podra hacer con la misma
facilidad grande bienes como grandes males; que el movi-
miento que su eleccin y reunin deba producer era peli-
groso en las circunstancias presents; y que por su medio
tal vez no se daran las reforms que la nacin quiere, o si
se daban tardaran ms los pueblos en recibir su benfico
influjo* (1), no acept la adicin, y encarg a la Comisin,
el 30 de enero de 1835, presentara un proyecto de reform.
La Comisin invirti en su cometido siete das, y el 6 de


(1) Informe de la Comisin, pg. 1.









74 EL ESTADO FEDERAL Y WIS ESTADOS EDERADOS

febrero present el proyecto, aprobndolo el Congreso el 13
del mismo mes.
15. La nueva Constitucin, cuya nota de ms realce
es la sustitucin del sistema unicameral de 1824 por el bica-
meral en la organizacin del Poder legislative, es tambin
complete y muy extensa, y su plan el mismo de la antigua.
El ttulo VI de sta se supreme, y los catorce restantes, sub-
divididos en secciones, ofrecen las modificaciones siguientes:


Titulo I. (No varia.)
Titulo II. (No varia.)


Titulo III. (No varia.).....











Titulo IV. (No varia.) ....


Seccin 1.a (No varia.)
Seccin 2.* (No varia.)
Seccin 3.a De las Juntas electorales
de Distrito.
Seccin 4.a De la eleccin de los se-
nadores.
Seccin 5.a De la regulacin de votos
y modo de verificar la
eleccin de Presidente
y Vicepresidente de la
Repblica.
Seccin 1.: (No varia.)
Seccin 2.a De la organizacin de la
Cmara de representan-
tes.
Seccin 3.a De la organizacin del Se-
nado.
Seccin 5.a De las atribuciones del
Poder legislative.
Seccin 6.a De las facultades exclusi-
vas de la Cmara de
representantes.
Seccin 7.a De las facultades exclusi-
vas de la Cmara del
Senado.


Titulo V. De la formacin y I Seccin 1. (No varia.)
promulgacin de la ley... Seccin 2.s De la promulgacin de la
ley.
Titulo VI. (El titulo VII de 1824.)
Titulo VII. (El titulo VIII ce 1824.)
Titulo VIII. (El titulo IX de 1824.)
Titulo IX. (El titulo XI de 1824.)
Titulo X. (No varia.)
Ttulo XI. Limitaciones del Seccin nica.
Poder pblico ..........

Ttulo XII. Disposiciones ge- Seccin 1.* Facultades de los Esta-
nerales sobree e los Eos.
nerales sobre los stados. Seccin 2.- Deberes de los Estados.










PROYECTO DE CONSTITUCIN DE 1835 75
Ttulo XIII. (El ttulo XIV de 1824.)
Titulo XIV. De las retormas n nica.
de esta Constitcin ..... Secci ica.

16. En orden al contenido, cabe anotar bastantes no-
vedades, muchas plausibles, porque consuenan mejor con la
naturaleza del Estado federal que las primitivas disposicio-
nes, o responded a conveniencias que la experiencia puso de
manifiesto, o a una concepcin ms acabada de los derechos
del hombre. Otras, en cambio, son una desviacin de los prin-
cipios democrticos, o un olvido de la doctrine de la indepen-
dencia de los Poderes y del secret de la libertad, que Montes-
quieu encuentra en dar iguales a aquellos a quienes no puede
darse superiores.
17. A las garantas de la libertad individual se agrega
la inviolabilidad de la correspondencia: Es inviolable el se-
creto de las cartas, y las que se sustraigan de las oficinas de
correos o de sus conductores no produce efecto legal ni pue-
den presentarse en testimonio contra ninguno, (art. 175).
El artculo 11, referente al culto religioso, qued redac-
tado en trminos de amplia tolerancia: Repblica pueden adorar a Dios segn su conciencia. El Go-
bierno general les protege en la libertad del culto religioso.
Mas los Estados cuidarn de la actual religion de sus pue-
blos y mantendrn todo culto en armona con las leyes.
18. La concesin de cartas de naturaleza, que en el
texto de 1824, artculo 15, es atribucin del Congreso, pasa
a ser del Presidente de la Repblica (art. 130).
19. Las Juntas electorales establecidas en el ttulo III,
seccin 3.a, se reduce a dos: Juntas populares y Juntas de
distrito (art. 23). La Comisin razona la supresin de las
Juntas populares de departamento en la siguiente forma:
Observando en el titulo III que las escalas electorales de
nuestra Constitucin debilitan la accin del pueblo tanto
como aumentan la influencia del Poder, ha credo convenient
corregir en parte estos dos vicios suprimiendo la ltima es-
cala, que, a su parecer, es del todo innecesaria. Habra opi-
nado por la eleccin direct, pero como hace poco que las
Asambleas se negaron a admitirla, es preciso evitar su repe-









76 EL ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADQS FEDERADOS
ticin, que probablemente seria de nuevo rechazada. Tambin
tuvo present; para no adoptar la eleccin direct, que en al-
gunas de nuestras poblaciones todava incultas seria la obra
de los que estn acostumbrados a dirigirlas, cayendo de este
modo en un defecto para evitar otro. No creemos que haya
inconvenient en acercar al pueblo la eleccin; pero conviene
que ste sustituya su poder con los que estime ms ilustrados
y ms en capacidad de conocer las personas sobre quienes
deben votar. Se ha ventilado en la Comisin la conveniencia
de que los electores votasen en secret, para autorizar de este
modo su libertad y ponerlos a cubierto de la seduccin y del
cohecho; pero la mayora ha estimado por ms convenient
garantizar la rectitud de los electores por el juicio pblico
y la veracidad de la eleccin por su autenticidad, siendo de
notar que este mtodo contrae ms la eleccin en pocos indi-
viduos, al paso que por el otro sera extremamente disper-
sada, quedando, en consecuencia, casi siempre al arbitrio de
los Cuerpos legislativos que la verifican (1).
20. La organizacin y atribuciones del Poder legisla-
tivo (tt. IV) se varan radicalmente. La reform constitu-
cional de 1835 acepta para la organizacin de este Poder el
sistema bicameral.
*El Poder legislative de la Federacin-dice el artculo
55-reside en un Congreso formado de dos Cmaras: la de re-
presentantes y la del Senado. La primera, de diputados elec-
tos por las juntas del distrito, y la segunda, de senadores
nombrados por las legislatures de los Estados. ,Las dos
Cmaras son independientes entire s (art. 56).
Justificando la nueva organizacin del legislative, la Co-
misin dice: *En la formacin de la ley se han adoptado los
mismos trmites que la Constitucin actual previene para la
admisin y discusin de los proyectos que se presented. Los
artculos 91, 92 y 93 puntualizan las formalidades y acuerdos
que necesitan para llegar a adquirir el carcter de ley. La
formacin de sta requiere tiempo, calma, meditacin, expe-
riencia, imparcialidad, inclinacin al bien pblico y grades
conocimientos, circunstancias que no es possible reunir cons-

(1) Informe de la Comisin, pg. 2.









PROYECTO DE CONSTITUCIN DE 1835 77
tantemente en un individuo, ni en una sola corporacin, que
fcilmente se deja llevar por el inters del moment, y aun
slo por el calor de un discurso: por esto es que en todas las
naciones modernas el Poder legislative se ha dividido en dos
Cmaras, despus de haber experimentado los funestos resul-
tados que han producido el establecimiento de una sola.
La Francia y la Espaa sufrieron terrible males cuando
pusieron la facultad de legislar en un solo cuerpo. Se ha
procurado tambin en todas parties, a ms de la division del
Legislative en Cmaras, hacer stas en cierto modo de distinta
naturaleza, para que tuviesen distintas propensiones. En don-
de se conservan las Monarquas se les ha caracterizado con
distinciones que son odiosas en las Repblicas, y en stas se
les ha dado, sobre un origen diverso, cualidades que las dis-
tinguiesen, como la mayor edad, la propiedad territorial,
y la ms o menos duracin en los destinos; pero en todas
se ha exigido, para la formacin de la ley, la aprobacin de
ambas. Nuestra Constitucin, aunque estableci dos Cma-
ras, sobre darles el mismo origen y sin diferencias ms que
en la edad y naturaleza, anul el poder del Senado por la
pequeez de su nmero; por haber sometido al juicio del
Congress la responsabilidad de sus miembros, quitndole la
independencia; por haberlo pnvado de la iniciativa de la ley, y
porque su oposicin a la emisin de sta slo sirve para exigir
que sea ratificada por un nmero mayor del Congreso; y siendo
la representacin de sta muy viciosa por la desigualdad de
los Estados, qued sin corrective que la moderase o equilibra-
se. En el plan que la Comisin propone estn corregidos estos
defects, establecindose que en asunto de legislacin ninguna
de las Cmaras puede hacer cosa sin la otra. Las pasiones son
las que mueven todo el poder human. Aun las buenas es ne-
cesario moderarlas para que no lleguen a ser perjudiciales. Las
viciosas, quin dudar que deben contenerse? En el sistema
que se propone, un proyecto bueno podr ser detenido, pero
l se abrir paso; uno malo encontrar obstculos difciles de
superar; mas si alguna vez los saltase, no ser por defecto
de la institucin, sino por la imperfeccin humana (1).

(1) Informe de la Comisin, pgs. 9 y 10.









78 EL ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADOS PEDERADOS
21. *La Cmara de representantes se compone de dipu-
tados nombrados por las Juntas electorales de distrito (ar-
ticulo 65), y se renueva por mitad cada ao, como estableci
la Constitucin de 1824 para el Congreso; pero la reform
permit la reeleccin siempre (art. 68), y el texto primitive
slo la autoriza una vez sin intervalo (art. 58 de la Consti-
tucin de 1824). No varan (art. 70) las condiciones exigidas
para ser representante en el artculo 61 del texto de 1824,
pero parece admitirse la idoneidad de los eclesisticos regu-
lares al suprimir la palabra secular.
El Senado se compone de senadores electos por las legis-
laturas de los Estados (art. 73). Cada uno de los Estados de
la Unin es representado en esta Cmara por cuatro sena-
dores nombrados por su legislature (art. 43), que renan
(artculo 80), las condiciones siguientes: ser natural de la Re-
pblica, tener treinta aos cumplidos, haber sido siete ciu-
dadano, estar en el ejercicio de sus derechos y poseer un ca-
pital libre de tres mil pesos o tener alguna renta u oficio que
produzca trescientos pesos anuales.
Para ser senador se exige determinado capital o renta por
dar alguna garanta a la propiedad, cuya seguridad es uno
de los fines de todas las asociaciones humans, sin que haya
una Constitucin, de todas las que se conocen, que no la
exija, no ya para un destino elevado como el de senador,
sino para el simple ejercicio de los derechos anejos a la ciu-
dadana (1). Uno solo de los senadores de cada Estado po-
dr ser eclesistico, y no podr ser electo ningn empleado
del Gobierno federal (art. 77).
Qued, segn la reform, el Senado de la Federacin de
Centroamrica integrado por veinte senadores, double nmero
del que corresponda por la Constitucin de 1824. Este au-
mento fu motivado, segn la Comisin: t1.0, porque compi-.
tiendo en ciertos concepts con la Cmara de representantes,
que consta de cuarenta individuos, se encontrara dbil en
la resistencia si slo tuviese una cuarta parte de aqulla;
2.0, porque dndole en la reform la iniciativa de la ley
y el veto absolute sobre las resoluciones de la otra Cmara,

(1) Informe de la Comisin, pg. 6.









PROYECTO DE CONSTITUCIN DE 1835 79
no podra hacerlo valer sin el poder que da el nmero; 3.0, por-
que en el mayor nmero de individuos est la posibilidad
de reunir el mayor nmero de luces; 4.0, porque a la respe-
tabilidad, y consideracin de las facultades que se les inviste
corresponde sea compuesto de un nmero de individuos que
le concilie la confianza y el respeto pblico y que no pueda
ser comparado a nuestras municipalidades, que en muchos
lugares son mayores que nuestro actual Senado; y 5.o, por-
que el aumento de senadores no grava ms a la Hacienda
pblica debiendo recesar como los representantes, (1).
Como garanta de independencia de los representantes y
senadores en el ejercicio de sus cargos, dispone el artculo 60
que no podrn ser empleados por el Gobierno durante sus
funciones, ni obtener ascenso que no sea de rigurosa escala.
Su inviolabilidad e inmunidad las garantiza el articulo 61
con prohibiciones anlogas a las que establece el artculo 63
de la Constitucin de 1824 respect a los representantes.
*Ias dos Cmaras se reunirn, sin necesidad de convoca-
toria, el da primero de febrero de cada ao: sus sesiones du-
rarn tres meses, y slo podrn prorrogarse uno ms* (ar-
tculo 57). Abren y cierran sus sesiones a un mismo tiempo,
no pudiendo ninguna de ellas suspenderlas ni profrogarlas
ms de tres das sin sancin de la otra, ni trasladarse a otro
lugar sin el convenio de ambas (art. 58).
Las resoluciones de cada Cmara se tomarn con la con-
currencia de la mayora absolute de sus miembros, y por
acuerdo de la mitad ms uno de los presents (art. 59).
*En el distrito federal tendrn una jurisdiccin exclusive
las autoridades federales (art. 63). *Si el Congreso se tras-
lada a otro lugar fuera del distrito, las autoridades federales
no ejercern otras facultades sobre la poblacin donde resi-
dan que las concernientes a mantener el orden y tranquili-
dad pblicos, para asegurarse en el libre y decoroso ejercicio
de sus funciones (art. 64).
22.- Las atribuciones del Poder legislative se determi-
nan en el articulo 83. En general, son anlogas a las estable-


(1) Informe de la Comisi6, pg. 4.









80 EL ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADS FEDERADOS
cidas en el texto de 1824 por el artculo 69 como atribuciones
del Congreso.
Quedan subsistentes las atribuciones expresadas en los
nmeros 2 al 17, 18 al 20 (19 al 21 en la reforma, 22 al 25
(23 al 26 en la reforma, 30 y 31 (34 en la reforma. La atri-
bucin del nmero 1 se sustituye por la siguiente: *Dictar
las leyes conducentes a conservar en los Estados las formas
republicans de un gobierno popular representative con divi-
sin de poderes, y anular toda disposicin que las altere o
contrare. Es reformada y adicionada la 21 (22 en la refor-
ma): *Determinar el valor, ley, tipo y peso de la moneda
national, y disponer su acuacin; fijar el precio de la extran-
jera; uniformar los pesos y medidas; y decretar penas contra
los falsificadores. Queda suprimida la 26. La 27 se reduce a
*admitir por dos terceras parties de votos las renuncias que
con causes graves hagan d sus oficios el Presidente y Vice-
presidente de la Repblica. La 28 se reform as: *Sealar
los sueldos de los miembros de ambas Cmaras, del Presi-
dente y Vicepresidente de la Repblica, de los individuos
de la Suprema Corte de Justicia y de todos los dems agen-
tes y empleados de la Federacin. Igualmente es reformada
y adicionada la 29: Velar especialmente sobre la observan-
cia de los artculos comprendidos en los ttulos X y XI de
esta Constitucin y anular toda disposicin legislative que
los contrare y los efectos que haya producido.,
Refirindose a las modificaciones apuntadas, la Comisin
dice: En las atribuciones del Poder legislative se ha supri-
mido la primera de la actual Constitucin (1824), que ha dado
lugar a tantas disputes, y se la ha sustituido por otra ms de-
terminada y muy necesaria para conservar en los Estados las
formas republicans, que fcilmente pudieran quebrantarse
o perderse sin esta intervencin del Poder national. Se han
dejado todas las dems atribuciones que le confiere la actual
Constitucin, a excepcin de la 26, porque la calificacin de
las elecciones de las autoridades federales se ha dividido en
las dos Cmaras, dando a la de representantes la facultad de
elegir a los individuos de la Suprema Corte. Se ha aadido
a la que trata de la moneda disponer de su acu,acidn; y a la
que habla sobre la observancia de los ttulos X y XI, anular,









PROYECTO DE CONSTITUCIN DE 1835 81
no slo las disposieioes legislativas que la contraren, sino
tambin, los efctoo,4 hayan producido. La experiencia est
haciendo ver los graves males que ha producido la acua-
cin de moneda sin la ley y tipo national, y la misma est
demostrando que, para precaver los ataques a las garantas,
no basta la facultad de anular las leyes dictadas con su vio-
lacin, si a ella no se agrega la de anular tambin sus efectos.
Slo de este modo podrn cortarse los abusos de que es vcti-
ma casi toda la nacin* (1). Adems de estas modificaciones
se adicionan al mismo articulo, 69 en la Constitucin de 1824
y 83 en la reform de 1835, los nmeros 18, 31, 32, 33, 35,
36 y 37, que amplan las atribuciones del Poder legislative
en la siguiente forma: *18. Conceder o negar el pase a las
bulas y rescriptos pontificios que se versen sobre asuntos
generals. 31. Intervenir en las contratas de colonizaciones
que se hagan en el territorio de la Repblica. 32. Arreglar
el comercio y procurar la civilizacin de las tribus de indge-
nas que an no estn comprendidas en la sociedad de la Re-
pblica. 33. Conceder premios honorificos compatibles con
el sistema de gobierno de la Nacin. 35. Dar reglas para la
concesin de cartas de naturaleza. 36. Proteger la libertad
establecida en el artculo 11 y cuidar de que el culto pblico
se mantenga en armona con las leyes. 37. Emitir todas las
leyes y rdenes que conduzcan a la ejecucin de las atribu-
ciones anteriores y al uso de las dems facultades que esta
Constitucin confiere a los Poderes nacionales en todos sus
ramos.
23. El artculo 85, nico de la seccin 6.a del ttulo IV,
seala como atribuciones exclusivas de la Cmara de repre-
sentantes: elegir al Presidente de la Repblica; nombrar al
senador que ha de ejercer el Poder ejecutivo en falta del
President y Vicepresidente de la Repblica; nombrar a los
magistrados y fiscal de la Corte Suprema de Justicia y admi-
tir sus renuncias; declarar cundo ha lugar a la formacin
de causa contra el Presidente de la Repblica, Vicepresidente
o senador, si han hecho sus veces, y magistrados de la Su-


(1) Informe de la Comisin, pgs. 6 y 7.









82 LS ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADQS FEDERADOS
prema Corte, e iniciar las leyes de contribuciones o impuestos
y de admisin o creacin de nuevos Estados.
La facultad de eleccin de las primeras autoridades del
Poder judicial, que en la Constitucin de 1824 corresponde
a las juntas electorales, pasa, por consiguiente, a ser atri-
bucin de la Cmara de representantes, con lo cual abandon
el sistema democrtico seguido en aqulla, orientndose en
la Constitucin de los Estados Unidos, y rompe el principio
de division de poderes, subordinando el judicial al legislative.
Los redactores de la reform constitutional dicen en su in-
forme que ha parecido convenient quitar a las Juntas elec-
torales su nombramiento (de magistrados y fiscal de la Su-
prema Corte de Justicia), porque se ha visto que en la difi-
cultad en que se encuentran de tener conocimiento de las
personas que hay en la Repblica aparentes para estos des-
tinos, hacen elecciones desacertadas, entire las cuales se ha
hallado obligado el Congreso a elegir para llenarlos. La C-
mara de representantes, que debe ser el foco de las luces
y del conocimiento del mrito, por componerse de miembros
de todos los puntos de la Repblica, ha parecido la ms
propia para escoger las capacidades que son indispensables
para el ejercicio y funciones del Poder judicial, (1).
El artculo 86, nico de la seccin 7.a del mismo ttulo,
expresa las facultades privativas del Senado: elegir al Vice-
presidente de la Repblica cuando no haya resultado electo
popularmente; confirmar los nombramientos del Poder eje-
cutivo para ministros, diplomticos y cnsules, comandante
de armas de la Federacin, ministros de la Tesorera general
y jefes de las Rentas generals; declarar cundo ha lugar a
la formacin de causa contra los ministros, diplomticos y
cnsules por todo gnero de delitos y contra los secretaries
del Despacho, el comandante de armas de la Federacin, los
ministros de la Tesorera general y los jefes de las Rentas
generals por delitos cometidos en el ejercicio de sus funcio-
nes, juzgar constituido en Tribunal de Justicia, a los indivi-
duos contra quienes la Cmara de representantes, en uso de
sus atribuciones, haya declarado haber lugar a la formacin


(1) Informe de la Comisin, pg. 8.









PnoYECTO DE CONSTITUCIN DE 1835 83
de causa; revisar las sentencias de que habla el articulo 142.
Agrega la reform, como facultad del Senado, la de juzgar
constituido en Tribunal de Justicia, al Presidente y Vicepre-
sidente de la Repblica o senador, si ha hecho veces de Pre-
sidente, y a los miembros de la Suprema Corte, modificando
esencialmente el procedimiento que fu establecido en la
Constitucin de 1824. *Ha parecido a la Comisin-dice el
informe-que es muy convenient a la dignidad del Poder
ejecutivo, y a la especie de delitos de que pueden ser acusa-
dos los individuos que lo desempeen, que stos fuesen juz-
gados, no por el tribunal comn de Justicia, sino por un
cuerpo politico respectable por su nmero, por su alto carc-
ter y por la confianza pblica de que fuese depositario, cua-
lidades que ha encontrado en el Senado, que tiene, adems,
para estos casos, la de ser independiente, y por esto no estar
en ningn concept sometido a la Cmara de representantes
que declara la formacin de causa. El sistema actual es vi-
cioso en esta parte: el Congreso declara cundo ha lugar a la
formacin de causa a los individuos que desempeen el Po-
der ejecutivo, y juzga la Corte; y aunque sta es de eleccin
popular, est sujeta a la declaratoria de formacin de causa
que contra sus individuos puede hacer el mismo Congreso,
de lo que result que ste tiene los medios suficientes, para
hacer que sus declaratorias tengan por precision un efecto
complete. Ms claro, el Jurado de acusacin tiene poder
sobre el Jurado de sentencia, y esto es absurdo cuando la
intencin es que uno y otro Jurado tengan una conciencia
absolutamente libre (1).
24. En consonancia con el sistema de dualidad de C-
maras, que la reform constitutional adopta para la organi-
zacin del Poder legislative, se hacen las variaciones oportu-
nas en el titulo V, referente a la formacin y promulgacin
de la ley.
El artculo 87 establece que todo proyecto de ley u orden
puede tener origen en cualquiera de las Cmaras; mas slo
la de representantes podr iniciar las de contribuciones o
impuestos, admisin o creacin de nuevos Estados.,

(1) Informe de la Comisin, pg. 8.








84 EL ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADOS PEDERADOS
Lostrepresentantes y senadores, en su respective Cmara,
y los secretaries del Despacho a nombre del Gobierno en cual-
quiera de ellas, tienen facultad de proponer los proyectos de
ley u orden que juzguen convenient; pero los senadores
y los secretaries del Despacho no podrn presentar proyectos
o hacer proposiciones sobre contribuciones o impuestos de
ninguna clase (art. 88).
*Discutido y aprobado un proyecto en una Cmara, se
pasar a la otra para que, examinndolo en la propia forma,
lo aprueben o desechen. Si se aprueba se pasar al Poder
ejecutivo para que, si no tuviese objeciones que hacerle, lo
publique como ley (art. 91).
*Si el Ejecutivo le encontrase inconvenientes u objecio-
nes, podr devolverlo dentro de diez das a la Cmara de su
origen, puntualizando las razones en que funde su opinion*
(artculo 92).
*Reconsiderado el proyecto en esta ltima Cmara,
se podr ratificar por dos tercios de votos; en este caso se
pasar a la otra Cmara que, tomndolo de nuevo en consi-
deracin, lo podr ratificar con los mismos dos tercios, pasn-
dolo al Ejecutivo para que lo publique como ley (art. 93).
*Recibida por el Ejecutivo una resolucin emitida o rati-
ficada por las Cmaras en los casos que expresan los artcu-
los 91 y 93 debern, bajo la ms estrecha responsabilidad,
ordenar su cumplimiento; disponer lo necesario a su ejecu-
cin; publicarla y circularla entire quince das, pidiendo pr-
rroga a las Cmaras si en algn caso fuese necesaria (artcu-
lo 99). La promulgacin se har en esta forma: Por cuanto
el Congress de la Reipblica ha decretado lo siguiente (aqu el
texto literal y firmas). Por tanto ejectese (art. 100).
25. Como en la Constitucin de 1824, el Poder ejecu-
tivo (tt. VI, seccin 1.), lo ejerce un Presidente de eleccin
popular, a quien sucede, en caso de impedimento legal, un
Vicepresidente.
A las condiciones que seala aquella Constitucin para
ser elegido Presidente y Vicepresidente de la Repblica, la
reform agrega: Poseer un capital libre de cuatro mil pesos,
o tener alguna renta u oficio que produzca cuatrocientos
pesos anuales (art. 105). El artculo 106 (111 de la Consti-









PROYECTO DE CONSTITUCIN DE I835 85
tucin de 1824), fija la duracin del perodo presidential en
cuatro aos y la reeleccin por una vez; y en evitacin de
possible prolongacin de funciones, precisa en el 107 que
el Presidente y Vicepresidente de la Repblica no podrn
funcionar un da ms de los cuatro aos que fija el articulo
anterior. El que se elija por sus faltas slo durar el tiempo
necesario para completar este perodo, que comienza y con-
cluye el primero de abril del ao de la renovacin.
26. ILa seccin 2.a del ttulo VI ampla las atribuciones
del Poder ejecutivo, sumamente restringidas en la Constitu-
cin del 24.
Segn el Proyecto de reform, le correspondent las si-
guientes:
*Propondr a las Cmaras las aclaraciones y reforms que
a su juicio necesiten las leyes para su inteligencia y ejecu-
cin (art. 110).
*Nombrar los ministros diplomticos y cnsules, el co-
mandante de las armas de la Federacin, los ministros de la
Tesorera general y los jefes de las Rentas generals, po-
niendo estos nombramientos en noticia del Senado, para su
confirmacin. Llenar las vacantes que ocurran en estos des-
tinos durante el receso del Senado, y, reunido, solicitar su
aprobacin (art. 113).
Sin intervencin del Senado nombrar los secretaries del
Despacho y oficiales del ejrcito, los subalternos de unos y
otros, y los correspondientes a los empleados expresados en
el artculo anterior (art. 114).
En su informed, la Comisin dice: Se ha quitado al Se-
nado la facultad de proponer ternas al Poder ejecutivo para
el nombramiento de los empleados de que habla el artcu-
lo 102 de la Constitucin actual, y se le ha dejado en su lugar
la de confirmar los nombramientos que haga el Poder eje-
cutivo para ministros, diplomticos y cnsules, comandantes
de armas de la Federacin, ministros de la Tesorera gene-
ral, y jefes de las Rentas generals. De este modo el Ejecutivo
nombra sus agents, y slo as es como pudiera hacrsele
responsible de su administracin. El Senado aprobar o no
sus nombramientos, mas siempre en los nuevos que haga es
su eleccin la que los determine, y cuando hayan obtenido









86 EL ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADOS EDERADOS
la aprobacin del Senado reunirn toda la confianza que es
convenient poseer para el buen desempeo de tales desti-
nos. La Comisin que ha dado al Senado el lugar que le co-
rresponde, ha credo que le era impropio descender a pro-
poner teras para los comandantes de los puertos y fronte-
ras y para los oficiales del ejrcito, al paso que estas trabas,
degradando al Ejecutivo, le coartaban la accin que debe
tener en la organizacin del ejrcito para que se logren los
fines de la institucin y poder responder de sus operacio-
nes (1).
Se atribuye,adems, al Poder ejecutivo convocar extraor-
dinariamente a las Cmaras (art. 119); expedir los reglamen-
tos y rdenes que estime convenientes para facilitar y ase-
gurar la ejecucin de las leyes (art. 124); devolver a las C-
maras, dentro de diez das, los proyectos de ley u orden que
le pasen aprobados, si a su juicio tuviere inconvenientes su
ejecucin, o fuesen perjudiciales, puntualizando las razones
en que funde su opinion (art. 125); en casos de guerra, con-
ceder patentes de corso y letras de represalia (art. 126);
cuidar de la administracin de las rentas generals y de su
legal inversin (art. 127); conceder o negar el pase a las
bulas y breves pontifieios (art. 128); recibir a los ministros
extranjeros y admitir cnsules (art. 129); conceder cartas de
naturaleza a los que tengan los requisitos de la ley (art. 130).
La Comisin razona el veto que confiere el artculo 125
al President de la Repblica, en la siguiente forma: Al
Ejecutivo se le da la facultad de devolver las leyes que se
le pasen, si las encuentra inconvenientes, u objeciones. El
que est encargado de ejecutarlas debe conocer esto muy
bien. Si la ley no es buena, y por su oposicin no sale a pro-
ducir males, tendr la gloria de haberlos evitado. Si en caso
igual, por no usar de su facultad, la ley pasa y produce
efectos perjudiciales, l cargar con las justas censuras que
le haga la nacin. Si a pesar de su oposicin las Cmaras
ratificasen la ley y sta produjese males, tendr la satisfac-
cin de haber procurado evitarlos, de no tener parte en ellos,
y cuando por su oposicin una ley til'sea detenida, formada


(1) Informe de la Comisin, pg. 9.









PROYECTO DE CONSTITUCIbN DE 1835 87
sobre ella la opinion pblica, las Cmaras, en otra legislature,
con los nuevos miembros, volvern a acordarla. El Ejecutivo,
ya ilustrado no la detendr, y si la volviese, las Cmaras
podrn ratificarla. Si no lo hiciesen es porque la opinion fa-
vorable no se ha hecho an de la popularidad necesaria para
triunfar. El Ejecutivo ejecutar con voluntad las leyes que
l ha consentido, y con respeto, y aun si es possible ms es-
mero, aqullas que con su oposicin han sido ratificadas por
las Cmaras. En los casos referidos se ve todo el inters que
el Ejecutivo debe tomar en la legislacin y las ventajas que
su intervencin procura; pero an hay otra, y es la de que
siendo el Ejecutivo servido por una sola persona, sta es la
responsible ante la opinion pblica de los males que no evite,
lo mismo que ser la que report la gratitud pblica, as
por el mal que embrace, como por los bienes a que concurra;
ventaja que no dan los cuerpos colegiados, en donde los acier-
tos como los desaciertos se confunden con el nmeros (1).
La atribucin otorgada al Presidente de la Repblica
por el artculo 121 de la Constitucin de 1824, de conceder
premios honorficos con aprobacin del Senado, se suprime
en la reform de 1835, por pasar a ser atribucin de las C-
maras, segn el nmero 33 del articulo 83.
27. En la organizacin y atnbuciones de la Suprema
Corte de Justicia slo se modifica el sistema de nombramiento
de los magistrados y fiscal, que dejan de ser electos popu-
larniente y son designados por la Cmara de representantes
(artculo 137). Las razones que movieron a la Comisin a
proponer esta innovacin y el juicio que merece, los dejo
expuestos al tratar de las atribuciones exclusivas de la C-
mara de representantes.
En el titulo VIII de la reform (IX en la Constitucin
de 1824), no hay modificacin sustancial. No obstante, merece
anotarse el artculo 148, que declara responsables a los
senadores por los mismos delitos que lo son los repre-
sentantes, segn el artculo 143 del texto antiguo, y un nuevo
artculo, el 151, que dispone: Los delitos mencionados pro-
ducen accin popular, y las acusaciones de cualquier ciuda-

(1) Informe de la Comisi6n, pgs. 10 y 11.









88 EL ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADOS FEDERADOS
dano o habitante de la Repblica deben ser atendidas. La
acusacin se tratar en sesin secret; pero declarando que
ha lugar a la formacin de causa, sern pblicos los dems
actos del juicio. La ley reglamentar el derecho de acusacin
y .designar la pena del calumniador.
28.- La seccin nica del ttulo XI (ttulo IX de la
Constitucin de 1824), contiene disposiciones encaminadas a
evitar las usurpaciones de los poderes y a consagrar la cons-
titucionalidad del derecho de insurreccin cuando lo ejercita
el pueblo todo de la Repblica.
Slo por los medios constitucionales se asciende al Poder
supremo de la Repblica y de los Estados. Si alguno usur-
pare el Poden legislative o Ejecutivo por medio de la fuerza
o alguna sedicin popular, por el mismo hecho pierde los
derechos de ciudadano, sin poder ser rehabilitado. Todo lo
que obrare ser nulo, y las cosas volvern al estado en que
se hallaban antes de la usurpacin luego que se restablezca
el ordenm (art. 152).
En el caso del artculo anterior, las autoridades de un
Estado violentamente constituidas sern desconocidas por
las autoridades federales y por los dems Estados de la Unin,
todos los cuales procedern desde luego a restablecer en dicho
Estado el orden constitucional (art. 153).
*Es nula de derecho toda resolucin, acuerdo o decreto
de los Poderes nacionales y de los Estados en que intervi-
niere coaccin ocasionada por la fuerza pblica o por el
pueblo en tumultos (art. 154).
La soberana reside nicamente en la nacin; el derecho
de insurreccin slo compete al pueblo todo de la Repblica
y no a alguna o algunas de sus parties, (art. 155).
Ninguno debe usurpar el nombre del pueblo soberano
usando del derecho de peticin, ni arrogarse este ttulo em-
pleando la fuerza, ya sea para resistir el cumplimiento de
las leyes o para innovar lo que ellas establecen* (art. 156).
Justificando estos preceptos constitucionales, dice la Co-
misin en el informed: La Comisin ha credo important con-
solidar la inviolabilidad y la constitucionalidad de los Su-
premos Poderes de la nacin y de los Estados, con los cinco
artculos, que la continuada sucesin de nuestras revolucio-










PROYECTO DE CONSTITUCIN DE 1835 89
nes ha hecho necesarios y que propone bajo el. titulo de dis-
posiciones generals, tanto para evitar el abuso de palabras
a las cuales se da una significacin ms lata de lo que debiera
cuando se intent subvertir el orden, como para prevenir
que si esto sucede se remedie el mal por medios constitucio-
nales y no se perpete apoyndose sobre falsos' principios
maliciosamente explicados. Cuando las facciones pierdan la
esperanza de que sus intentos tengan un suceso duradero
sern menos frecuentes sus tentativas, estar ms asegurado
el orden pblico y mejor afianzadas las autoridades legti-
mas. Acostumbrando al pueblo a no hacer variaciones por
tumultos y obligando a los ambiciosos a no intentarlas por
las armas, ser mayor el inters que se tome en las eleccio-
nes y se har revivir en ellas el espritu pblico, amortecido
en la actualidad, lo que es origen de muchas elecciones des-
acertadas (1).
29. El titulo XII de la reform, que, como el de igual
nmero en el texto de 1824, consigna disposiciones generals
sobre los Estados, en el artculo 183, nico de la seccin 1.a,
de acuerdo con la teora federal sentada en la Constitucin
de los Estados Unidos, establece: mos Estados podrn cons-
tituirse como lo tengan por convenient, pero de manera que
sus instituciones garden armona con las de la nacin. En
la seccin 2.8 figuran como deberes de los Estados algunos
de los preceptos que se incluan entire las cuatro secciones
del ttul5 XII de la Constitucin de 1824, tales como los de
entregarse mutuamente los reos que se reclamaren (art. 184);
reconocimiento de los actos legales y jurdicos de un Estado
en todos los dems (art. 185); no poder los Estados, sin con-
sentimiento del Congreso, imponer contribuciones de entrada
y salida en el comercio con los extranjeros, ni en el de los
Estados entire s, ni crear fuerzas de lnea o permanent (ar-
ticulo 187); poder ser elegidos para individuos de los Poderes
nacionales o de cada uno de los Estados los ciudadanos
hbiles de los otros, pero sin obligaci8n de admitir estos ofi-
cios (art. 188). Hay tambin en esta seccin dos artculos
nuevos: el 186, que determine que en caso de que alguna


(1) Imorme de la Comisin, pgs. 12 y 13.


1









90 EZ ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADOS PEDEADOS
autoridad constituida de un Estado reclame que la legisla-
tura de otro Estado ha traspasado en dao suyo los limits
constitucionales, las Cmaras, reunidas en Asamblea general,
tomarn los informed convenientes y decidirn lo que les
parezca arreglado; y el 189, que dice: ~Esta Constitucin y
las leyes federales que se hagan en virtud de ella, y todos
los tratados hechos o que se hicieren bajo la autoridad fede-
ral, sern la supreme ley de la Repblica, y los jueces, en cada
uno de los Estados, estn obligados a determinar por ellas,
no obstante cualesquiera leyes, decretos u rdenes que ha-
yan contrado en cualquiera de los Estados.
30. En la formacin y admisin de nuevos Estados,
asunto de la seccin nica del titulo XIII (tt. XIV de la
Constitucin de 1824), figuran los artculos 190 y 191 (196
y 197 del texto antiguo), y el 192: *Todo proyecto de ley
sobre formacin de nuevo Estado debe ser propuesto a la
Cmara de representantes por la mayora de los diputados
de los pueblos que han de formarlo, y apoyado en los pre-
cisos datos de tener una poblacin de cien mil o ms habi-
tantes, y de que el Estado de que se separa queda con igual
poblacin y en capacidad de subsistir.
31. El titulo XIV, es reproduccin casi exacta del XV
de la Constitucin de 1824.
El articulo 199 de sta queda redactado as: Para poder
discutirse un proyecto en que se reform o adicione esta
Constitucin, debe presentarse, firmado al menos por seis
diputados, en la Cmara de representantes, que exclusivamen-
te puede acordarlos, o ser propuesto por alguna legislature
en los Estados (art. 193). Los artculos 200 al 204 de la
Constitucin de 1824 son los 194 a 197 en el nuevo proyec-
to de Cdigo fundamental de la Federacin.
En las reforms constitucionales, la Comisin cree ser
convenient conservar a los representantes de la nacin la
facultad de acordarlas, y a las legislatures de los Estados
la de aceptarlas; y como sera dar a stos double participio
si hubiera de acordarlas tambin el Senado, se ha negado a
ste toda intervencin en ellas, (1).

(1) Informe de la Comisin, pg. 14.










LTIMOS TIEMPOS DE LA FEDERACIN 91
El artculo 198, ltimo de la nueva Constitucin, dice:
Aceptada por la mayora de los Estados la present refor-
ma, ser sta la nica ley constitutiva de la Repblica; el
Congress la mandar publicar solemnemente, quedando de-
rogada la que decret la Asamblea Nacional Constituyente
en 22 de noviembre de 1824.
Pase a las Asambleas para que, en cumplimiento del ar-
tculo 202 de la Constitucin actual, la tomen en considera-
cin y la devuelvan con sus votos al Congreso.
El Proyecto constitutional fu dado en San Salvador, el
13 de febrero de 1835, suscribindolo Juan Barrundia, dipu-
tado y Presidente; Jos Antonio Ximnez, diputado y Vice-
presidente; Manuel Rodrguez; Nicols Espinosa; Mariano
Glvez; Patricio Rivas; Nazario Toledo; Jos Mara Alvarez;
Ramn Garca; Manuel Mara Figueres; Bernardo Rueda;
Silverio Rodrguez; Jos Antonio Alvarado; Felipe Herrera;
Venancio Castellanos; Pablo Rodrguez; Jos Mara Guarda-
do; Toribio Lara; Manuel Barborena; Jos Len Taboada;
Mariano Ramrz; Jos Valido, diputado y secretario; Flo-
rentino Ziga, diputado y secretario; Luis Leiva, diputado
y secretario; Francisco Alvarez, diputado y secretario.
32. -Sometido el Proyecto de 1835 a sancin de las
Asambleas de los Estados, las discordias polticas de carcter
flocalista ocasionaron que no fuera aceptada la reform cons-
titucional por la mayoria de los Estados y no pudiera lle-
varse a efecto su promulgacin como Constitucin.

III

Ultimos tiempos de la Federadn

33. Morazn despleg dotes de gobernante inteli-
gente y puso a contribucin su habilidad, entereza de ca-
rcter y la experiencia adquirida cuando colabor en la
organizacin de su provincia para instaurar la paz, el orden
y el progress, y consolidar la gran patria centroamericana,
ideal a que siempre rindi fervoroso culto. Su actuacin
represent la lucha de las ideas nuevas, que l personifica,
con los arcaicos concepts polticos y sociales de los tiempos









92 EL ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADOS EDERADOS
de la colonia, contra los cuales, ms que contra Espaa, se
pronunci la Amrica espaola al emanciparse; pero los
reaccionarios no estuvieron ociosos y, ms o menos, conti-
nuamente dificultaron la accin de Morazn.
En Honduras se levantaron diferentes veces, la ltima
haciendo career a las gentes sencillas, con motivo del clera,
que los liberals haban envenenado las aguas, y fueron ven-
cidos. En Guatemala, el partido servil, aunque dominado
con mano fuerte, anduvo siempre en inteligencias secrets
con los descontentos de Honduras, Nicaragua y Costa Rica.
El principal y ms permanent apoyo le tuvo Morazn en
El Salvador y en la parte de la provincia de Guatemala
que luego se seccion para constituir el Estado de Los Altos.
Honduras cambi frecuentemente de postura. Conspir, ade-
ms, contra Morazn el caudillaje de los politicos pro-
fesionales de las provincias, bien manifiesto en la tendencia,
cada vez ms acentuada, a prescindir de la Federacin y
crear secciones independientes, ms fciles de manejar por
ellos.
34. -En Guatemala fu Jefe del Estado D. Mariano
Glvez, espritu reformador, consecuente federal y enemigo
del clero y de las classes privilegiadas. En su poca (1837) se
promulgaron los cdigos de Livingston (1); pero el pas no
estaba preparado para adaptarse a ellos, y al ao siguiente
se impuso dejar slo subsistente el principio del Habeas
Corpus. La ley de matrimonio civil hubo que derogarla to-
talmente al ao de su vigencia, y la ley que estableci el
juicio por jurados promovi una violent agitacin. Mayor
la caus las medidas de higiene dictadas por Glvez con
motivo de la epidemia de clera que por este tiempo asol
la Amrica Central, y que sirvieron de pretexto a sus enemi-
gos, entire los que figuraban no pocos liberals, para explotar
la ignorancia y el fanatismo, haciendo career que no tenan
ms finalidad que herir los sentimientos religiosos. El indio

(1) Estos cdigos llevan el nombre de su autor, el jurisLa, se-
cretario de Estado y diplomtico americano, Mr. Edward Livingston.
que. Leniendo establecido bufete de abogado en New Oileans, fu
encargado de la redacci6n de los c6digos civil y penal de la Lui-
siana de 1821, y en 1833 public en Paris su obra System of Penal
Law for the State of Louisiana.









LTIMOS TIEMPOS DE LA PEDERACI 93
Carrera, campesino de las montaas de Mita, capitaneando
una partida de gentes de su raza, se alz6 contra las autori-
dades locales, y llamado por los enemigos de Glvez, que
tambin se haban levantado contra ste, acompaado entire
otros por Barrundia, entr triunfante en la ciudad de Guate-
mala el 31 de enero de 1836 a los gritos de viva la reli-
gin!, mueran los extranjeros!
Mister John L. Stephens dice que no encuentra palabras
para expresar la ansiedad espantosa de los habitantes de
Guatemala, a quienes cada rumor pareca llevarles la voz de
la matanza y del pillaje. Todos se encerraban en sus casas,
que siendo de piedra y teniendo balcones de hierro y puertas
de un espesor considerable, resistieron los empujes de las
partidas que se lanzaron al asalto; pero hubo atrocidades
que, por su nmero y cuanta, llevaban trazas de ser los preli-
minares de un saqueo general.
Morazn intent sofocar el movimiento; pero la ruptura
del Pacto federal, decretado por el Congreso de la Nacin,
le oblig a pactar con Carrera, dejndole el mando del dis-
trito de Mita, a cambio de reconocer al Gobierno constituido.
En la misma provincia de Costa Rica no faltaron revuel-
tas. En 1835, siendo por primera vez Jefe de Estado D. Brau-
lio Carrillo, estall la revolucin de la Liga, originada por la
rivalidad de las ciudades de Cartago y San Jos y por las
intrigas del clero, al que disgustaron los decretos de la Asam-
blea suprimiendo das festivos y prohibiendo en los de tra-
bajo las procesiones fuera de los templos; pero triunf el Go-
bierno.
35.-En 1838, aprovechando la crisis poltica por que atra-
vesaba el Gobierno del Estado de Guatemala, se reunieron
la Municipalidad y principles vecinos de la ciudad de Que-
zaltenango en la casa del Ayuntamiento y erigieron el Es-
tado de Los Altos, formado por los departamentos de Quezal-
tenango, Totonicapn y Solol, ponindolo bajo la proteccin
de las autoridades federales mientras el Congreso de la Re-
pblica reconoca su existencia, y organizando un Gobierno
provisional, constituido por D. Marcelino Molina, D. Jos
Mara Glvez y D. Jos Antonio Aguilar, que convoc a
elecciones para el Congreso y autoridades del Estado.










94 EL ESTADO FEDERAL Y LOS ESTADOS PDERADOS
El Vicejefe de Guatemala, D. Pedro Jos Valenzuela, di
cuenta de los pliegos de Quezaltenango a la Asamblea del
Estado, la cual declar que la solucin de tan delicado asunto
corresponda al Congreso Federal, y que, mientras resolva,
se limitase el Gobierno de Guatemala a observer con el de
Los Altos una conduct pacfica y amistosa.
El Congress Federal, reunido en San Salvador, legitim,
por decreto del 5 de junio del mismo ao, la nueva entidad
poltica, cuya Asamblea se install el 25 de diciembre en
Totonicapn, y declare electo Jefe a D. Marcelino Molina,
que inaugur su gobierno el 28 del mismo mes.
36. En su efmera existencia, el Estado de Los Altos
di pruebas de patriotism, de acendrado afecto a la causa
centroamericana y de tener una perfect vision de la reali-
dad en punto a los peligros que la intervencin de nacio-
nes extraas en los asuntos del istmo puede traer para la
soberana e independencia de los Estados de Centroam-
rica.
Habiendo insinuado el Gobierno de Nicaragua al de Los
Altos, y a los dems de la Unin Centroamericana, la con-
veniencia de que Inglaterra garantizara el cumplimiento de
los convenios celebrados entire los Estados centroamericanos
durante la actual disolucin a que las vas de hecho han
conducido a la Repblica, la Asamblea constituyente de
Los Altos expuso su criterio, totalmente opuesto al de Nica-
ragua, cons:derando, por una parte, los peligros de una in-
tervencin extraa, que jams podr ser gratuita, y por
otra, la necesidad que hay de que tales arreglos se verifi-
quen por la mediacin de la Convencin Nacional, y apro-
b el decreto de 31 de diciembre de 1839, sancionado por
el president Molina el 1.0 de enero de 1840. Por l se nie-
ga el Gobierno de Los Altos a aceptar ninguna intervencin
extranjera en las diferencias de la Repblica, y se obliga a
proponer a los Estados de Centroamrica sometan sus dife-
rencias a la Convencin, para afianzar la paz national, y a
excitar al Ejecutivo de los de los otros Estados para que, si-
guiendo el impulso del voto national, acuerden, como lo exi-
ge el honor patrio, que mientras el Gobierno de S. M. Bri-
tnica no restituya a Centroamrica la isla de Roatn, nin-










LTIMOS TIEMPOS DE LA PEDERACIN 95
guna produccin inglesa sea admitida en la Repblicas (1).
Pocos das despus de este decreto, el 27 de enero
de 1840, Guatemala se reincorpor por la fuerza al Esta-
do de Los Altos, y Molina fu preso.
37. En Guatemala, para sustituir a D. Mariano Glvez
en laJefatura del Estado, se desigi a D. Pedro Vaienzuela,
que renunci el cargo y fu reemplazado por D. Mariano
Rivera Paz. Depuesto ste por Morazn, Carrera se puso al
frente de sus fuerzas el 13 de abril de 1839 y penetr de nue-
vo en la ciudad de Guatemala. Aunque Morazn acudi
para sitiarle, fu sitiado en la misma plaza de la ciudad, lo-
grando a duras penas abrirse paso para salir.
Cuando esto ocurra estaba realmente disuelta la Fede-
racin.
En 30 de abril de 1838 Nicaragua rompi el Pacto fede-
ral. Su Asamblea constituyente, reunida en Chinandega, de-
clar que el Estado de Nicaragua era slibre, soberano e inde-
pendiente.
Honduras sigui su ejemplo. El 18 de mayo el Congreso
Federal, reunido en San Salvador, haba autorizado a los
Estados para que, respetando las formas populares y repre-
sentativas en el Gobierno, se organizasen del modo que tu-
vieran por convenient, es decir, prescindiendo, si a bien lo
tenan, del modelo que marcaba la carta fundamental de la
Repblica; y aunque esta disposicin no fu sancionada por
el Ejecutivo federal, el Jefe de Honduras, D. Justo Herrera,
liberal que ejerca el mando desde 1837, convoc para revisar
la Constitucin del Estado una Constituyente, que, acce-
diendo a la propaganda separatist de los conservadores, de-
clar el 18 de octubre de 1838 la soberana e independencia
del pas.
El 14 de noviembre de igual ao la Asamblea de
Costa Rica, por excitacin del Jefe de este Estado, D. Brau-
lio Carrillo, que subi al Poder merced a la sublevacin que
depuso del mando supremo al Licenciado Aguilar, declare



(1) Revista del Archivo y de la Biblioteca Nacional de Hondmas,
tomo V, pg. 179.









96 EL ESTADO pnDERAL Y LOS ESTADOS EDERADOS
al Estado de Costa Rica en la plenitud de su soberana.
Separadas del Pacto federal, Nicaragua primero, Hondu-
ras despus y Costa Rica por ltimo, no fu possible realizar
elecciones para la renovacin de las autoridades de la Rep-
blica, cuyo period constitutional estaba para cumplir; y al
llegar el 2 de febrero de 1839, sin que se hubiesen elegido di-
putados al Congreso, magistrados a la Corte Suprema y Jefe
del Ejecutivo, la Repblica qued acfala y disuelto de he-
cho el Pacto federal. Guatemala, cuya jefatura ejerca Ri-
vera Paz, reasumi su independencia por decreto del 17 de
abril de 1839, cuatro das despus de posesionarse de la
capital el indio guatemalteco general Rafael Carrera.
El Salvador hizo esfuerzos para sostener la Federacin;
pero viendo su inutilidad, el 18 de febrero de 1841 decret
su Constitucin, en la que el pueblo de El Salvador se limita
a declararse soberano, libre e independiente, constituyndose
en Estado autnomo. Aos despus, el 25 de enero de 1859,
su legislature, en atencin a que cada da se dificulta ms
la unin, para que cese aquella situacin ambigua y definir
clara y terminantemente la condicin y modo de ser pol-
tico del Estado, lo declara Repblica libre, soberana e inde-
pendiente.
Malet atribuye en parte elpoco xito de la Unin Centro-
americana a la violent oposicin entre El Salvador, donde
dominant las tendencies liberals y laicas, y Guatemala, an-
tiguo centro del Gobierno espaol, llegado a ser, con su aris-
tocracia criolla y su clero, el centro del partido conserva-
dor (1).
El rompimiento de la Federacin Centroamericana tiene
perfect explicacin histrica y puede encontrarse en casa
ms internal y principal que en la diferente orientacin pol-
tica entire El Salvador y Guatemala: las instituciones demo-
crticas, creadas a imitacin de las que regian en los Estados
Unidos, fueron en Centroamrica, las ms de las veces, letra
muerta, por carecer este pas de la educacin poltica nece-
saria para asimilarlas.

(1) Malet (Albert): La poca contempordnea (II parte), p-
gina 154.








LTIMOS TIEMPOS DE LA FEDERACIN 97
Las trece colonies inglesas de la Amrica del Norte, el 4
de julio de 1776, al formular en el Congreso de Filadelfia la
Declaracin de Independencias, contaban ya con una tradi-
cin de vida democrtica. La libertad religiosa que determine
el nacimiento de estas colonies, trascendi fcilmente a su
organizacin poltica, con el ejercicio del self government, du-
rante el perodo colonial. Llegado el rompimiento con la Metr-
poli, son milicias compuestas por element civil, en su mayor
parte quienes obtienen la capitulacin de Saratoga, y el jefe
que designan los insurrectos, si bien military de carrera, de
hbitos completamente civiles, desinteresado, sencillo y una
de las ms ilustres figures de la Historia: Jorge Wshington,
honor de la Humanidad. La noble conduct de Wshington,
modelo de president patriarcal, rechazando la tercera re-
eleccin presidential y retirndose a la vida privada, fu un
gran ejemplo que seguir por sus sucesores, mostrando a su
pueblo que por recta que sea la actuacin poltica de un ciu-
dadano, no es lcito perpetuarse en el Poder.
Centroamrica, en el rgimen colonial, permaneci al mar-
gen de toda manifestacin poltica propia, y al producer su
independencia careca de preparacin para ella. Los elemen-
tos promotores del cambio de rgimen fueron, en buen nme-
ro, militares profesionales, atentos ms a erigirse en dictado-
res que a servir a la patria en los moments que sta les se-
alara. De aqu al caudillaje slo hay un paso, que nica-
mente pueblos de honda enseanza poltica saben evitar,
imponiendo la supremaca del Poder civil; pero Centroam-
rica careca por complete de esta enseanza, y los caudillos
fueron dueos absolutos del Poder pblico, quebrantando
con sus rivalidades y luchas las energas que la Federacin
precisaba para prosperar, y el fraccionamiento de los Estados
components se produjo como lgica consecuencia.


















CAPITULO IV


REGIMEN DE LOS TREINTA AROS

I

Situacd6n de la Amrica Central durante este period

1. La ocupacin de la ciudad de Guatemala, el 13 de
abril de 1839, por el general Carrera, signific la ruptura defi-
nitiva del Pacto federal, que en vano se intent rehacer,
y el predominio en el Estado de Guatemala de la dictadura
ms desenfrenada y salvaje, cuyo influjo se dej sentir en
los dems Estados, por la solidaridad que entire ellos existe
y la situacin preeminente en que, a causa de su mayor po-
blacin, se encuentra aqul.
Constituidas las diminutas Repblicas, viven en perpetua
lucha. Cuando no motivan sta contiendas internal (pronun-
ciamientos y revoluciones), la produce las rivalidades y dis-
cordias entire los presidents, y toma carcter de verdadera
guerra. Pero en el fondo de estas perturbaciones, que aniqui-
lan el pas y ponen en continue peligro la soberana e inde-
pendencia de los Estados istmeos, estn latentes dos notas:
el viejo conflict entire services y liberals, entire antifedera-
listas y federalistas,y el ideal de la patria nica, present siem-
pre en el cerebro y en el corazn de los centroamericanos,
y esculpido como precepto constitutional en el derecho de
las cinco Repblicas.
La histora de stas durante el llamado regimen de los
treinta aos, que se inicia en la segunda ocupacin de la ciu-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs