• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Obras del autor
 Foreword
 Primera disertacion
 Segunda disertacion
 Tercera disertacion
 Cuarta disertacion
 Indice alfabetico de novelistas...
 Bibliography
 Index






Title: Tendencias de la narración imaginativa en Cuba
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078289/00001
 Material Information
Title: Tendencias de la narración imaginativa en Cuba
Physical Description: 204, 11 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Remos y Rubio, Juan J ( Juan José ), b. 1896
Publisher: La Casa Montalvo-Cárdenas
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1935
 Subjects
Subject: Cuban fiction -- History and criticism   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: "Bibliografia": p. 209-211
General Note: At head of title: Dr. Juan J. Remos y Rubio.
General Note: "Está formado este libro, por las cuatro disertaciones en que el autor desarrolló un curso sobre la novelística cubana, durante el mes de julio de 1931 ... en el Colegio Carbonell, del Vedado."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078289
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000906646
oclc - 22487243
notis - AEL5722

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 1a
    Title Page
        Page 2
    Obras del autor
        Page 3
        Page 4
    Foreword
        Page 5
        Page 6
    Primera disertacion
        Page 7
        Page 8
        Introduccion
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
        Novela historica
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
    Segunda disertacion
        Page 55
        Page 56
        La novela costumbrista
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
    Tercera disertacion
        Page 111
        Page 112
        La novela sentimental
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
        La novela moralista
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
        La novela pastoril
            Page 133
            Page 134
        La novela satirica
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
        La novela politica
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
    Cuarta disertacion
        Page 165
        Page 166
        La novela cientifica y de aventuras
            Page 167
            Page 168
        La novela verista
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
    Indice alfabetico de novelistas cubanos, estudiados en esta obra
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
    Bibliography
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    Index
        Page 213
        Page 214
        Page 215
Full Text
















C-
4 7/
/.' C.`
*'' Az4t
e.cc~

*f d- Cr









Dr. URln i. REfOS Y RUBIO
Director de la Cdteara de 6ramdtica
y Literature Castellanao 6ae Instltuto de Segunda Enserianza
OE la Habana, Indiuiduo de HOmero Id la Rcademia national de
ArteS y Letras, Correspondlente de la Rcadlemia eallega, etc.










Tendencias de

La Narraci6n Imaginativa en Cuba


1935

La Casa amontaluo-Cdrdenas
Ballano no. 52
Habana


4..r






OBRFS DEL RUTOR
DIDACTICAS
Publicadas:
Curso de Historia de la Literatura Castellana. Pr6logo de
Mariano Aramburo. (4* Edici6n), 1928 (1, 1918).
Programs de Gramatica Castellana, Literatura Preceptiva,
Literature Castellana, Literatura Cubana y an Curso
especial sobre Cervantes. 1922.
Historia de la Literatura Cubana. Tomo I, 1925.
Antologia Comentada de Textos Espafioles e Hispanoame-
ricanos, 1926.
Resumen de Historia de la Literatura Cubana, 1930.
Tendencias de la Narraci6n Imaginativa en Cuba, 1935.
Para publicar:
La Poesia Lirica en Mexico durante el siglo XIX.
Gramitica Castellana.
Estitica y Tdcnica Literaria.
Orientaciones sobre las Lecturas Literarias, a trav s do
los Gdneros.
DISCURSOS Y CONFERENCIAS
Publicadas:
La Toma de la Bastilla, 1911.
Francia bajo Luis XIV, 1912.
Gaetano Dinizetti: su vida y sus obras. Pr6logo de Max
Henriquez Urefia, 1913.
Las cdlebres obras literarias en mfsfca, 1916.
El arte materialista de Fidias y el arte espiritualista de Mi-
-guel Angel, 1916.
Juan Montalvo, 1922.
La poesia lirica gallega, 1922.
Concepcion Arenal, 1922.
El May Ilustre Centro Gallego de la Habana, 1925.
Eduardo Pondal (Ingreso en la Academia Gallega), 1925.







Las Ideas Estiticas de Lipps, 1925.
La Escuela Cubana y el Ideal de Independencia, 1928.
El Laud del Desterrado, 1929.
Creaci6n de un Conservatorio Nacional de Danza, Musica y
Declamaci6n, 1929.
La Personalidad Literaria de Miguel de Carri6n, 1929.
El Genio de Esteban Borrero Echeverria, en la Vida, en la
Ciencia y en el Arte (Ingreso en la Academia Nacio-
nal de Artes y Letras), 1930.
STUDIOS

Publicadas:
Introducci6n al Teatro de Schiller, 1916.
Manuel Tamayo y Baus, 1921.
Para publicar:
Diez Ensayos.
TEATRO
Publicadas:
El Histri6n, (Sainete) 1916.
Adaris (Drama), 1916.
El destino de Israel (Drama), 1929.
Las Corrientes del Siglo (Comedia), 1930.
PUBLICACIONES
Arte (Revista) 8 volimenes, 1914-1921.
Revista de Estudios Literarios, 1921.
Ideas (Revista) 3 voldmenes, 1929-1930.
El Principe Jardinero y Fingido Cloridano (Edici6n revisa-
da, con E. Larrondo y Maza), 1929.
EN PREPARATION
Nuestro Pasado.
Mi actuaci6n en el Institute de la Habana.









Este Libro

E STA formado este libro, por las cuatro diserta-
ciones en que el autor desarrollU un curso sobre
la novelistica cubana, durante el mes de Julio de 1931.
Fug explicado este curso en el Colegio Carbonell,
del Vedado, como cdtedra libre de dicha instituciwn.
Se publican las disertaciones que lo integran, tal
como fueron entonces redactadas por su autor, razdn
por la cual no se consideran en este libro aquellas
producciones de importancia que han visto la luz,
despugs de la citada fecha.
Quiso el disertante con estos studios, Ilevar a
sus oyentes una percepci6n clara de las distintas ma-
nifestaciones de la novel, el cuento, la leyenda, etc.,
en Cuba, a traves de tendencies y moments, fijan-
do su mayor atenci6n, (como es natural que asi sea
en un curso de simple orientaci6n de conocimientos,
como este) en los exponentes mcs significativos, sin
dejar por ello de tender, aunque someramente, aque-
llos otros que por determinada valoraci6n historica,
merecen recordarse.


La Habana, Noviembre de 1934.











PRIMREA DISERTACION


4 de Julio de 1931.


I. INTRODUCCION. 1.-Periodos en que se divide la
narraei6n imaginative en Cuba y generos que abarca. 2.-
Origen hist6rico. 3.-La novel romantica: el element his-
t6rico, el costumbrista, el sentimental, el leyendario y el mo-
ralista. Influencia de Pablo Veglia. 4.-El realismo y el
naturalismo. 5.-La novela political. 6.-El element pas-
toril. 7.-El satirico. 8.-La nueva estotica.

II.-LA NOVELA HISTORICA. 1.-Influencia de la no-
vela europea en la cubana. 2.-Periodos de la novel his-
t6rica cubana. (a) Primer Periodo. 3.-Antonelli, de Eche-
verria. 4.- Espatolino y Guatimozin, de la Avellaneda.
5.-Andueza, Sebastian Morales y otros cultivadores de la
novel hist6rica romantica. 6.-La narraci6n leyendaria: las
leyendas de la Avellaneda. Las de Foxa. Segundo Periodo.
7.-Via Crucis y Doia Guiomar, de Bacardi. 3.-La patria
future y La Insurrecei6n, de Rodriguez Embil. 9.-La Ace-
ra del Louvre, de Robrefio. 10.-Maldona, de Masp6ns.
11.-Las tradiciones de Alvaro de la Iglesia. (c) Tercer
Periodo. 12.-Mitologia de Marti, de Hernandez Cata.















I. INTRODUCOION


No ha sido nuestra literature fecunda en la novela,
como lo ha sido en la lirica y en la oratoria, no obstan-
te la frase de Andres GonzAlez Blanco, de que "al na-
cer la novela, parece que todos los que la cultivaron fue-
ron rociados de un polen vivificador que espoleaba sus
potencias mentales; y se podria decir de ellos, como de
las mujeres muy pecadoras, pero que algin dia han si-
do madres, que todo les sera perdonado porque han
amado mucho.
Este fen6meno no se observa s61o en nuestra litera-
tura: es caracteristico de todas las literaturas ibero-
americanas, y se debe, a nuestro juicio, a la vida es-
clava que en la 6poca colonial arrastraron estos pueblos,
debiendo buscar en el poema y en la tribune, escape a
sus quebrantos y propaganda a los ideales de reacci6n,,
QuizA pudiera objetarse a esto la clasica opinion de
Stendhal, de que "la novela es un espejo que se pasea
a lo largo del camino", y que por tanto, nada puede
reflejar como ella las inquietudes del ambiente; pero no
debemos olvidar que la novela es un genero eminente-






REMOS


mente objetivo, y que en los moments de nuestra his-
toria continental a que nos referimos, tendian nuestros
compatriotas y nuestros hermanos raciales, mas que a
reproducir escenas y cuadros de la tortura colonial, a
expresar la protest airada y viril contra los atropellos
y crueldades que aquellos entrafaban)
Nuestra novela se distingui6 en el pasado siglo, sal-
vo algunas excepciones como Cecilia Valdes, por la bre-
vedad de sus dimensions, sin que por esto .pierda su
valor est6tico, porque 6ste depend s61o de su indice de
emoci6n, no de las proporciones del relato. Sobre este
criterio tan equivocado que leva a llamar novelitas a
las narraciones imaginativas cortas, pero cargadas de
emoci6n, dice razonablemente Cansinos Assens, que "al
terminar la lectura de una obra de esta clase, de una
novela grande, de un largo poema, comprendemos que
todo eso se pudo haber dicho en la mitad de piginas;
sentimos el disgusto de haber asistido a tanto ineidente
innecesario, de haber perdido la emoci6n materna y en-
trafiable, en el efimulo de tantos afectos secundarios".
Y muchos de nuestros propios autores sugestionados por
ese concept rancio de que es la novel cuesti6n de lon.
gitud, en vez de calidad, dieron el modesto nombre de
cuentos, a creaciones que por sus alientos van mis alli
de los limits de la narraci6n fantastica y seneilla.
Pero no obstante la corta producci6n novelesca que
contamos en nuestra historic literaria, ha sido ella su-
ficiente para reflejar la vida cubana con sus pr6dromos







LA NARRACI6N EN CUBA


distintos, desde las postrimerias del siglo XVIII hasta
nuestros dias, y para justificar el valor trascendente,
educativo y orientador de este genero, a pesar del te-
mor que en todos los moments ha despertado en los es-
piritus timoratos y de chato entendimiento. La novela
es savia fecundante de nobles empefios, cuando es la
virtud del bien su inspiraei6n energica y el arte su elo-
cuencia vigorosa; y si hay narraciones imaginativas que
niegan esta afirmaci6n, cabe repetir con Leopoldo Alas,
que la novela "como le sucede al periodismo, es todo
luz, menos cuando todo es tinieblas". Y, desde luego,
que no podemos aceptar con Bruneti6re, que el arte im-
plica inmoralidad porque lo que en 61 impera y atrae
es la seducci6n de la forma. El arte, cualquiera que
sea la expresi6n que adopted, es s6lo belleza externa de
la bella idea, y la idea se sobrepone siempre, aun al es-
poleante desnudo de la forma.
Pero dejemos estas disquisiciones calol6gicas en que
insensiblemente nos vamos enfrascando, y volvamos al
studio de nuestra novela.
1-Periodos en que se divide la narraci6n imagPa-
tiva en Cuba y g6neros que abarca.-Algunos critics
y eruditos cubanos han estudiado la evoluci6n de la no-
vela en nuestra literature; pero a excepci6n del Sr. Ar-
turo R. de Carricarte, que ha anunciado un extenso es-
tudio sobre la misma, sin que haya visto la luz pfiblica,
no obstante saber nosotros del alcance de algunos de sus
capitulos y de haber insertado el autor aspects relaeio-






REMOS


nados con esta labor, en la revista Amrica y en los dia-
rios La Prensa y Heraldo de Cuba, los demis que se han
ocupado en este dificil empefio, lo han hecho en resi-
menes que abarcan una impresi6n general, magistral si
se quiere, como el apartado que le dedica Manuel de la
Cruz en su Reseiia Hist6rica y las pkginas que le con-
sagra Ram6n A. Catali en sus Divagaciones sobre la
novela. Aurelio Mitjans, el malogrado critic desapa-
recido en pleno vigor creador, le dedica atenci6n y con-
tribuye con aportes valiosisimos, en su estupendo y sa-
queado studio sobre el Movimiento cientifico y litera-
rio de Cuba; y recientemente ha publicado un documen-
tado anilisis de los origenes hist6ricos de la novela cu-
bana, el doctor Antonio Eligio de la Puente, al prolo-
gar los Cuentos Cubanos de Ram6n de Palma, editados
en la Colecci6n de Autores Cubanos. El doctor Arturo
Montori, por iltimo, cuya muerte muy pr6xima toda-
via, Iloraremos siempre cuantos admiramos su produc-
ci6n fuerte y personalisima, escribi6 para el Libro de
Cuba, una sintesis notable, principalmente en lo que se
refiere a los novelistas contemporaneos.
De estos tratadistas, quien se traz6 un plan estric-
tamente hist6rico fu6 Mitjans, aunque la muerte intem-
pestiva, no le permiti6 su desarrollo complete, sino s6lo
en las dos primeras etapas de 1820-1842 y de 1842-1868,
y 6sta iltima, fragmentariamente. Nosotros vamos a
ensayar un m6todo, dividiendo la historic de la novela
cubana en tres periods, el mismo one hemos seguido en







LA NARRACI6N EN CUBA


nuestra Historia de la Literatura Cubana: Primer Pe-
riodo: desde los origenes hasta 1868; Segundo Periodo:
desde el 68 hasta la Repiiblica; Tercer Periodo: la Re-
piblica. Nos basamos para ello en la influencia del mo-
mento hist6rico, que se deja sentir con fuerza en nues-
tra literature y que va marcando los pasos de la nove-
la cubana.
En estos tres periods, la novela cubana va pasando
por las diversas tendencies que la estftica europea adop-
ta, desde el romanticismo con que despierta el siglo
XIX, hasta los iltimos empefios de la tcenica de van-
guardia, tocando en el verismo, que tiene en Cuba eul-
tivadores felicisimos.
Bajo la denominaci6n general de Tendencias de la
narracion imaginative en Cuba, hemos organizado estas
disertaciones, porque entendemos que mis correct que
el de novela, es el vocablo narraci6n. Novela, prove-
niente del italiano novella, que se deriva a su vez del
latin, significa por su etimologia, novedad. En cam-
bio, narraci6n, proveniente del latin narratio, significa
etimol6gicamente relaci6n, exposici6n de un sueeso, la
acci6n de contarlo. Y el genio de nuestra lengua da
todas las credenciales de castiza a esta voz y no al neo-
logismo que en puridad tampoco responded al verdade-
ro concept de este genero, cuyo fin es narrar heehos
que inspiran la fantasia o la historic, pero en los que
no puede faltar la ficci6n como element especifico.
Bien que de esta sintomatologia creadora que entrafia







BEMOS


la literature novelesca, de esa caracteristica de produ.
cir nuevos motives, ha de haberse originado sin duda la
elecci6n del vocablo italiano novella que germina el nues-
tro; pero el concept de novedad a que responded, le da
valor para nominar igualmente a cualquier g-nero po&-
tico, en que es precisamente la creaei6n, la novedad del
motive, cualidad fundamental.
AdemAs, bajo el rubro de narraci6n imaginative, ca-
ben tambien todos los subgeneros novelescos, tales como
el cuento, la leyenda, el articulo de costumbres, que for-
man toda una familiar de invenci6n literaria, aunque el
germen corresponde al cuento y la leyenda, porque el
Ramayana y el Mahabbarata se nutren de leyendas, y
el Panchatantra es un ramo de cuentos. La novela, al
cabo, tal como la conciben las literaturas modernas, es
una modalidad, amplificAndolo, del cuento antiguo.
Estudiaremos, pues, en estas disertaciones, no s6lo
la novela, sino esos otros subgeneros mencionados, que
tambien ofrecen algunos exponentes dignos de nota en
]a evoluei6n de nuestras letras.
2-Origen hist6rico.-El primer vagido de la na-
rraci6n imaginative en Cuba, fu el cuento El gigante
de cien cabezas, escrito por Gertrudis G6mez de Avella-
neda en 1822, cuando la poetisa contaba ocho afios; pe-
ro de este ensayo doblemente infantil, s6lo existe el da-
to hist6rico. Y el primero del que conservamos tes-
timonio impreso, d6bese al poeta Jose Maria de Here-
dia, quien di6 a la estampa en su revista La Misceldnea,






LA NARRACI6N EN CUBA


que editaba en Tlalpan (M6xico), en 1829, sus Cuentos
orientales. Aparecieron en el tomo segundo de la pri-
mera series de dicha publicaci6n, y son relates realmen-
te lUnguidos y carentes de novedad.
3-La novela romantic; el element hist6rico, el
costumbrista, el sentimental, el leyendwaio y el mora-
lista. Influencia de Pablo Veglia.-No hemos de entrar
a considerar los caracteres de la novela romfntica, cues-
ti6n de viejo sabida y manida ya hasta en los tratados
mis elementales. El romanticismo, sea liberalism co-
mo lo concibi6 Hugo, sea el triunfo ideal de las razas
nortefias como lo estim6 Mad. Stael, es por encima de
todo y en ello estriba su innegable trascendencia, la
juventud en el arte, con todo el inmenso individualis-
mo que le da el aporte de una conciencia nueva que
alienta la religion del sentimiento y le pide cooperaci6n,
cuando adopta sus formas mis puras, a la naturaleza
eternamente joven y eternamente fecunda. Realmente,
en arte no hay mAs que dos grandes escuelas: la claim
sica y la romAntica, con la peculiaridad de que los cla-
sicos modernos son tan romAnticos como los que en el
siglo XIX dan sabor de escuela a su credo est6tico y
perfilan en sistema el mismo ideario artistic que fu6
vehiculo de inmortalidad para Shakespeare, Marlowe,
Cervantes, Calder6n, Lope, Camoens, Dante y Ariosto,
por no citar mis. Y si nos coloeiramos en un piano
de extremada intransigencia, legariamos a la conclusion
de que el arte no es ms que romintico, porque el pre-






BEMOS


dominion de los preceptos, que desde un punto de vista
formal da vida al neoclasicismo, es una manifestaci6n
negative y retorcida de arte falso, y todas las nuevas
corrientes que sigue el arte tras el decaimiento del ro-
manticismo del siglo XIX, son mis bien tendencies de
la eseuela romantica, ya que bajo la acepci6n de ro-
manticismo cabe todo cuanto en arte impulsa un crite-
rio liberal. Claro que dentro de esa gran escuela, ha
surgido una tendencia caracteristica que inspirindose
en los romances medievales, ha dado tono, matiz incon-
fundible, a un empefio artistic que teniendo sus em-
briones idealistas en Alemania, toma forma definitive
y traseendente en Francia, dando a luz un arte que se
inspira en el choque de pasiones, en las antinomias del
espiritu, en la palingenesia de la raz6n hacia los arre-
batos liricos, principio y fin que abri6 paso a las gran-
des extravagancias que dieron golpe mortal a esta ten-
dencia, al llegar al paroxismo desenfrenado que di6 co-
mo frutos legitimos de sus vicios medulares, los tipicos
y ridiculous dramas de pufial y veneno.
El romanticismo en Cuba recibi6, principalmente en
la lirica, las mis variadas influencias europeas; pero
en la novela, dos fueron los escritores mas influyentes
en los novelistas cubanos: Walter Scott y Alejandro
Manzoni, sobre todo el primero, cuya t6cnica fu6 la mis
seguida, y en primer termino por el mis celebre de
nuestros escritores narratives: Cirilo Villaverde.





LA NARRACI6N EN CUBA


Ofrece la novela romintica en Cuba, aspects dife-
Srentes, determinados por el element hist6rico, el cos-
tumbrista, elsentimental,_el leyendario y el moralista.
Del predominio de esos elements, surgeon species di-
versas de novel romintica, a las que dan a la vez su
propio nombre.
Debe much la orientaei6n del gusto romantico en
nuestras letras, a un joven italiano, professor de literal
tura, llamado PABLO VEGLIA (1806-1835), de quien
public en 1838, la revista La flor de Mayo, que edita-
ban Ram6n Zambrana y Juan M. de San Pedro, various
versos suyos, en italiano unos y traducidos por don An-
tonio Bachiller y Morales, otros, asi como su narraci6n
Viaje romdntico alrededor de un cafetal, que es germen
de costumbrismo novelesco. Ademas, la publicaci6n
Jardin Romdntico, dirigida por Santiago Cancio Bello,
Andr6s Avelino de Orihuela y Miguel F. Viondi, in-
sert6, en el mismo afo, diversas obras suyas y una co-
rona po6tica que suscribieron various bardos cubanos
contemporaneos, dedicada al joven Veglia, que habia
muerto hacia pocos afios en el mar, cuando regresaba
de un viaje al Africa.
Su amistad con los escritores de nuestro pais, fui
prolifica, infundiendoles simpatia y admiraci6n hacia
la nueva escuela, particularmente por la lectura de su
Coleceikn de novelas romnnticas, que abrieron un mun-
do nuevo a la concepei6n y a la tecnica. Este joven,
viajero y aventurero, que muri6 cuando frisaba en los
veintinueve afios, fu6 por asi decirlo, el revelador del





REMOS


romanticismo a los escritores cubanos, que despubs, con
el impulso dado por Veglia, abrevaron en otras fuentes
y miraron hacia otros panoramas.
En la novela romintica cubana, se levanta y glori-
fica Cirilo Villaverde, y rinden el tribute de su talent,
la Avellaneda, Jose Ram6n de Betancourt, Ram6n de
Palma, Jos6 Antonio Echeverria, Ram6n Pifia, FBlix
Tanco, Suarez y Romero y otros escritores de menores
m6ritos que 6stos.
4-El realism y el naturalismo.-El verismo irrum-
pe en Francia e inunda el mundo. Primero, los Gon-
court, Flaubert, Balzac; despu6s Zola, Maupassant. Son
dos tendencies que se basan en el document human;
pero que divergen en la crudeza del motivo y en el
cientificismo del m6todo. El verismo se bifurca en dos
alas: el realismo y el naturalismo. La primera, busca
el dato experimental, el anilisis fecundo en deduccio-
nes, y practice la anatomia social y desgarra el espiritu
en jirones menudos, para estudiarlos como en una gran
clinic de experimentaci6n. La segunda, ademas de ha-
cer todo esto, elige la costra humana, asuntos en ver-
dad repugnantes y vergonzosos, adentrindose en las la-
eras del espiritu que engendran los grandes vicios del
hombre. Puede afirmarse que el naturalismo busca el
ideal en el arroyo. Lo grotesco llega en 61 a emparejar
con lo sublime, y los novelistas se muestran como gran-
des "disectores de la vergiienza humana".






LA NARRACION EN CUBA


En verdad, aunque el realismo y el naturalismo se
organizan en eseuelas en el pasado siglo, existen desde
el origen de las letras, desde la Biblia hasta la novela
picaresca, desde La Iliada, La Odisea y los poemas bu-
c6licos de Virgilio, hasta el Quijote, Diderot, Rousseau
y hasta el Abate Prevost. La diferencia estriba en que
las alas del verismo en el siglo XIX, se perfilan para
darle una fisonomia tendenciosa al arte.
Entre el realismo y el naturalismo se acentiia la dis-,
tinci6n que cabria destacar entire el optimism y el pe-
simismo. El realismo, que surge hacia 1850, adopta for-
mas de sensualismo artistic, aunque carentes de toda
ilusi6n po6tica; pero con la prora enfilada hacia la rei-
vindicaci6n de la vida vulgar. El naturalismo dibuja
un sensualismo brutal, desnudo, utilitario, rompiendo
todos los velos de la curiosidad, para llegar a auscultar
en sus palpitaciones mis insanas, el alma y el cuerpo
humans. La novela naturalist es laboratorio inducti-
vo en que se va del individuo a la sociedad. Surgi6 en
Francia en moments de dolor, tras la guerra del 70,
y fu6 como una reacci6n amarga, pero feeunda, contra
la decadencia y desorientaci6n social que se habia pro-
dueido.
El propio Zola, pontifice del naturalismo, define es-
ta tendencia, en las siguientes luminosas palabras:
"4Se quiere saber lo que es el naturalismo, sencilla-
mente? En la ciencia, el naturalismo es la vuelta al
experiment y al analisis, es la ereaci6n de la quimica






REMOS


y de la fisica, es los m6todos exactos que desde fines
del siglo iltimo han renovado todos nuestros conoci-
mientos; en la historic, es el studio razonado de los he-
chos y de los hombres, la investigaci6n de las fuentes,
la resurrecci6n de las sociedades y de sus medios; en la
critical, es el analisis del temperament del escritor, la
reconstrucci6n de la 6poca en que vivi6, la vida reem-
plazando a la ret6rica; en las letras, en ]a novel sobre
todo, es la continue compilaci6n de documents huma-
nos, es la humanidad vista y pintada, resumida en erea-
ciones reales y eternas".
Otro de los aspects interesantes a que nos ha lle-
vado el naturalismo, a nuestro modo de ver, es a la no-
vedad indiscutible que ofrece la revelaci6n de la mu-
jer tras el analisis de los problems que constituyen el
objetivo de esta tendencia literaria. Hasta entonces no
se habia brindado esta oportunidad, y es innegable que
entrafia una emoci6n original, leer las ndvelas de Gra-
zia Deledda y de dofa Emilia Pardo Baz;n, por ejem-
plo, que fueron de las primeras valientes mujeres que
lo hicieron, y en las que nos sorprenden con intimas
confesiones, que dan a la novela un cosmos nuevo, por-
que acostumbrados a conocer las impresiones del hom-
bre ante la complejidad humana y ante la seducci6n de
la mujer, desconociamos en lo absolute las impresiones
de esta ante esos objetivos y ante la seducci6n y juicio
que el hombre le produce y le merece.






LA NARRACION EN CUBA


La mujer, a travys del verso, de la epistola, de la
misma novel sentimental y ain hasta de la realista,
como sucede con Fernan Caballero, nos habia vaciado
su espiritu entire brumas-de retoricismo, y tras las for-
mas del simbolo, ocultando siempre, en el giro indirec-
to, toda la fuerza de su pensamiento; pero cuando la
escritora cultiva el naturalismo, cuando rompe con todo
su eufemismo, cuando en alas de la escuela de Zola dice
diAfanamente su pensamiento, por atrevido que parez-
ca, iquB caudal de emociones no aprisiona esa eclosi6n
inesperada y vigorosa, en que la idea femenina se des-
borda en un torrente, describiendo y juzgando al hom-
bre, desde el requiebro dulce y apasionado que teje un
mundo de ilusiones y de esperanzas, desde el primer
beso dado a hurtadillas como una profesi6n de fe so-
lemne y pura, hasta la noche de bodas en que despierta
la mujer ingenua al milagro sublime de la fecundidad;
desde el instant en que el polen del amor plasma nue-
va vida en el espiritu de la mujer, prendiendo en sus
quimeras anhelos de ternura, hasta que en el calvario
de la realidad marca .un reguero de ligrimas, la ilusi6n
que se esfuma, y hay un g6lgata para el coraz6n sobre
el que amenudo se levanta la cruz del pudor y se sa-
crifican en sus brazos rigidos, todos los ensuefios y to-
do el optimism de la vida!
Todas esas revelaciones prefiadas de novedad, se de-
ben al naturalismo; y si no tuviera esta tendencia de
por si, el valor especifico de su doctrine, cuyo fin es






REMOS


precisamente de reacci6n contra los vicios imperantes
en el individuo y en la sociedad, presentindolos al des-
nudo con todas sus monstruosidades, para producer con
el espanto su cura radical, bendita sea esta escuela que
permiti6 a la mujer expresar con entereza y sensatez,
el mundo de sus reflexiones y el raudal de sus emocio-
nes mis intimas!
Cuba ha contado con magnificas figures del veris-
mo, desde el costumbrista Heredia, (con un pie en el
romanticismo y otro en el realismo) hasta el cAustico y
vivisector Borrero, y desde el artist finisimo que se
llam6 Jesfs Castellanos, hasta la pl6yade brillante de
pulsadores de la verdad humana, que integran Carri6n,
Loveira, Ramos, Montori, Villaverde,... sin que falte
la mujer valiente, mas valiente afin en nuestro medio
todavia cobarde y lleno de prejuicios, que concibi6 los
capitulos intensos de La vida manda.
5-La novel politica.-Como vehiculo de ideas po-
liticas, la novela ha sido tambien en nuestra patria un
factor de contribuei6n. Ha habido escritores que a tra-
v6s de la narraci6n imaginative, han diluido sus per-
sonales observaciones y su criterio ardiente.
Algunos lo han hecho indirectamente, como Borrero
y Loveira; otros de un modo muy director, como Rai-
mundo Cabrera, representante el mas apasionado en
este matiz de la novela cubana.
Y en verdad que no se puede negar el valor que en
este sector del pensamiento tiene la novela, pues el ar-






LA NARRACI6N EN CUBA


tista procura dar mis fuerza a su ideario, animando con
la acci6n movida sus concepts, quiza no suficientemen-
te efectivos en la fria exposici6n de las doctrinas. Es
un dinamismo cuya energia positive alcanza mis 6xito
en el espiritu que recibe su influencia, sobre todo si se
explaya en la forma diifana y firme que lo hizo el doc-
tor Cabrera.
6-El element pastoril.-Es casi esporidico en
nuestra novela, el element pastoril, como lo es, en ge-
neral, en la novela contemporknea. Fuera de ambien-
te, al margen del moment hist6rico, este valor est6tico
es como la flor de nieve en los climas tropicales. Nun-
ca fu6 verdaderamente pastoril la novel de esta indole,
apesar de su nombre, ni afin en el siglo XVI, en que
tuvo su moment, alcanzando prestigio con Sannazaro
en Italia, y contribuci6n atendible con Cervantes, Mon-
temayor, Gil Polo y Lope en Espafia. Entonces, las
novelas pastoriles fueron falsas manifestaciones del sen-
tido candoroso y sencillo de las concepciones meramen-
te bue6licas, convirtiendose en un alarde ret6rico y en
rasgos autobiogrificos, tomando como pretexto la vida
campestrey haciendo por tanto, de ella, mis bien, una
noyela seudopastoril.
Y en Cuba, una inteligencia fina, como la de Ram6n
Meza, traz6 un ensayito, sencillo y sugestivo, al que no
puede negarse, como veremos en su oportunidad, fran-
ca emoei6n.






REMOS


7-El satirico.-Mas 6xito tuvo este autor al com-
poner sus novelas satiricas, aunque nunea lleg6 a las
concepciones de Borrero Echeverria.
La sitira ha sido una de las revelaciones mis sober-
bias del genio, que la ha llevado a obras que ban gana-
do celebridad eterna: Juvenal, Horacio, Marcial, Lu-
cano, Plauto, Arist6fanes, Menandro, Cervantes, los Ar-
gensola, Quevedo, Rabelais, Alemin, Guevara, Le Sage,
Grim, Heine, el P. Isla, Voltaire, Larra, Volney, Swift
y otros muehos, deben su gloria a la sitira. Y la satira
en la novela ha contado con un campo vasto y propicio,
que no pocos ingenios han sabido aproveehar.
No ha sido, eiertamente, el element mis aplicado en
nuestra literature novelesca, no obstante el tempera-
mento agudo del cubano, material prima de primer or-
den para este florecimiento artistic punzante e inge-
nioso, y no porque el genuine choteo nos inspire esta
afirmaci6n, que muy lejos esti el alto concept que te-
nemos de la satira de tamafia vulgaridad, sino porque
la mentalidad cubana es Agil y apta para esa gimnasia
peculiar y dificil de la ironia creadora, y tajante y sa-
na al propio tiempo, aunque parezca esto una paradoja
incomprensible. Precisamente la falta de encauzamien-
to convenient, ha degenerado en el choteo malsano y
destructor.
Luis Felipe Rodriguez, y mas afn Esteban Borrero,
le han dado a la novel satirica, frutos de magnifica
savia.






LA NARRACI6N EN CUBA


8--La nueva esttica.- Los ecos de la estetica de
vanguardia, llegan a nosotros, y a pesar del snobismo
que produce, consiguen afiliar a sus corrientes de
advance, algunos valores de indudable solvencia.
Partiendo del tronco de Marinetti, que lanza en Mi-
lan su program revolueionario, se original las tenden-
eias actuales, que en un tours de force de deshumani-
zacion artistic, que dijera Ortega Gasset, persigue el
6xodo de todo cuanto es fruto de las intimas. sensacio-
nes del artist, es decir, de aquello que crea en orbes
de ficci6n la fantasia poliereadora y da paso s6lo a los
motives que pueden herir la retina perceptive de todas
las sensibilidades. Tiende a crear lo que pudieramos
llamar un manantial sensitive standard, aunque en la
exteriorizaci6n del artist nuevo, la estilizaci6n parezca
dar personalidad interpretativa (por lo menos en el cam-
po de la pintura) independencia spiritual para con-
templar mentalmente esos objetivos universales.
De modo que se ha democratizado el objetivo artis-
tico; ha desaparecido a los ojos de la nueva estetica, la
coneepci6n puramente imaginative, el surgimiento de
nuevos series po6ticos, y ha quedado reducido el artist
a ofrecer su vision propia de cuanto existed, y cuando
ms, a expresar la emoci6n que un objetivo del mundo
externo produce en la sensibilidad del poeta, 11Amese es-
te lirico o novelist.
La est6tica de vanguardia es mis intelectiva que sen-
timental; y en la narraci6n es caracteristicamente es-



4s






REMOS


quemitica. La emoci6n del artist ha desaparecido, pa-
ra dar paso a un arte frio, reflexive, filos6fico, de in-
dudable interns si se quiere, pero sin trascendencia, por-
que en arte lo que no emociona no trasciende, y nos lle-
va el arte nuevo a lo que pudi6ramos Ilamar fuga es-
tetica, porque se nos va la emoei6n que nos legara el
arte eterno.
Preconiza la nueva est6tica, guerra a la eternidad,
a la perdurabilidad de los valores artisticos de la obra
creada, a trav6s de las generaciones futures. Abomina
el ansia de inmortalidad, porque entiende, que la obra
de arte debe ser hija de su 6poca y por lo tanto efime-
ra, como todas las 6pocas, que pasan por imperative ca-
teg6rico de la biologia temporal. Siendo la' obra hija
de las cireunstancias, cesa de mantener sus valores cuan-
do las circunstancias han desaparecido. La obra ha de
tener, pues, una vida mas efimera que la vida de un
hombre.
Este concept parece abrigar, de primer intenci6n
una gran verdad artistic, y mentalidad tan robusta
como la del ya citado Ortega Gasset, ha dicho, fascina-
do por esta aspiraci6n: "Confieso preferir un arte mis
saturado de vida, que se sabe hijo de su tiempo y con
61, destinado a transcurrir". Sin duda, el arte que re-
fleja su tiempo, tiene una fibra poderosa y trascendente.
El Satiricon, de Petronio, las comedies de Arist6fanes,
de Plauto, de Tereneio, los articulos de Grimm y de La-
rra, por ejemplo, reflejan su tiempo, y sin embargo han







LA NARRACI6N EN CUBA


conquistado la inmortalidad. Es que hay algo en el
arte, que es universal, y que no lo da una 6poca, sino
lo da precisamente la Eternidad, que estf por encima
de todo lo creado.
Es verdaderamente curioso esto de producer arte
para la eternidad o para el moment solamente, cuan-
do es lo cierto que el artist jams sabe qu6 vitalidad
espera a su obra. Pudiera argiiirse que el vanguar-
dismo refleja la circunstancia del moment, pero trans-
formada a trav6s de la impresi6n personalisima del ar-
tista, y que por tanto dejara de tener valor cuando pa-
se esa temperature caracteristica que tiene cada 6po-
ca y que s61o sienten bien los que viven en ella. Falso
tambien: los Didlogos, de Plat6n, por ejemplo, fueron
concebidos hace miles de aiios y pesa sobre ellos, a pesar
de la genialidad de su autor, la vision limitrofe de su
tiempo; pues bien, no obstante esto, ese hflito univer-
sal del arte a que antes nos referimos, los ha hecho
inolvidables y amables a trav6s de los siglos.
No podria objetarse que en el vanguardismo se crea
sobre motives que surgeon exclusivamente por circuns-
tancias momentfneas, debidos a detalles particulares de
un accident o una situaci6n, porque tambien en las
letras clAsicas se ha cantado bajo la inspiraci6n de esos
motives furtivos, y sin embargo han vivido las obras
la gloria de la eternidad. Fernando de Herrera, Pe-
trarca, Pistoia, por ejemplo, escribieron sobre detalles






REMOS


de una circunstancia de su vida intima, y sus obras no
han muerto ni pueden morir.
Esta tendencia fulminatoria de la eternidad abriga
una secuela futurista: el desprecio al pasado, ya que
6ste vive en la estetica ancestral, precisamente por el
espiritu de eternidad que domina en el arte desde sus
origenes. La abominaci6n de los valores pret6ritos, es,
innegablemente, un idiotismo, mis bien que un princi-
pio est6tico: I qu6 necesidad hay de negar esos valores,
para hacer obra de creacionismo, es decir, para pro-
ducir con una vision nueva del arte? Y sobre todo, lo
mfs original es que el vanguardismo se nutre eon savia
de esos valores pasados: simbolismo y metaforismo.
Existen, sin embargo, pensadores, estetas de vanguar-
dia, que sostienen un criterio rational y hasta plausi-
ble. Ninguno nos ha parecido tan acertado y admira-
ble como Guillermo de Torre cuando afirma: "El pa-
sado artistic, abstractamente, no me interest como tal,
en su fria reducci6n museal, en su yacente esterilidad
estatuaria. Me interest el pasado en funci6n del fu-
turo y mejor ain del present: en sus potencias no
marchitas: como substratum y base para garantizar la
solidez del terreno ideol6gico sobre el que nos asen-
tamos". Y en efeeto, raz6n sobrada asiste a este ilus-
tre poeta y tratadista, porque en los valores pasados
buscamos la esencia fundamental de los nuevos idea-
rios, y en este orden de cosas, aquellos valores son im-
prescindibles: el pensamiento en eualquiera de sus fa-






LA NARRACI6N EN CUBA


ses, tiene siempre una conexi6n hist6rica, porque la evo-
luci6n de las ideas, como todas las evoluciones, no es
jams un eslab6n perdido en el devenir de las potencias
generativas. Es un absurdo por tanto, volver tetral-
mente las espaldas al pasado, tan absurdo como renun-
ciar a la inquietud bendita de renovar formas e ideas.
Pero s6pase de una vez para siempre, que renovar no
es germinar por generaei6n espontinea, sino remover,
iando lugar a nuevos fen6menos, lo cual se opera en to-
das las actividades naturales; y el pensamiento, espiri-
tu, substratum de la forma, es una actividad natural.
La novela, representada mis bien por el cuento o
por el poema narrative, refleja fielmente la inquietud
que de modo tan especial, es uno de los sintomas mas
peculiares del vanguardismo. Ya decia Marinetti:
"Nosotros afirmamos que la magnificeneia del mundo
se ha enriquecido con una belleza nueva: la belleza de
la veloeidad. Un autom6vil de carrera con su tosco
adorno de gruesos tubos semejantes a serpientes, de hi-
lito explosivo... un autom6vil rugiente, que pareee co-
rrer sobre metralla, es inas bello que La Victoria de Sa-
motracia".
Algunos cultivadores del cuento en tecnica de van-
guardia, han espigado ha poeo entire nosotros, presen-
tandose a nuestro juicio simplemente como valores a
aquilatar en el future, euando su obra pueda estimar-
se definitive.















I NOVEL HISTORIC


1-Influencia de la novel europea en la cubana.-
La novel hist6rica fu6 eultivada con especial predilec-
ci6n durante el romanticismo europeo. Dado el senti-
do evocador que caracteriz6 esta escuela, ninguna ma-
nifestaci6n podia ser mis legitima que la novela his-
t6rica, en que la belleza $e pone al servicio de la ver-
dad, y de Ia que ha dicho G6mez de Baquero que "es
la epopeya modern o, al menos, la forma de poesia
contemporinea (poesia en prosa, por supuesto) que
mas se acerca a la 6pica". Y afiade ampliando su con-,
cepto: "La historic es simple referencia, nos da una
vision siempre incomplete de las cosas, y las mas de las
veces no llega a darnos una vision sino un relato. S6-
lo el arte, en sus genuinas manifestaciones, desligadas
de fines tiles, tiene el poder de crear y de evocar. Y
esto es lo que hace la novela hist6rica: evocar los muer-
tos con las migicas formulas del arte".
Padre de esta especie de novela, como es bien sabi-
do, fu6 Walter Scott, el inmortal narrador ingl6s, que
uni6 a su pasmoso saber, a su erudici6n extraordinaria,







REMOS


su arte sugestivo. Ninguno como 61 ha evocado 6pocas
pasadas con tanta fuerza de color y tanta amenidad
en el relato. Su genio influy6 poderosamente en Euro-
pa, y le deben soplo de inspiraci6n: Herculano, en Por-
tugal; Manzoni, en Italia; Stendhal y Nodier, en Fran-
eia; Larra, Balaguer, Navarro Villoslada, Espronoeda,
en Espaiia. Y su influencia llega a la America y se
deja sentir no s61o en el escritor americano Washington
Irving y en escritores del Sur como el argentino Vicen-
te Fidel L6pez, sino tambi6n en Cuba donde dan prue-
ba de ello Jos6 A. Echeverria, la Avellaneda, Palma y
otros, ya en la novela puramente hist6rica o en su her-
mana, la de costumbres. Ademis, no cabe duda que
Manzoni tuvo ascendiente artistic sobre algunos, como
el propio Palma, en quien se advierte en uno de sus
Cuentos, la influencia de Los Novios.
De igual manera que Scott y Manzoni en la novela
hist6rica romintica, influye en. nuestro siglo P6rez Gal-
dos el formidable autor de los Episodios Nacionales.
2-Periodos de la novel hist6rica cubana.-Dividi-
remos en tres periods la novela hist6rica cubana: el
primero limita con la guerra del 68 y se caracteriza por.
la influencia de Scott y Manzoni, como dejamos indi-
cado. En 61 se destacan, en primer t6rmino, Echeve-
rria y la Avellaneda, a cuyo derredor giran otros au-
tores de segundo orden. El segundo corresponde, lo
mismo que el tercero, a la Repiblica. Es anterior a la
aparici6n de la Mitologia de Marti, de HernAndez CatA,







LA NARRACI6N EN CUBA


que marea una nueva send y por tanto un nuevo pe-
riodo.
Elevan ese segundo period, Emilio Bacardi, Luis
Rodriguez Embil y Alvaro de la Iglesia, en primer ran-
go, figurando tambien Robrefio y Masp6ns, aunque en
piano inferior a los anteriores.
(a) PRIMER PERIODO: 3-La "Antonelli", de
Echeverria.-En 1839 apareci6 la novel Antonelli, de-
bida a la pluma de JOSE ANTONIO ECHEVERRIA
(1815-1885), venezolano que vino a Cuba a edad muy
tierna y se compenetr6 con los anhelos de nuestra pa-
tria, laborando en esta tierra intensamente, educindo-
se en el famoso Seminario de San Carlos y dando prue-
bas de su tes6n y nobles empefios con la fundaci6n de
publicaciones tan importantes en nuestra historic lite-
raria, como el Aguinaldo Habanero (1837), El Album
(1838) y El Plantel, en el mismo afio; con sus desvelos
educacionales desde las aulas de La Empresa, de Ma-
tanzas, y de San Fernando que dirigia Don Pepe; con
sus trabajos en la Junta de Informaei6n, en uni6n de
Saco, Morales Lemus, Nicolas Azeirate, el Conde de Po-
zos Dulces y otros cubanos insignes; y representando a
la Revoluci6n de Yara en New York, donde permaneci6
hasta 'su muerte.
La novel Antonelli, apareei6 en La Cartera Cuba-
na (1838), siendo reimpresa en 1855, con el seud6nimo
de Zacarias, en la Colecci6n de novelas, cuentos, leyen-
das, etc., de autores cubanos.






REMOS


El protagonista es un ingeniero italiano "de media-
na edad, blanco de rostro, nariz aguilefia, la vista en-
tre pensativa y penetrante, bien puesto, de barba y ca-
bellos oscuros y ensortijados". Llamibase Juan Bau-
tista Antonelli, "c6lebre-dice el autor-por las comi-
siones con que le honraba el rey Felipe II, siendo de las
mas importantes la que trajo a esta ciudad el afio an-
terior de 1859, para fortificar la boca del puerto con
el famoso castillo de los Tres Reyes o del Morro. Ade-
mas de esta obra, tenia Antonelli casi al concluir otra
no menos litil, si no de tan grandiosas proporciones, en
el robusto muro de la represa, que construy6 para ha-
cer derramar en la Zanja Real el agua del rio llamado
antiguamente por los naturales Casiguaguas, y conoci-
do hoy con el nombre de la Chorrera".
Este personaje, que tanto motivo de conversaciones
di6 al reducido vecindario que entonces contaba la en-
tonces villa de San Crist6bal de la Habana, vivi6 en
esta un drama amoroso, emocionante y singular, que es
el eje de la novela; drama rico en emociones, en que
juega el alma aventurera del protagonista y anima sus
ensuefios una bella criolla.
El autor describe con fidelidad el moment hist6-
rico y narra con facilidad y buen decir. Es habil en
los retratos de los personajes y maneja con soltura los
pasajes dialogados. Revela Antonelli la seria documen-
taci6n de Echeverria, su conocimiento minucioso de la
Habana de entonces, aunque algunas de sus afirmacio-







LA NARRACI6N EN CUBA


nes bien podrian ser rectificadas con los nuevos y docu-
mentados studios que se ban hecho, principalmente el
de Irene Writh, sobre la Historia de esta ciudad en el
siglo XVI. No debemos olvidar, sin embargo, que los
juicios hay que formularlos a la luz de la 6poca, y de
no ser asi, qur mal parados habrian de salir Shakespea-
re, Cervantes y Calder6n, que cayeron en series errors
hist6ricos y geogrlficos.
La Antonelli es un bello modelo de pulcra prosa y
de narraci6n amena, excelente buen gusto que no des-
miente los selectos guias de las lectures copiosas y bien
digeridas del autor, cuya cultural humanista, filos6fica
e hist6rica, ha sido una de las m.s robustas que ha te-
nido Cuba.
4-"Espatolino" y "Guatimozin", de la Avellane-
da.--Sin revelar en la novela las cualidades excepcio-
nales que prob6 en el teatro y en la lirica, la Avellane-
da puso de manifesto en este genero condiciones apre-
ciables. A pesar de haber alcanzado la 6poca del flo-
recimiento del realismo, se mantuvo en sus novelas den-
tro del credo romintico; aunque sin caer en las extra-
vagancias y mal gusto a que lleg6 esta eseuela, en las
postrimerias del primer tercio del siglo XIX. Fu6 por
el coiltrario, disereta y rational en la trama y en el
desenlace; concisa en el lenguaje, al que no rest con
su precision admirable, la mis noble elegancia; colo-
rista acertada en la pintura de ambiente y en la anima-
ci6n de los personajes, y expositora de una correcei6n






REMOS


ejemplar, que hace de sus piginas buen exponente de
prosa sobria y donosa.
De las dos novelas hist6ricas escritas por esta glo-
riosa poetisa camagiieyana, la primera que public fu6
Espatolino, en 1844. Como relato novelesco, es superior
a Guatinmozin, y hay en ella, ademis, mayor emoci6n y
originalidad. Esta novel es un magnifico alegato con-
tra las mentiras sociales, contra la hipocresia humana,
contra la ambici6n conventional y contra la falsa virtud
que en las coleetividades se levanta, debido a las mis
condenables y funestas simulaciones.
Muy explotada ha sido en el arte literario, la trama
del hombre honrado y bueno, que perseguido por la ad-
versidad y por las maldades sociales, terminal convir-
lidndose en jefe de bandidos. Tal es el asunto del c6-
lebre drama Los Bandidos, de Schiller, la obra-eumbre
entire cuantas han girado alrededor de este motivo; y
tal es el asunto de Espatolino, basada en heehos reales
(en la historic del bandido italiano de este nombre), pe-
ro hermoseada con atinados y personales juicios, que
hacen honor a las cualidades de pensadora que eran
caracteristicas en la Avellaneda.
El joven Espatolino, perteneciente a una buena fa-
milia italiana, ve ahogados sus anhelos de honradez y
bonhomia, por la perfidia de quienes mis gozan de ex-
celente cr6dito y tienen fama de rectos e intachables.
Ve arrebatado su amor por la sed de riqueza y la in-
sensatez de una perjura: contempla destrozado el ho-







LA NARRACI6N EN CUBA


nor de la familiar, por el engaflo de un malvado, a quien
here en lucha cuerpo a cuerpo y a quien la sociedad
en cambio no condena; siente el peso horrible de ver
morir a su madre en un hospital y a la hermana eeha-
da agoiizante de la casa en que vivia; y agobiado por
todas parties, dolido de la maldad y la insinceridad hu-
manas, concentra su mayor odio contra la sociedad en-
vilecida y sorda, y organize una horda de bandoleros,
a cuyo frente compete las mayores tropelias. Un amor
puro y sublime le hace reaccionar y ansiar de nuevo el
remanso del hogar; pero ain en su paso haeia la recti-
ficaei6n le persigue la intriga del hombre, y el que de-
bia obviarle las dificultades para que 61 pudiera tornar
a la legalidad, se vende y le delata, terminando sus dias,
el desdichado Espatolino, en el patibulo.
Historia repetida, si; pero con qu6 belleza y ameni-
dad relatada, y con euinta elevaci6n comentada. No
es s61o el coraz6n de Espatolino el que ha sucumbido
bajo el flagelo de la farsa social, ni son s6lo los sedue-
tores y depredadores de esta novela los que se han pa-
seado y pasean entire todos, burlando la honradez y la
dignidad mis estrietas. Muchos son los Espatolinos
an6niinos que han torcido el rumbo de sus aspiraciones
naturales, azotados por la sordidez humana, y muchos
son los que a despecho del deber, de la dignidad, de la
equidad y de la justicia, retan altaneros y osados la vir-
tud y la discreci6n de los buenos, impulsando a 6stos al







REMOS


vicio y al crime, mientras ellos ostentan en circulos y
clubs el engafioso blas6n de su linaje y su dinero.
En 1846, apareci6 Guatimozin, relato novelesco de
la conquista de M6xico. Como novela, es floja, en ver-
dad; como historic, demasiado fantfstica, no s61o por-
que adultera por complete las aspiraciones political y
los sentimientos sociales de los aztecas, sino porque es
pr6diga en refinamientos espirituales, a los que fueron
ajenos, sin duda, los indios mexicanos. Hay ciertamen-
te, voces y descripciones indigenas, reproducciones que
responded a verdades hist6ricas y que revelan que es-
tuvo familiarizada la autora con los mis acreditados
narradores del pasado mexicano; pero a pesar de esto,
falta cierto equilibrio ideol6gico, que se pierde en cuan-
to habla la mujer avanzada del siglo XIX, la romanti-
ca ardiente del drama Baltasar.
No pueden negarse trazos admirables en la presen-
taci6n de ciertos personajes, como el emperador Guati-
mozin y el conquistador Cortes; exquisitez, buen gus-
to y fina imaginaci6n en el episodio amoroso del ca-
ballero espafiol Velazquez de Le6n y la bella princess
mexicana, alientos para reducir a las pfginas de una
novela, aquella inmensa epopeya; pero en conjunto, co-
mo genero de novela, entrafia falta de unidad y cohe-
si6n en el asunto y verdadera contextura propia de es-
ta clase de narraciones.
No career Guatimozin de fuerza dramftica, aunque
el motivo hist6rico en si la entrafia; pero fMcil es com-






LA NARRACI6N EN CUBA


prender que dadas las dotes excepcionales de la Ave-
laneda en esta cuerda del sentimiento artistic, ha-
brian de intensificar dichas dotes, los elements que la
propia historic le daba.
5-Andueza, Sebastian Morales y otros cultivadores
de la novel hist6rica romAntica.-En un piano de mu-
cha menor importancia, se advierten algunos autores de
cortos vuelos, que escriben cuentos y novelas de efime-
ra vida, que s61o a la luz del recuerdo hist6rico se pue-
den percibir.
Tales son: un vizeaino que desde los diecis6is afios
vivi6 en Cuba, JOSE MARIA ANDUEZA, y que escri-
bi6 en 1837, la novela Los Herederos de Almazdn o Los
Caballeros de la Banda, de ambiente moruno y de buen
estilo; SEBASTIAN MARIA MORALES, que con el
seud6nimo Antisbase Maria Solamer, di6 a la estampa
Alfredo de Rodamante o Una manana de paseo, Ilena
de extravagancias y ampulosidades de mal gusto. Era
andaluz y padre de Alfredo, bi6grafo apasionado 6ste
del poeta Plkcido y autor de la edici6n complete de las
obras del desdichado cantor. PEDRO J. MORILLAS,
joven abogado que figure en la Sociedad Econ6mica,
insert en La Piragua, que editaban Luaces y Fornaris,
la leyenda El Ranchador (1856), breve y amena.
6-La narraci6n leyendaria: las leyendas de la Ave-
llaneda.-Nuevamente ha de atraer hoy nuestra aten-
ei6n la ilustre compatriota que se hombre6 con Hart-
zenbusch y Garcia GutiBrrez, pues el element leyen-







REMOS


dario ha tenido en ella uno de los mis felices cultivado-
res de nuestra lengua. El hilito candoroso que exhala
del alma popular en sus relates y en sus cantos, no pier-
de su seductor encanto en las leyendas escritas por la
Avellaneda, inspirfndose en tradiciones nacionales y
extranjeras.
La baronesa de Joux se basa en una leyenda fran-
cesa que se remonta a la Guerra Santa. Refibrese a la
venganza del caballero Amaury de Joux, que mata a
su rival Montfauc6n, y ofrece su eabeza a la vista ab-
sorta de la esposa adfiltera. Hay valor descriptive en
esta leyenda, prineipalmente en la pintura del castillo
de Joux, y color de ambiente, con ruido de puentes le-
vadizos y endechas de trovador.
El aura blanca responded a una tradici6n camagiie-
yana, la del padre Valencia, el virtuosisimo sacerdote
que vivia en Puerto Principe y que rindi6 su mayor
afin en erigir un hospital para los lazarinos. Parecia
impossible que sus deseos fructificaran satisfactoriamen-
te, pero sus desvelos incesantes coronaron al fin con
6xito feliz sus empefios y el hospital se levant. Mu-
ri6 el P. Valencia y su obra decay, pues faltaba su
celo, quedando abandonados los enfermos que morian
victims del desamor y la falta de atenci6n. Los cad&-
veres quedaban a merced de las auras, y los lazarinos,
tristes y desesperados, elevaban sus preces en el cemen-
terio, por el alma del P. Valencia; hasta que un buen
dia apareci6 entire las auras negras, una blanca que que-







LA NARRACI6N EN CUBA


d6 posada mientras las demhs huian. Los lazarinos co-
gieron este animal tan raro y lo exhibieron, pagfndose
por los veeinos de la ciudad, cantidades por ver un ani-
mal tan singular, encerrado en una jaula de oro. Gra-
cias a los recursos que por la exhibici6n del aura blan-
ca habian logrado, los lazarinos pudieron mejorar no-
tablemente su vida; y era ereencia que en el aura es-
taba encarnado el espiritu del P. Valencia.
Borda con originalidad y belleza la leyenda fantas-
tica, La ondina del lago azul, moraleja interesante con-
tra la ingratitud filial; y en La montafa maldita, na-
rra con gracejo y donaire, las argucias de una frivola
muchacha parisian, que pone en solfa la ingenuidad de
unos campesinos suizos, que atribuyen a virtud de ha-
das, los sucesos que siembran su temor y asombro.
El cacique de Turmequg nos vuelve a la Colombia
del siglo XVI; La velada del helecho o El donativo del
Diablo se basa en el mismo asunto de una comedia su-
ya de este titulo; Una angedota de la vida de Cortes,
formaba parte de su novel Guatimozin; La flor del
dngel se basa en una tradici6n vascongada; La bella
Toda, y los doce jabalies y La dama de Amboto, pier-
den bastante en consideraci6n, comparAndolas con las
anteribres leyendas, en las que hay frescura y fluidez
que las avalora en este g6nero atractivo y dfictil a la
belleza que trasciende.
Un escritor de tanto merito como NARCISO FOXA,
cultiv6 las tradiciones, en la coleeci6n de Leyendas Cuba-







REMOS


nas, de las que s61o public un cuaderno en 1844. El
relato que integra este cuaderno se titula La Loma del
Indio.
(b) SEGUNDO PERIODO: 7-"Via Crucis" y
"Dofa Guiomar", de Bacardi.-La novel hist6rica se
oscureee con el advenimiento de las nuevas tendencies,
hasta que a partir de 1910 la reaniman con nuevos
brios y modern fisonomia, el select Rodriguez Embil
y el ameno narrador santiaguero, EMILIO BACARDI
MOREAU (1844-1922), el author de las tiles Cr6nicas
de Santiago de Cuba, de los sugestivos studios biogra-
ficos sobre La Condesa de Merlin y sobre Florencio Vi-
llanova y Pio Rosado, y del evocador libro de viajes,
Hacia tierras viejas.
Emilio Bacardi cultiv6 la novel hist6rica a la ma-
nera de P6rez Gald6s. Destacando con energia la ca-
racteristica de sus personajes, simboliza en ellos las rea-
lidades de moments idos; sus hechos, intimos hilos de
la trama novelesca, son el trasunto de la situaei6n ver-
dadera de la 6poca a que se contrae la acci6n.
Leyendo a Bacardi se vive en el tiempo evocado por
el narrador; la verdad hist6rica palpita con la fricci6li
de un acopio erudito; y la revista de las costumbres
resalta animada por la paleta variada de un estilo ame-
nisimo, a cuyas tonalidades, el relieve del pasado es
una vision present.
Con poder imaginative a lo Dumas, suficiente pa-
ra no hacer decaer el interns de la fantasia, imprime a






LA NARRACI6N EN CUBA


sus relates sabor de 6poca, y hace de sus personajes,
como en los Episodios famosos del excelso maestro ca-
nario, figures que sienten y hacen sentir, con todo el
hilito que les imprime el soplo vivificante de su gran
espiritu creador.
Tiene, como Scott, la virtud de hacer de los perso-
najes hist6ricos, verdaderos personajes de novela, no
porque adultere la verdad, sino porque ahondando en
su psicologia y detallindola en la intimidad de sus ac-
tos, el personaje no es la column de estuco, estitica y
sin expresi6n de la historic cientifica, sino que surge
con el dinamismo incesante y renovador de la vida, apre-
ciada y descrita por la pericia de quien sabe revivir
bajo el estimulo de la pluma, el fervor de las pasiones,
el perfil de las facciones y hasta el cinemat6grafo de
las ideas, en aquellos de que s6lo nos hablan hoy, la le-
tra muerta en los archives y algin rasgo imborrable en
el recuerdo.
Via Crucis, publicada en 1914, entrafia un drama
enternecedor que se desarrolla en los afios de la guerra
del 68. El drama, del.que es protagonista Pablo Dela-
mour, cubano de pura cepa, es un remedo de la deses-
perante situaci6n de nuestro pueblo en aquella decada
ie dolor y gloria al propio tiempo, para nuestros
abuelos.
i Con qu6 fuerza emotiva y con cuinta fidelidad in-
tercala el autor hechos impresionantes e imperecederos
de la historic de entonces, como la trAgica muerte de






REMOS


Carlos Manuel de CBspedes, la capture spectacular del
"Virginius", de la que pocos cubanos se salvaron; la
paz (que fu6 tregua) del Zanj6n y el gesto gallardo de
los que mantuvieron la protest armada de Baragui!
!Y cuinta vida vibra no s6lo en los personajes hist6ri-
cos, como Pio Rosado, el doctor Hartmann, Copley (el
poeta sentimental), sino la spiritual Magdalena, el ab-
negado Pablo, el negro Chimbi y todas las figures que
la fantasia del novelist cre6 con amor paternal!
Por el alto valor costumbrista que hay en ella, por
lo admirable de las descripciones locales, como cafeta-
les, campifias, amenas, hogares criollos, etc., ha sido es-
timada Via Crucis por algunos critics, superior a Ce-
cilia Valdes. A nuestro juicio falta en la obra de Ba-
cardi, precisamente, la grandeza plastica que se des-
borda en-la de Villaverde; pero la 6poea, el ambiente,
los episodios hist6ricos a que se refiere la producci6n
del novelist oriental, la hacen superar en interns, a ve-
ces, a la del celebre colorista pinarefo.
Dofia Guiomar, que vi6 la luz en 1916, tiene acci6n
contraida a tiempos de la conquista (1536-1548), y es
un magnifico panorama que rememora con lujo des-
eriptivo la crueldad simpar de los colonizadores, de los
que "por la cruz y por la espada" cometieron trope-
lias inauditas, descargando sobre el indio indefenso tor-
turas injustificables, y entire los que tambien hubo al-
mas gentiles, flores ex6ticas de la aventura, que supie-
ron hacer honor a su fe y a su patria.







LA NARRACI6N EN CUBA


Intensa simpatia despierta la protagonista, Dofia
Guiomar de Paz, esposa del gobernador, seductoramen-
te bella, hasta prender pasiones turbulentas, y eristia-
namente buena, hasta prodigar sus bondades entire los
menesterosos y aprender de los indios el seereto de las
plants, para aliviar los males del cuerpo. Personaje
absolutamente real, aparece en las piginas de esta no-
vela reivindicada ante la historic de falsas imputacio-
nes que la calumnia propal6 con su habitual mala fe.
8-"La Insurrecci6n", de Rodriguez Embil.- Asi
como Bacardi enmarc6 en la revoluci6n de Yara el ar-
gumento de su Via Crucis, desarroll6 en la del 95 la
acci6n de su novel La Insurrecci6n, el prosista y poeta
habanero LUIS RODRIGUEZ EMBIL (1879), sober-
hio estilista y autor de otras narraeiones interesantes,
como Gil Luna, Artista, y diversos cuentos.
La Insurrecci6n, editada en Paris, en 1910, pudiera
ser estimada como el poema tierno de la gesta liberta-
dora. Por sus phginas, bafiadas de sol cubano, embal-
samadas con el aroma de nuestros campos y saturada
del alma criolla, fluye cuanto de noble, grande y so-
iiador tuvo el movimiento que organize Marti. Justi-
ficando el autor la publicaci6n de esta novela, que con-
serv6 much tiempo manuscrita, afirma que la forma-
ci6n, el desarrollo de la conciencia cubana constitute la
tarea mis important y de mis alto patriotism en que
puede empefiarse un autor de nuestro pais; "Y para
ello nada mis eficaz tal vez que contribuir a recorder






REMOS


los hechos pasados, hacer sentir al pueblo su unidad,
hacerle sentirse uno, a trav6s de las generaciones, de
los sacrificios realizados, de la sangre derramadal de
las proezas cumplidas a trav6s del tiempo y del es-
pacio".
No es 6sta una novela hist6rica en el mAs estricto
sentido, porque en ella no se desarrollan hechos aeae-
cidos; pero sus personajes tienen perfiles reales de un
moment hist6rico, y no falta alguno que otro como An-
tonio Maceo, que brota de la misma realidad, y a quien
nos ofrece el novelist con toda su grandeza en su cam-
pamento triunfal de Occidente.
Cuadros de colors fuertes, como el que describe el
zapateo y el canto de las decimas, en casa de Don Isi-
dro Gonzalez, el guajiro veteran, y el que describe la
mariana del levantamiento en el pueblo de Pinares, lle-
nan de luz el relate; y cuadros sombrios como el de la
reconcentraci6n y el de la muerte de Tera, la dulce ni-
fia que enearna todo el candor y la belleza de la vir-
gen criolla, que expira en el dia en que su padre retor-
na victorioso de la lucha gloriosa, imprimen una me-
lancolia dolorosa y educativa, de euya tristeza emana la
mas elocuente ensefianza de los sacrificios cruentos que
ha costado nuestra independencia, y de los que a me-
nudo se habla casi mecinicamente, pero sin que en rea-
lidad se hayan comprendido en toda su intensidad y
alcance, porque de ser asi, no hubi6ramos menosprecia-
do tantas veces nuestra soberania, con la indiferencia







LA NARRACI6N EN CUBA


del que no sabe el valor imponderable de lo que posee.
Solamente aquellos que nunca se amamantaron en los
pechos del amor a esta tierra o los que arrastrados por
el vertigo de locas y efectistas teorias, son capaces de
jugar a cara o cruz el legado de varias generaciones
deshechas en gritos de dolor, en lamentos de desespe-
raci6n, en lgrimas implorantes y en acciones heroicas,
condenadas al olvido por los que han tenido la osadia
de pensar que es ahora cuando hay que forjar la na-
cionalidad, al calor de su ideario, como si el ideario de
Marti no constituyera el deslumbramiento y la nostalgia
de todos los demis pueblos hermanos que lo compren-
den y lo aman.
Hay un tema de amor en La Insurreccidn. Es un
idilio tierno, con la melancolia que s61o es dable a la
aristocracia de las almas; y tiene este idilio el bello en-
canto de los ensuefios pasionales, el delicado madrigal
de las ilusiones en flor; pero tiene tambien la horrible
tragedia del amor que se extingue antes del beso o el
canario que muere antes del trino.
Y no falta un esbozo psicol6gico, en el tipo de un
islefio torpe y apasionado, que vive un terrible drama
interior, con el coraz6n desgarrado por la impotencia
de unas ansias con alas, pero sin cuerpo que las lleve.
Interesante por demos este personaje, Joaquin, hijo de
amores ilegitimos, guerrillero, que conoce en sus ilti-
mos moments a su padre, y a su hermano, mambises
ambos, y para quien brilla la ternura s6lo un momen-






REMOS


to y para eso con rapidez de relimpago y fulminaci6n
de rayo, porque ese mismo rocio que cae bienhechor so-
bre su alma atormentada, se trueca en dolor que le ex-
tingue.
9-"La Acera del Louvre", de Robreiio.-En 1925
public una novel hist6rica muy interesante, el ingenio-
sisimo escritor pinarefio, GUSTAVO ROBRERO (1873),
tan conoeido por diversas generaciones que han goza-
do en el teatro bufo cubano, de la sal de su agudeza y
en libros y peri6dicos, de la inteneionada prosa de sus
escritos. Titiilase la novela, La Acera del Louvre, y
revive aquella juventud regocijada y sana, que hizo de
la broma una profesi6n, pero que entire bromas y ve-
ras di6 por la causa cubana sus alientos y su sangre.
A travys del relate de Robrefio, se siente la alegria, el
bullicio, la simpatia de aquellos j6venes que no se detu-
vieron ante Capitanes Geherales ni ante gente blasona-
da de escudo. Su ingenio, teji6 tramas originalisimas,
y llegando hasta el eseindalo, siempre producian la ad-
miraci6n de sus ocurrencias tan atrevidas como sor-
prendentes. De aquella juventud salieron guerreros y
propagandistas, y sin hacer del honor un cartel de re-
clame, fueron hombres de honor.
Robrefio, que perteneci6 a aquella juventud, recuer-
da con carifio y devoci6n sus tiempos mozos, y alrede-
dor de una trama amorosa que es eje central de la no-
vela, rememora el lugar y los hombres de la celebre






LA NARRACI6N EYS CUBA


Acera del Louvre, frente al Parque Central, donde al-
gunas veces -e sent Maceo a lustrarse las botas y de
donde se despidieron los j6venes mis distinguidos de
nuestra sociedad, para llevar a la manigua el tribute
de su honor de cubano, respondiendo asi al llamamiento
de Baire o de Bayate.
Es Bste, libro que se lee con gusto y de corrido, de-
jando bien impresa en la conciencia del lector, lo que
fu6 aquel niicleo de la generaci6n floreciente del 95, im-
petuosa, valiente, con el cerebro iluminado, pero con el
coraz6n plet6rico de amor. Generaci6n generosa, sin
pequefieces de aldea, en la que no espigaron los alza-
colas ni los autoendiosados; generaci6n sencilla y bue-
na, que hizo de la amistad un culto, de la familiar una
religion y de la patria una bandera de fe; que hizo de
la bohemia una aristocracia spiritual; que hizo... la
patria cubana.
10-"Maldlona", de M aspns.-Lanzan las prensas
en1927, la novel del Comandante del Ejrcito Liber-
tador, JUAN MASPONS, titulada Maldona. Es obra
voluminosa, que recuerda algo las novelas folletinescas
del pasado siglo. Hay cimulo de hechos, congestion
de personajes y de motives que hacen a veces demasia-
do complicada la narraci6n, que tambien se retrotrae a
la guerra de Independencia.
Intrigas de amor del protagonista, el teniente De-
metrio Maldona, del ejircito espafiol; hechos de armas,
recuerdos entrelazados de la Guerra del 68, invocacio-






REMOS


nes espiritas en que responded Plicido, combinaciones
diplomiticas, disquisiciones political; en fin, una tra-
moya amplia y enmaraiada.
No seriamos sensatos si no reconocibramos valor his-
t6rico a la obra, bien documentada, prolija en detalles,
al extreme de que muchos acontecimientos de la gesta
del 95, pueden ser conscientemente estudiados en las
paginas de Maldona. Es un elogio merecido, porque
de lo contrario tendriamos que negarlo a Hugo por la
descripci6n de Waterloo, en Los Miserables o por las
desvastaciones de la Vend6e, en El 93, y a Scott y a
Dumas, por muchos acontecimientos narrados con mi-
nuciosidad de tratado hist6rico, sin que esta aprecia-
ci6n quiera establecer paralelos, muy lejos de lo cual
esti.
11-Las tradiciones de Alvaro de la Iglesia.-Un
tipo muy especial de novela cubana cultiva ALVARO
DE LA IGLESIA, gallego de nacimiento, pero tan Ile-
no de amor y gratitud para Cuba, que el nacimiento
ha sido en su vida s6lo un accident. Iglesia se de-
dica a la historic anecd6tica, y redacta sus amenas Tra-
diciones CUIbanas, (1911), a manera de las Peruanas,
de Palma, aunque sin el bagaje cultural y el estilo cau-
tivador de este gran prosista suramericano.
A este tomo, siguieron otros dos, de tradiciones:
Cuadros viejos (1915) y Cosas de Antafio (1918).
Busca los motives populares y los lleva a la novela,
y asi salen de su pluma: Amalia Batista o el iltimo






LA NARRACION EN CUBA


danzzn, Una boda sangrienta o el fantasma de San Li-
zaro, La bruja de Atares o los Bandidos de la Habana,
narraciones todas 6stas que entusiasmaban los gustos
vulgares, que constituian el gran piblico de Iglesia.
Sin embargo, no debemos negarle much inventive,
facilidad para la narraci6n y en empefios mis finos co-
mo las mencionadas Tradiciones Cubanas, publicadas
en tres series, prosa correct y bien perfilada.
Ya en 1910, EMILIO BLANCHET habia dado a las
prensas un volume de Episodios, "entera o parcial-
mente hist6ricos"; pero inspirindose en tradiciones ex-
tranjeras.
(c) TERCER PERIODO: 12-"Mitologia de Mar-
ti", de Hernindez Cat.--Dedicado a Jos6 Manuel y
N1stor Carbonell "que me iniciaron en el amor de Jo-
s6 Marti", esti este libro maravilloso, que ha descu-
bierto un horizonte nuevo en el mundo de las ficciones
noveleseas. Impreso en Madrid, en 1929, la Mitologia
de Marti, aporta a la narraci6n imaginative un campo
virgen y a la personalidad de ALFONSO HERNAN-
DEZ CATA, su autor, una personalidad muy novedo-
sa, a 61 que ya tenia cimentada su nombradia como no-
velista medular y brillante.
El.gran novelist cubano ha puesto, ademis, con es-
te libro, punto final a toda sospecha de cuantos pu-
sieron en tela de juicio su amor a Cuba. La Mitologia
de Marti es una revelaci6n noble y pura de un cora-
z6n ardorosamente cubano, aunque sin estridencias de






REMOS


patrioterias vacuas, sino sobre el basal de una concien-
cia bien definida, inspirada en el mhs elevado de todos
los idearios: en el ideario del Ap6stol, que le comu-
nica todas sus gracias infinitas.
El notable cultivador de la imaginaci6n, el tejedor
admirable de motives cristalizados en la fantasia, no
quiso hacer un libro manido, una obra muerta, sin ha-
lito, sino por el contrario, un libro en que viviera el
propio Marti, en que su figure, animada y f6rvida, des-
pertara en el lector la emoci6n de paginas ignoradas en
el gran poema de la vida de ese hombre extraordinario,
y en las cuales nada puede sorprender la investigaci6n
erudita, sino s61o crear la mente forjadora del poeta.
Y al conjuro del ensuefio, de la evocaci6n, del genio
forjador, Cati ha imaginado c6mo debieron suceder he-
chos que la historic sabe que se realizaron, pero que no
puede decir c6mo fueron. Y asi como el academico y
poeta Francisco Icaza, escribi6 su libro'Sucesos reales
que parecen imaginados, describiendo las paginas no-
velescas de la vida de Lope, de Cetina y de Aleman,
HernAndez CatA puede decirse que ha descrito sucesos
imaginados que debieron ser reales.
Las paginas de la Mitologia de Marti estan empa-
padas de emoci6n, desde que el autor nos hace asistir al
nacimiento del heroe y revive en pinceladas magistrales
unas horas en la calle de Paula, hasta el bautizo de la
criatura que sus padres ofrendan a Dios en holocaust
del mis grande mortal de Am6rica.






LA NARRACI6N EN CUBA


Nos parece la obra mas honda de nuestro compatrio-
ta, mas medular y mis gallarda. Hay capitulos que
inmortalizan. Entre ellos, el de la Nifia de Guatema-
la y el de la Lecci6n de Est6tica bajo el ombfi. Son
pasajes de una belleza supreme, en que la fuerza crea-
dora del novelist conecta con sus ficciones las realida-
des desarticuladas. Hay lagunas que el bi6grafo no
puede llenar; s6lo el milagro de la fantasia es capaz
de realizarlo. Cuando el bi6grafo se llama Romain
Rolland, hay deslumbramientos de poesia en el relate
de una vida; pero la ausencia de datos deja sin contes-
tar interrogaciones que torturan la curiosidad. Unica-
mente convirti6ndose el bi6grafo en un constructor ad-
libitum, puede mitigar el ansia de saber lo que obliga
a enmudecer a la historic.
En este arte prodigioso de convertir la biografia de
un hombre excelso en tema de novela, el autor justifica
su prop6sito con estas palabras: "Su iluminaci6n, su
abnegaci6n, su desasimiento de las miseras codicias te-
rrenas, su fulguradora actuaei6n, su multiplicidad de
aptitudes regidas todas por una especie de arrebato or-
denado, su sacrificio y su misterioso y potente retofiar
en las complejas palpitaciones de la vida de Cuba libre,
lo circuyen con un halo extrafio por lo comin al hom-
bre. Un efluvio mesiAnico, una supernormalidad de se-
midi6s lo diferencian de los demas talents y de los de-
mAs caudillos". Y en efecto, el libro de CatA no es
equiparable tampoco a novelas inspiradas en figures his-






REMOS


t6ricas, como el Fra Filippo Lippi, o el Ner6n, de Cas-
telar, porque en los propios personajes que inspiran la
obra, falta precisamente esa cualidad de semidi6s, que
circundaba la personalidad de Marti, y que precisamen-
te le hace acreedor a los honors de la mitologia.
Emplea muchas veces Cath, frases, pensamientos del
propio Marti, confundidos en la prosa suya. i QuB im-
porta! O mejor dicho, si importa, porque en esa tec-
nica vive mis el espiritu del Maestro, y los que estin
familiarizados con la ideologia y con el verbo de 6ste
no pueden Ilamarse a engafio. Ha sido un prop6sito
plausible de verismo singular y efectivo, que da mis
fuerza de vida a la robusta figure del Ap6stol.
Hermoso y glorioso document de fliido human,
6ste que al soplo feeundo de un avatar artistic, in-
fundi6 en el alma de un libro el alma de un hombre
que a su vez llev6 en la vida el alma de un libro evan-
g6lico, porque "Jose Marti fu6 uno de esos ecos de la
divinidad que de tarde en tarde aparecen, no se sabe
si rezagados o anticipados, sobre la tierra".










SEGUNDA DISERTACION


11 de Julio de 1931.

PROGRAM

LA NOVEL COSTUMBRISTA. 1. Anticipaci6n en
esta tendencia a la novel espafiola. La vida y la naturale-
za de Cuba en la novel. Periodos y caracteres que com-
prende este genero novelesco: la descripci6n, el antiescla-
vismo, el relato epis6dico. (a) Primer Periodo: 2.-El va-
lor descriptive: Cuba en el siglo XVIII: El Penitente, de
Villaverde. 3.-Cuba en el primer tercio del siglo XIX:
Cecilia Valdis. 4.-Otras narraciones de Villaverde y otros.
5.-Las novelas epis6dicas de Ram6n de Palma. 6.-Una
feria de la Caridad en 183..., de Jos6 R. de Betancourt.
7.-La novel antiesclavista: Francisco, de Suarez y Rome-
ro. 8.-Petrona y Rosalia, de Tanco. 9.-Sab, de la Ave-
laneda. 10.-Los articulistas de costumbres: Cirdenas,
Suarez y Romero, los Betancourt, Gelabert. (b) Segundo
Periodo: 11.-Los relates antiesclavistas de Zambrana, Es-
ponda, Calcagno y Julio Rosas. 12.-Leonela, de Heredia.
13.-Carmela, de Meza. 14.-En el cafetal, de Malpica. (c)
Tercer Periodo: 15.-La manigua sentimental, de Jesus
Castellanos.














LA NOVEL COSTUMBRISTA


1-Anticipaci6n de esta tendencia a la novel espa-
oila. La vida y la naturaleza de Cuba en la novel.
Periodos y caracteres que comprende este g6nero no-
velesco: la descripci6n, el antiesclavismo y el relate
epiasdico.-En la decada de 1830 a 1840, la novela cu-
bana ofrece un caricter particular, que vincula a su va-
lor-lierarior un gran valor hist6rico: es la tendencia
/costumbrista, que hace de estas obras, cuadros que re-
producen la vida intima y piblica de Cuba en el mun-
do urban y en el ambiente campestre. Indudablemen-
te, nuestra literature se adelant6 a la espafiola en el
costumbrismo novelesco, aunque no puede negarse que
de Espafia nos vino la inspiracion, a trav6s de los ar-
ticulos de Larra, Mesonero Romanos, Est6banez Calde-
r6n, Fr. Gerundio, que comentaron, en relates sabrosi-
simos, la vida de la metr6poli..
Novedad risuefia tiene esta tendencia entire nosotros,
que lleva a las paginas de la novela el canto optimista
y luminoso de la exuibera naturaleza cubana. Es al
propio tiempo, un paso mas, al dado ya por los articu-






REMOS


listas espaiioles: detuvieron 6stos su pluma, en las cos-
tumbres, en las tradiciones, en los ancestros de la so-
ciedad urbana, enfilando sus sitiras contra errors y
taras perniciosas; los novelistas cubanos, ademas de
aplicar este cauterio, innovaron, con la amenidad y be-
lleza de nuestros pr6digos campos, la fluidez de sus re-
latos, y algunos de los mfs hfbiles narradores colocaron
junto al drama de la pasi6n humana, el drama miste-
rioso y simb6lico de la vida natural, que irrumpe en un
ritmo perenne de policromias seductoras y en un pujar
de vitamins en fruto y una armonia de fragancias en
flor, que abren en los sentidos, embriagados y absortos,
el inmenso boquete por donde penetra hasta la mBdula
de nuestra concieneia, la voz del eterno seereto.
La pluma del novelist traza con detalles prolijos,
la vida de la familiar cubana en aquellos afos, con las
casonas c6modas y ventiladas de la Habana antigua,
con todo su tren de negros, quitrines y calezas, con los
hibitos mis tipicos de la vida intima del pater families
y del hijo que gozaba de la fortune del padre y del apa-
fio disolvente de la madre, nada raz6n y todo sentimien-
to desenfrenado.
S (El afin de oro, corrompi6 much las costumbres, e
hi o que por algfn tiempo los cubanos ahogaran todo
ideal emancipador y contribuyeran al contrabando de
esclavos, sancionando los robos administrativos y los
fraudes politicos y electorales, que ya apuntaban y que
habrian de ir de progress en progress, hasta nuestros







LA NARRACION EN CUBA


dias, en que s6lo falta una voluntad dispuesta que or-
ganice en volume el manual del perfect "forrista".
Privaba el juego en todas sus manifestaciones, y a 6ste y
otros vicios contribuy6 much la gran cantidad de hom-
bres perversos, que arrasados por el vendabal de las re-
vueltas y guerras devastadoras, vinieron a Cuba en bus-
ca de florecientes riquezas.
El caricter sencillo y franco del cubano, se desbor-
da en las parrandas y tertulias de cafe, en los bailes y
en las reuniones familiares. Entre estas diversiones
predominaba el baile, posesi6n simulada y grotesca, en
que la sociedad autoriza los mayores arrebatos libricos.
Dice un cronista cubano, Buenaventura Pascual Ferrer,
que habia casas pfblicas consagradas a bailar, donde
por suscripci6n acudian las families mks distinguidas
y habia en dichas casas cuartos destinados no s6lo a
bailar, sino a refrescar y a jugar. ( En esos bailes, los
mfsicos solian ser negros y salvo en las fiestas distin-
guidas, en casi todas, se bailaba al compas de guita-
rras y calabazos huecos, que marcaban un ritmo enlo-
quecedor. Mas tarde, la orquesta, de que nos habla Vi-
l1averde, describiendo un baile de cuna (celebrado por
gentes de color y a los que concurrian j6venes blancos
de conocidas families) aumentan los instruments y ya
hay clarinete y contrabajo.
Los paseos por las avenidas, la asistencia al teatro,
de vez en cuando, las lidias de gallos, eran las diver-
siones que se sumaban al baile, reina y sefiora entire to-






RE MOS


das. Las families pudientes buscaban, ademis, solaz,
en los cafetales e ingenios. Y es entonces, al trasladar
la acci6n de sus relatos a estos lugares, cuando la pluma
del novelist, empapada en los colors de nuestra pro-
pia naturaleza, se trueca en pincel y pinta 6leos que en
vez de trascender olor a aceite, trascienden olor a tie-
rra florida y a tierra trabajada por la yunta que eruza
lenta, rindiendo el ministerio del arado, y por la mi-
quina, entonces primitive, del hombre que cristaliza en
granos dorados, el jugo dulce de la cafia indiana.
Y al conjuro de la evocaci6n, inteligente e inspirada,
la sinfonia del campo cubano, rompe en arpegios de ma-
tices, de aromas y de frutos, tras las cercas que limitan
las posesiones extensisimas en que sobre el cuerpo mul-
tiforme de la naturaleza, clavan sus dientes las indus-
trias nativas; en que junto a los aguinaldos celestes y
las aureas o rojas clavellinas, florecen los jazmines y
las tuberosas, que nutren a trav6s de la abeja libado-
ra y afanosa, los ricos panales de los poblados colme-
nares; y en que brota la plant fumigable del tabaco,
la flor del aromatico cafe o la graminea nutrida y le-
vantada que fructifica en varas de sabroso zumo, que
encerraron la riqueza de la colonia y ban entrafiado, pa-
rad6jicamente, la ventura, primero y el desastre, des-
pu6s, de la Repiblica.
Tres aspelt, _~erfe .am ente definidos, Qfeela no-
vea de costuare _Cuba.: el descritivo, que deter-
mina una clase de novel especial, como El Penitente,






LA NARRACION EN CUBA


Cecilia Valdes y varias novelas mas de Villaverde, Leo-
nela, de NicolAs Heredia, Carmela, de Meza, etc.; el
antiesClavis, como Francisco djSuarez y Romero, Pe-
trona yJRosalfade Tanco, 8ab, de la Avellaneda; y el
epjsdico, como Una feria de la Caridad, de Betancourt,
y El oblera en la Habana, de Ram6n de Palma.',
El element description present dos fases: la des-
cripcin urbana y el paisaje. La primer entrafia a
su vez la descripei6n de la vida privada, de los usos y
costumbres de la familiar y tambi6n del pueblo en sus
expansiones pfiblicas. La segunda, comprende un fac-
tor de emoci6n muy singular y muy propio de las li-
teraturas contemporaneas, porque la emoci6n del pai-
saje emana, precisamente, del romanticism.
El paisaje, no obstante estar al alcance visual de to-
dos los que tengan ojos fisicos, es inaccesible a quienes
no tengan sensibilidad predispuesta para percibir su
emoci6n y trasmitirla. La elocuencia del paisaje es pro-
digiosa; pero ese prodigio se escapa a todos los espiri-
tus no iniciados. Es precise poseer la virtud seleeta de
espejear en el alma toda la maravilla que canta en el
mundo de la naturaleza, para comprender el enigma que
encierra; enigma que no se deseifra con formulas ni
se mide con cartab6n, sino con soplos de inspiraci6n y
alientos de eternidad.
El alma de la naturaleza es la mirada de Dios; pero
esa mirada no la gozan mas que los que son capaces de
filtrarla a trav6s de la emoei6n fina, y 6sta es una






RE M 0 S


facultad privativa de los temperamentos superiores.
No todos los temperamentos emocionales son artisticos;
pero los que no lo son, estin bautizados para serlo. Y
asi como son los espiritus emocionales los inicos que
pueden sentir el influjo del paisaje, son los artists los
inicos capaces de traducir en formas de belleza, la est6-
tica sorprendente del paisaje. Cuando Beethoven, en
la Pastoral, Millet en sus frescos, Rousseau, Saint Pie-
rre, Flaubert, Zola, la Pardo Bazan, Blasco Ibafez, Mar-
tinez Sierra, Francis Jammes, en sus obras literarias,
reflejan el ritmo de la madre naturaleza, puede decir-
se que vierten en el espejo del arte, la imagen de un mis-
terio cuyos efectos son sensibles, pero cuyas energies
creadoras se desconocen.

Y ese venero del arte, de poesia, de luz y de gran-
deza, ha tenido en nuestra literature intlrpretes feli-
ces y fieles que percibieron las silabas del divino mis-
terio en el espacio seductor de nuestras llanuras, al
margen de nuestros rios y a la vera de nuestras mon-
tafias.

El element antiesclavista surgi6 como consecuen-
cia de un gemido hondo y desgarrador, salido del pecho
conturbado de la piedad cubana, ante los horrores de una
instituci6n, la mas onerosa que ha sufrido la humani-
dad y que en nuestra tierra fu6 azote de desventura-
dos y harina con que se amas6 pan de fortunes cuan-
tiosas.






LA NARRACI6N EN CUBA


El anhelo de producer una reacci6n en la concien-
cia pfiblica,. cotra la esclavitud, movi6 la pluma de
nuestros novelistas, llevando a sus pAginas vividas y
coloristas, sus infamias, sus maldades, su inspiraci6n
inmoraly sus prieticas inhumanas e impias. La pala-
bra del artist se sum6 a la del publicista, que en Saco,
sobre todo, fu6 analitica y candente, para completar,
con la pintura animada, la labor fundamental, reali-
zada por la doctrine.
El element episddico estA determinado por la in-
clinaci6n de algunos escritores a reproducir en el rela-
to imaginative, sucesos, moments, costumbres tradicio-
nales, que dejaron en el pasado una huella profunda y
muy caracteristica. Dichos sucesos, moments o cos-
tumbres, sirvieron de marco para fijar dentro de 61, el
asunto imaginado, por regla general una historic de
amor.
La novela de costumbres present en nuestra litera-
tura tres periods: el primero, anterior al 68; el se-
gundo en el lapso de Yara a la Repiblica, y el ter.
cero correspondiente a la Repfblica.
(a) Primer Periodo: 2--El valor descriptive:
Cu.ba cn el siglo XVIII: "El Penitente, de Villaver-
de.-Comenz6 a publicarse El Penitente, de CIRILO
VILLAVERDE, en "El Faro Industrial", de la Haba-
na, en 1844. Sus eapitulos los escribi6 Villaverde, a
media que iba publickndolos en dieho peri6dico. Los
traz6 (segin afirma el prologuista de la edici6n de New






REMOS


York de 1889 y que seguramente fue el propio Villa-
verde) "a la luz de la bujia, durante la morada del
autor en una de las habitaciones mks altas del colegio
de Buenavista", y agrega: "eseritos al correr de la
pluma, se Ilevaban a la mafana siguiente al censor, quien
casi siempre tenia algo que tachar, pasaban luego al ea-
jista y en la tarde del mismo dia se corregian las prue-
bas, bien de caja o de prensa".
"A media que se publicaba la novela, un empleado
de la imprenta aficionado a este genero de lecture, fu6
cortando las tiras del diario y pegindolas en un cua-
derno en blanco, el cual, una vez concluida la publica-
ci6n, lo regal6 al autor, con quien le unian lazos estre-
chos de amistad."
Y terminal diciendo que Villaverde se inspire para
escribir esta novela, en uno de los cuentos sobre indios
del celebre Jammes Fenimore Cooper. Pero aunque se
inspirara en este narrador norteamericano, la tecnica
es de Scott, que tanto influy6 en nuestros costumbris-
tas. En efecto, asi como Scott agrup6 varias leyendas
bajo el titulo de Cuentos de mi abuelo, Villaverde us6
este mismo como subtitulo, para anteceder el rubro de El
Penitente, y explica c6mo le oy6 contar a su abuelo el
asunto a que se refiere, y hace la presentaei6n de aquel,
hombre de envidiable memorial, porque se sabia la ge-
nealogia de todos los fundadores de la Habana y de sus
descendientes, y que recitaba, reteniendolas en todos
sus detalles, el Arte de Nebrija y el Flos Sanctorum.







LA NARRACI6N EN CUBA


Es decir que era uno de aquellos originales tipos de me-
moriones, tan corrientes en nuestras pasadas generacio-
nes y desaparecidos hoy que la mente se ejercita en
motives de mis diverse y avanzada inquietud.
En El Penitente revive la Habana de fines del siglo
XVIII. Se desarrolla la acci6n a raiz de la toma de
la Habana por los ingleses. Es un dramita de amor
ardiente con todos los sintomas rominticos, y en el que
se agita la lucha familiar, la fuga del galan victim de
la incomprensi6n y de la malediceneia, movida por el
odio del rival, el matrimonio contrariado, y el pufial
homicide, puesto en juego por el desventurado amante
que destruye por la fuerza del destino, el inico vinculo
sentimental que lo sujetaba a la tierra.
Todo esto enclavado en el marco de emotivas des-
cripciones que nos hablan de las antiquisimas casas de
la Habana antigua, con sus inmensas puertas y sus ca-
labozos peregrinos; de las rondas nocherniegas, de las
veladas aburridisimas en la casa de familiar, que termi-
naban a las nueve de la noche y de los hogares rancios
e intransigentes, que lo supeditaban todo a la tradici6n
del honor, y al fanatismo de la fe.
El joven Alfonso, abominado por su padre y por la
sociedad, a virtud de las intrigas de D. Juan de Egui-
luz, sostiene amores secrets con Rosalinda, pertene-
ciente a una antigua familiar cubana y emparentada con
el propio detractor de su amante, que estk apasionado
por ella y cuenta con la simpatia de los progenitores








REMOS


de la joven. Alfonso, expulsado por su padre, se au-
sent6 de Cuba y sent plaza despubs en la flota del Gral.
Gilvez. Regresa esta a las costas de la Habana y en
ella, con grado de alferez, Alfonso Bravo. La noticia
de su regreso recibenla con sorpresa de labios del senior
Ant6n Recio, padre de Rosalinda, su esposa, dofia Mar-
garita, su suegra dofia Elvira y el pretendiente Egui-
luz, que asiste a la velada; y con jfibilo desbordante, la
joven amada y su criadita y confident Giaraco.
Esto acontecia en una casa de la calle de Cuba es-
quina a la de Sol, que era de dos plants; "pero con-
forme a todas las habitaciones de dos pisos de entonces,
los balcones del segundo o principal, no se elevaban del
suelo sino unas tres varas; no s6 si por temor a las tor-
mentas, o por ]a pobreza de ideas y de miras. Eran
tan bajos, que desde la calle, cualquier hombre de bue-
na estatura, podria subir a ellos sin otro auxilio que el
de una piedra o de una silla.
"Las habitaciones bajas se hallaban condenadas a
un encerramiento y un silencio perp6tuos, triste deber,
porque como te he dicho, esta casa, fuera de un cober-
tizo o accesoria que habia servido de cochera suya, se
hallaba aislada de las otras pocas que componian la
manzana."'
Describe Villaverde con pluma magistral, la sala en
que se hallaban los personajes que arriba apuntamos, y
asimismo los rasgos e indumentaria de los mismos.
"El piso alto estaba dividido en muchos cuartos con






LA NARRACI6N EN CUBA


corredores al frente y al fondo. La sala, que cerraba
el Angulo de las calls en que la casa se alzaba, era bas-
tante espaciosa y a la saz6n de que te hablo, tenia ce-
rradas las celosias fronterizas, aunque no habia desapa-
reeido todavia la luz crepuscular.
"En el centro, sentados alrededor de una mesa pe-
quefia de caoba, se hallaban jugando a los naipes dos
mujeres y un hombre: una ya anciana, otra de unos
cuarenta afios de edad, el caballero de treinta a treinta
y cinco. La primera tenia los cabellos blancos como
un copo de algod6n, recogidos en lo alto de la cabeza
con una cinta negra, y vestia de camisa blanca y saya
de zaraza. La flojedad y arruga de las carnes y los
brazos, cuello, barba y rostro, no tanto indicaban su
vejez, como la obesidad de que en otro tiempo habia
sido victim. Por sus ojos pequefos, redondos y vivos,
chispeando bajo los pirpados caidos y gruesos, lo mis-
mo que por su nariz corva y los labios delgados, cual-
quiera desde luego habria adivinado que bajo aquellas
arrugas y canas, ani latia un coraz6n altivo y ardiente.
"La otra mujer, vestida y peinada poco mis o me-
nos como la que acabo de describirte, y que tenia con
ella ciertos rasgos de semejanza, por donde se podia pre-
sumir que fuese parienta suya, se diferenciaba sin em-
bargo, no s61o en las facciones caracteristicas, sino tam-
bi6n en la expresi6n habitual de la fisonomia. Sus
ojos grandes y lInguidos, su nariz aguilefia, labios belfos,
cabeza redonda, seno abultado y cuellos y hombros m6r-






REMOS


bidos, le daban el aspeeto de mujer apasionada, si, mas
propensa a la ira y poco vehemente en sus afectos."
Eran dofia Elvira y dofa Margarita, la abuela y la
madre de Rosalinda. Esta, impresionada por la noti-
cia del regreso de Alfonso, se acuesta impaciente y preo-
cupada. A la media noehe, una fantasma atraviesa las
calls del litoral y llega hasta el balc6n de Rosalinda:
es Alfonso que vuelve hasta la amada. Desde entonees,
todas las noches, el intr6pido joven la visit, valiendose
de este disfraz, para ahuyentar a los curiosos y dejan-
do los zancos debajo del balc6n, penetra en la habita-
ci6n de Rosalinda, hasta una noche que Eguiluz lo des-
cubre y denuncia a los padres de la joven. Alfonso
le persigue, lo ataca con su acero y lo hiere. Se es-
conde entonees en la guarida de Guami, una india que
le prodiga afectos maternales, madre de Giaraco, la
criada de Rosalinda; pero que guard para la familiar
de 6sta, hondo rencor, que su astucia y su maldad van
convirtiendo en venganza.
Perseguido por la justicia, Alfonso tiene que huir
de nuevo. Rosalinda, encerrada en un aposento de su
casa, a guisa de calabozo, sucumbe a la imposici6n de
casarse con Eguiluz. Da a luz antes el fruto de las
entrevistas con Alfonso. S61o Guama y Giaraco cono-
cen este secret; y la primera se lleva la criatura, para
matarla, y logra que su venganza alcance a la anciana
Elvira, a quien envenena.






LA NARRACI6N EN CUBA


Con Eguiluz tiene Rosalinda un hijo. Pasado el
tiempo, retorna de nuevo Alfonso, que enterado de los
sucesos de su ausencia por labios de Guami, perpetra
su venganza, que es mks bien un triunfo mis del en-
cono insatiable de la india. Como era Semana Santa,
celebrkbase despues del Serm6n de la Soledad, la pro-
eesi6n lRamada del silencio, la cual comenzaba a las do-
ce de la noche; salia de la iglesia de San Juan de Dios,
marchaba por la calle de Aguiar, doblaba por Santa
Clara, tomaba Cuba y por fin Empedrado, volviendo al
punto de partida: Alfonso se visti6 con el hhbito de
penitente, y form en la procesi6n que tan animada-
mente describe Villaverde con todos sus detalles. Al
pasar el cortejo por la easa de Ant6n Recio, Alfonso,
aprovechando la distracci6n de todos, penetra en la ca-
sa y Ilega hasta la habitaci6n de Rosalinda. Alli toma
al nifo que reposaba en la cuna y lo levanta en peso,
para matarlo; pero la madre, interponiendose rApida-
mente entire el puial y el cuerpo de su hijo, recibe el
golpe mortal y cae exinime.
Huye Alfonso hacia la guarida de Guami, donde se
desarrolla una escena dantesca: la india satisfecha de
su obra, goza y su goce transpira de tal modo en sus
carcajadas sard6nicas y en sus gestos, que Alfonso, reac-
cionando, comprendiendo que ha sido un instrument
de aquella mujer diab6lica, la hiere mortalmente, y
mientras se revuelve en su agonia, sus vestidos se in-
cendian en la hoguera que ella misma habia prendido






REMOS


y las llamas van en aumento, hasta lamer y destruir
aquella casucha, en tanto que Alfonso desaparece, no
sabiendose mis de su paradero.
Como la Macbeth, de Shakespeare, como la Azucena,
de El Trovador, como la Zulima de Hartzenbush en Los
amantes de Teruel, Guami es un personaje admirable-
mente trazado, encarnaci6n soberbia de la venganza,
con toda su tramoya de intrigas y de infamias. Es el
tipo mis feliz de esta novela, en la que no puede pasar
desapercibida la feeundidad de la invenei6n, y donde
el desenvolvimiento esti dispuesto con aeertado orden
y meridian claridad. Ademis, quin puede negar m6-
rito al poderoso element evocador que predomina en
toda la novela, como sintoma primordial.
3-Cuba en el primer tercio del siglo XIX: "Cecilia
Vald6s.-Pero esa fecundidad inventive, las cualidades
de narrador y costumbrista que tanto dsitinguieron a
Villaverde, llegan a su mis alto grado de expresi6n en
la-inmortal novela Cecilia Valdes o La Loma del Angel,
inmenso panorama que nos brinda la vision de Cuba
en la decada de 1830 a 1840, atrasada en el concept
de la familiar, aherrojada y entristecida por la sombra
de la esclavitud y el torment del despotismo. Cafe-
tales, ingenios, fiestas pueblerinas, tradicionales diver-
siones tipicas, caracteres del paisaje, divisions de raza,
los horrores del esclavismo, prejuicios y sistemiticas nor-
mas sociales, tipos locales con todas sus taras inextin-
guibles: todo ese horizonte abarca Cecilia Valdis, pu-







LA NARRACI6N EN CUBA


blicada primero en "La Siempreviva" y cuya primer
parte fu6 editada en 1839, en la Habana, no aparecien-
do complete (en dos parties) hasta 1882, en New York.
El eseritor descriptive brilla en esta novela con sin,
gular novedad. Su pluma, diestra en la topografia y
en perfilar personajes, desde la desnudez del alma has-
ta los atavios de la indumentaria, asi como en reprodu-
cir costumbres y dar la sensaci6n del ambiente, en todo
lo cual es un maravilloso evocador, ha trazado una mag-
nifica epopeya social cubana, en la que vive desde el
potentado duefo de hacienda e ingenios, hasta el mo-
desto mestizo que busca el sustento en las reuniones bai-
lables de la clase pobre; desde el mis alto dignatario
del gobierno, hasta el triste eselavo que gime bajo las
torturas del bocabajo, con que di6 sefiales de su cruel-
dad inaudita, una 6poca eargada de opresi6n y de
maldad.
El autor fija este gran lienzo en la 6poca de Vives,
el omnimodo Capitan General, que apela a fomentar el
vicio, para adormecer la acci6n popular en aras del se-
paratismo, y que usa del grillete y la mordaza, para si-
lenciar la voz del pensamiento que protest de la ig-
nominia que denigra y enardece.
Al conjuro de su imaginaci6n fertil y de su estilo
ficil, Villaverde teje con hilos de realismo crudo, una
fibula romintica. La vida cubana palpita bajo el ner-
vio de su pluma creadora, y circundando los ensuefos
de un idilio pasional que se resuelve en tragedia, se agi-







REMOS


ta el dinamismo de toda una sociedad, en la ciudad y
en el campo, desfilando por esa film sorprendente, las
elases sociales, las aspiraciones diversas, los ideales, las
humillaciones, los empefios nobles, las bajas pasiones, la
insania gubernamental, la pasividad de los impotentes
de espiritu, la rebeldia de los eonscientes y predestina-
dos, el dolor de los aherrojados, las prerrogativas de los
paniaguados, todo, en fin, cuanto constituia aquel con-
glomerado de espafioles y criollos, que vivieron en una
hora de nuestra historic que sonara en el reloj del pa-
sado, dejando un eco de tristeza honda que recuerda la
angustia de un pueblo sojuzgado al mayor tormento y
la extinci6n de un grito de reacci6n, ahogado en perse-
euciones y en sangrientas represalias.
Dice con raz6n Manuel de la Cruz en su articulo
critic publicado en "La Ilustraci6n Cubana" (Barce-
lona, 1885), que "para analizar met6dica y concienzu-
damente la obra del novelador cubano, es necesario con-
siderarla desde dos puntos de vista: desde el punto de
vista del arte y desde el punto de vista hist6rico". En
efeeto, junto al m6rito del prosador atildado, del pu-
rista excelente, resalta el compulsador avisado y minu-
cioso de una 6poca. Por algo es Villaverde, discipulo
fiel y original de Scott y Manzoni. Pero su novela,
aunque inspirada en los moldes rominticos de "Ivan-
hoe", tiene una tcnica realist y articulada en el cos-
tumbrismo, que la reviste de positive valor personal y






LA NARRACION EN CUBA


la distingue por complete de la fisonomia de las obras
de aquellos dos novelistas citados.
La evocaci6n del barrio del Angel, scenario de los
pasajes mis importantes del drama, esta empapada de
emoci6n. Los que todavia podemos contemplar algin
resto de la Habana de entonces, en el comienzo de la
calle de Compostela, donde hoy se levanta la iglesia del
Santo Angel, comprendemos, reviviendo en nuestra ima-
ginaci6n lo que la evoluci6n urbana ha ido borrando, el
poder extraordinario de aquella pluma rigurosa, que
plasm6 en los capitulos de Cecilia Valdes, los caracteres
de su sociedad y el aspect de una ciudad con el sabor
arcaico de sus calls y sus casas.
En una casita de la calle de San Juan de Dios, en
el referido barrio del Angel y conforme se dobla por
la calle de Compostela, vive Charo, una mulata, aman-
te de Don Candido Gamboa, hombre acaudalado, "ce-
lebridad de campanario" (como dice la Cruz en el ar-
ticulo citado) arist6crata de la vispera, negrero impeni-
tente que pasari a la historic por los sarcasmos del
azar". Fruto de los amores de D. Candido y Charo,
nace una nifia que es llevada a la Casa-Cuna, circuns-
tancia 6sta de arrancarla del regazo de la madre que
da al taste con la cordura de la infeliz Charo.
Once o doce afios mis tarde, veiase por las calls
del barrio del Angel, una muchacha, que llamaba la
atenei6n de cuantos la conocian y que el novelist la
describe de la siguiente manera: "Era su tipo el de las






BEMOS


virgenes de los mas c6lebres pintores. Porque a una
frente alta, coronada de cabellos negros y copiosos, na-
turalmente ondeados, unia facciones muy regulars, na-
riz recta que arraneaba desde el entrecejo y por quedar-
se algo corta, alzaba un si es no es, el labio superior,
como para dejar ver dos sartas de dientes menudos y
blancos. Sus cejas describian un areo y daban mayor
sombra a los ojos negros y rasgados, los cuales eran to-
do movilidad y fuego. La boca la tenia chica y los la-
bios llenos, indicando mis voluptuosidad que firmeza de
carActer. Las mejillas llenas y redondas y un hoyuelo
en medio de la barba, formaban un -conjunto bello, y
que para ser perfect s61o faltaba que la expresi6n fue-
se menos maliciosa, si no maligna.
"De cuerpo era mis bien delgada que gruesa, para
su edad, antes baja que crecida, y el torso visto de es-
paldas, angosto en el cuello y ancho hacia los hombros,
formaba armonia eneantadora, aun bajo sus humildes
ropas, con el estrecho y flexible talle, que no hay medio
de compararlo, sino con la base de una copa. La com-
plexi6n podia pasar por saludable, la encarnaci6n viva,
hablando en el sentido en que los pintores toman la pa-
labra, aunque a poco que se fijara la atenci6n, se ad-
vertia en el color del rostro que sin dejar de ser san-
guineo, habia demasiado ocre en su composici6n, y no
resultaba diafano ni libre. A que raza, pues, perte-
necia esta muchacha? Dificil es decirlo. Sin embar-
go, a un ojo conocedor no podia esconderse, que sus la-







LA NARRACI6N EN CUBA


bios rojos tenian un borde o filete oscuro, y que la
iluminaci6n del rostro terminaba en una especie de
penumbra hacia el nacimiento del cabello. Su sangre
no era pura y bien podia asegurarse que alli en la ter-
cera o cuarta generaci6n, estaba mezelada con la etiope'.'
Era esta criatura que asi nos present Villaverde,
de peregrina belleza, de alegria y vivacidad que le da-
ban un encanto especial, despertando a su paso la ad-
miraei6n de todos. Y esta chica, que era Cecilia Val-
d6s, la hija natural de Gamboa, deambulaba, atrayendo
las miradas mezeladas de gozo y lastima, y "sus gra-
cias nacientes y el descuido y libertad con que vivia, ali-
mentaban esperanzas de bastard linaje en mancebos
corazones que latian al verla atravesar la plazuela del
Cristo, cuando a la carrerita y con la sutileza de la zo-
rra hurtaba un bollo o un chicharr6n a las negras que
de noche alli se ponian a freirlos; o cuando al descuido
metia la pequefa mano en los cajones de pasas de los
almaeenes de viveres en las esquinas de las calls; o
cuando levantaba el plAtano maduro, el mango o la gua-
yaba del tablero de la frutera; o cuando enredaba el
perro del ciego en el cafin de la esquina o le encami-
naba a'San Juan de Dios si iba para Santa Clara".
Habia en esto un ligero remedo de las picardias de LA-
zaro.
"Su traje ordinario, no siempre aseado, consistia en
falda de zaraza, sin mis pafizuelo ni otro calzado que
unas chancletas, las cuales anunciaban desde lejos su






REMOS


aproximaci6n, porque sonaban much en las banquetas
de piedra de las calls que entonces tenian tales ador-
nos. Llevaba tambien el cabello siempre suelto y natu-
ralmente rizado. El fnico ornamento de su cuello era
un rosarito de filigrama, especie de gargantilla con
una cruz de coral y oro pendiente, memorial de la ma-
dre cara y deseonocida."
Llega a ser Cecilia, la mayor atracei6n de los bai-
les de cuna. Era llamada, por su belleza y su color, la
Virgencita de bronce. Apasionado por ella esti el mu-
lato Jos6 Dolores Pimienta; pero mis ventaja gana en
el coraz6n de la mestiza, el joven Leonardo Gamboa,
encarnaci6n de la juventud pudiente de la 6poca, ador-
meeida en el vicio, deslumbrada por la fortune, atomi-
zada por el egoismo, desocupada e indiferente, sin mas
anhelo que el juego, el baile y la pasi6n salvaje; ju-
ventud que no respondi6, por no entenderla, a la voz
de la juventud constructora y viril, que se alzaba al-
tiva, pero aislada, y a la que prestigiaron los nom-
bres de Heredia, Lemus, Tefrbe y otros.
Describe Villaverde con su habitual maestria, la ca-
sa de los Gamboa y las costumbres de la familiar, des-
de el ya conocido Don Cfndido y su esposa, dofia Ro-
sa Sandoval, arquetipo de la madre colonial cubana,
con toda su secuela de amor desenfrenado y consenti-
miento desmedido para todas las holganzas y caprichos
del hijo, hasta el calesero y el iltimo esclavo de la casa.
Describe asimismo, con viveza y fuerte colorido, las fies-






LA NARRACI6N EN CUBA


tas, paseos, cafetales, ingenios. Soberbia es la pintura
que hace del baile de cuna en casa de la mulata Mer-
cedes Ayala y correspondiente, segfn costumbre, a las
fiestas tutelares religiosas, consagradas a los santos pa-
tronos de las iglesias y conventos. Alli, Brindis (pa-
dre del famoso violinist) y Pimienta, esthn en la or-
questa (6ste iiltimo tocando clarinete); el Comisario
Cantalapiedra, Leonardo Gamboa, sefia Caridad, Ceci-
lia Vald6s, Nemesia (su amiga y hermana de Pimienta);
en fin, un retablo admirable de tipos cuidadosamente
observados y sabiamente trazados.
Con igual fidelidad y animaci6n va describiendo
tambi6n los tormentos y horrores, tanto en la casa de
la ciudad, como en los predios del ingenio. Se advierte
el encono de los esclav6filos malvados y se escucha el
grito desgarrador de la victim infeliz que gime bajo
el lAtigo homicide, que funciona bajo la orden del des-
piadado mayoral. Y con que tonalidades tan llenas,
con que fuerza de luz hace su pluma una composici6n
maravillosa del ingenio "La Tinaja", adonde va Leo-
nardo con Isabel Ilincheta, su novia prometida, cria-
tura Uena de dulzura, de bondad, de ensuefio, repre-
sentaci6n magnifica de la joven criolla del pasado co-
lonial, sentimental, compasiva y tierna, pero est6ril en
su influencia, en aquel medio cruel y autoritario.
Leonardo y Cecilia, que ignoran los lazos de san-
gre que les unen, se abandonan a la voluptuosidad de
una pasi6n ardiente. Son vanos los prop6sitos de D.






REMOS


Cfndido y de la abuela de Cecilia, sefiA Josefa, para
evitar estos amores. Leonardo les concede mas serie-
dad cada dia, y al regresar de una excursion a Vuelta
Abajo, en que ha ido a visitar las posesiones de su pa-
dre y las de su future esposa, Isabel, y muerta ya la
abuela de Cecilia, le brinda a 6sta el confort de una
casa y la hace su cortesana.
El entusiasmo de los primeros meses va mitigindose
paulatinamente, por parte de Leonardo, y sus visits al
nido de amor son cada vez menos frecuentes. Cecilia,
herida por el desvio de Leonardo, atrae al desdefiado
Jos6 Dolores al enterarse de la pr6xima boda de su
amante con la sefiorita Ilincheta. Los celos la llevan a
pactar con el mulato, a quien ofrece su amor a cam-
bio de que 61 la vengue, matando a Leonardo. Pimien-
ta, apasionado, frenetico, sintiendo como suyo el anhe-
lo de Cecilia, cumple sin vacilaciones su promesa: se
dirige a la iglesia del Angel, donde habria de efectuar-
se la boda, y al llegar los novios, Jose Dolores clava su
cuchillo a Leonardo, que cae exinime. El infeliz mu-
lato es enviado por Tac6n a picar piedras; y Cecilia,
como c6mplice, es recluida en el Hospital de Paula, don-
de es reconocida por su madre poco antes de morir. La
spiritual y virtuosa Isabel, ingresa en un convento.
Tal es el epilogo de este emocionante drama en que
Villaverde hizo creaci6n realisima de personajes que vi-
ven en la acci6n, en el pensamiento y en el dialogo; y
dej6 frescos colosales que evocan con poder incontras-





LA NARRACI6N EN CUBA


table, un period sombrio de nuestra historic colonial
y el canto perenne de exuberancia y belleza de la na-
tura criolla.
4-Otras narraciones de Villaverde y otros.-D&-
bense a Cirilo Villaverde otras narraciones de sabor cu-
bano, si no de la altura de estas dos novelas glosadas,
especialmente de esta fltima, con ciertos valores expo-
sitivos muy atendibles. En la Misceldnea de atil y
agradable recreo, public en 1837, cuatro novelas cor-
tas: La peia blanca, trama de incesto en que la supers-
tici6n mina la conciencia de la protagonista, que cree
firmemente en la influencia de las sombras de la pefia
sobre su destiny; El ave muerta, en que tambien se ad-
vierte el influjo del destino; La cueva de Taganana,
en que pinta la perversidad precoz en el alma de un
adolescent y El Perjurio, relato de un suefio, en que
el protagonista, el autor, persigue a una perjura hasta
el baile, donde danza en brazos de un amigo y rival.
Estas cuatro novelitas las reprodujo en la Aurora de
Matanzas, en 1844, y la iltima se public de nuevo en
Ideas, el afio 1929, debido a la generosidad de uno de
los mis avisados y bien orientados eruditos cubanos, el
doctor Enrique Larrondo.
.En El Album di6 a la publicidad, El espetdn de oro
(1838), que pone de relieve un paso de advance muy os-
tensible en el arte de narrar, en el manejo del estilo,
en la concepei6n de los personajes;EngafIar con la ver-
dad (1838) que es mis bien un cuento de inventive po-





REMOS


co feliz, por lo manoseado del motive; y La Excursi6n
a la Vuelta Abajo (1838), cuya segunda parte se pu-
blic6 en El Faro Industrial, en 1842. Siguen a 6stas:
Lola y su periquito, (1839), bonita y sentimental, pu-
blicada en la revista Obsequio a las damas; La cruz
(1838) y La joven de la flecha de oro, (1840), que fue:
ron insertadas en La carter ctbana; y Teresa (1839),
de poco valor.
Llev6 Villaverde a Plhcido al marco de sus novelas,
y lo hizo en La peineta calada, evocaci6n de los afios
en que el cantor de Xicotencal dedic6 sus actividades
al oficio de peinetero. Se public despues El Guajiro
(1842), La tejedora de sombreros de yarey (1843), es-
bozo novelesco, que el autor llama pr6logo de una no-
vela, y que es en verdad una promesa estimable. Dos
amores (1842) es lo mks serio de toda esta producci6n.
Es una bella novela romdntica, cuya acci6n se desarro-
lla en la Habana, en 1836, por lo que hay en sus pi-
ginas descripciones, costumbres y voces que dan al re-
lato un fuerte ambiente de 6poea. Los tonos con que
pinta el autor la casa que en la calle de Compostela vi-
ve Celeste, la protagonista, con su padre y sus herma-
nas, asi como la otra casa que al lado de aquella, ocu-
pan las ancianas que brindan protecei6n y cuidado a
estas pobres hu6rfanas, son admirables por el relieve
que adoptan.
NICOLAS DE CARDENAS Y RODRIGUEZ, pu-
blic6 en 1841, Escenas de la vida en Cuba, con el seud6.





LA NARRACI6N EN CUBA


nimo de Teodemdsfilo, y tres afios despues di6 a la es-
tampa Las dos bodas; novelitas ambas de m6rito des-
criptive y superiores a otros ensayos novelescos de esa
indole como la de IGNACIA GARCIA DE TARAFA,
titulada Matilde o la joven habanera (1844), eserita
para congratular a la encopetada Marquesa de Arcos,
dofia Matilde Calvo de Pefialver; Lola Guara (1846),
del poeta matancero MIGUEL TEURBE TOLON, de
la que no vi6 la luz mas que la primera parte.
5-Las novels epis6dicas de Palma.-Prosista ele-
gante y sencillo, fu6 RAMON DE PALMA, poeta de
apreciables cualidades, abogado que abomin6 de su ca-
rrera y bohemio de coraz6n, que sufri6 estrecheces e in-
diferencia por mantener los impulses puros de su no-
ble fantasia.
A 61 se deben cuentos deliciosos, como Matanzas y
Yumuri, Un lance de honor, El ermitaio del Nidgara,
El paseo por la bahia, La rosa; pero las creaciones que
mis le exaltan son sus dos novelas cortas, pertenecientes
a las que hemos dado en llamar epis6dicas: El Cdlera
en la Habana y Una pascua en San Marcos, que vieron
la luz en El Album, en 1838.
El Cl6era en la Habana,. es un cuadro sombrio, que
represent, alrededor de una historic de amor, los ho-
rrores que produjo esa devastadora epidemia en nues-
tra capital, en 1833. Victims de ella, son la joven An-
gelica y su madre, aunque la primera s6lo sufri6 los
sintomas de la enfermedad, sin llegar a la muerte, lo



U^t~





REMOS


cual da lugar a los desvelos de un virtuoso medico, que
poniendo el amor y la ciencia al servicio del deber, la
salva, devolviendo el hermoso cuerpo de la muchacha
a la vida, para que al cabo goce sus encantos el atemo-
rizado gain, don Jacinto Leiva.
Aunque un tanto forzado el nudo en el que se hace
jugar demasiado la casualidad, como en el hallazgo del
cuerpo de Angelica ain con vida, aunque es cierto que
los sintomas de esta terrible enfermedad suelen ser en
muchos casos de muerte aparente, que confunden al
lego, no es menos cierto que la presentaci6n del mal y
sus consecuencias esta acertadamente tratada, asi como
la exposici6n de las escenas dantescas que por efecto
suyo sufri6 la Habana en aquella inolvidable epidemia.
Una pascua en San Marcos es un relato sentimental,
el mis romintico de todos los que produjo. En esta
novelita de asunto poco complicado, el valor estriba
precisamente en la evocaci6n de ciertas costumbres, co-
mo era la de temporadas campestres, a las que tan in-
clinados fueron nuestros antepasados, siendo muy intere-
sante la descripei6n que hace de las diversiones que en
su hacienda de San Marcos realize la familiar de Auro-
ra con sus amistades, durante una pascua. Juegos de
la judia y contra judia, del monte y otras elases; bai-
les, principalmente la contradanza; paseos por el cam-
po, visitando cafetales e ingenios; comilonas suculentas
de ingredients criollos, en mesas enormes a las que se
sentaban multitud de familiares y amigos: esa era la







LA NARRACI6N EN CUBA


vida movidisima de los dias de solaz que las families
pudientes iban a buscar a sus posesiones campestres en
la epoca de vacaeiones. AdviBrtese en las piginas de
esta novela, la fuerza sintitica que a sus descripciones
solia dar Palma, sin que por esto dejara de producer el
efeeto buscado, con toda intensidad.
6-"Una feria de la Caridad, en 183.. ", de Jos6
R. de Betancourt.-Es un reflejo fidelisimo de la vida
del Camagiiey en la d6eada de 1835 a 1845, Una feria de
la Caridad en 183..., escrita por Jose Ramdn de Be-
fancourt, orador, politico de altos vuelos, que produjo
sensaci6n en el Congreso espafiol, que am6 a Cuba con
amor sincere, afanindose por ella incesantemente y de-
fendiendo sus fueros desde la tribune. Sali6 de las
prensas esta novela, en la Habana, 1858.
Como en una proyecei6n bafiada de luz, se evocan
en ella, tipos tradicionales y personajes hist6ricos, co-
mo el insigne Lugarefo, como aquel orador sagrado que
se llam6 Montes de Oca y el arrojado y abnegado pa-
triota Joaquin de Agiiero, sacrificado en los primeros
dias del martirologio eubano.
El espiritu de las costumbres de la epoca, vive en
esta narraci6n, a trav6s de las fiestas que se celebraban
tradicionalmente en el pueblecillo de la Caridad, cer-
ca de la ciudad de Puerto Principe. Los bailes, los ga-
ritos, las residencias campestres, los vicios y las virtu-
des de aquella antigua y tipica sociedad cubana, reco-
bran vida en las pAginas de Una feria de la Caridad.






REMOS


Hay impresiones de paisaje, que son verdaderas obras
maestras, como en el Capitulo decimo, por ejemplo, en
que pinta el author la gruta a que desciende el bandido
protagonista, huy6ndole a sus perseguidores.
Es la novela de Betancourt, rica en reflexiones que
constituyen un flagelante alegato contra el juego, tan
atacado por Saco en su Memoria sobre la Vagancia.
El tipo de dofia Petrona, es muy exacto y reprodu-
ce la traditional matrona cubana, encarnando al propio
tiempo aquel espiritu hospitalario que fu6 tan propio
de nuestros abuelos y que las corrientes cosmopolitan
han ido modificando notablemente. Muy bien destaca-
do, asimismo, el tipo del Capitin Pedineo que persi-
gue al Rubio, el bandido protagonista y que represent
ese carecter tan singular del regionalismo en Cuba que
leva a afirmar a sus apasionados hijos, que nada hay
mejor que lo que da su region.
Carlos Alvear es el arquetipo de aquella juventud
encenegada en el vicio, que tan indiferente era a los
problems de interns colectivo, anulogo en esto a Leo-
nardo Gamboa, el personaje de Villaverde. Luisa, su
esposa, es una silueta admirable de la criolla noble y
pura, fidelisima hasta el sacrificio en su celo por el ho-
nor conyugal. Interesante y sugestiva en su gravedad,
la figure del Padre Vraidieu.
Respecto a otros personajes como Fernando, Agus-
tin (su intimo amigo) y Leocadia, escuchemos a Aure-
lia Castillo, que dice en una carta dirigida a Betan-







LA NARRACI6N EN CUBA


court: "Fernando y Agustin son retratos de familiar,
que llevan al pie sus nombres y la initial de su ape-
Ilido. Todo el mundo los ha conocido y apreciado en
Puerto Principe; todos queremos hoy a Agustin, como
quisimos antes a Fernando (yo le llamaba D. Fernan-
do y tuve la dicha de recibir de l1 mis primeras ins-
trucciones). A Leocadia me ligan lazos de simpatia,
ficiles de adivinar. Su historic de amor, de ligrimas
y de sacrificios me es muy conocida y puedo testificar,
sin escrfipulos, que se ha torado del natural".
7-La novel antiesclavista: "Francisco", de Su-
rez y Romero.-Debe su mayor renombre a la novela
Francisco, el prosista y poeta habanero, ANSELMO
SUAREZ Y ROMERO, tambien maestro, abogado y
critic. Eseribi6 esta obra en 1839 y la public frag-
mentariamente primero y mks tarde en volume, en
4880, en la ciudad de New York. La iniciativa surgi6
en las tertulias de Delmonte, de las que era asiduo con-
currente, y la composici6n de la novela fu6 hecha du-
rante la estancia del autor en Puentes Grandes. De
ella dijo Villaverde, lo siguiente: "Es la mas larga y
concienzuda de sus obras literarias el Francisco, que si
se publicara hoy levantaria el nombre del autor mis al-
to todavia de lo que lo ha colocado la obra que acaba
de dar a luz, porque no s61o pondria de manifesto sus
grande facultades de novelist, sino tambien su pro-
fundo conoeimiento del coraz6n humano.







REMOS


Es la primera abolicionista que se produjo en Cuba,
motive por el cual circul6 primero manuserita. Es el
poema doloroso de la esclavitud, y en sus piginas se
evocan las practices onerosas de aquella nefanda insti-
tuei6n, haciendolas resaltar sobre el fondo de nuestros
campos bafiados de sol, para que el optimism de nues-
tra naturaleza sea un motivo antit6tico con la tristeza
que circunda la vida del negro africano, del fondo de
euya alma brota como un ap6strofe doliente de sus me-
lanc6licos pesares, el amargo reproche del lamento es-
clavo.
El ingenio cubano, con todas sus actividades tipicas,
es el scenario del drama emocionante que viven entire
torturas e idilicas quimeras, dos esclavos que se aman
con pasi6n de leyenda, sentimientos que no deben pare-
cernos extrafos en los corazones de estos infortunados,
porque la pureza como el crime se dan en bruto en
cualquier linaje de almas; s6lo varia por el eultivo del
espiritu, por la finura y discreci6n con que la pasi6n
se exteriorice.
Son estos esclavos, Dorotea y Francisco, a quienes
no concede el amo permiso, para contraer matrimonio.
No obstante, ambos se han unido ocultamente, y como
fruto de esta uni6n, Dorotea tiene una nifa. Durante
la gestaci6n, el amo irascible les inflige castigos que dan
oportunidad al novelist, para pintar las mas espeluz-
nantes escenas de la esclavitud, con la misma maestria
con que hace desfilar los diversos tipos del mayoral, el





LA NARRACION EN CUBA


guardiero, el amo, la ama, los protagonistas, y con que
reproduce las faenas y diversiones de los esclavos.
Ricardo, el sefiorito, el hijo de dofia Dolores Men-
dizAbal, enamorado de la negra Dorotea, desata su des-
pecho, aconsejando a su madre contra los desventura-
dos amantes y trata por todos los medios de evitar que
se casen. Esta inclinaci6n en el blanco negrero del pa-
sado siglo, es muy caracteristica, y ya la hemos visto
en el acaudalado Gamboa. La piedad de la ama, pa-
trocina al fin los desposorios de sus esclavos, y los des-
tina al servicio de Ricardo, quien ceba entonces su es-
piritu vengativo en el sufrido Francisco, a quien some-
te a los mayores martirios del cepo, el grillete y el bo-
cabajo. Dorotea, llena de espanto y transida de dolor
por el castigo de su pobre negro se entrega a las ansias
del seforito; pero Francisco no puede resistir tan dura
prueba, peor que la prueba a que el amo insensible le
somete, y desesperado al pensar en el goce de aquel ser
aborrecido que sacia sus libricos anhelos en el cuerpo
sensual de aquella Venus de 6bano que exalt6 su cora-
z6n, se ahorca. La pobre negra no puede sobrevivir a
golpe tan rudo, y la pena extingue la vida de aquella
criatura que no cometi6 mfs pecado que haber nacido
negra y que am6 con pureza de heroin romintica.
8-"Petrona y Rosalia", de Tano.-T6canos ahora
referirnos a la contribuci6n que a la novela abolicionis-
ta rinde el poeta FELIX M. TANCO, autor de Petrona
y Rosalia, que tambien circul6 manuscrita, y que parece






REMOS


haber nacido como Francisco, de iniciativas surgidas en
las tertulias de Delmonte. La imprenta no la grab
hasta el afio 1925, en que la di6 a conocer en la inolvi-
dable revista Cuba Contempordnea, Carlos Trelles, quien
obtuvo el original en Buenos Aires, cuando fu6 enviado
por el gobierno cubano, como Delegado al Primer Con.
greso Internacional de Economia Social. Dicho origi-
nal estaba en poder del cubano, Sr. Jos6 R. Garcia, que
llevaba cuarenta afios de establecido en la capital de
Argentina, y que lo cedi6 a su distinguido compatriota.
Data esta obra de 1838 y parece ser parte de un libro
de varias novelas cortas, que habria de titularse Esce-
nas de la vida privada en la Isla de Cuba, con el cual
lo reprodujo Trelles.
Hay una introducci6n en que el autor explica la in-
dole de su libro, haciendo una instantgnea del momen-
to social cubano; y justifica por qu6 a estos studios de
la vida intima cubana que ha realizado el autor les di6
forma dramAtica y dialogada, procurando con ello dar-
les mayor fuerza de impresi6n al lector, pues ya que
narra hechos ciertos y present personajes reales, quie-
re que el que lea logre conocer los personajes por sus
propias palabras mAs que por las del autor.
La trama de este cuento es tambien sombria como
la de Francisco y pone de relieve los extravios de la pa-
si6n y las monstruosidades a que conduce la insania de
los celos y el rencor. Es la tragedia de un coraz6n
carcomido, al saber que su esposo tuvo con su esclava







LA NARRACION EN CUBA


Petrona, una hija, Rosalia. Esta, al correr del tiempo,
cautiva al hijo de la esposa burlada, e ignorando am-
bos los lazos que les unen, hacen repetir la historic, y
Rosalia cae en brazos del joven. La madre de 6ste, de-
sesperada por el incesto, hace morir a las dos infelices
esclavas, Petrona y Rosalia.
La novela de Tanco, esth articulada, como se v6, so-
bre un asunto que tiene puntos de contact con Cecilia
Valdis: los hermanos que perteneciendo a razas dife-
rentes e ignorando su consanguineidad, se aman, y la
intervenci6n mal6vola de la madre del joven al ente-
rarse de la verdad, aunque en la novela de Villaverde,
dofa Rosa no llega al crime. Desde luego que son
dos t6enicas diferentes, y que ademis, la historic de
Cecilia Vald6s es una epopeya costumbrista, en tanto
que la obra de Tanco es de marcado prop6sito anties-
clavista.
9-"Sab", de la Avellaneda.-La mfs representa-
tiva de todas las novelas de la AVELLANEDA, es la
titulada Sab, primera cronol6gicamente, tambi6n de to-
das las suyas, publicada en 1841.
Es una novela de ambiente cubano, rica en primoro-
sas descripciones, donde no falta el element folkl6rico,
en los finales de la narraci6n, y al que tan inclinada
era, como apreeiamos en nuestra disertaci6n anterior,
la Avellaneda.
Sab es un mulato esclavo que oculta una pasi6n ro-
mintica y honda hacia la hija del duefio del ingenio







REMOS


Bellavista, enclavado en Cuabitas, Camagiiey, y donde
l6 trabaja. Encarna Sab el espiritu de la esclavizaci6n
injusta y torturante, en la que se ahogaba el sentimiento
generoso y noble cuando germinaba en pechos como el
de Sab, demostraci6n al cabo de que las palpitaciones
del coraz6n, como vimos en la novela de Suarez y Ro-
mero, no son patrimonio exclusive de una raza o de
una elase social, sino que son expansiones espontineas
del alma, incolora e impalpable, pero potente y active
hasta determinar el caricter y las inclinaciones del hom-
bre. El amor de Sab es romintico, sofador, excelso, co-
mo podria abrigarlo cualquiera de los mas famosos se-
res de las histories pasionales. Es un amor que llega
al sacrificio, al sacrificio de la propia vida, como son los
verdaderos e impolutos alientos de la pasi6n que se ins-
pira en el anhelo de un ideal, sin que la torpeza de los
sentidos empafie su limpidez.
Del asunto de Sab se desprende que no es en reali-
dad una novela abolicionista, como se ha dicho, pues
el protagonista no es el simbolo de una protest, la cual
s6lo de un modo muy d6bil podria admitirse, estimando
la condenaci6n que para los prejuicios de razas y de
classes pudiera entrafiar. No cabe, pues, el paralelo que
ha querido establecerse con la c6lebre novela de Enri-
queta Boecher Stowe, La cabalia del Tio Tom.
10-Los articulistas de costumbres: Cardenas, Su-
rez y Romero, los Betancourt, Gelabert.-Diversos es-
critores cubanos ganaron popularidad, cultivando el ar-






LA NARRACI6N EN CUBA


ticulo de costumbres, genero que tuvo por maximo pon-
tifice en Espafia a Mariano Jose de Larra, el imponde-
rable Figaro, y devotos tan insignes como El Solitario,
El Curioso Parlante, Fray Gerundio y otros, los cuales
como aquel, influyeron much en la tecnica y gusto de
nuestros costumbristas, entire los que se destacan, ade-
mis de SuArez y Romero, Jos6 Maria de Cardenas, Jo-
s6 Victoriano y Luis Victoriano Betancourt, y Francis-
co de Paula Gelabert, y hasta el propio Milanes, que
aunque con tecnica distinta, no hizo otra cosa en el Mi-
r6n Cubano, que articulos de costumbres dialogados.
JOSE MARIA DE CARDENAS Y RODRIGUEZ,
se manifest como satirico agudisimo en una prosa suel-
ta y correct que arm6 articulos sabrosisimos, firmados
con el seud6nimo Jeremias Docaransa, anagrama de su
nombre. La Prensa, de la Habana, primero, y despu6s
El Faro Industrial, El Prisma, El Artista, la Revista
Pintoresca y la Revista de la Habana, recogieron su co-
laboraci6n copiosa, alcanzando gran renombre como ar-
ticulista de costumbres, y siendo calificado por "La
Ilustraci6n Espafiola y Americana" como el Mesonero
Romanos de Cuba.
Analiz6 Cardenas el aspect censurable y ridicule
de nuestras costumbres, y con un gracejo exquisite y
dardos de la mis certera y fina ironia, hiere en el mis-
mo coraz6n de una sociedad desquiciada y desorientada
por el abandon del gobierno y la falta de encauzamien-
to inteligente y saludable. Sus 6xitos en este genero






REMOS


llegaron a tal extreme que hubo escritor extranjero que
le consider con Villaverde "los dos primeros escritores
de costumbres de Cuba", y publicaciones francesas y
espafiolas de importancia, reprodujeron sus articulos,
traduciendolos las primeras, como la "Revista de Am-
bos Mundos".
En 1847 hizo una recopilaci6n de estos escritos y la
public con el titulo Colecci6n de Articulos, con pr6logo
de Cirilo Villaverde, quien haciendo paralelo entire Car-
denas y Suarez y Romero, dice: entiree los dos han he-
cho el cuadro mis complete y acabado de la fisonomia
fisica y moral de un pais que jams sali6 de la pluma
de escritor alguno". La critical no s61o cubana, sino
extranjera fu6 pr6diga en elogios para esta obra, y el
professor espafiol Bias de San Millin y el critic ruso
Jegors Von Sivers, le dedicaron juicios atinados y lau-
datorios.
No otra sanci6n podian recibir relatos tan empapa-
dos de buen humor e intenci6n tan bien concebida y
mejor dicha, en que no se brinda s61o la narraci6n y la
forma expositiva, sino en que a trechos se maneja el
diflogo deliciosamente, como Colocar al nifio, El ad-
ministrador de un ingenio, Un titulo, Una tertulia, etc.
Tambien describi6 las costumbres cubanas ANSEL-
MO SUAREZ Y ROMERO, en various cuadros sentimen-
tales, recopilados bajo el titulo de Coleccion de Articu-
los, tambi6n, y publicados en 1859. Villaverde lo impul-






LA NARRACI6N EN CUBA


s6 a editarlos, y cuando la coleeci6n vi6 la luz piblica,
los coment6 en el peri6dico "La Habana". Por su amena
y pulcra prosa, por sus ensefianzas saludables, Luz y
Caballero declare la colecci6n texto de lectura en el co-
legio "El Salvador".
Son delicados y bien planeados cuadritos, El guar-
diero, Ddbajo de las caias bravas, Las sombras de las
nubes, Patmares, y especialmente Carlota Valdes, que
es un fino canto a la orfandad.
Con 6xito feliz cultivaron este genero tan atractivo
y al propio tiempo tan erizado de dificultades, JOSE
VICTORIANO BETANCOURT, y su hijo LUIS VIC-
TORIANO, ambos a la vez poetas y patriots.
Jos6 Victoriano, sobresale en el articulo de costum-
bres, por su fina comicidad, sin que falte en el fondo
cierta melancolia que les da un tono de espiritualidad
muy sutil, lo cual, desde luego, no es debido mas que
al poeta que habia dentro del articulista. Los peri6-
dicos mis importantes de Cuba, en su tiempo, y algu-
nos de M6xico, insertaron los articulos de costumbres
de Jos6 Victoriano Betaneourt, llenos de sal y de obser-
vaciones atinadas. El Velorio, Las tortillas de San
Rafael, La salida del primer diente, El dia de Reyes,
Los curros del Manglar, La niiia mendicante, recogen las
palpitaciones de la vida privada y pfiblica de Cuba en
el primer tercio del pasado siglo, reviviendo con auten-
ticos colors, las fiestas finfiigas en su tipico barrio del
Manglar y en sus exhibiciones del 6 de Enero, en que






REMOS


iban en comparsa, visitando las easas principles de la
ciudad, luciendo sus trajes ex6ticos y practicando sus
bailes caracteristicos, para recoger al final el aguinal-
do; rememorando las escenas intimas de familiar, en los
cuidados del primer diente que asoma entire los labios
tiernos del nifo de la casa, en la velada triste en que
se rinden los filtimos tributes de amor al pariente o
amigo desaparecido, y en la que se suceden tantos con-
tratiempos y tantas situaciones groteseas, que contras-
tan con la severidad y recogimiento spiritual del ins-
tante; pintando las ferias originales de San Rafael, en
el barrio del Angel, con sus vendutas peculiares, sus
procesiones, sus bailes, su bullicio de juventud, todo pa-
ra celebrar la festividad del santo.
Luis Vietoriano se caracteriza como costumbrista,
por su prop6sito bien notorio, de haeer de sus articu-
los, antidotos contra los vicios y defects que satirizaba.
Jamis hizo de sus escritos, libelos insultantes, ni to-
mando a determinada persona por modelo, la zahiri6 y
mortific6 pfiblicamente. Estudi6 fen6menos colectivos,-
tendencias de la sociedad, errors y falsas ideas, conce-
bidas al ealor de torpes tradiciones, y con leal empefio,
con sano anhelo de reacci6n trascendente, los flagel6
fuertemente y sin piedad, con el litigo de su humoris-
mo sutil, al calor de cuyo castigo, la opinion general
deberia cambiar de rumbo y modificar sus faltas.
Puro en sus aspiraciones como en sus actos, Luis
Victoriano fu6 un moralizante infatigable, tanto en el







LA NARRACI6N EN CUBA


costumbrismo como en sus otras actividades como pro-
sista. Se preocup6 como pocos por su blanca inten-
ci6n y su vigilancia perp6tua, de los males y necesida-
des de su pueblo, y por eso, cualquier giro que tom6
su pluma, descubre siempre al director social, que ata-
ca con valor el advance rfpido de la gangrena, y saja
y venda, para evitar que todo el organismo se mine y
se destruya. Este gran cirujano de la piuma solia
dar con suma habilidad la anestesia de su humorismo
cautivador, y era entonces cuando surgian sus articu-
los de costumbres y sus poesias festival, en las que fu6
tambien muy notable; pero el articulo fu6 su mejor cb-
tedra de moral, desde la cual con gracia fina, con ori-
ginalisima comicidad, esgrimiendo floretes de punzan-
te ironia, di6 estocadas a fondo en piezas que pueden
ser models en el gOnero que inmortaliz6 a Figaro:
Gente ordinaria, Los primos, Los pollos, Una rumba,
Baile de mdscaras, La moda del tupg, La IHabana de
1810 a 1840, El matrimonio, etc.
FRANCISCO DE PAULA GELABERT, que us6
diversos seud6nimos, como Genaro Abel, Aben-Omar,
Crispino, Gilberto, Natigay, di6 al pfblico en 1875, un
tomo de articulos titulado Cuadro de costumbres cuba-
nas, con pr6logo de Juan Martinez Villergas. Dicho
tomo se edit6 por entregas. Ingeniosos, agradables y
regocijados son estos articulos, especialmente Celebran-
do un 'bautizo, Lances de nochebuena y Una escuela de
ninos por via de recurso, y de ellos este iltimo, que es







REMOS


una sitira graciosisima contra los que fundan colegios
para lucrar y no para satisfacer la noble misi6n de la
ensefianza, dando pasos a esas escuelas improvisadas
en que el maestro surge por generaci6n espontinea, sin
vocaci6n, sin historical, sin preparaci6n que haga efi-
ciente su labor. Sin embargo, Gelabert queda a nues-
tro juicio en piano inferior a los articulistas anterior-
mente citados.
(b) Segundo Periodo: 11-Los relatos anties-
clavistas de Esponda, Calcagno y Julio Rosas.-En el
segundo period de nuestra novela, persiste entire va-
rios escritores el empefio de continuar la labor anties-
clavista que en el period anterior habia dado las prue.
has mejores de su g&nero en Suarez y Romero, Taneo
y la Avellaneda. Verdaderamente, el esfuerzo es aho-
ra menos brilante; faltan narradores habiles y de in-
ventiva fecunda, pues los exponentes que conocemos
son linguidos y de poca vida, a menos que El negro
Francisco, de Antonio Zambrana, a la que se refiere el
doctor Catala en sus Divagaciones sobre la novela, y
cuyos manuseritos recogi6 61 en Chile junto con el
doctor Nestor Carbonell, al visitar la hermana Repd-
blica en misi6n del gobierno cubano, merezca los ho-
nores de la rectificaci6n. No la conocemos, y la supo-
nemos escrita por Zambrana en la 6poca que ahora es-
tudiamos, ya que por el afio 1874 estuvo este celebre
orador cubano en Chile, y dice el doctor Catala que fu6
alli donde la escribi6.






LA NARBACI6N EN CUBA


EDUARDO EZPONDA, puertorriquefio de naci-
miento, abogado y poeta, public en 1877 la novel de
costumbres cubanas gEs un dngelt, muy larga e insul-
sa, y en 1882 escribi6 el cuento abolicionista, Dofia Lau-
ra de Contreras, que eitan Trelles y Calcagno.
Este iltimo, FRANCISCO CALCAGNO, tan im-
portante por su Diccionario Biogrdfico Cubano y otros
studios y autor de diversas novelas hist6ricas de poca
monta, di6 a la estampa, en 1881, Uno de tantos, de-
dicada a Rafael Maria de Labra, el afanoso abolicio-
nista. Secuestrada por el gobierno espafiol, la edici6n,
la reprodujo tres afios despubs en la Revista de Cuba,
bajo el nombre de Sin Titulo. Adolece de falta de fi-
bra y gira alrededor de un asunto carente de interns.
Con el seud6nimo de JULIO ROSAS, escribi6 un
fecundo prosista habanero, author de diversas novelas
de corte romintico. En 6stas como en su relate anti-
eselavista, La campana del ingenio, insertada en el pe-
ri6dico La Razin, en los afios 1883 y 1884, predomina
la forma pedestre y el sabor insipido de una concep-
ci6n desgraciada.
12-"Leonela", de Heredi.--Reverdece triunfal la
novel de costumbres, con Leonela, de NICOLAS HE-
REDIA, in6dita ain cuando Manuel de la Cruz ha-
b16 de ella en su magnifica Resefla Hist6rica, y que tu-
vo en un principio el titulo de Encarnita. Se publi-






REMOS


c6 en 1893, y recientemente ha sido reeditada el pasa-
do afio.
Es, sencillamente, una joya de nuestra literature,
por sus m6ritos narratives y por el valor extraordina-
rio de su estilo. Aquel escritor enjundioso y elegant
que produjo con La sensi'bilidad en la poesia castella-
na, uno -' los libros mis originales que se han dado a
luz en nuestra lengua, logr6 demostrar con Leonela que
basta una sola obra, para cimentar la personalidad in-
confundible y gloriosa de un artist. Manuel San-
guily, critic tan severe como sabedor, la recibi6 en
Hojas Literarias con clarinadas de apoteosis.
Es novela de ambiente cubano, por la que desfilan
tipos bien criollos, como un hacendado, un poeta pro-
vinciano, una comadre, un abogado pueblerino, un cu-
ra campestre, etc. El estilo de Heredia en esta novela,
revela su culto al giro brillante y a la expresi6n apa-
sionada. Dice Sanguily en su aludido juicio, estas pa-
labras que son una consagraci6n, por su alcance y por
la autoridad de quien las formula: "No creo que se
haya escrito ni se escriba otra novela mis esencial y
absolutamente cubana, de mis exacto colorido local
Contemplada bajo ese aspect, es un rico panorama de
Cuba, y el cuadro complete de la vida social de una
de sus comarcas antes del alzamiento de CBspedes".
Se desarrolla la acci6n de esta novela de Heredia,
en una ciudad, Jarabacoa, que "se hallaba recostada
en la margen derecha del Cuabitas, rio de notable an-






LA NARRACI6N EN CUBA


chura y de poca agua en la mayor parte de su curso",
ciudad de calls estrechas, sucias, huIrfanas de alum-
brado, con edificios de arquitectura detestable y sin or-
den artistic determinado; ciudad en que durante las
horas ardientes del mediodia, escaphbanse los pilluelos
de sus casas, para buscar frescor y recreo, en las aguas
de profundos charcos que eran distinguidos por nom-
bres pintorescos: Boca del Perro, Paso del Inglis, Cue-
va del Caiman. La pluma descriptive de Heredia, lle-
na de matiz y vida, traza un euadro magistral de aquel
pueblo y sus contornos.
Vive en esta ciudad, don Cosme Fernandez Aren-
eibia, hacendado poderoso por sus posesiones en made-
ras y ganado. Duefio de la finca "Dos Jimaguas",
nombre debido a sus bellas hijas Clara y Leonela, ha-
bidas en legitima uni6n con dofia Luisa, casi ciega ya,
la pobre, hacia algunos afios, y dedicando casi todo el
tiempo a fervorosas oraciones. Las mellizas, hijas de
don Cosme, eran tan parecidas, que un pintor-como
dice el autor-podria haber torado el retrato de una
para hacer el de la otra. "Tenian el pelo negro, abun-
doso y reluciente; los pardos ojos despedian en las mi-
radas elidas reverberaciones tropicales, los labios mos-
traban la double curva del arco ojivo y por ellos salia
en graciosa contracei6n la luz de la sonrisa, como se
precipita la del sol a trav6s del intercolumnio, y los
pies pequefios exhibian en su alto empeine la ejecuto-
ria aristocratica de la belleza criolla". Diferenciaban-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs