• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Dedication
 Un hombre y una nave
 Sombras y fantasmas
 La paloma y el guaraguao
 La casita de rosa
 Cain
 La Anguila
 Dos y uno tres
 Tres menos uno dos
 Cain entierra parte de su ser
 A la mar!
 La caza y algo mas
 Continua el combate
 Volvamos a rosa
 Consecuencias del combate
 El repartimiento
 Coincidencia
 Peripecias
 Deus ex-machina
 Desvarios
 Polos opuestos se atraen
 Las lechugas que sembraba Cain
 Duelo entre el amor y el odio
 Gavilan
 El tesoro de Cain
 Frente al torce
 El Campechano
 Cazadores de patos y flamencos
 Con una patrulla
 La marcha
 La ejecucion
 Epilogo
 Appendix
 Index
 Back Matter
 Nota biografica














Group Title: Cofresí; : novela,
Title: Cofresí; : novela,
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078288/00001
 Material Information
Title: Cofresí; : novela,
Physical Description: 268 p. 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Tapia y Rivera, Alejandro, 1826-1882
Publisher: Imprenta Venezuela,
Publication Date: 1944.
 Subjects
Subject: Cofresí y Ramírez de Arellano, Roberto, -- Fiction.
Spatial Coverage: Puerto Rico
 Notes
General Note: "La primera edición de esta obra fué publicada en 1876."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078288
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001081547
notis - AFG6537
oclc - 12780213

Table of Contents
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
    Un hombre y una nave
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Sombras y fantasmas
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    La paloma y el guaraguao
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    La casita de rosa
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Cain
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    La Anguila
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Dos y uno tres
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Tres menos uno dos
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Cain entierra parte de su ser
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    A la mar!
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    La caza y algo mas
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Continua el combate
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    Volvamos a rosa
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Consecuencias del combate
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    El repartimiento
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Coincidencia
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Peripecias
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Deus ex-machina
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Desvarios
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    Polos opuestos se atraen
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    Las lechugas que sembraba Cain
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Duelo entre el amor y el odio
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Gavilan
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
    El tesoro de Cain
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
    Frente al torce
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
    El Campechano
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    Cazadores de patos y flamencos
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
    Con una patrulla
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
    La marcha
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
    La ejecucion
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    Epilogo
        Page 267
    Appendix
        Page 268
    Index
        Page 269
        Page 270
    Back Matter
        Page 271
    Nota biografica
        Page 272
Full Text





C FRE SI






NOVELA


por


Alejandro Tapia y Rivera
A / 4-'1


TERCERA EDICION






Imprenta Venezuela
San Juan, Puerto Rico
1944






i \12c- 3

IAIW















La primera edici6n de esta obra fu6 publicada en 1876.
Tipografia de Gonzalez, San Juan, P. R.

La segunda edici6n fu6 publicada en 1943.
Imprenta Venezuela, San Juan, Puerto Rico.




















Yauco, octubre 11 de 1375.

Sr. D. Jos6 G6igel y Zen6n,
Puerto Rico.

Querido amigo y deudo:

Tiempo hacia que deseaba dedicarte alguno de
mis trabajos literarios, en gratitud al carifio y entu-
siasta afici6n con que has solido acogerlos y conser-
varlos: a ti, pues, dedico 6ste, que no dudo recibirAs
con el mismo afecto.

Siempre tuyo,

Alejandro.




















CAPITULO I
Un hombre y una nave.
Cofresi tiene tambien su leyenda. El personaje no es
edificante; pero su leyenda lo es: ya lo vereis. Pocos en
Puerto Rico, no habrAn oido hablar de este famoso pirata.
Aun recordamos aquel cantar:
Ya se muri6 Cofresi,
se acabaron sus hazafias...
que alcanz6 en boga nuestra nifiez, no lejana al fin tragico
de su vida y que arrull6 nuestra cuna.
Cabo Rojo le vi6 nacer, y su apellido revela ciertamente
la corrupci6n de algdn nombre extranjero castellanizado: lo
que no deja de estar conforme con la tradici6n que supone
oriundo de pais extrafio, al progenitor de su linaje en esta
isla.
Los tiempos que alcanz6 no dejaban de prestarse a favo-
recer las piratescas inclinaciones de nuestro hombre. Desde
el siglo que sigui6 al descubrimiento del continent ameri-
cano, hasta la 6poca en que figure el personaje referido
(segunda decada del siglo XIX) no habia dejado de ser el
mar de las Antillas un verdadero campo de Agramante.
Primero, los Caribes, los bucaneros y filibusteros, Drake, y
despu6s los holandeses; los ingleses de nuevo, y por iltimo
los corsarios que ponian en el mar nuestra metr6poli y las
insurgentes provincias hispano-americanas. Afiadase a esto
el contrabando que se hacia en mayor escala y abiertamente,
entr6metiendose los extranjeros, cuyo comercio era enton-
ces reputado por nosotros como ilicito, a llenar los vacios








ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


que en la importaci6n dejaban en esta isla las compafiias
nacionales, privilegiadas de real orden con la exclusive. Es
decir, que ya en dispute de mercados, ya en campo de me-
rodeo para corsarios y pirates, no era empresa fAcil a las
naves desartilladas y pacificas, la de surcar el mar Caribe,
que raras veces lograban cruzar con el debido sosiego.
Natural es que tan azarosos tiempos dejasen en estas
regions maritimas la huella de su desorden, y que la afici6n
al pirateo surgiese de la ley de la fuerza, que se habia he-
cho costumbre, a pesar de la vigilancia de nuestras naves de
guerra: tenian sobradas costas que celar en America, y no
tranquilo solaz en las de Europa, .atareadas en las contien-
das que alli se originaban de los contrapuestos intereses in-
ternacionales.
Nuestra isla de Puerto Rico se ofrecia, ya por su des-
poblaci6n y desguarnecimiento, ya por sus costas no del todo
libres de cercanos y desiertos islotes, como aparejada al me-
rodeo; y ora la hoy deshabitada isla de la Tortuga y el Gua-
rico, principles nidos en el siglo diez y siete, de los famosos
pirates de Am6rica, ora la isla de St. Thomas, franco dep6-
sito mercantil, de donde se surtian las demis Antillas y la
nuestra sobre todo, aunque entonces ilicitamente; no deja-
ban de ser intranquilas vecindades para esta. QuB much
que tras del rastro de mercancias que cruzaban sin protec-
ci6n de la bandera y a las calladas, la corta distancia entire la
isla danesa y la espafiola, se deslizase, alentado por lo facil
e impune del asalto, alguno que otro barco audaz y aventu-
rero, montado por atrevida o desalmada gente, amamantada
en la costumbre de la fuerza, (nica ley de tales tiempos y
lugares, mixime cuando, como hemos dicho, los asaltados
solian considerarse fuera del amparo de las del reino?
Si agregamos a semejantes incentives para la codicia,
a la facilidad en estas empresas fiadas s6lo al valor del bra-
zo cuando no a la velocidad de la quilla, y sobradas veces
al conocimento prActico de bajos, escollos y misteriosas en-
senadas si la caza era tenaz; la emprendedora y habil osadia








COFREBI


que debia nacer de tan perturbada spoca y la romanesca sed
de aventuras tan apropiada a espiritus no avezados, ni con
much amn, a buscar el lucro en el paciente trabajo ni someti-
dos por la costumbre a la ordenada vida de la industrial;
tendremos los m6viles o resorts de un Cofresi, tal como de-
bi6 ser y como fu6, segin la tradici6n que intentamos recor-
dar.
El sol que habia caldeado a Ponce, durante el dia, iba
sumimndose tras las montafias que vienen a morir en el hoy
bastante conocido y transitado Pefi6n de Tallaboa; cuando
dejando atrAs el islote que por su figure de cadaver yacente
en ataud, ha dado en Ilamarse Caja de muerto, hacia derro-
ta a la ensenada una elegant goleta de gavia con mis lona
que madera y veloz como una anguila que se desliza en su
element. Con el velacho, braceado hasta no poder mAs,
sus dos cangrejas, escandalosas y foques, hinchado todo co-
mo el vientre de una araiia, a cuyo insecto en estado de gra-
videz era mAs comparable el barco en aquel moment, en que
el casco desaparecia bajo el velamen; doblaba una de.las
puntas de la rada, cifiendo el brisote que la impelia. Sin
duda ponia su mura de sotavento en actitud de recibir como
agasajo las liquidas perlas del mar, y 6ste lamia sus bordes
con las olas que de vez en cuando trepaban por el costado,
colAndose a mis y mejor por los imbornales sumergidos con
frecuencia.
La orzada una vez montada la punta, no pudo ser mas
hAbil, y a poco, amainando vela, es decir, aferrando primero
las escandalosas y luego la cangreja-trinquete, y por iltimo
el contrafoque y trinquetilla, para quedarse, como si dij6ra-
mos, en pafios menores con la mayor y el simple foque;
enderez6 sus muras y amengu6 su andar. Con este velamen
y el impulse de la arrancada que traia, hubo de tener para
llegar, andando velozmente aun algunos cables, gracias a la
finura de su casco, hasta el fondeadero que habia escogido.
Resonaron los eslabones sobre la cubierta, y salpicando
el Ancora al sumergirse, uno de los escobenes por donde ro-








ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


daba rechinando la cadena, comenz6 el movimiento de cia,
que hubo de cesar, mediante algunas brazas de aquella
arriadas al intent, quedando inm6vil y amarrada la goleta.
Mientras esto acontecia en el puerto, un hombre de re-
gular estatura y cuyo vigor revelaba la edad viril, bien sos-
tenida por el ejercicio de una vida corporal active y fatigosa,
se dejaba ver en una de las alturas pr6ximas al cerro que
hoy se llama, por su destiny de atalaya del puerto y de la
costa, La Vigia, y que dominaba como ahora la poblaci6n,
la llanura y el mar: hombre que segdn apariencias, no ha-
bia permanecido desatento a las evoluciones de la goleta que
acababa de fondear.
Su rostro atezado, pero cuyo color, entire moreno y roji-
zo, parecia encubrir la blancura primitive, o lo que es lo
mismo, mas quemado por el sol que moreno de naturaleza,
estaba sombreado por corrida y espesa barba. IluminAbanle
ojos azules de mirada viva y penetrante, bajo una frente
espaciosa, segdn podia adivinarse por la estructura y 6valo
del.rostro, en lo que permitia el ancho sombrero de pleita
que tendia- a cubrirlo en parte: rostro que no parecia dejar
de ser correct y hasta hermoso.
La forma aquilina de la nariz, reveladora de energia
moral, y unos labios finos que en moments de impaciencia
se sumian bajo los dientes; caricia, si asi puede llamarse,
que como la del le6n, podia muy bien ensangrentarlos, si la
impaciencia llegaba a ser algo excesiva; aparecian como
sintomas de indole suspicaz y de poca benevolencia: com-
pletando con este sell una fisonomia en que se mostraba
la costumbre del mando y de las decisivas~ esoluciones, asi
como la sed de personal independencia.
En cuanto al traje, componiase de pantal6n de alistado
que solia y suele llevar la mayor parte de nuestros jibaros,
de zapatones de vaqueta y de camisa blanca, a juzgar por
la parte de cuello que desprovista de corbata mostribase un
poco, tras del holgado y burdo chaquet6n de marinero que
sobre si, llevaba: todo lo cual no impedia que el ojo del










CO F RE I


diestro observador pudiese sospechar, por cierta inferiori-
dad del vestido respect de la persona, que aquel era mis
que traje'propio, disfraz estudiado, y que lo que parecia un
pescador, un simple hombre de mar, encerraba en si mayor
significaci6n acaso.
Sin duda el lector, ya preparado por el titulo de estas
paginas, si se ha fijado en nuestra descripci6n de aquel bar-
co de tan precise corte y de tan ajustadas condiciones mari-
neras, y en los rasgos caracteristicos de la persona que
acabamos de mencionar, junto con la atenci6n que esta ha
prestado a la goleta y sus movimientos; juzgard, mediante
tales indicios de caricter y de relaciones intimas entire el
hombre y la nave, que aqu6l era Cofresi y 6sta su barco; pero
dejarA de suponerlo asi respect de lo segundo, al oir en
boca del primero la exclamaci6n siguiente, lanzada en el mo-
mento de quedar inm6vil la goleta. -i Soberbia embarca-
ci6n! iVerdadera anguila es la de ese Juan Bautista!
i Soberbia para mis planes! i Oh!...
Y murmur, como a manera de amenaza, algunas pala-
bras ininteligibles.
La embarcaci6n no era, pues, la suya; pero de los'ojos
con que le habia contemplado durante su entrada en el puer-
to, y de la codicia con que la miraba al devorar aquellas
palabras entire sus labios, podia inferirse que el le6n habia
divisado la incitante presa, y sentia el apetito, el hambre
de hacerla suya.
Y como la noche comenzaba a tender su manto de som-
bras sobre la Ilanura y caserio de Ponce, que nuestro hom-
bre, como hemos dicho, tenia a sus pies; comenz6 a bajar
hacia 6l, no sin cautela: perdiendose luego entire los altos
matorrales, muy copiosos alli entonces, y ocultAndose 6stos
y 41 bajo las tinieblas de la noche.
La campana de la iglesia tocaba la oraci6n: no sabemos
decir cual fu4 la plegaria del hombre que acabamos de re-
conocer, a despecho del disimulo de que intent rodearse.



















CAPITULO II
Sombras y fantasmas.

Era ya muy entrada la noche, y la luna se cubria de
vez en cuando de nubes; pero como estaba ya bastante
avanzada en su cuarto creciente, dejaba ver, cuando su dis-
co se despejaba de aquellas, los objetos mis pr6ximos; y
en todo el Ambito de la campifia a donde encaminamos al
amigo lector, podian distinguirse entonces, al suave tinte
de su plateada luz, los contornos de las llanuras, colinas y
bosques, y aun percibirse, ya la silueta de alguna campestre
casa o ristico bohio, ya Ia de algdn ser human que a ma-
nera de fantastica sombra cruzase las praderas.
Con efecto, recorriendo las poco accidentadas lanuras
que se extienden desde el pueblo de Yauco, situado a la falda
de la cordillera que va a former hacia el norte, el encum-
brado, delicioso y benigno territorio en que se asienta
Adjuntas, hasta la espaciosa cuanto solitaria bahia de GuA-
nica; podemos encontrar a la izquierda del sendero, un tanto
desviado de 6ste y como a mitad del camino del referido
Yauco a la mencionada bahia, un Arbol afioso, inmemorial,
y, segfin la tradici6n, testigo de la conquista; que suele de-
signarse con el nombre de La Ceiba de Guinica, y que po-
driamos apellidar, por sus afios, La Ceiba hist6rica.
Su tronco, enorme, a pesar de la tablaz6n que de sus
ramificados pies ha solido extraer la vandilica ignorancia de
algunos campesinos, testifica en su corpulencia y estruc-
tura la antigiiedad que se le supone. Dentro de sus varias
cavidades, formadas como hemos dicho, por setos o tabi-








ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


ques naturales, ramificaciones del mismo tronco y peddncu-
lo, podrian hallar vivienda por lo menos dos families; y
su copa elevada aunque no en proporci6n del grueso, se
extiende en ramas irregulares como su citado peddnculo, en
la forma caprichosa y pintoresca que afecta la generalidad
de estos arboles. Parece dar mayor verdad a la siguiente
pintura que ha hecho de este genero vegetal, en uno de sus
dramas1 el autor de esta novel.
"Y de la nube con celos
la ceiba gigante sube,
sus brazos mostrando anhelos
de alzarse mAs que la nube,
de abarcar los anchos cielos".
En una palabra: La Ceiba de Guanica se reputa una
de las mis grandes y antiguas de la isla, mayor adn que
la que a orillas del po6tico rio de Ponce, llama por su altu-
ra y corpulencia la atenci6n de los viajeros.
Hacia aquel Arbol, o sea el de Guanica, que se divisaba
y distinguia desde lejos en la llanura por su tamafio y su
aislamiento, parecia dirigirse como procedente de las cerca-
nias de Yauco un hombre a caballo, cuyo galope contribuia
no poco a aumentar, con la movilidad, el aspect fantistico
que desde lejos y al fulgor de la palida luna, tomaban los
objetos.
Acerqubmonos, pues, y le veremos llegar junto a la
Ceiba, y desmontarse, atando a un agujero del tronco la
brida del caballo.
La impaciencia del ex-jinete denota que espera la lle-
gada de alguien que tarda, al parecer. En vano silba de
manera singular, cuyo sonido reproduce el eco en menor
escala hasta perderse alli a lo lejos. Sin duda es una cita,
y la tardanza de la persona, que no se deja ver adn por
aquel contorno, nos permitira describir un tanto al recien
Ilegado.


(1) "Vasco Nifiez de Balboa"









COFRE I


Nuestro personaje parece u.n agraciado mozo de veinte
y cinco afos a lo mis. Su rostro moreno y tostado, al que
la barba poco abundosa, presta virilidad sin despojarle de
la frescura juvenile, y al que unos ojos negros y fogosos
dan mis animaci6n; ofrece cierto aspect de rudo vigor y
apasionada firmeza, totalmente de acuerdo con el lenguaje
de sus maneras y el talante de su figure: revelando en con-
junto todos estos pormenores al hombre de caricter ardien-
te, resuelto y entusiasta.
Viste como el jibaro de median condici6n, s6lo que a
cada lado de su cinto se percibe la culata de una pistol
mal encubierta por la chaqueta burda, y de una de sus ba-
nastas sobresale la habitual espada de coco.
Ibase, con raz6n, acrecentando su impaciencia, cuando
se dibuj6 a corta distancia la forma de una mujer en direc-
ci6n del Arbol. Parece joven y viene con paso cauteloso, como
el de timida gacela que avanzase allA en las sabanas del
Africa, recelosa de topar con alguna fiera. Sale aqu4l a su
encuentro, y la joven reconoci6ndole sin duda, salta hacia 41
con tanta ligereza, como lentitud habia mostrado antes.
Entonces pudo ajustarse mejor a ella la semejanza con aquel
ligero, y agraciado animal de los desiertos; y si nos fijamos
en los ojos rasgados y bellos y en la mirada tierna y dulce
de la primera, la comparaci6n serA adn mis propia.
-iRosa mia! murmur6 el mancebo.
-iRicardo! exclam6 la doncella cayendo en brazos
de aquel, que la condujo al pie de la ceiba, no tanto para
ocultarse bajo su sombra, cuanto con la mira de apartarse
del camino, que, aunque desierto a tales horas, era ocasio-
nado a dejar de serlo de un instant a otro por la presencia
de algdn arriero o viandante trasnochado, a causa de ser
la dnica via un poco practicable en aquel tiempo, de Ponce y
Yauco a San German y territorio del Oeste.
Las exclamaciones que acabamos de anotar nos han
revelado los nombres de ambos; su siguiente dialogo nos









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


pondra de manifiesto sus caracteres respectivos y la indole
de sus relaciones.
-iCuinto tiempo sin verte, amado mio! iCuAndo lle-
gara el dia en que mis horas no pasen en la amarga sole-
dad de tu ausencia?
-Pronto, Rosa mia, muy pronto espero realizar los
deseos de todos mis instantes. iEsta vida que llevo, s61o nos
permit vernos tan de tarde en tarde!
-Si, repuso ella itan de tarde en tarde!
-Y luego, nuestras entrevistas son tan rApidas afia-
di6 Ricardo que apenas me alcanza el tiempo para con-
templar ese rostro tan hernloso, para besar esas negras
trenzas, cuyo perfume me embriaga; para mirar el amor
que mi coraz6n te tiene, reflejarse en esos ojos que han
robado a la noche su color y a la luna su dulce brillo. Si,
Rosa, de mi vida: apenas tengo espacio para cefiir ese talle
que cimbrea como la palma, ni para oir tus deliciosas pala-
bras de amor cuando brillan en esos labios de coral lenos
de perlas.
-i Oh! si replic6 la joven apenas alcanza la oca-
si6n para decirte cuanto te quiero.
La descripci6n que acabamos de oir, era exacta, salvo
en dos de sus detalles; pues los ojos del amor, pintores
siempre de perfecciones, exageraban en 6ste como en la ma-
yor parte de los casos. El rostro de la joven tenia facciones
griegas y por lo tanto hermosas; su cabello de 6bano, copio-
so y repartido en dos largas trenzas, ondulaba lustroso al
leve resplandor de la luna y se mostraba perfumado, gra-
cias a las finas esencias que Riicardo la traia de vuelta de
sus misteriosos viajes; sus ojos eran ardientes a la vez que
tiernos, es decir, que eran luz y dulzura al mismo tiempo,
comparable a la luna en el suavisimo fulgor de su mirar;
pero aquel talle esbelto como acababa de expresar el joven,
si como la palma se cimbraba, era a fuerza de delicado y
d6bil; y aunque sus dientes parecian perlas, sus labios no
semejaban corales, sino palidas rosas: indicio, como aquella









COFREBI


esbeltez y aquel rostro que mAs que triguefio ambarino ve-
nia a ser triguefio palido, de que lo fisico de la doncella es-
taba devorado por sus propios nervios y desmedrado por
la exagerada o mis bien viciosa frugalidad, nacida del
desd6n u horror que hacia los alimentos sustanciosos pro-
fesan muchas de nuestras campesinas, y de que tanto se
resiente la constituci6n de las families que llegan a produ-
cir, si la tisis no se anticipa a veces lemasiado. La doncella
de que hablamos, parecia de estas dltimas, y la azarosa y
febril pasi6n que sentia por el mancebo, no era poca parte
en la delicada morbidez de su cuerpo, ni en la hist6rica me-
lancolia que revelaba su alma. L6gico es, que dado el tipo,
si tal puede considerarse, la imaginaci6n visionaria y calen-
turienta de la misma, encontrase past y vuelo eni aquella
quebrantada naturaleza, y hechicera magia en la pasi6n
misteriosa que sentia por quien, segin vamos adivinando,
llevaba una vida de aventuras en que -ella le seguia con el
alma.
En vista, pues, de lo que acabamos de expresar, po-
driamos invertir respect de esta doncella, el aforismo de
mente sana en cuerpo sano en este otro negative: mente en-
ferma en cuerpo enfermo.
El amor que el mancebo la tenia no dejaba de ser res-
petuoso, siquiera fuese como caprichoso contrast con otras
pasiones o sentimientos menos dignos o menos puros que
imperaban en su coraz6n.
-Pero la existencia mia continue Ricardo tendra
tambien su dia de reposo y de felicidad: aquel en que pueda
llevarte conmigo para guardarte como mi mis querida
prenda. A prop6sito de prendas, si me aguardabas esta no-
che por qu4 no miro en esa bella garganta el collar de
perlas que te traje la iltima vez que vine a verte?
-Mi abuela, respondi6 la interrogada que, como
no ignoras, me sirve de madre, hubo de verlo y preguntar-
me quien me lo habia dado. En vano quise callar; sospech6
que venia de tu mano, y dijome asi: "Nifia, este collar te









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


lo ha traido Ricardo. Ese hombre se condenari y quiere
que td lo sigas al infierno: este collar ha sido sin duda mal
adquirido y es como si viniese del angel malo. DAmelo aca,
y que su valor se emplee en misas por su alma y por la tuya
que esta para perderse tambien con admitir el trato y los
regalos de ese maldito". Despoj6me de aquel, Ilev6lo al
Padre, y este lo aplic6 a la Virgen, que lo tiene puesto para
santificarlo. "Dios te libre del espiritu maligno" me
dijo el Padre y precise es que te desprendas de relacio-
nes que pueden perderte, hija mia" me aplic6 una buena
penitencia que cumpli al punto; pero aunque me orden6
que olvidase a quien me habia dado el collar, conoci que esto
era impossible mientras tuviera memorial y latiese mi cora-
z6n. Mas, yo rezo por ti, a la Virgen, y no creo que td seas
malo como dicen. No es verdad, Ricardo mio?
-Yo...-murmur6 este, que en aquel moment, no sa-
biendo que responder, no se atrevia a preguntArselo a si
propio.
-i Oh! no, dije yo a mi abuela--iC6mo puede ser 41 un
hombre malo? y afiadi para mi: i l, que es tan bueno con-
migo y tanto me quiere!... Zno es verdad Ricardo?
-Si, te adoro; y td series capaz de volver bueno a Sa-
tanks mismo.
-Eso es lo que yo creo y quiero creer- "El no era
malo" me respondi6 mi abuela cuando yo le express lo
que acabo de contarte "pero las malas compafiias pro-
sigui6 lo. han pervertido. Ese r6probo de"... No se
atrevi6 a riombrarle: sin duda se referia a quien sabes; y
como si aqull a quien llamas Capitin tuviese pacto con el
Diablo, o fuese el Diablo mismo, santigii6se despues de mi-
rar a uno y otro lado, cual si temiera que se hallase oculto
por alli y pudiese oirla. "Si, torn a decir ese es el
demonio que lo ha seducido". Mira, Ricardo, no vuelvas
a traerme joyas ni regalito alguno, porque son cosas tan
bonitas y lujosas, que no las puedo ocultar lo bastante, ni
much menos usarlas, sin que al verlas dejen de adivinar









COFRESI


de donde vienen. Y como me dan tan malos moments con
sus maldiciones!... Por qu6 han de maldecirte? No sa-
ben que eso me parte el coraz6n? Si, yo se le digo: "abuela,
deje Ud. al pobre Ricardo: yo rezo por 61, y la Virgen que
es buena y oird mi sdplica, le mirara con misericordia inter-
cediendo por 61, y Dios que es tan bueno le perdonara si es
malo, que no lo creo".
-Por todo eso, Rosa mia, anhelo que vengas conmigo,
que me sigas a otro punto, a otra tierra, en donde puedas re-
cibir mis regalos y adornar ese cuerpo tan hermoso, con las
prendas y joyas que yo te Ileve.
-Pero, dejar a mi abuelita, Ricardo, iqu6 estas di-
ciendo ?
-i Oh! no creo que dejes de seguir a tu Ricardo; a tu
Ricardo, a quien dices que tanto quieres. Si no me sigues,
no podremos ser dichosos, no teni4ndote a mi lado con fre-
cuencia para ver esos ojos que tan feliz me hacen. -Td!
Sabandonarias a tu Ricardo?
-Yo i abandonarte!
-Seria ingratitud, porque te amo tanto, que sin ti vi-
viria muy desgraciado.
-Y yo i podria vivir!
-QuizAs no tendria ocasi6n de volverte a ver.
-No verme. Ah! i eso seria horrible!
-Pues bien, entonces es precise que obediente a mi re-
.clamo, vengas conmigo una de estas noches... cuando re-
grese, porque de madrugada nos haremos a la mar.
-i Otra vez ?... itan pronto!...
-Si, Rosa, qu6 hacer? Estoy comprometido y es for-
zoso continuar: no puedo quedarme. Mi camino es cuesta
abajo, y una vez emprendido, no es cosa, o por lo menos,
no es fAcil detenerse. Como decia, es precise que vengas
conmigo, y mientras tanto, a otra casa en donde est6s nAs
libre para pensar en tu Ricardo, y en donde puedas recibirle
con mas holgura, ya que no con mis frecuencia por ahora.










ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


-No te basta verme aqui, en este lugar como otras
veces?
-No, vida mia; no es bastante.
Y Ricardo, a pesar del carifioso halago de sus palabras,
dej6 ver un gesto de impaciencia que no podremos llamar
dureza, pero a cuyo trav6s se vislumbraba como en otras.
muchas ocasiones, la impetuosidad de su caricter y la pro-
pensi6n a imponer su voluntad o a irritarse contra toda re-
sistencia. Bajo el cordero, pues tal solia ser para con Rosa,
que era su flanco, trasluciase alguna vez el lobo que era su
frente. Rosa veia en l1 algo parecido a un magico ser fasci-
nador. A su lado perdia la poca voluntad que la dejaba su
ausencia.
-Hablar6 al Capitin torn a decir Ricardo Me
quiere como a su segundo que soy por elecci6n suya, y acce-
derA a que te lleve conmigo en nuestro barco, pronto, en una
de nuestras pr6ximas salidas. Te llevar6 y dejard confiada
a buenas manos en otra tierra... en donde... Mira, alli
nadie te conoce, nadie nos conoce... iqui6n sabe!... Pro-
duce en mi alma un no s6 que.. no s6 que clase de senti-
mientos... algo parecido a una vaga, pero venturosa espe-
ranza de misericordia, de buen camino... Si, iquien sabe
si podriamos... hasta ser felices!
Estas palabras del mancebo revelaban lo interior de un
alma, foco de contradicciones las mas veces, sobre todo,
cuando el espiritu se halla inculto: foco, en que el senti-
miento religioso degenerado en superstici6n, y el instinto
del bien avasallado por las malas pasiones, oscurecen de tal
manera toda luz en el alma del bandolero y de la mujer
extraviada, que en su mala vida suelen mezclar el bien con
el mal, y lo santo con el vicio o con el crime. En tan inex-
plicable amalgama se produce buenas acciones sin el m6-
rito del bien, y las malas, como por habito o fuerza fatal;
no sin pretender la ayuda del cielo en peticiones, anhelos y,
empresas sobrado dignas del infierno. Semejante fen6meno
es nada extrafio en el Mediodia de Europa; y estos casos









COFRE I


que se explican en ciertos bandoleros, por la imaginaci6n,
alucinada a consecuencia de la iliterata narraci6n de fecho-
rfas, que la mente popular casi siempre tan propensa a lo
maravilloso, suele convertir en envidiables y seductoras ha-
zafias; ofrecian patente muestra en el mancebo de que tra-
tamos. El espiritu mis corrompido que el coraz6n; aquel
capaz de odios, y este capaz de amor; lucha de un angel y
un demonio, en que se procede, ya conforme al uno, ya con-
forme al otro, segdn la afecci6n de cada moment. Esto
prueba que el mal se cuela y aposenta mejor en la mente
vacia, que en la que encuentra ocupada.
Volvamos a nuestra narraci6n, tras de estas breves, pe-
ro casi necesarias reflexiones.
No bien habia expresado Ricardo las palabras que aca-
bamos de comentar, cuando oy6se una voz, que segin la di-
recci6n, podia ser de alguien que anduviese. por el vecino
bosque.
Este, era bastante espeso, y formado de Arboles entre-
lazados de abundante maleza, preponderando entire aque-
llos, oscuros y frondosos cares; que aun en la actualidad no
escasean en el contorno: frondosidad y espesura comunes
a casi todos los terrenos de la isla entonces, y que en aquel
lugar trocaban en selva, parte de la llanura hoy toda cafia-
veral extenso y despejado, confundidndola en cierto modo
con los cerros que por various puntos la limitan.
La voz que acababa de oirse, recitaba un antiguo cantar
mirado como fatidico en la comarca.
"Nunca anides, palomita,
alli en la ceiba de Guanica,
porque oculto al guaraguao
vela palomas incautas".
Como si este cantar hubiese helado la garganta de la
doncella, no pudo articular mAs que la siguiente palabra,
arrebujAndose temblorosa junto al seno de Ricardo.
-iOyes?...
-Si, respondi6 el mancebo.









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


Y poniendo 6ste atenci6n a uno como entire silvo y
graznido, afiadi6: iMira!
Lo que la mostraba era un guaraguao, ave que aunque
no suele cazar de noche, sin duda por algdn accident ex-
traordinario y conro si quisiera no desmentir el augurio si-
niestro del cantar, quizA recordado en aquel punto a algin
caminante por la presencia del ave de rapifia, volaba en di-
recci6n a ellos.
Pero no venia de las pr6ximas montafias huyendo del
pitirre, en cuya lucha suele este, a pesar de su pequefiez
respect de aquel, acosarle y herirle una vez tras otra, man-
teniendose siempre a mayor altura hasta sacarle los ojos y
vencerle; sino que llegaba haciendo rueda a una infeliz pa-
loma de las muchas que por alli abundan, hasta el punto de
haberse dado el nombre de Las Palomas a las cercanias de
aquel lugar.
La fugitive, ya cansada y medio muerta del terror que
paralizaba sus alas, amenguando su aliento, no pudo con-
tinuar la emprendida fuga y pos6se o mejor dicho, dej6se
caer sobre una rama de la ceiba.
Abalanz6se a la cuitada el ave carnicera, hiri6la y de-
vor6la en parte, volando luego con el resto de la presa. Tal
vez iba a alimentar carifioSamente a sus hijuelos con los
despojos de otra madre sorprendida y devorada cuando aca-
so buscaba el alimento para los suyos: cadena de cosas ho-
rribles que no pueden hallar soluci6n satisfactoria, sino en
el arcano de una causa final en que el mal sea vencido por
el bien.
Esta feroz escena pas6, como hemos visto, en la copa
del corpulento arbol, a cuya sombra estaban Ricardo y Rosa,
quien aterrada, enmudecia.
Ricardo observaba pensativo. El, valeroso, temerario
contra el mar y las armas de los hombres; ante un cantar,
reputado como fatidico desde la infancia y ante la tropelia
de un ave que parecia haber venido en tales moments a
realizar la predicci6n que acababa de oir; sentia desper-









COFRE I


tarse en su animo todo el g6rmen de superstici6n, tan pro-
pia de las imaginaciones que en lo maravilloso se amaman-
tan y apacientan.
T'an critical situaci6n hubo de subir de punto, cuando al
terider la vista hacia el bosque, vieron los dos amantes apa-
recer y dirigirse hacia el lugar en donde estaban, con lento,
fantastico y solemmne paso, lo que por aquellos tiempos so-
lia llamarse una fantasma; es decir, una figure, blanca la
mayor parte de las veces, representando con este color el
sudario o sabana mprtuoria, y a guisa de gigante, 1levando
por cabeza una luz, casi siempre en forma de ldgubre tea.
Al ver el camino que tomaba la aparici6n, podria creer-
se que su intent era el *de turbar la entrevista de los dos
amantes, cosa comdn entonces, si jugaba algin celoso o
despechado en la partida.
Tanmb&in solian valerse los enamorados que pretendian
acudir a citas en altas horas de la noche, de vestiglos. de
este linaje para aterrorizar al vecindario de los pueblos pe-
quefios y aun mayores, que en semejante 6poca no tenian
alumbrado pdblico ni serenos: logrando de este modo y con
frecuencia, los susodichos enamorados, la calle franca para
sus nocturnos galanteos.
No pudo menos de recorder tambien Ricardo, que de
igual medio solian valerse en las playas y caminos cercanos
a ]a costa Jos contrabandistas y aun su misma gente, para
former el vacio en torno de sus alijos y tropelias; pero en-
tonces no dej6 de imaginar que el fantasma tenia relaci6n
con su amorosa conferencia, y decidi6se a descifrar el enig-
ma: muy resuelto a castigar al habitante de este o del otro
mundo, que asi osaba entrometerse en sus peculiares asun-
tos.
Con este prop6sito dijo a la doncella:
-AguArdame aqui un instant, Rosa mia: voy a quitar
a ese picaro la gana de meters con nosotros.
Y sacando del cinto una pistola que amartill6, lanz6se
al encuentro de la que podriamos Ilamar sombra a no llevar








ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


luz, y que se habia detenido en mitad de su march al
observer el movimiento decisive de Ricardo. Este, aunque
animoso en ocasiones mis terrible o positivamente tales,
y resuelto a desenmascarar al fingido trasgo, no dejaba de
llevar cierto recelo, irremediable para 61 sin duda, ya que el
valiente mozo pertenecia al tiempo de los aparecidos, y ha-
bia sido educado desde la infancia, como la mayor parte de
sus contemporineos, en el terror de lo sobrenatural o de las
cosas del otro mundo como' habian dado en llamarse seme-
jantes apariciones.
En cuanto a Rosa, casi desvanecida, sent6se o dej6se
caer junto a uno de los tabiques del pie de la ceiba, y acu-
rrucose alli cuanto pudo, no sin que cayese de las hojas del
arbol sobre su falda una leve gota de sangre como a mane-
ra de rocio, lo que hubo de aumentar su terror; y cual si
esto no bastase, vino a sobrecoger su inimo hasta un punto
indescriptible, un suave y cosquilloso objeto que, rozando
la frente de la infeliz, cay6 igualmnente sobre su falda, y
que su mano toc6 sin querer y horrorizada.
Pero como si de tanto motive de horror debiese surgir
alguno de calma, el segundo objeto explic6 el primero o sea
la caida de la gota de sangre, trayendo a su mnmoria la pa-
loma destrozada hacia poco, sobre su cabeza: el segundo
objeto a que nos referimos, era una pluma del ave recin
sacrificada.
Cerr6, sin embargo, los ojos, pilida y yerta como la
nieve, casi a punto de perder el sentido trash de tantas emo-
ciones angustiosas, y esper6 ....




















CAPITULO III
La paloma y el guaraguao.

Ya hemos dicho que la fantasma se detuvo en mitad de
su march, sin duda al advertir que era percibida por al-
guien que salia de debajo del arbol con direcci6n a ella, o
Dorque juzgase que asi convenia mejor a su prop6sito de
despeiar aquel contorno, por medio del terror que entonces
solia inspirar esta clase de apariciones.
Dejamos a Rosa junto a la Ceiba, r.edio muerta del
susto, y a su amante Ricardo avanzando hacia el aparecido,
nistola en mano. Continuaba 6s+e caminando con paso de-
cidido; y cuando estaban cerca uno de otro, la fantasma que
sin duda no se prometia tanta decision en contra suya, em-
prendi6 a su vez el moviiriento de retirada hacia el bosque
de donde habia salido.
Vacil6 un tanto nuestro mancebo, acaso por temer
alguna emboscada, pero el anin'o pudo ,nAs en 61, y prosi-
gui6 luego avanzandi con mayor empefio adn.
Retrocedi6 de nuevo el aparecido, y a juzgar por. las
nscilaciones de la antorcha que llevaba por corona, podria
juzgarse que ya su andar era mis precipitado, transcen-
diendo m&s a fuga que a retirada.
LIegado que hubo al bosque, ocult6se en Bl; pero Ri-
cardo, que estaba ya cerca de aquel punto y comprendi6
que iba a perder la ocasi6n de reconocer al disfrazado o a
encontrar mayor dificultad para perseguirlo, visto lo in-
trincado de la maleza y arbolado en semejante sitio; dispar6
la pistol, La bala fu6 silbando a dar sin duda en uno









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA .


de los Arboles de la entrada del bosque; aunque la punteria
apareci6 tan certera, que por un moment crey6 haber dado
en el blanco, pues vi6se que el aparecido se inclinaba como
si cayera, y la luz dej6 de brillar. No podia acertarse enton-
ces si aquel movimiento de la fantasma habia dimanado del
tiro que trat6 de evitar, si fu6 por haberle recibido, o si era
que se agazapaba para penetrar mejor a trav6s de tan en-
marafiado follaje. Es lo cierto, que, la luz se apag6 o se
cubri6 con este.
Pero Ricardo, sacando del into la otra pistola que
mont6 a la vez, continue avanzando y penetr6 en el bosque
por el mismo paraje por donde acababa de entrarse la per-
seguida aparici6n.
El mayor silencio rein6 por algunos minutes. S61o hu-
biera podido percibirse, a estar cerca de la doncella, su res-
piraci6n anhelosa que, produci6ndose agitadamente al com-
pas de los rApidos latidos de su coraz6n, revelaba lo angus-
tioso de su temor en aquellos moments tan dilatados para
la infeliz.
De pronto, sinti6 un ruido sercejante al que produje-
ra una cabalgadura en las aguas de un rio Ilano al pasarlo
a escape; era un caballo ciertamente, y que por venir con
aquella velocidad, producia igual. ruido en la maleza. Alz6
la vista... el caballo venia en pelo, pero traia jinete, diri-
giendose amibos hacia ella.
Jrase 6ste un hombre fornido a lo H4rcules, en man-
gas de camisa y sin sonrrbrero, que tal vez habia perdido en
la rapidez de la Irarcha; mulato oscuro al parecer, de abul-
tadas facciones y cuyos cabellos semilacios, pero enredados
y espesos, agitindose por el viento y la carrera, en uni6n
de unos ojos en que se pintaba cierta ferocidad, delirante
y febril en aquellos moments, derramaban la antipatia en
torno suyo, y acrecian el susto de la cuitada doncella, tro-
cindole en verdadero horror.
Lleg6se a llq esta figure, y desrnont6se del caballq









COFREBI


que dej6 abandonado a si mismo; pero que sin duda por lo
violent de la carrera que babia traido, qued6se inm6vil y
jadeante.
Fubse a la doncella el que habremos de llamar un hom-
bre, porque de este modo suele designarse a quien guard
aquella forma a pe-ar de ciertos rasgos de ferina aparien-
cia; y la precipitaci6n con que el susodicho hombre verifi-
c6 su movimiento, hel6 de nuevo la voz en la garganta de
la pobre Rosa.
El verdadero horror, que seg6n digimos, se apoder6
del Animo de 6sta, al arribo de tan extrafio personaie, 11eg6
al extreme cuando hall junto al suyo la ferocidad de seme-
iante rostro, que como veremnos, loer6 reconocer a pesar
de que la luna se ocult6 en aauel miomento tras de oscura
nube: tal como el ojo moribundo de amedrentado cervatillo.
percibe sobre si, entire las sombras de su terror, la fisono-
mia de la fiera que va a devorarle.
En vano quiso lanzar un grito .de desesperaci6n y de
iaonia, iltimo resto de sus expirantes fuerzas, iltimo ala-
rido de un coraz6n que va a paralizarse: sus labios lograron
s6lo articular a medias, mAs bien murmuraci6n entrecorta-
da .que palabra alro parecido a un nombre; sin duda
el de aquella fiera aue intentaba dar a la infeliz una muer-
te peor que la muerte.
IJuancho! fu6, degvnm pudo dificilmente colegirse, el
vocablo que vino a perderse en los labios de la doncella.
-i Si, el demonio!-respondi6 con voz ronca y tr6mula
de furia, aqu6l a quien Ilamarem'os Juancho, como al pare-
cer, acababa de nombrarlo Rosa.
Y tanto se parecia a lo primero, que acaso la cuitada
juzgole tal, y hasta habriase santiguado, a no sentirse mb-
rir. Cerr6 los ojos y perdi6 el conocimiento. Estaba
desmayada o muerta.
Si hay quien encanece de terror en un instant, tam-
bien se puede morir de horror en tan breve espacio. Si ella
no estaba muerta, lo parecia: nada mas semejante al cada-









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


ver que aquellos ojos cerrados, aquel semblante y manos de
cera, un cuerpo helado y un coraz6n que no latia ...
Todo esto pasaba con la rapidez del pensamiento, con
la de la intenci6n de aquel malvado. Sin duda era brutal e
infame rapto lo que 6ste se proponia; pero venia a ser el rap-
to de un cadAver.
Tomn6 en brazos el cuerpo de la doncella, que aunque
pesara mas en aquel moment, su carga era grano de leve
arena, dada su delgadez, y vista la corpulencia del bandido,
cuyas fuerzas acrecentaba la frenetica excitaci6n con que
Drocedia.
Llev6 a Rosa junto al caballo en que habia venido; y
poniendo el pie sobre un toc6n o piedra que casualmente
acert6 a estar junto a la cabalgadura, trep6, ya que no pudo
altar en esta, por levar ensortijada en el brazo derecho y
apegada a su cintura como a manera de costalillo, a la infe-
liz doncella.
Durante este mrovimiento, la cabeza y pies de la joven
se juntaron casi, a guisa del arco que forma el cuerpo de
descoyuntado nifio, tornado de la cintura por el brazo de un
gimnasta en los circos de volatines. La flexibilidad de aque-
Ila permitia este movimi-ento, aue un artist hibil habria
tomrado para trazar el modelo de una Hebe, arrojada de lo
alto por la c6lera de Jipiter.
Rapido fuM todo esto, como dijimos antes, y una vez
montado el forajido, y atravesado en su delantera aquel cuer-
po, que ain como inanimado era gracioso; parti6 veloz la
cabalgadura, murmurando su jinete con labios en que'casi
parecia asomarse la espuma de la rabia.
-iYa estas en mi poder! que venga a salvarte ese man-
cebo' aborrecido
Y recreindose en la victoria, continue murmurando pa-
labras ininteligibles al compAs de la galucha del caballo, que
volaba hostigado por el tal6n del jinete: desalmado golpe,
aue al repetirse una y otra vez sobre el vientre del pobre
animal, produciase el eco cavernoso, nada grato para oidos









0OFR ES


compasivos; pero I qui6n podria compadecerle alli? Las sel-
vas, si sienten, callan: un cadaver no compadece: y una
fiera lejos de comnpadecer, goza en el mal.
Cruzaron la llanura caballo, jinete y muerta; y era de
ver el semblante de aquel condenado, con alegria tan feroz,
con expresi6n tal, que parecia su rostro el de Satands vo-
lando a trav6s del espacio con el inmenso regocijo de lle-
varse un alma!
Entre las expresiones que destrozaba en sus labios, mez-
clados de votos, ternos y blasfemias horribles, podian per-
cibirse algunas que revelaban los celos del tigre, el rencor
de la hiena y el furor de todas las fieras juntas.
-Td, el preferido, ven a buscarla. Te aborresco mAs que
el Diablo a Dios... Si pudiera beber tu sangre!... Pero no;
con la que te juego tengo bastante por ahora... i C6mo ra-
biaras! lqu6 gozo! Y cuan bonita es! Oh! Rosa: tam-
bi6n te malaria, porque tu desd6n me ha dado mil muer-
tes Maldita seas!
Al decir esto, la besaba con furor.
-i Oh! i qu6 fria! i Si estara muerta? Su coraz6n no pal-
pita, su semblante esta tan pAlido como esa infame luna
que pretendia desbaratar mis planes con su eterno brillar;
pero lo de la fantasma me ha salido a pedir de boca. Con
zancos, sabana, cucurucho blanco y una tea de tabanuco; si
no lo amedrent6, como ha sucedido a hombres muy valien-
tes; logr6 apartarle de Rosa, a quien puedo llevarme, mien-
tras 61 me busca por el monte y en forma de aparecido. Ver-
dad es que lo de la fantasma, era arriesgado, y pudo costar-
me la vida: la bala di6 bien cerca de mi; pero no habia tiempo
que perder. iLos espi6 en vano tantas noches! Esta podia
ser la uiltima. Diablo de capitan con sus precipitaciones!
Pero es menester ir tras del oro y de la plata, aunque cues-
ten sangre y fuego.- Si esta mujer me hubiese querido,
habria dado por ella todo el oro de mis rapifias. Con ella
y con un barco iquien podria resistirmne? Todo el oro se-
ria para los dos inicamente ... y lay! idel que la mirase!









ALEJA.NDRo TAPIrA Y RIVERA


Al decir esto, la cubria de halagos, como si la ponzofia
del escorpi6n fuese bastante a reanimar aquel hielo tan pa-
recido al de la Parca. Sus brazos al rededor de semejante
cuerpo, parecian los apretados anillos de la serpiente.
-iSi estarA muerta!-torn6 a decir-No, esta viva: es
tan s6lo el susto lo que produce en ella este marasmo. Ya
resucitarA. Sin duda es el Demonio que me juega esta mala
partida, para ver si la cojo miedo. Ni al Demonio temo: yo
lo soy tambi6n. Pero a ella. no; tampoco. &C6mo,
miedo, si esti viva? Pues que, Iasi nada mas iba a mo-
rirse?
Y temblaba y estrechaba febril aquel cadaver, en tanto
que el caballo aguijoneado ferozmente, enardecia su galope
al trav6s de las rralezas que a veces le cubrian; y en tan
ripida march no. valian piedras, ni troncos, ni accidents
del terreno. Pero la serpiente temblaba al contact de aquel
cuerpo frio, y lo estrechaba mrs y mas ...
SCosa singular! El cuerpo estrechado parecia comprimir
a la serpiente enroscada en 41. Sentiase 6sta mis apegada
cada vez, mAs unida al mismo, que comenzaba a ser pesadi-
sima carga, cefiidora cadena mAs dura que el hierro, aue le
oprimia, que le apretaba, que ya le ahogaba... Sentia la
necesidad de tomar aliento, de respirar siquiera ...
Detuvo el caballo, sin lograr explicarse lo que le pasaba;
y como quiso en vano desprenderse del cuerpo helado de la
joven, que parecia haberse adherido como propios los bra-
zos suyos, hizo esfuerzo mayor para arrojarlo imposi-
ble! quiso saltar con 41 a tierra .. impossible tam-
bin! .
Imagine el lector la pesadilla en que alguna vez habri
sentido la inercia tenaz de sus miembros, la imposibilidad
absolute de moverlos, el vano querer huir bierro pega-
do al imAn, ostra que intentara desasir del mangle su adhe-
rida concha, moribundo testiceo que no pudiese con el peso
de su dura vivienda; y comprenderA f4cilmente lo que pasa-
ba a'Juancho.









COPRESt di

Claro esti que si 41 podia career en pavorosas influencias
de parte de los nuertos, terror harto comdn entonces hasta
en los hombres mas animosos; no pretendemos que los lecto-
res de nuestro tiempo lo tomen como 61. En 6ste era sin
duda fen6meno nervioso producido por el terror de que en
vano pretendia no darse cuenta, y dimanado de varias cir-
cunstancias juntas, que a la manera de corrientes diversas
venian a confluir en un solo cAuce, confundiendo en uno
mismo y fuerte, sus leves inmpulsos anteriores. Tales eran:
la soledad, que influia en su Animno perturbado porque en
la soledad estA lo invisible: los misteriosos y fugaces ruidos
de la noohe, que podriamos llamar los ecos del silencio y que
pasaban junto a 41 dejando en sus oidos palabras y acentos
inexplicables; pero que su terror traducia en alimento del
mismo: la yerta y pesadisima carga, con la sensaci6n que
experimentaria el verdugo, si su mano se quedase pegada,
unificada para siempre con la cabeza cortada que abofete6;
y por iltimo el delito proyectado, cuya sombra iba tras 61
y delante y dentro de B1, agigantAndose en la imaginaci6n
para dominarla; turbando sus ojos para que no viesen sino
a 41; zumbando en sus oidos para que no escuchasen sino
su voz; paralizando sus miembros con rrano de plomo. apre-
tando su coraz6n con mano de hierro Por fin, redobl6
el esfuerzo, esfuerzo mAximo, supremo, ins6lito, inaudito, y
cay6 del caballo, del que pretendia lanzarse; dando en tierra
con el cuerpo de Rosa, entire sus brazos entumecidos, que
por fortune, el suyo automAticamente la libr6 del golpe.





















CAPITULO IV
La casita de Rosa.

No era extrafio que Ricardo recorriese el monte sin ha-
llar al que buscaba, ni dar siquiera con rastro suyo. Lo
intrincado de aquellos era cosa tan comfin en nuestra isla,
que rara vez podia irse de un punto a otro, sin tener que
abrirse camino con el hacha y el machete; camino cuyas
huellas borraba muy presto la asombrosa feracidad del pais,
favorecido por el calor de todo el afio y por las frecuentes
lluvias. Estos dos agents, los mis poderosos en el reino de
Flora, cubrian de frondosa espesura en un abrir y cerrar-de
ojos, los pocos desmontes que la enrarecida poblaci6n de
la 6poca se veia precisada a hacer, para el escaso cultivo y
para el trAnsito rigurosamente indispensable. Por esto, el
ganado crecia manteni6ndose salvaje en los grandes hatos
que abundaban en la isla, aglomeradas en pocas manos vas-
tas extensions, que sus propietarios visitaban rara vez, si
es que lo hacian; siendo tal la espesura de las florestas, la
abundancia de montes firmes y la escasez no ya de caminos,
sino de simples veredas; que la caceria de cerdos y de aves
dom6sticas (que con abundancia suma se habian alzado y
hecho cimarrones) se tornaba casi impossible. La visit
del Gobernador Dufresne dej6 de girarse a la mayor par-
te de los puntos de la isla, en el siglo filtimo (XVIII), por
lo impracticable de las vias o por su falta absolute, y en
la 6poca de nuestra narraci6n, sobrado quedaba adn de las
antiguas dificultades.










ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


Hablamos, no ha much, de la ceiba de Guinica: arbol
cuyas raices cubren una extension de mis de setenta pasos
en circuit, y que, como indicamos, contiene dos grandes
alcobas en su tronco, obstruidas por un bosque de juncos,
malezas y parisitas; por entire lo cual ha crecido algin ar-
bol (mis de uno tal vez), difundiendo su copa en el centro
de este coloso de las selvas, que parece abrazarle cariiioso
con sus gigantescas ramas.
En frente, no lejos de este monument hist6rico-vege-
tal, y hacia su norte, se alza una colina que parece brota-
da alli de repente, con pretension de interrumpir lo vasto
de la 1anura, y que ahora muestra la aridez caliza que en-
tonces ocultaba con montuosa tinica.
A sus pies corre hoy el sendero de Yauco a Guanica,
y en su falda estaba la casita de Rosa.
Era aquella morada verdaderamente rdstica: de made-
ra de palma con techo pajizo el cuerpo principal, y de ya-
guas la cocina; uniendose ambas parties por un pasadizo cu-
bierto del propio material que Bsta, segdn se acostumbra en
los campos de la isla.
Levantibase poco del suelo la dicha casa sostenida por
vigorosos estantes, y veiase entire estos, junto a la escale-
rilla cubierta a su vez por cierto colgadizo o barbacoa desti-
nada a secar el grano y que se extendia a todo el batey; el
becerrillo, que echado y rumiando alli, dejaba acopiarse en
la ubre materna, con su privaci6n de toda la noche, el con-
tenido de algunos cocos de leche que debian servir para el
desayuno de la familiar.
Componiase esta de la abuela de Rosa y de su her-
mano, mudador de oficio; pues comenzaba ya en algunos
puntos la ceba de novillos al canto de talado o a la soga,
como suele decirse; pero que a la saz6n se ocupaba de prefe-
rencia en el pastoreo del hato. Muchos de estos hatos ha-
bia en el pais, aunque iban demoli6ndose poco a poco para
convertirse en haciendas de cafia; y la finca mencionada era
ya desde algunos afios semi-ingenio a la modern, gracias










COFRESI


al progress en el cultivo de aquella graminea. Esta se ex-
tendia y mejoraba en nuestros campos, aunque lentamente,
para introducir con el tiempo los molinos de vapor, que ain
no habian comenzado a sustituir a los trapiches de bueyes
y de madera en su mayor parte. Era 6poca de progress en
la pecuaria, porque reemplazaba la soga al cercado, y de
transici6n en la vida rural de la isla, porque iba dejando de
ser pastora, uno de los primeros pasos en el modo de ser
de los pueblos, para convertirse en agricultora, segunda jor-
nada en la via de la riqueza pdblica.
La condici6n de, arrimado, como llaman en la costa Sur,
a los que se denominan agregados en la banda Norte, no
impedia la cultural de algin terreno que solia, como hoy,
permitirles el propietario. Asi es que, perteneciendo a esta
clase la familiar de que hablamos, podia verse junto a la ca-
sucha referida, un corto platanal y algunas cuerdas aradas
en parte, y en parte sembradas de cereales propios de la
zona, y de batatas; siendo una y otra cosa el alimento pre-
ferido de los labrieg6s y afn de la rica gente campesina.
Estaba la casita cerrada y silenciosa, y las ventanas
del cuerpo principal, que contenian los dormitories, tampo-
co mostraban luz por las rendijas que en la mayor parte de
nuestras casas rdsticas, forman casi siempre las mal ajus-
tadas maderas y peor cerradas hojas.
Ricardo habia recorrido pues, initilmente, parte del ve-
cino bosque, y habiase vuelto al pie de la ceiba, donde le
hallaremos sentado. Pensaba sin saber que: imaginaba sin
acertar a imaginar Jo acontecido. Sumamente desazonado
nuestro mancabo, no lograba darse cuenta de la desapari-
ci6n de Rosa, a quien en vano tambien habia buscado con
ahinco en los alrededores de aquel Arbol. L QuB pensar, pues,
qu6 imaginar, y sobre todo, que hacer?...
Su caballo que indiferente pastaba junto a la ceiba, de-
bia ser el 6nico testigo de lo que podia haber pasado a Ro-
sa; pero testigo impasible y mudo, y como acabamos de de-
cir, indiferente.









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


Casi desesperado, tom6le de la rienda, montAndole, re-
suelto a dar nueva batida al bosque; pero comprendiendo,
por lo alto de la luna, que era avanzada ya la noche, record
que en la madrugada pr6xima debia estar a algunas leguas
de aquel sitio para embarcarse.
-i Qu6 horrible incertidumbre!-exclam6; y emprendi6
la march a escape en direcci6n del monte, con ojos que
pretendia escudrifiar entire las sombras.
Su espada le abria en lo possible camino al trav6s de
tan tupidos matorrales, logrando a duras penas ganar algu-
nos pasos por entire los mismos, y teniendo que perder la
mayor parte del tiempo en desenlazarse de semejantes re-
des. Ya se enmarafia en alguno de los trepadores galarip-
sos que en la selva abundan, cayendo a modo de cabelleras,
doradas o verdes, de las frondosas lianas, cuyas copas y
troncos suelen cubrir casi por complete; ya entretejida ra-
ma le azota la mejilla; ya tiene que cerrar, y a toda prisa,
los ojos para libraries de urticineas pencas; por donde quiera
tropiezos, inconvenientes, y oscuridad, en que el caballo a
su vez cierra los ojos, y azuzado, camina a tientas por en-
tre yerbajos y matojos entrelazados que le enredan, o es-
pinosos bejucos que le punzan...
Convencido al cabo, despues de algunas vueltas y revuel-
tas Arduas y dificiles, de lo indtil de su empresa, atrech6
por donde mejor pudo, y sali6se de nuevo a la llanura llegan-
do cabizbajo al pie de la ceiba: no habia encontrado ni rastro
que seguir, ni motive de sospecha que le Ilevase a proseguir
en semejante exploraci6n.
-Si, eso serA exclam6 acariciando una idea que venia
a calmarle un tanto. Acaso su terror ante el aparecido,
acrecentado por la soledad y mi tardanza, la impulse a huir
y a refugiarse en su casa. MAs vale asi, ojala! Este pensa-
miento me tranquiliza. &Qu6 otra cosa puede haberie su-
cedido?
Con efecto, c6mo podia inraginar l1 lo que habia pasa-
do? Pero, a juzgar por esto, no conocia lo bastante a la don,










COFRESI


eella. Rosa hubiera muerto alli de miedo, antes que abando-
nar aquel paraje, sin saber lo que habia ocurrido a su Ricar-
do en tan sombria floresta.
Sin embargo, su amante no imaginaba en ella tanto te-
s6n, ni la juzgaba heroina, sino hasta cierto punto. La triste
idea que el vulgo de los hombres tiene de las mujeres, no le
Ilevaba a suponer ni tanto amor ni tanta decision aunque
pasiva: la dnica decision possible en la infeliz paloma que el
guaraguao acababa de arrebatar de alli.
Dirigi6se Ricardo hacia la casita que hemos tratado de
describir. Las ventanas de 6sta se hallaban a la altura del
jinete, que asentado en su montura y sin mayor esfuerzo,
habria podido ver lo que pasaba dentro de la casa, a estar
abiertas aquellas, o por las hendiduras de la misma, a haber
habido luz. Alli permaneci6 el mancebo durante algunos
minutes, notablemente indeciso. Pens6 en silbar como de
costumbre, para recorder de este modo a Rosa su presencia
en aquel sitio; pero temi6 alarmar a la abuela y causar que-
branto a la pobre joven, que tal vez acurrucada en su lecho
y tapada de pies a cabeza para no ver la oscuridad, como
suelen hacer los nifios y mujeres temerosas, trataba de olvi-
dar la aparici6n del bosque, cuyo recuerdo la sobrecogia de
espanto.
-Si, acaso duerma ya: dej6mosla continue Ricardo
hablando consigo El suefio sera para ella beneficioso des-
pues de tantas zozobras. i Qu no ha pasado la pobrecita! Si,
dej6mosla. A vuelta de viaje, trataremos de poner remedio
a nuevas ocasiones de aparecidos y fantasmas: hablar6 deci-
didamente al Capitin, y la llevar6 conmigo.
Los ladridos del perro de la casa, acabaron de decidirle
a marchar, temeroso de suscitar a la cuitada mayores zozo-
bras.
Pero parti6 a paso lento y vacilando; y cuando record
lo adelantado de la noche, apresur6 el andar de su caballo,
no sin pararle como indeciso mas de una vez. 4 Seria presen-
timiento de lo que habia pasado a Rosa? ... Emprendia de










38 ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA

nuevo la carrera, pero miraba hacia el bosque, como si tra-
tase adn de descubrir al que habia perseguido en vano, y ha-
cerle pagar una osadia que no se resignaba a dejar impune...
Por 6ltimo, la distancia y las malezas acabaron de ocultarle.
-Algin majadero, que acaso nada tendria que ver con-
migo, y a quien sin duda he hecho mal tercio. En este caso,
no seria yo el agraviado ciertamente.
Tales fueron sus iltimas palabras al ocultarse en las
sinuosidades del camino: esta suposici6n, paliativo de su las-
timado amor propio, era por el moment buen recurso para
que continuase su march algo mis conform.




















CAPITULO V
Cain.

Antes de proseguir la narraci6n que hemos emprendido,
no estara de .sobra recorder, a los que la lean, las observacio-
nes que por extenso podrian ver en la inica historic de nues-
tra isla que poseemos. Alli encontrarian grAficamente pinta-
da la manera que tuvo en formarse la poblaci6n, y su modo
de ser a fines del pasado siglo XVIII, de cuyo modo se mos-
traban ain las trazas en la 6poca de los sucesos que venimos
relatando. Asi podrA explicarse mejor la facilidad que debian
hallar en su manera de vivir los personajes a que nos refe-
rimos, circulando por donde quiera al amparo de selvas im-
penetrables y escondrijos sin cuento; ya ignorados, ya inac-
cesibles; dada como hemos dicho antes, a la falta de comuni-
caciones y lo desierto de nuestros campos y playas. Aiiadase
a esto la temerosa complicidad de los unos y la codiciosa de
los otros, pues era cebo para muchos el merodeo de los mis
osados; asi como la predisposici6n a favorecer el contrabando
en muchas poblaciones de la costa, a causa de las restriccio-
nes del sistema prohibitive (no abolido en pro de la bandera
extranjera hasta 1824), cuyos monopolies no bastaban a sa-
tisfacer las necesidades, con otras razones que apuntamos
al principio de estas piginas; y se vera cuan fAcilmente y a
las claras, podia verificarse lo que hoy no s6lo seria dificil
sino impossible, poblada la isla, extendidas las comunicaciones,
en prActica la industrial, robustecida la vigilancia, liberali-
zado el sistema financiero en armonia con las necesidades
antes cohibidas; y como consecuencia de este progress, va-









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


riadas de un todo las ideas, costumbres y manera de vivir
de los habitantes.
A la hora que pasaba junto a la ceiba de GuAnica lo que
acabamos de contar, ocurria otra escena de muy divers lina-
je en distinto punto de la costa.
Nuestros lectores habrAn oido mentar, si no le conocen,
el pefi6n de Tallaboa, o Tayaboa con mayor propiedad a nues-
tro entender, dado el origen visiblemente indigena de este
vocablo: mogote cavernoso, a cuyo pie vienen a estrellarse
con suave rumor las olas del mar, generalmente apacible en
aquel trozo de playa. Derivaci6n el referido cerro de unas
de las montafias que sirven de estribo a la cordillera central
de la isla, ha sido en el dia bastante desangrado por el pico
del ingeniero, para former una senda, que, por no ser bas-
tante amplia, por lo hueco de la base y la desigualdad del
terreno que aun conserve sus naturales vertientes, no deja
de requerir alg6n cuidado de parte de los muchos que tran-
sitan por alli en carruaje.
En la 6poca de nuestra narraci6n, apenas daba paso a
las caballerias lo que mis bien debia llamarse simple veri-
cueto que senda franca y practicable, harto mis elevada que
la que hoy se denomina carretera; y como aquel pefi6n venia
a morir a flor de agua, conservaba adn mis que en la actua-
lidad su abrupta inclinaci6n; transitando s6lo por alli alguno
que otro viandante, que en la necesidad de recorrer aquella
parte de la costa Sur, queria evitar a su march larguisimo
rodeo, por ser todo en derredor monte cerrado y desprovisto
de senderos.
Y no era alli el fnico peligro el de rodar hacia el mar
desde grande altura, con riesgo de estrellarse en las rocas
de la orilla, a poco que el caballo se desviase; puesto que
aun mayor podia ofrecerse al viajero, de noche sobre todo,
por lo solitario y fragoso de semejantes sitios.
A corta distancia de la mar, veiase medio oculta entire
arboles y malezas una que otra cabafia de pescadores, al pa-
recer; pero que solian ser a la vez contrabandistas, de los que










COFRESI


utilizaban, ya ocultando, ya perpetrando alijos de su propia
cuenta, la rada solitaria de Tallaboa, a cuyo misterio contri-
buian en much los sinuosos y extensos manglares nada es-
casos en ella;.mientras que no lejos del peii6n, hacia lo que
forma en el dia la bifurcaci6n del camino de Ponce a Pefiue-
las y Guayanilla, se hallaba, otra casucha como a manera de
ventorrillo a semejanza de los que ahora se encuentran en
los caminos pdblicos de trecho en trecho; s6lo que en aque-
llos lugares no habia ni camino ni pdblico, sino como hemos
dicho, vericuetos y soledad.
La casa a que nos acabamos de referir, construida de
madera con soberao, o piso de lo propio y techo de yaguas,
y por variar, de teja en much parte, componiase de tres
breves compartimientos y su colgadizo en la fachada princi-
pal, destinado a guarecer del sol o de la lluvia las cabalga-
duras de los que alli entraban.
El primero de los mencionados cuerpos o sea el inme-
diato al colgadizo y angosta vereda que servia para el paso
de los transeuntes, estaba destinado al ventorrillo; el se-
gundo, en forma de camaranch6n o dormitorio con barba-
coas y petates, a guisa de camas, se guardaba para los de
la casa, y si era necesario, para alguno que otro caminante,
de los pocos a quienes la noche o el mal tiempo sorprendia y
atajaba en semejante punto; el tercero, separados todos tres
por simples tabiques de madera, venia a ser la leonera o ga-
rito, con puerta posterior que daba al campo, y su pasadizo
a una gran cocina, oculta, como el tercer aposento, entire la
somnbria arboleda que por todas parties asediaba la casa. La
expresada cocina se utilizaba en la confecci6n y servicio de
los mofongos y cenas, que para los manigiieros (jugadores)
se preparaban en las altas horas nocturnas.
El sefiuelo, o llamindole mejor, el tapadillo, lo hacian a
las mil maravillas para el inexperto, que raro seria el de
aquellos contornos que lo fuese tanto, dos o tres campesinos
ociosos, quienes entretenian cantando en presencia de otros
various que les formaban corro, algunas coplas de las que










ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


nuestros jibaros suelen apellidar trovas, y que vienen a ser
disparatadas decimas o redondillas, en que casi nunca hay
sentido complete y rara vez concept que sea oportuno. Y
gracias que el metro no sea siempre desatinado y haya rima,
es decir, consonante, en lo que tampoco andan acertados casi
nunca, por mAs que sea en lo que funden mayor empefio; pues
suelen dar con suma frecuencia asonantes por consonantes;
valiendose por lo comdn de un pufiado de voces en i6n y en ia
que a cada paso endilgan vengan o no a cuento.
Y es cosa de ver la ufania con que se tienen como im-
provisadores, las glosas que hacen y el c6mo entran en liza,
cuando se juntan dos o mas cantores a ver cual disparate
mas y mis a tiempo, si tiempo, puede haber en lo que no re-
conoce media de juicio.
De vez en cuando suele oirse en boca de estos trovado-
res, como ellos mismos. se denominan, alguna estrofa que,
aunque dislocada por el mal uso, hubo de ser en su origen,
obra de algin antiguo poeta castellano, cuyos cantares ha
dlevado la popularidad a los labios del vulgo por los afios de
los afios. El insigne autor de La vida es suefio, podria reco-
nocer, a pesar de profanas mutilaciones, en los labios de los
aludidos rapsodistas, algunos de sus versos, inc61umes ain,
en medio de otros mis o menos estropeados, y hasta redon-
dillas enteras glosadas al antojo de aquellos, como la famo-
sa de
Aprended flores de mi
lo que va de ayer a hoy, etc.
DesgafiitAbanse, pues, dos o mas de estos trovadores en
la tienda referida, como veniamos diciendo, al son del" tiple
que ya rasgueaba o punteaba por lo alto, en tanto que la
bordonda la acompafiaba por lo bajo; y el corrillo boqui-abier-
to, aplaudia con risotadas o recibia con zumbas el final de
cada trova.
Esta especie de emulaci6n floral no impedia que algunos
se acercasen al mostrador del tenducho, en cuyos anaqueles
habia tan s61o varias provisions fiambres y unos cuantos










COFRESI


frascos y botellas de lo ardiente, que juzgaban a prop6sito,
ya para aclarar (segdn expresi6n suya) la garganta, que no
voz, de las cantores, ya para aguzar el oido de los del corro.
Cualquiera que acertara a pasar, aunque fuese alguino de
la patrulla de urbanos, porque esto ocurria de noche y jus-
tamente a la misma hora que Ricardo platicaba con Rosa
junto a- la Ceiba de GuAnica; paribase a escuchar la pugna
de cantores, si no se decidia a tomar parte en ella, aunque
de paso, echando su copla o su brindis a la salud de los
mismos.
En la leonera de que hemos hablado, venian con frecuen-
cia a desplumarse, durante la mayor parte de las noches, los
contrabandistas y muchos vecinos acomodados de la co-
marca, que aceptaban y aun buscaban su compafiia como
excelentes cofrades en su pasi6n favorite.
En la estancia habia por (nica luz la de algunas velas
de sebo, industrial dombstica del pais, colocadas en la boca
de botellas vacias, a modo de candeleros, y que si iluminaban
la desnuda mesa de pino, dejaban casi en complete sombra
el resto de la habitaci6n. Sobre la dicha mesa, nadaban la
plata y el oro, formando en torno de la misma, diferentes
montoncillos que crecian o menguaban alternativamente, se-
g6n el flujo y reflujo del juego, a la manera que las arenas
del mar, impulsadas de un punto a otro por el oleaje, elevan
aqui un bajio que disminuye o desaparece, formandose o cre-
ciendo en otra parte; en tanto que sobresalia como el Terra-
nova o banco-m6nstruo de aquella reluciente mar, la consi-
derable pila del banquero.
Sentados en derredor de tan fluctuante marea y en ban-
cos o taburetes, parecidos a la mesa por su desnudez y ma-
terial, hallabanse como hasta una docena de hombres de di-
versos aspects y cataduras; mientras que por cima de los
sentados, veiase a otros de pie, siguiendo como aquellos con
Avidos ojos y rostros desencajados, los vaivenes de la suerte,
cuya rueda giraba en manos del banquero. Los movimientos
de fisonomia, de dedos y de baraja de parte de 6ste, se re-









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


flejaban en los animados semblantes de los jugadores. Remb-
randt hubiera encontrado en aquel juego de luz y sombra, el
claro-oscuro favorite de su escuela, al paso que un ValAzquez
habria podido sacar de semejante variedad de rostros y acti-
tudes, material para un cuadro, rival en composici6n de aquel
en que represents a Lieo coronando a unos borrachos. El
naturalismo de uno y otro pintor se daria por'satisfecho con
aquella expresi6n multiple y rica, que ya en si era un cuadro,
a poco que se idealizase el conjunto; porque si el arte consis-
te en la armonia del fondo o pensamiento con las formas que
la naturaleza brinda, alli se encontraba semejante armonia,
o lo que es lo mismo: variedad de semblantes y actitudes,
vivficados por una sola pasi6n.
El banquero en aquellos moments no tenia fisonomia,
no era hombre, se habia convertido en un par de manos: una
que comprimia y otra que exprimia la baraja para extraer de
ella una sola carta. Manos tr6mulas poco o much; pe-
ro que no podian estar serenas, a causa de que la vida,
desapareciendo de su cuerpo suspendido y de su fisonomia
cabizbaja, se habia refugiado en ellas y en aquellos naipes,
que parecian adherencia de las mismas, confundidndose con
6stas en una sola pieza, en una sola palpitaci6n. Su eoraz6n
no latia, pero latian los dedos, que llenaban en cierto modo
las funciones de aquella entrafia; pudiendo decirse figurada-
mente,.que sus yemas comprimidas y sus ufias pilidas o ro-
jas, segun los cambios de presi6n de las primeras, venian a
ser manos vivas en cuerpo muerto, manos de came en cuerpo
de piedra. Y si esto podia decirse del que tallaba, no parecian
menos petrificadas, menos propias de verdaderas estatuas,
las fisonomias de los demAs, uncidas a la negra orla de una
carta, que al asomar por entire los dedos de aqu6l, traia una
emoci6n que pasaba con la rapidez de un latido: suspiros que
abortaban dentro del pecho, que no llegaban a los labios, pa-
ra dar lugar a otros que a su vez morian.sin articularse:
oleadas de esperanza y de temor, mis efimeras que la exha-
laci6n luminosa en el espacio, luz que ni tiempo tiene de lucir,










COFRESI


esperanza que ni Ilega a esperar, temor que no osa temer,
labios que articulan sin hablar, palpitaciones que se inte-
rrumpen unas a otras, nariz que ni aspira ni respira, frente
que trasuda y que se abrasa, manos que se hielan, que auto-
miticamente se crispan, siguiendo la crispatura de las que
oprimen aquellas cartas, ojos que se han convertido en mira-
da, sangre que se ha convertido en ansiedad, cuerpo que se
ha transformado en espectro, y alma, en fin, que no vive,
sino que mira; y todo porque unos dedos se agitan convulsi-
vos y expurgan y exprimen y entresacan lo que al parecer
quieren y no quisieran,sacar, lo que todos aquellos ojos quie-
ren y no quisieran ver... Pero respiremos 'un instant, si
tiempo nos da para ello lo que se espera, lo que se teme, lo
que no sale, lo que va a salir...
Si la expresi6n de fisonomia era una sola, los tipos ofre-
cian al espectador la mis extensa variedad: diversidad de
edades y hasta de colors, pues en semejante pandemonium,
la codicia niveladora habia pasado su rasero por cima de las
preocupaciones de clase; asi es que junto a las canas, nada
venerables alli, se veia la imberbe mocedad; junto al color
mas africano, el mis caucisico, y junto al propietario y hom-
bre de cuna o posici6n distinguida se mostraba el desarra-
pado aspect del vagabundo: mescolanza que venia a recor-
dar, que las mas niveladoras de las repdblicas, son la del
vicio y la de la muerte.
Pocas eran las veces que la paz reinante alli en aquel
moment, no se turbaba por los inconformes raptos de la bur-
lada codicia; s6lo que el interns de todos cuidaba de resta-
blecer pronto el desconcierto, imponi6ndose en mayoria el
descontentadizo, que se reportaba tascando aquella especie de
freno, por temor de ser lanzado y no admitido en la asamblea.
Semejantes veredictos eran sustentados generalmente por la
espada de coco de que no carecia la mayor parte de los con-
currentes, y no falt6 ocasi6n de Ilevar la mano a ella cuando
alguno de los adeptos quiso oponerse; pero no dejaba de ha-
ber, por lo comdn, un tercer grupo de conciliadores que re-









ALEJANDRO TAPIA Y RIVBRA


cordase a los agramantinos su interns principal que era el de
todos: el de volver a jugar, fiando a la suerte la decision de
la contienda. Como por otra parte, y era lo que debia aconte-
cer, la mayoria ni pierde ni gana, sino que en el proceloso
vaiv6n de ocdano semejante, va hacia los unos la ola que se
desvia de los otros; las fuerzas, es decir, los intereses,-m6-
vil y corolario de las pasiones, venian muy pronto a equili-
brarse por si mismos. i Cosa singular! Alli donde todo era, no
a la buena de Dios, sino a la mala del Diablo, solia tallarse
con mAs legalidad que en parte alguna, porque qui6n entire
tanta gente ducha y avezada podria pegArsela a los demas?
, Por eso no es de extrafiarse que reinara alli la calma
exterior, cuando la tempestad rugia sorda en tales corazones;
sin embargo, habianse dejado ver tras de aquella aparente
bonanza, sintomas de que podia no ser duradera: cosa que
el lector habria percibido a entrar en el garito moments
antes.
Estaba entire los concurrentes un hombre que desde lue-
go podriamos calificar de cinicamente ostentoso, al ver su
afectado lujo de botones de brillantes, sortijas y cadena de
oro, fuera de lugar o en desconcierto con su traje maltrecho
y desaseado.
Lo siniestro de su fisonomia le hacia mAs calificable de
facineroso que de contrabandista, robustecida esta califica-
ci6n por la mirada torva, por la nariz corta y remangada, que
con cierta cuadratura mis bien que 6valo por cara, y unos
ojos entire garzo y pAlido azul, le asemejaban al gato months
o al tigre, todo lo que la corva nariz y los ojos casi juntos
suelen, por ejemplo, ofrecer de parecido al gavilin en otras
fisonomias.
Desde que lleg6 aquel hombre, habia torado el ga-
rito el aspect de sorda perturbaci6n que precede a la tem-
pestad; pero nunca parece mayor la calma que antes de aque-
Ila, como si la naturaleza tratase de recoger con algin mo-
mento de reposo sus fuerzas para la lucha, como si los ele-









COFRESI


mentos se temiesen unos a otros, o tratasen de engafiarse
mituamente para sorprenderse con el primer golpe.
La Ilegada del sujeto que acabamos de mencionar, fu4
saludada con murmullos de recelo; y la palabra Cain, sonan-
do por lo bajo de boca en boca, revelaba un nombre significa-
tivo, un apodo muy bien apropiado.
Cuatro palabras acerca de su historic probaran esto dl-
timo. En iracundo arrebato, que motive la codicia o la envi-
dia quizAs, habia dado muerte a su hermano. El presidio le
abri6 sus puertas; pero tras de otro homicidio perpetrado
alli, torn6 a abrirselas por si propio en son de fuga, y con
la mira de burlar el recargo que le amenazaba. Seguia, pues,
su carrera de oro y de sangre. El oro era en 41 avaricia en
cierto modo, puesto que lo enterraba; la sangre era alimento
que de vez en cuando necesitaba su indole, en que el elemen-
to fiera, que entra como por via de universal sintesis en la
composici6n del hombre, predoninaba. Procedia, pues, por
instinto, puesto que las pasiones eran en 61 meras causes
ocasionales. Naci6 homicide como se nace deforme, s61o
que en 41 estaba adornada tan horrible tendencia, con el con-
curso de la ira que le cegaba, la codicia que era su apetito
y la envidia que era su medula; pudiendo decirse, que en 41
no venia a ser este sentimiento tristeza del bien ajeno, por-
que la codicia constituia en su Animo una forma de la en-
vidia, o mejor expresado: esta y aquella pasi6n se causa-
ban, se compenetraban para producer la ira. Esta entonces
pintaba lo rojo en su retina, prestaba a su olfato el olor de
la sangre y ponia en su diestra el pufial que le habia dado
con su primer uso, entire los mismos series de su jaez, el apo-
do o sobrenombre de Cain. Y como la soberbia es hermana
de la envidia, llevaba con soberbia aquel nombre que repe-
tia, aplicAndoselo con la cinica jactancia del malvado: que si
la pantera se reconociese y pudiese hablar, no se negaria a
si misma, porque al negarse, dejaria de serlo.
Los murmullos de que hemos hablado, a la entrada de
Cain, a quien daremos este nombre que parece constituir su









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


gloria, equivalian a entronizar en el garito la desconfianza
de que el sosiego continuase reinando. Su parte hostile, su
renombre y las varias ocasiones en que habia perturbado el
juego, eran la causa de temores semejantes; por lo que no
faltaron tizonas requeridas y aprestadas con disimulo para
lo que sobreviniese. Esta predisposici6n contribula en parte
a la moderaci6n del bandido. Quizas cont6, aunque a ojo de
buen cubero, el nimero de espadas que podrian opon4rsele,
en case de que la p6rdida o el anhelo de alzarse con la mesa,
le pusiesen en arrebatada furia: tal vez advirti6 el disimu-
lado requerimiento de espadas y el presto de intenci6n de
los jugadores, porque sabido es, que el loco por la pena es
cuerdo, y el candente hierro suele domar la fiera.
Desde el primer moment puso a una sota cuanto lle-
vaba en los bolsillos, los que vaci6 sobre la mesa, como quien
quema sus naves, arrimando con tosco ademAn aquel pufiado
de oro y plata. Tosi6 luego y mir6 en torno suyo entire re-
celoso y provocative.
El juego continue sin novedad, s6lo que las manos apre-
taron convulsivamente las tizonas.
iUn as! ..
Pasan cartas.
iUn dos!...
Pasa una carta y otra y otra.
i Un rey!
El grupi6 arrim6 a la banca lo favorable y pag6 lo ad-
verso.
El siete que le hacia frente arriba, es decir, en lo que los
jugadores Hlaman el albur, habia perdido.
Quedaba en pie tan s61o el gallo.
La sota tenia por contrario un tres.
Agitaci6n creciente.
-i Copo! exclam6 Cain con ronca voz. Vaporosas
oleadas removianse en aquel azaroso mar de codicia y de-
sesperaciones concentradas.










COFRESI


La sota estaba grabada en algunos corazones que anhe-
laban verla, como la imagen de la dicha; su ausencia era pe-
dida por otros corazones, que la odiaban en aquellos instan-
tes y que la temian como a la muerte.-
Cain no tenia nada de hombre en semejantes moments.
Lo que eh su cara tenia del tigre, se habia extendido y su-
perpuesto. Todo l1 pendia de la sota, de aquella sota... que
iba a salir... que esperaba... que... al fin... no sali6!
Con movimiento de furor que no pudo reprimir, fu6 a ti-
rar de la espada; pero se vi6 detenido por detris, cojido,
apresado. La fuerza cay6 en la trampa.
Impedido de hacer mal, rugi6 de rabia, rabia impotente,
y fu4 arrastrado a pesar suyo hasta la puerta del garito que
daba al campo.
Su labio, lo dnico que le quedaba libre de aquellos bra-
zos de hierro, vomitaba denuestos y blasfemias, cual madri-
guera de viboras, cual tempestad de rayos.
La sanguinea furia inyect6 sus ojos, y primero livido,
luego cardeno, y por ultimo casi negro, cual escorpi6n que en
circulo de fuego se retorciese clavando en si mismo su agui-
j6n venenoso; cay6 fuera de la puerta, presa de convulsiones
que terminaron por un estertor parecido al de la agonia. Sus
labios brotaban espuma sanguinolenta. El tigre se revolca-
ba, iba a morir de impotente furia...
Qued6se por dltimo como aletargado, como muerto...
La puerta del garito se habia cerrado tras 61, dejindole
al raso, y el juego continue dentro: como sigue su curso la
nave, que se aliger6 cortando y dando en el agua con el mAs-
til que la habia puesto a punto de zozobrar.




















CAPITULO VI
La Anguila.
Las escenas que pasaron al pie de la ceiba de Guinica y
la que acabamos de contar, habian ocurrido casi a id6ntica
lhora de la propia noche.
Becuerde el lector, que al oscurecer de la misma, deja-
mos al protagonista de esta leyenda, bajando de la Vigia que,
como dijimos, domina la poblaci6n y Ilanura de Ponce, y per-
diendose entire los matorrales que faldean aquel cerro.
Sin duda habia escondido entire estos su cabalgadura,
puesto que una vez cerrada la noche, podremos volverle a ver
junto a la villa, entonces denominada pueblo. Fub dando
vuelta sin penetrar en 41 por punto alguno, como quien anhe-
la no ser reconocido, hasta Ilegar al camino de la Playa; cer-
ca del cual y no lejos del rio, ocult6se entire las palmias, que
ya en hilera interrumpida o mezclada de otros Arboles, ya
formando con ellos vistosos grupos, se gallardeaban a la ori-
Mla del sendero.
Apostado alli, atiebaba en observaci6n de las personas
que de vez en cuando pasaban con direcci6n al pueblo, cuan-
do a poco de esperar vi6 venir al que aguardaba sin duda,
toda vez que sin vacilar le sali6 al encuentro.
Detuvo el pasajero su caballo, cuyo color blanco a la
manera del ciane, se mostraba mis a las claras ante la luna
que lucia, aunque con intermitente fulgor, aquella noche; cir-
cunstancia que echamos de ver al referir la entrevista de Ro-
sa con Ricardo junto a la ceiba hist6rica, y que servia para
opuestos fines; today vez que, ya permitia ver los objetos,









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


ya con repentina oscuridad nebulosa parecia dejar miste-
rioso campo a escenas de pavor, como alguna de las que he-
mos tratado de describir.
Tal vez por la blancura del caballo, habia reconocido
desde lejos el apostado a su jinete, quien si prepare una pis-
tola en ademAn de recibir con la cautela debida a la persona
que acababa de detenerle, torn a guardarla en las pistole-
ras de su montura al oir lo que sigue:
-Guarda esa arma, Juan Bautista, y buenas noches,
puesto que vengo de paz.
-Hola, Roberto, no te habia reconocido; y.como a esta
hora y en semejante soledad no estAn demis las precaucio-
nes, trat6 de recibirte dignan4ente.
-Por lo que hace a precauciones, tampoco las descuido
-replic6 su interlocutor mostrando y guardando a. su vez
otra pistola.
-Te hacia en el mar torn a decir el Juan Bautista
-ique raro es ver al tibur6n fuera de su element!
-MAs de un negocio important me ha hecho pisar tie-
rra. Los aires del ocmano me place mis: alli estoy a mis
anchas.
-Cuidado, que el tibur6n suele bararse si se acerca
much a la playa. Tambien puede dar con el anzuelo y ...
-Soy tibur6n viejo, y desconfio de las carnadas. Mi
barco cabe en el agujero de nna roca y los conoce mejor que
las picias. En cuanto a lo demis, con~o se que el pez grande
se traga al ohico, antes prefiero ser ballena que sardina.
-Con tal que la sardina no se atraviese en la garganta
de la ballena...
-Procurar6 que no suceda; pero basta ya de sermones.
Me impacienta oirlos fuera de la Iglesia. Te he dicho
que vengo de paz, y como quien no ha olvidado la
amistad antigua. Soy pues un amigo, un hombre de mar,
que viene a hacer una proposici6n al amigo, al marino.
-Habla pues.









C OFRESI


-He visto esta tarde desde la Vigia tu entrada. Nada
me ha dejado que desear tu goleta. Es barco que podri lle-
nar las exigencias del mas escrupuloso hombre de mar.
Bien cortada, precisa, buena guinda, veloz andar; cifie
como un pez y vira que es un primor; con un tolete se la mla-
neja, en una palabra: los astilleros de Curazao no han bo-
tado al agua nada que se le parezca. Aunque 6ste ha- sido su
printer viaje, tuve ocasi6n de examinarla cuando estaba en
construcci6n; y al verla navegar ahora, aseguro, i vive! Dios!
que no hay mis alia. La Anguila es digna de su nombre, pues
no parece otra cosa al deslizarse sobre el agua.
Te ha gustado? pregunt6 el apellidado Juan Bau-
tista, que en su entusiasmo de marine y duefio de aquella
embarcaci6n de que a su vez estaba satisfecho, olvid6 con
jquien hablaba.
-Barco a prop6sito continue Roberto para mon-
tarle media docena de carronadas, treinta o cuarenta hom-
"bres y abordar en escala mayor. Con mi Mosquito, ni el vien-
to puede darme caza y me cuelo como una morena por entire
las pefias de una arrecife: un cafluelo cualquiera bastaria a
su nanga, el cayo mis corto cubre su eslora y puede abri-
garse en la menor caleta. Hasta ahora ha sido barco feliz a
todos vientos; tan pronto es pailebot como balandra. Es un
verdadero Mosquito, toda vez que pica fuerte y vuela rapi-
do; pero por sobrado pequefio, tengo que arrojar al agua en
los alijos de alta mar, la mitad de la presa. Tu Anguila es lo
que mle conviene: Juan Bautista, necesito tu barco.
-iMi barco! respondi6 aquel muy sorprendido -
:imi barco! Estas loco?
Ya ves que mi locura es bastante cuerda, puesto que
sabe escojer. Te compro la goleta.
-Roberto, replic6 el del caballo blanco si quieres
-mi barco, tambi6n lo quiero yo; y no por lo que cuesta sino
por lo que vale. Es joya de que un navegante no debe des-
prenderse, si sabe lo que son barcos; aun cuando fuese para
.usos mejores que el que dices.









ALEJANJDRO TAPIA Y RIVERA


-Pieretti, quiero tu barco repiti6 el otro.
Tal era sin duda el apellido del que hasta entonces habia
Roberto llamado Juan Bautista. Este paso del nombre de
bautismo al de familiar, denotaba que aquel comenzaba a for-
malizarse en sus pretensiones.
La.luna brill6 en este nmomento, y pudo verse que la fi-
sonomia de la persona a quien Roberto acababa de designer
por su apellido, no dejaba de estar bastante animada de im-
paciencia. Sus facciones eran regulars, y sus ojos de claro
azul tenian la viva expresi6n de las razas de mediodia de
Europa; no careciendo en el conjunto aquel rostro y persona,
de cierto simpAtico atractivo, a travds del cual podrian vis-
lumbrarse, sobre todo en moments como aqu6l, la audacia y
la resoluci6n.
Su cabello castafio sin matiz alguno blanquecino, denota-
ba que era oven afin, pareci6ndolo mis por la ausencia de
barba.
Un no s6 que acentuado, aunque no brusco, en las ma-
neras del capitan y propietario de La Ainguila, y la huella que
habia dejado en su tez, sin duda blanca en otro tiempo, la
acci6n propia y continue del sol y del viento, sobre quien
pasa la vida en la cubierta de un buque; habrian revelado en
41 semejante profesi6n, a pretender negarla; asi como su ape-
llido, que acabamos de oir, daba a conocer su cuna o su ori-
gen italiano.
-Te dard por ella cuanto quieras torn a decir Ro-
berto pide ... pesaremos su baupr6s y te lo dare en plata...
Apues no? Z Semejante barco no podria pagarse a si
mismo y muy en breve? Las gentes dicen que yo en-
tierro el oro; eso estA bien para los avaros. Yo lo gasto,
y es el mejor destino que puedo darle; pero tengo algunas su-
mas depositadas, las suficientes a cubrir la que exijas por
tu goleta, por esa prenda tan valiosa. Ya ves que ni la taso
en poco, ni escatimio su precio.










COFRESI


-i Me ofreces oro por ella! repuso Pieretti -me das
dinero por mi Anguila! jComo si el dinero pudiera pagarla!
iY dices que entiendes de barcos!
-Por Jo mismo que entiendo, te dar6 lo que me pidas.
Ya debes suponer que si me propusiera, seria mia de balde ...
Con asecharla Sabes que este alcatraz cuando echa el
ojo y cae ... no se escapa la sardina.
-Gracioso estaria que lo intentases. i Cuidado con el
pez chico, sefiora ballena!
-Oye, Pieretti, y no lo olvides. Si soy codicioso, no
soy avaro: pongo el dinero a una carta, porque lo desprecio,
y lo doy por una emoci6n. No es el oro, pues, lo que me ha
llevado a la azarosa vida que profeso. Cierta noche navegaba
descuidado en mi balandro El Santo Cristo, cuando un buque
extranjero, a pesar de mis voices, lo pas6 por ojo. A no ser
por mis brazos de nanador, hubiera perdido la existencia que
desdefiaron salvar los que iban en el barco, que por mayor
atropellaba el mio, y que sigui6 navegando indiferente y de-
jindome en el mar. Desde entonces han pagado con creces
los barcos de aquella naci6n con que he topado, el dafio que
me hicieron; pero taipoco es esta venganza el movil de mis
aventuras. Amo la existencia que Ilevo, porque es libre como
el viento, porque es azarosa, porque encierra dificultades que
veneer, escollos y persecuciones que burlar, elements y hom-
bres que combatir: en una palabra; porque cumple a mi
prop6sito de no obedecer y de salirme siempre con la mia.
Ilo entiendes? Pues bien; puedo apresar tu goleta. IMe la
cedes ?
-No.
-- Me la vendes?
-No.
-E]ntonces, te la quitar6.
-Lo veremos.
-i Y cuida de tu cuelo!
-i Ten cuidado del tuyo!









56 ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA

Ambos acariciaron las pistoleras con mnano convulsiva.
El labio inferior del uno se enrojeci6 bajo sus dientes, los
ojos del otro relampaguearon de ira.
-i Soy valiente!
-iYo tambi6n!
-iPor iltima vez, tu barco o la guerra!
-Guerra.
-Pues Guerra.
-Desde hoy enemigos.
-Lo has querido.
-Basta, enemigos de muerte.
-iDe muerte!
-Lo juro por C6rcega mi patria.
-Lo juro por mi. iSoy Cofresi!
Y ambos, tras este diilogo cargado de amenazadora
tempestad, partieron a galope en sentido contrario. Dos leo-
nes que se rugian y se apartaban aplazando su combat.




















CAPITULO VII
Dos y uno tres.

Dejamos a Cain, tendido y como muerto junto a la puer-
ta del garito.
Pasada por lo menos una hora, comenz6 a sentir el pro-
picio efecto del aire de la noche, que al refrescar sus sienes
y cerebro, iba distribuyendo el calor, que la congestion habia
aglom;erado alli, en Jo restate de su persona y determinaba
favorable movimiento; al paso que la sangre que manaba de
una ligera herida, que al cear hubo de hacerse en la mano
izquierda contra el afilado corte de algin guijarro, contri-
buia bastante a esta reacci6n: asi es que poco a poco em-
pez6 a mover sus miembros y fu6 abriendo los ojos.
La memorial vino como la aurora que amontona nubes,
y el conocimiento, a nranera del sol que las va aclarando y
emblanqueciendo, lleg6 a su vez. Surgi6 el recuerdo de lo pa-
sado y la conciencia de lo present; despertindose con ambas
cosas el adormecido furor. Tendi6 los brazos, movi6 las pier-
nas, y al olor de su propia sangre la pantera se sinti6 re-
vivida.
El escozor le hizo fijarse en la maio izquierda, y como
por instinto llev6 la diestra a la espada, que hall cefiida a su
costado.
Vi6 con satisfacci6n que, por no haber llegado a desnu-
darla o por inadvertencia de sus contrarios, atentos s6lo a
impedirle toda acci6n y a sacarle del garito, se la habian de-
jado.









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


La sangre continuaba saliendo, aunque ya no corria como
debi6 verificarse algunos moments antes; puesto que el
suelo daba testimonio de que no habia sido escasa la sangria.
Sac6 un paiuelo, junt6 los bordes de la herida y la vend6
como pudo, con ayuda de los dientes, no habiendo por alli
recurso ni compresor de otro linaje.
Fubse en seguida a la puerta del garito, pens6 en derri-
barla; pero como no podia disponer para semejantes usos vi-
gorosos, de la mano herida y carecia de palanca suficiente,
pareci6le.mejor emplear la mafia y determine aguardar.
Revis6 de nuevo a la luz de la luna la mano vendada, y
con alegria vi6 que el pafluelo tan s61o contenia alguna man-
cha de sangre; pronreti6ndose que dentro de poco acabaria
de estancarse por si misma. La compresi6n podria favore-
cei aquel estancan-iento.
Desat6, pues, el caballo que habia amarrado a un arbol,
y di6 la vuelta hacia el colgadizo delantero de la casa, 1levan-
do al primero de la brida. At61o de nuevo a un estate del
citado colgadizo; y entr6se en el tenducho. Alli, sin parar
mientes en cantos ni cantores, pues traianle sobrado caviloso
sus nefarios planes; acerc6se al rrostrador pidiendo y apu-
rando una copa del de las once letras, que no pag6, y torn6 a
salir para trepar en su cabalgadura, en la que emprendi6
la march lentamente.
A este paso, lleg6 .a un punto que juzg6 a prop6sito
para la observaci6n que intentaba. Desmont6se y comenz6
a pasearse por entire el arbolado en son de espera.
-Desde aqui puedo verles salir se dijo y aunque
este lugar no es oportuno para la detenei6n que me prome-
to, podr6 seguir a quien mejor me parezca. En esta comar-
ca no habrin de faltarme sitios aparejados sea cualquiera el
camino que tomen.
Como otro tanto habria transcurrido, y con marcadas
sefiales de sus proyectos, pues ora atisbaba, ora se movia
para quedarse al cabo quedo y sigiloso, tornando a ponerse









COFRESI


luego en observaci6n o en movimiento; comenzaba a mos-
trar que la tardanza se le iba hacienda intolerable.
Para 61, no habia luna hermosa, ni cielo azul, ni con-
templaci6n possible, puesto que si en horas normales para su
cerebro, solia vivir en medio de la naturaleza ya le mostra-
se 6sta lo apacible de los campos, ya lo inmenso de los ma-
res, con la indiferencia del ganado que come y no contem-
pla, o del pez que surca y que no adnmira i qud podrian de-
cirle ahora, dada la agitaci6n de su mente, aquella calma
de la noche tan distant de su seno, ni aquellas bellezas na-
turales tan arm6nicas en si como desacordes con su estado?
Sus ideas, que de algin modo hemos de apellidar la ne-
bulosa imagen que dentro de ciertas cabezas, aparentemente
humans, forma la sensaci6n, giraban en derredor de un
objeto que no cesaba de representarsele. Este objeto era
un hombre, no determinado, sino cualquiera, una sombra
humana, con oro, con much oro y orla de sangre derrama-
da por un pufial, por el suyo, que parecia latir ya de impa-
ciencia en su cintura: dinero que se desprendia de unas
manos, cuya lasitud lo abandonaba; rnanos que eran parte
de la sombra que caia para no movers mis.
Entonces aquel oro seria suyo y lo guardaria con el fin
de tenerlo 61, de que no lo tuviese otro. En hacer, deshacer
y tornar a hacer tan vertiginoso cuadro, en que no entraba
otro fondo ni otras lines que lo susodicho, pas6 el tiempo
Cain, hasta que vi6 aparecer a un par de hombres que mon-
taron en sus respectivas cabalgaduras; y turbando el so-
siego de la noohe con sordo, pero caluroso altercado, mis
que abundante en porvidas y palabrotas, dirigidndose al pa-
raje en que se hallaba apostado aqu6l. Mont6 a caballo el
foragido, y apercibi6se cual cazador que ve venir en rAudo
vuelo la pieza, es decir: con la possible cautela y prontitud.
Trat6 de examinarlos al pasar junto a 61, oculto en la
enramada y no sin experimentar anhelos de acometer; pero
por ser dos y por lo tanto peligroso el lane, content6se con









ALEJANDRO PTAfPA Y RIVERA


,seguirlos a cautelosa distancia y al rnismo paso que Ileva-
ban.
No dejaba de ocurrirsele el caso de que los expresados
jugadores se separasen, tomando cada cual distinto rumbo.
u Qu hacer entoces? preguntibase a si mismo.- 4A quidn
perseguir con mejor fruto? En resume: Zcual de los dos
IlevarA mas?
El dialogo que cambian entire si los jugadores, era poco
mas o menos el siguiente; que insertaremos, descartado en
lo possible del picante alifio de que hablamos antes.
-A no ser por aquel maldito caballo decia el uno.
-De todos midos respondia el otro las grandes
se daban arriba. Debi6 Ud. haberlo tenido en cuenta al ver
el juego de toda la noche.
-iPero el caballo aquel entrometido- Estorb6 que me
quedase con la banca.
-- No le basta, compare, lo much que ha ganado?
-Y Ud. qu6 habla?
-Tampoco estoy conforme; pero con raz6n, porque
oude deiarlos limpios. iA no ser por aquella jugada que
les svo.iri6 el diablo! i;Ah! si sigue ero hice un conjuro
y cambi6 la suerte. Toda la malicia del de los cuernos se fu6
a paseo.
-Lleva Ud., sin embargo, tan buena pelota, que me
daria por satisfecho.
-No mas que Ud. com4padre.
-i Cuanto nos inaldecirAn por habernos salido!
-Ganancia hecha, compafiia deshecha.
-i; ne Dios los confunda! ;.No hemos tallado Ud. y
yo sucesivamente desde la oraci6n? Iba-ios a estar alli hasta
la mafiana con los bolsillos ya tan gordos comio barriga de
mero?
-iCanario! Nos hemos traido lo mejor de la mesa.
-Como que no les queda niis que la meila.
Imagine el lector las vacilaciones de Cain ante este
diAlogo, que si bien con alg6n trabajo, logr6 escuchar en la










cOFREBI


parte suficiente a impacientar mas su ya excitada codicia;
conversaci6n, sobrada vaga para lo que pretendia saber
de fijo: cual de los dos llevaba mAs dinero.
-iSi hubiera traido mis pistolas! murmur6 imagi-
nando que con ellas habria podido resolve mAs fAcilmente
la cuesti6n, hiriendo a los dos a un tiempo.
Pero era precise renunciar a una de las dos bolsas, di-
lerra terrible para el codicioso.
Sin prever el caso, habia tenido que dejar aquellas
armas en lugar no lejano, para ser admitido en la leonera,
en donde la tizona era la dnica que gozaba este privilegio,
por costumbre o por considerarse de mejor defense.
Hubo por fin de resignarse a preferir en caso oportuno,
al que le quedase mAs a mano.
Continue siguiendo la pista a los jugadores ganancio-
sos; pero estos, en una de las pausas de la conversaci6n,
llegaron a notarlo sin duda y apretaron el paso, despues de
haber mirado atras con algun recelo.
El perseguidor no podia evitar aue se produjese cierto
ruido que delataba su presencia: ruido que era ya el de su
cabalgadura al batir el suelo con los carcos, ya el de la ra-
mas que sacudian o quebraban con sus cuerpos jinete y
raballo, al estrecharse la senda practicada por entire el espe-
so follaje de aquellos sitios.
TranquilizAbanse algunas veees los del diAlogo, luego
que Cain, por previsi6n, paraba su caballeria, dejandol's
adelantar un tanto en el camino; o porque vislumbrasen
que era un solo jinete el que iba trAs ellos, con todas las
apariencias de pacifico viandante.
Pero acab6 por Ilamar de nuevo su atenci6n, lo que
parecia como insistencia del viajero: mas sospechosa, al ver
que los seguia con tenacidad, cuando por cerciorarse ellos
en la desconfianza, que apenas nacida, iba creciendo en sus
nada tranquilos ininmos, variaban a cada paso de ruta, in-
clinindose a una y otra parte sucesivamente.









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


Ante semejantes vueltas y revueltas, ejecutadas por
veredillas casi impracticables, como que eran sugesti6n del
moment y elegidas sin raz6n plausible; vino a sospechar
a su vez Cain lo que tales rodeos significaban. Y aunque
hubiera debido continuar silrrplemente el sendero, que rm:
mas transitado llevaban al principio; sin cuidarse de las
desviacicnes que aquellos daban, pues al cabo habian de ir
a parar a aqu6l, bajo riesgo de perderse; la codicia le cega-
ba de tal modo, que por temer que la presa se le escapase. cr-
retia la imprudencia de acrecentar su natural recelo.
Asi caminaron algunos minutes, hasta que el persegui-
dor vino a comprender, que acabarian per darle cara los dos
juntos o por no separarse en todo el camino. Por esto deter-
min6 detenerse algunos instantes, con el fin de restablecer
en el animo de aquellos la perdida confianza; pero como si
ellos hubiesen conocido este plan, se aprovecharon de la
parada del que no se decidian a mnirar sin temores, para
aguijonear sus caballos y dar a corner meti6ndose por lo
mis intrincado de la maleza.
Sin duda conocian este casino y fu6 tal la rapidez de
su march, que a pocos pasos se convenci6 el bandolero de
que habia perdido su rastro, exponi6ndose a extraviarse si
trataba de seguirlos.
-iMaldita detenci6n la mia! exclam6 rabioso.
Qued6se sin saber que hacer, ni en que direcci6n seguir.
Golpe6se la mejilla con su diestra furiosa, como que-
riendo castigar en si propio la detenci6n que habia dado lu-
gar a semejante fuga: jconsideraba ya perdida la presa! ...
Pero torn6 a reflexionar, y comprendi6 que en todo ca-
so, no debia permanecer wAs tiempo sin adoptar resoluci6n.
Decidi6se a tomar un camino cualquiera, comio quien confia
a la aventura la realizaci6n de sus deseos.
-Acaso me convendra dirigirme hacia el pefi6n. Vista
la ruta que llevaban desde que salimos del garite, puede
juzgarse que caminaban en la direeci6n de Ponce. No les
queda mas via, si no quieren emplear larguisimo rodeo. Voy










0OFRESI


pues en vuelta de aquel paraje, y si les encuentro junto, no
malgastar6 de nuevo la ocasi6n. Fingir6 que no soy solo al
aconveter. Acaso huyan, asustadizos como van con su di-
nero, y con mayor prisa imaginindose atacados por mis de
uno en semejantes sitios y a tales horas. Entonces me lan-
zare sobre el rezagado o sobre el que haya de ir detris por
la estrechez de aquel sendero. Me parece lo mejor pensado,
antes que abandonar la empresa. No, no puedo resignarme a
dejarles el dinero que, voto a BarrabAs y a mi mala suerte.
he perdido esta noche.
Adoptado este plan, tom6 la send, nada franca ni es-
paciosa alli, y despu6s de. andar buen trecho, se desvi6 a
la diestra por entire matojos y brefiales, en direcci6n al
mogote de Tallaboa, con la Mnira de apostarse en el lugar
mis oportuno.
En cuanto a los otros, tan luego como creyeron haber
desorientado al perseguidor, y llegaron a un punto en que
la ruta se bifurcaba, siguiendo una parte hacia el pefi6n e
internindose la otra por detrAs de la montaiia que lo forma,
el uno dijo al compailero:
-Compadre, ya estamos solos. El que venia detras, o
ha perdido el tiempo o lo que juzgabamos persecuci6n era
pura casualidad. Separnmpsnos, pues, y hasta mariana.
-Por vida de Dios, que a pesar de la costumbre, siem-
pre me parece de mal agfiero ese maldito pefi6n.
-i Tiene Ud. miedo de pasarlo ? exclam6 el otro in-
terlocutor con tono algo burlesco.
-El miedo no debe ser much replic6le el compaile-
ro, arrostazado por la pregunta cuando esta, como casi
todas las noches, me arriesgo a transitar por 61. Cualquiera
diria que no por valiente, prefiere Ud. el largo rodeo con
que trata de evitarlo.
S-E-s lo mis inmediato a mi casa.
-i Bien corta es la diferencia!
-Si tiene Ud. miedo le acompafiare.










ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


-Me basto, aunque con esta mala compafiia dijo
sefialando el talego que como el otro, llevaba sobre el arz6n.
-No voy yo mis libre de peso .semejante; pero estoy
dispuesto a darle compafiia.
-O a que yo se la d6: no disimule Ud. compare. En
la actualidad no s4eque camino es el mis seguro; pero pues-
to que ninguno de los dos quiere dar que pensar al otro, to-
me cada cual su ruta y siga su suerte.
-Seri lo meior, al menos para el amor propio. Juro
a Dios, que con ms cinco cuartas no temo al mAs pintado.
-La mia tamooco me ha deiado nunca mal. Con ella
he metido el resuello a mis de cuatro.
-Adi6s, compare, y hasta mis ver.
-Adi6s y hasta mariana.
-Si Dios quiere.
-El nos ampare.
Y los dos guapos se separaron, top,qando el uno la sen-
da posterior a la montafia, y el otro la que iba directamente
haeia el pefi6n ya mencionado.
Ambos compadres tenian por lo visto, cierta suscep-
tibilidad caracteristica de aouellcs tiemnos y de la raza his-
pano-imeridional, nuestra pobladora: habia bastado a sepa-
rarlos, el temor de parecer tenerlo.




















CAPITULO VIII
Tres menos uno dos.
Poco tiempo hacia que se habian separado los dos cor-'
padres, cuando se vi6 cerca del pefi6n el que tom6 este ca-
mino; pero icuan ajeno de que alli le aguardase el ya olvi-
dado perseguidor! Hubo de vislumbrarle entire las sombras
de los arbustos entrelazados en aquel declive, y quiso retro-
ceder; pero no habia tiempo.
Fuese o no el que suponia, no era probable que estu-
viese alli, a tales horas, con el mnejor designio.
En cuanto al perseguidor, sonri6 gozoso al ver que los
dos se habian reducido a uno.
Este, iniaginando que por primer defense debia inten-
tar la fuga, si no queria exponer su ganancia a los azares
de la rifia, di6 de espuelas al caballo y emprendi6 la carre-
ra, con la dificil velocidad possible, en terreno tan pendiente
y escabroso.
El bandido a su vez, afirm6se en los estribos, desnud6
la espada y emprendi6 la persecuci6n con igual paso.
La codicia aterrada iba delante: la codilia afanosa iba
detrAs. Anmbas pedian alas al viento. La primer apretaba
entire sus garras un talego: la segunda esgrimia una espa-
da. Dos rostros en que podian leerse dos maldiciones, pro-
nunciadas por distintos m6viles y en diversos tones: dos
figures que venian a turbar, come sombras de mal augurio,
la dulce claridad que el astro de la noche derramaba sobre
la campiiia.









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


Ambos caballos, fatigados con aquel trepar y temor
de despeiiarse, caminaban a saltos, botes mAs que carrera,
conato de velocidad irrealizable en tan aspera superficie.
Doloridos a fuerza de lastinmarse el desnudo casco, ja-
deantes y espumosos, resoplaban aquellos, quejandose tal
vez de la exigencia de los jinetes, cuya espuela heria sus
costados con la feroz impaciencia que agitaba sus corazones.
Suspendidos sobre el abismo, con frecuencia pr6ximos
a caer aquellos hombres; el uno siente ya sobre si.la mano
que le persigue, el otro soirie porque va a alcanzarle: pier-
dese esta esperanza, y aquel respira libre, para volver am-
bos muy luego al primer temor y a la primera esperanza; y
todo, porque algdn obsticulo del terreno se interpone entire
los dos, o porque el dltimo lo salva con un salto.
El jinete perseguido, aglomera dificultades, y el per-
seguidor las vence con diab6lica audacia.
El caballo del primero casi da con el belfo en tierra,
y al tir6n de la brida, t6rnase a levantar: resbala el 4el
perseguidor, y p6nele en pie la briosa diestra del jinete.
Estin ya medio a medio del pefi6n; pedregosa falda,
estrecha ruta, entorpecida de una y otra parte por los mato-
rrales entreverados de enormes piedras, aue derrumba-
mientos sucesivos habfan ido sembrando en ladera tan ris-
cosa.
El piano se inclina sensiblem-ente bajo el pie de los via-
jeros, y abajo el mar, aunque poco feroz y no profundo en
aquel sitio, no por eso muestra menos amenazante su coro-
na de arrecifes. Erizados 6stos, como la dentadura de mons-
truoso caimin, parecen dispuestos a destrozar al que cayere.
Los cabalgantes son dos lobos hambrientos: el uno hu-
ye con la presa, que el otro persigui6ndole intent arrebatar-
le.
Una de las veces que Cain vi6 p1erdida la ocasi6n de asir
a su contrario, tir6 del pufial que Ilevaba al into y se lo arro-
i6 con mano enfurecida. El arma vol6 como saeta: pero
el caballo del segundo tropez6 inclinando eu cuarto delante-










COFRE I


ro, el cuerpo del jinete sigui6 este movimiento, y el pufial
que iba hacia la espalda o la nuca, se clav6 en el sombrero
y llev6selo a gran distancia. Enderezado aqu6l, continue la
maroha: el tropez6n le habia salvado..
Pero en tan azorosa carrera, en medio de tantos botes
y osadias, tras de tanto huir y perseguir, que era cosa de
rabiar y desesperarse; el caballo del jugador, mis aguijo-
neado que el de atrAs y que tiraba por donde podia, procu-
rando interponer dificultades, lo que no dejaba de arries-
garle a nuevos accidents, tuvo la desgracia de volver a tro-
pezar, y se fue de manos.
Si el tropiezo anterior le habia salvado, este iltimo le
entregaba a su enemigo: un impulso mis poderoso que su
voluntad, le arranc6 de la silla, lanzindole de bruces por so-
bre y mis alli de la cabeza del brid6n. En tierra y mal-
trecho, esta perdido ...
El perseguidor corre a su alcance pero el codicioso
tiene dos vidas: la suya y la del dinero que defiende.
El contrario, espada en mano, le viene encima. P6nese
de pie & qu6 es el dolor para quien se siente de hierro?
Su caballo no puede levantarse de puro lastimado y fa-
tigoso: habri de batirse a pie.
Mientras pudo huir, lo hizo; ahora es forzoso defender
lo que le impulsaba a huir: jsu oro!
Aguarda a su contrario, que se batira a caballo, es de-
cir, ventajosamente.
Con rapidez el4ctrica se lanza sobre el talego que salt
de sus manos en la caida, t6male del suelo, y hacienda mo-
linetes con la espada, conlienza a trepar por la montafia: el
contrario no puede seguirle a caballo por lo empinado de
aquella, y con la velocidad del gamo se desmonta.
Aprovecha el de la'caida este movimiento, en que Cain
hubo.de tender a si mismo, para ocultar el talego entire
-uias atojjos que dej4 a su espalda; de suerte'que, cuando
el bandolero fu6 hacia 61, ya le recibia en la debida guardia.









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


Se encuentran uno y otro frente a frente, y la lucha
da principio.
Los dos lobos se ban convertido en Aguilas que pelean
en las cumbres.
El Aguila oculta su nido, su tesoro, entire las rocas ele-
vadas, come si las hubiese inaccesibles a la codicia; como
si los hombres no se volviesen Aguilas para atacar a las
aguilas, comwo si hubiese animal mis feroz que el hombre
contra su propia especie.
EnSos arriba y el abismo abajo. Los cuerpos de arriba
rifien, las pefias de abaio aguardan. Cain manejaba bien la
tizona, pero el contrario no le iba en zaga.
Cada golpe era parado con firmeza y contestado con
otro igual, que encontraba al adversario de nuevo en guardia.
Reeobrabase 6sta por ambas parties con la misma rapi-
dez con que habian partido a fondo.
Las fintas eran desatendidas con mafia: la disfrazada
intenci6n combatida con destreza.
Las puntas seguian a los ojos para ir al pecho, y los
ojos espiaban a los ojos, como hay que mirar al tigre para
contener o adivinar su ataque.
La luna les favorecia con su fulgor, contrastando lo
plAcido de su luz con la agitaci6n y fuego de aquellas fiso-
nomias.
El choque de los aceros, que menudeaban o se detenian
efimeramente, y la anhelosa respiraci6n de los lidiadores
producian el inico ruido que se oia en torno: contrast con
el silencio majestuoso de noche tan serena.
De vez en cuando alguna palabra obscena, o alg6n re-
niego, solia revelar que no eran fieras sino hombres; aun-
que como fieras combatiesen.
De pronto el pie derecho de Cain, mal puesto sobre una
peladilla que rod6, le hizo perder el equilibrio. Ibase- hacia
abajo, pareCia que el abismo le solicitaba, inclinando mAs
.el vlano de la colina bajo sus pies.









COFRESI


El contrario parti6 a fondo encaminando la punta de
su hierro a la garganta del caido .
Este, que para no continuar deslizAndose se habia de-
jado caer sobre la rodilla derecha; asi6se instintivamente de
un bejuco que encontr6 al paso, casi a tientas, su siniestra
mano, que por cierto era la vendada. Hundi6 el cuello entire
los hombros, que encoji6 rraquiinalmente al ver sobre si el
acero enemigo; adelant6 con rapidez el brazo derecho ar-
mado de la espada, y contuvo a su contrario en son de arres-
to.
Pero 4ste, para acabar la contienda, aprovechindose de
la caida del contrario, habia partido a fondo indiscreta-
mente; puesto que si logr6 librarse del arrest, por desvia-
ci6n rApida de su persona, no pudo impedir que por el im-
pulso de su imprudente advance, y por el desvio a que se
vi6 precisado, fuera a clavarse en tierra la punta de su es-
pada por encima de la cabeza de Cain, quedando poco me-
nos que sobre 41 y sin acci6n en contra del mismo.
La posici6n de ambos conbatientes fu6 por un momen-
to tan singular come dificil, ya para dafiarse, ya para reco-
brar la actitud perdida.
Cain, rodilla en tierra y con la mano herida cuyo dolor se
dejaba sentir, agarrado al matojo, segdn referimos antes,
tenia extendido el brazo derecho sobre el adversario, por
encima de cuyo hombro izquierdo habia pasado su espada
en actitud de amenazar a las estrellas; al paso que el ju-
gador, mis afortunado en la mesa que en el campo, se ha-
laba casi de bruces sobre el bandolero, apoyado tan s6lo por
la espada cuya punta se iba hundiendo en tierra cada vez
mis, y con la otra mano puesta conro a manera de garra,
sobre el hombro izquierdo de Cain, para no caer del todo o
para impedir a este el movimiento de agresi6n.
La espada, que por fortune no se habia clavado en tie-
rra blanda, por lo que no se hundia sino poco a poco y mer-
ced al peso de su duefio, no le permitia, por la circunstan-
cia ide no haber hincado en piedra o porque se blandiese, el









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


reactive movimiento hacia la posici6n en guardia. El hom-
bro de Cain no era apoyo suficiente por lo bajo que se ha-
laba, para que el cuerpo de su enemigo, mas inclinado de
lo que convenia, pudiese recobrar la vertical En esto
Cain con ;ovimiento tan brusco como rapido, escape el
hombro comprimido, y el adversario fu6 a dar sobre la es-
pada; y como no pudiese 6sta contenerle, a causa de lo fuer-
te del impulso, o que por lo inesperado de este, se anulase
el equilibrio del cuerpo; hubo de soltar a Cain para opener
ambas manos al suelo, que hubiera recibido de mala manera
su ipecho y rostro, a no ser por esta agil oposici6n.
Una vez caido el del talego, trat6 de levantarse Cain;
pero aquel no nmenos listo, se le ech6 encima, y cornenz6 en
tierra una lucha que amenazaba dar con an\bos en el mar
o sobre las rocas, a poco que rodasen.
El prop6sito del de arriba, era sujetar a Cain por am-
bos brazos junto a los hombros, para impedirle el movi-
miento, poder levantarse enseguida, y recobrar la espada; el
de abajo habia abandonado la suya como estorbo en aquel
moment. El prop6sito susodicho requeria mfs fuerzas que
las de Cain, y ste .contaba -tambi6n con tanta agilidad y
destreza conjo el contrario; asi es que al impedir el de aba-
jo aquel movimiento, cay6 el pecho del uno contra el otro,
y ambos rostros quedaron superpuestos, pero no para darse
el 6sculo de paz, sino paTa morderse como fieras. El de
arriba al sentir en su rostro los dientes de Cain, se desvi6
con supremo esfuerzo; y vibrando la diestra como pudo,
asest6 sobre la mejilla y junto al ojo de Cain tan recia pu-
iada, que le hizo ver mas estrellas de las que en aquel ins-
tante brillaban en el cielo, que eran muchas. Aprovech6-
se del aturdimiento momentaneo del bandolero para poner-
se en pie, no sin que 6ste, retorci6ndose cual furia, dejase
de propinarle en el pecho, cuande se levantaba, tan fuerte
golpe con el rudaraente calzado pie, que le hizo lanzar un
ay, semejante al nmujido de la res herida, y caer de nuevo
a alguna distancia, asi4ndose de las matas para no rodar,








COFRESI


Cain se puso en pie, y comenz6 a buscar a tientas la es-
pada que, a pesar de la claridad de la luna, le era dificil en-
contrar, aturdido adn por el pufietazo.
Ya no combatia el del talego por 6ste, sino por la vida.
Sabia que su enemigo, tan ensafiado como estaba, no le de-
jaria partir. Asi pues, se levant6 tan presto como pudo,
con la mano en el pecho dolorido y respirando dificilmente,
para ir de nuevo sobre el bandolero, antes que tomase la
espada.
Trab6se de nuevo la pelea, sin mis arms que los pu-
fios por anxbas parties.
Abrazados cual gladiadores que pugnan por derribarse,
y vistos a la luz de la luna, casi en lo alto de la montafia,
parecian nuevo H4rcules y nuevo Anteo, tratando de arran-
Carse de la tierra.
En la mafia y vigor con que se asian aquellos brazos,
y en el advance y retroceso de aquellas piernas, los unos y
las otras ya rigidos como el bronce, ya flexibles como el
acero: piernas que a veces parecian tan firmes y pesadas
como las del elefante, tan pronto eagles y enlaiadoras co-
mo culebras, pues no otra cosa semejaban a su vez aque-
los cuerpos retorcidos y enlazados, que dos serpientes que
lucharan por ahoganse; los dos mostraban en estas y aque-
las cosas, que estaban avezado a este linaje de contiendas.
No faltari quien recuerde. que semiejante pugilato, la
rifia a pufiadas sobre todo, lleg6 a ser familiar a la adoles-
cencia y juventud de nuestro pais.
La cabezada, que pocos sabian evitar a tiempo, entra-
ba en el ataque, y de ella se vali6 Cain; pero listo su ad-
versario, le tom6 del pelo con ambas manos y le opuso la
rodilla con tanta rapidez, que a no ser tan ducho el bando-
lero, dejara en ella muelas y dientes: mafia vieja para quien
se habia despachado a su gusto en la playa de su pueblo
cuando chico, y aun era bastante mozo para no haberla ol.
vidado. Sabia entrar a cubierto y con segunda, es decir,
que al fracaaar el golpe de cabeza que iba al pecho, libr6-








ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


se con Agil sacudida de las manos que le asian, para lo cual
meti6 la diestra que fu6 a resonar con golpe seco sobre la
indefensa mejilla del contrario.
Abrazaronse.otra vez, y tras de indtiles vaivenes y
recios bamboleos, en que ambos tendian a soliviarse, tras de
zancadillas falsas y verdaderas, evitadas con prontitud por
ambas parties, no podian ya mns de puro cansados. Aque-
llas eran vilvulas pulmonares, y no inanimados fuelles ..
Los golpes, fuertes en la intenci6n, se realizaban con
debilidad; comenzando a ser, a mas de flojos, desacertados,
y por lo tanto indtiles... Las manos quedaban lacias
por nas que pretendian asir. Se fatigaban, se amaga-
ban ... pero ibanse ya sintiendo paralizados ...
Armisticio indispensable, forzoso, tAcitamente pactado;
por los brazos, que no querian golpear, por los misculos,
que no podian moverse, por los nervios de acci6n, que 'no
lograban ser obedecidos.
La voluntad se cansaba en vano, no le era dado influir
en aquellos cerebros desprovistos de su imperiosa atribu-
ci6n La sangre pedia alguna cajma para no rebosar;
la respiraci6n, aire y espacio para no morir ...
QuedAronse, pues, los dos en actitud de acometerse; pe-
ro sin movimiento, contemplAndose desconfiados y respiran-
do fatigosos.
De vez en cuando, trataban de amagarse o de evitarse
mutuamente: movimientos automiticos que se quedaban en
la intenci6n, trasluci6ndose apenas.
Pasaron asi algunos minutes, sin dejar de mirarse, que-
riendo atacarse con la vista, y vigilandose recelosos.
De pronto, hizo un esfuerzo Cain y se abalanz6 a su
contrario; pero 6ste le recibi6 prevenido, y renov6se la lu-
cha cuerpo a cuerpo por tercera vez.
Cada uno de ellos pugnaba por lanzar a su contrario pe-
fi6n abajo, sin acompafiarle en la caida; y hubo momen-









COFRESI


tos en que balanceandose juntos, era de esperarse que jun-
tos rodarian.
Cain fingi6 una zancadilla con el pie izquierdo sobre el
derecho del contrario. Este trat6 de retirar la pierna; pe-
ro aquel que contaba con este retraimiento, ataj6le con inu-
sitada rapidez y sacudi6le el cuerpo, antes de que afirmara
la pierna que acababa de levantar. Entonces con la una en
suspense, fuele fAcil hacerle falsear la otra, que perdi6 tie-
rra a su vez. El infeliz acometido rod6 cuesta abajo .
Pero Uevibase a Cain cojido por la garganta .
El bandolero alarg6 el brazo, zaf6 el cuello que per
su fortune no habia tenido el otro ocasi6n de asir bastante,
y con el sobrehumlano empell6n que di6 al contrario, acab6
6ste de perder el equilibrio...
.En vano busc6 a tientas y congo per instinto, de que
agarrarse; fuse casi rodando hasta quedar cabeza abajo
sobre el abismo, pendiente sobre 41 y aturdido por los golpes
que contra las piedras habia ido dandose en una y otra parte.
Cain corri6 en busca de su espada, en tanto que el ju-
gador lograba agarrarse con una mano de una pefia y con
la otra de un matojo, quedando casi suspendido. Habia me-
jorado su posici6n, porque logr6 poner hacia arriba la ca-
beza, aunque su cuerpo qued6 toreido. Fste supremo im-
pulso agot6 sus fuerzas, que le faltaron para enderezars-.
Cain, en vista de que no hallaba su acero, tom6 un gui-
jarro y di6 con 61 dos golpes en la cabeza del infeliz caido.
Soltironse las manos de este, y su cuerpo se despefi6 como
examine hacia el mar, en cuyas orills le recibieron las pe-
fas, que acabaron con su vida, si alguna le quedaba.

El bandido le mir6 caer y se ech6 en tierra casi sin
aliento: estos iltimos esfuerzos le habian cansado a su vez.
Pasados algunos moments, el facineroso se puso en
pie y baj6 casi a gatas hasta donde estaba el muerto. Re-
gistr6le y sac6 de sus bolsillos algunas monedas que tra-










74 ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA

seg6 a los suyos; examin61", y convencido de que ya no exis-
tia, torn a trepar del mismo modo.
Una vez arriba, busc6 con mayor calma su espada y
el talego, y como no falta un hado favorable a los perver-
sos, di6 al cabo con anmbas cosas.
Mont6 a caballo y parti6 con rapidez.



















CAPITULO IX
Cain entierra parte de su ser.
En la cercanias de la rada de Tallaboa, junto a una ve-
reda que iba a parar a la misma, podia verse en la 6poca de
esta narraci6n, una casucha de madera con techo de yaguas,
come las chozas o bohios que tanto abundan en la Isla.
Componiase de saleta y una como a manera de alcoba,
separadas ambas piezas por un seto o tabique de tablas de pal-
ma. En la saleta, cuyo pabimento era de tierra apisonada, no
habia mis muebles que un tosco banco de capd, un ture, espe-
cie de silla en forma de gancho con asiento y espaldar de cue-
ro al pelo, mnueble que va haci4ndose de uso raro en las po-
blaciones; y una hamaca de emajagua de las que se conocen
con el nombre de chinchorros, por lo much que se parecen
a la red de pescar que lleva este apelativo. Por afiadidura,
veiase un fog6n compuesto de tres grandes piedras calizas,
sobre las cuales y en olla de barro, hervia alguna cosa.
A poca distancia y como si dij6ramos, al amor de la
lumbre, se relamia un gatazo negro que velaba con anhelo-
se apetito, algunas longanizas colgadas no lejos del ture.
Los ojos del animal relucia4 mas entonces, a causa de
la poca luz que daba un candilejo aplicado al tabique: en
tanto que la t6nue luz referida y el rojizo resplandor del fue-
go dejaban ver el puntiagudo rostro de una cobriza mu-
jer, cuyas grefias y cuerpo encanijado le daban el aspect
con que suele pintarsenos a las brujas.
En cuclillas junto al fuego, soplaba los tizones de vez
en cuando con un pedazo de yagiia seca, al paso que apura-









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


ba a sorbos en una dita o totuna (1) algo que por el olor
caracteristico y aromdtico que exhalaba, debia ser guarapo
de jenjibre, bebida muy usada en aquellos tiempos.
La mujer de que hablamos, dej6 la yagiia con que enar-
decia la lumbre, y movientlo con una cuchara de jigiiera, el
liquid que bullia en el puchero, dijo:
-iA ver si quieres hervir pronto, jarabe de todos los
diablos!
Y luego aiiadi6 dirigiendose al gato, con referencia a las
longanizas:
-Mucho las miras, Gavilin; pero contentate con olerlas.
El animal, como si la hubiera comprendido, maull6 en
son de pedigiiefio.
-iQue si quieres! repuso la semi-bruja. -iYa iba
yo a estarme rellenindolas para tu tripa!
La entrada de un hombre en la cabafia, vino a cortar
esta conversaci6n brujo-gatuna, que amenazaba con ser algo
mon6tona, vista la poca variedad del tema: el hombre que
entraba, era Cain.
-Charrasca dijo 6ste con imperioso y brusco acen-
to una azada y pronto.
-i Voto a Sanes! exclam6 ella que se me va a pa-
sar de punto este jarabe .
-Potingue del Demonio, querris decir. iQuien sabe a
que sano iras a nptar con 1l!
La Oharrasca, pues tal era el apodo que servia de nom-
bre a aquella mujer, sintidse herida en sus pretenciones de
curiosa o curandera de la comarca, y reapondi6 con acritud.
--iMatar yo sanos! Eso queda para los dotores
que creen saber much, y acaban con la vida de los cristia-
nos a fuerza de remedies calientes. Que diga Periquillo, el
hijo de mi comadre Sica, si no le cur6 a su mujer el viento
con sangre que tuvo el afio pasado; que hable mi compare

(1) Taza en forma de coco, que se hace con la corteza de la
fruta del jigflero.









COFRESI


Goyo, que se moria del padrej6n; y ahi esta, que no me de-
jari mnentir, la prima M6nica, a quien curd, con este mismo
jarabe, las cAmaras y el tumor que le sali6 en el tintero... (1)
-Vlaya, d6jate de majaderias y dame la azada grit6
el bandolero ya irritado.- A ti es a quien voy a destinterar
si no andas list.
Cain habl6 en el tone que le era propio y acostumbraba
usar con ella, sobre todo cuando queria hacerse obedecer.
La Charrasca era su querida; pues todo animal tiene
su hembra. Ella le amaba a su modo, es decir, le temia; y
lo que es mis singular, solia sentir algo parecido a los ce-
los, como tendrenms ocasi6n de observer mns adelante.
Ya .se v6: por odioso que fuese Cain, siempre podia ha-
Ilar para sus amores, algo menos repulsive que semejante
mujer. Esta parecia comprenderlo asi, puesto que recelaba
que aquel se prendase de otra. Le temia, porque ella no era
verdaderamente nmal, y reconocia que 61 era infinitamiente
peor.
Hiabia sin duda cierto fondo de semejanza entire los
dos; por lo que se habian encontrado, reconocido y empare-
jadose, viniendo el habito a robustecer esta uni6n que me-
jor podriamos llamar, explicable mezcolanza.
Levant6se la Charrasca y fu6 a dar a su consorte el
azad6n que pedia.
-Ahora dijo Cain saliendo de la choza, ---cuidadito
con andar aguaitando, eh?
La mujer aguard6 a que 61 saliese, y luego se asom6
con much tiento y aun di6 algunos pass fuera de la puerta.
Su curiosidad era tan imperiosa, que triunf6 del temor, tan
presto como crey6 poder ejercerla impunemente.
-LEntierrito tenemos? murmur Que vea siquie-
ra si va con la direcci6n de otras veces. Bien sabe 61 que
para nada necesito su dinero. Con el que me dan por mis
remedies, tengo bastante; y con tal que 61 no me deje por

(1) Cadera o region lumbar.









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


otra .. Ademis de que, si revelara el lugar de sus entie-
rros, tendria que huirle, para que no lo hiciese conmigo
antes de morir; que capaz es de ello ...
Vino a cortar este mon6logo, un hombre, montado en
un caballo en pelo, que jadeaba y sudaba a chorros.
-Charrasca dijo el jinete con voz temblosa, que asi
podia ser muestra de cansancio como de terror.-- Y Cain?
Al decir esto, no paraba de mirar a todos lados, como
si alguien le siguiese.
-Por ahi anda respondi6 la interrogada, con un la-
conismo apropiado al temor de dejar escapar la lengua.
-;. Donde ?
-No lo se.
--. Cant6 ya el gallo?
-Todavia no.
-Aun es hora repuso el reeien venido.- Crei que me
dejaban en tierra.
-i Y es eso lo que te apura ?
-No; aunque no quiero quedarm.e, y esta noche, menos.
El lector podrf reconoeer fAcilmente en el recien veni-
do. a uno de los personaies que han actuado en esta noche
no desprovista de peripecias.
Observe que su cabalgadura viene en pelo, fijese en su
obscuro rostro, en su lanuda y enmarafiada cabellera y en
la inquietud oue trae, como de no haber hecho cosa laudable;
y caerA en que puede ser muy bien aquel Juancho, raptor
de la pobre Rosa.
Es el mismo, y para tal desasosiego, no es forzoso que
alguien siga sus pass, pues viene siguidndose a si propio;
trae consigo a su perseguidor: a falta de conciencia, aquel te-
rror supersticioso que le vimos sentir, cuando se llevaba a
la infeliz doncella.
I Habri sido para 6sta ben6fico aquel terror ? i OjalA !
Trataremos de saberlo mfs adelante.
Desmont6se el malhechor, quit6 la jiquima al caballo,
que tan bien le habia servido aquella noche; y di61e una re-









COFRE I


cia pufiada a guisa de rompan filas. Aprovech6se el rocin
de semejante licencia, para olvidar el cansancio, dar alegre
salto y arrancar al trote en busca de lo mejor que a su belfo
pudieren ofrecerle los contornos.
-Dame algo que beber dijo el hombre a la Charras-
ca, y entraron ambos en el bohio .
Gavilin, que como se ha dado a entender, era el nom-
bre del gato, no dispuesto a perder la ocasi6n que la salida
de su ama le proporcionaba, para trocar en realidad sabrosa,
el amor plat6nico de que habian sido objeto las codiciadas
longanizas; decidi6se a saltar al ture. La espalda de este mue-
ble le sirvi6 de escabel, y desde alli nuevo.Leotar, cay6 de
hocicos y ufias sobre la cordilla que vino con 41 al suelo, pa-
ra pasar de Aste, todo lo aprisa y en toda la parte que daba
el tiempo, a su regocijado vientre.
-i Picaro! grit6 al entrar la curandera, empufiando
el ture que lanz6 al gato y que di6 sobre las longanizas, de-
samparadas n s que de pronto. Gavilin levando en la boca
parte del botin, habia corrido a esconderse bajo el lecho de su
amia, adonde hubierale perseguido 6sta armada de una esco-
ba, a no ser porque el puchero comenzaba de nuevo a hervir
ya derramnarse.
-- Mi jarabe grit6 entire enfurecida y consternada,
y acudi6 a la olla. -i Mal haya tu cast! afiadi6 refiri6n-
dose al gato, que habia puesto en peligro su ingeniosa me-
dioina.
Sus tres amores eran Cain, el gato y sus jarabes: orden
de preferencia invertido tal vez en su coraz6n; porque si
Cain era su hombre, Gavilin era su mimo, y los jarabes su
gloria.
La vuelta del primero, acab6 de distraerla de sus fu-
rores. Iej6 aqu61 el azad6n junto a la puerta.
-1 Hola Juancho! dijo al reconocerle a la poca luz
de la habitaci6n.
-Camarada respondi6 6ste, -1 parece que ha ha-
bido entierro ?









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


-No tal; unas lechugas que habia sembrado y que
Oharrasca no cuida bien.
--Si, lechugas que suenan repuso Juancho.
-Elso no es cuenta tuya, y basta.
Call6se Juancho; pero reservandose averiguar luego, si
estaban o no en saz6n las tafes lechugas.
-Charrasca express Cain, acaso con objeto de dis-
traer la imnaginaci6n de su camarada sirvenos caf6 de
ptiya. (1).
-Si, con el dinero que me has dado.
--Sientpre bachillera, Espanta a la Virgen.
-Asi y todo, me buscas.
-Por lo miomo. Me gusta lo que no puede gustar a
los demas.
-Pues no estA la came en el garabato por falta
de gato repuso eUa amostazada con aquellos donaire y
piropos de su hombre.
--Sin dude Gavilan, I no es eso ? Todavia he de matar
ese gato que me dispute el carifio de mi prenda.
-Birlate; pero el pobrecito animal me quiere mas que
ti.
-Si, acaba de comerle las longanizas interrumpi6 el
mulato con tone chusco, y mis tranqullo desde que se haH6
en compaf ia de su camarada. Eintraba de nuevo en su mun-
d6, y la terrific superstici6n que habia sentido, se calmaba.
-Vamos repuso Cain ya que no hay caf4, trie-
nos ron.
La semi-bruja, con un suspiro que parecia hijo de sus
entrafias, verti6 en una dita un poco del que quedaba en
un garraf6n arrinconado dentro de la alcoba; y sirvi61o a
Cain. Este y su compafiero apuraron aquella taza rdstica,
sin cumplimientos ni ceremonies, y relamibronse, limpian-
dose luego los labios con el reverse de las manos.
En esto, Gavilin tuvo, la para, 6l, mala ocurrencia, de
meters bajo el ture en que estaba sentado el bandolero.

(1) Sin dulce.










COFRE I


Pis61e este inadvertidamente, y aquel, que urafio siempre
con Cain, a quien sin duda miraba como rival en el carifio
de su ama, y que tal vez no se habia situado alli con el me-
jor prop6sito le arafi6 y mordi6 en la pierna.
Aqui fue Troya: levant6se el bandido, y corri6 tras el
aninial, que habia ido a refugiarse bajo las faldas de la mu-
jer. Esta quiso defenderle, y su hombre la emprendi6 con
ella a golpes, que eran contestados en lo possible con arafia-
zos femeniles.
En vano trat6 Juancho de poner paz; la Charrasca ro-
daba por el suelo, y su hombre pugnaba por convertir en
pavimento suyo los lomes de aquella, enardecido al sentir
que el gato, pendiente de su pantal6n, trataba de morderle.
Esto le distraio del primer prop6sito, acudiendo a library
sus pantorrillas, y record que habia algo que pudiese las-
timar a aquella mujer, mAs que sus pufios, a que ya estaba
acostumbrada.
FuBse al fog6n, y de un puntapiM verti6 el puchero.
Ya no era possible mayor furor en la Charrasca, quien
vomit6 mil improperios y maldiciones.
Iba a renovarse la lucha por este nuevo atentado del
bandolero, cuando el matutino canto de un gallo, recordan-
doles que era ya de madrugada, vino a pacificarles.
-Ya es hora; vAmonos.- dijo Juancho.
-A bordo y a la mar respondi6 Cain. Sali6 del bo-
hio, desensil6 el caballo diciendo a la Charrasca como si na-
da hubiese ocurrido; pero con el acento que le era propio
al indicarla su voluntad.
-Mira, di a Don Cosme, que lo cuide por la cuenta que le
tiene. Que si al volver no encuentro bien gordo a 6se, le to-
marA el mejor que tenga en su cercado.-- Viamos, todo pas6
ya, y adi6s Charrasquita mia --afiadi6 con tono rudamente
zalamero.
Ella parecia calmar un tanto su furia, ante un agasajo
que rara vez dejaba venir, sino despubs de alguna rifia; y le
respondi6 entire quejumbrosa y reconciliada:









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


-Bien podrias darme con que comprar ron, para ha-
cer otro jarabe, ya que me has derramado ese.
-Si, para el jarabe de tu buche, tunante. Toma pedi-
guiefia.
-- Una peseta, no mns ? i Es poco !
-; Poco! Toma otra, y calla el pico pAjara.
Tom,6 Cain su espada y las pistolas que habia dejado
alli aquella noche, al salir para el garito; y el compafiero
su mocho, como 61 apellidaba a tin sol y luna, especie de ma-
chete largo, que tambidn deposit en aquel bohio al ataviarse
de fantasma._ Para ir mis expedite a su aventureto rapto,
s61o habia reservado a su cintura una daga corta, afilada
y procedente de un espadin, gastado a manera de verdugui-
lo.
Partieron ambos con direcci6n a la rada, bastante pr6-
xima.
La Charrasca los vi6 salir. DespuBs de verter en la pal-
ma de la diestra un poco de ron, con que se frot6 la achi-
chonada frente y niagullados brazos, apur6 el resto de la
garrafa. En seguida, sent6se en el ture y llam6 a Gavilan.
Este vino a ella entire mohino y cariiioso.
-Ese picaro, ese brib6n te ha pegado decia a mu-
jer, pasando la diestra por el lomo del animal.
-Que el Diablo se lo lleve, i No es verdad, gatito mio ?
Este respondi6 con furioso maullido.
-Si, pobrecito, debes estar enojado contra 61.- Mal-
dicele, y que no vuelva.
El animal respondi6 con tan feroz y tenaz madllo, que
pareci6 a la semi-bruja un eco diab61ico.
-i Oh, no, que vuelva, que venga murmur6 aterrada,
con la expresi6n de un conjuro misterioso.
Y recordando la supersticiosa creencia de ciertas gen-
tes, respect de los gatos negros, afiadi6 asustada:
-i Si seri 6ste el espiritu malo ?
-i Miau respondi6 el animal encrespado y con voz
nerviosa; y ella le arroj6 de su falda, sintigufndose.




















CAPITULO X
iA la mar!

La rada de Tallaboa, ya mencionada, era tan desierta
como hoy.1 Sus cercanias, como tambi6n dijimos opor-
tunamente, eran harto menos frecuentadas que en la actua-
lidad. Todo esto unido a los muchos y espesos manglares
que la bordan, haciendo de la dicha ensenada en cierto modo
un verde laberinto; la constituian en uno de los lugares mis
aparejados para ocultar las embarcaciones de contrabandis-
tas y pirates.
Entre dos de sus various islotes o cayos, y al abrigo de
uno de los mismos, hay un barco, pequefio para armado de
goleta, como lo estA. La tripulaci6n, mAs numerosa de lo
que ha menester su sencillo aparejo, y que casi parece no
caber en el casco, revela lo que viene a ser aquella nave.
Uno de los dos islotes susodichos, impide que se la descu-
bra desde alta mar, y el otro desde tierra; y como si estas
precauciones no bastaran, podriamos haber visto, desde uno
de los dos cayos, por supuesto, y a llegar un poco antes, que
alli, al parecer, no habia tal buque, sino que uno de aque-
llos manglares se ha convertido en 61 como por obra de en-
cantadores.
Con efecto, puede observarse desde el vecino islete y a
la luz de la luna, la faena en que se ocupan los de a bordo.
EstAn echando al agua el ramaje de que hay gran porci6n
sobre cubierta, y que forraba la arboladura; pero todavia
queda alguno en los costados. Con aquel ardid se hubiera

(1) 1876-Fecha en que fud escrita esta obra. A. T. hijo.









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


torado por manglar o confudidose con estos, la embarca-
ci6n cubierta de verdes ramas; y aun como esti y por lo
que queda de verdor en los costados, podria imaginarsela is-
lote mAgico, presto a izar las velas que se estan envergan-
do; para lanzarse al mar, y ofrecerse a los ojos del vigi-
lante, pero sofioliento marino, como aparici6n extrafia y fa-
tidica de que debe huirse a todo trapo.
Poco despues comenz6 el buque a despojarse por com-
pleto de las ramas, y mostr6 limpio su casco, destacindose
obscure como una sombra, inm6vil como una pefia, sobre las
olas que el terral de la noche, en armonia con la luna, tro-
caban en campo de tr6mula y escamosa plata.
El barco debia ser de buena march, a juzgar por lo
fino de su estructura.
Oy6se agudo silbido en la direcci6n de tierra, y una
voz parecida a la de Ricardo, el amante de Rosa a quien
conocemos, grit6 en son de mando.
-i El CapitAn! i Presto, la yola al agua!
No habia mas pescantes que los dos de popa; salt un
hombre en la yola colgada alli, al paso que otros dos arria-
ban de falondres los cabos que la sustentaban. Flot6 la
barquilla, arm6 los remos el inico marinero que la tripulaba,
y encamin6se a tierra en la direcci6n del silbido, que se
oia por segunda vez como serial de impaciencia.
Lleg6 a la playa el barquichuelo; dej6se Ilevar de las
suaves oleadas que lamian la arena; y, aunque levemente
barado, fu4 internindose a favor de uno y otro impulse de
aquellas, hasta quedar casi todo en seco por instantes.
Aprovechando uno de estos el CapitAn, salt diligente
por la s.roa, pas6 a la popa, en donde se sent6, empufiando
la cafia; y con el empuje del de los remos y el favor de los
marullos, dejAronse llevar mar adentro, virando y poniendo
la proa hacia la goleta, a la que no tardaron en llegar.
El CapitAn, por lo visto, era la inica persona a quien
esperaban a bordo para dar la vela.










COFREBI


Este hombre debia ser Cofresi, y 6ralo en efecto. Ape-
nas lleg6 a bordo, orden6 que se pasase lista.-Eran diez
y seis con 1l.
-- Estamos todos? pregunt6.
-Todos-respondi6 Ricardo.
-Entonces-torn6 a decir-ilarga el foque, iza mayor!
La operaci6n fu6 ejecutada con rapidez.
-i Leva!- afiadi6 con tono de mando.
Comenz6 a verificarse esta operaci6n. La goletita
avanzando lentamente sobre su ancla, a media que cobra-
ban cadena los de a bordo, giraba por entire la verde al-
fombra de ramaje que se habia formado en derredor con el
desprendido de sus costados y arboladura.
Era de madrugada, y el cielo se habia despejado total-
mente de las pasajeras, pero sucesivas nubes, que mencio-
namos mis de una vez en los capitulos anteriores.
Habiendo sustituido el Capitan pirata una breve gorra
de hule, al ancho sombrero de pleita que le encubria bastante,
y despojado de la postiza barba negra que, para desfigurarse,
habia conservado hasta llegar a bordo; podia verse mejor
su fisonomia, sobre la que caia de Ileno la luz de la luna.
Sus ojos azules se concertaban de manera mis arm6ni-
ca con su barba natural de rubio claro, debido tal vez a su
origen septentrional; y el color de su rostro, aunque enroje-
cido y tostado por la intemperie, revelaba a trechos la blan-
cura propia y la juventud, que antes se disimulaban como
de prop6sito. Con efecto, ahora podria traslucirse, que a
pesar de la afanosa y maltratada vida de aquel hombre, era
possible que s6lo tuviese entonces pr6ximamente, los veinte
y seis ailos que cont6 luego al morir, segdn la historic.
El ancla fue levada a pulso por falta de molinete; y
gracias a lo numeroso de la tripulaci6n, presto estuvo den-
tro de la goleta.
Ricardo, que segdn vemos, era el segundo a bordo, se
hallaba al tim6n, cuya cafia puesta a barlovento, hizo derri-
,bar la embarcaci6n. Las dos velas mencionadas fueron hin-









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


chAndose, y aquella comenz6 a navegar hacia la boca de la
ensenada.
-iLarga trinquete! grit6 el CapitAn pirata.
Una vez ejecutada esta maniobra, cont6 el Mosquito
con un ala mas, y apresur6 su march, que a merced del
vientecillo galeno, que como antes dijimos, venia de tierra,
presto comenz6 a balancearse suavemente.
Con agasajo recibian a la nave las rizadas ondas, bor-
dando de perlas cristalinas, de nevada espuma y relimpagos
fosf6ricos, su afilado tajamar que partia en dos aquella ma-
sa liquid. Lamiendo 6sta sus costados, iba a unirse de nue-
vo junto al tim6n en blando remolin6 tambien de perlas,
espumas y luces, para perderse atrAs en bullidora y reso-
nante estela.
Lo apacible y claro de la noche, una vez puesto el tim6n
a la via, y la lona al viento, sin otro rumbo que el mar; per-
mitia a los tripulantes la conversaci6n o el sueiio, segdn
que cada cual fuese o no de la guardia.
Hacinados la mayor parte de aquellos hombres en el
breve espacio de la cubierta, comenzaron a sentarse en gru-
pos de mAs o menos interlocutores, con arreglo a las afini-
dades respectivas; y como era noche de salida de puerto
y no se habian visto juntos hacia dos o tres dias por lo me-
nos, cada uno comenz6 a contar sus aventuras y a comentar
las ajenas, con parte de verdad o de mentira, segin que po-
dia convenir esta o la otra a gente poco escrupulosa en la
material.
Roberto habia logrado mantener entire ellos, respect
de su persona, cierto prestigio debido sin duda a cualidades
de entendimiento y de caracter y a la autoridad del mando
necesariamente desp6tica en muchas circunstancias; a pesar
de ser de los mas j6venes; pues casi todos lo eran, contAn-
dose a bordo un solo viejo Ilamado el Campechano, antiguo
compafibro de aquel desde las primeras aventuras y fecho-
rias.










COFRESI


Sentado el jefe de los pirates en la mura de popa, jun-
to al timonel que habia sustituido a Ricardo en esta faena,
una vez en alta mar, dialogaba con este, recorriendo de vez
en cuando el horizonte con inquietos ojos, por lo que pudie-
ra convenir.
El amante de Rosa era tambien bastante mozo, segun
dijimos; y como indicamos, habia seguido a Cofresi, por
cierta especie de entusiasmo novelesco, no fuera de lugar
en las no bien guiadas imaginaciones de aquellos dias. Era
segundo en el mando por designaci6n o imposici6n de aqu1l,
y su predilecto amigo y confidence: afecto y predilecci6n
que pagaba el mozo con a adhesion sin limits.
-iPues no se ha negado Pieretti a cederme su hermosa
goleta! dijo Cofresi.
-Y ti ...
-Le he prometido quitarsela.
-- Por fuerza?
-Por fuerza o por astucia, de cualquier modo. El no
sabe que cuando quiero una cosa...
-Sin duda ignora, que este barco sobre que estamos,
no hubo menester permiso de su duefio.
-Que le pregunte a TomAs Centeno, quien podrA de-
cirle como se convirti6 en nuestro Mosquito, su hermoso y
veloz balandro Ana.
-Y eso que estaba acabadito de construir en Fajardo,
y en visperas de hacerse a la mar por la vez primera.
El timonel que oy6 esto ultimo, lanz6 una carcajada.
-i Te ries, perro de mar? repuso Cofresi sin duda
recuerdas que td y aquel otro afiadi6 indicando a uno que
fumaba en el pr6ximo grupo fuisteis los fanloses guar-
dianes de la novia.
-Me rio al pensar en la cara que pondria Centeno al
dia siguiente, al verse sin su barco.
-Que ni siquiera estren6, dijo el amante de Rosa.
-La vispera del casamiento, la novia se fu6 con otro-









ALEJANDRO TAP1A Y RIVERA


&No es verdad, barquito? -afiadi6 dando sobre la cubierta
con el pie- lno es verdad que estAs conmigo mejor que con
aquel indigno marrullero?
Acertaba el barco a dar en aquel moment una suave
cabezada.
-Ya lo ves, dice que si exclam6 el timonel La
novia esti content con el que se la rob6. Y eso que no ha-
blAis del diente que le faltaba y que le pusimos luego en
Humacao.
Para que el lector comprenda mejor este breve dialogo,
trataremos de explicarlo.
Reci4n botada al mar en Fajardo la balandra Ana, pro-
piedad de TomAs Centeno; lleg6 alli Roberto, con el bote
en que por aquel tiempo navegaba. Vi61a, y tivola por
excelente para sus miras.- Era grande para balandra, ve-
loz segdn anunciaba la finura y buen corte de su casco; y
resolvi6 apoderarse de ella, por fuerza o mafia. La casuali-
dad le propin6 el medio de emplear esta iltima, puesto que
acert6 a descubrir en uno de los dos mariners que la guar-
daban de noche, uno de los perros de presa de que se habia
valido en otras cacerias; ya que, gracias a su ejercicio, no
dejaba de ser mAs o menos conocedor de toda esta clase de
gente, y de ciertas individualidades sobre todo. Habl6le, y le
hall6 conforme en secundar su intent.
Lleg6 la noche, vispera del primer viaje de la embar-
caci6n, y ya el perro de presa, ahora timonel, tenia medio
conquistado al compafero; asi pues, no hubo mAs que Ile-
gar, ver, y darse los guardianes por vencidos. Fu6ronse 6s-
tos como parte del botfn, que era la nave; y alzando las ve-
las que no debian desplegarse hasta la mariana siguiente;
salibronse del puerto; sin que el pobre Centeno tuviese el
gusto de estrenar su barco.
El diente que se le puso en Humacao, seg6n la frase
del timonel, era un cafioncito que robaron de otra nave que
alli se construia.









COFRESI


Entonces fu6 cuando Cofresi, obligado antes a dejar en
tierra, por falta de cabida, parte de la gente que a su vuelta
de Santo Domingo, habia torado en Vieques; torn6 a em-
barcarla y arm6 el balandro de goleta con la mira de dar
al viento mas trapio.
-A prop6sito de Centeno repuso Cofresi me han
dicho en tierra, que le habian visto en St. Thomas; y he su-
puesto que no seria extrafio navegase a bordo de la goleta
americana de guerra, que anda tras de nosotros por estos
mares.
Al oir esto, fu6ronse acercando sucesivamente los ma-
rineros, a quienes lo de la goleta de guerra parecia intran-
quilizar un poco.
-No pueden perdonar express Ricardo que al
perseguirte en las playas de Cabo-Rojo, no dejase el fuego
ni reliquias del important cargamento que quitaste a aque-
la goleta de su naci6n.
-Y eso que el tal cargamento torn a decir el Ca-
pitAn fue conquistado palmo a palmo, y al arma blanca
en la cubierta de aquel buque, abordado por nosotros. No
pueden decir que no se jug6 el pellejo. Se hizo la cosa de
hombre a hombre, porque en aquel tiempo no llevaba yo mAs
que el bote, que en Macoris compr6 con el Campechano, al
fugarnos de la prisi6n en Santo Domingo. Es decir, que si
la goleta americana llevaba poca gente, dramos tantos para
tantos: pelea, por lo menos casi igual.
-Desde entonces no las tengo todas conmigo dijo
el timonel y siento algo que me raspa en el pescuezo.
-Te huele a verga, Ino es eso? express terciando
en la conversaci6n, un viejo, en cuyo semblante se pintaban
la audacia y la malicia como signos caracteristicos de su
persona, y que debia ser, como era, el Campechano.
-Si nos pillasen, ya lo creo. -repuso Cofresi.









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


-No dejarian de darse una buena empajada1 con no-
sotros. iQue si les gusta la came! express un marinero.
-Como que la comen hasta en cuaresma replica
riendo el Campechano.
-Pero no nos pillaran express Cofresi en son de
tranquilizar a sus oyentes si. nos di el viento y nos dejan
echar trapo.
-Por eso no conviene dejar muy lejos las madrigue-
ras de la costa.
-Eso es cuenta mia, y atiende a tu tim6n replica
el jefe pirata con entereza.
-Ya s6 que td eres quien manda; pero...
-No haya peros ilo entiendes? Si tenias miedo... po-
dias haberte quedado en tierra.- Pero puesto que estis
ya a bordo, aqui estoy yo para quitartelo.
-S4 que a tu lado no es fAcil tenerlo.
--Desconfias de nuestro pijaro?
-Tambien tienen alas.
Y la costa, majadero?
--Y si Ileva prActico?
-Si Ileva prActico, si cala poco y se cuela, nos arrojare-
mos al agua o le haremos frente. No serA la primer vez
que el chico se ha cuadrado frente al grande. Siempre habra
una mecha y alguna p6lvora en el pafiol, para que Santa
BArbara truene y haga rezar por fuerza el trisagio a esos
herejes.
-Sf, pero quemado... repuso otro marinero.
-- Agua, cuerda, o fuego que mas da? replic6 Ro-
berto.
-Preferiria morir de calentura y en mi cama, torn6
a decir el timonel al menos asi se va uno resignando poco
a poco.
--Repit6 que debias haberte quedado en tierra. El que
no tiene buenas aletas, no sirve para tibur6n.

(1) Hartasgo.









COFREBI


-Siempre que estoy a bordo, hago prop6sito de la en-
mienda y de que sea la iltima vez que me embarque. En
tierra me propongo no embarcarme, y si lo hago de nuevo,
es diciendo que serA la iltima. Mis prop6sitos no valen.
-Es decir, que lo dejas para luego. Por eso debibras
llamarte Pereza de la enmienda. En uno de esos plazos te
coge la soga.
-Asi lo temo express el mariners con aire de re-
signado.
-Hablemos de otro asunto, Ricardo, dijo Roberto en
voz baja, y apartandose un poco del timonel y demis mari-
neros, quienes continuaron comentando las palabras del ca-
pitan. EstAs pehsativo, Ricardo iqu6 tal te ha ido en
tierra? ZY Rosa?
-Precisamente me trae desazonado lo que me pas6
esta noche junto a la ceiba de GuAnica.
Ricardo cont6 entonces a Cofresi, lo ocurrido con la fan-
tasma, y concluy6 diciendo:
-Roberto, te he seguido en tus aventuras por carifio
y con entusiasmo, acaso nos ahorquen juntos, o juntos ten-
gamos el mar por sepultura; no me importa, porque tal es
la ley que me he inmpuesto. En nombre pues, de este cariflo,
te ruego que en otra salida me dejes traer a esa muchacha,
para depositarla en St. Thomas o en otro punto, en donde
pueda verla con mis frecuencia y libertad.
-Y td que la quieres, L has pensado en los peligros a
que la expones?
-Sabes que la amo desde antes de seguirte, que es la
flor de mi vida, el aliento de mi coraz6n, la luz de mis ojos,
mi felicidad en la tierra.
-Estas bastante enamorado, amigo mio.
-i Oh! si, seriamente. Por ella haria cualquier sacri-
ficio! Tu autoridad y mi brazo podrian defenderla a bordo
contra propios y extrafios. El combat y la tempestad si
sobreviniesen durante el corto tiempo que deberia estar en-









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


tre nosotros, nos hallarian dispuestos a morir; porque ella
me ama.
-Pues nada mas que decirme express Roberto. -
Puedes traerla en otra ocasi6n, y lo tuyo sera respetado co-
mo lo mio.
-Ya lo s6. Td defenderias a la que debes mirar como
hermana, y yo a la que amo como a mi mujer. i Oh! i juro que
no ha de volverme a suceder lo de esta noche!
iCuin ajeno estaba el amante de Rosa de lo verdade-
ramente acontecido, y de que alli, sobre la cubierta misma
y a cuatro pasos de 1, le miraban con ojos de fiera dos hom-
bres, Cain y Juancho, que por distintas causes le aborrecian!
Apenas habia hecho Ricardo la anterior exclamaci6n,
cuando ivela a barlovento! grit6 el serviola; y todos co-
rrieron a la mura de aquella banda.
Cofresi fij6 la vista en el horizonte, vislumbr6 a su vez
el barco, y grit6: a 41! icaza escota!
La botavara fu4 braceada, quedando casi al centro de
la embarcaci6n.
-- Caza trinquete! Iza trinquetilla! iPronto, al viento
las dos escandalosas!
Ricardo empuj6 la gente hacia los cabos respectivos,
y como los hombres eran sobrados, la maniobra realize pres-
to lo que se ordenaba.
-i Orza cuanto puedas! grit6 Cofresi al timonel. -A
ganar el barlovento. Quita alli, icobarde! afiadi6 dan-
do un empell6n al timonel y arrebatindole la cafia, que en
sus manos hizo ejecutar al barco su pensamiento, hasta que
crujieron los mastiles: no podia cefiirse mas.
La goleta que hasta entonces habia ido a un largo y
poco a poco, obedeciendo ahora a su aparejo cabal y tanto
mis inflado cuanto mis recogido de pufios y escotines; se
tendi6 con gracia, con la inclinaci6n que da a su cabeza y
cuerpo la bailarina al ejecutar alg6n desplante; o como el
ave que se inclina cerni4ndose para variar de direcci6n. La
goleta meti6 la banda bajo el agua, mojando la cubierta in-










COFRESI


elinada como peligrosa rampa, y escor6 cuanto era possible a
su construcci6n; navegando de bolina o barloventeando ha-
cia el punto o vela que la claridad de la luna permitia divisar
en el horizonte.
-Acaso sea la americana de guerra dijo Ricardo al
Campechano.
-0 alguna danesa respondi6 ,ste puesto que,
como sabes, les debemos tambien un guairo y una goleta
apresados al abordaje, el primer sin resistencia y de no-
che en su misma bahia de St. Thomas, y la segunda en
alta mar en brava lucha.
El viento habia refrescado, y la mar era un poco mis
gruesa. Las olas retozaban trepando unas sobre otras, cual
cabritillos juguetones, justificando con este movimiento y
la espuma de los variados lomos que formaban, la palabra
cabrilleo, aplicada a una y otra cosa.
-Campechano dijo Cofresi toma la cafia y cuida
que el mar no nos atraviese.
-Por buena escora que tenga el barco, con este tumbo
-que Ileva...
-Sabes que estA probado y de ahi no pasa; pero algo
puede romplrsenos en la guinda si te atraviesas, aunque no
haya much mar, y el viento no sea tanto.
--Gobierno siempre en demand de aquel punto, eh?
-Claro estA. ZVamos a huir sin saber de qui4n?
Y j si en vez de un crucero es una presa?
-Tienes raz6n dijo un marinero terciando en este
dialogo pero tan cerca podriamos llegar, que nos alcan-
zara algdn coletazo.
-Preciso es que estuviese loco, repuso Cofresi, para
no observarlo a tiempo y ponerle la popa si conviene. En la
mar, la huida a todo trapo puede ser tan gloriosa como la
-caza.
-Pero ...









94 ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA

-iBasta, y a la via! grit6 el CapitAn y como se
pusiesen a comentar en diversos tonos, iSilencio! tor-
n6 decir con imperiosa voz.
Callaron todos. En la mayor parte de los semblantes,
se veia el recelo; en el de Roberto se mostraba la confianza
en si mismo. Los ojos de unos y de otros no se apartaban
del horizonte.




















CAPITULO XI
La caza y algo mis.
La aurora comenzaba a tefiir el cielo de rosa y oro, y
el viento de la noche, lejos de calmar, habia refrescado mis
apn.
La embarcaci6n que los del Mosquito divisaron como
una hora antes, se veia ya claramente desde la cubierta, por
hallarse mis cercanos.
DestacAbase del horizonte el. casco de la primer, gra-
cias a la nmencionda proximidad y a la creciente luz del cre-
pisculo. Era un bergantin-goleta, que parecia haber aguar-
dado a que el alba esparciese claridad mayor, para ir en
vuelta de tierra; puesto que a poco, se le vi6 bracear las
vergas y aparejo, y dar la bordada en demand de la mis-
ma, como si pretendiese hacer derrota a alguno de los ve-
cinos puertos.
Tal vez no sospechaba que en la caza de la goletilla
habia verdadero prop6sito y no de los mejores; pero cuando
Sport esta evoluci6n, lleg6 a comprender que aquella trataba
de aprovecharse de semejante movimiento para cortarle el
rumbo, parece que sali6 de su cndido error; y como no eran
tiempos en que los navegantes pacificos llevasen el animo
libre de temores, crey6 que podia tener que hab6rselas con
alguno de los pirates, de cuyas tropelias en estos mares,
habia llegado el rumor a muchos puntos vecinos y aun leja-
nos del extranjero.
Con efecto, los papeles pdblicos norte-americanos y
daneses, se habian ocupado con la debida censura, en la na-









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


rraci6n de algunas fechorias de aquellos; asi es que la gente
del pr6ximo bergantin-goleta, crey6se perseguida y temi6
ser asaltada por aquel barco tan audaz como pequefio.
Con estas sospechas, trat6 de poner remedio a la impru-
dente bordada que le habia acercado y casi puesto en manos
del que ya donsideraba como perseguidor; y aparejando a
virar de nuevo, se ech6 de la vuelta afuera, despleg6 mis
lona, y trat6 de emprender la fuga.
Los del Mosquito que vieron esto, temerosos de perder
la que desde entonces juzgaron presa, gobernaron con ten-
dencia a inutilizar los efectos de aquella evoluci6n, toman-
do la diagonal en cuanto les daba el viento, para acortar la
distancia. Este juego ratific6 a los del otro buque en la
sospeeha que acababan de concebir.
Navegaba ya este dltimo con las dos cangrejas, con
todo el velamen de cruz de su palo de trinquete, con foques,
y trinquetilla; completando, al izar la escandalosa y una vela
de estay, el aparejo de que podia disponer, dada la natura-
leza de su armadura; pues aunque entonces iba en popa,
no era cosa de montar alas y rastreras,. poco apropiadas al
continue barloventeo, que segtin era de esperarse, debia so-
brevenir. Semejantes velas aumentarian con poca ventaja,
el trajin de las maniobras a que los de a bordo se verian
forzados, en su prospect decidido al parecer de huir a todo
trance. Tenia el buque probabilidades de escapar, si reco-
braba por lo menos la posici6n, ya que no la distancia ante-
rior, respect de la velera goletila; pues aunque mns pesado
que 6sta, dada la contextura de su aparejo, mayor y mns
a prop6sito para correr una empopada, podria adoptar el
rumbo mis favorable a la huida; pero la cindida negligen-
cia con que habia navegado durante aquella hora y la borda-
da que di6 sobre tierra, unidas a la ligereza del perseguidor,
cuyas velas de cuchillo le permitian cefiir con facilidad en
cualquier sentido, daban tambi6n lugar a suponer dudosa
aquella esperanza.









CO F R.E I


Volvieron a quedar, sin embargo, casi en la posici6n
que antes tenian respectivanjente; pero esto, merced a las
circunstancias que acabamos de expresar, desfavorables pa-
ra el perseguido, dur6 poco tiempo; todh vez que el rumbo
diagonal del Mosquito le iba acercando al bergantin-goleta.
La tripulaci6n de 6ste, al ver que la distancia mengua-
ba mas y mis, tendria raz6n en maldecir su construcci6n
pesada, y como defecto de la misma, alguna dureza en lo
que los marines llaInan obediencia al tinm6n; ventajas que
venian a afiadirse a] Mosquito, cuyo dltimo sesgo era un
verdadero atajo. Atrecho de que no podia librarse fAcil-
mente el barco perseguido por las condiciones poco marine-
ras de que hemos culpado a su constructor.
FIn vano braceaba el velamen, en vano estudiaba con
enmiendas y guiffadas continues ora a babor, ora a estri-
bor, la manera de aprovechar mejor el viento y ganar dis-
tancia; porque a todos estos sesgos correspondia el Mosquito
con la agilidad de tal, y cortando las olas como afilada cu-
chilla.
Veces habia en que los penoles del bergantin cojiendo
el viento de bolina, casi tocaban el agua; otras meti6ndose
de orza, crujian las vergas como si fuesen a quebrarse. Has-
ta el periquito iba envergado, y ya no le era possible echar
mis lona.
En cuanto a la goletilla, ponia sus velas en disposici6n
de beber hasta el mAs leve soplo, afanosa de senir cuanto era
dable; y a veces, cuando la racha venia demasiado brusca,
parecia ponerse casi a punto de zozobrar.
Al ver aquellas dos naves, una tras la otra, y tan li-
geras como aves marinas, podria decirse que en el mundo de
6stas se habian vuelto las tornas y que las grandes huian
de las pequeias; o acaso y con propiedad mayor, al observer
aquella precision con que la chica seguia a la grande, pues
apenas giraba 6sta, alli iba aquella, atrechando con frecuen-
cia para aprovecharse de los movimientos no siempre acer-
tados de la segunda; que era el martinete que deja los mwn-









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


glares y lleva en pos a su polluelo con la mira de adiestrarlo
en el rastreo de la sardina, convirtiendo esta especie de ojeo
en ocasi6n de balio y de "retozo.
Pero de. pronto el bergantin-goleta, persuadido tal vez
de que la huida era indtil, carg6 el periquito, y sobre-juane-
te, arri6 la escandalosa, dej6 en banda el picb del trinque-
te cangrejo, cuyas maniobras amenguaron su march; y
acab6 por cazar la botavara y bracear en contraposici6n las
velas de cruz, que flamearon a la par de las otras: con es-
tas operaciones, qued6se la nave al pairo, aguardando a su
perseguidor.
I Habia perdido todos sus recelos, o estaba dispuesta a
recibir la visit del atrevidillo barco, que tan temible le ha-
bia parecido hasta entonces, con la mira de saber de una
vez a que atenerse ?
No dej6 de producer alguna confusion en el equipaje
del barquillo pirata, aquella sibita maniobra, y sobre todo,
el verle en facha y como esperindole. i Seria estratagema ?
Ninguno de los dos buques habia izado pabell6n. Los del
bergantin por recelo acaso, los del pirata por descarada in-
diferencia.
Cofresi comprendi6 que aquel no era buque de guerra,
vista su construcci6n y falta de artilleria; pero al tenerle
mis cerca, pues habia seguido avanzando hacia 6l, aunque
con algunas precauciones, observ6 que tenia casi tanta gen-
te como el suyo.
Ya s6lo separaba a los dos buques espacio breve: es-
taban, como suele decirse, al habla.
Entonces Cofresi, tom6 una bocina, y dijo a los del ber-
gantin-goleta, acompaiando la voz con un gesto que indi-
caba lo imperioso de su demand.
-i Venga un bote, presto i El mayor de abordo!
Y la goleta maniobr6 de manera que el caii6n que lle-
vaba a proa, atestado de metralla, quedase apuntando al
enemigo.








COFRE I


A poco, advirti6se alg6n mrovimiento en la gente del
bergantin-goleta.
Cofresi, por no tener mis bote a bordo que la yola, in-
suficiente para el caso, solia exigir que el buque detenido le
facilitate el medio de abordarlo, enviindole una lancha que
pudiese contener el mayor ndmero de hombres. Esto le
proporcionaba dos ventajas: la de disminuir la dotaci6n del
buque amenazado, y la de asegurarse rehenes para toda even-
tualidad; y como gracias a su pedrero y a la entereza de la
demand, solia ver obedecidas sus insinuaciones, esperaba
confiado en esta ocasi6n igual obediencia.
Pero la nave que tan temerosa apareci6 al principio, ha-
bia cambiado de prop6sito: acaso fu6 estrategia su ante-
rior huida; puesto que el movimriento observado por el- pi-
rata, y que tanto 6ste como sus secuases, tomaron por apa-
rato de obediencia a su intimaci6n, fu6 para enfilar una ca-
rronada, en que muy pronto brill6 el relimpago: retumb6
el trueno, y la bala pas6 cual rayo por encima de la gente y
por entire los palos de la goleta.
La presencia de aquel caii6n hasta entonces oculto, sor-
prendi6 a los de la embarcaci6n pirata; y el disparo, de cuyo
dafioso efecto les libr6 tal vez el mutuo y casual balance de
los dos buques, ainadi6 el terror a la sorpresa.
i C6mo retener el vuelo de aquellos espiritus fantasti-
cos en que lo desconocido es tan poderoso ?
La suposici6n de que la presa era segura y de que iba
a caer en sus manos sin defenders, les habia engreido:
ahora, todo lo temian de aquella misteriosa conduct en que
el menor detalle les parecia embozada estratagemia. Sofia-
ban con sorpresas, que tras de la que acababa de ocurrir,
no carecian de verosimil fundamrento; y esperaban ver como
por encanto, coronarse aquellas muras, jArcias y vergas,
de fusileros en aptitud de barrerles como hormigas. Domi-
nados por semejantes reoelo, no sabian si apifiarse o espar-
cirse dentro del reducido espacio de la cubierta, para librar-
se de la granizada de fuego que ya imaginaban encima.









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


Si era buque de guerra, estaban perdidos: que todo po-
dria creerse de aquella inesperada resistencia y de tan im-
provisada artilleria.
Estas reflexiones fueron tan ripidas como la imagina-
ci6n que. las nutria, y estaban a punto de original un verda-
dero pinico: no falt6 quien, acaso el perezoso de la enmien-
da, se dirigiese a la boca de escotilla con la mira de bus-
car refugio contra la mortifera lluvia que imaginaba pr6-
xima. Ejenplo pernicioso que algunos en tropel iban ya
a seguir, con abandon de la cubierta; cuando el Capitin
pirata, corri6 a la escotilla, mont6 una de sus pistolas, y les
grit6 resuelto: i atras !
Ante esta actitud, detuvibronse los amedrentados, y
mandando aqu6l cerrar las escotillas, corri6 hacia popa con
la rapidez de una centella. Arremolin6se la tripulaci6n en
torno suyo, y todos ponian en 6l sus ojos, cual si fuese la
estrella en la oscuridad de la borrasca.
En moments tales, era que se sentia la superioridad
de animo que habia hecho del joven Cofresi, el jefe de aque-
,la turba, cual todas, tan propensa a la osadia como al te-
mor. El mismo Cain no pudo menos de volver los ojos en
demand de una soluci6n cualquiera, hacia aquel mancebo
que parecia hijo del peligro a quien odiaba porque le veia
superior, y a quien temia sin saber por qu4: acaso por esto
rrismo.
Roberto comprendi6 que no habia tiempo que perder.
y grit6: --fuego! iy al abordaje, antes que carguen otra
vez !
Sin duda pens6 que, fuese aquel buque lo que fuese.
no le quedaba mis remedio que combatir.
-QuizA no tenga mis artilleria se dijo porque
de tenerla 4 para cuando la guard ? Lo esencial es no de-
jarles cargar de nuevo ese cafi6n, e impedirles el fuego de
fusileria desde la jarcia y la cofa de trinquete.
El metrallazo del Mosquito se clav6 en sobrados pun-
tos de la obra muerta, de donde desaparecieron, en son de









COFRESI 101

ocultarse, todas las cabezas que la coronaban: el diaparo
habia herido a mis de uno; y este resultado alent6 a la
tripulaci6n pirata.
-Oarga apresurada grit6 Cofresi iDesamparan
la mura ... a ellos!
Corri6 al tim6n, haciendo girar violentamente la goleta,
hasta que meti6 la proa bajo la mesa de guarnici6n del ber-
gantin. El botal6n del baupres de aquella, se quebr6 como
un junco; pero, Ricardo, aprovechando la proximidad, arro-
j6 el gancho de abordaje con que estaba preparado, y que
se engarz6 entire los obenques y acolladores de la referida
mesa de guarnici6n.
-i Caza! grit6 Cofresi- y aplicaronse alli media docena
de hombres de los mAs forzudos, adhiriendo costado a cos-
tado.
Preciso fu6 que esta operaci6n se verificase con la ma-
yor rapidez possible, para que no quedase en ella mnucha par-
te de la gente, a causa de los tiros de fusil que comenzaron
a partir de la obra-muerta, ocupada de nuevo por los del
bergantin; aunque no en tanto nfimero ni con tan impreca-
vida franqueza como antes. No eran ya en tanto nfimero,
porque se ocupaban algunos en cargar de nuevo y poner en
bacteria la carronada.
El Campechano y Roberto con la mayor prontitud, arro-
jaron otro garfio a la porta de la pieza que acababa de entrar
en bacteria y que dispar6 de nuevo.
La bala pas6 esta vez mas alta que la primera, a causa
de la mayor proximidad del buque agresor. Cogi6le terciado,
y si la gente no recibi6 dafio, no asi el trinquete cangrejo,
en que, por estar en banda, hubo de enredarse con rapidez
el proyectil, y al continuar su flechado vuelo, le dej6 hora-
dado por tantas parties, como pliegues de flamante lona pre-
tendieron detenerle.
La marejada sacudia la mura de proa del Mosquito con-
tra el costado del bergantin, aferrada aquella bajo la mesa









ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA


de guarnici6n, que le comprimia como si tratara de abis-
inarlo.
Una vez atracada su popa, mediante el nuevo gancho de
abordaje, que se adhiri6 al cafi6n reci6n disparado, aumen-
tAbase aquel peligro con otro nuevo, pues el borde de la cu-
bierta, (nica retenida de la pieza, que despu6s del tiro qued6
destrincada, podria dejar de impedir que rodando Asta se
precipitase sobre el barco pirata.
El Mosquito se habia metido bajo el ala .del tabano,
cuyo aguij6n quedaba indtil; y si el segundo podia ahogar al
primero, no le era dado librarae del arponcillo de este.
-Acert6 se dijo Roberto no tienen otra pieza.
Pero, como habia temido, una vez disparada 6sta, los
fusileros aumentaban en lo alto.
-iA bordo!-exclam6 en seguida.
Dej6 la cafia y corri6 hacia la port; procurando evitar
con rApido asalto, el mal que les causaba la fusileria ene-
miga: dafio que no era mayor, porque la oscilaci6n continue
de los dos buques, y el movimiento acaso intencional de los
de la goleta, tornaban incertera la punteria.
Ante la mandada evoluci6n, los que disparaban desde
lo alto del buque agredido, acudieron a inmpedir el asalto que
les amenazaba por la mesa de guarnici6n adonde se dirigia
el pelot6n de abordaje, capitaneado por Ricardo.
Varios del buque agresor estaban heridos, y muerto al-
guno; contAndose entire los primeros el Campechano, aunque
levemente.
-iA bordo, que son nuestros, si saltamos pronto!-
afiadi6 Cofresi; y metiendo un chuzo por Ia porta de la ca-
rronada, hiri6 a uno, cuya bala de pistol pas6 silbando junto
al oido del pirata.
El que dispar6, ya herido, cay6 muerto de nueva lanza-
da con que este le atraves6 de parte a parte.
La port qued6 libre de defensores, pues todos acudian,
como hemos dicho, a la mesa de guarnici6n.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs