• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Dedication
 Frontispiece
 Felix Angel Salas Cabezas
 Envio
 Cayo Mussolini
 Juan Santamaria
 Reto al dolor
 Alma Guetar
 Sombras del bananal
 Salus, ano nuevo
 La iglesita del tremedal
 Selvas virgenes
 Cantor de America
 La fecha de la libertad
 Los calumniadores
 Edith
 Dos decimas a la libertad
 Nuestra raza
 La piedra de aserri
 Llegada a guanahani
 A su graciosa majestad: Etilma...
 Van pasando los Heroes
 Mario Aguero Gonzalez
 Abre el surco
 El regreso
 Ofrenda
 Efigies de semana santa
 Los libertadores de America
 Bajo el cielo porteno
 Luctuosa
 Bolivar
 Raza indigena
 A dona hermelinda sagot de...
 El lienzo del mesias
 Vengo hacia ti
 Viva Francia
 Hermelinda mora
 La voz de la esfinge
 Ofrenda
 En el dia de la libertad
 Soneto acrostico
 Visiones lugubres
 Te saludamos, poeta
 Hernan Zamora Gonzalez
 Por tus ojos
 In memoriam
 Tu
 Ahora
 Que ireis a hacer manana
 Junto a los muertos
 El golfo de nicoya
 Dos motivos
 El viejo reloj de mi pueblo
 Define tu actitud
 El pozo viejo
 En las bodas de plata de la escuela...
 Nuestros maestros
 Saludo a San Ramon en su cente...
 Canto a America
 Aguarda enterrador
 Index
 Back Cover






Group Title: Surcos grises : versos
Title: Surcos grises
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078278/00001
 Material Information
Title: Surcos grises versos
Physical Description: 158 p. : port. ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Salas Cabezas, Félix Angel, 1908-
Publisher: s.n.
Place of Publication: San José C.R
Publication Date: 1945
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078278
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000685429
oclc - 22461183
notis - ADM6501

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Dedication
        Page 3
        Page 4
    Frontispiece
        Page 5
        Page 6
    Felix Angel Salas Cabezas
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Envio
        Page 11
    Cayo Mussolini
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Juan Santamaria
        Page 15
    Reto al dolor
        Page 16
        Page 17
    Alma Guetar
        Page 18
        Page 19
    Sombras del bananal
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Salus, ano nuevo
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    La iglesita del tremedal
        Page 27
    Selvas virgenes
        Page 28
    Cantor de America
        Page 29
    La fecha de la libertad
        Page 30
    Los calumniadores
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    Edith
        Page 34
    Dos decimas a la libertad
        Page 35
    Nuestra raza
        Page 36
    La piedra de aserri
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    Llegada a guanahani
        Page 40
    A su graciosa majestad: Etilma I
        Page 41
    Van pasando los Heroes
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Mario Aguero Gonzalez
        Page 45
    Abre el surco
        Page 46
    El regreso
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    Ofrenda
        Page 50
    Efigies de semana santa
        Page 51
        Page 52
    Los libertadores de America
        Page 53
    Bajo el cielo porteno
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Luctuosa
        Page 57
    Bolivar
        Page 58
    Raza indigena
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    A dona hermelinda sagot de barbosa
        Page 62
        Page 63
    El lienzo del mesias
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Vengo hacia ti
        Page 71
        Page 72
    Viva Francia
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Hermelinda mora
        Page 77
    La voz de la esfinge
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    Ofrenda
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
    En el dia de la libertad
        Page 114
        Page 115
    Soneto acrostico
        Page 116
    Visiones lugubres
        Page 117
    Te saludamos, poeta
        Page 118
    Hernan Zamora Gonzalez
        Page 119
    Por tus ojos
        Page 120
        Page 121
    In memoriam
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Tu
        Page 125
    Ahora
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Que ireis a hacer manana
        Page 129
        Page 130
        Page 131
    Junto a los muertos
        Page 132
        Page 133
    El golfo de nicoya
        Page 134
    Dos motivos
        Page 135
        Page 136
    El viejo reloj de mi pueblo
        Page 137
        Page 138
        Page 139
    Define tu actitud
        Page 140
    El pozo viejo
        Page 141
        Page 142
    En las bodas de plata de la escuela normal
        Page 143
    Nuestros maestros
        Page 144
    Saludo a San Ramon en su centenario
        Page 145
        Page 146
        Page 147
    Canto a America
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
    Aguarda enterrador
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Index
        Page 159
        Page 160
    Back Cover
        Back Cover
Full Text


Felix Angel Salas C.


Surcos Grises
Versos


1945
Sanr Jose, Costa Rica


i









F6Iix Pingel Salas C.


Surcos Grises

Versov


1945
Sa, josi, Costa Rica


'j~



















DEDICA TORIA


Para dofia CARMEN LOBO DE SALAS, mi esposa,
cupas manos fueron siempre alivio I protecci6n en mi cabe3a;
cuyas palabras fueron consuelo en mis largas horas de dolor;
culo cora36n estuvo siempre conmigo en las hondas noches de mi angustia;
para ella, santa entire todas las mujeres, dedico con toda el alma este libro,
que lleva en to impalpable de sus sinfonlas mis generosidades todas...
Y en la estructura del verso todo lo bueno y de sincere que hay en mi.
A mi esposa, amiga I compafiera I mirtir, mi ofrenda total.

Felix Angel Salas Cabezas


San Ram6n, 1945.






































































FELIX ANGEL SALAS C.


\


















FELIX ANGEL SALAS CABEZAS


Poeta por antonomasia, con s6lo treinta y cinco afios de
vida, este muchacho es un creador singular del verso elegant,
a ratios heroic y a veces tierno, con la tersura de un petalo que
abre la candidez de su corola ante lunas imposibles...
Naci6 en casa de familiar honorable en donde dos cultos
han sido los eternos compafieros: el de la Patria y el del Hogar.
Ambos se a6nan para fundirse en uno solo: el amor al terrufio,
que se idealiza' al pasar los dias con raras sonoridades de agua
clara-que baja entire los yerbajos de la maleza hirsuta-.
Alumno de la Complementaria, de aquella que dirigiera
don Nautilio, lo fu6 Filix Angel y muy aventajado.
Era el que le gustaba oir el cruidal> de pajaros en las ho-
ras del mediodia y era el mismo que ha sido siempre: un desor-
denado, con el desorden de las columns rotas del Coliseo.
Influjos tuvo en su inimo que ya naci6, desde pequefio,
para cantar, pues hacienda un verso un dia le gust6 la cosa,
prob6 lo que era el vino amargo y delicioo de la santa inspira-
ci6n y alli lo tenemos... afios mis tarde, un versificador de alto
quilataje en poemas de envergadura y de emoci6n. El dolor le
toc6 muy a lo hondo desde pequefio; supo de las arideces de
la vida y vi6 morir, en plena juventud, a un su hermano, cuan-
do buscaba de ganarse el pan sirviendo a una compafiia extran-
jera. (No hallais en esto una similitud con su otro hermano de
arte, el ponderado Lisimaco, quien tambien perdi6 a un ser que-
rido en una explosii6n de dinamita?








En una tierra fria, golpeada siempre por la silampa, en casa
campesina, nace Felix Angel un lluvioso dia, el 10 de agosto
de 1908. Sus padres, don, Leonardo Salas y dofia Virginia Ca-
bezas; el, un hombre de los antafiones en quien el trabajo es
siempre ley, y ella, la compafiera discreta y leal, descendiente
de viejos heroes que en Santa Rosa y Rivas libraron la gesta
por nuestra Libertad.
De don Leonardo hereda Fl6ix su lealtad a prueba, y de
su madre, el pedazo de ala que le ha dado al Hombre visions
de angel y esplendores de estrella.
Gusta dofia Virginia de la anecdota fiel y de narrar la pi-
gina heroica. Y ambos, don Leonardo y su compaiiera, hicie-
ron de este muchacho el maestro, que tuviera sus primeras letras
con la nifia Elena Ruiz.
La escuela primaria lemata con don Florentino Lobo, el
brioso orador de paginas patri6ticas, el hombre que congregaba
a su lado a sus otros compafieros para oirlo narrar, con pro-
piedad notable, los episodios de la Revoluci6n Francesa; del
viejedito austero que cometi6 el error fundamental de su vida al
meters a politiquear, pues es sabido que este menester eleva a
los ineptos y sumerge a los claros talentos... Posiblemente, de
este hombre bueno, sac6 buena material plistica para el desarro-
lo de su plan cerebral este Poeta que se nos revela como tal,
aun en su dolor, cuando lo estudia y lo cercena... para ver que
tiene y a d6nde va. Fu6 periodista en su tiempo, pero un pe-
riodista festive, indolente parq la cr6nica; pero capaz de una
ironia y un gesto de ataque encubierto en la mis decisive de
las ofensivas: el humorismo. Y este es Fl6ix Angel. Dirigi6 un
semanario modestisimb: grupo de j6venes tan inexpertos como 61, y luego cEl Indepen-
diente>, un peri6dico de escasos ideales, y despu6s y
, colaborando en todos ellos. De vez en cuando gusta-
ba de enviar sus articulos al Diario&, que siempre le abri6 an-
churoso campo. Director mis tarde de la escuela de Grecia,
llega por fin a una visitaduria, no sin haber pasado por un pro-
fesorado de Escuela Elemental. Da alli las citedras de Caste-
llano y Dibujo y logra sobresalir en su ramo. Su escasa pedagogia








la compensa con su preparaci6n. MAs tarde se le mete en la ca-
beza levantar una tumba a Lisimaco. tumba, aquella con una lira, hecha de mamposteria. Ante las
burlas de todos, no ceja en su empeiio, se multiplica, describe
carta tras carta, 61 de ordinario tan indolente, algo lo mueve,
es. fuerza, es energia, es decision.
Y asi fui como, es el primer ramonense, que en asocio de
don Guillermo Palma y de dos policies, ve por primera vez,
veinte afios mis tarde, el esqueleto y la cabeza casi deshecha,
de Lisimaco. < ha dicho un -dia. Y ha quedado en nuestro interior, grabada in-
deleblemente, esta expresi6n: <(Una hermosa cabeza...
Ha publicado unas setenta composiciones, entire las cuales de-
tallamos: <;iViva Franciah!, que ha merecido la distinci6n de
ser declamada por locutores de las emisoras de los Estados Uni-
dos; India; eAlma Indigena; la profetica <(Ahora>; un soneto
brillante a Bolivar; , su iltima
composici6n escrita en su lecho de enfermo.
Su cultural se cimenta con los mis diversos autores: lo
mismo lee a Emerson. que a Pittigrilli; a Jorge Isaacs que a
S. S. Van Dine; a Victor Hugo, como a Hugo Wast; a Blasco
Ibfiiez como a Agatha Christie. Y paladea en forma incansable
versos franceses, estadunidenses, americanos. Lee a Vargas Vila
con delirio y gusta de la prosa bravia de Blanco Fombona y del
verso elegant de Evaristo Carriego, de Amado Nervo, de
Ruben Dario. Es Rod6 su confidence y el autor de Ariel le da
el esplendor del lenguaje y la brillantez de la idea... De vez en
cuando, estremece su emoci6n un poema de Lamartine o una
pigina de Voltaire.
Gusta de la Gramitica y no la aplica. Sabe que en ella esti
el fundamen'to de su vision y busca la base.
Mordido por el dolor..., enfermo desde hace trece meses
(1945), tiene alientos siempre... Decae con impaciencia, con la
impaciencia que ha sido el veneno de su vida; pero nunca es
imprecante, su dolor tiene el sello de los grandes horizontes y








el silendo de los supremos paisajes... Sabe que el dolor es fe.
cundo para su alma y al safrr de 61, nueva mariposa, su espiritu
estari mis fortalecido para la lucha y para el Destino que Ie
vida le ha trazado.
jEscribe heroicidades sin saber que su came ultrajada es
una heroicidad y que esti librando, en esos trece meses, una
lucha que tiene la altaneria de dos cumbres en contraste...
Y esperamos verlo bueno pronto, y abrigamos la seguri-
dad de que de este combat, que tanto lo ha purificado, salga
un hombre, cargada su espalda de ideales y Ileno de nobles
emotividades que pondri al servicio de sus dos -afectos: LA
PATRIA y EL HOGAR...
El tiempo-justiciero juez-habra de dar lo suyo al
Poeta..., pues nadie tiene mejores titulos con Carlomagno para
reclamar el puesto que como cantor national, dejara vacant
nuestro gran Lisimaco.
Trino Echavarria


San Ram6n, enero de 1945.








SURCOS GRISES 11


ENVIO

Para el Prof. Hernan Zamora Elizondo
Secretario de Estado en el Despacho de
Educaci6n PIblica.
Al presentarlo Surcos Grises

iDon Hernin, ahi van... Menudo enredo
se hizo Ud. por su gusto... iVaya un liol
Y bien que yo me salga como puedo,
...Pero, Ud., cpor que causa, amigo mio,
se meti6 en este enredo?

i...Ahi le van mis versos! Al cuidado
de Ud. los encomiendo y... Dios me valga...
iPor el manchego campo desolado
van al amparo de su mano hidalga
y en espera, Sefior, de que Ud. salga
y lo saque con bien del atentado... I

jLabor dispersa de cuartillas sueltas
que hecha una colecci6n me cost verla;
bien puede que al lievarla y al traerla
ante sus ojos por distintas vueltas,
Su Excelencia, entire linfas tan revueltas,
encuentre alguna perla. .

iY le ruego que si eso sucediera
segin mi anhelo que cualquiera explica
que engarce don Hernin la joya tica,
de modo que abrillante en la bandera
de esta mi idolatrada Costa Rica...


Flix Angel








12 FELIX ANGEL SALAS






CAY6 MUSSOLINI

(A la honorable Colonia. de Italianos Libre;
de Costa Rica)

iCay6 Mussolini...
iY en la hora tremenda y macabra,
resuena a tragedia la enorme palabra:
cay6 Mussolini...!

iY el belico grito
que anuncia el suceso retumba infinite
en la cueva negra del Fuehrer maldito...!

SCay6 Mussolini
y entire el caos que envuelve al Fascismo,
su efigie grosera se vuelve al abismo... I
iCay6 Mussolini
porque en su alma no hallaron acendro
las ansias de un pueblo, porque era el engendro,
de alevosas y fieras doctrinas;
cay6 Mussolini
porque deshonraba las armas latinas...!

iCay6 porque, armado del cetro del Fascio
hizo escarnio del suelo de Horacio,
de Dante y del C6sar;
porque sus corceles
hollaron gloriosos laureles,
mancharon luminicos hechos,
porque atropellaron todos los derechos
y porque ultrajaron la 'istoria del Laciol








SURCOS GRISES 13

Un pie de La Tripode rueda; se escucha
su grito de muerte
que se tuerce y se vierte
dominando el fragor de la lucha:
ICay6 porque un dia, su altanera mano
se puso al servicio del Fuehrer germano
y pulsaba el mismo diab6lico estro
de este atrabiliario maligno y siniestro,
de este loco embriagado en la copa
que llenan de sangre los nifios de Europa,
de este loco de fiera arrogancia
que hendi6 con sus cascos el vientre de Francia...

i Cay6 Mussolini
y en su seguimiento rodarin los otros
cuando sobre el Llano desate sus potros
de crines en llamas, la Gran Libertad,
y esta misma Italia proyecte su grito
vengador, de un ardor infinite
sobre las legiones del Fuehrer maldito...I

i Garibaldi, levantate... I
iDante,
tu pluma sus cantos magnificos cante
tu pluma de bronce,
tu pluma, Alighieri, de limpio metal;
poned, Italianos patri6ticos arcos
en las calls repletas de Historia
porque al lado del Dios de la Gloria
avanza el temible Le6n de San Marcos
a la busca del Monstruo del Mal...!

iCay6 Mussolini
y caerin los que sigan la ruta
nefasta y soberbia del histri6n modern;








FELIX ANGEL SALAS


old el estr6pito
con que rueda con 61 su Gobierno,
con que rueda con 61 el Fascismo
y escuchad como traga el abismo
todo el engranaje de esa fuerza bruta
leintegrada de nuevo al infierno!

iltalia, ya basta de duefios y yugos,
de bastardos y fieros verdugos,
de guias extrafios
en ese calvario de mis de mil aiios,
te han hecho su victima...! iEscucha el alerta
de nuevas cruzadas; conmueve a los mundos
la guerra que hiende tus mares profundos
y el grito de Am6rica que dice:
iDespierta... I

Se levanta en el Sur una aurora...
Italia irredenta-ya lleg6 tu hora
y San Jorge y Washington te llaman; ahora
se levanta un sol...
Vuelve al Norte los f6rreos calibres
del arma, y las huestes de tus hombres libres,
tendrin su De .-

iCay6 Mussolini,
la lava del Etna se tuerce en tu seno
al grito de guerra que hiende el Tirreno,
la sombra de C6sar te dice: ciA luchar...!
Un sol de Victoria tus campos gloriosos alegra,
destroza en jirones la Camisa Negra
y marcha-la espada en la mano
en busca de la Libertad...!-







SURCOS GRISES


JUAN SANTAMARIA


(Al pie de su bronce)

Para el notabilisimo escritor y distinguido
periodista don Otilio Ulate, afectuosamente.

iPobre, sin mis cimera que tu impAvida frente
admiro la pujanza de tu brava proeza,
porque encarna tu gesto la callada grandeza
de una gleba miserrima, sufridora y paciente!

iDe tus carnes de cobre surge llama ferviente
que. en los propios altares del deber te ha inmolado;
much mas que a ninguno te amo por ser soldado
humilde y como nadie decidido y valiente!
iCuando vibran las dianas de las viejas hazaiias
y se agita en los aires el acero de Cafias
sacudiendo el recuerdo de inmortal heroismo,

todo mundo musita tu patri6tico nombre;
porque t6 eres el simbolo encarnado en un hombre
y el hombre que la Patria transform en simbolismo!








16 FELIX ANGEL SALAS


RETO AL DOLOR

A mi querido y yiejo amigo don Trine
Echavarria, en San Ram6n.

Yo te excito a triunfar, came maltrecha
por el dolor golpeada y sacudida;
t6 tienes que vencer el mal que acecha,
con un solo prop6sito: ILA VIDA...!

iY t6 puedes hacerlo...I Entre tus venas
la llamarada de la sangre arde
pronta a triunfar del morbo de las penas...
-iVamos!, iilzate al fin, no seas cobardel
(Qu6 el dolor...?- Ya lo s4; nada se libra
de esta oscura deidad, Angel y fiera...
iSi el ansia de vivir se yergue y vibra
que importa que te muerda y que te hiera...!

Que nadie te sefiale con el dedo
porque fueras la care que se abate...
iQue admiren en tu arrojo y tu denuedo
la indomable virtud para el combate...!

Aun con su gran poder y fuerza much
el torcedor del mal no ha de vencerte,
porque aportas la fe para esa lucha
que sostiene la vida con la muerte...l

Y en fin... cque son tus males comparados
a los negros dolores de otras vidas.








SURCOS G'RISES 17

-jCuerpos por la tragedia destrozados,
carnes por el dolor estremecidas!-

iYa sabes que te observo...! Si te dejas,
si ante los golpes del dolor te aflojas,
no te he de oir maiiana si te quejas
ni me haris conmover con tus congojas...

De este turbio crisol del sufrimiento
que ain te insulta con zafia repetida,
saldris con este firme pensamiento
y este solo prop6sito: ILA VIDA!








18 FELIX ANGEL SALAS






ALMA GOETAR


Alma Giietar, espiritu que sin vallas ni diques
domefiaste espesuras y salvaste barrancos;
alma que soportaste la invasipjn de los blancos
con la brava entereza de los viejos caciques.

Alma de los natives que sembraron asombros
coronadas de plumas sus olimpicas frentes;
espiritu aborigen de los indios valientes
que humillaron los bosques con el dardo a los hombros.

Raza libre, al nombrarte yo mir6 los boscajes
que cubrieron ha siglos tus dominios soberbios
y contemple a tu hueste, toda ardores y nervios,
sacudir en su avance los tupidos ramajes.

Y admirome la ardencia> secular de tus meritos,
tu libertad aut6ctona que vibr6 en las marafias,
y te mire, sefiora de las patrias montafias
emergiendo del fondo de los siglos pretiritos.

Plugiera a Dios que hubieras dado a tus descendientes
ese rayo del cielo que anim6 tus bravuras
para esperar en guardia las edades futuras
invencibles, lo mismo que tus indios valientes.

Alma indigena, espiritu de liberrimas razas
que eclipse la braveza de los fieros jaguars,








SURCOS GRISES


ti no has muerto, cuando alguien amenace tus lares,
alzaran los giietares su broquel y sus mazas;

sonara en las Ilanuras el aut6ctono grito
que atron6 estas quietudes hace cuatro centuries,
y se oirin en las selvas las patri6ticas furias
que inflamaron la sangre de tu gran Garabito.

Pasarin como entonces frente al'fuego de guerra
los soldados cobrizos de pret6ritos dias
entire tanto se escucha en las selvas sombrias
el tropel de aborigenes que estremece la tierra.

Alma Giietar, espiritu de los siglos remotos,
de conquistas heroicas y batallas sin nombre,
danos la autonomia que tuvieron tus hombres,
pr6stanos la grandeza de tus idolos rotos.

Sentiremos entonces que t6 animals las brumas
de esta tierra que es tuya desde el valle a las cumbres;
danos de los altares el ritual de tus lumbres
pr6stanos como insignia tus olimpicas plumas.

Alma Giietar, acercate a nimbar nuestras frentes
con el vivo destello que anim6 tus bravuras,
para esperar en guardia las edades futuras
invencibles, lo mismo que tus indios valientes.







20 FELIX ANGEL SALAS


SOMBRAS DEL BANANAL

Al Lic. Manuel Mora Valverc

Alli van... En sus almas cargadas de ilusiones
extiende la esperanza su migico dosel
y animan y confortan sus bravos corazones
un arma: jel brazo reciol, y un cantico: ila fe!

iParrita, Quepos...! iNombres que suenan al oido
con sugesti6n extrafia en esta hora actual...!
iOh Vellocino de Oro, oh ideal jams vencido,
oh ensuefio de triunfar...!

An6nimos valientes de f6rreas contexturas
que en otras tierras buscan su empefio realizar...
iA d6nde van...? iDios sabe...! iNo temen las bravuras
del clima ni la muerte...l
iMiradlos... ya se van...!

La vida hay que ganarla donde ella se present
y al precio de sus males el pan vendrA al hogar;
son de acerados mfsculos y Ilevan en la frente
un astro:
iel del ensuefiol
iMiradlos... ya se van...!

No tienen miedo a nada y arremangados, fieros
ante el dolor, se pierden entire las sombras ya;
exhaustos los bolsillos y rotos los sombreros,
con un nudo en el alma, se alejan... iAllA van...!









SURCOS GRISES


Dejaron sus carifios debajo del alero
que alegran los chicuelos en corro familiar;
padres, hermanos, hijos, cuanto se adora; pero
hay que luchar por ellos... jPor ellos...! iPor el pan!

Templados en las fraguas de todos los trabajos
y todos los dolores, no vuelven paso atras;
iqu6 importa que en las selvas falte el camino? iA tajos
los trillos abriran...!

No los detiene nada ni nadie; me parecen
estatuas animadas al soplo del Deber.
Ya marchan, ya se alejan y al fin desaparecen...
Llevan un arma: jel brazo! Y un cAntico: ila fe!

iRegiones del Pacifico, extrafias lejanias
que absorben por falanges al hijo del pais
y en donde suenan bajo la llama de los dias
los himnos del trabajo con su feroz trajin!

En su alma sofiadora mordi6 la negra ausencia,
en sus morenas carnes el litigo del sol:
ino importa, pues, que llevan serena la conciencia
dispuesto el recio brazo, temible el coraz6n!

Dejando las ternuras del techo bien amado,
los lares que arrullaron sus cAnticos de amor,
la dulce noviecita o el hijo idolatrado,
se alumbran con un astro divino: ila 'lusi6n!

Son hijos de la lucha; sus biceps de valientes
transforman los aspects del fiero litoral;
mi lira se arrodilla delante de sus frentes:
iQue Dios los acompaiie... i Miradlos, ya se van...!









22 FELIX ANGEL SALAS

iQue el Dios de los que sufren defienda su organism
del monstruo del pantano; devuilvelos Sefior,
como se fueron: fuertes, airosos; que el abismo
no trague las bravuras de tanto coraz6n... .

En sus pupilas grises y heroicas, el Ensuefio
produce extrafios brillos bajo el calor del sol
y empuja hacia adelante sus pass el empefio
de un porvenir mejor...

Son haces, son gavillas de m6sculos sus brazos,
de acero sus miradas, resuelta la actitud...
iRompieron decididos los mis amados lazos
y van Dios sabe a d6nde bajo el inmenso azul... .

No tienen miedo a nada... Las dulces ilusiones
extienden en sus almas un magico dosel...
Se van con sus valientes y ferreos corazones,
un arma: iel tuerte brazo!, y un cAntico: ila fel








SURCOS CRISES 23


iSALUD, A5RO NUEVO!


iSe va el aiio viejo!
iSe va el aiio viejol
Con el iltimo golpe que arranca
de los campanarios, se va el afio viejo...
Caduco y afiejo,
se va el afio viejo de la barba blanca...
iVa a cargar con el pobre monarca,
el potro del tiempo que enarca
el cuello impaciente,
negro,
reluciente,
y, agarrado al tirante del coche
s6lo aguarda el exact moment
de arrastrar sobre el lomo del viento
las ruedas de ebano del funebre coche
por las estrelladas sendas de la nache... I

iSe va el afio viejo!
iEl rey del semblante contrite y afiejol
iVa a rodar por la curva infinita
de los hondos siglos la deidad marchita
del afio que muere...
IY el carnavalesco, regio miserere
le amarga el minute que vivir le resta
y a su amarga agonia contest
con la algarabia de una loca fiesta. .








24 FELIX ANGEL SALAS

iTe vas, Afio Viejo
del blanco bigote y el torvo entrecejo;
cefiudo viajero
que agita en los alres picudo sombrero;
te vas, Afio Viejo...
llevando la carga del iltimo anhelo
por los infinitos casinos del cielo;
yo te miro en el fondo del coche,
del coche que impulsa por atreo sendero
el caballo negro de la Media Nochel

iSuenan en los aires doce campanadas
y, por las celestes zonas estrelladas,
humeantes los belfos, flotantes las crines
el corcel del tiempo se va a los confines,
y en el propio instant que su casco arranca
de las mismas sombras, luminicos rastros,
la vision contemplo de una barba blanca
que se hunde en la senda de oro de los astros!

iSe fu6 el Afio Viejo, por los infinitos
con su mustia carga de ensuefios marchitos!

iSe fue con su cara de amargo reproche,
con el rostro del torvo mendigo
y, al cerrarse el enorme postigo
detras del auriga que guia su coche,
rien las mujeres risas cristalinas,
alegres orquestas
rinden sus tributes al dios de las fiestas,
los brindis se ofrendan en loco derroche
y mil serpentinas
incendian los mantos crises de la noche... I








SURCOS CRISES


Y al hundirse el minute que marca
la huida ruidosa del viejo monarca,
con inusitado son de cascabeles,
gritos y tropeles
aparece raudo, soberbio mancebo,
iel dios Afio Nuevo
tal como un efebo
montando su coche de doce corceles... !

iSalud, Afio Nuevo, que traes ambrosias
para la tragedia de las penas mias,
estas penas mias que nadie divisa
y que levo ocultas detris de mi risa...!
Que tienes la forma del aureo mancebo;
salud, Afio Nuevo,
que guiaste cuadriga de potros piafantes
por las estrelladas sendas de los cielos,
que traes en tu coche de nicar y perlas,
los nuevos anhelos...

iY tus doce caballos-Las Horas-,
son deidades de luz, triunfadoras
que llegaron en ripida march
ataviadas de arneses de oro
y que tienen las crines de escarcha
y un relincho sonorol

iSalud, Afio Nuevo,
coronado de clasicas flores
que viertes las copas de rubios licores
en esta farandula de nuestros festines;
que soplas al viento los largos clarines
sobre el panorama de nuestros dolores;
que luces la gracia de un loco delirio,
la voz del invierno y el fuego de Sirio,








FELIX ANGEL SALAS


que riegas, volando tus claros topacios,
que hiendes gallardo los hondos espacios;
auriga del cielo que impulses el coche
fustigando la cuadriga blanca
cuyo casco magnifico arranca
polvo de diamantes a la negra Roche... I
Ven, que tu vibrant voz carnavalesca
alunrbre esta hora miliunanochesca
con las castafiuelas de tu risa fresca...

iFeliz Afio-Nuevo--, ven hasta nosotros,
disipa la niebla de tanta tristeza;
deja que admiremos la regia belleza
y los frenos de oro de tus blancos potros... .
iDanos, como a otros,
un sitio a la orilla de tu blanca mesa... !

iVierte en nuestras almas que amarga la pena
la divina lumbre de tu gracia plena;
danos los perfumes que endulzan la vida
y hacen bella y grata la amarga partida;
danos el secret de tu risa loca
que alegra y revive todo lo que toca;
tus musicas bellas,
tus coronas de blancos jazmines,
tu diadema regada de estrellas
y el champin de tus reales festines...!
iDeja que toquemos, radiante mancebo,
las regias molduras de plata del coche
en que, raudo y loco, cargando tu anhelo
cruzaste los grises caminos del cielo... !
iDeja que palpemos tu manto de Efebo,
que gustemos tambien el derroche
y que, en la faiindula de la Media Noche,
alcemos las copas gritando: IFELIZ ARO NUEVO!








SURCOS CRISES


LA IGLESITA DEL TREMEDAL


Cierra el verde final de la avenida
este asilo de amor humilde y bueno,
donde cada afio busca el Nazareno
un refugio a su pena incomprendida.

El alma de las madres, combatida
por un dolor de mansedumbre lleno,
halla en su ambiente mistico y sereno
este nido de amor para la vida...

iLa contemplo surgir tan bellamente,
que su efigie mi espiritu conforta
y me incita a pensar unciosamente

que debo arrodillarme ante esa frente,
cuyo perfil sagrado, se recorta,
sobre el oro rojizo del poniente!









FELIX ANGEL SALAS


SELVAS VIRGENES


Era un bosque sagrado y la sombria
fronda llena de virgenes efluvios
tuvo, al fulgir de tus cabellos rubios
que tu gloriosa desnudez lucia,

la realidad de una deidad bravia
que, animada en tu loca hiperestesia,
resucit6 la regia fantasia
de los eternos mirmoles de Grecia.

Y aunque la selva, avara de tu gracia,
ocult6 tu soberbia aristocradia,
pude, al fin, descubrir entire las ondas

tus formas niveas de odorante lirio
y hubo en tu risa el inmortal delirio
de una fuga de cisnes en las frondas...







SURCOS CRISES 29


CANTOR DE AMERICA

A mi querido amigo. el poeta ramonense
Carlomagno Ara a, con sincera estimaci6n.

iVibra, cantor de America...! iLas gestas aborigenes
que hicieron sus venablos de agudo huiscoyol,
te inspiren y ante el eco ritual de sus origenes
haz como aquellos indios que adoraban al Soll

iEl viento de las pampas anime tus cantares
rugientes, y al conjuro de un soplo colosal,
resuenen en tu lira los ecos de sus mares
y el ronco clamoreo del bosque tropical!

Cantor de las Americas: la brava lejania
infunda en tus poemas la hurafia rebeldia
como un resurgimiento de historic secular...

a su conjuro se oiga tu cantico divers
llevar en la armonia lib6rrima del verso
la voz de las cascadas y el grito del jaguar... I







30 FELIX ANGEL SALAS


LA FECHA DE LA LIBERTAD


Tu naciste al calor del heroismo
de los bravos ej6rcitos triunfantes,
que asestaron su pufio de gigantes
en el nudo vital del esclavismo.

Y, sin manchar en sangre al despotismo
que propici6 tres siglos humillantes,
envolviste con climides brillantes
a las cinco Repiblicas del Istmo...

IHoy te aclaman las fuertes muchedumbres
y encendidos en f&rvidas vislumbres
hacen guardia el Pasado y el Presente,

y en un anhelo de futures grandes
se inclinan saludindote los Andes
en el punto de uni6n del Continente.. .I








SURCOS CRISES 31


LOS CALUMNIADORES

Para Corina Rodriguez, excelente educadora
y amiga.


iOid! iRugen cual s6rdida jauria
y, al cundir de sus bocas el aliento,
vu6rvese noche el esplendor del dia
y se adivina un t6sigo en el viento!

iSon los calumniadores. Paso a ellos,
pues representan la cobarde injuria
y en sus ojos de cArdenos destellos
hay sadismos de bArbara lujuria!
iRecatando sus rostros en la sombra
lanzan el filtro que el honor amengua
y al ver su vida destructora, asombra
la tremenda perfidia de su lengua...!

iEngendros de la noche y de la nada
hijos de una crueldad de baja alcurnia,
son en la hez social, una avanzada
del asqueroso dios de la Calumnia. .

Muerden con un placer inconcebido
la honra limpia y la inocencia pura
y sobre el coraz6n mas prevenido
clavan la envenenada dentadura.








32 FELIX ANGEL SALAS


eQu6 les importa? En el falaz derroche
de astucia y de maldad son algo eterno
que se produjo al soplo de la noche
unido al poderio del infierno.

iAgregados al seno de la furia
bebieron el rencoT y hacen su emblema
de la calumnia armada, de la injuria,
y el falso testimonio hecho anatema!

iCosa fatal, entire sus pensamientos
hay luz, pero es la luz del Gran Proscrito
y doquiera que soplan sus alientos
se hunde lo bueno y surge lo malditol

Y, cuando nada presents, y todo
duerme en las beatitudes de la calma,
surgeon del fango, se alzan de entire el lodo,
luego sentis sus garras en el alma.

iNo hay que atacarlos! ;Son invulnerables,
negros vampires cuyo arrojo asombra:
dejad ir a esos buitres miserable,
que de la sombra vuelvan a la sombra... !

Despreciadlos, tomaron las pendientes
y aunque pueden volver de tarde en tarde,
nunca habran de manchar las altas frentes
que desdefian su ataque mis cobarde.

iPerdohadlos... !, son series miserables
que llevan destrucci6n para ellos mismos
y con todas sus fuerzas espantables
devueltos han de ser a los abismos.








SURCOS GRISES 33

iNo tembl6is... Yo he sentido aqui en mi frente
sus alas de murci6lagos proscritos
y ha moidido en mi alma, el soplo ardiente
y voraz de esos Angeles malditos.

Y aqui estoy, porque alienta el heroismo
de mi serenidad invulnerable,
una espada de luz: el optimism,
y el desd6n: un ariete. formidable.








34 FELIX ANGEL SALAS


EDITH

En la muerte de dofia Edith de Cambronero,
acaecida en San Ram6n, y como un afectuoso
recuerdo para su esposo don Edgar Cambro-
nero y su padre don Marco T. Acosta, par-
ticulares amigos mios.

iSefior!, ni mis humilde ni mis buena
la pudiste former para la vida...
violeta que pasara inadvertida
perfumando las sombras de una penal

Y su sino fue tal que, cuando plena
una gracia inmortal la sonreia,
bes6 la muerte, traicionera y fria,
su doliente figure nazarena...

iSefior!, por que designios misteriosos
no pudieron los nobles ser dichosos
ni servir de remedio y de consuelo?

(Por que emprenden tan pronto la partida
los buenos que aun nos quedan en la vida,
si tiene tantos Angeles tu cielo...?


Febrero 1942.








SURCOS GRISES 35


DOS DECIMAS A LA LIBERTAD


iOh, Libertad inefable
que vieron nuestros abuelos
florecer bajo los cielos
de esta mi Patria adorable;
como un himno formidable
te oigo-libertad querida-,
y, mi alma ante ti rendida
jura que, antes de perderte,
he de sellar con mi muerte
la dignidad de tu vida!

Libertad que fuiste un dia
fuerza vibrant y creadora:
RIFLE DE JUANITO MORA,
TAMBOR DE SANTAMARIA...!
Si en una ocasi6n sombria
se oscureciese tu historic
y una causa infamatoria
te menoscabara en algo,
idisp6n de lo que yo valgo
para restaurar tu gloria!


15 de setiembre de 1942.








36 FELIX ANGEL SALAS


NUESTRA RAZA

(En el 450' aniversario del Descubrimiento
de America.)

Toda raza, indefectiblemente, tiene figures y hechos que la
enorgullecen y exaltan; toda raza debe tenerlos, porque ellos
son como el espiriiu que la anima y la conforta. Tambin nues-
tra raza india, aut6ctona, tuvo hombres y realize proezas que
salpicaron de estrellas la conquista del siglo XVI...
Nosotros debemos sentirnos orgullosos de aquellas civili-
zaciones de los Guaranies, los Araucanos, los Incas, los Azte-
cas, los Caribes, los Mayas-sobre todos, los Mayas.-
(No fue asombroso, acaso, encontrar en las intrincadas
selvas americanas, imperios organizados, c6digos sabios, leyes
maravillosas y ciudades magnificas? ZCaudillos y legiones inte-
gros para el ataque y heroics hasta el sacrificio en la defense?
iLa figure de Col6n es grandiosa, mas la de los grandes
Incas es solemne como la de los dioses paganos; la gesta de
Cortes es avasalladora y potente, pero la del joven Guatimozin
es algo asi como la dignidad martidizada de la Raza!
iLa Conquista fu6 digna de los Conquistadores...!
iY de aquella raza que combati6 a los moros desde Pelayo
hasta Fernando el Cat6lico en una odisea de 750 afios, y de
estos indios bravios y bizarros que bebieron de sus campos el,
sentido luminoso, de la LIBERTAD, hubo la aleaci6n maravi-
Ilosa de una nueva raza: la Raza Americana...!
iDel cobre y del estafio se obtiene una mezcla mis fuerte y
poderosa que cualquiera de ambos metales: del Indio y del Es-
pafiol se evidencia una raza que ha de ser, en el desenvolvi-
miento de los siglos, mis poderosa que ambas, la Raza Ame-
ricana, Ilamada a ser la Raza Superior, por su espiritualidadl


12 de octubre de 1942.









SURCOS CRISES


LA PIEDRA DE ASERRI

Muy afectuosamente a mi dilecto amigo
Presb' D. Jose Maria Ramirez, Cura de
la Parroquia de Aserri.

iParece, colocada en las techumbres
de la ciudad, junto al azul distant,
del ocaso a las ultimas vislumbres,
el trozo de granite que un gigante
animado de c6lera pujante
clav6 sobre la frente de las cumbres... .

iO bien, inm6vil en la cresta informed
de la empmada soledad, semeja,
cuando la tarde en la quietud se aleja
en su coche de luces multiforme,
el ojo negro de una bestia enorme
que Ilora ante el crep6sculo su queja... I

iY, cuando luego, la imponente sombra
arropa la solemne lejania
igual que inmensa alfombra,
queda la piedra ins6lita y bravia
como un fiero basti6n que desafia
la Eternidad, con altivez que asombra!

Fui sin duda la piedra consagrada
por los recios caciques sefioriales,
para ofrendar la sangre destinada
de las morenas virgenes rituales
cuya care anim6 los bacanales
y exacerb6 la grita de la indiada...








38 FELIX ANGEL SALAS

El ara en que ofrendaran los giietares
al Padre Sol la ceremonia extrafia
de arrancar, al compis de sus cantares,
el coraz6n viviente de la entrafia,
en tanto que rugia en la montafia
su concerto de frondas y jaguars.

Afirma una conseja
que, en la gruta cercana al manolito
habitat aun el alma de una vieja.
Ra Zarate... iEn la paz de lo infinite
se oye en las noches resonar un grito,
una risa despubs, luego... una queja!

Y esta negra deidad que vive y medra
como el genio ancestral de aquella altura
en su gruta de musgos y de hiedra,
ensaya danzas en la noche oscura
y entonces puede verse de la hondura
un destello infernal sobre la piedra.

Canta despu6s el huracin; bravia
ruge la tempestad con voz hurafia
y aquella aparici6n torva y sombria
de ojos de fuego y catadura extrafia,
lanza una larga carcajada fria
y se pierde, gritando, en la montafia.

'Y luego, entire los fieros elements
que el rayo anima con vibrant queja,
se escuchan los conjures de la vieja
cabalgando en el lomo de los vientos
y suena, de la piedra en los cimientos,
la risa que se apaga y que se aleja.








SURCOS GRISES


(Sera mAs bien el alma indomefiable
del Cacique Aserri...? (Su inima errante
amarrada a la piedra formidable
que fuera altar de su naci6n pujante
y que en el seno del azul distant
desahoga su pena inconfesable?

SLa inmensa pena de sus tribus rotas
por un feroz desgarro;
y las victorias del ayer, ignotas,
y aquel pais magnifico y bizarre
que al empuje de lanzas y picotas
vi6 sucumbir sus idolos de barro...!

iY que hoy, tendida hacia el confin la vista
dominadora y fiera todavia,
la mano airada y lista,
lanza a la noche s6rdida y bravia
su voz de libertad que desafia
la infame expoliaci6n de la conquista!

iPiedra hermana del Sol y de la Altura
que se embriag6 de raudas tempestades
vigilando, hace siglos, en la hondura
la march de diversas sociedades,
simboliza, al hundirse las edades,
la eternidad inconmovible y dura...!

iY es, engastada arriba, en las techumbres
de la ciudad, junto al azul distant,
de la tarde a las iltimas vislumbres,
el proyectil enorme que un gigante,
animado de c6lera pujante
lanz6 sobre la frente de las cumbresl








40 FELIX ANGEL SALAS


LLEGADA A GUANAHANI


iAmanece...! Al mecerse la extranjera flotilla
sobre el verde profundo del Caribe ondulanie,
dominando el misterio del oc6ano de Atlante
los leones de Espaia .van saltando a la orilla.

Y, en mitad del soberbio panorama que brilla
bajo el oro que viene con el sol de levante,
se destacan, a espaldas del audaz Almirante,
las galeras augustas de Isabel de Castilla...

iGuanahani, descefiidos sus ropajes de brumas
va poblando las playas de aborigenes plumas
y se ofrenda en los hijos que ocultaban sus frondas,

subyugada a la vista de estos rubios marines
que surcaron al golpe de sus remos latinos
los primeros caminos en las virgenes ondas...








SURCOS GRISES


A SU GRACIOSA MAJESTAD: ETILMA I


iYo os vengo a saludar, gentil sefiora,
mensajero de un pueblo que se mira
inspirado en la gloria que respira,
vuestra gracia de joven triunfadora!

Caballero del arte, os traigo ahora,
-tributo de un vasallo que os admira-,
un tesoro de canticos: imi lira...!,
y una veste de p6rpuras: ila aurora...I

Dispuesta a obedecer, la grey reunida
espera vuestra march de elegida
y el eco del clarin que ya no tarda...
iOrdenad...! iSi un miller de corazones
quereis como sagrados escalones,
rendida a vuestros pies, la corte aguarda!


(I) Sefiorita Etilma Salas.


41








FELIX ANGEL SALAS


VAN PASANDO LOS HEROES...

A la memorial de los soldados del 56-57.


iVan pasando los H&roes...!
iAl fulgor de la hora
libertaria, que un brillo de apoteosis revela,
se destaca gailarda la figure de Mora
y crepita la antorcha del Tambor de Aiajuelal

iDe los bronces hist6ricos las airosas figures
luminosas, descienden con los ojos brillantes
y al volver en tropeles a las vastas llanuras
van rompiendo los Ambitos con sus ecos vibrantes

iYa desfilan los H6roes...! Son igual que montafias
que a su paso sacuden la melena de llamas:
iEsas hojas de fuego son las bravas proclamas!
iEse inquieto relAmpago es la espada de Cafiasl

Y el ejArcito avanza, y es compact muralla
de gloriosos fantasmas cuyos pies estan rotos
por las rudas jornadas; son los. heroes ignotos
que han de liinpiar los campos con la recia metralla.

iNi armadura ni nada: la camisa de manta,
los sombreros de palma como casco guerrero;
escuchad cuil sacuden a su paso el sendero
si en sus pechos el Himno Nacional se levantal








SURCOS CRISES 43

Penetrada la Patria de sus ansias mas vivas
y previendo de Walker las sorpresas insanas,
les envuelve en el seno de las selvas nativas
o en los pastos ilimites de las vastas sabanas.

iSon los heroes ep6nimos...! iEn sus manos se crispa
un temblor libertario...!, van abriendo los trillos
con los rayos de acero de los burdos cuchillos
y el cafin anticuado de los rifles de chispa.

Por las recias gargantas cunde uninime ruido,
sinfonia guerrera que la sangre violent:
ies el himno sonoro, es la humana tormenta
que a lo lejos resuena con poder de rugido!

iVan pasando los h6roes...! iContra el claro horizonte
se recortan precisos, los contornos soberbios,
y, al mirarlos de nuevo, sobrecogen los nervios,
cuando blanden al aire los cuchillos de monte...!

Van a echar al intruso bucanero; conforta
contemplar a estos viejos de la f6lgea mirada
que abandonan sus ranchos y en la fiera avanzada,
la miserla, el peligro ni el morir les importa...

Vedlos, surgeon del fondo de la historic; han Ilegado
a presentar sus armas, cual lo hicieran entonces
y por eso, al salirse de los inclitos bronces,
en su frente, hay el rictus de los bravos, grabado...

Ya se alejan: dij&ranse los fantasmas de un cuento
de los tiempos heroicos, y, al mover sus desfiles,
se oye el ruido metalico de los viejos fusiles
y se agitan, revueltos los cabellos al viento.








44 FELIX ANGEL SALAS

Ya se pierden: en medio del turbi6n que revela
tempestades ocultas con fulgores de aurora,
se levanta la efigie de don Juan Rafael Mora
y crepita la antorcha del Tambor de Alajuela.

iYa se borran los h6roes...!, nebulosas montafias
que sacuden al paso la melena de llamas:
jesas hojas de fuego son las braves proclamas,
ese inquieto relimpago es la espada de Cafias!








SURCOS CRISES


MARIO AGOERO GONZALEZ


iFu6 una vida magnifica: pudiera
decirse de estos clisicos varones
que tuvieron el don sobre los dones
de ser asi como una primavera!

iViajeros del amor que, dondequiera,
cabalgando el corcel de sus cariiios,
se hermanaron al alma de los nifios
como una perfumada enredadera...!

Maestros como 1l, que en nuestro ambiente
dejaron la prolifica simiente
del mis fecundo y generoso ejemplo,

vidas como esa vida de don Mario,
pertenecen al intimo sagrario
de nuestro coraz6n que es como un temple.








46 FELIX ANGEL SALAS


ABRE EL SURCO

Para la cultisima sefiorita Bertalia Rodriguez.


Labrador: iabre el surcol, el surco bueno
y echa en su entrafia las semillas nuevas;
las que nutren el cuerpo y las que Ilevas
donde alienta el espiritu sereno.

iRepercuta en el arpa de tu seno
la canci6n de la vida y de las glebas
y herminate, a media que te elevas,
con el alma del mundo y del terreno!

Los regazos morenos del sembrado
devuelven las caricias del arado
propiciando apretadas sementeras;

y veris al calor de la contienda,
ascender los perfumes de tu ofrenda
por los frutos dorados de las eras...








SURCOS CRISES 47


EL REGRESO

Visi6n real del hogar paterno,
en el Dia de la Madre


iEstrecho entire las mias
tu mano fuerte, luchadora y brava
que ha vencido en an6nimas contiendas
la dura prueba diaria,
y te miro y me admira que, de nuevo
se oiga en la sala familiar tu charla
y me parece, hermano, una mentira
que hayas vuelto a la casa...!

iLa vida es un vaiven; las mismas olas
que un dia te llevaran,
me parece mentira, te retornan
a las playas benditas de la Patria!
El viefo hogar como en aquellos tiempos
extiende sobre ti sus amplias alas...

iEs incredible que el banquillo mismo
que todos disputaban,
te vuelva a sostener, mientras se escucha
la misica que exhala,
la frase de la madre viejecita
expresando la dicha que le embarga
y aquella voz con que el anciano padre
dispute el regreso con la hermana,
con tan rara alegria que, aunque rien,
les vacila en los ojos una ligrima...!








48 FELIX ANGEL SALAS


iMas de veinte afios ya...! iCuantos cayeron
hermano, mientras tanto, en la jornadal

(Los pormenores de tu exilio.,.? iDeja
que piense que carecen de importancial

jLo que sufrimos todos con tu ausencia
que en verdad se hizo largal
iTampoco imported, pues sobre el conjunto
de ese amargo esperar, nos alumbraba
la realidad de hoy que entonces era
luminica esperanza!

Es verdad, no hallaris como hace tiempos
a aquellos camaradas
con los cuales salias
de farra y serenatas...
Muchos, hermano mio,
se fueron a la busca de otras playas
o al rudo golpe del dolor, un dia
se hundieron en la Nada...
iPara los unos el calor amigo
de otros aleros coron6 sus ansias;
los otros fuironse al pais doliente,
mis alli del azul de las distancias...

iEn la honrada cabeza de los viejos
que fueron como el sol de nuestra infancia,
6stos que dieron a la vida nuestra
su austero ejemplo y su energia santa,
en los largos inviernos de tu ausencia
reg6 la vida su mont6n de canas;
se poblaron de arrugas sus facciones
y en sus labios es tarda la palabra;









SURCOS CRISES


pero, en cambio, el carifio es mis profundo,
mis hondo estis grabado en nuestras almas,
mas fuerte es el abrazo de saludo,
mas perfumada la campifia patria...!
Muchas cosas se han vuelto decadentes,
menos la intensidad de nuestras ansias..

Ademis, no oyes una algarabia
que alborota y revuelve cuanto pasa
y una como legi6n de geniecillos
de rubias frentes y de alegres caras?
iSon la generaci6n con que la vida
perpetia el amor de nuestra casa!
iRenuevos del hogar que se prolong
plet6rico de savias!

iComo divina luz que resplandece
sobre el dolor que ayer se amontonaba
sobre el desmoronarse de las cosas,
sobre la oxidaci6n de horas pasadas,
brilla hoy, serena y dulce,
restafiando la herida de las almas,
la realidad de amor, hermano mio,
de tu vuelta a la casa...








50 FELIX ANGEL SALAS


OFRENDA

Soneto dedicado, con motive de su onomrstico,
a la noble y digna educadora Nifia Josefina Mora

Dejo, a modo de un ramo de azucenas
en el propicio bicaro del dia,
estas frases de afecto: las serenas
frases de afecto de la estrofa mia...
iPortavoz de la just simpatia
que el mundo agradecido te dedica,
afanoso mi verso multiplica
su poder de expresi6n y de armonia!

Con el alma en la diestra, reverente
te doy mi verso y mi orgullosa frente
doblo ante ti, porque eres como un templo...

Y he de decirte que, ante todo, admira
a mi pecho, a mi alma y a mi lira,
la grave aristocracia de tu ejemplo.









SURCOS CRISES 51


EFIGIES DE SEMANA SANTA


La Ver6nica:

Bajo la tarde gris miro ese manto
que envuelve tu dolor vivo y profundo,
mientras solloza arrepentido el mundo
una vez y otra vez, su amargo llanto.

Gracias te doy, Sefior... El Lienzo Santo
reproduce tres veces la belleza
de ese rostro inmortal cuya tristeza
dice todo el dolor del Viernes Santo.

iLas turbas de un miller de Palestinas
vuelven a hender tu frente con espinas
viviendo el drama del dei'cidio inmenso,

en tanto, eomo premio a lo que siento,
dejas tu inenarrable sufrimiento
de diecinueve siglos, en mi Lienzo...!


La Samaritana:

Permitiris, Sefior, mi Dios Contrito,
que apague la ansiedad de tu garganta
con el agua de amor eterna y santa
que traigo en este cintaro bendito.









52 FELIX ANGEL SALAS


Su divino frescor surge del rito
que provoca la sed devoradora,
cuando ruge la chusma y como ahora
vas, camino del G61gota infinito...

Esta agua, al refrescar tus puros labios,
ha de ser manantial de desagravios
y surtidor de inc6gnitas cisternas

que, al destello de luz de tu Doctrina,
serin, Sefior, por permisi6n divina,
las aguas del amor, vivas y eternas...

La Magdalena:

iPerd6name, Sefior...! Yo soy aquella
que al conocer su err6nea fantasia,
quiso seguir desde Bethania, un dia,
la santidad excelsa de tu huella...

La que mis ador6 la gracia bella
que tu voz evangelica tenia;
la que alumbras, Jes6s, en esta via
con tu fulgor purisimo de estrella...

Contemplando tu angelica pureza
me cubri de cenizas la cabeza
y en silencio, camino del Calvario

te acompaiio en la calle del martirio,
con aromas de rosas y de lirio
para ungir tu dolor de solitario...


Semana Santa de 1941.








SURCOS CRISES


LOS LIBERTADORES DE AMERICA

Al Lie. don Teodoro Picado,
afectuosamente.

iVedlos venir...! Fantisticos tropeles
entire un turbi6n de llamas brilladoras,
hacen gemir las castas opresoras
al empuje inmortal de sus corceles.

iAnte el Dios del Deber, rudos y fieles
consagraron sus armas vencedoras,
y deslumbran con luz de las auroras
irradiaci6n de espadas y laureles!

Bolivar, Sucre, Washington... la Historia
at6nita contempla vuestra gloria
cruzar igual que una invasion homerica.

Lo mismo que un ariete irresistible
a cuya acometida, incontenible
saltaron las cadenas de la America.







54 FELIX ANGEL SALAS


BAJO EL CIELO PORTENO


Mediodia:

Bochorno y resplandor... Por dondequiera
se desmaya la vida ante el exceso
del sol del litoral, a cuyo beso
la arenosa distancia reverbera...

iMediodia portefio!, pareciera
que hasta el mar se ha dormido en un receso
de agonia letal, bajo ese peso
del calor que aletarga la ribera...

iY en el cansancio singular del dia,
s6lo interrumpe la monotonia
una que otra barquilla que desata

desde el alto puntal la vela criolla,
mientras relumbra el Golfo de Nicoya
como brufiido trozo de hojalata!







SURCOS CRISES


Atardecer:

El pegaso del mar se encoleriza
y ostentando penachos blanquecinos,
se vuelca en prodigiosos remolinos
sobre el play6n sin fin, color ceniza;

Puntarenas, igual que una sonrisa,
luce ante el Occidente purpurino,
cual joya que el creuRsculo marine
incendiara en la tarde que agoniza...

La loca algarabia de la gente
nos convida a charlar alegremente
al ampaio de quioscos y de frondas,

mientras que en el camino del poniente
vierte su sangre el sol, cual un torrente
que salpica las crestas de las ondas...


Noche:

iMajestad y quietud...I Nada se atreve
a interrumpir la calma arrobadora
en que, apenas el c6firo que lora
susurra en,el manglar su queja leve...

Y, ante el cielo y el mar, nada conmueve
con mayor beatitud en esta hora,
que esta luna divina y sofiadora
que da a lo azul sus lagrimas de nieve.








56 FELIX ANGEL SALAS

IY mientras en la calma de las horas
se aventuran las barcas pescadoras
como en busca de un pilido espejismo,

miro al conjuro de emoci6n intense,
la presencia de Dios como ala inmensa
abierta entire un abismo y otro abismol







SURCOS CRISES 57






LUCTUOSA

En la muerte del patriarca don Juanito Vega,
en la ciudad de Grecia.


Fue como un viejo roble... iLos fulgores
del sol de nuestras limpidas mafianas,
dejaron en la nie-ve de sus canas
oro antiguo de claros resplandores...!

iRoble cuyo ramaje, afios mejores
recogiera las musicas lejanas
de juventudes llenas y lozanas
y concerto de pajaros cantores...

iAl partir el abuelo de sus lares,
ha enlutado las salas familiares
donde hoy el caliz del dolor se escancia

y parece al hundirse entire la tumba,
que es un fuerte basti6n que se derrumba
o un viejo sol que borra la distancia...!


Grecia 8- 10-40.


N








FELIX ANGEL SALAS


BOLIVAR

Al Lic. Don Teodoro Picado M.-193


Tendiste por el mundo tus miradas
redentoras de patrias y confines
y rodaron al son de tus clarines
las mezquinas tutelas destrozadas...

iSemidi6s de una America sofiada,
compendiaste el valor y la arrogancia
y en tu America, el gesto de la Francia
fue incendio, al fogonazo de tu espadal

Visionario de claros heroismos
ti hiciste alzarse, de tus genios mismos
la libertad hundida y ultrajada,

ly no se sabe a6n en tu jornada
cual fue el mis grande de tus tres abismos:
tu Amargura, tu America o tu Espadal







SURCOS CRISES


RAZA INDIGENA


Para el vigoroso luchador y distinguido amigo
Doctor don Francisco Vargas Vargas.


Raza indigena; raza que sin vallas ni diques,
domefi6 las llanuras y salv6 los barrancos;
raza que soportaste la invasion de los blancos
con la brava entereza de tus recios caciques.

Raza aut6ctona y fuerte cuyas flechas un dia
se opusieron soberbias a las huestes ib6ricas,
y que fuiste en el seno de las selvas sombrias
como un gesto rebelde de las libres Am6ricas.

Atahualpas serenos, soberbios Moctezumas
de ademanes pausados y perfiles gallardos,
ioh raza que inmolaste tus olimpicas plumas
y el temible y certero huiscoyol de tus dardos!

No concibo ei recuerdo de una casta de esclavos
y te suefio tan libre como estabas entonce,
y entreven mis miradas los ejircitos bravos
invencibles y recios de tus indios de bronce.

Por los trillos ocultos de las selvas contemplo
discurriendo a tus hijos con la maza en las manos
o llevando su ofrenda para el r6stico temple
donde irradia el destello de tus dioses paganos.








60 FELIX ANGEL SALAS

Ante mi reaparece desafiando el oleaje
la piragua aborigen que las aguas remonta
y de pie, los guerreros de chillones tatuajes
que amenazan los atres con sus lanzas de chonta.

Brotan de todas parties, como antaiio lo hacian
al sonar en los valles el tambor de campafia,
esos indios que cruzan las quietudes sombrias
conmoviendo a su paso las intricadas marafias.

Y al advance imnprevisto de la nueva conquista
que amenaza el derecho con sus arcos flexibles,
los guerreros del bosque, que al asalto se alistan,
tienen todos un gesto misterioso y terrible.

Es un rictus mezclado de bravura y de espanto
ante la acometida de los hijos de Espafia
y se elevan los gritos y el mis b6lico canto
despertando los ecos de la inmensa montafia.

iOh!, raza de aborigenes, sufridora y altiva
que abismaste en las frondas tus pesares ignotos,
cno sientes la nostalgia de las selvas nativas
y el dolor ignorado de tus idolos rotos...?

e D6nde estAn tus soldados? Tus valientes de entonces,
duefios de estas montafias, de este sol, de esta tierra?
iPor que calla el bullicio de tus indios de bronce
y el rugido potente de las trompas de guerra?

eQu6 se hicieron los fuertes luchadores que un dia
sostuvieron las andas de tu gran Moctezuma?
SD6nde estin los caciques que en las frondas bravias
asomaban sus frentes coronadas de plumas?








SURCOS CRISES 61

En el polvo sagrado de esta tierra querida
yacen ya para siempre tus intr6pidas glorias
y al nombrarte, parece que volviendo a la vida
tu recuerdo sacude su pend6n de victorias.

iRaza aut6ctona y libre, prestanos tu amargura
para llorar la pena de tus manes dolientes!;
idinos para la lucha tu invencible armadura
y el altivo coraje de tus indios valientes!

12 de octubre ,ce 1935.










62 FELIX ANGEL SALAS


A DONA HERMELINDA SAGOT DE BARBOSA

En la muerte de la dulce y buena viejecita


Muy pocas viejecitas fueron como ella era,
con aquel d6n de gentes y aquel modo de ser;
con aquella sonrisa que siempre floreciera
bajo el invierno placido de su nevada sien ...

Muy pocas viejecitas como ella, que tenia
en sus azules ojos quietudes de bondad,
la generosa llama de aquella simpatia
nacida de su alma cristiana de verdad...

Su casa fue la casa que, a la amistad abierta,
era como una fuente... era como una flor...
Desde el umbral sencillo de aquella humilde puerta
isenti siempre el perfume de aquel gran coraz6n!

Muchas veces le dije que la sangre francesa
que en sus venas corria, la hacia ser feliz,
decidora y alegre, sin excluir la entereza
para los sufrimientos que yo le conoci.

Desde el primer moment simpatici con ella,
con ella y con sus deudos que estimo de verdad:
ien medio de ellos siempre crei ver una estrella
que me inundaba el alma de misteriosa paz!


63


62


FELIX ANGEL SALAS









SURCOS CRISES


<-Don F6lix...>, nunca pude que de modo divers
me Ilamara... el dia que yo muera me habri de hacer un verso,
muy bueno... en fin, ya sabe, con todas las de ley...

Hoy cumple el verso mio la deuda contraida
y vierte en el sepulcro la frase del dolor
para la viejecita que abandon la vida
y-ave de luz--, su alma se fue buscando a Dios...

Mi lira, poseida de mansas suavidades,
evocando a la santa viejecita de ayer,
busca en el libro abierto de las inmensidades
la gloria azul de un verso para su blanca sien.

Y, al deshojar la estrofa que en una tarde plena
de afectos famlliares, le prometi ofrendar,
veo de nuevo el bill de su mirada buena
que fu6 como la estrella de su cristiano hogar.


Mayo de 1943.








64 FELIX ANGEL SALAS


EL LIENZO DEL MESIAS

Poema mistico, para el General don Jorge Volio J.
caballero de la Cruz y de la Espada.

Fu6 muchos largos siglos despues del hondo drama
que estremeciera al mundo con su temblor de gloria...
Y era ya el Evangelio la prodigiosa llama
de amor, que iluminaba los mundos y la Historia.

Pasadas las orgias de Roma cortesana
surgian a raudales de aquel fecundo seno
las aguas luminosas de la Verdad Cristiana
que consagr6 a su muerte Jesus el Nazareno...

(Leyenda? (Historia acaso...? jMi cuento es de un pasado
que agita en las edades su biblico renombre,
que llega como un soplo del G61gota Sagrado
donde el Amor regime la ingratitud del Hombre!

SEn d6nde fu&...? iLo ignore! iMas, la Leyenda cuenta
que aquel viajero extraiio que en el poema evoco,
narraba cosas tales y era tal su indumenta
que todos lo juzgaban o visionario o loco;

dij6rase un mendigo de extrafio continent
que supo hacer acopi'o de clasicas leyendas
nacidas bajo el cielo divino del Oriente
y oidas al abrigo de oasis y de tiendas!








SURCOS CRISES


Que acaso en Palestina, cruzando la Ilanura
bajo el calor que tuesta las pardas lejanias
hallara en los escombros de poblaci6n oscura,
tras f6nebres peiiascos, las huellas del Mesias...!

iRomero taciturno, doliente peregrino
que errando bajo tardes de p6rpura y de raso,
las gentes sorprendieron rezando en el camino
:onjuros y plegarias de frente hacia el ocaso!


Es Jueves Santo: el Orbe su espiritu levanta
y suben hacia el trono de Dios las oraciones
y desde allia desciende la fecha sacrosanta
cual lluvia que mitiga la sed de las naciones...

Ya estin del vasto temple las espaciosas naves
plet6ricas de fieles y en su amplitud adusta,
Al gran serm6n renueva con sus palabras graves
los cuadros indelebles de majestad augusta.

Platica el Santo Obispo; su fervoroso acento
-onmueve los sentidos de aquellas muchedumbres,
que ven en sus palabras el acontecimiento
vibrar como las liras o arder como las lumbres.

Y es tal aquel torrente, la inspiraci6n tan pura
que en ella vibra y tiembla con el ardor del dia
la realidad tremenda: su cardena figure
[leva el madero, y se oye sonar la griteria...

iY en gran desfile pasan, igual que sombras vanas,
esbirros, reyes, viejos doctors y mendigos;
Al drama en que campearon las aguilas romanas,
aquel que presenciaron trescientos mil testigosi








66 FELIX ANGEL SALAS

Perdido en la penumbra de un angulo, entretanto
que el magnetismo raro de aquel serm6n fluia,
los ojos dominados por misterioso encanto,
de tiempo en tiempo el sucio mendigo repetia:

Jamis oi relate mas fiel, mis verdadero
de Su Pasi6n divina... iSefior, yo le vi muerto!
XVerdad, verdad! iMis manos tocaron el maderol
iCon dos ladrones iba; yo fui testigol, ies cierto!

Despubs de aquellos ritos, el te6logo eminente
llamando al extranjero de la mirada triste,
-eQu6 hablabas hoy-le dijo-que lega a mi la gente
para que aqui te pida me cuentes lo que viste...?

EHablas porque has tenido visions de inspirado
quizis por un aliento de eternidad, amigo?
Dime, con que razones afirmas que has mirado
la Redenci6n del mundo como cualquier testigo?

Locura es esa... I Ignoras, hermano. por ventura
que el peso de los siglos sobre ese ayer gravita?
(Y que la Fe es tan s6lo la ensefia que en la altura
bajo este azul del cielo la Humanidad agita...?

iResponde...! Y dijo el viejo:-Jamas. ni por intent
menti, senior; mas Ilevo como en secret arcano
grabados los sucesos del Acontecimiento...
iRecuerdo que era Poncius Gobernador Romano...I

Edad por cierto amarga, de humillaci6n y Ilanto;
sobre Israel volaban las Aguilas sombrias
de C6sar y en un caos de sordidez y espanto
vibraba como un trueno la voz de Jeremias...!








SURCOS GRISES 67

Dejad, senior, que os cuente y perdcnad si insist
yos juro ciegamente, senior, que fui testigo
de su dolor sin nombre... yo vi caer al Cristo,
yo oi rugir las turbas...! iEl drama est6 conmigol

Perro servil de Roma y azote de Judea
reinaba el rey Herodes cobarde e inclemente,
Ilamaban al Ungido Rabi de Galilea...
iTiberio y sus sicarios mandaban el Oriente...!

Y erguidos e insolentes, de hierro y bronce armados,
bajo un cenit ardiente, camino de la cumbre
de las ejecuciones, marchaban los soldados
abriendo largos surcos entire la muchedumbre...!

(Curiosidad...? iAcasol iMe fui con los tropeles
de aquella bestia humana, de aquella chusma local
iYo vi al Jes6s doliente cuando acept6 las hieles
para calmar la angustia de su abrasada bocal

iY ante el audaz cinismo del interrogatorio
del alguacil de Roma, sarcfstico y adusto,
vi al Salvador del Hombre de pie sobre el Pretorio,
sereno, majestuoso, dominador, augusto!

Despu6s de la sentencia no alz6 ya mis la frente,
Iu6 el Hombre que entregaba su cuello ante el martirio,
desnudo a las infamias de la irritada gente
que denost6 su blanca divinidad de lirio.

iMudo; sin una queja siquiera; mansamente
se ech6 sobre los hombros el birbaro madero
y, herido y sudoroso tom6 por la pendiente
perdido en los tumultos de un pueblo sordo y fiero!








68 FELIX ANGEL SALAS

-Sefior, yo vi los astros llorar en plena tarde
sus ligrimas de oro sobre el muriente Cristo;
yo vi el terror profundo de aquel pueblo cobarde
que perpetr6 a sus manos un crime nunca visto.

Y que consciente luego del crime, busc6 el llano
donde ocultar la horrible verdad de su delito,
mientras bramaba el trueno con el rugir lejano
de un mundo hecho pedazos que rueda en lo infinite.

iLleg6 luego la noche de espectros; en la calma
poblada de reflejos fatidicos e inciertos,
rasg6 su seno el mundo sobrecogiendo el alma
y echaron de su fondo las tumbas a los muertos...!

-(Dudiis aun...?--repuso con voz firme y segura-
co creeis que os hablo en nombre de meras fantasias?
Ved este santo lienzo que llevo a la cintura,
les d6!, les del...! A6n tiene la sangre dl Mesias...

El lo lleva atado, lo alc6 yo del camino
y desde aquella fecha me acompaii6 en la vida:
conserve las sefiales de su dolor divino,
se desprendi6 de su hombro con la primer caidal

(Por qu6 lo ate a mi cinto...? Lo ignore, pero siento
con su especial contact que entire mis carnes llevo,
con cifras indelebles, el Acontecimiento
que es cada vez mis vivo, mis licido, mis nuevo.

cFu6 ayer...? eHa veinte siglos...? No s6; mi vida pasa
serena desde entonces, sin penas y sin ansias...
iSefior: mi propio nombre, mis pueblos y mi raza
se hundieron en las nieblas del tiempo y las distancias!








SURCOS GRISES 69




-Y bien... Renunciarias a tan valiosa prenda
que, a career lo que me dices, es singular tesoro?
-repuso el religioso, dudando en la leyenda--,
itendris lo que me pidas por 1e, powder y oro...!

Y al escuchar aquella solicitud intense
dijo alargando el viejo la mano: -Nada malo
sera que a vos lo obsequie, no quiero recompensa,
ipor su pasi6n y muerte, senior, os lo regalo...!

Mas algo prodigioso se sucedi6 a los ojos
sobrecogiendo entonces a la reuniida gente:
ilo mismo que si el suelo tragase sus despojos,
la efigie del mendigo borr6se en el ambientel

iPorque al perder la gracia de aquel divino aliento
su cuerpo, humo impalpable se disolvi6 en las brisas
y vieron con asombro que sobre el pavimento
quedaba un miserable pufiado de cenizas!




iOh Humanidad, oh triste romero de la suerte
que Ilevas la reliquia por su dolor ungida,
no fueras sino escorias si lo Divino y Fuerte
no anima los secrets resorts de tu vida!

iOh Fe grandiosa y santa como el sagrado lienzo
que eternizar pudiste los deleznables dias
del Hombre, fortaleza para el camino inmenso,
jir6n de luz que tifie la sangre del Mesias...!








70 FELIX ANGEL SALAS

iLegado que venciendo las sombras y el abismo
de nuestra inconsistencia, nos lleva hasta las cumbres
y que para la noche de nuestro escepticismo
fu6 vibraci6n de liras y resplandor de lumbres...


San Ram6n, Semana Santa de 1940.








SURCOS CRISES 71






VENGO HACIA TI...


iVengo hacia ti, mujer, bien lo compruebas
al verme desarmado,
con el alma contrita; sin la fuerza
de aquellos juveniles en~tusiasmos
que impulsaron mis alas atrevidas
con un ardor sublime de extraviado...!
iVengo hacia ti de nuevo...!
iYa he gustado las hieles del fracaso...!

eQu6 te puedo ocultar? (Cuiles disculpas
han de valerme tu perd6n ansiado...?
Vengo a entregarme a ti sin otra s6plica
que nada me interrogues de mis pasos...
iEsos pasos de loco,
ese negro camino equivocado...!
iRedime mis errors
ac6geme en tus brazos...!

Te vengo a dar lo poco que he podido
defender de la noche y del pecado;
!o poco que aun conserve
de aquellos tiempos de ayer, intacto:
es decir, la pureza con que siempre
te am6 mi coraz6n, eso te traigo...
iAquel amor guardado en el espiritu
y eternamente luminoso y blanco!








72 FELIX ANGEL SALAS

Traigo las manos-sucias; en mi lira
flor roja del ideal veris el fango
del vicio destructor, y aqui en mi frente
la sombra turbia del dolor nefando...
El vicio, el vicio, idolatrada mia,
clav6 en mis carnes trimulas sus garfios...
iS61o tu amor inmaculado y triste
podri salvarme del abismo amargo!

Ya miro tu perd6n... Mas, no me beses,
traigo la hiel del vicio entire mis labios;
me conformo no mis conque tus dedos
acaricien, amor, mi rostro palido...

Soy el amante pr6digo que vuelve
de los torvos linderos del fracaso...
iBesame pero aqui sobre la frente
y ac6geme en tus brazos...!


Diciembre de 1940.








SURCOS CRISES 73


iVIVA FRANCIA!

Avance de los nazis sobre Paris,
3 de junio de 1940.

(Para el Dr. don Rafael A. Calder6n Guardia.)

Viva Francia...! Y al conjuro de esta voz, tiemble la tierra
porque pasan, desbocados los centauros de
la Guerra
que defienden palmo a Dalmo la ultrajada Libertad
y, flotantes las melenas
V altaneras las cabezas
incendiarias que nos dieron las sublimes marsellesas
ie iIgualdad...! iFraternidad...!

iViva Francia,-la invencible, la inmortal, la indomefiada;
sierra libre de la estrofa, del pincel y de la
espada
que es gentil como una dama y valiente
:omo un le6n;
que al placer o que al suplicio va sonriendo,
iltiva y fuerte,
r ante el blico alarido de la guerra, de la muerte,
nis a6n que el arma humeante
ta sabido, palpitante,
levantar el coraz6n...!
Que los cuervos de la Prusia
lue asestaron sus pufiales,
rn el seno de Polonia,
Eon sus sordas bacanales
no profanen tu magnifica Ciudad;








74 FELIX ANGEL SALAS

que ante el barbaro se impongan las legiones
indomables;
que se tornen ante ellos
las campifias formidable
y feroz la humanidad!
Francia Eterna, desde el fondo
de sus tumbas imperiales
surjan bravas y te exhorten las figures inmortales
de San Luis y Napole6n;
que no logren profanarte los designios del germano;
lalza a 61 la f6rrea mano
con un gesto sobrehumano
donde tiemble, inexpugnable tu radiente pabell6n!

Y detengan, en su march de dantescos torbellinos
al infame, las bravuras de tus viejos Girondinos
que bebieron en los vinos de la Francia, su valor;
que esta Francia que construye sea la Francia que desgarra
y que abata al enemigo bajo el golpe de una
garra
ique jamis ha tolerado al invasor...!
Que no invadan,
que no arriben en aciago, triste dia
los teutones con sus monstruos de feroz artilleria
a las plazas de Paris:
ipor la gloria de los heroes
que conservas en un marco
de laureles inviolados; por la beata Juana de Arco,
por la gesta de San Luis...!
;Viva Francia, viva Francia...!,
la invencible
la del Marne,
la que ofrece el holocaust de su espiritu
y su care
ante el ara luminosa de la diosa Libertad;








SURCOS GRISES


la que alz6, frente a la testa coronada de sus reyes
ya infecundos,
las figures tribunicias
que nos dieron sabias leyes
de Igualdad, Fraternidad.

Que no irrumpa entire tu seno que engendr6 la Democracia,
la barbarie, amamantada por la s6rdida desgracia
de este nuevo, de este kaiser impostor;
que, al alzarse, sobre el oro de tus regias
catedrales
las figures imperiales de los viejos
generals,
imuerda el polvo el invasor...!
Oro y lava, las estrofas
de tus miles de poetas,
transformadas en millones de saetas,
acribillen al menguado que plane tu destrucci6n;
ivibre un solo de clarines,
-los clarines de tu gloria-
y en las liminas de bronce de los libros de
la Historia,
grabe el dedo de la Fama
tan temible decisi6n...!?

Y al sonar el iViva Francia!,
de las cupulas se eleva
aureolada en blanco incienso la gloriosa Genoveva
como el angel que custodia
tu inviolada dignidad...
iFrancia airosa, alza la frente
la mfs noble de la tierra
y que el Dios de la Justicia
te acompafie en esta guerra
pavorosa, en que defiendes la bendita Libertad!









FELIX ANGtE SALAS


De las sedas de tu guante, surja el golpe de la garra
y esa Francia que procrea
sea la Francia que desgarra;
Norte,
Sur.
iEste y Geste se congreguen a tu voz;
nuevo Ulises de esta era, redivivo por salvarte
con la espada en sangre tinta se levante
Bonaparte,
fiero Marte que dirija la ofensiva como un Dios!
Despertando con sus ecos la quietud de tus sembrados
se levanten por legiones,
por millones los soldados;
los soldados de la Francia que son todo coraz6n,
y, en hom6rica avanzada, y en temible
tour-de-force,
resuciten de sus tumbas
los invictos capitanes del Catorce:
surja un santo:
iLuis de Francia...!,
y un jinete, iNapole6n...!
Y, al empuje de ese ariete que se llama
Francia entera,
fina y culta en los salones,
hierro y fuego ante la muerte
o el dolor,
retrocedan los audaces que amenazan tus grandezas,
y al cundir la llamarada de tus bravas marsellesas,
;muerda el polvo el invasor...!

Que el sacrilege no intent
destrozar con sus legiones
los legados luminosos que le diste a las-
naciones;








SURCOS GRISES 77

jue sucumba ya este kaiser impostor;
iue prosigan invioladas tus airosas catedrales
7 al surgir,
Ae arma al brazo,
tus invictos generals,
;muerda el polvo el invosor...!




'HERMELINDA MORA

Vida de caridad y de grandeza la de esta mujer
itil, pura y santa que acaba de morir.

iSefior de los Humildes, pues que fu6 santa y buena
como divina ofrenda de consuelo y de amor;
si su sola presencia confortaba en la pena,
si le diste el encargo de aliviar el dolor;

si vivi6 para todos; si la blanca azucena
de su alma tenia privilegio inmortal,
da reposo a su frente venerable y serena
y cmbellezcan sus canas tu jardin celestial...!

iSi fue madre de madres; si Ilevaba en la frente
la Caridad escrita como cifra doliente
y si fueron sus manos como flores de luz,

gribanos en el alma con tu dedo infinite
el fulgor de ese paso luminoso y bendito
que sigui6 los senderos del Divino Jes6s...!








78 FELIX ANGEL SALAS


LA VOZ DE LA ESFINGE

En memoria del Lie. don Ricardo Jimenez Oreamuno,
como homenaje de afecto al gran rep6blico.

(Asi traduje el espantable secret
del monstruo de piedra.)

Yo estaba en la penumbra misteriosa
de los siglos que han muerto y los futures;
y mir6 su cabeza fabulosa
levantarse en los limits oscuros...
Y ante la eternidad de aquellos muros,
y ante aquella mudez sorda y potente
del seco labio y los perfiles duros,
lo mismo que ante un dios, dobl6 la frente.

Y en medio de la sombra y del desierto
donde el mutismo pavoroso medra
y s6lo rompe el horizonte muerto
un bosque fantasmal de vieja piedra,
quieta, impacible, colosal, desnuda
como el dolor, sobre la vida enhiesto,
toc6 mi coraz6n su mueca ruda
que alza en el tiempo el arafiado resto,
petrificado gesto
de la soberbia fuerza de la Duda.

Y .tanto me inspir6 la bestia indemne
que el grito airado del simoun respeta,
que mi lira de an6nimo poeta
vibr6 a las plants del basti6n solemne...








SURCOS GRISES 79


Y era mi voz con que a la esfinge hablaba
como un latigo azul que centelleaba...

(C6mo-pense-fu6 que el artist ignoto,
sabio quizis o professor de un rito,
capt6 una cifra del ideal remote
para grabar tu frente de granito?

(C6mo el iamen del mitico vidente
tuvo la inspiraci6n fiera y extrafia
de este gesto magnifico y doliente
que parece que anima una montafia?
Entre las oquedades
-mordiscos de los siglos en tu frente-,
alli donde las raudas tempestades
pulsan el orquestal de las edades
y da el cicl6n su pufietazo ardiente,
yo quise hallar el signo formidable
que me dijese la verdad que ansio...
La Verdad... La Verdad, que pone frio
en el viejo carfino interminable...
Y como a todos los que a ti empujara
el ansia de lo cierto y de lo fuerte,
no el signo de la Vida, el de la Muerte
fu lo que entonces sorprendi er tu cara,
inm6vil como estis, sorda e inerte
bajo ese sol de fuego del Sahara.

Y a la luz espectral de la llanura
por el dios de los siglos protegida,
ti fuiste para mi, bajo la egida
de los Astros hermanos, la figure
de la caricature de la Vida
destrozada por golpes de amargura...








FELIX ANGEL SALAS


Interrogante dedo poderoso
que evidencia el Dolor, vestiglo inmenso
que atraviesa el vacio proceloso
envuelto en maldiciones o en incienso.

Y Pens6: iCuinto tiempo el Monolito
forjado, sabe Dios por cuil artist,
ret6 la destrucci6n...! iEl infinite
puso extrafios misterios en su vista...!

iCuantas veces las hordas del Oriente,
profanando el Egipto ambicionado,
miraron ese rictus imponente
que hizo temblar al birbaro soldado!
iCuintas veces tus ojos peregrines,
a la luz del crepisculo muriente,
miraron en el yermo impenitente
blanquear el albornoz de los beduinos...!

QQu es lo que dice tu mirada abierta
sobre el tiempo y la nada...?
(En esos labios,
qu6 quiso eternizar la raza muerta
de aquel pueblo de clioses y de sabios?
(O que sordos agravios
eleva hacia el azul tu boca yerta?

iMomia de pedernal, muda y potente,
cuya impacible decadencia finge
algo a la vez fatidico y doliente,
pedestal del Saber, divina Esfingel

eQu luchas no miraste en las bravias,
movedizas llanuras, bajo el viento
que transform las pardas lejanias








SURCOS CRISES


de este <?
(No sientes la nostalgia de un lamento
para llorar la ruina de tus dias?

iY mi acento en sacrilega porfia
insultaba a la Esfinge y se real

iO bien, en una frase nunca oida
le imprecaba el secret de la vida
y que yo suponia que tuviera
encerrado en su frente la Quimeral

iY le hable de su edad y de su gloria
y en el nombre de Dios y de la Historia!

eD6nde estin los ejercitos que el hombre
trajo a construir tu espalda de coloso,
por el orgullo de dejar su nombre
enredado en tu gesto prodigioso?

eD6nde estin los hirsutos invasores
que bajaron del reino de Dario
a profanar con carros destructores
los lotos tembladores
de tu sagrado rio?
(D6nde el Moises bravio,
redentor de su pueblo de pastores?

Dime algo del Profeta-Peregrino
que habl6 a Jehova cabe la zarza ardiente
y cuya voz magnifica y potente
abre a Israel el inmortal camino.

(Viste sus manos consagrar la ofrenda
para la redenci6n de los caidos








82 FELIX ANGEL SALAS

y, en nombre de los pueblos oprimidos,
levantar ante el Rey su voz tremenda?
tSorprendiste, en las noches turbulentas,
al angel celestial de la venganza
sefialar con su cruz de bienandanza
la casa de las razas irredentas?

Me abismo al contemplar en tu mirada
un arcano de grAvidos secrets
y en tus retinas la vision sagrada
de los siglos, desnudos esqueletos.

(Di, Quimera, tu vista no se expand
al recorder de aquel remote dia,
de Tu-Tankh-Amen la sabiduria
o el regio fausto de Ramsis el Grande?

Surgiendo del pasado esta figure
cobra perfiles de algo que es inmenso
y aparece su momia, su estructura,
envuelta en un albor de raro incienso.

Y mi voz, que era voz del infinite
y era ansia del saber, le habl6 al granite;
y en la diafanidad de aquel misterio
tuvo mi voz el eco del Dicterio;
y le dije a la Esfinge mis querellas
bajo el jardin de luz de las estrellas.

Ya que la gloria inigualable Ilevas
de multitud de civilizaciones,
nirrame las magnificas visions
de los muros de Memphis y de Thebas.








SURCOS GRISES 83

iDel cielo egipcio bajo la amplia clamide,
sigues imperturbable mientras vela
tu mueca singular el centinela
inconmovible de la Gran PirAmide!
SNo es como ti su v6rtice gastado
la poderosa sombra del Pasado?

De Oriente y Occidente
vinieron a observer tu raro porte,
los barbaros del Norte
y los del Sur ardiente:
todos, todos, los unos y los otros,
escitas, parthos, nimidas y persas...
T6 has visto desfilar tribus diversas
maniobrando ante ti sus blancos potros.
El loco empefio de la raza humana
quiso hallar en tu cara impenitente
la Gran Revelaci6n: audac:a vana,
pues que tC sigues fria e inclemente
cual despectiva reina soberana...

Del Sol de Egipto al implacable fuego
o al beso de estas lunas inefables,
simbolizas la estatua del sosiego
que interroga horizontes insondables:
fantasm6n de perfiles imborrables
que emerge hacia lo azul igual que un ruego...

(En el arcano gris de tu retina
de cuencas espantables,
no guards del Dios-Nifio la divina
imagen de los rizos adorables?
(Con acentos de amor inimitables,
te interrog6 su boca peregrina,
o, en tu cerebro de granite helado









84 FELIX ANGEL SALAS


grab6 su verbo cilido y fraterno
que estremeciera al mundo esclavjzado
con un trueno de amor que se hizo eterno?

...Dicen los que conocen del pasado
la ciencia incomprendida
que al cruzar La Fanilia perseguida
esta region del mundo desolado,
El te confi6 el secret amb'icionado
que alguna vez redimira a la vida
y que tu sombra protegi6 su huida
y que tu fuerza combati6 a su lado...

Poseida de fiebres de locura
era mi voz un grito de amargura;
como un pufial de luz, que pretendiera
abrirle el coraz6n a la Quimera
que en un prodigio enorme e Imprevisto
declArase ante mi lo que ella ha visto...

Tu garra de le6n no es en un lecho
de arena, donde clava su rudeza,
sino en el mismo pecho
de una extraviada humanidad que reza
su incendiaria tenuble Marsellesa
de homicidios, de crime y de acecho,
combatiendo al amparo de un derecho
que huele a dinamita y a fiereza...
Interminable caravana, enteca,
march bajo el trallazo... (a d6nde, a d6nde?,
buscando siempre en tu espantosa mueca
lo que supone que el Destino esconde
bajo esa calva que el simoun reseca...
Y de tanto mirarse en tu figure
esa mendiga humanidad doliente,









SURCOS CRISES 85

va cargando montafias de amargura
y Ileva, como tii, rota la frente,
batida por. el fuerte e inclement
huracan que desgasta su estructura.

Dime: t6 viste en tu sereno insomnio
de amontonados siglos, los amores
con que fueron de Roma, burladores
Cleopatra y Marco Antonio?
(Celebr6 algin festin el macedonio
bajo esos turbios ojos sofiadores?
SAcaso en tus costados de magnifico
pedernal, guardador de aiiejas glorias
descubri6 Bonaparte un jeroglifico
que augurase sus pr6ximas victorias?

Nudo gris en la inmensa trayectoria
del destino del Hombre y de la Historia.

0ih, mole, pavorosa, que miraste
desfilar a las locas caravanas
de la ciega ambici6n, y que alcanzaste
verlas rodar por tierra, sombras vanas
de tragedia y dolor!; ioh mole enhiesta,
sobre tu pedernal el Tiempo rueda
y en el suceso de los siglos, queda
desafiando el cenit, tu calva testal

Te me pareces al enorme plectro
donde pulsa el abismo sus laddes,
solemne murall6n de las quietudes
apacible y fatal como un espectro.
Bestia inmortal, los rasgos con que asombras
la soledad sagrada en que reposas,









FELIX ANGEL SALAS


arafian con sus garras poderosas
la entrafia de la vida y de las sombras.

En la luz de esta luna decadente
bebiste el sorbo de esta paz augusta
y esa actitud sombria, indiferente,
ambigua y rara que en la noche asusta.
Considerando tu quietud, me asombro
de la serenidad que hay en tu frente:
t-i eres a modo del macizo escombro
que se alza entire el Pasado y el Presente,
indestructible murall6n que siente
gravitar las edades en el hombro.

(A d6nde miras...? eQue ritual pregunta
sobre tus labios desdeiiosos late
cuando la furia del cicl6n despunta
y retumban sus gritos de combat
y cuando cl debil palmeral se abate
y tiembla el arenal de punta a punta?

Di, cante la muerte tu altivez, lo mismo
que la de los humans, Piedra ruda,
se acobarda, vacila ante el abismo
y se estremece y duda,
o es que hace siglos, tu mirada ausculta
el gran secret de una cifra cierta
para decirnos la Verdad Oculta
con una frase de tu boca muerta...?

Dame-le dije-, el signo soberano
que pueda hacer feliz al ser human;
redime al Prometeo, cuyo grito
se retuerce en un Caucaso maldito.
iArdo en ansias-le dije a la Quimera-,









SURCOS CRISES


de conocer la ciencia verdadera,
un ansia que es mis fuerte que la muerte,
mis fuerte que el dolor, much mis fuerte!

Yo s6 que ocultas el secret arcano
del Principio y del Fin; habla; te escucho.
Abre la fuente de tu boca; en vano
quieras negarme tu saber, que es mucho...
Tu has oido la voz de los Profetas
declamando la Gran Sabiduria
en las antiguas cimaras secrets
de la Filosofia...
iNo pretendas que crea, Piedra ruda,
en el triste silencio que gravita
alrededor de tu boca... Oh infinita,
oh bestia del saber, tu no eres muda...!

Una extrafia locura me animaba
y mi voz como un garfio se agarraba
de aquella cara singular e infotme
que interceptaba la amplitud enorme:
que el ideal proscrito
ya de nuestra cabeza atormentada,
abra el sagrario de tu boca helada
y que torne a brillar el sol de Egipto.



Tal increp6 a la Esfinge... El monstruo yerto
cobrando a mi conjuro extrafia vida,
bajo la paz sagrada del desierto
sacudi6 la cabeza carcomida:
prodigio singular, vivido, acerbo,
yo of bajo lo azul tremar su verbo
que venia seguido de vestiglos









88 FELIX ANGEL SALAS


cabalgando en el lomo de los siglos.
Y era un corcel fantistico; que apenas
tocaba con los cascos las arenas...
Y era una bestia s6rdida y macabra
la forma inmaterial de su palabra.

jFue una alucinaci6n, una locura,
una vision febril lo que, en mis ansias
vino del arenal y las distancias
a sacudir la grAvida estructura?
No lo se; mas, mi vista, entonces loca,
vi6 moverse y hablar aquella boca...

Y del mismo terror que me inspiraba,
clavado me quede donde me hallaba...

Y temblaba mi alma: en el acento
que conmovi6 sus labios, parecia
que vibraba la m6sica del viento
y aullaba la espantable lejania...
Tal si viese ante mi surgir un monte
con perfil de mujer y que me hablara
y que hasta mi Ilegara
azotando el ilimite 'horizonte.

Y en el silencio augusto que reinaba
sobre aquella extension sorda y austera,
la frase de la fGnebre Quimera
era un foete de luz que centellaba...

A lo lejos los altos datileros
aquietaron sus copas vacilantes;
avivaron los ojos fulgurantes
en el cielo sombrio los luceros
y el confin pavoroso









SURCOS GRISES


del Sahara maldito,
prolong su extension a lo infinite
para escuchar el grito del Coloso.
Y su voz era grito y era llanto,
y era rezo y dolor, y enojo y canto,
imprecaci6n de inconfesadas iras,
y como un trueno de gigantes liras...

Y su voz que a mi espiritu a6n asedia,
sonaba a cataclismos y a tragedia,
y arafiaba en los calidos confines
con la voz de metal de los clarines.
Una impresi6n doliente
se extendi6 como pilido reproche
y oi su frase dura e inclemente
que escarbaba la entrafia de la noche,
y en aquella quietud vasta y horrenda,
empez6me a decir su voz tremenda:

-Oigo una voz humana... cQuidn me grita?
(Quibn el silencio de mi boca insulta?
eQuidn me reclama la verdad oculta
que en mi dormido pedernal gravita?
cQuien profanando la quietud se atreve
a increparme en la sombra?
cQuien me llama en la noche, quin me nombra?,
equ6 conjuro infernal mi labio mueve?

(Sera la voz del viento que escarmena
despues de acariciar mi vieja cara,
de un extreme hasta el otro del Sahara,
su antiguo mar de arena?

(SerA la voz del Sol, de ese inclemente
compafiero de siglos, que ha querido









FELIX ANGEL SALAS


conocer el misterio adormecido
bajo la paida roca de mi frente?
eSera el acento del Desierto mismo
que quiere dialogar con la Quimera,
para que escuche la amplitud austera
la frase de un abismo al otro abismo?

No, es tu voz: la conozco; tiene el ansia
de auscultar el Secreto de la Vida:
es la voz de los hombres, atrevida,
lo que oigo resonar en la distancia.
La voz de los cue, no hartos de su loca
pretension de ascender--dioses de tierra-,
vienen a armarme guerra
para que abra el arcano de mi boca.

Es tu voz atrevida
que me pide la Cifra de la Vida.

Oigo tu voz, tus s6plicas, tu grito,
tu febril ansiedad, tu loco empefio;
voy, pues, a interrumpir mi largo suefio,
escucha las palabras del Granito:
SQue pretendes que soy...? Bajo la calma
de un cielo que parece un cementerio,
crees que hundieron los dioses en mi alma
la Cifra prodigiosa del Misterio
y que, en su conciliabulo sombrio,
aquellos grandes sabios
guardaron en mis labios
un sello de verdad que hoy s6lo es mio?

Me envidias y no sabes, ignorante,
que, igual que t6, mi vista ha fracasado
sin penetrar el Muro; agonizante
el Ideal, sublime en mi, se ha congelado.


90








SURCOS GRISES


No puedes comprender que voy atada
a la espantosa suerte
de estar siempre, de cara hacia la Muerte
ante el mar sin riberas 'de la Nada...

CQu6 sabes ti de mi poder...?
Quisiera
como t6 confundirme en lo Infinito;
descansar, que hecha polvo la Quimera
aventara el sim6n por dondequiera
los restos del caduco monolito.

Di, qu6 valen a mi los que tu boca
movieton con .unci6n desconocida?,
todos fueron material corrompida
que yo vi sucumbir desde mi roca.
Pueblos, caudillos, c6digos y leyes,
sociedades fantasticas e ignotas:
tronos deshechos y naciones rotas...
Todos valen igual: siervos y reyes.

Solamente en el sordo torbellino
que pude presenciar desde mi altura,
conmovi6 mi rudeza la figure
de Cristo sobre el G61gota divino.
Y saber cemo s6, que si tornara,
que tu raza de endriagos, si volviera,
con la impiedad de antafio lo escupiera
y hoy como ayer, salvaje, lo matara.

Yo soy la estatua del dolor sin nombre
que, indiferente a todo cuanto existe,
despacha !a misi6n salvaje y triste
de destrozar el coraz6n del hombre...








92 FELIX ANGEL SALAS


Dices bien cuando afirmas que mis ojos
penetraron las Ciencias y la Historia;
mas, 4 que Ilevo de todo en la memorial
sino un mont6n de initiles despojos?
Mortal, Equ6 sabes ti? Si bien es cierto
que sorprendi la Ciencia de- los hombres,
que los mire perderse en un desierto
de cifras y de nfimeros y nombres,
puedo saber al fin que, destrozados
en su lucha infernal por ellos mismos,
por las locas soberbias engafiados
adoraban falaces espejismos.
Id6latras. del dios de los abismos,
destronaron el Bien, los desgraciados.

Y si ellos, sacerdotes y videntes
no entendieron la cifra de la Vida,
y si fueron fantasmas impotentes
que s6lo conocieron su caida,
(que pretendes de mi que s6lo siento
la decepci6n en que esa ciencia flota
y escucho a cada instant ese lamento
de los que hi.yen en la gran derrota?

Tinme tu compasi6n, criatura humana;
soy el dolor terrible de lo incierto...
No me envidies, por Dios, la gloria vana
de ser depositaria de algo muerto.

(La Ciencia...? (Y para que quer6is la Ciencia,
ambiciosos humans, si ella ha hecho
mas cruel y despiadado vuestro pecho,
mis salvaje y feroz vuestra violencia?
Si os cuesta estar con vuestra Ciencia, vivos,
(que no hareis con mas ciencia en la cabeza








SURCOS GRISES


sino precipitar esa fiereza
de los asesinatos colectivos?

La segunda Babel establecida
por vuestra Ciencia presuntuosa y vaga,
es traicionero escollo en que naufraga
el amor: iio mejor de vuestra Vidal




Adivino en tus ojos que imaginas
que algo escondido, por tu mal reserve;
que no quiero alumbrar donde caminas
con el fulgor de misterioso verbo...
eQu6 quieres saber mis...? No me sorprende
ese obstinado arrest:
la llama azul que tu cabeza enciende
cree que mi alnia silenciosa entiende
lo que esconde La Sombra despues de Esto.
Te repito: yo soy tan s6lo el gesto
interrogante de la gran Quimera;
quisiera ser humana; yo quisiera
ser como ti, la came que se muere
y que del Este el huracin viniera
a entonar sobre mi su Miserere...

Audaz Belerofonte, tu Pegaso
se ha de ronrper la frente en el vacio,
sin saber qu6 reserve el Gran Ocaso
ni abrevar en las aguas del Gran Rio.
Han de blanquear los afios tu cabeza
mientras que buscas esa cifra loca;
jams sorpienderis a la Belleza,
jams pondras los pies sobre mi roca.








94 FELIX ANGEL SALAS

Dep6n tu afin; no aumentes tus cadenas
persiguiendo ese signo formidable:
Aquel que es Todo te concede apenas
saber que eres material deleznable.
Conf6rmate en que al tajo de la Muerte
sabres esa Verdad para tu calma
cuando dejando el valle de lo inerte
hienda lo azul el Pijaro de tu Alma.

Yo en canibio he de seguir siendo la Duda
mordida por un ansia que no cede;
que ha querido morir y que no puede,
que ha querido gritar y sigue muda.
Simbolizo, en verdad, sin que te asombres,
no la estatua sagrada de la Ciencia,
sino la mueca gris de la existencia
y el carcomido orgullo de los hombres.

Que aunque es cierto tambien, que muchos dias
bajo estos vivos horizontes rojos
pudieron ver mis ojos
la procesi6n de las Sabidurias,
(no es bien pobre y mis6rrima conquista
la de un jir6n de deleznable ciencia
que lleva como yo. >
y una noche mortal en la conciencia...?

SPara qu6 la conquista del Pasado
si el Futuro es la fiera inasequible
y el Porvenir, la cumbre inaccesible
que jamis plant alguna ha profanado?
Un punto mis alli de lo present
siguen murallas de cerrada sombra
y adonde el ojo mismo del Vidente
si se asoma una vez, tiembla, se asombra
y .retiocede la atrevida frente.








SURCOS GRISES


-Y la voz de la esfinge era un reproche
que ahuyentaba a las bestias de la noche;
mezcla de canto, grito y alarido
sobre el pavor del arenal dormido,
y prendi en los oasis y el vacio
la emoci6n infernal de un calofrio...

-Ya ves que s6lo escondo
tristes legados de Filosofia;
lo demis cuerme alli detrAs del fondo
de aquella prodigiosa lejania.
Yo como ti, vacilo en la tiniebla
persiguiendo esa cifra de la Vida
y terminando, al f'n, entire una niebla
de incertidumbre y de ficci6n perdida.
La Gran Visi6n no llega, no destella
un poco de su luz; nadie comprende
qu6 hay detris de la nube y de la estrella...
ini yo adivino ni tu afin entiende...!

Y pensaba que yo, fortalecida
por ana clencia poderosa y fuerte
apoyada en las playas de la Vida,
tocaba a las riberas de la Muerte.
Sublime error...
Yo como ti, impotente,
vencida estoy por mis empefios vanos.
No alces al cielo las ansiosas manos,
no martirices la cefiuda frente;
acalla en tu alma el atrevido ensuefio,
aqui todo es inasequible, incierto
y falsedad y suefio,
imuere! iEs el precio de saber Lo Cierto!








96 FELIX ANGEL SALAS

-Y la voz era un litigo de fuego
y gemido y reproche y Ilanto y ruego
y en soberbio y grandiose paroxismo
castigaba los flancos del abismo,
y era como serpiente que saliera
de la boca infernal de la Quimera...

-Resignate; el saber aqui no existe,
que es el Misterio intraspasable escudo;
yo, como el Sabio, confundida y triste,
nada s6, nada entiendo, is61o dudo...!

-Y la Naturaleza toda enter
escuchaba el bramar de la Quimera...
Y en aqueila quietud en donde medra
hace sesenta siglos su figure,
aquel grito de ins6lita amargura
posey6 como un dios la Vieja Piedra.


Y yo estaba de pie frente al granite
bajo el soplo inmortal del Infinito,
y escuchaba las s6rdidas querellas
a la luz del jardin de las estrellas...

eFu6 una alucinaci6n, fu6 s6lo suefio
o product fatal de un loco empeiio?
No puedo discernirlo todavia;
s6lo s6 que aihn escucho aquel rugido
sobre el pardo desierto adormecido
desafiando la sorda lejania:
Espera hasta que el soplo de la muerte
te dispense esa luz para tu calma
cuando dejando el mundo de lo inerte
hienda el azul el PAjaro de tu Alma...








SURCOS CRISES


pero, en cambio, el carifio es mis profundo,
mis hondo estis grabado en nuestras almas,
mis fuerte es el abrazo de saludo,
mis perfumada la campiia patria...
Muchas cosas se han vuelto decadentes,
menos la intensidad de nuestras ansias..

Ademis, no oyes una algarabia
que alborota y revuelve cuanto pasa
y una como legi6n de geniecillos
de rubias frentes y de alegres caras?
iSon la generaci6n con que la vida
perpetia el amor de nuestra casa!
iRenuevos del hogar que se prolonga
plet6rico de savias!

iComo divina luz que resplandece
sobre el dolor que ayer se amontonaba
sobre el desmoronarse de las cosas,
sobre la oxidaci6n de horas pasadas,
brilla hoy, serena y dulce,
restafiando la herida de las almas,
la realidad de amor, hermano mio,
de tu vuelta a la casa...!








50 FELIX ANGEL SALAS


OFRENDA

Soneto dedicado, con motive de su onomfstico,
a la noble y digna educadora Nifia Josefina Mora.

Dejo, a modo de un ramo de azucenas
en el propicio b6caro del dia,
estas frases de afecto: las serenas
frases de afecto de la estrofa mia...
iPortavoz de la just simpatia
que el mundo agradecido te dedica,
afanoso mi verso multiplica
su poder de expresi6n y de armonia!

Con el alma en la diestra, reverente
te doy mi verso y mi orgullosa frente
doblo ante ti, porque eres como un templo...

Y he de decirte que, ante todo, admira
a mi pecho, a mi alma y a mi lira,
la grave aristocracia de tu ejemplo.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs