• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Frontispiece
 Introduction
 Influencia del factor subjetiv...
 Incorporación de la mujer a la...
 Promoción de la mujer en la dirección...
 La elección de delegadas a las...
 Los llamados problemas morales...
 La educación de las nuevas...
 Consideraciones finales
 Back Cover














Group Title: batalla por el ejercicio pleno de la igualdad de la mujer
Title: La batalla por el ejercicio pleno de la igualdad de la mujer
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078120/00001
 Material Information
Title: La batalla por el ejercicio pleno de la igualdad de la mujer
Physical Description: 61 p. : ill. ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Espín Guillois, Vilma, 1930-
Federación de Mujeres Cubanas
Publisher: Federación de Mujeres Cubanas
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 198-?
 Subjects
Subject: Sex discrimination in employment -- Cuba   ( lcsh )
Women -- Employment -- Cuba   ( lcsh )
Sexual division of labor -- Cuba   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
Statement of Responsibility: Vilma Espín Guillois.
General Note: Cover title.
General Note: Originally published in the periodical, Cuba socialista.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078120
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35752779

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Frontispiece
        Frontispiece
    Introduction
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Influencia del factor subjetivo
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
    Incorporación de la mujer a la vida socioeconómica del país
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    Promoción de la mujer en la dirección estatal y el movimiento obrero
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    La elección de delegadas a las circunscripcíones de los órganos del Poder Popular
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Los llamados problemas morales - La sobrecarga de las tareas domésticas
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    La educación de las nuevas generaciones
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    Consideraciones finales
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Back Cover
        Back Cover
Full Text

Vilma Espin Gulllols
Miembro del Bur6 Politico
del Comit6 Central del Partido Comunista de Cuba.
President de la Federaci6n de Muieres Cubanas
LA BATALLA
POR EL
EJERCICIO
PLENO
DE LA
IGUALDAD
DE LA
MUJER



















El articulo que editamos
fue publicado en la revista "Cuba
Socialista" con el titulo:
La Batalla por el ejercicio Pleno de !a
Igualdad de la Mujer: acci6n de los
comunistas. Se dirige fundamentalmente
a militants del Partido Comunista de
Cuba, aunque est6 a disposici6n
de toda la poblaci6n.





























A diferencia de lo que muchos psensan. la discrlmmaci6n de la
mujer no ha existido stempre Federico Engels sehalaba on El
origen dela familiar. la propiedad privada y el Estado que "Una de
las ideas mas absurdas que nos ha trasmitido la epoca de la Ilus-
traci6n del siglo XVIII es la opinion de que en el origen de la so-
ciedad la mujer fue la esclava del hombre"'
En la comunidad primitiva ella ocupaba una posicion prepohde-
rante en el seno de la familiar y en la sociedad; claro esta que
esto no fue obra de la casualidad. sino del papel que desempenaba
en las relaciones econ6micas inherentes a aquel sistema social.
De su trabajo dependian la seguridad y el sustento de todos. Eran
las mujeres las que recolectaban los alimentos mientras los hom-
bres se dedicaban a la caza con muy pocas posibilidades de 6xito;
eran ellas quienes conservaban y distribuian los comestibles.
mantenian ei fuego. cuidaban los nihos y, al existir el matrimonio
por grupos. determinaban la line de filiacion


SFederco Engels "El orgen de Ia famtilm. I* propedad privade y e Eslado' En
Carlos Marx y Federnco Engels. Obras escogds tn un iomo Editorial Progres. Molci.
s/f. p. 506

I











Con el descubrlmiento del hierro, las fuerzas productivas adqulrie-
ron un grado de desarrollo superior y surgieron las condiciones
para que el cultivo rudimentario de la tierra fuera sustituido por
una agricultural mas desarrollada. De igual forma, la ganaderia
nomada fue remplazada por el apacentamiento del ganado.
Ouedaba atras para siempre la epoca en que diariamente habia
que buscar el alimento. Se abria una nueva fuente de riqueza que
en sus origenes, de acuerdo con el derecho materno, seria pro-
piedad de la gens, pero que iria transformandose paulatinamente
en pertenencia privada de unos pocos.

Las tareas basicas de sl vida economic de la sociedad, a partir
de entonces, estuvieron a cargo de los hombres, duefios de los
instruments de trabajo y de los bienes producidos. En conse-
cuencia. surgi6 una nueva necesidad: garantizar que la herencia
pasara de padres a hijos. lo cual trajo consigo el matrimonio
monogamico.

A decir de Engels, "El derrocamiento del derecho materno fue la
gran derrota hist6rica del sexo femenino en todo el mundo El
hombre empui6 tambien las riendas en la casa; la mujer se vio
degradada, convertida en la servidora, en la escleva de la lujuria
del hombre, en un simple instrument de reproducci6n".'
Y ariadia mas adelante: "..el primer antagonism de classes que
apareci6 en la historic coincide con el desarrollo del antagonismo
entire el hombre y la mujer en la monogamia; y la primer opre-
si6n de classes, con la del sexo femenino por el masculine. La
monogamia fue un gran progress hist6rico, pero al mismo tempo
inaugura, juntamente con la esclavitud y con las riquezas privadas.
la epoca que dura hasta nuestros dias y en la cual cada progress
es al mismo tempo un regreso relative y el bienestar y el desa-
rrollo de unos verificanse a expenses del dolor y de la represi6n
de otros. La monogamia es la forms cellular de la sociedad ci-
vilizada.. "


2 Idem, p. 513.

3 Idem. pp 520-521.










Con la propiedad privada surgio Ia esclavilid y se agiulizo ani
mis la opresi6n de la mujer, que en el seno de la familia.escla-
vista estaba sometida a la mas absolute servidumbre. Era pro-
piedad del padre que escogia su pr6ximo duefo: el marido. Desti
nada a satisfacer sus deseos sexuales y a garantizar los hertide
ros. se le exigia la mas absolute castidad a la vez que podia ser
repudiada si era esteril La sola sospecha de adulterio le costaba
la vida y a la muerte del esposo quedaba subordinada a los hijos
varones.
Entre los esclavos la situaci6n era ain peor. ya que la mujer su-
fria junto al hombre la mas terrible opresi6n; mientras sulnaba
al trabajo las responsabilidades familiares. Muchas veces se con-
vertia ademas de esclava en concubina.
Vale la pena recorder algunos concepts de filosofos griegos de
aquella epoca sobre la mujer.
Tucidides planteaba: "Si hay un Dios que inventor a la mujer. sepa
dondequlera que se halle que es el autor fatal del mayor mal";
mientras Pitigoras afirmaba que existia un "principio del bien
que cre6 "el orden. la luz y el hombre" y un "principio del mal"
que cre6 "el caos. las tinieblas y la mujer".

El cristianismo predic6 el desprecio a la mujer y la acus6 de ser
causante de todos los males terrepales. En el noveno mandamien-
to advierte al hombre que no debe codiciar a la mujer del pr6jimo.
ni su siervo. ni su criada. ni su buey. ni su 'asno. ni cosa alguna
de su pertenencia. Es decir que se le otorga el mismo valor que
a los animals y los restantes bienes de su propiedad.

Escudindose en la falsa historic de Adan y Eva, los principles
voceros del cristianismo postularon increibles atrocidades dirigi-
das a mantener la sumision femenina.
Tomds de Aquino decia: "Las mujeres nacen para estar sujetas
eternamente bajo el yugp desu duefo y sefor, a quien la natu-
raleza ha destinado al seflorio por la superioridad que le ha dado
al hombre en todos los aspectss"
San Pablo predicaba: "La mujer aprende en silencio con toda su-
misi6n, porque no permit a la mujer ensehar, ni ejercer dominion
sobre el hombre, sino estar en silencio.". "Vuestras mujeres callen









en las congregaciones. porque no les es permitido hablar. sino que
est6n sumisas. corno tambien la ley lo dice. Y si quieren apren.
der algo, pregunten en casa a sus maridos. porque es indecoroso.
que una mujer hable en la congregacion."
Tertuliano blasfemaba; "iMujer! Deberias ir siempre vestida de
luto y de andrajos para hacer olvidar que eres tu la que arruinaste
el genero human. iMujer. tu eres la puerta del infierno!"
Basten estos fragments para comprender la naturaleza reaccio-
naria de las predicas de la religion cristiana con respect al/sexo
femenino. A ello podemos agregar que en el afio 585 los obispos
Ilegaron a discutir si la mujer tenia alma, lo cual se aprob6 por
mayoria. con solo un voto de diferencia.
La sociedad feudal no le deparo mejor destino. El caballero era
dueno y senor con potestades para maltratar, cambiar o hasta
donar por testamento a su esposa que. por supuesto, tambien le
debia absolute fidelidad a riesgo de ser condenada a niuerte. Las
leyes exclulan a la mujer de toda profesi6n.
En la familiar del siervo, ademis de sufrir la explotaci6n a que
estaban sometidos todos los de su clase, era dominada por su
esposo y los hombres de su familiar. El derecho de pernada es-
tablecia que el senior feudal debia pasar la primer noche del
matrimonio de sus subditos con la novia ,. de lo contrario. podia
aceptar tributes para no hacer uso de esta potestad.
A fines del regimen feudal, cuando surgia la industrial artesanal
y a ella comenzaron a surarse las mujeres, se crearon agrupa-
clones gremiales que se oponian al trabajo femenino. Desde los
primeros moments fueron condenadas a los m6s bajos salaries
y a las peores condiciones laborales.
Pero la gran industrial requiri6 con urgencia su presencia como
mano de obra barata. La desigualdad legal heredada de los regi-
menes sociales anteriores se acentu6 en el capitalism agudizin-
dose todas las forms de discriminacl6n. La mujer se mantuvo
en un lugar secundario, supeditada al hombre.
Engels afirmaba: "Vdrdad es que. en aquella 6poca. el matrimo-
nlo era Ie concerto formal de dos voluntades; sin el 'ai'de Ioe









interesados no se hacia nada. Pero harto bien se sabia c6mo se
obtenia el 'si' y cuAles eran los verdaderos autores del matrimo-
nio. Sin embargo. puesto que para todos los demas contratos se
exigla la libertad real para decidirse. ipor qu6 no era exigida en
este?"
Tal falsedad se mantiene hasta nuestros dias. En el capitalism
prevalecen las razones econ6micas en la uni6n de la pareja, en
la mayoria de los casos. El matrimonio constitute una forma mas
de mejorar o al menos mantener el status social.
Para la clase explotadora la muler es un objeto decorative. el
matrimonio es su carrera y el nivel cultural que pueda alcanzar
un adorno mds. Como objeto sexual .cumple con la misi6n de sa-
tisfacer al esposo y de brindarle los herederos que este require
para seguir incrementando la fortune familiar.
La pequefa burguesia pugna incesantemente por escalar nuevos
peldafos hacia la clase domnante y el matrimonio puede condu-
cir a la consumacion de tal anhelo. La mujer. dedicada al hogar
y a los hijos. no rebasa el lugar ya mencionado.
En la inmensa mayoria de los casos. la trabajadora de los paises
capitalistas subdesarrollados, oprimida en el centro laboral y en
el hogar. sure en ambos lugares la explotacion mas despiadada.
es condenada a la desesperanza ya a a busqueda incesante de
los mis elementales recursos para su subsistencia. La familiar
padece la angustia de la pobreza y pesa sobre la mujer la res-
ponsabilidad absolute de las tareas domesticas y el cuidado de
los hijos.
STambi6n en los paises capitalistas desarrollados las mujeres son
discriminadas: reciben mas bajos salaries que los hombres por
el mismo trabajo. son las primeras en ser lanzadas a la calle como
consecuencia de las crisis y enfrentan la carestia de la vida y la
reducci6n creciente de los servicios sociales.
iCuAntas mujeres se dedican a servir a la burguesia por salaries
miserables! iCuintas se ven obligadas a vender su cuerpo para
subsistir o mantener a sus hilos!


4 Idem. p: 33.











Para las mujeres de las classes desposeidas, la education es prac-
ticamente inalcanzable. y Ilegan al mercado de trabajo sahiendo
que seran objeto de discriminacion.
Asi se ha mantenido la discriminaci6n de la miajer durante siglos.
reforzandose cada vez mas por el Interns do los explotadores pn
impedir que se sume como poderosa fuerza a quienes se enfrer
tan decididamente a los opresores; temen que ese 50% femer ino
de la humanidad explotada y oprimida oceipe resueltamente su
lugar en la lucha de classes.
Conscientes de la influencia que la mtijer ejerce en el seno de la
familiar y de sus cualidades para el combat revolucionario. los
imperialistas realizan grandes esfuerzos para penetrar el sector
femenino con su caduca ideologia y desviarlo de sus autenticos
intereses.


Influencla del factor subjetivo

Cuando los j6venes cubanos de hoy conocen la discrimination y
explotacl6n que sufre la mujer en la sociedad capitalist. no con-
ciben que ese fuera tambidn nuestro pasado.
Constltuye una actitud egoista y retr6grada pensar que la mujer
pueda mantenerse marginada, limitada a las areas dombsticas,
ajena al dindmico quehacer de todo un pueblo. iOue calificativo
merecerla hoy aquel que intentara (onsiderarla como un objeto
sexual, como una mercancia, o que pretendiera desconocer su
derecho a participar plenamente en la sociedad que edificamos?

Tales concepciones. adem6s de ser profundamente injustas: son
contradictorias con los intereses del socialism.
En las mujeres cubanas de hoy. en su papel como fuerza decisive
de la patria, se constata elocuentemente la obra de la revoluci6n.
Es un principio insoslayable de nuestra socledad que los ciuda-
danos disfruten plenamente de todos sus derechos en condiclo-
nes de absolute igualdad. Es por ello que la labor encaminada )a
hacer de este principio una realidad, no represent un empeno
aislado del sector femenino. El Partido Comunista de Cuba ha









priorizado y atiende cuidadosamente su aplicaci6n con el fin de
obtener el exito total en un proposito medular de nuestro sistema
de justicia social y del desarrollo de la economic socialist.
domo cualquier ciudadano. la mujer ejerce en la practice los de-
rechos esenciales de todo ser humano: el acceso al trabajo. la
educacion, la salud, la cultural. la vivienda. la seguridad social. la
recreacion. la vida political. No son solo medidas juridicas, sino
principios establecidos por una revolucion que ha realizado trans-
formaciones radicales y profundas
Desde 1959 se Ilevan a la practice los postulados legales refe-
rentes a la igualdad de la mujer, que hasta entonces constituian
letra muerta. A lo largo de estos ahos se han promulgado nuevas
leyes dirigidas a hacer valer este derecho en todos los Ambitos:
y, finalmente, ha quedado plasmado en la Constituci6n socialist
El cumplimiento de dichos preceptos se expresa en el indice edu-
cacional de la poblacion femenina y su incorporaci6n a todos los
niveles de la ensenanza: en el creciente porcentaje femenino
dentro de la fuerza laboral active; en el cambio cualitativo que
refle;a su participation en las diferentes categories ocupaciona-
les; en su presencia en la vida economic. political. cultural y so-
cial del pais
Como resultado del process revolucionario, en nuestro pueblo han
arraigado concepciones correctas acerca de la condici6n de la
mujer y el lugar que le corresponde en la sociedad. Ello ha obe-
decido a la political trazada por el Partido Comunista de Cuba y.
particularmente, a las ensenanzas 'del compatero Fidel, basadas
en s6lidos concepts sobre la justicla. Tambidn es consecuencia
de la actitud y firmeza revolucionaria de las mujeres, que han
ganaco un merecido prestigio en nuestra patria.
El mito del "sexo d6bil" se ha hecho trizas ante la realidad de
una masa femenina que no ha vacilado en ocupar las trincheras
de combat junto a los hombres, que no ha escatimado esfuerzos
en cada una de las tareas acometidas por nuestro pueblo en el
complejo camino de su desarrollo.
SEl nivel cultural e ideol6gico de los integrantes de nuestra socie-
dad se ha elevado; su sentido de la justicia y la solidaridad per-
mite profundizar en el anilisis de los casos de discriminaci6n que











aun encontramos. pues ocurre que la huella dejada por siglos de
opresion no se borra lacilmente y hay obstaculos de caracter
subjetivo que retardan el pleno ejercicio de la igualdad:

- La concepcion de que la mujer es "la responsible de las ta-
reas del hogar no solo crea una situacion mlusta, totalmente
inaceptable en nuestra sociedad porque la sobrecarga de tra-
bajo, sino que trae secuelas que implican otras situaciones de
discriminaci6n.
El criterio de que el cuidado de los hijos recae casi exclusi-
vamente sobre la mujer es tambien fuente de desigualdad, y
constitute un freno al valorar promociones o ingresos en al-
gunos centros laborales.
Ocurre que todavia, a pesar de la demostraci6n que ha dado
la mujer en cuanto a su capacidad como trabajadora en las mas
disimiles profesiones, a pesar del reconocimiento que recibe
de sus propios compaheros al ser elegida para cargos de di-
reccion administrative o political en la base. cuando en su cen-
tro laboral se piensa en su 16gica promocion, se toman en
(onsideracion factors que ni siquiera se mencionan en el caso
de los hombres.
- No son pocas las ocasiones en que al valorarse las posibilida-
des de promoci6n se prefiere al hombre por estimarse que
la muler propuesta. aunque posee las mejores cualidades y
capacidades para desarrollar el cargo en question. tiene mu-
chos hijos y se veria "sobrecargada" de trabajo. lo que no se
toma en cuenta con los hombres
- A veces falsas consideraciones sobre la "protecci6n" de la
mujer limitan su acceso a diferentes tipos de trabajo. asi como
la persistencia en la conciencia de muchos de concepts err6-
neos sobre labores supuestamente "femeninas" o "masculi-
nas".
- En ocasiones no se efectuan algunas promociones de mujeres
por considerarse que los hombres "no lo van a entender". sub-
estimindose la capacidad de analisis y el advance ideol6gico
y cultural operado en la conciencia del pueblo.








- Aun hay casos en que prevalecen reminiscencias de la moral
burguesa al valorarse de forma distinta al hombre y a la mujer
en situaciones iguales relatives a las relaciones sexuales, y
suelen catalogarse como problems morales en la mujer. he-
chos que no se tienen en cuenta al evaluarse a un hombre.

Es decir que par prevalecer concepciones injustas heredadas del
viejo sistema o por criterios paternalistas, todavia nos encontra-
mos djversas manifestaciones de discriminacion de la mujer a
pesar de que en nuestra sociedad se ha operado una verdadera
revolucion en la situaci6n de la masa femenina.
En el I Congreso del Partido Comunista de Cuba se analizaron
cuidadosa y exhaustivamente los esfuerzos realizados para lograr
el ejercicio pleno de la igualdad de la mujer en todos los ambitos
de la vida national. Las tesis y resoluciones aprobadas en el his-
t6rlco event abordaron plenamente las cuestiones objetivas y
subjetivas que ean obstaculizan la materializacion cabal de este
principio de la revoluci6n.
En el II Congreso se ratific6 la vigencia de dichos documents.
Asi. el Partido Comunista de Cuba ha trazado claramente su poli-
tica en relacion con la igualdad de la mujer y los principius que
deben regir la actitud de los dirigentes y militants en la batalla
por eliminar cualquier manifestacion de desigualdad.
Extraordinarios han sido los logros alcanzados por la masa feme-
nina durante los 27 aios de existencia de la Revoluci6n Cubana.
active y pujante su papal en la edificaci6n y defense del socia-
lismo a solo 90 millas del enemigo imperialista.
El Estado cubano se ha esforzado por crear, en la media de sus
posibilidades, las condiciones materials que faciliten la incorpo-
racl6n de la mujer a todas las esferas de la vida national. Paula-
tinamente se han dado facilidades a la familla trabajadora en lo
que respect a la atencl6n de sus hijos y al desempefao de aigu-
nas tareas dom6stices.
Naturalmente, los problems materials se iran resolviendo de
acuerdo con el desarrollo econ6mico del pals, objetivo esencial
y permanent de la Revoluci6n Cubana.









Ahora blen, hay factors subjetlvos que todavia tienen un gran
peso en la mentalidad de clertos hombres e. Incluso, de muchas
mujeres, y que entorpecen la aplicaci6n correct y general de la
Igualdad. Es a esto a lo que nos referimos, ya que su soluci6n
depend de los esfuerzos que todos realicemos.

Aun hay compafieros que no han podido librarse de sus prejuicios
sobre la mujer y que continran consider6ndola una esclava del
hogar. Son los que afirman que compartir las tareas dom6sticas
es algo para futures generaciones, con lo que soslayan su res-
ponsabilidad on tl etapa actual y su papel en la formacion de ni-
ios y j6venes.

Es incuestionable que se ha avanzado much en la batalla por la
igualdad, pero tambidn es cierto que todavia subsisten manifesta-
clones discriminatorias. Por ello, es precise que los dirigentes y
militants del Partido Comunista de Cuba combatan con energia
toda acci6n injusta, today media que viole la political trazada por
la revoluci6n en este sentido; que se enfrenten con valentia a los
rezagos de la ideologia burguesa que aun prevalecen.

Recordemos las palabras del compaftero Fidel en el II Congreso
de la FMC: "...cuando se juzgue a nuestra revolucion en los anos
futures, una de las cuestiones por las cuales nos juzgaran sera
la forma en que hayamos resuelto en nuestra sociedad y en nues-
tra patria los problems de la mujer, aunque se trate de uno de
los problems de la revoluci6n que requieren mas tenacidad, mds
tirmeza, mas constancia y mas esfuerzo".'

Cada militant debe tender cabal conciencia del papel que le co-
rresponde dessmpeaar en esta fundamental batalla revolucionaria
y actuar jn consecuencla. Cada militant ha de ser fiel cumplidor
de la line trazada por el Partido Comunista de Cuba.


5 Fidel Castro: Discurso pronunclado en la clausura del II Congreso de la Federaci6n
de MuJeres Cubanas. La Habana. 29 de noviembre de 1974, Material de estudlo editado
por el Departamento de Orientaci6n Revolucionaria del Comiti Central del Partldo Co-
munista de Cuba, La Habana, enero de 1975, p. 6.








Incorporaci6n de la mujer
a la video socioecon6mica del pals

Dlscrlmlnacl6n de la muler en el trebalo
y en su Incorporacl6n a proleslones y oliclos
no conslderados tradlclonalmente femenlnos

Saludamos el III Congreso del partldo con m6s de 1 144 025 mu-
jeres incorporadas al trabajo. lo que represent un 37.4% de la
fuerza laboral ectiva y demuestra el ritmo ascendente mantenldo
durante todos estos aflos.
Nuestro pals ha avanzado en la batalla por el desarrollo, y en este
tenaz empeno la mujer ha brindado su valiosa contribuci6n en
todos los sectors, en todos los frentes de la actividad econ6mica,
political y social.
Cludad de La Habana es una provincla que cuenta con mds de
300 000 trabajadoras, es declr, casi un 44% de su fuerza laborel
-indlce similar al de passes desarrollados-. y existen 18 muni-
clplos del pais que alcanzan niveles superiores al 45%.
SI comparamos estas cifras con fas 194000 mujeres asalariadas
que se registraban en Cuba en 1958, de las cuales un alto por-
centaje se dedicaba al servicio dom6stico o a las plazas peor
remuneradas, veremos que el combo cuantitativo y cualitativo
es extraordinario.
Con su Incorporaci6n a- la producci6n y a las tareas revoluciona-
rlas, la muJer emprendi6 el camino de su liberacl6n. Aunque en
1959 no existian ni las mAs minimes condiciones materlales para
aliviar las labores del hogar ni el culdado de los hl)os, decenas
de miles de compaferas estuvieron dispuestas a brindar su con-
tribucl6n al desarrollo de la economic national.
Al pensar en ta progresiva Incorporacl6n de las mujeres desde el
triunfo revolucionarlo, recordamos con emoci6n cuando la FMC
moviliz6 por primer vez miles de compafieras al trabajo volunta-
rio para salvar cosechas, cuando ellas sustituyeron en sus pues-
tos a los hombres que marchaban al frente de combat en los
glorioeos e inolvkdables dias de Gir6n. Mas adelante, la Revolu-









ci6n Cubana necesit6 la incorporacl6n maslva a las tareas agri-
colas y surgieron los contingentes de mujeres para la recogida
de viandas, frutas, hortalizas, para los diferentes tipos de zafras
y planes especiales Fueron los ahos en que las federadas co-
menzaron a desarrollar la avicultura y esumieron practicamente la
directi6n de tal actividad; en los que se graduaron las primeras
cunicultoras. tractoristas. floricultoras, avicultoras, relojeras, taxis-
tas, torneras, fresadoras. soldadoras y muchas otras tecnicas que
se integraron a la production y los servicios.

A finales de la d6cada del 60 ya se habia incrementado conside-
rablemente la fuerza laboral activa.- crecia la demand de in-
corporaci6n femenina. Por ello y dadas las necesidades de la
zafra on aquella 6poca, el Ministerio del Trabajo dict6 la Resolu-
ci6n 47 para reservar a la mujer las labores m6s ligeras y menos
riesgosas. Veinticinco mil nuevas trabajadoras se integraron a di-
ferentes plazas, muchas de ellas cedidas voluntariamente por sus
ocupantes una vez concluido el process de discusi6n previsto.
En 'el mismo ano se dictaba tambi6n la Resoluci6n 48, cuyo obje-
tivo era la protecci6n de la mujer pero que. en realidad, resultaba
discriminatorie al establecer pars today persona de sexo femenino
Is prohbloi6n de oc'upar determinados puestos de trabajo por
considerarlos mis nocivos pars la mujer que para el hombre.
En principal, la FMC estuto de acuerdo en que se estudiaran las
ocupaciones'daiinas para el normal desarrollo del embarazo y
se prohibiera a la mujer su acceso a ellas, pero no acepto que
esto se generalizara a todas las mujeres por cuanto tal media
carecla de fundamentacion cientifica y resultaba discriminatoria
e irreal. Discriminatoria. porque impede que .la mujer solicite un
puesto de trabejo para el que tiene capacidad. Irreal, porque exis-
ten mujeres de fortaleza fisioe superior al promedio de ellas e,
inqiuso, a elgunos hombres. Sobran los ejemplos de macheteras
.'vanguardias. compareras a las qua, de haberse aplicado tal re-
soluci6n, hubi6ramos tenido que impedirles que continuaran de-
earrollando su labor.
Nuestra sociedad realize todos los esfuerzos posibles pars in-
corporar los avances de la ciencia y la tdcnica a la producci6n,
con el fin de hacer mas ligeras las labores mas rudas. La meca-
nizaciOn, la automatizacion, etc., tienden a aliviar el trabajo de










hombres v mujeres y han propiciado ei acceso de companeras a
puestos de trabalo que no requirerer n n rin esinerzo fisico

Lo que result negative. por constituir en ctllilntiva unii violac'mri
del principio de la igualdad. es estatlecer pronibiciones a la mu-
jer en qPneral y no para aquellos puestos de trabalo en que se
demuestre cientificamente que es inas vulnerable que el hombre
Unicamente pueden aceptarse tales prohibiciones cuando afectan
a la madre gestante o al nino por nacer

Por estos motives. dicha resiouciuon fuE sustituida por ia nume-
ro 40 que. aunque pretendio mejorarla. adolecia de similares de-
fectos.

Por otra parte, en los capitulos X y XII del Reglamento General
de la Ley de Proteccion e Hiqiene del Trabalo se establecio la
obligatoriedad de chequeos medicos a ios traoajadores que de-
sempenan ciertas labores en el capituto soore ia mu)er la pro-
hibici6n de ocupar determinados cargos a as gestantes y muje-
res en disposition de conceoir Asimisrno. Danteo como no reco-
mendables aquellas labores Que pueden arectar e desarroilo del
embarazo. para que la muler conozca sus erectos v decida libre-
mente su incorporacion.

Tenemos ejemplos de operauoras de combinaaas. cameras. cons-
tructoras. cnoferes de camiones, etc. que gozan de perfect sa-
lud y se desenvueiven en su labor con eficacia

Actualmente se esta realizando un studio de ios auestos de tra-
bajo considerados nocivos con ei fin de clasificarios sobre la
base de criterios verdaaeramente cientificos

Por otro lado, la Resolucion 511 que asegura un minimo de ocu-
paciones laborales declaradas preferentes para ia mujer, na cons-
tituido una ayuda important para ia incorporacion femenina. so-
bre todo en las zonas y en los moments en aue no nan abun-
dado los puestos de traba!o para las compaferas que no poseen
una alta calificacion

La Resolution 512. que regular la ubicacion de manera centrali-
zada del 10' de las ocupaciones para garantizar el empleo de per-
sonas cop capacidad disminuida o imperiosa necesidad economic,










tambl6n contribute a solucionar casos que aun subsisten en nues-
tra sociedad.
Especial atencion en este sentido debe darse a las lmujeres que
constituyen el unico sustento de su hogar. Ocurre que el 1%" de
las plazas de cada centro de trabajo que se estipula en nuestra
legislaci6n no result suficiente en algunas localidades del pais.
por lo que es imprescindible indagar todas las situaciones exis
tentes que posibiliten brindar una oportunidad a estas compaine
ras.
La Comisi6n de Coordinaci6n del Empleo Femenino. a nivel na-
cional, provincial y municipal, es, por su estructura y contenido.
el mecanismo creado para velar por dichos objetivos, aunque es
precise mejorar su funcionamiento para que desempene cabal-
mente su papel.
Al realizar este andlisis debemos tener en cuenta el sistema de
la contrataci6n de la fuerza de trabajo. establecido en 1980. que
significa una etapa superior en su utilizaci6n mas racional y efec-
tiva en la economic national. Ahora bien. existen administradores
que, aprovechando las prerrogativas que les otorga la contratacion
directa.'tratan de obstaculizar el acceso a los centros laborales
de companeras que poseen todos los requerimientos para ello.
Se da la situaci-n de mujeres que no son aceptadas en un cargo
para el que estan capacitadas, a pesar de que presentaron la so-
licitud de empleo con anterioridad al que fuera seleccionado O
de administradores'que prefieren mujeres j6venes. solteras y, por
qu6 no decirlo. m6s bonitas.
Asimismo, companeras con experiencia por su active participation
en las organizaciones de masa. con capacidad. magnifica actitud
y trayectoria revolucionaria permanecen sin ubicaci6n laboral
existiendo posibilidades para su incorporaci6n.
Podriamos referir algunos casos que atestiguan estas afirmacio-
nes. Por ejemplo, en una "parificadora se solicitaron voluntarlas
a la FMC para apoyar. desde la constituci6n de la empresa, el
process de su puesta en march con el compromise de la admi-
nistraci6n de que serian ubicadas tan pronto aquella comenzara
a funcionar. Sin embargo, no se les otorgo ninguna plaza, emplean-
dose otro personal.









Pero hay un ejemplo que retle)l una situacdOn atin mis inconce-
bible. Una graduada de la Facsitad de Historia dl lasetiuto Peds-
g6gico Superior lue rechazad .'at. presenlarse pars empoear a tra-
bajar. a pesar de exestir la nbvcesidad de profesores, por encon-
trarse en est$do de gestaciono
Por supuesto. estos np son los utnicos ele plos. pero ilustrla
claraoente lo que planteamos.
Al clausurar el III Congreso de la FMC el companero Fidel ex-
pres6: "La libre contratacion -a mT juicio- no impide que en el
process d seleccidn de los trebaiadores las administractones
consulten a las organizaciones. consulten al sndicato-y consulted
a la federaci6n. en el process de selecci6n del personal a con-
tratar libremente (..) Para contratar a alguien. hay que saber a
qui6n so esti contratando. a quidn se esta seleccionando.
"Puede haber dos casos: dos mujeres iguales, pero una tiene
problems de Ingreso familiar y otra no los tiene: puede haberlos.
Y hay que tener en cuenta eso. No podemos guiarnos per un
criteria estrictamente econmicoo. sin toner para nads on cuenta
la cuestlon de justlcia social. Nosotros no somos capitalistas: no-
sotros somos sociallstas y queremos ser comunistas. Y creo que
eso ayudaria. no tiene por que chocar."'
Pero estos no son los inicos problems. Tambien ocurre que hay
administraciones que -tratan de redudir el numero de mnujeres de
sus plantillas'porque consideran. qu elola tionen mis dificulta-
des personals que los hombres pars cumplir Is discipline laboral
y esto incide on los resultadqs emplativos del centro.
Dicho argument no as aceptable. ya que segun el Departamento
de Asuntos Femeninos de aIC\C el 85.1% (866 539) del total de
mujeres trabajadoras on 1983 1ianz6 Is categoria Cumplidor con
la Emulacln Sociallsts. M
Sl tenemos on cuenta los indices de 'i emulacion pars que un
trabaldor sea declarado cumplldor en el ato. podemos constatar
el esfurzooreallzado per Ie mass laboral femnenis.


* Afd CaMtr: Dsurs ronu ncludo an I clu dl III Congr do Fdaon
do Mlulr Cubnie. Le Hbobn. p do marn I lEdkmw OI. wrimnmm eWe
f*br e ne reo. Editors Polltic. Lam'abmn. I900. 30

21









En el sindicato tabacalero el porcentaje ascendio a 84,4; en el
metalurgico a 84.9; en el agropecuarlo y forestal, y en los de la
cultural, la industrial ligera y los trabajadores civiles de las FAR
a 86.7; en el de la industria alimentaria a 86,3; en el de comuni-
caciones a 83,8, y en el de transport a 83,7

Sin embargo, hemos conocido casos en que. manejandose los mas
diversos pretextos legales, se han dejado disponibles injustifica-
damente companeras valiosas para poner en manos de otros las
plazas que ellas ocupaban

Veamos estos ejemplos:

-- Una empresa aplic6 el Decreto-Ley 32 a una trabajadora por no
presentarse el dia en que se le vencia la licencia sin sueldo
aprobada previamente para tender a su esposo gravemente
enfermo, a pesar de que ella explico de inmediato la causa de
su ausencia. El esposo murio pocos dias despues. El tribunal
municipal fall a favor de la compahera.

- A una madre trabajadora de la Empresa Operadora de Aztcar
en Holguin, cuya nifa de tres ahos padecia de enfermedades
peri6dicas que afectaban su asistencia al circulo infantil, le
aplicaron en dos ocasiones el Decreto-Ley 32 por considerarse
injustificadas sus faltas a pesar de haber presentado los cer-
tificados medicos correspondientes El sindicato provincial in-
tercedio. y se acord6 con el director de la empresa que dejara
sin efecto la sanci6n. lo cual no fue cumplido El tribunal pro-
vincial fall en su contra, orientandole el sindicato a la com-
panera que apelara ai Tribunal Supremo, que devolvio el ex-
pediente por falta de datos. Cuando se envio la nueva apela-
ci6n, la rechazaron por estar fuera de fecha.

- Una empresa de generaci6n el6ctrica relabor6 el listado de
puestos preferentes que habia sido confeccionado y aprobado
por la Direcci6n de Trabajo, con el argument de que no exis-
tian en el territorio mujeres con esa calificacion en busca de
empleo, lo cual era absolutamente falso. Una vez requerido el
jefe de fuerza laboral, manifest abiertamente que preferia
ocupar a un hombre antes que a una mujer. Por la actuaci6n










del trente femenino de la CTC se rectli(:i) dc.lia situation Se
verifico que en ese lugar habia fnwiiier-osas miiuleres jovenes
en la reserve laboral con la caliticacion solictada

Un grupo de constructoras (que desemplenaha en former correi
ta sus funciones desde 1975 tue delado dispunoble par dirn
gentes de su empresa. quleines expresarron (que las nimeres no
servian para realizar tales trahal)s Muitllas de las ucompanieras
de ese qrupo eran espei.aiistas El cast fiie resieflto despises
del analysis realizaduo c:nit cn:iiseciieiia(la de lliier i e plIls I lc-a
do en la revista Mujeres.

Una electricista C que pedia ser evairada fue dPfada disponi-
ble en una racionalizacion por lo que se imaiinvo dur,iite va
rios meses sin perciDir sa.ario aiguno Dpesnies de (cisCLutida
la situation la cumpaniera iue evaiuada con la caliticacion de
95 puntos. lo que echo poi tierra los argunientos esgrimidos

En la revista Bohemia afirmaba un director de una emDresa de
relojeria. en la que el 30"u de sus trabaladores son mujeres.
que preferia el personal contratado ya que mientras no estaba
fijo su discipline laboral era excelente v que despues de reci
bir la plaza comenzaban a aparecer los prooiemas de ia casa
y de los hijos. Es decir que su obletivo. como lo hubiera hecho
un patron en el pasado capitalist. era sentirse libre para sa-
car del trabajo a companeras que enfrentan dificultades reaies
por cumplir su responsabilidad como madres.

En una cafeteria de un municipio de Matanzas fue separada de
su puesto una trabajadora por haberle sido infhel al marido.
mientras que el compaftero que tuvo relaciones con ella. ca-
sado tambien y militant del partido. no tuvo dificultad alguna.

Una recaudadora de un centro laboral de Santiago de Cuba,
contratada a prueba, no fue dejada fija cuando la administra-
ci6n tuvo conocrmiento de que estaba embarazada. Se le plan-
ted como pretexto que el dinero pesaba much y no podria
cargarlo.

Conocemos un caso en la provincia de Las Tunas en que fue
sacada de su centro de trabajo una compaiera que salio em-
barazada sin encontrarse casada.

24









Incluso, hemos visto en el peri6dico Trabajadores anunclos cla-
sificados de algunos centros laborales que aclaran la sola acep-
taci6n de hombres para cubrir plazas que pueden ser desempe-
hadas indistintamente.
Todo ello permit apreciar que es necesaria una permanent
vigilancia revolucionaria en este sentido y que, aunque se trate
de un solo caso. hay que actuar de manera decidida, rapida y
consecuente con los lineamientos del Partido Comunista de Cuba.
con los principios de nuestra revoluci6n.
Ante tales situaciones de evidence injusticia. las organizaciones
political y de masa de los centros de trabajo deben desempefar
un papel active y enfrentarse con vigor a quienes pretendan apli-
car una politics laboral ajena a la line trazada por la Revoluci6n
Cubana. Es precise luchar hasta la soluci6n de cada caso.
iEl partido no puede observer pasivamente que se cometan in-
justicias! Estas trabajadoras deben contar con el apoyo de los
nOcleos y estos, a su vez, elevar las diferentes situaciones a la
consideraci6n de los organlsmos superiores cuando no puedan
ejercer la influencia necesaria para resolverlos en su instancia.
Durante todos estos alos se ha desarrollado much la conciencia
de nuestro pueblo, pero aun existen individuos que, amparados
en sus atribuciones -mal empleadas-, cometen actos de discri-
minaci6n que violan la Constituci6n, el C6digo de Familia, la Ie-
gislaci6n laboral y demhs instruments juridicos creados por la
Revoluci6n Cubana para garantizar la plena igualdad de hombres
y mujeres.
Se hace imprescindible soluclonar cada uno de estos casos, man-
terier una estrecha vigilancia con el objetivo de impedir acciones
de tal tipo y, al propio tempo. continuar la labor Ideol6gica pars
que podamos segulr avanzando en esta Importante batalla.
El compafnero Fidel, al referlrse al debate sostenldo en el IV Con-
greso de Ia FMC sobre estas situaclones. decia: "No ha de ser
sin duda lo que ocurra comdrnmente, y me Imagino que en la
Inmenaa.meyoria del pals, los hombres y las mujeres que tlenen
cargo' de responsabllldad cumplan con la political trazada por el
partido; pero dondequlera que se produzca un caso, aunque no
fuese lo comOn, de dlscrimlnacl6n, tenemos que combatirlo (...)










porque un hombre y una mujer en las mismas condiciones solici-
tando un empleo prefieren al hombre. sin analizar las cuestiones
de capacdiad. o sencillamnente porque la otra era muler. o por
las preocupaciones relacionadas con el embarazo y las inevitable
ausencias en determinados perlodos. ese tipo de hecho. con ra-
z6n, nos irrita 0 los casos todavia mas irritantes en que.' ante
las solicitudes de empleo. haya preferencia con reiaci6n a una
mujer sobre otra, por cuestiones de simpatias personales o as-
pecto fisico; porque en algo nos recuerdan repudiables practices
del capitalism. y pienso que jamas un verdadero revolucionario.
un hombre consciente y humano. podra permitirse actuar con esos
criterios." '

Cientos de miles de mujeres. madres muchas de ellas. constitu-
yen verdaderos ejemplos de discipline laboral. aprovechamlento
de la jornada y responsabilidad en su trabajo
Al mismo tiempo, es extraordinario el esfuerzo que realizan mu-
chas trabajadoras para no afectar su rendimiento cuando se les
presentan dificultades insoslayables.

En ocasiones, las mujeres se ven obllgadas a ausentarse de sus
centros de trabajo para cumplir areas qule tradicionalmente han
recaido sobre ella, por ejemplo. la atencion de familiares enfer-
mos en el hogar o el hospital y del na o en e, oeriodo de aaap-
taci6n al circulo infantile. aunque lo racionai justo seria Que estas
responsabilidades fueran compartidas por todos 0os integrantes
de Ia familiar El IV Congreso de la FMC dedico aztncion especial
a dicho problema y subrayo la necesidad de analizar ias situa-
ciones objetivas y de buscar soluciones que dentro de las posi-
bilidades existentes. est6n en consonancia con ei principal de
la igualdad.

Refiridndose al studio de estos aspects. Fidel planted: "Ha-
cerlo bien. sin crear ningun tipo de problema. ni de desorganiza-
c!6n ni much menos en nuestros hospitals; pero analizar las
posibilidades de ir Ilevando adelante esta political que en rea-
lidad suprimiria una prohibici6n. en muchos casos, dura. muy dura


7 Fidel Castro: Discurso pronunciado en la clausura del IV Congreso de la Federac6n
de Mujeres Cubanas, La Habana. 8 de marzo do I985. Periddaco Granm.e La Habana.
11 de marzo de 1965 (Suplemento), p. 3.










para un familiar, que est6 enfermo o que no este enfermo y ten-
ga a alguien en el hospital." '
iOue razones pueden impedir que un hombre cuide a su hijo o a
su madre o a su esposa cuando estos lo necesitan imprescindi
blemente? iPor que no puede permanecer en una sala de mule.
res de un hospital si ellas se quedan usualmente con sus pa-
rientes en las salas de hombres?
Se trata de concepciones atrasadas que hay que erradicar de la
mentalidad de todos para que pueda existir justicia en un aspec
to tan important de la vida cotidiana.
Al continuar hablando acerca del debate de estos temas. Fidel
dijo: "Surgieron preocupaciones del Comit6 Estatal de Trabajo.
Salaries y Seguridad Social, sobre si esto podia inducir a deter-
minadas indisciplinas o pretextos de ausencias en el trabajo. Se
planted, realmente. que eso no debia ser limitante, que nosotros
tenemos muchos medios mejores de trabajo politico para com-
batir el ausentismo y no un precepto prohibitive que. por un lado,
era discriminatorio para los hombres (...) y, por otro lado. con-
tribuia a obstaculizar la promoci6n de la mujer y la incorporaci6n
de la mujer al trabajo."'
En una sociedad como la nuestra se debe tener en cuenta la fuer-
za de trabajo en su conjunto y, en consecuencia, analizar el tiem-
po que se require para cumplir este tipo de obligaciones fami-
liares que son insoslayables y asi determinar el fondo de tiempo
o plantllla suplementaria que cubra tales afectaciones, sean de
mujeres o de hombres.
Fidel se referia a la atenci6n que habian recibido estos "proble-
mas nuevos que van surgiendo" en el IV Congreso de la FMC:
"...a mi juicio, se abordo de una manera correct y va a tener
tambien una solution correct; aplicable tambien esto al caso
del circulo (...) y a otras actividades en que, de manera objetiva,
por preceptos. costumbres o factors que puedan dificultar la
aplicaclon de una political determinada, estaban contribuyendo a


a Idem.

i Idem.









la discriminaci6n. o a evaluaciones injustas. o a limitar las posi-
bilidades de la mujer".'
Pero volvamos al analysis de la distribucion ocupacional de la
fuerza de trabajo femenina.
Hasta junio de 1983 la situation era la que muestra la tabla No. 1.

Tabla No. 1

Porcentaje de mujeres
del total de trabalado-
Categoria res en cada categoria
Obreros 16.6
Servicios 60.5
Administrativos 82.6
T6cnicos 53.8
Dirigentes 22.6


El porcentaje de la fuerza tecnica femenina es alentador. ya que
se encuentra en correspondencia con el trabajo desarrollado has-
ta el present para elevar el nivel professional de la mujer y lo-
grar su participaci6n en los distintos sectors de la economic
Esto rto quiere decir que en todas las ramas dicha categoria al-
canza similar porcentaje. sino que hay sectors. como la educa-
L ci6n y la salud, que agrupan muchas mujeres con esta calificacion:
maestras, enfermeras, laboratoristas y otras.

En la rama tecnol6gica existen menos comparieras profesionales
y tecnicas. incluso en la actividad economic fundamental: la in-
dustria azucarera. Claro esta. si comparamos los indices logrados
con los de 1959 el advance es extraordinarno.
La mujer ha alcanzado un 20,4% en la categoria diragente. lo que
evidencia que hay que mantener el trabajo encamanado a elevar


0 Idem. p. 4.










su presencia en la direcci6n administrative no por el hecho de
ser mujer. sino pdrque tiene capacidad para ello. De este as-
pecto hablaremos mas adelante.
Por otra parte, aun quedan rezagos de la epoca en que se carac-
terizaban las actividades como femeninas y masculinas.
Segun "postula la tradici6n", es much mas "femenino" ser ofi-
cinista, secretaria, dependienta. recepcionista, auxiliar de conta-
bilidad o de planificaci6n, que albafil, carpintera, mecanica, por
citar algunos ejemplos, aunque estos ultimos oficios tengan una
remuneracion mas alta y mayores posibilidades creativas. Los di-
ferentes tipos de trabajo son necesarios para la sociedad y las
mujeres pueden desempenarlos con exito
Los problems que hemos anal:zado en el ambito laboral tambien
repercuten en el medio estudiantil, al presentarse a los "jovenes
las opciones de curses una vez concluida la ensehanza secunda-
ria.

-lemos observado con preocupaci6n que numerosas muchachas
que no alcanzan el promedio necesario para continuar la ensenan-
za regular, matriculan en cursos que posteriormente les ofrecen
la posibilidad de trabajar en oficinas o en clertas labores tradi-
cionalmente consideradas femeninas y no optan por prepararse
como obreras calificadas o tdcnicas de nivel medio.
Una vez mis la tradici6n entra en contradicci6n con el advance
de la Revoluci6n Cubana. De esto hay que tomar plena conciencia.

Las muchachas mencionadas siguer., generalmente, el criterio de
sus padres o son influenciadas por la opinion de las personas
mayores que las rodean. quienes no se acostumbran a pensar en
una joven mechnica. electrlcista, tmrera o gruera, ocupaciones
tiles. interesantes y neceserias para impulsar nuestro desarrollo
economic.
La FMC y el Ministerlo de Educacl6n, junto con las organizacio-
nes politics y de masa. han desarrollado una labor sistem6tica
dirigida a promover la incorporaci6n femenina a estas actividades.
Se trabaja en la formaci6n de 30 000 muchachas en cursos tec-
nicos de dlferentes niveles.










Es precise que Ins militants del Partido Comunista de Cuba es
ten al tanto de esta situation y corntrihuyan a ilie sas lovenes
acudan a los cursos que las t.apacitan para ei desempeno de nume-
rosas tareas que requieren brazos nuevos e inteligencias aptas
iPor que limitar su papel cuando son tan amplias las posibilida-
des que se les ofrecen?
Asimismo. hay que continuar luchando para que la trabalaaora
eleve su calificacion professional o tecnica y sea evaluada cuanao
lo solicite y le corresponda.

Debe destacarse que existed una gran incorporacion de las jove-
nes entire 17 y 29 aios a la fuerza laboral activa y que. de igual
modo, la fuente de reserve femenina se encuentra entire estas
edades en una considerable proporcion.
























Promoci6n de la mujer en la direction estatal
y el movimlento obrero

Desde el triunfo de la Revoluci6n Cubana. el porcentaje femenino
en Is composici6n de la categoria dirigente ha presentado ascen-
sos paulatinos. En la media en que la mujer ha ido ganando ex-
periencia y destreza y ha estudiado, se han destacado compaiferas
con las condiciones requeridas para asumir diferentes tipos de
responsabilidades. De ello se desprende que muchas ocupen car-
gos de direccion administrative. aunque los indices mas altos se
encuentran en la base y los niveles intermedios.
En la administraci6n central del Estado las cifras son bajas, si se
comparan con la magnitude de la participaci6n femenina en la vida
laboral del pais.
Valorando el promedio de las cifras en los cargos de direcci6n
admlnistratlva del Estado, solamente son mujeres el 10.9% de los
dlrectores, el 12.6% de los subdirectores, el 17,7% de los jefes
de departamentos y el 12,8% de los jefes de secciones.
Como puede observarse, en sectors como el de la salud. que
cuenta con un 68.9% de trabajadoras, tenemos un 39,0% de mu-
Jeres dlrlgentes, clfra reduclda si conslderamos el nivel profesio-
nal de gran part de su fuerza femenina.










Igual situaci6n presentan el sector del comercio, con tun 44.9% de
trahajadoras y on 28,6"i d(e niiijeres dirigenres. el sector de la
ciencia y la lecinca,. con nit 47.6% y 11n 25,5"o. y el de la admii
nistracion, con un 42,8",. y on 19,m'., respectivarineitR

En cuianto a la cornposici6dl en los organismos superiores, podria
mos referirnos a algunos porcentajes a nivel de miniislerios Por
ejemplo. en el Ministerio de Educacion el 36.1"%, dle los dirigentes
son nujeres, si bien hay 3 viceministras, y en el Ministerio de la
Industrial Ligera solo tenemos tn 24'1 Sin embargo, ambos sec
stores cuentan con numerosas companeras

El Banco Nacional de Cuba. por ejemplo, ha aplicado una political
correct al tomar nedidas para superar a sus trabajadoras con
el fin de incrementar el porcentaje femenino de dirigentes; por
ello, alcanza ya un 43.8%. Tambi6n otros organismos laboran en
este sentido.

Evidentemente, aun result baja la proporci6n femenina en algu-
nas cifras analizadas, porque con toda seguridad son muchas mas
las mujeres con condiciones para asumir tales responsabilidades.

Los datos de la participaci6n femenina en la direcciori del movi-
miento sindical los muestra la tabla No. 2.

Tabla No. 2
(en porcentajes)

CTC 1983
Secciones sindicales 45,1
Buroes sindicales 40,0
Comitds municipales 15,7*
Comit6s provinciales 14,7'
Direcci6n national 1'7,7*

Las clfras de los comit6s Incluyen solo los cua-
oros proleslonales.

SI comparamos estos porcentajes con los ofrecidos en 1974, vere-
mos que si blen en el nivel provincial descienden de un 13% a

36










un 14.7"%. n el nivel national se dupllcan al incrementarse de un
7% a un 17.7%

Conm se observe. las cifras de dirigentes en la base superan en
much el indice de mujeres trabajadoras. Io que refleja la con-
fianza que la masa laboral deposit en la mujer y el prestigio que
esta ha qanado en los centros laborales. En los niveles superiors
los porcentajes decrecen. y si analizamos los referentes al secre-
tariado ejecutivo en estas instancias, son ain menrres: secreta-
riado national. 7.7% y secretariados ejecutivos provinciales. 9.0%.
En la claustura del XV Congreso Obrero. el compafiero Fidel plan-
teaba al destacar la magnifica labor desplegada por las mujeres
en diferentRs actividades: "Si estos hechos son tan evidentes e
irrebatibles. 6por que no hay mAs mujeres en las direcciones del
partido, del Estado y de las organizaciones de masas? Es la 16gica
y no un capricho, no una simple consigna.""


La eleccl6n de delegadas a las circunscripctones
de los 6rganos del Poder Popular

En 1974. al analizar los resultados del process electoral efectua-
do por primera vez en el pais en la provincia de Matanzas. el
companero Fidel expuso: "Esta cuesti6n del numero de mujeres
electas es muy important, porque no hay duda de que el 3%
de r ujeres electas en las elecciones de las circunscripciones es
rea.mente un numero dolorosamente bajo; sobre todo si se tiene
en cuenta que la mitad de la poblaci6n es femenina. que las mu-
jeres apoyan entusiastamente la revoluci6n y que las mujeres
suelen tener en un grade muy alto las virtudes que se conside-
ran necesarias en un revolucionario y las virtudes que se con-
siderar necesarias en un cuadro dirigente administrative y poli-
tico.

"Es que sencillamente en esto la revoluci6n no ha avanzado su-
ficientemente. Es que eso demuestra precisamente c6mo todavia


I1 Fidel Castro: Dlscurso pronunclado en sl clausura del XV Congreso do Is Central de
Trabajadores de Cuba. La Habana. 24 de febrero do 1984. Edlclones OR, trimestre enero
febrero-maro. Editors Politics. La Habana. 1964. p. 34.









las mujeres sufren determlnadas situaciones de discriminacl6n y
ldesiqnaldad, c6mo todavia tenemos atrasos culturales y cino to-
(l.vii en los resquicios de niiestras conciencias qiueda.i viejos
h;ililnos de pensar que correspondent al pasado.

I-sa ers la realidad, y debemos reconocerlo. Lo reconoca nuestro
i)pli(Ido. lo debe reconocer el pueblo, para que todos nos propon-
glamos Itchar contra esas reminiscencias de desigualdad y de
nip isticia "

I n los process electorales celebrados con posterioridad, los re-
siltadros han sido los que express la tabla No. 3


Tabla No. 3

Candidates Delegados
Aio nominados elegidos

1976 Total 29169 10725
Mujeres 3 946 856
(%) 13,5 8.0

1979 Total 24261 10656
Mujeres 2 402 764
(%) 9,9 7.2

1980 Total 23 667 10735
Mujeres 2693 837
(%) 11,4 7.8

1984 Total 23118 10963
Mujeres 3 769 1261
(%) 16,3 11,5


F Fldel Catro: Disiurso pronuncldo an acto central por *I XXI aniverurlo del
ataque I cartel *Moncsda'. Matanzas, 29 de Jullo do 1974. Edlclones OR. No. 14, La
Habana. 1974. p. I1.









Como se ve. aun no lheios avanzado toi lo In qte debemios si te
nemos en cr;nnta las |i b.hilid(lades do I;i iiijo r para riiinplir con
.xilo Asia tnrea No to sl;inle. hay iiiiuiiiiiiois del pais. :coi)(n Niu
vitas. do hdle se han olllI iin loglros c:,sideralers Alli. el 30"..
tie los delelqados son imuiijoes
('onl altelacioti al tiltilno process elec:ci iin;rio. i a f MC reali/ iI
to con el Partidlo Co(nnaiista de Cuba. in analisis de los motives
(ue inciden (en la l)njia in:orppoac:ii)n teii unilinta y. al mismno neI,,)
po. do los Oxitos alcan/ados y el presti()io ganado por las dPli
gadas
Los resultados de esas eleccionnA arrnjnron un 11.5" de rniuje
res delegadas. es decir. on 3.7".. mayor que en las anteriores
Es evidence que el factor subjetivo tiene ati un peso decisive
en el hecho de que sean elegidas tan pocas companieras. y en
ello incide con much fuerza lo que senalAbamos antes. es decir.
la opinion de que la responsabilidad de las areas dom6sticas y
la atenci6n a los hijos le corresponde obligatorlamente a la mu-
jer, lo que constitute una verdadera limitante, o una ain mbs
retr6grada: que la tarea de delegado del Poder Popular es dificil
de desempenar pare una mujer.
Por otra part, tambidn las compaieras so autollmltan y plensan
que no pueden desenvolverse en tales responsabilidades o que
sus diflcultades personales seran un obstdculo infranqueable para
ello.
Contra todos estos arguments esta Ia labor desempeniada por las
delegadas de las circunscripciones del Poder Popular que. en su
inmensa mayoria. han realizado un magnifico trabajo. y muchas
son madres de hilos pequeoos.
Si analizamos las responsabilidades que asumen en la base miles
de companieras. tanto en la FMC como en los CDR. veremos que
han acumulado experiencias valiosas y que se han responsabili-
zado con areas de gran importancia para la sociedad. iCuhntas
no podrian ser delegadas eficientes?
En lo que respect a los nlveles superiors de direcci6n de los
6rganos del Poder Popular. la participaci6n femenlna es la que
planted la tabla No. 4.









Tabl No. 4
(en porcentales)


1979 1981 1984


Delegadas a las asambleas provinciales 17.4 16.8 21.4

Comites ejecutivos provinciales 16.0 18.1 20.3


1976 1981 1984


Asamblea Nacional 21.8 22.6 22.8


Debe destacarse el positive papel que han desempenado las
mujeres en estos niveles de direcci6n y la contribuci6n que han
hecho con sus opinions y sugerencias a que se tomen en cada
caso las decisions mas acertadas.
Es indudable que se require una labor sistematica de cardcter
ideologico para lograr que se incremente el n6mero de mujeres
dirigentes en los 6rganos del Poder Popular.
Siempre hemcs planteado que no defendemos un porcenta)p de-
terminado de mujeres, ni que se les elija por serlo, sino que se las
analice sin limitaciones ni prejuicios; que los dirigentes sean
aquellos -hombres o mujeres- que reunan los requisitos para
los cargos, es decir. los mejores, pero que no se relegue a las
mujeres por razones que no se tienen en cuenta en los hombres.
Los militants del Partido Comunista de Cuba deben meditar so-
bre estas cuestiones y actuar en consecuencia. asl como destacar
los valores de las compafleras cuando considered que realmente
tienen aptitudes y cumplen los requisitos para ocupar una res-
ponsabilidad. Combatir los prejuicios contribute al advance de las
ideas del socialismo.









Promncia(n de la inujer Ien el Portido Cormnlrnit, de Cuba.
In Unibn de JOvenes Com,,,,nirtas
y IR As oirqaniall)nes id Inta


Si comparamos la cifra de miijeres diriqentes en 1984 con las
analizadas en la Tesis "Sobre el pleno ejercicio de la igualdad
do la muier", aprobada en el I Congreso del Partido Cominista
de Cuba celebrado en 1975. veremos quie existen cambios signi-
ficativos. que se avarza con ritmo ascendente. (Ver la tabla No. 5 )












Tabla No. 5


PCC UJC CDR ANAP

1974 1984 1974 1984 1974 1984 1974 1984

Municipio 2.9 18.9 22 32.1 7 37.5 16.3 18.0
Provincia 6.3 16.9 7 28.9 3 37.5 1.19 16,0
Nacion 5.5 12,8 10 27.1 19 31.8 2.04 11.0





En el Partido Comunista de Cuba, donde la militancia femenina
represent el 21.9%., las cifras se acercan a esta proporci6n, y
Ilegan en los nucleos a un 23.5% de mujeres dirigentes, a un
16.6% en los comites de centros de trabajo y a un 13,1% en los
comites primaries.

Los CDR han quintuplicado el numero de mujeres en cargos de
direcci6n a nivel provincial y municipal y, en menor media, a
nivel national. La masa femenina cederista represent el 49,4%
del total y su participation en las tareas de la organization es muy
destacada. A nivel de CDR, el 44,6% de los dirigentes son mu-
jeres.

Si analizamos la ANAP, donde las asociadas ascienden al 15%,
tambidn los datos presentan cambios muy positives que se en-
cuentran en correspondencia con el active papel desempehado
por las carpesinas en la implantacion de las nuevas formas de
produccion En las juntas directives de base el 11% de los diri-
gentes son rnmjeres y abarcai el 27% de los socios en las coo-
perativas En los comites municipales los cuadros femeninos se
elevan a un 180,, mientras que en los provinciales son de un
16", y en el comit6 national de un 11%


I __ __









En el IV Congreso de la FMC, al analizar los datos sobre la pro-
mocion de la mujer, nos referiamos a la necesidad de impedir
que los obst6culos actuales se repitieran en las nuevas genera-
clones.
En las organizaciones juveniles la situacion es verdaderamente
alentadora (Ver la tabla No 6 )

Tabla No. 6
Iparticipacion femenina en porcentajes)



FEU Miembros 59,1
Consejos provinciales 46.3
Consejo national 40.0
FEEM Miembros 57,7
Dirigernes a nivel de plantel 56,1
Direcciones municipales 54.8
Direcciones provinciales 50.3
Direccion national' 61.1
OPJM Pioneros con cargos 63.9
Pioneros recomendados 60.6
Guias de pioneros 55,5





Estas cifras reflejan elfgrado de responsabilidad y actitud revolu-
cionaria de las jovenes, que van dejando atrAs los prejuicios.
En la UJC. cuya composicion femenina era muy baja al celebrarse
su I Congreso. se presentan considerable incrementos, aunque
son much mayores las posibilidades si tenemos en cuenta la
destacada preparation y combatividad de las militants. A nivel
provincial y national el porcentaje aun no es muy alto. pero en
los comit6s de base el 47,6% de los dirigentes son mujeres.









Los Ilamados problems morales
La sobrecarga de las areas dom6sticas

La moral socialist establece prlinipios I)qialaes paa l)odoR IIs
ciuidadalnis No existed una moral para la nnijer y otra para el lhom
bre por tarto. los hechos c:eiisurables lo son pIara ;lanos

La moral es el conjunto de principios y normnas de cornportaimeAn
to respect a la forma de actuar. las obligaciones y las relaiounes
entire los integranles de la sociedad, y esta delerminada por el
regimen socioeconomico imperante En el socialismo. eslas nor
mas y principios se encuentran en correspondencia con los inte
reses del pueblo y. por ello. se oponen a todo lo que implique
inljisticia. discriminacion y desigiialdad

Es muy cornun escuchar como se condena con energia a una
mujer por algo que se consider una virtud en el hombre. Bebel
aseveraba hace mas de un siglo: "La mujer es la unica que co-
mete un 'desliz' -ya sea esposa. viuda o doncella-; el hombre
act6a a to -sumo 'de un modo incorrect' en el mismo caso. Asi.
pues. la misma accion se juzga de una manera enteramente dis-
tinta. segun la cometa un hombre o una mujer. y las mismas mu-
jeres son las mas duras e implacables contra una hermana 'cai-
da'." "
iHasta cuando van a mantenerse vigentes concepciones tan atra-
sadas? Todavia hay quienes piensan que los varones "necesitan"
tener relaciones sexuales desde que son adolescents y en su
iqnorancia estiman que los hombres tienen mayores imperatives
sexuales que las mujeres; hay quienes creen correct y normal
la pasividad de la mujer y su subordinacl6n al hombre en la vida
sexual, y hasta quienes consideran que para el sexo masculine el
adulterio es un merito y una prueba de hombria.

Nadie duda que los que roban transgreden los principios de la
moral socialist. sean hombres o mujeres; lo mismo ocurre con
los que daian la propiedad social. los que violan los principios del
colectivismo y la solidaridad. los que no trabajan o abusan del
poder que el pueblo les ha conferido.

3 August Bebel: ta muler y eo soclallsmo Editorial do Cienclas Sociales. La Habana.
1979. p 92.










Fal linea tlene irll aplicarse cotrilsec:lr eiiternetsle tarihiell c:t rfela-
:ion a la i(nll;nlad efi In vidca sexual Ino liie As c<:onsitler;.lo 111111o
ral para efll.s hi do d eI s 1 considerad *lilolhlni palti Ill; I'IuI|ep
(lo iniioral e ilnj4iiisto e .; apl la;l d(esia(lihl;s va;il a4;cii nllfs. ;a 4Iilonfal
cases In sI :ircidnd souf.iniSl ;i no p niid ll p' ermiit r qloie ;ilr,.S';i Ina
(d lol i n tra;il biur()i1(s;a

Sinr emiIlargo. eIn N:asionles solo se solicila sanci(ii aRdlllnisqra
tiva n politii: para 'a ,nimjr. coiando ni el supl)esto "lde'lhi par
licipi toivllhpibii i111 hiirnbre SO analir'a c(4n mayor sevier oiad a la
esposa rlife tieiie relar:iloi, s extrarnitrimottlia;les qiu al aIII ridln qlu
sistfmoitiiamiierte practice el adulterin

AlI decidlr evalinar:lIoI s promnociones. sarnciones (o el Ingrlres a
o()r;gniii/;i orns porlu ;i<;, es impresc(:idible exig|r los misiios re
lii'itl' nii I(idos I)s Ierrenros para el hornil)re y para Ia mijer

)r'Ie tenerse en ciiteita iqe. en la inayoria de los casos. se han
denominado problpenas morales a situaciones intimas do Ina pa-
reja (lqe solo a ella compeRen y (que no correspoidp en a In esfera
de iatencii on il i)r(;ani/al; l( lones e institllcionne

Bebel dllo al respect "El ser human debe encontrarse a si
mismno. hajo el csii pueto le que la satisfaccion de sus instintos
no ca;lSe nin((Jll (dard o perjuicio a otra persona La satisfaccion
del instinto sexual es asunto personal de cada uno ( ) Nadle
tender. qcic dar :iieeIto.s a otro ni se eintreniezclara nadie a clulen
no se Il ;)alel ( ) I I conocinmlento y la edicaci6on. la pleia in-
dependenri.i h la i, rsona ( ) irnpediranl (pqe nadie corneta ac-
ciorins (ine v.iya iin Ipelri(:io suyo. La auto(isciplina y el conoci
miento del propio ser los tendran los hombres y mujeres de la
sociedad fiit~ar,i :n 11in radio Ihlicho mas alto que los de la so-
ciedad actual I-I echo de que desaparezca esa verguenza tonta
y ese ridicuilo secreteo para hablar de las cosas sexuales, dard al
trato entire los sexos una forma much mas natural que hoy. Si
entire dos personas (que han establecido un vinculo result que
son incompainl)les, se h (an desengqahado o no se quieren. la moral
ordena discover esta Inion que se ha hecho antinatural y. por
tanto. inmloral "."


" Idemn pp .3A5 386









No vamos a ahundar en consideraciones sobre lo correct y lo
incorrecto; solo queremos subrayar que en este aspect taln 11
porlinte de la vida cotidiana dehe prevalecer la i(taldad de de
rechos y deberes.
I idel afirmaba en el IV Congreso de la FMC: "Siemprre runa so
ciedad part de determinados valores. lo que no se pliede admitir
es la aplicacion de determinados par.~metros y valores a los horn
bres y otros a las mujeres." "
A veces los rezagos del pasado piieden Ilegar hasia tal punto que
constitityan una violaci6n flagrante y grosera de los principios de
nuestra sociedad Tal es el caso de wnn convocatoria publicada
en tin peri6dico para tin curso de dependientes de tiendas de pro
ductos industriales -plaza considerada preferentemente para mu-
jeres- en la que se Iequeria personal de un sexo u otro aunque
solo en el caso de las companeras se exigia presentar tn cer
tificado de "moral".
Eso es algo inaceptable. Pero. ademas, jque organismo tiene po-
testad para emitir tal documento?
Esta es una violacion extrema de la legalidad socialist y. afortu-
nadamente, un caso exceptional en que un funcionario demuestra
extrema ignorancia y falta de concepciones revolucionarias.
Las costumbres arraigadas no pueden justificar actuaciones inco-
rrectas. Tales tradiciones, tales atrasos deben ser enfrentados
con valentia. y hacer prevalecer la raz6n sobre semejantes injus-
ticias que atentan contra los principios de la revoluci6n. Los ml-
litantes del Partido Comunista de Cuba han de ser abanderados
de esta batalla; ellos, y especialmente los dirigentes a todos los
niveles, deben estar vigilantes para evitar que se cometan injus-
ticias y, al mismo tiempo, realizar una permanent labor educa-
tiva a estos efectos.
Bebel afirmaba en su obra La mujer y el socialism: "La referen-
cia a la profession natural de la mujer, segun la cual debe ser ama
de casa y niiera, es tan sensata como la referencia a que siem-
pre tiene que haber reyes, porque mientras hubo historic exis--


Is Fidel Castro: Discurso pronunclado an la clausura del IV Congreso de la Federacl6n
do MWleres Cubanas. La Habana. 8 de mario de 1985 Ed. cit.. p. 4.









tieron, *n algana parts ) Si bacp lons dos mil trescientos cin
rin'I i anbs n)nmostnes indicaha conio inmice profe.iin de la
iinier 'parir hIijts Il(Jiliio()R y sfer (lliardiara lel de la ca a este
ilantlii ail, vistai s' I super; do hI)y dlia .O(Oliein se atrevarla hoy
a d ftirl-ild ilo roi ll nia";iltlla ;l' sin ii.m II iri (. Pi reoprfoci:lf de me
iitisial:cia.r a Ia iij|(er7 ( Ciartn1. td1l;via ihay ii: a ,s ian ls qte in
lerio tiiante comparlton las idl es tit loans vlwio t ateniaetinse "

Smri;a plxhi;inn fl eac.itra'r en iilstir sc:iea ac tuan al esOn "hichos
rar,. ;I (pIe hatlr n refPtn Re;ib:n Rlbel, p ro laita benrieail aent) atin
1i1ra-L..1, ;1,i(|IIo.)S | ;"1 i a1 1 im rieco ). (ci:m ni rl papel Ide l In i a ljer en la
"ldiff .11 Imi del so(ia;lisiaan y Li, aiportaincia d(IP s activia participa
conii. co .isideran) r|i(r es etll;i i; licaar reslpoj sablle Ide las areas
dornmsticas Est;a .I lrnd., seq(pin la ciial la "selgunda jorlnada" en
el hogar :o nstliiia y ;.ihl normall e iiherrfntft a ia lmnujer, significa
tule hay todavia rllIfmans se hi;:cen p)articipes conscientes, o in-
conscientes de sit explitaci:inC y discrianina, mni

No hay dtlda de <(iln las tareas d lnomsticas son duras y tediosas.
Pero soun icesarm;ls P it apla;/ales y duranle nmucho tiempo de-
beoran rea;lll/aar s e:astas conldicionles ya que nuestras posibilida-
des de dlnsirrollo ecornornico no pernitiran. por ahora. grandes
avances e este terreno. Y aun cuando podamos resolver social-
mente ~il(!in.;v; de estas actividades. siempre habra que hacer
tareas doinesticas. Es injusto pretender asignarlas eternamente
al sexo femenino.

Si, al igual que el hombre, la mrler trabaja por lograr los mAxi-
mos rendimientos y estudia para elevar su nivel educational y
ser rmas litil a la patria, si, como et. participa en el trabajo vo-
luntario. en las Milicias de Tropas Territoriales. en las actividades
revolucionarias que se convocan en su centrqo laboral o en la co-
munidad donde vive. y desempena responsabilidades en el Partido
Comunista de Cuba, la Union de Jovenes Comunistas o las orga-
nizaciones de masa. ipor qud al Ilegar al hogar debe ser ella
sola la que asuma todas las areas?

Cocinar, fregar, lavar, planchar, limpiar. ir al mercado, baiar a
los nifios si son pequenos, ayudarlos en las tareas escolares. son
actividades cotidianas que adn realizan unicamente las mujeres


* August Bebel: Ob. cit.. p 189.









en murch.os hogares, en detriiiento dce si propi( desairrol)l y de
so descanso iFs just (lqie ello recainai solbre o1111s( o i(P lIns
mimiiin ros i in f i inilii'7
Hay (qie (crear con:ciencia de nsta realidad ein los lioinbif,,; y en
las plropias iniieres ya (ll! por In fRier/i (fo li ti iiminlie'r t111
gran nnmnero de estas se creeln ilicas responsalhle de di liiias i;i
areas y. al hablar de la participaciin de sits esposos e hiijos. plan
lean |tite las "ayi idan" lainhibii algii nos Ilionbr e's afirian icon
nincho r or( illon qle "ayldanl" a la nllljer de lornia sistrnalic:;a Fn
realidad. In (tiet necest!(: sl;lsit s es (citc todos I(. uisnlfr In ll rie s las
areas domnistic:;s son tna responsabilid;ad fanialir y. ln conse
cuencia. las compartan.

FI Codigo de ainilia pronulga en su arliculo 24 "Fl inatrirnonio
se conslituye sobre la base de la igualdad de derechos y debe-
res de amrnos conyiges". y. en sus articulos 26 y 28

"Ambos c6nyuges estAn obligados a cuidar la familiar que han
creado y a cooperar el uno con el otro en la educaci6n. formaci6n
y guia de los hijos conforme a los principios de la moral socia-
lista. Igualrnente, en la media de las capacidades o posibilidades
de cada uno. deben participar en el gobierno del hogar y coope-
rar al major desenvolvimiento del mismo."

"Ambos conyuges tienen derecho a ejercer sus profesiones u
oficios y estan en el deber de prestarse reciprocamente coope-
racion y ayiada para ello. asi como para emprender estudios o
perfeccionar sus conocimientos, pero cuidardn en todo caso de
organizer la vida en el hogar de modo que tales actividades se
coordinen con el cumplimiento de las obligaciones que este C6-
digo les impone.""

Unicamente compartiendo las areas domisticas puede la mujer
Ilevar a cabo todas. las actividades que debe acometer como re-
volhcionaria y hacer uso del tiempo libre a que tiene derecho y


iT C6dlyo de Fanmlll (Ley No 1289 de febrero de 1975). Editorial Orbe. La Habana.
1980. pp. 19. 20











necesila para restablecer sus erier(ias y recrearse al iqlial que
los d ih is iiintelf ra te S de Ia familiiI

E.i cada uiia (de lans (ldsiqIaldades tiqu prevalecen. vemos cmno
inside la conc(epc(:ion (ld q las areas del hogar ban de ser rea-
lizadas p)or Ins IlnjerIRp y ,o11o en muoch.as ocasiones eslo cons:
tituye Imin lilniltante para sil desarrollo.

Al resp(clo, recordamors I.h Resolucion "Sobre el pleno ejercicio
do la igualdad de la nmljer" aprobada en el I Congreso del par-
lido "FI Primer Conrreso del Partido Comunista de Cuba procla-
ma quiI es ineltidible deber revolucionario lograr la distribuci6n
equitativa. entire los miembros de la familiar. de las inevitable
labores del hogar Fs necesario que todos comprendan que esta
es una question ique atafie no solo a las nuevas generaciones. sino
a todos ios intecrantes de nuestra actual sociedad, pues las so-
iuciones colectivas, basadas en el companerismo, la considera-
ci6n y el respeto mutuo son de por si formadoras de las actuales
generaciones y. a la vez. abren a las mujeres posibilidades de ac-
ceso a la superacion, la cultural, la vida social y. cuando se ha
limitado a ser ama de casa. al trabajo socialmente until "

Los militants y dirigentes del Partido Comunista de Cuba tienen
coma areas fundamentals acatar y vigilar el cumplimiento de los
principios y lineamientos de nuestro partido; por tanto, han de
ser consecuentes en su aplicaci6n y sus valientes defensores.


La educaci6n sexual.
La maternidad en edades tempranas.
La desercion escolar.
Las j6venes desvinculadas

Lx Revoluci6n Cubana ha hecho extraordinarios esfuerzos para
enaltecer a la mujer ante la sociedad y ante si misma, para cana-
lizar sii fuerza potential en funci6n de las nuevas tareas y lograr


" nResoluciln "Sobre el pfeno ejercicio de la Igualdad de la mujer'. I Congreso del
Partido Comunista de Cuba. Tesis y resoluciones. Editado por el Departamento de Orien-
taci6n Revoluclonaria del Comit6 Central del Partido Comunista de Cuba. La Habana,
1975, p 608.









que el sector femenino sea tno de los Inclaudicables pllares de
la patria.
Su pasi6n revolucionarla, firmeza, espiritu de sacrificio y ;iame
gacl6n hen sldo factor esenclal en esta hatalla. que ha rerpiirido
la elevaci6n sistemitica del nivel edoicaclonal, politico e i'dni16
gico de la mujer. Es per esto que al anall7ar Is partlclpacriin fe-
mennia an todos los frentes verios que no solo present un
curse ascendente. sine que constituye. como dijAra el companero
Fidel. "una revolucl6n dentro de otra revolucl6n".
La muler tiene ante si todas las oportunidades que le garantiza
el sociallsmo. y. si se trata de las nuevas generaciones. esta rea-
lldad es ain mAs prometedora. Es por ello slmamente doloroso
constatar c6mo en ocasiones, por razones de diversas 'ndole. el-
gunas j6venes se frustran limitAndose al marco del hogar y de-
saprovechando las grandes posibilidades de desarrollo que se
abren ante ellas.
No porque haya camblado el horizonte del ama de case puede
preocupamos menos esta situacidn. Hay muchachas que no estu-
dian ni trabajan y que consume su juventud sin aportar todo
cuanto podrian a la sociedad a causa de haber comenzado a vivir
antes detliempo alguna etapa de su existencia.
La degercl6n escolar por matrimonio o problems familiares in-
dica que hay miles de muchachas que abandonan la escuela en
9no grado e. incluso, at terminar la ensefanza primaria porque
van a ser madres. Y. aunque constituyan una minoria. deben preo-
cuparnos. Estas j6venes de 16. 15 y hasta 14 anos y menos, niilas
ellas mismas. han de dedicarse al cuidado de sus pequeios en
edades en que ni biol6gica. ni psiquica, ni socialmente estdn pre-
paradas para el embarazo, el part y la educaci6n de los hijos.
y muchas veces forman una familiar sin ninguna solidez.
Los revolucionarios debemos sentirnos responsables de estas sl-
tuaciones y contribuir, con nuestra labor ideol6gica. con nuestra
ayuda, a evitar que ocurran estos casos. o a encauzarlos cuando
se hayan producldo.
En cumplimlento de uno de los acuerdos del I Congreso del Pdr-
tide Comunista de Cuba se esth Ilevando a cabo un trabajo ssate-
mIticl driigido a la Iducacl6n sexual. cuyo prop6sito ya es bien











cohocidn por nuestro pueblo: preparar a las j6venes generaciones
para el amoiiar, el matrimonio y la familiar sole el1 principio de la
igualdlJ # do dlrechos y. lebares del Ihom hre y la mniujer
Este otbjetivo va inlmcho mas alli de la simple explicaci6n de la
repro,(l ir::nil If aria y. como es natural. no se limit a epoca
preil;aloiinlia .wo e trata de una labor permanent q(le form parte
de la edlcacc:in integral del individio desde las primeras edades.
dirigida ia oducarlo y hacerlo calpaz de act:ar con, madurez y res-
pon.s;JilJlJ;l al esrcoer so pareja. capaw de constiloir irna familiar
estable y de former hijos sanos fisica y psiquicarnente
Crear conciencia en los jovenes de la responsahilidad que implica
la relacirn sexual por cuanto puede traer como consecuencia una
nueva vida; crear conciiencia de lo que represent la familia y su
papel en nuestra sociedad, son propositos de todos los organis-
mos del Estado y de las organizaciones de masa que Ilevan a
cabo este trabajo.

La mas absolute honestidad e igualdad de derechos debe carac-
terizar las relaciones entire la pareja. Es el amor. la comunidad de
ideales e intereses. la confianza mutua, el conocimiento, el res-
peto. los que dan solidez a su uni6n. A la atracci6n fisica deben
sumarse estos valores fundamentals si se piensa constitnir una
familiar.

En edades tempranas son excepcionales los casos en que puede
concertarse un matrimonio con madurez; por otra parte, el em-
barazo no planificado es una gran complicaci6n, ya que si se in-
-terrumpe represent un alto riesgo para la oven y si se Ileva a
t6rmino se !rae al mundo inoportunamente una nueva vida y con
ella un verdadero problema para la joven pareja y la socledad.
Un niio no deseado. ademas de ser una carga para sus padres
y para la familiar de estos, seguramente serA victim de los trau-
mas que acarrea la situaci6n en que naci6 y su personalidad prae-
de quedar marcada por ello.
Debemos educar cabalmente a cada niho. a cada joven; debemos
inculcar en ellos la conciencia de la necesaria responsabijidad y
velar sistematicamente por su desarrollo. Dondequiera que vea-
mos una muchacha que piensa dejar de estudiar, hacia ella deben
dirigirse los esfuerzos de la sociedad.









A veces no se trata de estos casos. sino de j6venes cuyos padres
no entlenden la importancia de que eleven so nivel edticacional y
siguiendo viejas tradiciones piensan que Ian aprendido bastante.
por lo que decide dejarlas en so casa antes de enviarlas al in-
ternado mrs cercano Con estos padres debe bacerse una labor
de convencimiento. y los militants han de ser los primeros en
realizarla.
Excepcionalmente ocurre el caso de una joven'que no quiere es
tudiar y prefiere disponer de su tiempo para el otio. Ella tambidn
necesita del trabajo paciente y permanent de todos. Fs verdad
que result irritate para on revolucionario su actitud. pero es
precise tener comprension y actuar responsablemente. es indis
pensable entender que si esto no se hace se pierde la posibilidad
de hacerla una cildadana iitil a la patria
En las clrctinstancias antes mencionadas no puede perderse de
vista el trahajo ideologico Si la joven.madre se ha quedado en
la case. debemos vincularla a la labor de las organizaciones de
mass ayudarla a incorporarse al studio o al trabajo tan pronto
tenga )ndiclones pare ello. Si as una oven desvinculada de la
escuelb hay que darle areas en la FMC y los CDR. y orientarla
para que continue sus estudios por otras vias o para que se in-
tegre pl trabajo. Si se trata de muchachas que presentan proble-
mas de conduct. debemos intensificar los esfuerzos para que
resuelvan esas situaciones y participen plenamente de la vida
social,
De esta form contribuiremos a evitar que ellas queden rezaga-
das del conjunto de j6venes que con paso pujante avanzan hacia
el future, dispuestas a enarbolar victoriosamente las banderas de
combat de la Revolucion Cubana.

La educacl6n de las nuevas genwciones

Los niflos y j6venes cubanos se forman en el espiritu revolucio-
nario. en el fervor patri6tico. en los sentimientos internaciona-
listas. en la fidelidad al socialismo de nuestro pueblo
Se trata de las generaciones que son herederas de las mas puras
tradlciones de lucha. Son los hijos de Cdspedes y Agramonte. de











Marti y Maceo, de Mella, del "Moncada", del Granma: la materla-
lizaci6n de los suelios e Ideales de qulenes en diferentes etapas,
durante mas de un siglo, han batallado sin descanso para que
rijan en nuestra patria los mas altos concepts de la justicia y
la convivencia humana que permitan a cada cubano vivir y actuar
con plena dignidad.
Nuestra Constitucl6n soclalista propugna: "Todos los cludadanos
gozan de Iguales derechos y estAn sujetos a Iguales deberes."
"La discrimlnaci6n por motivo de raza, color, sexo u origen na-
cional esta proscrita y es sancionada por la ley.

"Las instituciones del Estado educan a todos, desde la mAs tem-
prana edad. en el principio de la igualdad de los series humans.
"La mujer goza de iguales derechos que el hombre en Io econ6-
mico, politico, social y familiar." "
En estos tres articulos del capitulo V de la Constituci6n de la
republican se encuentra la esencia de las concepciones sobre la
igualdad que ha definido la Revoluci6n Cubana, y en esos princi-
pios se educan todos los ciudadanos. Es necesario llevarlos a
la practice con la magnltud que reclama su contenido.
En los circulos infantiles, en las escuelas, se educan nuestros ni-
fos en el ejercicio de la igualdad.
Juntos comparten en las aulas, ed el trabajo, en las actividades
deportivas, culturales y recreativas, en el quehacer pioneril; jun-
tos realizan las areas de limpieza, autoservicio y agricolas en
las becas; juntos se preparan para compartir derechos y deberes
en todos los ambitos de la vida.

-La educaci6n en el hogar debe ser un complement de lo que
aprenden en la escuela. No puede haber contradicciones entire
generaciones de revolucionarios; por el contrario, la unidad de
ideales debe caracterizar el process en que los j6venes asimilan
las experiencias de sus padres y con su energia inagotable se
educan para acometer las tareas futures.
19 Constltucl6n de la Republlcs de Cubs. Editors Politics. La Habans, 1981, pp. 22. 23.










La preparaci6n de las nuevas generaciones para el amor. el ma-
trimonio y la familiar constituye igualmente una tares de impor-
tancia. pues nuestros futures obreros. trabajadores, tecnicos y
especialistas seran tambidn esposas y esposos, madres y padres.
No podemos dejar al azar, a la espontaneidad, su formaci6n. in-
tegral Enormes tareas depara la construcci6n y la defense de la
patria socialist a cada uno de sus integrantes. La pareja feliz,
el hombre y la mujer libres de preocupaciones y problems en su
vida intima y familiar, han de aportar con entusiasmo y espiritu
creative las fuerzas necesarias para el consecuente desarrollo de
nuestra sociedad.



Consideraciones finales

Al tratar cada uno de estos temas nos hemos referido solamente
a los yestigios de discriminaci6n. a los problems que aun sub-
sisten y que debemos combatir con toda energia. principalmente
los militants y dirigentes del Partido Comunista de Cuba. pars
hacer realidad el ejercicio pleno de la igualdad de la mujer.
Naturalmente, much mis podrlamos hablar sl contaramos los
grandes logros alcanzados, la extraordinaria obra de la Revolucl6n
Cubana con respect a la mujer, los camblos trascendentales que
se han operado en nuestra patria a lo largo de estos 27 anos.
Ello reaflrma nuestra creencla de que no tardardn en desaparecer
los iltlmos casos de discrlmlnacl6n, de trato desigual. La Igno-
rancia se ha Ido erradlcando aceleradamente on nuestro pueblo,
los justos principles del soclallsmo anidan en cada cubano, tra-
bajamos pare que nihos y J6venes se eduquen en lea correctas
concepclones de la Igualdad, Ia mujer he demostrado con creces
su firmeza revoluclonaria y su capacldad pare acometer cuelquler
area, nuestro partldo se fortalece y sue cuadros son cads vez
mds consecuentes y eflclentes on la apllcacl6n de sus Orlenta-
clones.










Con firmes y enaltecedoras concepciones sobre la justicia. el
compatero Fidel ha sido Indiscutible maestro de nuestro pueblo
tambi6n en la lucha por la igualdad.




Sirvan sus pronunciamientos en este sentido como guia para la
acci6n de los militants y dirigentes del Partido Comunista de
Cuba. como line para vencer en la batalla por hacer plena reali-
dad uno de los principios fundamentals de la Revoluci6n Cuba-
na: LA IGUALDAD.


























Impreso:
Taller de Impresi6n Ligera
"I/l Congreso de la FMC"
Ciudad de La Habana




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs