• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Table of Contents
 Resumen ejecutivo
 Perfil demografico
 Situacion educativa y de salud
 Participacion en la fuerza...
 Las microempresas y el sector...
 Situacion juridica
 El trabajo domestico
 Conclusiones y recomendaciones
 Bibliography














Title: Mujer y desarrollo en la Republica Dominicana: 1981-1991 (informe)
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00078117/00001
 Material Information
Title: Mujer y desarrollo en la Republica Dominicana: 1981-1991 (informe)
Physical Description: Book
Language: English
Creator: Banco Interamericano de Desarrollo
Publisher: Banco Interamericano de Desarrollo
Publication Date: 1991
 Record Information
Bibliographic ID: UF00078117
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Title Page
        Title Page
    Table of Contents
        Table of Contents
    Resumen ejecutivo
        Page i
        Reseña de la decada
            Page ii
            Page iii
            Page iv
        Perspectivas
            Page 1
    Perfil demografico
        Page 2
    Situacion educativa y de salud
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Participacion en la fuerza laboral
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Las microempresas y el sector informal
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Situacion juridica
        Page 23
        Page 24
    El trabajo domestico
        Page 25
        Page 26
    Conclusiones y recomendaciones
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    Bibliography
        Page 30
        Page 31
        Page 32
Full Text


e J,~SAu


BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO



INFORMED



MUJER Y DESARROLLO EN LA REPUBLICAN DOMINICANA: 1981-1991












i&


PREPARADO POR CLARA BAEZ
CONSULTORA










SANTO DOMINGO
REPUBLICAN DOMINICANA
2 DE MAYO DE 1991


V


I-;.













MUJER Y DESARROLLO EN LA REPUBLICAN DOMINICANA: 1981-1991


TABLA DE CONTENIDO


1. PERFIL DEMOGRAFICO

1.1 La pobl: cion por si:o;i, edad y zona de residencia

1.2 Trai'onsi n di e l.a fe:-undidad

1.3 Patron: ri... :: ia le y jefatura de huc gar


2. SITUATION EDUCATIVA Y DE SALUD

2.1 Nivel e:.ducativ. y asistencia escolar- el auge de la education
de a1s muje .s

2.2 La e:dui... ::cion media t :-c nico-prof :essional y la educiacion univer-
sitaria: di :.crimiin.cion y segregation

2.3 Educac.,,n y. empleo -:.meninu

2.4 Educac:. i C i y fecund idad

2.5 Situac:i.,n de salud

3. PARTICIPATION EN LA FUERZA LABORAL

3.1 Aument... de la fuer::: de trabajo femenina'
-^
3.2 Ocupac lines y rama de actividad de .las mujeres

3.3 Zon nas anc:as y e.:inizacion de los trabajadores industrials

3.4 El tuvzr.i. .i: uicchas !.:ivisas, escasa r ecaudacion y poco empleo

3.5 I f:c i .:. izac i,::in :i1e uerza d Ce trabajo ?


4. LAS MICROEMPRESAS Y EL SECTOR INFORMAL

4.1 El desa@. roll micrc.r:iepesarial urban

4.2 Los pri.'ectos rura le s generadcores de ingresos

5. SITUATION JURIDICA

6. TRABAJO DOMESTIC

7. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES












BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO


MUJEF Y DESARROLLO EN REPUBLICAN DOMINICANA: 1981-1991





RESUME EJECUTIVO





I. RESEDA DE LA DECADE


-DEMOGRAFlI:!

-EDUCACION / SALUD

-PARTICIPA ::( .uON EN LA F:; IZA LABORAL

-LAS MlIC ... :.H:PRESAS Y El... SECTOR INFORAML

-SITUACION I J1IDICA

-TRFMABAJO D.I:MESTI:C


II. PERSPECTIVES












1. RESEDA DE LA DECADE


.1:.__' '.!'_ .' r._. ;h as de siete millones de habitantes, con una alta
proportion -.', jovenes, y una movilidad espacial de la poblacion
hacia las :,:ona.s urbanas, done resident las tres quintas parties
-en su may::-ia muj eres- cuya contrapartida es un campo que se
despobla y done predominant los hombres y las mujeres de edad
madura, es .a panoramic de la situationn poblacional dominicana.
Con relacin., a la poblac-ion femenina, es notable la modificacion
de sus patr.nes nupci..ales y reproductivos, cuyos indicadores mas
relevantes h. an sido, por una part el aumenito'del nimero de
mujeres je ;.s de hogar -en su mayoria divorciadas, separadas y
vI.uJiE- q Lenes re[presneyntan casi una cuarta part de ls nhog res
del pais. pr otra part, la disminucion del tamaRo promedio
de -la- de; .endencia, a cecEa d:e dtres fhijos por mujer. Aunque a
nivel de i : d:iferentes c cases sociales existen diferencias
significant. as que hac:-e variar el tamaRo de la .prole entire 2 y 5
hijos por 0 ..ier,, La disminucion de ia fecundidad ha dejado sentir
sus efecr '.: sobre la dinamica demografica mediante la
desacelerrev .,. r: del ritmo de crecimiento poblacional, cercano al 2
- ant..al. L i.neidencia de la emigracion -femenina hacia el ex-
terior -f iiiieno i cre.i nte segun hipotesis de las estadisticas
oficiales- es un hecho cu..yo volumen y naturaleza, asi coma sus
repercusion .is ei'n dicha .dinamica estan aun por dilucidarse.

2 I;EUC ..2:1...._.. ...U.:...L.. Los principles problems de salud de la
poblacion j.em-enina adu.lta joven -deducidos a traves de las es-
tadisticas :ie causes de muerte- seRalan a las en-ermedades infec-
ciosas, .:..adas a l pobreza y a las condiciones sanitarias
desfavorab .es propias de nuestro pais, como responsables del 18.8
% de las m ..'irtei:i, evitables por su naturaleza y el advance de la
ciencia mdri ,.iica. Las muertes maternas, otro problema sanit.ario de
primer ordc' son provocadas en un 85 7% de los.,asos por toxemia,
infeccionei:. y hemorrag-i.s. El aborto inducido, muy frecuente y
realizado Je manera cladestina en condiciones sanitarias in-
adecuadas, no es visible como causa de muerte en las estadis-
ticas, sii.., de maners indirect, a traves de la gran proportion
de muertes tnaterrras por sepsis y hemorragias. La infecciones por
el virus H'rH y el SIDA, han venido a agravar este panorama
sa nitari cde l as mujeres, soebre tiodo de aquellas en edead paoduc-
tiva y repr oductiva, ya que el ritmo de contagion de la poblacion
femrenina v. en aumento, por contagio a traves de relaciones
sex;uales .: terose xuales ., fundamentalmente

El auge i.. la educia:.ion de las mujeres, revelado a traves del
aumento de la asistencir escolar y del nivel de instruction, ha
sido tal q..e la ed....ucacion secundaria y universitaria se esta
feminizaind;., segun indican los indices de matriculacion por sexo.
Sin embargo:*, subsiste discrimination -a nivel de access y tipo de
curricula- para las iImui.res en la education tecnico-profesional,
que les m.pide una insercion mas productive en el mercado de
trabajo. A nivel universitario, tamiben subsist una segregacion
de las :i;rera",s por sex:o, que. aleja a las muljeres del area
.i. : ..: i. : plir de tecnicas al sector
.. .. .. i.. ..i. act:::..al .e d.:le ias de 300 mil personas.











7--- .LL TLL'"' 7 *. .' ''. i Durante la decade del 80,
en un conte .: o de cr.. sis: economic y ajuste est ructural, a
fuerza de :trabaj[o femenina se duplico, pas~.pandy de medio a un
mi1 lon d~i~a ivas, en bu.sc:a cJde suplir la perdid a del powder ad-
qu i s .-.i t 'T c:crc'Fi. en te d e i ig ies fami liar, con el trabajo de g~s
manos. Sin embargo, c:srca de 400 mi.l de esta mujeres activas
estan buscaerdo trabajo, 1o que ha elevado la tasa de desocupacio-n
femeniria a 0a 3,. dJurante el p:eriodo. ...

Entre 1981. :1.990 la as tasas de participation en .la actividad
economy ica eimenina por edad, han aumentado much mas que las
masculinas :.ni lias edades ceintrales. Sin embargo, en 1990 se
observe qu. el mercadcj labioral esta. privilegiando el acceso de
/1as m.ujerei:: en tr-e los i y 44 aNos, p::ues a partir de los 45 an'os
.i propo' .i ac.L.i. as,:esciende a niveles inferiores a los
observads ; 1981. Los hombres, por el c:ontrario, mantienn iun
ritmo de :.... .vidaid superior a 1981 entire 15 y 64' afos y su retire
se inicia a partir de 1. edad habitual de los 65 aRos.

Con el afTn:i.. :. i.ento, haii::i a mediados de 1980, de un nuevo model
ecoini oico u..cado haci ael mercado mundial, el auge de la produc-
cion de 'imaCi 'a'tcra sact a en lias zonas francas de exportacion, ha roto
con la segrL:.. gacion de la:.. mujeres en e l trabaj o industrial, hasta
'tal punt, qu. ie hoy dia este sector se ha convertido en el. pri.n-
cipal emp l-idor de mano d:e obra f emenina en las ciudades, sus-
ttiu.ryendro ,- esta po sicion al ,servicia domestic, cuya proporciaon
deintro de a IPEA femern.i. ria-hU3ismThini :fd de-2,5 % en 1980 a 13.8
%" en 1990. :.stimamos que, en la actualidad, .las mujeres repre-
sentlran la mitad de todos los trabajadores industrials. Sin
embargo, no ,..iebemos perde; r de vista el ci- i::ntex toC macroecon' omic o,
en el senli do de que el sector secundcar-io de la RD es mas bien
pequeo, t..:'to en volume de empleos como en su apote al PBI.

Por otra p:arte, a nivel de las ocupaciones es notable el descenso
de las: act.i.-idadesa aglric.olas de las miiujeres y el. aumento de las
mujeres. cu.;.rciantes y vendedoras. Tambien- es notable el aumento
de las proDi-::esionales, te;cnicas y empleadas de oficina, asi como,
en menor mi:.:.ida., el numero de gerentes y administradoras, en
done deben estar representadas, sobre todo, las microempreiUrias
del sector .informal.

4. LA.S M:REMPRESfAS V EL : i...i INFRMAL: El aumento creciente
del desemplpro y la perd.ida de calidad del empleo, mediante un
process cracien-te -de informalizacian del trabajo, acaecidos
durante la iecada, han p:opiciado la implementation de political
S de desarrol lo empresarial urban, mediante el fomento de las
microempresas que ha favorcido a la poblacion femeninaf aunque en
menor proporc ion que a la masculina. Los proyectos de credit y
asistencia tecnica para la production, el comercio y los ser-
Vicios, de.:'...iniados a negycios de pequeNa escala, han tenido mluy
buena aco:i..da y las es:timacionres realizadas, cifran en much mas
de un millWiO de pesos los creditE:; .inanriciadJos y en mas de 60
mil, los enmileos cread:,s y/io fortalecidos a nivel national.

1No '. i ::iluc:idaiR si el d.inamismoc del sector lo esta
i "1 i;. ;. -i '.. r-1 A.- A 11 -. Ir 1 I; -, I .-. I-











modern ( in. ... uidas aqui aquellas empress cuyos duefos son
professional E..:: liberals, segun la clasificacion de las estadis-
ticas ofic.: ... les). Lo cierto es que, es important conocer cabal-
mente a cuale.s sectors sociales y en que proportion se quiere
favorcer a co.a.a uho de elils, a traves de esta political de desar-
rollo micro omprearial urban. Una political crediticia y de
apooyo tecni...o que privilege las microempresas con mayor poten-
cial de de arrollo, sera lesiva, a la larga, para los sectors
mas pobres, -ntre ellos, las mujeres microempresarias.

A nive] rur.. los proye:::.os eneradores dee re e ingresos, implentados
desde la dei .da del 70, han tenido un desarrollo muy accidentado,
en un conteL: ac de pauper i.:acion rural creciente, que afecta de
manera mas narcada a L.is mujeres. Sus logros economics, lucen
magros en cc.;;paracion coa aquellos obtenidos por agencies mas
nuevas que ..peran con microempresas en las ciudades. MUDE, agen-
cia que promueve una cai;on.-.pcion filosofica de desarrollo rural
integral de la mujer c:amipesina, la cual subordina la actividad
economic, a! locgro de es:! e tipo de desarrollo, que incluye,
tambien, pr :r .fimas de id i tidad cultural, desarrollo comunitario ,
organ iativo y d.e lidierazgo de la mujer campesina, se destaca,
ademas:, per 'i. per.i ster'i:.ia temporal. Tendria mas exiito, en
terminus ec-ino mics, unpn program de desarrollo rural a favor de
las nmujeres ...ampesinas, n i el context de crisis de la sociedad
campesina dominicana, que se centrara solo en production,
capacitaci. r y credit, como es el.caso de los programs urbanos
de desarrollo microempresarial ?

'~ T''.'.'.PT C _""". ~ i ten_ tj,. tna_ series de dc iscrim inac i ones en
contra de la poblacion *emenina, que en el caso de la actividad
laboral limii.an sus posibilidades para insertarse en actividades
productivas y, si es casada, a disponer de su patrimonio. En
efecto, las 1.rglamentac.i.nes laborales establecAe diferencias en
desfavor dE ia mujer, relatives a normas de access al trabajo,
horarios y t..pos de emplea. Tambien exclude de las prestaciones
laborales .- ls tr abjadoras domesticas y, sin ninguna razon
explicit, ... ::lagrante la ausencia de sindicatos reconocidos
oficialmenti ei : as :..nas francas para la ex-portacion, en done
la iayoria d i mano de c::bra es femenina. Tampoco se cumpleri las
leyes. vigent. ..s. que estab.ecen la obligatoriedad bde disponen de
guarderias el lu gar de trabajc, par'a las trabajadoras lac-
tantes., Valin deistacar, tarmbien, que la legislation dominicana no
se re-fiere 1 tribaj'o donestico realizado per el ama de casa ni a
su valor .::i:onomico e i.mipacto en-i presupuesto familiar. Por su
part, el Codig ji -Agrario, e ;clu'ye a las campesinas como
beneficiary.;. iA ectasi de los asentamientos agrarios y el Codigo
de Comercia ':.in.TlitL las p sibilidades det las nmu.jeres para ejercer
como garanrl's de trans-i.:ciones comerciales. Finalmente, tambien
los re:gimieni : l atrimoniiCi i es colocan a a mujer casada en desven-
taja patrimi. rial,

T-'C.L,,-l.1 -'_*'.. T ICOj: La crisis economic de la ecnoc a cada ha conllevado
a la mui 1:i I:icacion .ie es.Fuerzos fisico y mentales de las
mujeres, p .a hacer frente a la lucha co:tidiana por la
sobrevivenwc.i i. material de sus hogares. Ai mismo tiempo, ha
rhM.vM^r iMM=::U -,r .i ^,- ..il c:i .r : r MM41,_ 1 fM.=-+= r ri













family areas, ante la dii- icultad de af-rontar sin un apoyo adecuado
- ni por pa te de .a fraim.i.lia, ni del Estado- areas productivas y
reprodu.ctiv... multiplica:as por la crisis. Al contrario, el .
detericro : los ya escasos servicios basicss de agua potable,
electric.ida y saneamientc ambiental, la ausencia de guarderias y
pre-escolar.:; y la discriminaciaon an el acceso a los servicios de
seguridad si.ial, constituyen un pesado lastre para la ejecuci on
del trabsaji dome.st.ico, c.que forzosamente repercute en los niveles
de produce tividad. d en la esfera del trabajo remunerado.

II. PERSPECTIVES

Mejorar las :C :ndiciones L.rabajo y salario a mas de un million de
mujeres tr uiajadoras; me jorar las c:cndiciones de vida de mas de
*un mill on d f C L.: jeres arn:i-~i:, de casa, proporcon .i. important de las
cuale s realia las denon.inadas "activividades economics de las
inactivas" proveer de servicios de guarderias, .pre-escolares y
escuelas a mas de un ..illon de hijas p.roveer a mas de 100 mil
mu!jeres envejecientes de condiciones ad ecadas de seguridad
social, n.. coloca ante la area enormee de trazar political de
desarrollo e: .:.onomic:o y do.!.. bienestar social que toca a tres mil-
lones y iedi.:: de iiifjeres:. la mitad de la pubclacion dominicana.

'La area U'. aEs facil en un context de recursoss escasos e in-
gentes nec:: .i.dade s sociclaes y economics. Sin embargo, solo
podremios en::.mina.rno i s .".ia politics de equi.i.d ga nu-..rica si esLa
political i.Arten de ina r edefinici.'n i : ,, v.- .; scOL iales a
nivel 4ami- i ,.r y pu. b iL. ... d muj eres y hombres, del sector
privado, del- sector asoc::iativo no lucrative y del Estado

y, en term..i o ..s genera Ie ':: de la so ciedad civil uy el Estado

Estado sociedad civil -sector privado -secbr asociativo no
luc rat .iv io ::ss ho rb- a j s mujeres



a nivel individual cap-..itacion

a nivel soc.i.e:tal :

aumento de a calidad y ...antidad de servicios sociales

-problemas p..r-ioritarios p:ara el mejormiento de la productividad y
el bienest r familiar, 'oportu'rnidades que existen para corregir
problems








MUJER Y DESARROLLO EN REPUBLICAN DOMINICANA: 1981-1991


1. PERFIL DEMOGRAFICO

1 1La oob.I. :cion nor sea-. edad y '-ona de residencia

El ultimo dato censal de 1981, muestra un peril por sexo de la
poblacion domlinicana con un ligero predominio del numero de
hombres -n.d:ido por un indice de feminidad de 99.6 mujeres por
cada 100 hoi::ires. Esta disimetria por sexo se mantiene y se hace
mas grande en casi todos los grupos de edades, a pesar de.la
importancia de los -lujos migratorios laborales que han entrado y
salido del Dais y, que hasta 1980, se consideraban de predomanio
masculine. La hipotesis de una mayor emigracion international
femenina es asumida por las proyecciones oficiales de poblacion,
acentuando aun mas las diferencias por sex:o, pues para 1991 las
mujeres son estimadas en 3,599,916 y los hombres en 3,720,181,
para un indice de feminidad de 96.8 %. El character indocumentado
que predomina en los *flu.ios de migrants que salen del pais
-hacia los Estados Unidos fundamental mente- y entran al pais
-pr oveni nt.s de Haiti.- uificul tan dilucidar ccn exlactit' .. al
es el sexo predomiinante en el balance migratorio. De confirmarse
la hipotes:s official. la migracion international femenina
dominicana seria un elemeinto important de la dinamica
demografica a investigar mas a fondo.

La mujeres son las residents mas numerosas de las ciudades, ya
que emigran de-las zonas rurales en mayor volume y a edades mas
jovenes quie los hombres, de ahi result que los indices de
feminidad urbanos sean superiors a 100 mujeres, a partir de los
10 anos de idad. En cuanto a la composition por edad, sin sin
diferencias notables por sexo, muestra una proportion de
poblacion joven, con tendencies a la disminucion, product de la
reduction notable en los niveles de la fecundidad en las ultimas
decades. En el period 1981-1991 los niios y niNas, entire 0 y 14
aRos, pasan de' 40.7 % a 37.6 % entire 1981 v 1991. La poblacion
adult, por su part, se agranda de 55.7 7% a 59,0 7, mientras que
la poblacion de 65 y mas anos, ha cambiado poco en esta decade
(ver cuadrc 1.1 ).

1.2 Tranjsi...: 1.pni de la flijec. undidad

A pesar de que la poblacion dominicana sigue creciendo, lo hace
cada vez a un ritmo mas lento, estimado en 2.21 % annual paqa el
peri.odo 1990-95. Esta desaceleracion del crecim'iento pobladional
dominicano obedece al descenso, rapid e ininterrumpido de la
natalidad, que ha conducido a una disminucion de la tasa global
de fecundidad de 7.3 en 1960-65 a 3.3 en 1990-95: una reduction .
promedio de 4 hijos por mujer en las ultimas tres decades (cuadro
1.2). Sin embargo, aun persisten importantes diferencias en los
niveles de fecundidad de los diferentes grupos sociales que
varian entire 2.8 hijos para las mujeres de clase media y 5.3
hijos para i.as mujeres de los grupos rurales, tanto campesinos
como pequenos burgueses (Duarte, Baez, Gomez y Ariza, 1989).








1.3 Pat ro:nes ..nu.pc es .e'... tu.ra de ho ar


La evolucion de la nupcialidad de las mujeres se ha caracterizado .:
por la per:sistencia predominate de la union consensual, el
retardo y dis.minucion del matrimonio y un aumento de los divor-
cios y separaciones. El aumento de la divorcialidad -legal a de
hecho- va a la par can el aumento de la proportion de hogares
cuyo jefe es una mujer, pues las mujeres jefas de hogar pasaron
entire 1971 y 1984, de cerca de un quinto a casi un cuarto de
todos los hogares del pais, lo que represent una tasa de
crecimiento annual promedio de 5.2 7. Estos hogares son mas
numerosos en las zonas urbanas que en las rurales y las diferen-
cias tienden a acrecerntarse (cuadro 1.4).

CiUADRO 1.3
REPUBLICAN DOMINICANA: ESTADO CONYUGAL DE LA P'OBLACION ,
FEMENINA DE 15 ANOS Y MAS DE EDAD, 1960 Y 1981.

ESTADO CONYUJGAL 1960 1981


TOTAL 100.0 100.0

SOLTERA 32.1 32.0
CASADA 29.2 24.5
UN I DA Cz7 --0 2Q 2'
VIUDA 5.0 5.9
DIVORCE ADA/i'EPARADA 1.9 9.4

FUENTE: OFICINA NATIONAL DE ESTADISTICA: CENSOS DE POBLACION 1960 Y .1981.


CUADRO 1.4
REPUBLICAN DOMINICANIAW NUMERO Y PROPORC ION DE HOGARES CON JEFATURA"
FEMENINA SEGUN ZONA DE RESIDENCIA Y TASA DE CRECIMIENTO PERIODS

TASA TASA TASA
TOTAL CREC. ZONA CRFH. ZONA CREC.
ZONA AS P: % PERIOD URBANA % PERIOD RURAL % PERIOD


1971 147,820 .19.6 76,930 25.5 70,890 15.7
1981 239,501 21.7 4.8 151,627 26.1 6.8 87,874 16.8 2.1
1984 286,068 24.1 5.9 178,773 29.2 5 .5 107,295 118.6 6.6

FUENTE: (Oi .:, CARMEN JULIA: LA PROBLEMATIC DE LAS JEFAS DE HOGARES
EVIDENCIA DE LA INSUBORDINACION SOCIAL DE LAS MUJERES. CIPAF. STO. DGO. '1


2. SITUATION EDUCATIVA Y DE SALUD

2.1 Ni vel ducLativy a.si.ste nc:a esc lar : el _auq e de la educac ion
de las mu.jeres

Los datos ::ensales sobir educacioLi disponibles hasta el aFo 1981
(cuadros 2. : y 2.2) muestran increments notables del nivel








educative dc: l.a poblacion dominicana, done llama particularmente
la atencion la elevacion de la instruction de la poblacion
femenina, la cual ha aumentado a un ritmo tan elevado que ha
logrado equi.parar

CUADRO 2.1 -
REPUBLICA .DOMINICANA: POBLAC.ION DE 5 A OS Y MAS DE EDAD POR
NIVEL DE IN::TRUCCION Y :iEXO Y TASA DE CRECIMIENTO INTERCENSAL

POBLACION TASA CRECIMIENTO %
NIVEL DE. . ....... ... ..... ....
N I L.. DE --------------------------- -
INSTRUCCIDO 1960 1970 1 1981 1960-70 1970-81


TOTAL.. 1,400, 1,805,871 3,380,712 2.73 5.40

PRIMARIO
-TOTAL 1,335,830 1,635,282 2,737,296 2.17 4.41
-VARONES 675,210 809,268 1,368,829 1.94 4.51
-HEMBRAS 660,620 826,014 1,366,467 2.40 4.31 .

SECUNDARIO
-TOTAL 53,270 135,491 486,991 10.42 11.33
-VARONES 27,480 67,880 228,125 10.08 10.70
-HEMBRAS 25,790 67,611 258,866 10.77 11.92

LINT YE T .:k I &
UNIVERSITARIO l
-TOTAL 11620 35,098 158,425 12.45 13.48
-VARONES 8,900 21,977 85,365 10.07 12.06
-HEMBRAS 2,720 13,121 73,060 18.18 15.49

NOTA: no include a la poblacion sin instruction de nivel pre-
primario ni aquella con nivel de instruction no especificado.
FUENTE: OFICINA NATIONAL DE ESTADISTICA: CENSOS DE POBLACION DE 1960,
1970 Y 1981.

CUADRO 2.2
REPUBLICAN DOMINICANA: TASAS DE ANALFABETISMO 1 L P1 LA POBLACION
DE 10 ANOS Y MAS DE EDAD POR SEXO, 1960, 1970 Y 1981.

TASA POR CIEN

A:O ANALFABETOb AMBOS SEXOS HOMBRES MUJERES '
-.----._-- .--.--.....-- .---.--.----....,.-...-----.-_ .-----.--- ---- __-- --

1960 638,240 34.2 3:3.1 35.3
1970 853.969 32.2 31.9 34.3
1981 1,057,381 25.8 25.8 25.8

FUENTE: OFICINA NATIONAL DE ESTADISTICA: CENSUS DE POBLACION DE 1960,
1970 Y 198i1

y/o sobrepasar los niveles educativos de la poblacion masculine a
nivel primario y secundario. En este sentido, se observe que los
ritmos de crecimiento de la instruction de las mujeres en casi
todos ls niveles educativos, son superiors al promedio







national. Son particu armente notables las tasas de crecimiento
annual de la instruction femenina universitaria, cifradas en 18.18
% para 1 0 y en :15.,, 4'i' % para 1970-81, cuya incidencia en la
-emini: i ;i;,: .tr.i.ula ..univers.itaria constataremos.

Por otra P.arte, para 1981, las tasas de analf :abetismo a nivel
national de.ian de presenter diferencias por sexo, cifrandose en
25.8 X para ambas poblaciones. Los datos de analfabetismo por
zona de res.i.dencia muestran una situation mas grave en la zona
rural, do-nde el volume de analfabetos se ha mantenido en cerca
de dos quints de la poblacion de 10 anos y mas durante el
period 1960-81.. La no disponibilidad de datos de analfabetismo
por sexo se:.un zona de residencia no nos permit analizar las
diferencias hombre/mujer, las cuales han tendido, historicamente,
a ser muy marcadas.

Los datos sobre asistencia escolar son consistentes con este
aumento general del nivel education de la poblacion y no muestran
diferencias significativas por sexo.

CUADRO 2.3
REPUBLICAN DUMINICANA: ALUMNUS MATRICULADOS EN LAS ESCUELAS
PRI::MARIAS Y SECUNDARIAS PUBLICAS SEGUN SEXO, ANO DE
MATRICULACION E INDICE DE FEMINIDAD

NIVEL NUMERO DE
Y AMBOSY HEMBRAS POR CADA
AND SEXOS VARONES HEMBRAS 100 VARONES


PRIMARIO
1979-80 884,056 448,399 435,657 97.2
1980-81 908,592 461,341 447,250 96.7
1981-82 933,808 474,656 459,152 96.7
1982-83 95,100 488,355 466,745 95.6
1983-84 982,794 504,164 478,630 94.9
1984-85 949,444 483,643 465,801 96.3
1985-86 926,317
1986-87* 1,,055491
1987-88* 1,030,000
1988-90 1, 032,000

SECUNDARIO
1979-80 243,811 102,557 141,254 137.7
1980-81 249,918 116,996 132,922 :113.6
1981-82 281,261 130,511 150,750 115.5
1982-83 309,414 144,502 164,913 114.1
1983-84 314,650- 145,890 168,760 115.7
1984-85 327,464 148,351 179,113 120.7

* a partir de 1986-87 los datos incluyen a unos 150 'mil es-
tudiantes de nivel intermedio, a causa de la extension de la
primaria de 6 a 8 afios, En realidad la matricula primaria de 1 a
6 ai~os esta disminuyendo desde 1985-85.
FUENTE: DEPARTAMENTO DE ESTADISTICA DE LA SECRETARIAT DE EDUCATION.








La decade del 80, par el contrario, parece marcar una tendecia
hacia el deterioro de la situation educativa de la poblacion:
reduction de presupuesto real en todos los niveles de ensenanza,
estancamientu del crecimiento de la infraestructura, cobertura
decreciente a nivel primario y tendencies al encarecimiento de la
education primaria y ei mediaediante su privatization, precariedad
de la education tecnico professional y de la formacion de
maestros, disi minucion de la matricula universitaria public,
empobrecimiento y desercion de los maestros/as y un deterioro
progresivo de los indices de ef iciencia y calidad de la
enseRanza, s:on los resultados de un diagnostic del sistema
educative dominicano, realizado en 1990 (Diaz Santana, Ramirez, y
Tactuk, 1990i .

Las estadisticas disponibles sobre matriculacion a n.ivel primario
public segi.n se:xo, muestran una disminucion del numero de alum-
nos que se inicia en el a~o escolar 1984-85. Dilucidar si se
trata de una tendencia i, neral de la education primaria de la
poblacion dominicana o :ie una transferencia de matricula hacia el
sector privado, solo podria hacerse a partir de nuevos datos
censales. La evolution del indice de feminidad indica un mayor
numero de hombres matriculados en primaria,' que se mantiene
durante todo el period observado, es decir en 1979-89. Esto
contradice las tendencies hacia la igualacion de los efectivos
que presentan los dates censales. Es probable de qe se trate,
mas bien, de una tendencia hacia la privatizacion de la matricula
primaria qu e es diferencial pr sexo. La mairicula s.Curdar ia
publicc, per el-contrario, ha mantenido un ritmo de crecimiento
continue, aunque lento y con cobertura descendiente entire 1979-
85. Los indices de feminridad favorecen la matriculacion femenina,
pues oscilar entire 113.6 y 158.6 mujeres por cada cien hombres
inscritos (ver cuadro 2,3)

2.2 La eduicacion media ecnico--orofesional vy la education univer-
sitar..i: dijrimiaciion v segregacion.

El nivel educativo medio tecnico-profesional, destinado a
capacitar a sus egresados para insertarse al mrcado labor.cl es
la unica modalidad del sistema education dominicano que present
barreras pai a un ingreso en igualdad de condiciones de la
poblacion femenina, conviertiendose de esta manera en un
obstaculo ni::tro del sistema education para una insercion mas
productive de las mujeres en la fuerza de trabajo (1).

Esta- discrimination del alumnado femenino se da por dos vias: a)
negacion de access a las mujeres en las escuelas del area tec-
nologica de mayor prestigio, y b) un diseRo curricular para
escuelas miitas que circunscribe las areas de economic domestic,
corte y con eccion, beileza y diversas manualidades para los
curses del alu mnado femenino, reservandose las areas tecnicas
para los curriculos de los cursos para varones.


(1) Es ta segregacion p:or sex;o de la education a nive1 tecnica
professional de nivel medio, tambien abarca los curses de
Capacitacion Laboral del Programa de Educacion de Adultos.







CUADRO 2.4
REPUBLICAN Du.MINICANA: ESTUDIANTES MATRICULADOS
POR UNIVERSIDAD SEGUN SEXO, 1987


UNIVERSIDAD HOMBRES MUJERES

TOTAL 31,583 35,418 :

UNAPEC 2,051 2,044
UNPH-U 3,852 4,876
INTEC 1 ,326 785
O&M 6,710 7,773 :
UTESA 10,562 11,947
MUNDIAL 1,559 2,555
NORDESTANA 840 942
UNIBE 487 294
INTERAMERICANA 713 566 '
UTECI 855 889
ITECO 483 391
UTESUR: 489 584.
CATOLICA S"i. DGO. 266 705
UCDEP 843 981
UOD 120 73
ISA 427 13

FUENTE: ES1'ADISTIChS DEL CONSEJO NATIONAL DE EDUCATION SUPERIOR.

"Se ha comp:robado que la mujer obrera si bien tiene un grado de
education formal semejante al del hombre, a nivel de calificacion
para el puesto de trabajo su nive.l es inferior (Duarte, 1986). En
este sentidc, el funcionamiento de estas escuelas discriminan a
la mujer, pues la inclinan hacia determinadas prefesiones u
oficios que solo la capacitan para incorporarse a ciertos puestos
de trabajo con poca demand, y/o menor paga y prestigio en el
mercado laboral.'

La "feminizacion" de la education universitarik es uno de los
process mas relevantes del sistema educative dominicano durante
la decade del 80, aunque era una tendencia que venia perfilandose
desde decades anteriores. Tanto la matriculacion, como el numero
de egresados de la mayoria de las universidades del pais presen-
tan para 1987 una mayor proportion de mujeres (cuadro 4.4). En la
Universidad Autonoma de Santo Domingo -la de mayor matricuLacion
del. pais- desde 1984 el numero de egresadas es'superior al\50 ..
Tambien a nivel de la matricula esta universidad present para el
aFmi 19982."" ... ". : ii cjmeres inscritas (Duarte, Baez, Gomez y
Ariza, 1989).

Sin embargi:o este process:: ha ido acompaNado de la division sexual
de la formacion, en done la mujer mantiene una Altaa par- ,
ticapacion en las disciplines consideradas tradicionalmente
"femeninas" y una baja participation en el area tecnologica o
"masculina". En este sentido, datos de la universidad estatal
muestran que las principles carrera femeninas son farmacia,
enfermeria,, bioanalisis y pedagogia; mientras que los hombres







prefieren ingen ieria, arquitectura, agronomia, veterinarian y
medicine (Duarte, Baez, Gomez y Ariza, 1989).

Aunque el origen de esta segregacion obedece a factors extra-
universitar .os, no deja de estar relacionado con con la
limitacion, en term ns genericos, del sistema educative
dominicano, a saber la transmission -via los libros de textos y '
las practices didacticas de maestros y maestras- de estereotipos
sexistas quci van en detriment del desarrollo integral de varones
y hembras y '-es imped:iran ulteriormente su integration social
igual itari-a tanto a nivel de la vida familiar cono a nivel de la
production y la political ( CEDEE, 1986)

2.3. Educ a- o.:. yjr' e y le: .fr emreni.no

Diaz Santana et al. (1990) constataron que en e l a o 1986-87, a
nivel educat:ivo secundario, apenas 2.9 de la matricula correpon-
dio a la ense:anrza t-cnico professional y 1.4 %. a las escuelas
normiales de .f or"macion de maestros, lo que tipifica al nivel medio
como una etap:a de trans.l.cion hacia los studios universitarios y
no para :.a insercion de sus egresados en la fuerza laboral.
Paradogicamente el deficit de tecnicos del sector industrial es
estimado en unras 313,406 pIersonas para el period 1988-92 (FUN-
DAPEC, 1989).

La necacion del access a las mujeres a la formacion tecnica y suL
conduccion hacia 'las areas domesticas y de servicios a nivel
tecnico-pr of:esi.nal, asi como su escasa presencia en carreras
"universitar.ias del area tecnologica -por razones extra academia-
constituyen uni desperdecio de recursos humans que no va a con-
tribuir a suplir .i.0s tecnicos necesarios a la industrial
docomini can a

CUADRD 2.5
REPUBLICAN DOMINICAINA TASAS DE PARTICIPATION EN LA ACTIVIDAD
ECONOMIC i:POR NI-VEL DE INSTRUCTION Y SEXO EN SANTO DOMINGO, 1983


NIVEL DE TASA DE PARTICIF'ACION
INSTIRUCC ION ----.-----------------------------
EN ANOS MUJERES HOMBRES


TOTAL 100. 0C 100. 0. U

NINGLJUNO ( ) 12.0 7.4
PRIMARI (1 A 6) 32.1 35.5
INTERMEDIO (7 ,A 8) 14.1 22.7
SECUNDARIO (9' A 12) 26.1 20.4
UNIVERSITARIO (13 Y MAS) 15.7 14.0

FUENTE: BAEZ, CLARA: PARTICIIPACION DE LA MUJER EN EL MERCADO
I...ABORAL DE... DISTRITO NATIONAL DE 1960 A 1980 Y EN SANTO
DOMINGO EN 1983., CONAP'FA. SANTO DOMINGO, 1983.

Sin embargo,, as un hecho que la incursion creciente de las







mujeres en las distintas profesiones y oficios en las ultimas
decades esta relacionado con el auge de la education femenina
rese ada. Len e:fecto el incremennto de los niveles de escolaridad
actua en e: mercado laboral como un factor de reclutamiento a
favor de las mas educadas.

La influen:ia beneficiosa del mayor nivel de education de las
mujeres sohre el empleo, se hace evidence a traves de los datos
del cuadro -5, done se observe que la proportion de mujeres
ocupadas con niveles de education secundario y universitario es
mas elevadt que la proporc ion masculine: obserservense las taasa
femeninas do', 26.1 y 15,7 % contra 20.4 y 14.0 % para las tasas
masculinas.

Este fenom iino observado en varies paises de America Latina y el
Caribe, se ha relacionado con las mayors exigencias que el
mercado de trabajo impone a las mujeres: ella no solo debe
demostrar que esta capacitada, sino que esta mas capacitada que
un hombre. iambien se ha comprobado, que estos mayors niveles de
instruction de las imu.jeres ocupadas no siempre se correspondent
con puestos acordes a su calificacion.



La relacionr clasica entire education y nivel de fecundidad, en el
sentido de que un mayor nivel educative de las mujeres le abre un
conjunto de aspiaaciones y posibilidades que compiten con,la
crianza de los hijos y, oor ended, inside en la disminucion de
StamaNo promf .dio de la descendencia ha sido comprorbada en nuestro
pais. En -'se sentido la descendencia promedio de la mujeres de
40-49 aRos p:asa de 7.4 hijos en m!ujeres sin education a 3.6 hijos
en mueres univee uvrsitar as (Encuesta Demografica y de Salud,
1987), Tamnien se ha detectado una relacion positive entire nivel
education v uso de anticonceptivos. En efecto, datos de 1986
evidenciar:on que el iium.ero de mujeres expulestas al riesgo de
embarazo di:sminrue en funcion de su nivel education (Tactuk et
al. 1990).

2.5 S:ituac~ioi.jn ,,de sajlud

Una aproxim.acion indirect a la situation de salud de la
poblacion f:menina, nos la da la lecture a los datos mas
recientes sobre causa de muerte de mujeres de 15 a 40 aRos ocur-
ridas en Santo Domingo en 1986 (cuadro 2.6). Las mismas queden
agruparse en cuatro grades grupos, a saber:

a) las mu'ertes por enfermedades cronicas y degenerativas, tales
como las enfermedad-es cardiovasculares y las neoplasias malignas
-causas de muerte universales- responsables del 26.6 % de las
muertes conoc idas ;

b) las muertes ocasionadas per enfermedades -facilmente evitables,
ligadas a la pobreza y a condiciones sanitarias desfavorables
propias de nuestro pais responsables del 18.8 % de las muertes
conocidas y constituidas por infecciones, tales como tuber-
culosis, sepsis y hepatitis.








CUADRO 2.6
REPUBLIC CA DUi!.. NICANA: PRINCI PALES CAUSAS CONOCIDAS DE MORTAL I DAD EN
MUJERES DE .i 5 A 40 ANOS EN SANTO DOMINGO Y MORTALIDAD MATERNAL, 1986'.


CUASAS DE MUERTE DISTRIBUTION PORCENTUAL

MORTAL IDAD FEMENINA ADULT

TOTAL 100.0

INFECCIONES 18.8
---TB PULMOID:NAI'R( 12.3
---SEPSIS 4.6
---HEATIT I T 1.9

MUERTES VIOLENTAS 15.1
---TRAUMAT I EMS 8.5
---FEM INICIDIO 4.0
---SUICIDIO 2.6

ENFERMEDADEi CRONICAS Y DEGENERATIVAS 26.6
---ENFERMEDNi.DES CARD I OVACULARES 15.0
----NEOPL.AS I MAL J GNAS 11.6

ENFERM(OADES LIGADA ALEiMBARAZO/PARTO 5.6
--- TOXEMIA 3.0
.---PUERPERIU. PATOLOB ICO 2.6

CAUSES MAS PRECISADAS 33.9

MORTALIDAD MATERNAL

TOTAL 100.0

TOXEMIA 40.9

INFECCION:o:ES 29.5
---SEPSIS 25.0

HEMORRAGIAS 13.6
DPPNI 6.8
MOLA 2.3
COR I OCARCI NLOMA 2.3 '
EMBOLIA FPUL ..A! 2. 3
CHOQUE H Ii'PODOLEMI CO 2. 3

FUENTE: CENTRE.' NATIONAL DE INVESTING AC IONES EN SALUD MATERNO
INFAINTIL, HiSP'ITAL ROBERT READ, CABRAL, 1986.

c) las muertes violentas, responsables del 15.1 de los fal-
lecimientos de mujeres, donde se destacan dos de origen social
que podrian estar directamFente ligadas a la situation de subor-
dinacion social de la mujer, a saber, el feminicidio y el
suicidio, las cuales representan el 6.6 % de las mujeres fal-
lecidas.







d) las causa;: de muerte ligadas al embarazo y part, tales como
la toxemia y el puerperio patologico, responsables del 5.6 % de
las muertes conocidas de mujeres.

Por otra part, analizando en detalle las causes de mortalidad :
materna -par.adoj icamente aquella que afecta a las mujeres por su
function de .iar vida enr ccondiciones social y sanitariamente des-
favorables para ellas- se identifica a la toxemia como respon-
sable del 4'.. % de la mortalidad de las madres. Otras causes
importantes son' las infecciones que, aunque prevenibles, repre-
sentan sin embargo, el 29.5 de las muertes maternas. Entre ..el
30.5 % de las restantes causes conocidas se encuentra las hemor-
ragias, el desprendimiento previo de placenta normo insert
(DPNNI ), imc .la, coriocarcinoma, embol ia pulmonar y choque
hipobolemico::.

El aborto, una causa de mortalidad maternal important en el pais,
no aparece en. los datcs,, Esta omission esta relacionada con la
dificultad de cuantificar un hecho que se realize en condiciones
de clandestinidad debido a que es considerado como un crime por
el codigo penal dominicano. Estimaciones indirectas cifran entire
30 miil y 50 imil en numero de abortos por aio, pero se desconoce
en termineos estadisticos la secuela de los mismos en la salud de
las mujeres, Es muy probable que la importancia de la sepsis en
la mortalidad materna (25.0 %) y de las hemorragias (13.6 %)
esten relacionadas con abortos realizados en condiciones des-
+ favorables para las mujjeres..

Otro serio problema para la salud de las mujeres es la aparcion
de la pandemia de sida, cuyos niveles de morbimortalidad son aun
imprecisos. Estadisticas sobre casos reportados de la infeccion
muestran un aumento sostenido de las mujeres infectadas que ha
pasado de 20 % en 1983 a 42 7. en 1989, cuya principal via de
contagio ha sido por relaciones sexuales heterosex:uales. El 75 %
de las mujeres infectadas estan en edad ferti.l, es decir entire 15
y 44 anos, por lo que es de esperar un aumento del numero de
nii'0s inf:ecta:dos en lo s prox'imos anos.
-'I


3. PARTICIPATION EN LA FUERZA LABORAL

3.1. Aumento i::. de l.a .uer za de trabajo 0femenina

Siguiendo .tndencias que se iniciaron en los aios 60, duran e la
decada del 80 -en unl contex;to de political de :ajuste basadas en
la austeridad y la recession economica- la fuerza laboral femenina
multiplici6 por dos su volume, pasando de medio million a un
million de activas. Al mismo tiempo, aumento su peso dentro de la
+fuerza laboral total, pues el numero de mujeres_ c.tiyas er cada .
cien hombres paso de 4:1 en 1981 a 55 en 1990. '

Este increienti del n(iumero de mu.jeres activas se di6 en el marco
de un aumento notable del desempleo femenino, que durante el
period pas6 de 19.9 .' A 35.1 %, originado {fundamentalmente por
mujeres que buscan incoporarse por primer vez a la fuerza
Tl3-caTr(-9:6.7 7), ya que la tasa de cesantia observada en 1990 es







bastante baja, 3.3 % (Cuadro 3.1).

Esta mayor par:-tici pacion:: de las mujeres, es propio de una coyun-
tura de cri sis economic en donde se da un aumento de la tasa
yuta-L _e_ I:t::tividad _e la.. j.placion ( pas6 de 33.9 %/ en 1
43.2 % en :.''90) que trata de compesar la disminucion del ingreso
familiar cni una mayor incorpora-cion de los miembros de la
familiar a:. a traba.:jo remun .e radio.

CUADRO 3.1
REPUBLICAN DDMINICANA: POUBLACION FEMENINA DE :10 ANOS Y MAS
SEiGUN CONDITION DE ACTIVIDDAD, 1981 Y 1990

1981 1990
CONDICION ------------------ -------.----------
DE ACTIVIDAD ABSOLUTE RELATIVE ABSOLUTE RELATIVE


ACTIVAS 554,279 100.0 1 ,00099 ,420 100.0
----OCUPADA 444,146 80.1 713,475 64.9 '
----DESOCUPA DAF S 110,1133 19.1 385,945 35.1

TIPO DE DEOCUPACION 110,133 100.0 385,945 100.0
----CESANTE 75, 340 68.4 12,556 3.3
----TRABAJADORAS NUEVAS 34,793 31.6 373,389 96.7

INACTIVAS L 100.0 1,795,277 100.0
----AMAS .DE CASA 60.0 1,076,339 60.0
S--- ESTUDIANTES 34.0 641,873 35.8
---OTRAS 6.0 77,065 4.2

NUMERO DE ACTIVAS POR CADA
100 HOMBRES ,ACT I OS 40.7 55.1

FUENTES:
OFICINA NATIONAL. DE ESTADISTICA CENSO DE POBLACION DE 1981.
BANCO CENTRAL DE LA REP. DOM. ENCUESTA DE FUERZA DE TRABAJO, ENE-MAR 1990,

F'ero esta participation femenina ha estado favorecida, tambien,
por un cambio del model de desarrollo economic -que se ha
afianzado en el pais hacia mediados de 1980- orientado hacia el
mercado mundial, mediante la exportacion de servicios (fundamen-
talmente turistic'os), ae products manufacturados fabricados en
parques in..ustriales de zonas francas y, en menor media, de
products agroindustriales no tradicionales.

En e+ecto, podemos observer en el cuadro 3.2, que el compor-
tamiento d e as tasas de participacioln emenina, en aquellas
edades done aumenta la actividad, present siempre un porcentaje
de incremento mayor al'qu.e presentan las tasas masculinas: en la
mayoria de los casos el incremento porcentual femenino duplica
y/o triplica al incremento masculine. .

De una decade a otra la participation ha disminuido en el grupo
de edad de 1. a 14 anos para ambos sexos,







CUADRO 3.2
REPUBLICAN I :DOMINICANA. TA :SAS DE ARTICIP ACTION EN LA ACTIVIDAD
ECONOMIC.A B:SEGUN .SEX. Y GROUPS DE EDAD, 1981 Y 1990

GRUPOS AMBiOS SEX OS HIOMBREL:S MUJERES
DE ----------- --- ----- --------
EDAD 1981 1990 1981 1990 1981 1990


TOTAL 46.8-. 54.7 68. 2 72 2 27 .:1 38.0

10-14 17.8 6.9 21 .8 5.4 13.8 8.8
15-19 33.1 46.4 44.9 56.3 22.0 37.0
20-24 53.3 75.6 72.3 93.7 35.0 58.9
25-29 62.3 74.7 84.7 95.2 40.5 57.7
30-34 6:r3. 7 73.9 87.7 98.4 39 5 51.6
35-39 61.4 76.2 88.5 98.7 35.2 56.4
40-44 62.6 70.2 88.5 99.3 36.0 42.4
45-49 2.0 64 4 88.3 98.9 34.8 32.4
50-54 60.6 56.5 87.0 94.5 31.1 22.0
55-59 59. 56.1 .85.6 85.4 30.0 25.3
60-64 5.1 50. 1 83.9 88.0 29..1 11.7
65 Y+ 51.5 28.2 74.5 50.8 28.1 9.1

TASA BRUFTA
ACTIVIDAD 33.9 43.2 49.2 55.6 1 9. 7 30.7

FUENTES:
SOFICINA NATIONAL DE ESTADIST ICA CENSOR DE PO:'BL.ACION DE 1981.
BANCD CENTRAL DE LA REP. DOM. ENCUESTA DE FUERZA DE TRABAJO, ENE-MAR 1990,

probablement: relacion.cado con la elevacion de la escolaridad de
este grupo, Sin embargo hay una diferencia muy notable en la
participac io:n de hombres y mujeres en las edades adults: el
mercado esta privilegiadc: la participation de las mujeres mas
jovenes entire 15 y 44 aNos- pues a partir de los 45 aRos las
tasas de actvidad femenina descienden sistematicamente. Por el
contrario, durante el period, el incremiento dE la participacion
de los honmbires se mantiene hasta los 64 aFos y solo disminuye a
partir de .l. 65 aRos, la edad habitu..al de retire de la actividad
econoiiica.

.2 O .i j ...es r ras de ac::ivi ad c I- 1,.de .s

La incorporacion creciente de la mujer a la actividad ecoriomica
ha anl ten ida l.ea endenci. -desde 1960- a incuirsionar y a aumentar
su proporcion en casi todas las ocupaciones. En efecto, al com-
parar las proporciones de la PE.A f:emenina por grupo ocupacional
para el 1981 y el 1990 se observa que en todos los grupos (ex-
cepto dos) huiib un incemento en la participation de las mujeres. .
Los mayor-ei increments se verificaron en las comerciantes y *
vendedoras (de 9.8 a 20.4 %), en las profesionales y tecnicas
(de 10.6% a 17.0 %), en las oficinistas (de 12.1 %. a 16.8 .) y,
en menor media en las artesanas y operarias y las obreras y
jornaleras. Vale destacar el aumento de las mujeres gerentes y
administradoras (de 1.2 % a 4.5 %.), probablemente








microemprei.Iarias. Las ocupaciones que perdieron peso, dentro de
la estructuia ocupacionai femenina, son las ocupaciones agricolas
y el de otras artesanas y operarias; las conductors, estancadas,
nunca han representado un numero significative (cuadro 3.3).

CUADRO 3.3
REPUBLICAN DOMINICANA: DISTRIBUTION DEL LA PEA .FEMENINA DE 10 AFOS
Y MAS DE EDAD SEGUN GRUPOS DE OCUPACION, 1981 Y 1990

1981 1991

GRUPO DE OCUPACION ABSOLUTE RELATIVE ABSOLUTE RELATIVE


TOTAL 363,444 100.0 726,031 100.0

PROFESIONALES Y TECNICAS 38,374 10.6 123,464 17.0 -
GERENTES Y ADMINISTRADORAS 4,310 1.2 32,742 4.5
EMPLEADAS DE OFICINA 43,920 12.1 121,837 16.8
COMERCIANTES Y VENDEDORAS 35,675 9.8 148,191 20.4 4
AGRICULTORAS: Y AFINES 41,221 11.3 13,435 1.9 .,
CONDUCTORS Y FINES 527 0.1 816 0.1
ARTESANAS Y OPERARIAS 29,844 8.2 77,521 10.7
OTRAS ARTESniNAS Y OP:ERA!PAS 11,9636 3.2 13,252 1.8
,OBRERAS Y JORNALERAS 6,973 1.9 17,312 2.4
TRABAJADORAS. EN SERVICIDS 151,064 41.6 177,461 24.4 .

FUENTES:
*OFICINA NACJ.IiL DE ESTADISTICA CENSO DE POBLACION DE 1981.
BANCO CENTRiAL DE LA REIP. DOM. ENCUESTA DE FUERZA DE TRABAJO, ENE-MAR 1990,

Esta incur:::ion creciente de las mujeres en las distintas
pro esiones y of icio .s, sobre todo en tan to proFesionales, tec-
nicas y oficinistas, esta relacionado con el boom de la education
femenina reseRada. En efecto, el incremento de los niveles de
escolaridad actua en el mercado laboral como un factor de
reclutamiento a favor de las mas educadas, en ese sentido, las
evidencias empiricas disponibles confirman qit a' media que las
mujeres aumentan los anos de studios aprobados, estan
sobrerepres.r: ntadas den tro de la PEA. Esto tambien permit e.x-
plicar -como veremos mas adelante- la menor participation
relative de las m jeprs en el sector informal de la economic, en
d-dbe la presenci'a masculine es mnas notable.- -

La partic ipa'cion de la mujer por sector y ranas de actividad
traducen las tendencies macroeconomicas de la economic, a saber,
una disminucion notable de la mano de obra en el sector primario,
a favor de la participation en el sector servicios y, en menor
media, en el sector secundario (cuadro 3.4).

La participation de las mujeres en la agriculture esta tendiendo
a desaparecer, mientras que su participation en los secvicios -su
bastion privilegiado desde decades anteriores- aumenta y se
diversifica. En efecto mientras los servicios personales y
sociales pierden peso entire 1981 (53.8 %) y 1990 (45.8 %), 01
comercio, los hotels y restaurants aumentan de 15.. a 24.5 %.







Es tambien n::tabl e la participation de las mujeres en los es-
tablecimienti:.,s financiers, que paso de 1.9 % a 7.7 %.

En el sector secundario, es la industrial manufacturer la respon-
sable del .iaumento de la participation femenina, la cual paso de
15.1 a 17.7 %, durante el period analizado. Aumento modesto,
pues la capacidad de creacion de empleos de las ZF, como veremos
mas adelante, es moderada.

CUADRO 3.4
REPUBLICAN DIMINIC:NCANA: Dj:1 TRIBUCI r ON DE LA PEA F:EMENINA DE 10 ANOS
Y MA: DE EDAD SEGUN RAMAS DE ACTIVIDAD, 1981 Y 1990

198:1. 1991

RAMA DE ACTI:!:VDADi ABSOLUTE RELATIVE ABSOLUTE RELATIVE


TOTAL 382,680 100.0 724,302 100.0

PRIMARIO 11.0 1.9
--- AGRIC:UL".LA 42,189 11.0 13,435 1.9

SECUNDARIO 16.0 18.4
--- MINERIA 439 0.1 1,983 0.3
-- INDUSTRIA MANUFACTURERA 57,689 15. 1 127 ,991 17.7 /
---ELECTRIC: IDAD, GAS Y AGUA 1,801 0.0 -
--CONSTRUCC. N. 2, 970 0.8 3,08 0.4

TERCIARIO 72.5 79.9
---COMERCI C, REST. Y HOTEL 60,547 15.8 177,180 24.5 /
---TRANSPFORTE ,893 1.0 13,467 1.9 /
---ESTAB. FINANCIEROS 7,425 1.9 55,792 7.7
---SERVIC I S. SOCIALES Y PERS 205,727 53.8 331,369 45.8

FUENTES:
OFICINA NAC:I. NAL. DE ESTADISTICA CENISO DE F'OBLACION DE 1981.
BANCO CENTRAL DE LA REP. DOM. ENCUESTA DE FUERZK DE TRABAJO, ENE-MAR 1990.

3.3 Zonas -:ancas y .feminiizacion de los trabajiadores industrials

En el aRo 1.984, con la iniciativa estadounidense de convertir el ,i.
Caribe en una zona de preferencia commercial, se inicia en toda la
region el auge de la production manufacturer para exportAcion,.
ubicada en parques indu.atriales conocidos en Rep-ublica Dominicana
como Zonas FIrancas (Labarde). Entre 1987 v 1989, nuestro pais
mantiene un!r sp.inguilar r..-cord, a saber, el de mayor crecimiento de
las F a n.ivel iund'ial, tanto en numero de empresas como en
nUmerc de- e"inTecs. creadus (Labarde, 1988). En efecto, tal y como
muestrl-a el cuadro 3.5, entire :970 y 1989 el niumero de empleos
creados paso de urnos 22 riil a mas de 105 mil., Para 1990 el numero
de empire sa operando son unas 325, diseminadas en,25 parques
industrials, ubicados en mas de 20 ciudades de todo el pais
(Burgaud, 190).

La entroni.zacion de las ZF, como un polo fundamental de la








political ec onomica en la RD, esta per-filando una tendencia hacia
la fe i;;..n-i ;:.: i.on del proletariado industrial, bastion privilegiado
-hasta a. -i... I o mano de obra masculina. Es asi que,
actual iente estimamos que las mujeres representan las tres cuar-
tas parties: de ia mano de obra empleada en las ZFI y la mitad de
todos los tr'abaj adores industrial es.

CUADRO 3.5 -
CRECIMIENTO DE LAS ZONAS FRACAS INDUSTRIALS DOMINICANAS


AND E.I::PRESAS EN OPERATION EMPLEOS

1970-83 22,272
1984 27,126.
1985 144 35,720
1986 168 51,231
1987 179 69,538
1988 236 85,468
1989 283 105,236
1990 (E) 325 99,000


FUENTE: CONEEJO DE PROMOTION DE INVERSIONES. ESTIMAC IONES PARA 1990.

SDe acuerdo a un studio hecho por Joekes en 1987, mas del 70 % de
la fuerza doL..o trabajo empleada en las ZF son mujeres, emperor isu
distribution segun rama industrial present las siguientes
'diferencias: electronic 85 "/., confeccion y textil 74 %, zapatos
50 % y tabaco 20 %.

Esta tendencia hacia la feminizacion de los trabajadores in-
dustriales -via las ZF- t iende a acentuarse en la mredida que los
sectors que tradcic:.lonalimete- han empl.ead:o hombres -la agricul-
tura y la mineria, la industrial azucarera y la industrial manufac-
turera para el mercadu interno- estan disminuyendo y/o cerrando
su producc:iuon. Un caso paradigm.iatTcio "es la ciudad "de Villa Al-
t-a* gracia, dande el cie-rrei. del ingenio azucarerd'tatarey ha dejado
a muchos hombres sin emipleo, mientras las agroindustrias -sus-
Stitutas Lde los ingen i.os en nombre de la diversisficacion
agricola- y las ZF estan empleando a miles de mujeres (Baez y
Arregui, 1989).

La contratatacion de hombres tropieza no solo con las "pre-fren-
cias" de los patrons por una mano de obra ffemenina con mas
facilidad de gestion por su docilidad y con much destreza para
las tareas de ensamblaje -en las ZF- y de recoleccion -en las
agroindustrias- sino, mas bien, con los limits de la com-
petitividad del capital, debido a las diferencias entire la
remuneracion de hombres y mujeres: es un hecho comprobado que
aquellas industries que contratan mayoritariamente mano de obra
masculine, pagan un salario promedio mayor (Duarte, Baez, Gomez y
Ariza, 1989).

El numero de empleos creados por las ZF, entire 1970 y 1990 son
unos i.00 mili, es decir unos 5 mil empleos por aio, en promedio.








El aRo 19' 0, sin .embargo, el numero de empleos de las ZF dis-
minuy6 en un 6 %, debido, prinicipalmente, a las cancelaciones o
no renovac:i.ones de pedidos en el sector de la confeccion por
parte de contratistas extranjeros a fec tadcs par _la reespn
estadounidense. Tambien por causa de desplazamientos de la
prod uc:cion por part de las casas matrices hacia filiales
localizadas en otr s paises (Burgaud, 1990). La fragilidad de
este model de industrializacion a las aleas del exterior, hacen
cuestionar sobre su rol estrategico dentro del actual model de\
desarrollo dom::inicano.

Por otra part, las trabtajadoras de las ZFI de origen campesino y
sin experiencia laboral remunerada previa, son jovenes en su
mayoria y sus edades oscilan entire 16 y 25 anos, aunque -a
diferencia de otros paises- una alta proportion de ellas sea
casada y con hijos, pues la nupcialidad y la maternidad de las
dominicanas sigue siendo muy temprana. Ingresar en las ZF supone
para ellas un ascenso so.ci.:al, en la media que por primer vez en
su vida son remuneradas de manera regular, por un trabajo no
estigmatizadco socialmenL:.e :-como 1o es servicio domestic. Sin
em bargo, ?u paso por el trabajo fabril es mas bien efimero, 7
debido a 1l.: alta rotacion que caracteriza el empleo en las ZFI
(Baez y Arregui, 1989) .

Ademas, el desgaste a que se ve sometido esta mano de obra al
ritmo de intensas cadencias de trabajo, con extra-horario
obligatorio, miniiiias puosibilidades de resposo intra-horario y*en
condicionoes de seguridad laboral muy precarias, hacen que este
trabajo sea considerado por las mujeres como transitorio. -or
ota pa-rte la posibilidad de"sust'iLTi~a eYtaf*Fu'e'd"T-abajo
por otra nr..eva y recien llegada a un mercado laboral inagotable,
hace del despido una practice festinada por los patrons y no
sancionada por el Estado (Pineda, 1990).

3.4 El Lturi:r muchas dvisasSca re daci o e

El impact del turismo en la creation do eimpleo, asi comno su
integracion con otros sectors econo ricos, ha sldo escaso, segun
los estudios consultados (ECOCARIBE, 1989). Su principal aporte a
la economic ha sido su dinamismo en la captacion de divisas, ya
que desde I'85 se ha convertido en el principal sector aportador.
Sin embargo, evaluar su impact en la distribution del ingreso de
la poblacion no result evidence, pues entire 1984 y 1989 la
distribution del ingreso national se ha hecho aun mas regrysiva,
segun lo muiestra el indice de concetracion de Giini, que paso de
0.4 a 0.6 (Duarte, Gomez y Ariza, 1990). Pareceria que los in-
gresos millonarios del turismo se concentran en pocas manos y el
Estado, hasta ahora, se ha mostrato poco habil para establecer
controls que permitan su recuperacion y redistribution. En este
sentido, los ingresos brutos del sector que alcazaron en 1989 a
US$910 mill::nes, solo aportaron al pais en ingresos netos de
divisas unos: US$200 mi.1lones (BID, 1990).

3.5 Informalizacion de la fuerza de trabajo ?

El turismco y las zonas francas como los nuevos ejes de creacion








de empleos y de crecimiento economic del nuevo model de desar-
rollo, tiene limits importantes en un pais de mas de siete
millones de habitantes y con .iuna recession en sectors vitales de
la economic: como son la agriculture, el transport y la energia.

La hipotesis de que durante la decade ha acontecido un important
process de informalizacion de la fuerza laboral, que ha afectado
a mujeres y hombres -sin powder precisar la magnitude ni el impact
del fenomen.. segun sex:o- es concordante con la evolution de
algunos in:i, cadres.

La evoluc:in fluctuante del desempleo abierto durante el period
1979-89, se ha dado en el marco de una tendencia general ialcista
(BID, 1990), con tasas siempre mas elevadas para las mujeres
activas, a ravandose de esta manera a. ya rigida capacidad de
absorcion de mano de obra del sector modern que ha caracterizado
la economic dominiicana. Ademas, el deterioro del salario real, ha
sido particul.:iarmente agudo durante la decade, pues para el 1989
el powder ad :quisitivo, del mismo equivalia solo al 30 % del
salario de 1970, med:idc. a precious constantes (Duarte, Gomez y
Ariza, 1990).

En esta d..:cada, ademas, se ha verificado -como ya vimos- un
aumento de .as jefas de hogar cuya propension a emplearse es muy
elevada, s.ii.ndo el sector informal su principal fuente de empleo,
pues le p|rmite compatibi izar trabajo domestic y trabajo
remunerado. L

A principi':::; de la decade, el sector informal presentaba el mayor
dinamismo en la absorcic .n de mano de obra. En efecto, el cuadro
3.6 muestra que durante el period 1:980-1983 en la ciudad de
Santo Domingo -el prince. 4L1mercado laboral del pais- el numero
de t ra .baja .rt.~ I ::. in .r ;--,s-- cio a unrir mo p-omedio annual de
14A L-0 elevandaoe r 4._ r cimiento a 1 .L .paera lasn uj eres del
sector.

CUADRO 3.6
REPUBLICAN D(tMINICANA: TASA DE CRECIMIENTO DE L APOBLACION OCUPADA
DE P"! : nOMINGO BEGUN SECTORF 0 7'"""7"7" Y EX O, 9- 10-1983

AMIBOS SE:OS HIOMBRES MUJERES


TOTAL 6.9 5.2 9.0 C

GOBIERNO 2 5 1.7 7
MODERNO 2.0 -0.89
INFORMAL '14.6 14.2 16.1
DOMESTICO 7.3 13.2 6.9

FUENTE: OFICINA NATIONAL DE ESTADISTICA Y OFICINA NATIONAL DE
PLANIFICACION: ENCUESTA DE MANO DE OBRA EN SANTO DOMINGO DE
1980 Y DE 1983. SANTO iOMINGO, 1983.

Se destaca, ademas, el crecimiento de la participation de la
mujer en lo::. demas sectors economics, a saber gobierno, modern








* y domestic: Mientras que !a participation masculine solo crece
significati. amente en los sectors informal y domestic, dis-
minuye e eln sector mojUder no y crece poco en el gobierno.

El sector informal ocupa una mayor proportion de hombres que
cualquier otro sector de actividad, sean estos jefes de hogar
(36.6 %) o no jefes de hogar (41.7%). Las mujeres jefas de hogar
tambien se ocupan mayoritariamente en el sector informal (29.0),
mientras que las mujeres no jefas son absorbidas, sobre todo, por
el sector domestico (33I 2 %). El sector modern de la economic no
es en ningu.n caso el principal reclutador de mano de obra. Cobra
mas importancia como empleador de mano de obra femenina y mas-
culina, cuando se trata de personas sin responsabilidad en la
jefatura de hogares: probablemente solteras y solteros con un
mayor nivel education ( .Cuadro 3.7),


CUADRO 3.7
REPUBLICAN D(DMINICANA: DISTRIBUTION DE LA PEA SEGUN SECTOR DE ACTIVIDAD
Y CONDICI.N DE JEFATURA DlE -HOGAR POR SEX O EN SANTO DOMINGO, C<

MUJER -HOMBRE
SECTOR DE ----------------------- ----------------------------
ACTIVIDAD TOTAL JEFA NO JEFA TOTAL JEFE NO JEFE


TOTAL 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 106.0

GOBIERNO 17.6 25.2 15.5 24.7 27.1 20.2
MODERNO 29.2 23.4 30.8 34.8 34.5 35.4
INFORMAL 22.1 29.0 20.2 38.3 36.6 41.7
DOMEST ICO 30.8 22.4 33.2 0.9 0.9 1.0
OTRO 0.2 0.3 1.2 1.0 1.7

FUENTE: OFICINA NATIONAL DE ESTADISTICA Y OFICINA NATIONAL DE
PLANIFICACION: ENCUESTA DE MANO DE OBRA EN SANTO DOMINGO 1983.
SANTO DOMINGO, 1983. ,

A nivel de la remuneracion del trabajo, se destaca una dis-
tribucion stcsgada por el se;xo del trabajador que va en detriment
de las mujeres. En efecto, salvo en el sector gobierno, los
ingresos promedius mensuales de la poblacion femenina son in-
feriores a los de la poblacion masculine en cerca de la .mitad
(cuadro 3. .

Por otra .arte, si agregamos al sector informal la proportion de
ocupados en el sector domestic -caracterizado tambien por bajos
salaries un ausencia de protection laboral-- la participation de
las mujeres aumenta a 52.9 %, en cambio la participation mas-
culina vari.a muy poco, pues solo sube a 39.1 %. En otras
palabras, as de la na de la ita de la mano de obra femenina labor en
los sector.es de menores salaries y de casi nula protection
laboral.

Sin embargo, la medicion official de ambos sectors, informal y
domestic, se ha hech i separadamente ya que la definition de







sector informal esta bas da en las caracteristicas de la empresa
S done laboran los traLajadores. En ese sentido, en el sector
informal sulo se han incluido a aquel ls trabaj adores con
education in erircr a la universitaria que trabajaban en
empresas, nregociios o instituciones privadas done hay menos de
cinco emple.adus. En oras palabras, son los trabajadores de
empress iuy pequeRas, identi ficadas comunmente como
microempresas. /

CUADRO 3.8
REPUBLICAN DOMINICANA: DISTRIBUTION DE LA PEA SEGUN SECTOR DE.
ACTIVIDAD E INGRESO MENSUAL PROMEDIO POR SEXO EN SANTO DOMINGO, 1983.

INGRESO RELACION
SECTOR DE -..--.....------.---.---------- INGRESOS
ACTIVIDAD MIUJER HOMIBRE HOMBRE/MUJER


TOTAL 165.1 291.0 1.8

GOBIERNO 267.6 259.5 1.0
MODERNO 211.5 396.5 1.9
INFORMAL 173.2 221.9 1.3
DOMESTICO 56.4 158.1 2.8

FUENTE: OFICINA NACIONCAL DE ESTADISTICA Y OFICINA NATIONAL DE
PLANIFICACION: ENCIESTA DE MANO DE OBRA EN SANTO DOMINGO DE
1980 Y DE 1 83. SANTO DOMINGO, 1983.

Aunque no se disponen de otros datos mas recientes sobre par-
ticipacion economic por esta tipplogia de sector de actividad,
la tendencia hacia a1 informalizacion de mercado laboral ha
de'bido incriremientarse en los aFios recientes de ajuste structural
y agravacion de la crisis. Esto significa, en terminos laborales,
una perdida de la calidad del trabajo en razon de la disminucion
de los trabaj.adores a sueldo fijo, a favor de aquellos con
situaciones mas precarias de empleo, como los trabajadores por
cuenta propia, a destajo y ocasionales, conm la consiguiente
disminucicon de los ini-w. os promedios y el aumento del subempleo,
tipico en estos trabajado.:res.

4. LAS MICROEMPRESAS Y EL SECTOR INFORMAL

4.1 El dIesai"\rolla g micro n.rejsarial_.rb)ang

Frecisamanete, la political de desarrollo microempresarial urbano
implementadas en el pais desde principios de la decade del 80,
buscan hacer freirte a este deterioro de la calidad del empleo
-asi como a.! aumento del desempleo- mediante el apoyo finaciero y
tecnico para el fortal .cimiento de microempresas de hombres y
mujeres. Hoy dia las agencies que promueven este desarrollo han
logrado expadir sus servicios a las principles cigdades del
pais, han prestado -como minimo- mas de 100 millones de pesos,
han favorec.i.do la creaciaon y fortalecimiento de mas de 60 mil
puestos de trabajo y han beneficiado de manera indirecta a mas de
350 mil personas. Ademas, la tasa de morosidad de los prestamos







es baja y i.s agencies mas dinamicas (ADEMI y ADOPEM) mantienen
su autosu..ficiencia operative.

Sin embargo,:. no esta claro la relacion de estas agencies con el
sector informal de la economic, ya que en varies casos
analizados, el tipo de microempresas apoyadas no se correspond
con la definition official de empresa informal (ver supra).

La Asociacion Dominicana para el Desarrollo de la Mujer (ADOPEM)
financial a microempresas de la rama (de servicios de nivel
profesiop a tal. es c oo c on su 1 to r i os medicos c 1 in i ca enT.es
laboratories de analysis: clinic, etc. Para 1990 el 8.0 %" de los
prestatari.o de la Asociacion para el Desarrollo de las
Microempresas (ADEMI) eran "microemp resarios" con cal ificacion
universitaria, tales comie: ingenieros, arquitectos, economists,
administradores y quimicos (Sanders, 1991).

Cual es el objetivo del credit, que fuera del circuit bancario
formal, ~'i:re.cen estas agencies ? Se busca simple emente potenciar
el desarr'i. h .o ...:. T.ii.c ..- : empresas dina iniC..*.. .. ..' objeativo es
favorecer ci.n c.redito a los microempresarios/as de los sectors
pobres, si. capacidad de obtener credit en el sector financier
formal ? Se trata de una estrategia dual ? La bibliografia con-
sultada al respect no f.ue concluyente. Nos parece de primer
importancia que se estabi:::eza una political ex plicita sobre los
sectors social es bla ncos para el fomento del desarrollo
microempresarial.

*Una political cr:-editicia que privilege a las microempresas que
muestren un mayor potential de desarrollo, a la larga sera lesivo
para las mu eres microempresarias, cuyas empresas -como veremos-
disponen de menor capital initial y sus ramas de actividad son
menos productivas en comparacion con los hombres
microempresarios.

Por otra part, en un studio sobre la dinamica del crecimiento
microempresarial de ADEMI, realizado por Rubio en 1990, destaca
una menor participacioni de las mujeres en microwhpresas ubicadas
en los sectors produce: tivos. Af irma, ademas, que esta es una
opcion originada en las limitaciones de tiempo que les impone el
trabajo domestic y/u otras actividades generadoras de ingresos.

Esto se aclara' mas, cuando Rubio detecta dos estrategias
empresarial es diferentes en tre los microempresario.e e s segun sp'emxo.
Una estrategia mascul in a economicamente mas e+ficiente p ra el
crecimiento de la empresa, ya que privilegia la inversion en
activos fijos que ie permitira crecer en numero de empleados,
production y ventas..

Las microempi:resarias, a pesar de que muestran buenos indices de
crecimiento en sus empresas, este se manifiesta fundamentalmente
a traves del. aumento del empleo y de la production, migntras que
su inversion en activos fijos es mas baja en comparacion con la
inversion de los microempresariosle,o que, tendencialmente, les
impedira dev.,arrollar todl el potential de sus microempresas.







La explicai.on de estas diferencias de estrategia entire hombres y
mujeres, probablemen te se explica -segun Rubio- porque las
mujeres no e-invierten todos sus beneficios en la empresa, pues
destinan un.a parte a cubrir necesidades de la casa y de la
education d: lo s hijos.

De ser asi. la implementation de estrategias empresariales mas
productivas pur parte de las microempresarias no podra
solucionarse:. a nivel individual. Por el contrario requerira de
cambios a nivel familiar, social y economics importantes que
necesitaran del respaldo del Estado y del sector privado.

OtrO aspect a destacar es el diferente enfasis que las agencies
otorgan a la capacitacion empresarial. Dos casos muy diferen-
ciados son ADEMI, la cual institucionalizara en 199.1 un program
de capacitacion, que, hasta muy reciente, ofrecia de manera
informal, y ADOPEM', cuyo program de capacitacion es obligatorio
para las pre.statarias

En este .centido, vale. destacar la capacitacion sobre production
para la ex;portacion, que ha estado desarrollando ADOPEM, par el
potential ique tiene para el aumento de la productividad de las
microempre3:as de mujeres. Este tipo de capacitacion tiene como
objetivo in stitucionaliza ar la "exportacion de mercanc ias en
maletas", que muchas microempresariasrfogealizan hacia otros passes
y cuya comer-c ializacion es realizada a traves de redes informales
de parientes y amitos.

Desarrollar una political de capacitacion para la exportacion de
la production de las microempresas de muj eres, las encaminaria
hacia la inLarmovilidad sectorial que Downing (1990 ) propone en
su estrateogiya para el crecimiento de las microempresas de
mujerss, que consist en pasar de la production realizada en la
casa, a otro tipo de production fuera de la casa y orientada a un
mercado mas dinamico, cuya meta optima de crecimiento seria
insertarse Qn el- mercadoi mundial.



A pesar de que el fomento de los proyectos generadores de in-
gresos en la zona rural, se inicio en la decade del 70, su desar-
rollo ha sido mas accidentado y se ha dado en un context de
pauperizacion creciente y generalizada del sector agropecuario
national que ha a fe tado de manera especifica a la pob acion
fem onina por su escaso access a a la tierra, al strabajo agricola
asalariado y por una intense sobre-carga de trabajo domestic y
agropecuario no remunerado que las a-fecta

Entre las agencies estatales y privadas que han dado apoyo
finaciero y tecnico para el desarrollo de proyectos agricolas y
pecuarios a mujeres camp:esinas, Mujeres en Desarrollo (MUDE), ha
sido la mas destacada por su persistencia temporal -ppera desde
1977- y su enfoque de desarrollo integral.

El balance de sus logros para 1990, en terminos de la eficiencia
crediticia, lucen mas bien modestos en comparacion con aquellos







obtenidos pur agencies .is nuevas que opera en las ciudades: un
credit :.o total acumiulad de unos 10 millones de pesos, unas 46
asociac ione :.t de mujeres campesinas desarrollando proyectos
agricolas y pecuarion-:, diseminadas en unos seis municipios del
S sur y norte del pa.is, y unas 400 families rurales beneficiaries
indirectas. Ademas, a pesar de que la carter de credit de MUDE
opera de manera subsidiada, hani tenido di Ficultades en colocar
todo el -inanciamiento diisponible y a partir de 1 988 la mrorosidad
de los pi:restamos se mantiene en ascenso y se cifra en 54 /. para
1990 Baez y E:gger, I'"O0)

L_ .-. i.c a los proyectos generadores de ingresos
rurales, en el sentido de que no han logrado sus objetivos
economics, pc:,r razones fundamental mente de eficiencia, y para
powder sobrevivir han dado preeminencia .a bjetivps de character
sociales o comunitario,:., nos parece que, por una ._artoe, es
unilateral, ya que no _toma en cuenta el efecto de un context
rural en pauperizacion creciente sobre el desarrollo0 de -esT---
proyectC:o.. Por otra i:.arte, tampLczo nos parece que ha captado la
espec.ific:idi::c. de muchos de estos proyectos d dedesarrpoj.o...u..ural,
centrados en laWs mujeres.

En el case:d de MUDE:, su -filosofia de desarrollo rural integral
include, ademas de la implementation de un program modernizador
de produce. on, capacitacion y credit, a otros tres programs
fundamental i.:s, a saber, program de identidad cultural campesina,
program cui.:unitarLio de cambio social centrado en el desarro;llo
de serviciis para la comunidad en coordination con agencies
''estatales y privadasi, y ul 1:: program de organization de mujeres y
formacion de. camipes. iras lideres. En ese sentido, en sus prin-
cipics filoisoficos establ.ece que "la function esencial de MUDE es
la promotion integral de la mujer; a (esa) function esta subor-
dinado el credit, def ,nide como instrument economic al ser-
vi:cio del desarrollo'" (MUDE, 1987).

Tendria mas.: exito, en terminos economiiic:s, un program de desar-
rollo rural. a favor de las mujeres campesinas, centrado solo en
production, capacitacion, y credit, comic e el caso de los
programs urbanos de desarrolllo microempresarial ? Podria hacerse
este abordaje en el cointexto dominicano de una sociedad rural en
crisis' ?

5. SITUATION JURIDICA

A nivel legal, todavia persisten una series de discriminacioSies en
contra de ia poblacion femenina, que en el caso de la actividad
laboral lim.itan sus po.sibilidades para insertarse en actividades
productivas y, si es casada, a disponer de su patrimonio.

S .5; ._.1 l F I .. .. T.L, T .-1 .

En efecto, en lo que respect al Codigo de Trabajo se,establecen
diferencias segun el ise:o del trabajador, relatives a normas de
access a. trabajo, .:.rarios y tipos d.- min.al.s que van en
detriment de las mujeres :.. Las mujeres tra: l.aja:,r.. i' ::.... en : t..L:::. de
gestacion o..:n penaili.: das, pues la ley autoriza al patrono a







conced.erles un..a licenc:ii.i sin disfrute de salario, en los casos
que eAi embarazo o part las imposibilite a concurrir a su trabajo
fuera de Io:n.: periods de licencia pre y post-natal autorizados.

Por otra part, este Codigo deja sin protection legal a las
trabajadoras del servicio domestic en casas particulares -uno de
los dos.: sectors laborales femeninos mas important en terminos
numericos- cuando las excluye de las prestaciones laborales
basics, tales como salario minimo, pre-aviso de cesantia,
vacaciones anu ales pagadas, horario de trabajo, licencia medical
remunerada. desahucio y derecho a la seguridad social. Otro
sector labor.al femenino: muy important esta constituido por las
Zonas Francas Industriales, la mayor concentration de mano de
obra del 'ais, confi.:ormada en cerca de un 80%. por mujeres y, en
done, sin azones expl .ii..t:itas, no ex:iste ningun sindicato que
cuente con el respaldo legal de la Secretaria de Trabajo, a pesar
de las multiples denun.ci:s sobre las malas condiciones de trabajo
imperantes.

Finalmente, vale deso.:::..ar que la legislation dominicana no se
refiere al trabajo domestic realizado por el ama de casa ni a su
valor economic e impact en el presupuesto' familiar. Este
trabaj o, a igual que cuando es real izado por trabaj adoras
asalariadas en casa particulares, escape a today reglamentacion
laboral. E! mismo solo es tomado en cuenta por la legislation
laboral cuando es real..i.dao f4:uera del ambito domestic.

5.2 El Cod.ico Civil

Con relacion al Codigo Civil, destinado a regular las relaciones
que rigen la vida privada de los individuos y de las families, en
1978 se introduce un clausula que a pesar de no cuestionar el
derecho del marido cono el administrator de la comunidad legal,
en el regimen matrimonial de la comunidad de bienes, limit sus
poderes al establecer el co-gobierno familiar ejercido por ambos
conyuges, o per la nadre en caso de -allecimiento del conyuge.
Reconoce, adcemas, el dereclho de la mujer, come todo ciudadano, a
ejercer su profesion y oficio y a dispone'i libremente de su
salario y, de saus bienes personales, si los mismos han sido
mantenidos fuera de la comunidad matrimonial, a traves del
regimen matrimonial con separation de bienes o de bienes reser-
vados. Sin em embargo, en caso de la disolucion del matrimonio la
mujer se ve oblig'ada por esta misma ley a aportar estos bienes
personales a la comunidad de bienes habidos durante la unior' para
powder part.cipar a su division, o a renunciar a: la participation
de la comunidad para powder conservar sus bienes personales. Esto
significa en la practice, que los 11amados bienes reservados, son
realmente bienes comunes.

Ahora bien, result parodojico que el codigo civil solo reg-
lamente ias unions matrimoniales legales, minoritarias en el
pais, y no contenga ninguna reglamentacion sobre las unions
matrimoni les consensuales, a pesar de que la mayoria de las
mujeres dominicanas conviven con sus maridos y estableces
families enables en estasss unions de hecho, conocidas
juridicamente como concubinatos. Esta desproteccion social de las







concubinas las afecta economicamente, pues las priva de derechos
S sucesorales y de seguridad social; tambien las afecta social-
miente, ya que en la practice deja al albedrio de los hombres,
S quienes delen tan en pder social el gobierno y la. gestion de los
S bienes fam.i. i.iares, en una sociedad particularmente patriarchal. Es
un hecho comun en niuestro pais, que en caso de disolucion de
estas unions, por muerte o separation del conyuge, las mujeres
sean despo.j~das de los ::ienes habidos en la u.nion.



Tambien otr-as leyes y Co.digos j..ridicos limitan las posibilidades
laborales y patrimoniales: de las mujeres. En ese setido, la ley
de Reform Agraria exc::luye a las mujeres como beneficiaries
directs de los asentamiientos parcelarios, limi tando de esta
forma su access a la iera y sus posibilidades de establecerse
como trabajadora agricola por cuenta propia. Tambien el Codigo de
Comerc'io li mita las pos:!.bilidades de las mujeres para ejercer
como garantes de transacciones monetarias.


6. EL TRABAJO DOMESTIC

El trabajo domestic e:si uno de los components -undament ales de
la reproduccion social, asignado a la poblacion femenina
dominicana como su r.-esponsabi lidad, pero sin valor economic
S reconocido :- ial 1ente.

SEl censo do 19[981, revelo que el 60 % de las mujeres inactivas se
declaro ama de casa, irnerido por su principal ocupacion decla-
rada, a saber, los "q'e Ihaceres domesticos". Product del in-
cremento de las mujieu-. en el sistema education esta proportion
ha descend i.do con rel.,.-i.on ha decades anteriores, cuando su
proporcion alcazaba las 3/4 parties de las inactivas. Si.n embargo,
se ha veri.ficado que o.. numero important de estas aras de casa,
rea liz an actividades eco.nomicas no registradas por las estadis-
ticas nacionales, por ser estas actividades realizadas en el
ambito de: hogar y con.undidas con el trabajo dimestico, por 10
que ha menudo se ha hablado de las actvidades economics de las
"inac tivas", que en realidad no son, tal, sino mas bien mujeres
que reali:z:.a el trabajo domestic necesarios para la reproduction
familiar y otros trabajos adicionales, que si bien se dan en el
ambito domePstico' tienen coon destino final el mercado (Baez,
1988) .

Una caracteristica de la RD es que las mujeres de sectors medios
y altos -trabajen o no fuera de la casa -recurren al trabajo
S domestic remunerado, Hasta principios de la decade, el trabajo
. domestic remunerado era el sector laboral femenino mas impor-
tante del p p pues oc::'upaba a un cuarto de la PEA femenina. Sin
embargo, e! auge de las ZFI, aunada a la precaria remuneracion
del sI i.:ctr domestic --el salario mas bajo del pais- ha, hecho que
las mujerL.-s re-orienten sus actividades hacia el trabajo in-
dustrial en las ZF o hacia el trabajo informal, por cuenta
propia. Sin embargo, la mayoria de las mujeres dominicanas que
trabajan .fuera de la casa, realizan tambien el trabajo domestic,







es decir estan "sobreempleadas" al decir de la OIT. Al respect,
S datos dis.pnibles sobre las mujeres campesinas indican que su
jornada de trabajo domeBii';i.tico y productive -calculada a partir de
S los presiupuestos. de ti.empo- es superior a a a jormada de los
campesinos y dura entree. 9 y 14 horas. Ademas, el trabajo domes-
tico, les limit o impide el tiempo de descanso en los dias
domingo y otros dias feriados. ( Pou et al., 1987).

Es lo:ico ;ium::.ir que durante la decade del 80, la reduction del
gasto social y de laos salaries han debido aumentar el .trabajo
domestic realizado por las mujeres. Una series de indicadores
indirectos sobre las condiciones en que !as mujeres realizan este
trabajo, asi o1 confirm.i n:



Estos servicios considerados por el Estado coneixos a los ser-
vicios de salu.d public, revisten particular importancia para las
mujeres, p.r cuanto les facili ta las areas cotidiana de
suministro d:e aai..iua y mrn.- aenimi.ento de la higiene hogarena, areas
asignadas socialmente a a l a poblacion femenina. Sin embargo -para
1981- el 43.:ii!I % de las viviendas nacionales no disponian de
access a agua potable corriente, intra o emxtradomiciliaria, y el
22 % carecia de serv..:..os sanitarios. Estas proporciones se
elevaban a 67.9 % y 32,.8 % en las zonas rurales. Para 1985, como
consecuenci.::a de la disa~.minucion de los gastos sociales del Estado,
la situa.:i:. ..:i ':n;~i;bj : .; avado, pues a,-e estimn qiue el 53.3 % o de
la poblai:: :n ::i l p. .i no tenia access aagua potable (SESPAS,
"1989). Este deter i.oro i i el suministro de agua potable y tambien
en los servicios de saneamiento ambiental, se ha notado de manera
particular en las zonas urbanas donde los acueductos y alcan-
tarillados no dan abasto. para suplir la demand poblacional, y,
el' acarrea de agua poi parte de las mujeres -un f menomen que era
tipicamente rural- se ia convertido en un hecho cotidiano de las
ciudades.

La precarie.dad y el deterioro de estos servicios, constituyen un
pesado lastre para ia ejecucion del trab&fo domestic que
realizan .as mujeres, pues obliga al acarreo cotidiano de agua y
contribuye al desgaste de ingentes cantidades de energia y de
trabajo femenijnio.

b) No disponibili'dad de Quarderias infantiles ni de pre-escolares

Desde 1956 existen en el pais seis guarderias :infantiles oon un
cupo annual de 1,200 niR.os, las cuales deben brindar servicios de
al imentacior,i salud y education a los ninos de madres
trabajadora's de escasos recursos, imposibilitadas de atenderlos
durante s.u jornad.a l-br:::i l. Su presupusto de operation y su grado
de cobertura no guarda ninguna relacion con el volume de la
demand de ia fuerza labioral femenina. Los centros de trabajo,
obligados or ley a permitir a las padres el amamantamiento de
sus hijos jin situ.., no disponen tampoco de la infraestructura
necesaria, para que las muejeres puedan harmonizar su double rol
social, en tanto trabajadoras y padres. Por otra part, no exist-
en escuelas pree-escolares public s. a








-. Social

El servicio de Seguridad Social comprende atencion medical por
;- enfermedad y embarazo y s:eguros por invalidez, vejez, muerte y
accidents de trabajo a la fuerza laboral del pais y a su
familiar. Se estima que para 1989 este servicio cubria cerca del
17 % de la poblacion economicamente active, es decir solo a unos
336 mil tra l:ajadores, pues exceptua del access a sus servicios a
la mayoria de los t-rabajadores en funcion de su nivel de
salaries, e.:dad tipo de emipleo y sector de actividad.

No se dispoe de datos sobre el numero de mujeres cubiertas por
la Seguridad Social, quienes se benefician de los servicios
medicos y prestaciones sociales y economicss, en tanto
trabajadoras asegurada:e o en tanto conyuges de los trabajadores
asegurados. Estas ultiimas no tienen derecho a atenciones medical
por en-fermedad aunque estas sean coincidentes o derivadas del
embarazoo part. Su c::::bertura se ve limitada a la atencion
prenatal, al parto y al cuidado pediatric durante el primer aRo
de vida de .:...u vastago.

Una de las discriminaciones mas relevantes de este servicio es la
exclusion de las trabajadoras domesticas de casas particulares.
Esta exc lusion toca a un sector laboral -femenino muy important
del pais, constituido por la cuarta part de la PEA femenina, que
segun estimacionesLrealizadas para 1980, representaba unas 160
mil mujeres.


7. CONCLUSIONS Y RECOMENDACIONES

7 1 C ,.:n c 3 .. :: on es

Las dificultades que ennfrentan las mujeres trabajadoras
dominicanas, cuyc: numerl:: se duplico durante esta decade de crisis
y ajuste estructural, debe situarse en el context del deterioro
del powder adquisitivo del salario familiar. E.t.o ha conllevado a
la multiplic::acion de e. ..iuerzos fisico y mentales de las mujeres,
para hacer frernte .t:i la lucha cotidiana por la sobrevivencia
material de sus hogares.

La persis.tencia de una rigida division sexual del trabajo en el
seno de la uamilia, en donde las mTiujeres resultan sobre-emp leadas
al tener que reali:zar el trabajo asalariado y el trabajo domes-
tico, este ltimo en condiciones muy dificiles -no solo por la
ausencia do aparatos electrodomesticos que faciliten las tareas
del hogar- :ino por la precariedad o inexistencia de infraestruc-
S turas basi as de agua potable, electricidad, sistemas de
eliminacion de excret as y de :aneamiento ambiental. El pesado
lastre que eisto sigi iiA i.ca para las mujeres, va desmedro de su
salud y de su productividad laboral, en el area remunecada.

La sobre-carga de -trabajo de las mujeres, al mismo tiempo,
provoca el surgimiento de tensions y conflicts personales y
famili.ares., ante la dj+.icultad de afrontar sin un apoyo adecuado







las tareas reproductivas y productivas. Un indicator evidence de
S este hecho es el aumento creciente de las mujeres jefas de hogar,
cquienes decide --por option o pcr fuerza- response" L.Alizarse solas
del sustento de sus hooares.

La di.ficult:ad para compatibil iar el trabajo asalariado con la
maternidad, la cual sigue siendo considerada como un respon-
sabilidad privada de !a familiar. El Estado .y el sector privado,
se eximen de la response bilidad social inherente al process de
renovation de *las generaciones, aun contraviniendo leyes del
codigo labl ral domini iano que expresamente establece la
obligatoriedad .de suplir de guarderias a las empresas para que
las madres lactantes puedan amamantar a sus hijos. El aporte del
Estado de seis gua rderias i infantiles destinadas a servir las
mujeres trabajadoras de escasos recursos, no guarda ninguna
relacion, en cuanto a p:esupuesto y cobertura, con el volume de
la demand de la fuer:za laboral femenina. La ausencia de pre-
escolares publicos eu s tamibien notoria.

El 'trabajo femenino asalariadol sigue sesgado por una menor
retribucior a salarial en Ouncion de su sexo. Sin embargo, este
trabajo va perdiendo parte de su character segregado. El auge del
empleo fem:en!-.no en las Zonas Francas para la exportacion, esta
rompiendo co n la seg "regacion de las mujeres en el trabajo in-
dustrial, hasta tal pup t., que hoy dia este sector se ha convert-
ido en el principal empleador de mano de obra femenina en las
c:iudades, su.stituyndo enr esta position al servicio domestic.
Sin embargo, a pesar de que las ZF representan la mayor con-
'centracion obrera del pais, la sindicalizacion es la gran
ausente, pues hasta hoy -inexplicablemente- no existed ningun
sindicato en las empren as de las ZF reconocido legalmente por el
ministerio de trabajo,,

La inform izacion de la fuerza de trabajo, en un context de
desempleo y merma de] salario real, esta forzando a hombres y
mujeres a autoge.stionarse.:; su propio empleo en el sector informal,
para hacer frente al deterioro de la calidad de la vida, en
condiciones que, general nente suponen una perd:ida de calidad de
sus condici u.rnes laborales.



El excesivo enfasis en soluciones individuals que promueven
agencies de desarrollo .para el aumernto de la productividac~ del
trabajo de las mujeres, dejan de lado, pc:r una part, los
obstaculos que confront an las mujeres para su insercior, produc-
tiva por razones de genero y, por otra lado, los obstaculos
macroestructurales .y de political de desarrollo inadecuadas,
tipicos de nuestro paisA,

En ese sentido se requieren political de apoyo a la mujer
trabajadora, dirigidas a la esfera de la reproduction de la
poblacion, on varias direcciones:

1. Una re-organizaci: :.! familiar que distribuya el trabajo y las
responsabi 1 i.dades domesticas entire todos los miembros de la







familiar.


2. L. creation de guarderias para el cuidado y atencion de los
hijos de las mujeres trabajadoras, de forma tal que el Estado y
el sector privado, a:por:ten su cuota en la reproduce ion social de
la fuerza de trabajo, la cual descansa fundamentalmente en la
poblanion Temenina.

3. Aumient" de... de la "pr :. :. ivid.a i" ,di:.. tLrvbcjo domestic, medid.i te
la cre--acion de 1as infr e structures adecuadas y el acces a
apara tos e c trodomes t i c. s ,

La mweta -Fiial, de estas political en el area de la reproduction,
seria la socializacion del ambito domestic, para que supla la
demand pocl acional de guarderias, pre-escolares, comedores y
lavanderias,

Tambien se recomienda la implmentacion de otras political,
dirigidas directamente a favorcer la situation de la mujer, en
las esferas educativa, laboral y legal, a saber:

1. Re--orientLa cion de I.a formacion tecnico- professional para que
las mujeres puedan acceder a las areas de ciencia y tecnologia,
lo cual les permitiria .insertarse mas facilmente en las ramas de
la industrial transformative -con mejores salarios-la cual hasta
* ahora solo ha sido coti mrasculino, a pesar del deficit de tec-
nicos y tecnicas ihdustr-iales existence en el pais.

S2. Fomento, a ni vel uni-i ersitario, de la incursion de las mujeres
en carreras. cientiica::. y tecnologicas.

3. Estable::er reglamer.taciones laborales que obliguen al pago de
igual salarLo por un misnmo trabajo, independientemente del sexo
del trabajador.

4. Fomeinta; el. desacrollo de sindicatos en ramas de trabajo
femni;:ada, para que ]as mujeres se ejerzan en la practice de la
negciacion obrera-patr.onal. ..

5. Estabil ..er politic~~as de desarrollo microempresarial, des-
tinad.~s a bL:ineficiar de manera explicit y precisa -aunque no
necesariameinte de manera exclusiva- a las mujeres del sector
informal.

6. Fomentaer la movie. idad intersectorial de las mujeres
microempresarias hacia sectors de mayor potential productive,
mediante programs de ciapacitacion orient:ados a estos fines.

S 7. Des'arro.i.o de political de desarrollo microempresarial ten-
dientes a bi:nef iciar alas mujeres jefas de hogar.

8. Proscripcion legal de todas discriminac.iones legales limitan
la particip acion de ..a mujer en la creac:ion de riqueza y
patrimonio p:ropio.









BIBLi OGRAF:: CONSULTADA
Asociacion para el L sarrollo de Micorempresas: Informe Anual
1939.

Asociacion para el Diesarrol Io de Micorempresas : In'forme
Trimestral. O ctubre-diciembre 1990).

Baez, Clarai; Las Mu.je..s Campesinas Organizadas de la Region Sur
Central. Centro de Plani-ficacion y Accion Ecumenica. Santo
Domingo, I"8 .

Baez, Claru Las Muj.:res como Beneficiarias de Servicios Finan-
ciados por R:ecursos as...inados en el PIresupu-esto Na cional de la
Republican Diominici.ana. CI:PALC. Santo Daom-ingo, 1986. Mimeo.

Baez, Clar.:A Infcorme .:il ubre la situation social de la mujer en el
conte:-: to historic i:.le las transformaciones economics,
dt m.i. af i:c as y cyltur les. de la Republica Dominicana a partir de
la decade de 1960. E~..n Ciencia y Sociedad. VOL.XIII, No. 1.
Ener::o-mar:.::o, 1988. IINi:i C. Santo Domingo, 1958.

Baez, Cl ara : Guia d i:. poblacion de lia R!epubl ica Dominicana.
Asociac:ion Dominicana p(ro Bienestar de la Familia. Editorial
Gente. Sainto.: Domingo, 1938.

Baez, Clara: .cHasta donde la economic dominicana descansa en el
trabajo de las mujerei.-s '"' Enn FPoblacion y Desarrollo. ARo VII, No.
23. .:ul i.o-septiembre 1.988. Institute de Estudios de Poblacion y
Desarrollo. Santo Domin;.io, 1988.

Baez, Clar. y Arregui, larivi: Zonas Francas y Mano de Obra en el
Caribe: el .::aso de la Republica Dominicana. Consultoras Asociadas
para el Desarrollo. Santo Domingo, 1989.

Baez, Clara; Egger, Ruthi Desarrollo Integral de la Zona Nor-
central de Mujeres en Desarrroll o. MUDE y HELVETAS. Santo
Dominryo, 1 990.


FUENTE: CENTER NACI ONAL DE INVEST I GACIONES EN SALUD MATERNO
INFANTIL, Hi!OSPITAL ROBi::RT READ, CABRAL, 1986.

CONSEJO DE PROMOCION O.:. INVERSIONES (CPI).


Consejo Na cional 'de Poblacion y Familia: Encuesta Demografica y
de Salud. CONAPOFA. Santo Domiingo, 1987.



BANCC CENTRAL DE LA REP. DOM. ENCUESTA DE FUERZA DE TRABAJO, ENE-
MAR 1990.

Banco Interamericano ude Desarrollo:i Progreso economic y social
en America Latina. In::orme 1990. BID. Washington, 1990. Burgaud,









Jean Marie; Las zonas -Francas dominicanas: oportunidades para
empres-as d-' la CEE. Comision de las Comunidades Europeas. Santo
DominUo 199'O.


Diaz Santana., Miriam; Ramirez, Nelson y Tactuk, Fablo: Poblacion
y Education en la Rep.:ublica Dominicana. Institute de Estudios de
Poblacion y Desarrollo. Santo Domingo, 1990.

Downing, Jeanne: Gender and the Growth and Dynamics of Microen-
terprises. SEMINI. 1990,

Duarte, Isis; Baez, Clara; Gomez, Carmen 'Julia y Ariza, Marina:
Foblacion yy Condicion de la Mujer en Republica. Dominicana.
Insti tuto de Estudi.:s de 'Publ action y Desarrollo. Santo Domingo,
1989.

Duart e, Isis Trabajadores urbanos. Ensayos sobre fuerza labor
en la Republica Domin:ic.:ana. UASD. Santo Domingo, 1986.

Duart :, Isis; Gome'::, Carmen Julia; Ari.a, Marina: Menores en
circunstancias especi almente dificiles en !a Republica
Dominic ana. Insti .t I.: de Estudios de P'oblacion y Desarrollo,
FROFAMILIA y UNICEF. Sa.nto Domingo, 1990.

Consul. stores iEconomicos E:COCARIBE Impacto del turismo en la
conomia domi'nicana ECOCARIBE. Santo Domingo, 1989. Sobre
turismo tambien se consi:ultaron rnumerosos articulos periodisticos
de 1990-91.

Gomez, Car nen Juilia; Tatis, Antonio; Musalen, Elba: Poblacion y
Energia en la RepublJca Dominicana. 1990-2000. Institute de
Estud Los di Poblacioa vy Desarrollo. Editorial Gente. Santo
Domingo, 19.?3.

Gomez:, Carmeni' JuliaN Lo Froblematic a de las..j ef as de hogar.
Evident cia de la insu.ibordinacion socila de las mujeres. CIPAF,
Santo Domingo, 199'-

Joeke0.:, Su*..an: EmplI ov yient in Industrial Free Zones in the
Dominican Repub 1 ic. ICRW. Washsington, 1987.

Labarde, Christophe: C:araibes. L.'industrie en tqute franchise. En
Periodic .e Figaro, del 17 de junior de 1988.

Mujeres en Desarrol l. Principios filosoa icos. MUDE. Editorial
Gente. Santo Domingo, 1987.


Of.icina Nac:onal de Es a.-disticas Censos de Poblacion de 1960,
1970 y 1981i

Pineda, Ma1 aly : "...la vida mia no es facil". La otra cara de la
Zona Franca.. Centro de Investigacion para la Accion Femenina.
CIPAF- Sant Domingo, c 790.









Pou, FrancJs et al .. a mujer rural dominicana. Centro de Ines-
tigacion y Accion Femeni.ia. Editor Buho, Santo Domingo, 1987.

Progr:ama de la Mujer d:lI Centro Dominicano de Estudios de la
Education Mama me m .i.'ma, papa trabaja. Guia metodologica para el
studio del machismo ean la escuela dominicana., Ediciones CEDEE.
Santo Domingo 1986

Ramirez, Nelson; Sarn t:na, Isidoro; De Moya, Francisco; Tactuk,
Pablo; Canales, Jorge: Republica Dominicana. Poblacion y Desar-
rollo 1950-1985. Institute de Estudios de PF:blacion y Desarrollo
y CELADE. San Jose, 17i8.,

Rubio F., Frank: Microentreprise Growth Dynamics in" the Dominican
Republic. Case Study: ADEMI. GEMINI. 19 ?.


Sanders, A my: Resumen ejecutivo de la Asociacion ppara el
rollo de la Micro-empresa, Inc. Santo Domingo, 1991.


Desar-


Secrataria de Estado d .e Salud Publica y Asistencia Social
(SESPAS): Memoria Anual 1989.


Tactuk, Pabo.0; Molna, '.Maritza; Jansen, Senaida, Ceballus Zenon y
Taveras Marina: Determiniantes, niveles y tendencies de la fecbn-
didad en la 'Republic. :. Dominicana. Institute de Estudios de
Poblacion y Desarro li.o Santo Domingo, 1990. Council. Santo
Domingo,


I-
b
r




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs