• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Ideas preliminares
 Conclusion














Group Title: Exámen crítico del Informe de los Comisionados de Santo Domingo, dedicado al pueblo de los Estados Unidos
Title: Exámen crítico del Informe de los Comisionados de Santo Domingo, dedicado al pueblo de los Estados Unidos
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00077481/00001
 Material Information
Title: Exámen crítico del Informe de los Comisionados de Santo Domingo, dedicado al pueblo de los Estados Unidos
Physical Description: 38 p. : ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Varios dominicanos
Publisher: Impreso por A.L.S. Muller & C.J. & A. Neuman
Place of Publication: Curac̜ao
Publication Date: 1875
 Subjects
Subject: History -- Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
General Note: Signed: Varios dominicanos.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00077481
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15070488

Table of Contents
    Ideas preliminares
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Conclusion
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
Full Text












DEL

Informe d los Comisionaios de Santo Domingo,
DEDICADO

al Peblo de los Estates Inidos.

4



Ningun esfuerzo que por el bien hagamos se pierde.
Ninguna idea que en la conciencia sembremos se
esteriliza.
EMILIO CASTELAR.


Pr6xima ya la epoca en que el problema de la fu-
tura existencia de nuestra patria volvera a ser presen-
tado como tema de agrias discusiones ante el Senado
de Washington, gracias al egoismo y 6 la mala fe de
un puiiado de especuladores politicos, que favoreci-
dos por circunstancias desgraciadas, han logrado adue-
narse en ella, siquiera sea de una manera illegal y vio-
lenta, de la direction absolute de la cosa public, un
deber sagrado cuyo cumplimiento no podriamos eva-
dir sin traicionar nuestras convicciones, ni apostatar
de nuestras creencias, nos impone la delicada tarea
de examiner una vez mas el apasionado informed eva-







(2)
cuado por la comision investigadora, A fin de contri-
buir con nuevos y veridicos datos a la mejor ilustra-
cion de la concienipa p6blica, y a la formacion y so-
lidez del buen juic- de los representantes, en ambas
camaras, de la gran familiar norteamericana.
Fieles defensores de la causa de la verdad y de la
justicia, sin miras particulares A que obedecer, ni ma-
las pasiones 6 intereses bastardos a que servir, lleva-
r6mos A cabo nuestro prop6sito con la prudencia y
moderacion que require la importancia del asunto, y
que nos imponen con igual fuerza, asi los mandates
de nuestra education social, como las doctrinas de la
escuela political a que tenemos la honra de pertenecer.
Con la razon de nuestra parte y la opinion del mun-
do imparcial a nuestro favor, mui torpes seriamos, en
verdad, si desvirtuando el principal objeto de este
opusculo, apelaramos al arma envenenada de la ca-
lumnia, 6 descendieramos al terreno de las personali-
dades, para ver el modo de asegurar un fAcil triunfo
A las ideas que nos proponemos sustentar. Ese men-
guado recurso corresponde esclusivamente A nuestros
emulos politicos los anexionistas, que colocados por
el crime y la avaricia, en una position tan dificil como
peligrosa, encuentran licitos todos los medios, asi sean
los mas reprobados, con tal de que les parescan favo-
rables al logro de sus interesadas aspiraciones. Nues-
tros arguments tendran un origen mas puro, y aun-
que espresados en language pobre y desalifiado, luci-
ran por el brillo de la verdad hist6rica, y por su inal-
terable conformidad con las tradiciones nacionales.
Pero como puede suceder que nuestras razones, por
cuanto van encaminadas A aclarar algunas dudas, a
disipar muchos errors, a destruir la obra de la espe-
culacion, y a estimular el espiritu del pueblo nortea-
mericano A la investigation y studio de la intriga
anexionista, lastimen duramente los intereses y las
tendencies particulares que nacen y se fomentan A la
sombra de ella, protestamos de antemano que no ha
entrado en nuestra mente la idea de herir agenas su-






(3)
ceptibilidades, y que si pesar de nuestro buen deseo
resultan burladas tan nobles esperanzas, la culpa no
'sera de nosotros que cumplimos un deber sagrado al
defender la amenazada independencia de nuestra pa-
tria, sino de los egoistas y ambiciosos, que olvidando
el cumplimiento de las leyes del honor, y haciendo
abstraccion de las nociones mas triviales de lo just,
se entregan desconsiderada y brutalmente a la satis-
faccion de pasiones innobles y de aspiraciones a todas
luces ilegitimas.
Hechas estas salvedades, tan oportunas como nece-
sarias, entraremos A discurrir por parties sobre las prin-
cipales materials contenidas en el ruidoso informed a
que aludimos, ocupandonos de una manera preferente,
de aquellas de que por falta de datos hicimos caso
omiso en nuestra primera BREVE REFUTACION.

I.
Nada muestra tan a las claras la odiosa parciali-
dad de que han hecho alarde los comisionados en su
informed, como la marcada tendencia A desfigurar
constantemente la verdad hist6rica en beneficio de la
reputation political de Baez, como si se propusieran
elevar este caudillo a tanta altura, que bastara el
brillo de su propia fama, para dar al pensamiento
anexionista todo el realce de que ha menester con el
fin de ocultar la impureza de su origen.
Aberracion inesplicable por cierto, que acusa a los
diplomAticos investigadores, asi de falta de habilidad,
como de probeza de ingenio, que no de otra manera
podia escapArseles, que solo es de almas pequeiias eso
de conceder al hombre superioridad sobre la idea, y
que no prueba talent bastante la propension a defen-
der un principio con razones de tan poca monta, que
controvertidas facilmente por la parte contraria, pue-
dan redundar en desventaja de la causa propia y en
perjuicio de la honra individual.
Y no se nos objete que las opinions sobre los hom-
bres y las cosas contenidas en el curioso informed que







(4)
examinamos, no han sido forjadas al acaso por la
mente de sus autores, sino que nacen del studio de
los archives nacionales y de las informaciones reco-
jidas entire un gran numero de testigos, porque es de
public notoriedad que los primeros desaparecieron
completamente por obra del des6rden con que las au-
toridades espafiolas realizaron el abandon del pais
en 1865, asi como tambien que entire los segundos no
se encuentra uno solo en cuyo favor pueda alegarse
verdadera independencia, siendo de notar que de to-
dos los consultados el que no desempefia empleo de
categoria con derecho A sueldo, figure como partida-
rio decidido de la administration y respira en la at-
m6sfera del mas vergonzoso servilismo.
Circunstancias que por si solas bastarian para des-
vistuar la fuerza del informed y prevenir el Animo del
mundo imparcial en contra del m6vil que lo dictara,
aun cuando no pudiera aducirse tambien en hostilidad
SlaI sucia intriga de que se han hecho c6mplices sus
autores, el sistema de terror establecido por una ad-
ministracion que ha despojado A sus contrarios de to-
dos los derechos, hasta el extreme de reducirlos i ver-
daderos parias, y que tiene por sistema de gobierno
el inmoral principio de considerar conto un delito la
neutralidad political, y como un crime la indepen-
dencia individual.
Pero no de otra manera habrian podido los comi-
sionados, sino deduciendola de falsas informaciones y
de datos poco aut6nticos, forjar la absurda cirecicia
de que A los ojos de todos los dominicanos eminentes,
Baez estA considerado como el uinico hombre de es-
tado capaz de protege a la nacion contra las fac-
ciones domesticas y el antagonismo extrangero, por-
que si dando pruebas de imparcialidad y de justicia,
hubieran consultado A ciudadanos verdaderamente
eminentes, y no a esbirros asalariados repletos de ma-
las pasiones, estamos ciertos de que no habrian po-
dido ocultar, que colocado Baez por sus fihtecedentes
politicos en el numero de los caudillos ambiciosos que








(5)
han manejado esa series de revueltas, causa original
de la postracion en que se encuentra el pais, no puede
representer en su patria sino la bandera de lis dis-
cordias civiles y la amenaza de la dominacion ex-
trangera.
Opuesto A la creation de la gloriosa nacionalidad
que, fiel a su prop6sito de preferir al titulo de ciuda-
dano el de colono de una potencia cualquiera, pre-
tende borrar ahora con torpe mano del catalog de
los pueblos independientes, debi6 el principio de su
r6pida carrera, no a su education, ni a su fortune, ni
a sus servicios publicos, sino a la parte active que to-
mara en las saturnales de los meses de julio y agosto
de 1844 en que Santana conden6 la political del par-
tido national, para establecer las bases de ese sistema
odioso de tirania, que matando junto con la libertad
los nobles sentimientos, ha hecho entire nuestros emu-
los politicos de la virtud un crime, y un merito de la
corruption y la maldad. (*)
Tampoco mereci6 a su education, ni 6 sufortuna,
ni a sus servicios publicos, el ingreso en 1849 'i la pri-
mera magistratura del Estado. Favorite de Santana
durante los primeros cinco afios de terrorism y no
de anarquia que se siguieron a la espulsion del poder
haitiano, fui colocado en la silla presidential por cl
brazo de hierro del tirano, que no pudiendo inducir
al senior Santiago Espaillart A que se prostituyera en
sus uiltimos anos aceptando el poder bajo un tutelage
vergonzoso, se vi6 precisado a volver la cara al infati-
gable tribune de que se habia servido para preparar
(*) En prueba de que no calumniamos 6 Baez, al negarlo partici-
pacion en la obra que ha inmortalizado la memorial de Sanchez, copia-
mos las palabras que sobre el particular se leen en el manifesto que
di6 6 la luz pfiblica en Santomas el dia 10 de agosto de 1853.
Antes gue otro alguno tuve yo el pensamiento de sacudir el yugo
haitiano, aun prefiriendo en Iltimo caso ser COLONO DE UNA POTEN-
CIA CUALQUIERA ..................
Es cierto que no tuve parte en la combination que did por resultado
el pronunciamento del 27 defebrero, y que dudd del dxito de aquella
empresa, hasta el extremo de temer que hiciera abortar los planes en
que teniamos otros mayor fe.







(6)
la ruidosa revuelta que di6 en tierra con la adminis-
tracion contemporisadora del president Jimenez. (*)
Si su primera 6poca de gobierno fue feliz y figure
en los anales de la Republica como la unica admi-
nistracion que ha cumplido su period constitutional,
no nace esta notable circunstancia de la habilidad ad-
ministrativa y tino politico del incipiente mandatario,
ni de que los dominicanos gozaran entonces de mayor
suma de libertad que la que sus gobernantes anterio.
res habian tenido a bien acordarles, sino de la impo-
tencia en que el rigor de las mas injustas persecusio-
nes habia dejado al element vencido, y del fuerte
apoyo que prestara la situation el general Santana,
duefio en aquellos tiempos, 6 mejor dicho, arbitro ab-
soluto de la opinion puiblica del pais.
No fiue tampoco obra de una election libre y es-
pontanea de los pueblos su segundo ingreso al poder,
ni lo debio como se deduce del informed que venimos
examinando, a su education fortune y servicios pi-
blicos, sino a los efectos morales de los planes de san-
grientas revueltas que habia promovido durante tres
afios desde playas vxtrangeras, los cuales concluyeron
por infantar una situation de tal manera extraordi-
naria y anarquica, que un agent diplomatico euro-
peo, con quien estaba eutendido de nntemano, pudo
facilmente hacerse dueio de los destinos de la Repd-
blica y arbitro de su administration interior, hasta
el extreme de convertirla en una como disimulada y
vergonzante colonia de Espaea. (**)
(*) Refiridndose a los acontecimientos que precedieron A la revolu-
cion contra el gobierno del general Jimenez, dice Baez en el manifiesto
de Sant6mas que ya hemnos aludido:
Uniform en instantes la opinion, diriji los esfuerzos de las Cdma-
ras. y nadie me desmentird, d ellos se debieron la rehabilitacion de
Sa'tana ................ Yo no estaba vactlando con una opi-
nion en las Cdmaras y otra en presencia del mandatario rival de
Santana.......... luche cuerpo d cuerpo con el poder y con sus sica-
rios, y triunf/ el pensamiento salvador.
(**) Memoria acerca de las circunstancias y principles causes que
provocaron los sucesos politicos ocurridos en la Repilblica desde el alo
e 1856 hasta el alzamiento national de julio de 1857, dirijida al jene-
ral Sautada por un ministro de relaciones exteriores.






(7)
Bajo los auspicios de ese 6rden de cosas, que como
se ve claramente, fue creado por una revolution mo-
ral dirijida en moments desgraciados por la mano
de un extrangero intruso, tuvo Baez la infausta gloria
de inaugural en 1856 so segunda administration ; y
si bien es verdad que la prim',ra se sefiala en los ana-
les de la Repuiblica como la vnica que ha llenado
completamente su period constitutional, no es me-
nos cierto quie la de que nos ocupamos se distingue
como la mas annrquica y desordenada de cuantas
hasta entonces la habian precedido.
Es una verdad incontrovertible, confirmada por las
tradiciones nacionales, que la march tortuosa de esa
administration, y ciertas medidas financiers que des-
mienten la habilidad administrative del hombre de
estado a quien los comisionados suponen infalible,
fueron causa de que la conciencia p6blica se indig-
nara y acojiera con entusiasmo la memorable revo-
lucion del 7 de julio, primera protest solemne del
pueblo dominicano contra la temeraria tendencia de
Baez a constituirse A fuego y sangre en su inico y
perpetuo gobernante. (*)
Esta tendencia, hija de una ambicion desmedida,
esta confirmada plenamente por los acontecimientos
realizados durante los periods subsecuentes a la

(*) En la memorial dirijida por el ministry Lavastida al general San-
tana, a que nos hemos referido antes, se esplican los sucesos de 1856
y 1857 del modo siguiente:
"De todo lo dicho se desprende. que un extrangero con character con-
eslar en la Repalblica, abusaudo de la position que ocupaba, de la lon-
gamanidad de V. E. y de su Gobieino,..... trastorno el 6rden de
cosas establecido, alter la paz y la tranquilidad que diefrutabamos,
puso en inmiieinte peligro la existencia de la Repiblica, encendiendo
por si mismo, a sabiendas, por convenir asi h sun fines, la tea apenas
apagada de nuestras discordias civiles, deroc6 el Poder constituido,
los trajo el tirano, y con 6I la p6rdida de las libertades pitrias, la di-
lapidacion del tesoro 1iblico, la inmoralidad, la desconsideracion en el
exterior, en una palabra, todo linage de desafueros y abominaciones."
"La conciencia puiblica se indign6 6 la vista de tanmaas iniquida-
des y protest aolemnemente con el gloriuso grito de 7 de julio do
1857."





(8 )
dominacion espajola, siendo una mentira atroz, su-
jerida por la parcialidad a los comisionados investi-
gadores, la de que Baez fuera llamado del estran-
gero. por la autoridad provisional, con dnimo de que
volviera a salvar el pais de la anarquia, pues si esta
aparecid de nuevo, con todos sus horrores, 6 la reti-
rada de los espaiioles, no fu6 ciertamente en los dias
felices del Gobierno del Protectorado, que son los
inicos en que los dominicanos han gozado de verda-
dera libertad, sino en la epoca de la tercera adminis-
tracion de Baez, impuesta al pais, como todo el
mundo sabe, por una revuelta a mano armada que
acaudill6 A su nombre el celebre Pedro Guillermo, y
que autoriz6 el mismo desde Europa, presentandose
como candidate para la presidencia, desde much
antes que se llevara C cabo el abandon decretado
por las Cortes de Madrid.
Que no fue Ilamado entonces por la gran mayoria
del pueblo, ni en razon de su saber, fortune y servi-
cios puTblicos, y que no pudo contar tampoco con la
profunda afeccion de esos muchosjefes a que aluden
los comisionados, lo prueba hasta la evidencia la ra-
pidez con que se consume la revolucion del 24 de' A-
bril segunda protest de los dominicanos, tan so-
lemne como la primera, contra la tereraria y cons-
tante aspiracion de Baez a imponerse de una ma-
nera violent, aun despues de haber cambiado su ti*
tulo de ciudadano por el de colono de la monarquia
espafiola, como el unico y perpetuo mandatario de la
Republica.
Y si a estos datos hist6ricos de indisputable exac-
titud, afiadimos que su cuarto ingreso al poder lo de-
be al triunfo de la sangrienta revolution de Monte-
cristi, que foment personalmente desde Curazao con
la ayuda del president Salnave, y con recursos men-
digados a su nombre del tesoro y parques de Haiti
por miembros de su propia familiar, se vendra facil-
mente en cuenta de que los comisionados escudrifia-
dores han mentido descaradamente al asegurar en su






(9)
informed que durante los periods que precedieron y
subsiguieron 6 la domination espaiola, el general
Baez fuW diversas veees llamado de fuera por la au-
toridad provisional, con animo de que volviera a sal-
var el pais de la anarquia, porque esta demostrado
hasta no dejar sefiales de duda, que el ambicioso ca-
besilla no ha trepado nunca las gradas del poder de
una mnnera legal y pacifica, sino siempre 6 favor de
alguna intriga funesta, 6 de una de esas revueltas que
ba sabido manejar desde playas extrangeras sin po-
ner en peligro su capital ni su persona.
-'Y cuenta qiie de todas las administraciones de
eaez, la mas deficiente e illegal es precisamente la
que los comisionados se empefian en presentar pur-
gada de defects originarios, pues si bien la Asamblea
Nacional de 1865 perfeccion6 por medio de un de-
creto la election tumultuosa hecha por el salvaje
Pedro Guillermo, la Soberana Convencion de 1868
io llen6 siquiera esa imprescindible formalidad res-
pecto de la de Montecristi, limitando su accion a la
siniple toma de juramento del caudillo proclamado,
que desvanecido por la ridicule creencia de que la
autoridad legitima de la Repuiblica esta reasumida
esclusivamente en su persona, se consider exhone-
fado d'el cumplimiento de todas las prActicas consti-
tucitnales.:
y nada quiere decir en oposicion a nuestras aseve-
raoiones, la dilatada permanencia de Baez en el
mando, h pesar de la ilegalidad y deficiencia de su
aominaaion, porque los hechos estAn demostrando que
esta no dimana de que la Reputblica ha gozado de
much mayor suma de libertad que la que sus pre-
decesores osaron acordarle, y de mayor tranquilidad
que la que ellos pudieron concebir, sino de circuns-
tancias fatales que la prudencia nos veda sefialar
ahora y que la historic revelara en su tiempo; del
apoyo moral y material que con manifiesta violacion
de las leyes de la neutralidad le presta el gobiern9
norte-americano; y del enervamiento engendrado en






( 10 )
las masas por la humillaite intervention de ese poder
estraTio en los asuntos locales, y por el sistema horri-
ble de tirania'que ha puesto en prActica, del cual dan
una idea aproximada, entire otros desafueros, la ex-'
patriacion arbitraria y violent de mas de trecientos&
ciudadanos de buena position, asi political como so<
cial; el encarcelamiento prolongado 6 injusto de uf
gran nlmero de militares sobresalientes (*); los
pillages 6 incendios autorisados en Samana, el Seibo,
Barahona, San Juan y Neiva; las sangrientas heca-
tombes de Azua, San Juan, el Seibo, Hato Mayor,
Guerra, Bani,.San. Cristobal y la capital; y una por-
cion de barbaridades y violencias semejantes, que
callamos por dignidad national y por la compacion
que nos inspira el lamentable estravio de nuestros
contrarios.
Si los comisionados hubieran llenado su cometida
con independencia 6 imparcialidad, estamos seguros
de que ni habrian dejado de palpar la verdad de estos
hechos, ni se habrian aventurado a atribuir la inse-
guridad de la propiedad, la paralizacion de la indus'.
tria y el empobrecimiento del pais, 6 la frecuencia de.
las conmociones civiles que lo han agitado durantk
un largo period, porque siendo evidence que esas,
conmociones civiles a que se, refieren, han sido obra
casi esclusiva de la temeraria aspiracion de Baez (
vivir constantemente adueiiado del poder pfiblico, el
argument como que redunda por contraproducente
en desventaja de la causa que defienden y en per-
juicio de la buena fama del hombre de estado 'a quien
realzan, a menos que dando por abolidas las leyes de
la equidad, en que cimentan su manera de ser las so.

(*) Hace mas de trees anfos que so encuentran aherrojados en los
calabozos de la torre de El Homenaje sin previo juicio ni sentencia,
centre otros, los jenerales Eugenio Miche, Jacinto Peinado, Ciriaco
Reina, Juan Andres Gaton y Nolverto Reinoso, los coroneles Genaro
Diaz, Desiderio Pozo, Florencio Soler, Bartolo Benitea y Pedro Pi-
neda, y los oficiales y cindadanos Evaristo Flores, Guillermo Oouto,
Miguel de Luna, Manuel Mercedes, Francisco de Leon, Lino de la
Oruz, Cayetano Velasques y Ger6nimo Marrero.







( 11 )
ciedades civilizadas, pretendan los estravagantes di-
plomaticos que en el embrollo anexionista se haga
abstraccion de las nociones mas triviales de lo just,
lhasta el extreme de que con su triunfo vengan A que-
dar lejitimadas ambiciones ilicitas, 6 impunes faltas
political que no se reconcilian facilmente con la san-
cion moral de los pueblos.
Pero como el criterio del de los Estados Unidos
dista much del de sus representantes en Santo Do-
mingo, logico es suponer que ni las ideas inmorales
que sustentan en el informed que examinamos alcan-
cen una acojida favorable, ni hagan peso tampoco en
la balanza de la opinion public los juicios que sobre
hombres y cosas emiten de una manera tan lijera,
much mas cuando como nos parece haberlo demos-
trado, esos juicios apasionados estin en pugna con la
verdad hist6rica y con las tradiciones nacionales.
Satisfacer en vista de ellos las aspiraciones de Baez
dando inconsultamente una solution favorable al pro-
yecto anexionista, equivaldria como lo ha dicho con
much oportunidad Mr. Morrill, el senador de Ver-
mont, 6 convertir 6 los Estados Unidos en el gran ti-
huron de tierra del Continente. y a autorizar la su-
posicion de que cualquierjefe nominal puede contar
eon el apoyo de la bandera y el tesoro de la Gran
Repdblica, siempre que esth dispuesto a traicionar y
tender su pais, inmoralidad inaudita que vendria a
mancillar las glorias de Washington y que desmenti-
iia el noble prop6sito que encierran las siguientes pa-
labras pronunciadas por el general Grant al tomar po-
sesion de la presidencia: respetare los derechos de
todas las naciones, para que nuestros dereclas sean
asi mismo respetados.






( 12)

IT
En nada ban demostrado tanto empefio los autores
del informed que venimos examinando, como en el pro-
p6sito de prevenir al espiritu puiblico en contra de las
tendencies y manera de ser de la revolution esencial-
mente national, que con el beneplacito y la cooper.
cion de un gran numero de dominicanos. eminentes,
capitanea el general Cabral, hace cerca de tres afios,
en la parte occidental.de la Rep6blica.
Pero como el poco conocimiento que lograron ab>
canzar de los hombres y de las cosas del. pais durante
su corta permanencia en e1, hubo de embarasarlos de
tal manera que al estampar en el papel el fruto de
sus deficientes investigaciones, ni siquiera pudieron
coordinar los datos e mnformes habidos de Baez y de
las autoridades anexionistas, sin equivocarlos a eada
paso negando en una parte lo que afirmaban en otra,
result tambien que en ningun asunto han:andado
mas descaminados, ni tampoco menos faltos de since,
ridad y de buen juicio.
Es verdad que solo asi habrian podido afirmar qmt
el general Cabral no represent una'politica definiidd
y que esta animado por intereses, adheciones y resenr
timientos puramente personales, pues no siendo posi
ble que pudieran ignorar que la revolution del Sur
tiene por bandera la oposicion A los manejos anexio-
nistas de Baez, apoyados por el president Grant, 16,I
gico es suponer que solo una aberracion estfpida, 6
un apasionamiento desconsolador, hubiera podido in
ducirlos a desconocer en el jefe que personfica el al
zamiento, la representation de las ideas que sirven A
este de program.
Que la revolution del Sur tiene por bandera el sos-
tenimiento de la independencia national, lo indica A
la par de otros muchos actos oficiales, ta protest
contra las negociaciones de venta 6 arriendo de Sa-
man6 y anexion de todo el territorio de la Republica
6 los Estados Unidos de America, que en 25 de.julio






( M3 )
de 1870 dirijieron al Senado de Washington desde
sus respectivos acantonamientos, mas de seis mil sete-
cientos ciudadanos en el pleno goce de sus derechos
politicos, entire los que figuran habitantes de los dife-
rentes pueblos de la Republica proscritos por Baez
en razon de disentir de sus ideas, unidos a los de las
comunes de San Juan, Banica, Los Matas, El Cer-
cado, Neiva y Rincon, obrando en nombre suyo y en
e de sus correligionarios que aun permanecen bajo
la presion del gobierno anexionista.
Y que el general Cabral es el hombre A quien esos
seis mil setecientos ciudadanos reconocen, por razon
de homogenidad de ideas, como jefe del movimiento
que sostienen, no solo lo confirman los comisionados
en diferentes parties de su informed, sino que lo indica
tambien la proclama que en el cuartel general de San
Juan expidiera el heroe de Santome y de la Canela
el mismo dia 25 de julio de 1870, la cual terminal coa
las siguientes palabras de indisputable claridad: con
la conciencia de que defendemos una causa que es
santa, protestamos veneer 6 morir, teniendo en nues-
tras manos la bandera national.
Ahora bien, si la revolution rechaza a la vez en so
program el arrendamiento de SamanA y la anexion
de la Republica A los Estados Unidos, y Cabral que
es el jefe que la preside, protest veneer 6 morir, de-
fendiendo ese program, eon la bandera nacional en
las manos i c6mo es 'que los comisionados aseguran
que no tiene bandera ni es el representante de una
political claramente definida ? No tiene bandera y
aparece en los campos de batalla con la bandera na-
ciohal en las manos? i No representa una polftice
claramente definida y proclama A la faz del mundo el
sostenimiento de la independencia de su patria ? En
verdad que nada como las pasiones political y los in-
tereses vulgares entorpece la imagination y ofusca los
sentidos de los hombres que no cuentan con un grain
fondo de probidad y de sensatez !
Para los-ctriBsos comisionados, que no on -sino el






( 14 )
eco fiel de las ideas de los anexionistas, la oposicion
de Cabral ha asumido el character de una molesta
guerilla, que si bien causa grades expenses al go-
bierno de la capital, carece de todo poder en la opi-
nion mas alld del territorio que puede ocupar tempo-
ralmente; pero para el mundo imparcial que sabe los
grandes esfuerzos que ha hecho Baez por desorga-
nizar las huestes revolucionarias, y que estA en cuenta
de los alzamientos habidos en apoyo de ellas en el in-
terior de la Repulblic, la oposicion de Cabral tiene
el caricter de una revolution national important,
alimentada por la fuerza de la opinion puiblica y afian-
zada en el deseo general.
Que no es simplemente unn molesta guerrilla, lo di-
cen mui alto esos grandes ejercitos que Baez destaca
sobre ella de tiempo en tiempo, asi como tambien los
que se ve obligado A reunir en Azua cada vez que cir-
culan rumors de invasion. Para haberselas con una
simple guerrilla no se habria necesitado el numero de
tropas con que el general Jimenez fue derrotado en
Las Matas el 18 de abril de 1869, ni el ejercito con
que el general Salcedo atac6 A San Juan el 25 de
agosto del mismo afio, ni el aparato belico con que el
indicado Salcedo invadi6 A Las Matas el 2 de noviem-
bre siguiente, ni la movilizacion de marzo de 1870 A
causa de la march de Cabral sobre Viajama, 'ni la
de agosto del mismo aiio en el Cibao con motive de
su presentation por Capotillo, ni la de octubre subsi-
guiente provocada por el ataque de Tubano, ni las
respetables columns con que el 7 de marzo de 1871
triunf6 el general Figueredo en el Corozo y fuM batido
el general Perez en Palo Copado, ni el nimero de
hombres con que el jeneral 'Caceres le march A Lu-
peron en Marmolejo el 17 del mismo mes, ni las fuer-
zas imponentes con que el mismo CAceres se present
en San Juan el 6 de Junio fltimo, ni las que el 7 d.
setiembre volvieron A invadir aquella heroic po-
blacion.
Y que el monimiento, rovolucionario .del ,Aur tiene






( 15)
o68ef-een-la opinion'mas allA del territorio que ocupa,
y que ha ocupado siempre, '~ pesar de los repetidos
ataques que se le han dado, lo indican el pronuncia-
miento del Seibo el 13 de enero de 1869, el de Sa-
mana el dia 7 y el de San Cristobal el dia 10 de junio
del mismo afio, el que fracas en la capital el 3 de
marzo de 1870, el de Puerto Plata el 10 de junio si-
guiente, el movimiento de Yamaza y San Francisco
de Macoris poco tiempo despues, el motin de San
Jose de los Llanos el 27 de Febrero de 1871, y la
insurreccion de las fronteras del Norte casi en los
mismos dias.
. Pero no obstante la autenticidad de estos hechos
hist6ricos marcados en los anales del pais con la
sangre vertida en inhumanos cadalsos por los Herrera
y los dos Mercedes, los dos Evangelistas y los Sil-
vestre, los tres Felix y los Scroking, los Mariana y
los dos Diaz, los Aquino y los Couto, los Franco y
los. Heredia, los Curiel y los Volta, los Ricardo y los
Nelico, los Miranda y los dos Benitez, los Vallona y
los Rodriguez, los Perdomo y los Cuch6, los Alonzo
y los Reyes, los Objio y los Mella, los Cabrera y los
Lozano, los Pimentel y los Diez, los Encarnacion y
los Cruz, y otras tantas victims sacrificadas por el
ftror de los anexionistas, no obstante estos hechos,
decimos, los comisionados no tienen inconvenient en
avansar la idea de que la region que sirve de teatro
4 las, operaciones de Cabral est6& casi despoblada,
fimitandose la fuerza de que dispone a algunos cen-
tinares de hombres, cuando en caso de apuro obliga
d empuinar las armas c toda la poblacion masculina.
Pero si las comarcas del Sur estan despobladas
kc6mo es que la protest de 25 de julio de 1870 apa-
rece autorizada por seis mil setecientas y was firmas ?
Y siCabral esta completamente aislado y no tiene
soldados con que contar c6no es que ha podido re-
sistir a las repetidas invasiones con que lo han hostili-
sado, obteniendo a la vez triunfos tan esplendidos
como el de Neiva y el de Panzo, el de Cachiman y






( 16)
el de Las Matas, el de la Puerta de Lemba y el del
Alpargatal, el del Corozo y el de T6bano, el de La
Cuaba y otros que omitimos por no ser difusos ?
Ademas, si Cabral esta solo y el Sur abandonado
i porque las fuerzas del gobierno no ocupan k Bara-
hona, ni a Rincon, ni A Cambronal, ni A Neiva, ni A
San Juan, ni A Las Matas, ni al Cercado, ni a BAnica,
ni h Ranchomateo, ni a ninguno de los pueblos de la
provincia de Azua, con escepcion de la capital ?:
A fin de cohonestar esta omision, denunciadora de
la impotencia de Baez para sofocar el movimiento
revolucionario que le dificulta sus planes anexionistas,
no obstante el auxilio que le prestan los buques de
guerra norteamericanos, inventan los comisionados
que Cabral tiene a su disposicion soldados haitianos,
mentira solemne que solo el interest y la parcialidad
hubieran podido sujerirles. Los que militan y han
Imilitado hasta ahora en las filas de Cabral, no son ni
han sido nunca haitianos, sino dominicanos de hon-
rosos antecedentes, que en todo tiempo han prestado
A su patria servicios much mas importantes que los
que pueden haberle prestado los que quieren ven-
deria hoy al estrangero.
Como prueba de esta verdad citaremos algunos
4jemplos. En servicio de la revolution ban muerto
de enfermedades naturales, entire otros, eljeneral Pa-
hlo Pujol, c6lebre por su bonradez 6 inteligencia, asi.
como por los servicios que prest6 4 la causa national
en los dins peligrosos de, la Restauracion ; el general
Pedro Pina, notable tambien por su honradez, patrip.
tismo e inteligencia, y por los esfuerzos que hizo en
su onuventud por alcanzar la independencia de su pa-
tria el jeneral' Jose Leger, nlilitar valeroso reputadbo
eomo homibre de honor en todos los tiempos ; y el je'-
neral Manuel Andujar, soldado field y ciudadano dd
honrososprecedentes. Luchando por el triunfo de
las buenas ideas muri6 en Marmolejo el general.
Severo Gomez, guerrero, de un valor extraordintrio
y patriot sin manailla; y-e fR hoeito os- patfbulos han






( 17 )
muerto tambien, A causa de haber tenido la desgracia
de caer prisioneros, el general Belisario Curiel, habil
estadista benemerito de la Restauracion; el ilustrado
general Manuel Rodriguez Objio, j6ven de grandes
esperanzas para el porvenir de su pais; el coronel Jos6
Maria Pimentel, soldado pundonoroso encanecido
en los campos de batalla; el coronel Exequiel Diaz,
j6ven valiente notable por su patriotism; el teniente
coronel Joaquin Volta y el capitan Juan Esteban
Diez, j6venes igualmente valientes y entusiastas por
todo lo national.
A mas de estos desgraciados, verdaderos .martires
de la independencia national, han figurado y figuran
en las filas de la revolution del Sur, entire otros do-
minicanos menos visible, los siguientes. De la ca-
pital, los jenerales Pedro Valverde y Wenceslao Al-
varez, los coroneles Federico Perez, Braulio Alvarez,
Juan Ilario. Merifio, Fidel Rodriguez y Abelardo Du-
breuil, los tenientes coroneles Simon Brea, Juan Pa-
blo Pina, Vicente Perez, Juan Durocher e Ildefonso
Henriquez ; y los ciudadanos y oficiales Mariano Ces-
tero, Francisco Travieso, Alejandro Roman, Anjel
Delgado, Luis Felipe Dujarric, Zoilo Meza, Fran-
-cisco Cabral Bernal, Florentino Cestero, Joaquin
Delmonte, Rafael Lluveres, Manuel Marquez, Anto-
nio Brea, Manuel Henriquez, Ramon Lovelace,
Joaquin Perez, Eugenio Grandgerard, Valentin Me-
rifio, Agustin Billini y Manuel Megla. De la Victoria
del Ozama y Monte Grande, el general Marco Adon,
sus hermanos Santiago y Ambrosio, y el capitan
Francisco Ard. De San'Cristobal, los jenerales Ani-
ceto Martinez y Rudesindo Suero, y los coroneles
Vicente Martinez, Salustiano Cabral y Jose Melen-
ciano. De Bani y Ocoa, los jenerales Tomas y
Rosendo Castillo, y los coroneles Jose Dolores Soto,
Gregorio Billini y Melchor Cabral. De San Carlos,
el coroner Eugenio Abreu. De Santa Cruz del Seibo,
los coroneles Deogracia Linares y Rafael Santana,
el teniente coronel Raimundo Santin, el capitan






( 8 )
Bias Zorrilla y el ciudadano Lorenzo de Castro. De
Neiva, los jenerales Andres y Timoteo Ogando, y
Francisco y Regla Carbajal. De San Juan y Las
Matas, los jeaerales Francisco Moreno, Andres Cuello,
Bias Castillo, Andres de los Santos, Juan Sanchez y
Clemente Rodriguez. Y del Cibao, los jenerales
Pedro Antonio Pimentel, Gregorio Luper6n, Manuel
Maria Castillo, Eugenio Valerio, Pedro Martinez,
Nolverto Tiburcio y Pedro Antonio Casimiro.
Ahora bien, siendo los dominicanos que hemos men-
cionado, los qie unidos a los habitantes de los pue-
blos del Sur, y un gran nimero de soldados y ciu-
dadanos menos visible pertenecientes a las demas
poblaciones de la Rep6blica, sostienen el movimiento
revolucionario 1 en que razon se fundan los comisio-
nados, que no pasaron de Azua de Compostela, ni ha-
blaron sino con Baez y sus esbirros, para decir que los
soldados que tiene Cabral a su servicio no son sino
soldados haitiunos ?
Como no aducen ninguna que sea convincente, 16gi-
co es suponer que asi como en el juicio emitido acer-
ca de Baez, en el qie se formaron sobre la manera
de ser y las tendencies de la revolucioh national liber-
tadora, se han dejado guiar por los impulses de la
mas chocante parcialidad.
Esto sentado y cuenta habida del estado de po-
breza a que se ve reducida la Repiblica de Haiti, a
consecuencia de la dilatada guerra que tuvo que sos-
tener para libtrtarse de la tirania de Salnave, se com-
prenderd facilmente que tambien andan desacertados
los diplomaticos investigadores, al inventar que es el
gobierno haitiano tl que sostiene con sus recursos a
los revolucionarios del Sur, que como es de evidence
notoritdad, viven de los pocos elements que les ofrece
el patriotism de los pueblos que ocupan, y de los que
sus agents obtienen, a costa de grandes sacrificios,
en los mercados extrangeros.
Y cuidado que Si fuera verdad que el gobierno haitia-







(19)
no, que v6 amenazada la independencia de su pais con
el proyecto de anexion en crisalida, ayudara d Cabral
secretamente con algunos auxilios oportunos, obraria
con mas derecho que el que asiste al gobierno norte-
americano para protejer a Baez, porque si bien no
esta permitida la violation de las leyes de la neutrali-
dad, es a lo menos mas disimulable la falta de parte
de una entidad political que tr.ta de salv;r su propia
autonomia, que de parte de otra que pretend arreba-
tarsela a un pueblo debil fundada en el imperio de la
fuerza.
Nada tiene de estrafio que una nacion cooper at
sostenimiento de la independencia de otra, ni que la
ayude a darse vida propin. los Estados Unidos no
habrian alcanzado facilnente so emancipacion poli-
tica sin el >uxilio que les prestara la Francia, ni la
Am6rica del Sur habria Ilegado h ser libre sin la mano
amiga que le tendiera la Inglatera. Lo que si causa
asombro es ver al gobierno de la mas grande de las
Rephblicas, empeiiado en la enojosa obra de sostener
a un tirano a trueque del sacrificio injusto de la mas
pequefia de sus hermanas; y esto precisamente cuan-
do el que lo preside es el general Grant, que estai com-
prometido ante el mundo 6 llevar cabo el noble pro-
p6sito que encierran las siguientes palabras, dirijidas
por l6 ai las CAmaras el dia 6 de diciembre de 1869:
nuestra conduct en las querellas de las naciones en-
tre si, Y DE LOS GOBIERNOS CON SUS GOBERNADOS, DEBE
CONFORMARSE A LA ESTRICTA JUSTICIA y a las leyeS
tanto internacionales como locales.

III.
Uno de los prop6sitos sefialados con mas claridad
por los miembros de la comision en el curioso infor-
me que venimos examinando, es el de presentar a los
ojos del pueblo norteamericano el proyecto de anexion
en crisalida, que no es sino obra de la especulacion,
de la arbitrariedad y de la violencia, como emanado
de un acto espontineo de la gran familiar dominicana,






(20)
producido sin estrafio estimulo, por el deseo que la
anima de mejorar su condition political y social.
Pero como esta suposicion esta desmentida de an-
temano, entire otros hechos hist6ricos, por el resultado
desastroso de la reincorporacion espafiola, que debi6
su origen al mismo pretesto, sugerido por ideas igual-
mente especulativas, sucede que los diplomaticos in-
vestigadores han tenido que recurrir, para disimular
su apasionada tendencia, al ridicule espediente de des-
componer las tradiciones nacionales, como si fuera
tarea facil la de hacer olvidar acontecimientos de
ayer, estando abiertas aun las heridas que causaron
y h6medas todavia las lIgrimas que hicieron derramar.
De aquf que hayan incurrido en el error hist6rico
de suponer, que la sangrienta guerra de la Restaura-
cion naci6 del alejamiento de los dominicanos de los
destines puiblicos, de la brutalidad insoportable de los
empleados superiores, de la tendencia de los espano-
les a regularizar los detalles de la vida ordinaria, de
la intolerancia del clero, de la aversion de los hijos
del pais al gobierno mondrquico, y del temor al res-
tablecimiento de la esclavitud, cuando es innegable
que los dominicanos fueron Ilamados a desempeiiar
empleos p6blicos de toda especie, siendo mui raros
los casos de violencia ejercidos por los mandatarios,
quienes just es confesarlo, respetaron los usos y cos-
tumbres nacionales en cuanto les fue possible, sin alte-
rar la tolerancia religiosa de la forma en que la en-
contraron establecida, ni dar motivo A que la gente
de color, que alternaba en todo al igual de las otras
classes, pudiera abrigar la mas leve desconfianza res-
pecto a la perdida de su libertad individual. (*)

(*) Para dar una idea de lo mal informado que estin los comisio-
nados respect de las cosas que ban pasado en Santo Domingo, basta
hacer present que durante la iltima dominacion espafiola todos los
tenientes gobernadores eran dominicanos, y que no habia corporation
i oficina piblica eu que los hijos del pais no tuvieran asiento. En
la Real Audiencia solo habia cuatro, dos oidores, un fiscal y el secre-
tario, que eran los seriores Bobadilla, Castro, Marcano y Heredia.--
La Secretaria del gobierno superior estuvo Ba cargo de dos dominica-







( 21 )
El fin sangriento de la anexion espaiiola, por mas
que algunos hombres apasionados quieran ocultarlo,
eman6 del amor de los dominicanos a su independen-
cia political, y del odio que profesan A toda domina-
eion estrangera, no importa el sistema de gobierno
que apareje, porque si bien la historic los present
dos veces empefiados en safarse de la tutela espafiola,
y una en deshacerse de la francesa, no puede dedu-
cirse de esta circunstancia que obraran animados por
una fuerte aversion a las instituciones monarquicas,
pues tambien aparecen ocupados en rechazar el do-
minio de los haitianos no obstante el liberalism de
sus instituciones republicans, lo que revela clara-
mente, que asi el heroismo con que se defendieron de
la invasion de los ingleses en 1655 y de la domina-
cion francesa en 1808, como el arrojo con que se se-
pararon de Espafia en 1821, de Haiti en 1844, y otra
vez de Espafia en 1863, nacen de la fuerza de un
grande sentimiento national, manifestado las dos pri-
meras veces por una adhesion ardiente a la metr6poli,
y en las otras tres por una marcada tendencia 6 con-
servar intacto el tesoro de la propia autonomia.
Y no se nos alegue que es incompatible la existen-
cia de ese espiritu national, que suponemos tan en-
carnado en el corazon de los dominicanos, con la
propension de estos a lanzarse de continue en espe-
culaciones political tan peligrosas y estravagantes
como lo fu6 la anexion espafiola de 1861, y lo es la
que ahora se encuentra en crisaflida, porque no ha-
biendo sido aquella hija de la espontaneidad, como
no lo es esta tampoco, sino resultado una y otra de,
manejos secrets entire naciones extrangeras interesa-
das y mandatarios que se aduefian del poder de una
manera violent, comprometiendo por medio del cri-

nos, los seiores Fernandez de Castro y Galvan. En el Consejo Ad-
ministrativo figuraban los senores Lavastida, Valverde, Delmonte,
Tejera y Carmona. Los Ayuntamientos estaban compuestos por hijos
del pais. En el ejdrcito ingresaron con sus grades los jenerales San-
tana, Alfau y Puello. Baez misme, para no canaar, se cifi6 tempo-
radmente la faja de mariacal de campo. t So quiere mayor prueba t






( 22 )
men al partido politico que los sostiene, no es just
ni equitativo hacer responsible al pueblo entero de
escAndalos ocasionados esclusivamente por sus go-
bernantes, pues como decia Bolivar con much pro-
piedad, los pueblos nunca son culpables, porque ellos
no desean mas que reposo y libertad: los sentimien-
tos danosos 6 erroneos pertenecen de ordinario 6 los
conductores: ellos son las causes de las calamidades
publicas.
Asi como Santana aparece ante la historic abru-
mado con el peso de la responsabilidad de todas las
calamidades pfblicas acarreadas por la inconsulta
anexion espafiola, ai que arrastr6 al pueblo domini-
cano aterrorisando al partido de oposicion y enga-
fiando al que le era adicto con la esperanza de reposo
y libertad, del mismo modo aparece Baez ante el
mundo como responsible de las calamidades pfiblicas
que ha comenzado A acarrear con el erroneo proyecto
de anexion norteamericana en que ha envuelto al
pueblo dominicano, precisamente por los mismos me-
dios empleados por Santana en 1841, es decir, ater-
rorisando al partido de oposicion y engafiando al que
le es adicto con la esperanza de reposo y libertad.
Que el mencionado proyecto no emana de un acto
espontaneo de los dominicanos, sino que es obra es-
clusiva de los manejos secrets empleados dentro y
fuera del pais por el gobiern6 de Baez, lo vamos A
probar con las mismas palabras de que hizo uso el mi-
nistro Gautier en su inconsulta memorial de 1870. (*)
El gobierno de V. E., dice el interesado campeon
anexionista, no creyd que el arrendamiento de Sa-
mand, 6 la venta ... era lo mas convenient al pais.
....Era pues necesario poner la mira a esferas mas
elevadas y buscar una solution mas digna ; y no podia
ser otra que nuestra incorporacion a la Gran Repi-

(*) Segun la opinion piiblica, Gautier es el author del conocido fo-
Ileto titulado La Gran Traicion del general Pedro Santana, escrito
6n 1861 para hacer oposicion al pensamiento anexionista de aquella
6poca.






( 23)
blica. i Tendria este pensamiento el ascentimiento
general ? Esta fue la primera question que natural-
mente debia surgir; y el gobierno de V. E. que de
ningun modo hubiera queride violentar la opinion
del pais. y que solo ha buscado la salvacion de la
Republica. trato de estudiar por los medios que estu-
vieron a su alcance cual era el sentir de los domini-
canos en asunto tan grave y delicado."
"Los principles prohombres de la Repfiblica, los
propietarios, los agricultores, en fin, la casi generali-
dad, recibieron con aplauso la idea, y aun de entire
los primeros salieron instigadores porque se Ilevase
prontamente A termino..... Con tales antecedentes el
gobierno de V. E. pudo entrar con confianza en el
terreno de las negociaciones ... Se dieron los pa-
sos, aprovechAndose de algunas ideas que sobre el
particular fueron emitidas en Washington."
"Llenados los preliminares, se firmaron en esta ca-
pital, por los plenipotenciarios...... dos tratados, el
primero para el arrendamiento de Samand y el segun-
do para la incorporacion de la Republica & los Esta-
dos Unidos...... El primer tratado no fue mas que
una prevision para en el caso de que el segundo no
fuera aceptado y 6 fin de garantizar a la Republica
la r protection de la Union en el ejercicio de su
libertad A De aqui procedi6 el plebiscito, objeto
de la parte de esta memorial que vengo narrando."
Como se habra notado por la propia confusion, nada
menos que del autor de los dos tratados, 6 mejor
dicho, del tratado y de la prevision, la funesta idea
surgi6 del seno del gobierno, cuyos agents hicieron
la propaganda de ella en el pais por los medios que
tuvieron a su alcance. V Y cuales fueron, pues, esos
medios ? i La libre discussion por la prensa, fnico que
puede llamarse legal en los pueblos de instituciones
republican's ? Nada de eso, porque todavia el 15 de
enero de 1870, es decir, mes y medio despues de cele-
brados el tratado y la prevision Perry-Gautier, decia
el Boletin Oficial, 6rgano del gobierno, aludiendo al






( 24 )
Diario de la Marina de la Habana: "Se ha dicho
que la peninsula y la bahia de Samand han sido ven-
didas al gobierno norteamericano: y 1 hay error mas
grande ? Ni eso es verdad, ni es possible con arreglo
u nuestra constitution political. Otros han ido mas
lejos en la vasta esfera de las suposiciones y las infe-
rencias faltas de 16gica, pues han asegurado nada me-
nos sino que la total venta se estiende 6 todo el terri-
torio de la Republica Dominicana : e innecesario pa-
rece decir, que si no es possible vender la parte, esa
imposibilidad es mayor cuando se habla del todo....
Notese que eso de que aqui tratemos-de anexar la isl4
6 los Estados Unidos, constitute una de las species
mas peregrinas, por no decir otra cosa, con que pue-
de desgraciar sus columns aun el peri6dico mas biert
reputado.... En cuanto a lo de enagenacion, dicho
esta que no es possible vender la bahia de Samana, ni
ninguna otra parte de nuestro territorio."
Ahora bien, si no fu6 la prensa el medio de que se
vali6 el Gobierno para la propaganda de la idea
anexionista L de qu6 otro medio fue que hizo uso ?-
Y si la tal idea, como dice Gautier, habia sido recibi-
da con aplausos por la casi generalidad i porque la
prensa official negaba que habia side Ilevada pronta-
mente 6 termino ?
Tanta mala fe prueba que la conciencia public no
se ha equivocado, al suponer que los medios que em-
pleara el gobierno de Baez para la propaganda de la
idea, no han sido otros que el cohecho y Ja sonsaca,
recursos violentos puestos en juego por el 6rgano de
agents oficiales provistos de autorizacion suficiente
para tentar con ofrecimientos la codicia de muchos
jefes ignorantes y corrompidos, que con el mismo en-
tusiasmo que sostienen la situation ahora, comba,
tiran mafiana la dominacion norteamericana, aun
cuando no vean burladas las bellas ilusiones que ne-
ciamente les han hecho concebir.
El compromise secret de esos jefes a apoyar con
au sofiado prestigio sobre las masas brutas la reali-







(25)
zacion del proyecto anexionista, es el inico antece-
dente que ha podido autorizar a Baez y sus esbirros
A entrar llenos de confianza en el terreno de unas ne-
gociaciones, que al haberlas sustentado atenidos a sus
solas fuerzas y recursos, ha largo tiempo que hu-
bieran sido interrumpidas por el triunfo de la revolu-
cion national que tiene como nicleo el movimiento
del Sur.
Y si no fue solo la facil conquista de esos jefes la
que los decidi6 a entenderse con el gobierno de Wash-
ington, sino la confianza de que contaban con la ad-
hesion de los propietarios y de los agricultores i por-
qu6 emplearon tanto misterio con las negociaciones
de 29 de octubre de 1869 ? Porque se limit el Bo-
letin Oficial de 4 de diciembre siguiente al solo anun-
cio de que se habia celebrado una convention para
el arrendamiento de la bahia y peninsula de Sa-
man ? i Porque no habl6 tambien de la existencia
del tratado de anexion, cuyo texto no conoce oficial-
mente todavia el pueblo que se trata de anexar?-
i Porque, en fin, la estrattgema que encierra la sos-
pechosa dualidad del tratado Perry Gautier ? (*)
Ademas, si el deseo de anexion es espontaneo y los
dominicanos estan tan cansados de Ilevar a cuestas el
fardo de su independencia, que quieren deshacerse de
61 a todo trance 1 porque no se abrieron los comisios
sino despues de haber tenido seguro el apoyo moral
y material de las fuerzas maritimas de la Union ?-
1 Porque se empefia tanto el 6rgano official del go-
bierno en desfigurar el sentido verdadero del convenio
Perry-Gautier anunciando que la Repfblica va a in-
corporarse como Estado, cuando estA estipulado cla-
ramente que se anexa como territorio? i PorquB
(*) He aqui como esplica Baez el enigma de los tratados, en su
menanje de 18 de mayo de 1870 : en cuanto al de arrendamiento de
Samaad por espacio de 50 anos, celebrado en su misma fecha, fue
solo UNA PROVISION GUBERNATIVA PARA CONTAR CON CIERTA PRO-
TECCION, y con una cantidad segura para el prosupuesto, en caso de
que el primerio sobre la union no pudiera realizarse con la prontitud
gue hacian indispensable ya nuestros apuros.







(26)
El Sol, peri6dico ministerial, al hacer duo al Boletin,
aseguraba que quedarian en toda su fuerza y vigor
las leyes dominicanas, cuando esta convenido que
regira la legislation especial imperante en los otros
Territories? i Porque, en fin, la propaganda de que
no serai cambiada la bandera national, ni sufriran
menoscaho las prpcticas del culto cat6lico, ni cesark
para los actos oficiales el idioma castellano?
Y si estas intrigas tienen lugar y es a favor de una
propaganda de tan mala ley como se viene preparan-
do el terreno pira el golpe de estado 1 como es que
los comiisionados se atreven A afirmar que encontra-
ron al pueblo familiarizado con la question de a.
nexion, ni como aseguran que este la ha discutido
con inteligencia ?
Ni esto es verdad, ni lo es tampoco que hayan sido
consultadas todas las cases en todos los puntos de la
Rep6blica. El proyecto de que nos ocupamos, que
el mnismo Baez ha Ilamado transformation political
que sale de los limits previstos por el pacto, es obra
esclusiva del Poder Ejecutivo, que sin anuencia de
nadie, lo ha venido mndurando por medios arbitrarios
y violentos. Al near esta circunstancia, los diplo-
mnticos investigadores no han hecho mas que confir-
mar el juicio que de antemano alimentaba la con-
ciencin p6blica, respect de la parcialidad de sus ope-
raciones, autol'isAndonos a esclarnar con Telleraind:
la opinion general nunca se equivoca !

IV.
Asi los autores del proyecto anexionista, como los
comisionados nombrados por el president Grant para
apoyarlo ante la opinion pfiblica, se empefian por de-
mostrar que el pueblo dominicano lo acoje con entu-
siasmo, porque habiendole ensefiado la esperiencia
que no puede gobernarse por si propio, al verse obli-
gado a volver los ojos fuera del pais en busca de un
apoyo estrano, premiere a la Union Americana, con






("27)
ifstituciones libres, un pueblo amigo y comunidad
de interests.
Opinion tanto mas infundada, cuanto que no re-
quiere much esfuerzo para desmentirla, porque si
bien pueden sucitarse dudas respect de la exactitud
que encierran las palabras pueblo amigo y comuni-
dad de intereses, no es facil ocultar que las tradicio-
nes nacionales demuestran todo lo contrario, siendo
asi que estan conformes en que el pueblo dominicano
no sabe soportar ninguna dominacion extrangera, y
que renuncia A todos los bienes imaginables a trueque
de conservar su propia autonomia.
Hubieran sido mas -diligentes las pesquizas de los
comisionados, 6 no hubieran estos bebido sus inspira-
ciones en tan malas fuentes, y estamos ciertos de que
habrian encontrado a los domiinicanos mas proxima-
mente unanimes sobre este punto, de lo que ha podido
estarlo jamas pueblo alguno llamado 6 decidir sobre
cuestiones political.
Entonces habrian convenido con nosotros en que
en la proportion opuesta 6 la anexion no entran solo
los comerciantes extrangeros y un corto numero de
dominicanos esparcidos en diversos puntos del terri-
torio. sino tambien jenerales de alta nombradia, pa-
triotas de nobles antecedentes, propietarios honrados,
j6venes de bastante ilustracion y la parte mas sensata
de la sociedad dominicana.
Entonces no habrian puesto en duda que si la idea
de anexion norteamericana encuentra eco en algunos
circulos politicos, es porque como dijo Gautier en su
folleto contra la anexion espafiola, "a los hombres de
corazon corrompido, incapaces de comprender los
destinos supremos de la humanidad, enemigos de la
libertad de sus semejantes, porque les falta la digni-
dad y la nobleza de alma para ser libres, les es mui
facil asociarse a cualquiera idea que alhague su ambi-
cion, aunque ella lleve consigo la ruina moral de su
pais."
El Boletin Oficial mismo no ha podido ocultar que






(28)
la oposicion al pensamiento de que nos ocupamos, es
much mas important de lo que la hacen aparecer
los comisionados, porque en su nfimero de 12 de marzo
de 1870 se espresa en los siguientes t6rminos, nada
menos que al hablar de la lisonjera perspective que
presentaban los trabajos del Gobierno. "Los que
entire nosotros se oponen A la anexion, pueden y deben
dividirse en cuatro classes: 1" la de aquellos que
sienten en lo mas intimo de su corazon ver que
se consuma no hallndose ellos al frente de los desti-
nos de la patria; 2a. la de los amigos de figurar como
prohombres de la patria, por mera vanidad, no por
ambicion, indigna de hombres honrados; 3a. la de
aquellos que gustan mas dejefiar, segun la festival es-
presion de un apreciable compatriota nuestro, que de
vivir consagradros al trabajo libre ; 4a. la de los j6ve-
nes que aun no han rebasado de aquel period de dul-
ces ensuefios, que puede llamarse la mariana de nues-
tra existencia political, todo color de rosa, verdadera
edad de oro de nuestras elucubraciones sociales, en
que amamos la teoria por la belleza de sus nombres
y por los rasgos de heroismo con que las vemos ador-
nadas en la historic antigua mas que por la practica-
bilidad de ellas."
Lo que quiere decir hablando castellano claro, que
la gran mayoria de los dominicanos se muestra opues.
ta f la anexion, porque en las cuatro classes en que
divide el Boletin A las oposicionistas a ella, se hallan
comprendidos los que especulan con la cosa piblica,
los ambiciosos de poder y gloria, los militares, amigos
todos del mando, y la juventud que es la esperanza de
la patria, pues como dice Lamartine, alli donde estl
el alma de lajuventud est6 el espiritu del porvenir.
Para probar esta verdad no se necesita sino hacer
present, que a consecuencia de su oposicion en los
dias del plebiscite, fueron encarcelados, entire otros,
los jenerales Eulogio Reyes, Nolverto Tiburcio y Ju-
lian Morel, del Cibao ; el general Jos6 Acosta, de Nei-
va; el general Isidro Pereira, de San Carlos; el coro-






(29)
nel Manuel DurAnj de Higuey ; y de la capital, los je-
nerales Ignacio Guerra y Baron Montalambert, los
coroneles Juan de la Cruz Alvarez, Leon Vicioso,
Braulio Alvarez y Victoriano Vicioso; los tenientes
coroneles Manuel Jose Betances y Manuel Montafio;
los capitanes Enrique Lagrange, Francisco Villeta y
Pablo Bernier; el teniente Ricardo Roque, y los ciu-
dadanos Tomas de Brea, Juan Francisco Alfonseca,
Ramon Lovaton, Narciso Vallejo y Juan Pumar6.
Tambien revela que la anexion cuenta con oposi-
tores de significacion, la circunstancia de haber pro-
testado contra ella todos los dominicanos que come
en playas extrangeras el pan amargo del desterrado
politico. Desde Puerto Rico lo hicieron el 16 de
enero de IS71, los ciudadanos Tomas Bobadilla y
Carlos Nouel, jurisconsultos inteligentes que han
sido ministros en su patria y ocupado asientos en sus
congress ; los jenerales Meliton Valverde y Eusebio
Pereira, el primero exdiputado y el segundo exminis-
tro; los sefiores Pedro y Jose Antonio Bonilla, abo-
gados ambos; el senor Jose Castellano, comerciante;
y los coroneles Felix Chala y Gregorio Billini.
Desde Curazao protestaron en 7 de febrero y 8 de
marzo de lb70, los ciudadanos Apolinar de Castro,
Jose Gabriel Garcia y Juan Ramon Fiallo, ministros
varias veces, y los dos ultimos representantes del pue-
blo, y plenipotenciarios para la celebration del tra4
tado dominico-norteamericano concluido en 1867;
el general Juan Alejandro Acosta, heroe del 27 de
febrero; los ciudadanos Mariano Antonio Cestero y
Juan Francisco Travieso, dos veces diputados del
pueblo; los ciudadanos Felipe Calero, Alejandro Ro-
man, y Manuel Maria Calero, comerciantes ; los coro-
neles Toribio Aguero, Pablo Miniel, Juan Hilario
Meriiio y Daniel Henriquez; los capitanes Rafael
Garcia, Valentin Merifio y Juan Esteban Diez; el
subteniente Manuel Perez, y otros dominicanos de no
menos honrosos antecedentes.
Ademas, el manifesto de Puerto Plate, que Ileva 14







( 30 )
fecha del 10 de marzo de 1870, y que es una de las
protests mas solemnes que circulan en el mundo, en
contra del proyecto de anexion en crisilida, estA au-
torizado por las firmas de los jenerales Telesforo Pe-
legrin, Zacarias de Luna y Pedro Prudhomme, de los
coroneles Carlos CUspedes, Bernardo Meireles y Car-
los Martinez, de los capitanes Gregorio Dominguez,
Tomas Villanueva, Juan Santana, Julian Lopez,
Manuel Brito y otros.
Y si se quieren mas pruebas, en corroboracion de
la falta de entusiasmo, 6 mejor dicho, de la falta de
espontaneidad del proyecto de anexion, recordaremos
las persecuciones ejercidas en el Cibao contra los je-
nerales Antonio Gomez y Jacinto Velazques, de San-
tiago; contra el general Juan Nuesi, el coronel Sala-
zar y la familiar Almonte, de Puerto Plata; contra el
general Roman Guzman, de San Jos6 de las Matas;
contra los jenerales Santiago Nufiez y Miguel Abreu,
de Concepcion de la Vega; contra la familiar Fernan-
dez, de Puiiales; contra los jenerales Adames y Vaz-
ques, del Cotui; y contra el general Tenares, de San
Francisco de Macoris.
Pero i, que aducir mas pruebas, cuando los comi-
sionados mismos, al ocuparse de la disposicion popu-
lar, manifiestan que A mas del comercio extrangero,
hay quienes se opongan a la anexion por razones que
les son peculiares, unos por no comprender bastante
la question ; otros por el placer de prolongar el esta-
do de perturbacion que permit el estado actual de
cosas ; y otros por hacer oposicion 6 la administra-
cion present ?
Y si esto es verdad 1 porque indican, al tratar del
deseo de la anexion, que "se consultaron todas las cla-
ses en todos los puntos de la Republica ; magistrados
y eclesiAsticos de todas las escalas, oficiales civiles y
militares, ciudadanos de todas profesiones y destinos,
ya en las ciudades, ya en los campos, y por donde
quiera era generalmente conform la declaracion de
que su unica esperanza- de permanent paz y prospe-






( 31 )
ridad consistia en la anexion que. les proporcionara
former parte del pueblo de los Estados Unidos ?"
Y si convienen en que hay oponentes por no com-
prender bastante la question j como aseguran que
"cualquiera que puedan ser las apreciaciones acerca
de la forma mejor que debiera adoptarse para obtener
el voto de la nacion entera sobre un asunto de tanta
magnitud, la gran masa de pruebas ante la comision,
demuestra que fue la verdadera espresion de la vo-
luntad del pueblo ?" 1 No observan los diplomaticos
investigadores que sus arguments son contraprodu-
centes ?
Y que es una cosa fuera de dudas que el pueblo no
comprende bastante la question, ni puede haber de-
mostrado en los comicios su verdadera voluntad, lo
revela el articulo editorial de El Sol, periodic minis-
terial, de fecha 31 de marzo de 1870. De ese escrito
se desprende, que las condiciones del pueblo domini-
cano, en la actualidad, son deplorables. No hay hom-
bres libres; la Repiblica es una illusion; y la libertad
,un pesimofac simile. La igualdad no existe, porque
la accion de los tribunales estA entrabada por la bom-
nimoda voluntad del tirano, que ejerciendo una dicta-
dura military igual a la de Boyer, autoriza el depotismo
de los tumultos, tolera la invasion del derecho por la
fuerza, y trata A sus gobernados como esclavos. La
guapo mania es la passion de la epoca. Se desco-
nocen las ventajas del:trabajo. La education pUblica
esta abandonada y todo march en complete desorden.
Pero todavia esto no es todo. El Sol se atreve a.
mas, y con osadia inaudita, ievanta el velo que oculta
otros secrets importantes. Miles de nuestros cam-
pesinos no saben que Nacion es esa que se llama los
Estados Unidos; y otros tantos ignoran la situa-
cion geografica de nuestros hermanos los norteios.
Para el papel asataliacro por los anexionistas, los do-
minicanos ignoran si los Estados Unidos estan colo-
cados en el Nuevo Mundo, y si son un reino como
Espana, 6 una repiblica de a verdad.






(32)
Ahora bien, en vista de tan clara manifestacion, he-
cha nada menos que por el peri6dico encargado de
predicar las doctrinas anexionistas, luego que con la
apertura del plebiscite quqd6 descubierto el plan se-
creto del gobierno 1 no hay razon para suponer que
los comisionados obraron apasionadamente al decir
que hallaron al pueblo familiarizado con la question
de anexion, que habia discutido entire si con inteli-
gencia ? 1 Y no la hay tambien para dudnr del aserto
que tratan de justificar plenamente, de que el voto de
1870 fue la verdadera expression de la voluntad del
pueblo ?
Pero aun cuando estos arguments no fueran bas-
tante convincentes, y carecieran de fuerza para des-
truir los efectos del informed que examinamos, basta-
ria echar una simple ojeada sobre los testigos consul-
tados por los diplomAticos escudrifiidores, para con-
eluir alimentando la conviction de que no llenaron su
cometido con religiosa imparcialidad, porque ni los
sacaron indistintamente de los circulos neutrales, ni
los buscaron tampoco en las filas de la oposicion,
sino que se limitaron a oir los que el gobierno inte-
resado les presentaba, escojiendolos de entire sus em-
pleados subalternos y sus partidarios mas decididos.
i Que imparcialidad puede concederse a la decla.
racion del senior Eugenio Valencia, cuando aparte d6
ser intimo amigo de Baez, es el president nato del
Ayuntamiento de la capital ? 1 Cual a la del senior
Juan Nepomuceno Tejera, que no solo es amigo de
Baez, sino tambien author del tratado secret de 1854
y president de la Suprema Corte de Justicia ?-
I Cual a la de los sefores Manuel Guerrero y Fermia
Gonzales, ni a la del coronel Basilio Echavarria, ni
a la del general Telesforo Objio, cuando los dos pri-
.meros se han distinguido siempre por su adhesion i
Baez, y el segundo es cuiado del ministry Delmonte,
y el tercero partidario ardiente de la anexion ? i Cual
4 la.de los seiiores Edmundo de Vaz, Lewis Horan,
Victor Derisseau, Tomas BaScowe y Teofilus James,







( 33)
que en su calidad de norteamericanos no tienen el
derecho de tomar parte en el asunto ? j Cual la del
general Juan Santana, ni & la del senior Eugenio Rami-
rez, que estan press politicamente en Azua de Com-
postela ? i Cual a la del senior David Coen, que esta
reputado como extrangero y que solo es dominicano
ouando gobierna Baez ? Z Cual, en fin, a la del je-
neral Jose Silvano Acosta, que es nada menos que el
gobernador de Samana ? (*)
Si, los dominicanos no acojen con entisiasmo el
pensamiento anexionista, ni lo creen salvador. Si no
imlperara hoy en el pais el despotismo de los tu-
muilos, si el derecho no estuviera invadido por la
fuerza, si los patriots pudieran romper las cadenas
del esclavo y librarse de la intervention extrangera,
todos a una voz habrian dicho A los comisionados, lo
que a nombre del pueblo dominicano dijo Gautier en
1861. los espaiioles, en su folleto La Gran traicion
de Santana : "No os tomeis tanto trabajo; esos
adelantos que est(n solo en nuestros intereses no cor-
ren de vuestra cuenta, ni os deben importar un bledo.
Nuestras artes llegaran a su perfeccion cuando el pais

(*) En un folleto titulado To the american press, the dominican ne-
gotiations, publicado en Santo Domingo el dia 16 de abril de 1870, di
Mr. William Oaznean la siguiente noticia sobre las negociaciones de
arrendamieuto de Samana, interrumpidas en 1854 por los esfuerzus de
leosanexionistas de boy cerca de los encargados de la mediation.
El\ Seecretario Marcy no entr6 mui calorosamente en estas miras,
Vero James Guthrie, ministry de hacienda, con otros miembros del ga-
binete y muchos senadores, fueron firmes amigos de la media; y
lfrecisamente por laIs minmas razones erau don Juan Nepomuceno Te-
jtra, y an clega don Domingo de la Rocha, sos mas constantes abo-
gidoeaen el gabinete'dominicano."
Fu6aicausade estas negociaciones que Baez dijo en su proclama
de 9 de octubre de 1856, con motivo de su segundo ingreso k la pre-
Bidencia :
Ile-politica international bastard deciros, que procurard conservar
l'amietad-que nos une con lai potencias nuestras aliadas, guardando
entire todas, como es just, la mas estricta impareialidad, y sin tolerar
elk(redominioode; ninguna. Por otra part, estare vigilante para im-
pedir quejamaspueda nacion alguna perjudicar d nuestra indepen-
dencia, mrvmeoscabar la iritgridad de nuiestro territorzo."






( 34 )
lo exija. Nosotros ensefiaremos a' nuestros hijos lo
bastante para que aprendan a ser libres y a conser-
war su independencia. Nuestra agriculture no esta
arruinada. Es verdad que es mezquina; pero esta
en relacion con el numero de habitantes que pueden
entregarse ella. Queremos que sea mejor asi y
que ese product mesquino se reparta entire nuestros
agricultores, y no que vengan dos 6 tres de los vues-
tros A monopolizar el trabajo de todos."
"Dejadnos en paz en nuestra tierra ; su riqueza por
esteril que sea no inclina la balanza del mundo; ade-
mas de que al que quiere gozar de ella y vivir frater-
nalmente con nosotros, sin pretensions de dominion,
sabemos darle hospitalidad con garantias. Dejadnos
en paz ; nosotros sabemos adonde se dirijen esas pro-
mesas de una mentida civilizacion: quereis persua-
dirnos a que creamos que nos venis a hacer felices,
mientras que comprendemos demasiado, a que venis
y que es lo que quereis."
"Venis a destruir nuestra nacionalidad, 6 encade-
nar nuestra libertad, y h borrar nuestra independen-
cia. Venis d introducir en nuestro suelo, con vues-
tras preocupaciones de raza, las semillas de un odio
que no han germinado, por dicha, en esta tierra, y que
en donde se arraigan, se necesita el poder de los si-
glos pqra arrancarlas. Venis a despojarnos de pro-
piedades adquiridas por un derecho perfect. Venis
h rasgar nuestras instituciones y A someternos al de-
potismo military. (*) Venis a ahogar la libertad en el
centro de las grandes antillas, para impedir que su
contact inflame los pechos de los que gimen en
Cuba, de los que sufren en Puerto Rico. Y venis
buscando todas estas comodidades, porque ellas os
proporcionarAn otras que quereis."
," Quereis poseer A Samand, Manzanillo y la Cal-
dera, para abrigar vuestras escuadras. Quereis es-

(*) Segun el articulo 20. del tratado de 29 de Noviembre de 1869,
la rep6blica pasa a former parte de la Union como territorio y queda
sometida las leyes especiales que rigen i los etros territories.






( 35 )
plItar nuestros bosques virgenes y sin rival, para pro.
veer vuestros arsenales maritimos. Quereis estraer
de las entrafias de nuestra tierra el oro y la plata, de
que es fama abundan. Quereis esplotar esas moles
gigantescas de carbon de piedra que coronan a Sa-
mana y van A perderse en el corazon del Cibao, y
nuestras inagotables minas de hierro, no tocadas aun
por la mano del hombre. Quereis el guano de Alto
Velo y todo lo que la naturaleza produce en estos
climas que aviva el ojo de la codicia."
Pues bien, oid por hltimo lo que vamos a deciros.
Lo que venis A buscar nunca lo conseguireis. Lo
que quereis podriais en parte haberlo conseguido como
amigos, pero tenedlo intendido ijamas como domi.
nadores!" (*)


CONCLUSION.

Al demostrar al pueblo norte-americano que loa
comisionados enviados por el president Grant A es-
tudiar los hombres y las cosas de Santo Domingo,
no han Ilenado su mission con la imparcialidad que
requeria la importancia del asunto, creemos haber
probado con datos de indisputable exactitud:
10" Que los diplomAticos a que aludimos han alte-
rado la verdad hist6rica y desfigurado las tradicionee
pacionales en beneficio de las aspiraciones ilegitimas
de Baez.
2'" Que la revolution que ensangrienta el pais es
una revolution esencialmente national y tiene por
bandera el sostenimiento de la independencia y sobe-
rania del pueblo dominicano.
(*) El fin desastroso de la anexion espafola babla mui alto en fa.
vor de la exactitud de esta prediccion. Acaso esta vez serin los do-
ininicanos meuos felices y pereceran en la lucha al pretender dedba-
ratar la obra de Baez y Grant, si Ilega consumarse, pero L qud gloria
le quedaria a los Estados Unidos de la destruction de un pueblo
inocente






(36)
3'- Que el proyecto de anexion en erisalida an9 e
obra del deseo espontaneo de los dominicanos, sine
del egoismo y de las malas pasiones de sus mand
tarios.
Y 40" Que el pensamiento anexionista tiene en 0
pais una fuerte oposicion.
Cumplido de este modo un deber sagrado, solo no
rest para dejar nuestra conciencia tranquila, hacer
al pueblo norteamericano las advertencias que omi-
tieron sus representantes, a fin de que sepa A que
atenerse y pueda proceder con justicia.
Estas advertencias son las mismas hechas por dl
autor de La Gran Traicion del General Santana a
la nacion espaiola en 1861, porque siendo la anexion
que combatimos un trasunto fiel de la de ent6nces, no
parece sino que lo que se dijo encontra de aquella,
fue con animo de que pudiera servir para oponerse
a esta.
"Veinte afios de revolution han creado derechos,
propiedades y empleos que no sert facil destruir; y
la nueva generation, nacida en el curso de ella, esta
nutrida en el amor a la independencia. La pobla-
cion de la Repfblica Dominicana es el conjunto de
las dos ramas, europea y africana, con mezcla de la
raza india.... Esta poblacion eterogenea por la
sangre, es homogenea por las ideas, las costumbres y
la education; ha shcado su armonia no tan solo de
estas circunstancias, sino tambien de la .igualdad en
el sufiimiento en los dias de sus calamidades, forman,
do una sola familiar despojada de toda preocupacion
de razas y de limpieza de sangre."
"La guerra que la Rep6blica tuvo que sostener para
su independencia, la oblig6 crear un ejercito y este
ejrcito debi6 precisamente tener sus jefes. Asi es
que tiene una larga lista military, mas larga en reali-
dad de lo que debiera ser; pero la mayor parte de los
grades quie se han conferido han sido ganados en los
campos de batalla, y recibidos por unico premio de






(37)
honrosas heridas y de sacrificios de -toda -especie.--
Para el sostenimiento de cesa guerra la ;epublica ao
ha tenido que contraer un emprestito extrangero,;
pero en cambio esa deuda la han soportado sus coo*
ciudadanos."
"Fijad la vista en aquel hombre que agoviado por
los afios y el sufrimiento se inclina hacia la tierra que
parece llamarle ; es un military cuyo cuerpo esta lRena
de cicatrices y que por premio al heroismo que hi
demostrado en mas de cien combates, ha ascendido i
un grado superior en el ejercito ; pero estA pobre....
porque no le ha exijido a la patria un sueldo que ella
no ha podido darle ;....y vive satisfecho de su tra-
bajo y de su obra, porque ha contribuido A former
una nacion y porque ha afirmado los derechos que le
garantizan la pequefia propiedad que maiiana legari
a sus hijos."
"Ved 6 esos otros que ayer representaban A su pa-
tria en los Congresos 6 cerca de las Cortes extrange-
ras, 6 en los primeros destinos p6blicos. De sus ser-
vicios la mayor recompensa que han sacado es la ex-
patriacion; pero al maldecir la tirania, bendicen la
patria y fijan sus ojos en ella pronosticandole un her-
moso porvenir."
"He aquf los tipos de aquella sociedad. Llamad 6
todos los dominicanos desde Neiva hasta Samana,
desde Santo Domingo hasta la orilla del Massacre,
preguntad a cada uno que ha hecho por la patria, y
no habrd quien no os saque la honrosa lista de sus
desinteresados servicios. Todos viven satisfechos y
serian completamente felices si.... ese hijo bastardo
de la libertad, no hubiera turbado el reposo de la
familiar "
"Ahora bien, una sociedad que tiene tales funda-
mentos, una sociedad cuya divisa es la igualdad, la
libertad, la fraternidad; una sociedad en la que no se
pregunta cual es el color del individuo para distinguir
su valor 6 su inteligencia; en la que no hay mas posi-
cion superior que aquella que es hija del merito i po-






( 38 )
dria avenirse con una dominacion estrafia?.... Se
conformarAn 6 se resignaran los que han estado con
tribuyendo con un desprendimiento sin ejemplo A sos-
tener la independencia nacional,.... 6 ver a gentes
estrafias aduefiarse de la patria y utilizar el sudor de
trecientas mil almas durante el period de 17 aifos ?"
"Si la Espafia "(lo mismo los Estados Unidos)" no
ha pensado en todo esto, ha olvidado, sin duda, su
propia historic, y no se ha mostrado, menester es
decirlo, con ese respeto debido al derecho universal,
respeto que es una de las causes que hacen mas inte-
resante la civilizacion modern. Ella ha olvidado
asi mismo, que clando existe una nacion cuya inde-
pendencia ha sido conquistada por la inteligencia,
sostenida por las armas y sellada con sangre ; cuando
esa nacion ha sido administrada largo tiempo por
leyes propias y ha modificado sus costumbres arre-
glandolas A su character y a sus necesidades; cuando
esa nacion ha llegado A comprender la dignidad que
el hombre recupera, teniendo parte en el ejercicio de
la soberania; se triunfa, si, sobre ella, porque hay
triunfos que son fAciles, 6 A lo menos, parecen posi-
bles ; pero es impossible dominarla."
Llenado nuestro prop6sito, damos por terminado
este examen critic, que sometemos a la conciencia
public, confiados en que su fallo nos ha de ser
favorable.


VARIOUS DOMINICANOS.


__ _


Octubre 7 de 1871.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs