• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Al lector
 Dos glorias en una misma fecha
 Padres e hijos en el fuerte de...
 Tres casualidades notables
 Dos cunas en una misma fecha














Group Title: Nuevas coincidencias históricas escritas conforme a las tradiciones populares.
Title: Nuevas coincidencias históricas escritas conforme a las tradiciones populares
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00077475/00001
 Material Information
Title: Nuevas coincidencias históricas escritas conforme a las tradiciones populares
Physical Description: 22 p. : ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: García, José Gabriel, 1834-1910
Publisher: García Hermanos
Place of Publication: Santo Domingo
Publication Date: 1892
 Subjects
Subject: History -- Dominican Republic -- To 1844   ( lcsh )
History -- Dominican Republic -- 1844-1930   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Record Information
Bibliographic ID: UF00077475
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 21895132

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Al lector
        Page 3
        Page 4
    Dos glorias en una misma fecha
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Padres e hijos en el fuerte de San Luis
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Tres casualidades notables
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Dos cunas en una misma fecha
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
Full Text




SNUEVAS-



OIINCIsI ItlsTOIIIlIA


ESCRITAS


CONFORME A LAS TRADICIONES POPULARES

PO AR


JOSE GABRIEL GARCIA.


SANTO DOMINGO.
IMPRENTA. DE GARCIA H~IMER'VANOS.
1892.




















AL LECTOR.



Aunqiue el patriotism de los dominiicanos tiene propension d
dormirse sobre los laureles del triunfo, despues que hace uno de esos
grundes esfuerzos con que ha sabido conquistar la admiration del
muondo, para no volver d dar seinales de vida sino cuando otra nece-
sidad imperiosa se lo impose; como suele despertar 4 veces en las
visperas de uno de los anirersarios de sus dos mas brillantes epope-
yas, si bien para cuer de nueco en proftundo letargo, se ha venido ge-
neralizando la costumbre de reservar la publication de toda obra
iucional de cardcter politico 6 literario, para cialquiera de esas
epocas de imomentaneo entusiasmo, en que el encanto por las glorias
patrias renace y el amor d la independencia national rej.uvenece.
De aqui que la Sociedad de Amantes de las letras eligiera el
150 aniversario de la Separacion para dar 4 luz en 1859 el primer
nuntero de LAS FLORES DEL OZAMA, periddico literario en que
hicieron sus primeros ensayos la Perdomo, Zafra y el malogrado
Rodriguez Objio; de aqui que el senior del Monte, decano de nuestros
hombres de letras, coumnemorara el 410 aniversario de la misma epo-
peya, con la publicacion en 1885 de LAS VIRGENES I)E GALINDO,
leleuda histdrica encaminada 4 levantar el espiritu piblico, por lo
conmtun tan abatido; de aqui, en fin, que yo tambien me aprovechara
del 440 de esos aniversarios, para ofrecer al publico en 1888 una
coleccion de los PARTES OFICIALES relatives d las operaciones mi-
litares realisadas durante la guerra con Haiti; del 460 para publi-
car en 1890 mi segundo oplisculo sobre la GUERRA DE LA SEPARA-
CION, que viene 4 ser un complement del primero; y del 470 para
sacar d la publicidad en 1891 las primeras COINCIDENCIAS H1STO-










RICAS que pude encontrar en nuestras tradiciones populares.
Consecuente, pues, con la mnisma idea; y deseando corresponder 4
la buena acojida que aquellas obtuvieron, con la pulbicacion de otras
nteras que posteriormente he descubierto, me ha parecido oportuno
elegir el 290 aniversario de la Restauracion para darlas 4 luz, en
la esperanza de que siendo bien recibidas contribuyan a dar mayor
lustre d una de las fechas histdricas mas gloriosas que registran
iuestros anales: el dia 16 de Agosto de inolvidable memorial.
Santo Domingo, 16 de Agosto de 1892.
EL A UTOR.























DOS GLORIAS EN UNA MISMA FEOHA,




I.

4NTRE las mncllias c llralietlade s (quie dlrante el cirso de
su pelios existencia ha sol)li, cwl reiigna cion el pueblo do-
minicanio, ninia es comparable Coli la qne illopiinlmdaniente Ic
proportion( en 1795 la celebracion del tratadou de Basilea, por-
que cedilo en 61 A la; FraIcia Icoi in) on rcbafio, en colllpiin-
sacion de las conqtiist:;s que esta inaciion hiab;ia lihclio A Es-
pafia en Catalhfia y las provincias vazcnmgadas, no solo sc vi6
de n mImlllento a1 otro crlnclichlinlt ablail oiii;i(lo COIl ImnIIospIe-
cio por la madre patria, sino lo qule es peor, ciodenado a unir
so futura snerte A la dc los habitanttes lde la part occidental,
envueltos va en las lilicnltades sochiales (uic dieron pl)bulo Ai
su ium eususrable desgracia.

Circunstancia grave (qie di n margen ; que las autoridades lo-
cales, inspirandose en sanos prilicipios du moral, trat;rani de po-
nei estorbos A la rcalizacion iinimediiata de una media que, e-
xainiiada Ai la Inz de la b)iena; critical, podia con siilerarsc como
injusta y trastornadora; si bien uinicaimente con el linmitado prop6-
sito de ganar tiempo, da;uno lugvar A qne la reconsideracioii del
asunto por parte del favorite Godoy, irbitro a la sazon de los
destines de Espaifa, promoviera uma reaction patriitica en las
ideas de la Corte espaiola salvadora del porvenir de Ia amena-
zada colonial. Pero todos los esfuerzos fntcero in'itiles, porque
como so cesion absoluta era cosa que estaba definitivamente re-
suelta, en virtud de los frios calculos de una political dudosa y











tinorata, vino a sCneder ail fin que tras In pesado lustro de
agitacioin y decadlencia, eln (qie lihlo lde verse 1, .ei] 1 de todas
sus antignas prerrogativas y ai"etlazadla d(e ina despoblacion ine-
vitable, cayo por compeleto en miaios tde Toussaint Louvertnre,
aborto de la getade castas destructora de la part occi(lental,
que buscabla en la unilicaci6n political de la isla la base principal
de los planes de rebeldia ique de viejo inadurabaC contra la Francia.

Por fortune qne este triunfo, qne al parecer alcjaba; de los do-
ruinicalos today e.-peraniza lde salvation, no tuvo las fatales con-
secuencias que ran d(e esperairse, p,,rque habi6ndose reconcen-
trado Ferranll en la plate espafiolta con los restos del ejercito
finances que se salvaron de la destIrullcion general intertlindose
eni ella p1) las froniteras del Norte, enconltro en la mayoria de los
habitantes, asi de las cinldades comni de los ctiampus, el apoyo
necesario para hac-rlse tertite y oeli;a resneltarnente los funda-
ilentos de unta iineva colnmia franicesa, (qne sin dntda halria po-
dido rivalizar en iiqneza e iliiportancia cont la que acababa de
peererse, si los asitinios europeos le hubieran dadlo tielmpo Na-
poleon para ocuparse de ella y promoter sa prosperidiad y en-
grandeciinienit o, atrayendose por ese inedio la adhlesion y las sini-
patias tie los natrniales.

Mas comno por desgracia, lejos ide snueder asi, estos no tar-
darlon en perlsndiise de qune la dolniinacion fralcesa, qlie ihabian
acojidlo coo tuna, tal)la de salva.itento al verse niiaufragando Ai
nicrcetd de t, l ias tist;es saiiginarias de Toussaint Lon\veurtnre,
represen'taba inia aiiieimiza perlanuenite para el porvenir de la
colonial, en raz!)ll dcl estadlo ie guerra en que. colistainlltclente
habia de mini!iteneria con los neocindadainos de Occidente, qni6-
nes no creian segura la existencia de ]a nacionalidad que se
proponiatl econstitilir si no la cimnentalan enl la iildivisiblilidad po-
litica de la isla, poco) A poco ftu clndiendo el disgiisto piblico
y toinafdlo oetirpo entire aIs nmasas el desco ardiente de bus-
car en la restati'ionc, de la de lominacion espaliola las garantias
sociales que se v'iaii oen cainino ide perder bajo el 6rden tie co-
sas que sin si coliselitiiniento se encontrlaban somletidos.

La oportunidad de llevar A cabo esta just y natural aspira-
ciii, se la vinieroni a presenter no imiy dilatado los sIcesos
politicos que provoc6 en la peninsula la detention arbitraria
de la familiar real en Bayona,, pues preparindose bajo la con-
ducta de ldon Juain Sacmliez Ramirez para responderl al lza-
iniento de la nation espahola per todos esperado, con tin m1o-
vimiento local dirigido A reconquistar con las armas en la ma-
no para la patria primnitiva el territorio que sirvi6 de cuna a











Ia colonizacion del nnevo Imundo, lograron bacerlo con dxito tan
feliz, que no necesitaron sino uneve mess de luchas y sacrificios,
en que el heroismo corri6 parejas con el desinteris y la cois-
tancia, para eclar heroicamente fuera del( sagrado snelo quisque-
yano, i\ los soldados extrangeros que con denuedo inquebraii-
table pretendieron conservarlo (A todo trance para adorno de
la corona imperial del primero y nmas grande de los Napoleones.

Este ruidoso acontecimiento, que la historic registrar en sns
pniginas con el nombre de. La Reconquista, qued6 consumado
con la salida (lel pais de las huestes fiancesas obligadas a ca-
pitular, el dia 11 de julio de 1809 de gloriosa recordacion.



II.



Sinembargo, como no parece sino que estaba decretado que
el pueblo dominicano pasara todavia por otras calamidades y
otros infortunios antes de que lo alumbrara el sol de la liber-
tad y de la independencia, sus denodados esfuerzos en favor de
la irconquista no le dieroii los resultados ine se propuso al-
canzar, today vez que la fiialdad con (que la metr6poli recibi6
su ingreso al seno de la n;Icionalidad, y la indiferencia con que
le pag6 su amor nunca desinentido y su tan bien probada ad-
hesion, concluyeron por inspirarle con nu arrepeutimniento tar-
dio, la resolution de hacer al fin lo que le habria cuadrado
much mnejor al principio: seguir las huellas de las demas co-
lonias hispano-americanas, proclamando tambien su segregacion
absolute de la madre patria, para constituir bajo los auspicios
de Colombia el estado independiente de Haiti espafiol.

A don Jose Nnuiez de Ciceres, el dominicano mas ilustrado
de su tiempo, le cupo en snerte dirijir los pasos de sus con-
ciudadanos en tan solemn occasion; pero conmo las circunstan-
cias, que son el pedestal de las obras humans, no le fueron fa-
vorables, en vez de llevarlos A puerto de salvamento, los con-
dujo a una sitnacion mas angustiosa de la que tenian. Superio-
res los inconvenientes que se le interpusieron ti los elements
de que podia disponer, la obra con que debio inmortalizar su
nombre se vi6 lastimosamente malograda; y el naciente estado
muri6 en su cuna para dar vida y robustez i ]a Repfiblica hai-
tiana, que se hizo entonces duefia de la isla enter, a despe-









-8-

cho de la ilustrada opinion de uno de sus hombres de estado,
que aconsej6 Ai Boyer como mas hoInoso itia su nombre y mas
fitil para el porvenir de los los lmeblos qle la poseen, la acep-
tacion como aliado de la nineva entidad political, de preferencia
ai so snbyuganiento diidole una muerte prematura.

Cnanta sabiduria encerralba este leal consejo, dictado por la
sana razon, que es la fuente en que se inspiran los amantes
de la justicia, lo vinieron A corroborar las elocuentes palabras
que el itfortunado caudillo de la independencia diiji6 en son
de protest al president invasor, en el acto memorable de la en-
trega del inan(o: sienmpre han sido de una gran influencia en
los politicos, dijo, para la constitucion de los estados y para
la transmiutacion de diferentes pueblos en uno solo, la diversi-
dad de lenguajie, la prdctica de tuna antigua legislation, el powder
de las costiumbres que ha7n tornado raiz desde la infancia, y, en
fia, la desemajanza de estas, del mantenimiento, vestido &', alia-
dieudo por filtimo, no disputo porque los hechos han tenido y
tendrdn sicmpre mas eficacia para persuadir que las razones;
vaticiuio solemne qne al cabo de veintidos afios de initiles en-
sayos ihclios en el sentido de Ilegar a la perfect unification
political de la isla, declare Charles Herard eoumplido, cuando al dar
cuenta A sus conpaFieros de gobierno del resultado de su visit
A la parte espauiola, les hizo esta important revelation: en Da-
jabon, primer poblacion del N. E., he encontrado otro pueblo,
otros hdbitos, otras costumbres, una lengna extrana d la nues-
tra; y me he visto obligilo, por la prinmera vvez, d servirme de
interpretes en mis comunicaciones con el pueblo.

Y decia simple y Ilamente la verdad, porque los domi-
nicanos no solo so habian resistido A la fusion political y so-
cial que de various modos habian pretendido imponerle los hai-
tianos, sino qne cansados ya de soportar su iicua dorninacion,
habian acojido con entusiasmo la idea de la separation iniciada
por Duarte; com o lo deostraron iA poco enarbolando el dia 27
de febrero de 1844 el pabellon cruzado, simbolo de libertad y
redencion, no obstaute las medidas arbitrarias con que las au-
toridades quisieron hacer aboltar el movimiento y la decidida o-
posicion de una ninoria de disidentes, que no tenia f6 en los
destinos del pais, ni confiaba en los elementos de vida propia
de (qe en aquel entonces podia disponer, circunstancia que ha-
(ia absolntamente necesario, para que la naciente nacionalidad
pudiera emprender con probabilidades de buen dxito la conquis-
ta de un lporvenir venturoso, qne sus miembros todos olvidaran
de buena f6 las pasadas divergencias, 6 hicieran en atas del bien-
estar comunu el sacrificio de sus rencores personales; pero lejos









-9--


de suceder asi, las pasiones lograron sobreponerse A la razon, y
una discordia injustificable vino A niatar todas las esperanzas y a
destruir todas las ilusiones, transformando en un pueblo de ene-
migos al que por su mansa indole no debi6 ser nunca sino un
pueblo de hermanos.

Por no haberlo sido di6 lugar a que se entronizara en el
poder una autocracia peligrosa, que comenzando por ejercer la
tirania en todas sus manifestaciones, conclIy6 por atentar con-
tra la existencia de la patria, amenazada desde los albores de su
vida por intrigas internacionales de mala indole que encontraron
preparado el terreno en Espafia para la representation de una far-
sa capat de inspirar desprecio si no Ihubiera tenido su banstis-
mo de sangre. Victims del engafio de dos gobiernos que en
la operation se propnsieron conseguir resultados distintos, los do-
minicanos y los espafioles volvieron a encontiarse sin saber como,
cobijados bajo la sombra de la misma bandera y postrados A los
pids de la misma soberana; pero esta union, que no habia sido
espontanea, solo tuvo de duracion el tiempo necesario para que
volviendo en si de su sorpresa el pueblo dominicano, se apres-
tara para luchar sin treguas por la restauracion de su perdida
autonomira.

Apenas habian trascurrido dos afios, cuando despues de al-
gunos moviinientos infiuctuoosos que fueron ahogados en sangre
de heroes y de mnrtires, ya la mayoria del pais estaba en ar-
mas defendiendo palmo a palno el territorio ei qne durante cer-
ca de cnatro lustrlos habia lucid sus vivos colors la bandera
national, que en vauo pretendieron abatir en union de una mi-
norfa inconforme los engafiados dominadores, con el sacriticio de
muchos miles de preciosas vidas y el despilfarro de inuchos nii-
liones de pesos fuertes; porque habiendo caido en desgracia la
union liberal, agrupacion political autora y c6nmplice de la impre-
meditada reincorporacion, el partido conservador moderado se a-
presur6 i buscar la justification de Espafia ante el mundo ilus-
trado, poniendo fin ~ una guerra temeraria que le hacia aparecer
como usurpadora, con el soretimiento A la aprobacion de las Cor-
tes de un decreto de abandon del territorio quisqueyano, cnyos
naturales entraron de unevo en el pleno goce de su perdida in-
dependencia y declararon restaurada la existelcia auton6mica de
la RepAblica Dominicana.

Este acontecimiento sorprendenite, que la historic registra
en sus paiginas con el nombre de La Restauracion, qued6 con-
sumado con la salida del pais de las huestes espafiolas, el dia
11 de julio de imperecedero recuerdo.













III.


iMaravillosa coincidencia! Dos de las tres grandes epopeyas
que ban ornado de laureles inmarcesibles la frente del pueblo
dominicano durante el present siglo, terminaron del mismo mo-
do y en una misma fecha: la Reconquista, con la retirada del
ej6rcito fianc6s, el 11 de julio de 1809; la Restauracion, con la
del ej6rcito espanol, tambien de ocupacion, el 11 de julio de 1865.
iHonor y gloria A los heroes de ambas jornadas!






















PADRES E HIJOS EN EL FUERTE DE SAN LUIS.




I.


4i^ uUY dividida estaba la opinion piblica en las comarcas fronteri-
zas, 6( causa del abandon en que la Metr6poli las tuvo despues de
la Reconquista, cuando Nfiiez de Ciceres proclamo la independen-
cia el dia 19 de diciembre de 1821 : del lado del note, por los tra-
bajos uuionistas iniciados entire la gente de color, de que habia sido
eco en el Guarico Josd Justo de Silva; y del lado del sur, por la
propaganda revolucionaria hecha para explotar el misino element
por Desir Dalmazi, comisionado secreto del gobierno haitiauo.

Asi fue que no bien supo Boyer, que vivia acechando la prime-
ra occasion que se le presentara, lo acoutecido en la parte espaiiola,
cuando aprovechandose de tan favorable circunstancia, se apresur6
i movilizar lo mas granado de su ej6rcito, y sin reparos de ningun
g6nero, la invadi6 en son de pacificador por ambas fronteras, resuel-
to A sustituir con la bandera haitiana la bandera colombiana enar-
bolada en lugar de la de Castilla.

La sorpresa causada por este atentado inaudito contra el dere-
clo de gentes, de una parte, y la falta de organization military, tan
necesaria en casos semejantes, de otra, entrabaron la action del go-
bierno, apenas acabado de instalar, al extremo de que no teniendo
tiempo, ni medios, de arbitrar los elements necesarios para oponer
A los invasores una resistencia eficaz, se atuvo de por fuerza A es-
perar las proezas que de su cuenta pudiera hacer el sentimiento na-









-12


cional, conflando mas de lo que aconseja la prndencia en el buen
sentido de las masas populares y en las gloriosas tradiciones del
heroismo de los tienmpos pasados.

Pero este sistema, lejos de dar el resultado que mnchos espe-
raban, prodnjo efectos enteramente contrarios, pesto que el espi-
ritu de conservation se sobrepuso a today otra consideration en los
habitantes de ,ls pueblos rayanos, los cuales buscaron con un some-
timiento al parecer espontaneo, garantias contra los atropellos de
que babian sido victims sus antecesores coiando las invasions de
Toussaint y Dessalines. De aqui que cndliendo el contagio co-
rriptor, tuviera Tavera imit(dores que se encargaran de seguir des-
pe.jando A Boyer el caminio del triunfo, que pudo encontrar altom-
brado de flores, pero flores sembradas pot la indiferencia y regadas
con el Ilanto del patriotismo.

Entre todos el que mas peso hizo en la balanza de la situation
inclinandola del lado de los invasores, flR6 el colonel don Juan Nfi-
fiez, quien saliendo de Jacagua con un hijo suyo y dos de sns ani-
gos, uno de apellido Reyes y otro Mercado, reuni6 on grupo de
hombres armados, y i la cabeza de ellos sorprendio la guarnicion
del fnerte de San Luis, del cual se bizo duefin enarbolando en se-
guida el pabellon bicolor, en sefial de que el Cibao quedaba oticial-
mente incorporado a la Repilblica de Haiti.

Este hecho, que sirvi6 de origen al dicho muy cominn entire los
pocos dominiicanos que e haitianizaron,, de qule si 1u Ni2iez nos ha-
bia extraviado otro Nuilez nos ha salvado, nmato todas las esperan-
zas 6 hizo inevitable la ocupacion del rest del pais, asegriindole A
]a dominnacion extrafia una existencia de veinte y dos aTfos de tristes
y dolorosos recuerdos.



II.



Dnrante ese lapso de tiempo no hubo esfuerzo que no hicieran
los intrusos dominadores por (darle el character de inquebrantable A
la solidaridad political que sofiaron establecer ainalganiando y con-
findiendo los intereses politicos de los dos pueblos, dominicano y
haitiano; i)ero como estos solo tenian de comun la circonstancia de
ser vecinos, pesto que carecian de los puntos de semejanza que
necesitan las razas hunmanas de distinta procedencia para poder vi-









-13-
vir en paz cobijados bajo la sombra de una misnma bandera, la indi-
visihilidad national de la isla se hizo al tin de todo punto impossible,
desde luego que la nueva generacion, lejos de acomodiirse con el
orden de cosas en que se habia levantado, comenzo A dar pruebas
de que aspiraba A conquistar mejor purvenir del que le ofrecian las
retr6gradas doctlinas sustentadas de todos modos por los descen-
dientes de Toussaint y Dessalines.

E inutil fi6 que trataran los mandarines que venian de allende
el Dajabon y el Pedernales, de estirpar la seinilla revolucionaria
que coon habil mano supo Duarte regar entire todas las capas socia-
les de la familiar dominicana; porque de done menos se pensaban
surgian elements poderosos qne contriblian a miantener encendido
el i'uego sagrado del patriotism, el cnal hubo de irse condensando
poco a poco hasta firmer la conflagracion general que destruyo
desde sus cinientos la obra impreinmditadla de Boyer, abriendo paso
franco 4 la creation de l;a nacionaliiad cnn que sofiaron desde la
fundacion de la Trinitaria los I mbries conlvencidos de febrero.

En situation tan aprenmi;nte llegi,) a creer el general Morissete,
gobernador de Santiago, que el ya general Nnfiez podia inmpedir con
su influencia que la revolncion se generalizara en el Cibao, y tan
pronto como snpo la adhesion de Mica :al moviiniento iniciado por
Sanchez en la puerta del Conde, mand6 en biisca snya A Jacagua
i una persona de today su confianza; pero sus esperanzas no tarda-
ron en verse desvanecidas, por que al ir el viejo veteran i descol-
gar sus armas para po)nerse en camino, lhbo de caersele una pis-
tola al selola l s a que al disparar le deji exAnime biriendole en par-
te noble, de enyo accident inesperado perdi) A pocos moments
la vida, coincidiendo su violent descenso A la tumba con la arriada
gloriosa de la bandera que veinte y dos afios antes habia enarbola-
do en el fuerte de San Luis.



III.



Treinta afios trascurrieron despues de e-ste suceso important,
y durante ese lapso de tiempo la familiar dominicana, victima del
desenfreno de las pasiones, corri6 today snerte de visicitudes y espe-
riment6 today. clase de desgracias, sin que le fuera dado gozar en sa-
na paz de dias bonancibles, que tal parece como que inas queria
destruir para siempre la patria, que conservarla hasta ver si algun









-14-
dia lograba alcanzar un porvenir pri)spero y risuefio.

En medio de ese estado de agitucion continue, acontecimientos
politicos de carActer priramentte local llevaron A uno de los calabo-
zos del flerte dee San Luis A uu nieto del general Nnuiez, y su pa-
dre, que era uni soldado pludonoroso y valiente, jur6 ponerlo en li-
bertad aun A costa de la sangre que circulaba por sus venas. Era
este precisamenite el j6ven que babia tornado parte en el lance de
1S22 y sabia muy bien el caminio por done se iha A la fortaleza, de
suerte que saliend.o de Jacguna con un hiijo de Reyes y otro de
MNercado, los dos compafieros de sn padre, reuniO uLn grupo de hom-
bres armados y al mando de ellos realize sn atrevido pensamlento
en plein dia, el 3 de agosto de 1874, burlandose de la vigilancia de
la guarnicion, qu p' de p e ronlto se vi6 casi vencida.

Pero menos afortunado que lo habia sido su padre, no pudo
cantar victoria como lo hizo aquel, porque reorganizadas las fuerzas
del gobierno en virtud de las prontas inedidas- tomadas por la auto-
ridad legitimna, pag( su atrevimiento al precio de la vida, que per-
di6 junto con Mercadlo, uno de sus coinpaTier'os, legando como lie-
rencia al hijo anado el tesoro de sn ensangrentado cadAver, que
este no abandon sino cuando fu6 hecho de nuevo prisionero por
los vencedores

Mas de medio siglo hacia que el general Nufiez, siguiendo fa-
tal inspiration, se habia apoderado del fuerte de San Luis para rea-
lizar una inala ob;r, cuando el hijo qne j6ven no pldo negarse 4
acompafiarle, se adnlefiaba tainbien de 61 para llevar a cabo in pro-
p6sito noble aunque usado 6 inaceptable, que tal parece como que
los resultados iileron tan distintos para que pudiera resaltar nias
a los ojos de la posteridad la diferencia de los m6viles que con las
armas en la inano nhubieron de Ilevarlos A unos y otros, padres 6
hijos, al mismo memorable sitio: el hist6rico fuerte de Sau Luis.












-j t -: .T i.T t--r. t; --I -r- T, --r- t T -- T -t:- -f- f--: 'r










TRES CASUALIDADES NOTABLES.


I.


A-25ALLABASE en visperas de total eclipse el sol de la indepen-
dencia national, cuyo disco comenzabau A oscurecer las sornbras de
las negociaciones secrets que para la reincorporacion de la repi-
blica A la madre patria se Ilevaban A cabo en Madrid, cuando aven-
tureros uorte americanos ponian el pid en la isla de Alto Velo y se
bacian duefos de ella en virtud de una ley inaplicable del Congreso
de Washiugton, con ultrage nanifiesto del derecho de gentes y en
menoscabo de la integridad del territorio dominicano.

Y no solo enarbolaban alli la bandera de las fajas y las estre-
las en serial de soberania, sino que ejerciendo esa soberania se en-
tregaban a la explotacion del abundante guano que enriquece aquel
suelo, haciendo con avid6z cargamentos que dirijian al puerto de
Boston, residencia de los capitalists que habian avanzado los fon-
dos requeridos para poner en practice la fraudulent operation, de
que tan pingiies ventajas se propusieron sacar.

Pero como ya los marines espafioles que navegaban de couti-
nuo entire las islas de Cuba y Puerto Rico se consideraban condue-
fios de las costas dominicanas, en posesion de las euales sabian que
iban a entrar dentro de poco, no vacilaron en denunciar el hecho
por intermedio del consul de su nacion, don Mariano Alvarez, al
vicepresidente encargado del ejecutivo nacioual, quieu se apresur6
A despachar en la goleta de guerra Mercedes, preparada y list para
cualquiera eventualidad, a un gefe de alta graduation de la confian-









-16-
za del gobiecno, con instrucciones terminantes para. hacer desalojar
sin perdida de tiempo el territorio tan indebidamente ocupado.

Bien hubieran querido los intrusos filibusteros baber podido
disputar la posesion de su presa, pero sin fuerzas que oponer A las
que apoyaban la intimacion de abandono, ni titulos que hacer valer
ante el derecho de la nacion dominicana, tuvieron que someterse
mil de sn grado al imperio de las circunstancias, arriando sin vaci-
laciones el pabellon con que se resguardaban, y levantando sus
reales para ir A dar cuenta de lo acontecido A sus lejanos poder-
dantes.

Al author de este trabajo, que acababa de Ilegar del destierro, le
cupo la liona de dirijir los pasos del comisionado, general Juan
Evertsz, con el double carActer de consejero y secretario que hubo de
darle el Poder Ejecutivo.



II.



Ocho aios transcurrieron sin que los usurpadores de Alto Velo
volvieran A dar sefiales de vida, ya fuera, porque la nacionalidad do-
minicana desapareci6 temporalmente del catAlogo de los pueblos li-
bres, 6 ya porque el gobierno norteamericano se inegara A prestar
apoyo 6 sus absurdas pretensions; pero despues que la patria fiu
restaurada por el denuedo de sus buenos hijos, las gestiones que
con fiecuencia hacian en el sentido de proimover con su mala causa
una question international, parece que encontraron al fin eco favo-
rable en la casa blanca, porque en el afio 1868 vino el asunto a ma-
nos del consul de los Estados Unidos, con la s6iplica de que abriera
concept dando al ministerio la luz necesaria para powder resolver-
lo conforme A derecho.

Desempefiaba entonces el consulado un hombre bueno, Mr.
John Sommers Smith, auciano respectable en quien la piedad era
don del alma y el amor A la justicia efluvio del corazon, de suerte
que antes de proceder A evacuar su inrforme, quiso buscar la verdad
en buenas fientes; y como A la sazon tenia la casa llena de asila-
dos politicos A quienes no ofrecia garantias personales el triunfo de
la revolution iniciada en Montecristi el 7 de octubre de 1867, se di-
riji6 al que de ellos ]e inspiraba mas confianza por haber firmado
junto con 61, pocos meses antes, el tratado dominico-norteamerica-









-17-


no todavia en vigor, y esta circunstancia le puso en actitud de ha-
cer resaltar A los ojos de si gobierno la razon que asistia a la Re-
pfblica Doniinicana y la teneridad de las reclamaciones hechas
por los pertinaces aventureros, cuyas pretensiones exageradas se
vieron completamnente desatendidas por .la honrada administration
del president Johnson.

Pero lo mas notable del caso no es sino que fuW precisamente
al autor de este trabajo, cuya firma figure al pie del primer tratado
con los Estados Unidos que pudo adquirir fuerza de ley, A quien la
casualidad le depart el honor de completar con tan oportunos in-
formes la obra que en lbeneficio de los intereses patriots habia co-
menzado en Alto Velo desde el afo 1860.



III.



Empero, como la idea political de la absorcion de la AmBrica
espafiola, A que ha dado origen una mala interpretation de 1a doc-
trina de Monroe, vive muriendo y resucitando en los Estados Uni-
dos, segun que son mas 6 minnos liberals los principios de los hom-
bres que se suceden en el powder, result que durante el regimen de
los seis ailos, que tan tristes paginas ha legado a la historic, se pu-
so sobre el tapete de la discussion por parte de ambas naciones y
con el apoyo de sus gobiernos respectivos: primero, la continuation
del tan debatido proyecto de arrendamiento de la bahia y penin-
sula de SananA, promovido torpemente en los iltinos dias de la
administration del general Cabral, que ya antes habia sabido re-
chazar con entereza las proposiciones hechas sobre el particular
por el hijo de Mr. Seward; y despues, el atrevido plan de la anexion
definitive de today la repriblica A los Estados Unidos de la Armbrica
del norte, considerado por sus sostenedores, en el aturdimiento que
causan las pasiones, como la sintesis de las glorias conquistadas el
dia 27 de febrero de 1844.

Por fortune que si la realizacion de la gigantezca empresa no
ofrecia grandes dificultades de un lado, a pesar de la oposicion re-
presentada por el alzamiento de los pneblos del sur, como lo de-
muestra la circunstancia de haberse hecho trizas la bandera norte-
americana enarbolada en los del Este por falta de quien se atrevie-
ra a quitarla; del otro era sobremanera diffcil llevarla a cabo, no
obstante el poderoso apoyo que encontr6 en el president Grant,









-18-

pues como se vi6 dentro de poco, la representation national, ha-
cieudo uso de sn soberania, supo poner fin a todas las negociacio-
nes con una negative absoluta e irrevocable 6 aceptar los tratados
que habian legado A firmarse, no dejando a los interesados en el
triunfo de la complicada intriga mas casino que el de celebrar con
una compafia improvisada por aventureros miserable, un contrato
6inico en sn genero, sobre arrendamiento no solo de las aguas y del
suelo, sino tambien de la soberania inmanente de la peninsula y
bahia de Sainani.

Este contrato, que lleg6 a tener principios de ejecucion, vino a
ser vulnerable por la falta de cumplimiento de una de sus clausu-
las principles, y el gobierno que liabia sustituido al de los seis a-
fos por una evolution political bien inspirada, busc6 en su anula-
miento nueva base de apoyo en la opinion pfblica, que siempre se
habia mostrado contraria ;' la idea de enagenar el todo 6 part del
territorio national. Pero la reincorporacion de Saman A4 la masa
comun de la nacionalidad, determinada por el decreto de rescision
absolnta del violado contrato, era asunto de por si muy delicado,
y en consecuencia se creyG necesario confiarlo a la discrecion y pru-
dencia de una comision especial, la que trasladAndose 6 la capital
de la codiciada peninsula en la goleta de guerra Capotillo, llev6 A
cabo inmediatainente su cometido A satisfaccion del gobierno que
la nombr6 y del pueblo cuyos interests puso A salvo de todo peligro
ulterior.
Pero i rara coincidencia Al autor de este trabajo, que como
en 1860 acababa de Ilegar del destierro, le cupo tambien el honor
de intervenir en este delicado asunto, nada menos que con el carAc-
ter de president de la comision nacionalizadora !
Realmente, solo Dios sabe como es que pueden resultar casua-
lidades semejautes!
























DOS CUNAS EN UNA MISMA FECHA.


I.

'',IL'MBRABA el sol del 25 de febrero de 1816 con los rayos de
sn Iuz vivificadora el snelo infortunado de Quisqueya, cuando 4 ori-
llas del Ozama nmgestnoso, en la ciudad que sirvio de COna A la
civilization del inevo rnundo, naci( A la sornbra d(e humilde hogar
aninhado pr el calor de la f6 cristiaia, un ser privilegiado d quien
la divina providencia, en sus inescrutables designios, tenia reserva-
da para el porvenir uua vision tan humanitarian como enaltecedora.

No estaban rotos todavia los lazos que unian a la olvidada co-
lonia con su madre pratria, siempre para con ella desdeiosa 6 indi-
ferente A pesar de sus grades prerrogativas de primada de las In-
dias; pero la march de las cosas piblicas Ilevaba ya torcido sesgo
y la proclamacion de la independencia no qnedaba A mrucha distan-
cia, comno se vio al cabo A fines de 1821, en que resultados contra-
rios a los elevados propsitos de su author, vinieron A demostrar que
no hahia sabido elegir el moment oportuno, 6 que los medios es-
cogitados no erau los mas aprop6sito para la realization de una
obra gigantezca que demandaba recursos superiors a los que una
equivocada provision habia imaginado.

Y fud precisamente esta lamentable desgracia la fortune del
pr6cer benemirito A quien nos contraemos, torque sumida la pa-
tria recien proclamada en el abismo de la ocupacion haitiana, ne-
cesario fiu aguardar A que del seuo de la generation que 6 la som-
bra del pabellon bicolor se levantara, surgiera como por encanto el
grupo de patriots abnegados que con valor y constancia indescrip-









-20-


tibles habia de devolver al pueblo dominicano la autonomia nacio-
nal que intrlso invasor hubo do arrebatarle eni hora fatal de des-
concierto 4 infortunio.

Porque si bien no el primero, que sin dispute le correspond al
antor de la idea noble y generosa; ni tampoco el segundo, que de
justicia pertenece A su feliz ejecutor; vino A tocarle uno de los pa-
peles principles e eel complicado drama de la separation, como
muy A las claras lo dennuestra, no solo la habilidad con que supo
confundir en su viaje A Haiti los intereses encontrados de las dos
secciones de la isla en el movimiento revolucionario conocido con
el nombre de La Reforma, sino tainbien el atrevimniento sin igual
con qupe llcv6 a las comarcas (del Cibao la propaganda en favor de
la causa national; los esfuerzos varoniles con que secund6 los muy
patrioticos del heroe e la Puerta del Conde en la iochle memorable
del 27 de febrero; la feliz inspiration que bastards pasiones no le
dejaron realizar de que el primer period gubernativo de la nacieu-
te republican fiera confiado, para honra y gloria de ella, A las ma-
nos pura ts inmaciuladas de su ilustre ful(lador; la resigniacion he-
roica con *que acept6 el penoso miartirio dcl destilrro pot no near
como Pedro A si sabio Miaestro en la. hora terrible de la desgracia;
la hidalgnia, en fin, y el dennedo inquebrantable con que sostuvo
en el campo del honor como soldado, la independencia qne en dias
propicios ayud6 A crear como revolucionario viril 4 incansable.

Ese hombre A que aludimos, que tan brillante hoja de servicios
supo conquistar en el curso de su vida piblica, fon como no habiAn
dejado de adivinarlo nuestros lectures, el procer distinguido, el bi-
zarro general Ramon Mella de glorioso recuerdo,




II.



Empero, antagonismos personales que solo i la historic cnmple
aclarar, desarrollados en tiempos calamitosos para la patria, sem-
braron en el corazon de los partidos la mala semilla de las pasiones,
que ofuscan la razon y trastornan las ideas, colocando transitoria-
mente A unestro h6roe en una pendiente peligrosa, de la que sin
duda habria podido caer no tcniendo el alma tan bien templada,
corno la tenia, al calor de ardiente patriotism, alimentado por s6-
lidas y profundas convicciones.









-21-

Reconciliado en hora fatal con sus antagonists de otros dias,
su alejaiieiito aparente de la agrupacion politira en que se habia
fornnado, no tuvo mas duiacion qu ue a qu alcanzaron las circuns-
tancis desgrcias esaas que lo determinaron, siendo asi que tan pronto
como concibi6 Santana la idea funesta de la reincorporacion de la
Repiblica A la inadre patria, no vacil6 en ocupar el puesto de honor
. q le I lamiabai, A la par de sus lonrosos antecedentes, la conse-
cuencia con los principios auton6micos A que siempre rindieron tri-
buto de respeto los hombres del 27 de febrero.

Asi fu6 que como lo hicieron mas tarde Francisco Sanchez y
Pedro Pina primero, y Juan Pablo Duarte despnes, sus compaiie-
ros de glorias y de infortunios en los triunfos y en las derrotas de
1844, corri6 tambien A buen tieumpo A colocarse al pi6 del pabellon
national, que en vano le arrebataron casi de hls manos arrojandole
ignominiiosaiente al ostracismo, porque A poco volvi6 A pisar el
suelo patrio resuelto A tral;ijar por tircliii:ilo de nuevo, para sos-
tenerlo, conio lo hizo, con la espada y vCl lib pluina, en los campl)a-
nientos y en el gabinete, liasta el supreiii instant en que bajo A
la tiumba, envnelto en tl gloriosoinmnte, cni el double character de
apostol de las dos graindts ei lpeNas que iforman el brillante trofeo
de las glorias uacionales: la stpiaracion y la restauiraion. '

Esta circunstancia notable que la posteridad agradecida no
podia olvidar, causa fuW de que aidando el tiempo llegara tambien
para el ilustre pricer la 6poca de la justicia y de la reparation his-
t6ria tide que ya habian sido objeto las dos tiguras mas culminates
de la patria dominicana, habi6ndole tocado A lat Sociedad Arnigos del
Pueblo la gloria de tomar la iiiciativa para promover la traslacion de
sus restos iiortales A la cathedral de Santo Domingo, desde la heroic
ciudad de Santiago en que descansaban, con la pompa y los hono-
res que correspeldian A su alta graduation mnilitar y 6 su elevada
signiticacion political.

Acojida la idea no solo por la ciudadania, si qne tambien por
los primeros poderes de la nacion, que en patri6tico y armonioso
concerto la aplaudieron, todo se dispuso para connienorar el 479
aniversario de la Separacion Dominicana con los acts publicos que
debian constituir la apoteosis de uno de sus principles antores,
entire cuyos actos debia ser el primero la legada del vapor de gue-
rra que conducia las venerables cenizas; pero circunstancias imnpre-
vistas obligaron al buque A alterar su itineraiio y ]a casualidad qui-
so que surgiera en la ria del Ozania el dia 25 de febrero de 1890, A
los setenta y unatro afos justos y cables de haber venido al mun-
do el ser que en vida no hubo sacrificio que no biciera en provecho
de la libertad de sus conciudadanos,









-22
Esta coincidencia maravillosa que deja inscrita en igual fechla
]a cuna en que el heroe despert6 A la vida temporal con la que le
di6 entrada enl el mundo de la inmortalidad, indica muy alas cla-
ras que los acontecimientos hiumanos obedecen A las leyes inmanen-
tes ante cnyo imperio no pueden los hombres sino inclinar la ca-
beza.



III.



Y cuenta que esta coincidencia no es la inica que hay de ad-
mirar en el present caso, que a la vez acude i darle fierza A nues-
tro anterior raciocinio, la no menus significativa de que cuando en
1884 se llev6 A cabo por iniciativa del Ayiitamiento de Santo Do-
mingo, la traslacion de Venezuela de los restos de D)arte, el ilustra-
do candillo de la Separacion, cuya apoteosis estaba preparada para
coimenmorar el 41' aniversario del unaciiiento de la Repl)blica, re-
sult6 talibien que lhabiendo abreviado la goleta Leonor, que con-
ducia las venleranldas cenizas, su itinerario, imipelida por la bonan-
za del tiempo y lo favorable de los vientos, sur'gi en el Placer de
los Estudios precisamente el dia 25 de febrero por la mafiana, o hi-
zo su entrada en la ria Ozama A la. misma hora en que realize la
s11ya el vapor Presidente, como si estuviera decretado que A los
vinculos que unieron en la vida temporal A los dos pr6ceres, se aria-
dieran otros nuevos que enlazaran mas estrechamente sus glories
en la vida irperecedera de la ininortalidad.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs