• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Introduction
 Julio - 1839
 Junio - 1839
 Septiembre - 1839
 Octubre - 1839
 Noviembre - 1839
 Diciembre - 1839
 Errata
 Table of Contents














Group Title: Cartera Cubana
Title: La Cartera Cubana
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00077130/00003
 Material Information
Title: La Cartera Cubana <periódico mensual de varia literatura y ciencias>
Physical Description: 5 v. 20 cm. : ;
Language: Spanish
Creator: Castro, Victor A. de
Imprenta Literaria, a Cargo de D. Domingo Patiño ( publisher )
Publisher: Impr. Literaria, a Cargo de D. Domingo Patiño
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1839-1840
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Subject: Cuban literature -- Periodicals -- 19th century   ( lcsh )
Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1838-1839
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Julio 1838-1840.
General Note: Director: Vicente A. de Castro.
General Note: Annual cumulations also called T. 1-<3>.
General Note: "Interesante revista scientifica y literaria que publicaba hasta las observaciones meteorológicas y constitución médica del mes"--Bachiller y Morales, Apuntes (1859), p. 144.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00077130
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002462746
oclc - 35661866
notis - AMG8126

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Introduction
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Julio - 1839
        Page 11
        Sección primera: Ciencias
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
        Sección segunda: Literatura
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
        Sección tercera: Costumbres
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
        Sección cuarta: Poesia
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
        Sección quinta: Variedades
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
    Junio - 1839
        Page 73
        Sección primera: Ciencias
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
        Sección segunda: Literatura
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
        Sección tercera: Costumbres
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
        Sección cuarta: Poesia
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
        Sección quinta: Variedades
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
    Septiembre - 1839
        Page 137
        Sección primera: Ciencias
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
        Sección segunda: Literatura
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
        Sección tercera: Costumbres
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
        Sección cuarta: Poesia
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
        Sección quinta: Variedades
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
    Octubre - 1839
        Page 201
        Sección primera: Ciencias
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
        Sección segunda: Literatura
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
        Sección tercera: Costumbres
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
        Sección cuarta: Poesia
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
        Sección quinta: Variedades
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
    Noviembre - 1839
        Page 265
        Sección primera: Ciencias
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
        Sección segunda: Literatura
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
        Sección tercera: Costumbres
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
        Sección cuarta: Poesia
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
        Sección quinta: Variedades
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
    Diciembre - 1839
        Page 329
        Sección primera: Ciencias
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
        Sección segunda: Literatura
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
        Sección tercera: Costumbres
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
            Page 363
            Page 364
        Sección cuarta: Poesia
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
        Sección quinta: Variedades
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
            Page 382
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
            Page 390
            Page 391
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
            Page 396
            Page 397
    Errata
        Page 398
    Table of Contents
        Page 399
        Page 400
Full Text






LA

CARTER
OT^AiRj







LA


CARTZRA

CUBANA.



VICENTE ANTONIO DE CASTRO,



PRIMER CUADERNO.






HABANA.
IlwIenta de, fw,--i de am jacco m .10
101.


































Empresario. A buen tiempo Ilega V., D. Sempronio,
pues estaba pensando en enviarle un recado.
D. Sempronio. Me alegro de Ilegar como V. dice a
buen tiempo, porque no hay cosa tan desagradable para el
que la hace y el que la recibe, como una visit fuera de sa-
zon, y muchas veces se conoce por encima de la ropa, que
mientras le dicen 6 uno, tome V. asiento, le quisieran dar
con la silla en la cabeza.
Empresario. En esta casa no puede nunca sucederle (
V. cosa semejante.
D. Sempronio. Muy lisonjero esta V. conmigo: preci-
samente tiene que hacerme algun encargo dificil y pelia-
gudo.
Empresario. Nada de eso: no se trata mas sino de que
escriba V. la introduction del tercer volumen de la Cartera
que va q entrar en prensa.
D. Sempronio. iYa yo me lo sospechaba! Pero no pue-
do servir i .V. en esa parte. Si se tratase de escribir al-









gun articulo de costumbres sobre el sarampion d las virue-
las, d el entierro de la marquesa, i otro objeto igualmente
adecuado, 4 de algun cuento cubano atestado de guarda-ra-
yas, samblases y bocabajos, 4 de algunos versos de pie que-
brado insultando la moral p6blica, haria un esfuerzo por
complacerle; pero iuna introduction para la Cartera! no hay
que hablarme del asunto.
Empresario. jY porquB no quiere V. encargarse de un
trabajo tan fcdil y agradable?
D. Sempronio. PorquB dicen que a las tres va la ven-
cida, y yo no quiero que poi ini se diga.
Empresario. No le entiendo 6 V.
D. Sempronio. Yo me entiendo y Dios me entiende,
como dijo el bueno de Calderon, de quien tantas boberias
han dado en escribir ahora....

iAy mi D. Claudio, quo tiempos alcanzamos!

;Sabe V., Senior empresario, que por nada de este mundo
quisiera ser notabilidad contemporfnea ni estempor6nea,
por no verme, que mejor quisiera en las de un tigre, entire
las garras de esos energ6menos escritores de articulos pa-
ra los periddicos peninsulares, i quienes Dios confunda!
Ya me pillan al rey D. Pedro el cruel, d i D. Raniro el
monje, o a D. Pedro Calderon de la Barca, d 6 Fr. Luis
de Leon, y me los ponen mas negros que la sotana del ter-
cero 4 la capilla del iltimo. Pues con respect 6 los gran-
des hombres que viven y been entire nosotros, protest,
aunque no soy director de colegio, ni aforado de milicias, ni
aun siquiera bachiller en filosofia, que ocho dias antes que
-Ilegue el de mi santo, estoy temblando de miedo, no sea
'que me saquen a la vergiienza eon mis pelos y sefiales en
un sonete 4 en unos s6ficos, y me obliguen : star despues
escondido un mes, d 6 poner un anuncio en el diariowdicien-
Sdo, que D. Sempronio de Hinestrosa sale de esta ciudad y
declara que nada debe.
-, :Emnpresario. Bien; pero ;que tiene que ver -todo eso
-con lo que est6bamos hablando? .
D. Sempronio. Es verdad: volvamos 6 nuestros.carne-
'r:ose Aenurdome de que V.:escribid en prosa alegre y reto-
: ona la:introduccion al primer, v're omen d'e laCartera, y ia
f6 que llevd buena felpa! DespUt6se'spribid la del segundo
- vorlmen eli abogado filtsofo, en estilo culto y altisonante, y
'tarmpocolee dejaron huesoesand. Conquer yo, que por mis pe-









cados no tengo ni el chiste del uno ni la grandilocuencia
del otro, escarmentado en cabeza agena, no quiero meter
la mia en semejante ratonera.
Empresario. V. es pacato y pusilfnime en demasia.
jQu6 cuidado le da A V. de media docena de vencejos chi-1
llones, que chillan unicamente porque no pueden dejar de
chillar? Qu6 cabeza rota saque yo ni el abogado de las res-
fiiegas que ha mencionado, sobre todo si se consider que
los golpes dieron en vago, por haberlos dirigido, no i los es-
critos, sino a las personas a quienes los atribuian con el ad-
mirable tacto de que Dies ha dotado a los angelitos?
D. Sempronio. Sera todo lo que V. quiera; pero si a
mi me dan un garrotazo equivocindome con Perico de los
Palotes, no por eso dejar6 de dolerme tanto como si hubie-
ra venido eneaminado a mi propia persona.
Empresario. iYa! pero siempre le queda a uno el con-
snelo de poder decir con D. Quijete, que aunque apaleado
no esti afrentado
D. Sempronio. iGracias! Mas si yo puedo, procurar6
no ponerme en necesidad de tener que hacer esa ingeniosa
distinction.
Empresario. Todas esas escusas no valen un comino,
y es necesario que de buena gracia, me haga V. el favor que
le he pedido, que por cierto es bien poca cosa: todo se re-
duce A que diga V. en lenguaje claro y sin piropos, ni cir-
cunloquios, que los editores de la Cartera, animados de los
mas puros deseos de ser iitiles A su patria, continian con
poca esperanza del acierto, y menos todavia de ver recom-
pensadas sus fatigas, la obra que bajo mejores auspicios
habian comenzado; que tanto los editors del Plantel primi-
tivo como los del Album yotros hombres de m6rito conocido,
siguen favoreci6ndola con su generosa cooperation; que
para el tercer tomo estdn preparados articulos muy intere-
santes, y que para sufiagar aun los precisos gastos de im-
presion, encuadernacion y distribution, se necesita algo mas
que est6riles elogios, pues ni yo ni Vds. podemos hacer mas
que trabajar gratis et more, sin tener todayia que desem-
bolsar todos los meses una suma razonable.
D. Sempronio. iAhora estamos ahi! Pues hombre de
Dios, yo creia que la suscripcion de la Cartera cubria hol-
gadamente;todos sus gastos, y aun dejaba V. una utilidad
decent.
Empresario. No,.amigo: hay pauses on que las empre-
sas literarias enriquecen A los que las dirigen; hay etros en







8
que a lo menos los mantienen; en la Habana es forzoso
mantenerlas. ,
D. Sempronio. iEl diablo que.quiera ser impresario de
literature en la Habana! Pues, ;y los 600 suscriptores que
di 6 V. el:autor de no s6 que estadistica que vi impresa
dias pasados en el Diario?
Empresario. iAndaluz debid de ser el que formed la tal
estadistica, y le estoy muy agradecido por su liberalidad!
Asi la completase remiticndome todos los meses los 300
del pico, y yo pondria a su disposicion los 600 ejemplares
de que constaba la impression!
D. Sempronio. Ya entiendo el busilis. Se tiran 600
ejemplares, pero se venden los que Dios quiere. Mas ;no
ne dirB V. como es que habiendo tan poca aficion A la lec-
tura, son tantos los que abandonan los estUidios y se meten
a escritores?
Empresario. Ese es uno de los fendmenos mas curio-
sos de la estadistica intellectual de todos los pueblos: el nd-
mero de los escritores crece siempre a proporcion que
mengua el de los lectures; pero nuestra patria no se hall
en este caso, de modo que ni aun el triste consuelo nos que-
da de poder aplicar.ia regla que acabamos de establecer.
No falta en la Habana aficion a la lecture; ni tampoco me-
dios de sostener esta virtuosa inclinacioni el negocio, d
como V. dice, el busilis, consiste en que unos tienen deseos
de leer y carecen de dinero para comprar libros, y otros
que tinenn dinero .carecen de deseos d de tiempo para de-
diaarse 6 la lecture.
D. Sempronio. Vea V. ahi el caso de aplicar el sistema
de las compensaciones, y de decir vdyase lo uno per lo otro.
Mas si yo me hallase en el lugar de V. se muy bien lo que
haria.
Empresario. jQuB? Excitar a las a utoridades, A las cor-
poraciones y 6 las personas acaudaladas, a que protegiesen
y sostuviesen la empresa de la Carte a, haciendoles ver que
en su conservation so interest el lustre y decoro del pais?
D. Sempronio ( apart. ) iVive Dies que este hoimbre
se figure que nadie tiene que pensar mas que en su Carte-
ra, y que todos la miran con sus ojos! (Alto.) No senor: lo
que yo hiciera seria no hacer nada, acogerme a la iglesia
del desengafio, y dejar que cada. uno se componga como
pueda. Las empresas literarias, sobre todo si son come la
de V. de una cierta extension, no pueden sostenerse mucho-
tiempo 6 favor de apoyos artificiales, y es menester que se








9
abran, per decirlo asi, paso a la fuerza de la opinion pdbli-
ca por medio de articulos que interesen y cautiven la aten-
cion de los lectores.
Empresario. Me parece que ambas circunstancias con-
curren en la mayoria de los que ha insertado la Cartera en
sus dos volumenes anteriores; si todos no son de igual m6ri-
to, bien sabe V. que no ha quedado por falta de diligencia.
Yo no me desanimo tan facilmente, y todavia espero que
mediante la sensatez del public y el celo de V. y sus com-
pafieros, podr6 Ilevar la empresa adelante.
D. Sempronio. En hora buena: espere V. como los he-
breos hasta el dia del juicio si le acomoda; pero no cuente
conmigo para su diohosa introduction.
Empresario. La introduction esta ya hecha: voy o es-
cribir la conversation que hemos tenido, pues en ella se
comprende todo lo que deseaba manifestar al p6blico.
D. Sempronio. Olviddseme cerrar este portillo: otra
vez sere mas cauto; pero por Dios, no vaya V. a decir por
ahi que yo he tenido parte en el asunto.
Empresario. Descuide V. que nadie lo sabra mas que
yo y los mancebos de la imprenta.
D. Sempronio. iPobre de mi! Voy sin perdida de mo-
mento 6 tratar de hacer las paces con todos cuantos ensu-
cian papel y peinan melenas.


























CIENCIAS.







Sonststuci 4tl&1co Cuc de, .a o&oewocitn4 3metww mwsaoA


BAROMETRO
Frnncds.

8 delay 2 de Is 8 de la
menana. tarde. noche.


27p.69
12
S73
S74
75
.74
S69
60
58


6. 0
6 1
.66
66
60
S62
.68
67
.68
67
63
62
60
60
50
47
46
43
50
S60
67


27p.66
. 66
.69
.. 7
71
70
S66
64
.. 62
.. 56
.. 55
51'
56
63
.. 601
.. 58
58
61
66
64
.. 61
5.. 81
60
58
46
41
45
4-2
53
62
64


27p. 66
.. 69
73.
S73
.. 73.
S72
S66
66
., 64
.. 50
.. 57
.. 65
.. 60
.. 66
.. 63
.. 60
.. 62
.. 65
.. 67
.. 67
S63
61
62
60
53
47
S45
42
.. 54
64
65


TERMOMETRO DE
Fahre heit.

8 de la 2 de la 8dela
maflana tarde. noche


8230 20
84 90
84 50
83 25
83 20
83 51
81 60
83 50
81 nO
82
84 .

81 35
82 ..
81
83 40
84
83 90
83 O0
84
84 60
85 25
85 25
82 20
83
84 60
86 20
85
84
84 60
85 "


80 65
82
81
80 30
81 35
80 50
10 80
79 85
80
80 10
31 50
82
80 65
80 50
79 ..,
80 50
82
81 25
81 ,.
82 25
82 50
82 25
"2 .,
i-
80 75
B3 60

81 15
82 ..
83' ..


HIGROMETRO DE
Saussure.

8 de la 2 de la 8 de la
mar.aea. tarde. noche.

65 .. 67 .. 2
69 50 0U5 .. .
72 .. u .. 67 ..
63 .. 5 .. .
68 .. 66 7
69 .. 65 69
67 .. 58 50"I
66 .. 56 .. 62
8. .. 57 .. 60
63 .. 59 .. 1
60 .. 5-2 9
60 .. 57 .. 58
60 .. 56 10 60
61 .. 57 .. 60 ..
60 .. 56 .. 60 .
61 .. 57 .. 62 ..
60 .. 56 50 60 ..
59 75 61 .. 59 75
57 .. 59 25 60
61 .. 58 .. 62
60. .. 53 *. .1
60 .. 50 .. 58
57 .. 51 ..57
58 52 83
62 .. 57 ..4 ..
63 .. 56 .. 61
57 56 .64
63 .. 59 .. 59
61 .. 58 .. 56 75
58 .. 57 ..60
64 .. 60 .. 60


NUBARRONES El 1 & 2 de la tarde; todo e).6 y 7, el 12,.13, 14 y 15 casi todo
el dia; el 29 hasta las 10 de la.mafana, y lo mismo 1 .3), LLOVIZNAS E! 2 4 y
media de la tarde, el 6 t 9 de mariana y 5 de la tards, el 7 i 7.de la mafana, el 10 a 1 y
media deldia,el 13 A II unay 10 de la noche, el 14 & medio dia. el 18 A una y media d id. y
de 4 A 5 de la tarde, el 19 a y I y por Ia tarde idem, el 20 12 del dia, el 25 de cuado
en cuando por la tarde y las maianna del 29 y 28. CHUBASCOS.-EI 8 & 3 y media de la
tarde, el 14 A 4 do id; toda In del 15 y & prima de cunndo en cuando. AGUACEROS.-EI 8 &
P de la ma ana y 7 y media de la tarde hasta las 10 de la noche el 9 A I y media del dia, el J2
A 3 de la tarde, el 13 a 4 de idem, con truenos, el 15 2 de idem, el 23 de oraciones 6.8 y 2,
tl 24 idem corto, la moaana del95 y el 28 a 4 y media de la tarde.


MES$
le Mayo

Dias,


-1-
2
-1---- 1-1---- -


























CIENCIAS.







Sonststuci 4tl&1co Cuc de, .a o&oewocitn4 3metww mwsaoA


BAROMETRO
Frnncds.

8 delay 2 de Is 8 de la
menana. tarde. noche.


27p.69
12
S73
S74
75
.74
S69
60
58


6. 0
6 1
.66
66
60
S62
.68
67
.68
67
63
62
60
60
50
47
46
43
50
S60
67


27p.66
. 66
.69
.. 7
71
70
S66
64
.. 62
.. 56
.. 55
51'
56
63
.. 601
.. 58
58
61
66
64
.. 61
5.. 81
60
58
46
41
45
4-2
53
62
64


27p. 66
.. 69
73.
S73
.. 73.
S72
S66
66
., 64
.. 50
.. 57
.. 65
.. 60
.. 66
.. 63
.. 60
.. 62
.. 65
.. 67
.. 67
S63
61
62
60
53
47
S45
42
.. 54
64
65


TERMOMETRO DE
Fahre heit.

8 de la 2 de la 8dela
maflana tarde. noche


8230 20
84 90
84 50
83 25
83 20
83 51
81 60
83 50
81 nO
82
84 .

81 35
82 ..
81
83 40
84
83 90
83 O0
84
84 60
85 25
85 25
82 20
83
84 60
86 20
85
84
84 60
85 "


80 65
82
81
80 30
81 35
80 50
10 80
79 85
80
80 10
31 50
82
80 65
80 50
79 ..,
80 50
82
81 25
81 ,.
82 25
82 50
82 25
"2 .,
i-
80 75
B3 60

81 15
82 ..
83' ..


HIGROMETRO DE
Saussure.

8 de la 2 de la 8 de la
mar.aea. tarde. noche.

65 .. 67 .. 2
69 50 0U5 .. .
72 .. u .. 67 ..
63 .. 5 .. .
68 .. 66 7
69 .. 65 69
67 .. 58 50"I
66 .. 56 .. 62
8. .. 57 .. 60
63 .. 59 .. 1
60 .. 5-2 9
60 .. 57 .. 58
60 .. 56 10 60
61 .. 57 .. 60 ..
60 .. 56 .. 60 .
61 .. 57 .. 62 ..
60 .. 56 50 60 ..
59 75 61 .. 59 75
57 .. 59 25 60
61 .. 58 .. 62
60. .. 53 *. .1
60 .. 50 .. 58
57 .. 51 ..57
58 52 83
62 .. 57 ..4 ..
63 .. 56 .. 61
57 56 .64
63 .. 59 .. 59
61 .. 58 .. 56 75
58 .. 57 ..60
64 .. 60 .. 60


NUBARRONES El 1 & 2 de la tarde; todo e).6 y 7, el 12,.13, 14 y 15 casi todo
el dia; el 29 hasta las 10 de la.mafana, y lo mismo 1 .3), LLOVIZNAS E! 2 4 y
media de la tarde, el 6 t 9 de mariana y 5 de la tards, el 7 i 7.de la mafana, el 10 a 1 y
media deldia,el 13 A II unay 10 de la noche, el 14 & medio dia. el 18 A una y media d id. y
de 4 A 5 de la tarde, el 19 a y I y por Ia tarde idem, el 20 12 del dia, el 25 de cuado
en cuando por la tarde y las maianna del 29 y 28. CHUBASCOS.-EI 8 & 3 y media de la
tarde, el 14 A 4 do id; toda In del 15 y & prima de cunndo en cuando. AGUACEROS.-EI 8 &
P de la ma ana y 7 y media de la tarde hasta las 10 de la noche el 9 A I y media del dia, el J2
A 3 de la tarde, el 13 a 4 de idem, con truenos, el 15 2 de idem, el 23 de oraciones 6.8 y 2,
tl 24 idem corto, la moaana del95 y el 28 a 4 y media de la tarde.


MES$
le Mayo

Dias,


-1-
2
-1---- 1-1---- -












ESTADO

D71






MES DE MAYO DE 18.9.

San Jusn de Nio,.
ENFERM1DADE S. nS, Francisco
__Prea-us. Partic,31. de I 1aula.


ApoplegIas ...... ........ ..
f Paralisi ........................
SEpilepslas y convulsiones .......
.A ginas ....................
Ododtalgias..................
Gratritis agudas con fiebre.....
Idem cr6nicaa. ..............
STifo intertropical............
Fiebres intermitente- ..........
SJronquitis .. -................
Reumatismos ....*.............
I Artritia.... ..........*....... .
Pleuritis ........
Nenumonitis cr6nicas...........
e Hemoptiis .................
S1 Asmna..., ........
Sj fetos del corazon.......
Colitis diarreicas............
Ideam disent6ricas............,.
Ideim neniosas...............
Hepatitis agudas............
Obstrucciones ...............
lI efritis ..................
"Viruelas ... .................
S Sarampion ..................
S\ Siilis y dolores osteocopos....
Hidropesias..................


Contus;ones............... ..
Quemaduras ..............
Heridas de armas blances.....
Tumores siniples..............
Idem cancerosos................
Lupias ...... .............
B ubones .... .................
fim'dsisa parafimosis..........
Uretiitis.... ...... ........
O rqitis ;....... ...........
Ulceras y pfistulas verlreas....
Sdca' cancerosas......... ....
Eideni'ausipflamatorias.... ( ....
h Oftai'oias ngudas........ .., ,
SIdem' cr6nicas.......... .
S Albo............ .. ......
s crecepcias c6rneas... ..
Herpses............. .. ..
Erupciones Rsarosas...........
Erisapelas ............. ...
Hemorroides.; ..............
Flstulas del ano....... .......,
Catarros vexicales..............
Hidrocelesa ....................

Total general.. .*..


2
1 1 4 1

19. *" II \1
17 12 1-2 4
S10 1
.. 2.. 2 0 .. ..

58 6 9 2
14 10 10
3

6 5 6 3
2 1


56 10 14 1
2 2
S 2





so 4
I .


5

a
18



12
14


4
3

62




503
*6



2
6
4
4


5 03


2 3

14 1
5 3


I 7

4 2
2
16 20



3


3 4
4 7






121 153


1
2

I




4














23
.*
















S. AMBROSIO.

Existencia en 19 de mayo de 1839 . 353 85
Entraron en dicho mes . . ... 503 )
Se curaron.................... 449) 465
Fallecierdn.. . . 16
Quedaron para 19 dejunio . . 391
La mortandad estuvo A razon de 1, 87 por 100.

S. JUAN DE DIOS.

Existencia en 19 de mayo . . 270 544
Entraron en dicho rmes.. . .. 274
Se curaron .................. 238) 270
Fallecieron.................. 32
Quedaron para 1? de.jtnio . . .. 274
La mortandad estuvo a razon de 5, 88 por 100.

S. FRANCISCO DE PAULA.

Existencia en 19 de mayo . ... 135 168
Entraron en dicho ines . .... 33
Se curaron ................... .. 34
Fallecieron ........... ...... .. 175
Quedaron para 19 de junio .... . .134
La inortandad estuvo, a razon de 10, 13 por 100.



RESUME.

De estos estados y de la practica de los facultativos de
la Habana, se deduce, que en mayo reinaron las enferme-
dades siguientes: el o'rden en que se colocan indica su ma-
yor d menor predominio.







14

Mayo.

Re umatismos.-Diarreas.-Gastro-enteritis.-Sifilis.-
Tisis.-Oftalmias.


Observaciones prdctieas.


En el mes de febrero proximo pasado, dijimos que lo
que aqui impropiamente se llama invierno, no era la esta-
cion en que abundaban mas los tisicos. Esa es la epoca on
que aparecen las bronquitis, que generalmente descuidadas,
van predisponiendo el pulmon i mas graves afecciones.
Aquel mal que se creia insignificant en un principio, en lu-
gar de desaparecer en la primavera, se repite a cada nue-
va mudanza de la atmdsfera, y al entrar los meses sucesi-
vos que nos abruman con su calor o4 nos destemplan con
sus viscisitudes, se contamina el pulmon de una manera ir-
reparable. La primavera, que por otra parte nos convida a
todo linaje de deleites, agota'nuestra potencia nerviosa, y
-de aqui viene una causa coadyactora de los padecimientos
puilonares.
Las gastro-enteritis no han presentado nucha agnde-
za en este mes: se veia el influjo de las viscisitudes del am-
biente no solo en el carActer de remision d intermission de
aquellas enfermedades, sino tambien en la constancia de los
fendinenos nerviosos, particularmente en las jdvenes y en
los nifios.
La viruela continue todavia en la gene de color y
veces con el caracter confluente.
Las anginas tambien han aparecido; pero can poca
energia, y no sabemes.deoningun caso de fasas membranes.
Se han enterrado en el cementerio general en todo el
Anes de mayo:

ADULTS. PARVULOS.
'Blancos;. .'. 101 64
De color. . 108 69
Sumas parciales. 209 133
Total general.. ..342L


















CONTINUATION DE LOS ESTRACTOS DE LAS LECCIONES
ORALES DE MR. MAGENDIE, DURANTE LOS ANOS DE
1837 Y 38.





Influencia de la respiration en la circulation pulmonar.


LA double bomba que constitute" el corazon, esta colo-
cada en otro aparato, que es el de la respiracion. Se trata
ahora de determinar como los actos respiratorios pueden
obrar en la circulation. Sabemos que el aire entra en el
pulmon por las ramifiaaciones brdnquicas, y como Ilega ,
aquel drgano conservando la fuerza elastica del aire este-
rior, los pulinones soportan un peso grandisimo que se mi-
de por el product de la presion atmosf6rica sobre la uni-
dad de superficie, multiplicada por la del pulmon. Asi la
naturaleza organizando la circulation pulmonar a pesar de
este obstaculo, ha resuelto un nuevo problemna
En el moment que nace el hombre y que los pulmo-
nes van a entrar en actividad, se desarrolla en ellos una
fuerza que los distiende y pone sus fibras en tal estado, que
se aumenta el espacio que hasta entonces ocupaban. Podria-
mos decir que hay en el torax una fuerza tan grande de aspi-
racion, que si di6ramos entrada al aire haciendo unas pica-
duras en las pleuras, se precipitaria en la cavidad aplastan-
do los pulmones. Si hacemos la esperiencia enun animal
vivo, se sufoca y casi subitamente perece. La razon porqu6
en la mayor part de las heridas de peoho no penetra el aire
sino en corta cantidad en la cavidad toricica y no determine








la sufocacion, la tendremos en los labios de la herida que se
superponen, poa ser comunmente oblicuos, y ocasionan de
este modo los efectos de una vilvula que se opusiera i la
entrada de aquel fluido.,


Influenciadela presion en la.circulacion pulmonar.


Cuando el pulmon se dilata, multitud de sus capilares
sufren,una presion sumamente, fuerte que debe veneer la
sangre para que la, circulacion continue., La fuerza por la
cual la sangre sobrepuja este obstaculo, es el impulso que
le comunica el ventriculo derecho del corazon: asi conoce-
remos cuan enorme es la que produce las contracciones de
esta bomba.
Tenemos otro medio mejor parajuzgar de los efectos
que puede producer, y son los esperimentos referidos por
Mr. Poiseuille en la esposicion de sus investigaciones para
descubrir la influ6ncia de la presion en la circulacion pul-
monar. Aquel fisiologo reconocid que esta function se veri-
ficaba cuando elfpulmot se ponia en contact con un aire
cuya fuerza elistica sobepujase iucho.,, .la del,fluido que
respiramos. Se servia de un apaFato, que nombra observatoriq
neumatico. (porte-objet pneumatique) copqpuesto.de una paja
solid de cobre, cuyaq cinco paredes son metalicas y la
sesta,de an crystal muy, grueso.y,sodldo: a esta Faja adapta-
ba untubo que ponia en comunicacion con una bomba as-
p&rante o con una maquina neurnmtica, segun queria aumnen-
tar disminuir en el aparato a fuerza elastica del aire. (Pa-
ra facilitar la observation rnicrqspdpica, cpnvendria adap-
tar al fondo de, a caja dps pedacitos de corcho done se su-
jetariacon alfileres lo qae se quiisiera est iidiar,),Lleg i estos
resultados;. Aun ctandp, se haga el acjlp,.la.cirrulacitncon-
tinua y seedesempeia con reguqridad. Lo mismo secedee,
y con mas, fuerte xazon, ,si no, aproxirnamos 4 la: presion
atmosf'erica. .. .
Perp o o mas incomprenqible, delhiechoy, que,:no,,tiene
esplicacion, esqqenp se detepga!a,.sapgre,een los capilares
prnmonarqs, con presiones 4,tis i,cuat ro 0atndosferas..Esti
prueba qqe ,el influjo de la presipqa.mosfrica dabe ser nulo
encas~.i tOpdsIas, enfernedaes, y. q(e nuo debemos,)buscar la
causa,de a lg ags;: de elIas. nee siYaracoip9e1dea,fuerza
elastica delai'e. ,f










SC6mo se disiribuyeeltaire en los pulmones?

En cada respiracion penetra el aire' en los pulmones,
mas no va 6 distribuirse al mismo tiempo en todas sus par-
tes: pues mientras que las unas se dilatan con aquel fluido,
las otras no le reciben. En los pulmones sanos, depend
con particularidad de la postura del cuerpo la distribution
del aire, y asi cuando nos acostamos sobre las espaldas la
parte del pulmon que en las inspiraciones de fuerza media-
na se distiende para recibir el aire, es la inferior. En las
grandes inspiraciones penetra el gas todas las c61ulas.

Como el double movimiento de la respiracion facility
la circulacion.

Cuando el pecho se dilata, el aire prime la san-
gre de los capilares pulmonares y tiende juntamente a ha-
cerla refluir h6cia el ventriculo derecho y a impelerla h6cia
las cavidades-izquierdas. Pero como del lado del corazon
derecho hay una vilvula, la de la arteria pulnonar, que so
opone al movimiento retrdgrado de la sangre, el liquid es
unicamente lanzado al corazon izquierdo; en le cual la res-
piracion favorece el curso de la sangre y ayuda 6 la action
de la bomba derecha.
Cuando el pecho se contrae, todas las parties del pul-
mon disminuyen de volumen, y asi hay tendencia 6 la es-
pulsion del liquid que en sus vasos existed. No es possible que
esta espulsion se efectue sino en un sentido, pues la sangre
no puede correr sino bheia las venas pulmonares cuyo trin-
sito est6 libre, mientras que las vilvulas de la arteria pul-
monar y las contracciones continues del ventriculo derecho,
se oponen, como nrriba se dijo, 6 cualquiera movimiento
retrdgrndo de Ja sangre. Vemos aqui, lo mismo que en la
dilatacion del tdrax, que la naturaleza ha combinado las
funciones con tal armonia que todas concurren a la acele-
racion del curso del fluido que nos ocupa.
Mr. Cagniard-Latour ha introducido un mandmetro
en la tr6quea de un hombre a quien se habia hecho la tra-
queotomia, y ha visto que mientras la voz se producia, se
elevaba la presion alginos milimetros en los pulmones.
En Ia tos, que consist eh un esfuerzo de los mdusculos
de la respitacion para arrojar las imucosidades. acriuuladas
an much cantidad en las vias areas, la presion delaire
3








18
contenido en los pulmones debe casi elevarse a la de doa
atmdsferas. Esplicaremos como se concibe el que pueda dar-
se este aumento de presion. Por un movimiento convulsive
de los mrsculos de la glotis, estacavidad se cierra, y duran-
te cierto tiempo resisted a la presion del aire acumulado en
los pulmones. La glotis cede luego y se abre de repente; y
entonces si alguna muncosidad existed en el espacio que re-
corre el aire espirado, es arrebatada y arrojada a fuera con
una fuerza bastante considerable.
Era precise que la circulacion pulmonar estuviese or-
ganizada de tal mode, que pudiera resistir a cambios tan
repentinos de presion. Por esto acabamos de ver, que no
se detenia bajo la influencia de presiones que se alejan tan-
to, eh mas o en menos, de la de la atmdsfera en que vi-
vimos.

Influencia de la temperature en la circulacion pulmonar,

El observatorio neumdtico de Mr. Poiseuille es muy od-
modo para hacer esperimentos sobre losfendmenos de la cir-,
'ulacion 6 distintas temperatures. Aquel fisidlogo ha nota-
do que la circulation se iva haciendo cada vez menos acti-
vasegun se aproximaba aO, punto en el cual se detenia com-
pletamente. A diversas temperatures, se advierten diferen-
cias de viveza en el movimiento de los gldbulos. Se conce-
,bira la importancia que este resultado puede tender en me-
dicina, cuando por una parte so piense en los cambios de
temperature del aire que entra en los pulmones, y por otra
-en la grave influencia que estas variaciones pueden tener
en el drgano. Debemos sin embargo advertir que la natu-
raleza ha hecho estas variaciones menos considerable, y
menos funesta su influencia, convirtiendo los pulmones en
un centro de production de calor animal y mantehiendo
siempre por consecuencia en ellos una temperature mnuy
levantada.

FENOMENOS VITALES DE LA CIRCULATION PULMONAR.

Accion del nervio neumo-gdstrico.

El nervio vago d neimo-gastrico es elagente vital que
intervene en todos los fendmenos de la circulation pulmo-
nar y de la respiracion. Su influencia en el sistema capilar
esindispensable para la circulation de la sangre en estos







19
pequefios vasos, y parece referirse a los obsticulos que las
propiedades fisicas de aquel liquid han de opener a su
transito por este sistema.

Seccion del neumo-gastrico.

Podemos haeer sobre la influencia del neumo-gastrico
un esperimento muy curioso y cuyos resultados pueden ser
de la mayor importancia. Se trata de la seccion del tronco
nervioso; pero como la operation present bastante dificul-
tad, merece que se describe con cuidado. Cortando el neu-
mo-gastrico en el cuello, entire los dos rams (nervio larin-
geo superior y nervio laringeo) que suministra a la laringe;
se paraliza necesariamente la accion del nervio inferior so-
bre aquel drgano. Como este nervio inferior que se dirige a
los drganos de movimiento destinados A abrir la glotis, con-
trabalancea el efecto del nervio superior destinado a cerrar
dicha cavidad, y como por la seccion del tronco no queda
ya sino la action de este ultimo nervio, pues el primera deja
de estar en comunicacion con el cerebro; se sigue de aqui
que en la operation se cierra la,glotis y el animal infalible-
.mente sucumbiria sufocado, si no se practicase la traquoe-
tomia para dar entrada en el pulmon al aire que nos cir-
cunda.
Si con todas estas precauciones cortan el neumo-
g6strico de un solo lado, veremos que la circulacion se tur-
ba en el pulmou correspondiente, que la trasudacion no se
efectua de un modo normal, y que los elements de la san-
gre atraviesan las paredes capilares para esparcirse en el te-
jido pulmonar. El animal muere 6 menudo A consecuencia
de esta operation; pero hay casos en que se reabsorven las
materials esparcidas y se restablece la sslud. En la autopsia
se halla el pulmon hepatisado y de color rojo subido, lo que
prueba que la material colorante de la sangre tambien tra-
sudd por las paredes: hay igualmente enfisema, lo que quie-
re decir, qne se rasgaron las paredes de las cl6ulas del pul-
mon. Este, est6 dilatado por el aire, y el corazon derecho
henchido de sangre. Casi todas estas alteraciones del pul-
mon se deben a los esfuerzos infructuosos y cada vez mas
Sen6rgicos que hace el corazon para lanzar la sangre por
los capilares obstruidos.
Se ignora la influencia del neumo-g6strico en las pare-
des capilares: tambien se ignora el grado de importancia de
este nervio en la circulacion. Tras la seccion de 61, unos ani-








fmales mudren, y otros viven sin novedad durante algun tiem-
p i pdrque6: albsorcion reparaien:el pulmon los desdrdenes
qudihaos la esperienoiaw.Sin embargo, todo hace career que
el neumo-gfistrico preside 6 todos los actos, de trasudacion,
d*aibsorcion &c.que se efectuian en la masa de las pare-
des de los vasos capilares. .
'''*Podi-iamos hacer u iesperimenito muy' curioso.que qui-
i s log raria hocerse'lHela-mayor inipbrtancia4 Todos sabe-
mos que si see inyncta e l;laadveE de un; animal, aceite don-
de se haya dissielto fdsfor,--asi 'que 4lega al puimon, trasu-
da por lap venas ctpilares y se queina con el: aire dando
-humo blanco de' cido fosf6ricb. El aliento6 de los, animals
soometidos 6 laa esperiencia; es 'muyl blanto y inuy visible.
Debi6riddse estos feno'nenos ga la trasadacion de *los cuer-
pas 'poo las paredes capiltreg, conviene investigari si se pro-
duce en un aunimil ii quiense hayan cortado los neumo-
gfistricos; pues si despus de la seccion io se da el humo de
Acido fosfdrico, se concibe f6cilnriente que no hay' trasuda-
cion, concluy6ndose que esta se hall bajo la influencia de
los neumto-g6stricos.

Llegad' de la sangre 6 las eavidades izquierdas del corazon.
SSabemos que los capilares arteriales forman losveno-
sos repleg6nd6se sobre si mismos, y que estos suministran
rariscuils, ramillos, ramos &&c., hasta que todas las venas
'de los piitibnes se divide en cuatro broncos de los caules
correspoden 'dos & cada 'tn'o.

Movimiento 'de la sangre en las venas-pulmonares.

SHemrios' aniunciado yag 'un hecho que diariamente, confic-
mad Ia eperieticia, 4 saber: que ni los ;capilares, nilos tron
ccos iveno-os delp'ultnon,' se eontraen. 'Asi 'l causa del mo-
vimietitd de la-sangre en "los IvaS s vendsos, :es la contrac-
cgion dl'veentriculo derecho y las ferzas accesorias debidas
SIlos feridmenos de larespiracion. -uando la ,sangre por
"el imptilsboque reeibe .lega' 6' lis troncos qie- se dirigen 6
Talhauricula izquierdap-pendtra en esta cavidad y la distien-
'de riebelnibamente sin nelhthxilio-denitiguna dilatacion acti-.
va de sus paredes. La auricula lena, se contrae; el ventri-
culo se dilata, y la sangre pasa de lao primer cavidad en la
segtinda~Ded!aqui seisigue, que-la presion de la,isangre de
la auricula sobre la'de los;troncos venosos, es muy d6bil, y








21
que apenas'se:percib' el- reflujo que result. Con todoteste
reflujo los dilata, y hay porconsecuencia contraccion derlas
venas pullmonalesj sindo enteramente mecanicas la dilatan
cion y la contraction. : . ,: .I : ,.'- -
*Todos estosf'endmenos son muy Adificiles de estudiar
en el animal vivo. Tenemos que servirnos.de un pAjaro en
la esperiencia,: porque6 Ia'sMfocacion -mata casi .subitamente
6 los mainiferos cuya edrax.,seoahre. Pero.comolas yvenas
pulmonales est.a en.totalidad cubiertasw por el corazon, los
pulmones y los gruesos vasos,- esto hace tambien muy fati-
goso el studio de susemovi.nientos. Si' elegimos un mami-
fero, debemos introducir artificialmente aire en los pulmo-
nes, despues de abrir el pecho, haciendo una abertura en
la tri6quea y adaptando.i ella el tubo de una bomba que
tenga esteriormente una v.ilvulaque se abra 6 voluntad,
Con este aparato se suple la respiracien. del animal, y se
logra hacerle vivir bastante tiempo .

DE LAS ANALOGIAS Y DIFERENCIAS DE LAS DOS
CLRCULACIONES.

Por la grande analogia que existed entire la circulation
pulmonar d pequefia, y la grande, podemos, abreviar,-nota-
blemente algunos pormenores de la iiltima. Las analogies
de las funciones de la gran bomba y de la pequefia, son tan
patentes, que creemos initial enumerarlas;-nientras: que por
el contrario, el ex6men de las diferencias de,estas dos-par-
tes de la misma funcion, seri de la mayor importancia, por-
qu6 los studios que hemos, hecho en la.pequefia nos servi-
r6n de base para conocer el modo como se efect6a la gran
circulation. El resultado mas notable,:de-esta c.omparacion,
se reduce,:64.ue siendo uno solo elfinade la oirculacion pul-
monarp son sencillosdos medios.de conocerla;.,mientras que
siendo aqulel multiplice- enlIa grandes.estos ,son complihados,
variando-el ;mecanismo del transito dei la sangre con: la di-
ferenciapropia delodrgano qiue anima. ;< ... .
Probaremos esta; ver dald de-dos maneras, Por una par-
te soe manifestatri,que no.solo, ila disposicion de, dos. vasos
sanguineos dellostpulmones sedifereneia: en,.general de la
de todososlosdirganos que icororsponden aIa gran.circula-
cion; sin;que cambia on.elo'cganoqueiq seo estudia. Y/por
otra, quee-lan saingre-no tiene,. as, Bismas icialidades fsicas
on los vasos an6logoside doasdrganos, difereates.4Entremos.








en algunos pormenores sobre estas diferencias que son may
palpables.
El problema que ha resuelto la naturaleza al organi-
zar la gran circulation, se reduce a transporter a cada dr-
gano desde el centro hasta las estremidades, la cantidad de
sangre que require el ejercicio de sus funciones, y a efec-
tuar ese transport de un modo simultaneo y regular.
Para que todos los pantos de la economic pudieran re-
cibir al mismo tiempo la sangre arterial, era precise que
las paredes del corazon imprimieran a la sangre un gran
impulse. Para obtener este resultado, las cavidades izquier-
das tienen una energia mas que duplicada que la de las ca-
vidades derechas, y sus paredes tanto per la densidad cuan-
to pox el ndmero de sus fibras contr.ctiles, se hayan en re-
lacion con el circulo dilatado que' la sangre ha de recorrer
por su influencia; la disposition areolar es menos notable
en el vehiculo izquierdo que en el derecho, porquB la sangre
venosa que no se ha vuelto 6 animar todavia con el contac-
to del aire, y que ha venido lentamente per los gruesos va-
sos, debe tamizarse y agitarse; en tanto que today la sangre
arterial se hall en disposicion contraria. Pero si hacemos
abstraccion de la intensidad, se convendri en que siendo
iguales los otros efectos que han de producirse en los dos
lados del corazon, sus disposiciones mecanicas deben ser
iguales; y per esto hay el mismo drden de vblvulas, de fi-
.bras tendinosas &c.
Los vasos que salen de cada una de las dos bombas,
ofrecen grandes diferencias en su rnodo de distribution. Los
de la gran bomba persisten anchos y voluminosos en una
extension mas considerable, y si en los pulmones los vasos
andan much tiempo separados y no conunican entire st
hasta el s6ptimo capilar; las anastomoses de los grandes
troncos son frecuentes en la gran circulation. Por esto en
la base del cerebro, las arteries que han de distribuirse en
61 tienen.numerosas comunicaciones centre si por las cuales
las del lado derecho se unen a cada paso a las del izquierdo.
Las propiedades fisicas y la estructura anatdmica de
los vasos, son casi iguales en los dos sistemas circulatorios.
Notamos la misma elasticidad, y la diseccion nos demies-
tra igualmente tres membranas, una celulosa, otra fibrosa,
y la que Ilaman propia, que es.lisa y resbaladiza cono an-
tes se advirtid. En los gruesos vasos de la gran circulation
podemos hacer esperiencias que demuestren la necesidad
de la armonia entire las propiedades fisicas del t.ubo y las








23
de la sangre que le atraviesa. Si se cambia la estructura de
un vaso sanguineo, se detiene en 61 la circulacion, desarro-
11ndose en el drden acostumbrado los fendmenos debidos
al estancamiento de la sangre. Si por medio de un tubo
inerte se ponen en comunicacion dos arteries de dos ani-
males distintos, se ver6 que la sangre se detiene casi sdbi-
tamente en 61, pronto se coagula, y del todo le obstruye. El
principio de esta'armonia se corrobora en algunas enferme-
dades; pues cuando una causa cualquiera varia las propie-
dades fisicas de las paredes, la sangre no puede circular
con libertad, y el vaso se obstruye padeciendo los fendme-
nos de imbibicion, hepatisacion &c.
Casi no hay en la economic ningun drgano que no
tenga su circulacion particular, y este hecho que dijimos
constituia una diferencia entire el sistema de la gran bomba
y el de la pequeiia, se estudiara ahora revisando sus distri-
buciones principles.
En la snperficie de las membranas mucosas y serosas
se represent bastante bien la especie de circulation estu-
diada en los pulmones. En la mucosa del intestine, se ven
Ilegar los vasos y hacerse capilares y former con frecuen-
cia enrejados vasculares donde aparecen los fendmenos de
la trasudacion.
Tamhien hay drganos en los cuales Ia sangre sale de
los vasos esparci6ndose en el parenquima. En los tejidos
erectiles, se dirigen los vasos oblicuamente en pequefios es-
pirales que se abren en las c6lulas del drgano. La sangre
vuelve 6 recobrar su curso en las gruesas venas. Lo que su-
cede en los tejidos cavernosos, pasa tambien en el bazo, que
es un drgano en e! cual la sangre sale y se derrama casi de
igual manera. Lo mismo se ohserva en los huesos, pues
la sangre anda lentamente en celulas cuyas paredes sdlidas
carecen de elasticidad, y recobra su curso ordinario en los
vasos venosos. Podriamos concebir la causa del abatimien-
to del curso de la sangre, considerando la dificultad con
que se efectdan en estos organos la asimilacion y la exha-
lacion.
En el eerebro existe un modo propio de circulacion
nerviosa, pues los huesos del crfineo presentan medios-ca-
nales que complete la dura-mater y 6 cuyos conductos, lla-
mados senos, se dirigen todas las venas que salen de la sus-
tancia cerebral. Las arteries no las penetran sino en el es-
tado de capilares, y asi se conoce muy imperfectamente la
distribution de la sangre en el cerebro. iPor ventura, con-









servaran las arteries sus paredes con todas sus membranes
para continuarsp con:las venas,.- vier.ten .as sangre en ca-
nales de la sustancia cerebral como sucede en los huesos,
el bazo y los tejidos erectiles? Asi lo cree Mr. Magendie,
aunque ninguaa esperiencia to demuestre.
El higado n3. ofriece,otra prueda de lo que acaba de
decirse sobre el car6cter particular que tonan los vasos at
introducirse en un o'rgano. AqAueHa'viscera recibe la sangre
de una arteria que se distribuye del modo conaun 6 nues-
tros parenquinas y ayuda 6 formal las granulaciones glan-
dulosas que secretan la bilis, y ademnas de la vena porta
que formada port la r..uanion de; las v.enas det, bazo y
de.los intestiaos, peuetra eu el higado,y se divide de-nue-
vo en capilares.que recobran- a forma ,Ad gruesos vasos al
salir.de.el drganoo -. ,, ,
SHay otra diferencia notable entire los vasos de. la gran
bomba y los de la pequefia: los de aquella ofrecen 6 menu-
dograndsimas coIrvaoddias, que no:;se observan en la, bom-
ba derecha; y ade6ms. los que dependent de na primnera bom-
ba entran con.nmucha,frocienciaen canales de paredes, hue,
sosas, lo eual.debeatener grandisimainfluencia en la circu-
lacion, pues estos tubos pierden su,elasticidad.
En fin, el liquid que se escape de.la bomba izqllier-
da-p ara animariodos los pnutos de.laeconeomia, ha adqui-
rido en el pulmpn cualJdades usltritivas estimudlates que uno
poseia antes de su triniito por este oiggano. ,El contact del
aire aumenta la telmperatnra de la sangre, modifica su vis-
cosidad, la exhalacion y la,absorcion .arrebatan y sumrinis-
tran i la sangre cierta:cantidad de materials y cambian st
composition, de suerte que la .sang, llega al lado izquier-
do del corazon con propiedades fisicas.enteuamente nuevas,
que influyen de, una. mtaera. partieqlar as sa mIaod doe W-,-
culacion pox .las arterias,.- ., :,




i.; ''4








25

ECONOWM1IA POLITICAL. '


ALTA IT BAJA DE LOS PRECIOUS.




Ya se sabe que el precio de utia cosa comprende ade-
mas de los gastos anteriores satisfechos por el vendedor, el
de la importapcia que en sus manos haya adquirido.
Asi pies, dedic6ndose los hombres al trahajo para ob-
tener el medio por.donde se proven de lo necesario para
su sustento, que es el dinero; se deduce que toda industrial
subsiste, porqu6 sin embargo de la rebaja que sufre el im-'
porte de cada articulo, queda lo bastante para recompensar
sus esfuerzos y satisfacer las exigencias-de los que se dedi-
can al trabajo: 6 no ser asi, nadie se impondria la grave
carga de tender al bien y comodidad de los otros, no reci-
biendo en canmbio to que 161 le hace falta para vivir.
.Y no podr6 acontecer que la codicia de los vendedo;
res se prevalga de lo indispensable que son sus frutos, y
aumentando el valor de una manera excesiva, quiera sa-
car no ya eljusto galardon de su.trabajo, sino mayors *
indebidas usuras? No estA manifiesta en los que vendon la
inclinacion y el designio de, hacer fortune a espensas de los
que compran? He aqui recelos y temores que muy pronto
se desvanecen, en poniendose 6 observer lo.qie' pasa don-
de quiera que exist libertad de industria y haya desapare-
cido su enemigo de muerte- el monopolio; Sucede enton-
ces que cuantos se ven con disposiciones para el caso, pue-
den dedicarse al g6nero de trabajo que nas les cumpla; re-
sultando de ahi que como la atencion de -las gentes indus-
triosas no duerme niinca, apenas columbra que en cualquie-
ra empresa se hacen adelantos, atraida por el cebo del in-
ter6s l6nzase una nube de trabajadores sobre ese ramo, y
promoviendo la competencia tienen que disminuir el precio
para que acidan los consumidores; y 6 pocos dias no solo
queda reducido susjustos limits, sino quese ponetan bara-
to que es yi en evidence perjuicio de la propia industrial. Con
duyo.notivo, principia.a obrarse un movimiento en sentido









contrario, porque saliendo perditos muchos de los que acu-
dieron en tropel cuainfo el iegoiidflaBd ~ras esperanzas,
emigran A diversos ramos, dejando el que no les convino en
manos de sus primeros cultivadores, los cuales van insen-
siblemente restableciendo el nivel alterado hasta ponerlo
todo en su puntd,'si ya no:eSrqufe do'bleviene 'nuva revolu-
cion d trastorno porque las ganancias se aumenten, desper-
tando ambiciones.-- '- -
Asi se arreglan y componen estos asuntos abandona-
dos 6 sus naturales contingencies; y no es de estrailarse,
cuando el inter6s que media hace calcular con la possible
exiactitudd a todas las lases, mostrandoles el partido mas
util; que por fortune est6 en armonia y se aviere con los
derechos particulares y el biengeneral. Pero no habiendo
analizado hechos tan comuhes y f6ciles de concebir, se acu-
dido'aaso con may buena f6 al remedio antiieconomico de fi-
jairlos precious perpetuado hasta hoy, que hirid gravemente
la iFdustria, destruyendo la competencia,;prenda inestimable
gin-cnyo auxilio ni el pdblico es bien servido, ni toca 6 su
perfection ningun menester 6 oficio. Con efecto, habiendo-
se de vender per igual importe lo mejor come lo menos bue-
no; se:estingue la emulacion A mas andar, y 6 Dios adelan-
tos y mejoras en las artes, cuando la tarifa demarcada con-
fimndiiia doldrosamente todos los products, disipando la
idea alentadora para lo6s artesanos laboriosos de cobrar
el valor de sus servicios, superiores a los de sus compaineros.
Nacetambien otro daiio,. A saber: que se retiran los mas
h6biles, dejando el puesto a descuidados y torpes obreros '
itnitnindolos si- no pueden irse, con perjoicio indispensable
del p6blieo que pagaria una cantidad exorbitante para tan
grosero trabajo.
-Es empeiio sistem6tico y ya desacreditado por la espe-
riencia, el de querer asignar limits fijos 6 lo que, por es-
tar inflnido de causes: que varian sin descanso, es de suyo
tan contingent y movedizo como el precio. Ni aun estable-
ciendole dia por dia era dable que fuese el equitativo y ver-
dadero; ademis de que las ocasiones en que se ha echado
mano de tales providencias,.se ha cometido de paso una in-
justicia notoria, y es la de incluir en el arreglo ciertas mer-
cancias y ciertas-no.-En las dltimas para mayor desdicha-
espdonde especula la clause menos acomodada del pueblo.
-Por l1timo, si hay cuestiones cuyo desenlace conviena
eslahrecer y divulgar porque la teoria leva come de la ma-
no 6.priacticas provechosas d a verdaderos desastres, nopo-








dra negarsele este atributo las que resuelve la Economia
political, cuando 6 vista de ojos se alcanzan los desaciertos
que su ignorancia ha producido en puntos tan claros que
nos asombramos de ver como nofueron desde muy atras re-
conocidos. Bien dijo Seneca: Veniet tempus quo posteri nostri
tam aperta nos ignorasse mirabuntur. "Dia vendra cuando
nuestros descendientes ban de admirarse de que hayamos
ignorado cosas tan manifiestas." La profecia se cumplid
respect a la Economia political.
J. Z. G. del Valle.




INSTRUCTION PUBLIC.







o se necesita de una sublime penetracion, ni de
muy encunbrados conocimientos para alcanzar toda la im-
portancia que ofrece una escuela normal, en donde c(omo en
la Habana se ha llegado ya a un termino de ilustracion en
que es dado fijar un centro conun de principios y doctrinas
y sobre todo de m6todos, que esparciendo su influencia
por todo al rededor contribuya mas eficazmente que ningun
otro arbitrio a su cultural, 6 su morigeracion, y de consi-
guiente 6 su prosperidad, al orden pdblico y A la seguridad
general, primeros y mas preciosos objetos de todo drden
social. En la isla de Cuba es menester mas que en ningun
otro pais, de este impulso general desde el focus, si me es
permitido hablar asi, que son las grandes poblaciones, y so-
bre todo la capital, porque hay el estraiio contrast de una
sociedad muy adelantada ya en las ciudades, y naciente por
todo lo demis; aqui pies unjuicio maduro, una razon ilus-
trada puede regularizar un procedimiento general que con-
venga al clima, alas necesidades del pais, y muy particu-
larmente & la religion y 6 las leyes bajo que viven sus habi-
tantes, sin entregar 6 la ventura objetos tan preciosos, que
los -antigues miraban con toda preferencia porqu' apetecian







"28
tener ioimbies 'a:praopsito:para sds Leyes, a' contrario de
*Ilos rnoder'nos que bnuscamoa, leyes, -vengan -bien d mal. los
-.hombres para quienes ise destianih: :laieducacion'de nuestrps
-dias no se cuida;idel-holibre sino-de la uiencia;:los antiguos
. focmaban aquel primero, y los-conociniientos venian des-
pues:' venian segun eran neces rios-,pues ni es posible, nai
esi -tii.que todosdosahomhres sean filhscfdri, literattsid ged-
:metras; Asi que rl gobiernio line el mrayot':intereds' en di-
rigir la education y la instruction pdblica, la priimera para
tener' slidit6s .prapios.para aquel drden social en que viven,
y la segunda paia que no se propalen doctrines erroneas d
nocivas, en lugar de las que importa difundir para que cada
uno respectivamente a su position contribuya 4- la ilustra-
cion y bien star general: y sore todo para estorbar a char-
latanes atrevidos-tants comn ignorance, y-6 enttusiastas con
buenas intehciones si se quiere, pero con ninguna esperien-
cia y aan con menos criterio, el estraviar la juventud con
teorias esparcidas 6 la ligera, y la mayor parte de las ve-
ces falsas, con una indtil palmbreria .sin uplicacion y sin
objetof : .... -' :.
La isla de Cuba,,ne asginneeesidad--de escuelas nor-
males, pero de escuelas formadas bajo los auspicios e in-
fuencia del gobierno, pues que si el abdicar de su acciqn
jnmediata, en cuallqicra ra a de la.ensenianza p6blica es
un: ial. ide.la. pIs ,lrascundleitales consecuencias para el
.1I A6di bl ic el aliandonar las escuelas normales 6 la es-
.jeciiniiode .los paxtiqulares, d, las ensayos arriesgadas
.de quien: caresca de las debidas nociones y esperiencia, seria
'lo, a, inc.6nebiible que pudiera ofrecerse en material do
tanta lprpprtancia. Ella necesita do escuelas. normales a
uyq fryetne se pongan hombres d.suficiencia, de moralidad
y que ofiezcan today, las garantias que puede apeteber el
,drden social.,en qte viviinos, y de esta no piede ni debe juz-
gar mas.que el gobierno que es.el que-nos debe, cohrtodas las
.ventajas de la ilustraeion, la prenda no nmenos preciosa de
la seguridad p.iblica. Es necesario ,que escoja. ,los :pcofe-
sores; que.-in.tevenga en: la.admision de.los alumnos, por-
que no es indiferente que estos sean losc que quieran, sino
los.que presented una espectativasracional. de poder en lo
sucesivo dirigir con suceso el ramo de ensefianza a que se
dediquen;.que fije las materials de .ensenanza segun su ob-
jeto, y que vigile, por si mismo el procedimiento y pls.pro,
gresos, perqnue donde iiamos.a, parar,..si fuese dado eata-
bleter una-.escuela en la.cual privadamente se .diesen cur-









Sno enmanesi segtnz: el modo de, ver de uii' individrio, sabre
.o no, c6moque no.e juzga ri nadie,'o`d ia:do:nnas.deun e nm-
iresario-que; no: es.imposible.-careoiese de, todas las nocio-
:nes:sufioieotes 'para apoyare.-sa juicio;iycx.ando .este :curso
por malicia 6 'pon:ignorancia, ,d. por las dos cosas: juntas,
,podia estar en cortradiccion con las leyes delpais., d'adaso
fuera contra la huena moral y los principios de religiosidad
que es tan important hacer eil fundamento de todawins-
truccion? :
Vemos pues lo convenienteide.estas, escuelas norma-
les, pero erigidas bajo la influencia inmediatadel gobierno,
y miuy bajo sit peculiar vigilancia. Toda ense-ianza:puiede
asi regulariznrse, y estendorse con sistema y orden, para
sO mayor progreso:y utilidad; pero las: primeras letras han
-menester mayor urgeueia-de su action. uniform y vigorosa;
tanto por las manos a -que suelen estar confindas, cuanto
-porquies lo que nas falta hace en el estado social del pais,
y hablando sin rodeos, en el estado social de todos los pai-
ses. Lo que im:olita. saber' ala inmensa mayoria do los
hombres, es leer, escribir, las cuatro reglas do la aritm6ti-
ca, clidibujo lineal y sobre todo los principios de Ia religion
esplicados sencillamente, y en el tonoide verdad y de can-
dor que- nos encanta en los. libros.di.vinos. Esto, esto sola-
mente es indispensable que sepan lai mayor .partoe de los
hombres, pvrqu6 es un gran mal el que la. multitude profane
.el vestibulo delitemplo de las cieneias, y rompa por todas
parties comno un torrente fuiera de madre;ppues quoelos que
han de constituir, el pueblo noideben: transformarse en lite-
ratos; la multiplicacion de todos esos eolegiosy:aeadomias
en donde se promote tanta.sabidiurifa, tanta riqueza de no-
ciones y done realimento no se hace ras qae inculcar con
mayor 'd mentor felicidadi, tales o cuales ideas, nolptoducen
la ilustracion que. prometeni y aun dirl4mas, iabren el hon-
do. precipicio ,para caer en la barbarie., Pedantes y charla-
-tanes trafican con la ciencia y laverdad, y :ensefian.segun
-.uignorancia., o segun.su inte'res; infinitos que no tienen
ninguna disposition para las letras,; pierde n miserablemen-
te.un.tiempo precioso en el que podrian adiestrarse para
una profession itil, y en lugar de fomentar el saber:son un
obsticulo, son un entorpecimientoqne-origina su decaden-
eia: acostumbrados i los.h6bitos:sedentarios del studio, son
incapaees de, los ejericios .y de la. espedicion :necesarios
para e lirtesano active, para el uitil labrador, para el labo-
rioso trajinante; lotrepitoe son un obsticulo. La invasion de








esa multitude mal conducida, y peor dispuesta para el saber,
corrompe-el buen gusto y hace retrogardar las ideas; el lengua-
je de que abusa una muchedumbre vocinglera y sin nocio-
nes ciertas, cae en las impropiedades mas estrafias, en los
barbarismos mas repugnantes; en fin, en todo hay una ver-
dadera subversion, se confunden todos los conocimientos,
pierden su aplicacion legitima 6 inmediata,.y vuelvo a decir-
lo, por donde se creyd tocar al colmo de la ilustracion, se
llega al abismo del error y de la ignorancia, pasando por
todas las agitaciones de la sofisteria y de la aplicacion de
sus falsas consecuencias a las cosas de la vida; por las de la
pedanteria, y de todo to que result de esa media-ciencia,
adquirida de monton, y suministrada por manos ineptas.
Asi es que las escuelas normales no solo han de fijar
el modo de la ensefianza y su cualidad, sino tambien su es-
tension y limits: bueno es que se sepa lo que oportunamen-
te ha de saber cada cual, y el gobierno es quien unicamen-
te puede fijar en dichas escuelas el pro.cedimiento oportuno
para este fin; porque no lo disimulemos, un particular esta-
ri interesado en adular 6 la generalidad para obtener ma-
yores ventajas, y ofrecera, y aun emprenderbi lo que no solo
sea inconvenient, sino hasta perjudicial; los lucros del mo-
mento ser6n la media, y no las consecuencias del porve-
nir; transformarin las escuelas de primeras letras en liceos,
en gimnasios, en cualquiera otra cosa que lo que deben ser,
que lo que. inicamente seria util: pero aquel titulo modes-
to irritaria el orgullo del pedante, y sobre todo frustra-
ria la codicia del especulador. La limitacion de materials
para las escuelas de primeras letras que he demarcado, no
es ciertamente para la escuela o escuelas normales de don-
de han de salir los maestros que ban de regentarlas; pues
claro es que mas debe saber el que ensefia que to que vda
aprender. el discipulo, y no solo por esto, sino porque es for-
zoso que lo sepa de otra manera, y este es uno de los estu-
dios mas importantes que tierien que seguirse en las escue-
las normales: el que posee una ciencia para hacer nna apli-
cacion mas o0 menos iamediata de sus nociones, no est6 por
,eso en el caso de comunicarlas 6 un discipulo, y esta ver-
,dad de que est6 convencido todo el que tiene la menor es-
.periencia en la ensenianza, esplica un .feo'meno muy co-
mun; porque un hombre muy sabioeno comunica ninguna
de sus ideas 6 un alumno, y como otro de muchas menos
.luces, obtiene ficilmente discipulos muy aventajados: asi es
Sclare que han de aprenderse por los que se dediquen 4 la








31
carreraedel magisterin- elmodo tde ensefiai'r y otra cosa
inesplicable, liasta cierto. punto, pero de la mayor impor-,
tancia para esta profusion,: f .saber: el modo de tratar A los
nifios, que es .lo que :constituye,:esa ciencia que. los ale-
manes cursan en sus escuelas normales y.que llaman Pe-
dagogia,, si se puede, traducir asi, como han hecho: los
franceses, y he aquii por lo que para former esas escuelqs
normales de que hablan los mas sin saber siquiera su.obje-
to, se necesita tener nociones muy especiales de la ense-
nianza, y tambien que si parecen cortas las materials que
han de ocupar las primeras letras, en aprender 6 ensefiarlas
habr. :que dedicarse:con inas ahinco que el que se cree de
pronto; y que los que hasta ahora han juzgado que el magis-
-terio de primeras letras puede ejercerse por cualquiera per-
sona, con tal de que lea cantando, pinte pajaritas en lugar de,
escribir,,disparatee eunnguirigay metafisico yel mas ridicule
sobre gramitica, y pronuncie, geografia,.matemi4icas, aun-
que ignore to que significant estos nombres, se equivocan
much; y que acaso nunca setian mas convenientes las lu-
ces de una esperiencia consumada, de una filosofia profun-
da y observadora, de unas luces vastas:y que.pudiesen aco-
modarse a todos los, aleanccs,. que para inculcar los prime-
ros rudimientos:. 4os ;nifios poquefios: esos- cinientos sod-
lidos soportarian despu6s' la grande. obra de la instruc-
cion, con firmeza, sin los baibenes que ordinariamente. pro-
ducen los estravios y la inconsecuencia de las :primeras no-
clones que se gravan en nuestro entendimiento. Escribir con
facilidad y limpieza, gracia a. los progress que ha heeho
la caligrafia, es bien f6cil conseguirlo cn perfection y ra-
pidez: leer sin tonillo y con inreligencia, porqu6 dice muy
bien Quintiliano, para leer bien no es menester mas que en,
tender bien lo que se lee:-una aritm6tica sin difusas demostra-
ciones, muy convenientes para quien haya de engolfarse en
el cilculo, dem6s absolutamente para'el que aspira solo 6
saber contar con exactitud y facilidad: el dibuje lineal de
que tantos hablan, que ono muchoslentienden, y cuyas ven-
tajas aprecian muy pocos, ese studio practice y de.inme-
diatasy frecuentes, aplicaciones, que prepare para empren-
der el de las matemAticas at los pocos que profundiian sus
importantes verdades, y que suple hasta cierto punto A es-
tas mismas matemitticas.en.la generalidad, que ni ha de
menester de ella nii.tiene la posibilidad de aprenderlas:
en fin, el studio de la religion como.hemos indicado,.sin pro-
fundidades que correspondan a les tedlogos, sinsupersticio,.









nes que degrade nuestra divina creencia y la pongan al
nivel de esas viles imposturas, inveiciones de los hombres, y
tampoco sin ese filosofi~mo, sin esa sofisteria que entregin-
donos 6 la incertidumbre no nos deja reposar sobre nada,
privandonos de todo fundamento para ser buenos, aniqui-
lando todas las esperanzas de los que 1o sean; he aqui las
materials A que reduzoo las primerasn letpas, sin permitir.
mas que algunas ligeras: iociones de.geografia, particular-
mente la del suelo que nos vid nacer, la de aquel en que
vivimos; y por mas ligero queparezca este cuadro a los que
se figuran que la ilustracion estd en la propagacion univer-
sal de ideas, que corno semillas que-se esparcen sin tino en
todos' los terrenos, apenas, brotan en, uno que otr9 que esta-
ba bien preparado; yo aseguro que su adquisicion por todas
las classes produciria cuantos buenos resultados de esperar-
se son. en la ensefiariza;de ellos.nacerian despues los demiis
ramos del saber en la part escogida, en la part A propd-
sito, y sobre todo en la part minim4 que es la que import
ala s6ciedad que emprenda lo que ha de conseguir, y lo
qie han de dar los frutos sazonados queprometen las:cien-
cias; disponiendo i la nmultitud 6 ejecutar todos .los demis
ejercicios.con iteligencia, sin ei embruteciniento soez de un
pueblosin cultural, pero tapippco con el pedantesco charla-
tanismo de los aprendices de sabios que pululan por esas
llamadas academics, y que con solo los vicios que 6a veces
produce el refinamiento.de la ensefianza, no tienen, ninguna
de las virtudes, ninguna de las dotes que adornan 6 un ver-
dadero sabio. Preparar pues esta ensefianza de primeras
letras es la obra 6 que est6n llamadas por ahora las escue-
las normales, y la que. esperan con ansia todos los holmbnes
de bien y que aprecian sinceramentela felicidad de este
pais. Despu6s seguird el plantear las demais en que hidyan de'
uniformarse y metodizarse los studios superiorest;harto lo
necesitan, y es esforzo acudir con presteza. su reorganiza-
cion; pero insist enello, tengamos, planteles on donds;se
formen maestros de escuela, que.no se averguenzen de es-
te titulo, y bsflquenen otros .as, pomposos eLmedio de en-
cubrir y de exagerar su .modestop. importante ministerio, y
que to demas es su consecuencia inmediatay necesaria. Qiui-
zfis vuelva 6 ocupar al pdblico sobro esta Iimportantisima
material, con.aplicacion mas. directa 6 los studios supe-
riores, y 6 otras escuelas especiales,que es nmuy convenient
generalizar, bastando por ahora hacer.ver: la necesidad, de
Escuelas Normales en la isla de Cuba,. i









.. g B :. 0 -3!:. S' ] a W E t; 1:.,:







i -'' '-1 x'f'is" %*'





S'' ATE DE BIE1 DEIR.



EIilCOlO BOCIMA TiiCIWA.I

i-"- ":.."." .... ';: IDE 'LA AfZRi tNI A. ; "' .


.; EGA; ,quedaria ,el arte oratoria, si no se esmerase en
el mayor de a~s primores;: que si la Idgica del decir coi-
quista el entendimiento,, la arinonda'seduce la voluntad. So
debe al. numero, A la elegantecobrdination y al'sonido de
las palabras.; Sirve al oido, como la pintura A los ojos. Ya
depend de; la agradable consonancia de- los t6rminos, ya
de Ia estructura y coordinaciondel todo. En el primer ca-
so, puramente gramatical,: cae bajo'la j'urisdiccion de la
prosodia que examine la naturalez-a de las silabas breves,
largas y graves y el modo de pronunciarlas eon el tono len-
to d rapido que a: las cirennstancias- cnvenga, que is muy
diverse el sonido deu na pa'labtra' adidiirando,pr6guntan'do' 6
respondiendo.: Eniel ,;ssegundo, puramrente 'oratoria, nac
de las cadencias tinales y -de las trasposiciones. Perosi hay
personaseque .no sinten, 'los- acordes de laimdsica'y otir'a
que desconocenta grata. cnsoabndia del poet,, i;ctintas tio
habr' que perciban tan bien la armonia de la locucion, cdom
un .ciegoideatciithiento las hermosa. pinceladas y el olorir
4e uncuadro!. -: -








84
La armonia de la prosa distintia:d li del .metro, que
eonfunden unos por afectacion y. otros por negligencia, se
debe al oido, A la dicrecion' yl tino. La'que Ilanan imita-
tiva que asi pertenece a la gramftica como i la poesia, es
el studio de la :correspondencia del signo con la cosa sig-
nificada. De 1l se ha formodo un arte encantador mas her-
moso que la pinturaivqne'solo -spresa un"'borfiento y no la
duracion; que la hniisica la- cuinl solo indica elemovimiento y
el ruido con medios tan insuficientes y tan vagos; Cl nos da
el sonido y su fnedida'inseparables de la idea, y como dice
Auger resuelve el problema de la pintura en movimiento.

Terminaciones del period.

No deben acabarse con palabras mondtonas, porqun
enfrian necesariatente la oracion. Tales serian los mono-
silabos, los esdrjuilos, los pronombres, los complementos in-
directos d circunstancias que no se refieran directamente
al discurso. Tanbien son ingratas las palabras agudas, pues
dejan .c6doIo susperis eli 'etido.;:' Defhstr~m6slo '.'n ejeni-
plos.
Critical Capmani esta frase per arrastrada.-I"Prendas
admirables de un tan granrey;' y .eu6n sonora no seria:
Prendas admirable de un rey tan grande, 4 de tan gran wo-
narca, para evitar el asonante?-- Vo deben ponerse los esdru-
jouls a.f~-de las-ssentricias, yno es mai arm dnico 'que decir
'"no deben ponerse al fin de las sentencias los esdrdjulos.?'-
8'A mi modo de entender no hay en la religion consideration
rmas agradable y triunfante; que los continues progress que
hace el.alma hfiia la perfeccion. de su;naturaleza, sin llegar
jama::s.A6.nt periudo en ella" ique linguida termnina esta ora-
cion tan noble! into mas: sonora quedaria -diciendo "sin
llegar jam s a un period satisfarcorio."
Hay algunas oraciones donde no solo existen estos
defects, sino tambien otros de la misma itnportancia:
g. "Conclair6 por esto repitiendo, que la division ha cau-
sado todos losmales de que nos lamentamos; que la union
-sola: puede remediarlos y n paso mnuy 6til era la liga de los
partidos ttin ,felizmente comenzada, continuada con itantb
fruto, y por dltimo tan estrafiamenteabandonada, por no de-
cir otra cosa peor.'' Esta iltimaAfrasej por no decir otra cosa
peor.: es una imala caida; y tanto peor, cutnto el 'resto del
period: estaba' coiducido por 'una especie de climax, que
esperdbamos iria en aumento. (Blair). "Era Juande Grijal-









va hombre en quien se daban las manos la prudencia y el
valor," dice Solis, en lugar de el valor y la prudencia. Co-
mete tres faltas notadas por Capmani. Una, terminiando la
oracion con agudo que nunca la cierra bien: otra, el hiato
cia y el: la ultima consiste cen ,la dura pronunciation de los
articulos la, el, que se hace enfitica y grandiosa trasponien-
dolos. No asi Leon que tan bellamente dijo en la esposicion
de Job cap. V.-"Dame algun santo azotado en la manera
que td agora lo eres, alguna vida empleada en virtud, y re-
matada en dolor y miseria."
Pero si.en los monosilabos, adverbios, esdrujulos y pro-
nombres consiste la energia de la frase, el enfasis de la
idea, o la demareacion del afecto; se colocar6n al fin para
su mayor realce. V. g. Dios mio, iquicn no querrd morirpor
ti!-Espero la.muerte de tu mano, el perdon, n6. En estas
breves y sequisimas palabras ti indica la fuerza del afecto;
n6 el furor y el menosprecio, y deben colocarse al fin de la
oracion. No ignoraba Cervantes cuanto enfasis tenian los
pronombres al terminar las senteneias, pues en D. Quijote
armdnicamente dice: "Dichosa edad ysiglos dichosos, aque-
"llos 6 quien los antiguos pusieron nombre de dorados, y no
"porqu6 en ellos el oro, que en esta nuestra edad de hier-
"ro tanto.se estima, se alcanzase en aquella: venturosa sin .
"fatiga alguna; sino porque entonces los que en ella vivian,
"ignoraban estas dos palabras de tuyo y mio." En este mis-
mo ejemplo se puede conocer de lo que nace a veces la ar-
monia: pongamos, dichosd edad y siglos dichosos, aquellos
a quienes los antiguos pusieron el nombre de dorados; y se ve-
r6 que la terminacion esy el articulo el bastan por lo duro
de su pronunciacion a6 privar de ella ese principio melodio-
so. No hay pues ningun precepto que deje de salvarse, si se
logran ofendiendole novedad y belleza.

Trasposiciones.

Aunque la rengua castellana desconozca aquella decli-
nacion de las antiguas que tanta ,armonia y vigor daba
h sus concepts, sin embargo consiente.. inversiones desco-
nocidas at francs y al ingles,.que debemos emplearculando
aumenten la energia de la frase, d lienen elnumero I le ha-
gan cadencioso, En lo eual la poesia como mas necesitada,
se permitelicencias ,que laiprosa,.no:tolera tan 6 menudp.
Esta liberty d no es,;admisible, en aquellos t6rminos que co-
mo cabCea y pigs, n ace y: *uere,-forman un'modo de hablar








qae nunc, puede con eyactitud camnbiarse.I Por estaj razon':
de la nti ui-alidad graduada de las cosas, tAli.ts ados 1u,' cam-,
pos dfugiego,It.ir eist in al dicho; porqu6 el hierro:no destru-
ye tanto,cpmo el fuego. Tan defectuoso ser6. por-,esta re-
gla ~co!rbatizlamnerte y el, /ierro, y.para que se vea lo que al-
canza el lalento, y la belles.a que adquiereacjuella misma
irirgulairidad.si. la q ulta, la passion, veamos en; Oscar comoa'
sp pspresa, Gallegos,,algo forzado delasonante:; .

Milveces supe .
Las llamas arrostrar,.la muerte, elhi:erro. '

La.exaltacionj del .hroe:no Ie. permit reflexionar, en
las palabras,, 6 instintivamente acaba en lo mas fuerte. del'
sou!do.,14a pa labra hit rro esmas espresiva que la do muerte
en. la.estrilctura .de sus letras: la armonia, pues, la quiere
ai jn, aunque 4 ello se opongag la razon. Asi .cuando la ar-
monia, y la cQrreccion estan en lucha, d.een:sacrificarse md-
tuamente; la armonia, cuando .se quiere herir con. las co-
sas; la correction, cuando. se intent mover con las pala-
bras.
Jamas olvidemos en estas trasposiciones y las pareci-
das que la indole de nuestra lengua no es igual A la griega,
ni:romana; de manera que las libertades que nos tomemos
han de ser rescatadas por bellezas, quedando siempre defec-
tuosas las que no las produzcan.
Las palabras homndlogas, casi nunca admiten inversio-
nes, "Los persas, griegos y romanos perecieron al abjurar
las costumbres de sus mayores*" Esti bien dicho; mas si
dijeramos, los griegos, los persas y los romanos, se ofende-
ria la cronologia de las naciones. Grandes, nobles y plebeyos,
es lo rational; pero n .grandes, plebeyos y nobles.porqu6 no
se sigie la graduation de importancia. La virlud engrande-
ce el alma y la eleva hasta su criador, es el m6todo Idgico de
discurrir: la virtud elevd el alma husla su criador y la en-
grandece, e.,un disparate,.pues para elevarse 6 Dios debia
ejigrandecerse. Tambien yerran los que al describir un pais
no esplican ordenadamente su situation geogrifica y tan
presto nos hablan de la Habana como de la.punta Maysi y
cabo de San Antonio.,, ,
Hay palabras,muy .comunes que por su colocacion ar-
tificiosa adquieren una.cadencia:y singularidad antes des-
conocida,,y noes corto prior esta energia, esta grandeza,
esta.govedad, pues solo.se hall en los grande escritores y.









forma a teces today la diferencia delie tuajF vulgar alra
torio.La claridad y sencillez seguidas uliiformenente hacen
languido el estilo; por eso a oratoria qu'eie ocupa ehi ino-
ver y persuadir salvi lasreglas ldgicas'y'gr'amaticales sieni-
pre que convenga 'trocar interru'tir el orden de "
ideas y de las palabras. Movidlo el'aiinio de'las paion'es'y
combatido per afectbb encontradbs,' nada respeta, y el olahdbor
qtie sabe imitar la paturaleza'en ti' desodren sublinm'i s.
vale de la trasposicion de las palabras, del hip6rbaton, 'de l
pbnderacion, dela suspension moment6nea y de la reticenh-
cia absolute. Los preceptos en estos casos nacen del corazon,
yeel que qniera aprender 6 sentir y a apasionarse en libros,
abandon el arte, pues nunca sabri elcctrizhrnos ni gobernar
nuestra's pasiones.
Con todo, ellas tienenf taihbin si ildgica,'y eh 0illo se
diferencian de la locura:"nd se piense' que frases trunca-
das, nonosilabos y esclamaciones, tecursos favorable a la
mediania y que desecha como impr6pios imipbrtinentes el
hombre de talent, scan' 1llengunje de la pasionD digalo Ra-
cine en el pasaje de Fedra ya citado, y cmiantos han visto
la exaltacion en los humans. Casi en todas estas situacio-
nes critics se avivan las potencias y las 'ideas unas tras
otras se amontonan.

Armonia imitativa.

Segun la opinion de algunos ci'iticos, el habla de
los hombres al principiar el. mundo debia reducirse i soni-
dos imitatiyos;' pues no teniendo siempre ante los ojos el
objeto que querian significar, imitaban con la voz el sonido
qtie producia, y con el movimiento el estado 'en que desea-
ban pintarle. Nadd pr'ee'memas natural que esta correspon-
dencia entire el signo y la cosa significada; y el dicho de qtue
la m6sica civilized los humans; aunque inexacto en la mate.,
rialidad de los t6rminos parece corioborar siu idea.
Pero i media que s.i intr(ligencia'se fu6 desarrollando
con el estado social,,ie de otro modo'hubiei;aquedado em-
brutecida, como la de's6s hombris 'mal llamnados salvajes
que se han visto solitarios en los bosques desde su nacimien-
to; formaron un lenguaje sirhbolico y arbifrario, pues ya el
anteriod noobastab~b'a i'e's'iesr'slos 'inucibs o1.ietos que co-
nocian y fenosflas'idbas'abitrictiis que de sus itmpresones
iban deducien do; y', o i o iiieli te'ci etii duatnt'o se des r-
rolla tiende i-la gikeralizacibiesi4l1ii inplifieiiei traba-








jo; elaro esti que el lenguaje debia variar segun la mayor d
menor esteision de sus cAlculos, el terreno queocupaban, sus
costumbres y temperament; de manera que los que se com-
placian con emociones fuertes,y que gracias al suelo en que
nacieron tenian un caricter vivo y penetrante como los
orientales, debian inventor idiomas energicos y armoniosos,
ricos de imigenes, abundando enn metiforas y comparacio-
nes que se correspondieran con la exaltacion de sus espiri-
tus; mtentras que los habitantes del norte, viviendo terre-
nos esteriles y mrenguados de todo, bajo la entorpecedora in-
fuencia de un cielo helado, debian usar menos fogosidad en
el lenguaje y la dureza de sus afectos debid transmitirse a
la espresion que los pintaba.
Aun en nuestrs, dias 6 pesar del transcurso de los si-
glos y de la mezela de los idiomas entire si, no hay ninguno
que no conserve en mas d en menos esta armonia imitative
de las palabras, entire las cuales unas imitan el ruido, otras
el:movimiento, y alganas la afecoion que nos domina. Imi-
tan el ruido, cuaado decimos, el gato miahtlla, la oveja bala,
el murmullo del arroyo, el zumbido de la mosca, el relincha
del caballo, el silvido de la serpiente &c.; pues tal parece
que nuestro oido recibe las impresiones que aquellas causes
produce. El mismo efecto causan los verbose cacarear, gor-
goritear, gruhir, rechinar, estallar, refinfun ar y otros en qoe
abunda la lengua castellana.
Imitan el movimiento de las cosas algunos t6rminos,
como: rdpido, tirale, vuela &c,, y Melendez dijo:

Cual relampago s6bito brillante.

Y para el movimiento contrario, las palabras mansa-
mente, pausadamente, &c. El bachller la Trorre hablando
de un irbol

Cuya bella corona, paeudida
Mansamtente del ai, rergalado,
Ya se mira en elt agua y so retire,
Y lueg6 vuclve, y otra lve se m.ira,

nos ha dejado portentoso ejemplo de arronia imitativa.
Imnitan la afeccion que nos domina aquellas palabras
que coniienen al tono de la obra, :de la p asion, del eujeto
que se describe &c. Esto correspond mas biep al. esti-
lo de qie luego se hablari; por ahpra ,no cpntntaremos








39
con decir que en esa clase de armnonia, ims inflijo tiinene
la inmnginacion y el:raciocinio que coimparai eithno d la
obra aiI pensamienito o corinocidn qile spresan, que la na-
turaleza de*s lbpalabras, ; o6d se ve'en esto~ verses de De-
lie, poemad 'Coloii
El cefiro call& paiusado el sueiio
SSilenciooo las nhves recori'a,
SDeiaretcdtico 3inguido'beleiio
ds' abatidos pirpidos tbafiando.

SNo pliiede dnai e desci ipcion mas ella y espresiva.






8S APLICACQNl A LAS RJEPRESENTACIONES,







IAs polemicas que aipairecen en los periddicos sue-
len presentar varies critics mas d menosjustas, mas d me-
tios several de los actors, y de tard, en tarde se yen algu-
tias que de tal modo contrastan '~in la habitual benevolen-
via, y digase de paso, algun tanto excesiva,'del p6blico haba-
nero, qae ha.n llamado vivainete la ateacion de los que ob-
servan. Lejos de mi la idea de querer oponerme a esta cen-
sura oportuna qup es ibil'al ptilico porqie iforma el buen
gusto, y mas -i lti abn d 6 ios msmos actores,.que fuera de
sus rutinas, suelen no tenrieotra instruction para su impor-
tante y dificilisimo ejercicio; pero mnaoslejos todnia el exci-
tar en su contra inia 'rita anarga, el dFsenfreno de per-
sonalidad4es qu i riCllizai' o qri ofenden; m nmuguno .de
esds acaloraniientos pnerilesy de partidos qie elevan a un
pobre c'dii'o, qiie apefas a' senti'do a los verios, liasta las
nubes; od que tiW dtlenei el polvo a tot pobre, quizis en el







40
moment mismo que logra algun acierto. Si fuese mas fre-
cuente como en otros paises, esa censurajuiciosa de que he
hablado mas arriba, no caeriamos tal vez en estos inconve-
nientes: no vendria un necio i motejar d A celebrar por ca-
pricho, d por miras de interns d de compadrazgo; y lo rep.i
to, el public y los actors ganariamos infinite.
Presentanse .a la verdad grandes.inconvenientes con
respect a estos que se.creen de la mejor fe del mundo in-
vulnerables como Aquiles, sin pensar que se le podia herir
en el talon. jCual es el que se reputa tan consumado en su
arte que no ofrezca alguno d algunos parajes, 6 donde pue-
dan c.lavarsele los tiros de una critical fundada y r,aeional?
Duele much A nuestros actors el que se les censure
en lo mas minimo, y creyendose infalibles, no oyendo mas
que a su pandilla, 6 la menor tacha que se present 6 su
sin igual mirito, se irritan, se exasperan y lo que peor es,
se osbtinan en sus malos h6kAtos, ycada vez empeoran, has-
ta que se acaba el prestigio-se- desvanece la inoda, como
todo lo que tiene fundamentos tan a6reos, y queda lo malo
y lo que peor es, no pudiendo soportarle nadie, inclusos los
que antes palmoteaban o diban garrotazas con itias'furia: al-
gunos ejemplares pudiera citar, si no me hubiera propuesto
huir de todo nombre propio. El actor se.obstina en sus ma-
los h6bitos, hedicho,y a a verad icdnmoihade salir de ellos?
Qu6 han estudiadb, en la gran generalidad, estos pobres
actors? De donde vienenii .la-,ese~Ea-O--son hijos de otros,
y heredaron sus rutinas con sus pelucas y sus vestidos de
romanos y turcos; d son algunos artesanos de disposicion y
viveza, que leen algun tanto. mqejr, que:la'generaliiad da
1losde si case, (que no son los'que mejor leen en el mundo),
ahuecan.ias la voz y se estiran yinanotean con mas 6nfa-
sis y mayor energia; y de comedian de aficionado 6 toatro de
Ia legua, saltan en fin t la esccna, donde despu6s se linchan
mity envanecidos, y se creen superiors A Garrik y a Talna,,
y dicen con menosprecio, ese pobre. Maiquez apreenderia
ahora lo que es declamar si volviese de la otra vida; ;es estra-
no pues quo nada sepan los que nada han aprendido? Cuan-
o'o lessale nlgo bien es un prodigip, es todo, efecto do sus
disposiciones naturales, y hablemos claro, es muchas veces
por aquello del burro flautista; yo no los culpo, porque de
nadie se pu!ede exigir que ejecute lo que no le, han ensefna
do; pero i lo menos que no hagan la rueda como el pavo,
que no se pongan rojos de orgullo, que oigan con docilidad
16ivoi did los que pueden y debon marcarlcs sus estravios,









y lejos de tascar el frenoqco iampciencia:. que se; convenzan
en fin de que sin este freno corrern, A la:avenntura, y, aerai
de uno en otro:, atolladero. Esta clase de ignorancia,es la
que los anima A buscar:medios estyaordinarios y aun estrava-
gantes para sobresalir; incapaces deiespresar los sentimien-
tos de la naturaleza., imitan aquellas convulsiones mas
violentas queo solo, en algun caso, muy singular aparecen;
y esto lo hacen con una.,exageracion continue a seme-
janza de los pintores y dibujantes que 'solo en estas po-
siciones forzadas hallan:el modo de copiar una naturaleza
que no conocen, y que por fortune, no esti siempre en seme-
jante estado de violencia. La piedra de toque para penetrar
si unactor es bueno o malo, esta en su disposicion para ma-
nifestar today clase de afectos, y con particularidad los dul-
ces y los de penetracion 6 inteligencia. Seria pues un me-
dio el mas oportuno para former a estos actors, la censura
mesurada y prudent que hemos insinuado, interin la educa-
cion general permit que todos los espafioles tengan ciertas
nociones indispensables para cualquiera profession .que
elijan o que conservatories bien eatendidos, y escuelas de
declamacion puestas por maestros que siquiera hayan a-
prendido.los primeros.rudimentos de la gramnftica de nues-.
tra lengua,, nos facilitaotr;os medios,con,que abastecer las,
compaiiasdram6ticas. Aunque a decir verdad no estoy mu-
cho por esos conservatories, porqu6 la declamacion com:o
todas las artes imitativas quiere la inspiration del genio, y
con el rigorismo de las reglas se consigue una mediania, in-
soportable sin dudaalguna en aquellas divinas artes. Pero de
esta sujecion pedantesca,:, la crasa ignorancia del que sin.
mas ni nmas da un brinco A las tablas y ya cree que todo es-
te hecho, hay, mucha.diferencia;.y un hombre de ideas, de
buena education, de: un corazon sensible, de una imagina-
cion ardiente, podr6 adiestrarge en su arte.en el mismo tea-
tro, quizais y sin, quizas, mejqr que,los que sujetos al rigoris-
no de un colegio, aprenden muy metodicamente lo que su
entendimiento no puede comprendeir, loque su alma de nieve
no puede espresar... ,
Sin embibargo, siempre estos iltimos.tendran una venta-
ja muy notable. sobre l9s otros; lasbuenas costumbres .6 que
se habituarin b:jo el drden:de una, casa de edncacion, los
modales,~ya; decencia dei su co.mportariento,,que sin ofen-
der a nadieoalgupn. qul tr.:o c.nico, de su monte, si puedo
espresarme asi, atropejla bien frecuentemente,, haciandose
de esta manera. digno de.las excepcionese que, la. aitiguas
6









preocupaciones habian estable6ido contra los actores en bl
drd'en social; excepcidnes;,que, sea dicho de paso; producian
el envilecimiento de una clase que por mas que querramos
abatir, 6 ha de ser ocupada por sujetos dignos, no'llenara
sino muy imperfectamente, si no es: con much perjuicio
de la misma sociedad, sugrande objeto de la educacion'po-
pular. Algunos se obstinan en no mirar sino como una me-
ra diversion el teatro; otros, porqu6 no esti en relacion con
el culto y'las eyes como el de la antigua Grecia, le dejan re-
ducido 6 uti especticulo de pura curiosidad, y al ver el an-
sia con que todas las naciones, con que todos los hombres se
entregan a los. placeres de la escena, es menester reconocer
que hay algo mas que esa mera complacencia, que esa pue-
ril curiosidad. Yo he dicho que tonstituye la education po-
pular, no afirmar6'que sea la inica, pero si que es la mas
acomodada 6 todos y a todas las materials que propagan la
moral y'la filosofia en'la masa comun, y del modo inas es-
peditivo.para producir efecto sin preparaciones cientificas
y elementales: si se duda de esta verdad, vease la distinta
cultural de los.pueblos: donde hay teatros, de aquellos donde
no existen; la diferencia de inclinanionos de los que se
aficionan 6 los placeres' de la escena, de los que sumergidos
en otros de distinta clase arrastran una existencia crapulo-
sa y oscura, en los parajes, bien raros ya 6 la verdad, en
la que.se carecen de teatros.
Pero volviendo 6 nuestro tema, no queda duda en que
como est6n los actors, deben apetecer que se les guie
con imparcialidad y razon, que se supla en ellos todo to que
etras circunstancias no les facilitan: no hay cosa mas triste
para un artist que el que no haya nada porque motejarle
ni elogiarle: al que se le amonesta, es porqu6 en 61 se fundan
esperanzas; idesgraciado del que ni siquiera promote algun
porvenir! Queda de hecho entregado .a la mano del ama y
del barber, esto es, A los silvidos 6 al desprecio de la tur-
ba-multa.
Yo no he dicho que la empresa sea de la' jurisdiction
de los critics, porqu6 la he comprendido en los mismos
edmicos: y en caso de ser diferente, 6 la *verdad que puede
conformarse con cualquiera olase de aquellos. No distingo -i
los actors de la empress, 'poiqu6eestoy convencido de que
en el moment que hay especulacion en todo lo: que se re-
fiere a las representaciones teatrales, inclusive el just esti-
pendio que se debe a los que hande vivir de su trahajo, es-
to es A los actors; ya se pierde toda probabilidad de que









aquellas representaciones seanc.omo deben: al ofreeerse
para divertiral pdblico, un empresario leva ticitamente el
-firme propdsito de cercenar todo lo possible en los gastos, y
aumentar en la misma proportion las ganancias, no en be-
neficio del arte, sino a pesar de este; para el que tiene se-
mejante designio no es soportable ni aun la menor oensura,
que exija los costs necesarios para la propiedad y decoro
de las representaciones, y que abra los ojos .al publicopara
que se aperciba de que le dan gato por liebre. Y para que
les escuesan excesivamente las. punzadas aun mas inocentes
de sus Aristarcos, no se necesita que estos se engolfen en
reclamar reforms que la situation de las companies exigi-
ria con urgencia, ni el tener que proveerlas de actors cla-
sificados por caract6res y no por categories estravagantes, y
muchas veces de la mas repugnante inverosimilitud: jhace
tanto tiempo que hemos visto en nuestra escena al galan)
porqu6 lo exigia su clase, hacer el papel de hijo de un mo-
zuelo que apenas se afeitaba? Cuantas veces la dama, cual-
quiera que sea su figure, su edad, su manera de sentir y de
espresarse, 4 ha de hacer una nifia de 15 afios con 40 cum-
plidos, 4 una madre de 40 no teniendo 20? Ni que los ves-
tuarios fuesen de cuenta de los actors, lo que prescindiendo
del excesivo gasto f que los obliga, tiene todos losi inconve-
nientes que casi cada dia nos chocan en la escena, por
su poca conformidad, por la impropiedad oan que est6n dis-
puestos, siendo may raro que en rigor haya dos dramas en
que pueda servir un misno traje: solo los comicos espafioles
sufren esta pension que deberia star 4 cargo de los empre-
sarios, y que asi facilitaria tanto mas la propiedad y conve-
niencia de la representation de los personajes, y daria un
brillo y una importancia a cada funcion quo se pone de nue-
vo en la escena. No senior, nada de esto ni aun cosas de mas
trascendencia, diriaI la critica 6 estos especuladores; pues
bastaba para que les fuese insoportable, cuanto pudiera se-
ialarse del servicio de la escena, del arreglo de las finciones,
del desaseo de las localidades, de la arafia ofuscando los o-
jos de los que estan de frente y dejando los demas 4 oscu-
ra, amen de la chorretada de grasa 0 sebo al pobre cuitados
que est4 debajo, y que no es este el menor riesgb, que cor"
re, pues estalla como una granada real cada vidrio y le es-
ponela que le rompan la cabeza; todo esto, qule seri nmuy
]rolijo enumerar, y las iutriguillas de candilejas a dentro,
aburriran lapaciencia de los: que quieren ganar dinero:a
man-salva, y asi: se ctidan del gusto y de la ilustracion del,








44
pipblico, como de cosas que. regularmente ni aun compren-
den.
Convencidos de esto todos los gobier nos, y de lo impor-
tante de sostener y propagar los espect6culos dram6ticos,
hacen suplementos cuantiosos con este objeto, jy que6digo
los gobiernos? -No hemos visto el generoso desprendimiento
con que un nuimero considerable de nuestros conciudadanos
se ha apresurado en diferentes ocasiones 6 hacer anticipa-
ciones, d por mejor decirdonativos de veinte mil y mas pe-
sos para la formation de compaiias de opera? Sin duda pa-
ra ello han sido movidos por estos principios; y lo estrafio
es que zelosos por la propagacion del buen gusto en tan
ameno ramo, no hayan excitado ellos mismos una censura
juiciosa, que hubiera contribuido mas que cualquiera otra
cosa 6 estender este buen gusto. En una palabra, el pdbli-
co tiene tal instinto por su bien, que mira naturalmente en
todo impresario al enemigo de sus goces en tan legitima y
convenient diversion, y el empresario por su part mira al
public como una mina que se propone esplotar do cualquier
medo, y a los critics como unos obsttculos penosisimos
para verificnr esta esplotacion.
Pero 6 este p6blico es prineipalmente 6 quien import
que brille la antorcha de una just y luminosa censura;
6 su reflejo ha de deseubrir todos los prestigious con que se
le intent seducir, 6 incapaz en sn generalidad, de penetrar
por si solo en ese laberinto que el interns y la ignorancia
le preparan de consuno para estraviarle de la manera mas
lastimosa, necesita de una mano esperta que le conduzca,
de un dedo perspicaz que le sefiale los defects, de una voz
energica y desapasionada que sin interns ninguno privado
clame con fuerza 6 su oido para que no se le ofusque y se
le corrompa. Este instinto, pues tal puede llamirsele sin
impropiedad, que tienen todos los hombres que se rounen
en sociedad para complacerse en los especticulos que imi-
tan de este de otro cualquier modo a la naturaleza; esta
propension desde la mas tierna infancia 6 recrearse entoda
copia de las escenas de la vida, prueban bien claramente
que no es un mero capricho de curiosidad, que no es una
frii ola diversion, como ya he insinuado mas arriba, la que
amontona en un cortorecinto un gran numero deespectadores
para recibir impresiones de toda especie, y para presenciar
en los cuadros vivientes del drama la sucesion y variedad
de los acontecimientos humans: en una palabra persuade
6 no poder mas, de que son importantes y aun precisas es-








45
tas lecciones que forman al hombre, quizas much mas que
las secas p6ginas de una filosofia preceptista y palabrera.
Ilustrado el p6blico, no podrAn ofrec6rsele colosos de merito
dramdtico; toda charlataneria desaparecera, habra una gran
masa quejuzgue con conocimento y que arraste tras si la
opinion publica: quizas no habra aficionados, en el sentido
que no hace macho nos han pintado graciosamente los pe-
riodicos, copiando A los de Madrid; pero habra quien sepa
-juzgar con juicio, sentir con energia, no apandillarse por
tal hombre o tal mujer, sino por el merito; no porque este
autor sea mi vecino, d porque aquel viva conmigo de ordi-
nario, sino porqiu ha tenido un verdadero talent, y ha
presentado una obra de merecimiento: ni sera possible que
cuatro farsantes quieran estraviar la opinion, porqu6 cho-
caran contra la gran masa que los recibira A chiflidos, y lo
repito, el m6rito, el' m&rito solamente brillara. Todo esto
pues sera la obra de la Critica, porqu6 a ella solamente
puede ser dado el quitar la venda de los ojos A la generali-
dad, y si algun jovcn animado de un vivo fuego osatomar
la pluma para pintarnos en cuadros verdaderos y espresivos
las situaciones de la vida, si algun otro animado de un en-
tusiasmo no menos digno, diga lo que quiera la preocupa-
cion, se present en la escena a interpreter estos nobles sen-
timientos, la critical no los asustara en sus primeros pass
con exigencias pedantescas y excesivas, no los aturdira en
su primer arrebato; al contrario, alentarA sus esfierzos sin
envanecerlos ridiculamente, les ofrecerA el lauro inmortal i
que aspirar deben, y desembarazara el camino que han de
recorrer en su primer marcha. de todos los obstaculos que
pudieran hacerlos vacilar, y. aun caer; que se compare, si
se quiere, el acento ilustrado y prudent de esta noble cen-
stra, con la vocingleria furibunda de las pandillas que exal-
tan las cosas, no por lo que valen, sino por espiritu de partido;
o con los amargos sarcasmos, del vituperio violent de genies
descontentadizos y severos; y se ver todo el bien que puede
hacer la critical que he preconizado, porque conozco todo su
valor; y todo el mal que puede evitar, que no es por cierto
beneficio mas pequeio; y estoy plenamente satisfecho de
que cuantos aman la ilustracion, apoyaran el esfuerzo del
que denodadamente ataque abuses tan trascendentales, es-
parza una ensefianza tan itil, y puede asegurarse que con-
tribuye asi mas al esplendor del arte, que todos los que por
cualquier motivo se dedican A cultivarle.









,, JUAN FRANCISCO DE LA HARPE.


Nacid en Paris 1739 y murio 1801. Comentdomuy jd-
ven a carrera literaria con sus Heroides y en 1764 did la tra-
gedia de Warwick, la mejor de sus composiciones teatrales.
Las ya impresas de sus obras, son: Heroides, Odas, diversas
Poesias, Miscelineas literarias y filosdficas, varias Diserta-
ciones y Discursos de los cuales hay muchos premiados, el elo-
gio de Carlos V. rey de francia, de Enrique IV, de Fenelon,
de Catinat, de Racine, de Voltaire, varias tragedies, la co-
media en un acto Las Musas rivals, dos dramas, M61anie
y Barnevel; los Doce Cssares, traduccion de Suetonio; la
de los Luciadas de Camoens, y su Curso de Literatura. Su
cempendio de la historic general de los viajes, es una es-
peculacion, buena tan solo, porquB guard algun drden y
m6todo para las personas que no tienen ni tiempo, ni deseos
deleer los originals.
Aunque excelente critico y buen escritor, no puede com-
.pararse a los grandes escritores del siglo pasado. Entusiasta
.e Voltaire desde que se desarrollo' su razon, habla de 61
como hombre apasionado. No tiene gran numen po6tico. Su
critical, que ninguno en su tiempo ha podido igualar, es tan
juiciosa, como elegant su pluma. Arbitro supremo del buen
gusto.y azote de los malos escritores, alaba cuanto bueno
encuentra, y no hay consideration bastante que le detenga
para dar a conocer lo malo. El sello.de su reputation que-
dd gravado en su Curso de Literatura, done se espresa
siempre con el estilo del author qpe analiza.
Le critical la falta de proportion en su obra: iCuatro
voldmenes para Voltaire! .doscientas paginas para Cornei-
le,,! :Prevenido en pro del. primero, y en mengua del se-
gundo,.con:algunas opinions atrevidas sobre la Ulj ia y la
Eneida, fan6tico en las operas de Quinault, es en su lite-
ratura antigua y en el siglo de Luis XIV, bastante propor-
cionado: pero no asi en su siglo XVIII, porqu6 habla dema'-
siado..Algunos articulos son may cortos, otros llenos de ind-
tiles pormenores, como sus juicios sore Diderot, Fabre d'-
Eglantine, Beaumarchais.... Descarga muchas veces sit se-
vera mano, en los dltirnos volimenes, contra, los filo'sofos
que fueron sus amigos; y vuelve al fin a hacerlo sin modera-
cion y con resentimiento y con el velo precario de que le a-
nima la religion cristiana.


















CO STUMBRES.














o hace much tiempo que lei en un autor, la frase
singular de que la music civilized los humans. Si esto es
cierto, ningun lugar es mas civilizado que nuestra Habana,
pues en ninguno se ha generalizado tanto la passion por la
musica; aunque debe de posponerse i otro pais cuyos
habitantes nos inundan y son freneticos por la armonia. En
verdad que los pobres iingun instrument han inventado, y
que de la aficion a la production hay muy largo camino
que recorrer. Tambien lo es que cierto organo que formal
una montaiia en los lados de la frente sobre la parte ester-
na de las cejas y que segun el Dor. Gall corresponderia 6
]a mursica, no se ve, que digamos, en casi ninguna cabeza
habanera.
Sea de ello le que fuere, el caso es que tenemos socie -
dades filarmonicas, nuevas filarmdnicas, viejas filarmoni-
cas, y que nuestros pebres oidos se van filarmonizando que
es tn content.







48
Non surdis Orpheus, gritar6n mas de cuatro de los que
lean estos' renglones: Ppero si Orfeo no es para los sordos,
porqu6 razon nos ensordezen con tanto canturreo y tanta
misica, a nosotros pobres imbeciles que no queremos or-
feadores?
Y no se crea que sea esta una mania de ahora, que
hace algun tiempo escribia mi prima Circuncision a mi
padre, cierta carta que viene como de propdsito a nuestro
asunto, y que voy 6 transcribir para los curiosos.
"Mi tio y Sr.-Muerta de suefio y fatiga, y con la cabe-
za llena de trinos y corcheas, acudo 6 V. con la mira de ver
si soy tan feliz que logro por mediacion de V. algun arbitrio
para libertarme de la insufrible plaga filarmtnica que me
aflije y martiriza.
"Es el caso que aunque todavia bastante jdven, soy ya
como V. bien sabe, madre de familiar, pues tengo tres nifios
como tres perlas orientales: el mayorcito apenas cuenta
otros tantos afios, y los dos restantes, que son jimaguas,
no pasan de seis mess; y comoaunque'no enteramente po-
bre, tampoeo estoy muy sobrada de conveniencias, me veo
precisada 6 ejercer en toda su plenitud las augustasfunciones
de la maternidad, segun las llama el author del Emilio. Mi
casa, proporcionada 6 mis facultades, est6 situada en una
de las cuadras mas exiguas de intramuros; en esta cuadra
hay cinco pianos, y en ellos se ejercitan constantemente
ocho seiioritas, que ocupan diferentes alturas en la escala
musical, desde las que estan en el solfeo y aprendiendo 6
manejar el teclado, hasta las qietocan y cantan oberturas,
arias y duos en la academia de santa Cecilia: hay ademis
en la susodicha cuadra un aficionado al violin, que ya.ha
hecho, segun dicen, considerable progress; un profeser de
flauta, y un negro cocinero qioeen sus ratos ociosos apren-
de ai tocar el clarinete. Omito por no ser difusa, en este in-:
ventario de las riquezas musicales de mi vecindad,, los ca-
leseros tafiedores de tiples y los: negritos bozales que tocan
la trompa. :.

,,Apenas el aurora reluciente .
S Bafia en luz las tinieblas del oriented,

-s deciri, eso de las seis de la, mafiana, cuando estoy en
lo mejor de mi suefio, despu6s de haber velado hasta las'
horas mas avanzadas:de la noche, no.por mi gustosino por
una imperiosa y cruel necesidad, empieza mi v.ecina.dejla








49
derecha, que como toca de memorial y sin escuela, es la
mas intrepida 6 incansable, a repetir por la milesima vez
las danzas cubanas y las piecesitas del pais, interpoladas
con la cachucha, el pan de jarabe y que se ye cuantas
otras novedades, ejercicio que suele durar dos horitas lar-
gas: mis hijos se despiertan sobresaltados y Ilorando, y ar-
man con el desentonado y estrepitoso piano el concerto mas
infernal que puede V. figurarse, cosa que mal de mi grado
me obliga a dejar la cama i today prisa. Parece que en la
tal casa ni se barre, ni se friega, ni se limpian los muebles, (I)
ni aun se cuida sino may por encima del aseo de las personas,
a no ser que hagan estas cosas 6 media noche. A las diez
toman su leccion las muchachas de en frente, que son las que
est6n solfeando y aprendiendo la escala, y su leccion y sus
ejercicios suelen durar hasta las dos de la tarde. Entre tres y
cuatro, las maestrazas que viven dos puertas mas adelante,
se ponen 6 tocar y cantar las arias y duos de Julieta y Romeo,
la Parisina y la Fausta. En los intermedios se oye ya por
aqui, ya por alli, elgemido de la flauta, el chillido del cla-
rinete, d el no menos desapacibe del violin: a veces suenan
dos o tres pianos 6 un mismo tiempo con acompafiamiento
de los instruments referidos, y entonces es un inferno la
cuadra.
A prima noche vienen visits 6 una o' varias de las tres
casas sobredichas, 4 de las otras dos propietarias de pianos,
donde quiza por ser casadas las tocadoras, debo decir en
honor de la verdad que hay mas sobriedad y discrecion, y
entonces ya.se sabe que el modo menos dispendioso de ob-
sequiarlas es darles un rato de musica. Si entire los concur-
rentes se encuentran, como es regular, aficionados de uno 1i
otro sexo, la diversion se encrespa y se prolonga, improvi-
sindose en algunas ocasiones conciertos que ahuyentan a
todos los gatos del vecindario. Mas como no hay cosa en el
undo que no tenga fin, dan las diez y media 4 las once, y
el bajo cantante del sereno anuncia que es hora de que se
disuelvan las reuniones: los pianos se cierran, los violines y
los instrutnentos de viento vuelven 6 sus fundas, se apagan
las luces y todo entra en su estado normal.
jJuzgar6 V., tio mio, que con esto se acaban mis tribu-.
laciones? Pues est6 V. muy equivocado. A la otra puerta de
las solfeadoras viven cuatro hermanos que ni madrugan ni

[1[ Trastoslos llama con su acostumbrada originalidad el
discreto traductor del Universo pintoresco. NOT' DEL coFISTA.
7








tocan el piano; pero en cambio se sientan a tomar el fresco
en la ventana cuando el resto de la vecindad se recoge, y
como las personas que siempre estin juntas no suelen tener
abundante material de conversation, se distraen cantando la
Atala d el Trovador con intermedios del figurin loco y el
negrito gambado, hasta que los hace caller el sereno que
siempre es bien tarde. Entonces es cuando puedo disfrutar
algunos mementos do reposo, interrumpido por los deberes
a que me obliga la corta edad de mis hijos, y acibarados por
el temor de que con la venida del proximo dia vuelva A prin-
cipiar mi martirio.
Bien s6 que si mis vecinas leyeran esta carta dirian
que soy insensible a los encantos de la m6sica, y que mi fa-
milia contribute co!.o la que mas de la cuadra con su con-
tingente de ruido; peroayoles contestaria que por buena que
sea la muisica, y por bien ejecutada que eat6, la incesante
repeticion de notas y tons es la cosa mas insoportable del
mundo; que si mis hijos lloran y alborotan, culpa es de ellas
que con sus gritos y porrazos no los dejan dormir; en fin, quo
para la conservation de la sociedad es precise que las mu-
jeres se casen y tengan hijos, y que una vez que los tienen
no se han de ir 6 criarlos A los montes; pero que no veo la
necesidad de que se pongan 6 tocar el figurin 6 las seis de
la mafiana, ni cantar el trovador a la una de la noche. Por
todas estas.razones y temerosa de que si mis rabiosas filar-
mdnicas entienden que me quejo, lo han de hacer mil veces
peor, he resuelto mudarme de barrio, y al efecto he dado el
encargo a varies conocidos y ahora le suplico V. diga 6 los
suyos me busquen casa, advirti6ndoles que no reparen en-
si es h6meda, oscura d con goteras, ni si le di el norte por
el frente o la brisa por la culata, puesto que lo unico que
me interest es que no haya a lo sumo mas de dos pianos y
algun otro instrument eh la cuadra; pero sospecho que
no he de encontrarla con estas condiciones, y que si quiero
descansar de semejante cencerreo, tendr6 que trasladarme 6
las lomas del Cuzco:-
Su obediente sobrina-Circuncision.


















POESIA.







SONTWO.






2Mo caciotx.,



jaL astro de la noche contemplaba
Que velado en modestos resplandores
Con sus blandos y tr6mulos fulgores
Tu faz hermosa y virginal baFiaba.

Mi volcinica mente se engolfaba
En delirios de f6rvidos amores,
Y la brisa volaudo entire las flores
Con su aroma el ambiente perfumaba,

En manso ruido murmur en mi oido
El aura con su aliento regalado
De tu vo0 dulce el celestial sonido.

En rededor de mi todo rela;..,
Solo yo suspiraba desdeFiado
Sumergido en letal melancolia.











ECPASIO '


POR Lid PLAyI.





Vagaba pensativo
Por las riberas de la patria mia
Cuando la luna en la azulada-esfera.
Entre pardos celajes discurria,
Conlfundiendo su brillo macilento
Con la tr6mula luz del firmamento.

El silencio reinaba,
Dormian en calma los inquietos mares
Y tan solo T lo lejos entonaba
El triste marinero sus cantares,
En tanto que a la orilla
Dejando el remo el pescador cansado,
Ataba en el peiiasce acostumbrado
Con la flotante cuerda su barquilla.

Al punto presuroso
A su albergue de paz se encaminaba
Donde cena frugal y blando lecho
Su consorte feliz le preparaba,
YmTit tiernas caricias le ofrecia
Y otras mil de sus hijos recibia.

";Ay! esclam6, dichosos
Vosotros pescadores que sencillos
Amais y sois amados!; venturosos
Tambien vosotros, levels peoesillos,
Que libres de cuidados
Y de las penas que mi pecho siente,
Si en las ondas amais tan tiernamente
En las ondas tambien os veis amiados!
Y en Ins serenas tardes,
Y en el silencio de la nocbe nmbria,
Y al destellar la aurora, y cuando Febo
Sus rayosde oro del ienit envia,
Vosotros en el golf haceis-fugaces
Dulces guerras de amor y dulces paces.








53
"Mas jay! yo no he nacido
Para gozar jams de tal ventura,
Jamis Fileno triste ha conseguido
Inspirar tierno amor k la hermosura.
Y si alguna hajurado
Que & su ardiente passion correspondia
Con sacrilego labio amor nientia
Y peijura despu6s le ha abandonado.

"Aquella luz lejana,
Que al trav6s de las sombras centellea,
Ilumina el albergue silencioso
Que mi bien con sus gracias hermosea:
Alli de dulce paz goza su seno
Y no piensa en el misero Fileno.

"Tal vez ahora tranquila
En alguna lecture esti ocupada
Y goza en illusion: tal vez Mirtila
En blando lecho duerme sosegada!

"Mientras dura su suefio,
Dormid vientos en culma silenciosa,
Y el zefiro no mas su faz de rosa
Levemente al pasar bese alagiiefio.

"Dormid tambien vosotros,
Mientras duerme Mirtila, vastos mares,
No la inquieten jamAs vuestros bramidos
Ni los tristes cuidadosy pesares
Que agitan sin cesar mi tierno pecho
Se acerquen nunca k su tranquilo lecho.

"Jamis convulsa lore
Sofiando que algun mal mira cercano,
La paz entorno de su albergue more,
La deliciosa paz que busco en vano.
Y si acaso un instant
De mi se-acuerda mi adorado duerio,
;Ay! no turbes por Dios tan breve suefic
Saliendo de las ondas sol brillante.

"Vosotros pecesillos
Que cbntemplais mi suerte lhstimosa
Condolidos tal vez, y que esta tarde
Habeis visto 'a Mirtila mas'hei-mosa
Que en'-el trido invierno fldi temprana,
Hermnosa lanvereis'tambien mariana,









"Acaso.al contemplarla,
Preudados de sus gracias hechicer&s
En confuse tropel, por saludarla:
Alegres saltareis A Ja ribera.
Si os duele el mal ajeno
No os olvideis entonces de este amante, *
De mi hablad Mirtila un solo instantes, "'
Y decidla que aqui llorb Fileno.

"E.ntanto Dios quedaos
Pecesillos del mar habitadores
Que harto tiempo turb6 vuestros solaces
Con la historic infeliz de mis amores-
Serpeando os dejo por el mar gozosos
Y mariana os ver6 tambien dichosos.

"En la noche tranquil
Cuando yo vuelva & veros angustiado
Decidme si mi mal siente Mirtild, :
0 si acaso conmigo se ha indignado!"'

Asi acab6 y vertiendo
Amargo llanto, contempl6 afligido
El grato albergue de mi bien querido
Y de las playas me alej6 gimiendo.

FILENO.



3L 33IIO






SI.

1Magnate!. En tus salas hay marmoles y oro,
Hay lechos de seda y alfombras de. mroo,
Y siervos que doblan su frente ruin.
El lago apacible retrata tusquiatas, :
TG months orceles ornao6s.de cintas .,
Y entire humos y luces te arrulla el festia,.
Pero en tu muelle inacciorn
Te angustias y. no hiala media
:e rear una illuiioin, "








55
Y sientes siempre el asedio
Que en torno t tu corazon
Pone la espina del tedio!

IL'

Como un vil interns to habla al oido
Y es solo el oro tu polar estrella,
Buscas rica mujer, casas con ella
Y entras loco y riendo & ser marido.
Mas como no es tu corazon el nido
De un puro amor, aunque el caudal te cuadre,
Al ver tu esposa convertida en madre,
LPorqu6 te has de llenar de regocijo
Si no eres ti quien al nacerle un hijo
Beudice ft Dios, y se envanece padre?

III.

iY el niTo!.. Del seno de esclava nodriza
Que cubre de besos su cara rollizq
Y obscenos cantares le obliga & decir,
Le arrancan al triste, le entregan & un ayo,
Ingerto risible de docto y lacayo
Que vierte latines y enseria f servir.
Mas que su alumno su paje
El nifio viciado, inculto,
Le negarS vasallaje,
Y se lanzari, ya adulto,
Tras de aquel libertinaje
Que huye del sol y anda oculto.

IV.

Sin que acierte la madre & ver su huella,
En la alfombra oriental del cuarto umbrio,
Pondrf su beso envenenado y frio
Sobre la blanca faz de la doncella.
Cuando hay luna en el cielo y no hay estrella
Y en lenguaje nocturno hablan las olas,
Platicard con la casada k solas:
Palida reirk Ia vil casada
Y bajo de la ad6ltera almohada
Ocultar, cargadas las pistolas.

V.
Y el padre entretanto con aire marchito
Le busca en taberna, burdel 6 garito








56
Sin verle en garito, tabernak 6 burdel.
Colgado al postigo, mirando 6 la calle.
V6 en todo el que pasa su rostro y. su talle
Y A todos llorando pregunta por A1.
Y al fin si lo traen... yerto..
Baiiadoen sangre... sia brillo
Los ojos... el pecho abierto!
Y un negro torpe y sencillo
Le cuenta que al hijo ha muerto
Un ignorado ouchillo!

VI.

Padre infeli!..-Abandonado al lloro
Abrasa al hijo y con angustia besa
Aquella herida, que le hundib en la huesa
Tanta hermosa illusion de perlas y oro.
Y ohb!.. La ligrima ignoble del desdoro
Es la que el padre por el hijo vierte,
Al ver que no muri6, como hace el fuerte,
Con un morir patriotico, divino,
Sino manchado de adulterio y vino
Que es en verdad abominable muerte.

VII.

Y t6 Io quisiste, oh est6lido anciano,
Que al joven mimaste, que diste de mano
La suerte future del pobre doncel.
Por eso Dios quiso que llores sin fruto,
Te cubras de canas, te vistas de luto,
Y apures la copa colmada de hiel.
Y si te postra en el lecho
Y con su garra fatal
SDestroza el dolor tu pecho,
Aprende, infeliz mortal,
Que todo el bien que no has hecho
Es despu6s' todo tu mal!


J, J,. MILANES.












,/





VARIEDADES.








Exfimen analitico de la Balanza general del comercio de la isla
de Cuba en el afio de 1838, formada de 6rden del Escmo.
Sor. D. Joaquin de Ezpeleta, Presidente, Gobernador y Ca-
pitan general, y Superintendente general delegado de ha-
cienda de la misma, por D. RaimuLdo Pascual Garrich.-
Imprenta del Gobierno y de la Real Hacienda, 1839.

MN el primer cuaderno de esta obra, publicado en
Julio del afio anterior, insertamos el uadro analitico del co-
mercio, navegacion y rentas de la isla durante el quinquenio
corrido desde principios de 1833 hdsta fines de1837. Este
trabajo, hecho con sumo esmero y precision por persona
muy versada en operaciones de esta ,lase,.y provista de to-
dos los datos y antecedentes niecesarius, es .Tecomendable,
no solo por su exactitud, sino tambien, por su claridad, re-
quisito sin el cual poco provecho sacarian los lectores de se-
mejantes investigaciones. Constantes en nuestro proposito
de consagrar la mayor parte de la Carlera iobjetos de iti-
lidad public, les presentamos a continuation un estracto
razonado y metddico de las operaciones comerciales que se
han efectuado durante el curso del precedent aflo, y de sus
resultados con respect 4 la navegacion y a las rentas de la
corona, segun aparecen en la obra citada a la cabeza de
este articulo y en otros documents oficiales que el au-
tor ha tenido a la vista.








S. 58

COMERCIO.

Importacion por articulos.


Viveres.
Caldos . . $.


Carnes.. .
Especerias... .
Frutas. .......
Granos.. .. .
Grasas.. . .
Pesca.......
Articulos various. .


Manufacturas.
Algodones . .
Lanas . ..
Lenceria.. . .
Peleteria.. . .
Sederia.. . .
Suma, .
Maderas. .
: Aielales. .. . .
Articul/s various .
Suma total..
iimportacion.en 1837..
,. Aur ento en 1838 ..


2.244.332.5.


. ... 1.593.597.1.
. .. 179.254.4.
. 272.083. ,,
.,.. 2.962.191.7.
. . 1.I21.076.3.
..... 401.178.7.
. .. 288.520.,,
I . 9.062.234.3,

. ... 3.418 143.6.
.. 324.877.1.
... 2.T97.804.1,
... 578.949.,,
. 469.889.7.
. 7.5 9.663.7.
. 1.512.749.7.
.. 2.528.505.5.
.. 4'.036.724.3.1
.. 24.729.878.1.'
22.940.357. ,,
S. 1.7 90.521.1.


I, portaciwn 'ior banderas,
Camerio inacional en buques nacionales $' 4 460 9877..
Comercio estrangero en buques naci6nales 6.163.152.3.
S: en buquesde los Estados-Unidos. 6.202.002.,,
Se buques de la America espafiola.. 1.713.650.7.
Sen buques inglees.... .... .. 1.439.300.6.
en buques firaceses.. . 816.954.4.
enbuques alemanes. .... .. 62,355.2.
: enibuques flamencos y liohndeses. 304.142.6, .
oen bhuques italianos.. . 52.661.7.
evribhiques portugueses. ., . 11.931.7.
en buques rusos y dinamarqueses. 79.193.,,
Dep6sitoa do entrada. . .. 2.873.545.,,
Suma total: . 24.729 878.1.








:59
Las importaciones verificadas en 1838 escedieron i las
de 1837 en 1.789.521 $ 1 xs-. equivalents a 7, 8 p.g de
las efectuadas en este dltimo.
La proportion que guardian unos con otroso os a'ttilcl-
los importados es-la sigiietite:
Viveres .... 36- p.:
Manufacturas.. 31
M aderas.. . 6
'Metales.... .. 10
Articulos varios.. 16
Total. 100
Con respect la procedencia de los articulos y a las
banderas importadoras, se bservan las siguientes propor-
clones.
Efectos nacionales en bandera nacional... 18 p.8
Idem estrangeros en la umisma ...... .25
Comercio de los Estados-Unidos... ... .25
Idem de otros estados americanos ..... 7
Idem de Inglaterra.. . ...... 6
Idem de Francia. .. .. 3.
Idem de Alemania.... 2
Idem de los Paises bajos......... .. .1
Idem del B6lticb, Italia y Portugal... 0
Geinros entrados depo'sito... . 11.
Total...........100

Esportacion por articulos.


Producciones de la isla
Azucar... .
Caf. .. . .
Miel de purga, .
Aguardiente de-caia..
Cera.... ........
Tabaco en rama ..
Tabaco labrado. .
Articulos various. ....
Suma. ; .
Prboucciones ultramarinas
Metales preciosos. ... .
Suma''otal.
Esportacioin en 1837.. .
Aumento en 1838., .


.. ..$ 9.115.477, ,
. .. 1.550341..,
S 843.078.1.
.. 108.165.,,
... 82.539.,,
* 608.747.1.
S. 1.466.344. ,
... 1.769.907.7.
. 15.544,599 1.
. 4.079.060.5.4
S.. 847.442i6.
* 20.471.102.4-. '
*... *. 20:346.40a.1.+
. I. 124.095 .









Esportacioa ppo banderas.

Comercio national en buques nacionales. $ 2.692.159.4.4
Comercio estrangero en buques nacionales. 1.532.840,5.
en idem estrangeros para los E.-Us. 5.574.591.2.
en idem para la America espaiiola.. 30.562.1.
en idem para puertos ingleses. .. 3.083.328.1.,
en idem para puertos franceses .. 771.572.7.
en idem para puertos al'emanes. 1.866.326.7.
en idem para los Paises-bajos. 831.836.5.
en idem.para Italia.. ...... .. 59.226.4.
en idem para Portugal. ..... .. 307.416.6.1
en idem para Rusia. .... .1.046.953.3.
Deposito de salida y consume ....... 2.674.287.5.
Suma total.. ,. 20.471.102.4.4

Las esportaciones de 1888 solo esceden a las de 1837
en la corta suma de 124.695 $ 3 rs. pero es necesario te-
ner present que-las-de este iltimo habian sobrepujado a
las de 1836 en la eshorbitante cantidad de cerca de cinco
millones de pesos. Lejos pues de aparecer la industrial agri-
cola estacionaria,- no-puede presentarse en situation mas
floreciente.
Los products, tanto de la isla como estrangeros, que
componen la .totalidad de las esportaciones verificadas en;
1838, han- concurrido en las proporciones que a continua-
cion se espresan:

Products de la caria, 491 p..
Tabaco........... .10
Caf6 ...... .. ..7
Products various. .. 9
--76
Products ultramarinos. 20-
Metales preciosos. 4
--24.
Total.. J100

i La proportion en que han concurrido a la esportacion
,de frutos y efectos las diversas banderas que frecuentaron
los puertos de la isla en 1838, y el destino de unos y otros,
-son los que se espresan en seguida:








61
Comercio national en bandera national, 13 p.8
Estrangero en bandera national.. 7


Idem idem de los Estados-unidos. .
Idem idem de Inglaterra ........ ..
Idem idem de Alemania. .....
Idem idem de Rusia.. ... .. ...
Idem idem de los Paises-bajos.. ..
Idem idem de Francia . . .
Idem idem de Portugal .. .
Idem idem de Italia.... .. .
Idem idem de la Am6rica espafiola..

Depdsito de salida y consume . .


Total. . .


---w^~o
274
15
9
54


1 ,
0j
----66
13
100


Entre los articulos de consume general que constitu-
yen una gran parte de las importaciones, se distinguen los
que espresamos A continuation, con los aumentos 4 bajas
qne han tenido con respect al de 1837:
Harina espnfiola, barriles 85.424. --43.245.
Idem estrangera, idem. .69.445. + 14.346.1
Arroz, arrobas... .. . 519 229.4- 42.347.4
Tasajo, arrobas . .. 975.442. +174.941.4
Tocino y jamon, idem 33.734.-- 8.584.
Carne salad, barriles 7.794.j- 2.220.4
Bacalao,.arrobas ... 349.571.4--58.736.6
Queso, idem . . 49.452. + 12.852.-
Manteca y manteqailla, idem 199.098. -117.306.
Velas de sebo, idem . 57.151.1 + 11.163.
Velas de esperma, libra ..... 231.093.4- 33.605.

Entre las producciones de la. isla que constituyen la
mayoria de las esportaciones, son las mas notables las que
en seguida se espresan, 6on el alza.d baja que han tenido:
Aguardiente de caria, pipas. 5.508.i+ 1.9571
Az6car, arrobas .... ...10 417.688. +1.357.6344
Caf6, idem.. ... . 1.550.341. 583.2261
Cera, idem.. . .... 28.296. 10.9681
Miel de purga, bocoyes... .. 134.892:; -+ 19.9161
Tabaco en rama, arrobas.. .194.799.4 + 15.295f
Tabaco torcido, libras;.'.' 916.466: +- 124.0271
NO TA, El signo + i'idioa aumrntimj'y el sign -- baja


t









Mfovimiento commercial.

Importacimo.
Comercio national en bandera idem. $ 4.460.987.7.
Estrangero en bander.a acional 6.163.152.3.
Estrangero en banderas estrangeras.. 14.105.737.7.-
Suma.... .. 24.729.878.1.:
Esportacion.
Comercio national en handera.riacion. 2.692.159.4.4
Estrangero en bandera national. .. 1.532.840.5.
Estrangero en banderas estrangeras. 16 246.-102.3,
Surna. . ... 0.471.102.4.4
Diferencia 6 favor de la importacion. 4.258.775.5.
Movimiento commercial . . 45.200.9806.
Idem en 1837 ... . . .. 43.286.764.1.4
Aumento en 1838.. . . 1.914216.4.

El movimiento commercial de las banderas estrangeras
que frecuentan nuestros puertos, fue en el afio qne nos ocu-
pa de 30.35;840 $ 21 rs; el de la bandera national, de
14.849,140 $ 34 rs.; y el conexionado inmnediatamente con
la peninsula, de 7.153.147 $ 31 rs..Omitimos enunciar las
observaciones que de estos guarismos se desprenden, dejan-
dolas 4 la sagacidad y buen j:uici6 de nuestros lectores.
S La parte absolute y proporcional que en este movi-
mniento ba tomado cada uno de.los puertos habilitados de
la isla, es la que aparece. 4 continuacion:


Puertos habilitados.


Habana.. ..
Matanzas. . .
Cuba.. . ..
Trinidad. .......
Cienfuegos.. .. .
Gibara.. . .
.Puerto-Principe..
1Manzanillo. .
Baracoa.-. ... .
Sumas. ...


Movimiento comerc. Tanto al miller,


$ 30.889.695.5.4
S5.653.847.7.4
5-007.255.1.
S2,282.194.6.4
:50.6161.
S 306.973.3.
288.551'.3.
267.990.,,
63:856.2.
45 200.980.6.
1 -f-f ------~


Las importaciones han superado las esportaeiones en
los puertop y cantidades 4qu, agui aparecen:


683,3.
125, ,,
112,8.
50,7.
7,7.
6,8.
6,4.
5,9.
1.4.
1.000,,,







63T
Puertos Jsceso ea la intportacion.
Hhbana.. .. $ 4.258.775.5.
Puerto-Principe . 11 15.74
Trinidad;... . .. 54.204.5..
Cienfiegos.. .. .. 44.954.7.
Baracoa. ... . .... 1.364.5.

y las esportaciones superan a las importaciones en los si-
guientes:
Puertos. Esceso en la esportacion.
Matanzas . ... ..$. 1.912.918.7}
Cuba...... ........ 194.0610 7
Gibara..... ....... 78.297.4k
Manzanillo...... .... 69.245.3

Mlovimiento commercial de los metales preciosos.

Importacion.
Oro aculiadfo. .. ... $ 1.478.994.2
Plata acuada . ... 772.736.3.
Sua. . 2.251.730.5.
Esportacion.
Oro acufiado . .... 386381.4.
Plata acufiada. ....... .. 461.061.2.
Suma. ... 47.442.6.
Movimiento commercial. ....... 3.099.173.3.
Diferencia a favor de la importacion. 1.404.287.7.

Resulta que durante el afio que nos ocupa ha aumen-
tado la riqueza monetaria del pais,Ci Jo menos en un million y
cuatrocientos mil- pesos, cuya mayor parte es en oro. En el
quinquenio anterior paso este incremento de cuatro millones.
Estos guarismos demuestran cuan-ridiculas son las incesan-
tes lamentaciones que se hacen sobre la esportacion del oro
por corigecuencia de la importacion de pesetas sevillanas. Por
grande que sea el beneficio que logran los introductores de
estas 6ltimas, su coniercio tieje un limited fijo, y es el de las
necesidades del pais. Cuando este no necesite mas pesetas,
cesaran de itmportarse; y las que se imported de mas, se-
ran recspoitadas: est es la ley constant y general del co-
mercio cuando no le contrarian indiscretos reglamentos.
Obs6tvese_ ademas, que como la introduction de las
po1tas E .ilnainas ebtli prohibit), la tqtald.e los metales pre-








64--
closos debe ser mayor que la que hemos figurado, al paso
que siendo libre la esportacion delosmismos metals, con
un cortisimo derecho cuandp se estraen pa pampaises estran-
geros, ningun inter6s tienen los comerciantes en ocultarla,
deduci6nidse de iqui con toda certeza que sin aumento en
la esportacion anotada en las balanzas, la.importacion esta
acrecentada en todo el valor de las pesetas sevillanas intro-
ducidas de contrabando. Dicen, aunque no lo creemos, que
este valor es considerable, lo cual probarA mayor incremen-
to en la riqueza monetaria. Las pesetas, cono yalo hemos
dicho muchas veces, aparecen en mayor cantidad de la que
realmente existed, porqu6 siend'o la moneda mas baja y mas
desacreditada, todo el mundo procura deshacerse de ella, y
asi es la que tiene mas estensa circulation. El dia en que se
tratase de recogerlas nos qtedariamos admirados desu corto
ndmero, y de lo exagerado de los c6lculos que sobre ellas se
han hecho.
NAVEGACION.

El numero de buques que durante el a5o han visitado
los puertos de la isla, y las naciones A que pertenecian, se
espresa a continuation:

Buques Entrados. rado Salidos.
Espafioles. i , '776 691
Americanos.. ,- ,- ,1434 1433
Ingleses, , 190 157
Franceses. ,, 55 63
-Alemanes. , 60 66
Flamencos y holandoses, 36 26
De lBiltico. ,, , 21 22
Portugueses. ,, ,, 44 49
De la America espafiola. 16 10
Sardos. ,, ,, 4 4
Totales. , 2636 2521

El porte de las embarcaciones insinuadas, con distin-
cion de nacionales y estrangeras, es el siguiente:
Entrados. Salidos.
Bnques. Toneladas. Buqnes. Toneladas.
Espaiioles. ,, 776. 93.566.j 691. 87.457.2
Estrangeros. 1860. 305,495. 1830. 313.551.
Totales., 2636, 399,061.j 2521. 401.0J09.i







65
Han entrado durante el afle 23 buques espafioles mas
que en cl anterior, con un aumento de 16.7801 toneladas;
y han salido tambien mas que en el precedent, 65 buques,
dando an incremento de 25.119 toneladas.
El esceso en las entradas de buques estrangeros fue
de 91, con porte do 15.266} toneladas; y el de las salidas de
130 buques y 32.9090 toneladas.

RENTAS DE LA CORONA.

El imported de los Reales derechos recaudados durante
el afio en las aduanas dela isla y en las demirs dependen-
eias de Real hacienda, es el que sigue:

Derechos de.importacion, , $ 5.246,008.,,1
Idem de esportacion, , ,852.246.
Total de derechos maritimos,, 6.098.254.51
Rentas territoriales y dem6s ramos, 3.574.459.1
Total general, , , 9.672.713.61
Idem ei 1837,, , , 8.837.165.71
Aumento en 1838,,, , 835.547.7

Aun cuando de esta cantidad substraigamos los 59.650$
recaudados en todas las aduanas de la isla por arbitrios des-
tinados al pago del subsidio estraordinario de guerra desde
15 de Octubre del aiio anterior en que se establecieron, has-
ta 31 de Diciembre; siempre subira la recaudacion del aiio
a 9.613.063 $ 6% rs. y el aumento obtenido sobre el prece-
dente a 775,H97 $ 7 rs. Los afios en que hasta ahora habia
pasado la recaudacion de nueve millones de pesos eran los
de 1828, 1829, y 1836, que produjeron sucesivamente
9,086,406 $ 71 rs; 9,142,610 $ 4 rs,; y 9,267,266 $ 2 rs, En
]827 y siguientes no nombrndos, pasod a recaudacion de
ocho millones, sin Ilegar a nueve; en 1826 llegd a siete mi-
llones, sin haber jaln6s alcanzado antes a. esta cantidad,
Asi pues, las rentas de la corona en la isla de Cuba han
escedido'eh el aiio de 1838 aflas obtenidas en el mas favo-
rable de los anteriores en unos 350.000 $ prdximamente.













DE LAS MEMORIES MAS SELECTAS ESCRITAS POR AUTORES
FRANCESES HASTA EL SIGLO XVIII, Y APUN-
TACIONES SOBRE SU MERITO RESPECTIVE.



Memories de Joinville.-Pintan bien las costumbres de
su tiempo y el caracterde las personas: se descubren en ellas
sus afectos generososy elevados. La mejor edicion es la de
1761, pues las demis no son inteligibles. 1250.
Memories de Felipe de Comines, para la historic de
Luis XI y Carlos VIII.-Favorito del primero cuya alma im-
penetrable conocid, y odiado de su hijo Luis XII, ha es-
ppuesto con elegancia y modestia acontecimientos interesan-
tes y que l1 solo conocia. Su afecto a Carlos VIII, que can-
so su desgracia, no le hizo grato & losojos de aquel iltimo
principle: hablaba con sinceridad de los otrosy modestamen-
te de si. 1770.
Memorias de Brantbme; su nombre Bourdeilles.-Vivia
en tiempos de Carlos IX y Enrique IlI. Aunque con poca
logica, divierten sus deshiladas narraciones, y es precise con-
sultarlas para conocer a fondo los usos y costumbres de la
corte de Francia en su tiempo. 1600.
Memories de Margarita de Valois, mujer de Enrique
IV (querida delduque de Guisa) y escritas por ella.-Contie-
nen an6cdotas interesantes, su estilo es agradable y natu-
ral, y para su tiempo son obras maestras. 1600.
Memorias de Enrique, duque de Rohan, canteniendo
lo que ha pasado en Francia desde 1610 hasta 1622 en 2
volimenes. Hay igualmente sus memories y cartas sobre la
guerra de la Valteline &c. en 3 vol.--Fue uno de los mejo-
res capitanes de su. siglo, gefe de los calvinistas franceses,
un heroe en fin que murid de result de heridas en 1638.
Memories de Jully, Maximiliano de B6thune.-Son el
cuadro fiel de los reinados de Carlos IX, Enrique III y En-
rique IV su intimo amigo; m as parecen apuntes, que una obra
arreglada. Titlldola primera edicion, Econonias reales. Fu6
tan buen ministry como general. 1580.
Memories del Presidente Jeaunin.-Aunq ue simple a-
bogado llegod ser ministry y amigo de Enrique IV, S us me-








morlas y negociaciones, siempre que se leen, ensefian algo
nuevo. 1600.
Memorias del Mariscal de Bassompiere.-En medio de
mil boberias so hallan retratos muy curiosos.
Memorias del Cardenalde Retz.-Turbulento, empren-
dedor 6 inconstante,inal acomodado en una monarquia y
peor en la iglesia, sin principios fijos y sin fines calculados,
fue un grande hombre que paso como una exhalacion: en
sus memories es comparable a Tacito por la energia de su lo-
cucion y la profundidad de sus pensamientos: compuestas ya
retirado de los negocios, reinan en ellas la constancia de su
genio, si impetuosidad y grandeza. Retrata casi todas las
personas notables de su tiempo. 1660.
Memorias de la regencia de Ana de Austria, por el
duque de la Rochefoucault.-Unos le comparan a Tacito,
otros le culpan de infield en sus relaciones, mas su estilo a-,
grada 6 los mejores jueces; pero como atribuye al amor pro-
pio cuanto el hombre ejecuta, no merece confianza comohis-
toriador.
Memorias para servir a la historic de Ana de Austria
por la Sra. de Monteville.-Aunque escritas con el mayor
descuido, contienen anecdotas que no se hallan en otra par-
te. Fue grande amiga de la reina: estaba en los secrets de
la corte, y la persiguid Richelieu. 1670.
Memories de la Sfita. de Montpensier.-Esta princess
ambiciosa y presumida, mas se ocupa de sien sus memorial
que del gobierno: hay algunas anecdotasinteresantes: su es-
tilo es sencillo, conciso y f6cili Pasd el principio de su vida, en
los placeres 6 intrigas; el medio, entire amores y sentimien-
tos; el fin, en la devocion y oscuridad. 1680.
Memorias de Bussy-Rabutin.-Encasquetado en su
nobleza como el marquis Mascarillede Moli6retiene menos
reputacion de la que merece. Su mejor obra es la instruc-
cion para conducirse en el mundo. 1670.
Memories de la Corte de Francia en los anos de 1688
y 1699 con various retratos dealgunas.personas de la Corte
por la Sra. de la Fayette.-Est6n escritas con gracia y hay
auncdotas interesantes y curiosas. La historic de Enrique-
ta de Inglaterra, duquesa de Orleans y nieta de Enrique
IV, hija desgraciada de Carlos 1 no tiene todo.el inter6s
que debia, pues era de los sujetos, el mas pintoresco. Proba-
blemente murid envenenada.
Memories de la corte de Espania por la Sra, condesa
de Aunoy.-Por haber pasado en Madrid algunos ailos con su









(madre se cree que tenga an6cdotas verdaderas. 1700.
Memories de la Sra. de Orleans, duquesa de Ne-
rnours,-I-ay algiunos retrafos v6rdaderbs, ingeniososy finos
de los principals actors de la guerra de la Fronde. 1700.
SMemorias: para *la historic de Luis XIV por el Abad
de Choisy:-Seleen con placer aunque no sonmuy exactas
y su estilo sea demasiado familiar. Ha hecho tambien una
historic eclesiasstica. Se disfrazaba de.mujer con el nombre
de condesa de Barres para agradtar aquel rey en su juven-
tad. J700.
Memories y reflexiones sobre los principles aconteci-
mientos del reynado deLuis XIV por el marquis de la Fa-
re.-Su m6rito esta en su franqueza, a veces repugnant.
1700,
emorias del duque de S. Simon--Anque con defects
grades, :es algo elocuente: habla apasionndo y con espiritu
de. partido en algunas cosas, asi es pIeciso leerle con des-
corifianza: tiene:cosas nuevas. 1710.,
Memories de la Sra. de Staal.-Estin Ilenas de ras-
gos:ingeniosos y de circunstancias interesantes, versando casi
todas ellas sobre sus amores. 1740.
Memories secrets de Luis XIV y Luis XV por Mr.
Duclos.-.Es el:f:uto de muchos !ati os de trabijo y le ha vali-
do mas reputation que su historic de Luis X[ por la quo fli
nombi'ado. miembro de la Academia francesa,. Espone bien
los cuadros que presencid, penetra sustcausas y maneja casi
sus;resortes. En sus Consideracionex sobre las costumbres, ha
manifestado sefitimientos purosy lo bien que conocia el cora-
zon himano: -de plebeyo se alzd a noble por su saber. Hay
tambien unas Notas sobre la gramftica de Port-Royal. 1762.
;: Colecciones sacadas de una gran biblioteca.-Son re-
dactadas por el marques de Paulmy d'Argenson, y muy pro-
pias para conocer los franceses antiguos en sus costumbres,
festines, muelles &e.
Memorial de la Sra. de Maintenon.-No son de ella
sino de la Beaumelle: tiene muchos errors adeings de ser
el estilo estudiado y afectado.
Memorias d Cartas del Cardenal d'Ossat y las memorial
de Mr. de Torcy.-Por su much veracidad y los materials
que encierran, serin siempre preciosas para el historiador y
tiles a los diplomrticos. Las lMemorias del uiltimo, para la
historic de la negociaciones, desde el tratado de Ryswick
hasta la paz de Utrecht se publicaron diez aios despu6s de
muerto y son muy interesantes.










EL H OMBERE


Muchos ban tratado de esta maravillosa obra de la
nitiiraleca::pero la ha'n consideradn en razon direct de sus
pasiones, presenttindonos tin cuAdrb fastidioso de la existett-
cia huinana, ya definiendole comio un catilogo de miserias,
ya como una cadona de horrorosos males, cuyos limits se
ocultan bajo la losa del sepulcro.
Si cuando en la initad do una hormosa noche en que
solo el murmurio suave de las brisas, o' el monotono canto
del sereno suelen turbar el imperio del silcncio, arrobado
en ineditaciones, fijo ui' instnnte mis ideas sobre el hombre;
"ihe aqui el mas hermoso de todos los series es mi minica
esclamacion.
Consideren al hombre como quieran, yo tambien Ie
consider: es verdad que su nacicniento es anunciado por
sus gritos y gemidos; |peo qnu es e hombre en esto momen-
to? Sus ojos nada ven, porqu6 nada conocen; sus manos
giran inciertas, sits pieTrnas apenus ptueden sostenerle, y se-
gun Dubroc, esta iplca ess mas bien do vegetacion que de
vida; y si es-verdad quie lora al nacer, tambion es verdad
que ignore sti Ilanto, aunque parece que implora un arrullo
al cuidado inaterhal.
Yo no escitchi'el grito del recien-nacido sino con una
mezcla de placer yde ternura: yo miro en el un renuevo de
la especie humana: y si la naturaleba parece quie sonrie
con los amores de la primavera, que pireparan los frutos del
otofio, ella tambien sonrie conmigo en el nncimiento de un
hombre que los amores del hombre prepararon.
El juzgarld antes de su nacimiento en mcdio de las ma-
terias de corruption de que esta cubierto, sirve en algunos de
fundamento para cohonestar sus ideas de horror. A estos se
les pudiern decir: Estraviados! jHabr6f algun ser que no se ali
mente de la destruction de los demtis series? La primera capa
que cubre casi toda la tierra que habitamos, no esi A formada
de los restos de vegetables y animals, que descoi'p6estos con
los sedimentos del roc;o y la lluvia forman el origen de la
vegetation? Dirigid vuestros ojos a los solitarios y desiertos
paramos donde no existen estos principios de destruction, y
os lienareis de horror: lainaccion de lan mnerte reina en aque.
Hlas parties, que incapaces de alimentar un'ser viviente son in-








capaces de producirlas. El aire que existe en ellas es dema-
siado enrarecido: apenas se puede soportar la influencia de los
rayos solares, y se respira una atmdsfera de fuego. Empero,
dejemos aparte esta comparacion de consideration. Sigg-
mosle en su infancia, puesto que lejos de ver en ella memo-
rias, solo se mira la alegria de la inacencia.
Siete 6 ocho primaveras han fortalecido sus miembros
pequeiiuelos: agil como el cervatillo de las montailas, tris-
ca con los placeres del candor: una bella.educacion moral le
ensefia a conocer el mundo, y regular sus pasiones que em-
piezan a despertar con su adolescencia, y ya no es aquel ser
d6bil y lInguido, ya es el hombre en la primavera de su vida.
La libertad de sus movimientos, la vivacidad de sus mi-
radas, y la serenidadde su noblefrente, le prese-ntan al mun-.
do como la obra supreme del Criador: "Firme y en pie, di-
ce Buffon, su actitud es de mando; su cabeza mira al
cielo, y present una faz augusta en que se v6 impreso el
caricter de diguidad, y pintada por medio de la fisonomia
la imigen del alma. La excelencia de su naturaleza anina
con un fuego divino las facciones de su rostro: su aire ma-
gestuoso, su andar fire y resuelto, manifiostan su nobleza y
clase: no toca a la tierra sino con sus mas distantes estre-
mnidades: no so le han dado los brazos para que sirvan de a-
poyo 6 la mole de si cuerpo, ni su mano debe dollar la tier-
ra, y perder por este medio la delicadeza de su tacto." Este
es un corto rasgo de la hermosa pintura conque el mas c6lebre
de los naturalists nos describe al hombre, y con el que nos
arrebata en su entisiasmo y nos hace conocer lo que vale-
mos; pero yo quiero que se le siga conmigo en las diferen-
tes 6pocas de su vida. Le dejamos en su adolecencia, y se-
guiremns con ella.
Es cierto que en esta edad ha aprendido a conocer
necesidades que el mnismo ha buscado; pero en cada una de
ellas ha encontrado tambien un nuevo placer. Sn juventud
resbala por su fiente de la misma manera que los 61timos ra-
yos de la aurora matinal se escapan por el horizonte: hello
entonces como el mensajero de on Dios, todo es bell i sus
ojos: mira con placer el lucero de la. mafiana, se alegra
con la mitad del dia, y se.emhelesa contemplando un firma-
mento coronado de estrellas, done se, pasea tranquilainente
la plateada luna de enero. El penetra por entire la espesa
niebla de la montafins; se recrea con los perfumes de la pri-
mavera: se alitnenta con los sabrososy delicados frutos del
-otofio: en medio de un arroyuelo cncuentra el placer quo e4









vano'intentan robarle los rigores del estio, y en la heladas no-
ches del invierno es el unica criatura que encuentra en la na-
turaleza adormecida los atractivos del placer. La virilidad
le sorprende del mismo modo queilos rayos desprendidos del
astro luminoso sorprenden en la mitad de su carrera al
planeta que habitamos, y tal vez le hall rodeado de peque-
fios hijos, que es el 6nico ser que sabe amarlos porque nun-
ca los desconoce: ellos son un aumento de sus placeres, le
hacen olvidar las penalidades que suelen turbar su deliciosa
vida, y ellos en fin son para 61 como las vistosas ramas para
el tronco envejecido por los arios que adornan y alegran con
sus flores.
Puro como el llanto primero que vertid en el mundo,
no le aflige el silencioso invierno de sus dias, que pinta su
cabellera con la blancura del armilio, imlgen de la pureza
de los cielos, im6gen de la morada que le espera. He aqui
el hombre, como yo le concibo. Su primer sonrisa fue la de
un angcl: el cielo se complacia con su adolescencia; su juven-
tud fu6 el encanto do la naturaleza: su virilidad reflejd en su
frente como el mas brillante y piuro rayo del estio: y las
hucllas de ochenta otofios que ajaron las rosas de su rostro,
y amortignaron In vivacidad de sus miradas, ban dado un tin-
te mas eurgico it la augusta mnagestad de su fisonomia. Su
calellera inas blanca que el sagrado manto de una virgen
del sol, cae sin alifio sobre su apacible frente: postrado de
rodillas ante el eterno, alza los ojos al cielo, bendice i los
hombres, exhala el 6ltimo suspiro, cumple su mission sobre la
terra y su poster d Dios es tambien el de un angel.
F. O0



LA MUJER.


Si yo fuera poeta, si su increadoentusiasmo hiciera vi-
brar las cuerdas de esta lira que llamamos corazon, te can-
taria, oh, mujer, cfntigas de adoracion y vasallaje; 4 te alza-
ria un altar entire las nubes de la poesia. Porqu6 'qui6n
mas bella que tu en el mundo de los sentidos? En vano ha-
ce la nochb ostentacion de sus millares de estrellas, y el
alba de sus rios de purpura y oro;.tri te presents y cual
reina de estas maravillas de la creacion todo lo eclipsas y
oscureces.-Ries, y tie contigo la n aturaleza en el hervir de








eus cascadas y en el trino de sis Ufijaros; Iloras, y los lagos
y v~ates m.murtni enidechlas de collio eloItu eres, enffifit;la
IhiileA l pa -'iiso de ids !SjIIs.--d'eo u!b.lyillutes dela vida
dtieakna' ,.Que'.r'es*tG para. eI4ii nbre?---_iEL_..si.en -el de-
sierto, la guirnalda de la jiiuc-ntud, in tierra de promision ea
el mundo de las iluiiones. qQiuin isiti. de inocencia tu
seno, de pudor tus mejillas, y de amor tu corazon? Quian
te did, oh mnjer, los amorosos delhios de la doncella? la
inefable filelidld de la esposi? y el sagrado -eariiio de la
madre? Q6u fuera sin ti la existenria? Inmenso'caleidesco-
pio done, la realidad, las penrs y los .dolores vendrian A
combinarse bajo mil formas y' todas espantosas y horrible.
Por esto, oh mujer, siempre tuviste un culto aqui ea.mi.pe-
cho y jams vacile en consagrarte, como Io mas precioso
que poseo, las purpurinas rosas del porvenir. ,
Mayo de 1839. J. J.


IUN PENSAMIENTO,



..,...Es verdad, imajer, iun me acuerdo: tu proseguias
tl camino: un sol, otro sol, siempre caminando: con la ca-
beza doblada sobre el pecho, como- diciendo '6 los hom-
bres:--"Dejadme pasar, yo no quiero mas sino que me de-
jeis pasar!"--Y ellos te'salian at encuentro, te acosaban,
como las visions de un suenio de anatematizado; hasta que
el Angel negro te mando' detener en tu camino. Entonces
alzaste la cabeza por segunda vez desde que fuiste nifia: y
iuna lgrima! una sola ligrijma!.. Yo la vi correr. jA que
llorar, mujer? iPobre criatura!-lira, la vida es nada:-
es una noche despues de un dla inebnloso:-es un mneteoro
que pasa; si se quiere, es la risay el llorb:-es un gemido
y un beso. iPero la esperanza! Oh! la esperanza es una
miujer hermosa, es la lui, esel: cielo, es ,ia creation! iY tu
vives sin esperanza!!! Cuando se agotan las fuentes del sen-
timiento, cuando el corazon.se seca par eldololQr,.,sttele;ba-
jar una gota de consuelo j ie nos resfrig.era y nosvuelve lam
existencia, vuelve'la esperanza con sis alasiede-esmeralda,
y pBni. la.sonrisa en nuestros labios, la color en la mejilla,,
la serpnidad,eni:la freite!q..Y tu vviasin esi ospranza! ,Por-
que lloraT mijer?..'
... '











LA



CA RTZERA


CUBANA.

JUNIO.-1839.




ClENCIAS.

ntstacilo miAc. itcaedo da onwacM netwtade


BAROMETRO
Frances.
8 de la 2 de la 8 de 1
maiana, tarde. noche.

27p.,7 27p.65 27p. 6a
6.. .. 623 .. o
.. 65 .. 62 .. 62
.. 63 .. .. 60
.. 66 6 .. 68
.. I .'. 68 .. 9
.. 70 ..3 Ti .. 71
.. 72 71 71
1 7 17 77
.. 73 .. 7 69
.. 74 69 68
68 65 67
70 68 71
74 ., 72. 71
75 72 73
74 66 70
S70 65 .. 66
2.. 68 75
S75 70 75
75 69 .7
70 68 69
67 68 7
72 70 6
S69 67 68
.. d 71
S7 70 7-2
7. 78 67 67
6 .. 6 .. 67
.. 68 .. 7 68
.. 70 6 688
.. 63 68 68


TERMOMETRO DE HIGROMETRO DE
Fahrenheit. Sanssure.

8 de la 2 dela 8 de la d la 2 dela 8 de I
mafana. tarde. noehe maea-a. tarde noche.

820 S16 50s 75 383 50 630 .. 550 .. 59" .
83 .. 6 20 ,,3 .. 60 .. 53 .. 56
83 25 8p 20 ,,4 50 57 .. 51 507 ..
83 .. 2 5 58 .. 5 ..61 80
82 50 ., 50 ;' 75 57 53 61
U0 50 20 80 50 62 .. 57 50 62
29 75 '*,2 0s .il ** s .. HI .. 0o
81 .. .. i .. 6 0 .. .
81 0 1,0 75 61 25 9 .6
81 .. 5 35 ,,2 75 63 .. 5 6 ..
1 50,, 40 2 90 61 .. 57 .. 4
81 25,, 10 ,3 59 50 57 6 61 ..
81 85 .. u3 81) 61 ..8 561
83 25 o 50 ,.3 75 60 .. 63
83 .. 25 ,,4 .. 57 ..54 .. 60
83 .. *" 75 ,14 .. 60 .. 5 3 .
..,50 1.. ..6
83 50" 70 l 50 59 50 84 ., 6 50
82 .. 20 0 20 0 64 .. 63 50 64 75
82 "6 "4 .. 62 .. 56 6-2
83 .. ; 60 "4 .. 59 .. 55 .. 9 ..
82 50 ,5 29 "5 20 0 .0 59 6
1 .. ,4 25 2 50 63 .. 1 .. 6 ..
81 25 ,6 25 "3 75 6-2 .. 60
8s 50 :7 20 ,2 70 57 .. 5 .. ..
2 so 7 .. ,,4 .. 58 55 .. 61 ..
83 50 '** .. 4 20 57 .. 53 .. 60 20
83 so "1 3S5 ,4 .. 56 .. 52 s, 6 ..
R3 .. "I 90 ,,3 .. 57 .. 6,2 60
82 *.6 60 .,2 45 61 .. 56 .. 50
81 5 ,,3 .. ,, .. 62 54 .


-I


NUB 4RRONES.-.EI 3 on la tarde, canl todo el 6. el 7, el 8 y el 9, el 14 A medi'dia,
del 19 al 20 con truenes y muchos relimpagos y llovjznitas & media noche, el 22 medio die,
El 23 ial scureerel 24 h Ins 2 de la tarde con trqenos y el 30 & la una del din con idem.
LLOVIZN AS.-La mnanna del 4 y al oscurecer cuando en cuando insignifi.aotes, el 6
idem A ls 11 dFla nmatona y 6 de la atrde, idem -1 7, y el 2 4 d lasd idem. CHUIBAS.
COS.--Con truenon fuertcs, ie 3 a las nueve de la nqche, el 4' 4 y media de la tarde, el S
a dos y media de idem, el 7' una y media del dia y al anochecer, el 9 A 8 y media de la
tarde, el 2t & 12 y 2 do id. y el 28 4 do id. AGUACEROS.-EI 4 A I1 de la noche, el
5 92 de la tarde, fuerte el 9 coo truenos de oraciones a 9 de la noche, ol 10 & 7b de la
tarde. el II A 5 y cuarto de idem, el 17 A 12 y trees cuartos de i lem, e lI A 2 y tre cuartos
Oe ider0 con truenos, el 21 & 3 de idem y el 28 & la I del dia


MIES
le Junio

Dias.


2
3
4
5


-











LA



CA RTZERA


CUBANA.

JUNIO.-1839.




ClENCIAS.

ntstacilo miAc. itcaedo da onwacM netwtade


BAROMETRO
Frances.
8 de la 2 de la 8 de 1
maiana, tarde. noche.

27p.,7 27p.65 27p. 6a
6.. .. 623 .. o
.. 65 .. 62 .. 62
.. 63 .. .. 60
.. 66 6 .. 68
.. I .'. 68 .. 9
.. 70 ..3 Ti .. 71
.. 72 71 71
1 7 17 77
.. 73 .. 7 69
.. 74 69 68
68 65 67
70 68 71
74 ., 72. 71
75 72 73
74 66 70
S70 65 .. 66
2.. 68 75
S75 70 75
75 69 .7
70 68 69
67 68 7
72 70 6
S69 67 68
.. d 71
S7 70 7-2
7. 78 67 67
6 .. 6 .. 67
.. 68 .. 7 68
.. 70 6 688
.. 63 68 68


TERMOMETRO DE HIGROMETRO DE
Fahrenheit. Sanssure.

8 de la 2 dela 8 de la d la 2 dela 8 de I
mafana. tarde. noehe maea-a. tarde noche.

820 S16 50s 75 383 50 630 .. 550 .. 59" .
83 .. 6 20 ,,3 .. 60 .. 53 .. 56
83 25 8p 20 ,,4 50 57 .. 51 507 ..
83 .. 2 5 58 .. 5 ..61 80
82 50 ., 50 ;' 75 57 53 61
U0 50 20 80 50 62 .. 57 50 62
29 75 '*,2 0s .il ** s .. HI .. 0o
81 .. .. i .. 6 0 .. .
81 0 1,0 75 61 25 9 .6
81 .. 5 35 ,,2 75 63 .. 5 6 ..
1 50,, 40 2 90 61 .. 57 .. 4
81 25,, 10 ,3 59 50 57 6 61 ..
81 85 .. u3 81) 61 ..8 561
83 25 o 50 ,.3 75 60 .. 63
83 .. 25 ,,4 .. 57 ..54 .. 60
83 .. *" 75 ,14 .. 60 .. 5 3 .
..,50 1.. ..6
83 50" 70 l 50 59 50 84 ., 6 50
82 .. 20 0 20 0 64 .. 63 50 64 75
82 "6 "4 .. 62 .. 56 6-2
83 .. ; 60 "4 .. 59 .. 55 .. 9 ..
82 50 ,5 29 "5 20 0 .0 59 6
1 .. ,4 25 2 50 63 .. 1 .. 6 ..
81 25 ,6 25 "3 75 6-2 .. 60
8s 50 :7 20 ,2 70 57 .. 5 .. ..
2 so 7 .. ,,4 .. 58 55 .. 61 ..
83 50 '** .. 4 20 57 .. 53 .. 60 20
83 so "1 3S5 ,4 .. 56 .. 52 s, 6 ..
R3 .. "I 90 ,,3 .. 57 .. 6,2 60
82 *.6 60 .,2 45 61 .. 56 .. 50
81 5 ,,3 .. ,, .. 62 54 .


-I


NUB 4RRONES.-.EI 3 on la tarde, canl todo el 6. el 7, el 8 y el 9, el 14 A medi'dia,
del 19 al 20 con truenes y muchos relimpagos y llovjznitas & media noche, el 22 medio die,
El 23 ial scureerel 24 h Ins 2 de la tarde con trqenos y el 30 & la una del din con idem.
LLOVIZN AS.-La mnanna del 4 y al oscurecer cuando en cuando insignifi.aotes, el 6
idem A ls 11 dFla nmatona y 6 de la atrde, idem -1 7, y el 2 4 d lasd idem. CHUIBAS.
COS.--Con truenon fuertcs, ie 3 a las nueve de la nqche, el 4' 4 y media de la tarde, el S
a dos y media de idem, el 7' una y media del dia y al anochecer, el 9 A 8 y media de la
tarde, el 2t & 12 y 2 do id. y el 28 4 do id. AGUACEROS.-EI 4 A I1 de la noche, el
5 92 de la tarde, fuerte el 9 coo truenos de oraciones a 9 de la noche, ol 10 & 7b de la
tarde. el II A 5 y cuarto de idem, el 17 A 12 y trees cuartos de i lem, e lI A 2 y tre cuartos
Oe ider0 con truenos, el 21 & 3 de idem y el 28 & la I del dia


MIES
le Junio

Dias.


2
3
4
5


-











ESTADO

I)E





MES DE JUNIOR DE 1839.

San Juan de Dioc.
ENFIERMEI ADEB S. Ambroio Sa S. Fruac Piisc
Presis. Particul' de Paula.


Apoplegias...... ........... .. 9 1 1
Epilepalas y coonulsiones........ 4 ** 1I
Angins .. ..................... 24 1
Gastrilis a cudas coo fibre...... 1S 90 16 9
Idem cr6ncas. ................ II 10 10 I
Tifo intertropical.............. 78 4 .
-Fiebres intermitentes-........... 3 6
Bronquitis .. ................. 48 9 7 2
Reumatismos .... ........... 12 .
Gota.................. .. ..
S Pleuritis......................... .
] Neumonitis cr6nicas... ......... 13 I 12
> Hemoptisis.................... 3
SAsmas ........................
Afectos del corazo ............ 6
Colitis diarr6icas............... 14 6
Idem disent6rias................ 1
Idem neriorsas.............
Amenorrea.......................
Obstrucciones. ................. 13
Nefritis simples................. 8.
Nefritis cr6oica....... ...... I
Virnelas ................... .. 1
Sifilis y dolores osteocopos.... 1 2
Hidropesila.................... 2
Eseoebutts.................. .... 8
Anemia ............. ........ *


Contusiones................ .... 5 1 3
Fracturas.... ..........4....... 4
.Heridas de armas blhncs...... 4 1 13
Idem de fuegG.................... I
Tumores simples............... 4 2 .
Lupias ......... ........... .... ..
Lamparones.................. .. ** 1
Bubones. .... ................ Sl a 2
Fimosis yparafimosis.......... 14
SUretritis ............... 6 If i
O rquitis ...................... 1 I
Ulceras y pfistulas ven6reas.... 22 10 19
Idem cancerosas................ 1
Idem subinflamatorias........... 1 2
Oftalmins agudas ............... 2 2 2
dem cr6nmcas................ 21
Herpes... .............. 3 4 3
'Erupeiones larnosas............ 10
Ernipelas ........ .. ..
Hemorroides .......... .... 1 **
Fistulas del ano................ I l I
Hernias...................... 4 ..
Parotiditi.............. ...... ** 1


.. Total general...". 545 ,185 98 41
1 1 5 1
















S. AMBROSIO.

Existcncia en 19 de junior de 1839. ...... 91 ) 936
Entraron en dicho es . . ... 545)
Se curaron................. ........ 551 564
Fallecieron. .................. 13
Quedaron para 19 de julio ........ .372
La mortandad estuvo a razon de 1, 39 por 100.

S. JUAN DE DIOS.

Existencia en 19 dejunio. . ... 274 55
Entraron en dicho mes.. . . ... 283
Se curaron .................. 214 274
Fallecieron ..................... 60
Quedaron para 19 de julio ..... . ..... 283
La mortandad estuvo 6 razon de 10, 77 por 100.

S. FRANCISCO DE PAULA.

Existencia en 19 dejunio . ... 134 175
Entraron en dicho mes .. . 41
Se curaron ........ .......... 29 48
Fallecieron. . . . ... 19
Quedaron para 19 de junior . .... 127
La mortandad estuvo 6 razon de 10, 86 por 100.



RESUME.
De estos estados y de la pr6ctiea de los facultativos de
la Habana, se deduce, que en junio reinaron las enferme-
dades siguientes: el drden en que se colocan indica su ma-
yor 6 menor predominio.










Junio.

Gastritis agudas con fiebre.-Braonquitis.-Fiebres intermi-
tentes.- En los europeos, el tifo.

Observaciones prdcticas.

Las agnas, el calor ylas viscisitudes atmosf6ricas, han
sido tan frecuentes este mes,. que debian.aumentarse las
enfermedades y la mortandad. Es lo que ha sucedido.
Las fiebres. comenzaron a tomar de simples intermi.-
tentes, el caricter do. perniciosas;.y el vdmito negro una
rebeldia que era poco comun' en aios anteriores. Los facul-
tativos que ciegos con un sistema solo trataban de sacar
sangre, descuidando el envenenamiento miasmatico que pro-
duce la enfermedad, y los fendmenos nerviosos que la acom-
parian; han tenido que Ilorar la muerte de algunos desgra-
ciados;, mientras que aquellos que abandonando las teorias
no fundadas en hechos, evacuaban en la invasion con el
aceite y las ayudas tempera ntes, y atacacaban con todo el
rigor del m6todo antiflogistico razonado, desvaneciendo el
-eretismo nervioso y revulsandole del modo mas propio a
cada enfermo, estimulando si lo exigia el caso; han.vis-
to premiadas sus fatigas con la curacion del paciente.
Hasta en. las intermitentes perniciosas, aquellos que
vacilaban en aplicar la quinina por un exceso de prudencia,
han tenido sus desgracias. Hay constituciones m6dicas mies-
maticas, y entonces es preciso tener A lacabeceradelrenfer-
mo aquella fu6rza de racioeinio y aquella serenidad 6 intre-
:pidez que conititiyen al pr6itico. Otcasiopraeceps, dijo Hi-
- crates, 6 infeliz del' q1e ta'deja escapar!
La viruela continma todavia hacienda estragos en las
personas no vacunadas; pero dicen que n. los pueblos.del
interior es mas formidable. iNo se vacunan!

Se han enterradb en el cementerio general en todo elc
mes de junior:
ADULTS. PARVULOS.
B.lancos... .. .. 194 124
De color. .63 75
Spmas parciales. 257, 199.
Total general.. 456."













De las venas y de los capilares generales.

M EMOS visto como la sangre arterial circula en los dis-
tintos organos de la economic ylas diferencias que presentan
entire si sus various modos de distribuirse. Ahora daremos
algunas generalidades sobre el sistema venoso, para que se
comprendan las variaciones de estructura, de distribution,
uso &c, que existen entire los dos drdenes de vasos, venas y
arteries, facilitando de esta suerte la inteligencia de los es-
perimentos de Mr. Magendie.
Anatomnii de las venas.
Como las venas nacen de los capilares generals, sirs
ramos de origen contribuyen i former estesistema, por cuya
causa no hay venas en los lugares-en que las arteries no han
penetrado, como en los tendones, cartilagos, cabellos &e.
Al salir las venas del sistema eapilar, se dividen en
dos' ordenes bien distintos: las venas del uno, acompafian las
arteries en todo su curso y se laman proftndas: las del otrot
marchan separadas do las arteries, so distribuyen de diver-
so mod& y la mayor part son superficiales. Forman los va-.
sos que sobresalen en la superficie del cuerpo, y sobre todo
en los miembros, donde son bien numerosos.
El mas pequeio exAmen manifiesta que la suma to-
tal de las venas tiene una capacidad bien superior A la de
las arteries, cosa que aunque tan evidence puede verificarse
en parte en todos.los puntos donde haya una arteria y una
vena reunidas, como.en los rifiones, d los miembros: esta
diferencia no es. menos sensible en el cerebro, en el higado
&c., donde las venas estia separadas de las arteries.' Te-
nemos ademms. una division subcutinea de las venas, como
acabamos de decir, y de que carecen las arteries.
En general, aquellas, comunicanr mas frecuentemente
entire si que estas, y tan multiplicadas son las anastomoses
de sus ramfisculos, que forman una verdadera red, En los
ramillos, se hacen mas raFas;-todavia se hallan muchas en
los ramos, y es lo que' los diferencia con especialidad de las
arterillas-qtie casi siempre estin aisladas unas de otras. No,
solo hay estas, anastomoses entire las venas que componen
el sistoma proftndo4 superficial,: sino que tambien estos








78
dos drdenes de vasos comunican entire si vasta y frecuente-
Inente, lo queevita much los accidents del estancamiento
de la sangre en uno que otro sistema. Pot esto en las com-
presiones esteriores que molestan y que suelen impedir del
todo la circulation en las venas superficiales, so continue en
las venas profundas, quienes se encargan entonces de con-
ducir la sangre que aquellas no reciben.
Las venas se terminan en dos troncos principals; la
vena cava superior y la inferior. Considerando el conjunto
de troncos y de ramos como un cono, podemos decir que exis-
ten dos grades conos venosos distintos; el uno para todas
las parties superiores al diafragma, y el otro para las infe-
riores.
Hay en la parte internal de las venas cierta particula-
ridad, que consiste en unos repliegues membranosos llama-
dos valvulas. Su forma es parabolica: su borde convexo es-
tA adherido, y es el que dista mas del corazon: su borde
reeto est6 flotante, y es el mas prdximo de aquel drgano.
Entre las vilvulas y la vena hay un espacio semejante al
de las valvulas sigmoideas adrticas y pulmonares, aunque
no presentan como estas una granulacion en su borde libre.
Aquellos repliegues representan un papel important on la
circulacion, y ellos con especialidad nos dispensan la ligadu-
ra de los troncos venosos no muy considerable, en las ope-
raciones quirdrgicas. Las vilvulas distinguen esencialmen-
te las venas de las arteries.
Sistema de la vena porta.
Fuera del sistema venoso general ya descrito, hay otro
particular que se llama sistema de la vena porta. Esta vena
que nace de todas las venas abdominales de los drganos
'que sirven para la digestion, se distribuye como si fuerauna
arteria en el tejido del higado, suministrando por conse-
cuencia i este drgano, capilares de una naturaleza particu-
lar, los cuales reuni6ndose dan nacimiento A un tronco ve-
noso que descarga en la vena cava inferior.-Cuanto se ha
dicho del sistema venoso en general, se aplica al sistema de
la vena porta.

Estudio de los capilares generals y causa del movimiento
de la sangre en su interior.

Todo lo que hemos dicho sobre las propiedades fisicas
-de los gruesos vasos, podra aplicarse a los capilares, si ha-








79
cemos abstraction de sus dimensions. Por esto no es nece-
sario repetirlas, bastando para completar el studio de aque-
llos pequefios vaisos, demostrar la causa quc mueve la san-i
gre en su interior.
Esta causa no es otra que el corazon. Las contraccio-
nes de la gran bomba obran sobre la sangre contenida en
los capilares, lo mismo que en la de las gruesas arteries; lo
que se conmprendera mcjor obscrvando quo las leyes de la
mec.nica nos permitcn considerar el sistcma de las arte-
rias, de los capilares y las venas, como nn solo y grueso tu-
bo en el cual la sangre estaria siempre bajo la influencia de
las contracciones del corazon izquierdo. Tambien podemos
concebir casitodos los fcndmenos de la circulacion, estudian-
do lo que pasa en un tubo de goma elistica leno de agua
y en el cual podemos imitar todo lo que sucede en el trdn-
sito de la sungre por los grandes y pequefios vasos. Mirando
asi estos fendmenos y buscando sus causes en la hidraulica,
se csplicarin todos los actos de la gran function que nos ocu-
pa. Daremos algunos ejemplos de este modo de proceder.
Se ha dado como prueba de la contractilidad muscular
de los capilares, una espcriencia en que se v6 que la cir-
culacion continda en ellos algunos moments despu6s que
la accion del corazon se ha suprimido; lo que aunque sea
cierte y fucil de observer, so esplica con la mayor sencillez
por las leyes de la mecanica. Y aunque repitan tan a menu-
do que en estas iecciones la-elasticidad fisica represent un
gran papel en la circulacion, no vacilamos en decir que obra
en este caso determinando por,-si sola el movimiento de la
sangre, pues no continuando ya sus contracciones el cora-
zon, deja de ejercer por el intermedio de ella la presion
considerable que hacia en las paredes de los vasos, los cua-
les obrando entonces sobre el liquid, le fuerzan a correr por
el sistema capilar.
Con el mismo hecho fisico de la reaction de las pare-
des elasticas, podemos esplicar, como despu6s de haber com-
primido entire dos ligaduras part de una arteria en un ani-
mal vivo, la sangre sale con fuerza cuando se pica el vaso
en el punto que no recibe ya la action del corazon. Este he.
cho es bien sencillo, pues como el fluido que se halla entire
las dos ligaduras est6 sometido a una presion muy fuerte
determinada por las contracciones del corazon, en cuanto
se pica la arteria, esta presion y la reaction de las paredes
son dos fuerzas que tienden 6hacer salir, formando un arco,
6 la sangre sometida 6 su.influencia.








En ciertas circunstancias se ha v;sto que la sangre vol
via de loscicupilars al tronco arterial ior un movirmiento
retrdgrado. Cortatido la pata de una rana se vera que la
sangre suie por las'gruesas arteries de Ia parte cortada; y
de este hecho se ha concluido sin razon que los capilares
obraban en el curso de. la sangre. Siendo los capilares un
sistema donde todo coinunica, por frecuentes anastomoses y
donde el liquid sufre una fuerte presion, si hacenos una
abertura en cualquiera part, atunque sea en un tronco con-
siderable, se precipitara. la sangre en 61 y saldri por la a-
bertura. De este modo se esplica la vuelta de la sangre al
corazon en aquellos casos.
Tambiensueede que si se liga un grueso vaso sin
abrirle, la Sangre toma un movimiento retrdgrado que la
vuelve haia el- punto obstruido. La causa de este echo que
parece ser el que mejor.apoya la opinion de los que screen
en la contraccion de las arteries, esla siguiente: suponga-
rmos que se calcile la reaction delgrueso vaso obstruido, y
que el nuimero 4 esprese esta fuerza; calcuilese tambien la
fuerza de reaction de los capilares, y es claro que si ella se
espresa tamnbien.por 4 como la otra, el liquid contenido en
los vasos no sufriri ningun movimiento y la sangre no po-
dra retrogradar. Pero si al contrario, la fuerza de reaction
de las paredes capilares pasa de4; en virtud de su exceso,
hahri un reflujo de sangre.que la har iir. hacia eloorazon.
Como es evident que la fuerza de la reaction de las pare-
des es mayor en la sumna de los capilares que en el tronco,
por !a gran diferencia entire la extension de las superficies
que estan en contact con la sangre en los capilares y en
el tronco ar;teriaJ; 1o es tanibien que la sangre irade aque-
Ilos a este,
Se observe 6 veces en los capilares, en el moment que
el corazon se contrae, una especie de vacilacion 1i oscila-
cion en el mnviriento de los Idbulos de la sangre. Este fe-
nomeno es tambien causado por la elasticidad de las pare-
des de los capilares. Sabemos que en ciertos, casos la fuer-
za del corazon cs mas que suficiente para que la sangre
corra por los capilares y venza.la resistencia. de sus pare-
des. En otrps, por el contrario,:aquel impulse es casi exac-
ta nente el que se necesita para qu.e el liquid no se.deten.
ga porla fuerza de reaccion,deaquellos vasillos. En estas
circunstancias se.concihe muy bien, que law sangre sometida
i dos fuerzas de signos coatraarios, casi iguales,ihaga algu-
nas oscilaciones antes detomar definitivamente sudireccion.







81

XISTORIA DB L OA CiONOWZA 1OLITICAi
ESTRACTO DE LAS LECCIONES DE MR. BLANQUI EN EL CONSERVA-
TORIO DE PARIS.

Hace algunos afios que la sociedad se ha transformado
de tal modo que pueblos .individuos nos 'constituimos unos
de otros insensiblemente solidarios, tanto en la fortune como
en la adversidad;y el mundo entero dejara pronto de ser una
grande arena para convertirse en una grande asociacion.
El concentrado egoismo, la odiosa rivalidad de las naciones,
dejaran de ser el patrimonio de nuestro siglo. Multitud de er-
rores se desvanecen con la Economia political; poco A poco
desaparecen las barreras de las aduanas; una penosa y lar-
ga esperiencia nos ha ensefiado 6 apreciar el valor de las
querellas de los soberanos; se ha valuado lo que cuesta una
victoria, y sabemos el caso que se debe hacer de los laure-
les; se ha declarado guerra a6 la guerra; y lejos de asesinar-
se unos 6 otros por cuestiones de familiar, parece que desde
ahora quieron los pueblos trocar la vana gloria de los comba-
tes porlas tranquilas y fructuosasconquistas de las ciencias.
Pero en cada transformation que la sociedad esperi-
menta, se hallan nuevas cuestiones que 6 laeconomia politi-
ca incumbe resolver. Vimos en el curso anterior comolos
legisladores y los sabios de la antigiiedad apreciaban los fe-
ndmenos de la organization political de los antiguos pueblos.
Recordamos los levantamientos y las rebeliones de las na-
ciones tributaries que llenaron de zozobra a los funciona-
rios de Atenas y de Esparta, la retirada del pueblo roma-
no al monte sagrado, y la revolution de Espartaco a la ca-
beza de un ej6rcito que puso en peligro la organization a-
ristocr6itica do los romanos. Crisis profundas han trastor-
nado tambicn la antigua Francia; y nadie ignora la lucha de
Ins corporaciones de los obreros contra la exacciones de los
grades bajo S. Luis; la emancipacion de los comunes en
1298; la introducciondel estado tercio, que paga los impues-
tos, en los estados generals de 1313; la alteracion de las
monedas; la persecuciol de los bombardos, toscanos, vene-
cianos y judios; la invention debida 6 estos de las letras de
eambio para sustraer sus fortunes de las manos de sus ver-
dugos. Todos esos fendmenos nos han traido algunos bienes
mezcldos con muchos males, y mas de una vez el mismo ex-
reso del sufriimiento indicd la medicine!
En nuestros dius, hansucedido 6 cuestiones resueltas








82
la civilizacion y nuevas cuestiones. Si ya no tenemos las
guerras civiles de la antigiiedad, nuestro sistema de es-
plotacion puede aearrear la revolucion de obreros; la concur-
rencia inteligente de los trabajadores entire si, ahonda ca-
da dia la llaga del pauperismo 6 que debemos buscar an re-
medio; porqu6 no debe imaginarse que la odiosa contribu-
cion para los pobres y Hospitales henchidos deinfelices y de
espositos d niios legitimos, resuelvan satisfactoriamente la
question. Si hay pues progresoscomo sincesar decantan, nues-
tra sociedad, asi como la antigua, tambien tiene sus miserias.
En otro tiempo, en todas las pocas de renovacion, so-
lo algunos hombres formulaban las nuevas ideas y guiaban
a los pueblos en el eamino del progreso de la civilizacion;
hoy desempefian tan noble encargo algunas grandes nacio-
nes en cuyo seno muchos hombres eminentes trabajan sin
descanso en la question de las soluciones nuevas que intere-
san 6 la humanidad. Sus tierras, sus manufacturas,suspuer-
tos, sus administraciones, son otros tantos laboratories don-
de se bacen esperiencias en beneficio del mundo entero. Es-
tos pueblos son la Francia, laInglaterra y la republica Nor-
te americana. Astros poderosos, arastran en su drbita a los
dem6s pueblos con su ejemplo. Si en paises diferentes se agi-
tan otras cuestiones sociales, quedan ahogadas en el silencio
del gabinete. En aquellos tres pueblos al contrario, gracias
A sus eyes, todas las tentativas de mejoras son publicas, y
se llama 6 eada uno para que se aproveche del beneficio;
el teatro de las esperiencias carece de telones, el laborato-
rio es de vidrio y no hay secret para nadie. QQu6 progre.-
sos se hacen fuera de la Francia, la Inglaterra y los Es-
tados Unidos? No se podria tirar un caiionazo sin conmover
la political de uno de esos pueblos; no se podria girar unia
letra de cambio sin que se interest en algo el cr6dito de un
negociante francs, ingles, americano.
En estos vastos talleres es donde se elaboran los pro-
gresos de la sociedad: vense canales supliendo caminos, y ca-
minos de hierro supliendo canales; obras mecinicas sustitu-
yendo obras de mano; el vapor haciendo el trabajo de los
hombres. Las distancias desapareeen, los interests se con-
funden, las preocupaciones se estinguen. La perfidia Albion
se ha convertido en la Inglaterra, y sus paqueles traen A Ca-
lais viajeros ingleses que vienen idivertirse el Domingo.
No creais que estos tres pueblos se vean arrastrados
por una generosidad puramente gratuita; los devoran en-
fermedades sociales que los fuerzan a intervenir en todas


___








83
las cuestiones econdmicas. Notable ejemplo de esta "f-
talidad providencial se vB en el estraordinario desarrollo de
la industrial del algodon en Inglaterra. Las invenciones corn-
binadas de Arkrwight, Hargreaves y Crompton, es decir,
la Mule-Jenny (Jenny-la-hilandera) pronto atestaron los al-
macenes de los manufacturers ingleses con abundante can-
tidad de hilo, que por el atraso de los tejedores no se con-
sumia. Entonces el reverendo Cartrwright deja sus libros
de teologia para inventor su mdquina de tejer, pero que
solo con brazos humans se movia; el genio ingl6s, reasu-
mido en el bello pensamiento de Wat, engendra el vapor, y
presto, gracias a los socorros de su compafiero Bolton, gran-
des manufactures se levantan, provistas cada una de un
notor ddcil que ponia en movimiento 6 la voz del amo las
miquinas de cardar, hilar y tejer, cuyo origen recordamos.
Las mgquinas han venido poco a poco 6 revolucionar
todas las industries: han traido en pos de si una de aquellas
crisis de que hablamos, iguales en todo 6. la que siguid al
descubrimiento de la imprenta. La prensa de Guttemberg
y de Faust sepulto en el ocio diez mil escribientes d copistas:
algunos afios despues, la imprenta ocupaba treinta mil ope-
rarios, y hoy alimenta un million de hombres. Las crisis eran
tanto mas graves, cuanto se reproducian con cada m6quina
nueva. Los economists que nos han precedido han sefia-
lado este hecho en sus lecciones y en sus escritos; pero no
nes han indicado el modo de prevenir su repeticion. Esta
es la gran question del dia: gobernantes y gobernados, ciu-
dadanos y ministros, todos deben profundamente examinarla.
Las miquinas han producido tambien combinaciones
que han concentrado en pocos las propiedades; subyugado
las masas i algunos; y a todos, amos y operarios, han pues-
to a la merced de una crisis commercial, de una replecion de
products por falta de despacho. En Inglaterra sobre todo
se hasentido con mas fuerza este ultimo inconvenience. Fal-
tando alli tierra 6 los brazos, los trabajadores se han entre-
gado esclusivamente 6 las manufactures, y de ahi una con-
currencia homicide, lareduccion de los salaries, la contri-
bucion de pobres, y las deportaciones A Sidney-Smith y al
Puerto Jackson. No ha sucedido esto en Francia; no falta
tierra 6 los brazos y la propiedad se divide en 6tomos; pero
los ciultivos demasiado pequefios no son mas favorables al
bien-estar de las masas, que el regimen de lasgrandes here-
(dades de Irlanda y de Inglaterra. Con tierras demembra-
das se pierde el tiempo, los cultivos son malos y las rentas









dethasiado liinitadas se opon.en & las miejoras Utiles; por esto
la agriculture es aqui la industrial menos productive.. Nos
aterramos injustamente de los azares anexos a las empresas
inanufacturarias, y casi siempre preferimos una haciendilla
que a menudo no da nada, solo porque, gracias h ella,.nos
quitan el sombrero:los habitantes del barrio, ocupamos un
banco en la Iglesia y nombramos electores y mayordomos
de fibrica. Estas causes juntindose 6 la ignorancia de las
condiciones que deben regir toda buena empresa industrial,
al temor de las revoluciones, a la estrema division de las
propiedades; se oponen 6 un gran desarrollo de la nueva in-
distria manufacturaria, y f pesar de nuestra admirable si-
tuacion topografica, apenas comenzamos la esplotacion de
las inmensas riquezas, minerales 6 vegetables que puede
producer nuestro suelo.
Si en Inglaterra falta tierra a los brazos, mientras
que en Francia no faltan los brazos menos a la tierra que
esta a los brazos, en los Estados-Unidos faltan brazos
i la tierra. Hay alli todavia inmensos terrenos por des-
montar, florestas virgenes aun por esplotar; todavia no se
ha establecido la concurrencia, la buena e ilustrada volun-
tad logra en uno honroso salario agricola y commercial. La
America enviaba el algodon 6 Europa por enormes masas y
en retribucion nos compraba nuestras telas. Pero ved que ya
se vuelve manufacturer y que en el Norte las nuevas indus-
trias obtienen de! Congress medidas de protection contra la
industrial inglesa y francesa. A su turno los estados agricolas
del Sud que nos proveian de algodon, reclaman contra to-
dainterrupcion de lasrelaciones comerciales. La discussion
se empefia de iina y de otra parte, y tan grave, que se ha
comprometido el lazo federal, y el llamamiento 6 la union
ha sido un instaite la drden deldia.
Por esto decimos que cada pueblo tiene sus enferme-
dades sociales que curar; y aqui nos toca examiner un he-
cho que domina today la economic modern. Este hecho es
el Capitalmoral que posee un pueblo. Consiste en la instrue-
cion y en la energia para el trabajo: si hay riqueza metili-
ca igual, el Capital moral inclina la balanza. Ved esa ame-
rica del Sud con sa clima bendecido de Dies, donde todo
respira fecundidad, calor y vida, done todo vegeta,
languidece y muere. Ved nuestros vecinos cuyos habitan-
tes no han sabido hallar energia sino para destruirse entire
si: no saben sacar partido de los recursos que les ha prodi.
gado el Cielo. A estos dos pueblos falta: Capital moral.














LITERATURE.





ARTE DE BIEN DECIR.


LXE -CION DECIMAL CU AET u A.


DE LOS TROPOS.

Dos modos hay de espresar las ideas con las palabras.
U.no, usindolas en su significado recto d primitive; otro,
dando a las cosas nombres diferentes de los que en realidad
las correspondent. Este uso traslativo de los t6rminos es lo
que se llama tropes en retdrica, palabra que equivale 6 tras-
trueque conversion, come si volvi6ramos las cosas para
que las viniera bien el sentido oblicuo en que las tomamos.
La palabra reflexion conviene en sentido propio i la vuolta
de un cuerpo que tropieza con otro; y en sentidofigurado .
la atencion, como si foera y volviera hacia elmismo objeto.
Los tropos pueden usarse de dos maneras, ya diciendo
una palabra que sefi4la anacosa para que deduzcamos otra
que necesariamente la comprende, conm cuando .decimos
velas para significar barcos; ya esplicando una cosa para que
se infiera otra distinta con quien tiene rasgos de semejania,
come laflor de lajuventud, comparando su lozania a laaflor
de los campos. El primer tropo se llama Sin6cdoque, y el se-
gundo Metffora. Sus bases estin en nuestro modo de pen-
sar. Segun la Idgica nuestros raciocinios se hacen por de-
duccion 6 por inferencia, luego las palabras que no espre-
sen ideas simples que son las que forman el lenguaje natu-
ral, deben necesariamente esplicar las cosas por deduction








J por correspondencia, y si tdgicamente cuando veo una
vela en medio de las aguas, 6 an cadaver tendido en tierra,
deduzco que hay un barco d que hubo un vivo; caando diga
por sin6cdoque fu6 Truoya, se deducira que existid; y si di-
go metofdricamente el ministry es la column del estado,
inferir6 que le sirve con sus luces y buenas disposiciones
conmo iaqella 6 la f6hrica que sostiene. Asi la sin6edoque
espresa un raciocinio por deduction, y la metnfora un racio-
cinio por inferencia; y no pueden existir mas tropos que es-
tos dos, porqu6 solo conocemos dos modos de raciocinar.

De la Sinecdoque.

El raciocinio y la esperieneia manifiestan que desde
los tiempos de la formation del hablu, la escascz de t6rni-
nos forzd 6 sus inventories 6 dar various sentidos i los que
poseian. Comenzaron por dar nombre Ai los cuerpo fisi-
cos, pues no pudiendo concebir ideas d priori, menos po-
drian inventar palabras que no se refirieran 6 individuos d
.propiedades naturales. Encontraron un elefante y le pusie-
ron un nombre; vieron otro y otro, y mirando en estos la
misma figure que ya conocian, no quisieron cargar su me-
moria.de muchos terminos y llamaron elefantes por esten-
sion, d sinecdoque, i todo este g6nero de animals. Lo mis-
mo sucedid en las cosas que por su hechura d propiedades
recordaban atras ya conocidas y nombradas, pues si a cada
una laimasen de un modo diferente, seria corta la vida pa-
ra aprerider tan gran vocabulari'o. Asi desde entonces se to-
mid el individuo d el'g&nero por la especie y viceversa, el
singular por el plural y al rev6s, la material por la forma,
el continente por 6e contenido, el signo por la cosa signifi-
cada, el abstract per el concrete, el antecedent por el con-
siguiente, ta causa por el efecto y al contrario.
Para mayor claridad espondremos cada una de estas
libertades que tanto trabajo nos ahorran y tanta concision
y vehemencia dan al estilo.
Primero. Tdmase el individuo por el g6nero, o lo que
es lo mismo, la parte por el todo, 4 el singular por el plural,
cuando decimos: El enenmgo huyo; por los enemigos. Y at
rev6s, el plural por el singular, diciendo: los Virgilios, los
Platones, Sc.
Seguido. El individuo se usa por la especie, cuando lla-
mamos bruto al caballo; y la especie por los individuos en:
las criaturas l/oran, por los niios de pecho.









Terccro. Se da el g6nero por la especie, en esta frase:
iOh necios mortal s! por necios hombref--Las palabras cria-
iuras y gnortales convienen 6fodos los vivientes.-- Tos servi-
mos al contrario de lo menos para significar lo mas, si para no
Ilamar 6 alguno animal, le damos el nombre depollino.
Cuarto. Se emplea la material por la forma, si decimos:
A*enca filhm nando el hierro insano, pues el metal se toma por
las armas. Y viceversa sera cuundo digamos n buen .libro
por su estilo s-~ujeto.
Quinto. El continente se esplica por el contenido en es-
te ejemplo: me palpila cl pecho, por ct corazon. Y el conte-
nido por el continent en: Ciceron fiorm su alma en el estu-
dio del P6stico y dcl Licco, por la sectade Aristoteles y de
Zenon.
Sesto. Se espone el sign por la cosa significada, en
el leon rumiente, por lah Espafia; el cayado, por obispado.
Sgptimo. El abstract se espresa por el concrete, d el
colectivo por el distributive, en: la ignorancia es atrevida,
por los ignorantes: la humanidad, por todos los hombres, el
clero, por los cl6rigos &c. Y viceversa, la virtud hoy no tie-
ne precio, por el virtuoso.
Octavo. El antecedente se manifiesta por el consi-
guiente en: funzos godos, por acabose el imperio de los go-
dos. Y al rev6s: los graneros rebozan, por la abundante co-
secha; o' la Siria vi6 las banderas cruzadas, por los cruzados
penetraron en Siria.
Noveno. Podemos al fin seialar la causa por el efecto,
el inventor por la cosa inventada, d el autor por sus obras,
si -decimos: vivir de sus manes, por vivir de su trabajo; Baco,
por el vine; Ilase Ciceron, por su obra. Y al contrario: la
triste viudez, per la tristeza d soledad que la acompafian; el
ciegoamor, porqup anubla la razon de los enamorados. Aqui
talmbien se incluye el modo de hablar que consider los or-
ganos del cuerpo come origen de nuestras afecciones, v. g.:
hombre de corazon, por de valor; hombre sin entraias, por sin
compassion &e.
En vista de esto definiremos la sinekdoque, aquel tropo
por medio del cual las cosas que tienden Ai on mismo fin d
component un todo, se toman unas por otras siempre que el
uso de los buenos escritores lo autorice.
De lo dicho se infiere que no se permit en todos los
casos usar una palabra por otra indiferentemente. Su sen-
tido literal debe deducirse con naturalidad sin chocar al en-
tendimiento, ni al oido; no todas las parties se toman per el








todo, ni cada especie por el gBnero, ni la sinecdoque auto-
rizada en una lerigua puede trasladarse impunenmete en
otra estraiia. Hasta la poesia tiene las suyas, y en la buena
election de estas licencias, lucen el juicioy los conocimien-
tos de los oradores. No podemos decip: de la Habana salie-
ron tantas quillas, en lugar de tantas velas; ni los tejados
por las casas, como en Roma, pues que tenemos la mas
propia y. elegant hogares.

De la metdfora.

Este tropo se compete cuarido inferimos por una coni-
paracion intellectual el significado de los terminos que se
toman en acepcion diverse de la primitive. Llimase trasla-
cion en castellano; y se diferencia del simil, por su forma
compendiosa. V. g. Al bajar Napoleon los Alpes fu un tor-
rente precipitado que akog6 en su furor cuantos ejercitos el
Piamonte, el Austria y la Italia vomitaban; es una met6fo-
ra; pero si dijera: Nopoleon bajo los Alpes como un torren-
te, d d modo de un torrente; scria un simil o comparacion.
Asi como la sin6cdoque, no debe usarse de aquel tro-
po sino cuando acrezca la energia de la fiase, aumente cl
brillo de la espresion y salga de la naturaleza de las cosas
con quien tiene inmediata analogiael objeto comparado. Tie-
ne por uso hacer visiblesde algun mode los series impalpa-
bles, de manera que serf ridicule afectacion de elegancia
pintar metafdricamente las cosas de suyo materials, cono-
cidas y sonoras. Bien empleadas las metfforas dan gallar-
dia y realize a la oracion, elevanlo mas humilde, ilustran lo
mas comun'y sustituyendo lo ideal a lo sencillo ostentan con
siugular virtud la elegancia del escritor, su buen gusto y
su elocuencia. Hijas en un principio de la necesidad que obli-
gaba 6 los hombres emplearlas para significar la mayor
parte de las ideas intelectuales, son el adorno principal do
la poesia y la oratoria. Para esto han de tomarse de aIs co-
sas bellas, grandes y sublimes, no deben espresarse con ter-
mino ordinarios, sino con los que den maslustre a la elocu-
cion. Pocas cosas hacen tan fastidioso el estilo, como las
metaforas y comparaciones triviales.
Casi todas las metaforas son imagenes y species de
siniles y comparaciones, de modo que con ellas pueden es-
plicarse las ideas mas abstractas. Ya deleitan por su elegan-
cia como en este ejemplo: Es excelencia de la.argueza salir
alcamino d la necesidad. Ya ennoblecen el discurso diciep-








89
do El Afiit, ctd alefgdien hiSmdno. TaIe dan energia, co-
mo hablando de la primer guerra punica, dijo un escrifor:
Los "Cartaginest~s, dUi, bs las costas'de Afrira, lograron
aliegb hacer de'la *Si'id'i' Yunte 'ard pasar'd Italia:. Ya
amerhizan la'drhcion 'eiois' siuint es, elegantes y dulcisi-
inos versos:

Alma region'lucieite,
Prado de biehandanza, que ni al hielo,
I.Ni cot el rayo ardiente
Falle'ce, fertil suelo,
Producidor ete6no de consuelo.

Nunca recordamos un objeto'sin traer a nuestra me-
mnoria los que se le parecen en las calidades d circunstan-
cias que entonces nos Hlaman la atencion; naturalmente los
cornparaios, y al esplicar eli rirmero, Casi siempre tenewoos
que esponer su semejauza coi' los segthdos. No son pues
la netafiura ni la sinecddque, medios inventados por la ora-
toria; dependent enteram 6te de nuestrb modo de raciocinar
y solo nos toca analizarlos, pulrlos y perfeccionarlos.
Si tenoinos various modos do ejecutar la-traslacion en la
sin6cdoque,, solo hay uno en la met6forf, y consiste en
sustituir al signo de una idea el de otra seniejante; luego si
para comprender el sentido recto de una cosa, es necesario
inferir su correspondencia con otra, claro esta que hacemos
un raciocinio por inferencia; asiconio en el-tropo precedent
le hacemos por deduccion.'De igual niodo se colige que to-
das las divisions escolasticas de ls tropns se reduce a
estas dos unicas, verdaderas eiiateresaiites; debiendo dese-
charse como in itiles la .'4ntonin'isia, M;',Idlepsis, Aelonimia,
Catacresis, Silepsis oratorihayoftr~i sudivisiones y multitude
de palabras t6cnicas, que a nada conducen. Este aparato
cientifiao d qmiien ha hecho orador ni peta? Pierdan en buen
hora su tiermpo los ociosdos uscando nci nbres .retuimbantes
a lo qde'el ingedio prbdujo'sin pensarlo,uque auique pobres
de ideas no qderemos riqueza que consist en palabras.
Asi coni'm en la sin cdoque, aI poesia tiene algunas mie-
tiforas que repugna ia prosa, y si en esta decimos: el res-
plandor 'defawba, solo en aquella podriemos pintar las dora-
das madejfa del aurora. Asi cuando ocurren casos de metAfd-
ras deinnsiado pn licas, nuevas, duras, estrafis, d&ben ate&
nurse con la Ifo ma de sinil d a indierdolesuncorrectiro; co-
mo en eStos ejemplos: El Ganges viene dser como una ldgri-
12







90
wa del oeajno.- Elyarte estd, por decirloasi, ingertO en l&
naturaleza.
.1. o deben aglomerarse sn demasia las espresioaes ne-
tafdricas,- siao usarse con parsimonico discernimiento, en
jos.lugares oport 1nose, yde,tal rnanera que mutuamente se
apoyen. Si foirnan sentido perfecto pueden entrelazarse con
otras, no derivindolas de un solo ejemplo a menos que se
pretend former una alegoria; sino trayendo las compara-
eiones de, distintas. dosas, sin. confundir ni,.c onradecir la-
preeminente, que es l'o q'e se llama metafora continuada.
Sirva de dechado esta del P, Nieremberg.en la que existent:
tres proposioiones sacadas de distintos trminos. La firme-
za de la felicidad y qietiud sold la virtud tiene por ci-
miento:. sin ella tod. es un trasiego de deseos y esperanzas, con
iguales heces de lpesr,,s: todo es luchar con las amargas olas-
de la instabilidad.. .
D.da, ina:metifora, no deben interpolarse en la misma
claiusula termninos literales ni metafdricos que no convengan,
al otro del cual se ha partido o' bajo cuya imagen se repre-
seiIta. Giarci io peco contra esta regla en. su. dulce lamen-
tar, pu.es.dice aun grande que le protegia, alabar i luego.
sus:.yir.tudes y proezis, y. aade:.

En tanto que este tiempo-que adivino
S Viene:A acarme de la deuda un dia,
,-. .j .... .. ...- ....^........ .....................
El rbol de victoria. .
Que cifie estrecharnente
T.. gloriosa frente,
:D6 Lgai r la yedra que se plant.
S Debajo de tu sombra,.y se levanta
Poco9 ; poco, arrimada. a tus loores.-

'Aqui es claro que presentani6ose el poeta bajo la imi6-
gen de una yedra y 6 su. Mecenas bajo la del irbol a cuya.
sombra crece.la yedra, ya no debe decirse que esta se le-
vanta arrimada d los loores de aquel; porqu6 las yedras no
se arriman ni pueden arrimarse:6 las alabanzas, ni. estas
pueden sosteneryedras." (Hermosilli.).
No deben estraerse de lugares. bajos, 'dehonestos d
.torpes, como la del predicador que dijo; el diluvio fu la le-
jia de lana.turaleza. 0 aquel otro: con la ,uerte de Esci-
pion qued6 castrada la rephdlica. 0 idij'ramos de. un pais
lluvioso, cornm .vulgarmente: es eloarina,4el cielo.







91
Tampoco deben ser forzadas, niincoherentes, pues los
objetos de que se saean han de tener una semejanza gran-
de y f6cil de descubrir. En este supuesto no ser6 buena la
met6fora de aquel que.forzadamente dijo: Bafare mis ma-
nos en las ondas de tus cabellos. Ni la del poeta que con.in-
coherencia para nombrar la espada, dice: Saque esta antor-
cha de Marte. ;Que tiene que ver la antoreha que alumbra,
con la espada que corta? (Capmany), Ni seri buena por de-
masiado sutil la del prosista: Nace el hombre con breve vida,
como la lor, cuya cuna es la aurora, y su sepulcro el ocaso..
Menos aun convendrf sacarlas de objetos poco conoci-
dos o demasiado cientificos, ni las fundadas en equivocos, pues
en todos estos casos pecan contra su fin principal que es
hacer mas claro el concept y perceptibles las cosas.
Por ultimo, debemos advertir queen las grandes com-
posiciones pokticas no siempre tienen por fin las met6foras
y comparaciones adornar y esclarecer el discurso; su empe-
iio esencial se reduce i distraer, y solazar al lector apart6n-
dole de la idea principal tanto para su descanso como para
hacer mas grato el conjuito a la imaginacion, ya embelesan-
dola con pinturas escogidas de la naturaleza d de las artes
quo tienen connivencia con el todo, ya instruyendola 6 cada
paso en las mismas cosas que palpa y descuida por comu-
nes; pues es una verdad reconocida entire los poetas, que en
muchos-casos basta para ser buena una comparacion, que
exist una semejanza general. en los objetos comparados,
y aquella serA certa y elocuente, que mejor espuesta est6,
no la que se componga de menos palabras.


CRITICAL.







No han faltado a nuestra patria hijos ilustres, que si
bien pocos origiriales en razon a la carencia de teatro y de
escuela por el puesto que ella obtiene, hun seguido 4 procu-.
rado seguir, cuanto les era dable, el movimiento cientifico
6 literario de la cilta Europa; sirviendonos como de un es-
labon por el cual nos enlazamos a esta y tenemos en cuen-.








ta bL elnt siasmom ue i defsdie-aaicLemos reederidoierse. iffendc
deados mae~ iailadvenitniento-,e; cualquiera-seota filosdfica.
Dkbil yntaidio reflejoonuestrc adelanto' enmbese, paunt, ,del
quea. inanifiestaAilas ria&cioneS desdtiniiaddws aprainorer las.'imUl-
datrias.y;oqs idesepbiSmiienirs;u-d sae.- graridespipocas,A to-
mas.seha iiniciatiyia;,'yrd ,poneyr come -si dijeramo.s~:la ley anl
mundo.; no. areenmoas.sii n membargo, cn inu etra limitada es-
feia de los eldmento6'qtie.enetrais pairtes domin'aron las in-
tefligencias, adquiierrniloeL auge que4 oahieiera famos6s. Las
misnaa:causas~;haI propducido los mismos efectos,, porque
la:humanidad es;iha; y :si:idelseno'de la Religion nace su
hija. la-Filosofia;-dado jue el :hombre es. y tiene: q ue .se. rii
meao espontidreo qu c reflexi'vo, si en Europa 4la iglesia !se-
fiored antes'los iespiritus, saliendo la Filosofia-de lo.s: claus
tcos donde:sua -primitivo empleo fue ser.viK A la .Teologia,
para. eman&iparse al 'oao, :secularizandose; nosotros,. auwr,
que en pobce.y redueido espacio, por iguales caminos: he,
.maos llegado;al ipropio p'aradern: porque aquiitamnhien-se ha
ofreqido.eP espectachlo de salina ilass letras de :les convento., 6
congregacioku s ,eolesifsticas para resultar luego que perso-
nas.d&a trti clase 4las prohijaran. y culivasen. coa absolute
independent. .
..; 'irEl pr:iimtiiestableciriento ;rigido e.osta: capital para
laiensefianza liteiaria, es la Real.y:Pontificia Universidad
instaladdaen 1728 ,bijo, losgauspicios delos RI.. PP. -redir
c:adores, en cuyo convenox paer anece regida por un doctor
rdligioso de I& d'rden- l En la 'poca de su.fundacion nose de-
bid, ni pudo adoptarse otra filosofia, que la; esaolistica; yl do
ello dan testimonio sus estattrtos. Alli se hall pocas ve-
ces el nombre de esta ciencia, Ilamada generalmente
Artes, y el filtimo grado eirla'facldtadl.Maestria,.y no docto-
rado, asignindose para cada curse el tiempo.de tres anios-
dividido en cuatro padres, do-as, ouales, en la primer se
cuentan las Stimulas, en la segunda la Lo'gica, en la torce-
xa los ocho libros fi.icou.-. y en la.cuarta los dos libros de
Generatione t' (,'1rr11p1hom, 'de Aniutt'y Mettaphsit fri-t i.l se
hace at observer hasta la fijacion de tests, afiadir otras ra,
zones para comprobar que la escolistica tuvo su represen-
tante en;la Haban.i y.que el .fecrvr, cn.que- por entonces
reinaba ;en las, UIniYersidades de la itPe nsula a cuy.a, ima-
gpn se constituyerpi:laisde la isla.,de. santo Domingo y la
Habana, cundio por ac6 con espilvsivo domino en las aulas.
Vine elafio do 1,774 dande quedd.establecid el, :.Coe-
gio sminario de. san Carlos, iquI .onfQm,ealGognicip.dg









,.tento debia haberseiinstaiado ia ettafg ddeelh y3feisehi-
zo ;poc .faltaa de .rec rsoas ,hasta' q ueelJl-stisimt.Sru E ~a
iar.ia, natural de Santiago de Guba, aprosie.cfid: laic~.un-
tura de la. espulsiuanide; iojesuitas,ierttreli euyesl hienesse
contaba el edificioqre ocupa: el seminriiio,;,ylogra l~iva.
6 cabo lo quie nuestra inodo.diocesana ,encar'ial!.i Laslcens
tituciones:de este institute formadasalgn.n tiempirantea de
quedar planteado, nos dan una prueb ba state -6.pessuar
dirnos que no; transcurrid en vano el tiempop,'ara lossditera-
to .de nuestro Auelo. con cuya asistencia se:farmaion; y;que
hasta a-lli habia rein~do de, snertc el periipatetismo qjheipu-
so espanto al buen-sentido, de los houbres :imparcialesi. En
la seccion destinada il studio de.la Filosoffa se fijan ;tam~
bien 3 arios para cada curso a.- En el-l?, dice .el articulo.
2.? leeril (el maestro) Stin.ulas yLdgica;bien entendido quo
de la una .y: la otrt se han deceacetia; todas aquellas'cliest
tiones0 refltijas. y ridicuelas quoe el mall so. aSosttwlzbra -levan-
tar, sobre la. do'pll,.el t6tuniino y las segundas' intehieiones
y. asi de otras frio/cras,: quoe fuora de ser.estempor6neas emn-
barazan :el s6dlido ap|loveclm iniento en, la IjDialectica, cdyo,
fin e gengdrar;,en el aoteidinLiento las: ideas' do lo verda-
dero y lo, falso,, die lai atirn.aicion. y. negacion, del, error;y la
d.uda, y especiaAln:ente 'dr(' la iltdion-y cobsecuei:cia;.' -r-He-
mos.subrayado.algunas voees para qie- se note -ser.:oierti
que-los estravios de la escolistica habian' siltadbo 6:!oojog
de los que intervinieron en la obta de los estatutos, los ciales
con mucha penetration, deseaban u-na. via. mas oientifica y,
segura,: haxca6ndola .de pasbo.segun la columabravon. .
Todavia- encierrai.dicho.s statutos- nuevas sefiales de
progress. Otro articulo.hay, que: lejos de establecer, test
fijo para hl ensefianza, deja ti los profesores en: libertad de
iformn rse uno ademado a las.circunstaincias de. sui clase y
de sus.alumnitos,:enc;a.u:g.;ndoles e\i limnare y mejorarle, segun
el aumento de sus lu.ts 'esperienaius; y mientras no lo efee-
tuaban, deberian enstiiar "por Fol:tnato: Bregia d. Pedro
Cailly, en., u,defecto Goudirr,sin' jurar en las-.opiniones
de ninguno,. -i hacer ipv rticular .sesta de su doctrine, sino
ensefiando las que les'parezean,' ima conformne.s, la verdad,
segun los nueyos esp(rinmentos qiue cada d-ia se-.hacen, y
nuevas luces qoue-se adqiuiereanentel estoudio-de la naturale-
za."--He,aqui 'l g(rmnon-. de Ina independericia filosefica
que luego.Jhbhiajdebrotar. feoundo y ardiente bajo la plunma
le iia I cer:dote. dist.inguido, (que.tedavia. es, la honra del
ueloaeneqpe naci6-,deo.de. uu notmbre d6spierta dulvishnos








recuerdos. El Colegio Seminario se.inauguro, pues, con las
mejores esperanzas.-Instaldse bajo el reinado y anuencia
de 3rlos 3 P, cuyo retrato se conserve en su aula-magna,
junto.con los de los Ilmos. SS. Echavarria, Evelino y Es-
pada. Sin embargo, estos no fueron, como vamos 6 tocarlo,
sino destellos felices, albores de un nuevo espiritu y de las
opinions nuevas que en la Habana debian cundir y arIai-
garse was tarde. influian aun sobre aquellos a quienes des-
contentara el peripatetismo, causes p6derosas para inclinar-
los necesariamente 6 la secta escolistica. Al fin y al cabo
eran discipulos de ella y no estaba en su mano prescindir
del asetndiente que en los inimos tuvo una doctrine mama-
da en la leche, generalizada entire los hombres de letras asi
cubanos como peninsulares, m6xime siendo nulas las comu-
nicaciones con el estranjero, y la finica que, si bien enfado-
sa 6 incomplete, cumplia al propdsito de preparar los alum-
nos, dejandolos habiles para la argumentacion, tan indispen-
sable i, la sazon en el studio de las otras ciencias o' facul-
tades. Las primeras lecciones de filosofia escritas por el ca-
tedritico, y dadas como test a los discipulos del colegio
que hemos conseguido encontrar, se hallan en un cuaderno
in6dito consagrado solo 6 la Ldgica, dispuesto por el difunto
Presbitero Doctor D. Jose Agustin Caballero, natural de la
Habana, con el que did principio al curso de 14 de Setiem-
bre de 1797.-Tenemos'noticia que antes de 61 hubo otro
catedratico, pero no de que formara un test, debi6ndose sin
duda haber regido por los que propone el estatuto. Est6 es-
crito en un latin elegant y.conciso: pertenece al dogma de
Aristoteles, aunque se titula Filosofia ecl6ctica, recon'cele
per fundador de la Idgica; pero separandose desdeel prdlogo
de lo que afirma poderse Ilamar la basura de la ciencia,
aquellas frivolas y est6riles disputes de que siembran los es-
colfsticos lo mas evidence; con cuyo motive copia lo que
acertadamente pensd de ellas Melchor Cano.
Preceded 6 las materias del cuaderno una noticia com-
pendiosa de los sistemas antiguosy modernos, con corta di-
ferencia igual A la del libro del Sr. Varela: y:entrando en el
asunto, asi que divide la Ldgica, segun el estilo de la 6pocaj
en natural y artificial, docente y utente; fija el drden con
que ha de tratarla por el de las tres operaciones principles
del entendimiento, maravillando la claridad y el buen m6-
todo con quo en el restode la obra se mantiene field i esteplan.
4Y cuiles son esas operaciones? Las de la secta sensualistai
las de un discipulo delos aristodtlicos, a4saber: la apprehension;








95
llamada asi mismo forma inteleciual dekobjeto, inmdgen espiri.
ttl:, ejemplar, especie impresa y vozmde la mente 6ided; el
juicio, .6 .onocimiento de una cosa afirmando 6 negando algoi
y discurso, por el cual de uno 6 muchosjuicios-deducimos:otro,
4De estas operaciones, :alghna:precede 6 las demas?.-Si: 'el
entendimiento comienza por aptehender percibir el objeto
formando ideas: en, segundo lugar, juzga de el, afirnimndo d
negando;. y entercero, infierede uno d muchos juicios su en-
lace con otro.?'::
Ya-contarnoscon las.,partes en que va 6 dividirse la
Logica: veanos coino so conduce en cada una el h6bil cate=
dlr6ti.co. Desde luego se engolfa en la question resbaladiza
y premature del origen de las ideas;. achaque c&mun de la
eseuelade Aristdteles a que pertenecen Lke.y Condillac, eon
todo de haber omnbatido la escolistica y quebrantado suyu-
go.-Dos' grandes lumbreras brillaron en ia 6pocas memo-
rable de la filosofia griega. Platon yAristdteles, el:genio de
la abstraccion y el de la clusificacion,.segunl los llaima Victor
Cousin, quienes Ilevados del nose te ipsum socrAtico, -sondea-
ron, partiendo de un. mismo punto, diversas y admirable
vias esplicando cada cual conforme 6 su diferente mode de
ver los fendmenos de la inteligencia human; y asi indica-
mos de paso que Loke. y Condillac, aunque enemighs de la
escol6stica, son de la gran partida de los aristote6icos, poi-
qu6 militaron bajo, la bandera de la observation esclusiva.
Respecto al origen-de las ideas,, es. una filta de m6todo en-
trar en inquisition de 61, cuando en un analisis acertado hay
que proceder de le conoido a lo desconocido, de lo actual
6 lo primitive, siendo mas Idgico tender primero al estado
present de la conciencia para subir tanta altura con espe-
ranza do acierto..
El Senior Caballero divide las ideas por razon de su o-
rigen en adventicias, facticias 6 ignatas:.trata de las siiiples
y las compuestas, delas universales y particulares.,.dicieiido
alhablar de las universales que se f6rman por' abstraccion
ctando el entendimiento sube de lo.partieular lao gemiiieal,
con cuyo imotivoafirima que los tipos universales de laa: cosas
no existen en parte alguna, siendo otrasitantas abstraccio-
nes. Aqui se toca.el nominalismo en queo tambien, incirre
Loke. Es positivo- que un sin; nimero, de ideas generals
son meras abstracciones; pero no vaya a comprenderse en
ellas las conocidas hoy bajo eldictado deabsolutas y necesa-
rias, porqu6 si es cierto que flbr;: Irbol, estrella, norgozan co-
Ino genero; de:existencia real,, lo, esasimisnioajue 6 tiempo







96
y elfespa io la tieneri,- y asi 1o patertizala if&y'la oneiencia
de loshnimbres. rDistingamn tlas ideas abstractas genera-
les de :las.iamadas'.conceptos, absolttos ypnecesarios: laque-
llas no tieinen ms siequttia 'eisteriOiaB:nominal,,: ycse', espli-
ean y- eanprendealporslos -individuos de';donde :se sca ron,
mirintrais quite -estos:existea i hidispensable mente' y 'son Alw ba-
se fundamental de todo. los.fe-dmenosiyde su inteligencia,
sin- recibir de.ellose.masrqueqlaa occasion sde. st nai'rmiento,
Por eso, Dios, no es una idea abstract, sine an eonceptoir b.
so6lto, ateiato a6tiue:si,Dios'fueia~ina abstraccion pura,/no se-
ria ms' que un nombre y tendriauna existenoia sujectiva;
S Destina.nuestro iompatriotw un capitulo, como era de
presumirse, ilas :c6lebres categories, ",ccuyi caobeza coloca
eLeizte, dividi6nddle.-+-"en sustancia y .accidienteA d como
dicen los-modernjos,,'en cosa y-n odo: Sustaneia, es' ll que
suisistepor isi: accident to que opor si no puede suirbsis-
tir.'"-Nada mas claro.ni que. tanto revele .el anatlisis;severo
que empled oAistoteles ;rpara descubrir y vlasificar los he-
chos interiores de la cohoiencia. Bien se;conoce: que el -nun-
ca exagerd su sistema iini seivid& per tanto' en aprieto
de negar lo que estremando sus consecuencias habria ne-
gado. He aqui sin embargo lo-que: hi sucedido aimiuchisde
los modernos, pues no. alcauzando 6 derivhr 'de los pentidas
el eoncepto:de sustaheia,,suponen que esuna palabra, una
abstraccioau,una quimera, cuandboel entendimiento human
les da un solemne, mentis, :porqiuk 6lereeial mirar colors y
formas, al percibir.propiedades en suma,-que hayalgo doii-
de.ellas resident como atributo y que no ison cada. una uti
objeto aparte sino modos de ser una sustancia relativa-
mente : nosotros, requiri6ndose pna:unidad a quien referir
aquel cumulode cualidades. .... ,i :
Entra luegoel autor 6 hablar:delas diferentes sustan-
cias y traslada el ingenioso 6rbolitUPtd'lotiano, prosiguiendo
la esplieacion deolas diez categories conlas. inacabablesidi
visiooes y subdivisions de-los aristot6licos que lodesnien,''
zaban y descotmponian todo hasta.,elcansancio4 sacudiendeod
distinciones puramente verbales en failtndoles asuntou'mnn
sdlido donde ejereitar sti destr.eza! yhcaba.de esta manera
el capitulo:--'Pero casitodos:losminodernos han.comprendi-
do: tambien y acaso con mas- sabidtria, cuanto, hay 's'el
undo en el siguiente distico.:, ';i .' ~ .i -

Mens, Mensura, Quies,' Motus, Posittra,.Figura: "'',1
Sunt cum Materia cunetaum. exordia rertim,'-: ;gi









Pinaliza esta primera part con .un tratado de los sig-
nos, donde se apuntan las divisions comunes sin tocar nin-
guna grave question.
La segunda se contrae a los juicios y i las proposicio-
nes que los significant, espone las propiedades de estas de-
finiciones y sus circunstancias, terminando con las faltas de
los juicios y sus remedies. En este postrer capitulo hay un
pirrafo que traduciremos para gloria del Doctor Caballero
y muestra de su sana critica.-"Por cuanto la mente usa
much de los sentidos no como ministros cuyos defects de-
be corregir, sino como nuncios en quienes confia demasia-
do, y mas que en las reglas con que se mide el conocimien-
to de las cosas; nace de ahi que nuestros juicios se estra-
vian y nos engaiiamos."-
Consagrada la tercera parte 6 ensefiar lo concerniente
al discurso o raciocinio y 6 la argumentacion por cuyo me-
dio se espresa, distinguese al hablar de esta, la d prior de
la a posteriori: en la prinera "el antecedente es la causa o
raiz del consiguiente; en la segunda, al contrario:" se indi-
can igualmente los principios de la argumentacion positive y
negative, y las diversas classes de ambas, entire las que se
coloca como mas usual y famosa la del silogismo, ilustran-
do el asunto de la material y la forma, y los tres tIrminos 6
proposiciones. En esto nos parece que no son los escolds-
ticos tan dignos de las amargas critics con que se les de-
nigrd, y much menos quien como el Senior Caballero tuvo
la necesaria parsimonia para no incurrir en estravagancias.
El dice:--"Tocaba ahora hablar de las figures y modos de
silogismo, y de su reduction 6 uso de los escolisticos; pero
no siendo esto precise para argdiir bien y estando sus reglas
fabricadas ad libiium por sus autores que inventaron al efec-
to veces' confusas y birbaras; con mejor acuerdo las hemos
dejado A un lado."-El silogismo, a nuestro juicio, es un
procedimiento muy apreciable de deduction que la inteli-
gencia habrA de usar siempre obedeciendo a sus leyes, y el
modo mas convincente de probar una verdad; pues redu
ciendola a tan several demostracion adquiere 6 los ojos de
todo el mundo el uiltima grado de evidencia. Con mu-
cho eclecticism, pues, ha dicho otro ilustre habanero a
quien unen lazos de parentesco con el difunto catedr6tico
del Seminario:-"El silogismo no es mas ,que una forma
del discurso d un medio para In deduccion. Por consiguien-
te no deciiaos'de el, ni todo el bien 'que le atribuyeron lo
escol6sticos, ni toddelmal:que le acumulan los moderios. El
13








escolasticismo quedo derrocado: y una revolution verade-
ra siempre se excede en su primer fervor. El tiempo es
quien de tudo hace justicia."-
Sigue el autor discurrierido sobre la argumentacion,
da las reglas universales para conocer los buenos y nialos
silogisnios, propone los vicios de aquella enumerando los c6-
lebres cuanto verdaderos de petilio principii, secundum quid
&c.; y concluye la Ldgica dando una idea sucinta y com-
pendiosadel mtUtodo0aialiticoy sint6tico d doctrine traden-
dae, y del que ha de adoptarse en las disputes y en el studio.
Pero no acaba aqui, sino que por via de apkndice pone en
seguida infinitos arguments en forma y en material acerca
de varies lugares de su LOgica yde laFilosofia. Nos conten-
taremos con traducir el asunto del ultimo de todos, transcri-
bi6ndole para los afectos allatin, A quienes serviri de mues-
tra este trozo por donde colegirAn el correct y elegant
estilo del Dr. Caballero.-

De veri et falsi criteria,

Sunt caracteres nonnulli qui veritatis criteria vocan-
tur, quod his verum A also secernitur, de quo varied opinan-
tur Phylosophi. Tria Epicurus constituit criteria, sensum,
.anticipationem, sive ideas 4 sensibus accepts, passionem
seu apetitum, quo moraliadistinguuntur. Asclepiades soldm
sensum assignavit; mentem autem Anaxagoras et Pitago-
rici. Plato, et plerique ea ejus sectatoribus, ingenitas ideas
statuerunt, a quibus postea Cartesius suam opinionem mi-
tuatus est. Ex sectatoribus Platonis, seu Cippus et Xeno-
crates criteriun sensibilium sensum, et intelligibilium inte-
Ilectum assignarunt: ita Aristoteles, sed intellectum docuit
esse principal criterium. Cartesius hanc regulaam statuit,
ut criterium: semel in vita de rebus certis el manifestis dubi-
tandum. Deinde scribit omnis veritatis initium, et totius
Phylosophiae fundamentum hoc esse: ego cogito, ergo sum,
Tamdem id constituit criterium; illud omne quod clear et
distinct concipitur, verum est.
Aliqui recentiores, et Peripatetici criterium veritatis
in evidentia, sive in, hac proposition constituent: quidquid
in idea clara et distinct rei alicujus comprehenditur, id de ea
re certissimi afirmandum est. Huet Dei locutionem criterium
existimavit, sicut hunanam rationem Espinosa, Malebran-
che mentem judicat Deb essentialiter conjungi, cumque in
ilo enmia videat, Dei lumen esse veritatis criterium. Nostra




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs