• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Introduction
 Enero -1839
 Febrero - 1839
 Marzo - 1839
 Abril - 1839
 Mayo - 1839
 Junio - 1839
 Continuacion de la lista de los...
 Errata
 Table of Contents














Group Title: Cartera Cubana
Title: La Cartera Cubana
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00077130/00002
 Material Information
Title: La Cartera Cubana <periódico mensual de varia literatura y ciencias>
Physical Description: 5 v. 20 cm. : ;
Language: Spanish
Creator: Castro, Victor A. de
Imprenta Literaria, a Cargo de D. Domingo Patiño ( publisher )
Publisher: Impr. Literaria, a Cargo de D. Domingo Patiño
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1839-1840
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Subject: Cuban literature -- Periodicals -- 19th century   ( lcsh )
Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1838-1839
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Julio 1838-1840.
General Note: Director: Vicente A. de Castro.
General Note: Annual cumulations also called T. 1-<3>.
General Note: "Interesante revista scientifica y literaria que publicaba hasta las observaciones meteorológicas y constitución médica del mes"--Bachiller y Morales, Apuntes (1859), p. 144.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00077130
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002462746
oclc - 35661866
notis - AMG8126

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Introduction
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Enero -1839
        Page 9
        Sección primera: Ciencias
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
        Sección segunda: Literatura
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
        Sección tercera: Costumbres
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
        Sección cuarta: Poesia
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
        Sección quinta: Variedades
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
    Febrero - 1839
        Page 73
        Sección primera: Ciencias
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
        Sección segunda: Literatura
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
        Sección tercera: Costumbres
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
        Sección cuarta: Poesia
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
        Sección quinta: Variedades
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
    Marzo - 1839
        Page 137
        Sección primera: Ciencias
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
        Sección segunda: Literatura
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
        Sección tercera: Costumbres
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
        Sección cuarta: Poesia
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
        Sección quinta: Variedades
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
    Abril - 1839
        Page 201
        Sección primera: Ciencias
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
        Sección segunda: Literatura
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
        Sección tercera: Costumbres
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
        Sección cuarta: Poesia
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
        Sección quinta: Variedades
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
    Mayo - 1839
        Page 265
        Sección primera: Ciencias
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
        Sección segunda: Literatura
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
        Sección tercera: Costumbres
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
        Sección cuarta: Poesia
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
        Sección quinta: Variedades
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
    Junio - 1839
        Page 329
        Sección primera: Ciencias
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
        Sección segunda: Literatura
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
        Sección tercera: Costumbres
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
        Sección cuarta: Poesia
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
        Sección quinta: Variedades
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
            Page 382
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
            Page 390
            Page 391
            Page 392
            Page 393
            Page 394
    Continuacion de la lista de los señores suscriptores
        Page 395
    Errata
        Page 396
    Table of Contents
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
Full Text







LA

CARTER
TOWWAV&







LA


CUBANA.





VICENTE ANTONIO DE CASTRO.










ENERO.-1839.



HABANA.

IfPRENMA LITERARIA, A CARGO DE D. DoMI oo PATIxe,
Calle del Obispo N4m. 89.





















Terminado con el sesto cuaderno liltimamente re-
partido el primer volimen de esta obra; al comenzar de
nuevo nuestras tareas, renovando el empefio que toma-
mos A su publication, de consagrarla esclusivamnente al
servicio de la literature del pais en cuanto pudieran per-
mitirlo nuestras escasas luces; es un deber que nos im-
pone la gratitud, antes que todo, el de tributar al pi-
blico en general, que nos ha favorecido con su asisten-
cia y a los que han tomado parte en el mejor desempe-
lo de nuestro compromise, las mas humildes gracias por
su generosa cooperation, y por el eficaz auxilio que nos
han prestado, sin el cual, ni esta obra hubiera visto la
luz, ni podria continuarse.
Proyectada (inicamente por nuestro bien desco v
concebida no con el espiritu de especulacion, que en
vano se tentaria por este medio, sino mas bien con la mi-
ra de promover las discusiones tiles, cuando todo indi-
ca que es Ilegada la oportunidad de abrirles un campo
provechoso; nos parece que si no hemos llenado, como
la exigencia de estas circunstancias reclamaba el com-
promiso que contrajimos para con el piblico; no se im-
putara al menos ese vacio, ni a falta decelo de nucs-
tra parte, ni much menos al perezoso descuido de que
con razon 6 sin ella ha podido acusarse hasta aqui a a!-
gunos que antes que nosotros emprendieron la misma
carrera.







Una obra puramente cientifica y didactica, aun
cuando abrazase el vasto ramo de la literature, segura-
mente que ni seria sostenida it falta de lectores, ni po-
dria emprenderse sin temeridad al menos por nosotros,
pues que carecemos de la aptitud necesaria para llenar
aquel compromise en los terminos que lo demanda su
propia naturaleza. No es por esto nuestro animo, ni pu-
dicra imaginarse nunca de nosotros, que pretendiesemos
near al pais todo el elogio que merece, y it que por sus
adelantamientos y por la lucidez de razon de sus natn-
rales se ha hecho en cstos liltimos tiempos acreedor.
Pero lo cierto es, que todo tiene su oportunidad,
y que fuera en vano querer forzar y haccr violencia al
6rden de la natiiraleza, que mas poderosa siempre que
las exigencias de los hombres, acabaria al fin por sobre-
ponerse y triunfar de aquellas. Las ciencias no son cul-
tivadns, ni prosperan, sujetindose a la ley comun, sino
en.aquellos puntos donde las demand la necesidad; y
no hay que esperar que se produzcan sabios y que iPe-
dren las letras, sino cuando el estado de las cosas pide
imperiosamente que las haya. Entre tanto los estiniulos
para cr'arlos, ya vengan del gobierno, 6 partan de un
punto mas bajo de la escala social, son si no enteramente
perdides. al menos poco provechosos, y que no produ-
ce 11n u ieto que equCiivalga y comnpense a lops dispen-
diiosos (sfierzos (iie se emplean para procurarlos. La
i;'t'!','k!'a m!,1 s 5:'bia que las mismas cDiphbinaciomes hu-
ii,.;ias es: l] verdadern reg'ilador en estos casos; y estu-
v0o mi av oieos de Inuetros principios, olviidainos hasta tal
p:nto de niiestrn cap:;i lad, que nos avenituir.ra:nos a pu-
blicar ana: obra pIlranente cicntiica 6 literaria.
M,:iio mas modesta y cireinscri.a nuestra area,
nos !imita;mos i un 6rden de trabajo uas inferior y que
tstal;a pcr lo mismo on una linea proporpional 'i nuestras
fuecrzas. qile era el do aplicar las teorias recidjas 4d
las ciencias en el estado en que hoy se encuentran, a
los intrecses materianic y : Ins discuciones fitiles que el
movimiento de progression e!i que se !lalla la isla ha.ce
kquc s '.su..itc!; icesantcnente entire nosotpros; epple.an-
Ido u;l1m'iln la c:ritica literaria, no para formanr u! trat4-







do especial acerca de esta parte de las letras, aunque
tambien sobre ello hemos aventurado nuestras ideas;
sino para dirigir por el buen sendero, segun mejor lo
comprendiamos, a cuantos han torado a su cargo la em-
presa dificil de propagar la ilustracion.
El espiritu de industrial, y el deseo de cultivar
las ciencias y lasletras, no hay duda que de algun tiem-
po a esta parte se han desarrollado maravillosamente en-
tre nosotros y parecia q'ce para darle mnyor impulso,
para conseguir que continuase suwcarrera con una mar-
cha libre y segura, y sin los estorbos y crLbaruazo LI que
estaria sujeta si se la abandonase dejandola sin la guia
y el norte que ]a conviene seguir; era tambien precise
que algunos tomasen el empeiio de mostrarle los verda-
deros caminos, 6 los que en su opinion creyesen tales, a
fin de evitar estravios posibles. Este espiritu de indus-
tria y comun deseo de cultivar las letras, que por in fe-
liz destino de la epoca, le vemos en. today la sociedad que
se propag con admirable rapidez de la coi-te A las ciu-
dades, y de estas a las cabanas del labrador; que tanto
cunde por los talleres del' artist como en los bancos de
la escuela ; es una circunstancia preciosa que no dehe
desperdiciarse para sacar de ella todo el partido que
conviene, y utilizarla en favor de la present y de las
generaciones que han de sucederle. La imprenta es su
conduct natural, pero usada por los medios legitirmo,
y cuando no se la tuerce de su verdadera institution que
no es la de deprimir sino. ilustrar, ni echar manchas so-
bre la reputation de los hombres, sino ocuparse de las
cosas y presentar 4 todos la vei'dad y la razon. Lo de-
mas es trocar la mission que toca al escritor, es derra-
mar luces desastrosas, cuyo falso esplendor anuncia y da
la muerte, i semejanza de aquellos siniestrcs meteors
que no brillan sobre el horizonte, sino como presagios
del mal. A tales escritores que de hombres de mnrito
se prostituyen a la clase de indignos folletistas, es k: quie-
nes con razon se mira como verdaderos azotes de la so-
ciedad de que pudieron ser la antorcha y la gloria: ;jus-
to castigo del merito condenado por el crimen de infi-
delidad A su mission!






Se neccsita sin duda menos apresuramidnto a pro-
ducirse, si se ha de Ilenar el objeto A que se aspira,
y si se prctende ser verdaderamente iAtil a los hombres.
La verdad no sc enuentra sino despues de largos es-
fuerzos; es c! f'uto.tardio del tiempo y de larazon, co-
mo el error v el alucinamiento son la constant miseria
de today la vida. Pretendemos, pues, contribuir por nues-
tra part aunque con d6biles medios i fomentar ese mo-
vimiento dado en los espiritus, y la send que nos hemos
senialado cn inucstro primer volimen es la misma que
continh:aremcs en cste y los siguientes si no nos abando-
nase cl favor con que el public ha protegido hasta aqui
nuestra cmprcsa: mn y contents si por minica retribution
tenemos al menos la seguridad de haber contribuido cn
coanto lo permiten nuestros medios y recursos al bien y
prosperidad p6iblica.
Con tal propbsito y conducidos por esa sola idea,
que satisface todos los deseos, procuraremos en adelante
redoblar los desvelos y multiplicar los esfuerzos que
hasten A conseguirlo, contando para ello con la ayuda de
nuestros amigos y la reciente incorporation de los anti-
guos directors del Plantel, que separados de la redac-
cion de aquella obra, han querido prestar sus luces en
en favor del mejor desempeio de esta, que les cuenta
cn el dia en el niimero de sus colaboradores. D)e esta
suerte nada ha omitido la direction de cuanto conside-
r;ba que pudiese, de cualquier modo que fuera, mejo-
rar la empresa, ya en lo material, ya en la parte mas c-
sencial de su esmerado desempeno ; y con estas garan-
tias se present tal'vez mas segura y mas bien prepara-
(a it liarr el compromise contraido, pronta cono lo es-
tri A recibir con gratitud los trabajos que se le remitan,
6 indicacionesque se le hagan rcspecto t los objets que
abraza en su carrera, y qie entren en el circulo de so
obra, si fueren dirigidos ~1 bien del pais, al-adclanta-
miento de la ilustracion 6 al fomento de la industrial, de
las artes y la agricultIra, que es el fin ainico y el tAr-
ninun a que aspira.





























C.IENGIAS.








CONSTITUCION EIEDICcA P1crhl)IDA DE OIISEIHVACTO-,:r 1,LETEGOOL6GICAS.


MES DE
NOVIEM.,

Dias.



2

5
3




4
8










26
80
7

9
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30


BAROMETRO TERMOMETRO DE
FRANCES. FAHRENHEIT.


mniliiaila. tarde. noche. manana. Lulde. noclie.

27 p. 74 27 p.70 27p.72 78 ,,- 80. C75 79. ,,
7 ,, 6 3 ,, 63 76 ,, 82 50 77 65
70 66 68 75 75 83 ,, 77
S 67 I 60 ,, 76 82 79
S 64,, 58 54 76 82 50 80 20
67 62 65 77 81 40 78 65
,, 66 ,, 61 ,, 64 77 So 8S 260 78 20
6 53 62 77 ,, 2 15 80 D0
70 67 70 77 15 7 ,, 75 75
70 68 72 7 ,, 78 25 77 25
77 71 70 76 ,, 80 85 76 50
70 65 68 76 5 0 o 50 77
S 70 5, 70 75 25 80 50 77 50
70 ,, 6 66 74 25 79 75 77 75
S 68 ,, 63, 67 75 50 80 80 76 .5
69 61 63 75 80 5 78 50
70 6 6 64 75 ,, 80 50 78 25
68 60 66 76 81 30 78 80
70 66 72 77 ,, 80 75 77 50
75 70 78 77 80 50 77
S 76,, 71, 71 77 50 77 0 77 20
70 65,, 65 77 77 35 76 85
S GO 55 55 17 25 79 50 77 ,
S 6 50 60 76 79 077 ,,
0 6 C6 76 77 ,, 75
70 65,,, 68 73 0 76 ,, 75
68 66 66 73 40 74 85 73 50
S 58 54 56 75 ,78 ,, 75 10
S66 65 74 74 ,, .7 75
78 71 7 75 ,,77 50 74


HIGROMIETRO DE
SAUSSURE.

8 dela 2de la 8 de la
Dialiana_ tardo i noche.

63.0 57 64.0
66 G 60 66

6 ,, 70 7C 75
74 70 73
76 64 70
76 68 ,72
74 73 72
70 ,, 77 77 27
77 76 78
78 ,, 68 71
72 ,, 65 6, 9i
70 ,, 62 68
68 59 67
L3 61 50 63
64 ,, 59 9
(3 57 : 50
62 57 57
61 56 : 59
64 50 66 50 66
66 65 50 68 75
70 ,70 50 71
71 71 72
70 ,, 69 50 69 50
67 60 67
72 ,71 75 74
74 ,74 74
69 ,, 68 70 ,
70 ,, 69 ,,69


NUBARRONES."-E 20 casi todo el dia rtn i:orte i ]a taide: e 21, 22 y 23 ca.i tcdo el dia. LLO-
VIZNAs.-El 2 i las 12 y media de dia; el 10 i las 9 do la n.alana; el 12 & los 6 de la tarde; el 16 t las.
10 y 11 y media de la maanlia a;el 2 por la ta(de; idmm cl 1S; rl14 1 ins 8 a y n, dia de l nicche; el 27
al medio dia y por la trade; el 30 de (rvat do in cu;r do. CCrXAEcos.-EI 11 la 1 y media del dia; te
M.' .' *: 121 por la ll.iina; el 52 de 11 i 2 dc lai o lde; cl 18 i las 10 de lh loie: el 24 de
" i- ., I -. laardccita i la ruche A c.ACtRos -De las 11 n.ees uiarto de las che del
8, hasti Ias 8 de Il nallana del 9 roin ttero0; el 10 a nr- 11 y n 0dia de la l;.naad s sir llo'; la idol.e del
10 al 11 de las 10 y media en adelate, y tuda la tade del 11 halta las 9 de Fu nclde de cuardo en cuan-
do; la Imadnrtnda dl 1l7; cl 1 i la I 12 yy n.dia del dia, y i las 10 y India t h1 laoclhe; el iL alas
oraciones y 11 de la niche, y today la del 26 al 27 hastala s 10 de este dia y la del in 0 de cuaLdo (n
c Tando; idr m el C0 die F 11 de la olhc,
TolMo 2. 2





























C.IENGIAS.








CONSTITUCION EIEDICcA P1crhl)IDA DE OIISEIHVACTO-,:r 1,LETEGOOL6GICAS.


MES DE
NOVIEM.,

Dias.



2

5
3




4
8










26
80
7

9
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30


BAROMETRO TERMOMETRO DE
FRANCES. FAHRENHEIT.


mniliiaila. tarde. noche. manana. Lulde. noclie.

27 p. 74 27 p.70 27p.72 78 ,,- 80. C75 79. ,,
7 ,, 6 3 ,, 63 76 ,, 82 50 77 65
70 66 68 75 75 83 ,, 77
S 67 I 60 ,, 76 82 79
S 64,, 58 54 76 82 50 80 20
67 62 65 77 81 40 78 65
,, 66 ,, 61 ,, 64 77 So 8S 260 78 20
6 53 62 77 ,, 2 15 80 D0
70 67 70 77 15 7 ,, 75 75
70 68 72 7 ,, 78 25 77 25
77 71 70 76 ,, 80 85 76 50
70 65 68 76 5 0 o 50 77
S 70 5, 70 75 25 80 50 77 50
70 ,, 6 66 74 25 79 75 77 75
S 68 ,, 63, 67 75 50 80 80 76 .5
69 61 63 75 80 5 78 50
70 6 6 64 75 ,, 80 50 78 25
68 60 66 76 81 30 78 80
70 66 72 77 ,, 80 75 77 50
75 70 78 77 80 50 77
S 76,, 71, 71 77 50 77 0 77 20
70 65,, 65 77 77 35 76 85
S GO 55 55 17 25 79 50 77 ,
S 6 50 60 76 79 077 ,,
0 6 C6 76 77 ,, 75
70 65,,, 68 73 0 76 ,, 75
68 66 66 73 40 74 85 73 50
S 58 54 56 75 ,78 ,, 75 10
S66 65 74 74 ,, .7 75
78 71 7 75 ,,77 50 74


HIGROMIETRO DE
SAUSSURE.

8 dela 2de la 8 de la
Dialiana_ tardo i noche.

63.0 57 64.0
66 G 60 66

6 ,, 70 7C 75
74 70 73
76 64 70
76 68 ,72
74 73 72
70 ,, 77 77 27
77 76 78
78 ,, 68 71
72 ,, 65 6, 9i
70 ,, 62 68
68 59 67
L3 61 50 63
64 ,, 59 9
(3 57 : 50
62 57 57
61 56 : 59
64 50 66 50 66
66 65 50 68 75
70 ,70 50 71
71 71 72
70 ,, 69 50 69 50
67 60 67
72 ,71 75 74
74 ,74 74
69 ,, 68 70 ,
70 ,, 69 ,,69


NUBARRONES."-E 20 casi todo el dia rtn i:orte i ]a taide: e 21, 22 y 23 ca.i tcdo el dia. LLO-
VIZNAs.-El 2 i las 12 y media de dia; el 10 i las 9 do la n.alana; el 12 & los 6 de la tarde; el 16 t las.
10 y 11 y media de la maanlia a;el 2 por la ta(de; idmm cl 1S; rl14 1 ins 8 a y n, dia de l nicche; el 27
al medio dia y por la trade; el 30 de (rvat do in cu;r do. CCrXAEcos.-EI 11 la 1 y media del dia; te
M.' .' *: 121 por la ll.iina; el 52 de 11 i 2 dc lai o lde; cl 18 i las 10 de lh loie: el 24 de
" i- ., I -. laardccita i la ruche A c.ACtRos -De las 11 n.ees uiarto de las che del
8, hasti Ias 8 de Il nallana del 9 roin ttero0; el 10 a nr- 11 y n 0dia de la l;.naad s sir llo'; la idol.e del
10 al 11 de las 10 y media en adelate, y tuda la tade del 11 halta las 9 de Fu nclde de cuardo en cuan-
do; la Imadnrtnda dl 1l7; cl 1 i la I 12 yy n.dia del dia, y i las 10 y India t h1 laoclhe; el iL alas
oraciones y 11 de la niche, y today la del 26 al 27 hastala s 10 de este dia y la del in 0 de cuaLdo (n
c Tando; idr m el C0 die F 11 de la olhc,
TolMo 2. 2












ESTADO


MES DE NOVIEMIBRE DE 1838.

S. JUAN DE DIos.
ENFERMIEDADES. s. AMsBosto. -- S. F^.RNcsco
Presos. Particul.


Tio- - -.... 4
Fiebres intermitentes - 4 5 4
Idem catarrales 36 22 24
Gastritis agudas - 9 1 20 4
Idem cr6nicas------ 4 ,
Diarreas-- -- - -- 23 1 26
Disenteria- - 1 1 2
Colicos- - -, 2 2
Hepatitis agudas - -
Esplenitis - 6
SNefritis simple - -- 2 ,, ,,
SObstrucciones - 4 -- ,,
/ Anginas- - - 1 I
Afctos catarrales - 22
SAstm-- ------ 2
Pleuritis - - ,,
Tisis- ---------- 4 6 7
emoptisis - 1
SHeatemesis - -
Afectos del corazon -- --- 8 "
Reumatismos agudos - 4 12 7
Hidropesia - 1 2
Mania ---------- 2
Cerebritis - - ,, 2
Apoplegla - 2 4 ,
Espamos - -- ,, 1


Suma. . 166 59 97 19


fContusiones ......... 1 ,,
Heridas de armas blancas .7 7 ,
Idem de fuego .. 1 ..,
Tumores simple ..... 2 ,,
Panadizos 1 ,
Bubone .......... 19 3
Hdrnias . 3 ,, ., .,,
Ulceras cancerosas . 2 ,,
Idem carcinomatosas 2 .
Idem subinflamatorias.. .... 1 6 n
SIdem y pistulas veuereas .. 0 4 6
SOrquitis 1
Fimosis y parafimosis 13
Uretlitis 29 2
Dolores o.teocop .. 50 i 2
f emorroides . .. 1
FUistulas del ao.. ..... 2 1
Erisipela .2 1 1 ,
Erupciones surnosa ... 15 2 2 ,
Inflamaciones esternas. 1 1
HIerpes. ...........
Oftalmias agendas . ..... 13
Idei cronicas . 9 *
Escr6fulas . .1 .
Lupias. . 1 ,, ,,
Hemorragias. .. 2 ,,



Suma general. .... 208 85 27 3













S. AMBROSIO.

Existencia en 1.0 de noviembre. . ... 333 707
Entraron en dicho mes . . . 374
Se curaron......... ........ ...... 336 360
Fallecieron................. 24
Quedaron para 1.0 de diciembre de 1838. 347

La mortandad estavo a razon de 3,39 por 100.

S. JUAN DE DIOS.

Existencia en 1.0 de noviembre. . . 2
Entraron en dicho mes. . . ... 218
Se curaron..................... 193 42
Fallecieron. . . . . 49
Quedaron para 1.0 de diciembre de 1838. 24

La mortandad estuvo a razon de 9,49 por 100.

S. FRANCISCO DE PAULA.
Existencia en 1.0 de noviembre. . ... 13 154
Entraron en dicho mes . . . 2
Se curaron. . . . .... 15)
Fallecieron ..................... 20 35
Quedaron para 1.0 de diciembre de 1838. .. 119

La mortandad estuvo 4 razon de 12,98 por 100.


RESUME.


De estos estados y de la practice de los facultativos de la
Habana, se deduce, que en noviembre reinaron las enfermeda-
des siguientes : el 6rdea en que se colocaa indica su mayor 6
menor predominio.








Noviembre.

Fiebres intermitentes.-Idem catarrales.-Afectos idem.
-Diarreas.-Reumatismos,

Observaciones przcticis.
Hace much tiempo que los m6dicos esl.udiosos observa-
ron el variable influjo de las estaciones en la production de las
enfermedades. El invierno que causa flegmasias tan alarmantes
en Europa, es en nuestro pais una especie de otoioo, y si en
ciertos dias hasta los europeos sienten un frio que les fuerza a
vestirse de pano, son tan efimeros que no bastan 6 caracterizar
una estacion. Por consecuencia no son tan fuertes las flegma-
sias, ni tan nulnerosas; y aqucllos padecimientos que se presen-
tan, mas se refieren los de la 6poca otofial que a la del frio.
Esta especie de otofio que nos ha abrumado con sus aguas,
ha sido causa, por la varia temperature que le acompai6, de las
fiebres intermitentes; y f su prolongado infiujo deben referir-
se lo comun de las recaidas y la impotencia de los remedies.
Sin duda que han contribuido f los catarros la humedad
y disminucion del calor; pero se deben llevar en cuenta, jun-
to con las viscisitudes de la atm6sfera, las de los vientos. Es-
te vacio que se nota en las observaciones y qle habiamos pen-
sado Ilenar con un Anem6metro, segun se indieb en la pigina
232 del primer volume. continueua todavia por no haberle re-
cibido del estrangero 6 pesar de la repeticion del encargo. Pe-
ro todos nos hemos resentido de la influencia del aire, y si el
uno padecib de bronquitis, otro sufri6 la diarrea y los mejor
librados un simple coriza.
Esto corrobora los distintos efectos del frio y de la hu-
medad, segun la predisposicion individual, y hasta los cusos de
apoplegia que aparecieron, demuestran que dirigida la sangre
al interior por las perfrigeraciones, es capaz de producer todo
genero de enfermedades.
Se han enterrado en el cementerio general:

ADULTS. PARVULOS.
En todo noviembre 2 256 118.
Total general. 374










CIRUGIA

SODRE LAS INYECCIONES DE LA TINTURIA E IODO PAUA LA CURACION
DEL HIDROCELE.

Esta enfermedad tan comun en nuestra isla, donde las
viscisitudes atmosfericas y la humedad, se juntan con el afecto
amoroso de los individuos, para predisponerlos A ella; ha exi-
gido hasta ahora para su curacion operaciones dolorosas que no
se velan siempre coronadas de la salud apeteeida. El sedal, la
potasa caustica, las inyecciones de vino, fueron alternativa-
mente usados y desechados: aquel, por los dilatados padeci-
mientos que arrastraba consigo; estas porqu6 con frecuenciale
contraindicaba un sarcocele, una disposition nerviosa 6 infla-
matoria; y por 6ltimo, la potasa, que no servia sino para abrir
un paso al liquid y ocasionar una corta adherencia, quedo re-
legada a los cirujanos y personas timidas.
A la verdad que los profegores animosos nunca vacilaron
en usar de las inyecciones de vino cuando ninguna cosa las con-
traindicaba ; pero nosotros que las hemos usado con la mejor
suerte, confesamos con franqreza que se.nos partia el corazon
al ver los dolores y convulsiouecs del paciente al considerar
que por tres veces se repetia aqiel martirio, y que la inflama-
cion aguda que se producia, necesitaba A veces de los mas ur-
gentes socorros.
iCqmo, pues, no dar gracias al cflebre cirujano frances
que descubrib se lograban los mismos efectos con el iodo, sin
aquellos dolores ni una inflamacion tan alarmante?
No se crea, con todo, que intentamos hacer un largo dis-
curso sobre el hidrocele. Creemos demasiado instruidos A
nuestros compaileros; y para demostrar la bondad del m6todo,
nos bastarA referir cinco hechos de curaciones que hasta ahora
parecen radicals y pertenecen a individuos de la tropa que se
restablecieron de su mal en el hospital de S. Ambrosio.

Nrim. 31 de S. Baltasar.

Julio 31.-Entr6 un individuo llamado Ramon Santa Ma-
ria, de la 5. compaia de la Corona, con unhidrbcele, que fu6 o-







perado y despu6s se inycctaron 2 dracmas de la tintura de io-
do en una onza de agua: por 3 minutes se la contuvo interior-
mente.
.dgosto 1. --La sensibilidad se propaga al cordon y hay
bastante inflamacion.
Dia 2.-Hay sensibilidad 6 inflamacion.-Dia 3. Idem.
Dia 4.-Menos dolor: la hinchazon lo mismo.
Dia 5.-Hay menos dolor 6 inflamacion.
Dia 6.-Hay dolor solo al comprimirse.
Dia 7.-Poca sensibilidad 6 inflamacion: fomentos de vi-
no aromitico.
Dia 8 y 9, idem los fomentos.
Dia 10.-Hay una dequefia dureza; sigue el fomento.
Dia 11.-No hay dolor: siguen los fomentos.
Dia 12.-Esti bueno: no sele dioelaltahoy, consecuencia
de que tenia una pequefia ulcerita, de la que no ests aun curado.
NMm. 22 de S. Baltasar.
Algosto 22 -Entr6 hoy un individuo llamado Manuel
Cabo, soldado de Galicia, compaifa de granaderos, con una hi-
dr6cele del lado izquierdo: fu6 operado con dos dracmas de la
tintura de iodo en una onza de agua destilada: sostdvola inte-
riormente tres minutes.
Dia 23.-Hay bastante inflamacion y sensibilidad.
Dia 24.-La misma hinchazon, poca sensibilidad. Dia 25.
-Idem.
Dia 26.-Menos dolor: ]a misma hinchazon.
Dia 27.-Se han disminuido ambas cosas.
Dia 28.-Sigue lo mismo, fomentos de vino aromitico.
Dia 29.-Idem.
Dia 30.-Disminuyese la inflamacion: sigue el vino aro-
mitico. Dia 31.-Idem. Seliembre 1.0-Idem en todo.
Dia 2--Hay mejoria: sigue con lo mismo Dia 3.- Idem.
Dia 4 -Apenas hay dolor, se le dilat6 una berruguilla
que tenia en el 6rgano afecto: siguen los fomentos.
Dia 5.-Solo hay dolor la compression: idem en todo.
Dia 6.-Alta por estar bueno.
N Vm. 22 de S. Baltasar.
Entrb6 hpy.8 de Setiembre un individuo Ilamado Miguel
Garcia de 19 aios, Poldado de la 2?. companfa de Barcelona con







15
un hidrocele del lado izquierdo que cuenta un aiio, y se igno-
ra la causa, pues no ha padecido nunca de ven6reo, ni ba lle-
vado golpes, &c. Practic6sele la operation dando como dos a
tres libias de liquid, y se le inyectaron dos onzas de agua y.
cuatro dracmas de iodo para former una tintura : se la retuvo
interiormente cinco minutes y sintib algun dolor y calar.
Setiembre 9.-Hay un poco de dolor 6 hinchazon.
Dia 10.-Ha tenido mas dolor que ayer, hay un poco de
inflamacion.
Dia 11.-El calor esta poco desenvuelto y aunque la in-
flamacion es la de ayer, no hay gran dolor.
Dia 12.-Se ha dismiuuido el dolor : la misma inflama-
cion.
Dia 13.- Ha tenido mas dolor, la inflamacion es mas
suave.
Dia 14.-No hay dolor, la inflamacion cede y esta mas
blanda la part.
Dia 15.-Poco dolor, la inflamacion es corta.
Dia 16.-La mejoria:es imperceptible.
Dia 17.-Poco dolor: el vol6men del 6rgano es menor.:
Dia 18.-No hay dolor sino A la compression : fomentos
de vino aromatico. Dia 19.-Idem. Dia 20.-Idem.
Dia 21.-Siguen los fomentos.
Dia 22.-Hay poco dolor, ligera inflamacion: los fomen-
tos siguen. Dia 23.-Idem en todo. Dia 24.-Idem.
Dia 25.-El 6rgano esta mas blando: los fomentos siguen.
Dia 26.-Idem.
Dia 27.-Friccion con el hidriodate de potasa: aun hay
sensibilidad a la compression.
Dia 23.- Ardi6 un poco: idem.
Dia 29.-Sigue la friccion.
Dia 30.-Poco dolor, la friccion y vino aromatico para
fomentos. Octubre 1.0-Idem.
Dia 2.-Dos veces se aplicarAn cabezales de iodo.
Dia 3.-Siguen los fomentos de ayer.
Dia 4.-Esta mas blando: los fomentos de ayer. Dia 5.-
Idem.
Dia 6.-Idem: disminuye el- rgano. Dia 7.--Idem.
Dia 8.-Siguen los fomentos de iodo. Dia 9.-Idem. Dia
10.-Idem.
Dia 1 1.-Sigue con los rmismos fomentss, Dia 2.--Idem.







Dia 13.-Se volvi6 6 operar dando como dos onzas de li-
quido y sostuvo interiornxente la inyeccion cinco minutes.
Dia 14.-Lijera hinchazon, poca sensibilidad y dCbil au-
ento de calor.
Dia 15.-Mas hinchazon y disminuye In scnsibilid.d.
Dia 16.--~Menos hinchazon, calor y sensibilidad: fomen-
tos de vino aromitico.
Dia 17.-Fomentos de iodo.-Dia 18, idcm.
Dia 19.-Descanso.-Dia 20, idem.-Dia 21, idem.
Dia 22.-Sigue bien.
Dia 23 -Desde hoy al 26 sigui6 bien diindole un dia si y
otro no los fomentos de} vino arom6tico, y hoy 27 sc le di6
el alta.

N'imn. 26 de S. Diego.

Oclubre 20.- Entr6 un individieo boy con nn liditccle
derecho: se llama Francisco Salvado, natural de Cataluna de
20 afios de edad, del regimiento de Barcelona 2. compania.
Hace tres afios que le tiene 6 consecuencia de una uretritis rc-
percutida, y Ie han aplicado otras veces sanguijuelas Recono-
cido, es un hidr'ceie de la t6nica vaginal del cordon:.practicose
]a puncion dando como 5 6 6 cnzas de liquid, inyectindosc-
le despu6s 4 onzas de agua con 8 dracmas de la tintura alcoh6-
lica de iodo: sost6vola intcriormcnte 6 minutes, con dolor h6cia
el cordon.
Dia 21.--Hay poco dolor en la hinchazon: algun calor.
Dia 22.-Ningun dolor ni calor: fomentos de vino aromi-
tico.
Dia 23 hasta el 26: siempre igual en disminucion: fomen.
tos de vino aromitico con ]a tintujra del iodo.- Dia 27, idem.
Dia 28, idem.-Dia 29, idem.-Dia 30, idem.-Dia 31, idem,
Noviembre 1. O Supensorio y alta.


Reflexiones.

Estas cinco curaciones manifieslan 1a utilidad de las in-
yecciones de iodo y ]a prefereticia A que son acreedoras.
1. o No hay ibsorcicn ni envencntemiento ,orqu6 las
membranas serosas no tiencn las propicd: des de las nmucosos.








2. o El dolor que produce la inyeccion, es moderado; y
como no se hace mas que una vez y en corta cantidad, no se ob-
servan las convulsiones ni el desmayo que aparecian con las
de vino.
3. o La inflanacion sucesiva es tan poco important, que
en lugar de tener que debilitarse hay que activarla con fre-
cuencia.
4. o Existiendo un sarcocele 6 endurecimiento concomitante
no se contraindica la operation si el 6rgano esti simplemente
subinflamado; antes por el contrario, se curan muchas veces su
infarto y su dureza por la irritation que se produce y que ha-
ce absorver los liquidos que cngurgitaban la glndula; cuyo e-
fecto es iguaal l de las fricciones esternas del iodo.
PPero estas enfermedades no estar6n espuestas 6 la reci-
diva?Nosotros creemos que no, y hasta ahora nos favorecen los
hechos; pues si la meifbrana se adhiere con el vino, y si en un
caso no se sep:ran las dos telas, tampoco se aislarfn en el otro.
Esto no obstante, convendremos en que es possible la se-
paracion, tanto con las inyecciones de vino, como con las del
iodo; pues las adherencias celulares que se forman, pueden obh
servarse y desaparecer. Digalo si no el hecho notable de un hi-
pocondriaco que intent muchas veces suicidarse hiri6ndose el
vientre. Lograron salvarle la vida muchas ocasiones, hasta que
muri' de otra nueva y mas profunda puiialada. Se hallaron ad-
herencias fuertes entire los intestinos y el periton6o en las he-
ridas mas recientes, adherencias d6biles en las mas antiguas, y
simples cicatrices en las primeras: son grades de flegmasia y
cicatrizacion serosa, y deben repetirse en las inyecciones. Pe-
ro si el enfermo se cura, y si las adherencias no desaparecen
mas que cuando el 6rgano esta del todo sano ise rechazard la
inyeccion porqu6 curando el mal, no quite la posibilidadde vol-
verle 6 tener en una larga vida?
Puede de la misma manera darse cl caso de que siendo el
hidrocele muy antiguo y voluminoso, no sirva de nada la in-
yeccion. Aqui como en otras afecciones en que existe degene-
racion de los tejidos, los recursos no pueden ser mas que pa-
liativos,y arguir de malo un m6todo porqu6 no corresponda
cuando con ningun otro se lograria la curacion, es una idea
que no vale la pena de contradecirse.
Advertimos en fin, que la totalidad de la inyeccion debe ser
proporcional a la cantidad del liquid que formaba el hidrocele .










APUNTES PARtA LA HISTORIC


DE LA





Empresa delferro- earril de la Habana & Giiines,


El Excmo. Sr. D. Francisco Lemaur ha tenido la bondad
de.franquearnos los siguientes documents que servir6n de mu-
cho para la Historia de nuestra isla; y su bondad y amor al
pais le han inducido 6 ofrecernos otros materials que publica-
remos a su turno.
El actual camino de hierro sigue la direction que los in-
formes de aquel Sefior exigian para el proyecto de un canal en
que tomaron part nuestras autoridades y del cual se desisti6,
i nuestro entender, por sus consejos. Sus vastos conocimientos
y su celebridad tan merecida, oblig6 al estinguido Consulado 6
dirigirle el siguiente

OFICIO DE CONSULT.

Excmo. Sr.-La idea de ensayar en esta Isla la construc-
cion de caminos de hierro, en el de Guines 6 esta capital, co-
municada por el Excmo. Sr. Capitan General 6 la Real Socie-
dad, y por aquel cuerpo 6 este Real Consulado; ha sido acogi-
da por la Junta de Gobierno con el colo que la caracteriza y
que exige una empresa de tal importancia como la de facilitar
las comunicaciones internal de la Isla.
Pero no bastan buenos deseos en negocios que requieren
el saber y la esperiencia para dirigirlos desde los primeros pa-
sos, que acaso suelen ser los mas importantes pues que los er-
rores cometidos en los principios son generalmente los mas
trascendentales y difficiles de enmendarse.
La Junta de Gobierno ha nombrado una comision, que
reunida 6 las del Excmo. Ayuntamiento y Real Sociedad Pa-







tri6tica se ocupe en la investigation y reunion de datos nece-
sarios para proceder con el debido discernimiento en material
tan nueva para este pais, si bien de las mas importantes, y ca-
paz de inspirar el entusiasmo mas puro y laudable. Pero al mis-
mo tiempo quisiera adquirir para cuando Ilegue el caso de pro.
ceder a medidas activas en el particular, algunos conocimien-
tos que si dicen relacion con la parte cientifica de la erttpresa
son de tenerse muy presents bajo de un punto de vista eco-
nbomico.
Se trata por ejemplo de verificar el ensayo del cami'no de
hierro en el de GGines. Y serB practicable construirle en su
actual direction, atendidos sus costs y la cantidad de frutos
que han de ser conducidos por 61, 6 mas factible d'e hacerle
comunicar con las llanuras de Melena, Guara y el Quivican?
En nuestro estado present se podrd aspirar a establecer dicha
comunicacion por medio de m6quinas de vapor, 6 por anima-
les, por doubles carries 6 por sencillos? Estas cuestiones exi-
gen no solo un conocimiento de las localidades sino de la par-
te cientifica y pr6ctica de tales eonstrucciones, y sin embargo,
su resolution es de una importancia primordial para dar el giro
convenient al negocio que nos ocupa.
Llena de estas ideas la Junta de Gobierno persuadida de
que V. E. ocupado anteriormente en los trabajos preparatorios
del canal proyectado de Giines reune estos datos locales 6 sus
notorious conocimientos cientificos, y bien penetrada del celo
pUblico que anima 6 V. E. como de la cordial cooperation que
este Real Consulado le ha debido en todas ocasiones, ha acor-
dado pedir h V. E. cuantas noticias conducentes al propuesto
fin le sugiera su amor 6 este pais y sus buenos 6 ilustrados de-
seos, sin que por esto entienda recargarle con trabajos y deta-
lles minuciosos que acaso ni son de este moment ni pudiera
exigir de V. E., sino meramente un informed sobre las bases
que son de tomarse en consideration en el estado actual del
negocio.
Al transmitir 6 V. E. este acuerdo de la Junta nos lison-
geamos de darle una prueba de la consideration que siempre
ha merecido 6 este cuerpo, en la que nos cabe una no pequefia
parte. Dios guard k V. E. muchos afios. Habana y Agosto 3
de 1830.-Excmo. Seior.-El conde de Buena Vista.-San-
tiago de Zuaznavar.-F. de Emparan.-Excmo. Sr. D.
Francisco Lemaur.








.4 este oficio tan atento di6 el Excmo. Sr,. D. Francis-
co Lemaur, la siguienle

CONTESTACION,

Por oficio de V. E. y V. SS. de tres de este mes veo que
la Junta de Gobierno del Real Consulado persuadida de que
habi6ndome ocupado en el proyecto del canal de Giiines ten-
dria conocimiento de las localidades,ha acordado pedirme cuan-
tas noticias conducen a la construction de un camino de hier-
ro desde esta capital a dicha villa h tiempo que una comision
de dicha Junta reunida las del Excmo. Ayuntamiento y Ral-
Sociedad Patri6tica se ocupa en la reunion de dats con el pro-
pio objeto. V. E. y V. SS. me dicen tambicn que la propia
Junta quisiera adquirir algunos conocimientos que si dicen re-
lacion con la part cientifica de la empresa son de tenerse muy
presents bajo un punto de vista econ6mico, a saber: Primero:
isi seri practicable construir el propuesto camino de Giiines
en so actual direction atendidos sus costs y cantidad de fru-
tos transportables, 6 mas bien hacerle comunicar en las llanu-
ras de Melena, Guara y el Quivican? Segundo: isi en nuestro
estado present se podri aspirar d establecer dicha comunica-
cion por miquinas de vapor b por animals, por doubles carri-
les 6 por sencillos?
Antes de proceder al eximen de los puntos que abraza el
informed pedido por la Junta consular, seri oportuno advertir
que en Jas empress de que se trata, si se han de dirigir con
acierto se halla tan intimaniente unida su part cientifica con
la econbmica que bien se puede asegurar que son inseparable.
Tratase por estas obras de disminuir el precio de los transpor-
tes, y de dar ast mayor valor a los products de la tierra an-
mentindolos en consecuencia hasta en los puntos lejanos de
donde traidos sin la baratura de estos medios no podrfan sos-
tener la concurrencia en el mercado. Mas para esto se requie-
re que al costo de las mismas obras corresponda el product
que de ellas so saque, & pes-r de la creecida disminucion en el
precio de los acarretos; lo cual solo podrd lograrse cuando cl
inter6s annual del capital empleado agregado al costo de adni-
nistraciin y de reparacion en el mismo.tiompo no sea superior
al provecho que result del total nfmero de toneladas trans-








portadas cada aio. Este es el principio que se ha de tener pre-
sente y debe regir para las empresas de esta especie y en el
cial so ofrecen dos consideraciones: la una es la cantidad de
acarretos con que actualmente pueda contarse; y la otra el cos.
to que ocasionari el mismo camino. En cada caso debe supo-
nerse un conocimiento previo y nproximado de la primer, y
Ai 61 seri forzoso arreglar el segundo en cuanto para la cons-
truccion particular del camino y para su direction general lo
permilan los medios cientifico;.
En Inglaterra done aplicados primitivamente estos ca-
minos i la conduccion del carbon de piedra desde las minas se
pudo contar con un gran n6mero de toneladas de transport,
se construyeron generalmente con dos vias y cuatro carries
fuindidos primero y hechos despu6s en algunas parties de hier-
ro forj:ao, apoyado sobre unas bases de piedra. El uso poste-
rior de las inquinas de vapor llamadas caballos de hierro para
el tiro de los carros, hizo necesarias algunas modificaciones en
la forma de los carries para evitar que por ellos resbalasen las
ruedas en las pendientes que pasaban de cierto limite, y 61ti-
mamente, para suavizarlas y evitar su alteracion como tam-
bion para precaver los riesgos de las revueltas en las estraor-
dinarias velocidades de veinte, treinta y mas mills, no se han
detenido en taladrar los ccrros con minas, 6 en levantar sobre
los valles los casinos con inmensos terraplenes.
Para el excesivo costo de estos caminos se ha debido con-
tar no solo con el gran n6miero de toneladas do transport, sino
tamnbien con la importancia de la rapidez en las comunicacio-
nes y cl crecido n6mero de pasageros A que ella brinda: cir-
cunstancias todas de queo n su estado actual no solo so hall
maiu lejs esta isla aun en las parties mas pobladas en el ambi-
to de pocas leguas al rededor de esta capital, sino tambien del
cstab!ccimicnto de los mas comunes y ordinarios caminos de
hierro construidos en Inglaterra 6 en Francia segun bastarin
para demostrarlo algunas breves consideraciones.
De los datos que presentan los mejores ingenieros ingle-
ses que se han ocupado en estas obras, result que la milla de
60 al grado de un camino de hierro de double via 6 de cuatro
carri!cs, cuesta en Inglaterra mas de 25,400 pesos; prccio que
aqui subiria por 1o menos 6 dos y medio voces tanto si se atien-
de a la diferencia de jornales do canteros, albaniiles, peones y
i la consiguiente en el costo de materials. Quiere decir que







el de la milla seria aqui de 63.500 pesos: y si se quiere reba-
jese i solos 60.000 pesos; aunque en prueba de que este c6m-
puto mas bien que de exagerado peca de reducido, bastard de-
cir que el camino que acaba de hacerse en Francia entire St.
Etienne y Lion de cerca de treinta y dos millas y media de
largo, el costo de cada una ha excedido de 45.000 pesos, y cicr-
tamente no habra quien se obligue i construir, no digo en este
pais, sino en Espatia, un camino de esta especie por solo una
cuarta parte mas de ]o que costaria en Francia.
Acaso se alegara contra esta determination !o propuesto
recientemente segun tengo entendido por D. Marcelino Cale-
ro A las autoridades, corporaciones y personas notables de esta
plaza, solicitando suscriptores para su camino entire Jerez y S.
L6car, pasando por el puerto de Santa Maria y Rota, el cual
de veinte y 'cuatro millas inglesas de largo 6 de 21 de 60 al
grado con. poca diferencia, supone que no costard mas de
180.000 pesos, 6 solo 4 razon de 7.500 pesos por milla; y aun
es de advertir que comprende en esta suma el costo del mate-
rial para los transportes, como carros, coaches, caballos de hier-
ro, el del muelle colgante en Rota, el de un barco de vapor &c.
De suerte que rebajados de los 180.000 el cost de todas estas
parties accesorias que no son propiamente el camino de hierro,
quedaria reducido el valor de este por mills, a menos de la
rnitad de lo supuesto.
No nos dice A la verdad Calero los fundamentos de su
c6mputo; pero como de l6 result una contradiction tan nota-
ble con lo escrito recientemente por los mas haibiles ingenie-
ros ingleses y franceses, quienes se apoyan en hechos pr6cti-
cos y generalmente reconocidos, estaba en el caso de acreditar
de alguna manera los medios por donde contaba conseguir tan
asombrosa baratura en ]a construction de su camino, y mien-
tras no lo haga, no esta en el caso de reclamar confianza ni
cr6dito. Por su m6todo serian los caminos de hierro mcnos cos-
tosos que los comunes y ordinarios consolidados con cascajo,
y como sus ventajosas utilidades se aproximan a la de los ca-
nales de navegacion, quiere decir que los mas de los pueblos
gozarian con poco esfuerzo en sus relaciones y comercio inte-
rior de todos los beneficios de ella. La aplicacion de este m&-
todo produciria pues, una revolution pronta y ben6fica en to-
da la Europa por el rapidisimo aumento de sus riquezas, y ha-
bria sido en consecuencia proclamado con el mayor entusias-







23
mo en todos los Angulos de ella, y su inventor sehabria lpre'
surado A pedir privilegios 6 todos los gobiernos. Mas come
hasta ahora no h6yamos visto ninguna de estas forzosas con-
secuencias, debemos mirar como de ningun valor en el asunto
de que se trata la autoridad de Calero, quien parece que solo
se ha propuesto alucinar con su proyecto para los fines que son
de sospechar de su reglamento.
Hechas estas reflexiones por la causa dicha, y tambien
por tener entendido que el nombramiento de las comisiones
con la que ha de reunirse la de la Junta consular tuvo su orf-
gen en la proposition de Calero, vuelvo ahora al c6mputo re-
ducido de 60.000 pesos que costaria por milla un camino ordi-
nario de hierro, y como el que se propone de los Giiines no
tcndria menos de 33 de largo, resultaria su costo de 1.980.000
pesos. El de su reparacion, administration y transported po-
dria arreglarse al 10 p g segun practice; mas atendiendo a4 que
estos ser6n much menores que los que correspondent general-
mente a estos caminos, limit6indole al 8 p ; cbmputo que se-
guramente no podra mirarse como excesivo resultarfa la suma
annual de gastos de 158,400 pesos.
Supongamos para el c6lculo de los bencficios que el nd-
mero total de cajas de azdicar transportables desde los Giines
y de los ingenious adyacentes al camino ascienda 6 70 millares'
aunque algunos juzgan que no llegarAn 60 y arreglando et
transport a la mitad de lo que cuesta hoy dia 6 s6ase a 2 pe-
sos por caja, rcsultari cuando mas el product de 140.000 pe-
sos el cual como se ve no cubriria los gastos anuales del camin-
no lejos de dar ningun inter6s por el capital empleado. Aun-
que no deban mirarse estos cilculos sino como un tanteo muy
por mayor 6 falta de datos fijos, sin embargo se ha de tener
present: 1.0 que relativamente 6 lo que cuestan en Europa
estos caminos, el precio que aqui se le- ha puesto es muy re-
ducido; 2.0 que no se ha contado el capital empleado en el ma-
terial de los transportes y sus intereses; 3.0 que se han mino--
rado los gastos de reparacion administration y acarreos ; 4;.
que la cantidad supuesta de estos mas bien es exagerada que
reducida; y 5.0 finalmente que el precio que se ha establecido'
para ellos es mayor de lo que conviene a su aumento por el
adelanto del cultivo.
En vista de lo espuesto es faerza confesar que por la cor-
ta cantidad de transportes no son aplicables 6 este pais en su







24
actual estado los casinos de hierro lo menos por el 6rden
que generalmente se sigue para su construction en Europa.
Convencido de esto y procur.indo indagar durante mi perma.
nencia en Espana y viage por Francia cuanto se habia adclan-
tado en esta clase do obras, de que ya mn habia ocupado antes,
me ocurri6 la idea de construir estos caminos do madera sos-
tenidos sobre horcones on lujiar de los pilarcs de piedra sin
mas hierro que el de unaplanchuela clavada en las soleras que
hagan el oficio de carril para las ruedas. Se ahorrar5 con esta
construction mas de las tres cuartas parties diel hierro y por
lo menos la mitad de los pilares que podr6n cspaciarse a ma-
yores distancias. Para mayor economic y por la iisma corte-
dad de acarretos, puede el camino reducirse a una sola via de
dos carries hacienda desechos i las distancias debidas para
que se crucen los carros yentes y vinientes. Sup6ngase por
ejemplo que haci&ndose con bestias el tiro, tarden doce horas
en' andar el camino de Glaines y bastaria en su medio un de-
seeho capaz de contener todos los carros de on comboy que si
fuese de ciento no pasaria de 350 varas de largo. Con esta dis-
posicion podrian llegar en las 24 horas 200 carros y por lo me-
nos 500 toneladas; y con tres desechos, 6 porciones double
de camino quejuntas excederian poco de mil varns de largo,
se aumentaria hasta mil toneladas diarias dicho trifico; que asi
seria muy superior al que puede prometerse del aumento de la
agriculture en muchos ailos.
Aunque un camino de hierro siguiendo este sistema cos-
taria much menos do la mitad que ios nsuales en Inglaterra,
todavia su precio me paroce superior i lo que permit este
pals, por la coi'tedad de los acarretos. Asi es quo al esponor
habri un atio estas ideas, tratando con algunos amigos sobre
construir aqii casinos de hierro, manifesto que solo me pare-
cia adaptlible con algunas modificaciones el propuesto en In-
glaterra por el ingeniero hlbil H R. Palmer, para los casos
en que por las consideraciones antedichas no fiese provecho-
sa la construction de otros. Rcd6cese este cnmino a un solo
carril y 4 una sola via, y los carros en lugar de cuatro ruedas
solo son de dos puestas delante una de otra, en cuyos ejes ha-
cia los dos lados del carril van suspendidos dos cajones para
la carga. Los horcones de quiebra hacha incorruptible, debie-
ran sostituirse aquf para la construction de este camino A los
pilares dc hierro que propone Palmer, y los tirantes de made-






25
ra con planchuela de metal A los carries de fundicion por las
razones antes indicadas de economic. La que por otra parte
ofrece este camino es muy superior 4 la que admiten los de-
mis de hierro relativamente 6 dar paso A los que traviesan, y
al ahorro de las alcantarillas en los arroyos,y hasta do los puen-
tes en los pequefos rios, pues son de un cost despreciable los
que se requieren para el sendero del tiro.
El cost de la milla de este camino, mediante las modifi-
caciones dichas, puede computarse en once mil pesos, y por con-
siguiente las 33 mills de Gilines en 363.000, 6 cuya suma a-
gregando 50.090 pesos por el imported de todo el material pa-
ra los transports y algunas obras accesorias 6 los estremos del
mismo camino, resultard la suma total de gastos de 413.000 ps.
Si ahora se supone que el cost annual de administration
y reparacion Ilegue al 10 por 100, y al 15 por 100 el interns
del capital empleado, serd menester que el product del cami-
no para el lleno de estas obenciones suba 6 103.250 ps. Mas si
como se dice sea de 70.000 cajas de az6car la cantidad total de
transportes, 6 que por lo menos se complete las toneladas que
falten con el aguArdiente y el caf6, reduciendo el porte 6 doce
reales por caja, el de todas subir6 a 105.000 ps. b algo mas de
la suma de gastos 6 interns del capital computados.
Parece in6til advertir, que-el calculo que precede es solo
un mero tanteo, pues el del cost del camino fnicamente po-
dr6 formarse con precision despues de hecho su proyecto so-
bre el terreno y tomadas las noticias convenientes acerca del
precio de los materials; mas cuando estas se tengan, y aquel
se haya practicado, no cs fAcil que en ninguna otra obra pue-
da ajustarse con mas exactitud el cost efectivo con el presu-
puesto. Los gastos anuales admiten casi la misma precision en
cuanto a los salaries necesarios y al mantenimiento de las bes-
tias de tiro, y respect 6 los deteriores de los carros y repara-
cion del camino, las muchas noticias adquiridas prActicamente
en los de esta especie permiten una grande exactitud en los a-
val6os. Seria-de desear que el precio supucsto de los transpor-
tes pudiera rebajarse a un peso por caja, y esto solo penderia
de que la cantidad de ellos fuese mayor que la supuesta, aten-
diendo 6 que aun cuando se duplicase, no por esto se aumen-
tarfa sensiblemente su cost para los empresarios del camino 6
tiempo que dicho rebajo no solo daria un grande impulse 6 la
agriculture sino que contribuiria 6 mantener la importancia d'
4,







esta capital sosteniendo su comercio. En el dia, las haciendas
del interior de la isla, y particularmente las que se hallan so-
bre la ci6nega de la costa del sur, ser5 dificil que pueda soste-
nerse lejos de aumentarse atendiendo a la depression en el pre-
cio de los frutos, y asi todo el cultivo, Ilegando 6 concentrarse
sobre el litoral del Norte, y cada vez mas lejos do este puerto
tendri mas c6moda salida por otros. Mas hecho el camino de
que se trata, las haciendas del interior se hallarian respect a los
transportes, no menos aventajadas que muchas de las situadas
sobre la costa, y si aquel se supusiese prolongado otras 30 mi-
las mas all. del meridiano de Matanzas, y para las 63 no pa-
sasen los portes de dos pesos por caja, so daria la preferencia .
este puerto sobre aquel para la esportacion de los frutos.
Me ha parecido oportuno presentar esta consideration en
cuanto influye para resolver la question propucsta acerca de si
serA mas convenient llevar el camino hacia el Quivican, Gua-
ra y Melena, que directamente 5 los Giiines. Parece que ia i-
dea de aquella direction ha debido nacer de la que so di6 al
proyectado canal de dicha villa en que me ocup6 aiios hace,
que como fuese uno de los que se Ilaman de punto de division,
se hizo forzoso que atravesase la line de Vertientes en su par-
te mas baja, mas alli del Bejucal hacia S. Antonio, a fin de re-
coger las aguas que habian de alimentarle; pero lo que alli fui&
necesidad seria una election muy desacertada tratdndose de un
camino. Alargaria por la del canal 20 6 mas miilas, y se au-
mentaria proporcionalmente el costo del camino con el de los
acarretos. Aunque ya poco favorable esta disposition 6 las ha-
ciendas comarcanas de los GiWines 6 del ltimo tercio del ca-
mino,iseria mas perjudicial 6 las mas distantes, cuando este se
prolongase como se ha dicho, porqu6 los transported de todas,
quo compondrian con much la mayor porte, vendrian recar-
gados initilmente con el de vcinte 6 mas mills que habrian
podido ahorrarse. Un camino de esta especic cuyo objeto de-
be ser el facilitar el trafico y esportacion de las haciendas del
interior de la isla, debe llevarse en cuanto sea possible directa-
mente por el medio del espacio que ocupan, y si todavia mu-
chas de ellas quedasen por parties algo distantes, y la cantidad
de sus esportaciones lo requiriese, podrian hacerse despu6s al-
gunosramales que uni6ndose al mismo camino principal les a-
briesen con 61 una comunicacion f6cil. Siguiendo este principio
las localidades determinant en el caso present la direction del







camino hacia los Giines, pues debe pasar por la qpiebra de las
lomas que forman las Vertientes a los dos mares, la. ual se ha-
Ila sobre la llanura de dicha villa.
Si bion ciertas consideraciones como las espueslas debeu,
fijar la direction general de un camino, la de sus diferentes
parties es dependicnte de su objeto y naturaleza. He indicado
antes que los principios que la gobiernan no, son los.mismos
cuando el camino ha do ser para carros de vapor de g'an-
des velocidades que cuando estas sean moderadas, como de
seis millas por ahora, y buscando siempre en la construcciou
de estas obras la mayor ecoiomia, todavia sufren estos princi-
pios algunas modificaciones cuando el tiro debe hacerse por
bestias como en el caso de que so trata, mas siendo esta parte
relative 4 la ciencia peculiar del ingeniero, bastard lodicho sin
entrar en otros pormenores.
Contray6ndome a la question de introducir en este pais
los caminos de hierro, mi objeto ha sido con lo espuesto en es-
te informed evitar los perjuicios que se seguirian de adoptar con
precipitation las proposiciones, por lo menos poco meditadas
que se hayan hecho 6 puedan hacerse para construirlos; mani-
festar que no ros hallamos en el caso de seguir los models
que de estas obras nos present la Europa por su excesiva, ca-
restia, y 6ltimamente indicar el medio, mi parecer 6nico de
Ilevarlas a efecto en nuestro actual estado, y que tiempo hace
comunicado por mi h varias personas debia apresurarme a pre-
sentarle A la Junta Consular, en occasion que deseando corres-
ponder 4 la confianza que de mi hace, no es otro mi anhelo que
Ilenar en cuanto me sea possible sus ideas.
Espero que V. E. y V. SS. se persuadirAn de mi aprecio
y reconocimicnto por la parte que toman en la confianza que
de mi muiestra por su medio la junta consular.
Dios guarde 6 V. E. y V. SS muchos anos. Habana i7 de
Agosto de 18'0.--Excmo. Sr. Prior y Sres. Cbnsules del
Real Consulado de la Habana -Francisco Lemaur.

La Real Junta del Consulado respondi6 con el si-
gvici le
OFICIO DE GRACIAS.

Exemo. Sr.-La Junta de Gobierno de este Real Consu-
lado, enterada del informed que V. E. ha tenido 6 bien esten-







der, acerca de la posibilidad de construir un camino de hierro
& la villa de Guines, y m6todo que seria adaptable en su ege-
cueion, ha acordado dar a V. E. sus mas espresivas gracias por
la buena voluntad con que se ha servido prestarse a este en-
cargo de la Junta, quien de su desempeixo espera haber obte-
nido la deseada luz a que aspiraba en material tan important.
Dios guard a V. E. muchos ailos. Habana y Agosto 21
de 1S30.-Excmo. Sr.-El conde de Buena- Vista.-Santia-
go de Zuaznavar.-F. de Empdran.- Excmo. Sr. D. Fran-
cisco Lemaur.

NOTA.

El Real Consulado desistib por algun tiempo de la em-
presa del ferro-carril, y no teniendo las garantias que se exi-
gian de Calero, le fu6 forzoso esperar circunstancias mas favo-
rables.
Pero convencida despues la Junta de Fomento de la in-
mensa utilidad que resultaria 5 la isla del establecimiento del
ferro-carril, y de que las empresas particulares no pasaban de
proyectos en el de Giiines, se anim6 a hacer los desembolsos
necesarios y le llev6 k efecto por su cuenta. El camino se con-
cluy6 en el corto espacio de tres afios no completes, y aunque
hasta el fin de noviembre pr6ximo pasado no estuviera transi-
table en todos sus puntos, comenzo d producer desde el mismo
mes de 1837 en viages y carga intermedios.
Se calcula el capital invertido en $ 2.900,000.
Ha producido desde noviembre de 1837 hasta el 31 de di-
ciembre prbximo pasado en solo los pasageros de ida y vuel-
ta . . . . 94.841
En la carga por seis meses.. 24.888 4

Total producido. $ 119,729 4





















LITERATURE.








ARTE DE BIEN DECIR.


DEL LENGUAJE.

Es el modo que tiene cl hombre de esplesar sus pensa-
mientos. Puede ejecutarlo de varias maneras, y como el orador
las usa todas para convencer y calcular por la espresion de los
oyentes su influencia, y los arbitrios que ha de emplear, debe-
mos detenernos en su studio.
De tres modos espresamos nuestras sensaciones : por el
grito 6 la voz del nacimiento ; por la action, y por la voz
propiamente dicha 6 la palabra. Los dos primeros estan bajo
la jurisdiction inmediata del instinto, el (ltimo pertenece en
totalidad a la inteligencia.








Del grito.

El nino, el idiota, el salvaje, el sordo-mudo, de nacimiento,
el hombre civilizado, el viejo decr6pito, todos pueden gritar y
espresar de este modo las sensasiones vivas de placcr 6 de do-
lor que esperimentan, pues hay gritos de alcgria, de furia, de
miedo, con que esplicamos las necesidadcs mas simple del
instinto y las pasiones naturales. Su timbre tiene algo que
hiere el oido y obra con fuerza en los que le oyen establccien-
do relaciones importantes entire los humans, pues no cambia
en la voz articulada si aquellas pasIones nos dominant. Es f
veces tan horrible que el tigre y el leon han retrocedido aban-
donando sus victims, como sucedi6 en Florencia; y los viaje-
ros al hallar una manada de lobes, a veces los ahuyentan gri-
tando. Este timbre que consiste en una modification inesplicn-
ble del sonido, varia segun la edad, el sexo y el mayor 6 menor
desarrollo del 6rgano que le produce; razon por la cual los ni-
nos, las mujeres y los eunucos tienen menos intense la voz que
el hombre, y si pueden interesar con lo pat6tico, su natural re-
siste la dura espresion de las afecciones concentradas.

De la action.

Reina entire las ideas y las acciones una concxion tan na-
tural que los hon:birs Cde climas ias lejanos se entiendeni mu-
tuamente con su auxilio. Hasta los birbaros saben de pantomiimna
y la aman con passion : en los desiertos del Africa, del Arabia
y la Laponia, cuentan los viajeros, que desde la infancia la a-
prenden admiri6ndolos despu6s con su maestria.
La buena gesticulacion es esencial al que habla en p6blico:
con ella esplicamos tod as lasemociones que nuestro corazon
esperimenta. Los Griegos y Romanos cuyo lono en el ha-
blar era tan modulado, dieron tal importancia 6 ]a action que
el que mcjor enfonaba l:s versos leiila al frenic otro perito que
remedaba los afectos de! declamador gesticulando. Pulido en
Roma el arte pantomnmico el pueblo lloraba y se estasiaba
prefiri6ndole a las trag dias, lo que es natural, pues las produc-
ciones del instinto se perfeccioiian con la education mas fZcil.
mente que las de la inleligencia, y el pueb!o miranlo en unas
la maestria y pudiendo deleitarse con s u m6rito, se alejaba de








las otras done solo via copias services de la conqpistada
Grecia.
M6vil poderoso del corazon human la action habla a los
ojos como la palabra al entendimiento y si en uno sejuntan la
16gica del decir, el encanto de una buena entonacion tan apre-
ciable en su .rareza, el ademan vivo y entusiasta y la naturali-
dad de los movimientos que alma de hielo resistira 6 tantas
impresiones? que important ]a incorreccion de la frase, el error
do la palabra? Esta action espresiva ha valido 6 muchos el ti-
tulo de elocuentes que sus obras contradicen.
El gesto 6 la espresion del somblante es tambien una gra-
cia natural y las reglas, asi como de la action, solo pueden exigir
dc 61 comedimienlo y decoro. Quien animaria las facciones
del aut6mata? acaso e! que no siente con fuerza puede tener
csa conviction intima que se trasluce en los movimientos, que
nos interest y persuade? Que mujer desconoce el lenguaje de
los ojos y no lee en ellos los tormentos del.amado? El color
inas 6 menos subido de la cara, la disposicion del entrecejo,
del labio superior, todo vende al hombre sensible apasionado.
Cada instinto, cada facultad moral 6 intellectual se espresa de
diferente modo y tiene una influencia tan notable en nuestras
fibras que las hace contraer el h6bito vicioso de representar
una pasion que se ha calmado y tal vez desvanecido. El orador
debe conocer esta influencia y disponer A su antojo de su fiso-
nomia, de su entonacion y sus modales, porqu6 el arte de bien
decir es trabajo perdido sin el arte de decirlo bien: cosas di-
fcrentes y que confunden los ingenios limitados que descono-
cen su idioma. El orador huird sobre todo de la afectacion, por
lo burlesco de que inevitablemente se acompafia y por el des-
precio que provoca el que solo se conmueve.
Debemos tambien usr de la action con acierto y con cau-
tela, pues la tribune del orador no es cl proscenio del trigico.
Cada egnero exige su media y de distinto modo se ha de ges-
ticular en la catedra, en la escuela, delante de sabios 6 al frente
de los ignorantes. Involuntarios los movimientos si la passion
nos arrebata, debomos proporcionarlos con el afecto y con la
idea. A veces una mirada, un ademan, la lucha entire querer
prorrumpir y la dificultad de ejecutarlo, espresan mas que el
ap6strofe y la narracion terrible.
Hasta el llanto es digno de atencion. Propio del dolor mo-
derado, el grande le desconoce ; pero cuando una passion fre-







n6tica, 6 el orgullo herido arrancan de sus quicios la naturale-
za, tambien se Ilora, y asi Iloraba el amante de Zafra.
A tanto Ilegan las maravillas del lenguaje de acciones quc
algunos le hacen superior al de palabras. Pretension atrevida
y en un moment de exaltacion engendrada, pues si en cosases-
peciales la accion nos arrebata, con mas frecuencia el otro idio-
ma nos seduce. Concluir6mos, que el lenguaje de acciones es el
primer adorno del arte oratoria, y que si las costumbres le cam-
bian, no por eso deja en todos los paises de notarse su influencia.

De la palabra.

Si Dios no hubiera enseiiado al hombre este lenguaje, con
solo la inteligencia que le dib Ilegaria 6 conocer que su grito
podia variar en timbre, intensidad y tono, y creciendo sus ne-
cesidades sociales representaria con ]a practica sus ideas modi-
fic6ndole de mil maneras diferentes. Hubiera formado su len.
gua : su lengua que es el cuadro de la vida ; el l6timo esfuerzo
de la sabiduria ; el conjunto de todas las ideas de un pueblo
manifestadas esteriormente por sonidos.
Las lenguas tienen necesidad para perfeccionarse del
concurso de los fil6sofos y de los poetas. Ellas deben A los fi-
16sofos esta universalidad de signos, esta exactitud que seiiala
con precision todas las relaciones y todas las diferencias de los
objetos, esta analogia que en la creation de signs nls hace na-
cer los unos de los otros, este arreglo que de la combination de
palabras hace salir el brden y ]a claridad de las ideas, esta re-
gularidad en fin, que como en un plan de legislation lo abrava
todo, todo lo prevee y sigue por donde quiera el mismo prin-
cipio y Ia misma ley. Mas por otra parte, los poetas son los
que dan A las lenguas la brillantez, el movimiento y la vida,
Los poetas estudian en la naturaleza lo que causa impresiones
agradables b fuertes, y transportan estas bellczas al ]engueje.
Mueven con cada palabra una sensation y dan un cuerpo a
cada idea, movimiento a signos inm6viles, existencia A los
abstractos, y a series invisibles relaciones con todos los senti-
dos. Asi toca los filbsofos construir el edificio de las lenguas,
como ataile decorarle i los poetas.
Esto esplica porqu6 son tan contados los pueblos cuyos
oradores han podido salvarse de las tumbas de los siglos. An-
tes que una nacion cuente oradores distinguidos, es menester








que produzca grandes fil6sofos y grandes- poetas. Ni. Grecia
tuvo `i Dem6stenes antes de su Homero, ni Roma su Ciceron
antes de su decadencia, ni Francia su Mirabeau antes de Ra-
cine, ni nosotros a Mejia antes de Calderon y Lope de Vega.
Es verdad que las grades ocasiones hallan los grandes hom.r
bres y que el b inl orador necesita un magnifico teatro para
darse 6 conocer. Prepar6monos ahora por si algun dia nos lle-
ga el turn.
Nuestra lengua consta de palabras que se forman de soni-
dos 6 letras, de las cuales unas pertenecen 6 la voz y otras con-
sisten en verdaderas modificaciones de su sonido. En las len-
guas europeas correspondent a la primera clase : la & muy a-
bierta, en ingles (hall), la & francesa (hale), la a y la e es-
panola y francesa, la e y la e muda francesas, la i, la o abierta,
la u espaniola 6 italiana, la o eu y u francesas. Son las vocales
de los gramiticos y pueden ser largas o breves. Hay tambien
otras letras que en nada se diferencian esencialmente de las an-
teriores, pues su duration es instantanea, se usan en todas las
esclamaciones naturales de placer y de dolor como signos ad-
mirativos 6 interrogativos y su formation depend como la de
las otras de la postura del tubo vocal cuando la voz se produce.
Son la b y lap (consonantes labiales), la d y la t (dentales), la
I (linguo-palatina), la g y la k (guturales) y la m y la n (na-
sales).
Las letras independientes del sonido vocal, debidas al frote
del aire con las paredes de la boca y que pueden dilatarse tanto
cuanto dure su espulsion. de los pulmones, son : la f, la v, los
dos sonidos del th ingles, laj, s, z, c, ch, ni, r, h y x, espaio-
las 6 x de los griegos.
Las palabras varian segun las lenguas. Los sonidos se com-
plican, y si so eleva 6 baja la voz, muda de intensidad 6 timbre,
y cada pals las pronuncia de cierto modo que se llama acento,
el cual aunque consista en aquellas diferencias, nos es tan di-
ficil de comprender que solo en la infancia y con el transcur-
so de los anos le imitamos con perfection. La prosodia de los
distintos idiomas es la que nos da A conocer la entonacion y
pronunciation de sus palabras.
Particular y prognnciar no es hablar. Hay p6jaros que
pronuncian frames enteras y la mayor parte do los idiotas arti-
culan vagamente sonidos, mas ni aquellos ni estos tienen sig-
hificacio.n ninguna. El hombre es.el 6nico dotado de la pala-







bra, medio el mas poderoso de la inteligencia, de quien es in-
separable. Medio el mas adecuado, el mas 6til y mas estenso
en nuestras relaciones sociales: medio en fin, que sin esfuerzo
a cada instant empleamos con solo la pena de cambiar ligera-
mente la direction del aire que se respira.
Ciertos fil6sofos han creido hallar en algunosanimales prue-
bas convincentes de lengnaje artieulado. Mas los naturalis-
tas y fil6sofos modernos estudindo con ahinco la varia espre-
sion de sus afecciones, han pensado quo siendo inmy pocos los
que ofrecen signs director de inteligencia, que la palabra es
hija de la socielad, de la.educacion, de las reflexiones mas abs-
tractas, del transcrso de los sialos, por dltimo, del yo y de la
libertad moral que apenas en ellos se aperciben: solo el hombre
podia concebir nbstractanente el acuerdo de los sonidos arti-
culados con sus various modos do scntir y !do juzg:r las percep-
ciones. El animal no nombra los objetos, su grito espresa solo
la necesidad que le aflige Sus modulaciones son de dos espe-
cies, para demostrar si un instinto ests satisfecho b si encuen-
tra obstdculos: Ins otras (ife: encias son secndarias; se deben L
la mayor 6 menor intension de sus emociones. Aunquc el lo..
ro, la cutorra, el tordo y la unerica imiten y repitan oracioies
enteras, no comunican entire si por este medio, no inventai o-
tras i pesar de la organiz,/cion-de so laringe, Dios les ha nega-
do nuestras faicltades. Pero hay ina simniati:, un enlace entire
los sentimientos cornoncs do Ins classes animadas 6 quien se de-
be el socorro que mitaimen'ito ,ce proston, el co:1ocimiento del
dtaque y del peligro, la conservation en fin de nucsita existen-
cia miserable.
Engendrado por la sociedad, cl coanto supcn el oido y la
inteligencia. La voz que le produce forninmla tie sonidlns npre-
ci~bles cuyos intervals f. cilmiente so perciben, Ie diferencia
del grito y de la voz habliada. Si os articulado, pinta los across de
la inteligctcii. Pero asi comoo la minsiie, nos sirve mejor para
espresnr las afecciones instintivas porqu6 arrebata. exalta las
pasionu y tiendo mas bien 6 eitorpecer cq(e a de.sarrotoar la
inteligencia. Hijo de la armonia nos convida 6 los (deleiles sen.
sales, suspended el ejereicio de la razon y & pesar nuestro nos
arrastra 6 un mundo de ilusiones.
El studio de Ins lengnas nos demuestra que su mayor 6
-menor melodia se debe al caricter de sis inventores. Asiel ha-
bitante del medio dia se forma un idioma aesutuado y melo-







35.
dioso en relacion con sus instintos, y el del norte uno gUtural,
6spero y cansado.
La declarnacion es una especie de canto cuyos tones peco
ap'etibl'eb cuyos intervalos poco armniososs,. se prestan f a
cil rmente la -a presion sublime do los sentimientos.y de la in-
teligencia. Si halaga los instintos con la armonia, no les exalta
al punto dc suspender la razon. Lenguaje de los dioses y:,os
heroes encanta sin confundir, instruye sin apercibirse. Con to-
do, halagando las pasiones, seduce el entendimiento: q.ue aL-
ma serM inocente en poder de los hombres?


co.z ,r i-' .'




HISTORIA ElL IEYATA IIAMlBlTO, G-r'ilTIA Y RyVOLtCION DL EPANA POr EL CO2qF,
DE TORENO --3rADRID, IIIPRENTA DE TOMAS JORDAX,
1835 a 1837.


Deciamos en el cuaderno IV del tomo 1.0 de esta obra,
haciendo el juicio critico de la Historia de la Revolucion
Francesa de Mr. Thiers, que el hombre que en Espafia fese
capaz de traducir bien aquella obra, no se ocuparia en tan des-
lucida y desautorisada area, presenitandole abundant cosecha
los sucesos de su p!tria para hacerle desdefiar los que pasainen
otra part ;y la que hoy tenemos entire manos, cuyos cinco
gruesos vol'imenes en 8 0 mayor io coinprenden mas que la
primer y mas gloriosa fase de la inconcebible revolucidn que
desde principio del siglo trabaja 6 la desdichada Peninsula,
viene muy a propsiito para confirmar la verdad de aquella ob-
servacion. Bien eonocido es el nonbre de su ilustre autor que
ha figurado honrosamente entire los nas conspicuios de cuantos
se hin dibtinguido en 1os diversos periods de esta larga y
t.rv;laisa lucha. Ii.c.nsuable dipt p'do en latc ries. ministry de
Hacieida v president del constjo,eslad-ista profi.ndo y dies-
tro economist, orador de relevantesprendas, enemigo a la vez
del despotismo gubernativo y de la tirania popular, temido y
easpetado por los caudillos de Ia imbecil muchedunibre, que







no pudiendo destruirle ni doblegarle 4 sus miras, han procura-
do denigrarle con la inculpacion vulgar que se dirige en Es-
pafa contra todos los hombres de m6rito, faltaba el timbre de
historiador diligente 6 la espl6ndida corona que orna y mar-
tiriza su frente ; y no seremos nosotros los quele disputemos
este titulo, que es quiz6 el que mas uninimemente le atribuirl
la imparcial posteridad.
Dotes muy aventajadas recomiendan la Historia del levan-
tamiento, guerra y revolution de Espafia: estilo puro y castizo,
aunque a veces duro y afectado por el empeno bien marcado
en el autor de imitar los giros y la fraseologia de nuestros an-
tiguos historiadores, olvidando una maxima que por parecernos
esencial hemos estampado en otra part, y es que en el dia no
se ha de procurar escribir como lo hicieron Mariana, Cer-
vantes y Granada, sino como estos escribirian si hubiesen al-
canzado nuestro siglo, y las modificaciones que otros usos y
otras ideas han introducido en el language ; abundancia y una
exactitud en las noticias, curiosas y peregrinas en gran parole,
y que entire pocos el autor podia reunir por la much niano
que tuvo en la direction de los negocios p6blicos durante el
period a, que se contrae ; facilidad y soltira en la narration
de los sucesos, sobre todo en las descripciones do sitios, bata-
Ilas y reencuentros, escogiendo h6bilmente las circunstancias
que los caracterizan, y descartando con no menos acierto la
multitud de incidents y detalles que o!lo habria servido para
confundir y obscurecer los acontecimientos, aunientando sin
provecho el vol6men de la obra ; gracia y naturalidad en las
transiciones, prenda no menos necesaria en un libro en que el
lector se v6 forzado i seguir continuamente al historiador, que
le arrastra una y muchas veces por todos los iingtlos de Espa-
na, saltando 6a cada moment de Cadiz 6 Barcelona, de Barce-
lona 6 la Coruna, de la Corluna ( Lisboa, de Lisbona Madrid,
volviendo de Madrid k Cadiz, para ir de alli 6 los Pirineos, y
luego 5 la Scrrania de Ronda, A las mfirgenes del Ebro, 6 las
del Guadiana, 6 las lines de Torres Vedras, y al c6lebre y mal
guardado paso de Despenaperros ; sin que por eso se le escusen
otras correrias A Paris, 6 ]Londres, 4 S. Petersburgo, y aun A la
Habana, Mejico y Buenos-Aires. Pero la prenda que mas esen-
cialmente le distingue y la que le hace acreedor al aprecio y
respeto de la present y futures generaciones,esl amor 6 la verr
dad que luce en todas las paginas del tibro, en cuyo norte Ile-







vando siempre fija la mira, ni escusa las faltas de unas Cortes
como las estraordinarias, en cuyas tareas tuvo tanta parte, ni
escasea los elogios a que se hicieron acreedores muchos espa-
ioles benemBritos por mas que algunos hayan sido blanco de la
injusticia de los contemporaneos ; y solo cuando se trata de
torpos manejos y crimenes feos, se v6 que su noble y pundo-
noroso caracter como que se resisted 6 trasladar 6 las piginas de
la historic tan villanos procedures, y trabaja por disimular con
dieslras y estudiosas reticencias la parte mas sombria de los
grades cuadros que traza. Testigos presenciales de muchos de
los sucesos que refiere, podriamnos atestiguar la imparcialidad
de la narracion si de ello hubiera necesidad, y si no fuera esta
prenda a que mas universalmente se concede al estimable au-
tor de la obra que nos ocupa.
Por consecuencia de esta misma delicadeza de sentimien-
tos v de un recto 6 ilustrado patriotism, al paso que trata con
decoro y cortesania 6 los gefes enemigos, y encomia los actos
de valor del ej6rcito alialo y el tino y pericia military de su
digno general el duque de Wellington, no pierde ninguna oca-
sion que se le present de vindicar a las tropas, al gobierno y
al pueblo de nuestra nation de las imputaciones injuriosas ver-
tidas contra ellos por los estranjeros que han escrito acerca de
la guerra de la independencia, ya por celoso despique de ima-
ginarias ofensas, ya por no conocer bien la verdadera situation
en que hallaban los negocios p6blicos, y querer aplicar a un
pais que se vi6 en tan estraordinarias circunstancias las m6xi-
mas y los principios que convienen al estado normal y 6 las
guerras internacionales.
Mas al paso que con tanta sinceridad celebramos la obra
del conde de Toreno en la parte que 6 nuestro entender lo
merece, no seremos menos francos ni menos esplicitos en
senialar los reparos que nos ha sugerido su lectura ; y sea el
primero, quo el titulo ofrece mas de lo que realmente contiene,
pues abrazando el periodo de poco mas de seis anos que medi6
desde la invasion de la peninsula por el ejercito francs, 6 prin-
cipios de 1808, hasta su espulsion total en Junio de 1814, el
que con today propiedad le conviene es el de Historia de la
guerra de la independencia espanola. Tan lejos estuvo de
quedar terminada en aquel a'o la revolution de la Peninsula,
que hablando con todo rigor debe datarse su principio en el
decreto de 4 de Mayo del mismo que reprimiendo violenta-







ie6fie el gobicrno iacioiadl, abrio la honda simna de choques y
r'eacciones en donde se ha hundido el lustre y decoro del trono,
la dicha y prosperidad de la nacioi. Asi lo conocib el propio
autor, cuaido amargado su cor'azo' con las nuevas y terrible
escenas que se desplegaban ante su vista en un horizonte inter-
minable, concluy6 su obra con estas seutidas palabras: "El
transmitir fielm6n te ia la posteridad los hechos sucesivos de su
ieinado y sus desastrosas consecuoncias, ser' digna area de
iias elocuente y mejor cortada pluma. Detienen la nuestra
aqu cansada ya, y no satisfecha de haber acertado A trazar la
historic dc un period, no muy largo en dias, pero fecundo en
sucesbs notaUbes, en actos lerbicos de valor y constancia, en
Victorlas y de'scalabros., iQuiera el cielo que suministre s leIc-
tura provechosos ejemplos de imitacion a la ju-cntud espanola,
de'Stiiiada sacar su patria de su actual abatimiento, y a colocarla
'en el noble y encumbrado lugar de que la hizo merecedora el
inmomable empfio conque supo entonces contrarrestar la usur-
paeion estrafia, y contribuir tan eficaz y vigorosamente al triun-
fo de la causa europea "
Otro reparo mas sustancial es la multitud y complication
de los incidents en que se embaraza nuestro author ansioso
por no olvidar ninguno de los hechos que tanto hicieron resal-
tar el brio y la constancia de la nation espaiiola en aquella 6po-
Sc'a-memorable, defecto en que cm'o ya obsirvamos on el arti-
ulo incuiren con frecuencia los historiadores modernos, ya
ptr nacer do Ii naturaleza nmisnm de lo, asuntus que tratan, ya
por no saber colocarse 4 conviniente listancin de los sucesos
que re!ieren, i la cual Ier,'iparcceerian todos Is de menor cuan-
ftia, y solose verian h)s grades masas, que b.en mantjadas pro-
ducirian aiquellos cuadros i la vez nobles y sencillos que admi-
iamos en los historiadores del Lacio y de la Helelada. Un es-
ed itor contemporiineo sobre todo. que ha sido alternatiovamen-
te actor y -espectl.do-r' de in sangriento y prolongado drama,
sieite un.a.invehceibie repugnanci a suprimir la rnns ilsiniti-
canrte de sus escenas;.y en sy laudablel desco de no defraudar en
lo mas miniimo a gloria de sus compatriotas.abiuoa y distrae al
lector c6:n pr'olijoA 6 intermipn'bles pormepnor(s,.y se transfoinma
sigi qterer y;sin adve'rtirlo de historiindor en analista. Tales,
.f6rzoso es deciilo ;la suerte que ha cabido al conde de Torelo,
eu-i o bii tdiq-ltlu adornMada de ei~ny i'econiendables cuaiidades,
.'i** i.s biM'eti:ifaly ~itn pleta esposicion de -tod) 1o Io ue-pt-








so en la guerra de la indepenencia, que una historic metadi-
ca do aquellos acontecimientos. Causa pena el verle debatirse
entire cl sentimiento de la verdad histbrica y el anhejopor no
omitir ninguna de las circunstancias que en el punto.de vista
en que se halla situado le parecen esenciales, y pugna en vano
por scar libre y desembarazado el hilo de la narracion del in-
trincado laberinto do nombres propios, ataques, cheques y re-
encuentros parciales que le distracn y estravian 6 cada paso.
Consecuencia necesaria del plan que adopt el.autor es la
falta do unidad y de inter6s que se advierte en la obra: propfi-
sose narrar a la vez y con igual estencion los acaecimientos
politicos y militares, y el plan result6 necesariamente double,
6 por mejor decir, m6ltiplo; porque la historic military de a-
quella 6poca comprende various ,uadros que tienen entire si
poca 6 nineauna trabazon ; como tales deben reputarse, la in-
mortal campaia de 1808 los sitios memorable de Zaragoza,
Gerona y otras p!:zas, el largo 6 infructuoso asedio de CAdiz,
y aIs campafas 6 just titulo c6lebres de lord Wellington en
Portugal y Espafia. terminadas gloriosamente en la sangrienta
batalla de Tolosa. En nueitro humilde dictimen-, la obra hu-
biera ganado much en interns si el autor se hubiese propues-
to por objeto principal la historic political del period, refirien-
do el levantamiento simultaneo de las provincial y las causes
que le produjeron, en los t6rminos cn que aparece de sus pri-
meros libros, dandose prisa 6 Ipresentarnos la unidad guberna-
tiva en la Junta Cenlral, en la Regencia y on las Cortes con-
duci6ndola al Irav6s de los altibajos de tan prolongada lucha
desde Aranjuez 6 Sevilla desde Sevilla 6 Cidiz, y volvi6ndo-
]a 6 Ilevar triunfante de C6diz i Madrid donde perecib desas-
tradamente 6 manos del est6pido y feroz despotismo que por
ent6nces se levantb cenudo sobre el horizonte espaiiol. Magni-
fico y sublime es el espectaculo de una nacion que se alza co-
mo si fuera un solo hombre, en arma para repeler una injusta
opresinn estralijera que lucha porfiadamente sin contar las
fuerzs del enemigo, y qie vencida una y otra vez ni se ami-
lana ni se somete, cobrando como Anteo nuevo vigor de su cai-
da, y que por t6rmino de sus esfuerzos logra arrojar de su sue-
lo, cubierto de vergcienza y confusion al doloso usurp.ador; pe-
ro este mismo espect6culo tiene la desventaja de que atrayen-
do el interns hacia todas parties no le fija en ninguna, disemi-
n6ndose como en la Numancia, entire una multitud de h6roes







secundarios este mismo interest que debiera concentrarse en u--
no solo.
Hemos espuesto con sencillez y verdad las luces y som-
bras de esta production notable, que 6 despecho de las iltinias
pasard con honor y estimacion & los siglos venidcros, asegu-
rando a su noble autor un lugar distinguido centre los historia-
dores espaiioles; y solo nos resta dar una idea sucinta de su
contenido, y confirmer con algunos pasajes las observaciones
que hemos hecho acerca de las bellezas de ejecucion que la
realzan.
Dividese toda la obra en veinte y cuatro libros de propor-
cionada extension el primero de los cuales es una esposicion
nuy bien escrita y meditada de various preliminaries necesarios
para apreciar la situation de la Europa, y principalmente la de
]a Peninsula hispano-lusitana en los primeros aifos del siglo,
concluyendo con la invasion de Portugal por las tropas com-
binadas de Espafa y Francia a fines de 1807 y la fuga de la
familiar real al Brasil, y la ocupacion paulatina y silenciosa de
las provincias y plazas fronterizas de Espafa al comenzar el de
S0OS. Como muestra de noble y varonil lenguaje, copiamos a
continuacion el pirrafo que le encabeza : "La turbacion de los
tiempos, sembrando por el mundo discordias, alteraciones y
guerras, habia estremecido hasta en sus cimientos antiguas y
nombradas naciones. Empobrecida y desgobernada Espana,
hubiera al parecer debido antes que ninguna ser azotada de los
recios temporales que otras habian afligido y revuelto. Pero
viva aun la memorial de su pnderio, apartada al ocaso y en el
continent europeo postrera de las tierras, habiase mantenido
firme y conservado casi intacto su vasto y desparramado im-
perio. No poco y per desgracia habian contribuido 6 ello la
misma condescendencia y baja humillacion de su gobierno
que ciegamente sometido al de Francia, fucre democritico,
consular 6 mon6rquico, dejdbale este disfrutar en paz hasta
cierto punto de aparente sosiego, con tal que quedasen 6 mer-
ced suya las escuadras, los ejCrcitos y los caudales que aun
restaban 6 la 3a casi aniquilada Espafna. "
Describe el libro segundo, los suceFos que pasaron en A-
ranjuez, en Madrid y en Bayona, desde mediados de Marzo
hasta promediar el n.es de n1ayo de 1808, que abrazan las con-
mociones populares verificadas en el primer punto, la abdica-
eion de Carlos IV y sus protests posteriores, los primeros pa-








sbs del gobierno de Fertando, su desacertado iviaje & 'Bay'dni,
el glorioso alzamiento de la capital en el 2 de Mayo, y el'des-
pojo y confinacion de los principles de Espafia en Valencey.
Llama la atencion en este libro el retrato de D. Manuel Go-
doy, trazado con mano maestra y el cuadro del sangriento 2
de Mayo, realzado con las mas sombrias tintas. "Amaneci&,
dice, en fin el 2 de Mayo, dia de amarga-recordacion, de luto
y desconsuelo, cuya dolorosa imigen nunca se borrarf de nues-
tro afligido y contristado pecho. Un pr6sago 6 inesplicable de-
sasosiego pronosticaba tan aciago acontecimiento, 6 ya por a-
quel presentir oscuro que 4 veces antecede las grandes trfi-
bulaciones de nuestra alma, 6 ya mas bien por la esparcida voz
de la pr6xima partida de los infantss" Sigue despu6s descri-
biendo con ignial firmeza las deplorables escenas de aquel de-
sastrado dia, gloriosa aurora sin embargo del her6ico alzamiento
de la nacion espaiola contra el usurpador estranjero; y eonclu-
ye con esta profunda observacion : "Lejos estaba entonces de
preveer el orgulloso y arrogant Murat, que afios despu6s co-
gido, sorprendido y casi atraillado tambien 6 la inanera de los
espafioles del 2 de Mayo, seria arcabuceado sin detenidas for-
mas y 6 pesar de sus reclamaciones, ofreciendo en su persona
un sefialado escarmiento 6 los que ostentan hollar impunemente
los derechos sagrados de la justicia y de la humianidad."
La salida para Bayona del infante D. Antonio, iltimo
vastago de la familiar real que quedaba en Espana, y que habia
sido encargado por so sobrino el rey Fernando de presidir la
Junta de gobierno durante su ausencia, solo present de parti-
cular la curiosisima carta que el mismo infante dirigib al vocal
mas antiguo de la Junta, D. Francisco Gil y Lemus, la cual
muestra lo inadecuado de sus fuerzas para sostener la grave car-
ga del gobierno en tiempos tan revueltos, decia asi: "Al senior
Gil.-A la Junta para su gobierno la pongo en su noticia como
me he marchado A Bayona de brden del Rey, y digo A dicha
Junta que ella sigue en los mismos t6rminos como si yo estu-
yiese en ella. Dios nos la d6 buena. A Dios, sefores,
hasta el valle de Josafat. Antonio Pascual."
No nos d6 menos. menguada idea de los recursos intelec-
tuales de una familiar llamada 4 ocupar solio tan poderoso como
el de Espafia, la relacion que de sus ocupaciones diarias hizo
el rey Carlos- Napoleon en: Bayona : "Todos los dias, decia,
nvierno y. verano. iba a caza basta las,doce, comia y al instant,
6







Volvia al cazadero hasta la caida de la tarde. Manuel me infor.
imaba como iban las cosas, y me iba 4 acostar para comenzar la
misma vida al dia siguiente, a menos de impedfrmelo alguna
ceremonia importante" Monarca tan desidioso y abandonadp
no es maravilla que trajese la nation que debib regir y gober-
lar hasta el borde del abismo, aun cuando no hubiera tenido
que hab6rselas con la ambicion insaciable dol Emperador de
los franceses.
Consu6lanos el libro tercero en medio de tanta humillacion
y desventura con la animada y pintoresca narracion del simul-
taneo alzamiento de todas las provincias de Espania y Portugal
en defense de sus derechos hollados y vilipendiados, aunque 4
veces se contrista el animo al contemplar la fusion de sangre
inocente y otros desafueros inevitable en tan grande altera-
ciones. Entre estos el mas terrible fu6 el asesinato de mas de
trescientos franceses en la Ciudadela de Valencia, dirigido por
el infame canbnigo Calvo, que por tan b-rbaro medio pensb
captarse el carino de la incauta plebe y dominar sin rivals cn
aquella rica ciudad; pero sali6le mal la cuenta, pucs su muerte
y la de mas de doseientos de sus c6mplices A manos del ver-
dugo, vengaron hasta cierto punto la de aquellas indefensas vic-
timas. En este libro aparece por primer vez el h6roe de Za-
ragoza, D. Jos6 Palafox y Melei, de quien dice con notable
afectacion nuestro autor. "Admirb su elevacion, y aun masque
en sus procedimientos no desmereciese de la confianza que en
61 tenia el pueblo. Todavia mancebo, pues apenas frisaba en los
28 afos, bello y agraciado de rostro y de persona, con traeres
apuestos y cumplidos, cautivaba Palafox la aficion de cuantos
Ie veian y trataban."
Llenan el libro cuarto que se dilata hasta fines de Julio
del mismo ario diferentes procedimientos de las Juntas de Ma-
drid y Bayona, la entrada en Espafia y en la capital del rey
Jos6, los primeros pasos de las Juntas Provinciales para opo-
nerse 6 los Franceses, y de estos para destruir y disipar toda
resistencia, concluyendo con las consecuencias de la gloriosa
batalla de Bailen, de cuyas results, tuvo Jos6 que evacuar pre,.
cipitadamente 'a Madrid, retir6ndose los invasores a la orilla
izquierda del Ebro.
Los li'bros siguientes hasta el d6eimo inclusive contindan
la historic hasta principios de 1810: los prinaipalessucesos que
refieren, son la entrada en Espana de Napoleon, rendicion de







Madrid y nueva esparsion de los enemigos por las provincias
del reino ; sitios memorables de Zaragoza y Gerona ; primera
campafia de Lord Wellington en Castilla ; establecimiento y
progress del g)bierno de la Junta Central, y por l6timo su
disolucion por consecuencia de la invasion de las Andalucias.
Los libros once y doce tratan principalmente de los acan-
cimientos militares ocurridos hasta el 24 de setiembre de 1810
en que se abrieron las Cortes generals y estraordinarias en la
isla de Leon, durante cuyo period gobernb el reino la pTi'mera
Regencia. La campania de Portugal, en que casi sin combat pa-
raliz6 Lord Wellington 5 favor de las lines de Tones Vedras
los esfuerzos de Massena, obligandole 6 retirarse con su ej6rcito
destruido y desmoralizado, es uno de los mas gloriosos heches,
dearmas de aquella epoca.
"j Estrella singular la de esta tierra de Espafia! Arrinc.o
nados en el siglo vmrr algunos de si:s hijos en las asperezas del
Pirineo y en las montaiias de Asturias, no solo adquirieron
brios para oponerse 6 la invasion agarena, sino que tambieu
trataron de dar reglas y seiialar limits 6 la potestad strprema
de sus caudillos, pues al paso que al zaban & estos en el pav6s
para entregarles las riendas del estado, les imponian justas- do
bligaciones, y les recordaban aquella c6lebre y conocida maii-
ma de os Godos : Rex erissi rectb facias, si non jacias, noni
eris, echando asi los cimientos de nuestras franquezas y liber-
tades. Aliora en el siglo xx, estrechados los esparioles por todas
parties, y colocado su gobierno en el otro estrerno de la penin-
sula, lejos de abatirse se mantienen firmes, y no parecia sino
que 6 la minera de Anteo recobraban fuerzas cuando ya se les
creia sin aliento y postrados en tierra en el reducido ingalo de
la islagaditana como en Covadonga y Sobrarve, con una mano
defendian impavidos la independencia de la nation, y con la
otra empezaron levantar bajo nuevas formas sus abatidas, li-
bres y antiguas instituciones. Semejanza que bien fuese juego
del acaso 6 disposition mas alta de la Providencia, present6n-
dose en breve a la pronta y viva imagination de los naturales:
sustent6 el 6nimo de muc hos 6 inspirb gratas esperanzas en me-
dio de infortunios y atropellados desastres."
Asi principia su autor el libro decimo tercio consagrado
enteramente 6 la esposicion de las primeras tareas de las Gortes
hasta que cerraron sus sesiones en la' isla de Leon el dia 19 de
Febrero de 1811 para abrirlas de nuevo en Cidiz el dia 24 del







nismo, aplacada ya algun tanto la fiebre amarilla que tantos es*
tragos hizo en los 6ltimos meses del aino anterior, circunstan-
cia que le da occasion para terminal el libro con estas bellas
palabras : "Rodeaban por tanto ca su cuna i la libertad espa-
fiola la guerra, las epidemias y otros humans padecimientos
como para aceatumbrarla &i los muichs y nuevos que la afligi-
rian segun fuera prosperando, y antes de que afianzase en el
suelo peninsular su augusto y perpetuo imperio."
Multitud de combates parciales en la parte oriental,.la ren-
dicion al enemigo de Tortos- y Tarragona y algunas acciones
importantes hacia el lado occidental, entire las que se distingue
la batalla de la Albuera, ocupan los libros 14 y 15. En los dos
siguientes vuelve el author 6. ocuparse de las tareas legislativas
de las Cortes sin olvidar el ruido de las armas que andaba en-
tonces muy vivo por todos los ingulos de la peninsula con va-
riados sueesos: asi fu6 que por un lado se pe:di la capital del
reino de Valencia con el numeroso ej6rcito quo la defendia, y
por otro se reconquist6 con grande fusion de sangre la im-
portante plaza de Ciudad-Rodrigo.
El libro d6cimo-octavo contiene un anilisis muy bien he-
cho de la Constitucion political del anio de 112. y un atinado
juicio de los defectos de aquel cbdigo celebre, destinado al pa-
recer 6 figurar en todas las revoluciones y disenciones que a-
fligen 6 la nation espafiola, con otros sucesos relatives 6 su for-
macion y publication.
La estrella de la nation espaiola, que hasta aqui solo ha-
bia lucido en algunos breves intervals, empez3 ahora 6 bri-
liar sin interruption aumentindose mas y miIs su esplondor
por consecuencia de las senaladas victorias del lord WeVlling-
ton, secundadas eficazmento por los gefes espiiuoles; de la de-'
sastrosi campaia de Rusia y coalicion de todas las potencias
de Europa contra la preponderancia francesa, que oblige I Na-
poleon 6 desguarnecer la Peninsula de sus mejores tropas. Ven-
cido y destrozado Jos6 en Vitoria el dia 21 de J.nio de 1813,
abandon para siempre la Espana y el maladquirido trono que
tan: amargos sinsabores le causara; y puesto en libertad el le-
gitimo monarca despu6s do scis anos de cautiverio, pisi el ter-
ritorio espafol el dia 22 de Marzo de 1814. Los resultados-de
este grande aconteciiiento, funesto para la causa de la liber-
tad -nacional cuenta r6pidamente el libro vig6simo- cuarto, y
el autor suelta la pluma dejando 6 la patria libre del opresor







esUrangero; pero avasallada-por un partido opresor, ignorant
y fanatico. iCuintas desdiohas han Ilovido despues sobre ella!
Eterno renombre guard la posteridad al historiador insigne
que reuna las dotes que so necesitan para transmitirle digna-
mente los estraordinarios acontecimientos que desde entonces
acl hem.os presencialo, y cuyo fin ni aun colunibramos.
Por el sucinto aniisis que acabamos de hacer se conven-
cerf el lector, no solo de la imparcialidad y justicia de las ob-
servaciones que hemos estampado al principio de este articulo,
sino tainbien de que la obra del conde de Toreno es sumamen-
te instructive y la mejor guia que pueda tomar el que trate de
imponerse 6 fondo de la historic de aquel period corto a la
verdad, pero Ileno de grandes y tiles documents para el mi-
itar, el cstadista y el patriota.





HISTORIADORES ANTIGUOS FRANCESES.

Los franceses carecieron hasta el siglo present de una
buena historic de su pais. Creen los inteligentes que la adu-
lacion A los grades personajes, fu6 lo que motive esta falta.
La Historia de Mezarai no solo es fastidiosa sino ine-.
xacta: alguna vez es elocuente.-1650.
La del P. Daniel corregida y aumentada por el P. Griffet,
A mas de las faltas de lenguaje que son infinitas, tiene tambien
la de la inexactitud : como adulaba a los bastardos, fu6 protegi-
do por Luis XIV.-1,775.
La del Abad Vl6y continuada por Villaret y Gamier es de
las menos malas. El Abad hizo los ocho tomos primeros con
critical 6 interns, y los otros escritores la concluyeron contando
]a vida de los reyes y.abandonando la moral, la political y to-
do lo civil de la nacion.-No recordamos el afio.
El Compendio cronol6gico de la Historia de Francia por
el president H&nault, sirve hoy de modelo : esta escrito con
juicio y 6rden, mas no pudiendo sin fastidio leerse todo, sirve
tomo uh buen diccionario.-1700.
El Discurso sobre la Historia Universal por Bossuet, fu6
compuesto para lA instruction del Delfin, y es una obra maes-







tra A pesar de su metafisica y de algunas durezas en el lenguaje
que hubieran podido corregirse.-1700.
La Conspiracion de los Espanoles contra Venecia por
Saint Real, de Saboya, 6 pesar de no ser muy exacta en los he-
chos, ha merecido & su autor verse ( Salustio justamente com-
parado. Su historic de D. Carlos, hijo de Felipe II, tiene buena
locucion.-1690.
La Revolucion de Portugal, la Revolucion de Suecia y la
Historia de las Revoluciones Romanas por el Abad Vertot, es-
tan muy bien escritas segun el inteligente P.Bouchours: la dlti-
ma es su obra maestra. La de la6rdende Malta es mala.-170,.
La Historia de Sobieski, por el abad Coyer, es de estilo
conciso y animado, y no conviene alguna vez 6 la gravedad
histbrica.-1780.
La Historia de Carlos XII el Siglo de Luis XIV y el
Ensayo sobre la Historia Universal por Voltaire, tienen el de-
fecto de que el autor se descuida en la exactitud de los lie-
hos, y mas bien dice lo verosimil que lo real sin apoyar nun-
sus pruebas : reune y aglomera euantos hechos puedan servir
6 su idea olvidando las verdades que le contradicen. Aunque
admira y es representado siempreCarlosXII como un prodigio,
nunca es grande: la retirada de Schulembourg es un trozo ad-
mirable. Mas que historic es un bosquejo ingenioso el Siglo de
Luis XIV; y lI cs muy inferior su Siglo de Luis XV no obs-
tante verse alli los motives de la desgracia de Luis XVI. La
Historia de la Rusia bajo Pedro I. no tiene sino algun m6rito
filosbfico. Su Ensayo sobre la Historia Universal, hecho para
su amiga inseparable, Mme. de Chatelet, es digno.de admira-
cion, y es de un nuevo g6nero; mas su demasiada enemistad 6
los judios y cristianos le hace traspasar los limits de la razon.
Dice falsamente que la Palestina est6 hoy como en su principio,
y que no se tenian para carga y montura mas bestias que bur-
ros. Estudia en 61 al honibre en los distintos estados del uni-
verso, mas que el pais y la historic de la nacion.-1 750.
La Historia antigua y la Historia romana por Rollin, lla-
inado la ibeja de la1 francia, son buenas y estan bien escri-
tas con especialidad la primera en que imita 6 Herodoto:
la segunda es cansada y se semeja A Tito Libio. So Tra-
tado del modo de enseriar las bellas letras con relaeion al in-
genio y'al corazon, no tiene 6rden ni profundidad aunque a-
grade por su estilo. Es un literato.-1700.





















COSTUMBRES.







Entre la costumbres que caracterizan nuestra sociedad y
le dan un aire de semejanza con las de aquella que ha servido
de base para su formacion, figure en nuestros dias, en todo su
auge, el Velorio: este es la reunion de personas de amistad que
acompafian toda la noche a la familiar de alguno que falleci6 y
debe estar a la espectacion p6blica durante veinte y cuatro ho-
ras 6 menos, segun la enfermedad de que muri6, la estacion que
reina, 6 el estado de robustez que gozaba. Esta costubre de
velar los muertos, es fecunda en escenas cbmicas, que forman
un contrast notable con las ligrimas de los dolientes, y el 16-
gubre aparato de la casa.
Aunque mi paleta no tiene colors, aunque mi pincel es du-
ro, y por l6timo aunque no soy muy vivo de ingenio, me ha
venido sin embargo el deseo de pintar un velorio con toda la
verdad possible, y buen provecho le haga al lector, si le encon-
trase de alguna utilidad: tengo aun frescas en mi memorial las
escenas que presence noches pasadas en uno a que concurri:
alla voy en cuerpo y alma, y euidado que aunque pinto no pin-
to, y si pintado se viere alguno, salga el sol por Antequera.







Habri poco tiempo que estando al anochecer en mi casa,
se me entrb por las puertas un amigo, y sin decir oste ni mos-
te, prorrumpi, en esta s"bita, lIg!bre y terrible declamacion:
"iCon que ha muerto D. Gerundio!" El eco do sus pisadas al
entrar y el de su anuncio, hirieron 6 un mismo tiempo mi tim-
pano, y Ileno do terror volvime hacia cl f6nebre nuncio de tan
fatidica noticia; abiertos los ojos, abierta la boca, caidas las ma-
nos, y como dice el vulgo sin sangre cn las veuas, miraba '
Toribio Zumaque, que asi se llamaba mi amigo, sin acertar a
preguntarle nada: vaya una escena muda,siubtie: vaya an gru-
po de studio para un pintor el que formibamos, Toribio, yo
y mi c6moda, callados los tres como unos deslcnguados: al fin
mi sangre agit6 de nuevo cl aparato respiratorio, y el sistolo y
diastole del corazon equilibr5 la vida, suspensa 6 virtud de las
migicas palabras de mi amigo:-QQu6 me dices chico? CuAndo
murib? De qu6?--Ha muerto repentinamente habri una hora,
me respondi6 Toribio, y en cuanto lo supe corri a avisarte por-
qu6 s6 que le estimabas mucho.-Requiescal in ipace, dije, y
principi6 6 vestirme de un modo convenience al triste papel
que en el drama de la vida me tocaba aquella noche.
P6seme la casaca de p6same, un pIaiuelo negro al cttello y
me dirigi 6 ]a casa mortuoria con el buen Toribio: hallela lie-
na de gentes conocidas y descohdcidas : pass al cuarto dondo
yacia el cadaver ya afeitado y peinado sobie el lecho en que
4iuriG: me encontr6 alli A Pancho, & quinen los muchachos
Ilaman por apodo Pictta y el lector conoccr sin duda porqu6
desempena centre los vivos la triste mission de vestir los muer-
tos : con su rostro descarnado y huesoso, su tez amarillenta, su
pelo lacio cayendo en largos mechones sobre las mejillas su
nariz prolongada y desdentada boca, su aire insustancial, a-
tontado y vivaracho, me parecia un esqueleto ambulante nyu-
dando al reeien muetto. Mientras le pegaba los ojos con cera
derretida, hubo un buen oltercado sobre si le pondrian cal-
zones de dril 6 de paFro; pero una tia de la viuda'asomb su ros-
tro matusal6nico por la cortina del cuarto y dijo que le pusie-
ran cualquiera, porqu6 Ilevaba hAbitofranciscaino. Algo mustio
me separ& de alli, meditando profuadamente al ver combinadas
las estrawvgancias de la vida con la 16gubre gravedad de la
mnerte.
Pas6 al comnedor done se hallaban muchos j6venes ami-
gos, cnsolando- A. D.- Gerbnimo, hermano del difunto; me acer-







que para conmpimncnltarle :--i Ay Sr. D. Eustaquio! esela~nw:
v,erme, abrazindome y llenaindome de mocos y ligrimas el
hombro de mi casaca Qui6u nos lo habia de decidr iEsta
maniaflA tan bueno, tan content, que me estuvo:tirando peloti-
ca; de pan.on el almlmcrzo, y ahora cadiver.!--No hay masque
conformiarnos con la voluntad de I)ios le respond en tono
consolatorio : en estos casos el ctnico recurso del hpmbre es
humillar la frente, porqu6 estas cosas vienen de lo alto.--El si-
gui6 sollozando y se sent luego en una butaca-abolenga don-
de le dej6 entregado i su afliccion. Mientras. eto pasaba :e4 i
comedor, la viuda agotaba las fuerzas de diez mnancebos :enI -e
cuarto vecino,pues sus accidents menudeaban,y todo eraconfu-
sion y espanto en aquella casa.--Iagannos vds. el favorde ve-
nir a sujetar Mariquita, salib gritando una mujer como de
cuarenta, de atortugada forma y habiar cansado : y a .]a par-,
salia de la misma pieza un jbven descolorido con las manos en
el estbmago, y casi encor-vado por una patada que le habia dado
la viuda en un acceso de convulsion : casi todos los que
estaban conmigo se precipitaron al cuarto, pero yo que soy do-
licado y falto de fuerzas, no quise esponerme d un desaguisa-
do igual al que tenia present.
Al fin la viuda se tranquilize, y hombres y mujeres se reu-
nieron en el patio 'a gozar de la frescura de la noche, fumar y
conversar, Elnmuerto estaba ya de cue)rpo present en una'ttm-
ba de trees cuerpos, con ocho cirios y seis bujias: las ventanas de
la casa abiertas de par en par, y sin nas compaiia que .los, dos
atizadores; todo en tn silencio sepulcral: en el patio por el con-
trario ,la vida y la juventud olvidaban la muerte. Sentados
de dos en dos, cadajSven tenia & su lado una hermpsa con quien
hablahb de amores 6 de objetos indiferentes, porqu6 no todas
tenian alli sus amantes. Yo me sent por desgracia al lado de
una sefiora sexagenaria que me favorecib con la relation de to-
dos los pormenores que habian precedido la catastrofe que
alli nos reunia, y por adicion ensart6 various acontecimientos'de
familiar, hasta hacerme bostezar, y tal vez me hubiera rendido
el sueRio si no oyera venir 6 socorrerme la consoladora voz.de
D1 GerSnimo,que sacando el reloj, dijo:-iCaramba, launa! co-.
mo, se nos lia ido la noche! Vamps sefores 6 tomar una friole-
ra,--. y poniendose J la cabeza marcl hacia un salon.que.ha-
ba ) ei fondo de la qasa seguj-io de todos,los qute alli nos halls,.
bamos: entramos en el salon que era un eC4adrila.tero hIrmo:r 9s
7







en medio del cual aparecia una mesa enbierta de manjares crio-
llos y estranjeros, sabrosos y cars. D. Ger6nimo se guard,
las lagrimas, y principi6 el ataque por una fuente de panete-
las: pronto se hizo general la accion, oy3ndose un ruido sordo
producido por las voces de los que nascaban, y el crujir de las
galleticas de Sto. Domingo que se quebraban entire las denta-
das mandfbulas de los mascadores. Todos comian,y hastayoque
soy tan medroso de noche, me ech6 al coleto una panetelilla
con una copita de moscatel; tal es la fuerza del mal ejemplo:
verdad es que pequ6 venialmente, pero los otros tragaron sin
conciencia, y lo que mas admiration me causaba era ver al bri-
bon de D. Geronimo, engullendo como una tonina i la salud
del difunto: iQui6n diablos te aguanta las ligrimas, dije para
mi, si vuelves 6 desatarlas con 1o que has tragado! Concluye-
ron al fin la cena, 6 como sc llame, y volvimos al patio. Este
es el moment en que cambia la escena: los licores avivan los
espiritus, todos se olvidan del difunto y principia entonces la
broma que aleja el suefio. Uno que alli estaba y conociamos
porqu6 asiste todos los velorios,- agudo y decidor, se puso &
charlar con gran content de la reunion, pues sus chistes nos
hacian reir.-Senores dijo, al que se duerma le pintamos.--Caba-
Ileros, replica uno, feo, picado de viruelas, con nariz de cotor-
ro, ojos saltones, y una bocaza de oreja A oreja, 6 quien llama-
ban don Cornelio, A mi no me pinten,que estoy muy acatarrado.
Y al mismo tiempo se arrellanaba en la butaca abolenga, des-
cansando la cabeza en una mano y estendiendo el pi6 izquierdo
para guardar mejor la position : a los diez minutes roncaba
como un Prior, y el maligno gracejo, cumplib su oferta, pin-
tAndole con un corcho quemado dos grades vigotes y unas
patillas descomunales que le pusieron espantoso, 6 hicieron
soltar ruidosas carcajadas i los concurrentes. Este accident
retrajo a los despiertos de ceder al dulce halago del sueno, es-
pecialmente varias parejas que pasaron today la noche en reve-
laciones amorosas y dulces apretones de manos. Yo no tenia a
quien acogerme;el enemigo se habia apoderado de todas las for-
talezas tiles y habia dejado sin guard las que no eran mas
que montones de ruinas. En mi vida he visto una coleccion de
viejas mas ridiculas: tal me imaginaba ver los caprichos de Go-
ya encarnadbs en ellas; hufa A tiro de canon de aquel s6bado,
porqu6 si me pillaban no habfa mas remedio que esperar el al-
ba montado en la escoba,








Yo paseaba mi vista, con el oido atento, por aquellos gru-
pos, unos lenos del fuego de la vida, entregados A las risueias
ilusiones de la esperanza y del amor, otros helados, sin mas
que amargos recuerdos depasadas alegrias,yuna tumba al fondo
de su estrecho y desencantado porvenir. Al ver aquel contrast
sublime, aquel cuadro done aparecia el hombre y la existencia
con cuanto tiene de hermoso y de horrible, de agradable y re-
pugnante, donde se confundian todos los tintes desde el color
de aurora hasta el negro de la noche, donde veia el migico pris-
ma de la juventud hecho pedazos ante el 16gubre aparato de la
muerte que 6 diez pass de nosotros tenia un trono levantado y
sobre 61 un cadaver, como un sarcasmo 5 las esperanzas locas
de la especie humana y 6 los delirios de la turba juvenile que
alli sofaba goces y delicias, olvidada de aquel espectaculo; sent
mis cabellos erizarse, y conmovida mi alma trat6 de alejar de
mi pensamientos tan profundos y melanc61icos : volvi mi vista
maquinalmente 6 un lado y vi a D. Cornelio con sus vigdtes:
la transition fu6 s6bita y ech6me A reir A carcajadas.
En esto amanecia y fu6 precise comenzar la tarea de-cer-
rar y sobrescribir las papeletas para el entierro, que se manda-
ron imprimir en casa de Bolona y acababan de tirarlas. Nos sen-
tamos al rededor de una mesa y como eramos muchos, A las
seis de la manana habiamos llenado 300, de las que solo repar-
tiria 50 el encargado. Terminado este particular pas6 a despe-
dirme de las j.venes que aun peimanecian en el patio, palidas
ojerosas y notablemente desfiguradas, con los parpados carga-
dos de sueno : les hize el cumplido de celebrarg que ustedes
descansen, y regres6 5 mi casa A prepararme para el entierro:
llegu6 molido y soiloliento, dormi diez horas, y al levantarme
supe que mi amigo habia entrado en el seno de la madre co-
mun, y que yo habia dormido mas de lo que debiera: no hubo
pues mas remedio que conformarme.
Al otro dia pas6 a dar el p6same 6 la viuda: la encontr6
probindose un traje de luto, y discutiendo con una amiga si se
rfa mejor asi 6 as6o : como que estaba consolada, no procur6
afligirla: ella al verme se esforzb por soltar una a1grima, pero
bien sea porqu6 se le habia secado la fuente, 6 porqu6 no podia
llorar, lo cierto es que hizo una mueca de mogigata : yo respe-
t6 su dolor, y me despedi hasta la fecha, en que escribo estas.
renglones, para dar una idea de nuestros velorios, A donde se-
va solo A comer y reir.












bE UN DIA DE TRABAJO EN LAS CALLED DE LA HABANA.


No hay cosa que con mas propiedad d6 A conocer la indo-
le de una poblacion, que el empleo de las horas. Varias oca-
ciones me ha sorprendido el contrast que se advierte en nues-
tra ciudad a las diez de la rnaiana, 6 la una del dia, 6 las cinco
de la tarde y A las ocho de la noche; contrast que para conce-
birsebien,fuerzaal escritor de costurnbres A estudiar en articulos
separados la inversion del tiempo en las distintas razas y cate-
gorias de las personas ; y para dar principio A la tarea me o-n
cupar6 del medio dia, cuyas escenas he visto repetirse diaria-
mente desde el primer sol habanero que me iluminb hasta el
6ftimo que percibo.
Soy un hombre que por mis ocupaciones me veo forzado
4 correr las calls todas las horas del dia y con no poca fre-
cuencia las de la noche, 6 inclinado naturalmente h la observa-
cion y 4 la malicia, pocas aventuras se me escapan. Atontado
por el calor en cuanto lega el medio dia, y no pudiendo dis-
poner de mi hasta la una, he sufrido grandes disgustos siempre
que necesito hacer compras en las tiendas do ropas, paios 6
ferreterfas, pues infaliblemente hallo sentados 6.la mesa todos
los mozos que las asisten; y yo que me molesto tanto si me
fuerzan & dejar un buen bocado, consider lo que sufriran los
dependlentes si les incomodo para que me vendan dos varas
de cinta 6 una cerradura. Los pobres tienen en esto mas razon
que yo: saben que enviando .a las fondas, despues de la una
por su comida, les mandan sobras. Asi la tienen sn su ticnda
al dar la hora, y sin arbitrios para calentarlos manjares, come
frio si los Ilaman. Para colmo de miserias, casi nunca es
tan abundante la comida, ni desganados los compaieros, que
el infeliz a quien un combprador entretienc, deje tambien de
comer poco. Hay pues en las calls de mas trifico commercial 4
la una del dia un silencio tan notable que el etlianjcro que a
esahora le dijesen: esta es ]a calle mas concurrida de la bana,
dudaria de estar en ella; pues en su pais es la de la actividad
fde los negocios. En verdad que de tarde en tarde los gritos
de un pesador de azucar y"el ruido de los carietones rezag.








dos que la conducea,.6 queIlleIaa caf6 de la casa del' haee' ad-'-
do a& la del comerciat'te; como:que indican la existenfeia:d:eia
movimiento mercantile, sombra del que ie ha precedido.
Si me toca pot ventura ir por otras called, se me' p'resen-
tan 4 la vista las mas cjmicas esce'nas. Nuestras buitena ma-
mzs y preciosas hijas gistan de lavarse al medio dia ,'porqu&
teen hacerlo por las tardes en razon del calor y de la' c6nBi-
da que siemprese dade dosy media cuatro dela tardeehtrelas
personas de buen tono. Es el caso que comb las jbvenes dejai,
el piano, Pa costura 6, el bordado y se encierian con su madre
en la rec-maradonite tienen su tocador,aquella delays primeras
a quien no falta su adorado tormento, toma la occasion: por el
cabello y entreabriendo la persiana 6 levantando la cortina,
pega su linda frente i la barra de hierro que la separa de la ca-
lie y recorre con vista entire dudosa, timid'a y resuelta toda la
cuadra del uno al otro estremo: fijo' el un oido A lo que pasa
en cl comedor para no ser sorpendida, alert el otro- al' ruido
del hombre que atraviesa la cal'eipara volver'la vista en cuan:
to note al mas lijero y recatado y pronta '.tomar, su dedal .6
su tijera del asiento veeino q;ue dejb con intention olvidado
para disculpa; cuenta los momentoshasta que peroibe en la, es-
quinaun estudiante que asoma, y aparta por moments sut ca-
beza, y que,, la seiial imperceptible de su amada, salta como
un gamo para ir A su encuentro. iCuantasj6venes cortas de
vista no toman su bordado hasta esta hora en que el sol da de
lIeno en su ventana!
Mas adelante se divisa otra ocupada en dulcisimos colo-
quios con el tender vecino que para huir de la vigilancia del
dueiio y de los compaueros, finge un desgano que no tiene y de
cuyo sacrificio le recompensa su adorada,juntando su frente con
la suya. Pero ioh dolor! cuando van 6 tocarse sus labios entra la
mamc, y con un "No scilor, vive 6 la otra puerta D. Tadeo"
despite la niia al amante.
1Pero quin es estej6ven cargado de process que vue-
la de la calle de la Amargura A Palacio? Un official de causes
que echa pestes porque v6 salir los otros por la de Merca-
deres fumando sus cigarrillos: no lleg6 6 tiempo y perdi6 las
dos onzas que por la libertad en aquel mismo dia de un reo, le
habian ofrecido,. y que llevaba decretada ya por el asesor.
iQuc se ha hecho el ruido compasado de los press que.
partfan chinitas en la plazuela de S. Francisco, y nos aturdian







hace una hora? En donde estin?-Tendidos en el suelo y dur-
miendo la siesta hasta las dos, bajo el tinglado. Pero si el cua-
dro esti inanimado a mi derecha, no asi por mi izquierda, done
los carruajes de los oficiales mayores que'dejan la Aduana y la
Intendencia, la multitud de los de 6 pi6 que forman circulo
junto a aquella vendedora de pifias y de anones, y la de los que
acuden & una cita de ventana, despertando al negro que dor-
mia A la sombra en su carretilla bien lejano de pensar en reci-
bir la pisada que un instant le alarm; los gritos del vendedor
de dulces y las carreras de los quitrines de alquiler y de los par-
ticulares cuyos amosjuegan al tresillo al'asomar las gentes
del vapor de Regla, distraen un moment la atencion con se-
iiales tan claras de actividad y de vida que persuadirian al mas
idiota de que la una del dia tan descansada para unos, es la
mas ocupada para oLros, pues si el presidiario duerme y el tra-
bajador come, el enamorado goza y el poderoso tresillea.
Porqu6 este Corredor sale tan alegre de la casa de aquel
rico. comerciante? Gan6 cuarenta onzas de oro en una negocia-
cion usuraria de la que aquel espera sacar en seis meses tres
mil duros. Pero el deudor que sabe mas que el comerciante, y
los dos menos que el corredor, se calzari las espuelas yJbmeni-
tdndose en su ingenio, y dejando al banquero 6 la luna de Va-
lencia, se mantendri atrincherado en unjjuicio de esperas so-
bre cuyas utilidades ha much tiempo que calcula.
Parece que es un dia de buenas negociaciones para el cor-
redor. Ya le veo entrar en un almacen de muebles y volar al
punto 6 otro de ropas. Cu6nto mas habr' ganado? Pregunto 6
los mozos y acaba de comprar todos los muebles que necesita
para la sala de su casa que no hace un aio adorn6 con el mayor
lujo. Queda empefiado en treinta onzas mas de lo que tenia y
va h adeudarse en otras veinte para vestir de nuevo su familiar.
SSin duda que hay gran movimiento en la Lonja, pues tanto
rico caballero, tanto dependiente del comercio y escribiente
de abogado que se disputan la delantera para entrar, indican lo
que cuesta un moment de tardanza.-Van al billar, los unos
a coger los tacos, 6 apostar miles los otros en secret, y 6 per-
der el tiempo los dernms.
iY porqu6 le perder6 tambien yo con mis observaciones?
Ir6 6 una cita bajo los portales de gobierno donde se reunen
otros con la misma idea, y despu6s me encaminar6 al Prado .
hacer apetito con los convalescientes.
























POESIA.










A ISELIA.




Cuando recorres eonlijera mano
las blandas cuerdas de tu ebirnea lira
alma ternura tu cancion me inspira
y en gozo trueeas mi pesar tiiano.
Huye veloz el infortunio insano,
amor tan solo el corazon respira
y el alma ardiente entusiasmada admiral
de tn beldad el esplendor temprano:
La brisa los duloesimos cantares
que modulas con labio melodioso
repite en las riberas de Almendares,
Y de jfbilo grato estremecido
siento en fervido fuego delicioso
mi volcanico espfritu eneendido.














Djiejoh Dios, del suclo nr
una floor y nada mas.



Ya el Sol su luz esconde
tras el opuesto monte,
y el hinguido horizonte -
me inspira horor fatal:
Parece que responded
el eco a ini gemido,
el viento La ..plildl o
mi acento sepollbrl.
El mundome parecee
inslpido, desierto,
perdido vago, incierto
cual Arabe infeliz.
Vendri despuds la aurora,
jque import su luz pura?
el llanto y la amargura
corriendo van tras nii.
No es este el sol de.vida
que en Cuba hisrid mi. frcnte,
el aircaqpui es caliente,
es viento de arena:
El bosque no convida
con fresco delicioso
cuaLbajo ilgup frundosQ
fresqguisin9p palmar.
AI la tierna gelpmira,
miruibame y sentia
mis dichas, mi agonia
mi smor, tri'desear:
Jugaban con mi lira
sus mianos bulliciosas,
y de aguinaldo y rosas .
la frente me cifi6.
1.' 'I" ; [..I, i
-T Todo ha pasado
"'comin'eiel efiel

r 1,, ii c C ,,1









Solo me queda
dulke memorial
de un bien supremo
perdido ya.
Mas en el alma
yace grabada
cual en el marmol
santa inseripcion,
Y no es bastante
para borrarla
el duro tiempo
del corazon.
J. B. Ca -"

Sevilla Mayo 1837.





LA


HAB AN1A.

Habana, Habana, ciudad
ique te habito y no te veo,
yo cantar6 tu beldad
si te es grata la amistad
de un trovador Europeo.

Ni siquiera una mirada
i tan altas estan las rejas!
puede serte consagrada
desde la triste morada
do nadie escucha mis quejas.

En ti su estendida copa
fragante cedro derrama,
y las eaobas de fama
que forman alli en Europa
el tocador de una dama.

Antes de chacras poblados
mostrabas tus montes de oro,
y hoy enseans los estrados
,de tus bellas, perfumados
como el aleizar de un moro.






58
Y cuando on tu suelo rico
errante tribueneerrabas,
no al estranjero ensenabas
tus blancas con su abanico,
ni tus negras con sus jabas.

Nilio aun mi corazon
palpitaba entusiasmado
al nombre de aquelColon,
que levant su pendon
sobre tu suelo ignorado.

La gloria me enardeeia
del espaliol sin segundo
tan grande, que no cabfa
en un mundo oh patria mina
y fua 4 buscar otro mundo.

Que tanto la Espana pulo,
que su estaudaute se acata
do el americano rudo
jmostr6 su cuerpo desnudo,
y sus Aretes de plata.

')Do errdba'la caraTana
de'los indios del desierto,
hoy brilla enseria cristiana...,.
--iQu6 eras entonces i oh Habana!
sin tus toires, sin tu puerto?

Sus guerreros acerados
la Europa eriviarte quiso
y huyerobi tus retostados
oseuros hijos, ornados
con plumas' del pair''fso.

'3fajo ttis lhngles'tloimidos
has'visto d los c.b-illr,:A-,
que allii en Granada agderridos,
m.r.i los motos imntlbs
d-~i :~iiiri:.r: 'suo'abi'o6s.

iq d;M(be-6si e o yo,
.s.lg,,o -ri',e cll:'.sta nll I.
ilj.: en E[na n su blen,
r eLr' dI'i morl sinhti6
"f> oei latIrd tie 'La ien'








59
Tal vez el plAtano erguido
oy6 suspiros de amor,
algun suspiro encendido
de un paladin afligido,
como qqueste trovador.

Si, Habana, yo tambien lloro
con un dolor infinite,
y mis lhgrimas dcvoro,
y tal vez ni la que adoro
tiene piedad de un proscrito.
A. RIBOT.

COrcel de la Habana ailo de 1838.






A






Suspira el pastor tierno
al mirar la bellisima zagala
y guirnaldas que tege le regala:

Recibe el don la hermosa,
risuena se orna el seno palpitante
y compensa con otras A su amante.

Flores se dan por prendas
de amor.... y sus palabrasafectuosas,
son suspiros 6 risas candorosas.

iDichoso quien respira
en el regazo virginal de Flora
placeres de inocencia encantadora!
M. G. del V.
Febroro 7 de 1827.












A LOLITA.



Como en medio de noche pavoroma
que no aleanza la vista estrelln alguna
por entire densas nubes, magestuosa
serena asoma la brillante luna,
y aolarando su luz la selva hojosa
ofrece al hombre e6lica fortune;
tal lucen para mi alma acongojada
los negros ojos de Lolita amada.



Como la aurora de esplendor vestida
perlas regando en el pensil de Flora,
con alba frente de jazmin cenida
los verdes eampos apacible dora,
y las aves con muisica lucida
saludan i su candida seuora;
ast mi voz celebra entusiasmada
los negros ojos de Lolita amada.



Como i principios de Diciembre helado
luce en el prado solitaria rosa,
siendo envidia del bosque deshojado
orgullo y gala de la amante diosa,
y su cdliz, Favonio enamorado
plcdido besa do encantado posa,
asi tienen mi alma electrizada
los negros ojos de Lolita amada.



Cual descuella en susalas negra pluma
la blanea garza al suspender su vuelo,
y alzada finge con rareza suma
sutil lunar en la mitad del cielo,
6 de un arroyo en la nevada espuma
pinta una mancha si se baja al suelo,
tal brillan en su frente delicada
loi negros ojos de Lolita amada.
As6Mia o.





















VARIEDADES.







CASAS DE EDUCATION SOSTENIDAS CON EL PRODUCT DHL
TRABAJO MANUAL DE LOS ALUMNOS,


Todas las naciones que conocen sus verdaderos intereses
se afanan en former hombres dignos de servirla con las ciencias
y las artes. La mano protectora de los buenos, vierte las rique-
zas que les concedi6 la fortune y levanta establecimientos pd-
blicos done el rico, y el necesitado que descuella por las luces
de soi entendimiento, reciben una education distinguida.
Pero los hombres del dia que mamaron con la leche los
principios antisociales de los utilitarios, procuran en su egois-
mo refinado agotar su talent para demostrar perjuicios en las
pias fundaciones de hospitals, en los hospicios de mujeres des-
validas y enganadas, en las casas donde se acoge al huerfano y
alimenta y educa al niiio desgraciado que ia crueldad de ciertos
hombres arranca de los brazos de una madre 6 la barbarie de
esta arroja de su seno cuando mas le necesita: horror y opro-
bio de. la especie humana, action que nunca se ha visto en las
bestias mas feroces!







62
Por fortune, esos grandes ingenios cuyo saber perjudicaria
6 todas Ins naciones donde se publicasen sus principios, no en-
cuentran simpatias sino enlos sujetos cuyo corazon marchito y
duro es incapaz de hacer sacrificios por el pr6jimo,6 cuyo inge-
nio poco despejado se deslumbra con una falsa logica; mientras
los amigos de los hombres que hacen el bien por solo el gusto
de hacer bien, ceden 6 la noble condition que los arrastra y
desoyendo la chillona griteria del also saber, abren sus areas
y son contents si logran salvar una sola victim de la cor-
rupcion.
Aquellos grandes hombres pululan en los Estados vecinos
de la union americana. Ellos mejoran las c6rceles. Ellos reco-
gen los ciegos y sordo-mudos para aliviar su existencia dolo-
rosa. Ellos, en fin, hacen lo que no se ha visto en otras nacio-
nes: sacrificar sus capitals para la fundacion de establccimien-
tos donde infaliblemente imaginan que se han de perder, te-
niendo por anico consuelo el que otros hombres generosos y
necesitados les logren former con pequeios desembolsos y sa-
tisfagan sus miras, criando 6 un tiempo hombres inteligentes y
activos que desde su primera infancia en vez de recargar los
gastos de la sociedad, paguen con usura el bien que se les hace.
En esta base se fundan las casas de education de que se
tratar6 en este articulo. Pero no seremos nosotros los que dis-
c urramos: dejaremos la gloria de transcribirlas al desgraciado
compatriota que de los bancos del congress tubo que espa-
triarse en la pasada Con stitucion, para salvar la vida. Nada im-
porta lo atrasado de la fecha, pues nunca es tarde para socorrer
al necesitado. iFelices nosotros si nuestros ricos conciudadanos
se estimulan 6 former iguales establecimientos!


New-York, 14 de Diciembre de 1828.

Mi querido.....voy 6 ver si tengo el tiempo que necesito
para ponerte no cuatro letras, sino todo un articulo sobre un
establecimiento de education, cuyos gastos se costean con el
product del trabajo manual de los mismos muchachos que se
educan en 61, pareci6ndome encontrar no solo realizada, siio
perfeccionada y con notable mnejo!ia ]a idea de Camponmahs
sobre escuelas patri6ticas, que 61 limitaba & ensefat algun g6-
nero de industrial.







Asi como las prisiones de estado, casas de pobres, as.ils
de hu6rfanos y otros establecinientos indispensable en Ja'so-
ciedad han sido y en muchas parties son todavia, al paso que
una escuela de rslajacion y vicio, una carga gravosa para aque-
lla, cuando en los Estados- Unidos han tenido un 6xito feliz
los ensayos-hechos para que al tiempo que sean escuelas de
moralidad 6 industrial, se sostengan con el trabajo mismo de a-
quellos 6 quienes sirve de encierro 6 abrigo; del propio modo
se ha tratado de consegnir un objeto semejante en algunos es-
tablecimientos de education, conciliando con el fin de esas in s-
tituciones aquel temprano h~bito y amor al trabajo, que forma
la base mas s6lida de las buenas costumbres p6blicas, y de la
prosperidad que infaliblemente ha de conseguir un pueblo a-
plicado 6 industrioso.
IHabi6ndose hecho varias tentativas por un caballero de
este pais para poner en plant ese hermoso sistema sac6 por
consecuencia, que no habia tenido, ni podia tener nunca el 6 xi-
to deseado. Pero como aqui no se desalientan jams cuand o se
trata de la perfection y mejora de establecimientos en que se
interest el bien plblico 6 particular, y como lejos de arredrarse
con los obstdculos mas dificiles de superar, se aviva 6 irrita qui-
zas el deseo plausible de vencerlos, llegaron 6 multiplicarse las
teotativas y ensayos, hasta que al fin han sido coronados con
el suceso mas complete. Sobre este particular se encuentra el
siguiente articulo en el periodic titulado : El New- York
Farmer.
"En nuestras observaciones sobre el comunicado del profe-
sor Eaton, advertimos que no distaba much el dia en que nu-
merosos y felices esperimentosprobasen al mundo ilustrado que
eada jbven de seis alios colocado como un aprendiz hasta la
edad de diez y ocho en una escuela de industrial regular y
hien organizada, fuera capaz de mantenerse, vestirse y educar-
se con el product de su propio trabajo. En solo el transcurso
de pocos ailos ya vemos levantarse por donde quiera en nues-
tro pais instituciones en que la juventud se recrea alternativa-
mente con ejercicios corporales y mentales, donde la certeza
de recibir una compensation cabal del product de su trabajo
los estimula y anima 6 hacer los mayores esfuerzos, donde el
espect6culo agradable de los objetos de investigation produce
-el deseo de:saber, de que nunca deja de resultar un alto grado
de: ulturaintelectual y un ensanche del entendimiento para 19s







goces racionales. Nuevas reflexiones nos han confirmado en
nuestra opinion y nuevos informed nos han dado la seguridad
de que se realizara nuestro juicio anticipado.
"El professor Eaton no puede dudar, despu6s de largo tiempo
que ha cultivado con tan feliz suceso las ciencias naturales, que
muchos principios estin reconocidos hoy como verdaderos en
contra de los cuales los ensayos y dogmas de los fil6sofos
han tenido sojuzg-da la f6 del mundo: sabe tambien que unos
hombres hacen mas felices esperimentos que otros, 6 mejor di-
cho, sin que pueda suponerse que dudamos de su habilidad, que
iodos no son igualmente afortunados en cualquiera objeto de
iivestigacion. Creemos que la escuela de Mr. Eaton es de-
fectuosa en el medio principal que habia de conciliar el 6xito
de su plan de trabajo para la education. Le faltaba estimulo pa.
ra los esfuerzos de los discipulos. La necesidad que es la pa-
lanca del poder human, y el interns 6 la esperanza de ganar
que es el motivo alentador de los esfuerzos del hombre, nunca
irovi6 6 sus discipulos, jams animb sus corazones.
"No -e necesita much conocimiento de los resorts secre-
tos de la accion humana para poder decir que losj6venes de una
institution, cuyos gastos de mantenimiento y education fueron
costeados por sus padres 6 allegados, no entrarfan en el campo
del trabajo 6 en el taller de las artes, con todo aquel ardor, ni
se sujetarian 6 toda la fatiga perseverante que es indispensa-
ble para adquirir los conocimientos practices de la labranza y
artes mecanicas. No es sorprendcnte que asi provistos, prefie-
ran inspeccionar las varias operacionos de los talleres vecinos.
Ni tampoco debe cstraiiarse que se concede una deduccion de
la renta para la instruction agricola que se di A los pupilos y
para los perjuicios 6 inconvenientes que se sufren por la escuela
A los arrendalarios de las estancias de la propiedad de Mr. Van
Renpellaer. Esta no es una censura de la escuela de Mr. Eaton.
Por el contrario no dudamos que sea visitada muy provecho-
samente por los estudiantes, y que frecientando ellos los talle-
res de los pueblos vecinos, se deleiten siempre viendo las apli-
caciones de las ciencias esperimentales Ai las artes tiles, y que
se excite el zelo en favor de las ciencias.
"El plan de la escuela de Van Renpellaer para adelantar
A los pupilos en las ciencias mas intimamente ligadas con las
necesidades de la vida, es muy superior a la mayor parte de las
instituciones de nuestro pais, altamente honrosa 6 la concep-







gion del patriota vcrearable, del distinguido bienhechor que in-
ve't6 y funlo la institlcion La hemos visitado examinando
lijeramente sus pormenores y oido aplicar la instruction geo-
1bgica de los proresorcs a la agricultura, habiendo asistido tam-
bien i uma leccio i de q-imnica dada por uno de los pupilos & los
mecinicos de Ti',va. El conjunto todo nos ha satisfecho com-
pletameute, fortaleciendo nuestra opinion sobre la grande utili-
dad de senmejantes escuelas. Solo advertimos una cosa que no
deslumbr' nuestra vista: los cercados al rededor de los edificios,
porqu6 les faltaba aseo y atractivos de gusto rural. El concep.o
en que estamos de que el gusto por los refinamientos rurales es
de grave inportancia para la education de los j6venes que se
dedican 5 la agriculture, nos hace notar esto. Los s'lidos com-
plementos en cualquier cosa, del mismo modo que una portion
de genuino sentido comun imparte dignidad y da mayor peso al
que los posee; porqu6 para los refinanientos mentales, los pla-
ceres sociales y la felicidad dom6stica, un gusto por el 6rden
y bHlleza de la naturaleza, es respect 6 un jbven masque el
puli:nento parr el mirinol 6 el bronce.
':Si 1o permitiesen nuestros limites dariamos por entero el
plan de esta excelente institution; pero nuestro principal obje-
to ea estas advertencias ha sido sugerir la idea de que para el
snles-, v utilidad general de las escuelas de industrial, deben
coinl:cir.e por el principio de la compensation de los pupils
por su trabijo teniAndolos obligados co:no apr endices para
que adquieran el arte 6 oficio que se propongan seguir. Insti-
tuciones dirigidas por este principio es lo que exige el siglo en
que vivimos y lo que mas se adapta 6 las necesidades de nues-
tro pals. La practice de crial.osjb6venes como nifios ociosos de
escuela hasta que llegan a la edad de diez, doce 6 quince anos,
y de ponerlos entonces i aprender oficio hasta los veinte, es
un triste desperdicio de la corta vida del hombre, que solo ha
podido hacer soportable una costumbre inmemorial.
"Sin entrar en particularidades sobre el arreglo y manejo
de una institution para conciliar el trabajo mental y corporal,
nos limitaremos meramente a suponer, que una persona haya
gastado dos 6 tres afios en una escuela de nifos, otros tantos en
un departamento de las de segundo 6rden o secundarias, y que
a la edad de diez 6 doce anos sea mandado 6. una escuela de
industrial, sujeto como aprendiz hasta los diez y ocho 6 veinte,
hajo la condition de dedicar todos los dias cuatro 6 seis horas







para adquirir su education y las ocho 6 seis restantes para el
trabajo mecAnico o de agriculture. Queremos suponer que se
conceda un precio fijo por su trabajo, y que sea una condi-
cion de su compromise el que obtenga su libertad A los diez y
ocho a'ios, con tal de que su salario compense los gastos de su
mantenimiento y guard, y que en otro caso pague con dinero
6 mayor servicio. En la hipbtesis de que sea colocado en una
imprenta, vamos i hacer un cjlculo para manifestar que puede
costear los gastos de su education.
"El salario ordinario de un jornalero es de ocho pesos 6 Ia
semana. Es pues un clculo natural que un muchacho de diez
6 doce afios puede hacer dos terceras parties de 1o que on jor-
nalero hasta los diez y ocho 6 veinte anos, y que trab:ijarA en
la escuela de industrial dos terceras parties del numcro regular
de horas para un muchacho. Ganar6 por consign~iente tres pesos
cincuenta ycinco centavos por semana, que vienen a ser cien-
to ochenta y cuatro pesos sesenta centavos por ano. Ahora gra-
duando su manutension A dos pesos por semana y la guard A
cinco por cuartas parties de aiso, importa su gasto ciento veinte
y cuatro pesos anuales, quedcindole sesenta y sesenta centavos,
adem6s de su mantenimiento y guard. Visto el objeto bajo to-
dos sus aspects, este cIlculo no es mas favorable para cl pupi.
lo que trabaja, de lo que el resultado de una escuela de in-
dustria bien organizada dar6 antes de much tiempo la denms-
tracion.
"Permitasenos llamar la atencion de nuestros lectores 5
los buenos efectos de este plan. Bajo la falsa imprcsion dc que
los muchachos de diez A quince aRos no son capaces de apren-
der nada 6 muy poco, y satisfechos de que seis anos son mas
que suficientes para aprender un oficio, la mayor parte de los
padres no acostumbran sus hijos 6 otra cosa que a largas y fas-
tidiosas horas de escuela, y miles ni aun 6. esto tampoco. La
consectrencia es que se habit6an h la ociosidad, y quiz.s tam-
bien al vicio. Con entendimientos sin madurez y sin cultivo
se ponen 6 oficio 6 la edad de quince b diez y seis ailos. Enton-
ces se exige de ellos quo dediquen diez 6 doce horas diarias A
la faena y fatiga de su aprendizajc. Estrailo A la industrial y con
sentimientos repugnantes al trabajo, poco encuentran que les
alhague 6 no ser el aspect del descanso cuando concluyen su
area diaria, y el mas distant cuando espire el t6rmino de so
aprendizaje, siendo feliz el que no adquiere un disgusto y re.-







pugnancia tal, que forme la resolution anticipada de no apren-
der mas de lo que sea absolutamente necesario, y de abando-
narlo para siempre cuando llegue el dia deseado de su libertad.
Por consiguiente desperdiciados los primeros arios de su vida,
y sin prop'sito fijo a. la edad de veinte y un arios se lanza en
la carrera incierta de la vida del mundo.
"Pero en el plan que recomendamos no se esperimenta
ninguno de estos males. El empleo alternado en el studio y
el trabajo, sirve como de recreo y se adapta al fisico y moral
de la juventud. El cultivo y desarrollo del poder mental hace
treguas y se concilia con el vigor creciente del cuerpo, que es
el rev6s de la medalla de la prActica actual. La necesidad de
costear sus propios gastos, es una espuela para su industrial, que
les hace buscar las facilidades posibles para su aprendizaje, y
la adaptable aplicacion de sus studios a la naturaleza de su
empleo,no puede dejar de inspirarles apego al oficio que apren-
den, produciendo un amor para las ciencias y haci6ndolos
maestros perfectos de su arte, y por consigniente engendrando
hAbitos de industrial al paso que crecen, dejando un vasto fun.
damento para la esfera de su accion y dindoles certeza de una
parte entera de la felicidad concedida al g6nero human.
"Con placer nos detendriamos mas en esta material; pero
debemos exigir que nuestros lectores se valgan de su imagina-
cion para suplir la deficiencia de nuestras columns limitadas.
El estracto siguiente de los directors de la academia de On-
cida present un feliz esperimento, una confirmation decidida
de nuestra opinion, un esperimento sobre el que Ilamamos
la atencion de nuestros lectores y particularmente del professor
Eaton. En una junta de los directors de la academia de On-
cida en Utica, los instructors presentaron el informed que sigue
en diciembre de 1827.
"Se abrib ]a academia para la reception de estudiantes la
segunda semana de mayo y se cerrb la primera de diciembre.
En ese tiempo han entrado 26 j6venes en la institution. El
n6mero ordinario sin embargo ha sido como de 20. No podian
acomodarse mas en esta estacion. Todos 6 exception de cuatro
han estudiado las ciencias sagradas y la mayor part se propo-
nen ascender al ministerio eclesiastico.
,,El tiempo de trabajo para los estudiantes, en t6rmino
aproximado, ha sido de tres horas y media diarias. Esta es la
6nica compensation de su mantenimiento y lavado. Se han







cargado 50 centavos semanales por su pupilaje y guard, 6 2S
pesos por ano. El trabajo se ha ejecutado gencralmente entire
4 y 6 de la manana y por la tarde. Un trabajador ha estado
constantemente emoleado para hacer que los muchachos fue-
sen .Lerrumpiaos to menos posIluD. Ehios nan vilVmo con uno
de los institutores. Se han cultivado 40 acres de tierra, dos pa-
ra un jardia y el resto para trigo, papas &e. Se han abierto o
descuajado 20 acres, y se han recogido do 40 d 50 cuerdas de
lefia y hecho 50 barriles de cidra y otros trabajos de labranza.
"La cantidad de product que se ha conseguido, en cuan-
to puede calcularse sit actual media, es como sigue: 700 fa-
negas de trigo, 400 de papas, SO de cebollas, 100 de avena, 25
de habas, 10 de cebada y 30 toneladas de heno.
"Los products de la estancia, no obstantc muchas deqven-
tajas consiguientes al principio ie la empresa, han excedido en
150 pesos A los gastos del inantenimiento de los pupilos, aco-
pios necesarios, renta de la estancia y salario de un labrador
por todo un aio. Es por lo tanto un hecho demostrado que un
papilo puede costear susgastus do mantenimiento cun tires
horas y media diaries de trabajo, sin perjuieio do sus studios.
"La jardineria puede introducirse con la estencion que se
quiera, y 6 que induzca el mercado, la cual scra en to future
un empleo proveehoso y agradable. Los oficios mecenicos tam-
bien pueden introducirse, y de este modo se proporcionard em-
pleo para tantos pupilos como sea do desear que tenga una es-
cuela.
"Habi6ndose dudado por algunos si los pupilos querrian
trabajar voluntaria y fielnente, los directors advertiran la
poca dificultad que han encontrado en este particular. Todas las
operaciones se han ejeoutado muy espontineamente. El traba-
jo se ha visto mas bien como un roareo, que como una obliga-
cion. Evidentemente ha eontribuido A la buena salud, sin que
el tiempo del trabajo hava sido con perjuicio del studio. No
solo ha habido para ello tantas horas como en otras institucio-
nes, sino que el ejercicio del trabajo ha dado mayor disposi-
eion para los adelantamientos de los jbvenes. No henes visto
otros que progresen mas que los de la institucioh. Su conduo-
ta bajo un punto de vista moral, les ha hecho acreedores a la
estimacion de sus maestros.
"Solo tenemos que ainadir los grandes inconvenientes que
se han esperimentado en todos los departamentos por falta de







edificio'acomodado. Es muy necesario para el exito de lales-
cuela, asi como para el acoiodo de los numerosos estudiantes
que ocurren, la construction tan pronta como sea possible de edi-
ficio proporcionado.
''L )s j6venes trabajarn si la pr6ctica se generaliza entire
sus condicipulos y si reciben las ganancias de su industrial. Esto
es lo que ha probado la esperiencia aqui y en otras parties, y
esta pr6ctica va ganando terreno. Una asosiacion de j6venes en
el seminario teolbgico de Andover ha adoptado un sistema
regular de trabajo mec6nico con el objeto de hacer ejercicio.
"Los directors iltimamente han tomado medidas para
rcunir fondos a fin de construir el edificio necesario. Ademis
de los esperimentos hechos en esta i.nstitu cio n, se han verifi-
cado y se estin hacienda otros various en diferentes puntos de
nuestro pais. En Andover de Massachusetts, Gardiner Lyceum
de Main, Whisterboro de New York, Maryville de Tenesi y
en New Jersey y Pensilvania. Ademrs tenemos entendido que
un nmdividuo ha ofrecido diez mil pesos para el establecimien-
to de un seminario practico para el cultivo de various ramos de
agriculture y ciencias mecnicas, el cual se ha de situar en un
puesto central de Massachusetts bajo la inspection del Liceo
Americano. Se espera que comenzara la institution en la pri-
mavera entrante y que se estableceran talleres, jardines &c.
bajo los mejores modelss"
Aqui concluye este articulo que hubiera querido que en-
trase en los pormenores y particularidades mas pequeinas para
facilitar en cualquier parte la adoption de establecimientos se-
mejantes. Pero no te parece la obra mas acceptable para un
pueblo que desea su felicidad, la mas patri6tica y honrosa pa-
ra el que no sea insensible a la gloria de contribuir al bien y
mejora de su patria, el promover, realizar y hasta costear tam-
bien una institution, que Ilevada al cabo ha de producer tan-
tas, tan incalculables ben6ficas consecuencias para la sociedad?
SQue model tan digno de imitacion el del venerable patriota
que ha concurrido con su invention, sus tierras y su influen-
cia para un ensayo, cuyo suceso es suficiente para hacerle acre-
edor al titulo de bicnhechor distinguidisimio, no de su patria
sino de la humanidad entera!
iNo sera igualmente digno de imitarse la generosidad
ilustrada del que quizas no con tantos recursos. como muchi-
simos, que deben su consideration, su fortune, su existencia






70
misma A ese pals, ha ofrecido diez mil pesos para la fundacion
de un establecimiento de esa clase? No quiero detenerme I
hacer otras observaciones que seguramente te han de sugerir
tu propio zelo por el bien de nuestro pais y pudiera decirse,
de la reputation misma de nuestros paisanos mas acomodados.

NOTA.

Tenemos la satisfaccion de que en los diez aiios que han
transcurrido desde esta carta 6 la fecha, no solo se haya lieva-
do al cabo la institution de estos establecimientos en el Norte
America con los mas felices resultados, sino que tambien se
hayan establecido otros 6 su imitacion en el Norte de Europa.
iFelices los pueblos cuyos naturales se sacrifican por la dicha
y prosperidad de sus conciudadanos!






EN UN PUEBLO DE CAMPO



Fragmetlo de una novela infdila.

Se me present el mayoral, ya preparado para nuestro
paseo. Cabalgaba un brioso alazan tan grueso, que 6 cien leguas
mostraba lo bien tratado y comido que su dueno le tenia, ani -
mal que reservaba para los pocos dias que durante el aio le
concedia de holganza el dueno del cafetal : tenia de la mano
un fuerte freno y oprimia una lucida albarda. Los pantalones
y camisa del ginete eran de Arabia, y el sombrero que lievaba
de paja final y de ala bien pequena forrada en razo azul con su
hebillita de oro : dos mas de estas relumbraban en un par de
zapatos, que si de becerro, no oprimian por cierto sino el pe-
Ilejo limpio del pi6 : tenfa en la cinlura un pafnuelo de algodon
de rayas encarnadas, del,que pendia un rico machete de con-
cha de plata, salpicada de topacios y esmeraldas; y otro de o-
lancito blanco doblado al cuello. Asi vestido, se regocijabami







hombre con la idea de que las muchachas del pueblo no se
desdeiiarian de bailar con 6l un zapateo. Mont6 en mi potro y
partimos ambos a galope: al cabo de media hora nos pusimom
en el pueblo : dejamos nuestros caballos en una posada, y nos
encaminaamos hicia el teatro.
"Era e te una hermosa valla de gallos, en la que aquella
noche se representaba una coinedia por c6micos de la legua.
Casi todo el edificio estaba lieno de espectadores, menos una
parte del fondo en la que empezaba A levantarse un tablado
pequeiio con cuatro bastidores, y un telon en el cual se veian
pintadas varias figures tan emblemAticas, que hubiera sido em-
presa dificil querer interpretarlas. En lugar de lunetas habia
sillas con sus n6meros en el espaldar y se hallaban mezcla-
dos inmjeres y hombres, como diz que se acostumbra en
otros pai.ses bien ilustrados ; las cabezas de aquellas cubiertas
de flores, y las de estos de sus correspondientes sombreros con
motive tal vez de evitar el mal resultado del aire que fuerte-
mento alli soplaba, y en esto aquel teatro aventajaba a los de
la capital en los que uno se abrasa de calor. Por la parte este-
rior del circo, habia various aposentillos que servian de palcos,
y por ambos lados se subia por escaleras a dos mas, que g gui-
sa de palomares dominaban el edificio : unas tablas en forma
de gradas completaban la parte arquitect6nica. Ocho velas de
sebo en sus candeleros de cobre enclavados en otro tubo del
mismo metal que pendia del techo, y formando en junto una
es)pecie de arafia que el viento tenia en continue movimiento
eran todo el alumbrado, sin que me olvide de las candilejas de
aceite, que habia sobre el tablado frente A los dos mdsicos y
entire los bastidores.
"Se dib pricipio a la comedian, cuyos primeros versos me
dijeron ser la titulada : El Triunfo del .ve-Maria, auaque
los trajes y aparato esc6nico me hicieron dudar un poco, lo
que no es tan estrailo al que;v6 en la capital y en los mejores c6-
micos muchas cosas por este estilo. Los actors algunas veces
hablando, parecian ninios de escuela dando la leccion, otras se
elevaban cantando en son desapacible: si hubo occasion en que
se olvidaban del papel, con bastante ingenio decian alguna cosa,
que si carecla de oportunidad, tenia i lo menos el m6rito de
la improvisacion. Los espectadores, con la boca abierta escu-
chando, parecian estasiados,y no se les codea el pan cuando oian
los gritos de arma, arma, guerra, guerra: solia llegar su








intusiasino hasta el gradlo de acompailar de sde cl patio con laK
mi'smas voices A los actors. Esto y los relinchos de los caba-
ItoW que por alli cerca amar:ados estaban, era lo anico que in-
terrumpia la representation.
Es el caso que alli en el tercer acto y ciando el moro
Tarfe confiado en su valentia y pujanza desde el patio y por
detras de las lunetas, (segun ha sido costumbre en la Habana)
reta A los caballeros cristianos; puesto d caba!lo cl actor que tal
papel hacia, y si no con arreos moriscos al menos con su buena
albarda y freno, empez6 & proponerles su desaflo con elevada
voz y fiero continent. Cuando se hallaba en lo mejor de la
relacion, cuando mas entusiasmado estaba el concurso, un alto
y fornido guajiro se abalanz3j Tarfe, y dandole un fuerte ma-
noton le pregunto :
-A quien le ha pedido V. mi potro?
El c6mico se turb6, pero reflexionando volvi6 6 seguir su
papel.
-Yo no entiendo de eso, repitib el guajiro, mi caballo:
deme V. mi caballo iqu6 confianzas son esas?
-Hombre, d6jeme V. acabar, le dijo el moro.
-No senor, de mi no se rie nadie. Y agarrnhndole por la
cintura le echb al suelo.
Los caballeros cristianos saltaron del tablado al patio por
encima de los espectadores, y socorrer i so companero, aunque
hijo de Ali, y to:los gritaban y ninguno se entendia, hasta que
eljuez p6daneo poniendo press A los de la contien:la hasta la
averigiacion del hecho, calmb el tumulto y voceria que se ha-
bian levantado.
AlCADIO.



ANECDOTA.

Buscaba un andaluz un caballo y le trajeron uno por el
cual pedian 25 pesos.-"Os dar6 15 de contado, dijo al vende-
dor, y' os quedar6 debiendo'lo demis."-Esta bien, respondib
este.-Pasado algun tiempo fit 6 cobrarle los 10 pesos.-"A-
cartidese vd., camarada, de nuestras condiciones, le advirtib el
comprador. Dije que quedaria debiendo lo.dem6s, y no lode-
b'eren c0unto-os pague.








LA










CUBANA.


CIENCIAS.

'O'STITTUCION MIDIICA PRECEDIf A D:E OBSERVACIONES MoETEOROL6GxICAS.

;S DE BAROMETRO TERMOMETRO DE HIG10AMETRO DE
DICIV.M. FRANCES. FAHRENHEIT. SAUSSURE.
'. 8 de la 2 de la 8 de l 8 de la 2e la 8 de la 8 de la 2 dela 8 de la
Doia, nonaa. tarde. nocle. maalnaa, larde. noclhe. malana. tarde. noche.

1 '2p.78 27p.72 271p.72 74 050 77.75 75.O ,, 68. ,, 61.0 ,, 63. ,
2 75 6 9 73 78 20 74 62 60 50 62 ,
3 70 671, 71 72 0 77 5074 50 62 ,61 66 ,
4 76, 70 ,, 75 73 79 ,75 ,, O 7, 6 3
5 75 70 73 74 81 50 78 64 58 50 C5
74 6 7 75 25 81 25 77 50 67 ,,60 ,, 66 ,,
7 66 64,, 68 75 75 81 78 50 66 50 60 ,, 64
8 I, 73 66 71 74 79 50 78 ,, 6 ,, 65 67
9 ,74,, 70 73 75 80 78 ,, 68 ,,64 ,,67 ,
10 75,, 69,, 71 74 ,, 78 76 50 66 67 68
11 69 66 66 76 78 30 76 25 70 ,, 69 25 69 2
12 66, 61,, 6 75 50 79 76 50 69 ,, 68 50 72
J3 68,, 66,, 67 76 ,,78 ,,76 72 ,, 71 7562 50
14 67,, 66., 69 74 77 ,75 75 71 ,,70 25 69 25
15 ,,75 74,, 75 72 76 75 74 60 66 ,, 56 50 62 50
16 77 69 69 72 78 50 76 25 68 66 50 67 25
17 74 671 71 73 5 79 50 73 ,, 6 50 60 65 ,,
18 73, 67 68 74 ,, 80 50 75 10 67 ,, 61 66 ,,
19 74 67 ,, 67 72 ,, 78 74 I 66 ,, 60 62
20 7 74 ',, 76 70 ,70 ,68 ,, O ,,64 53
21 74 0 68 67 69 85 68 50 53 48 7 52 ,,
22 71 66 67 67 50 71 ,,69 6 ,,54 ,, 9 ,
28 72 66,, 72 67 ,,74 ,,7075 65 ,,54 ,,65 ,,
24 ,, 85 80 81 63 50 66 20 66 50 53 50 2
25 34 76 80 65 71 50 69 50 61 50 58 60 62,
20 ; 80,, 75 76 67 ,,70 50 69 25 63 ,,60 67 ,
27 ,l 80 73,, 75 67 72 70 50 66 ,,59 63 ,,
28 75 70 69 69 ,, 73 25 71 60 66 ,,68 66
29 70 64 67 69 50 75 25 73 40 66 ,, 60 65 75
30 75,, 66 74 70 ,,76 74 67 57 63
31 2 75 ,, 83 71 0 755 73 75 6 50 8 ,, 6 ,,

LLOVIZNAS.- El 9 de 8 y media a 10 de la mallana: cl 10, a la< 11 y media de la malanaf
cl 11 de tarde en tarde; el 13 idem; cl 14 de cuando en cuando: idem el 22 bor la tarde.- CHU-
BASCOS.- El 10 las 5 lde la tarde: el 12 de 4 v media 5 y media de idem: el 20 hasta his 2 de
id. y anortado.-AG UACEOS.-iEl 8 a las 7 y'20 minautos de la noclhe: el 9 i la 1 y media de la
madrugadn: el10 a las 3 dc la arde: cl 19 alas 11 y media de la noche: el 23 de 7 h 9 de idem: el 20
A las 6 d la tarde; y cl 31 h las 4 de It madnrgada.
Toamo 2.0 10








LA










CUBANA.


CIENCIAS.

'O'STITTUCION MIDIICA PRECEDIf A D:E OBSERVACIONES MoETEOROL6GxICAS.

;S DE BAROMETRO TERMOMETRO DE HIG10AMETRO DE
DICIV.M. FRANCES. FAHRENHEIT. SAUSSURE.
'. 8 de la 2 de la 8 de l 8 de la 2e la 8 de la 8 de la 2 dela 8 de la
Doia, nonaa. tarde. nocle. maalnaa, larde. noclhe. malana. tarde. noche.

1 '2p.78 27p.72 271p.72 74 050 77.75 75.O ,, 68. ,, 61.0 ,, 63. ,
2 75 6 9 73 78 20 74 62 60 50 62 ,
3 70 671, 71 72 0 77 5074 50 62 ,61 66 ,
4 76, 70 ,, 75 73 79 ,75 ,, O 7, 6 3
5 75 70 73 74 81 50 78 64 58 50 C5
74 6 7 75 25 81 25 77 50 67 ,,60 ,, 66 ,,
7 66 64,, 68 75 75 81 78 50 66 50 60 ,, 64
8 I, 73 66 71 74 79 50 78 ,, 6 ,, 65 67
9 ,74,, 70 73 75 80 78 ,, 68 ,,64 ,,67 ,
10 75,, 69,, 71 74 ,, 78 76 50 66 67 68
11 69 66 66 76 78 30 76 25 70 ,, 69 25 69 2
12 66, 61,, 6 75 50 79 76 50 69 ,, 68 50 72
J3 68,, 66,, 67 76 ,,78 ,,76 72 ,, 71 7562 50
14 67,, 66., 69 74 77 ,75 75 71 ,,70 25 69 25
15 ,,75 74,, 75 72 76 75 74 60 66 ,, 56 50 62 50
16 77 69 69 72 78 50 76 25 68 66 50 67 25
17 74 671 71 73 5 79 50 73 ,, 6 50 60 65 ,,
18 73, 67 68 74 ,, 80 50 75 10 67 ,, 61 66 ,,
19 74 67 ,, 67 72 ,, 78 74 I 66 ,, 60 62
20 7 74 ',, 76 70 ,70 ,68 ,, O ,,64 53
21 74 0 68 67 69 85 68 50 53 48 7 52 ,,
22 71 66 67 67 50 71 ,,69 6 ,,54 ,, 9 ,
28 72 66,, 72 67 ,,74 ,,7075 65 ,,54 ,,65 ,,
24 ,, 85 80 81 63 50 66 20 66 50 53 50 2
25 34 76 80 65 71 50 69 50 61 50 58 60 62,
20 ; 80,, 75 76 67 ,,70 50 69 25 63 ,,60 67 ,
27 ,l 80 73,, 75 67 72 70 50 66 ,,59 63 ,,
28 75 70 69 69 ,, 73 25 71 60 66 ,,68 66
29 70 64 67 69 50 75 25 73 40 66 ,, 60 65 75
30 75,, 66 74 70 ,,76 74 67 57 63
31 2 75 ,, 83 71 0 755 73 75 6 50 8 ,, 6 ,,

LLOVIZNAS.- El 9 de 8 y media a 10 de la mallana: cl 10, a la< 11 y media de la malanaf
cl 11 de tarde en tarde; el 13 idem; cl 14 de cuando en cuando: idem el 22 bor la tarde.- CHU-
BASCOS.- El 10 las 5 lde la tarde: el 12 de 4 v media 5 y media de idem: el 20 hasta his 2 de
id. y anortado.-AG UACEOS.-iEl 8 a las 7 y'20 minautos de la noclhe: el 9 i la 1 y media de la
madrugadn: el10 a las 3 dc la arde: cl 19 alas 11 y media de la noche: el 23 de 7 h 9 de idem: el 20
A las 6 d la tarde; y cl 31 h las 4 de It madnrgada.
Toamo 2.0 10












ESTADO

DE


MES DE DICIEMIBRE DE 1h38.

S. JUAN D Dios.
ENFERMEDADES. S. AMOs. S. Fscsco
Press, rarticul.


Fiebres simple -
Idem intermitesnte .--
Idem cataales - -
Gastritis agudas. --- --
Idem crnicas .. -
Diarreas- .. .. ...- -
Disenteria - ---
Heptiltis cr6nicas -
Nefriati simple -
Idemt Cal c cusa - -
S Obstrucciones - .
| Arectos catarrales -
Pleuritis - --
Tisis - -
Hemoplisis - -
Hematemesis - -
| Reumatismos agidos - -
H Eidropeaia - -
S Gerebritis -- ----
Apoplegla .........
Espamos - -.........
Paralisis - ----
Epilepsia - -- -
Viruelas - -



Sumra --


Contesiones .......
Fracturas .'. . .
Heridas de armas blanca ...
Idem de fuego . .
Quemaduras . . .
Tumores simples . ..
Bubones ..........
Ulceras cancerosas. . ...
Idem pfitridas . .
Idem subinflamatorias. .
' Idem y pistulas venereas .
S Orqutis . . .
Fimosis y parafimosis ....
retritis . . .
Fistulas urinarias . .
Catarros vexicale~ .. ..
SDolores ostdocopos. ....
S l Hemorroides ........
S Erupciones sarnosas .. ...
Herpes. . . .
Oftalmias agudas .. ...
Idem cr6nicas . .






Suma. . .


15 43 304 J 27


7
1
2
2

17
1




13
3
2
22
4
35
2
9
2






181


2





6


--~~-


----














S. AMBKROSIO.


Existcncia en 1. de diciembre de 1838. .. 347 0 678
Entraron en dicho mes. . . .. 331
Se curaron................... ... 363 385
Fallccicron ..................... 22
Qucdaron para 1.. de enero de 1839..... 293
La mortandad cstuvo & razon de 3,24 por 100.

S. JUAN DE DIOS.
Existcncia en 1.0 de diciembre de 1838 ... .. 274? 4
Entraron en dicho mes. . . . 222
Se curaron .................. 179 217
Fallceicron ..................... 38S 2
Quedaron para 1.0 de enero de 1839 ... 279
La mortandad estuvo a razon do 7,65 por 100.

S. FRANCISCO DE PAULA.
Existencia en 1. de diciembre de 1838 .. 119 152
Entraron en dicho mes . . ... 33 5
So curaron ..................... 7)
Fallccic ron.................... .. 135
Quedaron para 1.0 de diciembre de 1838. 132
La mortandad cstuvo a razon de 7,84 por 100.


NOTA.

Aunquc estos pstados del hospital de S. Francisco de
Paula, no se avengan con los de su mayordomo, consiste en
que 61 incluye en las entradas no solo las mujeres que van allf
por disposition de los tribunales 6 sufrir una condena, sino tam-
bien las pobres ylas criadas que van 6 parir, ynosotros las ex-
ceptuamos para la exactitud m6dica de nuestras observaciones.








RESUME,

De estos estados y de la prictica de los facultativos de Ih
Habana, se deduce, que en diciembre reinaron las enfermeda-
des siguientes : el 6rden en que se colocan indica su mayor 6
menor predominio.
Dicembre.

Fiebres simples y catarrales.- Gastritis agudas.- Diar-
reas.-Afectos catarrales.-Dolores osteocopos.-Sifilis.

Observaciones prdcticas.

Han sido pocas las enfermedades y el n6mero de pacier.-
tes este mes; pero se ha observado la tendencia & la cronicidad
de los males. La temperature moderada de la atmbsfera (dee
ser la causa de lo primero, y la de lo segundo se ha de
referir, y"con particularidad en los entrados en los diversos
hospitals de esta plaza, a la misma disminucion de aquellos;
pues siendo tan soportable el calor no deblan en general afec-
tarse mas que los muy predispuestos por enfermedades laten-
tes y anteriores.
No hemos tenido en los 1itimos meses el ndmero de tisi-
cos que parecia corresponder al de los primeros, si fuera real
que a fines de alo se aumentan aqui estos males crbnicos; pe-
ro hasta ahora es mas probable que los que padecen del pul-
mon sufren con frecuencia sus ataques a*principios de aio y
arrastran su dolorosa existencia con mayor 6 menor probabili-
dad de curacion hasta que Ilega el otofio y sucumben en esta
6 en otra 6poca.
No han faltado sus casos de apoplegia, ni algunas anginas;
pero el dolor de costado y la pneumonia aguda han side bas-
tante raras. La tos convulsiva y la difteritis,b sea la angina con
falsas membranes, ha sido tan escasa, que hasta ignoramos su
existencia.
Se han enterrado en el cementerio general:

ADULTS. PARVULOS, **.
En todo diciembre. .. 241 11
Total general. 353








RESUME

de las observaciones meleorol6gicas de 1838.
BAR6METRO.

4 las 8 de la mariana.
PULGADA8. CENTIMOS.

Maximum de su altura el 20 de abril. 27 98
Minimum de id. el 14 dejunio 27 39
Altura media en todo el aflo. 27 66

A1 las 2 de la tarde.

Maximum de su altura el 20 de abril 27 92
Mini.inum de id. el 14 dejuwio 27 32
Altura media... . 27 62

.1 las 8 de la noche.

M Alrimum de su altura el 20 de abril 27 93
Minimum de id. el 14 dejunio 27 32
Altura media. . . 27 62

Es decir, que en todo un aiio no han pasado de poco mas
do media pulgada las vicisitudes baromctricas. Prueba con-
vincentejde la poca importancia que tiene aqui aquel instru-
mento,y de la necesidad de former uno arreglado 6 nuestra at-
m6sfera.
TfERI OMETRO.

J. las 8 de la mariana.

Afaximtlun del calor el 25 y 27 de julio. .. 860
;Mininimum id. 24 de diciembre. .... 630 50
Temperatura media en todo el ao ..... .740 75

J3 las 2 de ja larde.

Maximum el 26 de julio. . . . 90 35
Minimum el 24 de diciebre. . . .. 660 20
Tctn peratura media .......... .. 78' 27








f2 las 8 d e de noche.

Maximum el 31 de agosto . . . 870 2o
Minimum el 24 de diciembre. . . 66 50
Temperature media .. . . .760 85

mIGaROnETO.

A. las 8 de la marana.

Maximum de la humedad el 16 de enero ...... 840
Minimum id. el 20 de marzo . 530
T6rmino medio . . . 5

a/ las 2 de la tarde.
Maximum de ]a humedad cl 16 de enero ..... .80
Mintmum id. el 2 y cl 18 dc marzo. 450
Termino medio. . . . ... 62 50

A las 8 de la noche.
Maximum de la humedad el 16 de enero ....... .
Minimum id. el 18 de marzo ..... 490
T6rmino medio. . . . .... .


ESTADISTICA MEDICAL
CORRESPONDIENTE AL ANO DE 1838.

Hospital general de S. Ambrosio.
Existencia en 1.0 de enero do 1838 . 24 55
Entraron en todo el ao. . ... 5303
Se curaron. . ... 5097 ?
Fallecieron . ... 197 5294
Diferencia . 293
La mortandad estuvo a razon de 3,52 por 100.

Idem de caridad de S. Juan de Dios.

Existencia en 1.0 de enero de 1838 .. . 279 3314
Entraron en todo cl ao. . . ... 3035
Se curaron. . .... 2531)
Fallecieron . ... 504 035
Diferencia. .. 279
La mortandad estuvo 5 razon de 15,20 por 100.


1~ _







Aola.-En fcbrero do 1838 no hubo 222 curados como se
dice en el primer voldmen pagina 13, sino 212; error que has-
ti ahora no se habia apercibido.

Lhem de idem de S. Francisco de Paula.

Exi-tencia en 1.' de encro de 1838. ..... 130 535
Entr.iro en today cl aiio . .. 405
Se curaron. ...... 197? 403
Fallecieron . ... 206)
Diferencia. . 132
La mortandad estuvo D razon do 38,37 por 100.


Proporcion de los muertos con los bautizados y con el to-
tal de la poblacion.

S haInn enterrado en cl cementerio general en todo el ano
do 1833 ese total de muertos que correspondent A las parro-
quias de la Iabana y I las de Jesus Maria y Guadalupe, estra-
inuros.

Adultos blancos. . ..... .. 1375 24
Idem de color. . . ... 1473443
P:irvulos blancos . . .... 723 1585
Idenm do color. . . .. 862

Se ban bautizado en las mismas parroquias:

Blancos ................. ..1484 4141
De color. . . . . ... 2657
Diferencia on contra de bautizados. . .. 292
Hubo los siguientes matrimonios:

De blancos. 313 415
De color. .. 10 25

Elevando 6 140.000 almas la poblacion de la Habana y
barrios de Jesus Maria, Guadalupe y S. Lazaro, cuyos indivi-
duos son los que se entierran en el cementerio general, ten-
dremos la proportion de la mortandad a razon de 3,17 por 100.
So siguc dc esta corta mortandad que la Habana es uno
de los paiscs mas sanos.







80
Nuestras observaciones se han hecho con la mayor exac-
titud, vali6ndonos de instruments que no dejan nada que de-
sear; y para los denils puntos, nos hemos servido ya de doci-
mentos oliciales y archivados, ya de hechos y de cosas que he-
mos presenciado.




APUNTES PARA LA HISTORIC

DM LA




Creemos de tan alto interns cuanto pertenezca esta isla, quc aunclui: miu.las
personas pueden criticarnos la insertion de ciertos articulos en esta ohra, esIpe a-
mos quo el buen fin con que lo liacenos nos servirA sobradamente de diseulp.
Es en verdad doloroso, que teniendo nuestras tierras ula fertilida d tanl a.:.-
brosa, no se aprovechen de ella los agricultores para aunlelltar sus r iqlult;.. L.A
calia de azdear y el cafe absorven su attt cion; pero como no todus tic'en llru dL'n
capitals, tal vez algunos se aprovecharin de nuestros avisos para ellpreider o-
tro linaje de sembraduras, eiertos de hallar A poca costa una utilidad que rcon.-
pense sus fatigas.

Agricultura.

Del cultivo del cacao en la villa de san Juan de los lemne-
dios, encargada al presbitero sacristan mayor don
Antonio adbad lAnido.

ObservAndose que desde que se pobl6 la isla de Cuba de
espanoles hasta ahora, no se ha casi cultivado el frbol del cacao
en otra parte que en la villa de los Remedios y territorio de
su jurisdiction, se ha preguntado k los mas ancianos de ella, si
saben que este grano se haya introducido de alguna otra part
de Am6rica, y ninguno da razon de haber oido tal especie 6
sus progenitores. Esto inclina a sospechar que asi como en al-
gunos puntos de la isla se produce arboles que no se -encuen-
tran en los dem6s, como el Pino y la Encina que solo se hallan
en la Vuelta de Abajo, hacia el cabo de san Antonio, como mas
propios de aquel terreno; asi tambien debe sospecharse, que el
Cacao fu6 hallado por los primeros habitadores en el territorio
de los Remedios, y que conocido su uso, le cultivaron para su
consume.






81
Que le cultivaron precisamente para su conisumo, se co-
noce, en que habiendo cacahuales tan antiguos que no se tie-
ne noticia de sus sembradores y primeros duefios, sus cosechas
no se esportaron como articulos de comercio hasta pasados los
dos tercios del siglo anterior en que conocida la bondad del
fruto por los vecinos de Puerto Principe, principiaron a con-
ducirle y consumirle con preferencia al de la Costa Firme. En
ese tiempo en que comenz6 a estimarse, se vendia en la cose-
cha a 6 pesos quintal. Ha seguido constantemente consignin-
dose 6 Puerto Principe la mayor part del que se produce y con
6I unicamente ha mantenido este comercio exceptuando alguna
vez que interrumpida la introduction del de Caracas en la Ha-
bana se ha solicitado de alli y conducido algunas porciones pa-
ra suplir la falta, 6 dilacion del otro. De algunos aios 6 es-
te tiempo se han hecho tambien consumidores de este grano de
los Remedies, las villas de Sti. Spirit y Santa Clara: y esta
con preferencia al de laCosta Firme que se introduce por la via
de Trinidad,vendiendose el de aqui 6 mayor precio queel otro.
La concurrencia en solicitu I do este grano de los tres
pueblos espresados, aumentb el nIimrero de cultivadores y de
plantios: y en el dia no hay hacienda de criur ganado menor
(cuya crianza ha decaido notablemente) que no haya destinado
alguna parte de sus terrenos para esta siembra siendo en las
mas de ellas su principal product, del cual saca cada propieta-
rio laprimerarenta de su subsistencia. La cosecha en comun p o-
ducir6 de cuatro i cinco mil quintales : de esta se conserve una
o.ctava parte para el consume propio de ]a villa, quedando las
siete para la esportacion a los pueblos referidos, lo que le pro-
duce una entrada de 60 A 70 mil pesos. Esta renta es invariable,
porqu6 siendo la estraccion infalible, en los ai'os f6rtiles se
vende de 15 a 20 pesos quintal, y en los est6riles cuando la
cosecha se reduce la mitad 6 menos, se espende de 28 a 40:
asi para el propietario, es mas 6til el aio malo que el buenos
porqu6 su renta no se disminuye, y emplea menos brazos y
trabajo en cogerle y prepararle.
La tierra para sembrar este grano debe ser montuosa, y
aunque prevalece en cualquiera, como sea dentro del monte,se
prefiere la bermeja: se limpia de cuanto puede hacerse con el
machete, dejando todos los 6rboles que no se derriban con es-
te instfrumileito, y desembarazado el moite se procede A la
sicnbra quie se hace de c'sto uodo.







Despu6s de habcr cstraido el grano de la caja on quo se cria
escogi6ndole en estado de madurez y limpio de las fibras (que
le unen, hacen en cada parade donde ha de quedar una nata,
tres hoyos, con la distancia en tri.ngulo de media tercia di
uno 6 otro, y en cada hoyo se po, e un ,4olo grano, que no
le cihra la tierra y si solo le sujete, quedando la mitiad de 6!
desoubierto, y tapado 6nicamente con las hojas sccas que hay
ei el suclo. Sigien semnbrando del mismo modo A cuatro va-
ras do una 6 otra mata, con ia misma distancia de calle.-Den-
tro de tries mcses se resiembra para suplir el que no ha nacido,
6 al que despu6s do nacido se puede secar.-Conforme va cre-
ciendo, necesita que le desembaracen de la sombra, y Ic entire
cl soi para que le fortalezea: para conseguirlo )aula inamnente s:
valen del arbitrio de serrar los Arboles, quienes secindoz.e pocu
i poco se van gradualmente acostumbrando al sol, cl cual Iu ti
fuerza y le prepare 6 la germinacion, que regilarmente es 6 la
edad de cuatro 6 cinco anos en que principia a florccer. Nun-
ca en la primera y segunda cosecha se logra much fruto, pc-
ro en la tercera es abundante y queda asegurado el arbol, jpuCS
de este tiempo en lo adelante no se le conoco muerte, porqi6
los mas furiosos uracanes que los sacuden, y desgajan de mil
maneras, no hacen otra cosa que prepararlos mejores co-
sechas.
Creciendo el hrbol impide con su sombra que nazca hier-
ba 6 su pi6, y no necesita de mas aseo que quitarle las rains
secasque rompen el viento 6 los colectadores de las cajas, quie-
nes regularments las desprenden de las ramas A golpes con u-
nas varas largas, y tambien se debe arrancar una especie de
plant que nace en las junturas de las ramas, y se conoce con
el nombre de curujey.
Hay tres species de cacao que aunque no se distingan por
el grano, se nota su diferencia en la estructura y color de la caja:
uno la tiene en su madurez de color amarillo blanquecino coll
la figure de un pequeiio melon de Castilla, y este es de mejor
calidad, porqu6 tiene el grano mayor y mas oleoso, pero el
arbol produce menos n6mero de cajas.- La segunda cspccie,
trae la caja en su madurez de un color blanquecino verdoso,
mas blanco que verde y de la misma figure que la primera, y
estos cargan mas fruto, con el grano mas pcqueiio y no de
tanto aceite.-Los de la tercera especie tienen las cajas mas
pequcfas y do color rojo ocluro, cl grano mas mcnudo y me-







83
nos grasiento, de la misma figure quc las otras dos; pero la cor-
teza es inas lisa, y los arboles de esta especie son sin compa-
racion mas productores que las otras. Estas diferencias, ex-
ceptuando la del color, son poco sensibles.
A estos arboles no se les conoce enfermedades; pero 4 sus
frutos los persiguen las vacas quienes se come cuantas cajas
pueden alcanzar, los ratones, jutias y murcilagos que pican
y roen las cajas, lo que basta para seearlas y enfermar el gra-
no, y las cotorras, que con sa duro y cortante pico deshacen
la caja para sacar cl grano, que vuelven harina.
En cuanto al modo de desarrollarse, es en los meses de
diciembre y encro que comienziin & furecer, y cuajar la caja.
En este. primer period Ie es sumamente nocivo el frio si es de
duracion, porqu6 quema !a flor naciente 6 seca la caja recien
nacida. Eu los de febrero y marzo suelen solar los vientos
del Sur, y estos das le son muy perjudicialcs, porqu"' les con-
.ume cljugo que alimenta el grano, no crece y queda en un
c-tado que los cultivadores llaman p isllla, esLo es, el grano
mny pequerio y con poeo 6 ning.ii aeeiLe. El mismo cfecto le
causa la seca cuando principia muy) temprano.
Esteirbolos tanfecundo que no tiene parte que est6 excep-
tuada de brotar cajas, sino es ca la raiz que timne cubierta la
tierra, pues en la que sucle descubrirse porquu el agua ,a des-
carne, se le ha visto producirlas. Complete dos coseehas al ailo,
la una es segura por cl imes dejunio y tltulan de san Juan y
la otra por diciembre, falible, no abundant y que nombran do
santa Lucia.
Luego que empleza 5 madurar, lo cual se conoce en que
las cajas van torciendo el color a manchas blanquecinas, prin-
cipian tambien derribarlas del arbol y conducirlas a .la casa
en done tienen canoas de formentacion: se abre la caja, se es-
trae el grano, y limpio de las fibras que le unen, se pone en la
canoa y se cubre con hojas verdes; la mas usual es la d6l pli-
tano: estas tocan el grano por arriba, y eheima ponen otra
cubicrta de cualquiera cosa conque quede bien tapado hasta
el segundo 6 tercero dia que se descubre, y se encuentra muy
caliente. Se revuelve bien, y se torna 5 tapar por dos 6 trcs
dias mas, que ha concluido la formentacion; y ya frio, habien-
do adquirido un color rojizo, se saca de la canoa, so estiende en
estcras 6 cuoros, so pone al sol por cuatro 6 scis dias, cuidan-
do de quitarlo di la d die dJel dia 6 la tires de la tardo, y do







revolverle co i frecueicia para que seque con igualdad. Pasa-
dos los dias de sol, se coloca i la soinbra en paraje que enk'e
el viento francamente y se estarA siempre removi6ndole: cuan-
to mas seco, es mas consistent y menos espuesto 6 picarse de
un insecto que Ilaman palomilla, el cual taladra el grano y
le trabaja como la carcoma 6 la madera.
El modo mas comun de sembrar este Arbol es como se
ha esplicado; pero algunos licen q'ie es mas segura la siembra
desemillero,porqu6 se ahorra la resiembra &e.: para el semiile.
ro se prepare la tierra suficiente, bi m revuelta y desboronada,
se riegp en ella el grano aunque quede muy junto, se tapa
con una capa de la nisma tierra p. verizada que apenas cu-
bra el grano, y se riega con bastante agua hasta que est6
bien hlmala: f los tres u cuatro dias revienta, echa raices,
y empieza 6 brotar el tallo que suspended el grano para des-
plegar la hoja. Cuando esti en estl situation, se saca del se.
miller y se plant en el paraje done debe quedar. Se afir-
ma que asi no se pierde grano, y lleva el arbol su perfect
direction.
Algunos cosecheros curiosos dicen que han observado
que la caja arrancada del Arbol en la menguante de luna,
dura mas tiempo sin corromperse, ni picarse de la palomilla,
como el ql'e se coge en tiempo de creciente.
Los cosecheros no dan razo:1 clara de las libras de grano
que pue:le producer un arbol solo; pero est6n acordes en que
10.000, en afios fertiles, produce de 6 6 8 arrobas: que un
ceron de carga leno de cajas se regular en una arroba: que
a un ceron le entran 400 cajas; y es la 6nica cuenta que lie-
van para calcular con cuantas arrobas pueden contar en la ao-
secha.
Esto es cuanto se puedeadquirir sobre el cultivo del ca-
cao; y cualquiera otra cosa que se diga con respect al de los
Remedios, sera una suposicion; pues la esperiencia no ha en-
seniado mas hasta esta fecha. Los que se dediquen & este cul-
tivo harin ensayos para su mejora, pues los apl;icos habitan-
tes de los Remedios no han hecho mas que seguir los pasos
de la naturaleza, sin apremiarla, conformindose con lo que
quiera producer.


















LITERATURE.







ARTE DE BIEN DECIR.





DR LAS PAL1BBAS, SU PUREZA, CORRECCION T PRECISION.



La elocucion que trata de elegir y colocar propiamente
las palabras, que es el primer instrumentodel arte de bien de-
cir; exige que sean puras, correctas, claras, precisas y natura-
les; dotadas de aquella graeia, energia y decoro necesarios pa-
ra trasmitirnos la idea de manera que en uno nos instruya, de-
leite y persuade. Lo que no se aprende en un moment, sino
con asiduidad en el trabajo; que no se logra con la sintaxis y
vocabulario de una lengua, sino estudiando sus modos de decir
y el estilo de sus elocuentes oradores. No tocaremos los prin-
cipios gramaticales que damos por sabidos con toda la escru-
pulosidad de la escuela y cuyo studio nos levaria demasiado
lejos,








Purcw':a de las pa!acras.

Parocria inuitil recomcndar el uso d( las palabras casti-
zns v darlas la significacion que tienon; pero harto do!nroso c-
confesar que tambien en nuestros dias so infringe este precep-
to con mengua del idioma espaniol A quien una ierga bastarda
contamina. Pobres de obras maestras cientificas, acudimos al
estrangero,y al tomar sus luminosas ideas espresamos involun-
tariamente con sis palabras, sus concepts. En vano luch'
Capmani, y los detalles, honorable, ser supremo, que hasta
el Diccionario de la lengua trae, publican la ignorancia del si-
glo. Tenemos casa de Maternidad y de Beneficencia, y las
aulas no tardarAn en Ilamarse talleres de entendimiento.
Hay oraciones cuyas palabras aunque espaiolas se toman
en divers sentido del que el uso ensefa, como lerreno unihdo
por llano, se entrelenian por se hablaban y otras que por sri
coordinacion forman g ilicismos, anglicismos &c. UITn sujPlo
que habia vivido con Moratin, dijo hablando de 61: MIoratinl
en un peque;o circulo de amislades era muy gracioso aun-
que hacia el adusto en la sociedad, y nadie le entendi6, por-
qu6 siendo del pals no hablaba castellano. Al fin uno que sa-
bia de francs le tradujo diciendo: que con sus amigos cri
chistoso, aunque adusto en el trato social. Ya no gustan cl
Quijote, ni el Padre Isla, ni el Mtro. Leon, ni el venerable
Granada que tienen, dicen, un estilo chavacano y fastidioso,
con largos periodos y antiguas frases, que hablan tan claro quo
los entiende un niio; quieren un idioma nuevo, truncado co-
mo el de los autores franceses, que todo lo toque y nada pro-
fundice, idioma ( la violeta que Ilaman filosbfico y zumba en
los oidos sin que entiendan los concepts.
Tambien daiian 6 la pureza.del lenguaje, las palabras nue-
vas, los arcalsmos y neologismos.
Aquella novedad puede consistir en el uso de los t6rmi-
nos derivados de nuestra lengua 6 en el de los tomados de una
estrafia. Siempre que los primeros sean absolutamente necesa-
rios para la energia del discurso, su fluidez y melodia pueden
y deben usarse digan lo que quieran los puristas. Asi de irm-
proviso se puede sacar improvisar y de muchos sustantivos y
adjetivos podran componerse derivados que sin ofcnder la gra-
mitica enriquezean el caudal de ]a lengua. Ni se ira 6 caza de







torminaciones rnras con objeto de lucir unn crudicion intem-
pesliva, oomo Lope, sino que se busear'in las mas comunes y
iusiales Mis neccsita de esta libertadl c poeta 6 quicn tanto es-
,lavizan el nUmero y la armonia qne A veces sc le permit
firnar palabras por composicion y elision. Reinoso dijo bella-
mente ori-ambar en su Inocencia perdida, y otros muchos
despiadado &c. sin ofender el oido y deleitando con la nove-
dad la inteligencia.
En cuanto A las palabras derivadas de otra lengua, solo de-
bemos tomar las absolutamente necesarias, sin suplentes, como
los nombres propios, los t6rminos de las ciencias y las artes, y
una que otra espresion que el influjo de las eyes, usos y cos-
tumbres de aquellos passes hicieron forzosas, pero que desco-
nocidas un tiempo entire nosotros con los anfos se nos trasmi-
tieron. Seria mala afectacion de purismio usar de circunloquios
si u'a sola palabra nos revelala idea,y much ignorancia procu-
rar hacer combinaciones griegas y latinas cuando el francs 6 el
aleman nos ofrecen el termino propio adecuado y conocido.
En estos casos el orador semejante 6 Moliere toma su caudal
donde le encuentra, nunca descuidando dar a sus palabras la
terminacion 6 indole del idioma native pues de otra suerte
descubrirA el robo no enriqueciendo sino adulterando la len.
gua.-La bu:na introduction de las palabras, constitute la neo-
logia; tiene sus reglas y sus aplicaciones y no puede confun-
dirse con el neologismo.
El arcaismo se compete de dos maneras, ya empleando
t6rminos anticuados, como magiler, mesmo, agora; ya usando
los que existen, en una significacion perdida, como atendia
por esperaba, arte por modo, disciplines por studios. Al par
de las costumbres, asi cambian las palabras, la ortografia y la
prosodia, y el hechizo de la novedad hasta el lenguaje se tras-
mite. Pero hacer agravios a la prodigiosa dulzura y magestad
de los Cervantes y Granadas por lo anticuado del estilo, inju-
riar de cansados y pedantes los j6venes estudiosos que A imi-
tarles aspiran, y preferir al suyo el satirico, filos6fico y barba-
ro lenguaje de los escritores A la francesa; es acallar nuestra
curiosa solicited con la estravagancia, es querer producer con
palabras, efectos que los innovadores no pueden alcanzar con
las ideas. Asi antes de proscribir una espresion por anticuada
debemos inquirir si hay otra que pinto con igual energia el
mismo objeto. Si se encuentra, abandonaremos ]a olvidada. Si







faltn, Ps un termino propio de la lengua que solo la ignorancia
i la crencin de occasion. momentfneamente desecharon.
Algnnos quicren dar por anticuadas las espresiones con
equivalentes imndernos mas usuales, y proscriben la bienan-
danza,el contentumiento, la pesadvmbre &c. como si el idio-
ma pudiera ser nunca demasiado rico. Digan los poetas si pa-
lahras tan armoniosas, que tan bien cierran el n6mero oratorio,
aunque afectadas en el lenguaje familiar, no dan magestad y
grandeza i los pensaunientos elevados.
Ciertas espresiones anticuadas convienen al g6nero bur-
lesco y al satirico; otras solo al poeta se consienten, como gui-
sa por manera. lIengo por largo: y algunas terminaciones ver-
hales insoportables en prosa dan energia y precision al metro.
Estos t6rminos bien elegidos encantan la imaginacion por la
dificultad vencida, visten de mocedad h la vejez y hacen nue-
vos con su gracia !os concepts mas triviales.
A dos causas se debe el uso de espresiones anticuadas. A
la ignorancia de sus Iminites en prosa y verso, que hace hablar
rancio & muchos que quisieran ser castizos: y A la afectacion
que es la mas frecuente como peculiar de los ingenious limita-
dos. El buen gusto, solo nos salva de este precipicio.
Se llama neologismo la torpe introduction de las palabras
nuevas. Es tambien un defecto de sentido oratorio causado por
]a alteracion de los accidents gramaticales, v. g. la termina-
cion en oso indica abundancia, y si llamamos pais montuoso
al que tiene muchos montes, abreviaremos con energia el len-
guaje. Mas si decimos laberinto montuoso para sefialar un
monte intrincado como un laberinto, erraremos, pues cuando
mas indicaria un laberinto Ileno de montes. A pesar de ser u-
na cosa tan sencilla, muchos han dicho soledad selvosa por sel-
va solitaria, musgoso verdor por verde musgo &c., ya por des-
cuido, ya por ignorancia.
Tambien se compete neologismo cuando los verbos neu.-
tros de los gramiticos morir enmudecer respirar gemir,
palpitar &c., que no espresan action dada ni recibida, se usan
como activos 6 pasivos, dicien(o, palpitar sobresaltos, gemir
arrullos, emmudecer el cariiao, bien te emmudezco, te pal-
pito. Con todo, nuestros mejores escritores conservan la liber-
tad latina en el verbo vivir y dicen vivir vida miserable, for-
mindole de si propio un acusativo.









Correccion de las palabras.

tLlamanse as{ las que sigtlen en todo las reglas gramatica-
les, salvo las que se omiten por las licencias de la ret6rica y
de la sintaxis figurada. Autorizadas estas licencias por la cos-
tumbre bajo el nombre defiguras de construction acrecen la
energia 6 fluidez de los escritos. Y si las faltas recaen en re.
g!as de poca monta, y si erque las compete so ha adquirido el
noinbre de maestro, damos en el caso de escusarlas aunque la
gramatica en su rigor las recomiende.
Comun es en nosotros infringir dos preccptos esenciales,
pues ni damos siempre 6 los verbos las preposiciones que ri-
gem, ni distinguimos el pronombre neutro lo del masculine le;
y i lo andaluz decimos: "el sombrero lo compr6 en la Haba-
na." Estos errors publican la poca ciencia de la mayor part
de los directors de nuestras escuelas primaries quienes nos
vician desde la-iofancia en un defecto del que luego al hablar
no podemos prescindir.

De la precision de las palabras.

Consiste en decir las dnicas que bastan a pintar un obje-
to clara y brevemente. Se daba catre los rom'tnos una coro-
na de laurel al primero que escalaba el mu'iro enemigo es
un pensamiento espuesto con today la claridad y concision po.
sibles. Para recompensar el valor, se daba entre los roma-
nos una corona hecha con las hojas dcl laurel al primero
que escalaba el muro enemigo: la misma idea se espresa con
mas palabras sin ofender la claridad, pero si el tiempo y la e-
nergia, pues ni se premiaba al cobarde, ni iba & formarse la co-
rona con con el tallo del arbusto. Y no es esta la redundancia
de que hablaremos en otros vicios que sc oponen a ]a claridad;
pues aqui se espresa una idea de un solo mnodo, con toda la cla-
ridad, pero no con toda la precision debida. Imitemos al qua
para describir el valor de un soldado y cl horror de un ene.
cuentro, se espresa asi: Hizo lo que nunca, valver las espal-
das.
Danan tambien a la precision el abuso de los demostrati-
vos y relatives defecto comun en los escritores a la francesa
qV'e a fi'er de claros solo consiguren hacerse fa'tidiosos.
12








90
No se pide irnicamente esta precision en las palabras, se
exige de igual modo en las ideas. Aqui reluce la destreza del
escritor que diciendo lo necesario deja inferir los pormenores
al oyente. Nuestro amor propio se complace al career esfuerzo
de nuestra inteligencia el simple resultado de la habilidad del
autor, quien convencido de que al mirar una propiedad sobre-
saliente recordamos las aceesorias, rios deja el placer de dedu-
cirlas.







Carrater general de la critical. -- Epoca y forma que tenia en la antiguedad.-
Influencia de la imitacion y del andlisis en las letras romnanas. Como la lite-
ratura antigua se redujo i la critical. Renovacion de ideas por cl cristiainismo.
-Edad nueva de la critical despuds del Dante.- Renaaimiento del buen gusto
en Italia,-Eutusiasmo literario del siglo xvr.


En lugar de la fuerza de Inmoyorin y del titulo deprecaipcioa
que algunos alegan: -1 a critical busca la verdad y la rnun.


Una de las ideas que mas nos halaga al leer los escritos y
discursos de nuestra 6poca y que ciertamente debe agradar A
todo el mundo, es la del progress continue de los conocimien-
tos, el noble y bello desarrollo del espiritu human, tan mani-
fiesto en cada nation civilizada y mas todavia en el movimiento
comun de la Europa. Sin embargo, cuando nos contraemos al
studio de las buenas letras, parece como que esta esperanza se
frustra; porqu6 6 la verdad hay en ellas decadencias inevita-
bles y estif fuera de duda que la pureza, el esplendor de las artes
dela palabra y la prosperidad de la imaginacion y del buen gus-
to no se sostienen en un mismo grado de celsitud; en razon A
que despu6s de las edades de poesda y de fecundidad, vienen las
6pocas de critical, de andlisis y de racioeinio; cuando ya la floor
del pensamiento human ha mostrado su lozania, cuando un
Homero, un Dante, un Tasso, un Milton, un Racine han pasa-
do. Suceden y es precise que asi sea, largos siglos de renova-
niientos de civilizacion, de barbaric intermedias y saludablcs







,91
para que el genio po6tico produzca do nuevo alguna cosa gran-
de 6 imprevista.-T6cale 6. la critical buscar las causes de Zste
problema.
La critical es tan antigua como las letras. El alfarero en-
vidia tiene del de su oficio y el poeta del poeta. Asi que de la
envidia 6 la critical no media.mas que un paso; pero se puede
asignar un motive mas noble y gencroso la reflexion que
juzga de las imaginaciones del genio.
Los primeros filbsofos de la antigliedad seocuparon tanto
en el an6lisis y entusiasmo razonado de los pocmas de Home-
ro, que es cosa de ver como estos influian y sa mezclaban con
sus propios pensamientos. Digalo Platon el primer comenta.
dor del poeta griego :-quo los versos disentidos, aprobadoy
y hasta los condenados por la moral, los cita y trae sin cesar
ea sus p6ginas mas bellas. Digalo tambien Aristoteles el escri-
tor de la historic natural del espiritu human; el que no razo-
naba sobre poesia con 6inmo de rear poetas, sino para consig-
nar con el studio de las obi-as de aquellos quo so habian di-s
tingaido, los casos y proezas que habia observado en la litera-
tura active, apasionada de la Grecia, en tiempos que la tragedia
era una fiesta religiosa y la elocuencia de la tribune era un po-
der que suple nuestra 6poca con la publicidad la imprenta y
otros medios refundidos alli en la palabra de Dem6stenes de-
lante de todo un pueblo entusiasta.
Pero perdiose la libertad y el vuelo del pensamiento grie-
go qued6 abatido. Qu6. import que los sucesores de Alejandro,
los Lagidas quisieran animar la gloria del ingenio griego trans-
plantado bajo el cielo de Egipto? que, construii una magnifica
torre para astrbnomos y una rica biblioteca para inspirar es-
critores y poetas? En vano son todas las bibliotecas del mundo
para que nazca un poeta. Hicieron los Toloneos, los Hiparcos
descubrimientos preciosos; pero qu6 poeta salib, cuil del mu-
seo de Alejandria? Hubo si, algunps versificadores, mitad cri-
ticos y mitad poetas que hacian tragedies, himnos, epopeyas y
cosas que Ilevaban el nombre mismo en los- dias bienhadados
de la Grecia libre 6 inspirada : pero todas estas obras de
jactancia de imaginative no eran otra cosa que obras de ciencia
y de industrial en cuyo sentido puede decirse que la critical
vino A ser el caricter 6nico de la literature.
En csta escucla no obstantc, tal cual homndre raro, Ilegb
6 distinguirsc cntre los demis.-Tan cicrto es quc todo loque






9?,
se convierte en passion puede ser origen de talent y servir de
occasion a buenos resultados. aCual fu6 al cabo de muchos si-
glos de semejante decaimiento la passion de Longino? la gloria
y el renacimiento de la Grecia muerta para siempre, la liber-
tad, la religion 6 alguno de los grandes estimulos que hacen la-
tir a los corazones nobles y generosos? No: -era el amor de
las buenas letras, la contemplation do lo bello en las artes, la
pesquisa de la perfection ideal que espresb tan bien Platon y
que pudo traducir dnicamente el orador de Roma.
"Insidebat quippe animo species quaedan pulchritudinis
,,eximia, quam intuens in eaque defixus, ad illius similitudi-
,,nem irtem manumque dirigebat."
Esta especie de idolatria literaria por la belleza de la elo-
cuencia, esta passion la menos active de todas, la mas ajena de
la vida real, en las cuestiones solemnes que engrandecen 6 los
hombres, pero al fin passion, fue parte y bast6 para animar al
ret6rico griego con una afidencia quenos interest y gana la aten-
cion. Tal es el sublime de la critical y la obra de la inspiration.
Asi la literature romana nacib 6 medias bajo la accion de
las costumabros, 6 media bajo el influjo de la critical; porqu6 fu6
tanto el imprrio de las letras que no pudo el pueblo romano
al suceder a los griegos en la dominacion del mundo civiliza-
do, dejarde someterse al prestigio y fuerza de saber que tubiera
su augusta antecesora. 1Cosa singular! Uno de los primeros
poetas de Roma fu6 un critic.
Horacio en efecto enaltecib la critical, tan rara vez elo-
cuente aun entire los Griegos, donde habia nacido del entusias-
mo y perfeccion de las artes; la enalteci6 sin duda a la digni-
dad y 6 la passion de la poesia. Por eso la literature latina, mez-
cla de la inspiration y de la critical, descubrela imitacion y el
anflisis en las obras mas espont6neas de la elocuencia, en tales
t6rininos que al leer 6 Ciceron cuyo ingeniofu6 excitado por los
acontecimientos mayors que pueden animar a los hombres,
duda uno si estaba apasionado por la rep6blica 6 por la elo-
cuencia. Y A la verdad la duda es dificil de resolversc. Si
esplica las industries de la t6ctica oratoria, si describe palpitan-
do el corazon de gozo las victorias de la tribune, si penetra
las alegrias y congojas de los Antonios y Crasos, si admira la
palabra ardiente y repentina que cae como un rayo en la a-
samblea, si se enternece por los Gracos que ha vituperado
como arist6crata enloqueci6ndose como orador, y cuando pasa






93
por todas estas emociones tan vivas; no nos parece tal consul,
tal hombre de estado, 6 al menos mas bien nos parece un escri-
tor esmerado.
Este amor al arte junto con cierta inspiration seria 6 que
consagrb su vida, di6 causa a que Pompilio esgrimiera la cobar-
de espada en su cuello dejando muda la elocuencia laulin
como escribia en el siglo XVII nuestro poeta Arquifo, en uno
de sus muchos celebrados sonetos.
Despu6s de 61 6 la elevacion de Octavio, cuando se estimb
su reinado como la era del buen gusto y de la delicadez roma-
na; cuando se pudo decir: .dugustum eloquentiam, sicut om-
nia,pacavit:alli fu6 el apartarse la literature roniana de las al-
tasvias de inspiration original y del entusiasmo vivificadory en-
trar mas y mas en el camino de la imitacion y de la critical. De
aqui el caricter de artist que predomina d los cscritores de esa
6poca y la pompa que adquirib la elocuencia, pacificada A es-
pensas del brio de virilidad que antes le daba vida. Ahuyenta-
da del foro, se refugib en 'a historic y no hallb tampoco la li-
bertad de que estaba menesterosa. Tito Livio da 6 conocer que
es un discipulo de los ret6ricos griegos de mas imagination y
buen gusto; pero al fin ret6ricos. Las antiguas virtudes de la
repiblica le sirven de test para bien decir y hacer que hablen
con habil elegancia los rudos viejos romanos. Asi describe la his-
toria con el artificio sabio de un romano monirquico, como imi-
ta cuidadosamente A los Griegos del tiempo de Pericles;y Cesar
escribia sus memories en la viva y repentina inspiration de las
batallas y demis acontecimientos que refiere.
Dur6 este car6cter hasta el punto en que los vicios de un
gobierno birbaro y corrompido abatieron el arte y el talent.
El libro ingenioso y brillante de Quintiliano, un gran n6mero
de las cartas de Plinio, el Tratado de la Elocuencia que se le
escape 6 lajuventud de Tacito, la satira de Petronio done es-
t6n confundidas algunas lecciones do buen gusto con todas las
impurezas del vicio;varias cartas de Marco Aurelio y de Fron-
ton y otros muchos monuments, nos muestran todavia que la
literature romana pas' por todas las tentativas de la ciencia
literaria; que sucesivamente apur6 la imitacion de los griegos;
la imitacion desi misma en su period de pureza; la de sipro-
pia en los siglos de decadencia; que fu6 por turno de la inno-
vacion del arcaismo a la barbaric ; y que 6 la postre no ha-
hi6ndose renovado por una grande y libre inspiracion que se






94
derivase de las costumbres p6blicas, crefa rejuvencerse consar
tificios y recursos de sofista, con ardides de escritor y con la
imitacion mortesina de los libros antiguos a falta de afectos li-
bres y de pensamientos originales. Porqu6 es tal el movimiento
del espiritu human cuando le ocasionan ingenios poderosos,
que luego queda por muchos siglos-reducido a trabajar sobre
ajenas obras y vienen las letras a ser, en lugar de instrument
de sus esfuerzos;-el tema y prop6sito de los studios y de los
6nimos. Bajo pues de cierto punto literario 6 hist6rico, si los
oradores. cristianos, con sus nuevas ideas, su entusiasmo, sus
m'artires, sus pasione. de claustro y de p6lpito A la vez, no hu-
bieran venido al mundo; habrian continuado indefinidamente
los comentarios de Homero y de Virgilio y fuera Escoliasta el
muniverso. He aqui el caricter indeleble de la literature en los
iltimos tiempos del paganismo griego 6 romano.
Aparecieron por fin aquelloshombres poniendo en el mun-
do una passion nueva y otro 6rden de ideas incbgnitas; y aunque
conocedores del m6rito de las letras profanas se dejaron de imi-
tarlas por temor de idolatria; con la que hicieron ]a mas gran-
de de las revoluciones contra el entusiasmo servil que retenia A
los ingenios en la valdia contemplacion de las obras maestras
de la antigtiedad. Paso este celd al punto de barbarie como se
advierte en el siglo VI, cuando Gregorio el grande escribia t un
obispo increpandole porque sabia y ens-eFaba la gramitica cuyo
studio se consider por este Papa como profanacion pagana.
De esta prodigiosa revolution sali'b lentamente toda una
literature. Entre tanto corrieron muchos siglos de barbaric, de
aniquilamiento y de la preocupacion de nuevas ideas que solo
servian la elocuencia religiosa. El entendimiento human
dormido 6 indiferente a la inspiration y a la critical necesitaba
de lalaparicion de un gran ingenio que le despertase al gusto de
los studios y de las contemplaciones po6ticas : habia menester
de un Homero que naciese de las ideas, de las creencias y de
las pasiones nuevas; que naciese de la barbarie de ]a edad me-
dia, como el primer Homero, 6 como la escuela Hom6rica sa-
lib de la agitacion de las guerras de la Grecia en Asia :-y el
Dante fu6. El homenaje mas cumplido que quizis se ha tribu-
tado al poder de las letras latinas, conservado al trav6s de to-
das las alteraciones del pensamiento human, es el sello que
puso el ingenio de Virgilio al ingenio del Dante.
Dante, te6logo sublime y semib6rbaro, de un ingenio pro-






95
digiosamente po6tico y sutfl vi6 en Virgilio un maestro dc la
palabra y una especie de encantador, cuya m6gia debia abrirle
el paralso. En el sc mira uno de los ejemplos sobresalientes de
la estraila confusion que producian las reminiscencias de la an-
AigUedad y la avenida de pensamientos nuevos A favor de una
cendida ignorancia; mas al cabo fu6 quien puso en movimiento
la imnginacion humana, quien la puso en un camino ine6gnilo
y la llarn6 A la contemplac;on de las obras clAsicas. Renace
Inego lacritica, el espiritu de comparacion, de analisis y la
admiration sabia 6 ingeniosa. Todavia hay en Italia catedras
consagradas A la interpretacion del Dante; interpretation menos
literaria que histbrica; porqu6 los comentadores se dan A bus-
ear ciertas antigiedades, A legitimar los derechos de algunas
ciudades, cuando no justificar genealogias, si ya no es que se
empeilan en salvar tal 6 cual familiar de la desgracia de haber
estado en la persona de sus antecesores en los circulos infer-
nales del Dante.
No fue asi por eierto el primer carActer de la interpreta-
cion Dantesca; que Boccaccio y un hijo del Dante mismo,en-
cargados de ella se ocupaban con mejor acuerdo en penetrar
el misterio teol6gico tan esencial A la poesia de la edad media.
En algunas piginas del comentario de Boccaccio, aunque forma
contraste singular este contador de cuentos, con la sublime y
salvaje imaginative del Dante; es maravilla ver con que saga-
cidad y entusiasmo cala y profundiza el pensamiento del gran
poeta.
Ya pues, nos volvemos a hallar & mediados del siglo XIV
con la critical literaria y otra vez desperthdo el buen gusto con
la aparicion de un ingenio como el Dante.
Dice un poeta ingl6s que: "Nosotros nacemos originales y
venimos A morir copistas"-y muestrasu despecho al conside-
rar que no podemos escapar de la action de los hombres de
ingenio que nos han precedido, ni sacudir el yugo de sus ideas.
Qued6 por tanto part de la Italia siendo copista del Dante
por much tiempo, como que las imaginaciones fueron de tal
forma excita'das por el poder de esta primer fantasia dominan-
nante que al intent de crear alguna cosa se les ofrecia a la me-
moria.
Muy en breve esta critical de entusiasmo vino 6 parar en
critical de erudicion. El Dante, inforiiado por la antigtiedad,
aunque conmovido por so propia fnerza y por la feologla de su






tiempo, dib'ia seal 6 la poesia y t la ciencia; de forma que a-
nimado el amor A las artes, no poeos, sin volverse creadores co-
mo 61, se precipitaron hacia los monuments de la antigiiedad-
que comenzaba A despejarse de las ruinas. Descubrense los te-
soros de la Grecia y los de la antigua Italia: mudan los hom-
bres de teatro y de entusiasmo; prescinden de las ideas teo-
6bgicas que los habian entretenido los primeros siglos, y se
cambia li admiration al ver las obras maestras de la antigile-
dad profana. Aquello era ya idolatria: pasb ]a critical de passion
A ser cosa como de culto de religion en el siglo XV y XVI.
Muchas imaginaciones italianas que la edad media rodea-
ba todavia cedian al encanto de los idikuas de la Grecia y
de Roma, y se embelezaban con los maravillosos monumen-
tos hasta tal estremo que no podian separar la forma de la ma-
teria Ilevando envueltas en su entusiasmo la belleza del len-
guaje que las encerraba y las f6bulas raras que el mismo len-
guaje habia cubierto con inmortal esplendor. Tanto es el por
der de las letras, que ni el progress de las ciencias exactas, ni
los cambiantes 6 instabilidad de doctrinas ni la decadencia del
arte son capaces de destruir por cuanto que tocan la partemas
sensible del hombre:- A la mas viva y mas popular de todas
las emociones.
Tambien en el siglo XVI la critical naciente se estendia y
fortificaba con la vetusta erudicion. Fu6 una edad nueva. Hoy
hay studios, reuniones parajuzgar de la literature moderna,ya
tan vieja,de los comentarios mas 6 menos sensatos y discretos
acerca de las producciones de los escritores eminentes del 6ltil
mo siglo, sobre las semejanzas y diferencias de las literaturas
modernas. Mil son los objetos de distinto interns y de distrac-
eion sabia que dividen 16s animos en la actualidad; pero adivi-
nemos cuil seria la impression viva de cuiiosidad, y de entu-
siasmo en los nuevos Liceos de Italia, cuando esta litcratura
rancia para nosotros, eraj6ven, lozata, cuando salia ayer de la
tumba, cuando 1egaba de la Grecia por la maiiana en una nao
fugitive, cuando la fantasia italiana, quiz6s'la mas fecunda de
todas, preludiando con el studio ]a inspiracon inmortal de A-
riosto y del Tasso, esplicaba por la bocaelocuente de Policia-
no, con un valor sin par, las maravillas del ingenio de Home-
ro, la gracia y grandeza del de S6focles y de Euripides... iOh
quienes como ellos!
Entonces turo la critical clocuencia: entonces fu6 un po-






der, un entusiasmo que hacia verter lIgrimas y palpitar el co-
razon no solo A los j6venes italianos., siio tambien i los frios
germlnicos, J los franceses, A los ingleess, 6 los burguifiones,
que acorrian desde luengas tierras y por penosos viajes para
oir A los hombres nuevos de Italia, inlerpreiando las obras
maestras de la antigiledad.
De este modo las letras cada dia ejercian un seiforio acti-
visiimo en las almas: creaban un :itevo lCdcr n.ojal distintode
la influencia teol6gica y oponian una resistlncia n as al in.je-
rio de la fuerza brutal que habia reinado en la edad media. Le-
vantose de en medio de esta viva preocupacion que inspiraban
las reminiscencias y studio de la antigiledad, levantose el in.
genio modern, no ya salvaje en su grandeza, irregular en su
sublimidad, antes al contrario gracioso, correct y seduetor al
mismo tiempo....- el Tasso. No se ve que el arte ]e sea como
una especie de instinto: lejos de eso se conoce que cu anto la
filosofia de las artes y la reflexion pueden dar 4 un ingenio,
tanto poseia; pues jams hubo poeta mas sabio, ni sabio mas
poeta. Ni es esto decir que tal riqueza, tal saber y el embara-
zo de recuerdos los tuviese presents cuando hacia sus versos
ficiles y deliciosos; sino que este primer iuflujo de los libros
como cualquier otro que verifican las impresiones de la vida,
el movimiento del mundo y el trato intimo con hombres emi-
nentes le servian para crear despu6s, sin conciencia del origen,
del impulse y direction. A fuerza de modificar, instruir y es-
clarecer su ingenio calificado, la action de una critical studio.
sa empleada en la lectura de Platon, Homero, Virgilio y el
Dante 'y el conocimiento de la antiguedad como de la edad
media te6mo podian esas impresiones anticipadas que venian
tan de atras aunque quisiera desecharlas, dejar de percibirse y
ter parte de sus mismas creaciones originales?-Asi era la Ita-
lia: critical 6 ingeniosa, y simult6neamente fecunda. ,
-Pero cuando una forma de sociedad civil envejece, se de-
bilita y se arruina, tambien las letras pierden su lozania y es-
plendor, hasta que cambios favorables presentan occasion al re-
nacimiento y algun fecundo principio so introduce en las cos-
tumbres que Ilame y ocupe los ,nimos. Aun en las naciones
quizas no mejor nacidas 6 las artes, pero que alvergan estimu.
los de movimiento, como cn Inglaterra el poderoso de la liber-
tad; la poesia linggida logra nueva energia y conorte.- Byron
en efecto, hace cadena con los claros 6 ilustres ingenios de que
13





98
est& separado por cien afios de intersticio. Sin embargo la de-
eadencia suele interrumpir el progress de la civilizacion, pero
casi nunca es continue cual lo prueba la historic de la huma-
nidad.
El adelantamiento social Ty los casos contingentes que pa-
recen desviar los Animos del studio de las letras y sustituir
. su.amenidad los intereses graves y de mayor valia alientan
y vivifican los vastos dominios de la palabra. En nuestra Es-
pafia despu6s del entusiasmo religioso, despues de la gloria de
la guerra, despu6s del orgullo de los descubrimientos, y des-
pu6s del esplendor de la poesia, cay6 el ingenio desde antes del
siglo XVIII y sin estlmulos que le levantasen se redujo al val-
dio y vano trabajo de alambicar los pensamientos y a la mania
de sutilizar: en fin, se entrego la escuela de Gbngora.
Algunos poetas aparecieron para volver la naturaleza de afec-
tos, que salv-ndose de las influencias esteriores, sale integra de
una alma apasionada y conmovida. Pero con esta exception
que mas pertenece al hombre que 5 la nacion, Espana un dia
tan po6tica parecio dormida a las artes, como que la literature
sufre 6 sigue los casos accidentales que ocurren en el process
de la vida humana.
(Y qu6, el buen gusto no es permanent y perdurable co-
mo la verdad? Es movible como el uso y las costumbres de los
pueblos? qu6, las influeneias sociales deben rejuvenecerle y
modificarle, y hasta el capricho puede mudarle? (1)
Dos miximas no obstante ofrecen principios oportunos so-
bre el m6vil y resultado de lo belio. "Para tener gusto:- te-
ner alma." Los pensamientos magnificos vienen del corazon."
i Qu de cosas en tan breves palabras! El gusto no es una teo-
ria, ni dogma, ni tradition de Grecia 6 Roma: se encuentra
siempre y cuando el alma vivamente se apasiona y conmueve:
se educa, abona, y mejora al paso que la sociedad civil adelan-
ta en afectos de dignidad moral, y conseguimns nosotros acen-
drar nuestra condition. Sin excepcion al hablar el alma,
cuando ha sido elocuente y cuando ha respondido, se pre-
senta un tema de buen gusto. Tal, si al oir al predicado: que
cuenta I una madre el sacrificio de Isaac encargado por Dios .

(1) Preciosns reflexiones ha cscrito D. Agustin Duran que en ecnnto 4 iines-
ro teatro son felizmente aplicables y clmplen ;i la resoluo ion tie ,lginnu de est:! S
dudas casnalcs.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs